(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Memoria del estado actual de la parroquia de Concepcion de Villa-nueva"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 




Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 

Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 



audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página lhttp : / /books . google . com 



KF 



lililí 

HN^VTT E 



'^■^ 



I • 



w 



^: 








1 



^^►^-'^'/^ 



#*^ \r 









^'^. ^' 



^ 




ir^"Pr 







x^ 



1 






J^" 



r 



1 ..- 



I*??* 






'^^^Jl 



'r ""xvvY 




•«^.A irr^ 



i.>^- 






■^-Pi: 






A 



'"^v 



r'V 



' 


■Í^M^fl'l": 




■•'5?t 


^ -- .' 
V i 


^^ 




^- 



^-^ 



\> 



HUeiEA 

ESTADO ASTÜAL M LA PARROQUIA 




II 




1, 



FORMADA POR SU CURA ENCARGADA 
wmmmmÍTWMO 



PlRAFfmmAlL&VimGAIIOHIG& 

AL ILMO. T RMQ¿ SR* ARZOBISPO 

IDr. Bm Ivmtmo it Jpank ©arda |)tlaíj| 

PRELADO DE LA DIÓCESIS DE GUATEBf ALA^ 



GUATEMAUL. 



IMPRENTA DE LA ^AURORA,^ CALLE DE LA PROVIDENCIA, N. IS, * 



r 



/ 



KPa^'^fe^^ 



HARVARD" 

[universityI 

UBRARY 
APR 2 1959 



\0^. 



ILUSTRISIMO SEÑOR 

DON Umii F. BARRlim Y CftOOVER, 

Big^iiísfiiio OMspo de Carfstm Dean» Provisor» 

Tlcarlo Capitular y Crolieri&ailor del 

Arzoiilspado* 



]Sm0^ (^^íñorí 



G 



.JüANDO formé la Memoria de San Martin Xilo- 
tepeque, para presentarla en la visita canónica, á 
mi Dignísimo Prelado el limo. Sr. Arzobispo Dr.. 
D. Francisco de Paula Garcia Pelaez, y que se pu- 
blicó por instancias del mismo limo. Sr.; al tras- 
ladarme á esta Parroquia de Villa-Nueva, tanto este 
Sr., como el Excmo* Sr. Capitán General y Presi- 
dente de la República D. Rafael Carrera me indi- 
caron el deseo que tenían de que formara yo otra 
de esta Villa, la qu* concluida tengo el honor de 
poner bajo vuestros benévolos auspicios; teniendo 
solo el gran sentimiento de no ser una cosa digna 
del alto aprecio y cariño, que siempre le ha teni- 
do á V. S. L el que con el mas profundo respeto y 
deferencia se suscribe su servidor y humilde Ca- 
pellán Q. S. M. B. 

ILMO. SENOR: 

José Mam Navarro. 



INDULGENTE LECTOR. 



L 



íA sola indicación de dos personas respetables 
cual son, el limo. Sv. Arzobispo Dr. D. Francisco 
de Paula Carcia Peiaez, y el Excmo. Sr. Capitán Ge- 
neral y Presidente de la República D. Rafael Carre- 
ra, para que formara mi segunda Memoria, me han 
hecho emprender este trabajo, á la verdad defec- 
tuoso, porque sin libros, sin personas con quienes 
consultar, en la soledad de un pueblo, con el con- 
tinuo trabajo de la administración; con mi salud 
achacosa, y lo que es mas con una conocida incapar 
cidad, no he hecho otra cosa en esta Memoria,; 
que lo que hace la laboriosa abeja, primer artífice 
!de los animales, para formar su panal, que es recor 
ger la miel esparcida en diversas flores, ó lo que 
hace el cajista, que forma la planta para dar á luz 
los asiduos trabajos y brillantes discursos de los 
sabios. Bajo este supuesto, caro lector^ paciencia j 
jpidelante*. 



ÍNDICE, 



Pág. 

Villa-Nueva :....!. 

Horizonte 2« 

Temperatura ..••.•• 4. 

Salubridad , id. 

Vientos 6. 

Linderos parroquiales : id. 

Ríos • id. 

Distancias . : • .- • ^ . • 6. 

Fundación id» 

Repartición 8. 

Nombramientos* de Alcalde y Municipalidad ..... 9. 

Nuevos vecinos. . . » • • tO, 

Estado actual de esta ViUa id. 

Población de lo interior de esta Villa.— -1862. • . . .11. 

Haciendas y labores. . . • . .12. 

Tiendas y taUeres públicos. . . . . . . . . . .13* 

Edificios públicos » • id^ 

Iglesias .14.. 

Vasos sagrados y alhajas • • • id* 

•Cofradías 17. 

Hermandades • . - . ... . . 18* 

<:aharie. -. . . . . . . . . -. .' > . .id. 

Oratorios ........... .. . .... * id. 

Campos santos . 19. 

Casa parroquial *.....,. ^ ...«••. id. 



Pág, 
Señares Curas . . . . « ^ % • h » ^ > . » . 20* 

Mayordomos de fábrica. . 22* 

Sacristanes y organistas que ha habido desde su fundación, id. 

Funciones de iglesia »...•» ^ • 23. 

Misiones ,....«. ^ . .4. 24* 

Derechos parroquiales ...»•..*»•*. id» 

Cuadrante de 1863 . * id* 

Cólera roorbus /••.** 25. 

Viruela ^ •»*•.....*• id. 

Obstetrices ...«...*.*.*.•*. id. 

Fecundidad id. 

Longevidad. ............... 26* 

Cabildo . • 4 ...*... id. 

Áicaldes ....,........*..•. id. 

Escuelas públicas. ^. • 27. 

Rastro . .30. 

Puente . . id. 

Fuentes públicas . . • • .31. 

Fuentes privadas ^. id. 

Ceiba .32. 

Personas notables • 33. 

Productos . id. 

Cañado • . • . • 34. 

Animales ^ .... id. 

Agricultura . 35. 

Sucesos notables 40. 

Presbítero Don José María Herrarle . . . . . . . .id. 

Beatas Rosas 41. 

Ruinas id. 

Aluviones . : . id. 

Sr. D. Domingo Pavón • . 42J 

Acción de guerra 43. 

Fusilado que vivió id. 

Mastodonte ^ 44., 

Temblores ...'...: 46j 

Chapulia ; 47« 



DE ESTA PARROQUIA 



ICOlEPClONDimiAmiYA, 

3oBÍ JHaria Haoarro 

SU^CURA ENCARGADO, 

Después de largas y escrupulosas observaciones. 




A Villa Nueva de la Concepción, fundada en el año 

de 1763, se halla situada en un plano suavemente 

inclinado al Oriente comenzando su elevación por el Poniente en 
las rápidas alturas de la Embaulada, Magdalena, Santo Tomás y 
Monterico, suavizándose al llegar á Barcena á una legua, hasta ter- 
Diinar casi imperceptible á 2,000 varas hacía el pueblo de Petapa. 

Según el Observatorio de Madrid está á las 14.** 35.' 32." lati- 
tud Norte y los 86.* 43.' 45/' longitud Oeste, teniendo 3,906 pies 
«obre el nivel del maryde variación de la brújulaó.® 3.' E.(l.) 

En la actualidad no tiene ejidos, y es tan pequeña que no 
posee mas local que el que ocupa la población, pues los lin- 
deros de las haciendas que la circundan llegan hasta las casas 
de la misma Villa. 

La área que comprende su feligresín, incluso el terreno 
del Comuncito, Najerita y la Villa es de 173 caballerías. Esta es 
la única población de la Uepublica que no tiene ejidos. 



—2- 



El de esta Villa es abierto, claro y despejado con un cicTd 
áe un azul ündisimo, en todo igual al de la Capital, y parecido» 
«egun opinión de varios cstranjeros imparciales, al del jardín 
de Europa, Italia ó al de Californias de cuya hermosura nos ha- 
bió llumboldt. Lo ciñe A largas distancias, lo mas pintoresca 
y caprichoso de la naturaleza, en cuanto á eminencias^ pues 
forman un gracioso panorama las coliuas, los montes y volcanes. 
Al Oriente, á distancia de cuatro leguas, se vé la cordillera de 
Piímia, las Colmenas y el Rosario graciosamente dibujada por 
aquel magníOco pintor que ostenta sobre el asombroso lienzo 
<]e la creación, con una sola pincelada, toda la maravillosa 
naturaleza: esto es, por el Supremo Hacedor de todas las cosas. 

Por el Norte, á media legua, rumbo á Villa Lobos, se 
levantan suavemente pequeñas colinas que hacen variar la vista 
triste y monótona de las grandes llanuras. Al Sur se van ele- 
vando otras como las olas del mar hasta llegar ^al formidable 
Volcan de Pacaya hacia la ciudad de Amatitian^ á tres leguas 
por elevación. Este Volcan de figura irregular se presenta á la 
vista con su estenso cráter como cortado horizontalmente, y en 
su centro aparecen varios grupos salientes de otros pequeños, 
que podrá ser formen con el transcurso del tiempo vario» 
cráters ó volcancitos de la familia del bisabuelo. Se puede 
considerar como una familia de muchos herederos, que cada 
uno ([uiere su parte en la muerte del Padre; ó como una Ro- 
pública agitada en sus elecciooes de Presidente, cuando hay 
luucho.^ candidatos. 

Al Poniente, con dirección á la Antigua y á distancia de 
seis IciruíKi, se presenta un cuadro sublime, magesluoso y so- 
lemne. Se vé un grupo de altas montañas sentadas en la dila- 
tadísima cadena de los Andes, sobresaliendo entre ellas el gi- 
gantesco Volcan, que impropiamente según el Sr. Juarros, se 
ílama de agua; c sin duda por las dulces vertientes que 
lo bañan y lo hacen ser útil, fértil y objeto delicioso á la 
vista, pues á lo desmesurado de su elevación añade lo kermoso de 
su figura, hecha al parecer, á esmeros del arte piramidal.» (2.) 

Este monte de figura cónica y gran corpulencia tiene en 
la circunferencia del círculo que forma su falda, diez y ocho 
leguas, y de su falda á la cima, por la parte mas distante de 
camino de ápié mas de cuatro leguas: su elevación sobre el 
nivel del mar es de 13,640 pies. 

Este gigante, uno de los 97 que forman la familia volcá- 
nica de nuestro continente americano, se dibuja con un perfil 
bien delineado sobre un límpido cielo azul claro, que puede 
servir su elegante figura de bello ideal á la poesía. Tanto mai 
elegante cuanto es la hermosura que adquiere cuando algunas 



— 3— 

nubes de nítida blancura, cansadas de surcar la inmensíd^ad 
de ios cielos, vienen á descansar tranquilas sobre su cráter yíalda. 

M\s cuando el sol rutilante se hunde inagestuoso' en el 
Ocaso, ala manera de un Rey destronado, le ilumina el dorso 
y se proyecta entonces en un fondo inmenso de oro. Al;íunas 
veces se agrupan sobre su cráter multitud de nubéculas de di- 
versos colores, heridas por ios agonizantes rayos del s(^l, comO' 
niüas juguetonas, tan variadas en sus formas caprichosas, que 
se asimilan á las que produce el calidescopio en su pausada 
rotación^ que dá sin interrupción las fantasías de todos los- 
colores, y que produciendo diez variaciones por minuto, se ne- 
cesitan para apurarla, según un cálculo m^derno^ 91 años, 49 dias. 
Pues biíín: estas variaciones sorprenden á la vista con un objeto 
hermoso, variado, sublime y agradable, porque el sol en estos 
actos solemnes envuelve en sí todas las infinitas variedades da 
la naturaleza^ bajo el manto único de su inmensa luz,^ dejanda 
sobre el ciclo la huella luminosa que vá desapareciendo en mil 
hermosas tintas de un color indefinible: no obstante que el 
hombre ha llegado á combinar,, de los sietecolores primitivos» 
guarismos increibles de colores para formar sus soberbios y, 
encantadores cuadros con su diestro y hábil pincel. 

Llegada la hora crepuscular, el color de oro se transforma 
lentamente en tierno color de rosa, que termina en una débil 
y agonizante luz, estinguida á poco por el obscuro manto d« 
la noche, quedando entonces esta mole disforme como unades- 
mesurada fantasma nocturna, que fijando su planta en el suelo, 
esconde su altiva frente entre los millares de astros chispeantes 
de la bóveda celeste. 

Por el contrario, en los dias y noches tempestuosas en que 
la formidable electricidad se pone en su poderosa acción, et^ 
gigante de las monta&as se despoja á su vez, de la hermosura 
de todos sus encantos y toma un aspecto grave, tétrico y som« 
brío, resistiendo á pié fime á su adversario eon la profunda^ 
fuerza y calma de la inmovilidad. A su. vista imponente y se* 
rena, la electricidad que cree burlado su incalculable ]»oder, reúne 
sus numerosos ejércitos de nubes y con la admirable astu- 
cia y valor indomable de un Napoleón I., invade t'odos Ios- 
pantos culminantes de su invulnerable enemigo. La aglome- 
ración de pardasy negras nubes: los vislumbres pavorosos del 
relámpago: los estallidos y detonaciones de la artilleria celes- 
tial: la multitud de rayos que juegan y se cruzan en todas di- 
recciones: los surcos serpenteados que deja en la obscura at- 
mósfera: 1^1 luz rojiza con que se adorna Luzbel, hacen estar á 
nuestra volcan, en aquellos momentos espantosos y magníficos, 
horrorosamente hermoso. Pero al amanecer, cuando el sol aL 
romper la aurora que recuerda á la naturaleza y al hombre 
para que entonen himnos de gracias al Divino Hacedor de todas/ 
ib cosas, cuando el pajariiio entona el himno de la vida, vuelva 



á recobrar el imperio de su luz y derrama sus rayos de oro» 
sobre la soñolienta naturaleza, ilumina de lleno á nuestro Mag->^ 
nate, bañándole con su irradiante luz. y devolviéndole su inefa- 
ble hermosura. Entonces aparece- en^Ianado^ entre el enorme 
grupo de la» montañas de Monterfco-, Santa Tomas, Magdalena, 
la Embaulada y Santa Cruz,, como» un venerable anciano en el 
centro de sus hijos, nietos,, bisnietos y trinietos. 

También es muy bello y hermoso cuando se .cubre de nieve, 
pues presenta su cono de una blancura limpia y vistosa, aunquo: 
estos casos son extraordinarios*. 

VTemperatara». 

La áe esta Villa es templada, seca y deliciosa; pues el rocía 
nocturno, que los poetas llaman lágrimas, que la noche deja- 
caer sobre la tierra, es- tan- escaso que pasa desapercibido. El 
azogue del termómetro se mueve con tanta lentitud que no se 
percibe su variación. En tiempos comunes anda en 18 á 19 
grados. {ReamurJ en los excesos de calor su desasosiego lo lleva 
á los 22 y 23, y en los de frió se adormece á los 9 6 10. (3.) 

La bondad del clima hace que sus moradores estén siempre 
de un humor gracioso, festiva y jocoso. El color, tipo y talla 
de los habitantes de esta Villa es igual á los de la capital. (4.) 
Se puede aseverar sin hipérbole que esta temperatura, sino es. 
la primera^ será una de las mejores de nuestra joven República*. 

0alii]>rldad<k 

Consiguiente á la buena temperatura, á lo despejado del 
horizonte, á lo seca de su piso arenoso^ sin fangos ni aguas re- 
presas, y á los desmontes para las grandes siembras de café 
y nopal, la salubridad de este punto es excelente. No hay en- 
fermedades regionales, y aun las epidémicas son muy benignas. 
De los estragos del cólera en 1857, se hablará en otro lugar. 

Las prolongadas vidas de algunos de sus habitantes, prue- 
ban, como se dirá en el artículo Longevidad, lo sano de este 
punto. Es verdad que en el Estado de defunciones aparece un 
número sorprendente á la salubridad de esta villa; pero es por- 
que los individuos de esta se váft á trabajar á Amalillan, La- 
guna de Petapa y Ojo de agjia, de donde vienen con fiebres 
Dervinas, paludianas, cerebrales y perniciosas é intermitentes^ 
que hacen tantas víctimas. 

Si las personas de la Capital, que no pueden ir á temporada á 
Escuintla, se fijaran en esta Villa, la preferirían á Chinaulla, pues 
me parece en todo mejor; pues su temperatura también se calienta. 

Comodidad de carruaues diarios, y carretas para la con- 
ducción con todo y trastos si se quiere. Mejores casas y so- 
ciedad, abasto abundante, con excelente pan, leche de vaca, car 



I>Fa-^y ciiail(fo»ie quiere, de burra. Buen bafto: aunque el n> 
es pequeño, es muy saludable y está á cuatro cuadras de la 
plaza. Una botica^ y ei indivi.duo que la desempeña tiene mucbo' 
conocimiento de las enfermedadt^s del país, cosa que es muy 
útil para un caso repentino. Paseos de á pié, de á caballo y 
de carruage^ á las hermosas fincas de Villa-Lobos, Barcena, 
Nájera„ hoy San Carlos, el Zarzal,. Ojo de agua, pintorescos ca- 
fetales de la Laguna de Santa Inés, Amatitlan y otros puntos de 
menos interés, pero de distracción. El Ojo de agua y el Bebe- 
dero son baños termales mejores á la verdad, y superiores á 
Ghinautla, en donde á mas de la incomodidad de los ranchos 
y escasez de todo, se hallan de noche las culebras visitando álos 
temporadístas en sus piezas y aua ea sus camas,, familiaridad 
Higo impoJítica y desagradable.. 

Vtenfo«. (5.) 

liOs. reinantes: son Norte y Sur. El Norte enfria mucho fa 
Rtmósferai y estropea Io& oervio». El Sur es reseco é irritante. 

litnderos yanro^taiales. 

Esta Parroquia calinda con otras seis, y son las siguientes: 

£., con lu de Petapa^ por el Ojo de agua, á i^uatro cuadras 
4e los extramuros de esta Villa. 

N. E,^ con Pínula, por Villalobos y con los Remedios de 
la Capital, por Castañas, á dos leguas. 

iV., Con Mixco, 4 dos leguas» por Castañas y Charcas. 

N. O.,. con San Lucas, por Ramírez hasta el parage de Santa 
Cruz, ¿ dos leguas y media, y por la cuesta de los Zopes. 

O.y con San José de la Antigua, por Buena Vista, Santo 
Tomas y Magdalena, i dos leguas. 

S. O., Amatitlan, por Salazar, hasta, el poste principio de 
la cuesta de Amatitlan. 

S., con Amatitlan, por la hacienda de üriondo, hoy Aceituno^ 
basta la cuesta del Zapote, en su cumbre, á una legua. 

S, E:^ con Petapa, por el Zarzal, á media legua. 

pto«, (6.) 

En la área que coniprencis la Parroquia hay cuatro riachue-^ 
los, y uno tan pequeño, que solo corre en la estación lluviosa. * 

El primero es el que pasa por la orilla de la población. Se 
desprende de las elevadas alturas del Monterico, hacia el po- 
niente. Se formí^ de las vertientes de los pueblos de Santo to- 
•mas y Magdalena; y sus a^íuas (7) son delgadas, de zarza y 
muy tónicas. En su origen tiene el nombre de Rio de los pláf 
taños, y desppes toma el de Villa Nueva, con el que es conoií 



— 6— 

eido hasla qiie se one con el Río grande, q^e pasando por 
Santa Inés, desagua en la laguna. 

Este rio, pasudo el puente^ ti^oe una pequeñita catarata 
(8.) El segundo es el de la Embaulada de donde áace. Son taa 
miserables sus agoas^ que se pierden, entre las quebradas y are** 
nales, llegando hasta cerca del Comuneito^ y en la estación 
lluviosa corre por el camina de Yilla-Lobosy métela sus aguas 
con el de este nombre. 

£1 tercero, que es mas grande, es el de San Lucas, y se 
junta con el San Bartolo en el parage de las Vigas, antiguo 
camino de la Capital & la Antigua. De estos dos rios juntos se 
había proyectado traer la agua ¿ esta Villa por la parte del Norte. 
Este río se junta con el de Villa-Lobos en el camino de la 
misma hacienda para la Capital. 

El cuarto el de Villa-Lobos. Tiene su humilde nacimiento 
al N. O. en las quebradas á un lado de Mixco con el nombre 
de rio de Panzatí. Este se une con otro que tiene su origen etb 
los planes déla Cruz é Aguacates, cerca de Sao Pedro Yampuc, 
del que toman la agua para la Capital. 

Estos tres rios se unen al Norte en Villa-Lobos y corriendo 
juntos al Oriente, como á media legua tienen su confluencia coa 
los del Ojo de agua, de Pínula, del Moral y del Molino do* 
Tulajá, que hace cien anos arruiné el antiguo pueblo de Petapa;, 
y todos ellos forman el Rio-grande que desagua ea la laguna 
de Amatitlaoy por el punto de Santa inés Petapa. 

lU«taiiclas. (9.) 

Villa Nueva dista de la Capital, cuatro leguai^ 

De la Antigua, seis. 

De Amatitlan, dos. 

De Petapa, cuatro mil seiscientas veinte varas. 

Todos estos caminos son carreteros. 

En varios puntos de esta feligresía se encuentrao ídolos y 
utensilios de cocina que revelan la existencia de algún pueblo* 

En linderos de Barcena se asegura haber trabajado antir 
guamente una mina de plata, (10) pero se cree ser falso. 

La cuesta de Amatítlan tiene cuatro mil varas y su laguna 
mide como cuatro leguas de longitud, y una de latitud. Eq 
5u fondo se hallan vestigios de algún pueblo que existió antes 
lie que fuera laguna* 

FundaclODé 

Villa Nueva carece de recuerdos históricos por ser población 
muy moderna. Sin embargo, el Sr. Juarros, T. 2. f. 323, re- 
xionta el origen de su población á dos siglos, tomándola del 
fUitiguo pueblo dé Petapa, y lo describe de este modo: 



—1— 

«El llmd. Sr. D. Santo Matia, agregó u los pueblos de Pe- 
%apa, Santa Iné?, Mixcoy Pimila, para aumentar sus población' 
lies, varios españoles, ladinos, etc., etc., y dicfco Sr. limo, 
determiné se edificase en el pueblo de Sau Miguel Petapa otra 
Iglesia parroquial con el título de la Purísima Concepción, j ea 
virtud de esta determinación, el 11 de Octubre de 1669 puso 
y bendijo la primera piedra para dicha iglesia el Sr. Br, D, 
Lucas Briones, Cura del Valle de las Vacas y Petapa; y el 26 de 
Julio de 1673 bendijo la referida iglesia, que se estrenó el 8 de 
Diciembre del mismo año.» 

Cuando por el año de 1762, la corrieste del riodeTuIajá, 
crecida por el copioso temporal del 8 y 9 de Octubre, que 
vulgarmente se le llama el Diluvio de San Dionisio, arrastró ea 
su furia al rico pueblo de Petapa, floreciente en producciones 
> comercio, que se componía de 1200 familias, Iosl e^pañole8 
y ladinos que formaban una parte perteneciente á la Iglesia de 
<^oncepcion, en vista de tamaña ruina y desolación, como de 
tanta- víctima ahogada y de riquezas perdidas, resolvieron dejar 
para siempre aquel lugar de desgracias, de tristes y melancóli- 
cas reminiscencias y buscar otro que los pusiese á cubierto de 
otra inundación, formando un pueblo separado, para cuyo objeto 
dieron poder al Procurador numerario doÁ Supremo Tribunal de 
la Real Audiencia, D. Casimiro Estévan de Arria, el que presentó 
tm escrito bien redactado, al Sr. D. Alonso Fernandez de He- 
redia. Mariscal de Campo de los Reales Ejércitos de Su Ma-. 
gestad, de su Consejo, Presidente de esta Real Audiencia, Co-' 
bernadory Capitán General de este Reino, etc., etc., solicitando 
-el permiso de formar un pueblo separado del anticuo, en el 
parage llamado lo de Barí lias, procurando ó probando la necesi- 
dad de la traslación á este punto, por su buen piso y tempe- 
ratura, y tener la agua del rio de los Plátanos, con permiso por 
supuesto, de su dueño el Sr. Blas de Rivera, que reconocía en 
¿Iquinientos pesos de una Capellanía á favor delBr. D. Manuel 
de Morga. Este escrito pasó á vista del Sr. Fiscal el que dio su 
parecer á favor, firmando. — Guatemala^ En^ro veinte uno de mil 
setecientos sesenta y tres. — Romana. — Con cuya vístase pro- 
veyó el auto siguiente:— Autos y vistos: Concede la licencia que 
pide la feligresia de ladinos del pueblo de Petapa, para su trasla- 
ción al parage de lo de Barillas.— Fecho en la Ciudad de Goate- 
mala, en veintey dosde Enero de mil setecientos sesenta y tre» 
años. — Don Alonzo Fernandez de Heredía. — Por mandado de su 
Señoría, Agustín de Guiraola y Castro. 

En seguida se pidió por el mismo Procurador al Gobierno 
Eclesiástico la licencia para trasladarla Iglesia á la nueva po« 
biacion con todas las cofradías y hermandades erectas en la 
antigua iglesia, la que fué otorgada por el Sr. Dr. D. Fran- 
cisco Josép de Palencia, Dean de la Santa Iglesia Metropolitana 
de Goatemala, Provisor, Vicario Genera] y Gobernador de es^ 



Arzobispado, nutorizándoIaMíüerardo de íCampo, ÍSscHbaDb pú« 
blico. 

En la ciudad de €uatemala en 10 del mes de Mayo de 
1763 fué hecha por el Sr* Procurador y apoderado del común 
del pueblo nuevo de la Villa D. €asimiro Esievan de Arria 
Ja oblación de los quinientos pesos y sus réditos pertenecientes 
al principal de la Capellania de tjuien era Capellán el Br. D. 
Manuel de !*ineda y Morga, Presbítero Prioste de la Iglesia de 
Ntra. Sra. del Carmen, que estaban Impuestos á censo en lad 
tierras conocidas por lo de Baritlas en el Valle de las Mesas. 

En el tiempo de estaoblacion estaba de Provisor^ Gobernador 
y Vicario Ceneral interino de este Arzobispade de Guatemala^ 
€l Sr. Dr. y Maestro D. Juan José Batres, Canónigo Penirenciario 
de esta Iglesia Metropolitana, y de Notario mayor D. Valentía 
de Fuentes» 

En 22 de Julio de 1763, por orden superior, el Sr. teniente 
y Alcalde mayor D. Manuel Rui?, y Piñón hizo la reparticioQ 
de sitios y delincación, de las calles, las que hoy aparecen irre*- 
guiares por la ambición de alguuos dueños de sitios en tomarse 
pedazos de terrenos de las mismas calles. 

ftepartlcloii» 

Personas á quienes se repartieron los solares para formar tas 
primeras 18 calles que se midieron, cuyos nombres los tomaron 
de las personas mas notables que debían vivir en ellas y sou 
las siguientes: 

Capitán D. Manuel Orantes, D. Juan Orantes, hijo. Doña 
Micaela Taracena, Doña Josefa Parga, Teniente D. Manuel Arana, 
Petrona Barillas, Eugenia Muñoz, Manuel Cárcano, Felipe Rivera^ 
Dionisio Cruz, Candelaria Betancur, Presbítero Br. D; Joaquín 
Muñoz, Doña Rosa Benitez, Josefa Barillas, Manuel Avila, Juáo 
de Dios Monjarras, Manuel Duarie, Santos Gutiérrez, Margarita 
Arana^ Dominga Giodarí, Leandro de Lara, Juan Muñoz, Josefa 
Oreli, Juan Gregorio Baldonado, Petrona Jorge, Matías llariOy 
Felipe Marroquin, Antonio Aroche, Maria Diaz, Manuel Chiton, 
Gregoria Lara, Rila García, Antonio Melgar, Capitán Manuel 
MuDoz, José Leandro Gaitan, Ignacio Escobar, Nicolás María, 
Manuela Cabrera, Nazaria María, María Micaela Taracena, Vi- 
cente Barillas, Nolasco Gaitan, Bernardo Calvez, Miguel Cortéz, 
Luis Cáceres^ Dominga Cota, Basilia Cota, Martín Herrera, 
Jacinta Leal, Lázaro Puntero, Polonia Leal, Antonio Hernández, 
María Chúa, Felipe González, Josefa Godoy, Josefa de Lara^ 
Isidro Vasquez, Carlos .Castañeda, Petrona Vasquez, Alejandro 
Lara, Petrona Alvarez, Pedro Calderón, Juan Pagualcrmo, Ja- 
cobo Ortiz, José Hernández, Marcos Pantaleon, Lorenzo Barillas, 
Alejandro Rivera, Luis Gómez, Franeisco Avila,. Ventura Urbi- 
pa, Juan Gutiérrez^ Olaya Chinchíllu, Tomas Melgar, Bernarda 



~9— 

T*pro?íI, Pedro Lemns, Antonio Olivares, María Ortíz, Francisco 
JuarrMs, Manuel Juarros^ Blas de Rivera, Maria de Lara, Flora 
Andrade, Kstévan Rosales^ Luisa Mirón» Basilia Orantes, Qai- 
teria Vielma, Francisco Perogil, Ana Cajantro» Juan Molina, 
l^etrona Avila, Pascuala Chu^, Francisco Dieguez, Pedro Juárez, 
Matías Hívero, Gregorio Barillas, Br. Don Miguel Arrazola, 
Paula Muñoz, Bernardino Hernández, Jacinto García, Capitán 
Vicente Chinchilla, Kstévan Alfaro, Lorenzo Guzman, Juan Ma- 
nuel Guzman, Pedro de Saenz, Isidro Saenz, Nicolás Chinchilla, 
Mateo Junes, Claudio Solares, Ensebio Zaldivar, Domingo Leal, 
Nicolás Calvez, Miguel Mayen, Clemente Meneos, Sargento Pe- 
dro Siliezar, Alférez Don Ramón Incapié, Miguel Mansito, 
A!?ustin Barillas, Toribia Guzman, Margarita Duarte, Gerónimo 
Chinchilla, Pedro Ventero, Miguel Contreras, Luis Quintana» 
Patricio Orantes, Nicolás Fabián, Matias Leal, Vicenta Hernan- 
doz, Miguel Santa Ana, Agustín Mansito, Eulogio González, 
Feliciano Vielma, Francisco Arria, Tomas Cruz, Lucas Chuac, 
Juan de Dios Godines, Eduardo Mayen, Magdalena Tído, Juaa 
Oaxaca, Tomasa Zaldivar, Tomas Ximenez, María Burillas, Ca- 
tarina Arrazola, Miguel Gerónimo, Manuel Rustrian, Gertrudis 
Zarceño, Sargento Ensebio Calderón, Gregorio Parejo, Fran- 
cisco Santos, Feliciano Basilio, Juan Casi Ido, Francisco Calde- 
rón, José Tomas Avila, Tomas Patencia, Manuela Dieguez, 
Francisca Muñoz, Manuel Carpintere y Pedro Arrese. 

Autorizaron este repartimiento: Comisionado, Manuel Ruiz, 
Manuel Cipriano del Almacén, Francisco Florencio Coronado. 

IVombraiiiiento» de Alcalde y Huiitclpalldad* 

En el año de mil setecientos sesenta y siete el Sr. Don 
M{\n(iel Arana, Teniente de Milicias de la Villa solicitó la facul- 
tad para que la población pudiera nombrar un Alcalde, dos Re- 
gidores y un Procurador. 

En el mismo año, después de algunos trámites, se concedió 
por el Sr. Presidente y Capitán General Don Pedro de Salazar 
Herrera, &c., &c. 

Con esta licencia se procedió al nombramiento y salieroá 
elrctos: 

Alcalde ordinario, el Capitán Don Manuel Orantes. 
Regidor primero, el r.apitan Don Manuel Muñoz. 
Regidor sejíundo, el Teniente de milicias, Don Manuel Arana. 

Esta elección quedó aprobada por el Sr. Presidente y Ca- 
pitán General. — Goatemala, Julio catorce de mil setecientos 
sesenta y siete.—Pedro Salazar. — Asustin Guiraola y Castro. 

Después de fundada esta población con todas las formali* 
dades espuestas, los nuevos pobladores tuvieron que sufrir una 
Qposicion de aiguna gravedad. 

Algunos herederos del Sr. Don Tomas de las Barillas les 
2 



—10— 

disputaban el terrent. Apoyados del inflnjodel Sr. DbnMan))ét 
de la Barcena, lograron que el Presidente se ÍDcünase á ellos 
contra los nuevoi^ pobladores. Poro una Rral Cédula espedida 
eo el Pardo ¿ tres de Febrero de mil setecientos sesenta y cinco» 
autorizada por Tomas del Beilo> señalada coa tres rúbricasi ios 
rehabilitó de nuevo. 

Eí^ta Real Orden estensa y favorable á los nuevos poblndo<^ 
res, desbarató las intrigas de los Baríllas y aterró ai Presidente 
y Real Audiencia de tal manera que reunidos, atónitos y asus'^ 
tados, la besaron, y puesta en la cabeza deciamaron que sería 
obedecida en todas sus partes. 

Este acto de la mas sumisa obediencia, lo autorizó elSr. 
Escribano Boa Andrés Guerra Gutiérrez, 

IVuevos Teeinos* 

Lista de las personas que de resultas de la ruina de Gííatemaia; 
se pasaron á vivir con todo yfumitia á esta Villa, y es como stguei 

D. Miguel y D. Juan de Ur¡ondo> D. José Rosales, Pro. D* 
Joaquin Muñoz, Doña Maria Taracena, Doña Manuela y Doña 
Juana Galvez Corral, Doña Maria Felipa Meneos^ Doña Tomasa 
del Castillo, Doña Manuela y Doña Micaela Nájera, D. Mi^'uet 
Arrese, D. Tereso de Uriondo, Dona Ana Obre^'on, Doña Maria 
Jo.'^efa Barruiía, Doña Maria Antonia Oiaverri, Doña Maria Jo- 
sefa Michéo, Doña Cecilia Aguítar, Doña Victoria Dei^'ado, Doña 
Josefa Guznian, Doña Isabel Molina, Dona Juana Molirta, f). 
Bartolomé E<?uizabat, D. Juan Fermín de Aycinena, D.José Mi- 
guel, D. Pedro José y l>. Manuel Arreses, D. Agustín Oiaverri, 
D. Ventura Nñjera, D. Joaquin Montufar, D. Agustin AFr¡villa2a¿ 
D. Alejandro Cróquer, D. Pedro José Michéo, D. Miguel Egyí-» 
zabal, D. Juan Martin Irungay, D. Juan Andrés Gallardo, Ih 
Mariano Pesonarte, D. Francisco Torres. D. J. Aceytnno, D. 
Tomas Alvarez Campillo, D. Tomas Barrio, p. Pedro Sancb^'z 
Perales, D. Pascual Cevallos, D. Pedro José Beltranena, D^ 
José Urnieneta, D. Francisco Güelya, D. Luis Aceituno, D# 
Antonio Mármol, y otras varias familias que oo están asentadas 
en esta lista. 

Todo esto está tomado del Archivo Municipal de esta Villa, 
en donde están literalmente copiados todos los documentos de 
fiu traslación, y Real Cédula. 

Bfttado actual de esta Villa* 

Tan insisnificante le pareció en sus principios esta pobla** 
cion al sabio escritor guatemalteco Pro. D. Domingo Juarros, 
que al hablar de ella en su apreciable obra« apenas le dedie8|, 
M el tomo 1» ü. 81, siete lineas de su bien cortada piuaia^ 



—11— 

Aun por los años de 35 lolo tenia 1705 habifante^^ y todo 
p] ndorno material de su población consistía en treinta y seis 
CHsns de t'ja y veintisiete galeras de (o mismo con. varias casas 
pajizHS, (]ue son las que mas abundan en las poblaciones que 
como éstci, solo tenia por rii]HPza alf?unos halos dt^ poco ga- 
nado y cortas siembras de frijol, maiz, &c., &c. Mas ahora, 
aunque pequeña, O^ura entre íüs mejores poblaciones de la Re- 
pública, pues su aumento de población y casas; sus 26,000 
varas de almacén, y sus 500 zurrones de grana (cuando tenia 
de ejidos las nueve caballerías de terreno que poseyó en Ma- 
riana por mas de diez anos; pero ahora solo se cosechan 100 
poco mas ó menos) la hacen estar en relaciones intimas con 
el comercio de Guatemala, y sus mejoras pecuniarias han te- 
nido una alza muy considerable. Este roce con la prime- 
ra ciudad de Centro- Amápica, ha suavizado sus manera» y 
costumbres, y trasmitiéndole sus aristocráticos usos, la hace 
aparecer como una hija mimada de la preciosa Capital. 

El elegante adorno Interior de sus casas, con todo y pía* 
nos, está montado á la Guatemalteca, aun en la vida muelle y 
cómoda de los carruajjcs. 

El irage de los indísrenas del Comuncito y Najerita es 
igual al de los de Mixto, de donde trae su origen. Como son tan 
pocos y lientMi un roce diario con esta población han ido per- 
diendo su idioma Kachiquel y hablan todo el C^'Sleilano. 

Son ^aboriosos y pacíficos, y viven en terfeno$ propios 
llamados el Comuncito y ^liajerita. 

Población de lo Interior de ««te Tilla l!VaoTa.--186i. 

Habitantes. (11.) 

Hombre» 931. 

Mugercs 984. 

Suma . . • 1.915. 

Casados • . . . . ,180. 

Casadas .180* 

Viudos - . • • .37. 

Viudas «90. 

Edades. 

Hombrts. Mujeres, 
De un ana á diez . , « . . 354. ii7. 

De diez á veinte 184. 232. 

rasan á la vutita 538;^ ¿49. 



—12— 



Vienen de la vuelta 538. 




540. 


De veinte á treinta. . 




142. 




1Í6. 


]>e treinta á cuarenta . 




90. 




125. 


])e cuarenta á cincuenta. 




58. 




94. 


De cincuenta ¿ sesenta . 




27. 




42. 


De sesenta á setenta . . 




20. 




26. 


De setenta á ochenta . 




7. 




8. 


De ochenta á noventa • . 




4. 




2. 


De noventa á cien . . . 




3. 




1. 


De cien á ciento diez. 


• • • 


2. 




». 


De ciento diez á ciento veinte . 


1. 




». 


Suma 


• . 


892. 




1023.^ 


Total. 


* . 


1915. 


# 








Población. Casas de 


Id 


. de 


Cabaliciías. 




teja. 


paja. 




Barcenas, hoy S. Carlos 600. 


18. 


( 


200. 


80. 


San Rafael Barcenas • 48. 


0. 




13. 


6. 


Saiazar, labor . . . 57. 


0. 


• 


11. 


5. 


Aceytuno . . ^ • . . 52. 


1.- 




8. 


35. 


Zarzal, labor. ... 60. 


7. 




8. 


3. 


Villalobos, labor. . . 250. 


6. 




50. 


' 20. 


Ramírez 90. 


0. 




8. 


10. 


Comuncito .... 65. 


0. 




45. 


5. 


Suma 1222. 


32. 




343. 


164. 



Sacada déla estadística del Sr. Don Manuel Laguardia, en 
cuanto á las caballerías de terreno. 

Lo oiro lugar se hallaráo las producciones de estas fin- 
cas. 

Exiraeio. 



Población de la Villa ; . 1915 

De fuera • . , 1222 



Suma. 



3137. 



En la Villa. 

Casas de teja .... • 68. 

Galeras de id. . . s • • • • • • ^^* 

Casal galeras y rancbo8.de paja. . . . 277. 



Suma. ^ 



386. 



— 13- 

Pfi fv.prn fh la Villa. 

rnhfiílf'iÍHs df> tprrpiio 173. 

Híicifnflns y labores 8. 

O-Müís de teja «^2. 

Jd de paja - . . , 243. 

Suma de casas 275. 
Besúmen, 

Población 3! 37. 

Tnsas 661. 

H;i<n'endaí« ^Maborpí» . ........ 8. 

Caballerías de terreno 173. 

Tienda* y Calieren públicos. 

Panaderiíís 4 

Tiendas de rnpa ^6 

Id. mestizas '9 

Boticas 1 

Fondas 1 

Estancos 4 

Id. de chicha . 1 

Saslrcrías 5 

Carpinterías 4 

Tallador • . 1 

Herrerías 8 

Zapaterías 4 

Maestros albañilis ....... 5 

Arquitecto 1 ' 

Barberías 2 

Albarderías, talabarterías del país . .2 

Villares (12.) 2 

Ladrilleras 2 

Bdlflcloa pAbllcoft*. 

Iglesias 2 

Campofl santos • 2 

Casa parroquial . / • 1 

Cabildo . 1 

Escuelas. . . .' 2 

Rastro 1 

Puente r • • ^ 

Fuentes públicas • • • 3 

A mas de estos 

Hay fuentes en casas particulares • • 21 

tanques particulares S 

Una corpulenta seiba en la plaza. 



-ri. 



Iglesia (13). 

T.a (íe pstn Villa lient cincuenta varas de lonpihid y dfea: 
y seis de latitud. Las. paredes lateralep, con sus di(.'x piiastrai^ 
tienen nueve varas de alto con siete ventanas y cuatro en cli 
Presbiterio. No se sabe sa costo ni el día de su estreno, solo 
se lia podido sacar del archivo mumeipal, que para comenzar 
á fabriccirla se reunieran, de setenta y cuatro persona» la can* 
tidud de 886 pesos siendo tesorero el Sr. D. Marcos Pantaleon. 

La Iglesia en su primitivo estado no tenia mas que cua- 
renta varn& de longitud; pero los Si^es. mayordomos de Concep-> 
cion, í). Salomé Garcia, D. Juan Muñoz, D. Juan Bariilas y 
Doña Martina Fuentecdlas^ proyectaron lormarle nuevo Presbi- 
terio de diez varas mas, contribuyendo con cien pesos cada 
uno, cuya* cantidades apenas alcanzaron para sacar de cimien- 
tos la obni, (juedándose asi nl«un tiempo hasta que el año de 
1848. siciid^ Corregidor O.. Braulio Cjvidanes, le recomeniió» 
al Sp. Alcalde |). Igíiacio Arrese su continuación, el que con- 
tinué cou limosnas de los vecinos, y cuatrocientos pesos de la 
lábrica. 

E^la obra se estrenó el 6 de Dácienpibre de 1851. 

La el^i^ante portada de la Iglesia mide diez y seis varas^ 
de alto, can sus cuatro columnas de estila dórico galloneada. 
Fué h^cha por los anos de 1796 par el Presbdera D. Felipe Ber- 
líal. Teniente de cura de esta Villa. Tiene dos torres (14), un 
poco mas bajas que la portada. La que cae al Sur tiene uii 
eíjquiloucito, una campana grande y otra peijueSa y ladel Norte 
tiene la, matraca que sirve el Jueves santo. La puerta principal 
está a! NNO. y la del costado al SSO. 

La sacristía es pequera, de seis varas en cuadro, pera 
•e está faaeiendo otra pieza para ampliarla mas. 

Taftos sagrados y albajaft» (1^) 

Hay una custodia, dos caNz, dos copones, un relicario de- 
TÜticos, una cruz, ciriales, acetre, tres coronas grandes y eua* 
tro pequeña)^, todo de plata. Se hicieron unos ciriales y' crur 
de madera para el uso diario. El tren de ornamentos es regu- 
lar. Hay seis aras que en 6% Tueroii consagradas por el limo. 
Sr. Dr. n. Carlos Maria Colina y- Bubio, Dignísimo Obispo 
de Chiapas, y hoy de la Puebla de los Ang:eles. £1 Bautisterio. 
(16), tiene tres anforitas de piala con sus pajuelas. Hay tara- 
bien ua farol grande de cristal para la lámpara del DIvídí- 
•imo. (17). 

Araña.-^Haj una de cristal, de bonita figura, que se puede 
variar en otras formas. Fué pedida á Europa, hace seis años^ 
l^er el Sr. Balvioo Roldan y au esposa Dona Jof efa M(^oz^ pot 



-Í5- 

médío del Sr. D. Erhest'o ftitcher, para regalarla á ta pafft)- 
quia. Su costo total fué el de doscientos cincuenta pesos, y hojr 
es uno de los mas elegantes adornos de la Iglesia. 

Órgano, (18.) El que hay es nuevo: fué hecho por lel cé^- 
iebre orjíanista gualemalieco 8r. D. Mariano López. Se estrenó 
el 2(Jde Febrero de 1840. Su importe de mil pesos se colectó de 
limosna entre Ifts vecinos, siendo el primero el Sr. f). Lorenzo 
Zepeda, que dio 60 pesos. Los promovedores y colectores de 
dichas limosnas fueron et Sr. íi. Isidro Zepeda y Sra; Doña 
Gregaria Dieguez^ ambos mny beni^íicos á la pob'acion. 

Altares. (19) — Hay ocho por el orden siguier'te: 

Altar mayor. Tiene un nuevD colateral, que hizo el Maestro 
D. Ramón Herrera, «s de urden Cogntio; lo pintó > doró el 
maestro O. J. María Alvanr¿; rs igu.M ni do Señor San José de 
hi (Capital, y se estrenó el nfin de !852. Su iu)porle de milpe- 
óos se colectó do limosna en el vvcindnrlo. Los prim*ipn!es pro* 
inovedorps para esto t'uoron •lo.'^ Sres. D. bidro Zepeda, D. 
VicíMite ^Samayoa, I). Frarrcisco Marroquin, 1). Salomé García 
y Ü. ^-It^diicindo Otircia. 

El cenlro del camarín^ qnr rrcibe su luz por dos ventánüíi 
íaterak's, lo "OCupa la Sania Madre de Dios un su Concepción 
llurísima (fiO.) Ks rie vara y ti-es cuartas de nlto, escoituraan- 
tiyui, hermosa y bien delineada. Los nuevos pübladorefi de este* 
lugar la Irageron del antiguo Pueblo de INtíjpa, y por tradi- 
ción se sabe, que fué traída de España con otras iiná¿;«nes que 
esián en la Capital. 

Esta Santísima Virgen de Concepción siempre ha sido y es 
muy venerada como l^trona y Titular de eslH Villa; sus mora* 
dores se enloquecen en los dias de su luncion para solemnl- 
starla lo mejor que pueden, haciendo crecidos trastos de su bolsa. 

El Ihiio. y Rmo Sr. l)r. í). Cayelano Francos y MonrOy 
concedió ochenta dias de indwlizencia á las personas. que le rejíarea 
una Salve, ó asistieren los sábados á la Salve de la tarde. 

En dos nichos á los lados del mismo retablo, se haHan 
las hermosas imágenes de buena escultura y de estofado de Se- 
ñor San Joaquín y Señora Santa Ana, formando la Sagrada Fa- 
milia, que en mi tiempo se compraron al Convento de N. P, 
S. Francisco de la Capital, y se colocarou para la función dd 
8 de Diciembre de 1862. 

Segundo a/íar.^-^Üe la Sangre de Cristo. Tiene una cftgié 
de un CruciGxo, del cuerpo de un hombre, de regular e. cul- 
tura. Fué traído del pueblo viejo de Petapa en la traslación^ 
y hoy sirve de altar de ánimas. El limo. Sr. Dr. D. CayelanO 
Francos y Monroy le concedió ochenta dias de indulgencia. 

Tercer attar. — l>e Nuestra Señora de Guadalupe. Es un cua- 
dro grande y es tradición que fué traída esta santa Imátreit 
del mismo Santuario de Guadalupe de Méjico. Kl Itoo» Sr^ 
Monroy le ceoeedió 80 dias de iadulgenctt* 



.-i6— 

Cuarto altar.^-he nuestra Sra. de. Soterraba. Este cuadro 
filé mandado hacer al principio de la fundación de esfa ViHa • 
por los Sres. I) Manuel y O. Bartolunié PJizardi. El limo. Sr. 
l)\\ D. Pedro (fortes y l^irraz le concedió 80 días de indulgencia. 
Es muy aritiüua la devoción que se le tiene á esta Santa 
lmág»*n. El documento que siízue es umi prueba. 

«En Villa^nueva de Concepción^ á di<"2 y siete de Diciembre 
de mil setecienlos sesenta y cinco. Reunidos en la Iglesia Par- 
roquial el Sr. Cura f). Antonio Laparte^ los Alcaldes ]>. Eut^enio 
Muñoz y 1). Tomas Melgar. Los Residores D. Antonio Melgar 
y I). Julián Agustín Barillas, Síndico y procurador I). Ensebio 
ji'^aideron, con lodo el vecindario se obligaron con voto y jura- 
mento á que ellos y sus sucesores formandü ana hermandad 
para celebrar á uuolra Sra, de Soterraña, que está en el altar 
que ellus hicieron, con una fiesta anual el tres de Mayo, dia 
de la Santa Crux, con misa solemne y sermón implorando su 
patrocinio para todas las* necesidades espirituales y temporales; 
.para las pestes, terremotos, temblores y tempestades &c., &c. 
ISombrando por mayordomos de la función en lo futuro á los 
Sres. Alcaldes que vayan sucediendo. » 

Esta función se celebró todo el tiempo que hubo alcaldes 
y en tiempo de algunos Sres. Jueces preventivos; pero hace al- 
gunos años que la han suprimido. 

Quinto altar. — Del Santísimo Rosario. Esta lmácri>>n en la 
traslación fué traída de Petapa. La familia de ios Sres. Orantes 
la dieron á aquella Iglesia. 

Sexto altar, -^De S. Francisco de Paula. Esta imagen, co- 
mo la anterior, fué traida de Petapa, Es muy regular escultura 
y antiguamente tenia una hermandad nombrada de la Caridad. 
Séptimo altar,— Del Santísimo Patriarca Señor San José. 
(21) Esta imagen, una de las mas bien acabadas, es de una 
escultura esquisila, v según varios peritos en Centro-América, 
por su mérito artístico está, en primera línea, y solo se 
puede igualar, en cuanto al arte, á la bella y admirable efigie 
de Jesús Nazareno, llamado de la Merced, de la Nueva Guatemala. 
Tiene este Santísimo Patriarca vara y media de talla. Es 
de estofado con su corona y vara de plata, y un precioso Niño 
en sus brazos. 

El hábil escultor, que con diestra mano, trazó en el madero 
esta Imagen del Casto José esposo de la Virgen Madre, que el 
ojo absorto contempla con asombro sus raros perfecciones, supo 
hermanar en ella la mas profunda humildad y mansedumbre 
con la nobleza y élígnidad del padre putativo de todo un Dios 
humanado. 

Es una lástima que no se haya podido averiguar su origen» 
pues solo se sabe que k) trageron consigo los nuevos pobla- 
dores de .esta Villa, que vinieron de Petapa» en dendt t«Dia una 
^ antigua herniandad. 



--17— 

Se me asegura por personas verídicas que han léido una 
obra en cuarto de la vida del Santísimo Patriarea Señor Sait 
José, escrita por el Padre Vallejo, de la Compañía de Jesús, 
en la que hace mencíot) de las imágenes célebres del Santo 
Patriarca, y haciendo un grande elogia de la de esta Villa dice: 
que fué regalada á la iglesia de Petapa por una Sra. Orantes. 

Antiguamente esta imagen solo tenia su diadema, pero el 
año de 1809 la mandaron retocar, cuyo importe fué el de 80 
pesos; y en Guatemala, el mes de Mayo del mismo año, en la 
función del Patrocinio, la coronó el limo. Sr. Arzobispo Dr* 
D. Rafael de la Vara, concediéndole 80 dias de indulgencia, 
como lo han hecho también sus sucesores cuando han venido 
á la visita canónica. 

Hablando un dia con el Sr. Canónigo Dr. D. José María 
Castilla me dijo; que en un periódico extrangero había leído un 
grande elogio que un viagero habla hecho del Señor San José 
de Villa Nueva. 

Octavo altar. — De Nuestra Señora de Dolores. Regular 
imagen, traída también de Petapa. El limo Sr. Dr. y Maestro 
D. Pr. Ramón Casaus y Torres concedió 80 dias de indulgen- 
cia por una Salve. 

Hay dos imágenes de Jesiis Nazareno, de mucha devoción. 
A la una se le nombra de Trujillo, y tiene 360 dias de indul- 
gencia, por el Sr. Dr. D. Jorge de Viteri, dignísimo Obispo 
del Salvador. 

Se venera un Niño Dios, que me recuerda el que se venera 
también en AractBli^ iglesia de los Frailes Menores dsSan Fran- 
cisco, situada en lo alto del Capitolio en Roma. 

Cofradíaft» 

Hay siete y son tas siguientes: no se sabe la fecha de su 

instalación, pues los libros que hay solo alcanzan á las fechas 
que sismen: 

Del Santísimo Sacramento, comenzó el año de 1764. 

De Jesús Nazareno, el de 1684. 

De la Sangre de Cristo »»»i>. 

De la Purísima Concepción 1763. 

De Nuestra Señora de Dolores »»»», 

Del Santísimo Rosario 1697. 

Del Santísimo Patriarca Señor San José . . 1762. 

De Animas »»»». 

Estos libros han sido revisados en la visita del 31 de Enero 
de 1764, por el Sr. Dr. D. Francisco José de Palencía, Deaii 
Gobernador y Visitador general del Arzobispado. 

El 3 d0 Noviembre de 1768 por el limo. Sr. Arzobispo D. 
Pedro Cortés y Larráz. 
3 



—18— 

El S áfi Abril por el limo. Sr. Dr, D. Cayetano Fraoceá 
y Monroy, y ei 6 de Diciembre de 1813 por el Xlino. Sr. M, 
y Maestro í). Fr. Ramón Casaua y Torres. 

Todas estas cofradías tenían sus funciones y misas mese* 
ras; pero desgraciada menie todo ba concluido. ¡Va no existe 
nada! Las pocas funciones que bay son de limosnas de los fíe* 
les, (|tie algunos devotos colectan con trabajo. Es verdad i.ue 
los Sres* Curas mis antecesores, y yo, bemos procurado orga» 
iiízarlas de nuevo, pero es moralmeote imposible. 

Las que he podido formar son cuatro^ 

fleriuaiidaile*» 

De Caridad.-^E] objeto de esta hermandad es socorrer en 
algo el pauperismo, dando una easa de comer cada mes á los 
pobres. Hay en la lista treinta casas y cumplen con su com«> 
promiso. • 

De Veladoras del Santísimo. — En todas partes se observa 
que hay horas de mucho concurso en los templos> y horas que 
los d'jan solos Mas para corregir esta falta y que é todas horas 
teoíía adoradores la Mageslad Eterna del Santísimo Sacramento, 
se han distribuido las familias en horas, y se ha cumplido, 
estando la l^-lesia concurrida lodo el día que hay esposicion* 

De las Hijas de Maria y de los Hijos de José, fundada 
por el que suscribe, con Iü aprobación necesaria. 

El objeto de ambas hermandades es, como lodos snben« 
el formar en la virtud y la religiosidad e) corazón de lajuven* 
twd, para que á su vez den los frutos opimos de esta práctica 
de la virtud, y sean buenos y honrados individuos dol gremio 
de Nuestra Madre Santísima y de la sociedad civil. 

Calvario» 

Esta Iglesia está completamente arruinada. El nño de 1834 
comenzó á hundirse el techó y aunque se fué reparando no 
habia fondos para hacerle una composición radical. Pocos anos 
después se hundió toda quedando abandonada. En el terremoto 
del 19 de Diciembre de 1862 se le desnivelaron las paredes del 
Sur y poniente perdiéndose con esto hasta la remota esperanza 
de cemposicioQ* 

Oratorios* 

Hay^'uno en la hacienda de Villalobos habitado. En la ha- 
cienda de Barcenas hay otro en ruiaaSi y restos de otro qat 
Iiubo ea la hacienda de M^erita. 



— <9 — 



CaiMpOü «AlltOfl* 



Hay dos. El antígoo que está ea la espaMa del altar mayor 
conlisrno al convento, en el que ya no se eniiepra. 

El nueva está al SSE. y fuera de la población. Fué bendito 
el mes de Ab/il de. 1837 por el Presbítero José María Natarro^ 
Curfi encai'gado en aquella fecha de esta parroquia. Forma un 
cuadrilongo (le 100 varas de E. á O. y de 80 de S. á N. El 
primer cadáver que se enterró en él, el 18 de Abril del misoio 
año, fué el del Surgento llamado Diego Godioes. 

Casa parroquial* 

Tiene dos piezas, una de nueve varas tres cuartas de longi- 
tud > cinco y media de latitud, con tres y media varas de alto: 
la otra es pequeña, con dos piececitas hacia la pla^a, de 
lo que antes era corredor, con una mafa cocina y reducida pieza 
de criados. En mi tiempo se hizo una pieza de media aguapara 
el criiidü, y una caballeriza. 

La casa parroquial no tiene agua ni medios par» intro* 
dncina. Esta falta es muy grave para los Sre». Curas, porque 
tiiínen que pagar un mozo solo para esto y las mas veces no 
se encuentra. 

JLrcIilTo parroiialal. 

El primer libro de bautismos de la nueva fundación cemen- 
tó el 9 de Mayo de 1768. La primera partida que se registra 
es la de Aianacía delaCrnz, nacida el mismo dia, hij.a íegítima 
de Nicolás Osoria y de Bernarda Diaz, bautizada per el Sr. 
Cura D. Antonio Laparte. 

Ei de matrimonios cemenzó el 9 de Enero de 1764 y la 
primer partida fué la deí matrimonio de Nazanio ISlarcelo coa 
Felipa Ventura.— Laparte." 

El de difuntos comenzó el 3 de Mayo de 1768. W primer sepul^ 
tado fuéNícolas Barcena casado con Magdatena Barrera.— Laparte^ 

Los libros que forman este Archivo son los siguientes: 

■• 

Libros de b?iitfsmo, incluso e? corriente •. . • 12. 

id. de difuntos . .* 5. 

De informaciones 5, 

De matrimonios .•..•» I» 

De certificaciones de bautismo y difuntos. • . 3. 

De Id. de proclamas 1. 

De dispensas matrrmoiaiales . . ^ • * . ; i. 

Pasan á la Yuelta> . * . . 3r. 



—20 — 
Vienen de la vuelta 31. 

JJC laDnCcl ••••••••••••• o* 

De cofradías y varios documentos 4« 

De documeDtos curiales y otros papeles. . . 2. 
De documentos parroquiales, curiales» y de visita 

arzobispal y de confirmación 2. 

De las escueias de primera^ letras. .... 3. 

De recibos é impresos* .3. 

Suma 48. 

Los libros de informaciones, dispensas, fées de bautismo 
y difuntos, con los impresos y documentos sueltos fueron em- 
pastados el aio pasado por el que suscribe. 

Los libros de este Archivo han sido revisados en las visitas 
canónicas, ctmo los de las cofradías. 

•eñore» Curas» 

Desde la fundación de esta Villa, esta Iglesia fué filial de su 
parroquia Petapa; pero habiéndose aumentado la población la 
erigió en Parroquia eljimo. y Reverendísimo Sr. Arzobií^po I>r. 
y Mtro. D. Fr. Rjmon Casaos y Torre» el 24 de Diciembre de 
1816, como consta del siguiente documento.. 

« Nueva Guatemala Diciembre 24 de 1816. Visto el cuadrante 
de productos de la Villaoueva de Petapan, remitido por el 
P. D. José Ignacio Oliver, y lo informado últimamente por el 
Presbítero D. Pablo Manuel Huertas, en uso <le las facultades, 
que nos compelen por derecho, segregamos del curato de Petk- 
pan la referida Villanueva, erigiéndola como la erigimos en cu- 
rato separado, y única Iglesia en que deberá residir el Párroco 
que en tiempo fuere, y su territorio será el que le corresponde, 
quedando reducido el curato de Petapan á aquella soia Iglesia, 
y el territorio de su administración según se halla actualmente, 
debiendo contribuir el Cura de Petapan anualmente con la cuota 
de veinte peso? á la sagrada Mitra, y treinta al Colegio Semi- 
nario; y el de la Villanueva con calorce pesos anuales á la pri- 
mera y veintiuno al Colegio. Pásese el oficio de estilo al Excmo. 
Sr. VicePatrono Real de este fteino para que sirva prestar su 
anuencia conforme á la ley.— (Firfnado) El Arzobispo.— -Ante 
mí, J. Ignacio Zaldaña, Pro-secretario. » 

Sacerdote es el hombre de Dios que abre i su vez las puer- 
tas de la tierra ál Miño que viene á ella y las del cielo á la 
alma que se vá con esa llave que se llama perdón. Mas como 
la religiotí católica es el bálsamo de los desgraciados, los sa- 
cerdotes jue son los reprensentantes del Sr. y sus ministros 
en la tierra consuelan y fortifican nuestras almas. 

Los Sacerdotes que hüíi servido esta Iglesia desde 1763 



quf M fundó haíla 1863, fMo éí, en un espacio de 100 año?, 
wnos como Coíidjntores do la Parroqnia de Petapa y otros como 
Guras propíos de Villanueva, 8on los siguientes: 

Años. Nombres. 

1763. Antonio Taparte, Cura de Pctapa. 

17(54. Joaquín Miiñoi;- 

1776. M¡«nel Josó Arrcfp. 

1782. Juan Antonio de Uriondo. 

1784. Jí>sé Joaquín Larburi. 

1785. Manuel José Arrece. 

1786. !*edroJnsi^, Arrese. 

1787. Manuel Barillas. 

1787. Miiíuel Antonio Cañas. 

1788. Fr. Pedro Cabrera. 
1789 Juan Bautista Mendizabal. 
1790. Francisco Macarla. 

1790. José Df3m¡n^o García. 

1792. Joaquín Letona. 

1793. Felipe Bernal. 
1800. Luciano Mejia- 

1804. José España. 

1805. Nicolás Salazar, Cura propio de Petapa. 

1806. José Domingo García y Salas. 

1806. Feliciano Lennus. 
1807; Fr. Tí»odoro Cueto. 

1807. Francisco Moran. 
1^08. Fr. Mariauo Lanuza. 

1808. Mariano Cabrera. 
1810. Fr. Felipe Raquero. 
1810. Francisco Xavier Fnentci. 

1810. José Joaquín Echeverría. 

1811. José Julián Cos. 

1812. Luís Coronado. 

1813. Manuel José Bolaoos. 
1813. Francisco Segundo Urrutia. 

1813. Juan José Duran y Aguijar. 

1814. José Ignacie Olíver. • 

1815. Mariano Maceda. 

1816. Pablo Manuel Huerta.. 

1817. José Mariano Galán, primer Cora propio dé esta Villa 
de Concepción. 

1819. Benito Sorogastúa. 

1819. Nicolás Pineda. 

1819. Eusebío Arzate. 

182K J. María Herrarte, Cura propio á^ Tilla NUen. 

1828.- 'Fr. Pedro A. M. Cootireras. 



Años, Nombres,. 

1829. Juan José >>ffa^ 

J830. Paulino Sa^aiar» Cura propio de esta Pa^requia^ 

1830. José Vidal. 
183t. Rafael Zepeda. 

1831. J. iaiiuo Sanckex. 
1831. MuniiPl KsiKiña. 

4831. Franci.ííco Cipriano Ruir. 

1831. Jos(^ Mariano Madrid. 

1832. J. Francisco do León. 
Jí34. J. HntMia ventura Quiroz.. 
1836. Antonio Carpió. 

1836. Nicolás Aréxaio. 

1836. José María Mi]nnS!05. 
1836- José María Navarro. 

1837. José Mariano Yúdicc. 
^840. Juan Antonio Lanuza. 
^852. Manuel Picana. 

^852. Nereo Bor üla. 

^853. Mariano Ximenez. 

^853 Juan Si Yorio Hodezno. 

J854. Cayetano Scrra. 

1865. Juíin NepoíDüceno Rodezno. 

^860. Ventura Éruz. 

^860. José Ramón García 

^861. José María González. 

^861. José Maria Navarra. 

^o<a.— Muchos de ío» sesenta y ocho Sres. Curas y Coad- 
jutores do ia lista anterior han estado varias veces y en diversa» 
épocas eocargados de la admiDislracioo de esta Parroquia. 

lIayor<lom«i« de Mlirlea* 



1793. 


Carlos Cruz. 


1848. 


Salomé Garcia. 


1801. 


Manuel Barillas. 


1851 


PatrUio Crúx. 


1807. 


Hilario Diegiiez. 


1853. 


Reducinde García. 


1825. 


Ignacip Urrutia. 


1860. 


Patricio Cruz, que está 


1832. 


Gregoria Diegaez. 




kasta hoy. 



SaerlAtaiie» y Organtota» que lia lialiiaa «eMla 
la fiundaeloii de la VUla. 

Sacristanes. 

Roberto Gomea^. I LeoQcio Bobadilla. 

Marcial Medina. I Francisco Guzínan. 

Eustaquio Calvez» i Ignacio Chinchilla^ 



Organütas. 



Jacmlo García. 
Paulino Flor»»5. 
I^aiitaieon Andrino. 



Duniiti^o Mufioz. 
José Manu IKiaite. 



«^■clones úm HrlesUi* 

l,fí$ priwdpales son Corpus, Semana Santa y la titular de 
t^rtnci'pcron. Las demás son dt poco fnnuo. No obstante, la ar* 
diente devoción de algunos de mis feligreses en a.^istir á todas 
las funciones, tal vez será igual k la tie los habitantes de la 
i]apitai del Mundo católico, qun asisten á Jas 414 iglesins que 
iiay en la ciudad santa de Roma. 

La función del Viernes de Dolóreses sole^nne con lastres 
lloras. 

Los d4ffs de Jubiko asisten ¿ su hora las veladoras del 
Santísimo. 

Los domingos se d¡^ la Misa d^l pueblo á las ocho, para 
idar lugar é que ven^^an los mas dictantes de la población. To- 
dos estos dias haj pláticas doctrinales, y en las funciones es* 
plicacion>, 6 sermón gratis análoi'O á la festividad. 

Los demás dias la misa es á las ^iete. 

He procurado t¡n« todos los sábados haya mtsa cantada de 
la Santísima Virgen, 

En la tarde se canta la Salve, esa oración sublime, dulce» 
tierna y sentimeotül, que se eleva hasta el cielo, arrebatando 
en su vuelo., muy lejos de la tierra, todos nuestros pensamien- 
tos, pu€s parece, que á esta santa salutación bajan los ángeles 
del cíelo é, recoger en vasos de oro las plegarias de los devotos 
de María, para presentarías al pié de su trono de clemencia, 
pues María no solo oye las súplicas de un corazón paro y fer- 
voroso, sino las del afligido y mísero pecador. 

Esta santa y milagrosa oración fué compuesta en el aSo 
de 1040 por el B. Hermano Conde de Veringen y Mongede la 
Ord^n de San Benito; no obstante q(¡e otros la atribuyen á Pe- 
dro de Compostela. 

San Bernardo saludó á la Santísima Virgen díciéndole: ¡O 
eUmens^ ó pia, ó duieú Virgñ Maria\ cuyas palabras se agre- 
garon á la Salve Begina compuesta por Hermano. 

El Santísimo Padre Gregorio IX no solo la aprobó, sino 
que la mandó cantar en todatv las iglesias d«l orbe cristiano. 
Es muy conocida entre nosotros la Salve que llaman Beceleta. 
Este canto tierno y sentimental fué compuesto por ti B. Fr« 
Antonio Margil, según tradición oral de los Beligiesos de la 
misma Ordsn* Otros la atribuyen á un Fr. Rodrigo, tambieu 
lUcoIeto* 



^24- 

Dpspuf? de In vSalve hay confesionario» sin cmbarfiro de ir 
i éi cnaiitus vect's llaman. entre semana. Se ha añadido una 
nueva función de Nuestra S< ñora de Ocotlan, que se celebra 
con toda solemnidad en el mes de Movieaibre. 

Mlatone». 

El 15 de Febrert) de 1860 hubo misionas en esta Villa, de 
los KH. PP. Capuchinos. Hicieron 62 matrimonios. 

Derecboii parroquiales. 

Son muy eycasos, ya por lo pequeño de la población^ como 
por la costumbre antiquí.*iíma de que solo pagan de derechos de 
entierros un pe.<%o por los adulto», y cuatro reales por los par- 
vulo.«* 

Los demás derechos están por arancel, pagando los indí- 
genas la mitad, sin dar nin^'un sustento ni servicio. 

Los matrimonios son tan escasos que el libro corriente en 
que se asientan las partidas, que consH de 178 fs.,que comenzó 
el aro de 1841, es decir ahora veintidós* eoos, solo tiene es- 
crito las dos terceras partes. 

Los indigen^s que de otros pueblos vienen á trabajar á 
Barcenas, San Carlos, Villalobos y el Zarzal, las mas veces se 
llevan á sus hijos á bautizar ásus pueblos, solo cuando mueren 
vienen á suplicar los entierros de limosna, por pobres. 

Las cofradías concluyeron, por lo que no hay misas meseras 
ni funciones de ellas, sino es la titular y el Corpus: suele haber 
misas rezadas los lunes y dias 19. 

Las primicias en su máximum están reducidas i cuarenta 
fanegas de maiz, qne en su colectación y fletes se reducen á 
la mitad: también dan de cuatro á seis pollitos. 

Esta Parroquia tiene (quince puntos fuera y como están 
poblados, hay frecuentes confesiones en elloi», por lo que tiene 
uno el gasto necesario de una kestia de silla. 

Como el Convento nt) tiene pila, tiene el Párroco que pagar 
jquien le traiga agua para el gasto de la casa; ai?regando^ que 
)a servidumbre de la Villa es muy escasa y trabajosa, y ocasio- 
nes no se encuentra quien sirva. 

Con la baja de la grana se ha aumentado el pauperismo 
local y el transeúnte, que todo recala con el Padre Cura. 

En los tres años que he tenido el boHor de servir esta 
Parroquia, se han hecho gratis: 

CTnadlraata*— i 806. 

Bautismos .... 341 I Pefuncienaa . ^ . .118 
Matrimonioi. • • . 16 {' Aumento de población 123 ., 



De los bautizados hubo: 

Varones • 132 I Legilimo* . . • • . 140 

Hembras 109 | Naturales 101 

De los enterrados hubo: 
Hombres ...... 063 I Vacunados • • . • . 055 



Mugeres ...... 055 

€4]^lera morbus* 

En el primer cólera de 86 murieron. . • . 094 
En el segundo de 57 murieron cprca de . . . 900 
En el primero es^taba de Cura el Presbítero José Maria Na« 
Yarro. En el segundo el Sr. D. Cayetano Serra. 

Tímela. (22). 

La tenaz viruela de 1881 duró mas de dos años j sus 
victimas pasaron de doscientas. 

La viruela de estos anos tenia la originalidad de repetir 
en un individuo, hasta * tercera vez con una misma fuerza. No 
respetaba á los vacunados ni las edades; murieron varios de 
cuarenta, cincuenta y sesenta años. 

Obfttetricev» 

En esta Villa hay cinco y son las siguientes: Señoras Juana 
Avila, Felipa Suarez, Rafaela Hernández, San Marcos Jiménez, 
Maria Antonia González; en Barcenas, Vicenta Peres Arzú. 

En mi venida á esta Parro juia toqué con estas Spnoras 
como era de mi obligación, y las encontré instruidas en la 
materia, forma y aplicación del Santo Bautismo; cuya instruc- 
ción fué dada por los Síes. Curas mis antecesores. 

Eíítre estas, la Sra. Juana Avila es fó mas instruida, bo 
solo en su facultad, sino también en otras enfermedades que 
cura con mucho acierto. 

Fccnndidad. (23}. 

Para no herir «usceptibilidades como me sucedió en la Me- 
moria deS. Martin del ano 1861, solo pondré inicíales en lugar 
de nombres, y eso muy pocos. 

Señores, 

N. N. hijos 37; 

N. N. id. 33. 

Señoras. 
V. N. 14 hijos, 27 nietos y 26 bisnietos.— Total. . 67. 
< R. N. 7 id, 17 id. y 24 id. —Total. . 48. 
. De menos hijos hay muchos. 



-26— 



De cien años 2. 

X up iadjgeoa Cayetano Tój de 117. . 

CmMiao. 

Tiene una sala monicipal de catorce varas de longitud y 
dos piezas de pada lado de: seis varas cada una, que sirven para 
cárcel de hombres una,* y de mugeres la otra. La sala estA ahora 
dividida en despacho del Sr. Juez Político, y en cuartel ó en 
cuerpo de guardia, tiene un ancho corredor con su repocho de 
mezcla y solo uaa entrada en el medio. En el costado y espal- 
da está el corral para animales, con su correspondiente puer- 
ta de reja. 

El Sr. Juez político también es comandante del punto; oye 
demandas de menos de cien pesos; en sus atribuciones no tiene 
la de cartular. 

Desde el ano de 1857 se nombraron los Jueces políticos^ los 
que se hallarán al fia de la lista que sigue: 

Alcaldes. 

Alcalde es voz arábi^^a que significa juez. Los ha habido 
en e?ta Villa desde su fundación, y algunos anos que van su- 
primidos es porque no se ha podido averiguar, por el estravio 
que tü\ieron los papeles, en el rnbo de la caja, que servia de 
archivo en el año de 1849, que pareció en el rio de Villalobos 
solo con algunos papeles. El primer año que hubo alcalde, fué 
el de 1767. 



Años. 



Alcaldes. 



1767. Capitán D. Manuel Oran- 
tes. 

1768. Marcos del Castillo. 

1769. Manuel Muñoz. 

1770. Juan Orantes. 
1775. Eugenio Muñoz. 
1778- Marcos del Castillo. 

1779. (Cirilo Antonio Guzman. 

1780. Agustín Santos. 

1781. Cerviliano Reyes. 

1782. José Tomas Ávila.» 

1783. Nolasco Gaitan. 
1784.. Miguel ;Molina. 
1785. Gerardo Alvarado, 



Años. Alcaldes. 

1786. Cerviliano Reyes. 

1787. Eugrenio Cruz, 
1788 Cirilo Guznian. 

1789. Tomas Melgar. 

1790. Feliciano Quiñones. 

1791. Laureano Ramírez. 
1793. Cerviliano Reyes. 
1795. Marcelo Gómez. 
179p. José Felipe Reyes. 
1798. Feliciano Quiñones. 
1800. Alejandro Melgar. 

1805. Feliciano Quiñones. 

1806. José Miguel Chinchilla, 
1808. Domingo Gaitan. 



—2?— 



Alcaldes. 



Años. 

1810. Joaquín Benitcs. 

1811. Di'^go Godines. 

1812. Joaquín Sarzeño, 
1813 José María Muñoz. 
1814. lAiliciano Quiñones. 
1816. líamelo ürrulia. 
1817 Pedro José Pelaez. 
1818. Pedro José Pelaez. 
1S19. Prudencio Quiñones. 
18-21. Jost^ María Chincbilla. 

1822. Lorenzo Melgar. 

1823. Maxirno Mirón. 

1824. Felipe Quiñones. 

1825. Teodoro Castillo. 

1826. José María Chinchilla. 

1827. Vicente Chinchilla. 

1828. lífuacio Urrutia. 

1829. Joaquín Sarzeño. 
1830 Desiderio Melgar. 

1831. Juan José Cabrera. 

1832. Máximo Mirón. 

1833. Salomé García. 

1834. Mariano Samayoa. 



Años. 

1835. 
1636. 

1837. 
1838. 

ja39. 

1840 

1841. 

1842. 

1843, 

1844 

1845. 

1846. 

1847. 

1848. 

1849. 

1850. 

1851. 

1852. 

1853 

1854 

1855. 

1856. 



Alcaldes, 

Manne) Duarte. 
Felipe Meneos. 
Juan Muñoz. 
Gregorio Valencia. 
Victoriano Meneos. 
Francisco Escohar. 
Pedro Antonio Bafillas. 
Juan Ignacio Cruz. 
Reducindo García. 
Pedro Antonio Barillas. 
Salomé García. 
Victoriano Meneos. 
Juan Meneos. 
José Ignacio Arrese. 
Pedro Chinchilla. 
Victoriano Meneos. 
Máximo Melgar. 
Keducindo Garda. 
Lorenzo Zepeda. 
fteducindo García. 
Anasfacío Castellanos. 
Sebastian Castellanos. 



Concluyó la Municipalidad y nombraron Jueces políticos, 
que lo fueron los siguientes. 



Años. 
1857. 



Nombres de los Jueces. 

D. Francisco Sánchez de León. 

D. José Agustín Barragan. 

D. Romualdo Carranza. 

D. Manuel Laguardia. 

D. Manuel Castro, que está actualmente. 

Eí año de 1837 y 1838, hubo Gobernador. 



Escuelas pÉkblIcas. (25.) , 

Hay dos, una de ninas y otra de niños. La de ni íí os tiene 
62 discípulos. En tiempo de siembras* cosechas y gusaneo de 
granas no concurren todos; pero pasado ese tiempo de ocupa* 
cion, vuelven á su estado normal. 

Se cumple en la enseñanza con todo lo que manda elRe« 
jlamerito de escuelas; y á veces aun mas. 



—28— 

Los exámeoes públicos y prirados $t bao veriQeado según 
está mandudo. 

Todos los jueves van los niños á la Iglesia y son exami« 
nados en doctrina y lectura. Su espiicacíon se hace por el P. 
Mazo. La Geografía local se estudia por el Sr. Gavarrete, y la 
Moral por el Sr. Escoiquíz. 

Hay ocho niños instruidos en las cerc^monias y ayudar á 
Misa, que sirven de acólitos "en las funciones. 

£1 edifício en que está la escuela es propio, fabricado por 
la Municipalidad, en sitio de la fábrica de la Iglesia. 

Aiüfotados lo^ fondos que fué criando el Sr. Jue;^ D. Manuel 
La?uardia, con el sobrante de las cuotas de la fonda, cuando 
eran de 30 ps. se hubiera cerrado la escuela, pero el Sr. [>. 
Manuel Duarle, que ha tenido gratis 19 años una privada, ma- 
nifestó á la comisión el deseo de servirla también gratis, como 
en efecto lo estuvo haciendo, sin embargo de sus males crónicos 
y su avanzada edad. En vista de este acto generoso, supliqué 
al Sr. Corregidor se le pasara una mesada, aunque fuera de 

10 ps., como de gratificación, y al efecto se le pasaron, y con 
ellos continúa basta hoy. 

Desde la fundación de esta Villa habia habido escuelas pri- 
vadas, pero el ano de 

6 apareció una mas grande que regenteaba el Sr. I). Antolin 
Garcia. Desde esta fecha se fueron sucediendo los maestros 
siguientes: 

7 El Sr. Leandro Grijalva, hombre adusto, regañón é imper- 
tinente. 

11 El Sr. Pedro Pelaez, favorecido por el Hermano Toribio 
Carabajal, tercero de San Francisco, y oriundo de MériíJa; 
sugeto de conocimientos en Medicina' y Cirugía, de mucha 
caridad, que recuerda esta población con gratitud, pues no 
obstante vivir en Guatemala, venia con mucha frecuencia 
á dar utensilios á la escuela, y á vestir á los pobres coa 
ropa que traía de la Capital. 

18 Por instancias del Sr. Cura D. J. M. Galao, estuvo el Sr. 
D. Mariano Samayoa. 

25 Volvió el Sr. Pelaez. 

30 El Sr. D. Manuel Duarte. 

33 El Sr, D. Manuel Maria, tercero del Carmen. Este Sr. co- 
menzó á ser pagado por la Municipalidad coa el sueldo de 
6 ps. 

46 El Sr. D. Antonio Vela. 

46 Volvió el Sr. Duarte. La Municipalidad le designó por la 
Secretaria y escuela, 14 ps. mensuales. 

47 El Sr. Corregidor D. Braulio Cividanes dio un empugeála 
educación primaria, y con el sueldo de 25 ps. vino el Sr. 
D. Agustín Padilla. Este sugeto^ era instruido, honrado y 
afable. Por su buen método y aaaor á la enseñanza, llegó 



—59— 

á reunir voluntarios en su establecimionte 140 niños de 
tos que salieron buetios calígrafos, adelautudoa aritiuóticod 
y curiosos ^'eógrafps, 

50 El Sr. !•). Víctor Colmenares. 

51 El Sr. I). Salvador Kamirez. 
53 I). Mamiel Cáceres. 

55 I). José Aguilar. 

57 I). Enrique Ayala. 

59 l>. Vicente Betancur. 

60 D. Ba'tolo Cruz. 

61 I). Felipe Castellón. 

62 D. Münnel üuarte, que está hasta hoy. 

De iVí?la.9.— La escuela de ninas tiene 70 discfpulas. Tam- 
bién se padecen y por las mismas* causas, sus alternativas res- 
pecto de la asistencia de las alurouas. 

En este establecimiento se enseña no solo lo que manda 
el Rei^iamento de escuelas, sino cosas de primor y adorno á 
una buena educación; bordados en blanco y de color, en caíia- 
inazo, croché y flores, y sobre todo mucho esmero en la Doctrina 
Cristiana. Su esplicacion, Geografía y Moral es por los mismas 
autores que en la de niños, como también ea la venida á la 
Iglesia todos los jueves, con el mismo objeto. 
» Tiene sus exámenes, según ley, públicos y privados. 

La escuela de niñas no tiene edlMdio propio; pero tiene 
en rédito 500 ps. que le dejó con este fin la benéOca Sra. 
Gregoria Diegnez. 

Entre las escuelas privadas que antes de la púUica, habia 
de niñas, la que se distinguió mas fué la de las Sras. Carmen, 
Juana, Paula y Josefa Chinchilla, que llegaron á tener 35 dís- 
cípulas. 

El año de 1855 comen?.ó la pública y ha tenido de pre- 
ceptoras las siguientes Sras.: Carmen González, Mercedes Bar- 
rera y Manuela Mend izaba!. 

Escuelas privadas en la Villa. 

Preceptoras. Niños. 
De la Sra. Rita Melgar, niñas. • 8 

En Villalobos. 
La Niña Francisca Malpica, de ambos sexos • . • 12 

En Bercerías. 
De niños, el Sr. D. Nicolás Penlta^ promovida por 
el Sr. D. José Antonio Mendizabal, hay p • » • S 
De niñ^s, Tomasa Gstradd, promovida por la Sra. 
Doña Concepción Cabrera, hay . . ♦ . . . . . J6 
De Nájera» el Sr. D. José Rosalefi « 7 



Resumen de los niños que actualmente se están educando. 

Niños 62 

Ninas 60 

En escuelas privadas 47 

Total 169 

Rustro» 

El local del rastro llene 35 varas de frente é igual cantidad 

de füiidd, todo cercado de tapial con si> galera de teja de 10 varas. 

Se aiatd uoa res diaria y á veces dos, tres y hasta cuatro. 

Pnente. (26.) 

El de esta Villa es obra del Consulado de Comercio, costé 
mas de 2,600 ps., y es de una verdadera beneficencia pública. 
Cae al poniente de la pobiacion, y á cuatro cuadras de la plaza 
en ei caniino de AniatUian, que vá al puerto de San José. Sus 
dícnensiones son las siguientes: 

£l euipedrado que conduce ai puente tiene ^ varas de 
latitud y 25 de ioniritnd, con sus pasamanos: forma un ángulo 
obtuso con ei puente. k»te tiene 7 varas y cuarta de longitud 
y ó de latitud, con 8 de alto, de un solo arco gótico, con 5 
estribos por lado. 

Sobre el puente, bacía el Norte, tiene ua cuadro con su 
fachada de 3 arquitos góticos, de- 3 varas de latitud y 2 y me- 
dia de alio, con un remate de molduras y una cruz eu la 
cúsjude, todo de cantería. Cada arquito tiene una lápida coa 
las inscripciones siguientes. 
La del centro: 

1852. 
Bajo la Presidencia del Excmo. Sr. Capitán, General 

fi. Hafael Carrera. 
La del Sur: 

El Consulado de Comercio 
dispuso la- apertura de los caminos de ruedas que 
conducen á la Antigua Guatemala y á Escuintla, y 
la construcción de este puente y de los ^otros que se 

vén en aquellos caminos. 
La del Norte: 

Entendió en la dirección y economía 
de todas estas obras gratuitamente y con un zelo 
patriótico^ D. Antonio Zirion^ vecino y del comercio 

de Guatemala, 

El Consulado en sesión del 4 de Agosto de 1852 

fioordó esta inscripción^^ 



— 3Í— 

£n otra lápida pequeüa colocada ai principio del puente 
tsíi la que sigue: 

Distancias de Guatemala á los puntos siguientes: 

A la Villa Nueva ...*... 4 leguas. 

A Amatitlan 6 » 

A Paliri > • . 9 j 

A Escuintla 13 » 

Al Puerto .26 » 

Pasado el puente «ont^'núa un pasamano de 65] varas. 

Fuentes públicas. (27.) 

Hay tres, dos pequeñas- y la grande de la plaza, cuyas 
dimensiones son las siguientes: 

La mesa del cimiento de la pila tiene una tercia de alto 
de la superficie de la tierra. 

De circunferencia, 28 varas 

P)c fondo, 6 cuartas. 

l)e alto por la parte de fuera, una vara y ochava. 

Grueso del borde, inedia vara. 

Columna de la taza ó búcaro, 4 varas y tercia. 

El búcaro tiene 8 chorros de agua. 

La pila tiene 6 lavaderos y ima pilita baja para las bestias. 

Su costo con la cañería, titujía y toma de la agua fué 
de 3,000 ps. 

La Sra. Doña Gregoria Dieguez, muger de empresa y cari- 
dad, tomó mucho empeño en esta obra de grande beneficencia 
pública, hasta el grado de despojarse con gusto de sus adornos 
de cadenas, aritos y sorlijas, para los gastos de la obra. Sin 
duda porque penetró esta heroina del desprendimiento, la gran- 
deza de este beneficio, que indeleble está en el corazón de 
estos habitantes. • ' 

También el Sr. D. Manuel Antonio Arroyo es digno de la 
gratitud . de los vecinos de esta Villa, porque hizo gratis esta 
fuente memorable. 

Su estreno fué el 20 de Agosto de 1841, solemnizando su 
inauguración con una función de Iglesia y Te-Deum, 

En el Cabildo pronunció un discurso análogo al objeto, el 
Sr. Cura, Lie. D. Paulino Salazar. El Sr. Corregidor á nombre 
del Supremo Gobierno le fiasó á dicha Sra. una nota dándole 
las mas espresivas gracias por este hecho grandioso de grato 
recuerdo. 

JPiieiiies privadas» 

En casas particulares . ¿ • ,» I í i 2t 
Tanques id • « «< » ^ » •' • • • 3 



—32— 

Dos en. la labor del Sr. D. Francisco Marroquin y otra en 
la del Sr. Trabanino. 

El grande tiene de longitud 13 varas y media. De latitud 
11 y inedia. De gmoso tres cuartas. De fondo \aray trés cuar- 
tas^ con ocho estribos. 

El se^'undo tiene 8 varas de longitud, seis y media de la- 
titud, media vara de gruepo, y una y media de fondo. 

El del Sr. Trabanino tiene nueve varas de longitud, once 
y medía de latitud, media de grueso y una y tercia de fondo. 

Ceiba. (28.} 

La jigan.tesca y monuiiental ceiba que se ostenta mages- 
tuosa y adorna esta plaza, es de unas dimensiones colosales, 
como sé dirá mas abajo, y su hermosura y figura hace aparecer 
al ojo del fatigado caminante ¿ grandes distancias. Desde la 
cumbre del Hosario, á cuatro leguas, y á igual distancia do 
la de Piniila, hacia al Este y al Oeste desde las elevadas aliuras 
de Santo Tomas y Magdalena, á seis leguas, descubre el via* 
gero á la Señora de los valles, á la SuUana de los bosques, 
que se levanta magestuosa sobre la Villa, dejando á su pié 
los edificios mas altos, como pequeñas casitas de nacimiento. 

Al llegar á la población este viagero, algunas veces atraído 
del imán de su magnitud, se coloca como en un soberbio pa- 
lacio bajo las sombras desús desmesuradas ramas, para burlarse 
de los ardientes rayos del So!, y otras de las copiosas lluvias* 

Ved aquí sus dimensiones. 

Su altura, por la medida de su penumbra es de 46 varas 
y media. Medida la superficie del espesor de su tronco á la 
hax de la tierra tiene 17 varas; } á una vara de alto mide 9 
varas dos tercias. A las 7 varas de altura comienzan á abrirse 
sus hermosas ramas. 

Tiene al pié un anden que circunda su tronco, deSSvar 
ras de ñ^tirñ nonágona y de doB tercias de alto, que sirve de 
cómodo descanso á loi pasageros. 

£1 circulo que fórmala penumbra de su ramaje, cuando ei 
sol está en el cénit, es de 275 varas. 

Esta pintoresca y extraordinaria .ceiba, tiene 90 anos, diez 
meóos que la pol)lacion, y según tradición verídica fué planta- 
da por el Sr. D. Manuel Orantes, trayendola pequeña de la La- 
guna de Petapa. 

Su vista es tao sorprendente y agradable al ojo de los viaje- 
ros, amigos y contempladores de la bella naturaleza, que suspen- 
den su marcha y estaciados sacan su lápiz y pasan al papel 
au encantadora figura, llevándola eomo un recuerdo indeleble de 
la curiosidad de su viaje. Otros han cantado su hermosura di- 
rigiéndola boqitit3 Qotnpo^iciQoes, de aublíme poesía, bijas del 
entusiasing quejes .caQsaJa.reUia «de. las montafiai. 



Nuestra jóvén pero gallarda ceiba con aii ñguft piramida!, 
x\UB se proyectó graciosa en el fondo azul del cíelo, y que en 
tan corla edad llama tanto la atención, modesta y como íver- 
gonxada saca la cabeza entre los colosos del mundo de las mon- 
tafiíis; pero cuando llegue á su decrepitud no servirá su fron- 
dosa copa de hermosa pajarera como lo es huv, sino que sin 
rubor se colocará en la línea de lo» monstruos matusalénicos 
de la naturaleza, como el célebre plátano de Fñm; los cedros 
antiguos del Líbano; los memorables olivos del Huerto de 
Gelsemani en Jerusalen; el soberbio Boahal, el monarca entre 
los árboles de África, de cu>a especie ha> árboles en Senefjambia 
quií tienen hasta 420 ¡liés de circunferencia; los cipreses de la 
Sultana en los jardiíits de la Alhambra; los caducos ci preses de 
Chapultepec, et\ Mf^ico, algunos de ellos de 70 á 80 pies de 
círcunfereíicia, cuya vifiorosa vejez desaffa los destrozos de los 
siglos; el famesoso castaño del monte Etna en Sicilia; la encina 
depositaría de aniiüüedades de Ardcnnes, en Francia; el Gibante 
olivo de Pesrio en Italia; el fecundísimo Banyan ó Jaweé que 
echa raices ó fibras por todas sus ramas, que al tocar la tierra 
se vuelven vástaj^os, y el árbol mas memorable de la hi.«toria, 
el Guernica en Viscaya. La somtira de este magnate, verdadero 
sínib»)lo de la lihertad, les ha servido á los intrépidos > nobles 
vascooííados por mas de diez siglos, como de parlamento 6 cámara 
para deliberar y defender con brío sus fueros y privilegios. 

Persona» notaMe»* 

Esta Villa, aunque moderna y pequeña, ba tenido eclesiásticos 
notables y militares valientes. 

En la actualidad se están educando tres niños en el Colegio 
de tos RR. PP. Jesuítas y dos en el de Seises. 

Entre los arlesai»os se ha hecho memorable eISr. Simón Con- 
de, cuya fama de hacer buenos frenos ha llegado hasta nuestros 
días, y la ha legado á sus hilos lo mismo que su habilidad. 

También el Sr. Ciríaco Escobar se hizo notable en la ciru- 
jia, porque sin una carrera de estudios hizo curas sorprendentes; 
pero la persona mas notable de nuestros días es el Sr. Pro. D. 
Cayetano Serra, que de particular está viviendo en esta Villa, 
tan querido de la |)Oblacion por su saber, virtad, caridad y des- 
prendimiento en asunto dé interés, que justamente le ílaman 
€l Apóstol, y no soy mas estenso en esto por ao herir su pro- 
funda humildad. 

Prodaetos. 

Sus productos son: raaiz, trigo, frijol, yuca, garbanzo, habas, 
achote, cebada, azúcar, panela, queso, café, grana, que es su 
piiQCipal reogloQ de comereio; cera, ocote, legumbres y frutas» 
5 



^34— 

siendo las de mejor calidad la litna^ granadilla y jocote ea 
todHA pm otases. 

La jardinería 6 reino floral, con su gran colección de flores 
estrangeríís, la parra, el té chino y ia morera pe alimentan 
muy bien. Cl clavel italiano crece tanto, que forma nn precio- 
so arbusto cubierto de hermosas flores. 

uí4/^oc/ofi.— Esta planta, una de la familia de Ins malvaceas, 

que forma la riqueza de las naciones que lo cultivan en tírande, 

se dáeo esta Villa de muy buena calidad yes muy probabíe que 

este textil sea e¡ mejor de la República Su siembra es eu Junio. 

£1 año de 1853 se levantó de cosecha: 

Fanegas de maí¿ 2974. 

id. de frijol. ..... 157. 

id. de garbanzo .... 50« 

Cargas de sandia y melón . . 2500. 

En otro lugar se encontrarán los productos de grana y café. 

dañado* 

Cabezas de ganado vacuno . . 185. 

Bueyes 65. 

(Caballos de servicio .... 85. 

Muías de id. .... • 89. 

Animales* 

Los cotnunes en los puntos templados. De las 2,42 i especies 
de aves las mas distinguidas aquí por su canto agradable, son: 
el Guarda, Zenzoute mejicano, Realejo y la Chorcha. 

Aquí no se conocen las Volturiuas, aves cosmopolitas qoe 
habitan todas las latitudes del globe. 

De Serfíientes (29) las mas notables que existen en esta, 
son el coral, cascabel y culebra común. También hay víboras, 
el animal mas tenaz para la vida en toda la creación, como el 
pájriro es el viviente que perece mas pronto. El camaleón, este 
eslraordinürio animal, único que aun mismo tiempo muévelos 
ojos para puntos diametralmente opuestos, es habitante de nues- 
tro clima. 

La matizada y pintoresca mariposa con su tornasol de arco 
iris y sus 34,650 ojos bien organizados- en la cornea del prin- 
cipal, adorna nuestros jardines y trae en continua agitación á 
los niños. 

La primorosa y activa abeja vive contenta en esta Villa. 

La pulga, este molesto vicho cuya fuerza muscular es tan 
admirable que de un salto de ascensión se eleva algunas veces 
ft 2,000 líneas iguales al volumen de su cuerpo. 

La chinche, animal asqueroso y repugnante, cuya fecundidad 
es tan prodigiosa, qae de una sola^ en un año, se reprcduciríaq 



eercn de veintidós millones de chinches: fecundidad aljsro pa« 
recídü á la de la sardina, qne se calcula qae de un solo par 
podría producirse en el término de veinte año», con tal que 
no se irs moleste ni disminuyese su número, una progenie, cuyo 
bulto sería di(^2 vpces mayor que el globo que habitamos. Sobre 
fecundidad dice Richard W sis historia natural, que en un pes 
llamado esturión, pescado en el Sena, se encontraron 1.467,856 
huevos, pesando el ovario 18 libras 4 onzas. 

Gstos dos animaittos tan molestos, por desgracia los hay con 
abundancia en esta Villa, 

I-a hormiga y el sompopo, abundan mucho y destruyen todas 
las plantas. Su actividad es tal, que merecía que el sabio la propu* 
siese por símbolo de la vida taboríosa y próvida contra los pere-* 
zosos y tiolgazanes.— Prov. 6. 6. 

Affrtcaltara. (SO.) 

Artículos preciosos — Estado de las fincas y sus producios^ 
gvese hallan en ladrea de efta Partoquiade Villa nueva^ 
formado por el Sr. Jue& Preventivo D. Manuel Laguardia 
y su Secretario D, Felipe Dardon en¡ 1861. 

Villa wüeva. 

Nopal. Grana (31.) Ps, Rs. 

De una asemillacion en terreno propio, 90 manza« 

ñas, valor aproximado. ........ 27,000 O 

En terreno arrendado, de una asemillacion, 57 man- 
zanas, valor aproximado 11,400 O 

Para sacar hoja en terrenos arrendados, 6 mazanas 

valor 1,200 .C 

Para sacar hoja en terreno propio, 61 manz., valor 15 300 '» 
Almacenes, 

En terreno propio 26«269 varas 

En arrendamiento 700 varas, valor de ambos . 26,969 O 

Producto anual ea grana de primera, 1,078 arro- 
bas, 19 libras, valor 32,362 O 

Estufas, 29, valor aproximado 725 O 



\ 



Café. (32.) 

En plantfo, 8,620 pies, valor á 6 ps. por mil. . 51 5 

Dando fruto, 7,800 árboles, valor 3,900 O 

Producto anual, 468 arroban, valor i 3 ps. arroba 1,404 O 

Colmenas. (33) 

•f)e ceíablancn, 46 cajones, valora 6 ps. ♦ » S 276 O 



—36- 



Producto de cera anual, 138 libras, valor á 3 rs. Ib. 
Producto de miel, 220 botellas, valor . . • • 

Yuntas de bueyes, 10» valor 500 

Carretas, 7, valor 

SacatORt 3 manzanas^ valor 



Ps. Rs. 
51 6 
172 4 

ü 
O 
O 



350 
100 



Barcenas. 



Casas de teja 

id. de paja 

Caballerías de tierra . . . 
Nopal de primera asemillacion 
Varas de almacén. . . . 
Producto de grana de primera 
Id. id. de segunda 
Estufas ..••).. 

Café, manzanas 

Número de pies . • • . 
Producto anual de arrobas. 
Cana de azúcar . • . . 
Alfilfa .... manzanas 
Sacaton .... » 

Carretas 

Bueyes 

Caballos de 
Muías. . 



silla 



18 
200 

80 

240 manzanas 
967 

38 ar. 19 Ib. 

12 ar. 23 Ib. 

15 

55 de 2 afios. 
4,000 
HO 

19 manzanas. 

1 pr. 

2 id. 
2 

10 yuntas 

10 

10 



valor 20 000 O 



Villalobos. 



Casas de teja • . • 
Id. de paja . . . 
Caballerías de tierra . 
Nopal de primeraasemíllacion 
Producto anual, variable 

Almacenes 

Producto de grana de primera 
Id. de segunda . • 

Estufas 

Café en plantío . • 
Colmenas . . • • 
Producto de cera. • 
Id* de miel. . 
Carretas . • • . • 
Bueyes . . » . • 

Muías 

Caballos 

,€aoftd^ vacuno . • 



6 
50 
20 
20 manzanas 

15,000 varas 
60 arrobas 
20 arrobas 
3 
1,000 pies 
11 

33 libras 
200 botellas 
2 
16 
20 
30 
500 cabezas 



3,000 

24.000 

18,000 

967 

1>160 

103 



O 
O 

o 
o 

O 
O 



375 O 

2,000 O 

420 O 

60 O 

60 O 

100 O 

250 O 

250 O 

300 O 



20,000 O 

750 O 

6,000 O 

4,000 O 

15,000 O 

1,800 O 

160 O 

600 O 

6 O 

66 O 

12 3 

37 4 

100 O 

400 O 

600 O 

600 O 

5,000 <> 



^3T 



Labor de Salazar* 

Yrpnas 10 

(!asa8 (Jft paja 2 

r/dballerias (ie tierra ... 5 - 

Nopal de una aseniiHacíon. 9 manzanas valor 

Producto anual, variable. 

Almacenes 50 varas 

Producto anual grana de Ira, 2 arrobas 

Id. id id. de2. •'' 17 libras 

Estufas 1 

Carretas 2 

Bueyes 6 

Muías 6 

Caballos de silla .... 8 

San^Rafael Barcena. 

Casas de teja 1 

Id. de paja 1 

Cab.illerías de tierra ... 6 
Nopal de primera asemilla- 

Cfon 15 

Producto anual, variable. 

Almacenes 800 varas 

Producto de grana de Ira. 32 arrobas 

Id. id. de 2. ^ 10 arrobas 

Estufas . .' 3 

Colmenas 12 

Produelo de cera. ... 36 libras 

id. de miel. .... 240 botellas 





Ps. Rs. 


» 


150 





» 


100 





» 


1.500 





lor 


1^800 





> 


50 





]» 


60 





)» 


6 





» 


25 





» 


100 





» 


180 





» 


180 





» 


HO 





ílor 


800 





» 


300 





» 


nsoo 





» 


3,000 





» 


800 





» 


%0 





» 


80 





» 


75 





» 


72 





Ti 


13 


4 



45 U 



Zarzal. 



Casas de fincas .... 7 

^ Id. de paja. . .. •. .. 8 

Nopal de una cosecha • • 118 manzanas 

Producto anual, variable. 

Almacenes 19.180 varas 

Producto de grana de Ira. 767 arrobas 

Id. id. de 2."^ 255 arrobas 

Estufas de boéa servido • 12 

Café 300 arboles 

Producen . . . . • *. 18, arrobas 

Carretas. .•••.. 4 

Bueyes 2 yantas 

Caballos de sUIa . .. ., . .24. 



lor 10,000 





» »» »>» 


» 


» 35,700 





> 19,180 


ó 


> SS.OIO 





» 2.040 





» aoo 





> 190 





> &4 





» soo 


.0 


» 60 


e 


« 7ta 


• 



3S^ 



LABOn M ACEYTÜNO. 



Casas dfi Toja .... 
Caballerías de tierra . . 

Nopal 

Producto anual variable. 

Almacenes 

Producto de grana de Ira 
Id. id. de 2. =^ 
Sacaton ...••• 
Caballos de silla • . . 
Carretas 



1 
35 

2 manzanas 

500 varas 
25 arrobas 
8 arrobas 
4 manzanas 
4 
16 



valor 



Ps. Rs. 

1,006 a 

10,500 
400 



valor 



500 
750 
64 
120 
100 
800 



Labor de Ramírez» 



Casas pajizas . . . • 
Caballerías de tierra* . 
Nopal de una cosecha • 
Producto, variable. 

Estufas 

Colmenas 

Produelo de cpra . . . 
Id. de miel . . • 

Huías 

Caballos 

Yeguas . . . . « • 
Ganado vacQoo • . . 



3 
20 

2 arrobas 
400 botellas 
15 
11 

3 
61 cabezas 






75 
450 
245 

46 

488 



O 
O 



O 
O 
O 
O 
O 
O 



8 vator t20 O 

19 » 3,700 O 

16 manzanas » 3,200 O 



2oa O 

120 o 
18 6 



4 

O 

o 

o 
o 



Resumen general. 

Casas de teja en las fincas 33 51,150 

Id. de paja 269 6,970 

Total de casas 302 58,120 O 

Caballerías de tierra 165 27,900 O 

Manzanas de nopal de Ira. asemillacíon 359 71,800 O 

Id. para sacar hoja entérrenos propíos 51 15,300 O 

Id. para sacar hoja en terreno arrendado 6 1,200 O 

Almacenes en terrenos arrendados, varas 49.966 49,966 O 

Producto anual en granado Ira., arrobas 1,998 59,959 O 

Id. en grana de 2.^, arrobáis. • 666 5,328 O 

Café en plantío á 6 ps. el míllafi pies . 14,020 84,000 O 

{lafé dando firato, árboles » ^ ^ «^ • 12,100 6,050 ^ 



-3i -< 

Producto de café anual» quintales. • . 181 2,172 O 

Colmenas de cera blanca 98 ^ 334 O 

Produelo anual de cera, libras. . . . 272 100 1 

Producto en miel, botellas 1,780 333 6 

Bueve» 54 1,390 O 

Carretafl 33 1,660 O 

A}faifav una manzana 1 60 O 

Sacaton 9 820 O 

Muías 51 1,530 O 

Caballos de silla 87 2.555 O 

¥e2ua8 13 195 O 

Cañado vacuno en diversos lugares, cabezas 161 6,488 O 

ISOTA, — La» casas que sp mencionan son puramente las 
<]ue se hallan en las fíncas y haciendas. 

De tas 260 manzanas de terrenos propios que resultan en el re* 
5umen corresponden l4l á los vecinos de Viiianueva, cuyos terre- 
nos forman una parte de los sitios de la población y sus contornos, 
Y otras en terrenos comprados á les haceiidados y el resto de 
119 corresponden al Zarzal, cuyos poseedores todot» son Vecinos 
de la capital. El precio de estas manzanas está reiíulado á 300 ps. 

De tas 365 manzanas que resultan en terrenos arrendados 
corresponden 63 á los v(cinos de Viiianueva, situades en ter* 
renos de D. Antonio Zirion, y 302 en las haciendas de Bar- 
cenas, Villalobos, y labores deSalazur, de San Rafael, de Acey* 
tuno y Ramírez; y aunque de estas la mayor parle corresponde 
álos dueños de las hacieMdas y labores, y que debían conceptuarse 
como en terreno propio, no se han puesto así, en razón de es- 
tar el número completo de caballerías que contiene cada ha- 
cienda y labor, por lo que se han considerado en el número 
de manzanas en terrenos arrendados regulados á 200 pesos, va- 
lor de cada una. Todas estas manzanas son de una asemi* 
Ilación, pues en estos lugares, ja sea por el temperamento, 6 
calidad de terrenos, no se logra hacer dos cosechas. La cosecha 
es muy variable, tanto por la calidad de los nopales, como por 
Jas eventualidades del tiempo, por lo que no se puede graduar el 
número de terrenos y los tercios que anualmente se cosechan. 

De las 49969 varas de almacén que constan en el resumen, 
corresponden 26969 á Viiianueva, de cuyo número su mayor par- 
te están situadas en los patios y reductos del pueblo, 19180 
el Zarzal correspondientes á vecinos de la catital, y el resto á 
los hacendados de esta jurisdicción eR su^ respectivos terrenos, 
se^un los prácticos de este ramo: la vara de almacén está cal- 
culada su valor á un peso por vara, y cada una de estas da 
una libra de cosecha en grana de primera y una tercera, parís 
en grana de secunda. Este mismo ramo es el que para los ve« 
cinos de esta Villa, Im venido á quedar casi por el único ec\ 



^10- 

el de h esplotncíon d^ la cochinilla: porque la escn?ez de ter- 
renos, la¡i»coní*tancia del clima, bichos, falta de brazos, y costo 
eí«pecific%, hacen la cosecha de í^rana seca tan peliiírosa, como 
nula y hasta ruinosa, como es notorio en los últimos años. 

Los demás ramo» de asrricnitnra son bastante mezquinos y 
casi de ninj^un vaior; no por morosidad de los vecinos, sino por 
ique no pueden anmenUir sos labores por la escasez de terrenos* 

Villanueva, Mayo I.» de 1861. 

MHcesofb notable** 

Dementes. — Hay sucesos notables en la vida délas naciones 
y df los pueblos (}ue no llumdn la atención, porque pasan desa- 
percibidos, pero que son dignos de consignarse en la historia» 
como el siguiente. • 

Villanuí^va tiene de existencia yn siglo y se ha notado que 
•desde su fundacíoií ha habido un demente, y á veces dos, que 
muerto este lo remplaza otro; á la manera de una dmastíaque 
no puede estar vacante. Hé aquí la lista de estos por el orden 
de antigüedad. 

Lisia de los dementes conocidos y sus temas. 

Nombres. Temas. 

Jacinto Meneos. . . Poeta y esgrimidor. 

Bartolo García . • , Trastorno completo. 

Mariano Vasquez . . Por Sacerdote de Jerusalen. 

Sinforoso Züto. . . Por dueño de atajos de muías. 

María Leona. . . . Trastorno completo y casamentera. 

Lucas Gonzfdez. . . Por hacendado matando resos agenas. 

Sabiíío (itiztnan. . . Furioso apalCíidor. 

Juan Quiñones. . • Lunático furioso. 

Indalecio Conde. . . Por valiente furioso. 

•Escolástico Zolo. , . Casamentero con todas. 

Antonio Chinchilla. . Frenético temible. 

Blas Leal Asonsado é imbécil. 

José Cambran (casado) Celoso de todo el mundo. 

Mariano Duarte. . . Trastorno completo, causa de su locura 
el exceso en el estudio. 
Suma 14. 

Hay muchos que merecen estar en esta lista; pero que to- 
daría no están reconocidos publicamente» sino que pasan con 
honores de cuerdos. 

Pre«l»iCero D* aosé Marta Herrarte. 

El 2 de Setiembre de 1773, es decir, al mes y cuatro dias 
d'e la espantosa ruina de la Antigua Guatemala, nació bajo fa 
Ceiba de esta piaza» el Sr. Presbítero D. José María Herrarte; 



— 4<-- 

€uya familia venida de la Antigua no eneontró casa en qué vitip^ 
por estar todas ocupadas, y formó bajo la misoia Ceiba una 
provisional. 

Beatas Bosaa. 

Entre las familias que aterrorizadas de la ruina emigraron 
de la Antigua Guatemala, á esta Villa vinieron las religiosas del 
Boaterio de Santa Rosa, las que estuvieron viviendo en la casa 
de la Sra. Josefa Orantes, en donde celebraron un Jueves Santo 
en su Oratorio. 

Butiiaé 

El dialOde Agosto de 1812 á los dos de la tarde, sin causa 
conocida, se desplomó todo el cabildo y echó sobre la casa que 
estaba contigua hacia el Sur de la de la Señora Josefa Orantes rom- 
piéndole un brazo, y escapando milagrosamente, como escapó 
en el dintel de la puerta del cabildo el Sr. José Maria Escobar, 
se reedificó por el Sr. D. Mariano Arrivillaga dueño del Ingenio 
y protector de esta Villa. También ayudé para esto el vecindario. 



La configuración de las alturas de I4 Embaulada hace que 
algunas veccí» en Jo copioso de las aguas, se formen en el ca- 
mino de la Antigua unas corrientes tan formidables que inun- 
dan la parte del norte de esta poblaíon^ causando graves da- 
ños. De las que hay memoria son tres: 

Primero.— El 4 de Mayo de 1821 sometió una avenida al 
pueblo, T se llevó de las casas cofres, camas, trastos, gallinas, 
y derribó algunas pequeñas casas. Las gentes se pusieron en 
salvo ayudadas unas de otras. 

Segundo.^Ei 14 de Octubre de 1850, siendo Alcalde !.• 
el Sr. D. Lorenzo Zepeda, aumentó la corriente su destrozo á 
la anterior, llevándose yuntas de bueyes y otros animales que 
arrastró. Silvestre r.ruz y Juan Antonio Lara se hubieran aho- 
gado sí no hubiera sido por la actividad del Sr. Alcalde Zepeda, 
que con gente y el agua hasta arriba de la cintura, y luchando 
con la corriente los salvó, y salvó aunas criaturas, que subi- 
das en el tabanco de una casa, gritaban por socorro. 

Tercero,— E\ 17 de Setiembre de 1862, á las cinco de la 
tarde, cayó el aguacero mas grande que se ha visto en el pre- 
sente año^ que duró mas de tres horas. La avenida de las alturas 
de la Embaulada fué tan crecida, que se entcó en la parte del 
N. de la población, inundando y llenando de cascajo las calles, 
patíos y casas del tránsito, llevándose como en las anteriores. 
£amas^ &c. Déla eorriente sacaron dos ninitos todavía \ivoit 



—42— 

La labor del Sr. D. Fra»ci5eo Marroquin, que esti en é\ 
tránsito, sufrió mucho* Le echó abajo un almacén (cargado) de 
200 varas, aterrándole mas de 30,000 pies de café <íne tenia 
en almacigo, con otras plantas, maiz, morera y algodón, calcu- 
lando su pérdida como en 400 ps. 

Pasada esta finca se dejó ir la corriente con toda su furia, 
llevándose las nopaleras y un lienzo en varios pedazos, del Sr. 
D. José Pineta, como de 50 varas. 

La casa del Sr. D. Manuel Duarte, que está ya al S. O. de 
la plaza, fué inundada, y fué menester que los vecinos y el 
Sr. p. Juan Ignacio Cruz, lo sacaran con todo y familia y \o 
llevaran á pasar la n^he á su casa. 

Esta misma avenida causó algunos males en las haciendas 
de Barcenas y Villalobos. 

Señor Don Domtnso Pairon* 

El hecho que voy á referir es un suceso verdaderamente 
notable, que me han contado no solo los amigos del Sr. Pavón, 
sino testi/^os oculares, pues fué muy público. Helo aquí: 

Treinta y siete años há que el Sr. D. Domingo Pavón due- 
ño de la hacienda de Villalobos, proyectó horadar un cerro peque- 
ño de norte á sur para pasar urra toma de agua del rio deS. 
Lucas y regar unos planes que estaban del otro lado, por el 
rio seco de Ramírez. Comenzó la obra, con dos peritos por el 
punto llamado el Arenal del matazano, haciendo un conducto 
ó mina de tres cuartas de ancho, dos y media varas de alto y 
como setecientas de longitud. íjí obra iba dando unos resulta- 
dos brillantes; pero desgraciadamente al concluirla se derrumbó 
un pedazo, y aterró una veta de terrón y arena al mismo Sr. 
D. Domingo y ádos trabajadores que iban junto á él, llamados 
Máximo Aroche y José Timoteo, quedando los tres completa- 
mente enterrados. José Castellano y Mariano Chajon, que esta- 
ban mas retirados, solo salieron rotosde cabeza y algo coRtusos. 
Crescencio Aroche, que vive aun, me ha contado como testigo 
ocular, el hecho con todos sus pormenores, es hermano del 
muerto Máximo Aroche, y estaba en la misma obra trabajando 
con Viviano García, Leandro Martínez, Serapio García, Manuel 
de los Reyes, Manuel Herrera, que vive aun, y Miguel Cabrera, 
maestro albanil y director de la obra, que estando algo reti- 
rados, al ver tamaña desgracia dieron vueltas corriendo á la 
escavacion, y por la parte de afuera, con Silverio Cabrera que 
aun vive, con Simón Colocho y otros varios que ocurrieron con 
presteza, comenzaron á* desenterrarlos sacando á Máximo Aroche 
y á José Timoteo muertos, y al Sr. D. Domingo con algunas 
pequeñas señales de vida, por lo que le pusieron al aire libre, 
y vuelto eo sí dijo: Que el sombrero do paja que llevaba era 
'muy grueso» de cój^a Uta y ala grande, que al caerlo el derrumbo 



en la cab*zft, le sumió algo eisQiabrero y doblándola ala por- 
ambos lados y apoyada la frente en la pared, le formó hacia la 
cara una especie de gorro de montar de Señora, ó un par^iguas 
que le sirvió c^in duda como una campana de buzo, conteniendo 
una cantidad de aire suficiente para respirar por muy poco 
tjemiio. Que ai principio oyó los azadonazos que daban para 
desenterrarlo; pero que á poco rato se privó y ya no supo de sí 
hasui que se halló al aire libre entre sus mozos y con un brazo 
dislocado^ en fuerza de los jalones que le dieron para desen- 
terrarlo. 

FJ sombrero salvador lo conservó toda su vida, como ua 
tierno rpciu-rdo de su milagrosa resurrección. 

El Ómnibus^ periódico mejicano, trae un hecho semejante. 
Un obrero llamado Handoin trabajaba en dias pasados en unas can- 
teras, y quedó sepultado en un hundimiento de terreno. Afortuna- 
damente le protegían las piedras y pudo respirar en su sepultura. 
Al cabo de alconas horas de escavacioa afanosa lograron descu- 
brirle y sacarle .vivo* 

Acción de guerra é 

Rl 11 de Setiembre de 1836 se dio una acción en esta Villa, 
que duró desde las seis hdsta las nueve de la mañana. Tanta 
las tropas de ambas divisiones como sus gefes hicieron esfuerzos, 
heroicos de valor. Los combatientes de ambos ejércitos eran 
4^800. La acción fué una de las mas sangrientas que se habiaa 
dado en Centro-América hasta aquella fecha. El campo de ba- 
talla quedó cubierto con 507 cadáveres,, que enterró el Regidor 
D. Patricio Cruz. 

PuMllado que tItIó* 

En Febrero del año de 1848. siendo Comandante del Dis- 
trito de Amatitlan y Corregimiento de E?cu¡rUla el Sr. [) Lo- 
renzo Zepeda, le prcFentaron las fuerzas que operaban por esta 
Villanueva un indio aladinado y vivo, como de 30 años de edad^ 
que habían aprehendido en la laguna de Santa Inés Fetapa y que 
sospechaban fuera espía del enemigo. Preguntado de dónde era, 
contestó ser de un punto distante de'donde lo hablan cogido. 
Requerido porque dijese ¿cómo andaba por un punto distante de 
su residencia y con qué objeto? dijo: Que había dejado aquel 
punto para vivir en donde lo hablan cogido, porque en aquel 
hacia dos años que una partida, creyéndolo espía, lo habia 
Jusilado. El Sr. Zepeda creyendo ser su contestación un subter- 
fugio de su maldad, le dijo: que le enseñara las cicatrices de 
las balas, lo que en el acto hizo, enseñando las de doce balazos 
que le hablan dado, uno en la cabeza, tres en el brazo dere- 
cho, d05 pasada la caja del cuerpo, y los restantes en las piernas 
y brazo izquierdo^ siendo lo admirable, que solo de este brazo 



--44— 

tetaba un poce baldado, pues el resto de los miembros de m 
otierpo estaban eapeditos. El Sr. Zepeda, en vírtnd de una prueba 
tan etídente que presentó i vista de muchos que lo rodeaban, 
hizo que le contira la historia de un hecho tan raro y tal vez 
escepcional en su género. 

FJ indfjena se espresó de este modo: Por Agosto del ano 
de 1846 salí de mi casa para buscarle de comer á mr familia 
para el otro dia: en el camino me encontré con una partida de 
la que no me pude esconder^ y como me vieron asustado dieron 
en que era espía ó correo. No dieron crédito á lo que yodccia, 
y me sentaron en el bordo del camino para matarme. Al apun- 
tarme me dio miedo y me torcí un poco. Me hicieron fuego y 
caí sin sentido: cuando esto sucedió^ que serían como las cinco 
de la tarde, estaba comenzando á llover. Mi cuerpo sin duda 
íirvió de obstáculo á que corriera la a^iua por lo estrecho d^l 
camino, pues me arrastró un poco la corriente. Guando volví 
en mí, que fué á la madrugada, me kallé todo mojado y arrastrán- 
dome fui h las casas de mis vecinos, los que me sacaron la arena 
y lodo de los hoyos de mis heridas. Mi cura, que fué larga y dolo- 
rosa, fué hecha con remedios del campo. Desde aquella fecha 
aborrecí aquel lugar y me trasladé á este en que me cocieron. 

El indígena no quedó impedido de sus miembros si no fué 
de un brazo, que recibió una ligera fractura en el hútncro iz- 
quierdo. La sustancia de la relación del indígena es la misma, 
atinque en el transcurso de 16 años no »e recuerden ios tér- 
minos propios de loa campesinos. 

Mastodonte* 

Por el ai1o de 1858 el Sr. D. Jorge Skinner. el Sr. T)r. D. 
Eusebio Murga, el Sr. Ü. Vicente Samayoa y otras personas de 
aquí, fueron á la hacienda de San Carlos, antigua Barcenas, á . 
sacar los despojos colo.sales de un Mastodonte^ animal paqui- 
dermo, esto es, de piel m»} gruesa y de pies terminados por mas 
de dos cascos, desconocido hoy dia y cuyos esqueletos se 
hallan á veces mayores que elefantes. Según la osamenta jisran- 
tcsca de este, media tres varas y^media de alto y ocho de lonjiitud. 
Uu diente molar de este sorprerídente esqueleto pesaba tres libras. 

Cuvier llamó á este animal Mastodonte. 

El a»o de 1840 un francés que viajaba por Zacapa, encontró 
tres de estos esqueletos que llevó á Europa y enlisten hoy uno 
en París, otro en Inglaterra y el tercero en Alemania. 

El mastodonte es antidiluviano como las otras especies de 
animales que se encuentran en la Sibería y el Canadá, cuyos abun- 
dantes despojos son de unas dimensiones colosales y sorpren- 
dentes. 

El mahamud era seis veces mayor que el elefante. 

Según el Sr. Zygomalas, cri la montaña de Antinltzo s^ 



ha brillado nn depósito de mi?itod»)rílp«; (in rico, qup niniriin 
otro se le piede comparar de Ion d«?cül»¡tTt05 hasta ahora. 

Lo» rnasioiioiMes aou animales quo solo se presctitan al as- 
tado fósil, y cuya masa se ast^m^ja no poco á los elofatiles. 

Kii <]ham(»Hna hay un cuerno de Atnon de ocho pió?» de 
diáfnotro, haie sobre una de espesor, era mayor ijue unn piotlra 
de raoüim y 8n peso era de oq\uí mil libras. 

Kn América sa han descubierto hüc?i0í» fósiles de animales 
muy grandes como el Meíraterío; mas ahora en etcpecias vi- 
vientes no se hallan individuos de tamaño considerable. 

Humboldl ericonlró en la América «íel Sur nna osamenta 
del Elefante carnívoro de Soache, á 1,300 tocjias de elevación. 

Los animales nías corpulentos que ahora se conocen son: 

La Girafa ó Cainaleo pardo. . . 16 Pies. 
Eieííinle, largor * .12 

altura 11 

Rinoceronte, largor 12 

altura 7 

Hipopótamo, largor ..... 16 

altura . ^ 

Dromedario, altura de la cabeza 10 

En vista de esta multitud de especies antídiinvianns, lo« 
filósofos, los geólogos, los naturalistas y todos los hombros pen- 
sadores y curiosos, se confunden buscando la verdadera causa 
de encontrarse en la Siberia y el Canadá esa multitud de des- 
pojos de animales jiganleseos y de huesos fósiles que ?olo exis- 
ten hoy «MI la ardiente África, y tan desconocidos los rnns, 
que dice ti célebre naturalista Cuvier qye habiendo examinado 
atentamente los huesos fórii les de mas de 150 cuadrúpedos, halló 
entre ellos mas de 90 especies de animales ignorados de los 
naturalislíis. 

También les ba llamado mucho la atención que produc- 
ciones iguales á las que se hallan en los lechos del mar, for- 
man montañas enormes de una altura considerable sobre el nivel 
del mismo mar. Las concha» son tan numerosas en estas altu- 
ras, ijue forman una entera masa de roca. 

El estado perfecto en que generalmente se hallan estas con- 
chas, la regularidad, espesura y estension de los lechos que 
las contienen, prueban que np han sido depositadas allí por 
vna invasión pasagera de la mar, sino que el agua debe haber 
permanecido allí por muchos siglos en estado de tranquilidad, 
pues de otro modo no hubiera podido disponerse en tan buen 
orden. 

El arsenal del puerto de Herculano (Ñapóles) que sepultó 
el Vesubio con sus cenizas, tan célebres en tiempo de los em* 
iperadores Augusto y TitO) tenia sus murallas por las aguas de él« 



— 4-6— 

mas ahora eitti á medía It^ua inglesa de distancia del mismo mar.' 
Todas cíilaív observaciones arrojan á nuestros científicos, 
á un mar sin fondo de conjeturasde que creo no saldrán taa 
fácilmente. No obstante, el Abate IXi-Clot, en su bien escrita obra 
de las Viodicias d« la Sagrada Biblia, los sacará de dudas» 

Temlilores* 

Como esta Villa es una pobta^eíon que está á diez legua» 
del Volcan de fuego de la Antigua al porviente, y ¿ cuatro del 
de Pacaya al sur rumbo de Amatitlan^ está por supuesto baja 
la iiitluencia de estos dos eolosos ígneos, que tantos males b^- 
cen á sus vecinos, en sus aecesos de furor y cólera, que ma- 
nifiestan cob sus repetidas erupciones y fuertes temblares de 
tierra. 

La bístoría loeal de esta Villa recuerda muchas épocas es- 
pantosas, de estremecimientos; pero ninguna tan prolongada y 
fue te como ia del 19 de Diciembre de 1862; sin embargo de 
que los temblores del año de 1830, que comenzaron el i de Abril 
y rniaUzarnn ha^ta H 3 dn Mayo, causaron muchos estragos^ 
siendo aquí el mas fuerte el deldia de San^ Anselmo, 21 de Abril,, 
que derribó todas ias perillas de la portada de la Iglesia y la 
desentejó. 

La siguiente nota en que el párroro dá cuenta á s» dig- 
nísimo Prelado» de este lamentable suceso dá una idea de eóma 
filé, y de los estran^os que causó. «Villanueva, Diciembre 21 de 
1862.— Sr. Líe. Notario Oficial mayor D. Justo Gavarrete. — Señor: 
Tengo el honor de participar á U. para que se digne elevarlo 
al alto conocimiento de mi dignísimo Prelado lo acontecido, 
•u esta Parroquia que tengo ámi cargo^ el 19 de este alas siete 
y veinte y cinco minutos de la noche por el terremoto que 
se. sintió, cuyo fuerte movimiento de oscilación en tres minu- 
tos, XvcS \a¿ campanas, derramó agua de las pilas y causó 
los desastres siguientes. —Iglesia Parroquial. Reconocida por un 
perito que es el Sr. D. Manuel Saenz resultó: que del lado del 
Norte se le han hecho cinco cuarteaduras verticales en toda la 
ostensión de la pared. A cuatro varas y media de alto del suelo 
se le hizo una horizontal desde la puerta principal hasta media 
Iglesia. Por ia parto del Sur hay cuatro cuarteaduras verticales, 
una diagonal de seis varas y la horizontal de la misma altura 
y dimensión que la del Norte. A la cubierta se le rompió una 
pierna de tijera, una péndula v tres chavareones saltaron de su 
lugar rompiéndose por la mitad los clavos que los unían. Diez 
y seis varas de eostaleras hundidas y rota la teja. Una cuarta 
desviada la techumbre del moginete del campanario, quedando» 
las estremidades de las eostaleras al aire perdiendo el lugar don- 
de descansaban y poniendo en eminente peligro, por lo viejo de 
I4 madera, el resto del techo el que tieae mucha teja resbala* 



—17— 

da y otra hecha pedazos. La t acristía tiene eínco cuarteadurái 
verticales, una diagonal y sus ángulos desunidos. Al Campo 
santo »e le cayeron veinte y ocho varas de tapeal y el resto en 
FU nf)ayor parte desnivelado y próximo á caer. La casa parro- 
quial padeció en sus piezas; y la cNhierta quedó tan estropeada 
que con las puectns cerradas se puede leer en su interior: se 
cayeron también cuatro varas de tapeal de su patio. Población: 
en tres minutos, señor, fué envuelta esta Villa en la consterna- 
ción mas lúgubre y aterradora que se puede imaííinar. Entre 
el crujir de los edificios y ruido subterranéd se oía el siemprt 
mafzestuoso canto del Santo Dios y la dulce y encantadora salve 
re^'ina, consuelo inefable del |)ecador. Las huellas desoladoras 
del terrible terremoto las ha dejado estampadas en los edificios 
y calles, pues de las ciento nueve casas y galeras de teja, que 
tiene esta población en su recinto no habrán quedado cuatro sin 
5er maltratadas; unas en las cuarteaduras de sus paredes y 
desunión de sus án<?ulo5, otras en las techumbres y varías en am- 
bas cosas, no dando seguridad ú sus dueños para vivir en ellas, 
por lo que duermen en los patios. Aun las doscientas setenta 
y siete casas, ranchos y ga-leras de paja han sufrido njucho, 
tanto por los ocbo días de estraordinario p)forte, que ha volado 
la paja de sus techos, como por el temblor que desniveló sus 
horcones y derribó sus bajareiues quedando iniítiies muchas de 
ellas para habitarlas. De las veinte mil varas de almacén que 
hay en la área de la Parroquia, hasta ahora« solo se sabe como 
de mil varas caldas é inutilizadas. Sefior: la baja de la grana, 
único renglón de esta Villa, la tenaz viruela que duró dos años, 
llevándose ea su paso mas de doscientas víctimas, la carestía 
del maiz, y ahora la ruina del 19 han dejado á mi Parroquia 
en un estado de inesplicabte aflicción y pobreza; por lo queoo 
puedo contar con mis feligreses para reparar los desastres del 
terremoto. Esie es. Señor, el estado actual de la Parroquia, que 
la bondad del limo. Sr. me ha encargado, y que agradecido 
tengo el honor de servir; pero do sé á la verdad de dónde se 
coja para reponer h Iglesia, pues la fábrica, por las causas de 
decadencia que h¿ indicado está tan pobre, que aun debe al- 
gunas cantidades de cera, vino y sueldos del sacristán. El pre- 
supuesto de la reposición de la Iglesia y Campo santo, montará 
en un calcula aproximado á ciento cincuenta ó doscientos pisos. 
Dios guarde á V. muchos años.— José María Navarro. »^ 

Cliapiiltii. 

El Chapulín se presentó aqui el primero de Mayo del ano 
de 1854, se hicieron esfuerzos para desterrarlo; pero fué inútil; 
duró tres meses eausaodo los mismos daños que causó en todoír 
los pontos donde aparecía. 

£n la Siria apareee de cuando en cuando una lasgosíatfo* 



-48— 

laclorñ que la ciencia d»»si2na con el nombre de acridium mi^ 
gratorum muy semejante á nuestra pUtga del chapulín. I£j^t a lan- 
gosta no solo se entiende por Kgipto filno por toda la Asia deí^lru- 
\endo toda vejelacion. Cuando apareí:© una mancha cubre el 
Sol, y el suelo ijueda con una alfombra inmensa de lanírosta. 

La hembra pone ordinariamente de ochenta á cien huevos, 
que no tarda en fecundizar el Sol. 

Kl modo con qiíe cslerminan la cria es haciendo grandes 
y profundas znnjas en las que ponen liensos, ú objetos verdes 
para que engañado el saltón creyendo encontrar su alimento, 
ocurra voluntariamente á donde encuentra su muerte. 

Los orientales dicen que la laní?osta anuncia enfermedades 
y guerra, y sin embargo de ser super^^tíciosos, ellos hablan por 
la esperiencia. Kl tifus se desarrolla con la descomposición de 
las masas de langostas, y no es estraño (}ue el cólera lonte un 
carácter mas activo y destructor. San Agustin dice: que ut>a 
peste producida por las langostas destruyó en Numidia 800,000 
individuos. 

Los beduinos y ios árabes se alimentan con la langosta 
cuando se bs escasean los víveres. Les quitan la cabeza» las 
alas y las patas y seciin los animales, los pulverizan y amasan, 
ó hacen torta, y a^eguraa qne el manjar es esquisito. 



-->f»fir?iH*í^^ 



— i9— 



NOTAS. 



<1). CrEMiRAriA.— La Geografía €8 una délas ciencias que 
«ngrandeceo la mente del hombre: ciencia útilísima cuyo ob« 
jeto es el conocimiento de nuestro globo. E\ prinner geógrafo 
fué el inmortal St rabón oríginario de Amasia. Hurmes ó Mer- 
curio, fué el primero que la enstSó álos egipcios, como Ámaxi- 
niandro de Mlleto fué el primer inventor det Mapamundi, que 
representa la supedlcie de todo el globo terrestre dividida en dos 
hemisfirios: Sesostris, Rey de Egigto, el que levantó el primer 
mapa para mostrar á su pueblo las naciones que había con- 
quistado. Pero el Almirante Magallanes, que observó que en el 
mar del Sur no se levantaba la correntada tan alta y fuerte como 
en el mar del Norte, por lo .que le llamó mar pacífico, tuvo la 
gloria^ en su atrevida Navegación, de ser el primer hombre que 
enseñó á los demás la figura del globo que habitamos y las 
partes d« que se compone; como el célebre Martin Bechain do 
Nurembeg, inventor de la esfera terrestre. 

La superficie de nuestro globo se divide en cinco partes 
Ñamadas Europa, Asia^ África, América y Oceania. 

Su estensíon con arreglo á los cálculos mas probables es la 
siguiente. 

La tierra tiene de circunferencia al re^^edor del Ecuador 
7,200 leguas. 

Leguas cuadradas. 

Europa 491,650 

Asia 2.278,000 

África ...... 1.750»000 

América 2 200,000 

Oceania 632,000 

) ■< , .,■■ 

Total de la tierra . . 7.251,650 

Mares 18.521.250 

Saperficie total del globo 25.772,900 

Mar. — Un autor moderno nos trae este cálculo, aunque 
aproximado, pero curioso sobre la tierra y los mares de que se 
compone nuestro globo. 
7 



^so- 
La tierra tiene de granos de arena! 
10,208.720,432.507,698 080,000.000,000.000,000. 
Los mares, suponiendo que una gota sea la tercera parte de una 
línea* cúbica, contienen 400.033,396.224,000.000,000.000,000 
gotas de agua. 

Las inespl oradas profundidades del niar han escitado siem^ 
pre la imaginación de los hombres, y las investi^'aciones de la 
ciencia, porque nada es mas seductor que lo ignorado presen- 
tido. El hombre encuentra en estas profundidades un mundo 
entero de creaciones fantásticas: seres cuya grandeza lo asustan, 
y otros cuya pequenez escapa á su penetrante vista: la ballena 
y el narval, los pólipos y los ciclidos. 

Los buzos mas diestros, como lo son en Ceilan, no pueden vi« 
sitar los últimos lechos del mar á ocho mil varas de profun- 
didad en que se hallan, porque apenas pueden estar tres minu- 
tos bajo del agua sin respirar; y las campanas de buzear no 
llegan á ese punto. 

En medio de las transparentes aguas del Océano Pacífico 
y del Mediterráneo, desplega toda su riqueza la vegetación sub- 
marina. Una de las plantas mas notables de la flora subma- 
rina es sin contradicion el Fucus gigante; rey de la mar como 
el Cedro de nuestras montañas. 

El Océano puede dividirse en tres. 

El Océano atlántico tiene l,O0p leguas de superficie. El pa- 
cífico ó grande Océano 3,000 y él mar de la India 1,000. Los 
demás mares llaniados algunas veces Océanos, no son mas que 
(divisiones de los tres Océanos, y que llevan la mayor parte 
los nonibres de los países que bañan. 

El Mediterráneo mide en &u circunferencia con todoysus 
grandes golfos 13,000 millas; al paso que su superficie cum* 
prendiendo el mar negro y los de Azoj y Mármara, asciende 
á 1.149,287 millas cuadradas. Su'fondo en algunas parles e? 
de 6,000 pies, en otros menos y en otros no se halla fondo. 

El mar rojo, aquel lago santo que vio en sus orillas desar- 
rollrr todas las páginas de los diferentes dramas sagrados, con- 
vertidos hoy en la base de las ciencias de todos los pueblos del 
mundo, ofrece á todos, sabios^ pjoétas, artistas, material bas- 
tante á sus trabajos favoritos. 

El mar rojo tiene trescientas leguas de largo con sesenta 
de ancho, formando* un elipse. largo. Su nombre de mar rojo lo 
debe á un animalito microscópico de color de púrpura, que en 
cierta época del verane cubre la superficie de las aguas. 

El mar tibcrádeo, de grato y devoto recuerdo, es agua dulce. 
Está separado del mar mas de doce leguas. Tiene cinco leguas 
de longitud y dos de latitud, es alimentado por el rio Jordán» 
que después de surtirlo sale precipitado corriendo un trayecto 
de cuarenta, leguas, para hundirse en el mar muerto de donde 
no sale. « 



—51 — 

El Océano atlántico del Norte esti sombreado con cuatro tin- 
tes diferentes; el tinte mas oscuro, el ¡que índica las riberas» 
señala profundidades menores de 1,000 brazas; el segundo señala 
los fondos menores de 2,000 brazas; el tercero los que son in- 
feriores á 3.000, el cuarto, finalmente, que earacteriza los fondos 
que no pasan de 4.000. El golfo de Méjico, la profundidad raá- 
}Linia es de nnas 1,000 brazas. La vida animal y vejetal existe ea 
la profundidad de ios mares 2,500 metros. 

El Bosforo ó estrecho de Constantinopla, que separa la 
Europa de la Asia, llamado también la Sublimé Puerta del 
Celeste Imperio, tiene ocho leguas de ancho, con un fondo en 
su puerto capaz de contener 1,200 buques, por su mucha 
profuniiidííd. 

El estrecho de Gibraltar tiene 10 leguas de longitud y poco 
mas de tres de latitud con corrientes láridas y opuestas. 

El ingenio del hombre, que ahora lucha con tan buen éxito 
contra todos los obstáculos naturales» trata de unir los mares 
j)or varios puntos. 

La canalización del Istmo de Suez, según Mr. F. Lesseps, 
tendrá del uno al otro lado del mar una anchura de 100 metros. 
Por tln el 18 de Noviembre de 1862 se unieron lasaguasdel 
Mediterráneo Con las del Mar Rojo en el canal de Suez, que- 
dando consumada esta obra jigantesca del Bosforo Egipcio, i^u- 
perior en sus resultados á las adniirables é inmobles Pirámides 
de Eirlpto, que demuestran la aislada vanidad de los Faraones. 

El Contralmirante Davis, director del Observatorio nacio- 
nal, (N. A.) acerca de los istmos de la América Central dá 
un informe sobre la posibilidad de ejecutar un canal en Te- 
huantepec, Honduras, Nicaragua, Costa-Rica, Panamá y Mrato, 
como también el istmo de Darien, indicando para esto tres 
puntos: el rio Bayanos, el Golfo de San Miguel y el Golfo de 
Urana ó de Darien. 

Ei estrecho de Calais en donde se pretende hacer la atrevida 
obra del túnel que una ala Francia y á la Inglaterra tiene de 
25 á 30 brazas de agua, y la Laguna de Nicaragua por donde se 
proyecta unir los dos mares, tiene 125 pies sobre el nivel del mar. 

Todos saben la regularidad del flujo y reflujo de los in- 
quietos mares; pero entre las islas de Grecia está Negroponte, 
que forma con el continente un estrecho ó canal, donde se 
observa la marea siete veces al dia, ría vorágine deEuripos. 
^ Las Santas Escrituras hacen mención da varios mares. El 
mar Grande, E7.ec. 47. 20; Mar Rojo^ Ex. 14. 22; Mar de Sal, 
Gen. 14. 3; Mar Saladísimo, Núm. 34. 3; Mar del Desierto, 
Deut. 4. 49, y Lago Asphait; Mar de Bronce, vasija grande, 
que Salomón mandó poner en el templo para lavarse los sa- 
cerdotes antes y después del sacrificio. 

Los fenicios fueron los primeros navegantes del mundo, como 
los ligarlos los mas diestros y atrevidos marineros del universo: 



—52— 

FdUoD» el año de 1807 lanzó al mar el primer bunue de 
vapor» y el ano de 1862 Mr. Cric^on calocd en las aguas de 
Norte-América los primeros dos buques blindados, el Merrimac 
y el Monitor^ cuya iavencioa hizo estremecer la marina de 
todo el mundo. 

El liparato llamado el Contador dé las corrientes, inyen- 
tado por Mr. Lavonce, francés, y perfeccionada por Mr. Froment,. 
sirve para conocer las corrientes interiores del mar. Invencioa 
útilísima á la navegación», como lo es también la Senda ma^ 
rüima de Mr. Le-Gontre, mandada usar oGcialmente en la ma- 
rina francesa en 1850. Este aparato es muy superior al antiguo^ 
pues con este se saben coa exactitud las profundidades^ del mac 
y calidad de sus lechos. 

En nuestros dias el comercio del mundo» sostiene en mo^ 
vimiento en el mar 3.600,000 personas aproximadamente. CI 
Importe de los vatores, mercancías» propiedades, &c.^ trans- 
portados anualmente por agua,, se valúan en 2,000.000.000 de 
duros, poco mas ó menos. El total de pérdidas por accideules 
de mar asciende ¿ 25 millones de pesos fuertes. 

La vista del mar es sublime y encierra mas poesía que 
la tierra y las moatañas. 

El mar y sus movimientos presta un inmenso* material » 
la poesía y á las figuras retóricas, y principalmente á Ui reli- 
giosa contemplación que vé en él la grandeza de todo un Dios. 

Ligeras observaciones, — Nuestro globo es esférico: se 
prueba por la sombra circular que proyecta^ en la Luna cuando 
fie interpone entre ésta y el SoU 

Hay otra prueba» la gradual desaparición de los buques 
cuando se hacen á lávela, y la vueltade éslos á algún puerto» 
pues primero vén los marineros las montañas, las tornos y loe^'u 
fas casas y bajíos, lo que prueba lu curvatura de la tierra. Úl- 
timamente varios buques han dado vuelta al mundo. 

La tierra Uene dos fuerzas de igual potencia» una que se 
llama Centrifuga; y esta fuierza haría que la üerra,. por la fuerza 
atractiva de otro cuerpo superior cabera sobre él buscando el 
peso de gravedad; pero la fuerza Centripetra,. que es la otra» 
lo trae á su centro y lo mantiene en equilibrio. Estas dos fuer- 
zas He oponen al actual sisteRia sobre aereoiitos. 

La tierra tiene dos movimientos: uno de rotación sobre su 
eje, y es en el espacio de 2a horas, 56 minutos y 4 segundos^ 
que esto es lo que forma el día. El otro al rededor del SoU 
«n un ano. 

Prueba de la rotaoion del globo.— Wi Sol, que dista de 
nosotros 34 millones de leguas, como la Luna 85,000^ es mas 
de un millón de veces mayor que la tierra» y por consiguiente 
es menos razonable que sea aquel astro el que gire al rededor 
^e nuestro globo. Ademas que si se admite que el Sol gire al 
jbededor de U tierra^ es preciso admitir igualmente que laft 



— 53— 

C5treHas giren del mismo modo. Ij>s estrellas distan mírionc» 
(le millones de loguu», y por tíoneigmente el circulo en «ine 
debían jiirar 8ería enorme y hm movimieuto rncalciílable, de iaí 
manera tan eslrdiordinurio é íimaturaK q»»e ni !a hiia^n'nacio» 
puede concebir. 

Olra prueba.—Si H Sol girase at rededor de ki tierra tendría 
que recori^r un espacio de cíen mit lejíuas por minuto, ó lo 
que es lo mismo, ciento cuarenta y cuatro mil millones por 
día, mientras que ia tierra e» su movimiento de rotación .sola 
anda 375 leguas por hora. 

El sabio Jesuíta R» P. Antonio Canudas dice: que et péndula 
ofrece una prueba directa del movimieiilü rota^orio de latierni. 

La figura de nuestro globo es esférica. Se:^un los mejores 
cálculos, el diámetro Ecuatorial es 16 leguas mas largo que et 
eje ó diámetro Potar. 

La tierra tiene dos potos^ e) del Norte se llama Ártico y 
el del Sur Antartico. 

La línea que divide al mundo en dos partes se llama Eniador. 
I-a parte del Norte se llama F>erai^ferio Ártico, boreal ó seten- 
trionai; y la del Sur ttemisferio Antartico, austral ó merídionat. 

Tiene ciuco zonas^ la tórrida^ dos templadas y dos frl« 
gidas. 

La distancia del pol0i,aí Ecuador, en varas centro- ame- 
ricanas n.719,674 varas, 275,-476 millonésimas de vara. 

(2). Voicane»»— Lo mas bello, rico y hermoso de la natura- 
leza se halla en nuestro continente americano. 

Productos, minas, paisajes, cataratas, volcanes, rios y de- 
sierlos están en primera línea de tó estupendo y asombroso: 
jMinas, como Californias y Méjico: paisajes» como todo el conti- 
nente americano, que es un gracioso pariorama: cataratas, como 
Niágara, Tequemama: volcanes, como Chimborazo: rios» como 
el Amasonas y desiertos, como el estenso de Atacama que 
tiene el triste honor de ser et mayor de la tierra; siendo 
lo mas notable, por su originalidad escepcional» el célebre Vol- 
can de Masaya. 

Chimborazo^ Ániisana y Cotopaxi. — Asi conw la montaña 
Blanca de Asia, situada en Tíbei, en Hlmalaya^ es la mas alta 
del mundo, pues mide 29,050 pies de elevación sobre el nivel 
del mar, asi el Chimborazo^ Antísana y Cotopaxí son los vol- 
canes mas altos del globo. Están en Quito en la América del 
Sur sobre la hermosa cadena de los Andes. Tieaen de altura 
sobre el nivel del mar, el primero 23,481, el segundo 20,932 
y el tercero 20,644. 

El Cotopaxi es uno délos volcanes mas temibles de los co- 
nocidos, su cráter de 1,000 varas de diámetro está como ri- 
beteado de negro por ser las rocas de este color. No son dcs^ 
cribibles la fuerza y violencia de sus erupciones. En las áiet 
(pias furiosas y notables ^ue ha tenido en varias épocas, en'unák 



—64— 

ba elevado »us llama» & mas de 1,000 varas sobrepujando 5» 
cráter; en otras» se ba becho oír en el furor de sus rujicJo? á dis- 
tancia de 200 leguas. Gn 1768 arrojó tal abundancia de cenizas 
que oscureció la atmósfera eu térmicos de que en Hambatodís- 
tante doce leguas, fué necesario usar lu¡^ artiücial á las tres de 
)a tarde y en 1797» uniendo su furor con el de Sangay„ Vol- 
can voraz, del Ecuador, causó la muerte á 40,000 personas. 
Solo Cosigúina en Nicaragua sobrepujó al Cotopaiu en su hor- 
rorosa erupción del 25 de Enero de 1835^' que formó con su% 
cenizas una nube que cubrió la mitad de Centro América^ con- 
virtiendo varios dias en noches; y las partes mas sutiles es|)ar- 
cidas por la atmósfera fueron á caer á quinientas leguas en la 
ciudad de Iguala» al Sur de Méjico,, en donde estaba en esa fe» 
cba el que suscribe. 

La lava vomitada por este monstruo subterráneo cubrió^mas^ 
de 15,000 leguas cuadradas» según Sánchez de Bustamante. El 
ruido de sus truenos se oyó siniultaneamente en la ciudad da 
Chiapas á distancia de 325 leguas» y por el Peten,, á la parte 
opuesta á 322. Dice el autor, que describe esta erupción^ ({ue 
jamas ha bostezado la tierra con mas estrépito, co4no lo hizo^ 
por esta nueva boca» abierta para desahogar los vapores rari- 
ficados con el calor de sus entrañas. Tambiea el Volcan de 
Skaptar Jokul tuvo dos erupciones potables en 1783. En una 
produjo una emanación líquida que ocupó 50 millas de longitud 
y 15 de ancho, y la otra uua corriente de 40 millas de larga 
y 7 de ancho. 

üasa^a.— Masaya es un Volcan pacífico y nada ofensivo. 
Forma el contraste de los volcanes vivos, que en su furor asom- 
bran al mundo. Parece que con su mansedumbre y sus entra- 
ñas de metal líquido se burla de los avarientos que no las pue- 
den tocar, pues al borde de su cráter se estrellan los proyectos 
mas bien combinados de la codicia. Veamos su descripción» 
que parece fabulosa; pero que viene sellada con la respetable 
relación del Venerable Obispo de Chiapas Fr. Bariolomé de las 
Casas, y después de multitud de testigos oculares. 

«El Volcan de Masaya está situado en la cordillera que for- 
mael istmo de lo largo del Pacífico» corriendo por el Q. y S. 
el lage de Nicaragua. Su cráter es el mas singular que se ha . 
visto en el globo. En la cumbre de un monte hay un círculo 
cortado todo al rededor perpendicularmente ¿ la profundidad 
de 1,200 pies; formando un espantoso anfiteatro de 1,250 varas 
de circunferencia y en el centro de esta planicie hay un pozo 
redondo de 7o varas de diámetro y 60 de hondo, hasta la su- 
perficie del metal ó lava líquida allí derretida, sin salir nunca 
del pozo. No sale llama ni humo; pero la claridad que sube 
perpendicularmente á las nubes, facilita leer por la noche un 
libro á distancia de una á dos legaas y es visible hasta treinta. 
Otra circuDStaacia.Aiogular ^ qiie puedea habitar p^aroai 



-55— 



dentro de sa cráter, yal?unos españoles han bajado al anflte»'* 
tro y arrimándose at borde del pozo, distinguiéndose las ondu- 
laciones ó corrientes de aquel fluido, del que no se ha po- 
dido sacar parte alguna, porque se derrite todo lo que toca á 
la superficie. 

El Masaya se extinguió el aíio de 1670, después de una 
«rupcion que causó la esterilidad de todas aquellas comarcas 
hasta la distancia de quince y veinte teguas. Ahora este Volcan 
está apagado, muerto ó dormido. 

Hay otros fenómenos en miniatura algo parecidos á nuestro 
célebre Masaya, y son los siguientes. 

En la península de Abheron, en la provincia deSchirwan, 
tjue pertenecía á la Persia, y ahora i la Rusia^ se halla un 
perpetuo, ó como allí se llama, eterno fuego. Sale de tiempo 
inmemorial, de un orificio irregular de mas de 12 pies de pro- 
fundidad y 120 de latitud con una llama constante; la cual se 
levanta á ¡a altura de ocho pies sin estar acompañada de humo 
iii de olor alguno. Los habitantes del país tienen este fuego en 
\eneracion y lo cí^lebran con ceremonias religiosas. 

Otro fenómeno extraordinario aparece en las alturas del Dui- 
da, en el Orinoco, á la altura de 8,000 pies: brotan de su cumbre, 
al fin de la estación de las lluvias Mamas que vagan de un pa- 
raje á otro, fo que sin duda ha sido la caa«a de darle á este 
monte el nombre impropio de Vol( an. 

La cumbre del Diiida es de tal modo perpendicular, que 
los indios no han podido subirla y por esta causa no se ha 
podido averiguar el origen de este fenómeno. 

En los terremotos de S. Martin Jilotepeque (Guatemala) en 
el cerro de Potosí, cuyas faldas van á perderse en el rio gran- 
de, se observa un fenómeno idéntico al de la montaña 
de Duida y es; que al retirarse la estación lluviosa salen del Po- 
tosí, alííunas veces globos de fuego. Este mismo fenómeno y por 
el mismo tiempo se vé en otro cerro llamado Toro-seco que se 
halla, pasado el rio, á media legua de este, situado en el trapi- 
che del Sr. D. José María Dardon. 

Sied)f)re había tenido esta noticia por muy vulgar, no obs- 
tante que los testigos oculares que me la daban eran en mi con- 
cepto personas veraces; mas en vista &e lo que pasa en Duida 
y otros puntos en que se repiten estos fenómenos, la creo posible. 

En Italia en la Tierra de Labor, está la Solfatara, notable 
monumento de fuegos subterráneos. 

También existe en este Reyno la célebre Gruta del Perro, 
nombre que toma, porque su ^^as carbónico asfixia y mata estos aní- 
males. No asi nuestra pintoresca gruta de San Pedro Mártir, 
situada á tres leguas de Palio, camino de Escuíntla, que en una 
cañada forma una espaciosa sala de 55 varas de longitud, íV 
de latitud y 15 de altura, con su bóveda plaña y tapizada todsi 
«lia de los ma« preciosos basaltos, parecidos á los de la Cas^ 



—56- 

tada de Reg^a en Méjico. Esta deliciosa grtita presta $u frescd 
firombra y apetecido descanso á los curiosos visitantes que dejan 
s'ns .nombres itiscritos en sus lápidas, después de sus esplendidos 
y opíparos almuerzos y refrigerantes baños» que toman en ei 
rio, que bullicioso corre á pocos pasos del salón de la gruta, 
que lo forma el sorprendente salto que está contiguo, de 12 
var-as de elevación desde donde se desprende el rio de Ama=- 
tUlan> recogido á un volumen de tres varas de espesor, á que 
lo reduce el canal de basalto por donde pasa en el acto de 
arrqjarse á las plantas de la hermosa gruta, suspendiendo su 
cur^o por unos instantes, asustado sin duda del salto que ha 
dado, y después toma su curso juguetón saltando sobre las rocas 
que encusntra al paso. Su vista es encantadora y su ruido so- 
lemne y majestuoso. La nubécula ó cre^^^pon que forma en &u 
caida, herida por los rayos del Sol, forma un arco^-irís que la 
presenta mas bella y pintoresca. Todo este conjunto es á la 
verdad inefable. 

A una legua al Oriente del pueblo de Cunen (Guatemala) 
hay uua pintoresca gruta que á la salida del Sol forma un 
prisma de todos los colores del arco-iris. Su entrada tieae 86 
varas de Sur á Norte. 

Las grutas siguientes también son dignas de mencfonarse. 

La gruta ó poio del Sepulcro.— A7 Eco del Pacifico, (Ca- 
lifornias) dice: «Alhíne, francés, y dos compañeros suyos, ha- 
llaron una gruta en la que se encontraron cincuenta y tres 
piezas y cabezas humanas petrificadas mas ó menos, desde la 
capa calcárea hasta la mas dura piedra. Por el prodigioso vo- 
lumen de estas cabezas se concibe que han debido pertenecer 
á una raza desconocida hoy, y que no tiene nada de común 
con las cabezas de los Indios, que se han hallado en diversas 
sepulturas de América. Las capas que las cubren pueden hacer 
creer que son. antidiluvianas. Rstas cabezas estaban mezcladas 
con huesos de animales can»fvoros.» 

Los geólogos y los hombres que se ocupan en las revolu- 
ciones del globo agradecerán al periódico esta noticia. 

La célebre gruta de la Isla de Gandía llamada «Melidoní, 
de una ostensión admirable en la que, en nuestros dias, pere- 
cieron tres mil insurrectos^á consecuencia de una inundación. 

La sorprendeotegruta del juramento en el Bosque de Fon- 
taioebleau. 

Beku, cerca de este punto en un terreno que ocupa mas de 
inedia legua, se observa el fenómeno curioso de la combustión 
espontánea del gas hidrógeno y de los numerosos manantiales 
de nafta (Betún oleoso, nitroso inflamable) que contiene. Con este 
betún se hace el fuego GriegOi y según Daniel C. 3. 46. con este 
betun-estopa» encendieron el horno de Babilonia para echar en 
él á los tres niños. 

Las Santas Escrituras dicen: que cerca de Babilonia y #1 



Lago Asphatte 6 Mar moerto, es abundante el betón inflamable- 
y oleoso con qae Noé carenó el Arca, y los ^e ediflcaron la 
torre de Babilonia lo emplearon eo logar de argamasa. 

Las minas de Ectabana de los Magos^ edificadas por Dario«, 
están cerca de un monte que lanza llamas. 

Cerca de Pez, la mas bella y hermosa ciudad de la Berbería» 
hay una cueva llamada Beniguaze^al, que echa llamas. 

Los marineros del Mediterránea son muy devotos de San 
TelmO) por lo que á las exhalaciones que en las borrascas se suelea 
ver sobre los mástiles de los navios» que son presagios de próxi-» 
ma serenidad, le llaman Santelmos, esto es, fuego de San Telmo< 

Los volcanes mas temibles están en Guatemala. . 

Volcan de la Aniiguü Guaiemata.'---Esie tremebundo yoU 
can, á la manera de un padrastro adusto y regañón^ siem- 
pre estuvo molestando y amenazando á la hermosa Capital de 
Giiutemala, Santiago de los Caballeros, cen sus terribles sacu- 
dimientos de tierra desde su fundación, que fué el S5 de Julia 
de 1525, hasta su ruina total. 

Los mas notables fueron los sigoientest 



El 21 de Marzo de 1530. 


El 12 de Fbro. de 1689. 


El 11 de Sbre. 


de 1541. 


El 4 dé Agto. de 1702. 


£1 3>» de » 


de 1565. 


El 29 de Sbre. de 1717. 


El »» de » 


de 1575. 


El 4 de Marzo de 1751. 


El 30 de Nbre. 


de 1*77. 


El 21 de Junio de 1765. 


El 28 de Dbre. 


de 1585. 


El 34 de Obre, de 1765. 


El 13 de Fbro. 


de 1651. 


El 29 de Julio de 1773. 



El 4 de Marzo de 1679. 

Este dia de Santa Marta fué el día luctuoso y memorable que 
causó la ruina total de la segunda ciudad del mundo de Colon. 

Ved aquí las dimensiones de este terrible volcan en la aseen* 
sion hecha el 20 de Diciembre de 1861 por losSres. D. F. Goal- 
man, D. H. Hague, D. 0.|Salvin y D. T. Wild, subditos ingleses. 

El volcan tiene cinco ctálerSé 



Pies. 
340. 
10. 



Pies. 

sobre el nivel del mar. 12,850. 

Meseta 12,000. 

Cono central . • . 13,050. 
Cono del Norte. • . 12,605. 



Diámetro del principal. 
Del segundo. . . . 
Los otros dos son pe- 
queños. 
Pico del fuego, altura 

Ascensión científica al Volcan de fuego por los Sres. Au- 
gusto Dollfus y Eugenio de Mouserrat, ingenieros y miembros 
de la Comisión cintifica de Méjico y Centro^América. 

El punto mas elevado del volcan está 4,100 metros sobr^ 

el nivel del mar, determinado por el barómetro de Forlis. En 

las paredes laterales tiene varios respiraderos; pero hay dos 

que tienen aon importancia CQnscderable. El pripiero tiene una 

8 



~S8- 

temperatura dé 93 centígrados. Se compone de\apor de agua 
eoDteoiendo ácido sulfuroso .y una fuerte proporción de ácido 
clorhídrico. El vapor se escapa de una especie de gruta cubierta 
de azufre cristalizado y de un aspecto muy hermoso. Kl segundo 
respiradero es mas caliente^ haciendo subir el termómetro basta 
110^ 50*; pero su composición es casi semejante á la del pri- 
ixiero> aunque es poco mas sulfurosa y algo meóos clorhídrica. 

El terrible cráter^ casi perfectamente circular, tiene un diá« 
nletro que no puede ser de meóos de 500 metros^ con una pro-> 
fundidad que llega como á 600. Gigantescas paredes verticales 
van á unirse progresivamente á un embudo que se termina á 5U 
vez por una especie de pozo circular, con un diámetro de 50 
metros poco mas ó menos y una profundidad de 100. 

Relativa á este volcan hay una cosa que, aun<|ue iusigni- 
ficante en sí, es de pura curiosidad. 

Es muy sabido que el sabio guatemalteco Dr. D Rufaél 
€oyena, hace aparecer en sus célebres poesías una locacxco- 
munal, que repetía una canción monótona de: Yo me confieso 
á la Sania Inquisición; y otras tomaba por tema: A Su íian'- 
tidad le pido me perdone la heregia. 

Pues bien: esta célebre loca del guacal en la cabeza, era 
una Sra. de 84 años de edad^ oriunda de la Antigua Guatemala, 
llamada Manuela Moraira. Pasaba su vida en el corredor del 
Cabildo^ donde la conocí el año de 1823, en la puerta de San 
Francisco y en el zaguán de Manrique. Un dia observó que 
el volcan de fuego echó una erupción formidable, y se le lijó 
t la loca el saber la causa de por qué el volcan arrojaba fuego. 
Concebir la idea y ponerse en camino todo fué uno. Los que 
la encontraban le preguntaban ;á dónde iba? y respondía que 
iba á ver por quéeí volcan echaba fuego. Esla nolicia se propagfr' 
y la fueron ¿ revolver; mas si no hubiera sido por unos vaquí ros 
que dieron razón de ella, no se hubiera sabido mas déla pobre 
loca, la que estaba muy al principio dé su jiganlesca empresa, 
pues apenas habia llegado al pié del volcan cuando la hallaron 
muy estropeada y moribunda. Le formaron una camilla y apenas 
pudo llegar de regreso ú Ciudad Vieja, en donde murió la cé- 
lebre loca del hombre fecundo en sátiras, Dr. Goyena. Esto 
fué como por el aóo de 1823 á 1824.-^ Lo que aquí se nombra 
guacal^ eri Méjico es jicara. 

Volcan de a^t/a.— A este monte, el mas empinado de todo 
el Reyno, dice el Padre Juarros, que hay pocos en el mundo 
que hagan ventaja por su elegante figura, de un cono limpio 
y bien dibujado, vestido siempre hasta la cumbre de árboles 
verdes que forman un espectáculo agradable y sorprendente i 
la vista, le llamaron los españoles Volcan de agua, no habiendo 
memoria de que jamás' se haya encendido ni arrojado fuego, 
ni encontrádose en toda su falda é inmediaciones materias cal*; 
cinadas, ni otros vestigios de erupción volcánica. 



El año de 1541 revenid y l^^oe ttlióde su seoo fué ua 
gran torrente de agua y piedra que arrutiió la ciudad vieja. 
Ét \\ Retnesal (historia de la provincia de S. Vtceute libro 4« 
C. 5.) reí!t*re, que esta ocasión, perdió dicho monte la coronilh, 
que tenia una legua de alto, y le quedaron mas de trea leguas 
de.<4de la cumbre hasta el llano» asegurando que él mismo las 
midió el año de 1615. 

Ksto volcan tiene de altura sobre el nivel del mar 13,392. 
Lo que se supone cráter es oblongo de £. i O. de 489 varas 
en 1*1 círculo interior^ en el esterior no se puede medir. Está 
hundidu con una cavidad como de 60 varas y sus bordes 
por la parte mas ancha son de seis varas, y de dos por la par- 
te mas augostu. En el centro del cráter no hay lava, sino mu- 
chas piedras enormes de pórOdo, algunas forradas de ocre, coa 
varias inscripciones. 

Las legibles se remontan á doscientos diez aSos y son 
Mal ¡as Mazariegos 1683, y las mas recientes son: losé Maria 
Duran y Gerónimo Chinchilla 1864. 

Hay muchas flores, siendo las mas abundantes las rositas, 
con multitud de hojas en. la rama, parecida al Arrayan. 

La tierra es negra y de colar de ocre claro. La tempera- 
tura el 4 de Febrero señalaba 5 grados ñeaumur. 

El puebío de Santa Maria de Jesús, de 3,514 almas, qu€ 
sirve de escala para subir al volcan, á las diez de la mañana 
del inismo dia marcaba 15 grados del mismo Reaumur. 

Pacaya.— I ji agua azufrosa de los volcanes como eldeFft- 
üaya de olor de huevos podridos, es hidrógeno sulfurado. 

El ácido sulfuroso es el que disuelve las lavas y las con* 
vierte en tierra vejetal. 

Volcan del Salvador.-^Esit volcan tiene un cráter de una 
milla de circunferencia con una profundidad de 300 varas: en 
su fondo hay una laguna de 606^ varas de circunferencia, y 
la agua es purgante. Muchas personas han bajado. 

Estos volcanes pueden ser nietos ó bisnietos del Vesubio, 
Decano de los volcanes vivoü, pues euenta mas de dos mil años 
de^ existencia ígnea conocida* 

El pigmeo, perd formidable Vesubio está situado en las orillas 
de la bahía de Ñapóles, como á tres leguas de distancia de la 
capital y á 4,351 pies sobre el nivel del mar. Tiene de dlán>etro 
en el cráter 300 varas, de profundidad lOO. En el centro de 
la cornea se levanta un cono de 75 de altura, que es el respi- 
radero del volcan, con 20 varas de diámetro en la boca. 

Este venerable anciano en un acceso de furor aterró y sepulté 
con sus arenas y cenizas, conocidas hoy por los químicos con 
el nombre de gas ácido carbónico, el año de 79 de la era cris* 
tiana á Pompeya, ciudad mas antigua que Uoma, Herculano y 
Steava teniéndolos herméticamente encerrados en el Santuario 
del olvido mas de 1,700 años bajo una capa 4o lava de cerca 



—60— 

de iO ()íe8 de grueso, hasta que al abrir un l>ozo ela^o de 1713 
dieron señales de eustencia y ei de 175S objeto de ricas )r cu* 
riosas eticavaeiones. 

Desde el año de 79 ha tenido el Vesubio treinta y seiserup* 
ciones, siendo las mas notables la de 472, que lanzó tan abuii- 
tes ceniauís que oscurecieron el cielo y llegaron hasta Constan- 
tinopla. La mas terrible de todas las del año de 1631, que 
refieren los historiadores con una descripción espantosa, en la 
que dicen murieron mas d« diez mil personas. En la de 1760 
se abrieron diez y ocho bocas que lanzaban fuego y lava. 

La lava del Vesubio es una masa de materias metálicas 
derretidas por la acción del fuego y que forman una pasta fluida, 
semejante al vidrio liquefacto, que reboza por los bordes del 
cráter, y corre por las laderas basta los valles, hasta la llanura, 
basta la mar, arrastrando cuanto encuentra. 

La lava candente conserva el calor largo tiempo, cubrién- 
dose al enfriarse de áspera escoria su superficie. Fría del todo 
se hace pétrea y durísima y se cortan de ella lozas con que 
están empedradas las calles de Ñapóles y de todos los pueblos 
del rededor. Admite pulimento y es capaz de todas las labores 
del mas delicado pincel. Su color én este estado es ceniciento 
* oscuro con diferentes vetas. También arroja el Yesabio crista- 
•lizaciones particulares, que trabajadas por .el arte, parecen piedras 
preciosas, y que figuran como tales en tos roas ricos aderezos. 

La puolongada vida ígnea del Vesubio no lo ha debutado, 
sino que su ancianidad lo ha investido de una potencia estraor- 
diñaría, como lo manifiesta enj las erupciones que repite hasta 
nuestros días, siendo entre todas ellas la mas terrible la de 1779. 

Desde el 18 al 20 de Setiembre de 185& ha tenido una 
erupción formidable, simultánea con las de Stromboli, que lleva 
mas de dos mil años de no apagarse, cu}'os retumbos perió- 
dicos son iguales á los de fzalco, sin saberse 5i arroja sal amo- 
niaco como muchos años arrojó éste, por lo que los marineros 
Je llaman el faro del Mediterráneo. E»te volcan sirve de un 
:barómetro infalible. Cuando las erupciones son regulares y algo 
perezosas, es señal de buen tiempo; pero si se aumentan y se pre- 
cipitan anuncian variación contraría. S. Yanuarío es el protector 
de Ñapóles contra las formidables erupciones del incansable Ve- 
subio, que se halla á dos leguas y medía de la Ciudad. 

El Etna en los mismos dias, al estruendo de sus vecinos, 
ha querido despertar del tranquilo y dilatadísimo sueño en que 
yace, sin duda para recordar á los sicilianos sus antiguos furores, 
como los del año de 1669, que hizo saltar sobre su cráter á 30 
palmos de altura un rio de azufre y metal ardiendo, que corrió has- 
ta los muros de la ciudad de Catania, á dos leguas y media, y sus 
cenizas y piedras candentes las volaba á distancia de cuarenta 
leguas. El cráter del Elna tiene 700 pies de profundidad, y mas 
demedia legua de circunferencia. La de su base se calcula ea 



-.61 -^ 

cien leguaf^ y en ellos se hallan síliiídn? vn.ria? cindadrs y al- 
deas, con una población quo excede de 200 mil habitantes. 

Sobre las paredes dííl Ktna basta 800 varas de altura, hoy 
prodnccioNes marinas con mucha abundancia, hista llegar á creer 
M. Dolomien, naturalista francés, que todo él había estado mu- 
chos si^'l09 debajo del mar. 

También en nuestro conlinenlese observa otro caso igtial, 
pues D. Antonio y O. Jorge UHoa, hace un siglo, vinieron con 
los académicos franceses y hallaron .en Quito, sobre el cerro 
de Guaneavclica á una legua de altura sobre el nivel det mar 
un í?ran banco d^ conchas, unas enteras y otras petrificadas, de 
donde se inGere que el mar cubrió esos puntos. 

Del Etna dice el P. Hirqner que con el material que ha 
arrojado se podían formar 20 volcanes del tamaño del mismo 
Etna; y otro& calculan que con lo que ha arrojado en las últimas 
seis erupciones se podía formar una capa con que cubrir el 
globo entero de la tierra. 

Altura de los principales volcanes de Centra^América^ 

Guatemala. 

Pies cast.í Pié* cast. 

Volcan de fuego, • . 14,640 De Pacaya . . , . 9,100 

De agua de la Antigua 13,392 i De Atita'n 9,000 

Del Salvador, 



San Vicente , • , . 7,500 

San Salvador . , • . 7,200 

JSanta Ana . . • , 6,700 

San Mip:uel . • • • 6 500 

Ypaneca . . . . . 5,900 

Cojutepeque • • • • 5,600 

Nicaragua^ 



Tecapa 5,200 

Jucuapa 5,000 

Usulutan . . • . • 4,500 

Sonsonate-Izalco • • 3,900 

Conchagua . , . . 3,700 



Mometombo. . . . 7,800 

El Viejo ..... 7,100 

Ometepec 5,600 

Momhacho .... 5,000* 

Santa Clara .... 5,000 



Madera ..... 4,800 

Ofota 4,500 

Masaya 3,000 

Zapatera . . * *. . 2,300 

Co^igñi^» 2,200 



Número de volcanes conocidos en todo el n^undo^ según el 
Profesor Jamesen. 

En. el continente europeo 1, * 

En las islas europea^. . , 13L 

£n el continente de Asia. .'••••• S. 

En las islas asiátieasu * • 58é 

En el continente americano* é • *• . • 97* 

£u las islas. ainericaaaSé •*•#•• 19. 

V Suina. i 4* • 4 • * * 19^0 ^ 



—82- 

No se ha descabíerto todavía volcan alguno en el continente 
de África, pero en sus islas hay varios, cuyo número, siendo 
incierto no está incluido en la lista precedente. 

Otros autores como lú P. Kírker, Feijoo y otro moderno que 
escribió el año de 1558 hacen subir el número de volcanes 
abiertos á 500. 

Fuege de los Volcanes. — Solo el autor de la naturaleza 
la conoce á fondo, pues el hombre cuando quiere profundizar 
sus arcanos, solo consigue el pleno conocimiento de que no sabe 
nada, ó que sabe muy poco, pues sus vastas investigaciones 
quedan reducidas á debites sistemas, encontrando á cada pasó 
obstáculos que lo hacen variar con mucha frecuencia; y á veces 
quedan fuera de su alcance algunas cosas como la luz, de la que 
dice Mr. Arago, que tiene la velocidad de $esenta mil leguas 
por segundo, conforme á las observaciones de Boemer sobre los 
satélites de Júpiter y á las de Bradley sobre las observaciones 
de las estrellas; y que según Feijoo la luz del sol es trescientas 
mil veces mas viva y mayor que la luz de \sb luna, el aire, el 
agua que no discurre con precisión sobre ellas. Bajo este su* 
puesto busquemos el sistema qne ma^ se aproxime i la causa 
del fuego de los volcanes. 

Muchas hipótesis hay para aplicar la causa de este terríbHe 
fenómeno. La teoría moderna se funda en el fuego central de 
la tierra, deducida de qne cuando se penetra esta aumenta el calor. 

La costra del globo solo ha sido penetrada hasta la profundi- 
dad de tres cuartos de legua, y solo.en este punto escasamente ha 
podido el hombre descender á fundar sus observaciones. Profun- 
dizada la tierra, mientras mas se baja el termómetro señala una . 
temperatura mas elevada. Mr. Cordier dice: que cabando la 
tierra á 20 leguas de profundidad «I calor será en el pirómetro 
del profesor Daniell, capaz de mantener en funcioQ todos los 
metales, lavas y minerales. Bajar al centro de la tierra, dice 
un filósofo moderno, es acercarse á un núcleo de fuego. 
. Otras observaciones que confirman lo espuesto. 

Las lavas de los volcanes son semejantes en todas partes; 
sin embargó de estar abiertos los crtáers en diversas especies 
de terreno y algunas.^ el n>ar. Las lavas de los volcanes de los 
Andes, que salen de terrenos de |iórfido, no se diferencian de 
las del Vesubio que está abierta en medio de dos rocas calcáreas. 
Luego es claro que el fondo de donde sacan los volcanes la 
materia que vomitan es un fondo común» que está situado fuera 
de la esfera de -la ciencia geológica. 

Es verdad que los volcanes de Guatemala algunas veces 
arrojan carbón y aisufre; pero estas erupciones son superficiales, 
como otros «rrojan agua caliente j peiseados hervidos; mas no 
así los de gran fondo que -sus lavas son idénticas. El volcan 
4e Jorolio, en Méjico, €^ una de tantas pruebas. 

iomto era* uoa rica^ Heíepda de valor de unos 200^000 



-~ es- 
pesos, sUuada en una hermosa llanura toda cultivada de caBa 
clulce^ y á ocho leguas de la Ciudad de l^atzcUdro* 

A fines de Junio del ano de 1759, siendo administrador de 
dicha hacienda D. Manuel Román, comenzaron á oirse grandes 
retumbos subterráneos, que con el transcurso de los dias se 
aumentaban y hacian temblar la tierra fuertemente con un mo- 
limiento dediemarcada trepidación. El 20 de Setiembre vino de 
Patzcuaro á la hacienda á decir misa de rogación el P. D. Isidro 
Molina, de la Compafiia de Jesús, y el 29 á las tres de la mañana se 
reduplicaron los retumbos y movimieittos de tierra, cuando sa 
vio como á un cuarto de legua de la hacienda hacia al Oriente 
subir un torbellino de humo denso y oscuro^ aumentándose has« 
la ennegrecer la atmósfera? en seguida se vieron subir por la 
columna pipamidaJ globos 'd« fuego vomitando también torrentes 
de agua y lodo negro fetidísimo, que eslendiendose en los luga- 
ns vecinos los cubrió de enormes pantanos. 

El 1;* de Octubre se enfureció el Volcan y comenzaron las 
«írupcíones de arena candente que qnemaba toda la vejctacion. 

El 2 de Octubre, á las ocho de la noche sobrevino un recio 
temblor y en seguida se abrieron tres bocas en la tierra, me- 
dia te^;ua al poniente de Jorullo» Estas lanzaban cerpedes de 
lodo con una piyanza extraordinaria: en ios dias siguientes vo- 
kihao sus arenas ardiendo á. ladii^tancia de dos leguas. 

El 8 rué el dia mas fuerte en los movimientos volcánicos. 

El Sr. D. Manuel Bíilago fué comi.<ionado para reconocer 
6l Volcan y sus estragos, y su informe dice: 

Que reconocido al Volcan con un anteojo desde la altura 
mas inmediata le pareció que el cráter tendría veinte varas de 
diámetro y añade, que habiendo disminuido los truenos, las lla- 
mas y tas arenas y cesado los torrentes de agua, había apare- 
cido otro fenómeno mas espantoso y terrible, cual era conden- 
sarse el humo en nube blanca, pero luego se volvía roja, y se 
disolvía en una furiosa tempestad de agua, rayos y ceniza, que 
esto duró por mucho tiempo. Ahora tiene este Volcan de ele- 
vación sobre el nivel del mar 1,299 metros. 

Los volcanes al principio del mundo eran mas numerosos 
y de mayor efecto que ahora, porque la costra sólida menos 
espesa cedería por todas partes con mayor facilidad, y á propor- 
ción que el enfriamento se aumentaba los volcanes se (íismi- 
nuian dejando señales de su existencia. 

El número de volcanes extinguidos es tres veces mayor que el 
de los existentes ahora. Los restos de lava esparcidos por varios 
puntos de la superficie del globo lo están iadicando. 

La cuenca del Mediterráneo ha padecido antiguas y fuertes 
convulsiones, como lo prueban sus islas volcánicas, sus formi- 
dables terremotos y los antiguos fuegos del Etna y de las islas 
Eóiídas, circundadas de masas de rocas que indican erupción^ 
fie muchos siglos^ de que bo ha habido noemoria humaofi* £| 



—64— 

monte Somma, ese estraño y solitario residuo del antiguo Vc" 
subió, cuya fecha sería imposible determinar ni aproximada- 
mente, pues no existe tradición alguna; las diferentes regiones 
volcánicas apagadas de Italia y de Cerdeña, las envuelve la misma 
oscuridad de los tiempos. En la isla de Paros se hallan las 
sombrías rocas ígneas de Santorioo, como también las intere- 
iKantísiinas islas de Lipari. 

Sus grandes terremotos son asombroso^. En uno de ellos, 
según Ammíano Marcelino, solo en Alejandría perecieron 50 
mil personas. En Colombia por los años de 1783 y 1784, se 
contaron en Monteleone l.lOOtemblores^ 

El año de 1856 sufrió toda la cuenca oriental del Medi- 
terráneo una de estas fuertes convulsiones, que solo en Candía 
causó la muerte de mil personas; en 1853 se sinti(^ otra en el 
continente de Grecia, que derribó nmchos edificios de Tebas y 
alarmó á Atenas* 

Diarbekir (antigua Amida) encierra una población de 70 
inil habitantes, y sus casas son edificadas de lavas volcánicas.' 

Belutchistan. — Este país ofrece por todas partes señales 
de volcanes apagados, y los fuegos subterráneos ejercen su fu- 
nesta influencia en algunos shios* 

Kandy, está sobre la base del antiguo volcan denominado 
Pico de Adán, que debe' su nombre á un pié jiganlesco atri- 
buido por los cristianos y mahometanos ánuestro primer padre. 

Ouelpeart.T-^u esta isla^ hacia el sur de Corea, existe un 
pico volcánico de mas de 2,200 varas de alto. 

Oceanía. — Casi todas las islas que componen este vasto ar- 
chipiélago son de origeo volcánico y es quizá la parte del mun- 
do que presenta mayor número de volcanes, pues solamente en 
Java se han reconocido hasta treinta^ cuyas cimas se levantan á 
la altura de 4,000 varas castellanas. 

A la entrada del mar Rojo y en los confines del Océano 
indico, se eleva un Volean apagado en cuyo desmesurado cráter 
ios árabes hablan formado la ciudad de Aden, capital de un esta- 
do del mismo nombre. La península de Aden se halla formada 
pr inmensos trozos .de lava apagada y solo está unida por una 
íengui de arena estrecha y baja. 

£1 Templo de Meca está sobre rocas cenicientas que ates- 
tiguan los antiguos trabajos de fuegos subterráneos. Tambiea 
hay' un islote volcánico llamado Melum. 

La tierra de Abisinia presenta montones de rocas calcáreas. 

En la nueva Caledonia, descubierta y bautizada por el 
atrevido navegante Cook, se observa una roca volcánica de 
forma pintoresca llamada el Volcan de Mathin, islote de dos 
millas de circuito, y unos 500 pies de elevación, situado al E. 
del grupo, pareciendo el mas pequeño de los volcanes aislados 
qué se conocen. 
^' Halando de los vestigiot Yokádioosi dleeun autor modernos 



-as- 
esta región que se eruaft yendo del Océano Indico á Choa j 
descendiendo del N. O. al S. O. por una linea de mas de 30 
leguas*, que no pueden andarse en menos de un mes^ es lina 
región moutaóosa atormenlada pof un trabajo volcánico que 
sería muy diíicil describir. 

En ninguna parte del mundo se vé un número tan grande 
de cráters apagados^ ni una masa tan enorme de lava espar- 
ramada por el suelo» Ni un arroyuelo siquiera recorre los tos- 
tados repliegues de esta tierra destrozada en todos sentidos por 
los fuegos subterráneos* 

En nuestro hermoso, continente americano también se en- 
cuentran huellas indelebles de la existencia de estos gigantes; 

Desde los volcanes odas activos de la República de Chile y 
Viiiarica y Petorca desde ha picos mas elevados de aquel pais» 
Chilian> Gopiapó, Coquimbo y Aconcagua hasta el Volcan de 
Jurúyo de la República mejicana en un trayecto inmenso so- 
bre la pintoresca cadena de los Andes se encuentran mutlitud 
de volcanes apagados, como reyes destronados^ cuyas inmensas 
é inertes lavas ^ maniliestan su antiguo furor y potencia; pero 
lo que llama mas la atención en estos caducos volcanes es el 
lago de Ipala^ (Guatemala) formado en el cráter que ocupaba la 
cima de su antiguo volcan. 

Un hecho histórico curioso sobre volcanes: Cortes en una 
carta le dice á Carlos V.: Que en la cima de Popocaltepec, gran 
volcan de Méjico, fué por Gn reconocido en 1522 por un in- 
trépido soldado español llamado Francisco Montano. Este audaz 
castellano entró en eí cráter en doade se hizo bajar á una prof- 
funüidad de 80 brazas, y allí recogió una cantidad de azufre 
suficiente para las primeras neceaidades del ejército. 

Después de esta ligera reseña délas ruinas volcánicas vol- 
vamos á nuestro asunto. 

Aun los terremotos que antes trastornaban continentes en- 
teros se van reduciendo á débiles sacudimientos, porque los 
que ocurrieron hace cerca de un siglo en Lisboa, Callao y Penco, 
no son comparables con el que tragó á Nicomedia con 120 
pueblos, ó el de Macedonia, que sepultó IdO ciudades. 

Aun la misma Roma, esa ciudad eterna, no se ha visto 
exenta de los terremotos, pues la ruina de la mayor parte de 
sus monumentos tuvo origen en el gran terremoto de 1349. 

Todo esto hace probable el sistema de que todos los vol- 
canes se alimentan de esa masa fluida y encandecida que está 
en el centro de la tierra» 

Según esta teoria, los volcanes tienen comunicación con el 
interior del globo, y teniendo: este punto de contacto no es es- 
traao que á un mismo tiempo se sientan temblores á grandes 
distancias de una á otra población, como no seria estraño tam- 
poco que si estefqego central tuviera una potencia capa^ haría 
! temblar á uq tiempq á toda, la^i]fperG(;ie,de.Jpuesitro globo, Uü- 
9 ' 



— 66-- 

minando todos áus volcanes y abriendo otro nuevos. 

Entre ios fisicoa moderaos de mas celebridad Mr. Canot 
y Mr. Nerée Bambee son de este mismo parecer, habiendo becbo 
este, en su obra de geología agrícola, impresa en París el ano 
de 1858, una curiosa descripción de los volcanes de fuego^ de 
Java, de betún de lodo, de azufre» de agua y de aire. 

No era de este mismo parecer el Sr. Larreynaga fábio Cen* 
tro-Amerícano> que el año de 1846 escribió un cuaderno erudito 
y curioso sobre el fuego de los volcanes en el que asentó una 
opinión tan rara y particular que lo hizo tan célebre. Este Sr. 
Larreynaga, ségun me acuerdo, decía: que el mundo, á la ma- 
nera de un lente ó de un globito de cristal lleno de agua, re- 
cogía los radios solares y formaba un foco con el quo incen- 
diaba los volcanes. Mas este seoor no se acordaba que los lentes ó 
globitos que recogen los radios solares no forman el foco en su 
mismo cuerpo sino fuera de él. Razón porque no podían incendiar 
parte ó el tudo de su mismo cuerpo, sino de otros cuerpos 
estraños. No obstante él tenia razón para decir que los vol- 
canes m terribles estaban cerca del mar. En efecto: las hüme^ 
dades ó las corrientes de agua en contacto con los fuegos vol- 
cánicos, los enfurecen de una manera Inconcebible, originando 
por esta causa grandes desgracias y fuertes sacudimientos de 
tierra, como ha sucedido siempre y en nuestros dias en la Gua- 
dalupe, en la capital del Salvador, en Mendoza, en la populosa 
Yedoy Manila cuya pérdida fué de 20.002,000 muertos. 

La ciudad de Yedo capital del Japón es, según ?e asegura, 
la mas grande del mundo. Tiene tres leguas de longitud, dos 
de latitud y ocho de circunferencia. Contiene 1.500,000 edifleios, 
y encierra en su recinto el estraordioario número de 5.000,000 
de habitantes. 

El 11 de Noviembre de 1851, ¿ las diez del di», hubo 
un gran temblor en esta gran población que derribó 100,000 
casas, éntrelas cuales se numeran 50 templos^; perdiendo la 
vida en aquel horrible desastre mas de 30»000 habitantes. 

La tierra se abrió por varios puntos y se tragó millares de 
casas con todo y habitantes. El resto de la población fué con- 
sumida por el fuego que estallé en mas de treinta puntos. 
£1 hundimiento gradual de la costa de Groelandia, y el levanta- 
miento de una parte considerable de Suecia, uno después de otro» 
son con posterioridad de varios siglos, hechos muy conocidos. 

El temblor de tierra ocurrido en Nueva Zelanda el 23 de Ene- 
ro de 1855, que hizo elevar el nivel de so terreno en 460 millas 
cuadradas de 1 á 9 pies. En nuestros dias un horrible terre- 
moto ha reducido á la isla de Lobos (Grecia) á un montón de 
ruinas. Muchos centenares de personas han perecido. 

Otra prueba qne conflrma lo arriba dicho. 

En las profundidades del mar, según Bufón, se encuentra 
^on muy poca diferencia el mismo calor que en las proíbodi** 



— «7— 

dados de la tierra, y la liquidación de la agua del mar no se 
debe atribuir al poder de los rayos del sol; pues está demos* 
trudo por esperiioeotos, que la luz del sol no penetra masquo 
setecientos píes á través del agua mas limpia, y queporcon« 
si*^uiente, su calor ¿ mas profundidad no llegaría, y las aguas se 
helarían sí no fueran calentadas por el fuego interior del globo. 

Las escrituras santas también nos hacen mención de algunos 
terremotos notables, como el acaecido en tiempo de Osias, que 
se registra en Zacarías C. XIV y á mas en el 1. 

F^l hístoriüdor Josépho aOrma que fué tal la conmoción, que 
causó aquel terremoto, que se abrió por medio el monte que está ea 
el occi dente de Jerusalen dejando un espacio de quinientos pasos* 

El espantoso de la muerte de Nuestro Redentor Jesucristo, 
y el de su «idmirable Resurrección los registra San Mateo eo 
los C. 27, 28, y 51, v. 2. 

Gn los Hechos Apostólicos, Gap. XVI, se menciona un ter- 
remoto tan grande, que movió los cimientos de la cárcel ea 
que estaba San Pablo preso en Macedonia. 

Por los aíios de 126 de la Era cristiana, hubo un ter^ 
remoto en Antioquia, que echó por tierra toda la ciudad. Una 
de las víctimas fué Juan, padre de San Simón Stylita el menor. 

Entre los volcanes célebres deque se ha hecho mencioo» 
se pueden numerar los siguientes: 

En Tenerife se halla el famoso volcaa llamado el Pico da 
Tcide, cubierto de nieves y despidiendo de continuo humaradas 
ardientes por varias de las aberturas del cráter de su cima. 

En el grupo de las 11,000 islas de Filipinas hay tres for« 
roidables volcanes, que según el P. Murillo, stis ruidos y retum- 
bos se oyen á distancia de 900 leguas. 

El volcan mas p^pantoso que existe eo el mundo conocido es el 
es Mauna Roa. Un escritor del año de 1850 dá la[s¡guiente dcripcion; 

«El mas vasto y el mas curioso de los volcanes de nuestro 
planeta es el de Mauna Roa en la isla de Hawai Ouhyht^e una 
de las de Sandwich, (isla célebre por la muerte del famoso 
•navegante Cook, muerto por los naturales de la isla el 14 de 
Febrero de 1779.) El cráter de este volcan se abre en la cima de 
una montaña. Tiene tres cuartos de legua de largo, y cuarto de 
legua de ancho. Cuando después de muchas horas de marcha entre 
ceniza ardiente, el viajero llega al borde del precipicio^ su vista 
percibe un océano de fuego en una agitación espantosa, vé el 
fuego central, y comprende lo que es el interior del globo. En 
medio de las olas inflamadas se levantan 51 conos volcánicos 
que todos vomitan humo negro, surcado por relámpagos ne- 
bulosos. Muchas veces esta^ lavas, estas olas, estas llamas y 
océano entero de fuego sublevado hasta el borde del abismo, hay 
entonces terribles esplosiones, y la isla sacudida hasta sus ci« 
inientos, aparece bajo una lluvia de cenizas, piedras y fuego que 
funenaza tragarla.» . 



—68--. 

Parece que eon eaSte volcan había hecho punto la natura- 
leza, respecto á lo estupendo y formidable de tos volcanes, cuando 
se registra con asombro en el Álbum de las misiones de Sandwich 
]o que dice el P. Maigret: 

«En e4 distrito de Kaan se halla el famoso volcan Kilnoncn,. 
que quizá sea el mas considerabja del globo; lo hemos exami- 
nado á nuestro placer, pasando Ja noche cerca del cráter en 
una cabana desierta. Es .un foco inmenso, de tres á cuatro le- 
guas de circunferencia, en el que se vén bullir masas enormes de 
piedras hechas ascuas. En la proximidad del cráter salen tor- 
bellinos de humo por mil grietas cuya profundidad nos ha sido, 
imposible calcular.» 

Sublimes al par que horrorosos son estos espectáculos de 
la naturaleza en sus convulsiones volcánicas. Con justa razón el 
Profeta Rey, arrebatado de un éxtasis de poética admiración, de 
temor; respeta y alabanza en el salmo 103, v. 32, le dice al 
Dios fuerte y grande: Tú miras la tierra y la haces temblar. 
Tocas los montes y humean^ esto es^ los haces, vomitar fuega 
de sus entrañas, — Nota del P. Scio. 

(3). Tres son los Instrumentos atmosféricos* Ba* 
rómetro* Hlffr^metro y Verntómetro — La palabra ba-) 
rómetro es compuesta de dos voces griegas que significan we- 
dida y peso. Sirve para conocer la pesadez de la atmósfera. 
Fué inventado por Torriceli en 1643. 

El Siglo XlXy periódico mejicano, del 21 de Abril de 1857, 
hablando de un nnevo barómetro dice: 

«A bordo del vapor mejicano General Guerrero, hemos 
visto un nuevo barómetro de una construcción muy sencilla. 
Se compone únicamente de un palo delgado de cedro, de dos 
pies y medio de largo sobre una pulgada de ancho, rayado en 
sus vetas, y ajustado á un banquito de madera igualmente. 
Este palo de cedro está cubierto por detras con otro de pino 
blanco, rayado también y pegado fuertemente con cola. Si con 
un tiempo seco, se intentara doblar ese palo, se rompería ine- 
vitablemente; pero al acercarse el agua, ó al empezar á cargar 
la atmósfera, el cedro vá doblando por sí s'olo algunas veces, 
hasta el gr&do de qne el palo forma un círculo, llegando el es- 
tremo de arriba á tocar con el suelo. Este instrumento tan 
sencillo es invención de un mejicano fabricante de guitarras^ 
y es tal su eficacia, que adelanta veinticuatro horas á todos los 
barómetros conocidos en estas costas^ en sus avisos de que se 
aproximan al Norte.» 

Barómetro de piedra, — ^Un periódico íilandés hace mencíoír 
dé una piedra hacia el Norte de Fílandia, que sirve á loshabi-^ 
tantes en logar de barómetro. Lláraanle ílmakiur^ y se vuelve 
negra ó de un pardo negruzco cuando vá á llover; mas al acer-^ 
jcarse el buen tiempo se cubre con manchas blancas. í 

Hace como doce anos que apareció otro nuevo harómetro^ 



— 69— 

f n Eoropa, mns carrccfo, soaun dicen, que los anlcrioros, con 
el liombre de AveroiU BarúifietrtK 

Vá nuevo y cxceltMitc haióineiro de Fortm, construido es- 
jH'chilrnerite vu l*aris pura medir las íírand<'s alturas. 

La palabra líigrwnfífj'o f>\in\\C\cd m-dida dv buniedad: w erre 
iuvenladu cu liijilatürra. iíi mas cornéelo fs vÁ di^l ¡i:í^»'f)¡cro l)ani(íl. 

La palabra Terwótaetro v^ comimUí^Vd úki dos voces grit'^^as, 
que si^niíicau medida de calor. 

La invención del termómetro se atribuye ú nn paisano ho- 
landés llamado Urebbell. Después de «n invención impertVcta 
se ban visto aparecer otros hasta el número de 17, entre los 
cuales los ínas disl¡ii;¿nidos son ios cuatro sitcuienles: 

Fahrenheil^ usadu exclusivamente por los iaglc-es y norte-* 
americanos. 

heaumvr, usado en América v comunmente en España, Italia 
y Sud América. Kste tísico es nativo de la Itochela, Krancia. 

Eí de Celaio, filósofo .^neco, adoptado uUiuiauíeule en Fran- 
cia, con el nombre de CentUjiada. 

El de Lisie, usado solamente por lo.s rusos. 

Fahrenkeit, oriundo de [)antz¡ck< Prusia, fué el. primero 
que se sirvió del mercurio para el termómetro; pero éste no 
sirve en las temperaturas muy heladas, pues el mercurio se 
congela á los 40 grados bajo O, ss soüdiOcay puede ser traba- 
jado como los demasJ metales, y batido en hojas. 

Este es el único metal que tiene la propiedad sincnlnr de 
estar siempre líquido á la temperatura ordinaria. A los 35ÜÍ5'r. 
centíí/rados hierve, y á los 40 bajo O se hace sólido, como se 
dijo arriba. Pesa cerca de catorce veces mas que el a^^ia, y 
üA es (jue el hierro, el plomo y la mayar porte de los metales 
fiadan en su superficie como un corcho sobre un estanque. 
• La química debe beneficios inmensos á este metal. 

Para medir la evaporación de humedad Mr. Lesixi ha in- 
\entado un instrumento llamado Aimometro. 

Los filósofos ban inventado otro instrumento llamado Om- 
hrómetro (l^luviómetro ó. Udómetro) compuesto de tres palabras 
griegas: Ombre, llúviay meíro^ medida para averiguar la cantidad 
de lluvia que cae sobre la sufierficie de la tierra en un lugar. 

Hay otro instrumento que se llama Areámetra ó Pesalicores^ 
que sirve para determinar el valor específico de los licores. Su 
inventor fué Mr. Uomber^^ de la Academia de Ciencias de Pa- 
rís, á fines del siglo XVil. 

Como por el año de 1855, Mr. Verbrugel, de nación belga, 
inventó et B/tetrónomo Eléotrico para la música, que puso ea 
práctica en Bruselas Mr. Berlioz. 

El hombre fecundo eu invenciones ha inventado multitud 
de instrumentos científicos para usos particulares, como loa 
pocos siguientes, pues querer Qumerarloi todos sería una ver^i 
¿ladera locuríi* ... 



—70— 

Micrómetrft, instrumento para medfr el dtámairo de los 
astroft ó las <]ii>tancias pequeñas. Su inventor fué el holandés 
Huygkens. Lo «iguió Anzont y por último Rochon. 

Odómetro^ instrumento mecánico para medir las distan- 
cías. Es muy antiguo; pero de poco uso. 

Pirómetro, instrumento tísico invenlndo \i%f Muschenhraeck^ 
para medir ki acción dci luego sobre los metales y sobre los 
demás cuerpos sólidos. 

Sistómetro. — Aparato para conocer, por medio del impulso 
que recibe una bolita que está en la parte superior^ el rumbo 
de donde viene el temblor. 

Pantófjrafe^ instrumento inventado en i920por Mr. ilat- 
taux, para copiar figuras. 

Ficionotracio^ instrumento con el cual se calca en un mo- 
mento un rctralo al natura!; pei*o este instrumento no llega á 
nuestro admirable Da^'uerreolipo, descubrimiento de nuestros 
días, según lo que sigue: 

En el se|iiulcro. de Daguerre se encuentra ¡a siguiente ins* 
cripcion: cEl Consejo Municipal de Bry, á Luis Santiago Mandé 
Daguerre; nació en Cormeillien Parisis, el día 18 de Noviembre 
de 1787, murió en Bry el día 10 áz Agosto de 1851, esto es, 
vivió 74 años.» 

Zimoshnefro^ instrumento físico para n^edir los grados do 
calor que tiene la sangre de 1ns animales. Es mas antiguo que 
los termómetros de Heaumur, &c. Su uso era muy general antes. 

Hidtoscopia^ arte de descubrir los manantiales. 

El individuo mas célebre de nuestros dias es M. José 
Gautherot, ingeniero hidróscopo. 

La curiosa obra de Física elemental, del R. P. Antonio Ca- 
nudas, sabio Jesuíta, impresa en Ikrcclona en 1864, trae de 
máquinas, aparatos, instrumentos, &c., 109. A mas de esto se 
numeran en la misma obra 143 Oguras lineales para su per- 
fecta esplicacion. 

Curiosidad termánietra de Reaumuur. 
Grad. 
Guatemala indica en so má- 
ximum .28 

En su mínimum. ... 18 
Sonsonate, máximum • • 32 

Mínimum . . 24 
Acajutla •.•••• 33 

Libertad 32 

€oion .•••••• 34 

(4). Bl lkomlir«« — ^El hombre microcosmo es el ser mas 
noble y excelente de la naturaleza. Dios lo sacó de la nada y 
ti\ su creación dyo:- llagamos al bombr«. Gen. 1» 26, 27. Sa 
^or le dio su imagen y semqaDxa. Su soplo le infundió uw 





Grad. 


León» máximum. . 


. . 34 


Mínimum » . 


. . . 25 


Agua de baños • , 


. . 26 


Gusano de seda . « 


> . . 19 


Temoiado . • . • 


, . . 10 


Hielo ...... 


. . 


Ríos helados. . . 


. . 6 



-71- 

^Ittia inmortal y lo hizo rey del universo, poniendo á sus plantas 
Ja graciosa coleccionr de todos los seres. A su alma la dotó de 
tl*es potencias: merntuna^ entendimiento y voluntad. PorNa me- 
moria un« los siglos y todas tas cosas á un solo punto. Por 
el entendimiento discurre de todo y todo lo abarca; y por la 
voluntad posee el libre aibedrfu y hace y deshace las cosas co- 
mo le place. 

También la adornó con tres virtudes teologales: fé^ espe- 
ranza y caridad. La fé, este don de Dios^ con su antorcha es- 
plendorosa le ilumina la mente para creer lo cierto, y ie*enseña 
«I camino de la verdad. La esperanza dilata su corazón, y le 
derrama el bálsamo de la consolación para el porvenir; y la 
caridad, hija del cielo, lo une fuertemente, por el amor después 
tie Dios, con sus semejantes, derramando las delicias inefables 
<le la berrefícencia, en el seno de su h^^rmaoo. 

Dotado el hombre de estns brillantes cualidades y de una 
hermosísima compañera, rendían á su Divino Hacetlor el ho- 
nienage de su amor y gratitud. Aun después de su lamentable 
caída en la culpa original, ofrecían á Dios, juntos con su fa- 
Tníliu, sus cultos y adoraciones con el mas profundo recono- 
xsimienlo. Entre sus descendientes, Enos fué el primero que puso 
en orden lo que pertenece al ceremonial y culto externo de la 
religión, según el modo con que Dios quería ser adorado por 
medio de los sacrificios, ceremonias y culto público. Gen. IV. 26. 

El gracioso navegante del Nilo, que con su barca de juncos 
caminaba i li eternidad^y que la Providencíalo hizo abordar 
tn los brazos de la hermosa Thermuth, hija de Faraón, al que 
le puso por nombre Moysés, que en egipcit) y hebreo sigoiOca 
sacado de las aguas^ fué el hombre escogido por Dios para que 
le mostrara á los hombres su origen y su historia, descrita coq 
una simplicidad y candor que son la magcstad y la pompado 
la verdad, que consignó al principio del libro santo que noso* 
tros llamamos Sagrada Biblia. En esa poética leyenda dictada al 
profeta, al poeta, al legislador, al filósofo^ &c., recuerda la des- 
gracia del primer hombre en los jardines de Edén, por la so- 
berbia^ y les enseña los ojos apagados del inocente Abel, que 
parece dormido en impasible sueño, primer muerto de los hom- 
bres, por la emponzoñada envidia; cuya muerte dejó á una 
madre bañada en lágrima», pues asi como Dios ha puesto eo el 
alma del hombre una chispa de su inteligencia, de la misma 
manera ha pnesto en el corazón de la madre un relámpago de 
8u amor, por lo que nunca se puede - comprender lo que uia 
madre encierra de amor para sus hijos. En él consta la dádiva 
que les hizo de las Tablas de la ley, que recibió en el monte 
Sínay de las roanos del mismo Dios, para que guardaran los 
preceptos del Decálogo hasta la consumación de los siglos. (Este 
gran legiislador Moysés fué casado y su muger se llamaba SephoPn 
.yf« Etiofisa, como la de Lot se llamiba Jídt7.) ^ 



Los hombres conservaban puro sU idioma primitivo; maá 
el OFcrilor saf^nulo nos ü»ce en el (íen. 11., 3, que i|u«nendo 
los lujos de Noé perpetuar su memoria en los futuros sijílos, le- 
vanUiron 120 años después del dihjvioj en la tierra Senaar, cer- 
ca del Eut'rates> la célebre torre de Babel; pero que Dios Casliaó 
su orgullo con la confusión de las lenguas, en donde perdie- 
ron ó adulteraron la primitiva. Esta confusión produjo nece«a- 
riam(Mite los idiomas que llegan en nuestros días á 3>0H,como 
se diré en oirn luj^ar. 

Esparcidas las familias por la faz de la tierra y perdido 
8u idioma en ese aislamiento, fueron perdiendo también en co- 
nocimiento del vecdarlero Dios y comenzaron á adorar á los 
ai^troS) objetos grandísimos y sublimes para sn escasn instruc- 
ción, t^sta idolatría es la mas anticua de ios hombres y de 
donde tal vez sacaran los «aldeos el Politeísmo, que según la 
Historia saí?rada, fueron los mas antiguos en esto. 

Los Patriarcas según el mismo Moysés, adoraron á un solo 
Dios, pero la familia de Seni, hijo mayor de Noé fué contami- 
nada de idolatría, y Tharé y Nacho r adoraron ídolos estranjíe- 
ros. Josué, 24, 2. El primero que habló de dioses ó ídolos fué 
Laháii, mas de mil años después de la creación, á quien pÍRtan 
como un hombre muy malvado. Berg. Lib. 3, f. 199. 

Desde esa fecha iiasta nuestros días, afirman unos que as- 
ciende el número de religiones á 1,100, siendo una de laá mas 
antiguas la de los Bracmanes. 

Entre los que han escrito sobre esto aparece la curiosa ta- 
bla siguiente, que supone la población del mundo en este nú- 
mero, pero los ceasos mas recientes traen otra que está en ta 
nota Estadística, 

Habitantes del mundo 760000,000. 

Creencias religiosas. 

Judíos 4 000,000 

Cristianos griegos 70000.000 

Católicos Uomanos 135000,000 

Protestantes 131.000,OoO 

Mahometanos 110 000,000 

Paganos 310 000,000 

Total. . . . 760.000.000 

En nuestros dias los protestante» solo llegan á tres millo- 
nes^ y los católicos 4 «doscientos. 

En todas estas creencias se encuentran varones esforzados 
^ rígidos en las práticas religiosas; pero en ninguna de ellas 
se encuentran unos Simeones Stylitas asombrando al mundo 
€on sus extraordinarias penitencias, paes el primero estuvo 48 
(«ños en una columna de 42 codos de elevación, y el segundo 
en otra 68aaos. Ni mu^^ho menos «soa bóroeaVque coq profun4% 



^7J- 

humildad y encantadora dulzora dan la vida en los anfiteatros 
y bajo la cuchilla del tirano» por soatener su fé y colocar en sus 
frentes victoriosas la corona inmarcesible del martirio y en sus 
manos la palma de* la inmortalidad» como en la religión cris'^ 
tíana goe cuenta mas de 18.000,000 de mártires, siendo algunos 
de eUos jovectilos tiernos» que con intrepidez han confundido 
á les tiranos^ y otros que han arrojado las cartillas en la escuela 
para correr al martirio, como loa niños san Justo y san Pastor* 

La religión del trislianismo es la única d:el alma, del cora- 
ron y de U verdad. Esta religión es la amiga del pobre y del 
débil) es la religión de los corazones heridos y lastimados, es 
el bíisamo consolador que cura y fortifica al que cree. Esta 
religión derrama sobras los corazones afligidos* el raudal de con^ 
suelos que i ios desgraciados concede la fé. Y con dultura des^ 
cubre al alma el secreto de gozar en 4os sufrimientos y de amar 
las adversidades. También producé héroes que se ejercitan en la 
ardiente caridad. Si esta religión es la única sobre la tierra, 
qbe cual ab^a saca de lo amargo y de lo dulce el mismo jugo 
de la miel, esto es, la divina consolación, solo la religión del 
Crucificado dá un paso mas allá del sepulcro, y asi como el bál« 
samo de ios dolores de la humanidad es la oración, ^i también 
nuestras lágrimas vertidas por los fieles difuntos, son como un rocié 
refrigerante para sus- almas en las prisiones del purgatorio. 

La religión cristiana tiene tradiciones venerandas, miste- 
rios encantadores, dogmas sublimes, preceptos morales, cere- 
monias edificantes, y sobre todo, un Dios que no solo murió 
por el amor de los hombres^ en laeima del ensangrentado Gol* 
gota, por lo que el Viernes Santo es el dia mas grande en todo 
el mundo, sino que el mismo amor le hizo quedarse con ellos, 
obrando el asombroso milagro de la Eucaristía, hasta la con- 
sumación de los siglos; por lo que dijo el dulce Bernardo en 
un éxtasis de amor divino^ que este augusto sacramento es el 
amor de los amores. Y el gran Padre San Agustín, en un tras- 
porte celestial, con su pluma de fuego afirma: que aunque el 
poder de Dios es infinito, no podia darnos nada mas grande 
que él mismo, en este admirable sacramento. 

La bandera del cristianismo es la Santa Qruz^ que radiante 
tremola en la cima del Góigota diez y nueve siglos há. La cruz 
es el signo de la vida aunque se coloque en les sepulcros. Tam- 
bién es símbolo de amor, de fé y de esperanza. La fé, la ca- 
ridad y la religión, tienen un poder infinitOé Constantino abolió 
•el suplicio de la cruz en todo el imperio. 

Los cristianos también tienen una madre que nos reengen- 
"dró en el Calvario, tan santa, tan hermosa, tan linda, tan mi^ 
serícordiosa, tan amable, pura y bella^ que el escaso entendi- 
miento del hombre no pnede comprender ni esplicar e^e ma» 
l^rofundo y «sin limites de estraordinaria grandeza, en que estft 
inundada la Hadreí de Dio» y de los hombres». v 

10 



—74^ 

Diseminadas los hombres por todo el rnunáo^ no soló pei^ 
dieron su idioma primitivo y su verdadera religión, sino qué 
también perdieron su tipo, color y dimensiones, tomando la 
de las latitudes y climas donde se radicaban. 

Raza humana, — Los naturalistas la han dividido en varios 
ramos; pero la ciasiflcacion €|ue ha hecho Biumenbach es la 
mas sencilla y la recibida hoy dia. Los nombres de estas razas 
son cinco: Oaucasa, Mongola, Etiope, Americana y Malaya. 

Raza Cancasa.-^EñUí raza, que se halla muy diseminada sobte 
la superficie del globo, se distingue de las demas> tanto por su 
belleza flsica de primer órden^ cuanto por su eminencia inte- 
lectual. Su piel aun puede decirsf^ por regla general que es la del 
color mas claro: con todo no d^a de ser susceptible de una 
gran variedad de tintes> llegando en algunos paises á ser casi 
flegra: el cabello es delgado» largo^ risoso y de varios colores. 
£1 cráneo es ovalado y grande> y la frente alta y despejada^ 
el rostro es comparativamente pequeño^ de ferma elíptica y bien 
proporcionado. La nariz es arqueada ó aguileña^ la barba abultada 
y los dientes verticales. Las principales divisiones dignas de con«> 
¿ideracion en la raza cáucasa, son la rama germánica y la céltica* 

A la raza caucasa se debe casi todo cuanto poseemos en 
literatura,* en artes y ciencias, y se ha distinguido mas que niti" 
guna otra por sus instituciones y por sus obras, fruto eviden- 
te de un grado de inteligencia siiperior. La Europa es la parte 
mas poblada de esta raza. 

Raza Mongoia.^LBL raza Mongola, considerada con relación 
al número de sus individuos, es una familia de mucha impor* 
taocia, incluyendo los tártaros mongoles, los turcos, los chinos^ 
los indochinos y las razas polares. Estos individuos cubren una 
inmensa porción del Asia; mas de la mitad de la América del 
Norte hacia el circulo ártico y una porción de Europa. 

Los distintivos físicos que caracterizan esta raza Mongola 
varían considerablemente; pero la descripción general que sigue 
tiene sin embargo una aplicación muy estensa. La tez es comun- 
mente de color aceitunado y en algunos casos se aproxima al 
amarillo: el cabello es negro largo y lacio, muy rara vez rizoso: 
la barba en general escasa: la nariz ancha y corta: y los pómu- 
los (mejillas) grandes y aplanados, con arcos sigomáticos salieD* 
tes. El cráneo es oblongo, pero achatado á los lados, lo cual 
le dá una apariencia de cuadratura: la frente es pequeña. En 
facultades intelectuales no son los mongolas escasos; pero se 
distingen mas por el talento de imitar, que por el de la invención. 

Raza Eti&pe ó Ne§ra.'^LA variedad Etiope ó negra de la 
especie humana, se distingue por una tez casi negra, cabello» 
también negro y lanoso, ojos grandes y prominentes, nariz anche 
ly chata, boca grande y labios gruesos, la cabeza larga y an« 

{esta, la frente pequeña» los pómulos prominentes, las mandil* 
u|as salientes y la barba pequeña» 



—75- 

Las prindpales fiíiniliai etiopes, son los negros del Africt 
central» los cafres» los hotentotes^ los naturales de AustralasU 
y algunos ísleoos del Archipiélago Indico y Océano pocfileo. 

Esta raza no posee grandes ingenios, tai vez por su opre- 
sión y poco cultivo. No obstante, es nruy conocido en la his* 
toria el nombre de Juan Latino^ y en estos últimos años, cq 
la Repubtica Neo-Granadina asombró la extensión de conocimicn* 
tos que manifestó otro negro, en todos los ramos de las cien- 
cias, en un examen póbirco que hicieron de sus disc^ulos ios 
BR. PP. Jesuítas de Cartagena. 

Raza aaierieana, — La variedad americana ocupa límites 
bien conocidos. 

Los principales distintivos de esta razason: tez de un pardo 
rojizo, cabello largo y liso, barba escasa, ojos negros y hundidos» 
frente deprimida (algunas veces por medios artificiales) pómulos 
elevados, nariz aguileña y prominente, cr&neo pequeño, boca 
grande y latios túmidos, con cuerpos pequeños, perosimétricos« 

Comunmente se dividen ios americanos en dos graodies 
familias: la de los Toltecas, que abraza ciertas naciones mas 
civilizadas, como los indios mejicanos, peruanos y bogotanos; 
la otra comprende las tribus barbaras del Norte» Bra^sil, Pata« 
gonia y Tierra del Fuego. 

Los americanos diOeren mucho en color y estatura. La tez de 
algunos de elfos no es parda, sino áe un color de cobre perfecto. 

Rasa dfa/a^.o- La variedad Malaya de la especie humana, 
se distingue por la tez de color pardo oscuro, pelo negro vasto, 
boca grande, nariz pequeña y ancha, rostro aplanado y espan-* 
sívo, la mandíbula superior prominente y los dientes salientes. 
El cráneo en esta raza es alio y cuadrangul)M% y la fteate baja 
y ancha. El carácter délos malayas es áe orden inferior; peio 
muy activos é indinados á empresas marñimas, manifiestan mu- 
cha inteligencia y pueden considerarse como un pueblo ingenioso. 

Las islas de Borneo, JUva, Sumatra, las Filipinas, Nueva 
Zelandia, parto del Madagascar y varias de las Polinesias, soa 
liabiudas por esta clase de hombre». 

En resumen: los Mongoles poseen la mayor parte de lasu^ 
!perfieie del globo, luego los Cáucasas^ siguen los Americanos>. 
i estos los Etiopes y por último los Malayas. 

Estatura del Hombre». 

Piéé cast. Pulg. 
El hombre de Europa y Asia; mde 6 »» 

De Patagonia ........... 7 *» 

Be África y América ...... 5 9 

ht Laponia y Labrador .... 4 10 

Extendiendo el hombre los brazos en forma de cruz, M 
dimensión que resulta de una rnaao á bi otea,, es el alto quf 
^ene su cuerpo» -* 



En la especie humana» sír saber la causa, se encuentran 
4os estaturas muy opuestas, una muy pequepa, que se le llama 
pigmea, y otra corpulenta que se le llama jígantesca. 

La Sagrada Escritura habla de toa. jlgautes que vivían antes 
del Diluvio, diciendo que eran hombres atrevidos y crueles» que na 
pbservaban otra ley que la violencia y la fuerza de sus armas» 
Gen. 6, 4. Los jigantes mas famosos fueron los de la Palestina,, 
gue habitaban en Hebron y sus cercanías: su talla excedia tanto 
i la de los demás hombres, que los israelitas paredan langostas 
á su lado. Nüm. 13., 33. Goliat 'tenia seis codos y un palmo de 
alto, fine viene á ser diez pies y siete pulgadas. 1., Reg. 17., 4. 
Los jigantes de la familia de Enah,. poseyeron la ciudad de 
Abrel ó Hebron. Gen. 23^> 2. 

En nuestros dias ha aparecido un individuo de esta familia» 
Venido de Méjico, y llai»ado el Jigante Salmerón. 

El año de ia4l existia en Izabal el Sr. D. losé Moyo, gefe 
militar de aquel puerto» tan grande y obeso,, que pesaba 1& 
arrobas, 19 libras» 

Los hombres que ainaa la& riquezas son dichosos^ los que 
aman á Dios son felices* 

No obstante» hay un axioma fatal que el hombre atrevida 
no pierde de vista, y es: Que el mundo es de quien ten^a ha- 
bilidad para ser su dueño, sin pararse en los medios. Qoe el 
hombre ha nacido para dominar al mundo, y la muger para 
embellecerlo; por lo que el hombre es animal de costumbres, 
que se aclimata en todos los paises y se connaturaliza k todos. 
los peligros. 

Los hombres son poderosos por el número» fuertes por la 
razón y felices por la paz. 

El hombre tiene en la cuna de su nacimiento una inscrip- 
ción que dice: el hombrees grande para toda y es el mismo 
en todas partes. 

El hombre desde que nace lo mece la muerte en sus brazos, 
y corre mas ó menos presuroso según su vida al sepulcro, y 
en su borde se encuentra ¿ la muerte» que es la madre del 
reposo eterno. 

Sobre la fría losa de este sepulcro está gravada» desde el 
paraíso terrenal, otra que dice: El es polvo y en polvo se cofk^ 
vertirá. En efecto todo acaba en la tumba. 

Arquitectura del cuerpo humano.. 

Número de huesos del euerpo humano 24^ 
4*Iada uno tiene de tensiones. • • 40 
Tiene movimientos de juegos diversos 11,000 
£1 espinazo e^ el tronco principal del 
cnerpó. 

Tiene de vértebras 24 

Estas unen álos huesos en fuertes cartílagos para sus mo^^ 
pimientos» ' 



-77— 

Itoécientos cuarenta y nueve huesos forman un esnuelelol 
divididos en esta forma: 



En la cabeza 

Del casco 

J)e la mandíbula superior . 
De la mandíbula inferior . 

De los oídos 

Dientes. .....* i 

El hioydes 

En el tronco ....!! 
Vértebras del cuello. . , 
De las espaldas .... 

De los lomos 

Del hueso sacro . , ! ! 
Del hueso de la colilla ó 

cóccix 

Del esternón ..... 

Costillas 

Clavículas 



60 Huesos que componen el in« 

8 nominado ..... 6 

11 En los brazos .... 62 

2 Escápulas 2 

6 Húmeros 2 

32 Cubitos 2 

1 Radios 2 

67 Huesos en los dos carpos. 16 

7 En loftjnetacarpos ... 8 
12lEn los diez dedos ... 62 

5[En los muslos y piernas . 60 
5 El fémur, rotula» dos cos- 
tillas 4 

3 Huesos del tarzo. . • » 7 
3 Del metatarzo. .... 5 

24 De los dedos 14 

2 De la otra pierna ... 36 

Dr. Martines, 

Los huesos se dividen en tres clases: Cor$$Sf ancho$ y largosi 
Análisis de los huesos. 

En los huesos analizados por Foureroy y Vanquelin, halla- 
ron estos químicos que se comprenden de: 

Cartílago sólido^ aceite y jelatina 51 partes. 

Fosfato de cal 37 7 

Carbonato de* cal 10 » 

Fosfato de magnecia. ... 1 3 

Total ........ .100 » partes. 

Músculos. — Como siempre son pares, con una ó dos ps*- 

cepciones, resultan 435 

£1 cuerpofor la agencia de los músculos puede hacer 

acciones distintas y determinadas, por lo menos 5,750 

Los fisiologistas dividen en dos clases los músculos, volun- 
tarios ' é involuntarios^ como el corazón. Voluntarios ios que 
penden de la voluntad. 

Músculos.'—li,\ cómputo mas regalar de loe músculos del 
cuerpo humano es el siguiente. 

• • . o 

. • . 4 

... 13 



En la frente 2 

Occipucio 2 

En las pestañas. ... 6 

Ea los ojos • .... 12 

£b b aari% • • • • • V 



En las orejas • 
En los oídos • 
Eq los labios . 
En la lengua • 
Eq la campanilla 



. é 



Én la laringe . 
En laflarinsie • 
En el híoydes . 
En la quijada baja. 
En la cabeza . 
En el cuello. . 
En las escápulas 
En los brazos . 
En los codos • 
Eq las dos canillas 

res del brazo. 
En las muñecas 
En los dedos . 



meno* 



14 

7 
10 
12 
H 

8. 

8 
t8 

n 

8 
12 

4a 



En la respiración . 
En los lorao^ » • 
En el vientre . • 
En los testículos • 
En la irejjga. . . 
En el mieinbFa viril 
En el anoc . «. . 
En los muslos • • 
En las piernas • . 
En los pies • • . 
En lt)s dedos « • 



Que- todo» suman . • 
Dr. Mürtinez^ 



57 

6 

10 

2 

1 

4 

4 

30 

22 

18 

Ai 

435 



Fluidos eomunmente llamadas humares. 

Los fluidos principales del cuerpo bumauo son: 

1. La t^angre. 2. La linfa. 3. El prespiratorio. 4. El fori-* 
«ular. 5. El glandular. 6. EL quilo. 

Sangre. — La sangre es la vida, porque vivifica todas las par- 
tes del cuerpo. Los antiguos decían que era el principio vital de todo 
t^uerpo animal. Asi es recoaocido en varios pas(\jes de las santas 
escrituras. . 

La circulación de la sangre es objeto de controversias ea 
los anatómicos; pero prevalece et de iu clrcolaeic^n. 

La gravedad especifica de la sangre es una cuarta parte 
mas que la del agua. La sangre en un adulto será de 24 á 30 libras 
^stellanas. Los puntos por donde circula la sangre en el cuerpo 
se llaman venas y arterias. La vena principal se Itamacava. 
La arteria priccípal se llama aorta; ambas están en el centro 
del cuerpo. 

La sangre corre en las venas pausadamente, en las arterías á 
saltos. Estos saltos se perciben en los sentidos y el pulso» el cual 
indica sus principales modificaciones. 

Fenómenos generales de la cireulacion. — ^El corazón del 
hombre adulto, de mediana edad se contrae 70 ó 75 veces por 
minuto. Sus latidos son mas numerosos en la juventud» mas raros 
en la vejez. Son algo mas frecuentes en la<9 personas de tempera- 
mento sanguíneo que en los siyetos de temperamento flemáticu> y 
«n la muger mas que en el hombre. Su numera varia mucho en 
losauimales; se ha contado basta 20 ó 24 en los peces, unos 60 
en las ranas, 100 i 140 en las ayes, 120 en el conejo, 170 eu 
el gato, 95 en el perro, 75 en la oveja, y 40 en el caballo. 

Los latidos dei corazón son mas> frecuentes después de las 
comidas y aun después de los esfuerzos; son . mas raros desr 
pues del sueno. S^gun Parrón la frecuencia del pulso, que era de 
yo al nivel del mar llegaba á75 á 100 metros sobre este nivel, 

£1 pulso es, ma3 frccipite en las ¡nOamaciQues y en las fie^ 



íbires, frecuente y áéhH cttando dismínuyei) las fuerzas, y á vecei 
de nina lentitud notable cfñ las afecciones nertoisas^ eb las que 
bay mas opresión que aniquilamiento de fuerzas. 

Sobi*e la frecuencia del putsío en los sexos én estado de 
salud y de perfecto reposo ha hecho Gui investigaciones curiosas, 
cuyos resultados se poiuen en la tabla siguieute. 



Homires. 



lEiadiss. 



Ira. semana. 

2 á 7 anos. 

8 á 14 id. 
15 á 21 id. 
22 \ 28 id. 
29 á 35 id. 
36 á 42 id. 
43 á 49 id. 
50 á d6 id. 
57 á 63 id. 
64 á 70 id. 
70 é 77 M. 
78 á 84 id. 





Muf^res. 




á 

E 


á 

s 
E 


¿ 


i 

c 


^ 


c 


"S 


vS 


SS 


as 


s 


o 


160 


104 


128 


56 


128 


70 


98 


58 


120 


70 


94 


50 


124 


56 


82 


68 


114 


54 


80 


60 


94 


62 


78 


34 


100 


56 


78 


44 


106 


64 


77 


42 


96 


64 


76 


72 


108 


60 


77 


48 


100 


52 


78 


48 


104 


54 


85 


50 


105 


64 


82 


41 



Las puTs^'ciónes se disminuyen según la postura del cuerpo, 
son menos en el hombre sentado que de pie, y en el acostado 
menos que en el sentado. También el pulso de por la mañana 
es un poco mas fuerte que el de la tarde. 

Sistole y Diástole. — Dos movimientos causa la sangre en el 
eorazon,el del Sistole al entrar y el del Diástole al salir después 
ide un espacio de repeso. La presión del líquido contra pare- 
des elásticas constituye lo que sollama pulsación. La punta del 
corazón se vuelve hacia la derecha durante el Sístole, y hacia 
la izquierda durante el Diástole. 

La sangre es un líquido que contiene las sustancias nece- 
earías para la formación de todos las partes del cuerpo. 

La sangre que viene de los pulmones y arroja por todo el 
cuerpo pasando por la aorta tiene un rojo encendido. Cuando 
suelve de ías venas tiene un color rojo oscuro. 

Un hombre de 25 afios/cuyo peso fuese de 145 libras teñ« 
dria 32 libras de sangre, y ana muger que pesase 127 tendría 27«. 

La ^aiígre de la rauger tiene mas^ agua que 14 deiJiombre^ 



ANAUSm QUÍMICO t>E U SANGRfi DEL fiOMUtlÉ BÉGÜN KUtLEII. 
Las sustancias mas importantes que se hallan en la sangre san: 

Nombres. Funciones. 

HerncUna • ^ . é • » 4 » Da el coler rojo« 
Fibrina .•»•.»• De la fíbra y sustancia alimenticia^ 
Albúmina. \ • • f • • De la nutrición de tejidos blancos* 
Stearina y % » • ^ « • Parte mantecosa. 
Elaina. »•.•»•• Parte aceitosa. 
Cinco sustancias. 

Partes eomponentes de la sanaré.— Carbono, Hidrógeno, 
Ázoe, Oxigeno, Fosforo, Azufre, Hieno. 

£1 hombre pertenece á los animales de sangre caliente. 

Líquidos que sirven para la digestion.-^SsLlisaL^ Jugo gas<* 
trico, Bilis> Jugo pancreático^ Jugo intestinaL 

DB LA MATERIA OROANlGA SEGÜM i. MULLER, 

Composición quimica de la materia orgánica. — Los elemen- 
tos del cuerpo del hombre y de los animales superiores son: 

El Oxigeno, el Hidrógeno, el Carbono, el Ázoe, el Azufre (espe- 
ciaimente en ios pelos, en la albúmina y en la materia cerebral,) 
el Fósforo, (que existe principalmente en los huesos, y cerebro), 
el Cloro, el Fluor, (en los huesos y en los dientes,) el Potasio, 
el Sodio,, el Calcio y el Magnecio (también en los huesos y en 
los dientes), el Magpecio, y el Silicio (en los pelos), el Hierro, qt e 
se encuentra co la sangre en el Pigmento negro y en ei crisiatino» 

Naturaleza orgánica. 
raíbono i^^^í^^ carbónico.] 

Gases y otros eomponentes. 

Oa?/jf«no.-» Descubierto separadamente por Priestley y por 
Sebéele en 1774, es un gas permanente, insípido, sin color ni 
olor, cuyo peso específico es 1.1056 del peso del aire. 

Hidrógeno. — DÍsscubierto en el siglo XVII, es un gas per- 
mámente, sin color ni olor, cuando es puro es el mas ligero de los 
.eotrpos, cuyo peso es 0.0692 de! peso de igual volumen de aire. 
Carbono.— Es un sólido^ que forma en su totalidad la pie- 
dra preciosa llamada Diamante. 

[ Nota:-^El ácido cianhídrico representa el Cianógeno, llama- 
do vulgarmente Acido prúsico^ Hqoido sin color y muy vene- 
noso, cuyo contraveneno es el Amoniaco, aplicado en el acto. 
^ 'Nitrógeno ó iájco^.r^Desenhierto en 1772 por Rutherford: 
^fiñ ua gas permaoeatei sia olor, ni sabor, ni color, algo ma» 



—84— 

íigBTD que €l aire, cuyo peso es 0.972 del peso del aire. Tam- 
hiea se llama Asoe íei griego. 

Azufre.— Es un sólido muy frágil, amariHo, insípido y 
sin olor, pero frotándolo despide un olor propio suyo. 

Fésjforo.—Xsi se llama por la propiedad que tiene de dar 
luz en la oscuridad. Fué descubierto en 1669 por Brand. 
£s un sólido algo transparente y amarillo, su olor se asemeja 
al deí ajo. 

C/oro.— Descubierto por Sheeleen 1774. Es un gas no per- 
manente^ de color verde amarillo, tiene un olor fuerte y so- 
focante, que impide la respiración, daña el pecho y la cabeza^ 
y respirado puro es mortal. 

Fimr.-^Es un gas sin color ni olor, análogo al cloro por 
sus propiedades. 

Sodio.— Vn metal descubierto poco tiempo ha. 

iZ/erro.— Metal muy duro y de color gris, pardo y negro, 
^el cual se hace toda especie de armas y la mayor parte de 
los Instrumentos de los artesanos. 

^ro//20.— Descubierto por Balard en 1826. Es un líquido 
rojo, muy cargado, venenoso, de un olor muy fétido, de donde 
le viene el nombre. 

/aíío.— Descubierto por Gurtois en 1811. Es un sólido cris- 
talino, de aspecto metálico, tiene un olor análogo ai bromo, y 
es un veneno muy activo. 

iSi/eTizo.—- Descubierto por Bercelio en 1817. Es un sólido 
rojo, de lustre frágil y poco doro. 

Telurio —Descubierto por MuHer Breschenslein en 1782. 
Es un sólido blanco argentino y muy brillante. 

Arsénico.-^Conociáo de mucho tiempo ha. Es un sólido 
que presenta el aspecto brillante de acero, cuando está puli- 
mentado. Esta sustancia es un veneno terrible, y tomado por 
un animal, puede no producir el envenenamiento sino después 
de mucho tiempo. 

Z/oro.—Descubierto simultáneamente por Davy, Gay Liís- 
sac y Thenard en 1809. Es un polvo bruno que se extrae del 
ácido bórico. 

Silicio. — Obtenido puro por Bercelio, se asemeja mucho al 
boro por sus propiedades físicas. Combinado el silicio con el 
oxígebo, forma la Sílice, qHe en su mayor pureza constituye 
el Cristal de roca, ó cuarzo, sustancia muy abundante en la 
naturaleza. 

Nota:— M. Deville ha obtenido el boro en cristales limpios» 
tan duros, que llegan á romper al mismo diamante. Es sabido 
que el diamante se raya con sus propios polvos. 

Poros del cuerpo humano. — La piel del cuerpo humano és 

un objeto muy curioso para el microscopio. Cortando un pedazo 

delgado de ella con un cortapluma bien afilado, y aplicándolo i 

; ^n buen microscopio^ se verá ea él una multitud de pofos^ 



—82- 

por medio dé los cuales la materia transpirable se supone qti^ 
pasa perfectamente. Se vén todavía mejor estos poros en el 
pellejo d6 debajo ó carne viva. 

Dícese que hay mit poros en la longitud de una pulgada» 
y de consiguiente, en una superficie de una pulgada cúbica habrá 
1.000,000, por medio de los cuales está siempre saliendo I& 
transpiración sensible ó insensible. 

Habiendo 1.000,000 do poros en cada pulgada en cuadro, 
puede hacerse el siguiente cálculo del número de poros que hay 
en todo el cuerpo. 

La superficie del cuerpo de una persona de mediana corpu-* 
lencia se calcula que contiene 14 pies, y como cada pié contiene 
144 pulgadas, el número de poros será estimado en dos mil 
y diez y seis millones. 

En todo el cuerpo humano solo la piel de la cara se mueve co- 
mo queremos, por causa de sus membranas carposas y músculos. 

Pelo de la cabeza.— -Lsl cabeza regular de un hombre tiene 
por término medio 844,000 pelos, y la de la muger 622,000. 
Las rubias tienen m^yor número que las morenas. 

Respiración y transpiración, — El hombre respira un pié 
cúbico de atmósfera renovándolo á cada respiración. 

Cerca de cincuenta veces cada minuto, se levanta y baja el 
pecho á la manera de un fuelle, que al dilatarse recibe el aire 
libre que refresca el pulmón, y cuando se comprime lo repele: 
el primer movimiento se llama inspiración^ y el segundo espi-- 
ración. Sin esta operación ningún animal puede vivir. 

Según el Dr. Martínez, en te Disertación del calor; cap. 
188, dice; El calor del hombre en un buen termómetro es de 
96 á 98 grados: el de los perros, gatos, carneros, bueyes y 
cerdos, es de 101 á 102; y de las aves, que tienen cuatro grados 
mas que los cuadrúpedos, es preciso que transpiren también 
mas, y su vaho ha de ser mas corrompido y mas contrario á 
la vida; por lo que es muy nocivo á la salud dormir en la 
pieza donde hay aves y flores. 

La transpiración diaria del cuerpo humano es de mas de 
50 onzas. 

Vista del hombre,-— E\ rayo de la visual alcanza á once 
leguas y media á las siete de la mañana; pero ai medio dia es 
i menos distancia. 

Sonido. — El sonido para llegar al oído del hombre, recorre 
el espacio de 360 metros por segundo: siendo de noche á 
menos distancia, por estar las columnas del aire horizontales, 
diversas al dia, que por el sol están verticales. Si el sonido 
puede recorrer todo el mundo, gastaría 25 horas y media ea 
hacerlo. 

El hombre y el caballo son los dos animales que tienen 
los ojos de varios colores. 

Entre los fenómenos y deformidades que en todos los siglos 



presenta el cuerpo humano, Cratero, hermano del Rey Anigono» di- 
ce: que una muger parió ua muchacho que en el corto espacio de 
siete anos creció, fué mancebo, varón, casó, tuvo hijos y murió. 

Hay una cosaen la vida del hombre, que debía llamar nucho 
la atención de los curiosos; pero por lo común y frecuente pasa 
desapercibida, y es: que el hombre no conoce el momento en 
que se duerme. 

(5) Atm6»rera.--La atmósfera es una combinación de tre| 
gases di^atíntos, sumamente espansivos, cuyos intersticios estai^ 
impregnados de un vapor elástico condensable^ sin' proporcioa 
fija, pues está siempre, mudando, y el. efecto de esta mudanzi^ 
le llaman tiempo atmosférico. ... 

El primero de estos. gases se. llama Oxigeno. 

Ei segundo es conocido con el nombre de Ázoe ó Azote en- 
tre los químicos españotes y franceses, y por el nombre de Nitró- 
geno, por los ingleses. El tercero se llamabas ácido carbónico. 

Las proporciones de estos tres principios, según los filó- 
sofos modernos, son: Oxígeno, una parte; Ázoe, cuatro partes; 
Carbónico, una milésima parte. 

Esta triple mezcla, impregnada de un vapor elástico, está 
espuesta á la acción del calórico, principio todavía ignorado y 
solo conocido por algunas propiedades manifiestas. 

La cantidad de calor absoluto en la atmósfera es inaverigaar 
ble, y su aumento ó disminución es lo r|ue produce la tempe- 
ratura, que es el resorte principal de todos los movimientos 
del tiempo. Cuando estos movimientos spn fuertes toman su 
nombre según tos grados de su fuerza, y se llaman Aire, Tormen- 
ta, Huracán. 

Aire atmosférico.— E\ aire es trasparente, invisible, no tiene 
color, carece de gusto, es implacable y aunque et hombre lo 
siente al interior, asi como al esterior no lo puede percibir por 
ninguno de sus sentidos. Sabemos que nuestra vida se conserva 
por su acción; pero ignoramos las leyes que le fueron imparr 
tídas por el Creador para obrar con tanto artificio sobre nosotros. 

El método mas exacto para conocer la naturaleza del aire 
es debido á Mr. Dumas. 

El aire atmosférico rodea nuestro globo por mas de treinta 
leguas de elevación. 

Velocidad del viento culculado por muchos filósofos.T^ 
Afariotte le dá al viento regularmente fuerte cuatro leguas porhora. 

Derhan á las grandes borrascas doce leguas por hora, y 
£ondaaiine las hace subirá diez y ocho. 

Ganot, autor de física moderna, dice: «El viento moderado 
«amina de 14 hasta 25 pies por segundo y sucesivamente puede 
irse aumentando hasta 75 ú 80 en el huracán. 

La tabla más reciente y . curiosa es la que sigue del R. 
P. Jesuíta Antonio Canudas, calculada la velocidad del vienta 
{{tt)r niietros tn un seguodo. , 



—sí- 



tabla. 



Orden. 



1 
2 
3 

4 
5 
6 

7 



Demostracioa. 



Muv débil 

Déííil 

Moderado, viento fresco, brisa . 
Algo fuerte, bueno para navegar 
Fuerte .•.•.... 

Muy fuerte 

Tempestuoso ••*... 
Huracán 



Velocidad por V 
en metros. 



de 1. á 

de 2« á 

de 5. á 

de 8. á 



2. 
4. 

7. 
10. 



de lí. á 14. 
de 15. á 19. 



de 20. 
de 27. 



á 26. 
á 36. 



Lofl huracanes pueden tener mas ó menos fuerza; de modo 
que si llegan á la velocidad de unos 45 metros por segundo, 
podran derribar edifícios, arrancar árboles &g. Ademas no poca» 
veces corren una grande estension con una intensidad casi igual. 

M&ie&ros acuosos. — De todos los meteoros, que se engendran 
en la atmósfera, la lluvia es el mas admirable, mas benigno y 
titil á la vejetacron. 

Elevada el agua en partículas menudísimas, por el proceí^a 
de la evaporación, se remonta á la región del aire y hecha el 
juguete de los vientos y de variedad de temperaturas, puede 
caminar en forma de nubes, haciendo sombra á la mitad áeí 
globo antes de caer á su superficie. 

Mr. Luke Howard, el mas científico y exacto meteorolosí^ta 
del siglo pasado, fué de opinión que la lluvm es casi siempre 
el resultado de la acción eléctrica que las nubes sufren entre si. 
El Dr. Hulton de Edimburgo esplica mas correctamente este 
fenómeno. 

iVíH'c— Cuando las partículas acuosas se hielan en las líneas 
congelantes, y se agregan, producen la nieve. 

Hnmboldt dice: que el hielo perpetuo en los polos comienza 
desde la superficie de la tierra, y tirada una curva sobre el 
Ecuador, comienza en éste el hielo perpetuo á los 17,300 pies 
castellanos sobre el nivel del mar. 

Granizo, — Se forma el granizo por la congelación del va- 
par en las regiones mas altas de la atmósfera, causada por la 
mezcla de una corriente de aire sumamente frió, con el aire mas 
caliente en que el vapor está suspendido. 

El granizo es mas duro en el centro que en la parte este* 
rior, formando una especie de núcleo con varias copas concén- 
tricas. Son de varias figuras, redondos, ovales, chatos y pira- 
midales. Su tamaño es todavía mas varío que su figura. 

£n las latitudes muy altas el granizo es pequeño, entsf 



-83- 

los trópicos es mnyor, y>f mayor de lodos se lia observado en 
las zonas teriipiadas de ambos hemisieriu». 

METEOROS LUMINOSOS. 

Belámpago.--'E\ relámpago es una luz brillante despedida 
repentiiuimente del aire, y aunque de corta duracioa se estiuiide 
hasta el horizonle. 

Trueno.—El trueno es el estallido causado por la esplos»oi> 
del relámpaffo, resonando sesjun las de;^ignaldades de la super- 
ficie de la tierra, dei mismo modo que un cañonazo. La proxi- 
midad del lugar donde se efectúa el trueno, ))or la infla inaciuti 
eléctrica, so puede calcular fácilmente jmrel intervalo de tiempo 
entre la vista del relámpago y el sonido, calculando dos se- 
gundos por un cuarto de legua. 

Rayo.— Cu&uáo el fluido eléctrico inflamado, al tiempo del 
relámpago, es despedido por las ngbes, destruyendo por su 
Tioicncia cuanto encuentra, se llama rayo ó centella. Todo esto 
es producido por la 

Tempestad. — Esta se forma por los torrentes de nitro ar- 
rebatados dt'l Norte, las exhalaciones sulfúricas traídas por los 
\ii nlos del Sur, y lo» vapores acuosos conducidos de todas 
partes, mezclándose indistintamente en una masa confusa, pro- 
ducen aquellas repentinas combustiones aereas que tanto nos 
deslumhran, y el horroroso estruendo que acompaña la súbi- 
ta esplosion. 

Esta era la opinión general; pero el FiWsofo de Filadelfia, 
el que adelantó tanto en sus esperimfentos sobre la estension 
maravillosa que toma el aceite sobre la supcrflcie del agua, evi- 
tando y calmando á su vez las tormentas, pues el. viento ros- 
bala en la superficie del aceite y no deja que el agua levante 
esa arruga, que es el elemento de Uns olas: el célebre Franktin 
inventor del para-rayo, el año de 1762 (se ha reconocido que 
un para-rayo protege á su alrededor un espacio circular de un 
radio «doble de «u altura; asi un para-rayo de 9 metros de al- 
tura, resguarda una área de 36 metros de diámetro) descubrió 
que las nubes contienen fluido eléctrico en diversas porciones, 
y la que tiene mas fluido descarga sobre la que tiene menos^ 
causando luz, calor y estruendo. 

Arco ím.— Este arco tan magnífico como hermoso» atrajo 

.por sus colores la atención de todob los boAibres desde el 

prfncipio del mundo. La Sagrada Escritura le llama Arco de 

Paz y Alianza entre Dios y los hombres después del diluvio. 

Gen. c. 9. v. 13. 

Tan sorprendente es la vista del arco iris, que una plunia 
religiosa dice: La tempestad, el fuego del relámpago y el ater- 
rador ruido del trueno, nos revelan el poder y la magestad 
del Supremo Hacedor; pero su misericordia y su amorbrillaa 
.i|eo los ricos colores del arco iris. .... 



—86— 

La voz Iris, sale del hebreo d caldeo Ir, que sifinificar 
sigilante» áagel, ó meusagcro. 

•El arco iris es ocasionado por los rayos del sol sobradlos, 
glóbulos de agua que caen de las nubes; pero no lo podemos ver 
sino cuandotenemosla nuhe por delante y el sola las espaldas^ 

J5fa/*.— Esta palabra griega si|,'nifica. corona, y ios f2lósofo8. 
la aplican al meteoro que en forma de círculo aparece fre-» 
cuentemente al rededor de la luna. El círculo que algunas veces 
•parece al rededor del sol so llama parelio. Los halos al re- 
dedor del sol no ocurren jamás entre tróf^icos, rarísima vez ea 
la zona templada» en caso soló de vapores helados; pero junta 
á los polos son muy frecuentes. El Dr^ Rrewster ha ilustrado 
esperimen talmente la producción de los halos ó ; arelios. 

Parelio. — Este es un meteoro qiie representa uno é. mas 
soles cerca del verdadero, siguiendo, su movimiento. Se forma 
por las retlecciones y refracoiones déla luz del soL en las nubes,. 
y se esplica del mismo modo que los halos. 

Paraselena.-^Esie meteoro representa la luna en las nu- 
bes, y su vista es igualmente interesante como los parelios» 

Todos los metioros luminosos son producidos por la. re- 
ñeccion ó refracción de ios rayos del sol y de la luz de ia luna. 

MeteorolitQs. — Este meteoro» aunque bastante cora un,, por 
roas de treinta siglos se ha burlado de la sagacidad de todos, 
los filósofos antiguos y modernos, probando la insuficiencia de 
la razón humana, mientras no se somete á los hechos físicos;; 
tal es la calda de meteorotitos & aerolitos, lo que significa, 
piedras de meteoros 6 [Ticdras de la atmósft»ra. 

Todos los raetcorolitos están cubiertos de una costra de 
<50lor muy negro, »tn lustre, y la superficie llena de pequeñas, 
asperezas. El interior es de un color agrisado y de una testura 
granulada mas ó menos fina. 

Como esta materia está tratada tan eslonsaroente en otros 
lugares, solo haré mención del análisis que con mucha proligi- 
dad hizo Mr. Hatchett, en el reconocimiento de algunas m.eteo- 
rolitas, y estima la pirita en hierro 68., azufre 13., nickel 06.,. 
jTiataria terrosa desconocida 13. Los cuerpos duros separados 
dieron: sílice 50.» magnecialS., óxido de hierro 34., óxido de 
nickel 0.25. El sementó ó matriz dio: sílice 48., magnecia 18., 
óxido de hierro 34., óxido de nickel 0.25. 

El cromio es característico constante de estos cufrpoa 
meteóricos. * 

Mas de 200 casos de caídas de estas piedras son conocidos. 
Hubo una de hierro y seis masas de este metal que están re- 
conocidas ser aerolitos. 

El 9 de Diciembre de 1858 cayó en las cercanías de Tou- 
lousc, según informe del Director de aquel Observatorio, ua 

Írande aerolito, dividido en dos fracmentos, uno que pesa 90 
bras y otro de 18 á20; aates de caer se dejó ver largo tiempd 



-87— 

t&n la «atmósfera como un brillante globo de fuego. 

Electricidad de los cuerpos. — La palabra electricidad ed 
lomada del griego electrón, que significa ámbar, el cual frotado 
atrae los cuerpos ligeros, como papel> paja, &c. Se ignora la 
causa de la electricidad; pero ésta existe en casi todos los cuer- 
pos. Las primeras observaciones acerca de ella fueron hechas 
por el ingles Gilbert; posteriormente Otón de Guerick; después 
Roberto Boyie y los físicos de la Academia de Florencia; 
Uanksbée ideó el tubo y el disco de cristal que hizo rodar sobre 
un eje. En el siglo pasado, Mr. Du Fay, al sacar una chispa 
de una persona, creyó por la picadura que esperimentó, que 
la electricidad era un fuego capaz de quemar como el fuego 
xomun; y fundado en esto el sabio alemán Ludolf, logró infla-* 
mar el espíritu de vino con una chispa eléctrica del puño de 
una espada. Después vino el ilustre Frankiin á llenar esta cien- 
cia de torrentes de luz. 

La electricidad se desenvuelve por la frotación, el calor, la 
presión y el contacto; este último medio produce acciones estraor- 
dinarias, tales como la de hacer mover un padáver, y la elec- 
tricidad que él desenvuelve se distingue con el nombre de gal-> 
vanismo^ nombre de Galvani su descubridor; como Volta, autor 
de la famosa pila. 

Los descubridores del gaivano-plastia fueron Spenser 
y Jacob i. • 

(6) Bio».«- i?/os de Villanueva.—Esios cuatro rios de hu- 
milde origen y pobres de cantidad de agua y iDas pobres de 
celebridad, hacen lo que todos hacen cuando carecen de mé- 
rito personal, lo buscan en sus parientes, amigos ó paisanos, 
y siendo estos de la gran familia de los rios célebres del mun- 
do, buscan en ellos algo de celebridad por ser una parte aunque 
pequeña del gran todo, principalmente de sus paisanos el Ama- 
zonas, Missi.«:sipi y el Plata. 

Siete son los rios principales del mundo conocido, que tienen 
un curso de mas de mil leguas. 

Leguas^ 

1.^ En América. — El Amazonas, en el Brasil, nace 
por Oruro y desemboca en el Atlántico. Corre. . * 1.700 

2.® En América. — El Mississipi, en los Bstadoá 
Unidos, tiene su nacimiento en los montes de Roca. De- 
semboca en el Golfo mejicano. Corre 1.687 

3." En Asia. — Yenaei, en la Siberia, nace en los 
montes de Attay. Desemboca en el Océano Ártico* Corre. 1.611 

4* En ksisí.— Yangtse, en la China, nace en el 
Desierto de Cobi. Desemboca en el mar amarillo. Corre. 1.40S 

5.^ En África.— iVe/p, en Egipto, nace en la Abi- 
sinia. Desemboca en el Mediterráneo. Corre. • • • . 14400 

6.* En Xsiñ.^^oangho, en la China^ nacQ en el 
Desierto (le Cobi, Deeeoiboca m ^ xmc amarillo. Corxe, h3Sf 



-88- 

7.0 En Asia.— Oí)?, en Síberia, nace en los montes 
de Atfai. Desemboca en el Océano Ártico. Corre. . . 1.300 

Ríos principales de las cuatro partes del mundo* 

Europa* » • * . . el Danubio* 

África k el Nilo. 

Asia. el Yenesei. 

América . • . é • el Amazona^* 

El Nilo, como el Ebro en España v. forman un Delta en pu 
desembocadura. Mucbós siglos habían pasado sin que los esfuer* 
ios del hombre hubieran podido encontrar el origen del anciano 
Nilo; mas esta «loria estaba reservada á nuestro siglo y á la 
cosiancia investigadora del Capitán Speke y á su compañera 
Grant que por fin dieron con él. Éste rio sale del lago Hianga 
situado en el centro del África y bajo del Ecuador, En su 
embocadura tiene 450 pies ingleses de ancho. 
Ríos que corren mas de rail leguas, 7. 
Los que corren solo centenares de leguas» y los puntos don- 
de se hallan. 

Europa 21. 

África ..... 5, 

Asiiv 8. 

, América .... 8. 

Total ... 42. 

Ríos célebres en las Santas Escritura$.---E\ historiador sa- 
grado Moyses describiendo el Paraíso terrenal, dice; Gen. 2 13. 

« Y salía un rio del lugar del deleite para regar el Paraíso, 
el cual desde alli se repartía en cuatro cabezas. » 

RI08. !.• PAiíon* Este cerca toda la tierra deHevilath. en 
donde nace el oro, tiene su origen en los montes de Ararat y 
desemboca en el mar Euximo. 

2.» GcAo».— Este es el que cerca toda la tierra de Ethiopia. 
Nace en las montanas de Armenia y corre con mucha rapidez, co- 
mo significasu nombre. Desemboca en el mar Caspio. Gen. 2. 13. 

3.* Tigris. —-Esie corre hacia los Assyrios. Rio famoso de 
las Santas escriiuias que sale del Paraíso, afluente del Euphrates. 

4.* Euphrates.'—JMo famoso: tiene su origen en el monte 
Ararat y después de recorrer muchos países, unido al Tigris 
desemboca en el Golfo Per$ico. 

/orrfan.-— Olro rio mas célebre en los libros Santos. Este 
tiene su origen al- pié del monte Líbano cerca de Cesárea 
de Philipo. Corre hacía al Mediodía por las aguas del Meron y 
el lago de Genesareth, hasta el lago Asphar ó mar muerto, 
por espacio de 50 leguas. 

Son muchos los milagros que consta por la Escritura haber- 
se obrado en el Jordán. Retrocedió una parte de él para á^ 



paso i los Hebreos baj» el gobierno de Josbé. Jos. 3. 13^ 

filias y Elíseo lo pasaron, dividiéndose sus aguas al golpe ie 
la capa de EKas. 4. Reg. 2. 8. Y lo qne es mas, que todo, en el 
Jordán fué bautizado el Seúúr por la mano de su Precursor. 
Hath. 3. 16. 

Santificadas ya las aguas del Jordán por el bautismo del 
hombre Dios, según el Ábate Orsioi en su Historia dt la Madre 
4t Diés^ tuvo lugar en el mismo río una santa y tierna cere- 
monia, cual es el bautismo de su Santísima Madre, y el del que 
habia de ser su Vicario en la tierra^ el Pescador Pedro. Ved 
aquí como se espresa este elocuente escritor 

c Jesús, la Virgen y los Apóstoles, se dirigieron «n dia al 
salir el Sol, hacia este rio. La Virgen se hallaba vestida toda 
de blanco, según la costumbre át los hebreos, cuando figurabüii 
aisladamente en alguna ceremonia religiosa, y se mantenía grave 
y profundamente recogida al lado de su Hijo y de su Salvador; 
ellos entraron juntos al rio. Levantando entonces con su mano 
divina el velo oriental de su bella y casta Madre, Cristo fijó 
sobre ella su dulce y penetrante mirada con una ternura infi- 
nita; y después dejó caer sobre la frente de la Virgen sin man- 
cha, el agua sagrada que regenera para la vida eterna; y El 
que era una de las Tres Bivinas Personas la bautizó en el nombre 
de la Santísima Trinidad.» Después bautizó á San Pedro, segud 
San Eutímio. 

Eleutkero.'—Kío delaSyria 1. Mac. 11. 7. Tiene su origen 
en el Líbano y entra en el mar de la misma Syria. 

Cocyío.— Rio de la Arcadia. Los Poetas le llaman Rio de los 
infiernos. Hablase de este rio en el libro de Job. 21. 33. 

Abano.^ñ\o cuyas buenas aguas alaba Naan Siró, 4. Reg. 5. 
Corre junto á Damasco. 

Rehoboth.— Rio de Idumea en cuyas margenes nació Saúl» 
Rey de Idumea. 1. Paral. 1. 48. 

G^5fln.— Rio del Asia, célebre par haber trasportado Sal- 
manacer á los Israelitas á sus riberas. Reg. 17. 6. 

Ckolar, — Rio de la Chaldea, llamado rio Real de los Assyrios. 
Ezechiel estaba en sus riberas cuando» se abrieron los cielos y 
tuvo las visiones proféticas, que anunció después al pueblo. 
Ezech. 1. 1. 

Superstición del rió Gangrw.—LoS habitantes del Ganges son 
tan supersticiosos, que creen que este rio tiene su origen eh el 
Cielo, y se tienen por dichosos cuando mueren entre sus ondas; 
y hay madres tan bárbaras que sofocan á sus pequeños hijos 
en Su corriente, para que vayan pronto á la patria celestial. 
|Miserias humanas producidas por la ignorancia mas grosera 
y lá sQ{)feri9ticion ihas brutal! 

El poético rio grande dé MittdanaO en las islas Filipinas. 

El heiliioso Sená^ rio de París, célebre por ser ei tríste sé^ 
foSsctot de- los desgraciados que se arrojan i él. ' 
12 



^90— 

Rio Ainasonas.-^Eüie caudaloso rio ea e! mayor del mut)'* 
do y se forma de otros dos» el Tumguragua y el Ucayali, qué 
en su aflueeoia miden una legua de anchura, variando en au^ 
mentó basta su deseroboeadura, que es mas de 65 leguas. tte«> 
cibe una multitud de ríos, y su corriente es tan rápida» y el 
volumen de agua que trae es tan considerable, que borlándose 
de los furores del mar bace un .empuje, desprecia sus eneres-^ 
padas olas, le arrcya sus aguas,- pugna con el soberbio Océano» 
io vence y traía en él su curso por el espacio de mas de 50 leguas, 
punto en donde conoce el hábil marinero la presencia delfor* 
midable Amazonas, al que le dan el nombre, como también al 
crecido y pintoresco Plata, con sus 40 leguas de desembocadura 
y 500 de navegación^ de mares de agua dulce. 

El primero que reconoció este rio el año de 1500 fué 
Vicente Pinzón y en 1539 Francisco Oreilána, fué también el 
primer atrevido que reconoció su curso^ y hallando en sus már-^ 
genes dos mugeres armadas, la puso el nombre de Amazonas^ 
cuyo nombre lleva también el país qne baóa. 

Este rio en su dilatado curso forma muchas islas. El Padre 
€¡rval, que en 1794 subió una gran parte de él, en un tra- 
yecto de 300 leguas, contó 132 islas. 

Los ríos navegables, tributarios del colosal Amazonas, atra- 
viesan la . Nueva Granada, el Perú, Bolivia, el Ecuador y el 
imperio del Brasil; por lo que siempre han tenido estos gobier- 
nos sus sueños de oro con la interesante navegación de este 
rio, que dejaría una riqueza inconcebible en estos países, como 
la dejaría la unión de ios dos mares por Nicaragua. Solo en- 
tonces se conocería el Amazonas y se registrarían aquellas re- 
giones envueltas todavía en el manto de sus selvas, talvezcomo 
aparecieron al fiat de Dios el día de la creación. 

Hace muy poco que el Sr. Proaño publicó un folleto en 
Lima, demostrando la posibilidad de una vía de comucacion en- 
tre el Pacifíco y el Atlántico por el Amazonas, con la facilidad 
de andar 721 leguas en ocho días y medio. 

Con el mismo íjn y mas recientemente, el vapor ilfara^oha 
verIQcado un x^aje de esploraeioo en el rio de las Amazonas, 
desde su desembocadura hasta Nauta, en el Perú, en los confitiea 
de la cordillera. 

El sabio José Ignacio Victor Eyzaguirre, al verlo, lo saluda 
con la elocuencia que le es genial en sus escritos, diciendole: 

<No el vo.'úmen inmenso de tus aguas ni la majestuosa 
gravedad de tus corrientes; no los árboles frondosos cuyas raicea 
bañan hace veinte siglos tus olas apacibles, ni el tigre ni el 
jaguar, que huyendo del viajero van á ocultarse en los desiertos; 
nada de esto ¡oh Amazonas! me preocupa, cuando al borde de 
. tus risueñas riberas me detengo, ni nada de esto es nuevo para 
quien saludó los bosques del Magdalena y apagó Su seden las 
aguas del Danubio. Mi imaginación se fatiga contando las ái8r^ 



—91— 

fancias que recorriste, las nactenes cuyos límites marcaste y 
los pueblos que nacieron en tus márgenes. Tus bellas ondula- 
eioues me recuerdan tos verjeles floridos y los palacios de oro 
que colocó la fábula en e) pafs que te ve nacer, y laceras que 
retozan en las frondosas selvas que inundan tus cuFrrtentes me 
retratan el genio de 'tu« belicosas amazonas, filis ojos te vieron 
¡rey de los ríos! siendo todavía humilde arroyuelo Juguetear coa 
las t\ores que embellecen los valles de Azuay. Las hojas del tierno 
arrayan detenían entonces tus suaves corrientes, y los vastagos 
fragnnt«^s del cinamomo formaban el lecho por donde se desli- 
zaban tus a^uas cristalinas. Mil y mil arroyos veniao corriendo 
desde países remotos ptra conocerte, y mil y mil te daban sus 
aguas pairando tributo á tu grandeza. Precipitándote entre las 
selvas, te vf cual joven robusto que se abre camino, destrozan- 
do el bosque que se abre su paso, arrancarlos corpulentos ár^- 
l)oles, y dirigirte majestuoso al seno del Océano. Entonces lu- 
chando tus a%uas con las agua» del mar, tus corrientes se abrían 
€amíno por entre las ondas, para confundirse en el ianense 
abismo donde reúne el Señor todas las aguas.» 

En las márgenes del rio Cotuy (Haití) se hallaren les pe- 
dazos de oro mas graiKles que' se mandaron á España. 

Rio Tiquitinhonha. — Este rio üntco en el universo es afa- 
mado, no por el volumen de sus aguas como el Amazonas, el 
Tocantin, el San Francisco y el Plata, que como él riegan coa 
«US enormes caudales de agua el imperio del Brasil, sino por 
el gran número de diamantes que se han estraldo de su álveou 

La República de Chile Heoe 133 ríos que riegan su fértil suelo* 

Ríos principales de Guatemala^ — El San Pedro, el de la 
Pasión, el Lacandon» caudalosos brazos del Usunaeinla, y et 
Moiasroa, que naciendo en llotenango, Departamento de Solóla» 
atraviesa gran parte de la República con -el nombre de Rio 
Grande, y después de un curso de 80 leguas desemboca en el 
Golfo de Honduras, Inmediato al puerta de Santo Tomas. Es 
navegable para buque de poca cala, hasta cerca de Acasaguas- 
ttan, á ^ leguas de la Capital. 

El Motagua tiene desde su desembocadura hasla 90^ leguas, 
en su mayor profundidad de t&á }8 pies» con una anchura que 
varía de 80 á 120 yardas. En este rio, como en el éel Platanar, 
Ponteznelas, las Vacas y Guayape en Honduras, se encuentraa 
partículas de oro mezcladas con las arenas que forman sus lechos. 

El Pétoehic penetra hasta el corazón de la Verapaz, pudiendo 
ser navegable por vapores chatos, como lo es por piraguas hasta Te- 
lemán, distante unas 50 leguas del mar y otras tantas de la Capital. 

República del Salvador. -^^K rio mas grande é Importante 
del Salvador es el licmpa. Tiene su origen cerca de Esquipulae 
(Guatemala) y entra en el Salvador cerca del pueblo de Cítala, 
Departamento de Chalatenango. Corre un trayecto de 89 leguae. 
^ene mnchos rios tributarios basta Uegar al Pacifico, y sin eiGh 



bargü clesni^^aDToIun^n 4^ agita, solo $e presta para la Dayegacren 
eo vaporeitos planos ocho leguas arriba de su desembocadura» ea 
)a que tieoe de ^ch^ pof el iws de Mayo, doscieotas varas y 
ocho y inedia de profundidad» coa apa caDiidad de agua de 
3,761,610,000 pies cábicos. 

(7) Agu^-^iQué admirable es la naturaleza de esta sus- 
tancia primordial del mundo! Sin color, sin olor, sin gusto, y no 
obstante es el. agente mas penetrante de la naturaleza. Pesada» 
y sin emtorgfo ^tada de una fluidez aotonomástica, y divisible 
é un grado mayor de. lo que podemos concebir. £1 agua se 
descompone y se eleva en vapores incorporados proporciona im- 
ánente, que se vuelven á condensar en agua síu perder parte alguna 
de su cantidad primitiva. Los químicos mas industriosos han 
hallado en esto» áltimoi tiempos que el agua, por mas pura 
que esté, es un compuesto de gases ¿fluido elástico; y con ocha 
partes de o^^igeoo y una de hidrógeno han llegado á formar 
nueve partes de agua, sin pérdida visible de estos gases. A su 
fluidez se sigue la propiedad de mantener siempre igual su 
superficie. 

El agua jamas se encuentra pura en h saperfieie de Is 
tierra. La de lluvia contiene ordinariamente oxígeno, nitrógeno,, 
ácido carbónico, y muchas veces ácido nítrico. 

El agua llovediza es cerca d^ 900 veces mas pesada queelaire* 

Las «aguas délos ríos, manantiales y pozos, contienen casi 
siempre sal OMrina, sulfatos y carbonates de cal y de magnecia, 
y á veces potasa, soda y alumina. 

Esta agua elemental entra en la eoo^posícion de todas las 
sustancias materiales. ¿Cómo obra el agua en la natnralezaf Este 
es un arcano que no puede el hombre penetrar. 

Sabemos que se compone de partes menudísimas, pero 
ignoramos so figura. Sabemos que sus partículas están en con- 
tinuo movimiento intestino, pero ignoramos como se separan 
por. la acción del niego, del aire ó de la tierra. El calor las 
hace volar por la atmósfera; el aire las esparce en globos su- 
tilísimos capaces de flotar en las regiones superiores; y las sus- 
.lancias terrosas las dividen tan completamente, que pierden su 
fluidez. En su esparcimiento menudísimo por la atmósfera, ni 
una sola partícula llega á destruirse, y hasta el átomo mas 
indivisible de agua, errante ó solitario en los tres reinos de la 
naturaleza, conserva la esencia que recibió en el primer dia de 
la creación; porque la existencia de la materia y h aniquilación 
-de las sustancias, no reconocen otro origen ni tienen otro fin ma^ 
que el espresado por la voluntad deJMos al tiempo de la creaeion. 

Agua misteriosa de las Santas f^crt^i^fas.—* Guando un 
casado sospechaba de adulterio, llevaba á su muger ante el 
Sacerdote para que le diera á beber de esta agua, jque se llamaba la 
agua de la amargura. Si la muger era inocente le daba salud y 
fecundidad; mas si era culpada se énfejrniaba ^c. fium. d. 18. 27^ 



—93— 

(8) Catnratn* iw^latoles—iVwí^m.— Niágara cf^B-n |30ni«. 
brii índiü cuya s¡gni6cado nadie cunoce. hasta ahora. 

El espectáculo de la cntaraVa de Niágara es n^almente prodi- 
gioso. El rióse desprende todo entero ^n una cima asombrosa* 

Esta estupenda catarata sin igual en el mundo, y conside- 
rada como una de las mayores maravillas de la naturaleza,, está 
en Norte- A marica y se divide en dos. 

La primera tiene 5Ü0 varas en línea recta; pero como el 
borde de e^^ta catarata forma un medio círculo» no puede tener 
menos de 800 \aras en su concavidad. La altura desde don^ 
cae este vasto cuerpo de agua, sin interrupciou alguna» es de 
600 vara? castellanas. 

El ruido se oye distintamente por mas de siete leguas» y 
en lo profundo de la noche, con uq vientecitlo favorable» se 
puede oír á doble distancia. 

La otra catarata es estremadamen te hermosa y digna de ser 
considerada como la segunda maraviMa del mundo, inferior 
solo á la otra en dimensión y sublimidad. Tiene como 200 
\aras de ancho y es mucho mas sita que la otra. 

Un viajero moderno dá la eiguiente descripción: 

La totaiidlad de la gran curva formada por tas tres casca- 
das, y las de Iris y del Punto de Vista^ cuenta un kilómetro 
y medio, ó varas 1,769, las cuales, coa arreglo á ios documentos 
que hemos examinado, se reparten como sigue: 

Cascada americana: anchura 386 vs. altura 164 pies ingleses. 

Cascada central: anchura 24 varae^ altura 184 pies ingleses. 

Cascada inglesa, en forma de herradura: anchura 818 va- 
ras, altura 158 pies ingleses. 

Entiéndase que se debe comprender como altura la distan- 
cia desde la esplanada superior hasta las aguas inferiores, porque 
el abismo en donde se hunde la grao cascada denuncia una 
profundidad duplicada, supesieioo que se hace con 4anto^ mas 
fundamento, cuaHto que el lecho del rio debajo de la cascada 
americana, tiene una butiéura de 200 pies, y i»na anéhura de 
468 varas. Estas proporciones pueden dar una idea de la can- 
tidad enorme de agua que se desploma sio íoterrupcion eo 
aquellas inmensas concavidades, sokre lo coal uq observador 
curioso é inteligente ha formado el siguiente cáieulo» que ro<- 
producimos, sin garantir su exactitud. 

El Doctor Dwight, admitieodo una corríeóto inedia de aeía 
millas por hora, ha sacado los g»arisai08 siguientes: 1,225>. 108>S00 
toneles por dia; 102.092,400, por hora; 1.704,540, por minuto; 
y enQn 28,359 por segundo. Estücitculo medio varia, indlspenta^ 
blementeen razón del estado de- la atmósfera. Por esto un viento 
violento que empuje las agnas del lago Erie ai Niágara, puede 
producir una crecida de doe píéa por encima, de laa cascadas 
y por abajo, llenado el cauce, aii^ir las aguas de 15 á 20 pies. 

Carésoiú^Esta es hi catarata mas alta del mundo, E&táoQ^ 



Éuropa en la Saboya y s« fonma del río Orco que nace en el 
monte IJo»*»a, y creciendo con varías vertientes se precipita ver- 
ticalmente á la profunttídaci de cerca de 1,000 vara». 

Tequendama. — Esta esta catarata mas pintoresca def mundo-, 
por el célebre salto que áh el río Boí?oté en el ni>evo reino de 
Granada en la Ainéríca del Sur» y mirada como nn prodigio de 
la naturaleza. Su altura es de 250 varas» formando en su caida 
un arco que aumenta la Ifnea de su descenso á mñn de 300 varas» 

Junto á esa itnea, en medio del rio está una piedra poco 
saliente de la superficie del a£rua,.<iue se vá por otras piedras 
de ííruat postura, pero á una distancia que es menester dar un 
pequeño salto para llegar á ella. En es^a piedra, pues^ estuvo pa* 
rado^unos cuantos mmutos contemplando^ conanríeseo inmi- 
nenie, esa estupenda maraviMa de la naturaleza, ei libertador 
del Sur Simón Bolívar. 

En nuestros dias ha repetida esta misma operadoo el Pre** 
sidente Mosquera. 

Cataratas noiabies del mimia eomeUo ^puntot dcnébse hallanc 

En Europa 12 I En Asia t 

m África • . • . • 1 1 Ca AmMca. « * • • • it 

Primeras eataratos dil ftobo. 

Niiffara^ por su m&gnUud^ en Norte Amérieau 
Caresoli^ por su altura, en Europa. 
Tequendama, por lo bermoso y pintorescoy y per sasaltov 
en Sur América. 

Catarata de Saint* Anthony. — Esta catarata e& una de la» 
curiosidades de Plorte Anvérica que sin ser tan considerable como 
las de Níáirara, ofrece una vista admirable. Ijsl altura de la caida 
del agua es de vernte metros, mientras que el declive que atrae 
el agua á esteabisme^ es de diez metros y el que las iatisa fuera 
de la catarata tiene treinta y euatro de ancho. 

Guatemala. — Aunque en miniatura tefiemos aquí objetos 
curiosos de esta clase. 

El rio de la ciudad de Amatltlan, er» su tránsito b1 mar 
del Sur donde vá á descargar sus aguas, forma un salto, del 
que se hace mención al hablar de la Gruta de San Pedro Mártir. 
A 800 varas de éste, forma una catarata que tendrá 60 pies de 
elevación, y le llaman también Salto, nombre que dá á la ha- 
cienda del Sr. 9. Pedro Barros; y otra catarata que forma el 
mismo rio en el paragede Carrascosa, á media legua del Salto. 
Esta catarata es en estremo pintoresca y hermosa, arrojando 
sus aguas en ima profundidad de 168 {^> dejando aténito y 
admirado al ojo que to contempla. 

En el Departamento de Ooezaltenango, junto al pueblo de 
ííuQily se halla la bonita y pímoresea catarata de 120 pies 4% 



altura, que la forman Iob rios SigüUa, Xeguiget^ que sigRiítca 
rio de sangre; y Zunil> que con el nombre de rio Sámala arroja 
sus aguas desde esa altura, formando al caer caprichosas nul)es 
lie nít^a hermosura. 

Calcadas, ^\jai pintoresca ciiscada de Rummel en Argeh'a, 
mide 8^0 metros. La fuerza del choque de las aguas contra la.«i rocas 
«hace saltar ¿ ufm altura enorme una especie de nube de espumas 
3)lancas, que parece un montón inmóvil de copos de nieve. 

La hermosa y pintoresca cascada de Ga^rñie, en los Pi 
^ríñeos, Viene de altura 1,266 pies, y en una estremidad se alza 
tina enorme roca ^e á,000 pié.s de elevación. Detras de esta si- 
gue otra masa de rocas amarillas coronadas de resplandeciente 
yelo, y éstas se alzan á tan prodigiosa eíevacion, qjie su estre- 
midad se confunde 'Con la bóveda del cielo y se descubre enEs- 
4)aDa desde Zaragoza, y en Francia desde Tolosa. 

^(9) Medidas itimerairia* de las principales nuviones de 
Eurc^i Méjico y Guatemala, 



Naciones. 1 Nombres dokis medidas. 



í^rancia.....j 

lDglartorra...i 

España 

Portugal. ... 

iRusia. • 

Turquía 

Suecia 

Dinamarca. 
Alemaoáa... 
Ñapóles..... 

Roma ....... 

Méjico y Gua- 
temala..*.... 



Legua común • ^* . 
Legua de posta. >. • 
Miriámetro « • . ^ 
Kilómetro . ^ « . 
Milla marina ^ • • 
Legua legal. . . . 
Legua de camino real 
Legua común . • . 
Legua comuD . . . 
Wersta . • . • • 
Berri • • ^ . • . 
Milla ...... 

Milla 

Milla geográfica . . 
Legua. • . • . • 
Legua. • , • . « 



Legua. 



Entran en 


grado. 


25 


28 Vr 


11 i 


111 i 


60 


20 


16 i 


17 i 


18 


104 i 


66 f 


18 i 


14 1 


15 


67 í 


72 * 


26 i 



Varas Mejic. 
y Guaiem. 



6,338 h 
4,666 f 

12,000 
1,200 
2.222 l 
6.666 I 
8^000 
7.619 
7,407 i 
1,279 i 
2,000 

12,500 
9,090 I 
8,888 I 
2,310 tV 
1,786 

6,000 



(10) Minas. — La nación que tiene abundancia «le minas 
es rica, y si esta riqueza se asocia ala industria y á la agri- 
cultura se vuelve poderosa. . 

Guatemala, aunque nación joven y pequeña posee esta, triple 

riqueza; pero sus hijos, sin la ambición de las naciones que 

tocan los estremos^ como por ejemplo la grande Alvion de la que 

^ce un escritor moderao: «la ipglaterra es el país mas rico d^ 



-ge- 
mundo y es en donde se mueren nías personas ¿e hamkre, alH 
la riqueza y el pjstuperismo siguen una marcha paralela:» sit 
los hijos de esta joven República reposan tranquilos en su me- 
diocridad, y sin romper las eolFañas vírgines de sus inmensa^ 
montadas de preciosos metales, solo se fijan con suma modes-^ 
lia, en su exuberante vejetacton, pues su hermoso suelo, pri* 
\ile¿;iado per la providencia, como el de las repúblicas sus her« 
manas, siempre está en una continuada primavera:, ¡ojalá! y en 
algua tiempo apliquen sus conatos al desarrollo de estas fuen'> 
tes de riqueza, que les concedió el autor supremo de la na« 
turaleza. Entonces, talvez sucederá lo que dije en mí anterior 
memoria, al hablar de las minas del país. 

Metalen.-^Hüce 50 años solo se conocían 12 metales; mas 
ahora se conocen 65, y otro que Mr. Cobell pretende haber 
descubierto llamado Dianio, pero se duda nracho de su existencia. 

Nomenclatura Química. — Los nombres de muchos cuerpos 
fil^mples se han sacado de algunas de sus propiedades. Los cuer« 
pos simples conocidos en la actualidad son 65^ cuyos nombres 
30D los siguientes: 

Metaloides» 



1 Oxígeno. 

2 Hidrógeno. 

3 Nitrógeno. 

4 Cloro. « 

5 Bromo; 



16 Potasio. 

17 Sodio. 

18 Litio.) 

19 Bario. 

20 Estroncio., 

21 Calcio. 

22 Bfagnesie. 

23 Alamiuio, 

24 Glucinio. 

25 Torinid. 

26 Zircon« 

27 Itrio. 

28 Erbio. 

29 Térbio. 

30 Ceri^. 

31 Lantano. 
S2 Diurno. 



6 lodo. 

7 Fluor. 

8 Azufre^ 

9 Seleoio* 
10 Teluro. 

Metales. 

33 Manganeso. 

34 Hierro. 

35 Níquel. 

36 Cobalto. 

37 Zinc. . 

38 Estaño. 

39 Titano. 

40 Tántalo. 

41 Cadmio. . 

42 flromo. 

43 Molibdeno» 

44 Vanadio. 

45 Tungsteno; 

46 Iridio. 

47 Osioio. 

48 Paladio. 
49f Roídiov 



11 Fósforo. 

12 Arsénico. 

13 Carbonio. 

14 Boro. 

15 Silicio. 



50 Urano. 

51 Pelopio. 

52 Niobio. 

53 llmeDio. 

54 Plomo. 

55 Bismuto. 
5í6 Aatimoaio. 

.57 Cobre. 
58 Mercurio. 
50 Butenio. 

60 Plata. 

61 Oro. 

62 Platina. 

63 Rübídio. 

64 Cesio. 

65 TaUo. 



Buemidai déi e^.-^U» baliojJt le dé al oro fy piala mfH 
.estensioü' maráviíliosá. Votk: éste eittre dos h^n de pergtifiiné 
HBor grtiBiior de «rOi y dáodote» de gripes^ eoo 4Ui maff^iUO) Joi 



adelgaza ác tal macera quie de una onza de oro^ llega i hacer i ,600 
hojas, teoiendo cada una treinta y siete líneas, en cuadró, 
con las que se pueden dorar cuatrocientos pies en cuadro. 

Los peruanos daban al cobre el temple del acero y lo 
empleaban para fabricar sus instrumentos, armas y utent^Hios. 

minas. — Las mas réletvres de nuestros dias son las cono- 
cidas de Cafifornia y Australia. En la Sibefia también hay unos 
ricos criadecoe de ora, situados en la cordillera de Ural, donde 
se han solido hallar pedaxos con mas de SO libras de oro. 

El Perú y Méjico han sido célebres por sus ricas minas. 
En esta República hay ana llamada la Valenciana^ -que tiene 
800 vara5 de profundidad, y en so centro hay población y 
todos los animales de servicio. Su boca es tan grande, que un 
viageru ingles que la visitó el aAo de 1850 dijot que era el hoyo 
ó agujero mas grande que habla en todo el mundo. 

En estos dias, según la EtirMú de Panamá del S4 de 
Noviembre de 1866, se han hallado en Coplapino (Copiapó) unos 
lavaderos de oro llamados Jesús liaría» á los que por su es- 
tensión aurífera se les calcula mas de cien mil millones de libras 
de oro. 

Curiosidades. ^^Kn Moscn (Prusla) cerca de la cual se vé 
)a montaña de Stbalberg, casi enteramente formada de acero 
natura!, muy estimado en Europa. 

En África, uno de los montes Lupata^ debe al nombre de 
montaba de cobre, á la grao cantidad de este metal que oculta. 

La montaña de hierro del Missouri es verosímilmente 
una de las mas grandes curiosidades del globo. 

Supóngase un monte deforma mamilar, ó sise quiere nna 
montaña de hierro de tres millas de circunferencia, que se eleva 
á maiiehí de cono ó pirámide 300 piét. Esta grande masa es 
del mas rico hierro. 

En una nota de la obra de J. Muller, se lee lo siguientet 
Meisner, y últimamente Serzean, han encontrado cobre en las 
plantos. Becher supone haber hallado oro en la ceniza de los 
tamarindos. En una discusión que metió mucho mido, se sostuvo 
que el cuerpo humano contenia en el estado normal, arsénico 
y otros varios metales. 

En la palabra Serpiente del Diccionario Bfblico, se ímIi 
lo siguiente: 

Bafobi Dá\1d Rinchi dice.* Que en sentir de los médicos, 
el que esté herido de una serpiente y mira el bronce, morirá 
derrepente; efectos diversos de los que causaba la vista de la 
serpiente de metal, que Dios fe mandó poner á Moyses en el 
desierto para sanar á los mordidos de las culebras. Núm ¿1. &• 

Monedas principales de las Sanias Escrituras. — Los hebreos 
usaban dilérentes especies de monedas de oro, plata y cobre,^ 
fuyo valor Intrínseco esdesconocido. No erandecuéo sino de peso. 

f «liBto/ BMiioda aotigui^. 
18 



—98— 

Había talentos da oro y de pinta: hebreos atticos ó athenien* 
86$. El hebreo importaba 3gQ0(^ (siclos ó 1,500 opzas. Elatlifo 
\aiia la mitad menoa. 

Los talentos qtie el 9i¿mo entregó ¿ los criados, 8€gUQ Saa 
Mateo 25, 14, son fgurados. 

Mua ó Mina espede 4e monada* - 

Las babiade oro ypjajká* Estaa siendo hebreas valiancada 
una, según las tablaa d» Tyjrjoo» 50 aictoa del propio metala y 
aquellas 50 sígJ4^ de ofou . > 

$iclo Argón t^o ó Auro qu^e^. una misma cosa en la Sagrada 
Escritora, Gen. 20.» 16.,^ looned» qvie equivale ¿ diezreales 
de España, ó media* ons^BL da.p^ti(« El sioio de oro, valor de 
66 rea 163 d^ vellón» ... 

P^n^rip, mpni^dfkTom^aqiieya|ia>c|n90 centarios. Se halla 
muchas veces, est^ nombre. ea el Nuevo Testamento por una 
moaed^ de ^k||a en^ «enecal», ^st(á ^s, un sicio. S. Luc. 10 y 
20, H o, . . 

JOracma, moneda cuyo, ^^r era poco maa .6 menos, la 
, cuarta p^rte de ua si(^. c:' ? .. 

. Becha ó bidrácma', medio sido, Math. 17., 23. 

Solido. ó ^^dOt:^itau^da4e toa hebreos» que pesaba la sesta 
parte de una onza* .■«.., 4 - . 

Stater, moneda corriente entra los hebreos, llamada tam- 
. bien «icio.., . . I' 

Estas er^n la^'n^pnedas ms^ corrientes en la. antigüedad, 
como ^evei4 p^i; los ,^j^fpiplo§ siguíi^nies: 

Abrahan cooipró en ^OQ.aiclos el campo de Ephron» en el 
que hahia upa cueva d^^bie que mira. ¿ Mambre, para sepultar 
i 9u niMger Saral.Úpn! 23.« 16. 

Cuando Éljeser, priado dé Abraban, que por su orden fué 

á buscar muger para su hijo ísaac, y encontró en la fuente, cerca 

. de la ciudad de^t^achor á Hebacar S9c6 el hpmbre zarcillos de 

* oro dé dos siclos y . oifoi b'razálelea del peáo de diez sidos. 

Gen, 24,, 22. ',',., 

Lo$ cii^n tájenlos, de pro que pidió Triphoo, y dos hijos, 
á Simqn Macbal)'e9,,ppr, el/e&cate diD Jpnathas. 1. Mach. 12., 13« 

Manahem compró la alianza con Phul, G^ey 4e los Asyrios, 
lHlgarulp 50 s^cjos.^le.pjata por ^pada j)o^ta49 y^ rico de Israel. 
TT; Reg. í^. 

Jq^é .fué,]^e^d{idjp^ppr by^^ benoa^^p^á Ici^ n^rcaderes Ha- 
dianitas,.por(Vf4n|(e ^onedf^ de platal que valc^ 157 reales de 
vellón, y .17- «larayedíz. Gen. Sm 7. . 

, .. Eú) la jpota Tfr^lo se hace ruen^ría de loa 60Q sidos de 
pr^ coi^ que D^vid compró el texfjpno en que ^e construyó el 
Templo, .y de los i^ien mil. talentosu de oro y un znilion de ta- 
lentos ^4 plata que le 4^ó 4.. §q hijo Saloxpc^ pacs^ 44cbacoo^ 
truccion^^v . ' < . , . . .. , , , '. , 

A un hombre que avisó áJoab haber v/st^ colgado ¿ ÁbsalóQ 



— 99— 

ée una encina le dijo: qae le hubiera dado dí6£$iofos dé p1atii,ái te . 
hubiera cosido contra la tierra; y éi contestó! que nf por mit mo- 
nedas estendería la mano contra el hijo del Rey. 2. Rejsr. 18., 17* 

Antiocho, def^pues de romper ios tratadas, pidió al Sumo 
Sacerdote Simón Machabeo, por Jbf^pa v Casara, 500 taleatos 
de plata y 500 por llañor; átd. t. Macfc., 15. 

cY Nicanor pienso pactar el trílicito ^e éo% mli talentos que 
el Rey debía dar á >lo8 Ro4fian0Sv sacándolos de las ventas de 
los Judies qm cautiva9e.j» £. Maoh. 15^^, t^, 

«Hiram htibia'envindo'*actomsr8al<R^>Siiloiii6ii IfOtalentcm 
de oro.t» 3^ R^g. 14. Que^orresporkkfti mtno áotios ^'ioíti- 
liones. y 600- mü 'reates de^ ñxxmuí monedü. 

Híran y los siervos ée Moflen: «Les^tmleír tmbiéndoira^ 
vegacK) á Ophir, turnaron dei aití' cuatrocientos y veinte talentos 
de oro y trajeronsietoB á Safoiüott.»'^ Si Regí t8. 

La Reiría SaM dié á Salomoo iréi(ite»'talentos'd« evo; 

El peso de or^q^ie se tral^ & Satémon todos l09'8llos^éra>- 
de seiscientos y sesenta y seis talmitYiS' de oro. 

Los caballos que eonnprabaa «n Sgi^o, daban p«r cada uno • 
ciento cincuenta siclos. 3 Rég. 

E\ botín de los MaKfianitftSv de joyas dé «oy, que latndó 
Eteazar y Moysésque se pusiese ea kisReaie» ó^ tesdropúbitcoy 
montó á 16,750 sictos. Núm. di. « 

Judas Iscariote vendió á su maestro por treinta láonedas, 
treinta siclos, 1. Math. 26., 15. 

Entrando Pedro y Juan al Templo ' porhr pHerta^Hermtosa, 
se le presentó un cojo desdcet viemlroda la madre, pidiéndoles ^ 
limosna, y Pedro le dija:' «Mb ten^ooro' ni plata, pero to^ue 
tengo esto te doy, ea nombré de. Jesu» Hasaf)eaD,devántate- j > 
anda.» Ac. Ap. 3. 6. ' ' • k . • - ^ 

En aquellos tiempos ni los Hebreos, ni los <jb0iifiiieos ni 
los Egipcios, tenian moneda alguna' acuñada 'ni raellaria, puesco^ 
menzaroná acucarla en los primeros añor de SitBOír M^chabeo, • 
con anuencia del Rey Aóiiocbo, íjaien le dijo: «¥ te doy per-* . 
miso para que puedas acuñar cnanedapvapia en lo tierra.» !• 
Mach. 15. 

La primera raoneda de oro dt que se tkiM noticia es de 
BaliuslV, acnoada^ea CUrane^de Añlic», en ttampardePisistrati», 
y después las de Pilipo de Maecdoaia, padre da Alejandro Magno. 

No ise empeaó & aeaia^pMtaren 'iloÉiarHhasta el mo de 
484 ó 485^ despuer de la fiundaeiot» ée- la tíiuáad, y. la de oro 
en 546; antes no^ ae daba valor al' aro 'y ái la piala sino por 
el peso. Entre loa- romanos 4a« üÉkra^^eoiwtaba áe 4aee montas. 

Monedas de la Santísima Virgen, — Un aatof clámoo nos 
díjQe: La quinta centam, en >e4reiaado áe áriiafitacio,nds ofrece 
monedas imperiales cuyo reverso tiene par monó^'rama áMaria» 
rodeada de estiellaa, hmenage que se oooliauó en el-refciado 
i\ un graa númeoa de aae aucaaoites, entra Jta^coalea la. Em^^ 



p«ratr¡¿ Teofonfa, que casó con Roroano el joven en 959, hizo 
ademas gravar eo sas moaedas el rastro de María céii la ca- 
beza ceñida de una diadema y esta inscripción: Madre de Dios. 
Después el Emperador Romano IV, llamado Diógenes, tos grie- 
gos, ios Estados del Papa, la Gíodod de Genova, la Austria, Vá 
Baviera y Portugal, se ban honrado con poner en sus monedas 
á laduiee Maria, bajo diversas formas; pero todas ellas alusivas 
alamor de ^sta Divina Muger, implorando su protección y auxilio. 

Curiosa observación. — A naestro globo terrestre se le puede 
formar ooa cubierta de piala de una linea de grueso con 
109,900 008^000 oosas» por lo que se puede asegurar sinexa-» 
geracioo, que con la plata yeroeslraidos de nuestra América 
para el Viijo Mondo, eb 374 aios» esto es, desde el ano de 
1492 hasta el de 1866, se puede formar una capa de pesos 
fuertes que cubra toda la superBcie del mundo. 

La afiuittcloQ se ba eslemlido por todo el mundo» y cada 
nación tiene so tipo propio y el valor de su moneda. 

JRtftiaxas.— Las riquesas, según el uso á que se apiicaut 
dan un porvenir feliz é desgraciado; ellas producen en algunos 
Individuos una enfermedad incurable, que arrastra sus corazo- 
nes, según la verdad eterna, hasta el fondo de sus tesoros; S. 
Matheo» 6. fistos individuos poseídos de uua bydrophobfa me* 
tálica, no duermen y cuando to hatwn, es envueltos en sus pía* 
centeras ilusiones^ y sus sueños siempre son de oro y uias oro, 
plata y roas plata. 

Esta enfermedad seacrecienta en la vejez hasta un grado 
como infinito. (¡¡Pobres de los heridos de esta hidrophobia que 
se llama avaricia!!! {..es recomiendo mucho que lean la carta 
de San Pablo i Timoteo, y en el Cap. 10 leerán lo que dice. 
€La avaricia es la nariz de todos los males.» 

El jornalero que con su rudo trabajo de campo amaza el 
pan que come con el sudor de su fronte y las lágrimas de su 
corazón, duerme el tranquilo sueno del inocente, mientras el 
avariento en medio de sus tesoros, solo tiene el desasosiego, el 
miedo y el pesar de no tener mas de lo que posee. Su sueno 
es el remordente delirio de un condenado en vida. 

Muchos testos de la Sagrada Escritura les son desfavora- 
bles á los ríeos avarientos. ÍSn el Eclesiástieo, en el Cap. IV, 
17., dice: Dulce es el suegoal trabajador ya coma poco ó mu« 
ebo: mas la hartura del ríoo no le dejará dormir. En el misma 
cap., V. it: Las riquezas guardadas para mal de so dueño* 

El oro nunca sacia el afán del codicioso, cuyo amor at 
dinero crece cuanto mas crecen sus tesoros, asi como el hidró*^ 
pico tiene mas sed cuanto mas bebe. 

En fin, el dinero, con su eloeneote modez^ con muy pocaa 
escepciones, rinde á todo el mundo. 

Un autor moderno, hablando del oro dice: Que el conocí- 
teiento de este metal so pierde en la oscuridad de los siglos, y 



— MI — 

qne sieraprc se ha r nnfidcrarfo como el R<»y do fos domfi5 «ic- 
tDK«: Qtie es el móvil princifml de las accioti^H buuiaiia», e& 
wiiiftn (le b» mayores injtKsticias, y \m maiumlsut iriaüotiiblede 
critnenos y de horrores sío cucrnto, cuya üoía relación esiremcce, 
ajieim.^ couijirendiéndo^e el ch8Í divino culto qiM á este metal s« 
rinde desde la ma» remota autigüetlnd. 

(11) Eii«ii«iiitica*^ Desde que bay hombre comenió el usu 
de numerar lag (lerfonas y la» cotvaf ; ma» ahora se ba elevado 
i una nueva ciencia que m llama Estadntica. 

A mediados del t^i^lo XVIÚ pubUcé un profefor alemán im 
tratado general y metódico, en el coales|)onia las Tuertan ÜMca», 
Hioralfs y politicus de los Estados de Europa; empleando por 
primera vez, para desigiMir aquel Irabijo» bpaliíbra t¡*tadUU€iM% 
que 4jQedó desde entoiices adapUida. 

HmbitanieséélGMo.^AAo d$ 1S6Í. 
Millones de babiUntet: 1,129.600,000. 

Esta población está repartida det modo siguiente* 

EUROPA. 
BimoMi ommtáL. 

Nombres de los Estados. Cmpiiatet, Población toM. 

Rn8¡a europea S. Petersbur^o. 61.600,000. 

TurqHÍa eiirot»ea ¡flonstuntinopla. 11.000,000. 

Prínci{mdo de Servía.- . . • Kemendna. 960^000. 

Principado de Vnlaqnía . • • Rtickiirest. 2325,000. 

Principado de Moldavia . .' . Ya^sy. 1.965,000. 

Reino de Grecia Atenas. 1.000,000. 

República de las Islas Jónicas . CorfA VMfiOO. 

ECKOPA OMlMüTAL. 

. Pari$ MíHdi&mL 

Reino de Italia. . . . -, . Tarin, 90000,000. 

Eí^tados Pontifieios ... • • Rojna. 1.000.000. 

República de San Marino . • San Hariattt 8,000. 

República dt» Andorra. • • . Andorra. 16,000. 

Reino de E>pana . • * 4 .Madrid. . 14,500,000. 

Reino del'oriugal. • .« . • Lisboa. . 3.800»000. 



ParU Cmitrní. 

Imperio francés . « . . . Farto. 37.000,000. 

jCauf^deradon S^taa* .^ . . Beroaó.Zarkb. ^ 2.45fl,QO0* 



-^10*— 



\ 



Nombres de los Estados. Capitales. Población totat. 


Reino de Bélgica. • . . . Bruselas. 


4.450,000 


Reino d« Holanda. . . . .La Haya. 


3.300.000. 


ReinodePnisiai ..... Berlín. 


16.450,000. 


Imperio de Au^rtna . . . . Viena. • 


35.000.000. 


Confederación Geroiánióa . • Francfórl. 




Se compone de los 35 Estados sigtrientcá: (í) 




Reino de Hannover. . .' . HánNover. ' 


1.850,000. 


Reino de Wurtembeg. . '. *. SttiU^ardtt 


1.800,000. 


Reino de Sajonia ... . . IMiesde. -• : 


1.900,000. 


Reino de Baviera . .' . ¿ . Münichi* • ' ' 


4.500,000. 


Hesse- Electoral- . . *. ' . ; Cas»el. 


750,000. 


Gran ducado de «fiaíen .-• -i ' . Cwrlírirtie. ' 


1.370,000. 


id. de Hesse-Darmstadt . r'i9feh»s4«ét. 


«60*000. 


id. de Sajonia WeinDar . . VVeimar. 


270.000. 




550,000. 


id. de Meckiemb. StroüU. . ,^Nue-StreIitz. 


100,000. 


id. de Oldembúrgo. ' . . . Oííemburgo.' 


280,000. 


Ducado de Nassau. .:. . • . ..Wiesbadan. 
id. deBrnnswíck . . . * . Brundwlct. 


43o,poa. 


270,000. 


id. de Sajonia-Coburgo-Gotha, (iolhi^ 


155,000. 


id. de Sajonia Meiningen. '. Meiniñgen. 


165,000. 


id; de Sajonia Altembucgíl -' » Altqpf^«§o. 


134.000. 


id. de AnhaiUDessau . . . Dessau. 


64.000. 


id. deAniítflt^Bemburgo . v 'Bemburf o. 


56,060. 


id. de Anhplat-K^han » :. Ksetben.. 


45,JU0, 


I^incipadq ;de Reusi^-Greiz. . Qreit. 


5 ),000^ 


id. de Reuss-Lobeos^ein «.^obenstein. . 


3D,000. 


id. . de Scwarzburgft-Sop - • 




. 4erehausen .... ^ndcráhausen. ?• 


62.000. 


id. detippa Detmold. . .^elmold. 


1 6,000. 


id;. ^ de Scwarb. RudolstixH RudoUtadt.^ . 


»J,000*^ 


id. deLippa-Schanemb. . Buckeburgo. 


3 SOOO. 


id. de Waldeck . » . ^ ^ (¡frbik^» 


65,000. 


id. de Hohenzoliern-Sigma- 




ringen . . . v v-SíginiriaBen. 


53^000. 


id. de Hohenzollern-He- 




'cbingen . • « u Rechiogeo* . . 


ͻi000/ 


id. ikLiechtenstein. . . Üachtensteia. 


l^OOO.i 


Landgraviato de HesM-ÜdMb. Bomburgo. 


• M.OOO.. 


República de Francfort. ' . ' « . Francfort. 


8^000^ 


id. deLiibeck. . • w .Kubeck. . 


- fti^OOO/ 


• id. ^deHamburgo • ./^ '.«Hámburgo. . 


• a^tí>.oQo... 


id. de Br9men .... Bremen. 


8J,000. 


Sefierío de Kaniphausen - . \ Ibunlpbiímn. 


3^,000. 



V 



(1) También pertenecen á Ma^ por razan d^ eus posesimies^ 
daMemania, el Aus^íaf la\Ptmiap laBélaniay lalhmmarc^^ 



I 



— 1«3-- 

9 Parte Sept$niriofuíL 

Nombres ie tos Estados» ' Capitales. 

Reino de Dinaiparca. . • . Copenhague. 

Reino deSuficia ; Noruega . . Eí^^oekolmo. 

Monarquía Británica. . . . liendres. 



Población total. 

4.6)0,000. 

4.830.000. 

28.6jO,000. 



PoblacjDQ, tutal ite Europa. 270.500,000^ 

asía: '•'* 



Rusia Asiática. • 
Turquía Asiática . , 
Arabia . . . . ' 
Reino de Persia . 
Reino de Herat • 
Afjf^anistan • • * 
Belutcbistan • • 
Indostan. . . • 
Imperio de Birman 
Imperio de Anan. 
Reino de Siam • 
Malaca .... 
Tartaria ó Turkestan 
Imperio Chino. • 
Imperio del Japón 



: Tobolsk: 
. Hay >*ar¡a8. 
. Hay, .varias. 
^, Tejieran. 
. Herát. 

-C^bul- . .. 
. Helat. . . 
« ^ateOta. 
. Ava. 
". Hdé. 
. Bankoc. 
í*Maíaca. 
. Hav.váriás/ 

..ííecU>. . . 



6.500,000. 
17.50e,D0O. 
14.000,000. 
13.500,000. 

2.5JÜ,000. 
12.000,000. 

3.500,000. 
135.000,000, 

3-000,000. 
21.000,000. 

6.000,000. 

1.000,000. 

16.000,000. 

370.000,000. 

.. 32.000^000. 



PoblacuMi total del asín. 6ft2.S30,000. 



AFRISIi. 

Nombros de. las- JSst^o$. . 

t\ Egipto y laNubia. . .- * 

Los reinos de Trípoli, PetMn) Tánez. • 
Arfieiia '. . . . -.;• .»-.*. . , . .' 
Imperio- de Marruecos . . .,.•..'. 
Desierto de Saharah. . . . '. . '. .. 
Senegambia. . . ^ r. . .. ... •• ^ . . 

Guinea Superior é Inferior. 

Cimbobasía. . • • . ^'*:^'''«fH* * • 

Hotentotia • . . 

Gobierno del Cabo' de turnia Es^ranza. . 
Cafrerfa, incluso el Imperio dé Monomotapá 
Capitanía General de Mozambique [ ... . 
Costa de Sanguebar . •*.!•..!.' . . 
Costa de Ajan y de Adel. .. • .•..'... • 

Sudan 6 Nigrícia • .^ . 

Islas del África . . .' ;=»'.•'. ; ♦''• . 



Población MaL 

•. •6;000,Q00. 
' . 3.630,000. 

• 5.000,000. 

. 11.000,000, 

^ V 1.5^o,oüa* 

. 12.000,000. 

. 17.000,000. 

200,n00. 

. 4.500,000. 

. - 300,000. 

. . 2.000,000. 

. . c 4.000,000. 

í,.. ., 3.000,000. 

300,000. 

10.000,000. 

4.000,000. 



» .¿r 



Ifobltcten .V>W1 del Afti««. 1O^30(|¡»9O(^ 



-m 



OCEANIA. 

NomkreM de los Estadas. 

Mnlcí!(¡a, inclusive Uis l9ta» Filipinas • « 

Melanesia, ifue comprende la Australia • 

Mícronfsia -^ 

Poi¡ne.Ma, íacIums laa Irtas Hawainaa .' 

Población tutal da la Oceaula. . . . 



Población tofaL 

• 2 000.000. 

• 4 000,000. 

200.000. 
. 3000,000. 
. 30.200,000. 



Gmclandia. . . . • • 

América Rana «... 
América luglesa • • • 
£»tadofl Unidos. • . • 
República Mejicana • • 
id. de Uuateñala. 
del Salvador • 
de Horiduraa • 
de Nicaragua • 
de Costa-Kica. 
de Colombia • 
de Venezuela* 
del Ecuador • 
del Perü • . 
de Belivia . • 
de Chile* . . 
Argentina • • 
del Paraguay, 
del Uruguay • 



id. 

iJ. 

id. 

iá. 

id. 

id. 

id. 

id. 

id. 

id. 

id. 

id. 

id- 
Patagooia. 
Imperio del Braail « • • 
fiuayana ¡iigleea . • • • 
id. Francesa • • • • 
id. Holandesa. . . • 
Rapüblica de Haití • • • 
Antillas españolasl . « • 
Las deinaa islas y' colonias 



AMmiCA. 

» Guthaben. 

• Nueva Arkangel. 

Siebec. 
ashii»gtoh. 

• Méjico. 

• Guatemala; 

• Sau Salvador. 
.• Gomayagua. 

. Managua. . 

• San losé. 
. Bogotá. 

• Caraeai. 
. Quito. 

. Urna. 

• Cbti^tsaca. 

• Santiago. 

« B^uos Aires. 
« Asunción. 
. Montevideo. 

• .Montevideo. 

• Rio Janeiro. 

• Georgetetrn. 

• Cayena» 

• Prainaríbotf 

• Puerto Príi^cipe, 
Habana. 



30,000. 

2 000,000. 

50,000. 

33 000 009. 

8 000,000. 

IKlO.tKM). 

450.000. 

350.000. 

370,000. 
. 150,000. 
2 000,000. 
i 300 000. 
1 .000.000. 
2.500,000. 
2 200,000. 
2 000^000. 
4.700,000. 
i.OOO.OOO. 

400,000. 
J. 000.000. 
5 500 000. 

J50,000. 

28,0(A. 

22.00#. 

i 000,000, 

2.000,000. 



fobladoii total de América. 70 100,000. 



RESUMEN. 



Eatopé 
Asia. • 
África. 
América 
Oataia < 



MÜiones d€ ^aUianies; 

• • . • ÍÍ'IO .Hlü.üüü. 

. . , . 653.500,000. 

• • • . 106300000. 
.... 70100,000. 

^ • ^ • 30.*¿00,000. 



Ko pódala tierra*. i,i29 600,000^ 

On curioso calcttladorSoito, eathna en 36,267 J43t27S.075.8d5v 
Irt DiiBoct de aeres^ue ban titido en el* carao de leia mil aSofi, 



— Í05— 

(i 3) ■lli«r«-Enla lista entera de las^iversionea ele^flDfpti^ 
tío hay ninguha igual al juego d«l bitlár en el ejercicio de )a« 
facultades mentales y físicas. 

Según la historia de este Juego, tuvo su origen en Francia; 
fñro en ninguna parte del mundo está jugado al estenso cumo 
en los Estados-Unidos, y es tan universal que ée le puede llamar 
el jüe^o nacional de América^ 

Hace hiete años que el Juego fué enteramente rcvolucio* 
nado por la invención admirable de D. Miguel Phelan, de los 
cDgines combinados, y las varías nuyoras en la forma, estilo, &c. 

Templo é Iffieslaft,— La Casa de Dios, en la Ley de 
gracia, se llama Iglesia, y en la Ley antigua Templo ó Tabernáculo. 

Desde que la primiera alma se reconoció, tuvo Uu pensa*^ 
miento, y este pensamiento fué de adoración; por lo que la 
adoración de Dios es tan antigua como el mundo, pues nació 
con el hombre^ por lo que Adaa legó i todos dus hijos la ne- 
cesidad de orar* 

El templo mas grande y suntuoso fué él primero que tu- 
vieron los hombres, defde el principio del mundo; en el que 
ofreGieroQ su cuito los t^atriarcas. Este era un altar pobre y 
humilde^ que tenia por bóveda la inmensidad de los citólos. 
Bóveda eo cuyo fondo oscuro resplandecen las 7,358 estrellas 
visibles» espectáculo sublime con que Dios ha querido hacer 
ui hombre la revelación mas espléndida y {ztoriosade su existencia. 

El hombre lee en ese libro que el Criador despliega todas 
las noches ante sus miradas atónitas, las páginas que el mismo 
bíos ha trazado con caracteres luminosas é indelebles en el 
espacio. Sí: parece que la bóveda ceieí^le se entreabre en esos 
jnomenios por todas partes, y que deja ver al Ser Supremo en 
la plenitud de su omnipotencia. 

Tan hermoso es eshí templo que se lee en ios Hechos Apos- 
tólicos, c. 7., V. 49.; lo que dice la verdad eterna: «El cielo 
es mi trono, y la tierra el estrado de mis piés.s 

Tan clara es e^ta verdad, que aun el salvage que tiene sus 
facultades envueltas en el denso* Velo de la i^^norancia, cuando 
levanta su vista al cielo y vé, lleno de asombro en el firma'- 
mento.esa coleccionde astros brillantes que ladicen: hay vh Dios! 
desprecia y «ion desden enojoso repele el brutal ateísmo. 

Pero Dios, sin embargo de que está ad todas partes, y que 
es obedecido no solo por todos los seres sino aun por la misma 
jnada, quiso tener lugares determinados y seguros para su cuito 
y adoraciont y según el Abate Du-Ciot, para ejercer con mas 
comodidad el culto, y para reunir en uq recinto los símbolos 
de la presencia de Dios, para que hagan mas impresión en la 
imaginación de los hombres. 

Este uso de los templus fué admitido en todas las edades 
del mundo desde la construcción del Xabernáculo de Moyses, y la 
MYÜittLQioü los ha eogf ftdecido y magoiQcawQte adornado .y 
14 



—406- 

eoriquecido. De aqui observa muy bien Montesquíen que todo» 
los pueblos que no tienen templos, son salvajes y bárbaros. Por 
lo que cuando Moyses, . según ei texto sagrado del Éxodo C. 
XXV. V. 8 9 y lOconducía por el desierto dos míllorieí? de Is- 
raelitas á la tierra prometida, Dios al darle la \ey en el monteSinay 
ledijo: «y rae harás un Santuario y moraré en medio de ellos.... 
conforme en todo al diseño del Tabernáculo que te mostraré.» 
Haz una arca de madera de Setin cuya longitud tenga dos eo- 
dos y medio: y la altura animismo codo y medio. La cubrirás 
por dentro y fuera de oro muy fino.» 

E( costo del Tabernáculo, según el Ábate Du-CIot, se calcula 
en nueve millones de moneda firancesa. 

Los Patiarcas, se{?un Moyses, adoraron á un solo Dios, y 
el primero que habló de dioses ó Ídolos fué Labán, mas de mil 
años después de la creación, á quien pintan como un hombre 
malvado Gen. C. 29, 3Ó y 31, y por supuesto dividió el culto é 
hizo aparecer la idQlatria, que después erigió templos á sus 
dioses. 

Antes de la existencia del suntuoso templo de Salomón, te- 
nia David en Jerusalen un l^abernáculo llamado el Tabernáculo 
del Señor, ó el Tabernáculo por excelencia. Sus dimensiones se- 
gún las describe Filón, son las sif?uientes. Era un edificio com- 
puesto de cuarentay ocho tableros de cedro revestidos de oro 
maciso,bajo cada uno de los cuales habia un basamento de plate^ 
y encima un capitel de oro. Estaba rodeado con diez piezas de 
tapicería de diferentes colores preciosos de jacinto, de púrpura 
y de escarlata; cada una tenia veinte codos de larjizo y cuatro de 
ancho: la longitud del Tabernáculo era de trenita codos, y tenia 
diez de ancho; circundábale un pavmiento de cíen codos de lar- 
^0 y cincuenta de ancho, cerrado con sesenta pilaritos de cedro 
revestidos de plata. La arca estaba colocada en medio del Ta- 
bernáculo en el secreto oratorio; y estaba dorada por dentro y 
por fuera, sobre la cual b&bia una como cubierta que ^e lla- 
maba propiciatorio, porque aplacaba la ira de Dios: rodeábanla 
muchos velos, colocados con brochen: y argollas de oro. 

Templo de Salomón. — El templo mas simtuoso y admirable 
de la antigua ley fué el de Salomón. Su construcción sobre el 
monte Mória, que David compró á Ornan en .«eiscientos sidos 
de oro. Par. L. 11. G. 111. v. 10 y que duró siete anos, asombró 
ai mundo. 

Lo que el rey David dejó á su hijo Salomón para la edíO* 
cacion del templo consta del texto siguiente: «Ta yes oue yo 
en mi pobreza he preparado para los gastos de la casa del Señor 
cien mil talentos de orojy un millón de talentos de plata; el cobre 
y el hierro no tienen peso porque la cantidad excede al número: 
tenso preparadas maderas y piedras para todos los gastos,» 
Par- 1 c. XXIII vers. 14. 

Las Dotaa del Padre Scio reduceo estas cantidades á pest) 



—107- 

de este modo: trescientas veinte y ocho arrobas de oro, tres mi- 
lloneas doscientas y ochenta mil arrobas castellanas de plata. 

Voitaire hace subir esta suma á veinte y cinco mil seiscientos 
cuarenta y ocho (níllunes de moneda corriente en dinero efectivo. 

En nuestros días colocan esta cantidad en cuatro mil millones 
de pesos fuertes: poco mefios de toda la cantidad de oro y plata 
que ha producido América desde su descubrimiento hasta los prin- 
cipios de este sí^lo, que según Humboldt fué de 5*705.000,000 de 
pesos fuertes. El mundo de Colon siempre ha tenido savia me- 
tálica; dígalo si no el Norte, que en su actual y colosal guerra 
de cinco años hn ^asuidu mas de 3,000.000,000 de pesos; sin que 
se resienta ia nación, fuera de las pérdidas particulares y de lo 
que piistó el Sor. Pero el sabio profundo y estudioso €ahnet la flja 
e» 12,368 866.d62 libras de moneda francesa. 

Las (liineosioiies exactas dé este suntuoso edificio se hallan 
en los autores sisruientes: ftenaldo« Prideaux^ Lami-Calmet, Biblia 
de Avi^non, y sobre todo, Viilalpando en sus comentarios sobre 
Ezequiel. No' obstante daré una ligera idea de ellas. > 

Comenzó Salomón este templo en el cuarto ano de su rei- 
nado con 143>600 trabajadores. Par. lib. II. cap. ti. Toda la obra 
hasta el madera») iento e>taba hecha de piedra blanca. 1^ altura 
fué de sesenta codos y la largura de otros tantos, y la anchura 
de veinte; y habia sobre éste otro edífício de igual medida: de 
manera que toda la altura del templo era de ciento cuarenta 
codos; todo él estaba vuelto al Oriente; el largo del pórtico de 
la entrada era de veinte codos, conforme ¿ la medida de la an- 
chura del templo, y la anchura dedíes, levánttindose en alto ciento 
veinte codos. Después de este edificio, al rededor del templo te- 
nia treinta cámaras las cuales junta» unas con otras sustenta- 
ban por defuera las paredes del templo: estas paredes estaban 
guarnecidas de tablas de cedro cubiertas de oro, de modo que 
todo resplandecía quitando la vista á los que entraban por cual- 
quiera parte. El suelo del templo estaba cubierto de planchas de 
oru, por lo que se puede decir sin exageración que este tem- 
plo, sin igual en el mundo, era una verdadera ca«^ de oro, pues 
el Par. Lib. II. cap III. v. 7. dice: cy era finísimo el oro, con 
cuyas planchas cubrió la casa...» V el libro til. de los Reyes cap. 
Yl. V. 22. < Y no había parte en el templo que no estuviese 
cubierta de oro. 

En el Tabernáculo dice el texto: «Hizo ademas en la casa 
del Santo de los santos dos estatuas de querubines y las cubrió 
de oro.» Par. L. II. cap. III. v. 10. Fi^mra de dos individuos 
de la multitud que vio Daniel de mil millones de espíritus so- 
beranos. Daniel C. Vil. v, 10. 

£5te soberbio edificio sufrió después de su construcción mu- 
chas desgracias. La l.^fué saqueado porSesac Rey de Egipto* 
3. Reg. 14. 25. y 2. Par. 12. y 9. 

2.a Saqueado por Aehas Rey dn luda 4. Reg« 16. 8. 



—108— 

3,fi Manases, Rey de Jnd&, 16 profanó poniendo un ídolo de 
prosUtucion 4. h<?g. 21. 4. y sií?. Par. 33. 4. y fttg. 

4.^ Kn tiempo del Rey Joachín, saqueado y robado el tesoro 
y rotos los vasos de oro que Salomón había hecho. 4. Reg. 
24. 10. y sig. 

5.« Abrasado por NavuzaWan General del ejército (fe Na*, 
bueodonosor, ou tiempo de Sedéelas. 4. Reg. 25. 9. 2. l^ar. 
36.18. Fer. 39. y sig. 

Desde este tiempo estuvo el tempto sepultado en sus ruinas 
por espacio de 52 años» hasta que <>yro permitió & los judios 
que volviesen á Jerusalen, y lo reeditlcáran t. Bsii. t. per tot. 

6.^' Reinando en Siria Seleaco Phüopator por los arlos de 
3828, envió & Glíodoro á Jerusalen con orden de saqitear el 
templo, pero por las oraciones de Onfas salió bien escarmentado 
2. Mac. 3. per tot. 

7. ' La mayor abominación que padeció el templo, qnr^ el 
Profeta Daniel 11 31 llama desolación, fué por los aftos de 3837 
en que Antioco, usurpador del Reino de Syria, puso sobre el 
altar del Si^ñor el ídolo Jú )iler olímpico. 1. Mac. I. 57. y sif?. 
Con esto motivo se suspendieron todos los sacrilicios basta quc- 
tres años después Judas Machabeo, vencidos sus enemigos, lo 
rehabilitó y siguieron Í09 sacriñcios 1. Mac. t. 57. y sii;. 

8. ' Fué segunda vez reedificado con mayor nia«n¡ficonc¡a 
por Herodes Ascafonita. Gn esta época te decía /e.<(ucrísto á los 
Judíos, que era hijo de Dios, que arruinaría y reedificaría en tres 
días el templo. Joan. 2. 20. 

Finalmente, el famoso templo de Jenisalen, que había sido 
lá admiración del mundo, fué quemado segunda vez por Tito, 
el año de 4073 Mac. 13. 2. 

En tiempo de Jnliano Apostata,^ el ano de Cristo de 3^. in- 
tentaron los judios erigir un nuevo templo .^obre los cimientos 
del antiguo; pero lo estorbó el Si^ñor enviando terribJes terre- 
motos y globos de fuego sobre los trabajadores, según Ammiano 
gentil libro 28. San Juan CrSsostomo y otros. 

Ahora .se halla este templo, monumento de la grandeza del 
8¿bio de los reyes, destruido completamente. Su aspeeto es trl«<te 
y inelancóiico y sobre sus colosales y misteriosas ruina^i esti 
el sello iMdeleble de la palabra de Dios, diclendole: no quedarái 
piedra sobre piedra. 

En efocto cuarenta aios después de la predicción del Salva-» 
dor. Tito bijo del Emperador Vespaciano puso sitio á Jerusaleo, 
duró sers meses y fué tomada un sábado 8 de Setiembre. 

Jk)sefo dice que durante el sitio perecieron un millón y cien 
mil personas y noventa y siete mil fueron hechas prisioneras; 
apenas quedaron rastros de aquella opulenta ciudad que habla 
sido la reina del Oriente y la siHía de la religión de los judios 

Cor espacio do mas de mil y cien arios, desde que David la hab¡« 
echo capital de ia Judea. Ahora se halla esta populosa ciudad 



^109 ^ 

y su RUnlnoí^o temp'o wpulladoft eiilre m% ruhiag. Sfi: rstn Jfi- 
ru^a'en que admiró a) mundo por su (^randcta, esta hoy reducida 
á 18,000 almas y sajetu al B^ijá de Oamaseo. 

iéfmpio de Ónfon — Oiiias tV. ediñeó tin templo en Egipto 
fn Helíopolls, al verdadfro Dios, que llaniode Onion. Ehte trmplo 
fué fiindndo cercr del año del mundo, de 3854 por favor y gracra 
de Ptolo'neo Phllometor y su mngerCleopatra, Rpyesde Kgigto. 

Templo de Garizin. — En wn moíite alto de Samaría en la 
tribu de Cphrain, crrca df* la ciudad deSicbar, ó Sicheobácfa 
el Mediodía es!á el conocido templo de Garizin, femtjante i*ri 
fo'lo al de Jernsaien. Deut. II. 29. Este templo lo edíQeaferi 
los samaritaitos cuando abaíidonan>n f'l coito de los Molos. 

La Satífiada Escritura hace iKíeneion de otros niuehoA templos 
en la Palestina que no eran sino de ídolos» y por lo mbino 
(Íes|)reciable8. 

Templo circular de ñalbee dedicado al 56/.— Balbcc ee 
tina ciudad arruinada de Siria, cerca de Damasco. Las sorpren- 
dentes ruinas de cuatro templos de dimeiisiones colosales, ha* 
cen q»ie el viajero absorto ^e remonte al oscuro pretérito y 
contemple con a.<ombro las grandiosos ideaa y genios artísticos 
de nuestros a ntef «asados. 

Las piedras de que está formada el primero, tienen cada 
una 33 pies de lar?o, 11 de ancho y 14 de alto, y á la parte 
occidental tres de 70 pies, de largo cada una. A corta distancia 
de la ciudad, en una cantera de piedra franca, quedó trazada 
una de la prodigiosa mefdida de 77 plésde largo, 15 de ancho 
y 16 do alto, pesando por lo menos 22,706 quintales. 

El se:;nn(Jo templo, aunque menor que el primero, era un 
ediOcio grandioso, de 244 f)iés de largo y 126 de ancho, con 
34 columnas: su altura do 38 pies. 

El tercero está mas abajo de los otros, no menos suntuoso 
que los anteriores. Se cree, sin duda, que fué habitación de al- 
gún gran Dios de los B'ilbeqnitas. 

El cuarto es el templo de Balbee de un gttsto esquisto, 
que parece una joya distinguida en el tesoro de la arquitec- 
tura, y aunque en ruinas, se conserva todavía entero. 

Este tetnplo fué por algim tiempo convertido en iglesia grie- 
ga. No tiene mas de 35 pies de diámetro. Su arquitectura es 
del orden corifitio mas riro, y la gracia y ligereza de sus co- 
lumnas, entablamento y cornizamento es admirable^ En este 
templo se adora el Sol y se atribuye la construcción de estos 
Templos á Antonio Pío, sin saber la fecha de su antiquísimo 
origen? solo se sabe que Baibec estaba el a&ode 1764, reducido & 
mil habitantes en la mavor pobreza. 

Templo del Sol en Pflí/?w/ra.— Pal mira segon unos, esTad- 
mor, que Salomón edificó en el desierto; y según otros, fué 
edificada por tos griegos sucesores de Alejandro. Su situacioq 
es ea la mitad de im ocoaao de arena, sin bailarse en tan yast4 



— 110- 

eslcnslon, rio5, arroyos, palmas, yerbas, ni señal alguna de tc- 
getacion ó coiDercio humano. El puerto mas inmediato es ¡Alepo, 
distante mas de sesenta leguas. Las ruinas de Palmira ocupan 
un trayecto de mas de media legua recta, y han sido descritas 
por plumas hábiles, formando un tomo en folio^ con soberbias 
láminas, que se imprimió en Londres el año de 1753. 

Entre estas ruinas aparece como un rey destronado el mas 
magníHco edificio, el templo del Sol. Todo el recinto de este 
edicío es un cuadro de 242 varas castellanas en cada ángulo, 
rod«Bdo con una muralla soberbia, hecha de píi'dras gran^ies 
cuadradas, y adornado por denlro y fuera con sesenta y dos 
pilastras de cada lado^ Hay columoas de cincuenta y ocho pies 
de elevación, excediendo en magniticencia i todos los edificios 
antiguos d« que hay memoria. 

Si la barbarie *áe los turcos, enemigos de toda obra es- 
.pléfidida y nobles no? JKibiése demolido espresamente las her- 
mosas .corniz?jis de este y otros edificios, se verían todavía en 
Palmira las mas curiosas y esquisitas esculturas en piedra, de 
que el arte humano podría jactarse en todo el mundo. 

Entre todas las inscripciones que se han hallado^ la mas 
antigua es la que hay en una torre de cinco cuerpos, la cual 
dtce haber sido edificada por una persona del nombre lamblichus» 
en el uño tercero de la era cri§tiana. 

A estas ruinas célebres les dirije el Conde Voloey su paté- 
tica salutación., 

JempÍB d9 Diana en Efeso, — Ufia de las ciudades mas 
celebradas en la Hi¿»toria antigua, es Efeso, capital qne fué por 
muchos anos de toda la Asia Menor. Crodo, Rey de Atenas, 
juntó una coloma de Jónios, y pasando al Asia fundó á Efeso. 
EvSta ciudad tuvo la gloria de haber sido el pueblo cristiano mas 
iDorecienie en el A^ia, donde San Pablo predicó por ires años, y 
•el Evangelista San Juan residió gran parte de su larga vida. Pero 
la fama de Efeso está mas íntimamente unida con el Templo 
.d^ Diana, contado por una de las siete maravillas del mundo. 

• El prime); templo dedicado á Diana en Efeso era estraor- 
dínariamente magnífico; pero siendo de una antigüedad tan re- 
mota, »tts particularidades han quedndo sepultadas en el oscuro 
golfo del olvido, y solo se halla mencionada su destrucción» 

• Eraiosírato, iiombre de oscuro nacimiento, incendió la fábrica 
:^6 a¿os antes del nacimiento de Jesucristo, sin mas objKpque 
' tmosmitif 6u oombreá la posteridad. La destrucción fué completa. 
( La superstición^' sin embargo, movió á los efesinos áree''^ 
¿dUicar la. mafQviltosQ fábrica en un estilo mas glorioso. Chei- 

romocratos, el ingeniero que dirigió las obras de Alejandría; 
•fué: el arquitecto encarado de este nuevo templo de Diana. El 
; largo del ediOcio era de 467 pies castellanos, y 220 de aricho; 

«oporUida la fábrica €oo 127 pilares de mármol de Paros de 
^7 pies de altacftda. tui9. h9» l)ajosvrelieyes fueron bechospop 



Scopds, el fámofto escultor de la antigüedad; y pI altar mayof 
fué enteramente obra Praxiteles. La construcción del templo^ 
según Ptinío, duró 400 años; según otros 220. 

En los hechos Apostólicos se hcihla de este admirable templo. 

Nada ha quedado de esta estructura maravillosa, pues el 
ano de 1S24 la desolación era completa: no había en Cfeso, sino 
una sola cabafia de un Turco. 

Templo de Diana en Evora. — La Ciudad de Evora es la 
Capital de Alenlejo^ una de las provincias mas bien pobladas de 
Portugal: su población es de 20,000 habitantes, y es cabeza 
de arzfihispado. En ella está el antiguo templo dedicado ¿ Diana. 
Esta fábrica es> sin duda, ia mas hermosa ruina de arquitectura 
antigua que ha quedado en Portugal, y una d« las muestras 
mas bien preservadas que existen en Europa. 

El frente de este templo es de aquella especie llamada 
fíexastila, lo que quiere decir compuesta de seis columnas. 
Estas columnas tienen vara y cuarta de diámetro, del rico 
orden corintio. Todo el templo está oonstraido con una especie 
de granito de tanta finura como dureza. 

Fue edificado por los romanos hace mas de diez y ocho 
siíilos, en tiempo de Trajano ó Adriano. Hoy por falta de gusta, 
está convertido uno de los mas castizos, nobles y delicados 
templos del siglo de oro, en un matadero de animales, como 
nuestros rastros. 

Templo de Bel en Babilonia. — En la soberbia Babilonia 
existia el suntuoso templo de Bel ó Jiipiter, con una torre inmensa, 
de 220 varas castellanas de alto, compuesta de ocho cuerpos, su« 
biéndose de uno en otro por escaleras aspírales esterrores. 

En este templo estaba la famosa estatua dorada de Bel, de 
A% pies de alto, cuyo costo ha sido computado en 17-000,000 
de pesos. 

Habia ademas un gran número de otras estatuas y vaso^ 
sagrados de tanta riqueza, que el tesoro contenido en este solo 
edificio ha sido estimado por algunos historiadores en la cantidad 
de 200 millones. 

Templo de Minerva en Gr^ía.— El templo griego mas 
celebrado es el de Minerva, llamado comunmente Parthenon, si- 
tuado en Aeropolis de Atenas. Sus dimensiones son: 246 pies 
castellanos de largo, 108 de ancho y 65 dé alto. La puerta tiene 
30 pies y 8 pulgadas de alto, y 13 pies 10 porgadas de ancho. 
Sus columnas esteriores son Si, de una eleganoia admirable. 

Templo Heroico de Walhalla. — Luis, Re> de Ba viera, ál 
subir al trono, comisionó-a su arquitecto Rlenze para la coos>* 
truccion del edificio, según el plan y diseño lie^ho dé antémané 
por el mismo sobcraoo. > 

El templo está en medio de un Bosqiía'de roblea, jooto 4 
la declividad meridional, coa dos graderías espaciosas qae c^iq'^ 
duceo basta el pórtico del templo. - 



—112— 

Ln arquifrctum de esta magnifica fábiíca es del estilo dórico 
mns clásico; el pórtico es enteramente noble compue.Hto de ocho 
connnna» en el frente y «eis \m\» adintro, con diez y siete co- 
lumnas alus lados, ijzualf'sá Ins del templo de Biinerva. Las di* 
mensiones del fuste de cada columna son de veinte y cinco pies 
y ocho pulgadas» medida de Castilla en alto; y cuatro pies y ocho 
pulgadas de diámetro por la pnrie baja. Este editkio como la 
mayor parte de los tempios griegos dH 6ídi»n dórico, es de una 
figura oblonga, cuyo interior tiene 190 pies de largo, 54 de ancho, 
y, 57 de alto, medida de Burgos. 

El costo de esta estructura está calculado en siete mitlonci 
de pesos. 

Walhalia^en la mitolosria Teutónica, sisnifíca el Palacio de 
Od¡n,el JúpiptT ó Suprema Dtvinidad de los antiguos germanos, 
esto es, el Dios de las batallas. 

En este templo se han de colocar los bastos de héroes teutó- 
nicos dignos df mansiotí en a({uel es[»léndido recinto. 

bhadry Natk en donde existe un templo de fundación muy 
antigua, consagrado al Dios de la pureza: el gran sacerdote que 
euída de él, tiene bajo su dirección mas de 700 lugares, cuyas 
rentas pertenecen al mismo templo. 

Indo China Bankak tiene un templo que encierra mas de 
1500 estatuas, algunas de tas cuales son de proporciones colosales. 

La Kailasa, templo del Sha: — Dice un viagero moderno que 
de todos los monumentos que comprueba^ la fuerza y la paciencia 
de los arquitectos del antiguo Indostan, ninguno es tan intere- 
sante de estudiar como las grutas sagradas que se encuentran 
al través de la península de la India sobre ima linea de cerca de 
ciento cincuenta leguas. Aquellos templos subterráneos tallados 
eii medio de la roca viva, ofrecen en su conjunto una semejairaia 
notable con los que se hallan en Italia y en el Guiíito; y sus de- 
talles de ejecución recuerdan por algunas analogías las formas 
arquitectónicas de los egipcios y de los griegos. I^os mas céle- 
bres tetnplos subterráneos se hallan abiertos sobre los costados 
de granito de la montada Plora. Ocupan una estension de cerca 
de dos leguas, y se remonta su fabulosa edad á 7915 uoos. No obs- 
tante otros escritores solo la OJan en SOOados. Butre estos tem- 
plos el célebre hs elKailasa, que ocupa la jerarquía de Catedral 
en medio de las basfiicas que la rodean. 

Está consagrado á Siva, Diosde la destrucción, y le pu- 
sieron Kailas^» porque significa el Paraíso de Siva. Esta suntuosa 
obra tiene dos pisos en una distribución casi igual, presentando 
en su plano general alguna semejanza con las iglesias cristia- 
nas, habiendo, partes que podian IJamarse naves 1^ masa del 
edificio está sostenida por leones, tigres y elefantes colocados 
en filas muy esposas, y baciendo el oficio de columnas ó pilares. 

Cate espléndido edificio, que ejecutado con los medios vul* 
0are8 de la escultura y de la arquitectura, es un trabajo estraor^ 



t^íDarío qtie asombra y asusta i ia iraajinacion, cuando sé piensH 
que ha sido tallado ea la montaba, como el estatuario traza 
una figura en un trozo de mármol. La plaza» los muros este* 
ríores é interiores del templo; su pavimento y su techo aplas- 
tado en terraza; las escaleras y los puentes, los anímales de pro* 
porciones tan jigantescas y colosale8> y los brijos relieves tan 
delicados, todo esto no es mas que. un solo trozo de escultura, 
una sola piedra, una sola piedra ha sido cortada tan maravi- 
llosamente, el cincel ha ejercido su acción. 

Sobre una masa bruta de la montaña, sacando de sus en- 
trañas aquella innensa creación, cuál seria el poder, cuál la 
profundidad de la mirada^ y cuál la energía de la voluntad del 
hombre que hubiese dicho'. «La Kailasa está sepultada en esta 
roca.» No concibe la imaginación la serie de trabajadores y de 
tiempo que hnbrá costado el hacer producir aquella obra. 

El eí^critor se esliende en una larga descripción sobre los pro- 
digios que ha obrado el cincel indio en esta obra pasmosa 
de ia naturaleza humana, que ni el fanatismo destructor de los 
mahometanos conquistadores del Indostan, ha podido destruir 
ni mutilar. Ni el tiempo con su lima ha podido aniquilarla, 
no obstante estar por todas partes las cumbres de la monta^ 
ña superiores al templo, y sufrir los torrentes de agua que 
forman la lluvia y los fragmentos de rocas que se de^prendea 
por las tempestades y se precipitan sobra él como sobre un 
abismo. 

Nan-hiung-fu, tiene un templo dedicado á Confucio. 

Miako, en el Japón,, tiene mas de 6,000 templos, entre los 
cuales son notables el Imperial, rodeado de jardines deliciosos; 
el de Daibus, construido con mármoles, y que encierra la es- 
tatua dorada del Gran Buda, cuyas dimensiones inspiran res- 
pelo y miedo á los japoneses; y el Rivanwon, adornado con 
333,333 estatuas de otras tantas divinidades, y en donde se vé 
también una j¡<?antesca de Bnda. 

Nara, célebre por su magnífico templo, rodeado de un solo 
pórtico, sostenido por 98 columnas de seis pies de diámetro, 
donde se vé otra estatua de cobre del Dios Buda, de tal di* 
mensíon, que su pecho y vientre solo tienen 46 pies de longitud. 

Denderah^ en la eual se admiran las ruinas de un her- 
moso templo, en una de cuyas naves estaba colgado el famoso 
Zodiaco que se vé en la biblioteca real de Paris. 

Guinea Superior. — El tigre es tenido como el emblema de 
La Divinidad, y cuando ¿e construye un templo fin su honor, 
se prepara una cantidad de arcilla amasada con la sangre de 
las víctimas que se ofrecen en holocausto. 

Santa Maura es célebre por su suntuoso templo de Apolo. 

La aniigiua Tebas, de las cíen puertas, contiene unas rui- 
nas de veintisiete millas. Entre éstas está el templo de Ipsamboui 
1^ Niibia, que habia permanecido cuarenta i^iglo» so^ultiLdo ea 
15 ' 



la arenSí tallado en la roca viva, y presenta vastas dimensione^é 
Se han encontrado en su interior cuatro estatuas de veinte 
metros de atto. 

Templo de Hércules en Tira* — Los fenicios no empleaban 
piedra en sus construcciones, sino las abundantes maderas del 
Libano. Construido de esta madera, Herodbto hace mención de 
un templo de fiórcules en Tiro, como una ^obra grande y ma* 
ravillosa. 

Templo deSerapis, — El templo arruinado de Serapis, cerca 
de Ñápeles, es entre todos los monumentos que ha {levantado 
la man») del hombre, el que ofrece mayor instrucción al geólogo. 

Otro templo, — El Indio de Avantipura, que con sus 74 co- 
lumnas, está hoy en una especie de la«/o, donde se| sumergió 
en uua época posterior ai año de 850 de nuestra era» 

L/Os templos de los mahometanos se llaman Mezquitas, co- 
mo los de los judío» Sinagoíras» y los de los mejicanos Teocalis. 

Santa ¡^ofia. — Entre los 200 templos mahometanos que*en- 
cierra Constantinopla, es notable la antigua gran Basílica de 
Santa Sofía, de la que se hará mención en las Iglesias. 

Amasia tiene una soberbia mezquita construida por Baya- 
ceto, llamada el Relámpago. 

To Kat encierra el sepulcro de San Juan Crisóstcmo y vio 
nacer al Sultán Selin I. 

Brusa tiene mas de 350 mezquitas, tres de las cuales son 
magnífícas. 

Konieh posee una bella mezquita construida por el modelo 
de Santa Sofía. 

Medina, — Su mezquita es edificada por l^ahoma, cuyas 
bóvedas están sostenidas por 296 columnas, adornadas con pie' 
dras preciosas é inscripciones de oro. Allí se vé la tumba del 
Profeta colocada entre los sepulcros de Ornar y de Al ubekr. 

Micha es la Ciudad Sagrada de los mahometanos. Allí se 
vé la célebre mezquita adornada de grandes minaretes y cuyos 
peristilos y bóvedas, sostenidas por 500 columnas, encierran el 
pequeño templo deKaaba, objeto de la veneración délos Ismaeli- 
tas, que creen fué hecho por Abrahan. Es patria de Mahoma. 

Éera posee la mezquita de Mahomed*Kan. 

Bukhara, — Las cúpulas de sus 360 mezquitas, sqs altas 
fachadas, sus minaretes y sus hermosos jardines, sorprenden 
agradablemente al viajero. 

-Bcwarés.— Por sus templos, soberbia mezquita, hecha por 
Oreug-Zeb, y sus festividades religiosas, ha sido llamada por 
los ingleses la Atenas de los indios. 

Luknoh^ Capital de Uda. Las cúpulas doradas de sus mu- 
chas mezquitas, la hacen ser una de las mas bellas del Indostan. 

Lea, suntuosa mezquita de Valido- Yení-Tejan» construida ^^ 
estilo de la de Constantinopla. 

Ahmed-Abab^ que contaki en otro tiempo mil mezquitaS| 



—US— 

xh 05 ya sino un montotí de ruinas de diez leg^nas de estension» 
y cu>o número de habitantes apenas llega á 50,000. 

Latona, en Sair de Egipto; en su suntuoso templo habla 
una capilla de una altura y esten^ion maravillosa. 

Templo Májifío en Eapaña, — Por pura curiosidad bago 
mención de este templo, que se registra en el Heraldo. 

Don José Matheen, pintor domiciliario de Barcelona, acaba 
de construir una máquina sorprendente, que se llama Templo 
que habla. Este templo está aislado, colgante de un corchete 
libre y movible, de un hile muy delgado: tiene la forma de 
templo octogonal griego, adornado con ocho columnas, entre 
las cuales hay cuatro $?randes puertas, cerradas con un vidrio 
negro. Su altiira es de 26 pulgadas, sobre 15 de ancho. 

Ddl interior de este templo salen distintivamente las res- 
puestas de lo que sedií^nen preguntar los aficionados. Estas res- 
puestas son siempre decentes. La invenciones admirable y ver- 
daderamente maravillosa, tanto mas á las personas que no co- 
nocen las ciencias ffsicas, que no pueden concebir ni espiicar 
esie fenómeno que presenta este templo, cuyo procedimiento 
no es conocido aun en la ciencia. 

Tgmplos del Nuevo Mundo.— Si los templos del viejo mun- 
do fueron tan sorprendentes y admirables por su estructura y 
inagniOeencia* no son menos admirables y maravillosos los que 
los conquistadores encontraron en los vastos imperios de los 
Moctezumas, Incas ,y Kicbés, no obstante la clasificación que 
algunos les dieron de animales, lo que movió á la Santidad de 
Paulo ill, áospedir dos bulas declarando á los indios racionales 
y capaces de participar de los Sacramentos. 

Templo de ta anticua Méjico. — La .fundación de Tenoch- 
tltlam, Capital del vasto Imperio de Moctezuma, y hoy Méjico,, 
reina del rico mundo de Colon, tuvo luíar, por un Príncipe 
Chichimeco, y los Aztecas-Mejicanos, el Í8 d(í iulío de 1,327, 
sobre una laguna de 40 leguas de circunferencia, rodeada de 
montes y serranías. Elevada sobre el nivel del mará 8,227 pies, 
y conquistada por los españoles el 13 de Aí?osto de 1621. 

La suntuosidad y grandeza de los 200 templos de los 
Aztecas-Mejicanos, que en su idioma llaman Teocalis, es tan sor- 
prendente, que merece ser "mencionada con las mismas palabras. 
del atrevido al par que afortunado Cortés, cuando en su pri- 
mera carta le describe á Carlos V las grandezas de Méjico, 
confesándose incapaz de espiicar tantas y tan maravillosas co- 
sas que ha visto, y solo se contrae á decir: «Que en España 
DO hay semejable.» 

Con respecto al gran Teocali ó Templo principal de los 
mejicanos, añade? eHay en esta ciudad muchas mezquitas ó ca- 
sas de sus ídolos, de muy hermosos edificios. Entre estad 
mezquitas hay una que es la principal, que no hay lengua 
Itumana que sepa espiicar la grandeza y particularidad de ella; 



— H6— 

porque es tan {^ande que dentro d^l cii^cuito de ella, que e% 
todo cerrado de muri> muy alto» se podia mny bien ñicer una 
villa de quinientos vecinos. Tiene dentro de este circuito todo 
á la redonda, muy gentiles aposentos, en que hay salas y cor- 
redores^ donde se aposentan los religiosos que alíí están. 

Hay bien cuarenta torres muy altas y bien obradas, que 
k mayor tiene cincuenta escalones para subir al cuerpo de la 
toiVe: la mas principal es mas alta que la torre de la iglesia 
de Sevilla^ Son también labradas, asi de cantería, como de ma- 
dera que no pueden ser mejor hechas ni labradas en ninguna 
par te.... Todas estas torres son enterramientos de señores. 

Hay tres salas dentro de esta gran mezquita, donde están 
los principales ídolos de maravillosa grandeza y altura, y dentra 
de éstas salas están otras capillas. &c.» 

Al Leer la descripción de este suntuoso templo, hecha por 
€orté6, nos recuerda la estructura del templo de Jerusalen dirigi- 
do por el mas sabio de los Reyes. 

En efecto: los conquistadores se sorprendieron de encontrar 
en Méjico una ilustración nada común: tanto mas sorprendente 
cuanto era la ninguna comunicación que ios mejicanos tenían 
eon el continente europeo, pues esta parte del mundo estaba 
cortada completannente de la del viejo, y todas las ciencias y 
artes que tanto resplandecían en los mejicanos eran esfuerzos de 
su talento, de su estudio y de la ingeniosa imaginación inven- 
tora de los hijos de esta nación, rica» fecuoda y digna de mejor 
suerte. 

El escritor y testigo ocular de estas verdades Bernal Días 
del Cabillo, asi lo conOesa. 

Templo del Sol en el Perú, en Cusco, — El Ducreux en su 
historia general de la iglesia, tomo 6-, artículo 2, dice; «1^1 tem- 
plo en que se veneraba este hermoso astro que media 400 pies, 
y ahora la Iglesia de los religiosos de Santo Domingo, era de 
una magnificencia y riqueza que espantan á la imaginación. No pa- 
rece sino que con el resplandor del oro, y de las piedras preciosas 
áf" «ne esiaba cubií^rto todo el interior de ese ediGcio, habían 
querido imitar al de la luz, que esparce el Sol en el universo. 
«En este templo habia cuatro fiestas dedicadas al Sol, que fun- 
dó su primer Inca, que corresponden á las cuatro estaciones 
del ano, p«^ro que recuerdan al hombre unos objetos aun mas 
interesantes á saber: el nacimiento, el matrimonio, la paternidad 
y la muerte. En la primera le hace ver al hombre el amorá la 
virtud, á la religión y á la patria, que ha de tener desde que 
nace. En la segunda la fé conyugal. En la tercera la autoridad 
paternal y las sagradas obligaciones de la buena educación de 
)os hijos; y en la cuarta le recuerda la tumba donde recojerá 
el fruto de sus buenas obras y costumbres. 

También habia doce torres designando los doce meses del año. 
c Templo en UxmqL—SX aspecto de tas ruinas de tomalea 



• ~n7- 

tnucho mas importante que el de las ruinas del Palenque. 

El único Teocali ó suntuoso templo délos sacrificios, que 
según Mr. Waldeck líxiste un totfo Yucatán, está en estas ruinas, 
es admirable. 

Templos (U Utcitlan —En lo que es hoy Escuíntla, al Sur 
de Guatemala, existió la Ciudad de Utatlan, corte que fué de lo» 
poderosos royes de los Kíchns, á los cuales se juzga por* los 
mas aniiizuos habitantes d'^ Cefitro-América. 

Esta ciudad era la Capital de un vasto imperio, y solopor 
la descri.clon de sus antigüedades se podía venir en conoci- 
miento de la estension y magnificencia de esta antigua capital, 
cuya población era tan numerosa, ifuo el Bey sacó de ella 72 
mil soldados para batir á los españoles. 

Eq el centro de esta Ca|>itai se hallaba el suntuoso palacio 
del Rey, y por supuesto sus magníficos Teocalis, inferiores solo 
al de los Mocteztimas en Méjico, y á los de los Incas en el Perú. 

Templos del Ptfíen, Ciudad de las Flores.— EncontraroQ los 
conquistarlores veinte templos, y en uno de ellos estaba un 
ídolo de forma humana, fabricado de una esmeralda enorme, 
representando al Dios de la guerra ^e los Itzas. 

En el santuario de este templo se hallaban los huesos de 
un caballo que*Cortés dejó enfermo, y que habiendo muerto, 
los indios de miedo colocaron en ese lugar su osamenta. 

Templo en Tejas. — El Siglo X/X, de Agosto de 1844, se 
muestra sorprendido de la noticia de haberse encontrado en Te- 
jas las ruinas de un suntuoso templo, y me parece asegura ser 
su estructura de una cruz latina, y que las ruinas datan de mucho 
antes de la conquista. 

iglesia. — Esta palabra griega significa en general !a sociedad 
de los adoradores del verdadero Dios. En este sentido se puede 
distinguir la Iglesia primitiva de los patriarcas y de los antiguos 
justos. La IgUsia judaica, que se componía de todos los que se- 
guían la ley de Moisés, y la Iglesia de ios cristianos, que es la 
sociedad de los que profesan la religión de Jesucristo. Se llama 
Iglesia Militante la sociedad de los fíeles sobre la tierra; Iglesia 
Triunfai'ite la sociedad de los santos en el cielo, y Paciéntela 
del purgatorio. 

Su fundación. --El día de Pentecostés predicó San Pedro & 
Jesús Nazareno, á tjuien habían crucificado sus Pontífices y ca- 
bezas, y que al tercero día había salido del sepulcro vivo por 
la virtud de su padre, como lo había profetizado. Tres rail abra- 
zaron la fé y recibieron el bautismo. • 

Esta primera conquista del Evangelio formó los principios 
de la Iglesia de Jerusalen, tan célebre por la unión de sus mieras 
bros, y por los dohes milagrosos que Dios se complacía en derra<* 
marla. 

Jamas había visto el mundo un espectáculo tan admirable 
4K)mo esta Iglesia de JerusalcQ. Todas las virtudes brillaban en 



—118- • 

ella cen wplendor, y la caridad especialmente, esa gran Tirtuá 
de los cristianos, reinaba allí coin imperio absoluta. 

Los Apóstoles convocaron; por med» de Pedro, á tedio» 
los que componían esta iglesia, para que eligiesen siete hombres 
llenos de sabiduría, para que se encargasen de esta obra y quedar 
ellos solos con la predicación. Se eligió k Estevan y á otros 
seis* á quienes los Apóstoks les impusieron tos manos, ergani^ 
zando la Iglesia, y criando sncesores.- 

Conforme iban los Apóstoles estendiendo el círculo de sus 
conquistas evangélicas^ iban aumentando las rglesias. 

La de Antioqufa era mía de las nfMis florecientes de la Asia^ 
fundada por el Apóstol San Pedro, en la casa y con dinero de 
TioOlo Anlioqwense, hombre poderoso y rico, en la que ocupó 
la silla por espacio de siete a&os. Por este tiempocomenzaron 
los discípulos á tomar el nombre de cristianos. 

La vida de Pedro y Pablo fué una serie de viajes por varios 
puntos y de continuos trabajos. Atenas y Roma, que eran cono 
el centro de tas ciencias y de las artes, no fueron prívacfcis de 
su presencia y en ellas fnictiñcó su doctrina. En psta úUima. 
ciudad, capital del vasto imperio, que teniendo su onVo en 
una oscurecida aldea sobre el Tiber, Itejióá ser du«ña absoluta 
del mundo antiguo, fué también destinada en ekórden de la re* 
llí?ion para ser la silla y el centro de la unidad católica, y ef 
manantial desde donde se debía eiiparcir la luz í^obre las demás 
iglesias durante toda la serie de las edades San Pedro fijó atif 
la cátedra apostólica, y San Pablo en medio de las caderms cort. 
el mayor aprovechamiento trabajó en la propap^acion de la fé; 
Ambos con su sangre* firmaron los cimientos de esta Islesia-,. 
madre y señora de todas las demás, que tra*» su í/loria y su au- 
toridad de San Pedro, vicario de Jesucristo, y cabeza del cuerpo 
apostólico, cuya preeminencia y derechos reviven y se perpe- 
túan en sus sucesores. 

La Iglesia desde su cuna recuerda con tierna devoción los 
principales hechos del hombre Dios y los conmemora anualmen- 
te. La festividad del Santísimo Sacramti^o es la primera de todas 
las (testas de la Iglesia, pues fué instituida por el mismo Jesu- 
cristo eii la última cena la víspera de su pasión. Las de tradlc- 
cion apostólica^ según San Agustín, son cuatro: de Pasión, de 
Resurrección^ de Ascensión y de Pentecostés, como también la 
letanía iauretana, comenzada después de la Asunción de la San- 
tísima Virgen; según respetables autores; no obstante que 
por un sentimiento recibido sin contradicción en toda la igle- 
sia, se cree que los Apóstoles instituyeron las fiestas, cuyos 
ñiisterios pasaron á su vista. 

IgUsia material. — La primera Iglesia que tuvieron los Após* 
toles fué el Cenáculo, en el que Jesucristo instituyó la Sagrada 
Eucaristía. En tiempo de San Cérónimo era conocido el Ceuáculo 
eon el nombre de Iglesia de Sion. Hieren. Epist. 27. Después 



%e estendieron por todo el orbe . cristiano. 

Como antiguamente se oraba con el rostro hacia el Oriente» 
las constituciones apostólicas ordenaban que las iglesias estén 
dirigidas bácia el Oriente; empero se^un advierten varios autores 
Jílúrgicos, muchas de ellas desde ios primeros tiempos tenian 
pórtico hacia el Oriente y por supuesto el ábside hacia el Occiden- 
te, y de este modo están construidas todas las iglesias de Roma 
llamadas constantinas, sobre todo las dos principales, San Juan 
de Letran y San Pedro. 

A mas de esto, dice el abate Pascual en su diccionario li- 
túrgico, la regla que prescribe que las iglesias deben dirigirse 
hacia al Oriente ha sido tan poco conístante é invariable, que 
hay decretos pontiflcios que lo prohiben espresamente. El autor 
del Diccionario de erudición historia eclesiástica, compilada ala 
\ista del Papa Gregorio XVI, por Uaétano Moroni, nos suministra 
una prueba irrefragable. Dice que hasta la mitad del siglo quinto 
permaneció Qelmente la costumbre de dirigirse al Oriente para 
opar; pero qut> en esta época, el Papa San León prohibió á los 
católicos el orar en esta postura, para no pare9erseá losma- 
fiiqueos que adoraban al Sol y hasta ayunaban el domingo en 
honor suyo> por lo que creían que Jesucristo, éespues de su ascen- 
sión, habia Ajado su mansión en dicho astro, interpretando mal 
las palabras del salmo XVIII: ¡n solé posuil tabernactilum suum. 

La primera Iglesia de todo el mundo que se dedicó y consa- 
gró á la Santísima Virgen, fué la casa en que vivió y murió los 
4:alorce años después de la ascensión de su Hijo Jesu's. 

iglesia mas antigua del mundo. — La Iglesia de Santa Pru- 
dencia en Roma se tiene por la mas antigua que se conoce en 
el mundo. En los primeros siglos fué llamada la Iglesia del Pastor; 
y se dice haber sido el Palacio de Pudente, en que se albergó San 
Pedro, y en donde celebró los divinos misterios. 

Este santo edificio se ha mantenido á grande costo por mas 
de catorce siglos por la piedad de los fieles. 

£n Jerusalen, á trescientos pasos de la puerta de Sion, hay 
una iglesia dedicada á Santiago, siendo una de las mas hermo- 
sas y mas capaces de a luella santa ciudad. La cúpula que esti 
en medio se eleva y se sostiene sobre cuatro grandes pilares^ 
rasgada en la superior con dilatadas claraboyas, i manera do 
la del Santo Sepulcro, que la llena de estraordinaria claridad. 

San Juan Evangelista, en su Apocalipsis Cap. 1. vers. 11 ha- 
ce mención de siete iglesias. «Lo que ves escríbelo en un libro: 
y envíalo á las siete iglesias que hay en Asia, á Epheso, á Smirna, 
¿ Pergamo, áThyatira, á Sardia, á Phiíadelphs y á Leocadic«a^]» 
Estas eran siete ciudades principales, y de las mas célebres del 
Asia menor. 

Iglesia del Santo Sepulcro. -^Lsl iglesia del Santo Sepulcro 
no solo 68 notable por su magnificencia, sino por los tiernos re<^ 
^ucirdos de nuestra redención por el hombre Díos^ ..^ 



— 120- 

Fué edificada por Elena madre de Constantino. En ella eslá 
el Sepulcro del Salvador alumbrado con cuarenta lámparas 
de plata. • 

La ígleaia Catedral de la Isla de Malta, está construida 
en lo que e^^ casa de Publio, y dedicada áSan Pablo, que con- 
virtió y bautizó á los habitantes de la Isla. 

La Catedral de Friburgo es una de las creaciones mas pre- 
ciosas del arte gótico. Cuat-ro siglos duró el trabajo con5taf4t.e- 
mente de su construcción. 

Catedral de San Pedro en Romaé— De Ias4l4 iclesias que 
hay en Roma, la primera es la siguiente. La .^untuosa Basílica de 
San Pedro en la moderna Roma por su magnificencia ba eclip- 
sado no solo las fábricas antiguas, mas todas las que se han 
levantado sobre la superficie de la tierra. 

Bramante Lazzari fué el arquitecto proferido para esta sin 
igual obra. Bramante murió poco después de haber echado los . 
cimiento?, y la dirección de la obra pasó al famoso Miguel An- 
gelo Buanarolti^ el que dio al edificio el carácter peculiarmente 
sublime que posee. 

La piedra fundamental de la Iglesia fué colocada por el 
Papa Julio II, en 1506, y el frontispicio fué acabado en 1622, 
durante el Pontificado de Paulo V. Se necesitó sii>lo y medio 
para concluir el estupendo templo de San Pedro. Las dimensiones 
mas exactas de esta basílica son Ifis siguientes: 

El largor interior déla iglesia es de 665 pies, y el ancho 
por el crucero tiene 480 pies. La altura desde el nivel de la 
plaza, frente del templo, hasta el ápice de ía cruz, es de 498 
pies. La distancia desde la estrema línea de la elipsis de laé 
columnata?, en número de cerca de 300, hasta los portales de 
la Iglesia, compreude 966 pies, y agregaiido el largo esterior 
de la iglesia con sus vestíbulos, resulta la prodigiosa distancia 
de mas de 1,600 pies. 

Su costo asciende á la enorme cantidad de 50 millones de 
pesos fuertes, y después se han empleado la millones mas en 
los adornos para la mayor magnificencia, aunque otros, tal vea 
mejor informados, hacen subir su coí^to total á 247 millones, 
para esta grandiosa basílica. 

La palabra Basílica significa Palacio del Rey de los Reyes. 

Catedral de San Pablo en Londres.-^Ln Catedral deSao 
Pablo es un edificio admirable, inferior solo á la Basílica de 
Sao Pedro^ y superior á todo otro templo pn el mundo. 

Ei* célebre arquitecto de esta obra fué Sir Cristpher Wren, 

La Basílica de San Pablo, como casi todas las catedrales 
de laJglesia cristiana, tiene la planta en forma de cruz. El larga 
entero de la iglesia, de Oriente á Poniente, es de 560 pies 
castellaooB, y el crucero de 309; el ancho del cuerpo^ de la 
iglesia, así como el del crucero, es de 117 pies; la altura dO: 
las paredes es de 99 iBobre la ioterseccioa del crucero coa U> 



-<21 — 

t)ftvé mayer, se eleva una seberbit cúpula^ euyá circunferencia 
esteríor e§ de 470 pies, coronada coa una linterna, un globo 
y una cruz, cuya altura desde el pavimento es de 991 pies. 
A cada Mo del frontispicio hay un campanario de 242 pies 
tie altura. 

Las puertas son tres» la principal 9Í Occidente y las otras 
dos á \$Á estremidades del crucero. La obra duró i& años, y 
toda la fábrica costó sobre cuatro miHones de pesos fuertes. 

Iglma de Sania ;Sojifd.-^SaQta So6a es una de las iglesias 
mas magdfOcas del ittundo. 

Constantino el Grande edtflcó dos iglesias, una llamada 
Irene y la otra los Apódioies. Pasados algunos aüos erigió la grande 
iglesia de Santa Sofia> la que fué quemada en un alboroto. La 
reedificación que de elki hizo Justiniaoo fué muy snperior á la 
primera. $u dirección fué por Anenio, arquitecto del imperio^ 
íustinlano quedó tan complacido de su obra, que en un her- 
moso arranque de júbilo dijo: «¡Salomón, yo te he vencido!» 
Un temblor arruinó este bello edíMcio; pero Justiniano restableció 
á su primitivo esplendor este templo, que después de doce si* 
glos existe todavía como un monumento majestuoso de su fama. 

La cúpula de Santa Sc^^ iluminada por 24 ventanas, está 
formada sobre una curva tan corta, que su altura no excede de 
la sesta parte desu diámetro^ cuya medida es de 115 pies. 

El arquitecto que ensenó á los demás á erigir cúpulas aereas, 
es digno de ser alabado por lo atrevido del diseáo y la destreza 
de la ejecución. 

La planta del edificio es la forma de una cruz griega, que es 
cuadrángula^ siendo la anchura del templo 243 pies, y la ma-* 
yor largura 269, de altura 180 pies. Todo el costo de la obrs 
fué de 5^000,000 de pesos fuertes. 

El Suntuario contenia 40,000 libras de plata, y los vasos sa- 
grados y ornamentos de altar eran de oro finísimo y guarne- 
cidos algunos de joyas de mucho precio. 

Santa Sofia, hasta el siglo XIV podía contarse como lapri-* 
mera basílica del orbe cristiano, pero después de la erección do 
San Pedro en Roma, San PalHo en Londres, y quizá alguna Ca^ 
tedral latina moderna, ha perdido la primacía en el cristianismo; y 
el año de 1445, por un caso singular, pasó á adquirir una nueva 
supremacía sobre todas las mezquitas del orbe mahometano. 

Catedral de Nuestra Señora de París.— El suntuoso y 
rico templo de Nuestra Señora de París, ftífi construido prime- 
ramente por Childeberto en^22: hacia 1257 el Rey San Luis 
hizo construir otro mas ampliiD en el mismo lugar, sobre los ci- 
mientos que el Rey Felipe Angusto habla hecho construir eu 
1191. Tiene de altura 232 píes castellanos. 

Scmia Gemvevet de Port5.-^Esta iglesia es tino de los nfXK 
numentois mas hermosos del manilo. Ella ha sufrido sus vici- 
situdes en tos revoluciones de aquel país. En 176i reapareció* 
16 



—líj- 
ele entre sus ruinas mas liemaosa y elegante) ségua l6s planos 
del arquitecto Soufflot y sq segundo Rondelet. Atiera es el gran 
panteón de la nobleta parisiense. 

La Iglesia francesa tiene muchos y magniflcos lemplos, 
pues es una délas mas ricas del mundo. El año de 1789/ 
por un decreto del 2 de Noviembre, del Gobierno de aquella 
nación, fué despojada sacrilegamente de tres millones de pesos. 
Iglesia de San Dionisie en Paris. — San Dionisio, Apóstol 
de Francia, y primer Obispo de Paris, tiene una suntuosa Abar 
día que sirve de última morada i los Reyes de Francia. 

Entre sus ricas y numerosas albajas posee un precioso 
vaso, de una sola esmeralda, hecho en forma de góndola^ com- 
prado en 60 marcos de plata. 

La Iglesia de loft Inválidos de Paris es suntuosa, tiene 
de altura 540 píes. En ella se halla la espada de Austerlitz y 
la corona de oro del genio del siglo^ Napoleón I. 

Caledral de San Petershirgo.'—EniTe los edificios religio- 
sos de San Petersburgo, merece el primer tugar la Iglesia de la 
Santa Virgen de Kazan, llamada comufimente la Catedral de la 
Metrópoli. El arquitecto de esta suntuosa fábrica fué Voronikhin, 
un esclavo ruso. Su costo fué de 11.250,000.pesos fuertes* 

También es digno de mencionarse el maravilloso templo 
de San Isaac, cuya jigantesca cúpula es toda dorada. 

Moscüw tiene una famosa Catedral. 

Iglesia dk Italia.— Tiin'n.— En Turin está la Iglesia de San 
Lorenzo, cubierta toda de mármol negro. 

Caledral de Florencia,-- Esta Catedral situada en Florencia, 
que se llama el Jardio de Italia, es el modelo de la elegante 
arquitectura. 

7V)scano.--Su Catedral gótica está adornada con tres puertas 
de bronce y 74 columnas, 62 de las cuales son de granito orien- 
tal. El bautisterio es una iglesia cuya bóveda sonora produce 
muchos efectos singulares de acústica. La torre inclinada que 
sirve de campanario á la Catedral, y su campo santo, cubierto 
de algunos pies de tierra, traida de Jerusalen en 4iempo de la 
tercera cruzada, sorprenden al curioso viagero. 

Catedral de lfi7an.— Después de la Catedral de San Pedro 
en Boma, la mayor iglesia de Italia es la Catedral de Milán, El 
estilo de su arquitectura es gótico, y todo el material es de mir- 
mol blanco: su idterior está adornado con 3,000 estatuas de 
nármol también Manco. 

Las dimensiones son 490 pies dfe largo, 298 de aneho, 258 la 
elevación interior de la cúpula, y 400 la altura estertor. Su cons- 
trucción fué en 1763, pero no se concluyó sino basta este sigle^. 

Las pilastras tienen 90 pies de alto y ocho de diámetro. El 
número de estatuas que hay pasa de 4,000. En cuanto á sus 
materiales, está admitido por todos que la iglesia de Milán es^^ 
pede á todas laa iglesias del mundo, porque las mas ricasyfluiS) 



—123 — 

niñeas áel cristíanísme solo ej>tán ferradas con mármol al in< 
terior; pero la de Milán está enteramente ediOcada, eolozada y 
techada con la misma sustancia, y ésta es de un mármol blanco 
y resplanilociente de que abunda mucho ai^uel territorio. 

Hay Hua cosa muy notable en esta Catedral, y es el sub- 
terráneo en que reposa et cuerpo de San Carlos Borromeo. 
Está debajo del circulo que forma la cúpula; es una capilla de 
forma octangular y forrada con planchas de plata. Cl cuerpo 
está en una urna de cristal de roca, estendido á lo largo^ ves- 
tido de podiiticales con báculo y mitra. 

Iglesia de jRávena.— Hablando el sabio escritor jesuíta R. 
P.Antonio Brescíani, en su Hebreo deVerona, de la hermosura 
y suntuosidad de las iglesias de Italia, contrayéndose á las de 
itávena le llama mucho la atención la cúpula colosal y de una 
jjífza ()ne se halla en una de ellas. 

Hé a(|ui sus palabras sobre Bávena, ciudad ilustre y mag- 
iiiQcu sobre todas las de Italia: 

«Ella tiene famosas iglesias construidas en el ano de 417» 
como la de Santa Águeda; en el de 424, como la de San Juan 
Evangelista; en el de 438, como la de San Juan Bautista, obra 
de Baduacio Patricio; y en el de 534, como la de San Apolinar 
in Olassc, fuera de los muros, edificada por Julián Arentarie, 
y en la que solo al entrar, la vista se aturde en sus admira- 
bles columnas, preciosos pavimentos, &c. 

Tan grsRdioso templo» que engrandece á Rávena desde la 
mas remota era cristiana, no es sin embargo tan admirable como 
la Ifstlesla Patriarcal Ursiana, y menos como la Basílica de San 
Vidal, erigida con ocho grandes fachadas, y consagrada por el 
Arzobispo San Maximianoel aiSo de 547. 

Dejü de hablar de otros sobresalientes monumentos, y de 
la grandiosa Abadía de los Camaldulenses, obra bellliiima del 
siglo XVI, así como del mausoleo de Teodorico, que nos hace 
\er el espíritu bárbaro» elevado por Cassiodoro á la romana 
grandeza, puesto que, á escepcion del «templo egipciano de los 
Butos, no se encuentra otro edificio tan vasto, tan fuerte, re*- 
dondo > cubierto de una cúpula de mármol, todo de una pieza, 
como éste de aquel Rey godo. ¡De qué monte se cort¿ aquella 
enorme masa de piedra? jQué navio la trasportó por el mar 
Adriático hasta la playa de Rávena? Qué arquitecto y con qué 
industria elevó á tanta altura aquel desmesurado plato, y coma 
después de elevado, pudo acomodarlo y adherirlo con tan buen 
arte sobre aquellos grandes arcos, tan ajustados y unidos alas 
claves que reciben el gran círculo.^ ¿Cuándo podrá jamás lamo*- 
derna civilización^ que po aspira á ia inmortalidad, sino que 
se sumerge en lo presente, como la águila en el fango, llegar 
i las obras de aquel bárbaro?» 

Bresiria.'^Sa Catedral es toda de mármol. 

Xa Catedral deSta. Gudela^ de Bruselas, Bélgica, es magnífica. 



—124— 

La Catedral d$ San Bavon de Gante, Bélgica, es una de 
las mas ricas t]e la cristiandad. 

Re§io. — Su Catedral representa en pequeño la de San Pedro 
en Roma. 

Palermo. — Su Catedral es uno de los moDuméntos. góticos 
mas hermosos de SicUia. 

Santuario de Nuestra Señora del fin de las iierraa, fun- 
dado desde el tiempo de N)s Apóstoles por Mireial, Zeqiieu y 
Verónica, <;uc sirvió de primera cuna del cristiaiiísino en la 
Aiuitaniu. De los dos segundos persooageá se hace rneucioii ea 
el Santo Evangelio. 

En la Basüka de San Juan de Letran es donde se coca- 
nan los papas. 

Iglesia de San Jtmn Bautista y San Pedro en Prisiones^ — 
Estas iglesias son las mas aatiguus de Roma. 

La Hítsiiica de la Santa Cruz fué fundada por Santa Ele- 
ua sobre los grandes jardines de Eleoyábalo. 

iGLiüsiAS DE España. — Toledo. ^Lii principal iiilesia di* Es- 
paña en dignidad es Toledo. Fiíé mandada edificar en 587 |»<ir 
«I gran Rey Recaredo. Cuando los árabes se apoderaron déla 
ciudad, la convirtieron en mezquita, hasta qtie Alfonso VI con- 
quistó la ciudad, volvió al uso primitivo. El Rey San Fernando 
la reedifloó eo 1240. Su gótica arquitectura es obra del arte, y 
su riqueza y adorno son de primer orden. 

Catedral de Sevilla, — Esta suntuosa fábrica fué edíficetJa 
en el siglo XV. Tiene 5 naves, 32 pilares de 15 pies de gruer^o, 
que sostenían las bóvedas, y con los de las capillas son 67. 
Noventa \eolanas magníficas dan Inz al interior, tas puertas 
principales son nueve. Las dimensiones de la iglesia en el inte- 
rior son; 462 pies de largo y 290 de ancbo. Sus decoraciones 
y tesoros inestimables, soaios'que ia han hecho una de las 
catedrales mas célebresdel orbe cristiana. 

Tiene ence dignidades, ^cuarenta ca'nónigos, diez y nueve 
tapellaocs, cuatro* curaf y cuatro confewres para el sagrario; 
treinta y seis niños para el canto y servicio del altar, y dos- 
cientos cincuenta sacerdotes para el servicio del culto. 

En esta magnífica Catedral hay tres casas muy notables, 
y son: un estraordinario órgano del que se habló en su lugar. 
El célebre monumento de Cristóbal CoJon, qm está delante del 
coro, donde se lee: cA Castilla y Aragón otro mundo dio Cokm.» 
Y la famosa torre de la Giralda, que mide 350 pies de alte, 
-obra del Moro Cuever« Qatural de Sevilla, célebre matemático é 
inventor del Algebra. 

En Santo DoRiiogo de Lima hay uoa torre muy parecida á 
la de la Giralda. 

Bnrgos.^Eaire los princi|;te1es monumentos que adomaa 
esta ciudad, está hi Catedral^ de estraordinaria magnificencia ea 
el género gótico, y la Iglesia de Saa Pablo. 



-123 ^ 

La Catedral de León es el monumento gótico de mas 
grandeza y arte entre todos los de Kspaña. 

Santiago de Compórtela tiene una j^rande y majestuoná 
Catedral con nn metropolitano, 20 dignidades, 40 canónigos, 
12 prebendados, 61 capelianos. 24 confcsore.^ y uta número cor- 
respondiente de niinistios inferiores y sirvientes. 

ZarfKjoza. — Entre sus grandes edificios se admira el suntuo- 
so templo de la Siínlísima Virgen del Pilar^ que la devoción de 
los fieles ha dncorado con los mas preciosos adornos, y la Casa 
de míi^ericordia, en la (jue se dá ocupación y buena asistencia 
á 700 pobres. 

iglesia del fcVor/a/. — Esla estupenda estructura que no 
tiene igual sobre la superficie de la tierra, ya sea cun resjn^cto 
al plan y niagnilnd, va con resj^ecío á hermosura y riqnt^za, 
fué erigido por Felipe II para perpetuar la memoria de la cé- 
lebre victoria que ganaron stis armas, á [)resenc¡a suya, en los 
campos de San Qn¡r»Un, el dia de Sííu Lorenzo, 10 de Agosto 
de 1557* Los españoles no sin razón lo han llaujado la Octava 
maravilla. 

La suntuosa Iglesia tiene nueve puertas con rejas de bronce 
de hechura esquisitn. Las naves mayores tienen 53 pies de an- 
cho, y las de los lados 30 La altum de aquellas hasta la c?ave 
de los arcos es lio pies, y la de éstas 60. Los pilares distan 
entre sí por las bases 53 pies y su circunferencia 30. La cúpula 
tiene ocho grandes ventanas al rededor. Desde el suelo hasta el 
remate de la cruz tiene d;e altura 331 pies. Todo el suelo de 
esta basílica es de lozas de njármol pardo y blanco, con curiosos 
repartimientos de lozas que lo hermosean con variedad y luci- 
miento. La iglesia contiene 40 altares con pinturas de losmas 
célebres maestros. 

Hay cuatro órganos magníficos, cada uno con 32 registro» 
y dos órdenes de teclados. Este augusto templo se llama la Ca- 
pilla Beal. 

Hay un vasto convento para una comunidad de 100 A 200 
monges. 

Curiosa descripción en la general del Eseoritíl.^^Tlene 8 
foflesías, 11 patios, 13 claustros» 3 salas capitulares, 6^ escuetas* 
La iglesia mayor y claustros principales están feubiertos coft 
píomo, lo demás con piearra. Las puertas que dan entrada al 
edificio en los cuatro lientos son 16. Las torres que sobresalen 
en este edificio son B, una de eifas tiene 32 canipanas templa* 
das con otras tantas notas de música. Las mas bajas tienen 200 
pies de alto, las otras 260. 

En las dtíK torres que sirven de campanario y relo^ hay 
59. Las estatuas que adornan esta fábrica son M* I^s escalB- 
ra3 de comunicación interior' son 80, la« fuentes 86* total de 
Ventanas 2,tS88. Los cuadros pintado» al tJIeo caiéi todos oriffir 
nales de Rafael, Tieiano, Velasquez, Murillo y otros,; 1,62^ 



--126— 

TTay tres famosas librerías. Los herniosos jardines eslan 
trazados se^uü los de Btbilofíia. 

Esta fábrica duró 33 año» sin interrupción y su costo cer* 
ca de 7 miilonies de pesos. Fué hedía durante los reinados do 
Felipe II y Felipe III, cuando la España habia subido al cénit 
de bU mayor poder, riqueza y gloria. 

Iglesia de Inglaterra Cambridge, — Su Colegio real tiene una 
capilla que se considera como el mas bello ornamento de Europa^ 

York, — Su magnífica Catedral es d mas vaslo edlQciD gó- 
tico de Inglaterra. 

Snnt Davit tiene una bella Catedral que lleva el no^ubre 
del Santo tutelar cuya memoria ^ revenera allí, como la do 
San Jorge en Inglaterra, la de San Andrés en liscocia y de Saa 
Patricio en Irlanda. 

Gla.^gow, tiene mas de 6 ií<N»s¡as notables por su ár^>itectura. 

Catedral de Viena. — Kotre las cincuenta y siete ifrlesias qu(í 
hay en Vicna, la Catedral de San E.sté\an es el mejoredificio, y la 
maxor i^flesia de toda Alemania. Es una fábrica maj*íMuo¿sa 
en el esíeiior, y el inlprior es notable, espacioso, simple, elevada 
y gorpjenclentc. Sus dimensiones son: desde la puerta principa^ 
que no se abre ?ino en ocasiones muy solemnes, ha.«?ta la estre* 
midad orieninl, 380 pies, y su ma\or anchura 240» con una 
elevación propoTcionada, tiene 38 altares. La torre no tiene mas 
iiu(^ una rival en elevación, ninguna eu ligereza y elegancia. Sa 
altura, desde el pavimento hasta el pináculo es de 500 pies. 

Iglesia Patriarcal de Venecia. — Esta iglesia es una de \n% 
mas inagnincas y opulentas de Europa. Su arquitectura es una 
especie mixta; por una parte es del orden llamado gótico, aun- 
que por otras pertenece al estilo, griego. 

Todo el interior, tanto el pavimento como los pilares y 
paredes, está revestido de mármol iinísimo, y las cinco cúpu- 
las que iiene esta iglesia esparcen una Tuz isual por tndas par* 
tes, asemejándose en lodo al estilo oriental. Todo el esterior está 
esimismo cubierto de mármol, lo que produce una apariencia 
majestuosa. Tféne en el frente cinco puertas de bronce orDameo^ 
tadas con bajos relieves históricos. 

La torre de la Catedralestá separada de la iglesia, circuns- 
tancia muy común en ItatiaiSu altura es de 330 pies, con 25 
de ancho > como la Giralda de Sevilla» se sube también por uq 
plaao iiu^íinado/ 

Vanovia.-^Enire sus ÍS conventos y 30 iglesias aparece 
eu suntuosa Catedral» y Santa Cruz^ dignas de admiracioo por 
su arquitectura y per sus magníQcas pinturas. 

Pru$ia FraventAr^o.-^Eo esta Catedral eetuvo de canónigo 
el sabio Nicolás Copérnico. 

Gorlist8\\ifi[\e una Catedral eoo una capilla tallada en la roca. 

Renigskirfp tíeoe nu» deceote Catedral con un órgano de 
5,000 canos* 



F. Hildeshiini'—Er) cuya Catedral se óonteinpla con interés 
la piedra de Irmiusul, colunuia dedicada en otro tiempo á un* 
divinidad sajona, y que hoy sir*ve de pedestal á una eslátoa de 
la Santísima Virgen. 

Uamburgo.-^Su iglesia de San Miguej tiene una torre de 
400 piés de elcvacioD, y la de San Nicolás posee un órffano oue 
pasa por el mayor que existe. ° ^ 

/WHflWflrca.— Stokolmo. En la Iglesia de San Nicolás hay una 
torre de 308 piés de altura, magnificas pinturas, un altar incrus- 
tado de oro, plata y marfil, y uq candelabro de plata que oesa 
80 libras. ^ ^ *^ 

Zekia^ antigua iglesia dedicada á San Juan, la cual es de ar- 
quitectura corintia, adornada de un pórtico sostenido con enor- 
ines columnas de granito encarnado y sobrepuesto de uoa mair- 
mfica olpuia. ^ 

Iglesia dé Santa Marta de Lubeck,—lM ciudrd de Lubcck 
está situada dentro de los limites de Holstein, Dinamarca, anti- 
guamente era la cabeza de las Ciudades Ansiáticas. De su centro 
se levanta majestuosa la iglesia de Santa María, una de la ma» 
magnificas de aquella parte de Alemania. La (orre tiene de esca- 
iones los días del año 365. 

La entrada de la iglesia está soportada por dos grandes co* 
lumnas de granito de una pieza entera. £1 altar mayores mur 
notable por la hermosura dft su trabajo, asi como por la riqueza 
de sus materiales, siendo todo de la raas fina especie de mármol 
negro y blanco. 

No lejos del altar mayor esta d célebre reíox a*lronóm¡co 
el que ademas de sus grandes dimensiones, v multiplicidad de 
partss y adornos, es una obra maestra de m^ccanismo. En este 
rcloxse ve la eclíptica, el zodiaco, el ecuador, los trópicos, y lo qua 
es mais admirable, los planetas moviéndose en lodos sus cur«oa 
anuales; de moda que cada hora del día, se juedeverla estación 
de cada planeta, ya esté sobre, ya bajo el hori^oolc, ya al oriente 
ya al poniente. Esta curiosa máquina es un completo almánaqua 
en sus eclfpsaa y años bisiestos que alcanza hasta el año de 1875. 

Sobre este relox hay una torre, y en ella un gran número de 
campanas templadas con notas de mtisica, las que á cada cuarta da 
hora tocan una sonata con la mayor exactitud, ligereza y melodía 

Este relox. fué hecho e! año de 1405, es decir, hace 460 años- 
vsolo dos veces ha netesitado composición. Esto prueba Umbieñ 
la antigüedad de esta iglesia. 

Iglesia de Ratiskona,^RsLi\shom es una ciudad de las maa 
antiguas de Alemania. Su situación es muy ventajosa, á la orilla 
del caudolosa Danubio, en un valle, 6 mas bien vega fértilísima. 
Tine 22 iglesias católicas, y (res protestantes. El servicio, tanto 
de los ministros del coro como en la orquesta iguala al de lai 
eatedrales de España. Las principales después de la Catedral aoii 
las de San Eneran y San Casiano. 



En esta cimlaíl está el templo heroico de la fama del que se 
habló en otro lugar. 

Ksta ciudad fué cuna de D. Juan de Austria, hijo de Carlos W 

iglesia de fi^/¿^/ca. — Bequinagtí tiene una magnifica Catedral 
de San Bavon. 

Catedral de NauiHur,-^tñ esta sunttiosa iglesia se vé la 
tumba del héroe de Lepan ro f). Juan de Austria. 

Holanda — í///*ecA.— Su majestuosa Catedral tiene una torre 
de 380 pies de altura. 

Iglesia de ¡trou de Bourg, — Esta iglesia fué construida por 
«I voto hecho de Margarita de Borhon por la salud de su marido 
el duque de Saboya> Felipe II. Está ediücada con una regularidad 
y una elegancia que produce el mas bello efecto: es talvez la úni- 
ca iglesia construida en el género gótico. Tiene forma de Cruz 
latina, es decir, que la nave es mas larga que el crucero^ tiene 
doscientos diez pies de longitud, ciento de ancho y seberrta de 
alto hasta en sus bóvedas. La fachada estertor no tiene orden 
particular de arquitectura, es un conjunto muy rico de adornos 
góticos y arabescos. Está sostenida por tres frontooes dispues- 
tos en triángulo y adornada coo mucho arte. El portal grande 
es notable por la estatua de San Nicolás de Tolentino, bajo 
cuya invocación está colocada esta iglesia. 

PortugaL— Iglesia de fiate/Aa.-Juaa I de Portugal ganó 
la batalla de AIjubarrota, en la que fué completamente destruido 
el ejérciti^ castellano, y en commemoracion de un hecho taq 
glorioso fué edificado el monasterio de Ratalha* 

La iglesia de Batalha es una obra magnifica de la especie 
de arquitectura gótica: tiene dos eniradas, la principal y la 
transversal. La puerta principal, requiere un libro para parti- 
culariiar las columnas, figuras y variedad de ornamentos ta- 
llados en la piedra. En el centro y exactamente sobre la puerta, 
hoy uua ventana de obra tao esquisita, que ^o se pu^de eje- 
cutar con mas exactitud en cera, ni representar en obra de 
aguja. Sus 44 ventanas son tan grandes, que algunas de ellas 
tienen 147 palmos cuadrados, con vidrios piulados al gustó 
antiguo. Esta multitud de ventanas y de tan grandes dimensio- 
nes hacen á la iglesia no solo hermosa, alegre y luminosa, sino 
agradable por el efecto del vidrio pintado. 

Tiene de largo total 456 pies, el ancho es de 100 palmos. La 
elevación es ciertamente grande de 146 palmos. El grueso de las 
paredes esteriores es como el de los pilares, esto es, 12 palmos. 
Todo el largo de la iglesia con el monasterio es de 590 pies. 
tA número de religiosos de la orden de Santo Domrog^ 
es de 44. La renta anual del conventa es de 7,000 pesos. 

Iglesia Católica en el Japon.^íÍ 15 de Febrero de 1864; 
ke inauguró solemnemente 1^ iglesia católica de Nagaasaki, en 
cuya obra trabi^ó tanto el excelente Sacerdote Girard* 

Iglesia y célebre Hospicio de San Bemardo.-^Kn el monte 



^e San Bernardo el Grande^ en la cima de la moQtaSa y cerca 
de uno de los pasos mas peligrosos de los Alpes» eotrt Suiz^ 
y la Saboya, á loa 7,548 pies» esU «1 mas elevado Santuario 
que bay en el mundo» en que fe ym^v% 4 ía Santa Madre de 
Dios. (Este autor no recuerda que el Santuario de. G«iadalupe eif. 
Méjico, está á les 8,319 pi^ ^olmMniy^ dezmar») AUiesta 
el célebre Hospicio de San Bern$^rdci|, con una comunidad de 
hombres delicados^ .sabios y «ortese^ ^e sacrifijcando todas las 
comodidades de la vida» se ofrecen 4 Dios en pleno holocausto^ 
para bien y ayuda de sus kej:mano3. Estos religiosos son ver- 
daderos héroes de la caridad. . :\ - 

La cruz que eslá éo la cus^de del Hospicio de. San Ber- 
nardOj y se vé 4 graq distancia, indicando al fatigado, cami- 
D^te el centro de la caridad cristiana, fué. pu^s^ por el mismp 
Santo en donde era el templo de Júpiter Pepinoi edificado por 
los romanos. 

En este hospicio bay.iinps perros de. color rubio, tienen 
cabeza de león, casi de la estatura de un becerrito, y se hallan tan 
bien ensenadosporlos mongc^, que acuden á los hombres, que 
por el husmo percjben 4 inufpfaas varas bajo de tierra, siendo mas 
de cien las víciimas ^iijuatésb quepor ellpa.vpelven 4 la vida. 

Los mozos del mona^terip que conduc^^ 4 los perros se 
llaman Maromérs, hombres joWtos y d^ qpa musculación bieá 
OTsarrolladaí 

Entre latf cosas curiosa^ que estos sabios monges tienen en 
su museo de historia natural, es la de conservar vivoi al pinto- 
resco y precioso pajarito de color gris claro con manchas rojas 
muy vivaa, que es el Pinson de nieve áe Linneo, el cual mora 
solitario entre los hielos, del Mo»te Blanco y San Bernardo. 

Catekral de San Pedro en Troyes.-^ La Catedral de Troyes, 
tan notable por su este^nsiojí, por sus belj^zas arquitectónicas y 
por la riqueza de sus vidrieras^ era en el siglo 111 un^ Capilla 
dedicada al Salvador».. 

La fachada priucipal de este suntuoso templo tiene tres puer- 
tas de; 53. metros de apcho sohre33 de altp, hasta la balaustrada 
que reí t^ /encima del. rosetón central. La torre del norte tiene 
64 metrps, hasta la plataforma^ y las dos torrecillas que tiene 
encima cuentan diez metros de elevación. . 

El fulano de la C'at^ral forma cinco naves, las capillas la- 
terales y cruqeros^ Saestensiones de 120 metros de largo sobre 
40 de ancho. . 

Í3k^i(^ de. San Panfaleon en Trpyes.-^Esis Iglesia, cons- 

. truidd en 15^7, aunque de reducidas dimensiones, sus columnas, 

est4tuas„ .fflkolduras, adorí?p§ ypipturas 1^ han hecho tan cele- 

brPt qiftB^V .Correo de Vltramw hace meñcioa de. ellas como 

de un mérúo, 9r\k\m ,w>^esfmSQ* 

Iglesia de San Miguel en el Monte Gargano^ es f4brica 
* BvezoBina; pero ^nsal?;aií2i por celestiales prodigies, 
"^ 17 * 



—130— 

Cat$drBl ie Sebastop^L-^-Lh Catedral griega de magnífica 
construcción de Sebastopol^ es admirable. 

Entre los curioaos detalles que se registran en el libro de 
J. J. Bonrasse, sobre nolictas arqiwológii^as de Jos teiifplo^, se 
lee lo siguiente! 

Antes de la gran revoMien, la Francia poseiia 30,000 \f^\e'^ 
sias, 1,500 abadías, 8, 5M capillas, 2,800 prioratos, 1. 700,000 
campanarios. Todo este sin contar les monasterios, palacios 
episcopales, y los hospitales^ hospicios, &c. 

En España hay masáe 70,000 grandes iglesias. Solo en el 
reinado de D. Jaime I, Rey de Aragojr, se construyeron ]0,(KM>. 

AMERÍCA.— En miestro continente americano también hay 
Iglesias que por su estructura, adorno, riquezas^ y majestad 
en el culto divino, merecen estar colocadas entre les primeras 
del viejo mundo* 

Lu Iglesia de Santo Domingo, de la isla del mismo nom- 
hve, es la mas antigua de todas las iglesias de^ nuevo munde, 
como también su Universidad. 

Catedral de Nuetfa- York. — Este templo fué construido en 
1815. Sus dimensiones soo bastante regulares, pues tiene 80 
pies de frente y 100 de fondo. El interior de Ja Iglesia está ele^ 
gantemente adornado y on gran número de columnas góticas 
sostienen la elevada béve da. Las grandes ventanas con vidrias 
de colores qqe hay en el trascoro, aumentan la beiloza del in- 
t(*r¡or. Ahora tiene esta ciudad cuarenta magnificas iglesias ca- 
tólicas y 1.200.000 habitantes. 

Iglesia de la Trinidad en J?oflon.*-Este edificio es no- 
table por su tamaño, y sus dimensiones son las si^uWntr«i: Ion- 
giiud total, 180 pies; id. del presbiterie 88; altura hqyf^ta el friso 
50, y basta la bóveda 90. lias paredes son de granito y las 
\eiitunas cerradas con vidrios de colores, cojnunican una li)2 
sua\e á la bóveda pintada al fresco y al pavimento de azuler 
lejos. Ei costo total del ediGcio es de 96.200,000. Su coos* 
truccion duró siete años. 

Catedral catéliea de Filadelfa.-^EsXu Catedral, que con 
escepcion de una ó das en Májico, es la mas hermosa de Amé- 
rica, tiene un frontispicio de 136 pies de ancho^ coya comiza 
la sostienen enormes columnas de 101 pies de alto¿ 

El plano es no oblongo de 216 pies sobre 136. El edifoio 
tiene la figura de unaisruz, coya nave principal mide 193piés« 
y la transversal )28, ambas de 50 pies de ancho. El techo está 
á una ahura de 80 pies, > las naves laterales tienen 23 píes de 
ancho y 24 de alto. La cúpula, que está coronada con una in- 
mensa cruz dorada, tiene 71 pies de diámetro en la base» y 
está formada de paredes de 10 de espesor. Del suelo á la cima 
de ésta hay una altura de 210 pies. El todo está fabricado coa 
ti mayor gusto. 

Catedral de if^yico.— Entre las 14 parroquias y 88 igie^ 



—131 — 

diasque hay en h Ciudad, la Catedral oeapa^ primer lugar. 

La construcción de este suotuoio y magofOcO' templo, co-> 
menxó el ano de 1573, y Analizó el de 1677. Tiene de longitud 
400 pic8, y de latitud 23t> e^n 74 ventanas. La fachada es 
de estilo jónico €on dos hermosas torres de 235 pies de elevar 
ciott, adornadas con pilastras y estatuas muy bien ejecutadas, 
rematando en cújHilas, con un globo en cada una do ellas y 
au cruz. U Iglesia esta dividida en cinco naves, con tres puertas 
en la fachada del ntedio día, dotf en los lados de oriente y po* 
Diente, y otras dos en la testera del norte. 

En esta I^le^ia se veneran dos imágenes de María Santí- 
sima; la una de la Asunción, de oro ilnisimo, que pesa 6,984 
castellanos, adornada de piedras precloeas; y la otra es del mis- 
terlo de la Concepción, de ana vara de alto, que pesa 138 mar* 
eos de plata, muchos frontales, lámparas^ candelerés, blando- 
nei(, ciriales, atriles y vasos sagrados del propio metal. La cus- 
todia en que se liefa al Santísimo Sacramento los dias de Corpus, 
pe^a 500 marcos de plata, y tiene dos relicarios, el uno de oro 
de ámbar, guarnecido de esmeraldas y perlas, que pesa 904 
castellanos; y el otro mayor, también de oro, adornado de pie- 
dras preciosas, entre las que hay un taflro del valor de mil pe- 
50S, y tiene ademas una crua de oro de 325 castellanos. El calix 
y patena reservados al depósito del Santísimo Sacramento el 
Jueves Santo, es de oro y pesa 643 caatellanoa y está engastado 
en rubíes, esmeraldas y diamantes. Hay multitud de otras piezas 
de plata que seria muy cansado numerarlas. También hay, se- 
gún el Corno dé Ultramar^ montones de diamantes, esmeral- 
das, ruhie^, amatistas, perlas y aafinos. 

La Capilla de los Santos Reyei es de forma exái^ona. Fa 
ella existe la fuente bautismal que sirvió al protouiártir meji- 
cano San Felipe de Jesús. También reposanen una urna de már- 
mol los restos del libertador Don Agustín de Iturbide. 

Este suntuoso edificio fué obra de un siglo y pico de años, 
y de dos y medio millones de pesos. 

CaUdrél de Pueéh^-^lM catedrales de loa otros obispa- 
dos dé la Repúbli^ Mejicana son ricas y suntuosas, siéndola 
deja Puebla de los Angeles, por su hermosura y magnificencia, 
la segunda de Ja Metrópoli* Sus dos torres se elevan á 219 
pies, y su costo de cien mil pesos cada ana. Su elegante v pre- 
.€ioso ciprés que adorna el altar mayor, ^e costo de 500,000 
pesos, es formado de mármol y piedras jaspeadas^ obra del gusto 
mas esquisíle y moderno. 

Sin duda que el mármol, piedra parda» ''fosada, verde^ 
inorada y negrar de que está foniiado este bermoso ciprés son 
de las mismas que Cortés le menciona á Carlos V., en una carta 
en que le describe el suntuoso palacio de Moetezuroa. 

«Las paredes de muchos aposentos eran de mármol, jaspe 
y porfido> y de una piedra del color del azabache, y tan \u^ 



Irosa (}Qe se podia decir qae reflejaba los objetos como on espejo, 
y hábia también otra píMra bhemcá que casi se traslucía por 
lo trasparente (Jue ehr.» '. 

La Purísima Coúcé|>áoii' tpie -está en sti cúspide, de me- 
tal, fué traída de España y es una obra maestra del arte. 

Siempre recuerdo con tHsfe^tt^ (te cuando era estndtatite» 
como su6ede botí ta remti^fscedcia de la juventud, que en las 
gradas del panteón de los Sres.' Obispos, que ocupa el centro 
del ciprés, veíamos tina partí cbtaridad, que pof ser nueva llaman 
ba mucho ;la atención de íos sujetos corlolsos y admiradores de 
los caprichos de la natiii*afle2a, jr estaque para Subir á la silla 
dohde depositati ál último obispo muMo; hay una é dos gradas 
de piedra negra jífepéada dé biknct», y en una* de ella» se vé 
una caláveHta con los do*^ hutísos humerales xsruzados como la 
jpintan al pié de lo^' crucifijos. E^fef^^&meno de la naturaleza es 
del ámbito de \m p«so ó poco ma^ 

Catedral Se Huáúatupe. — Rayotroa tres temptosde mu- 
cha veneración en aqufelfa* República. El uno es la Colegiata de 
Nuestra "Señora de Guadahipe; elevada al rango de silla episco- 
pal et año delSS4. Su Hqüoza es inmensa y isu culto magnífico. 
Está auna legua de Méjico afpié'^de' la pequera montana de 
Tepeyacac. La nación toda' es muy entusiasta por esta admi- 
rable aparicidn qtie datá^ de 300 anos. La nación mejicana y 
todo el continente americano t^ctie^dacon^ inmensa gratilndque 
la Madre del santo amor ctM ntnffttrm nacioftrha heehú otro tanto. 

Antes de la independencia, dice un espritor moderno, no 
babia en el mundo iglesfe mas rica qme fa de Guadalupe, y hoy 
mismo, á pesar de los tn»tor1nos políticos, reina en ella un^ 
esplendor sin igual en el' Ubevó Mundo. 

Santuario de Nuestr» Sel^ora-de loír R^gmeiiút, — Este san- 
tuario está á'ttnCo leguas de la Capíital^dé l^jlco. La santa 
imagen es de uña tercia dfe tiMW, fué' traida por tos conquista- 
dores Se Hernán -Cbrté^ y fifattod^ dl^püíeá én un naguey. La 
Santísima Virgen goza de rauAa-Hrcneracl^.' 

Santuario dertuBstfár Sefñortn de'Ocótlan.'-^sVe templo está 
isituado á extramuros de la Ciddád de Tla!icaVa, sobre la pe- 
queña 'montaña 6 cerro dé Ocotltin, yafttiqtíe IM) «» pobre, no 
se puede comparar con la eStraordinaría riquezai * dM áh Gua- 
dalupe. Tiene un excelente can^rln en que' está pintada por 
diestro pincel la historia de la apariéion ife esta Santisima Vir- 
gen, que pasa de' 200 afiOS. 

Este santuario de gran veneración, tiene un Capellán y 
pertenece al Obispado de Puebla. -^^ 

En el interior de la Rf^pública, hacia el bl^o hay muchos 
santuarios de *í?ran veneración. 

Catedral de Xima.^La suntnosa Catedral de Lima es una 
'de las mas ricas del Nuevo Mundo. 

En la Ciudad de San Salvador, antigua Capital del Brasil^ 



^133— 

sobre ta Vábh cte Todoír Santos, está la Catedral, una de lat 
mas ricas y soiiCaeáas^ la AA)éHea. 

Igl\ssiin dé Nnestra SeíiMadB Belm"^ SúnUag^ÚB ühile^ 
que pertenece á los MH. 1^. fKMMtfnricoa; aegon^ elMbío chikeno 
Eyzaguirre, ei el tiras éÉtittfOso* templ» ^q se ha •eoostruido 
ha^a hoy en 'el "cotíXVim^ ametlMilo. ^ 

La arrtitoado ll^éi^ednn^ 4r to -íIiiMtvni' CftfuArilRBfo^ aunque 
de «onstnsccfbiT'gfMoa,^ no -«m^eeo de 4EÍn grwt «mérito; 

Et primer QMIéo tie««>Ma^tit« Iglefíia íbé^et adode S587, 
compüdesto 4er4lmo« Sri* MiApo O: Pranviaoo Marroquin, del 
Dean D. Juati Aodlnel^ 4e( Afoedean D. FnmdsfToGutieiTec de 
Peralta, y 4d GmAligti'fli PMro Rodrigues. ^ 

CatéáreU de OíMSefmdn.^Et\l:n las^M lfi«9Íii9,'^ eonventoé 
de monjas y 6 4o reíi^lésoft «}ie odoroM Ib ipreeioM^GOate* 
mala, hermosa miniatura €e''llisoa|>i€ilw de primer orden del 
mundo, pero tfuo tsKez en su homHde' pooaeiih^z tenga algunas 
ventajas Hébfe ellas, ee halla %uiiia^Mea Catedral^ 

La IgTiograña' de esa 6uatiM»»*Ba^Uca eÁ do esta oiierte: se 
halla sHuada«deB. áO., Hi portatla míraarO», yel altar mayor 
se vé'coloctdo á la parte d«l E.i ecMAo lo prsvievieR ios decretos 
de la Sa^'radfi Cooit'^goeion 'de ñilos/fSu toiipind es de 100 vsrad, 
su latitud de 46, la altura de la nave mayor es^de S2. y sobre 
ella se eleva ^1 cimborio ^IQ^'tííwwí las «satos itttérmeriias dis- 
miirayen^ on<proporbiBn de alto y aneho «especio de la del medio; 
y lo mismo 4as <eitorh>res lespecto #e las* mtsnnodias. Dan en- 
trada á este heír^óso templo 7fzfraiides piftrtMe; y> lo iluminan 
88 ventanas: la icolunraalads la nave dil sseiüo es «de érden com- 
puesto; las de las otras «naves de éPém cMritii: por cada lado 
del crucero 1ieii0"UQ»'0spftllii'diá %avtatitr eettmion^ ambas con 
sacristia y ooro^ ysui cdluntnaKío'es taiaSiie* 4e« éoden com- 
puesto. A- la eabéeOra de Iti fiaiAicil^«tA'el «sro, y en^ me- 
dio lasilia>Ept8cofiilr^doiiido^Bei^'«sta^onl|Nlza' la <oopilla ma- 
yor, que<4Kopa!«lce«tirondcl<oi«80ro, y quodadahojoNiei cim- 
borrio. La |yol*tada<ié<l este ediieio^^» la ple»ni«is^ elegante j 
mías acabada eá su>eápeeie, qiie«ie^M i«f^to^)en' Me' reino, os 
toda de piedra, pero también labrada, como sifuera^dolaüíasióoíl 
madera: tllispueeta mfgfsé las reglas ÁaiqiiíIstltwarlflflB'el orden 
compoesto^ tan tpnlidary^adoraaéa t|uo so puedo «deeir: qoe dea- 
luce y dc|)a«niy atrae el iivtortor «He ^i^eoíci < 

Sü8 'boí^ftas twreH; obra ée noeolros dto;seelof an i 185 píes. 

El día 15 de Marao de 1867 thn terminado la nafcr 8 idellvofl- 
tfspieio que eomenzó en Mayo do 180t: es de órdoo compuesto 
y adornado con medios relioves; Sutiltura desdóla base del tem- 
-plo basta ht tta^a^que* 0€ñi»ona eh «sondo <de armas de ia ^iglesia 
es de 36 varas, e) ancho de tetachada esdo 46 varas, su costo 
^ es ciooueiita mil posos; 

E\ año de 1551, Julio III. concedió ¿ la Catedral de esta 
"Ciudad de Guatemala todas las gracias, índulgeBdad^ y jábileos 



—131— 

eoncédidos á la deSantiigo de OaUcía; y el aSo de 1744, N. S« 
P. Benedicto XIV. erigió á esU Iglesia e« AnMrt^iapedo. 

Haíy -utroa dos templos en esta República que por su estruc- 
tura, claridad yelegaocia se hacen oomo los úniooa después de 
la Catedral, y son Ja i|desia de los RR. PP. Franciscanos de 
Guatemala» y el céM>re Santuario del Seftor de Eaqiripolas, cuya 
devoción esliian genoraüaada, que eo sos doe ftiociones anua- 
les, el 15 do £noro y la Semana Santa, se rooneift de M 4^,000 
jomtristas, que vienen de puntos muy dialantes. 

JgkMta de Sm Framisco.'-^Ei»» anntuoeo edificio, nno de 
los mas bellos en sn género,. ^oe nomera la Capital de Guate- 
mala, está construido de Oriente é Poniente* Tuvo principio el 3 de 
Mayo de 1800 en que se oolooA la primera piedra y se concluyó el 
22 de Febrero de 18M, el misoM día de au dedicación^ Tiene de 
longitud, incluso el oorobigo, 1034 varas y de latitud 14 varas 
6 pulgadas* Es de una sola nave y so alltira desde el pavimento 
de la iglesia basta ia elavaeioii del medio cañón es deS3 varas 
25 pulf^as. 1^ altura total desde el pavimento de la iglesia has« 
ta el punto central de la eápiita es de 36 varas 25 pulsada». 

El orden compuesto decora este magniSeo edificio; 40 veo- 
tanas din lúa al interior de estO' hermoso leoiplo y le dan una 
claridad asombrosa. 

Todo el frente de la fachada tiene 3i varas 15 pulgadas de 
latitud, y su altura 12, eon un lócalo en que estin colocados varios 
períllones. La torre está colocada á la estremidad del costado 
que mirahieia el Norte, en la elevación de 30 varas, quedando 
au pavimento al nivel de la altura en que termina aquel. El 
aseo y limpieza de este santo templo es admirable, pues cuidan 
de él los ejemplares raligíoaos franciscanos, una pequeña parte 
de la gran familia de ios hijoa del humilde Seráfico Francisco 
de Asia, que Iwch un siglo tonia de laa órdenes franciscanas 
aeis millones de ii^, el matimum desde qoe éa orden, pues 
hace trea aigloa aolo tenia millón y medio; asi^ como los hijos 
del grande Ignacio, que en el aáo de 1863 habla en todo el 
mundo 7,600, do loa coaiss solo en Norte-América mistiaa 
cerca de 700* 

También loa hijos de San Vicente de Poul son 4,006, los que 
á maa do la eoseianaa oolesíáatica que din é la juventud, lea 
sirven de capelhnea á eaaa 30,000 mujeres admirables, que lie* 
>van el poétieo nombre de Mérmanos dé la eoHdad: de esas mu- 
jeraa qoe por su caridad ardiente son andadas de todas las cla- 
ses de la sociedad, y respetadas por todas las sectas religiosas 
que las conocen, y aun de esos decantados reformadores del 
cristianismo; de estas mti^jeres que forman la orden, que fun- 
dó el gran Vicente de PauU que bástalos hombres mas impíos 
han respetado, como una de las tnsUtuciones mas suUimes da 
los bstos de la virtud. 

Ahora el número de reUgtosos ^ue hjiqr en todo el mundo 



-435-- 

tflci«nd« á 1110,000. y el de monjas á 190,000. De EspaSa 7,000, 
número inferior al que repreaentan Francia, AteinaDia, Italia y 
Bélgica; en esta última aecieiNleQ á 10,000. En Roma, segua 
el cento oficial» en 1661 había 3,09freligiotaa de todo Inatituto. 

Santuario de Esquipulas.'^El suntuoso y magnífico San« 
tuario del Seoor de Esquipolas» esti situado en una estensa y 
dilatada planicie» como de oioeo leguas de circunferencia es el 
Departamento de Cbiquimula, frontera de Honduras. 

Como está á un enano de legua del pueblo de Esquipúlas 
y no tiene fibrieas iri haMiaeiones junto á él, se eleva solitario 
y majestuoso como el nivel del Océano, coya, vista sobre las 
eminentes montadas que é lo l^os eireondan su área, es sorpren- 
dente y forma un panorama encantador. El romerista entonce 
se baila acometido de una melancélfea alegría, (permítaseme 
esta esprcsion) que le arrebata la imaginación y lo coloca i los 
pies del moreno Griiciiyo, de un mérito artfslico sobresaliente, 
que se venera en este santo templo. Guando el romerista llega 
:al Santuario y se coloca en la presencia de la divina Imagen del 
Señor -de Cisquipnlas, siente gozos iiiefobles y delicias celestiales. 

El Santuario mide IMO ptés de longitud, de latitud 112, y 
de elevación 135 piés^ siendo ona obra de las mas perfectas y 
bien acabadas <lel arte, que admiran loa Inteligentes en la facultad; 

Este suntuoso Santuario seconsiruyópor el limo. Sr. Pardo. 
En el retrato que antiguamente estaba colocado en este templo, 
de éste virtuoso Prelado, se lee lo que sigue: 

«El limo. Sr. D. Fray Pedro Pardo de Figueroa, último 
Obispo y primer Araobispo de Guatemala: nació en Lima de loa 
nob¡lf8Ímos Señores ü. Bernardo Pardo y Figueroa y Doña Mar- 
garita Luxán de Acuda Ifof timos cónyuges. Prolésís á los 16 
años el instituto de San Francisco de Panla en aquella Ciudad. 
Obtuvo los mas disiioguidos f rados de su Religión. Ascendido 
h esta mitra en 1735, fué consagrado eor México é 13 de Se- 
tiembre del siguiente, por el Excmo. Sr. Vassrra; y posesionado 
aplicó so celo á adornar su Iglesia con magnitícos altares y 
pinturas: reparó el Convento de Carmelitas: amplió su Palacio» 
y edificó este templo al Seim* de Bsquipulas, que por su tem-» 
prana muerte no entregó al cuidado de Religiosos de su Orden« 
i cuyo fin fabricaba Convento contiguo; 

El celo por el bien de sus ovqias, le movió á solicitar Ui 
erección de su Santa Iglesia én MétropoKtana, grada deferida 

rr 909 afioa, y qoe reservó el Cielo á este Prelado benemfrito, 
cuyas súplicas y á las del Seior Don FMIpe V accedió el Ro- 
mano Pontífice Benedicto 'XIV por su Boto' de 10 de Didembce 
de 1742. Recibido pi Palio el SI de Octubre de 1745, f^ co« 
locado So Srio. Hma. en esta ptenHud pontifical, el 14 de No» 
Tiembra del misoo afio con general regocijo de sos ovejas» 
per las heroicas virtudes de este gran Pastor, como la amar<- 
cura que les causó so Calleciaianto, aeaeci4ti en Esqulpnlas el 



3 d^ Febrero de 1751, «qci^yQ santuOsolefnpioestá'sepuUaéo.i^ 

Eki el Eco ^ispaníhan^eirieam del 6 de Febrero de 1866^ 
se lee If» siguiente mbre unami^va Igleaht en Kom^i 

«Ci Papa colocó eata aiaiana la primara piedra de la iglesia 
que los ingleses h^am^ coustruir eo BoJ^a» dedicada á Sauto 
Toíoas de Cantorberi.» 

, E;^te beclto derrama un inefable cooaikfio. en el cprajcon de 
los católico^ pue» vén continuar ja £é.|( devoción (Qo esa Italia» 
{itaia clásico de, 1^ bellezaa de iftS' aitiae» y .mftnumeotos, en la 
qi^ apareciecoo eo .el siglov X^ aMrO oteo». Saoloa^ San Jinao 
Gualberloy San aomuaidio, CDOibaiiAndo á OMn^e. ia sínionia 
^ el concubinato^ y 4^tro6. mil', vicio&qoe en al Ooeidenta ba^ 
j^ian acbado prpfuodivs raicea; como tascan apaioeiaroa á ñoea 
del siglo XII la« daa Umbreras del nundot 'SantOiDooiiiqgo da 
jGM;&man y San# Franei^oo de Asia. 

Tanibien es juecnorabia: al sl^lo XVI por haber florecido 
en él el Ar^abispo^ide Mtiant Sao Garios Berrocnao, ilustre re^ 
formador diel Otero de Italia. 

(14) irorre.-*U torra de Davíd,.(coronada de almenas y 
en cuyas muraUas ee v^ia» auapendidos mii broqueles con las 
armas de los mas valiente^ da Israel» €3 la qfjR nuestra madre 
la santa Iglesia, •ea.afi.lelanin lauretaíia aplica em- estilo figurado 
á ia Madre dal aa«)&9 atnar» ¿ 4a.nefieraada. María Madre de 
Jesús. . ^ 

También María es la torre mística« : <i) fiAlacio adornado 
ját marfil, edificado por el Vil. Rey ^e. Israel, y el trono de mar- 
fil de Saioanon. En ella se aínboliza^aui candor celestial, su an-. 
geUcal inocencia y ay resplandeciente «irgínidad. Ella es la torre 
de salvación» da la cual debe vaoinMs iá.aiHLíUo de nuestra frá« 
gil miseria. i 

La tarre de V^bysl, Ieva^a4a ciento . veinte anos después del 
Diluvio,, en 1^ tiofffit díaSananr, oarca del£upbrairea» célebre por 
haber, aido au miateriosa confusiDii^ ü Qriga* de las teoguas* 
Gen. 11- 3. , 

Hay otras torrea, do Xortalesa ¿ baiwrtes dai ^oe nos hacen 
meocíian las santas escrítuias» síaqda tas maa memorables las 
aig^ienl/es: i . 

Torre de Emath, 4, da lo» 160 codos. j;ad. 1% 39.— Toira 
de. los lM)rpoa^,2,.Ml ^ ll-^^Toriii ^ ^iajoancej. %. £sd. 12. 
39. &c,-T.ToM^ del; Rebaño. <ien»35A au-^Teffpa^d^ Libaoo. GanU 
7. 4,— Torra de Kianuel.Iud. 8* 9k ^ic^^Torve de Sicbeo. Jud. 
9< 47, Torm d^ $ieii% EsachíaU Ü9i v. to^ y 30. TorJ^e daltai%* 
I^ de Salomón Emimh G. 4%. v «.- h Mta 3; i 

UiB Itovra^mepioraj^lea del m^r^^do i^^tí^n, célalyres per 
aa fort^pza: y«lliira^La de PbasoH^ ien(a B»vejiít» codoa deai- 
tura^y la to^ angular .^isAtaciMiiaota coiioft doolavaeioii.La 
iQAa alta de (pdaa eni la torre graade^ 

l^ cbii^ d» las torrea, %m ai ímm\^ u Umna Sasari, y 



t6\á sUimáa sobre el río Torres cerca del mar. En esta ciudad 
nacieron San Proto y San Genaro. 

también se llaman torres las 400 forti6caciones que tienen 
los chinos Bn su inmensa muralla de 500 leguas de longitud» 
25 pies de altura y 18 de latitud. 

La torre BU la*^ Iglesia simboliza al Prelado y predicadores. 

Medida de ultura. — Es cosa muy común en la Geografía 
física mencionar la elevación de las montañas y dar su medida 
por [riés. Esta se bace por medio de los barómetros y termo* 
metros. El que hizo la primera en Id de Setiembre de 1648> 
fué el Famoso Pascal. Lu^o perfeccionó esta medida Deluc ei| 
1745, y el célebre de La Place le dio la última nano de perfección* 

Bace doce años que apareció un barómetro, que según afir* 
xnan> es lo mas exacto para medir alturas, y se llama Aneroid 
Barómetro^ de que ya bice mención en otro lugar. 

La altura de los edificiost como torres» pir&mides, &c., se 
toma con un instrumento llamado Teodolito, muy usado entre los 
agrimensores, por la facilidad que proporciona á la medida de 
ángulos, distancias, &c. 

MEDIDA Dfi ALGUNAS tORRES NOTABLES. 

Pies casL 

Torre de Slrasburí?o . 499 

Cúpula de la Basílica de San Pedro, en Roma . . 464 

Torre de la Catedral de Salisburg, en Inglaterra . 443 

Torre de San Estévan, en Viena 420 

Torre de la Iglesia de San Miguel, en Hamburgo . 400 

Cá[)ula de la Catedral de San Pablo, en Londres. 387 

Torre de la Catedral de Utrech, en Holanda . . 380 

La Giralda de Sevilla, España : . 350 

Torre de la Iglesia de San Nicolás, Stokolmo . . 308 
Torre de la Iglesia de la Trinidad de Nueva- York, 

Estados-Unidos 284 

Torre de Cootub Minar, en Delhi, Indostan . » 262 

Torre del Escorial, en España 260 

Torre de Porcelana en Nankim, China .... 249 

Nuestra Señora de París 232 

Torres de la Catedral de Méjico 225 

Torres de la Catedral de Puebla, Méjico. . . . 219 

Torre inclinada de Pisa 207 

Mezquita de Santa Sofía, Constantinopla. • • . 189 

Torres de la Catedral de Guatemala 135 

Mezquita de Ornar, en Jerusalen •••..• 125 

Altura regular de un hombre 6 

Ader, Torre det Rebaño^ donde los Angeles anunciaron ¿ 
los pastores el nacimiento de Jesucristo. Mat. 4. 8. 

T&rre de Pisa. — En la ciudad de Pisa hay una torre re* 
donda, de 8 cuerpos y 207 pilares: su elevación es de 180 pies» 
18 



-138— 

tlstA tan indinada, <][ue su superficie sobresale 15 pies de iu ba$e« 
Estó construida de mármol, y ha perm«nec¡do «sí nriasde 600 
años, sin quebradura ni decadencia: fué erigida en 1174. La 
base de !a parte inferior parece estar enterrada á unes 6 pies 
bajo la tierra, y tiene 355 escalona. Fué edificada por un ar- 
quitecto alemán. 

Torre Nueva de Zaragoza. — Efte cwriost edificio es un 
objeto de considerable interés en España. Como su famosa rival 
Pisa, parece que se vá á caer á cada momento; i>#ro el espacio 
de mas de 250 anos ha mostrado que no bny peligro de ruina. 
La inclinación de la torre Nueva de Zaragoza es mayor que 
aíiuella de la de Pisa, pero inferior á ésta en robusltz y eleva- 
ción. Se sube á ella por uha escalera de 280 escalones. 

Torre inclinada de Bolonia en Reno. — Esta torre estarnas 
inclinada que la de Pisa, y es la mas alta de todas las inciinadas. 

La Torre de los AsineÜi tiene la elevación de 350 pies, 
su inclinación es de 3^ pies. 

La Torre de los Garizendi tiene solo 150 pies de altura; 
pero su inclinación es de 7 á 8 pies de la perpendicular. 

Er el castillo arruinado de CaerpUlly, Condado de Glanior- 
gar en Inglaterra, hay una torre mas inclinada que todos las de 
que hay memoria; su elevación es de 80 pies, pero tiene la estraor- 
dinaria inclinación de 12 pies castellanos de la perpendicular. 

En la ciudad de Verdum existían dos torres colocadas á 
177 pies de distancia, con un eco, cuyo sonido reproducido por 
Jas mismas torres, sé repetia hasta doce veces. 

Torre de Helyrood. — La que hay en esta Catedral está al 
gusto chino, erigida en honor del Almirantig Nelson. 

Iglesia Metropolitana de Zaragoza^ llamada Sen» — Tiene 
una ierre muy alta, como también el Santuario de Nuestra 
Señora del Pilar. 

La torre del Convento de San Francisca de Puebla^ está 
construida sebre una capilla de San Antonio, y por supuesto 
sobre una bóveda. 

El Escorial tiene ocho torres. 

En África hay una torre bien alta, de la que hace mención 
el Martirologio Romano, por haber sido arrojado de ella, por 
los donatistas, San Maxinaiano Obispo de Bagaya. 

El Teocali ó Templo de Méjico^ tenia en tiempo de la 
conquista 40 terres de mas elevación que las <de Sevilla^ ea 
España, según el mismo Cortés. 

En Guaico, Templo del Sol, habia 12 torres designando 
los 12 n^eses del njko. 

La memorablt Torre de Solferino, tomada á la carga por 
!a división francesa Forey, el 21 de Junio de 1859. 

En Fribourg se venera Nuestra Señora de la Torre, en el 
mismo lugar donde se bailó la Imagen. La torre de su Catedral 
;es eleyaditiima. 



—139— 

Hbloj — Se- haoe uso en las torres de lai iglesias del reloj, 
para Iti regularidad en los divinos oficios, y para recordar á los 
mortales la brevedad de ia. vida, lo transitorio del mundo, y fa 
inconstancia de nuestro ser de un momento á otro, coma 
nos lo ensena el pacientisimo Job. 

Es bien sabido que el reloj lo inventó e! hombre para me* 
dír el tiempo, y el primero fué el 

Reloj de io/.— Kste arte de trazar relojes solares es' an- 
tiquísimo, y parece que fué conocido de los babilonios ó de 
los fenicios. Esla invención, igualmente que la división del día 
en doce horas» pasaron á los griegos, los cuales comunicaron 
ambas mas tiirde á los romanos. Bereso, astrónomo caldeo, 
que vivió por ios años 640 antes de Jesucristo, fué el primero 
que llevó á la Grecia el arte de dividir el día en doce horas^ 
y el de construir relojes solares. Un medio siglo después, Anaxí- 
mandro aplicó a! gnomon ó relej solar la aguja que sirve para 
designar las horas; y después de algún tiempo la utilidad de 
este inslrumcnto inspiró la idea de hacer relojes solares por- 
tátiles. Mas sintiendo el hombre mas de cerca la necesidad de 
conocer las horas en la noche» para remediar esie defecto inventó el 

Reloj de agua, — Tal fué el reloj de agua que los antiguos 
llamaron Clepsidra, y que se reducía á una máquina de figu- 
ra piramidal, de la que hizo mención Aristóteles. Zanjada esta 
diBcuUad le quedaba otra, y era la de que este reloj dé agua 
no le servia para los puntos de conjelaeion. Entonces inventó el 

Belaj de arena. — No obstante esta nueva invención, se Te 
presentaban otros inconvenientes de que este reloj ó arapolta 
solo le servía para pooas horas, porque el volumen de la arena 
en mas horas obstruía su paso; á lo que se agregaba que en 
los puntos húmedos perdía su regularidad. Entonces pasó á 
otra invención, y fué el 

Reloj de ruedas, — En el siglo XIll comenzaron á cons- 
truirse las ruedas denti»ies, habiendo inventado para reglarlas el 
balancín. El honor de esta invención» que produjo después ios 
relojes de bolsa, se debe á la Alemania. En el siglo XVt se 
inventó el resorte, formado de una hoja de acero que vnfgar- 
mentese nomhT^ muelle. Al principio del siglo XVllGalileo hízio 
€l memorable descubrimiento de la péndula; y á mediados del 
mismo siglo el célebre Uuyghens, geómetra holandés» la adaptó á 
los relojes para corregir sus variaciooes, sustituyéndola al balan- 
cín. Este es el último grado de perfección á que ha llegado el arte. 

Aunque el hombre conocía este grado de perfección» tam- 
biea conocía que estos relojes no le servían para los caminos 
y puntos pequeños del campo. Entonces, para cubrir esta falta» 
inventó ios 

Relojes de bolsa^ los cuales fueron inventados en Nurem- 
berg» pues Alemania fué la primera que recrbió los conocimien- 
tos de relojería de los árabes. . 



— no— 

Habieodo utilizado el reloj á todas las horas y á todos 
os climas, creyó con él poder medir las latitudes, é inventó el 

Reloj de longitud. — Estos relojes llamados también ma-^ 
rinoa» son los croRÓmetros. Eo 1714 la Inglaterra ofreció el 
premio de 500>000 librea tornesas para perfeccionar estos re- 
lojes. Este premio lo obtuvo el ingles Harrison. 

Aún DO paró aquí su deseo» pues inventó los Relojes d& 
repetición. La repetición fué inventada en Inglaterra á fines del 
siglo XVIL Aún todavía mas» inventó los 

Relojes de víen/o.— Esta es invención del presente siglo, be- 
cha en Inglaterra. Mr. Stromber los ha perfeccionado. No se les 
dá cuerda mas que cada tres meses. No solo quiso el hombre 
que él reloj le fuera útil» sine que también quiso que le fuera 
agradable, é inventó el 

Reloj de música. — Mr. CartilBlaze» relojero de Paris,. ha 
hecho sobre esto grandes adelantos* 

Por fin la última invención es de los 

Relojes galvánicos per Wadham. — Va había el hombre ven- 
cido todos, los obstáculos sobre invenciones de los diversos re- 
lojes que existen. Ya estaba este hombre orgulloso para colocaren 
su frente pensadora la corona del triunfo, cuando vio que en todo 
esto habia un vacío irreparable y era, el que los pobres, la parte 
mas numerosa del universo, por su miseria no podían tener re- 
lojes. Quedó por un poco de tiempo abismado en su nada. No 
obstante, busca el hombre nuevas invenciones^ y ese rayo de inteli- 
gencia que el Ser Supremo ha colocado en su mente, le 
sugiere una. Se levanta, fija su ojo penetrante en el padre del dia 
al tiempo de aparecer, inundando al mundo eon sus rayos de 
oro y esplendorosa luz, y ayudado de sus manos, forma con sus 
dedos UR reloj natural que marque con precisión la ruta del as- 
tro rey. El hombre salló la muralla de este imposible» y el pobre 
tiene un reloj natural, qué lleva consigo á todas partes sin que 
le cueste nada. Ved aquí su descripción: 

Reloj na^tira/.— Póngase el borde cubital de la mano de- 
recha sobre el radical de la izquierda perpendicularmente de modo 
que, la última articulación del dedo menique derecho caiga so- 
bre la correspondiente del índice izquierdo; en esta actitud vuél- 
vanse las manos de modo que el brazo izquierdo, del codo á 
la mano horizontalmente, esté dirigido al Oriente ú Occidente 
según donde esté el Sol; la «ombra de la mano derecha caerá 
sobre el borde radical de la izquierda, y marcará las 6 de la 
mañana CHando su limite esté en la estremidad del pulgar iz- 
quierdo; las 7 al primer pliegue articular, contando de arriba 
abajo; las 8 al segundo; las 9 á la articulación metacarpo fa- 
langiana del índice; las 10 al pliegue que sigue; las 11 al que 
sigue á este, y las 12 al en que está la mano derecha; por la 
tarde basta poner las manos en la misma actitud hacia al Occiden^* 
te y contar á la inversa. 



— til— 

El historiador Segur dice: que Ernesto Benedicto, Abad del 
Monasterio de Averiliad, Arzobispo de Ravena y después Silvestre 
II., fué el autor del reloj; pero este Pontífice vivió por el año de 
093, y la invención del reloj 6s mucho mas antigua. 

Por otra ffarte, la Sagrada Escritura nos dice« en el 4. lib. de 
los Reyes c. 20. Que el reloj del Rey Acas en la enfermedad 
del Rey Ezechias volvió milagrosamente diez líneas atrás la som* 
bra del Sol, en señal de que habia dé recobrarla salud. 

El cuadrante de Ahar fué conocido de los Israelitas 700 
años antes de Jesucristo: se cree que lo tomaron de sus maestros. 

Como se vé, estas fechas son atrasadísimas ¿ las que indica 
■el Sr. Segur. 

Algunos creen que la idea del reloj la tomé el hombre del 
btnocephalo, que ladra doce veces al dia, y doce en la noche. 
También el gato tiene esta singularidad de orinar doce veces al 
dia y doce en la noche, según Damacio en la vida de S. Isidro* 

El alcaraban y el jumento son animales que indican las 
horas, como el gallo algunas. 

La péndula que en un segundo hace una vibración^ en una 
hora hace S,600 vibraciones. 

Dice Jove, que en Francia hubo niño de seis años, que 
tenia en el iris del ojo izquierdo una muestra de reloj con tor 
das las horas de números romanos muy claros y bien formados» 

(15) CaUb.— El nombre cáliz es íjriego y es lo mismo que 
vaso de beber. Su uso para la santa misa es de tradiciones apos- 
tólicas. Jesucristo consagró en él el vino la noche de la cena; 
y según el Reda era un cáliz con dos asas. 

En tiempo de los Apóstoles eran de plata y oro, como dice 
San Clemente y San Dionicio; pero en la persecución de la iglesia 
los redujo la pobreza á ser de palo. San Zefcrino decretó fuesen de- 
vidrio por lo mas sólido, limpio y menos poroso. León IV. prohi- 
bió el uso de los cáliz de estaño ó vidrio, cuya prohibición renovó 
el Concilio deCalchut.ó Celeyth el año de 788. San Urbano 1. der 
terminó que fuesen de plata y el Concilio Remense de 813 esta- 
bleció fuesen de plata, oro ó bronce, y que debiau ser cansar 
grados por los Obispos ó Abades que usasen insignias pontiíicate^* 

Renaodot prueba, en su Colección de liturgias orientales, que 
los orientales tenían sus cáliz de oro y plata, y que tenían ben- 
diciones y. preces para su consagración. Uturg. Orient. Collect^ 
Tom. 1. nag. 102, 

San Silverio, por los años de 538 introdujo el velo del cáliz 
y la patena. 

Frecuentemente se hallan en los Hbros santos las espresiones 
de cáliz de dolor, de amargura, de felicidad, de alegría, de ben- 
dición, &c., las que han pasado ya al uso vulgar. 

Patena.— El nombre de patena viene del latín patina, que 
significa plato: es redonda, para recordar la eternidad que careca 
de fin y principio. 



— U2— 

Antiguamente las patenas eran muy graides; pero ha ido 
red&ciéndose su tamaño para ser mas ctoiodas al uso. 

Las reglas establecidas para (as patenas son las mismas que 
para ios cáliz. La consagración de la/xi^^na debe hacerse por el 
Obispo y lo ejecuta antes del cáliz:. 

Reflere Anastacio el Bibliotecario, según antiguos documen- 
tos, que Constantino Magno, con motivo de las exequias de su 
madre Santa Elena, regaló á la iglesia de los santos mártires 
Pedro y Marcelino, una paí^na deoropur^y qm pesaba treinta 
y cinco libras. 

El Concilio de Aix de 1585, y e! de Tolosa de 1590 prohi- 
bieron que se ofrezca ó dé á besar al pueblo la patena; á los 
fieles, cuando vienen á ofrecer, se les dá á besar un cruciñjo, lo 
que se llama beso de paz. 

Manteles. — Dice San Clemente que consta del Concilio Re- 
mense que el uso de los manteles es de tradición apostólica. 
Tuvo su origen la noche de la cena, cuyos manteles se veneran 
en Lisboa en la iglesia de San Roque. Antes se usaban de seda; 
pero el Papa San Ensebio los prohibió y mandó fueran de lien- 
zo blanco y puro. San Silvestre corroboró estos d-ecretos. 

Los corporales también deben ser de lienzo blanco y puro, 
como lo dispuso San Euseblo jwr los años de ^08, como tam- 
bién que el Sacramento d© la Confirmación no fuese adminis- 
trado sino por Obispos, según la tradición apostólica. 

Misal.— El nombre de misal, dice Amalario, se lo puso 
San Gregorio Magno. 

Como antiguamente no había imprenta buscaban á los sa- 
cerdotes, ó varones mas virtuosos y de madura edad, para trasun- 
tarlos, como consta de un decreta del Cabildo de Aquisgran. Su 
adorno era lo mas precios» que se podra, de oro, de plata y piedras 
preciosas, según los Papas Vitaliano, Gregorio III y León IlL 

Costumbre fué antiquísima poner en una mesa enm^4io de 
los Concilios, y al lado de un Crucifijo, un Misal. 

En el Co[icil¡o Lateranense, en tiempo de Martino L y en el 
séptimo, siendo Constantinopolítano hubo esta coslumbrCy de don* 
de dimanó la de jurar por los Santos Evangelios. 

Los Moscovitas le tienen macha veneración á los misales. 

Incensario.— Dios mandó á Moyses que le ofreciera incienso 
todos los días sobre el altar. Éxodo c. 30. v. 34. 

El incienso significa las oraciones de los fieles. 

En las monedas de Simón Machabeo se vén incensarios 
echando humo. 

Los incensarios de los Hebreos eran muy diferentes de los que 
ahora se usan. No estaban pendientes de cadenas^ y eran de modo 
de braserillos con mango, ó sin él. 

En el 1.* del Paralipomcno c. 6, v. 49. se dice, que Aaroa 
y sus hijos ofrecían incienso ea el altar de los holocaustos» jr 
m el de ios perfumes. 



—148— 

San Juan, describiendo en su Apocaiipsis el evadro de las 
asambleas cristianas, habla de un ángel que tiene delante del altar 
un incensario de oro, cuyo humo es el símbolo de las oraciones 
de los santos, que se elevan hasta el trono Dios. 

En los cánones apostólicos; en las obras de San" Ambrosio; 
en las de San Efrm\ en las liturgias de Santiago, de San Basilio 
y ñeSan Juan Crisoslomo, se hace mención de las ioceusaciones 
como una práctica de tradición apostólica. 

Los paisanos también quemaban incienso en sus] templos y 
á los pies de sus ídolos, en señal de respeto y de adoración 
religiosa. 

(1^) FueRte iMiatI»Bial«— -Sin embargo de que en el pri- 
mitivo tiempo -de la Iglesia se daba el bautismo con cualquiera 
figua clara, y en todo tiempo, para que todos fácilmente fueran 
guiados por el camino de la verdad á la fuente de la fé, la San- 
tidad de Víctor I. determinó que se diese solo en la Pascua de 
Eíípíritu Santo con agua que entonces se bendijera, sepunjafirma 
"Santo Tomas. San Juan Grisóstomo, en su flomilia 30. sobre el 
Génesis, indica que esta bendición se hacia también el sábado Santo. 

San Basilio el Grande, Arzobispo de Cesárea, que vivió aa 
el sií?lo cuarto, poue en el número de las tradiciones apostólicas lib. 
de Espíritu Sancto c. 27., ésta de bendecir el agua para el bautismo. 

El P. Tomasino observa en su tratado de la disciplina, par- 
te 1. lib. 1. c. 23.; parte 3. libro 1. c. 13., que el Obispo, en 
>os primeros siglos, era el ministro ordinario del bautismo y 
por supuesto sobre él, el de la bendición de la fuente bautismal. 
La n<M5esidad según el mismo Tomasino la fué haci^índo mas es- 
tensiva hasta llegar á nuestros dias; pero siempre esta bendicien 
se hace con el óleo consaíirado por los Sres. Obispos. 

Carlas de Benedicto XIV. T. 1/ inst. 19. 

El Pontífice San Silvestre I ordenó que los santos óleos fue- 
sen consagrados por solos los Obispos, y que en el bautismo se 
ungiera la cabeza del bautizado con el Santo Crisma. 

N. S. P. el Sr. Pió VI, por un breve de 10 de Mayo de 1791, 
concedió á los Obispos de Francia, en todo el tiempo que durase 
la persecución, la facultad de bendecir los santos óleos fuera 
,del tiempo del Jueves Santo. 

El mismo Pontífice declaró, apoyado en la decisión de la 
Congregación del Concilio de 23 de Setiembre de 1682, que en 
los casos en que parezca que van á faltar los antiguos óleos ben- 
ditos, ó el Santo Crisma, se le añada en menos cantidad acei I o 
de olivas sin bendecir, y bajo el mismo método si la necesidad 
continúa, aun cuando la cantidad de estas adicciones parciales 
forme un volumen mas considerable que el del aceite bendito. 

San Anastacio II, en el siglo cuarto declaró válido el bau- 
tismo dado por hereje, y las órdenes concedidas por un Obispo 
suspenso, con tal que se haga uso en uno y otro sacramentQ 
de la forma acostumbrada por la Iglesia catóMca. 



PuLfiio.— El pulpito tuvo 8U origen fiel que puso Salomón 
en el templo 2. Paralipon. c. 6. Lo mismo se lee en el lib. de 
Esdras, 2. c. 8. y simbolízala sabidurfa. 

En esta iglesia hay uno muy regular con un cuadro muy 
hermoso de la Santísima Trinidad con el Espíritu Santo enfigu-> 
gKiVñ, de paloma, como está mandado por Benedicto XIV en su 
Bula, que se registra en el tomo 1. número CXU en la que pruhi« 
be la pintura del Espíritu Santo en forma humana sino que 
ha de ser en forma de paloma con la que se ha presentado á 
•los ojos de los mortales. 

(17) liAmpara». -La luz para el culto religioso es muy 
antigua,, mas como en aquellos remotos tiempos no se servían 
ée la cera ni de sebo^ usaban el aceite eú sus lámparas* 

Moysés tuvo gran cuidado con el candelero que hizo cons- 
truir para la iluminación del Tabernáculo. Éxodo c. 2. 

Desde aquella fecha está mandado por Dios que haya luz 
en los templos, y que se «se del aceite de olivos. 

«Manda á los hijos de Israel que te traigan el aceite mas 
puro délos árboles de olivos, y sacado á mortero para que arda 
siempre la lámpara.... y la dispondrán Aaron y sus hijos, para 
que arda hasta la mañana delante del Señor. Será un culto per-^ 
peluo por los hijos de Israel, por sus generaciones.» Éxodo c. 
27, V. 20, &c. 

En el Levítico c. 24, v. 2, se lee: «Manda á los hijos de 
Israel que te traigan aceite de olivos el mas puro y transpa- 
rente para aderezar de continuo la lámpara.» 

Salomón hizo trabajar diez candeleros de oro iinísimopara 
el Templo del Señor. 

El aceite de olivos no estaba muy generalizado^ pues Cecrops 
llevó de Egipto el secreto de hacer aceite á los atenienses; 
plantó olivos en el Ática, é hizo á Atenas famosa por sus oli- 
vos y sus aceites. 

Muy antigua era la costumbre entre los judíos, de encen- 
der lámparas á los difuntos luego que morían, y la llamaban 
la Lámpara de los muertos. 

El Abate Orsini dice: «Que luego que murió la Santísima 
Yírgen, los Apóstoles le encendieron la Lámpara délos muertos.^ 

En la Ley de gracia comenzó el uso de las luces desde la 
misma noche de la admirable institución del Sacramento de 
amor de la Sagrada Eucaristía. 

Los Apóstoles dispusieron que en el Sacrificio de la Misa 
sirviesen luces, sin las cuales no es lícito decirla. Añadiercm 
lámparas en medio de la Iglesia^ para que la alumbraran y res- 
plandecieran cual la Iglesia formal, que somos los fieles, de- 
biendo resplandecer con la luz que el Sol de Justicia Cristo Dios 
Nuestro ñas comunica. 

^ Ea tiempo de San Clemente Alejandrino se usaba lucir las 
lámparas coamanteca. ¥ ep tiempo de San Mastacioacdiaal^ 



lánijparaB con el oleé tacado délas espígaa del nardo olores»;; 

Go el retaado del grande Emperador. Constaotioo comeosó 
el oso del biisamo. 

San Sabiníano mandó y decreté el aio 600 del nacimiento 
de Cristo» que ardiesen lámpams y luces eo las: iglesias. E^ 
mandato ba seguido constante en todos los templos del orbe 
cristiano^ siendo de los mas ríeos el adorno dé sus lámparas^ 
candileros, &c.^ magnificos y voitosos y de oo número erecido. 

En la Iglesifl del Santo Sepulcro arden cuarenta y cuatro» 
lámparas de plata. > h 

U lámpara de la Catedral de Méjico^ que cueliia delante 
del Santuario^ es de plata macita y costó 360,000 francos. 

La lámpara grande de plata sobre dorada, pesa mucho ñas 
de 620 marcos, y el trabajo sobrepuja con jnucho á la materia: 

En «1 Archivo de la capilla de la Sanísima Virgen de Dea* 
amparados, en Valencia^ se conserva un antiguo proyecto para 
iluminar el precioso templo con 40,000 lámparas ó luces, pro* 
yecto que no se ha lle2;ado á. realizar. 

También es muy antigua la coMnmbre de poner luces en 
los sepulcros, tal ves ptira manifestar á los del otro mundo el 
triste y tierno recuerdo de* los de éste. 

Las lámparas del Otívlnífiimo, ijue arden en la capilla en 
que dice misa todos los días el Señor Pío IX, son cuidadas por 
el mismo Santísimo Pudre* ^ 

Colómaca conisgró una lámpara de oro en el templo de 
Diana en Atenas. Esta lámpara se llenaba do aceite al principio 
del ano, y duraba basta el fin del mismo aio sin necesidad 
de tocarla. 

Las lámparas sepulcrales que los antiguos encerraban en 
los sepulcros, y que según ellos no s6 apagaban Jamás, eran 
unas verdaderas maravillas del arte. Se asegura que una deesas 
lám|)aras fué encontrada en Italia» en la tumba de la bga ite 
Cicerón, bajo el pontificado de Paulo ill: hacia 150 anos que 
se había enterrado. 

Los mahometanos tienen en sus mezquitas un lujo extraoT'* 
diñarlo, en el número y calidad do las iámparasv r 

Relativo al aceite de las lámparas, en el Eco hispanor 
americano del miércoles 91 de Agosto de 1864/ en su artículo 
de Estados PanHfieiús^ se registra lo siguiente: : 

cA consecuencia de haber declarado la Congregación Ro- 
mana de Ritos, que á falta de aceites vegetales pueden valerse 
las Iglesias de los aci^tes minerales, son varias, según hemos oído, 
hs que tratan de usar el petróleo, lucilina, &c. r 

Las Santas Escrituras, sobre las lámparas, usan sentidos 
Agorados, pero muy claros, como el de las Vír^ienes prudeutes 
y fatuas del Evangelio de S. Math. 25., I. y sig. 

También fueron misteriosas las lámparas que Dios mandó 
¡colocar oo «m eáitlaroi^^ Uevatm al combato los MO^iieir 
19 



—146- 

mrof eapitnMBAui fior Gedeon, que babian i% romper. Jud» 
c. ^.« y« ^*» M ^ aeio de itf lid. 

Un místico contemplativo dice: No es^ia "velita rifada ó la 
Mmpare que afcecea en d altar de la ^^rgein- lo qu^ iu Virgen 
i^ agradece,. siao el amor ooo que la- ofreces y- la toteocioucoo 
ifOB' to haces. * * 

El Padre J. Gaume« en so sabia é^nMroctiva obra de Ca- 
tecismo de ia Perseverancia, en la primera f arte» cup. I., trae 
«na subfiíDe alegoría del earitativo ]Nis4or que eslé en ia entrada 
del bosque con una lámpara en la roauo, pare coaducir al via* 
^ro que traosMa por aqtidllaá ituüéiaa^ ' 

^18) iNuilCA.-^ICs >ta» antigua la música, que stgno afir"^ 
«ñau Amblico, Porfirio, Ciakidio, Próculo, Siriano y con ellos 
Tranquino €6org!0, tiene su origen desde el priíicipio del mun* 
<to, pues Genebrando dice: que nuestro padre Adán poseyó 
todas las cieoeias, y cantó el mk>mo día que fué creado. Lo 
inisiTia afírtta d Catapeirense y añade que lo que compuso y 
cantó fuéelPsalmo 9i. que dice: honvm eniconfiteri Domine, 

Gu varios lugareíí de las Santas Cserituras seeueiientran va- 
rones insignes ej6roi4ando ta música. 

Era tanta la afición del l^ey David ¿ este arte hermoso» 
qnC' según el Paral, lib. 3. c. 5., tenía en el templo ciento veinte 
sacerdotes para -el canto con sus Cimbeles, Psatterios, Citaras y 
Órganos, aumentando el número de músiicos hanta cuatro mil. 
Fil mismo David en sus arrebatos de júbilo, co» su lirstrumento 
I»!) las mam)B, saltaba y bailaba delante del Arce, uo obstante 
ser un- Bey valietite y poderoso. El mismo Jesucristo nos enhenó 
á alabar á su Padre Eterno por medio del canto, seguu nos 
dice San Mar<^s c. 14. «Que Cristo habiendo cantado el himno 
ealíó at Monte OMvete.» La madre diel Santo amor también cantó 
el sublime- canto ^apr»(/^(;€z^, según lo asegura San Asustin. 

La música que, según un autor antiguo, no producía sino 
rudos y desapacibles sonidos, se simpiifiA:ó é hizo melodiosa y 
tierna á las miradas puras é inspiradoras de Iu madre del di* 
A Hio amor. Estas miradas déla Virgen Santa, de la Kosa mis- 
teriosa del Evangelio, despertaron en el corazón sentimientos 
mas religrososy mas nobles y mas útiles á la sociedad. En efecto; 
4a preser>ina de la pura é inmaculada IMadre de Dios produjo 
en ia mú^^ica inspiración, génfo, sublimidad y dulzura, y alendo 
ia mú>-ica la voz del alma^ por ella espresa sus mas aublimes y 
ocultos pensamientos. 

Si: la música es como una lengua uiil/rersal, que canta ar« 
moniosamente todas las sensaciones de ^ba criaturas. lUcí autor 
dice: la múi^ica sola, con sus 'dulcer^bracloiiee^ que nacen en 
el cielo y se esparcen en iaUierra, eato que^luibladíreeláaieata 
al corazón. ' * .. ' íj > , . , .. 

En la era cristiana moehoe MütORj^iatmas tdevotatftieroa. 
muy afleioDaKlM4-4i^inA8iM y «I «mto^ Cali» \m Papú 8m 



Gragorío. En ntiésü'os dUts i0stt en tmc iverüEfceibiT admbaMeü 

i^ etimología de la máslc» es de his musas de Apolo* ' 

Si el caVitoes tan antij^iio como el inundo, no lo es menos 
et baile, pues ios seetai*ios lie la Poto la baeen subir hasta ntieé* 
tros primeros padres^ y colocando sa eona jmUo ata deCain- 
y Abiel, sísifiendo en todas las ed!Kd«8 de la vida é la; eapecto' 
humana hr»5ta llegar á encerrarse en el ArcadoNoé, en donde, 
estuvo anarcoitzada todo el^ (rempo def diluvio. En (a montaña 
Arara volvi4 en sí y, se apoderé del genio .buitroioso y fettívo' 
de la juventud, corriendo con ella todos ios siglos. 

El escritor contemiporáneo^Hoyses Sancboniano, que ha 
escapndo de lo.^ estrafíos del templo, la ha visto en acción al 
rededor de la déosa Astarte. Y lanzada después, al través de 
l09 siirios; se presenta ante el Arca con el valiente David, y si- 
guiendo sin deiücanso hasta miestrot días toma un nuevo barniz 
en las rnofitaoüs de Soiza; en los pueblos y aun en tasdíuda- 
des, que abr<i8andonso fuertemente con. ei sexo hermoso lo hace 
tau incansable en el baile de la Polka. 

En lo general la mú^ca «s et almade la aiegrfa y las di- 
versiones, y aun para manifestarnos la inmensa feliordad déla* 
bienaventura uzt, nos eoiofcan eu la patria del Serafin eLsnblíme 
arte de la mnsica, la que por otra parte magnetita á las ser- 
pientes, lasarlos y aranas; enferma i los lobos y i otroe-.ani** 
males cuadrápedos; alegra á las aves y aumenta en algunas fuea^' 
tes el caudal de sus agtias. 

Órgano.— Es bien sabido que el órgano es el mas hermoso 
y completo de los Instrumentos músicos. Su sonido es tan ma-' 
jestuoso, sonoro y patético á su vez, y sus graves modulacíonee 
tan profundas y tiernas», que la Santa Iglesia desde et tiempo 
del Santu Pontífice Vitaliano, en el siglo séptimo, que también 
arregló el canto al ór^ano^ lo tiene de preferencia para sus fun- 
ciones y cantos reti^osos, como el instrumeoto man adecuado 
para inclinar el corazón del hombre á la devoción, el alma al 
éxtasis y arrobamiento de la conieniplacion divina, que la arre- 
bata y eleva hasta ei trono del ardiente Serann: áestaeontem* 
placion, que segnn los místicos, e^una mirada setUfUia y afec^' 
tfttosa hacia Dios, como presente á nuestra alma. 'Mas como 
en todos tiempos ha habidO' hombres^ que quieren •mercfar lo 
profano con lo divino, desdo el tieiBpo áel Santo tPadre LeoO lí 
«stán prohibidas, en tas iglesias, Mas sonatas proñmas. 

El Sbnto Concilio de Trente, en la sesión 22, amonesta que 
para que la casa de Dios se pueda ttamar verdaderamente casa> 
de oración, no se han de cantar en elia nvósicas indecentes ni 
profanas. El Concilio Toledano y^^tBasilense ordenan lo mismo. 

También es antiquísima la* mústea en : Ios-entierros, pues da ta* 
del tiempo de tos Romanos, y st atribuye la invención de< 
Ui música légiibre ¿^ la célebre Sidona. 
v« Saa Maleo, ea eleap« Q.^ dioe: Qve cuaado liMiCfiísto Iligdii 



^U8^ 

i la casa de Jaira, faransmritar & au hija Cla^ e^laban allí-fc^ 
tocadores -de flauta para el funeral. 

El origen del órgana se pierde eo la oscuridad de tos si^rl^s, 
yio úaico que se sabe de cierto es, que Juba!» séptimo nieta de 
Gain» fué el. padre de los que tañían la citara y el órgatio. como 
Tabalean artíflee y trabajador de cobre y bierrc^, y su beriaana 
Woeaia en hiladas de lana y en tejer telas Gen. c. 4. v. il . 

Lo9 árganos» como h^ los u^i la Iglesia» fueron perfeccio- 
nados en Francia en tieuspo de San Luis por un maestro ña- 
mado Gregorio. 

/ Éntrelos órganos de primer orden, se encuentra el de lo» 
Padres Latinos en Jerusalen, q^e está en el 5auto Sepulcro y lo» 
toca un célebre laico est)aftpl; y el famosa órgano de Mooser ea 
Friburgo^ qne es una de las mayores maravillas de E.uroi>a. 

El órgano de la Catedral de Sevilla no carece de ce4<^bri- 
dad; Tiene 5«d00 cañones, muchos de elloade dimensiones enor-> 
mes; tiena llO registros, excedieado en la mitad al celebrada 
órgano de Haerlem. 

Las Santas Escrituras nos baUan de dos músicos extraor- 
dinarios: CbomeniHS, director de la música del Templo, fué 
íamoK) por su habilidad y destreza. 1. Paral. 15. 93. Dordu^ 
músico famoso de la familia de Leví, hijo de Mabít. S. Heg. 4. , 31 . 

Los organistas mas célebres han sido Piqdnro» Cie^ibio^ t^an- 
dino, Arauíory Frescobaldi> que en Roma tuvo 30.000 oyentes. 

Existe aun en Francia el famoso organista Fray Agu.<tii> 
del Santísimo Sacramento, religioso Carmeii^a De;«cal20^ en el 
siglo Hermann Cohén de Reltgun, israelita, io Méjico hubo otro 
organista célebre, Carmelita Descalzo, llamado Fr. Juan Pablo. 

En nuestra joven República» desde el año de 1780 hasta 
nuestros días,, ba habido un adelanto extraordinario en ia muy 
alca, figurando en primera linea los siguientes profesoras: D, 
Nolasco Estrada, compositor de fama en su tiempo.-— IX Bej)e« 
dicto SaeiUr antiguo.organista de Catedral» que dejó pocas com* 
posidones» pero de mérito en su éf)Oca.-<-D. Francisco Antonio 
Codoy, de un genio artístico sobresaliente y compositpr defama^ 
-«*D. Antonio Aragón, que según D. Escolástico Andrino, es el 
if y de loQ organistas, diefitf,Q en el órgano y mas diestro en 
el trasporte, pues la dificultad que se encuentra en esta ejecur 
clon él la hace con admirable maestría y fMjma facilidad. — Su 
discípulo D. Remigio. Calderón, organista notable, muy acertado 
OASus composiciones, y (iue sin embargo de su prematura muer- 
Ut d^jó un acoplo de obras da gusto y entre ellas una misado 
It$quUm. — El menMMrable D. Eulalio Samayoa, compositor de 
primer órdan^ según las obras que ba dejado, inmortalizando 
•o nombre la colección de sinfonías que compuso, muchas mi- 
sas cantadas y el gran Réquiem eniat óemoi. Su constante de- 
dicación le . hizo adquirir una maestría en el caTnto de facistol 
y el Gregoriano». qae ninson otro profesor ba tenido. £1 Su 



Sómujoa ^licité vartRS Tiieei tt probiblcioñ sn tet ígMas/ ét 
canioa temados de obras profaiH», ta gne €6 dio an Mayo de 
ISM. Tambiefi formd la Woffrafía de loa mejorea muírteos del 
pais, y unir Bfenaéride curiosa de la iflda poittiea y militar det 
Exerno« Sr. I^rasideota D Rafael Carrera.^^B. Cleto Arteaga, di»- 
Gipuio d€i Sr. Samayoa; joven hábil y notabie en la ejecución 
del órs^ano > piQno*-«ISI Lie. D. Betiedicto Saena (hijo) qoe ha 
sido !a adoriraeicm de eata época, '0OR ua talento filarminlco 
aobreeaitents el que ilualró cocí ho viage á Eurofta, de donde 
trajo impresa una misa qae él eompuao y se ejecutó en ésta 
Santa l^esía Catedral, de donde era maealro de coro, y la euat 
mereció los debidos elogios de la pr«nsa«-*--I> losé León Zefon, 
que hizo conocer en este paia por la ves primera, lo que hoy 
llama (auto la atención, ia^ óf)era8, y que sin sabfr como aa 
formabau en Curoi aestaa irrandes composioionea, en fuerza de sti 
talento puso en escena el Barbero de Sevilla, la Generenlofa, la Ita* 
Nana en Arjel, la Gaaa- ladra, todas deH^^aalni; ülcia de tanw 
merinoordel veneciano Gacíano Oonisetti, la Donna del Lago, dre. 
^D. Esco'ástico Afidrlno, autor de las Pk>eion(»8 de Filarmonía» 
y au hertnano D. MAximn, uno de los nraestros que han dador 
mayor número de profesoi^es.— D. Víctor Rosales, organista do 
la Catedral y Presidente de la Sociedad de aficionados.^Di 
Francisco Sjienz, maestro de capilla de Catedral, de una apli^ 
oacion extraordinaria, y cuyas composicionea la han merecido 
los mas justos aplausos. 

Como* aficionadu el H. P. Fr. Toncas Zuato; religioso mer-^ 
cedario. 

En la escuela moderna del piano sobresalen D. Francisco 
Isaac Saenzy su hijo D. Vicente; el mencionado D. Víctor Ho- 
aales y su hijo del mismo nombre y apellido» cuya muerte i>re* 
matura fué generalmente Mentida y llorada. Este apreciable joven 
ee había di>tin^uido én su poca edad por la ej<*euclon y gasto 
en el piano, coma también por sus maneras afables y elegante»; 
D Vicente Peralta, D. Gregorio Gutierrea* D. Joaé Ibria Car* 
les» residente en Quesaltenango. 

Como célebres aficionados D. Guillermo Rail, el Padre Dgarte; 
D. Mdriano Aycioená, D. Juan Castillo, el Presbítero D. Silveriei 
Saotizo, discípulo de los RB. PP. Jesuitas; D. José Antonio Ayauw 
En San Miguel Totonicaf>an eirste un joveneito de ocho 
a8os llamado Miguel Espitiosa, tan bibíl en el teclado, no obs^' 
tanteno alcanzar sus pequeñas manos las octavas que con ad^ 
mirable destreza suple, que loa profesores del arte lo tienen por 
üD portento. 

Célebres violinista*. '-^E\ maeMro Juan de Jesua Fornandea» 
hombre de ingenio y gracia en sus composiciones, to qoe lé 
hizo mas célebre fué la mi.<ia de fiueMra Señora de los Dolores, 
que le^ó á la Escuela de Orísito. Esta obra tiene* la particular 
fidad de haber sido eomp^csta cuando ei SUftüt Jfa^sr^de Rosat» 



—160 — 

b! no tebte l^ddo i esM pm^ y uno de UmvéfíM de k nyim- 
€S smnimieote parecido á otro del raismo Roosit», do eate* 
llofiRini qtt« lie¿¿ basta e^ Calvario para aorpréoder tas armo-; 
níaa del dolor maa puro y/ sublime que puede experimeatar una 
Virgen madrea y heeer 3ubtr huí DOtas habt» el Irooo del 
AUisimo^^-^D. Anselmo Saeoz* notables por su aplicación si 
violin y por sus eemposiciooes ifue, cuaque eo pequeño, han* 
sido ^Wgiitdas en el viejo nftuBdo. Puso tOmbiei» eo escena la 
^eradet.FurioaQi de DonizeUi/<-*ld;Sanliafo€lanQza cuyas obra« 
se iseconocen corno }as« primeras.— D, Felipe Ortis, notafblepor 
kt espresion qiie dá ^su ipí^trumento^ y la Imura en la eje- 
Cucio(i*-^D FUfiiel Espapa, adnfwrado por Ifrdulzora con que pulsa' 
»tt instnimeiUo.r^EI j^ven Cecilio RarniFez,> oriundo de Salamá' 
y vecinO)dfl pufbioda Tamajú* célebre por su vííoIíh y su« eom» 
posiciones. Se^ ponocen ya des vaH^es myos^ \9l. Amalia y el 
Ya no,lmg gmtQ-para «taV nombre pnótfco y »ei>ttnientai, tai 
vez abusivo ¿ sus. oirciinsiaBcfaia. Este jáveo fuá discípulo del 
maestro. P. Vicente Ándri4í|p. .* 

La invención del violón grande es particular deGttatemala»- 
y entpe loik profesores á quieoes.se ^iribwfre, se cita á De iosé; 
Andrino^ que vivió por los apes de 1770. 

IX teandrO'^ Andrinoj^ fu¿, aplaudido en los Estados-Unidos 
y la Habana, por.^u asombrosa ejecución en 1^ flauta. 

D».Ge|óq{(io |||(^QiQa legre rony afamado por su ejecucion< 
en el clarinete. — D. Ignacio Saenz, perfecto fat^oUstn. — D. José 
Marta Pérez y P.. Jone Murta l^niugua foeron ios q.ue Ncie- 
ron conocer el mérito del corno, y el segundo fué el ¡srimero» 
que se dedica -i la cómela pistón, que vino el año de 1836. 

Lüta de los, alumnos salidos del Seminario que se hxm dislinguida, 
0n varios Hnstrumentos. 

D. Juan Andreii, en el violin.-^D, Federico' Weany, D. Juan Josí' 
Rodríguez y D. Fáterícó M^ra, en el clarinete.— *n. RamoQ' 
Jímenez'.en lafhtHm.-^O. iufínrCar'ania, enel piano.-— f). Manuel 
Cacares, en el piano y en el oflicleide.— O. Manuel Arroyo, eií 
elcfarihete.— 1>. CnliWmo Rodríguez, en la cornela.-»-D. José 
Maria tíuraní, m la corneta.' 

Los fiianislss célebres de QuesÉros días, son: üslz, Gottoschalk 
y;EmiHo l>rudent,;^ue adooiró las, principales ciudades de Euro* 
pa; mas al que los periódicos designan como d primer pia?*^ 
aUla.del .nnHndo»es. ¿Mr* Tiíaiberg. • ..x 

No obstante, en medio de esos aplausos de la prensa det mun*-' 
do 'góticOklia sftareerdo una jovenciu- extraordinaria, d€f> la quo 
dice «I potreo ^« Ultramar Jo. que^sígue: 

Celebré ftianisia^*-^!^ j6veo americana Teresita Carrefto,^ 
qiM vio la luz .i^rUntra «o Vanewiela; á la edad de ocho añoSp^ 
aoifido teiM el vei^o á la rodilla y jugeba con las monecae^ 



—451 — 

ejceotal^a en el píaiMí tas obn» nuestras de Thalberg y de Prudente 
Ahora que tiene doceanos, esta extraordinaria Artista *al sentarte 
fti piano varia su rostro infantil angelical y naueno, enrostm 
gravemente serio y meditabundo: al ejecutar ias pitaes nías diflr 
ciles iAe ios m^fores aotores» que iniroduc^eon unos preludios 
qise asoii^aa i\^ eompetentes y aiiditori^, pareas qu^remo»- 
ta su imaginación y la identiOca cor la de:k)s -célebres auto^ 
res que tiene al frente. Idas roanos diminotas y la vasta inspi- 
ración de esta joven arroganta, la eolocan en ia catef oria de ll 
primera piaoist«»aun en la prímavora de su yida.» 

El Eco, con fecha fosterior na» dice: que laSrita. Teresa 
Garrejao» «n un caflciertO" que dfó eo Madrid, atnyo aJ salón un 
numeroso y escogido concurso, que aplaudió eon fjrenisi i la 
joven y eminente artista en cuantas piezas «yeotiti, pues parece 
<|ue leus fnanos de un genio pedente guiaban las suvas sobre las 
jteclaa de marfil, que hacia resonar con una inspiración mágica 
^ la manera de nuestras Adas filarnrwSnices. 

A mas do* las pietas anunciadas ejecutó dos composiciones 
del Sr. Chopin y un lifido' vals compuesta ppr ^ila misma y 
locado mugistralmer>ls. MultitiKl de ramos y coronas fueron co- 
locadas á los pies de la joven americana. 

En nuestra modesta Guatemala también hay pianistas de 
Am talento sobresaliente, que á su elegante üsíco,- á le esmerado 
^e su educación añaden un talento ar4feticp admirable y unaejecu* 
<!Íon asombrosa en el teclado, como las Snas. y niñas sii^^iiieotes: 
Doña Micaela y Elípa Vidaurre, Doña Luciana Saravia, DoáafPilar 
y Elena Corzo, Dodu Beatriz íaureí^ul de filtres, Doáki Luz Ba- 
Iresy Jauregui, Doíía Sara Hall de Cano, Doq» Luz Roma, Ooda 
Gertrudis Zavala, Dona Josefa Urruela^ Duqu CuucfpíSioa Zavala» 
Dofia l^uz Valenzuela, Dona Daniela Klée. 

Tan entusiastas y aficionadas son las el^g^^ntesy primorosas 
guatemaltecas á la mÚMca, que Bolamente «r> la capiial'tiefrffn ba- 
jo sus diminutas y diestras manos mas 4ie ),5(K>pjanq^: este 
instrumeuto, tan querido del fcxo amable, que- en cMgioXiV 
fué arrojado de la mente del italiano Faríni, perfeccionado por 
Cristofali dePadua en 1716 mejorándolo Mario,; CMUStructor^fran^ 
cés, y en España recibiendo numerosos progjQesofi i»Qr gevkfer^ 
Larrna, Montano &c. El Sr. O. EmillO'HtsrbrHi;^ ba dedicada á las 
hermosas y clisantes guatemaltecaa una'polka:llaa9af|a«ia VJnion, 
con un marquilo en que ha colocado 68 retraaos 4e&rilaSi»^,da 

^la ciudad. • . .- ^-^ 

(19) AHmw r Ara*— El aUar es tan aotiguf eoaao f|viiiufi<> 
(do, sobre el que los hombres sieflopre bao «freciilo4 Otie^e^f 
a^rifioios. ^ « . 

Oespuat del diluvio han dedicado altarea ü Stoa. IM al 
•«lir de) arca.' Gea. e<r 8. v. «9. AbrataaQ sobre «< q«e ib^ 
4 sacrificar á m b^o leaae^ y le pwo p^r nembtO'elf SefiM >é« ' 



— 132-^ 

líiaác «rigió un altar a! S^ftor en Bernabé. Gen. c. 26. 

En ei sueAo misterioso de Jacob» en qui>i \ió )a escaitf* 
d«dic6 eo el mismo lugar un altar y te llamó: esta es la casa 
de 0í4s y furnia del cteltí. Gen. c. 38^ v. M« 

En et venciíaiento de Jo^oé á Amtteo, M^y^és le edificó 
ttn altar al SeAof, too el nombre de el Seheir es mi tKaliaeieñ^. 
fi&fid. e. r, 1^. 15. 

Coatido 4e ie apareció el Ángel i Gedeon, ofreció un car* 
brit# y panes sobre una piedra que le señaló el Ángel, de taqae 
salió fuego que consumió 4odo, al tocarlo el mismo Angeicoa 
le punta' de su vara. Jud. 6. 6. v. 14. 

Samuel erigió un altar al Seilor en su patria Ramata. Reg. 
e. 7. David, eo nu síiio que compró á Ornan» erigió un altar al 
Scdiir. t. Reg. 0. 34. 

£1 fuego del Oielo bajó á presencia de tes falsos profetas de 
kaal« y consumí^ la victima y altar de Elias. 3. Reg. c. 19. 

Judas Macnbeo en et Templo de lerusalen destiaee el anti- 
guo nttar profanado, y erige otro de piedras enteras y sin labrar, 
según el ^reeelM9^ 4NVtno I. Ifac. c. 4. 
' ' El tñas famoso fué el Altar del TesHmonio en las riberas 
del Jordán, en' la tribu de Benjamin. Jos: c. 22, v. 10. 

Los d<>s altares mas ricos y suntuosos del Antiguo Testa- 
Tnento son loa de Ifoysás en el Tabernáculo, y el del Templo 
de~ Salomón: ¿o mátéri.i! de construcción era madera, según 
él FAod. c. 27^ V. 1. «Haráb también un altar de maderada 
Setin.» 

Áftafes de la tetf de gracia. — Otes altares tuvieron so 
origen en el Cenáculo, cuando se instituyó el aufíusto Sacra- 
mento de la Eucaristía, continuó su uso, y su construcción era 
en forma de mesa en la que ofreda el Sacerdote el ScicriOcio 
emento del Cuerpo y Sangre de Jesucríste. 

En la primitiva Iglesia eran de madera, como el de San 
Juan di» tétfan ehRoma; pero desde e! afio de 517, un Conci* 
Ho de Bpaena prohibió construir altares de otro material qtie 
Vio fuera piedra. Esta práctica se tolera que aun cuando todo 
el atttr oo sea de piedra, baya ai menos en él una lápida con- 
iagraál, 46n(la se ponga el cálit y la patena. 

O sepulcro de la Santísima Virgen sirve ahora de altar. 

Por une decitíoo de la Congregación de Ritos, del 20 de 

Dtflláidilre de IMO, esta lápida* (ara) debe tener al menos 

J^Tpeímo de largo. No se puede sacrificar sin esta piedra con» 

ympim^9fe\ Obi^. NoobfftaW, en la época de la revolución 

fraiiMNi, %l Soberafno Pontífice pieránitió muchas veces á simplei 

•sacerdotes consagrar los altares, es decir, las lápidas (arac) exi« 

gieftdo sétamefite Crisma Santo betfdfto' por un Óbifipo católico; 

i la asanem de iaiífteultedes dadto sobre esto á los roisionerol 

. eo tierra de iAleleá. Eites anta, cuabdo^ ae rompen, quedan com« 

jpleumanteintütíles para eervtr en el Santo Saerillcio de le Misá^ 



Sdgun Nuestro Santísimo Padre el Sr. Pió IXm las aras <vie« 
jas sin reliquias pueden servir, pero las nuevas deben tener reli« 
quia para que sirvan^ 

El nombre de ara tiene su sentido místico, como ara del 
sacrificio. 

Algunas güriosidabes del «anto sAcniPicio ob la misa t db 

OTRAS GOSAfi ECLESIÁSTICAS. 

Saerijlcio de la Iftsa.— Jesucristo Nuestro Segor, en los trein** 
ta y tres años de su vida, celebró dos veces el Santo Sacrificio 
de lajMisa. La primera el Jueves de la Cena, y la segunda el Vier- 
nes Santo en el altar de la Cruz. 

Después de Jesucristo^ el primero que dijo Misa fué el Prín- 
cipe de los Apóstoles, y primer Vicario San Pedro. La celebró 
como el Señor le habla mandado* dicienda primero Ja oración 
del Pater nosiett luego la consagración; y este modo duró 
hnsta que Santiago compuso la Liturgia. Después de la Ascensión 
celebraban ya los Apóstoles este Santo Sacrificio» al que asistían 
los fíeles, como se lee en los ffecbos apostólicos cap. 20. v. 
7, 8, 9 y 10, cuando San Pablo resucitó á Eutycho, muerto por 
la calda de una ventana. 

En el secundo Concilio que tuvieron tos Apóstoles, quedó 
dispuesta la Misa que trae Clemente Romano. Esta fué la primer 
Misa que cantó San Pedro en Antioquía y la primera que cantó 
en Roma, capital del mundo católico. La primera que celebró 
San Marcos, fué en Alejandría» según Durando. 

Uno de los ritos de tradición apostólica fué la frecuencia de 
celebrar cada dia. De San Pedro refiere San Lino que decia Misa 
diaria y aun la dijo la noche antes de su martirio. 

San Juan Evangelista, dice San Alberto Magno, que decía 
Misa, y comulgaba todos los dias á la Santísima Virgen. 

San Ciérneme mandó, que no se celebrase Misa, sino es 
Iglesia ó lugar sagrado. Este precepto eclesiástico es también 
de los concilios antiguos Laodicepse y Cartajinense segundo. 
Tiene su origen en el antiguo testamento en dos lugares; en el 
Deuteronomio y en el Levítico. 

La hora de celebrar es desde la aurora, esto es, una bora 
antes que amanezca hasta el medio día, como lo previene el Misal 
romano y lo mandó observar el Santo Concilio de Trento. 

Para celebrar el Santo Sacrificio de la Misa con orden y 
uniformidad hay, según el Misal romano, sus rúbricas, cuyo nu« 
mero es el siguiente: 

Parala preparación al sacrificio, 31.— Para la Misa, 116.— 
Se adiccíonan á la Misa con esposicion del Santísimo, 18.— 
Con presencia del Arzobispo ú Obispo, 13.— Gt Sacerdote en 
la Misa se vuelve al pueblo, 5 veces.— Saluda al pueblo, 7 veces* 
—Se inclina, 9.— Besa el altar, 9. 

El Sacerdote en la Misa tiene que hacer mas de ciento cuarea^ 
20 



—1 Si- 
ta y cuatro ceremonias; ademas los mementos, y la meditación 
de la comunioo. 

Los autores clásicos convienen en que se necesita cerca de 
' medid hora para que la Misa se diga con devoción &c. F.n otros 
tiempos, dice la historia de las íieslas de la Iglesia, los sacer- 
dotes tenianei uso de decir cada día muchaa mismas, según los 
movimientos de su devoción. El Concilio Salgunstadt, cerca de 
Maguncia, restringió el uso á tres cada día por cada Sacerdote; 
pero el Papa Alejandro II, que murió en 1773, abolió este uso y 
no dejó la libertad de decir4;res misas» sino en el día de Navidad. 

Hoy no tiene ninguna otra fiesta tal privilegio, fuera de la 
conmemoración que hace la Iglesia, como madre universal, por 
todos los difuntos. 

Origen de las vestiduras sagradas.— Sm uso es muy anti- 
guo, pues en el Éxodo c. 27, consta lo que Dios mandó á Moyses, 
en el v. 2, dice, «y harás vestidos sagrados á Aaron tu her- 
mano para gloria y hermosura, v. 8. y su mismo tejido y toda 
la variedad de sus labores será de oro y de jacinto. » 

En la ley de gracia tuvieron su origen desde el tiempo de 
los Apóstoles, según el Papa Anacleto, San Clenienie, San 
Estefano Papa y mártir, y el Concilio Lateranense, celebrado 
en el tiempo de Inocencio III, y el de Trento lo confirman 
y aprueban. El número de vestiduras sagradas, para el Sacrifi- 
cio de la Misa, es el de seis; amito» alba, síngulo, manípulo, 
estola ú orario, casulla ó planeta: consta del Concilio Bemense 
cap. 4, el que manda que sin estas seis vestidura» no se celebre 
el Santo Sacrificio de la Misa. La capa pluvial tuvo su orí|xcn de 
aquella vestidura legal, que rodeada de campanillas, mandó Dios 
á Moyses que la hiciese para su hermano Aaron, y fuera tan larí?a 
que ¡e llegara á los pies. Éxodo c. 2. 8. y 29. Eclesiástico c. 45. 
Cinco son los colores que el Ritual Romano, Rúbrica 18, trae 
para los tiempos y festividades de la Iglesia. Blanco, colorado, 
verde^ morado y negro» El blanco simboliza la limpieza y pureza 
debida. El colorado la caridad, que es la mayor de todas las 
virtudes. £1 verde la esperanza de los bienes celestiales. El mo- 
rado la tribulación y aflicción; y el ne^To el llanto, tristeza, mor- 
tificación de la carne y fin del hombre. Por privilegio particular 
á las religiosas de la Purísima Concepción, se dice Misa ese dia 
con ornamento azul, color hermoso que nos recuerda la plenitud 
de gloria en que está la Santa Madre de Dios, y á donde irá 
el justo después de la penosa peregrinación de estavida mortal. 

Preceptos.— San Melquíades, del siglo tercero, ordenó el 
' uso de la cruz y las luces mientras la celebración del Santo 
Satrifífio de la Misa. San Clemente mandó que precedan dos 
acólitos con ciriales. San León 111 ordenó el iacienso. Orate 
"^ratres y el Ite Missa est 6 Benedicamus DomiJio. El Papa 
Celestino mandó se dijera en la Misa el Judica me Deus, etc. 
Dámaso Papa, que so dijera la Confesión, Celestino I, el IntroitOj^ 



—155— 

Gradual, Tracto, Ofertorio y Post eommnnid, y que se cante* 
el Credo después del Evangelio. Gregorio el Kyríe eleíscm y el 
Giorííi. Telósforo las Colectaa ú oraciones. Gelasio I la Epístola, 
y á ioslancias de Sao Ger ÓQÍnio, d Ei^aogeUo. Saír Auastacio 
1 ordcn<)que mientras se canta el Ei^angelio en la Misa soiemiae, 
todos permanezcan p.n pié. La ÁUelma se tomé de la Iglesia 
liiorosoiímítaria: et Símbolo, del Goneílio de Nioea; y el Papa 
San Marcos, del siglo tercero, mandó que secante en las misas 
solemnes después del Evangelio. Alejandro I, del primer siglo, 
mandó que se niezclára el agua con el vtoo, y que se consa- 
grara con pan ázimo, como mas puro y semejante á la imi- 
tación de Jesucristo, como se practicaba eo la Iglesia por tra- 
dición apostólica. i>os antiguos prefacios losarregló San Gelasio,^ 
y mandó que solo se usen los nueve que reconoce la Iglesia. 
San Sixto Papa y Mártir ordenó el Sanetus, de origen y uso 
apostólico. San Sirício, por el siglo octavo, adadió al Cánoa^ 
de la Misa aquella parte que comienza Communicciníe^, en que 
se hace memoria de la Santísima Virgen Maria, de los Apóstoles 
y otros Santos. San Gelasio, del siglo cuarto, mandó que no 
se consagrase una especie sin la otra. Inocencio I mandé «Ios- 
culo de paz ó la paz. El Papa Sergio, que se entonaran los 
Agfius Dei. El toque de la campanilla en el Sanctos y cuando 
se lleva el Viático á los enfermos, lo decretó Gregorio IX el 
ano de 1240. San Pió V ordenó que el Evangelio de San Juan 
se dijera después de la Misa, como un testimonio que^rrobora 
y enseña toda la Divinidad de Jesucristo.f^ Aunque todo lo di- 
cho consta en lo sustancial de las Liturgias Apostólicas, nuestros 
Santos Padres tuvieron ábien volverlo á renovar, sin que jamás 
se haya permitido mutación alguna en la mas mínima cere- 
monia, Hue es uno de los mayores blasones de nuestra santa fé. 
— El principio de la Gloria lo compusieron los ángeles en el 
nacimiento del Hombre Dios, y lo restante lo compuso San 
Uilario Obispo de Poitier/s; este hiroao es de la mayor alegra. 
—San Ambrosio dice: que el Símbolo apostólico ó el C'iredo, es 
llave del corazón y sello de la virtud. Sao León: que es cuchillo 
que mata á 1q$ hereges; y San Agustín, que e$ espejo del alma 
á cuya vista hemos de componer todas nuestras acciones. Esto 
símbolo se reza en el oficio divino en: secreto,. para recordar que 
cuando lo compusieron los Apóstoles no tenian libertad para 
publicarlo, por la persecución que padecían en la cuna del cris- 
tianismo. — La oración mas sublime c inimitable de la Santa 
Alisa es aquella en que el Sacerdote se inclina profundamente á 
los pies del Dios de amor, que en la cruz dio su vida por redi- 
mir á los mortales, dice: «cOs suplicamos humildemente Dios 
todo poderoso, mandéis que este augusto Sacrificio sea presen- 
tado por miriigterío de vuestro Santo Ángel, y elevado hasta 
vuestro sublime, altar en presencia de vuíístra Divina Majestad, 
¡mra que lodos cuantas [mi ticipanUo de cble altar recibiéremos « 



— 1{>6— 

el cuerpo sacrosanto y la sangre de voestro Hijo, seamos lleno» 
de todas las beodkiopes del Cíelo y de la gracra, por el mismo 
Jesucristo nuestro Seoor, AmeD.»— Ineceneio ill dice: que esta 
oración es de tanta excelencia» que apenas el entendimiento hu- 
mano puede comprenderla; y Santo Tomas afirma que ai ins- 
tante que se consagra y ofrece el cuerpo de Cristo» ios Ange- 
les se presentan [ante el Tribunal Divino, para que los bienaven- 
turados le den gloria y alabanza.— Como la paz simbolraa l%i 
comunicación que hay y se conserva entro los vivos, y como no- 
la hay ya con los muertos^ por eso no se dá la pae en las oii^ 
sas de difuntos. 

Affua bendiia y asperges. — En la ley de Hoyses se roefaba 
d pueblo con agua mezclada con las cenizas áe aquel becerrillo 
rojo que sacrifica ban. 

Degollada la Vaca Roja, el Sumo Sacerdote mojaba un ded^ 
en la sangre esparciéndola siete veces h&cia las puertas del Tii*^ 
bernáculo. Núm. 19. 2. 

Uand6 Dios á los hebreos que al salir ée Egipto tomaran 
un ramo de hisopo^ y mojado en la sangre del Cordero Pascucii» 
rociasen los umbrales de las puertas de sus casas. E\. 12.22. 
Levitico 4. 6« Y después de haber mojado el dedo en la sangie, 
rociara con ella siete veces delante del Señor, háci« el velo del 
Santuario. En la ley de gracia» que es la realidad de aquella 
figura, se usó desdo él tiempo de los Apóstoles, y San Alejandro 
mandó que se pusiese sal en la bendición del agua. Los efe&tos 
que causa el agua bendita se hallan en Santo Tomas 3. p. art. 
64. y art 1. ad 4. 

Asientos. — Tuvieron su ©rigen deséela ley de Moysép^pocs 
Salomón fabricó el reclinatorio de oro, como dice Durando lit. 
1. n. 30. En la de gracia tuvieron su origen en el tiempo de 
San Clemente, los que han continuado basta boy. 

De Nazaret, ciudad dichosa por haberse obrado en ella el 
gran misterio de la Encarnación del Divino Verbo» áierusalen, 
hay 30 leguas. 

San Lino, primerPapadespues.de SanPiedro, ordené, co- 
mo ya lo había hecho su antecesor, que las mujeres no en- 
trasen i la Iglesia con la cabeza deacubierta» sino según la doc- 
trina de San Pablo» por la decencia y honestidad» cubiertas con 
un velo. 

Desgraciadamente, en nuciros días se v¿ introduciendo) la 
moda de que las niñas entren á tos templos con sonibreritos, 
aun estanda espuesto el Divinísimo, dando por razón pam esto» 
que es menester ponernos á la altura de la civilización, ó cu« 
¿riendo este marcado desacato con el manto especioso de la 
elegancia y hermosura en las niñas, sin advertir que estas mismas 
personas que tal hacen, van perdiendo esos principios de moral 
religiosa y de respeto que debemos tener á ese gran Dios que 
a su vez nos ha de tomar cuenta severa de todas ouestras ao*» 



--157- 

cíoncs.— Creo que esto disgustará ¿ algunas personas ¡paciencia! 
pero es la és ia verdad. 

En tiempo de Jacob, por suma honestidad, las nuevamente 
casadas las introducían de noche, cubiertas con en velo, ¿ la 
cama del esposo; por esto Labun introdujo ¿ su hija Lia á la 
cama de Jacob en lugar de su verdadera mujer Rachel. 

La palabra latina nubere significa casarse y también telarsp 6 
cubrirse con un velo, origen de nuestras velaciones. Gen. c. 29. 23. 

La forma de ia absolución del Sacramento de la penitencra, 
fs de Clemente Vil, y persuade Paulo V, en el Ritual Romano» 
á los confesores, que usen de ella. 

Antiííuamentc se usaba la barba larga, pero el Papa Clemente 
Vil prohibió su uso. El último Papa que usó barba larga fué 
Inocencio XII que murió en 1700. 

Bonifacio VHI fné el primero que mandó por precepto la 
clausura de las monjas. 

El origen de las misas llamadas de San Gregorio os, que el 
Snnto üjo treinta por el alma del monje que se llamaba Jvnn, 
Las misas han de ser continuadas, como lo hi¿o el Santo. 

Adiciones a las cosas curiosas. 

En la Santa Capilla de Cbambery «e encuentra un báculo 
ricamente engastado, que se dice, por piadosa tradición haber 
sido de Señor San José, y en Perusa de Italia se venera el anillo de 
sus santos desposorios. 

En la fiesta de las reliquias de Nuetra Señora en Venecía 
esponen á la veneración de ios fieles unos pedazos de la túnica 
de la Santísima Virgen. 

Las tablas que formaban el pesebre en que nació el Reden- 
tor del mundo y una parle de la paja del Nifio Dios se hallan 
en Roma en la Basílica de Santa María la Mayor; traídas el siglo 7. 

Es tradición antigua como respetable, que Santa Magdalena 
recogió con la mayor veneración una porción de tierra empapa- 
da en la sangre del Salvador, y que guardó este precioso teso- 
ro eo una ampolla, que hoy se conserva y se adora en San Maxi- 
miaño de Provenga. 

Santa Cruz. — Segundo Judas.-^El año de 326 llegó á Je- 
rusalen la Emperatriz filena con un grande ejército para bus- 
car el lugar en donde debia estar la Cruz de Nuestro Redentor» 
Todas sus pesquisas fueron inútiles; mas amenazando de muerte 
á varios judíos, le delataron á un Judas judío, anciano, respe- 
table y varón instruido en la historia, el que presentado á la: 
madre de Constantino negósaberel lugar donde se podía hallar 
la Cruz, por cuya causa fué mandado meter en un pozo seco, 
para que muriese de hambre; y habiendo estado seis días, al 
fieptimo pidió que lo sacasen y diría el lugar de la Santa Cruz 
&c. Este Judas se convirtió en el acto que hallaron la Santa 
^ruzy ia que medía quince pies de largo y ocho de ancho. De£í^' 



-.1 sa- 
lgues faé Obispo de Jerusalee cod el nombre de Quiriaco que 
recibió en el bautismo, y Juliano Apóstata le puso la corona 
del martirio. 

Una parte de la Cruz, del Salvador del rouudo, que Santa 
Elena reconoció por la vida que dio á un moribundo, solo 
con su contacto, está en Roma en la Iglesia de Santa Cruz de 
Jerusalen, qne con este objeto mandó edificar, con su hijo Cons- 
tantino, sobre los restos de los jardines de Eleogábalo; cuya mag- 
nificencia es admirable, y la otra colocada por San Luis en la 
Santa Capilla de París con las otras santas reliquias &c. 

Esta preciosa reliquia dio motivo á Fortunato de Poitiers 
para componer en honor de la Cruz los dos himnos de que la 
Iglesia se sirve todavía hoy, en las solemnidades de la adoración, 
en el Viernes Santo y en los oficios de la Semana Santa, que 
comienzan con estas palabras: Vexilla regiSp.,, Pange lingua 
gloriosi, laureara certaminis. 

Clavos. — Uno de estos santos clavos se conserva en Car- 
pentoría, ciudad Episcopal del Condado Veqeciano. Otro se ve- 
nera en Milán en la magnífica Iglesia llamada el Domo de Milán. 
El tercero qne estaba engastado por Santa Elena en la Diadema 
de su hijo Constantino. Después lo regaló la misma Santa á la 
Iglesia de Roma de Santa Cruz de Jerusalen; y el cuarto que San 
Ambrosio asegura fué arrojado al mar Adriático, por nianda* 
do de esta princesa, para apaciguar una furiosa tempestad que 
iba á tragarlo todo. Asegúrase que este clavo no se perdió sino 
que volvió á subir, como en otro tiempo la hacba de Eliseo. 
Se guarda en Paris enla Santa Capilla de la Iglesia de San Dionicio. 

La corona de espinas, consagrada por la cabeza y la sangre 
del dulce Jesús, está en la Capilla de París» que fué dedicada 
bajo el título de la Santa Corona dQ espinas, el ano de 1248. 

El cartelon, donde estaba escrito Jesús Nazareno Rey de 
los Judíos, se asegura que Santa Elena lo envió á Roma y que 
fué colocado en la Iglesia de Santa Cruz de Jerusalen. 

Lo esponja, que fué presentada á Jesucristo moribundo fué 
dividida. Una parte está en Roma en ia Iglesia de San Juan de 
Letran, y la otra fué traida á Paris por San Luis y colocada 
con las otras reliquias de la Santa Capilla. 

La lanza, con que fué pasado el costado de Jesucristo des- 
pués de muerto, está en el Vaticano de Roma. 

Sudarios.^En Besanzon, en el Franco Condado, existe un 
Sudario con que envolvieron el adorable cuerpo de Jesucristo^ 
y el otro está en la Iglesia Metropolitana de Turin. 

En Roma, en la Basílica de San Juan de Letran, está la 
escala santa, traída desde Jerusalen, el pozo ó vaso de la Sa- 
maritana, y la columna en que cantó el gallo, cuando SauPe^ 
dro negó á su maestro. 

Fiestas.— La fiesta del Domingo es de tradición apostólica, 
consagrada al recuerdo de la ResurreccioQ M Señor, por lo quo^ 



—159— 

trasladaron la guarda del Sábado á este dia de grato y devoto 
recuerdo. — En este dia, dice San Juan, fué arrebatado por el es- 
píritu de Dios ájas alturas del Cielo, para revelarle lo que los 
ojos no habían visto^ los oídos escuchado, ni concebido jamás 
el corazón humano.—EI Adviento y Natividad son también de 
tradición apostólica. El dia del Nacimiento del Dios Hombre, es 
el dia mas memorable y venerado del aóo. 

La fiesta de los Santos Inocentes^ fijada el 28 de Diciembre, 
remonta al siglo JX. £1 rezo de este dia se halla en el Sacra- 
meotario Gregoriano. Los himnos los compuso Prudencio. Los 
Niños que mandó matar Hero(}es Ascalonita fueron 14,000. 

Circwneision. — Tan solemne fiesta, cual es la del Nacimiento 
del Salvador, debía tener una octava. Así fué que en el espacio 
de muchos siglos, el octavo dia después de la Natividad se re- 
verenciaba con el nombre de Octíiva del Nacimiento de Jesús. 
— El segundo Concilio Turonense, celebrado el año de 567, 
hace mención de esta festividad con el nombre de Circuncisión. El 
rezo lo compuso San Gregorio Papa. — La partícula del prepucio 
del Señor se halla en Roma en elSancta Sanctorum, San Agustíiv 
(lib. 2. de Civitat. Dei) esplica por qué esta parte del cuerpo 
del Salvador no se unió al todo en su gloriosa resurrección. 

Dnlce Nombre de Jesus.-^San Bernardino de Sena promo- 
vió esta devoción en tiempo de Martmo V. Clemente Vil con- 
cedió á toda la Seráfica religión celebrara con oficio este San- 
tísimo sombre. Inocencio XIII la cstcndió á toda la Iglesia. En 
el año de 1721 mandó la Sagrada Congregación de Ritos se 
celebrara la dominica segunda de la Epifanía. Los himnos del 
oficio divino los compuso san Clemente Vil. 

Purificación ó Candelaria. — El Papa Gelasio, el año de 
610, parece haber introducido esta fiesta en el mes de Febrero. 
Es la festividad mas antigua de la Santísima Virgen. 

Santos Reyes. — Esta festividad es de tradición apostólica. 
Los himnos son compuestos por Sedujo. 

Cuaresma. — La Cuaresma se inicia con el miércoles de 
ceniza. Este es un dia de grandes reminiseeacias para el hom- 
bre. Nuestra Madre la Iglesia le recuerda, al ponerte la cruz de 
ceniza en la frente, loquees y lo que será. Esta consideración 
sosiega también las cabezas delirantes de los locos del Carna- 
val, y los pone en paz y camino para el ayuno y la penitencia. 
— El origen dal ayuno es denna remota edad, y el ayuno mismo 
es tan antiguo como el dolor.-rDesde Moysés, lo£ ayunos son 
frecuentes entre los judíos y han llegado hasta nuestros dias. 
Tan rígido era el ayuno entre los judíos, guc en tiempos de 
aflicción hacían ayunar hasta á las (criaturas de pecho. Joel, 2. 
15. 16. Nuestra Madre la Santa Iglesia los tiene de precepto en ' 
sus mandamientos. La colación se introdujo á fines del siglo Xt. 
En el siglo Xlll la misma Iglesia ordenó que durante la Cua-* 
resma se dijeran las vísperas antas de^ comer. 



Dolores, ^E&ití festividad tuvo su origen «n el Sínodo pro- 
vincial que celebró Teodorico, Arzobis[)o de CoIOQ)ia, en 1413, 
mandándola eeiebrar en la feria sexta de la Dominica Jubílate. 
Benedicto Xlli determinó se celebrara ea la feria sexta de la 
Dominica de Pasión. 

Gl autor del Stabat Mater Dolorosa fué Inocencio 111, como 
ei del Ave Maris Stelia lo fué el dulce Bernardo* 

Tres horas, ^^E\ año de 1679 comenzó á celsbmrse en 
América el vierues de la Semana de Pa8i»o, la festividad de 
los Dolores de Maria Santísima con la Misa y oficio que había 
concedido en el anterior el Pap^ Clemente X. Con el objeto de 
hacer mas solemne esta función, dispusieron los RR« PP. Jesuí- 
tas del Cole(^ia de San Pedro y San Pabl» de Méjico^ donde se 
había fundado una Congregación con este mismo título, este 
ejercicio, que desde entonces se llamó de las tres horas de las 
acionías de Cristo en la Cruz, y los dolores de Maria Santísima 
su Virgen Madre. — Agradó tanto este devoto y tierno ejercicio, 
que desde entonces se fué estendiendo por todas las iglesias 
de América y permanece aun 'después de cerca de dos siglos, 
bajo la misma forma que comenzó. 

Los Dolores de Setiembre, es función que se estableció en 
España á pedimento de Felipe V, y la concedió el Santísimo 
Padre Clemente XII el 17 de Setiembre de 1735. 

Jueves Santo, es el día en que se obró el milagro de los mila* 
pros, cual es la admirable institución del Sacramento de la Euca- 
risiía, misterio que estaba oculto en el fondo del corazón del 
dulce Jesús, velado con el amor mas fino y la caridad mas ardiente. 

Consultado el Pontífice con el Consejo acerca de Jesús, scr- 
senta vocales lo sentenciaron á muerte. 

Jesús lleno de los acerbos dolores y con el enorme peso 
de la Cruz anduvo desde la casa de Pilatos hasta el lugar de 
la crucifixión 3,300 pasos. 

Viernes 5an/o.— Esje es el día mas grande y triste de la cris- 
tiandad. En él se pronunció, por el Hombre Dios en el centro 
de los mas acerbos dolores, el C(m$ummatum est^ palabra de sal- 
vación para el género humano. Ei eco de esta di viaa voz se oye 
en todos ios siglos y está grabada en todos los corazones. Con* 
cluirá su memoria cuando dejen de existir todas las cosas y 
vuelvan al seno de la nada de donde salieron. 

La hora mas memorable y fecunda en aeontecimientos ex- 
traordinarios, cuyo paso haya marcado la sombra del Sol desde 
que el hombre habla dividido la duración para darse cuenta 
del tiempo; la hora eo que el Hijo de Dios iba á triunfar del muni- 
do, de la muerte, del infierno y aun de la justicia divina; la 
hora del cumplimiento de los oráculos^ de la abolición de los 
sacrificios, de la rehabilltMíoo de la mujer^ de la manumis%<m 
del esclavo y de nuestra redención eterna es la hora misteriosa 
de las tres de la tarde de este día. í 



— <G1— 

Sábado Santo.-^Wm de luto é ¡ndelftblc pesar pafa todos 
los hijos de la iglesia. En este día se vén frescas las huellas en 
el Góigota del Dcicídio horrendo que se consumó en el día 
anterior, y los menudos fragmentos de las peñas que chocaron ea 
hi muerte del Justo. La naturaleza se estremeció con convulsiones 
de aí?onía, por la muerte de su Autor. El Sábado Santo parece 
tjiie esiá cubierto todo él con el paño fúnebre de la muerte, 

Resnrrecóioñ.'^í.ñ Resurrección es el sello de las profecfas 
y del amor. Es el día en que el Señor se levantó glorioso de 
entre los muertos. Su memoria es indeleble como lo son los 
radios luminosos que salen de su sepulcro é iluminan á la In- 
maculada Esposa del Cordero.— La piedra que cubría el sepulcro 
del Salvador tenia diez palmos de largo y cuatro de ancho y 
muy gruesa. — La que estaba en el Santo Sepulcro en que se 
sentó el Ángel que habló á las Martas el dia déla Resurrección, 
tiene dos palmos de alto. — Esta festividad es de tradición apostó- 
lica. La sequencia Victimm Paschali^ ett^.^ la compuso Nicolao I. 

Rogaciones, — San Mamerto, Obispo de Viena en el Delfina- 
dft, estableció las rogaciones públicas en sü diócesis el año de 
470. por una calamidad pública. -^El Papa León 111 fué el que 
estableció en Roma y por todas partes las rogaciones, hacía el 
íin del siírlo VIH. — Fortunato, en la vida que escribió de San 
Germán Obispo de Par»?, dice: que las rogaciones en el siglo VI, 
se celebraban con Letanías. Letanía es un nombre que viene 
del griego y significa Oración pública, 

Ascensión. — Esta festividad de tradición apostólica es el 
comple nento del espléndido tHunfo que Jesús consiguió en la 
Cruz, y su entrada triunfante en el Cielo. Los Doctores la lla- 
man la fiesta de todas las fiestas y la solemnidad de todas las 
solemnidades. Su oficióse halla en el Sacramentario Gregoriano. 

Peníeeos/es.— ^También es festividad de tradición apostólica. 
El fuego divino que desciende del Cielo dividido en lenguas, 
reposa en las cabezas de los pescadores del Tiberiades y de los 
ignorantes discípulos del Nazareno. Bajo la llama divina se han 
engrandecido sus almas repentinamente y conciben elevadoíí 
pensamientos, abnegaciones generosas y nobles sacrificios. El 
Espíritu Santo está con ellos.-^El himno Veni Sánete Spiritm^ 
se duda quien lo compuso; pero lo mas seguro parece que fué 
Inocente 111. 

Santísima TViníáaíí.-^Desde que hubo mundo y criaturas 
intelectuales, dice el autor del Tratado de las fiestas de la iglesia, 
el mundo ha sido Templo consagrado á la adorable Trinidad: 
toda la duración de los tiempos ha sido su fiesta, aunque no 
haya tenido^ una solemnidad determinada sino hasta el siglo 
XIV, en tiempo del Papa Juan XXIL— En el Concilio de Sal- 
gunstadt, celebrado el año de 1022, habia ya una Misa parti- 
cular en honor de la Santísima Trinidad; yÉstévan, Obispo de 
Leijai que vivió en el mismo siglo, compuso un oficio en ala« 
21 



— 162— 

bánza de este adorable misterió.—San Dámaso I añadió al fia 
de cada Salmo el Gloria Paíri\ esto fué por el siglo III. —San 
León I en el siglo IV, por el milagro que sucedió en su tiempo 
en Constantioopla, en unos grandes temblores, se comenzó á 
rezar el Trísagio. Santo Dios^ Santo Fuerte, Santo Inmortal^ 
ten misericordia de nosotres. 

Función del Corpus. — Una Virgen, la bienaventurada Juliana 
Priora del Monte Cornillon, cerca de Leija, fué el instrumento 
de que Dios se sirvió para suscitar las primeras ideas de esta 
nueva solemnidad. El Papa Urbano IV la estableció por su bula 
de 1262, y el Papa Clemente V eonflrmó solemnemente en el 
Concilio de Viena, celebrado el año de 1311, la bula de insti- 
tución que el Papa Urbano V habia espedido; el Papa Juan XXll 
hizo lo mismo cinco años después, y desde entonces esta fiesta 
se celebró con solemnidad en toda la Iglesia universal. Santo 
Tomas de Aquiño, admiración de todo el mundo cristiano, y 
una de tas mas bríUaates lumbreras de la Iglesia, fué quien com- 
puso el oficio. 

Fiesta de Todos Santos,-— E\ primero que hizo solemnizar 
en Roma la fiesta de todos los Santos fué el Papa Gregorio ül, 
que ocupó la Cátedra de San Pedro en 731, y Gregorio IV la 
hizo estensiva al !.• de Noviembre. 

Conmemoración de los fieles di funtos. — Siendo la oración el 
alimento del alma, y sobre las tumbas tan necesaria, el Papa 
Petagio la instituyó. £i día lo designó la devoción de San Odilon, 
abad de Clunl. 

La Emperatriz Elena mandó cercar la mitad de Aceldama, 
esto es, el Campo de Sangre, con cuatro muros de 62 pies de 
largo y 50 de ancbo; en este punto se entierran los cristianos 
difuntos. La virtud de esta tierra es admirable y casi increíble, 
pues en 24 horas consume y convierte en polvo los cuerpos de 
los difuntos. 

Santa María. — San Cirilo, que en nombre de San Celestino 
Papa presidió el Concilio Efesino, compuso, junto con los demás 
padres, aquella devota oración á la Madre de Dios, que después 
adoptó la Santa Iglesia: Santa Maria^ Madre de Dios, ruega 
por nosotros pecadores^ ahora y en la hora de nuestru muerte. 
Amen Jesús. 

Ave ü/ma-— El Papa Urbano II, en el año de 1096 ordenó 
en el Concilio de Clermont, donde presidió en persona, que 
los Clérigos rezaran el Oficio parvo de Nuestra Señora, intro- 
ducido ya entre los Monges por San Pedro Damiano, y que tres 
veces al dia, por la mañana, al medio dia y por la noche, se 
tocase á la oración, que vulgarmente se llama AdeMaria, y en 
otro tiempo se nominaba Perdón^ por las grandes indulgencias 
que concedieron á cuantos la rezaren tres veces a) dia, los 
Papas Juan XXII, Calixto III. Paulo V» Alejandro VI!, Clemente 
X y otros Soberanos Pontífices. A esta hora de las oraciones 



—163— 

ó Ave María, k llaman en. algunas parteóla agonía del din qué 
&e esíingve. 

En Francia hay un Convento de Religiosas del Ave Maria« en el 
que se veneran unas reliquias de Santa Margarita Virgen y Mártir. 

(20) Pvrifflma Virgen — Para hablar de la desmesurada 
grandeza y hermosura de la Purísima María, Madre de Díoa 
y de los hombreas sería menester que lo hiciera el mismo Dios, 
ó un Serafíu sabio en el idioma del amor, porque el hombre 
es muy pequeño y esta hermosura es muy grande. No obstante 
como el hombre tiene grabada en su corazón la imagen de esta 
pura María se ha atrevido ¿ encomiar, aun antes de su existencia 
¿ la bendita entre las mujeres, agotando lo mas florido, dulce 
y pintoresco de la elocuencia, para ensalzar á la concebida ea 
gracia, desde el primer físico instante de su ser natural, colo- 
cando bajo la pura planta, que quebrantó la cerviz de la Ser- 
piente falaz de los jardines de Eden^ los cuarenta mil volúmenes 
que ha escrito en elogios de la grande é incomparable Maria. 

Sin mas título que el de hijo, el último de la gran familia 
de la pecadora Eva, me atrevo á trazar estos cortos renglones 
en elogio de la Eva de gracia, de la gran mujer de San Juan 
en su Apocalipsis y de la Madre del hombre en el Calvario, faces 
tan misteriosas cómo el mismo Dios que las crió. 

Desde la eternidad tenias allá en tu mente, ¡oh Dios de las 
misericordias! la existencia del universo y del hombre; aun no 
lo enviabas á la tierra y sin embargo desde la eternidad sabias 
su historia y hasta sus mas íntimos pensamientos. Sabias que 
entre esta generación Ingrata habia de existir una criatura can-* 
dida, amorjsa, pura y tierna, que con su misma existencia te 
haba de alimentar en el arruinado Bethelen: que en la cima del 
(ióijíota, del ensangrentado Calvario habia de apurar hasta el 
fon lo el cáliz mas amargo que produjera naturaleza, y que al 
pié de la cruz del mejor de los hijos, del que portó eri sus vir- 
ginales entrañas, se habia de desbordar en el Océano sin fondo 
del mis acerbo dolor. Todo esto sabias, ¡oh Dios incompren- 
sib e! cuando á su tiempo entrándote en el taller de tu omni- 
potencia corriste el lienzo de las almas y aplicando el primoroso 
pincel de tus perfecciones dibujaste, en una sonrisa de tu amor 
divino, á la obra maestra de, tus pensamientos, á la criatura 
mas hermosa y bella que salir pudiera de tus poderosas manos: 
entonces ¡oh Dios de bondad! la mandas al mundo en donde 
aparece en medio de los siglos y las generaciones con su faz ra- 
diante de virginal pureza, llenando su hermosura hasta los mas 
lejanos horizontes de la inmensidad, envuelta en los radíos san- 
tiQcadores del Cordero, inundada ea un Océano de luz, poseyen- 
do la plenitud de tas gracias todas y agoviada con el enorme 
peso de las riquezas del Altísimo. 

Esta preciosa y encantadora Niña es la que tiene esta Villa- 
Ijaeva por titular y patrona bajo, el venerando nombre de ia 



—164 — 

Purísima ConcepcíOD, á la que clama, como á la augusta M a^re 
de Dios y refugio, vida, dulzura y esperanza del pecador. Eii- 
efecto: ¡qué fuerte y luminoso es este pensamiento de sus devoto», 
cuando dos fijamos sériamentoen él! El nos bace tocar la in- 
mensa felicidad, que Dios tiene preparada para los devotos de 
su querida Madre, aun desde esta vida mortal. 

BEVOCION X CUI.TO BiB LA .MADRE DEL SALVADOIt. 

Aun cuando nada hubiera dicbío ei Evangelio acerca de esta 
devoción y euHo ñlial^ el corazón le^bubiepa adivinado^ porque* 
el amor de María nace en el corazón a»! mismo tiempo que la 
fé en Jesucristo, y este amor no se enseña^ como no se enseña á 
los niños á amar ¿ sus madres. 

Remontémonos hasta el origen de la devoción y eulto dé- 
la Virgen Madre y veamos lo que sobre esto nos dice el Abate- 
Or&ini, en sa célebre obra de la historia de la Virgen. 

«En aquellos remotos tiempos que tocan á la cuna del mun-- 
do, cuando nuestros^ primeros padres temblando y fuiíra de sí 
escuchaban bajo las majestuosas sombras^ del Edeala voz terriblo 
de Jehová que los condenaba al destierro,^ al trabajo, á la muerte^ 
en castigo de su loca desobediencia: wna predicción, migtfiriosa, 
en la que la bondad del Criador se dejaba entrever á través det 
enojo del Dios irritado, vino á reanimar el abatido esijiíitu 
de aquellas dos frágiles criaturas que habían pecado por orgullo 
como Lucifer. Una hija de Eva, una muger de ánimo varouü 
babia de quebrantar bajo su pié la cabeza de la serpiente y re- 
generar para siempre una raza culpable; esta mujerera Maria.» 

Desde entonces fué ya una tradición entre las generaciones 
antidiluvianas, que una doncella, pura como el alba, hermosa 
como la ñor entreabierta, vendría á reparar el mal que Ijabia 
hecho la primera mujer; y esta tradición consoladora que reani- 
mó el espíritu de una raza proscrita, no se borré de la memo- 
ria de los hombres en su grande dispersión en las llanuras 
de Senaar. En efecto: siempre estuvo esparcida y generalizada, 
en todos los siglos, y en todas las naciones, la ideado que un 
payo luminoso debia llevar la fecundidad al seno de la Virgen 
reparadora, que era la esperanza de todos los p*iebJos. No obs- 
tante que se hablan debilitado .y cubierto áe nubes las antt<- 
guas tradiciones de la religión primitiva, la de la Virgen y del 
Mesías, resistió casi sola las oleadas de los tiempos y se elevó 
sobre las ruinas de las antiguas creencias, sumergidas éntrelas 
fábulas del politeísmo, como el arbusto que crece siempre verde 
sobre las ruinas de la que fué en un tiempo la grande Babilonia. 

El profeta salvado de las aguas, que fué llamado por éis-» 
posición divina para recoger y consignar por escrito la historia 
de los primeros siglos .y las antiguas tradiciones del género 
humano, cuya memoria estaba aun viva entre los pueblos, no 
flejó de prestar el poderoso apojo de su testimonio á la profecía 



de Jacob. «Adonai Jehová, dijo haWawdo al pueblo de Dios, s?* 
caras del seno de su n;io4on y del número de tus hermanos 
un profeta semejante á mí, escúchale, porque él te traerá órdenes 
del Cíelo, y cualquiera que rehuse oírle, se atraerá la venganza 
del 8eiior.]> 

En tiempo de David, y bajo el reinado de sus hijos, se reanu- 
dó el hilo de la profecía, y el misterio de la Virgen y del Mesías 
se^Ftvcla con mas claridad de la luz del Sol por m<;dio de pre- 
dicciones ma^niflcas. 

David había hablado de uu alumbramiento virginal; Sabmon 
se complacía en trazar su imagen con tan dulces y suaves pincela- 
das, que deja muy atrás las íjraeiosas descripciones de los Péris 
del Oriente, esas risuefias y vaporosas deidades que se ofrece» 
60 sueños al pastor de la Arcadia. 

Elias, que penetrólos arcanos divinos, erige un oratorio á. 
la futura üevna de los Cielos, en recuerdo de la visión que tuvo 
en las cumbr s del Carmelo; y los Druidas, siglos antes de la 
Era cristiana, elevaban en los ncí^ros bosques de la Galia un 
altar á la Virgen que había de parir. 

Cien . ñ is antes del nacimiento del Hombre Dios, la lmá;íeu 
do Nuestra S 'ñora de Chartrcís, que estos mismos l)truidás hablan 
consagrado á la Santísima Virgen que había de parir, resuüiló 
al hijo de Godofredo, Rey ó Príncipe de Montlery, cuya historia 
se halla representada en la misma iglesia. 

Eq fin, después de la ex|)eclacion de 4,000 años, llegó el 
tiemp© que liabian marcado tantas profecías: las sombras déla 
antigua ley se desvanecen, y Maria se eleva sobre el horizonte 
de la Jüdea^ como la blanca y apacible est/ella que precede á 
)a venida del dia. 

Ahora bien: si las antiguas generaciones que vivieron del otro 
lado de la Cruz, le tenían un 'acendrado amor á esta divina mu-» 
jer, que la representaban al través de los siglos con objetos 
materiales de la mas bella y extraordinaria hermosura, y de esas 
figuras orientales con que la contemplaban linda como los cie- 
los, hermosa como la estrella del alba^ radiante como el re* 
fulgente sol, como la apacible y argentada luna, mas bella que 
el matiz encantador de la azucena, y mas pura que el delicado 
perfume del incienso que vaga en torno de Jehová: si de este 
brillante modo se las presentaba el amor á aquellas gc« 
neraciones que solo tenían la idea sublime de la profecía, 
¿cuál no sería el amor que lé tendrían y le tienen las di-» 
chusas generaciones de la ley de gracia, cuando han visto y 
contemplado entre ellas, á la obra maestra del Altísimo, á la 
mujer llena de gracia desde su concepción purísima, que en 
JNazaret se hundió hasta el fondo de la humildad; que en Belén 
les presentó el fruto bendito de sn casto vientre, esto es, al SaU 
vador del piujidx), y en el ensangrentado Calvario, al pié de U 
iiíuz de su Hijo muy amado^ cuando el rnuado se b^lstac^abü 



—(66— 

como extraviado de su eje, y las piedras á so choqne se divi- 
dían en raenados fragmentob, cuando el sol niega su luz á ios 
mortales para no ver el Beicidio ftiorrendo que se coinete en la 
Gima del Gólgota, y cuando la Virgen Madre con un corazoo 
herido por mil partes, adopta por hijos á los mismos que hacen 
padecer á su inocente Jesús la muerte mas atroz que puedea 
inventar lof^ corazones mas crueles é inhumanos» y á vista de 
todos estos hechos de amor y misterio, cómo no se ha det|ue- 
rer y adorar á la Santa Madre de Dios, y tierna y amable Madre 
de los hombres? 

En efecto: los mortales llenos de una devoción santa, colocaa 
sus corazones en las aras del amor mas puro de Maria y la recono- 
cen como la mujer cuya hermosura no se puede describir, como la 
figura mas sensible y espresiva de los libros santos^ como la 
creación mas suave y misteriosa que brilla éntrelas flores del 
cristianismo, como el poético y bello ideal de la hermosura, 
como la madre de la humanidad entera, como el foco luminoso 
de las misericordias del Dios clemente, como el sagrado recipiente 
de las bondades del Cordero para con sus caros hijos, engen- 
drados al pié de la Cruz del sacrificio, en fin, como la sublime 
madre de Dios, que todo le abarca y llena coa su hermosura 
y amor. 

En una palabra: la pura, bella y amable María, que con una 
mano cerró el antiguo testamento y con la otra abre el nuevo: 
que en su gloriosa Asunción á los cielos fué coronada con 
triple corona, como la Hija de Dios Padre, como la Madre 
de Dios Hijo, como la Esposa del Espíritu Santo, y como el 
Templo y Sagrario de la augusta Trinidad^ con un- cuidado 
maternal vé á sus hijos desde lo mas encumbrado de su excelso 
trono, y oye ese canto sublime y majestuoso que desde este 
valle de lágrimas le dirigen los desterrados hijos de Eva coa 
las dúlcese inefables palabras del Dios te salve Reyna y Madre^ 
Madre de misericordia^ con que la saludan y recuerdan esa 
dichosa maternidad del Calvario» que ella recoge benigna y pia, 
recompensándoles con el bálsamo consolador de la esperanza y de 
la salvación: causas por las que la imagen de Maria está indeleble- 
mente grabada en el corazón de los mortales, los que no dejan de 
rendirle cultos y adoraciones nacidos de un amor filial y de una 
inmensa gratitud. En prueba de esto, véase el Calendario de 
Ja obra del Abate Orsioi, en etique trae una festividad de la 
Santísima Virgen para cada dia*del año, fuera de otra multitud 
de advocaciones de que no hace mención, como por ejemplo, 
la del gracioso renombre de Nuestra Señora de Ocotlan, á la 
que todos los dias invoco con las mismas palabras con que lo 
hizo nuestro Santísimo Padre el Señor Pió IX al separarse de 
Roma para Gaeta; vedlas aquí: 

«¡Maria, Madre de Jesús, yo me abandono bajo las aia& 
ée tu amor!» 



—167— 

(21) Patriarca Señor San ^osé.— Sería como teme- 
rario el ponerme á formar un eíogío del gran Patriarca Señor 
San José, cuando plumas elevadas» y aun la Sania Iglesia lo 
encomia con sublime elocuencia como á esposo de la criatura 
roas hermosa y bella que salir pudiera de las manos del Omni- 
potente» el qu6 al formarla quedó como admirado de su hermo- 
sura; y como á padre putativo del que so tuvo principio, ni 
tewdrá fin, del que con solo querer hace cuanto quiere y del 
que es propiamente la palabra Aacer y aniquilar y pues con un 
solo ftat desarrolló del fondo de la nada la graciosa colección 
de todos ios sére^. 

Sí: de estos dos augustos personajes es Gefe Nuestro Santo, y 
sus brazos amorosos estrechan contra su corazón al que no cabe 
len la plenitud de los tiempos ni en la ostensión del'espacio. Por 
esta causa las naciones, las ciudades, los pueblos» las familias 
y sus devotos todos le rinden cultos y adoraciones, campean- 
do entre ellos la ilustre reformadora del Carmelo, con esos razgos 
sublimes del amor divino con que traza los elevados pensamientos 
de suatma^ la heroína del cristianismo Teresa de Jesús, y lo^di- 
rijc á su amadísimo Patriarca y predilecto protector Señor San 
José, invitando á todos á esta santa devoción, con las pruebas 
nada equívocas de sus grandes favores y maravillas. En efecto, 
Guatemala ha sido testigo de esto, pues ha visto y vé conflajíra- 
das muchas partes del universo donde ha estendido Belonasu 
manto desgarrado y sangriento, donde el cañón y la bayoneta 
destruyen y asolan las poblaciones dejando los campos regados 
de sangre y cubiertos de cadáveres. EiUonces si, entonces Gua- 
temala reposa tranquila, en medio de la paz, cubierta con el 
manto prolector del Santís^imo Patriarca Señor San José, y por 
esta causa llena de una inmensa gratitud, solemniza con entusias- 
mo y lujo sus funciones, y sus puertos y fortalezas las nomina 
con el augusto nombre de San José. 

También el Colegio de Infantes de esta Capital está puesto 
bajo ef patrocinio de este gran Patriarca y Esposo de la Virgen 
Madre. Por esto sin duda, y á esa moral pura y costumbres re- 
ligiosas con que su ejemp»lar Rector el Sr. Canónigo y Dr. D« 
Manuel C. Espinosa ha educado á este plantel déla Iglesia» dando 
frutos opimos en las ciencias eclesiásticas y civiles, en la medicina 
y demás ramos científicos, pues ha producido, en veinte y dos 
años que ha gobernado este Colegio» diez y ocho sacerdotes^ 
excelentes oradores, un Provisor, cinco Doctores, tres Canóni- 
gos, tres Diputados á la Asaroblea y dos Catedráticos de la 
Universidad, doce Licenciados y un Ministro de Gobierno civil; 
y los que np han querido seguir ninguna de estas profesiones, 
siempre han conservado la virtud y honradez que aprendieron 
en Eeste stablecimíentOy tan útil como recomendable. 

El que suscribe» conociendo la necesidad d$ una asociación 
de lúiQ^i p<ira qm §e perficcionea eo las prácticas d^ la re^ 



pon santít y qür* desde sü temprana edad se ejerciten en la 
iiioral sublime del Kvíiní?elio. hizo una solicitud ai limo. Sr. 
Arzobispo Or. D. Francisco Ga'^cia Pelaez con este objeto, po- 
Tiiendo la nueva asociación bajo el augusto Patrocinio del San- 
tísimo Patriarca Señor San José, laque aprobada junto Con su 
TCíílaniento el 15 de 8eiiembre de 18ü3 con el honorífico nom- 
bra, de Asociación rté hijoft dé José, como la de niñarf fie hijas dts 
Muría, producirá sin duda frutos de moralidad y educacioíi; pues 
es doloroso ver en Ulgunos padres d<í familia el estado de mala 
crianza en que tientn á sus hijos, los que caiasarán á su Vez, si 
no se corrijen, males á la rclipiotí y íiraves tragtqjjíios á la sociedad. 
I (2^) Viruela;— El origen" de* la~viruq|>i|»s incierta y se 
pierde un Id, oscuridad tic los tiempos. Lo único qae se sabe 
es: que los árabes la trasmitieron á Eur^Hja el siglo séptimo, 
«n doiíde tío se conocía anteriormente JJos espafiole.s la lleva- 
ron á las Araéricas. Los ingleses á los |>a cíñeos habitantes de 
la mar tiel Sur. Los rusos á la Siberia, y d^ este modo h&n dado 
vuelta á todo el mimdo. Sm emliarjío, hay alj^unos pueblos 
* salva.jt3s exentos de ella y unas pocas islas cuyos habitantes haa 
sabido preservarse. 

O.RtGEN DE LA VACUNA.— Al Dri leuni^r se atribnye el des- 
cubrimiento de este priícioso proservulivo de la viruela. El fué. 
en efecto, qcjien lo hizo conocer al mundo médico á tinos del 
si:;lo pasado, despties de nninprosos ensayos con el (low-pox ó 
púítnta vacuna. Sin embargo, el Dr. Troiu^seau, refiere en su 
Clijiique medióah dé C* HoM Diexc de Parts, qOe Benjamm 
Testly> propietario ingles, fué el primero que inoculó en los in- 
dividuos d« sti familia el fltiido del ('o\V-pox por haberle lla- 
mado la atención la inmunidad, de que j^ozaban I05 mozos que 
xjuidabanel ganado, y principalmente aquellos á quienes se trans- 
jnitian por contagio pústulas análogas a las que se presentaban 
en la libre de las vacas. 

Últimamente esta reconocido que la enfermedad del ganado 
caballar llamada ampollas (des eanxaux jambes) transmitida á las 
\acas del Cow-pox, (je éstas al hombre» dá la vacuna, y direc- 
tamente del caballo al hombre también dá ptistulas vacunas, que 
el pus de las viruelas inoculado á los caballos y á las vacas 
dá en los primeros an9B>otlas» y en tas segundas r.ow-pox. 

Es muy sabido, comtín y fácil el modo de vacunar. No obs- 
tante el Dr. Severiui, según un petíódico de Medicina, ha es- 
I)er¡mentado una nueva forma de vacunación ^aplicada en pildoras 
compuesta del mismo virus vacmio; mas como su efecto es mas 
tardío, que del antiguó modo' de vacunar y la erupción se hace 
mas general, pues cubre todo el cuerpo, pore&to talvezha tenido 
pocos partidarios. 

Receta preservativa para el rostro oe las hermosas. 

•—Para preservar de 1^ viruela una parte cualquiera del cuerpo, 

"es preciso, desde ios primeros síntomas^ cubrir la parte coa- 



-leo- 
lina capa de ungüento mercurial simple, 6 de vigo con mercurio* 

(23) F^fecandWad— En el añcde 1776 había un hombre en 
la Hermíta> boy Capital, apellidado Castañeda, que tuvo 7^* 
hijos, que tútí los nietos y bizoielos formó una familia de 500 
individuos. 

Hace dos años parió una Señora en Nueva- York 26 hijos en 
cinco partos: el primero fué de cuatro y el último de siete. 

En el antiguo pueblo de Petapa, por el afio de 1746, tuvo 
una mtiger de un solo parto s¡ele> que se bautitóron y poco á 
poco fueron nauriendo, quedando solo una mujercita que vivió. 

Estando tie Cura en'cargado üe la Candelaria de esta Capital» 
tne llamaron para ir á una confesión á la hacienda del Chato: 
la enferma Bra Dolores Ruane, mujer de Hilario Huertas^ cantero 
que vive aün^ la que parió siete criaturas que no vivieron. 

En San Salvador Vivia la Sra. Doña María íuana Marroquin, 
la que había lénido conatos de un mal parto: se le contuvo coa 
los remedios qae se le aplicaron, pero los síntomas indicaban 
la muerte de la criatura en el vientre. La Sra. fué pasando algún 
tiempo con. un malestar inesplicable^ y sentía en el vientre la 
ocupación de un cuerpo estraño^ de que se quejaba. A los 20 
años de este murió, y á instancias de un Sacerdote respetable 
que la confesó, el Sr* Lie. D. Juan Orellana hizo la autopsia del 
cadáver y le halló en el vientre una bola osificada, del volumen 
de un coco, la que, al partirla, presentó en su centro un feto 
también osiñeado. Esto sucedió por el año de 1852 á 1853, y 
torre impreso en la Gaceta oficial de aquella República. 

Algunos aseguran que las mujeres mas fecundas del uni*- 
\en'o son las de Tuida, reyno de negros. El Rey tiene 2,000 
mujeres, y un Virey de esta misma nación llegó á tener entre 
hijos y nietos 2,000. Hay varios personajes que tienen 200 
hijos y nietos. 

El Rey de Whidah> Africa> tuvo 3,000 mujeres. Tethalia 
. Shah, padre de Abbas Mírsa, Príncipe gobernador de Tabris, 
tuvo 60 hijos y 210 hijas. 

Madama Black, residente en Ottwa, Canadá, ha dado á luz 
un hijo que tiene un solo ojo en medio de la frente, una pulgada 
y medía mas arriba de la nariz. Tanto la madre como el nuevo 
Siclope siguen sin novedad. 

(24) lion»evida#— Movimiento universal. —EX núme- 
ro de seres humanos que pueblan la tierra, se estima en 
1,450.000,000: el término medio de la raza humana es de 
33>112. Una cuarta parte mueren antes de cumplir la edad de 
7 años y la mitad antes de los 16. De oleo personas, cerca de 
seis llegan á los 60 años, mientras en mil uno si acaso llega 
¿ los 100: de 500 uno completa 80* años. 

De los seres que pueblan en la actulidad la tierra 33.000,0090 
mueren anualmente, 91,000 diariamente, 3,730 cada hora, 60 
cada minuto, y de consiguiente el número ds los que. naceaés' 
22 • 



—170— 

equivalente al de los que mu^en. 

Las mujeres son en lo general, mas fuerfes, queloshom* 
• bres hasta la edad de 50 anos; pasado ese periodo, no lo son» 

Las muertes y los nacimientos son mas frecuentes durante 
]a noche que en el día. Una' cuarta parte de ios hombres soa 
capaces de llevar las armas. 

Según los cálculos formados en 1855, mueren en Londres» 
anualmente, por término medio, 60,460. 

En Parisraueren 33,140, en Viena 21,128, en Berlín 10.740. 

Patriarcas antidiluvianos, — Adán vivió 930 años.—Seth 
912.— Enos 905.— Canaan 910.— Mahalaleel 895.--Jared 962.— 
Enoc 365— Matusaletti 969.— Lamech 777.— Noe, que vivió an- 
tes y después del diluvio componía en todo 950. 

Elias y Enoch vivientes aun, en el Paraíso terrenal, viviráa 
según las Santas Escritürasihasta el fln del mundo. 4. Reg. 2. 
11. Ec<5to. 44. 16. 

El Profeta Isaías vivió 130 años.— Sara 127. y Judith 106w 
El Sagrado Historiador no nos dice nada sobre el lugar de la 
muerte de nuestra madre Eva ni de su edad: como ni de la de 
Abigail, Agar, Betsabé, Débora> Esther, Jael, Jezabel, RacbeU 
Rebeca, Ruth, &c. No obstante, hay autores que fijan la edad 
de nuestra madre Eva en 940 afios. 

Parece que las largas vidas quedaron sepultadas en el arca 
de Noé, pues en la generación de éste son muy pocas de las 
que se hace mención, siendo entre ellas las de Heber, Patriarca 
que vivió 464 años.— Ricardo, estribero de Cario Mtfgno 400. 
San Severine, Obispo de Tongres 315. — Un indi© en la isla de 
Bengala 335.— /^/i*í. 

Longevidad papal, -^De los 259 papas que se han sucedido 
en el solio de San Pedro, solo ocho han durado mas tiempo 
que el actual, y son: San Silvestre, San León el Grande, Adriano 
J, Alejandro III, Urbano VIH, Clemente IX, Pió VI y Pío VIL 
Estos últimos son ^os que han reinado mas tiempo, el primero . 
24 años, y el segundo 23 años consecutivos. 

Solo San Pedro, según las crónicas de la Iglesia duró 25 
aüo/». Los romanos creen que Pío IX será el que con sus dos 
homónimos que acabamos de mentar^ llegue ¿ los tres. 

Entre la multitud de Santos de unas vidas muy prolonga^ 
das, solo menciono estos pocos por ser su edad mas notable, 
como también de los demás personajes, porque nombrarlos á 
todos seria nunca acabar. 

El Bienaventurado Alejo Falconeri, murió á los 116 años. 
—San Narciso Obispo, murió álos 110.— San Doroteo, Sacer- 
dote de Tiro, fué martirizado á la edad de 107.— San Antonio 
Abad vivió, sin haber sufrido ningún achaque 105.— San Juan 
Evangelista vivió 100 años. 

Hombres raros.— Herodías vivió 100 años,— Fontanelle 100, 
Georgias 107.— Hipócrates 109. 



-174 — 

En nuestros días, Hufeland, en su Arte de prolongar la 
vida, dice: los ejemplos mas extraordinarios de longevidad, se 
hallan en aquellas clases de hombres, que en medio de todas 
las intemperies, con un trabajo corporal, llevan una vida seo- 
cilta y conforme á la naturaleza, tales como los labradores, 
hortelanos, cazadores, soldados y marineros. 

Del i^ran catálogo que suscribe, el masanciano es Tomas Parr, 
que murió á los 169 aios» — £1 EXlccioaario Holandés hace mención 
de un Petrarca Crartan, de religión griega, que vivió 180 años* 

De ios 22 músicos eminentes, el mas aneiano fué Cervetto, 
que vivió 104 años.— Délos 21 célebres escultores el que vivió mas 
fué Miáíuel Aiiírel.90 años.— Enrique Jerkyas, de Yorshyre, Con- 
dado de Inglaterra, vivió 160.— José Crele, del Estado de Wloos- 
sun, Norte-América, vivió 141. — Una negra del Condado de 
Nelson. Norte-América, 136.— -En Sevilla de España, el Pro. Li<5. 

D. Juan Montiel, 121 .Halaes, soldado prusiano, 120.— Mary 

Ana Bastine, de Nueva- York, 118.— El General español Mu ri lio, 
en medio de los combates vivió 115. — Mr. Constant, sin haberse 
sangrado jamás, 114.— Bernard Eysemith, de Pensilvania, 111. 
— El Dr. en Mt^dicina Julio Yon-den ha dejado al mundo la re»- 
ceta para prolongar la vida, de doroiir con la cabeza al Norte, 
con lo que vivió 109 años. 

Cerca del monte Líbano, en unas montapas elevadas, «xiste 
el pueblo Nessairiyo, notable por la vida muy prolongada de 
sus habitantes. 

No ha mucho tiempo citó una Revista científica el ejemplo 
de un hombre que había permanecido dormido durante mas áa 
un mes.— La Estafeta de Méjico, toma de los periódicos norte^ 
americanos un hecho no menos sorprendente: se refiere á un 
hombre que no duerme. Este hombre, apellidado Saunders, es 
natural de Yirginia, ^ no se recuerda que se haya cansado 
jamás, ni cuando trabaja dia y noche. 

Eo el Mercurio del año de 1768, se lee que existia una 
mujer que se habia conservado sin comer 22 anos. Al principio 
le vino una enfermedad canina y después vómitos, sin permi- 
tirle el estómago ningún alimento ni aun bebido, sino solo un poco 
de vino caliente. La mujer solo era ya un esqueleto animado. 

Longevidades naeionales,—En la joven, pero hermosa Re- 
pública de Guatemala, hay muchos individuos de larga vida; mas 
siendo largo y molesto su catálogo, solo mencionaré los siguientes: 
— En Liwingston, población ¿ la boca del golfeic, existía el año 
de 1845, un negro llamado Tata Marcos, de 130 años de edad: 
era el patriarca de aquella población.*— En San Juan Sacatepe- 
quez vive la Srá. Doña Irene Mancilla, mujer de 112 años, de 
raz<;os varoniles y de extraordinaria actividad en sus trabajos, 
— Hace muy poco vivía en San Pedro Carcha un indígena lla- 
mado Martin Cucúl, de 111 aaós.— Bartolo Herrera, de 120, 
del pueblo de Santa Rosa, junio á Mataquescuintla. 



—172— 

(25) Esenela» y Escrlt¡ara.^Las escuelas sonmoyaiK 
liguas. Las había públkas^en Persia yea Gresia. Las de Atena» 
eran muy cóiebres. Se erweaaba en ellas á leer y á escribir;: 
mas como la escritura es el arte de pintarlos peosamientos fué 
muy antií?uo en la tierra. En efecto, «como Dios concedió al hom- 
bre la inteligencia y el don preciosa de la palabra, este inventó, 
el arte maravillosa de la escritiira» para transmitir y perpetuar 
¿ la posteridad sus pensamientos. Su feliz invención se la debe, 
el mundo al Fenicia Cadmo, según ErodotO' y Eschynes. 

La Escritura Sagrada tuva principio en tiempo del legislador 
del puebla deDios, Moyses, y calos rail y quinientos años que 
mediaron» desde entonces hasta la venida de Jesucristo, se es- 
cribió todo el antigua testamento^ en tiempo de losApóstoles y 
Evangelistas el nuevo. San Malheo fué el primera de losApós- 
toles que escribió en Jerusalen el año octavo de la muerte de 
nuestro Redentor. Usó de la lengua vulgar de los Judíos, que 
era hebreo mezclado con siriaco, tituló át su obra Evangelio, 
que quena decir: Dichosa nueva, ó luz de la divina verdad. 

San Marcos escribió su Evangelio en Roma, el año tercero 
^e Claudio Emperador, y es el año cuarenta y cinco de Cristo. 
Lo escribió en latín, lengua común á los romanos, cuyo Evan- 
gelio se halla en el tomo primero de ios concHiofe. En Alejandría 
tradujo sa Evangelio en griego, habiéndose guardado muchos 
años en AqHüeya,. hoy se venera en Venecia. 

San Lucas médico y pintor,, escribió su elocuente Evangelio 
en Acaya por el año de cincuenta y tres de la era cristiana, con 
motiva de las herejías de Corinto y Ebion: lo escribióen grieí^'o, 
lengua común de las provincias de Acaya y Beotia. Por el año 
de sesenta y tres compuso en Roma el libro de los hechos 
apostólicos. 

San Juan Apóstol^ profeta,, evangelista, y el discípulo mas 
amado del Señor, escribió su Evangelio en estilo me- 
tafísíco en Eféso en su regreso de la isla de Patmos, en donde 
escribió su sublime Apocalipsis; fué desterrado á aquella isla 
por el cruel Emperador Bomiciano, azote terrible del cristianismo» 
Nerva Príncipe piadoso le levantó el destierro. 

San Juan escribió su Evangelio en griego, idioma común 
en Asia, después lo tradujo en hebreo, y escribió confirmando 
los tres Evangelios como verdad católica y testigo de vista; es- 
cribió contra la herejía de los Ebionistas, declarando la genera- 
ción eterna del Verbo; sus tres cartas canónicas son obra de 
los últimos años de su vida, que fué la de cien años. 

Biblia» — Viene del griego Bíblos, que significa libros; nom- 
bre que los cristianos dan á la colección de los Libros Sagrados^ 
escritos por inspiraciones del Espíritu Santo; los hebreos la 
llaman Mikra, que quiere decir lectura ó escritura. 

A la Satita Biblia se le llama la obra maestra del talento 
humano. 



—173- 
Anáttsis del Viejo y Nuevo Tesiamenío. 





En el viejí». 


En el nuevo. 


Total. 


Libro» . , 


. . . 45 


27 


72 


Capítulos , 


. . 929 


260 


1,189 


Versículos 


. . 23,214 


7.9.59 


31.173 


Palabras 


. . . 529.43» 


281.258 


810,697 


Letras . , 


. . . 2.728,100 


838.380 


3.566,480 



Ca|>. 


Verse. 


14 


238. 


16 


275. 


7 


108. 


19 


439. 


31 


1,592. 


6 


213. 


2 


107. 


16 


929. 


15 


658. 


126 


4,459. 



Conjunción . . 36.54a 10.684 , 46,227 

Numera de capítulos y versículos que fattan en la llamada 
Biblia protestante impresta en Londres, cotejada con la 
traducción hecha del original po¥^ el limo. P. Felipe Scio^ 
suponiendo- ser una traducción exacta y completa de la 
hecha por et citado P. Sdo, de cuy^a respetable' nombre 
so abusa tan escandalosamente. 



Del Libro de Tobías faltan • . 
Do Judrth, todo et Libro historial 
De Ester .,.,-..., 
De la Sabiduría^ todo el libro . 

Del Eclesiástico 31 

De Baruch, toda la profecía . 
De DanieU la Historia de Susana 
De los Macabeos, libro primero 
De id. libro segundo. , . . 

Total •...,.-.. 

Los protestantes no solo han suprimido en su Biblia los 
libros antedichos^ sino que dando la libertad al pensamiento, 
friegan á la Santa iglesia la autoridad deesplicar^el verdadero 
sentido de las Escrituras Santas. Creyéndose cada uno de ellos 
ser el intérprete fiel de jos Santos Libros^ haciendo surgir por 
este error un germen interminable de disputas y disidencias 
sobre casi todos ios Textos Sdgrad:os, suscitando muchas dis- 
putas y divisiones en los pasages mas claros y sencillos, se 
han contado mas de doscientas interpretaciones protestantes de 
estas cuatro palabras dichas por Nuestro Señor Jesucristo en la 
noche de la Cena: aEste es mi cuefpo.n^ 

Divididos los protestantes en ideas, se dividen necesariamente 
en sectas. Las principales que se denominan á la manera de sectas 
filosóficas son Luteranos, Calvinistas, Zuinglianos, Anglieanos, 
Socirianos, Arminíanos, Anabaptistas, y la interminable cadena 
me. á estas signe: como Mateistas, Presbiterianos, Cuákeros, 
Metodistns, Mormones &c.> &c.; pues solamente los Anabaptistas 
se ^ubdi\iden en 19 ramas, pensando cada una de ellas de di- 
verso modo. 

Cada heresiarca de los protestantes niega la autoridad de Itf 



-176^ 



clana • . 


. 257AUar. . . . 


355 


San Pablo . . 


154 


Faraón . . 


. 104 Sacerdote . • 


781 


Pablo Sergio . 


1 


Moysés . . 


. 667 


Sacriflcio . . 


196 


San Andrés . 


13 


Aaron . . 


. 226 


Fé >. . . . 


333 


Santiago mayor 




Melchisedecl 


1 . 9 


Esperanza . . 


132 


y menor . . 


42 


Josué . . 


. 171 


Caridad . * . 


102 


San Juan Bau- 




Macabeo. . 


. 31 


virgen . . . 


84 


tista y Evan- 




Nüé . . . 


• 46 


Virginidad % . 


9 


gelista . . • 


147 


Abrahan. ^ 


. 149 


Virtud . . . 


356 


Santo Tomás . 


ii 


Abram . * 


. 28 


Virludes» Coro 




San Felipe . . 


47 


Abran . • 


1 


de Angeles . 


2 


San Bartolomé 


4 


Isaac. • ^ 


. 106 


Espíritu . . . 


706 


S. Mateo Evan- 




Jacob .' • 


. 343 


Gracia . . . 


286 


gelista . . fc 


6 


Jacoba . • 


1 


Pecado * ^ . 


579 


San Simón y 




Job . . . 


. 63 


Sapiencia • . 


369 


Simón . . . 


151 


Elias. • . 


. 94 


Iniquidad . • 


462 


San Judas Ta* 




Elíseo » » 


. 50 


Polvo . . ., 


92 


deo . . • . 


S 


Sansón ^ , 


V 25 


Siervo libre . 


858 


Matías • *• é 


2 


David . 


. 359 


Siervo y Sierva 


22 


Magdalena . * 


12 


Absalon . 


. . 19 


Esclavo . . . 


4 


Lázaro . . . 


té 


Salomón 


. . 269 


Esclava . . . 


20 


S. Marcos Evan* 




IsraeK . 


. ,2,192 


Pecunia . . . 


124 


geiista . . . 


8 


Jeriísalen 


. . 800 


Testamento. ' . 


89 


S. Lucas Evan- 




Gente . 


. . 870 


Floros . . . 


29 


gelista . . « 


3 


Ciudad . 


. . 990 


Azucena liliuní 


29 


Evangelista . . 


4 


Pueblo . 


. .1,980 


Nardo . . . 


5 


Evangelio . . 


78 


('asa . . 


. .1,952 






Matrimonio 


• 5 


Camino . 


. . 818 


Apóstoles. 




Alieluia . . * 


25 


Templo . 


. . 372 






Amen « . , 


130 


Iglesia . 


. . 142 


San Pedro . . 


148 







Personajes, poblaciones, edificios, lugares, montabas, ríos y mares 
de que hace mención la Escritura Santa en el Viejo y N^evo 
Testamento, que comienzan con las letras siguientes: con 



A 
B 
C 
D 

E 
F 



Veces. 




Veces. 




V«ce8. 




. , 611 


G . 


. . 164 


N . , 


. 168 


T . . 


. . 266 


H . 


. . 242 


. , 


. 123 


ü . . 


. . 358 


1. . 


. . 57 


P . . 


. 204 


V . . 


. . 141 


J. 


. . . 335 


Q . . 


. . 4 


X . . 


. . 112 


L . 


. . 136 


R . 


. . 152 


Z . . 


. . 23 


ií 


. . . 361 


S! . 


. . 553 





Veces. 
. 240 
. 19 
. 79 
• í 
. 92 



Suma total 4,431 

La ciudad mas antigua del mnndo es la dcHenoc, fué fan-^ 
dada por Gain y le dio á -nombf e de su hijo mayor Gen. 4. 17.. 

La ciudad de Damasco remonta su existencia hasta el tiempo 
de Abrahan* . * . 



teo el Nuevo Testamento se encuentra la palabra hermano^ 
^sada trescientas sesenta veces, en cuatro acepciones diversas* 

San l^ablo, en sus catorce cartas canónicas, con veneracioú 
repite ciento ocho veces el nombre dulcísimo de íesus. 

Saitmo. — El salterio de David se compone de 150 salmos; 
€on 2,523 versic&los. El salmo mas largo es el 180, que tiene 17ó 
versículos, y el pías corto es el 1Í6, que consta de dos. 

El salmo que se repite con mas frecuencia en el 06cio di- 
vino es el cuarto, sin duda por lo sentimental de su contenido. 

La palabra Obispo es hebrea: k usó David, en el' salma 
108, V. 8. Este salino era el que el ISr. Dr. Martínez rezaba 
por sus enemigos, corno el Dr. Goicoechea rezaba todos loa 
días un Padre nuestro para que Dios lo librara de I03 tontos, y 
cuando «n ía calle encontraba á uno de estos, le decía: «ya tó 
rezé tu Padre nuestro.» 

San Gerónimo trasladó tres veces el Sallerio. La primera 
versión expresó el texto de los LXX intérpretes, y se llama 
Salterio Romano. La segunda la hizo conforme al original hebreo 
para conven<;er á los hebreos, disputando con ellos; y la tercera 
ía trabajó á ruegos del Papa San Dámaso, y és la que usamos 
en nuestra vulgata y se llama Salterio galicano. 

Estos 150 salmos comienzan coa las letras siguientes: coa 





Veces. 




Veces. 




Veces. 




Veces» 


A 


. , 7 


F 


. . 1 


N . 


. 5 


T . 


1 


& 


. . 12 


I 


. . 6 





. 1 


U . 


2 


C 


. . 16 


J 


. , 5 


P 


, . 1 


V . 


4 


D 


. . 43 


L 


. . 10 


Q 


. 8 




-—— 


E 


. . 16 


M 


. . 7 


S 


. . 6 


Suma 


. 150 



David fué profeta de la antigua ley como el Apóstol Saa 
Juan lo fué de la nueva. 

Los profetas de que nos habla la Santa Biblia son 16, cuatro 
mayores que son Isaias, jeremías ( á quien se agrega Baruch ) 
Ezechiel y Daniel; y los doce menores son: Oseas, Joel, Amos, 
Abdías, Micheas, Jonás, Nahum^ Habacuc, Sophonías^ Ageo, Za<- 
«charías y Malachías. 

San Epiphanio cuenta 73 Profetas y 10 Profetizas en los dos 
Testamentos. San Clemente Alejandrino cuenta 35 Profetas des- 
pués de Moysés, y cinco antes, que son:' Adán, Noé, Abrahan, 
Isaac y Jacob, ¿ los cuales añade cinco Profetizas, Sara, Rebeca, 
María hermana de Aaron, Débora y Holda. 

El cántico mas sublime es el que compuso la Madre defl 
bello amor, tan antiguo como lleno de divinos recuerdos y es el 
Magníficat. 

El Apocalipsis de San Juan contiene lo siguiente: — Capítu* 
los 22. — Versículos 394. — La palabra Dios se repite 68 veces. 
♦—Jesucristo 13 veces.— Cordero 25 veces. — Ángel 65 veces, 

JSl idioma primitivo de la Santa Biblia fué el hebreo ú ei 
23 



—178— 

griego: Moysés historiador divino, insigne poeta> filósofo admi- 
rable, teólogo y profeta- divinamente inspirado, Pontífice Sumo 
y Legislador Santo, escribió el Pentateuco, que en el Testamento 
Nuevo se conoce por el libro de Moysés ó de la ley. La palabra 
]Pentateuco es griega y significa cinco libros* 

La historia de la Sagrada Biblia principió con la creación 
del mundoí y acaba con la muerte de los Macabeos. La versión 
Griega llamada Septuaginta fué hecha el ano 284 antes de Jesu- 
cristo. La versión latina fué hecha por San Gerónimo en el de 300 
con autenticidad del Santo Papa Dámaso y dividida en capítulos 
en 125H. 

Esta es la edición vulgata latina, que con tanta razón de- 
claró auténtica el Coicilio de Trento en el ano de 1546, mandan- 
do se venerase como tal en las lecciones públicas, en las dispu- 
tas, en los sermones y en las esplicaciones teolóííicas. 

Mucho se multiplicáronlos ejemplares déla Biblia: no solo 
se copiaban los testos originales hasta lo infinito, ^ino que tam- 
bieq se hicieron versiones en las mas de las lenguas \ivas y 
muerta»; y lasque están en lengua vulgar que son las siguientes: 

Biblia Gótica, Biblia Moscovita, Biblias Arábigas, Biblias 
Armenias, Biblias Caldeas, Biblias Cophtas^ Biblias Etiópicas, 
Biblias Griegas, Biblias Hebreas, Biblias Latinas, Biblias Orien- 
tales, Biblias Persas, Biblias Siriacas, Biblias en lengua vulgar; 
su número es asombroso y estas traducciones son conocidas. 

En orden & la Vulgata resta decir: que hay un gran número 
de ediciones de la Vulgata moderna, que es la versión latina 
hecha del hebreo por Sao Gerónimo. 

Su mejor edición es la de Boberto Estévan, que tiene al 
un las notas escritas de Francisco Lucas de Borges. 

Las correcciones mandadas por Clemente VIH en 1592, son 
las que se siguen en toda la Iglesia Católica. 

La traducción de la Biblia en las lenguas de los Ei)tados Ca- 
tólicos fué permitida por Su Santidad en 1759. 

El sabio Bey de Castilla D. Alonso X fué el primero de 
los reyes de España que hizo que los sagrados libros déla Biblia 
se tradujesen en lengua castellana por los anos de 1260, de la 
cual se conserva un ejemplar en la Real Biblioteca del Escorial, 
en cinco tomos en folio. El Rey D. Alonso V de Aragón, á prin- 
cipios del siglo XV mandó hacer otra traducción española de ia 
Biblia, de la que conserva un ejemplar muy bien escrito, en 
dos volúmenes en vitela, en la Real Biblioteca de San Lorenzo. 

Cuatro fueron las versiones impresas que se hicieron da 
la Biblia en idioma español. 

La primera en Ferrara, año de 1547. La segunda es de 
Casidioro de Reyes, sevillano, publicada en 1569. La tereerase 
publicó en Amsterdam en 1602, por Cipriano de Valera; y la 
cuarta versión, publicada en 1630 por Henasse Ben Israel, ja** 
dio portugués. 



~179- 

Miovdi se baila tradueida ea 139 lenguas, de las cuales 49 
son asiáticas. 

Biblia Poliglota.— '^ibVm impresa en machas lenguas y esiq 
es lo que significa la palabra griega poliglota. 

La primera que se publicó es la del Car(}enal Jiménez, impres^i 
en 1515, en Alcalá de Henares, y se llama vulgarmente Biblia 
Complutense: son seis tomos en folio y en cuatro lenguas; la se- 
gunda poliglota es la de Felipe 11, impresa en Amberes, en ía 
oficina de Plantin, año de 1572, por dirección de Arias lian* 
taño; la tercera poliglota es la de Le Jay, impresa en Paris ea 
el año de 1645; la cuarta es la poliglota de Inglaterra, irnpresa 
m Londres (íl año de 1667, llamada Biblia de Walton; la quinta 
polic^lota es la' Biblia de Hutter, impresa en Nuremberg elañ9, 
de 1599, en doce lenguas, que son: la hebrea, siriaca, griega, 
latina, alemana, sajona ó de Bohemia, italiana, española, francesa^ 
danesa y polaca ó esclavona. Hay otras cuatro de pocos idiomas. 

El primer modelo de todas estas Biblias fueron lasHexaplas 
y Octaplas de Orígenes. 

El P. Leloog, de la Congregación del Oratorio, trata coa 
mucha exactitud de las Poliglotas, en un libro en 12.® que 
publicó sobre esta materia, intitulado: Discurro histórico sebr^ 
las Biblias poliglotas y sus diferentes ediciones: obra muy 
curiosa é instructiva. 

Antiguo valor de la Biblia.—En el an,o de 1274, el precio 
de la Biblia pequeña, claramente escrita» era de 30 libras es- 
terlinas. 

Bibliomania.—Ui Bibliomanía, 6 el arte de adivinar por 
Ja Biblia, era tan común en el siglo V, que varios Concilios se 
vieron obligados á prohibirle expresamente como injurioso ala 
religión y participante de la idolatría* 

Las naciones del Oriente han conservado esta práctica hasta 
nuestros dias. 

En el Siglo XIX áú Jueves 10 de Agosto de 1844, se halla 
ía Carta Encíclica del Sr. Gregorio XiV, dirigida á todos los 
Patriarcas, Primados, Arzobispos y Obispos de España, contra 
Jas sociedades Bíblicas. 

Autores.-^hdL crítica sarcástíca y virulenta de la impiedad» 
contra la Sagrada Biblia, ha sido ocasión de que se dé á lu.2 
un gran número de obras excelentes, en las cuales se han re- 
futado victoriosamente las vanas imaginaciones de los íncrédu- 
Jos; pero no ha habido autor cristiano que defienda la Sagrada 
Biblia en su totalidad. Aun los sabios que han trabajado sobre 
esto con inmensa erudición, honor y utilidad, como M. M. Bullet en 
sus Respuestas Críticas; el Abad Guenec en sus Cartas dealgu- 
nojs judíos á Voltaire, llenas de erudición, delicadeza y de cuanto 
puede ser interesante; el Abad Clementf^, en su defensa del Antiguo 
Testamento, y en la Refutación de la Biblia esplicada del mismb 
Voltaire; el Abate Berger en sus diferentes obras; el Abate DU'* 



Contant de la MoHette; Larcher; De la Luzerne, Obispo que fué 
de Langres; Biblia de Veriee, donde se contienen tantas cosa« 
curiosas é interesantes; Rábano Mauro, Monge Mdence, Arzo- 
bispo de Maguncia, sus Comentarios sobre la Biblia; ninguno ha 
hecho una defensa tan general y valiente como el Abate Da 
Clot, en su erudita obra de Las Yindicias de la Biblia contra, 
los tiros de la incredulidad. 

*Hay una obra célebre, oomo el Aparato bíblico do Lamí, 
en folio major, escepcipnal en su línea y de un trabajo ioraensOj, 
llamado las Concordancias de la Biblia, obra del Cardenal Hugo, 
de la esclarecida Orden de Predicadores, del tiempo del Papa 
Sisto V, y correjida por el gran teólogo Francisco Luca y Hu- 
berto Phalesio, Mongé Benediotino, 

Éntrelos modernos escritores. Pro. Dr. Jaime Balmes, Itao, 
Sr, L G. de Segur, &c., me llama mucho la atención el elo- 
cuente, lógico y bien razonado Discurso sobre la Santa Biblia,, 
del Sr. D. Juan Donoso Cortés, Marqués de Valdegamas, pro- 
nunciado en la Acaciemia Nacional de España, cuya lectura me 
ha causado una dulce y devota enajenación. 

La grande obra de la Espedicion Francesa en Egipto, esta 
obra, la gloria de un instituto abiertamente irreligioso, hacon-r 
Bignado en sus memorias esta opinión, estraña en tal lugar: 
«La Biblia,, en cuanto á su parte histórica, merece la atencioa 
de todo el inundo.^ 

AKO CRIBTlANe. 

Esta es otra obra célebre, que el erudito P. Croisset, Jesuíta* 
autor del Retiro espiritual, de las Ilusiones del corazón y de los 
Discursos morales, hace 153 afios dio á luz en francés, y su tra- 
ductor lo fué el P. Isla, escritor original, conservando en su 
hermosa traducción un lenguaje puro y castizo. Ea ella se re- 
gistran muchos pasajes de la Santa Biblia. Ved aquí una 

JBreve noticia, de los libros sagrados del Viejo y. Nuevo Testar 
menta de que hace mención esta devota i instructiva obra. 

Génesis.^Uo\sé& es el autor de este libro, que contiene la 
historia de casi 2,369 años, desde h creación del mundo. Este 
libro, es el primero de los cinco del Pentateuco. 

Exodo^^Es voz griega que significa Salida: refiere la sa- 
lida de los israelitas de Egipto, y las historias de 145 años. 

Levitico, — Se llama así, porque contiene las ieyes del Oficio 
íe los Levitas y de los Ministros del aitar. ♦ 

Números^ — ^^Este libro es el cuarto del Pentateuco. Los grie- 
gos y los latinos le han llamado de los Números, porque los 
tres primeros capítulos contienen la numeración del puehlo y 
de los Levitas. 

Tercero de los Reyes.— E\ libro tercero de los Reye^ cotv-« 
tiene la historia de 119 años. 



~Í8I — 

Cuario de hs fí^y^s.— Contiene la historia de 308 aiíos; 
se cree que el autor del tercero y cuarto libro de ios Beyes: 
fué Esdras, quien fué Simio Sacerdote durante la cautividad. 

tobias.-^E\ Ángel S:in Rafaei mandó escribir este libro á 
k)s dos Tobías, padre é tiijo,para informará la posteridad de 
las maravillas del Señor^ 

¿■«/er.— Este libro está recibida entre los judíos como uno 
de los mas canónicos. Se cree que fué el mismo Mardoqueo 
quien escribió la historia de su sobrina Ester, 

Proverbios, — Estos proverbios ó sentencias son lo mejor y 
lo mas escojido de tas obras de Salomón. 

Cántico de los Cánticos.^ Quiere decir el cántico mas exced- 
iente entre todos los del Testamento antiguo» 

Sabiduría. Sd}omot\ compuso este libro: es probable que 
fue el primero que escribió. 

Eclesiástico. — Se Uama Libro que predi<;a, por contener 
preceptos y sentencias morales: lo compuso Jesús hijo de Sirac. 

/sato.— Profeta se llama el que anuncia lo venidero, y se 
llama el que vé, estoes el que tiene visiones divinas. Isaiasfué 
hijo de Amos, de sangre real, fué el primero de tos profetas y 
empezó á profetizar el apo de 3^70; fué santificado enel vientre 
de la madre; Manases le mandó aserrar en dos partes con una 
«ierra de madera: murió de Í30 años. 

Jeremías, hijo de Helcias, de familia saeerdotal; fué con- 
sagrado Profeta en el seno de su madre, y á los 15 años fué 
declarado Ministro de Dios; comenzó á profeiizar d29 a&os antes 
de Jesueristo. 

Ezequiel era de familia sacerdotal: se halló en el sitio de 
Jerusalen y fué llevado cautiva á Babilonia. 

Daniel fué de la estirpe de David, llevado al cautiverio 
muy joven, fué page de Nabuco; siendo de edad de doce años 
libró á Susana de la calumnia de los viejos y murió de 88 años. 

Joel, hijo deFatucl, profetizó 789 años antes de Cristo. 

Jonás, hijo de Amiti, empezó á profetizar casi 830 años 
antes de Cristo. 

Malachias fué el úHimo profeta de la Ley antigua; profe- 
tizó el nacimiento de Cristo casi 454 afio^ antes. 

Hechos, de los Apóstoles, — Este libro refiere las acciones 
de los Apóstoles y de los Discípulos del Señor, desde la As- 
censión, hasta el año 62. En él escribió San Lucas lo quehabia 
visto, y en el Evangelio lo que había oido. 

Carta á los Romanos. — Esta carta la escribió el Apóstol en 
Corinto el ar>o 48, en griego, por ser ontonces la lengua unh» 
versal y casi común en todas las naciones. 

Corinthios I y //.—La ciudad deCorinto fué la Metrópoli 
de Acaya, y el teatro de la predicación de San Pablo. El Apó*- 
tol escribió esta primera carta el año de 56; la segunda la, es«« 
pribió el de 57, estaado en Maq^aaia.- 



—182— 

Ü hs dÁ Galieia^—E&ios^ traiaa su origen de los gatilos^ 
el Apóstol \e^ escribo el año de 5d. 

A los. de EfesiK — Efesa érala MietrópoU del Asia Menor^ 
muy dada á la idolatría» y singularmente al culto) de Diaaai. 
Esta Epístola es una de las mas difíciles,, y de las mas espiri-^ 
taales; es un compendia de la vida cristiana. 

A los Ft/tpos.— Filiposerala Capital de la parte marítima, 
de Hacedonia. 

A lo& Cd^o5en$e5.— -Esta carta la escribid et Apóstol estando» 
preso en Roma el año de 62; 

Tesalonicenses I ff //. — Primera á TmoteO'. — S&a Pablo orde- 
nó á Timoteo de Presbíteroy Obispa porórdeadeL Espíritu. Santxx 

Segunda á Timotea.—EsiSLñdo el Apóstoi preso en Roma,, 
en vísperas de padecer martiria le^ escribió el añade 65» 

A Tita. — ^Tito era Gentil, y fué convertido y consagrado* 
Obispo por San Pablo: le escribe el año de 66. 

A los i7e6reos.— *Saa Pablo escribió esta Epístola eniRomai 
el año de 62. 

Epístola de Santiago. — Laescribióel añade 59; Es la prir 
mera de las Epístolas católicas, es decir universales,, porc[Uti estái 
dirigida á todos los fíeles en general. 

Primera y segunda de San Perfro.— El Príncipe de los Após- 
toles escribid dos Epístolas^ la primera ea Roma el a¿a de 54^ 
y la segunda el año de 65. 

Primera de San Juan, — La escribió en Efeso,. y la dirigií» 
á los de \a Provincia de Parlhos. 

Epístola de San Judas.— Lñ escribió después de la muerte- 
de la mayor parte de los Apóstales. 

Apocalipsi.'-'Es el libro de las revelaciones que tuva San Inaa 
en la isla dePathmos (donde estaba desterrado) sobre loque había 
de suceder á la iglesia en los siglos futuros: tuvo estas revela- 
ciones un domingo en el año de 95: están puestas en el estrío da- 
las antiguas Profecías; son tantos sus misterios como sus palabras. 

Evangelios de San Mateo^ de San Marcos^ de San Lucas: 
y de San Juan. 

Análisis de los lugares de las citas de la Sagrada Escritura^, 
gue se. hallan en esta obra. — Libros en que se ha tocado 20.— 
Cartas en que se ha tocado 19.-^Evangelios ea que se ha tocado 
4. — Pasages 560. 

Santos que se registran en esta ébra que comienzan con /o^ 
letras siguientes: con 



A . 


. 31 


G 


. . 22 


N 


. . 10 


U V. 


. 17 


B . 


. 21 


H 


. . 9 


P 


. . 42 


Z . 


♦ 2 


'<•. . 


. 34 


I 


. . 11 


Q . 


. . 2 






D . 


. 15 


J 


. . 35 


K 


. . 13 


Suma. 


. 454 


£ . 


. 26 


L 


. . 23 


S . 


. . 30 






t . 


. 27 


M 


. , 36 


T 


> . 16 




i 



—183— 

luanes> el martirologio trae, santos de este nombre^ 55; Pedros 13. 

Autores que han escrito obras del año cristiano.'^Ei Padre 
Sufren, Jesuíta, fué el primer feliz inventor del Año cristiano. 
—El Paéte Grozés, Jesuíta. —Mr. Fonlagne, fiel traductor de 
•San Juan Crisóstomo.— Mr, Tourneur.— El Padre Croisset, Jesuíta, 
en 1712 escribió en Francia.— El R. P. Fr. Juan Valle Provincial 
de S. Fraircisco, en 1748 en España.— El Padre Juan Ignacio de 
Larralde, Jesuita, en 1760 escribióen latín.— El Padre Manuel Pi- 
mienta, en Portugal.-— El Padre Carlos Aquino, en Italia,— El 
'Padre Juan Gérceau, en Francia. 

A diez llegaban, pues, las obras del Año cristiano hasta 
principios de este sigio^ siendo la mejor la del Padre Croisset. 

MARTIROLOGIO ROMANO DEL AÑO CRISTIANO. 

Nombres raros y algunas curiosidades. — Enero. — Los tres 
santos gemelos EFpeusipi^^ Eleusípo y Meleusípo, que recibieron 
la corona del mártir o con su abuela Leonila, bajo el imperio 
dfe Marco-Aurelio. San Tigre mártir, en tiempo del Emperador 
Uarco Aurelio. 

Febrero. — Santa Margarita de la tercera orden de San Fran- 
cisco, cuyo cuerpo se mantiene incorrupto hace mas de 4 siglos. 

í/arjso.— San Focas Mártir. Todo aquel que mordido de 
serpiente toca á la puerta de su Basílica, queda libre del veneno. 

San Julián Mártir, que lo metieron en un costal lleno de 
serpientes, y lo echaron en el mar, en tiempo del Presidente 
Marciano. San Deo Gracias, Obispo de Cartago. 

Abril y ¿tfayo.—S. Mamerto Obispo, instituyó, en Viena, los 
tres di^ que preceden á la Ascensión de Nuestro Señor, las le- 
tanías solemnes, cuyo rito recibió y aprobóla Iglesia. Santa Elena, 
que encontró la Cruz de Je^nucristo y reconoció por la aplicación 
á un cadáver que volvió á la vida; fué madre del gran Cons- 
tantino, el que abolió el suplicio de la Cruz en todo el Imperio. 

Junio. — San Godardo y San Medardo, hermanos nacidos 
en un mismo día, consagrados obispos en un mismo día, y 
arrancados de la tierra en un mismo día, subieron juntos al 
cielo en un mismo día. 

JuUo.'-Los siete hermanos, Santos Januario, Feliz, Felipe, 
hilvano, AlejaTMJro, Vital y Marcial mártires, hijos de Saota Fe- 
licitas, también mártir en tiempo del Emperador Antonio. 

Santa Sinforosa, esposa de San Getuto mártir, con sus siete 
liíjo^ Crecencio, Julián, Nemesio, Primitivo, Justino, Estactéo y 
Eugenio. 

Santa Cristina fué arrojada eti una fragua ardiendo, en donde 
\iv!ó intacta cinco días: también salió ilesa de las serpientes 
á que fué espuesta. 

Agosto.-- Santa Fé, Santa Esperanza y Santa Caridad vírgenes 
y mártires bajo el Emperador Adriano; estas tres santas faeroa 
'bijas de Santa Sofía ^viiida; todas eraa Romanas. f 



San Insto y San Pastor, espafioles) qnienes siendo niños dé 
escuela totlavia, arrojaron la cartilla corriendo ni martirio. 

San Bonifacio y Satita Tecla, quienes tuvieron doce hijos 
todos mártires. San Amor Diácono. 

Setiembreé—'Sñn Museo ConfPiíor, Santa (Eva Virgen, Satt 
Tóbias, quinto Obispo die Jierusalen, San Sócrates, San Sátiro* 
San Proyecto Obispo, San Leopardo Mártir. 

Odtuhre^Siiti Ananias> aquél que con la imposición délas 
rnafios «uro á San Pablo de la ceguera. San Leopardino Monge^ 
Santa Osita Virgen y mártir, de Dinamarca, San Cuadragésimo^ 
San Apeles. 

Neviembre-, —San Pegaso, San Cuarto-, dií»cípulo de los Após* 
toles, Santa Osa, muger casada, San Verano, San Nilo Abad» 
San Oro abad, San Josafá, religioso de la óhdeh deSan Basilio^ 
<Sftnta Felicitas márlir> madre de siete hijos también mártires^ 
Saa Cartón Anacoreta, San Mercurio jSoldado. 

Diciembre. -Sati la Susana, que como santa Eufrosina virgen 
carmelita^ vivió en comunidad disfrazada de hombre; San Lá- 
zaro Obispo, aquel que, según el Evangelio, fué resucitado por 
Jesucristo,- San Catón Mártir* 

Volviendo á la Escritura, al principio se hacia poi* signos 
y flfrabados con punzones de hierro sobre hojas de palma, cor-» 
tozas de árbol ó papiro, de donde viene el nombre de papeL 
Después por geroglíócos simbólicos egipcios, y últimamente por 
el alfabeto Fenicio, que está generalizado en todo el globo, cuya 
fecundidad en sus transformaciones es asombrosa y como infi-* 
nila^ según el autor de las Curiosidades para los estudiosos. 
Kl alfabeto es de 28 letras y admite tanta mudanza^ que aun- 
que un hombre pudiese pronunciar cien mil palabras en una 
hora, y aunque hubiera cuatro rail seiscientos cincuenta millo- 
nes de hombres, todos ellos no podrían pronunciar las palabras 
que con él se pueden hacer, aunque se les diese sesenta mil 
años de vida. 

También ha sido el alfabeto objeto del capricho de los 
hombres, pues algunos han escluido en sus composiciones una 
letra á la que le han tenido aversión, y otros usan mucha de 
las de su predilección. Estos se llaman Lipogramistas. Otros por 
el contrario quieren, á fuerza de discurrir, recopilar todas las 
letras del alfabeto en un solo verso. El Profeta Esdras se pue- 
de considerar como el fundador de esta secta, como lo demues- 
tra en el verso 21 del capítulo Vil de su libro de profecías. 
Estos últimos se llaman Pangramatistas. 

Los Chinos, el pueblo mas antiguo que ha llegado hasta 
nuestros tiempos, y que envejece en una infancia eterna, cuyo 
idioma tiene 4,000 años, no ha admitido el alfabeto universal sins 
que tiene el suyo particular, pues la lengua china tiene tantos 
caracteres y diferentes figuras conw) espresiones é ¡d«as, de modo 
gue 1^ nomeaclalura ascieade al prodigioso número de 80,000« 



Siénáo t)áda la vida de un hombre paira apréhdér á leer y 
& escribir correctamente aquella lengua, tiene también 214 signoá 
ijue llaman claves, y 32 palabras de un mismo significado^ to^^ 
mando su diferencia por signos gesticulares, todo lo que causa 
una confusión en su idioma y un atraso en las ciencias, no 
obstanfte ser los inventores de los signos digitales muy supe- 
riores en precisión y estension á ios de ios romanos. 

£1 Chino moderno posee 43>496 letras. Es derto que las 
claves ó monosílabas radicales no son mas que en número da 
214, losr coales sirven para formar una cantidad pequeña de 
caracteres, y de estos añadiendo un elemento convenido^ se for- 
ma esa grao cantidad de letras. 

En nuestros dias hay otros signos digitales, que auxiliados 
de otros, forman el idioma de los sordo-mudos. Su invención 
benéfica fué hecha por el Abate TEpéc y Sicard, que con tao 
buen éxito se ha pra^ciícado -en Europa, y cuyo nombre recuerdan 
ios sordo^mudos con tierna gratitud, conmemorando con en>* 
tusiasmo el 3 de Di'ciembre, «I aniversario 154 del nacimiento 
de dicho Abate TEpéc. 

Existe otra lengua muda tan antigua como el hombre, que 
dirige al corazón y que nace en el alma; esta lengua es la mi- 
rada; si: la mirada es el espejo <del alma que pinta en el ojo 
su pensamiento, y la que revela las mas ocultas emociones del 
corazón, con sus infinitas variaciones, sin embargo de que los 
artistas, para dar alma á sus producciones, fijan en el ojo diez 
miradas diversas. 

{jai mirada es una lengua elocuente y espreéiva. En efecto, 
si fijatnes nuestra atención en la significada mirada del iracundo, 
6 del avariento, recordaremos lo qtie dice el Eclesiástico en el 
cap. 31 V. 15. < ¿Qué cosa ha sido hecha mas maligna que el ojo?» 

En fin, es un idioma parecido al de los ángeles en sus pro- 
fundos, claros y luminosos conceptos. 

Hay otras dos lenguas mudas, que han inventado los hom- 
bres. f.a primera es tierna^ dulce, simpática y misteriosa: esta 
es la de las flores, que la juveutud elegante llama la lengua 
erótica. La segunda es seductora, magnética, poderosa y á sa 
vez déspota; esta es la auro-argentína, con la que se pueden 
tocar los estremos, ó de una virtud sublime> ó de una maldad 
sin límites. 

Alfabeto. — Número de letras de que se componen los alj abetos 

siguientes: 



El alfabeto Grie- 
go tiene. • . 24 
El Latino . • 22 
El Castellano . 28 
El Alemán y el 
inglés .. • . 26 
24 



El Arábigo. . 
El Hebrea, Cal- 
deo, Siriaco, y 
Samaritano • 
El Persa . » 
El Turco . « 



28 


El Ruso • .' 41 




El Sánscrito y el 




Japón ... 50 


22 


ElCherokee . 82 


32 


El Etiope y 


33 


Abisiaio , .^205^ 



—186 — 

Las lenguas mas antiguas que se conocen son: la Sánscrita^ 
^ue quiere decir perfeccionado: $u uso se remonta á tres mil 
anos antes (le nuestra era vulgar, y ios monumentos literarios 
znas antignos están escritos en esta sabia lengua; los Vedas, (]U0 
connprenden todos los conocimientos humanos y las leyes de 
Manou, código civil y religioso de los indous. La Hebrea, la 
Siriaca, la Caldea, la Chinesca, la Vizcaína y la Tulteca de Mé- 
jico. La lengua Latina, sin embargo de ser un idioma muerto, 
en Hungría se habla en los tribunales y generalmente en el 
pueblo: como los caracteres mas antiguos son, el Sánscrito, 
que tiene la gloria de ser el padreado todos los alfabetos de 
Asia, el Zend y el Chino. 

Las lenguas y dialectos que hay hoy en el mundo son 3,014, 
repartidas de este modo: europeas 587, asiáticas 937, africanas 
226, americanas 1,264. 

Otro autor mas moderno dice lo siguiente respecto á len- 
guas y dialectos: cuéntase sobre 4a tierra hasta 3,000, á saber: — 

En Asia hay 18 lenguas madres, con 920 len^uast hijas y 
dialectos.— En África, 247 lenguas y dialectos,— En América, 
264 á saber: 2 lenguas madres, varias estrangeras hijas, y una 
multitud de dialectos. — En Australia algunas lenguas madres, 
varias estrangeras y algunos dialectos del pais. 

En. Europa, en donde se cuentan 387 lenguas y dialectos, 
se consideran como idiomas principales los siguientes: 

La lengua alemana ó germánica; aquellas derivadas de la 
lengua latina, la céltica, la esclavónica, la húngara y la flnlande- 
sa, la griega nueva, la turca ó tártara y la albanesa ó arnáutica; 
el idioma Kimris, pueblo de origen escita, y el vascuense se 
halla solamente en pequeños territorios. 

Las hijas de la lengua germánica son: la alemana en sus 
diferentes y mas notables variaciones, la inglesa, danesa y sueca. 

Las hijas de la lengua latina soa: la italiana, francesa, es* 
pañola y valaca. 

Como hijas de la lengua principal eslava cuéntase: la boe- 
mia, rusa, polonesa, búlgara, la de los Wendas ó Vándalos, y 
Ja ilíriCa. 

Finalmente*, hay que agregar aun la lengua lética. 

Los israelitas diseminados por el mundo hablan entre sí 
generalmente el hebreo. 

Sin embargo de las profundas investigaciones, que los sabios 
de todos tiempos han hecho para averiguar la lengua primitiva^ 
no lo han podido conseguir. Entre estos sabios existió el Padre 
Maestro Francisco Rugí, delaCompaoia de Jesús, que supo diez 
y seis lenguas diferentes. Pero llama mucho la aleación uno de 
nuestros días, de que hace mención el R. P. Jesuíta Antonio Bre»- 
ciani en su Hebreo de Verona. 

El Cardenal Mezzofanti, que murió el 14 de Marzo de 1849, 
€s el único hombre, en el mundo» desde que Adán fué criadQ 



—187— 

hasta hoy, que nos ha ofrecido motivo de adnfíirár el conoci- 
fniento de tuutos idiomas y costumbres de todo el mundo. 
4]pnoc¡a, hablaba y versificaba en 78 lenguas. Ni Mitridales Rey 
<fcl Ponto, que sabia mas de 20 idiomas» ni los célebres 24 
lingüistas desde Adeiung hasta Hiiraboldt, son comparables al 
inmortal Mezz^ofanti. 

No obstante, este extraordinario lingüista, en sus profundos 
estudios y comparaciones de los idiomas, no pudo sacar en 
limpio el orí«ren primitivo dé la habla humana, irradiada 
en la mente de nuestro primer padre del seno del Eterno Verbo, 
y pasada de la mente á la lengua, y después de la lengua á 
la pluma. 

Sin embargo, el Padre Scio de San Miguel, en sus notas 
de la Vulgata latina, sobre el capitulo XI del Gen. en el versi* ' 
culo primero que dice: «Era entonces la tierra de un solo len-^ 
guaje y de unas mismas palabras,» en la nota séptima sees- 
plica de este modo: «Esta lengua única que se hablaba entonces 
fué la primitiva que habló Adán, y que enseñó á sus hijos y 
estos á sus sucesores hasta Noé; se cree comunmente que fué 
la hebrea. i> Así lo siente San Agustín con la mayor parte dé 
los Expositores: sobre lo cual se puede ver la Disertación de 
Calmet en la Biblia de Garrieres, sobre la primera lengua* 

En aquel remotisimo» tiempo el hombre espresába sus con- 
ceptos sin corrección ni hermosura, hasta que vino el gramático 
Aristófanes con su puntuación, á dar alma y claridad á las ideas; 
dividiendo las partes de la oración y distinguiendo los períodos 
tlel discurso. 

Lectura y escritura en público de Jesucristo. -^Fm el lunes 
tercero de 'Cuaresma, se registra que el Hombre Bios leyó una 
vez en la Sinagoga de Nazareth, un día sábado, y su lectura 
recayó sobre un pasaí>e del Profeta Isaias. 

En el Cap. 8 del Evangelio de San Juan se lee que, estando 
Jesús en el atrio del Templo, llegaron á él unos escribas y fari- 
seos con una mujer adúltera, para que según la ley de Moysés, 
la mandase apedrear; pero Jesús se inclinó, escribió con su dedo 
en la Herra, y les dijo: «El que de vosotros esté sin pecado, 
tírele la primera piedra.» Volvió á continuar su escritura y los 
testigos se marcharon, el dulce Jesús absolvió á la mujer y la 
exhortó á la enmienda. 

La escritura forma á los ilustres escritores, y sin ellos no 
se hace nada agradable en los dominios de la inteligencia, ni 
hay nada permanente en los caminos de la memoria. 

Las letras, dice un amigo déla ilustración, son un don del 
Cielo, y como un destello de aquella Sabiduría que gobierna 
el universo; semejantes á los rayos del Sol, iluminan, alegran 
y calientan á manera del fuego divino, y á imitación del fuego 
hacen servir toda la naturaleza para nuestros usos. 

Otro escritor, hablando de la ilustración y del estudio dice: 



—188— 

Los conocimientois qae se adquieren se aomentan con el eshfd!<»v 
asi como una bola de nieve que várecojiendo^ al redar, cuant<»v 
toca, y se aumenta á medida que anda: asi también los des- 
cubrimientos, que son como las frutas, que por medio del estudio 
se les dá tiera])0 & que florezcan» se formen y luego se maduren. 

Para facilitar mas la escritura, inventaron los hombres el 
papel, que lo» chinos lo tuvieron de^ seda desde tiempo inme-^ 
moríal, en el que publicaban semanalmente en Pekín, un pe« 
riódíco órgano del Gobierne del Geleste imperio, que cuenta 
inas de rail a6os de existencia, siendo -indudablemente la mas 
antigua de las gacetas del mundo, cenocidov Este pafdre del 
Mercurio Inglés, primer periódico del año de 1538; abuelo de 
las Noticias de estm semana, de 1661, y bisabuelo del Times, 
eontinúa en sus publicaciones hasta la fecha. De famiHa son^ 
aunque bastardos, los Folletos que tuvieron su origen en Grays 
Inn (Inglaterra) salidos de la cabeza de un abogado, que por 
medio de Ana Boleoa transmitió k Enrique VUI* al principio.de 
la guerra eclesiástica. 

Pariente de estos ancianos es el Mercurio de Lima, que se 
ba hecho tan i-^élebre en el orbe científico, cuya publicación co* 
Bienzd el 2 de Enero de 1791; y del primer periódico ameri- 
cano, bajo el nombre de Boletín de noticias de Boston. 

En la Francia, que está á la vatiguardía de la literatura, 
actualmente se publican 1,637 periódicos, de los cuales 330 
80o políticos y los demás científicos y literarios. 

Estadística.-^Eü 1859 había enSuecia un periódico para 
cada 20,000 habitantes.— En 1850 en Alemania, uno para cada 
50,000.— En 1844 en Francia, uno para cada 45,000— En In- 
glaterra, uno para eada 50,000.— En Rusia, uno' para cada 
337,000^>^En los Estados-Unidos, uno para cada 9,000 habitantes. 

Leipsik.—EsidL ciudad que no cuenta mas de 8,000 hom- 
bres, tiene 39 imprentas en las que funcionan 848- operarios, 
á los que deben agregarse 248 aprendices, formando un total 
de 1,096. Leipsik cuenta con dos periódicos especiales de ti- 
pografía, el Corresponsal y los Arohvvos de la imprenta. 

Periódiees de los Estados-Unidos.-^Los principales son los 
siguientes: New-York-Herald — Tribune —Times — New- World 
— Journal of Commerce — Staat Zuitung — Sun -^Commercial 
Advertiser — New— Express— Demokrat. 

El New-Yorh'Herald se fundó hace treinta y tantos años, 
y tira 125,000 ejemplares.— La Tribune cuenta 25 años de 
existencia y tira 35,000 ejemplares.— El Times 30,000.— El 
World 18,000.— El Sun 20,000.— El ¡Sen» 12,000.— La tirada 
de los demás periódicos flota entre 4 y 8,000 ejemplares. 

Los egipcios tuvieron papel de papyrus, y los árabes de 
algodón, desde el año de 706, fabricado en Meca por su inven* 
jtor José Amru. 

En la india Oriental hacen uso para escribir^ de la bojn 



— 189 — 

de la hermosa y pintoresca palma Talipot, que preparan con liv 
geras frotaciones y las mantienen perdorables coa untarles uo 
poco de aceite de coco. 

De las 90 palmas propias do nuestro Nuevo Mondo no es 
estraño que ios curiosos les den á algunas de ellas el mismo uso 
que al Talipot, pues las hay de la misiiia hermosura y tal 
vez de las mismas cualidades. 

El célebre Humboldt hace un grande elogio de la palma 
orinooa llamada Pirijao, que see^evamasde 60 pies: su pulpa 
es azucarada^ gustosa y muy nutritiva. 

Linneopone isn la región de la palmas la cuoa del hombre, 
y lo hace esencialmente palmivoro. También ha habido palmas 
célebres, como la palma Débora déla Sagrada Escritura. Jud. 4. 4. 

Los indígenas de la Tartaria forman de la corteza de la mo- 
rera un papel> que es célebre por et Oriente. 

El Padre Henrf, de las misiones de Occeania, el año de 1851 
le decia á sus corresponsales: « Para escribir no& valemos en 
nuestra escuela de hojas secas de bananero en lugar de papel» 
y tenemos una tinta mejor que la vuestra, que sacamos de un 
molusco llamado pulpo, que se pesca en los bancos de coral. m 

El ano pasado un judío maestro de escuela, Mr. MoritzDiamat, 
dio con el secreto de hacer papel con la hoja de! maíz, que se 
había perdido en Italia junto con la muerte de su autor desde, 
el siglo décimo octavo. 

El papel que se hace con cola ó goma y amianto es incom-* 
hustible, y escribiendo en él con tinta compuesta de manganesa 
y sulfuro de hierro, el fuego no borra los caracteres. La biblioteca 
del Instituto de Francia posee una obra impresa en Milán, en 1807 
en papel de esta clase fabricado poi* el mismo inventor. El amiai^ 
to es una piedra incombustible compuesta de stiice, magnecia, 
cal, alumina y hierro. El arte de hilarle y tejerle es náuy antiguo. 

El pergamino pertenece ál ramo de papel: la Curia Romana 
lo. usa mucho por su solidez y duración; su nombre le viene 
de Pérgamo, Ciudad del Asia Menor, donde se fabricaba el 
mejor en su tiempo. Se supone que fué-jnventado por Eumenes 
Rey de Pérgamo, para formar una biblioteca superior é, la de 
Ptolome, que solo era de papiro; mas los joños lo conocieron 
antes, según Herodoto, y mucho antes los persas, segun Diodoro. 
£n Roma era muy común en tiempo de Cicerón.— El pergamino 
virgen es el d^ las pieles de cordero y cabrito no nato. 

Los mejicanos, antes de la conquista, sin tener ningún 
contacto con el Viejo Mundo tenian buen papel vegetal. En el • 
Museo Nacional de aquella República hay manuscritos en papel 
de maguey y de piel de gamo« con la escritura simbólica de 
los aztecas. 

Entre las cosas curiosas que >e bao hallado en HerculauQ 
hay algunos manuscritos en hojas de cadas de juncos, unidas coa 
fwla y rayadas eocUiadros de madera, las cuales bao ofrecido ui( 



— 190— 

Kbro de retériica^ mía obra de moral y un poema sobre la música^ 

En PcNxipeyo y Hercukno se ikn encontrado hasta e] año 
de 1819,. mil sefeeiéntoa noventa y seis manuscritos^ preciosos,, 
haltados^alguoos deellos^ segMnse dice» en el< palacio de Scauro, 
coma se eiícontraron en el cuarto de su mujer Lo^Ua mollitüd. 
de espejos paltmfintados y de cristaíes traídos de Sidon. 

En un periódico dé Puerto Rica se lee lo que sigue:— 
«Se ha descnbierto lo vetilajjosa que es el: hacer papel de los. 
desperdicios de la caña de azúcar. El Sr. Guillermo Mac Par- 
lante^ tratante de papel en: Glasgow^ ha. dirigido, al Gobierno* 
de Jamaica una carta sobre esto,» 

El P. Bertrand, escribiendo de la China el año de 1846,, ha- 
blanda del Indostan dice: Entre los indios no se haWa de papel,, 
ni de plumas^ ni de tinta: por medio de na punzón: de hierra 
trazan y graban sobre las hojas- de palniera caractéres^ distintos 
con rapictez. asombrosa^ Sus libaos no- son. otra cosa que: una 
reuEÜon de hojas de paimera atadas unas con. otras-. 

Peepel monedflL-^El hombre no> solo se ha servidO' délt papel 
para consignar sus ideas^, sino para diarle tamb^ieu; un valor in- 
calculable» dándole la representacioa de- moneda efectiva,, cuya 
adopción os ya universal en el papel, moneda. 

En nuestro» dias se ha perfeccionado maravillosamente la 
fabricación del papel hasta llegar á hacerlo de la íior del Girasol. 

Como los hombre» no podían comunicar sus conocimientos 
á los ausentes,, inventaron los libros, copiando, la escritura, con. 
un trabajo en láminas de metal ó tablillas de madera. 

El grabado en metal se encontró porprimera vez^^ en Europa 
504 años antes de lesueristo, bajo la forma de un mapa gra- 
bado en cobre, traidode Guonia porAnaxagoras de Samos. 

El grabado al agua fuerte fué perfeccionado por el. Prín- 
cipe palatino Ruperto en 1848, El grabado al lavado, el grabado 
al pastel y el grabado sobre vidrio, han sido inventados por tres 
franceses, el primero por Barabie^ en 176Í; el segundo, por 
Bonner, en 1796; y el tercero por Bondier^ en 1799. El gra- 
bado en madera^ inventado en Flandes en 1493, permaneció 
estacionado durante el siglo XX. Estaba reservado á un grande 
artista. Alberto Dürer reanimó este arte en 1511, dándole la im- 
pulsión que ha continuado teniendo después. El grabado en 
piedra lo conocieron los egipoios, igualmente que el grabado 
en cristal: de ellos lo aprendieron los fenicios; los hebreos y 
algunos pueblos orientales que los transmitieron á la Grecia y 
ésta á Italia. Las cartillas primitivas para las escuelas eran en 
hojas de cuerno. La invención del papel facilitó mucho la es- 
critura, pues los libros los formaban de varias piezas, pegadas 
unas con otras, que envolvían en rollos de madera, y de sa 
abultacion viene el nombre de volumen. 

Los antiguos componian la tinta para escribir» y sin duda 
Ipi primera fué con carboa hecho del coraron xlei pino^ puiv&i 



—191 — 

ipaado en un inortero y puesto en agua, al sol 6 al futgo^ coa 
^ema, que servia para darle consistencia. 

El tintero, el cortaplumas y Ja salvadera son de antigua 
fecha en Francia. Antiguamente se escribía en las rodillas, como 
pintan á San Lucas y se hace todavia en el Oriente. La plu- 
ma no estuvo en uso sino á Ooes del siglo Vil: se empleaba 
antes la caña ó el junco, como se haoe en Oriente. 

Los libros mas antiguos que se conocen son los deMoysés, 
el Zobary Herodoto; en la China e]€hon-K¡ng de 4,163 años; 
y en la Fenicia el de Saochoniaton, historiador antiguo 1,200 
años antes de la venida de Jesucristo. 

Los ohinos guardan con mucha veneración los esciitos au- 
tógrafos áe sus padres, parientes, superiores, amigos y hom- 
bres ^célebres con el mismo aprecio que al individuo que los 
escribió, y su memoria está indeleble en estos inanimados do- 
cumentos, aun después de muchos siglos. Esta nación escep- 
cional» es muy fina «on sus difuntos. 

En el Perú, en el templo del Sol en Cusco, había un libro 
sagrando que abria el Pontifice en la gran función del nacimien- 
ti) del Sol en el equinoccio de Setiembre. Este libro se com- 
ponía de cordones de muchos colores llamados Qui|X)s: los nudos 
eran caraetéres, y ellos bastaban para espresar las leyes simples 
y benéficas á sus pueblos. 

La pasión fuerte de leer empezó el siglo trece, pues durante 
los quince primeros siglos del cristianismo, es decir, hasta la 
la invención de la imprenta, casi nadie sabia leer en público» 
, Este era el estado raquítico y lamentable en que se hallaba 
en aquel tiempo la escritura y las ciencias, no obstante de ha- 
berlas enriquecido los árabes «on los romances, cuentos, arit- 
mótica, álgebra, astronomía, astrología, medicina y química, 
cuando el ciudadano de Maguncia JuanGuUembergelañode 1438, 
asombró é iluminó al mundo con su admirable arte de la im- 
prenta, que lleva rápidamente á todas partes las produccionw 
del talento; cuyo arte ha llegado á un grado de perfección pro* 
digiosa, que parece no poder adelantar mas. No faltan algunos 
autores que atribuyan esta ftivencion al sabio Lorenzo Coster, se* 
gün los Holandeses, ó como le llaman en Maguncia Wilhen Koenig. 
La tirita de imprenta fué inventada por Lorenzo Coster de Harlen. 

En nuestros dias, el patrón general de las imprentas es 
San Juan Evangelista, en su martirio ante la puerta latina. 

En la primera ciudad de España que se introdujo el arte 
de la imprenta fué en Valencia. 

En este año se han presentado en Francia á eiámen déla 
oomision encargada de autorizar la veata de libros al pormenor 
1,542 obras; y solo se ha prohibido la circulación de ochenta 
de 6sas obras. 

Para grabar estos luminosos caracteres de Guttemberg era ne- 
cesaria otraiavejacíon: lansea Bla&w dióáJuz iaprimerai prensa^ 



— 192— 

M¡ue desperes mejoró el t^oinleStanhope> como también la Estério-» 
tipa, ó método de imprimir con caracteres fljos^ cuyo método ha 
6ido miiy usado en París. 

En Oh4na se inventó el grabado en madera, y la imprenta 
esterioiipa, artes que ejercen hace mas de nueve siglos. 

Oe estos esfuerzos nació ia sorprendente máquina de inn 
primir con cilindros movidos por la agencia del vapor, que es 
como dice el Instrudar^ el «Non plus ultra» en las inveticio- 
nes moderflas. 

£1 inventor en Londres tte la primera prensa de Vapor fué 
Mr. Koenig, natural de Siijonta> y ei que después la mejoró fué 
un ingeniero inglés, Mr. Ayptegath. 

Hay otra prensa pequeña de copiar cartas. Esta invencioa 
moderna y sencillísima es muy útil para los que tienen mucha 
correspondencia, pues con solo humedecer un papel muy del* 
gado y ponerle en la prensa sobre lo escrito, resulta la copia 
fíei en menos de un minuto. 

Parece que hasta aquí habia hecho punto el saber hutnáno 
Síobr^ escritura; mas como el hombre habia conseguido por me- 
dio de ella espresar con claridad la multitud de ideas que sur-» 
gian de su fecunda mente> y consignarlas en el pápela para que 
volaran á su ve2 por todo el mondo, , no quedó contento coa 
este moroso desarrollo que con planta de plomo recorría la faz 
del universo* Inquieto^ agitado y descontento buscaba un me* 
dio mas rápido y velos que los hiciera volar al tiempo de nacen 
Los griegos le consolaron con. la invención del telégrafo, qutí 
signifíca escribir lejos, cuya existencia data desde la guerra de 
Troya, pero muy imperfecto, sin embargo de las mejoras que le 
hizo el gríego Eleoxena. Durmió tranquila esa útil invencioa 
hasta que á fines del siglo pasado dio la idea de un telégrafo 
de construcción moderna el Dr. Hook, al que siguieron en va- 
rías épocas Amontons, Mr. Edgerworth, dándole un impulso ex" 
traordioario en el ejército francés el año de 1793 Mr. Chappe. 
Sir Home Pophaní le hizo muchas mejoras en el arreglo de los 
signos, y el Coronel Pasley lo hizo servir de noche por medio 
de luces ó signos convencionales. ' 

Hoy hay uñ nuevo sistema de señales nocturnas; el nuevo 
aparato inventado por el capitán Sehpanowsky, profesor de' física 
^n la escuela militar de Paul: ha sido construido según los prin-> 
cipios del comodoro ingles Collomba; la luz de la linterna me-* 
dida COQ el fotómetro equivale á la de 150 bugfas. 

El telégrafo eléctrico lo inventó en Barcelona, á fines áA 
siglo pasado, el médico D. Vicente Salva. Con los alambres que, 
el año de 1866 funcionaban en los telégrafos, se podia circun- 
dar á la tierra veinte y dos veces; todos los alambres del mundo 
pesan ahora 1.300,000 quintales de metal; los tet^rafos en sa 
totalidad habrán costado 80.000,000 de pesos fuertes: asi como 
^1 capital invertido ea losierco-carriles es el de 9,325.000,000, j 



fe cantidad de fierrb para los rieles monta á cosa áe Sl%.2gó,009 
^quintales. El ferro-carril de Nuevá-Tork^ que vá para San Fran*í 
tisco de California, tiene mil leguas: '6S el mas largo del mundOé 
El hotíibré, pues, no obstante ^íié por ttléflio del telé^ 
grafó se comunicaba en 20 segundos, nd estíiba todavía cort* 
ietáo, porque las díistáncias del ultraftjaí no sé prestaban á éste 
in-vento; pero como el hombre és él genio de las invenciones, 
buscó otra que salvará estas grandes diflcüitadeSj y al fia la halló. 

John BreU toma ün alambre, lo af roja al seno insondabife 
idel océano, y con la Velocidad del fayo saludaj sombrero ca 
mart0,'4 sos hermanos de todo el munido. La voz mágica desti 
invenc¡i*n, corriendo un trayecto de mas de 2,000 leguaSi Vibra, 
iBn íoát>ídos de los hijos del mundo tie Colon y repite las dulces, 
tonsóládorás y^ angelicales palabras de: Qlófia á Dios en lc6$ 
alturas y eñ la Uefta mz ú los húníbfes de buena voluntad^ 
y hace correr su velocidad 6,020 liiHlab por segundo. 

Cada idea, grande ó pequeñaj tiene su* hombre, yJDiosqoe 
le destina á ella pai'a bien áé la humanidad, depara la ocasioli 
dé qué brote en su cerebro, y le dá la constancia necesaria 
para consagrarse á servirla. , ' 

Sirt embargo de que el hombre récoérdá lo qué hace 2,840 
años dijo Salomón^ «que. no ha habido nada nuevo baje el soI,íi> 
á vista- dfr estos grandiosos deácubrimíentos queda aténito yes^ 
lupeíaclo, y con humildad y respeto abre el libro sagrado y en 
lél cap. 43, V. 26 del tlclesiástico, lee estas otraá palabras: íqueson 
pocas las obras de Dios que hemoá VistOj y que son muchas y 
mayores las que no conocenfios.» . 

Lá idea telegráfica y de vapor éá tari grande, qoeagovfel 
la mente al pensarla, y de ella Sé puede deducir que el tiempo 
y el espacio han desaparecido en sü mayor parte á su presen- 
cia, pues el vapor es la chispa eléctrica de comunicación que á 
su vez llevará la ilustración^ y el comercio á todo el mundo. 

En el Diccioriarlo Enciclopédico consta que el primer espe- 
íimento del Vapor fué en Barcelona, por Vasco de Caray ante 
el Emperador Garlo» V, él afio de 1536^ y que eran ideas td- 
madas del griego Hieron^ que vivía un siglo antes de JesucHstó. 
En la misma éudadj asegura el Príncipe de la Paz, fué aplicada 
la electricidad al telégrafo pldi* el Sr. Salva el año de 1738 y 
el mismo Humboldt dice qué Vio los trabajos de este sabio es-^ 
pañol; La electricidad tiene la rapidez de correr, en un hilo de 
cobre 280,000 millas inglesas por éegundo, en un hilo de hierro 
solo corre 16.000 millas inglesas por segundo. 

'La ¡dea del tdégrafo fsub-matino, por los fecundos resulta- 
dos y las desmesuradas dimen^ones de su tamaño, debia ha« 
berse colocado en la línea de las* locuras humanas; pero su rea- 
lización ha venido á probar de cuánto es capáis el hombre con 
esa facultad discürtiva tan sin límites que la Divina Providencia 
* ^.ha eólooftdo en .stt áílma íinaor^l, con la^ que sé^iends y í^ 
23 



— <94— 

sienta mas allá de la atmósfera que rodea nuestro globo, y sa 
lanza y vag^ por la región etérea hasta perderse en lo inónito* 

Se puede deeir que estamos en el siglo de las marávitlaft 
ó de los encantos, pues el joven pasaiígrafo Jorge Smith, con 
sos tigeras en la mano, forma hermosos paisages y retratos de 
cartón tan perfectos, que atónitos los mas diestros y hábil<ís 
pintores han confesado la superioridad de las tigeras de et^te jo- 
ven alemán á sus mas finos pinceles, siendo mas sorprendente 
en este artista de nueva invención, q^ue no sabe el dibujo. 
}orge Smith nació en Dusseldorf el año de 1832. La habilidad 
de este joven es tan estraordinaria y sorprendente como la del 
telégrafo sul)-maríno. 

Telégrafo universal. — El Sr« Gonon, inventor de un telér 
grafo universal, se hallaba en San Petersburgo como por el aoo 
de 1851. Si realiza su invención será uno de los descubrimientos 
mas útiles en favor del arte telegráfico. 

Idioma telegráfico internacionaL-^Se lee en un periódico 
de Italia, de 1864: Mr. de £scayrac de Lauture acaba de pu* 
blicar los principios de un nuevo idioma telegráOco internacio- 
nal, por medio del cual los pueblos podrían fácilmente comu- 
nicarse entre si, con la ventaja de obtener el secreto mas ab- 
soluto, pudiéndose traducir los signos á todas las lenguas y 
dialectos, según sus clases acordadas.» Si esto se llega á realizar» 
será otra maravillosa invención. 

Recientemente Mr. Girdano ha inventado un telégrafo eléc^ 
trico, cuyo receptor produce el despacho en letras latinas.. 

El telégrafo eléctrico del célebre italiano Bondi es el mas 
' reciente y el mas perfecto. 

Se ha formado en París una compañía con el objeto de 
organizar un telégrafo que dé la vuelta á la tierra. La longitud 
de este trazado y de sus ramas principales es de 9,000 leguas» 
fs decir, la circunferencia de la tierra. 

A la escritura pertenecen otras dos invenciones célebres del 
siglo pasado. Taquigrafía, Litografía y Zincografía. Manuel Toyior 
con su invención del sublime arte de la taquigrafía, ha cansado 
un inmenso beneficio á la sociedad. 

Hablase de un perfeccionamiento muy importante eri la 
taquigrafía^ que tendrá en adelante por auxiliar una especie de 
piano cuyas teclas corresponden á las articulaciones de la lengua 
metódicamente clasificadas. < Ion este aparato llamado Stenografo- 
impresor, debido á Mr. Brejois, se reproducid mucho roas fácil- 
mente de üo que se ha hecho hasta ahora el discurso mas rápida- 
mente pronunciado, que instantáneamente queda impreso en ca- 
racteres tipográGcos comunes. 

La litografía, que es el arte de hacer impresiones sobre 
piedra, fué inventado el año de 1799 por un alemán Aloys 
Sennefolder en Munich, Capital de Baviera, é introducido en 
2814 ha obtenido en nuestros tiempos una perfección tan tí^n 



\ada que et inventor mismo ^no reconocería su obra. 

Zincografía.— Como por el año de 1855 Mr. Dumo, de Lyon, 
ha imaginado un nuevo procedimiento litográflco sobre hojas 
de zinc, á que ha dado el nombre de zincografía. 

Los norte-americanos, en su colosal guerra de tresafios, ban 
inventado un telégrafo aereo por medio de un globo áereostático, 
que tienen pendiente dn unos cables para que solo se eleve basta 
donde se pueda descubrir el campo enemigo, tomando síndutta 
esta idea del General francé«i Moselet, que la poso en práctica 
eon buen éxito, eñ la guerra contra la Bélgica el año de 1793. 

La idea de aoreostacion es mas antigua de lo que comun- 
mente Fe cree. El P. Lana, jesuíta italiano, célebre físico, que 
murió en 1687, espresó con mucha precisión esta teoría de los 
globos aereostáticos en su promodo del arte maestro é imaginó 
una máquina con esferas huecas para producir la ascensrna. 
Esta teoría sin duda la puso en práctica otro célebre jesoita^ al 
<)ue hacen autor de los globos, según un antor moderno; como 
otro célebre jesuíta alemán, Rircber, que murió en Boma el 
año de 1680, fué el inventor de la linterna mágica. Este fué el 
Padre Gusraao, jesuíta, que dio al mundo este admirable espec» 
táculo en Río Janeiro, y después hizo una ascensión en Lisboa 
en presencia de Juan V y la familia real, y perseguido porsa 
invención fué á morir á España en 1724. Sesenta años despuet^ 
renovaron sus esperimentos el Dr. Blacz en Edimburgo, Mont- 
golOel en Lyon de Francia, Mr. de RozieV en París, siendo el 
primer atrevido que á bordo de su globo comenzó á navegar 
por la inmensidad de la atmósfera. Blanchard en Inglaterra. 
Oay-Lussacen 1804 subió á la aftura de 25,000 pies casteilanos, 
elevación á que jamás ha llegado ningún hombre. Garnerin, por 
los anos de 1815 fué el inventor del paracaidas, tomando la idea 
de Blanchard, que la dio imperfecta el año de 1795. £H;spuesr 
otros muchos atrevidos ban seguido ilustrando esta invención, 
hasta llegar en nuestros días, 18 de Octubre de 1863 con el 
globo Gigante de Nadar de 4,000 libras do peso y 9,000 áe 
fuerza de ascensión. Después de este atrevido aereonauta, se lee 
en el Etm hispano-americano de otro que ha dado á su globo- 
una nueva forma; como años pasados un curioso guatemalteco 
dio la idea de otro nuevo aparato para fijar el punto de apoyo 
para la dirección de los globos. 

Este hábil Centro-americano, gue en medio de sus com- 
patriotHs arrojó una idea nueva de aereostacion, no consiguió el 
completo de sus deseos, es verdad, pero dejó trazada la vía 
para que otro mas afortunado que él, venga á colocar en sus 
sienes el laurel glorioso del triunfo de la invención, por lo qn» 
mereció un gran elogio del continental de Nueva York; pues el 
hombre con su tenaz estudio, eon su gran saber y reduplica* 
das esperiencias, por fln ha de venir á dar con el deseado pun- 
^ de apoyo para la dirección de los globos; descubrimiento • 



que causariea ^,mun€louD^{*eyalucioainealcu]ahl& Gi> Nopt^ 
América se haa hjaGl\a ea estoa días, grandes, esperimentosi baja 
^l métoáa del guatenmlteco. y pareice q,ue coa bueo éxito, üa 
periódica de Vafencia. auíiincia que el Sr, Doubon se proponía. 
hafJer.su primer vii\je aerea deAfaleacia á Madrid el 10, de Enero. 
Él aparata d^l Sr, üouboa está construida bajo uo sistema de 
4ia& de ave, que es el mas á. prapÓ3ito para volar y para soste-r. 
¡gersi^» si por desgracia el viajera cayera al agua. 

Ea estp^.dias.ha vista coa gusta y adi»iracion la ciudad 
dp Guatenpc^la los viajes aéreos queeasa globo, ha hecho el Sr. 
Escarrióla. Éste hábil mejicana, tíane. reducida &sa mano^oda 
]a potec^cia desugIobo,.puesla maneja 4 su voluntad ea cuanto. 
4 ascender y descqnder^ Cuando, quiere salta k tierra de su. 
^barca^cipq aerea^ bajanda por un cable de doscientas 4 tres- 
cientas varas,, operacioaatrevida y muy particaiac del $r. Escarrio-. 
IfL, pues no^e ha sabido que otro aereonauta la haya «practicado. 

Según El Fara Salvadoreño, Sir Qeorge Mathews, disliogujdo. 
físico de Dartigton» ha.resueito por fin el problema de la dirección 
dé lo& globos, aereostáticos^ pues i presencia de la población da 
Éoula^e^ que lo veía con ason;ihro« dirigió su globo, en varias di- 
recciones.. hasta anclarlo, á die? metros de la tierra; descolgar una 
escala^ hájar por ella, hablar coa varias personas, comprar, 
carbón de piedra, subir 4 su globo y darse i la vela. Si e&toes 
positivo, el hombre ha adquirido un adelanto en. las ciencias de 
injoensoa é incalculables resultados* En el Correo de Ulírmnar^ 
uúm. I, del ana de 1855,. se registra un curiosa fenónieRO de 
Optiqa. El Sr^ A. Launoy comunica á la. Academia de ciencias lo 
que sigue: <iEnmia3censionaereonáutica bé observado quie á la. 
. altura de 1,300 metros, punto medio de la gran capa de nubes, . 
reinaba en nuestra circunferencia una oscuridad muy notable, y 
queeí termámetro que marcaba Qgr. y 7 décimos, habla bajado 
en aqu^l momento á baja 0. A pesar de todo, seguipios aseen-. 
diendOjk y á los 2,000 metros descubrimos el Sol,_ en cuyo ins- 
tante se présenla á '■nuestra vista un espectáculo sublime» Eran 
las 10 V 29. minutos;, reinaba en. la atmósfera un silencio com- 
pleto; la superficie de las nubes se estendia á nuestros pies, for- 
ipandounadilatadísima curva, en cuyo ceatco estábanlos nosotros 
y en sus estremidades se levantaban grandes nubes mucho mas. 
elevadas que las otras, que limitaban el horizonte. AI observar en 
rededor vimos con grande admiración, como á distancia de 1,200 
ipetros,^ reproducida exactamente la imágefi de nuestro globo ei^ 
vna de las dos nubes, y en las cuales reflejaban los rayos riel Sol.. 

Hago mención de toda esto^ porque pertenece 4 los signos 
y á la escritura. 

Jnsírucmn púklica.^El mayor beneflfyo, dice el Instructor^ 
que un gobiert^o puede dispensar 41a naciones la instrucción, 
déla juventud, particularmente éntrela clase media y baja del 
pueblo. Por esto es que todos ios gobiernos procuran ilustráis 



;&.««» 9i!iMttos; ooiivenei<}oA de e^t^ verdad, foe después el oá-n 
lebre conde de H,em recuerda can ealas mocnarablespaílabiias qya 
talvez^ desagradaran á aiguien. «fin el $iglo XiX la fiDerza de loa 
vey^ está en el ainor, maü que; ea U Iredicion de la familia 
y fcn la cuna en que nacieron.j^ En efecto: el pueblo ilustrado dis- 
cierne, raciocina, conoce y ama. Ej pueblo ignoíante &<ílo teme 
y no ama, porque por lo/ gcineral, naoQnoce ni el bi?n ni el 
Bial. Si:n embargo- de los estCuer%os que se hacen para eonseííuíp 
una completa instruecion de los pueblofl^ l^osta ab^ova no. hay 
un. sister^a conuptiteorío da edacaoioix en ningún país, esceiUo 
eti Prusia, aigan otrq Estado de Atoaa«Ha, Sui^a y Norle- América^ 
qne están ea, la vai^uardia de la instri^iccioq primaria^ 

La Kspsna, \a pálrte de loa Cervantes, Feíjóo y fósloaes, ese 
país clásico de lo:x hombres grandes, en santidad sublime, en 
valor heroico y en saber profundo, desde el año 32 tenia ya 
9,070 escuelas primarias de niños y 3,070 de niñas, formando 
un total de 12,t40 cslableeimientos; i\o obstante ser su po- 
hiacion la mitad déla de Francia; ahora se hallan muy aumen- 
tados. La Rusia siendo «na nación de 60.000,000 de habitantes 
solo tiene 1,4U escuela^ de primeras letras, 4 las que asisten 
70,000 '^iños, ¡qué lastima! pues la pequeña República de Chile 
con dos millones de aliñas, tiene QU escuelas gratuitas y en. 
ellas 33^350 niños deambos s^xos. CostarRicci, con su modesta 
población de 150,000 habitantes, tiene ílQ «scueiaa primarias 
bien dotadas, á las que asisten S(,5GQ uinos también do ambos 
^éi^os. Rusia sin embargo de su colosal poder es el país ma& 
atrasado m letras, tanto de £urOpa cotilo de América; Sus Uni^ 
versidades no han producido un sabio de ce^lebridad^ ni sus aca«k 
(temias han formado un artista ea las bellas artes. 

Estado de la educación europea. 



Paises.^ PfopoTGiQq. 

Prusia •,.... f 

Suiza-, •'.•..,. I 

Escocia y Boberaiai . . -*- 

Holanda ....... tí 

Inglaterra . • . . . iV 

Austria -•.... 77 



P^isc» Proporción,, 

Irlanda , ..,,... yV 
Espalda ...... y^ 

Itaflft • • • • ■ • • • r-r» 

Fraílela » ;, ; . . . ^V 

Rusia • • 4V 

^•M^reo ett 1855. ... jj 

Este es el estado de educación priraf^ria en una parte del 
yiejo H^undo, que ha dado tanta inultitud de 'sabias y mujQrcs 
célebres en literatura, pites se ha generalizado á porfja la edu- 
cción del ^e\o amable, tanto que en el último censo d^ la po^ 
pulosa Inglaterra sé registra lo siguiente: « Acerca de algunos. 
, cargos que eq Inglaterra desempeñan naujeres, condigna el úU 
timo censo datps interesantes: entre el numero de las mujeres 
ingleí^as existen 10 banqueras y prestamistas de numerario^ 27i 
jQomisiQnistaamercantile^;» 2^ viajeras de comercio, ¿4 (^ojrredo;^ 



— 198— 

ras para prestansM y ajuatet, 39 perteneciente» tí gmt eomer^ 
cio« 29 veterinarias, 4 19 icnpresoras^ pastoras de ganado lanar 
solamente Z, 43,9^ diedkadas preferentemente ár la labranza, 13^ 
damas médicas, ^ clhj^anas, Y7 dentistas, & estereógrafas, 3^ 
secretarias de ayonkamieato, 4 maestras de elocuencia, 4 hechi- 
ceraa, 1 astrónoro» y S naturalistas. A veees se ojeo tkulos dd> 
filósofas, cronotístas, leircegrafistas y aun oradofas públicas. 

Espaéa tiene sociedades económica» de* amigos del pais re*- 
partidas en todas sué provincia». Bo las de Hadrid y firanadc^ 
hay sociedades de seóoras; eiisten e& ellos^ fl5t bit)liotecas coo^ 
18,000 volúmenes. En Ir provincia de Álava, población de 97,000^ 
almas, bay 330 oscuelas de primeras letras, á las cuales con«- 
curren 12,087 niños de ambos sexos. Suisa, á mas de los es- 
tablecimientos de educación primaria, tiene 40 establecimientos* 
de instrucción agrícola con 800 alumnos. JSü sabio español, es- 
critor de nuestros diap^ dice: «La educación del pueble ea la ga- 
rantía mas efícaz de las instituciones; la prosperidad de un Estado» 
no depende de la abundancia de las renta»,, de la solidez de? 
las murallas y de b belleza de los ediflcios: poseer ciudadanos- 
cultos; instruidos, morales» de una razón esclarecida, son su prí-- 
mer Interés, s» salud y su fuerza.» Cstaa frases elocuentes se: 
encuentran en las cartas dirigidas por Martin Lutero á los Ma<- 
gistraéos de Alemania, proclamando la necesidad de fund&r es-^ 
cuelas cristianas. Auo^e católicos, convengamos en este punto> 
de tanta importancia con e> reformador protestante. En seguida 
dice: cen Inglaterra 6 irlanda solas, qw se componen de 27' 
millones de habitantes, el Estado consagra 2& millones de fran-^ 
eos para la instrucción primaria. El gobierno de Bélgica, pats^ 
de 4.500,000 habitantes, destina mas de tres millones de francos, 
para la instrucción pública. Genova 99,000 francos para la ias-^ 
truccion de 66,000 habitantes. El Estado de Nueva York, cereal 
de 22 millones de francos para educar á 3.231,066 lyibitantes.»» 

Todas estas cifras solo se refieren al presupuesta del Estado* 
para pagar las escuelas públicas; porque las privadas y las sos- 
tenidas por asociaciones particulares son Infinitas. 

También hay muchas mujeres en Europa empleadas en los 
telégrafos. 

En el último censo de Prusia resulta que de 13.000,000 de 
población, no había un solo niño que no estaviera instruyéndose. 

Es bien sabido que el sistema colonial es^nsuy represivo ¿ la 
ilustración. Dígalo si no la isla de Cuba, que según el último censa 
del año de 1802» íbrmado por el Sr. D. Francisco X. Bona, de 
1.396,530 habitantes, solo 286,237 sabían leer,. estando 1. 128,293: 
hundidos en la mas profunda y abyecta ignorancia, por lo que 
no tocaré con el mundo de Colon antes de su emancipación. 

Desde su independencia, las Repúblicas hispaho-americanas,. 
^ la manera dé su hermana mayor la primogénita de Wasbing^ 
)qd¿ (d como el imperio de ios lacaa del Perú, que ilustraba 



t su fu^Qi te Infandia amor al trabajo; y como AteDaiip^r^i 
«eguia con rigor la pereza y la ociosidad) han tomado un vuelo 
«straordÍDario de ilustracíoo eo medio de sus desastrosas cod« 
Pulsiones 4)oUt)cas. Esto se fñamflesta por los brillantes discursos 
parlamentarios» por las obras científicas que aparecen sobre va* 
Tías materias^ y por la prensa periódica que entre la sangre de 
«US hermanos salaradiante de hermosa elocuencia^ y luminosa 
'Con dulce lenguiije y lógica severa. 

Respecto de la mujer, para valorar el grado de ilustración 
t|ue actualmente Ueiie, es menester buscarla en los pasados si<* 
^los y ver lo que era antes y lo q«ie es ahora. En todos tiempos 
iia sido 4a suerte de la mujer desgraciada. En los paisas orien^ 
tales la mujer era esclava. Moysés aligeró en algo sn mala suerte; 
^ro RoRia que habla sébyugado A todo el mundo^ recibiendo 
■áe él todos tos vicios, fué infiltrando poco á poco en sus ma* 
4ronas la corrupción del Oriente y las maneras estragadas de la 
herniosa é impédica Messalina, que bajo la pórpura llevaba el . 
"veneno -de la corrupción^ que propagaba con so mal ejemplo. 
-Cuando el Cristianismo vino encontró á la mujer esclava é in- 
moral, él la hi«o honesta y soberana. Las leyes civiles realizando 
las máximas del Evangelio» le han dado todos los medios de. 
'estender y perfeccionai* su influjo en la familia. En efecto» la 
•sociedad tronoci^ que la mujer es susceptible A esa operación 
del alma que se llama entusiasmo, y que á veces la lleva hasta 
^1 heroismo> porque es sutil en el pensar, fuerte en la voluntad 
y tenaz en la ejecución. fH)rotra parte» la mujer es elenemigo 
mas formidable del hombre, y é su vez, por esas anomalfas que 
no se comprenden, es su mas firme apoyo. La religión cristiana 
ha. consagrado en la Madre del Hombre-Dios un admirable sím-* 
bolo de todas las virtudes que corresponden á la mujer, pureza^ 
prudencia, fidelidad, sabiduría, abnegación, piedad, &c. La Era 
«ristiaiía le aplicó la voz griega de aharis^ que quiere decir 
bondad, gracia, caridad. En vista de todo esto sin duda, las 
naciones cultas modernas como también el Ev^pgelio, han igua* 
}ado la mujer al hombre y le han abierto las puertas del Templo 
de Minerva. Esto ha dado por resultado que la mujer ha desar- 
rollado capacidades tan sublimes como generales, que admiran 
y sorprenden al hombre. En una palabra, para saber lo que 
)a mujer ha sido en todos los tiempos y en todas las clases do 
la sociedad» léase el Diccionario biogrófico universal de mujeres 
célebres del Sr. Diez Ganseen: allí se encontrarán razgos su- 
blimes en las artes» en los talentos» en el valor» en las desgracias» 
en las virtudes ó en los vicios de esa mujer, que al tocarla parece 
«ina tierna flor; pero que al herirla se convierte en una enorme 
montaña que aplasta al atrevido que quiere lidiar con ella. 

En nuestras jóvenes repúblicas se educa con esmero á la 
mujer, porque es la que imprime toda su alma, en la de su pe-^ 
.quefiuelo bv|Oj> como trasmite toda su existencia ¿ la del b^ 



— loó— 

de fus entrañas. El ninó sftié de la infancia se^üñ td édüca tá 
madre, y (as ígipresiones que ésta graba eo iá lamida limpia dé 
6u cerebro, lo acompañan indelebles hasta €l sepuiero; sí son 
buenas és feliz, y si nO, desgraciado. La riiujer^ dice un escritor 
medernoi fós el astro qué joilüitlbra la osCüt^a imaginaliibn del bioo^ 
6 el cuerpo opaco qué le inlércepta la razón, 6 lo acoMüíínbra 
á lastinieolás. Olro escritor mejicano del aiode 1861, habtandd 
de la necesidad de educar á ia mujer^ y de los graves niales que 
produce sU ignorancia dicet «Ahora bién^ supóngase una niadre 
inorante, necia^ supefliciosa^^ adn^ítaáe tina joven predilecta^ 
sin éducaCiotí, éin juióío^ loiiiiaz, juguetona, coqueta; véase 
una espisa bIú cultivo^ indolente^ suci^, caprichosa^ y tradúz- 
case allí sin érrar^ el verdadero inBerp(^, el origen déla pros¿ 
tiiacÍon> del juégo^ de la enibriagúez, y basta dél**<»uieidi(]i.» 
üná muier tonta, que llega' á dominar por el aitidr es ún abisrüo 
sin fondo aun para él hombre mas inteligente^ qué deja de seMo 
. si está Ciego por éste afecto; ella no es capá/i dé tiiedir los rría- 
les ()ue produce un simulado desdén ó el reOnaniiento de la co- 
quetería^ y sin embargo^ orgullosa por doblegar al que ama (font^ 
enjuego el arlé peligroso de excitar celos y arrancar lágrimas, 
logrando én almas débiles que son la mayor parte^ promover esa 
reacción poderosa de encontrados sentimientos, que en suf< di- 
versas efemérides arrastran á uno ó mas vicios. Inútil me pa- 
rece aducir ejemplos que robustezcan la teoría indudable que 
acabo de sentar: hablo á hombres que aéaso habrán estado á pun- 
to de manejar la i*uééacomo Hércules á los halagos de una se- 
ductora Onjalde; que tal vez sin haber sido educados en Terpsícore, 
se habrán visto obligados á ejecutar aereas Cabriolas como Ma- 
zarino, arrastrados por las caricias de Ana de Austria. Eduque- 
mos á la mujer, pongamos un freno á los abusos contra éü 
iaocencia y su candor^ y emancipémosla luego, seguros de (jue 
ilustrada sú sencillez, comprenderá cuál es el peso horrible del 
deshonor, y por su buen comportamiento derogará toda lífy que 
la protegiera ccyitra la sedjjccion y el dolo, pues que ífevará 
en su faennosa frepte la reflexión clara de ese código dé augusto 
respeto que atesore su alma. 

1 £a Norte-^América, á irtas de la fina y delícadst educación 
que se dá á la mujer^ se le ba elevado en la sociedad á uh 
grado mas científico y bumanitario, pues en Filadélfla bay uü 
Colegio de Medicina^ el Peno^ cuyo objeto es instruir mujeres 
ÍQteligeiiftes en los diferentes ramos de la eieiscia^ las cuales des- 
pués de recibir su diploma^ previo el riguroso etámen, gozan 
derechos y privilegios que en nada ceden á tes de los profe- 
sores graduados en cualquier colegio del pais ó de Europa. El 
curso completo comprende seis asigóáciones, á saber: Anatomía 
.y Pisíotogfa, Medicina, PrácUca, Obstetricia y enfermedades de 
mujeres y niños, Cirugía, Materia Médica, Farmacia y Química. 
Sste estableeiniieiiio í¡fúzk^ tí> únioo^ ea lodo el fliunda,tooilt« 



tortió laEscueía stipcrior de comercio de Francia, que está bajfll 
fe protección del Gobierno, y los resultados han sido un verda* 
^ero triunfo. A mas de esto se le ha admitido en estos dias para 
escribirán las oficinas del Gobierno» que desempeñan á todasa^- 
tísfaccton, dando con esto una lección al mundo para queapre^ 
«jen á la mujer por lo que vale, y no por lo que se le ha que* 
•rido hacer valer. Recuérdase que hasta principios del siglo XVl 
«e le empezó á dar una educación literaria á esta flor de la na- 
turaleza, pues antes de esta época muy pocas sabían leer y mu- 
chas mas pocas escribir, calificando todo esto de un mal* en su 
educación^ -sin advertir que la mujer instruida conoce el mal, lo 
evita y huye de él; y la ignorante por el contrario, velados sus 
ojos con «i idiotismo> se arroja en la pendiente del mal sin co- 
nocerlo; en una palabra, la República del Norte, en nuestro con- 
tinente, es la nación de mas empuje para la instrucción públicaí 
pues solo la Ciudad de Boston tiene 216 escuelas de primeras letras 
pa¿,'adíís pof el Gobierno, é las que concurren 12,573 niños. 

El Estado de Nueva- York tiene i 1,000 escuelas, concur- 
riendo á ellas 916,617 niños dé ambos sexos. Los fondos de 
instrucción pública ascienden á 6.252,242 pesos. En esta gran 
República no so^o el Gobierno protege la educación primaría, 
«ino que los particulares lo hacen también con empeño, invir- 
tiendo para esto grandes sumas. En el Estado de Nueva-York 
hny una casa de instrucción fundada en 1848 por el Reverendo 
Mr. Peaso, para separar á la juventud de la carrera del crimen 
y del vicio, ensenándole la moralidad, buenas costumbres y me- 
dios de subsistir. 

El filantrópico instituto de Mr. Pater Gooper para la gra- 
tuita ii>struccion pública costó 300,000 pesos y está en el mismo 
Estado de Nueva- York. 

En estos dias el célebre banquero filántropo Mr. Peabody 
ha dado una nueva muestra de su liberalidad regalando dos 
millones y cien mil pesos para la educación de I03 niños del Sur, 
sin distinción de clases ni colores. 

En establecimientos primarios, Méjico ocupa un lugar dis- 
tinguido después del Norte, pues los tiene muy buenos y gasta 
en ellos sumas considerables; y aun antes de su independencia 
los poseía, pues de las escuelas délos Padres Belemítas sallan 
unos calígrafos asombrosos. 

Centro-América sin embargo de ser una nación pequeña en 
su población de cerca de un 1.000,000 de habitantes, pero vasta 
en sus terrenos y producciones, por sus buenos establecimientos 
primarios y por el tenaz cultivo de las ciencias, siempre ha pro- 
ducido hombres eminentes, cuyas luces, después de iluminar su 
país, han hecho conocer en el estrangero los vastos talentos de 
sus hijos. El catálogo de hombres notables es algo numeroso 
y en él se registran teólogos, canonistas, legistas, matemáticos, 
.médicos, poetas, artistas, y en la milicia espadas cívicas dies» 
26 



—jos- 
tras, ardientes yl)¡en templadas. El bello sexo comenzado áfor-* 
xnarse en estos establecimientos es amante á la literatura, d6 
un gusto esqnisito y maneras elegantes: su pasión favorita es el 
liibajo, el bordado y la música, en la que son muy diestras y 
sentimentales, cualidades que sin estos esta'blecimientos no tu- 
\icran talvez cee grado de elevada perfección que ahora tienen. 

Como Guatemala es el París de Centro-América, su juven- 
tud iniciada en las ciencias desde los establecimientos prima- 
rios es estudiosa é inteligente, festiva é improvisadora deocur« 
rencias chistosas y divertidas. No obstante, en lo serio sus escritos 
son sólidos, su estilo pulcro, elocuente y florido; en su lógica 
severa y fuerte argumentación son temibles. 

Guatemala solo en su Capital, tiene cinco escuelas públicas 
de niños á las que concurren 1,435 alumnos. De niñas tiene trece 
establecimientos con 902 concurrentes, formando un total de 
2,337 niños de ambos sexos. 

En las Uepúblicas del Salvador y Nicaragua la eduracion 
primaria está mas difundida eo las masas del pueblo, por lo mas 
compacto de las poblaciones y porque todos los indígenas, con 
pocas escepciones, saben el idioma castellano. 

La República de Nicaragua ha colocado á la mujer en la 
sociedad, en un grado supremo, pues la admite á obtener grados 
literarios. El 8 de Setiembre de 1852 se graduó de Bachiller 
la Srita. Josefa Vega, pronunciando un bonito discurso. 

Francia, esa culta Francia, que siempre está á la vanguardia 
del valor y del saber, también ha colocado á la mujer al rango 
de los grandes talentos. Un periódico nos dice lo que sigue: 
«La Facultad de ciencias de París acaba de conceder diploma 
de Bachiller en Ciencias á una joven llamada María Bassetii, que 
ha hecho brillantes ejercicios. Es la segunda joven que obtiene 
este grado en la Capital del Imperio francés.» 

En el siglo XV se doctoró en la Universidad de Bolonia Do- 
rotea Bucea, y.regenteó una cátedra de filosofía que desempeñó 
con general admiración. 

Educación religiosa. — Tan grande es el bien de la enseñanza, 
que la verdad eterna la compara á todas las riquezas y á todos 
los tesoros. «Recibid la enseñanza como una cantidad de plata 
y poseed con ella abundancia de oro.» Eccl. 2. 36.— La nota dice: 
como un gran tesoro, porque en ella se encierran todas las ri- 
quezas y se hallan lodos los tesoros. 

El alma que viene al mundo, dice Santo Tomas, es una tablft 
rasa: si escribes en ella crlstiaDismo, serás cristiano; si el paga- 
nismo, judaismo, la religión de Mahoma &c., serás pagano, judiq, 
mahometano. El hombre es un ser enseñado y nada mas. 

La filosofía también nos dice: que la naturaleza puso eii 
todos los animales cierto interior consentimiento de afectos y 
semejanzas: por esto sin saber lo que se hace, hacen unos lo que 
yin hacer á otros, y se bosteza cuando ^e vé bostezar ¿ otro# 



—203— 

En los niños í?e observa mías fuerte y pronunciado el espirita 
de imitación: por eso es 4an pernicioso en la juventud y de muy 
malas consecuencias el mal ejemplo. Ved aquí la oecesi<iad de 
la educación relií^iosa, tanto mas necesaria eti la juventud de 
10 á 20 años, periodo llamado por el Espíritu Santa el tiempo 
decisivo de la existencia, pues el- adolescente que se envejece en 
el camino de la religión, no se separa de él ni retrocede. 

Otro autor dice; para que el hombre enfrente á la impiedad 
solo hay una cosa, la religión que arma al hombre contra eE 
mal; la religión ha-de ser alma de su alnl«^ y no lo será nunca 
sino por medio de la> educación. Enseñarles á los niños los prí^ 
meros rudimentos de la educación, inculcarles en sus almas las 
santas máximas de la virtud y respeto á Dios, es proporcio- 
narles uíía verdadera felicidad, pues estas son dos sólidas basea 
y los dos únicos faros que pueden en la niñez, detener los im- 
petuosos impulsos que man tarde han de desarrollar en la ju-^ 
ventud, La enseñanza también llena de moralidad y de sentimien- 
tos aprecíabies á los hombres los inclina á ejercicios mas in-* 
teresantes. 

Doctrina Cristiana, — Siempre se ha visto con mucho era-^ 
peño, esmero y cuidado la obligación de los maestros de los niños 
y de las maestras de niñas, de enseñar á los de sus escuelas la 
doctrina cristiana, pues ya en el Concilio I^teranense de León X 
se encuentra puesta esta obligación, como se lee en la Bula sép- 
tima de este Papa al párrafo 32. Y recavó en la mismíi obliga- 
ción á la consulta que hizo el Arzobispo Éspalato el 17 de Julio de 
1688, ala Sagrada Congregación del Concilio; y siguiendo esta reso- 
lución Clemente XI, en un edicto mandó á los maestros y maes- 
tras enseñasen ásus niños y niñas la doctrina crisiiana; añadien- 
do en su Pastoral el Cardenal Lambertini, instrucción IX, que 
ios que han de ser maestros sean examinados en la doctrina cris-; 
tiana, y que ninguna mujer se atreva á abrir escuela, sin pasar 
antes por. el examen y aprobación del Cura de aquella parroquia, 
el que debe tener presente las demás cualidades qne debe tener 
la maestra.— Carta deBewedicto XIV Tomo 1. 

Conclusión.— Heasumiendo todo lo dicho sobre educacioa 
primaria, diré lo que decia un grande amigo de la ilustración: 
«Descuidar de la educación de la juventud en la primera edad^ 
es inutilizar ó debilitar las plantas al tiempo de adquirir fecun- 
didad.» Por otra parte, el individuo sin educación, que le pro- 
porcione entre otras cosas, los medios honestos para vivir, no^ 
tiene otro camino que el del crimen, y que caído en este, nece- 
sariamente se le presenta un porvenir azaroso, triste y espan- 
toso, pues el que siembra crímenes no puede recoger mas que 
infortunios, siendo para la sociedad un miembro corrompido 
que á su vez le causará males sin fin, porque es mHy sabido 
que. Id ignoranjcia es madre de los errores y de los vicios. Por 
eso es menester grabar indeleble en nuestros corazones yteuer 



—204— 

siempre muy presente lo que dos dicen las sagradas letras: «El 
árbol tierno se endereza, el grande 8e rompe primero que en- 
derezarse.» Convencidos los gobiernos de estas tremendas ver- 
dades procuran con empeño, afán y esmero la instrucción de la 
juventud, y los encargados ée esto que no cumplen, no le tie- 
nen amor ni á la religión, ni á la patria, ni á la sociedad, ni 
á ellos mismos, y son reos de una grave falla en la que nfia** 
niílestan al mismo tiempo no tener conciencia, pundonor, de* 
llcadeza ni pudor. 

Recuerdo ahora -lo que Jeí sobre esto el año pasado en un 
periódico español que decia; «¿No comprenderán alguna ve/ los 
gobiernos y los pueblos que un buen maestro y un verdadera 
Cura párroco hacen mas bien en un dia que el mejor político 
en un año? La cosa merece la pena de que se examina y re- 
medie, porque cuando el manantial eslá emponzoñado, la cor* 
Fíente no puede ser salutífera. Con ignorancia y miseria es pre- 
ciso ser un santo para no acabar en criminal, y de cada cieit 
hombres ajusticiados, noventa y cinco por lo meros, son indi- 
gentes é incultos.» Mas abajo decia: «En las aulas se aprenden 
ciencias, pero no educación. Be allí es: que el qoeno la haya 
aprendido desde su juventud, se quedará tan brusco y grosera 
como antes de ser sabio.» 

Bibliotecas, — Ya vemos á la juventud que por medio de los 
establecimientos de primeras letras se ha hecho dueña de la . 
llave de oro del suntuoso Templo de Minerva. Veamos ahora 
los preciosos adornos con que está engalanado este admirable 
Templo de la sabiduría, en su parte interior. Sus adornos son 
la multitud de obras clásicas, cuyos volúmenes forman, las gran- 
des bibliotecas de las paciones, que debido á la grandiosa in- 
vención de Juan Guttemberg se perpetuarán hasta la consuma- 
ción de los siglos. 

Antigüedad de las bibliotecas, ■^MuysLhiigudiS deben serlas 
bibliotecas, pues la Sagrada Escritura en el primer libro de Esdras 
c. 5. V. 17. y c. 6. v. 1. y en el segundo libro de los Mácha- 
teos c. 2. v. 13. nos hace mención de ellas como la de Nehe- 
mias y ludas Macbabeo. Lanvas antigua, según aGrman algunos 
autores^ fué formada por el Rey Osimandias en Egipto, veinte 
siglos antes de Jesucristo, sobre cuya puerta se leia la inscrip- 
ción siguiente: Medicina del alma, Pero la mas brillante fué 
k de Alejandría fundada par los Ptolomeos, la cual tenia 700,000 
volúmenes cuando la devoró en gran parte el fuego puesto á la 
flota egipcia por mandado de César. Sus restos fueron incen- 
diados en 642 por los bárbaros á las órdenes del Califa Omar» 
el cual dijo: que si la biblioteca era lo mismo que el Alcorán 
era inútil, y si contenia algo en contra era forzoso destruirla» 

Cuando los bárbaros inundaron la Europa solo se esca-^ 
paron de su furor los libros que se conservahaa en los í90<^ 
«liasteríos. 



-205- 



Óbras de que constan las principales bibliotecas de Europa^ 



Puntos. Volúmenes. 

Universidad de Got- 

tinga 363,000 

De Breslau. . . . 350,000 

De Dresde . . • . 305,000 

Tsalon¿!ky, Varsovia. 200,000 

Praga • . . . . 100,000 

Darmsladt .... 100,000 
En 56 bibliotecas de 

España .... 1,046.556 

Manuscritos . . . 18,000 

Leija, Bélgica. . • 30,000 

Carpentas, Francia . 25,000 



Puntos. Volimenes. 

Vaticano en Roma, la 

niojor de Europa, 
ta Imperial deFrancia 800,000 

Munich 700,000 

Oxforcl 600.000 

Museo Británico . . 530,000 
Impeiial de San Pe- 

tersburso . . . 520,000 
Real de Berlin . . 520,000 
Real de Copenhague. 410,000 
Imperial de Vieníi . 365,000 
Turin os una de las 

mejores de Italia, 

La Biblioteca China es la mas rica en obras y la mas an- 
tií?ua del mundo. La Biblioteca Real de Miidrid fué fundada por 
Felipe V en 1712: consta de mas de 150,000 volúmenes ymii- 
cloí preciosos manuscritos, medallas, monedas y antigüedades 
apreciabiiísimns.— La biblioteca particular del Excmo. Sr. Duque 
de Osuna y del Infantado tiene 70,000 volúmenes, con una nu- 
merosa colección de manuscritos, un numeroso monetario que 
data su formación desde el si^loXV[l, y muchas preciosidades 
armenias. — Lucknow, Ciudad del Indostan, posee una hermosa 
biblioteca, riquísima en manuscritos persas, árabes é iudus.— 
También en nuestro continente americano se encuentran, entre 
sus numerosos y bien acreditados establecimiento? científicos, 
muy buenas bibliotecas. La Biblioteca pública de Nueva-York, 
(Norte-América) contiene 100,000 volúmenes. — La munificencia 
de Johon Jacobo Astor dejó la suma de 400,000 pesos para su 
creación y sostenimiento. Se cree que la colección de libros que 
encierra es la mas rica y numerosa de este continente.— La 
Biblioteca de la Academia de Música déla misma Nueva- York, 
contiene 2,000 volúmenes. — La Biblioteca del Ateneo de Fila- 
delfia tiene 14,000 volúmenes.— La de la Academia de Ciencias 
Naturales posee 26,000 volúmenes, sobre 500 mapas, cartas, &c. 
-r-La Biblioteca pública de Boston contiene sobre 200,000. La 
entrada á la biblioteca es libre para todo el mundo. La del 
Ateneo tiene 60,000 volúmenes, sobre 20,000 folletos, 600 lo- 
mos de grabados y eslampas, una magníflca colección numis- 
mática y parle de la biblioteca que perteneció á Washington, 
compuesta de 450 volúmenes. Pocas bibliotecas hay en los 
Estados-Unidos que aventajen á esta en cuanto al número y 
valor de sus libros, y su reglamento está redactado de modo- 
que la convierte en biblioteca pública.— La biblioteca pública 
do la CatedraJ de Méjico, formada el año de 1788, tiene 12,295 
yoiúmeaes con 131 mauuscrílos.T^L^s órdenes monásticas y loi^ 



—806— 

colegios tienea las suyas privadas.— La de Sao Ildefonso tiene 
6,000 volúmenes. — La de San Gregorio, una de las mejore»^ 
5,461, y la de San Juan de Letran con 12«161.— En Guatemala^ 
en su antigua y bien acreditada Universidad hay uoa selecta. — 
En la Nueva Granada liay una púl)lica.--Bnlivia tiene una de 
las mas ricas del Nueva Mundo, y Chile en su famosa Univer-< 
sidad tien^' una copiosa biblioteca. Se puede asegurar sin exa- 
jeracion que en cada ciudad del Nuevo Mundo existe una bi- 
blioteca masó menos numerosa; pero yo no he adquirido dato 
alguno todavía. Aun en las particulares de los conventos^ contó 
las de los Carmelitas enMéjico,^ y sus Colegios que eran suntuo- 
sos, y las de los Padres Misioneros de San Femando que teniaa 
12,080 volúmenes, y la de los Cruciferos de Querétaro 19,000. 
(26) Puenlesc^Ninguua nación ha construido puentes 
mas sólidos ni mas magníficos que los romanos. La mas im- 
portante y la mas maravillosa de las construcciones que nos quedan 
de este género, es el soberbio puente Gard en Francia, el cual 
tiene tres cuerpos, presentando de esta manera á la vista del 
espectador otros tantos puentes colocados unos sobre otros. En 
el primera de estos^ cuerpos hay solo seis arcos, el segundo tiene 
once y en el tercero se cu£ntan hasta treinta y seis. Uno de los 
puentes modernos que se acerca al Upo de construcción anli* 
gua, tanta por la forma como por el ornato, es el que en París 
llaman el Puente Nuevo, el cual fué comenzado, en 1578 se^un 
el plan del arquitecto F. A.ndronetrl>ucercan y acabado en 160i 
bajo la dirección de G. Marchant. Todos las. nacínnes del globo 
tienen sus puentes mas ó- menos sólidos y elegantes, según la 
habilidad de sus constructores y de ios rrcursos para su costo. 
Los mas notables de nuestros días son: El puente Arroyo Cedrón, 
eétebre en' las Santas Escrituras. El puente Nuevo de Londres, 
se concluyó en 1831 tiene de largo 1,020 pies y de ancho 61» 
de altura en baja mar 60. El rio tiene de ancho en este lugar 
761. El de SenthwarkiieM trea arcos,, los dos laterales tienen* 
cada uno 231 pies de ancho„ y el del centro 264, con 46 pié» 
de elevación sobre el agua en baja mar. Este es el arco ma» 
ancho del mundo. El costo del puente llegó & cuatro millones de 
pesos. Estos puentes con algunos otros dominan las aguas del 
pintoresco y majestuoso Támesis^ — En Ratisbona^ Alemania, hay^ 
un magnífico puente sobre el Danubio, es de una especie de piedra' 
sumamente dura, de 1,140 pies de largo, 28 de ancho y 32 de alto» 
Este puente fué edificado en 1135, y no solo ha resistido la 
fuerza de un rio tan caudaloso por siete siglos, mas continuara 
por muchos mas sin necesidad de reparos sino muy pequeños 
en las lozas gastadas por los pasageros y carruajes. — Puente de 
Rialto. — Este puente une las dos mitades de Venecia, una de las* 
mas bellas ciudades del mundo. Fué fabricada el ano de 158^' 
según el diseño de Miguel Angelo: la prodigiosa anchura del pueo« 
¡le, la espansioa del arco y su estraordinaria seiidez lo han co*^' 



-207— 

loicado entre las obras maestras del arte. La luz del arco e$ 
de 97 pies castellanos, el grueso 4 píes, su elevación ií, elancb^ 
Bobre el puente 77 pies, y su costo millón y medio de peso» 
fuertes. Como esta preciosa Ciudad está construida sobre 80 
ii^íitas, tiene para comunicarse entre sí 360 í)uente8. — En la ca- 
pital de Rusia, entre sus 11 barrios, 55 distritos, 540 ediOcios 
públicos y 12>000 casas de habitación, hay seis puente^ muy 
irrandes y 24 menores. — El célebre puente que mandó construir 
Darío sobre el Ixtro para hacer la guerra á los Escitas.— iVcti; 
Aberdeen: en este puerto hay un puente de granito de un solo 
arco, que tiene 132 píes de abertura.— ^tsA^^Aa, en donde existe 
un puente sobre el Kur, atribuido á Pompello.— r«-i?«an^, 
conserva* un puente de piedra á la embocadura de Si-ho^ guar- 
necido de una doble balaustrada, el cual puede considerarse como 
el mayor que efisíe en el mundo. — Ikstnan^tehu^ en donde se 
admira otro soberbio puente de 2,500 pies de largo, construido 
isobre un brazo de mar, que no tiene semejante. —OsaAia, á la 
embocadura de Yedo con 800,000 habitantes: está cruzado de 
canales llenos de puentes de cedro. — Riga, á pocas millas de 
ISan Petersbnrgo, posee un hermoso puente de 40 pies de ancho 
y 2,000 de largo. — En Huesca, existen 2 hermosos puentes sobre 
el Isnera.— rom, tiene un gran puente sobre el Vístula, de media 
legua. — El nuevo puente de la cindadela del Havre es postizo, de 
hierro batido y de doble via de 60 metros de largosobre 5 de ancho. 
la construcción fué adjudicada á M. Perrin; se abrió al público 
el 10 de Diciembre de 1861.— En Duhiin, Irlanda, hay seis mag- 
níficos pu<:ntes, uno de los cuales es de un solo arco de 142 
pies.— El sobeií>io puente Rústico de los jardines de Burdeos 
cuya idea gigantesca es de Napoleón I. — El hermoso puente de 
Cásele m el Pó. — Puente del Diablo: al penetrar la aldea de 
San Guillermo (Francia) se encuentra el puente del Diablo mB&a. 
de construcción irregular, pero atrevida, cuyos cimientos reposan 
en ios escarpados costados de lá roca, en la que el Herolt se ha 
abierto un paso al salir de su nacimiento. En este célebre rio 
hay un puente colgante, que recuerda las gargantas de la pinto- 
resca América. 

Los puentes de fierro se empezaron á usar en la China, 
Tiiucho antes que en las .otras naciones: su puente de piedra 
mas importante de Sueno. — Tehcon-Ton, construido sobre un 
brazo de mar, tiene 2,000 píes chinos de estensíon, y 20 de ancho» 
y está sostenido por 252 pilares gruesos. — La China como es un 
país tan estenso y fértil, y su población tan laboriosa, tiene infini- 
dad de puentes, y entre los mas notables se cuentan hasta 331. — 
Jspahan, Persía, con cuatro hermosos puentes sobre el Yende- 
rah.— En Madrid hay dos puentes magníficos sobre el rio de 
Manzanares, que son el de Segovia y el de Toledo. En otro» 
varios puntos del reino ibérico los hay y muy famosos. — Ea^ 
Toledo bay ua hermoso puente de ub soló arco, sobre elTaj(^^ 



—sos- 
yes uno de los monumentos mas nobles dd Espaí^a.— *E1 terri-» 
ble puente de los suspiros de Venecia^ cuya historia hace re-»^ 
temblar de horror y de espanto á la humanidad, y su jiganlesco 
Salón del Gran Consejo, tal vez el mayor de tedos los que se 
conocen en todo el mundo» pues tiene 154 pies de largo^ 75 
de ancho y 45 de alto, causa el mismo horror que el puente^ 
Ahora este salón eslá convertido en biblioteca.— El hermoso 
puente romano de la antigua Ciudad de Vaison» al mediodía 
de la Francia, es admirable por su bella forma y sólida cons- 
trucción, que data mas allá tie la edad media. -^En Melbourne 
hay un puente llamado Princes Bridgej que tiene un solo arco 
de 150 pies ingleses de ancho y costó mas de 70,000 duros su 
construcción.— El puente de San Luis, cerca de Mentone (Mo- 
naco) tiene una vista prodigiosa. Está construido sobre la aber- 
tura de una montaña de 200 metros de profundidad» su arco es 
inmensa, arrojado á 250 pies de altura, de una orilla del bar- 
ranco á la otra, apoyado en las rocas que hacen el oficio de 
estribos, y sostienen el puente por donde pasa el camino de 
Genova,— El del Rhin es de moderna y admirable construccion.- 
— El de Magenta, célebre i»orque destruido por los austriacosy 
Jo pasaron los franceses bajo el furgo del enemigo el 10 de Junio 
de 1859.-^ Pweníc de la Ciudad de Huy en Bélgica; el hermoso 
puente de piedra tallado por el que se pasa el Mensa y reime 
¡«8 dos cuarteles de la ciudad, se compone de siete arcost tienen 
58 metros de largo, sobre 20 de ancho. Fué construido este 
puente en 1294, destruido por los franceses en 1693 y vuelto á 
reedificar en 1714, y Gante tiene 300 puentes con que comunica 
los canales de la ciudad.— El hermoso puente de Friburgo que 
domina al Treisan. 

Fttsagásuna^ Nueva-Granada, cerca de Ja- cual se vén los 
célebres puentes naturales de Icononzo^ uno de los fenómenos 
geológicos mas notables que se conocen. En Méjico, Estado de 
Veracruz, hay un puente célebre por su magnífica construcción^ 
como por el recuerdo histórico de los hechos de armas que 
tuvieron los hijos de aquella nación para conseguir su gloriosa 
independeocia; este puente se llamaba Puente del Rey, y ahora 
Puente nacional.— En Guadalajara, ádos leguas y media de «sta 
ciudad, hay un rio llamado Tololotan, que lo domina un puente 
hermoseado por 36 arcos. 

En nuestra joven República también tenemos puentes de 
alguna celebridad. Sobre el rio de los Esclavos se halla el mag- 
nífico puente, que el Ayuntamientode Guatemala mandó construir 
el año de 1592, y que con algunas ligeras reparaciones subsiste 
aun después de tres siglos y medio. Es una obra notable y la 
mejor en su género que existe en la República. Tiene 128 varas 
de largo y como 12 de ancho, con 11 arcos levantados desde 
el lecho de roca por donde corren con estrépito y violencia 
^us aguas. El diamante tiene de espesor 7 varas, de longitud I0,t 



y, 46 dé pared, fil total de la obra del puente mide 3,306 váifüís 
ici^bicas. A pocos pasos se precipitan las aguas de este riofor^ 
mando ana pequeña, pero graciosa Catarata. — Tegucigalpa tiene 
^n puente de piedra que domina el rio Choluteca, de 10 arcos^ 
y es tino de los mejores de Centro-América. 

Puentes suspendidos, -^Ei origen de los puentes suspendidos» 
según averiguó D. Antonio ülloa, es peruano, é inventado por 
€l cuarto taca-Mayca-Gapac y colocado el primero en el gran - 
rio ApurimaC. Era de bejuco y algo mas de dos varas de ancho. 
-^Los puentes suspendidos peruanos fueron descritos por los 
españoles hace mas de tres siglos. El primer puente suspendido 
quo bubo en Europa fué en Suiza, sobre el rio Arratis,— En los 
tiempos modernos, el primer puente suspendido dé alguna con- 
secuencia fué en Norte-América el año de 1796^ sobre una caleta 
junto á Greemburgb, y otro sobré el rio Merrimac de 89 varas 
de ancho. 

Los mas notables son el del rio Tweed, ejecutado por Mr. 
ftrown en 1819. El iníeniero calculaba que podía recibir el peso 
de 1,^0 quintales; pero el dia de su apertura Cargó 6»O50 
quíntales.— El de! estrecho de Menai entre Inglaterra é Irlanda^ 
dirigido por Mr. Telford, tiene de alto 111 pies y 16 varas de 
anchoj sh estrenó el 30 de Enero de 1826. Puede contener el 
peso de 46,800 quinlaleSk-^EI deHaminersmith sobre el rioTá- 
mesis, á dos leguas mas arr iba^de Londres.— En Friburgo, Sue* 
cia, formó otro Mr. Ghaley: fiié abierto al público el 8 de Oc- 
tubre de 1833. -f En Paris há'y dos puentes suspendidos sobre 
el Sena. — En los Estados-Üuidos hay un magnífico puente col- 
gante «sobre er borde mismo de la Catarata del Niágara, que 
establee? las comunicaciones entre elCanadáy la gran Repúblicaí 
y permite al mismo tiempo contemplaren todas sus faces esta 
estupenda obra del Criador universaL Este uso se ha generali- 
zado mucho, (en nuestra América es muy común el uso de las 
garruchas para pasar ríos caudalosos), no solo en la construc- 
ción de puentes, sino aun de muelles también suspensos.— Ea 
nuestra vecina^ la República del'Salvador, en el puerto de Acá* 
jutla hay un bonito y seguro muelle suspenso, que mide 24 va* 
ras de longitud, 7 de latitud y 7Jí de altura sobre el nivel 
del mar, con 10 varas voladas sobre el mismo mar. Fué cons- 
truido por el inteligente Sr. D. Holler^ siendo empresario el Sr. 
Dr. D. Juan Drivon; su estreno fué en Setiembre de 1854 yes 
el único muelle de esta clase que hay en el estenso litoral del 
PacíOco. La idea de un muelle en Acajutla es muy anti- 
gua, pues según el Padre Juarros. D. Juan Bautista Irisarri tuvo 
licencia del Gobierno del 5 de Fefetero- 18^6 para formar su 
población. — En Londres, bajo el Támesís, existe un paso que 
no pertenece á ninguna de estas tilasetf tífe puentes, no obstante 
tener el mismo uso: éste es el IMnéi; obra en su género 
Üoica y admirableí bija idel-sédjlM^ni»^ emprendedor yconaii^ 
27 



—210— 

lanfe de los hijos de la Albion^ en la que derramaron el dinero 
con profusión. — El Eco hispano-americano del 30 de Abril de 
1866 publica: «Que han empezado á hacer en grande escala lo9 
estudios de un túnel para unir á Francia é Ingiuterra por debajo 
del Canal de la Mancha. Los planos en relieve de esie jigantesco 
proyecto figurarán en la próxima Esposicion Universal de París.» 

Túnel jigantesco. — La perforación de los Alpes entre Bar- 
donnenche y Modane, llamada ordinariamente Perforación del 
Monte Ceois, para facilitar las relaciones y el tráfico de la Fran- 
cia y la Italia, está en movimiento. Tiene varias máquinas lia* 
madas unas Compresores de choqve y las otras Perforadores^ 
debidas al ingenioso sistema de los Sres. Grandis, Grattqni y 
Semmeiller. El trayecto que tiene que caminar la obra es de 
12,220 metros: tiene escavados 4,100, le faltan 8,120 metros. 
Se calcula que este túnel jigantesco quedará concluido el año de 
1871.— En París el túnel de Vaugirard y el de Montronge, que 
atraviesa el cerro de Montsouris, de 903 metros de largo. 

(27) Fuente» y Jardines— El uso de las fuentes e» 
tan antiguo en el mundo como necesario á las poblaciones, por 
lo que se ha hecho muy común. Se usan para utilidad pública 
y particular; mas el hombre se ha servido de ellas para her- 
mosear sus palacios, sus casas de retiro y recreo; sus paseos 
públicos y sus jardines; y para darle mas realze á su hermosura 
ha inventado su atrevido ingenio los juegos hidráulicos, que 
tanto sorprenden la vista. * 

De estas hermosas fuentes se dirá después* porque querer 
hablar de todas las fuentes en general sería una verdadera locura. 

Las fuentes mas notables que nos mencionan las Sanias Es- 
crituras son las siguientes: la primera fuente fué formada por 
Dios en la creación del mundo y de ella nos habla el Gen. en el cap. 
11, V. 27. — Las doce fuentes deElin donde llegaron á acamparse 
los hijos de Israel, que guiaba Moysés á la tierra de promisión. 
Ex. cap. 5. V. 27.— Fuente de llades-Barné, de donde Moysés 
cacó las aguas de la contradicción; están entre la tierra prome- 
tida, el Egipto y la Arabia. Junto á esta fuente murió María, 
ia hermana de Moysés y Aaron. Gen. cap. 14. v. 7. 

Fuentes: habia muchas fuentes célebres en la Judea. La fueO"» 
te de Ethiope muy cerca de Bethlen, ó según otros de Bcthsura, 
donde el Eunuco de la Reyna Candace fué bautizado por San 
Phelipe el Diácono. Act. 8. 38.— Fuente de Sansón: nace de 
un pedernal^ que por su figura se llama diente molar. Jud. 15. 
19.— Fuente de aguas vivas, que caen ¡nopetuosamente del Líbano. 
En el Cántico de los cánticos 4. 16.— Fuente sellada: nace tres 
leguas cortas de Jerusaien eatre Bethlen y Hebron. Se cree ha- 
bérsele dado este nombre, porque el Rey hacia sellar la puerta 
con su anillo real, para que nadie entrase sin su permiso. Esta 
palabra en el Cántico de los cánticos 4. 12.^ significa la castidad 
íie la esposa.— Fuente de £liseo, es aquella cuyas aguas fueroa 



dulcificadas y potables por Elíseo: corre por el campo de Jericó 
y vá aparar al Jordán. 4. Reg. 2. 19.--Fuenle de Agar, es aquella 
cerca de la cual se le apareció e! Ángel cuando estaba en la 
soledad en el camino del Desierto. Gen. 16. 7. — Fuente ó pozo 
de Jacob; en ia tribu de Ephrain cerca dé Sichar 6 Sichan, ciudad 
de Samaría, al medio'lia en donde se sentó Jesucristo cansado 
y conversó con la Samaritana. Joan. 4. 6. —Fuente de Rogel, 
Jos. 15. 7. Junto á esta fuente estaba la célebre piedra de Zoeleth. 
3. Reg. 1. 9.— fi'n.^ewes.— Fuente del Sol, en las fronteras de 
Judá. Benjatnin Jos. 15. 7. — DapAníwí. —Fuente copiosa cerca de 
la ciudad de Rebla. Núm. 34. 11. — Taphna, — Fuente y tierra 
Taphna. Jos. 12 17. — Gihon. — Fuente cerca de Jeruaalen donde 
Salomón fué consagrado Rey por el Profeta Nathan y el Sumo 
Sacerdote Sadoc, 3. Reg. 1. 35. —Hay otras fuentes menos no- 
tables en las Sagradas Letras, como la del Dragón, Geh'on, Na- 
zareth, Daphne, &c. 

Las S intas Escrituras le dan el nombre de fuentes á los pozos, 
como el pozo donde vio á Rebeca Eliesan criado de Abrahan, 
cuando lo mandó á buscar mujer para su hijo Isac, que llama 
fuente. Gen, 24. 13. 

I-kI fuente junto á la cual les volvió á aparecer i los Santos 
Magos la estrella que se les habia desaparecido en Jerusalen, y 
los guió haáta Bethlen. 

Cerca de los muros de Jerusalen, hacia la parte del Valle 
de Josafó hay una fuente que se llama de Nuestra Señora, pues la 
agua que bebía la Santísima Virgen cuando se crió, era de esta 
fuente. Ahora es de grande veneración. 

La fuente de Nuestra Señora de Guadalupe en Méjico, cuya 
existencia milagrosa tiene 336 años. Esta fuente maravillosa au- 
menta y mueve con mtis actividad sus aguas cuando se pronuncia 
el nombre de Maria.— En Tlascala, (Méjico) hay otra fuente mila- 
grosa de Nuestra Señora de Ocotlan, cuya data es desde la 
aparición de esta Santa Imagen en 1541. E.sta fuente como la 
de Guadalupe, han sido y son inagotables, sin embargo del con- 
sumo diario de millares de devotos. 

El célebre Abad Martin Navarro, dice que junto á su mo- 
Tiasterio de Rocavalle está la fuente de los Angeles ó de la Regina; 
los ñeles le tienen también mucha veneración. 

En Francia en las faldas de los Alpes existe la fuente mi- 
lagrosa de Nuestra Señora de la Salette aparecida el 19 de Se- 
tiembre de 1846, á dos jovencilos pastores, Maximino de doce 
años, y Melania niña de quince. 

Fuentes célebres. -^L^ fuente que dice Aristóteles, que tocan- 
do un instrumento músico junto á ella, se agita y se conmueve 
hasta que se deja de tocar. 

En Guancabelica, (Perú) hay una fuente cuyas aguas, por 
grados se van petrificando, prestándose al principio á la mano 
^él cantero, que les dá las formas que quiere para casas, &c.-;^ 



Esta agua esmi>y nociva y Rala uea», mas ri por desgracia la 
lebe alguna gente ó animal le origina á su vez la muerte por hi 
petrificaeion del aq;ua» que se obra en el cuerpo, tiurillo Geog. t. 
], p. 28t.— En Tehuacan de las Granadas (Mójica) bay otra foente^ 
célebre por la virtud de &us aguas, para deslía eer la piedra déla 
orina» sus aguas corren por las calles de la población en pequeda 
cantidad» pero cocí el transci^rso del tiempo ¿e van petrificando. 

?r forman un acueducto de piedra de la que cortan pedazos para 
levarla á diversos puntos de la Bepúblíea» para pulverizarlos f 
darlos á los que padecen cálculo. 

Fuente de sangre.— Esiñ estraoréinaria vertiente sanguínea 
se halla en^el valle llamado del Nombre de Dios» en Honduras^ 
cuyas aguaos han sido analizadas y tienen todas las propiedades 
de la sangrR. 

Dice Blut: «Que en Portugal hay una fuente llamada dw 
Gataria, de tan maligna calidad, que las peísonas que beben d» 
ella se llenan de pinjos.» 

En la soberbia fuente del mercado público de FribuPíra 
está colocada la estatua del mong» Schwarz^ á quien se atribuye* 
la invención de la pólvora. ' 

También hay advocación de la Madre del santo amor con 
el nombre de fuente. — Nuestra Señora de la fuente, en Constan* 
tinopla, construida el año de 460 por eJ Emperador León.— 
Nuestra Señora de la Hermosa fuente en la Diócesis de la Rochela. 

Fuentes de Guatemala. — Solo en el recinto de 1^ Giudadi 
de Guatemala existen 23 fuentes páblkas. 

En la Verapaz (Guatemala) hay una hermosa fuente qu^ 
produce sal, el año de 1860 produjo 9»O0O pesos.— En Goban 
hay una fuente 6 manantial que produce gran cantidad de sal 
blanca; estos puntos están muchas leguas distantes del mar. En 
3oloma sucede lo mismo. 

En Antequera hay un iago cuyas aguas se convierten en sal 
con el calor del Sol.— En la América del Sur,, en las playas ba-i- 
jas sucede lo mismo. 

En la plaza de Washington hay también uña Ibermosa y 
pintoresca fuente. 

Jardines» — Los jardines son tan antiguos como el mundo» 
pues salido el hombre del seno profundo de la nada al fuerte 
impulso del potente y maravilloso )ia/, fué colocado en el centro 
délos graciosos jardines de Edén, los que fueron dados al hom^ 
¿re como la primicia del amor que Dios le tenia, en el que la 
colocó como á un Monarca absoluto en su trono de flores, por 
riéndole á sus plantas la hermosa, rica y variada naturaleza* 
En este trono contemplaba con asombro su existencia» por esta 
causa sin duda, es el hombre tan aficionado á las flores, coma 
compañeras inmediatas del principio de su ser y testigos de su 
dulce felicidad como de su amarga desgracia. Ellas como un 
Hiuigo leal é inseparable le diviertan con sus elegantes formas^ 



— St3^ 

te recrean la vista con sus variados colores y eíi^antado.r'C» ma- 
tices, le aromatizan la atmósfera para deleitarle, le diialan e*- 
corazón remontándolo á las contemplaciones divinas y le der-« 
raman en su ulcerado corazón el puro bálsamo de ía esperanza,, 
pnes ellas también fueron te^^tígos de la sagrada promesa quet 
el Dios clemente hizo ai mismo hombre después do la cuJpa 
original, de redimirlo y salvarlo; y Wos mismo para recrear 
ai hombre hace brotar las flores y sonreír al mundo con I^ 
dulce primavera. 

En los altares indican una devoción tierna» y envueltas ea 
sus fragantes aromas suben basta el trono de le6vab las oracioiie» 
de los míseros mortales. 

Eísparcidas sobre las lozas frias de los sepulcros, y hu^ 
medecidas con las ardientes lágrimas de un corazón doliente y 
tal vez huérfano» desamparada en este valle de lágrimas, lleva 
&US religiosos recuerdos y eleva sus humildes pleg^xias hasta 
la patria de los serafines, por el descanf^o eterno de tos mora- 
dores de las tieladas regiones de la muerte. 

Las flores son para el hombre el mas vivo y dulce re» 
cuerdo de su infancia, cuando en sus juegos pueriles la» des- 
gajaba de una en una con sus inocentes y traviesas manilas* 
Ellas son el lenguaje mas elocuente y sentimental dequepued^ 
hacer uso una alma de fuego, de vasta inteligencia y de inefables 
emociones. 

^ En efecto; el lenguaje de las flores, como se dice en otro 
lugar, es conocido en casi todos los pueblos, las unas consagra- 
das á tiernos y dolorosos recuerdos, alimentan la melancolía^ 
otras, y éftas en mayor número» recuerdan ideas de gloria y 
felicidad, ó componen una lengua misteriosa para los amantes. 
En París se ha impreso en nuestros dias una preciosa obrita 
titulada: El lenguaje de las flores^ que contiene el cultivo de 
las flores en todos los meses del ano. El reloi de flora de Linoeo^ 
en el que indica la hora en que se abre la flor y la hora en 
que se cierra. Designación floral de los meses, semanas y dias. 
Etnbiemas de sus 819 colores, divisas que compones, nomencla^ 
turado las flores con sus respectivos emblemas» nomenclatura 
de los emblemas con las flores que les corresponden, por órde» 
alfabético» método de escribir y hablar por medio de ellas. En 
el indostan los indios usan mucho el lenguaje de las flores^ 

La Bosa, emperatriz del reino floral, ocupa ua papel prin- 
cipal en la historia de las flores. 

En el cap. XI. v. 1. de la profecía de Isaías menciona \dí 
flor, Jesús salido de la raíz de la vara de Jessé-Mariav 

La Iglesia Santa saluda reverente á^ia Madre del Santo Amor 
con el poético nombre de Rosa mística. Y bajo este puntudo 
vista en Tepeyac dibuja de soto rosas la Santa Madre de Dios» 
su encantadora imagen de Guadalupe, que dándoselas á tos me-^ 
jioaoos les dice; «coa ninguna Nación he becJüo otro taqta,i|í 



-21 i— 

En el nuevo Oficio DÍYlno de la ínmacuTaía Concepción ¿fe 
la Madre de Dios, San Germán la saluda devoto y reverente, coa 
la sublime y poética figura de Dios te salve lirio de suave aro^ 
ma é inmarcesible rosa del ameno jardín det Altisimo trasplan^ 
tada del Oriente^ para arrojar con tus virginales aromas la» 
pestilencias del alma y las amarguras de la muerte* 

El pacientíslmo Job hadando de (a brevedad de la vida con 
8U lenguaje patético, pero sublime, en el c. 14. dice: «El bombre 
nacido de mujer, viviendo poco tiempo,, está relleno de muchas^ 
niserias, que como la flor sale y es ajadt).» 

El Eclesiástico en el c. 60. v. t, hablando de SíraoB' hijo d^ 
Ooias dice; «brilla como el lucero de la mañana en medio de 
la niebla.. .y como flor de rosas en dias de primavera y como^ 
lirios que eslán en la corriente del agua.» 

También en el Perú la Keyna celestial le transforma en roca 
su rostro virginal, á la hermosísima niña Isabel, por cuya causa 
Santo Toribio Aifonso de Mongrobejo la confirma con el nombre 
de Rosa de Lima, y la que en la cima del Gólgota fué madre 
de los hombres le adícciona el gracioso de Santa Maria. 

La Esposa Inmaculada del Cordero saluda llena de g02o''& 
los 14,000 inocentes como á las primeras flores del martirio, 
cosechas de rosas y de lirios, que Heredes reg6 en una sola noche* 

Las Santas Escrituras mencionan las flores en lo general y 
en lo particular el lirio, el nardo, laazncena,^ &c., para formar 
esas mil figuras sublimes, elocuentes y misteriosas que tanto esta- 
sfan y enagenan la mente del lector. Sobre su hermosura nos dice 
San Mateo en el c. 6., que Dios les dio vestiduras mas ricas que 
las que llevó Salomón en el apogeo de su esplendor y grandeza. 

En efecto: fijemos nuestra atención en an clavel, un tulipán, 
en la fior campestre, y la veremos que está mas pomposa, mas 
espléndidamente vestida, y brilla con mas esplendor que el mas 
grande de los reyes. 

El Cantor sagrado, el Profeta Rey, en eí Salmo 102 con una 
•spresion valiente dice: «el hombre, cuyos dias son como el 
heno, así florecerá como la flor id campo.» 

Cada flor abraza una historia, y bajo el bello nombre de 
flor se registran las asombrosas vidas de los santos. El uso de 
coronarse para manifestar los mortales su gozo y misiones in-* . 
tenores es muy antiguo, pues en el cap. 5. v. 16. de las Lamen 
taciones de Jeremías, nota primera, hace mención de que los 
judíos tenian la costumbre de adornarse las cabezas con coronas 
de flores en sus convites y festines, lambien la costumbre de 
adornar con flores la última mansión de los mortales es tan 
antigua como el mundo. Los griegos y los romanos plantaban 
sobre las turabas mirtos y rosas, y los egipcios azucenas y ja- 
cintos. Estos también usaban coronas cinerarias formadas de 
^ores Inmortales, como en los tiempos modernos, pues se hnxx 
tncoatrado inmortales llasta en las faipogeas egipcias;, cerrada^ 



—215— 

^$cle hace mas de 3,000 años, tan frescas y llenas de viáñi 
"Como en el dia en que fueron puestas en estos sombríos sepuK 
cros al lado de sus silenciosos habitantes. 

En los pueblos modernos las flores han tenido siempre su 
lugar separado en el Santuario de la muerte: son los últimos 
compañeros de los finados que descansan en la soledad eterna. 

El dia de finados en Guatemala es muy concurrido su Campo 
santo general, al que con un sentimental recuerdo lleva su devota 
población multitud de flores, con diversos y caprichosos adornos, 
que colocan con sumo respeto y lágrimas sobre los sepulcros, 
como para no turbar á los difuntos en su eterna quietud. Lo 
mismo sucede en otros varios puntos donde hay sepulcros. 

La ternura, devoción y profundo dolor con-^que los Após- 
toles regaron de flores el sepulcro de la Santa Madre de Dios^ 
•es inefable. 

Hermosa y aromática flor se Uama i la virginidad, y nítida 
vflzucena á la pureza. — San Cipriano llama á la virginidad Flor 
de la Iglesia. 

En muchas partes los niños de primera Comunión, v4n á 
la Sagrada Mesa coronados con guirnaldas de rosas blanca?, co* 
mo signo de virginal pHreza. 

Desde la declaración del dogma de la Concepción en gracia 
de la Santísima Virgen, ponen muchas coronas de flores en las 
iglesias, como espléndido triunfo de la Madre de Dios. 

Bien sabido es lo que entre los cristianos significan las 
flores, palma y corona con que adornan los cadáveres de los 
que, al despedirse de este mundo miserable, llevan hasta el se- 
pulcro el nítido ropagede la virginidad. También los mártires 
los coronaban de flores por el triunfo de la fé que conseguían 
al dar su vida por ella. 

En efecto: las flores son el mas precioso adorno de la 
hermosura. 

Las flores son hermanas de las mujeres. Una mujer que 
no ame á las flores, sería como una flor sin aroma. Por eso 
el adorno mas emblemático de las bellas son y serán las flores. 

Las artes se engalanan y engrandecen con las 38,000 plantas 
faneroganas que dan flor, y la poesía religiosa y profana buscan 
su bello ideal en las flpres, para alimentar á sgs elevadas musas 
en el estenso y pintoresco campo de su hermosura y de sus 
doradas inspiraciones. 

Siendo la naturaleza tan incomprensible como s» Divino 
Autor, nos presenta sus caprichos y sus incomprensibles her- 
iDOsuras, como es una de tantas la 

Flor animal.^-Los habitantes de Santa Lucía han descu- 
bierto últimamente una planta muy singular. En una caverna 
de aquella isla, cerca del mar, hay una grande fuente de 12 á 
15 pies de profundidad, cuya agua es fangosa á pesar de que 
<el fondo está compuesto de rocas. De éstas proceden en todof 



—116— 

tiempos ciertas stistancias, que á primera vista presentan hét* 
IBosísimas flores, de un color vivo y resplandeciente, casi se- 
mejante á nuestros dimenos, con la sola diferencia de ser sd 
color mas brillante. Estas flores imaginarias, al acercárseles una 
mano ó un instrumento, se retiran como un caracol y desaparece 
de la vista. Examinando atentamente su sustancia, se vén eu el 
medio del disco cuatro hebras morenas» semejantes á las patas 
de araña, las cuales se mueven en torno de una especie de pé- 
talos con un movimiento es^iontáneo y bonitamente Vivo. Tienen 
estas piernas una especie de tenadas ó garfios para agarrar su 
^resa, y en cuanto la han asido se juntan inmediatamente los 
pétalos, de modo que no es posible que se escape. Bajo esta 
apariencia de flor^ se halla una espiga morena del tamaño de 
wtia pluma de cuervo» y que parece ser el cuerpo de un ani* 
mal. Es probable que esta criatura estraña viva de los huevecilios 
de los peces, así como de los insectos marinos que el mar ar* 
roja dentro del estanque 

Java con sus 260 leguas de largo y 50 de ancho, en el 
rein© floral es el primer país del globo. Las formas variadas y 
Caprichosa.*, y los colores mas brillantes, tales son los atributos 
característicos de sus hermosas flores. Java suministra á losin* 
vernaderos de Europa esas preciosas orquídeas que hacen las 
delicias de los aficionados á las flores. Ademas cuenta con todos 
los esplendores de las flores tropicales. 

El hermoso valle de Saarou está poblado de pintorescas y 
primorosas flores. 

El año de 1855 en la Esposicion universal de flores de la 
Sociedad Imperial y Central de Horticultura de Paris, se presentó 
el jardin mas delicioso que puede concebir la mas ardiente y 
poética imaginación. Sobre un terreno de 12,000 metros trazó 
el hábil arquitecto Mr. Loyre el suntuoso y verdadero templo 
de Flora. Este encantado jardin encerraba rail plantas y toda 
la hermosura del reino floral, tanto nacional como tropical. Su 
costo ascendió á un millón de reales. 

La observación siguiente es de todos los tiempos: Que á 
todo el mundo agradan las flores. 

La flor Miosotis que el vulgo tienepor misteriosa, — ^Una de 
las creencias mas arraigadas de los rústicos, es la virtud pecu- 
liar atribuida á la primera flor que brota y sonrie al Sol sobre 
la tierra que cubre la huesa funeral, virtud tal, qae al que la 
coje le cabe la seguridad de jamas olvidar á los difuntos, ni 
Ser jjunca olvidado de ellos. De este modo la muerte parece ri- 
sueña en vez de espantosa, * un grato reposo después de las fa-' 
tigas de vivir. 

Alefforias.-^El Domingo después de la Ascensión se llarn^ 
|bI Domingo de las Rosas. 

Eq la Ciudad de Méjico, en las iglesias de Goncepeieo, de 
Keginai de Saa tereozo jtlaestra Sefiora deles Aageloii m 



lK>tertf]ñi¿a> én la Odava dé Corpus, una faneion ton eíl hombre 
*áe í'ores de Amapola^ en recnerdo de la aparición de Jesucristo 
é, la Magda^erfa en figura de* hortelano. 

En el Convento de Carmelitas de la Ciudad de Puebla (Mé^ 
jico) hay una Capilla dedicada á Nuestra Señora de la Rosa> 
que tiene mucha veneración* Es una Imagen de Maternidad 
abraíindo amorosamente & un precioso Mino con una rosa en 
las manos. 

En Lugo de Italia se venera otra Imagen de María Santí- 
rima don el gracioso nombre de Nuestra Señora de la Rosa. 

También hay advocación de Nuestra Señora de la Azucena. 

En la ciudad de Santa Ana y San Vicente (San Salvador) 
solemnizan todo el mes de Mayo funciones de Iglesia^ por medió 
■de hermandades, y le llaman las Flores de Mayo. Su origen es 
muy antiizuo y remonta al siglo pasado. {*) 

En esta joven Re}iública de Guatemala hace pocos años que 
«e ha comenzado á celebrar el mes de Mayo, llamado el Mes 
de María, cuya solemnidad^ que tuvo su origen en Italia, ha to- 
mado un rango estraordinario y lujoso; pues electrizadas en su 
santa devoción las hijas de María, se enloquecen en la presencia 
de su ISantísima Madre y en el adorno de las iglesias, en los 
ejercicios devotos y elección de oradores van como á la com- 
petencia. 

El mes de Mayo es el mas risueño de los doce hermanos» 
pues vé cubrirse los campos de hermosas flores, que estienden 
sus galanes pélalos á la luz del día y abren sus tiernos cális^ 



(*) Estando ei) la Diócesis del Salvadof busqué en el archivo parroquial 
de Santa Ana y de San Vicente el origen de estas funciones de las Flores 
de Mayo; pero desgraciadamente no encontré ni el mas pequeño rastro, 
pues ha habido un descuido y abandono en Consignar estas cosas tan útiles 
á la devoción y á la historia. He aquí una prueba: 

Caminando para Sonsonate, el 13 de Enero de 1845, pernocté en la 
betmosa Ahuachapam, en la que estaba da Cura el Sr. D. Pedro Lara, 
actual párroco de Mejicanos. Este Sr., entre otras cosas me contó, que recien 
ordenado estaba en el pueblo de Santiago Nonualco el dia que un incendio, 
que no pudieron apagar, redujo la Iglesia á cenizas: que entre las piezas 
de plata que recogieron encontraron una bola que calcularon seria el copón, 
que fundido por el fuego se habia unido la copa al pié perdiendo la figura, 
que con una lima trataron de desunirlas píe2a8; pero que ae sorprendieron 
mucho de encontrar las formas ilesas como si las acabaran de poner. Le 
-«reguuté si este acontecimiento lo habían consignado en el archivo de la 
parroquia, y me contestó que no, razón porque no lo di crédito. Mas 
trascurriendo algunos años, se lo contó al Sr. Cura y Vicario provincial ds 
Jzalco, 1S>, dornas Miguel Pineda y Zaldaña, hoy Dignísimo Obispo del 
Salvador, sujeto de una veracidad á toda prueba, el que me dijo, que era 
cierto, ciertíslmb, y aun creo que me añadió habia sido testigo ocular. ¡Ojalá! 
y aunque fuera después de tanto tiempo, se siguiera una información sobrs 
este hecho vúliígroso, tan idéntico al que trae el Padre Gaumb en su bien 
':»j»ríta ofwa ^\ Cateeis«i» 4» la f erDavcrancia^ i 

88 



—Sis- 
al rocío de la ooehe. Si, Mayo es el mes místico de los amores 
en que el corazón del devoto de Maria, á la manera de las flores, 
estiende sus pétalos á la oración y abre su cáüz para recibir 
el rocío celestial que hace descender sobre él, desde lo mas en- 
cumbrado de su gloría la Madre del santo amor. 

En efecto: el mes de Mayo es el mes de las flores, el mes 
en que la magníGca naturaleza desplega todos sus encantos; y 
este mes es el que han señalado los católicos para reunirse cq 
sus templos y cantar las alabanzas de la Estrella de la mKñana, 
de la Veneranda Madre de Dios. Siendo las flores poétioas ofrea-» 
das que el devoto de Maria coloca sobre sus altares, los guate- 
maltecos locos en su mes de Mayo, colocan sobre ellos roas de 
un millón de flores naturales^ solo en las Iglesias de la Capital, 
que mezclando sus aromas con su ardiente devoción, sube en- 
vuelta hasta el trono clemente de la encantadora Maria, hasta 
el pedestal de la Madre del amor mas puro, de la Veneranda 
Madre de Dios y de los hombres, y del dulce, pero poderoso re* 
fugio de los pecadores. En este mes de Mayo los oradores sa- 
grados derraman en la Cátedra de la verdad, en elogios de la 
Virgen Madre, torrentes de dulce elocuencia, y como apurando 
las sublimes flores de la hermosura, forman un foco luminoso 
de las brillantes figuras de la Oratoria para encomiar á la ben-^ 
dita entre las mujeres, y ponerle en su frente virginal la nítida 
rosa déla pureza, y en el corazón la aromática y colorada rosa 
del amor mas casto, de que es formado el ardiente Serañn. No 
obstante estos elogios, y los que se le han tributado y se 
le tributarán hasta el fin del mundo^ todos ellos no vendrán á 
ser sino líneas imperceptibles que se borrarán á la sola presen- 
cia de la divina mujer que en el arruinado Belhelen fué inves- 
tida con el glorioso título de Madre de Dios. 

Entre los oradores de la Capital hay cuatro de primer 
orden, que honran al Colegio de Infantes del que han sido 
individuos. 

Lo mas sorprendente y patético de esta función es ver al 
sexo hermoso, á la muchacha juguetona, á la adusta matrona, 
á la encorvada anciana, como al pensador guatemalteco, al ato- 
londradoé irreligioso joven y al reflexivo decrépito, arrastrados 
por el torrente sublime de la mas tierna devoción del Mes de 
Maria, llegar con la esplendorosa antorcha de la fé en la mano, 
al tribunal de la clemencia y de la misericordia, en donde el 
Hombre Dios ha colocado su ardiente caridad, su sangre pre- 
ciosa, sus acerbos dolores y su corazón abierto por el amor de 
los hombres, para lavar las manchas de los pecados^ y después 
de investidos con el ropagé de pureza caminar á la mesa ce- 
lestial, en donde se halla el dulce Jesús cubierto con los humildes 
velos de pan y vino para no espantar á los mortales con los rar 
dios de su inefable hermosura: sí, para unirse estrechamente 
^oa el hombre, según el Evangelio Santo, é inundarlo con 6U| 



—419— 

iHí^acias todas. ¡ ¡Qué ingrato es el hombre cuando olvida y des- 
precia tantos bienes!! 

Rosa de oro sagrada, — Rarísimas veces los Papas son pa- 
drinos deala[unos niños reales, pues en once siglos solo han dis- 
pensado esta gracia diez y ocho veces, siendo la primera ea 
781 al Príncipe francés Pepino, hijo de Carlo-Magno, y la última 
hasta ahora, con el Príncipe francés hijo de Napoleón III, por 
N. Smo. Pndreel Señor Pie IX. Cuando se veriQca este rarísimo 
compadrazgo, que con poquísimas escepciones siempre es por 
poder, el padrino manda al ahijado la envoltura sagrada, y á 
la madre la Rosa de oro, como prenda de afecto y amor paterno. 
Ambos regalos son benditos por el Sumo Pontí&ce y su uso se 
remonta al siglo Xllí. 

Rosa de oro bendita.—El cuarto domingo de Cuaresma es 
«n Boma la bendición de la Rosa de oro, que el Smo. Padre 
hace en la Iglesia de Santa Cruz de Jerusalen. Después de la misa 
el Papa acompañado de los Cardenales con hábitos encarnados, 
vuelve procesionalmente llevando la Rosa de oro en la mano, 
que manda después á algún Principe. 

En la misma República del Salvador, á dos millas del puerto 
de Acajutla sobre el inmenso Pacífico hay una playa, tal vez 
la única en el universo, en donde Dios ha derramado sus mara- 
villas con la multitud de Conchitas de todos tamaños, figuras y 
colores que asombran al ojo que las contempla. Toda la playa, 
que es bien estensa, es una rica alfombra de variados colores 
y dibujos, variando ésta á cada ola del grande Océano, que la 
viste de nuevos y ricos colores. Las primorosas y agraciadas 
sonsonatecas recogen e^tas Conchitas para formar ramos y flo- 
reros que. se llevan los buques para adornar las salas y museos 
de Europa. Son tantos los colores naturales de estas conchas, 
que desde tiempo inmemorial le dan á la playa el merecido y 
poético nombre de Playa de las Flores. 

La Capital del Peten se llama Ciudad de Flores; y una Villa 
del Estado de Chiapas, que es tan conocida por su buen aguar-^ 
diente, so llama Comitan de las Flores. 

Hacia el rumbo de Monterrey está la ciénega llamada de 
las Flores. 

Un cerro de la montaña de Santa Rosa tiene este nombre, 
que también sirve de apelativo á una parte de la dilatadísima 
generación de los hijos de Adán, 

El célebre pais descubierto por Juan Ponce de León, dis- 
tinguido compañero de Colon, al que le puso el merecido nom- 
bre de Florida, produce la incomparable Agwa Florida. 

EtJardin de Italia, la ciudad llena de encantos y simpatías, 
patria de San León X, de Catalina deMédicisy áelDante, que 
tanto hermosea á la Italia, se llama Florencia. 

Muchos son ios parages y poblaciones que llevan este sim-*^ 
pático nombre. • , 



J0f?fiin^& pariimlares^^S^Tid^ muy difuso y cansado ef tD«»^ 
donar los príncípales jardines que' hay en todas las naciones 
del Universo, aun cuando se tuviera noUcia de ellos, principal- 
mente de la culta Italia, q.ue rivalizan en elegancia y hermosura 
oo sus 11,914 ciudades, (la China sin embargo de ser la nacioa 
mas numerosa del Universo solo tiene 1,600 ciudades,) que for- 
man este reino, ahora de 25.000>000 de almas, siendo las prin- 
cipales Ñapóles, Turin, Milán, Palermo, Genova, Florencia, .Bo- 
lonia, Mesina, y Liorna, fundadas sobre las ruinas del vasto 
imperio de los antiguos guerreros romanos, que llegaron ádo* 
minar todo el mundo conocido, por lo que solo tocaré ligeras 
mente con los mas notables, en mi humilde concepto. 

En Francia, en esa nación valiente, rica y primorosa hay 
muchos jardines en sus palacios y ricos establecimientos, como 
Versalles, cuyo palacio, jardines y parque, obras grandiosas del 
reinado de Luis XVI, costaron ala Francia la enorme suma di$ 
200 000,000 de pesos. No obstante, me llama macho la atención 
el lugar donde fué asesinado Enrique 111, y es 

Saint Cloud. — A dos leguas de Paris está la Villa y Pa-^ 
lacio de Saint Cloud, situada á las orillas del Sena. Es muy 
celebrado por su hermosa vista, sus jardines, cascadas, fuentes^ 
y principalmente por haber sido la residencia favorita de Bona- 
parte. Las obras maestras de pintura y arquitectura de la casa 
real de Francia y las mejores de España é Italia hablan sido lleva- 
das á Saint Cloud para hermosear la residencia de aquel atre- 
vido, afortunado y victorioso caudillo de Francia. 

España también tenia el año de 1845, en eh Museo real do 
Madrid 1,833 pinturas de los mejores autores. 

Los jardines de Saint Cloud han sido umversalmente ad-* 
mirados, habiendo Bonaparte, en el esplendor de su gloria, reun 
Dído en ellos todo lo que la naturaleza del lugar ó el ingenia 
de las artes podia prestar ó sugerir. El objeto mas sorpren- 
dente de los jardines de Saint Cloud es la cascada dividida en 
dos partes. La cascada superior tiene 39 varas de aJto y lo misma 
de ancho. El coronamiento est4 decorado con un rio dorado, las 
escultu^'as de Neptuno, una Náyade y otras estatuas, representan- 
do los rios Sena y Marne. En los intervalos que forman las cas- 
cadas hay enormes figuras de plomo y bronce &c., arrojando 
cantidades de agua á inmensas distancias; á la izquierda ha}s 
un número de surtidores cuyos chorros de agua se interceptan 
de la manera mas caprichosa y agradable, y á la derecha hay ua 
fiyrtidor de tanta fuerza, que arroja el agua ala. altura de 35 varas* 

Real Sitio de San lldejonso ó la Granja. — Los Reyes do 
FiSpaña tienen un sitio d^ retiro ó recreo. Este es un gran palacio 
que formó Felipe V y sus sucesores, cuyo inmepso costo fué el 
de 45 millones de pesos fuertes. Está á pocas leguas de Madrid^ 

De las nueve fuentes principales que adornan sus hermosos 
Jardines salen multitud de surgideros, que ek\m sm aguas 4 



-Í21 — 

grandes alt«ira&, siendo el principal el de la Pama, <[ue arroja 
}a agua á la prodigiosa altura de 130 pies, con un diámetro de 
34 líifieas. Muchos hay de juegas hidráulicos, de íiguras.de arcos, 
ajbanicos, bóvedas, choques de agua que foroian vistas capri- 
chosas y variadas^ que sorprenden agradablemente* 

Quinta de Posilipo en la patria del Vesu^w.-j^Lo que hay 
supremo y sorprendente san los juegos tvidráuiicos en los jar- 
diñes de la Quinta de Posilipo, del Principe de Roccaramana, 
eo la que reunió lo mrüs clásico y raro de los tres reinos. Alli 
parece que agotó este curioso Príneipé lo mas variado dd la» 
formas^ y capríchosade las figuras que producen lasagus», déla 
m^uititud de surgideros de los vistosos y tal vez añicos enpre*" 
ciosídades de esta especie, de ios jardines de Europa^ 

Viterbo, á la que llaman la Ciudad de las fuentes y de 
ks bonitas doncellas, con hermosas casas de campo y gran* 
des jardines. 

Estos y otra multitud de bellos y admirables jardines qué 
hay en diversos puntos del globo, montados á la moderna jar- 
dinería son miniaturas de los antiguos soberbios jardines de 
Babilonia y otros. 

Babilonia. '^La historia nos dice que en uno de los palacios 
de la gran Babilonia, señora de imperros y admiración de toda- 
la tierra, había unos famosos jardines cte tres leguas de circun- 
ferencia y en su centro un espacioso estanque (jue los regaba. 
Los árboles crecían á la altura de 16 á 20 varas; estos admi • 
rabies pensiles eran la admiración del mundo. Según Daniel en el 
cap. Xlii, en un hermoso jardín de Baháloniia fué donde calum-' 
niaron Jos. viejos á la casta Susana mujer de Joakln. 

Hermoso Huerto de Heredes llamado Vivar, que tiene mu* 
chos jardines y selvas amenísimas.. 

Los jardin«q del Serrallo de Saata Sofía, en Constantino^ 
pla^ son soberbios y de los mas notables en el Imperio Oto** 
Biano, son regados por BOO fuentes» 

En Bukhara hay unos jardines tan grandes y hermosos qu9 
sorprenden agradabloraente al viaigiero. 

Florencia es el pais de los belíoft jardines. 

La Basílica de Sania Cruz fué firmada por Santa Elena so* 
hre los grandiosos y admirables jardines de Eliogábalo. 

El Teoiplo hnperial de Miaioo, ea» el Japón esti rodeada áen 
eslensos y d«licioóos jardines. 

En Guiitemala mdü' casa es un jardín en miniatura, á los 
que las lindas guatemalteoas con> pequeña mamO' y dúnimutapÜ 
liegan coa esmera y cuidado sus bermosafi flores. 

Jardín subterráneo — Una relación curiosa de un jardín 
subterráíieo formado al fondo de. la mina de Perey Main, en 
NewcasHe, fué hecha por el guarda del homo de carbón, y co^ 
municada últimamente á la Sociedad Galedoraana de Hortioult* 
tura^ La& plan|a&tsp for0iaaeaeifomio.dQ'la..inina^porjaM 



)f calor radiante de iraa estufa abierta que se mantieiie constante 
allí por razón de la ventilación. 

Jardines del Palacio de Moctezuma. — Grandiosa fué lai 
sorpresa de los conquistadores cuando vieron & la hermosa^ 
Tenociitítlan, á la gran Veneeía Azteca, con sus^ 140;000 casas,, 
templos y suotuosos palacios; pero su sorpresa fué asombros» 
cuando pudieron ver y palpar lo esqiftísito de los jardines de- 
aquel monarca, y de los particulares, pues ellos daban mi nuevo^ 
testimonio de la civilización azteca, porque es un hecbo que- 
los pueblos bárbaros solo se ocupan de la caza y de la pesca; 
pero cuando un pueblo dá preferencm á la agricultura,, y en vez: 
de contentarse con loe productos naturalest seocupa en la siem- 
bra de útiles semillas y del cultivo de las flores, se avanza en^ 
ei camino de la civilización, en el que encontraron los conquis- 
tadores á buen trecho á los méjico-aztecas. El^ gusto de los me- 
jicanos por los jardines era nacional y aplicaban el nombre de 
las flores á aquellos objetos en que la naturaleza desplegaba si» 
belleza. A todos los pueblos mas risueños del Anahuac les im- 
pusieron nombres en cuya composición entraba la palabra Hochilt^ 
flor. A las mujeres hermosas daban muchas veees el nombre de 
una flor. Una de las mujeres de Moclezunía se. llamaba Mia^ 
buaxochili, que era el nombre de Venus ¿ Diosa de losamores) 
entre ios mejicanos, y asi otras lindas mujeres. 

Los mejicanos cultivaban las * dalias, á las que parece da- 
ban el nombre de Jicamatl, (dice Mr. Tibearid de Bernad) so» 
originarias de Méjico; se introdujeron en Europa en 1790, y en 
Francia en 1802. El CempasuckU era flor consagrada á lo» 
muertos. En Europa conocen esta flor por Clavel deludías. E» 
todas las calles se formaban arcos con frondosos ramos y fres- 
cas rosas con motivo de la entrada de algún persenage, y era 
grato oir sus músicas y aclamaciones, saliendo de esa especie 
de arquitectura vegetal. En tas grandes fiestas tapizaban lo» 
templos con esteras, y sobre ellas formaban con flores y ramos 
dibujos y labores esquisitas. Este uso es muy común ahora ea 
la vecina República del Salvador. 

Goatlandona, era la diosa de las flores, tenia en la Capital 
un Templo llamado Tópico, donde celebraban su festividad: eotre< 
otras cerenionias ofrecían á la diosa ramos de flores primoro- 
samente entretejidos, y antes de que se hiciera la oblación á 
nadie era lícito oler aquellas flores. Los artistas mejicano» 
gustaban mucho de imitar las flores en sus bordados y her- 
mosos mosaicos que hacian de plumas. Las flores inspiraban 
también á sus poetas hermosas imágenes con que embelleciao 
sus cantares. 

El Palacio de Moctezuma tenia muchas y hermosas fuentes 
con magníficos estanques, y como se tenia particular cuidado» 
de renovar sus aguas, presentaban su superficie como si fuesen 
¿e líquidos cristales, en los que se dibojabaD, liu^pios como dlcMt 



-isa- 

los pimnsjeft de mfl aves acuáticas, y mas de trescientas peri 
«ODas estaban dedicadas al servicio y cuidado de eilas. Forma- 
íbl este conjunte una colonia alada, rica en plumas de todos 
colores^ en movimienlosde gracia variada, en voces caprichosas, 
«laves y raras; pero presentando una escena encantadora. 

Cortés y Bernal EHaz del Castillo nos trasmiten estas y otraé 
mil curiosidades que vieron en la populosa Méjico. 

Los mejicanos trasmitieron á sus descendientes este afecto 
y gusto por las fuentes y jardinería, pues en nuestros dias estáa 
pobladas las lagunas de obimampas ó jardines flotantes y en to- 
das las poblaciones de esta nación, bonitos y elegantes jardines, 
en donde se encuentran en el reino floral las familia*^ de ambos 
mundos, y «e contempla el candido lirro, puro como el corazón 
de un ángel, abrir su virginal corola para manifestar su hermo- 
sura al ojo que la contempla. 

El sabio Hutnboldt analizó las aguas de las lagunas de Méjico» 
7 encontró que tenlam mucho carbonato de soda y muriato de cal, 
y gas hidrógeno sulfuroso. 

Añadiendo que ^1 hermoso territorio mejicano, se le puede 
llamar Museo de Historia Natural entre las naciones^ Méjico eo 
su Alameda de 1,140 varas de circunferencia tenia el aúode 1730 
4,000 álamos, de donde tomó el nonsbce de Alameda, y que se 
han ido remplazando con otra clase de árboles, tiene ahora unas 
preciosas fuentes hidráulicas de mucha hermosura y capricho, 
en sus numerosos surjideros. Gstas fuentes están inclusas en las 
«06 que hay en la Ciudad dd mismo Méjico, que dan de beber 
i 280,000 habitantes. Es el paseo favorito del sexo elepfante 
mejicano; como el paseo de la Alameda áe Málaga, que es de los 
inas concurridos y deleitosos de España. 

En clase de hidráulica hay en Méjico una obra estupenda, 
tíoncluida el año de 1789, obra la mas jigantesca ejecutada ja- 
más por los hombres de la historia moderna: tal es el famoso 
¿esagüe de Huehueloca; consiste en ira canal de cuatro leguas y 
media de largo con 23 pies de agua, suücieote para navegar en 
lél los mayores navios de guerra. 

A la hidráulica pertenece otra obra sorprendente de nuestros 
dias, y es el gran canal artificial ó acueducto del Crotón, que 
ileva las aguas potables á la Ciudad de Nueva- York en Norte-Amé- 
rica y cuyo costo fué el de 13.000,000 de pesos; es la obra mas 
jigantesca de este género que existe en el mundo; su ostensión 
€S de 40 millas y atraviesa el rio de Hariem, por medio de un 
puente de granito de 8 arcos, cada urfo de 80 pies ingleses d^ 
abertura y 100 de elevación sobre el lecho del rio, que permite 
el tránsito de toda clase de buques medíanos. — Caben en el re- 
ceptáculo que alimenta el acueducto de Crotón 60 miiloDes de 
f alones de agua, el galón equivale á unos 5 cuartillos. 

También el magníflco acueducto que surte de agua á Lisboa 
admirable. Tiene una longitud de 36}3dOi|^éS| y la masgraii| 



--ni- 

áé t^rte de sus arceá se eleva á uDa alkim ^e 206 piéá dobrd 
100 de apertura. 

El soberbio acueducto de Mainteooni en Fraocía^ en tieiii'« 
pó de Luis XIV fué muy célebre. 

Máquinas hidráulicas. — El primero que escribió sobre el'dd 
fué Heron de Alejandría. Las máquinas hidráulicas mas famo- 
sas que se hai) conocido son las de Ninfinburgo*, en Saviefa, 
la de Puego de Londres y la de Mariy. que hacía subir á 600 
pies de elevación mas de 2,000 toneladas de agua cada. 24 ho- 
ras. Eq el día con et vapor se hacen obras mas pródiígiosas^ 

Los Poiosi artesianos son surtidores de agua que la hacsa 
¿alir déla tierra: su invención esmuy antigua; mas otros diceu 
que el nombre es derivado de Artois> provincia de Francia^ 
donde se hicieron los primeros; mas uii autor moderno ase- 
gura ser Tiberio su inventor* y que el primer ^)ozo artesiano que 
se abrió en el mundo fué en su mismo palacio. 

La Italia es la tierra clásica de casi todas las invenciones 
hidráulicas y ha adelantado cuanto es imaginable en estos ramos. 

Los chinos como nación mas antigua y los egipcios se cree 
fion los primeros hidráulicos del mundo. 

El año de 1663 se inventaron en Londres las bombas para 
incendios^ se introdujeron en los Estados-Unidos en 1730| en 
donde se han propagado 'admirablemente. 

Jardines ¿o/á»2co5.— Esbtos jardines se han propagado mu- 
cho para el conocimiento de la Botánica, como para el alivio 
<le la humanidad. En todas las mas ciudades del mundo civi- 
lizado se encuentran estos jardines. El primero que se formó ea 
Europa fué en Mompeller. 

(28) Artooi— El Árbol es una planta que por su corpu- 
lencia se distingue de las demás. El hombre hace mucho uso 
de ella en todos sus vastos proyectos. Sus ricas maderas las 
emplea en construcciones de todas clases. Sus deliciosos frutos 
]e alimentan, le endulzan y regalan el paladar. Sus ramas y 
«cortezas las utiliza con buen éxito en la Medicina, y el árbol 
en la Botánica y Quimíca es un personage interesante.— Sobre 
fius tablas surca Jos mares y visita á sus hermanos que viven 
^a lejanas tierras.— La multitud de elegantes figuras que pro- 
.áucen sus variadas clases, enriquecen el pincel con preciosos 
rpaisages. También es un fondo inagotable de figuras para la 
Oratoria» y de petisamientos sublimes para la poesía. — Sus tron- 
cos de sólida Y esquidita madera, delineados por el formón del 
hábil escultor, los elevará venerandas imágenes del dulce Jesús 
y de su virgen y amorosa Madre, en todos los interesantes pa- 
¿agesde sus sacrosantas vidas. Los Apóstoles y el resto de Santos 
•que la Iglesia Santa inscribe en su Libro de oro, son represea- 
tados, y la memoria de Igis héroes, de nuesiros padres^ hyos, 
j)arieQtes y amigos, dos los représeos al vivo. Su vista engalana 
Jos frondosos bosques y-esp«sa» mQotaoaBí hermosea lastMÍhert^ 



-225— 

y recrea las alamedas. En una palabra, el árbol está ¡dentiflcado 
con la historia del hombre. En los jardines de Edén le recuerda 
su inmensa desgracia^ y en la cumbre del Gólgota su inefable 
felicidad. 

El Árbol pertenece á la gran familia vegetal. 

Las especies de plantas de esta gran familia, conocidas al 
presente por los botánicos, llegan á 44,000. En este número hay 
6,050 del género Criptómago, esto es, que no tienen flor, semilla 
ni fructificación visible; las 38,000 restantes son todas Fanero- 
ganas, esto es, que tienen flor y órganos visibles de fructifica- 
cionv Estas últimas se hallan distribuidas del modo siguiente: 

Número de plantas conocidas.-^Kn Europa 7,000.— Regio- 
nes templadas dol Asia, 1,000.— Asia entre trópicos, 5,000. — 
En África, 3,000.— Las dos Zonas templadas de América, 4,000. 
— América entre trópicos, 13,000.— Nueva Holauda é islas del 
Pacífico, 5,000.— Suman 38,000. 

Arhoricullura. — La estación mas favorable para el plantío 
y trasplante de los árboles» es por los meses de Noviembre, 
Dicienibre y Enero. 

Edad de los rfr6oÍM<--Noticia curiosa de la opinión de los 
árabes sobre la edad de los árboles.— El Olivo vive 3,000años« 
—La Palma 600*— -La Encina 400.— El Algarrobo 300.— El A^a- 
faifo, 200.— El Almendro, el Moral y el Madroño, 200.— El 
Almez, el Olmo ó Fresno y el Sauz 200.— La Vid 150.— El 
Peral, el Granado y el Membrillo 100. — El Cerezo, el Albari- 
coque y el Avellano 100.— El Cidro, el Naranjo y el Ciprés 100. 
—El Durazno 60.— El Manzano, el Ciruelo y el Plátano, 50.— 
El Rosal 30.— La Alfalfa ó Mielga 20.— La caña de azúcar 3. 

La vid se seca y perece á lus 150 años; desde el principio 
de su plantación hasta los 7 años está eu su infancia y es de- 
licada; pero desde los 7 hasta los 60 vive libre de calamidades, 
vegetando y adquiriendo mas vigor; desde los 50 en adelante 
se mantiene siempre igual, hasta que cumplida su senectud, 
queda inútil, se seca y muere. 

Los mejores sarmientos son los cortados de la vid en la 
mitad de su vida, esto es, ni muy nueva ni muy vieja, porque 
en estos dos estados son poco fructíferas. 

Electos del rayo en los árholes.-^J^n la última sesión que 
celebró la Sociedad filosófica de Manchester, ha llamado mucho 
la atención Mr. Sidebothan, de dicho cuerpo científico, sobre los 
efectos que ejerce el rayo en diferentes especies de árboles. 

La haya resulta ser preservada del rayo, y la encina, la 
mas espuesta de todos los árboles. Son heridos con menos fre- 
cuencia el plmOy espino, nogal y castafío, f)or ser árboles de 
terrenos seco?, siendo los de terrenos húmedos mas espuestos á 
sufrir las descargas eléctricas. 

Tres árboles de mucha influenza sobre la vida del hombre. 
^*ií-El Upas de Batavía, árbol' venenoso y mortífero;, que mata 
29 



^226— 

instantáneamente.— La Quina que dá la virla al hombre, y el 
Anacuhuiíay célebre pectoral de nupfftros tlias. 

También eu España hay otro excelente pectoral. En la Villa de 
Ampostá, en Cataluña, sobre el Ebro, bay unn llanura iiiujensa» 
que antiguamente cubría el mar. En e«te salóbrego punto hay una 
yerba de cuya raíz, que dá un jugo dulce, hacen pastillas como de 
chocolate, que se consumen en el interior y esteriur como ua 
excelente pectoral. Esta célebre planta se llanca /fí?^a/?.v (orosus.) 
En estas antiguas playas cortan otra yerba Uamada Sosa, de 
la que asej^uran personas fidediirnas, sacan por medio del fuego 
vidrio vegetal.— El Cedrón vá tomando una celebrídad extraor- 
Oiiiaria, pues lo aplican con buen éxito para el veneno animal y 
para las fiebres, ta Coca de la América del Sur, arrastra una cele* 
bridad de mas de 300 años, conocida por su virtud alimenticia. 

En las Santas Escrituras, — Árbol del Parüis# l)i»s árboles 
son los que han tenido una influencia moral y religioj^a en Iti 
vida del hombie. El del Paraíso, cuya vedada fruta (emponzoñó 
á nuestros primeros padres: bajo su sombra se sentó la Eva pe- 
cadora, madre de todos los hombres, la qup no pudo borrar 
con torrentes de lágrimas la culpa original. El otro es el árbui 
del Calvario. 

Ningún árbol ha sido tan noblemente engrandecido y san- 
tificado «orno el de la Santa Crux. El sostuvo en su penosa a «.'o- 
»ía al Redentor del mundo. El fué tinturado con la ^miini del 
Juíilo, y su duro contacto tocó las llagas del destrozado Jesús» 
por las que violentó la muerte del Rey de los mártires, y se 
concluyó la redención del género humano. Ei* ella ^(¡\ pronun- 
ció el misterioso Censummalum est^ al morir el Uomtue Uios. 
Bajo su sombra estuvo la Eva de gracia coadyuvando con sus 
dolores y sus penas al rescate del género humano, con.<titu- 
yéndose Madre de los hombres y refugio de pecadores, para 
salvarlos. Su existencia para «los cristianos es de gran consueiOt 
I>ues su presencia ahuyenta á los demonios y fortaíece á los 
mártires. Sus brazos abarcan al mundo entero. Su pié cierra la 
puerta del ' in.Gerno y su cabeza abr« la del cielo,^^ y toda ella 
es la ensena de la victoria del justo. 

Yo te saludo y bendigo ¡Árbol Santo de la Cruzf y me aco- 
jo bajo tu sombra benóflca y poderosa. 

Árbol Uigv^ra. — Con las hojas de estje árbol cubrieroa 
nviestros primeros padres su desnudez Gen. 3. 7i — Árbol SelMn^ 
de madera preciosa, que usó Moysés para la construcción del 
Arca, los Altares, la Mesa y el Tabernáculo. Este árbol no se 
halla fiino en los desiertos de la Arabia, Ex. 25. 5.-^ Árbol 
Cinnamomo. — Su corteza es de un olor muy agradable. Dios 
inandó á Moysés componer un bálsann) odorífico para ungir 
el Tabernáculo, y todos los vasos, en cuya composición entraba 
el Cinnamomo. Ex* 30. 23. Nosotros llamamos cartela al Cin- 
Tmnomq.'-ArbpiSauce. En el Levítico, 2Q. 40., mandaba á \^ 



— 227— 

t?rarlitas nrlornnr sns tiendas con ramas de este árbol en la» 
fiestas llairuHl.is de los Tabcmiculos. Los judíos conduciendo los 
esclavos á Babilonia, viéndose afligidos y su religión menospre- 
ciada colearon sus inslrumcntos músicos en los sauces de que 
abunda mucho ese pais, Ps. 136.2.^ — Árbol Teberinto. Su hoja 
es muy si-mejanle á la del Laurel y la flor á la del Olivo; pro- 
tlíice una rocina de un olor esquís! (o. Al pié de uno de estos 
árboles enterró Jacob los ídolos &c. Gen. 35. 4.^-Arbol Malo- 
gramato^ conocido con el nombre ñe Granado^ en el cual estuvo 
bajo su sombra Saúl, 1. Reg. 14. 4. Los hay silvestres 6 á{?rio9, 
cuyo ácido, se;¿an Levino Lemnio, es á propósito para contener 
las disenterias y fltfjos de sangre. — Hírbol Enebro. Bajo sU 
«iimbni descansó el Profeta Elias cuando iba huyendo de Jeza- 
bel, 3. I^eg. 19. 4. — Árbol almendro. Árbol temprano, que flo- 
rece antes que todos los demtis, y de cuya figura se sirvió Dios 
para sianificar á Jeremías lo que quería profetizar al pueblt> 
judío, que era la próxima ejecución de so terrible decreto con- 
tra Judá,Jer. 1. 11. Lavara deAaron era Almendro. Núm. 17. 8. 
— Árbol Primo. Bajo el cnal acusaban los viejos á Susana, 
que habia cometido eí adulterio. Dan. 13. 58. — Íá árbol sublime 
y frondoso cnvífs ramas lleífaban al cielo y cubrían toda la 
tierra, que en sueños vio NabucodonosOr y que fué interpreta- 
do por Ihmiet, Dan. 4. —Árbol Ciprés. Célebre en las Santas^ 
Escrituras por sus ricas maderas de construcción, Ecl. 24.-— 
Árbol Cedrón. La madera del Templo de Jerusalen, y del Pa- 
lacio de Salomón era toda de cedro y en tanta cantidad, que* 
algunas veces son llamados por esto, el Líbano, Zac. 11. 1. — luí 
encina en que quedó pendiente de sus hermosos cabellos el des- 
graciado Ab.salon el año del mundo 2980, 2. Reg. 16. 21. — 
Árbol Sicómoro. En este árbol estaba subido el Zaqueo para ver 
pasar á Jesucristo, Luc. 19. 4.— El árbol milagroso^ Alvahcuva* 
ramas arrojadas por Moysés en Mará dulcifican sus a^uas para 
dar de beber al pueblo escogido. Ex. 15. — Árbol Beáelio. La 
Sagrada Escritura hace mención de este árbol dei tamaño de 
tin olivo con las hojas semejante.<4 á las de la encina. Moysés 
dice que se encuentra en las riberas del Phison y que el manái 
qurt llovía del cielo á los israelitas en el desierto tenia el color 
del Bedelio, Gen. 2.12., Num. 11. 7.— La Encina bajo la cual 
fué enterrado Isaías, llamado Rogelo. — Los Cipreses del Monto 
Sion tan majestuosos y célebres, que de ellos hace mención él 
Exd. c. 24. — El árbol- en que se ahorcó Judas 'era de sicómoro 
ó higuera loca: se dice que aun existe.— El árbol que nos difce 
San Matheo en el cap. 21. Higuera seca que maldijo Jesucristo 
por estar verde y no dar fruto, la 'que al punto se secó. S« 
menciona el árbol 68 veces, y cuatro como arbusto, en sentido 
místico, alegórico é histórico. Como árbol de la vida y el árbol 
de la ciencia. Gen. 2. 9. Según Saloman, la sabiduría es el 
« Árbol de la vida^ Prov. 3. 18. También lo usan como árbol gi^ 



—228— 

nealógico y en tas artes se les dá este nombre á muclios ins-. 
trumentos de sus máquinas y ofíeios. La pirotéenica diee: ár^ 
bol de fuego al eoojunto de su obra.' — La náutica también dá es- 
te nombre á los palos de sus buques. Muchos sen los refranes 
alegóricos del árbol» como: del árbol eaido todos bacen leda: 
el q,ue á buen árbol se arrima buena sombra le cobija, &c. 

ArMes célebres par estrañas produeciones. — El Olivo^ según 
los mejores geopénicos» es el primero de los árboles, y Columcla,. 
al hablar de él, se espresa de ebte modo: «olea pri-ma oinnium 
arborum esL» 

Antigüedad de los cedros del Líbano^.— Un viajero mod^rn» 
dice lo siguiente: cD» Alkaá fui á ter los famosos cedros del 
Líbano^ que hoy día solo foraiaR un bosque de 360 árboles,, 
aislados por todas partes^ en las regiones dénda muere tod:a 
vegetación.^ La ahura de todos ellos de 2^ metros y su gruesa 
de dos á tres varas; pero los mas antiguos, es decir,, los qu& 
80 suponen existieron ya en tiempo de Salomón son 6; el mas 
grueso tiene 10 metros de circunferencia á un metro de la tierra^ 
y los otros 5 muy poco menos. A pesar de haber irascurritlo. 
tantos siglos^ ni la situación horizontal de sus ramas, ni la re- 
sistencia de la madera, ni la actitud siquieray nada deja supo- 
ner que estén próximos á perecer.» 

ArM manteca. En África se vé este árbol que dá la Bian- 
teca vejetal: se llama Hipe. — ArM seio. El sebo vejetal existo 
en el Departamento de Suebitepequei, y se asegura fué descu* 
bierto por el Sr. D. Francisco Flores. — Árbol cera. La cera 
vejetal es de la Verapaz. También se dice fué descubierta por 
el Pbro. B. i. Franco> f lura de San Cristóbal de Verapaz. Tam- 
bién se saca la cera del arrayan.-^i4r6o/ agua. En Canarias 
en la isla de Gomera hay uno que le llaman el árbol de agua,. 
por estar espeliendo por todas sus hojas gotas de agua» que pa- 
rece una pequeña lluvia formando en su pré una ¿guneta, que 
surte las necesidades de los vecinos y ganados, por ser aquellos 
puntos muy escasos de agua. Dapper en su Historia de África» 
p. 510 dice: que en la Isla del hierro hay un árbol que le llaman 
Garoe, con un fruto parecido á la bellota, gustoso y aromático,. 
y la hoja cono la del laurel. Que este árbol providencial siena*- 
pre está verde' y destila por las hojas una agua clara y potable 
en tanta abundancia, que pasa de diez tonetodas por dia. Esta 
agua la recogen los isleños en grandes pilas de veinte pies en 
cuadro sobre cuatro de hondo, obra que hacen para conservar 
el agua, por ser muy escasa en la islsL.-^ArboU azúcar. Esto 
árbol se llama Erabre, se halla en el Brasil, es una industria 
querida de los salvajes, y |)ara muchos de ellos es casi el único 
recurso en tiempo de la caza. — Árbol leche. Este árbol llama- 
do el Palo Vaca también es del Brasil, y se cria entre áridas 
rocas con unas hojas como cuero. Con esta leche como la de vaca, 
ac mantienen familias enteras y la mezclan con el té y el cafó. 



- 229 ~- 

Al escribir del árbol leche recuerdo haber leido la curiosidad si- 
guiente, de Norte América. 

Leche sólida.— F.ü la aldea de Armenia, ochenta y ocho 
millas de la Ciudad de Niieva-York, en uno de los lugares mas 
hermosos, e^^á situada lu fábrica de la leche sólida. Cl primer 
ensayo para solidiOcar la leche fué hecho el ano de 1850, y en 
Junio de 1854, se formó una compañía bajo el nombre de 
Compañía de ¿a leche sólida americana. Tan laego como fué 
conocido este artículo de la leche sólida, los pedidos del interior 
restrangero, al establecimiento son inmensos. Esta es una prueba 
del valor del artículo, pues ha conseguido tan buen éxito por 
sus méritos intrínsecos 

Análisis de la leche en su condición ordinaria.Según los 
mejores químicos, la leche se compone de: Ajzua 861 partes, 
Caseine 68, Mantequilla 38, Azúcíir de leche 29, Sal ílja 6 partes. 

El modo de solidificar la leche se halla en el lil)ro titulado 
«Tres Grandes Ciudades, Nueva-York, Filadclfiay Bosion, á f. 100.» 

Grande o/y/io.— En Norte- América, en los hermosos jardines 
públicos de Boston, en el de Commo esiá el cékíbre oimoi|ue 
tiene 73 pies de altura y 17 de circunferencia. El diámetro del 
espacio que cubre sus ramas pasa de 100 pies. Se supone que 
este árbol cnenta mas de dos .siglos de existencia, y los bos- 
tonianos lo tienen en gran vcieracion á causa dn los recuerdos 
históricos que encierra. — El árbol que dá las juvias (Bertholletia 
excelsa) ó almendrones de Guayan», se dá con abundancia en 
las pintorescas riberas del Orinoco: tiene generalmente de 2 á 3 
pies de diámetro; pero se eleva á una altura de 100 á 120 pies, 
y sus ramas son abiertas, larguísimas, casi desnudas á la base, 
y cargadas (fe espesos ramilletes de follage hacia la punta. Las 
hojas son algo correosas, un poco argentadas por el revés y de 
mas de dos pies de largo. Este árbol es uno de los mas ma- 
jestuoso9 de los bosques del Nuevo Mundo. — Árbol jigantesco. 
En la Australia se halla el árbol Eucalyptus, cuya altura es de 
105 metros, á un metro sobre el suelo tiene nueve de diámetro, 
y su copa tiene do circunferencia cerca de 200 metros. Hay 
varios individuos de esta clase y de estas dimensiones. — Árbol 
de Caoba. 1^ Caoba es uno de los árboles mas grandes de 
Centro-América, de un aspecto hermoso y con muchas ramas. 
El tronco es elevado, gris ceniciento, como la corteza de un no- 
gal joven. Bajo el cmcel del tornero ó del ebanista, ia caoba 
toma todas las formas sin hacer astillas ni hendeduras.— El palo 
de caoba no era conocido en Europa, sino desde principios del 
siglo pasado, que el Capitán Gibbon lo llevó de Honduras & 
Londres, sin mas objeto que le sirviera de lastre á su bu()ue. 
Las trozas fueron regaladas á su hermano el Dr. Gibbon, que 
estaba construyendo una casa en Cowent-Garden. Este, al ver 
la madera tan sólida, mandó hacer un cofre y un escritorio, que 
f ulidos salieron tan hermosos, que cautivaron el «usto de Vi 



— ?30-^ 

Duquesa de Bi>ckíngTiam, que mandó por madera á Honflliras y 
propagó el uso de esta madera por toda Curopa. — El áfbol ji::an- 
Xesco (WMin^onia jtgantea}áe CaUPórnlti. tt. Douglas encontró» 
en California un jíganlesco tuxodium, árbol que medra 279 pies 
de altura y 32 de cfreunferencia, á 3 pies de altura desd*^ el suelov 
y que daba un carácter miiy purtícular ár la vegetación florestal 
de aquel país. — Mf. Lobb hallé» en- un radio de una mtllaitmlesaw 
sobre tos ríos de Edtanlslao> y San Antonio, unos 80 á* 90, que 
median de 250 á 326 ptésde altura*,, cofi tO á 12 pies dedtá<- 
metro. Uno recien cortado que se le podía llamar Rey de los- 
bosques de Cali'fornia, tení»300' pfés de largo con un díáme^ 
tro de 29 pies dos pulgadas en flor de tierra. Bste árbot qu& 
se llama v\^eNrngtonía, forma ufia especie enteramente nueva, que* 
es dístinla de todas las conoeidas husta ahora, y dBmostraba 
según tos círculos anuales, una edad de 3,000 años> esto es; 
antes que Sansón derrotara é los (lUsteos &c.-— Grupa de árbo- 
les monstruos en California, en el Oondad^ de Calaveras, siendo* 
tos n>a<s notables los sígttiéntes: El Árbol grueso, que tiene de- 
circunferencia ^^piés y HOC^de altura, sn edad* \ih ealeulüron 
en 3,000 años. Las Tres Gracias é» tos Tres Hermanas,, nombre 
alegórico á las descubridoraí». Estos tres árboles están unidos por 
su base teniencfo sus troncos heparad^, que cuentan cada un» 
300 pies de altura sobreda de circunferencia. — tos Olivos hisi- 
tóricosdel Golfo J«an, donde dtíscansó Napoleón I, en su vuelta 
de la Isla de Elba, et I.* de Marzo de t815 —El árbol* de los^ 
Estados-Unidos, <)ue cMá> á ocho leguas de Kichraond, celebro 
en la historia de aquella potente Republrca, por haberse cele*-^ 
brado los tratados de paz entre el General Le-Gran y el Gencralf 
Lee, teuiendo cada uno un millón d^ eombatientS^ con un ar- 
mamento de todas las invenciones hasta aquella fecha, y una caja 
militar repletar de moneda.— En Popotlan, á dos leguas de la Ca- 
pital de Méjico, se encuentra uno de ios recuerdos mas poéticos 
de te conquista. A la sombra det adoso Ahuahuete (Ciprés) Cor- 
tés lloró su derrota del 1.' de Julio, y el árbol se llamó desdB 
luego, como es sabido, el árbol déla IVóche triste. — En Atlí:$co> 
Méjico, hay otro áii)ol Ahuahuete, tan antiguo como grande; 
en su tronco, que estft comido en el Interior, caben 15hon»- 
bres á caballo.—En un pueblo que está á dos leguas de Oaxaca« 
llamado Santa María del Tule, hay un soberbio árbol que los 
del país llaman Sabina, árbol parecido al ciprés, de 36 varas 
de circunferencia en su tronco, y eorao 100 varas de altura. Esto 
árbol tan joven como estraordroario, ha sido visffado por las 
autoridades francesas y nacionales del país.— El pino de Gua- 
teníala (Pinus tenuifblia) bace parte de una colección de pinos 
centro-americanos y mejicanos, cuyo numero no baja de 100 
variedades.— ilrfo/5o/t7arto. Entre las ruinas déla soberbia Ba« 
bilonia y en el centro de lo que antes eran vastos y hermosos 
pensiles^ se cacuentra uq árbol solitario. Los persas ie dáa el 



nonAive^e Athele: según «ellos este árbol nísiia en la anMcrua 
rJudad, y se conserva milagrosamente áfin de que el Profeta Ali, 
^erno de Mahomet, pudiera atar ¿ él su caballo despue!« de la 
•batalla deHaiilá. Es un arbusto siempre verde y tan raro en estas 
«eomarcas, que solo en llossara se encuentra otro de la misma 
especie, según las Memorias de Kichis.^-ArM de la Libertad. 
Finalmente; ios Aombres fn su vaí^a fanta.^fü han criado el Árbol 
de la Libertad^ que riegan <con a4saDCon torrentes ile sangre hu- 
«)ana. fiajo sus frondosas ramas, que cubren naciones enteras^ 
se han sentado muchas generaciones, que describen con entu- 
fiasmo su hermosura, y como tributo de su admiración colo- 
can bajo su sombra sus poesías sublimes y aun sus propias vi- 
das; esperando todas recocer sus copiosos frutos; pero estos se 
retardan por d(^ insectos malignos, que entre otros marchitan 
y enferman esta preciosa planta, emponzoii-ándole su savia y ta^^ 
ladrando «u raíz. Estos insectos ó bichos son: la irreligiosidad 
y el libertinage. — El Ciprés es el árbol consaíJir'adp al dolor, y 
y por eso no ps estraño <iue tenga cierto aire iie tristeza. 

Receta 4iliUsima. — A los árboles vjejos se les dá repelidas 
veces con una i)rocha gorda, mojada en cal viva dísuelta en 
agua, hasta formar una capa bast<jn4e gr.uesa <en el tronco y ra- 
tinas. Con esta operación el árbol empieza á renovar fo cascara 
y á rejnvenecerse. 

(W) Serpiente». — llny pentestan vulgares que creen qne 
4?stos refíiiies en su ancianidad crian alas y se van á vivir, cen- 
tenares decirlos á los montps ó barrainrus; pero la gente sensata 
^e ríe de esta fálHila.^lo obstante, el ílmo. Sr. I). Fr. Rosendo 
^Salvado, en su Memoria de la Australia dice: «En la Australia 
se encuentra 4ma pe^iueña sierpe, de cuyas espaldas salen dos 
))lumas é aletas, con cuyo auxilio se lanza al aire y se mantiene 
en él por .mucho tie4B|)0, per cuya razón los colonos le dan el 
nombre de Serpiente alada.»— En una nota del cap. 16 del Ca- 
teci.«mo de la Perseverancia, del Padre Gaume, se aGrma la 
existencia^ aun on «I día, de especies de serpientes voladoras. 

De las 17-5 especies «le serpientes que nos dice el sabio 
flumboldt, los natüratístas solo clasifican de venenosas Iadécim.a 
parte, poniendo en primera Unea la cascabel por su veneno, y 
per su tamaño y fuerza ol boa serpiente jigante del Senegal, 

En Centro- América tenemos las mas de las serpientes vene- 
nosas, cuya actividad mortífera es idéntica á la serpiente Den- 
capei de ¡Portugal, á la de Norte-América, y á la célebre de los 
anteojos. También existe en el rio Guayape, San Juan del Norte 
y en Costa-Rica, la temible toboba de sangre, y el boa ameri- 
caRO, que no es de las dimensiones. del constrictor, pues solo 
en las espesas selvas de Barvacoa, en la Aniérica del Sur, se 
encuentra el boa constrictor de enorme corpulencia, que se mul- 
tiplica sin que nadie le inquiete. 
. . La Sagrada Escritura nos habla de la Serpiente delParaií?^ 



► t\m le habló ánopsfra mndreEva, Gen. 3. 15, y de la Serpiente 

I de metal del desierto, 4.° líb. Reg. 18. 4. También nos dice 

! de la que mordió á San Pablo en la isla de Multa, y de otra 

I llamada Cerasto, do color de arena con cuernos, que muerde 

las pezuñas del caballo para que caiga el ginete y matarlo, 
I Géo. 49. 17. 

En estilo figurado habla de la cabeza de la serpiente el Eccl* 
25. 22. Délo tortuoso» Is. 27. 1. Délo aguzado de la lengua 
David, Ps. 139. 4., y San Juan en su Apoc. 12. 9., la llama 
antigua serpiente. 

Annibal usó un ardid de guerra en la batalla naval contra 
Eumenes, preparando de antemano unas vasijas de barro cotí 
culebras dentro, que iban á servir de bombas contra el enemi- 
po. En el calor del combate arrojaron las bombas de nueva 
invención, l.?s que al caer se rouípieron, y la presencia de sus 
proyectiles de furiosas culcbrns dió la victoria á Annibal. 

La ser^jiente es un animal susceptible de educación y es 
muy sabido coaio las amansan y domestican en la India Oriental. 
Guatemala recordará al célebre botánico Sr. Don Mariano 
Sologastúa, que tf*nia ew su gabinete de estudio varias culebras 
tan familiares y do nést^cas, que parecían niños bien educados, 
que obedecían con prontitud las órdenes de su preceptor. Los 
Sres. Dr. Pérez y Dr. Mnriía también tcnian esta atrevida cu- 
riosidad. El Sr. D. Gregorio Bayadares, vecino de Tepam Gua- 
temala, entre los anímales que criaba en su casa para domes- 
ticarlos, hará dos años tenia mía enorme cascabel muy mansa. 
(30) Agricultura,— La Agricultura es el cimiento sólido 
de las artes, subsistencia de los ejércitos, fuerza motora de los 
combates, alma de las victorias y causa de la mas sólida riqueza. 
Los terrenos propios para el cultivo son los compuestos de 
arcilla, de arena, de carbonato de cal y de mantillo ó sea humus. 
Maíz. — El maiz puede decirse que es una planta cosmopo- 
lita, puesto que vegeta bien en climas opuestos y aspectos di- 
ferentes. En Asia, África, Europa y América, de donde se cree 
originario, se cultiva en gran cantidad y es el articula mas 
importante de la agricultura americana, acudiendo en algunas 
partes hasta 500 por uno. Los botánicos han considerado varias 
especies de maiz; pero según el Sr. Lá Rosa no son mas que varie- 
dades, de las que se conocen nueve en nuestra América. El maiz es 
una planta annual, puesto que en menos de un año germina, 
nace, se desarrolla, fructifica y muere. Su vegetación es mas ó 
menos prolongada según la variedad de la semilla y las cir- 
cunstancias tneteorológicas á q^e'está sugeta. El mayor tiempo ( 
de su duración desde que germina ha.«ta que se cosechaos de 
eiete meses, y el menor de cuarenta dias. El maiz teme el frió 
y ama el calor. 

En la Revista de Nueva- York, del 31 de Agosto de 1865, se 
lee lo siguiente: «Sabemos que los Sres. Bertbold y Thomson dor 



Sái\ y is, auxiliados por úñ químico francés Úr. tíclmlé^ sé 56ttÁ 
paA actualmente en fabricar miel, (\\ié éstraeii det mai¿, por medio 
de lio rtúévo próéediniiénlo, y con aparatos íjue han introdu- 
cido i esté efecto.^ La fabricación tíO es en manera alguna 
inféi^ior á Id dé la n)«jor caña; el sabor, espesor, color^ propiedades 
sararí nás, áon tan bueñas óomo las míeles dé cana. Én otro iu« 
gar sé Verá el papel qoé se haóé dé la hoja de mai%. 

CoitÍratiéfApá$,^Lo!^ recios vientos y él gt^anizo. 

ÉñJfe^medaáés.-^Hiátopesh^ rattaítis * éarbon^ hongo. 

insectos «to/«í)rnos.— Orillo, Talpa. NÍttdalá^atratai Phatenit 
torlTóalis; péif'ó él rñas temible íes él grillo turco^ qué devora 
completanienié la raiz. 

FRiiobBá.-^Linneo ^ótóéá está ptántá bajó )á détiOtñiháéiOil 
Úoltéhos, por la gran semejanza que tienen concilios los frijoles» 
Gniiitiera Í3 especien, dé las cuales Ocho son trepadoras ó réVuéltas 
y cinco dé latios l^étos y éortds. Las especies jardineras según 
ülj^unios autores^ llegan hasta mas de 70, provenidas todas dé ua 
tocio número de especies bolániéaSi cuyos éafactéres esenciales 
^00 permanentes. El frijol és originario dé la Aniérica V áels^ 
1 lidia, én cuyas dOs partes hay un gran ^número dé vai^iédades 
conocidas cOh divei^sos nomofes. El frijol requiere una tierra 
fresca, sustanciosa, bien estercolada, y se pUede sétíibrar Variod 
años seguidos en una misma tiefrai toando el and es bueno» la 
cosééha rinde 'mas qUé los granoS; 

tíAfttiAtK2o.-^EI garbanzo perteUéée á lá UA étasé de lá h* 
hiília de las leguminosas deJussieRi Linneo laCáliGcaén la bia-« 
delfia dééatidria y la nombra Giéén attsUnum. La tierra destinada 
para la siembra del garbanzo debe séi* húmeda y ligera» ft fiit 
dé que no retenga demasiado tiempo el agua. El gafbanto és pro* 
pio de los pais8S fríos y en Ips mas puntos del Norte se dad 
abundantes coSéChas dé muy buena éalidad. Es una planta anual. 

Efifermedádes.'-^os garbanzos están sugetos á Una étlfer* 
médad funesta llamada rabiad la que thuchas Vécese en un solo 
día destruye completamente et garbanzal. 

AntéS* dé que Villa-Kuéva tuviera et pujante féhglóü de lá 
gfana sembraba chilC) trigo y ca&a de azúcar. 

€ttitiB.-><Íén(^ro dé planta dé la octava familia dé Solábádéa^ 
de iussíeoi Linneo la clasifica en lat^etandria mononia y la llana 
Capsiúum ánhUunt. 

thiGO."-Toürnefor llama al trigo triikum, y lo éoloea ea 
ía sección tef cera déla clase décima ^nta< que compréndelas 
yerbas dé (lores apetatadas^ ó compitéstas solamente de estarna 
bresf que llama ceréotes y sus análogas. Linneo lo llama tam« 
bien Tritiéum y lo coloca én la f riandria diginla. 

CtóA DÉ AíiotiAit.-^La taña dulcé fué cultivada desde la 
tnas remota antigüedad por los Chinos, y en Europa se íntro< 
dajoj aKi como la fabricación de la a^úcar^ hace cerca de 2|O0Q 
afiioa« 'Ufiüeo la llama Saccharum Ofíkinarum« 

ao 



Curiosas obsbrva€ioiuss.-^Así como el antiguo Reyno de 
€uatemalft por su colocación topográGca se llamó Centro- América» 
así tanbien por su rica y exhuberante naturaleza scledobc llamar 
el centro clásico de las producciones de nuestro conti tiente ame- 
ricano. La naturaleza ae nuestra AméríGa es tan pródiga en 
sus producciones, que con diflcultad se encuentran tierras tan 
fértiles como las nuestras, en Europa y quien sabe si en lo» 
otros puntos del globo. Hay puntos, que en anos bonaneíbles, 
acude el trigo á razón de 200 por 1. El garbanzo á 200 por 1. 
P maiz 600 fanegas ep una labor de cinco cuartillas. El «^acao 
dá cuatro cosechas cada ano* El algodón se dá en arbustos y 
en mata, siendo esta última la que produce mas con un rendi- 
miento de 160 libras castellanas de algodón en bruto, en uo 
terreno de 40i}6 metros cuadrados y con un costo de 6 reales., 
ríuestras costas son feracísimas y sus frutos abundantes y de* 
leitosDS. Si comparamos estas producciones con las de Europa 
tendremos estos resultados: En Noruega el trigo produce 4 por 1; 
en Ñapóles, en las tierras deOranto y de Labor, que son las mas 
feraces de Europa, solo acude á 20 por 1; en España, en exce« 
lente cosecha, el 15 por 1; en Francia la producción media e» 
de 7 por 1. Ahora bien, la riqueza natural «de Aqíiérica es su- 
perior á la de Europa, sin embargo de haber allá hombres ma» 
mdustriosoi), mas trabajadores y mas inteligentes. No hay má- 
quina, no hay utensilios, no hay inteligencia ni {rrtiiieio huma- 
no que pueda aventajar la obra de Dios, y Dios ha hecho á la 
América mucho mas de tres veces fértil que Europa. 

(31) CSrana*— CocAam7/a: Linneo la llama Cocctts cacií^ 
insecto hemiptero de la familia de los gallinsectos. 

Se dá en América del tai^naño de una chinche y con ante- 
nas cortas, el cuerpo arrugado transversalmente^ cubierto de un 
vello blanquecino, con dos márgenes laterales en el dorso y el 
vientre cóncavo. 

La cochinilla que dá el color amarillo jaldre fa llama Linneo 
toccus ficus. De ella habla Fabricio de Hilden, que dice era 
muy usada en Egipto para los tintes de amarillo y violeta. Este 
insecto no se alimenta en el nopal sino en los árboles de piñoa 
de Indias y en la higuera. En tiempos pasados llagaron á man- 
dar grana de esta clase á Europa, la clasificaron por buena, pues 
daba un amarillo hermoso y firme; mas no se sabe por qué 
^e abandonó esta empresa. Ahora me aseguran que la hay sil- 
vestre en algunos punto3. 0e esta Parroquia y en Amatítlan. 
El tinte de la grana es miüy antiguo, pues la Sagrada Escritura 
nos habla de él, como lo prueban los testos siguientes: 

En la antigua ley el Pontífice vestía el ephod, que era como 
un sobrepelliz, tejido con arte polímita de colores de oro, 
jacinto, grana y lino blanquísimo. 

«Y á la entrada deLatrio se halla un pabellón de 20 codos, 
4e jacinto, y de púrpura, y de grana^ dos veces tenido.» Ex. 28. 16^ 



—235-- 

Otilen de Dios á Moysés. . . . puesta la Yaca Roxa en lá hoguera 
del sncrífício, el Sacerdote le echará una rama de cedro y otra 
de hisopo con un poco de grana reteñida, Nura. 19. 2. 

También en el parto de los mellizos de Thamar, flgura la 
grana, pues el que salió con el hilo de grana en la mano te llamó 
Zara. Gen. 38. 30. 

Aun en la atroz pasión del Dios hombre, figura la grana, 
pues dice San Malheo c. 26. v. 28. «Y desnudándole, le vis- 
tieron un manto de grana.» 

El velo del Templo, que se rasgó en la muerte del dulce 
Jesús, era hecho de los colores de jacinto, púrpura, grana y limo. 

Grana en CeNTno-AiifeRiGA.—En dos épocas se fija el apa- 
recimiento de la cochinilla, ó semilla de la grana, en esta Re- 
pública: una el año de 1811, y la otra el de 1816. 

Primera época. — Personas verídicas, contemporáneas y biea 
informadas aseguran que el Sr. D. José Alejandro Aycioena, Pri- 
mer Director de la Sociedad Económica, en su segunda reapari- 
ción, fué cÍMuc mandó traer la semilla de la grana á Oaxaca en la 
Itejmblíca mejicana, el año de 181 í y que los primeros cultivado-^ 
res, entre otros, fueron la Sra. Dona Catarina Coronado, D. Rafael 
Figueroay D. Miguel Calvez, (a) el tallador, por ser este su oficio. 

La semilla en aquella época se vendió á seis y ocho pesos 
libra, pero desgraciadamente se perdió hasta su 

Segunda época. — Por espediente seguido en Cubulco el 10 
de Agosto de ltó7, á moción del Sr. Cura D. Cayetano Serra, 
por encargo de la luota de la Sociedad Económica, de la que 
era y aun es iadividuo, resultó probado por declaraciones con- 
testes de sujetos de avanzada edad y conocida honradezí Que 
el R. P. Fr. Antonio López, Religioso Dominico, y Cura de Cu- 
bulco en aquella fecha, mandó de proyecto propio y pagados de 
su peculio, por el ano de 1816 á dos indígenas para que fueran 
á Oaxaca á traer un poco de grana, que regresaron después 
de un prolongado viaje con unas hojas de nopial con aps granos 
vivos de semilla, de los que regaló tres á un hmigo de Guate- 
mala, conducidos por el Sr. D. Mariano Orellana. Que también 
compuso un euadernito sobre el cultivo de la grana que mandó 
publicar la Real Sociedad, y que en su archivo quedó el original. 
Los testigos que declararon en el espediente fueron los siguientes: 
D. José Maria de León, de 60 anos; D. Atilano Dubon, de 60; 
D. Bonifacio Encastilla, de 60; D. Antonio Maria Ortiz, de 50; 
D. Antonio Gutiérrez, de 80; D. José María Tejuta, de 60; D. 
Juan José Oarcia, de 60; D. Mariano Orellana, de60 años; Jos 
indígenas Juan Sunuc, de 60 años y Juan Alonso de 70. Estos 
dos indfgenas fueron los fundadores de las primeras nopaleras 
que sembró el R. P. Fr. Antonio López en Cubulco. Este espediente 
también quedó en el archivo de la Sociedad Económica. 

En la Memoria que sobre el estado actual del comercio» 
presentó el 14 de Junio de 1823 al Consulado Nacional su Sa^ 



«fetario inteilaa é Sfv D. Higí^ Gonsale?, quecorr» iiKfim9^ 
?ntre oUaa cosas 4Na&4l» dice la qoesÁgue; «^Y 3eal9otar4 
coa mas vigor el cuUivo dfrla graoa cocbÍQilla» qm co&el cosh 
>or placer vemos plantada á esfiíer^oa del Coosulada ^ de Isi 
Sociedad Palriótiea» quebace mucbos anos trabajan por eon»*$« 
guírlo» y lo baa lograda mediante el cela patriótica djeJ St. B. 
P. Fr. Aotcola Líopes^ <)oiDtavia, que no sola se encarga de lo& 
primeros ensayos prácticos, sino qqeptiató miuUitud die nopa- 
les en sus curatos de ioyabajy Cubuleo, incita y persuadirá mi& 
feligreses de su utiKdad« y leseoseinSt y sQcotrriá ea suQuIUvo^, 
de donde despuesi se ha propagado. »^ 

E@tas soa las dos épocas ea que so fija el origen de ia grana» 
y la que parece muy natural es que la gra:na, venida el aio^ 
de I8tly se lué {lerdíendo l^sta queso concluye^ pues el Qu P. 
Fr. Antonia Lope?, Religioso Dominico,, estaba oa Inn^ediala 
contacto coa los sujetos de la Capital y nobabia de quereír e»^ 
prender uu viage basta Oaxaca de sus encarados, tan eosto^a 
y eventual por uu poca de grasa, si la bnbieca habido ma& 
*€erca. Sea de esta la que {uere, la que es real y positivo e^: (]ue 
CentrP'«Amér¡ca tiene uua riqueza colosal eu este> precioso íruio; 
que en el transcurso de oerca de media siglo, de unos coantoa 
granea do senúllaj, levanta abora auuabxiente de l^ 4 ífi^QW 
zurrones de grana^ 

La qoe también es cierta y posilhra es< que las Imágenes. 
y la memoria de los géuioft benéficos estáindcbblewentegrabadA 
con el buril déla eterna gratitud ea el coraba de labiumaaíifciil. 

La primera grana que se viáen esta VIUa (ué traída eUook 
de 182a par el $r. Gura (t Mariana Calan. 

Grana.'^'Aj», grana a^ prioeipia se secaba abogímttela en. 
lagua caliente; pera por Midícacien del limo* Sr. Arzobispo» Dr.. 
D. Fr. Ramón Casaus> bccba a( A. P* Fr. /knlonie Lope:^, del 
moda con que la vi6 secar en Qaxaca, comeozó & secarse eix 
bornos,, puesta en comales- E) aoa de 1828; el Sr. Cura d 41a* 
xiana Aparicia inventó y trabaja con sus propias mauias« en Uk 
Antigua Guatemala las primeras estufas,, que por el aña de 1831 
mejoró en Barcenas el Sr. 6u Juan Capuron. Alhoja Ia3 bayde 
nueva invención» de Gilindro& de hierro» coma ia áfilSr. D. 
Walda Mendizabal en la Antigua,, y otr93 de oMra clase i^uehay 
^n Yilla-L0bo^, Amatitlan y aquL 

La invención de los almacenes e& de esla VUla» pues los pri- 
meros los puso el oélelnre Girujana Sr. ÍX Ronvm trillo, gua- 
lemalteco, el añade lS%i,ea un sitia de. esta población, que 
Jhasta hoy lleva su nombre. Después el Sr. Capuran los mejoró. 
. €0 Barcenas, punta de que era muy afecto^ y sucesivameqte se 
fueron estendienda y meando hasta el gradado perfección qup 
hoy tienen, üü desQubrimienta de los tapados fué casual, por una 
Sra. de esta Villa, Po&a l^rcela Guzraan, que acosada de los 
ljlusai\Qs tapó con w ro|)a vieja, porque era pobrca un almacent* 



Qila que tenia, para jibrarlQ üie Ja ablf^pa ^ie los .prodnop< R) 
n^sulta^o fu^ Mirante y tuvo multitud de seguidores. CJ Sr. K 
Juan Capi^roíi, de oríi^eíi francés, que puso en San Fra(u¿i.sco 
de la Antigua la primera rnáquina de cernidores y \enlilíKlore3 
da grana» les diá ék los de e&ta Villa mucitas i<liea5 de oj^ura-^ 
lAienlQ en sus granáis y á él seledehe, pnes era hiAen quin]|icai, 
el mérito que hay tiene la cascarilla,, que las graneros yeinici 
can indirorencia canio cosa de paca monta. EJ primera que c^n-* 
prá cascarilla en esla pa(jJaciari fiié el Sr. Dl Isidro Orii:;i» y 
la paga á doce reales ii^ra no teniendo antes ningún pürecia* 
ta primera cosecha que se vendía en esta población fué de tres 
tercios, y su precio el de trescientos p^sos «ada uno^ Me?, y 
siete a&os dur& la grana en esta Villa» sin tener hicho& <}ue la 
p&rjudicáran; pera en Noviembre <te 18di7, vina una poca cain«» 
Itx'dM en Qibulca y traja el gusaiio que tantos de$t rosaos hx be-» 
cho. Ahora se conocen siete ola.sés y son las siguientes, clasi- 
ficadas par el grada de su malignid^id y es como sigue: Anguía» 
Pulga* de Sebo, de Tela, lambedor, Chivito, y Pacbito. 

C]9ftiasJi[une& ue. auouíhqSc aR%?iáM>aas.-^:s bien sabida 
que todas las cosecbas^ están sugetas á mil ojrcunstancias. La 
90secha de la grana entre otras, tiene tres principales para quo 
$ea buena, y son^ robustez en la \v}^ sanidad en la seuúlla, y 
liuea tiempo. Lodenr\as eslú si\¡eto á la intoligencia. Ei tiempo mas 
aparente para sembrar la hoja de nopal (l^lanta arbórea) es en 
Oictubroy NaviendB^e» y el terreno el aircilloso. Se siembra en sij¡r« 
eos rectos pavulelos, de dos varas do latitivi, y de una a otra hoja 
med^a vara» fueru del ancbo, resutlnoda en la mansKtna 7.5fMX 
plantas. Esto es locomtuitatvnque hay mucl>os que varían este ór* 
den. CU surco hecho con piocha y ahondada (^n %an¿ita es mejor qn^ 
el del arado, t^s olasea de hoja'qne se l^n conocido aquí desde 
ol origen de la grana san la3 signienteipÓr arden de antigüedad; 
AmiarUia» BJani»i, Terciopelo, l^losote. Costeña ó Oa^aqueña^ 
Cubnlco y San Gabriel;; la Mosotoes pjpeferibJe para almacenes^ 
liOS pyin^eros desyerhos de la plantía sebaepn á mano, porque 
cualqi^ier la^Uoiaduira del azAdoo hecha 4 lá hojat es mortal. 
Las licnpL^del invierno s«n cuatro, y las del verana tres; este 
método se sigae pojr tres ufio^. (tesde ^ psvmr ajpo se poda 
la plantía» lo que se llama empalmar^ y es quitar todos los re- 
toños que no e^é^a verlicales y lojsiiue salea en medio de la tot. 
de la hoja.— La hoin cpie est4 hu^na para cardar almacenes ea 
la que comienza á echar retoños^^Oos arrobas do ^rana pegada 
en hojas d^ San GabrieU producen la arrotos, tft hoja domo- 
zote se necesitan i para coger la. Tres arroba» de grana verde 
;d4o una seca.-««rUn almacén de cien v|iras^ 4e l^ lineas según 
j»u con^its^uccÁonA se carga con Id ^ %C¡,0Oft hojas, y «e a$9tuilla 
£00 una arxoha do huena gvana. Según el nueva método de en-« 
xsartucharv m enoiple^a en 1^ arroba l,CIQü cartuchos de gasa.-^ 
^d<% var^de 9lmmi rinde pqr Íq b^io wa^^ d^ i\Ra Ubr^i r«« 



itultfludo de las cien varas cuatro ó cinco arrobas, y aun mu*, 
cho mas á veces.-^Los almaceoes que tienen el frente al Oriente 
se empiezan á parir á los tres meses; los del Sur á los tres^ 
meses y ocho días; tos del Poniente á los tres y medio,, y los^ 
del Norte á los cinco y mas meses; esta diferencia consiste en 
las horas mas ó menos que reciben de sol. Guando se quiere- 
retardar un poco el parto de fa grana en los almacenes^ se le- 
vantan los tapados y se sopla con aventadores, y cuandb pe 
quiere violentar se cubre para que se caliente, pues está probada 
que el frío retarda y el calor violenta. Pegada la grana en I& hoja„ 
después que anda el pioJiTIo vagando un poco, se fljá en ua 
lugar, en el que poco á poco se vá cubriendo der una película 
blanca. Al mes tira este vestido y se queda desnuda y negrita 
como un grano de pólvora. En este estado y en e\ siguiente e» 
muy peligroso que se moje porque se muere. Los graneros llama» 
á este Ciitado muda. Desnudo el animalito se vuelve & vestir de 
otra telíta blanca, que á los quince dias vuelve á tirar, y at 
desprenderse de su albo capullito esta especie de crísáüda, se' 
pronuncia el sexo, tomando el masculino la ffgura de una raa- 
riposita en miniatura muy preciosa, con'el pechito torsaSolade 
de púrpura, las alitas blancas, largas y transparentes, de airosa» 
antenas. Con una vivacidad extraordinaria revolotea por los al- 
macenes y á largas distancias. El tnsectíto con esa figura ele- 
gante y graciosa fecunda toda la grana, por lo que le llaman ei 
Machilo\ su vida es corta pues muere después de haber cumplido» 
con el objeto de su creación. Llegado el tiempo del parto de la 
grana, como se dijo arriba, dura en él 22 dias, y á los 23 
está hecha cascarilla.— La grana para venderla ó secarla se corla 
á los ocho dias mas*ó menos 4^ comenzar á parir. — Una libra 
de grana gruesa tiene 1,040 granos» cada grano ó madre pare 
500 hijos, de lo que resulta que la libra de buena grana produce 
3.520,000 ptojitos.-— Lh grana de árbol que está próxima á pa- 
rir y le llueve mucho se enferma, principalmente la de \q% 
puntos húmedos. Una se pudre, otra se convierte en gota que 
se cae al tocarla, y otra se agloba y endurece. A esta le Uamaa 
bolita, pierde todo su mérito y la pagan á real la libra. 

(32) HUtoria y proFaffáclon del café*>-El Café -de 
que hacemos uso para bebida, es la semilla contenida en una 
baya de un árbol de mediano tamaóo llamado por los botánicos 
Caffea arábica. Su plantío en nuestros dias está en boga y 
se cree, con razón, una riqueza nacional aunque notan pingüe 
como la de la arruinada grana. La propagación de esta planta 
en esta feligresía es grande según el estado puesto en otro lugar, 
y posterior á su fecha se ha aumentado en mayor escala en las 
haciendas de Barcenas (San Carlos) Vllla-Lobos, Zarzal, Ramí- 
rez y el centro de esta misma población. Esta planta, como to- 
do lo de este miserable mondo, ha tenido sus eclipses y desa- 
£BCto8 ea los análisis die los químicos y clasificacioaes de toíl 



faijos de Caleño, pues micotras unos lo colocaban en la etase 
de los venenos lentos pero seguros, oíros lo acercaban con rea* 
peto á la ambrosía de los Dioses, 

Sus ilustres favoritos han sido Napoleón t, Federico II de 
I^rusia, Voltaire y Fontenelle, que vivió cerca de cien años en 
un activo trabajo intelectual y siempre con su bebida favorita 
del café. La invención del café con leche se debe á Juan Nieuhofí*^ 
«iédico y mayordomo de la Embsgada holandesa en China, el 
^íio de 1664. 

La esperiencia) madre antigua del saber^ ha venido en este 
siglo á resolver el intrincado problema sobre sus cualidades y 
h. probar: que la bebida del café es útil, necesaria y benéficat 
en lo físico y moral, á la especie humana. 

Busquemos ahora ei origen de esta pi*eciosa é interesante 
planta. 

La historia del café remonta á un tiempo muy remoto. No 
te vé en la historia de los pueblos antiguos que. hayan conocido 
este fruto. El café, en efedo, no era conocido ni de los Griegos 
ni de los Romanos, aunque algunos autores han prelendido» 
que esta bebida era conocida en los tiempos mas remotos. 

Paschius, en su tratado de Novis invertís^ Impreso en j^eipsick 
en 1700 pretendió, que el café eslá designado por las reglas que dio 
Abigaíl á David á íin de apaciguarle. 1. Reg. 25. 18. Pero la 
palabra Polenta á la que sin duda se refiere, el Diccionario 
Eclesiástico, no la traduce por yerba ni arbusto sino por un 
manjar como poleadas. Los Persas cuentan que estando Mahoma 
enfermo, el Ángel G^ibriel inventó esta bebida para devolverle 
la salud. Otros dicen que un pastor fué quien o descubrió en 
Persia, viendo que sus cabras, después de haber comido al- 
gunos granos, se pusieron alegres y perdieron el sueño. De este 
género hay .varias fábulas; pero lo único que se sabe de realidad 
es, que en la Alta Etiopia se coloca generalmente la cuna del 
café. Se ha hecho uso de este grano en este pais desde un tiem« 
po inmemorial. Los Persas fueron el segundo pueblo que co- 
noció el café y al fin los Árabes. 

El Muflí Djemel-Eddin lo llevó de Persia á Aden su patria 
en 1459 y Ranwolff le introdujo en Europa en 1583. Los holán-* 
deses trasportaron este arbusto en 1710 desde Moka á Amsterdan, 
y Mr. Dectieux llevó á las Antillas en 1720 un pié del mismo 
arbusto, originario de Holanda y criado en el Jardín de plantas 
de París. El café de Yemen es de un célebre y universal re- 
nombre bien merecido por ser el mejor del mundo. Yemen está 
situado en lo que era antiguamente el Reino deSabá y hoy Moka, 
que produce cerca de trece millones de libras de sobresaliente 
café. Como Amboine (Occeanía) que consiste la riqueza de esa 
Isla en el clavo de especie, de la cual existen allí mas de 
500,000 árboles, quefroducen una cosecha anual de medio m^^ 
Jloa de pesos. 



Origen del café en Centró^ ámérim.^VXiV iiifla Iftidícidil^ 
5r3il de hombres i*es|)etablfts se sabe^ qué él pHmer café que se sein» 
bró en este anti^tüo heiiio de Guatemala y hoy Centro- A nlériba^ 
fué traído del nfíisttio Mokü por los Rft. t^K de la Compañía 
de iesusí y cultivado en su casa de estudios de la Anti|tia 
Guatemala. t)e allt, entré otfüs personas» lo tomú él Sr. b. iMiguet 
Alvai*et de Asturias, para sembrarlo en su hacienda del Soyat0« 
sita én el Departamento de Jutiapá. Como está era una ptiliita 
que se Sembraba én ac|uétla fecha» mas por gusto que por és-* 
peculacion» su progreso fué may corto; sin embargo hay rastros 
que indican que sé esténdíó por Vdrios pilotos dé la RepiibiíC£t 
en donde se adimató asombrosaniénte. 

Gn Coban^ en casa de la Srst. fioAa í^éliiiá Prado báy* 
unos cafetos de diez, varas de alto y ttna de «írconferenéia éil 
su tronco^ de cosechas pingües^^lgnales á éstos en todo, faíiy 
otros énSan Cristóbal,— Por el año de 1848 existía, y aun tal 
voz existe, en la feligresía de .Salamá, en él trapiche de San' 
(icróoimoi un cafeto que tenia como k;is Varas de alto y medid 
de espesor en su tronco. En el paragede fasofo, hoy i^n Ca- 
yetinof finca del Sr. Ü. Dolores Cienfuesos, á tres leguas al 
Oriente deZacapa, en una temperatura como de 1? grados Réau- 
mur, existe un cafeto plantado por un Sr. D. José t'eñai hace áO 
anos} llene mas de seis varas de alto y como una de giUeso en 
su tronco^ Se carga mucho d^ fruto y su cosecha dufa tres mesesw 
En Amatitlan^ en la casa del Sr. D. Francisco Arenas, á las 
márgenes del ri0| hay un cafeto (|Ue cuenta de existencia mas 
de 60 años y dá de cosecha un 4<'lntal. En ta Costa del ^if 
hay un sitio inmediato á Santa Lucia, camino del pueblo ¿ Ift 
grande de Pantaleon, perteneciente imy al Sr. D. Salvadof ím* 
mus, en él existe un cafeto qoe hace 4Í0 años slrtró de hndero# 
como consta de lo eacriturat y nafa que en e^ fecba sirviera 
de lindero, debía ser de una eaad avanzada y de ciarpttiéncia 
extraordinaria. En el mismo puebla había otro en la casa del 
Sr. D. Luís Aparicio, de una edad y corputenda asombrosa. 
— Eo San Martin XilotepequCí en la casa éñ\ maestro carpin- 
tero Sr. D. Claudio Medina, bdy od cafeto corpolento y, viejo, 
que ha resistido las heladas y los daños qqe ios aoimales le 
hacen á la raíz, principalmente los 4^rdos^ y dá fruto. Tam-* 
bien en la casa de la Sefiora Doña Vicenta Medina hay otrot 
qué rinde cada afio 20 libras de café en oro. En la Antigua 
Guatemala hay un cafetal llamado la F^elícidad. Mil de sus árbo-»* 
tes rinden cada año de cosecha I& libras de café en oro^ cada 
uno.— Ea Pastores hay un cafeto, d«f 30 años de edad, que pro^ 
duce de cosecha cada año una arroba de café en oro. -^ Es 
Cuaginiquílapa, en un sitio de Di»n Miguel Ramirez, hay ua 
cafeto sembrado el ano de I7W, que dá cada ano de cosecha 
dos arrollas de café eo oro>^ Tiene su tronco, como media var» 
de diámetro y como seis de altOi formando sus ramas |op 19^ 



^ot^cidn qoe le han idado^ una copa parecida á la del naranjo^ 
A este árbol por su fruto se le puede llamar el Cafeto Hey. £a 
<?datemala son demasiado conocidos ios cafetos que están eu 
la huerta del Palacio del Gobierno Civil, por su edad y altura. 
«—En la misma Capital, en la cuadra que sigue á los muros del 
Convento de Santa Teresa, en la casa del Sr. D. Benito Jaime 
hay unos cafetos de seis varas de alto y tres cuartas de circun- 
ferencia en su tronco, de pingües cosechas.— En esta Villa, entre 
varios cafetos antiguos hay uno en la casa del Sr. D. Cccitio 
Conde yGaitan, de 50 años de edad: su tronco mide una vara 
tle circunferencia y su producto es abundante. — Los cafetos por 
lo regular, según el Manual del Sri Di Julio Bosignon, solo duran 
4ando fruto 15 6 20 años, y el fruto que producen es de 8 á 10 
libras. En Costa-Rica suelen en algunos agós doblar su produe- 
lo; mas en nuestra jóvén República, como se ha visto, dan fruto 
hasta los 60 años, y* el' máximum de algunos árboles es dedos 
ürrobas, no obstante que hay quien asegure haber visto cafeto 
que dedos quintales, lo que creó níuy exagerado, y en caso de 
ifeer cierto será muy escepcionai. — A principios de este siglo fué 
tomawdo el café mas animación y por los años de 1835 seco- 
locó bajo el ojo ávido de la especulación. Los Sres. D. Carlos 
Klée, D. Manuel Larrave, D. Marcial Zebadúa y otros muchos 
1nj(lividuos acometieron esta empresa en grande, y los terrenos 
de Ispanguazate, Medio Mente, el Astillero, cerca de Ciudad Vieja 
y otros puntos, vieron salir de su seno el delicioso licor que 
dá gusto y vida al hombre. — En estos últimos años se ha au- 
mentado como por encanto en todos los antiguos Estados de 
Centro-Amíriea, estando en primera línea Costa-Rica, que co- 
sechó el año pasado 90,000 quintales calculando escasa la co-« 
secha. En nuestra República ha tomado una estension prodigiosa; 
todo el dilatado litoral del Sur, principalmente en Suchilepequez; 
el feraz Departamento de Verapaz, que el ano de 1860 tenia ya 
dos millones y medio de pies de café en su lugar; en la An- 
tigua, protegidos por su rica temperatura; hacienda de Barcenas, 
Cerro-Redondo y todos los mas puntos del centro tienen sus 
campos vestidos de esta aromática planta. En las playas de la 
Laguna de Petapa y Santa Inés hay fincas de café tan crecidas; 
bonitas y pintorescas que sirven de paseo á muchas familias de 
la Capital y otros puntos. 

En una de éstas, propiedad del Sr. Dr. D. Ensebio Murga, hay 
100 palos de café de 38 años de edad llamados los Jigantes, que. 
rinden cada uno de cosecha anual cerca de un quintal de fruto, 
ó lo que es lo mismo, 18 libras en oro. 

El quintal de café tiene 39,000 granos de regular tamaño. 

En este año Guatemala presenta de cosecha como un pe^ 
queño ensayo 11,000 quintales, rivalizando con el de su hermana 
Costa-Rica, no solo en r^lidad sino á su vez en número, pues 
tiene en su lugar sobre ocho millones de pies. 
31 



Ei café de esta Vilta-Nueva tiene en d mercado un precio 
mas subido que el corriente, lo que prueba lo superior de su 
calidad, no obstante la clasificación que en el Havre hacen del 
café de Sonsonate, como se registra en la Gaceta del Salvador 
ii. 31 de Julio de 1858. 

" ntre ios varios químicos que han analizado el café para 
^ : T'guar sus componentes, el resultado de Hermann parece el 
r/jds correcto; él bailó en 1,920 granos de 





Café 


Café de 




de Levante. 


Centro-América. 


Resina . . 


. . 74 . 


68 


Extractivo. . 


. . 320 . 


. 310 


Goma . . 


. . 130 . 


. 144 


Materia Obróse 


l . 1,335 . 


. 1,386 


Pérdida . 


. . 61 % 


12 



Soma . • . . 1,920 . . 1,920 

Sobre el cultivo del café se han impreso varias instruccio- 
nes y entre ellas se lée el bien escrito Manual del cultivo del 
café, &c., del Sr. D. Julio Rosignon, impreso en Parisen 1859; 
mas nuestros hábiles cafeteros á fuerza de práctica, esperiencia, 
tenaz aplicación y constancia, han adquirido conocimientos so- 
bre el cultivo del café, superiores tal vez á esos métodos ^ue 
impresos han viMo la luz pública, con lo que no solo se han 
hecho buenos agrónomos sino excelentes agricultores. 

Hay poblaciones que ya sea por gusto, ó por economía, ha« 
cen café de la bellota de la encina ó de su cascara, y sale 
igual al común. 

También la bebida del té se ha generalizado mucho. 

TÉ. — Parece risible que en una pequeña é insignificante 
He^moria hable de la planta del té, cuya bebida es tan gene- 
ralmente conocida; pero al fin del tratado se verá el inocente 
y benéfico objeto porque lo hago. La planta del té es indígena 
de la China, y sus habitantes hacen uso de ella en infusión 
desde tiempo inmemorial. Considerada esta planta en sentido 
botánico es Poliantea del orden natural de Columniferas. El 
arbusto es muy semejante en apariencia, aunque no en cualida- 
des, al mirto ó arrayan, sus ñores son blancas con estambres 
amarillos. 

Hay lugares donde se levanta desde 4 á 30 pies de altura. 

Su flor blanca es de cerca de una pulgada de diámetro, 
según la Enciclopedia moderna escrita en francés y publica^ 
por Fermín Didot y hermanos, en París el año de 1861. La ela- 
boración del té es tan escesivamente prolija, minpciosa y pesada, 
que por esta causa nunca se podría rivalizs^r con los Chinos, en 
esta producción, aun cuando la planta se pudieren acUmaitar en 
otro punto del Imperio Celeste. 



—sitó— 

Consumo del té en pl Üüo dé l833. 



Inglaterra • • 
Estados-Unidos 
Rusia. . é • 
Holanda , . . 
Hamburgo . • 
Francia • • • 



30 millones de libras, 
8 » 
6 » 
3 » 
2 » 
230 » 



Suma • • • • 279 millones de libras. 

De los otros puntos deT globo no se sabe ¿ punto' (Ijoel 
éonsumo, pero debe ser superior, sin embargó de haberlo hecho 
bajar el «so del café. 

Cualidades del fó.— Se asegura que el té es una especie 
de narcótico muy suave y semejante en sus efectos ¿ los pro- 
ducidos por otros narcóticos, sin esceptuar al opio mismo^ to«. 
mado en pequeña cantidad. El té, particularmente el verde, be- 
bido con moderación alegra los espíritus, y una infusión fuerte 
de buen té, produce escitacion en los nervios y priva del sueño. 
Así describe esta planta, el Instructor T. 2. artículo té. 

Análisis.— Según Mr. Liebig 100 partes de té de China en- 
cierran: 

Té verde. Té negro. 

Aceite esencial . Oi7d 0,60 

Clorofila 2,22 1,84 

Cera 0,28 

Resina 2,22 3,64 

Goma 8,56 7,28 

Tánico 17,80 12,88 

Teina ^ . . • . 0,43 0,16 

Materia estractiva 22,80 19,88 

Latería oscura 1,48 

Materia colórante del té separada por 

el ácido clorhídrico 23,60 19,12 

Albúmina 8,00 2,80 

Fibra 17,08 28,32 

Cenizas 5,56 5,24 

Mr. Peligot ha estudiado últimamente el té con el mayof 
esmero, y ba encontrado en él una cantidad notable de materia 
ezoada^ que no había sido señalada por los otros autores. — 
Pues bien: esta planta de un país tan distante, que se ha hecho 
ya tan necesaria á la vida del hombre, original se ha cultivado 
en esta Villa-Nueva. Ved la prueba: El Sr. D. Salomé García, 
muy amigo de tomar buenas tazas de té, al tomar un poco para 
echarlo en sus acostumbradas infusiones, le pareció que del grano 
perla se desprendían unas semillitas, las que cogió con mucho 
midadOy preparó üq poco de tierra en sus arriates y las sembró; 



pero ¡cuál fué su asombro cpa^ndo \ió esta planta originaria 
del Celeste Imperio, crecer y desarrollar con una extraordinaria 
lozanía! En muchas casas sé ba propagado ya esta planta. 

Hé puesto este artículo con la descripción del té^ para que 
el que guste pueda hacer la misma operación, si por casualidad 
llega á descubrir entre el té alguna semillita, y leneren los jar- 
dines té chino á poca costa y propagarlo como se ba hech» 
aquí, como se ha aclimatado eñ Suecia y el Brasil, y como nos 
dice el Correo de ultramar en su parte ilustrada núm. 45, qu& 
el célebre agricultor francés Laine lo atlimaté en la Suiza frafH 
cesa en las orillas^ de. Leman^ y en su mesa de Malley servia & 
sus amigos el Té Chino-Suizo; pues aunque el Instructor difi- 
culta la aclimatación de esta preciosa planta en otra localidad qtia 
no sea la China, no recuerda que la naturaleza tiene recursos y 
secretos que le son propios y que el hombre no conoce aun. 

El Sr. Juarros en el cap. l. de su obra Historia de Gua- 
temala, entre las producciones de e&te antiguo Reino pone la det 
té. En efecto: en varios puntos de nuestia joven República se 
halla con abundancia el té sllvestrCí que por el tamaño de la 
planta, forma de su hoja, color blanco de su floreeita y efecioa 
medicinales, según la descripción que éi Instructor y otros auto- 
res dan del Té Chino, el nuestro es idéntico en todo al del Ce* 
leste imperio. 

En la América del Sur hay una yerba llamada Caamini^ 
especie de té que se consume en la Banda Oriental, República 
Argentina, Chile, Brasil y Peni, con el nombré de üfa^e.— Ea 
las cercanías de la Ciudad de^ San Pablo, en él Brasil, se vén los= 
mayores plantíos de té de la América del Sur.— El Té-Chambard 
es el mas agradable, el mas suave y el mas eficaz de todos 
los purgativos. 

Una cuestión sobre monopolio del té produjo una guerra de 
la Colonia de Norte-América con Londres, que tuvo por resul- 
tado la independencia de lo que hoy es gran República de 
Norte-América. 

(33) Aplcultara-^Siémpre ha visto Centro- América el 
renglón de la cera y miel, con desden 6 desprecio, sin duda 
por tener una rica vejetácion y unos' ramos dé extracción pu- 
jantes y valiosos como la grana, café, tiñla,* azúcar, algodón, 
hule, &c. Mas si se fijara en el cultivo y cria deí las abejas, agre* 
garía ¿ sus riquezas nacionales otro renglón de grande in^ 
teres. 

La Isla de Cuba vio con desprecio los primeros enjambres, 
que el año de 1794 fueron introducidos de la Florida. Mas una 
Memoria que sobre esto dio el año de 1796 el joven y dislin-* 
guido Dr. D. Tomas Romay les infundió el gusto y dedicación 
á la Apicultura. Los primeros años hubo una extracción de cinco 
arrobas de cera enviada ¿ Veracruz; pero la constancia de los 
jcubanosy no obstante sus le^es colonialesi ba hecho subir li^ 



—sis- 
balanza de este ramo basta 600,000 que solo de extracción, fuera 
del consumo interior, rindió el año de 1859. 

Villa-Nueva tiene una temperatura fresca y deliciosa donde 
se aclimata perfectamente la abeja, y aunque es verdad que en 
el centro de la población no se pueden tener estas colmenas 
por falta de flores, pues todas las inmediaciones de ella están 
cultivadas con grandes nopaleras y cafetales, y como al café te 
es tan nociva la abeja porque estrayéndole el dulce ¿ la flor 
pierde la cosecha, se pueden tener en puntos distantes. 

Como la estación en Guatemala es una primavera cotiti- 
nuada, seria muy acertado que la benéfica Sociedad Económica 
fijara su vista en este ren<>lon, que es una verdadera riqueza, 
y riqueza de los pobres, que nu necesitan fondo para cultivarla. 



iVOri. — No he podido rectificar el número de Religiosos 
Franciscanos, del siglo pagado, que indiqué en la nota Iglesias, 
cuando me contraje á la de San Francisco, por lo que pongo 
esta notita advirtíendo: que estos humildes hijos de Francisco, 
aun cuando no hubieran sido tan numerosos, siempre han sido 
muy queridos y respetados, bajo cualquier color de hábitQ que 
\istan, no solo del viejo mundo sino también de este mundo 
nuevo de oro y plata, ó por otro nombre el Mundo de Colon, 
en donde les han dado á estos pobres religiosos riquezas in* 
mensas para sus iglesias y conventos, pues solo el convento de 
Méjico cosió 1.200^000 pesos. 




ERRATAS NOTABLES! 



Púgims 


Lineas 


Donde dice 


Debe deeir: 


8 . . 


. 1 . 


. Querando . . 


> Gerardo. 


18 . . 


. 40 . 


. habitado . 


. habilitado. 


63 . . 


. 31 . 


. Tequemaoia . 


Tequendamao. 


66 . . 


. 28 . 


. Terremotos. . 


Terrenos. 


62 . . 


. 21 . 


. apiicar. . . , 


esplicar. 


62 . . 


. 36 . 


. crtacrs. . . < 


cráteres. 


66 . . 


. 26 . 


20,002,000. . 


¡i 20 millones, y 2 mil muertos 


93 . . 


. 12 . 


.600 


60. 


105 . . 


. 10 . 


. Templo . . . 


(13) Templo. 


122 . . 


. 7 . . 


> tres millones. 


tres mil millones. 


130 . . 


. 33 . 


. 96,266,000 . 


tí 260,000. 


135 . . 


. 33 . 


. Vasarrás. . . 


Visarrás. 


189 . . 


. 48 . 


. rayadas . . . 


arrolladas. 


190 . . 


. 36 . . 


XX 


XV. 




o 



\0, 



\i 



1 




ERRATAS NOTABLESi 



Páginas Lineas Donde dice 


Debe decir: 


8 . . . 1 . • Querando . 


, Gerardo. 


18 « . . 40 . • habitado . 


. habilitado. 


53 • « . 31 . • Tequemama , 


. Tequendamao. 


55 ... 28 » • Terremotos. 


, Terrenos. 


62 ... 21 . • aplicar. . . 


. esplicar. 


62 ... 36 . . crtaers. . . 


. cráteres. 


66 ... 25 . . 20,002,000. 


. ¿1 20 millones, y 2 mil muertos 


93 ... 12 .. 600 ... . 


. 60. 


105 ... 10 . . Templo . . , 


(13) Templo. 


122 .. . 7 . . tres millones. 


tres mil millones. 


130 ... 33 . . 96,266,000 . 


tf 260,000. 


135 ... 33 . . Vasarrás. . 


, Visarrás. 


189 ... 48 . . rayadas . • . 


arrolladas. 


190 • • • OO • . AA. . . • • « 


XV. 



D 



10, 



11 



I / 



^*, 



DOCLNENTOS 

JUSTIFICATIVOS 

DE LA CONDUCTA QUE HA OBSERVADO 

lBNr ClSlIITRO-AHlSItlCA. 

JOSlüARIANAVARRO, 

BEIMPRESOS 

OON 

imns lUEvos atestados. 



GUATEMALA. 



IMPRENTA DE LA "PAZ": OALLB DE GUADAHJ?», 
FRENTE AL JV.* h. 



CARGOS HONORÍFICOS^ 

CON QUE HE SIDO líTÍ^BSTlDO Y HONRADO EN CENTBO-AMERICA, 
<2UE SE HALLAN EN EL CUERPO DE EBTA OBRA. 



E 



L 15 de Koviembre de 1836 fui nombrado Cura inte- 
rino de Villa-nueva. 

El 22 de Agosto de 1837 se me trasladó á la Can» 
delaria de esta Capital. 

El 6 de Abril de 1838, por indicación del Sr. Presi- 
dente de la República Francisco Morazan, se me nombró 
Cura de Zacapa, la que renuncie en el acto. 

El 10 de Marzo de 1S42, por inrinaacion del Sr. Te- 
niente General Don Rafael Carrera^ se me nombró Cape- 
llán del ejército, que no admití. 

Él 24 de Enero de 1845 fui nombrado Cura de Son- 
sonate. Rector y Catedrático de latinidad de su Colegio de 
Santo Tomas. 

El 10 de Abril de 1846 el Supf etíio Gobierno del Sal- 
vador me nombró Comisionado cerca del Metropolitano, pa- 
ra asuntos eclesiásticos. ^ 

El 27 de Octubre del mismo año fui puesto en terna 
por el Supremo Gobierno del Salvador para Provisor, Vi- 
cario General y Gobernador de aquella Mitra. 

El 8 de Setiembre de 1847 se me nombró Cura, Vica- 
rio ProviaMn y Juez eclesiástico de la Ciudad de San 
Vicente» 



— 4 — 

El 3 de Abril, con igaal categoría, pasé á la ciudad 
de Santa Ana. 

El 24 de Octubre de 1851 pasé con igual encargo á 
la ciudad de Sonsonate. 

El 22 de Marzo de 1852 el limo. Sn Don Anselma 
Llórente, Dignísima Obispo de Costarica, me nombró Exa- 
minador sinodal de su Diócesis. 

El 19 de Setiembre de 1855 se me nombró encarga- 
do de la Parroquia Rectoral de San Sebastian de esta 
Capital. 

El 27 de Diciembre del mismo año se me encargó la 
Parroquia de San Martin Jilotepeque. 

El 9 de Abril de 1861 fui nombrada Cuca de Villa- 
nueva.. 

El 13 de Diciembre del mismo a&o el limo. Sr. Don 
Tomas Miguel Pineda y Saldaña, Dignísimo Obispo del 
Salvador, me indicó el nombramiento de Provisor^ Vicaria 
General y Gobernador de la Mitra de su Diócesis.. 

El 11 de Enero de 1^864 se me nombró Socio corres- 
ponsal de la Sociedad Económica de Guatemala.. 

El 6 de Abril del mismo año me trasladaron á la Par- 
roquia de Palin.. 

El 16 de Octubre de 1868 ae me mandó el título de 
Canóniga honoraria de la Sta. Iglesia Catedral del Salvador.. 

El 13 de Enero, de 1869 se me designó por el limo. Sr. 
Dean y Venerable CabiWo Metropolitano, individuo de la 
Junta conciliar del Arzobispado. 



NUMERO 

De Ub reepetables firmas de todas las clases de I« 
— fiocieidad^ qae oubren los atestados j documentos da 
— este cuaderno ; 574 



-^ 



INDULGENTE LECTOR. 



XAN hermosa es la virtud, caro lector^ que aun 
aquellos que ño la hemos practicado en nues- 
tro pretérito ni presente, queremos cubrir nues- 
tros restos mortales con su precioso manto; y 
cuando estamos próximos á descender al se- 
pulcro, á hundirnos en la fosa avarienta de la 
eternidad, como lo estoy yo ahora, que por mis 
males y avanzada edad camino al sepulcro 
por ,Yapor según la moda del siglo; pues mi vi- 
da está ya como los esfuerzos eléctricos de un 
cadáver tocado por el galvanismo- Cuando va- 
mos á enfrontar las heladas regiones déla 
muerte, que nos ii>mpen el velo tremendo del 
porvenir y de los misterios, entonces sí, enton- 
ces buscamos afanosos y jalamos como por 
fuerza este nítido y refuljente ropaje de la vir- 
tud, para dejar á nuestra posteridad, unos aun- 
que pequeños rasgos trazados en nuestra tris- 
te historia, que mendigamos talvez de nues- 
tros prójimos, con lo que creemos quedar jus- 
tificados en esta vida; mas sabe Dios en la otra. 
Por oti'a parte, la sensibilidad y delica- 
deza en materia de reputación, decia el inmor- 



~6 — 

tal Jovellanos, nunca puede ser en demasía^ 
pues la religión nos manda cuidar de nuestro 
buen nombre, y el honor nos obliga á conser- 
varlo y defenderlo. 

A mas de esto, amado lector, otras dos co- 
sas me he propuesto en la reimpresión y nue- 
ya adición de este insignificante cuaderno. La 
de corresponder con mi conducta al grande 
aprecio que desde mi llegada á Guatemala, me 
han tenido los honrados y hospitalarios céntimo- 
americanos, y la de que Májico, pais amado de 
mi nacimiento, vea que no lo he desacreditado 
en el extranjero. Esto mismo indiqué el 16 de 
Agosto de 1855, como se verá mas abajo. Pa- 
semos á otra cosa. 

Como este nuestro siglo es el siglo de las 
peripecias y de las cosas extraordinarias, los 
talentos ávidos de saber no se entretienen en 
objetos comunes ni de poco interés, sino de co- 
sas grandes y maravillosas, ya sea en lo gene- 
ral de las ciencias, en el terreno de las invencio- 
nes ó en la enmarañada política. Partiendo de 
este principio y de que los individuos inclina- 
dos á la lectura cuando encuentran una obra 
insipida y desagradable la comienzan á leer y 
á poco la abandonan 6 la tiran, razón por que 
en los primeros atestados de mi pobre cuader- 
no he invertido el orden de las fechas, temero- 
so de que no sea leido ni en sus primeras pa- 
jinas. Con que lector mió, invocad al célebre 
Job, paciencia y aprovechar los ratos de ocio 
para esta lectura despreciable y talvez enojosa. 



tmjjmmmiwoim^^ 



Mtm&^AlMi^* 



E 



IL Líe. José María Barrütia y Croquer, Provisor, Juca 
Metropolitaao, Vicario. Capitular y Gobernador auxiliar do 
este Arzobispado — Por cuanto el Sr. Presbítero Joáé Ma- 
ria Navarro, domiciliario del Arzobispado de Méjico, y 
residente en esta Capital, se presentó por escrito ai\te Nos, 
para que mandásemos darle un atestado de su conducta y 
servicios; á cuya solicitud accedimos por decreto de hoy, 
en que previene se le dé, de lo que conste, y sea de daV- 
se. Por tanto, y por el tenor de las presentes, atestamos 
en debida fQrma: que para mientras el referido Sacerdote 
resida eu este Arzobispado, le están concedida?, desde el 
quince de Febrero de mil ochocientos treinta y seis, Mcen- 
cias de celebrar, predicar y confesar, y se halla en ejerci- 
cio de ellas: que en calidad de Encargado, sirvió el Cu- 
rato dé Vill^irnúeva, desde el veinte de Noviembre del mis- 
mo ano dé treinta y seis, hasta el veintisiete de Agosto dé 
mil ochocientos treinta y siete: que en igual concepto^ des- 
de el treinta y uno del propio Agosto, comenzó á servfr 
^l de Nuestra Señora de Candelaria de está Capital, en 
que cuenta ya mas de cuatro años, y continúa desempeñán- 
dolo: que ninguna queja ha habido hasta ahora ni contra 
su conducta moral, ni contra su administración en uno y 
otro destino: que tampoco ha dado lugar á procedimiento 
alguno de oficio, ni a demo?traciones penales ni correc- 
cionales, y que así por la honradez de su carácter, como 
por sus demás circunstancias que le recomiendan ha me- 



— 8 — 

tecido j obtiene apecio de IO0 Superiores y de éste pú- 
blico. £u testimonio de lo cual, y para los efectos que le 
convengan, le damos estas letras firmadas de nuestra ma- 
üo, y refrendadas del infrascrito Notario público. En Gua- 
temala, á veinticuatro de Febrero de mil ochocientos cua- 
renta y dos,— José Maria Barrütia.— Por disposición' del 
Sr. Provisor, Vicario Capitular, Gobernador auxiliar.— 
Antonio Letona^ Notario publico.— Rejistrado, Libro cor- 
riente, folio 143* 



Tomás Miguel Saldaña, Cura propio de Astmcion Izal- 
00, Obispado de San Salvador. — Certifico: que el Sr. Cura 
interino de Is^ Parroquia de Sonaonate, y aei^identalmente 
Encargado de la Vicaria de esta Provincia de Sonsonate, 
desde el ano de miLochaoieatoft- <m»iietita y cinco que in- 
gresó á este Obispado, ha servido y sirve basta el presen- 
te uno y otro oficio: que durante el tiempo que el infi^a^- 
crito sirvió el Provisorato de este Obispado, que fué de|- 
de el año de mil ocliocientos cuarenta y cuatro, hasta el 
cié cuarenta y seis, no tuvo queja contra dicho Sr. Caria, 
ni por su conducta moral, nlpotr la administraci<>ii deSa« 
craoientos, ó por ingerirse en partidos de negocios poli« 
ticoíí, ni tuvo el Provisorato noticia alguna por denuncia 
ó de oCro niodo, y que al in&aacrito ie consta que desd0 
el año pagado de cuarenta y seis á la fecha, la conducta 
del maucionado Sr. Cara sobre todos los particulares ante- 
dichos ha sido U misma.. — A solicitud suya extiendo el 
presente ^n lat PaiToquia de Asuneion tzalco, á vein^y 
siete de Abril de mil oohocie&tos cuarenta y liete^ — Tofliaa 
Miguel Saldana. 



Manu^ María Zecena, Provisor, Ykario general y Go« 
beruadorde la Diócesis de San Salvador, por el Umo; Sf^ 
Dr* Don Jorge de Viteri y UBgo.*^Atestamo8: que en 4 
tiempo que ha sido á nuestro carg<ot el gobierno de esta 
Santa Iglesia^ el Sr. Presbítero Don José Maria Navarro, 
ha servido sucesivamente las.parroflftiiaa de Sonsonate y San 
Vicente; su conducta ministerial ha -sido exacta, cumplida 
y laboriosa, sin dar lugar á la míexior queja«— Su condue^ 
ta moral, ¿a si4o pura y sin tacba, y por todo se ba' he- 
cho acreedor á la eátimacion de sus feligreses, y á laeoí^ 
fianza de este Gobierno eclesiástieo* — Y por todae •*» cir- 
instancias ha merecidj:) qaeíe le librase titaiade Vioa^ 



— 9 — 

río Provincial, cuyo oficio ha desempeñado con hoabr.— 
Y para loa efectos qne haya lugar libramos el presente, fir^ 
madb de nuestra mano y refrendado por Jí^uestro Notario 
público, en San Salvador, á doce dé Febrero de mil ocho- 
cientos cuarenta y nueve.— Manuel María Zeceña. — De or- 
den del Sr. Gobernador eclesiástico.— Mariano Cáceres, 
Notario público. 



Cwrta del Hxcmo. Sr. Capitán General y Presidente de 
la República^ Don Rafael Carrera» 

Señor Presbítero Don José María Navarro. — Guate* 
mala, Agosto 2 de 1859.— Muy Señor tnio de íni aprecio y 
consideración: — He tenido el sentimiento de saber el falle- 
cimiento de un hermanó suyo, por lo que doy á U. el pé- 
same, tomando parte en su justo pesar. Ésta noticia la he 
tenido por los naturales deesa villa (San Martin) que han 
venido á int^r^s]ai*áe para qne Ü. no deje esa Parroquia 
en donde es tan querido por sus méritos y que ellos ven 
con pesar su separación, todo debido á su bondadoso corn- 
isón y que los favorece en sus necesidades con el mayor des- 
interés: y yo también lo siento y aun le suplico que si su 
salud se lo permite no los deje, püe$ ellos no pueden con- 
sentir ni sus amigos sü ausencia, Ü. sabe cuanto Íó aprecio 
y tendría particular gusto en que U. permaneciera allí.— ^ 
Su afeettsimo amigo y S. &. Q. S. M. B.^^Rafael Carrera. — 
Certificado el dos de Agosto de mil ochocientos sesenta.-^ 
José Maria Gavarreto, Escribano nacional. 



limo. Señor Arzobispo. — José María Navarro, Presbí- 
tero residente en esta ciudad, ante Y. S. I. con el mas 
profundo respeto comparezco y digo: Que agobiado jpor mis 
crónicos males y avanzada edad, me he retirado á la vida 
privada, renunciando, con sentimiento, la Parroquia de Pa- 
lin con que Últimamente esta sagrada Mitra me habia hon- 
rado; pues me creía^ en conciencia inutilizado para el des- 
emp^o de i^u administraciou, no obstante el grsQ carino 
que sus feligresa constantemente me han manifestado. Mas 
deseando tener en nri poder ün atestado de mi conducta 
y deseispeño de las pafríyquias que se me han encargado, 
en las. que he perdido mi salud y gastado lo mas precioso 

2 



— 10- 

de mi vida.^^A V. S. I. rendidamente suplico, si lo tiene 
á bien, acceda á mi solicitud, mandando extender dicho 
atestado-^Gracia queospero juro &o.— Guatemala, Setiem* 
bre 10 de 1868. — José Maria Navarro. — .Palacio Arzobis- 
pal de Guatemala, Setiembre catorce de mil ochocientos 
sesenta y ocho.-*-Visto certificamos ser cierto el conteni- 
do de la anterior solicitud pues el Presbitero Don José Ma* 
ria Navarro ha servido en este arzobispado desde largos 
años atrás, sucesivamente las parroquias de Candelaria de 
esta Capital, San Martin, Villa^nueva y Palin y en todas 
ellas ha desem.penado la misión, parroquial con dignidad 
y á satisfacción de este Gobierno eclesiástico, sin que ha-» 
ya dado motivo á procedimiento alguno contra su perso' 
na; lo que hacemos constar en conformidad de lo pedido^ 
Devuélvase, — El Arzobispo.— Juan O, Oabrejo, Secretario^ 



Los que suscribimos, en consideración á que el Sr. Pres- 
bítero Don José Maria Navarro nos ha presentado verbal- 
mente el adjunto certificado con la firma del HnsCu y Rmo». 
Sr. Dr. D. Bernardo Piik)l y Aycinena, Digno Arzobispo 
Metropolitano, autorizada por su Secretario de Cámara 
y Gobierno de fecha catorce dé Setiembre del corriente 
año, suplicándonos lo honremos también con nuestras fir- 
mas. En tal virtud y en obsequio de la verdad aiadimosc 
Que el Sr. Presbitero Don José Maria Navarro desde que 
fué conocido en ésta se ha captado la voluntad de cuan- 
tos lo han conocido y tratado, por su genio afable, paci- 
fico y servicial, sin fijarse en el color político de las per- 
sonas que lo necesitan, á las que sirve en lo quo puede^. 
Que las parroquias que ha servido, según pública voz y 
fama ha cumplido con la gran misión de Cura de almas^ 
pues se ha dedicado con actividad al exacto cumplimien- 
to de su sagrado ministerio á satisfacción de los prelados 
y poblaciones. Que tanto en el pulpito como en el confe- 
sionario siempre ha inclinado á sus feligreses al exacta 
cumplimiento de la moral sublime del Evangelio. Que en la 
laboriosa administración de los Sacramentos en el dilata- 
do espacio de treinta y dos anos ha gastado lo mas inte- 
resante de su vida y lo mas precioso de su salud. Que 
siempre ha tenido un grande empeño y cuidado en la ins- 
trucción primaria y religiosa de los niños de sus parro- 
quias; dando en algunas de ellas clases de latinidad, gra- 
tis, á los jóvenes que ha conocido ser aparentes para el 
estado .eclesiástico. Que ea las feligresias que no hay fa- 



—11 — 

cciltatiro, ni medios para conseguirlo, él ha curado á rus 
feligreses empleando en ellos sus prácticos coúooimiéntos 
en medicina y dándoles remedios de su peculio, cuyos gas- 
tos, que también hace en las Iglesias de sus parroquias pa- 
ra mantener el aseo, limpieza y hermosura en la casa de 
Dios, son de alguna consideración. No se ha sabido que el 
Seiíor Navarro haya abandonado las parroquias que han 
estado á su cargo, ni por el estrtiendo de las armas en 
la guerra, ni mucho menos por el contajio en las epide- 
mias: siendo en la del cólera morbus, de esa aterradora 
y temible enfermedad donde se ha manifestado mas cons- 
tante en la cal>ecera de los enfermos prodigándoles con 
amor y caridad los auxilios físicos y espirituales, consue- 
los inefables de la religión que dulcifican la hora supre- 
ma y apremiante de la muerte* También ha hecho conocer 
el Sr. Navarro, á sus parroquias por dos "Memorias" quo 
ha escrito y publicado, las que no solo han merecido el 
sprecio de las autoridades civiles y eclesiásticas sino tam- 
bién el de la parte cultíi y sensata de nuestra sociedad li- 
teraria. De la parte moral de este Señor el certificado que 
presenta arroja de sí bastante luz para conocer á fondo su 
conducta, — Guatemala, trece de Noviembre de mil ocho- 
eientos sesenta y ocho. — Manuel Francisco, Obispo de Ca- 
risto, Dean de esta Santa Iglesia y Protonotario Apostó- 
lico,— -Mariano Ortiz, Obispo de Teya, Lie, Ex-promotor 
Fiscal y Capellán del Monasterio de la Concepción. - — 
Julián Alfaro, Arcediano y Protonotario Apostólico. — Fran- 
cisco A. Espinosa, Doctor, Canónigo Chantre, Provisor y 
Diputado á la A. — Francisco W. Taracena, Canónigo 
Maestre-escuela. — Pedro García, Dr,, Canónigo Tesorero, 
Rector del Colegio de Infantes y Catedrático de Teología 
moral,— José Antonio Urrutía, Canónigo, individuo de la 
S. B. y Diputado á la A.— Guillermo Marroquin, Secre- 
tario del Venerable Cabildo eclesiástico.— Vicente Cerna, 
Caballero Gran Cruz, Mariscal de Campo y Presidente 
de la República. — Victor Zavala, Mariscal de Campo y 
Diputado á la A.— -Me constan algunos hechos que se re- 
fieren en el anterior atestado; los otros, ocurridos mien- 
tras mi ausencia de esta capital, los be sabido por diver- 
sas personas, Manuel F. González, General, individuo de 
la S. E., Consejero de Estado, Diputado á la A, y Cón- 
sul general de Roma. — José Antonio Azmitia, Regente de 
la Corte Suprema de Justicia. — José Farfan, Dr., Rector 
de la Pontificia Universidad de San Carlos 5^ Diputado á 
la A.— Manuel F. Yelez, Dr. en ambos derechos, Cura del 



Sagrario, CatedcáticQ de derecho natural y de gentes 7 Di- 
putado á la A,'— Adolfo Antonio Pere?, Di., Cura del Sa- 
grario, Promotor Fiscal y Catedrático de Sagrada escri- 
tura,— Ángel Maria Arroyo, Pbro. Dr., Catedrático de Sa* 
grados cánones y Diputado á la A. — Ildefonso Alvórep, 
Pbro, Dr., Ci^tedrático de Filosofia, — Silverio Santizo, 
Pbro, Dr., Vice-Rector del Colegio de Infantes y Catedrá- 
tico de Teoiogia dogmática. — Ramón Solía, Dr., Cura de 
la Rectoral de San Sebastian, Promotor Fiscal, ex-Dipn- 
tado i la A. é individuo de la S. B.— Pedro Vicente Gon- 
zález Batres» Dr., Cnva de San CristovalTotonicopam>ex- 
Promotor Fiscal y Diputado á la A. — Andrés Orantes, Pbro, 
Lie, y Pro-Secretario de Cámai a y gobierno eclesiástico, 
— Cayetano Serra, ex-Cura del Sagrario é individuo de la 
S, B. — Ignacio Iturrios, Cura de Chinautla—- Manuel Ze- 
laya, Cura de Candelaria.^Eartolomé Porras, Lie, Cura 
de Quea^altepeque.— Félix Mejía, Cura de Chiquimulilla.-^ 
Serapio Carrera, Presb. Lie. — José María Valdés, Cape- 
llán de Sta. Teresa, — BuenaYcntura Cruz, Capellán de San* 
ta Catarina.-^Ignacio Alvarez de Toledo, Pbro. — José An- 
tonio Villacorta, Pbro, — Manuel Bstupinian, Pbro. — Sus» 
cribo este atestado en el concepto de que algunos de los 
hechos qué . en él se ex;ponen solamente los he sabido por 
informes de otras personas y no porque me consten pre- 
sencialmente, Justo Gavarrete, Notario oficial mayor de la 
Curia eclesiástica. — Francisco Aguilar, Dr., Coronel y Ci- 
rujano del ejército --Nazario Toledo, Dr., individuo de la 
Sociedad de salubridad de Paris, de la de Btnologia de va- 
rias Universidades de los BE, ÜU. y Catedrático de Fí- 
nica. — Me constan varias de las aserciones expresadas en 
la anterior información de trece de Febrero de 1868, y 
los demás los he oido referir, José B. Vasconcelos, Dr^ 
y Diputado á la A. — Buenaventura Lambur, Dr. y Diputa- 
do á la A. — Joaquín Duran, Lie, ex-Ministro de Gobier- 
no y Magistrado de la Corte, — Me constan varias de las 
aserciones que se expresan en el anterior atestado y las 
demás las he oido referir á muchas personas fidedignas, 
Manuel J. Dardon, Magistrado de la Corte. — Francisco 
Alburez, Abogado y Diputado á la A. — José de Lara Pa- 
vón, Lie. y Conciliario de la Universidad. — Ignacio Mo- 
lina, Lie— -Juan Gavarrete, Escribano nacional. — Miguel 
Gavarrete, Lie, Conciliario de la Universidad. — José Car- 
men Escobar, Lie. agrimensor. — Juan Manuel Saravia. — 
Manuel Palomo Valdés, Alcalde 1. ® , Corregidor encarga- 
do y Diputado á la A. — Miguel García Granados, Dipu- 



— 13 — 

tado á la A. — Por tener conocimiento muy inmediato del 
Sr, Pbro. Don José Maria Navarro, desde que vino do 
Méjico á esta Repüblica, rae consta ser cierto no solo el 
contenido del presente atestado, sino que me parece muy 
débil en sus conceptos á los rasgos de caridad y honra- 
dez con que se halla investido este modesto eclesiástico. 
Debiendo añadir; que el Señor Navarro no solo ha ejer- 
citado su activa caridad en los hechos comunes de un ce- 
loso Párroco sino que ha expuesto su vida varias veces, 
como sucedió en . la puerta de la Iglesia de Candelaria 
que un oficial le mandó dar dos tiros, (el que no fué obe- 
decido), por haber salvado de un fusilamiento positivo, á 
un oficial del Gpncral Carrera, cuando atacaba esta pía* 
za por los años de 37. Á la muger del General Zotero 
Carrera, que la sorprendieron con parque que llevaba al 
enemigo y que se queria hacer un ejemplar con su fusila* 
miento, Én la segunda toma de esta plaza por el General 
Carrera, á un Coronel y otro oficial de la fuerza del Ge- 
neral Salazar. El año de 40 á un General y otro oficial 
del ex-Presidente Morazan. En Santa Ana á tres prisione- 
ros que en la retirada del Excmo, Sr. Presidente D, Ra- 
fael Carrera, después déla' áccion dé la Arada, le hicie- 
ron las. tropas del Salvador; y en San Vicente á Grego^ 
rio Sautana, de dos dias de capilU, como también á Simón 
Baraona, jóvjBn atrevido,, que insultó á los oficiales de la 
división Barrios, que pasaba para la Arada, Fuera de mul- 
titud de víctimas' que. por la medicina ha salvado en los 
puntos donde no sólo áé carece de facultativo sino aun de 
medicinas, Mariano Montealegre, Coronel de infanteria,— 
Nos sttsórifcituos en lo -general al atestado y en lo parti- 
cular á la. rozan qué aj^tecede <}el Sr^ Corcmel J). Maria- 
no jíontealegre,— ^Kafael Barberena, Lie, y Juez Fiscal de 
la Comandancia gengral del ejército, — Mariano Zeceña, 
Abogado. — Mateo Vega^ Abogado, — Ramón Gavarrete, 
Lie— Juan Córleto, Capitán, éx-ayüdante del Excmo. Sr, 
Presidente, — ^Siguen multitud dé firmas. 



MMnraüi. 




^L dilatado espacio de veinte y tres años qud 
he servido distintas parroquias en climas ardientes co« 
mo son las costas del Sur en el Paciñco, ha quebran- 
tado mi salud de tal suerte, que me obligó á impetrar 
una licencia de mi respectivo prelado el limo. Sr. Obis- 
po de San Salvador para pasar á Guatemala con el ob- 
jeto de curarme. 

Mas como la naturaleza de la enfermedad que pa^ 
dezcOy consiste en un ataque al sistema nervioso que> 
junto con mi abanzada edad, podría diBcuitar mi com- 
pleto restablecimiento*, creo no estar muy distante de 
tener que retirarme á la vida privada, careciendo de 
los necesarios recursos para subsistir, pues es demasía- 
do notoria la escasez de proventos de los curatos que 
han sido a mí cargo en medio de aquella laboriosidad 
que ha exijido su servicio. 

Como en Centro-América soy el íinico eclesiástico 
que existe de la República Mejicana, quiero dar un 
público testimonio déla conducta que he observado en ^ 
el ministerío parroquial, según resulta (\e las atestacio- 
nes que se me han brindado desde que llegué á este 



-15 — 

país que amo tanto como al de mi propio nacimiento; 
manifestar á los hospitalarios y generosos centro-ame- 
ricanos mi gratitud, y á mis queridos paisanos, y prin- 
cipalmente á mí dignísimo prelado en el Arzobispado 
de Méjico, que aunque soy el último miembro de aquel 
honrado y virtuoso Clero, h6 hecho cuanto he podido 
para no desmentir el concepto y conservar el lustre y 
buen nombre que le pertenecen. 

Esta idea consoladora que enageua mi espíritu en* 
tre las penalidades de una existencia agoviada, será a-> 
caso el priticipal lenitivo de mis males. Y cuando pier* 
da toda esperanza de volver al suelo en que vi la pri-r 
mera luz, me servirá de almohada en el féretro que 
conduzca mis restos á la postrer mansión. 

Guatemala, Agosto 16 de 1855< 

José María Navarro, 



lUmo. Seaor. 



1 



OSÉ María Navarro, Vicario Provincial^ Jué2 Etítesite- 
tico y Cura encargada de elsta t)arroqtiid dé Sonsonate^ 
ante; V. 8- I. re^pétüosamenle expongo— Qne hace mas 
de un a&o, qu^ esta ardiente temperatura le es muy 
nociva á mi salud, eslróptíada por mas de veinte y tres 
años de'utiá.'adtíiinidtración sin dedcatíso^ causa de los 
/recuentes ktiíqiléfe dé nérvtós que padezco, como lo he 
manifestado Váríaé Vfeceis áX É. 1, y tío siendo yasu- 
licientes los ^remedios, que se me aplican, A. V. S. I. 
rendidamente igápficb '¿é di^ne; si lo tiene á bien, en 
obsequio de la humanidad, concederme dos meses de 
licencia^ ^ m$ié si menester fuere, para ir á Guatema- 
ía a curarme, Comb táifabíen para el arreglo de unos 
asuntos de familia, de que es necesaria mi presencia^ 
gracia que espero con la justicia que pido» Juro etc. 

Sonsonate^ Abril 10 de 1855. 

JoséM.^ Navarro. 



ÍCasa Episcopal. — Cojutepeque, Abril once \ 
—de bil ochocientos cincuenta t cinco.-* | 

Concedemos al Párroco y Vicario Provincial de Son- 
{ionate, Presb. D. José Maria Navarro^ la licencia qué 
solicita para pasar á la República de Guatemala; pu- 
diendo permanecer allí todo el tiempo que se necesite 
para su curación. 

El Obispo E. de S. S.— Admor. Apostólico. 



Ante mí*^j osé' Antonio Murga.^ 

Notario Público. 



m mmm. escribanowqilydeu; 

RENTA DE DIEZMOS DE ESÍE ARZOBISM 



JjÉRTIFIGÓ: q[<^«ÍSi', Cuta éiicár^áA^ áétiiáTüÉsA- 
té de la Farróiqúia de GándeYárta dé eistit €ijfik\, Prés- 
bliero Jo^ Maná Návaito, ttíe Ira ptfístíÁ&ñó, á éfiéJcfó'; 
dé qué dé ^16» te dé éertífiéaQÍtitt, \tís nííatbr«taiébitíá 
má6 thió éú poséé (OÍM bou tóvóx) iiÍgQétí:-i-^ qíüÉcfé 
éé Fébi'eró dé MI tíOnúáéxiihB (femttf j béii, qtte lljs- 
^éé b ésta C«pif«l, et Si^. 9injirii&c, Gobérnüdór f Ti- 
cAtío Ciápitttlar, iaé édfice^6 fícébtí^ d!é 0&ltrkr, pré- 
dkaf j cénfésar á |(>éH36rí¿íá dé amiMs kéxbk ^ él ÚM- 
pé ^aé pertnánéeiérá en éáte Ai'zébíspado, léh qué el 
Si^. GéMrdtiigo y Ttt. íf. AnloMó LaifsfzaM FÁ)vÍ!^f v 
?Ícafk>'Gapttuiári aMümpUó el cHMtí de Fefil^ef^ dé* 
ttüi édhdHetttoik étaétefatá páf a áiteó^f dé réáérvMds 
aéf écf é«fe «rtdliiá^«d& toifbb é^ la Satfta Sédéf y ^é hcH 
fiíNtai' inseáfeáo^ été., p&t él áistiid tíétt^.^ 

m qikfnee dé Nbvfeidbré' dé M GcUóbiédbH ítéMá 
f mi M útíaAmáo'txín iiHéñtíó dé fá Pai^^aí dé 
V}Há4Y<í6Vií, y a\^iaíéfd(ÉmA^&í del já^iSm» 
tfi!(^ tftdíNMMdé á Ifc <t(í Gütidél^i^af áé és<$í m/m. 



— 18- 

A1 Padre Provisor y Vicario Capitalar .^Habiendo 
dispuesto el Poder ejecutivo hacer salir una ei^pedicion 
para destruir la faecioo que está sobre Santa Kosa, y 
en vista de que la tropa necesita un Capellán, me ha 
parecido dirigirme á U. manifestándole: que el Gobier- 
no desearia se eligiese para ese destino al Padre Na- 
varro, Cura de la Candelaria, por sus recomendables 
circunstancias. — Reitero á U. las consideraciones de mí 
aprecio— Dios, Union, Libertad — Ignacio Córdova.-— Me 
pasaron original esta nota del Gobierno Eclesiástico, y 
no acepté el nombramiento por ser extranjero y no to- 
mar parte ni remotamente en tos contieadas de nn »aís 
que me babia recibido tan generosamente.— -José Ma- 
na Navarro. 



Ciudadano Presbítero José María Navarro — ^El Ge- 
fe de Sección del Gobierno del Estado en ñola de cua- 
tro del corriente me dice lo siguiente: — «Al ciudadano 
YicarÍQ Capitular de ^ste Arzobispa4Qr~BI Geneifjil Pre* 
bidente de la> República se ha servido índicfr al jí^o- 
bierno como uno de los medips de paciñca^r al Estado, 
las personas que ^deben qolooars^e en .ios curatos que se 
e^Kpre^n en la. adjunta lista que o^igii^Uengo el boupr 
dei Fua3ar &¡mauos de U. El aússao^Gob^erno ex^cila por 
xui/^medp el ^^lo.patjí;ÍQti^ |del Sr. Yicario )á fin. de que 
se jS^rva tener preseute la .indicacipn de aqtiel alto f^u*: 
cio^rio en, la provisión de los curatos, cooperando ^aí 
i^id), grande obra de restablecer la paz y nal orden en 
este infeliz; Estado. ^r-nEo ia referida lista^ rubricada* p^r 
el:,n^$mo,&r. Presidente de. la República, eslá ^Ur colpr 
<$a4o pata,el Curiato de Za^oapa; y con^tándome^^e eu 
U.,{ concurre» Ja3 cuaüdadps ueoesi(rias.49. bc^r^Qi, 
virtud y ciencia para el desempeño ;de j(as f^pGioBle3 
paffri^aVes eu aquel Cúralo, le elijo y noQ»^rf(Pár- 
J^o^.4^.él, j le .confiero :por és^, todas las (^ou\l^ei» 
nef9j^ni|s; y. (^onveaieat^s p^ra ^u^ ippJQr ^^f^eqo^ 
De consjj^jepté poí^á, lJ,;ddf|}ipist^r .|o^^ 
que corresponden al PáaofiO^j^mo Ministro Ordinario, 



predicar la dírina Palabra, y todo k» eoneerntenie a m 
sagrado Ministerio. — Al «isoio tiempo excito á U. por 
encargo del Gobierno, para que con la mayor eficacia 
y ímrvefy perMada á aquellos feligreses á la obsérvan- 
o» de la pazy obediencia á la ley, y á las legítimas ao-- 
toridade^^Debtendo ser su' traslación ¿ aquel Curato, 
lo mas pronto posible, podrá U. expresar por una car- 
ta á ki Moflicipalidad de ac|nel pueblo el avio que ne- 
cesitare^ Y remitirla á esta Curia para que se dirija á 
aquel punto — Espero del zelo de U. por el servicio de 
Dios, conservación de nuestra religión, y por el bien y 
Iranquilidad pública, que se sirra^ admitir esfe nom« 
bramienlo como $e lo ruego y eiicar^ eon todo eiioa- 
recimiento.— -Dios, Union, Libertad. — Guatemala, Abril 
seis de mil ochocientos treinta y ocho. — ^Antonio Lar- 
razabal.— No acepté este nombramiento porque existía 
su Gura propio el Sr. Don José Mária Mejía, por el 
que mo empeñé con el Prelado para que fuera repues* 
to á su Parroquia como lo fué; sinembargo de ser Za- 
capa «nucho mas pingtie que el pobre Curato de Can- 
delaria en que estabi» yo en aquella fecha •«->- José Ma- 
ría Navarro. 



Sr, Cura <le Candelaria José María Navarro.~-El 
Sr. Teniente General en su comunicación de cineo del 
corriente Marzo^ solicitó un Capellán pera el Ejército, 
que reuniese las cualidades necesarias para este desti- 
no, y recabando de dicho General la persona que cap- 
taba mejor su aprobación, ba indicado á U. como una 
de las personas en quien tiene mayor confianza.-— No 
lo es menos de \a de éste gobierno Eclesiástico, que 
desea acepte U. este nombi*amiento, y le confiero Uh- 
das las facultades, encargando 6 U. que en caso áé 
aceptar, disponga so marcha á hr mayor tñrevedad po- 
sible, seguii lo exijo él caso, por estar ya el Bjérícko 
oa marchaf.^MMds> UniOn, Liberttid^MSfnaletiafala, Mar^ 
ao dies y sois de tnil iocboeieiitos eaüredta ¥ dos^.-^-Jck 
sé Malte Bfttt6fÜi,^14o aéopté el BombüaMeilo fMlÉi 






í. i 



, El yeintioclMi de ¡Nofiembre, áé m\ ochMtsioB 
.Qimi^QiHli y euBUo el.Umo.í Sr* Dr* D. JovgeViteri 
im conoddia.iieeiipiaa para au: Diátw* 40l -Sal vádw^ 
.pm el tiQmpe dñ mi volbatad^ : cottod tambími la é^ ieet 
Jifarao.protiibidos^ ^wsuacorreapcMiditfaWarosttioéiQiieii 

, si píaeor de , twtQ da nil ochoeieeloa euateirta f 
ciíBm el UiBO« Sr» Cajppoy me eopoedíRi^ liceocibs para 
m OlMpadeda Headuraa por el iiaicipQdie su^viiltmted* 



Ilu4(rí^o SiejB9r:-^EI Presl^ít^fo José María lía*- 
V^rra, de este Arw^biip^dor ante .V4 ^S« Uina^ ircispe^ 
tuMacaeDie digtís q^e^ ^bíeodq oM^nidD beeiicía del 
Csj^Ude Eá^le^iá^UoQ para pA^ar fresla, Reip^blie» de Gen** 
tüQ^intérieas ^a el &f da.rec(^6r mi^ bija aúai i^e 
biabe ,eoLlagíUnK> matrw9nM>^ el a£o ae mU oebooieqhte 
veintidós, cuando vino la División á las órde0ea del H^r 
cmo. Sr. General D. Yicente Filízola, y siendo recién* 
nacida mi citada hija, cuando la misma División re- 
fíe^a^m^ W^ emantré av.ta.pd^Qhlad^ pqr np expo- 
jpwisbeila miieito:eAW>s .penQda y dUaiada^ iaeceba^jii 
faltAii o) juramenta de fidelidad á aús Banderas^ de de^ 
j^riai^ceíaa la verifiqué, bajo, lee .auspieíoede.lai^fM^ 
Ikljif^a VevAfla^^d^ la S^aitoima.'TnDidadt ReJigie^s^Gaii^ 
Bs^litftde» este CoaveRto 49 j&0at««^l^-rTH«^itia* v^f 
ta,a4)Q!6a tiempo á recc^j^v a:.aii,bijf^.8ibiiibieia mnü^ 
v^qi eaja^oerrei^a mmai^ pep» ¿^. mi llegada h^m, 
taat^.p»s.>!inai iaclioftcioa .ve^dedeva^ coina .p«r i^eeor 
lO^D^a^i^d^ if«pe.lifla# ía§t«9«i«^ déla fWSffla.JR. Sfw 
Taae$a^ tam^elrbáJiMita^aRf^ygÍQ^ Gari»eljAA#' ep .€iM<WQr 
yinmMe^- ^beKia» w^^.<ia»babieiii^paiiPW^do.4M^ 

nÍ;3V|i44WfíMiW^iMiÍ4rAf4^^ fepAtií^.M^íaftCVI» 

t^na^ iíito:>l^ai^«f4aiit,de)R»M.j^ 



Jiwi(b^ yyá.it» gfaiTBS eiiidiiiofe i}u0 esigíá: fá Abajen 
v4fa qae iba orwieiido^ Impelido por estas causas y ob^- 
leBHpido íÉi sdciriariBacioD por Niro. Stno« Padre tíre* 
goria SLV^ después, de háhsr servido cuairo* aftimen^lH 
Rucroqdia < áe Iguitla^ para reunir aiguaur cao úám\ ^ sia 
pufie^ maiclia^ provisto ile las licenoias necesmás^ con 
el doble objeto 4e recoger á mi pobre chíja y -^bitárel 
^mtkna» peso que grairitaba sobre Ú delíeaita conobneia 
áb uaa fteligipsa ó quien táoto la defap.-i^La primera licen^ 
cta me fué coíioedida por sei^ meees^ y no habiendo podi* 
do allanar todos lo» ebstaeulob íifim había para que mí 
bija vinieae a oís pode^y pédl etrá por dcho^ tiempo 
qde me panada ei^&eiente pa» veliftcar nú regreso; mm 
la fíBLlla de recursos poéuniapioe; la l^iible epideitaia 
del Cólera morbo que üiCeatik esla plaus^ y la revolución 
y eat>ftAUMa. guerra qiie M»edió<4 eUa^ me haiii redu* 
cidali tA' imposibilidad 'de ^fer^drioy ptie» aunque be 
obtenMio 4K)upatilen isadea Gutatqe (como cioaslade la 
certiftéaoioo . que dt^dammle aoQnipauo)^ ^us pfovto^ 
los dolo me bá¿ submtaistcaAo ló neoes&Ho pira sosten 
iiotomef ata poder ahorrar la eaotidad pf eoisft para mm^ 
injénder tina maireba tan dUatudd cdn una niña ^elúSé^^ 
mhi y de eoasifuioQtd deliead8^««^Pbr fáato A Y; S, 
Ifam^ ftuinildemcfDte su^Uw tenga ladigpnatáon deoon^ 
eodwmé m Ikéncia psra poder petmanecef etk ^a^ 
jifezobiápado de GuateBtala pir el tíenpo tecefarío, paisa 
Witnir ios ramrsoa.'c^ pii¿bifipioporcídfiaeine tómoéM*^ 
4iieBteiiti'ffefrbáereQol náteasBAa^j^m Icr qtiefecábtrégracia 
<|dbs fiídoetc.-^IiiBo*. firiñer^-nloséMáriá Navano^^-^fflé4> 
jtoo^ edatno (kí Mayo de mil aehñiMrtos^euaí^ftfa f úm^ 
Xuomo! se pHlov-^^a.rieoretá y f«brfeó< él ülmói Sr. -Árm^ 
lúipOi^^ffiay liba túbríoá.H^Bcsia(radi(r^^^ PaUOi^^ 



Manuel Rodríguez, Baehiller.ai»JMkk)a|^^t:Gi|c^ 
gado de la asistencia y jcnuadon de los habitantes de 
esta Parroquia de Villa-NueTa— *Gertifíco en la forma 
íV»4mf y qtaeltoltoyalttLiíiOT ebdbwUtú Xiiidadaiio 



José Marta Navarro, actual Mrrooa.de está Villa^-Kae- 
va], fué atacado del Cólera iDorix>^ oomo :qtíe, á iqi lle- 
gada, b encx>ntré ea ua ahatiflQkteato terrible; spie^é 
in^jtncias mías, se. lia retirado á su oa^a pacrá qiiébi«» 
cíese una cooTalescencta arref^lada; pero eéte hooradb 
Presbítero, que ao pueda ver con indifisreocia las &e^ 
cesidadas que palpa ei^ este pu^Io atacado de la e- 
j^demia, arrostra ios riesgos que pueden coneMr 
coa so exbtencia, presoindede ios cóosejos del Médi« 
co, y toma coo afán y eiUremacto empefto ea auiLiUar 
á los enferaios, prestándoles, serviáos de toda<espeeie 
pdncMpalmente.ei de su AUfoislerioc ñitervieiie aan en 
Uérar, y hacer que (ooiea coa siis propias maoos los 
enfermos sus medÍGam&iiio8««^Lo8 expresados servicios, 
la índole íy conducta irreprensible de este di^io Saoer* 
dote, le hacen acjreedoF é ima eterna gratilud.«^i mi 
llegada, por todo el tiempo en que el pueblo se ha 
visto afligido de la epidemia, oon él scdamente he con^ 
tado para tomar provideoétasen favor de los enfermos, 
porque de la MunicipaUdaé no era posible, por hallarse 
casi disuelta ««—^Para ios efectos que le coovengaa, d^y 
este ápedimeato del inláresado.'>^ViUa-'Nueva, Junio diw 
ynueve de mil ochócíetítos treinta y sble.«— Maneel Ro* 
dnguez.-*— Al Ciudadano José María Navarro, Párfoeo 
de Vii(a-Nueva**^La Junta General de Sanidad ha acor*' 
dadp, que ai caiUestár la nota de U. de veinte del 
corriente, le dé á su nombre las mas expresivas gra<^ 
cias por los servipios que iterante la^ epídeaoia ha pres*- 
tado ¿ ese vecindario, y qoe también 4e recooriende, 
que añada á sus anteriores servicios el de emplear lo«- 
do 'SU influjo á An de eenservar en ese pueblo la ase- 
relídad y el arrezo de enatambros^ medios, üáiees qoe 
harán su prosperidad, y perpetuarán su biene8tar«'<-p9k'« 
vase 1). aceptar mis r espetos««--*Dios, Union, Libertad. 
-—Guatemala, Junio veintiuno de mil ochocientos trein- 
ta y siete^ ---Sarana. -•• 



li ) ( 



El fioberaaijbr y yunieipelidad dp :VilMI^ 



t 

•— Ctft^ea ea )a fimna cpie debe y haya, lugar: que 
el Presbit. CnifladUno José María Navarro, acluaí Fárrooo 
de esta Villa-Nueva, eo todo el tiempo que ha ^xistid^ 
en esta, ha tenido una moral muy arreglada y una con- 
ducta irreprensible; que en el desempeño de su Ministerio 
har¿ii^o fliuy;eiGBcto' éiafaü(¡^ble, priQGipalment^'en el 
tiempo que esita población ha sufrido la desoladom e- 
pidemia del Cólera morbo; exortando con empeño á sqs 
fetj§re^ á una buena oioral para precaver Iqs^ extra- 
gos del mal asiático; acoa^paaaba también ah Ciuda- 
dano Goberuador a recoger á los ii^elices apestados^ 
que prófugos por cernióos se salian de la ciudad de 
Ama^ütlan, cuando atacó el Cólera en aquel punto; les 
prestaba, no solo auxilios espirituales sino reoiedios y 
ai^D socorros pecuoi^rios^ hacía que su familia saliera 
ai campo con ios alimeatos y remedios para los qami- 
oantea enferiQos, piieotras él 'daba con sus feligreses to- 
do el dei^rraUo á su oaridadi curándolos con sus pro* 
pias mafio^.-^La . consecuencia de tantas fatigas fué el que 
le atacara la epidemia; p3rQ él exponiendo. su vida á un 
evidente peligro, se kyantó de la. cama sin estar bueno^ á 
sanar y convalecer á la cabecera de los enfermos, has- 
ta que. en la venida del facqltativo Ciudadano Ma- 
nuel BodrigueZi lo reliró por fqer2.a para hacer una con- 
valesoencia.arrcglada^ diciéndole^ peligraría sino se evi- 
taba de salir; pero este zeloso Ministro y verdadero 
Párroco, prescindía, de los oeDseyo&* del facultativo, y 
chirría isocKNffer á 3us iQpribuncJos feljgre^^eis, recogieur 
do sus üUiraos su^rofi ei^..Ql maternal seno d^ la I- 
glesia: arrostraba todo gi^ínerv 4e peligros beata saeri- 
fícarse por el bien público, de cuyas resultas ba que- 
dado su salud demasiado quebrantada y achacosa. — Los 
servicios que menciona esta nuestra certificación, son na- 
da Te^peoio -de lo^grandes que prestó y. prestar á esta 
Villa este honrado y laborioso ^qerdotei digao de la 
graUtud píibKca y de un elf mo- agradecimiento-^Pa- 
Hi los efectos qi]|e |e ,ooaveogiaa darnos esta en la Sala 
Municipal de esta Villa-Ni^eva^ Ju^io^ veintiocho de fpil 
i)ctiocip9(o» iiwsla^f Hsíefte*^ C^f^Uio» t-J*í^ 



iMQé Oarcifl^ Sfñdic6.-^HaQU€ft DaitH^ Óbbenlttdoi*.'^-^ 
Fedro Jdsé Véh^i Secretario. 



El qae^ascribé, eontó ^üiiVá dé lá ^ritU dd 
GoUfOy y que íiáce f^lgdrl tletíipo^ ^üe pefiñáneíétt érá 
cfiéha gdríia, me cóhstá: (\né he ViMo balii^ al Cittdtt- 
daña Ptesbit. José BlAHa Navarro, Cura encargada 
déla Parroquia de Candetarid, ádár cumpliaiientode 
su Mniistericy eh lofi» dtvef^sósí puiiloé^ que esUti fmtsíéé 
mÁ Capital f péHéfrécetai á dicha Párfoqüiá dé £kh^ 
délafría^ Ain ^i^e lé httbiese servido de obstáctito kk 
restes de la epidemia dfal Celera morbo t|úe tícBnib 
a su Ingreso á esté Cüi^to, como ni témpoco lás ttitétü* 
pesfitas hórtis del diá f noéhe aué en el ri^roso tnrié^- 
ntí; y eñ Ío qué f^^Mndéfee mas sti caridad y éXñtía 
cnnlptimiéíitó es^ én haberse ^x|kieáilo müébas oedsíb- 
MB k perder la yida por la ftlérza de la rerdloétcltí 
qáé dcaba dé stifVii^ esté Estado, ^ndo les pitbdrpá 
les^ ^uütoS del émiéénté rieágó etí lod qué-éf tema qdé 
tocaír/ d pé^t áé láfs ^ejpíetid^i^ iQst¿lticid# ^ttééií^ db- 
sequié dé ía eai*idád le kaeikmós, dé qUe tío sálié*^ 
ra, porqué coñociátñós él graádé peligré á qioe Ée éi-^ 
póúíñi pero nada de eeto fué posible eVifarfe pipf stf 
delicadeza; aitosti^aba éon tédés rfésgte p&r ^ eüáó^ 
(o éatílplimiento dé su Ministeriéi-^Y ápedÜneirté del 
ékjfHresádo Gui^a doy la presenté éii ébito^io déla yé#^ 
dad^ i fihno étí Güélémalá, á óéhO dé FebréHs^ dé 
óéhóciénfdá (íeitíta y tíñete. ^^ José Marifirtío !)tén4 
iéáíégre. 



la^ qhe sttbscribbn^ éoiUé fefígré^és d» 1» Vtí- 
ro^a deCándéltfiá de esta CSndad, eeHifidftnlt^^á dé- 
bíds forma: qué él 9^. P^sbiti ík José Mérfa' ^iMm 
té, éh miáüá dé eh<ái^ifd6 dé didbtt F»»<(Afu^v fá 
hk Mlddtfl^tradó pbfé^ eisfiáéié de éel^ flflM m» üM- 
mí qué Itttfi tr«i80tti^riébde§ilé^8ai»teteftf á(i>miH^ 



dentós treinta y siete hasta la fecha. Que cueste largo pe« 
liodo, ha detsempefiado con actividad , eficacia y ex^ 
actitud, y 'por conriguiente ¿ satisfacción del Gübíer* 
no Eclesiástico de esta Metrópoli, las diferentes y re^ 
pelidas funciones que abraza su Ministerio, es decir, 
ha administrado oportunamente en la feligresía los San^ 
tos Sacramentos. Que en todos estos en que h& aar* 
vido por si mismo, y aun por los Ministros que han 
suplido por él en caso de enfermedad, jamas te ha 
visto que se exceda en pedir mas de lo justo, segna 
arancel, de los derechos parroquiales que le son (te- 
bidos, antes bien se ha observado siempre, lina sik 
ma caridad con los pobres y miserables de que tan* 
4o abunda la feligresía. Kn beneficio de estot, no so- 
lo se ha conducido con mas puntualidad en adminis- 
trarles los auxilios espirituales que han oe(esit4ido, 
smo qiie muchas veces los ha consolado aliviándolos 
con ios corporales, esto es, pioporcionando en lo po* 
siUe k los enfermos que son pobres de soteniiídady las 
medicinas de que carecen, dAndoles ademas vm corto 
socorro en numeirarío. A una hora regular y cómoda pa* 
TB el vecindario ha celebrado siempre el sacrificio de la 
Misa, y principalmente los dias de precepto, en que nun- 
ca ha foliado. Tcfdos ios anos, lle^^a la coavesma» 
sin dejarlo de hacer en cualquiera otra ocasión, se ha 
dedicado diaria y constantemente al confemonario, y sin 
perjuicio de ninguno de los feligreses que eo mu- 
chedumbre han oc rrido a él, como siempre lo ha- 
cen, ha confesado y confíesa anualmente á mochí- 
simas pei^sonas «leí céniro de la ciudad y de las otras 
Parroquias de fuera, que en dichos dtas bajan & bos- 
carlo á la Iglesia de Candelaria. En esta l^rroquia, 
y en el propio tiempo ba predicado el Evangelio y los 
dogmas de nuestra santa Religión, con toda la pureza 
que debe hacerlo un verdadent Párroco, romo también ha 
explicado con sjjma claridad la doctrina cristiana en 
los mas domingo» del año, cuando sus graves ocupa- 
ciones se lo han permitido. Aunque no son muchas 
las funciones religiesas qué acostumbran celebrarse en 

4 



la • Pifci3Kkpltay::D0 deíaá de: h^bdr^ ajpMrMf «' el : coá^ 
tordor 6ilaft. Ma6 el Padre Navarro iMartramlo sienii- 
fm 'Qtí {iiadoaoi zelo porque no faltai el debido oiilta 
ó "la Divinidad Suprema, ni á las otras Imágenes^ ^ y 
shi^éstorcionar ales devolos/Di á )m pocas ^d^ádifas 
qjw'ensten sin fondo algnnOy con gusto manifiesto ^e 
bftpiéstado & faacerias en su respectiva tiempo, sití es^ 
toirbarias cotí mogaa protesto^ ni detenerse á averiguar 
srloi derechos que le corresponden aen mas 6 menos: 
atiisde. foacer baja en ellos, sí ba de^ esperar para 
qoe «a le paguen,.. 6 si tiene que cederlos gratis en 
forte é en el todo,'C€Hno en. efecto hasudedidouna cpé 
otfit 9et OA alguno de lates ^ conceptos.^ En loa. seis 
aflot) txÁo' meses (|ne ha tenido lir paciencia dé ser^ 
\9ri COR efcsiínple titulo de Eacargaído, no ha llegado 
iDÉfitá^akora el trisftf> caso de que poi* suma póbnei^ dé 
lob/lsfigfiesea, se- haya relafdado un momeiito por so 
iMrte' el beulÍ8au>vdNd un solo niño,, ni mteos el que 
irihgha[i«oÍBiíoM>.de su j«risdiceíoa ^ dentro^ é dé la 
estnaiií! jt ¡Maédísima adoÜBÍsiraciott de fue» i de la 
«Qdád>dié]far miierto fioitículpa ;su;ft sin ka.anxíKoa da 
Ik ig\éaik^. pies/ sin embaiígo. dé su íqnebrantadfr vsákKli, 
ni fe& ^híviasv ni las «disiaitcias, nidias horas inoportu^ 
jsaa^ni Ja ¡iokreaa de los feligreses, Jamas paisa d &\ 
lftivar^>haa> sido iaconveaiaotes que le hayan ideteníi^» 
de fiQf)ínoBMAilD' pdna 4eíaa de cumplir im¿6tintameiiv 
te con los deberes qiíe le impone eu destino/ Acerca de 
este- pactásttlar, es necesario añadir dos pruebas mas 
dé lare&áeia y estraordinario zelo con que se ha.ma^ 
«festado así á los feligreses y délos muchos benefi*- 
MNÍ que la humanidad le debe. La priínerai es, qáe 
cáapdo rie incendió en este Estado la desttuctora guer- 
ra quedi& principio el año de treinta y seis, nadie ig- 
/Brora, que.su conflagración cundió hasta la6 inmedta^ 
rdom» de esta Ciudad hostilizándose ambas fiieisas be> 
lUgtt^nfies con una guerra, á muene^ yestemüéndose 
h. admimstraciea de esta Parroquia por vanos pontos, 
ia;dÍ8lGin<iias de tres, cuatro y cinco leguaá, ^era :m«y 
ifrobablfiS 4ue en la8:fi!Qou0Qt6s:saMaa<ibtxnfesiones del 



Sn Navarro^ pij^éra padecer, : ó tmá desgracia pérso-- 
nal, ó uoa fuerte é iojusta perseciidonyCreféadosele 
cdmpiice con algimo de loa doe. partidos. Ágregáadosa 
á esta, ^é: tanto la Curia Eclósiá^ca, como la Go^ 
OMindaiicia general, y aun sus mismos amigos le . ma-t 
fiífestabaii. varías veces el eminente ipeligro ,á qne: se 
«icponia con salir fuera de la Ciudad, y que no lO) bit 
€Í6fa principalmente cuando se aumentaban las heit 
cusntei «darmas en lo interior^ pero á pesar de todo, 
éste , Pereceo zeloso de su Ministerio, desoyó todoe ios 
consejos y. arrostró todos le^^peUgrospara cumplir con 
iuna xdiiligaoion q»e tenia á su cai^go^ cual era, la ida 
acudir ó sus feligreses en ^ualcpiier Hampo y distaneia 
<cbn los socorros espírJtusdes.<^En las reñidas acciones 
^a .muflió esta plaia, siempre, se halló dispuesto cuaai- 
(úo laillamaban á auxiliar a tíos <heiidos que. tocaban.en 
los Mmites.de su Parroquia, -chuidémlose del riesgo efi 
qiié: á cada paso se pOsD» cqn los fuegos de las guep- 
riUas ido dentro y iherai der triücliéras. La segunda ee-, 
que cuando se anaoctó iarij^raitiittidadde la desolad!»- 
ora y tenaz Yiraela, el SkJ 6tira andavo constante coa 
líos comisionados día la vacuna por el interior de Jk 
Parroquia^ con gran cuidado, para que los niños :U0 as 
<^edasen.sin ella, instruyéndose al mismo tiempo «i 
*el modo da aplicarla, y luego con anuencia del Sr..Ccffi- 
i^gidor salió á recorrer toda su Parroquia, haciendo 
que los. alcaldes le presentaran, no solo á las criatu- 
ras^ sino á todos los que Ao estaban vacuMdos, y él 
con sua propias manos los vacunaba, quitándoles .por 
este medio^ y el de sus oportunas .exhortaciones,; la 
mala prevenciovique la ignorancia tiene concebida coa* 
tra k saludable y benéfica vaeuna. No solo ae exten- 
dieron: sus cuidados é esta Parroquia^ sino qñe por. en* 
ear^ de los Sres« Provisor y Corregi^r, lo. hizo con 
•la* misma caridad eui la; vasta feligresía de Palenday 
\de(Ql)ro&. puntes que oearrifffoa.-^^Porfin, y apesarde 
iias afitifva&ipiBcaiHsoaes, el año de cuarenta yiun», la 
PiarfoqtuátderCaadaUiría y sus. untaos fueíaon inivsta- 
4o6 con ^ifdenciaifor vlqpoERiigBa oiídóada. £n «tairoe 



— M — 

sin distnicim úé kora ni moaíento, foé infatigable eú 
auxiliar persoofalmente á la multitud de imtividuos que 
fueron atacados; pero luego que advirtió el imposible 
de acudir por sí solo a todos ios eofermos que con 9ín^ 
sía^y precisión demandaban su cuidado y socorros ee^^ 
pífítuales, aumentó otros dos Ecle&iástícos para que le 
ayudasen en aquellas circunstancias, 4 quienes por se^ 
patudo pagaba un peso por legua de las que frecoen^ 
temante andaban para dirigirse á los lugares en que 
fueron necesarios para la mas pronta administracioa 
délos Sacramentos, cuyos gastos, que loshÍ2ocon per« 
juicio suyo, los erogó por todo el tiempo que dural^M 
iosefectos mortíferos de la peste. A esto se agrega tani^ 
bien que cuantas ocasiones le ha atacado y postrado 
hi enfermedad de nerviosi cpie periódicamente padé^ 
ce, al instante previo aviso del Superior, ha soBcitade 
j) puesto á expensas de su propio peaulio un Biinistro 
iftie le sustituya en lo general de la admiuístradon^ 
oendo su primera diligencia el encargarle la mayor exac»- 
tilod y cuidado en lodo io concerniente al mejor y 
mas ^ato desempete dé las funciones que cou^peten 
4 su ministerio. De manera, que la Iglesia en ningún 
easo ha sido desatendida^ ñi han dejado de ejercerse 
en ella los actios comunes y acostumbrados. Tampoce 
loa feligreses han experimentado extorsión, ni falta al- 
guna en los auxilios que á su vez han pedido en la 
Parroquia. Siempre servidos con puntualidad, sin sufrir 
demora^ vejación, ni maltrato, la autoridad eclesiás- 
tica no ha tenido ni tiene hasta ahora queja ni recla^ 
mo alguno contra el Padre Navarro, m él ha dado otro 
motivo para que se le haya requerido ni amonestado 
por diversa causa. Muy distante de eso, por su conduc- 
ta verdaderamente irreprensible: por la dignidad de su 
comportamiento, su moralidad, su trato suave e inalte- 
rable, y por su carácter moderado y servicial sin ex- 
cepción, se ha captado la voluntad^ la estimación -y 
aprecio de todos los feligreses, y de cnanlaa personas 
le conocen y le tratan. Éste conjunto de coalidades no 
comunes^ en concito de los que ffseriben^ y sut per*» 



juicio de-ia Parroquia, le hacen justamente recomen- 
chible, y digii«) de que se le recompeuseo sus méritos 
y servictos contraidos á costa de sacrifiíioe. Pues auoqud 
tieiie acreditado su desprenHimienlo .y desinterés^ es 
inuegabie,^ .que á todo hombre le conduce el estímulo, 
y el pr^nio es sin duda el que nos guia en todas 
partes, y en todas nuestras acciones, de lo contrarío^ 
los hombres obrarían solo por temor del castigo. Igua^ 
mente certificamos, que de algunos anos á la fecha se 
han disminuido en mucha parle los éuiohimentos del 
Curato de Candelaria. Anteriormente producían lo basf 
tante para sostener al Párroc^o y un Coadjutor, á quien 
el primero dotaba con nn^ regular asignación menr 
aoal, que compensaba su continuo trabajo. Vías su dor 
cadencia se fué aumentando por grndos, y al fin sé 
hizo sentir en tales términos, que los Párrocos se vie* 
rcm obligados á coniinuar solos, pues por la escasez de 
ingresos, no les fué ya posible seguir pagando elauxin 
lio. de los Coadjutores. Así es que, los Coras que pos- 
teriormente fueron provistos paria Candelaria, viéndose 
fatigados con el peso de la administración, y casi sin 
congrua que indemnizase sos trabajos, en breve tiem^ 
po fueron dejando la Parroquia, y por consiguiente su) 
íluracion siempre fué corta y precaria. El Sr. Navarro, 
sin embargo, hace seis años ocho meses que la sirve 
en calidad de encargado, y su desempeño se ha ma- 
nifestado ya en lo que queda expuesto. Pero este di* 
latado servicio, en el cual ha perdido su salud, no prue- 
ba que los proventos hayan mejorado, por el contra- 
rio, en la actualidad, sin duda son mas reducidos, y 
este motivo acaso podrá decidirlo 6 no continnar en su 
encargo. Por ultimo certificamos: que ePano próximo 
anterior, á esfuerzos del Padre Navarro se reedificó la 
pieza dé la Sacristía, que por ser demasiado antigua 
estaba muy deteriorada y amenazaba próxima ruina, 
y si esta se hubiese verificado, hubiera causado al e- 
dificio general de la Iglesia un grave perjuicio, cuyo 
reparo habria sido dilatado y costoso. A efecto de evi- 
tar uno y otro daSo^ se tom6 por algunos dias la mo-. 



— 30— 

lestía de salir en persona á podír y eoleotár algunas 
KiDOáDas^ las que conseguidas Jogró emprender f cóo-* 
ciqir con la brevedad posible lá reparación eoímplaüi 
de aquella pieza* también ha mejorado á la Iglesia^ 
con otras piezas útiles y necesarias a su decente s«r* 
"vicio. Mas/ en la Iglesia filial del valle de las Yacas; 
por los mismos esfuerzos del Sr» Navarro y de lo^ma^ 
yordomos, se ha adornado el Altar mayor^ conün mag« 
tiíflco colateral, pulpito y ornamentos, y una bonita y 
costosa portada á la Iglesia, la cual se extreaó este «fio 
en la función titular. Para el pueblo nuevo de Sania 
Kosíta, ha promovido con actividad Ja fabcicaaiofidd 
su Igle&ia, á cuyo efecto tiene ^allanado&Jos ooiiS9nti«- 
mientes del Prelado eclesiástico, y Corregidor, ievMi* 
lando el plano, y próxima ya á comenzarse la.:i>bra¿ 
->-Y por ser público y notorio en la feligresía de Can^ 
dataría 9 y constamos de ciencia cierta cuanto vá ex- 
puesto, a petición del mismo Sr. Presbítero José Mafia 
Tlavarro, damos el presente en Guatemala, á treinta 
de Mayo de mil ochocientos cuarenta y cuatro«wCo. 
mo mayordomo del Santísimo, Manuel Barberena,-^ 
Como mayordomo de Dolores, Pedro José Sologastua, 
i-*«-Cómó mayordomo de Jesús, Gregorio Rodríguez, Te- 
niente Coronel de infantería. — Por el mayordomo de 
Candelaria Sr. Joaquin Gómez, José Rosendo Barbe>- 
rena, Coronel de infantería»— - Por el mayordomo de 
Animas Sr. Luciano Oliva, José María Barberana.**^ 
Por el mayordomo del Carmen del Cerro, Sr* Estovan 
Gama, Manuel Barberena, Secretario.— Brigido Tor- 
res. — Francisco de León.— Gregorio G. de Arguello. 
— Matias Ramirez.**^ Manuel Arze.— Francisco Colmo- 
^nares.— Juab de Dios Pineda.^^^osé Eulalío Samayoa, 
«maestro de coro de la Parroquia.-*-Jnlian Porras.<-p-*Aii^ 
;gel Caballeros, Capitán de infantería.*«-Peii(»rpo Ar- 
tiaga.-^Franciscof^uizabai.-^osé María Barberena.on- 
-José María Quiñones. -r^osé Aquilino Pües.-f^^JBan Te- 
nias Paé8.<-^imon Pineda ••««-^páó . María Dávij^4/r^Ji6- 
^ Márid Fuentes.-^ Bonifacio Ardiiia.4--^ Tiburdo. Bo- 
bles-^rH-Jofié Aot^o. l^orncMi.-«»J^w Tomas OftÍE«#-^B«- 



— 31 — . 

Eael Roldafi;^ — ^R^feer^Ban^es. — Agustín Jley e^.-^ Juart 
Jacinto Carrera, Teniente de iüfautería.-rJQsé Gabriel 
Letran. — Manuel Solorzaiio. — Manuel Baaces.-?- José 
María Alvarez de. Toledo,*— Modesto Torres.— Fernando 
Godines.-^ Por el Sr. FloríBOcío Franco, José María 
Quiñones-^ Manuel de la Cruz Escobaí— Vicente 
Garcia-^Manuel Tiinidad Pineda.-^José Aótodio Vela,: 
Ayudante Mayor — Francisco Gomez-^Francisco Gai'-^ 
cia, Capitán — Por encarga del Sr. Juan García, Juan 
de Dios Pineda— Por el Sr, Cornelio de León, francis- 
co Eguizabal-^Por e) Sr. Manuel Morales, Matías . Ra« 
iBÍrez-^Ramon Barberena, Teniente de Cabal leri&—fjQH 
sé Rosendo Barberena, Coronel de Cabal leria-^Frañcis-^ 
co Rodríguez-— José María Izaguirré— Juan José Val* 
des— Silverio García — José Vicente Estrada— Por él 
Sr. Eugenio Gaitia/José Antonio Vela, Ayudaúle Ma^ 
yor*— Los que sudcribimos, no obstante no pertenecer 
á la feligresía de Candelaría, certificamos el contenido 
del esciito que antecede, y por tanto lo suscribimos. — 
Por los^ cuatro Cuartos colindantes á este áé Ntra. Se-* 
ñora de Candelaria-, firmaron sus correspondientes Pár^ 
rocos.«-«*Por la Parroquia de Nlra. Señora de la Meri- 
ced, Dr. Fr. Tornad Suafeo, Catedral, de Teología. — Por 
la Rectoral de S. Sebastian, Juan Raull.— Por la de 
Chinautla, Mariano Borjas — Por la de Sau José Palencia, 
José Mariano ürrutia. — Dr. José María de Castilla Rec* 
tor del Colegio Seminario, Arcediano de esta Sta. IgleV 
sta Catedral, Director de la Sociedad Econóndica y e&* 
Diputado de la Constituyente— José Atitonio Aivaradb, 
Canónigo, ex-Diputado de la Asamblea Constituyente 
José Ignacio Figuerod, Canónigo Honorarío— «Juan Jó^ 
sé Flores, Secretario del V. Cabildo Eclesiástico y Ex- 
Minislro del Gobierno Supremo. — José Nicolás árellano 
Presidente del oratorío de Saín Felipe Neri, y Ex-Dipu- 
lado de la Constituyente.— Joaquín de Letona, Capellán 
de las Carmelitas descalzas— «-P. José María González*-- 
Promotor Fiscal, Lie, Mariano Ortiz Urruela.— «Capellán 
deV Beateaio dé Belén, José María de Galvez*— Paulino 
deSalazar, :Cura propio de ViBa-*Nueya— Presb. Fraii- 



-32- 

eisco Noríega^-Presbitero Rafael Zepeda—- Antonio Car^ 
rillo, Cura propio de Escuinlla— José Buena-Ventura 
Qutros, Cura propio de Taxisi o, y EvDiputado de la 
A. Constituiente— José María Madrid, Cura encargado 
de Jutiapa*— Capellán del Hospital General, José Ma- 
ría Coronado — José Mariano Yúdice, Prioste de Sr. 
San José«-*Kncargado de la parroquia del Sagrario, 
Presbítero Manuel España — Presbítero Francisco Cipria- 
no Ruiz— Presbítero José Ignacio Alvarez de Toiedo 
— ^Fr. Joaquin de Jesús Taboada, Guardian de San 
Francisco — José Clemente Abelar, Presbítero— Fr. Ma- 
riano Lanuza, Capellán de Santa Clara — Por la Rec- 
toral de los Remedios, Dr. Bernardo Pifio!, Catedrá- 
tico de sagrada Escritura-^Por el convento de Ntrb. 
P. Santo Domingo y su Parroquia, Fr. Nicolás Lló- 
renle Presidente y Cura.— Fr. Pedro José Salazar — ^Fr. 
Fernando liOpez-— Lie. Francisco X. ürrutia, Magistra- 
do de la Suprema Corte de Justi<ia— Juan Nepomu- 
ceno Rodesno, Cura de Honduras y residente en esta 
Corte, Ex-D¡|»ntado de la Constituyente-Dr. Presbtt. 
Cecilio Aguilar — ^Fr. José Maria Orellana— Julián Al 
faro, cura propio de Chiquimula — Presbítero Pedro Jo- 
sé Godines— Presbítero Juan José Vega — José Ignacio 
Iturrios, (iapellan del Ejercito — Calixto José Arévalo, 
Cura de San Raj mundo— Juan Antonio Lanuza, Cu- 
sa encargado de Villa-Nueva— Presbítero Bernardino 
J. de Presilla y Arana — Dr. José Quirino Flores, Vice- 
Rector de la Universidad de San Carlos, y proíoraé- 
dico, Ex- diputado de la constituyente — José Venancio 
López, Catedrático de Leyes en la Universidad é in- 
dividuo del Consejo de Gobierno, Ex-Diputado de la 
Constituiente — .loaquin Duran, Abogado de la Corte 
de Justicia, Ex-Diputado de la Constituyente, y Mi- 
nistro de Guerra— -José Antonio Larrave, Vice Director 
de la Sociedad Económica, é individuo del consejo de 
Gobierno, Ex-Diputado de la constituyente — Párecien- 
dome que no satisfago al objeto de este atestado, con 
solo subscribirlo, he creído deber añadir en obsequio 
de la Justicia; que todos los iegnceptós lignoríficos^á 



— 33- 

qüé se ^a lieclio acreedor el ^éñor Presbítero Jo- 
sé Mária Navarro desiie que fué conocido en Gua- 
temala como simple Ciudai^ano, y después como Ecte* 
siástiro, uo ha podido rebajarlos, ni la mas atrevida 
detracción; siendo estomas de admirar^ en tiempos de 
fuertes y continuas occilacii>nes en que no deja d^ 
sufrir la inocencia mas acrisolada* Y de esta cla- 
se de hombres me parece podría decirse lo que de 
otros que han logrado reunir tan eminentes cualidades: 
Hos opfiortebat multos nasvij diyL vivere^ nunquam 
mori. Francisco X. Vtneuzuc|a, Abogado de la Cor tede 
Justicia, Consttiario de la Suciedad Econóí^jica, É^W*- 
putado de J|i .f]onstjiu,> eMe« y Ma^iitrado <le,la Su- 
prema^ f!orté-^Lift. íóse Mariano ' udnzaléz, Secretario 
ael Gobíei no E<$le(íidáüco*»MaríHiíio Ooquer, Lie. en 
Medicina ) CiriyÍD. Conservador, de la Va<*mia— Pedro 
José Yal^n^fiela^ Abogado de la Corté dfe Ji|s(icia, Dr« 
y Maestro de ia Universidad de Guatemala, Ex-Dipu- 
tado de la Constituí énle—Termin Arévalo, Abogado 
de la Suprema Corte de Justicía^^Manuel Bolanos, Cu« 
ra jubilado de Sqn Miguel Petapa, y encargado de 
S. Juan Alhofénati.íío — ^E1 Comandante del Balallon Mi- 
nerva, Manuel Areliano, Kx-Diputado á la Constituyen- 
te — El Capitán del Kafaílon Níim. 3 de Candelarifi, 
Pablo Viilaurre — El Coronel de C^aballeiia J. Marii Ek- 
pínola— Lie. J. Maria Gavarrele, Serrelariode la Univer- 
sidad -^Antonio Letona, Notario público de la Curia del 
'Af2ob¡spado. — Concu^nla con su original que devolví 
ál interesado, y con el que fué confrontado y coriegidb, 
y en testimoniólo sit^no y firmo en Guatemala, k cua- 
tro de Enero de mil ochocientos cuarenta y cinco, — Juan 
J. Flores EsKMibano Nacional,— Los Escribanos Naciona- 
les que afe^jo firmamos, damos fé y verda<Iero testimo- 
nio: que el Sr. Juan José Flores por quien apai*ece sig- 
nada ) ñrmada hi antecedente certificación, es fe^cribatío 
Nacional eti actual ejercicio de su oB(io, \ que como & tal 
^é le (fá íe y crédito. en todo lo qué actiíafirnifi y aüioH- 
M, Gtíatethata/Stíeró cuatrt> dé mil óchocietitós cuarenta 
y ¿ipco.—Jilafi J. déLéon-4. Llef fena. -^Felipe Pedí^otó. 

• 5 



# f • . . . . . . 1 . . , - 




>UT0RI2ADA DE VAMOS DOCUMENTOS 
REUTIVOS k U CMBUTA incill T HlVÁM ! 

I DBL8K. PUSBÜHOM) 



I 



!' -.'1 



f -Oficio 9B Hqtob — ) 
I EscRUUsro PuBUoa. S 



•'«^ 



Xiici}NCiADo EDr¡(}ue Hoyos, Abogado de la Supre 
jQa Corte de Justicia del testado deLSaiva,dor9Dr..ei) 
Jirtes y Miembro nato de la Universidad, é Instítutó 
Litcjrario del Estado, y Escribano público del mismo. 
Doy testimonio que el Padre Cura de esta Ciu- 
dad, D. José Maria Navarro, me ha pre^sentado, á 
<^fecto de que de ellos le dé certificacioii, los docu^ 
Qientos auténticos, que uno en pos de otro, son come 
liguen: — "El Dr. Quirino Fiares, Médico d^ los Ho&- 
jfíitales, Catedrático de Química, Individuo nato de la 
jJpQta central de vacuna, ex-Vice- Rector de la Vm^ 
Yersidad de S. Carlos, y ProtomédÍQO <^^ ja Facultad 
^e Medicina de Guatemala.-^Cei:ti6eo^J| toda forma, 
baber asistido por alguooi? año^ al Pi(e|^itte^o ¡ir.^Jo*- 
0$ María Navarro. Cura dé la Parroquia de Candela^ 



^Si- 
ria, cyjro Sn padece casi habituaínaeiite^ da ngidez^ 
ó (eosioD áe los músculos del cuello y de los tomossi 
cjOQ otri» muchas áiolestias análogas, á la de hí hn 
pocondiHa^, á las cuales se reúnen cólico^/freciieiites^ 
acompañados de síntomas alarmantes y agudos» poc 
todo lo:cúal no le ha sido ni le es posible, esponersa 
4 una caminata larga, ni á las vicisitudes de lo» eli-< 
mas del tránsito. Y para ]ü» efectos qué puedan cosH 
venirle, á pedimento, y en otoéquiode te verflad» doy 
el prefteute en Guatemala^ 6 diez y ocho de D¡ciem«r 
br^ deruál ocfaoGie&tos cuarenta y cuatro.--'-'-Qiiirii¥> 
Flores... 



Ensebio Murga, Df. t nr Médieim, Ciritjano Ma^ 

Snr del Ejército, y Catedtático de varios ramos dq 
edicina en la Unituersidad — Certifico en toda for-* 
ma: que en atención al estado de «alud del Sr. Cuní 
José María Navarro, y con prascoicia de la relacio» 
certificada ifoiSr; ^otOA^ico Dr. Quirino Flores, 
que antecede, estoy áb cMifbrmidad con k) que expw 
iie,y principalmente ^cn el^proifóstico y medidas que 
dicho Sr. Dn ha aconsejado al Sr. Cura Navarro, pa- 
ra prevenir nuevos ataques y mejorar su saluda — Lo 
que certifico en Guatemala, á veinte de Diciembre de 
mil oehoéientos cuarenta y cuatro. — Ensebio Murga; 



IÍmp.Sr. Arzobi^fK)^ Dr. D^ Manuel Posadsvs*'*^ 
£1 Prosb. José Maria Navaiiro, de ese Arzobispado^ 
ante V. S. L respetuosamente dͣ[o: que para poder 
residir en este Arzobispado de Guatemala el tiempo 
necesario para reunir las cantidades que me propor-> 
cionáran un cómodo regreso con mi hija legitima, 
María. Joisie£i, ocurrí á V. S. h pidiéndole una licen- 
cia; la^qtt&ütieconoediód cuatro de Marzo de niill 
«elKMáéiiita^ coarentá y jdosi n^aa ahofa^ aa. tfiatli^ isb 



tiéifk» tñbhtk^'oimfn die nmx-o á kt áótütiB. boa* 
éetá (M mí Pi^ehido^ f em tfoe ya mk por ti oxeM^o 
trabÉ$(^tte la PiUvroifiita ció CahiMaria, en que áMitat^ 
Hierae-'eeníjf^ y be servido por siél» mio9tn^9 meMs, 
6 10 €fü<i es mas probable, (foe por ia tempevatura de 
esia^'lfhldadr metía enft vmador de' loto nerttos, como 
oóllAa:dél€«seértíficado8 que ftrbiU»itiieiite acompa- 
ñé, '^eyo üitl si no se ataca en sus prtncipíoÉ, deja til 
p'^gi^icAite en okia comptéta ioaccioii, inutninÉía no so^ 
k> pft^atmlifqóa ac^itosv síuo awt para cosa» muy lei 
véB;<Éí^-hattáiidoBe>otto raandia tnaa poderoso qué 
cure las mas veces radicalmente á los pacienteiydes^ 
pues de largas experiencias, que el cambio de tempe- 
ratura caliento adecuada k la construcción del indi- 
viduo; pero como para echar mano de este poderoso 
asféoaficb, tendré qité tdoaa m paatoa de otros' Dbis- 
padoa^ y s i ttta ofialss<np «tden» tal ves tendré qoe n^ 
díoármeem ellM para sioittpDfi por lo que — Al Bono. 
Sr; tlujmildeai^tB a(iplftm< taaga la cbgnaieioa de ora* 
attdarrat ai kcencifr pasa podar pedniaaeeíer «rn wlé 
^Bsobispaiiió, 6 en atialquíara' otra Oidcoáia,. ifue 6 
Btt salud V coittodidsMidei m fiíniítia loa coomngai 
eo|ii0 tambreír si neeeaarioi Atare, podar jufar doniiw 
Iw ^di Obispado que . a» ^aae oaiw^nienierf en io 
^^4:einMjFé'sraGÍS4e*€.*«-«^ Mtiyisi veintiséis de 

atil mlioeiéBtoa cuarenta y eiaeo^t^Pase a&lIflM. Si^ 
Obtffio Adiainistrador del Ars5QbÍ8p<^do^(da GonlLH 
confíriendo á S. S. lima, todas nuestras facultades, 
para que obre en este pttesto- como le parezca mas 
conveniente al bien de la Iglesia.7— Lo decretd y fir- 
mó e^ limo. Sr. Arzobispo. — Bl Arzobispo; -—Fran; 
^kñéOíFWMOf Secretario. 



. Ea^iPeiiitey csRBtroiteRnendomilrodiocwiMm 
UMf^iita^yeincO'ful Qoanri[>i9id«i Canuda» Ja AiarMqakr 
4» Sinsonatei^JfteMoP y ^ñto^fétkm 4a kámJMi dé 



Éi¿ Cótegio dé Sñiifú t^oitias, por iiiuerftf cfei ^. Cy^ 
M D. Ger^inm Zélaya. , y^ . 



£1 vQÍpt^:y aiete de Octubre de mU oeftMÍeotQ» 
^Mcurenta y aei9 fui puesto en t^rna, por el Si^pf0ío^ 
Gobierno del Salvador, para Proviftioiv Vicf)yíi9t. Qfftk 
y Gc^roador^de la Mitra, Qn um »^\mtíiwi .<|M^ hm> 
^ Ikoa Sr Arzpbi^po, como M^trofiojit^^ao, icmnid^ 
ni Sr..ObÍBpo Dr. D» Jorge Vitefi esluyo fijara de «u 
Dm^c^aU dejándola acéfala. , 



Él diez de Abril de mil ochocientos cuarenta y 
seis el Gobierno Supremo del Salvador tuvoá bien, 
el nombrarme comisionado cerca del Metropolitano 
para que gestionara sobre la solicitud anterior; cuya^ 
comisión fué desempeñada con briííanto áxito, cor- 
tando por este medio asfrias cuestiones que al surgir 
desbordarían á ambas Repúblicas en funestos y fac- 
tübsos choques. ' 



El ocho de Setiembre de mil ochocientos cua-' 
renta y siete fui nombrado Cura, VicArio Provincial 
y Juez Eclesiástico de la Parroquia de la ciudad de 
San Vicente. 



Sr. Cura y Vicario Provincial Don José Manar 
Navantx^-*SaB Salvador, Junio diez y ocho de mtl 
OK^bocáeftto» eaarenta y nueve. — Muy Seíior mió de 
tai «f>r6cio y respeto: — Lfat Municipalidad con fecbd 
ék» y seis se ha diríjido á este Goi^íerno eclesíástioo^ 
con mucho encarecimiento pi(iiejvÍD,:q«ieab pénokH 

S>á Un haga uso de la admisión de la renuncia que' 
. puso en dias pasado0r--^e contesto á la Mumcr- 



palidad, ainieiite á sus juntos il^aeofi eod la fecha de» 
hoy, y á U. reitero mi ainistnd^ pQtqia.e loqQe<U..O)€l 
propone, es nada menos lo que yo vivamente siempre 
he deseado; y si pude condescender ¿ los deseos de 
U. cuando puso su renuncia formal de esa Parroquia, 
ftié -porque crei hacia 6 U. un agravio en no ádmilír«- 
W dicha renuncia» — Recibirá pues, por medio de Isí 
^cretaria de Cámara y Gobierno, un nuevo despa-» 
eho, y se lo anuncio ya por esta, para que se enfíen^ 
da desde ahora estar refrendado su titulo de Gura j 
Vfcario de San Vicente, con todas^ y cuda una dls iaü 
facultades y licencias que U* tenia cuando lo^fií&acU 
mitida su renuncia. — Bscribame U. cuanto ocuiTa,iy 
mande á su ami^o y Capellán que besa su maao-^ 
Tomás, Obispo de Antigona, Gobernador de ¿$. Sal- 
vador. 



Secretaría del Gobierno Eclesiástico. — S. Sal« 
vador, Junio diez y ocho de mil ochocientos cuaren- 
ta y nueve. — Sr. Cura y Vicario D. José María Na- 
vairo.^:— Con grande satisfacción ha recibido el Ilmo^ 
Sr. Obispo, una representación de ese honorable 
Cuerpo Municipal, y otras cartas de personas res^ 
pelables, relativas todas á manifestarme: que U. ac- 
cediendo á sus súplicas, desistia de llevar al cabo su 
renuncia de esa Parroquia, y convenia en continuar 
desempefíándola con la honradez y exactitud que has^' 
ta ahora loba hecho, y siendo esto tan dél agrado de 
S. S. lima, me ordena decirle: que por medio de es- 
ta le concede al efecto las mismas facultades que an- 
tes tenia, así para desempefiar las fiín^ioiies parro- 
quiales, como las de la Vicaría Provincial que tiene 
encargada. — Con tan plausible motivo comunico á 
U« lo antedicho, y lleno de placer me suscribo sa a» 
tentó Mrvidor y Capellan.-^D. U. L.^-José l^neü 
Sátdana, tiecretarío. 

í ■ .! f . • : : » . .; . • /. -, 3AT 

. 'o!' ;.:;■, ¿ j x l U . « . , . i.. ,c %^í 



Cxposíciob que esta Municfpa]idád4)fzo ¿111^6. 
Sr. Obi»po. — La Corporación Municipal de esta Giu-i 
dad por primera Vez y con el maa profiíndo respeta 
tiene el honor de dirigirse á V. Urna, manifestando: 
que impuesta la Corporación por varios vecinos, de 
que Vuesencia había tenido á bien actmítir al Preéb: 
Sr. D. José María Navarro, la renuncia qtié hizo de 
este Curato, y considerando que este es un Eclesiás- 
tico 6 quien aprecia sobre minera el veciódario, por 
Énis virtudes ejemplares y su constante zelo en e( 
riesempeílo de su Ministerio; estimó por convenien- 
te acordar que una comisión compuesta de dos Re- 
gidores, pasase á casa del Sr. Cura Na'varro, para sií- 
pKcárle encarecidamente á nombre del Sr, ' Gobí^tna-' 
éor, de la Municipalidad y de los vecinos todos: qué 
desistiera de la renuncia que habia puesto y le esta- 
ba ya admitida, á lo que después de muchas y vivas 
instancias de la comisión, accedió siempre 'que su 
permanencia en este Curato fuese con aBentimionto 
del Supremo Gobierno, á quien la Municipalidad di- 
rige hoy mismo una exposición pidiemlo dicho asen- 
timiento, bien segura de que no hay un motivó que 
pueda ser obstáculo para iosrrarlo. Mientras tanto, la 
Corporación pide y suplica á V. lima, se sirva diferir 
el nombramiento de otro Párroco para esta feligresía, 
hasta tanto se obtenga la resolución del Supremo 
Gobierno, pues de justicia es y de gracia, etc. — San 
Vicente, Junio quince de mil ochocientos cuarenta 
y nueve — Manuel Prado, Gobernador. — Basilio Me- 
rino, Alcalde 1.® — ^Juan Barrera, Alcalde 2.^ por 
depósito. — Manuel Antonio Molina. — José Manuel 
Pania£ua. — José de la Cruz Villacorta. — Andrés Ca- 
jaK — Blas Ramírez. — Díimingo Sayaz; Secretario. — 
Si^en las firmas de los vecinos. — José Manuel Ro- 
dríguez del Camino, Fapstíno Vasconcelos, Manuel 
Ümenez, Cayetano Molina, José María Contreras, 
Manuel Rafael Reyes, José Louzel, Prudencio Mo- 
lina, Roque Molina, Manuel Fernando Pacas, Ja* 
cinto Iraeta, José Doldres^^MoKna, Jftcinto Artiga; 



(^rónímp Artiga, Mariano ViUacorta, Antonio Vi-^ 
ÍLajCQrta^ Miguel Lui;o6, Pilar Lngot^, 6in)on BaraO' 
na, Diego Carmena, Mariano Axaiitia^ Antonio A^ 
n^itia^ Carlos Molina, Felipe Molina, Alejo Molinai 
José María Cornejo, Jesús Cornejo, Luis Aiyara* 
do, Fraticísco Molina, E^stevan Salazar, Igpacio 
Enriques, Félix Cerna, Juan Hertmndez, Félix Mejía^ 
Juan Rosales, Toribio Araus, Bernardino Lópegí 
Bernardino Calderón, Juan Merino, Carlos Mirand;^^ 
José Antonio Rosales, Mariano 8anta«Ána, Felipa 
Bulnes, Felipe Leonez« Manuel Morales, Miguel Buih 
go8, Guadalupe Rodríguez, Ramón Rodríguez, JuliaA 
Aguirre, Andrés Barrera, José Manuel tíoyos, Frafi^ 
cisco Puente, Venancio Lara, Bartolo Gabidia, C\^^ 
mente 'Hernández, Juan Sosa, Carlos Antiílon, Weii^ 
ceslao Hernández, Manuel Jovel, Crisanto Rendep0, 
Felipe Cisneros, Florencio Ortiz, Rafael Rivas, Cof 
roñado Serró, Anastasio Melendez, Pedro Burgos, 
Juan Vicente Oliva, Vicente Quintanilla, Eligió Ese« 
ía, Antonio Domínguez, Rafael Lara, Crecencio Mo-^ 
jiña, Vicente Rodríguez, Modesto Merino, Pedro 
Mejia- 

Exposicion que esta Municipalidad hizo al Su- 
premo Gobierno — La Municipalidad y vecinos de es* 
ta Ciudad, con el mayor respeto y subordinación np$ 
presentamos al Supremo Gobierno exponiendo: que 
el linio. Sr. Obispo le ha admitido al P, Sr. José Ma- 
ría Navarro, la renuncia que hizo de ^ste Curato, :y 
como la Corporación considera y estima en el grado 
que se merece este Párroco, por sus virtudes y zelo 
en el cumplimiento de su Ministerio, y observa que 
el vecindario todo le aprecia y respeta por las mis- 
inas causas, manifestando al presente un vivo sentid 
miento con Ja noticia do la ^tdnM^ion de su renuncia: 
deseosa de que este póblíco goze de la datisíacciM 
de tener un Párroco que llena en na lodp los deffeofi 
de los vecinosf acordói que una comi^íoá <ion^ií^Ji^ 



-él» 

46 doa |t«0l4fff^pAft^3e á ea^^ df»t:eiípre8adi> Sn Caí 
ra Navarro, á invc8]^jger 91 dejaba el Quriitp, efif^^ 
tud de una renuncia voluntaria, ó de una remoción, y 
en caso de ser lo primeax»^lo excitasen y ro;;asen en 
nombre del Sr. Gobernador, de la Corporación y del 
vecindario, para .t]ue desistiese de ella y c^^ntinuase 
en la aiJh^ni»trRQion^e Qsra< Parroquia. La conoiaiób 
desempéfió «ü encargo* f informó, que deepuea de 
n)ucliaaio£itaiiQÍas, habia qblenido del Sn Presb. Jo^ 
aé Macia Navarro^ e»ta. contestación: Que no se creta 
merecedor de hs ^tenciones que bondadosamente k 
dÍ0peQ»baJa.Corp/)rafiion;:que las apreciaba y agra-^ 
decía aobEre manera; que no podía ser indiferente^ 
estas icfemo/!tr «cioms., y.á las instancias que se le ha» 
cian >por Já Municipalidad, y en nombre del vecinda* 
rio, Quyaa bondades tenían lleno de gratitud su cora* 
ZíQíi, y queofrécia defiiatirdesu renuncia, aunque ya 
eislaba admitida,, siempre que su permanencia en m» 
te Curato fiie»e con el asentimiento y aprobación d«f 
S<ttpremaGot]tierno. — La Municipalidad y los vecinos 
ql}8-8UScHb«n, ni remotamente presumen que la per^ 
maneacia en este Curato, de un Eclesiástico comoel 
Sr. Navarro^ cuyas costumbres pqras y ejemplares, 
su moralidad, sus capacidades, su amor por el órdcmt 
su candad, su benevolencia, suzelo en el deseippenb 
de BU Ministerio, y otras virtudes que posee, siendo 
Otros tantos títulos que lo recomiendan al Supremo 
Gobieraoi^ no. obtuviese su aprobación.*— Por lanto, 
cree esta Corporación, asi como los vecinos^ qua la 
presente solicitud lleva en apoyo, los conocidos seA<^ 
timientos de la di^na persona que se recomienda al 
S. Gobierno, á quien encarecidamente se suplica: que 
en obsequio del vecindimo de esta ciudad, se digne 
prestar su asentimiento y aprobación para que per- 
hianezca el Presb. Sr. O. Jos<^ María Navarro, en la 
administración de esta ieligresia, pues es justicia, etc. 
— San Vicente^ Junio q<iince de mil ochocientos cua- 
renta y nueve. — Las firtlias que sigilen en esta aolici- 
!tad^soai laít mismas 4iue se hallan en la antecédeme, 

6 



— 48 — 

tantode JoB^res. Muaicipnles, cómoda 1m vecinos 
de esta ciudad. — Domingo Sayas. 



Gobierno Ecleaiástíco de San Salvador, Junio 
diez y ocho de mil ochocientos cuarenta y nueve. — 
Al respetable Cuerpo Municipal de la ciudad de San 
Vicente. — Con el debido aprecio he recibido hoy la 
estimable comunicación de ese honorable Cuerpo 
Municipal, de quince del corriente, en que roe partí-» 
cipa haberse empeñado á fin de que el Sr. Cura D. 
José Mária Navarro, se retraiga de llevar al cabo la 
renuncia que ha hecho de esa Panoquia, y que no sin 

§ randa sentimiento le habia sido admitida, después 
e reiteradas instancias sobre el particular. — ^Tal de- 
mostración no puedo menos que agradecerla por mi 
parte, y accediendo ft la súplica de esa honorable Cor- 
poración, le doy las gracias, asi porque me presenta 
m ocasión de acreditar mi afecto á ese piadoso é ilus^ 
trado vecindario, como porque redunda en honor de 
un eclesiástico acreedor á tales demostraciones.-'-^ 
En tal virtud^ y con esta fecha, le renuevo ¿ dicho 
Sr. Cura Ihs facultades que antes se le tenían conce- 
didas, como Cura de esa ciudad, y Vicario del De- 
partamento. — Me será siempre grata la ocasión que 
ae me presente de reproducir á ese honorable Cuer- 
po las atentas consideraciones y el distinguido apre- 
cio con que me suscribo su servidor y Capellán. — 
D. U. L. — Tomás, Obispo de Antigona, Gobernador 
de San Salvador. 



Ministerio general del Supremo Gobierno del 
£stado del Salvador.^ — Casa de Grobierno: S. Salva- 
dor, Junio veinte de mil ochocientos cuarenta y nue^ 
ve.---Al limo. Sr. Obispo, Qabeirnador de esta Dió- 
cesis.— AI excesivo sobieisorgo del MíoisteriQ ae de-^ 



be, él no iHÍJmr'teAMo el honor de éontettar en el 
míemo dia, ia^ que V. S. I. se dignó remitir el diet y 
ocho del corrientei en la cual mauiiesta: que dpseo* 
so de acreditar su afecto al piadoso é ilustrado vecin- 
dario de S. Vicente, ha accedido V. S. á la súplica 
de la Corporación municipal, renovando al Sr« Pres- 
bítero D« José María Navarro, las facultades que an- 
tes se le tenían concedidas, como Cura de aquella 
ciudad, J^ Vicario del Departamento. — El S. 6. que 
ve en el Sr. Navarro, un Sacerdote ejemplar y muy 
digno de ocupar un puesto distinguido entre los en- 
cargados de socorrer al pueblo con sus consejos y 
auxilios espirituales, sintió en extremo la renuncia 
que^eF Curato de San Vicente hizo en dias pasados, 
que^solp atendiendo & fas convincentes razones qué 
exponía, pudo lograr que le fuese admitida. Mas ahdi 
ra que él mismo ha cedido á las instancias y manifes'* 
taciones de aquel vecindario; y V. S. se Im dignado; 
revocar su primer acuerdo, el 8. G. se regocija con 
aquellos habitantes porque logran que permanezca en 
su seno el hombre virtuoso y lleno de aptitudes. — ^ 
Dígnese V. S. recibir las cordiales demostraciones de 
mi sincero afecto. — D. U. L. — ^Rafael Pino. 



Gobierno de) Departamento de S. Vicente. — S. 
Vicente, Junio veintidós de mil ochocientas cuaren- 
ta y niieve. — Sres. Alcaldes Constitucionales de esta 
ciudad. — Por el Ministerio general del S. G., con fe- 
cha diez y nueve del que rije se dice lo siguiente: — 
^*E1 S. Gob. ha visto con agrado la exposición que 
la Municipalidad y vecindario de la capital del De- 
partamento de S. Vicente ha hecho, á nn de que se 
digne prestar su asentimiento y aprobación para que 
permanezca en su Curato el Sr. Presbítero D. José 
María Navarro. — Como el limo. Sr. Obispo ha ofi- 
ciado al Ministerio de mi cargo, manifestando que, & 
consecuencia de) empeño de esa población, ha reno-» 



-.44 — 

va(k> á dicho ftr.Havarro las fscüttiidmT{a% ántéA ée 
abdin «áleteniail concedidas^ el S/O; dé Jiii pfoélklo 
méHúé- que i^aminaf de ncuerdo t^on ^\ Sr. Obispo, 
por4[tf^^'coiioce demaaiddo las vírtad§s evangélicas 
que adorna» al Sr. Cura y Vicari^diSÍ»Departaiirento 
de S> Vicente- — D, ü, L. — p!no.'*--^La que ttánscri- 
biflÉOe á UU. para su inteligencia, y para que se sir- 
van «^ti^neria éti conocioú^ito de eM Cuerpo manicio 
palr-^oy- do üü. ateato servidor.^— D. Ú,L.r^Ma- 
nuel Praido. 



^\p StfW» Gobernador de^ este Depnrtamentc^-^E} 
Pir^sbítem. Joeé' María Navsréo^ encargado de esta 
I^ffcí^iüá 4é S^ Vicente de Aiütria» ante U. compa- 
raaíoo, «y respétaoeatiieiite digo: que convifitendome 
tener i^vk wá poder un atestado que abrace el tiempo 
que he^teoido eti honor de servir al ib^nmido vectnda-^ 
rio de estar oiudad; sobre mi adtqiftistracion; mi nib- 
guna^ Herencia en bs jusq^o»^ ni mucho menos ett 
eésÉs políticas; por supuesto poniendo en éMo que 
crea justo, aunque ma resalto advenro, y en tal- vir^ 
tud — Al Sr. Gobernador, rendidamente suplico se 
digne, si lo tiene á bienvaeeeder á mi solicitud; gra- 
cia que espero, etc. — San Vicente, Julio doce de rail 
ochocientos cuarenta y ocho.-— Jos^ Maria Píararro. 
•->*-6obief*no Departaineütal é^ 8* Vicente, Julíd tre^ 
ce de mil ochocientos cuarenta y ocho. — > Como lo 
pide. — Manuel Prado. — José: Mamiel Morales, Se- 
crotario. 



^ . Manuel Prado, Gobernaddren propiedad del De- 
partamento de S« Vicente, etc. — Certifico y juro: que 
durante el tiempoque el Presbítero Sr. D. José Ma- 
ña Navarro, ha 4Bervido el Curato de esta dudad, so- 
}o 410 ¿a Qcnpadaoii h^ concerni^Ma 4su Mini0terío> 



désetílpl^flftiidólo eoñ actiridad y celo, uniendo a est<> 
ertej^mplo de ^ iíónradea y caridad^ por cuyas pren- 
das se ha heéhó aprecia ble para todo este vecinda- 
rio; que no ha tenido ningún i ingerencia en mate- 
rias indicíales ni políticas; y que ha conservado aque- 
Ita moderación y dignidad, propias de sú carácter, 
respetando á las autoridades, y tnanifestando la me^^ 
jor armonía con todos los feligreses.— Todo me cons^ 
ta^ y por tanto doy la presente^ á solicitud del expre¿ 
sadoSr. Presbítero D* José Maria Navarro, para los 
nsosque le convengan, — Sari Vicente, Julio trece de 
mi! ochocientos cuarenta y ocho. — Manuel Prado. — 
José Manuel Morales, Secretario. 



Br. Juez de primera iñstancía;-^El Presbítero Jo-* 
sé Maria Navarro, «^car^ado déla administración d^^ 
esta Parroquia de S; Vicente de Anstria, ante U* res- 
petuosamente digo: que aunque sin ánimo de sepa- 
yarme de la compañía del bonpado vecindario de es- 
ta eindad, deseo tener en mí poder un aetestaéo d^ 
ese juzgado, que me srrá sin duda bastante honori-^ 
fico, sobre mi conducta pncí6ca, mi ninguna ingeren- 
cia en los juzgados, ni mucho menos en cosas poli^ 
tieas,^ añadiendo acerca del desempeño de mi adraí<^ 
nístracíón, lo que su eoncieneía le dicte, en tal con^ 
eepto— Al Sr. Jfuez suplico, si lo tiene por convenien- 
te, se digne extender el atestado á que se refiere mi 
solicitud, en lo que recibiré gracia, etc^-^S; Vicen- 
te, Jolio doce de mil ochocientos cuarenta y ocho.— 
Ckrnio lo pide, y hágase saber. — Guadalupe Rodrí- 
guez^ — Pascual Cañas — Dolores Miranda. — En la fe- 
cha^ yo el testigo de asistencia, pasé á la casa del Sr^ 
Ciira José Maria Navarro, con el objeto de hacerle 
saber el auto anterior, y entendido dijo que lo oye, y 
fivmó«— Rodríguez»— Navarro; -*-E! infrascrito Juez 
dé piNimer^ instancia de este Partido, cumplimentaní- 
do^t aitte preoedeoiec^^ficat^tte'»^Predbi(^ra tSn 



— 46—. 

jQ8é María Navarro, durante m éé^ñiatrñciúa W; 
esita beneficio, ha observado ha0|^ :al9«ra una eoQ^ 
d^cta ejem[>Iar y edificante, sin illt^FvéQir ni remo^ 
taniente en los negocios, asi judiciales cosao poli-' 
tícos: quo lejos de esto so ocupa exclusivamente, ee 
el exacto cumplimiento de las obligaciones ftnéimsé: 
su destino y profesión, no habiendo basta abora, on 
procedimiento que haya merecido la censura mas 
pequeña, ni menos el vituperio del vecindario, 6 de' 
alguna persona: que antes bien, dicho Presbítera m* 
ha captado la voluntad y merecido el aprecio gmatt 
ral, tanto por sus cualidades personales, qtie. lo ref^> 
comiendan á la consideración, cuanto por kisserürt^; 
cios que presta singularmente á los desvalidos, au- 
xiliándolos en sus enfermedades, con sus conoci- 
mientos prácticos de medicina. — Certifico igualmen- 
te: quo en lo respectivo á la administración de los 
Sacramentos, y prestación del pasto espiritual á los 
feligrdses, observa igualmente el mencionado ecle- 
siástico, la mayor puntualidad, llegando su exacti- 
tud al grado de haber pasado su habitación ájuna» 
piezas construidas en un sitio de la Iglesia Parro- 
quial de la ciudad, en donde le hallan sin falta los 
feligreses que necesitan sus auxilios. — ^Y para Iob&^ 
nes que convengan . al interesado, extiendo la pre* 
senté, á trece de Julio de mil ochocientos cuarenta 
y ocho. — Guadalupe Rodríguez. — Pascual Cañas. — 
Dolores Miranda. — ^Juzgado de primera instancia, fe* 
cha ut-retro. — Estando evacuada esta diligencia, de- 
vuélvase original al interesado para los usos que le 
convengan. — Guadalupe Rodríguez. — Pascual Caoas^ 
•^Polores Miranda. — ^En k fecha se devolvieron es* 
tas diligencias, según está mandado. — Rodríguez. 



Cuerpo MuntcipaL-*-* El Presbítero José María 
Navarro, actual encargado de esta Parroquia de S. 
y ícente, d? Anstría, aiite «ate r<»pet«ble Cuei^ de- 



— 47"- 

tridamente expohgo: que aunque no tengo ánimo dé 
separarme de esta administración, ni menos del hon- 
rado vecindario de esta ciudad; sin emharígfó, cómo 
estoy sujeto á Iris órdenes de mi Prelado, deseo, si 
esa Corporación k> tiene á bien, el que me dé un a- 
testado sobre mi ninguna ingerencin en la delibera- 
ción de los actos municipales, ni menos en las cosas 
políticas; añadiendo sobre el desempeño de mi ad- 
ministración, lo que su conciencia les díctnre. En tal 
virtud — A ese Cuerpo Municipal pido rendidamente: 
sea muy servido de acceder á mi solicitud, mandan- 
do al efecto, extender el atestado á que se contrae; 
gracia que espero, etc. — S. Vicente, Julio doce de 
rail ochocientos cuarenta y ocho. — José Maria Na- 
varro. — Sala Consistorial de S. Vicente, Julio trece 
de rail ochocientos cuarenta y ocho.— La Municipa- 
lidad, en vista de la solicitud que antecede, con la 
que ha dado cuenta el Secretario, en la sesión de es- 
te dia, y con presencia de la justicia que asiste al in- 
teresado, atesta: Que el Presbítero Sr. José Maria 
Navarro, Cura de este beneficio, nunca se ha presen- 
tado en este local á intervenir en las deliberaciones' 
de los actos municipales, ni de otra manera se le ha 
notado ingerencia, cuanto menos én las cosas poli- 
ticas, porque todo su conato y constante zelo desde 
que ingresó á esta ciudad, es tínicamente por el fiel 
y cumplido desempeño de su Ministerio; cuyos ofi- 
cios, en una palabra, no pueden ser mejores, pues 
que son sin mancha y á satisfacción de todos sus fe- 
ligreses. — Y para los usos que le puedan convenir, 
extendemos la presente, que firmamos ante el Secre- 
tario municipal. — Miguel Lagos. Presidente. — Feli- 
pe Sisneros. — ^Ciriaco Cañas. — José LouceL— Pru- 
dencio Molina. — José Antonio V^illacorta. — Toribio 
Araus« — Blas Ramires. — Domingo Sayas, Secretario. 



Losqae 8U0ofibimoS| d«seOdos'dé que la justicia* 



siempre resplandezca en todo^iuioMroa actos^^notícíí^^ 
sos á la vez de que corría una certfficiieion ó atesn 
tádo de la Excma. Corporación de esta ciudad y<que 
había sobre un escrito pn^sentado por el Sr. Curn 
José María Navi^rro, procurando indagar sobre que 
so fundaba uno y otro, y habiendo encontrado. dicl^a 
documento é iinpiiestos da su contenido^ decái^of : 
que no solp ^e liga la activa caridad de este celps^ 
Párroco^ al exacto cumplimiento del Ministerios qnfi 
se le ha encargado, sino que cura con especial esff^ 
ro y paciencia, no solo á los enfermos de ^ esAe^.c^^r" 
dad, que ocurren á él diariamente, y á ci)aleflqiiieifi{^ 
hora del día y de la noche, sino que extiende. su0> 4:^^ 
dados á todos los pobres indigentes de las población 
nes inmediatas, aunque no sean de su feligresía! re-^ 
sistíéndose im lo absoluto á recibir por esto ninguna 
paga, ni mucho menos el valor de los remedios, qge 
gratis les suministra, principalmente las veces que se 
carece de facultativo en esta población. Que su vi* 
vienda la ha puesto en una pieza de la Parroquia con 
el único objeto de hacer mas activa su administra* 
cion y ser menos gravoso á sus feligreses: que pqr 
su tino conciliador, muy particular de este Presbí- 
tero, por su trato suave y maneras corteses y afijL-* 
bles, no solo se ha captado la voluntad de los indiyi* 
dúos de dentro y fuera de esta ciudad, sino que jia 
hecho desaparecer las des<ivenencias que á cada.B^o- 
mentó aparecian sobre nombramientos de Curas de 
esta Parroquia, y que es positivo que invierne parte 
de su capital en medicinas para socorrer á cuantos 
enfermos se le presentan: que es pública la dediaa* 
cion de vacunar á los que no lo están, con sus propias 
manos, y el excesivo afán y anhelo que cuotidiana* 
^einte tiene su hija lejkima Josefa Navarro^ en ^nse*^ 
ñar y educar á las niñas vícentiiías: que jamás se le 
han oído á dicho Sr. Cura, en el pulpito, ni fuera de 
él, doctrinas subversivas, irreligiosas, ni alarmantes 
contra ningún partido, sino que siempre se ha cir- 
cunscrito á'pe4i9ftf el«tapg«Ujiii(M>» t<^w.Jubli- 



mé fceraiasiln, conduciendo á siis felifreaei, pormie* 
dio del cotiYedcifniedto, á la paz, armonía y práctica 
de una sabia y religioBa morah que este confuto de 
extraordinarias y brillantes cualidades, reunidas en 
este simpático Sacerdote lo hacen acreedor á la eter- 
na gratitud de eiste vecindario.'^Mnnuel Rafael. Re* 
yes, DiputadOt'^SantiagO Reyes.^^José Osejo, Bri-> 
gffdier.*-*Lic. BaBilio Mertno.'-^Manuel Antonio Mo^ 
Ina, Hermano mayor del H<^pital«^DemetriD Mi- 
randa.*— Fernando Miranda.^ — Francisco Mi)randa« — 
Lorenzo Miraiida%-^Mariano Villacprta«^— Rafael Ri^* 
vas. — Clemente Hernández. ^-* Estovan &alaisar. — 
Juan PortaK*»^Angel Guirola.«-^Gdadalupe Miranda. 
«—Juan José Hernattde2.*--Crisanto Rendero8.«^o- 
sé María Morales.— Gabriel Miranda^ — Venancio La- 
ra.— Antonio Lara. — Juan Sosa. — Cadiíniro Diaz. — 
Manuel Fernando Pacas. -^Florencio Ortiz.— tibaldo 
Garay.— ^Manuel Peña. — Diego Cárcamo. — Cayeta- 
no Antonio Mo]ina."^Rafael Mc^ína.*^ Manuel Ma- 
léano Azmitia. 



Ejemplar y sin tacha ha sido la^conducta del Sr. 
Cura José María Navarro, todo el tiempo que ha 
)>erraíanecido en esta ciudad^ encargado do esté be- 
nefició, y aunque bastante dicen los atestados ante- 
priores, no BOU mas que un ligero bosquejo, en cpie 
con líneas casi imperceptibles^ están pintadas su pie- 
dad, su desinterés, su moralidad, su caridad^ y final- 
mente, eu activo 2elo en el desem{>eno de su ministe- 
irio, cdmo toda]» las demás virtudes relevantes con 
-que edifica é todo el vecindario: todo lo cual nos 
^oiMa.'^Coroíiado Cerro.^^Lucas Resuleu.-— Felipe 
B«ilnés;-«-fIipdito iBalegio. 

> í ■ • 

losé Dbtóres' Molina, Comandante de ^esta ciu- 
téad, eertifico^-^ue «1 Bt, Cura de^^sta P^eul^Muiai, 

7 



Presbítero Joeé María Navarro, desempaña su mb»-»' 
terio con actividad, con cJesiotereA y afal^lidad. In**- 
cuica la verdadera moral cristiana, con claridad y 
sin la acritud que la hace odiosa, por lo que sus ser-* 
mones son muy concurridos, principalmente de la^ 
gente civilizada, que le oye con gusto. Ejerce los ofi* 
cios de la caridad, con constancia y sin ostentación. 
En fin, ningon motivo bay para que su conducta, tan- 
to pública como privada,^ puedan ser censuradas, si 
que antes bien, dignas de la recompensa que se me- 
rece el hombre que cumple con sus deberes. Todo lo 
expuesto, me. coleta de vista, y por la vos públiea, 
por lo que extiendo la presente. — S. Vicente, Agosto 
veinte y seis de mil ochocientos cuarenta y ocho. — 
José Dolores Molina. 



listos, documentos .soa del tiempo que ertuve en 
Sonsonate, y los pongo aqui por no perder el orden 
de los anteriores. — ^José Maria Navarro. 



El Presbít. José María Navarro, actual encarga- 
do, de esta Parroquia déla Sma. Triqidad, ante ^se 
respetable Cuerpo, debidamente expongo: que no 
tecigo. ánimo de separarme de esta administración^ 
ni de la cpmpañia del. honrada vecindl^rio de esta ciu- 
dad. Sin embarga, como las convulsiones políticas, 
las m^^^ v€^es traen en si, .npultítud de trastornos, de- 
seq, pi,^eia,Qqrpor,apK>p lo tiene á bien, que me dé 
un,atest;i4Qsob|*q mi ninguna, jngeriieía; en la d^libe-^ 
™fiíPMfti'^^ aqfos.ínJuqicipaJes, nioiiiiGbo méjK>8 en 
las cosas políticas; añadiendo sobren « «ai eondui^tey 
de^empeiio del ministerÍQ Parroquial que se me ha 
encargado, 1q que su conciencia les dicte.~En tal 
^ír^4T7A»«sp Qu^ípo |Iuoipip(al,M siukpüc^: jrei>dida- 



-.51 — 

RiMdanHo al efecto extender el atestado que solí- 
eito. Gracia que espero con el juramento necesario, 
etc. — ^SoDSonate, Octubre diez y siete de mil ocho- 
cieatos cuarenta y seis. — José María NaYarro. 



Municipalidad de Sonsonate. — Sala de la Mqni^ 
cipalidad de Sonsonate. — Se impuso la Municipali- 
dad en la sesión ordinaria de este dia, de los con^ 
ceptos del anterior escrito, y en su virtud atesta: que 
la conducta del Sr* Cura José Maria Navarro, es ir- 
reprehensible, tanto en ei desempeíio de su minis^ 
terio, como en lo privado, y. es constante asimismo, 
que dicho Sr. Presbítero Navarro, no tiene la mas 
pequeña ingerencia en loa actos municipales, ni me- 
nos en las cosas políticas, porque siendo de carác- 
ter pacifico se contrae únicamente á los deberes de 
su ministerio, que los desempeña con la mejor pun- 
tualidad» — ^Sonsonate, Octubre diez y nueve de mil 
ochocientos cuarenta y seis. — Francisco Escalante, 
Pedro Muñoz, Cirilo Araus, Santiago Trigueros, 
Manuel Cerón, Florencio Rivas, Albino Contreras, 
Guillermo Hueso, Dionisio Monge, Secretario. ^ 



Mariano Hernández, Gobernador político del 
Departamento de Sonsonate.-^Certifico: (|ue el Pres- 
bítero Sr. José María Navarro, Cura digno de la 
Parroquia de esta ciudad, en el tiempo que hace se 
hi%o cargo de ella, no se le ha notado la mas peque- 
ña ingerencia en las cosas políticas, ni menos inter- 
venir en nada con la Municipalidad de esta ciudad, 
sobre sus determinaciones: que su sermones no se 
desvian del evangelio y de la sana moral: que es cui- 
dadoso en el culto: que lo es también de la Iglesia, 
la cual mantiene' muy aseada y con la mayor decen- 
cÍA. posible; que. w conducta es virrepreheosilile, y 



por lo mismo bada escandalosa á la población: 
su empeño hacia la ilustración j coDwrmeion ám b» 
juventud, es muy notorio, pues el propio Presbítero 
ha servido la clase de Gramática latina, on poco de 
tiempo con sueldo, haciéndolo de gratis desde que el 
Supremo Gobierno mandó isuprimir aquella clase, 
llegando hasta el caso de pagar de su bolsa á un jo- 
ven pasante, para que diera clase cuando las ocupa* 
cibtíee de su ministerio no le han permitido concur^' 
rir á eflla en persona; y que cuando amenazaba la 
destructora peste, llamada Vh'üela, á este vecinda- 
rio, él propio saKa á vacuiíar á los ninos^ qtte desde 
que se nizo cargo del Curato, su hija logitinte £fe bil 
efñl^fiado también en educar á las jóvenes pobres^ 
én k) qué respeta á ta religión y éenáas cosas de uti-^ 
Hdad á sus fa^ifKas: que ¿uatfido ha habido falta de 
Párrocos eito \M pueblos inmediatos á esta ciudad^ 
él atiende á ellos sin desatenderá láts obli^i^iones de 
su Parroquial; y en fin, que su genio amable y de^ 
mas cualidades qiie le addrnan, le hacen ser aprecia- 
da por sus fbHgreses, á quienes trata sienipre de la 
manera Mas comedida y atenta^.— -Y á pedimento éel 
expresado Sí. Presbítero José María Navarro, eirtiéli- 
do la*t]íresen(e en Sonsonete, á veintinueve de Abí^it 
de mil ochocientos cuarenta y seis. — Mariano Her- 
nández. — De su orden: Manuel Gómez, Secretario. 



Sóhsbñáte, Maya txMxú de mil ochocieAtéft é«ra^ 
renta y seis. — ^Yo, el éácal'gadó de esta Aáesóila dé¿ 
píái-tanfental; digo: que todblo eitbréshdé por él Sr. 
Gobernado^ D. Mariano Hernández, íne ctfflsfa de 
^fe^y'^e oidáií; fó qué nie iWcita á aBadir aqufel ver- 
sé tábido de ios que fean lá áhtígttédad. Hos iápMét 
ndifcé miétíoái IK& viverej nurkjüam ihoHt f^é 6óh táit* 
tá grácitt^ y*^pcM!áíñdáé aplicó Hen G^témaM éPLife; 






Vicente, Gómez» Jue2 de primera instancia de 
este dÍ8trito.~r-Certifi€o: que amas de las verdades 
expuestas por las autoridades antecedentes, me cons-* 
ta que habiéndose resentidael Presbítero Sr. José 
Maria Navarro por algunos hechos parciales que en 
las poblaciones no faltan, Resolvió dejar el Curato, y 
Jm. autoridades locales con todo el vecindario se in^ 
4erpusieroná,findeque desistiese, y esto prueba que 
di^acnente ha sucedido al anterior Párroco Dr. Gct 
róflíimo Zelaya (que de Dios goce). Y para que obre 
los efectos que le convengan, extiendo la presente en 
Sonsonate, á diez de Junio del aoo de ;mü ochoQienr 
tos cuarenta y scis^ — Gomo testigo, Vicente Gómez, 
— ^Testigo de asistencia, Juan Antonio Mesa. — ídem. 
Nicolás Villavicencio. — Siguen algunas firmas de vct 
cinoi» de esta ciudad* — Miguel Sevilla, Administra- 
dor marítimo.-^Ciriaco Barrios, Administrador teN 
restre* — Juan Frahcisco de Irisarri. — 'Yanuario. Ro^ 
ebaf Comandaqte del Puerto de.Ac£yutla.-r?J[osé Ma^ 
ría Anguiano, Capitán de infantería. — Antonio Ipiña. 
-^Mamioi Gonaalex Pavon^-i-^^Nicolás Saldítar^^ — ^Jo- 
sé Manuel Cisnetos. — Dionisio Monge.-^Jiian Sd^ 
divar.— José Antonio Ramos, Mayordomo de fóbríca. 
— ^José Maria Zea. — Dr. Francisco Drivon, Médico. 
— ^Victor Lenouvel. — Marcos Montero, Cura de Na- 
huizalco.-— Juan B. Navarro, Cura de Dolores Izal- 
eo«-^Mér0iGte Mtirítto, Sarjento Mayor: — Santiago Si- 
^ensef Ofieial de intantería. — Simón Calderón, Snih 
i»tíieñt0 éfeclivo.-^Tomás Olivares^ Comandanta de 
ta Plattdfc-^Isidfo Oiiv.are^i Ayudante de in&nteriai^--^ 
Bértrab Sáve.^-^j0sé María CardoM^ — CaiMpeláríe 
Huéso^Ofiéial de infatitéFia.— 'Simón Choto^^Gerar- 
ifó dastiAledttMXoitifis^ Jm<| Yisearra.— CirílaLar- 
imé^-i^¿e^iMkWRéy4Bi Ofickl 4e 4nfámetiai^^i-€i^ 



— Si- 
riaco Paredes.-^ Vicente Castañeda* -« Jqfio Caata-^ 
ueda. — Antonio Orante8.-*-Manuel Orantéa. — Frao^ 
cisco Galán. — Manuel Givaja. — Francisco Morales. 
— Dámaso Murillo. — Agustín Castañeda. — Melchor 
Givaja. — Manuel Rascón. — liUciano Morales. — Dio- 
nisio Morales. — Santos Martínez. — Hilario Jiménez^ 
— Ramón Contreras. — ^Felipe Wandin. — G. Ldpezw ^ 



Concuerda en nn todo con sus originales, <|ue 
rubricados he devuelto al Sr. Cura j Vicario D. Jo- 
sé Maria Navarro; á cuyo pedimento extiendo la pre^ 
senté, que firmo y autorizo con mi signo en la ciil^ 
dad de San Vicente, á los dos dias del mes de No^^ 
viembre del año del Señor de mil ochocientos etn<^ 
cuenta. — Enrique Hoyos. 



Vicente Louzel, Escribano público del Estado: 
doy fé, que por el Sr. Cura de esta ciudad y Vica* 
rio D. José Maria Navarro, se me han presentado los 
documentos que uno en pos de otro, ¿ la letra di- 
cen asi: 

El tres de Abril de mil ochocientos cincuenta y 
uno se me nombró Cura, Vicario Provincial y Juez 
Eclesiástico de la ciudad de Santa Ana. 



limo. Sr. — La Municipalidad de esta citidadty 
vecindario que suscriben, en aeaion extraordinariüL de 
Hoy, han tomado en consideración el estado de horr 
fandad en que esta Parroquia y vecindario han que- 
dado por la separación del Sr. Cura D* JoB^tMwiik 
Navarro, quien se dice está nombrado iCapéUaa CiMSIh 
tffeise^iel Ejército de operaciones,¿y en vtatik:4o iQr 
do ha acordado «levar & VtS« Ihn».Ja pr«aiaiUi»€|Kr 



— 55 — 

pbsicion» Se halla iñuy lejos está Corporación dé 
pretender intervenir en los actos y dis|!K)siciones su- 
pmores, de los^obiernos civil y eclesiástico, ni me- 
nos de calificarlos en manera alguna, y así, liniitán- 
dose únicamente al uso de derecho de petición, se 
atreve á solicitar de V. S. Ilma^ que por su parte ha- 
ga volver al Padre Navarro á esta Parroquia.— No so- 
lo tiene el pueblo en este eclesiástico la vida intacha- 
ble, el ejemplo de una conducta arreglada, sino tam- 
bién el consuelo de la predicación, á que se dedica 
ain-descanso, y el alivio corporal que con sus cono- 
cimientos físicos proporciona á los enfermos pobres, 
qiiet no pueden pagar médico ni comprar medicinas, 
las cuales dá ^1 P. Navarro gratuitamente. — Aparta- 
do de cosas públicas, y sin tomar ingerencia en los 
bandos políticos, el P. Navarro ha sabido mantener 
con todos los vecinos una sincera armonía, y una 
decorosa intimidad, cual es la que debe haber entre 
el Pastor y los apacentados: nadie se queja de él: 
nadie le tacha cosa alguna: todos han vivido satisfe- 
cho© da su desempeño, y todos también deploran hoy 
su separación iniñotivada, y que viene á verificarse 
€D^los dias mismos eti que ya se aproxima la Sema- 
ndrSantá, que con tan pomposa solemnidad ha acos- 
tumbrado celebrar el Sr. Gura Navarro, no obstan- 
te que la limosna no compensa sus fatigas en estos 
dias. — Esta pQblacion es una de las de primer orden 
en el Estado. Necesita por lo tanto, de un Párroco 
que, á la buena conducta é instrucción, reúna repre- 
sentación personal, civiHdad, modales corteses y ho- 
norables relaciones. El Sr. Navarro llena en alto gra- 
do éstaB cóndiéionés, y, sea dicho sin ofender á na- 
die^ no' abundan los eclesiásticos, en quienes concur- 
ran tddas estad partes, y carece en un todo de mu- 
chácr- de ellas, el Padre que ha subrogado aquí al Sr. 
Navarro. — La Munidoalidad al exponer ante V. S. 
Ikna« con el mas profundo'respetó lo que qtteda di- 
cbo, 'cree de su deber manifegítar con franqueza, que 
si{giiieDdo lardosas conio 'están por ahora en esta 



Parroquia, cesará la intervención del Cuerpo eñ ía 
Celebración de la Semana Santa, que notaca, ántea^^de 
áhora^ había dejado de bacerse con no esmemy poiit« 
pa, quizá gnperior á los recursos de la población.-^ 
Por todo, y celosos del honor de esta Parroquia, del 
mantenimiento del culto, y de la mejora de las eos-» 
ttimbres, lo$i infra^ritos rogamos sumisamente á V. 
4!^. Urna, se digne decretar, que TUelva á su destino, 
antes dé la Semana mayor el Sr. Cura D. José Ma- 
ría Kavarro: que asi nos parece justo, y en ello tam^ 
bien recibirá este Pueblo señalada merced* — * Sala 
Consistorial de S. Vicente, Abril cuatro de mil ocho^ 
cientos cincuenta y uno^^Imo. Señor. — ^Mariano ik* 
sañudo, Alejo Molina, Jacinto Iraeta, Sebastian Pa« 
niagua, José Antonio Villacorta, Jacinto Artiga, An^ 
ionio Carmena^ Pedro Burgos t Joaquin Pino, Mau- 
ricio Villacorta, Bernardioo López, José de la CrU2 
Villacorta, Cesáreo Barrera, Basilio Merino, Ma- 
nuel Antonio Molina, Estévan Castro, Braulio Ve^ 
lazquez, Modesto Merino, Cayetano Antonio Molí« 
na, Andrés Cajal, Rafael Miranda, José Castro, Ber^ 
'nardo Rodríguez, Lorenzo Miranda, Ignacio Miran-^ 
-da, Carlos Miranda, Venancio Lara, Juan Francisco 
García, Miguel Mdíina, Francisco Villalta» Juan Pa- 
-blo Montado, Francisco FlcH-ea, Bernardo Duran.— ^ 
^Por los demás Vecinos que concurrieron en nétneró 
de treinta y ocho, y que no saben fírmar:-*-<^DomÍAgo 
Sayas, Secretario* • 



Ibno. Señon — La Corporación Municipal de ea-^ 
-ta ciudad ha recibido V Iséádola taay atenta yn^pe- 

table nota oficial de Y. Sv lima», fecha sei» dd cor- 
.dente, en que^ dignándose contestara Ja solicítttd de ^ 
.esté Cuerpo, sobre que reasuma eslta Parroquia el 

Sr. Ciira u. José María NaYarro, nos niatiifieeta ks 
f razones fiíe motivaron su traeíacion 6 Sante Amurn^ 

Qti¡8Íerae)^Mtt^dipaiyad^{dfesbaidir de ii^poflia^ 



— 57 — 

nar mas la atención de Y. S. L, coü este negocio; 
pero lo ansiedad del vecindario y sus manifiestos 
sentimientos en favor de aquel virtuoso eclesiástico, 
cuya pérdida nunca deploraremos cuanto merece^ 
nos constituye en la necesidad de instar ¿ V. S. I.» 
sobre el particular. — Nada se ofrece qué decir contra 
el nuevo Párroco D. Rafael Vaquerizo, cuya catego- 
ria y buenos modales, nos son bien conocidos; pero 
la multitud de los ciudadanos, constante en afecto 
hacia el Sr. Navarro, cuyo mérito saben todos apre- 
ciar, no parece satisfecha, y con nuevas demostra* 
ciones somos instados á Irogar á V. S. L, sobre su 
regreso á esta Iglesia. — No desconocemos el peso de 
las razones que V. S. I. se sirve apuntar en argumen- 
to de que no está en su mano acceder á lo que aho- 
ra se pide; pero tampoco* se nos oculta de cuánta 
gravedad é influencia seria la menor indicación que 
y. S. I. se dignase hacer al Supremo Gobieínoj so- 
bre este asunto, no indiferente ni pequeño para el 
decoroso mantenimiento del culto divino en esta po- 
blación. — Comprendemos la importancia que debería 
tener para la paz temporal, la permanencia del Sr. 
Nav^arro en 8añta Ana; v si no hubiera en él Estado 
•otro eclesiástico capaz de llenar el objeto de íá co- 
íocacion de aquel en dicha ciudad, desde luego tíos 
resignaríamos á sobrellevar su ausencia; mas cuan- 
do vemos que no es imposible al Gobierno atender 
á aquella y á esta necesidad, no vacilando en reite- 
rar la súplica que antes de ahora hemos dirigido á 
V. S. lima. — ^Y por lo que hace á las renuncias que 
repetidamente ha dirigido á V. S.I. el susodicho Na- 
varro, entendemos que no han procedido, ni de que 
estuviese á disgusto en esta Parroquia, ni de ningu- 
na otra dé las causas que ordinariamente oUigan á 
dar ttfi semejante paso, sino que siendo aquel ecle- 
(siástico de un genio susceptible, y de un carácter de- 
licado y pundonoroso en extremo, nopodia sobrelle- 
var sin padecimiento de su ánimo, algunas de aque- 
llas pequeñas ocurrencias tan frecuentes entre los 

8 



— 58 — 

Párrocos y sus feligreses, y desconfiando entonces de 
su propio mérito, pensaba remediarlo de todo punto 
con tomar la humilde resignación de dejar su Parro** 
quia, siendo esta misma humildad, una de las pren«^ 
das que mas se aprecian en el Presbítero Sr. Navar^^ 
ro. Para animarlo esta Corporación, y allanar cual- 
quiera cortedad que hoy pudiera caber al nominado 
Sr. Navarro, se le dirige con esta fecha una nota 
oficial, excitándole para que regrese á esta Parro* 
quia, si es que V. S. L lo dispone así, — Y la Corpo- 
ración por su parte, no teme ser importuna, reiteran- 
do humildemente su anterior solicitud, y protestan 
do á V. S. I. su mas profundo respeto.— Sala Consis- 
torial de S. Vicente, Abril siete de mil ochocientos 
cincuenta y uno. — limo. Señor. — Ramón Rodríguez, 
Mariano Azañudo, Alejo Molina, Jacinto Iraeta, Ja- 
cinto Artiga, José Antonio Villacorta, Manuel Mo- 
rales, Sebastian Paniagua, Antouio Carmooa, Do- 
mingo Sayas, Secretaríok 



El veinte y cuatro de Octubre de mil ochocien- 
tos eincuenta y uno fui nombrado Cura^ Vicario Pro- 
vincial y Juez Eclesiástico de la Parroquia de la ciu^ 
dad de Sonsonate. 



El veintiocho de Noviembre de mil ochocien-^ 
tos cincuenta y uno el limo. Sr. D. Anselmo Llo^ 
rente me concedió licencias pira su Obispado de 
San José Costa-Rica, por el tiempo de su voluntad» 



En veinte y dos de Marzo de mil ochocientos 
cincuenta y dos, el mismo Sr. Llórente me nombró 
Examinador Sinodal de su Diócesis: como también 
los Sres. limos. Viteri y Saldaoa me honraron con 
este encargo en la suya. 



— 59 — 

Casa de U., Marzo veinticinco de mil ochocien- 
tos cincuenta y cuatro. — Sr. Presbítero D. José Ma- 
ría Navarro. — Cn vista de su muy estimable nota, 
fecha nueve del presente, en que se sirve pedirme un 
atestado acerca del cumplimiento que U. dá á suso- 
bligaciones de Párroco, no vacilé un momento en 
obsequiar sus deseos; pero si me detuvo solamente la 
consideración de no poder, según la ley del Estado, 
certificar mas, que los altos poderes; mas como esta 
contestación contendrá cuanto yo sé acerca de su 
Administración como Cura de almas de esta Parro- 
quia, si le fuere suficiente, quedaré satisfecho, y de 
no, estoy pronto á declarar ante una autoridad, lo 
que aquí paso á exponer. — Como por mi profesión de 
Medicina, estoy continuamente á la cabeza de los en- 
fermos, tanto de la población, como de este Hospi- 
tal, me consta de vista, que U. ha concurrido pun- 
tualmente, aunque haya estado con alguna indispo- 
sición en la salud, á administrar los Santos Sacra- 
mentos á los enfermos, á toda hora del dia y de la 
noche, y aun bajo del agua, tanto á los que están en 
esta ciudad en casas particulares, como á los del 
Hospital y á los que están en el campo. Asi mismo 
me consta, como á todo vecino de Sonsonate, que 
en las demás obligaciones de su ministerio, llena per- 
fectamente sus deberes, y que no he oido la mas pe- 
quena queja ni aun de aquellos que por todo se de- 
sagradan. En una palabra, U. es, para todos noso- 
tros, un vecino honrado, útil y amante de la tranqui- 
lidad, y como Párroco, el mas puntual en el lleno de 
sus deberes. — ^Repito á U., que si fuese necesario de- 
clarar esto ante la autoridad, estoy pronto á hacer- 
lo, y con migo, otras muchas personas. — Soy de ü. 
su atento S. S. Q. S. M. B. — Antonio Ipiña. 



Rafael Ajúria, Alcalde primero Constitucional 
de esta ciudad. — Certifico: que el Sr. Cura Párroco 



— 60 — 

d« e«ta cHídad, D. José Maria Natarró, ftbawva có- 
mo es notorio, tanto en lo plíblico, como w su ^i* 
da privada, una conducta moral, pacifica, virtuppa y 
honrada: que ademas, en el desempeñó de su minis- 
terio, es absolutamente exacto, y que se aacrifica 
constantemente por el bien de sus feligreses, acudien- 
do con todo el esmero de un Pastor amoroso y cari- 
tativo á sus necesidades espirituales, sin desatender- 
ías jamas por ningún pretesto: que debido á las dig- 
nas cualidades que le caracterizan, se ocupa sola- 
mente de exhortar álos fieles por el cumplimiento de 
sus deberes, sin que por ningún pretesto se le haya 
visto jamas ingerencia en asuntos políticos ó judicia- 
les, ni menos en negocios domésticos de las familias, 
por cuyaa relevantes virtudes, esta población en ge- 
neral, le estima en el grado que lo merece. — ^Y para 
los efectos que convengan al Sr. Cura D. José Ma- 
ria Navarro, le extiendo la presente, en Sonsonate, 
9 trece de Marzo de rail ochocientos cincuenta y 
cuatro. — Rafael Ajúria. — Francisco Rodríguez — Juan 
Pareja. 



Señor Juez de Paz — José Maria Navarro, Juez 
Eclesiástico, Vicario Provincial y Guara encargado 
de e^ta Parroquia, ante U. respetuosamente djgo: 
que deseando tener en mi poder un atestado de mi 
vida pública y privada, Ae mi ninguna iiigerepqi^ en 
Qosas políticas, de juzgados, ni mucho ixiénos. en lo 
interior de las familias, como también del corto y es- 
caso desempñeo de mi administración, á U. Sr. Juez, 
rendidamente suplico, si lo tiene á bien, se digne ac- 
ceder á mi solicitud, en lo que recibiré gracia. Juro, 
etc. — Sonsonate, Enero ocho de mil ochocientos cin- 
cuenta y cinco. — Juzgado de Paz de Sonsonate, 
Enero ocho de rail ochocientos cincuenta y cinco. 
— Como lo pide, con noticia de la parte.-^ — Pro- 
veído con testigos. — Miguel S.iizar.— rEmigdio Men- 



^6J — 

ci¿.-^Joaé Maria Angui^no* — Se puso en noticia del 
preaontadp) y firmfk. — Saizar. — José María Navarrcfc, 



Miguel Saizar, Juez de Paz de esta ciudad. — 
Certifico: que conozco al Sr* Presb. Vicario Provin- 
cial, y encargado de este beneficio, D. José Maria 
Navarro, aun antes de que se hiciese cargo de él, 
en cuyo tiempo le be observado una dedicación ex- 
clusiva y apostólica en el ejercicio de sus altas fiín- 
clones sacerdotales: que jamas ha tenido ingerencia 
alguna en otro objeto, que no sea el desempeño de 
su ministerio, como Vicario Provincial, ó Párroco, 
y ala vez de tocar con algunas familias de oquíjóé^ 
la ciudad de Santa Ana, en donde le conocj como 
Cura Párroco, ha sido precisamente por mediar coa. 
sus buenos consejos, para mantenerlos en la mejor 
armonía y fomento del culto divino: que coa respec- 
to á las cosas públicas, nunca he sabido qi^e el Sr. 
Cura Navarro haya tomado la mas pequeña pacte, 
directa, ni indirectamente, cuya conducta le ha he- 
cho acreedor al aprecio, respeto y consideración, no 
solo de algunos particulares, sino de algunas pobla- 
ciones en donde ha estado como Cura, maníiestán- 
dolo con hechos poeitivos de solicitar al limo, de es-' 
ta Diócesis, para que le encargase de las Parro^ 
quias, como se ha visto públicamente en los esfuer* 
zos que haa hecho el vecindario y Municipalidad de 
S. Vicente y de Santa Ana. — Que lo dicho es lo que 
consta, y ante cualquier tribunal podré atestarlo, ba- 
jo la forma del juramento, como lo hago ahora en 
Sonsonate, á ocho de Enero de rail ochocientos cin- 
cuenta y cinco.-^Lic. Miguel Saizan 



Concuerda con sus originales» que devolví rubri- 
bricados, y á que me remito si fuese necesario, de 



donde lo hice sacar, corregir y enmendar, en la ciif* 
dad de Sonsonate, & treinta de Marzo de mil ocho- 
cientos cincuenta y cinco, para entregarlo al Presb* 
D. José María Navarro, y lo signo y firmo en testi- 
monio de verdad. — ^Vicente LouceL 



Enrique Hoyos, Ministro de Relaciones Exte- 
riores del Supremo Gobierno del Estado del Salva- 
dor. — Certifico: que D. Vicente Loucei, es Escriba- 
no Público de este Estado, en actual ejercicio de su 
profesión; y que el signo y firma que autorizan el an- 
terior certificado, son los que usa y acostumbra, á 
los cuales se dá entera fé y crédito. — De la propia 
manera, certifico: que la firma y signo del infrascri- 
to, que autorizan el atestado de fojas diez y siete 
[del original], son puestas por él y queá la fecha se 
hallaba en ejercicio de la Escribanía. — Cojutepeque, 
Abril once de mil ochocientos cincuenta y cinco. — 
Enrique Hoyos. 



José Milla, Oficial Mayor de la Secretaria de 
Relaciones Exteriores del Gdbwmo de la República 
de Guatemala. — Certifico: que la firma que antece- 
de del Sr. Ministro de Relaciones Exteriores del Go- 
bierno del Salvador, D. Enrique Hoyos, es autén- 
tica. — Guatemala, Julio once de mil ochocientos cin- 
cuenta y cinco. — ^José Milla. 

El infrascrito Enviado Extraordinario y Minis- 
tro Plenipotenciario de la República Mejicana, cer- 
ca del Gobierno de Guatemala. — Certifico: que la 
firma que precede del Sr. D. José Milla, Oficial Ma- 
yor del Ministerio de Relaciones de la República de 
Guatemala, es aut^afa.-~-/tian Nepomuceno Pe- 
reda. 




NUEVOS 

i 






QUE SE ADICIONAN 

k li ANTERIOR REliPRESION 




JOSÉ MARÍA GAVARRETE, 

MADO í ESCRIBANO DE IOS TRlBOMiS DE LA HEPÍJBUGA. 



Certifico: que para este efecto se me han pre- 
sentado por parfe delSr. PreslVit. D. José Maria Na- 
varro, Cura interino de la Parroquia de San Martin 
Jilotepeque eu este Arzobispado, los documentos ori- 
. gmalesen t!)[ue uno^eh pos de otro, dicen & la letra 
como sigue; -i— Señor Gobernador de esta Villa. — José 
María Navarro ehcargado de esta Parroquia, ante ü. 
respetuosamenite digo: Que deseando tener en mí po- 
der un atentado sobre mi comportamiento, trato y ad- 
ministración de IOS Santos Sacramentos con losindijenaá 
de esta-7-A ü. S. G. suplico, si lo tiene á bien, se dig- 
ne extenderme dicho documento, gracia que espero, ju- 
ro &c.— San Martin, Agosto 26 de 1830.^— Joáé Mariaí 
Navarro. 



Manuel Avila, Gobernador de la Villa de San Mar- 
tin. — Certifico con el juramento necesario: que el Sr. 
Cura D. José Maria Navarro, desde que llegó á esta 
población, solo se le ha visto dedicado exclusivamente 
al exacto desempeño de la administración de los San- 
tos Sacramentos, á cualquiera hora del diay de lano- 

9 



— es- 
che: al cuidado y aseo de la Sta. Iglesia, en la qne 
ha hecho gastos de alguna consideración, y á inculcar 
en el corazón de sus feligreses los principios de una 
sana y religiosa moral. — ^T^os conocimientos que dicho 
Sr. posee en medicina, los emplea con caridad en coan* 
tos ocurren á él, y en el lecho del dolor les administra 
á los enfermos no solo Ioh remedios espirituales y los 
consuelos de la religión, sino también los corporales, 
para aliviarles sus dolencias; pues les recela^ y á los 
muy pobres les lleva remedios gratis de su botiquín. — 
En la huerta de la casa Parroquial ha hecho un plan- 
tío de todas las jervas medicinales que ha podido ha« 
ber á las manos, con el único objeto de que sus fe- 
ligreses no carezcan de remedios, principalmente exk 
ios casos repentinos y graves, en lo que de noche- 
se dificulta su adquisición. — Para auxiliar á sqs fe- 
ligreses pobres, ha formado una junta ó hermandad 
de caridad para dar alimentos á los enfermos y a^ 
plicarles los remedios con exactitud, conforme se los 
recetan.— Nunca se ha oído al Sr. Navarro sermones 
ni pláticas subversivas de política ni contfa las familias. . 
Antes bien su carácter pacífico y conciliador ha hecha 
desaparecer aquellos odios y rencillas que aparecen con 
frecuencia en las poblaciones. — El trato con sus feligre- 
ses es amigable, afable y cortés, sin la odiosa dislia- 
clon de personalidades. No se sabe tenga choques con 
ellos por los derechos parroquiales; antes por el coo- 
trario desde que vino á esta de Cura, me habló para 
que yo calificase á los que fuesen pobres de solemni- 
dad, con el fin de dispensarlos dé todo derecho, como 
al efecto ío ha cumplido con gusto; y á los otros 
que del momento no los tienen, los espera para su pa- 
go, no habiéndose dado ningún caso en que se demore 
el bautismo á los niños pobres, ni el entierro de los ca- 
dáveres á los indigentes, por culpa suya. — A sus feli- 
greses indígenas los trata con el mismo carino que á 
los ladinos; no habiendo queja alguna de maltrato en 
alguno de ellos sin embargo de la natural é involun- 
taria torpeza de su mayor parte.— El anhelo en los 



— 67 — 

adelantos de los niSos y niSas en ambas escuelas, es 
otro de los constantes cuidados á que se dedica el Sr. 
Cura. — El Sr« Navarro desde sus primeros dias de su 
llegada á esta Parroquia, fué uno de los que tomaron 
grande empeño en la traida del fluido vacuno, á esta 
Villa, y después de conseguido, junto con el comisiona* 
do vacunaban y solicitaban dentro y fuera de la pobla- 
ción, a todos los niños principalmente á los indígenas^ 
para vacunarlos, consiguiendo el veriBcarlo con la ayu- 
da del que suscribe, á quien enseñó a vacunar, y de 
oiros Señores, á mas de mil y quinientos individuos, 
por cuya causa no ha hecho tal vez ningunos extragos 
la viruela en esta población ni en sus puntos anexos. 
—Nada tiene esta Villa que resentir de la conduc- 
ta publica y privada del expresado Sr. Navarro, pues 
es arreglada en todo á la de un buen Párroco.— 
Villa de San Martin, Agosto veinte y siete de mil ocho- 
cientos cincuenta y seis. — Manuel Avila. 



José Maria Espinóla, Coronel de la República de 
Guatemala, y de Nación mejicano, en debida forma 
certifico: — Que el año de cuarenta y tres llegaron á es- 
ta Capital cerca de treinta mejicanos dispersos del ejér- 
cito que sitiaba á Yucatán: que sin conocimiento, sin 
ningunos recursos y los mas de ellos enfermos á causa 
del prolongadisimo y penoso camino que hablan traí- 
do, atravesando el Peten y desiertos de Verapaz, en 
los que hablan dejado muchos compañeros enterrados, 
no contaban con mas auxilio de pronto, que el del Pár- 
roco de Candelaria Pbro. Don José María Navarro 
(también mejicano) el que tan luego como supo la lle- 
gada de estos individuos los recojióensu casa, les pro- 
porcionó Médicos y medicinas, los vistió y alimentó to* 
do el tiempo necesario, para reunirlesá unos recursos 
para regresar a la República Mejicana como lo verifi- 
caron, á otros para proporcionarles conocimientos en 
que^ pudieran trabajar, y á unos tres ó cuatro que con- 



— 68— 

serva en su casa baata la fecha ra clase deisirvientes 
pagándoles religiosamepte su corre&pondieiHe sueldo. — ■- 
Las cantidades que gastó dicho Párroco,, ep esie. su- 
blime rasgo de caridad evangélica, lo hizo tpdo de su 
bolsa, no obstante lo pobre de su beneficio, pues en 
cada mejicano no solo veía un paisano, sino un herma- 
no suyo; por lo que recuerdo que varias veces me di- 
jo, con su corazón conmovido, que compadecia á estos 
pobres, por verlos a mas de quinientas leguas de dis- 
tancia de su pais patal careciendo de sus familias, sin re- 
cursos para subsistir y en pais extraño, sin conocimientos 
y para ellos sumamente enfermizo.— También me cons- 
ta que machos de estos mejicanos, de su trabajo peí so- 
nal han querido retribuir al Sr. Navarro con algún 
agasajo ó regalo; pero este desinteresado Sacerdote me- 
jicano, los ha rehusado, siéndole de mas placer el que 
por su medio sean felices (aunque sea uno solo) sus 
queridos paisanos, que todas las riquezas del mundo. 
En una palabra, el Sr. Cura Don José [María Navarro 
ha favorecido en circunstancias muy apremiantes á u - 
nos infelices que, sin sus prontos socorroí^y activa asis- 
tencia, no hubieran hallado otra cosa estos mejicanos, 
en un país extraño, mas que la escasez, la miseria y el 
sepulcro.— Que también me consta que aunque estos 
aetoa de caridad los ejercita siempre el Sr. Navarro 
con todos los indigentes que le piden socorro, contra- 
yéndome solo á mis paisanos añadiré: que los mejica- 
nos pobres que solian llegar por estas tierras, al tocar 
con dicho S0ñor, los socq^ ria en todo Iq que podía, re* 
saltando mas su caridad con los pobres indios que del 
Estado de Qaxaca, Chíapas y otros puntos de la Re- 
publica Mejicana venían á la rooiería del Sr. de Es- 
quípulas, en cuyos meses de concurrencia su casa era 
un verdadero Hospital, pues todos los enfermos que 
quedaban de ida y vuelta al Santuario los socorría, y 
estando aliviados, los que escapaban de la muerte, les 
daba algunos socorros para el largo regreso de sus tier- 
ras. — Al extender este dirainuio certificado, de mí libre 
y espontánea voluntadj^ solo me propongo á nombre de 



mis' paisanos los iBejicaDOSy dar al Sr. Navarro las mas 
expresivas gracias por taa relevantes y oportunos ser- 
viciosi hechos á los infelices é indigentes mejicanos que 
han tocado con él, tanto en esta Capital como en los 
otros Curatos donde ha estado.— ^ Guatemala, Agosto 
treinta de mil ochocientos cincuenta y seis.-— José Ma- 
ría Espinóla. 



La Municipalidad de la Villa de San Martin, de- 
seando dar á su Párroco Señor Presbítero Don José 
María Navarro, un testimonio del aprecio con que ve 
los buenos servicios que ha prestado á esta poplacion, 
durante el periodo de dos años que ha estado á su car- 
go la Parroquia, acordó por unanimidad de votos, dar- 
le el siguiente atestado: — 1.*^ El Padre Don José Ma- 
ría Navarro desde que tomó posesión de esta Parroquia 
hasta Ja presente, ha ejercido las funciones de Párroco 
con la mayor exactitud, administrando los Sacramen- 
tos cumplidamente, celebrando él Santo Sacrificio de la- 
Misa todos los dias y binando los festivos, cuando su 
salud se lo ha permjtido, visitando y socorriendo á los 
enfermos sin distinción de clases, y predicando los Do- 
mingos y fiestas parroquiales.*^ 2. ® Con su ejemplo 
y buenos modales ha mantenido la paz y concordia en- 
tre sus feligreses, á qMÍenes ha tratado con la ma)or 
dulzura, concillándolos en su& desavenencias é inspi- 
rándoles el amor fraternal con que deben vivir. De 
este modo se ha logrado bajo su benéfico influjo, que 
entre todas las familias reine la mejor armenia.— 
3. ^ En el presente periodo en que la población ha 
sido invadida del Cólera morbus, el Párroco Navarro 
ha desplegado un zelo infatigable no solamente en el 
ejercicio de su Ministerio sacerdotal, aplicando á los en- 
fermos los auxilios espirituales con prontitud y activi- 
dad, sino también los corporales asistiendo y curando 
personalmente á los enfermos, sin embargo de sus lige- 
ros y frecuentes ataques del mismo mal, suministran- 



—Yo- 
dóles, gratis, medicamentos de su propia casa, y los 
alimentos adecuados, atendida la situación de los enfer* 
mos. A los esfuerzos del mismo Párroco, unidos á los 
de la Municipalidad, se ba debido que la terrible epi- 
demia del Cólera, no haya hecho en esta población los 
extragos que en otras partes. — 4. ^ Es constante y 
notorio en todo el vecindario, que el Padre -Navarro ha 
manifestado el mayor desinterés en el cobro de dere- 
chos parroquiales, haciendo gratis los enterramientos de 
todos los pobres y socorriendo con limosnas á los oece* 
sitados. — 5. ^ Fuera de las cosas de su Ministasío, en 
ninguna otra ha tomado parle el Sr. Navarro, ni se 
ha ingerido en funciones judiciales, ni menos en poli- 
ticas, cuya materia es enteramente desconocida en es- 
ta Villa. — En obsequio de la verdad la Corporación Mu- 
nicipal da el presente atestado, que firman todos sus 
individuos en la Sala Municipal de San Martin á pri- 
mero de Noviembre de mil ochocientos cincuenta y siete. 
— Luis de la Roca.— Juan Estovan de la Roca,— José 
Maria Avales. — José Maria Rodríguez. — Raimundo GaK 
vez. — Mariano Balan.— Pedro Garcia Medina.— Por el 
Si. Alcalde 2. ® y Regidores que no saben firmar y 
por mí, Simeón Pelleser, Secretario. 



Señor Cura Don José Maria Navarro. — San Mar- 
tin, Enero 30 de 1858. — Mi respetable Señor:— Que- 
riendo dar un público testimonio de gratitud por los 
grandes beneficios que U, en lodos tiempos y princi- 
palmente en la espantosa crisis del Cólera morbus, ha 
hecho ¿ esta población, nos dirijimos a la redacción de 
la Gaceta oficial con un extenso comunicado; mas no 
habiéndolo inserto íntegro por lo muy recargado de la 
prensa, sino un solo pequeño extracto que verá U. en 
el número que adjuntamos del 21 de este mes, tene- 
mos el honor los que lo suscribimos de presentar á U. 
el original, para que obre en su poder como una pren- 
da de nuestra gratitud y justicia, . y haga de él los usos 



—71- 

quele convengan,— Soy de ü., Señor Cura, con el mas 
cordial afecto y deferencia su atento S, S. Q. S. M. B, 
—Juan de la Ciu? Guerrat 



Señores Editores de la Gaceta oñcial de Gualema* 
la.-— A preciables Señores: — Habiendo llegado á nues- 
tras manos el numero 84 que pertenece al 1. "^ de No- 
viembre de este año, hemos visto un remitido del Señor 
Cura de esta Villa Presbítero Don José María Navar- 
ro, en el que, con un corazón lleno de inmensa grati- 
tud da las gracias á las personas que en la presente 
epidemia del Cólera morbus se ban señalado con ser- 
vicios de humanidad en la asistencia y cura de los en- 
fermos de su feligresía; mas siendo los que subscribi- 
mos unos de ellos, porque los otros se hallan actual- 
mente fuera de la población, con la misma gratitud le 
retornamos con toda la efusión de nuestros corazones 
los agradecimientos por la misma causa con el siguien- 
te comunicado, que suplicamos ¿ UU. se dignen inser- 
tar en su a preciable periódico. — Tan luego como el Señor 
Cura Don José María Navarro tuvo noticias ciertas de la 
invasión y destrozos que el Cólera morbus hacia en la 
vecina República del Salvador, de acuerdo con el Cuer- 
po Municipal y junta de sanidad activó sin descanso 
todas las medidas de precaución para hacer menos sen- 
sible la destructora epidemia en el triste y desgracia- 
do caso de ser invadidos, se designó un lugar al po- 
niente y bien retirado de la población, para que las 
enterramientos no causaran mal alguno. Dividió la Vi- 
lla en cantones que puso al cuidado de los curanderos y 
curanderas que nombró el Sr. Alcalde. Tomó grande em- 
peño en proveerse con tiempo de remedios comprando 
una parte la Municipalidad, otra el Sr. Lie. Don Francisco 
Alburez y el resto lo compró de su bolsa para que á 
su vez no faltara este precioso y vital recurso. Costeó 
de su peculio dos solemnes novenarios de Misas can- 
tadas con sus procesiones de rogación, saliendo en una 



—ra- 
la Tmágen del titular San Miartm Obispo; y ttfftto en él 
pulpito como en el confesionario esiortába á sus feli"- 
grases á la guarda de una arreglada higiene y compte^ 
ta corrección de costumbres para aplacar la justa ira 
de Dios. — En la invasión del Cólera en esta Villa, el 
Sr. Navarro fué incansable en la asistencia de los en^ 
fermos, no solo en la administración de los Santos Sa- 
cramentos, sino en su cura, pues con mucha . paciencia 
y repetida» observaciones examinaba, con sus prácticos 
conocimientos en' medicina, cuál método curativo de los 
dados por el Supremo Gobierno, probaba mejor en es- 
ta tempéralo v&.^—Conseguidd esto por el Señor Navar- 
ro, foriíió ünó pafticular dél que mandó saciar muchas 
copias que repartió junfo con oraciones devotas y es- 
tampas de lá Santísima Virgen de Ocollan que en nd- 
iiíero de mas de dos mil mandó imprimir para que sus 
feligreses no solo tuvieran ' la pronta receta del cuer- 
po, sino tambieti la del alma, teniendo un punto fíjó 
de consuelo y de dulce esperanza en sus aflixiones, 
cual es la Venerable y Santa Madre de Dios, y dio 
gratis no solo á kis haciendas, trapiches y estancias de 
su parroquia isino á los puebjos circunvecino^, cuyos 
Kehéíicos resultados fueron muy públicos y satisfaclo- 
rio».— -El Señor Navarro hacia después de diecir misa, 
que tediaran parte los individuos eúdírgadf)s de loé 
cantones, del estado de los m'uel'iois, que tenia cui- 
dado se sacaran de las casas á depositarlos en el de- 
posito general, de los enfermos y nuevos atacados, los 
que visitaba, las mas veces sin ser llamado, observan» 
do eri fellos él estado de ¿u mal y sü cótnplexion' pa- 
ra aplicarles los remedios que él mistaó preparaba y 
hacia que a su vista los tomaran, y en casos urjentes 
en que loé curanderos no alcanzaban ó no estaban 
prontos, él mismo fletaba a los pacientes para meno-r 
rarles los calambres y no perder los momentos prtecib-^ 
sos que se deben aprovechar en esa cruel enfermedad, 
•—El exceso del trabajo de dia y noche y las coritIhuHs 
y copiosas lluvias de esos dias penosos, fueron cáu'átt 
de que el Sr. NrfVíírro fuera atacado dé una colérica, 



— T3 — 

k que padeció por seis días, sin qae por estQ dijara 
de salir á administrar, á curar y cpDsolar> &■ Iqs en- 
£^rmos. — El dia tercero do lo pudo bpoer ja ^por ms 
pies y sus feligreses lo cargaban en silla;de,aia^qspa^ 
ra atonder alas roas urgentes necesidades*— -De re* 
suUas de este ataque naal curado y menos a^í^Udo 
degeneró en una disenjLeria que padeció el Señor Na- 
\arrb por roas de dos m^eses, pasando su gravednd y 
C^nvalescencia en la cabecera de los enfermos, qm 
punca abandonó. — Ni. el prolon^do tieropa que: /c)uro 
la epideroia en esta Villa, que fueron roisis de ciiatm 
loeses, ]^i sus anales crói^icos. oi accidentales^ hicieron 
de&fnayarsu constancia en el trabajo al SeSoLNayarro, 
pues sietnpre sus feligreses lo han encontrado dispues- 
to á servirles con amor y caridad en todas sus afliccio- 
nes.— -til Señor Navarro que siempre ba manifestado 
desinterés y compasión ^on los pobres, en éste liem- 
pode epidemia lo ha miircddo.mas p^tenteo^to, pues 
por ningún cadáver de los de la epidíemiaq^isoj levar 
derechos de entierro, antes bien socorría é sus deudos 
que quedaban en suma pobreza, — Como las hab^t^io* 
n^ de los indígenas, son tan reducidas, y Ic^oS: 4ner- 
m0n en una pieza pequeña y los mas eo el^u^Io^ ma* 
chas veces el Señor Navarro, tenia que estai medio re- 
costado sobre los enfermos, para que no fuera n^oidos 
en sus confesiones de los otros enfermos.— Veces: ;hAi- 
bojambien qiie tenia que cubrir con . su turca y coger 
en brazos para arrollar á los indítos de pecho^ pa^d ca- 
llarlos de su llanto y poder confesar á las moribundas 
madres, porque en el terror y desolación de las casas 
á veces no habia pronto ni quien remediara estas ne^ 
cesídddes.-^En conclusión diremos, porque sería muy 
largo numerar uno por uno los actps de beneficencia 
de este Señor, que los pobres han encontrado en el Se- 
ñor Cura Navarro no solo un buen Párroco que les ad« 
ministra con piontitud. los Santos Sacramentos, sino un 
Padre que les dá ;rewfedios, alimentos y rccursi^ pecu- 
niarios en la parte que puede y le alcanzan sus esca- 
sos proventos.— Estos hechos que son muy frecuentes en 

10 



éfíSéhof ÜaVartrd /y^ii6«ilguíén creerá eicageradó^^ &od 
déftiasitadei dtertos, ; la Muniapalklafcl de esta Túút lo8? 
eMsigna tt sa expresiva atestado que e^j^utáneamefi^ 
te (m$6 ea sus manos para manifestarle su profunda 
grátftdd.-^Hemes carñptido con una muy pequeña parte 
déla inmensa gratitud que por sus acendrados y carita- 
tivos servicios á este veomdario le débéinés al Sefior 
Navarro; inaa Dios Nuestro Señor justo apreciador da 
las cosas completara nuestros ardientes deseos.— -Somos 
de Uü. 8Sc EE. stis reconocidos v atentos servidores 
Q. S. M. B.— San Martin, Diciembre 9 de 1867.— -Ma- 
Mili Avilav Gobernador ^^ naturales. — Pedro García 
Medkiac--^Vicente Calvez. — Juan Guerra» 



Y & pe4imento del mismo Sr. Cura, devolviéndole 
los documentos insertos^ doy la presente suscribienda 
por mi parte ea todos sus conceptos, á los mismos do^ 
cimientos por constarme el buen comportanftento, hon-^ 
radez, eélo^ desinterés y caridad Ma ^ué el Sr. Cura 
Navatno se ha eondocido y conduce ea este Arzobispa-^ 
do^ desde que vino dé H^'íco; y cotí cuya amistad hé 
skio honrááó 'desde entonces. Y para los efectos tffta 
piiedaa'ooriivenirle, signo y firmo la presente ea la Nue-^ 
va Guatemala, á veinticuatro de Abril de mil ochoctea^ 
toa ciacaeata y ocho. — ^losé María G«vatrete, Escríbaaa 
NacíenaL 



Pedro de Ayciaena^ Gonsofero de Estado y Míms*^ 
in de Relaciones exleriok^es del Gobierao de la Repá^ 
blica.--«C;ertífico: que la firma qoe antecede del EscrU 
baño Naoioaal Don José María Gavarrete es autéatica; 
y en tal coaoepto mereüe fé y crédito dentro y fuera 
de ia República. --Guatemala, Abril S7 de IS&á. — 
Pedro de Aycinena. 



— w — 

irinfranérito» Enriado E^ttfaépdlnario f lÜiüMm 
PleoFiMieacíario^e h Víe^}Mi(^iiíllej\i^n»MGnBfktíM9í. 
<^Cé#ti6ea: que la firma que precede, éel Sr« Ü. FéM 
dr¿ de Aycifieoas Ministro de RekMMnet^ exHeirioree de 
la Repübliea de Guatemala, es autógrafa; f ademas 
que le consta que. el 8f. Presbítero Dea José Marta 
Navarro^ iivieresado en la ínformaiciotif ^á eá" este 
país de la mejor reputación, siendo muy estimada de 
toda ci^e -de personas, no solo poi< ^s buenas onali- 
dades individuales, sino por su esmerado desempeñe 
mx el e^emjído de su Ministerio en divdrsaepaftocfuias 
que I^ tenido á so cargo en esta &epM»lfea yen ladel 
Sal1rfldo^, siendo notóme su celo, su desi^lwes y la ca- 
ridad evangélica para cofi sos feligreses.*-^Guatemála^ 
Abril ^de iSSS.-^-J. N^nuceoo Pereda. 



José Clara Lo^refieaua, Ge^ei^ de Brigada, Cór^^ 
regidor, Gomndante General y Juee.de primera ios^ 
lanosa idel &epavtamenlo de Chimalleoango«-^<!ertífiÉm 
^ ei 8r. PreeMtero Dea José María Navarre, «a to^ 
dó el tiempo qpe ha sidoCura del pueblo de 8m Mat^ 
tin JUo4epeque q«e «íorresponde k la- jorísdicciot^^Aa 
este Depártamenie, ha observado una- conducta infe» 
prensíble f ejemplar, prestando á sus feligreses, aAs^ 
vas. de losauMiHes espiíitoales, todos aquellos senrí-' 
dos .coq^ptítibles coo s«s facultades personales, en e»^ 
pecíal á los ittfelices y menesterosos; por cuyo motive 
se ba hecho acreedor a la estilBadon pübliea del re- 
unido pueblo^ igualme«le que á la mia en partíeidar. 
-**I^a loi^ U0OS que eonvengan esritendo la presente, 
en Chimiakenango^ á veintítres'dieO&Mi^rede mil ^otíbo*^ 
cientos cinonenta y ooho.-*-J. C. Loreizana. 



T<OTA.— Caaodo por enfermo me ^separé dela-Pár^ 
roquta de San Martin Xilolepeq[iie, dejé una espoeia pá- 



blio«^.d$ miktoi otra. pa^^d* por el Sr.^Iic. IX^ Fratf^ 
císqo iUburez y por d quid susoribe^ uoa 4e mtíno^, 
mía cltsQ^e latíDÍdad dada por mi, y la esdidU: de 
QÍñafty to4aa bí^ lAuy buan piéy taoto.que el SrvAr- 
zobiftpe 60 ls( visita canóoica' ea el acto de ios exámenes 
me cUjO) delaate la Muniqipalidad y de la mimerosa 
coDcarreacia que aáisiió, estas bonrosae expresíenes: 
^^Sres•: Sr. Cora: He visto coH mucho agrado que eo 
las escuelM de qoe U. es p^esideote, bo solo se eose- 
Aa á los nÍDOS lo común y necesario ¿ la ínatrueciot^ 
cristiana^ sino qiie se puede decir que ha dado U. u» 
Qurso completo de Teologia."r-*Tambien dejé eotafaiada^ 
ciaco hermandades del modo síguieete: i. ^ de vela» 
doras del Santisimo, para que no faitea en loa febí«> 
leos adorstdores á su Divina, Magostad,. 2. ^ de la Pi^ 
rísima Virgen, en tierno y devoto recuerdo de la de- 
claración dogmática de su Concepción inmaculada. 3. ^ 
de la Santa Madre de Dios, en su admirable advoca- 
ción de Ntre. Sra. de Ocotlan, que ae venera éo la ciu* 
ded de Tlaxcala, ea la República Mejicana^ y en la de 
Soa^onate, San Martia, Palm y Capital de &ttatanala 
en Geetro-Afcérica. 4.^ de Caridad, para socorrer, c»- 
rar y alimetitap a los pobres infelices que carecen de 
vecursos. &. ^. Hermandad coa un altor, y fiuieion :»• 
luieMe Nivav Sra. de Oeotlan. Se . eolocó ea la Igleáa 
Perroquial, con faeultad de Romar un Via-cruci», coa 
las nusmas.ioéulgendas que el de Jarosalen.— Tamlúen 
dejé una Memoria escritüi per míi^ de la Parroquia, que 
después. se' imprimióteii^ ia que consta que lo gastado 
de 0^ peculio, en reb^ de dereebbs á ioS' pobres, ea^ 
liiBtenas^; auxilio ea las epidemias' de viruela y celera^, 
en mejoras de Gonveoto é Igletua, pasan^. en cérea de* 
cuatro años^ á^.mas de des mil pesos, todo coosta de 
los libros parroquiales, apuntes del Gobernador. y de> 
fábrica, según la misma Memoria; como también una 
novena del Santo Patrón San. Martin, que, coa licencia 
del Sr. Arzobispo, se imprimió, pues no la había.—* 
Amas de esto unos capitales de cofradías, qne solóte- 
nkín simplea obbgaciones los elevé á documentos pa*; 



^Í7^ 

bKc&S' eDm hipotecas espéjales y generales, registrador 
Qn. el 'archivo áe hipotecas. — En la casa parroquial que- 
dó formado -por mí uq jardincito^ con sus colmenas y 
parrad^ una borlaKza y grandes tablones de alfalfa. 



Manuel de Laguardia, Comisionado Político y Juez 
Preventivo de Villanureva.» — Certifico: que el tíen^po que 
el Señor Gura Don José Maria Navarro ha servido, la. 
Parroquia de esta Villa, hasta este día, i en que el que* 
suscribe se retira de. estos destinos, la conducta de esv* 
te SftüfH\ tanto pública coimo privadai ha sido digna 
de su Ministerio, y si»en»bargD de sue eafermedadesf 
nerviosas, no sob ha cumplido estríctamente coti el de«¿ 
ber de sus obligaciones, pues jamas se le ba visto (ai- 
pesar de la rigurosa estación) detenerse para admiois*^ 
Irar. con prontitud los Santos Sacraoientos,^ no solo dan-t 
do á lo» enfermos estos auxilios divinos, sino que tass* 
bte&, teniendo conomfmentbs en medicina, veeeta á Jos 
enfeffHQs, consolándolos eon la dalzura de uaUemo 
padre,' y dándoles al mismo tiempo remedios ^atísy 
á los enfermos pobres, contimiando sus vtsita» - hastai 
1^^ Festablexcasi su ssrfad modiosde ellos. Predio» 
todos les domingos, explicando tos dogmas do nuestra 
Santa Betigton, con cuyo incesante trabajo ha logrado 
oMJoraf las costumbres de sus feKgneses* Ha visitado 
constantemente las escuelas, exhortando eariñosameirtie 
á los mños para- < su adelanto y concurrencia diaria; y 
los dias jueves se ha 'dedicado á explicarles la doctrÍK 
na cristiana con ,e\ cariño y claridad precisa para ha* 
cerse. entender de los niños de mas tierna edad. Con 
afecto tranquilo, y natural afabilidad^ oye con. pacien-^ 
eia las quejas de los padres de familia ó de los espo- 
sos desagradados, á quienes en fuerza de sus conven^ 
cimientos ha. logrado conciliarios y mantenerlos pacn 
fíeos. Con las autoridades se ba manejado con el mejor 
tino, y consiguientemente en muy buena armonía coa 
ellas^ de lo que ha resultado como he dicho, mejora-- 



— 78 — 

das notablemente las. oeslambrea de sus ftflif^sef.*-- 
Todo lo que en obsequio de la verdaA manifiesto, j 
extiendo la presente en YiUanueva, i níMive 4e Oeto«- 
bra de rail ochocientos sesenta y niMk^f^Maiiwl di iba** 
guardia. — Felipe Dardoo, Secretario. 



Por «na pura casuatidad hemos satvido ^pie él 
Señor Presbítero Don José María Navarro ha presenta- 
do un escrito al. Sr. Juez Preventivo de esta Villa, para 
qoe le dé uo atestado mbre su adminislracien, «obre 
su oonchicta y sobre su oingnfia ingerenoia en cosas» 
poltUcas &, — eft razón de q«w esta Parrocpiía esb» en* 
GMcnrso y no sabor si la proveerán «ti otro £aocr.»«p4< 
Mas queriendo dar al Sr. Navacro nna mueslpa de nuea-^ 
tro earifto, le damos este documento que con guato 
finnamos.— No es de ahora qne conocemoa ai Sr» Cora 
Stei José María Navarro, pnies hace ^veinte y aince a^ 
ños <|tte estuvo eocaagado de eala Parrot^uta y .|ki86 
aont •oosotros el d^etruckokr .cólera naiorbiia, que eomone 
era c^neoido^ atormentó tantean aparioion. Naobatan'* 
leek Sr. Navarva poso oi practica los conocnnieEOtos 
^e sobre esta enfermedad babia adfnírido en la ftepiÍH 
bttca Mejicana en donde* ya la .había pa8aéa.<^'««6« 
celo, en aétividady M constancia' eo la eabeaemí do 
loa enfermos^ pona vet* el efecto de los oemediaev hizo 
ein duda 'que la epidemia .tomase un caraBOter ite be« 
niga»dad> que apenas llegaron sns. viotínas^ álMb eoan- 
do en el ano de ;S7 ascendiá el nuínerode miiertoft4 
roals de 980. Aquel año se le dio al 6r. Mavai^ü 
un atestado sobre eato.-^Ahora. que ha vn^lo á fx^^ 
\vr esta Parroqiria beatos v¡^ Ais raisirias maneras. a*^ 
fables y corteses, y sus adelanitados conocimientos «n 
medicina, los practica con sus feligreses con-mny buen 
éxito, principalmente con los indigentes.-^Para oon-^ 
tener los estragos de. la viruela ha vacunada y re^ 
vacunado á personas de (odas edades^ tanbo de den* 
tro como de {aeiEá«>deula vParroqm&; y l)a eopifeado -á 



— TíT — 

los "SfeÉ. Dicm Doaángo Borja y Don Manuel Düarte, 
te ayuden á este huinamtaro ejercicio^ los que se han 
preíStado con gcidto.'^^l^ obstante la crisis peoo$a quü» 
estamos a^rafvesando cea la tenaz viruela, cerca de doj(» 
años, sin respetar edades ni precauciones^ burlándose 
de la vaenna y repitiendo hasta tercera sez en un 
mismo ¡ndivíduo.~-Hl Sr. Nararro sin texnor del contajio^ 
vé, asiste y cuida á*su8 pobres feligreses^ atacados de 
esta pestilente enfermedad.*— Cuando sus. conocimientos 
no te parecen sufieientes para la gravedad de sus en* 
fermo^^ ocurre por concejo al facultativo de Amatiilan y 
ó pada & Guatemala á consultar ciiui ios facultatÍTos, 
buscando siempre los mejores métodos curativos, para 
aliviar las dolencias de los pacientes, á los que socor«¿ 
pe tattibien cuiaindo son muy pebres, con medicamentoa 
y xrtiDs i^acorrAs para remediar sos neGésidades;«~La 
viruela no nbi^tanle su ptoloogada permaneima en es^ 
te punto,, ha pasado como desapercibida, y el nw>ero 
de sus víctimas, respecto de otras poblaciones; es4nsig^ 
tnÉcante; creemos ser una de las eauísas lo que hemos 
expuesto antes.— ^Desdé la llegada de este Sr. Cnrail! 
esta Parroquia ha procurado' mejorarla en^ éo foi'mat 
y n¥aleríaL*^Por ^el pulpito y- confesiooano 'ha mejo^ 
Fado tai méral religiojBB, y ha emfprendido trabajos en 
la Iglesia con acuerdo d«l S. mayordomo tle.£áfaríca. 
Ha proeorado organizar las cofradias y revivir tes 
fcincioni^ eílvidadas; y mantener la Iglesia con aseo y 
iiiBp^^ Mn»o corresponde & la Casa de Diee.^-^Elmé* 
todo regular y fijo qué ha entablado en su Parroquia, 
para no iBíol^tar á ens feligreses, es el de bacer los 
bautismos y confesiones luego que le avtsaUé Decir mi* 
sa todos los días á la siete, y los dias festivos á las 
ocho, para dar lii^r á que vengan los de fuera; no 
habiendo feltado nmgun día domingo á la hora de mi- 
sa, dos aolos de fé ni pláticas docttinales, á las qué 
asiste bastante gente. Su esmero en las funciones de 
Iglesia es grande y toma empeño en solemnizarlas Jo 
meíor que puede. Cuando no hay limosnas para los 
sermones, predicii gratis, cnyas OKacíones se oyen con 



--So- 
agrado, por so claridad y reposo^ i^ desviarse áei e- 
vaogeiio, ni ÍDtri>ducír noivedades odiosas ni oliocaoies 
ea el pulpito. En el confesionario se le halla siemfMre 
que se le busca, principalmente en la cuaresma y días 
festivos. Ha entablado gratis, con ayuda del Sr« maes- 
tro de coro, todos los sábados la misa aoleoine de la 
Santísima Virgen, como Cambien las hermandades de 
las veladoras, fijas del Santísimo SacramentOv y de las 
hijas de María, caj(» frutos de honestidad y virtud ^on 
incalculables.*— En la administración de los Santoa Sa- 
cramentos, el Sr. Navarro es cumplido, pues cuando 
lo llaman á cualquiera hora del diá y de la noche, sa* 
le, y sin embargo dé sus males cónicos lo vemoa vol- 
ver, algunas veces, dé las confesiones de fuera,. todo 
mojado y debajo de los aguaceros.— En todas partes 
los^BdividuosdOTno muy hnena educación, tienen mane- 
ras bruscas con los* Sres. Curas, cuando tocan con ellos; 
pero el Sr. Navarro sufre estos desmanes y tratd bieo ato* 
dos. — El Sr. Cura D. José María Navarro, de un caract^ 
naturalmente quieto y pacífico, no le agrada ver discordias 
entre sus feligreses, y siempre anda coociliando suy» ánimos 
y alejando las odiosiilades de las familias, inclioátidoias 
al trabajo y dándoles concejos para mejorar la agrí« 
cultura.— Esforzado y anheloso para que la juventud 
se instruya, visita con frecuencia ambas escuelas,, de 
las que es muy cuidadoso, procurándoles los utencilios 
neeesarios. — ^Lbis haoe ir todos los jueves á la Igleaia 
á los exámenes de la doctrina cristiana y su explica- 
ción, sin embargo de que van á la de todos los domin- 
gos á la hora de la. misa, sembrando en los tiernos 
corazones de los niños la semilla evangélica, el amor 
á la virtud y costumbres rel^iosas. Tiene cuidado tam- 
bién de vacunarlos y curarlos cuando están enfermos. 
«—Ni antes, ni ahora emos sabido nada que se opoi^a 
á su buena conducta y moralidad —El Sr. Navarro co- 
mo honrada Sacerdote, no se mete en cosas políticas, 
ni tiene tendencias de trastornos, sino que por el con- 
trario, siempre exhorta á sus feligreses á la obedien- 
cia a laa leyes y mim^on á laa autoridade^v-^Nunra 



— «1 — 

^texefide eaeViwto cobro do k)a^d6vechps p^infMt^^ 
les, según ék ai^aucel» y en es(o& añus i]^^ L» jieQiitp 
la grana una baja ruinosa^ ya por el mal tiempo cómo 
por el precio sumamente abatido, los jornaleros se ha- 
llan sin trabajo y sin recursos, ei Sr. Navarro, clasi- 
ficada, su pot^eíza; lo$ eolíerra y ad ministril epratis no 
obslante te: muy .escaso de > congrua da esta Parro<]uto; 
Ettoaaetoe i benéficos lojsi repite y extiende cpn tpdús 
Jos pebres. r-^Hija da otiestra gratitud y aade.ua^ vil 
odulacio% en. vista de los hechos, es esta pequeña n]ta- 
nifestacion de la verdad, que respetuosamente paneoips 
en las manos del Sr. Cura Don José Maria Navarro, — 
Villanueva, Julio 9 de i862,— Manuel Duarte.— Vicen- 
te Sainayoa, Sárjenlo mayor. — Ignacio Barrillas, Coman- 
darite.~-Mareélo Qaezada. — Domingo Cacares. *-*- José 
'Maria Duarte. — x\ngel .Arresis.— Jesús Carpió.— GIot 
mente Carrillo. ««-Enrique Barillas. — G. ChinchiH«.-f*Jo^ 
sé Ignacio Chinchilla. — ^Jüan Barillas.-*- Patricio Cru^«. 
'— Por mi padre Francisco Escobar y por mi| Fjbtoííi) 
Escobar. -^Agu3tió Medinilla. — Manuel Saen^t-^Jll^Q 
Melgar;— Tiburció Contreras. — Manuel 0^izab«^l. -^Ma- 
nuel José Tdleeh).«-«*GerónÍD3o SaQGhez.--*Saloiné'G«cía« 



El n de Enero del864fní nombrada Socio /cor- 
responsal de la Sociedad Económica de esta Capital. 



Señor Jiaez Político. *— José Maria NavfirnQ, Cora 
encargado de esta Parroquia d6 Sian Cristóbal Pa1í% 
ante U. respetuosamente expongo: Que no sial^nd^ $.i 
poi* mis males crónicos y lo rwío de los nortes en Íqs 
meses entrantes, podré contÍB«ar desevipeñando el bon- 
Koso encargo de la administración de los S^ntpa Saca-a- 
mentos en esta Parroquia^ ¡w esta causa-^A IJ. i^opíi- 
eo sea muy servidk>, si lo tiene át bien, de dfirmo ua 
ateetadito sobre mi administración de los SAcrafi(i^nto& 
y obligaciones de Párroco, como de .mi ningpiia inge- 
rencia en fosas cintiles ni jñdieialesi, ni miif^tip menps. 

11 



M/péff^ gracia 9 j«ro &c.*-*-Fa- 

Itn^ SetienABa 46 ée tMI»-^Jósó 4lavía Navarro^ ; 



ComisioQ PoKtíeá da Sao Cristóbal Patín, Seliem* 
bre veíate y nueve de mil ochocientos sesenf a j cuatro. 
—«Dése el atestado que se solicita, á continuacioa- del 
presenté; ({üe original se devolverá al interesa/i^: parm 
los efectos que le convengan.— Pigueroa.-^ Violóle 
Amado. 



El Comisionado potitíeo que suscribe, Certifica: 
que durante el tiempo que el.Sr. Presbítero Don José 
María Navarro ha administrado esta Parroquia come 
Gura encargado de ella, ha derramado en todo el pue* 
bio su benéfica protección, cumpliendo exactamente sus 
deberes en todos los ramos espirituales, procurando a- 
demas con actividad, desde que llegó, el mejoramien- 
to déla Iglesia parroquial que hoy se halla lucida, 
debido á los notables gastos, hechos generosamente de 
su propio peculio: ha promovido y casi establecido la 
escuela de niñas, contribuyendo también con su pecu- 
lio á tan necesario y útil establecimiento, que solo por 
la escasez de fondos no se había establecido antes, 
como está acordado por el Conejimiento del Distrito, 
á su instancia como Presidente de la Junta del ramo; y 
como tal, ha procurado anméntar y mejorar la escue-^ 
la de niños, interesándose eu la conclusión de un lo** 
cal que al efecto se está levantando.— »Por último, de« 
dicado el Sr. Navarro excíusivamento á su Ministerio, 
que dignamente desempeña con la conocida prudencia 
y afabilidad que lo caraícteriza, y con actividad, á pe* 
sar de sil edad y crónicas enfermedades, subministra 
y provee de medicinas, gratis, á 4os enfermos que re^ 
claman su socorro y que están á su alcance, sin mez- 
clarse jamas, en los negocios judiciales y mucho me- 



ños en tos peiittoM.--<*T en ciioaplimieoto de lo iModa^f 
do e&líendo el presente aieaitado en Sau Cristóbal ^a^^ 
liQj k treinta de Setiembre de mil ochocientos sesenta 
y enatro. — ^Francisco Fígneroa. — Vicente Amado, Secre- 
tario suplente. 



Señor Cura de esta Parroquia Don JoséMariaNa* 
varro.*— El que suscribe, por si, y á nombre del vecin- 
dario de Palin^ tenemos el honor de adjuntar al Señor 
Cura ese pequeño atestado, que de lo mas íntimo de 
nuestro corazón y con la mas buena voluntad leda* 
mos, informados de haber hecho otro tanto el Sr. Juez 
Preventivo Don Francisco Figneroa.— De tales documen- 
tos no necesita el 8r. Cora, porque las maneras con 
que se conduce tanto en lo publico como en lo priva- 
do, han sido^ son y serán las mejores recomendaciones 
con que puede contar. — No obstante, le suplicamos se 
sirva aceptarlo como un pequeño testimonio de nuestro 
reconocimiento &c.-— Dios Nuestro ^r. guarde muchos 
años al Sr. Cura. — Palin, Octubre 24 de 1864* — Por el 
vecinddrío de Palin y por wí^ Felipe Jauregui. 



Palio, Octubre 25 de 1864.— Sr. D. Felipe Jau- 
regui y vecinos de este pueblo.— Señores: es en mi po- 
der m grata de ayer, con el atestado que su bondad se 
ha servido adjuntarme sobre el desempeño de mis o- 
bligaciones en la administración de los Santos Sacra- 
mentos. — ^Y aunque, á la verdad, me parece exajeradq 
por su cariño, hacia mi persona; no obstante él quedara 
grabado en mi corazón con los caracteres del mas fino 
reconocimiento, y me recordará, al mismo tiempo, no 
solo lo qbe soy, sino lo que deboser.-— ^Diosgnarde ái 
UU. muchos afios.-<-José Maria Navarro. 



MÍéa éñ ^fuñeras ngtrbs ée éste ptfi^blo de San GMstUM 
htiVVAihj "f \úi''áhvkñé qfcte -suscribeii choteo yeeioosád 
Mtsnio;-^ertíQC(iti!io3 efn tsr ma^ <teinck fi^foo: qa» eA 
Presbítero Sr. Don losé María Navarro, dignisim» Gora 
de este pueblo, se desvela y afaoa en el cumplimien- 
to de su Ministerio^ pues á pesar de padecer algunas 
afecciones nerviosas, cuando tiene noticia de algún en- 
fei^mo 6 herido, acude con tafila pi^ultlud eoit ios au- 
xilios espirituales, cómo si estuviese '■ en el mejor »ee¿ 
tado de sanidad, sin hacer el menor daso de la^inlem-^ 
peries de copíoáas lluvias, vientos^ yelos, &c. &c*, si* 
tío dé que el paciente no fálleisea nn estos auxilios: 
que habiendo logrado sii objeto, suministra también loi^ 
socorros borporales, dando lo necesario para la cura«^ 
ciob del infeliz, y el consejo médico, al que no se en^ 
cuentra en estado de miseria.— <^ue en cuanto á la pre-*^ 
dicacion, todos los domingos, amas de explicar el San^ 
to EvangeKo, no deja de exíiortar á ios padres de fiai^ 
milia para que cuiden de \ú educación de sus h^s; 
como únióá herencia verdadera que lea* pueden dejar 
después" de sus dias: que aborrezcan la embriaguez^ 
por ser ésta la peiniicioo de lá^ ulmas.->Q»e eniosfes^ 
tivos en que las cofradia» celebran, el Presbítero Na- 
varro dice la Misa estén ó n6 los derechos, y que lejoí^ 
de extorcionar á sus feligreses por no tener como ha- 
cer sus ñiticiones, machas veóe» les dBpensa alguna 
parte ó éf todo de lírque deben dar por el arancefv 
y cotitríbuyé con su porsoníi también para que no de* 
jen'de hacer por este láofivo ^su^ fiinftioi»eB/c0m<^<des* 
hadadamente lo bemdfs visto y mn e^pe^mentaxio en 
MtiDS puébto^, quedindonos i$íni Misa.«-Khi6 tauprnolo 
como se hi^o cargó de *e^á Parroquia, hemoi» visto ^ei 
anhelo ex<c>6^vo con que ha entrado á foac^ reparos 
costosos á la Iglesia, siii' omitir gaato alguno coa^onne 
á sus fafeúHades^ híasta tener la satósfaccii^n de ^^r au 
obra decentenienté conéluida,' mandando á faantr.por 
último, un hermoso cuadro de la milagrosa Imagen de 
Nuestra Señora de Ocollan, que después de su bendí- 



—88— 

tím (f precesión] solemne^ 4ué colocada perpetas^a^ofito 
effcJáfte^ de. los. ailares.^^Qtio. en seguida ha estableci- 
do una Congregación, de hijas de Miiciay y pira de hit 
jos de José, cuyo reglanioaio no tiene otro objelo que 
el de que se frecuenten los Santos Sacramentos, en lo 
cuafjse nota la complacencia que recibe el Presbítero 
N^vp^ro^ hiendo admirables las .mejoras de costumbres 
q^4ambien se advierten en la juventud deaipbps sexos. 
-^«-^i»e. en cuanto & la enseñanza primaria, no soiameo-r 
te^ae ha mostrado celoso por el progreso de ios edu« 
caDdos^ como Presidente de la Junta inspectora de es- 
cuelas,' 9Íno que ha establecido y sostenido de su pe* 
culio* la de ninas que mi la habia . por desgracia en es* 
te pueblfQ,: haciendo que las jóvenes indígenas concur* 
ran 4 la Casa conventual y sean enseñadas de la Door 
trina cristiana por él mtsn>o6 por alguno de su fami«> 
lia, aunque anteSi no habia esta costumbre.— ^Qiie ea 
ios .momento» en qa^ le toca ^slaír^ en su habitación y 
llega á sus puertas el mendigo sin que habrá la l>oca 
para pedir el socorro, su bolsillo está dispuesto para su 
auxilio, lo mismo que para los vergonzantes.— «Y en 
fifi: que el Presbítero Señor Don José Maiia Navarro, 
tamiO' en su vida pública como.. en la privada, es irrcr 
prensibie y se ha (Miptado.la voluntad y aprecio ge^ 
neral de esta población, conceptuándolo, cómo en efec- 
to lo conceptuarpos pontos manejos expresados, un ver^ 
dadera. apóstol de Jesumstó.-r^Y para los usos que pue- 
den convenir ^1 mencibtaado Presbít^roSr. D. José Maria 
Navarro^ daBK» la) (Ireseóte en Palin, 4 veintidós de 
Octubre de mil (ónhooiesílosi 'seftenta y euatro»^^Falip6 
i^regof^Tr^MaíBBefci Pais*^^Iadalecií> Amado^«-r*Franci$- 
€0 |lamiiiez«»*«^Í2Baado Bergper. «^Quiífino Ronquillo. -*«r 
MagéaifeTC AMle*r^Bedito (Garcitav^-<T^ Gonzalez.^ — 

JSoffverto :BiMq^ Berger^-^^Léopoldo Bergerw 

-^^tanoiwóQt Nara&'-^Pidcido Ronquillo.— Xavier Ber- 
9er^*^06é Pirin-.^^Oeménte Pleites.*^Nacciso Caceras. 
•«<**!A1bi9mio MoraIe»r-rfJ!Iani]Rkl<Her.(era.'^SalYador Viila- 
DOS. r— Marcos Carranza, -^Teodoro Barríaza..rr,HilflÁo 
Silva. — Fernando Amado.-— José Indalecio Amado. -^ 



— M — 

Francisco Xavier Saravia .«-Antonio Rabio.*^ LoMüiso 
Ronquillo. — Manuel Leines. — Francisco PÍDeda.-«4ltáF- 
celino Ramirez. — Manttel Orízabal. 



Señor Cura dé la Parroquia de Palin.-^Amalitlan/ 
Octubie U de 1864.— El Correginaiento con fecha 30 
del pasado dictó el acuerdo que copio* — « Con presen- 
cía del informe anterior, y atendiendo á que es de pri- 
icera necesidad atender al sostenimiento de ia eseoeta 
provisional de niñas del pueblo de Palin reslabteeNla 
nltimamente, por el Párroco con sus fondos profiios^ k 
cuyo celo se debe la reparación de la Iglesia y apo- 
sición de varios objetos necesarios en ella; este Cor- 
regimiento dispone &c., &c.— Zelada.-^Felipe Divífei, 
Secretario.))— Y lo óomunico á U. en cumplimiento de 
lo mandado, para su inteligencia y efectos consiguien- 
tes. — Dios guarde á ü. muchos aftos--*Felípe Mvtta, 
Secretario. 



Eieuterio Zelada, Teniente Coronel efectivo del 
ejéiTfto de la República/ Corregidor y Comandante Ge* 
neral del Distrito de Amatitlan.-— Certifico: que el Sr. 
Presbítero Don José JMaria Navarro, dorante el tiempo 
que lleva de estar encargado de la Parroquia de San 
Cristóbal Palin, ha observado constantemente una con* 
ducta ejemplar y digna de su Ministerio, estando dedi- 
cado continuamente al servicio del Culto divíno,sin que 
jamas se halla ingerido el expresado Sr. Navarro en 
asuntos civiles ni criminales por ningún motivo.— Que 
ol leferído Presbítero siempre ha mostrado un empeño 
grande por el progreso de su Parroquia.— *Y á solicitud 
del interesado y para los usos que le convengan extieo-^ 
do la présente en el despacho del Corregimiento de AiM- 
titlan, ¿veintisiete de Octubre de mil ochotíentes ao^ 
sénta y cincol—^BIeuterio Zelada. «— Por su mandado^ 
Juan Aniine, Seéretario. 



— 8f7 — 

r { £1 diez de Abril de mil ocbooieiitos sesenta y seis so<^ 
Itiáté del Juzgado de I . ^ iastancia de la ciudad de Ama^ 
Utlan, se siguiera una información sobre mi y'utm, pú- 
blica y privada, en la adminisiracion de Palín, con tei^* 
iigós nombrados por el Sr. Juez, que lo fueron los Sor 
itoresr D. Manuel Pais, D. Indalecio Amado, D. Fran- 
cisca Ramírez.; y de. niftturaies, José Lobo y el Gober* 
nador Maliüs País; cuya información no. se imprímié 
fK>r voluminosa, á taque recayó et siguiente cerlifkraiíld 
queel Sr. Juez túvola bondad de exiénder.— El mt 
fraaorito, Juez de 1. ^ Instancia de este Distrito— Cer^ 
XifíoD en debida forma: qoe sta que me pueda constar 
niíjagttno de los hechos consignados ea la infoiosacion 
qye. precede, en razón del poco tiempo que llevo de 
residencia en esl^ . Distrito, sí puedo asegurar en.obse* 
quio de la verdad, que por el conocimiento que tengo 
desde, hace mucho tiempo, de la persona del Sr. Presr 
bitero D. JoséMaiia Navarro, he podido reconocer la$ 
estimables prendas que le adornan como ciudadano y 
las virtudes que lé distinguen como Sacerdote; y que 
bajo ninguno de los dos conceptos lie advertido ni en sos 
condiciofies ni en su conducta, tendencias á la «ubver 
sioñ del orden, sino por el contrario, mucha moderación^ 
tolerancia dentro sus límites y un particular tacto para 
el manejo de los negocios de su Ministerio y mucha cir- 
cunspección. — ^Y en cumplimiento délo mandado en el 
decreto de diez y seis del corriente extiendo la presen* 
te:. en Amatitlan^ á veintiuno del citado mes de mil ocho^ 
cientos sesenta y seis.— «J. Barberena. 



NOTA.-^Mejorasde la Parroquia de Palin en mi 
iympo^-^Parte religiosa. — ^Instalacion de la asociación 
de hijas de María y de hijos de José, fundada con aptih 
bacion del Señor Arzobispo, . por el Presbítero José Mar 
ría Nayarro.-~Hermandiid de veladoras del SanttsioK). 
—-De candad, para dar un dia cada mes de comer á 
.los pobres— Hermandad y con un altar y función anual 



—88— 

4b Nuestra Señora de Ocotlan.*— La enseñanza diaria 
(que no ha habido) de la docriii]^ ertsliaiía i las oiñas 
laNÜgenas, por el Pávrcreo 6 uno de su fantlia.—^La crema- 
ción é instaiacioo^ con aprobación de las autoridades ecle^ 
-aiásfica y mil^ de una junta parroquial de oehoindivi* 
d»os pnomoiredora de mejoras 6 todo lo peiteDecsieiile 
-é la Iglesia.-^Dd insúruccion pu¿/i€a. -^Reforma niorai 
«de la escuela de tiiños y construcción de su edificio, por 
la autoridad cíviL-~Restablecimiento de la escuda d^ 
ninas que hacia tiempo estaba cerrada, y la aprobación 
del presupuesto por el Supremo Gobierno para fabricar 
so escuela.-— Una clase de latinidad que gratis da ekPáír- 
roco.— Una escuelita de lectura y dotlrina, dol pnebto 
de San Pedro Mártir, en donde hay ma* de cincfueiita 
mvu^s."^ Mejoras wwiímaíw— Costosa reposición de al- 
tares, púl|>ito, nuevos escaíos, pinturas y adornos de 
la Santa Iglesia; con reforzar las rejas de las ventanas 
f)ara evitar un robo de sus alhajas: surtido de toaHás, 
albas y dos ornamentos nuevos: postura, con licencta 
de Roma, de un Yia-Grucis con indulgencias iguales á 
las de Jerusalen? una campana, de líiocuenta arrobas, 
(pter mando fundir el pueblo: eofnposlura de fapertada 
del campo santo: ttiateriai que se reunía para fHbri<^r 
una torre de que carece la Iglesia: en el pueblo de San 
Pedro mártir, se trasó %ina Iglesia, que hacia veinte a* 
ños carecía de ella, por la junta parroquial y el Wrroco 
en un sitio que di6 el Sr, Don Indalecio Amado: se ti- 
ró et presupuesto y se pidió el material para que lue- 
go que estubiera pedir la licencia á la Curi».— ^bres 
y enfermos, — En la Casa parroquial se les dan alimentos 
á los muy necesitados y limosna ¿ los que vienen cada 
ocho días. A los enfermos pobres se les dan remedios 
y et modo de aplicarlos. En mi waida ^ esta Parro- 
quia, observé que las curanderas, que son muoba3;(^^-^ 
eaban los ácidos en cantidades crecidas paira las'^cS)!^ 
nervimas, haciendo morir á los paciernCes en txiediode'bér^ 
n^osab cdnvtilsiones. Me' toiDé e) trabajo dn ^easéñftri- 
la^k odrar y at^áfbo de un ano dedos á ttesoiiiertos 
djarios^ieii las |rdfil^i0wes de tMaperatnriEi^ 4übe^:el;gtid- 



— so- 
to i de ver que en tres meses no hubo ni nn entierro. 

Los gastos de lodo lo arriba dicho, que son creci- 
do», se han hecho con hmosnas de ladinos, con lo que 
han dado ios naturales, con lo de fábrica y con S45 pe- 
sos 2 reales que he puesto de mi bolsa, todo consta del 
libro de fábrica y de los informes dados al Supremo Go- 
bierno civil y eclesiástico.*— ña^JOíi qiíe está en el libro de 
bautismos. — En Palin, á 22 de Noviembre de 1866 en- 
tregó el Sr. Cura Don José Maria Navarro esta Parro- 
quia de San Cristóbal Paliu, por renuncia voluntaría 
que de ella hizo, y la recibió el Sr. Cura D. Félix Ed- 
mundo Mejía, del modo siguiente: 

La Iglesia la entregó limpia y hermosamente com- 
puesta como consta de las cuenlds de fábrica, y sus me- 
joras, las mas, hechas del peculio del Sr. Navarro. 

Las alhajas de plata y vasos sagrados, con los or- 
namentos, se entregaron según el inventario que está en 
el libro de fábrica. 

£1 archivo parroquial de 76 libros, trece de ellos 
empastados por el mismo Sr. Navarro &c. 

. El Sr. D. José Maria Navarro consignó en este lu- 
gar, con su corazón lleno de una eterna gratitud, un 
expresivo voto de gracias á sus feligreses por el buen 
trato y carifio que le han tenido tanto la parte decente 
y ladina como la indígena. 

No pudiendo negar que al separarme de esta Par- 
roquia lo hago con el mas profundo dolor, pidiéndole 
á Dios, en cualquier lugar que me halle, un diluvio de 
felicidades para sus amados feligreses.— -José María Na- 
varro. — ^Félix Edmundo Mejia. 

Mi salida de Pa/m.— Por mas que quise ocultar 
mi salida de la Parroquia de Palin para no alarmar á 
mis feligreses no lo pude conseguir^ pues era precedi- 
da de quince dias de cama y la llegada del Sr. Cura 
que me iba á suceder. El dia de mi partida se me pre- 
sentó la mayor parte de la población á despedirse 
de mi; sus copiosas, ardientes y amargas lágrimas me 
conmovieron de una manera tan tierna y sensible, que 
no pude contener las mias y las mezclé con las suyas. 

12 



— •a— 

Mi salida de Paftn («é unotto ios raomMtoB mas tria- 
tes de »i vida, al yer á mis amados fbligreaaa aftigidoa 
y sin consuelo* Al salir el carruage dol «aguan oae as* 
coDtré en la plasa coa mas de cien gioetoaque me iban 
H acompaaar en m» viage. Yo babia previste este pr»* 
fiHKio seatimieoto y babia consignado mi gralitnd en 
el libro de bautismos al poner la raaoo de entrega de 
la Parroquia, pero no creí fnera tan general j aignift- 
cativo. A mi tristeza se agregaba el que como me ha* 
lúa yo connaturalizado en la adinioistraeien de los Saa^> 
tos Sacramealos que babia ejercitado cerca de cnarMí»' 
ta anos, y mi retiro era por inutilización ya delaad- 
mioistracion por mis enfermedades y edad avanzada, 
me eonsicleraba como un general extropeado por la guer- 
ra, qu^ se retira para siempre de sus últimos atrincbe* 
ramientos á loe que les dirijia por ultimo uaa misterio- 
sa mirada-^deapedida, y despedida para siempre» 

Carta del Sr. Cura que recibió la Parrof ma.^^Igte- 
sía parroquial de San Cristóbal Palin.-^Ilustrísimo y 
Reverendísimo Sr. Obispo auxiliar del Arzobispado de 
Guatemala, Dr. D. Manuel F. Barmtia y Croquer. — 
Obsequiando la providencia de Y. S. L de fecha i 3 
del corriente en la que tubo é bien nombrarme para que 
pasara á encargarme de la cura de almas da esta Par^ 
roquia, pasea ella desde el 17 del presente; la enfer- 
medad del digno Párroco que la aevvia, retardó su en- 
trega. He tomado posesión de ella el dta 28 del presen* 
te: queda anotado el inventario conforme á lo que se 
me previene en mi nombramien(o« La Parroquia está 
bien arreglada en lo espiritual y w b material y no 
tengo masi, que seguir las huella» de wi virtneso é ilus* 
trado antecesor. Los feligreses 'tienen todos loa días á 
despedirse de él, con lágrimas de gratitud; elloa pier- 
den un Pastor cumplido y eeloso por la gtoria de Díqb 
y salvación de sus almas; y un tierno y caritativo Pa- 
dre. — Al comunicar esto á Y. S. lima, me ea í|raiD pxüh 
testarle mis respetos y sumisión, deseAndote^ oiil £¿1ígÍ'- 
dades. — Dios guarde á V. S. muchos ano0.--^anCriatQhdl 
Palio, Noviembre 24 dQ 1866.«--FóUil fidmunáo Majía. 



— ai:^ 

£1 pronm^o de Mayo de mil ochocientos sesenta y 
siete, se Hie dieron licencias de confesar Religiosa» calza- 
das y descalzas. De absolver de la heregía mixta, de 
bendecir ornamentos &c., &c., y de leer libros prohi- 
bidos con sus correspondientes restricciones. 

El diez y seis de Octubre de 1868 se me nombró 
Canónigo hcmorarío de la Santa Iglesia Catedral de San 
Salvador. 

El trece de Enero de 1869 se me designó, por el 
Ilino. Sr. Dean y Venerable Cabildo Eclei^ástico Metro- 
pi^tano, individuo de la Junta Conciliar del Arzobispado. 

NOTA. 

Muchos documentos se han suprimido en esta im-* 
presión para evitar demarcadas redundancias y hacer 
menos molesta y fastidiosa su lectura. 



K 

^i 



/i 



t 






\^^^^ 



^f^ 



-^j 



VV'^ 



^ 



i-.-- 



-)^..-5 






\% 



-^» 






Y^\ 



- I ■