(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Memorial histórico español : colección de documentos, opúsculos y antigüedades que publica la Real Academia de la Historia"

msMm 








Shelf No. 



FUOM THE 



Mitkxtúx j(Tutvb, 



Digitized by the Internet Archive 

in 2011 with funding from 

Boston Public Library 



http://www.archive.org/details/memorialhistrico23real 



COLECCIÓN 



DE DOCUMENTOS, OPÚSCULOS Y ANTIGÜEDADES 



Qüli PUBLICA 



LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



TOMO XXIII 




MADRID 

IMPRENTA Y FUNDICIÓN DE MANUEL TELLO 

IMPRESOR DE CÁMARA DE S. M. 
Don Evaristo, 8 

1891 



COLECCIÓN 



DE DOCUMENTOS, OPÚSCULOS ¥ ANTIGÜEDADES 



QUE PUBLICA 



LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 



TOMO XXIII 




MADRID 

IMPRENTA Y FUNDICIÓN DE MANUEL TELLC 

IMPRESOB DE CÁMARA DE S, M. 
Don Evaristo. 8 



1891 ¿/ 



DE LOS MUCHOS SUCESOS DIGNOS DE MEMORIA 



QUE HAN OCURRIDO EN 



B1RCEL0K1 \ OTROS LUGARES DE CATALUÑA 



CRÓNICA ESCRITA POR 



MiaUEL FA.RETS 



ENTRE LOS AÑOS DE 1626 A 1660 



TOMO IV 



Comprende desde los últimos días de Marzo de 1641, hasta Noviembre del mismo alo, 



NOTA PRELIMINAR. 



De escaso provecho será lo que del manuscrito de 
Parets ha correspondido publicar en este tomo. Sus 
noticias son pocas, algunas equivocadas, y todas tan 
faltadas de detalles, que nunca como ahora me ha sido 
necesario acudir á los archivos para poder dar á la 
imprenta la multitud de documentos que en ellos he 
tenido la suerte de encontrar. 

Guerra de Cataluña puede llamarse á la lucha narra- 
da en esta obra, por haber sido el Principado y Con- 
dado del Rosellón teatro de tantos combates y ruinas; 
pero fuera inexacta dicha denominación si con ella 
intentáramos significar que Cataluña, unida en un 
solo sentimiento, aceptó la lucha á que fué arrastrada 
por La serie de tristísimos sucesos que hemos leído en 
los tomos anteriores, y que he procurado consignar 
con la misma prolijidad que ahora continúo usando, 
y hasta tal punto, que rebasando los límites de este 
volumen la colección de documentos que he juntado, 
es fuerza tener que acudir al subsiguiente para hallar 
explicados los sucesos ocurridos en 1641. 

Por esta razón ha de ser brevísima esta Nota preli- 
minar, pues pasando al tomo V la otra mitad de los 
Apéndices que corresponden á este volumen y en el 
cual no han cabido, conveniente será, pues, aguardar 



VI 

á que estando completa la materia, pueda llamar la 
atención del lector hacia aquellos documentos disper- 
sos en los dos tomos, que por su importancia merez- 
can ser conocidos de los que deseando saber la verdad 
de lo acontecido, se hallen escasos de tiempo para 
buscarla en una obra que va siendo ya voluminosa. 

Pero, sin embargo, algo puede apuntarse en esta 
Nota acerca del memorable bloqueo de Tarragona, 
que es el hecho de armas culminante que tuvo sus- 
pensa la atención de Europa, y preocupó hondamente 
á las Cortes de España y Francia. 

Comienza este tomo con la entrada en Cataluña de 
las armas francesas gobernadas por el animoso gene- 
ral La Motte. El Marqués de los Vélez que tan arro- 
gante había llegado ante los muros de Barcelona, des- 
pués del descalabro sufrido en Montjuich, huye más 
que se retira, é irresoluto el que ahorcó á los rendidos 
en Cambrils, no se atreve á castigar á los que á san- 
gre fría asesinaron á sus compañeros de armas enfer- 
mos en el hospital de Villafranca del Panadés, y no 
pensando en sostener las posiciones de Martorell, lle- 
ga á la vista de Tarragona donde finalmente se en- 
cierra, sin más radio de acción que Valls, Constantí y 
Salou, que ocupa, y dejando con su retirada á merced 
del enemigo, á cuantos, como los de Reus, se habían 
comprometido por la causa de su Rey. 

Relevado tan inhábil general por Federico Coloma, 
Príncipe de Butera, éste llegó lleno de bríos á Tarra- 
gona, donde celebró el Consejo de guerra {documento 
núm. 607) en el que los cabos del ejército, incluso el Ar- 
zobispo de Tarragona, se manifestaron decididos á sa- 
lir en busca de La Motte y romperle antes que en- 
gruesara sus tropas; opinión común de la que se se- 
paró D. Tomás María de Acevedo, quien, apartándose 



VII 

del parecer de todos, opinó que era aventurar el ejér- 
cito ir en busca de un enemigo que venía decidido á 
poner sitio á Tarragona, teniendo por mejor el con- 
servarle dentro los muros de la ciudad á la disposición 
del Rey. Y este consejo prevaleció por órdenes que de 
Madrid debieron llegar, y el atribulado Virrey, sumido 
en la inacción, vio la pérdida de Salou y la de Valls y 
la de Constantí, y la del ejército casi por entero, mi- 
nado por las deserciones y sufriendo todos los horro- 
res que el hambre ocasiona. 

No gozó de más próspera suerte el ejército franco- 
catalán, pues al pisar La Motte el suelo de Cataluña no 
se produjo el levantamiento general que algunos es- 
peraban para arrojar á los españoles de la provincia. 
Todo sucedió al contrario, y entonces comenzó el por- 
fiado pleito de pedir los franceses gentes para pelear; 
Barcelona á apremiar á todos los pueblos, y los pue- 
blos á no obedecer, ú obedecer á medias á fuerza de 
ruegos las ciudades, y por amenazas y castigos las vi- 
llas y lugares. 

Y á todo esto el bloqueo de Tarragona continuaba 
por mar y tierra, siendo impotente La Motte para em- 
bestir la población aun cuando se hallara extenuada 
por el hambre, ya que nunca pudo disponer de fuer- 
zas suficientes para atacarla, por más que uno y otro 
día pedía refuerzos á Barcelona, y desde esta ciudad 
los reclamaban á Francia con todo empeño. Inútil- 
mente se decretó una leva de la décima parte de los 
habitantes de cada Universidad {documento núm. 649) 
para formar una masa de gente con que acometer la 
plaza; y sin dinero para suplir con mercenarios lo 
que negaba la faifa de entusiasmo, se aceptaron con 
reconocimiento los 1.200 infantes que Conde dio de su 
ejército del Rosellón, volviendo de nuevo á plantear- 



VIII 

se la cuestión de alojamientos, ya que, nuevamente 
apurada la Diputación, pasaba por todo. Con pretexto 
de ellos encendióse la guerra contra los soldados de 
Felipe IV que guardaban la frontera amenazada por 
los franceses: á favor de éstos se imponían ahora, para 
que la tropa fuese alojada «con toda la comodidad po- 
sible» {documento núm. 652), y encargándose al Co- 
misario Andrés Al va que exhortara á los pueblos por 
donde pasara la columna «dieran de balde á la tropa 
pan, vino y los forrajes que hubiere menester» (docu- 
mento núm. 650). 

No hay para qué encarecer el desvelo con que 
Richelieu miraba el asedio de Tarragona: de Ih dep- 
pend tout, escribía á Conde (documento núm. 641), y 
al propio tiempo formaba la escuadra del Arzobispo 
de Burdeos que entretenía delante de la ciudad para 
cazar los barcos ligeros valencianos y mallorquines 
que en ella entraban víveres, confiados en la obscu- 
ridad de la noche (1); enviaba á escondidas del Prínci- 
pe 30.000 francos de su bolsillo á M. de La Motte, y á 
Conde encarecía la empresa como muy superior á la 
toma de Colliure, pues aislado como se hallaba ya 

(1 ) Este d ocumento más hemos hallado, confirmando los intentos de 
sublevar á Mallorca: 

>J< Señor: En los hintentos de Catalanes de subbertir la Isla de Ma- 
llorca, y auiendo heñido vajeles franceses, tendria por combiniente que 
V. Mag.d mandase bolber á ella á su Virrey, y á los Caballeros parti- 
culares que por seruir á V. Mag.d le acompañaron, y sobre aberloslle- 
bado á Italia el Año de treinta y cinco, transferirlos aora á Rosellon, 
creo que no los dejaria gustosos. Al Virrey no conozco, pero he oydo 
que se sabe portar con ellos, y les es azepto, y en los condados podrán 
hazer poco provecho, y como Mallorca es de estimación y la ziñen 
Puertos, podría ser que la cudiziase el Rey de frangía: g.d nuestro se- 
ñor la cathólica persona de V. Mag.d los muchos años que la cristian- 
dad ha menester. Alfaques A 26 de Abril de 1641.— Don garcía de To- 
ledo ossorio.=Rúbrica.— (Archivo general de Simancas. Secretaría de 
Guerra, legajo 1.402.) 



IX 

Perpiñán con la ocupación de Elna y otros pueblos, la 
caída de Tarragona facilitaba la de las plazas rosello- 
nenses. Y es que Richelieu, según veremos en el tomo 
que á éste seguirá, desilusionado de los recursos que 
Cataluña podía darle para invadir Aragón, ansiaba 
tomar á Tarragona á fin de hallarse en buenas condi- 
ciones para proponer la paz al Rey Católico, anexio- 
nando elRosellón al territorio francés. Cruel era este 
plan, pues abandonaba á los catalanes á su suerte para 
que se las entendieran con Felipe IV. 

Pero no todas esas cabalas de la política pudieron 
realizarse. El 20 de Agosto una poderosa armada al 
mando del Marqués de Villafranca, se presentó delan- 
te de Tarragona y socorrió la plaza ahuyentando la 
armada francesa, que se retiró sin combatir, conten- 
tándose la española con amenazar al enemigo. Tarra- 
gona quedaba salvada, pero las armas sin aquellas 
honras que sus G-obiernos de ellas esperaban; y así, 
despechado Richelieu, procesaba al Arzobispo de Bur- 
deos {documentos núms.^ 680 y 681), y en España, 
pasados los primeros días del alborozo que en Madrid 
causó la liberación de la plaza, también quisieron sa- 
ber las causas por qué Fernandina dejó de aprove- 
char la ocasión de destruir la armada de Francia (1). 

(\) Consulta de la Junta Grande, fecha en Madrid á % de Octubre de 
1641.— ►$< Señor: Discúrrese tanto en esta Corte y en otras partes, sobre 
lo que se pudo obrar contra la Armada del enemigo que estaua en Tar- 
ragona el dia que se socorrió á aquella plaza, que avnque es de creer 
de personas de tan grandes obligaciones como las que governaüan 
aquellas Armas que harian el dever, todavía por lo que conviene apu- 
rar y sauer con fundamento lo cierto de lo que huuiere pasado en éste 
negocio, pues para lo de adelante es bien que esto no quede consenti- 
do (si pareciere no hauer handado los cauos como fuera justo) se a 
considerado será muy del seruicio de V. M.d se tome ynformacion no 
jurídica, sino extrajudicial, de la forma en que se procedió por los ca- 
uos el dia del socorro, y en los demás que se gastaron yendo en segui- 



En este tomo he procurado allegar datos que nos 
revelaran los efectos que la guerra producía en las 
demás comarcas de Cataluña y los Condados, mientras 
transcurrían los meses en el asedio del ejército espa- 
ñol encerrado en Tarragona. 

Á este fin he añadido á la colección los siguien- 
tes apéndices: III. La guerra en la comarca leridense 
y frontera de Aragón. — IV. Conde en el Rosellón. — 
V. La guerra en el Ampurddn y veguerío de Gerona. 
— Y VI. La guerra en el Alto Pirineo; terminando con 
el Apéndice VII, Ejército español. Diario de la guerra, 
que es una serie preciosa de noticias, que además de 
servir á maravilla para la cronología de los sucesos, 
está redactado con tantas juiciosas observaciones, que 
en la mayoría de los casos hacen de él una de las más 
interesantes piezas de este proceso. Pero no de todas 
las dichas colecciones resulta explicada la materia, 
ya que, como más arriba tengo advertido y no me 
cansaré de repetirlo, en el tomo subsiguiente, V de 
esta obra, saldrán á luz los Apéndices que voy á re- 
latar, que vienen á formar cuerpo de doctrina con los 
ya citados: I. Gobierno y administración de las armas 
catalanas. — II. Canje de la Duquesa de Cardona con 
los embajadores catalanes enviados d Madrid. — III. 
Conspiraciones, afectos y desafectos d la causa de Es- 
paña.— -IV '. Correspondencia cambiada con los rehenes 
y embajadores enviados d Francia. — Y V. Interven- 

miento del enemigo, cometiendo lo referido á las personas que V. M.d 
fuere servido, para que hagan á V. M.d relación de todo lo que se de- 
viere tener entendido, haziendo para este effecto las diligencias que 
fueren necesarias, sin que como ba dicho sea en forma jurídica, de suer- 
te que V. M.d pueda estar enterado de todo y resolver lo que comben- 
ga, haziendo merced á quien lo vbiere merecido, y demostraciones 
contrarias con los que faltaron y dejaron de cumplir con su obligación. 
—(Archivo general de Simancas. Secretaría de Guerra, legajo -1.385.) 



XI 



don de Zaragoza para la padficadón de Cataluña. 
Para concluir añadiré, que cuanto se refiera á Ge- 
rona podrá el lector encontrarlo en las páginas de la 
Revista que se publica en aquella capital, donde el 
concienzudo historiador D. Emilio Grahit, dignísimo 
Correspondiente de esta Academia, caro amigo mío, 
ha venido á ayudarme en mi empresa, dando á luz 
cuanto importante ha hallado en los Manuales de 
acuerdos de dicha localidad referentes á esta época. 

Celestino Pujol y Camps. 



CRÓNICA CATALANA 



MIGUEL PARETS 



CAPÍTULO 100. 

ENTEA EN TARRAGONA EL PRÍNCIPE BOTEEO. JUEA DE VIEEEY 
POE ESPAÑA: DESPACHA UN TROMPETA Á BARCELONA. 

Entró en Tarragona el Príncipe Botero, sucesor de 
los cargos y oficios del Marqués de los Veles (1), por 

(I) Á propósito del relevo del Marqués de los Yclez, Magín Sevilla 
escribe en su Crónica: 

«.Ordenes que se imbiaron de la parte de la Magestad Católica en vez de 
los que pidia el de los Velez.=\.° Con poner en la plaga del de los Ve- 
lez, que se mandava por Embaxador de la Sede Apostólica, á Federico 
de Colona, Condestable de Ñapóles y Príncipe de Botero, Virrey que se 
hallava de A r aiencia.=2.° Que las tropas que se baila-van en Tarragona 
fuesen promtamente aquarteladas por las villas del campo, y que re- 
frescasen y descansasen basta tanto que reforjadas con otras nuevas 
que imbiavan, pudiesen por la parte de Montblanc darse la mano en el 
llano de Urgell y Sagarra, donde con aquellas que entrarían el Duque 
de Nochera y Gran Prior de Navarra por la parte de Aitona, ó entre 
Balaguer y Lérida formando una puente sobre el rio Segre, como se 
pretendía, alentar á la execucion los tratados para el entrego de aque- 
lla ciudad, de San Pol y otros que se entendían con doña Catalina de 
Bolea. =3.° Que se cultivasen con cuidado, y aun aumentasen todo lo 
possible, las intelligencias de los parciales de España, para con ello en- 
gordar el partido de tal manera, que se originase una mortal división 
en los catalanes, tal, que pudiera en breve ingerirse á guerra civil, 
medio proporcionado para esperar seguir la expugnación de todo el 
Principado á su costa. =i.° La importancia que la gente de guerra que 
se hallava en Rossellon, ofendiese lo posible á los franceses, que para 

Tomo xxiii \ 



2 

haver el Rey Católico llamádole á Madrid al Marqués; 
y haviendo jurado por Virrey de Cataluña en aquella 

ello valdrían las inteligencias del de San Oues, y el retiro de Espenan; 
este para tener cerrada la entrada de la parte de Aucata, y el otro para 
practicarlas por las partes de las montañas en Conflent, Puixerdan y 
aun en Rossellou mesmo.=5.° Que se imbiasen á Tarragona los Emba- 
xadores que se ballavan aún en Madrid, para que de allá se hiziese el 
cambio con la Duquesa de Cardona y sus hijos, pues de estos podría el 
Rey saber, sin máscara, la intención de los catalanes, para prevenir- 
les á un tratado, ó continuar la comentada expugnación, dexando la 
conquista de Portugal hasta haver acabado con esta, y de los otros va- 
lerse para disuadir á los Consistorios y demás cuerpos el resistirse 
contra las armas de su Rey, por medio de las instrucciones que se lle- 
varía u.=G.° Que se proveiesen con diligencia las plagas de Perpiñan y 
Rosas, dando para ello órdenes muy apretadas al Marqués de Villa- 
franca y al de Santa Cilia, en Mallorca, por hazello assimismo con los 
bergantines, creiendo dellos que pues tenían las órdenes, ia habrían 
llevado trigo en Tarragona para el pan de munición, y que ia se dava 
allá á los soldados, y havia cessado en parte aquella necessidad.=7.° 
Y finalmente, se resolvió por negocio de toda importancia, de assistir 
en todo lo posible al Conde de Soisons, á quien de antemano se havian 
imbiado ia por su confidente el Marqués Virgilio Malvesi, ochocientos 
mil escudos para poner en pié un considerable nombre de gente, y con 
el Duque Bullón y otros de los franceses, en Sedan, malcontentos, con 
pretexto de querer restablecer la Taz pública en Francia, y poner en 
buen orden las materias del Reino, mitiesen la guerra civil en aquel 
Estado, y que viniendo á crecer en un considerable golpe de gente de 
su partido enemiga del Gobierno, con la que se le iuntaria la Estran- 
j era, por las tropas de Lamboy, ia que iuntas no se hiziesen formida- 
bles á las del Rey, y tanto, que por lo menos era sin dificultad que le 
divirtirian de poderse ocuparen partes Extranjeras, quando en su casa 
mesma le serian expresamente neeessarias para resistirse, y conse- 
guientemente que Portugal y Cataluña que pretendían abrigarse de 
aquellas fuercas, hallándose por ese medio frustradas, que desespera- 
das entonces, á ciegas tomarian aquella leí que. España querria darles 
victoriosa, que aún seria medio que los Irlandeses continuasen el par- 
tido de la Magestad Católica contra Francia.» — (Bibliothéque Natiouale, 
París. Mss. españoles, núm. H5. Memoire de Calhalogne, par le Dr. Sevi- 
lla, tomo II, fol. 78.) 

No holgará en este lugar, para ampliar noticias, dar á conocer lo que 
escribe Sevilla acerca del importante asunto de los irlandeses: 

«Sin aquellas diligencias públicas que se hazian por la parte de Fran- 
cia y por el Principado, se trabajava una no de menos porte, guiada 



3 

Ciudad, despachó un trompeta suio con una faluca á 
los Consistorios, dándoles parte de su juramento y 

después de la pérdida que los Españoles hizierou de la vila de Arras, 
capital de Artois, año antecedente 1640, por las intelligencias del Vis- 
conde de Arpaion y del señor de Senesterra, insinuando con los cabos 
de las tropas Irlandesas, que ofensas de la Católica Magestad por no 
haverles incluido en los tratados que se havian hecho dos vezes entre 
España y Inglaterra, como se havia ajustado con España quando toma- 
ron sus partes y se eucorporaron en sus Reales armas, deseavan me- 
jorarse con seguir las armadas de Fraifcia, concluiose y con los trata- 
dos que se continúan: 

» S 23. Del tratado entre la Francia y los Irlandeses muí útil para Cata- 
luña.— El Rey, haviendo hallado muy grata la proposición que se le a 
hecho de la parte del Príncipe con el Conde de Tirón y Don Donel? Con- 
de de Tirconel, de pasarse á su Real servicio, y para ese electo venir no 
solo ellos en persona dentro de estos Reinos, mas aun los tercios Ir- 
landeses que se hallan en servicio del Rei de España, tanto dentro 
della que en Flandes, y en particular el de Don Eugenio Onell, para que 
á su sueldo sirvan á donde se les ordenase. =Su Magestad promete de 
recibir bien y favorablemente assi á los dichos Príncipes, como á sus 
tropas, y conjuntamente de dar á cada uno de los dichos Príncipes, no 
solo coa que poder vivir honrradamente, según su calidad, mas aun de 
entretener los dichos Tercios de la mesma manera que entretiene los 
demás de la Nación. =Otros más de conceder letras de naturalidad 
ansí á lo» dichos Príncipes, que á las cabezas y oficiales de las tropas, 
y ansí á los Eclesiásticos cavalleros, y otros, á voluntad de los dichos 
Príncipes, con habituarse en Francia, y poder gozar ellos y sus here- 
deros de los bienes y herencias como los demás, ajustando que los 
Eclesiásticos podráü tener y poseer beneficios. =Asimismo ordenará 
Su Magestad en quanto le será posible, que los collegios de París y de 
Bordeux reciban y admitan gratuitamente los estudiantes Irlandeses 
que querrán hazer profesión de letras. =Que sa dita Magestad manda- 
rá dar pasaporte á todos los que de dicha Nación (después de haver 
servido uua campaña) querrán retirarse en Irlanda, y assi mismo el 
dinero que será menester para el camino, y finalmente favorecerles ea 
todo aquello que será lícito, en agradecimiento de los servicios. Data 
en Amiens á los 25 Agosto 4 640. (Signase Louis, y después Sublet.)= 
Como las meiores tropas de que se componía el exército que quedavan 
en el campo de Tarragona fuesen de aquella nación, experimentadas á 
vencer y trihumfar en Lovaunia, Fonterabia, Gales, y otras ocasiones 
donde fueron empleadas por la Magestad Católica, Francia tomaba muy 
á pechos la execucion de las cosas que ellos dezearou para dexar aquel 
servicio y pasarse á este; para ello con la copia de dicha patente se im- 



pidiéndoles la ovediencia (rara necedad estando Bar- 
celona en el estado que la vemos) (2). Llegó la faluca 

bió uno de los cabos Irlandeses á Tarragona, y á Narbona á Don Carlos 
de Arismendis, con ochocientas mil libras, para que en llegando, aque- 
lla gente pudiesse recibir el dinero, y juntamente las órdenes que les 
aguardavan para su marcha, ó bien quedarse en Rossellon, donde el 
de Arpajon les recibiria, según medida de la voluntad que les tenia, por 
preciarse de descendiente de los Reies de Irlanda, asimismo como de 
los Condes de Tolosa y Barcelona, dando á ver con esto último el zelo 
para los Catalanes, procurando la libertad á los de Rosellon, desalo- 
iando de la maior parte de aquel condado, y particularmente de la ciu- 
dad de Elna las tropas de la Magestad Catbólica, á que sirvieron vtil- 
mente las frecuentes intelligencias que les dava Miguel Frexas y el 
Abad Soler, que lo era de S. Martín de Canigó; con esta última presa 
perdió mucho el Exórcito Católico, pues se vio desposeido de una pla- 
c,a por la qual se podia esperar perder assi mismo los socorros de mar 
para la de Perpiñan, que ia se tenia con ello como á envestida. Havia 
llegado á este tiempo á la Corte el señor de Plesis, el qual, después de 
haber presentado de la parte de los consistorios de la Deputacion y 
ciudad de Barcelona seis banderas, parte de aquellas que diximos arri- 
ba que perdieron los enemigos á la jornada de Monjuich, le hizo rela- 
ción del estado de las materias de Cataluña, déla afectación délos Ca- 
talanes á la Corona de Francia y aversión por la de Castilla, del modo 
de la Política, de la Justicia, deseo de la pública quietud, y finalmente 
de la necessidad de Virrey, halló dispuesto Su Magestad, Cardinal Du- 
que, y los mas ministros á deliberar sobre el convenir con la entrega; 
solicitávanla assi mesmo tres de los dichos rehenes, Barutell, Brú y 
Gravalosa, que se hallavan en el séquito de la Corte, donde á los 4 9 del 
dicho mes les admitió el Rey á una favorable audiencia, sometiéndole 
á Su Magestad en nombre de toda la Provincia el Principado, habién- 
dole descubiertos y de rodillas, prestándole para ello el juramento de 
fidelidad y obediencia. Siguióse después la audiencia del señor Carde- 
nal Duque con muchas demostraciones de amor y voluntad como se 
experimentaron en su vida, que parecía desearla solo por dilatar por 
aquellas partes de Cataluña, Aragón y Valencia la monarquía de Fran- 
cia.»— (Bibliothéque Nationale, París. Mss. españoles, núm. 115. Me- 
moire de Cathalogne, par le Dr. Sevilla, tomo II, fol. 86 al 97.) 

Pero no son los párrafos transcritos de la obra Sevilla los únicos que 
copié para anotar el Parets á propósito de la toma de posesión del nue- 
vo Virrey. Un tercero voy á continuar, que me llamó la atención, por 
incluirse en él un traslado de la respuesta dada por la Diputación á 
D. José de Margarit y de Biure, quien escribió á la Generalidad remi- 
tiendo las que le habían escrito dos jefes del ejército castellano, pro- 



al muelle; y empezando el trompeta á tocar, salieron 
de la Ciudad, y vendados los ojos, le entraron y lie— 

poniendo una avenencia para terminar la guerra. La copia de esta carta 
la tengo por documento auténtico, no sólo por proceder de Sevilla, el 
constante amigo y favorecedor de Margarit y de Biure, sino también 
porque uu párrafo de la carta en cuestión figura en la defensa que de 
sus servicios á la causa de Francia hizo Margarit en 4 646, documento 
notable que hallé eu París, y que á su tiempo verá la luz en los Apéndi- 
ces de esta Crónica. 

«Sabíase en Madrid quan mal havian salido las asertadas esperanzas 
de dominar á Lérida, de cerrar con Marguerit en los Colles de Cabra y 
estrecho de la Riba, para unir las fuerzas de la Cathólica Magestad en 
el llano de Vrgel, y finalmente tan prevenidos en todas partes los Ca- 
talanes para resistirse, sin aun necessitar de las fuerzas de Francia, 
que ja comenta van á entrar por Rossellon, que se resolvió de imbiar á 
Tarragona en lugar del Marqués de los Velez que se imbiava al Virrei- 
nado de Cicilia, al Principe de Botero, Virrey que se hallava en Valen- 
cia, y personaje de no menos calidad y sangre que de experimentada 
reputación en las armas con órdenes de mover, en ser llegado, uu tra- 
tado de paz para, de su rehuso, iustificar al mundo la continuación de 
la guerra contra Catalanes.=«Siguiose al iuramento que prestó el de 
Botero á los 4 4 eu Tarragona, el despachar un trompeta al de Margue- 
rit, con las que le escrivian D. Alvaro de Quiñones y D. Francisco de 
Moneada, de su orden, que entregadas por mano del Dean del Rosso á 
los Concistorios, con aviso de las Juntas, se le scribió la respuesta si- 
guiente:=Carta de los Deputados á D. Joseph de Marguerit. =Por manos 
del Sor. Dean y Canónigo Pablo: del Rosso, havemos recibido la de 
V. M. de 4 5 del corriente y con ella las que D. Alvaro de Quiñones y 
D. Francisco de Moneada le tienen escrito, y haviendo consultado unas 
y otras con el consejo de Guerra, se ha resuelto, que supuesto que es- 
ta provincia corre ya por cuenta de su Magestad Christianissima de 
muchos dias á esta parte, como verá con la deliberación que se tomó 
en los Bracns generales lo qual acordó assi esta ciudad de Barcelona, 
copia de la qual va con esta, á fin que sepa mejor el estado della, y vea 
quan tardos se aian movido essos Señores en proponer lo de medios 
que proponen ahora, después de haver llegado acá con ánimo de aso- 
lar esta ciudad y provincia, y haver permetido nuestro Señor su reti- 
rada con mucha pérdida, y eu particular de muchos cabos y personas 
de cuenta; no se pueden admitir ni escuchar alguna manera de trata- 
dos, porque viéndolos, no solamente seria el total descrédito de la Pro- 
vincia, mas aun acción fea y de poca fidelidad, después de haver cam- 
biado la Provincia de Estado: y assi V. M. dará la exclusiva en oir, ni 
entender pacto alguno, sin exception de personas que se los propusie- 



6 

varón á la Diputación, en donde aviertos los pliegos, 
y visto su necio contenido, se consultó con la Mota la 

ren, antes bien, como á persona tan entendida y bien afecta á esta 
Provincia, cuidará de quedar tan vigilante como siempre, en la segu- 
ridad de essos collados y desinios de los enemigos, por pasar siu du- 
da, que aunque con muy justa causa no se devan escuchar medios, se 
an de entretener con esperanzas á las personas que procuran lo que 
no se debe haser, antes procurar por más que la realidad no sea, sino- 
perseguir al enemigo como se a hecho hasta aquí, supuesto que ellos 
an forgado á hazello, que no ignora V. M. que por nuestra parte se han 
hecho todas diligencias para que la Provincia no llegasse en el estado 
que se halla: Holgaremos saber si aprovechan las medicinas que leim- 
biamos, porque en ese caso, las continuaremos, y de Dios á V. M. feli- 
ces sucessos. En lo demás de que nos avisa en su carta, que a sido 
leida á presencia del General de la Cavalleria, del capitán de la Guar- 
da del Duque D'Aluin, del Sr. de Seriñan y demás Conseieros de guer- 
ra, haviendo querido estos señores franceses que de todo se imbiasen 
copias al dicho Duque,,cosa que assi mismo á nosotros nos a parecido 
bien, á fin que dicho Señor sepa quan llevado es V. M. por su Patria, 
cosa que ni á V. M. le estará mal, y para que V. M. vea quan ciertos y 
siguros quedamos del valor de V. M. y que algunas promesas por 
grandes que sean, mudarán iamás su buen natural y buen modo de 
proceder; se a resuelto en dicho Gonseio imbiar orden á D. Joseph Qa- 
costa, que assi como devia ir aqui dende Lérida, tome su marra para 
las partes del Ampurdan, con una compañia de Cavallos de que se 
acompañe, y de imbiar las demás á V. M. á quien se imbia la patente 
de Gbvernador de las armas de la Villa de Monblanch, Qarreal, Colles 
de Villa Cabra, destrecho de la Riba, y demás puestos adiacentes, la 
qual acompañamos con esta á fin que no se presente ocasión de retirar- 
le de essos puestos por ocuparle en otros, antes bien queremos que la 
defensa dellos dependa déla mano de V. M. como ha hecho hasta 
aqui, pues sabemos muy bien de quanta importancia sea la presencia 
de V. M. en essas partes: en particular la carta del Rey de Portugal 
tendremos gusto sea llegada en manos del que manda los Tercios de 
aquella nación. En los demás como no sean Castellanos, hará V. M. no- 
ticiosos de la resolución de darles cumplidos pasaportes, expresando 
los Mallorquines, advertiendo que sin los que V. M. les dará aqui, se 
darán para los que tom;iren la vía de esta ciudad, acá liberamente á 
todos; ajustaudo que nos consta que muchos regelan á los Migueletes, 
y assi podrá V. M. advertirlo á Caselles y Gabanes, á fin que les den 
eon liberalidad, maravillándonos que V. M. no nos avise de la llegada 
de los 500 Mosqueteros que imbiamos á las ordenes del Sargento Maior 
Molins, que ia partió de acá á los 8: ayer partieron de esta ciudad 20O 



7 
respuesta, y fué que se pusiese preso al trompeta, y 
que á los marineros los rapasen y amarrasen al ban- 

franceses, y pensamos imbiarle más para la guarda de esos colles, co- 
mo á puestos que tanto importan. Monsieur de la Mota o Ondencourt 
entra oi en esta ciudad, el qual viene en lugar de Espennan para go- 
vernar las armas. Dios á V. M. Guarde de Barcelona y febrero á los 49 
1644.=FranciscodeTamarit.»— (Bibliothéque Nationale, Paris. Ms. Se- 
villa, núm. 115, tomo 11, fol. 89.) 

(2) Varios autores extractan una ú otra de estas cartas, sin que falte 
quien copie fielmente alguna de ellas; mas como quiera que no son 
muy extensas, para mayor comodidad del que consulte esta obra, pu- 
blicaré las dos, tomándolas del Dietario donde están insertas: 

«.Carta del Príncipe Botero.— Su Magestad (Dios le guarde) a sido ser- 
vido de embiarme á este Principado con los cargos de Virrey y Capitán 
general, y con la obediencia y rendimiento devido be venido obede- 
ciendo, deseoso de hallar á V. S. tan atentos á su real servicio, como 
los halló el Duque de Monteleon mi tio para poder seguir su camino en 
servicio de V. S., espero que V. S. me darán occasion de cumplir estos 
mis deseos. Y como esto no puede ser sin la comunión, creo que V. S." 
darán forma en ella, que en lo demás, conociendo yo la voluntad y pa- 
ternal amor con que he reconocido siempre á su Mag.t acerca deste 
Principado, me puedo prometer la quietud y sosiego de él y de Y. S., 
y los que tan conocidamente se han opuesto y oponen á su quietud, no 
han de hallar en V. S. la acoxida que nunca hallaron, pues seria dar 
lugar á que cou capá de gelo obren como víboras. V. S. se servirán de 
mirarlo con la prudencia que me prometo, para que por su medio que- 
de servido su Mag.d, y este Principado pueda gozar de su quietud. 
Nuestro Sr. sea servido de encaminar á V. S. al maior acierto con la 
obediencia devida á su Rey y Sr. natural. Guarde Dios á V. S. Tarra- 
gona á 27 de Marceo 4 í 5 44. Don Phedrique de Colona. =Sres. Diputados 
del Principado de Cataluña.»— (Archivo de la Corona de Aragón. Dieta- 
rio de la Generalidad de Cataluña de 4638 á 41, parte 4. a , fol. 610.) 

«A los Venerables nobles y amados nuestros los Diputados del Gene- 
ral del nuestro Principado de Cataluña. -=El Rey.=Deputados. Por la 
iusta confiansa y gran satisf'action que tengo de la calidad partes y 
servicios que concurren en el Príncipe de Butera para servir los cargos 
de mi Lugarteniente y Capitán general en essa Provincia, le he nom- 
brado para dichos cargos, y pues ha de representar mi persona, no 
será menester significaros el respeto que se le ha de tener, sino encar- 
gar y mandaros que assi en el juramento como en todo lo demás, hos 
hayáis con él, y hagáis la demostración que hasta aquí se ha acostum- 
brado con los otros mis Lugartenientes y Capitanes generales, y le tra- 
teys y obedescays como tal, y que en todo lo que se offreciere de mi 



co de una galera. Exeoutóse así, y el motibo que para 
esto dava el de la Mota era que no devía el trompeta 
llegar aquí, sino al primer lugar en donde se ovede- 
cían las órdenes del Consejo, y que la respuesta la da- 
ría él al Principe en campaña. Esto sucedió en uno de 
los días de Pasqua del año de 1641 (1). 

CAPÍTULO 102 (2). 

ARRIEO DE TROPAS Y SALIDA DE LA MOTA Á CAMPAÑA CON ELLAS, 
HACIA TARRAGONA. 

Segundo día de Pasqua llegaron las tropas de infan- 
tería y cavallería que estava aguardando Mosiur de la 

servicio, y para la defensa benefficio y quietud dessa tierra, os mos- 
trareis como basta aquí, que demás que en esto haréis lo que soys obli- 
gados, lo recibiré de vosotros en muy acepto servicio. Data en Madrid 
a XXVIII de Hebrero de MDCXXXXL— Yo el Rey.— Vidit Villanueva.= 
Vidit Cardinalis.=Vidit D. Gaspar Tbesanrarius Generalis.=Petrus tle 
Villanueva Secretarius.»— (Archivo de la Corona de Aragón. Dietario 
de la Generalidad de Cataluña de 4 638 á 44, parte 4. a , fol. 610 vuelto.) 

(I) Abril MDCXXXI.=Dijons á HIT. En aquest die, en la matinada, 

ses Sries. juntaren los brassos generáis ab la forma acostumada, los 
quals foren molt copiosos, y en ells fonch dit deparaula, parlant lo 
Sr. Deputat ecclesiástich, com lo dia de Pascua proxim passat, que 
comtavea á trenta hu del passat, cerca las duas horas passat mig die, 
arriba á esta ciutat un trompeta del camp del enemich, per mar, ab 
una barca, ab dos cartas, vna del Rey de Castella, acompañada ab al- 
tra de Don Phedrique de Toledo, Princep de Rotera, las quals ses S. S. 
h avia n consultades ab lo consell de guerra, en lo qual assisti lo 
Exim. Sr. de la Mota, y que en dit consell se havia resolt que dit trom- 
peta se detingués fins á tant que dit Ex.im Sr. de la Mota estigués en 
campaña, que á les hores faria la resposta convenient, per quant dit 
trompeta no venia com havia de venir, perqué en guerra viva y hont 
hi ha campaña, no se envien trompetas per mar, que per ells semprelo 
pas es franch, y perqué sa S.via tingues noticia plena de tot, se llegi- 
rian ditas cartas, manant al scrivá major las continuas en lo present 
dietari y son del tenor seguent.=(De este párrafo se desprende que el 
corneta llegó él día 31 de Marzo. Después nada se vuelve á saber de 
él.)— (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Dieta- 
rio de 4 638 á 41, parte 4. a , fól. 609 vuelto.) 

(2) Parets equivocó la correlación de los capítulos, y del 4 00 pasa 



9 

Mota, Lien que la mitad pasó por Valles y la otra por 
delante Barcelona, sin permitir la Mota que entrasen 
en Barcelona más que unos ducientos cavallos, y és- 
tos sin desmontarse, porque esta va ya el de la Mota 
aguardándolos; de modo que llegando frente de su 
posada, no se detuvieron-más que el breve rato que le 
duró montar á cavallo, y de camino hecho, saliendo 
por la puerta de S. n Antonio, se encaminó con sus tro-, 
pas á marchas militares al Campo de Tarragona; la 
gente era famosa y mui lucida (1). 

CAPÍTULO 103. 

SALEN Á CAMPAÑA EL C0N8ELLER TERCEEO Y DIPUTADO MILITAR 
CON ASISTENCIA DE LA MOTA. 

Dispúsose á toda priesa el D. 1 ' Fran. co Rosell, Conse- 
11er tercero (2), para seguir á Monsiur de la Mota, por- 

al 102, que debía ser 101. Aceptamos el error, á fin de evitar confusio- 
nes en la comprobación que pudiera hacerse del texto impreso con el 
del manuscrito. 

(1) Abril MDCXXXXI.=Dilluns al primer. En aquest die hisqué en 
campaña lo Ex.im Sr. de la Mota, lo que partí de la present ciutat ab 
gran acompañament de cavalleria pera la vila de Montblancb, a fi y 
effecte de formar lo exercit pera envestir lo euemich.— (Archivo de la 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Dietario día de la fecha.) 

(2) Parets equivoca el nombre: se llamaba Pedro Juan Rossell, se- 
gún se lee en la siguiente acta de extracción de Concelleres: 

«Die veneris XXX mensis Novembris anno a nativitate Domini 
MDCXXXX, festivitas Sancti Andree Apostoli.=En presencia del Con- 
cell general de cent, Jurats de la present ciutat de Barcelona, convocat 
y congregat en la gran sala de las casas de dit Concell ab la forma acos- 
tumada, ab so de trompeta y repicament del seny, hoida la primera 
misa del S.t Sperit, fonch procehit en fer extractió deis novells conse- 
llers per lo any prop venidor, com á baix se dirá, votat primer per via 
de Syndicat, etc., etc. 

»E aprés se proseguí en fer extractió de novells consellers per lo any 
prop vinent, y de la bossa de Conceller en Cap, en Conseller en Cap, 
ciutadá, fonch extret un rodolí, dins lo qual fonch tróbat scrit lo nom 



10 

que por justas causas ó impedimentos no podía hir el 
Conseller en Gap ni el segundo, y ya éste avía salido 
con la bandera de S. ta Eulalia, como queda dicho, en 
cuia atención fué nombrado para este lance. Partió el 
Sávado después de Pasqua, llevando consigo muchos 
cavalleros catalanes y gente acomodada que á su suel- 
do servían á la Provincia; las dos compañías de ca- 
vallos de Dardena y Pinos, que havían salido famo- 
sas: el primero llevava la manguardia, como General 
que era de la cavallería provincial, y Pinos la reta- 
guardia. Lleváronse dos famosas piezas de bronce de 
campaña con muchas municiones y pertrechos de 
guerra, encaminándose á la villa de Momblac (1), en 
donde havía de formarse la plaza de armas: pasavan 
cada día tropas francesas, así de infantería como de 
cavallería, para juntarse todo en Momblac. 

Pasada la festividad de S. n Jorge, que se celebró 
aquel año con toda solemnidad acostumbrada, partió 



de Micer Joseph Massó, y per ser del Real Concell fonch extret Luis 
Joan deCalders, militar, y per. ser militar, y de present Conseller en 
Cap, fonch extret Micer Joan Pere Fontanella.=E de la bossa de Con- 
seller segon, en Conseller segon, militar, fonch extret Micer Francesch 
Soler, militar. — E de la bossa de Conseller ters, en Conseller ters, ciu- 
tadá, fonch extret Pere Joan Rossell.=E de la bossa de Conseller quart, 
mercader, fonch extret Joan Francesch Ferrer.=E de la bossa de Con- 
seller qaint, menestral, foncli extret Pan Salines, perayre.=E de la 
bossa de obrer, ciutadá ó militar, fonch extret Rafel Bonauentura de 
Gualbes, militar.=E de la bossa de obrer, mercader ó artiste, fonch 
extret Francesch Uennosajnt, candeler de cera.=E de la bossa de Por- 
taler, fonch extret en pesador del pes de la lenya de mar, per renuu- 
ciatió de Gabriel Pellisser, offici de vida, Gabriel Mallol, candaler de 
cera.=E aprés, en coutinent, fonch feta extractió de la meytat del nú- 
mero de las personas de Concell de Cent, en loch de las que han acabat 
son bienni que son las seguents.=Concell de Cent, etc.» — (Libro de deli- 
beraciones de los Concelleres del Consejo de Ciento de Barcelona. Año 4641 , 
fol. 4. Archivo municipal de Barcelona.) 
(4) Montblanch. 



II 
también el Diputado militar Fran. co Tamarit para el 
Campo, llevando consigo algunas compañías de cava- 
llos y mosqueteros de los que la Diputación paga va, y 
siguiéronle algunos cavalleros y particulares que á sus 
costas salían á servir, y el Diputado iba á fin de le- 
vantar los somatenes quando serían menester. 

CAPÍTULO 104. 

PASA DELANTE BARCELONA LA ARMADA MARÍTIMA CON SU GENE- 
RAL EL ARZOBISPO DE BURDETJS Y OPERACIONES DE LA MOTA 
CON LAS MILICIAS. 

El día 2 de Mayo de 1641 pasó por delante de Bar- 
celona la armada de mar que governava el Arzobispo 
de Burdeus. Componíase de catorce navios de guerra, 
y otras catorce galeras y seis navios que havían que- 
dado delante de Rosas. La capitana en que iba el Ar- 
zobispo era un gruesísimo navio que llamavan el na- 
vio de Guisa: dieron fondo una legua distante de tie- 
rra, sin que desembarcara persona alguna; saludóles 
toda la artillería de la Ciudad, que así estava de acuer- 
do, y después respondió la armada: aquella misma 
noche, á la prima, se hicieron á la vela hacia Tarra- 
gona; pasaron después algunos navios y tres galeras 
de Francia á incorporarse con la armada; armóse tam- 
bién una galera de las de España que ha vi a quedado 
aquí en el puerto, cuio armamento corrió por quenía 
de Juan Cañáis, droguero, que también se juntó con 
la armada francesa, componiéndose entre unas y otras 
velas un pedazo considerable; plantóse delante Tarra- 
gona para impedir el socorro que les venía por mar, 
apresando algunas barcas y bergantines cargados de 
mantenimientos. Á este mismo tiempo Mosiur de la 
Mota juntó las tropas, formando el exórcito lo más 



12 

numeroso que pudo. Los españoles que esta van en 
Reus, viendo los aparatos de mar y tierra, se retira- 
ron á Tarragona, y asimismo los de Valls (1). Los de 

(1) Son para tenidas muy en cuenta las reflexiones que la retira- 
da del ejército á Tarragona, abandonando el campo, sugiere al cro- 
nista Tormé y Liori: 

«Lunes, 29 de Abril, salieron en campaña en Monbla(n)cb, donde se 
formó el ejercito, Mosiur de la Mota y el Doctor Pedro Juan Rosell, 
Conseller tercero de Barcelona, Coronel de su Tercio, con nueve mil 
infantes y dos mil y quinientos caballos, y marchando al Campo de 
Tarragona por los Collados de Illa y Cabra, enderezaron hacia Valls, 
Villafranca, y la primera que por aquella parte de la sierra pudiera 
resistir en lo llano, á tener mas valor los soldados que se aquartelaron 
en ella, ó menos apretadas ordenes, Don Fadrique de Colona, Principe 
de Butero, Condestable de Ñapóles, que sucedió al Marqués délos Ve- 
lez en los cargos de Virrey y Capitán general de Cataluña. Hallábase 
con más de doce mil infantes y mil quinientos caballos, sobrado poder 
para oponerse al de la Mota; pues aunque inferior en Cauallería, le te- 
nia conocidas ventajas en número y calidad de infantería, siéndola 
francesa vilísima por estremo y mal armada, pero ni se atrevió á es- 
perar en la campaña, ni á sustentar los quarteles, retirando luego á 
Tarragona, y dejando solamente en el Castillo de Constantí trescientos 
mosqueteros. Díxose que fué orden precisa de Madrid, mandándole, 
que si fuese posible, ni vn batidor sacase. Resolución extraña con que 
no se menoscababa menos el ejército que la reputación, la qual siendo 
en otras guerras tanta parte, era en esta el todo. Porque verse los fran- 
ceses en su primera entrada en la Provincia arbitros de la campaña, 
arrinconando tan lucida hueste, fué el suceso mas ajustado para la 
vanidad de sus designios, y para la disposición de los ánimos de los 
catalanes, pues publicándose luego que tenian treinta mil infantes y 
ocho mil caballos, se desanimaron mucho los leales, y ensoverbecie- 
ron de modo los rebeldes, quedándose las empresas de Tarragona y 
Tortosa por de pocos dias, no juzgaban mas difícil el beber el cristal 
de Manzanares, que pasar los raudales del Ibero, lastimándose con hi- 
pócritas cariños de la suerte desdichada de Felipe y Baltasar Carlos 
su hijo.» 

Y en Barcelona sabían buena parte de lo que en las esferas oficiales 
ocurría en Madrid, merced á un confidente muy avisado que desde la 
Corte comunicaba noticias á la Generalidad. No he podido saber su 
nombre, pues tan perfectamente lo borraron de sus cartas, que es inútil 
pretender leerlo. He aquí una de sus confidencias más interesantes: 

(((Comienza con palabras borradas.) Si V. M. ha visto bien y leydo con 



13 

Reus tumultáronse (2) con la Mota por redimir el sa- 
co que temían de los soldados y tropas de la Provin- 
cia que les havían amenazado, por haver asistido á 

atención mis cartas, verá que an sido siempre verdaderas, y con la úl- 
tima, escriví largamente acerca lo que dixo el de los Veles con las su- 
yas de Martorell, Villafranca y Tarragona, y la orden que se le dio de 
fortificarse en Tarragona, y que presto se le embiaria grnesso de exer- 
cito assi infantería como cavalleria; y de que no aya llegado aun ad- 
vierto a V. M. que no es por querer estos dos privados el bien deessa 
Provincia, sino andar sobre lo firme, y procurar con medios estraor- 
dinarios la total rnyna y perdición de Cataluña; escriviosse al.de Li- 
che apretadamente con carta del 3 de abril, que jnntasse todas las gale- 
ras de Ñapóles, Sicilia y Florencia, con las dos galeassas, por haverlas 
ofrecido el gran duque, y como con otra de 18 de marzo se lo mandó su 
magestad, á cuyas cartas responde en 22 del mismo mes de abril, que 
tenia 4600 infantes y quinientos cavallos á punto, si bien la infantería, 
quitados 700 soldados viejos, los demás eran bisonyos, pero gente alen- 
tada para s.u real servicio, y que estava aguardando siete navios le falta- 
van para embarcar la infantaria y cavalleria, y que á toda priessa se 
despacharían con las provisiones y pertrechos de guerra que su mages- 
tad manda para juntarse con las galeras de España y Genova euMahon, 
de donde a de salir la armada junta para acometer á la francesa. 

Al de Botero se le a escrito con este mismo correo, que se fortifique y 
resista asta <I2 de Junio, que tendrá el socorro assi de mar como de 
tierra, y estando ronpidos los Franceses y Catalanes, que buelva assi 
a la vista de Barcelona, y que la dexe y passe con todo el exército a 
Gerona y Enpurdan, hassiendo todo buen tratamiento á los provincia- 
les que no se resistieren, por agora, y juntándose con los de Rossellon, 
vaja entonces sujetando y castigando á todos sin excepción de perso- 
na y puesto después el sitio á Barcelona, les será forgoso rendirse, y 
rendidos, se pondrá en execucion lo mandado (desdichada ciudad y 
Diputación si Dios no vuelve por ella): lo que importa es no descuy- 
darse, y advierto a V. M. que ay gente ruyn, pues contra su patria dan 
avisos continuados. 

El Protonotario está contento por que dixo ayer, «gracias á Dios que 
los de Aragón se van reconociendo la obligación que tienen en servi- 
cio de su magestad contra los revelados.» 

Aqui se sabe por menudo el estado dessa provincia y la poca^aficion 
que los naturales tienen por la defensa della. 

Que los franceses son 6400 de a pió, y tres mil cavallos. 

Que los Catalanes no llegan á 2000. 

Que en Lérida no llegan á 700 los catalanes; infantería francesa no 



14 

los castellanos, y puso guardias en las puertas de la 
villa; pero las casas del arraval fueron saqueadas sin 
dejar en ellas cosa alguna de las que no havían podi- 
do retirar los de la villa, que no fué de poca conside- 
ración, por ser casas de zurradores y haver mucha 
mercadería en ellas, que después las vendió la milicia 
bien varato. La villa estava riquísima, porque siem- 
pre havía tenido propicios los generales, y con la pro- 
visión de los exércitos havía adinerado mucha cosa. 
Pasó la Mota con su exército á Constantí, en donde 
havía una guardia numerosa; sitiáronle, y en pocos 
días se rindió con pactos mui generosos, de cuerda en- 
cendida y bala en boca; lo mismo sucedió con la guar- 
nición que estava en Salou, y asimismo se fueron re- 
tirando todos los castellanos á Tarragona que estavan 
extendidos por el Campo, que siendo muchos .y redu- 
cidos á una plaza, se fortificaron bellamente con va- 

la ay; cavallería francesa 390 cavallos; la compañía de Amat 95 cava- 
llos; y assi advierta V. M. á dalgun amigo de confiansa que estén vigi- 
lantes, y que hechen el resto mieutres pueden, que si queda vencida 
la Provincia, serán tratados peor que no lo fueron los moriscos. 

El de la Mota tiene fama de buen soldado, que assi lo escrivió el de 
Nochera, el qual procura la fortificación de Qíirngoga. 

También escribió Ro, que el Principe Conde avia de entrar en Rose- 
Uon, y que estava aziendo junta de gente por los avisos tenia, pero 
que después deste aviso tuvo otro que el Francés quedava sin fuerzas 
ni poder, que por sustentar á Cataluña havia echndo el resto, y que él 
obedeciendo las Reales órdenes tendria á punto la artillería y gente de 
guerra, para aser la faction á su tiempo (no se esto lo que es). Dios lo 
encamine y á V. M. me guarde como. puede y yo deseo. Madrid Mayo 
4 4 de 1641. (Siguen dos líneas borradas.)» 

La dirección, salutación y firma autógrafa de la carta, fueron borra- 
dos en la Diputación, según he advertido.— En el reverso" de la carta 
original, y puesto por la Diputación, dice: 

«Madrid— 1641. =de 44 á 31 Maig=lo confident.»— (Archivo déla 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales, 
1641, Mayo.) 

(2) Concertáronse, querrá decir. 



15 

rías fortificaciones en circunvalación de la Plaza, de 
calidad, que siendo numeroso el exército de la Mota, 
jamás se atrevió á intentar asalto ninguno; bien que 
bloqueó la Plaza de modo que no eran dueños de salir 
un paso de ella, aunque por la numerosa guarnición 
y favorable del terreno se mantubo Tarragona inex- 
pugnable (1). 

CAPÍTULO 105. 

ENTRA EN ROSELLÓN EL PRÍNCIPE DE CONDE Y MARQUÉS DE AS- 
PE EN AN CON NUMEROSO EXÉRCITO, Y SUS VICTORIOSOS PRIN- 
CIPIOS. 

Á últimos de Junio del año 1642, entró en Rosellón 
por la parte de Narbona el S. or Príncipe de Conde con 
el Marq. s de Aspeman, governando mil cavallos y 
cinco mil infantes, gente veterana y de. tanto valor 
como acredita van los Cavos. Salieron los castellanos á 
el encuentro en un sitio que llaman Castillo Roselló (2): 
travóse una sangrienta escaramuza, y, por último, 
los franceses hicieron jugar con vala de mosquete 



(1) Como ampliación de las noticias que da Parets en este capítulo 
y siguientes, véanse Apéndice 1, La guerra en el campo de Tarragona y 
frontera, del Ebro, y también Apéndice II, El sitio de Tarragona, donde 
cronológicamente imprimo los documentos más curiosos que he en- 
contrado referentes al período de tiempo que discurre desde la salida 
de lía Motte á campaña, hasta el levantamiento del bloqueo de dicha 
ciudad, merced á la victoria obtenida por la escuadra de Felipe IV so- 
bre la armada francesa. Véase al propio tiempo la continuación del pre- 
cioso Diario de la guerra que figura en el A pendí de VIII. 

(2) Dicho sitio, conocido hoy por los nombres de Tour de Castell- 
Roselló, ó Tour de Cháteau-Roussillon, es un despoblado arqueológico 
que se encuentra en el camino que de Perpiñán conduce á Cacet. Los 
restos de una torre del siglo xu y una pequeña iglesia románica, es lo 
que queda de la población de la Edad Media Castrum Rusoinonense y 
Rossiliona, hija de la famosa Rmcino, citada ya en la guerra hanniba- 
liana, y la que dio nombre á toda la comarca. 



16 

unos cañones y piezas que traían ocultos entre unas 
ramas en el cuerpo de las tropas, ocasionando en los 
castellanos gran mortandad, con que fué preciso reti- 
rarse á Perpiñán con catorce carros de heridos y 
muertos. Pasaron los franceses á batir el castillo y vi- 
lla de Ganet, que se rindió con gran pérdida de los 
castellanos; y asimismo las villas de Argeles, Palau y 
la Roca, que todo sucedía mui en nuestro favor y glo- 
ria del Exército francés, al qual se agregaron muchos 
paisanos que servían á su misma costa en favor de la 
Provincia, portándose con tal valor en los sucesos 
de dichas villas, que los señores Conde y Aspernan les 
señalaron sueldo de Rey y pan ele munición. Pasaron 
de allí á Elna, donde havía una guarnición de mil y 
ducientos hombres entre napolitanos y otras nacio- 
nes, que se rindieron con pactos mui honoríficos, en- 
caminándose á Perpiñán; y con gran estavilidad con- 
cedía el S. or de Conde estos pactos, como fuera au- 
mentar el número (de gente) en Perpiñán, á fin de 
que se consumieran las provisiones más presto, por el 
designio que llevaba de sitiarla á la larga: fortificóse 
en Elna, camino real de Colibre, y tomó todos los 
puertos por donde podían entrar mantenimientos á 
Perpiñán, castigando severísimamente á quantos in- 
tentavan llevarlas, y oprimiendo asimismo á quantos 
intentavan salir de las fortalezas (1). 



(-1) Enrique de Borbón, Príncipe de Conde, nombrado Gobernador 
del Languedoc para estar al cuidado de las ocurrencias en Cataluña, 
penetró en el Rosellón al frente de un ejército, como cuenta Parets, cu- 
yo texto puedo aumentar con los documentos que figuran en el Apén- 
dice IV, Conde en el Rosellón. Importantes son también, y relacionadas 
con dicha campaña, las cartas de Richelieu á Conde continuadas en el 
Apéndice II, El sitio de Tarragona. 



17 

gima, tenían noticia los castellanos de los aprietos, y 
así se juntaron en los Alfaques catorce galeras de Es- 
paña, catorce de Ñapóles, seis de Sicilia y siete de Ge- 
nova con cinco bergantines, aguardando que el mar 
estubiera en calma para que, no molestándolas los na- 
vios franceses, pudieran lograr la ocasión de entrar el 
socorro: tubiéronla favorable la mañana del día 4 de 
Julio de 1641, que hallándose tan vecinas á Tarrago- 
na, embistieron al remo con tal furor por la parte de 
los navios franceses, que sin molestia alguna se en- 
traron en el puerto; y sólo el navio Almirante de 
Francia pudo dispararles tres cañonazos, con los qua- 
les lesio(nó) algo la popa del real de España. Pareció- 
le al Marq. s de Villafranca que no estavan seguras las 
galeras en el puerto; y así dejando once, que eran las 
de la provisión, zarpó con las demás á toda furia, bien 
que en la escaramuza que se trauó con las galeras 
francesas, perdió el de Villafranca una llamada S. n Die- 
go, qne la rindió otra llamada la Reyna, en que se ha- 
llaron 200 sacos de vizcochos y alguna poca de infan- 
tería; las que quedaron en el puerto fueron siete de 
Genova, dos de Sicilia, una de Ñapóles y otra de Es- 
paña: las siete primeras cargadas de mantenimientos, 
y las quatro de infantería entre todas las 40 galeras 
traían siete mil infantes. 

Mosiur de la Mota con su exórcito miró toda la 
historia desde tierra, con harto desconsuelo suyo, y 
así resolbió marchar con sus tropas á la torre de Mon- 
gons, á donde asistían el Diputado y Gonseller. Ade- 
lantóse la Mota con cavallería catalana y francesa al 
sitio de la Cruz, entre Tarragona y el Mar, para im- 
pedir el desembarco de la milicia por la parte de Ta- 
marit, y encontrando mucha soldadesca que estava de 
guardia en sus puestos, la hicieron retirar dentro Ta~ 

Tomo xxiii 2 



18 

rragona, con tal prisa, que dejaron muchos mosque- 
tes y picas por el campo: el Excmo. Señor Arzobispo 
de Burdeus, General de Mar, empezó á disparar con- 
tra la galera, que havía refrescado el tiempo con tal 
furia, que en breve rato se gastaron pasadas de tres 
mil balas. Asimismo embió en diferentes ocasiones 
cinco burlotes para pegar fuego á las galeras: por los 
forzados que huieron de las galeras en el discurso de 
la pelea y pasados á nuestro campo francés, se supo 
que, entre las valas y embestidas de los baluartes, 
havían quedado casi inútiles las galeras y perdida in- 
finita mucha gente, así chusma como milicia; pero 
como era mucha, entró socorro de gente y víveres en 
la plaza, aunque poco, porque al llegar al puerto die- 
ron las proas con tanta furia en tierra, entrando mu- 
cha agua y malogrando el mantenimiento, que se 
acomodaron de estas once, siete galeras, una de las 
quales governava D. Manuel Alba, hijo de Barcelo- 
na, y que la plaza quedava algo socorrida de gente y 
mantenimientos (1). 

CAPÍTULO 107. 

SOCORREN SEGUNDA VEZ LOS ESPAÑOLES Á TARRAGONA. 

Viendo los Castellanos que el primer socorro no se 
havía logrado enteramente, se dispuso el segundo con 
navios y galeras, viendo que el de Burdeus permane- 
cía delante Tarragona con sus diez y nueve galeras y 
otros tantos navios, y así, recogiéndose en los Alfa- 
ques las veintiocho galeras que havían quedado, y 

(i) Véase Apéndice II, El bloqueo de Tarragona, relacionando dichas 
noticias con el citado Apéndice núm. 1, La guerra en el campo de Tarra- 
gona y fronteras del Ebro, y otro Apéndice, el VIII, Ejército español. 
Diario de la guerra. 



19 

treinta y seis navios de alto bordo que governava el 
Duque de Maqueda, y aguardando un lebeche fuerte, 
que era viento en popa para ellos, el día 19 de Agos- 
to, logrando la ocasión, partieron de los Alfaques con 
sesenta barcas llenas de mantenimientos; las galeras 
lie va van la vanguardia, las barcas seguían tierra á 
tierra y los navios aguardando que la armada france- 
sa no hiciera de las suias; las galeras encontraron á 
la punta de Salou unos navios franceses, y trauando 
con ellos escaramuza, salieron las siete galeras del 
Puerto de Tarragona y las cañonearon famosamente: 
estando en esta refriega el socorro fué llegando; y 
como los franceses tuvieron el viento contrario, no 
pudieron impedir cosa alguna, y así la Plaza se soco- 
rrió como quisieron los castellanos, y el Arzobispo de 
Burdeus huvo de hirse retirando así como pudo, dán- 
dole alcance siempre la Armada Castellana (1). 

CAPÍTULO 108. 

DA FONDO DELANTE BARCELONA LA AEMADA ESPAÑOLA; HÁCESE 
Á LA VELA; SOCORRE PERPIÑÁN; VAN SÍNDICOS Á PARÍS. 

Tomando la armada del Arzobispo de Burdeus la 
derrota hacia Francia, siguiéndola la Castellana, se 
perdieron de vista con lo lóbrego de la noche, y el día 
24 de Junio de 1641 (2), á medio día, se empezó á 
descubrir una próspera armada que constava de 36 
galeras y 35 navios. Al principio todos creímos ser la 
de nuestro Rey Xpmo.; pero desengañámonos luego, 
así por lo numeroso, como por lo arrogante que era la 

(1) Véase dicho Apéndice II,' El bloqueo de Tarragona. 

(2) Parets escribe de memoria y equivoca el día. Dicho 24 de Junio 
debe leerse 25 de Agosto. 



20 

armada española, que así como fué llegando, amainó 
las velas y dio fondo á tiro de cañón de Barcelona, 
poniéndose las galeras en ala y los navios bordeando. 
Todos creímos que era con ánimo de dar algunas des- 
cargas contra la Ciudad, y en esta suposición se hizo 
armar con pregones para que todos acudiesen á sus 
puestos. Estando en esta forma, el Duque de Fernan- 
dina, General de las galeras, despachó una falúa ha- 
cia el puerto con recado á los Conselleres para que de 
gracia le hicieran favor de socorrerle con una carga 
de nieve, que siendo el tiempo tan riguroso y el Du- 
que de calidad ardiente, necesitava mucho de ella; 
túbose junta en el baluarte de mediodía, en compañía 
de Mosiur de Argenson; le respondieron que la plaza 
estava tan llena, así de gente forastera como natural, 
que no podía deshacerse de la nieve que tenía; apenas 
bolbió la faluca con la respuesta, quando las galeras, 
zarpando al remo, se fueron acercando á Barcelona, 
y asimismo los navios, hasta entrarse vajo el cañón 
de la plaza, y todos creíamos sería con ánimo de dar- 
nos alguna embestida, y temiendo esto, desde los ba- 
luartes se le disparó un gran rato, pero de la armada 
no dispararon cañón alguno, sino que al cavo de me- 
dia hora se hicieron á la vela, prosiguiendo su viaje 
á levante á socorrer las Plazas de Rosellón y Rosas, 
y en esta última desembarcaron lo que llevavan y se 
bolbieron luego á Poniente, pasando, á primeros de 
Septiembre, por alta mar delante la Ciudad (1). 

(1) Lo que Parets nos cuenta es exacto, salvas las equivocaciones 
que he hecho notar respecto al día de la llegada de la escuadra á la 
vista de Barcelooa: 

«Diumenge á XXV Agost.=En aquest die, á las vuit de la matinada 
Monyuhich assenyalá armada de galeras y vaxells; pensava la gent 
de la ciutat que era la armada del Exim. Sr. Arcabisbe de Burdeos que 
venia ab vent en popa devés Mallorca: venian trenta y sis galeras ab 



21 
Ha viéndose de consultar con el rey Christianísimo 
algunas cosas tocantes á la Generalidad de la Provin- 
cia, resolvieron los Consistorios embiar á París sus 
embajadores: la Diputación deliberó que en su nom- 
bre fuese D. n Joseph Margarit, y la Ciudad, que el se- 

esquadró, y se posaren junt la torra del Cap del riu (a), ahont amaina- 
ren y posaren tenda, y després venían per retraguardia trenta sis va- 
xells rodons, grossos, y vehent los Consellers que ditas galeras havian 
lensat ferro, y nos sabia si eran de enemichs ó nostres, manaren exir 
una faluga para que anas á regonexer dita armada si era de enemichs ó 
amichs, al encontra de la qual ne hisqué altra, his parlaren dient que 
ella anava al molí de Barcelona y portava al Conseller en Cap de dita 
ciutat una carta ó billet del Exim. Sr. Marques de Vilafranca general 
de la armada del Rey Catholicb, y la nostra faluga prenguó y tapa los 
ulls al qui venia com á trompeta, y prés lo dit billet per lo Sr. Conse- 
ller en Cap, y havia scrit lo seguent.=Lo sobra scrit deya: «Al Conse- 
ller en Cap de la ciutat de Barcelona. =Y o no vengo con salud, y el 
maior remedio de los Cathalanes es la nieve, suplico á V. S. me haga 

merced que esta faluca me traiga, que á V. S. y á la ciutat » (Sigue 

un blanco de ocho ó nueve líneas, y continúa en el mismo folio.) En 
continent que la ciutat tingué notitia que era armada del enemich, se 
posa á punt tota la gent de la ciutat, cada bu en sos puestos, y mana- 
ren pujar á Monjuhic dos mil moscaters, gent bellicosa pera pelear, y 
a la que foren, entre las quatre y sinch de la tarda, ditas galeras lleva- 
ren teuda y comeasaren á marxar totas de íilera, portaut la madreta 
devés Barcelona, la real del Rey de Castellaab tots los vaxells darrera, 
que entre tots eran setanta y quatre velas: se acostaren á tir de arti- 
llería poch mes ó manco, y quant foren devant la present ciutat, los 
baluarts los tiraren cerca de sexanta canonadas de artillería: algunas 
balas hi hagué quey arribaven y altres no, y desta manera anaren pas- 
sant, que tenían desde Sanct Bertrán fins al baluart de levant: fonch 
bella vista per los cathalans: non feren ningún cabal encara que fossen 
estades dos vegades mes, que abans se hagueren folgat venir á las 
mans, y aprés que ditas galeras foren devant lo baluárt de levant, fe- 
ren vela, his posaren á la mar camí de Rosas, que segons se entengué 
anaven á donar socorro á Rosas y Coplliure, y ditas galeras no dispa- 
raren ninguna pessa, sino fon un galeó que al que pasave devant lo 
molí dispara dos pessas de cañó ab bala, pero noy arribavan.— (Archi- 
vo de la Corona de Aragón. Dietarios de la Generalidad de Cataluña. 
Trienio de 1644 á 44, parte 4. a , fol. 28.) 

M El río Besóg. 



22 
ñor Vergós, que, asistidos de familia y todo lucimien- 
to, partieron á 22 de Septiembre (1): allí fueron reci- 
bidos del Xpmo. con muchas demostraciones de mu- 
cha alegría y fineza, y de los demás de aquella Corte. 
Y tratado que se huvo lo que importava á la conser- 
vación de este Principado y á la ovediencia de S. M. 
Xpma., se bolbieron otra vez á sus casas, llegando á 
ellas á mediado Henero de 1642, mui favorecidos del 
Xpmo., que dio á cada uno una cadena, y la demás 
nobleza francesa les asistió y regaló no poco; ha vien- 
do entendido los españoles que el Xpmo. tiraba á to- 
mar Perpiñán por sitio, resolvieron embiar un grueso 
socorro, y así lo executaron con una numerosa ar- 
mada de mar, que pasó á vista de Barcelona el día 5 
de Nov. re de 1641; y estando delante, se le movió un 
contratiempo que la detubo algunos días, dando á 

(1) Aprovisionada Tarragona por la escuadra española, é impoten- 
te el ejército francés-catalán para conquistar la plaza por fuerza de ar- 
mas, el general de Luis XIII, M. de la Motte, celebró consejo con los 
jefes catalanes, determinando pasaran á Barcelona D. José de Margarifc 
y D. Luis de Rajadell á informar á la Diputación y Consejo de Ciento 
del apurado trance en que se hallaban para vencer á las tropas espa- 
ñolas. Esta resolución originó la siguiente credencial: 

«Molt Ill.es Srs.=Don Joseph de Biure y de Margarit y Don Luis de 
Rajadell, mestras de camp, ab voluutat del Sr. de la Mota y junta de 
guerra, van á representar á V. S. moltas cosas en benefici y vtilitat de 
la Provincia. V. S. se servirán de obirlos y de donarlos fe y credit en 
tot quant dirán, per ser personas zelosas del be publich; y Nostre Sr. 
me guart á V. S., de la vila de Valls ais 2 de Setembre 4 6 41. b. 1. m. 
de V. S. Rosell Conseller, ters Coronell. — Sors. Deputats &.» — (Archi- 
vo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes 
originales. Año 1641, Septiembre.) 

Parets nada substancioso nos refiere de la embajada de Margarit y 
Vergós á Francia; pero todo lo que ignoró el cronista lo hallarán mis 
lectores al final del Apéndtck XI, en que se publica la Corresponden- 
cia cambiada con los rehenes y embajadores enviados á Frauda; docu- 
mentos que son continuación de la serie comenzada en el tomo segun- 
do de esta obra, pág. 456, y seguida en el tercero, pág. 399. 



23 

Barcelona no poco que temer; pero por postre pasó á 
Colibre, en donde desembarcó con quinientos cava- 
llos las demás provisiones, bolbiéndose hacer á la ve- 
la otra vez, quedando Perpiñán socorrido como qui- 
sieron. 

CAPÍTULO 109. 

CAMBIO DE PKISIONEKOS ú REPRESALIAS ENTRE ESPAÑA Y LA PRO- 
VINCIA POR LOS EMBAJADOEE3 QUE TENÍA EN MADEID. 

El tiempo que governava esta Provincia el Conde 
de S. ta Coloma, se prendió, como queda referido en 
capítulos atrás, el Diputado militar; y viendo la Ciu- 
dad y Diputación demostración tan agria, procuró sa- 
ver del Conde los motibos, que tuvieron por respues- 
ta que S. M. se lo havía reservado, y dado absoluta- 
mente orden para la prisión (1). A vista de esto, la 

m Ya que Parets recuerda el eucarcela miento del Diputado mili- 
ta Francisco de Tamarit, suceso relevante del cual largamente se .tra- 
ta en el texto y notas del cap. Lili, p&g. «4 del tomo I de esta obra, 
aprove haré J ocasión para dar á la estampa una notable carta que so- 
bre el particular escribió Felipe IV al Virrey de Cataluña Conde de 
S uta Coloma. Este documeuto, traspapelado del legajo que ohebia con- 
tenerle, acaba de eocoutrarlo en el Archivo de la Corona «le A 
el di-nisimo Correspondiente de la Academia D. Francisco de Bofarull, 
áauiéñ tantos y tan buenos servicios debe esta obra. 

Brinda, puesfla ocasión, y la aprovecho, para no tener que , « egar^a 
final del libro la impresión del documento entre aquellos qe , daré a 
conocer hallados ya, y muchos más que espero encontrar fue a de 
tiempo, para poder ser publicados en los tomos en que deb.an tener 
natural cabida. 

«¿I eareaio Conde de Santa Coloma, Pariente é mi Lugarteniente y Capi- 
LTgeneral en el Principado de Cataluña y Condados de Rosellon y 



Cerdaña. 



El Bey -E-regio Conde de Santa Coloma, Pariente mi Lugarteniente 
v Capitán seneraí Hase recevido vuestra carta de 19 de Marzo en que 
Le avisóle haver ejecutado la prisión del Diputado Tamarit, con lo 



24 

Ciudad nombró tres personas; la Diputación nueve, 
tres de cada Brazo, para que representaran á su Majes- 
tad el sentimiento de la Provincia, así en esta parte co- 
mo en lo que se padecía en los alojamientos ó inso- 
lencias de las Milicias; que S. M. se sirviera mandar 
remediar estos daños para evitar maiores ruinas. Par- 
tieron estos enibiados á toda diligencia, y con ellos 
iba el P. e Bernardino de Manlleu, Capuchino, varón de 
mui exemplar vida. Dieron luego noticia á Madrid al- 
gunos mal intencionados de la pretensa de los embia- 

que en razón desto referís que havia pasado, y la asistencia que havia- 
des pedido á la ciudad juzgando que seria bien menester para poderse 
executar su remisión á Perpiñan, por tener, como dezis, los ministros 
de la cárcel por suyos y las puertas de la ciudad, y ser fuerga tratarlo 
con ellos; y pareze deziros, que mi voluntad es que executeys el remi- 
tir el dicho Diputado Tamarit á Perpiñan, en la conformidad que os 
está mandado, si reconocieredes que no puede haver inconveniente 
para escusarlo; pero este ha de ser grande y probable, por lo que se 
enflaqueze con la dilación esta resolución; pero haviéndole desta cali- 
dad, lo suspendereys. Y no puedo dexar de estrañar mucho lo que de- 
zis de las puertas de la ciudad, pues no puede haber duda, ni caer so- 
bre pensamiento humano, que se diga que el libre vso dellas no sea 
mió, y que para el sean menester órdenes, prevenciones, ni consenti- 
miento de la ciudad, y assi, ni se deve dudar en esto, ni consentirlo, 
como os lo mando.=Hase considerado que se deuria hazer processo al 
Diputado preso, haviendo causa bastante para haver de salir condena- 
do, y que con el castigo se hiciese exemplo, pero que si de la senten- 
cia resultare ser dadas por buenas sus acciones, quedaría un mal exem- 
plar para seguirlo los no bien affectos y otros inconvenientes en daño 
déla auctoridad y jurisdicción real, y assi con estas consideraciones 
me ha parecido remitiros esto, para que si de la provauga que se haurá 
de hazer se puede prometer certeza en la condenación deste hombre, 
se le haga processo, y si no que se mantenga la prisión en la auctori- 
dad que conviene. En esta conformidad procederéis en la materia. Tam- 
bién se ha regevido otra carta vuestra de la mesma fecha, con que re- 
mitís la declaración que han hecho los de essa audiencia en la materia 
de los aloxamientos, y porque deseo saver que se podria hazer para 
enderezar estos Juezes por bien ó por mal, os encargo que me aviséis 
luego lo que os pareze porque no es tolerable lo que pasa. Data en Ma- 
drid á VII de Abril MDCXXXX.=Yo el Rey.=Petrus de Villanueva Se- 



25 

dos, y al llegar éstos á la villa de Alcalá, hallaron or- 
den de S. M. para no pasar de allí. Dieron luego avi- 
so á los Consistorios, y el de la Ciudad dio aviso á los 
suios se bolbiesen luego, dejando cometido el nego- 
cio que lleva van al agente de la Ciudad en Madrid, 
J. Grau (1), y se vinieron; los déla Diputación queda- 
ron allí y tuvieron luego orden de pasar á Madrid, en 
donde, aunque tuvieron toda s.u.d(iencia), jamás con- 
siguieron respuesta de consuelo. En este intermedio 
sucedió levantarse los lugares contra los soldados, sa- 
car de potencia el Diputado de la Cárcel, matar al de 

cretarius, etc.»— (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Ca- 
taluña. Autógrafos de Felipe IV.) 

Para dar término á esta nota debo recordar lo que he manifestado 
muchas veces en este libro, y es que después de la muerte violenta 
dada al Conde de Santa Coloma el día del Corpus, 7 de Junio de 1640, 
los Diputados se apoderaron de sus papeles, enterándose entonces de 
sus cartas y órdenes reservadas que el Virrey de Cataluña recibió de 
Madrid. Error fuera, pues, muy grande tomar cualquiera de los docu- 
mentos sustraídos por base de criterio, al juzgar aquellas resolucio- 
nes llevadas á cabo por los poderes de Barcelona anteriormente al día 
en que pudieron leer las órdenes secretas que, originales, por un golpe 
de mano hicieron suyas. 

Curiosa es la noticia que leo en el manuscrito de Tormo al hacerse 
cargo de que las cartas dirigidas á Santa Coloma cayeron en poder de 
los revolucionarios. 

«La tristísima esclauitud en que cayéramos si nuestro provocado va- 
lor asistido de la razón, capitaneado de tutelares Santos, no librara al 
afligido Pueblo de entre las mismas garras del rapacísimo León, cuyos 
cruentos designios inhumanamente executados en los rendidos de Cam- 
brils, se colegian bien claro de las cartas que se hallaron en la Secre- 
taría del Conde de Santa Coloma por descuido, según se dixo, cuyda- 
doso de Don Ramón de Queralt su hermano. Las quales se publicaron 
impresas con otros muchos papeles tan desvergonzadamente escanda- 
losos, que aun los mismos franceses los leian con horror. Obraron em- 
pero de suerte estas maliciosas vilísimas diligencias, que arraigada 
desde entonces una común opinión de que el Rey queria quitarnos las 
libertades, las haciendas, las vidas y despoblar el Pays.» — (Biblioteca 
Nacional, Madrid. Ms. Tormo y Liori. Cód. G-86, fol. 57.) 

(1) D. Juan Grau y Monfalcó. 



26 
S. ta Coloma, y las demás circunstancias que quedan 
referidas. Á vis La de las quales se resolvió en Madrid 
prender á los embajadores en cárceles mui estrechas, 
y dividirlos, menos los ecfiesidsUJcos y capuchino, 
que estubieron en un convento. 

Viendo la Diputación esto, y teniendo aquí la Du- 
quesa de Cardona y sus hijos, que con título de me- 
dianera, como se ha dicho, resolbieron prenderlos y 
arrestarlos (1), la Duquesa en un convento de Mon- 

(I) Parets, sin malicia alguna, como llevo advertido en la Nota pre- 
liminar de este volumen, equivoca completamente las causas de la pri- 
sión, eu Madrid, de los embajadores catalanes, y la de la Duquesa de 
Cardona y sus hijos, eu Barcelona. Sus errores soa de tanta importan- 
cia, que es indispensable advertirlos. 

En 2o de Septiembre de 1640 fué preso eu Madrid el agente catalán 
D. Juan Grau y Mou falcó, á consecuencia de la ocupación de la Atara- 
zana real por los poderes de Barcelona. 

Éstos, en \.° de Enero de 1641, arrestaron en un convento á la Du- 
quesa de Cardona, llevando á sus dos hijos á la cárcel pública. La es- 
clarecida señora y sus hijos eran enviados por el Rey a la capital del 
Principado para ajustar las bases de la pacificación (Véase tomo III. 
pág. 246.) 

Llegada á Madrid la noticia de estas prisiones, tomáronse represa- 
lias, y fueron presos en 24 de Enero los embajadores catalanes, dis- 
tribuyendo á los eclesiásticos por los conventos de la corte, é ingre- 
sando los de capa y espada en la cárcel, á donde fué también llevado 
el agente D. Juan Grau, hasta este día arrestado en su casa. (Véase el 
manifiesto que de sus servicios escribieron y firmaron dichos embaja- 
dores, impreso en este volumen, al final del Apéndice XI.) 

Resulta, pues, no ser cierto que en Barcelona prendieran á los en- 
viados del Rey, como dice Parets, porqueel Conde-Duque pusiera en 
cárceles á los embajadores de la Diputación. Con sólo consultarlas fe- 
chas de las respectivas prisiones, se ve claramente que, á consecuen- 
cia del acto de rigor efectuado eu Barcelona contra la dama y sus hi- 
jos, decretó el Conde-Duque el prendimiento de los embajadores cata- 
lanes. La verdad histórica obliga á declararlo así, como de esta suerte 
lo escribe Tormé y Liori, no dejándose engañar como Parets: 

«Pritian de los Embaxadoreít de la Prouincia. =Entonces, sabiéndose 
en Madrid la prisión de los hijos del Duque de Cardona y quan aventu- 
radas estaban sus personas, y aun la de la Duquesa, detenida también 



27 
jas, como se executó el día 27 de Diciembre de 1640; 
los hijos de la Duquesa, el Marqués de Povar y D. n An- 
tonio, estubieron en la Cárcel Real, y á la Duquesa le 
pusieron qua'ro hombres de guardias, consejeros de 
ciento, todos los días, señalándoles á cada uno seis r. s 
de la hacienda de la Duquesa, y todo fué á fin de re- 
cobrar por es Lo los embajadores: logróse la intención 
después de varias datas y respuestas, ajustándose en 
esta forma: el rey de España pidió la Duquesa y sus 
dos hijos y toda la familia; la hermana del Marqués de 
Aytona, que estaba en Pedralbas, y ajustada de casar- 
se con el hijo de S. ta Goloma, y una hermana de éste, 
con todos los demás que tenían dependencias en Ma- 
drid y quisieran hirse allá. Ajustóse para el día 15 de 
Noviembre de 1641 que los embajadores se hallasen 
en Tarragona, y con ellos D. u Joseph Sorrivas y los 
que quisieran venirse: executóse así, y en sa viendo 
que es lavan Jos embajadores en Tarragona, partieron 
de aquí la Duquesa, sus dos hijos, las dos señoras 
nombradas, y con ellas muchas damas de Barcelona 

por Orden de los Diputados en el Conuento de las Delcalzas, mandó el 
Rey prender los Embajadores de la Provincia y de Barcelona, que se 
remitieron el año pasado por la prisión del Diputado militar, según 
dixe en el libro Quarto: teniendo ya mucho antes revocados los pode- 
res, y no asistiendo en la corte como Embaxadores, pareció rigurosa 
la demostración; pero en realidad de verdad, fué único remedio para 
asegurar las vidas de estos señores de la sedición de la Plebe, y antí- 
doto para su salud contra la inurbanidad de los Patricios, cuyo des- 
templado estilo acabando de apurar el sufrimiento, no la estragaba me- 
nos que los continuos sustos del motín, del qual auuque libres los pre- 
sos embaxadores, padecieron tantos trabajos, que muchas veces dieron 
por no bien logradas las diligencias que algunos de ellos hicieron para 
ser nombrados. Ni fué la menor de sus penas haberse sobreseído en 
pagarles los salarios 1 desde que se les revocaron los poderes, y la noti- 
cia de las sospechas que aquí se concibieron de su comunicación con 
los Ministros superiores.»— [Biblioteca Nacional, Madrid. 3ís. Tormé xj 
Liori. Cód. G-86, fot. 59.) 



28 
que tenían sus maridos en la Corte, que por traidores 
á la Patria se avían retirado: diéronseles cinco ó seis 
Larcas para la ropa que quisieron cargar, con sus pa- 
saportes hasta Tarragona, y las señoras, por tie- 
rra, llegaron hasta Gonstantí; y el día 15 á la tarde, 
saliendo éstas del campo nuestro y los embajadores de 
la plaza, se hicieron á medio camino los trueques, 
retirándose cada uno á su partido, menos Jerónimo 
de Novell, embajador, que murió en el rey no de Va- 
lencia viniendo á Cataluña: el Agente de la ciudad 
tampoco quiso salirse de Madrid (1); el P. Capuchino 

(1) D. Juan Grau y Monfalcó, cuya correspondencia he dado á co- 
nocer en el tomo I de esta Crónica (XX del Memorial), es cierto que no 
quiso venir á Cataluña, cambiando con Barcelona las siguientes 
cartas: 

«Molt Ules. Srs.=Tinch vist la honra favor y merced que V. S. me 
ha fet eu totes les ocasions y particular en esta, en que veig la que 
V. S. me fa en haver demanada ma persona iuntament ab la deis 
Sors embaxadors, en trueco de mi S. a la Duquesa de Cardona y sos filis, 
y axí vuy me partesch de aquesta Cort en compañia de dits Srs. em- 
baxadors, y servintlos, los acompañaré fias á la part ahont se deter- 
minará se fasea las entregas. Estimarela molt gran de V. S., suposat 
que ma persona vuy no por ser de Profit pera servir á V. S. eu ningu- 
na cosa, tingue per be de donar orde á la persona que per part de V. S. 
a de asistir á ditas entregas, que havent de asistir yo á ellas, me do- 
nen llicencia pera tornarmen á esta cort, ahont tinch ma residencia 
casa y familia: confio que pues ma petic,ió es tant justificada, y á V. S. 
los conste plenament que he fet per ma part y he acudit á la obligagió 
de mon offici, tinch per sert he de rebrer aquesta merced, y en totes les 
occasions que V. S. veurá, ó potser, acudiré ab la puntualitat que dech. 
=Vetg á V. S. ab tants aprietos que encara que jols tinch tants grans, 
nom atrevesch á suplicar á V. S. per ara me tase mercé alguna, fias 
que Deu sie servit que los tems se milloren; mes si acás V. S. será ser- 
vit deférmela, en manarme dar alguna cantitat per comptes deis comp- 
tes que en mon nom presentará á V. S. lo embaxador de V. S., de lo 
que ha gastat en servey de V. S., de sis anys á esta part, ó rebré á par- 
ticular mergé, y que esta cantitat y las demés quesem deurán, se 
manen entregar al Sr. Jaume Damians, que te poder men, pus encara 
vui sem otereixen nous gastos en anar á esta iornada, de que confio 
que á son temps ne tindrá V. S. la estimació que de sa ma espero. 



29 
ya havía tiempo que ha vi a buelto; llegaron los emba- 
jadores á esta ciudad acompañados de D. n Joseph Pi- 
nos, con su compañía de cavallos, y el Gonseller que 
se' hallava en el Campo, que por acavar su oficio se 
yenía á su casa: fueron recibidos con universal aplau- 
so de toda Barcelona (1). 

CAPÍTULO 110. 

EXTRACCIÓN DE SEIS CONSELLE RES EN BARCELONA Y LA CAUSA 
DE SACAR SEXTO. 

Ha viendo pasado las resoluciones que están referi- 
das en esta Provincia, y reconocídose que la maior 
ocasión era por la opresión y particulares intereses de 
la nobleza, que restituida en los principales puestos de 
la república, tirando á sus particulares intereses, el 
ec{lesiástic)o por el obispado, el letrado por el ropón, 
y el que no lo hera por otros puestos que el rey pro- 
vehía, aconsejavan á los Ministros R. 8 , y con ellos 

G.de Deu á V. S. com pot y yo desitjo. Madrid 7 de Octubre de 4641.== 
Molt [lis. Srs. B. L. M. de V. S. Son menor criat— Don Juan Grau y 
Monfalcon.»— (Archivo municipal de Barcelona. Cartas comunes origi- 
nales. Año 1541-42.) 

«A Don Joan Garau y Moníalcó.=Encara que á nosaltres causaría 
molt gran gust la presencia y acistencia de V. M., empero, consideradas 
las justas causas que V. M. significa ab carta pera tornarsen á residir 
á sa casa, no podem negar lo que V. M. tant iustament demana. V. M. 
es senyor de sas actions, y axi pora deliberar lo que sie de son gust, 
que aqueix sera lo nostre: supplicanli sie servit teñirnos en memoria, 
pera fernos tot favor en las occasions se oferescan, que nosaltres ofe- 
rim lo mateix en tot lo que V. M. nos vulla ordenar. Guarde Deu á 
V. M. Barcelona y Octubre ais XXXI de MDCXXXXl.=Lo Doctor Don 
Bernat de Cardona. »=Los Deputats etc.— (Archivo de la Corona de 
Aragón. Copiador Registro 1.°, trienio de 4 641, fol. 4 91.) 

(4) De todos estos hechos dan muy importantes noticias los docu- 
mentos continuados en el Apéndice XI, Canje de la Duquesa de Cardona 
con los embajadores catalanes. 



30 

obravan lo que era conveniente y gusto del rey, y no 
de la Provincia: no tenía entonces Barcelona sino cin- 
co Conselleres, y éstos se componían de ordinario de 
dos ciudadanos, un militar y un mercader, con que 
venían á quedar tres Conselleres; y un año tras otro 
sorteavan un oficial: con que conociendo en los suce- 
sos pasados el servicio que havía hecho la gente ple- 
beya, resolvieron el año de 1641 de cada un año hu- 
viera Conseller oficial: prevaleció esta resolución en 
el Consejo de Ciento, con expresión de que en llegan- 
do el Xpmo. á jurar los privilegios de ésta su Provin- 
cia, concediera esta gracia por especial privilegio, y 
así ese año sortearon ya para el de 1642, Galcerán 
Nabot, primero; T. Romeo, segundo; Alvaro Boser, 
tercero; Honofre Palau, mercader, quarto; Jerónimo 
Talavera, notario, quinto, y J. Saurina, pasamanero, 
sexto, que fueron los primeros que ha visto Barcelo- 
na en ese número (1). 

(I) Al Rey nostre Señor.=Señor: lo die present, festa del gloriós 
apóstol Saüt Andieu, en lo qual fiaeix lo aoy que per V. Majestad 
havem tingut lo carrech del regiment de aquesta ciutat, en presencia 
del Consell general de Cent, jurats, conforme disposeu los privilegis 
reals á ella otorgats, se ha feta extractió á la sort, en la forma acos- 
tumada, de siuch personas en Consellers y regidors de dita ciutat per 
lo any prop vinent, los noms deis quals van scrits en una sédula de 
paper inclusa dins la preseut: certifican) á V. M. son personas tan pro- 
vistes, que lo regiment lur, se spera será en servéis de Nostre Señor 
Deu, de V. Magd., benefici publich, y conservatió de dita ciutat. 
Supplicam quant humilment podem á V. Magd. que aquells y la dita 
ciutat sie de son Real servei, tenin en special comenriació y molt com 
sempre per sa beuignitat y clemencia se ha acostumat, la Real perso- 
na vida y sens de V. Magd., conserve y prospere nostre Señor al> feli- 
cissim regiment de sos regnes; de aquesta ciutat de Barcelona a 30 de 
Noembre de í640.==Sr.: de V. Magd. humils subdits y vassalls (]ue ses 
reals mans besan.=Los Consellers de Barcelona. — (Archivo municipal 
de Barcelona. Copiador Correspondencia, Concelleres. Años 4(i40 y 4-1, 
folio sin numerar.) 

Novembre MDCXXXXI. Disabte á XXXI.=Ea aquest die foach feta 



31 
CAPÍTULO 111. 

SOCORRE EL DE LA MOTA EL CASTILLO DE ALMENAR; ADELANTA- 
MIENTO DE LAS ARMAS POR AQUELLA PASTE. 

El Castillo de Almenar está situado en las fronte- 
ras de Aragón, al cavo de un llano que tira quatro 
leguas entrando por Cataluña, último lugar de ella 
por esta parte, y por ella, á un tiro de cañón, la rie- 
ga el río Noguera; la fortaleza es'á sobre una emi- 
nencia, y vajo tiene la villa, por la parte de Aragón. 
Tiene dos montañas qne igualmente, á tiro de mos- 
quete, le contrastan, donde el exército español tenía 
puesla la batería contra el Castillo. 

Lunes 4 de Nov. re de 1641: governando D. n Vicen- 
te de la Marra, Napolitano, del ávito de S." Juan, dos 
mil cavallos y tres mil infantes, con seis cañones de 
treinta libras de vala, embistió la villa y castillo de 
Almenar, y en tres horas entró la villa, donde exe- 
cutó mil crueldades, hasta quemar la Iglesia, acción 
indigna de Cathólicos. 

Martes á 5 del mismo: Jayme Guerris, hijo de Bar- 
celona, governador del castillo, .hombre de valor y 
prudencia, dio aviso al Excmo. S. or de la Mota que 
navegava las partes de Lérida con un trozo de mil 
cavallos y mil quinientos infantes, entre franceses y 
catalanes, haviendo dejado el grueso en el campo de 

extractió de Consellers en la presect ciutat, y íoren sis, per haver 
aparegut al savi Cougcll de CeDt convenir al beueffici de la ciutat, y 
foren exlrets los segueuts. M. Galceran Nebnt, ciutndá honrat de Bar- 
celona, eu Cap: Ramón Romeu, ciutadá honrat de Barcelona, segon: 
Antoni Alvaro Bosser, donzell, ters: Onolre Palau, mercader, quart: 
Joan Hierouyin Thalavera. uotari de Bircelon», quiñi: y Audreu Sau- 
rina, passamauer, sisé.— (Archivo de la Corona de Aragón. Generali- 
dad de Cataluña. Dietario trienio 1b41 á 44, pág. i, l'ol. 4 39.) 



32 

Tarragona; ajustósele la Gomp. a de D." Joseph Amat 
y el tercio de Lérida, governado por el Paer en Gap, 
que constava de quatrocientos hombres: con esta gen- 
te se acercó á Alguaire martes á la noche, una hora 
distante del enemigo. 

Miércoles 6 al amanecer, marchó S. Ex. a con tres 
Batallones en forma de batalla, y dio orden que las 
compañías de D. n Jph. Mat y S. or de Plasi embistie- 
sen: hiciéronlo con valor, mezclándose á las primeras 
idas con los primeros esquadrones del enemigo, que 
obligó á retirarse vajo.del cañón. Duraron dos días 
estas escaramuzas sin que el castellano diese señal de 
batalla, lo que obligó á S. Ex. a á retirarse del llano, 
y venirse á orilla del río á Alguayre para refrescar la 
gente, que havía dos días no comía cosa alguna: echo 
esto, resolbió atacar al enemigo de nuevo entre el río 
y el monte; logrólo con felicidad á veneficio de la no- 
che, haciendo retirar los cuerpos de guardia, é intro- 
dujo en el castillo porción de gente con Monsiur del 
Portal y Quartier. 

Viernes día siguiente, embió el castellano un trom- 
peta y ayudante al castillo pidiendo se rindiese; res- 
pondióles el Governador y Monsiur del Portal que la 
plaza se havía socorrido aquella noche, y que si que- 
rían que abrirían las puertas; que embistiese, y ha- 
llaría su desengaño; y que si otra vez embiava seme- 
jante recado, colgarían los embajadores por la mura- 
lla abajo. Entendida esta respuesta, resolvió la Ma- 
rra retirarse. Mandó á los ingenieros que minaban el 
castillo cesasen; que la artillería y las baterías se re- 
tirasen, y puesto en marcha, desde el castillo le em- 
pezaron á disparar. La Mota oyó el ruido; pensó que 
era un asalto general; avanzó á toda diligencia, y 
viendo que el enemigo se retiraba, le picó la reta- 



33 

guardia hasta cerca de Tamariíe, tomándole muchos 
carros cargados de municiones, vagajes, carros de ar- 
tillería, gaviones, morteros, matándoles pasados de 
300 hombres. Esta fué la tercera vez que los castella- 
nos embistieron á Almenar, y siempre volvieron con 
los cascos rotos: así lo refirió el S. or de San Germán, 
embiado de la Mota á los consistorios con la nueva del 
suceso. S. Ex. tt reparó los daños de la Plaza, y se re- 
tiró á. guarnecer los collados y demás puestos (í). 

(t) Escribí en la Nota preliminar, del tomo primero, que nuestro 
cronista se había valido muchas veces para narrar los sucesos que pa- 
saron fuera de su ciudad, de aquellas hojas impresas que mandaban ti- 
rar los poderes de Barcelona para mantener el espíritu público. En el 
socorro de Almenar ocurre este caso, pues el texto deParets es un ex- 
tracto del papel impreso de orden de los Diputados, el cual, por ser di- 
fícil procurárselo, reproduciré en esta nota: 

«Novembre MDCXXXXI. Dilluns á XIf.=En aquest di.e arriba en lo 
consistori de ses Sries. lo Sr. de San Germán enviat per lo Sr. de la 
Mota, general del exercit de sa Mag.t en aquesta Provincia, lo qual 
dona á ses señories las novas de la victoria que nostre exercit havia 
tingut contra lo enemich que havia assitiat la vila de Almenar, la qual 
ses señories manarenles estampar pera que fos notori á tot hom, y 
está assi cusida signada de letra A. ' 

fíelació del Socorro de Almenar, Donai Per lo Senyor 4é la Motte, Ouden- 
cour, Llochtinent General del exercit del Rey Christianissim nostre Sen- 

.-. yor, en Catalunya, y del que ses passai en dit socorro, juntament ab la 
descripció de la plassa. Aportada per lo Senyor de San Germán Dapchon 
Capitá de Cavall'ería, ais Senyors Depulais y Consellers.=Ab llicencias. 
En Barcelona, en casaPere Lacavalleria, any 4641. 

Jesús Maria. 

Dilluns a 4 de Noembre lo exercit del Rey de Castella, governat per 
don Vicens de la Marra, Comanador de Mata, Napolita de nació, con- 
post de dos mil cavalls y tres mii homens de peu, ab sis pessas de ar- 
tillería de 24 fins 30 Uiuras de bala, envestí la Vila y Castell de Alme- 
nar, y tres horas després prenguó la Vila y crema la porta de la Igle- 
sia, ahont feren mil crueltats y actes indignes de Católichs contra lo 
respecte degut a Deu nostre Senyor, y contra las donas. 

Dimars ais 5 de dit mes lo Senyor de la Mota fonch avisat per Jaume 
Guerris Governador de la plassa, que ses aportat en son particular ab 

Tomo xxui 3 



34 
grao prudencia, y valor. Rebut dit avís, sa Excelencia al puní dona 
orde marchas tota la Cavalleria, y Infantería que tenia en las parts de 
Lleyda (restant lo dernés gros al Camp de Tarragona) dret a Alguayre 
á una Uegua del camp deis enemichs, y de Almenar, que venian á fer 
en tot mil cavalls, y mil y sinch cents Infants Francesos: y Catalans, 
la Companya de don Josef Amat, y lo Tercio de Lleyda, governat per 
lo Paer en Cap, de quatre cents homens. Los quals tropas arribaren 
Dimars en la nit. 

Dimecres á G al apuntar lo dia, sa Excelencia marcha dret ais ene- 
michs en orde de batalla en tres batallons, y feu comensar la escara- 
muga per la Companya del Senyor don Josef Amat, y lo Senyor Du- 
plessis, que pelearen, ys mesclaren ab tal valor ab los primers corre- 
dors del enemich, quels forcaren á retirarse en son gros, al favor de 
son cano. 

Dos dias duraren las escaramuzas, sens amostrar los enemichs 
senyal algú de donar batalla, lo qual obliga a sa Excelencia á retirar 
son exercit fora la plana, y venirsen per Alguayre sempre á la vora del 
riu. Després de aver fet refrescar lo exercit, que avia dos dias no avia' 
menjat cosa, determina de atacar de nou los enemichs eutre lo riu de 
Segre, y la montanya, valentse de la nit, lo qual reisqué ab tanta feli- 
citat, que forgá tots los corps de guarda de infantería, y cavalleria, y 
llansá dins la plassa lo Senyor del Portal y Guartier ab vint francesos 
deis mes arriscáis de son exercit. 

Divendres á las vuyt horas arriba prop la muralla un trompeta, y un 
ajudaut del enemich, demanant se rendissen. Ais quals responguereu 
lo Governador, y lo Senyor del Portal y Quartier, que no podían do- 
nar lloch al que demanauen, que ells eren entrats ab socorro dins la 
plassa y ab sinch cents Francesos, que estaven en estat de destruir 
quatre exercits com lo seu, y que si volian ferlos mercé de acometre, 
que ells lo obririen las portas per entrar; y que si altre trompeta ó per- 
sona venia ab tais demandas, quel farian peiyar encoutinent a la porta 
á vista deis quels embiarieu. 

Arribada la resposta al General deis enemichs, dona orde ais que es- 
taven minant lo castell, de retirarse, y que los canons se retirassen tam- 
bé, ab tota la gent. Desdel Castell los feren una general salva, ab quels 
mataren molta gent, lo qual ohit per sa Excelencia, duptá no fos un 
assalt general en la plassa, muntá al punt a cavall, y ordeuat son exer- 
cit, ab tota diligencia marcha dret al enemich; y vist se retiraua, dona 
sobre la retaguarda, deis quals moriren molts, y lo segui batent fins 
prop de Tamarit. 

Sa Excel, ha donat orde al Senyor de S. Germán de aportar la nova, 
y dir ais Senyors Deputats y Concellers, quant be han peleat general- 
ment tots los Catalans. Lo Senyor Paer de Lleyda, y tots los oficiáis de 
son tercio, se son aportáis com homens de prudencia y valor. Don Jo- 



3o 

seph Amat, Gieroni Leonart, I.lochtinent, y Baltasar Terroja, Alférez, y 
los demás oficiáis y soldats han acomés lo enemich com arriscats, cona 
homens de valor, ó han abatud coin a esforcats se son mesclats ab ells, 
cacara que molt inferiors en número, y tantas vegadas se son relligats, 
y acometrer lo enemich, ques apar que no solo no temen la morí, an- 
tes la desafien en plena campanya. 

Han dexats los enemichs molts carros carregats demunicions, y ba- 
gatje, y carros de artillería, vn morteret, y molts gabions; y major in- 
famia ab sa fúgida, dexant morts mes de 300 homens. 

Está Almenar en las fronteras de Aragó y es lo ultim lloch de Cata- 
lunya de aquexa part, al cap de vna plana que dura quatre lleguas. 
Está situat lo castell al cap de dita plana sobre una petita eminencia; y 
lo lloch está en lo baix de aquella, y de la part de Catalunya á un tir 
de cano passa Segre. Te dit Castell de la part de Aragó dos altras iguals 
eminencias á tir de pedrenyal; ahont lo enemich tenia plantadas dos 
baterías; es dita plassa segons lo estat present molt dolenta. 

Lo Senyor de la Mota tornat de perseguir los enemichs, ha visitada 
dita plassa, ahont ses detingut tot lo die, y ha feta trassar en sa pre- 
sencia las fortifications per un Ingeniers Francés, al qual ha dexat en 
ella, y diners per possarla avant. 

Diosapte al 9, sa Excelencia torna a Lleyda, ahont fonch rebut ab 
comu aplauso de tots los hahitants, y ab grans festas, de ahont ha em- 
biadas las tropas en diferents llochs acomodáis pera socorrer per tot 
ahont sia nester, y por disposar las cosas de Almenar á qualsevol re- 
sistencia.» — (Archivo de la Corona de Aragón. Inserto al fol. 119 del 
Dietario.) 



APÉNDICES 



APÉNDICE I. 

LA GUERRA EN EL CAMPO DE TARRAGONA Y FRONTERAS DEL EBRO. 

Núm. 587. 

Carla del Conde Duque á D. Juan de Garay. 

Señor Don Juan: oy hemos reciuido cartas de Saló con 
auiso de auer llegado V. S. allí, y las Galeras, al cabo de dos 
meses de la fecha de la vltima carta de V. S. que acá hemos 
reciuido; y aunque ha llegado este auiso, no ha llegado nin- 
guna de V. S., á quien no puedo negar el dolor grande con- 
que me hallo de ver que V. S. aya executado vna cosa con- 
tra sus expresas órdenes, y de aquellas que no admiten in- 
terpretación ninguna; pues el mas ó menos dexó S. Mag. d 
á V. S. en su mano; lo demás no, ni tampoco dixo su Mag. d 
á V. S. que hiciesse lo que dixesse el Marqués de Mortara 
contra lo que su Mag. d ordenaua. Hágame V. S. merced de 
considerar sobre todo lo passado los accidentes nueuos, y 
que si V. S. huuiera obedecido, Barcelona estuuiera ajusta- 
da, en primer lugar, ó no lo pudiera dilatar 8 dias; y que con 
esto todo lo demás sobraua para acudir al Rey nro. S. r adon- 
de le conuiene tanto, y tan apriesa; y que no tiene cuerpo de 
gente vieja conque poderlo hacer, sino en aquella que V. S. 
auia de traer, assí para abreuiar lo de Barcelona, como para 
pasarlo acá. Siempre (Señor Don Juan) obedecieron los cuer- 
dos, aunque fuessen muy entendidos, porque el zelo de que- 
rer hacerlo mejor, corre en algunos casos, y en otros, de nin- 
guna manera. El Marqués de Mortara escriuió, y V. S. con- 
firmó que auian de ser mas, ó que auian de ser menos: 
V. S. teme que se perderían las Plazas, dexándolas muy bien 
reforcadas y proueidas, en vn dia; como esto no ha sucedí- 



40 
do, no se puede quexar de que no lo creamos; con lo qual, 
como el caso no llegó, el acierto no se puede prouar, ni tam- 
poco parece que quando V. S. ha puesto tantas dificultades 
en lo de Barcelona, por la razón, principalmente puede fun- 
dar, que auian de sitiar á Perpiñan, ni á Salsas en la misma 
sazón; y en peor sitio, por lo mas vecino á la montaña. Las 
demandas y respuestas que V. S. ha tenido con el Marqués 
de Villafranca se han visto por las copias; y aunque se oirá 
á V. S., le puedo decir que ninguna razón se le ha dado sino 
todo lo contrario; y todos dicen y concluyen con que vn 
exército calificado por todos por muy brauo, y confirmado 
por sus acciones, y con recrutas llegadas de nueuo, y tro- 
pas, en V. S. y los demás, quando S. Mag. d se halla en los 
empeños que se ven, no se ha visto ninguna acción del des- 
pués que V. S. llegó, que no haya sido desacreditada y de 
pérdida; y la parte de los grandes daños que V. S. deue de 
auer escusado, y aquel exército, consisten en fé, y aquí sa- 
bemos que es formar vn exército viejo; y las tropas de Ita- 
lia que V. S. dice, sabemos que no han salido della ni vn 
solo hombre: tras esto puede ser que se aya obrado lo que 
por ventura aora importado mas, pero como esto no se ve, 
y sí la desobediencia de las órdenes, y los daños que nos ha 
ocasionado, y oy nos cargan sobre los ojos: V. S., créame, 
que no veo fácil el remedio; si bien espero que V. S. le pro- 
curará venciendo los instantes y horas en obediencia de las 
órdenes de su Mag. d , y que se le darán por esos Señores de 
su Real nombre, para que con celeridad grande se ajuste lo 
de Barcelona, y con esto lo demás, y no caminen, sino que 
buelen todas las tropas que vltimamente se resolvió passasen 
de Rossellon, para marchar por tierra y mar á donde su M. d 
las ha menester; y fio de la misericordia de Dios que no ha 
de castigar á V. S. y á mí tan ásperamente,, como en que se 
dilate lo de Barcelona; porque hablando con V. S. con toda 
claridad y verdad, por ninguna otra razón puede esto ser 
sino por no auer obedecido V. S. las órdenes de Su Mag. d , en 
que le serviría de poco descargo á V. S. lo que huviesse acon- 
sejado dicho Mortara, ni Juan de Arce; siendo cosa que á los 



41 
niños de teta los paladean con que en los meses de Diciem- 
bre, Henero, y Marzo no se ataca por fuerza ninguna placa 
del mundo; y por asedio, tuviéramos lugar á la primauera 
de socorrerla con el ayuda de Dios, y con el daño que vn 
exército que huviesse estado padeciendo tantos rigores se po- 
dría hallar, y teniendo Perpiñan cerca de 3000 infantes y har- 
to trigo, no auia menester sobrada ciencia el conseguir lo 
que digo, y lo mismo Salsas, Rosas y lo de Colibre, con 100 
hombres mas y 8 galeras se aseguraua, y pues no la tomó el 
exército de Francia en medio del verano, y sin quien le pu- 
diesse mirar en la campaña, no deue de ser tan fácil co- 
mo V. S. lo hace en Diciembre, y sin estos exércitos tan for- 
midables de tropas, nacidas, criadas, y hechas viejas en dos 
meses. Aseguro á V. S. como christiano y como cauallero, 
que ninguna cosa de quantas tengo dexara de dar de muy 
buena gana, y no se diga mas que esto, porque V. S. no nos 
humera hecho vn daño tan grande, que ha de ser menester 
milagro de Dios omnipotente para que dexe de causarnos 
grauíssimos accidentes y desventuras: V. S. no solo gane 
horas sino instantes por reparar en la parte que pudiere tan 
gran mal como el que se nos ha seguido, y aprenda á no de- 
xar de obedecer, por quintas esencias, órdenes tan claras y 
apretadas. Dios guarde á V. S. como deseo de Madrid á 30 
de Diciembre de 1640. 

Señor D. Juan, buelua V. S. por todos; que los accidentes 
han puesto la materia en peligrosísimo estado por todo lo 
que digo á V. S. Espero que V. S. por vno ó por otro cami- 
no, vna las tropas como conuieney se ajustará á las órdenes 
todas de antes y de aora. — Don Gaspar de Guzman. — (Bi- 
blioteca Nacional. Cód. íT-74, fols. 453 á 454.) 

Núm. 588. 
Caria de D, Juan de Caray al Conde Duque. 

Copia de carta de Don Juan de Garai respondiendo á la del 
Conde Duque. — Señor: auiendo venido á Tarragona con or- 



42 

den del Marqués de los Velez, como V. Ex a entenderá de 
la carta que escriuo á Su Mag. d , me dieron aquí el duplica- 
do de la de V. Ex. a de 30 de Diciembre, que vino por via 
de Don Christobal de Cardona; y en quanto á culparme 
V. Ex. a de no auer escrito en tanto tiempo, Suplico á V. Ex. a 
se sirua de considerar si he tenido medios para encaminar 
los despachos; y pues como otras veces tengo representado 
á V. Ex. a desde que Don Pedro de Santa Cicilia salió de 
Rosellón, no ha vuelto por allá ningún Vergantin, sino es 
vno, que pocas horas antes que llegasse el Marqués de Vi- 
llafranca, trujo vnos despachos; luego que el Marqués llegó, 
no solo nos quitó el podernos valer deste Vergantin, sino 
también las dos galeras, que la vna auia ido a cargar de 
trigo á Rosas por la necesidad que auia dello en Rosellón; y 
la otra no estaua manejable por la mala calidad de entram- 
bas, sin que nos quedasse medio, ni aun para poder escri- 
uir al Marqués á Rosas, sino es quando e] quería. 

Si la orden de Su Magestad fué que precisamente se sa- 
cassen los 4 tercios de Rosellón para la empresa de Barcelo- 
na, la última de 19 de Otubre fue contraria, en que, confor- 
me á los accidentes, deja arbitrio; y supuesto que los huvo 
entonces de la calidad que tengo representado á V. Ex. a , 
mi entender es auer cumplido con las órdenes de su Mag. d 
y su seruicio, y hauer hecho quanto supe (que confieso es 
poco) para acertar, y con aprou ación de los ma}^ores cauos 
que tiene allí su Mag. d y quando, por mi desdicha, aya erra- 
do, solo es en el mas ó el menos; y si no mirara al seruicio 
de su Mag. d huuiera sido fácil escapar deste cargo, trayendo 
vno de los tercios nombrados, que fuera de 700 hombres; y 
también me fuera mas fácil responder ahora á la falta que 
estos pueden auer hecho, si supiera á donde se auian de em- 
plear antes, ó en venir á este exército, ó en detener á ocu- 
par los puestos; y los nueuos accidentes sabe V. Ex. a que no 
se pudieron imaginar ni preuenir: y que esta gente, aunque 
huviera llegado, quando yo no diera tal peso á este exército 
que huviera ajustado ya á Barcelona, ni dispusiera su em- 
pressa en 8 dias, ni hiciera sobrar tanta que bastase á acu- 



43 

dir á otras partes; ademas de que siendo seruido su Mag. a 
con las noticias que tiene, sacar este ó mayor cuerpo deRo- 
sellón, aun se está á tiempo de poderlo hacer; pues para los 
ataques de Barcelona llegará á sazón, y también para lo de 
Portugal. Siempre, Señor, he obedecido ciegamente lo que 
se me ha mandado, por saber es el mejor camino para todo; 
y aunque el zelo de seruir á V. Ex. a es tan grande en mí, 
nunca me mouerá á pensar puede ser lo que V. Ex. a resuel- 
ve: es assí que escriuí á V. Ex. a quando lo de Illa, y creo 
haría lo mismo el Marqués de Mortara, que la gente de 
aquel exército fuese poca ó mucha para mantener la cam- 
paña, ó guarnecer las plaQas; para esto se ha añadido des- 
pués acá lo que los Franceses han reforcado sus tropas, con 
que se está en diferentes caminos, y nunca temi que las pla- 
cas bien reforcadas se perdiesen en vn dia; Y assi me con- 
formo con que V. Ex. a no lo crea; pero tampoco se puede 
prouar que si no huviera quedado allí la gente, no se hirvie- 
ra perdido alguna; y se ve claro que por esto se sustentan 
las dificultades que he puesto en lo de Barcelona, y princi- 
palmente por la sazón del tiempo son las comunes, holgaria- 
me infinito que esta vez no tengan fuerza. Que los enemi- 
gos sitiassen á Perpiñan ó Salsas, alo estrecho en este tiem- 
po, nunca lo he pensado por las mismas razones; y por lo 
escrito al Marqués de Villafranca avrá visto V. Ex. a que si 
el huviera gustado de llegar á Colibre, como lo auia ofreci- 
do (puerto en que tienen fondo baxeles de alto bordo car- 
gados), ó dejarnos medios para poderlo comunicar, se vbiera 
obrado con su parecer y acuerdo; pues aun diciéndolo yo, 
después de aver llegado á Rosas, si le parecía, no obstante 
lo resuelto que se sacase la gente, avria medio para poderlo 
hacer por auerlo dexado assi ajustado con el Conde Rho, 
y hallarme con la carta que su Mag. d me hauia enuiado, 
para que en caso que el Conde Rho no se conformasse si 
viniesse á este exército: respondióme el Marqués que el 
se guardaría muy bien de dar su parecer en esto por no 
ser materia que le tocaua; y en quanto á lo que el exér- 
cito no ha obrado después que está á mi cargo, lo que pue- 



44 

do decir á V. Ex. a es, que no se lia dejado de cumplir 
ninguna orden, ni se que aya hecho ninguna pérdida; con- 
fieso que en lo de Illa fui desgraciado (1): saqué dos mos- 
quetazos, quedé con la mano derecha solo de provecho para 
echar vna firma, estube en los fosos y cubo de la muralla 
muchas horas de la noche, salí con algunas pedradas, y si 
otros hubieran hecho lo que les tocaua, quedara aquel lugar 
castigado. En fin, Señor, mi suficiencia no es mas, naide lo 
conoce mejor que yo; pero en el deseo de acertar á ninguno 
doy ventaja. Los daños que aquel exército ha causado, 
puede ser que no se conozcan, porque no han sucedido: yo 
sé que no he perdonado ninguna diligencia ni trabaxo, co- 
mo V. Ex. a se podrá informar, aun de los que no fueren mis 
amigos, y el estado que aquellas plazas tenían y oy tienen; 
y sin mucha dificultad me atreuiera á prouar á V. Ex. a que 
con menos astucia y vigilancia de la que se ha tenido, se 
hirviera perdido aquel condado: y en quanto á auer llegado 
ó no las tropas de Italia y Arras, es fácil la prueua con auer 
estado aqui algunas dellas, y con remitirá Y. Ex. a los nom- 
bres de sus cabos que he embiado á pedir á Perpiñan, con 
que verá V. Ex. a que se ha obrado lo preciso conforme á la 
mente de su Mag. d , conseruándole aquella puerta de Espa- 
ña, y si por mi mala inteligencia lo he errado y mereciere 
castigo, caerá sobre quien ha deseado acertar, y seruido to- 
da su vida á su Mag. A con la fineza y voluntad de buen vas- 
sallo, y en esta conformidad executaré las órdenes que me 
dieren estos señores, lleuando delante el desconsuelo de pen- 
sar no he de acertar en nada, si Dios no me ayuda; y aun- 
que sea en descrédito mió, estimo tanto el seruicio de su 
Mag. d , que no puedo dexar de representar á V. Ex. a el mal 
cobro que tendrá qualquiera cosa que se me encargue, co- 
mo se conoce de lo que V. Ex. a se sirue decirme en su 
carta, y que cosa tan grande no conuiene auenturarla, 
pues además de lo que otras veces he representado, si los 
Franceses quedan en aquella plaza, es accidente de conside- 

(1) Véase Apéndice VII, tomo II, pág. 345. Ataquss á Illa. 



45 
ración, y el dejalla de tomar no consistirá en poca gente; 
además de que 'muy á tiempo se puede traer toda la que Su 
Mag. d quisiere de Rosellon, y con menos riesgo que antes, 
pues este cuerpo de Franceses ya está acá: y bien se, Señor, 
que teniendo culpa, no me pudiera ser descargo lo que me 
huviera aconsejado otro; pero también sé que en negocio 
tan grande, y que auia arbitrio, fuera culpa, demás que pre- 
sunción, no pedir los pareceres, y respetar las canas de los 
Cabos que su Mag. d tiene en aquel exército; y que en los 
meses de Diciembre, Henero y Marzo, esté asentado el no 
atacar plazas por fuerza, es llano; pero.no que nuestro exér- 
cito á la primauera pudiesse entrar el socorro de aquel Con- 
dado, preuenidos los pasos, y puestos á la defensa dellos 
Franceses y Catalanes, dejando aparte lo que se deshará en 
Barcelona, y la guarnición que allí abrá de quedar. Colibre 
no es plaza, sido vna Bicoca, que la primera noche se le 
pueden alojar en el fosó, y que quien más se alarga, la da 
por de 15 dias, incapaz totalmente ella y el castillo de San- 
telmo -de mas de 600 hombres; y en quanto á poder tener 
galeras para su defensa, es imposible; y informa mal á V. Ex. 3 * 
quien lo huviere dicho, pues si no es en puerto Vener (1) 
no pueden estar, y allí desde tierra las desaloja el mosquete, 
y tomados los puestos á Golibre, es imposible llegar á socor- 
rerle; y el error que Franceses hicieron en no empezar por 
aquí le tenemos nosotros bien ponderado, y ellos conocido: 
lo que aseguro á V. Ex. a es que la facilidad de perderse Co- 
libre, no solo la hallo yo, sino todos los que la han visto; y 
como en ella sola consiste la conseruacion de aquel Conda- 
do, no es gran precio la incomodidad de 15 dias aunque 
sean de Diciembre; y seria menester para esta empresa, sa- 
cando la gente de Rosellon, mas tropas de las que hemos 
visto de Franceses con la ayuda del país; y á menos costa 
de lo que V. Ex. a se sirue de decirme se pueden preuenir 
los daños que puede causar el no traer de allá gente; pues 
antes de llegar el exército á Barcelona, elegir los quarteles, 

(•1) Portvendres. 



46 

fortificarlos, y empezar los ataques, ay tiempo para que su 
Mag. d tome la resolución que mas conuenga á su Real ser- 
uicio; y lo que yo puedo asegurar á V. Ex. a , es que naide 
me oirá contar el mal sucesso de Barcelona si le huviere, y 
que aprenderé á gouernarme en las ordenes que tuuieren 
arbitrio, pues con solo la de 13, que era clara, fuera imposi- 
ble errar; y assi espero en las que aora se me dieren, cumplir 
con las obligaciones de criado y hechura de V. Ex. a , á 
quien no puedo dexar de representar la falta que en este 
cxército veo de bastimentos, y que temo que por ella nos 
haya de suceder alguna gran desdicha. 

Guarde nro. Sr. á V. Ex. a como sus criados deseamos, y 
hemos menester. Tarragona 13 de Henero de 1641. 

Señor, diferente premio esperaua de mis trabajos: siruase 
Dios con todo. — (Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. H-14, 
fots. 455 á 458.) 

Núm. 589. 

Caria de D. Joan de Garay á Felipe IV. 

Copia de carta de Don Juan de Garai para su Mag. d — Se- 
ñor. — Desde el principio que se trató la guerra de Cataluña, 
se tuvo por acertado que la entrada deste exórcito fuese por 
Tortosa y Tarragona la buelta de Barcelona, dando el cos- 
tado á la mar para la seguridad de los víueres con el medio 
de las galeras, siendo implaticable poderse valer de otro; y 
esta, se conoce, ha sido la causa de a ver V. Mag. d seruído- 
se de mandar encaminar por aquí este exército, el qual ha- 
llé alojado, quando llegué de Rosellon, en esta Ciudad', y 
los lugares de su contorno, preuiniéndose para pasar ade- 
lante, y sin medio ninguno para la conducion del pan y viz- 
cocho. Las galeras que trajo el Marqués de Villafranca traían 
el tren de artillería, y según lo que escriuió diuersas veces 
al Marqués de los Velez, estauan tan embarazadas, con el 
que no heran de otro ningún seruicio. Pasar destos quarteles 
sin segundad de comida para adelante, ya se vé si es impla- 



47 
ticable; y hallándose en este aprieto nos embió el Marqués 
de los Velez al Marqués Geri de la Rena y á mí, á tratar 
con el Marqués de Villafranca el remedio que podría, y so 
ajustó que todo el tren pesado que en Barcelona no seruia 
para la primera vista, se desembarcase, y que en su lugar 
las galeras cargasen 600 quintales de Vizcocho, con el qual, 
y la artillería menor que quedasse en ella, fuese á desem- 
barcarlo todo al puesto de Castil de Félix (1) 3 leguas mas 
acá de Barcelona, después que el exército huuiese asegura- 
do aquel desembarcadero; con lo qual podríamos llegar á 
ponernos sobre Barcelona, y dar tiempo á que fuessen lle- 
gando otros víueres assí con las galeras como con otras em- 
barcaciones; y también se ajustó que vna vez ocupados los 
puestos sobre Barcelona, y asegurados ios mas ó menos, 
conforme se hallasse aquella plaza con Franceses, ó sin ellos, 
se sacaría la gente que fuesse menester para ocupar á Bala- 
mos (2) para tener mayormente asegurado el que las gale- 
ras pudiesen frequentar este viage; todo lo qual le pareció 
al Marqués muy bien, repitiéndonos muchas veces que era 
vna disposición y resolución santa; y en esta conformidad 
se abanzó el exército á Villafranca de Panados entre tanto 
que el Marqués disponía lo que le tocava, dándole memo- 
rias puntuales, y con graduación, de lo que se auia de em- 
barcar. Estando en Villafranca aguardando que el Marqués 
viniesse de Vinaroz, para en sabiendo que llegasse aqui pro- 
seguir la marcha, reciuió el Marqués de los Velez cartas su- 
yas en que le dice que las galeras no podran pasar vn dedo 
mas adelante deste lugar hasta que el exército aya ocupado 
á Palamós; y viendo esta nouedad, y la imposibilidad de la 
execucion della, me mandó el Marqués de los Velez viniesse 
a Saló (3) en compañía de Don Aluaro de Quiñones á re- 
presentar al Marqués de Villafranca el empeño y estado en 
que se halla el exército, y quan imposible era el poderse 



(4) Gastell de Fels. 

(2) Palamós, puerto de la provincia de Geroua. 

(3) Salou. 



48 
mantener faltando esta asistencia: dice el Marqués de Villa- 
franca que el auer ofrecido ir á Castil de Felis con el vizco- 
cho y artillería menuda, auia sido suponiendo que se ocu- 
pase primero Palamós, y de otra manera no: yo estoy cier- 
to que se ajustó que para tomar los puestos sobre Barcelona, 
era preciso que primero llegassen las galeras á Castil de 
Fils con esta artillería y vizcocho, y que después de aquar- 
telados y seguros, se hiciesse lo de Palamós; pero me remi- 
to á lo que dirá Geri de la Rena que estuvo presente, y el 
Duque de San Jorge, que vio la mayor parte de la conferen- 
cia; y lo que se puede dudar es. que todas las preuenciones 
que en esta primera embarcación se auian resuelto llenar, 
miran mas á ocupar los puestos á Barcelona, que no otra 
empresa; pues eran artillería menuda, casi todos los gasta- 
dores del exército, y el vizcocho', sin el qual no se podia lle- 
gar á ocupar los puestos; y también es cierto que al ocupar 
á Palamós se ajusto irían las galeras con lo que fuese me- 
nester para tomar aquella villa: yo hallé al Marqués en Saló 
auiendo puesto en dos barcas la artillería y pertrechos que 
se' auia resuelto dexar en las galeras, y en otras dos los de- 
mas que se trujeron de Vinaroz, sin grano de trigo ni ceba- 
da, y con resolución, si el tiempo le huviera dado lugar, de 
irse á los Alfaques, dejando solas dos galeras con orden de 
que no pasasen vn dedo de Tarragona, y después de largos 
discursos, lo que más se pudo sacar fué que quedassen 6 ga- 
leras, y que desembarcando de las dos barcas los pertrechos 
que se hauian traído de Vinaroz á Tarragona cargasen de 
Vizcocho; y estas 4 y las demás que se pudiessen recoger, 
para pan, harina y cebada, las licuase de conserua, o á re- 
molca á seguridad de tiempo y enemigos hasta Castil de Fe- 
lis, quando el Marqués de los Velez auisase estaua asegurado 
aquel puesto. Este, Señor, es solo el medio que el exército 
tiene para sustentarse, que si es bastante, lo dejo conside- 
rar a V. Mag. d porque las conduciones por tierra son impla- 
ticables, y totalmente estamos desesperados dellas, por dos 
razones: la primera por la falta de medios para la condu- 
cion; y la otra, porque quando huuier.a algunos en viaje tan 



49 
largo, y hallándose la tierra con tantos enemigos, fuera im- 
posible pasar sin muy gruesos comboyes, pues se está expe- 
rimentando que estando oy el exército cerca de aquí, y en 
lugares continuados, no es posible salir dellos sino perdién- 
dose la gente que sale, y solo somos dueños del terreno que 
pisamos: y V. Mag. d sabe que en lo de Salsas, donde el Pais 
era favorable y seguro, la asistencia de las galeras se tuvo 
por tan importante; y lo que sobre esto pasó, y la diferen- 
cia de poderse sustentar el exército en esta ó en aquella em- 
presa, sabe también V. MagA De todo doy quenta á V. Mag. d 
en conformidad de la orden que trujo del Marqués de los 
Velez, á quien llegaré mañana á dársela de lo que ha pasa- 
do para que pueda tomar resolución, y auisar á V. Mag. d 
della. Nuestro Señor guarde la Cathólica Real persona de 
V. Mag. d como la Christiandad ha menester. Tarragona 13 
de Henero de 1641. — (Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. H- 
74, fols. 459 á 461.) 

Núm. 590. 
Carla del Marqués de los Vélez á Felipe IV. 

►f» Señor. — En despacho de 31 del passado dige á V. M. d 
que desde esta ciudad le daria quenta de algunas negocia- 
ciones que procuraua introducir para la reducion de Bar- 
(celoná) y este principado, y es que auiendo conferido con 
el Marqués de Torrecusso, D. Juan de Garay, Licen. do Don 
Fran. co Anth(om)o de Alarcon, y D. Ramón Rubí, que seria 
combiniente buscar medio por donde poner en mala fee las 
vniuersidades de esta prouincia con Bar. na por auerse dado 
á Francia, y desengañarlos de la plática que los de aquella 
ciudad an tenido, dándoles á entender que el ánimo de V. M. d 
es asolarlas y quitarles sus fueros y constituciones, exortán- 
doles con esto á que se defiendan asta perderse como ellos 
lo están, biendose tan culpados en las sediciones y atrocida- 
des que se an cometido, y para esto nos a parecido será bien 
llamar á esta ciudad los Abades de Poblete, santis Cruces y 
Tomo xxiii 4 



50 
Prior de Escaladey, que son personas de mucho crédito y 
estimación en la provincia, para encargarles que cada vno 
por su parte procuren desengañar las vniuersidades y otros 
particulares que tengan mano para lo mismo, persuadiéndo- 
les á la verdad y afeando la Resolución de Barcelona, y les 
aseguren del tratamiento que el exército hace á esta ciudad 
y demás partes donde no se le ha hecho Resistencia, porque 
me consta que en Ba.v(celon)a. an publicado los sediciosos y 
mal intencionados que esta ciudad abia sido saqueada, des- 
onzadas las mugeres, y robadas las Iglessias, y degollados los 
vezinos; y para deshacer este engaño tan perjudicial, hago con 
el cauildo de esta santa Iglessia que escriua la verdad á los 
demás de las catredales de la prouincia, y embie á pedir se- 
guridad á Bar. a para que bayan dos capitulares á tratar de 
composi(a)on de oficio; y á todo an ssalido con grande vo- 
luntad, ofreciéndose con mucho afecto, y en la conformidad 
referida e escrito á los Abades de Poblete, santas cruces y 
Prior de escaladey, bengan á berse conmigo, y solo dudo que 
se atreuan á executarlo por los riesgos del camino. 

También se queda biendo, con ocasión del despacho que 
he rreciuido de V. M. d sobre la libertad de D. Gabriel de 
Lupian, lo que se podrá obrar por su medio con los lugares 
de Confleu y condados de Rosellon, en que no se perderá 
punto, y de lo que se hiciese y fuere sucediendo, yré dando 
quenta á V. M. d , cuya católica y Real persona guarde Dios 
como la cristiandad á menester. De Tarragona y febrero á 
4 de 1641. — El Marqués de los Velez. — (Rúbrica.) — (Archivo 
general de Simancas. Carta unida á la consulta de la Junta de 
ejecución de 14 de Febrero de 1641, legajo 1.374, Secretaría de 
Guerra.) 

Núm. 591. 

Carta del Marqués de Villafranca al Conde Buque. 

Señor, llegan qui las dos galeras que yo auia mandado 
benir de Ruisellon para que llebasen el dinero y la gente 
que ha de hir á aquel exército, y después de aber llegado á 



51 

solo esto, me haze el Marqués de los Velez grandes hins- 
tancias para que las embie, y es sin duda, que no se deten- 
drán, y su ex. a no trae los auisos muy ajustados, porque ha 
salido bario el de las Galeras de francia en Barcelona, pero 
es cierto que ocho "Nauios de su Armada bordeaban sobre 
Palamós, y los encontró el capitán de estas dos Galeras, y 
con biento fresco se le hicieron á la Mar, aviendo antes 
(á Arcabuzazos), hecho pedacos las belas á vn Bergantín 
nuestro. 

Del Agente del Duque de Cardona, de Magarola, y de 
otros, sabrá V. E. que el Duque de luinno está en Barcelo- 
na, y tan poco estaba cuando nuestro exército estubo sobre 
ella: en fin, la retirada y el aber hido con ánimo de azerla 
sin Artillería, y por cumplir, y sin aguardar oras lo que se 
pidió, nos ha destruido, y como esto lo siento vibamente, no 
es mucho, señor, que assi lo escriba. 

De quantos tratados emprendiere el Marqués de los Ve- 
lez, V. E. no haga género de caso, porque del Marqués no lo 
hazen en Barcelona: creen que los engaña, y Claris y Bergós 
le glosan los pensamientos, y en fin, ni ellos ni nosotros 
nos estamos en términos de confiancas, ni ay Abbad de 
S. ta Creus, ni nadie, que pueda rebenzer la dificultad. 

En lo que proponen á Su Mag. d los cabos de nuestro exér- 
cito alio mucha malicia y poca gana de obrar, y porque la 
materia es tan ymportante, no le he aplicado ningún rebo- 
zo, y la he escrito como la alcanzo. 

La Duquesa de Cardona y sus hijos están en aflicion; ella 
la merece, pues se entró en Barcelona, y ellos no; pero á to- 
dos debe Su Mag. d ampararlos, y si pueden salir á trueque, 
convendría se hiciese presto, porque ympiden mucho al 
obrar nosotros con los catalanes, que apreendi eremos (1) por 
el camino derecho, y no se debe seguir, mientras aquellos 
señores están detenidos en Barcelona. 

A Tarragona quise llebar los quatro nauios de granos que 
vinieron á Vinaroz, pero alli aze que se desembarquen el 

(I) Emprendiéramos, querrá decir? 



'ó'2 
Virrey de Valencia, con que serán mas las dilaciones, las 
costas, y las mermas, y yo, señor, obro entre todos contra 
mi dictamen, y realmente con apeligro de herrar mucho, 
porque son principiantes caprichosos. Guarde nuestro señor 
áV. E. los muchos años que desseoy he menester. Alfaques 
A 14 de Ebrero de 1641.— -Señor, aderezemos las cosas, que 
es largo el berano.=Don garcia de toledo, Marqués. =Rúbri- 
ca. — (Archivo general de Simancas, Secretaría de Guerra. 
leg. 1.374.) 

Núm. 592. 

Otra carta del Marqués de Viliafranca á Felipe IV. 

Copia de caria de Don García de Toledo Osorio á S. M., fecha 
en Alfaques á 11 de Febrero de 1641. — ^ Señor: El papel 
hiucluso de la Junta que formó el Marqués de los Velez, a 
llegado á mí después de pasar á las manos de V. Mag. d , que 
si no, huuiera llebado mi boto, y el de Juanetin Doria. 

Consistió la dicha Junta en tres puntos que propuso el 
Marqués: el primero, sobre obrar alguna facción entretanto 
que V. Mag. d resoluia el empleo de su exército: U que 
abriese el paso la buelta de Lérida: en quanto á faccjon nue- 
ba (reducido ya á Tarragona), por aquel contorno, no la 
alio. Y en pasar á Lérida reconozco gana de retirarle: Udes- 
azerle. Y todo lo que el Obispo de Urgel propone (desecho) 
se consiguiria mal. Y ló que Don Juan de Garay dize de que 
no aliaría Víberes, conforma con lo que se a visto que Ca- 
taluña a obrado en todas partes, y esperar della que se se- 
duzga por el mal tratamiento de franceses, téngola por obra 
larga, porque la obstinación de catalanes no se desiste fácil- 
mente. De modo (señor) que si el exército se encaminase á 
Lérida, no podria V. Mag. d hacer quenta del, siendo en lo 
más de Visónos deseosos de bolber á sus casas, á quienes, 
franqueada la puerta, quedara concedida la licencia, y assí 
entretanto que V. Mag. d manda otra cosa, está el asigurar 
á Tarragona. 

El segundo, de bolber á hintentar la empresa de Barcelona 



53 

es de ociosidad, porque si se deseara de benir á él (con efec- 
to), no se auia de aber retirado el exército doze leguas, sino 
cuando mucho, quedarse sobre Menjuí: U sobre el Rio: to- 
mando á las espaldas á Martorel (el qual no sé cómo se bol- 
beria á repasar). Y supuesto que á lo dicho no se atendió, 
no auia para qué reduzir aora á botos fantásticos el bolber 
á aquella empresa. Y lo que dice Don Juan de Garay de que 
se saque gente del exéi^ito de Cataluña para Portugal, mira 
(con arte) á desazer (por medio de lo dulce de este arbitrio) 
su culpa en la retirada del exército de V. Mag. d de sobre 
Barcelona, porque á dejarla como se alia y Cataluña toda, 
(enflaqueciendo á el exército referido) no ay de quien yo me 
pueda persuadir á creer, que por racon ose pensarlo, cuanto 
más dezirlo, y no beo que nadie pida que entre en socorro 
el trozo de Lérida, y esta omisión (á mi juicio) es de mala 
señal. 

En el punto tercero, he entendido por órdenes de V. Mag. d , 
que si el Marqués de los Velez resoluiese que nezesita de los 
quatro tercios de Rosellon, se le traigan, y oy no beo que lo 
resuelbe, sino que lo dilata, y solo prebiene que aya embar- 
caciones, y de vna ora á otra se pueden ofrezer nobedades 
que hagan difícil el pasaje, y estas dan causa á hintroducir 
yo (en mi profesión) otro punto, acrezentando á los de la 
junta, y en lo demás que el Marqués asiente de asistenzias 
marítimas, asta aora más ha sido preciso aguardarlas (en 
doze oras, que acrezentarlas, en todas las escuadras), si bien 
me ajusto en que beugan, y lo he suplicado á V. Mag. d 

El dicho Marqués me auisó que auia Armada de Franzia 
de Nauios y Galeras en Barcelona, y auiéndole hecho ins- 
tancia sobre la certeza, ni la da, ni la niega, y si an de ser 
Visónos los que las Galeras an de llebar á Rosellon, no hi- 
rán guarnecidas con ellos, y se perderán (sin duda) si las 
reencontraren. Y esto mismo será si lo hicieren solas ocho 
buenas, porque las de V. Mag. d no lo son oy, ni Visónos 
para pelear en el agua, y á la buelta, con los quatro tercios 
bendrian bien, por lo que toca á gente de guerra (y no con 
menos), pero quedarán sin marineros, Artilleros, los basos 



54 
abiertos, caídas las obras muertas, sin jarcia de confianca, 
Belas, Arboles, Antenas, ni Remos. 

Considerando que si la nueba de la Armada fuese cierta, 
mudada la guerra de Cataluña (y que en este caso me auia 
mandado V. Mag. d dar quatro mil hombres Viejos de Ro- 
sellon, y que me siruieran en él todos los Artilleros del Trin 
que auia de embarcar), pedí al Marqués de los Velez otro tal 
socorro para manejo de las galeras y asistir á su exército (y 
cuando más me hinsta que lo haga), menos beo que lo en- 
camina, dándome con qué y sin tenerlo (sino palabras de 
cortesía), y no auiéndome alargado á más de lo supuesto, 
sino en ciento y cinquenta reformados de Alféreces y Sar- 
gentos, que salieran cada Galera á siete (y éstos por ser pre- 
cisos para ocupar puestos): nada pedí al Marqués sobrado, 
y sin lo pedido, nada podré obrar (señor) cuando, con lo que 
tiene, nada obra el exército. 

Reconocido que sus cabos se encaminan á retirarle, enfla- 
quecerle, U á ebaquarle por socorros á Portugal, he tenido 
por preciso pasar á lo siguiente: suplico á V. Mag. d que si 
excedo, me lo perdone. 

Dos Puertas (señor) se juzgaron siempre en España por 
ocasionadas: La Una, la de Nabarra, á que se aplicó Pam- 
plona: La otra, la de Rosellon con Perpiñan, y si Cataluña 
se pierde, se perderá Rosellon, y si Barcelona no se recobra, 
quedará á todo riesgo, porque el socorrerle por mar es hin- 
«jierto, aunque no ymposible, y perder á Rosas (perdidos ya 
los Puertos sobre ella), y no auiéndose querido recobrar (á 
Tienpo) es fácil y aun hinduuitable, y en Aragón y en Va- 
lencia no alio defensas sobre sus Rayas, ni aun sobre sus 
Marinas (pues Peníscola solo fué retiro de vn eclesiástico 
desauiado). 

Que cuando los franceses están apoderados de. lo más de 
Cataluña, se sobresea con ellos, y con los naturales que á 
traycion se la pusieron en las manos, dando enseñanza á 
quantos quisieren ser tray dores (y ya lo an querido) ni por 
materia de estado, ni por Uso de buena racon, lo alio com- 
biniente; pudiendo continuarse Cataluña con Francia, y no 



5o 
pudiendo hazer lo mismo con Portugal, cayéndonos aquél 
supeditado y ceñido de Prouincias de V. Mag. d , y ésta, do- 
minándolas por lo dicho, y aunque Portugal puede ser so- 
corrido por Mar de enemigos, el género de tales socorros 
siempre llama gran costa y riesgo del que los da, y poco be- 
neficio y zerteza del que los recibe. 

Tiénese por constante que en los Principios de la sedizion, 
Portugal se podrá someter (fácilmente), y no es dudable que 
después podrian aumentársele fuercas ausiliares, y las pro- 
pias aplicarse á mejores disposiciones. 

Obstame que presto se dé por barajado y rendido vn Rey- 
no, cuyas todas placas se alian á debocion del que le rebeló, 
y les abrá entrado Bastimentos, Municiones y gente, y cuan- 
do en la campaña no pueda ser superior, será embarazoso, 
y se hirá bendiendo dedo á dedo, y no le faltarán soldados 
de su naziou, y assi no por hir aprisa, dejando lo más im- 
portante en el mal estado, se efectuará lo que más se desea 
(y debria suspender para conseguirlo con mayor certeza) su- 
puesto que para las dos atenziones no se juzga que á un 
tiempo aya forma bastante. 

No beo que se hace capital del deslustre de las Armas de 
V. Mag. d , en desistirse de Cataluña, ni de la hin certidumbre 
de poder mantener lo que en ella quedare (por desamparar), 
ni del estrépito que en naciones dibersas, y en Príncipes mal 
afectos causaría el conozimiento de que por vna repulsa de 
catalanes rebelados, se apartase V. Mag. d del empeño de 
castigarlos (auiéndole ernpecado) y menos alio que se mida 
qué riesgos causaría este partido, pudiendo ser mayores que 
los que ha causado la Rebelión (sola) de Cataluña, á cuyo 
ejemplar obró otra Portugal (aun cuando pudo medir que 
se juntaban exércitos tan grandes para castigarla), siendo 
diferente y opuesta la razón de berlos desbanezer con tanta 
mengua (sobre aber quedado pocos dias antes rechazados en 
Illa, de quatro descalzos, y aora en Barzelona de pocos más, 
y no mejores, y en vna y otra parte á miedo y vozes de so- 
corros de Francia), ni menos reconozco que se aya ponde- 
rado, que al mismo tiempo que Barcelona jura por su señor 



56 

aquel Rey, V. Mag. d que lo es tanto inás grande, alze la 
mano de enfrenarla, ni alcanzo que se toque que para los 
socorros de las Prouincias de Italia, es adyazente Cataluña 
y remotas las otras, y que de zien viajes que de hiuierno 
desde ellas hiciesen Galeras, azertarian dos U tres, y se per- 
derían muchas en el largo tránsito desde Vinaroz á Genova, 
U á Liorna, y con el peligro de Golfo tan tormentoso. De 
todos los ministros que en materias tan grandes dizen su 
sentir, se debe creer que dirán lo que entienden, y no lo que 
quieren, pero los botos de algunos de la Junta dan causas 
á diferentes sospechas, y la mia es que lo que oy se propone 
para escusar términos estrechos con Cataluña, se propondrá 
mañana para hazer lo mismo en Portugal, con que el vno y 
el otro Reyno podrian quedar perdidos y perder más, y este 
papel ha uisto Juanetin Doria, y no le contradice: guarde 
nuestro señor la cathólica persona de V. Mag. d los muchos 
años que la cristiandad ha menester. Alfaques á 1 1 de Ebre- 
ro de 1641. — Don garcía de toledo ossorio. — (Rúbrica.) — 
(Archivo general de Simancas. Secretaría de Guerra, lega- 
jo 1.374.) 

Núm. 593. 

Nueva carta del Marqués de Vallafraaca al Conde Buque. 

Copia de carta original de D. García de Toledo y Osorio al 
Conde Buque, fecha en Alfaques á 11 de Febrero de 1641. — 
t%< Señor: diré á V. E. quatro palabras en el caso pasado de 
nuestro exército sobre Barcelona, para descender á lo que 
oy tratan sus cabos (según vn papel que he uisto). 

A un tiempo se quiso ocupar el puesto de Menjuí y en- 
trar de bolada en la ciudad, y uniendo en la eminenzia ga- 
nados los dos trincheones primeros, el Marqués de Torre- 
cuso pidió Artillería y socorro para ocupar el fuerte; embiá- 
ronle orden para que se retirase, y D. Juan de Garay le 
aplicó el socorro tan tarde que no le pudo baler, y hinstan- 
do el Marqués en que dentro de dos oras ocuparía el fuerte 
si le daban dos ó tres piezas, y en que no era bien que el 



57 
exérgito se retirase con tanta nota, ni lo vno ni lo otro con- 
siguió. 

San Jorje y D. Albaro de quiñones estaban de acuerdo 
de entrar por la Puerta de San Antón á bueltas de la gente 
de la tierra que se retiraba. D. Albaro encontró con vn Ba- 
tallón que le obligó á rodear, y empeñado s. fc Jorje y no so- 
corrido, quedó muerto, y las dos facciones desechas. 

No hubo falta de viberes, porque solos los que se aliaron 
en Martorel pudieran mantener dias, y la caballería no estaba 
tan en el último estado, que no debiera esperar lo que pidió 
y se le Uebó por Mar, en transcurso de 12 oras. 

Con esto se dio el cabe á Torrecuso, por habérsele fiado 
la empresa y quitádosele á D. Juan, y él quedó bengado y 
dueño del Marqués de los Velez, de D. Francisco, y los de- 
más de la Junta, y se desampararon los puestos que se auian 
ganado en distrito de doze leguas. 

Aora reconociendo que Su Mag. d ha deseado fenezer con 
catalanes para aumentar fuergas contra Portugal, y visto que 
Cataluña se acabó y puso en manos del Rey de Francia, se 
quiere coser el desgarrón con aplicarse todos á que todo 
pase á Portugal, agiendo cuenta que abraza dos fines: el vno, 
que con disponer este socorro, quedará oluidada (y aun qui- 
9a agradecida) la culpa; el otro, que por esta via se echaron 
los empeños á hombres ágenos, escusando los propios, y en 
lo particular de Garay, mira á que por el peligro de Ruise- 
llon le manden bolber á él, auiéndole yo oydo que no ay 
otro cargo en el Mundo, y que ymporta mucho desmembrarle 
del Virreynato de Cataluña. 

El papel que me an embiado, hincluyo (señor) en esta 
carta, y también lo que en él me maravilla: guarde nuestro 
señor á V. E. los muchos años que desseo y he menester. 
Alfaques A 11 de ebrero de 1641. — Señor hec omnia operatur 
vnus. — D. García de Toledo Ossorio. — (Archivo general de 
Simancas. Secretaría de Guerra, legajo 1.374.) 



58 

Núm. 594. 

Soluciones propuestas á la Junta por el Conde Duque para la 
pacificación de Cataluña. 

Copia de Consulta original de la Junta Grande á 16 de Fe- 
brero de 1641, sobre lo que se lia propuesto al Conde Duque 
para la composición de las cosas de Cataluña. — *%* Señor: En 
esta Junta a referido el Conde Duque que algunas personas 
le han propuesto, para la composición de lo de Cataluña, 
tres cosas: 

La primera, que absolutamente salga el exército, ponien- 
do los presidios como conbiene, pues con esto se dice se con- 
pondrán. 

La segunda, que se conzeda perdón general y particular á 
las cauezas que estubieren en acción. 

La tercera, que el exército se pusiese en parte fuera de los 
condados para los conciertos. 

Y dijo el Conde que trahia á la Junta lo referido para que 
se votase en este negocio. 

La Junta a conferido en la materia con toda atenzion y 
desvelo, como lo pide su gravedad, y ha parezido represen- 
tar á V. M. d que si los catalanes offreciesen que los france- 
ses saldrían del Principado ajustándose las cosas y compo- 
niéndose, vendría la Junta en que se les couzediese las hon- 
rras, mercedes y prebilegios que para el caso fuere necesario. 
Pero llegar a hazer indecencia, y con effecto sacar las armas 
sin saver lo que han de obrar de su parte, es cosa dura y 
bien de reparar, y así la Junta tiene por conveniente se re- 
mita al Marqués de los Velez la propuesta, diciéndole que 
able claro á los catalanes, como está dicho; que sus prebile- 
gios se les guardarán, concediéndoles perdón general, por- 
que ceder sin fruto es cosa que no se deve hazer. Adbirtien- 
do al Marqués oiga lo que le propusieren, sin admitir el 
sacar el exército ni dar oidos á esta plática por niDgun acon- 
tezimiento, porque esto a de ser lo último que se a de exe- 



59 
cutar: reduziéndose aquellos vasallos á lo que deven, escri- 
biendo al Marqués dé quenta de todo lo que se offreciere, 
para que V. M. d mande lo que conbenga. En Madrid A 16 
de Ebrero 1641. — Real Decreto en la carpeta: «como pa- 
rece.» — (Archivo general de Simancas. Secretaría de Gue- 
rra, leg. 1.374.) 

Núm. 595. 

Primer canje de prisioneros. 

Deseaba D. Fernando de Ribera el trueque del capitán de 
infanteria D. Joan de chias, assi por á los ruegos de D. Luis 
Hieroniíno, maestre de Campo de infantes, como por la tra- 
vesura del prisionero; y assi por carta suia despachada en 
valls á los 19, prometió remitir al gobernador de las armas 
de los colles al Sargento maior de Vic, Jaime Brunet y Puix, 
en trueque del otro: que se executó con mucha galenteria de 
los cabos, y por entonces se halló única aquella acción. — 
(Bibliothéque Nationale, París. Ms. Sevilla, núm. 115, to- 
mo II, fol. 90.) 

Núm. 596. 

Gestiones para libertar á Semmenat. 

Hallávase en Tarragona prisionero entonces el capitán de 
Cavallos Don Alexos de Semmanat, hombre de grandes espe- 
rancas y tales, que deseavan los consistorios el verle en el 
exercicio de su puesto; para ello ordenaron al de Marguerit 
que por medio de un trompeta tratase con el de los Velez el 
concambio con el dicho cirugiano fraile de San Francisco, 
pues tan deseoso se hallava de bolverle cerca de su persona, 
y la del criado del dicho Barón de Rocafort, aunque se diesen 
dos de los soldados ordinarios que se tenían presos de los 
contrarios, y efectuóse esto último, como assi el dar pasaporte 
al canónigo Hiacinto Rossell para volverse de Cabra á la Seo 
de Urgel para descansar allá su campaña cansada de las 
fatigas de todo el invierno y á la del maestro de campo Vi- 



60 
laplana para seguirle á Rosselion, donde se necesitava de su 
presencia. — (Bibliothéque Nationale, París. Ms. Sevilla, nú- 
mero 115, tomo II, fol. 86.) 

Núm. 597. 
Copia de una carta del Maestre de Campo D. Simón Mascareñas. 

En carta suya de Torre de Ambarra á 4 de Abril de 1641. 
- — Yo estoy ya en mi cuartel con mi tercio. Enviáronme á 
él, porque ay avisos de que el enemigo quería romperle por 
escalada; yo estoy con toda la prevención. La pla9a es flaca 
por naturaleza. Tengo dentro mil infantes y quatrocientos 
caballos, toda gente de buena data: el castillo á donde biuo, 
no me le ganarán sino por asedio de hambre y sed, conque 
no temo tanto la interpresa. Hice vn dia destos vna salida 
con ducientos mosqueteros, y ducientos y cincuenta caba- 
llos á vn lugar dos leguas deste; tómele el ganado, porque 
perecemos, y todo lo que fué muías y caballos: no quise que 
se saqueasse porque havia mugeres dentro, y no quise que 
hubiese desórdenes como las sucedidas, que me parece fue- 
ron parte del mal suceso que tuvimos. Al fin traximos de 
comer para esta pascua. — (Biblioteca Nacional, Madrid. 
Cód. #-74, fol. 89.) 

Núm. 598. 
Otra carta del mismo. 

De Torre de Ambarra en 7 de Abril 1641. — Estamos 
aguardando cada dia sitio, porque el exército del enemigo a 
marchado en esta vuelta. D. Fernando de Riuera y yo ha- 
llemos de ser los primeros sitiados, porque estamos en la 
frente del exército. El está de la parte de la montaña, y yo 
de la marina; veremos con cual de nosotros choca. Este es 
camino real de Barcelona, si bien se teme mas la ribera. Es- 
tamos con toda la prevención: yo me he fortificado todo lo 
que me ha sido posible para el terreno en que estoy, y con 



61 

todo, estoy flaquísimo, de suerte que si en tres" dias de sitio 
no me socorren, es tuerca que me pierda, y con esta consi- 
deración no me han metido más que quatro dias de bizco- 
cho, sal, tocino y aceite. Todo lo que me toca e hecho; aora, 
obre Dios, que aquí los aguardaremos con lindo ánimo y 
espero en él no le saldrá barato al enemigo. — (Biblioteca Na- 
cional, Madrid. Cód. ií-74, fol. 89.) 

Núm. 599. 
Otra del mismo. 

De otra carta de Torre de Ambarra de 13 Abril 1641. — 
Después de haber escrito á V. S. se detubieron las cartas tres 
dias; en Ellos tuve orden del Condestable de Ñapóles para 
que fuese con caballería y infantería á romper vn qu artel 
del enemigo que estaba del mió legua y media; hícelo así, 
y alíelos ya en arma, vime empeñado y cerré con la caballe- 
ría por vna parte y con la infantería por otra, dexando de 
reten dos batallones de infantería y dos de caballería, con 
que fui sercando los que habian atacado; rompiles matán- 
doles alguna gente, aunque no fué mucha, porque tenían la 
sierra por las espaldas á donde se retiraron y otros á la igle- 
sia, á donde no quise que los ofendiesen porque les valiese 
aquel sagrado. Quemé el lugar, cumpliendo con la orden 
que tenia, y toqué á retirar, y lo hice después de dar saco 
con mucha ordenanza y sosiego. Matáronme tres hombres, 
hiriéronme seis. — (Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. ií-74, 
fol. 89 vuelto.) 

Núm. 600. 

Otra del mismo. 

De otra carta suya de Torre de Ambarra 18 Abril 1641. — 
El enemigo se vá rehaciendo otra vez para buscarme, y yo 
estoy con cuidado p. a poder aguardarle aquí. Dios disponga 
lo que mas fuere servido, que yo espero en su divina mise- 



62 
ricordia, de darle otra vez en la caueca. El Condestable me 
ha socorrido, con más quinientos infantes y cincuenta caba- 
Uos.— (Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. JT-74, fol. 89 
vuelto.) 

Núm. 601. 

Carta del Príncipe de Butera al Marqués de Torrecuso (1). 

Del Condestable. — Anoche, con la viva voz, Supliqué á 
V. E. de que se sirviesse animarse á querer, sirviendo á 
S. M., que Dios guarde, y favoreciéndome á mí, servir en 
este ejército el puesto que V. E. tiene de Maese de Campo 
General del, y porque el desearlo tanto Su Magostad y en- 
cargármelo que lo procure con V. Ex. a le suplicase de nue- 
vo, y entender que el estado de las materias son tales, qua- 
les V. Ex. a con su prudencia los puede considerar, y aunque 
la salud y sentimiento tan justo que tiene le han obligado 
asta ahora al retiro, al conocer obra lo que Su Magostad lo 
desea, y con las palabras tan vivas que lo encarece, que co- 
mo á servidor de V. Ex. a le suplicaré á considerar que no ay 
cosa de mayor estimación que servir á su Rey y señor, con- 
forme y donde quiere, quando se hecha de ver tan vivo el 
deseo de servirse de su vasallo. En lo que tengo de suplicar 
á V. Ex. a es q Ue ¡o considere con su prudencia y que quan- 
do esté resuelto á no pasar adelante en el puesto que V. Ex. a 
sirviendo á su Magostad en este exército como lo tiene di- 
cho, favoreciéndome con su consejo y prudencia, le quedaré 
por mi parte con las obligaciones mayores. Dios guarde á 
V. Ex. a como puede y yo deseo. De casa á los 17 de Abril 
de 1641. En Tarragona. Federico Colona. — (Biblioteca Na- 
cional, Madrid. Cód. #-74, fol. 103.) 

(I) Así empieza el códice: «O sea haber repetido con nuevas ins- 
tancias el Condestable á su Magestad representándole no poder ejercer 
su cargo sin Maese de Campo General, llegó un correo con cartas del 
Marqués de Torrecuso, de su Magestad y del Conde Duque, en el plie- 
go del Condestable, que con un papel suyo leembió, cuyas propuestas 
y respuestas son las siguientes.» 



63 

Núm. 602. 

Carta del Marqués de Torrecuso al Príncipe de Botera. 

Señor mió. A su Magestad he enviado fee del Protomédi- 
co de los achaques que me trabajan; lo cierto es que á no 
procurarme el remedio de ellos, será acabar con todo: acá 
no lo hallo. De callenturillas continuas no hago caso, como 
no lo he hecho de ella, de dos años á esta parte que me ator- 
menta, mas de la continua distilacion, y de haber casi per- 
dido la memoria es de lo que debo hacerlo. Señor: V. Ex. a 
sabe que por lo que toca á decir mi sentir de lo que me ha 
preguntado, de noche y de dia, sano ó enfermo, me he halla- 
do con prontitud; en lo demás, como que este exercicio que 
requiere trabajo personal y mental, no me he puesto en ello, 
por no poder satisfacer con mi obligación, exercitándolo, in- 
tentar con lo poco ó nada de salud que tengo el exercerle: 
para exercerle mal, ni lo puedo hacer, ni lo sé hacer, ni he 
servido nunca mal. Claro está que volviéndome nuestro se- 
ñor la salud, he de acabar la vida en su Real servicio, sir- 
viendo y obedeciendo; y pues hasta servirse de ello su Ma- 
gestad no he de retirarme á mi casa, se me debe creer, que 
el no exercer el cargo, es causa de ello la poca salud, la qual 
no está en mi mano el tenerla. También se me debe creer 
que habiendo de quedarme acá, sirviendo en lo que la salud 
me dá lugar, más á cuenta me tubiera servir con autoridad y 
comodidad, que sin cargo no se puede esperar en los exérci- 
tos. Esto es lo. que puedo responder á su carta de V. E.: que 
le guarde Dios, como yo su servidor deseo. Tarragona 18 de 
Abril de 1641. Cario Caracholo, Marqués de Torrecuso. — 
(Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. íf-74, fol. 103.) 

Núm. 603. 
Carta del Rey al Marqués de Torrecuso. 

El Rey. — Maesse de Campo General, Marqués de Torre- 
cuso, de mi Consejo de Guerra. En la junta de Execussion 



64 
se ha visto el papel que disteis al Condestable de Ñapóles, 
mi lugar teniente y Capitán General del Principado de Cata- 
luña, en que referís las racones que os movian para no con- 
tinuar el servir el puesto de Maestre de Campo General, y 
habiéndoseme consultado sobre ello ha parecido advertiros, 
que el tiempo, ni las ocasiones, es para escusarse de mi ser- 
vicio, en particular persona como la vuestra y de quien ten- 
go tan particular satisfacción, pues no es justo que á quien 
le corren tan particulares obligaciones, se aparte de él, aun- 
que las ocasiones de sentimiento que tenéis de la muerte del 
Duque vuestro hijo sea tan legítima; y así os ordeno que sin 
embargo de lo que representáis, no os escuseis de exercer el 
cargo por lo que conviene á mi servicio, esperando que vues- 
tra respuesta será darme cuenta de como estáis sirviéndole. 
De Madrid á 9 de Abril de 1641. — Yo el Rey. — Por manda- 
do del Rey uro. Señor, D. Fernando de Contreras, etc. 

Núm. 604. 
Contestación al Hey del Marqués de Torrecuso. 

Señor: pienso que no es tan corta mi fortuna, que en los 
años que he servido á V. Mag. d no he hecho experiencias 
de que, para continuar el Real servicio, ninguna atención, ni 
fin particular me ha hecho ernbaraco: lo mismo me sucede- 
ría, y en los trabajos que ha sido nuestro Señor servido dar- 
me por mi falta de salud, que es tan grande, como tengo re- 
presentado, y cada dia crece, al paso que en esta cyudad no 
ay medios para mejorarme, y así espero de la Real piedad de 
V. Mag. d se ha de servir de permitirme pueda cuidar de mí, 
pues el fin principal para que lo procuro es para poder con- 
tinuar el Real servicio de V. Mag. d , cumpliendo con mis 
obligaciones. Guarde Dios su católica y Real Magestad como 
la Christiandad ha menester. Tarragona 20 de Abril de 1641. 
— El Marqués de Torrecuso. — (Biblioteca Nacional, Madrid. 
Cód. jff-74, fol. 104.) — La carta original se halla entre los 
Papeles del Marqués de Torrecuso. — (Biblioteca Nacional. Có- 
dice 2P-2.68, fol. 488.) 



65 

Núm. 605. 

Caria de! Conde Duque al Marqués de Torrecuso. 

Señor mió: V. S. sabe lo que yo le quiero y también lo que 
le deseo y he deseado siempre. Creo que V. S. está fuerte en 
no admitir el manejo de su puesto en ese exército, y aunque 
yo me puedo engañar mucho, hasta que lo vea no lo he de 
creer, que teniendo el Rey nuestro Señor (Dios le guarde) 
necesidad de V- S., le ha de faltar, pues no lo ha hecho nun- 
ca, ni es cosa de hombre tan grande como V. S. salir de la 
barca el dia que se corre tempestad, y tempestad tan des- 
echa como la que estamos viendo, y que le parezca que V. S. 
cumple con decir que tomará una pica, porque destos tene- 
mos y tendremos quantos sean menester, pero para lo otro, 
no, como V. S. lo está mirando, y en quanto á que V. S. se 
halla quebrantado y rendido de los trabajos y pérdidas, no 
me maravillo, sino que antes confieso que es milagro que no 
sea mucho mas. Pero á esto se obligan hombres grandes en 
el mundo: yo espero firmemente que quando no interviniera 
en el servicio del Rey nuestro Señor, Dios le guarde, que es 
lo más, por mí solo y por no desobedecer á su Mag. d que 
tanto lo desea, y á lo que es mas que tanto lo ha menester, 
y yo mas que todos, con que no me queda duda. Dios guar- 
de á V. S. como deseo, de Madrid á 9 de Abril de 1641. (Y 
signe autógrafo. ) Señor mió, la ocasión no es de calidad que 
se escuse con ninguna razón á hombre que nació como V. S., 
y que ha procedido siempre como V. S. — D. Gaspar de Guz- 
man.— (Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. H-lá, fol. 104, y 
cód. JF-268. Papeles del Marqués de Torrecuso, fol. 591.) 

Núm. 606. 
Carta del Marqués de Torréense al Conde Duque. 

Señor mió, muy se quanto me quiere y desea y me ha de- 
seado V. Ex. a V. Éx.a es el que no quiere creerme, que en 
Tomo xxiii 3 



66 
esta vida he adorado y adoro el nombre del Conde Duque 
mi Señor, por quien he procurado hacer quanto he sabido y 
mucho más de lo que he podido, y con esto tengo dicho todo. 
Si dijese que las desgracias que me han sucedido y el reme- 
dio de mi casa y algunas otras de las de más importancia de 
las referidas, me obligasen á despedirme deste exército, con- 
cedo que tuviera V. E. mil razones de reputarme por un in- 
fame é ingrato hombre, no solo por hombre que se diga que 
se corre tempestad y tan deshecha, salia de la barca. Yo Se- 
ñor no quiero salir de ella, mas vogar en ella, que tal obli- 
gación me corre: nunca he dicho no tener á lo que V. Ex. a 
me ha ordenado, y aunque no fuesse lo que me ordenaba de 
mi gusto, lo he hecho con gusto, estando en mi mano ha- 
cerlo, y hacerlo con disgusto: dos años son los que me hallo 
con una continua callenturilla, nunca he hecho caso de ella: 
aora demás de estar casi inhábil de la persona por los conti- 
nuos corrimientos que me atormentan, y tengo una continua 
distilacion, y casi perdida la memoria, ponerse una persona 
á ejercer un cargo que es necesario de dia y de noche estar 
á caballo y dictar treinta ordenes por momentos, ¿como lo 
podrá hacer quien no tiene fuercas ni memoria? Dándome 
Dios salud, claro está que serviré, obedeceré y acabaré en el 
servicio de mi Rey y de V. Ex. a Salud en esta Cyudad, no 
espero cobrarla, por no haber los medios, y habiéndolos, no 
me fio de ellos: á Ñapóles no pido de ir: quedarme sin curar 
será acabar con todo. Vea V. Ex. a lo que mas convenga. 
Por remate diré á V. Ex. a que yo nunca he sido hombre de 
invención, ni melindroso, ni fingido, y pues digo que estoy 
malo, créame V. Ex. a que estoy malísimo, que si esto no 
fuera, y lo haberme ofrecido de quedarme acá acudiendo con 
mi parecer y en lo demás que la salud dé lugar, se me de- 
bria creer que me estuviera mas á cuenta servir con autori- 
dad y comodidad, que no se puede esperar, no habiendo car- 
go, que sin lo uno y sin lo otro. Guarde Dios á V. Ex.a mu- 
chos años. 20 de Abril de 1641. Tarragona. =Señor mió, lo 
que me podia ser de grandísimo provecho hoy, dentro de diez 
dias, concediéndoseme, no lo será de ninguno: haga V. Ex. a 



67 

presupuesto de dos cosas: la una, que cosa dexaré yo de ha- 
cer en esta vida por servir y dar gusto á V. Ex. a y que es- 
tando en la forma en que estoy, ni para dar mi parecer seré 
bueno, pues mal lo puede dar quien no tiene cabeza, y que 
si no fuese pecado me deseara morir. Téngalo V. Ex. a por 
el Evangelio, mas vivir y vivir tullido y sin memoria, me 
pesará, por cuya causa procuro el remedio. V. Ex. a es solo 
quien puede darlo. — Cario Caracholo, Marqués de Torrecuso. 
—(Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. ZT-74, fol. 104 vuelto.) 

Núm. 607. 

Consejo de guerra celebrado por el Virrey y cabos de su ejér- 
cito, con asistencia del Arzobispo de Tarragona. 

La proposición que lia hecho el Condestable de Ñapóles 
en la Junta tenida á 26 de Abril, en casa del Marqués de 
Torrecuso, por estar malo, con todos los Cabos del ejército, 
juntamente con el señor Arzobispo de Tarragona. 

Los pareceres fueron en este orden: 

Parecer del Marqués de Torrecuso. 
ídem del Marqués Geri de la Pena, 
ídem de D. Alvaro de Quiñones, 
ídem del Arzobispo de Tarragona, 
ídem de D. Fernando de Pivera. 
ídem del Conde de Singuien. 
ídem de D. Alfonso de Calatayud. 
ídem de D. Simón Mascareñas. 
ídem de D. Pedro Cañaveral. 
ídem de D. Diego de Guardiola. 
ídem de D. Bernabé A. de Salazar. 
ídem de D. Fernando de Texeda. 
ídem de D. Tomás Mexía de Aceuedo. 

Proposición del Virrey. — Que no habiendo mas que siete 
dias, incluso el de oy Viernes, y sabiendo que en Vinaroz no 
ha} 7 mas (que) cinco mil anegas de trigo destinado para este 
ejército, y dependiendo este socorro de traerlo aquí en las em- 



68 
barcaciones menores y galeras que dependen del Marqués de 
Villafranca, y atento el saber que no hay mas que cinco regi- 
mientos de franceses y 600 caballos de la nación, soy de voto 
que por ningún caso se haya de desamparar Valls, antes que 
todo el esfuerzo se haya de hacer allí con mantenerlo, assi por- 
que el sitio en sí es fuerte, y con poca preuencion de fortifica- 
ción se puede reducir en buena defensa, como porque allí, des- 
amparándole, el enemigo hará su plaza de armas y nos im- 
pedirá el paso para entrar al llano de Urgel y Conca de Ber- 
berá, que son los pasos para ir á Lérida y Ceruera, y es el 
quartel que cubre el campo de Tarragona: que teniendo 
estas noticias, soy de parecer que antes que se acaben estos 
seis dias, se ataque ai enemigo en sus fortificaciones, por 
hallar víveres, como por no dejarle engrosar mas de lo que 
está. 

Parecer del Marqués de Torrecuso. — Del estado presente de 
las cosas, mi parecer es se sirva S. E. no hacer novedad nin- 
guna; que es fuerca que entre pocas horas comparezca Don 
Antonio Gandolfo ó cartas de S. M. en respuesta de lo que 
le fué á proponer, y en el ínterin, que de todas maneras se 
mantenga Valls, y si no hay infantería y caballería bastante, 
se ponga mas; poner algunos uíueres, mucha munición de 
guerra; que con tener asegurado Valls, está sigura Tarragona 
y demás quaríeles. Solicitar al señor Marqués de Villafranca 
y á otros á cuyo cargo está el lleuar y conducir los uíueres, 
que los conduzcan con toda diligencia, y en el ínterin que 
venga, pasarlo mejor que se pueda con los que ay. Por lo 
que toca al acometer algunos quarteles del enemigo, no dú- 
dase del feliz succeso dellos, hauiendo cabo que lo quiera 
hacer, mediante los medios que S. E. será seruido darles; 
que á mi parecer serian sobrados 2V mosqueteros y 500 ca- 
ballos, asegurando, antes de todo, la retirada, y quando no 
le tengan no les falte, y teniéndole, bueno, que así lo espero 
de Dios: auisado que será S. E. dello, entonces mandará lo 
que más convenga; á S. E. supplico que caso que el enemi- 
go acometa á Valls, den las necesarias á los cabos de los 
quarteles de lo que han de hacer por lo tocante á socor- 



69 
rerle: también le suplico que sepa del gobernador de la 
Plaza de Valls, las señas que se han de tener para sauer el 
estado de las cosas de adentro; también le suplico dé orden 
al gobernador de la Placa de Valls que luego que esté ase- 
gurado á que el enemigo vaja á sitiarle, tenga un caballo en 
parte que pueda con toda diligencia tenerle auisado. 

El Marqués Geri de la Rena se conforma con el parecer del 
Marqués de Torrecuso. 

Parecer de Don Áluaro de Quiñones. — "Que se mantenga el 
quartel de Valls inuiándole infantería y caballería si fuese 
menester, y demás uíveres y municiones, y que pues se es- 
pera cada dia respuesta de S. M. del despacho que lleuó Don 
Antonio Gandolfo, se esperen sus reales órdenes solicitando 
mucho al señor Marqués de Villafranca para que socorra 
esto con trigo, y lo demás necesario que pudiese, y que en 
loque toca á romper algún quartel al enemigo, hauiendo 
buenas espías que declaren la gente que ay en él y los alo- 
xamientos de lo demás de su exército, para poder obrar la 
facción con seguridad, siempre es de parecer que se haga que 
es quanto se le ofrece á lo que S. E. propone. 

El Argobispo de Tarragona. — Dice que al presente tenemos 
orden de S. M. de ir á lérida o á cerbera, y que el que aguar- 
damos con la ida de Don Antonio Gandolfo aunque puede 
ser diferente, puede compadecerse con el que tenemos con- 
forme lo que de acá se le propuso, y así que su parecer es, 
que se conserve Valls por las racones que el señor Condes- 
table ha propuesto, y que supuesto que al presente no ay 
comida sino para siete dias, y que con las cinco mil anegas 
que se aguardan de Vinaroz además que es contingente la 
venida dellas, no habrá sino para 20 dias, y que aguardar 
comida de otras partes no se puede hacer fundamento en 
ello, y que se de ve procurar lo más presto que se pueda el 
acometer los quarteles de los Collados, la Conca de Berberá, 
porque ganado uno, están ganados todos, y funda su voto 
porque el exército de S. M. d en esta ocasión no deve aguar- 
dar el último trance de la comida para hazerlo, no pudiendo 
dejar de hazerlo antes de retirarse por falta de comida, sin 



70 
perder totalmente la reputación, mayormente que haciéndo- 
se antes que se lleven los 4000 hombres á Rosellon, las fuer- 
zas del exército de S. M. d son sin comparación mayores que 
las del enemigo, porque según se ha propuesto, no tiene el 
enemigo 3000 infantes franceses, y estos la mayor parte vi- 
sónos, y nuestra cavallería es también más superior en valor 
y en número que los franceses y gente de somátente, que es 
de tampoco efeto como se ha visto, y que como toda esta gen- 
te ocupan la guardia de muchos collados y montes, estando 
la mejor parte aloxados en momblanc, placa de armas, y en 
otros lugares de la Oonca de Berberá, siendo cosa muy cier- 
ta que rompido un collado, están rompidos todos, y suce- 
diendo esto bien, como se puede esperar verisímilmente, se 
acomete presto con valor, prudencia y secreto: en la Conca 
se hallará comida bastante para pasar á Qeruera, donde, y 
en sus contornos, que son Santa Coloma, Cerdu, Sintadella, 
Ciudadella, girona, Sanaura, pons, agramunt, Tarraga y 
otros lugares, ay comida de trigo, vino y carnes, para un año, 
bien dispensado y ordenado, y el exército de S. M. d campea 
hasta Lérida, Valaguer, y se da la mano con el exército de 
Fraga, y si esto sucede bien, entiendo en quanto alcanco, que 
está superada la mayor dificultad desta guerra. 

Parecer de D. Femando de Bibera. — Que es su parecer que 
no haviendo más que siete dias de mantenimiento, y sien- 
do así las noticias del señor Condestable del poco grueso del 
enemigo, que sin perder tiempo se le vaya á buscar con todo 
el grueso á sus quarteles, antes que la falta de mantenimien- 
tos nos obligue á otra cosa de menos servicio de S. M. d En 
quanto á la conservación de Valls, como quien tiene á su 
cargo aquel quartel, dice: que pues su Ex. a conoce que ne- 
cesita de fortificaciones fuera de la villa, y tantas que no ay 
tiempo ni gente en la plaza para sustentar tantos puestos de 
fuera, suplica á V. E. le de lo necesario para poder defender 
dicho quartel, como es algunos dias de mantenimiento para 
la infantería y cebada para la caballería, y un molino de 
mano, y las municiones necesarias, y algunas granadas y 
bombas, y personas que les sepan manexar, y que se saquen 



71 

los enfermos que ay en el quartel y se le mande alguna cava- 
Hería que ay desarmada y enferma; que con esto procurará 
defender todo lo posible el quartel, y faltando los adherentes 
necesarios, no será culpa suya en cualquier suceso, y que 
V. E. se sirva dar las señas que ha de aver dentro la plaza 
para decir el estado en que se halla, siendo necesario que los 
quarteles estén aprestados por lo que pudiere ocurrir. 

Parecer del Conde de Singuien. — Mi parecer es que se pro- 
cure conservar á Valls y mantener á Aícober, pues depende 
la una plac> de otra por la vecinanca, hasta saber el desig- 
nio del enemigo, que conforme dice el señor Marqués de Tor- 
recuso que dentro de un dia d dos cercará a Valls: y así digo 
que los demás tercios del exército hagan frente de vanderas 
para estar más á la mano para lo que se offreciere, como 
también para ir á desbaratar al enemigo, lo que siempre me 
pacerá bien quanto antes, por la flaqueca en que se halla 
aora el enemigo y pocos bastimentos que dice el Señor Con- 
destable ay en este exército; de manera que con la espada 
será siempre muy acertado el que le busquemos como se 
acostumbra en Alemania, y no haviendo otro remedio para 
ello, hazeiio así, ques el medio más onrroso y conveniente. 

Pareger de D. Alfonso de Calatayad. — Dice que le parece 
muy conbeniente que se mantenga á Valls proveyéndose de 
todo lo necesario de víveres, municiones y gente para la de- 
fensa, y quel restante del exército se ponga en uno ó dos lu- 
gares donde á S. E. le pareciere más apropósito, para que 
con firme resolución se pueda socorrer, y que considerando 
no ay mas de para siete dias de comida, no siendo mayor la 
cantidad de franceses que los 4000 y los 600 cavallos y que 
la gente de someten no sea en número superior al nuestro, 
le parece será bien embestirle, pues con eso asegura el Señor 
Obispo abrá que comer en todos aquellos lugares, suplica 
á V. E. sea servido mandar ver que en su quartel está muy 
empañado, que en el no tiene mas de 600 hombres de ar- 
mas, porque todo lo restante del tercio están enfermos, y está 
muy sujeto, sino se le pone mas gente, á una interpresa de 
la que tiene avisos tratan los enemigos. 



72 

Pareger de D. Simón Mascareñas. — Su parecer es que su- 
puesto la proposición del Señor Condestable se entiende no 
tiene este exército comida para mas que siete dias, y que el 
enemigo no se halla con tanto poder como el nuestro, me pa- 
rece que para remediar en parte esta falta de víveres que an- 
tes que se engrosé el enemigo mas, le acometiésemos, y que 
quando las noticias del poco poder no fuesen ciertas le pa- 
rece que se redudgan los quarteles, á parte que se pueda so- 
correr á Valls con la brevedad que la flaqueca de la placa 
necesita y en ello se aguarde la resolución. 

Parecer de D. Pedro Cañaveral. — Que su parecer es que su- 
puesto la proposición del Señor Condestable se entiende no 
tiene este exército comida para mas que siete dias, y que el 
enemigo no se halla con tanto poder como el nuestro, me 
pare9e que para remediar en parte esta falta de víveres, que 
antes que se engrosase el enemigo mas, le acometiésemos, y 
que quando las noticias del poco poder no fuesen ciertas, le 
parece que se redudgan los quarteles á parte que se pueda 
socorrer á Valls con la brevedad que necesita, y en ellos se 
aguarde la resolución que se espera de S. M. d , y que quan- 
do se pase la montaña, al otro llano tiene por cierto que no 
se hallarán víveres por ser fin del año, por habérselos comi- 
do y recogido dellos á Barcelona, y dellos á Lérida, y viene 
á estar este exército en la misma dificultad que está oy. 

Parecer de D. Diego de Guardiola.—Su parecer es que se 
mantenga Valls, y supuesto que S. E. dice que no ay víve- 
res para mas de seis dias, y también dice que el número de 
los regimientos son cinco y no llegan á 4 mil infantes y 600 
caballos, y la del Someten de Cataluña tan poca y tan flaca 
como la hemos hallado, soy de parecer que sin perder punto 
procuremos romper un quartel, pues cada dia de dilación es 
mayor el inconueniente para poderlo hacer, por ser menos 
los víveres y ser mas posible hallarlos pasando los quarteles 
propuestos del enemigo, y en este ínterin vendrá la resolu- 
ción que se espera de S. M. con D. Antonio Gandolfo, y su- 
plico á V. E. haga todas las instancias posibles para que el 
señor Marqués de Villafranca traiga los víveres que se es- 



73 

peran. También suplico á V. E. se sirva de mandar dar las 
órdenes para hacer frente de banderas, para que con toda 
breuedad se pueda socorrer la placa y tener la gente mas 
pronta con las armas en la mano: este es mi parecer. 

Parecer de D. Bernabé Antoniano de Salagar. — Mi parecer 
es que se junte el exército en puesto conueniente para acu- 
dir con toda breuedad á impedir los designios del enemigo, 
y si V. E. baila, por los auisos que tiene, ser conueniente 
embestir á sus quarteles, es de parecer se haga quanto antes, 
y en lo demás se remite á la buena disposición de V. E. 

Parecer de D. Femando de Texeda.— Supuesto que V. E. 
dice que no ay mas de siete dias de pan, inclusive con oy, y 
que está informado que las fuercas de los franceses son cin- 
co regimientos de infantería y 600 caballos, á que se les 
añade los catalanes de Someten, y que las fortificaciones son 
de poca consideración, me parece que sin perder hora de 
tiempo se busque al enemigo, procurando romperle antes 
que sus fuercas sean mas y nuestro pan menos. 

Parecer de D. Tomás Mexía de Acevedo. — Dice que en 
quanto á sustentar Valls, es del mismo pai^er: la causa, 
por tener todos los lugares del Campo de Tarragona, de la 
parte de Reus, guardados, y aunque es de parecer que no 
vendrá por la flaqueza que dicen estos señores tiene el ene- 
migo, no puede creer que con ella venga parte, donde sabe 
le somos superior en caballería y que la infantería también 
lo será, y el decir que se le vaya á acometer á sus fortifica- 
ciones siendo el exército que intenta venir á sitiar el nues- 
tro, como es posible se trate de ir á romperle en sus quar- 
teles quando él trata de venirnos á sitiar y nosotros de de- 
fender la villa de Valls : y no sé yo que sea bien auenturar el 
exército de S. M., que oy tiene á qui, diciendo que pasando 
Montblac habrá mucho bastimento, siendo cierto que los 
franceses rendidos que an venido, dicen que están perecien- 
do de hambre, cosa cierta: que si hubiera la abundancia que 
el señor Obispo dice, ellos no la tuuieran, y no es bien auen- 
turar un exército á si lo habrá ó no: en cuanto al segundo 
punto de no hauer mas bastimento que para seis dias en el 



74 
sitio que el enemigo nos lia de poner, porque tengo por cier- 
to lo sabe como nosotros, y pues ha de obligar á V. E. la 
hambre, soy de parecer meta en este lugar todo el bastimen- 
to que pudiere, re3eruando dos ó tres dias para que el exér- 
cito que quedase fuera de la guarnición y se retire antes que 
los desórdenes de la falta de bastimentos le obligue á hacer- 
lo, y si V. E. no tiene orden de S. M. para hacerlo, en tales 
casos y tan apretados, y que no se pueda dar quenta á S. M. 
con la breuedad que el caso requiere, puede V. E., con el 
parecer de su Consexo, tomar el medio mas conueniente al 
servicio de S. M. y conseruacion de este exército, porque 
auenturándole, se auen tura mucho, y retirándole, podrá S. M. 
reha9erle siempre que quiera, y no es mucho en la guerra 
quando hay las ocasiones tan urgentes que este exército tie- 
ne al retirarse: y este es su parecer.- — (Archivo general de 
Simancas. Secretaría de Guerra, leg. núm. 1.402, ñúm. 4.) 

Núm. 608. 

La acción de Pineda, según el manuscrito Tormé y Liorl. 

Entró pues la Mota en Valls, sin resistencia de los Caste- 
llanos retirados á Tarragona, y con asistencia de los vecinos 
que lo estaba de sus casas desde la invasión del Marqués de 
los Velez, obstinados hasta entonces sequaces de la opinión 
de los amotinados. Halláronse en la villa algunos víveres 
que pudieran recogerse en tiempo á tener mas prevención las 
cabezas, ó menos desorden los soldados. De Valls marchó 
por la Selva á Reus que es el segundo lugar del Campo, que- 
dando sin opinión dueño de aquellas villas y todo lo demás 
de la comarca, menos la fortaleza de Salou, y castillo de 
Constantí, con lo qual, avisado de que salieron de la Ciudad, 
Domingo 5 de Mayo, algunas tropas que por la orilla del 
mar marchaban á la Pineda camino de Tortosa. Persuadién- 
dose que surtieron para retirarse por Coll de Balaguer, man* 
dó abanzar á Monsiur de Boisac, General de la Caballería, 
con la que pudo recogerse luego, para que picando en la re- 



7o 

troguardia, proenrase detenerlos hasta qne llegase la demás; 
salieron á forrajear los Castellanos, y retirándose con los car- 
ros bien cargados, viéndose atajados del francés, travaron, 
aunque inferiores en número, vna vizarra escaramuza; y pe- 
learon tan valientes, que pudieron los carros entrar los for- 
rajes en la Plaza; compensando la pérdida de ciento y qua- 
renta de los suyos entre muertos y prisioneros, con las muer- 
tes entre otras particulares de vn Capitán y vn Ayudante, y 
quedar tan mal herido en vn brazo el mismo General Boisac, 
que retirado desde entonces á Francia, ni pudo volver á esta 
campaña, ni dar esperanzas de convalecer para otras. Inde- 
ciso estuvo la Mota en Keus algunos dias, hallándose con las 
limitadas fuerzas que dixe, con solas dos piecezuelas de cam- 
paña, y no muy prevenido de municiones; pero no obstante, 
empeñado ya tan cerca de Tarragona, y campeando sus tro- 
pas sin oposición la comarca, resolvió mover para Constan- 
tin, villa de quatrocientos vecinos, distante poco más de dos 
millas de la Ciudad, ceñida de muralla dévil, y defendida de 
vn antiguo, arto fuerte castillo. Marchó pues á 13 del mismo 
mes con menos prisa que cuidado, haciendo alto á cada pa- 
so, juzgando por imposible que no lo esperase el Condesta- 
ble en alguno de los muchos puntos con ventaja conocidísi- 
ma, para disponer los batallones de su lucida superior infan- 
tería. — (Biblioteca Nacional. Ms. Tormé y Liori. Cód. 67-86, 
fóls. 59 vuelto á 61.) 

Núm. 609. 

Cómbales en el campo de Tarragona. 

Relación de lo sucedido en el sitio de Tarragona. — En ocho 
de Abril hubo aviso que el enemigo marchava para pasar el 
Coll de Cabra con caballería y infantería, y por esta causa se 
juntó este exército en Costantin, media legua de Tarragona, 
estándose quedo en Valles (lugar á dos leguas) Don Fernan- 
do de la Riuera con el tercio del Conde Duque y el de Lis- 
boa, de que es Maesse de campo Don Thomas Mexía, y con 



76 

ellos trescientos cauallos del regimiento del Duque de S. Jor- 
ge, por Cauo Cristoual López, Cappitan de cauallos y de los 
bizarros que tiene su Mag. d en su seruicio. 

A los 29 se embió á reconocer al enemigo, y no hallado 
rastro (ó por hauerlo reconocido mal) mandaron boluer la 
infantería y cauallería á los quarteles al dia siguiente, que 
fueron 30 del dicho mes. 

Dicho dia, antes de llegar á los quarteles, hubo auiso de 
que el enemigo baxaba, conque bolvió el exéreito al puesto 
del dia antes, hallando en él ya retirada la gente de Valles, 
habiendo dexado el lugar, y en él mucho bastimento: man- 
dóse retirar esta gente contra la opinión del Marqués de Tor- 
recuso, que dio en lo acertado, botando que se pelease sobre 
Valles por ser poco crédito de las armas del Rey el retirarse 
sin saber la gente que el enemigo traia: no fué admitido su 
parecer, siendo el Marqués de Torrecuso tan celoso de los 
aciertos y servicio de su Mag. d 

El 30 de Abril se retiró el exéreito á Tarragona quedan- 
do en Costantin la cavallería á cargo de Don Ji{odrigo) de 
Herrera, Comisario General de las Ordenes, por estar Don 
Aluaro de Quiñones malo en Tarragona, y ser Don H&(odrigo) 
persona que lo entiende tan bien como todos, y celosíssimo 
del seruicio de su Mag. d 

Baxó este dia el enemigo del Coll de Cabra con 300 in- 
fantes franceses y catalanes y 1,500 caballos, y nuestro exér- 
eito se retiró teniendo mas de 13,000 infantes y muy cerca 
de 2,000 caballos. 

Travóse á 3 de Mayo una escaramuza la cauallería del 
enemigo con algunas tropas nuestras, y en ella murieron de 
nuestra parte Don Luys de Mendoca cappitan de cauallos, y 
prendieron á Don Luis de Paredes, que después de mas de 
dos meses y medió de prisionero se escapó del enemigo: este 
dia huyó el enemigo lleuando á su Comissario General muy 
mal herido, dexando muertos en campaña mas de cuarenta 
franceses y otros tantos prisioneros. 

A quatro del dicho mes se aparecieron en el puerto de 
Tarragona 13 galeras y algunos baxeles del enemigo, y den- 



77 
tro de dos dias se hallaron juntos 29 galeones de guerra y 
las dichas galeras, 9 navios de fuego, y gran cantidad de 
chalupas, tartanas y barcas. 

Habíase dexado en el fuerte de Calou (1) 100 infantes á 
cargo de vn capitán reformado, que lo rendió infamemente 
á 1 del dicho mes sin disparar cañonaco ni mosquetago, ni 
el enemigo le disparó al fuerte, siendo el abrigo para nues- 
tras galeras y puerto muy importante. 

Ofreciósse Don Rodrigo de Herrera á romper al enemigo 
con toda la cauallería y quinientos mosqueteros, y no fué 
admitido su parecer, siendo con la disposición suya muy 
factible el hacerlo, por tener mas -cauallería que el enemigo 
y ser la infantería francesa y catalana visofía y muy mala. — 
(Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. iZ-74, fols. 135 y 136.} 

Núm. 610. 
Carta de la Generalidad á Francisco de Tamarit. 

Molt 111. re Sr. — Ab dos cartas nos trobam de V. S. de 30 
del passat y 2 del corrent, en resposta de les quals diem, que 
havein tingut contento particular que V. S. sie arribat ab 
salut en exa vila de Valls, y que lo enemich se vaja retirant 
á las parts de Tarregona; pero pesans que la n ostra infante- 
ría sie tant poca com V. S. nos diu: nosaltres desde assí 
anam solicitant, axí ais mestres de Camp, com á las demás 
parts de hont ha de venir gent pera juntarse ab aquex exer- 
cit, y confiam que cadal die acudirá aqui gent, pera que la 
compañía de Gerona ques partí será ja arribada, y aprés al- 
tra del Bescondat, pero es sert que no será lo número de gent 
tant copiós com voldriem: lo tercio ó la gent que falta del de 
Don Joan Semmenat se partirá molt prest, y lo mateix fa- 
rán los de la companya del Capitá Rifós, y pus será arriba- 
da la armada naval que va á carreen del Sr. Archabisbe de 
Bordeus, tenim per cert que apretant per mar á Tarragona, 

(i) Salón. 



78 
y per térra lo Sr. de la Motta, posará ais que son dins ab 
molt gran cuidado, de que aguardam avís ab desig: nostre 
Sr. nos vulla donar en tot bon succés: les cartes de sa Mag.* 
que vingueren acompanyades ab altra del Sr. Principe de 
Conde fem maravella no sien arribados á mans de V. S., y 
axí en falta delles va ab esta altra copia. Lo pres que V. S. 
te en son poder del eneroich, esta be se cambie ab lo que ell 
te, que es parent de Mussur de Busach, y axí V. S. ho dis- 
posará de aqueix y deis demás, de la manera li aparexerá 
mes convenient. Les tendes son ja añades, de manera que en 
ser arribades aqui y no havent V. S. menester lo carruatge, 
lo manará despatxar: la resolutió que han presa aquexos ca- 
vallers Cathalans de donar á V. S. titol de Excellencia te- 
ñirá per justificada, perqué es cert que si al de la Motta se li 
dona aqueix titol per ser general del exercit de sa Mag.*, se 
deu á V. S. lo mateix per serho de la Provincia. Lo Sr. Ar- 
chabisbe de Bordeus no volgué desembarcar á esta ciutat, per 
ocasió, de que axi per part del Sr. de Argenson com per la 
nostra, se li representa de quanta importancia era que acu- 
dís á les parts de Tarragona promptament, lo que aparagué 
be á sa Ex. a , axí per ser tant cuidados de les coses que tocan 
al servey de sa Mag.*, com per fer benefici á esta Provincia: 
per nostra part y per la de la ciutat, se enviá á donarli la 
benvinguda, y segons los agasajos quens han referit feu 
sa Ex. a á nostres embaxadors, es cert ses partit molt con- 
tent, y quen está molt de la resolutió prengué la ciutat de 
saludar primer lo estandart Real, y lo cumpliment ab quel 
saluda la ciutat, de quens ha aparagut donar avis á V. S. á 
qui Deu g.ae— Barcelona y Maig á IIII de MDCXXXXI.— 
Rafael Antich.— Molt 111." Sr. B. L. M. de V. S. Los Depu- 
tats etc. — Domini Deputati etc. -— Al Molt Ill. re Sr. Franeesch 
de Tamarit, Deputat militar del General del Principat de 
Cathalunya. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad 
de Cataluña. Registro Copiador de la correspondencia de 24 
Abril á 18 Julio 1641, fol. 23.) 



79 

Núm. 611. 
Carta de la Diputación á Francisco deTamarit. 

Molt Illre. Sor. — Ab dos cartas nos trobam de V. S. de 5 
y 6 del corrent fetes en la vila de la Selva, aliont diu V. S. 
es arribat aprés de haver dexada la guarnido necessaria en 
la vila de Valls, de que havem tingut contento particular, 
per entendrer que lo enemich poch á poch va retirant so 
exercit en les parts de Tarragona, ahont per lo avenir com- 
fiam en que si retiraran de millor gana, aprés de haver ex- 
perimentat lo mal quels ha resacit lo haver volgut xocar ab 
la cavalleria de nostre exercit, y particularment ab la catha- 
lana que ses portada ab tant valor com V. S. nos significa 
ab sa carta, particularment la companya de Joseph de Ca- 
ramany. Nostre Sr. vulla continuar en donar á nostres ar- 
mes los bons successos que han tingut fins vuy. Lo Sr. de 
Bresach fins ara no havem entes sie arribat á esta ciutat 
pera curarse, quan y arribe, procurarem li assistescan los 
millors metges y chirurgians, á effecte que prest puga curar 
de la farida ha tinguda en lo bras quens pessa summament, 
axi per la falta fará en lo exercit per ser tant gran soldat, 
com també per ser tan bonissim cavaller. Les cartes que lo 
Sr. Deputat Real ha enviades á V. S. y al Sr. de la Motta 
havem rebudas, y respondrem á ellas aconsolantlo, en tant 
que tardareni á socorrer lo al diner: folgam que la tendu sia 
arribada á mans de V. S. en tant bona occasió com nos diu; 
les dos carrosses y demés coses quens demana, havem nota- 
des apart, y procurarem en enviarli totes les quens serán 
possibles, lo mes prés podrem: pues tenim en exes parts la 
armada naval ab lo Sr. Archabisbe deBurdeus, confiara que 
nostres armes estarán mes alentades, y lo enemich mes apre- 
tat y exelós de socorro, lo que será ocasió que la armada en 
primer lloch procure recobrar lo port de Salou, trahent de 
allá lo enemich per apretarlo aprés ab maior seguretat en 
Tarragona: nosaltres anam procurant diner per poder ab 



80 
ell socorrer á V. S. lo mes prest quens será possible, y per 
mes que desijam provenirlo, y concideram molt be de quan- 
ta conveniencia es lo haver ho de fer per molts respectes, la 
necessitat quey ha dell en tantes parts, es causa com V. S. 
sap millor, que ni podem acudir ab la quantitat ni puntuali- 
tat que voldriem, per no saber ya de hont traurerne: ab tot 
axí farem quant sie possible per socorrer ab ell á V. S., á 
qui done nostre Sr. bon suecos en tot y G. de Barcelona y 
Maig á XI de MDCXXXXL— Rafel Cerda.— Molt Illre. Sr. 
B. L. M. de V. S. Los deputats. — Domini Deputatis, etc. — 
Al molt Illre. Sr. Francesch de Tamarit, Deputat militar del 
General del Principat de Cathalanya. — (Archivo de la Coro- 
na de Aragón. Generalidad de Cataluña. Registro correspon- 
dencia de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 43.) 

Núm. 612. 

Carta de la Diputación al almirante Arzobispo de Burdeos. 

Excm. Señor. — Ab la carta de non' del corrent que 
V. Ex. a es estat servit enviarnos, havem entesa la bona nova 
quens ha donada del rendiment del port de Qalou, y pus 
V. Ex. a nos din ab la matexa carta ques partirá per los 
Alfachs per haver tinguda noticia certa que en ells hi ha- 
via divuyt galeras y vn vaxell, estam aguardant ab desig 
lo bon succés que nostre Sr. haurá clonat á V. Ex. a : vulle 
nostre Sr. sie tant bo com nosaltres desijam, si be dubtam 
que haian aguardat allá la armada de V. Ex. a , per la noti- 
cia teñen los es superior, dexat apart lo que temen encon- 
trarse ab ella y lo valor de V. E. a , aqui supplicam nos vulla 
manar lo que sia de son servey y g. de nostre Sr. á V. Ex. a 
com esta Provincia ha menester.— Barcelona y Maig á XII 
de MDCXXXXL— Rafel Cerda.— Ex.™ Sr— B. L. M. de 
V. Ex. a Los Deputats, etc. — Al Ex. m Sr. Archabisbe de Bor- 
cleus loctinent General per la Mag.* en la armada navall de 
Llevant. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Registro correspondencia de 24 de Abril á 18 de Julio 
de 1641, fol. 45.) 



81 

Núm. 613. 
Los Cónsules de Tarragona á Felipe IV. 

Señor. — Los oficios que el D. r Fabricio Pons de Castellui, 
Caballero, natural desta Ciudad, ha obrado en beneficio della 
y servicio de V. Mag. d y el deseo que tenemos que V. M. 
tenga noticia dellos, nos ha obligado á darla á V. Mag. d á 
quien asiguramos que este caballero en las ocasiones de in- 
quietudes que ha habido en esta Ciudad ocasionadas por la 
plebe, por causa de las turbaciones deste Principado, ha 
obrado como vno de los bien intencionados y deseosos de 
acudir al servicio de V. Mag. d , y fué uno de los que nos 
acompañaron á dar como debiamos la obediencia al Marqués 
de los Velez en nombre de V. Mag. d , á quien también asi- 
guramos que hiendo á hacer esta acción tan debida, el dicho 
Fabricio Pons de Castellui, nosotros y demás que vinieron 
en nuestra compañia, nos vimos con notable peligro de las 
vidas por ocasión de un motin que movieron unos soldados 
del tercio de B(arcehn)a que en aquella ocasión se hallaba 
junto con otra mucha gente en esta Ciudad, y que el dicho 
Pons por su naturaleza y partes, es merecedor de qualquie- 
ra buena fortuna y merced que V. Mag. d se sirva mandarle 
hacer. Guarde Dios á V. Mag. d muchos y felicísimos años 
con la salud y felicidad de sucesos que estos sus humildes y 
fieles vasallos de V. Mag. d deseamos, de aquesta su Ciudad 
de Tarragona y Mayo á 26 de 1641. — Señor: — Sus humildes 
y fieles vasallos q. sus reales manos besan. — Los Cónsules 
y Ciudad de Tarragona. — (Biblioteca Nacional de MadricL 
Cód. ií-74, fol. 626.) 

Núm. 614. 
Carta de D. Juan de Copons á los Diputados. 

Molt Illres. Sors. Diputats.=Am mortificat ab gran extrem 
la carta de V. S. deis 29 de Maig, Eegis inP(n'm)o com. 3.° 
Tomo xxiii 6 



82 
fol. DVI, puix abestiltant different del que he sperimentat 
senipre en V. S., me mana que encontinent, y sens alguna 
dilació, relaxe y llibre ais presos de Ortá que tinch en lo 
Castell de Miravet, sens altra replica, pera que nols obligue á 
fer degut seutiment del no posar en exequciólos ordens de 
V. S. Be apareixerá en estes ralions que lo relaxar esta gent 
es fer vn gran servey á la Provincia, y que lo deteuirlos jo 
es alguna conveniencia y interés propri, pero oja V. S. y resol- 
ga demprés lo quesia servit, y perdone V. S. la réplica, puix 
se sab que replicantli, no he de perde lo mon.=Quant V. S. 
sospitás en mi algún interés en lo detenidos (que ni en acó 
ni en altra cosa judico puga V. S. teñir de mi tal pre- 
sumptió) la satisfaría clarament, ab que aqueix auia de estar 
sois en lliurarlos, no en detenidos, y ciar está que en lo 
temps que ha que están presos, me aurán fet fer algunes 
offertes pera quels fes bona obra, pero jo sois he significat á 
V. S. lo que me ha paregut convenient al servey y con ser- 
vació de la Provincia. =Si V. S. gusta fer bona obra ais dits 
presos y lliurarlos, diré á V. S. la forma en ques pot fer, 
pero si per medi de Justicia entonen que están sens culpa, 
diré á V. S. quant mal lo han informat, y los inconvenients 
se han de seguir en exequtar los ordens de V. S. en acó.— 
Súpose V. S. que han corregut sort, y lo contrari trobará 
V. S. en la carta que scriguí á V. S. ais 16 de Decembre, en la 
qual dich que ais 15 ó 16 quels prenguí, los diguí que esta ven 
condempnats á mort tots, pero que jo sois la faria exequtar 
en tres, pera deixar exemple en lo lloch hont avien comes lo 
delicte, y que los demés inviaria á V. S. pera que fes de 
ells lo que fos servit, y que esta sort nos corregué se veu en 
averíos de tinguts, y scriurer á V. S. ordenas lo que fos ser- 
vit, puix estos y los demés restaren al arbitre de V. S.=Lo 
intent de aquesta actió sois fou pera averiguar quins eren 
mes culpats antes del castich, y no voler usar de la jurisdic- 
tió absolutament ; sino reservarla pera V. S., que si hagués 
volgutllibertarlos ab aquella sort, no tenia que fer Processo s 
contra de ells, ni deis demés, puix molt millor sort era la de 
no ser capturats, que la de estos que foren presos, per ser 



83 
del conseil segret, caps y guiadors de la rebellia y traició 
comesa contra la Provincia, y estos, sent lo govern de la vi- 
la, foren los que instaren á V. S. los donas armes y moni- 
cions, les quals al cap de tres dies que las tingueren, las em- 
plearen contra la Provincia, matant y nafrant á los que se 
exposaven en aquestos perills en ma companya per la de- 
fensa y conservació de la Provincia, y acó feren sens que 
copiós exercit los hi obligas, sino ells sois de sa libera vo- 
luntat, en recompensa deis particulars cuidados havia po- 
sat en teñirlos grats y satisfets: estos mateixos (son) los que 
ab cautelosa manya, ais 7 de decembre m' enviaren á dir al 
mas de la Eeal, que si avia menester gent per vna alarma 
avien tinguda, me la enviarien, quant ja avien enviat dos 
voltes á Joan Cessé á prestar la obediencia al marqués de los 
Velez, ab sindicat firmat de tots los de la Vila, y lo endemá 
ais 8, hagué jo de marchar pera posarlos siti: Estos los que 
me entretiogueren tres dies ab ses nits en campanya, deffen- 
santse sempre, y deffensantme la entrada, pactejant ab mi 
com ha exercit enemich: estos los que no volgueren reduirse 
may, no obstant los offerí salvar las vidas y las aziendas. 
Estos los que enviaren á sercar socorro al marqués de los 
Velez á Tortosa, y á moltas viles del Regne de Aragó, y lo 
aurien alcancat, si lo valor de la gent de estes viles y ma di- 
ligencia non agués atallat, puix arribaren á Pauls 800 deis 
soldats que trobaren en Tortosa, que está una llegua de dita 
vila de Orta, y altres aragoneses de la vila de Calascit y del 
Lledó arribaren al riu que divideix los Regnes que está á un 
quart de camí de esta vila: Estos los que demprés de averíos 
pres la vila á forca de armes, rendiren lo castell sens voler 
jo pactar ab ells ninguna cosa, sino que avien de eixir tots 
subjectes vidas y aciendas al arbitre y voluntat de V. S., 6 
quels avia de cremar cases y campanya y degollarlos á tots 
en entrar al castell. Estes coses pogueren obligarlos, y no 
bona voluntat á la Provincia, puix est día me mataren tres 
homens, y entre ells vn criat meu, y men feriren sis molt 
mal. Acó trobará V. S. ab carta mia de 11 de Decembre, en 
la qual los fas relació de tot lo succés de tot lo qual consta- 



84 
rá plenament sempre que convinga.=Escriguera lo Sr. oi- 
dor Forran, per ordo de V. S., en resposta de carta mia de 
28 de Decembre, que escriguí áV.8., que norn diu lo que 
dech fer de lavila de Orta per ser de ma religió, pero que 
seria be se recordasen de rnon nom pera molt temps; diurne 
aixi rnateix dit Sr., que mire sis podrá traurer alguna com- 
posisió conciderable deis que tinch presos, y responguí á 
V. S. ab carta de 10 de Janer, que per moltes causes nos 
podia tractar tal cosa ni convenia. Escriume V. S. ab carta 
de 18 de Decembre, Eegistrata in Registro Primo Belli fol. 
CXVII, que al consell de Justicia ha paregut que ais presos 
de Orta los castigue rigurosament com millor me aparega 
convenir, y que en teñir occasió, ne envié vn ó dos á eixa 
ciutat pera fer exemplar de semblants delicies. Escriume lo 
Sr. Diputat militar, ab carta particular, que si Pere Mora- 
grega no está molt culpat gustará se li fasa bona obra. In- 
formil deis delictes comesos y deis inconvenients y auria en 
sa llibertat, la qual carta degué V. S. veurer, puix ab carta de 
6 de Abril, Regis tratasin Registro Belli 2.°, fol. CCXXXXIII, 
se refereix á la que dit Sr. Diputat scriurá particularment, 
lo qual diu que per qui tinga comes tais culpas, ningú pot 
intersedir, y menos Sa S. a aqui era feta la offensa, ab major 
directió per ser diputat: y ab la mateixa carta de 6 me diu 
V. S. que si los que son passats á viurer en Aragó volen 
tornar á ses cases essent estats mal affectes á la Provincia, 
los compose, segons las aziendas, si me apar, ó procehesca 
contra ells y altres á la confiscado de llurs bens. Ab carta 
de 13 de Abril, Registrata In Registro primo Con. Jus. de 
fol. CXXXXVIIII, me diu V. S. que lo Consell de Justicia 
ha determinat que secreste tots los bens deis que en dit pro- 
cés consta estar culpats, y publique la enquesta ais presos, 
sino es ais que han corregut sprt ó rifa: ningü la ha corre- 
guda, sino en la forma dalt dita, que fou pera veurer qains 
moririen a<?í y quins avien de anar aqui, á que V. S. ne fes lo 
exemplar, y est género de sorts tots los que están presos la 
corregueren, y així no se ha exequtat los ordens de esta 
carta, perqué se opposen lo un al altre. Ab carta de 22 de 



85 
Abril, Registrata in Registro Cora. 3.° fol. CCCXXHII, 
diu V. S. que deixa á nía prudencia los segrets se han de 
fer en la vila de Orta, ab carta de 4 de Maig, registrata In 
Libro Belli 3.° fol. XXI, me diu V. S. que si hagués tingut 
memoria del que los refferí en ma carta de 27 de abril, no 
me aunen manat que deixás tornar ais habitants de Orta 
que están ausents en Aragó, y així que deixe suspós est ne- 
goci fins á que V. S. resolga lo enviarme alguna persona 
pratiga pera fer los segrets. =Ab sa carta deis 5 de Abril, 
que al meu entendrer, no es sino de 5 de Maig, Registrata 
in Registro 2.° Consilii Justitie fol. LXXVI, me refereix 
V. S. a lo contengut en la de 13 de Abril, y de nou me orde- 
na secreste las aziendas ais culpats en dit procés, publique 
les enquestes ais presos, y los reba las deffensas si les do- 
nen, y relaxe lliurement ais que han corregut sort, si seis 
han de publicar les enquestes. ¿Com seis ha de secrestar las 
aziendas? ¿y si se han de relaxar liberament, com seis ha 
de donar deffenses? Jo so poch intelligen per estes coses, y 
així envihí á comunicar est negoci ab lo Sr. Diputat Mili- 
tar, pera que me declaras lo ánimo de V. S., y- me respon 
ab carta de 27 de Maig, que non relaxe ningú, que V. ¡3. 
está mal informat, y que com no está al peu de la obra, no 
veu los inconvenients sen segueixen. Y luego rebo carta per 
lo Dr. Francés ch Morera de 13 de Maig, registrata in Regis- 
tro Belli 3.o fol. XXXXVII, en quem diu responent á carta 
mia de 7 de dit mes de Maig, que los aper molt be, que en 
cas de V. S. vulla vsar de clemencia vers alguns deis presos, ' 
es convenient que per ara nos traguen de la presó. Puix si 
V. S. me scriu estes coses ¿que sentiment será just faca 
V. S. de que no aja posat en exequtió lo lliurar homens tan 
culpats, y que han de ser, y son estats tant perjudicials á 
la Provincia? Si V. S. mira dita carta mia de 7 de Maig, 
veurá que li dich que pera publicar les enquestes ais presos, 
es menester receñir los testimonis, que com jo noy asistí al 
fer dit procés, no ni avia ningú fos citat, y jo nou sabia, y 
sens acó no sen podia fer judici. Be podien los Srs. del Con- 
sell de justicia advertirmo, puix lo procés se es fet á instan- 



86 
cía del Procurador fiscal, y no eslava clos ni publicat ais 
reos: en dita carta veurá V. S. si han corregut sorts, ó no, y 
en ninguna lley del rnon les sorts coinprenen mes del que 
vol qui les fa llansar, que be podia feries llansar entre rnolts 
que aguesen de. morir, sobre quals cremats, y quals dego- 
lláis, quals moririen vuy, y quals clemá. Pregunto á V. S. 
si podria teñir V. S. molt justa queixa, si un delicte tan 
inorme y perniciós lo agües jo remes y perdonat sens darne 
part á V. S.; si auria pogut dirme que no tinch la jurisdic- 
tió tant dilatada ; y que per cobdicia mia era prodich del be 
de la Provincia. Adverteiscli á V. S. que en esta vila e 
castell no ha V. S. enviat presidi, que jo hy he tingut de 
la gent de aqüestes viles (fent en acó vna azanya no cone- 
guda de V. S. a ) que lo primer dia que si posa, los de la vila 
de Mora me vingueren concüiarnient á significar que de 
aquella vila (sent la millor de tot aquest districte) non volia 
venir ningú á la guarda y presidi de esta, per no estar en- 
tra los enemichs, que ara ultimament los de la vila de Flix 
han dit en la Ballia que ells están resolts á deixar de veni- 
ri, y que han tractat en dita Ballia que totas las vilas dei- 
xen de acudir ab gent al Tercio, sino ques retiren totes á un 
mateix temps, y que es molt contingent ho fasen ym deixen 
sol; que tinguí molt que fer en reportar la gent de tota aques- 
ta térra quant prenguí aquesta vila, restant queixosos de 
mí perqué nols avia degollat, y tingué prou que fer Caba- 
nyes-, que fou qui acompanyá los presos al castell de Mira- 
vet, en deffensarlos que nols y matasen per lo cami: que 
en la vila de Miravet pujantlos al castell, los acometeren á 
scopetades y penardades, ahont ne mataren vn dit Joan 
Claresvalls, y á altres tres ó quatre ne feriren de penarda- 
des: que no tinch tants soldats en est presidi que no sien 
mes los naturals mal affectes: Que nos pot pensar que qui 
fou enemich de la Provincia quant de ella sois avia rebut 
beneficis, que ha de ser affecte á ella demprés de aber re- 
buts (segons sa opinió) agravis de ella ¿que han de dir estos 
pobles que veuen que no era possible se conservasen, si los 
enemichs fossen entrats en esta vila? ¿que han de fer los mal 



87 
affectes (que no son pochs encara) si veuen que V. S. no 
fa cas de tais alevosies, si per traicions sois imaginades ha 
procehit V. S. ab confiscacions, y lo Poblé ab morts y cro- 
mes? esta tant declarada y tan detestable maldat, ¿com pot 
passar sens ninguna condempnació sens ningún castich? 
¿Imagina V. S. per ventura que está curada ja la enferme- 
dat de esta Provincia? no es possible: pero ignora V. S. la 
inquietut y cuidado ab que están vuy les armes de aquesta 
comarca, circuits de enemichs per Miquinenca, Fraga, y 
Tortosa, subjectes á si los Aragonesos y Valencians pen- 
dran las armes. ¿Iudica V. S. de tant poca importancia 
aquest districte que no importa que lo enemich lo prenga? 
Ja tinch' significat á V. S. y al Sr. de la Mota que está cir- 
cunvalat del riu Ebro per totes les parts de Cataluña, y 
que lo pasar dit riu si ja quiu deffensa, tindrá grandissimas 
difficultats; que pera pendrerlo es possible, y molt basten 
los soldats y ha en Fraga y Miquinensa, y quant no podrien 
conseguiro ab industries y promeses fent que seis rendisen 
los llochs, ques pot molt ben temer, si veuen que V. S. fa 
poch cae no sois deis ques rendeixen, sino també deis ques 
rebellón y preñen les mateixes armes de la Provincia, pera 
offenderla y destruirla, =Concidere V. S. ma reputació en 
quin estat restava si Orta fos eixida ab sa pretendo, puix 
necessariament se avia de seguir, ó lo rendirse totes les viles 
de mon districte, ó lo fugir tots y desempararles, y si qualse- 
vol de estes coses agués succehit no era possible que lo Se- 
nyor de la Mota ni ab altre tant exercit fos entrat en lo dia 
vuy en lo camp de Tarragona. V. S. com no te plática en 
dea quest pais, no es molt que no aja considerat estes coses, 
puix jo no les hi he sabudes significar tenint obligació y de- 
sigs de fero. Pero suplico á V. S. adverteixca que si lo Eey 
de Castella ha de fer alguna demostrado, que esta ha de ser 
la part en que primer ha de topar, que te deu llegues de 
frontera vberta y que si V. S. ab castich ais dolents y ab 
alagos y estimacions ais bons no conserva esta térra, y fará 
vn grandisim periudici á la Provincia; estes son materies 
que nos poden per enter reduir á la ploma, y així dich á 



88 
V. S. ab resoluto que, ó per temor que los presos en estar 
llivres li han de armar altra traició, ó per recelar que altres 
mal affectes los immiten, ó per porque los demés no sem 
amotinen irritats de les morts y ferides succehiren en esta 
térra en la consideració deis danys seis avia de seguir á ei- 
xir ab sa pretenció, y deis grans gastos han fet en sustentar 
est presidi sis meses ha, Suplico á V. S. sia servit concide- 
rar estes coses, y si en alguna cosa he deservit á la Provin- 
cia, donarme llicencia pera anarmen á servirla al exercit, 
enviant ací altre pera que exequte lo que V. S. mana, que 
arnés de que jo confeso no tinch eapacitat pera coses tant 
graves, sentó molt lo perdrer ma reputado, aven tía con- 
servada ab tants grans perills estos nou mesos que ha me 
te V. S. accupat en est puesto, sens que en estos y corn- 
prenga los avisos he tingut de que alguns de aquesta vila 
han offert en Tortosa de matarme, ni lo que se deia en dita 
ciutat que tenien concertat ab alguna de aqüestes viles, 
quem baixarien pres á Tortosa; que han publicat ab crides 
que donarien quatre mil scuts á quiñi matas, y altres de que 
me han cercat en differeutes parts pera matarme. Ab altres 
dos cartas me scriu V. S. capture á fra Rafel Clariana, per 
ser anat ab cartes á Aragó quant rebí eixos ordens de V. S. 
hera tornat avia quinze dies; ab tot lo he capturat, y presa 
la deposició que ab esta envió á V. S. y una relació del 
guardia de dit monastir de Orta que li fiu fer per veurer si 
conformaria ab la deposisió. Veja V. S. que mana faca: lo 
dit frare portava una patent del provincial pera anar á visi- 
tar lo santuari de N. a S. ra del Pilar, y no li he trobaí altre 
paper.=Lo pro9és de Joan Aguiló está fet pera declararen" 
segrest, pero segons corren estes coses, me apar será be 
V. S. ho faca tot, que jo no gusto entremeterme en res. Des- 
de la semmana de passió en sa, tinch aci un capitá portu- 
gués nomenat don Pedro Urtado de Mendoza; diume que 
scriga á V. S. lo oceupe en lo que sie servit, y li sinyale sou, 
que per mon orde está hospedat en casa de Lluis Riba, mon 
sargento mayor, y tan gran gasto sens saber V. S. com ho 
voldrá pagar. =Vuy he rebut una carta de V. S. en quem 



89 
mana li remeta la persona y Procés de Francesch Monguió, 
ab tota seguretat; jo no se Sr. que seguretat puga donarli 
perqué no tinch gent ab qui ferio acompanyar, ni ell te ací 
qui li puga fer fianca com demana ab la suplica, de la qual 
he judicat sab poch de jurisdictió militar qui la ha scrita, ó 
está mal informat, perqué tota ella es falca y mentirosa. En 
esta part ja sab V. S. que li dons noticia de que avia scrit 
al Sr. Diputat Quintana me enviás un assessor pera fer esta 
causa, y que V. S. me scrigué que avia fet molt be, que ab 
altra me scriu V. S. que solicite al Doctor Rafart la fassa 
prest; ab altra me mana V. S. que remeta lo procés al Sr. 
Diputat militar, y sa S. a me scriu que no vol entremeterse 
en dita causa sino que jo la faca, y luego per altre orde de 
V. S. y de dit Sr. Diputat, li he enviat lo Procés per le Doc- 
tor Rafart, y vist aquell, me scriu sa S. a que vent quant cul- 
pat está, me torna ha remeter lo procés pera que li despe- 
desca la causa. V. S. ho veurá ab la copia de la carta envió 
ab esta la intenció de averio pres, ja sab V. S. es estada sois, 
perqué nos defraudas á la Provincia, y perqué en aquesta 
térra, y en aqueixa, se deja me era jo fet molt poderos en 

estes vendes de y fer ab acó que constas á V. S. y á tot 

lo mon quant justificat y desinteresat he procehit en esta 
materia, y aixi me folgaré ne sia V. S. lo jutje y tot lo mon 
veja dit procés. Digam V. S. ab quina siguritat vol que en- 
vié al dit pres ó reba V. S. a aqui flanees, que ab molt gust 
lo remete luego, no obstant sia en offensa de la justiñeació 
ab que sempre he proseguit y del Doctor que ha fet lo pro- 
cés. Ge. de Deu V. S. Orta y juny ais 5 de 1641. =En est 
castell de Horta está don Batiste Sabater, fins ara yo gasto 
tot lo que ha de menester, aparme que V. S. ha de enviari 
persona mes aproposit, y que lo menos se pot dar aquí hi 
estiga per governador, son 40 11. cada mes.=Don Juan de 
Copons. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad 
de Cataluña. Carlas comunes originales. Año 1641, Junio.) 



90 

Núm. 615. 
Combale de 10 de Junio delante de : Tarragona. 

Lunes diez de Junio fueron á forrajear el Capitán Cristó- 
val López con trescientos cavallos y trescientos infantes, y 
el Capitán Blas Juanini con otros trescientos, y ochocientos 
infantes. El Capitán Cristóval López fué á la vuelta del Ca- 
llar, y el Capitán Blas entre Constantí y el Callar, y á una 
hora de dia reconoció que el enemigo se avancava con toda 
su cavallería, y que de dentro del rio salian esquadrones de 
infantería encaminados donde el dicho Capitán estava, el 
qual luego con la infantería y la compañía del Conde Duque, 
tomó vna hermita, puesto tan considerable, y avisó al Ca- 
pitán Cristóval López como el enemigo se arrojaba con once 
batallones de cavallos, y mucha infantería, como lo hizo has- 
ta la marina, que se dio la mano con dos galeras que echaron 
gente en tierra. Cristóval López se gobernó como soldado, 
porque trabajó por tomar unas casas, lo qual el enemigo ve- 
nia á hacer con mucha diligencia, y á tiro de arcabuz llegó 
el Sargento mayor N. y Cristóval López á la casa antes que 
el enemigo, el qual hizo alto. En este tiempo las guardias 
que se hacen en las oras, que era de guardia Don Diego de 
Villalva y en el puente Don Antonio Pellicer, avisaron al 
Comisario general Don Rodrigo de Herrera como el enemigo 
se movia la vuelta de la marina, el qual dio cuenta al Te- 
niente general Don Alvaro de Quiñones que la llevó al Con- 
destable de Ñapóles y le dixo se iba con el resto de la caba- 
llería al puesto de las horcas, y que de los quar teles mas 
cercanos le inviase infantería, lo qual hizo, y se llevó el bat- 
tallon que estaba de guardia al puente; y el Comisario gene- 
ral marchó al dicho puesto con lo demás de la cavallería, la 
qual puso en los puestos mas convenientes para entretener 
al enemigo y avisalle que el resto de su exército marchasse 
á la marina: el tercio del Conde Duque ocupó luego que sa- 
lió del cuartel la hermita, y Don Alvaro de Quiñones envió 



91 

á cubrirle el batallón que governava Don Antonio Pellicer, 
el qual se unió con la compañía de cavallos del Conde Du- 
que, que por ausencia de Don Diego de Bricuela, su Capitau , 
la gobernaba su alférez Don Diego de Portugal. Llegada la 
vanguardia del grueso del exército á aquel paraxe, hizo alto, 
rezelándose ser cortado por aquella parte y envestido por el 
de las oreas, conque el troco que tenia cortado á los forra- 
geadores se empezó á retirar por debajo de la liermita la 
vuelta de las horcas, á donde habiendo cargado el resto de 
la cavallería que quedava aquí y quinientos infantes que el 
Condestable mandó inviar á aquellos puestos, se disputó el 
uno por muy gran rato, si bien que todo el grueso de infan- 
tería del enemigo estaba debaxo del, conque no hizo el ene- 
migo cosa considerable. En este tiempo el Condestable envió 
dos ordenes al Teniente general Don Alvaro de Quiñones 
para que dexando quarenta infantes y su guardia ordinaria, 
lo retirasse todo, y si bien que replicó una ó dos veces por 
ser aquel puesto considerable para entretener al enemigo, fué 
forzoso sucederle, y assí ordenó al Comisario general que lo 
retirase todo como lo hizo, quedándose él en aquel puesto 
para ver los designios del enemigo, y habiendo reconocido 
el error que se havia hecho en retirar la gente de aquellos 
puestos, bolvió á enviar el Condestable mayor número de 
infantería y la misma caballería que havia estado y como el 
enemigo se havia avadado con sus batallones un tiro de 
pistola del primer puesto que ocupó, fué necesario volver á 
disputar con él hasta hacerle retirar, pero poca distancia, que 
fué tan solamente una eminencia desde donde los tiradores 
hacían gran daño. La infantería viendo que la mosquetería 
del enemigo iba perdiendo una casa dónete se abrigaba, se 
avanzó desordenadamente, y habiendo llegado muy cerca 
della, reconociendo la cavallería francesa el daño que se le 
podia seguir tomarla, vino cerrando con quatro batallones, 
con que fué fogoso la infantería retirarse con algún desor- 
den. El Comisario general Don Rodrigo de Herrera se ha« 
llava avanzado con dos batallones de la otra parte de la 
eminencia por dar celos á la infantería, y viendo con la vi- 



92 

zarria que los franceses cerravan, dio orden á Don Pedro 
Layñez Gobernador del batallón de los hombres de armas 
que cerrase, y lo hizo tan á tiempo, que rechazó al enemigo 
y le hizo bolver las espaldas, con que se mejoró nuestro par- 
tido. En este mismo tiempo Don Fernando de Rivera se re- 
tirava de la hermita y venia la vuelta de las horcas por unas 
viñas, y habiendo reconocido una emboscada, dio la infan- 
tería de su regimiento en ellos, y los hicieron huyr, y fueron 
siguiendo la montaña arriba que estaba en frente de donde 
se hallaba el Comissario general, al costado izquierdo del 
exército del enemigo. Don Fernando de Rivera viendo el em- 
peño de su infantería, dixo al Capitán Don Antonio Pellicer 
los fuesse á dar calor, el qual con su batallón y la Compañía 
del Conde Duque abancó allá á toda priesa por muy mal ter- 
reno hasta que llegó con mucho trabaxo cerca de lo vltimo 
de la eminencia en donde le salieron á recivir cinco batallo- 
nes á toda brida, con los quales peleó dándoles la carga de 
arcabuceros de su batallón, y del de el Conde Duque de pis- 
tola: el enemigo arrojó de los cinco batallones dos por los 
costados á cortar á D. Antonio, el cual dio la buelta y se 
méselo con los dos batallones con tan buena resolución, que 
el enemigo se retiró á buen paso, porque con las espadas se 
le hacia mucho rostro y con la mosquetería mucho daño, al 
igual del que recivian de sus mosquetes los dos batallones. 
El Comisario general embió al batallón de los balones á so- 
correr á Pellicer; mas no llegaron allá, con que Don Anto- 
nio se retiró con mucho orden al puesto donde estaba el Co- 
misario general, y la infantería acabó de echar al enemigo 
que por la otra parte se descolgaba, que era mal terreno 
para caballería. $n este recuentro mataron al Marqués de 
Cassares y herido Don Diego de Portugal, alférez del Conde 
Duque, Don Juan de Gomara, teniente de la compañía de 
Don Diego de Villalva, Don Antonio de Estrada, Cavallero 
de la Orden de Santiago de la compañía de Don Luys de Pa- 
redes, y el Alférez desta compañía. Señaláronse con mucho 
valor Don Lorenzo de San Vítores, Don Francisco de Bus- 
tamante, Don Juan de Montalvo. Del batallón de Don An- 



93 

tonio Pellicer huvo nueve muertos. El enemigo viendo lo 
mucho que maltrató á su caballería la mosquetería, se em- 
pezó á retirar la buelta de Costantí, y después hizo lo mismo 
nuestra infantería y cavallería. El tercio del Conde Duque 
anduvo con mucha resolución. El Comisario Don Bodrigo 
de Herrera con mucho valor, siempre á la cara del enemigo 
entre su mosquetería. El Teniente general Don Alvaro de 
Quiñones se gobernó en aquel puesto como soldado. Don Pe- 
dro Laynes, Don Antonio Montañés, Don Gabriel de León, 
Don Pedro de Castro, Governadores de las compañías de los 
Guardias, soportaron con harto valor. Don Diego de Portu- 
gal y los cavalleros de la compañía del Conde Duque y los 
de la compañía del Comisario general, Don Antonio Pelli- 
cer, avanzó y peleó con mucha vizarría, y fué dia en que 
mostraron todos los que pelearon mucho valor, conque el 
enemigo se bolvió con algunos bagajes de los forrajes en poco 
número de la Cyudad desmandados, y muchos de los suyos 
heridos. — (Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. -BT-74, folios 
141 y 142.) 

Núm. 616. 
Carla del General La Motte á los Diputados. 

Illmes. Seig. 1 ' 8 — Encoré que je croy que le Seigneur De- 
puté militaire vous fait seavoir toute nos nouvelles, Je nay 
voulu laisse de vous faire cellecy, pour direá V. S. I. comme 
hier matin ayant heu adois que les ennemis estoient en cam- 
paigne avec un fort party, Je men alié seur couper chemin, 
et le* fit charger ly a propos qúál en demeura plus de deux 
cens morts sur la place, pour le moins trois cens prisonniers 
que nous tenons, dont je y a plusieurs officiers, mesme de 
ceux dit Regiment du Conté Dac: le reste de leur armée es- 
tant voulu sortir pour les secourir, fut repoussee par deux 
fois jusques a leurs retranchement: cet avantage leur donne- 
ra aultant de terreur comme je encouragé les nostres,' et 
nous fait esperer vne heureuse suitte; des prisioners nous 
randent certaint quils souffrent de grande necessites, et quils 



94 
esperent tousiours en vn puissant secours. Les nouvelles que 
nous avons, portent que le marquis de Leganais se prepare 
fort pour cela. Je me treut en estat de resister á tous ses 
esfors . 

Je masseure que V. S. I. se auent bien comme la meilleu- 
re partie de vos troupes se sont debandes, vous debues con- 
siderer que cest juy se coup le plus important pour le repos 
et avantage de tout le pays, cest pourquoy vous debues faire 
des esfors pour envoyer jey le plus de troupes qui se pourra 
asseurer vous, que de rnon coste je feray toutes les dioses 
possible setque je suis veritablement. — Illrnes. Seig. rp — Vos- 
tre tres huroble et tres affectionne serviteur. — La Motte hou- 
dencour. — A Constantin ce II. Jun. 1641. — (Archivo de la 
Corona de Aragón, Cartas originales. Año 1641.) 

Núm. 617. 

Carta del Príncipe de Butera al Marqués de Torrecuso. 

Su Magestad, Dios le guarde, con carta de 3 de Mayo me 
acusa de haber dado á V. E. licencia para que vaya á cu- 
rarse y haga su viaje por Zaragoza para cumplir las órde- 
nes que dice su Magestad que tiene dadas á V. S. con quien 
me alegro mucho, porque podrá V. S. cuidar de su salud y 
cumplir su deseo. Dios guarde la persona de V. S. como 
puede. Tarragona y Junio 8 de 1641 . — (Biblioteca Nacional, 
Madrid. Cód. Papeles de Torrecuso, JP-268, fol. 546.) 

NÉi. 618. 
Carta del Marqués de Torrecuso ai Príncipe de Butera. 

'Respuesta. — Señor: Su Sec. de V. E. me lleua su villete de 
8 del corriente: sírvese decir en él como Su Magestad (que 
Dios guarde) en carta de tres de Mayo le avisa de hauerme 
dado licencia para que me vaya á curar, y que encamine mi 
viaje por Qaragoca á cumplir lo que me tiene mandado, en 



95 
cuya respuesta digo, que ni carta ni horden ninguna he re- 
cibido de Su Magestad, y si bien para hacer mi viaje es bas- 
tante para mí, lo aviso á V. E. el que recibo en tiempo que 
me hallo dentro desta placa sitiada, si el detenerme en ella 
juzga V. E. causa de hacer (?) a lo que puede S. M. d hauer- 
me encomendado, de lo que como tengo dicho no me ha avi- 
sado, ó el detenerme en ella hasta que se alargue, puede mi 
persona ser dalgun einbaraco: no repare V. E. al peligro de 
mi persona exponiéndome á hacer mi jornada, que á no ha- 
cerla luego, es la duda no se tome á buen intento estando en 
este estado en que se está, sin particular horden de V. E., 
que luego me se dé, obedeceré buscando el camino más apro 
pósito: Guarde Dios á V. E. como deseo. 8 de Junio 1641. — 
Marqués de Torrecuso. — (Biblioteca Nacional, Madrid. Pa- 
peles del Marqués de Torrecuso. Cód. F-26S, fol. 547.) 

Núm. 619. 

Carla de Tamarit ai Diputado José Soler. 

Molt Illre. Señor. — Si yo hagués sabut que V. S. gustave 
fer estampar ma carta, la haguera escrita ab major puntua- 
litat de tot lo que assí ha passat, y ho faré de aquí al de- 
vant, perqué las relaciona estampadas es just estigan molt 
verdaderas, y ab molta puntualitat, y lo secretan se olvida 
de escriurer algunes coses lis havia advertidos, pero en les 
ocasions que Deu será servit donarnos de bou succés, yo pen- 
dré paciencia en dictar la carta: y me apar que V. S. deu no 
donar llicencia que se escape ninguna cosa que no sia apro- 
vada per persona destinada per V. S., per que es gran falta 
haver estampat en la llista de cavallers que acistexen en esta 
campaña, haventme de posar á mi en primer lloch, posar- 
me després de molts, cosa que los quin saben, se han de 
riurer, y no está be á V. S. — També veig en las iuntas que 
tenim que Balthezar Carcer acisteix com á consultor del 
Sr. Coronel, y en la estampa nol posan per tal. També se 
acostuman de posar en primer lloch després del Coronel, los 



96 
maestres de camp, sargentos maiors, y altres officials de la 
cavallería y infantería, posant cada tercio de per si y des- 
prés los aventurers. Don Joseph Margarit es mestre de 
camp de la Veguería de Montblanch, del Panadés y camp de 
Tarragona. Don Antón Cassador de la Veguería de Manre- 
sa, Berga y Bagá, y aparex que feut descripció de tercios, si 
havian de posar tots los capitans, encara que no militars, 
que lo ser capitá yals lio dona. En la cavallería serveix An- 
thoni Biu, burgués de perpiñá, tinent de la compañía de fra 
Enrich Juan y Bernat Salbá y Alberti, capitá de una de las 
compañies del bescomtat de Cabrera y Bas. A Don Juan de 
Argensola proveedor general, lo havian de posar en son 
lloch, y no á la derrería. — De alguns altres cavallers també 
se serán olvidats, que com yo estieh tant ocupat, non porte 
llista. La relació verdadera, y principal, es com se segueix: 
Molts dies havia que lo enemich ab gran poder exía á fer 
ferratges á la part de Tamarit y havia tingut algunes esca- 
ramusses ab lo capitá Francesc Borrell, capitá de cavalls de 
la Generalitat, y ab Pau Goday capitá de Almugavers y sos 
soldats, quen es de la ciutat de Barcelona, las quals, com- 
pañía de cavalls y de dit Goday, están en Tamarit, y també 
escaramucearen ab lo enemich las compañías de infantería 
de Bernat Alberti, y Jacinto Olivella que están en lo castell 
del Callar, y com lo enemich isqués tant poderos, no pogue- 
ren ni les unes ni les altres impedirli no fes los ferratges tant 
á son salvo: y vist per lo Señor de la Mota lo dany gran ere 
que lo enemich fes los ferratges tant á son salvo, y en bene- 
fici seu, determina cortarlo, y sabent que dilmms que comp- 
tarem á 10 de Juny abans del die, ere anat á ferratge ab gran 
número de cavallería y infantería, isqué en continent dit 
Sr. de la Mota ab tota la infantería y cavallería francesa, y 
me enviá á dir per Mossur de Ginesta, gendre de Mossur de 
Periñan, que yo isqués encontinent ab la cavallería y infan- 
tería Cathalana y marchas cerca la torre deis Mongons, y 
que allí fes alto estant en esquadró cada tercio de per si, que 
ell me enviaría á dir lo que se hauria de fer; y al cap de una 
hora que forem allá, rebí un recaudo sen dientme fes mar- 



97 
char tota la cavallería Cathalana (exceptat la que estava de 
guarda, mes en lia deis Mongons en ves mar) á una colina 
cerca de una creu que es á la part de Barcelona mes amunt 
de las forques, y anant per aquest camí, lo enemich desde 
Tarragona nos tira quatre pesses de artillería sens fer nin- 
gún dany. Y al cap de altre hora me enviá altre recaudo 
dient que fes muntar allí un tercio de infantería Cathalana, 
y estant de vanguardia lo de la ciutat de Barcelona marcha 
lo Sr. Coronel ab son tercio acompañantlo algún s cavaílers 
que allá eren en dita colina, y arribat allá pelearen famosa - 
rnent cerca de tres hores y vehent que ab dita pelea havian 
de estar cansats (aconsellantme los Mestres de Camp deis 
Tercios) y sabent també per relació del aiudant que envihí 
per saber del Sr. de la Mota de lo que allí passave, y ne es- 
tave ab cuydado, lo qual me referí que importave enviarhi 
socorro, envihí cent Mosqueters trahentlos de tots los ter- 
cios, quels guia don Jayme de Erill, sargento maior del Ter- 
cio de don Joseph Margarit, y arribats allá pelearen també 
ab molt valor, y á la tarde se retirá lo Sr. de la Mota y tot 
lo exercit, y lo Sr. Conseller vingué ais Mongons hont yo 
ere, ym dona la norabona desta victoria. Y á la que arribí 
en Constantí trobí que ya. lo Sr. de la Motta esta ve apeat en 
casa sua, y aní á donarli lo parabé del succés, yl trobí molt 
alegre y content de la jornada, dientme que entre morts y 
presos ni havia mes de 500, y entre ells mort lo Marqués del 
Cazar, Don Pedro de Góugora nafrat de una mosquetada á 
la boca, y un capitá del tercio del Conde Duch, lo qual viu 
yo per lo cami quant lo portave una compañía de cavalls* 
Y set ó vuytcents caps, entre cavalls, matxos y muías. Des- 
prés he sabut per persona fidedigna que passá per lo lloch 
ont ere estada la pelea, y ven los morts, judicant eren 400 
ó mes, y dos dies aprés se passá á esta part un alférez por- 
tugués ab un soldat, ym digué, que en Tarragona se foren 
morts molts deis qui eren estats nafrats en aquesta jornada, 
y que los que faltaran passaren de mil; lo cert es que es res- 
tat tant atemoritzat Jo enemich, que de les hores en sa no es. 
exit mes á fer ferratge, ni se aparta de Tarragona un tir de 
Tonto xxm 7 



98 
niosquet, y sabem per los que ayr vingueren de Tarragona, 
que lo princep Botero ha llansat bando á pena de la vida 
que ningú puga exir á fer ferratges, y perals seus cavalls y 
muías se val de la palla de las márfegas deis Hits. Deu 
á V. S. g. ds Constantí á 18 de Juny 1641. — Francesch de 
Tamarit. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 620. 
Pérdida de Constantí y otra relación del combate de 10 de Junio. 

{Continúa el documento núm. 609.) — A 10 del dicho, man- 
dó el Condestable retirar toda la caballería de Costantin á 
Tarragona, y aunque se le propuso se quedasse con 400 ca- 
uallos en la placa y la demás cauallería con alguna infante- 
ría se retirase al Coll de Balaguer, porque ocupado aquel 
puesto de nuestra gente, es imposible euitar el socorro de 
tierra, no fué admitido este parecer, y assí se metió la caua- 
llería debaxo de las fortificaciones de Tarragona. 

Dexósse en el castillo de Costantin 200 mosqueteros con 
dos Capitanes y el Sargento mayor del tercio de Don Pedro 
Cañaueral, para que defendiesse el castillo por ser fuerte y 
muy á propósito para poder forrajear por estar media legua 
de Tarragona. Llegó á este fuerte el enemigo sin traer arti- 
llería ni otros pertrechos de guerra, y el Sargento mayor se 
rindió infamemente á tres horas de sitio: hizo sus pactos, co- 
mo se salvó, y á los dos prendió el Condestable: poco casti- 
go para escarmiento de otros, hauiendo andado no como sol- 
dado y español, sino lo mas vilmente que se puede pensar. 

A 10 de Junio salió un comboy para hacer forraje para la 
cauallería de 400 cauallos y 500 infantes: salió el enemigo á 
él y le cortó, porque con las alas que le dieron de la retira- 
da tan inconsiderada, hauia engrosado de infantería y ca- 
uallería, y assí sobre socorrerle, y él por romperle, se trabó 
una escaramuca, que duró desde las nueve del dia hasta las 
Q de la tarde: hubo algunos muertos y entre ellos el Marqués 



99 

de Casar, que murió corno valiente caballero con 6 heridas: 
algunos heridos y muertos de nuestra parte, aunque de la 
del enemigo se ha sabido hauer recebido mas daño por ha- 
uerle muerto y herido mas de 800 hombres, si bien se lleuó 
de nuestra cauallería mas de 300 cauallos de los que iban á 
forrajear, y con todo se le apretó de suerte, que se supo des- 
pués que tuvo para cargar las tiendas y retirarse de Costan- 
tin adonde tiene su campo: quedó prisionero vn Capitán del 
Regimiento del Conde Duque llamado D. Hipólito de Salazar. 

Don Fernando de Riuera, Maestre de Campo del Tercio 
del Conde Duque, anduvo en esta ocasión como en todas 
muy bizarro, siendo el que mantubo la escaramuza y man- 
gas de mosquetería de los demás. 

Desde este dia empezó á descaer la cauallería nuestra, por- 
que no quiso el Virrey se forrajease mas, conque se murie- 
ron muchos caballos. 

A 12 del dicho mes se apareció el Duque de Fernandina 
con las Galeras, reconoció la armada del enemigo y se retiró. 

A 20 del dicho hizo lo propio, ya en este tiempo por falta 
de bastimentos se dauan 6 oncas de (Aquí acaba este cu- 
rioso Ms.)— (Biblioteca Nacional. Cód. H-74, fols. 135 y 136.) 

Núm. 621. 
Caria de la Diputación aS General La Moite. 

Exm. Señor: Ab cartas del Sr. Deputat Militar de deu del 
corrent havem tingut avís de la rota que V. Ex. a ha donada 
al enemich entre lo Callar y Tamarit, ahont segons nos diu, 
si havian mort mes de sinch cents soldats, sensa la presa de 
alguns cabos, dos cents cavalls y trescentes mules de tir, que 
es estada vna bella victoria, per la qual esta ciutat ha fet les 
demostracions de alegría que en semblants ocasions se acos- 
tuma, y com en acó en primer lloch ha obrat lo favor de nos- 
tre Sr., aqui ne havem donat les gracies vuy ab lo te Deum 
landamus que se ha cantat en la iglesia maior, nos ha apa- 
ragut no cumplirían! á nostra obligado si no donavem 



100 
á -V. Ex. ia la norabona ele aquest bon succés, pus tenim se- 
guretat quel han tingut las armes de sa Mag.* y nostres, ab 
la bona trassa y disposició que V. Ex. ia feu com á tant gran 
soldat de aquesta Provincia ha de teñir perpetua memoria, y 
nosaltres com á cap della de servirho á. V. Ex. ia en tot alió 
quens voldrá emplear: á mussur de Matonet havem donat los 
dos carros per conduir en Leyda les municions que V. Ex. a 
li ha ordenat, segons nos ho avisat lo Sr. Deputat Real. Los 
Consellers desta ciutat y nosaltres estam actualment treba- 
llant per enviar socorro en aqueix camp: per la bona direc- 
ció farem quant nos será possible per qués conseguescalo fi, 
que es lo rendiment de la ciutat de Tarragona, que tots desi- 
jam. Nostre Sr. fassa gratia quen veiam prest, y continué 
en donar á V. Ex. ia bon succés en totes les coses y g. de — 
Barcelona y Juny á XIII de MDCXXXXL — Lo Canonge Don 
Joseph Soler. — Domini Deputati, etc. — Ex. im Sr. B. L. M. etc. 
Los Deputats. — Al Ex. im Sr. de la Mota Ondancour general 
per la Mag. fc en lo exercit de Cathalunya. — (Archivo de la 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Copiado?'. Car- 
tas de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 138 vuelto.) 

Núm. 622. 

Carta de los Diputados á Francisco de Tamarit. 

Molt Illre. Sr. — Lo gasto que fem assí ab tant gran nú- 
mero de presos que ara de nou nos ha enviat V. S. sens lo 
molt número que teniern abans, es tant grave, y la falta de 
diner que tenim, quens ha obligat scriurer al Sr. de la Mota 
la que va ab esta, ab la qual supplicam á sa Ex. a sie servit 
averiguar ab lo Principe Botero si ha de donar quartel ó no 
ais Cathalans sens teñir dependencia del ordes que din 
aguarda del bisbe de aquesta ciutat, al qual ni nosaltres ha- 
vem parlat de assó, ni está be lin parlem, ni ques done lloch 
en que lo de Botero, tiogue comunicacions ab lo bisbe, y 
axí V. S. procurará en averiguar a9Ó y avisarnos de la reso- 
lutió que si pendra, y lo que nosaltres habem de fer de aques- 



101 

tos presos. Ab esta va vna carta del Concell de Hazienda ab 
que avisan á V. S. que lo Deputat Local de Agramunt no 
ha cobrat las taxas deis de aquella vila, perqué no las volan 
pagar ni las pagarán si V. S. noy proveheix de remey, y pus 
ab altres que son añades per lo Prebost Mayrnó que ses par- 
tit esta tarda, tenim scrit á V. S. llargarnent y dit las dili- 
gencias tenim fetas y anarn fent, no direm mes ab esta sino 
quens mane avisar si aqui hi arriba gent que vullan assen- 
tar placa. Guarde Deu á V. S. Barcelona y Juny á XXH 
de MDCXXXXL— Rafel Antich.— Domini Deputati— Molt 
111 re. Sr. B. L. M., etc. Los Deputats, etc. — Al molt Illre. Sr. 
Francesch de Tamarit, Deputat militar del General de Ca- 
thalunya. — (Archivo de la Corona de Aragón, Barcelona. 
Copiador. Cartas ole 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, folio 
174 vuelto.) 

Núm. 623. 

Carta de la Diputación al General La Motte. 

Excin. Sr. — Lo Sr. Deputat militar nos ha scrit que lo 
principe Botero havia respost á V. Ex. a que no volia donar 
quartel ais Cathalans que primer no tingues resposta del 
Bisbe desta ciutat: V. Ex. a se servirá averiguar acó ab lo 
Principe Botero, y saber ab sertitut si vol donar quartel ó no 
ais Cathalans sens aguardar orde del Bisbe, al qual nosal- 
tres no entenem parlar de acó, ni es be que per aqueix camí 
lo de Botero se vingués á correspondrer ab lo Bisbe, ans be 
V. Ex. a y nosaltres tenim obligació evitarho per tots los ca- 
mins possibles, per lo dany que de la comunicació podría 
resultar al servey de sa Mag.* (que Deu g. de ) y benefici déla 
Provincia, pero es rahó que prenga resollido lo de Botero si 
ha de donar quartel ais Cathalans, pero que si nol dona, no 
tenim que gastar assi (en temps que tenim tant gran falta de 
diner) lo que gastam ab los socorros de tant gran número de 
presos que tenim assí, perqué es impossible poderho susten- 
tar. V. Ex. a per fernos mercé nos manará avisar de la reso- 
lutió que pendra en acó: en est punt nos es vingut lo Syn- 



102 
dich del Capítol de Leyda, diéntaos que la cavalleria del 
enemich fa algunas correrías per aquella campanya, y que 
va devastant los blats y ferraiges sens quey haia cavalleria 
bastant per resistirli, dende que son fora de allá las tropas 
del Sr. Conato Rius. V. Ex. a manará provehir lo que li apa- 
raxerá be. G. do Deu á V. Ex. a Barcelona y Juny á XXII de 
MDCXXXXL— Rafel Antich.— Dornini Deputati, etc.— 
Ex. m Sr. B. L. M. de V. Ex. a — Los Deputats al Ex. m Sr. de 
la Mota oudancour, general per sa Mag.* en lo exercit de 
Cathalunya. — (Archivo de la Corona de Aragón. Genera- 
lidad de Cataluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de 
Julio de 1641, íol. 175.) 

Ntjm. 624. 
Caria de la Diputación al almirante Arzobispo de Burdeos. 

Ex. im Señor. — Lo Sr. Deputat militar nos ha avisat que 
V. Ex. a ha publicades cartes y li demana soldadesca Catha- 
lana pera guarnir la torra deis Alfachs, dient que V. Ex. a 
ne vol traurer los soldats franceses quey son vuy; y com 3,0 
haver de posar nosaltres gent Cathalana en dita torra, te 
molts grans inconvenients, y entre alfcres veurer que si á 
V. Ex.a ab vna armada naval á la ocasió present li es difí- 
cil enviar allá los bastimenta necessaris per alimentarse dits- 
soldats, quant mes difícil será pera nosaltres, dexat á part 
que dita torra sempre será rendida aqui la enpendrá sitiar, 
y que per consequent, com lo enemich no vol donar quar- 
tel ais Cathalans, lo die que lo enemich los rendirle, los de- 
gollaría á tots, y axí lia resolt lo consell de guerra se sup- 
plicás á V. Ex. a sie servit considerar acó y la conveniencia 
de sa Mag.* (que Deu g. de ) y benefici de la Provincia, y dis- 
posar de dita torra de la manera que á V. Ex. a li aparaxe- 
rá mes convenient, manantnos á nosaltres en tot.lo que sia 
de son servey. — Rafel Antich. — Dornini Deputati, etc. — • 
Ex. m Sr. B. L. M. Los Deputats, etc.— Al Ex. m Sr. Archa- 
bisbe de Bordeus, General de la armada naval de sa Mag. fc 



103 

— [Esta carta debió llevar fecha de mediados de Junio.) — (Ar- 
chivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Co- 
piador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 170.) 

Núm. 625. 

Carta de la Diputación ai Príncipe de Conde. 

Serenissim Sr. — Lo Sr. de Argenson nos ha dit en aquest 
punt que ha rebut una carta de V. A. ab la cual li ordena 
que lo mes prest sie possible se conferesca aqui, ahont V. A. 
te que tractarli algunas cosas de conveniencia; y com lo dit 
Sr. de Argenson estaba resolt obehirlo, havem pregat fos ser- 
vit no posarles en execució que primer nosaltres do haiam 
representat á V. A. los inconvenients quey ha en la ocasió 
present en partirse de aquesta ciutat lo Sr. de Argenson, per 
que com Sa S. a es estat enviat á esta ciutat de orde de sa 
Mag.* (que Deu g. de ), te en ella tanta auctoritat, axf en 
anidarnos en disposar las cosas de la guerra, con las demás 
que tocan á la pau, quietut y bon govem de aquesta ciu- 
tat, en la qual vuy hi ha hagucla vna alteració entre la gent 
popular, que per aquietarla, es estada de moit gran impor- 
tancia la presensia de dit Sr. de Argenson, lo cual també 
faria gran falta al Sr. Archabisbe de Burdeus y Sr. de la 
Motta, los quals ordenan al dit Sr. de Argenson algunas in- 
telligencias que sa S. a te, convenients al benefici de las ar- 
madas y servey de sa Mag.*, y axi supplicam á V. A. sie 
servit escusar per ara al Sr. de Argenson de no haver execu- 
tat lo orde de V. A. pus per las rahons sobreditas ho ha de- 
xat de fer á petició nostra, confiant que V. A. ho tindrá á 
be per fernos mercé, que la rebrem molt particular de la ma 
de vn tan gran Princep á qui nostre Sr. g. de Barcelona y 
Juny ais XXIII de MDCXXXXL— Lo canonge Don Joseph 
Soler. — Domini Deputati, etc.- Serenissim Sr. B. L. M. de 
V. A., etc. — Los Deputats. — Al Serenissim Sr. Principe de 
Conde gcneralissim del exercit de sa Mag. fc Christianíssima. 
— (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Catalu- 



104 

ña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, 
fol. 176.) 

Núm. 626. 

Otra caria de la Diputación al Príncipe de Conde. 

Al Serenissiui Sor. Princep Conde. — Serenissim Sor. — 
Los soldats del exercit que sa Magestat (Deu lo guarde) te 
en lo camp de Tarragona, fan grandissims excessos contra 
los naturals, que tot se origina de que á dits soldats no seis 
acut ab la paga de son sou, lo que poria ocasionar encontres 
entre los soldats y los provincials, que nosaltres tenim obli- 
gació ab totas veras evitar, experimentáis del apretó ab que 
sernblants encontres havian posada la Provincia en temps del 
Key Catoiich, y á no teñir á V. A. tant prop, ne bagueram 
donat rahó per propri á sa Magestat, lo que havem scusat, 
confiats que V. A. continuant las mercés que sempre nos ha 
fetas, nos la fará de manar que ais soldats de dit exercit seis 
pague lo que seis deurá per rahó de son sou, que ab assó 
-sperarn cesserán dits excessos, lo Sr. de La Mottaporá ma- 
narlos castigar, sens que pugam teñir scusa. Supplicam 
á V. A. ab las majors veras podem, esta mercé, que nosal- 
tres procurarem servir á V. A. en tot lo que será servit ma- . 
narnos. Guarde Deu á V. A. Barcelona y Juny ais XXVI de 
MDCXXXXI. — Lo Canonge Don Joseph Soler. — Serenissim 
Sr., etc. — Los Deputats, etc. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Begistro de la correspondencia de los Diputados, 1640 
y 1641, fol. 576.) 

Núm. 627. 

Carta de D. José de Margarita ia Diputación. 

Moltlll. 68 Sors. Diputats. — Lo interés que tinch á la quie- 
tut desta Provincia y de acodir al servey della y de V. S., 
me obliga donarli rao del estat ab que está lo exercit deis 
francesos, per ser lo mes miserable que pot ser, puis están 
sens diner ni pa per sustentarse, y per eixa ocasió fan los 



10o 
soldats inolts excesos ais Provincials, que á no acudir al re- 
iney, es forsat se succehescan iguals desditxas á las deis cas- 
tellaas, y sois se poden impedir donatne rao al Rey Cristia- 
nisim, que pensant que lo diner que envié arribe assí, y que 
sos soldats están pagats dell, noi provehim de remey, del 
que se está lo Sor. de la Mota molt affligit, y sois V. S. ho 
pot remediar donantne rao á sa Magestat: que alguna per- 
sona zelosa de son servey y del be desta Provincia, no li ha 
advertit, per lo quem ha aparegut que no compliria á mes 
obligations, si ab esta non donas est avís á V. S., pera que 
puga deslliberar lo mes convenient, com manarme á mi tot 
lo quem sigue aproposit per una y altres materias de son 
servey. Gu. de Deu á V. S. Cambrils 6 Agost 1641. — Don Jo- 
seph de Biure y de Margarit. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. 
Año 1641, Agosto,) 

Núm. 628. 
Carta del Conceller Rosell á ios Diputados. 

Molt Ules. Señors. — En rebrer la carta de V. S. en orde 
de sercar ab diligencia cuidadosa fra Hieronim, y fra Diego, 
frares llechs, los quals he trobats, y ab ells no havem trobat 
persona llayca que se hagués ajuntat ab ells, y los havem 
capturats y regoneguts y no havem trobat senyal del que 
V. S. escriu y aportan cartas; y una que anave al monastir 
de Escornalbou, y llegidas, havem vist que noy havie cosa 
de cuidado: havem fetas amanassas, pero ab la cencillez, no 
havem conegut altra cosa sino charitat de servir al hospital 
de Reus, en particular á hu dells ques diu fra Diego, que pa- 
rex pur religiós, y interrogantles de vanes coses si en lo mo- 
nastir de St. Francesch y Jesús de aqui y havie algún mal 
afecta, ha respost hu que ell no sabie cosa, pero que haver- 
los regoneguts era malicia de algún religiós ques déjalo Pare 
fra Hieronim Moralló: ab tal están tancats en lo castell de 
Constantí, fms atant tiuga altre orde de V. S. y estarem 
atens, fins seculars vindrán á parlarlos, per veurer si descu- 



106 
brirem res. A Don Joseph de Biure y Margarit tinch escrit 
en orde los religiosos que anirán y vindrán del monastir des 
Cornalbou, y nostre Señor me guart á V. S. De la tenda y 
campanya de Constantí, Agost 10, 1641. b. 1. m. de V. S. — 
Rossell, Conseller ters, Coronell. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. 
Año 1641, Agosto.) 

Núm. 629. 
Otra carta del mismo á los mismos. 

Srs. Diputats. — Molt Ules. Sors. — En aquest puní que son 
las dotze del rnig dia, es arribat un patró deis barcos lengos 
están assí, ab molts plechs de cartas que anaven al duc de 
Maqueda, Xeli de la regna, marqués de Vilafranca y altres, 
per haverlos presos ab una feluga que venia del marqués de 
Leganés que está en Vinaroz, y ab ells dintra de la feluga 
sis marines, y lo correu, que es castellá: aprés de haver dinat 
tornaré á casa de mussur de la Mota per llegir los dits plechs: 
del que resultará avisaré (1) á V. S. Nostre Sor. guart de la 
tenda y campanya de Constantí 25 Agost 1641. B. 1. m. 
de V. S.— Rossel, Conseller ters, Coronell. — (Archivo de la 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes 
originales. Año de 1641, Agosto.) 

Núm. 630. 

Carta de Duran, Obispo de irgel, á Felipe IV. 

Copia de carta del Obispo de Urgel á S.M., fecha en Tarra- 
gona á 2 de Setiembre de 1641. — ►£* Señor. — La confianza 
que v. a Mag. d de mi haze y hallarme presente en este exér- 
cito, me obligan á dar cuenta á V. Mag. d del estado en que 
se halla la persona del Condestable de Ñapóles, Virrey y Ca- 
pitán general de v. a Mag. d en este principado: coinencó su 

(1) No se lia bailado la carta con dicho aviso. 



107 
enfermedad por calenturas ordinarias pocos dias antes del 
último socorro, sobreuínole mal de bixada, últimamente le 
ha sobreuenido cólica tan continuada y con dolores tan gran- 
des, que esta noche passada ha obligado á darle la vncion; 
no habla ya ni conoce á nadie, y se tiene poca ó ninguna 
speranca de su vida, y por muy poco tiempo, ha recibido 
todos los sacramentos muy á tiempo, y cumplido con todas 
las demás obligaciones de buen cristiano, como también con 
los del seruicio de V. Mag. d , con las veras que se ha visto y 
esperimentado en este sitio tan prolongado y trabajoso: pier- 
de v. m. vna persona de grande valor y muy verdadera en 
el real seruicio: pide la ocasión que con breuedad mande 
V. mag. d darle sucesor, y nuestro señor á V. Mag. d guarde 
como se lo supplico, de Tarragona á 2 de setiembre de 1641. 
— Capellán de V. Mag. d que sus reales manos besa. — El 
Obispo de Urgeh — (Archivo general de Simancas. Secretaría 
de Guerra, leg. 1.401.) 

Núm. 631. 
Caria del Conceller Rossell á la Diputación. 

Ais Sors. Diputats. — Molt lll. es Sors. — De la electió que 
V. S. á feta de don Josep de Margarit, es estada del cel, de 
la qual se ha de prometre la Provincia gran benefici y á V. <S. 
molts anys de vida. — Sebestiá Duran se posa en residencia, 
y arnés que mussur de la Mota en presentía de maestres de 
Camp digué algunes cosas que fa forcós posarlo en residen- 
cia gustosos per traurel de Governador, perqué havia ami- 
lanáis ais capitans estaven en sa companya, que fou espant 
de tots: jo no se lo que ha fet lo assessor per sernos denats 
aqui mateix de Constantí: yo no dubtaria dir, que V. S. li 
an de donar licencia sen vaie en -sa casa, supposat que per 
la treta de la persona de vn aragonés, no sie cosa com V. S. 
me escriuen: sois he restat espantat que en la suplica diga 
Governador de Valls, que vuy non es de Valls, ni de Cons- 
tantí: acó dic per advertir á V. S. que no voldria que dema- 



108 
Das aprés algún salari. La falta de la moneda es forcós de 
desbaratarse los tercios, y no vulla V. S., per las llagas del 
Señor, refiarse del batalló, per ser cosa llarga y la necessitat 
es gran. — Resto admirat que los mestres de camp que son 
anats aqui, no sien entrats en lo consell de guerra per oirlos, 
per estar al peu de la obra. Señor, las balas fan prática á la 
persona, y ellas fan donar concell: yo so honie que no se di- 
simular lo que sent, conexent que es benefici de la Provin- 
cia: perdone V. S. que la poca experiencia de ser soldat me 
escusa y nre. Sor. me guart á V. S.: de Valls 14 Setembre 
1641. — b. 1. m. de V. S.— Rossell, Conseller ters Coronell. — 
La nit passada es anat mussur de la Mota devant Tarrago- 
na, y ha tinguda alguna escaramussa ab los que ha trobats 
que fugien, y á pres vnas quantas muías bonas, dotze cas- 
tellans ab dos ó tres cavalls, y restan alguns 40 castellans 
degollats en lo camp. — (Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Septiembre.) 

Núm. 632. 

Caria de La Moíte á los Diputados. 

Aus 111. mes Seig. r a — Les Deputes du gnal. du principat de 
Catalongue á Barcelonne. — Ilm. mes Seig. rs — Pour vous ran- 
dre compte de tout ce que nous faisons, je nay pas voulu 
manquer de vous faire scavoir cornme je fui hier avec de la 
cavalerie du coste de Taragonne, pensant de trouver les 
ennemis ou de les atterer en cainpaigne, mais je ne rencon- 
tre qu'n de leurs party, dontse en fut tue quinze ou vingt 
sur la plaze, et dix ou douze amenes prisonniers, ce qui se 
chapa fus pousse jusques par de la le pour pres de leurs re- 
tranchemens par nos coureurs seulement, sans quil en sor- 
tir aucunt de la ville, que faict bien cognoitre leurs lacheses. 
Je continueray á leurs bailler de ees petites aubades, en 
attandant de leur pouvoir farie plus de mal: je nay poure de 
nouvelles du coste de Leyda que celle que jay mandée par 
ma derniere á Vos S. I., que je tiendray tous jours avertie de 



109 
tout ce qui se pasera, et feray cognoitre en toutes ocasions 
queje suis veritableinent. 111. mos Seig. rs Vostre tres humble 
et tres affectionne serviteur. — La Motte hondencour. — Au 

carop deVails lel5 de settembre 1641. — (Está borrado.) ce 

qu'on mande que laragon est declare, se pourray bien par- 
tir deaus deux ou trois jours, avec de la cavalerie, pour aller 
faire vne course du coste de Leyda, et laisseray jey Mr. de 
Serignan. 

Núm. 633. 

Carta del conceller Rossell á la Diputación. 

Ais Sors. Deputats. — Molt Ules. Sors. — En la vila de Al- 
cover están alotjats quatre coinpanyas de cavalls francesos: 
de aquestos hisqueren abir devés Tarregona fent una em- 
boscada, y an presos trenta y tres entre cavalls y muías y 
altres tants castellans, degolantne los que feren resistencia; 
que a be que estigam retirats estam vigilant, y ab cuyda- 
do Musur de Seringan en ausencia de Musur de la Mota: 
aquesta presa fora estada de les tropas Catalanas si aguesen 
estat assí, puix que Alcover ere son quartel, y es molt gran 
conveniencia que las tropas catalanas estigan juntas com 
tinch escrit á V. S. Henrich Joan ab sa companya e orde- 
nat vaja á Vilaseca com V. S. escrihuen. — Joan Pau Be- 
lasch ayudant de provehedor general, en temps que tinch 
menester mes gent, no le vist encara, prometentme que seria 
assí diumenge prop passat. Tinch refferit á V. S. que vehe- 
dor y pagador están desganats, ab cessions, y que los dinés 
porta lo vehedor diu lo pagador que ja son acabats, y los 
soldats se (inquieten), y segons tinch entes que dit pagador se 
reté tot quant li invien, que apar ques molt mal en aquesta 
occasió, y yo aguardava avuy lo capitá Henrich Joan y no 
es arribat: en arribant, donaré un pas á la Selva pera con- 
solar los soldats y veurer lo diner que ses fet, si no fos que 
Diego Soler me escapas per estar desganat anarsen á Vila- 
franca. Ya tinch scrit á V. S. quel Sr. de la Mota me digué 
que V. S. le havie scrit se servís de enviar monisions á Ley- 



112 

que si caia en sus mans lo quen feu, lo portara pres á vosa 
Excelensia, ó en mans del dit Señor Don Juan, pera que ne 
portas son rnerexit castic: y confiat de la clemensia de Vosa 
Excelensia Deu nostre Señor nos guarde, á qui de ordina- 
riament ó preguara, ab tota salut, triunfo y victoria del ene- 
mich com pot. Mora y Setembre ais 21, 1641. Besan las- 
mans de V. Exc. a los jurats y consell de la vila de Mora. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 636. 

Los jurados de Thisa á la Diputación. 

Molt Ill. mes Sors. — Per teñir noticia que á la de V. S. ea han 
arribat algunes rahons de tercera persona, informades en 
menispreu y de abono de la persona y fets de Joseph Gas (1) 
capitá de una compañía de micalets, y restaurador, que així 
se pot dir, de les viles de esta Ribera de Ebro y montanya 
de Tivica pues clara y manifestament ha euitat y guardat 
de saquejar los Castellans y Tortosíns ais de Basquera y ais 
del Ginestar, haon, no trobanse dit Gas, era sert degollaven 
ais habitants en dites viles, y se feien señors de elles, de haon 
corrie gran perill ferse señors desta vila y ses montanyes, 
haon fortificantse, fora estat costossíssim lo traurels delles, 
y quant no se hagueren fets señors, les agüeren saquejades, 
y mort moltes persones, que fora danj molt notable de per- 
sones y haciendes y honrres. La bondad del qual ho lo be fa 
á la Provincia en esta térra, ho mostré lo desconsuelo ab que 
queden estes viles tan lleals, com ho han mostrat ab la au- 
sensia del dit Gas, pues arribantla nova á Tortosa de sa au- 
sencia, poden tornar coniforme, la altra vegada, y fernos 
molt gran dany, com está dit agüeren fet trobantse ausent, 
pues del Ginestar ab la sua gent y la de la térra que hi acu- 
dí, los feren tornar atrás, y ais sens fadrins los te tot lo que 

(1) Guás. 



113 

pofc, sutjetes á que no fassen da'n en les haciendes deis pai- 
sanos. La bondad del qual, y lo que esta dit. nos ha inogud 
fer esta á V. S. es , suplicant sia de son serve], si informacions 
ni ha, com tenim noticia, no deixen de donar credit á la pre- 
sent, per ser tot rnolta veritat, y donarli llicencia vinga á 
guardar estes viles, que vltra será be de la Provincia en ge- 
neral, ho estimarem in rebrern particular mercó totes estes 
viles, quedant en tot á la voluntad de V. S. es , a quig. de nre. 
Sor., done salud y vida per aicancar victoria denostros ene- 
nrichs y Pau y quietut de la Provincia. Tivica y Seternbre á 
23 de 1641. — Humils servidors de V. Sres. los Jurats de la 
vila de Tivica. — (Archivo de la Corona de Aragón. Genera- 
lidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año de 1641 f 
Septiembre.) 

Núm. 637. 

Carla del Conceller Rosseü á los Diputados. 

Molt 111. e3 Srs. — Mussur de la Mota li aparquees conve- 
nient que la cavallaria y infantería se dividesca per estar en 
balansa de Tarregona y Lleyda, per los designes del ene- 
mich, en tot cas; de manera que en aquesta vila de Valls 
resten los tercios que vny están en la Selva ab dos compa- 
nyas de cavalls catalanes, y en la vila de Alcover tres cents 
cavalls francesos ab un regiment de infantaria dexant Cons- 
tantí, Vilaseca y Salou ab la infantaria que vny te, renovant 
alguns dells: y que la demés cavallaria se posas della en los 
colls, dexant en Cabra alguna cavallaria. Y mussur de la 
Mota y yo ab mon tercio en la vila de Montblanch, y la 
demés cavallaria per los llochs, desde Cabra á Montblanch, 
y de Montblanch á per lo cami qui va á Lleyda; y acó tant 
per lo que tinch dit que si se mou alguna cosa per lo ene- 
mich, marxarem devés Lleyda ab mes brevedat, dexant ab 
dita forma asegurat que los de Tarregona no puguen en- 
quietar ais del Camp, sino que se estigan en son retiro en 
Tarregona: a mi, si be lo menor de tots, me apar bonissim lo 
parer del Sr. de la Mota, sois falta ara lo parer y abono de 
Tomo xxiii 8 



112 

que si caia en sus mans lo quen feu, lo portara pres á vosa 
Exceleusia, ó en mans del dit Señor Don Juan, pera que ne 
portas son rnerexit castic: y confiat de la clemensia de Vosa 
Exceleusia Deu nostre Señor nos guarde, á qui de ordina- 
riament ó preguam, ab tota salut, triunfo y victoria del eue- 
mich com pot. Mora y Setembre ais 21, 1641. Besan las- 
mans de V. Exc. a los jurats y consell de la vila de Mora. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Nüm. 636. 

Los jurados de Tivisa á la Diputación. 

Molt Ill. mes Sors. — Per teñir noticia que á la de V. S. es han 
arribat algunes rahons de tercera persona, informades en 
menispreu y de abono de la persona y fets de Joseph Gas (1) 
capitá de una compañía de micalets, y restaurador, que així 
se pot dir, de les viles de esta Ribera de Ebro y montanya 
de TivÍ9a pues clara y mauifestament ha euitat y guardat 
de saquejar los Castellans y Tortosins ais de Basquera y ais 
del Giuestar, haon, no trobanse dit Gas, era sert degollaven 
ais habitants en dites viles, y sefeien sefiors de elles, de haon 
corrie gran perill ferse señors desta vila y ses montauyes, 
haon fortificantse, fora estat costossíssim lo traurels delles, 
y quant no se hagueren fets señors, les agüeren saquejades, 
y mort moltes persones, que fora danj molt notable de per- 
sones y haciendes y honrres. La bondad del qual ho lo be fa 
á la Provincia en esta térra, ho mostré lo desconsuelo ab que 
queden estes viles tan lleals, com ho han mostrat ab la au- 
sensia del dit Gas, pues arribant la nova á Tortosa de sa au- 
sencia, poden tornar coinforme, la altra vegada, y fernos 
molt gran dany, com está dit agüeren fet trobantse ausent, 
pues del Giuestar ab la sua gent y la de la térra que hi acu- 
dí, los feren tornar atrás, y ais sens fadrins los te tot lo que 

(1) Cuas. 



113 

pot, sutjetes á que no fasseu da'n en les haciendes deis pai- 
sanos. La bondad del qual, y lo que esta dit. nos ha mogud 
fer esta á V. S. es , suplicant siade son servei, si informacions 
ni ha, com tenirn noticia, no deixen de donar credit á la pre- 
sent, per ser tot rnolta veritat, y donarli llicencia vinga á 
guardar estes viles, que vltra será be de la Provincia en ge- 
neral, ho estimarem in rebrein particular mercó totes estes 
viles, quedant en tot á la voluntad de V. S. ea , a quig. de nre. 
Sor., done salud y vida per alcancar victoria de nostros ene- 
michs y Pau y quietut de la Provincia. TivÍ9a y Setembre á 
23 de 1641. — Humils servidors de V. Sres. los Jurats de la 
vila de Tivica. — (Archivo de la Corona de Aragón. Genera- 
lidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año de 1641, 
Septiembre.) 

Núm. 637. 

Carla del ConceHer Rosseü á los Diputados. 

Molt III. es Srs. — Mussur de la Mota li aparquees conve- 
nieut que la cavallaria y infantaria se dividesca per estar en 
balansa de Tarregona y Lleyda, per los designes del ene- 
ínich, en tot cas; de manera que en aquesta vila de Valls 
resten los tercios que vuy están en la Selva ab dos compa- 
nyas de cavalls catalanes, y en la vila de Alcover tres cents 
cavails francesos ab un regiment de infantaria dexant Cons- 
tantí, Vilaseca y Salou ab la infantaria que vuy te, renovant 
alguns dells: y que la demés cavallaria se posas della en los 
colls, dexant en Cabra alguna cavallaria. Y mussur de la 
Mota y yo ab mon tercio en la vila de Montblanch, y la 
demés cavallaria per los llochs, desde Cabra á Montblanch, 
y de Montblanch á per lo cami qui va á Lleyda; y acó tant 
per lo que tinch dit que si se mou alguna cosa per lo ene- 
mich, marxarem devés Lleyda ab mes brevedat, dexant ab 
dita forma asegurat que los de Tarregona no puguen en- 
quietar ais del Camp, sino que se estigan en son retiro en 
Tarregona-. a mi, si be lo menor de tots, me apar bonissim lo 
parer del Sr. de la Mota, sois falta ara lo parer y abono de 
Tomo xxiit 8 



114 

V. S., advertint, que las pallas occassionen també á esta 
resolució, perqué asi non tenim, y pasats los ports ne tindrem 
ab abundancia, puig nostra fortalesa consisteix ab la cava- 
llaria, procurant que los Srs. Deputats fassen que las Uni- 
versitats acuden ab gent y dinés, que per lo batalló se escu- 
san, dient que teñen sindichs en Barcelona, y que aguardan 
la resolució, sens considerar la necessitat tant urgent de sol- 
dats y dinés. — La resolució de sa Mag. d del Rey Xpianis- 
sim, que Deu guart, en voler aconsolar aquest Principat ab 
gent cavalls y moneda, me dona ánimo en dir que ab aquest 
mes y lo seguent, expellirem los Castellans de Cathaluña. 
Lo que falta es que los Srs. Deputats fasen venir gent y di- 
nés, perqué sens ells no podem fer res, ni parlar alt, com 
parlaría si tenie quatre mil soldats de peu y no mes, puig 
tenim guanyada reputació de ser valents soldats, confirma- 
da ab la victoria tinguerem ais deu de Juny prop passat, y 
acó publican los francesos tots, sens hayeri contradicció, 
publicament, y aseguro á V. S. que lo ánimo y valor ab los 
capitans y soldats no faltan. — Per amor de Deu fasen V. S. 
venir los capitans, officials y soldats son aqui, perqué me 
fan gran falta en la occasió quels tinch mes menester, orde- 
nant en particular á Don Jordi de Paguera vinga, que se yo 
que está bo, y manant que nos borren aqui plasas, que se 
que nan borrades moltes á bons soldats: jo no entendí que 
V. S. y sapien cosa: per aqui se paseja ab pedrenyals al 
costat un soldat fugitiu, que li diuen de sobre nom perdona 
vidas: estich espentat com no es capturat; també tinch 
entes que en la presó está Joan Deu, soldat fugitiu; tinch 
entes que V. S. mal volen enviar y no arriba mai; será de 
la naturalesa del cavall que mai arriba: vindrán quant Deu 
será servit, que la desgana que he tinguda de la qual estich 
algún tant remediat, gracies al Senyor, me fa teñir mes pa- 
siencia de la que tinie y aquexa y ma vida al servey de V. S. 
aqui nre. Sr. guart, de Valls al primer de Octubre 1641. — 
B. 1. m. de V. S., Rossell, Conseller ters Coronell. — (Archivo 
municipal de Barcelona. Cartas comunes originales, vol. de 
1641 y 42.) 



Í15 

Núm. 638. 

Otra carta del Conceller Rossell al Consejo de Ciento. 

Molt Illres. Srs. — Musur de la Mota a dies que es fora de 
así com tinch escrit, y vuy está en les parts de Lleyda per 
rahó deis enemichs que sen volen entrar per part de Alme- 
nar y Guaire, ahont acut molt la gent: y á be haja tingut 
avís de marxar en ves allá, per la necessitat nom so mogut, 
perqué no tenie orde y carta de Musur de la Mota, á be que 
los capitans, officials y soldats, están fets uns lleons pera 
anar á pelear, pero auyells pera obehir, que per la gracia de 
Deu comensam á ser soldats. Y comeusant esser tant soldats, 
que ja nons falta á nosaltres catalans sino la obediencia. 

Per lo confident de Tarregona en absencia de sa Ex. a , 
tinch avís cert que en Tarregona son arribats deu vaxells, 
trenta y set galeras, alguns bergantins y pollacas, aportan 
quatre mil infánts y dos mil que se han de embarcar en Tar- 
regona, que entre tots serán sis mil infants y set cents qua- 
ranta cavalls: portan setse peses de Campanya y quatre migs 
canons, y dos peses xiques, compreses les que han tretes de 
Tarregona pera anar á Rosselló, ab exprés orde, que sino fes 
temps pera arribar á Rosselló, sen tornen assí, ó en la part 
que trobarán mes opportuna salten en térra y fasen tot lo 
mal que podrán ais catalans y tot lo que trobarán, y á mes 
de acó, aporten noranta muías per la artillaría; apporten axí 
mateix bastiments y dinés, acó es lo que escriu lo confident, 
y axí es menester avisarse la costa de tot, si be V. S. ne tin- 
drán de acó molt gran cuydado: nostre Sr. me guartá V. S. 
molts anys. Montblanch 7 Noembre 1641. Am aparegut fer 
propri. Suplich á V. S. manar fer llegir aquexa carta alsavi 
Consell de Cent en continent, pera ferme mercé, y conega ab 
acó la mercé que debian fer y me han feta. — B. L. M. de 
V. S. Rossell, conseller ters Coronell. (Rubricada.) — {Archivo 
municipal de Barcelona. Cartas comunes originales, años 1641 
y 42.) 



APÉNDICE II. 

EL BLOQUEO DE TARRAGONA (1). 

Núm. 639. 
los comienzos del bloqueo de Tarragona según e! Dr. Se\illá. 

Valióse de la ocasión el de la Mota, para con las otras ca- 
bezas del Exército que lo acompañaban, á los 12 de Mayo, 
secundar la intención del Arcobispo de envestir Tarragona, 
como lo observó exactamente, y hallóla asistida de las tro- 
pas siguientes, baxo el gobierno del Príncipe de Botero que 
tenia las patentes de Lugarteniente y Capitán General; del Ba- 
rón de Sabach, General de Cavalleria, y del Barón de Amat, 
Lugarteniente General del maestre de Campo D. Francisco 
Carnero, y eran los Tercios: 

El tercio de Infantería de la guardia del Rey Ca- 
tólico, á las órdenes de D. Fernando de Ribera, 

con tenia aun, hombres 1 . 200 

El de los Velez, á las órdenes de D. Goncales de 

Tejada 1 .000 

El de Oropesa, á las órdenes de D. Bernardo de 

Salazar 800 

El de Morata, á los mandos de D. Luis de Germe (2). 700 

El de Medinaceli, por D. Pablo de Tilo 600 

El de Pastrana, por D. Carraval 550 

Suma y sigue 4 . 850 

{{) Los documentos contenidos en este Apéndick se relacionan con 
los del anterior, La guerra en el campo de Tarragona y fronteras del Ebro, 
y también coa el Apéndice VIH, Ejército español. Diario de la guerra. 

(2) D. Luis Jerónimo de Coutreras. 



117 

Suma anterior 4 . 850 

El del Prior de Castilla, por D. Diego Gu ardióla, 

Catalán 600 

El del Infantado, por D. Iñigo Pacheco 500 

El de D. Alfonso Catalaxes, por sí mesmo 700 

El de Mascareñas, por su Sargento maior 700 

El de Lisboa, por Tomás Mexía y Acevedo 650 

De el de Tejada y Mendoza, gobernador de Tarra- 
gona 600 

De Tirol, Irlandés, de 450 

De Sanguien, de Valones 1 . 200 

De Sabach, de Alemanes 1 . 100 

Junta la Infantería. .......... 11. 350 



Cubríase toda esta Infantería de los tercios, de los cava- 
llos siguientes: 

De el de las Ordenes de España, gente toda Noble; 

Cavallos 400 

De Quiñones , 450 

De D. Rodrigo de Herrera 400 

De Monlonguien y antes de St. Jorge 600 

De Felipe Felincher 330 

Todos cavallos 2 . 180 

El extraordinario nombre de 13.530 hombres Cavalle- 
ria y Infantería, en que consistía la guarnición de aquella 
placa, sin los naturales y advenedizos, no acovardaron al 
de la Mota, al Diputado, al Conceller, al de Marguerit, Se- 
rifian, y otros cabos del Exército, para contentarse con ha- 
verles desposeído de los quarteles del Campo, antes bien pa- 
ra conformar á lo largo el sitio, obligarles con la necesidad 
y penuria á entregarse ellos con la ciudad: y para llegar á 
la fin, no se pasara dia sin escaramuzas, sin alarmas, y so- 
bresaltándoles de manera que eran frecuentes las muertes y 



118 

las diserciones aun en compañías enteras de aquellos com- 
miserables sitiados. — (Biblioteca Nacional, París. Mss. espa- 
ñoles, núm. 115. Memoire de Cathalogne, par le Dr. Sevilla, 
tomo II, fol. 135.) 

Núm. 640. 

Fortificaciones que se construyeron en Tarragona. 

Sitio de Tarragona. — Los cavos franceses, persuadidos de 
los catalanes rebeldes que les aseguraban de la flaqueza de 
nuestro exército y de estar muy pobre de bastimentos, se re- 
solvieron de tentar fortuna, y en 28 de Abril Mos. de la 
Mota general de las armas de Francia, por la parte de tier- 
ra, que antes estaba hecha frente de banderas en el Col de 
Cabra, se vino á la falda de los montes de la Villa de Valles, 
y por las individuales noticias, con esto que su exército se 
componía de nueve mil infantes entre franceses y catalanes 
y de dos mil caballos, dobló su caballería, y el dia siguiente 
acabó de baxar la infantería, formando escuadrones de ella. 
El de la Mota no procuró por entonces ganar más terreno, 
ni intentó hazer vizarría alguna. Mas estuvo en esta forma 
hasta que llegó la armada de mar, que compareció en 4 de 
Mayo, cuyo Capitán General era el Arcobispo de Burdeos. 
Componíase de 19 galeras; los navios llegarán al número de 
treinta y siete, muy bien artillados. Componíase de doze 
otros, entre pataches y fragatas. Además tenia diez navios 
de fuego. La primera facción que hizo íué la de tomar algu- 
nos barcos que corrían por la playa y otros que entraban en 
la placa con bastimentos. Lo segundo fué echar dos navios 
de fuego encima de un navio que por milagro habia entrado 
cargado de trigo en el muelle; habiendo descargado, lo que- 
mó. En todo el demás tiempo que estuvo surtida en aquella 
mar, no tentó otra cosa que cuydar de tener cerrado el paso, 
y no obstante, no dejó de entrar algún navio, aunque algu- 
nos cayeron en sus manos. El dia 5 el de la Mota se fué 
alargando, y la infantería y caballería nuestra que estaba 



119 

aloxada, tuvo orden de retirarse de los quarteles, que eran 
Cambriles, Hospitalet, Valles, Constantin, Reus, La Selva, 
Villaseca, Riodorobs, Tarnarit, La torre de Ambarra, Altafu- 
11a, Callar y otros. Nuestro exército seria entonces de diez 
y seis mil infantes y mil y setecientos caballos, aunque en- 
fermos más de cuatro mil infantes. 

Como señor de la campaña, el enemigo hizo llamada al 
fuerte de Saló, al cual, no con mucho contraste, lo entregó 
la persona á cuyo cargo estaba, como hizo un sargento ma- 
yor del regimiento del Duque del Infantado de la Torre de 
Constantin, que está bastimentada por muchos dias, y con 
quinientos infantes de los mexores del exército. 

Hase discurrido algo sobre haverse encerrado el exército 
dentro de la plaza: en esto hay opiniones. Solamente sé que 
un dia, habiéndose preguntado al Condestable qué fué la 
causa de haberse retirado el exército dentro de Tarragona,, 
contra lo resuelto en una Junta antecedente, y de lo que 
con S. E. quedó acordado, respondió que tenia orden de su 
Mag. d de conservar la Ciudad de Tarragona, y que le dixe- 
ron que no se podia conseguir sin que se fortificara, y que 
no podia fortificarla en cien años, no empleándose toda la 
gente en las fortificaciones: que esso habia obligado á encer- 
rar el exército y dexar de hacer la frente de banderas que 
tomase de Costantin á las horcas. 

La defensa de la plaza se dispuso de la forma siguiente: 

El cuerno derecho que mira á la Canpaña de Constantin, 
lugar donde está el Convento de Santo Domingo, destinó el 
Condestable de Ñapóles al regimiento de Don Fernando de 
Rivera, que lo dispuso en esta forma: el camino que que- 
da entre la muralla de la Ciudad y el Convento, atajó con 
una trinchera de profundo foso, comen cando del valuarte de 
Santo Domingo asta el muro de la cerca que queda en las 
espaldas de la capilla mayor; y como este se estiende cir- 
cunvalando guerta, viña y frutal (todo quartel del regimien- 
to), en los áugulos de la viña (frente á la campaña), por 
ser grande, hizo banquetas en una casa que queda en me- 
dio, á como un cuerpo de guardia: del muro que divide 



I ¿O 

la guerta de la viña, tomó espacio capaz de 25 hombres en 
el ángulo; con una linea formó .un triángulo, quedando la 
base para la parte de la viña, que sirve de barrer toda, des- 
quartinar la trinchera y ofender al enemigo si viniesse por 
la parte de la estrada. El espacio intermedio de la trinchera 
que ataja el camino, asseguró con troneras hechas en el 
muro de la huerta: fué estendiendo el lado del triángulo de 
la pared que divide la huerta de la viña, y en él acomodan- 
do una trinchera á prueba de cañón que remataba en un re- 
ducto en que habia tres quartos de cañón, volvia otro ramal 
hasta el muro del frutal, que como salia á la campaña, ser- 
via de través que barria la antecedente trinchera y frente del 
reducto, cortando las lineas de la defensa con los que salían 
de la base del triángulo. Bolvia la trinchera, haciendo con esta 
ángulo recto, cuyo remate era una calle, en que se puso tam- 
bién trinchera. 

Seguíase el quartel del tercio del Maese de Campo Don 
Simón Mascareñas, que fortificaba con un reducto: en él tres 
sacres por la parte de la campaña; una estacada con su en- 
trada encubierta, incluyendo dentro á la boca calle, de la 
qual y del reducto, barria por la mano derecha la frente de 
una trinchera del Regimiento de la guardia, hasta el reduc- 
to; con la otra la campaña, y por la parte izquierda hasta el 
quartel del tercio de Don Tomás Mexía. El término de la 
trinchera hazia un través que coincidia en la trinchera del 
quartel del tercio de Don Diego de Toledo y Guzman. Con- 
tinúasse este con el regimiento del Marqués de Morata, de 
que era teniente Coronel Don Luys Geronymo de Contreras, 
que acababa en la calle que va á la puerta de San Fran- 
cisco. 

Cerrava la entrada desta calle un rastrillo que, teniendo 
su principio en el quartel del Marqués de Morata, se acaba- 
ba en el Convento de Religiosos Augustinos: con su entrada 
encubierta barria con la frente de la mano derecha asta el 
quartel de Don Simón Mascareñas, y con una y otra la cam- 
paña. En la misma calle se seguia otro rastrillo á la mano 
izquierda; en otra calle que crusa, antes de llegar á la puer- 



121 

ta, havia vna trinchera con la qual por todas partes queda- 
van cerrados estos quatro quarteles, demás de la división 
conque cada vno del otro se separa, en que puso el Marqués 
Cheri de la Rena, Maesse de Campo General, particular 
atención. 

El tercio del Maesse de Campo Don Thornás Mexía, ocu- 
pava el Convento de Agustinos. Principiábase en un reduc- 
to en que se pusieron tres sacres. Un lado servia de través, 
que franquea va hasta el tercio de Don Simón Mascareñas. 
Del otro proseguía una trinchera, en cuyo extremo habia 
otro reducto con que se dividía toda la fortificación del 
quartel y la campaña, y la frente de la estrada cubierta de 
los tercios que á éste se seguían, á que llegaba el mosquete. 
Por la parte interior, saliendo de la puerta de San Francis- 
co á la mano izquierda, estaba un rastrillo; luego vna trin- 
chera, de la qual se barría el plano de la estrada encu- 
bierta. 

A las espaldas del Convento de San Francisco estava alo- 
jado el regimiento del Marqués de los Velez, que gobernaba 
su Sargento mayor Castañissas: tenia una buena trinchera 
con su media luna; en la misma línea se seguía el Convento 
de Religiosos Capuchinos, quartel del regimiento del Duque 
de Pastrana, que gobernó siempre el sargento mayor Villa- 
fañe: en la puerta del Convento havia una media luna con 
su fosso, que por entrar en la campaña saliendo fuera de la 
estrada encubierta, se asseguró con una estacada. Seguíasse 
el Regimiento del Conde de Oropesa, de que era teniente 
Coronel Don Bernabé de Salazar. 

El regimiento del Gran Prior de Castilla, luego, de que era 
teniente Coronel el Maesse de Campo Don Diego de Guar- 
diola y Guzman, tenia fuera de la estrada encubierta una 
batería con tres cuartos de cañón, y los lados con troneras, 
que cerraban con la trinchera y atajaban la estrada encu- 
bierta, á la cual havia surtidas. A éste se seguía el Regi- 
miento del Duque del Infantado, de que era teniente Coro- 
nel Don Pedro Cañaveral. 

A este regimiento seguía el del Duque de Medinaceli, de 



12á 

que era teniente Coronel el Maesse de Campo Don Martin 
de Azlor. 

Terminábase la estrada encubierta y trinchera, por esta 
parte, con una media luna, principio del regimiento de Ba- 
lones, de que era Coronel el Conde de Singuren, y de otro 
de Irlandeses que fué del Conde de Tirol, que gobernaba el 
sargento mayor Don Costan tino Oniel. Tenia esta media luna 
un fosso, que abriéndose, se hallaron muchos sepulcros en 
que habia urnas de jaspe llenas de cenizas y campanas de me- 
tal en que ponian la lumbre, á que daban el nombre de ines- 
tinguible, ceremonia de que usaban los romanos; y como no 
era factible, sin grande trabajo, ahondar el foso, se ciñió con 
estacada que quedaba toda en la campaña. Proseguia la 
trinchera asta el término de la campaña, donde habia un 
ángulo salido, y se ocupó con otra media luna menor con su 
estacada. Bolvia el quartel, el qual, mirando al poniente, se 
aseguraba con su estacada y trinchera, y en un puesto emi- 
nente y que señoreaba la campaña y la mar, se acomodó 
una batería con dos cañones y con dos medios. 

Al pie deste quartel, batiendo para la acequia, quedaba 
un repecho: en él una casa, que se derribó hasta que que- 
daron las paredes de seis pies de alto, y se formó un bonete. 
Deste bajaba otra trinchera hasta un reducto que quedaba 
en el plano de la azequia; extendióse otra trinchera asta la 
campaña á fin de cerrar todos los quarteles. En el plano se 
formó un trincheron á prueba de cañón, con seis banquetas, 
con ancho y profundo fosso hasta la entrada del burgo, 
donde habia una media luna con tres rastrillos. Luego que- 
dava el hospital, parte terraplenado, parte con troneras, y 
del extremo del hospital hasta la mar, una trinchera de pie- 
dra y cal, que la hacian entrar en la mar dos barcassas y 
dos barcos llenos de piedras,, á fin de impedir el paso por 
dentro de la mar á la caballería, y las barcassas tenian seis 
piecas de artillería de hierro, cargadas de balas de mosquete, 
para dar carga acercándose la caballería enemiga. Todas 
estas trincheras hasta el reducto, se fortificó con estacada 
fuerte, quedando en los ángulos terreno bastante y con arte 



123 

dispuesto para mosquetería. Toda esta fortificación cubrían 
y metían guardia Alemanes é Irlandeses. 

De la parte de la mar á esta trinchera, por lo interior, 
quedaba una batería, que es el modo como se fortificó la 
marina después que llegó el barón de Sabac, Gobernador de 
la Artillería y Coronel de un regimiento de Alemanes, que, 
atento al servicio de Su Mag. d , assistió á todo, puntual, vi- 
gilante y soldado. En esta batería se pusieron dos cañones 
que podian tirar á la mar y á la tierra. Desde la punta desta 
batería, que mira al muelle, se sacó una estacada asta la 
mar, y con cadenas de maderos y pallicadas, se fué entrando 
en la mar más de sesenta passos hasta una peña que tiene 
una Cruz, conque quedaba difícil poder pasar nadie ni á pie 
ni á caballo: la frente toda asta el muelle se aseguró con 
cubas y carros, asistiendo el Barón de Sabac á toda dispo- 
sición y trabajo, siempre.' 

A cien passos se enterró una batería que quedaba muy 
cubierta, y á la lumbre del agua dos cañones. 

El burgo de la marina fué señalado quartel á la caballe- 
ría, del qual todas las bocas calles á la marina estaban cer- 
radas con trincheras y las que podian dar entrada á los 
quarteles y algunas los rastrillos, que se guarnecían con in- 
fantería de diferentes tercios. 

Entrábase en el muelle, del qual la frente que mira al 
medio dia, estaba hecha á prueba de cañón; no menos la de 
poniente que la de levante, assegoraron con belas llenas de 
tierra: tenia dos cañones. 

Del muelle se sube una cuestecilla en la qual se enterró 
una batería con dos medios y un quarto de cañón; diez pa- 
sos adelante, puesto superior, otra batería enterrada con dos 
cañones y un medio. Ciento y cincuenta pasos está la her- 
mita de San Miguel; á las espaldas havia otra batería enter- 
rada con tres cañones. A todas dichas baterías metia guar- 
dia el Regimiento del Barón de Sabac. 

Prosigue el camino de la marina sobre unas peñas sin 
senda á la mar asta el pie de la montaña: en la cima está 
fabricado el baluarte que llaman del Rey, y queda á las es- 



124 

paldas del convento de las moojas: la baxada toda se ataxó 
con pared de siete pies de ancho con troneras: en medio que- 
daba un cuerpo de guarda, en que entrava un alférez con 
dies bocas de fuego del tercio de Don Fernando -de Tejada. 
Continuávase el camino que va al Convento de Trinitarios: 
éste se atajó con un rastrillo la parte de la mar la peña, de 
forma que queda difícil poderse pasar. En éste estaba alo- 
jado un batallón de caballería. 

Subiendo deste convento para la ciudad y puerta de San 
Antón, queda el Convento de la Merced, quartel de! tercio del 
Maesse de Campo Don Alonso de Calatayud y Toledo, for- 
tificó la frente que mira á la campaña con una trinchera y 
una media luna, con que cerrava la entrada por la parte de 
la Cyudad que mira á Barcelona; por ser montaña, quedó 
asegurada con la muralla. 

En la hermita de San Gerónimo, distante de la muralla 
quatrocientos pasos, por ser en la cima de una montaña, se 
fortificó con una trinchera bien dispuesta, y defendida toda 
con diferentes traveses, puesto importante: entra van en él de 
guardia dos compañías del tercio de Don Alonso de Cala- 
tayud. 

En todas las casas de la campaña que quedavan á tiro de 
cañón de nuestras fortificaciones, se pusieron cuerpos de 
guardia. En el puesto de las horcas, veinticinco cavallos y 
cincuenta infantes que se probeian del regimiento de la Guar- 
dia. La puente del rio, por una y otra parte, se cerró con es- 
tacada y parapeto de piedra, y allí entravan cien hombres 
de guardia del tercio de Don Simón Mascareñas. Debaxo de 
los arcos se recogia un batallón de caballería de guardia; la 
parte de la mano derecha de la campaña, se atajó asta el 
puente con una trinchera de bastante fosso, y la izquierda 
con un fosso que servia de estrada cubierta asta una casa 
distante del puente quinientos pasos: ésta fué obra del Barón 
de Sabac y la otra del Marqués Cheri de la Rena. Con esto 
se dificultó entrar el enemigo tan fácilmente asta la marina, 
donde se lava, llevando los cavallos y muías que pastavan. 

Entre la puente y nuestros quarteles se acomodó una ba- 



125 

tería con dos medios cañones: después que vino el Barón de 
Sabac se acomodó este puesto y fortificó. Cubrían esta arti- 
llería trescientos infantes, que se retiravan con la artillería 
todas las noches. 

Esta era la forma en que se fué fortificando Tarragona: 
estos los quarteles: cada dos tercios se reparaban por el me- 
dio, con trincheras del otro, y todos se comunicaban, con- 
que aunque fuese uno rompido, quedaban los demás segu- 
ros, y oppuestos al enemigo, quedando la plaza defendida y 
asegurada con sus murallas y rastrillos que en lo exterior 
tenia, y por lo interior se fortificó también contra la Cyu- 
dad, ocupando la yglesia mayor y su torre donde entrava una 
compañía de Guardia del tercio de Don Fernando de Tesa- 
da, Governador de la C} 7 udad. Aloxóse en la Cyudad su ter- 
cio y él que fué de Pedro de Lasaca, que gobernaba su Sar- 
gento Mayor Alonso Pérez de Cuevas. En la Universidad se 
alojó el regimiento de Alemanes, 

Descubierto el enemigo en 29 de Abril, recibido aviso de 
que baxaba por el Coll de Illa y el de Cabra para Valles, 
siguiendo el orden que tenia nuestra gente, se retiró á las 
murallas de Tarragona. En 3 de Mayo ocupó el enemigo á 
Vallé?. En 4 llegó su armada y fué el primero dia de sitio. 
En 7 hizo frente de Banderas en Villaseca. En 8 se rindió 
Saló. En 13 Constantin, tres cuartos de legua de Tarragona. 
El enemigo se aquarteló. Señoreóse de toda la campaña, 
porque no se le impidió; podia hacerse, pero no se hizo. 

En cuanto el enemigo esperava socorro para atacar la 
placa, el Condestable de Ñapóles, attento á la conservación 
de ella, dispuso el modo de las fortificaciones, encargando el 
acierto á la larga experiencia del Marqués Cheri de la Pena, 
eligiendo juntamente al capitán Don Diego Henriquez de 
Villegas para que asistiesse á las disposiciones con el Mar- 
qués. No se perdió punto. En todas partes se trabajaba igual- 
mente, con que en breve quedaron los quarteles en defensa. 

Alcanzó el enemigo aviso de la buena disposición de los 
quarteles, de la fortaleza de las trincheras, y no se atrevió á 
atacar la placa. Resolvióse á poner el sitio á la larga, á que 



126 

da nombre el embocharniento, que es quando en campaña 
se van ganando puestos y fortificándose en ellos. 

Aloxó á un lado de Constantin su infantería; á la frente 
de banderas los franceses, á la cola los catalanes. La cava- 
llería quedava á la mano derecha. Divertió el rio, de que 
procedió faltar agua para que moliesen los molinos. A éstos 
sustituyó la necesidad de morteros, y toda piedra con otra, 
asta que se fabricaron atahonas y molinos de mano. Pagá- 
vase de moler una hanega 36 reales: faltó agua para los ca- 
vallos; en tanto que se abrieron á orillas de la mar fuentes, 
nunca hubo donde lavar bien !a ropa. 

Fué ganando puestos en la campaña acercándose asta en- 
frente del puente, donde se puso una batería en una casa 
que fortificó, y otra por el rio arriba en otra casa fuerte, ex- 
tendiendo por una y otra parte asta la mar, conque vino por 
entrambas á darse la mano con la armada. Quedó nuestra 
campaña muy limitada, tanto que no salían de á tiro de 
cañón de nuestros centinelas. 

La primera facción que hizo Mos. de la Mota fué encon- 
trarse su cavallería con la nuestra; hubo muertos y prisione- 
ros de estimación de entrambas caballerías. La verdad tenga 
su lugar. Quedó nuestra caballería más en opinión. La se- 
gunda, fué cortarnos el comboy quando se iba á forragear: 
peleóse bravamente y hubo en ambas muertes de personas 
considerables; mas el enemigo hizo muchos prisioneros de 
la infantería y caballería y vagajes de ella, y juntamente co- 
gió cantidad de muías, cavallos y rocines, y si no hubiera 
sido por el valor del regimiento de la guardia y nuestra ca- 
ballería que salió á defender la cortada infantería, no hubie- 
ra vuelto ni caballería, ni infantería, ni bagaje. 

En el discurso del tiempo, ó sea la hambre, ó sea la mala 
intención, se pasaron algunos de los nuestros al enemigo, 
como también de los suyos se entraron en la placa; esso por 
vellaquería, pues no padecían hambre en su campo. Cada 
dia hubo escaramuzas, en que hubo muertos, heridos y pri- 
sioneros. 

La armada de mar no se ocupó en otro que estar con cuy- 



127 
dado no entrasen barcas de socorro ó despachos en el mue- 
lle, ni quiso Mos de la Mota arriesgar un francés, por la es- 
peranca que tenia de que la hambre obligase á los nuestros 
á parlamentar y rendirse. Desto y de haber enviado en un 
mismo dia los dos generales de mar y tierra sus trompetas 
á desir que se rindiessen dentro de tres dias, si no que no 
tendrían partido, pues estavan enterados que tenian pocos 
bastimentos, y que no podrían llegar á quince de Agosto, se 
echó de ver que ignoraban la calidad de personas que esta- 
van dentro. 

Los bastimentos que havia en la placa eran pocos, la gen- 
te mucha, fuesse limitando la ración, asta dar solas tres on- 
cas de trigo al dia á cada soldado. A esto se anadian dos on- 
cas de arroz, una de aceite, otras quatro de carne de caballo, 
de muía ó de borrico. Apurada la provisión del exército y 
de los particulares, la necesidad dio precio tan excesivo á to- 
das las cosas, que un guebo valia treinta y dos reales; vna 

gallina trecientos; una de vino dos reales; una onca de 

trigo de la ración, un real; un pan de seis oncas, ocho rea- 
les; una cabeza de ajos, un real. Fué creciendo tanto el pre- 
cio de los géneros, que una libreta de 12 oncas de tocino va- 
lia 12 reales, la misma libreta de queso 8, y llegó á valer una 
hanega de trigo ochocientos reales. Un ratón se vendía por 
16. Soldado hubo que euacuando otro, se baxó á comer. No pa- 
resca mucho, que se sabe y consta por testimonio público, 
ser hallado un soldado en el cementerio de la Seu desenter- 
rando un muerto, y preguntado para qué, respondió que 
para comer. — (Biblioteca Nacional. Cód. íf-74, folios 117 á 
121 vuelto.) 

Núm. 641. 
Carta del Cardenal de Richelieu al Príncipe de Conde. 

Monsieur. — Le S. r de S. fc Germain d'Achon a fort conten- 
té le roy l'esclaircissement de beaucoup de difficultez rappor- 
tées par un autre courrier qui nous avoient tous mis en 
peyne. 



i 28 

M. r de Bordeaux m'escrit devant que les vaisseaux de 
Provence l'eussent joinct, que s'il recoit taut soit peu de se- 
cours de ce costé-la, il battra asseurément les enuemis. 

Ainsy en le prenant au mot, je les tiens desjabattus, puis- 
que de dix vaisseaux qui avoient esté préparez a Toulon, 
neuf 1'oDt desja joiuct. 

J'ay donué tous les ordres nécessaires, pour y faire aller 
encores trois galléres, qui est tout ce qui se peut faire inain- 
teuaut, et tout ce qu'il a demandé luy-mesme. II m'a escrit 
pour luy faire envoier 50 milliers de poudre, laquelle il re- 
cevroit promptement, s'il ne me mandoit qu'il n'en veut 
point de Provence, de facón qu'il la faut faire partir de Lyon T 
ce qui rend la voiture un peu plus longue. Cependant je vous 
supplie, au cas qu'il en eust besoin, luy faire fournir de celle 
que vous pouvés avoir, sur l'asseurance, que je vous donne, 
qu'elle vous vera remplacée aussi tost. Vous m'obligerés de 
luy mander que s'il a besoin, vous luy en ferés donner. 

Si.M. r de la Motte peut estre assez heureux pour conduire 
a bonne fin l'entreprise qu'il a faicte de faire périr l'armée 
d'Espagne dans Tarragone, vous seres maistre de toutes dio- 
ses dans le Roussillon: c'est pourquoy il nefaut rien oublier 
de tout ce qui pourra favoriser son desseiu. J'escris á M. r de 
Bordeaux qu'il face l'impossible a cette fin, etque rien ne le 
divertisse de concourir a un si bou dessein tant qu'il le pour- 
ra faire, et j'ay esté extresmement aise d'avoir sceu par le 
S. r de S.* Germain, qu'il avoit escrit a M. r de La Motte que, 
cognoissant la valeur de son entreprise, il faudroit qu'il fust 
bien lasche, et bien peu affectionné au service du roy, pour 
manquer a la favoriser constamment, empeschantles secours 
que les ennemis voudroient donner par mer a ceux de Tar- 
ragone. De la deppend tout: et ce qui est de la Catalogue, et 
ce qui est du costé du Roussillon, dont vous aurés bonne 
issue, si cette premiére affaire réussit. 

Si vous estiés assez heureux pour gaigner celuy qui com- 
mande dans Coulioure, comme le S. r de S.* Germain nous 
en a donné esperance, vos affaires se trouveroient bien accour- 
cies. J'enprie Dieu de tout mon cceur, ne désirant rien avec 



129 
plus de passion que de voir un coup coróme celuy-la, eu- 
suitte duquel nous puissions espérer la paix. 

Vous verrés, par la lettre que le roy escrit aux parlemens 
et aux provinces sur le sujet de l'affaire de Sedan, en quei 
estat elle est. Je vous conjure de prendre garde a toutes les 
factions qui se peuvent faire aux lieux oú vous estes, et n'en 
avoir pas plustot cognoissance qu'elles ne soient chastiées. 

La ville d'Aire est assiógée. C'est une place de trés-grande 
conséquence, plus forte beaucoup qu'on ne croyoit, y ayant 
neuf bastions, une fort bonne contrescarpe fossoyée et nom- 
bre de demyes lunes. A l'heure que je vous escris la circon- 
vallation est formée, et j'espére tout bon suecez de ce dessein. 

M. r de Chastillon nous mande qu'il ne veut pas estre in» 
utile aux lieux oú il est, et qu'il fera tout ce qui se pourra 
entreprendre de ce costé-lá. 

Les Holíandois sont en campagne. 

II n'y a rien qui vaille en Allernagn®. 

Quand a l'argent que vous demandes, M. 1 * de Noyers vous 
respond en sorte que vous seres content. 

Je n'ay point receu la lettre que vous me mandes m 'avoir 
escrite sur le sujet de Mons. r vostre filz je lui ay conseilió de 
passer 12 ou 15 jours a Merlon h prendre du lait d'anesse 
pour guérir sa toux, qui le travailloit tousjours un peu. 

Quant á sa maison, je ne scay en verité personne qu'on luy 
puisse conseiller de prendre. Je scay bien que tout y va fort 
mal; estant capablede beaucoup meilleures choses, vous S9au- 
rés bien y mettre tel ordre que vous estimerés plus h propos. 
Cependant si aprés le siége d'Aire je puis descouvrir quelqu'un 
capable de le servir, je vous en donneray avis et á luy aussy. 
Aprés cela, il ne me reste qu'a vous asseurer que je seray tous- 
jours. — Monsieur: Vostre bien humble et tres affectionné ser- 
viteur. — Le Card. deRichelieu. — Abbeville, ce8 e juin 1641. 

Depuis cette lettre escrite, nous avons fait entrer un con- 
voy dans la circonvallation d'Aire, dans laquelle il ya pour 
deux mois et demy de vivres pour nourir toute l'armée. 
— (París. Archivo de Conde, nüm. 110. Debida á S. A. el 
Sr. Duque d'Aumale, CCCGVIII.) 

Tomo xxiti 9 



130 

NtfM. 642. 

Carta de la Diputación al Príncipe de Conde. 

Serenissim Señor. — En est punt havem rebudes cartes del 
Sr. de la Mota y Sr. Deputat militar de vuyt del corrent, ab 
las quals nos avisan que aquell dia era entrada vna xalupa 
dins lo port de Tarragona, y ab ella, vn capellá del Mar- 
qués de Leganés ab cartes per lo Princep Botero cabo del 
exercit enemich que los nostros teñen sitiat dins dita ciu- 
tat, ab que li avisa dit Marqués de Leganés, ques troba dins 
la ciutat de Valencia y que á tota pressa fa levas de gent, y 
que pres per mar y térra será socorreguda aquella ciutat, y 
com ab assó noy va menos que la restauratió desta Provin- 
cia en que nostre exercit traga de Tarragona al del enemich, 
y per consequent la perdido della sis done lloch á que en- 
tre socorro en dita placa, Suplicam á V. A. ab lo encari- 
ment quens es possible, sia servit manar enviar enconti- 
nent algunas tropas de cavallería y infantería de la que V. A. 
te aqui pera socorrer lo exercit de sa Magestat qué Deu g. de , 
assegurant á V. A. que con apart ha hont per ara es menes- 
ter posar tota la forca, sa Mag.t tindrá á be que V. A. ma- 
ne se acude promptament en socorrer al Sr. de la Mota, que 
nosaltres ho rebrem á particular mercé, y que encara que per 
nostra part fem totas las diligencias quens son possibles ab 
la gent del Pais, importa moltíssim, axi per la reputado de 
las armas de Sa Mag^, com per lo be desta sa provincia, que 
V. A, envié gent de aqui per assegura.r lo rendiment de 
aquella placa. G. de Deu á V. A. com esta Provincia ha 
menester. Barcelona y Juny á 10 de 1641. =Lo Canonge 
Don Joseph Soler. =Domini Deputati, etc. = Serenissim Sr. 
B. L. M., etc.=Los Deputats. Al Serenissim Sr. Príncipe de 
Conde generalissim del exercit de la Mag. d Christianissima. 
— (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Ca- 
taluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 
1641, fol. 126 vuelto.) 



431 

Núm. 643. 
Carta del General La Motte á la Diputación. 



Ill. mes Seig. rs — Sur les advis que jay de toute parts que les 
ennemis font tous leurs esforts pour secourrir Tarragonne, 
et que pour cet effect le Marquis de Leganais asseinble vers 
Valance vne armee pour venir par terre, jay comiere avec 
le seig(?^()r Depute militaire que vous en escrit, a quoy je 
somit celle cy pour diré á V. S. I. quie est tres necessaire de 
faire promtement le leuée des quatre mil hommes que de- 
voient servir h larmée, dont II ny en a pas mil a punt, et 
les envoyer jey en toute diligence. Je nest plus temps de 
deliberer; les affaires estant en tres bon estat: je ne fault 
penser qu'a les mainteuir, et a mettre a bout cette entrepri- 
se donde pend tout le repos de la Oatalongne: cest jey le 
coup dhonneur ou V. S. I. auront grand part, qui me faut 
croire que vous employeres tout vostre pouvoir et vostre 
auctorité en cette affaire tan importante. Je vous en conjure 
avec la mesme passion que jay pour tout ce qui est á lavan- 
tage du pays et de V. S. I. 

Le Seigneur Depute Keal me mande comme vous este sur 
le point de reformer la compagnie qui est h Ayetonne (Ayto- 
na). V. S. I. considereront qu'en lestat ou nos sommes, je 
est plus ápropos daugmenter les troupes que de les diminuer, 
et comme cette place d'Ayetonne estant sus vn passage, il est 
tres important quelle soit gardée pour asseurer cette teste, 
cest pourquoy je me semble quil est necessaire dentretenir 
la dite compagnie en lestat quelle est, jusques a ce que les 
affaires déla soit par achevée. Jespere que se sera deans 
peut de temps, cependant je prie V. S. I. que jemployeray 
tous mes soins pour vous faire cognoitre que je suis.= 
111. mes Seig. rs = Vostre tres humble et tres affectionne servi- 
teur, La Motte houdencour. = A Constantin ce 14 Jim. 1641. 

Je croy que V. S. I. auront bien sceu comme les galeres 
des ennemis ont essaye de secourir Tarragone et quelles ont 



132 

esté repousses, elles se sont retirées vers les alfages en atten- 
dant daversy plus grande íorces. — (Archivo de la Corona de 
Aragón, legajo de Cartas originales, año 1641.) 

Núm. 644. 
Carta de Rlchelieu á M. de Argenson. 

A Monsieur d'Argenson, conseiller du Roy en son Con- 
seil d'Estat, et Intendant de la Justice, Pólice et Finances, 
en son armée de Catalogne.=Monsieur, bien que j'escrive a 
Monsieur le Prince pour le conjurer de ne laisser rnanquer 
M. r de La Motte ny d'argent, ny d'artillerie, ny d'hommes, 
s'il en a besoin, je vous fais ees trois mots pour vous prier 
de l'en soliciter puissamment, de ma part, en toutes ocasions. 
Cependant j'envoie trente mil franes de mon argent á M. r de 
la Motte, peur s'en servir aux rencontres les plus pressées. 
Pourveu que M. r le Prince n'en sache rien (ce qu'il luy faut 
cacher absolument), et qu'on aye soin, lorsqu'on aura enta- 
mé ce fonds, de le remplacer quand mon. s. r le Prince au- 
ra envoié Targent du roy, on aura tousjours cette somme 
devant soy pour subvenir aux nouvelles nécessitez qui pour- 
ront arriver. Je vous conjure de n'oublier rien de tout ce qui 
peut favoriser l'exécution des bons desseins du roy, et vous 
asseurer queje suis. — Monsieur, votre tres affectionné á vous 
réndre service, Le Card. de Richelieu. 

D'Abbeville, ce 14 e Juin 1641. — (Paris, Bibliothéque du 
Louvre. Emplois de M. d'Argenson, F-326, tomo X, fol. 90. 
Autógrafa.) 

Núm. 645. 

Carta de la Diputación á Bichelieu. 

Al Eminentísim y Exim. Sor. Cardenal Duch.=Emin. m y 
Ex. m Sor.=Lo exercit de Sa Magestat (Deu lo guarde) lo 
dia de dilluns tingué una gran victoria conforme dona rahó 



133 

á Sa Magestat y á V. Einia. lo Sor. de La Motta (1), en que 
obraren tant be per sa part los catalans ques trobavan en lo 
exercit: gose V. Einia. lo contento, y confiara dins pocs dies 
poderli donar ab curnpliinent del rendiment de Tarragona: 
nosaltres per suplir la falta deis soldats, axí francesos com 
catalans que son fugits del exercit, fern totas las diligencias 
possibles perqué los soldats fugitius sien castigats, y arnés 
de axó havern ordenat que de totas las ciutats, vilas y llochs 
de Cathalunya vajan al exercit la decena part de tots los 
hoinens. ab que sperarn fer vn número de soldats que junt 
ab lo exercit que te lo Sor. de La Motta, serán bastants pera 
sustentar lo siti y resistir á qualsevol socorro quels vingués, 
y en avant no perdonarern á ninguna diligentia que judi- 
quern ser aproposit per al socorro de la armada y major ser- 
vey de'Sa Magestat y benefici del Principat; lo demos que 
sens offereix, representarán á V. Emia. nostres embaxadors. 
Supplicam á V. Emia. nos fasa mercé de donarlos entera fe 
y crehensa, fents la honra que de V. Emia, teñen experi- 
mentada. Guarde Deu á V. Emia. Barcelona y junii ais XV 
de MDCXXXXI.=Lo Canonge D. Joseph Soler.=Em. m y 
Ex. m Si\, etc. Los Deputats, etc. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Begisíro Copiador correspondencia Diputados, años 
1640-41, fol. 557.) 

Núm. 646. 
Carta de la Diputación al Vizconde de Joch. 

Molt Illre. Sr.=Los Sors. de la Mota, Deputat militar, y 
Conceller ters desta Ciutat, ab diverses cartas nos han avi- 
sat com lo enemich que está sitiat dins Tarragona, está 
aguardant socorro per mar y térra, y ara nos ho ha assegu- 
rat lo Sr. de Argensó que es vingut de aquellas parts, lo 
qual, ademes de las diligencias que nosaltres havem fetas 
ordenant á totas las ciutats, vilas y llochs del present prin- 
cipat acudescan ab la décima part de la gent, así y confer- 
ía ) Véanse documentos núms. 603, 604 y 605. 



134 

me fa la ciutat de Barcelona, inseguint la deliberado del 
savi Consell de Cent de aquella que V. S. veurá que va ab 
esta, ho escrivim á aquexa ciutat y Concell, pregant los acu- 
descan á dit socorro segons la necessitat demana, assegu- 
rantlos que sa Mag. d se donará per molt servit de assó, y á 
V. S. suplicam sia servit per sa part alentar ais de aquexa 
ciutat y veguería, pera que acudescan á est nou servey y 
particularment los vassalls de V. S. Qui Deu g. de Barcelona 
y JunyáXXde MDCXXXXI.=Rafel Antich.=Molt Illre. 
Sr. b. s. m., etc.=Los Deputats al Egregi Sr. Besconte de 
Joch. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio 
del641, fol. 159.) 

Núm. 647. 

Carta de la Diputación al General La Motte. 

Ex. m Sr. — Ab las de V. Ex. a de onse y catorse del corrent 
que havem rebudes, haven entesa la victoria que V. Ex. a 
tingué lo die de deu contra lo enemich, de que antes de ro- 
brar dites cartes haviam donat á V. Ex. a lo parabién ab 
carta nostra que pensara haurá rebuda: vulla nostre Sr. con- 
tinuar en donar á V. Ex. a ditxosos progressos, y que prest 
pugan donarles del rendiment de la ciutat de Tarragona; 
lo rendiment de la qual es de tanta importancia, que sins 
fora possible voldriem en persona assistir á V. Ex. a ; pero ya 
que no podem, vist las intelligencias que V. Ex. a nos avisa 
que lo enemich per mar y térra vol socorrer aquesta placa, 
havem fet y fem quantas diligencias nos son possibles para 
diligenciar que vaja gent, com en effecte han comencat á 
marxar algunas tropas de moscaters de aquesta ciutat, y ab 
los consellers della havem procurat que envien sinch cents 
mosquets al Sr. Conseller ters, á effecte de armar la gent 
que ysol haver en los camps, apte pera servir en un cas apre- 
tat; y no obstant que tenim scrit molt apretadament á las 
ciutats de Gerona, Vich y Manrresa y altres vniversitats, que 



135 

envíen gent en aqueix camp per donar mes calor al negoci, 
havem suplicat al Sr. de Argenson scrigués, com en effecte 
ha scrit á las ditas ciutats de Gerona, Vich y Manrresa, ins- 
tantlos lo mateix, y representades las inteligencias que 
V. Ex. a te que lo enemich vol socorrer la plassa de Tarrago- 
na, que es quant per nostra part podem fer; pero com las 
vniversitats están tan acabades y ab tant gran falta de di- 
ner, y la Provincia de justicia, duptam que acudescan ab lo 
número de gent que devrian y la necessitat demana; ab tot 
no perdonarem á treballá pera que vaia gent, y es sert ni 
acudiría rnes, si de les parts de Rosselló, Rosas, Leyda y Ba- 
laguer, podian anar aqui, que com en aquellas parts teñen 
tant propinch lo enemich, y en algunas dellas dins, com en 
las de Rosselló y Rosas, no es possible desemparen los pues- 
tos de allá per acudir aqui, y aquexa es vna de las causas 
principáis que aqui hi haia tant poca gent de la Provincia, 
de que tenim viu sentiment: nostre Sr. ho guie tot con mes 
convé: pera ques conserve en la vila de Aytona la companya 
que está de presidí, havem despatxat lo Capitá della ab or- 
des convenients pera que tinga diner per la conservació de 
aquella, pus á V. Ex. a li apar se deu conservar en aquell 
punt. Deu g. de á V. Ex. a com esta Provincia ha menester. 
Barcelona y Juny a XXI. de MDCXXXXL =Rafel Antich.= 
Ex. m Sr. B. L. m., etc.=Los Deputats, etc.=:Al Ex. m Sr. de la 
Mota oudancour, General per la Mag.* en lo exercit de Ca- 
thaluña. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio 
de 1641, fol. 164.) 

Núm. 648. 

Caria de los Diputados al Obispo de Vich. 

Molt Iltre. Sr. — Lo Sr. de la Motta, Deputat militar, y Con- 
seller ters desta ciutat, ab differents cartas nos han avisat y 
ho van continuant, que teñen intelligencies sertas que en las 
parts de ponent lo enemich va aiuntant armada per mar y 
térra, pera socorrer á son exercit que está dins Tarragona, 



136 

y per preveny el dany tan notable que se seguiría á la Pro- 
vincia si entrava socorro en dita ciutat, per evitarho, nos 
están demanant gent per socorro, á tota pressa, y per dit 
effecte aquesta ciutat y al tres, han deliberat lo que V. S. 
haurá entes y veurá ab la deliberació que va ab esta, que es 
enviar de deu homens hu, ademes deis que y teñen ja: sup- 
plicam á V. S. quant encaridarnent podera, que corn á tan 
zelós del be de la Provincia, sie servit ordenar y aiudar en 
que los Proceres de aquexa Cathedral, Rectors y demés per- 
sones ecclesiásticas de son Bisbat, fassan lo maior esforss 
que pugan en enviar gent coniforme ho feran pera Salses, 
attés que aquesta ab maior necessitat, mes propria y en que 
va la restauració de la Provincia. Supplicam també á V. S. 
sie servit que en aquesta Chatedral y demés iglesies de 
aquexa ciutat y Bisbat, se fassan las pregaries que per sem- 
blants necessitats han acostumat fer, y manarnos avisar de 
la resolució que V. S. haurá pressa en una cosa y altre. 
GA* Deu á V. S. Barcelona y Juuy áXXIIII de MDCXXXXI. 
=Lo Canonge Don Joseph Soler. =Domini Deputati, etc.= 
Molt Iltre. y R> Sr. B. L. M.=Los Deputats.=Al Molt 
Iltre. y R. im Sr. Lo Bisbe de Vich. — (Archivo de la Corona 
de Aragón. Generalidad de Cataluña. Copiador de cartas de 
24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 177 vuelto. Hay 
otra carta igual dirigida al Obispo de Gerona, fol. 180.) 

Núm. 649. 

Orden de la Diputación para una nueva leva. 

Los Deputats Notifican. Que per quant ab cartas del Senyor 
de la Motta, Deputat militar y Conceller ters desta ciutat, 
fetas en la vila de Constantí á vint y sinch del corrent mes 
de Juny, y altra deis Pahers de la ciutat de Leyda á 23 del 
mateix, tenim avisos serts que tota la cavalleria y infantería 
que te lo enemich en les parts de Fraga, Monsó, Tamarit y 
altres del regne de Aragó, baxa per la riera de Ebro per 
juntarse ab lo exercit que te lo Marqués de Leganés á la 



137 
vila de Vineros, frontera del Regne de Valencia, á fi de 
socorrer ab lo dit exercit al enemich que está vuy sitiat 
dins la ciutat de Tarragona y desalo tjar de allá á nostre 
exercit, y per consequent haver de alear lo siti, y com del 
sobredit se seguiría la total perdido desta Provincia, atte- 
nent nosaltres á la conservasió de aquella, aprés de haver 
tractades y conferidos les sobredites coses, havem deliberat, 
inseguint la resolutió presa en lo Consell de guerra desta 
ciutat y Provincia, y en Brassos generáis tinguts lo die de 
vuy, scriurer á totes les Vniversitats desta Provincia pera 
que encontinent fassan juntar lo Consell de dites Vniversi- 
tats cada una de ellas respective, y proposar en ell la neces- 
sitat present y ab tot effecte cumplir lo que ab carta de 13 
del corrent los tenirn scrit, que es que envien á la part los 
será assenyalat la décima part deis habitants de cada Vni- 
versitat respective, per acudir al socorro del siti de Tarra- 
gona, y perqué acó se puga effectuar ab mes prestesa y 
punctualitat, con vé anomenar persones de qualitat y parts 
pera que vagen á diverses parts del present Principat y 
Comtats, y soliciten la dita nova leva. Tenint attendencia 
que estas concorren en la persona de Joseph de Arles, ha- 
vem tingut á be de elegir y anomenar com ab la present ele- 
gim y anomenam á dit Joseph de Arles, pera que en nom 
nostre vage á diverses parts de dits Principat y Comtats, que 
per nosaltres li será assenyalat y procure encontinent se jun- 
te lo Consell de dita Vniversitat y envien á la part que ab 
carta nostra le será assenyalat la décima part deis habitants 
de aquella, per al socorro de aquesta nova leva, pera que ab 
ells se puga remediar la vrgent necesitat en ques troba 
aquesta Provincia. Manant á tots y sengles veguers, Bailes, 
sotsveguers, sotsballes, Consellers, Consols, Jurats, Pahers 
y regidors de Vniversitats desta Provincia, que en la execu- 
tió y cumpliment de dites coses li donen fe y crehensa y tot 
favor y aiuda, si en la pena de sinchcentes lliures de bens 
deis contra fahents exhigidores, y en desgracia del present 
Principat, desijan no incorrer. Data en Barcelona á XXVIII 
de Juny MDCXXXetc.=XI.=DominiDeputati, Semblants. 



138 
=Despatxades ab les ínatexes firmes, data y referer en data 
que la prop registrada, dirigides ais seguents.=A Don Hen- 
rich de Alernany, Sacrista maior y Canonge de la S> Igle- 
sia de Vich.=A Don Francisco Monpalau.=A Fra Don 
Gispert Amat y Desbosch, Abat de S. 4 Pere de Galligans.= 
A Don Joseph de Pons, Señor de Monsonís.=A Don Joan 
de Vega. = Al Dr. Gaspar de Sinisterra y Dort.=A Don 
Joan de Queralt.=A Joseph de Montserrat.— A Joseph. de 
Rocabruna.=A fra Rafel Domenech, monjo y Almoyner de 
Ripoll.=Al Dr. Maurici Minguella..=A- Ildefonso Pujalt, 
donsell, en lo lloch de Tornabous domiciliat. — (Archivo de 
la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas de 
24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 192.) 

Núm. 650. 

Carta de la Diputación al Comisario Andrés Alva. 

La de V. M. teniín rabuda y molt gran gust de la nova 
del rendinient de la ciutat de Elna, que segons lo que lo 
Sr. Princep Conde nos ¿cria-, está á las horas de ara rendi- 
da, y de la mercé que dit Sr. Princep Conde nos fa en en- 
viarnos los 1.200 infants per lo socorro de Tarragona, per- 
qué en lo cas sia veritat que lo enemich fa gros de exercit 
en Vinaroz per socorrerla, puga nostre exercit impedirho y 
rendir dita ciutat, com com fia ab lo favor de Deu: escriunos 
dit Sr. Princep Conde que á dits soldats sois seis pagará la 
inostra al partir, y que lo Sr. de la Mota los pagará lo demés 
en lo camp, y que axí es forsós que per lo transit, nostres 
Proyincials los donen pa y vi y farratge, sens pagar, y com 
nosaltres vehem la necessitat tant gran que tenim de en- 
grossar nostre exercit, y tibiesca deis nostres Provincials en 
acudir á ell, nos apar que V. M. deu fer los transits, y dis- 
posarlos ab la millor forma posible, pera que los paysans 
los donen voluntariament, sens ferlos pagar lo sobredit, pro- 
curant exortarlos de dita necessitat, y que las tropas se re- 
partescan segons la posibilitat deis llochs, y quant alguns 



139 
sian renitents, ab la prudeutia y cordura que convé, ajus- 
tarho y aquietarho, y quant manester sia, offerir que lo ge~ 
neral lio pagará, ho fará pagar, que assó sois se fa per la 
gran necessitat tenirn y la gran importancia que es per la 
quietut de la Provincia lo rendiment de Tarregona: V. M. ab 
sa prudentia ho guie y dispose, y exorte ais demés cornissa- 
ris que cornboiarán ditas tropas, executen lo sobredit, sens 
molestia deis pobles, y se acude á aquest servey que tant 
convé á la Provintia, assegurant á las Universitats y ais 
particulars que tindrá attendentia ais bons effectes que es- 
peram obrarán. G. de Deu á V. M. Barcelona y Juuy ais 29 
de 1641. =Lo Canouge don Joseph Soler.=Domini Depu- 
tati, etc.=Los Deputats, etc.=A Andreu Alba, Comissari 
General. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 
1641, fol. 191 vuelto.) 

Núm. 651. 

Carla de la Diputación á los jurados de Gerona. 

Molt Illre. Sr. : Al exercit que te lo enemich en la frontera 
del Eegne de Valencia, nos avisan que se li aiunta gent axí 
del Kegne de Valencia com de Castella y Aragó: de acó te- 
nirn avisos cadal dia, y que ve per entrar á socorrer Tarra- 
gona, y com la gent de la Provincia acut ab tant poch nú- 
mero, y encara aqueix tart, havem suplicat al Sr. Princep 
Conde nos envié algunas tropas de cavallería y infantería de 
las que te en Rosselló, com en effecte ho posa ja en executió 
sa Altesa, y nos avisa que fassam provenir á ditas tropas de 
pa, vi y forratges per los cavalls, ordenant á las Universi- 
tats pera hont passarán, donen aquell, y encara que sie con- 
tra constitució, y per conseguent noy podem obligar ais po- 
bles, pareix que tots hauriem de considerar que venen aque- 
xos soldats pera redimirnos de la esclavitut que lo enemich 
nos vol posar, y axí supplicam á V. S. sie servit dende 
aquexa ciutat fins á la vila de Hostalrich, enviar alguna per- 



140 
sona de auctoritat y parts, pera que donen á la infantería y 
cavallería que ha de venir, francesa, pa, vi y forratge per 
los cavalls, ab la inaior comoditat que sie possible, y que 
cuyden de veurer lo que en acó se gastará á que nosaltres ho 
pagarem á quis deurá, segons lo quens dirá la persona que 
V. S. anomenará per acó, encara que no podem creurer 
que en vna ocasió tant apretada, se dexen de trobar en molts 
pobles algunos persones riques que voluntariament voldrán 
aiudar en acó: V. S. ho disposará de la manera li aparaxerá 
millor, com vinga la gent prest, y no tingan disgusta ab ios 
deis pobles, queu estimarem á V. S. en lo compte ques rahó. 
G. de Deu á V. S. Barcelona y Juliol á dos de MDCXXXXI. 
=Rafel Antich.=Molt Iltres. Srs., B. L. M., etc.=Los De- 
putats, etc. = Al molt Iltre. Sr.=Los Jurats y consell de la 
ciutat de Gerona. — (Archivo de la Corona de Aragón. Gene- 
ralidad de Cataluña. Cartas de 24 de Abril á 18 de Julio 
de 1641, fol. 198. Siguen otras varias en igual sentido á 
distintos puntos y personas.) 

Núm. 652. 

Orden conminatoria para que se dé alojamiento á las tropas 

francesas. 

Los Deputats, etc. Notifican, etc. — Que per quant lo ene- 
rnich va juntant vn gros exercit pera socorrer ab ell lo que 
está sitiat dins la ciutat de Tarragona, y convinga enviar al 
dit carnp de Tarragona gran número de infantería y cava- 
llería per impedir al enemich no socorre aquella placa, y 
pera ques puga conseguir assó sie forcós vinga de las parts 
de Rosselló infantería y cavallería, y que aquella sie alotjada 
en les viles y llochs del present principat, y per dit effecte no- 
menar comissaris perqué la alotjen en conformitat deis iti- 
neraris quels serán donats por Andreu Alba, nostre comissa- 
ri general, en les parts mes comodes, seguint las ordes que 
per don Phelip Sorribas y Eovira los será donat, desde Ros- 
selló fins á la vila de Figueres; y de dita vila de Figueres á 



141 

la ciutat de Girona, del noble don Joseph Qacosta, mestre de 
cainp general deis Catalans: de dita ciutat de Girona á la 
vila de Hostalrich, deis molt Iltres. Sors. Jurats de la ciutat 
de Gerona ó de la persona per dits Sors. Jurats nornenado- 
ra, y de dita vila de Hostalrich á la present ciutat de Barce- 
lona, de Joseph Arles, governador deis vescomtats de Cabre- 
ra y Bas ó de la persona que per ell será nomenada. Per 
tant, havem tingut á be de elegir y anomenar com ab la pre- 
sent elegim y anomenan per comissari ó aposentador de dita 
cavallería y infantería pera que allotje aquella en les parts 
que li será assenyalat, procurant que en les parts hont pa- 
sarán sien alotjats ab tota la comoditat possible, y que no 
fassen ni reben dany algü. Manant á tots y sengles Veguers, 
Batlles, sotsveguers, sotsbatlles, concellers, consols, jurats y 
regidora de las Vniversitats desta Provincia, que arribant á 
llurs districtes lo dit comissari, li donen tot bon alotjament 
per dita infantería y cavallería, en la pena de sinchcentes 
lliures de bens deis contrafahents exhigidores, y al general 
per gastos de la guerra aplicadores, desijan no incorrer. Data 
en Barcelona á II de Juliol, MDCXXXXI. =Sr. Canonge don 
Joseph Soler. =Doraini Deputati, etc. = Semblants, etc. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 201 vuelto.) 

Núm. 653. 
Primer socorro á Tarragona por el Duque de Fernandina. 

Hallándose el Marqués de Leganés en la ciudad de Va- 
lencia, donde (habiendo llegado de Italia y desembarcado en 
Denia á los cuatro de Mayo) tuvo orden de su Mag. d para 
hacer alto, y estando sitiada por mar y tierra la ciudad de 
Tarragona desde los seis de Mayo deste año con el exército 
de su Magestad, que estaba dentro de la plaza, y la persona 
del Condestable de Ñapóles, Virrey y Capitán general del 
Principado de Cataluña, del exército del rey de francia, su 
armada marítima, con fuerzas muy considerables y algu- 



U2 

ñas catalanas, y atendiéndose á su libertad con el cuidado y 
desvelo que pedia la importancia de negocio tan grave, ma- 
yormente no habiendo en aquella plaza víveres para más de 
hasta los 6 de Julio, su ex. a marchó de Valencia á 19 de Ju- 
nio la vuelta de Vinaroz, donde llegó á los 21, y con su acos- 
tumbrado celo, suma prudencia y disposición, procuró por 
todos los medios que humanamente le fueron posibles, con 
el mayor trabajo y desvelo que se puede declarar, llegando 
personalmente en muchas cosas, no sólo á disponerlas, sino 
á executarlas. 

Habiéndose, pues, aprestado todo lo que en tan breve 
tiempo fué posible y bastante para dos meses más á los si- 
tiados, y embarcándose todo en ocho galeras de las que te- 
nia en los Alfaques el General de las de España, Marqués 
de Villafranca, cuyo valor es bien notorio al mundo, y es- 
tando resuelto á intentarlo con ellas, no siendo más de vein- 
tiuna (inclusas las de Genova, que gobernaba Juanetin Do- 
ria; su theniente general) y bien de considerar el riesgo de la 
empresa por lo difícil de ella y el executarlo dentro de un 
dia ó dos. 

A esta sazón, dia de la Visitación de la Santísima Vir- 
gen, á dos de Julio, dio vista á la playa de Vinarós el Gene- 
ral de las galeras de Ñapóles, Don Melchor Centellas de 
Borxa, con veinte de las escuadras (1) de aquel reino y del 
de Sicilia, y éstas gobernaba Don Francisco Messía, siendo 
quatralbo de ellas Don Henrique de Benavides, hixo del 
Conde de Santisteban, Llegó Don Melchor á las diez de la 
mañana, y después de haber oydo missa y abocádose con el 
Marqués de Leganés, carpo la buelta de los Alfaques de Tor- 
tosa á unirse con el Marqués de Villafranca, y al dia si-, 
guíente á 3 marcharon la vuelta de Tarragona . 

A quatro amanecieron con todas quarenta y una galeras 
á vista de la armada enemiga, que constava de treynta y dos 
vageles y catorce galeras, y estaba en ala el ámbito de la 
playa en media luna y entre los navios las galeras, de modo 

H) Galeras querrá decir. 



143 

que, según se juzgava, se hacia imposible la entrada. Fuese 
acercando el Marqués de Villafranca con sus galeras á la ca- 
pitana real de Francia, la de Don Melchor de Borja, Don 
Francisco Messía y Juanetin Doria, y passó por medio de la 
armada enemiga, entrando de manguardia con su capitana 
muy despacio aguardando las demás galeras, peleándose de 
ambas partes con toda furia, y de la nuestra con incompa- 
rable valor. Llegó al muelle el Marqués, á donde baxó á 
verle el Condestable, y dexándole las ocho galeras de los 
bastimientos y cinco bergantines, viendo que la armada de 
Francia con el remolco de las galeras y con algún poco vien- 
to y va cargando, y que vna galera de las de retaguardia lla- 
mada San Felipe, de las de España, quedaba cortada á cau- 
sa de estar algo falta de boga y palamenta, comenzó luego 
á navegar costeando á Tarragona desde el muelle asta fren- 
te de una hermita que está allí cerca, acción tan señalada 
como digna de alabanza eterna, no sólo por la importancia 
que en su efecto consistía (siendo conocidamente restaurar á 
España con la restauración del exército que estaba en Tar- 
ragona, en que concurria tanta nobleza y valientes cabos y 
soldados y un trein de artillería tan grande), sino por haber 
superado el Marqués tantas dificultades y gran oposición de 
tan considerables fuerzas de la armada marítima de Fran- 
cia, peleando con tanta vizarría así á la entrada como á la 
salida, en que el enemigo hizo sumos esfuerzos para rom- 
per al Marqués, abancando sobre las galeras al remolque al- 
gunos navios, y atacando con las suyas con toda resolución; 
pero la resistencia que hallaron en el Marqués les obligó á 
desistir de la empresa y bolber á sus puestos. 

Picados los Franceses de ver que con solas nuestras ga- 
leras se habia socorrido á Tarragona rompiendo la línea de 
su armada, de cuyo poder blasonaba el Arcobispo de Bur- 
deos diciendo que no surcaba el mar otra que no le cediesse 
(argumento mal fundado y peor defendido, pues al ver la 
capitana Real de España y su séquito en el socorro grande 
como se dirá, cedió la de Francia en desorden y confusión), 
intentaron echar á fondo y quemar las galeras que entraron 



144 
en el socorro, y se arrimaron con sus navios y echaron cin- 
co de fuego y algunos botes y lanchas, que todo les salió in- 
fructuoso, que si bien el combate de la artillería fué grande 
obligó á varar tres galeras. Viendo el enemigo la entrada 
y salida de nuestras galeras, se determinó con navios y ga- 
leras cerrar con las que habían quedado en el muelle; des- 
pidió tanta artillería, que barrió la gente de las galeras de 
Genova que las desampararon, con que fué mayor el riesgo 
que corrieron nuestras galeras. Hecho tres navios de fuego 
el enemigo; los dos no hicieron efecto, y el uno se arrimó á 
una galera y la empezó á quemar; fué grande la confusión 
porque desampararon la galera, y los forcados se empecaron 
á desferrar y dar la galera á la banda: en la marina queda- 
ron pocos por la multitud de la artillería. Los que entonces 
asistieron á la lengua del agua fueron el Comisario general 
Don Rodrigo de Herrera, que noche y dia estuvo á cavallo, 
asistiéndole los capitanes de caballos que tenían sus bata- 
llones en aquel paraje, y los cavalleros que servían en su 
compañía y la del Conde Duque. El Maesse de Campo Don 
Fernando de Texada, el Virrey de Mallorca Don Lope de 
Franera y su hermano, toda ella gente particular; unos me- 
tiéndose á nado con los caballos, otros tirando del baxel de 
fuego á donde le retiraron, conque no se quemó la galera. 
El Marqués de Villafranca, viendo el daño que el enemigo 
hacia en el muelle, bolvió sobre él, de modo que le obligó á 
hacerse á fuera á tiempo que el aire le fué favorable ó inten- 
tó cerrar con las galeras: el Marqués le ganó el barlovento, 
conque el enemigo se bolvió á su puesto. Refrescó la gente 
y á las dos del dia bolvió á cerrar con el muelle, cosa que 
dio mucho cuy dado, porque eran grandes las cargas de la 
artillería para las que nosotros teníamos, y las galeras des- 
amparadas las más. El enemigo echó dos grandes baxeles de 
fuego y con las galeras y navios los fué comboyando hasta 
dexarles en el puesto conveniente. El primero venia enca- 
minando á una galera que habia encallada en la punta del 
muelle: ívase llegando y en nosotros era mayor la confusión, 
que aunque trabajó Don Fernando de Texada y Don Ro- 



drigo de Herrera por enviar gente en lanchas, no lo pudie- 
ron conseguir. El navio abordó á la galera dicha que estava 
pegada; detrás todas las ocho de bastimentos. Encendióse el 
fuego, conque la galera empecó á quemarse. Don Agustín 
Enriquez, teniente de la compañía de Don Antonio Pellicer, 
inducido de su capitán, dixo al teniente general Don Alvaro 
de Quiñones se obligaba á librar del fuego las galeras. Don 
Alvaro se lo dixo al Maesse de Gampo General, el qual dio 
orden le diesen un esquife. Esto no pudo conseguir Don Fer- 
nando de Texada por ser grandes las balas que en aquel pa- 
raje caian. En fin, el teniente, despachado con quatro solda- 
dos y dos marineros, se metió en una lancha y fué al bajel 
y le dio un cabo por la popa, y él tirando y los soldados ba- 
xando le fueron remolcando, á tiempo que si tardara medio 
quarto de hora, se quemaran las galeras. En fin, dio con él 
en unas rocas donde sin efecto se quemó. El otro baxel ve- 
nia á meterse entre las galeras, cosa que dava mayor cuida- 
do por no haver en ellas sino una poca gente que metió Don 
Fernando de Texada. Viendo los hombres de obligaciones 
que allí habia que los marineros se habían huydo, y el ma- 
nifiesto peligro en que estavan las galeras, se determinaron 
con lanchas, con soldados de la cavallería, lo qual executa- 
ron el capitán Don Antonio Pellicer, que le siguieron algu- 
nos Mallorquines y soldados suyos, y Don Lorenzo de San 
Vítores. Estos dos esquifes y el del teniente de Pellicer se 
agarraron con el navio de fuego, y trabajaron tanto, que le 
truxeron orilla del mar sin que hiciesen daño á ninguna ga- 
lera. De la galera que se empe9Ó á quemar por la mañana, 
salia mucho humo. Los marineros de ella no se atrevían á 
entrar por estar cargada de pólvora. Avisóselo Don Rodrigo 
de Herrera á Pellicer y con la gente que llevava en su lan- 
cha, subió á la galera con gran riesgo de ser bolado; empezó 
á trabajar por matar el fuego con amarras moxadas y otros 
instrumentos, conque se salvó la galera. La noche siguiente 
el enemigo empezó á acercarse con navios y galeras al mue- 
lle, intentó llevarse las tres galeras que se quedaron con las 
del bastimiento, mas ellas se defendieron con grande valor 
Tomo xxiii 10 



146 
con que el enemigo echó cinco esquifes de fuego embreados 
y los metió entre las galeras. Sacáronlos con otros esquifes 
á tierra sin hacer más daíío que á la galera que estaba á la 
punta del muelle. Los que asistieron siempre en la marina y 
trabajaron con mucho valor y celo en servicio de su Mag. d , 
fueron el teniente general Don Alvaro de Quiñones, Don Ro- 
drigo de Herrera que jamás faltó, haciendo con su asistencia 
muchos servicios. Los capitanes de caballos Don Mucio y 
Don Pedro Espatafora, Juan de Pineda, Don Antonio Pe- 
Uicer, el ayudante Juan de Ayala. Mataron de vn cañonazo 
á Don Juan de Verrio, y de otro á Fabricio Piniano, Capitán 
de caballos. El Virrey de Mallorca asistió con mucho valor 
en la marina y su hermano. Don Fernando de Texada tra- 
bajó lo que no se puede encarecer, por estar encargado de la 
marina, el Sargento mayor Don Fernando del Peral. El Mar- 
qués de Torrecusa no faltó un instante de la marina con su 
acostumbrado valor, y alguna gente se ahogó Don Leo- 
nardo Moles, Maestre de Campo de un tercio de infantería 
Napolitana, que murió de un cañonazo peleando como va- 
liente soldado, en cuya opinión estaba con toda estima- 
ción (1); y entre soldados, marineros y forcados á duzientos; 
y el enemigo tuvo mayor pérdida y recibió mucho daño. — ■ 
(Biblioteca Nacional. Cód. 5-75, fols. 143 á 145.) (2). 



(4) De esta suerte perdió la vida el Maestre de campo D. Leonardo 
Moles, cuyo nombre tanta notoriedad alcanzó desde que, atacado ines- 
peradamente con su tercio en Riudarenas por los sublevados de Santa 
Coloma deFarnós el día 2 de Mayo de 1640, se defendió valerosamente, 
y sus soldados, poniendo fuego en su retirada á las ropas y muebles que 
el paisanaje escondiera en la iglesia, ardió ésta, sieDdo excomulgado el 
tercio por el Obispo de Gerona. (Véase tomo I de este libro, pág. 4 54.) 

(2) Este notable documento es una ampliación de la hoja que se 
imprimió en 4 de Julio de 1641 con el título de Relación del dia del so- 
corro de Tarragona por el señor Marqués de Villa franca. Imp. Zaragoza, 
Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia, 1641. 



U7 

Núm. 654. 

Primer socorro á Tarragona, según el manuscrito de Tormé 

y Liori. 

La sorda lima del tiempo que pudo borrar las glorias de 
Numancia, las memorias de Sagunto, con tal estrago que 
aun entre los mismos españoles se duda ya de sus sitios, ce- 
dió últimamente embotada á la fortaleza de su coetánea Tar- 
ragona, pues quando más olvidadas, apenas entre las ve- 
nerables antiguallas de sus muros se divisaban señales de 
su difunta grandeza, no sólo revivió lo lustroso de su nom- 
bre, pero fué en esta ocasión toda la atención de Europa, 
toda la solicitud de Francia, todo el desvelo de España, por- 
que de su espugnacion ú defensa esperaban las mayores 
consequencias para entrambas Monarquías; á cuya causa,, 
quanto trabajaban franceses en apretar el asedio, tanto an- 
helaba el Conde Duque en aprestar el socorro. Por tierra, 
imposible sin ejército igual por lo menos en caballos al de 
la Moca; por mar, no muy fácil sin armada superior á la del 
Arzobispo; inconvenientes que supieron bien ponderar el 
Marqués de Leganés desde Valencia, y el de Villafranca, que, 
con 41 galeras para este efecto prevenidas, perdia en aque- 
llas costas el tiempo con sus acostumbradas réplicas. Ani- 
mado, empero, el Conde Duque con las razones que le escri- 
bió Juanetin de Oria, Governador de la esquadra de su pa- 
dre el Duque de Tursi, facilitando la empresa, dio vltima- 
mente la orden, á la qual, no pudiendo ya negarse el Mar- 
qués, mandó cargar de harina, vizcocho, vino y otros basti- 
mentos necesarios algunos vergantines y siete galeras, casi 
todas del cargo de Juanetin, porque si habian de perderse, 
sintiese el daño quien propuso el arbitrio. Amaneció sobre 
Tarragona á los quatro de Julio, y aunque atento el Arzo- 
bispo, dispuso su armada de manera que, ocupando casi 
todo el espacio que ay, dejó el promontorio de Salou hasta 
el de Bondinar apenas lo dejaba al Marqués para pasar la 



148 
Playa. Fiado éste en las calinas ordinarias de Camero y 
número superior de galeras, ordenadas al crepúsculo del 
alva en tres esquadras, llevando él la vanguardia y los de 
socorro en la batalla, cerró con resolución bizarra por me- 
dio de las enemigas naves, y entró con su armada en el 
puerto, menos la Galera San Felipe, que zorrera y embara- 
zada al pasar, quedó cortada y rendida por las francesas. 
Detúvose el Marqués por el forro, hasta que, visitado en su 
capitana del Condestable, y empezando á soplar el combate, 
se salió por la parte de Levante con 33 galeras, pegado casi 
á los mismos escollos de San Miguel, porque ya entonces el 
Arzobispo, algo refrescado el leveche, y remolcado de las su- 
yas, estaba tan aterrado, que jugaba la artillería muy á 
tiro, sin daño, empero, ni aun zozobra del Marqués, que por 
salir más airoso, al pasar por delante la Capitana enemiga 
mandó suspender la boga dos compases, entre el espeso rui- 
do de sus valas: desesperado de seguirlo el Arzobispo, apli- 
cando todo el cuidado en embarazar ó perder el socorro, se 
acercó al muelle quanto pudo, y disparando un diluvio de 
valas incesables, dio fuego á cinco burlotes para quemar las 
galeras y vergantines. Mas abrasados sin efecto, sólo sirvie- 
ron sus negras ediondas llamas de funestas antorchas, en las 
muertes del Capitán Fabricio Prifian, y Maestro de Campo 
Don Leonardo Moles, Napolitano, y desdichados ambos, 
pues pagaron aora con las vidas los excesos que, perpetra- 
dos el año de 40 por los soldados de su cargo en Riu de Are- 
nas y Castillo de Fluviá (1), ocasionaron las deploradas trage- 
dias de este miserable País. Aturdidos en tanto los de dentro, 
desampararon las galeras y aun la playa con vn tan frió pa- 
vor, que si al mismo [tiempo] por la parte de tierra atacara la 
Mota las fortificaciones de la plaza, si no la entrara, quedara 
por lo menos dueño del puesto, que casi venia á ser lo propio. 
Portáronse vizarros este dia Don Emanuel Meca, Caballero 

(i) Efectivamente, Fabricio Priñano y los dos hermanos Espadafo- 
xas, mandando un pelotón de vengativos corazas, asaltaron en Palau 
Tordera la casa castillo de D. Antonio de Fluviá quien pagó con la vida 
su resistencia en dar albergue á la tropa (1.° de Febrero de -1 640). 



449 

€atalan de la orden de San Juan, Capitán de vna galera de 
España: el Maestre de Campo Don Francisco de Tejada y el 
Marqués de Torrecusa, aunque sin puesto, con cuya conti- 
nua asistencia se logró del socorro lo que sobró á los ladro- 
nes, que fueron muchos, y lo que pudo sacarse de quatro 
galeras que echó á fondo el Arzobispo; pero todo fué muy 
poco respecto del número grande de gente que se añadió á 
la Ciudad, de forma que tuvo de superficial ostentación la 
jornada; y lo que faltó á la realidad del efecto, consiguiérase 
sin tanta pérdida si el Marqués de Villafranca, pudiendo in- 
troducir el socorro en tartanas remolcadas por las galeras, 
no quisiera, llevándolo en ellas, arriesgarlas de conocido, y 
si Geri de la Rena, Teniente general de la Artillería, la aco- 
modara con tiempo en los muchos y oportunos puestos que 
tiene sobre el mar la playa. — (Biblioteca Nacional, Madrid. 
Cód. tf-86, fol. 61.) 

Núm. 655. 

Carta de la Diputación al General La Motte. 

Exm. Señor. =Ab cartas del Ex. m Sr. Archabisbe de Bur- 
deus, Deputat Militar y relació nos ha feta don Carlos, res- 
tam plenament informats del bon succés que ha tingut la 
armada naval de sa Mag.* (que Deu g. de ) contra las galeras 
del enemich, y que ademes de que no ha pogut conseguir lo 
fí que aportava de entrar viures en Tarragona, entre preses, 
cremades, y dades al través, ni han restados dotse, y las de- 
nles que se son salvados, nos diuen sen son añades molt 
derrotades y casi imposibilitados de poder servir de molts 
dies: son misericordies que nostre Sr. vsa en favor desta 
Provincia, median lo emparo de sa Mag.* y valor del Sr. Ar- 
chabisbe y de V. Ex. a , ab la vigilancia y cuydado, deis quals 
y en particular de V. Ex. a , esperan que per molta forca que 
vulla fer lo enemich en voler ara socorrer per térra á Tarra- 
gona, vist no li ha resaxit per mar, nos donará nostre Sr. lo 
mateix bon succés, restan nosaltres molt animats ab lo ánimo 



150 

que V. Ex. a ab sa carta amostra teñir en vencer los ene- 
inichs, y rendir prest aquexa placa de Tarragona-, vulla nos- 
tre Sr. que sie tant prest com tots desijam. Lo Sr. de Argen- 
son informará á V. Ex. a llargament del estat de las cosas 
destas parts, y del desig tenirn de servir á V. Ex. a aqui nos- 
tre Sr. gA e com esta Provincia ha menester. Barcelona y Ju- 
liol á VIH de MDCXXXXI.=Lo Canonge Don Joseph So- 
ler.=Ex. ra Sr. B. L. M. de V. Ex. a Domini Deputati, etc. — 
Los Deputats, etc. — Al Ex. m Sr. de la Mota Oudancour gene- 
ral per sa Mag.* en lo exercit de Catalunya. — (Archivo de 
la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Carias de 24 
de Abril á 28 de Julio de 1641, fol. 226 vuelto.) 

Núm. 656. 

Carta del Príncipe de Butera al Protonotario VUIanueva. 

Carta del Príncipe de Botero al secretario ViUaniieva.=Se- 
fior: Ja nos hallamos en tiempo que se deve hablar sin más- 
cara, y hazer .patentes la verdad, aunque á V. Señoría y su 
Exelencia se a de hablar con diferente lenguaje, mas si se 
consideran las cartas que he recibido en respuesta de las 
mias, en las quales he dado aviso de los pocos víveres en que 
nos hallavamos, V. S. verá bien que se respondió que den- 
tro los 13 de Junio seria io socorrido. Parecieron las gale- 
ras, mas inútilmente, y avistando con mis letras aquellas 
faltas por la carta del 7 del mesmo, io decia que el viscotxo 
le iva acabando, y aunque io tuviese trigo y arroz, falta'va el 
mas general, que era el viscotxo: la respuesta que recebí fué 
que el sábado á 6 de Julio ó antes seria Tarragona socorri- 
da sin falta: que el Marqués de Leganés entraría por el coll 
de Balaguer: que las galeras desembarcarían la Infantería al 
Hospitalet, y que sus tropas se iuntarian con las mias, por 
lo qual jo hize vna revisión secreta con los vehedores, y me 
hallé aun con 6.400 infantes y 1.200 cavallos, todos perdi- 
dos, y la Infantería en miserable estado, y para obrar poco. 



151 

Que los portugueses que an quedado, si bien en poco nom- 
bre, por rebeldes y traidores como los Catalanes, io les ten- 
go disparcidos á modo de prisioneros, quedando dello en to- 
da vigilancia. Aier vi parecer las galeras delante de la arma- 
da de Francia, en nombre de 41 y sinco bergantines; dose 
entraron en el muelle con los bergantines por descarregar 
los víveres y la infantería; las demás no pudieron llegar por 
el grande fuego que les davan los Franceses, y aun fueron 
obligados á retirarse. Quatro ó sinco Brullochs de los fran- 
ceses pegaron fuego, conque y tantos tiros que les davan los 
baxeles enemigos, se hallan hoy siete perdidas; aun la Real 
de España a recibido tres tiros de cannon que io ia creia 
que se perdía, se escapó con 28 de otras: dentro del muelle 
se hallan quatro galeras, de las quales una no ha recibido 
daño alguno, mas las otras tres se hallan inútiles, hállase 
grande cantidad de gente anegada; las bocas con todo eso 
han crecido por haver salido de las galeras 2.400 hombres 
con los forzados y 800 hombres de á pié; la galera de S. Fe- 
lipe a sido presa con tres compañías de Napolitanos; lo ten- 
dría bien esto de víveres hasta mediado Agosto: de pólvora 
no llegaran a 150 barriles la que tengo: la mecha se da por 
medida, para que la haia en la ocasión. Esta señor es la 
verdad, y se deve decir aun com mas, y lo mas presto de to- 
do advierto á V. S. para que si no hay esperanza de ser so- 
corrido, me de aviso como me habré de llevar para rendir 
esta placa, pues sabe las personas que se hallan en ella de 
tanta reputación, los quales sin orden de rendirse de aquí, se 
comerían antes de llegar á tratado, unos con otros. Guarde 
Dios á V. S. de Tarragona 4 Julio 1641. — (Bibliothéque 
Nationale, Paris. Mss. españoles, núm. 115. Memoire de Ca- 
thálogne par le Dr. Sevilla, tomo II, fol. 151.) (1). 

(1) Los catalanismos de este documento convencen de que su em- 
pleo no puede ser atribuido al Condestable; pero las noticias y los ra- 
zonamientos que en el escrito campean son de tal certeza y contienen 
tanta verdad de situación, que me inclino á creer que dicha carta fué 
interceptada y remitida á Francia, donde el Cronista la vio y copió, 
aunque con ligera pluma, para utilizarla en su obra. 



152 

Núm. 657. 

Carta de ¡a Diputación á Richelieu. 

Al Eiuinenüsskü e Exini. Sr. Cardenal Duch. — Emi. m y 
Ex. m Sr. — La armada naval de la Magestat (que Deu g. da ) 
tingué un felicissim succés contra las galeras del Rey Cato- 
lich que volgueran socorrer á Tarragona, conforme fará re- 
lació á V. Erna, lo gentil hom que per aquest effecte envia 
lo Señor Archabisbe de Burdeus: tot se deu á labona dispo- 
sitió dona V. Erna, á las cosas, puix desde aquexa cort al- 
cansa tantas victorias á la Magestat. Done nostre Sr. á 
V. Erna, molta vida perqué puga veurer á sa Magestat Mo- 
narca vniversal de tot lo mon, y entre tant gose lo contento 
de aquesta victoria, ab los aumens que estos sos aficionats 
servidors li desijam, y dins breus días speram poderli donar 
lo parabó del rendiment de Tarragona, per haver tant mal re- 
haxit lo socorro que si volia donar. Lo demés representarán 
á V. Erna, nostres embaxadors, ais quals supplicam los fassa 
mercé donarlos entera fe y crehensa. Guarde nostre Sr. á 
V. Erna. Barcelona y Juliol ais VII de MDCXXXXI.=Lo 
canonge Don Joseph Soler.=Em. im y Ex. m Sr., etc.=Los 
Deputats, etc. — -(Begistro copiador de la correspondencia de los 
Diputados. Años 1640-41, fot. 600.) 

Núm. 658. 
Carta de la Diputación á Francisco de Tamarit. 

Molt Iltre. Sr. — Aprés de haverse tractat axí en lo Con- 
sistori com en lo Consell de, Guerra acerca la vinguda de 
V. S. á esta ciutat, se ha resolt que V. S. sen vinga sempre 
que li aparexerá be, y que durant la absenciade V. S. ningú 
podia suplir la falta de V. S. y acudir á tot lo que V. S. acu- 
dia sino lo Sr. Gonseller ters de esta ciutat, en favor del qual 
se ha despatxada la patent que va ab esta, la qual aprés 



153 

de haver tractat y conferit assó, axí ab lo Sr. de la Motta 
com ab dit Sr. Conseller, ley entregará á V. S. y sen vindrá 
assí, cora diera, sempre que será servit, assegurantlo que en 
tots temps será molt ben arribat, y será sa presentía de mol- 
ta consolado en nostre consistori, majorment en aquest 
temps que sap V. S. que tots hi sarem molt manester, per- 
qué se encaminen las cosas de la manera que convé al ser- 
vey de sa Magestat y benefici de la Provincia: don Luys de 
Paguera, don Joan de Queralt y demés cavallers que assis- 
tian al Sr. Deputat Real, van aqui per assistir á V. S.: al dit 
don Luys bavem reformat, attés que noy ha puesto aqui en 
que ocuparlo per ara, que li será á V. S. avís, y també que 
nos pague sou algú á ningún mestre de camp, ni official 
major, ara que estam tant faltos de diner, ans be se aguar- 
den pera quant ni hage, y de aquexa manera acudirem mi- 
llor al mes necessari y precis. Lo trompeta del Sr. Deputat 
Real, per ser tant aventajat, lo enviara á V. S. perqué lo ser- 
vesca: las sis caxas de balas de raosquet biscuy que V. S. 
demana, partexan esta tarda y per mar: ab lo patró Pons 
van los quatre spingarts que faltan per lo fortín del eoll de 
Balaguer, que tot manará V. S. se rebe. G. de Deu á V. S. 
Barcelona y Juliol ais 5 de 1641.=Lo Canorjge don Joseph 
Soler. =Domini Deputati, etc. Molt Iltre. Sr. B, L. m.=Los 
Députats.=al Molt Iltre. Dr. Francesch de Tamarit, Depu- 
tat Militar del General del Principat de Catalunya. — (Archi- 
vo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Car- 
tas de 24 de Abril á 19 de Julio de 164-1, fol. 215.) 

Núm. 659. 

Caria de ía Diputación al Almirante Sonrdis. 

Exm. Sr.: Ab la de V. Ex. a de sis del corrent y ab lo quens 
ha referit lo correu que V. Ex. a nos ha fet mercé de enviar, 
havem entes lo bon succés que ha tingut la armada naval 
de sa Magestat (que Deu g. de ), governada por V. Ex.a contra 
las galeras del enemich, y regonexem que, aprés del favor 



154 

de nostre Si*., se deu lo bon succés desta tant gran victoria 
al valor y cuydado de V. Ex. a , aquí estimam en lo compte 
que es rahó, la honrra y mercó uos ha feta ab las tres ban- 
deras presas en la galera rendida, las quals, per consolació 
deis habitants en esta ciutat, havein tingudes en los balcons 
desta casa. Vulla nostre Sr. femos mercó continuar en do- 
nar á V. Ex. a semblants y major victorias, y entera salut 
per asistir en ellas, assegurant á V. Ex. a que nos ha posat 
en notable cuydado lo haver entes no la gosava entera 
V. Ex. a : vulla nostre Sr. donarley pera mes servir á les Ma- 
gestat, Divina y humana, y fer mercó á esta Provincia. 
G. dG Deu á V. Ex.aBarcelouay Juliol á VIII deMDCXXXXI. 
=Lo Canonge Don Joseph Soler. =Domini Deputati, etc. 
Exea. Sr.: B. L. M. de V. Ex.a— Los Deputats.— Al Exm. Sr. 
Archabisbe de Burdeus, General de la Armada Naval de sa 
Magestat. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad 
de Cataluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio 
de 1641, fol. 226 vuelto.) 

Núm. 660. 
Carta del Conde Duque al Marqués de Torrecuso. 

Señor mió: Ni en V. S. es nuevo el servir con valor en to- 
das ocasiones, ni en mí el conocimiento desto, y así sin ha- 
cerme novedad lo que en razón desto me dice el Señor 
Condestable, paso á dar á V. S. muchos parabienes del so- 
corro de esa plaza, reconociendo la parte que en éste y los 
demás buenos sucesos llega á tener la vizarría de V. S., á 
cuyo servicio me hallo tan dispuesto como debo, y con todo 
desso de que V. S. experimente con efectos la pasión con que 
le soy aficionado, y remitiéndome en lo demás á los despa- 
chos, no diré por ahora á V. S. más de que le guarde Nro. Se- 
ñor muchos años como deseo, de Madrid á 19 de Julio 1641. 

(Y sigue autógrafo.) — Señor mió: Sea muy enhorabuena el 
suceso: yo espero que antes de dos dias habrán salido otros 
trece bajeles de guerra de Cádiz, que agregados á los quatro 



155 

que están en Cartagena y los otros veintidós que allí hay de 
la armada de Ñapóles y otros adjuntos, se arrimará á qua- 
renta bajeles esta armada, y á muy poco menos de veinte 
mili toneladas. Dios lo asista como puede y nos saque de 
tantos y tan apretados trabajos. =Don Gaspar de Guzman. 
=Sr. M. s de Torrecuso. — (Biblioteca Nacional, Madrid. Có- 
dice de papeles del Marqués de Torrecuso, .F-268, fol. 548.) 

Núm. 661. 

Carta del Conceller Rossell al Cabildo catedral de Barcelona. 

Molt lile. Sr.: En est punt me ha enviat á dir lo Sr. de la 
Mota que tenia avisos certs de sos confidents, ab los quals 
li diuen que lo Marqués de Leganés ha rebut orde del Rey 
de Castella que á pena de la vida socorre á Tarragona per 
tota la semana vinent; y que done avis á V. S. y ais Srs. De- 
putats, com fas ab esta, pera que se servescan encontinent 
ordenar á tots los officials de guerra y cavalleria se tropia 
en exa ciutat, vingan assí. Y ques done avis á tota Cathalu- 
nya pera que vinga gent, y acuden tots en esta occasió ab 
la brevedat que la necessitat demana considerant de quanta 
importancia es que no sia Tarragona socorreguda: á V. S. 
no tinch que encarirli la necessitat, pus en totas ocasions ha 
obrat ab la diligencia y esfors li es estat possible. La Com- 
panya que jo escriguí de Terrasa, convindria molt. També 
ma ha dit que lo Sr. Archabisbe de Bordeus esta tarda ha- 
bia presas dos falugas carregadas de provisions que anavan 
á Tarragona per los cabos de guerra son en ella. Jo per ma 
part faré assí tot quant poré. V. S. dende aquí fará lo ma- 
tex, pus nos va en esta occasió la restauració de la Provin- 
cia. Guarde nostre Señor á V. S. Campanya de Constantí, 
Juliol 19 de 1641.=B. L. M. de V. S.=Bossell, Conceller 
Ters, Coronell.=Sr. Conceller. — (Archivo de la Iglesia Ca- 
tedral de Barcelona, legajo Cartas originales, 1641.) 



156 

Núm. 662. 
Carta del Cardenal Richelieu al Príncipe de Conde. 

Monsieur.=Je suis trés-aise de la perte que les ennemis 
ont fait des 12 galéres, selon la relation que.M. r de Bordeaux 
nous en a envoyée, et bien fasché qu'il ait esté deschargé 
des vivres a Tarragonne. Mais puisqu'a la guerre on ne faict 
pas tout ce qu'on veut, il faut se contenter de l'avantage 
qu'il a pleu a Dieu nous donner. 

II est impossible de iuger de loing quel doit estre l'événe- 
ment de l'affaire de M. de La Motte. II faudroit estre sur les 
lieux pour scavoir les p articulantes de ce qu'on y peut ap- 
prendre pour donner un iugement definitif en cette affaire. 

Si l'armée qui est enfermée dans Tarragonne peut périr 
par la faim, nous en retirerons autant d'avantage que de sa 
perte part une autre voye. 

Je seay bien que vous devés avoir de grandes iinpatien- 
ces pour la prise de Colioure, et pour voir ensuitte si on peut 
faire tomber Perpignan entre les rnains du Roy; mais quan 
je considere que, selon vos lettres, les places que vous aves 
prises depuis Colioure iusque a Perpignan sont capables 
d'empescher que cette ville ne recoive des vivres qui pour- 
ront estre apportós á Colioure, et de plus que quand M. r de 
La Motte quiteroit son entreprise, et vous envoyeroit la 
pluspart de ses forces si les ennemis peuvent du débris de 
son armée, de ce qu'a le marquis de Leganez, et du renfort 
qui est sur les galéres, former une nouvelle armée conside- 
rable, il faudra aussy tost que vous renvoyiés tout ce que 
vous aurés á M. r de La Motte pour s'y opposer; je n'estime 
pas que, quand il quiteroit son dessein, vous eussiés grand 
avantage pour la prise de Colioure. 

Si l'armée qui est a Tarragonne périt, vous aurés assez de 
temps pour prendre Colioure, sans que le nouvel amas que 
les ennemis pourront faire du costé de la Catalogne puisse 
rappeler les forces dont vous vous serviros; sans cela je croy 



157 

que ce que dessus est h considérer. En un mot, cette affaire 
est de difficile disoution, et l'execution n'en est pas aissée; 
pouront qn'on agisse selon des príncipes raisonnables en ce 
qu'on entreprend, on en doit espérer un bon événeroent, et 
il faut recevoir de Dieu celuy qu'il luy plaira envoyer. Es- 
tant sur les lieux comme vous estes, vous pouvés mieux 
prendre vos mesures que nous ne scaurions vous les donner 
d'icy, des inomens et des circonstances qui périssent en 
moins de ternps qu'il n'ent faut pour envoyer á la cour es- 
tant souvent celles sur lesquelles il faut décider telles affaires. 

Je ne vous dispoint le contentement que i'ay de la prise 
d'Elne, parce que vous scavez la part que ie prends a tout 
ce a. quoy vous contribués. 

Je ne vous mande point aussy de nouvelles, parce que 
vous les scaurés d'ailleurs. 

M. r de Chastillon a perdu une bataille, M. 1 * le Compte est 
mort: nous en avons gagné une autre en Allemagne beau- 
coup plus importante. Le siége d'Aire va bien. Quand il sera 
finy nous deslogerons, avec l'aide de Dieu, les mauvais Fran- 
90ÍS et les Espagnols du bord de la Meuse, oü ils sont; par 
aprés nous n'oublierons rien de ce qui se pourra pour avan-* 
cer la paix, que je souhaitte de tout mon cceur. Monsieur 
vostre fils se porte bien; et je suis,=Monsieur,=Votre tres 
humble et tres affectionné serviteur.=Le Card. de Riche- 
lieu.=De Reims, ce 19 e juillet tó41.=(Paris. Archives de 
Conde, num. 98. Debida á S. A. el Sr. Duque d'Aumale.) 

Núm. 663. 
Carta del Cardenal de Richelieu al Príncipe de Conde. 

Monsieur.— L'importance de l'affaire de Tarragone estant 
telle que vous scavés, je prends la plume pour vous conjurer 
de nouveau, aiüsy que j'ay déjk faict plusieurs fois den' ou- 
blier aucune chose de ce que vous pourrés, a ce qu'on en 
puisse avoir un bon succes. 

Scachant, comme vous faictes, que les Catalans ne souf- 



158 

frent pas que nos soldats soient un jour dans leur pays sans 
payer, je vous prie de faire en sorte que M. r d'Argencon ne 
soit jamáis sans fonds, du tout nécéssaire a l'armée que com- 
mande M. r de la Motte. 

On vous á mandé que nous y avons envoié soixante mil 
livres d'extraordinaire sans que vous le sceussiés. Celuy qui 
vous á donné cet avis á augmenté la somme de la moitié (1). 
II est vray j'ay envoié trente mil livres de mon argent a 
M. r d'Argencon pour empescher qu'en de petites choses ex- 
traordinaires, un dessein si important vinst á manquer faute 
d' Argent, mais cela n'est point pour la subsistance de l'ar- 
mée, et c'est si peu de chose qu'elle ne vous doit point des- 
tourner d"user de toutes vos diligences accoustumées á ce 
que les fonds que vous y devés envoier préviennent tous- 
jours leurs nécessites. 

Les capitaines des galleros ont dépesché icy un courrier 
pour demander permission de se retirer en Provence a cause 
des maladies qui travaillent la plus partí des chiousmes, 
mais on n'a pas jugé a propos de la leur accorder, tant par- 
ce que l'armée navale dont elles font la meilleure partie, est 
du tout nécesaire au lieu on elle est jusques a ce que l'affai- 
re de Tarragone soit achevée, a quoy il ne faut rien espar- 
gner, que parce aussy que ayant quantité de ports en cette 
coste dans lesquels les galéres ennemies ont tousjours sub- 
siste, et de plus ceux de Barcelonne, Palamós, et Cap de 
Quiers, les nostres s'y pourront retirer lorsque la saison et le 
mauvais temps les y contraindra, sans faire un si grand 
traject comme seroit celuy de Marseille. Au reste s'il estoit 
vray qu'au lieu d'avoir envoié cinquante miliers de poudre 
á M. r de Bordeaux, comme vous m' en aves asseuré par vos 
lettres, vous ne luy en ayés envoié que vingt milliers, ainsy 
qu'il me l'escrit, je ne me pourrois empescher de me plain- 
dre de vous en ce sujet, comme je fais du dict S. r de Bor- 
deaux, s'il ne dict pas vray. Cependant, craignant qu'il n'en 
puisse encores avoir besoin, je vous conjure, lorsque vous 

(I) Véase documento núm. 644. 



159 

aurés remplacé les cinquante miliers que je veux croire que 
vous luy aves faict fournier de pareil nombre que je vous ay 
faict envoier de Lyon, de luy en envoier encores vingt-cinq 
miliers afin de luy oster tout lieu de se plaindre. Vous pro- 
mettant que j'auray soin moy-mesme de les faire remplacer 
au plus tost. Vous scaurés maintenant la prise d'Aire qui ne 
se scauroit assez estimer, le recouvrement de Douchery, que 
les ennemis avoient pris sur cette frontiére; et, á mon grand 
regret, la perte que j'ay faicte de M. r le marquis de Coislin, 
dont je suis tellement affligó que je ne vous en scaurois diré 
d'avantage, remettant a M. 1 ' de Noyers a vous rendre un 
compte plus particulier de tout ce qui se passe. Asseurés- 
vous tousjours de mon affection et de mon service, et que 
je suis.=Monsieur.=Vostre tres humble et tres affectionné 
serviteur.=Le Cardenal de Richelieu. — De Meziéres, ce 4 a 
aoust, 1641. 

Carta del Cardenal Richelieu al Arzobispo de Burdeos: «M. r le 
succez de l'entreprise de Tarragone est de telle consequénce 
pour mettre les affaires des Espagnols en estat qu'ils soient 
contraincts de consentir á une paix raisonnable, a laquelle 
jusqu'a present ils n'ont peu se resondre, que le roy désire 
et veut, que des vaisseaux et ses galéres f acent l'impossible 
pour contribuer au dessein pris de faire périr l'armée d'Es- 
pagne dans Tarragone. » = Otro párrafo: «Le dessein auquel 
vous et M. de La Motte estes embarques est de telle considé- 
ration qu'il n'y a rien qu'il ne faille faire pour le conduire a 
bonne fin, et vous pouvés faire voir en cette lettre, a tous 
ceux qui sont sous vostre charge, que le roy ne pardonneroit 
jamáis a quiconque manqueroit a faire tout ce qui est possi- 
ble en une telle occasion.» — (Paris. Archives de Conde, 
núm. 101. Debida á S. A. el Sr. Duque d'Aumale.) 

Núm. 664. 

Rogativas con motivo del sitio de Tarragona. 

Dijons á VIII de Agosto. = En aquest die ses Señories 
anaren á la Seu al offici ques celebrava per pregaries, suplí- 



160 
cant á nostre Sr. Deu nos done victoria en traurer lo ene- 
mich de Tarragona que tant importa á Cathalunya: assisti- 
renhi los Srs. Consellers de la present ciutat. — (Archivo de 
la Corona de Aragón. Dietarios de la Generalidad de' Cataluña. 
Trienio de 1641 á 44, parte 1.a, fol. 9.) 

Núm. 665. 

Carta del Conceller Ressell á los Diputados. 

Sors. Diputats.=Molt Ules. Sors.=Escriguí á V. S. com 
a nit una hora aprés la Ave María, prop de Tarragona, tota 
la infantería tira tres voltes, per la victoria que ha tinguda 
lo Key Christianissim de la ciutad de exe, que la infantería 
francesa nons ha guanyat que fou bizarría, y digna de ser 
vist. Vuy, aprés de diñar, se ha tingut junta de guerra en 
casa Musur de la Mota: la resolutió es estada atacar y acos- 
tarnos á Tarragona, y Don Joseph de Margarit y Don An- 
tón Casador ab sos tercios anasen al coll de Balaguer: des- 
prés de dita junta, Musur de la Mota ab lo valor francés, 
son vinguts á la mia tenda y alli se ha cantat lo Te Deum 
laudamus; y los tertios cathalans han donadas dos carregas 
que ha donat que pensar á Tarragona, y estant en dita ten- 
da es vingut un avís deis Musurs están en dit coll de Bala- 
guer, y ses dit que sen eren passats del enemich tres cava- 
llers ó soldats, los quals han dit que la armada de Espanya 
que esta va asi era añada á Calis á socorrer la armada del 
Eey de Castella, y que Tarragona se rendiría ó demanaria 
pactas per nostra Señora, y que lo Marqués de Legan és es- 
tava ab tres companyes de infantería en Vinarós y quatre 
de cavalls, del que nos podem aguardar que prest tindrem 
victoria. Los soldats que tenim de moltes universitats venen 
pagats per un mes, ques la major desconcert del mon, que 
aprés que han acabat, no ve gent ni diners, y altres desor- 
des semblants, que sois la prudentia de V. S. ó pot reme- 
diar, y axí se ha de fer manaments penáis per fer venir la 
gent y diners, y no te de fer tot treballant, sino alegrarse; 



\6\ 

envió á V. S. un paper que es del tenor seguent, y nre. Sor. 
me g. de á V. S.: de la tenda y Cainpanya de Constan tí 13 de 
Agosto 1641.=B. L. M. de V. S. Rossell conseller ters, Co- 
ronell. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 666. 
Carta de M. d'Argenson á los Diputados. 

Molt Illres. Srs.=;Legando al exército yo oydo que todos 
los avisos mas ciertos concordan en esso: que si los de Tar- 
ragona no están socorridos fra poquissimos dias, es menes- 
ter que mueran de hambre, ó que se rindan: el de Botero es- 
tá muy enfermo y resuelto á morir mas presto que rendirse: 
dos Bergantines ligeros entraron la noche del joveri con 
viento muy favorebole por ellos en Tarragona, y ciaron avi- 
so cierto del socorro por mar daqui á dos dias: oy el capitán 
francés que está dentro la torre de S.* Joan á los alfachs> 
scrive que las vin y nou galeras y trenta dos vaxelles, están 
por venir presto á socorrer Tarragona, siendo agora las 
unas á los alfachs y los otros á Vineros, á donde los Caste- 
llanos han oy embarcado mucha gente supra los vaxelles y 
galeras: yo he dormido esta noche al galion con el Sr. A^o- 
bispo, y esta mañana su Exia. lo Sr. de la Motta han confe- 
rido iuntos á la casa bianca de todo lo que se huviere de 
hacer tanto por mar como por tierra, y havemos embarca- 
do alguna gente por reforsar los soldados del exército naval,, 
donde lo General y Capitanes están risueltos á una brava y 
famosa pelea si vienen los de Castilla, como yo lo tengo por 
muy cierto. Espero en Dios que nos aiudará en esta como 
en otras occasiones passadas. Pregamos á sua Divina Ma~ 
gestad, como lo devemos; yo estaré aquí algunos dias como 
final, veinte ó veinte y uno de este mes, mas si parecía á 
V. S. que yo fuesse necessario á Barcelona mas presto, yo 
volberó súbito después al primo aviso que yo recibiré de 
V. S., suplicando á Dios los tiene con buena salud y en su 
Tomo xxiii 1 \ 



462 
Santissima guardia. Al Camp de Tarragona 17 Agost 1641. 
=Molt Ules. Srs. B. L. M. de V. S. so rnaior y rnolt affectat 
servidor. =Argenson. = (La carta está copiada en el dieta- 
rio.) — (Archivo de la Corona de Aragón. Dietarios de la Ge- 
neralidad de Cataluña. Trienio de 1641 á 44, parte 1. a , fo- 
lio 22.) 

Núm. 667. 
El hambre en Tarragona. 

Sigúese inmediatamente al primer socorro de Tarragona que 
lúzo él Marqués de Villa/ranea. — De lo que se salvó deste so- 
corro, un tercio se hurtó, y para los dos de bastimientos que 
quedaron se añadieron más de quatro mil personas de las 
galeras, de que procedió no ser bastante, conque la ración se 
aumentó, las necesidades y miserias estaban en su punto, 
tanto que hubo soldado que estando de guardia, se quedó 
muerto de hambre; todos andaban desfigurados, tristes, me- 
lancólicos y afligidos, pero obedientes, y sin que ninguno 
formasse queja. A poco trabajo enfermaban por falta de sus- 
tento; perecian muchos caballeros de noble sangre y cono- 
cido valor: por carecer de regalo, acabaron á las manos de 
la necesidad. La persona que mas generosa, mas liberal y 
más compadecida se mostró, fué Don Fernando de Texada. 
Su casa era refugio de todos los que la buscaban. La mesa 
tenia de ordinario 18 personas; al enfermo asistia con aque- 
llo de que mas necesitaba, y procuraba saber de los caballe- 
ros y soldados honrados, que havia la necesidad que tenia 
cada uno, anticipándose á la petición, la piedad. 

En estado tan miserable se veya el exército tan florido y 
tan numeroso; con todo, tan lexos de flaquear, quemas sen- 
tían los soldados prohibírseles pelear, que la hambre, que á 
todos conducía á la muerte, porque el valor español no cede 
á la fortuna, no se rinde á la miseria, antes altivo, orgulloso 
y bizarro en el trance de que otro no saliera con crédito, sale 
siempre con nuevos realces, con aventajado lustre, con supe- 
rior alabanca. 



163 

Pasávase un dia, otro llegaba, el socorro no se veya, ni 
nueva que asegurase plazo cierto. Todos terminavan su es- 
peranza en 15 de Agosto, dia consagrado á la Asunción de 
Maria Santísima. Hubo apuestas grandes, que se perdieron 
con la noche. Conocióse desconsuelo en los míseros soldados 
y previno alivio la madre de aflijidos, con tres barcos que 
entraron por medio de la armada enemiga á la una después 
de media noche. Publicaron en ellas voces los marineros 
que nuestra armada estava en Peñíscola. Confirmó estas 
nuevas una carta del Marqués de Leganés. Con ser á esta 
hora, en un instante se publicó la nueva en todos los cuar- 
teles, y solemnizada con repetidos vivas que se dieron á 
nuestro gran Monarca. 

Los soldados mas descaecidos de la hambre, mas faltos de 
fuerzas, se alentaron á esperar. Amaneció viernes el enemi- 
go en la mar, recogió su armada, embió pataches y galeras 
á reconocer. Sábado 17 Agosto se hizo mas á la mar. Des- 
embarcó enfermos y convalecientes y recibió dos mil hom- 
bres escogidos del exército, precediendo entre uno y otro ge- 
neral grandes diferencias: el de la Mota decia que no podia 
dar gente por necesitar de ella, no tanto para defensa de 
nuestro exército, como para la gente del pais, y que la ar- 
mada de mar no tenia tanto riesgo, porque podia si no qui- 
siesse pelear por ser superior la armada que esperava, que 
se podia retirar y no tenia quien se le opusiesse; que la pre- 
vención convenia donde se considerava mayor riesgo: con 
todo se convinieron y dio Mota la gente que le pidió el de 
Burdeos. 

Al Domingo 18 de Agosto salieron mil infantes y quatro- 
cientos cavallos nuestros á buscar agua de una fuente por 
estar corrompida la de los Algibes. Costaba sangre: hicieron 
dos franceses prisioneros cacadores del de Burdeos, y á la 
tarde se los envió el Condestable. 

Esta tarde entró en la plaza un soldado Italiano de la 
compañía del Comisario General Felinchei, que habia sido 
prisionero en el campo. Venia con barba y cabello rapado: 
pregúntesele la causa, refirió que á todos los soldados que 



164 
«ogian ponían luego en aquella forma los Franceses y Cata- 
lanes, y de dos en dos una cadena como forcados de galera, 
y en quanto no los enviaban á ella, los hacían trabaxar en 
las fábricas de Barcelona, y quando de la Galera pedían es- 
clavos, embiaban nuestros soldados, y afirmó que muchas 
personas de puesto y caballeros que habían hecho prisione- 
ros, andavan bogando en las galeras. Refirió que el Arco- 
foispo de Burdeos y Mos de la Mota havian escrito que dia 
de nuestra Señora de la Asunción entregarían sin falta la 
plaza de Tarragona á Barcelona: que se hicieron muchas 
procesiones de preces y se prevenían grandes fiestas, y que 
de Barcelona havian venido muchas damas y gente á ver 
salir rendido nuestro exército, y que el de Burdeos havia 
cuenta de once galeras que habia en el muelle y ofrecía á 
Barcelona la mitad de la artillería. — (Biblioteca Nacional, 
Madrid. Cód. R-14, fols. 145 y 156.) 

Núm. 668. 
Carta del General La Moíte á los Diputados. 

Illustrissimes Seigneurs: La creance que Jay que le Seig- 
neur Conseillier terce vous faict seavoir tout ce qui le passe 
Jey, et les nouvelles affaires que surviennent tous les jours 
a, larmée, monc empesche descrire a V. S. I. comme le faict 
maintenant, pour les prier de men escuser, et pour vous tes- 
inoigner ma joye de vostre heureuse promotion a des char- 
ges que ne peuven esser procedée que par des personnes de 
vostre merite. II semble que le ciel lavoi ancris de long- 
temps destine pour le bien et avantage de la province, h 
quoy je contribueray tousjours de tout mon pouvoir. — Je 
masseure que V. S. I. seavent les extremes necessites on les 
«nnemis lour reduits dans Tarragone, comme leurs galeres 
ont paru et quelle se sont retirées. Jes com á pressent a se 
preparer pour faire un dernier esfors par mer et par terre, á 
quoy Je y a peut deparance quils puissent reussir puisque 
mo[nseigneur) de Bordeaux, est bien prepare a les combatre„ 



165 
et que jespere de mon cotte quils seront bien battus en tout 
ce quils voudron entreprandre par terre. Je randray compte 
a V. S. I. de ce qui arivéra, et suis oblige de leur tesmoig- 
ner conime le seigneur Cabanye a servís et sers tousjours 
tres utilérnent, ne estant rien passé vers Tortose et Vineros, 
done II ne maye donne de veritable advis, que me faist vous 
prier de donner ordre quil soie paie et sa compagnie comme 
les auttres troupes: je masseure que vous randres cette jus- 
tice, puisque je vous la demande avec dessing de faire cog- 
noitre á V. S. I. en toutes les ocassions que se presenteront, 
que je suis plusque personne du monde, Illmes. Seig. rs Vo- 
tre tres humble et tres affectionné serviteur.— La Motte hou- 
dancour.=Au Camp deConstantin le 18 daoust 1611. — (Ar- 
chivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas autógrafas. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 669. 
Carla del Conceller fíossell á los Diputados. 

Sors. Diputats.=Molt Illres. Sors.:En estpuutque deuen 
ser de la matinada, aparegué la armada del enemich á Sa- 
lou, y partex en quest punt lo exércit per fer lo que será me- 
nester y convindrá en benefici de la Provincia. Lo que convé 
es encomenarnos á Deu. Perdón V. S. de la brevedat: de la 
tenda y campanya de Constantí á 20 de Agost 1641.= 
B. 1. m. de V. S.=Eossell, Conseller ters, Coronell. — (Archi- 
vo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas 
comunes originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 670. 

Relación de las operaciones de la armada que socorrió á 
Tarragona á las órdenes del Duque de Nájera. 

El Discurso deste viaje diré lo más breue que sea posible» 
por no cansar con proligidades. 



166 
El 18 de Jullío de 1641 salió de Cádiz S. E. el Señor Du- 
que de Nájera con su Capitana Real del mar Occéano y el 
Galeón San Joseph, Alniiranta Real, gouernándolo como Al- 
mirante el Maestre de Campo Don Juan de Echaburu, y dos 
Pataches. = Trujo S. E. en su Capitana al Sr. D. Andrés de 
Castro, Capitán General del Armada de Galicia y del Con- 
sejo de Guerra, y 30 Capitanes y Oficiales reformados, y mu- 
chos Caballeros y Personas particulares y por todo 632 pla- 
cas de mar y guerra. == A 20 llegó á esta Armada la Capita- 
na de Maese brade, que por no haberse hallado con todo el 
apresto necesario, no pudo salir con la Real hasta otro dia» 
Descubrióse el estrecho con viento Leñante recio y tomóse 
abrigo de mar en trauós en el Cano de espartel.=A 23, con 
algunos recálmenes de poniente, embocó el Armada el estre- 
cho, y á la tarde halló 5 nauíos de Dunquerque, que son los 
que pocos dias antes habian salido de Cádiz; dejólos y fué 
nauegando, y el dia siguiente, 24, entró en Gibraltar á tomar 
lastre para la Capitana Real, como lo hizo con la mayor 
breuedad y preuencion que S. E. pudo, y este dia envió á la 
Capitana de Maese brade con un Patache á Málaga á tomar 
cuerda y otras cosas que hallí habia preuenidas. A 27 salió 
la Armada con leuante, que por haber sido muy recio no 
pudo salir antes, y halló junto á Nuestra Señora de Euro- 
pa vna Urca de la Armada nombrada el Pelícano, y otras 
dos cargadas de trigo de su Magestad. Estos nauíos habian 
salido de Cádiz después de S. E. en compañía del Almiran- 
te Francisco Feijó de Sotomayor, y bordeando con las cor- 
rientes del estrecho se apartaron de su esquadra. Fuese na- 
uegando la vuelta de leuante, bordeando con viento por la- 
proa. A 28 envió S. E. la Urca el Pelícano á Málaga con or- 
den que la Capitana de Maese brade y Patache, que allí es- 
taban, saliesen luego. = A 29 en la noche pasó esta Armada 
por fuera de Málaga con viento á popa y prosiguió su viaje. 
=A 2 de Agosto amaneció á vista de Cartagena y halló 21 
nauíos que de aquel Puerto iban saliendo, que eran 4 Urcas 
que habia S. E. enviado de Cádiz con Bastimentos y Pertre- 
chos, y los 16 nauíos y un Patache restantes. Son la Arma- 



167 
da de Ñapóles, que la gobierna el general Don Pedro de Ore- 
llana y su Almirante Fr. Juan Baptista de Escarampi. A 
este mismo tiempo llegaron de leuante 29 galeras, las de Es- 
paña, las de Ñapóles con su general Don Melchor de Borja, 
las de Sicilia con su general Don Francisco Messía, y las de 
Génoua con su general Juanetin de Oria. Venia gouernán- 
dólas todas Don Melchor de Borja por hauerse quedado en 
Denia enfermo el Marqués de Villafranca. Juntóse todo con 
esta Armada, haciendo á su Ex. a grandes saluas, y prosiguió 
su viaje con viento por la proa.=A5entró en Alicante á to- 
mar agua (como lo hizo): recibió la Ciudad á S. E. con la 
mayor salua que pudo, y acudieron á dar la obediencia de 
los lugares cercanos del Marquesado de Elche. Trajeron muy 
grandes regalos para el viaje: estuvo aquí S. E. con grande 
disgusto por haber tenido aviso de que Tarragona estaba 
con tanta falta de Bastimento, que decian que si hasta 22 
deste mes no le hubiese entrado socorro, se retiraría el ejér- 
cito, por esto y porque ventaua el Levante (contrario á esta 
nauegacion) tan recio, que era ympusible nauegar. Estu- 
vo S. E. penosísimo, y con el gran deseo de proseguir su via- 
je, lo hizo luego que el viento abonanzó vn poco, que fué á 
11, y salió este dia barloventeando. =A 13 llegó la Capitana 
de Maese brade y el Patache: hizo relación á S. E. que habia 
entrado la esquadra del Almirante Feijó, la qual venia con 
mucho espacio, porque traia la Capitana el Árbol mayor ren- 
dido, y venia en su compañía la Urca San Salvador muy 
mala de vela, que se sotauenteaba mucho, y que dicha Ca- 
pitana de Maese brade y Patache, viendo la dilación de la es- 
quadra y las noticias que con orden que S. E. dejó le dieren 
el Proveedor General de Cartagena y el Conde de Almenara 
en Alicante quando pasó, no dejándole tomar puerto, requi- 
riéndole que pasase á buscar la Armada^ porque quanto S. E. 
iba con mucha priesa á hacer el socorro á Tarragona con 
determinación de meterlo sin detenerse en aguardarla, Vien- 
do lo mucho que importaba la breuedad, se adelantó de 
la esquadra, quedándose con ella el Pelícano. = A 16 llegó 
el Armada á Vinaroz, y dos leguas á la mar dio fondo; lie- 



168 
garon las Galeras que habían ido á Denia por el Marqués 
ele Villafranca, el qual viuo á la Capitana Real á tiempo 
que S. E. salia con la falúa para ir á la Capitana Real de 
las Galeras: encontráronse eu las falúas, y vinieron á la Ca- 
pitana Real de S. E., donde se visitaron con grande amis- 
tad y conformidad. No hubo salua de artillería por haberlo 
así preueuido el Marqués, porque no la oyese el enemigo. = 
A 17 vinieron á visitar á S. E. el Marqués de Leganés y el 
Duque de Medinaceli, Virrey de Valencia, á los quales y al 
de Villafranca representó S. E. el deseo que tenia de lleuar 
el socorro, y que para la breuedad estaua pronto á ir luego 
sin detenerse á aguardar la Esquadra del Almirante Feijó, 
lo qual les pareció á todos determinación tan valiente, qnan- 
to auenturada con tan poca Armada. No se resolvió nada 
este dia. Fuéronse Leganés y el Virrey á Vinaroz á preuenir 
los Bergantines y Saetías del socorro. Aquí se embarcaron 
en la Capitana Real de S. E. á hallarse en esta ocasión los 
Señores Títulos y Caballeros particulares de la relación si- 
guiente, algunos que salieron de Madrid, y otros de Valencia 
solo para este efecto. 

D. Juan Ramírez de Mendoza Arellano, Marqués de la 
Hinojosa, Grande. 

D. Bernardino de Auila, Marqués de Salinas. 

D. Alfonso Gaitan, Duque de Lorenzana-. 

D. Luis Soler, Conde de Albalat. 

D. Orífice de Mendoza, Conde de Castro-Llano. 

D. Gaspar de Mompalao, Conde de Chestalgar. 

D. Francisco- Vicencio Lamarra, Caballero de la Orden 
de San Juan. 

D. Carlos Gaitan, hermano del Duque de Lorenzana. 

D. Felipe de Escobedo., Caballero del Orden de San Juan. 

D. Gaspar de Espuglas, Señor de la Puebla. 

D. Gerardo Cervellon, Barón de Oropesa. 

D. Guillen Carros, hijo del Conde de Sirate. 

D. Gaspar de Mompalao. 

D. Gaspar de Progita, hijo del Conde de Almenara. 

D. Juan de Castelbí. 



169 

D. Bartolomé de Terracas. 

D. Alonso de Arenario, Caball. de la Orden de Santiago. 

D. Gaspar de Espurg, Señor de Alcántara. 

D. Juan del Rip. 

D. Diego Sanz de la Llosa. 

D. Álbaro Ramírez de Arellano. 

Y muchas persouas particulares, sus camaradas y cria- 
dos. Todos asentaron plazas de soldados auentureros. 

A 18 hizo señal el castillo de Peñíscola que descubría na- 
uíos y luego fué el Marqués de Villafranca con 17 galeras 
la vuelta de Poniente, y salió S. E. con la Armada á su viaje" 
y nauegó aquella noche con poca vela. = A 19 llegó el Mar- 
qués con las galeras y la esquadra del Almirante Feijó, que 
eran 7 nauíos y 1 patache, habiendo dejado la Urca San 
Saluador porque andaba poco. A la tarde se adelantaron las 
galeras con algunos nauíos ligeros, y al anochecer descu- 
brieron la Armada de Francia. Vinieron á avisar á S. E., el 
cual, viendo que calmaba el viento, avisó al Marqués pi- 
diéndole que las galeras remolcasen la Armada toda la no- 
che la vuelta de la boca de Tarragona, para que amane- 
ciera sobre la Armada del enemigo y tenerla cogida la mar 
para poderle destrocar sin dejarle retirada, á lo qual respon- 
dió el Marqués que no podia, porque quería estar junto á 
tierra con el socorro, y que no conuenia de noche llegarse 
tanto al enemigo. 

A 20 {de Agosto) amaneció el Armada á vista de la de 
Francia: la nuestra fueron 30 nauíos, 4 pataches y 29 gale- 
ras, advirtiendo que de la de Ñapóles los 13 nauíos erando 
fábrica y gente de mar olandesa, fletados al sueldo, de los 
quales dijeron algunos capitanes que no habían de pelear 
(como lo hicieron). La Armada de Francia eran 29 nauíos, 
los 4 al parecer de fuego y los 16 nauíos grandes de estado, 
y los demás nauíos de mediano porte, 19 galeras y 8 ber- 
gantines: su General, el Arcobispo de Burdeos, tenia embar- 
cados 40 Infantes de lo más lucido de su exército y hasta 
500 Caualleros, los más de la Orden de San Juan. Estaba 
dada fondo en la puerta de Zalo, que está á la entrada de 



170 
Tarragona, y luego que descubrió á la nuestra se hizo á la 
Vela la vuelta del susueste con viento sudueste, porque vio 
ir esta Armada la vuelta de Tarragona y las galeras y ber- 
gantines de socorro, fueron tierra á tierra, entrando dentro, 
lo qual viendo el enemigo, viró la buelta de nuestras gale- 
ras para impedirlo, y entonces se adelantó á detener su in- 
tento el Sr. Duque de Nájera, velejando basta que llegó cer- 
ca del Armada francesa y con su capitana Real y la de Ña- 
póles y otros 4 nauíos, cañoneó y maltrató al enemigo hasta 
que le hizo boluer á virar de la otra vuelta huyendo, y S. E. 
siguiéndole, estuvo peleando desde las 3 de la tarde hasta 
las 8, que abonanzó tanto el tiempo, que no llegó la demás 
armada á pelear sino algunos nauíos á lo largo. A las 4 de 
la tarde quedó el socorro dado fondo en Tarragona y las 
galeras llegaron á disparar á lo largo algunos cañonazos al 
enemigo como media hora, y luego se pusieron por la popa 
de los últimos nauíos des.ta Armada, lo qual viendo S. E., 
envió vn capitán al Marqués de Villaf ranea, diciéndole que 
quería abordar á la capitana del enemigo, que le enviase al- 
gunas galeras para lleuarlas guardadas del socaire de los 
nauíos para apartarlos del fuego que le habían de echar las 
galeras contrarias, y respondió el Marqués que él mismo lle- 
garía, y que Dios le faltara si él le faltase; mas viendo S. E. 
que se hallaba á tiro de mosquetería, y que las galeras no 
venían, volvió á enviarle al Marqués sigundo recado, el qual 
le respondió que S. E. no fuese mal contentadizo, pues en 
dos horas habia hecho lo que él en seis meses no pudo, qué 
era haber socorrido á Tarragona y con tanta vizarría haber 
retirado al enemigo. Llegó la noche y calmó el viento; vino 
el Marqués de Villafranca, y desde su galera dio á S. E. la 
norabuena del suceso. Trujo 8 galeras, que en el ínterin que 
se peleó salieron de Tarragona: son las que se habían que- 
dado dentro sitiadas la otra vez que se socorrió la plaza. Re- 
ciuieron los nauíos desta armada algún daño de balazos en 
los costados y árboles y pérdida de alguna gente, si bien no 
fué mucha. 

A 21 amaneció esta Armada dos leguas á sotauento de la 



171 

del enemigo con viento Leste galerno, fué refrescando, y con 
él procuró S. E. llegar barlouenteando al enemigo, el qual 
con la misma diligencia se conservó en el que tenia, y á las 
5 de la tarde hallándose en parte donde virando nuestra 
Almiranta podia llegar á dos nauíos del enemigo de guerra y 
quatro de fuego, viró, y el enemigo hizo lo mismo huyendo, 
metiéndose en su Armada, juzgándose en parte muy empe- 
ñados, recelando no cargara sobre ellos el Marqués de Vi- 
llafranca que estaba en su barlouento con 24 galeras, y no 
lo hizo, sino fué á reconecer tres nauíos que se veian á la 
mar y los trujo aquella noche, que eran la Capitana de Ña- 
póles y Santiago de Portugal, que venían de Cádiz á jun- 
tarse con esta Armada, y la Urca San Saluador, que habia 
dejado el Almirante Feijó. Nuestra Almiranta, viendo abo- 
nanzar el viento y cerrar la noche, se recogió con nuestra 
Armada y toda la noche hubo calma. A 22 amaneció esta 
Armada dos leguas del enemigo por su popa, con viento 
Surueste amuraron las dos Armadas por estribor y se halló 
parte de la nuestra por barlouento y parte por sueste. La 
velejó S. E. quanto pudo, procuró alcanzar al enemigo y 
embestirle por barlouento, diligencia con que á las quatro 
de la tarde se halló con la Real y algunos nauíos veleros 
tanto auante con el enemigo, determinó llegar y abordar con 
la Capitana de Francia, y arribó con la Real y los pocos 
nauíos que tenia cerca, desquartelando sobre el enemigo, el 
qual al mismo tiempo arribó á popa huyendo, velejando 
quanto pudo con toda su armada, y la nuestra le siguió 
hasta que al anochecer, viendo S. E. á la Urca el comboy 
que era el nauío que se hallaua mas cerca del enemigo, y 
que estaría del, menos de media legua, le envió tres Pata- 
ches y dos galeras que estaban cerca de la Real, con orden 
que siguiera al enemigo, como nauío que por estar tan cer- 
ca le veria con la Luna, y que para que toda nuestra Arma- 
da le siguiera, que encendiese farol; y quando iban los dichos 
Pataches y Galeras á lleuar esta orden, venia la galera Ca- 
pitana de Ñapóles, con Don Melchor de Borja á traer otra 
del Marqués á S. E., y encontró las dos galeras que se apar- 



taban de la Real, las detimo y mandó que no fueran con la 
orden, porque traia otra diferente, y llegó á hablar por la 
popa de la Real, y dijo á S. E. que el Marqués le enviaua á 
decir que S. E. mandase aferrar las velas (que lleuaua has- 
ta los Juanetes) y se atrauesara la Real disparando pieca 
para que la armada hiciera lo mismo, y quel nauío que iba 
delante se recogiese, porque iba la noche cerrando y no con- 
venia empeñarse con el enemigo de noche: que se aguarda- 
ra allí al dia siguiente para pelear, á lo cual respondió S. E. 
que ya habia enviado las órdenes que hallaba serian mas 
conuenientes al seruicio de Su Magestad, que era seguir al 
enemigo para que no se fuera sin darle otra vez batalla y 
destrocarlo, y que ese recado el Marqués se lo habia de dar 
por orden por escrito, y respondió Don Melchor que aque- 
lla orden era del Marqués, y repitió S. E. tres ó quatro ve- 
ces que si se la daua por orden del Marqués, y Don Mel- 
chor respondió repitiendo á voces muchas veces que lo di- 
cho era orden del Marqués, y por tal se la traia y daua, que 
S. E. la cumpliese, que así convenia al seruicio de Su Ma- 
gestad, y que el Marqués disparó dos piecas para que el na- 
uío delantero se recogiese y no le hauia obedecido (que se- 
ria por no hauer entendido): puso esto en execucion S. E., 
atrauesando la real, disparando y encendiendo farol de cor- 
rer (seña conocida), y para que el nauío delantero y Pata- 
ches entendieran esta nueua orden, mandó S. E. que se dis- 
parase segunda pieca por la vanda por donde ellos estauan 
(diligencia con que entendieron y obedecieron); duró el vien- 
to hasta media noche y luego calmó. 

A 23 amaneció con calma esta Armada cinco leguas de la 
del enemigo, que se vio por la parte de Leuante: á las 9 vi- 
no viento Leste. Determinó el Marqués ir á buscar agua pa- 
ra las galeras que dijo tenian necesidad, y particularmente 
las que salieron de Tarragona, á las quales socorrió S. E. 
dándoles toda el agua que pidieron, y ofreció al Marqués 
que haria lo mismo á las demás: no lo aceptó, sino nauegó 
la vuelta del Norte y con su orden le siguió la Armada: á la 
noche calmó. A 24 se viola tierra, adelantáronse las galeras 



173 

con la calma, dieron fondo junto á una torre, tres leguas á 
Poniente de Barcelona. A las diez, con viento Sudueste, na- 
uegó la Armada, llegó á las galeras á las 3 de la tarde: S. E. 
envió vn ayudante al Marqués á saber qué queria hacer, y 
respondió que S. E. le siguiese, que iba á cierta facción, y 
luego zarparon las galeras al remo y la Armada con poca 
vela fueron costeando por debajo de Monjuí, y muy cerca 
del muelle pasó en horden mirando á Barcelona, recono- 
ciendo la fortificación que tenia, disparó la torre que dije, 
seis piecas. Monjuí no disparó (entiéndese no tenia artille- 
ría), y la Ciudad disparó 120 piecas, algunas de alcance: 
llegaban las balas cerca del Armada, pasauan y no hicieron 
daño: á la noche fué con poca vela costeando la vuelta del 
Nordeste. 

A 25 amaneció la Armada cerca de Palamós; vióse á una 
vista por varlouento á leuante la Armada de Francia que se 
desapareció dentro de dos horas (y no se ha visto más); ésta 
quedó en calma muy cerca de tierra, viendo arder un nauío 
que el enemigo dejó al amanecer con invención de fuego, 
para que quien lo reconociera se quemase, y los franceses 
del se fueron á tierra en vn bergantin (como se presume lo 
hicieron), mas fué nuestro Señor seruido que se quemó él 
solo: á la noche, con calma, se fué el Marqués á Rosas con 
las galeras, habiendo dejado recado á S. E. que no entrase 
en Eosas, que él saldría: éste mandó agua para ir á Cada- 
qués. 

A 26 llegó y quedó la Armada á vista de Rosas. 

A 27 salió el Marqués, y dijo á S. E. que entrase en Ro- 
sas, donde, con las noticias (que se tomarían), verían lo que 
convendría hacer; y á las 10, con viento Sueste, entró toda el 
armada . 

A 28 comunicó el Marqués que seria bueno hacer para 
batir la fuerca de Cadaqués y quemar tres nauíos, dos gale- 
ras y seis saetías que habia dentro (según decían las espías): 
determinóse enuiar algunas galeras á cañonearlos con las 
lanchas del Armada por popa, para quemarlos ó rendirlos; y 
después que S. E. envió las lanchas á las galeras (con la 



174 
preuencion necesaria), le pareció al Marqués que no conue- 
nia y no tuuo efecto. 

A 29 trujo á S. E. el Marqués dos prisioneros que cogie- 
ron los batidores de la plaza, vno francés y otro castellano; 
eran gente rústica del campo que habian salido de Castellón 
á buscar su ganado: dieron muy cortas noticias. Determinó 
el Marqués ir á Cadaqués con las 4 Capitanas de galeras á 
reconocer la fuerza para disponer lo que conviniere; salió á 
media noche. 

A 30 voluió y dijo á S. E. que hauia llegado á la voca de 
Cadaqués, y reconoció que la placa estaua muy fortificada 
y los nauíos y galeras muy cerca de tierra, y dellos y de la 
plaza le dispararon mucha artillería, que para rendirla nece- 
sitaba de tres ejércitos, y que qualquiera cosa que con la 
Armada se intentase seria sólo para perder mucha gente y de 
ningún efecto, y así determinó salir (como lo hizo). Despa- 
chó aquella tarde á Colibre, á Juanetin de Oria, con 7 ga- 
leras, á lleuar 500 infantes que tenia para el ejército de Ro- 
sellon, y á las 10 de la noche disparó pieca de leua, y sacó 
la Armada, remolcándola con las galeras porque habia 
calma. 

A 31 amaneció la Armada dos leguas de Rosas, y con 
calma se fueron las galeras por junto á tierra la vuelta de 
Poniente (y no se han visto más): á la tarde, con viento por 
la proa, procuró la Armada montar el cabo de Begur: y con- 
tinuando el mal tiempo y la mar muy alterada, á 3 de Sep- 
tiembre se rindió y rompió gran parte el bauprés de la Capi- 
tana Real, y se maltrataron y rindieron los Árboles de algu- 
nos nauíos y otros hacen mucha agua. Prosiguió el mal 
tiempo. 

A 7 se vio tierra, y S. E. despachó la Urca el comboy con 
dos Pataches á Tarragona. Escriue y da cuenta á su Ma- 
gestad del estado del Armada, y con ella (en asigurando el 
tiempo) procurará llegar á Vinaroz á saber la orden de su 
Magestad. En dicha Urca se van á tierra todos los Señores, 
Títulos y Caualleros que se habian embarcado en Vinaroz. 

Por no perder esta ocasión remito á V. M. la Memoria de 



475 

lo sucedido, admirando la disposición, valentía y deseos que 
de los aciertos del seruicio de su Magestad ha tenido S. E. el 
Señor Duque de Nájera, y asigurando con toda verdad que 
ha eternizado en esta ocasión sus antiguos blasones, y ha 
dejado con grandes envidias á quantos generales a habido, 
y aduierto á V. M. que los sucesos han sido gobernados por 
el Marqués de Villafranca (á quien se le ha de atribuir lo que 
toca á las disposiciones). Y en las execuciones, de lo que ha 
tocado al Señor Duque de Najara, las ha obrado con la ma- 
yor vizarría y valor que ha sido posible, y ha quedado muy 
mal contento de no dejar al enemigo sumamente destrozado; 
mas habiendo hecho lo que le ha tocado muy bastantemen- 
te, queda lo demás á cargo del Marqués, que es quien lo ha 
gouernado por su cabe9a solo, con orden de su Magestad. 

El Señor Don Andrés de Castro acudió á pelear en la pla- 
za de armas, donde obró con grande vizarría, y bajó á dis- 
parar algunas piezas, procurando su buen empleo, y así 
mismo en el Consejo asistió con muy buen acuerdo en la 
ocasión de pelear, y antes y después, como de su persona se 
deuia esperar. También otros muchos Caualleros se señala- 
ron con gran valentía. Yo, Señor, asistí con nombramiento 
de S. E. á pelear con la artillería de la vanda de babor (que 
es por donde se peleó); procuré acertar, y que tantos Seño- 
res como lo vieron me conociesen por hijo de V. M.; creo que 
no falté á nada de lo que me tocó; todo se deue á nuestro 
Señor. A V. M. me le guarde como deseo y he menester: de 
la Capitana Real á 7 de Septiembre de 1641. 

Después de la relación inclusa, copia de la que remití de 
Vm. por vía de Tarragona, lo que se ofrece que auisar es 
que esta Armada nauegó con viento leuante recio y llegó á 
dar fondo á vista de Vinaroz á 9 de Septiembre. Envió S. E. 
vn capitán á tierra al Duque de Medina Celi, con carta en 
que pide si hay alguna orden de su Magestad se la remita, 
y otra carta para el Marqués de Villafranca (que se la dio 
el Capitán al Duque de Medina para que se la enviase por 
tierra á los Alfaques, donde se hallaba con las galeras). Tru- 
jo el Capitán respuesta del Duque de Medina y vn despacho 



176 

cíe Su Magestad en que le manda que luego que se socorra 
la Plaza y destroce ó retire destas costas la Armada fran- 
cesa, se vaya á Cádiz con la armada del mar Occeano luego 
sin detenerse. 

A 10 llegaron el Comboy y los dos Pataches que habían 
ido á Tarragona. No trajeron de allá ningún despacho, pa- 
saron por los Alfaques y el Alguacil Real dio al marqués 
vna carta que llevó de S. E., en que le representa los daños 
grandes que tiene que reparar la Armada, como son la Ca- 
pitana Real el bauprés rendido y regla, y San Saluador los 
Arboles mayores, y otras las bergas y masteleos, y que ha- 
cen mucha agua, y falta de bastimentos, conque está la gen- 
te padeciendo, y demás de haberse muerto muchos ay gran 
cantidad de enfermos y no tiene puerto donde abrigarse, 
siendo tan rigurosa costa como es notorio en el tiempo pre- 
sente, y en el que se espera. A todo respondió el Marqués 
que él iba á Mallorca á tomar bastimentos deque totalmen- 
te necesitaban las galeras, que procurada boluer muy en 
breue y se vería con S. E. á conferir las órdenes que tenia 
de su Magestad. A lo qual á 10 respondió S. E. diciéndole, 
que respondiera á su propuesta y no tan diferente como lo 
hacia, y luego á la noche salió S. E. á la mar recelando el 
Sueste que vino algo recio. A 11 le cogió como 5 leguas de 
tierra donde aguardó el Patache que habia enviado para 
traer la respuesta del Marqués, la qual fué que en boluiendo 
de Mallorca habia de ir S. E. en compañía de las galeras á 
Rosellon á lleuar vn socorro y restaurar á Cadaqués y á 
Palamós que así lo mandaua Su Magestad, como lo vería 
en la orden que le remitía. Procuró S. E. llegar á los Alfa- 
ques y con viento Nordeste recio no pudo. = Y á 12 hizo 
Junta y determinaron recogerse á Alicante y dar cuenta á 
su Magestad de todo, para que allí se le dé lo necesario, y á 
14 está la Armada á vista de Alicante donde dará fondo, 
y se remitirán á Su Magestad los pareceres de la Junta y se 
le representará lo referido y se aguardará la resolución del 
Marqués, y que se le provea de Bastimentos, con que saldrá 
S. E. á executar lo que su Magestad fuese seruido. — (Biblio- 



!77 
teca Nacional, Madrid. Papeles sueltos de Felipe IV. Carpe- 
ta JI-8.) 

Núm. 671. 

Nueva relaciósi de las operaciones de la escuadra 
hasla aprovisionar á Tarragona. 

Segundo socorro de Tarragona por el Marqués de Villafran- 
ca y Duque de Náxara.=lAegó á este tiempo la flota de nue- 
va España á la Bahía de Cádiz con toda prosperidad, y con- 
siderándose que la suma de las cosas de la Monarquía, la 
quietud de España, y consiguientemente el sosiego, reposo y 
aumento de la £Jhristiandad, fin único de su Magestad, con- 
sistía en la libertad del exército de Tarragona, nervio tan 
principal para la defensa de España, y que el socorrerla por 
tierra tenia insuperables dificultades, y que no liabia tiempo 
para juntar tuercas bastantes para hacerlo por tierra y for- 
zar las fortificaciones de Franceses y Catalanes que ocupa- 
ban el Coll de Balaguer y otros pasos fuertes, assí por natu- 
raleza como por la gente enemiga que las ocupaba y havia 
fortificado con todo arte, se pidió que pasasen las fuerzas del 
Occéano al Mediterráneo, punto, en que como que el más 
substancial, proporcionado, v.til y conveniente, el Marqués 
de Leganés hizo apretadas y repetidas instancias, suplicó á 
su Magestad que viniese la armada del Mar Occéano con 
fuer cas que pudiesen subsistir, y bastasen no solo á socorrer 
realmente á Tarragona, sino á desacer la armada enemi- 
ga, y siendo su Magestad deste parecer, mandó al Duque 
de Maquéela que pasase con la armada Real al mar mediter- 
ráneo. 

Partió el Duque de Cádiz á 18 de Julio y á 22 el Almi- 
rante Francisco Feijóo. Hallábase en Cartagena el General 
de la armada de baxeles redondos de Ñapóles Don Pedro 
de Orellana con los dieciocho navios, en que habia conduci- 
do socorros de infantería y cavallería, que ya habia desem- 
barcado más havia de un mes, y se hallaba en Tortosa y al- 

Tomo xxin 42 



178 
gimas partes del Reyno, y haviendo de unirse Don Pedro 
con el Duque, le imposibilitaba el hallarse con los navios des- 
guarnecidos y sin gente, y ser la de la marinería forastera, y 
sobre enviar la gente á Cartagena hubo diversidad de pare- 
ceres que fuese por tierra, y considerando el Marqués de Le- 
ganés la imposibilidad que habia de ir por tierra por ser tan- 
ta la distancia y en el rigoroso tiempo de los Caniculares, 
que por esto y los excesivos calores, no era posible llegar á 
tiempo, y que se habia de quedar por los caminos, y la que 
llegase no poder servir para la ocasión que tan precisa era 
ya, pues Tarragona llegaba su necesidad al último espíritu 
y que no podia pasar de los veintiuno de Agosto, sustentán- 
dose con oncas de trigo y minestras, y que ya se les yba 
acabando la carne de caballos y muías, en que no se reser- 
vó cosa alguna, en tanto grado, que por ser tan lastimoso el 
contar su necesidad no me alargo en este discurso. 

Parece que ésta fué inspiración de Dios, porque si no se 
enviaba la gente á Don Pedro, no podia salir de Cartagena 
con sus navios; y así á los 17 de Julio zarpó de la Playa de 
Peñíscola el Marqués de Villafranca con sus diez galeras á 
Denia á tomar bastimentos para sustento de ellas, espalmar 
y prevenirse de algunas cosas que le faltaban para el avío 
de las galeras; estando en Denia le sobrevinieron unas ca- 
llenturas, y por ser necesarias las Galeras, á 25 las envió á 
cargo de Don Fernando de Orellana, Capitán de la Galera 
guzmana de su esquadra; llegó á esta playa á los 27, y se 
juntó con Don Melchor de Borxa, y con sus galeras de Ña- 
póles, las de Sicilia, Genova y España (que todas estaban á 
su orden por ausencia del Marqués), y á los veintiocho em- 
barcaron en la Rápita dos mil y quinientos infantes, los 
quales vinieron de Tortosa para tripular como se dice la ar- 
mada de Ñapóles. Llegó Don Melchor á Cartagena á dos de 
Agosto, y al mismo tiempo el Duque de Maqueda con su 
Capitana Real y quatro baxeles, habiendo enviado dias an- 
tes quatro de adelantado, parte, que con los de Ñapóles y los 
suyos, eran 27 baxeles. 

A 10 de Agosto salió la armada de aquel puerto y llega- 



179 
ron las galeras á 13 de Agosto (habiendo embarcado en De- 
nia el Marqués de Villafranca, que se hallaba ya bueno) los 
navios á 15, dia de nuestra Señora. Este mismo dia llegó á 
esta Villa de Vinaroz el Duque de Medinaceli, Capitán Ge- 
neral del Reino de Valencia, con los Caballeros valencianos 
siguientes: El Almirante de Aragón; Don Luys Jorge de Ri- 
vera; el Conde de Albalat; el Conde de Testalgar; Don Die- 
go Sanz; Guillen Camós; Don Fernando Mercader; Don Gas- 
par de Espluguel; Don Gaspar Mompalau, que todos se em- 
barcaron (y el Duque se quedó en esta Villa): también lo 
hicieron el Marqués de la Hinojosa, teniente general de la 
Cavallería de España, con el Marqués de Salinas que habia 
llegado de Madrid, y Don José Sautís, Caballero Catalán. A 
los 18 llegaron de Madrid el Duque de Lorenzana; Don Car- 
los Gaetano su hermano; D. Vicencio de la Marra; el Mar- 
qués de Diego; Conde de Castrollano; todos Caballeros Na- 
politanos que assí mismo se embarcaron. 

Este mismo dia zarpó desta playa toda la armada en nú- 
mero de 29 galeras, 27 baxeles, quatro bergantines y sesen- 
ta y cinco barcos de bastimentos, todas mandadas prevenir 
por el Marqués de Leganés para el socorro de Tarragona. 
A los 19 llegó el Almirante Feijó con nueve baxeles y se 
juntó con la armada. El Duque de Náxara dio orden á su 
armada formando esquadra de sus navios, con distinción 
que si el enemigo esperase sobre el ancla, fuesen en media 
luna, y si á la vela la vna esquadra siguiese á la otra, se- 
.ñalando en uno y otro caso sus puestos á cada navio. El 
dia 20 de Agosto se descubrió Tarragona y la armada de 
Francia, que ya habia salido á la vela con treinta navios y 
diez y ocho galeras. Fué la armada en su seguimiento. En- 
tró el socorro de tartanas y bergantines en Tarragona, y to- 
das nuestras galeras hicieron lo mismo, sin ir al enemigo ni 
dispararle pieca. Seguía nuestra armada como está dicho á 
la Francesa, llevando la proa á los navios que estaban más 
cercanos á Tarragona, con que fué algo más largo el ca- 
mino, y con él perdieron sus puestos algunos navios, por 
dar lugar á los que eran de la esquadra de la real y la y van 



180 
siguiendo: la que se nombró primera, que llevaba el general 
de Ñapóles, se llegó más, y peleó un rato, hasta que el ene- 
migo bolvió la proa á Tarragona, y acercándose más la real 
y otros navios, bolvió á su primer buelta que era hacia fue- 
ra, huyendo, ayudando á sus navios remolques de sus ga- 
leras: alguna de las nuestras de lexos dispararon piecas: á 
este tiempo y sin hacer otra cosa, ni remolcar los navios, en- 
frenillados los remos, se quedaron por popa de nuestra ar- 
mada. Eran 37 galeras y el viento yba calmando, conque 
nuestros navios navegaron poco. El enemigo, con la ayuda 
de sus galeras, se yba saliendo, y algunos navios nuestros 
que se hallaron más cercanos, ó por estar en sus puestos, ó 
por ser más diligentes, pelearon con él. Empeñáronse en 
particular el Duque de Maqueda y su almirante por su proa, 
y un baxel de Ñapóles que gobernaba el Almirante Don Pe- 
dro Porter y Cascante, y otros tres que peleaban en este 
mismo tiempo, que fueron Don Francisco Valensigui, el 
General Don Pedro de Orellana y el General Don Nicolás 
Gudiez, y también se fué empeñando el Almirante Peijóo. 
Las galeras no llegaron. El Almirante Don Juan de Chauru 
y Don Pedro Porter peleavan á cañonazos con las galeras 
del enemigo que sacaban los navios de fuego, hasta que las 
obligaron á dejar sus remolques y huyr para abrigarse con 
su armada. Calmó el viento y las galeras de Francia fue- 
ron sacando su armada, y las nuestras se estuvieron en su 
puesto, como he dicho, á frenillos sus remos. 

Con ella se hizo el enemigo al mar sin daño considerable, 
pareciendo imposible poder escaparse por ser el viento de 
nuestra parte, y la armada de España tan ventajosa á la suya 
en navios y galeras. 

Tarragona quedó socorrida con mucho bastimiento de las 
armas de su Magestad, y salieron de la placa las ocho gale- 
ras que estavan de servicio, de las once que habían entrado 
el socorro antecedente, habiendo el enemigo hechado á fon- 
do las tres que faltaban en el mismo^ puerto y se incorpora- 
ron con la armada, pues el enemigo no esperó donde pudie- 
ra y debiera por su obligación. A los 21 llegaron y se jun- 



181 

tarou con Maqueda los tres vaxeles que faltavan para cum- 
plimiento de los treinta y nueve. 

Dia siguiente, veintiuno, amaneció nuestra armada en el 
mismo paraxe en que quedó por lá noche, porque estuvo en 
calma, y las galeras, como se quedaron la noche antece- 
dente. La armada del enemigo muy avanzada, porque sus 
galeras la remolcaron toda la noche, que la emplearon como 
soldados, que si nosotros hubiésemos hecho lo mismo, for- 
zosamente estuviéramos con ellos por poder remolcar dos 
galeras nuestras á los baxeles gruesos, y una á los demás 
por ser 37, y el enemigo con 19 hizo esta diligencia, como 
se le vio hacer este dia y otros, remolcando baxeles zorreros 
y llevando su armada en batalla y junta toda la navega- 
ción. Envió el Duque de Maqueda á pedir al Marqués de 
Villafranca que le remolcase con las galeras, porque las se- 
ñales eran de ventar levante, y que quisiera hallarse á bar- 
lovento. Hízolo el Marqués y las galeras del enemigo de la 
misma manera, tomando unos y dexando otros, y socorrien- 
do siempre al más sotaventado y por popa. Remolcó como 
digo el Marqués la armada, y á medio dia la dexó. Hizo la 
capitana Real del Duque toda la fuerza de vela en el trin- 
quete: duró el remolque, que fué hasta medio dia, que las 
galeras dexaron la armada y se salieron á su barlovento, y 
al parecer de todos se creyó que quería el Marqués ganán- 
dole al enemigo, y con la calma de la noche pelear con sus 
galeras, y desaparejando la armada del enemigo para que la 
gloria fuesse suya. Este juicio tuvo envidiosos á todos, cre- 
yendo del valor del Marqués habia de lograr esta ocasión, 
siendo á juicio de todos infalible la victoria. 

El Duque de Náxara velejaba sin remolco, y después que 
las galeras dexaron su armada hizo lo mismo, deseando lle- 
gar, aunque fuera solo y tarde, á meterse en la retaguardia 
del enemigo, virando la otra vuelta, aventurándose con 
acuerdo de su corazón, no de la esperanza del socorro de ba- 
xeles por quedar muy atrás, pero seguro que no le faltaría 
el de las galeras. Estando el Duque á sotavento arrió de Ga- 
via y arribó á la retaguardia del enemigo, por ver si vién- 



182 
dolé inferior vendrían a pelear con él. Ni bastó esto de que 
se juzgó no ser su fuerca tanta como se había creído. Hizo el 
Duque todo el esfuerco siguiendo la armada enemiga, y con 
gran atención en su navegación conservándose vna quartaá 
barlovento de él y esperando que su armada iría llegando. A 
la hora de anochecer el Marqués vino desquartelando,'y al- 
canzó al Duque, y saltando en la faluca vino por popa del 
dicho Duque y le dijo: «Señor, V. E. se empeña mucho: su 
armada no le puede socorrer: soy de parecer tome las velas 
y la aguarde, que yo voy á remolcarla; y si tardare, es por- 
que no puedo más, porque para media noche juzgo nos jun- 
taremos;» fuese, y esto fué lo sucedido en este dia. 

Jueves 22 de Agosto amaneció nuestra armada dando vis- 
ta al enemigo, aunque su armada muy avante de la nues- 
tra, porque la noche antecedente se fué el Marqués la vuelta 
de poniente en seguimiento de tres navios nuestros que ve- 
nían de Cádiz que por haber quedado sin galeras que los 
fuesen avancando, y las del enemigo trabaxando siempre en 
sacar sus baxeles, yban siempre saliéndose á barlovento y 
alargándose de nosotros. Vino el Marqués á media noche 
por la popa de la Real del Duque, y le dixo: «Ya tiene V. Ex. a 
aquí los tres baxeles de su armada, y entre ellos la capitana 
de Ñapóles.» Díxole el Duque: «Señor, suplico á V. Ex. a 
mande á las galeras que remolquen los baxeles de mi arma- 
da, que quedan aún largos. » Dixo que lo haría. Remolcá- 
ronse algunos, pero poco tiempo, con lo qual amaneció como 
se ha dicho. 

Fué este dia el Duque haciendo fuerza de vela, siguién- 
dole quatro ó cinco baxeles de su armada, y en llegando á 
paraje que iba ganando el barlovento á tres baxeles del ene- 
migo que quedavan por su popa, todos cornencaron á des- 
quartelar, pasando sus galeras á la retaguardia y dando re- 
molque á sus baxeles. El Duque iba siguiendo siempre sus 
vueltas, y haviendo salido más avante el gobernador Juan 
de Matos, con su baxel llamado el Comboy, mandó el Du- 
que á vn patache dixese á Juan de Matos que le hiciese fa- 
vor, y fuese siguiendo la armada del enemigo, y dijo el Du- 



183 
que á vna Galera: «siga Vtm. d aquellos dos navios por si 
calmare y volvieron sobre ellos algunas Galeras,» lo qualno 
lo quiso hacer. Don Henrique de Venavides, Cuatralvo de 
las de Sicilia, salió haciendo fuerca de vela y el Marqués de 
Villafranca le tiró tres cañonazos, con lo cual este cavallero 
quedó con arto sentimiento, pues le cortaban el hilo de la 
esperanza de emplear su corazón con la vizarría que lo hizo 
siempre, si bien puede ser este modo de llamar vsanca de 
Galera, y no entenderla los de baxel redondo, porque los. 
que navegan tiran al que se queda y no al que se adelanta. 
Siguiendo el Marqués y otros dos ó tres baxeles la armada 
del enemigo y arribando sobre su retaguardia, y vieron las 
galeras del enemigo la diligencia dicha, y el Duque les fué 
siguiendo todo el dia, y al anochecer vino el General Don 
Melchor de Borja y dixo al Duque que decia el Marqués que 
aquellos navios se iban empeñando mucho, y que su Ex. a 
yba solo y que les tirase vna pieca llamándolos. Respondió 
el Duque: «Dígale V. Ex. a al Marqués, que mis navios yo 
los desempeñaré con mi Capitana; que si su Ex. a me lo da 
por orden, que yo le retiraré, que yo le he de seguir y él me 
ha de hacer fanal toda la noche.» Respondió Don Melchor: 
«Señor, esto es orden de su Ex. a , y por tal la doy á V. Ex. a 
en su nombre.» Obedeció el Duque, llamó sus baxeles y se 
atravesó. Vino después el de Villafranca con su Galera y 
dixo al Duque: «Señor, V. Ex. a me perdone, que no he en- 
tendido lo que ha hecho; la orden que V. Ex. a había dado 
al Comboy, fué muy acertada; no lo he sabido, pero V. Ex. a 
está muy aventurado y así me parece recoga su armada. » 
Hízose assí y á la mañana se perdió de vista el enemigo. 

Sábado 24 dieron vista á Barcelona, y las Galeras se fue- 
ron acercando á la plaza bogando á quarteles, y los baxeles 
siguiéndolas, y habiendo tirado la Cyudad de diferentes 
puestos con su artillería y dando entre nuestra armada, no 
se le disparó de nra. parte ni un arcabuz. El Marqués envió 
una feluca á tierra, más por ver los ánimos de la gente, que 
porque le trújese nieve y refresco que envió á pedir al jura- 
do y Conselleres. El que fué dice que se la daban, y que el 



484 

pueblo y gente de la ribera se alborotó de manera que de 
milagro volvió á embarcarse. Aquella noche y el dia 26 si- 
guiente fueron corriendo la costa: por la m anana 27 se des- 
cubrió otra vez la armada enemiga sobre el cabo deBegut (1) 
muy distante de la nuestra, á la mar y procurando llegar á 
ella, el tiempo no dio lugar, y ella le tenia muy bueno para 
el viaje que hacia, pues se le desapareció muy brevemente: 
la falta de aguas obligó á nuestra armada el meterse en Ro- 
sas, donde estuvo refrescándose dos dias, y bolvió á dos de 
Setiembre á los Alfaques. A los 29 de Agosto se retiró Mon- 
siur de la Mota, General del ejército enemigo de la parte de 
tierra (en núm.° de 3.000 infantes, y dos mil y quinientos 
caballos, sin los Catalanes que eran tres mil) del puesto lla- 
mado Costantin, dexando guarnecido un Castillo que ay en 
él, marchó á Villafranca de Panados, donde hizo alto el 
mismo dia por la noche: desampararon los Catalanes y fran- 
ceses el Coll de Balaguer, en que estaban fortificados muy 
bien con estacadas en pie y volantes, y otros géneros de trin- 
cheras y cortaduras, las quales desmantelaron y quemaron 
sus quarteles y barracas. — (Biblioteca Nacional, Madrid. 
Cód. ü-74, fols. 153 á 156 vuelto.) 

Núm. 672. 

Otra relación del aprovisionamiento de Tarragona. 

Dia 20 de Agosto, del segundo socorro de Tarragona por el 
Marqués de Villafranca. = Lunes 19 de Agosto, á las tres de 
la tarde, se descubrió de Tarragona nuestra armada, puesto 
que se dudó al principio. Hizo ser creybles las ahumadas 
que por todas las montañas se hacian, y disparar Saló. Una 
galera del enemigo se hizo á la mar, reconoció, disparó vna 
pieca, que oydo el Eco de nuestra armada respondió con 
otra. El de Burdeos llamó á Consexo haciendo la seña acos- 
tumbrada. 

(i) Bagur. 



185 

El Maesse cíe Campo General el Marqués Cheri de la Rena 
atendió á la disposición de los quarteles y de la marina. Se- 
ñaláronse seiscientos infantes para guarnición de las ocho 
galeras que estavan en el muelle, además de la gente que te- 
nían. El Marqués de Torrecusa intercedió para que se me- 
xorase la ración á los soldados, conque se dio un pan de cin- 
co oncas, que antes era ración de dos dias, y se dieron seis 
oncas de carne de caballo. 

Llegó la noche y hubo cuydado grande en nuestros quar- 
teles por oyrse tocar caxas en el quartel del enemigo. 

Amaneció martes 20 de Agosto, dia de San Bernardo: á la 
punta de Saló fueron vistas nuestras galeras y la armada 
aterrada, que constava de treinta y seis baxeles y treinta y 
dos galeras. La del enemigo, que constava de 31 baxeles y 19 
galeras, se dispuso en esta forma: la Almiranta, con seis ba- 
xeles más y cinco galeras, tenia la vanguardia; la Capitana, 
con once más y siete galeras, la batalla; otra esquadra de 
doce baxeles, en que havia ocho de Olanda y seis galeras, la 
retaguardia; toda la esquadra separada y la Capitana metida 
enmedio de toda su armada. Nuestra armada, como se veya 
por proa, no se divisó la forma. Parecía que navegava en 
ala. Venían á la parte de estibor las galeras, y á la cola el 
socorro, dividido en dos trocos, que eran cincuenta y seis 
embarcaciones menores. A la Capitana Eeal precedían sie- 
te baxeles. 

La Almiranta del enemigo fué caminando para la parte 
de Saló, al parecer para divertir el socorro con su esquadra. 
Nuestra armada tenia ganado el Barlovento, caminaba toda 
igual, y tanto, que fué emparejando con la Almiranta del 
enemigo, fué pasando adelante asta que llegasse nuestra Ca- 
pitana de la del enemigo, la qual no queriendo pelear, bor- 
dó á la mar: fuéle siguiendo toda su armada, conque perdió 
la orden en que fué dispuesta primero. Nuestra armada hizo 
el mismo bordo: el enemigo regateando pelear, asta que ale- 
jándose del puerto, dexó franca la entrada á nuestro socor- 
ro, que fué entrando seguro, y el Marqués de Villafranca 
siempre le fué cubriendo, y viendo quedava en saibó, esperó 



186 
un poco. En este ínterin uno de los navios de Dunquerque, 
que era el delantero, viendo que ya era tiempo, disparó al 
enemigo un cañonazo. La Real de España le tiró otro al de 
Dunquerque á que se recogiesse. El de Villafranca, y era al 
punto de las tres, partió para la Real del Duque de Maque- 
da, y llegado se detuvo, considérase eme venia á vsar de los 
cumplimientos que suele haver quando en ocasiones tales 
concurren tan grandes Príncipes. Apartóse y fué bogando su 
galera, y la seguían las tres Capitanas de Ñapóles, Sicilia y 
Genova. Cada vna le disparó su cañonazo á la armada ene- 
miga, conque se dio principio á la batalla que desde las nue- 
ve andava recatando el de Burdeos. De una y otra parte fué 
tanto el disparar, que en breve la armada francesa, por que- 
dar á sotaviento, no se vio con el humo. La Capitana de 
Dunquerque se opuso á toda la armada: estaba muy empe- 
ñada y desencarenada, y la socorrieron dos baxeles de Dun- 
querque, que son los que más pelearon por ser más ligeros. 
Deseaba cada qual de ellos abordar. El enemigo lo reusó 
quanto pudo, y se salió con ello. No hacia más que dispa- 
rar. Nuestra armada, como no pretendía perder tiro, se acer- 
caba: el enemigo huya bordeando. Nuestras galeras fueron 
por popa acrevillando á los baxeles, sin poder descubrir sus 
galeras que llevava todas el enemigo de la parte de Estibor- 
do. Con esto se fué gastando el dia, sin cesar de cañonearse 
una y otra armada, si bien la nuestra no disparó tanto, por- 
que deseaba emplear bien sus balas. Llegó la noche, que 
puso término á la batalla. Perdió el enemigo su puesto, no 
quiso abordar, ni dexarse abordar, y peleó de lexos, mostran- 
do su cobardía. 

Metióse sin pérdida y sin que hubiese quieu lo pudiese 
impedir, el socorro: fué uno de los más gloriosos dias que 
tuvo España. En él se vio (cosa que pocas veces habrá su- 
cedido) un exército en propio país sitiado, con otro exército 
de tierra y armada de mar. Llegar otra armada, hacerle des- 
amparar el puesto, meter el socorro sin pérdida y presentar 
la batalla y no querer darla el sitiador. El exército de tierra 
se vio puesto en batalla; las fortificaciones coronadas de in- 



187 
fautoría, con esquadrones de reten y cavallería en todos los 
quarteles; disparar en la mar, disparar en la tierra. En una 
y otra parte no osar acercarse el enemigo, y esto después de 
tres meses y diez y seis dias de sitio. Tantos generales tan 
grandes de uua y otra corona en mar y en tierra. Vióse Es- 
paña vencedora y triunfante, Francia vencida y desvanecida 
en sus designios. Vióse la emulación castigada y la perfidia 
con principio de su Eversión. 

Llegaron del campo del enemigo dos trompetas. El uno 
era del Marqués de Leganés, que fué enviado diez dias an- 
tes al Arcobispo de Burdeos y á Mos de la Mota, el qual le 
detuvo todo este tiempo, y le decia que nuestra armada era 
muy pequeña y que constava toda de navios de mercaderes 
tomados por fuerza: que el Arcobispo los habia de tragar, 
que era muy grande la armada que tenia y otras cosas in- 
dignas de persona que ocupaba tan eminente cargo de su 
Rey. Sucedió el socorro, y á la noche dixo el trompeta al de 
la Mota: «Ex. mo Si\: Si la armada de navios mercaderes tuvo 
tan buen dia, quál será el que tendrá la armada real. » El 
otro trompeta vino acompañando á éste. 

El sitio duró ciento y quatro dias. Es increible decir las 
necesidades y miserias que se padecieron en él, y el excesivo 
precio que tenían todas las cosas. De bizcocho negro como 
un carbón llegó á costar la libra de doce onzas, á seis rea- 
les. Un panecillo de la misma manera, ocho y diez reales: 
una libreta de tocino dos reales de á ocho: llegó á costar un 
guebo quatro reales: el quarto de carnero, quince de á ocho, 
y era dichoso quien le alcanzaba: la azumbre de vino, á diez 
de á ocho: una cubeta de agua, ciento y diez reales de á ocho. 
En el lugar no quedó gato, perro, ni ratón. Al soldado des- 
de el primer dia se le redujo la ración á tres y quatro on9as 
un dia por otro de trigo, otro en harina, dos oncas de me- 
nestra y media de aceite. Acabada la menestra á ocho y diez 
on^as de carne de burrico, muía ó caballo, y se vendía con 
más prisa que ternera. Matáronse más de tres mil y ducien- 
tos burricos, más de dos mil caballos y más de dos mil y 
quinientas muías, de que resultó no haber en entrambas ca- 



188 
vallerías, ni quinientos caballos, ni cien ínulas para la arti- 
llería. Esta hambre y padecer causó la muerte de muchos 
soldados, y hubo quien viese comer carne humana. Las per- 
sonas de puesto han padecido más que los míseros soldados. 
Y con toda esta miseria no hubo persona á quien pasasse 
por la imaginación rendirse, antes muy resueltos, acabado 
el pan y poca carne de caballos, que se acababa en 27 de 
Agosto, habiendo entrado en 20 del mismo el socorro, esta- 
ban resueltos en morir peleando, de suerte que lo que allí 
pasó servirá de exemplo á todos los sitios del mundo. — (Bi- 
blioteca Nacional, Madrid. Cód. H-lá, fols. 151 y 152.) 



Núm. 673. 

El aprovisionamienío de Tarragona según el manuscrito 
de Torméy Liori. 

Jamás los generales franceses presumieron expugnar á 
Tarragona, rendirla por hambre, si, porque no hallándose 
con fuerzas proporcionadas, nunca quisieron dar á la em- 
presa mas nombre de sitio, que el que voluntariamente le 
impusieron los de dentro con su extraordinario encerramien- 
to. Era la infantería tres doblada que la de afuera, reducida 
con la enfermedad y la fuga á menos de cinco mil entre ca- 
talanes y franceses mal avenidos y aquartelados en la cam- 
paña de Constantin, sin otra fortificación que barracas de 
ramas; y no solo no se les hizo surtida, ni tocó vn arma, pero 
ni se trató desde principio sino de aprovecharse algunos ca- 
bos, y cercenar cada dia las raciones, llegando á necesidad 
tan extrema, que se comieron suciedades que si escritas 
ofendieran, imaginadas dan asco. Y aun se murmuró no sé 
qué de carne humana. O Rey! O Señor! permitidme que os 
llame en esta parte desdichado! O España! O Patria infeliz! 
quán mortificados contemplo en esta parte tus brios justísi- 
mamente vanos. Pues quando tantos siglos tus invictos hi- 
jos admiraste vencedores en África, triunfantes en Asia, 



189 

dueños en América, arbitros en Europa, lo lloras hoy vilísi- 
mamente afeminados, cediendo á quatro desnudos mendigos 
que ayer sirvieron en tus cocinas, almorzaron tus caballos! 
Sabiendo pues los franceses lo poco que con el socorro se 
habia desahogado la plaza, solicitaron con mayor vigilancia 
cerrarle las avenidas con tan próximas esperanzas de ren- 
dirla, que avisado el Arzobispo á 17 de Agosto por Mosiur 
de Sariñan, que con su regimiento guardaba el Coll de Ba- 
laguer, que el Marqués de Villafranca y el Duque de Ma- 
queda entraron en los Alfaques con treinta y seis Galeones, 
treinta y tres Galeras y quarenta y quatro barcas; persistió 
tan obstinadamente en su puesto, que no hallándose sino 
19 galeras y 28 entre baxeles de guerra y brulots, y la gen- 
te con la prolixa embarcación cansada, los- esperó sobre el 
ferro, hasta que á los 20 por la mañana los tuvo casi á tiro 
de cañón con viento fresco y en popa. Confiaba poder escur- 
rir á Levante con el embate mismo que los otros traian. 
Pero apenas se hizo á la vela, cuando reconociendo el error, 
temió pagar la temeridad, porque se halló luego tan aterra- 
do sobre el cabo de la Mora, que precisamente habia de en- 
callar en la playa ó volver á Sotaviento: á esto se resolvió vi- 
zarro, dando vn bordo tan cerca de la Vanguardia del Du- 
que, que la obligó á pelear aunque sin orden. Llevábanla la 
Capitana de Ñapóles, San Miguel, León, Rojo y Testa de 
Oro. Vióse Don Pedro de Orellana que gobernaba la prime- 
ra, con la Vela mayor desaparejada, y muy á pique de per- 
derse á no [acudir) á tiempo D. Nicolás Judice que gobernaba 
la última. Pelearon al anochecer Capitana y Almiranta, y des- 
perdiciaron algunas cargas las Galeras. Después de haber 
perdido el tiempo el Marqués en entrar las barcas del socor- 
ro en el puerto y sacar quatro Galeras que se repararon de 
las siete que llevaron el primero, estuvo tan lejos lo restan- 
te de la Armada, que pudo engolfarse el Arzobispo sin per- 
der una astilla de la suya. Siguiéronlo, forcejóse el dia de 21 
por ganar el barlovento, á los 22 dio orden de abordar el 
Duque, pero en vano, porque ya estaba tan abanzado el Ar- 
zobispo, que á los 23 se perdió de vista, de cuya valiente re- 



190 
tirada mal satisfechos los de Barcelona que fundaban en él 
sus esperanzas, dieran sin duda injustas quejas, á no mirar 
la siguiente mañana á tiro de cañón de sus murallas el lu- 
cidísimo poder de la Armada del Rey. — (Biblioteca Nacio- 
nal, Madrid. Cód. £-86, fols. 62 y 63.) 



Núm. 674. 

Lo que consigna el Dietario de la Diputación acerca del 
aprovisionamiento de Tarragona. 

Dijons á XXII Agost.=En aquest die vingué nova á ses 
Sries., com dimars á vint del corrent, aparagué á la matina- 
da la armada del Rey Cathólich devant Salou, pera donar 
socorro ais assitiats per nostre exércit dins Tarragona, la 
qual estava assitiada per mar y térra quatre mesos havia, 
poch mes ó manco, la qual armada consistia ab trenta sis 
naus grossas, y trenta y sis galeras y quaranta sinch barcas 
carregades de provisions que aportaren en destra. Y com lo 
enemich vingué ab vent en popa molt puxant, nostra arma- 
da naval volgué pendrer lo vent per mesclarse ab lo ene- 
mich, empero com lo vent fos gros no pogué, y axí se ana 
retirant presentant batalla al enemich, al que la Almiranta 
ahont anava lo Sr. Arcabisbe de Burdeos, general de nostra 
armada, fonch envestida per totas las trenta sis galeras y sis 
vaxells grossos del enemich, y ella se torna tant bé, que no 
obstant que no pogué pelear sino de un costat, dispara set- 
centas pessas de artillería y fen alto, de tal manera, que de 
nostra armada no pelearen sino quatre vaxells, que los do- 
mes, ni galeres, pogueren pendrer lo vent per ser tan fort, 
y en aquest endemig entraren en dit port de Tarragona les 
dites quaranta sinch barques carregades de provisions: cau- 
sa esta nova notable desconsuelo á la provincia, perqué al 
temps que per horas aguardaren lo rendiment, fonch socor- 
reguda, y nostre exércit de térra alsá lo si ti. Pero confiam 
que mediant lo favor de nostre Señor y de María Santíssima 



191 

y patrons de Barcelona y de nostre Rey christianíssim ; la 
rendirán. — (Archivo de la Corona de Aragón. Dietario de 
la Generalidad de Cataluña. Trienio de 1641 á 44, parte 1. a , 
fol. 27.) 

Núm. 675. 
Carta de M. Árgenson á los Diputados. 

Ais Molt 111. res Señors Deputados del general del Princi- 
pat de Cathalonga, que Dios guarde. Barcelona. = Molt Ill. res 
Señors: El viento in todo favorevole para l'exército navale 
de los Castellanos, a facilitado in tal manera el socorro de 
Tarragona, reducidos á la extrema necessitad, que 45 bar- 
quetas ó brigantinos entraron hieri, m entre que se peleava: 
stamos aspettando da saper quel daño haurán ricevido las 
galeras castellanas, los vaxeles contrarios, non haviendo ar- 
dito acostar los nuestros: encora que havessero el viento so- 
pra los nuestros, los quales mai han potuto tomar lo viento 
propicio, para imbastirlos.=Stamos agora trattando con el 
Señor de la Motta, y el Señor Con{ceU)ev y los capos del nues- 
tro exército, lo que sará da hazer en esta conjuntura, per el 
servitio da Dios, el bien da esta Principado y da sua Mages- 
tad; y domane yo volveró á Barcellona, dar aviso más largo 
á V. S. da todo; Suplicando que Dios guarde con buena sa- 
lud. Al Campo de Tarragona lo 22 Agost 1641.=Molt Í1L*m 
Señors: B. L. M. á V. S. 111. su mayor y más affectat servi- 
dor, Árgenson. — (Lleva la carta dos escudos con lacre rojo 
y sedas rosa.) — (Archivo de la Corona de Aragón. Generali- 
dad de Cataluña. Legajo de autógrafos. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 676. 

Interceptación de pliegos venidos de Madrid. 

Dirnars á XXVII Agost. =tEq aquest mateix die ses se- 
ñories enviaren per medi del Doctor Francesch Puig, canon- 
ge de Tortosa, Pau Amat, menor, cavaller, y Joseph Xime- 



492 
niz, chitada honrat de Barcelona, ais rnolt Illres. Srs. Con- 
sellers y savi consell de Cent, la ernbaxada del tenor se- 
guent.=Molt Illre. Sor.: Los barcos longos cathalans pren- 
gueren devant Tarragona nna falnga que lo Marqués de 
Leganés enviaba pera los Duchs de Fernandina y de Ma- 
queda ab despachos del Rey de Castella, y ab los ordens del 
que havia de obrar dita armada en Cathaluña, y en conti- 
nent los Deputats del General de Cathaluña, ab parer del 
Sr. de Argenson y de la iunta de guerra, han despatxat vn 
correu á tota diligentia á la ciutat de Gerona, Archabisbe de 
Burdeus, ques troba en Cadaqués, Vescornpte de Arpejon y 
Sr. Princep Conde ab copia deis despaigs, perqué vehent en 
ells los designes del enemich, pugan prevenir lo mes conve- 
nient per impedirlos, enviantlos á V. S. ab aquesta ernbaxa- 
da perqué estigan enterats de tot suplicantlos fassan mercé 
obrar en conformitat, lo quels aparexerá mes convenient en 
beneffici y seguretat de aquesta ciutat y Provincia, etc. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Dietario de la Generalidad 
de Cataluña. Trienio de 1641 á 1644, parte 1.a, fol. 28.) 

Núm. 677. 
Carla del General La Motle á los Diputados. 



Aus Illmes. Seigrs. Les deputes du gnal. du principat de 
Catalogue h Barcelonne.=Illustrissimes Seigneurs. = Jay 
receu celle que vous maves faict la faveur de me scrire et 
entretenne le Sr. Cabanye pour responce V. S. I., hauront 
que nous sommes le jourdhuypartis.de Constantin, on nous 
avons laisse la garnison necessarie pour la deffance: nous 
conservons aussy Salo(i¿) et Vileseque et la Sel ve, ou jey a 
quatre regimens catalans: et pour le coll de Ballaguiers (1), 
nous lavons abandonne, á cause de la difficulte del eau, et 
que ce posseron done tous nos soldats malades. Jay mis vn 
regiment francois á la tour dembarre, et un aultre h Tama- 

(1) Balaguer. 



193 

ri, avec chacun vne cornpagnie de chevaux legers pour em- 
pescher que les euuemis lie puissent coure de ce cotte. Mr. le 
Conceillier et nioig sommes venus prandre nostre logement 
á Vals, avec le regiinent de Barcelonue, et le reste del infan- 
terie francoise, et trois regirueus de cavalerie, oultre quatre 
aultres que Mr. le Con(se^¿)er'á envoye du coste de Vilefrau- 
che pour rafraichir vn peue les chevaux, que onc souffert 
beaucoup faulte de paille: nous vous avons envoye les gens 
darraes, et trois cornpagnies catalanes pour vous en servir, 
conime vous le jugeres a propos. Sy rna personne vous est 
vtile en quoyque le sort, vous naves qu'a me le mander, 
vous asseuranc que je me randray ou vous le desireres, car 
pour ce qui est de deca, nous n avons rien a craindre. Les 
ennemis estant en estat quils nos ervien sortir de leurs mu- 
railles, á cause de la perte entiere de leur cavalerie, et la for- 
blesse de leur infanterie, que au suiet de la mauvaise nour- 
riture quils ont heu, son tombes en des maladies done en 
meure grandes quantites. Je suis en vn poste don je leur 
donnerray (borrado) desincommodites, que sy jestai tout 
iours dans Constantin, parles frequentes courses queje feray 
faire, en attendant que V. S. I. ayent fait mettre le bataillon 
sur pied a fin que nous puissions prandre la resolution dat- 
taquer Tarragonne, et le prandre de forcé. Je remet au Sr. Ca- 
banyes a vous diré toutes les particuliarites dons je lay en- 
tretenu, et vous prie de croire que je suis veritablement. = 
Illmes. Seigrs.=Vostre tres humble et tres affectionné ser- 
viteur.=La Motte Hondencour. Au Camp de Vals le der- 
nier daoust 1641. — (Archivo de la Corona de Aragón. Ge- 
neralidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. 
Año 1641, Agosto.) 

Núm. 678. 

Carta de Felipe IV al Marqués de Torrecuso. 

El Rey. — Mro. de Campo General, Marqués de Torrecuso, 
del mi Consejo de Guerra. Ase visto la Carta que esqrivís en 
Tomo xxui 13 



194 
veinte y quatro de Agosto dando cuenta del socorro de Tar- 
ragona, y manifestando el gusto que tuvistes deste suceso. 
Y ha parecido aduertiros que de vuestras obligaciones fio 
todo lo que decís, y espero que en las ocasiones que se ofre- 
cieren de mi servicio, acudiréis con el valor y puntualidad 
que lo habéis hecho hasta aquí, y porque el socorro de los 
Condados y recuperación de los Puertos de Palarnós y Ca- 
daqués, y abrir la comunicación de Colibre á Perpiñan, es 
hoy una de las cosas más importantes desta Monarquía, pol- 
la consequencia que se sigue de tener aquellas Plazas, sin 
embargo de la orden que teniades de pasar á Zaragoza, he 
resuelto nombraros para que paséis á ejecutar lo que se 
vbiere de obrar en tierra debajo de las órdenes del Marqués 
de Villafranca, y que vaya con vos el Barón de Sabac, para 
que acuda á lo que se ofreciere y fuere necesario. Y se en- 
vía orden al Condestable de Ñapóles que entregue la artille- 
ría que el Marqués de Villafranca y Vos acordaredes será 
menester, para la expugnación de las fortificaciones que se 
vbieren hecho en Palarnós y Cadaqués, y lo demás del tren 
que fuere necesario. Y así luego que recibáis este despacho 
os comunicareis con el Marqués de Villafranca, á quien se 
avisa de esta resolución para que haga lo mismo con Vos, y 
fio de vuestro celo á mi servicio, que en ocasión como esta 
acudiréis con el cuidado y actividad que me prometo de 
vuestras obligaciones, y de lo que fuere haciendo me avi- 
sareis para tenerlo entendido. De Madrid á seis de Setiem- 
bre de 1641. =Yo El Bey.— Por mandado del Rey mi Señor 
Don Fer. d( > Ruiz de Cont. ras — (Biblioteca Nacional, Madrid. 
Papeles del Marqués de Torrecuso. Cód. F-26S, fol. 565.) 

Núm. 679. 
Carta del Almirante Arzobispo de Burdeos á la Diputación. 

A Mestsieurs Messieurs les deputtez generaux du principat 
de Cathalogne á Barcelonne.=Messieurs: Si le port du Cap 
de Quiers eust esté capable de loger 1'armee navalle du Roy, 



195 

je M'y serais volontiers arresté: jay treuvé plus a propos de 
venir faire vn tour sur les costes de provence, tant pour y 
reprendre des provisions de guerre et de bouche, que pour y 
atteudre les ordres du Roy, les quels ne serout pas plutost 
venus que 1'armee navalle ne soit trois ou quatre jours aprez 
en estat de faire voille, et Moy de contribuer de tout mon 
pouvoir á vous tesmoigner en toutes rencontres coiubien je 
suis.=Messieurs.=Vostre tres humble serviteur, Sourdis, 
Arch. de Bourdeux.=De Toulon ce 9. e Sept. 1641. ==Mrs. de 
la Deputation. — (Sellada con su escudo de armas.) — (Archi- 
vo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas 
de Jefes militares franceses. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 680. 

Carta de Richelieu al Príncipe de Conde. 

Monsieur: Vous verrés par ce que vous mande M. r de No- 
yers, comme le roy est résolu de soutenir les affaires de Ca- 
talogue plus que jamáis: si vous pouvés faire de nouvelles 
levées, je vous supplie de ne vous y esparger pas, sur l'asseu- 
rance que je vous donne de vous faire rembourser de toutes 
les avances que vous ferés, ou ferés faire, pour ce sujet. 

Le roy donne l'ordre qui est necéssaire pour l'esclaircisse- 
ment de la conduite de M. r de Bordeaux, sj^ préjudiciable á 
l'Estat, qu'elie ne peut estre soufferte sans tascher de voir 
le fonds. 

J'ay envoyé á Marseille a ce que les vaisseaux et les gallé- 
res ne désarment point, et fais estat de les teñir armées tout 
l'hyver sous un autre commandant, pour les employer au 
secours de la Catalogne, selon que le temps et les occasions 
le permettront. 

II est du tout nécessaire de renvoier a M. de La Motte les 
mile hommes que M. r de Bordeaux luy a emmenez, et le for- 
tiffier de cavalerie. On á donné trois compagnies d'augmen- 
tation au régiment de cavalerie de Merinville; vous en has- 
terés, s'il vous plaist, la levée. 



i 96 

Quand aux troupes du Roussillon, je rn'asseure, Mon- 
3ieur, que vous n'oublierés ríen pour y rnaintenir les six 
rnile hommes de pied qui y doivent estre, et fortiffier vostre 
cavalerie par quelques nouvelles levées. En fin il faut faire 
toutes sortes d'efforts pour mettre l'Espagne en l'estat au- 
quel elle eust esté, si M. r de Bordeaux y eust agy avec succéz. 

Le siegue d'Aire continué; les ennemis en ont pour plus 
de trois mois. Leus et la Bassée sont pris, et la derniére de 
ees places n'est de gueres moins d'importance qu'Aire. Ba- 
paume est assiégé: vous en cognoissés l'importante pour la 
Picardie: Jouvelle l'est aussy en Bourgoigne. Je croy qu'on 
aura bon succez de ees deux costez, comme aussy de Conis, 
qui sera bientost en main du roy, s'il ne l'est desja. 

Tous les environs de Lisie sont ruinez: aprés cela, je vous 
prie de considérer, quand mesme nous ne sauverions pas 
Aire, quelle h esté la campagne. Les places de Lorraine sont 
reprises excepté la Motte. 

M. r vostre filz se porte bien, et moy je suis et seray tous- 
jours.=Monsieur. = Vostre bien humble et tres affectionné 
serviteur, Le Card. de Richelieu.=De Corbie, ce 10. e Sep- 
tembre 1641. 

(Lo que sigue, está escrito después de terminada la carta 
é intercalado en el espacio entre la palabra de atención Mon~ 
sieur y, Vostre bien humble. J Le roy envoie M. de Bordeaux 
demeurer au comté d'Avignon, et cependant il veut prendre 
cognoissance tres exacte de sa conduitte. Je vous prie de 
n'oublier rien de ce que vous pourrés a ce que nous soyons 
escl aires de tout ce qui s'est passé, et que nous voyons le 
fond du pot. — (París. Archives de Conde, núm. 104. Debida 
á S. A. el Sr. Duque d'Aurnale.) — (Autógrafa.) 

Núm. 681. 

Otra carta de RicheÜeu al Príncipe de Conde. 

Monsieur: Vous ayant mandé, par le retour de vostre cour- 
rier, la résolution que le roy a prise de soutenir puissam- 



197 
inent les affaires de Catalogue, et coDJuré, comme je fais en- 
cores, d'y coutribuer de vosfcre costé tout ce qu'il vous sera 
possible: je vous diray maintenant par ees lignes, que Sa 
Magesté faict préparer uue escadre de vaisseaux et une au- 
tre de galéres, pour envoier hiverner dans le port de Barce- 
lone, ou autres lieux de la coste de Catalogue qui serout ju- 
gés*plus a propos, afiu d'empescher que les Catalans ne re- 
coivent du mal du costé de la iner, et faict teñir le reste des 
vaisseaux et des galléres armées dans les ports de Thoulon 
et de Marseille, pour les faire agir durant l'hyver á l'avan- 
tage des diets Catalans, selon que le ternps et les occasions 
le requerront. 

Vous aurés sceu par ma derniére dépesche comme le roy 
a envoié ordre á Mons. r de Bordeaux d'aller demeurer a 
Carpentras, en attendant qu'on aye esclaircy son procede et 
sa conduitte dans l'occasion du secours de Tarragonne, oú 
on ne rapporte pas qu'il ayt faict tout ce qu'il pouvoit, et 
devoit faire, pour l'empescher. Vous aurés sceu aussy le sié- 
ge de Bapaume; vous en apprendrés maintenant la prise par 
forcé, les armes du roy aiant contrainct en sept jours le gou- 
verueur de la luy remettre avec telle capitulation qu'il luy a 
voulu donner, aprés avoir faict jouer la mine et faict une 
breche de prés de quarante pas. 

M. r d'Auguien a esté au commencement de ce siége, mais 
l'apréhension que j'avois qu'il ne tombast malade, m'obligea 
h le prier de s'en aller aux eaux de Forges oú il est mainte- 
nant. Je le vis en passant en la meilleure santé du monde. 

M. r de Noyers vous escrit amplement sur toutes les affai- 
res, tant de ees quartiers icy, que de ceux oü vous estes, ce 
qui m'empeschera de vous faire cette lettre plus lougue que 
pour vous asseurer que je suis et seray tousjours.=Mon- 
sieur.=Vostre bien humble et tres affectiouné serviteur, Le 
Card. deRiclielieu.=De Chanues, ce 19. e Septembre 1641. — 
(París. Archives de Conde, núm. 105. Debida á S. A. el 
Sr. Duque d'Aumale.) — (Autógrafa.) 



198 

Núm. 682. 

Carta del Secretario M. de Chavigny á los Diputados. 

Octubre-Divendres á IIII. En aquest mateix die lo dit 
Sr. de Argenson dona en ma y poder de ses Sries. vna carta 
del Sr. Secretan Chavigni, Secretan de sa Mag.*, la qual, 
tradulñda y legida, manaren fos continuada en lo present 
dictan, y es del tenor seguent: «Messieurs-Messieurs les De- 
putéz generaux du Principat de Catalongne.=Messieurs.= 
Vous ne pouvez pas douter que le Koy nait en grand dea- 
plassir de ce qui sest passé depuis peu vers Tarragonne, 
voyant vne affaire rnanquer tout d'vn coup, lors quelle es- 
toit au poinct davoir le succes que Ton avoit desiré: sa 
Mag. te ne se ralentira pas pour cela en ce qui est de vos affai- 
res, mais en aura autant et plus de soing que jamáis. C'elle 
vous en donne vn tesmoignage bien particulier, faisant par- 
tir dans deux jours M. le Mareschal de Breze, beaufrere de 
Monseigneur le Cardinal, pour le servir en vos quartiers. 
Cette circonstance et les grandes qualitez qui sont en sa per- 
sonne, vous font assez connoistre combien sa Mag. te á vos 
affaires h coeur, h quoy elle se promet que vous correspon- 
drez de vostre costé par vne perpetuelle affection vers cette 
Couronne, et zele h vostre propre conservation. Cependant 
ie vous supplie de croire que ie continueray tous iours de 
travailler en cequi depondrá de moy, pres de sa Mag. te , 
pour vostre contentement et pour vostre bien, comme jay 
fait jusques icy, desiderant vous faire connoistre de plus en 
plus que ie suis.=Messieurs.=Vostre tres humble et tres 
affectionné serviteur.=Chavigni.=A Chaulne ce 19. 9 Sep- 
tembre 1641. =Mr. les deputez deCatalongne.»=(Lleva dos 
sellos en lacre con los escudos. )=(Recibida el día 4 de Octu- 
bre.) — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Dietario trienio 1641 á 1644, parte 1. a , fol. 62.) 



APÉNDICE III. 

LA GUERRA EN LA COMARCA LERIDEN8E Y FRONTERA 
DE ARAGÓN. 

Núm. 683. 

«Consulta de la Junta Grande de 25 de Febrero de 1641, sobre 
la empresa de la ciudad de Lérida. » 

►J«=Señor.=El Marqués de los Velez, en carta de 12 de 
febrero, dice: que con ocasión de los parezeres que huvo 
en la junta que tuvo en 5 deste, de que dio quenta á 
Y. M. d , sobre la empresa de la Ciudad de Lérida, procuró 
enterarse para en caso de que V. M. d se conformase con 
ellos de la calidad y lugares del camino, y de la forma en 
que se podrían asigurar las probisiones para el exército, y se 
remite á la relación que le ha hecho el Probeedor general 
por la plática que tiene y la correspondencia ordinaria con 
las personas que por su orden asisten á las probisiones del 
exército que se halla en Fraga. Dize que de las dificultades 
que se offrecen en pasar el Trozo de exército que de Tarra- 
gona a de ir á juntarse con el de Nochera, le da quenta do- 
lías para que vea la disposición que por aquella parte puede 
haber para el sustento del exército; y que para que V. M. d , 
con mayor Inteligencia y notizia particular de lo referido 
tome resolución, da cuenta á V. M. d asimismo de estas difi- 
cultades que se apuntan en el dicho papel, para que se ajus- 
te lo que más convenga. 

El Maestro de Campo General Gerónimo Roo, en carta de 
dos de febrero, Avisa del recivo de la orden que se le embió 
para que remitiese á Tarragona el regimiento que gobierna 
D. Felipe de guebara, y el tercio del Varón de Molinguen, y 



200 
dice que hasta aquel dia no havia llegado embarcación que 
pudiese transportar esta gente; Pero que quando llegase, 
tendría por el mayor deservicio de V. M. d el sacar en la 
ocassion presente un home de los Condados, porque el ene- 
migo está juntando su Artillería y prebenziones en Narbo- 
na; y si viese disminuir aquellas fuerzas, seria ocasionarle á 
que azelerase su salida y hallarse imposiblitados de hazerle 
ninguna oposición. 

En otra carta para el Conde Duque, de Gerónimo Roo, le 
da quenta de diferentes puntos, como V. M. d se serbirá ver 
por ella: pondera ésta con desconsuelo en aquella parte, y 
que acordaba al Conde Duque lo que le dijo quando vino de 
Italia, y lo que en diferentes ocasiones habia escrito en no 
quererse encargar de governar exército en España sin que 
aya Capitán general y Consejo, y suplica con encarezimien- 
to que se embie allí otra persona á governar. 

El Marqués de Villafranca escrive al Conde Duque, en 
carta de 14 deste (1), cómo salió incierto el aviso que el 
Marqués de los Velez le dio de que havian venido Galeras 
de francia á Barcelona, y de que estava el Duque de Luyn 
en la dicha Ciudad, ponderando lo mal visto que está el 
Marqués de los Velez y otras cosas en razón de la prisión de 
la Duquesa de Cardona y de sus hijos. 

Después de haverse leido en esta Junta las cartas referi- 
das, El Conde Duque dijo que para que la Junta tubiese 
notizia de lo que se iba prebiniendo y de otros puntos que 
en conformidad de lo resuelto se iban disponiendo, dava 
quenta en ella, como en la parte de la probision del dinero 
se estava con particular cuidado, y se havia remitido la can- 
tidad que se tenia por conveniente, y para la probision de 
víveres, y que en las plazas de Rosellon aya de respecto los 
necesarios, se han embiado las órdenes convenientes, y por 
los ministros á quienes toca se procura con toda atención 
que tenga effecto, y que aora se trata de disponer se pongan 
los granos que ay en Rosas en las demás plazas, porque ha- 

(4) Documento núm. 594. 



201 
biendo allí más de 24,000 Anegas, los Cavos que ay en la 
frontera no han savido disponer se repartan entre los demás 
presidios. 

Habiéndose discurrido en todos estos puntos con la aten- 
ción que cada uno dellos pide, y también en otros dos que 
de los votos se originaron, que son sobre lo que cómbenla 
sacar las naciones de los Condados, por lo que se desazian 
en la frontera respecto de la vecindad de francia, y también 
en que se pusiese allí persona, mudando á Gerónimo Roo. 

Pareció á la Junta de conformidad, que en la empresa de 
Lérida, conforme lo que V. M. d tiene resuelto, se deve escri- 
bir al Marqués de los Velez y Duque de Nochera cumplan lo 
que se les a mandado, pues la combeniencia de asigurar á 
aquella parte es de calidad que por todos los medios posi- 
bles se debe executar, escribiendo al Duque de Nochera que 
por la parte de Fraga tenga prebenidos los víberes y Forra- 
ges necesarios, así para la gente que tiene en aquella parte, 
como para la que viene del exército del Marqués de los Ve- 
lez, porque pensar que desde Tarragona se a de llevar para 
lo que aquella gente necesitare, es de sumo inconveniente y 
embarazo, y assí combiene que cada uno disponga lo que le 
tocare, de forma que en la execucion no aya embarazo ni se 
ocasione nuevos inconbenientes, prebiniendo con grabes pe- 
nas en todo casso que los soldados que vinieren á Lérida en 
el monesterio de Poblete no hagan ni cometan exceso nin- 
guno. Y porque en Molina a de haver tres mil anegas de 
trigo, se podría mandar al Duque de Nochera se valga de- 
ltas, procurando que algunas personas suplan esta cantidad, 
ó que escribiendo á la Ciudad de Qaragoza las dé prestadas, 
en el Ínterin que se lleban desde Molina, pues esto será fá- 
cil, y tendrá esta ayuda para poder desde luego comenzar á 
fabricar el Pan. 

La importancia de asigurar las plazas de Rosellon y que 
aya persona que con todo cuidado y sin embargo atienda á 
su defensa, y al gobierno de lo militar, con la prudenzia y dis- 
posición que pide Estado de las cosas, es tan conocida, que 
no ay que representar á V. M. d las causas que obligan á que 



202 
con particularidad se procure aquello que pudiere ayudar á 
conseguir este intento, y assí considerando lo que Gerónimo"' 
Roo escrive al Conde Duque de que se embie allí persona, 
se confirió muy particularmente en las que podían ser apro- 
pósito; y respecto de las quejas que se han dado por los de 
Perpiñan y Condados de algunos Cavos que están en Cata- 
luña, Ha parezido que no se puede nombrar ninguno dellos, 
y que es preciso sacar á Gerónimo Roo, y en su lugar, sien- 
do V. M. d servido, podria ir el Marqués de Flores de Abila, 
que es la persona que por aora se offreze, en quien concur- 
ren las partes que se necesita para la comunicación de la gen- 
te de los Condados, y para que con cuidado se prevengan las pla- 
zas de todo lo que está resuelto, y que sin dilación se hagan 
las fortificaziones acordadas y con los officiales mayores que 
allí han de quedar se pueden prometer con la experiencia 
que a adquirido el Marqués en las partes y puertos que a 
exercido, dará muy buena quenta de lo que se le encarga, 
dándole Título de Capitán general de los Condados por la parte 
donde toca, y Governador del exército que hay en aquella 
frontera, estando á orden del Virrey de Cataluña en casso de 
llegar á aquella parte. 

Y á Gerónimo Roo pareze, que siendo V. MA serbido, se 
le puede mandar venir á Cataluña para que sirba en aquella 
frontera, donde ay Consejo formado y Capitán general, que 
es lo que dize tiene suplicado aya en la parte donde sirbiere. 

Y porque una de las cosas que más se deve encargar es 
el castigo de los soldados por los excesos que cometen, en 
particular en aquellos que fueren culpados y tubieren poco 
respecto á las cosas sagradas, Pareze que continuando lo 
que V. M. d tiene mandado con tanta atenzion, se les ordene 
al Marqués de los Velez y al de flores, que con exemplo ha- 
gan demostración en los culpados, pues se deve por todas 
razones que con effecto se vea el castigo que se haze, con- 
forme la grabedad del casso, dando satisfacion á Dios y al 
mundo de la severidad con que se procura evitar semejan- 
tes delitos, y publicando Vando de que si suzediere algún 
casso inrreberente á las cosas sagradas, el Capitán de la 



203 
compañía que le cometiere, a de dar el culpado, y si no lo 
hiziere, se le a de hazer cargo, y si fuere el Capitán culpado, 
si no se procediere contra él, a de correr por quenta del 
Maestre de Campo, y se a de proceder contra él, y en la ave- 
riguación no a de liaver omisión ni causa que obligue á de- 
jar de saverse la Verdad, para que sea castigado como me- 
reziere, pues si en esto no se haze la demostración conve- 
niente, es sin duda que los Cavos y Capitanes de las Com- 
pañías no cuidarán de reprimir los excesos de sus soldados 
con el cuidado que es necesario. 

En quanto al punto de mudar las naciones que ay en los 
Condados al exército del Marqués de los Velez, y pasar otra 
tanta Infantería á Rosellon del dicho exército, como la que 
huviere en ellos, se tiene por muy conveniente, respecto de 
que la experiencia muestra es de daño estén en la frontera, 
por la facilidad que ay en desazerse, y assí Pareze que se 
embien las órdenes necesarias para que todos los tercios de 
naciones y el Regimiento de las guardias de D. Felipe de 
Guevara se pasen á Tarragona, embiándose en su lugar el 
tercio de Tejada, ochocientos ó mil hombres biejos del ter- 
cio de Don Diego de Toledo, añadiéndoles de otra gente vie- 
ja la que faltare. 

También Pareze se conduzgan á rosellon los Mallorqui- 
nes y los Visónos que vinieron de Vinaroz al exército del 
Marqués, el tercio de los Portugueses, dividiéndole en todas 
las dichas tropas, menos en los Mallorquines, sin embargo 
de las hórdenes que se embiaron para repartirse en todas las 
Compañías del exército y tanto número de gente de Mili- 
zias que computados los Spañoles que quedan en los Con- 
dados y la gente dicha arriva, hagan el número de nueve 
mil infantes largos, y que se comienze á transportar la gen- 
te con las Galeras á Rosellon para resguardo de la que a de 
salir de los Condados, mayormente que las Galeras han de 
partir de Tarragona, de donde a de salir la gente, corres- 
pondiéndose el Virrey con los officiales que mandan en Ro- 
sellou, para saver el número effectivo que queda, y sobre el 
remitir y llenar el que se ha ordenado. 



204 

A la gente de las milizias Pareze se les acomode con al- 
guna cantidad de vestidos, ajustándolo de manera que se 
execute, dándose notizia de los lugares donde son los solda- 
dos de milizia, para que se socorra á sus mugeres como está 
mandado, sin ninguna dilación. 

Y para la execucion de todo lo referido será conveniente 
se dé la prisa posible, porque estando el tiempo tan adelan- 
te, así para los que han de ir á los Condados, como para los 
que bienen acá, tengan tiempo de componerse para obrar lo 
que combiniere. 

También será bien se dé prisa á que venga á Valencia de 
rosellon la Cavallería desmontada que está en los Conda- 
dos, como está mandado. 

Al Marqués de Villafranca combendrá se de orden muy 
apretada para que no solo en las Galeras, sino en los Ver- 
gantines, se transporte esta gente en dos ó tres vezes, para 
que no haga falta para lo que se offreciere entre tanto que 
pasa, lo qual se entiende a de ser en caso que se obre lo re- 
suelto. 

Al Marqués de los Velez será necesario ordenar mande 
meter en las Galeras el vastimento que fuere menester, tan- 
to para los que han de ir, como para los que han de volver. 

V. M. d mandará lo que fuere servido en Madrid: A 25 de 
Enero 1641. 

Real Decreto (en la carpeta] .=Como parece en todo, 
advirtiendo que á los Mallorquines y su Virrey se debe en- 
comendar la deffensa de Colibre, agregándole toda la más 
gente que conviniere y fuere menester para la seguridad de 
aquel puesto, y porque Mortara quede con más gusto, se le 
podria dar título de Capitán general de la cavallería de allí, y 
para la Artillería convendrá poner alguna persona de pren- 
das, que he mandado á la junta de execucion me consulte á 
Juan de Arce: por lo aborrezido que es en Perpiñan conven- 
drá darle el artillería de uno de los exércitos de acá, y á Don 
Diego Caballero se podria encomendar lo que él tenia, y el 
tercio de Don Diego Cavallero al Virrey de Mallorca, con lo 
demás que fuere menester para seguridad de la plaza que se 



205 
encomienda á los mallorquines; en quanto á la gente que 
huviere de quedar allí, pareze que se ajuste por la relación 
postrera. — (Archivo general de Simancas. Secretaría de Gue- 
rra, antigua, legajo 1.374.) 

Núm. 684. 

Caria de la Diputación á Quintana, Diputado real. 

Molt Illre. Sr.: Ab la de V. S. de vint y nou del passat, 
havem entes lo encontra que ha tingut lo paher de aquexa 
ciutat ab los soldats de la companya de Don Joseph Amat, 
los quals, segons nos avisan dits. pahers, se li amotinaren y 
llevaren vna pistola de la ma, apretantlo dits soldats de ma- 
nera que si no hagués fet del joch manya, corría molt gran 
perill nol haguessen mort. A par nos que V. S. deu procurar 
ab tot cuydado ques rebe informació de assó, y sapia com y 
de qui na manera comenta aquesta differencia, qui la co- 
menta, y qui son los delinquents, perqué segons nos avisan 
dits pahers, diuen comencá en la plassa de S.* Joan, hahont 
alguns soldats de la companya de dit Don Joseph volgueren 
desarmar alguns ciutedans, com en effecta ne desarmaren, 
y li prengueren un espadí. V. S. per sa part procure ques 
done ais pahers tota la satisfactió que sie just donarlos, y 
ques escuse ab ells tot género de disgust comforme hi reque- 
reix lo temps y ocasió en quens trobam, sobresehent V. S. 
per ara, tots y qualsevol procehiments que haguessen de cau- 
sar alteració al poblé: lo mateix scrivim fassan los pahers per 
llur part, hils offerim que lo Sr. de Argenson, aquí havem 
donat part de acó, anirá en aquexa ciutat molt prest, per 
ajustar aquestas differencias ab la auctoritat que convó á 
V. S., per lo qual effecte dit Sr. de Argenson escriu á V. S., 
ais pahers y comte Bius, las que van ab esta, que manará 
V. S. donarlas, y al comte Rius molt en particular, li diu 
quant mal ha aparegut á ell y al concistori la offerta que 
sa S. a fan ais pahers, com ells avisan, en temps que li corría 
mes obligació de interposarse per aquietarlas parts: V. S. per 



206 

la sua se ajustará á tot lo que li aparega just, que com diem 
lo Sr. de Argenson será prest aquí, y fará lo demás que con- 
vindrá en servey de V. S., á qui Deu g. de Barcelona y Juny 
al primer de MDCXXXXI.=Rafel Antich.=Molt Illre. Sr.: 
B. L. M. de V. S.=LosDeputats.=Al molt Illre. Sr. Joseph 
Miguel Quintana, Deputat Real del General del Principat de 
Cattaluña. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad 
de Cataluña. Copiador de 24 de Abril á 13 de Julio de 1641, 
fol; 92 vuelto.) 

Núm. 685. 

Caita de D. José de Pons y de Queralt ai señor de Monsonís. 

Estant est matí en lo Hit, me ha arribat avís de sa muller 
de V. M., de com una troupade cavalls fransesos eren estats 
en lo Castell, y quei anasa: en lo punt he pujat á cavall, ha- 
vent dexat dependre unas píndolas per lo de la vista: he 
trobadas estas Señoras afligidíssimas, que segons veitg en- 
cara caxas y arquimesas espalladas, im diuen iu veitg, que 
no les han dexat cosa que valgués res, diuen que cercavan 
al desdichat: estic afligit en veure estas Señoras desta ma- 
nera, y no poderlas remediar; Deu que pot, ho fase, ins 
done sa gracia, im guarde á V. M. de Monsonís ais 3 de 
Junj 1641.— Plata i or noi an dexat res; y las muías, clon 
Francisco no las troba en casa, que será partit pera exa cin- 
tat.= Joseph de Ponts y de Queralt.=A Don Juseph de 
Ponts, Sr. de Monsoní, guarde Deu. Leida. — (Archivo de la 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comu- 
nes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm: 686. 

Carta de Francisco de Tamarit á la Diputación. 

Molt Ule. Señor. =Per un propri remes á don Pedro de 
Aymerich tinch scrit á V. S. llargament lo stat de estas co- 



207 
sas, y represenfcat la necessitat tenim de gent per los avisos 
tenim: cert es que lo eneinich vol socorrer á Tarragona, lo 
que seria en notable dany de la provincia. Espero que V. S. 
haurá prés acertada resolución en que vinga gent ab tota 
brevedat coniforme la necessitat demana, y seria prou mes 
rahó que la Provincia en esta ocasió fes mayor lo servey 
que no feu pera Salsas, per ser mayor la causa, y lo dany 
quen pot resultar no fentho, com se dexe considerar. =Lo 
Sr. de la Mota y jo havem tingut avís del disgust ha tingut 
la ciutat de Leyda ab don Joseph Amat y ab lo Sr. Deputat, 
y aprés de haver consultats los dos los inconveuients ne po- 
den resultar á no provehiri de remey, ha aparegut á dit 
Sr. de la Mota y á mi, scriurer al Sr. Deputat Real ordene á 
don Joseph Amat que ab sa Coñipanya sen vinga á est 
exercit, y que allí se li enviará altre companya de cavalls 
de las que son assí, y á dit Sr. Deputat que sen torne aquí, 
attés ha ja tingut altre orde de V. S. pera tornarsen; ha 
aparegut tambó á dit Señor de la Mota, traurer de dita ciu- 
tat de Leyda á don Joan de Queralt y á don Luis de Pague- 
ra, ais quals he escrit que los dos vingan á asistir en esta 
campanya: no se si ninguna cosa exequtará dit Señor De- 
putat: donon avis á V. S. pera que estiga avisat, y que im- 
porta se affectue tot ab brevedat. En lloch del Señor Depu- 
tat ha aparegut al Sr. de la Mota que será molt acertat en- 
viar á Leyda pera governar aquella plassa, don Joseph de 
Qacosta, ó don Joseph de Biure y Margarit. V. S. sobre una 
cosa y altre pendra promta resolució, posant aquella en 
exequució, perqué lo Sr. de la Mota me ha dit molt apreta- 
dament, que convé á la Provincia si no volem perdrer Ley- 
da, que se affectue una cosa y altre ab tota diligencia, y á 
mi me apar que tota dilació será molt danyosa, per los in- 
convenients ne podem resultar, y per lo Sr. Francesch Ca- 
llar ho en tendrá V. S. mes llargament. Ab esta envío 
á V. S. lo compte que he fet traurer per lo vehedor, del diner 
que ha entrat per pagar los socorros deis soldats de la ve- 
guería de Barcelona, y lo que se ha bestret de diner del Ge- 
neral, per no restar sol assí. Al respecte de aquexa vegaría, 



208 
pot V. S. conciderar de las deroés, que aquexa que V. S. se 
la te aquí noy ha diner pera pagar los soldats sino es que 
sel re tingan aquí com ho entench. Lo pagador me ha dit 
está ja sens ningún diner, per haver hagut de pagar á la 
cavalleria quinse dies que li devia, y los sons deis officiais 
y altres gastos que tenirn assí, y en particular per lo hospi- 
tal, ques gasta una infmitat de diner. Si V. S. no men pro- 
veheix, jo no sé humanament com ferho, sino que men tor- 
ne, perqué sens ell no puch fer cosa; per amor de Deu reme- 
terá V. S. á tota diligencia las 8.000 11 (Mures) ha dexades 
la vila de Reus, ja que á mi'm costa prou treball en que las 
dexassen.=Roba per lo hospital hi enviat á sercar moltas 
vegadas; lo Doctor Matheu y lo Capellá mo están solicitant 
cada dia: tota la que vuy se servexen es de la vila de Reus, 
perqué de las altres vilas lo enemich len ha treta: los malalts 
y ha en lo hospital vuy en dia passan de 150, y de cada dia 
se continúan las malalties; y axí V. S. envié la roba que 
puga, perqué pugan teñir lo recapte necessari. Casáis no ha 
enviat á sercar los presos tinch en est castell y á Reus; assí 
no fan sino gastar. Lo patró de la barca que ha aportat lo 
bescuyt, no ha volgut embarcarlos sens que estassen ferrats; 
jo assí no tinch manillas: V. S. lay torne á dir y sino de 
una manera ó altre traganlos de assí, que com dich, gastan 
molt. Deu á V. S. gde. Constantí y Juny á 4 de 1641.= 
Francesch de Tamarit. — (Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Junio.) 

Núm. 687. 
Carta del Diputado real Quintana á la Diputación. 

Molt Illres. Sors.=Les novedats desta ciutat continúen 
tant apresa, que posen en contingencia la seguritat desta 
frontera que ab tants perills fins vuy he procurat.=Á mes 
del que á V. S. as tinch scrit aserca de la captura del soldat 
de la companya de Don Joseph Amat, que remedihí sedint 
de mon dret, per amar la quietud, y evitar tot género de 



209 
estorp en alcansarlo, per que me te V. S. en esta frontera á 
que ajuste lo que ia, V. S. haurá hoit de Francisco de Esca- 
lar. Air matí tinguí avís que vina companya de miquelets del 
capitá Negre, la qual pocs di es ha arriba per estes parts, sens 
entrar en Lleyda, havia saquejat lo lloc de Bellver, poblé del 
Regne de Aragó, y com jo tinc memoria de que V. S. ha or- 
den at que de ninguna manera se cause dany algú ais ara- 
gonesos, y jo se es cega la conveniencia, per ara y expressa- 
ment avie ordenat á dit Negre no permetés que sa compa- 
nya entras á fer dany algú en Aragó, particularment ab la 
experientia de la alteració ha causat en Aragó lo aver vol- 
gut aribar á Moneó lo Compte de Rius, ordiní á don Joseph 
Amat que ab sa compania anas saga de dits micalets, se 
aseguras del saco, y lo fes aribar en esta ciutat: trobáls en 
Reymat, haont en lo castell se feren forts, y á la postre mos- 
traren com don Joseph Amat me ha referit, vn orde ó lli- 
eentia del Compte de Rius, que puguesen fer semblants ac- 
tions en los pobles de Aragó, desde Lleyda á Fraga á Mon- 
gó, y procurar recullir lo que pugue de dit saco, lo que se res- 
tituirá, procurant en quant podré remediar lo que los altres 
gasten. Arriba també allí una compañía del dit Compte de 
Rius per mon orde, y en ser allá dits micalets y francesos, 
se ayuntaren de manera, que tingué don Joseph Amat ma- 
jor dificultat en exequtar mos hordes, y hagé de deiar á dits 
micalets y tornarsen air mateix á la tarde: Don Joseph Pons, 
Señor de Monconís, persona que per sí y sos serveys á fet en 
companya de Don Francisco, son fiil, á esta Provincia, ases- 
tint en esta frontera á son gasto lo mes del temps mereijia 
tot consuelo, me dona rao del que V. S. legirá ab sa carta 
que dit Sr. de Monconís rebé de Don Joseph de Pons, Señor 
de Monclá, que ab esta remeto á V. S., y averiguant lo que 
are he sabut, que lo que en Monconís se ha fet, es citat per 
orde del Conde de Rius, prenent per motiu que en lo castell 
de Monconís hera don Onofre Pons, en occatió que per una 
persona de qui tinc intelligenties de Qaragoca, he entes ere 
allá, y tractava de pasar á Madrit. Pot V. S. considerar que 
sentiment: y igual moviment causent estes acciona en esta 
Tomo xxiii H 



210 
térra, y que sen pot de elles resultar. De altra part donar es- 
tos hordes lo Compte de Rius sens donarmen rahó á mi que 
ho devia fer, per la insignia porto, y lo que se deu á V. S., 
ocasiona teñirme en Lleyda sens autoritat, y sens ella, que 
tornem alls primers moviments, particularment donant com 
dona la ma al poblé, pareixentli que desta manera ha de 
puguer fer lo que li parega: si jo me trobás ab poder, corre- 
ría per mon compte lo conservar lo que se deu al que re- 
presento: hará sois trobo remey en que V. S., per ferme mer- 
có, puig acaba mon offici, en que per ventura en atres co- 
ses se funde fer lo que fa, me done licencia de anarmen aquí, 
procurant que lo Sr. de Argenson antisipe lo aribar en esta 
frontera, y podrá encomanar lo govern á dit Compte de 
Rius, qui per ventura, no asistint jo en Lleyda puix tindrá 
la ma de la ciutat, asertará lo que convindrá. V. S. se ser- 
vesqa de donarme la llicentia demano, per que del fet fin 
vuii jo procuraré donar entera satisfactió, y pera al esdeve- 
nidor, trobo molts grans inconvenients que jo reste en Ley- 
da; espero que V. S. ho considerará y me honrará en lo que 
li suplico: lo demés se servirá hoir V. S. de don Joseph 
Amat, qui per ma part informará de tot á V. S.=Scrivint 
esta he rebut los memorials del que se ha robat en Bellber, 
copia deis quals remeto á V. S. (1). Leyda y Juny ais qua- 
tre, 1641.=Joseph Miguel Quintana. — (Archivo de la Coro- 
na de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes origi- 
nales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 688. 
Carta de la Diputación á Francisco de Tamarit. 

Molt Illre. Sr.=Bes recorda V. S. que inseguint las deli- 
berations presas en lo Concell de guerra, havem ordenat di- 
versas vegadas al Sr. Deputat Real tingues tota bona cor- 
respondencia ab los del Regne de Aragó, y que la ciutat de 

(1) No he encontrado dichos memoriales. 



211 

Barcelona ha scrit y ofert per sa part lo mateix ais Jurats 
de la ciutat de Qaragossa, y nosaltros ais Deputats del Reg- 
ne de Aragó, per que adames que serupre havern judicat era 
convenient, quant mes que sempre se conformasen ab esta 
mateixa opinió lo Srs. de la Mota, Busach, y Serinyan quant 
se trobavan en esta ciutat y assistian á dit Concell de guer- 
ra, y lo mateix ha fet lo Sr. de Argenson totes les vegades 
quey ha assistit, y havem tractat de acó. Suposada esta ve- 
ritat, y quen es també que quant se partí de assí lo Sr. Com- 
te de Rius, tractant ab ell que volgué li declarassem á ordes 
de qui havia de estar en lo tocant á cosas de guerra, li di- 
guerem havia de estar baix los ordes del dit Deputat Real, 
á que ell no replica, ans be digué que fora de son General, 
ó de vn Consistorial, no pensave obeir altres ordes, ab lo 
qual orde se partí de assí molt content, y ab molta com- 
formitat han viscut sempre dit Sr. Deputat Real y lo Com- 
te de Rius fins ara pochs dias fa, que lo Comte de Rius 
ordena á Don Joseph Amat que ab sa compañía li assis- 
tís á serta factió que volia fer, lo que recusa dit Don Joseph, 
dient que ell y sa compañía no podían exir sino era ab 
orde de so a superior, que era lo Señor Deputat Real, lo que 
estranyá lo dit comte de Rius, y aprés mes, perqué enviá 
á dir lo mateix al Sr. Deputat Real, lo qual no fonch de pa- 
rer que dita compañía anas que no li digués lo Comte de 
Rius ahont volia anar, confirmant lo mateix que Don Luis 
de Peguera havia dit al Comte de Rius, que feya marave- 
Ua tractás de fer factió sens donarne rahó al Sr. Deputat: 
aquesta es la pedra fundamental de hont son nats los demés 
encontres que los Pahers de aquella ciutat an tingut ab la 
compañía de dit Don Joseph Amat, y de vna cosa y altre 
ha concebut dit Deputat Real mala opinió ab la gent popu- 
lar de la dita ciutat de Leyda, que com no se li son amoti- 
náis, no sen ha faltat molt, segons nos ha referit assí Fran- 
cesch Descallar, perqué com lo poblé ha sabut los ordes que 
tenia nostres, lo dit Sr. Deputat Real impedia al Comte Rius 
la exequutió del que volia fer, judicant lo plebe que aixó era 
lo convenient, y quant tot lo demés, era error manifest, per 



212 

no dirho ab altre lenguatge, axí que lo Sr. Comte de Rius 
ab la entrada que feu ha ja dies en Moneó, ha donada cau- 
sa ais de Aragó que prenguessen las armas segons lo fuero 
de aquell Regne, quen deuen y poden fer en totes les occas- 
sions ques invadit, y ara ab la segona entrada ho volia ra- 
tificar. V. S. represente totas estas cosas al Sr. de la Mota y 
al de Argén son que es aquí, y si los dos troban que es de 
conveniencia ques continué, no obstant tot lo sobredit, que 
lo Comte de Rius entre en Aragó sempre que ell voldrá, á 
nosaltres nos estará be se seguesca los orde, attes que la 
Provincia corra ja per Comte de sa Mag. d , que Deu g. de , 
pero de qualsevol manera que sie, á nosaltres nos apar que 
per la reputatió del Sr. Deputat y per consequent del Con- 
cistori, no debem aguardar que la plebe de Leyda vinga á 
perdrer totalment lo respecte á dit Deputat Real, y axí li or- 
denam ab est mateix propri que encontinent, acompañat ab 
la compañía de Don Joseph Amat, se partesca per eixa vila 
de Constantí, his conferesca ab V. S., per informar al Sr. de 
la Mota y á V. S. mes largament de tot lo que allá ha pasat, 
axí ab lo Comte de Rius com ab los Pahers. Falta ara que 
V. S. y lo Sr. de la Mota veja qui deu restar allá per cabo, 
perqué aquella ciutat estiga ab la seguretat que deu, y que 
si ha de restar lo Comte de Rius, li done dit Sr. de la Mota 
los ordes que á sa Ex. ia aparexerá mes convenients, y pro- 
veesca alguns cabos, y las demés cosas que á sa Ex> apa- 
rexerá be, como no sian que impedescan la partensa de dit 
Sr. Deputat, perqué, en tot cas, vol lo Concell de guerra 
se partesca en continent y nosaltros nos comformam ab lo 
mateix. Guarde Deu á V. S. Barcelona y Juny á V de 
MDCXXXXI.=Lo Canonge Don Joseph Soler.=Molt Illre. 
Sr.=B. L. M., etc.=Los Deputats.=Al Molt Illre. Sr. Fran- 
cesch de Tamarit, Deputat militar del General del Principat 
de Cataluña. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generali- 
dad da Cataluña, Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de 
Julio de 1641, fol. 111.) 



213 

NúM. 689. 
Carta de Mr. de Argenson á los Diputados. 

Molt Ules. Señors.=Despues ayr arribí en esta campanya 
de Tarregona, ahont trobí que lo Sr. de la Mota havia re- 
solt enviar á sercar al Cornte de Rius ab tota la cavallería 
pera que assistís en est exercit, y que havia anoinenat al 
Sr. de Rogles pera que en lloch del Sr. Comte de Rius go- 
bernás las armas en Leyda, ab questas, debax los ordes del 
Sr. Deputat Real; lo que puch assegurar á V. S. a , que lo 
dit Sr. Rogles es hu deis cavallers de mes parts y pericia en 
la guerra que te el Sr. de la Mota en son exercit, y de qui fa 
tota confiansa, y será molt approposit pera governar á dita 
ciutat de Leyda, y á molt gust de tots, per teñir experiencia 
en tota cosa. Ha obligat al Sr. de la Mota fer venir en esta 
campanya al Sr. Comte de Rius, los avisos que te del ene- 
mich que voldria socorrer á Tarregona: ditta electió del 
Sr. de Rogles es estat molt á gust del Señor Deputat militar, 
per teñir conegut á dit Señor de Rogles y saber son valor. 
La falta que te esta campanya de la gent del pays, nou ha- 
guera cregut que nou hagués vist: per al qual affecte convé 
sumament que V. S. a se servesca fer venir á tota diligencia 
tota la gent pugés pera que en cas lo enemich vulga socor- 
rer á Tarregona, se li puga resistir conforme lo Sr. Deputat 
militar te representat á V. S. llargament. Dits Señors de la 
Mota y Deputat militar han resolt ser de molt gran conve- 
niencia que jo arribas á Leyda pera informarme de las cosas 
de aquella ciutat y deis designes del enemich, representant á 
la ciutat de Leyda de quanta importancia es, acabe de fer 
las fortificación s necessaries pera la deffensa de dita ciutat, 
y altres cosas convenients al benefici de la Provincia, y en 
particular representar á la ciutat y singulars de ella de les 
parts de dit Sr. de Rogles, y de quanta conveniencia es que 
per sa experiencia debax las ordes del Sr. Deputat Real go- 
vernará aquella plassa, y que aprés de ella, men torne á exa 



2U 

ciutat pera fer llarga relacio* á V. S. tant del estat de las co- 
sas de esta campanya com de la dita ciutat de Leyda, y con- 
veniencia de la Mag.*, que Deu guarde, y benefici de la Pro- 
vincia, asseguro á V. S. que niugú ab mes voluntat que jo 
acudirá á tot lo sobredit y deinés diligencies me serán pos- 
sibles fer en benefici del Principat, que será pera mí lo ma- 
yor gnst de poder en tot servir á V. S., aqui lo Sr. guarde. 
=Constantí y Juny á 8 de 1641. =Son mayor servidor Ar- 
genson.=Supplico á V. S. que ab la brevedat li será possi- 
ble, diligencie la partida de les municions que han de anar 
á Leyda y mussur de Metoner entregará pera que vaja, y en 
cas nos trobás mussur Motoner, lo Sr. Romeu la donará. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 690. 
Carta de la Diputación á Quintana, Diputado real. 

Molt Illre. Sr.=Aprés de haver escrit á V. S. llargament 
ab lo propri que li despatxarem, hauem rebudas cartas del 
Sr. Deputat militar ab quens avisa com lo Sr. de la Mota 
havia despatxat vn propri á Lleyda al Comte Rius, y que ab 
ell li ordenava que ab tota sa cavallería se partís de Lleyda, 
y se conferís en lo camp de Tarragona, diéntaos dit Sr. De- 
putat militar, que de aquexa resolució ne havia donat part 
á V. S. ab orde que restas á Lleyda la Companya de Don 
Joseph Amat y infantería Francesa y Catalana, y perqué 
nosaltres ab lo propri que despatxarem á V. S. li ordena- 
ren! se partís dexa ciutat de Lleyda ab la companya de don 
Joseph Amat, poria ser que per haver tret de aquí lo Comte 
Rius, y demés ordes que donarem á V. S. del camp, hagués 
dexat de executar los que li donarem, axí per esa ocasió 
com per ser arribat assí aprés lo Sr. don Joseph Amat, nos 
ha aparegut ordenar á dit don Joseph Amat ques partesca 
per lo camp de Tarragona, his conferesca allá ab lo Sr. De- 
putat militar, informant á sa S. a y al Sr. de la Mota llarga- 



215 

rnent del estat de las cosas de exa plassa de Lleyda, y que 
apprés de considerar lo que de assí escriguerein á dit Sr. De- 
putat militar, y lo que li escrigué també Francesch lallar, 
prenguessen lo Sr. de la Mota y lo Sr. Deputat militar la 
resolutió los aparagués mes convenient per la seguritat de 
Lleyda: ara los ordeuam lo mateix, y diem de nou que lo 
Sr. de la Mota provehesca en aquella placa axí la cavalle- 
ría com infantería que aparexerá á sa Ex. ia y á dit Sr. De- 
putat militar mes convenient, donant orde exprés al Sr. De- 
putat militar, que en nom nostre, aprés de presa dita reso- 
lució, done á V. S. lorde que li aparexerá sia de major con- 
veniencia, axí per la seguretat y bon govern de aquella pla- 
ca de Lleyda, com per la reputació de V. S.: de manera que 
si lo Sr. Deputat militar ordena á V. S. en nom nostre que 
reste aquí, podrá restar, y si li ordena que sen vinga, vin- 
drá, executant en tot los ordes que en nom nostre donará 
dit Sr. Deputat militar, que aquexa es la voluntat del con- 
cistori. Guarde Deu á V. S. Barcelona y Juny á VIII de 
MDCXXXXL=Lo Canonge don Joseph Soler.=Molt Illre. 
Sr. B. L. M., etc.=Los Deputats al molt Illre. Sr. Joseph 
Miguel Quintana, deputat Real del General de Cathaluña. 
— (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cata- 
luña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, 
fol. 119 vuelto.) 

Núm. 691. 
Otra carta de Ja Diputación á Quintana, Diputado real. 

Molt. Illre Sr.=Lo Sr. Deputat militar y lo Sr. de la 
Mota han presa resolució pera que anas aqui en lloch del 
Cocote de Rius, mussur de Eogles, pera governar las armas 
de aquexa ciutat, baix de orde de V. S., y que pera en effec- 
te, lo Sr. Deputat militar li ha despatxat patent, y que lo 
Sr. de la Mota ha ordenat ai dit comte Rius que ab sas com- 
panyas sen vaja á juntar ab las demés que te en lo camp de 
Tarragona, ab las demés que te allá, y que lo Sr. Deputat 
militar ha donat lo mateix orde á don Joseph Amat, y á 



216 
don Luis de Paguera, y á don Joan de Queralt y á V. S. 
que nos mogan de Lleyda que primer no sia arribat aqui lo 
Sr. de Argeusó, lo qual hi será ja seus dubte al rebrer 
desta, y axí V. S. nos avise de la resolutió que aparexerá al 
Sr. de Argensó, y en cas que V. S. haja de venir com ab 
altres li haviam ordeuat, y particularment ab las que van 
desclosas ab esta, las quals nos han tornades desdel camp de 
Tarragona avisantnos qui ha de restar aquí, suposat sia 
convenient reste algu en nom de V. S. ; y com y de que ma- 
nera deu restar aquexa frontera, per la seguretat della, á 
effecte que aprés de haver entesa la resolució que V. S. uos 
fará cerca de assó, pugam pendrer vna resolució per lo be- 
nefici de aquexa Ciutat y frontera. Lo plech de cartas que 
va per lo de Nochera tracta tan solament del trueco deis 
embaxadors ab la Duquessa y sos filis: V. S. los manará 
avisar promptament per vn trompeta, de manera que ab 
tota seguretat arribe en mans del de Nochera. — G. de Deu á 
V. S. Barcelona y Juny á X de MDCXXXXI.=Lo Canon- 
ge Don Joseph Soler. =Domini Deputati, etc.=Molt Iitre. 
Sr., etc.=Los Deputats, etc. = Al molt Iltre. Sr. Joseph Mi- 
guel Quintana, etc. — (Archivo de la Corona de Aragón. Ge- 
neralidad de Cataluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 
de Julio de 1641, fol. 129 vuelto.) 

Núm. 692. 
Carta de Quintana, Diputado real, á la Diputación. 

Molt Illres. Señors.=:He tingut molt gran consuelo ab la 
vinguda del Sr. de Argenson per que sa S. ria Illma. haurá 
vist y tocat les coses de esta frontera, y donará de ellas á 
V. S. a llarga relació. Les tres cartes de V. S. a de 2, 5 y 10 
del corrent (1) rebí air en Lleyda, y responent á totes, dich 
á V. S. a en quant á las lleves, que es la pobresa deis pobles 

(1) Creo que Quintana equivoca las dos primeras fechas, pues en 
el Copiador sólo constan las del I, 8 y 10, que publico con los núme- 
ros 682, 688 y 689. 



217 

de esta frontera, é en tal excés, que lo que he pogut ab ells 
concertar en servey y defenza de esta Provincia, no ho puch 
cobrar ab forca de excecutions; y vuy actualment perqué 
V. S. a tinga de nía part tota satisfactió, tinch presa resolutió 
de fer tot lo esfors puga pera que evidentment se conega que 
he cumplit ab lo que V. S. a me ha ordenat. En lo que ha 
respecte á prevenir les vegueríes per al soraetent, no obstant 
lo orde es de 2 de Juny, que sa conforme lo discurs ha pas- 
sat, y les iutelligencies jo tinch, nols precisa diligentia, ab 
tot la procuraré obehint á V. S. a en tot, per lo que podría 
de nou es de venir. Acerca del soldat de la companya de 
don Joseph Amat, ja escriguí á V. S. que havia cedit de 
mon dret per conformarme ab la ciutat de Lleyda, concervar 
y continuar lo servey public de la Provincia. Fins á la nova 
extractió deis Pahers que fonch per Pasqua de Sperit Sant, 
entre multiplicades tribulations, moviments continuos y gent 
desenfrenada, me he conservat, castigat delinquents, alcan- 
sada la quietut pública fins á prohibir y executar que nos 
portasen armes de foch: pero no sé en qué ha concistit ma 
poca fortuna, que ara sens teñir de mí la menor queixa per 
que no he donat ocació, ans sobrada satisfacció en tot, sens 
saber de qué, han volgut fer ab mi demostracions que cau- 
san molt sentinient, y me impedeixan per conseguent pro- 
seguir lo que ab tant traball he procurat. Quant succehí lo 
quiebro del Paher, president, tenia ma guarda de la compa- 
nya de don Joseph Amat, y pera que conegués la Ciutat de* 
sijava servirla y evitar encontres, deixí dita guarda y la de- 
maní á la Ciutat: donárenmela, pero experimentí ab ella 
que al primer rumor tenia en ma guarda lo major perill, 
parlant en ma casa ab veu alta de ma persona ab tanta in- 
decentia, que á no faltarme lo poder, y per no donar lloch á 
dicentions, devie ferne vn gran exemplar. Aixi puix desesti- 
maven mon procehir, y per evitar empenyos de V. S. a mes 
que per guardar ma vida que empleantla en servey de ma 
Patria seria pera mí molta dicha, prenguí guarda deis fran- 
cesos, ab qui deixí ma seguretat. A la postre, després de 
haver esperat lo Sr. de Argenson, encara no me han donat 



218 
lo procés del soldat: si be me han ofert copia de ell: no sé lo 
que se farán. Ref éreseme ara á la última carta de V. S. a en 
que me ordena que ab lo parer del Sr. de Argenson me re- 
gesca; ab lo de sa S. a Illma. me he regit, qui vent los incon- 
venients de que jo restas en Lleyda y la poca disposició deis 
Pahers en conformarse ab mí, y segons crech, sens que sia 
mia la culpa, me ha aconcellat men vingués á esta de Bala- 
guer, y que en ella esperas la orde de V. S. a pera arribar 
aquí, que ho desitjo molt mes del que V. S. a me ha repre- 
séntate En Lleyda resta lo Mossur de Rogles per governa- 
dor, persona de moltes prendes, y jo en la ocasió, sens repa- 
rar en qualsevol perill, no deixaré de acudirhi. Proseguesch 
ara acerca las queixes han donat del Capitá Pujalt: dich á 
V. S. a que no sois la exageratió en los danys (que me ha 
causat admiració que persones de consideració se empren- 
guen en dir coses semblants) te lloch; pero encara me apar 
se li haurian de fer moltes mercés per lo be que ha treballat 
en les fortifications de Gardeyn, que fins a que se han po- 
sat en bon estat, se les han mirades, y ara algún interesat 
voldrie aprontarse de treballs de altri, y deu sap perqué res- 
pectes. Jo Srs. he de dir lo que sentó, y sentirme ques lleve 
á cada qual lo que es seu: lo dany fet per los soldats en 
fruits, fins ara es molt poch; si algún delinquent se ha tro- 
bat en aquesta materia, lo he entregat á la Ciutat pera que 
lo castigas: no sé si ho a fet. Lo plech per al Duch de No- 
chera he remes com V. S. a me ordena: he escrit á la Dipu- 
tació de Aragó y Ciutat de Qaragoca: eviten que los soldats 
Castellans no entren en Gathalunya á fer correries, perqué 
de eixa manera tindrán la mateixa quietut que jo desijo. 
Tot se ha fet ab parer del Sor. de Argenson de qui se ente- 
rará V. S. a mes Uargament. Esperaré en Balaguer la orde 
de V. S. a aquí Deu guarde.=Balaguer y Juny ais 14 de 
1641.=Joseph Miguel Quintana. — (Archivo de la Corona 
de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes origi- 
nales. Año 1641, Junio.) 



219 

Núm. 693. 
Carta de la Diputación á Quintana, Diputado real. 

Molt Illre. Señor. =Ab la de V. S. de catorse del corrent 
havem entes com havia enviat lo plech al Sr. Duch de 
Notxera per que se anas diligenciant lo trueco de nostres 
embaxadors ab la Sra. Duquesa de Cardona y sos filis, que 
está be, y axí mateix lo haver V. S. scrit ais Deputats y ciu- 
tat de Qaragoca pera que eviten que los soldats castellans 
no fassen correrías en Cathalunya entrant en ella, pera que 
se observe la correspondencia que han tinguda los dos Eeg- 
nes, que á no ferho, será f orcos que los nostres fassen lo ma- 
teix. Lo capitá Gorch havem ja despatxat ab los ordes que 
V. S. veurá y en tot cas que á V. S. li apar que es de conve- 
niencia ques conserve aqueixa compauya per la guarda de 
Aytona, nos aiustarn á son parer: lo Sr. de Argenson ha 
pochs dies que es arribat en esta ciutat y nos ha referit 
llargament lo que ha conferit ab V. S. aserca de las mate- 
rias corrents, y dit de paraula quant be ses portat V. S. en 
totas las materias son estades de conveniencia per lo bene- 
fici de aquesta Provincia, inseguint los ordes que de assí li 
havem donat, cosa que nons es estada nova, pus la expe- 
riencia y punctualitat ab que V. S. ha acudit y executats 
nostres ordes, nos ha ensenyat ab las cartas que V. S. nos 
ha escritas en resposta de las nostras, pero havent differit lo 
posar en execució fins ara la deliberació deis Brassos gene- 
ráis á petició deis Pahers y capitol de aquexta ciutat, no ho 
podem differir mes, dexat apar que encara que noy fos dita 
deliberació, essent tant prop de la Magdalena, es de molt 
gran conveniencia que V. S. se tropia assí en laextractió, y 
axí si esta alean 9a á V. S. en exa ciutat de Balaguer, se par- 
tirá en continent pera la de Leyda, y della en esser passada 
la festa del gloriós Sant Joan, se partirá per esta ciutat, sena 
aguardar nou orde, que nosaltres en aquexa conformitat ho 
scrivim ais Pahers y Capitol pera que ho tingan á be, ab las 



220 
cartas que van ab esta, que V. S. manará donar, y despe- 
dirse dells, y venirsen á esta ciutat, ahont llargament confe- 
rirem las materias, dexaut V. S. acomanat al Sr. de Rogles 
lo que li aparaxerá ser convenient per lo benefici de aquexa 
ciutat y frontera, pus es persona de les parts y valor que 
V. S. haurá experimentat y nos ha referit assí lo Sr. Argen- 
son, y procurará V. S. axí per la seguretat de sa persona, 
com per la reputació del concistori, venir acompanyat de la 
manera que aparaxerá be á V. S. aqui aporte nostre Sr. ab 
salut y G. de Barcelona y XXI (Juni) de MDCXXXXI.= 
V. S. a dexará la instructió que din lo Sr. de Argenson á 
Mossur de Rogles, aiustantse V. S. en tot al que scriu dit 
Sr. de Argenson ab la que va ab esta.=Rafel Antich.=Molt 
Illre. Sr. B. L. M. etc. Los Deputats.=Al molt Illre. Sr. Jo- 
seph Miguel Quintana Deputat Real del general del Princi- 
pat de Cathalunya. — (Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 
18 de Julio de '1641, /oZ. 161.) 

Núm. 694. 
Carta de los paciarios (D de Lérida á Francisco de Taraarit. 

Molt Ill. e Sr.: Esta matinada, á la que devien ser les sis, 
havem tingut avisos mediant vnes cartes de la vila de Tor- 
res de Segre á la de Albatarre, y de la de Albatarre á nosal- 
tres, copia de les quals enviam á V. S. pera que estiga en- 
terat del que per esta frontera ses anat disposant, y en lo 
punt havem procurat diligentiar ab persones confidens de la 
materia en dites cartes contenguda, y encara que assegura- 
dament no havem pogut traurer á llum la veritat de tot, ha- 
vem en part tret alguna cosa que conforme molt ab lo que 
escriuen de dites viles, com es ara de que la gent de guarni- 
tió estave en Fraga, Monijó y altres parts del Regne de Ara- 
gó, havien fet via devés Miquinensa, pera embarcarse allí ab 

(i) Pahers. 



221 

deu barques que estaven preparados, sens saber ahon ni 
ahon no, y després havein tingut altres intelligenties de que 
lo Conde de Fuentes, germá de Dona Mariagna de Castell- 
vell, seuyora de Mayáis, li havia escrit de que retirás tots 
los viures y tot lo que pogués de la vila, que segons aixó 
havem judicat que los enemichs se deuen voler juntar ab 
número de molts, que de unes parts y altres se aplegarán y 
fer cap en aqueix camps pera poder ab major poder socor- 
rer la plassa de Tarragona, y després de socorreguda ó no 
socorreguda, á la tornada, saqueijar tots los llochs de les 
garrigues y Ribera de ebre, que son de esta Provintia: ans 
aparegut per dites rahons despachar propi avuy de matí, al 
Ule. Sr. Diputat Real que dies a se trobe en Balaguer, pera 
donar avís á su S. a de estes materies, y juutament suplicar- 
li se servís de venir á esta ciutat ab tota diligentia, com ya 
en lo dia de air li escriguerem entre altres coses lo mateix, 
entenem será assí derná; y arribat que sie, se tractará ab 
molta conformitat de sa S.a y del Sr. Governador Rogles y 
de nosaltres, lo que millor apareixerá esser convenient per 
al benefici de la Provintia y conservatió de aquella, y ade- 
mes del referit, havem així mateix despachat propis de ves 
de Aragó, pera saber aqüestes y altres intelligenties, pera 
podernos millor assegurar de tot, y sabudes aquellos, en lo 
punt, de qualsevol manera que sien, tornarem á despachar 
propi á tota diligentia, pera que aquí segons las intelligen- 
ties de ara y las que tindrán, per altre corren puga V. S. 
advertir tot lo que de sa gran industria prudentia y bon go- 
vern se pot prometrer, que á la segura, estam assegurats que 
disposan tho V. S., tindrán totes les coses lo assert que aque- 
llos requereixen. Guarde Deu á V. S. com pot. Ley da y Juny 
23 de 1641.=Molt lile. Sr.=B. L. M. de V. S. sos major 
afectats servidors.=Los Pahers de la ciutat de Leyda.=Luis 
Llobet, secretan. =Sr. Francesch de Tamarit, Diputat mili- 
tar de Cathalunya. — (Archivo de la Corona de Aragón. Ge- 
neralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Junio.) 



Núm. 695. 
Carta del Gobernador Mr. de Rogles á la Diputación. 

Molt Ules. Senyors.=He rebuda la patent que V. S. I. es 
estat servit embiarme per govemar las armas desta fronte- 
ra, de que fas mil gracias á V. S. I., assegurantli que esti- 
mo per particular honra la quem fa, y que serviré ab tanta 
fidelitat á V. S. I. que restará satisfeta de la electió que sa 
Excelencia lo Sr. de la Mota y lo Sr. de Argenson han fet de 
mí.=Le molt Illustre Sr. Miguel Quintana dirá á V. S. I. 
quant estimava y honraba de obeir á sos manaments y com 
jo servesch al carreen que V. S. I. me ha fet mercó donar- 
me, referintme en tot á sa S. a I., del qual se tenia tanta ne- 
cessitat en esta frontera per sa gran capacitat y prudencia, 
lo qual fará gran falta, en particular á mí que no tinch ca- 
pacitat per aquest empleo. Escrich al Sr. d' Argenson las no- 
vas que he sabudas, que nom atrevesch á escriure á V. S. I. 
de temor de enfadarlo. Suplicantla me honre en creurem 
de V. S. I. humilíssim y obedientissim servidor. =Rogles. 
=De Lleyda 28 Juny 1641.— (Archivo de la Corona de Ara- 
gón. Generalidad de Cataluña. Legajo de cartas, copias, minu- 
tas y borradores. Año 1641, Junio.) 

Núm. 696. 
Carta de los paciarios de Lérida á la Diputación. 

Srs.Diputats del General de Cathalunya.=Molt Ule. Sr.= 
A occasió de haver tingut intelligenties certes de que los sol- 
dats Castellans que están en los llochs de Tamarit de Llite- 
ra, moneó y altres parts del Regne de Aragó pera imposibi- 
litar esta ciutat y tota la comarca, y del tot destruhirla, vo- 
lien albergarse á la vila de Alfarrás, quatre llegues distant 
desta ciutat hont tenim allí un molí fariner de molta impor- 
tantia, y de allí prenem laygua pera regar tota la vega y 



223 
horta desta ciutat y Uochs comarcans, de la qual sen regué 
térra que importe algunes vint llegues, y allí no sois volien 
roinpre dit molí, pero també la sequía de hont prenem lay- 
gua, pera impedirlis tais intens, á posat guarnició en dit 
molí fariner y altres puestos aproximats en aquell, valent- 
nos de alguns sinquanta soldats michalets de la compa- 
nya del capitá Joan Negre, los quals per avuy y están per 
comte nostre, y ab orde de Musur de Rogles, qui judica es 
ser de importantia aquells en dit puesto, per haverlo visu- 
rat su S. a , provehits de pólvora y bales, y de sustento pera 
ells, pera no occasionarlos á fer ningunes opresions, aixi en 
lo E-egne de Aragó com altres llochs sircumvehins al de Al- 
farrás, y ab esta guarnitió sois se an destorbat algunes coses 
ademes de las dites que intentaven fer los enemichs, y sen 
destorbarán moltes, per lo que dit Capitá Joan Negre segons 
vem, va cuydadós y vigilant per aquella ralla de Aragó, pera 
poder pendrer intelligenties, quals convenen pera la conser- 
vatió de nostron Principat, valentse pera dit efecte de uns 
amichs seus confidens que te en Tamarit de Llitera, los 
quals, per vies remotes, li donen avís del que saben, y del 
que en lo Kegne de Aragó passe, y entre altres avisos que lo 
dit ha tingut, son los que V. S. veurá en lo paper intrus ab 
esta (1) que es copia del que dit capitá avuy dia present nos 
ha donat, que sois per aqueix efecte á viugut á esta ciutat á 
consultarnos estes intelligenties, juntament ab lo Sr. de Ro- 
gles, ab qui nos em conferit encontinent pera veurer lo ques 
devia fer en rahó de aquelles, y conferits ab molta confor- 
mitat havem resolt despachar aquest propi á V. S. pera do- 
nar lo avís sobredit, pera que segons aquell, V. S. mane veu- 
rer qué es lo ques dega fer y lo ques dega prevenir pera ata- 
llar los pasos ais enemichs, y acudir al remey mes útil y 
convenient pera la conservatió de tots nosaltres. Señor, nons 
descuydarem vn punt en tofc lo que convinga, per que estam 
tots valerosos, pero pobres, y defensarem nostres vides, y en 
quant pugam tota la Provintia fins á perdrer totalment 

(1 ) Véase el documento que á éste sigue. 



224 
aquelles, per lo que la obligado es precissa, y casi, casi, se- 
gons experimentam, nons podem refiar de ningú sino de 
nosaltres, perqué estam á la vanguardia del Principat ve- 
nint lo enemich per estes parts de Aragó, si ya que no ferís 
per Balaguer, que es molt contiugent lo ferirá ateses les in- 
telligenties tenim del mossur de Rogles, per medi de una 
carta á su S. a escrita per un capitá francés questá en Bala- 
guer, que li escriu algunes coses que temen alguns principis 
de comosions, pera que ab aquelles vajen al través los suc- 
cessos felices que en lo Principat tots desijam: entenem que 
Mussur de Rogles ne donará avís á V. S., pera que ab la 
prudentia y sagacitat de V. S. se acude al remey que mes 
convenient sie, que percó nosaltres no fem sino advertiro. 
Ja en altres occasions havem scrit á V. S. tenim en esta ciu- 
tatmolta necessitatde armes, conforme ó representará áV.S. 
lo Sr. Diputat Real quen ha vist ocularment en totes les 
occasions que se lian offert rebatos, ab los quals se coneixie 
la falta de aquelles, y per teñir intelligenties de que en 
aqueixa ciutat ni haurie de sobrades, supplicam ab esta á 
V. S. permeta deixarnosne comprar vna partida per lo sin- 
dich que tenim aquí, donant facultat en aquell de poderles 
fer traurer en les occasions: comprará aquelles an de servir, 
no sois en defensa nostra, pero també de V. S. y de tot lo 
Principat. La electió de V. S. feta en la persona del Mossur 
de Rogles per governador de les armes desta frontera, es tan 
acertada com de V. S. se prometie, perqué ademes de que 
ab dit Sr. de Rogles concorren totes les parts, requisitos y 
necessaries pera occupar semblant puesto per la tanta peri- 
cia te en lo art militar, concorren així mateix ab su S. a mol- 
tes de altres quens te obligats á tots á servirlo fins á per- 
drer nostres vides, puix la sua, lans offereix cada dia la per- 
drá per esta ciutat, ab la qual asseguram á V. S. va tant 
aiustat y conforme, que no intente cosa que no sie ab con- 
sulta nostra, y nosaltres fem lo mateix, vsant de la mateixa 
correspondentia, de tal manera, que en moltes convocations 
de promenies y altres juntes importants, procuram entre» 
vingue en aquelles pera que junts pugam anar encamináis 



225 
per un mateix cainí, y aiustats al que tots devera aiustar- 
nos, tirant una niateixa corda, perqué de aqueixa manera 
estará assegurats que la Magestat Christianissima (á qui Deu 
guarde) ne a de restar servit, y V. S. satisfet: á qui la divi- 
na guarde com pot, Leyda y Juny 30 de 1641.=Molt Illre. 
Sr. B. L. M. de V. S. sos majors afectats servidors.=Los 
Pahers de la ciutat de Leyda. 

Després de escrita esta havern tingut avís ab carta deis 
Jurats de Almenar, que air entraren en Tamarit de Llitera 
algunes carratades de armes deis enemichs: assí Srs. ni te- 
ñirá infantería, ni cavallería: importarie molt fer venir al- 
gunos tropes de cavalls, que á fe ne tenim molta necessitat, 
y així mateix havem tingut avís de com air disapte alguns 
soldats de la companya deis micalets, havien entrat en Ara- 
gó y en lo terme de Tamarit de Llitera havien pres de 300 
ha 400 caps de bestiar Uanut, y 36 caps de bestiar gros: ha- 
vem nos conferit ab mussur de Kogles y junts havem acor- 
dat de enviar orde al Capitá y á sos soldats, restituesquen la 
presa en pena de la vida; assd se ha fet perqué los de Aragó 
no se occasionen á pendre les armes contra nosaltres, que 
fore ab molt mala occasió, perqué assí noi ha gent pera po- 
der resistir en qualsevol cas de invasió. — (Archivo de la Co- 
rona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes 
originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 697. 
Confidencia incluida en la carta anterior. 

Lo que per assí se sab per cosa serta, es que en Qaragoca 
los brassos no an deliberat res aserca de les guerres, per es- 
tar encontrats per los puestos: lo Virrey de Aragó va á Tar- 
ragona, per lo Arquevisbe de Málega: ve per Virrey de 
Aragó lo Marqués del Aganés; haurá alguns set dies a partit 
de Valentía pera Vineros: á Tamarit de Llitera an portat de 
Moneó cent mosquets nous, ab tot adres; noves bolanderes: 
de Madrit se diu tragueren dies atrás dos milions; no se sap 
Tomo xxiii 45 



226 
per ahont: Sant Joan de Luz, se a donat al Rey despanya: 
diuen que don Nofre Pons a offert al Rey donarli Lleyda 
dins sis dies, si li done sis mil homens della de laygua, y 
dotse mil dessa: també se quei ha dos plechs de cartea gros- 
sos, la hu de frió y Roso de Barcelona; y ha quatre reals de 
port; laltre es de don Joan de Vega va á Balaguer; y ha vuyt 
reals de port. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generali- 
dad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 698. 
El ejército de España en las fronteras de Aragón. 

Relación de lo sucedido en las fronteras de Aragón al exer- 
cito Real que se juntó contra Cataluña desde los primeros de 
Enero de 1641.=Abiendo tenido por el mes de Enero de 
1641 muchos auisos Don Martin de Redin, Gran Prior de 
Nauarra, Maestre de Campo General, que gouernaba el exér- 
cito real que se juntaba en Aragón en la villa de Fraga, que 
la Ciudad de Lérida, que dista tres grandes leguas, se forti- 
ficaba y le entraba muchas tropas de Cavallería y Infante- 
ría; para saber lo cierto y reconocer la Plaza, ordenó á Don 
Joseph Luys de Sierra, Barón de Letosa, Capitán de caua- 
llos coracas españolas, que con 50 cavallos la reconociesse 
como lo hizo en 25 de Enero: al quarto del Alba rompió un 
cuerpo de guardia y degolló las centinelas que estaban fue- 
ra de la Ciudad entre las Horcas y Castillo de Garden, y lo 
mismo hizo de las centinelas que estaban en el portal de San 
Antón, metiendo en tanta confusión aquella Ciudad, que sa- 
lieron de sus vecinos más de tres mil huyendo por la puen- 
te, y procuró abrigarse de manera que la Artillería de Gar- 
den no pudiesse ofender á las tropas; esperó emboscado si 
alguna Cavallería del enemigo salia á reconocer, y visto que 
á las ocho de la mañana no salían, marchó por el camino de 
la huerta, en donde abrasó más de cinquenta cargas de fa- 
xina que lleuaban para sus fortificaciones, y cogió algunas 
cargas de forrage que lleuaban para la Cauallería, y mar- 



227 
chando sobre mano izquierda entre los olivares en la torre 
de Boltor, se descubrió soldados del país; ordenó á Don Hi- 
pólito Pellicer que con diez cauallos los reconociesse; hízolo 
con tanto valor, que degolló á los que no se rindieron y á 
los demás truxo prisioneros, y aunque después los Catala- 
nes en desquite de tan pesada burla procuraron tocar algu- 
nas armas muy biuas, salia el Barón de Letosa con algunas 
tropas y trabó algunas escaramucas, que la resulta dellas 
fué huir hasta meterles en sus quarteles.=En tres de Hebre- 
ro ordenó el Excelentísimo Duque de Nochera, Virrey y Ca- 
pitán General, que con quatro tropas de cavallos y 150 mos- 
queteros el Comisario General Juan de Feraza cortase al 
enemigo, que estaba en el castillo y villa de Aytona, por las 
avenidas de Lérida, Barcos y Seros; y aunque la ynfantería 
se perdiese por ser el camino que se tomó, para no ser senti- 
dos, largo, y la noche muy escura, y los puestos peligrosos, 
se resolvió que sin benir la Infantería se tomasen, como se 
hizo, á vna hora del dia, quedando el Comisario General en 
la abenida de Lérida con las compañías de Don Alouso 
Mercado, y otra de las órdenes, que la gobierna el ayudante 
Gonzalo Sabino de Zúñiga> muy buen soldado, y el Barón de 
Letosa con sus compañías fué á ocupar el pueblo de la barca, 
que es por donde les hauia de venir socorro, ó hauian de ha- 
cer fuga los enemigos: después de haueiie tomado quemó la 
barca, pontones y carretas que tenia para esguazar el rio 
Segre, y quedándose, ordenó que el Capitán Don Gerónimo 
de Gony y Gareta fuessen á ocupar la avenida de Seros, que 
lo hizo con mucho valor, y á poco más de otra hora llegó 
el Duque de Nochera con 1.500 infantes de los tercios del 
Señor de Ahita, y el de Portugal Pablo de Parada, y el del 
Conde de Montijo, que mostraron en su valor las obligacio- 
nes con que nacieron, y dos quarteles de cañón por la parte 
de las colinas que es la de Fraga, conque quedaron tan ce- 
ñidos, que les causó desesperación, y acometióse la. villa, y 
aunque estaua con muchas trincheras y cortaduras, se ganó 
con mucho valor y pérdida del enemigo; retiróse al castillo, 
que es fuerte aunque antiguo, y con las alteraciones le han 



228 
puesto en mayor defensa; la codicia de los soldados bisónos 
se cebó en el saco y en quemar algunas casas de donde se 
defendian, pagando con sus vidas lo obstinado de su condi- 
ción, y aunque los maestres de campo y demás oficiales hi- 
cieron lo posible porque peleasen, no lo fué, antes bien á las 
doce del dia, con lo que hauian pillado, hauia en Fraga más 
de 800 infantes; y aunque el Auditor General Don Diego 
Amigó, que quedó con los vecinos de la villa para su defen- 
sa, á los principios los empezó á prender, viendo que venian 
tantos, lo hubo de dexar: tiráronse quatro cañonazos al cas- 
tillo sin efecto; por haberse apeado vna pieza se hubo de re- 
tirar la artillería; vinieron por la parte de la barca alguna 
caballería y más de mil infantes, que sólo se contentaron 
con la demostración, sin atreverse á esguazar, y por la ave- 
nida de Lérida vino el Paer en cap Gomar con 500 infantes; 
ordenóse al ayudante Zúñiga y á D. Cristóbal de Barrionue- 
vo, Teniente de la compañía del Varón de Letosa, saliesen al 
encuentro, como lo hicieron; trauaron vna escaramuza, y á 
la segunda carga se retiró el enemigo ignominiosamente á su 
Ciudad; murieron de los enemigos dentro y fuera del Casti- 
llo muchos, de los nuestros ocho y algunos heridos, perso- 
nas particulares solo de infantería; y aunque se dio fue- 
go á la puerta del Castillo, las mugeres que hauia en él, que 
eran muchas, le cargaron de cáñamo y tierra, y continua- 
mente echando agua, y en falta de ella vino, conque no pu- 
do cebar el fuego, contentándose Nochera con tener desen- 
gaño de la calidad de la gente que tenia, pues éste fué su 
particular fin más que el de la toma del castillo. =En cinco 
de Hebrero el Capitán de cavallos Dragones Don Alonso de 
Mercado salió por la mañana con doce caballos batidores de 
la estrada, deseoso de saber el estado de Aytona, y assí con 
su valor llegó allá, y porque no sabia del estado della del dia 
tres, y hauia passado palabra de que el enemigo la hauia 
dexado, descubrióle el enemigo, y por unas colinas le atajó 
y cortó de manera que dio en sus manos, y aunque con va- 
lor se defendió, cayó el caballo en un barranco, y de una 
cuchillada que le dieron en la cabeza quedó aturdido; hicié- 



229 
ronle prisionero con Don Francisco Chaberriz, capitán de 
infantería, que por amigo le quiso acompañar, y otros siete 
soldados, deviendo á su valor y á las obligaciones con que 
nació Don Hipólito Pellicer, peleando por su libertad y por 
la defensa del Capitán, de quien era camarada; el no serlo 
era su desdicha: dio aviso al Duque, que envió una orden 
con Don Juan de Meneses al Barón de Letosa, que saliesse 
en busca del enemigo y le siguiesse hasta encerrarle en Lé- 
rida y peleasse, haciendo todo esfuerzo para quitarle los pri- 
sioneros; salió con 50 caballos que halló más pronto en bus- 
ca del enemigo, que, teniendo aviso de que iba la vuelta de 
Aytona, alcanzó y le topó, y trabó escaramuza; y aunque 
iban 120 caballos con Mosur de San Pol, se fué retirando 
hasta meterse en Aytona. 

En 18 de Hebrero ordenó Nochera á Don Ohristóbal de 
Barrionuevo, Teniente de la Compañía del Barón de Letosa, 
con 30 cavallos se emboscase entre Alcaráz y Lérida, cogie- 
se dos ó tres prisioneros para tener lengua de las tropas de á 
caballo y de á pié que habian entrado en Lérida, y de otras 
cosas: executólo tomándolos de los que salian de Lérida. 
Por la mañana fué descubierto de la torre de Alcarraz que 
con las campanas, como es costumbre en Cataluña, repican: 
salieron 120 cavallos y cortaron al Teniente de manera que 
dio en su emboscada él con otros quince soldados, por 
hauerle dexado los otros, que mató vn cavo francés y otros 
tres catalanes, y se truxo dos cavallos, y de los nuestros hi- 
rieron vno haciéndole prisionero, por haver caido con el ca- 
ballo; conque se retiraron sin más pérdida. 

En 21 de Marzo el Conde de Rios, de nación francés, Go- 
bernador de las armas de Lérida, con 400 cavallos y 100 
mosqueteros intentó romper el quartel de torrente, que tenia 
120 caballos y 200 infantes, á las dos de la mañana, que con 
espías del propio pays entró por la parte del Castillo; topando 
con Don Hipólito Pellicer que iba reconociendo la entrada, 
se le acercó vna tropilla de caballos, diciendo eran de Fraga; 
conociendo el engaño, dio su carga y fué á avisar á Don 
Juan Ribot, Gobernador del quartel, y el enemigo con mu- 



230 
cha caballería cerró detrás del, y metiéndose todos en el 
quartel tocaron las trompetas, en que empezó á salir nuestra 
caballería que viendo que eran sus trompetas, conque se 
mezclaron los vnos con los otros sin conocerse hasta que 
ernpezaron á pillar los caballos que salían desmontados á los 
portales de las casas. Con esto nuestra infantería comenzó á 
dar su carga; mataron siete franceses, y á dos que á los 
cuerpos de guardia llegaron á echar granadas, y muchos 
heridos, conque volvieron la grupa saliendo por donde 
hauian entrado. De los nuestros murieron tres: los dos por 
nuestros soldados que no supieron dar la seña, y el Otro de 
á caballo entre las tropas del enemigo: avisóse al Duque, or- 
denó el Barón de Letosa saliesse con seis tropas de caballos, 
y que pelease; dióse tan buena maña en retirarse el enemigo 
que no pudo alcancalle, aunque hizo que algunos cavallos 
esguazasen y llegasen áS.* Malcorech que es lugar suyo; lu- 
ciéronse prisioneros quatro soldados, y tres de los que sir- 
vieron de guia que dixeron de su caballería; fuéseles dando 
en la grupa, aunque bieron ser tanto mayor el número de 
su caballería que la nuestra, tuvieron por dicha el irse con 
tan poca pérdida: esguazaron á Segre por el conbento de 
Escarpe, cogióronseles tres caballos. 

A. 2 de Abril, teniendo aviso que vna tropa de infantería y 
otra de cavaliería estaba en la villa de Montagut, tres leguas 
de Fraga, se ordenó al Barón de Letosa, Gobernador de la 
Cavaliería, fuese con 200 cavallos y 60 arcabuceros en grupa 
á rendir y saquearla, como lo hizo al amanecer, cortándolos 
por todas partes, y creyendo los paysanos que era mucho 
mayor el numero de gente, se rindieron á merced, conque 
tenían en la eminencia de un montéenlo que está en mitad 
del lugar, dispuesto con fortificación bastante para defender- 
se el rato que tardaba el socorro de la Ciudad de Lérida, 
que está vna pequeña legua, y aunque por sus fuegos y ahu- 
madas tuvieron aviso y después por sus centinelas de á ca- 
ballo, les causó tanta turbación, que se metieron en arma, 
tomándolas clérigos y frailes, y salieron 350 cavallos á reco- 
nocer y quitar la presa, que les pareció no intentarlo, sino 



231 

volverse con el aviso de que ya marchábamos la vuelta de 
nuestro quartel. 

En 7 de Abril se tuvo aviso que tropas de Catalanes y 
franceses hauian tomado gran copia de ganado de los que 
pastan en los montes de la villa de Fraga; se le ordenó al 
Barón de Letosa saliese con vnas tropas de cavallería á qui- 
társeles, como se les quitó debajo de las murallas del Casti- 
llo de Aytona, y hizo prisioneros algunos franceses, tenién- 
dose aviso que en la villa de Granja hauian llegado 200 sol- 
dados que es de donde se recibian algunos daños de las co- 
rredurías que de allí se hacian: para castigar aquella cueva 
de ladrones, ordenó el Duque de Nochera al Barón de Letosa 
fuese allá con la cavallería de Fraga y la de Torrente, y 
trescientos infantes: á 25 de Abril, al tiempo que amanecía, 
cortó con la caballería la Villa, y cerró la infantería con 
tanto valor, que la desampararon, dexando las trincheras 
más de 200 hombres acogiéndose al sagrado de los montes, 
que son muy altos y quebrados: murieron 15, sin ofender á 
los rendidos, viejos, niños y mugeres. Se saqueó el lugar por 
castigo de su rebeldía, sin hacerles otro daño, sin herir más 
de un caballo. Sucedió un caso bien raro, que un hombre 
descendió de los montes, dando grandes voces diciendo iba á 
quemar su casa por auer entrado en ella Castellanos, como 
de hecho le dio fuego: un soldado de á caballo le siguió y le 
dijo ríndete, y di viva el Rey nuestro Señor de España, y 
aunque le hizo muy viua instancia, con la espada en la mano 
dixo, siempre besaré la tierra, conque acabó su vida, revol- 
cándose en su sangre con essa voz. 

En 3 de Mayo cien infantes de Mequinencia, á cargo de 
Don Luis de Maldonado, Capitán de Infantería, esguacé á 
Segre y fué á rendir el lugar de Almatre, y aunque hizo 
prisioneros quatro micaletes grandes foragidos que estaban 
de centinelas, huyeron todos los del lugar: en 10 de Mayo 
por la tarde tuvo aviso Don Juan de Meneses, Maestre de 
campo general que gobernaba á Fraga, que el enemigo ha- 
uia passado por Binefar á las cuatro de la mañana con 80O 
caballos franceses y catalanes, y que en el castillo de Rei- 



23á 

inat quedaban en su seguimiento 1.200 infantes; que iban 
marchando todos por el castillo y villa de Monzón, que es 
muy fuerte por naturalec^ y de grandísima importancia, y 
así se ordenó al Maestre de campo Pablo de Parada, portu- 
gués, que con 1.000 infantes y el Barón de Letosa con 400 
caballos, fuesen á desalojar al enemigo si se hauia metido 
dentro, antes no se fortificase; y que le cortasen para que 
no le entrasse bastimento ni más socorro de Cataluña, y si 
no se habia tomado, lo ocupasen y defendiesen: abanzaron 
tanto con el deseo de executar lo que se les mandaba y pe- 
lear con el enemigo, que el dia siguiente Domingo, á las 
ocho de la noche ; con auer ocho leguas hubieran llegado, si 
no tuvieran aviso por la dicha Villa que ya el enemigo se 
hauia retirado; que su intención hauia sido ocuparla y salir 
al encuentro de Pablo de Parada y Barón de Letosa y de- 
gollarles, pero el Conde de Rios, que era el que vino á esta 
facción, boluió la grupa con paso muy acelerado, con que se 
metieron en el Castillo y Villa. 

El Comisario general Otabio Marqués salió de Fraga á 
rendir algunos Micaletes y se recogían en el castillo de Al- 
carraz á 4 de Julio; resistiéronsele, matáronle un caballo de 
escuadra de la compañía de D. Antonio de Sylva. 

En cinco de Julio el Maestre de Campo Pablo de Parada, 
que gobernaba á Monzón, ordenó á Don Gerónymo Igare- 
ta, capitán de caballos corazas, que con tres tropas y cien 
infantes á la grupa, fuera á Alcarraz á reconocer el lugar y 
paso de las cequias; descubriéronle las centinelas de á ca- 
ballo, con que se pusieron en arma, y le mataron dos solda- 
dos: el uno de la Compañía del Barón de Letosa, y el otro 
de la compañía de infantería del capitán Marco. — ^Biblioteca 
Nacional, Madrid, Cód. H-7á,fols. 1 á 7 vuelto.) 

Núm. 699. 
Confidencia venida de Zaragoza. 

Copia de una carta scrita de Qarag09a por Francisco Car- 
bonell á Alexandre Taverner, de Urgell, á 26 de Agost de 



233 

1641.=Viene de Castilla numerossíssirno exórcito, y el que 
aora se halla en la frontera es grande: es cosa constante hi- 
zo correrías en Castilla el Portugués y quemó no sé qué lu- 
gares, y llegó con la cavallería hasta la vista de Monterey: 
la flota vino muy pujante: Aragón da sinco mil soldados 
para guardar la frontera, pagados y municionados. El rey, 
al Obispo de Lérida, ha hecho de Oviedo; mil otras nuevas 
corren por acá, que dexo, por parecerme no tienen otro fun- 
damento que el decirse. — (Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 
1641.) 

Núm/700. 
Carta del Gobernador Rogles á la Diputación (1). 

Muy Ill. es Sres.= Jo he hecho respuesta por mi precedente 
á la que V. S. 111. mas me han hecho merced servirme, pero 
los portadors se han vuelto sin aguardarlas: se servirán res- 
ponderme para que les dé aviso de todo en conformidad: las 
fortificaciones se continúan y la derrocacion de las casas se 
acaba. Un soldado de cavallo de los de Moncon se ha ren- 
dido tres dias ha, y me ha dicho que en Moncon hi ha ocho 
companyas de cavallo comendadas por Don Antoni Marco, 
Don Hierónymo de Arrabat, Don Phelip Homs, Don Anto- 
nio León, Don Francisco Luneta, Don Joan de Bonadilio y 
Don Onofre de Pons; en todas serán 300 cavallos y mil hom- 
bres de pie entre buenos y malos; á Fraga hay quatro com- 
panyas de cavallería, dos coraces, una de dragons y otra de 
arcabusser, de número entre todos de ciento y sinquenta ca- 
yallos y trescientos hombres de pie. Después he tenido otra 
nueba que han llegado seys ó sietecientos hombres y han 
llevado tres piessas de artillería de Fraga á Moncon y les 
quatre companyes vltimes á donde estava este soldado de ca- 



(4) No se ha hallado el original de esta carta, que debió ser escrita 
en francés. De casi todas las del Gobernador de Lérida, M. Rogles, sólo 
se conservan las traducciones. 



234 
vallo, partieron de Madrid quinse dias ha, y dise que hay 
mil cavallos comprados en Madrid, y que no se hallan hom- 
bres para montarles, sino muchachos de quinse años, hay 
tres dias que hicieron ressenya sin tocar dinero: fortifican el 
castillo de Monc^on y quieren acometer esta frontera y par- 
ticularmente esta ciudad, á donde hay muchos cathalanes mal 
intencionados; también ando con recato que no me suceda 
alguna desgracia dentro desta pla9a, de la qual V. S. Ill. mas 
me han hecho merced darme la guarda, la qual hago muy 
buena en el castillo, tiniendo tantos enemigos tan serca de mí: 
por allí podrían senyoriar más presto la ciudad. V. S. Ill. mas 
apro varán mis diligencias, pues no se encaminan sino á la 
conservación de la Provincia, de la qual depende la conser- 
vación en parte desta ciudad, á donde los enemigos parece 
tienen deseo de envestir, jo los impediré no salgan con su 
deseo; suplicando á V. S. 111. mas continúen en honrrarme con 
sus mandamientos, y crean que soy muy humilde y afficio- 
nado servidor de V. S. Ill. mas =Rogles.=Lérida 27 Agosto 
1641.=Sres. Diputados. — (Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. 
Año 1641, Agosto.) 

Núm. 701. 
Carta de los paciarios de Cervera á la -Diputación. 

Molt Illre. Sor.=Los treballs y afflictions havem patides 
y de present patim sobre la administrado y govern de la 
justicia, son molts: fins ara havem procurat conservarla en 
respecte aguardant vn remey, pero vehent les coses van de 
mal en pitjor, nos es for9a recorrer á la ma poderosa de V. S. 
y donarlos rahó de lo que passa: per esta térra y veynat de 
Cervera se van de cadel die alcant gent cohadonada, los 
quals sens temor de Deu ni de la justitia, perpetren varios 
omicidis, sustentarse de robar, en particular deis remats 
moltons y ovelles, en tant que tenim per persones fidedig- 
nos los comercos del bastiar se van acabant, que per los 
accessos noy havia persona entongue ab ells, y la térra res- 



235 

ta desprovehida, y noy ha ministre de justitia se atrevesque 
cuydar dells, y así nos es forca suplicar á V. S. nos prove- 
hesquen aquí en Veguer alguna persona de chalitat y res- 
pecte, la qual ajudada de la ma poderosa de V. S., nos mi- 
nistre justicia y pugue correr esta campanya, puix es cert 
los pobles que vuy están opresos de belitres, ay homens honr- 
rats, tots ajudarán, y esta Vniversitat ó estimará de V. S., 
y tindrá á singular me^é guarde Deu á V. S. com pot. (fer- 
vora y Agost á 29 de 1641. =Los pahers de la vila de Qer- 
vera. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Ca- 
taluña. Caídas comunes originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 702. 
Carta del Gobernador Rogles á los Diputados (1). 

Muy Ules. Sres.=J~o he recibido la carta que V. S. me 
han hecho merced scrivirme dándoles muchísimas gracias 
de la honra que me hacen. Én este punto he recibido quatro 
avisos consecutivos que los enemigos hazen su plaza de ar- 
mas en Monzón á donde disen que hay cavallería y infante- 
ría, unos dicen más, otros menos, y ayer me dijeron havian 
hecho mostra del dinero para pagar, y que eran 4.000 hom- 
bres de pie y 800 cavallos, y otros dicen 400 y 1.500 hom- 
bres de pie: jo creo esto más que los otros; para no desesti- 
mar nada, jo he enviado ciento hombres de pie franceses y 
cathalanes á Almenar, y las dos compañías de don Jusepe 
Amat y de Vilaplana, con orden de batir la entrada hasta 
Moncon y Tamarit, adonde jo me asseguro ellos han puesto 
presidio, y de retirarse, en caso que los enemigos viniessen 
á acometernos: entretanto jo he dado aviso á todas las Ve- 

(I) Esta traducción (de época) y la carta original, se encuentran 
juntas en el Archivo. Publico la primera, ya que, mal conservado, el 
original tiene muchas lagunas, y lo que de él queda está en un fran- 
cés y ortografía tan detestables, que el texto resulta las más de las ve- 
ces difícil de entender. La traducción, aunque no literal, parece ser 
fiel. 



236 

garlas, que V. S. Ill. ma3 me hazen honrra de mandarles vi- 
niessen allá al primer señal que jo les hiziesse, y también 
he hecho lo mismo á Don J oan de Vega en Balaguer, y al 
Visconde de Monpeyrós. Los de Moneó tienen quatro piesas 
de campanya y municiones sobre las carretas para acometer 
estos lugares: si vienen débiles, jo me percibo para recivirles 
y romperles; y si vienen fuertes, haré la guerra con la ven- 
taja se me offreciere: jo he dexado parte de la companya de 
Guerrís en Aytona; y los cabos de esquadra por vellacaría 
han suscitado á los soldados de quitar la guarnición, y se 
han ido á Almenar: estos desmandamientos son muy perju- 
diciales á la guerra para tollerarlos; por eso jo he hecho 
prender los cabos de esquadra para castigarles según las le- 
yes de guerra, para evitar desórdenes: todavía viendo la oca- 
sión presente, he dexado toda la companya á Almenar, hasta 
que vea los designios del enemigo: jo no faltaré á seguir los 
órdenes de V. S. sobre todos los puntos de la carta que 
V. S. Ill. mas me hazen merced scrivirme, y tendré tanto cuy- 
dado de la conservación de Balaguer como desta ciudad: 
trabajan á Moncon diligentemente los soldados y el pueblo 
á fortificarse: tienen pensamiento que los iremos acometer: 
con esto diré que soy Muy humilde y muy obediente servi- 
dor de V. S. Ill. mas =Eogles.=Leyda 20 Agosto 1641.= 
Sres. Diputados. — (Archivo de la Corona de Aragón. Gene- 
ralidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. Año 
1641, Agosto.) 

Núm. 703. 
Los paciarios de Lérida á la Diputación. 

Per ais Señors Diputats y Consell de Guerra. =Memorial 
de les coses que se han de servir de fer los Sors. Diputats y 
Junta de Guerra aserca de la conservatió de la frontera de 
Ley da . 

Primo: se servirán de procurar ab les veres posibles que 
acude á aquella frontera y ciutat lo major número de cava- 
Hería y Infantería que puguen, axí francesa com Catalana. 



237 
— ítem: se servirán de advertir que aquella ciutat te dotse 
cornpanyes alhistades, y los soldats destas, los mes stán des- 
armáis, y desta manera hixen á les guardes, y per falta de 
armes no se allisten mes companíes, que á teDir armes, sen 
porien allistar en fins á 20 compañíes, y que en esa confor- 
mitat procuren ab les veres posibles que se envien á Leyda 
en fins mil y sinchcentes armes entre arcabusses, piques y 
mosquets; que aquella ciutat los fará bones sempre que sie 
menester, y que ara les pagarie á no estar totalmente impo- 
sibilitada. — ítem: se servirán de advertir lo gran inconve- 
nient que cause á la ciutat de Leyda lo castell de Gardeny, 
y gran gasto á la mateixa ciutat y poblé circunvehins, lo 
cual convindrie ques derrocas, á gastos de la generalitat ó 
del Eey Christianíssim, pera evitar estos y molts majors in- 
convenients ques deixen considerar.— ítem: que los Srs. Di- 
putáis se servesquen de donar orde á la baronía de Bellpuig 
que aporte á la ciutat lo bescuit que te allí la generalitat. — 
ítem: que les monitions que la Diputatió te en Leyda y en 
una casa particular, como son corda, pólvora y bales, ques 
tiguen á comte de la ciutat, ofíerint no gastar res de dites 
monitions, si no es precisa necesitat. — ítem: se servirán de 
proveir que en lo castell del Rey se pose guarnitió Catala- 
na. — (Sin fecha.) — (Archivo de la Corona de Aragón. Gene- 
ralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Agosto.) 

Núm. 704. 

Carta del Gobernador Rogles á la Diputación. 

Ules. Señores. =Los muy Illustres Sres. desta ciudad (1) 
han diputado Mr. Rafart para darles á entender á V. S. las 
incomodidades que la guerra les trae como plaza de fronte- 
ra. Yo he visto en todas partes que los pueblos que estavan 
emparados de tales placas, las socorriesen y aliviasen, par- 
ticularmente para las fortificaciones; pues que sirven de ba- 

(4) Los paciarios de Lérida. 



238 
luarte á las demás de la provincia. V. S. as son tan inteligen- 
tes en todo, qne no ignoran esso, y á quien les dé más im- 
portancia: la afición que yo tengo con el bien de la provin- 
cia me da el ánimo de dar á V. S. estos avisos, de lo qual 
les pido perdón, y también estando tan empeñado á la con- 
servation desta plassa, para perder la vida, y podia ser la 
honra, si no estoy bien fortificado, pero jo me prometo que 
V. S. darán orden que lo esté cumplidamente. Yo he hecho 
arresar algunas cassas, haviéndome entretenido más de lo 
que pensava en ello: yo hallo que será menester derribar 
otras para el buen estado desta plaga. Yo alio el lugar del 
Guayre es tan importante, ó más que el de Almenar; la si- 
tuación, siendo más cerca y más acomodada para reparar 
los enemigos, y darnos tiempo de socorrerles. V. S. pensa- 
rán en ello, como á cosa más acertada, porque de otra ma- 
nera los enemigos podrían venir hasta las puertas desta ciu- 
dad y dar muchas pesadumbres á los moradores en sus güer- 
tas y Jardines. Los enemigos se fortifican en Monzón y Fra- 
ga; no sé si es para defenderse, ó oífenderme; de qualquiera 
manera yo lo resistiré valerosamente, y con esso soy muy 
obediente servidor de V. S.=Rogles.=De Lérida á l. er Se- 
tiembre 1641. — (Archivo de la Corona de Aragón. Genera- 
lidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. Afio 
1641, Septiembre.) 

Núm. 705. 
Carta de los paciarios de Lérida á la Diputación. 

AlsMoltsIllres.Señors los Señors Diputats deCathaluña.= 
Molt Ul. e Sr.: Per anarse verificant les intelligenties de que 
lo enemich se va engrossant en la frontera de Aragó, y que 
los Aragonesos an fet gran algasara de que se hage socorre- 
gut la plassa de Tarragona, y haver fet en Qaragoca alima- 
ries y encamisada la vigilia de S.* Barthomeu per la cau- 
sa de dit socorro, y per haver sabut dites coses per vn homo 
que sen ana air en aqueixa ciutat ab sa muller y una cria- 
tura, ques trobave en Qaragoca dit dia, de que venie molta 



239 
gent així de cavallería com de infantería, y que repartien les 
armes entre los regnícolas ab intent de que dins pochs dies 
se havie de posar vn gros de exercit en esta frontera, nos a 
aparegut donarne rahó á V. S., pera que aquí sobre aque- 
llos se puga pendrer la resolutió que mes convindrá pera be- 
nefici de tots, y en particular de donarnos avís del que de- 
vem fer en esta ciutat, que com á tan aproximada al dit 
Regne, reparam en pendrer alguna resolutió tocant al recí- 
proco comersi que entre estos dos Regnes y há, la qual sens 
orde de V. S. no la pendrem que primer no precehesque la 
de aqueix 111. e concistori, per lo quens preciam, del que 
sempre nos havern preciat, en ayustarnos y conformarnos 
moltissim á les deliberations de dit concistori y gust de V. S.: 
perco que tot quant nos ordenarán fassam així en esta ma- 
teria, com en qualsevol altra, nos dispondrem servir á V. S. 
ab grandissim gust y conforme la obligatió nos cap.=Per 
rahó de aqüestes intelligenties, sabudes que les haye V. S., 
Sr. de Argenson y Sr. de la Mota, crehem manarán venir en 
esta frontera algún número de cavallería, y pera dit efecto, 
com també per lo que lo enemich no fes algún insuit per 
estos llochs comarcans, nos ha aparegut fer en esta ciutat 
una gran provisió de palles, fent retirar les deis dits llochs 
á la present ciutat, y tenint mira á les persones ques podrie 
encomanar aquest ministeri, nos aparegut després de haver- 
nos conferit ab lo Sr. D. Joan de Argensola per saber tenie 
los ordes de V. S. de provisor general de tots bastiments, 
per no encontrarse ab sos ordens, si be nos a dit su mercé 
que demá per tot lo dia se li acabaven aquells, nomenar á 
Simó Llobet, comissari que fon del Sr. Dipuiat real, quant re- 
sidió assí, per provisor de dites palles y altres affers tocans á 
la defensa y reparo desta frontera, ab confiansa que V. S. 
lo pendrie á be, y li enviarie de aquí ordens y comisió bas- 
tant pera dit ministeri, y així suplicam á V. S. que tenint 
satisfactió de dit Llobet, li mane enviar patent pera dit efec- 
to, que es persona donará plena satisfactió de tot en tot 
quant li será encomanat com fins assí ses experimentat, y 
ab tal patent y comissió, lo obeirán millor por los llochs re- 



240 
mots y apartats de la present ciutat, y també per los circun - 
vehins en aquella. — Estant escrivint ésta, havem rebut vna 
de V. S. de 29 del passat, de la qual havem tingut particu- 
lar estimatió, per la mercé y honrra nos á fet de que en lo 
castell del Rey entras guarnido de la térra, y que junta ab 
la auxiliar francesa, se guardas aquell, cosa que la havem 
estimada en molt, per lo que alguns del poblé sentien mal 
de que no entras guarnitió de la térra en dit castell, y no per 
lo que V. S. ab dita carta nos apunte de que nosaltres na- 
viero, tingut disgust ab lo Sr. Gobernador Rogles, lo que 
podem assegurar á V. S. que nons á passat per la imagina- 
tió de teñir ningún pesar ab dit Sr. de Rogles, per que sa 
persona no obligue á haverne de teñir ningú, per ser de les 
parts y prudentia tant conegudes de tots, y de nosaltres ben 
experimentados, que lo suplicar á V. S., no fou sino per 
evitar disgustos y podie haver entre los plebeyos, los quals 
toque á nosaltres atallarlos, mediant los auxilis que de V. S. 
en tota occasió speram, ab los quals nos prometem tota fe- 
licitat, perqué sens ells no sabem ahont girarnos per lo tant 
se ha gastat en esta ciutat, en la qual se ha resolt per lo 
concell general de aquella, se fes una collecta general peres 
et libram, la qual se va actualment disponent ab lo modo 
que millor aparefxerá ferse, pera que los ciutadans aplau- 
desquen aquella, que no será poch per lo que están empo- 
brits en extrem, y lo comú mes que mes, que no sabem que 
fernos sino llansarnos en les mans de nostre Señor y de V. S, 
pera que nos remedie en tota occasió de necessitat apretada, 
que á la segura nos y veurem prest en aquella, segons los 
designes deis enemichs; pero confiaría ab Deu per lo que de- 
fensam sa causa, rechacarlos y no donarles lloch al que inten- 
ten. Deu á V. S. g. de com pot. Lleyday Setembre4 de 1641. 
Molt Ill. e S. r B. L. M. de V. S. sos majors afectats ser- 
vidors.=Los pahers de la ciutat de Lleyda.=Luis Llobet, 
Secretan. = Srs. Diputats del General de Cataluña. (Lleva el 
sello en papel, con el escudo de la ciudad.) — (Archivo de la 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes 
originales. Año 1641, Septiembre.) 



241 

Núm. 706. 
«Copia de la carta del Duque de Medinaceii al Conde Duque.» 

►J« Señor: Por hauer tenido que responder á siete cartas 
de S. M., ser dia de Purga, porque quebró mi salud, y ha- 
uer de salir á la marina esta tarde para embarcar las Prolu- 
siones que aora van á Rosellon, perdonará V. E. el no alar- 
garme aora: remítome á lo que escriuo á S. M., y supplico á 
V. E. mande enviar dinero, porque él y los aduitrios faltan, 
y las prouisiones huuieran cesado del todo si de Alicante no 
huuiera echo traer un poco de trigo, que en Denia y en Va- 
lencia se queda fabricando vizcocho. Los demás géneros que 
no se pueden suplir sin dinero, cesan; y póluora y valas, que 
es lo que más cuydado me da, no veo forma en este Reyno, 
si V. E. con su prouidencia no lo tiene remediado como es- 
pero. 

El Condestable Colona se saue por cartas de su Herma- 
no, de Cheri de la Reyha y de Don Juan de Venauides, que- 
da en lo último de la vida. Deseaua encargar las armas á 
Torrecusa, y esto y el firmar su testamento no pudo hacer- 
lo. Póngolo en la noticia de V. E. por lo que al seruicio de 
S. M. tocare preuenir, y en orden á él, me adelanto á decir á 
V. E. que igualmente acudiré con mis asistencias á quien le 
hubiere de suceder, siendo mi enemigo, como siendo mi P(a- 
dr)e. N. S. r guarde la ex. ma persona de V. E. como deseo y 
he menester. Vinaroz á 4 de septiembre de 1641. — Señor, no 
tengo enemigo, pero ofrezco lo mismo si V. E. le hallare; y 
para esta prouision, si V. E. junta la mar y la tierra, no fal- 
tan sugetos en la marina, y ya se vee que no soy yo; esta 
carta dice mi tio que ponga en Manos de V. E. — Ex. m0 S. or 
— B. A. V. E. L. M.° — su hechura y s(ierv)o de V. E. — q. S. m. 
B.a — El duque de Medinaceli. — Al Conde Duque mi s(eño)r. 
— (Archivo general de Simancas. Secretaría de Guerra, legajo 
1.401.) 

Tomo xxiii 46 



242 



Núm. 707. 



Carta y Memoria enviada por el Gobernador Rogles 
á la Diputación. 

Illmos. Señores. = Ayer respondí á la que V. S. Illmas. me 
han hecho merced de escribirme: la priessa que me da este 
portador me impide que no escriba más ampliamente. Sólo 
diré á V. S. as que yo haré lo que me mandan tocante al 
castillo de Lérida; pero antes me ha parecido á propósito 
dar á entender los inconvenientes que pueden resultar, á fin 
que, estando descargado, me halle disculpado. De todo en- 
vío una memoria amplia al Senyor de Argenson, el qual me 
hará merced de comunicársela á V. S., y también los desig- 
nios y fuersas del enemigo. Confiado que proveerán V. S. á 
ello, yo serviré con fidelidad, acabando mis dias en esta 
plassa, testificando á V. S. que soy muy humilde y obedien- 
te servidor. — Rogles. — De Lérida 5 de Setiembre 1641. 

Para los muy Iltres. Sres. Deputados del Principado de Ca- 
taluña sobre la carta que lian escrito á Rogles. — Memoria. — 
Primeramente: que si se halla ningún soldado francés que 
haya rehusado la entrada en el castillo á ningún morador de 
Lérida, quiere que sea castigado, de lo qual toma por testi- 
gos los Sres. Paheres de Léryda, y todos los cabos del ter- 
cio de Rabat, á los quales ha mandado siempre que dexas- 
sen entrar de dia. — Dize que ha protestado á los Illustres 
Paheres, que dexaria los franceses caso quel enemigo los 
acometiesse, para pelear con los Catalanes, y ser el último 
que se retiraría con ellos, y oy mismo les ha hecho las mis- 
mas protestaciones, y que se metería dentro de Garden la 
noche, ó dentro de la villa. ---Dize que nunca ha emprendi- 
do cosa del mundo ni recibido ninguna nueva que no lo 
haya comunicado á los Sres. Paheres. — Dize que los Sres. 
Paheres y él han tenido diversos avisos como los enemigos 
tienen grandes inteliigencias dentro desta ciudad, por estar 
mal affectos muchos Catalanes, y como se hecha de ver por 



243 

el aviso que oy hemos tenido por el Carmelita) descalco que 
venia de Aragón, á quien los Paheres han respondido que 
no sabían de quien fiarse. — Dize que quando V. S. Illinas. 
han mudado el Governador de Gardeny, han dexado la dis- 
posición entera á los Senyores Paheres, los quales han 
puesto por Governador el que ellos han nombrado. — Dize 
que sobre los avisos que ha tenido, y para no cargarse y 
fiarse de persona, no puede escoger ninguna squadra para 
meterlos al castillo del Rey; por esto dexaré la elección á los 
Senyores Paheres, á fin que corra por su quenta. — Dize que 
V. S. as ordenan quién mandará,, y si fiará las llaves del di- 
cho castillo á Catalanes ó á Franceses. — Dize que dentro de 
las fortificationes del castillo, la grande iglesia, que es la 
Seo, y el Palacio del Obispo, están comprendidos, de lo qual 
los canónigos y habitantes de la ciudad son duenyos, y que 
del campanario de la dicha Iglesia pueden echar fuera toda 
la guarnición del castillo. — Dize que ha atrinxerado toda la 
ciudad vieja para servir de retirada á la plebe. — Dize que el 
sargento mayor, haziendo la ronda vna noche, armado, á 
vna hora después de media noche, menacando con muchas 
palabras indecentes porque no lo dexaron entrar. — Dize que 
todos los dias le matan y maltratan sus soldados, sin que se 
haga justicia, y que le han muerto seis soldados. — Dize que 
muchos Catalanes mal intencionados dizen palabras vitupe- 
rosas contra la nación Francesa, y que tiene miedo que si 
están encerrados juntos, no resulten muchas y grandes dis- 
cordias por desobedientia grande de los catalanes. — Todavía 
remitto todo lo sobredicho al acertado pareser de V. S. 
Illmas. — Rogles. — De Lérida 5 de Setiembre 1641. — (Archi- 
vo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas 
de Jefes militares franceses. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 708. 
Carta del Conseller Rossell á la Diputación. 

Señors Dipútate. =Molt Ill. es Sors. Los pahers de la ciu- 
tat de Balaguer me han enviada aquexa carta de avisos: hela 



244 

consultada ab mussur de la Mota, me ha dit que V. S. tin- 
drian de permetrer que ell envías cavalleria en lo Regne de 
Aragó per saber lo que se fa allá, y que aprés, caxantse lo 
Regué de Aragó á V. S., se pot respondre que V. S. no sa- 
ben cosa, y de aquesta manera los aragonesos se declara- 
rian, y que li apar ques deu fer, y es molt convenient: mos- 
sur de la Mota escriu á V. S. y per ser negoci de tanta im- 
portancia, y que necessite de resolució prompte, he determi- 
nar enviarho per propi. Necessito de aiudans de provehedor 
per fer aportar palla en aquesta vila, que lo gasto es deis 
homens que serán menester assí y en las parts ahont se han 
de fer magatsems, que la palla ni los ports no costarán cosa 
per ferho tant be las vniversitats: assí me demanen 209 
quintars palla cada dia: los treballs y amoinos son grans: 
tot sia per amor de la Provincia y de V. S.: Deu será servit 
me don salut y vida per continuar y tornar ab victoria. Es- 
tan t acabant aquestos renglons, lo secretan del Sr. de la Mo- 
ta me ha portades vna lletra (1) de la Catradal de Vrgell, ab 
la deposició de vn religiós que an pres deis servents de nra. 
Señora, que aquí en Barcelona diuen del Bon Suecos, y avi- 
sos de importancia, que es menester donarse presa en pro- 
venir lo necessari ab rigor: ditas cartas enviará mossur de la 
Mota acompanyadas ab altra sua. — Lo diner que V. S. se 
serví de enviar, per no saber ab carta la quantitat, ab orde 
meu se comptá en presencia de don Joan Semmanat, y don 
Antón Cassador, y si trobá, segons me escriu Diego Soler, 
3998 11. c, las quals se devian, y mes, y lo pagador está 
d esconten tíssim no poder pagar lo ques deu, escrivintme que 
volia demanar licencia per tornarsen en sa casa, occasionat 
deis soldats en faltarlos lo socorro: jo no pug ser en Vallsy 
á la Selva perqué tingan lo respecte ques deu ais officials, 
enquietantse per falta del socorro los soldats: lo vehador fa 
gran falta perqué es mes apasible. Dos dies ha que doní orde 
á don Josep Dardena de anar fins á Vilaseca, per fer assis- 
tencia se prenguessen alguns soldats que se eran amutinats 

{ ¡ ) No se ha encontrado en el Archivo. 



245 
contra lo capitá Puig, Governador de aquell lloc, sens selari 
sino de capitá, y a bé se executá dit orde, lo capitá de dits 
soldats que es del Arbós, avisa los soldats y axí fugiren, del 
que fas diligencia en poderlos pendre y santen ciarlos, que de 
altra manera nos pot viure, y ahon y ha justicia, Den y es, 
y lo capitá pens reformar, y si be lo puc provar no cessará 
ab reforma. — La informado á Vilafranca convé vaja, per sa- 
ber los qui se amotinaren demanant lo somatent, y no se ha 
de oluidar en vigilia de demanarlo, que si jo tingues perso- 
na, ya no estaña pera fer. Don Johan de Copons pens arri- 
bará assí diumenge com escriguí: feré lo quem toca en orde 
al Ajudant Monguió, y nre. Sor. mel guart y conserve com 
es menester, de Valls 6 Setembre 1641. =b. 1. m. de V. S. 
Rossell, Conseller ters Coronell. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. 
Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 709. 
Carta de los paciarios de Lérida á la Diputación. 

Ais Molt Ules. Señors los Señors Diputats del General de 
Catalunya g. de Deu, etc. — Molt Ill. e Sr.=Las materies de la 
guerra que tant circun venina y aproximada tenim se va tan 
apretadament apretant, que tenim per molt sert que per tot 
aquet mes de setembre estarem invadits, segons lo que 
asserceix una spia francesa rramesa per lo Sr. Governador de 
Rogles al país Aragonés, ahont ya los regnícolas están de- 
clarats contra nosaltres, que ha vist de sos ulls propis, en 
diversos lloch3 de la frontera, aproximáis uns á altres y cir- 
cunvehins á la vila de Moneó, de deu á dotse mil infans, y 
de dos á tres mil cavalls, y que de cada dia ne van arribant 
de les parts de Qaragoca, y que pretenen per tot lo mes de 
Setembre corrent invadirnos ab un poderos y engrocat exer- 
cit, y segons asserceix la spia, y altres persones que confor- 
men ab lo mateix. ho tenim per sert: advertirá V. S. a , del 
ques deurá fer pera oposarse ais enemichs, no serie cordura, 
puix fiam de la tanta que V. S. a alcansse, sois avisam do 



246 

estes intelligencies que les pot asseguradament teñir per ser- 
tes, pera que sabudes y intereses V. S. a , prenga la mes útil y 
profitosa deliberatió que pera la conservatió de esta ciutat, 
muralla de la Provincia, se podrá trobar, que nosaltres no 
podem offerir sino derramar nostra sanch y vendrer libera- 
lissims nostres vides, que son les ultimes prendes y joyes 
gosam, que lo demés no podem offeriro per teniro consumit 
y gastat ab la diversitat de gastos tant continuos havem 
tinguts, com V. S. a sap moltbe, y així atteses estes intelli- 
gencies marcials, y considerados nostres pobreses, confiam 
que V. S. a considerará lo que assí ha de ser necesari pera la 
defensa de tots, y que ab tal consideració manará provehiro, 
pera que provehits, rechasem valerosos ais enemiclis, deis 
quals ab lo favor de Deu primerament y mercé y honrra que 
de V. S. a speram enviantnos lo que ab multiplicáis avisos 
havem significat, pensam triunfar y restar ab la gloria á 
nostron Principát, defenssor de la causa de la Mag,' sacra- 
mentada, dignament deguda, y ab memoria viva de servir 
á V. S. a , á qui la divina g. de . Ley da y Setembre 6 de 1641. 
Molt IU. e Señor. — B. L. M. de V. S.a los mayors affectats 
servidors.=Los Pahers de la ciutat de Leyda.=Luis Llobet, 
Secretario. =Srs. Diputats del General de Cathalunya. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 710. 
Carta del Gobernador Rogles á la Diputación. 

111. 1 " 08 Señores. = Jo he recibido la carta que se han servi- 
do enviarme por este portador y por respuesta della á V. S. r 
hago enderrocar tres casas más, oy, porque me importa mu- 
cho á la fortificación y á la conservación desta placa: es ver- 
dad que vn trompeta que V. S. dicen trajo vnos despatxos 
que los Paheres desta ciudad han guardado, y si me los hu- 
vieren entregado, dias ha que V. S. los huviere tenido, y si 
Y. S. me lo mandan, recibiré los que vinieren, y las enviaré 



247 
todas á V. S. Ill. maa con grande puntualidad: he dado orden 
á las aldeas sircunvecinas de Algayre de trabajar á la repa- 
ración del lugar, lo que se haze con toda diligencia, porque 
importa mucho que no se retarde cosa ni á Almenar ni á Ba- 
laguer, creyendo que sin falta el enemigo nos envestirá, lo 
qual jo procuraré de resistir á fin que tengan materia de con- 
tinuar la estimación que tienen de mi persona, y por ella 
moriré en servicio de V. S.'Ill. mas Jo vengo de recivir dos 
avisos conformes á los precedentes, vno por vn flaydecatha- 
lan que viene de Guesca, la otra por el Goveruador de las 
armes que viene de Pallas, que dicen que vienen muchas 
tropas á Moncon, y de allí por la montanya á Balaguer: en 
caso que hallen aquella placa demasiado difícil, y que las in- 
telligencias que tienen de dentro falten, á lo que jo no pue- 
do remediar, pues que el ingeniero se ha ido, y mis obras no 
están acabadas, todavía hago lo que puedo para reparar lo 
que falta lo mejor que puedo: jo creo que importaría mucho 
que los señores Paheres desta ciudad recogiessen aprisa su 
vendimia, porque creo que no los donarán lugar á esso si 
tardan demasiado: he hecho dar municiones de guerra á los 
de Aytona, Algayres y Almenar, con buena orden y con- 
sierto, suplicando á V. S. 111. mas de creherme que soy de 
V. S. 111. a muy humilde y muy obediente servidor. =Kogles. 
=Lérida, Setiembre á 10 de 1641.— (Archivo de la Corona 
de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares 
franceses. Año 1641, Septiembre.) 

NtJm. 711. 
Carta de La Motte á la Diputación. 

Aus Ill. mes Seig. rs : Les deputes du gnal. du principal de 
Catalongne.=A Barcelonne.=Ill. mes Seig. rs =Sur les advis 
que javoit receu de Leyda que les ennemis faiseint un gros 

de troupes vers Monson sur cette frontiere, jey ay envoye 

ma reporte quil ny h que deux mil hommesde pied, et qua- 
tre ou cinquiem chevaux, qui nous aprend que ce nest que 



248 
les rnesmes troupes qui y estoient auparavant: je nay pas 
laisse denvoyer á Leyda le regitnent de Languedoc de huit 
cens hommes, pour teñir tousjour la place plus en seurete, 
et pour de la cavalerie, je ne voit rien qui presse dy en en- 
voyer, si nous ne recevons dautres avis qui nous obligue. 
Pour ce qui est du coste de Tortose, il y pens avoir six ou 
sept cens chevaux, et pens dinfanterie: il combien vn bruit, 
quil viene quelque cavallerie pour rafraichir celle qui est 
dans Taragonne. Le Seig. er Cou(sell)er et moy, faisons dou- 
cement couler de la paule á Reus pour y aller prandre nos- 
tre quartel, afin destre plus commodement pour tormenter 
les ennemis. Je tiendray vos S. I. tousiours bien advertis de 
tout ce que se passera, et feray voir en toutes les ocasions que 
se presenteront, la passion que jay pour le bien de la Pro- 
vince et queje suis asseurenien.=Ill. mes Seig. rs =Vostre tres 
bunible et tres affectioné serviteur.=La Motte houdencour. 
— Au camp de Vails le 11 de Seteinbre 1641. =Mrs. de la 
Deputacion. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generali- 
dad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. Año 1641, 
Septiembre.) 

Núm. 712. 
Carta de los paciarios de Balaguer á la Diputación. 

Molt Ill. res Sors.=Encontinem reberem la de V. S. de 10 
del corrent, donarem á Jasinto íteguer la que venie junt ab 
la nostra de V. S., y també tornarem á ferli dir se servís 
exercir lo offici de Mestre de camps, al qual offerirem assis- 
tir, offerintli vides y haciendes en defensa desta ciutat y ser- 
vei de la Provincia, y no li ha aparegut donarnos gust, asis 
be diu adonat rahons á V. S., les quals diu enten que V. S. 
admetrá, lo quens te suspesos, y per so havem volgut escriu- 
rero á V. S., pera que sie servit manar advertir lo estat ab 
que estam. Monsieur de Sancler (1), fins vui no es tornat, 
aventaos ofert ser así lo mes llarch vui fa vuit dies, y enca- 

(1) Ingeniero militar. 



249 
ra nol avem vist, ni pogué posar ma á la obra, si be ja ha 
dies feni portar pedra y teñir apunt la cals y grava es me- 
nester; pero com dit Sancler a de donar la trasa, no feni res 
que no vingue.=Todavía les noves de que lo exercit se va 
engrosint en Monsó perseveren, y que vui si troben vuit 
mil infants y mil y sinch sents cavalls, y que a de marchar 
envers. esta frontera per tot est mes de Setembre, lo quens 
te ab notable cuydado, per veurer están los pobles desta 
frontera tant desguarnits, sens cavalleria ni infantería, que 
si acás á V. S. apareixie manar venir cavalleria, trobarán en 
tots los pobles desta frontera ab suficient provisió de palles. 
V. S. se servirá manar advertir asó, y tot lo que sie del 
gust y servei de V. S. á qui nostre Sr. g. de =Balaguer y Se- 
tembre 15 de 1641. =Los Pahers de la ciutat de Balaguer. 
— (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Catalu- 
ña. Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 713. 
Carta del Gobernador Rogles á la Diputación. 

Ill. mos Señores. = Jo he recebido la carta que V. S. me 
han hecho merced de scrivirine: no tengo tiempo de respon- 
der á todo lo que me han apuntado; solo daré muchas gra- 
cias á V. S. Ill. maa de la confianza que tienen de mí. Les 
supplico encarecidamente de creher que corresponderé con 
toda la fidelidad possible, siguiendo puntualmente las órde- 
nes que me han dado: jo he escrito al Sr. de Argenson y me 
prevengo para lo que pudiere suceder: jo espero que el Mar- 
qués de Leganés, si me acomete, tendrá tan mala suerte 
como a tenido á Casáis: jo daré aviso á V. S. puntualmente 
de todo, y crean que soy de V. S. Ill. mas muy humilde ser- 
vidor. =Rogles.— Leyda 15 Setiembre 1641. — (Archivo de la 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas de Jefes 
militares franceses. Año 1641, Septiembre.) 



250 

Núm. 714. 
Los paciarios de Lérida á la Diputación. 

Ais ínolt Ules. Srs.=Los Srs. Diputats del general de Ca- 
thalunya g. de Deu etc.=Molt Ule. Sr.=Estos dies passats 
rebé lo Molt 111. e Capítol vns iudults de sa Santedad, pera 
efecte de que lo Sr. Bisbe desta ciutat nomenás Vicari ge- 
neral en ella dins quinse dies, y que passats aquella, si dit 
Sr. Bisbe requerit empero primer, nol haurie nomenat, que 
pugués dit 111. e Capitol nomenarlo, y pera notificarli dits in- 
dulta, acordá lo Capitol ensemps ab nosaltres, precehint 
parer deis advocats, enviar vn capellá pratich de aquella 
térra y afecte molt á esta, nomenat M.° Pere Sans, al qual 
li donarem cartes ab les quals se donave avís al Sr. Bisbe 
deis indults apostólichs concedits al dit Capitol, quals dit 
Sans en propries mans de dit Bisbe dona, del qual reberem 
en lo dia de air per dit Sans la resposta, copia de la qual á 
V. S. trametem, pera que ab aquella veye V. S. lo quant be 
predique y exorte lo Sr. Bisbe á ser ovelles ab veu de Saúl y 
mans de Jacob: nosaltres Sr. entenem, no obstant qualsevols 
offertes, estimam mes passar per los fils deis mayors rigors 
y de les mayors crueltats, que de bárbaros y cruels enemichs 
sens poden esperar y prometrer, que desistir del que tant 
justament defensam y tot lo principat defense, per lo que es 
causa de Deu y tocant á nostres lieys, vsos, costums y pri- 
vilegis: y així pot estar V. S. assegurat que assí, ni ab los 
intens, ni ab lo valor, noy a ningú que flaqueje, ans be tots 
estam resolts de vendrer llurs vides per la patria, conserva- 
tió del Principat, y servey de la Mag.* Christianíssima; pero 
tras de estos intens y valor que tots ostenten, es cosa molt 
justa que V. S. ab son concell de guerra dispongue lo modo 
se haurá de teñir pera que ab tota brevedat tingam assí so- 
corro, així de gent, com de armes, munitions, y altres per- 
trets de guerra, pera resistir al enemich, que segons lo bisbe 
signifique y dit Sans nos assegure, es cert lo veurem prest 



251 

en estos confins, poderos y soberch, ab exercit de quatre mil 
cavalls, y fins en vint y sinch mil infans, y ab diverses in- 
vencions de foch, com som bombes, raangranes y altres, ab 
les quals blasonen arrasar esta ciutat y sos confins: ya V. S. 
te avisos multiplicats y multiplicada ment per diverses per- 
sones de part nostra enviados, representats de la penuria y 
pobresa de esta ciutat, y que per sí sola no es posible defen- 
sarse, si no es que sie ajudantla y so corren tía V. S., y aqueixa 
Ill. e ciutat y restant del Principat, així ab armes y dinés com 
ab altres coses aderens á les corren ts de la guerra, perqué 
altrament, nos havem de perdrer tots á occasió del prepara - 
tori gran fa lo enemicb, lo qual te casi aprestat, y segons 
relatió de dit Sans, tenim per cert que ans de vint dies nos 
invadirán, y suposat sab V. S. la necessitat tenim de armes, 
estimariem molt que les V. S. nos fa merce de emprestar ó 
Vendrer, juntament ab les que los Srs. Concellers y savi 
Concell de aqueixa ciutat nos deixen, manarles enviar ab la 
brevedad que lo cas requereix y la necessitat inste, manan- 
tho de la manera que V. S. acostume, ab las persones que 
porán portar aquelles, perqué de assí no si pot enviar per 
dues rahons: la primera, per no teñir diners, y la segona 
perqué totom se pose en dispositió de achocar en lo enemich, 
y treballar en los puestos hon convé pera defensarnos de 
aquell: esta es occasió Sr. de posar en exequtió lo que en 
tantes occasions per part de aqueix Ill. e Concistori sens ha 
offert, offerintnos tot lo que convindrie pera la defensa nos- 
tra, y si en esta occasió se reparave en que les armes offertes 
no arribassen ab tota diligentia, podrie esser que molts dub- 
tarien de que en la occasió apretada y quant estariem en lo 
mig deis rigors del enemichs, no acudirien á valemos, puix 
conciderarien que no acudint ab lo menos, no acudirien ab 
lo mes, per lo que V. S. se servirá conciderar esta materia, 
y sobre ella ab conformitat de aqueixa 111.° ciutat, á la qual 
llargament scrivim, delliberar lo que millor apareixerá esser 
mes convenient per la conser vatio de tots, que nosaltres es- 
tam disposats á fer tot lo que será del gust y servey de V. S. 
—A la carta del Sr. Bisbe no entenem respondrer, ans be 



252 
pensam demá enviarli vna carta la qual anirá en nom del 
Sr. Governador Rogles, al qual lo Capítol y nosaltres ha- 
vem consultat dita carta, y sobre aquella se ha offert res- 
pondrer que será cosa gratiosa, segous sos intents: la respos- 
ta se li fará enviareni á V. S. á qui la divina g. de com pot. 
Lleyday Setembre 16 de 1641.=Molts Ul. e Sr.=B. 1. m. de 
V. S. los majors affectats servidors los Pahers de la ciutat 
de Leyda.=Luis Llobet, Secretan.— Srs. Diputats del gene- 
ral de Cathalunya. (Sellada con las armas de la ciudad de 
Lérida.) — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 715. 
Carta de los paciarios de Balaguer á la Diputación. 

Molt 111. es Sors.: Per fer la obligació de la artillería, armes 
y monicions, y pera informar á V. S. de les inteligencies del 
enemich tenim, y del estat de esta ciutat, enviam á Fran- 
cesch Anet ab sindicat, suplicam á V. S. done á dit Anet 
tota fe y credit que nosaltres ne rebrem particular mercó y 
favor. De V. S. á qui nostre Señor g. de Balaguer y Setembre 
18, 1641.=Los Pahers de la ciutat de Balaguer. 

A esta carta acompaña la siguiente: 

Ex. im Señor. = A Monsieur de Rogles havem donat avís 
en Leyda de una inteligencia certa avem tingut del enemich 
y exércit se forme á la frontera de Aragó y parts de Monsó, 
vehines á esta ciutat, y ab que confiam que dit Rogles ne aura 
donat avís á V. Ex. a , y cuidará de prevenir la defensa desta 
ciutat y frontera, havem determinat fer est propri á V. Ex.a 
pera que informat del que pasa, y comunicantho V. Ex. a ab 
lo Sr. de la Mota, á qui escrivim junt ab esta, referintnos á 
esta carta, nos fasen mercé advertirnos lo fahedor, pera que 
estigam previnguts de forses pera resistir á qualsevol invasió 
del enemich. = Nosaltres som entrats nous en lo offici, y si 
be avem escrit ais Señors Diputats la falta de monicions te- 



253 
nim, y altres coses necesaries pera la defensa de esta ciutat, 
que esperain manarán provenir lo menester: singularment 
falten palles, que apenes ni ha, y ab que avem entes, V. Ex. 3 - 
ha manat donar comissió al Veguer desta ciutat ab la ma- 
laltia de una filia y mort della tenie, es estat ocupat, y no ha 
pogut ferne provehir y será gran dany, entre altres, major- 
ment si entram en lo ivern ó lo enemich invadeix esta fron- 
tera, y asiguram á V. Ex. a convé la conservado desta ciu- 
tat pera la de Leida y lo Urgell.=Les noves tenim de Aragó 
per un Religiós recolet del orde de Sant Francesch ques tro- 
bá en Qaragoca á 21 de Agost prop pasat, lo qual venie del 
capitol junta en la viia de Borja lo general de dita Religión 
y son, que los Brasos generáis en Aragó an resolt se fasen, 
y actualment están fent, 4,800 infants, y estos pera guardar 
la frontera de Aragó, ab pacte los pague lo Rey catolich, y 
faltan t la paga, no estiguen obligats á servir: Coronel desta 
gent, lo jurat primer de la dita ciutat. =Que se ha fet reseña 
general de la gent de armes en Qaragoca, y pera defensar 
aquella ciutat, diu se troben en ella trenta mil homens de 
armes ab eclesiástichs de tots estats y religions. = Que en 25 
de dit arribareu en dita ciutat sinchsents cavalls, de leves 
fetes per los Consells de Madrid, y entre dells, diu est reli- 
giós, esta particularitat, que iva una compañía del protono- 
tari Vilanova, que son coranta vuit ab sos coletos, vestits 
balons vermells, y bandes vermelles, y que esta cavallería no 
la volgueren deixar entrar en (yaragoca, y se alotja fora de- 
lla. =Venint est religiós per lo camí real de Qaragoca á Mon- 
só, en Peralta de Alcolea trobá que de dita vila se desalot- 
javen quatre compañies de cavalls, y sen anavan á alotjar á 
la vila de Fons, distant de Monsó quatre llegues, aont están 
dites compañies alotjades, pero asó diu ere á 27 de dit.= 
Que en Estadilla quatre llegues de Monsó, están quatre com- 
pañies de cavalls alotjades. = Que així mateix en Calasans 
tres llegues de Monsó y ha altres quatre compañies de ca- 
valls alotjades. =En Peralta de la Sal en dos compañies de 
cavalls, de 80 cavalls les dos, alotjades. = Y que en Berbe- 
gal, aont se trobe lo Bisbe de Leyda, y ha alotjat un tercio 



254 

de balons: no diu lo número. En una vila entre Berbegal y 
Monsó, diu no sab lo nom, está alotjat vn tercio de Napoli- 
tans, que ere en Elna quant se rendí y fonch cornbojat per 
Fransa. Que en la vila y castell de Mousó se troben alotjata 
dos mil infants y alguns cavalls, y que les demés deis dies y 
arriben soldats, y dells molts castellaas, presos ó lligats, y 
casi tots los dies venen á Monsó carros carregats de moni- 
cions, vistos per sos vlls, y entre altres, 4 de pales, picbs, 
eixades y destrals, y vuit ó nou carregats ab vestits de ino- 
nició.=Que trobantse ó estantse en lo rnonestir de Monsó 
dit religiós, estaven conversant alguns cabos ó Capitans en 
dit monastir, entre los quals y here Don Nofre de Ponts, Ca- 
pitá de corasas, diu es del enemich, y deien que lo exércit 
partirie de Monsó per tot est mes de 7>' e (Setembre) pera 
esta frontera, y ques podrie invadir esta ciutat de Balaguer 
pera citiar Leyda, pera poder pasar lo riu Segre, y que en 
Leyda convenia guafiar Gardeny, y que desta conversado 
lo religiós ne prengue asó. Y que rabonant si estave molt 
forta la ciutat de Leyda, entenguó que digueren que tres ca- 
pitans Italians ó valons, ne eren vinguts pochs dies ha, y 
avien informat com estave Leyda perqué estos, vestits á la 
francesa y experts en la llengua francesa, avien entrat dins 
Leyda y pogut regoneixer lo que si feie en ella. Y així avem 
resolt donar avís á V. Ex. a , pera quens fase mercé comuni- 
car esta carta ab lo Sr. de la Mota, y manen advertirnos lo 
fahedor, que nosaltres y tots los de esta ciutat estam dispo- 
sats pera tot lo que convinga fer en nostra defensa y de tota 
la Provincia, fins á perdrer les vides, que tindrem per ben 
empleades y per so enviam est propri. G. de Deu á V. Ex. a 
Balaguer y 7. bre 4 de 1641. =Los Pahers de la ciutat de Ba- 
laguer. =Lo dit Religiós diu que en altres viles cerca de 
Monsó y fins á Fraga, ribera de Sinca á Hoitadir y a soldats, 
pero que non á vist, sibe te per persones fidedignes seguri- 
tat ni ha, y que los frares del rnonestir de Monsó digueren 
se juntave allí tretse mil infants y tres mil cavalls pera tot 
lo efecte que diem de invadir per esta parte, y que com diu 
a de ser per tot est mes de Setembre. — (Archivo de la Coro- 



255 

na de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes ori- 
ginales. Año 1641, Septiembre.) 

Nota. Los Paciarios de Balaguer, con fecha 3 de Septiem- 
bre, escribieron otra carta semejante á los Diputados. En ella 
declaraban que el fraile confidente se llama Juan Abel, y se 
añaden á los párrafos ya conocidos por la carta del 4, los si- 
guientes: 

cDiu aquest religiós que qualsevol religiós pratich ó expert 
en la llengua aragonesa, pot seguir tots ^aquells llochs cerca 
Monsó que no li dirán res; sois dins Monsó guarden ab cui- 
dado no entre algu. En esta térra, per ser tan curta, no te- 
ñirá qui vage, si be es veritat procuram sercarhe, y si tenim 
inteligencies, les avisarem á V. S.=Sols nos ha paregut dir 
á V. S. que en esta ciutat venen alguns saliners de Aragó de 
Peralta á vendrer sal, y per aver continuat sempre lo entrar, 
nos an prohibit la entrada, y ara reparam fero, y persó avem 
resolt escriurer á V. S. pera que mane lo que degam fer.» — 
(Corona de Aragón, en el expresado legajo.) 

Núm. 716. 
Carta del General La Motte á los Diputados. 

Aus Ill. mes Seig. rs =:Les deputés du gnal. du principat de 
Catalongne.=A Barcelonne.=Ill. mes Seig. rs : Suisant ce que 
je vous avoit mande, je suis entre dant Laragon pour recog- 
noitre les forces des ennemis, et suit esse a Tamarit ou je 
nay trouve que les habitans, qui voulant faire resistance, 
jey suis entre de forcé, et nos troupes y onc vescu á discres- 
tion sans toucher aus femmes ny aus eglizes, ou je les avoit 
faict retirer, et que jay faict conserver lerqueusement. Fey 
ay demeuré deux jours, et ayant ouy tirer du canon a Mon- 
zón et lieu que les ennemis avoient alarme de tous costes. 
Jenvoyay vn party de cinquante chevaux pour les recog- 
noitre qui fin jusques aus portes de Monson prandre du bes- 
tail, sans que les ennemis ayent entrepris de sy oposer. Je 
fui aussy pris vn courier charge de quelque letres entre au- 



256 
tres chin memorie que jenvoye a Mr. Dargenson, par on 
vous verres les intelligences que les ennemis pretandent da- 
voir dans cette ville et a Ballagaiers (1). Laffection des peu- 
ples pour le bien de la province nía faut cognoitre le con- 
traire, si jeusse trouvé des viures dans seulerrient da pain et 
de la paille, jauroi peust aller dix lienes dans le pays sans 
que les ennemis esessent ose prandre la campaigne, nayant 
pas des forces. Jei attandent du secours mais fei ne trou- 
vent pour cela que des chevaux et peuc d'hommes, et je juge 
que leur desseing nest que de se servir de leurs intelligences, 
pour essayer dentreprandre quelque choses sur les places de 
cette frontiére, aquoy fay preven aultant quil ma esté pos- 
sible, et apres avoir tout rasseure et mis les choses en bon 

estat, je y laisse chevaux, et men retourne a larmée a fin 

de scavoir sy les ennemis feront quelque dioses du coste de 
Tortoze, et les incommoder á Taragonne, Je ne manqueray 
davertir V. S. I. de tout ce que se passera, et de faire cog- 
noitre en toutes ocasions que je suis de tout mon cceur.= 
Ill. mes Seig. rs =Vostre tres humble et tres aff. né serviteur, la 
motte hondencour.=:A Leyda le 26 de Setembre 1641.= 
Mrs. de la Diputation. — '(Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. 
Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 717. 
Carta del Conceller Rossell á la Diputación. 

Ais Sors. Diputats.=Molt Ules. Sors.=Molt estic alegre, 
a bé que estiga desganat y desmeniat, que lo Sr. de la Mota 
á tornat vuy al mig dia déla ciutat de Leyda, com V. S. sa- 
ben, y tot lo que ha fet, y que lo que se ha pillat per los 
franceses y Cathalans passan de mes de sinquenta mil es- 
cuts lo valor, reservant las Iglesias, lo quey havia en ellas, 
y las donas; dexant per aquella frontera mes de siscents ca- 

(J) Balaguer. 



257 
valls y la gent ab ánimo, y los mal effectes la contractació 
ab los de Aragó, privats. — Dos casats Catalans que estaven 
en Q ara goc a son vinguts, y me an referí t per cosa certa, que 
diuen que los Aragonesos an promés soldats per la ralla, y 
de aquells teñen de axir de Qaragoca part, y que se suscita 
una gran questió y avalot per quant los fadrins diuen que 
no volen axir que no isquen los casats, y los casats que no 
isquen los fadrins primers, y sobre de aquesta questió se va 
solicitant altre, que los casats y fadrins no volen axir que 
no isquen los cavallers, que resultará no axir ningú, ó ques 
suscitarán grans questions: Deu los ne don tantes com yo 
desig. — Joan Pau Balasen, aiudant provehedor, es arribat 
assí; se li ordenat vaia al Vandrell per fer allí vn magatsem 
de palla, fent aquella aportar en temps per las vniversitats 
circumvehines, pero faltan axevagons, perqué los que assí 
se son trobats serán alguns 25: es anat ab carta de don 
Johan Argencola á Belpuig, dupte no sien á Leyda y axí de 
aquí se aurán de provehir si no ni a: V. S. se servirán de 
ferne fer perqué abs ells se estelvia molt, per portarni molt 
mes, y nre. Sr. meguart á V. S. Valls 28 Setembre 1641.= 
b. 1. m. de V. S.=Rossell, Conseller ters, Coronell. — (Archi- 
vo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas 
comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 718. 
Carta de la Diputación á La Motte. 

Al Exim. Sor. de la Motta.=Ex. m Sr.=Algunas personas 
zelosas del be de la Provincia nos han representat la quexa 
teñen moltas vilas de la ribera de Segre, del mal tratament 
fan per allí los soldats de cavall francesos governats per Mus- 
sur Eijol? y deis latrocinis, axí per los camins com en las 
casas se fan cadal dia, representantnos lo molt gust teñen en 
assó alguns mal affectes, y també veurer la gent que com a 
fronterisa, lealment y de veras han defensat la frontera del 
Principat, y que ara comensan los vexats á mudar de llen- 

Tomo XXIII <7 



258 
guatge, y teniem alguna gran conmoció, y axí demanan ins 
pregan que no attenent al que fias vuy han patit en robos de 
sitjes de ordi y blat, y en los caraius, de íot lo que han po- 
gut robar y en las casas, seis restituesca cosa: voldriam si 
posas lo orde es just, y que cessen de molestar á ningú, que 
seria la total perditió sua y de la Provincia, y axí supplicam 
á V. Ex. a puix esta tant cerca, sie servit ordenar lo remey 
necessari y tant convenient y esser com es rahó y justitia, y 
molt del servey de Deu de sa magestat y be de tota la Pro- 
vincia y nostre Sor. sie en guarda de la Exma. persona de 
V. Ex. a =Barcelona y Noernbre á v de MDCXXXXI.=Lo 
Doctor Don Bernat de Cardona. =Los Deputats, etc. — (Ar- 
chivo de la Corona de Aragón. Copiador, primer registro, 
trienio de 1641, fol. 196.) 

Núm. 719. 
El Cabildo Catedral de Lérida al Consejo de Ciento. 

Molt Illres. Srs. Concellers de Barcelona. =La necessitat 
en questam en esta ciutat y comarca, per veurens inuadits 
del enemich combaten la vila de Almenar, la qual segons 
carta del capitá Guerris, está entrada, y sois se sustenten lo 
castell y la Iglesia y se te poques confianses de poderse sus- 
tentar dos dies, nos compelleix á fer aquest propri, donan* 
havís á V. S. a de la necessitat gran tenim de socorro, per- 
qué perduda exa plassa, te lo enemich lo pas franch pera es- 
ta ciutat y pera Balaguer: lo socorro deis poblats es vengut 
molt poch á poch y quant vinguen com han de venir pora 
ser nos sian á temps al socorro del camp: tenim intelligencia 
que mossur de la Mota fins air está queixós de no haver vist 
ningú de Balaguer, y se diu que en Balaguer havie arribat 
molta gent de armes que venien al socorro y quels teñen 
allí endosos sen deixarlos eixir: alguns ben intencionats pre- 
sumen que lo coronel per eixir ab molta quantitat de gent 
los deté, per no atrevirse passar ab seguretat abpoca gent al 
socorro: altres murmuren que fore altra intenció. Avuy en- 



259 
tre dos y tres de la rnatinada havem sentit tres tirs de arti- 
llería: no sabem lo que será perqué tingueren anit intelligen- 
cia que mussur de la Mota volie socorrer la plassa fent des- 
mans al enernich, ins done molt gran cuidado per la poca 
infantería que te y estar lo enernich tant poderos, que segons 
la fama, passe de dos mil y sinchcents cavalls y deu mil in- 
fants, y son la maior part aragonesos, y cada dials entre de 
allí socorro, espera m que en estos treballs nos socorrerá y 
aconsolará com confiam V. S. a á qui lo Sr. g. de =Leyda y 
Nohembre ais 8 de 1641. =Los Degá y Canonges delaS. ta 
Iglesia de Leyda. — (Archivo municipal de Barcelona. Cartas 
comunes originales de 1641 y 42.) 

Núm. 720. 
Carta del general La Molte á los Concelleres. 

Ill. mes Seig. rs =Jay receu celle que vous maves faut la fa- 
veur de mescrire, par on V. S. I. me tesmoignent la joye que 
vous aves receu de ce qui cest passe a la levée du siege de 
Almenar par les ennemis. Je vous en suis oblige, et mesti- 
me bien fort destre dans les bonnes graces de V. S. I. Jesse- 
ray par tous moyens de me les conserver. — Jay dessa man- 
de á V. S. I. comme les ennemis avoient essayé de surpran- 
dre le chateau delgaire, et comme les francois que jay mis 
dedans les en onc rudement repousses, du depuis lis se sonc 
retires dansleurs quartiers, et Jespere que deanc peuc de 
temps, Jes seronc contrainés? de se retirer plus loing, puisque 
quantité de leurs cavaliers qui se viennenc h rendre tous les 
jours, nous asseurent quils onc grande necessites de viures, 
voyant mesme que je faict fortiffier, Almenar, Algraire et 
Ayetonne, en sorte quil ny aura plus rien h craindre. — 
Mr. de S. fc Germain ma mandé quil h faict arrester des fran- 
cois, acuses de faire de la fauce monnoye. Je seray tres aise 
qu'on leur face leur proces et que sils se trouvent coulpables 
quils soient chaties, comme aussy tous les aultres que se 
trouveront convainens de quelques crimes. Jen laisse la pu- 



260 
nission á V. S. I. et vous prie de croire que je suis plus que 
personne du monde. =111. mes Seig. rs Vostre tres liumble et 
tres affectionné serviteur, La Motte houdencour.=A Leyda 
le 16 nov. bre 1641. =Aus 111. mes Seigneurs les Conseilliers de 
la cite de Barceloune. — (Carta autógrafa: lleva en el sobre, 
en lacre rojo, dos sellos con el escudo de armas, con sedas 
de color rosa.) — (Archivo municipal de Barcelona. Cartas 
comunes originales de 1641 y 42.) 

Núm. 721. 
Nombra mient o de D. Luis de Peguera. 

A Don Luis de Peguera. =La necessitat qui hia en aque- 
llas pars de Lleida de sa presencia y asistencia de vna per- 
sona de autoritat y respecte, per la bona directió de las ar- 
mes y felices progressos desta Provincia, fortificatió y custo- 
dia de aquellas fronteras, inseguint la deliberatió per nosal- 
tres y per consell de Guerra precehint vot y parer deis bras- 
sos generáis, havem nomenat per al dit effecte la persona 
del molt Ule. Sr. Joan de Amigant, oidor militar, lo qual se 
ha partit prest desta ciutat pera la de Lleida, y desijant nos- 
altres acociarli una persona eminent en qualitat y experien- 
cia en coses de guerra, havem llansat ma de la de V. M., 
indicant ser la mes á proposit que poriam trobar. Per so 
supplicam á V. M. sie servit acceptar nostra bona voluntat 
y teñir á be de emplearse en fer aquest servei á la Provincia 
y á nosaltres esta mercé, y ab tota la brevedat possible des- 
embarasarse de sos nogocis y venir á esta ciutat, que lo se- 
ñor Oidor importa se despedesca prest, que la necessitat lio 
demana. Guarde Deu á V. M. Barcelona y Noembre ais xv 
de MDC.XXXXI.=Lo Doctor D. Bernat de Cardona.=Los 
Deputats, etc. — (Archivo de la Corona de Aragón. Dietario. 
Primer registro, trienio de 1641, íbl. 213.) 



APÉNDICE IV. 

CONDE EN EL ROSELLÓN. 

Núm. 722. 
Carta del Conde Jerónimo Rho á Felipe IV. 

Señor. =En carta de 24 de Deziembre di quenta á V. M. 
de las materias de Justicia, assi de la Jurisdicción militar 
como de la hordinaria, por lo tocante á la gouernacion des- 
tos Condados, y Repressentó el mal prozeder de los minis- 
tros que asistian al Gouernador con que embaracauan el 
Real Seruicio de V. M., y el celo con que executé la resso- 
lucion de prenderlos, encargando la buena direction de los 
negocios al Auditor del Conde Duque Don Iñigo de Azebe- 
do que haze oficio de Auditor general, con que han tomado 
diferente forma, y después de cumplidos los pregones con 
que fueron citados los ausentes, llamando á los naturales y 
vezinos desta villa que asisten entre los Rebeldes del pays 
para que viniessen á continuar auitacion debajo del amparo 
de las armas, prorrogándoles el tiempo y haciendo publicar 
vn yndulto y guiaje para que pudiessen venir seguros á va- 
lerse de la clemencia de V. M., eceptuando los autores y ca- 
uos desta alteración. Y por no hauer obedecido, se prozedió 
centra ellos declarando hauer incurrido en el crimen de Re- 
belión y lessa Mag. d in primo capite, expressando los nom- 
bres y calidad de los Reos que quedan condenados en pena 
de muerte, y confiscación de todos sus vienes, y se ha dado 
principio á ella por los oficiales de la gouernacion á quien 
he encargado la buena quenta y razón, como hacienda que 
se a aplicado al Real Patrimonio de V. M. El nuevo gouer- 



262 
nador destos Condados ha acudido por su parte con zelo y 
deseo de azertar, obrando con fineza y puntualidad con que 
ha tenido la materia el buen estado que he referido. V. M. 
se sirva de mandarlo ver y hordenarme lo que más fuere del 
Real seruicio de V. M., en cuya execucion espero dejar 
acreditados mis desseos y cumplir con mi obligación. Guar- 
de Dios la C. R. P. de V. M. como la Cristiandad ha 
menester. Perpiñan 18 de henero 1641 años. = Gerónimo 
Hho. =(Carta autógrafa.) =En la carpeta dice á 21 de Fe- 
brero. Se junte esto con lo antecedente y se remita al Con- 
sejo de Aragón. — (Archivo general de Simancas. Secretaría 
de Guerra, legajo 1.408.) 

Núm. 723. 
Carla de Tamarit á Anticli, Oidor militar de la Diputación. 

Molt Illre. Sr.=La de V. S. de vint y dos del corrent ha- 
vem rebuda per ma de Francesch de Vilaplana, al qual, 
aprés de haveiio oyt succintament, nos a aparagut tornarlo 
á despatxar per la falta que faría en encaminar las compa- 
nyas y tropas del socorro quens envia Sa Mag.*; y pus ell 
á boca referirá á V. S. a lo que se li ha dit assí aserca la que- 
xa quens havian feta dell los de Illa, nons allargarem mes 
aserca deix particular, pero no dexarem de dir quant mal 
han fet los de dita vila no serse vistos ab V. S. haventlos 
enviats asercar, maiorment sent passats per aquexa vila 
anant y vinent: en haver acabat de pagar estos francesos 
quens están molen, entendrem á despatxar á Murcer, y 
desempanyar á V. S. com es rahó. Lo Jurat de Gerona ha 
fet beníssim en capturar les persones que son cómplices ab 
la mort de Don Bernat Mohpalau, y fetes aportar aquelles 
en les presons de Gerona, que es assertadíssim; hiu será tam- 
bé que sens llévame ma, fassa V. S. fortificar lo procos his 
administre justicia, axí perqué no resten sens castich aque- 
xos amotinats, com perqué sie exemplar per los demés. Te- 
nim entes que ningú deis que han perpetrat dita mort son 



263 
capturáis, sino los cómplices en lo motí; convé fer diligen- 
cias en capturarlos, y juntament ab los ciernes presos ma- 
narlos capturar. V. S. com á mes prop, se governaráab esta 
y demés coses ab la prudencia que ha fet sempre y demana 
los temps. G. de Deu á V. S. Barcelona y Febrer á xxvide 
MDCXXXXI.=Francesch de Tamarit.=Domini Deputati, 
etc.=Molt Ule. Sr. B. L. M. de V. S. sos majors servidors. 
=Los Deputats, etc.=AlmoltIllre. Sr. Kafel Antich, Oydor 
militar del General del Principat de Cathalunya. — (Archivo 
de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Registro 
del segundo Consejo de guerra de 1641, fol. 120.) 

Núm. 724. 
Carta de Tamarit á Francisco de Banyuls. 

Tenim rebuda la de V. M. de vint y tres del corrent jun- 
tament ab lo acte de relació feu Esteve Noguera, porter 
Real, ab lo qual consta com Francisco de Vilaplana rompe, 
en presentía de Pere Bossom, los manaments presentava 
pera la leva fija y permanent que de orde del Sr. Deputat 
militar se havia de fer en aquexa vegaría ó sotsvegaría, y 
que li maná dexás de pasar avant en la presen tació de dits 
manaments, lo que ha causat gran dany en continuar dita 
leva, y que axí meteix no vol permetrer que son sargento 
maior de V. M. estiga en lo coll de Tarnera, ni que acuda 
á V. M. en cosa, lo que diu ocasiona que los soldats fessen 
mil insolencias: en resposta del sobredit diem á V. M. que 
per altres quexes que havem tengut de dit Vilaplana, lo en- 
viarem á sercar, y vingut que fou, no poguerem explicarli la 
causa per la qual lo haviam fet venir, fentli carrega de aque- 
lla, per haber rebut avís del Sr. Duch de Luí que entravan 
algunas tropas de cavallería y infantería francesa, y per esta 
causa li ordenarern se partís á la posta en Franca, pera que 
ditas tropas tingan lo sustento necessari; pero asseguram á 
V. M. que encontinent serán aquelles entrades, ó altrament 
en haverhi ocasió, tornarem á enviar á sercar á dit Vila- 



264 
plana, y sobre desta actió tant danyosa á dita leva y de- 
rreputada á nostres ordes, y sobre de altres quexes que ca- 
daldia tenim de dit Vilaplana, y ordenarein lo ques deurá 
fer á serca dellas, y en tot cas procurarem estalviarlo de 
Governador de les armes en aquexes parts, y quant no, li 
ordenarem que no estiga V. M. á ses ordes, y estiga cert 
quey posarem remey: per altra ocasió enviarem las patents 
deis capitans y alferes en favor de les persones que scriu ab 
sa carta, y assí mateix per los demés que anirá fent, adver- 
tint á V. M. que per agó no dexe de continuar dita leva ab 
dita forma com entenem ho fa, y axí mateix en Cerdanya 
com ab altra li tenim scrit, dexant dita leva á sa diligencia 
y dispositió. G. de Deu á V. M. Barcelona y Mars primer de 
MDCXXXXI. =Francesch de Tamarit.=Domini Deputati, 
etc.=Á Thomas de Banyuls y de Orís, Mestre de Camp del 
torció de la vegaría de Conflent y sotsvegaría de Capsir. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Begistro del segundo Consejo de guerra de 1641, fol. 126 vuelto.) 

Núm. 725. 

Consulta de ía Junta de execución 
acerca del buen comportamiento de Colibre con ios alojados. 

Señor.=El Vayle y cónsules de la Villa de Colibre escri- 
ben á V. M. d en carta de 8 de Hebrero, repres. do lo que a 
servido á V. M. d aquella Villa en el alojamiento de los ter- 
cios que han entrado en ella de guarnición como en los que 
han desembarcado, acudiendo á su mayor comodidad, como 
lo hizo con el exército quando se retiró á los Condados por 
las alteraciones de la Probincia acudiendo al servicio de 
V. M. d como fieles Vassallos. 

A la Junta parece que V. M. d se sirba ordenar que por 
el cons(e/o) de Aragón se den gracias á esta Villa por lo 
bien que dice ha procedido, adbirtiéndole vea qué mer(ced) 
se le podrá hacer para que con más aliento continúe y per- 
severe en lo que avisa a hecho hasta aquí. V. M. d mandará 



265 
lo que fuere servido eu M(adrid) á 12 de Marco 1641.=Real 
decreto de mano del Rey — como parece. =Rúbrica. — (Archi- 
vo general de Simancas. Secretaría de Guerra, legajo 1.375.) 

Núm. 726. 
Carla de Tamarit al Príncipe de Conde. 

Serenissim Señor. =Per lo Sr. de Argenson havem entes 
com sa Mag.* (que Deu g. de ) es estat servit encomanar á 
V. A. lo govern del Llenguadoch, de que havem tingut par- 
ticular contento, per la certitut tenim que residint V. A. tan 
serca los Comtats de Rosselló y Cerdanya, lo enemich no lo- 
grará los desigs te de assolar aquella, ab las surtidas que fa 
de Perpiüyá molt amenut, ya sia per falta de viures, ó per 
la noticia que te que las tropaa nos han fet mercó sa Mag. 4 
enviarnos passen en les parts de Tarragona y Leyda, sens 
opposarseli per ara aquelles al eucontra. Supplicam per co 
á V. Altesa sie servit manar teñir intelligencia particular á 
sos designes, no donantli lloch á que devaste mes aquells 
comtats, ni ocupe maiors puestos, ans be empare V. A. 
aquells, com confiara ho serán, sois ab la sombra de tant 
gran Princep, ab la qual don Joseph de Qacosta, Mestre de 
Camp general que resideix en Figueres ab algunas compa- 
nyas de cavallería y infantería, estará de maior ánimo abla 
confianca que tindrá que corrent per ma de V. A. será so- 
corregut en les occasions ne necessitará, essent de molta 
conveniencia teuir oprimit al enemich pera que no corre ni 
devaste mes aquella campanya, que ademes ab acó, fará 
V. A. lo servey de sa Mag.* Nosaltres, en nom desta Pro- 
vincia, ho estimarein de nou á singular mercé y favor par- 
ticular de V. A., aquí lo Sr. g. de llarchs anys com desijam 
y esta Provincia há menester. Barcelona y Abril á xxvi de 
MDCXXXXI.=Francesch de Tamarit. =Domini Deputati, 
etc. = Serenissim Señor B. L. M. de V. A. sos maiors servi- 
dors.=Los Deputats al Serenissim Sr. Princep de Conde. — 



266 

(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña, 
Copiador correspondencia de 24 de Abril á 1.8 de Julio de 1G41, 
fol. 7 vuelto.) 

Núm. 727. 
Carla de la Diputación á los Cónsules de Prades. 

En virtut déla carta de crehensa de V. M. s havem oyt tot 
lo que per llur part nos ha representat Joan Ferrer Burgos 
y responent al quens ha dit, diem que nosaltres seinpre ha- 
vem pensat que sa Mag.* Christianissima havia de enviar en 
Eoselló alguna persona de consicleració ab tropas de infan- 
tería y cavallería per assitiar alguna de les plasses que vuy 
te ocupados lo enemich, pero al que fins ora havem vist son 
pocas las tropas ques detenen en Roselló, dientnos que lor- 
de de la Mag.* es que tota la forca, ó al manco la demés 
consideratió la passen en estes parts de Tarragona y Leyda, 
dexant lo demés per aprés, en tant que lo Sr. de la Motta 
nos demana fessem venir assí la companya de Emanuel de 
Aux y de Thomas de Banyuls, y que vinguerem á be, y ab 
aquexa conformitat ho hordenarem á dits Aux y Banyuls, 
pero havent entes aprés que lo enemich fa algún es surtidos 
desde Perpinyá, no tant solament havem ordenat á dits Aux 
y Banyuls resten á exes parts, pero encara hi farem passar 
alguna infantería cathalana que havia de venir assí, y ab lo 
Sr. de la Motta procurarem quey fassa restar alguna com- 
panya de cavalls, y al Sr. Principe Conde que resta en les 
parts de la frontera del Llenguadoch, per anarsen della lo 
Sr. Duch de Luy, lo havem supplicat molt deveres estiga 
atent ais designes del enemich, y procure opposarseli en les 
occasions que sie menester, y quant sie assí lo Sr. Archa- 
bisbe de Bordeus tractarem ab sa Ex. a llargament estes co- 
ses, pera que ab ells se prenga la resolució que será mes 
convenient al servey de sa Mag.* y benefici de la Provincia, 
com mes llargament estes y altres coses los ho referirá dit 
Joan Torner, assegurantlos que per nostra part no faltar em 
en tot lo que sie convenient á V. M. s que g. de nostre Sr. 






267 
Barcelona y Abril á xxvi de MDCXXXXI.=Lo CanoDge 
Don Joseph Soler. =Domini Deputati, etc. = Ais Mag. chs 
Consols de la vila de Pradas. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Generalidad de Cataluña. Copiador correspondencia 
de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 7 vuelto.) 

Núm. 728. 
Caria de la Diputación al Príncipe de Conde. 

Serenissim Señor. =Ab nostra carta de vint y sis del pas- 
sat havem significat á V. Alteza lo contento havem tingut 
de que sa Mag.* que Deu g. de hagués encomanat á V. Alte- 
sa lo govern del Llenguadoch, conforme nos digué lo Sr. de 
Argenson, y ara lo tenini molt particular de que V. Altesa 
sie ja arribat á Narbona, conforme ho havem vist ab la de 
V. A. de vint y sinch del passat, ques estat servit honrar- 
nos, juntament ab altra que sa Mag.* nos fa mercé avisar- 
nos de la resolutió que ha presa en encomanar á V. A. 
aqueix govern, y fernos mercé en tot alió que sie en benefi- 
ci desta Provincia, y com ho será molt gran en que en lo 
Comtat de Eoselló mane V. A., lo mes prest será posible, fer 
hi entrar algunes tropes de infantería y cavallería, ho rebrem 
á mercé particular, perqué com lo enemich está ab pochs viu- 
res, y los blats y los forratges que son en lo Comtat de Ros- 
selló y p articular ment en las parts de la Salanca son molts, 
es cert que apretat de la necessitat, fará surtides pera trobar 
viures, y devastará aquella plana, lo que se li deu impedir 
per las rahons que V. A. sabrá millor considerar, y perqué 
V. A. estiga informat del estat de les coses de aquell Com- 
tat, y lo que podría executar de prompte en benefici dell y 
en dany del enemich, va ab esta un memorial quens ha do- 
nat una persona confident prática y intelligenta que ara es 
vinguda de ítosselló, que V. A. manará considerar y posar 
en executió alió que será en maior servey de sa Mag.* y be- 
nefici de aquells Comtats, que nosaltres ho estimaren á 
V. A., aquí supplicam nos vulla manar lo que sie de son 



268 
servey. Lo Sr. Archabisbe de Bordeus ab la Real armada 
arriba ayr devant desta ciutat y per la Decessitat que te 
della lo Sr. de la Motta que está en lo camp de Tarragona, 
ses partit vuy per aquelles parts. Nostre Sr. li done próspe- 
ro succés en tot, y á V. A. llarchs anys, corn esta Provincia 
há menester. Barceloua y Maig á tres de MDC.XXXXI.= 
Lo Canonge don Joseph Soler. =Domini Deputati, etc.= 
Serenissim Sr. B. L. M. de V. A. Los Deputats, etc. = Ai 
Serenissim Sr. Princep de Conde generalíssim del exercit de 
Sa Mag. 4 — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, foL 20.) 

Núm. 729. 
Olra carta de la Diputación al Príncipe de Conde. 

Serenissim Señor. =Entrant V. A. en lo Comtat de Ros- 
selló ab tant poderos exercit com nos ha significat lo Sr. de 
Argenson, estám serts tindrán les armes de sa M. d Christia- 
nissima (que Deu g. de ) contra los enemichs de sa Real co- 
rona, los bons successos, tant per mar com per térra, que 
havem experimentat en esta Provincia des ques posa á 
sa obediencia; y perqué á V. A. assistesca la gent del Pays 
en las factions se haurán de fer, enviarem dies ha á don 
Phelip de Sorribes, perqué en companya de Ramón de Bas 
y demés cabos de guerra tenim en exes partides, de part 
nostra advertissen á les vniversitats les obligacions los cor- 
ren de acudir ab molta gent al maior servey de V. A., y á 
sa propria deffensa, los quals nos teñen avisats que regone- 
xent la gent de aquells Comtats tant les honrres y mercés 
rebudes, y que esperan rebrer de V. A., com la gana teñen 
de vengar los molts agravia rebuta deis enemichs castellans, 
acudirán ab molta puntualitat y finesa en quant los será 
possible al que V. A. los ordenará, y pera ques fasa millor, 
encarregam al dit don Phelip de Sorribes, que attés que 
V. A. fará mercé de aocorrer la gent venturera que acudirá 
ab un pa de munició, loa aocora ell ab mig real, fent ab acó 



269 
lo maior esfors ques puga, conforme lo diuer ques pora trau- 
rer de aquellos parts, pus que de assí no lin podem prove- 
nir com voldriem, per los molts gastos sustentara en estes 
parts. Nosaltros enviara aquí á Andreu Alba, nostron comis- 
sari, pera que sois cuyde de servir á V. A., y de procurar en 
nom nostre que les Vniversitats estigan previngudes tant 
en las leves de la gent, com en les demés coses que serán 
necessaries per al servey de sa M. d , de V. A. y benefici de 
aquestos Principat y Comtats. G. de nostre Sr. á V. A. com 
esta Provincia há menester. Barcelona á xxvihi de Maig 
MDCXXXXI.=Lo Canonge don Joseph Soler.=Los De- 
putats, etc. = Al Serenissim Sr. Principe de Conde, genera- 
lissim del exercit de Sa Mag.* Christianíssima. — (Archivo 
de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Carlas de 
24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 88 vuelto.) 

Num. 730. 

Carla de la Diputación al Maestre de Campo 
D. Ramón de Das. 

A la de V. M. de 28 del present havem entes com era 
anat á Narbona ys era vist ab lo Sr. Princep Conde, y que 
sa altessa li havia refferit li haviam promessos dos mil Cata- 
lans quant sa altessa entraría en Rosselló per juntarse ab la 
gent que el aporta, cosa que ni nosaltres la havem escrita á 
sa altesa, ni de paraula offert assí al de Argensó, com sa al- 
tesa nos avise que lo dit Argensó hy ha offert de nostra part, 
ans be volent apurar al dit Argensó de hont es nat assó, nos 
ha dit que ell no ha escrit tal, pero que es veritat que quant 
escrigué á sa altessa, posa en lo plec vn paper li havia donat 
don Phelip de Sorribas, y que pot molt ben ser que lo dit 
Phelip tractás ab dit paper que en la ocasió que fos menes- 
ter, acudirían dos mil homens de la Provincia, y servirían 
ab vn real de socorro que seis donas, de manera que lo se- 
ñor Princep Conde ha pres per offerta de la Provincia lo 
que per advertiment ha donat don Phelip. V. M. estiga ad- 



270 
vertit de acó en cas ne fes qnexa lo de Conde, per que seria 
gran falta nostra que siu haguessen promés nou cumplís - 
sem: ab tot axó, per lo que desijam se fassa vn esfors á la 
ocasió entrará dit Sr. Princep de Conde, ordenam á don 
Phelip Sorribes procure fer entrar diner, y que aquell con- 
vertesca ab lo socorro deis soldats, pagantlos mig real cadal- 
dia de socorro, y ab lo pa de munició que ha offert donar 
dit Sr. Princep de Conde, vindrán á conseguir lo real de so- 
corro que don Phelip volía seis donas, advertint á V. M. 
que lo diner per pagar estos socorros ha de exir de aqueixas 
parts, que de assí es impossible ne pugam enviar: V. M. en 
companya de dit don Phelip, així junts com separadament, 
procurarán en alentar la gent, representantes de quanta 
conveniencia es se fassa vn esfors per traurer lo enemich de 
aquexos Comtats. Guarde Deu á V. M. Barcelona y Juny al 
primer de MDC.XXXXI.=Rafel Antich.=Domini Deputa- 
ti, etc.=Los Deputats al Mestre de Camp D. Ramón Bas. 
— (Archivo de la Corona de Aragón, Generalidad de Catalu- 
ña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, 
fol. 91 vuelto.) 

Núm. 731. 
Carta de D. José Sacosfa á la Diputación. 

Molt Ules. Srs.=Tinch entes que avuy entra lo Bescompte 
de Arpejon ab la gent del Sr. Princep Conde en Roselló, ja 
tinch escrit á V. S. com sa Alteza pensave teñir dos mil ho- 
mens del Pays: no voldria que faltant, pensás lo Sr. Princip 
ques culpa mía, que V. S. be sab no me ha donat ninguna 
orde en aquest particular, que á haverla tinguda, jo crech 
hauria tal gent y la faria, y sentó en la ánima com oir á dir 
que en las parts de Tarragona haian acudit tants pochs 
Cathalans. Desta marina de Palamós se pot traurer molta 
gent que no fan ningún servey, ja ho tinch escrit ab altres á 
V. S.; lo donador desta es hu deis capitans de las compañías 
que tinc en los prestos destas parts, que per negocis que li 



271 

importan li he dat llicencia pera sis dias, ell podrá informar 
á V. s S. s del estat de las cosas de per assí y Deu á V. S. guar- 
de. =Figueres y Juny 2, 1641.=Josep de Qacosta. — (Archi- 
vo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas 
comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 732. 
Entrada de Conde en el Roseiíón, según Sevilla. 

Noticioso el Príncipe de Conde, Henrique de Borbon, go- 
bernador que se hallava de Llanguadoc, en parte de aque- 
llas materias, y de la importancia de tomar la occassion que 
tantos siglos havia deseado inútilmente Francia de ampa- 
rarse de Rossellon, partió con el vizconde de Arpaion su Lu- 
garteniente general, con el Conde Conera, el Señor de Aen- 
cour, de Argenerot y de Espennan, para ello de Narboua, 
á los dos de Junio: hallándose el dia antecedente en marxa 
su ejército, que constava de quatro compañías de gente de 
armas, á saber: del naesmo Príncipe, del Duque de Anguien, 
de Arpaion, y del Marqués de Santa Creus, de dos otras 
compañías del Duque de Aluin, de dos tercios de cavallos 
ligeros á los órdenes de la Capellablan y de Bussi de Vai- 
res, de tres compañías de catalanes á las órdenes de D. Erna- 
nuel de Aux, de Vilaplana y D. Gaspar de Llupiá, assímes- 
mo con el tercio de infantería de Anguien, de Conti de 
Bosse, de la Corona, de Vasseau de Pollinach, y de la dovis, 
avistándose las compañías destacadas el Marqués de Ton- 
cins, Espenan y algunos voluntarios. Entraron en el conda- 
do siguiendo la plaja que se halla entre el mar y el estaño 
de Salsas y Aucata, de suerte que ia á las sinco se hallaron 
á San Lorenco, y de allá se encaminaron á Villalonga, que 
por distar solamente de Perpiñan dos leguas, el de Arpaion 
destacando 250 cavallos se fué para noticiarse de los enemi- 
gos, siendo assí mismo ordenado al de Liancur con otros 
tantos, de reconocer el rio Tet: avancaron todos y el prime- 
ro hasta perpiñan, sin haver hallado otro que cantidad de 



272 
bestiar mular, con que se bolvió, tomando dello ocasión de 
ayancarse la infantería cerca de Perpiñan y de ordenar al de 
Argencur, con la gente de armas de Conde, Duque d'An- 
guien y compañía de cavallos del Barón de Puiols con algu- 
na infantería, secundase las intenciones de Liancur hasta 
traher nuevas de los enemigos; encontróles este, y liuvo de 
travar un ligero combate de principio, donde Bussy quedó 
herido, mas á pocos lances se ocasionó al llegar la infante- 
ría Francesa uno de muy grande, pues llegadas assí 6 pie- 
cas y casi lo demás del JExército después de haver los enemi- 
gos perdido más de 120 soldados, persistidos en guardar el 
pasaje de Tet, perdieron assí la esperanca de podelle impe- 
dir contra aquel las fuercas, y procuraron retirarse con al- 
gún orden y tomar la marxa assí á Torruella, donde queda- 
va campado el grueso de los suios, conque el dia siguiente 
passó el Príncipe el Piio sin algún género de oposición y se 
presentó delante de Canet, queriendo que la expugnación se 
hiziese á las órdenes de Espenan: fué placa de poca resisten- 
cia, pues con haver recibido algunos tiros de cañón, se rindió 
la villa, y el castillo y Iglesia assí mismo, después de haver 
empleado algunos fuegos de artificio, de que se havian pre- 
venido para resistirse, no lo pudieron, y assí con honrrados 
pactos pusieron á Canet en manos de Espenan. — (Bibliothé- 
que Nationale, París. MSS. Españoles, núm. 115. Mémoire 
de Catalogue, par le Dr. Sevilla. Tomo II, fol. 139.) 

Núm. 733. 
Carta de Francisco Yilaplana á la Diputación. 

Molt Ule. Sr.=Fins bui no e conegut lo poc cas se sont 
fets ys fan de mos serveys en esta Provincia, y aver acudit 
ab la puntualitat que V. S. li es notori, y aver coragut las 
cosas de tant pes per mas mans, y avent fetas las diligen- 
sias que per V. S. me son estadas manadas y que ayan tin- 
gut lo sugsés veem á la clara, lo qual se me pot á mi atri- 
buir alguna part; y ara en essa ocasió tinguís sa bona volun- 
tat de V. S. en queni mana ab hun horde me partesca per 



273 
capitá del Castell de Ballver durant lo beneplasit de V. S., 
y que residesea en dit Castell, de lo qual fas molta inarave- 
11a fasa V. S. tan pog cas de ma onra y reputatió, avent yo 
governat com tots los de aquestos comtats sabeu, que en 
esta ocasió me vol V. S. calumniar, avent de anar á posar 
siti á Perpiniá y á Cobliura, me vol arimar dexa manera 
avent de anar á pelear ab lo enemig: jo atribuesch de que 
V. S. no gusta estiga governant las armas en aquestos Com- 
tats de Roselló y Serdania, y que deu ser veritat me teñen 
reformat, segons ting ya escrit V. S: tots los de aquestos 
Comtats dirán ab veritat que si jo nom trobás governant las 
armas, esta térra seria del Castellá, perqué ab lo valor de la 
gent y mon govern, está en lo estat que V. S. sap, y agi jo 
estimo el favor que V. S. me feya de capitá del Castell de 
Ballver: V. S. lo pot enplear ab altri, de lo qual resto molt 
obligat, pus veg que mos servéis valen tant pog en llavarme 
ma reputatió y honra com ting dit per donar contento amos 
enemigs: algunas vegadas ting advertit á V. S. se prengues- 
sen informasions contra de mi y de Tomas de Baniuls y deis 
demés ofisials, y may V. S. y atrobat camí, aventi fetas 
tantas valequerias, so es de robar, matar, conposar los llogs, 
y sempre si a trobat ynconvenient ó sia per cartas de favor, 
com es del duc de Luy en favor de Baniuls: y de exa manera 
van las cosas per amistats, y axí V. S. me envié la resulo- 
ció y reparo en lo agravi me vol fer, y sino es gust de V. S. 
estiga governant en estas parts, me envié la orde sia de son 
gust, que si V. S. agués castigat la velequeria, y poca obe- 
diensia y respecta me tingué Manuel de Aux y los demés 
tenint las enquestas ya fetas, cada dia agüera mirat lo ques 
feia, y ara cada hu fa de son cap. Lo temps dirá cada hu 
com obrará, soplicant V. S. me despedesca est coreu y me 
envié la resolusió aquí. Deu guarde V.'S. de Vinsa 4 de Ju- 
ni 1641.=Francisco de Vilaplana. — (Archivo de la Corona 
de Aragón. Generalidad de Cataluña, Cartas comunes origina- 
les. Año 1641, Junio.) (1). 

(1) Vilaplana procura siempre recordar que fué el principal agente 
Tomo xxiii 4 8 



274 

Núm. 734. 
Carla de los Diputados á D. José Sacosta. 

Molt Illre. Sr.=Lo Sr. Princep de Conde será entrat ja 
dins lo Cointat de Eosselló, y com no li acudirá lo número 
de gent que nosaltres desijam, ha resolt lo Concell de guerra 
se escrigués á V. S. pera que done orde á totas las perso- 
nas militars y que gozan de dit privilegi y altres que á V. S. 
li aparexerá, pera que acudescan á servirá llurs costas jun- 
tament ab la demés gent Catalana ab las tropas Francesas 

de la conspiración que entregó Cataluña á Francia, y por ello no se re- 
signa, después del triunfo de sus gestiones, á jugar el papel secunda- 
rio á que le relega la Diputación mal avenida con el carácter poco 
suave del intranquilo perpiñanense, y sus tendencias á gobernarse por 
propia iniciativa. En los tomos anteriores y en éste (documento núme- 
ro 720) hemos visto lo que Vilaplana daba de si; y como quiera que 
interesan cuantos documentos se refieran á su persona que tanto re- 
lieve alcanzó en aquellos tiempos, continuaré en esta nota la carta en- 
comiástica que le escribió el diputado eclesiástico D. Joseph Soler, re- 
comendándole á Richelieu para que le colocara en Francia, y de esta 
suerte libertarse de las arrogancias de un hombre que constantemente 
pretendía imponerse. 

«Al Eminentissim y Exelentissim Sor. Cardenal Duch.=Ex.im y 
Emi.im Sor.=Del cavallers principáis desta Provincia que ab lo valor 
de sa espasa se son oposats al enemich eu los majors treballs y apre- 
tos, te lo primer lloch Francisco de Vilaplana, com lo te en esser estat 
lo primer que posa los peus en Franca, pera tractar lo remeij á nos- 
tres desditxas, sens mourerle per altre interés que deslliurar sa patria 
de la oppressió en que estave, y servir á sa Magestat (Deu lo guarde) y 
á Y. Emi.a: estas occasions occasionaren al enemich pera que li cre- 
massen tota sa hazienda en lo comptat de Rosselló, que sois es restat 
ab la espasa y vida: va en aqueixa Cort ha offerirlas á V. Emi.a pera 
que sia de son servey occuparlos en deffensa de la Real corona y de la 
fé Católica: sos parts son tais, que confiam donará tanta satisfactió de 
sa persona, que correspondrán sas obras ha son valor, y los desitgs de 
servir ha V. Emi.a ab sa sanch. Guarde Deu ha V. Emi.a Barcelona y 
Juliol ais xxxr de MDCXXXX[.=Lo Canonge Don Joseph Soler. =Ex.im 
y Emi.im Sor., etc.=Los Deputats, etc.»— [Archivo de la Corona de Ara- 
gón. Registro copiador correspondencia Diputados. Años 1640-41 , fol. 652.) 



275 

que aportará lo de Conde, de la matexa manera que acudi- 
ren á Salses, pus la ocasió es ara mes justa y mes precisa, 
aparexentnos que nos deu fer per la primera vegada per via 
de manament, sino prengantlos ho ab las rahons que á 
V. S. aparexerá millor, per persuadirlos á que acudescan, 
advertint que tant solament se haurá de escriurer ais de las 
Vegarias de Eosselló, Vallspir, Confien t y Cerdanya, per ara 
fins se done altre orde á V. S., perqué com á las parts de 
Tarragona tenim també gran falta de gent, y tenim intelli- 
gencias que lo enemich vol socorrer aquella plassa, será for- 
sós que nosaltres donem orde acuden allá los de las demés 
vegarias, lo que tractarán de má, Deu volent. De la diligen- 
cia que V. S. fará en acó, estimaren ne done part á D. Ra- 
món Bas, y que done orde que la gent acuda á son tercio ó 
al de Thomás de Banyuls. Guarde Deu á V. S. Barcelona y 
Juny á mi de MDCXXXXI.=Rafael Antich.=Molt Illre. 
Sr.=B. L. M., etc.=Los Deputats, etc. = Al Molt Illre. Sr. 
don Joseph de Qacosta, mestre de Camp general deis Cata- 
lans. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Copiador de cartas de 24 de Abril á 18 & Julio de 
1641, fol. 107 vuelto.) 

Núm. 735. 
Carta de D. Felipe Sorribes á los Diputados. 

Molt Illres. Sors.=E fet quant he pogut pera fer entrar 
diner en poder de Cristophol Mercer, de la gent de Rossalló 
y Vallspir: los de Conflent fins ara ningú ha volgut pagar 
las taxas: tinc escrit á Morer quels execute, y al Sr. de 
Anyer quels servesca ferli asistir; no sé lo ques fará: de Ser- 
danya no sois nom envian diner, pero ni Cornet que te di- 
ner de bullas ni Mando nom responan ninguna carta: ja tinc 
escrit á V. S. ab altras que van ab esta, las quals pensava 
enviar per la estafeta y no es pasada en Ceret, de que era 
forca que V. S. enviás allí alguna persona de auctoritat á 
donar calor á las cobrancas, perqué á mí no mes possible 



276 
arribary, per lo molt que fer que tinc per estas parts que 
puch assegurar á V. S. que ne puch donar rahó á totas las 
cosas que per assí y ha que fer (Sigue la carta sin interés al- 
guno): y termina nostre Sr. ha V. S. guarde del Voló y Juny 
ais 8 de 1641. =Don Phelip Sorribes y Rovira.=Axí com 
estaba est matí per despatxar lo correu des del Voló, ha 
arribat nova que los soldats de Canet forent rendits ha dis- 
cretió, y axí so volgut arribar fins ha est loe de Argeles pera 
saber ab sertitut si era axí, y es sert que están rendits, com 
pensó jo queu deu aver avisat lo bescompta de Arpejon: los 
soldats rendits son sent y sinc ho sent y quinsa. — (Archivo 
de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas 
comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 736. 
Carta de D. José Sacosta á los Diputados. 

Molt Illres. Señors.=Entenent que lo exercit de Franca 
entrave per la part de la Salanca, y sabent que lo enemich 
sestave vn tant descuydat en Argeles per fer cara al francés 
de aquella part de la Salanca y Canet, y importantnos molt 
la pla9a de Argeles per llevar del tot la comunicado y socor- 
ros de Perpinyá á Coblliure, doní orde á Miguel Frexa que 
juntas la gent que pogués, y ves ab son modo y industria, 
de assaltar al descuyt aquella pla9a de Argeles: han execu- 
tat ab tant bon modo y valor, que arrimantse á las murallas 
y tenint qui li obrí un forat en ellas, entra dins ab molt poca 
gent, y los soldats del enemich que estaven allí se feren forts 
en la Iglesia y campanar, y ayr á las deu horas de dematí 
se li rendirán á pactes, y axí som ja seflors de Argeles, que 
importa molt pera contra Coblliure; lo enemich intenta so- 
correr desde Coblliure ais assitiats en lo campanar, pero á 
Frexa li era arribada ja alguna poca de gent de socorro, ab 
que lo enemich se retirá: quant Frexa anave á executar 
aquest orde prengué quaranta matxos carregats de blat que 
lo enemich feya carrochar desde Coblliure á Perpinyá, ab 



277 
ques creu ys te per cert que del blafc y provisions que las ga- 
leras aportaren, ne era e'ntrat encara poch á Perpinyá, y 
essent Argeles nostre, no teñen ja reniey de socorrerse los 
vns ais altres. La Rocha de Alberá está sitiada per alguns 
Cathalans. Don Ramón de Bas ab la gent que tindrá en son 
tercio, entrará esta tarda en Argeles. Lo exercit francés des- 
prés de haver batut algunas horas á Canet, lo entra des- 
pusayr, y lo enemich que estave allí de guarnido se es fet 
fort en lo Castell: desde Perpinyá isqueren á socorrerlos y 
després de haver peleat se retiraren á mes de pas: á estas 
horas tinch per cert que Canet altrement será nostre. Don 
Ramón Bas me enviá á cercar dos carregas de monicions de 
guerra pera la marxa ha vi a de fer per Argeles: no li poguí 
enviar sino metja, perqué pólvora, com tinch ja escrit á 
V. S., ne tinch poca, y pilotas ninguna: tinchli escrit que 
demane al Bescompte de Arpejon monicions y lo demés que 
tinga menester, perqué jo que.no tinga orde de V. S. non 
enviaré mes á Rosselló. Tinch entes que los de Conflent no 
sois no volen donar los doscents homens per aquesta ocasió, 
pero temo que no arriben á cent. Deu á V. S. g. de Figueres y 
Juny 1641. Lo donador de esta es un capitá francés deis que 
están en Castelló: va per diner: V. S. as li fasan bona obra ab 
lo Señor de Argenson que sert es llástima lo que patixen. 
V. B S. as se servesquan de manarme avisar que titol dan al 
dit Argenson, que yo en fíns ara li e donat Excelencia.=Don 
Joseph Qacosta. — (Archivo de la Corona de Aragón. Gene- 
ralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641 , 
Junio.) 

Núm. 737. 
Carta de Mr. de Arpaion á los Diputados. 

A Messieurs.=Messieurs les Illustrissimes deputes et oy- 
dors du Principat de Catalogne.=Messieurs.=Je croy que 
vos Illustrissimes seigneuries auront seu larrivée de larmee 
du Roy etans le Roussillon, et comme elle y a commencé a 



278 
faire progrés ayanfc pris Canet et Argilhiers (1). Las corn- 
pagnies de cavalerie Catalane que nous y sont vermes join- 
dre, et sont deux en nombre, nous ont tesmoigné le deplai- 
sir quelles ont de sesloigner de larmee, par ce quelles nont 
nul payernent. Et moy que les ay veu tres dignement servir, 
jauroy tres grand regret si nous estions prives de leur assis- 
tence. Cest ce que me fait suplier tres instamant vos Illustris- 
simes seigneuries, de vouloir ordonner que leurs payes leur 
soint fournies, et quelles demeurent jointes a nos trouppes.- 
Je say que cest lintention du Roy et de son Altesse que ie con- 
tribue tout ce qui pourra dependre de nous pour lavautage 
de la Catalogne, et ainsin ie receuray a siugulier faveur, sil 
plait a. vos Illustrissimes seigneuries, de men douner les 
oceasions affin que ie vous puisse tesmoigner avec quelle 
verité je suis.=Messieurs.=Vostre tres humbleettres affec- 
tioné serviteur.=Arpaion.=Au Camp de Canet ce g e Juin 
1641. — (Archivo de la Corona de Aragón. Cartas originales. 
Año 1641.) 

Núm. 738. 

Carta de Mr. de Arpaion á los Diputados. 

A Messieurs.==Messieurs les Illustrissimes Deputés et oy- 
dors de la Deputackm.=Messieurs. — El uya que deux iours 
que iay eu lhonneur descrire á. vos Illustrissimes seigneuries 
au suiet de la cavalerie Catalane qui avoit ioint nostre ar- 
mee, et qui a esté obligée de se retirer faute de subsistence. 
Je croyois que Mr. don Philippe de Souribes auroit pour ees 
compagnie3 vn fous comme pour linfanterie, mais cela nes- 
tan pas. Je scrís encoré á Vos Illustrissimes Seigneuries 
pour les prier davoir esgard h ceste cavalerie, compossé de 
fort bons hommes, et extremement affectiones. Et y seroit 
dommage quelle ne fut pas dans le service, cest de quoy iay 
crey vous devoir donner avís apres avoir asseuré vos Illus- 
trissimes seigneuries que ie seray toute ma vie,=Messieurs. 

(i) Argeles. 



279 
=Vostre tres humble et tres affectione serviteur.=Arpaion. 
=Au Camp de Canet ce 11 Juin 1641. — (Archivo de la Co- 
rona de Aragón. Cartas comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 739. 

Carta de D. Ramón de Bas á los Diputados. 

Ais Molt Illustres Srs. Diputats de Cataluña. =La de 
V. S. a de 7 rebí air á la tarda á la que tornava de Canet, 
aont me havia manat arribar lo Señor de Arpejon, aont se 
trobá també lo Señor Princep de Conde: vol resoltre que 
per que los blats de la plana que son molts, se aprontasen, 
se anas primer á Elna aont se anirá divendras. Los France- 
ses tinc entes per lo Señor de Arpeion, son 7.000, y mil ca- 
valls, y todavia va venint gent de Franca jo arribí así disap- 
ta pasat ab 430: van (borrado) venint cada dia; estic agnar 
dant dos companyas mes que importan 200 bomens: lo cert 
es que é fet quant mes estat posible perqué los pobles pa- 
gasen los soldats, que no es estat ab poca dificultat, per aver 
entes que la generalitat los donaría vn real, y no entenian 
que asó sois era ab los lochs contribuían en lo concert avia 
fet lo Sor. don Felip Soribas. V. S. a estiga moltasegurat que 
en quant me sia posible no faltaré vn punt en tot lo que será 
en servey de ma patria V. a S. a me fará mercé ordenarme: 
aqui guarde Deu. Argeles Juny 12, 1641. =La presa de Arge- 
les es estada de prou mes importancia que no Canet. =Don 
Eamon de Bas. — (Archivo de la Corona de Aragón. Gene- 
ralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Junio.) 

Núm. 740. 

Carta del comisario Andrés Alba á los Diputados. 

Ais Molt Ules. Sors. Diputats y hoidors del General de 
Catalunya. = Molt Ules. Senyors.=Després de esser arribat 
en estas parts sabent que sa altesa lo Sor. Princep de Conde 
era en Narbona, y aven per adonarli unas cartas que lo 



280 
Illre. Sor. de Argenson rae avia donades per dit Sor. Prin- 
ceps y per lo Sor. Musur de Manxaut, las quals doní en 
mans propias: y fou de importancia ma añada, pues su al- 
tesa me digée volia venir á fer quartel en esta vila de Saret, 
y que partida lo dilluns, per lo qual so viugut ab tota deli- 
gencia aont estic prevenint las cossas per sa altesa y demés 
cavallés vindrán en sa companya, y mateix fas deligensias 
en proveir ab fárragos y civades, per lo qual me es estat for- 
sós anomenar dos comisaris. Soplico á V. s S. 8S sia de llur 
servey teniro á be, que aseguro á V. S. ea que debaix de deu, 
no puch estar sens dos comissaris continuos, y exos sent 
V. S. es servit, confio se trobarán á vuyt reals cada dia. So- 
plicant á V." S. cs sien servits manar enviar orde á Cristofol 
Marser, pagador, los vaja pagant com anirán servint. La 
pressa de Canet y Argalés jo pens ne teñen V. s S. es avísrse 
te per cert anirá á la Roca lo exercit antes de anar en altra 
part. La gent de Conflent pens que no ha acudit encara: la 
destas parts ja es en Argalés ab Don Ramón Bas y Don Fe- 
lip Soribes: noy a altre cossa que donar avís á V. S. BS , sois 
que sia de llur servei manarme; aquí Deu guarde molts anys 
de Seret y Juny á 12, 1641.— Afectat servidor de V. S. es = 
Andreu Alba. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generali- 
dad de Cataluña. Cartas comunes originales . Año 1641, Junio.) 

Núm. 741. 

Carta de D. Manuel de Aux á los Diputados. 

Molt Ules. Señors.=En dies passats doní avís á V. S. as 
com lo exersit de sa magestat Cristianíssima era entrat en 
Rosselló; ara la dono á V. S. as deis sucsessos que fins assí se 
an tinguts: ais 5 del corrent marchant lo exercit la volta de 
Canet, al passar la retraguardia lo riu, dexant Casteli Rosse- 
lló, envestí lo enemich ab sa cavallería fent algún dany, del 
qual moriren 18 francesos, y fon nafrat un mestre de Camp, 
pero los reche3aren ab gran valor, que se es sabut romperen 
vna companya al enemich y de dita escaramusa resta nafrat 



284 
Monsiur de Santone en una cama, y pasant dit exersit á 
posar siti á Canet, no fou possible rendirlo, sino á forsa de 
batería, y estant lo siti sobre dita plassa, vingué a vis que los 
Catalans eren entrats dins la vila de Argeles y tenían sitiats 
en la iglesia los soldats que estavan de guarnició en dita 
vila, que eran 30 ab un cabo, y venint avís al Excelen tís- 
sim Sr. lo Biscompte darpejon, marcha ab 1.500 infants y 
300 cavalls de son exersit, ab munición s y provisions per 
dexar de respecte en dita plassa, y quant arriba allá, trobá 
que part del regiment de Roca Llaura govemat per monsiur 
de Borbotan que entrava de guarnició en algunes viles cir- 
cumveines, hera dins dita vila, y avien ya consertat ab los 
sitiats la forma del rendirse, que fou exir ab corda ensesa, 
bala en boca y ab totes ses armes y bagatge fins á la porta 
de la vila, aon los auian de dexar y donarlos passaport per 
anarsen en son país, lo que se feu ab dita forma y sa Ex- 
celencia dexá de guarnició en dita vila las compañías que de 
dit tercio de Roca Laura y eran entradas, governadas per 
dit Borbotan, y tornant marchar la volta de Canet, se trobá 
dita plassa ya rendida á discreció del G(enera)l, després de 
4 dies de citi, aont y avia 130 soldats governats per lo capi- 
tá J. Martin de Garondo, los quals sean aportats enFransa 
pressos, per posarlos en galera, y lo exercit está vuy en dita 
vila de Canet; yo pensó aguardant horde de sa Magestad 
Cristianíssima de lo que se avia de fer: do est avís á V. S. as 
del que a passat, y del que hirá discurrint, lo donaré també, 
perqué V. S. as tingan relació verdadera de tot lo que passa. 
Deu á V. S. aa guarde los anys de mon desitx: de Millas, ais 
12 de Juny de 1641.=Manuel de Aux. — (Archivo de la Co- 
rona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Carias comunes ori- 
ginales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 742. 
Carta de la Diputación al Príncipe de Conde. 

Serenissim Señor. =Tenim contento particular deis bons 
successos quens avisan teñan las armas de sa Mag.* (que 



282 
Deu g. de ) en exas parts de Roselló, de hont nos avisan que 
estavan ya rendidas las placas de Argeles y Canet: lo matex 
bon succés te lo exercit que está vuy en lo camp de Tarra- 
gona y siti de aquella ciutat, conforme veurá V. A. ab la re- 
latió que va ab esta, y com nosaltres judicam que aprés de 
rendidas V. A. las plassas en Rosselló, de Elna y Coplliura, 
voldrá posar siti sobre la vila de Perpinyá, dins la qual hi 
ha vuy algunas personas molt principáis y benafectes á la 
Provincia, ademes de que sabem quen son també molt gran 
part de la geut ordinaria de dita vila; y com las cosas se van 
apretant, poria ser que lo eneinich que está dins ella, los vol- 
gués fer algún mal tractament: pera que se evite, suplicam á 
V. A. sie servit manarhi enviar vn trompeta en la dita vila, 
y ab ella notificar ais cabos del enemich fassa tot bon trac- 
tament á tots los naturals de la dita vila y habitants en 
aquella, amenasantlos V. A., en cas que no vsen aquexa 
bona correspondencia ab los de la dita vila; de la manera 
que V. A. será servit. Ab altra tenim escrita V. A. sia ser- 
vit socorrer al Sr. de la Mota ab vnas tropas de cavallería y 
infantería de les que te aquí per engrossar son exercit, y ab 
ell puga millor resistir al socorro gran que se enten ha de 
arribar al enemich que está dins Tarragona, que nosaltres 
assí estam fen novas llevas per socorrer axí mateix á dit se- 
ñor de la Mota, per ser de tanta conveniencia al servey de 
sa Mag. * y benefici de aquesta Provincia ques rendesca lo 
enemich de Tarragona. En Mars proppassat, se escalaren per 
las murallas de la vila de Perpinyá diferents mestres de 
casas y fusters de aquella vila, y en particular Mestre Anto- 
ni Mundo, obrer Real, y Hiacinto Sabadell; y lo comte Eo 
recentit de que se fossan escalats aquexos homens, ab crida 
pública promete sinch cents ducats de premi á qui captura- 
rás ais dits Mundo, Sabadell y Narcis Font, fuster major, 
perqué aquexos saben tots los secrets, trassas del Castell, 
vila de Perpinyá y de Salsas: y al que entenem habitan 
aquexos tres homens á la vila de Tuir, han aparegut aví- 
same á V. A., pera que en cas li aparega sian de algún pro- 
fit quant se hajan de sitiar aquelles plasses, los mane avi- 



283 
sar, y á nosaltres del que sia del servey de V. A., áqui Deu 
g. de com esta Provincia ha menester. =Barcelona y Juny á 
13 de 1641. =Lo Canonge Don Joseph Soler. =Domini De- 
putati, etc.=Sereníssim Sr. b. 1. m., etc. Los Deputats.=:Al 
Sereníssim Sr. Principe de Conde generalíssim del exercit 
de sa Mag.* Christianíssima.. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Generalidad de Cataluña. Copiador de cartas de 24 
de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 136 vuelto.) 

Núm. 743. 

Carta de Felipe Sorribes á los Diputados. 

Molt Ules. Sors.=Torno á dir á V. S. lo que ab moltas 
tinch escrit de que alguns llochs de Valespir avian promés 
servir en tant diner cada mes, per temps de sis mesos, pera 
pagar soldats, restant á carrach de V. S. sercarlos, y los ma- 
texos llochs, sempre que fos cas fe somatent, han offert de 
donar un número conciderable de gent, offerintlos don Ea- 
mon Bas per part de V. S. de donarlos un real cadal dia de 
socorro, y io, en virtut de dit orde, en los llochs en que he 
tengut la ma en concertarlos, he offert lo matex real en nom 
de V. S., y da dit don Eamon Bas, y ab titol de que era 
vingut lo cas de somatent, los avem demanada la gent que 
han offerta y totom ha acudit, ab que servirem ab diner y 
gent, y pera que vinguesen de millor gana, quant lo Sr. Prin- 
cep Conde escrigué á la vila de Seret que donaría cadal dia 
ais soldats pa de monitió, se enviá á dir á tots los llochs, y 
fou convenient fer dita offerta per arrencarlos; fins vuy, per 
molt que jo ho aia solicitat, no se ha donat dit pa de moni- 
tió, si be sempre ha dit lo Sor. Bescompte de Arpejon ques 
donaría, y siu dilata, dupto que no sia occasió que molts sol- 
dats seu tornarán en ses cases, lo que seria gran inconve- 
nient, perqué tota la gent de la térra ques troba en lo exer- 
cit, no arriban á set sents homens: de Conflent encara noi 
ha en lo exercit sent y trenta homens del dossents quen han 
offerts (si be diuem vindrán los demés), lo que ha obligat al 



284 

Sor. Bescompte de Arpijon agragar dita gent al tertio de don 
Ramón Bas: tot cobrable de Roselló y Valespir, se va molt 
arrodonint: en la vila de Arles y ha un eapellá, home rich, 
ques coinisari del Sant offici ques diu M.° Hieronim Crama- 
dells, lo qual no obstant que iá la junta de asienda li ha bai- 
xada la tatxa, diu resolutament que no vol pagar, lo que 
sentan molt tots los demés que han obeit, y també de que 
los moDjos del Monestir de Arles no paguen lur tatxa. V. S. 
sabrá si aqui han pagat que ells así se é quel non han; apar- 
me que V. S. axí á dits monjos, com á Cramadell, los pot 
fer pagar, perqué á tots dona portions lo Abat, y en dirle 
V. S. ab resolutió de ques retinga las portions, y done orde 
en continent á son procurador de que page assí á Cristofol 
Marser, será feta dita cobransa ab suavitat. Jo pens que 
V. S., pus sap la necessitat tan gran que así y ha de diner, 
no dilaterá de fer que lo Abat done dit orde: los de Conflent 
incistirán en no voler pagar com deu saber V. S., y porra 
veurer ab la carta quem escriu Morer y copia de un paper 
li han presentat.=Dit Morer de després ensá me ha escrit, 
que exas cobransas iá no corrien per son compte, que V. S. 
avia ordenat al deputat local cuidas dellas: lo tinen de Putx 
Valedor no ha volgut donar monitions per las rahons veurá 
V. S. en la carta que me escriu; V. S. manará ordenar lo 
que será servit se fassa, perqué tantas réplicas en estas ma- 
terias podan ser de gran preiudici. He parlat vui en scrit ab 
un estudiant ques aixit de Puigcerdá, lo qual diu lo que 
V. S. veurá en un paper escrit de sa ma: aparme se pot te- 
ñir resel que exa gent ne tingan correspondencia ab los Cas- 
tellans. Si á V. S. li apareixía enviar allí algún home pru- 
dent ab motiu de solicitar las cobransas, poría procura lien- 
gua y fer sensura del qui ha en la materia. Lo Sor. Bes- 
compte de Arpejon apreta famosament la plasa de Elna, 
y me ha dit pensava se rendiría dins quinse dies, y se io que 
ell te confiansas se li ha de rendir antes; te per sert que si 
la armada naval del Rey de Castella no pot socorrer á Ter- 
ragona, que ha de venir en lo Enpordá ho assí, y com nons 
sobra infantaría, vol saber de quanta gent de Rosselló, Va- 



285 
Hespir y Confien t pot confiar en un cas apretat. Se que molts 
li han dit que acudirían mes de quatra mil homens, io li he 
dit que armats era imposible, si be pensava que la gent fa- 
ría lo que poría. Assó lo ha obligat á enviar al deneyer en 
Prada y Vilafranca de Conflent, y altras llochs sircunveins, 
pera saber ab sertitut quanta gent de allí pora acudir, y á 
Vilaplana en Vinsa, al Sr. de Seret á Seret, y á mí á Prats 
de Molió, Arles, á mos llochs, y á altres de Vallaspir, de Se- 
ret en amunt; y així so vingut ab tota presa á fer la diligen- 
tia en esta vila de Arles, y en averia feta, men tornaré en lo 
exercit: a me ordenat escrigués á V. S. que si tenian notitia 
de que la armada naval del Rey de Castella venia per estas 
parts, li despatxassen correu ab tota diligentia: io pensó que 
V. S. ne tindrá particular cuidado: ia se ha fet diligentia en 
enviar lo plech deis portuguesos.=A V. S. suplico mane 
solicitar ais assesor s, fassen las provisions contra deis mals 
affectas á ia Provintia, perqué sapiant de hon se pora trau- 
ra diner, y á mí me mane moltas cosas del servey de V. S. 
que acudiré en totas com dech. N (os/re) 8(eñor) á V. S. guar- 
de. Arles y Juni á 20, 1641.:= Don Phelip Sorribes y Ro vi- 
ra. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Ca- 
taluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 744. 
Carta del Gobernador de Elna al Marqués de Flores Dávila. 

limo y Ex. m0 Señor.=Ocho dias ha que el enemigo me 
tiene sitiado abriéndome trincheras por quatro partes, y ba- 
tiéndome por cinco con cañones de 50 libras de bala todos; 
y yo con todo esto, no he hasta agora perdido ni el burgo, 
ni los molinos de fuera; porque dos brechas que allí me 
abrió á las bocas de sus cañones, á medio dia se las tapé, y 
hago muy gran defensa; pero me va faltando lo más necesa- 
rio para la ofensa del enemigo, y así he querido aventurar 
ésta para dar quenta á V. Ex. a dello. Y porque corre peligro 
de perderse no le digo otro más claro: sólo le suplico se sir- 



286 
ua pasar los ojos por la relación que dias ha le he imbiado, 
que podrá hechar el ver de lo que necesito: esto es todo lo 
que puedo decir á V. Ex. a de nuevo de aquí, además de su- 
plicarle que se sirua socorrerme si pudiere, que necesito mu- 
cho dello. Guarde Dios á V. Ex. a como deseo. Elna 23 de 

Junio de 1641.=De V. Ex.a 

Síruase V. Ex. a hacerme merced en recebiendo esta, hacer- 
me en la muralla quatro ahumadas para que pueda echar de 
ver que ésta llegó. — (Biblioteca Nacional, Madrid. Cód. Íí-74, 
fol. 690.) 

Núm. 745. 

Carta de ios Diputados á Mr. de Arpaion. 

Ex. m Sr.=Ab las dos cartas que havem rebudas de V. Ex.» 
de 1 1 y 19 del corrent havem vist lo que V. Ex. a nos diu 
aserca deis socorros havem de prevenir á las dos companyas 
de cavallería Cathalana, lo que es molt just, pero com los 
gastos grandiosos que havem fets y fem en esta guerra, han 
aportada aquesta casa en estat que vuy se troba seus diner, 
nos es impossible per ara enviarne de assí pera socorrer 
aquestas companyas, pero sab lo Sr. de Argenson que actual- 
ment estám treballant pera que serta persona de aqueix 
comtat nos pague vna partida de diner quens deu, y que 
aquexa tenim destinada per socorrer aquexas dos compa- 
nyas, assegurant á V. Ex. a que non llevarem ma que no en- 
tre aquex diner, y que será prest, y que servirem á V. Ex.a, 
-ab acó y en lo demés nos voldrá manar: deis bons sucessos 
que V. Ex. a ha tinguts del rendiment de las placas de Arge- 
les y Canet, havem tingut particular contento: vulla nostre 
Sr. sio ací de los demés places, com ho esperam mediant lo 
favor de nostre Sr. y valor de V. Ex. a , aqui nostre Sr. g. da 
Barcelona y Juny ais xxni de MDCXXXXI,==Rafael Antich. 
=Doinini Deputati, etc.=Al Ex. m Sr. B. L. M., etc.=Los 
Deputats, etc. = Al Ex. m Sr. de Arpejon, General del exercit 
de Sa Mag.t en lo Comtat de Rosselló. — (Archivo de la Co- 



287 
roña de Aragón. Generalidad de Cataluña. Copiador de cartas 
de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 177.) 

Núm. 746. 

Carta de Andrés Alba á los Diputados. 

Molt Ules. Senyors.=Ab esta dono avís á V. S. es , com air 
entra las vuit y nou de la matinada, arriba lo Serenissim 
Sor. Princep de Conde en la vila de Illa, y á las quatra de 
la tarda partí per lo camp: avuy dematí á punta de dia, ha 
manat fer llamada ais soldats de Elna, dientlos si volien 
fer Capitulasions, los quals y an vingut be, per lo qual an 
trets quatra Capitans y un sargento major de la plasa, aont 
jan entrats altres tants Capitans francesos: las Capitulasions 
se son fetes que si despus demá disapte á las sis del damatí 
no an tingut socorro, se ixirán ab armes y bagatge segons 
me han dit. Sa altesa esta nit dorm en ostofá: me ha manat 
venit así ab tota diligentia per donar lo transit y Comissari 
al regiment de Mussur de Santonge, que serán mil y dos 
sents homes que van en Tarragona, y acomodar lo allotja- 
ment per sa altesa, lo que ja tinch previngut: no tinch altra 
cossa que donar avís á V. S. es , sois suplicar los sia de llur 
servey manarme moltas cossas de lur servei, qui Deu g. e de 
Seret á 27 de Juny 1641.=Andreu Alba.=Als molt Ules. 
Senyors Diputats y hoidors del General de Catalunya que 
Deu guarde. Barcelona. — (Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Junio.) 

Núm. 747. 

Otra carta del Príncipe de Conde á la Diputación. 

Messieurs la lettre de vos seigneuries du treisieme de ce 
mois ou elles me mandent qu'il est necessaire que j'envoye 
en Cattalogne de nouvelles forces po[wr] faciliter l'entreprise 
de Tarragonne, ma este rendue le 24° k Narbone, lors les 



288 
trouppes estoient ocnpées au siege d'Elnes ou je suis en cor 
attaché, mais cest en tels termes, que la cappitulation on a 
este signée ce matin de part et d'aveu, po[w] estre la d[ite] pla- 
ce remise entre mes mains samedy prochain 29 9 a six heures 
du matin, de sorte que je faicts estat que le lundy suivant, 
premier Jevillet, je ferais marcher les trouppes tant d' infan- 
terie que de cavallerie po¡Mr] la Cattalogne, sans songer á 
aucune autre entreprise po[wr] le bien de vos affaires, confor- 
mement á vos desirs. Je supplie vos seigneuries neantmoings 
de metant obliger que de donner ordre, qu'en routte le pain 
et le vin soit fourny á linfanterie comme le fourrage á la ca- 
vallerie, estant impossible aultrement qu'elles ne soient ou 
á charge a l'armée, ou si miserables, qu'elles rien puissent 
pas recepuoir le service, qu'elles on attendont, et que Je sou- 
haitte ou mon par qu'elles leurs rendont, estant certain que 
la despense qu'elles feront par le chemin, consommera toute 
la monstre que Je leur ay baillée. Je n'ay pas laissé pour- 
tant de les obliguer par mes ordres de payer par tout, mais 
quoy que cela soit, Elles considereront s'il leur plaist, que la 
supplication que je leur faicts ne tend qu'a leur advántage, 
et queje suis de vos Seigneuries. — Messieurs.=Tres affection- 
ne á leur faire service. =Henry de Bourbon.=Du camp de- 
vant Elnes ce Jeudy 27 e Juin 1641.=Dice el sobre: Mes- 
sieurs, Messieurs les tres Illustres Seigneurs, et Oydors, du 
Principat de Catalogne residents a Barcellonne. — (Va sellada 
con dos sellos de lacre rojo sobre tiras de seda roja, y lleva el escu- 
do de Francia: las tres flores de lis.) — (Archivo de la Corona 
de Aragón. Generalidad de Cataluña. Autógrafos. Año 1641, 
Junio.) 

Núm. 748. 
Rendición de Elna. 

Pactos que Don Octavio Br aneado hace con el Sor. Príncipe 
de Conde á los 27 de Junio para remitirle la ciudad de Elna,= 
1.° Que si la placa no fuere socorrida hasta el sábado, que 
ella se remita al Sr. Príncipe ó al de Arpaion, Lugartenien- 



289 
te general de la dicha armada. =2.° Que el socorro no se 
hallará suficiente si no llega á levantar el sitio. =3.° Que los 
sitiados saldrán tocando caixas, cuerdas encendidas, bala en 
boca y banderas desplegadas, y assimismo se podrán llevar 
vna pieca de artillería, con que tengan con que llevarla y 
sacarla de la plaza.=4.o Que les dará vida salva y libertad. 
=5.o Que quedará á su voluntad ó el irse á Perpinan ó á 
Fuenterabía con todo el vagaje, y en caso que ellos eligie- 
sen ir á Fuenterabía, se les dará un cavallero para condu- 
cirles por tierra con seguridad, por el camino ordinario de 
Francia, el más corto, en donde se les darán posadas con que 
alojarse como se acostumbra entre aquellos que se rinden por 
capitulación, y en caso que vaian á Perpinan, se les darán 
ocho carros para llevar el bagaje y escolta suficiente para ir 
con seguridad. =6.° Que (de) oy (al) sábado á las seis de la 
mañana, en las quales ellos remetirán dicha plaza, ellos no 
harán algún trabajo y notificarán el hazer algunas minas, y 
los lugares en donde las hazen, como assí en donde ellos ha- 
brían podido amagar armas, cañones, pólvora, plomo, mos- 
quetes y otras municiones de guerra. =7.o Que por la execu- 
cion de lo tratado, ellos darán presentamente sinco rehenes, 
entre los quales será D. Francisco Cornablete, D. Albert Es- 
pinóla y otros tres capitanes. =8.° Que en caso que quieran 
ir por Fonterabía, se les darán ocho carros para ir á Per- 
pifian, y un trompeta para buscar aquello que tienen en 
aquella villa.=9.° Que presentemente ellos escribirán á la 
margen á la parte donde querrán ir ó sea á Fonterabía, y 
coniuntamente se signará la dita capitulación, dando assí 
los rehenes: el qual tratado a sido doble por quedar una co- 
pia en manos de los sitiados, y la otra en las manos de los 
que sitian. Fué hecha al campo delante Elna jueves 27 iunio 
1641.= Signóse. — (Bibliothéque Naüonale, París. MSS. es- 
pañoles, níim. 115. Mémoire de Cafalogne, par le Dr. Sevilla, 
tomo II, fol. 143.) 



Tomo xxni <9 



290 

Núm. 749. 
Carta cifrada del Marqués de Flores Dá\ila á Felipe IV. 

Señor.=En otras he dado cuenta á V. M. d de las cosas de 
estos Condados, así de lo que pude entender de los designios 
de el enemigo, como los víberes y municiones que auia para 
sustentarnos y defendernos en estas placas, y porque el 
tiempo está ya muy adelante y hasta ahora no ha llegado el 
socorro que V. M. d se sirvió de mandarme auisar por dife * 
rentes cartas, y deteniéndose este socorro, será el aprieto del 
sustento y defensa, diré á V. M. d lo que se me ofrece. 

El enemigo está todauía en Clayrá fortificado, sin hauerle 
entrado más socorro. Pero aura tres ó quatro dias que estu- 
bo allí el Príncipe de Conde, y según se ha entendido, ofre- 
ció inuiaría 4 (mil) infantes y 300 cauallos, ordenando se le- 
uantasse en estos Condados el somaten general para crecer 
número considerable, y que con esto hará sitiar á Colibre, 
y lo que me tiene con particular desconsuelo es el hirse aca- 
uando el trigo, y si V. M. d no se sime de mandar que ben- 
ga con toda la presteza el socorro de gente, dinero, víveres 
y municiones para que se pueda entrar y introducir en es- 
tas placas, á lo qual ayudaré con la poca gente que tengo, 
biniendo de allá la necesaria para ello con gran aprieto. Y 
así espero que considerando V. M. d de la importancia que 
es la conseruacion destas placas, se 'sentirá de mandar po- 
ner el buen remedio que se necesita, y aunque considero los 
grandes aprietos que traben consigo las ocassiones presen- 
tes por todas partes, si huuieran venido 3 © infantes juntos 
con los que están aquí, y la cauallería, se huuiera hechado 
al enemigo de Clayrá y lo mismo se podia hacer mientras 
no le entrase nuebo socorro, porque en entrándole, sin duda 
ninguna se volverá á hazer dueño de toda la marina, y sin 
Armada grande tendría mucha dificultad el que nos pudies- 
se entrar socorro, aunque por acá se hiziesen los esfuercos 
más que posibles: todo lo pongo en considerazion á V. M. d 



291 
para que se sirua de tenerlo entendido, y inuiar el remedio 
conuiniente. 

La Placa de Salses y Colibre ha muchos dias que comen 
de los víueres que tenían de respeto, y en particular Salses, 
y así es preciso tratar de reforcarlas y no viniendo de allá 
por acá, no hay medio para ello. 

Por quenta de Presidios y fortificaciones no ha venido 
muchos dias ha dinero ninguno, y con' el de el exército, or- 
dinariamente se está gastando en fortificaciones, acudiendo 
á lo más preciso que se puede. V. M. d se seruirá de mandar 
con toda precisión que el Marqués de Monesterio remita el 
dinero que debe á estos Pressidios, pues tienen su consigna- 
ción aparte, y la partida deue ser crecida según estoy infor- 
mado. Dios guarde la Cathólica y Real persona de V. M. d 
como la Cristiandad a menester. Perpiñan á 12 de Agosto de 
1641 años.=El Marqués de flores dáuila.=Decreto en la 
carpeta. = Que lo vea el Señor Marqués de los Balbases. 3 
de Setiembre. = Rúbrica. —(Esta caria está descifrada al mar- 
gen.) — (Archivo general de Simancas. Negociado de Guerra., 
legajo núrn. 1.877.) 

Núm. 750. 

Carta de M. de Arpaion á los Diputados. 

A Messieurs, Messieurs les {Ilustres deputes et Oidor s du Prin- 
cipal de Catalogne. = Messieurs. =Estant du service du roy et 
des Prinsipat. que les troupes Catalanes que vous aves en 
Roussillon, soit ou paies pour sen servir ou liscentiees, pour 
esviter les desordres quelles commettent, ie escry encores h 
vos Illustres segnories affin quil leur plaise de prendre mes- 
mes sur celle de Mons. Gaspar de Loupiá une prompte re- 
solution: je continnoray toujours dans celle ou ie suis et tes- 
moigner a vos Illustres Seignories par mes services, que ie 
suis parfaitement. = Messieurs vostre tres humble et tres 
affectioné serviteur. = Arpaion. = Ce 24 daoust 1641. Au 
camp d'Elne. — (Archivo de la Corona de Aragón, {xenerali- 



292 
dad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. Año 1641, 
Agosto.) 

Núm. 751. 

Carta de D. Ramón de Bas, Gobernador de Elna, 
á los Diputados. 

Ais Molt Ules. Srs. Diputa ts de Cataluña. =Molt Ill. es Sors. 
«=La de V. S. as de 30 del pasat tiuc rebuda per lo propri y 
en (borrado) y en tot seguiré lo que ab ella me mana, sois 
falta sian cervits manar venir ab brevedat lo auditor. Tinch 
tractat ab un espía, ques lo que lo enemic mes se fia, de que 
me donará tots los avisos, y lo que mes importa, es que to- 
tas las cartas de Copliura y de Perpiñá me las aporta, y le- 
gidas y copiadas, las torno de la matexa manera seus que 
sen pugan adonar: am aparegut que la que he rebuda 
aquest matí, ja materia de importancia per lo de Tarregona, 
y axí me so resolt ab la mayor presa posible despetxar 
aquest correu ab la copia de la carta (1), pera que V. a S. a 
vega millor los designes del enemic, y estar advertits sobra 
lo que se aura de fer: jo procuraré conservar l'ome, per que 
continué ab cosa quem apar á de ser de molta importancia: 
V. a S. a me mane avisar si gusta se li done alguna cosa per 
alentarlo pera que percebere. Las dos compañías de á caval 
de don Gaspar y de Manuel Daux, estant de la manera que 
están, no sois {no) son de servey, pero destruen tot Roselló, 
roban t, y ara actualment estic rebent informasió de uns sol- 
dáis de Don Gaspar que anaren á elena (sic) y romperen las 
portas de la iglesia per prendre ordi que i avía dins, sibé de 
cosas de la iglesia no tocaren cosa, pero sobrat fou lo rom- 
pre las portas: lo sert es, que fan mes dany quel enemic: lo 
cert es que son tantas las quexas cadal dia, que jo ja no se 
quin remey posar, y per ser molt difícil lo castigarlos per no 
poderlos pendre, ni los capitans ó fan quant seis ordena: yo 
pens es per no gosar, en particulhar lo alferes de aux, que li 

(4) La copia de la carta interceptada sigue á continuación con el 
núm. 752. 



293 
e escritas molías cartas dienli y posas remey oís prengués, 
y mels enviás, nou á posat en exequció: yo pens que no te 
culpa perqué nos veu poderos per axó, y no se atreveix á 
fero, y ascí es imposible poder estar de aquexa manera, si 
no, ó pagarlos, ó desmuntarlos: de la del capitá Cantar fins 
vuy noy á quexa ninguna. En lo que V. a S. a me diu ab sa 
carta, que la defenca de aquesta ciutat cora per mon comp- 
ta, estiga V. a S. a molt asegurat que tant en assó com en tot 
lo que me aparexará ser benefici del Principat, no e de fal- 
tar un punt, fins perdrey la vida. Las cosas de aquestos 
comtats, dic lo estat en que está lo enemic, es tan de mane- 
ra, que si se avita que la ermada de mar no pose viures dins 
Perpiñá, es cert que nols teñen per dos mesos, y así me á 
aparegut donar est avís á V. a S. a , pera que ó insten al Se- 
ñor Princep de Conde, y també que evite lo entrar viures de 
Franca, que son tans, ques imposible no vinga á noticia de 
Sa Alteza, y si diuen que los catalans ni aportan, es veritat, 
pero pues y los quey aportan son los que venen de Franca, 
y avitant que no vingan de allá, es imposible aportarni los 
catalans, per no tenirne per si. Ara que acabava de escriu- 
re esta, me á aportat lo baila de Sant Genis vn home que 
venia de Perpiñá de part del Sor. Saldoni, quel enviava al 
president de Sant Genis per avisarlo que lo enemic esta fent 
una gran copia de sacs y altras aparéis per anar asercar lo 
socorro, los an de posar á la plaga de Canet ó Santa María: 
tota via tinc lhoine prés per averiguar ó be lo que á V. a S. a 
puc asegurar, que se molt be que si se evita no entre soco- 
rro á Perpiñá de aquesta vegada, quen an de pasar molt 
mal, y es forcós se rendescan antas de molt tems, perqué vuy 
sois viuen del que cada día los entra de Franca, y blat diu 
sois ne teñen siscentas carregas y lo bescuyt lo mes mal y 
perdut. G. da Deu á V. a S. a Elna á Satembra4, 1641. =Don 
Ramón de Bas.=Lo Señor Derpayon es á Sant Pau á parlar 
ab lo Señor Princep, diuen que entran 4 mil infans y dos 
cens caváis, lo matex avís tinc donat al Señor Princep y 
Sr. Derpeyon á Sant Pau. — (Signe la copia de la carta/acuitada 
por el espía, y su contenido es el siguiente:) 



294 

Núm. 752. 

Copia de una carta de D. Baltasar de Rojas al marqués 
de Flores Dávila. 

He recibido la de V. Ex. a de los 2 del presente y siento el 
cuidado de V. Ex. a sumamente, y crea V. Ex. a de mí que es- 
timaré siempre más el librarle dellos que acrecentarlos, y por 
esto mismo desde el dia que llegaron aquí las galeras, no ha 
ávido modo que no aya intentado abisar, y no se me ha lo- 
grado por mar con el mal tiempo, y por tierra, con el mu- 
cho cuydado del Enemigo, y estar tomados todos los passos, 
de manera que unos y otros se me han buelto sin executar 
mi desseo, y assí representaré á V. Ex.a lo que en las passa- 
das. A los 31 del passado, al amanecer, llegaron á este puer- 
to 3 bregantines y 4 galeras embiadas por el Sr. Marqués 
de Yillafranca que está en Rosas como V. Ex. a sabe, por to- 
das en número de 36 galeras, en que están embarcados los 
3 tercios que fueron de aquí, y los desmontados, menos al- 
gunos cien alemanes que entraron en Tarragona con el Ba- 
rón de Sebac: assi mismo está el Sr. Duque de Naiera con 
38 navios, en que me dizen tiene embarcados de siete ó ocho 
mil infantes, toda famosa gente, con muchos cavalleros, y 
entre ellos el conde de Aguilar, Marqués de Salinas y otros 
títulos. Los brigantines vienen á quedarse aquí á orden de 
Y. Ex. a , y C on ellos viene el Alférez Daroca, el que fué 
con el despacho de V. Ex. a y los soldados que con él fue- 
ron traídos los despachos de su Magostad y cartas de mi 
Señora la Marquesa para V. Ex. a , fué sorbida de escribir- 
me como se halla con salud y el Sr. D. Pedro, de que doy á 
V. Ex. a la norabuena. Entre los despachos de Su Magostad 
vino una carta para mí, en que se sirve decirme como está 
ya prevenido todo el socorro quo ha de venir á estos conda- 
dos, que de todo es bien numeroso, como gente, dineros y 
bastimentos de todos géneros, municiones, instrumentos de 
gastadores, vestidos de munición, y otro número, aparte de 



295 
capatos y medias. Las galeras traxeron para desembarcar 
en esta villa 500 infantes, toda buena gente y no bisogna 
para el effecto que V. Ex. a verá en los despachos: lo que he 
podido rastrear de los Capitanes de galera del que viene por 
cabo es, que la armada del S.° r Duque de Maqueda se que- 
dará en Rosas, y aquella gente, y aun dizen que ha de in- 
tentar surgir, y las galeras irán al punto que permetta el 
tiempo á traher todo el socorro que he dicho para estos con- 
dados. Las 4 galeras aun se están aquí con el mal tiempo, 
que la orden suya es de bolverse al punto. Terragona que- 
da socorrida de quanto le han querido meter, y quedan allí 
passados de onze mil infantes y mil caballos: del Sr. Mar- 
qués de Leganés, tiene ya juntos más de 1.200 infantes y 
4.000 caballos, y al presente se jusga ya abrá desbaratado 
aquel paraje el exército del enemigo de tierra, como lo hizo 
la armada luego que vio la nuestra, que siempre la vino si- 
guiendo y cañoneando tres dias, sin poderla alcancar, ni 
ellos esperaron. Esto es quanto puedo dezir á V. Ex. a de mis 
noticias: mas copiosamente espero darlas á V. Ex. a , y que las 
tenga quando fuera servido de ordenar lo que está propues- 
to, que al punto que se muestre la voluntad de V. Ex. a se 
executará, que todo se va previniendo, y pues V. Ex. a me 
dize que lo está, no quiero canzarle. G. de á V. Ex. a los mu- 
chos años que desee y es menester. Colibre y Septiembre 3 
de 1641. =Don Baitazar de Roxas pantoja.=Sr. Marqués 
de Flores Dávila. — (Archivo de la Corona de Aragón. Gene- 
ralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Septiembre.) 

Núm. 753. 

Orden de Felipe IV al Marqués de Torrecusso. 

El Rey.=Mro. de Campo G. 1 Marqués de Torrecuso del 
mi Consejo de Guerra. Ase visto la carta que escriuís en 
veinte y cuatro de Agosto dando quenta del socorro de Tar- 
ragona, y manifestando el gusto que tuvistes deste suceso, 
y ha parecido advertirvos que de vuestras obligaciones fio 



296 
todo lo que decís. Y espero que en las ocasiones que se ofre- 
cieren de mi seruicio, acudiréis con el valor y puntualidad 
que lo aveis hecho hasta aquí, Y porque El socorro de los 
Condados y recuperación de los puertos de Palaraós y Ca- 
daqués, y abrir la comunicación de Colibre á Perpiñan es 
hoy vna de las cosas más Importantes desta Monarquía por 
la consequencia que se sigue de tener aquellas plazas, sin 
embargo de la orden que teniades de pasar á Zaragoza, e re- 
suelto nombraros para que paséis á ejecutar lo que se vbie- 
re de obrar en Tierra, devajo de las órdenes del Marqués de 
Villa Franca, y que vaya con vos el Barón de Sabac para 
que acuda á lo que se ofreciere y fuere necesario. Y se en- 
vía orden al Condestable de Ñapóles que entregue la Arti- 
llería que el Marqués de Villa franca y vos acordaredes será 
menester para la expugnación de las fortificaciones que se 
vbieren hecho en Palamós y Cadaqués, y lo demás del tren 
que fuere necesario, Y así luego que reciuais este despacho 
os comunicareis con el Marqués de Villa franca, á quien se 
avisa desta resolución, para que haga lo mismo con vos, y 
fio de vuestro celo á mi seruicio que en ocasión como esta 
acudiréis con el cuidado y actiuidad que me prometo de 
vuestras obligaciones, y de lo que se fuere haciendo me aui- 
sareis para tenerlo entendido: de Madrid á seis de Setiembre 
de 1641. =Yo El Rey.=Por man. do de el Rey nro. S. r Don 
Fer. do Ruiz de Couos.=Al M. s deTorrecuso.=Respuesta. — 
(Biblioteca Nacional de Madrid. Cód. de papeles del Margues 
de Torrecuso, F-268, fol. 447.) 

Núm. 754. 
Otra orden de Felipe IV al Marqués de Torrecusso. 

El Rey.=Maestro de Campo General, Marqués de Torre- 
cusso del mi Consejo de Guerra. =Por el despacho que reci- 
uireys con este, entendereys la horden que he mandado dar 
para que sin dilación se ejecuten el socorro de Rosellon, y 
las facciones que fueren menester para recuperar los pues- 






297 
tos de Palamós y eadaqués, y abrir el paso y comunicación 
desde colibre á Perpinan, y que respecto de liauer concedido 
licencia al Marqués de Villafranca del rni Consejo de estado 
y capitán general de las galeras despaña para que venga á 
esta corte (1), llebeis á vuestro cargo la gente que huuiere de 
obrar las faciónos de tierra, y la gouerneis en ella, y he man- 
dado al Varón de Sabach, se embarque y vaia á seruir en 
esta ocasión para que le ocupéis en lo que se ofreciere, de 
que ha parecido adbertiros para que lo tengáis entendido. 

También he mandado que demás de la Infantería que 
estaua resuelto pasase (con) este socorro, se lleuen quatrocien- 
tos caualios de los que se han remitido de Castilla para que 
se obre con mejor disposición, y se manda que se embarquen 
en las galeras los más que se pudieren con las armas y ade- 
rezos que fueren menester, para que se monten en ellos los 
soldados de cauallerías que huuiere á pie y de la infantería 
que fueren más á propósito según á bos os pareciere. Y por- 
que en las órdenes que se auian remitido al Condestable de 
Ñapóles mi lugar Thiniente y capitán general del principa- 
do de Cataluña, se le encargaua entregase la artillería, ar- 
mas, municiones y pertrechos que el Marqués de Villafranca 
y á vos acordásedes seria menester para la expugnación de 
las fortificaciones que se huuieren hecho en Palamós y eada- 
qués y el tren correspondiente á ella, se advierte de nuevo 
al condestable que entregue la que vos le pidiéredes, y res- 
pecto de que en el principado se ha de obrar lo que tenéis 
entendido, os encargo que con esta atención pidáis lo que 
fuere preciso para las faciónos de Rosellon, de manera que 
no haga falta á las que ha de executar el exército que asiste 
en Tarragona, como lo espero de vuestra prudencia y celo 
de mi seruicio; y de lo que se fuere obrando me daréis cuen- 
ta por tenerlo entendido: de Madrid á 15 de Septiembre 

[\) En la Nota preliminar de este tomo he indicado que el disgusto 
contra el Marqués de Villafranca por su conducta delante de Tarrago- 
na, había hallado eco en la Junta Grande. Más adelante veremos la por- 
fiada resistencia del procer almirante desobedeciendo las órdenes que 
le llamaban a Madrid. 



298 
de 1641. =Yo El Rey.=Por man. d ° del Rey tiro. Señor Don 
Fern. do Ruiz de Contreras.=Al M. 8 de Torrecusso sobre que 
gobierne lo que se ha de executar en Palamós y Cadaqués. 
— (Biblioteca Nacional de Madrid. Cód. depapeles del Marqués 
de Torrecusso, F-268, fol. 577.) 

Núm. 755. 
Nueva orden de Felipe IV al Marqués de Torrecusso. 

El Rey.=Marquós de Torrecuso, del mi Consejo de Guer- 
ra: Visto se a la carta que escriuistes en veinte y tres de 
Setiembre, satisfaciendo á la orden que os enuié sobre que 
corriese por buestra quenta el abrir el paso de Colibre á 
Perpiñan y espugnacion de las plazas de Cadaqués y Pala- 
mós, y como abréis reconocido por la carta que os escriuí en 
veinte y seis deste, las relaciones que an venido de la gente 
que el enemigo tiene en los Condados es diferente de los 
Auisos que se os an dado, pues se supone que con seis mili 
Infantes se puede ejecutar lo referido. Y supuesto que como 
se os refiere en dha. orden, llegado á Colibre, conforme las 
berdaderas noticias que tubiéredes aueis de obrar, y si ha - 
lláredes fuerzas del enemigo tan superiores que con eviden- 
cia se juzgue no se puede executar, pediréis lo que tubiére- 
des por preciso, y esto se os remitirá sin dilación, a parecido 
volueros á encargar cumpláis lo que os tengo mandado con 
la puntualidad que acostumbráis, pues no es justo dilatar 
cosa de tanta importancia por presupuestos inciertos, en par- 
ticular hauiendo de desembarcar en Plaza nuestra y cerrada, 
y estando á Vra. elección el acometer ó no al enemigo, según 
la disposición que halláredes, y así espero que con la celeri- 
dad que permite la necesidad de aquellas Plazas, procuréis 
de vuestra parte adelantar lo que faltare para pasar á lo que 
tengo resuelto sin perder punto, ni hauer más réplica ni di- 
lación, pues el tiempo no lo permite. 

Al Condestable de Ñapóles se ordenó, como abréis visto, 
que os diese el tren de Artillería que le pidiéredes, y la 



299 
gente que faltase según se contiene en dho. despacho con 
que no abrá cosa que poder aguardar, sino la execucion de 
mis órdenes, lasquales me prometo que se cumplirán con la 
puntualidad que se deue. 

Al barón de Sabac e mandado se quede en Tarragona, 
por las razones que entenderéis por otro despacho de la data 
deste. 

Atendiendo á buestra calidad y servicios y al que aora os 
encargo y aueis de executar, e tenido por vien de nombra- 
ros por Capitán General en esta facion, y se os despachará 
título en forma, y remitirá en la primera ocasión que aya y 
en todo lo demás que os tocare y se os ofreciere, podéis te- 
ner por cierto conoceréis la estimación que ago de vra. per- 
sona: de Madrid á 27 de Setiembre de 1641. =Yo el Rey.= 
Por man. do del Rey nro. Señor. Don Fern. do Ruiz de Con- 
treras.=AlM. s de Torrecuso. — (Biblioteca Nacional de Ma- 
drid. Gód. de papeles del Marqués de Torrecusso, jF-268, fo- 
lio 581.) 

Núm. 756. 

Carta de D. Ramón de Bas á los Diputados. 

Molt Ules. Srs. Deputats.=No tinch cosa particular de que 
donar avís ha V. S., sino sois que air ixqué de Perpinyá vn 
criat del Ardiaca del oliver y de ca^a y me feu relatió del 
estat en ques troba lo enemich en Perpinyá, asegurantme 
que de cadaldia se apreta la necesitat del viures, en particu- 
lar los soldats ordinaris comencan ha passarho mal: així tam- 
bé ha dit, que tots los dias al abrirse los portáis entran quinse 
ó setze francesos carregats de ous, gallinas y fromatge, y deis 
quals deu son los demés deis liochs de Montalbá, Casanyes 
y altres liochs circunvehins fronterizos: la mateixa relació he 
feta al Sr. de Arpajon en companya de dit criat, se servesca 
veurer si dende aquí podría donarhi remey escriuintho al 
Sr. Princep de Conde, puig veig es mal que de dia en dia 
creix.=--En lo que toca obviar ais catalans lo no portar viu- 
res ha Perpinyá, apar si ha trobat algún remey ab algunas 



300 
diligencias se son fetas y se fan, ab informacions se reban, 
y apart seria lo total rerney manas V. S. enviar ací vn Pre- 
bost ab deu ó dotze cavalls, que no sois serviría per lo effec- 
te sobredit, pero pera molts altres de notable consideratió. 
=Los embaxadors de V. S. y de eixa ciutat se partiren air 
de ací pera Franca, haont foren molt agacajats del Sr. de 
Arpajon y al partirse los acompanya fora, cosa de mitja hora 
de camí, restant vns y altres contentíssim. Deu nostre Sr. 
ha V. S. g. de com tots tenini menester: de Elna y Setembre 
28 de 1641. Perdone V. S. a de la ma agena, que per estar en 
un lit desgranat y cengrat á cosa de vn quart, no me es po- 
sible altra cosa.=Don Ramón de Bas. — (Archivo de la Co- 
rona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes 
originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm.757. 

Orden de Felipe IV al Marqués de Torrecusso. 

El Rey.=Marqués de Torrecuso, de mi Cons. de Guerra 
y Capitán General de la gente que ba á la facción de los con- 
dados de Rosellon: por las órdenes que se os han remitido 
abréis entendido como mi resolución es de que la gente y 
Placas de Rosellon se conserue, y no se auenturen de cono- 
cido, dilatando el socorro que tengo mandado pase á aque- 
llas pla9as, y porque por ningún medio mejor podría el ene- 
migo conseguirlo que es no partiendo luego, ha parecido ad- 
bertiros que no es justo dar en inconbiniente tan grande y de 
calidad, que por escusarle, se debe exponer á qualquier ries- 
go, y así mi voluntad es que preciso é yndispensablemente 
se executen mis hórdenes, pues no es posible que se aguarde 
á juntar los vastimentos que haueis pedido al Duque de me- 
dina Celi, para el sustento de tres meses de la Infantería y 
Cauallería que a de pasar con unos, demás que no es justo 
considerar se a de dar en tierra la ración que se da en la 
mar, pues con el pan y socorro en dinero se escusa lo de- 
ínás, y Vos hacéis la quenta de todos los bastimentos como 



301 

si toda la Infantería y caballería estubiera embarcada, sien- 
do assí que tan solamente abréis menester más bastimentos 
para la gente de la facción que lo que puede presumirse tar- 
dará el viaje de yda, y para la buelta al respeto de la gente 
que trujéredes, y si alguna cosa faltare, os podréis baler como 
se os ha advertido de lo que va embarcado para el socorro, 
respecto de que embio á mandar al Duque de medina Celi 
que bayan siguiendo los bastimentos que habéis pedido y 
no pudieren embarcarse para yr con uos, Y así os mando 
no aya más detención en executar mis hórdenes, porque no 
se ha de admitir réplica ni excusa, ni dejar de cumplir lo 
que está mandado por respecto ni consideración alguna, y 
fio de vra. atención que continuando lo que haueis hecho 
en todas las ocasiones de mi seruicio, no solo ayudareis de 
vra. parte que se cumplan, sino que os baldreis de todos los 
medios posibles para que con la celeridad que es necesario, 
se consiga materia tan importante, pues quando no pudiere 
ser todo de Infantería y Cauallería, con lo que prontamente 
se pudiere juntar aueis de partir, que lo demás yrá siguien- 
do. De Madrid á seis de Octubre de 1641. =Yo El Rey.= 
Por man. do del rey nro. Señor: Don Fern. do Ruiz de Con- 
treras.=Al M. 8 de Torrecuso s(o&)re la execucion de las Ór- 
denes de S. M. d — (Biblioteca Nacional de Madrid. Cód. de pa- 
peles del Marqués de Torrecusso, F-268, fol. 589.) 

Núm. 758. 

Otra orden de Felipe IV á Torrecusso. 

El Rey.= Marqués de Torrecuso de mi Conss. de Guer- 
ra y Cap. an General de la gente que ba á la facción de los 
Condados de Rosellon: Vra. carta de dos de Octubre se ha 
bisto en la Junta de execucion, y el Papel que con ella vie- 
ne, que pedís se os responda al margen de los puntos que 
contiene, y Ha parecido adbertiros que como se os ha dicho 
en otros despachos, y últimamente en el de ocho de este, las 
placas de Rosellon han llegado á estado que según los últi- 



302 
mos auisos que se tienen de aquella frontera, no se podrían 
sustentar más que hasta benticinco de Octubre á lo más lar- 
go, y por estas razones, y otras muchas que ay, es preciso 
y inescusable pasar á su socorro sin más dilación, rréplica, 
ni escusa, venciendo todas quantas dificultades se pueden 
ofrecer, pues el ebidente peligro en que se halla aquella 
frontera y las placas de los condados, por consideración al- 
guna no se ha de detener su socorro, y assí os hordeno y 
mando partáis luego, sin perder ora de tiempo y executando 
mis órdenes, y procurando Vencer cualquier dificultad, que 
si llegado Vos á aquella frontera juzgávedes ser necessarios 
mili caballos más, y que podrán llenarse, auiéndolo comu- 
nicado y ajustado con los Cauos que están en Eosellon, la 
parte por doDde podrán yr con seguridad y con qué perso- 
na, se os remitirán luego. El papel de Cauos que remitís, 
buelbe rrespondido al marjen señalado en cada punto de 
Don Fer. do Ruiz de Contreras de mi Conss. de Indias, y S. rio 
de Guerra, que a sido lo que ha parecido conueniente, te- 
niendo entendido que no ha de auer más réplica ni deten- 
ción. Porque no falten en Rosellon los Víueres necesarios 
para la gente que allí me sirue, he mandado que de Tarra- 
gona se llebetoda la Arina y Vizcocho que allí huuiere hecho 
y que se embarque luego que, con el trigo que tienen allí, 
y con el que cada dia yrá llegando, uniendo como tienen 
moliendas, les será fácil hacer Vizcocho, y el gasto será me- 
nos, considerando la gente que ha de salir para esta facción 
de aquella placa. Asi mesmo he mandado se escriba al Vir- 
rey de Mallorca que toda la mies, arina y Vizcocho que pu- 
diere remitir á Colibre, lo haga, .ganando las oras posibles 
en su transporte, y al Duque de Medina Celi se le escribe, dé 
la orden necesaria á las personas que tiene en Mallorca, y 
han rrecibido los granos que se han hinuiado allí para mo- 
ler, dispongan la remisión de ellos á Colibre para que se 
consiga lo que tanto ymporta; y que respecto de que tam- 
bién se necesita de carnes y menestras en Rosellon, se es- 
cribe con todo aprieto al mismo Virrey, procure con perso- 
' ñas particulares y por todos los medios posibles, remita á 



303 
Colibre la mayor cantidad de todos géneros que fuere posi- 
ble, pues será fácil encaminarlo con los particulares por el 
ynterés que se les siguirá. De Madrid A nueue de Octubre 
de 1641.=Yo El Rey.=Por man. do del Rey nro. Señor Don 
Fer. do Ruiz de Contreras.=Al M. s de Torrecuso. — (Bibliote- 
ca Nacional de Madrid. Cód. de papeles del Marqués de Torre- 
cusso, F-26%, fol. 593.) 

Núm. 759. 



Carta del Marqués de Torrecusso á Felipe IV. 



Eq9 de Octt.o 1644. 

que desembarque lo que 
llegare, y dé horden que 
sin dilación buelba á Coli- 
bre lo que aportare á otros 
puertos, ordenándolo assí 
el dia que saliere para que 
se execute. 



Señor. — Las cosas de la mar en 
todos tiempos son ynciertas qual se 
pueden esperar en los meses de 
Octubre y Nouiembre (tengo fée en 
Dios que todo sucederá vien); mas si 
por casso algún temporal desecho 
deshiciese La Armada y algunos 
Nauíos y Galeras en que estuuiesen 
embarcados La mayor parte de la 
ynfantería, cauallería y víberes, 
corriesen á Mallorca, Cerdeña, Cór- 
cega y otros puertos más lejos, y 
otros tomasen el de Colibre, deseo 
que V. Mag. d me ordene si desem- 
barcaré la ynfantería, cauallería, 
vibres y otras cosas que aya en los 
Nauíos y Galeras que tomaren el 
dho. puerto de co libre, ó lo que he 
de hacer, porque las fuercas y pre- 
uenciones que lleuo son las meno- 
res que puedo lleuar por pocas que 
tenga el enemigo; y si de estas me 
faltasen una ó dos partes, que es 
cosa posible sucediese este acciden- 
te, mayormente como refiero en los 



que el Duque de Medina 
les dará los que pudiere y 
con los que le diere parta 
sin réplica, pues los que 
faltaren seguirán. 



que de la Infantería ya se 
an dado las órdenes p. a que 
de Tarragona se entregue 
en cumplimiento á seis 
mili hombres, pero si por 
algún accidente faltare des- 
te número, no por ello se a 
de detener sino partir, 
en lo de la cauallería, vaya 
la que pudiere, que la que 
no, seguirá. 

y con quanto á las muías 
las que diere el Duque lo 
reciua, pero si no la vbiere, 
vaya, y se embarque, si 
bien se escriue al Duque le 



304 
tiempos, me aliaría embaracado, y 
assí es necessario que se me den las 
órdenes muy claras y distintas para 
que las siga conforme los acciden- 
tes que se ofrecieren: el desembar- 
car poca ynfantería y cauallería 
juzgólo más de embaraco de la pla- 
ca que conueniencia al seruicio de 
Su Mag. d 

Yo e pedido al Duque de Medi- 
na bíberes para tres meses, comen- 
zando desde el primer dia de la 
nauegacion, y si no me los puede 
dar sino para un mes ó mes y me- 
dio, que en estos tiempos no fuera 
nouedad nos detuuiésemos en el 
viaje el mes y medio, en tal casso 
V. Mag. d me hordene si me he de 
embarcar ó no, porque juzgo será 
muy del seruicio de V. Mag. d que 
no se embarque la ynfantería y ca- 
uallería por lo menos sin vibres 
para dos meses. 

Sin que se saque Gran cantidad 
de ynfantería de Tarragona, con 
mucha dificultad se juntarán loa 
seis mil ynfantes, y en los Nauíos 
que quedan será imposible quepan 
350 cauallos, quanto más 500 y las 
muías del tren, y la Proueeduría 
caso que no se puedan juntar los 
seis, mil ynfantes, por no querer dar 
del ex. to de Tarragona el número 
que se necesitare para el cumpli- 
miento dellas, demás de lo que ay en 
las Galeras y Nauíos y que dellos 
faltasen mil y de los 500 cauallos 



dé las más que pudiere, te- 
niendo entendido que pri- 
mero se an de embarcar 
los 500 cauallos. 



que llegados allá se podrá 
hacer Pan de munición con 
la Arina y trigo que se lle- 
uare, adbirtiendo que con 
lo que se le diere se a de 
enbarcar, y dinero a ydo, y 
irá siguiendo cada dia, y 
en Colibre ay alguno de 
que se podrá valer, y asis- 
tencia de dinero no le fal- 
tará. 



Tomo xxm 



305 
150 poco más ó menos y de las 400 
muías que se necesita para el ata- 
laje de la Artillería, municiones de 
Guerra y Proueeduría faltando la 
mitad ó más dellas, V. Mag. d se 
sirua ordenarme asimismo si me 
he de embarcar ó no, porque juzgo 
que seruirá muy poco embarcarme 
no lleuando medios para la execu- 
cion de la facción que se me en- 
carga. 

Con diez y ocho onzas de vizco- 
cho lo pasará el soldado por qua- 
tro ó seis dias, aunque mal, mas 
en largo tiempo es imposible que 
se pueda sustentar, si demás á más 
no se socorre, y no pudiendo el Du- 
que dar dinero por lo menos para 
dos meses, ordéneme V. Mag. d si 
me he de embarcar con la gente ó 
no, poniendo en consideración áV. 
Mag. d que la que se desembarcare 
en colibre, si no es bastante para 
abrirse el camino, es lo mismo que 
si estuuiesen embarcados ó encer- 
rados en una plaza, pues ni un tiro 
de Mosquete de tierra nos quedará 
para salir de los muros de colibre, 
siendo dueño de la campaña y lu- 
gares el enemigo, que si pudiése- 
mos campear, se acen el cubierto en 
casa del Patrón, ó yerba de la tier- 
ra: el soldado podrá pasarlo con 
el pan de munición por algunos 
dias, aunque muy mal, pero sin el 
cubierto en los lugares, sin la yerba 
de la tierra, sin el socorro, con solo 

20 



que se enbarque con la que 
le dieren, procurando que 
sea lo más que se pudiere, 
adbirtiendo que por nada 
se a de detener. 



que cada vno a de Gouer- 
nar su trozo de buena con- 
formidad, como lo hizieron 
el Marqués de los balbaces 
y Conde de S.ta Coloma, 
adbirtiendo que por nengu- 
na cosa an de romper, y 
que el que más sufriere, 
ara más particular seruicio 
á su Mas.d 



306 
las 18 onzas de vizcocho ó pan de 
V. Mag. d , por deshecha la gente, á 
la qual le será más fácil hirse por 
aquella parte á francia, que por 
esta, y si en colibre ay vecinos, se 
lo facilitarán mucho más: para que 
no lo hagan: es cierto que se ara lo 
posible é imposible, pero se ha vis- 
to huir vna monja de un con- 
bento. 

Si en Tarragona no pudieren 
darme la Artillería, municiones de 
guerra, pertrechos, fuegos artifi- 
ciales, maderamen, instrumentos 
de gastadores y otras cosas que 
pido tocante al tren, siendo assí lo 
menos que puede ser, sino la mi- 
tad ó parte dello, V. Mag. d me 
hordene si me he de embarcar ó no, 
porque juzgo que el embarcarme 
sin el tren y preuenciones que más 
limitadamente son menester para 
la facción que se me encarga, no 
será seruicio de V. Mag. d 

Ya veo lo que V. Mag. d me es- 
criue en razón á que reciuan mis 
hórdenes el Marqués de Mortara y 
Juan de Arce, mas si por casso en 
una ocasión el Marqués de flores 
dáuila y yo nos aliamos juntos 
cada uno con su gente, ordéneme 
V. Mag. d la forma que he de te- 
ner, no dejando de representar que 
dos cauos en una misma facción 
causan más confusión que azier- 
to, y siempre será justo que alián- 
dome yo con el Marqués, siendo 



que en la plaza que el M.s 
entrare y no estuuiere el 
de flores de auila, se da 
horden esté á la suya, y se 
le remitirán cartas p.' que 
los demás Castellanos le 
asistan, y den todo lo que 
pidiere. 



que de los dos tercios de 
Italianos que son el Rode- 
rico y rujero se incorporen 
en vno, reformando la pri- 
mera plana del que murió, 
y esto sea en llegando á Co- 
libre, ó á donde pareciere 
al Marqués, dando á estos 
mayor y ayudantes, sus 
sueldos de reformados sir- 
uiendo en esta ocasión. 



307 
Capitán general de los condados, 
me retire. 

Los Castellanos y Gouernadores 
de las plazas que ay en Rosellon 
y Catalunia abrán hecho pleito me- 
naje: estos, sin orden particular de 
V. *Mag. d no me conocerán por 
nada, no obstante la merced que 
se a servido hazerme de nombrar 
por su Capitán general, porque 
reconocerán solo al suyo, que es el 
Marqués de Flores dáuila. 

Quatro tercios ay aquí de napo- 
litanos y uno de valones, los dos 
quando lleguen á 500 Infantes es 
mucho; que son el de Luis Rode- 
rico y Ju.° Luis Rujero, que mu- 
rió: el que era de D. Leonardo 
moles tendrá 600, el de fr. Juan 
Bapp. ta brancacbo 1 © y el de Mo- 
linguen 500, si lo son, y casi se 
ygualan los oficiales de primera 
plana con los soldados. Reducirlos 
á 100 por compañía, juzgáralo yo 
por acertado, y no menos los qua- 
tro tercios á dos, y quando parez- 
ca así á V. Mag. d la reforma no 
se ha de hacer aora, sino mandar- 
me la haga nauegando, ó en Coli- 
bre, porque ó por punto de la 
honrrilla, ó por no tener forma de 
gozar de las licencias quando se 
les diese, todos los Reformados 
quedarían en la ocasión; en tal 
casso se abría de servir V. Mag. d 
mandar se les asentase el sueldo, 
que como á tal les toca. 



que en esto no ay que ha- 
cer nouedad de lo que está 
rresuelto, estando con todo 
cuidado en ir á Ja mano á 
los off.es, en que no ponga 
los de primera plana que 
no siruen. 



que se le de á Costanezes y 
p. a este se enbiará patente 
y con Gandolfo, lleuados. 



308 

Si la Reforma de compañías se 
a hecho en los tercios de españo- 
les que están en Tarragona y re- 
ducido á 100 soldados por cada 
una, abrá tercios de dos compa- 
ñías, y hauiéndoseme para el cum- 
plimiento de los 6 © Infantes vien 
cerca de tres mil, no bastarán to- 
dos los tercios que están allá, y 
será una confusión tener tantos 
Mros. de Campo con tan pocas 
Compañías. Y así podría V. Mag. d 
Seruirse mandar Reformar los ter- 
cios ó que se agreguen las compa- 
ñías de los demás tercios á los 
que an de yr Conmigo, y si no se 
a echo la Reforma de las compa- 
ñías, pareciendo vien a V. Mag. A 
lo que he dicho tocante á los ter- 
cios Napolitanos, podría seruirse 
mandarme hiciese lo propio de los 
españoles. 

Si el Marqués Geri me quisiere 
dar Thenientes de Mro. de campo 
general, no los tiene, pues á Don 
francisco carnero le hauia dado un 
tercio el condestable y el varón de 
Amato se a ydo á esa Corte, y 
quando estuviese en Tarragona no 
lo lleuará conmigo, pues sus accio- 
nes son para tratar solo con los 
negros de Angola, y así Snpp. co á 
V. Mag. d lo tenga entendido: dos 
thenientes de Mro. de Campo ge- 
neral son necesarios: propongo á 
V. Mag. d para ello al sargento ma- 
yor Simón de Castañicas que lo es 



que se le enbiarán asta 
veinte patentes, las diez y 
seis de infantería y quatro 
de Gauallos, p. a que las pro- 
uea como pide. 



309 
del Regimiento del Marqués de los 
Velez, y fué ayudante de thenien- 
te de Mro. de Campo general en 
las ocasiones de fuenterrauía; es 
persona de muchas partes, tiene el 
mando muy apacible y plática en 
la forma de las hórdenes; con su 
persona descansara yo muchísimo, 
y en particular en materia de pa- 
peles. =Por Italiano propongo á 
V. Mag. d Thomás Paulela, que a 
sido Soldado, Alférez, Ayudante 
tres bezes, Capitán de Infantería 
diez años continuos; oy es Capitán 
de Cauallos, vibo, de los desmon- 
tados que an benido de Rosellon» 
es persona muy diligente y por su 
buen modo de tratar Vien quisto 
en los exércitos=ó sean estos ó los 
que parezca á V. Mag. d , no puedo 
dejar de lleuar vno ó dos = y 
hauiendo de ser vno, Supp. co á 
V. Mag. d sea al sargento mayor 
Simón de castafiÍ9as. 

Señor, por interés de la Gloria 
eterna algunos simen á Dios: que 
mucho es que algunos soldados 
por interés de Gloria ó puesto, 
se espongan á diferentes riesgos: 
quando no tengan esperanzas de 
alcanzar lo referido, lo excusarán, 
y asi parece será muy del servi- 
cio de V. Mag. d se sirua ymbiar- 
me patentes en blanco de compa- 
ñías de Infantería y Cauallería, 
que sucediendo que alguno aga 
en las ocasiones que se ofrecieren 



que guarde la orden que se 
dio en Tarragona. 



que aga prisioneros catala- 
nes, y se guarden las órde- 
nes dadas en esto, no ma- 
tando á nenguno por no 
traerle prisionero, escusan- 
do qualquier crueldad con 
los Catalanes, como se ha 
de hacer y se le encarga, y 
que tampoco se pegue 
fuego. 



310 
un Gran seruicio, viéndose remu- 
nerado luego por una dellas por 
las esperanzas de lo mismo, ha- 
brá muchos que se espongan á 
cosas dificultosas, y saliendo vien 
dellas, puede Resultar grandes 
Combenencias al seruicio de V. 
Mag. d y lo que podré asegurar 
es, que las personas á quien yo 
las diere las tendrán vien mere- 
cidas. 

Supp. co á V. Mag. d me hordene 
si se ha de admitir qu artel á los 
Prisioneros franceses; Monsiur de 
la mota lo procuró con el Marqués 
de los Velez, y el condestable, y 
querían que se yncluyesen eñ él 
los catalanes: en este vi timo nun- 
ca quise venir con mi voto, conque 
no se asentó nada, ni con los vnos 
ni con los otros. Es verdad que se 
hicieron algunos trueques deuajo 
de capa. 

Conforme aconsejé así lo man- 
daré, y es que no me lleuen pri- 
sioneros Catalanes; 'mas si la pia- 
dad de Algunos en cuyas manos 
cayeren les obligase á licuármelos, 
Supp. co á V. Mag. d me ordene qué 
he de hacer con ellos, acordando á 
V. Mag. d q Ue i a Ración que se les 
diere se quita á los soldados, y que 
los nros. que tienen en su poder, 
los han echado algunos en Gale- 
ras, y otros, incluyendo en ellos 
Capitanes, rapados y herrados los 
hacen trauajar. 



Recelarlos con buen tra- 
tara, to y Gasa jo sin poner 
fuego, sino conforme las 
órdenes dadas, y se le en- 
biará copia de lo que últi- 
mamente se mandó al Con- 
destable. 



que se ara assí, y dése or- 
den Al Duque de medina 
aga con ellas lo que con las 
mugeres de los alemanes. 



que se le dará, y enbíese 
orden al Marq.s de la Inojo- 
sa para ello y también al 
Duque de medina, y que le 
prouea de medicinas. 



311 

Síruase V. Mag. a ordenarme qué 
he de hacer con los lugares y veci- 
nos que á fuerzas de Armas los 
Reduciere á la obediencia de V. 
Mag. d , y con los que sin pelear se 
dieren á la misericordia: no dejo de 
decir á V. Mag. d que quemar toda 
Catalunia fuera gran Rigor; dejar 
de quemar á dos y tres leguas al 
Rededor de las Ciudades Grandes, 
podría costamos muy caro, y que 
si huuiesen aliado quemados las 
casinas, torres, villas y lugares al 
Rededor de Tarragona, no huuiera 
el enemigo aquarteládose y hecho 
frente de Vanderas, vibiendo con 
mucha comodidad á dos tiros de 
Mosquete de la Ciudad. 

Al Duque de Medina propondré 
que supuesto lo que V. Mag. d me 
escriue, que acauada la facción de 
Rosellon la cauallería quede en él 
y que con la ynfantería me buelba, 
tome forma de lo que se ha de ha- 
cer con las mugeres de los tercios 
que se han de embarcar, que pa- 
sarán de 300: mi ditamen seria se 
les señalase quartel y socorriese á 
quenta de los sueldos de los ma- 
ridos. 

A V. Mag. d Supp. co ordene al 
Marqués Geri de la Rena me dé vn 
Doctor, vn Cirujano y el theniente 
de Preboste g. 1 para que se em- 
barquen con este trozo de exército 
pues le quedarán otros Doctores, 
Cirujanos y el preboste g. 1 



que así se hace, dándole 
por última resolución que 
este socorro se a de hacer 
de todas maneras, sin repa- 
rar en dificultad ni en cosa 
que faltare, porque lo que 
no ubiere pronto, le seguirá, 
respeto de la importancia 
grande de aquella plaza, y 
que no tienen bastimentos 
con que esperar, y merece 
que la prenda que se auen- 
ture por su conservación 
la mayor cosa. 



312 

También Supp. 00 á V. Mag d or- 
dene, pues no se puede yr sin di- 
nero, al Veedor Cont. or y Pag. or del 
ex. to nombren of. s de satisfacion 
para dho. efecto, y que el dinero 
que lleuare p. a este trozo del ex.* , 
no corra por los oficiales del del 
Marqués de flores dáuila. 

Símase V. Mag. d mandar se me 
Responda á este papel con toda 
claridad, para que con la misma 
pueda yo executar lo que se me 
hordene y fuere ofreciendo, que 
todo mi intento no es sino de acer- 
tar: g. de Dios la católica y R. 1 perss. a 
de V. Mag. d como la Christiandad 
ha menester y sus felices Vasallos 
deseamos. Vinarezo 1.° de Oct. e 
1641. =E1 Marqués de Torrecuso. 
— (Biblioteca Nacional de Madrid. 
Códice de papeles del Marqués de 
Torrecusso, F-268, fols. 595 á 604.) 



Núm. 760. . 

Título de Capitán General del ejército de Resellen 
á favor del Marqués de Torrecusso. 



Don Phelipe, por la Gracia de Dios, Rey de Castilla, de 
León, de Aragón, de las dos Sicilias, de 3h(erusale)m, de Por- 
tugal, de Nauarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de 
Galicia, de Mallorca, de Seuilla, de Cerdeña, de Córdoua, 
de Córcega, de Murcia, de JaeD, de los Algarues, de Aljeci- 
ra, de Gibraltar, de las ludias Orientales y Occidentales, Islas 
y Tierra firme del mar Occéano, Archiduque de Austria, Du- 
que de Borgoña, de Brau. te y Milán, Conde de Auspurg, Flan- 
des, Tirol y Bar. na , Señor de Vizcaya y de Molina, Etc. a : Por 



313 

quanto Yo he mandado juntar exército de Infantería y Ca- 
uallería para el socorro de los Condados de Rosellon, cuias 
plagas están sitiadas del enemigo, Y siendo necesario nom- 
brar persona de mucho valor, autoridad, plática y experien- 
cia en las cosas de la Guerra, que sea Capitán General del 
en esta facción, considerando que estas y otras auentajadas 
partes concurren en la de Vos, Don Carlos Andrés Carachio- 
lo, Marqués de Torrecuso, Duque de San Jorge, Cauallero 
de la horden de Santiago, del Consejo Corateral de Ñapóles, 
de los de mi estado y Guerra, y Gentil hombre de mi Cáma- 
ra, Y teniendo consideración á lo bien que me haueys ser- 
uido con celo, valor y fidelidad, cuidado y diligencia desde 
el año de seiscientos y once á esta parte, hallándoos en dife- 
rentes ocasiones, señalándoos en ellas con mucho Valor, 
como fué de anenturero en la Jornada que EL Marqués de 
Santa Cruz hico á los querquenes, donde reciuistes tres he- 
ridas, y en el viaje que hico Don Pedro de Leiba con treinta 
Galeras al Archipélago, y el de seiscientos y veintidós le- 
uantando vn tercio de Infantería Napolitana conbenistis ha 
seruir á la Armada del estrecho de Gibraltar, y allí os alias- 
teis en el reencuentro que se tuuo con los Glandeses. Y ha- 
uiéndose reformado el dicho tercio os mandé reformar otro 
de la gente reformada, y doce compañías que trujo á su car- 
go el Sargento Mayor San Felice, y con él continuasteis en 
la Armada del Occéano, hallándoos en la Jornada del Bra- 
sil y restauración de la Ciudad de San Salvador, donde en 
^1 quartel de san benito fué vuestro tercio vno de los tres 
que abrieron trincheras á la placa, con gran riesgo de vues- 
tra persona, Y el año de seiscientos y veinticinco quando la 
Armada Inglesa entró en-la bahía de Cádiz, hallándoos em- 
barcado en vno de los Galeones que le impidieron el passo, 
os nombró el Duque de Medinasidonia para que fuéredes á 
seruir en tierra en el esquadron que se mandó formar de 
toda la gente que allí hauia, y seruísteis en aquella ocasión 
con particular valor hasta que se retiró el enemigo. Y des- 
pués con licencia pasasteis á Ñapóles, á donde por el Conde 
de Monterrey, mi lugar teniente y Capitán General de aquel 



314 

Reyno, fuisteis nombrado por Maestre de Campo de un ter- 
cio, Y que á vuestra horden estuuiese la demás Infantería y 
Cauallería que se hauia leuantado en él para conducirla al 
palatinato, y hauiendo llegado al estado de Milán pasasteis á 
la Alsacia con el Duque de feria, y os hallasteis en las oca- 
siones que allí se ofrecieron, particularmente en el de Cos- 
tanca y Brisac, y en la toma de las Ciudades sobre el Rhin, 
y después en el pasaxe del Cardenal Infante mi hermano á 
flandes, y en la feliz batalla de Norlinguen. Y assí mismo de 
Capitán General de la Artillería de mi exército en Alemania, 
y de Gouernador de las Armas en Alemania, Italia, Nauarra, 
Guipúzcoa y Cataluña, cumpliendo en todo con vras. obliga- 
ciones, peleando y aventajándoos. Y en particular en el so- 
corro de Valencia del po, llenando á vro. cargo el esquadron 
bolante, con el qual echasteis el enemigo de frasquerol y pe- 
leasteis con los exércitos de los Duques de Saboia, Parma y 
criqui. Obligándolos á retirarse. Y en toda la campaña sobre 
fuente rauia, donde el dia siete de Setiembre de seiscientos 
y treinta y ocho quando fué roto el francés sobre aquella 
plaia, ganasteis las fortificaciones que tenia, por donde hi- 
cisteis la marcha, peleando por vuestra persona contra ellas, 
hasta que los hicisteis poner en huida declarada, por lo qual 
os mandé dar Gracias, y en el sitio sobre Salsas fuisteis á re- 
conocer las fortificaciones que tenia el francés, y no solo lo 
executásteis, mas las ganasteis coronándolas con mis ban- 
deras, Y en la ocasión que vino á socorrer el francés, peleas- 
teis pica á pica, con tres que hauian subido sobre las fortifi- 
caciones y los arrojasteis dellas. Y por lo bien que obras- 
teis en la entrada de Cataluña y passo del Col de balaguer 
toma de Cambriles, Villaseca y Saló, y lo mucho que im- 
portó á mi real seruicio la negociación que hicisteis con los 
franceses que se saliesen de Tarrag. na , y se fuesen á francia 
con sus tropas de Infantería y Cauallería, como sucedió, Y 
en reducir Villafranca de Panadés á mi obediencia, y por lo 
que hicisteis con el troco de exército que licuasteis á vro. 
cargo por la parte de las montañas de Martorel, rompiendo 
pasos dificultosos, como el dia veintivno de henero de seis- 



315 

cientos y quarenta y vno en la toma de la dicha Villa de Mar- 
torel, donde derrotasteis trece mil Infantes y trecientos Caua- 
Uos que hauia en aquella plac^, junto con el Duque de San 
Jorje vuestro hijo, que le perdisteis en mi real seruicio en las 
puertas de Barcelona peleando con su acostumbrado valor, Y 
por lo mucho que os empleasteis en mi Seruicio en el Sitio de 
Tarrag. na hasta el dia que entró el primer socorro, con vues- 
tra continua asistencia, haciendo desembarcarle y ponello en 
cobro, y estoruar que el enemigo no quemase las Galeras en 
que estaua, hauiéndolas echado la Armada francesa siete 
nauíos de fuego, sin que ninguno obrase en ellas por vues- 
tra buena diligencia y desuelo. Y el dia diez de Junio quan- 
do el enemigo Intentó cortar el Comboy de los farraxeado- 
res (como lo tenia hecho) no obstante que hauíades hechos 
dejación del puesto de Maestro de Campo General, vuestro 
parecer y buena dispusicion fué causa de que se retirase el 
enemigo sin obrar su intento, y tubísteis mucha parte en la 
conseruacion de la dicha placa por vuestra buena dispusi- 
cion y acostumbrado celo. Y fiando que en ocasión que tan- 
to importa, animado del amor con que me seruís haueys de 
tener los buenos subcesos que se deuen esperar de vuestro 
valor, he tenido por bien Elejiros, diputaros y nombraros, 
como en virtud de la presente os elixo y nombro, por mi 
Capitán General del exército que, como está referido, ha de 
pasar al socorro de los Condados, y de la gente que huuiere 
en él. Y os doi cumplido poder y facultad para que como 
tal podays mandar y hordenar y proueer en mi nombre ge- 
neral y particularmente, lo que viéredes ser necesario y con- 
ueniente para el buen Gouierno del dicho exército, Y lo que 
hubiéredes de obrar con él, y os doy Jurisdicion Ciuil y Cri- 
minal para pugnir y castigar conforme á Justicia á los que 
fueren escandalosos, reueldes, é ynouedientes, ó cometieren 
algunas culpas ó delitos, y para que siendo necesario, podáis 
dar poder y comisión para ello á la persona ó personas que 
os pareciere, las quales en vuestro lugar y en mi nombre 
conozcan de las dichas cosas de Justicia y las determinen 
conforme á derecho, y Generalmente os doy mi poder cum- 



316 

plido y entera facultad para que como tal ini Capitán Gene- 
ral del dho. ex. to podáis hacer proueer y hordenar en él to- 
das y qualesquier cosas que para su buena Gouernacion y 
conseruacion de la gente de él y efectos que se huuieren de 
obrar, administración y execucion de la Justicia, biéredes 
ser necesario y conueniente, aunque sean tales que requie- 
ran mi especial poder y mandamiento. Y quiero que huseis 
y gocéis y os sean guardadas todas las honrras, gracias, mer- 
cedes, franquezas, libertades, preheminencias y facultades al 
dho. cargo anejas y pertenecientes, según las tuuieron, han 
y tienen los otros mis Capitanes Generales que han sido y 
son en mis exércitos. Y otrosí encargo y mando á todos los 
Cauos Mayores y menores del dicho exército, ministros, ofi- 
ciales y gente de guerra que en él me siruieren, os ayan y 
tengan por mi Capitán General del, Guarden y cumplan 
vuestras hórdenes y mandamientos por escrito y de palabra, 
en todos sus cassos y cossas á el dicho cargo anejas y per- 
tenecientes, de la misma manera que lo harían y deuen ha- 
cer si yo se lo mandase, que assí es mi Voluntad. Y que de 
la presente tomen razón los mis Veedor General y Cont, or 
del exército. Dada en Madrid A veinte de Octubre de mili 
y seiscientos y quarenta y vn años.=Yo El Rey.-=Yo Don 
Fern. do Ruiz de Contreras, Secret. rio del Rey nro. Señor la 
hice escriuir por su mandado. Título de Capitán General del 
exército que va al socorro de Rossellon. — (Biblioteca Nacio- 
nal de Madrid. Cód. de papeles del Marqués de Torrecusso, 
F-268, fol. 571.) 



APÉNDICE V. 



LA. GUERRA EN EL AMPÜRDAN Y VEGUERÍO DE GERONA. 



Núm. 761. 

«Copia de consulta de la Junta Grande de 8 de Abril de 1641 
sobre las noticias que tuvo el Conde Duque de Barcelona.» 

►í* Señor. =En esta junta refirió el Conde Duque vn 
papel que truxo á ella en que se le dava notizia de lo que 
pasava en Barcelona, las imposiciones que se hechaban 
para el sustento de la gente de guerra, los medios de que 
us a van para tener dineros para él y otros diferentes disig- 
nios, y en particular que se tenga cuidado con el Castillo de la 
Trinidad y de la Cisterna que en él ay, que ha á Rosas, y vl- 
timamente dijo el Conde havia vna proposición, de persona 
celosa, sobre que ayudaría mucho al concierto en que se está 
entendiendo que se diese Governador, dilatando la probi- 
sion oida del Virrey algunos meses, lo qual refina por ha- 
bérselo propuesto. 

Y habiéndose conferido en la materia, Pareció que no ha- 
bia cosa que obligase á tomar diferente resolución en lo que 
hasta aora se ba executando, pues esto es notizias que 
se dan, ecepto en la prebencion que combiene se haga en el 
Castillo de la Trinidad, que en esto Pareze se escriva que es 
necesario que luego se haga limpiar la cisterna, por estar su- 
zia, respecto de bajar por agua á vn pozo, y este le quieren 
atosigar, y que assí en todo caso se limpie la dicha cisterna 
y se tenga mucho cuidado con ella, dando la orden que con- 
tenga á Gerónimo Roo. 



318 

Y en quanto á la proposición de lo que se dice del Gouer- 
nador y Virrey, no es tiempo ni sazón de tratar del punto, 
y si llegare ocasión, entonzes se podrá discurrir en la mate- 
ria y probeer lo que se tubiere por conueniente. V. M. d man- 
dará lo que fuere servido en Madrid á 8 de Abril 1641. 

En la carpeta hay el siguiente decreto de mano del Rey: 
= Como parece en todo, y adbiértase que la cisterna deste casti- 
llo passa a comunicarse á la de Rosas y conbendrá anisar dello 
á Roo y castellano. — (Archivo general de Simancas. Secreta- 
ría de Guerra, legajo 1.375.) 

Núm. 762. 

Carta del Diputado eclesiástico á los Jurados de Gerona. 

Molt Ules. Srs.=Havem tiugut avís que lo Sr. de la Mot- 
ta ha resolt de baxar ab lo gros del exercit en lo -camp de 
Tarragona per acometrer lo enemich, y axí havem ordenat 
al Sr. Deputat militar se partís promtament com en effecte 
ses partit esta tarda, y com allá hi ha falta de Infantería Ca- 
thalana, Supplicam á V. S. mane ais capitans de ses corn- 
panyes se partescan encontiuent (si ja nos son partits) pera 
la vila de Monblanch, ahont ja ha dies quei es lo Sr. Conse- 
11er desta ciutat ab son tercio, y dos companyas de cavalls, 
y com será molt gran reputació de aquexa ciutat se tropian 
banderas della ab lo siti que se ha de pasar sobre la ciutat 
de Tarragona, seria al contrari molt gran desreputació de 
aquexa ciutat no si trobassen banderes della. V. S. conside- 
re acó per mercé, y prenga promta resolució en fer marxar 
la gent, y en cas no la tinga tota allistada, donar orde vinga 
la quey es, y vinga assí persona de confianca ab armes y 
municions per allistar la demés que faltará, per fer lo cum- 
pliment al número que V. S. ha deliberat enviar de socorro, 
que no falta gent assí, ó en les parts de Montblanch pera 
cumplir aqueix número, y maior si maior era menester. 
G.de Deu á V. S. Barcelona y Abril á xxvn de MDOXXXXI. 
=Lo Canonge don Joseph Soler. =Domini Deputati, etc.= 



319 

Molt Ill. e Sr. B. L. M. de V. S.=Los Deputats, etc.=Als 
molts Ill. es S. rs los Jurats y Consell de la ciutat de Gerona. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Copiador correspondencia de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, 
fol. 9.) 

Núm. 763. 

Obras de fortificación en Rosas. 



Consulta original de la Junta de Ejecución, fha. en Madrid 
á 6 de Junio de 1641. =E1 Duque de Villahermosa, el Mar- 
qués de los balbases, D. Nicolás Qid. = >J< = Señor.— --El Mar- 
qués de flores escriue en carta de 31 de Mayo, que el Castella- 
no de Rosas iba trabajando con la gente que habia en aquella 
plaza de guarnición en las fortificaciones: que las que iba 
haziendo heran de mucha combeniencia para la seguridad y 
defensa de aquella plaza, si bien iba obrando sin tener dine- 
ro alguno, y que assí combendria se proueyese alguna can- 
tidad para ellas; ya (que) por la falta grande que habia desta 
especie, no se hauia dado en 7 meses á la Infantería y Caba- 
llería sino pan de munición, y que algunos dias comían yer- 

>as, y dice el Marqués que al de Villafranca se prestaron por 
no tener pólvora ciento y veinte quintales de la que habia en 
Rosas, y que combendria que luego los restituya el factor de 
las Galeras, por la falta que harán, y que hubiera sido con- 
ueniente que en las Galeras huvieran pasado 500 q. s de pól- 
vora que en los Alfaques estaban embarcados en vna saetía 
para Rosellón. 

Y habiéndose discurrido en la materia, ha parecido repre- 
sentar á V. M. que aquella plaza está bien con la gente y 
lo demás que se a puesto en ella, con que se probea alguna 

jame salada y se embie algún dinero para la fortificación, y 
el que juzga la Junta se podrían remitir son diez mil escu- 
dos, los seis para que siruan para comprar carne, y los qua- 
tro para la fortificación, encargando mucho al Castellano 
continúe en ella de manera que sin cesar se acaben todas las 
que combiniere hacer. 



320 
La Pólvora que se dio al M. 8 de Villafranca parece será 
bien se cobre luego, y que la restituya el factor, y que se re- 
mita á Rosas con el dinero que ha dicho, en la primera Ga- 
lera que baya á los Condados ó en otra forma como se pu- 
diere. V. M. d mandará lo que más convenga, en WL(adrid). A 
6 de Jimio de 1641.=: Decreto original de S. M.:= Gomo pa- 
rece. — (Archivo general de Simancas. Secretaría de Guerra^ le- 
gajo núm. 1.376.) 

Núm. 764. 

Carta de D. José Sacosta á los Diputados. 

Molt Illres. Señors.=Viva llastima tinch de oyr ab la flu- 
xedad que nostres naturals acudan á las parts de Tarrago- 
na, y lo cert es que la que se usa ab ells es la causa; y assó 
ho tinch ben tocat y vist, y será imposible V. 8 S. s remedien 
aquest dany ab sa sólita benignitat. Ja tinch escrit á V. S. 
que per assí vindrá á succehir lo mateix, per haber regone- 
gut los pobles que aquí no gustan se castigue, sino que es 
pregue, y ab prechs es cert que nos fará res. Jo no seré may 
de parer de que se pase sempre ab la espasa en la ma casti- 
gant, pers de la manera que jó feya per estas parts, los po- 
bles servían molt á ma satisfactió, perqué amanassava, em- 
punyave la espasa, y amostrava rigor, ab que no seria may 
estat menester acabar de traurerla y ni castigar. V. S. son 
de un parer que jo en tot temps seré de different, y es quels 
apar cosa perillosa y ardua lo posar ma en castigar personas 
senyaladas, com son Consols y Regidors de Poblacions; jo 
dich ques deu escusar tot lo que sie possible lo arribar á cas- 
tigar, pero arriban thi, se ha de comensar per los caps y prin- 
cipáis, que per poch sie lo castich, mou terror, y pensar V. S. 
ab bonas y per via de prechs alcansar lo ques desitja, tinch 
per cert que están enganyats; regeschme per la experiencia, 
y dic determinadament á V. S., que en resolució, es menester 
rigor, y aqueix ab bon modo com lo sabrán V. S. ben apli- 
car quant ho determinen. = En la marina de Palamós y 






321 

aquellas parts á mes deis pobles que V. s S. s me han asen- 
yalat que gustan servescan en Palamós, que de la mitat su- 
brayen, restan encara á servir que no fan servitut ninguna 
los de la llista que va ab esta, que la remito á V. S. ab la ser- 
vitut que cada poblé pot fer, perqué desde aquí V. s S. as los 
ordenen la facan, que si jo los ho ordenava no seria fer res, 
puys també haurian de acudir áV.S., per lo que saben que 
en acudinthi, alcansan lo que volen y resolguense que ningú 
serveix de bona gana: pero ab un poch de rigor servirán tots, 
y tot lo Principat: si la gent deis pobles y de la llista que va 
ab esta volen V. S. que servesca per estas parts, los ordena- 
rán que acudan ab lo diner á rahó de dos reals per cada dia 
deis soldats que haurán de fer assí en Figueres, pera depo- 
sarlo en ma del pagador general; de mes en mes, avansat, 
que axí fas servir ais demés pobles destas parts, y tots acu- 
dían ab molta puntualitat fins ara, perqué temian de castich; 
pero ja que han regonegut al contrari, van molts gastanse. 
Si los pobles de la llista no han de servir per assí sino per 
aqueixas parts, farán depositen lo diner allá ha hont á V. S. 
aparexerá mes convenient, y de aquesta manera han de fer 
V. S. per tot lo Principat tatxar totas las poblacions lo ser- 
vey que cada una ha de fer, y senyalarlos ahont han de acu- 
dir ab lo diner, que ab vns pochs de amagos de curriaca de- 
xant la caurrer alguna volta al descuyt, es cert que tots acu- 
dirán á pagar, y ab que haja diner, nols faltarán á V. S. 
soldats, que si jo per assí lo tingues me sobrarían, y si nols 
apar á proposit aquest arbitre, poden V. S. posar vn redel- 
me general, ó un vinte que será menos, y sobre rendas y 
fruyts de tot género, que per la cobransa tindrán V. S. en 
tot temps tot lo poblé menut de sa part, y es contribució en- 
cara que gran, suportable puys lo major per lo los mes 

richs. Je crech que V. S. haurán tingut millors parers que 
no lo meu, pero lo amor tinch á la Patria me fa parlar, y 
sentó en la ánima sa deshonra, á mes del perill quen ama- 
nassa de no servir en esta ocasió.=En fin ara la veguería 
de Gerona no ha acudit, y se que encara no te sino alguns 
trenta ó quaranta homens junts, y aqueixos van passejant 
Tomo xxiii 24 



322 

de poblé en poblé: si acudían, lo que pensó no farán, feya 
cornpte de enviarlos á Rosselló, perqué lo Sr. Princep Conde 
se dona á las furias de veurer que noy ha Cathalans en aquell 
exercit, si no son molt pochs. Acerca del que V. S. me te 
ordenat de que escrigés ais militars de Vallespir, Roselló, 
Conflent y Cerdanya, tinch escrit á Don Ramón Bas y Tho- 
más de Banyuls me envien llista dells, y de las demés per- 
sonas poderosas que pugan servir á sas costas, que en teñir- 
la los escriuré. Tinch entes que en lo tercio de Don Ramón 
Bas hi ha ja molts cavallers de Valldespri.=Deu á V. S. 
guarde. Figueres y Juny 8, 1641. =Don Josehp de Qacosta. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 765. 
Carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Molt Ules. Señors.=Desitjós de provar ma fortuna y de 
fer alguna facsió contra la cavallería de Rosas quem te en 
notable inquietut y ab perill los blats del entorn de aquella 
placa, doní orde la nit passada que se emboscassen las dos 
companyas de cavalls ab molta mosquetería, ab intent de 
que al dematí quant isquessen los batidors del enemich, 
los prenguessen ó matassen, y ab ensa de alguns pochs de 
cavalls nostres, empenyar lo enemich, allunyantlo de la pla- 
ca, perqué nostres emboscadas millor poguessen executar 
mon intent: doní las ordes per escrit á tots los officials que 
se havian de tfobar en la facsió, axí de infantería com de 
cavallería, disposantlos lo modo ab que havian de fer la 
emboscada, y de la manera que havian de pelear, y perqué 
en lo castell de Palau se trobave lo Capitá Vinyes desta vila, 
persona de qui yo sempre he fet molta confianca per son va- 
lor y bona disposició, ordení á tots que junts que fossen en 
aquell castell, antes que disposassen en las emboscadas, con- 
sultassen entre sí mas ordes, y seguissen lo parer de dit Ca- 
pitá Vinyes, del que resulta mudar y trocar la orde que 



323 

tenían mia, per pareixerli axí al Vinyes y á tots, causa de 
la desditxa que connotaré ab esta, y lo pixor ques feu fonch 
no darme avís á mí de la mutació, y de no mudar lo senyal 
de la envestida, que dexaren lo mateix que jo ab mas ordes 
havia donat, y com jo havia disposat de una manera las em- 
boscadas y á Vinyas li aparegué feries de altres, succehí que 
lo dematí quant isqué lo enemich, després de haver mort dos 
de sos batidors, carregá ab tota la cavallería y molta infan- 
tería hahont estave la major part de nostra cavallería, y al- 
guna mosquetería, hahont se peliá ab molt valor, pero per 
desorde y poca obediencia de nostra infantería, la nostra ca- 
vallería comensá de anar en derrota, y després de ferit lo 
capitá Batlle passada una cuxa ab vna mosquetade, acaba 
nostra cavallería de anar en desorde retirantse, y com la 
mosquetería no estave ab la orde necessaria, no pogué afa- 
vorir á la cavallería della, y axí passa de llarch, restant nos- 
tra infantería desgarriada á modo de brega boja, per lo que 
la cavallería del enemich ab facilitat pogué danyarla: desta 
enboscada, deis nostres, resta mort lo Capitá Vinyes; lo ca- 
pitá Joan Battista Romaguera ferit y pres, després de haver 
peleat ab molt valor; lo capitá Batlle ferit com tinch dit, sol- 
dáis de cavall dos morts, de infantería vuyt ó deu morts y 
quinse ó setse ferits. Lo senyal que jo havia donat orde se 
fes pera que envestissen las demés emboscadas, tarda en fer- 
se, que com tinch dit se era trocada la forma de las embos- 
cadas, y lo Capitá Vinyes que -havia posat la persona que 
havia de fer la fainada, no li digué lo temps en que la ha- 
via de fer, y axí se erra, perqué la vingué á fer quant ja esta 
pelea que tinch dit, estave casi acabada quant se feu la senyal 
en esta altra emboscada quey havia en las cadiretas de Cas- 
telló de cent sexanta mosquetes y vna tropeta de cavalls, y 
tots les empenyaren demasiat, pensant que lo enemich no ha- 
via encara peleat ab lo gros de nostra infantería y cavalle- 
ría, sino que sois havia peleat ab vna emboscada petita que 
yo havia ordenat se fes, perqué los cabos de la emboscada 
de las cadiretas nos trobaven en la junta deis demés cabos 
ques tingué en Palau, y axí seguiren la orde que tenían mia 



324 
conforme la tenia lo Capitá Vinyes y demás rehisquels mal 
lo empenyarse, pnis lo enemich desembaracat ja del gros de 
nostra gent, ferí sobre destos, y després de haver peleat ab 
molt gran valor, y ab molt dany del enemicb, foren derro- 
táis los nostres y presos vn capitá francés, un ajudant de 
sargento major, un alferes de Infantería, morts sis ó set y 
sexanta presos, deis quals ni ha alguns de ferits. Yo que 
pensave anar á gosar de la victoria com seria estada tant 
certa com la derrota, á no aer estat lo Capitá Vinyes de dif- 
ferent parer del meu, ó per lo menos haverme avisat de la 
inuda^a y trueque de ordes, arribí ab vuyt ó deu cavallers 
y personas particulars sobre la última ascaramuQa, que en- 
cara que impensadamente fonch de tanta importancia, que 
salví tots los ques salvaren deis centsinquanta, y tropa de 
cavalls, y jo me trobí tant empenyat á no pensarho, que deis 
que venian ab mí, me feriren don Francisco Barutell, y me 
prengueren, ferit, á Pere Avinyó de Vilatemin. Aquestos suc- 
cessos aportan lo trocar y contrapuntar los ordes deis supe- 
riors, pero ha ben pagat lo Capitá Vinyes, puys es estat ab 
la vida. Avuy he ordenat se enviás vn trompeta á Roses per 
saber si volen fer cambis de tants á tants, officials per offi- 
cials y soldats per soldats, han respost que sí, y que ho fa- 
rán ab molt gran gust. V. S. se han de servir de manarme 
avisar ab tota diligencia deis noms y cognoms de tots los 
presos, y de qué nació es cada hu, y deis officials, y de qué 
puesto de tots aquells que se son enviats de estas parts de 
Roselló: entre los presos que tenim en Rosas hi ha trenta 
francesos ab un capitá: com tinch dit Pere Avinyó de Vilate- 
nim, com gosa de privilegi militar, voldrán official pera 
cambiarlo: en teñir la nota deis presos de aquí, tractaré los 
cambis. Lo enemich sois ab los presos nos aporta avantatge 
puys del!, nons resta sino vn Alférez, los morts son tants los 
seus com los nostres, y es mort lo capitá de cavalls Don 
Juan de Bustamante: la cavallería li es restada molt mal 
tractada, perqué hi ha alguns cavalls morts y molts de fe- 
rits. Deu que es estat servit desta desdicha, ho será en dar- 
nos victorias quant será de son sant servey, y placia á Deu 






325 

sie prest la de Tarragona, que desijo saber del estat de 
aquellas cosas y nostre Señor á V. M. guarde. Figueres y 
Juny 10, 1641. V. s S. as servesquen ab la mayor diligencie 
posible de enviarme la nota deis presos com dic ab esta, y 
envíenme mosquets y arcabusos com ab altra los tinc es- 
crit, que ab estes escaramuses se son perdudes algunos ar- 
mes, y tanbé me manarán enviar pólvora y pilotas que ne 
estic sensa.=Don Joseph de Qacosta. — (Archivo de la Co- 
rona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Carias comunes ori- 
ginales.* Año 1641, Junio.) 

Nt5m. 766. 

Carta de los Cónsules de Figueras á la Diputación. 

Molt Illre. Sr.=Ahir dilluns se posa en exequció vna 
factió ordena á la tarda lo Sr. don Joseph Qacosta gene- 
ral de las armas deis Cathalans que resideix en esta vila, 
que fonch fer una emboscada ais castellans residins en Ro- 
sas: succehí grant mal, que no havent procurat de assegurar 
les espatllas ais nostros, destenent la cavallería era per nos- 
tra part: la del enemich derrota la infantería estava ais 
puestos, després de passadas de dos horas de pelea entre la 
qual era la companya desta vila, así que los morts y nafrats, 
al ques publica per cosa certa, passant de cent sinquanta: 
son morts los de major valor y ánimo, y entre los demés, lo 
capitá de nostra companya, home de la satisfacció sab V. S. 
Per la guarda desta partida del Empurdá, y deis fruits molts 
están en la térra, que serian de molta falta per la Provincia, 
apar convindría que V. S. se servís manar provenir, en op- 
posit deis de llosas, de una companya de cavallería que 
posas temor al enemich, que deis que son assí yal teñen per- 
dut, y así podía ser la de Vilavella que tot lo temps ha estat 
á..... ha tinguts atemorizats, seria de un gran consuelo, y 
animar ais soldats y naturals en tota factió: has deliberat en 
lo Concell representarho á V. S. ab esta per propi, y junta- 
ment suplicar sia de son servey socorrer esta necesitat, com 



326 

de V. S. sespera y se ha sempre de V. S. experimentat. Dies 
fa nos prengueran los de Rosas lo sargento: si era posible 
se pogués cobrar, ho estimaría esta Vniversitat de V. S., com 
se deu, aquí Deu Ntre. Sor. guarde y de Figueras Juny ais 
11 de 1641. B. á V. les mans.=Los Consols de la vila de Fi- 
gueras. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Junio.) 

Núm. 767. 
Carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Molt Ules. Sors.=Les que van ab esta me ha donat un 
frara de Sant Francesch: V. a S. as veurán lo que es. Los 
noms de tots los presos que son anats aquí de estes parts, 
importa que V. 9 S. as manen enviarme ab tota deligensia y 
les armes y monicions que los tinc escrit ab altres. Don Gas- 
par de Llupiá está disgustadísim, y sert que lo servey que 
aquest cavaller á fet, nol á fet ningú en Cataluña, y que se 
deu agrayr perqué no se diga que se pagan mal los serveys, 
y mes essent de tanta considerasió: deuen fer V. 8 S. aB qual- 
sevol cosa, per dar modo fer de aquesta conpanya sie socor- 
reguda: Deu á V. 8 S. as guarde de Figueras junii ais 13 de 
1641. Desigo saber de les parts de Tarragona. Don Joseph 
de Qacosta. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generali- 
dad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Junio.) 

Núm. 768. 

Carta de los Jurados de Gerona á los Diputados. 

Molt. Ules. Srs. Diputáis. =Molt 111. e Sr.=Estos dias atrás 
passant per assí Pera Jofre, Blanquer de aqueixa ciutat, lo 
qual anava despatxat per aportar vnas cartas en Fran9a, á la 
que fonch en la pla9a de les cois desta ciutat, preguntantli 
algunas personas quey avia de nou per aqueixas parts, di- 
gué publicament que aportavan de las parts de Lleyda presos 






327 
á aqueixa ciutat los Srs. Diputat y conceller, per enviar cor- 
reus al enemich y cartegarse ab ell, y que eren traydors á 
la térra, y que sino degollavan á tots los cavallers, no fariam 
cosa bona, y altres páranles occasionadoras de algún gran 
motí, y axí per la reputado deis Sors. Diputat y conceller, y 
per lo benefici publica y quietut del Principat, encontinent 
despatxarern vn propri en Franca que ha donadas las cartas 
que dit Jofre aportave, y havem manat rebrer informació 
del que dit Jofre digué: y axí ne donan avís á V. a S. a perqué 
sia servit (ates es cosa tocant á la reputado de vn Sor. Con- 
sistorial de aqueix molt Ule. Concistori) teñir á be ques fassa 
vna demostrado de castich, qual de dret pot ferse, y dema- 
na la concorrencia destos temps en tant perniciós exemplar, 
ó altrement ordenar y disposar lo que aparega mes conve- 
nient, que en tot seguirem la disposició de V. S. que es cert 
será la mes acertada. Deu nre. Sor. á V. S. guarde. Gerona y 
Juny 14 de 1641.=Molt Ule. Sr.=De V. S. molt afectats ser- 
vidors.=Los Jurats de Gerona. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. 
Año 1641, Junio.) 

Núm. 769. 

Carta de D. José de Sacosta á los Diputados. 

Molt. Illre. Sor.=Don Gaspar de Llupiá va á representar 
lo que jo ab moltes cartes tinc escrit ha V. S. a : sert que es 
llástima que un servey tant sefialat se li logre tant mal de 
que en la millor ocasió age de desmuntarse aquexa compa- 
ñía per falta de asestirla ab ses pagues. V. S. as resoldrán lo 
mes asertat, y á mi me manarán lo ques deu fer en servirlos: 
jo así com tinc dit ab moltes ocasions, nesesito de mes cava- 
Hería, y mes ara que temo que no poden lo enemic socorrer 
á Tarragona, dará ab sa armada en aquest Ampurdá, i ja 
de aver diner pera pagar, podrán V. s S. as ordenar que esta 
companya de Llupiá pase así. Deu á V. s S. as guarde de Fi- 
gueres Junii ais 21 de 1641. =Don Joseph de Qacosta. — (Ar- 
chivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Car- 
tas comunes originales. Año 1641, Junio.) 



328 

NúM. 770. 

Otra carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Molt Illre Sr.=Am aperegut convenir de que estig V. S. a 
informat de las cosas del Ampurdá en lo estat present. De 
les de Roselló sabrán per altri que ne estará millor informat 
que jo, que noy he tingudes ni y tinch les mans en res, per 
ser axi la voluntat de sos antessesors de V. S. a =Tot lo ser- 
vey que fan aquestos poblas de gent per al oposit de la pla- 
9a de Rosas, lo he reduhit aque sia fixo y no mudat coni 
solian. Pagan los pobles dos reals cada dia per cada soldat 
que tenem obligatió de fer; les places que pagan estos po- 
bles no passan de quatra centes, y de elles se pagan capi- 
tans y demés officials de las compeñyes, ab que restan po- 
ches mes de tres sens sinquanta, que son los soldats que es- 
tán y asisteixen en aquests puestos, ab sis compeñyes, les 
quals están quatre en Castalio de Enpurias, de les quals ne 
entra una cada nit de guardia al fortin que he manat fer á 
la vinguda de Rosas á Castalio per la marina, que lo he fet 
fer sens gasto de la generalitat, y es de gran convenientia y 
defenca de aquella canpanya y en cas de poder del enemich 
que volgués assitiar, ho per ante pressa pendre á Castelló, ha 
de rendir primer lo fortin, lo qual no obstant que es capas 
per ha tressens homens, está en deffensa ab sinquanta.= 
Castalio necessita de sissens homans de guarnitió sens los 
naturals: no ni ha sino les dites quatre conpenyes que cons- 
tan de pochs mes de dos sens homans. =Palau necessita de 
dossens, no ni ha sino una conpanya que consta de poch 
mes- de sinquanta. Es Palau á poc mes de tiro de artillaría 
de Rosas, puesto que exint lo enemich á la volta de térra es 
forca topetar ab dit castell.=En Pau tinch una conpanya de 
sinquanta homans: está aquest Castell de Pau serca de Pa- 
lau, per hont lo enemich a de passar per ha poder correr la 
conpanya á la volta de Peralada: necesita per lo menos de 
haver hi sent sinquanta homans: Estich al cuidado de so- 






329 

correr aquestos puestos ab los sommatens, en cas que lo 
Enemich los envestís, y ab la cavallería que tinch en lo En- 
purdá que son de present la conpanya de Francisco de Can- 
ter, y mitja conpanya de Salvador Baila, y la tropa del Ca- 
pitá y Prebost General Vilavella, que constan, la de Canter 
de quaranta sis cavalls, la de Baila de 25, la de Vilavella 
no sé, que no li he encara passat rnostra per ser vingut poch 
ha de Barcelona tindrá trenta y tants cavalls. Tinch las re- 
partidas, la de Canter per guardia de la volta de Pau y Pa- 
lau; la de Baila y Vilavella, per guardia del fortin y mari- 
na; está la cavallería per falta de diner mal pagada, á la de 
Canter, se li deu en fins any passat, de mes y mig; á la 
de Baila un mes y vuyt dias; á la de Vilavella un mes 
y mig, y com aquest es pahís que al soldat no se li do- 
na res sens diner, y yo nols sufro Uibertats ni busques, 
pateixen molt en faltarlos la paga.=Estich segur que 
V. S. a se desvella en buscar modo pera que y aji di- 
ner, puig sens ell nos pot fer guerra. Los sous que paga 
la Generalitat en lanpurdá, son lo meu y lo del Mestre de 
camp Don Llorens de Sinisterris, y lo de mon Sagratari y de 
un ajudant meu, que per la necessitat que ne tenia, lo crihy 
al primer maig proxim passat ab vint y sinch lliuras de sou 
lo mes; que servirá V. S. a de enviarli patent: la data del dia 
tinch dit, lo nom del ajudant es Banet Mallol. Mes, se pagan 
vint lliures de sou á un ajudant que te no mes Don Llorens 
de Sinisterris, y pagas sou al sirurgia major, que los assenya- 
lá lo oidor militar ó diputat Temarit, y pagar lo sou ais offi- 
cials y soldats de Cavall, pagantsie sinch lliuras lo mes; al 
monissioner de guerra que jo lo he reduhit lo sou, que lo 
oidor militar lin havia senyalat quinze; páganse deu lliuras 
lo mes de sou al pagador, qui es Maurici Millacós, tauler del 
General, aquests sou los sous y gastos que fa la Generalitat 
en lo Enpurdá.=Está lo pahís prou quiet, si be no acudint 
en la paga ais soldats de cavall temo alterations, perqué 
será forca, ho lisenciarlos, ho allergarlos la ma de podersie 
buscar la vida, la una y laltra cosa es gran deservey de la Pa- 
tria, y qualsevol de ellas me han (de) causar á mi molts grans 



330 

perills y disgusts. Tinch alguns presos per ainotinadors: pro- 
curo provarlos la culpa pera darlos la pena. Enpuries hi fet 
fortificar, y está guardada per los naturals y convehins.= 
Los enemichs de Roses i van tots los dias, si be de molts ha 
esta part sempre sen tornen ab perdua de ells. En aquella 
placa seis es gastat lo blat que se estat picat de uns cuquets 
negres; lo vi seis es tornat vinagre; pateixen ja molt, y de 
un mes á esta part sen son comensats á venir alguns sol- 
dáis, y sis portuguesos que ixiren y sen vingueren dos dies 
fa, diguéren que tots quans portuguesos y ha dins sen vin- 
drán, en poder, y diu que son mes de sent: ab diligentias los 
ajudaré á que vingan. Los soldats que son en Rosas serán 
setsens infans y sinquanta cavalls, si be de quatra ó sinch 
dias á esta part los ne havem morts vuyt ó deu cavalls. De 
Coplliure y Perpinyá tenbé sen venen alguns soldats del 
enemich, á hont diuan quey ha gran falta de viures: estich 
sobre pactes de llibrar tots los presos que tinch en Roses per 
via de trueques. —Per estar mes cercha de Rosas, desistjó 
anar estar en Castalio, attós que en Figueres no tinch res 
que fer: aguardaré sois llisentia de V. S. a : attés que nostra 
gent continuament tots los dias pelean ab los enemichs que 
ixan de Rosas se gasta una infmitat de munision de guerra, 
y non tinch ja de reserva mes de lo que va ab esta nota.= 
Pólvora, desaset quintars. Bailas, onze quintars. Corda, de- 
vuyt quintars. = Suplico á V. S. a que en la primera ocassió 
mane enviarmen, ab que no tinch altro que avisar ni que 
advertir per ara: aniré ab puntualitat avissant de tot lo que 
convinga. Deu á V. S. a g. de De Figueres á 9 de Agost de 
1641.=Molt omil servidor de V. S. a =Don Joseph de Qa- 
costa. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 771. 
Otra carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Molt Illres. Señors.=Ab la relació que tinch enviat á V. S. 
del estat de las cosas destas parts del Enpurdá, advertía ab 






331 

lo perill que estaven estas compañías de cavalls, de desferse, 
faltan tíos la paga de son sou.— A la del Capitá Francisco de 
Canter, no obstant quels fas donar á rnenjar á credit pera 
soldats y cavalls, me ha avisat lo tinent della esta tarda que 
no li son restats sino setse cavalls deis mes dolents, que los 
demés se son fugits los soldats, y sen han aportat los ca- 
valls, de ques deu fer V. S. un gran sentiment, y notable 
exemplar ab estos soldats, que com tots son de Rosselló sen 
son passats allá. En aquesta compañía se li compraren tots 
los cavalls de diner de la Generalitat, y no obstant acó, no 
ni ha ningú de marcat per lo General: no sé qué rahó destat 
han tingut los Srs. Deputats passats en no ferlos marcar 
tots. Jo al principi quant governave sol en estas parts antes 
que lo Sr. Deputat Tamarit hi arribas, los feya marcar, y 
sa S. a també ho proseguí alguns dias: ara estos cavalls déla 
compañía de Canter," que serán passats de trenta, serán di- 
ficultosíssims de cobrar. =V. S. podrá escriurer al Sr. Bes- 
compte de Harpejon mane capturar los soldats y reeullir los 
cavalls, que si jo en Rosselló hi tingues ninguna ma com no 
han volgut que lay tingues los Srs. Deputats passats, ni es- 
tos se foren atrevits á fugirhi ara ab los cavalls, ni las dos 
compañías Cathalanas que son allí no haurian viscut ab 
tanta llibertat, si be hauria procurat fossen estades mes ben 
pagades. Tambó podrá V. S. ordenar al capitá Canter en 
que faca diligencias en cobrar dits cavalls de sa compañía, 
y munte gent en ells de mes satisfactió, y quant estos ca- 
valls nos cobren, me apar haurá V. S. de agregar los que 
restan á altra compañía, ó reffer aquesta, puys no es be que 
per setse cavalls se paguen sous de Capitá, Tinent, Alférez, 
Furriel y trompeta. Yo resto assí ab tant poca cavallería, 
que temo moltas inquietuts, y resta assó ab gran perill, ve- 
nint de improvís armada del enemich á Rossas com es molt 
factible. Podrá V. S. si es servit per ara enviarme de promp- 
te los vint cavalls que son aquí de la Compañía del Capitá 
Salvador Batlle, y diner, ó modo pera sustentarlos, y ais que 
son assí, que estich tant falto dell, que ni pera un correu ni 
pera donar quatre reals á cada soldat deis que cada dia arri- 



332 gr 

ban rendits, no tinch; he ja bestret del meu alguna cosa: 
pero com lo sou es tant temió, y deurersem algunas pagas, 
no tinch tampoch pera naenjar. Estich cert que V. S. tema- 
jor cuydado que jo de remediar estas necessitats ab que res- 
to. Suplicant á Deu li done felices successos y gde. Figueres 
y Agost 12, 1641.=Molt omil servidor de V. S. a , don Joseph 
de Qacosta. — (Archivo la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 772. 
Otra carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Molt Illre. Sor.=Molts dias ha que estich negociant los 
trueques y llibertat de la gent nostra quey ha presa en Ro- 
sas, axí deis dos soldats del Capitá Don Joseph de Pinos, 
com deis demés ques perderem á deu de Juny proppassat, y 
després de pensarho teñir en bon estat, es exit lo Governa- 
dor de Rosas dihent que vol per vn cavaller qui es Pere 
Avinyó de Vilatenim, lo qual se perdé dit dia peleant vale- 
rosament á mon costat prop lo castell de la Garriga, vuyt 
mil ducats de rescat, y un capitá de Cavalls: altres imperti- 
nencias demana, pero jo confio lo faro adherir á la rahó, y 
lo cert es que no perdré punt en solicitar aquest negoci y la 
llibertat de tots. Lo dia quejom vejaab una poca de cavalle- 
ría, y en Castelló, com tinch demanat llicencia á V. S. per 
anarhi á axistir, confio quel faré mudar de cant. Estich ab 
gran desitg de saber novas de Tarragona, que supplico á 
V. S. mane avisarme de las que tinga, y vulle Deu sien bo- 
nas y á V. S. guarde. Figueres y Agost 12, 1641.=Molt omil 
servidor de V. S. a =Don Joseph de Qacosta. — (Archivo de la 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes 
originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 773. 
Otra carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Molt Ules. Señora. =Noy ha cosa de nou de que avisar á 
V. S. a destas parts, sino es la necessitat de diner, aqueixa y 



333 

lo remey della confio que V. S. ne teñen particular cuydado. 
Havent sabut ayr al tart que la cavallería del enemich de 
Rosas no te altre sustento sino es la herba que cada dia ix á 
fer, so anat avuy de persona á cremarla, lo que ses fet des- 
prés de haver peleat passat de una hora y haverhi hagut al- 
guns ferits per parfc del enemich, y en particular cavalls, que 
es lo que mes nos convó destruhir; se es retirat dins la pla- 
9a de Rosas ab tota la infantería y cavallería dexant sois al- 
guns batidors alrededor de las murallas, ab que he tingut 
lloch de fer deis camps y campanya alrededor de Rosas un 
mar de foch, ajudantme una tramontana gallarda á prose- 
guir mont intent. Se que presumen en Barcelona que tinch 
jo per estas parts algún gran número de gent, y estich ne 
tant falto, com tinch ja escrita V. S. ab la relació del estat 
de las cosas del Empurdá, y avuy no tenia mes de cent in- 
fants y sexanta cavalls, y ab ells sens perdrer gota de sanch, 
després de passada una hora de escaramuca, he obligat al 
enemich com tinc dit á retirarse dins la placa, dexantme se- 
ñor de la campanya: ténient ells pasats de trescents mosca- 
ters y sinquanta cavalls que lo mes dolent es millor que lo 
queu es deis nostres: jo com tinc escrit menso vingut á Cas- 
telló per lo poc que fer que tenia en Figueres, y per poder ab 
menos treball ser cada dia sobre lo enemic, que son pochs 
los dias que nom veitg ab ell, y cada volta que estich pe- 
leant, me ve particular desitg de veurer aqueixos Sors. mur- 
muradors á mon costat, perqué si las mans son com la llen- 
gua, podria tenirne per segur de que me havian de rehixir 
totas las factions. V. S. donantlos Deu vida, ab son bon dis- 
curs y enteniment, regonexerán per aqueixas parts molts ar- 
quitectors de castells en layre, y ab mi se que en tots temps 
me han de reconoxer apassionadíssim en servey de V. S. y 
de la Patria, perqui en estrem desijo morir. Deu á V. S. g.o 
Castelló de Ampurias y Agost 20, 1641.=Molt omil servidor 
de V. S. a =Don Joseph de Qacosta. — (Archivo de la Corona 
de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes origina- 
les. Año 1641, Agosto.) 



334 

Núm. 774. 

Nueva carta de D. José de Sacosta á los Diputados. 

Molt Illre. Sor.=Esta vila está ab sola tres pessas de ferro 
que es lo mateix que ninguna; la vila de Figueres ne te qua- 
tre emprestadas de la ciutat de Barcelona que son rnolt bo- 
nas, y serian la restauració de aquesta placa: teñen orde 
deis Sors. Consellers de entregarlas ais Consols desta vila, 
los quals ne teñen ja obligació firmada á sas senyorías. Tíñe- 
la jo de V. S. de fer que del secrest de aquest comptat de 
Ampurias se paguen los gastos deis ports que feren los de 
Figueres, y perqué de dit secrest noy ha diner comptant, la 
quantitat que ells demanan que son doscentas y vint lliuras, 
los he offert darlos un orde per lo sacrestador pera que del 
primer diner sien pagats: acó los offerí quant los de Castelló 
demanaren ditas pecas, que haurá un mes, y me digueren 
volian diner contant, y perqué las horas la ocasió no era 
tant necessitada, determiní esperar que entras diner del dit 
secrest, pero vehent ara lo enemich sobre nosaltres, los es- 
criguí que me acudissen ab tota la gent los fos possible, y 
que se resolguessen de prompte entregar las ditas quatre 
pessas ais Consols de Castelló, que quant no, y perdentse 
esta plaza per falta dellas, seis acumularia tots los danys 
quen rebria esta vila y la Provincia: ab la gent, han acudit 
ab molta puntualitat ab mes de doscents homens; pero las 
pessas no volen donarlas sino ab diner en la ma, ó que la 
vila de Castelló se obligue á pagarles lo sobredit gasto: dihu 
esta vila, ab molta rahó, que la deffensa es de tots, y que 
preñen ells las pessas com las teñen los de Figueras, obli- 
gantse á restituirlas sempre que la ciutat de Barcelona las 
demane, se posan y se obligan á fer lo mateix gasto que han 
fet los de Figueres en aportarlas de Barcelona fer lo ells des- 
de Castelló á Barcelona. V. S. pot fer ab los Srs. Cavallers 
que envien orde á la vila de Figueres pera que los restitues- 
,can las quatre pessas y las aporten á Barcelona, que de 



335 

aqueixa manera vindrán los de Figueres á gastar duplicat, 
y sino, per la necessitat tant apretada que aquesta placa ne 
te, pot V. S. fer que seis ordene las entreguen sens réplica, 
attés que ja los de Castelló teñen ya prestada cautió per 
ellas, y en materia de la cobranca deis gastos, pot V. S. or- 
denarlos que prengan la consignació quels he offert sobre 
lo secrestador del Comptat. Jo ja tindría aquestas pessas 
dins Castelló sino es que estich escarmentat ab los Srs. De- 
putats passats, que en moltas cosas que he volgut jo execu- 
tat molt al proposit en servey de la Provincia, me han es- 
crit cartas de reprehensió tant pesadas, que nos podían es- 
criurer á un capitá ordinari: be sé que nou feyan sas S. as , 
que per axó temo ara del mateix: sentó lo ques deu sentir 
que regonexent ma voluntat y demostracions que tinch fe- 
tas en servey de ma Patria, y després de ha ver vint y un 
any que exercito aquest habit de la milicia, y haver gover- 
nat quatre anys la placa de Manfredonia ab jurisdictió en 
las armas de tot son districte, ahont tinguí tots estius á mas 
ordes mejor exercit que governar que nol he tingut en Ca- 
thaluña, vullan algunas personas molt novas en esta mate- 
ria contrapuntar á mos parers en cosas molt importants al 
servey de nostra Patria, en ocasió que deviam tots adherir- 
nos á encaminar á que las cosas y los pensaments anassen 
dirigits y encaminats sois al servey y deffensa propria. Assó 
restará, si V. S. son servits, pero sois lo consistori, no que 
sem done á mí molt que presuman quant altres vejan esta 
per qui parlo, que so tant desapegat de pretensions y tant 
libre en dir veritats, que quant convinga lo ho diré en la 
cara y las rahons ab quem fundo á dirho; pero com no es- 
tará en temps sino es de servir tots á la Patria y per servey 
della arrimar estas y altres cosas á la part, dich que se dexa 
per altra millor ocasió, estant cert que lo govern de V. S. 
será pedra de toch pera conexer sos bous servidors y de la 
Patria. En aquest punt me arriba Don Guillem Armengol 
ab cent homens de socorro, y molt bisarro. Lo Sr. Compte 
de Parelada pensó me acudirá ab quatre cents, confío que 
tenint mes actions libres acertaré á dar gust á V. S. y ser- 



336 
vir á ma Patria donantme Deu la ma com espero: lo qual 
g. de á V. S. Castelló y Agost 27, 1641. Molt omil servidor 
de V. S. a =Don Joseph de Qacosta. — (Archivo de la Corona 
de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes origina- 
les. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 775. 

Molt Ules. Señors.=Las Galeras que entraren la nit de 
vint y sinch al port de Rosas eran partides esta nit, y al 
matí las havem descubertas alta mar juntes ab tots los ve- 
xells del enemich, y desprós de ser estada la armada molt 
atronada passat de una hora, ha pres lo bordo pera tornar 
á Rosas y á mitg dia han donat fondo vexells y Galeras en 
lo port de aquella placa: segons diu un moro que escapa de 
las Galeras despusanit, y está en poder del Governador de 
Cadaqués, aporta lo enemich intent de socorrer á Rosas, y 
las placas de Rosselló, y després donar sobre Cadaqués ó 
desta placa ó de la de Ampurias. La gent destas parts ha 
comensat acudir: jo crech que la necessitat los obligará á 
cumplir ab sas obligacions acudint á la deffensa, y ab mas 
diligencias procuraré á quen facan: pero Señor, es impossi- 
ble que faltantme dos deis nirvis mes principáis de la guer- 
ra, puga deffensarme, ni puga fer cosa de profit, que es fal- 
tantme monicions de guerra que com tinch ja escrit á V. S. 
ab la relació del estat de las cosas del Empurdá, ne tenia á las 
horas molt pocas, y després en saá ab continuas escaramucas 
tots los dies se son gastades casi totas, que no tinch pera pe- 
lear dos dias. Diners tinc escrit tantas voltas que no tinch 
malla, que ja presumo que V. S. se han de enfadar; pero 
Señor, tocam representar á V. S. los perills quey ha com á 
desijós de servir á ma patria, perqué en tot temps sie en mon 
descarrech. Be se ha de presumir que si lo enemich me si- 
tia á Castelló, ó á qualsevol placa destas parts, ó tinc de anar 
á socorrer á Cadaqués, que se han de offerir molts gastos, y 
no haventhi diner es forca que tot se perda: ja tinch escrit 
á V. S. quant poca cavallería tinch y quen necessito de mol- 



337 
ta raes, y aquesta de manera per falta de diner, que ja ni 
V. S. ni jo podem confíame. Be sé que dexan de acudirrne 
ab diner per falta dell; pero Señor, en ocasions com aquesta 
ans de posar á pique de perdrer la Provincia, posaria en las 
Iglesias llantias de aram y candaJ[eros de llautó, quant noy 
haja altres arbitres, que no li faltarán á V. S. molt millors, 
y crega, Señor, que está acó ab notable perill si noy ha di- 
ner: y si V. S. troba modo pera que la y haja, no se espante 
de qualsevol cosa de las que vehuen que la natió Cathalana 
governantse ab altre modo que fins assí, basta sola á des- 
empanyar á Sa Magestat Christianísima (que Deu g. de ) del 
empenyo en que lo havem posat, y essent jo lo menor de 
tots, me basta lo ánimo de reduhir á nostra nació á que acu- 
dan al que teñen obligació. Be sé que aquells que son estats 
causa fins assí de que jo no tingues las mans á fer estas di- 
ligencias, que prometo ho han de ser á que V. S. no confie 
tant de mí, y sé que si poden han de entaular ab V. S. que 
ni me envié diners ni monicions pera que acó se perda, y 
perda jo ma reputatió. La passió que tinch de desitjar lo be 
de ma patria, me fa parlar desta manera, no que jo no con- 
fie de que ab V. S. no han de poder parers que no sien molt 
encaminats al servey de la Provincia. Per falta de diner he 
remes esta ais jurats de Gerona, pera que per postuló la 
envíen á V. S. á qui Deu g. de Castelló y Agost 27, 1641.= 
Molt umil servidor de V. S. a , Don Joseph de Qaeosta. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 776. 
Carta de los Jurados de Gerona á la Diputación. 

Molt Illre. Senyor.=La persona que aviem enviat á Cas- 
telló de Empuries y altres parts per atenir intelligentias cer- 
tas deis designes de la armada enemiga, nos ha refferit á les 
sis hores dest matí que es arribada, que dita armada ere en- 
trada hair en lo migdia en Roses, y que al tart desembarca- 
Tomo xxin 22 



338 
ba geut, en manera que essent ja de nit arribaren á carrera 
batuda dos cavalls, ab que donaren avís de Castelló de Em- 
puñes, que perillava nos possasen en forma pera invedir á 
dita vila, y estant prenent resolutió del que deviem y podiem 
fer, axí entre les vuyt y nou hores habem rebut vna carta 
de Don Josef Qacosta, copia de la qual enviam á V. S. jun- 
tament ab vn plech quens ha remes, por quel enviem per 
propri per les causes y rahons que V. S. veurá en dita carta, 
havem determinat en continent que acuden cent mosqueters 
de socorro de prompte á dita vila de Castelló, y axí manar 
enviar dit plech á V. S. suplican y representarli tres coses: 
la primera, que esta Ciutat está imposibilitada de poder cada 
dia acudir ab nous socorros que se li demanen y esperan 
demanar en estas parts marítimas, segons se veu que corren 
les materias de la guerra, si no es manant V. S. que tornen 
les companyes que esta ciutat te en lo siti de Tarragona, 
puix lo temps nos mostra que estes parts an de ser les mes 
necessitades, com se veu de la copia de la carta del Rey Ca- 
tolich, en que mana que sa armada se apodere de Cadaqués, 
Palamós, y altres parts, y no es be ques descuit lo camp de 
Tarragona y Roselló, si pot evitarse, se acaben y destrues- 
can les partides del Empurdá. La 2. a , que V. S. se servesca 
advertir que Don Josef de Qacosta está desmayadissim per 
veures faltat del que ha menester, com V. S. veurá del que 
resulta de la carta, y sabem també per intelligentias molt cer- 
tas, que está molt poch gustos de veurer que no es tant ben 
rebut y obeit com ell desitja y serie menester per conserva - 
tió de tots, y axí senyor deurie V. S. servirse pendrer ab 
tota brevedat un expedient per donar assiento á est negossi, 
y enviar també algunes persones principáis pratiques en 
Milissia, que acestissen á dit Don Josef Qacosta, que verda- 
derament sabem per molt cert que el no teñir persones ab 
qui consultar la gravedat de las materias que corren, li ser- 
veix de notable desconsolado: y la 3. a manar considerar 
molt lo que dit Don Josef Qacosta scriu ab sa carta, y que 
á esta Ciutat per ser poques (ses) forses, li es imposible fer lo 
que ab dita sa carta se li demana, y asseguram á V. S. que lo 









339 

que se á resolt es tot lo que per ara pot ferse, y que aventhi 
major necessitat farem tot lo esfors que porem per benefici 
de la Provintia y de V. S. que lo Sr. g. de Gerona ais 28 de 
Agosto de 1641.=Molt Illre. Sr. De V. S. molt afectats ser- 
vidors.=Los Jurats de Gerona.=Molt Illres. Srs. Deputats 
del General de Cathalunya. — (Archivo de la Corona de Ara- 
gón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 
1641, Agosto.) 

Núm. 777. 
Carta de D. José de Sacosía á la Diputación. 

Molt Illres. Señors.=Tinch vist lo que V. S. me escrihuen 
acerca de que procure la llibertat de Magi Mandillo, soldat 
que font de la compañía de Don Joseph de Pinos, y la deis 
demés presos que teñen en Rosas, y en resposta dich á 
V. S., que ningú ab major cuydado que jo procura sa lli- 
bertat, y tot lo que es beneffici de la Provincia: pero com lo 
librarlos no dependeix de mí, sino del Governador de aque- 
lla placa, es forca seguirli lo humor. Esta ocasió es rnalíssi- 
ma per tractar destas materias, per estar la armada del ene- 
mich en aquell port conforme ja tinch avisat á V. S.: quant 
veja hi ha bona ocasió, faré las diligencias possibles pera 
rescatarlos á tots, de un en un, ho com poré, com desijs. Y 
Deu á V. S. gde. Castelló de Ampurias y Agost 28, 1641.= 
Molt omil servidor de V. S. a =:Don Joseph de Qacosta. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 778. 
Los Jurados de la villa de Blanes á ¡os Diputados. 

Molt Ill. es Srs.=Després de haver fet esta vila grandíssi- 
mas diligentias quant passá la armada del enemich y vingué 
á recullirse en aquest port la Galera de la Provincia y vn 
Bnrlot de la armada amiga, ab lo Sor. Governador, ciutat de 



340 
Gerona y altres vilas sircunvehinas per conservatió de 
aquesta vila y de las demés desta costa, nons ha faltat nre. 
S.* Benito en Pineda la festa de la degollado de St. Joan, 
que aparexent volen los malvats y mes dolent tornar ais 
primers motins, publicant que nostres actions (y lo que mes 
nos pesa) del Sr« Governador, son fictas y mal intentiona- 
des, y que lo enemich vol desambarcar en esta vila mil ca- 
valls, y que nosaltres juntament ab dit Sr. Governador, ó 
havem de apoyar, tenintne lo sentiment que V. S. pot pen- 
sar: nosaltres entenem que pus laltre vegada haventne do- 
nat rahó á aqueix Consistori, no sen feu lo sentiment degut, 
que ara se pensan lo mateix. Donamne rahó á V. S. Y su- 
plicara quant podem que posen los vlls á nostres actions y 
fassen censura dellas, y juntament manen donar remey á es- 
tas cosas tan desditxadas, que no vingam á medis de arribar 
á las mans, quen faria mal veure, y manar á esta vila lo 
que sia del servey de la Provincia y gust de V. S., aqui nre. 
Sr. G. de Blanes y Agost á 31 de 1641. =Los Jurats de la 
vila de Blanas. — (Archivo de la Corona de Aragón. Genera- 
lidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Agosto.) 

Núm. 779. 
Los Jurados de la villa de Ilostalrich á la Diputación. 

Molt Ule. Sor. = Las alteracions y moviment de alguns 
sedissiosos enemichs de la pau pública que per los pobles 
destos vescomtats van insitant ab mil invencions falsas con- 
tra del Sr. Joseph de Arles, Governador destos vescomtats, 
persona de la satisfacció que V. S. a en totas las ocasiona 
que ha convingut, per benefici de la Provincia ha experi- 
menta^ nos te tan llastimats, quens ha obligat á represen- 
tar á V. S. a se servesca teñir á be de provehir de remey 
prompte, perqué ab ma poderosa pugan estos insolents esser 
castigats, que no teñen altre fi sino de que la justicia reste 
iniquilada en molt gran deservey del Principat, y si entre 
tant succehexen armas en la marina ab estas commossions, 






341 

será occasió que nos podrá acudir á resistir al enemich com 
tots desijam: de V. S. nos prometerá esta mercé que esta 
vila en tot lo que convinga no faltará en acudir á sa obliga - 
tió. G. de nre. Sr. á V. S. a Hostalrich primer Setembre de 
1641. =B. L. M. de V. S.a Los jurats de la vila de Hostal- 
rich. =Pau Puigmarí, Secretan. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. 
Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 780. 
Carta del General La Mol te á los Diputados. 

Aus 111. mes Seig. rs Les deputés du gnal. du Principat de 
Catalongne a Barcelonne.=Ill. mes Seig. rs Sur les avis que 
jay receu de monseigneur le prince que les ennemis veullent 
faire descense du coste de Cadaquiers, jenvoye le regiment 
de Boissac et six compagnies dinfanterie du regiment dan- 
guiens: je vous prie de leur donner route et commisaires 
pour les conduire a Castillon, et vne autre route que vous 
demandera Mr. d'Argenson, qui vous dirá le sert plus des 
nouvelles que nous avons pour celles de par deQa; le party 
que javoit envoyé aujourdhuy a la guerre du coste de Tar- 
ragonne a faict rencontre des ennemis done je en ont tué plus 
de trente sur la place, et vingt prissionniers. Je continueray 
á les tourmenter et manderay á V. S. I. tout ce qui le passe- 
ra, pour faire voir en toutes ocasions que je suis veritable- 
ment.=Ill. mes Seig. rs vostre tres humble et tres aífectionnó 
serviteur.— La Motte houdencour.=Au camp de Vals le 3 
de Setembre 1641. — (Archivo de la Corona de Aragón. Ge- 
neralidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. Año 
1641, Septiembre.) — Otra carta en parecidos términos diri- 
gió La Motte á los Concelleres. (Archivo municipal de Bar- 
celona. Cartas comunes originales. Septiembre," 1641.) 



342 

Núm. 781. 
Carta de D. José de Sacosla á la Diputación. 

Molt Ules. Señors.=Descubrintla armada del enemichfiu 
avís á V. S., y en lo inateix punt ordení á tots los Pobles me 
acudissen ab gent de socorro: tots se son aportats benissima- 
ment feent molt gran esforc, y acudint ab molta puntualitat 
y voluntat, que per altra escriuré llargament cada poblé ab 
que gent acudí; sois ab esta aviso á V. S. pera que faca lo 
sentiment que es rahó, que la vila y Vegaría de Camprodon 
es sola la que no ha volgut acudir ni obehir. Si yo estás cert 
que V. S. havia de teñir á be de que yo demostrás lo sentiment 
que mereixen estas cosas, yo posaria de manera estos pobles 
que altra volta sens avisarlos acudirían al que teñen obliga- 
do. Los tres mil escuts ab que V. S. me ha honrat enviant- 

mels rebó y com era tant lo que devia, apenas se ha co- 

negut remey, ab los que ab ells se ha remediat. Servescan 
V. S. donar orde que lo diner de bollas y demés drets del 
General se destine partides, y lo deis talls deis particulars se 
entregue al Pagador per los gastos de guerra desta part, y 
attés que yo acistesch en Castelló, y acistiré fins altre ordex, 
lo dará V. S. de assenyalarme pagador assí en Castelló, que 
lo que yo per ara tinch assenyalat es Joseph Claper. Las pes- 
sas de Figueres son ja en esta vila de Castelló, hahont noy 
havia sino un artiller pera tres pessas de ferro quey havia, 
al qual del secrest de aquest comptat se li donaven per son 
sou deu lliures cada mes; ab quatre pessas mes necessita per 
lo menos de un altre artiller, tinchlo trobat y concertat, y 
es home molt pratich y serveix per set lliures cada mes, y al 
quey era quen guanyave deu lo he concertat, y se aconten- 
ta per altras set lliuras, ab que vinch á teñir dos artillers 
per quatre lliures de mes per cada mes. V. S. se servirá or- 
denar al secrestador pague dits artillers com tinc dit. Havent 
sabut que uns brivons se donaven á fer composicions y al- 
tres vellaquerías, doní orde la nit passada al Prebost Gene- 



343 

ral quels capturas ó matas: han fet tanbé, que lo cabo de tots, 
fentli resistencia, es restat mort, y ha prés altres dos, y lo hu 
mal ferit que se está morint: á tots procuraré penjarlos en lo 
camí real. Tres postas perdudas del Castell de Palau me ma- 
taren dos soldats del enemich que venian de la armada á 
rendirse, y després de rendits los mataren: he donat orde al 
que governa aquell castell que abuy arcabuseje dos que ne 
están presos. La informació del Baile de Sans acabo de re- 
brer: de tot avisaré mes llargament á V. S. per altra ocasió 
que tindré mes lloch. Y Deu á V. S. g. de Castelló y Setem- 
bre 5, 1641.=Molt omil servidor de V. $. a =Don Joseph de 
Qacosta. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 782. 
Otra carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Molt Ill. es Señors.=Per serse ja retirada la armada y no 
saberse della, tinch donada llicencia ais sometens que sen 
tornen á sas casas. Ja tinch escrit á V. S. que los pobles 
havian acudit ab molta puntualitat si no es Camprodon, y 
aquella Vegaría que no son volguts venir: Gerona també es 
vinguda un poch fluxa, que á mes de tarda, acudí sois ab 
vna companya, escusantse dihent que son pobres: yo crech 
queu son de vna cosa ó altra. La vegaría de Gerona si be 
un poc tart, es acudida ab quatra ó sinch cents homens. 
Resto com estava de principi, ab sois lo tercio de don Llo- 
rens de Senesterra y las dos companyas de caballs de Baile 
y Vilabella, que tot es tan poca gent com tinch ja escrit á 
V. S. Necessitan estas parts fogosamente de mes infantería 
y cavallería, y necessita Cathalunya de trobar modo y 
assiento per teñir gent fixa y pagada, y diner, de manera 
que nos vaja ab esta miseria y desditxa; trobes &$ó aquí 
difficultossisim conforme veig, puys nos determina: á mí, ó 
la voluntat me enganya, ó noy trobo ninguna diíficultat en 
ferse, com no lay trobo tampoch en posar la justicia en Ca- 



344 
thakmya ab tota auctoritat, donantine lloch las cosas de per 
assí, y lo eneinich, y si V. 8 S. 8 gustan arribaré de persona 
aquí pera desengarzarme, si lo que tantas voltas tinch es- 
crit ais Srs. Deputats passats es enganyarme los desitgs de 
vn bon assiento, ó si es cosa factible, que me apar ho será, 
puys tots los pobles que yo tinch tractats ho demanan.= 
Tinch donat avís á V. S. que uns brivons que se anaven 
descomponent, despusanit á la tarda, anant lo Prebost Ge- 
neral por mon orde á pendréis y fentli resistencia, los arca- 
busiyá, matan hu, malferin altre que está pres, y altres dos 
están presos. =També he donat orde al castell de Palau se 
arcabuseije dos ó tres que mataren dos soldats de la armada 
del enemich, que venían á rendirse: yo no puc estar de nin- 
guna manera sens auditor; exerceix lo offici lo Dr. Micer 
Narcis Llobet, desta vila de Castelló, V. S. se servirá ma- 
narli enviar patent de Auditor del Mestre de camp General 
deis Cathalans, assenyalantli alguna cosa de sou, lo que á 
V. S. aparega.=Com en esta pla9a hi ha quatre pessas mes, 
que ara son set, y noy havia sino vn artiller, ni he posat 
altre. (Sigue él párrafo repetido de la carta del 5, ó sea la an- 
terior. ) 

Los trueques deis presos de Rosas, perquem demanaven 
vuyt mil ducats de Pere Avinyó so estat vn mes sens tor- 
narlos resposta, y havent de Rosas tornat á mourer estos 
tractes, los he enviat trompeta en aquest punt; espero que se 
adherirán á la rabo, del que donaré á V. S. avís: ja tinch 
escrit que los tres mil escuts, etc., y Deu á V. S. g. de Caste- 
lló y Setembre 6, 1641.=Molt omil servidor de V. S. a Don 
Joseph de Qacosta. — (Archivo de la Corona de Aragón. Ge- 
neralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Septiembre.) 

Núm. 783. 
Otra carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Sres. Diputats, etc.=Molt Ill. es Señora. =Lo Marqués de 
Montpesat ab moltas cartas quant la armada del enemich 



345 

estava assí, me escriguó que en Cadaqués estave molt falto 
de pólvora ym demaná lo socorregués ab ella, y axí ho fiu 
enviantlin nou quintars, perqué temía que si lo enemich fos 
anat sobre aquella placa y se fos perduda, no sem acumu- 
las que era causa lo no haverli enviat pólvoras: confio que 
ho tendrá á be V. S. Tinch entes que dit Marqués de Mont- 
pesat, Governador de Cadaqués, tracta ab lo Governador de 
Rosas del cambi y trueques deis soldats nostres que están 
presos en Rosas, y com la pretensió deis Castellans es no 
teñir aquesta correspondencia ab nosaltres, sino ab los fran- 
cesos, aparme que al principal no li está be que correga 
acó per mans del dit Marqués. Jo envij trompeta ayr á Ro- 
sas per estos tractes, fent escriurer al Mestre de Camp Don 
Llorens de Senesterra, y respongué lo Governador de aque- 
lla placa que per estar ocupat no responia al que se le es- 
crivía, que avuy per un atambor seu respondria: nou ha 
fet, no sé si será per los tractes que te ab dit Marqués de 
Montpesat; ell es cert que te orde de fer los trueques, pero sí 
pot concertarlos ab lo Marqués, nols concertará ab lo dit 
mestre de Camp Don Llorens de Senesterra, per mans del 
qual fas correr est negoci, que jo sois he escrit en esta ma- 
teria vna vegada, y aquina me respongué lo Governador de 
Rosas, que yo era un traydor á son Rey, y que com á tal 
no ho volia tractar ni contractar ab mí, y axí no li he escrit 
mes, sino que fas que dit mestre de Camp li escriga, que ell 
y yo nos veurem algún dia, que pesará á algú deis dos.= 
Dit marqués de Montpesat me han dit gobernador de Rosas, 
que sens trueque de ningú, li torna quatre ó sis soldats te 
presos de Rosas que ell prengué en dies atrás ab gent sua 
de Cadaqués y gent de la Selva. V. S. podrán fer se escriga 
al Marqués lo que acerca de assó mes convinga alPrincipat, 
y Deu á V. S. g. de Castelló y Setembre 7, 1641. =Don Jo- 
seph de Qacosta. — (Archivo de la Corona de Aragón. Gene- 
ralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Septiembre.) 



346 

Núm. 784. 
Otra carta de D. José de Sacosta á la Diputación. 

Molt Ules. Señors.=Avuy he rebut vna de V. S. deis set 
del corrent ab que me ordena faca retirar los sometents per 
haverho determinat axí lo Consell de guerra, ab dos cartas 
tinch ja avisat com los havia retiráis, que si per estas cosas 
tinch de aguardar orde del consell de guerra, no tinch ánimo 
de ayuntarlos altra volta, y axí, si V. S. gustan que jo jun- 
te los sometents y les licencie quant me aparega qui convin- 
ga sens aguardar orde del consell de guerra, fareu ab molt 

gran gust, y y en las ocasions que convindrá, puix jo 

puch saber las de assí, y aquí no están sobre la obra.=Tinch 
escrit á V. S. que con vé molt posar en deffensa esta placa 
de Castelló, que essentho la de Rosas del enemich, li es es- 
ta gran oposit, y lo que si ha de ferse, tinch ja escrit llarga- 
ment, que espero la resposta de la resolució que aquí se pen- 
dra. =Molts dias havía que tenía intelligencia que un artiller 
de Rosas cathalá exia de aquella placa, y anave y tornave 
del Rosselló aportant avisos, y aquí á Barcelona, y sabia tot 
lo ques feya en Cathalunya: en lo punt que tinguí estas in- 
telligencias, doní orde per moltas parts donantlos las senyas 
pera que lo prenguessen: aquí en Barcelona non habia do- 
nat avís per no poder creurer se allargás tant: despus anit 
passant aquest tal cerca de Banyuls del Maresma, fonch 
avisat lo Batlle de aquell lloch, y conforme los senyals que 
tenían ineus, lo seguiren aquella nit fins prop Llansá per 
seguirli las pisadas per haver plogut: prop Llansá lo perde- 
ren, y avisant lo Batlle de aquell poblé, isque lo sometent yl 
trobaren y prengueren: estich lo esperant per momentos: 
hanme dit li han trobat algunas cartas que aportave de Cob- 
lliure á Rosas: després de haverlo atormentat perqué con- 
fesse los cómplices, lo faro arcabusejar, y posar cerca las 
murallas de Rosas: son nom.es T. Vives: del que diuen las 
cartas y ell descubrirá y confessará, daré avís á V. S.=Las 



347 

intelligencias que tinch de la armada del eneinich no son 
mes de que las galeras partiren vn dia antes que los vexells, 
y que restaren quatre galeras á Coplliure, las quals desem- 
barcaren quatra cents setanta soldáis, desde liont tornaren á lio- 
sas, y de allí partiren en la nit. En Rosas no pens bajan dexat 
cosa, que aquella placa te sobrats bastiments; sois hi han de- 
xat cent Jwmens hisonyos, y los han posat en lo castellet, y los del 
castellet dins la placa. Lo segon dia que foren arribats los ve- 
xells á Rosas sen vingué vn Alferes de infantería que anave em- 
barcat en la Capitana, y quatre camaradas ab ell, las camara- 
das han pres passaport, y sen son anats per franca, lo Alférez 
es Don Juan de Sotomayor, que essentsecretari del compte de S. ta 
Coloma, se casa ab la filia de un hostaler, ques diu Sagarra, 
deixa ciutat: aquest me digué que era veritat tenian orde de 
pendrer Cadaqués y Palamós y cobrar á Elna, pero que la 
armada no aportave gent pera executarho: que era veritat 
que se eran apuntats en consell pera tractar de pendrer á 
Cadaqués, y offerinse difficultat de ferho, per regonexer que 
ja hi havia gent Cathalana en lo coll de S.* Genis que es 
sobre la Selva, pero que ab tot estaven casi resolts lo dia que 
ell sen vingué de no desembarcar la gent en Rosas pera con- 
tra Cadaqués, sino es anarla á desembarcar á Cap de creus, 
per lo qual avís ñu jo carregar mes aquellas montanyas de 
gent per ferme senyor de aquells puestos primer que lo ene- 
mich: després ho degueren pensar millor puys essent añades 
quatre galeras capitanas á regonexer aquells puestos, y des- 
prés tots los vaxells, los aparegué no ferhi altre, y axí pica- 
ren. Lo dit Alférez Don Juan de Sotomajor hauria remes de 
prompte aquí en Barcelona, si me hagués aparegut era de 
alguna conveniencia: anirá la primera ocasió á veurer sa mu- 
11er si á V. S. li apar noy ha de haver inconvenient, y será 
quant enviaré á cercar los presos que havré de menester pe- 
ra librar los que tenim en Rosas, que tinch ja aqueix en bon 
estat, y axí no será menester que V. S. escrigan al Marqués 
de Montpesat sobre lo que tenia escrit jo á V. S. ab la últi- 
ma. Mossiur Dumas arriba ayr: necessitan estas partidas de 
algunas companyas de cavalls Cathalanas; pero assó habent- 



348 

hi diners pera pagarlas, que sino, ni las dos quey son, serán 
menester. Deu á V. S. g. de Castelló de Ampurias, Setembre 
10, 1641.=Molt omil servidor de V. S. a Don Joseph de 9&- 
costa. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 785. 
Los Cónsules de la Tilla de Cadaqués á la Diputación. 

Srs. Diputats de Cathaluña en Barcelona residints.=La 
vila de Cadaqués es estada y es tant feel á la Patria, com la 
experiencia ha demostrat y per lo be dest principat, ha sup- 
portat y suporta treballs danys y ignominias molt grans.= 
Vuy faltant las forcas, ab los sobrats alojaments deis soldats 
francesos, que son en número mes de mil, y demá sen aguar- 
dan mes de doscents. Sino es lo favor y auxili de V. S. ha de 
donar esta vila del tot al trevés, y acabar del tot, dexant los 
habitants sas casas y anarsen, com ya molts las han dexa- 
des: si fora per enemichs, paciencia, pero essent per quis diu 
ix en nostra deffensa, es intolerable: y ha mes de un any pa- 
tex continuats alojaments, y en temps del Sr. Archebisbe de 
Burdeus se allojaren passats de dos mil y sinch cents, y a 
vuy noy ha roba de llí y de llana, perqué tot ho rompen ó 
roben, y tots los soldats volen estar dins los murs, quey ha 
cent y dos casas petitas, y los soldats ab tant gran número, 
fan totas las insolencias ques poden considerar, opprimint- 
nos tant, que ya son arribats á no perdonar á las donas, 
rompentlos lo cap, pegantlos ab tota publicitat, al fin som 
mes que esclaus de dits soldats, dientnos paraules ignomi- 
niosas, tractantnos á tots los Cathalans de traydors á nos- 
tre Rey y altres cosas. =Lo Sr. Marqués de Montpesat es 
home molt Christiá, que demostra lo valor de sa sane: per lo 
sobrat número de soldats, no pot acudir al remej del dany 
vniversal.=Los fruyts de la térra, son pa, vi, oli: lo any 
passat y est, tots se son perduts, y ya vuy son veremadas 
las viñas, essent estada la mayor anyada nos habia Deu da- 



349 

da anys ha, sens podernos aprontar de cosa, y noy ha poder 
pescar. Veyan V. S. com se podrá viurer. La vila dona á 
deu cuerpos de guardia llena y oli: ab tants grans gastos 
desatents y treballs ¿com se podrá sustentar? =Lo que dits 
soldats francesos nos han aportat en casa, es vn tavardillo 
terrible, que ha mortas xixanta y dos personas desta vila, y 
vuy continua molt gran rigor, que com ells sian tant bruts 
y tant mal alimentats, axó es la riquesa que aportan. La 
vila ha de pagar los carrechs grans fa ordinaris y extraor- 
dinaris, y las annuas pensions de molts sensals que fa, y los 
soldats se preñen la fleca y lo demés de tot dita vila se sus- 
tenta: lo que no es just están alojats, puix no teñen corter á 
part y axí quant humilment podem supplicam á V. S. se ser- 
vesca fernos mercó de manar se disminuesca dit alojament, 
que dits soldats poden repartirse molt gran número entre la 
villa de Llanca y la Selva, que en ocasió de invasió dins dos 
horas nos podrán acudir, y impedir la desembarcasió, ques lo 
principal que se ha de procurar, que los francesos diuen que 
ells no se axirán de dins las murallas, y convindría tingues- 
sem assí també soldats Cathalans per mayor seguretat de 
tot, y ha durar estas cosas, manar estigan ab tendas ó cor- 
ters apart, que en lo ivern, seria impossible poder viurer: que 
la rebrem de V. S. molt particular. G. de nostre Sr. á V. S. 
molts anys de Cadaqués ais 15 de Setembre 1641. =Los Con- 
sols de la vila de Cadaqués. — (Archivo de la Corona de Ara- 
gón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 
1641, Septiembre.) 

Núm. 786. 
Carta de D. José de Sacosta á los Diputados. 

Molt 111. es Sefiors.=Ab la actió que feu lo prebost Vila- 
bella estos dias atrás per mon orde que arcabuseja hu ques 
deya T. Barbat, y prengué á dos, lo hu mal ferit, se es des- 
ista en aquest pía vna gran gavella quens hauria molt in- 
quietat, y restan avuy aquestas partidas que noy ha brivó 



350 
que gose aparexer ni alear lo cap. Jo he donat al dit Pre- 
bost general, butxí, y li donaré confesor si V. S. no me or- 
dena altra cosa, y si tinc assí la cavallería que desijo que 
V. S. me envié, faré que dit prebost camine de continuo, y 
vaya per los pobles donant ma á la justicia dells, y estich 
cert que ab quatre dias totas estas partidas estarán de la 
manera que tant importa estiga tota Cathalunya. Tinc en- 
tes que en Olot cada dia se están escopetejant vns ab altres, 
y exits de las escopetadas, se passejan sens que los Bailes 
ni loctinent se atrevesca á dir res á ningú: convé que V. S. 
los ordene facan justicia y si nos senten ab ánimo y poder, 
que men donen avís, que jols allanaré ab molta facilitat to- 
tas las difficultats, y si se que sie gust de V. S. de que sens 
donar part destas cosas tinga cuydado de fer castigar estas 
insolencias, y brivons inquietadors deis pobles, y que teñen 
oprimida la justicia; yo averiguaré estas cosas ab breu temps 
de totas estas partidas. =De Camprodon ja tinc escrit á 
V. S. quant malament serveixen y acudan á sas obligations, 
importa que V. S. ne faca sentiment, perqué quant no, será 
donar alientos ais demés que facan lo mateix.= Vives, har- 
tiller de Rosas que tinch pres per espía, faré penjar dimars: 
aquest me ha confessat algunas altras espías de la part de 
Rosselló, que faré diligencias per haverlos en mans, y fer ab 
ells lo mateix.=Anthoni Batlle de Sans sestá deffensant, 
acabadas las deffensas cumpliré lo orde de V. S. que es de 
enviarli lo procés aquí, y vist, manará lo que será de son ser- 
vey. Nostre Sor. á V. S. a g. de Castelló de Ampurias y Setem- 
bre 15, 1641.=Molt omil servidor de V. S. a Don Joseph de 
Qacosta. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña,. Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 787. 
Carta de la Diputación á Cadaqués. 

Ais magnífichs Consols de la Vila de Cadaqués. =Per Be- 
net Serenyana llur Syndich, havem entes tot lo que per part 






351 

de exa vila nos ha representat aserca la guaraició de la gent 
francesa quey havia manada posar lo Sr. Archabisbe de 
Burdeus, y la que arribada ab so armada, y com es forcós 
per la seguretat de aquexa pla9a y fort la tinga la armada 
Real per retirarse sempre que convinga, es forcós quey 
haia guarnido de gent: sobre acó havem escrit al Sr. Archa- 
bisbe supplicant á sa Ex. a sie servit ques conseguesca lo fi 
de la seguretat de aqueix port, conforme ell y nosaltres de- 
sijam, y que sie ab la menor incomoditat será possible do- 
nar ais naturals de aquexa vila, y com en alguna manera 
la tingan , á par que tots havern de perdrer paciencia, attes 
venen en nostra defensa, pero confiam que lo Sr. Archabis- 
be disposará las cosas de manera, que exa vila restará con- 
tenta. Havem entes que lo Consol Pere Mares no vol as- 
sistir al govern de aquexa vila, essent cosa tan justa hi as- 
sistesca. V. M. s ley digan de nostra part y en cas no vulla 
obehir, notifiquen ley en virtut desta, á pena de cent lliures 
per gastos de la guerra, avisantnos de la resolució que pen- 
dra en acó, per ferio executar en cas sie remitent. G. de Deu á 
V. S. M." Barcelona y Abril á xxmi de MDCXXXXI.=Lo 
Canonge Don Joseph Soler.^Domini Deputati, etc. — (Ar- 
chivo déla Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Co- 
piador de cartas de 24 de Abril á 18 de Julio de 1641, fol. 1.) 

Núm. 788. 

Carta de D. José de Sacosía á la Diputación. 

Molt Ules. Sors.=Per propri scrigué á V. S. se servís de 
manar vinguessen los presos que demana lo governador de 
Roses, pera librar los que allí tenim nostres: no es estat V, S. 
servit de respondrerme ni ab lo dit correu, ni per Monsiur 
Dumas per qui entenia vindrian los presos: yo he treballat 
en aquest negoci per ajustar los cambis mes del ques pot 
creurer. Pero si V. S. a no mane enbiarme los presos que 
tinch dit, hauré treballat en balde y nostres presos estarán 
en Rosas en fins á que Deu dispose altre cosa: yo ja y hau- 
rié enviat vna squadra de cavalls á sercarlos, pero com tinch 



352 

referit ab moltes cartea y per monsiur Dumas, ne estich 
tant falto, com ne está sobrat vuy lo enemich en Roses, per- 
qué passan de vuytanta cavalls los queyté ab que es senyor 
de la Gampanya y ho será y Placía Deu no vinga es ser lio 
molt pres de aquesta vita, perqué yo ya estich resolt de no 
enfedar mes á V. S. a scrivintli lo que importa fer pera que 
no vingan á tal desditxa, si be estich resolt, en donarme 
Deu salut, arribar aquí á Barcelona pera poder de boca dir 
mon sentiment tant en estas materias com en altres del ser- 
vey de la Provincia, y per alguns negocis particulars que 
tinch de ma casa: lo donador desta es mon secretan que ab 
ma llicentia va aquí per alguns negocis de sa importancia: 
ell dirá de ma indisposició y de las cosas de per assí si V. S. a 
gustan saber, si be lo que haurá dit monsur Dumas será lo 
mateix.=Ab esta remeto á V. S. a una copia de les depusi- 
tions de la espía que he mandat penjar, y las cartas origináis 
que se li trobaren (1) que servirá, vistas, tornarlas enviar assí, 
pera poderlas tornar posar en procés: la causa de no haver 
feta sor de prompte, es estat lo veurer no era cosa de impor- 
tancia. =També se remet lo procés del Baile de Sans ab la 
cautió per ell prestada conforme V. S. a me ha ordenat: 
V. S. a manará despres de vist, fer lo que sia de justicia y de 
son gust, al quem remeto en tot y en tots temps.=Deu á 
V. S. a guarde. Castelló y Setembre ais 16 de 1641.=Molt 
omil servidor de V. S a Don Joseph de Qacosta. — (Archivo 
de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas co- 
munes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 789. 

Consulta original de la Junta Grande, fecha en Madrid 
á 20 de Octubre de 1641. 

Cardenal Borja. — Inqquisidor General. — Cardenal Spíno- 
la. — Conde Duque. — Marqués de leganés. — Marqués de S> 
Cruz. — Marqués de mirauel. — Joseph González. — D. G. m0 de 

[\ ) Ni dichas declaraciones de Vives, ni las cartas que le fueron ha- 
lladas, se han encontrado en el Archivo. 






353 

Villanueva. — D. Nicolás Cid. — P.° de Arce.=»J< Señor. =E1 
Conde Duque ha referido en esta Junta quel socorro de Ro- 
sellon se fué preuiniendo con mucha anticipazion por las 
hórdenes que V. M. mandó dar para ello para que executa- 
se después del de Tarragona, y se tratase de la expugnación 
de las Placas de Cadaqués y Palamós, que aunque es opinión 
de muchos que se pudiera abrir el paso, no se hizo; que de la 
misma suerte lo es que se pudo expugnar á Cadaqués quan- 
do La Armada y Galeras estuuo en Rosas donde asistieron 
quatro dias, y no se hizo ni se supo nada hasta que bolbie- 
ron, hauiéndose detenido después doce ó catorce dias; que 
después en la embarcación de los cauallos con diferentes dis- 
putas se ha pasado el tiempo, que hallándose en este estado, 
proponía si conbendria remitir al Adbitrio del marqués de 
Torrecuso y de los demás cabos, si en abriendo el paso de 
Colibre á Perpiñan (que esto es lo preciso) se intentaria la 
recuperación de las Plazas ó si se yrán las Galeras donde 
han de yr reserbando la expugnación de las Placas para la 
Primauera, así por ser tan negessario no detener las Galeras 
para que acudan á los effetos que están resueltos, como para 
que puedan aderecar y no dar lugar para la incerteca del 
tiempo á que suceda lo que se puede recelar. 

La Junta ha discurrido en la matteria con la atención y 
cuidado que se deue para representar á V. M. lo más con- 
ueniente, que ninguna cosa puede ser de mayor effecto para 
los fines que se pretenden que ocupar aquellos puestos; que 
si esto se huuiese hecho, es sin duda que se experimentarían 
grandes conuenienzias en el seruicio de V. M. Y si bien en 
las facciones en especial en las que tienen alguna dependen- 
cia de la mar no se puede dar regla cierta, también se consi- 
dera que si la de ocupar las Placas de Cadaqués y Palamós 
se dexase á Adbitrio de los cauos, podría ser que no se die- 
se el cobro que seria menester, por lo qual seria bien que las 
hórdenes fuesen con tales resguardos que no se dejase de 
obrar lo que fuere posible, y con esta atención Juzga la jun- 
ta seria bien escriuir al Marqués de Terrecuso lo que se de- 
sea ponderándole las conueniencias de ocupar á Cadaqués y 
Tomo xxiii 23 



354 

Palamós y que esto se dispusiese como se deue prometer de 
tales Personas, que el seruicio que arian á V. M. será muy 
singular, en especial en tomar á Cadaqués, por lo que ym- 
porta quitar aquel puesto al enemigo, sin darles preceto yn- 
falible en que atacasen las Placas dexándolo á su elección, 
si bien la Junta reconoce que la carta que se huuiese de es- 
criuir en la conformidad referida, será del seruicio de V. M. 
que no se dé al Marqués de Torrecuso en tierra, sino en la 
Mar, porque vayan preuenidos para todo, pues minorándose- 
les la acción, afloxarian y no y rían como seria menester. Y 
quanto á abrir el paso de Colibre á Perpiñan se ha de dar 
por infalible, pues no se ha de faltar á socorro de los Conda- 
dos. =V. M. mandará lo que fuere seruido. Madrid A 20 de 
Octubre 1641. — En la carpeta hay el Real decreto original 
siguiente: =« Como parece y encargedle el secreto.» — (Archivo 
general de Simancas. Secretaría de Guerra, legajo 1.378.) 



APÉNDICE VI. 

LA GUERRA EN EL ALTO PIRINEO (1). 

Núm. 790. 

Los Conselleres del Valle de Aran á los Diputados. 

Molt Illre. Señor. = Lo señor Barbessor Don Jacinto de 
Toralla, arriba en esta Valí ais 24 del passat, y habentnos 
feta ostenció del privilegi de que V. S. a li ha fet rnercé, en 
compliment de aquell lo jurarem encontinent per goberna- 
dor della y alcayt de Castellcó, entregantli aquell ab rnolt 
aplauso y gust de tota la Valí, per lo que esperam de sas 
moltas parts valor y prudencia lo bon gobern y defíensa de 
que necessitam. Pero restens Señor un gran desconsuelo, que. 
sen estats los que en esta provincia havem donat lo primer 
fruit de inajor fidelitat en lo rendirnent de dit castell de Leo, 
en lo cjti del qual ses destruida y arromada aquesta Valí, 
quant aguardavem la satisfació ó per lo menos part de la 
compensatió deis excessius gastos que havem sofert en 
aquest tant senyalat servey, nos son vistos ensenyals des del 
dia de dit rendimen á la conservado dell, ab los gastos que 
se ha offerit precisament para su custodia y guarda, en las 
pagues de sinquanta soldats y sis officials que de ordinari 
habem tingut y tenim en dit Castell, sens altres requissits 
foi^ossos, y lo que habem gastat y de cadaldia gastam en 

(1) Interesantes son las cartas que se cruzaron con motivo de los 
muchos parciales que en el Alto Pirineo contaba la causa de España; y 
como quiera que dichos documentos no figuran en este lugar, remito 
al lector que quiera conocerlos al tomo V de esta obra, Apéndice inti- 
tulado Conspiraciones, afectos y desafectos á la causx de España. 



356 

espíes que tenim en diverses parts, per saber lo estat é in- 
tenta del enemich, ab que reste totalment dita valí apurada 
y empenyada de manera, que sens los socorros y ajuda de 
costa que esperam per son ordre y medi de V. S., axí 
per lo passat corn en lo futur, es imposible vourems may des- 
empenyats y molt pusible si V. S. a no nos mire ab ulls de 
major caritat, de haber de desemparar lo Valí los demos 
della, á pura necessitat, y los que restem per las invasions 
que sens preparen segons los avissos certs que tenim, si 
V. S. a nons mane socorrer ab la brevedad que la orgén ne- 
cessitat demane, peral qual efíecte, y representat á V. S a 
estes y altres coses precisses é inportans á la deffensa desta 
Valí, y á las sircunvehinas. Enviam per sindich nostre al 
Capitá Barhomeu Benossa hu deis dos aquí encomanarem 
lo clit castell, y que ha servir en ell fins lo dia de dita en- 
trega, al qual se servirá V. S. a donar tota crehencia y ma- 
narlo despachar ab la brevedad posible, y ab los socorros 
necessaris, que á V. S. a torna nostra necessitat á suplicar de 
nou ab lo major encariment, perqué de altra manera nos 
forsarie la necessitat á desemparar infaliblement la guardia 
y custodia de dit castell, pero esperam de V. S. a que adver- 
tida la finessa á que haben servit y nostra molta justicia, y 
considerant la extrema necessitat en quens trobam, no per- 
metrá V. S. a resten esposats ais quens amenassen ab tants 
perills de majors danys y cuidados per la Provincia, y V. S. a 
de quens libre nostre Señor, y á V. S. a guarde y ilumine 
pera asertar en tot. Viella y Juny á 18 del any 1641. =De 
V. S. a mes afíectuosos servidors que ses m. s be. n =Los Con- 
sellers de la Valí de Aran. — (Archivo de la Corona de Ara- 
gón . Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 
1641, Junio.) 

Núm. 791. 

Carla de Amadeo de Vilanova á la Diputación. 

Molt Ules. Sors.=Volgué ma desort, ó per millor dir, cau- 
saren mos pecats, que á dos de Mars proxim pacat vuit ve- 



357 

llacos deyxats de la ma de Deu alentáis de les inquietuts pre- 
sents y del fals nom que prengueren, finginse officials deis 
predecessors de Voseñoríes, vinguessen á ma casa ab ánimo 
delliberat de robarme y matarme, com realment y de fet á 
son modo de entendrer cregueren ells avero fet tot, perqué 
aprés de averme capturat en nom del Consistori, me dema- 
naren les claus de les caixes, y tenintme lligat de mans y de 
peus, aprés de averme robat mes de dosens ducats ; sens al- 
tres coses de molta avalúa, de passada, quant sen anaren, 
me donaren molts colps, y hu de ells me tira una scopetada 
ferintme en la roba ais pits y en la carn al bras, mortalment, 
de manera que lo ser jo vuy viu es purament mirade: de tal 
doní avis ais predecessors de Voseñoríes, parexentme tocave 
directament al Consistori ponir y castigar semblant delicte, 
per averio comes vellacos fingintse officials de aquell. Lo 
Varvesor Don Hiacinto de Torralla, que les ores ere en esta 
térra Governador de les armes, desitjant no restas sens cas- 
tich tant grave delicte, perseguí de prompte los delinquents, 
donant orde per les montanyes á diferents persones quels 
perseguissen, y entre altres á Pedro Espot del lloch de Mal- 
pás, y aquest honie insiguint la orde del Varvesor Don Hia- 
cinto de Torralla, tingué sort de capturarles, ferne capturar 
tres al quals actualment trobá la part deis diners quels avie 
tocat del robo, prenentlos tots á sa ma que junts prenem nu- 
mero de vuy tanta sinch lliures, com conste per la deposisió 
deis mateixos presos, y de altres persones quen han deposat 
en un procés que fulmina aprés contra dit Pedro Espot, lo 
qual molt content de aver capturat los presos, me vingué á 
veurer, hi me digué que ell los avie presos, y que si yo volia 
pagar los gastos quels sentenciaría: pareguen desvergony- 
ment tant gran, que li diguí quem hisqués de devant, que no 
avia de menester lo Concistori que jo fes instancia en coses 
que directament tocaue á las Sorias. castigarles. Mostram lo 
bon home los mateixes saquets ab sa moneda dins, dientme 
que ell no lam podie donar que no fos ab orde de ses Seño- 
ries: de tot doní avís al predesesors de Voseñoríes, y lo 
Sr. Francesch de Tamarit me respongué la que envió jun- 



358 
tament ab esta, y axí insiguint son orde, y trobantse Pedro 
Espot prés en Lleydá, sopliquí al Sr. Diputat Quintana de- 
manás restituirme lo diner, com en effecte ho feu, perqué 
quant lo relacsa de la presó, li feu fer acte esprés de resti- 
tuirme lo diner, y juntament scrigué al Varvesor Don Hia- 
cinto de Torralla quel me fes restituir, y com sa mercé sen 
agués de anar de prompte á la Valí de Aran, torní á sopli- 
car al Sr. Diputat Quintana nomenás altra persona pera 
quem fes justicia en aquest negosi, y la Soria, me respougué 
que acodís á Joseph de Rocabruna qui vuy te lo carreen te- 
nia lo Varvesor Don Hiacinto de Torralla, y que li digués me 
fes pagar: sa mercé li ha manat me pague, á respost quen 
fará ab tal que se li paguen los gastos que feu en persecutió 
deis delinquents, que no son lo delme del que ell diu en un 
desvergonyt memorial que mostré: jo no he fet ninguna ins- 
tancia, que en cosa que leij atravesse onor de Voseñoríes, no- 
ya menester instancia pera castigarse, y així soplico á 
V. S. as donen orde al governador de las armes que sens di- 
latió alguna, me face pagar, que será ferme asenyaladisima 
mercé, posantho tot á la deliberado de V. S. as que será la 
mes acertada: y N. e Sor. les molt Ill. s de V. s S. es G. de de 
Tremps y Agost ais 21 de 1641.= Amadeo de Vilano va y de 
Erales ais molt Ules. Sors. Diputats. — (Archivo de la Coro- 
na de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes ori- 
ginales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 792. 
Carta del Dr. Andrés Perpinyá. 

En lo punt tinguí noticia de la sort havie tingut lo Prin- 
cipat de donarnos persona de las parts de V. S. per lo go- 
vern de aquell en temps tan necessari, escrigué una á V. S. 
la qual doní á un Correu del Capitol de Urgell: temo sie 
arribada á port de salvació, y per trobarme visitant lo offi- 
cialat de Cerdaña, á be que en part deserta pasant per ella 
vn pobre cavaller, temeros de perdrer la vida, després de ha- 



359, 

ver li mort un germá, sabent arribará esta segura, per acu- 
dir á la obligació originada de nostros estudis, dich ab esta 
que lo Sor. mire á V. S. y li doni sama poderosa pera acu- 
diri, y soportar ais rnolts treballs se li esperan, suplicant 
ab moltes veres me ampare, que se per los molts contraris 
tinch, no deixarán de perseverar ab algunes calumnies, á be 
que per esser fiel Cátala no temo delles. Los capitulars de Ur- 
gell se diu publicament mataren al S. r Murat y ara an donat 
en perseguir á son germá, sois de temor, y no moguts de zel 
de la patria. V. S. a no done credit á les informations del Ca- 
pítol, que no la donarán sens segona intenció, moguts con- 
tra los pobres ciutadans: si podia informar de cerca diría 
tais coses, que sé ce taparie las orelles, per esser causades de 
sacerdots, que lo matar es lo de menos. Lo Sr. ge. á V. S. a 
de Planolles ais 22 deAgost 1641. =Lo Dr. Andreu Perpinjá 
official y Veguer. — (Sin dirección.) — (Archivo de la Corona 
de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. 
Año 1641, Agosto.) 

Núm. 793. 

Carta de ios Cónsules de Urgell á la Diputación. 

Molt Illres. Sors. Deputats.=Molt Illres. Sors.=Per los 
casos tant graves y atro9es han succehit en esta ciutat y par- 
ticulars de ella, perpetráis per los Capitulars desta Catedral 
y sos vassalls, tenim certitut haurá V. S. tingut noticia de 
ells, perqué en lo mes de Juliol del any 1640, per dos vega- 
des dits Capitulars y vassalls entraren en la Catedral desta 
ciutat ab gran número de gent armada, y per defora les mu- 
ralles nos asitiaren ab molts centenars de homens, essent ca- 
bos de ells Capitulars, capturant persones particulars de la 
present Ciutat, com també fadrins de exempts, no obstant 
seis feu las degudes protestes, y vehentnos oprimits, procu- 
rarem en donarne rahó y noticia á sa Ex. a , qui á les hores 
ere lo Duch de Cardona residint en Perpinyá, y tornant lo 
correu (que enviá esta ciutat) de sa Ex. a , aquel! capturaren, 



360 
y altres correus que anaven per orde de dita Ciutat, tenint- 
los en ferros per alguns dies, prenentlos les cartes aportaven, 
y descloent aquelles, tornaut á dits correus les quels aparexie, 
aturautse les demés y no menos en semblant opressió se son 
trobats los particulars desta Ciutat en lo mes de Abril del 
present any, que sens causa, axí mateix entraren molta gent 
armada en dita Catedral dits Capitulars, y foradant algunes 
cases de Capitulars fent un mateix los ab dita Catedral tam- 
bé posaren molta gent de armes en aquelles, fent espilleres 
pera ofendrer, com en efect, passant per devant dites cases 
Ignacio de Morat Prebost elegit per los predecessors de V. S., 
oficí oficiant per algunes escopetados havien tirades los ho- 
mens retirats en dita Catedral, li tiraren dos scopetades per 
dites espillares de cases, per insidies y proditoriament, de les 
quals resta ferit per la esquena, y morí ans de vint y quatre 
hores: y abans de seguirse dita inort, per orde de dit Capí- 
tol, molt número de homens vassalls de dit capítol nos te- 
nien asitiada la Ciutat per fora de las niuralles, tirant mol- 
tes escopetados ais homens que fejen guarda per les torres 
pera que no entrassen, de les quals restaren alguns nafrats, 
tenintnos asitiats per alguns sinc dies, llevantnos laygua que 
entrave en la ciutat per nostre ordiuari sustento, com també 
rompentnos les séquies y pexeres deis molins, devestanos y 
cremantnos los arbres fructíferos de la horta, y fent altras 
danys, y no obstant que sempre havem procurat donarne 
noticia ais Sors. Deputats predecessor de V. S., nunca som 
estats oits en cosa, ans continuament vexaven ais particu- 
lars desta ciutat ab cartilles y captures, sens teñirme noticia 
los Consells de Guerra, hazienda, ni de justicia, procehint 
de sá propria autoritat, y axí com vuy nos vejam en ocasió 
que directament se encamine per esser axí mateix asitiats, 
de hont se poden succehir grandíssims escandols, perqué lo 
Capítol te mols homens de armes dins dita Catedral, y no 
sabem la causa, per lo que com aquest poblé sie de poquís- 
sima gent, y dit capítol sie poderos tant en hacienda com 
en vassalls, sempre an procurat y procuren en vexarnos vo- 
luntariament, y vehent que de casos tant atroces vna ocasió 






361 

ó altra sen havia de fer lo degut sentiment per medis dé jus- 
ticia, procuraren dits Sors. Deputats fer venir assí pera re- 
brer inforniations al Dr. Micer Francés de Orlau dexa ciu- 
tat, lo qual no obstant font requerir ab instancia y part, for- 
mada per part de esta Ciutat y de la muller y mare de dit 
Morat, nos pogué recabar ab ell rebés les informations quals 
un bon jutge les avie de rebrer, procuran á soles la defensa 
deis delinquents, y ni la ofensa, com clararnent constarán 
las causes rebentsen inforrnatió assí de son mal procehir, y 
axí suplica esta ciutat á V. S. tinga algún remey á les vexa- 
tions de dit Capitol, ó altrament será forcós haver de dexar 
les cases inhabitables, demanant sien V. S. servits vinga 
persona pera rebrer les informations de tan atroces delictes, 
y esser ordenat á dit Capitol no tingue en la catedral gent 
forastera armada, que oferintse averia de guardar, nosal- 
tres nos oferim guardarla. Miguel de Maduxer, veguer desta 
ciutat, fa moltes absenties, y sa presentía es de molta im- 
portantia per la pau y quietut desta ciutat y bona admi- 
nistrado de justicia. Per so suplicam á V. S. sien servits (ja 
ques trobe en exa ciutat) ordinarli viuga á fer sa deguda re- 
sidentia: ordenantnos sempre lo del gust de V. S., á qui Deu 
g.de y prospere. De la ciutat de Urgell y Agost ais 23 de 
1641.=Molt Ules. Sors.^B. L. M. de V. S. los Consols de 
la Ciutat de Urgell. — (Archivo de la Corona de Aragón. Ge- 
neralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Agosto.) 

Núm. 794. 

Otra carta de los Cónsules de Urg-el á la Diputación. 

Molt ni.*» Sors.=Ab altra tenim escrit á V. S. aserca de 
les inquietuts te esta ciutat ab lo capitol, suplicant que vin- 
gue alguna persona aproposit pera rebrer informations, y 
ques aplique lo degut remey, y ates que Francisco de Vila- 
plaua, como á segrestador de les jurisdictions del Bisbe de 
Urgell, al temps vingué á pendrer posessió de la jurisdictió 
tocant á dit Bisbe en esta ciutat, anomená per jutge ordina- 



362 
ri ele ella en lo civil al Dr. Francisco Alegre, ardiaca de Ber- 
ga y canonge de Urgell, y per ser capitular, los litigants des- 
ta ciutat lo teñen per suspecte, de manera que per no plede- 
jar dexen de demanar ses coses y de acudir á la justitia, lo 
que es cosa molt preiudicial, y com tots tingam obligatió 
que estiga á son punt la administratió de la justicia, ma- 
jorrnent en part ni ha tanta necessitat, per só suplicam á 
V. S. sien servits proveir dit carree de jutge ordinari de 
dita ciutat, en alguna persona benemérita filia de la ciutat, 
qui ni ha moltes apropósit com ne donará llarga noticia 
Hiacinto Esteve, Consol desta ciutat que va aquí, al qual se 
servirán V. S. donar fe y credit, y á mes que en assó se fará 
vna cosa molt convenient per la bou a administratió de la 
justicia, tota esta ciutat ne rebrá singular contento y rnercé, 
y lo Sor. á V. S. g. de y prospere. De la ciutat de Urgell ais 
26 de Agost 1641. =Los consols de la ciutat de Urgell. — 
— (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cata- 
luña. Cartas comunes originales. Año 1641, Agosto.) 

Núm. 795. 

Carta del general La Motte á la Diputación. 

Aus 111. mes Seig. rs les deputes du gnal. du principat de 
Catalogue a Barcelonne.=Ill. mes Seig. rs =Depuis ma lettre 
escrite, jay receu un paquet des M. lS de l'universite de Ur- 
gel, que jay adresse a M. r dargenton pour le faire voir a 
V. ¡3. I. a fin de prandre la resolution que vous jugeres ne- 
cessaire; je me semble quil seroit bon denvoyer de la cava- 
lerie en ce quartier la, pour asseurer la frontiere, et apuyer 
celuy que vous envoyerés pour divertir les negotiasions des 
ennemis, et arrester les traitres. Jattandray de seavoir vos 
volontes, et cependant je continueray a tourmenter ceux de 
Tarragonne a qui nos partís onc encoré tués au jourdhuy 
plus de hommes, vous esseurant que de ma part noublie- 

ray qui sera al avantage de la province, et que je suis 

plus que personne du monde. =Ill. mes Seig. rs Vostre tres 



363 
humble et tres affectiormé serviteur, La Motte hondecour.= 
Au cainp de Vaille le 6 de Setembre 1641. Mrs. de laDepu- 
tation.= (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de 
Cataluña. Cartas de Jefes milita/res franceses. Año 1641, Sep- 
tiembre.) 

Núm. 796. 
El Cabildo eclesiástico de Urgel á la Diputación. 

Srs. Diputats.=Molt Ill. es Srs. Lo donador desta es lo Pa- 
re H. Joan Bonarma prior del convent de S.* Domingo des- 
ta ciutat, lo qual de orde nostre representará á V. S. algu- 
nos coses. Supplicam sie servit V. S. manar donarli entera 
fe y credit en tot lo que de part nostra representará. Deu á 
V. S. g. de Del capítol de Urgell 9 Setembre 1641. =Los. ca- 
nonges y capítol de Urgell. 

Adjunto á esta carta va él siguiente aviso:=hsiS inteligencias 
ques te de avisos certes y seguríssimas son, que á 27 de Agost 
eren los castellans en los paratges de Ribagorsa quatre mil 
y vuyt cens cavalls, y que arribaven y aguardaven cadaldia 
fins en deu mil, y ab mes cavallería, y que los aragonés os 
juntan sinch mil infants pera fer espallas á la ralla de Ara- 
gó. Lo fi que teñen es acometre á Lleyda si troben ocasió 
pera effectuar son mal intent quant no la Ribera de Pallas, 
afi que son intent es posarse dins Cathalunya en aquest pa- 
ratge, ab que tindrán rodeada Cathalunya. La invasió de Pa- 
llas los es de grandíssima importancia per teñir tráete y cor- 
respondencia ab la ciutat de Urgell, Castellbó y Serdanya, 
de entregarse quant vejen vehins ais Castellans. Dones lo re- 
mey ab tota diligencia y avís ais Señors Deputats y Canon- 
ges de la Seu de Urgell que convé á la deffensa de la patria, 
y se adverteis mogut de zel y pió affecte, que hi ha notable 
perill en la Cerdania. — (Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Septiembre.) 



364 

Núm. 797. 

El Capiscol de Puigcerdá á los Diputados. 

Srs. Diputats, etc.=Molt Ill.es Sors.=La de V. S.» del 31 
del passat reberem y ab niolt gran gust que V. S. a nos ma- 
nas y nos advertís estigueseni de bon ánimo, que quant nos- 
altres no fossem tant bons patricios y affectats á nostra tér- 
ra y Provincia, la confianca que V. S. a mostra teñir de nos- 
altres, nos anima aque maior veras acudian al servey de 
V. S. a , de nostra patria y provincia: per nostra partno se ha 
perdut nis perdrá res en aquietar lo poblé y evitar escandols, 
á mes de que per ser nosaltres persones eclesiástiques nos 
toca de nostra obligatió: lo veguer ha comensat de executar 
los ordes de V. S. a y ne te ia alguns de presos com pensam 
sabrá V. S. a , y no obstant son presos, es tan ab grans con- 
fiabas de sos intents. Per nostres intelligencies y de nostres 
amichs havem sabut per cosa molt certa que en Ribagorsa y 
havia quatra mil infants Castellans y vuit cents cavalls, y 
que ne estavan aguardant altres fins en deu mil, y que vo- 
lian envestir en Lleyda, y si no podian haverla, feian pensa- 
ment de anar en Pallas y de aquí á Castellbó, tenint per cert 
que encontinent Castellbó, la Ceu de Urgell y Puigcerdá se 
donarían: es cert que exa confian 9a deu procehir deis que son 
mal affectats á nostra Provincia en los dits llochs. Copia del 
avís enviam á V. S. a per que ab llur prudentia determinarán 
lo ques dega fer. Nosaltres no pararen en continuar diligen- 
cias per saber avisos y donarne notitia á V a S. a Tenim per 
cosa certa que á Perpinjá los soldats Castellans han feta re- 
solutió de no prohibir la entrada á ninguns de Puigcerdá y 
Cerdania: de que proceheix la dita resolutió V. S. a ho cen- 
surará millor, aqui n. e Sr. G. de com pot de Puigcerdá y 
7>* e ais 11 de 1641. =Lo Capiscol y presidents del collegide 
Puigcerdá. — (No se copia el aviso por ser igual al remitido por el 
capítulo de Urgel encarta del 9 de Septiembre.) — (Archivo déla 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes 
originales. Año 1641, Septiembre.) 



365 

Núm. 798. 
Carta de los Consellers de Puigcerdá á los Diputados. 

Molt Illustres Senyors.=Vuy, en la matinada, estant en 
la aula Jossana de la casa de esta vila, denprés de aver es- 
crit á Thomás de Banyuls, mestre de Camp, y á Simón For- 
cada, pagador de la companya de esta vila en Rosselló, essent 
allí los quatre consols ab lo secretan, Pau Mitjavila, altre de 
ells en segon grau, á dit con venia scriuera ais Srs. Diputáis 
que en esta vila y avia alguns inquiets y mals intensionats 
que avian donat algún memorial á sa Senyoria, dient en ell 
que alguns de esta vila eran mal affectes á la Provincia, y 
que nosaltres escriguessem en abono de aquells: lo Doctor 
Antoni Prada consol en primer grau, ha respost que ell no 
sabia res de tal memorial, ni deis llistats en ell, y que si ais 
Sors. Diputats los aparexía, ne farian rebrer informatió y ma- 
ñanan fer lo que sería de justicia, y dit consol Mitjavila ha 
respost que encara que mal pesas á dit consol Prada, escriu- 
ría, y ha posat ma á vna pistola, yn alsada la pedra, lai ha 
encarada, y molta part del poblé ha acudit ab companja del 
Veguer, qui poch aprés a rebut les informations van ab esta, 
y axí be encontinent se ha tingut concell general sobre lo 
procehit, lo qual ab sa conclusió axí be va junt ab esta, y 
enseguint la conclusió en aquell feta en virtud de privilegis 
reals, dit Prada consol en primer grau, ha capturat á dit cón- 
sul Pau Mitjavila, y encontinent lo ha encomanat al veguer 
com consta ab lo acta de comanda va junt ab esta, y axí be 
inseguint dita conclusió, á encomanat á dit Veguer la per- 
sona del consol en tercer grau Rafel Montell, per luisió de sa 
persona attés lo perill concoma per la alteració del poblé, y 
axí inseguint dita conclusió de concell, se dona á V. S. a est 
avís per propri, aquí se suplica mane provenir lo remey de 
justicia y convenient al servey de la Provincia y de esta nos- 
tra Patria, lo qual aguardam com de V. S. a se espera, á qui 
Deu g. de de Puigcerdá y Satembra á 7 de 1641. =Los Consols 



366 
en primer y quart grau de la Vila de Puigcerdá. — (Archivo 
de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas co- 
munes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 799. 
Carta del capitán Juan Negra á los Diputados. 

Illustres Sors. Diputats.= Sabrán vostres señorías com á 
quatorsa del present mes me troby en lo lloc de Arfa, aont 
me vingueren á sercar, que sa avia mogut un motí contra dos 
cavallers de la ciutat de Urgel; la vn era Don Antón de Pe- 
guera, y lo altre era Taverner, y en lo punt yo arriby en la 
iglesia de ensercall aont los tenían asetiats, y en aribar allí 
troby lo baila de ensercall y lo rector del Siminari: sois vin- 
gé demenar que era de aquest avalot, im respongueren te- 
nían dos cavallers asetiats, los quals cavallers estaban agor- 
danme dient se me entregaven en mes mans aptal los gordas 
la vida, que no pensavan deura res á la Provincia: yo en lo 
punt feia aj untar tota la gent que estaven ali en lo sity, de- 
menantlos que sebian de Don Antón de Peguera, am res 
pongueren totom alta veu que no li sebian cosa, y yo las oras 
los digué per que tenían asetiat, y en lo punt diguí isqués 
gordat com ma persona, y vag preguntar á la gent que se- 
bia de Taverner, totom respongué á veu publica que nol te- 
nían ben afecte á la patria, per moltas cosas que les señorías 
ne serán conegedors, mes tinguí molt cafer de aplacar á tota 
aquella gent tant yrada contra Tavarner; axil vaig suplicar 
á tots en general suplicantlos prenguesen á Taverner y nol 
matasen, perqué noi avia causa per matarlo, perqué vosas 
sorias. nou castigasen per aplacar la gent de la térra, per- 
qué non diguesen yo feia la part deis traidors, lo amallauta- 
ran en mili sents, pera que V. s S. r ne sien conegedores, y 
axí sempra seguiré al manar de V. S. as en tot lo que sia son 
gust manarme, y lo dit acta se trobará en poder del rector de 
Monforer.=Que jure á V. a S. as que en essa térra no si fa si- 
no maldats y traicions, que moltisims son los que tráballen 






367 
ap mal afecte per lo bisbe de Urgell, mals afectats á la pa- 
tria, fins á dir ap un consell de una vila alsarse un conseller 
de dit consell, dient ap puntadas de peu pagant en térra, 
dient no estimava en res los diputats; y aquesta persona si 
es gust de V. 8 S. as será capturada i portada devant V. 8 S. as ap 
molts testimonis del dit consell: ya casi no gozan los bons 
parlar en aquesta térra: si V. s S. aa noy posen remeij sirá po- 
sible se aurán de preserir alguns scandols, pero parlen tant 
desvergonidament en favor del bisbe y del rey de Castella, 
com puguen V. s S. as pensar.=Aquí enviu un acte de V. 8 S. aa 
de un amaullenta del fadrí que done avís á V. 8 S. as que va 
juntament ap esta, lo qual lo Sor. mels guarde molts anys 
de Arfa y Satembra á 17 de 1641.=Juan Negra, capitá de 
almugavers. — (Archivo de la Corona de Aragón. Generali- 
dad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, Sep- 
tiembre.) 

Núm. 800. 

Carta de Alejandro Taberner á ios Diputados. 

Molt liles. Sors.=A mi y á Don Antón de Peguera anant 
á pendrer posessió de vnes Baronies, nos succehí un cas deis 
graves puguen succehir: referintme á la depositió del Dr. Phi- 
lip Kovira, la qúal va inclusa ab la present, que es la pura 
veritat, y arnés del succehit, comete dit capitá Negre grans 
danys, y en particular per esta ciutat, lo que puch asegurar 
á V. S. que no son sino segones intentions de interessos. Su- 
plicant á V. S. done lo degut remey ab la brevedad posible, 
que será lo redemir tota esta pobra térra, y nre. Sr. á 
V. S. g.de y prospere. De la ciutat de Urgell y Setembre ais 
15 de 1641. Molt Ules. Sors. B. 1. m. de V. S.=Alexandre Ta- 
varner y de Montornés. — (Archivo de la Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Septiembre.) 



368 

Ntím. 801. 
Carta del Dr. Felipe Revira á los Diputados. 

Trobantnie en lo lloc de Ansecall, lo qual per trobarme 
Beetor del Seminario desta ciutat de Urgell me está subjec- 
te en lo civil y criminal, acudien en ell lo Sor. Alexandre de 
Taverner, corrent á la posta, y vehentlo molt espantat, me 
digué que alguns Miquelets lo anavan inseguint, y vist lo 
perill que senblants casos solen portar, acompany á dit 
Taverner y á don Antón de Paguera que en ma compania 
se trobava, al monestir y Iglesia de dit lloc, del que tinc feta 
depositió davant del Sor. Vicari general, y per lo que ses vist 
y tocat com á Sacerdot, descarrego ma concientia que dit 
Taverner es bou cavaller, y sens culpa en lo cas corrent, y 
que convé que V. S. pose remey en semblants excesos, pera 
evitar majors inconveniente y desastres, que porian succeir. 
=Lo Sr. Bisbe de Urgell estigué en esta casa del Seminari 
alguns tres mesos, la despesa deis quals es per avuy deguda 
á dit Seminari, y dita paga fa molta falta, per haver hagut 
de pagar dit Seminari trenta dos liures per la taxa feta per 
la subventió de la guerra, la cual se paga ab tota puntuali- 
tat per orde del Sr. Vicari general, per lo que suplico á 
V. S. manera donar orde al Sr. Ardiá de Andorra, que de las 
rendas del dit Sr. Bisbe se pague dita despessa deis dits tres 
patges, que ademes se fará lo de justicia, será fer un acte de 
missericordia so corrent estos pobres collegials, y lo Sr. g. d9 
á V. S. com est son capellá desija: de la Seu de Urgell ais 
15 de Setembre 1641. =Lo Dr. Felip Eovira Rector del Se- 
minari de Urgell. — (Archivo de la Corona de Aragón. Ge- 
neralidad de Cataluña. Cartas comunes originales. Año 1641, 
Septiembre.) 

Núm. 802. 

Carta de los Cónsules de Urgell á la Diputación. 

Molt Ill. es Sors.=Ab altra tenim escrit á V. S. la gran ne- 
cessitat tenim de que lo Veguer residesca en esta ciutat, y 



369 
fins vuy nol havem vist; y ha molt temps que lo Consol en 
cap desta ciutat aporte lo bastó al gasto propri de sa casa, 
quens apar no es cosa justa guanye lo salari per qui no ser- 
veix, que de cadaldia teniín novedats, que alguns dies ha lo 
capitáNegre ab alguns soldats Miqueletes, es per assí, y comen- 
96 de fer de les sues, com veurá V. S. ab vna carta y depo- 
sitió del Rector del Seminari, Baró de Amerall, sobre de un 
fet, y assí nos amenace ab pretexto que te orde de Mossur 
de la Mota que ha de entrar en esta ciutat per grat ó per 
forca; que nosaltres li havern impedida la entrada tenint in- 
telligenties certes de ses males intentions, procurarem resis- 
tirli, sino es vingue ab ordes de V. S. ó son Consell, y axí 
suplicam á V. S. done orde á dit Veguer vinga si ha de ve- 
nir, ó fer nova provisió de altre que convinga. Lo avís in- 
clús es arribat en nostres mans per via de Rocabruna, Go- 
vernador de les armes de Pallas, del que avem fet notable 
sentiment, qué ciutat que ha servit ab tot lo que li es estat po- 
sible á la Provincia, la hagan posada ab tal predicament. Su- 
plicam á V. S. ordene que dit Rocabruna, digue y averigüe 
per quines vies á tingut lo dit avís, á efecte que en cas se 
trobás haberhi alguns desta ciutat culpats, procurarem ab 
totes veres sien castigats, y quant nostres forces noy abas- 
ten, demanantli favor de V. S. de qui sempre confiam. Fem 
á saber á V. S. com ab lo 111. e Capítol desta Catedral havem 
fet amistat y concordia de bona germandat: per lo que ve- 
hem es cosa convenient per lo be de la Provincia, donam 
les gracies á nre. Sr. suplicanti no lans vulle conservar per 
llarchs anys y á'V.'S. g. de y prospere. De la Seu de Urgell 
ais 15 de Setembre 1641.=Molt IU. 8S Sors. B. 1. m. de V. S. 
=Los Consols de la ciutat de Urgell. — (Archivo de la Coro- 
na de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes origi- 
nales. Año 1641, Septiembre.) 



Tomo xxiii ' 24 



370 

Núm. 803. 
Carta de los Cónsules de Fuigcerdá á los Diputados. 

Molt 111. ea Sefiors Deputats.=Inseguint lo orde tenini de 
V. S. havem assistit en las capturas de Jaume Morer, don- 
zell, y Joan Morer, burgés, de les quals la gent de consell y 
lo poblé han fet admiratió, perqué nunca se ha vist ni ohit 
de ells cosa sonant adiuertiment de la defensa de la Patria y 
Provincia, ans be rnolt effectes á ella, y en las occasions de 
llevas de soldats nos han animats offerint á la Vila personas 
y diner: van aquí ha presentarse. Supplicam á V. S. vulla 
remirar la justicia de aquella, y aconsolarlos en llur honor 
guanyada, corn de V. S. speram, á qui Deu guarde. Puigcer- 
dá y Setembre ais 16 de 1641. =Los consols en primer y 
quart grau de la vila de Puigcerdá. — (Archivo de Ja Coro- 
na de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comunes ori- 
ginales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 804. 

Carta de los Conselleres de la Junta de Guerra de la Ribera 
de Tremp á los Diputados. 

Molt 111. e Señor. = Joan Llenes y de Montany, altre deis 
Consellers que te nomenats esta térra pera les coses de guer- 
ra, va ahí á representar y suplicar á V. S. a algunes coses que 
importen moltíssim á la siguritat de ella y de tota la Provin- 
cia: servirás V. S. a donarli tota fe y crehensa. G. de Deu á 
V. S. a Trem y Setiembre 17, de 1641. Lo ca. e Joan Mena.= 
Los consellers de la junta de guerra de la ribera de Trem y 
conca de Orcau. 

Súplica incluida en la carta anterior. =Molt. Ill. es Sors.= 
Les Universitats y poblats de la Kibera de Tremp y conca 
de Orcau, Sotsvegaria de Pallas, attenent ais evidents perills 
corren en les fronteras de dita térra de las invasions deis 



371 

enemichs, y que se assercavan ad aquellas, volent prevenir 
á la guarda de ses fronteres y á dites iuvasious en deffensa 
de tot lo principat, desdel principi de les turbacions, orde- 
naren un Concell de guerra de tretse persones que son lo 
official Ecclesiastich, Guardia deis Caputxins, Prior deis 
Dominicos, lo Consol en cap, Don Pedro Vilanova y Joan 
Francisco de Sulla, tots de la vila de Tremp, lo Dr. Diego 
Figuerola de Talarn, lo Dr. Micer Rey y Joan Sulla de 
Salas, lo Gobernador de la Baronía de Orcau, lo Baile Ge- 
neral de la Baronía de Abella, Joan Llenes y de Montay de 
Figuerola, y Rocafort de Guardia, ab llarchs poders de trac- 
tar y resoldrer les coses tocans á la guerra en deffensa del 
Principat, assenj^alant per puesto pera conferir, lo monestir 
deis Caputxins junts los murs de la vila de Trernp, ahont se 
aiuntan en totes les ocasions se offerexen per dits negocis.= 
Lo dit Concell attenent que los enemichs de cada dia se ana- 
van assarcant á ditas fronteras, y los perills eminents que 
corrían de invasions, pera poder ab major brevedat y pun- 
tualitat acudir á impedirlos la entrada dins lo principat, y 
per aquelles fronteres, les dividiren en quatre puestos, per 
los quals podien entrar; dividint la térra en quatre cortéis, 
ab sos capitans, officials y soldats, assenyalant á cada hu de 
aquells los puestos ahont havian de acudir en cas de rebato 
y invasió, y pera vuy están ja en dits puestos, per teñir com 
teñen los enemichs á mitja llegua de dites fronteres. Lo ma- 
teix Concell ha advertit, que per falta de cabos y persones 
ben dixiplinades, en la guerra necessarias perals bons suc- 
cessos, convenio que sen procuras, resolgué se acudís á V. S. 
y seis representas supplicant fos servit enviar en dites fron- 
teres, algún, ó alguns cabos que apareguen convenients, 
sens empero derogatió ni diminució de las facultáis y prer- 
rogativas del gobernador de las armas en ditas fronteras, que 
vuy es Joseph de Rocabruna, del qual es te tota satisfactió y 
es molt affecte á la térra, juntament ab doscents infants y 
sinquanta soldats de acá valí, deis pagats y monicionats per 
lo Christianissim ó Provincia, que á mes de ses persones, 
disciplinarán y encaminarán los poblats de aquella térra 



372 
fentlos exercitar en les armes, pera que en les ocasions tin- 
gan los bons successos que se speran.=Lo mateix Concell 
de Guerra ha també experimentat la gran falta que en aque- 
lla térra hiá de las monicions de la guerra, com son pólvora, 
plom y corda, y que per los grans gastos que dites Univer- 
sitats y poblats fius assí an suportat, y cada dia suportan 
per ocasions de les guerres, y esser la térra tan curta y steril, 
y les Universitats y particulars tant pobres, no ere possible 
fer la provisió de dites monicions, la falta de les quals poria 
causar irreparables danys. Per có an també resolt represen - 
tarho á V. S. y supplicar que á gastos de la Provincia se en- 
víen allá les dites monicions necessaries, con meritament ho 
ha fet ab altres parts del Principat.=Lo dit Concell de 
Guerra certifica á Y. S. que en totes les ocasions de novas 
deis enemichs de invasió per dites fronteras, y de rebatos 
succehits, ha trobat, y experimentat, tant en las Universitats 
com en los particulars y poblats en dita térra, molt gran va- 
lor y forcé, acudint ab molt gran diligencia y socorro á les 
fronteres y puestos assenyalats, y ab grans demostrations de 
perdrer ses vides en opugnació deis enemichs y deffensa de 
la Provincia com á bons Cathalans, y que verdaderament 
son dignes seis fasse tot benefici ó mercé, y en les ocasions 
eximirlos, ó aliviarlos en les tatxes y cárregas imposadas, ó 
imposadoras, animantlos pera continuar dita custodia y 
guarda de les fronteres, y deffensa del Principat, com ho 
desijan fer y ho an fet fins vuy, y speran en V. S. los ha de 
fer merc^é en tot lo contengut en los precedents Capitols, 
queu estimarán, y ho rebrán á gracia, de ma de V. S. — 
(Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 805. 
Carta de los Cónsules de Puigcerdá á la Diputación. 

Molt 111. es Señora Deputats.=Ahirlo veguer ab asistencia 
nostra volgué relaxar los dos Consols y demés presos te en 



373 

lo castell desta vila. Essent allí tots, en lo que se anavan 
component los actes de manlleuta, en los quals se posava 
pacte que dits presos no entrasen dins la vila antes de compa- 
rexer devant V. S., verem se principiava alteratió en lo po- 
blé, y per aquietar aquell, se tingué á be no continuar, ans 
be dexar los presos com antes. Donam est avís á V. S. per- 
qué se digne manar provenir de remey oportu, com se spe- 
ra. Aqui Deu guarde. Puigcerdá y Setembre 18 de 1641.= 
Los Consols en primer y quart grau de la vila de Puigcerdá. 
— (Archivo de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. 
Cartas comunes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 806. 
Carta de Mr. de Arpa ion á los Diputados. 

Molt Ill. es Señors.=En jornada de 16 de Setembra he tin- 
gut lo avís que á V. S. envió en esta inclús, lo qual me ha 
obligat á enviar lo Mestre de Camp Thomás de Banyuls ab 
vna companya de cavalls Cathalana, per ser la persona mes 
intelligent y que te mes cabuda en les partides de Puigcerdá, 
ab poder ampia pera juntar tota la gent del pahís, tant de 
Conflent com de Cerdanya, pera impedir los designes forma 
lo enemich volent comunicarse desde Aragó fins á Puigcer- 
dá, de hont porian resultarse los inconvenients que V. S. a 
deu teñir ben advertits: he volgut donar est avís á V. S. a de 
la diligencia he feta per esta part, pera que tots vniforma- 
ment cohoperen en tot lo que sia benefici desta Provinsia y 
jo en servey de V. S. a qui Deu g. de : del Camp de Elna ais 18 
de Setembre 1641.— Arpaion. — (Archivo de la Corona de 
Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares 
franceses. Año 1641, Septiembre.) 

Aviso incluido en la carta anterior. =P 'er via de un confi- 
dent avem tingut avís en jornada de 16 de Setembre 1641, 
que en lo pont de Antinyana ques cerca de Tremp y hauria 
sinch cents cavalls y dos mil infants del enemich, lo que fa 
estar ab gran cuidado ais capitulars de la Seu de Urgell (que 



374 
ab gran valor an sustentat sempre lo partit de la Provincia) 
majorment avent pres vn correu despatxat al bisbe de Ur- 
gell per son Vicari general y lo Rector de la Carnpania Je- 
suita, en que deian ques donas presa en venir, que ara era la 
ocasió ques donavan la ma lo comptat de Castellbó, la Seu 
de Urgell y Pnigcerdá. També as diu succehi dilluns que en- 
viant per part de la Deputació al Capitá de Michalets nome- 
nat Negra á la Seu de Urgell pera que estás á la mira destes 
coses, al que fou al portal, li bisqueren los Consols y no vol- 
gueren dexarlo entrar. Tales estas cosas adverteix un zelós 
de la conservatió de la Provinsia pera que donantsi reiney 
de prompta, non pugás redundar ninguna desditxa ni preju- 
dissi á nostros designas. — (Archivo déla Corona de Aragón. 
Generalidad de Cataluña. Cartas de Jefes militares franceses. 
Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 807. 
Carta de D. José de Rocabruna á los Diputados. 

Molt 111. e Sor.=La de V. S. a de onze del corrent he re- 
buda, en la qual me fa mercé manarme me pose en cam- 
panya, lo que he fet ab molt gust, y tinch ya presos los pas- 
sos de la serra, la qual está per nosaltres. Si be lo número 
deis Castellans va aumentantse cadal dia, fins vuy, gloria al 
Señor, en tot aquest districte no seis ha donat lloch pera po- 
der executar sos mals intens, antes be dilluns volent passar 
lo riu, los prengueren los de la térra un cavall y dos caste- 
llans, que aixi me escrigueren los de la vila de Ager. Estimo 
á V. S. la mercé me fa de la patent de Sarjento Major per 
don Francisco de Qacosta, lo qual servirá sens sou ab molt 
gran gust á V. S. a : yo tinch falta de un ajudant que fos pra- 
tich en la milicia, y aquest hauria de ser francés, perqué la 
gent de la térra me apar li serien mes afíectes, y suposat que 
en esta sosvegueria noy á ningún official que tingue sou, 
sino que tots servim de affició, be pot V. S. ferme mercé de 
donarme lo ajudant: deis arcabusos y mosquets tenim tanta 
falta com se deixa considerar, així V. S. per sa part me fasse 



375 
mercé en aquest negoci valerme en lo que sie posible, y pera 
que inillor puga repartir estes armes entre los naturals, me 
fará mercé ab un manament, manarme les fassa pendrer á 
totes les persones que me apareixerá tindrán posibilitat pera 
pagarles encontinent, que si nos feyt desta manera, may se 
cobraría lo diner, y no es just que lo que yo fas per benefici 
y conservado desta frontera, me aje de redundar en disgust. 
Lo donador desta es Juan Llenes y Muntany; va aqui per 
tractar algunes coses aserca de les materies corrents, es per- 
sona aqui V. S. a pot donar tota fe y crehensa, G. de ntre. Sr. 
á V. S. a desta vila de Tremp la qual he eligit per plassa de 
armes. 18 de S. bre 1641.=Joseph de Rocabruna. — (Archivo 
de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas co- 
munes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 808. 
Carta de los Cónsules de Urgell á los de Bagá. 

Ab esta va la carta interclusa que V. S. as nos demanen 
deis Consols de la ciutat de Urgell: en aquella no respon- 
gueren que primer no tinguesem certitut de la veritat: en lo 
demés que sie en servei de V. S. as y desta Provincia de Ca- 
talunya, acudirém com sempre ab molta punctualitat. Guar- 
de Deu á V. S. as com pot.--=Bagá 20 Setembre 1641. Los 
Consols y Conselles de la vila de Bagá.=Bona noticia deu 
teñir exaUniversitat de les vexacions continúes y oppressions 
han fetes y fan de cada dia los Capitulars y Capitol desta 
ciutat de Urgell, per ser poderos en hazienda y vassalls, con- 
tra deis perticulars y homens y coinu desta pobre ciutat, y 
en particular lo mes de Julio del any 1640, per dos vegades, 
ab violencia feren entrar en la present ciutat y Cathedral 
molt número de gent armada ab dits canonges, y axí ma- 
tes alguns de dits canonges essent cabos de sos vassalls, 
nos assetiaren per de fora les muralles ab molts centenars 
de homens coadunats y armats de tot género de armes, 
y axí mateix pera que no poguessem avisar en aqueixa 



376 

Universitat ni á las demés -circumvehines pera que nos vin- 
guessen á socorrer y deslliurarnos de les oppressions en 
quens tenien dits capitulars y sos vassalls, posaren ho- 
mens per los camins y passos, prenentnos los propris envia- 
vem aquí, cora també en altres Universitats, y axí mateix 
ais set del mes de Abril proxim passat, lo dit capítol, sens 
causa ni fonament algú, entra en esta ciutat y cathedral gran 
número de-gent armada, y per altra part assetiantnos la ciu- 
tat per de fora ab alguns mil homens, rompentnos las pexe- 
res deis molins, y llevantnos laygua de la present ciatat, de 
nostron sustento, devastantnos los arbres fructíferos de les 
nortes, y altres danys, prenentnos los correus enviabem á les 
demés Universitats circunvehines, tenintnos assitiats per sinc 
ó sis dies, matantnos lo Prebost per la Diputado nomenat, 
y altres nafrats, desta ciutat, inhumanitat gran, y en particu- 
lar de sacerdots, com si de necessitat nos aguessen de con- 
quistar, y axi con la obligado natural y de dret sie que ventse 
vna vniversitat opprimida deuen les demés vniversitats circunve- 
hines socorrer aquella, y com esta se sie vista opprimida per 
tantes vegades, y no poder donar avís per pendreli los pro- 
pis anaven á ixa vniversitat y demés, per lo que temem es- 
devinidor no li succehesca lo mateix, majorment vehent 
que altra vegada han posat gent armada en la Cathedral, y 
pot succehir vn avalot ó escandol, per so ab la present, ara 
per les hores supplique á V. S. magnificencis y á aqueix 
savi Concell, se servescan en cas tinguen noticia en temps 
esdevenidor de que siam oppresos par dit capítol, ajudarnos 
y socorrernos com es just, offerintse esta ciutat á fer lo ma- 
teix en qualsevol ocasió se offereix (lo que Deu no vulle) com 
també se offereix en pagar lo gasto se offerirá fer per sub- 
venirnos y ayudarnos, y esta confiansa tenim que sens altre 
avís per lo sobredit á la ocasió nos farán mercé, com ne te- 
nim certitut. A qui Deu g. de de la ciutat de Urgell ais 26 de 
Agost 1641. =Los Consols de la ciutat de Urgell. — (Archivo 
de la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas co- 
munes originales. Año 1641, Agosto.) 






377 

Núm. 809. 
Carta del Dr. Juan Bautista Monjó á la Diputación. 

Sors. Deputats.=Molt lile. Sr. En exequsió del que V. S. 
me ha manat, fiu disgregar la compañía deis micalets esta- 
ve en Arfa: al pasar per aquest lloc, sabentli molt mal al 
Capitá, il envií á Balaguer á disposisió del Sr. de la Mota. 
Després arribat á esta ciutat, sabí que los de sa compañía 
volgueren matar en lo lloc de Ansacarall, jurisdicsió del Se- 
minan, á don Anthon de Peguera, i á Taverner, á titol de 
traidors: faré que lo ordinari rebe informació, y si pareixerá 
á V. S. manarme fer evoca la causa, resirsiró les deposisions, 
y fortificaré: arribat á esta ciutat fiu desgregar la gent, així 
de vna part com altra, obrir los portáis de la ciutat y de la 
Iglesia com estaven ans de les questions. Aqués matí é tor- 
nat les cartes de V. S. á la Ciutat y Capítol, y e tractat de 
concertar, que es lo cap mes important i de conveniencia 
para la Provincia. Així com aniré obraut, donaré avís á 
V. S. del que passará. G. de Deu á V. S. Seu de Urgell ais 
22 de Setembre 1641.= Molt Ule. Sor. Bese les mans de 
V. S. son menor servidor.=Lo Dr. Joan Batiste Monjó. = 
(En el reverso de la carta, como nota, dice: — Guerra. Quin 
orde sa de donar per portar de Urgell á fra Domenjo, y de 
Puigcerdá ais dos Consols y demés presos.) — {Archivo de la 
Corona de Aragón. Generalidad de Cataluña. Cartas comu- 
nes originales. Año 1641, Septiembre.) 

Núm. 810. 
Otra carta del Dr. Juan Bautista Monjó á la Diputación. 

Sors. Deputats.=Molt 111. e Sr.=Havent donat principi á la 
executió deis mandatos de V. S., he tractat de la pau y con- 



378 
cordia entre Capítol y ciutat, trobant ab sos particulars molts 
odis y males voluntats, origiuades no de comunes causes, 
sino deis singulars, ocasionant majors dificultats en concer- 
tarlas. =Encontré esta concordia ab los altres ordes me ha 
donats V. S. me informas deis sitis lia tingut la Iglesia, y 
deis que han patit los ciutadans, vexats per los vassalls del 
capitol: considerant les dues parts que estes informacions 
podían causar nous disgusts, han demanat de comú consen- 
timent nos rebessen, sino sois del cas de la mort de Ignaci 
de Murat: no he volgut consedirho sens donarme rahó á 
V. ¡3.: lo que sentó es tots pro varíen lo deduhit, y de les in- 
formations nexarien nous rancors impedients la pau tan im- 
portant en esta ciutat, cordillera de Castellbó, y Puigcerdá, 
ahont fa lo enemich notable esfors per poder teñir comuni- 
catió ab Koselló.=Lo aver volgut los ciutadans bolar las ca- 
ses deis capitulars ab barrils de pólvora, tinc per invenció, 
perqué sois me han mostrat una carta sens peu ni sobres- 
crit, y al ultim ve á ser frarada.= Acerca de mal affectes, no 
he trobat mes de suspitós de alguns, sois fundades ab la 
amistat del Bisbe Duran, y aver trobat en poder de fra Do- 
menjo vna del Rey de Castella, entre altres, escrita ais con- 
sols desta ciutat: esta materia es la mes difficultosa de ave- 
riguar, per consistir en ánimo, regalía reservada á la Ma- 
gestat Divina, y teñir pocas occasions de poderlo explicar 
los quil teñen tant danyat: he parlat ab les persones de mes 
consideratió y no trobo mes del que tinch dit: tinch molt 
gran probabilitat si les voluntats deis ciutadans y capitulars 
se poden unir com ho confío, cessarán estas suspitas: he vis- 
tes les determinations del Consell, y he parlat ab molts par- 
ticulars de aquell, y no he pogut descubrir actió suspitosa. 
=La informatió de la mort de Ignasi de Murat y altres tirs 
de pedranyals, y la. del cas de Taverner y Montornés está re- 
buda, y tinch en la presó dos homens inculpats del motí 
contra Taverner. = Quan rebí la de V. S. deis 20 del cor- 
rent, ja era fora lo capitá Negre desta valí: escriguí al Baile 
de Pons y al veguer de Agramunt lo capturassen, per saber 
avia de acudir á estos puestos. En aver conclós la concor- 






379 
dia, donaré volta á Puigcerdá per acabar rna lega9Ía: folgaré 
de teñir sort de assertar á servir á V. S., á qui la Divina 
g.te Seu de Urgell 29 de Setembre 1641.=Molt 111. «Sor. B. 
1. rn. de V. S. Lo Sr. Joan Batiste de Monjó. — (Archivo de 
la Corona de Aragón. Generalidad de Cataluñar Cartas comu- 
nes originales. Año 1641, Septiembre.) 



APÉNDICE VIL 

EJÉRCITO ESPAÑOL.— DIARIO DE LA GUERRA. 
Núm. 811. 

Diario del ejército español en las comarcas de Tarragona (1). 

FEBRERO. 

Viernes primero de febrero salió la Corte de Villafranca 
y se fué á alojar á Albendrer (2), y siendo así que se lleua- 
ron presos al Marqués de los Velez más de treinta de los mi- 
gueletes y algunos dellos con los alfanges y cuchillones lle- 
nos de sangre de los que hauian degollado, y teniendo pre- 
so el que los sacaua, y otro que los degollaua, se salió de 
allí sin hacer justicia alguna cosa, que ha causado en el exér- 
cito vniversal desconsuelo (3). 

SAuado (2 de Febrero) partió el exército del bendrer y se 
fué á la torre de Ambarra y no vbo cosa particular. 

Domingo tres (de Febrero) salió el exército de Torre de 
embarra y fué á Tarragona, donde vbo tan buena orden, que 
aquella noche quedó toda la gente por alojar. — En Torre de 
embarra se dispuso el aloxamiento que hauian de tener los 
tercios en diferentes lugares del campo de Tarragona, envian- 
do con cada tercio las compañías de caballos que se juzga- 
uan. Aliamos aquí el socorro de mallorca, que es de trecien- 
tos infantes y cuarenta cauallos montados, y ha venido con 
ellos el gouernador de aquella isla. 

(1) Este muy importante manuscrito es la continuación del Diario 
que comencé á publicar en el tomo anterior, documento núm. 487. 

(2) El Vendrell. 

(3) Alusión á la matanza de enfermos eu el hospital de Villafranca 
del Panados, de que se trató en el tomo III de esta Crónica, pág. 370. 



381 

Lunes cuatro (de Febrero) (1) no hubo cosa particular. 

Martes cinco (de Febrero), á cosa de las cuatro de la tar- 
de llegó auiso de que yendo dos tercios de infantería y seis 
compañías de cauallos á alojarse á Valles (2), lugar que á 
la venida vino luego á la obediencia, y no han querido ad- 
rnitillos, y se ha puesto en resistencia: dicen hay dentro mili 
y quinientos migueletes los cuales se han apoderado del lu- 
gar, y tienen presos los Jurados: ásse inviado esta noche la 
compañía de D. Manuel de Amaran de cauallos, y parte de 
la de la guardia del Marqués, y mañana dicen, con gente, 
D. Juan de Garay. 

Miércoles seis (de Febrero) partió D. Juan de Garay á 
Valles con ocho pie9as de artillería y á la mitad del camino 
vbo auiso que los migueletes y la gente del lugar se habían 
ido á la montaña, quedando solos cinco ó seis vecinos, con 
que mandó voluer la artillería y pasó á disponer aquel quar- 
tel: conócese que toda esta gente son migueletes, para obrar 
quando quieren como tales: fué gran descuido no hauer cer- 
cado el lugar, pues se hallauan allí dos tercios de infantería 
y seis compañías de caballos: quiera Dios que como este es 
el primero, sea el último. — La noche antes yendo á alojarse 
á Velmollé (3), con la segundad en que estaua por nosotros, 
los capitanes de cauallos D. Juan Francisco Arias y D. Mateo 
de la Mata, con seis ó siete soldados, los reciuieron, alojaron 
y regalaron, y después de recogidos, los prendieron y remi- 
tieron á Monsiur de San polo, que estaua allí cerca y go- 
uierna la gente de Lérida, hizo no los matasen y los tomó 
por prisioneros, mas á los soldados no pudo escapar de la 
muerte y así los degollaron. 

Jueves siete (de Febrero) llegó vn trompeta de monsiur 

( 1 ) Las más de las veces el autor del Dietario deja de consignar la fe- 
cha del día en que escribe, y en la mayoría de éstos, el mes. Duplicaré 
dentro de paréntesis estos datos para mayor comodidad del lector. 

(2) El autor del Diario siempre llama Valles á la villa de Valls: el 
Valles es nombre de la comarca que se extiende más allá del Besos y 
que tiene por centro á Granollers del Valles. 

(3) Vallmoll. 



382 
de San Polo á anisar como tenia dichos Capitanes prisione- 
ros, y él los enviaua por su ropa. — De Barcelona se ha salu- 
do llegó el Duque de lui con tres mili hombres de socorro, 
aunque los del país dicen fueron cinco mili. — Monsiur de 
San Polo está alojado en Cabra, legua y media de Valles y 
cinco desta ciudad, lugar cerrado á la falda de la sierra, y 
con él D. Joseph Margarita, que es el caudillo de los migue - 
letes: dicen tiene dos mili infantes y seiscientos cauallos. — 
También ha habido aviso que á Barcelona han llegado al- 
gunas galeras de francia aunque no se sabe quantas son. 

Viernes (ocho de Febrero) no hubo cosa particular más 
que mandar se fuese tomando muestra á todo el exército. 

Sábado (nueve de Febrero) empezó á pasar muestra á los 
tercios que estauan dentro de la ciudad y al rededor della, 
y salieron los oficiales del sueldo á tomarla en los quarteles, 
y no vbo otra cosa particular. — En este dia á cosa de las 
tres de la tarde llegó vn soldado á caballo de la compañía de 
Picareli, con aviso de que en el Hospitalet donde están, ha- 
bía perecido alguna gente de los reueldes y que la cauallería 
les hauia enbistido y degollado más de quarenta, y trujo de 
camino con otros soldados suyos de guardia, ciento y once 
infantes que se iban juntos, con sus armas, y los más son 
portugueses. 

Domingo (diez de Febrero) escriuió Don Fernando de Ri- 
bera desde Valles que ayer habían hallado degollados y me- 
tidos en un muladar á Don Francisco de Medina, Capitán de 
infantería del tercio y un ayudante y siete soldados, que pa- 
rece se habían adelantado á su alojamiento, teniéndolo por 
seguro, y les costó la vida, y por esta maldad y otras que de- 
uen de haber hecho se uyeron los vecinos de Valles. 

Lunes (once de Febrero) vbo auiso que á Monsiur de San 
Polo habían prendido porque tenia algunas inteligencias se- 
cretas con el Duque de Nochera, y aunque dicen ha sido por 
orden de su Rey, se tiene por cierto lo ha hecho la diputación de 
Barcelona. — Este dia llegó un bergantín que se envió á Barce- 
lona á reconocer si era cierto haber venido galeras del Rey de 
Francia y dicen no ay galera alguna ni imaginación della. 



383 

Martes doce (de Febrero) vino vu estudiante de esta ciu- 
dad que salió el lunes de Barcelona: dice que auisó el Duque 
de Luy á la diputación desde los confines de Ruisellon, que 
tenia orden de su Rey para venir á ayudarles con vn grueso 
exército que auia juntado, con calidad que se le entregasen 
en todo y por todo y no de otra manera: respondiósele que 
ellos no hauian pedido las armas de Francia, sino para au- 
xiliarles á sus expensas, y que no hauia que hablar en en- 
trega, que si quería benir, que acá se trataría de lo que con- 
viniese: asegura fué falso lo que se dijo de la entrega, y no 
tuuo más fundamento que echar esa voz la diputación; mas 
que si nuestro exército se detuuiera quatro dias, fuera cierto 
se entregaran de la manera que los franceses quisieran, y que 
oy están las cosas de diferente color. — También dice que so- 
bre haber querido los franceses apoderarse de las puertas, 
artillería y municiones, vbo entre ellos tan gran diferencia á 
las m{edida)s, y que andan ya muy á malas. — Este dia atusa- 
ron de Valles hauian topado en vn pozo diez y ocho hombres 
muertos, que según parece debian ser de los que se queda- 
ron allí cuando marchamos la buelta de Barcelona. 

Miércoles trece (de Febrero) llegaron dos galerasque ha- 
uian lleuado dinero á Ruysellon y en ellas vino vn soldado 
del exército que está allí con auiso de que se entendía quería 
el francés sitiar á Colibrí, y ha dado cuidado. También vino 
vn Capellán de los hijos del Duque de Cardona que estaua 
con ellos en Barcelona: pasó luego á esa Corte: del se habrá 
sauido todo lo que en aquella Ciudad pasa. — Asse dicho que 
la prisión de Monsiur de San Polo, fué porque vna hermana 
del Marqués de Torres que se llama D.a Fulana de bolea, y 
era monja en Lérida, tenia grandes diferencias en el conuen- 
to y pidió á dicho San Polo la sacase y la enuiase á Aragón, 
el qual entró en el conuento y la sacó, y auiéndola parecido 
bien otra monxa de diez y ocho años, se la lleuó á su casa, 
y que los catalanes pidieron Justicia al francés que gober- 
naba en Barcelona, y él por aplacarles, le mandó lleuar pre- 
so á aquella Ciudad, á la qual no ha enuiado el francés más 
socorro que trecientos infantes que llegaron en unas fragatas. 



384 

Jueves catorce (de Febrero) no vbo cosa particular. 

Viernes quince no vbo cosa particular. 

Sábado diez y seis (de Febrero), lo mismo. 

Domingo diez ysiete, lo mismo. 

Lunes diez y ocho, lo mismo. 

Martes diez y nueve, lo mismo. 

Miércoles veinte (de Febrero) reciuió por la noche Don 
Aluaro de Quiñones vna carta de Valles en que le auisan to- 
maron vn francés prisionero, el qual dijo venia huyendo de 
Momblanc, donde por vna muger les habian los catalanes 
dado vn «via fora¡> y auian muerto cinco franceses, y obliga 
doles á todos á salir del quartel huyendo. 

Jueves veinte y uno (de Febrero) no vbo cosa particular. 

Viernes veinte y dos, lo mismo. 

Sábado veinte y tres (de Febrero) se dijo en esta ciudad 
por cosa cierta, que Don Joseph Margarit viendo los robos 
y insultos tan grandes que en todas partes hacian los migue- 
letes con achaque de defender la tierra, les quitó el sueldo y 
les despidió. 

Domingo veinticuatro no vbo cosa particular. 

Lunes veinte y cinco (de Febrero) llegó á esta Ciudad el 
Capitán Don Juan Francisco Arias, el qual se trocó con vn 
prisionero que tomamos en Martorel que hacia allí oficio de 
Sargento Mayor, bastantemente brioso y bien entendido: no 
se ha juzgado muy a cortado el darles vn hombre que saue 
ser Cauo, teniendo ellos de esta gente tanta necesidad y 
tampocos que lo sepan ser. — Cuenta Don Juan Francisco 
Arias, que tiene Margarit mil cauallos y mucha infantería, 
de la que se remuda de los lugares, y que ban juntando 
más para bajar á lo llano y romper los quarteles, y que tie- 
nen muy bien fortificados los pasos para Lérida y dice tanto, 
que parece les ha cobrado gran amor y gran miedo. — Este 
dia, al anochecer, llegó vn trompeta de Barcelona con car- 
tas para el Virrey de Monsiur de Mota, que ha venido á 
gobernar las armas: y de la Duquesa de Cardona piden se les 
den los prisioneros que ay en Perpiñan, y á don Joseph de 
Sorriuas que lo está en esta Corte, y otros; y que darán á la 



38o 
Duquesa de Cardona y sus hijos, y otros prisioneros de que 
envían memoria., y insinúa el mosiur se trate del quartel 
que ha de hauer, y dice al Marqués como biene por gober- 
nador de las armas del rey su Señor y Conde de Barcelona. 
— El trompeta ha dicho como va entrando exército de Fran- 
cia, y que serán 15 fjj) infantes y quatro mil cauallos, y que 
muy presto bendrá por mar el Arzobispo de Burdeus con 
más de sesenta velas, con que abrán consolado bastante- 
mente á los catalanes con esta esperanza: también dice la 
gente del país, que desde primero de Marzo corren las pa- 
gas del exército por de Francia: sin duda serán muy pun- 
tuales, y lo habrán de ser, porque el país está de manera 
que necesita de todo esto y mucho más. 

Martes veinte y seis (de Febrero) salió el Marqués con 
Don Juan de Garay y los Cauos principales á ver á Salóo 
para tratar de fortificalle, y aquí en Tarragona se ban ha- 
ciendo algunos reparos más: por muchos que sean en no ar- 
rasando los padrastros de conuentos y casas que están fue- 
ra de la ciudad, según dicen los que entienden de esto, todo 
será de poca importancia, y arrasada la campaña para que 
la ciudad quede exenta, y fortificado bien Salóo, conque 
siempre ay puerto seguro, lo estará en todo tiempo este cam- 
po de Tarragona: hase dicho por cosa cierta que el Prior de 
Nauarra á Aytona y otro lugar de Cataluña, por haberle 
muerto dos soldados con superchiría, y que á este precio les 
ha de costar qualquier soldado que le matasen. 

Miércoles veinte y siete (de Febrero), no hubo cosa par- 
ticular. 

Jueues veinte y ocho, lo mismo. 

Viernes uno (Marzo), lo mismo. 

Síuado dos (Marzo) se dio noticia á Don Fernando de 
Riuera que gobierna el quartel de Valles, que dos molineros 
de vn molino echarían en la tolua vnos poluos para atosigar 
la harina: dio este auiso vn muchacho y prendieron los mo- 
lineros para aueriguar por qué orden lo hacian, y á uno de- 
llos se le dio luego á comer vn panecillo amasado de dicha 
harina: comióle y no le hizo daño, y empecó á hacer bas- 
Tomo xxnr 25 



386 
cas y dar voces: prendieron los molineros, mas no murió; ya 
por venir á ser la materia poca en tanta cantidad de hari- 
na, ó porque haria mal, no confiero nada: base haciendo la 
averiguación y tendrá el castigo que otras cosas: hase dado 
tormento á vno de los molineros, que el otro vyó: éste ha 
confesado que su hermano, que era el vido, le dijo como don 
Joseph Margarit le hauia dado aquellos poluos, y los trujo 
en vn papel: entiéndese era vidrio molido, pues hauiendo los 
dias pasados vnos vecinos de Cambriles lleuado diez y seis 
soldados diciendo les darían paso para Aragón, y metídolos 
en una emboscada donde los degollaron, excepto vno, que 
hauia quedado, mas otras con vno de los vecinos de Cam- 
briles que oyendo el alboroto cerró con el paisano y le pren- 
dió, y ató las manos, y preso se remitió á Tarragona, donde 
oy lo está, y dice que ablando al birrey para que le castiga- 
se, respondió que su propio delito le castigaría. 

Domingo tres (de Marzo): este dia ha hauido auiso que de 
parte del francés que gouierna las armas de lérida, y está 
fortificado en Cabra, se envió á decir á Don Fernando de ri- 
bera que gobierna en Valles, desembaracase aquel quartel 
porque le hacia saber habia de venir dentro de dos dias á 
alojarse á él. Don Fernando le respondió biniese muy nora- 
buena, que allí le esperaba y abría lugar para todos. 

Lunes quatro (Marzo) no vbo cosa particular; mas que se 
dará orden en todos los quarteles para que se viese si habia 
algunos soldados que entendiesen la carretería y quisiesen 
ocuparse en ella con tres reales cada dia, por hauerse muer- 
to más de 420 carreteros y mocos del carro. 

Martes cinco, lo mismo. 

Miércoles seis (Marzo). Este dia salió en campaña Don 
Fernando de Riuera á esperar en Valles los franceses y re- 
ueldes, por si cumplían lo que hauian enuiado á decir y no 
pareció alguno. 

Jueves siete, no vbo cosa particular. 

Viernes ocho (de Marzo) se supo que en Barcelona pro- 
puso la Diputación, Claris, diputado del estado eclesiástico, 
que se quitase el retrato del Rey nro. Señor, que estaua en 



387 
la casa de la Ciudad, y se pusiese en su lugar otro del Rey 
de Francia, ponderando el bien que les hacia el vno y daño 
el otro: oida la proposición se inquietaron todos, mercade- 
res, plateros, corno quien en esta tierra habla con más liber- 
tad, y le dijeron que no se hauia de tratar de cosa tal, ni se 
debia haber propuesto, pues era vna cosa defender sus fue- 
ros, y otra hacer desverguencas, y que ésta era la mayor 
que se podia imaginar, y se admirauan que vn hombre 
como él vbiese propuesto cosa tal; en fin, todos fueron de 
contrario parecer y afearon la proposición: él se fué á casa 
con tan gran rauia y sentimiento, que dentro de dos dias 
murió de repente sin poder confesar, y en este tiempo no 
hauia salido de casa, ni dejádose ver de pura pesadumbre. 
También se ha dicho es cosa cierta que el Rey de Francia 
ha enuiado orden al gouernador para que pida á los de 
Barcelona le nombren por Rey de Cataluña, y que se le 
ha respondido que se mirará lo tocante á esto. Ultima - 
mente dicen se contenta con que juren al Delfín por Conde 
de Barcelona, y á esto an respondido que pues el Rey de 
Francia ofrece hechar de Cataluña las armas españolas, y 
venir en persona á hacerlo, benga su Magostad á Barcelona 
y se tratará de todo. Los franceses á esta respuesta dicen se 
rieron mucho, y que dijo Monsiur de la Mota, Gouernador 
de Barcelona, que en Francia oida la respuesta hauian di- 
cho que no les faltaua más á su Rey que venir á ponerse en 
las manos de estos traidores, los quales como lo habian sido 
á su Señor natural, lo serian mañana á Francia, y que no 
quisieran ellos más que cogerle en Barcelona para entregar- 
le al Rey de España, y conseguir con eso el perdón de todos 
sus delitos, y adquirir crédito de leales y borrar el de reuel- 
des. — Mucho desto será mentira, y lo cierto es que lo más 
del país no ha sentido bien de la entrega al francés, y quan- 
do á los principios la rauia y necesidad les obligase á esto, 
el trato y la comunicación dellos los tiene ya muy cansados, 
y á mi entender lo que más han sentido es la hacienda que 
con ellos han gastado y gastan, que esta gente la comodi- 
dad y los m(aravedí)a aman s(o&)r(e) todas las cosas, y como 



388 
la guerra les quita vno y otro, engendra el aborrecimiento, 
y más de los franceses, cuya liuertad y desverguenca en to- 
das partes a sido aborrecida. — Mucba gente del país en los 
lugares donde ay franceses, viendo se portan como si esto fue- 
se ya suyo, dicen que salga nuestro exército, y luego se uerá 
lo que tiene Francia en Cataluña, y tengo por sin duda que 
en faltando nosotros, darán el uia fora á los franceses. 

Sáuado nueue (de Marzo) llegaron dos Galeras de los Alfa- 
ques que por el tiempo no se podia nauegar estos dias, y 
hauia cinco ó seis que estaua el ejército sin grano de ceuada; 
trageron también algún dinero con que se da la paga de la 
muestra última, y se ha alentado algo la gente, que estaua 
en el último extremo de necesidad, porque como en el país 
no se les da de comer, y está servuido con pena de la uida 
el pedirlo, no es creíble lo que han padecido, y estos dias por 
lo menos comerán, aunque poco, porque los precios de todas 
las cosas están tan subidos, que no hay hacienda para po- 
derse sustentar, y en particular los enfermos, porque vale una 
gallina veinte y siete y veinte y ocho reales, y un guevo un 
real, una manzana un real, una libra de adúcar doc9 reales, 
las cosas de botica mal seguras y bien pagadas, y así los sol- 
dados pobres que caian enfermos mueren á manos de la ne- 
cesidad y más que al rigor de la enfermedad y los años por 
no poderse sustentar caen enfermos, porque ya no hay car- 
nero, y el macho y oueja á tres reales y medio la libra; un 
panecillo de seis onzas medio real, el atún salado y sardinas, 
á más de ser podrido, quatro beces más que valia quando 
llegamos aquí, y lo mismo el bacalao, y lo peor de todo es 
que esto vaya faltando, con que si por mar no se prouee el 
ejército de uíueres, se morirá de hambre en los quarteles: 
afrentosa y fuera mejor haber muerto della sobre Barcelona, 
con honra. 

Domingo (diez de Marzo) vbo cartas de los correos atrasa- 
dos que estauan en Vinaroz que trujo por tierra el convoy, 
y que se envió por ellas y llegaron sáuado en la noche tarde. 
Estos dias ha muerto el capitán D. Sebastian Centurión y 
Cardona, hijo del Marqués de Estepa, murió de vizarro, por- 



389 
que apenas empezó á convalecer de vn gran tabardillo, quan- 
do se einpecó á pasear; hacia vna tramontana muy fria, tras- 
pasóle y voluió á recaer, y le salió una palotada de que mu- 
rió, Jueues, en la noche, en Reus. Sáuado después de media 
noche murió D. Rodrigo de Mendoca, Alférez mayor de la 
orden de Alcántara y sobrino del Arzobispo de Burgos: no 
quiso que le sangrasen ni hacer lo que los médicos ordena- 
ban: el viernes pasado bajaron quatrocientos migueletes cer- 
ca de Valles; salió alguna infantería y caballería á ellos, y la 
compañía de cauallos de Cristóbal López degolló quarenta, 
con que los demás vyeron á la montaña, quien era toda gen- 
te escogida. 

Lunes once (de Marzo) no vbo cosa particular. 

Martes doce, lo mismo. 

Miércoles trece, lo mismo. 

Jueves catorce avisó de Valles Don Fernando de Rivera 
como habian parecido mili caballos del enemigo, y que es- 
taría con cuidado; dióse luego aviso á los demás quarteles 
para que le tiniessen, y unos á otros se dieron la mano. 

Viernes quince no vbo cosa particular. 

Sáuado diez y seis (de Marzo) tuuo aviso el virrey como los 
catalanes habian echado todos los religiosos de Nuestra Se- 
ñora de Monserrate, así los del conuento como los de las er- 
mitas, y que el dia que en Barcelona se votó esto en la dipu- 
tación habia perdido la habla Claris, el diputado que murió. 
Este dia á la tarde se descubrieron ocho galeras hacia Salóo; 
las seis entraron en aquel puerto, y las dos vinieron la vuel- 
ta de Tarragona. Juzgóse era el príncipe de botera y después 
se supo era el Almirante que pasaua á Sicilia: preuínose el 
Virrey para saliiie á ver juzgando tomara puerto y Don Juan 
de Garay se embarcó para lo mismo, mas como el viento era 
bueno, pasaron de largo y no los pudo alcanzar. 

Domingo diez y siete (de Marzo) estaua dispuesto fuese la 
ropa? del birrey por tierra con un convoy, y se lleua- 
se quatro cientos infantes de que necesita Tortosa y hasta du- 
cientos cauallos, y no se efectuó; mas sin embargo se fueron 
este dia en tropa más de ducientos por tierra, personas de las 



390 
que tenían licencia, y algunos sin ella y entre ellos siete ca- 
ualleros de la cauallería de las órdenes. — Este dia por la tar- 
de vbo consejo por haber venido correo de Madrid: entién- 
desse fué para tomar resolución en ir la vuelta de Lérida: no 
se trata ya della porque el enemigo a cargado allí con toda 
su fuerza y fortificado el Coll de Cabra y todos los pasos, y 
nuestro exército no está para vicarrías ni aun estará dentro 
de un mes para cosa alguna, porque los que mueren son 
muchos y las necesidades que cada dia se padecen mayores, 
y del país no hay cosa segura sino es con las armas en las 
manos. Es gran lástima lo que pasa y ver desvanesido vn 
ejército tan lucido que era bastante á conquistar muchos 
reynos. 

Lunes diez y ocho de Marzo á la tarde, llegó el Almirante 
á Salóo porque el tiempo volvió muy fuerte, y con muchos 
aguaceros, y así no pudo tomar el puerto de Rosas. 

Martes diez y nueve (4 Marzo) fué el Marqués á Salóo á 
visitar al Almirante y dio orden fuesen cien cauallos de Reus 
á hacerle guardia, como se hizo, y el Almirante les envió á 
decir se voluiesen, porque el tiempo era rigoroso de aguas, y 
así lo hicieron. 

Miércoles veinte (de Marzo) volvió el Marqués á ver al 
Almirante y llevó coches y literas para lleuarle á Tarragona 
donde le tenia preuenido hospedaje, y no quiso salir á tierra: 
este dia llegó á Tarragona un criado del Sr. de Torre de Am- 
barra que habia ido allí por vn libro para su amo, que tenia 
muchos y muy buenos en su casa, y al cauo que gouierna 
aquel quartel le envió con dicho libro al Virrey. — Este hom- 
bre dice que el sáuado no se sabia en Barcelona cosa alguna 
del perdón de su Magestad, que si habian llegado las cartas, 
los diputados no las habian dibulgado, y que el Rey de Fran- 
cia les ha escrito estará sin faltar para Mayo con ellos, con 
exército copioso y diez galeras, y ahora les ha enviado dos 
mili infantes, todos muchachos, que an dado bien que reir 
á los mismos del país, en el qual si bien mueren muchos, 
como estaua tan poblado y la xente está tan emperrada, cada 
dia se va engruesando el enemigo y nuestro exército acaban- 



391 
do tan aprisa, que no es ya de prouecho sino solo para reti- 
rarle, porque la infantería á más de ser muy vil, muere de 
sola la imaginación, y se huye en tropas, porque el enemigo 
les da paso con toda seguridad, y aun bagaje y socorro asta 
ponerlos en Aragón, y la cauallería está muy minorada, así 
por muertos como huidos, y hauiéndose dado orden para que 
todos los capitanes diesen relación jurada de la gente que te- 
nían para poder tomar las armas, en la caballería del Duque 
de S. n Jorge que se entendía era de mil y seiscientos caua- 
llos, no se han aliado más de 830, y si la de las órdenes llega 
á ochocientos, será mucho. De la infantería no hay que ha- 
blar, porque tercios que tenían á mil ducientos hombres, 
apenas tienen oy trecientos que puedan tomar las armas. 

Jueues veinte y uno de Marzo vino el Almirante y su hijo 
por tierra á Tarragona, con cien cauallos de convoy que se 
le enviaron de Reus, y salieron el Virrey, Don Francisco 
Antonio de Alarcon, y Don Juan de Garay una legua de 
Tarragona á reciuirle, y á cosa de las dos de la tarde llega- 
ron allí las dos galeras en que venían la muger y nuera del 
Almirante y su gente, porque hacia buen viento, y así se 
embarcó y carpo luego. Este dia á la tarde prendieron á la 
puerta de Reus, los soldados de posta, vn muchacho de 
hasta catorce años á quien hallaron en el pecho vn papel 
que traía para dar á vn vecino del mismo lugar: á la noche 
se examinó, habiendo visto el papel, que era un pasaporte 
dado por el diputado que gobierna en Lérida á un religioso 
de la merced, furriel mayor y aposentador mayor de la ca- 
uallería, para que pudiese dar los pasaportes á las personas 
que le pareciese, para que acudiesen á los lugares donde 
nuestro ejército estaua alogado, y procurar inducir á los 
soldados á que se fuesen, asegurándoles buen passaje, y si 
topasen algunos con pasaportes de los oficiales de nuestro 
ejército, isiesen con ellos lo mismo, y si encontrasen algunos 
sin licencia ni pasaporte, los encaminasen á Lérida, sin qui- 
tarles nada, ni hacerles agrauio, para que allí los registra- 
sen y encaminasen: dixo que él era vn pobre natural de al- 
couer, donde vivia su padre, y aora el quartel nuestro, y ha- 



392 
uiendo salido á pedir limosna por los lugares, llegó á las 
borjas, donde vn hombre viejo le dijo se viniese con él á 
Reus, y se lo pagana, y que en el camino le dio aquel pa- 
pel, diciendo le traia para dar á vn vecino de Reus que 
hacia albardas, y también le dijo la casa donde vivia, y que 
se entrase delante, que él le iba siguiendo, y quando le 
prendieron vio como el dicho viejo se habia retirado y á 
gran prisa se iba por el camino. Dijo también que el fraile 
de quien hablaba el pasaporte, habia quedado en las borxas, 
á donde habia ido en vn caballo, y que el hombre que le 
habia dado el papel y venido con él, aunque no le sabia el 
nombre, le conocia muy bien, y sabia su casa: pregúntesele 
qué gente habia en las borxas, respondió que muy poca: 
buscóse luego el vecino deste lugar con gran recato, para 
quien dijo el muchacho traia el viejo otro papel, no se halló 
en su casa: pusiéronse postas á lo largo para prenderle cuan- 
do se recogiese, y acordóse que dos compañías de Cauallos 
al gouierno del Capitán Don Juan de ynés, y cien infantes, 
amaneciesen sobre las borxas y procurasen prender al frai- 
le y al viejo, al qual si no le hallaban le quemasen la casa, 
y que lleuasen el muchacho para esto; y fuese el Ayudante 
con ese que es catalán, y como platico en la tierra sabría el 
camino, y retiróse el muchacho á donde naide le pudiese 
comunicar. 

Viernes veinte y dos (de Marzo) amanecieron sobre las 
borjas las dos compañías de cauallos y con infantes cercó la 
caballería el lugar á lo largo, y aunque les tiraron algunos 
mosquetazos se entró en el lugar con facilidad: el fraile mer- 
cenario se habia ido la tarde antes, y el viejo que hauia ve- 
nido á Reus, no pareció: quemáronle la casa y trajeron pri- 
sioneros cosa de cincuenta hombres, y entre ellos quatro so- 
lemnísimos bellacos y conocidos por tales en toda esta tier- 
ra, y un fraile agustino que pareció ser de Tarragona y ha- 
berle enviado aquí hiciese oficio de cura de aquel lugar: el 
vicario de este arcobispado dijo ser verdad que dicho fraile 
mercenario habia estado allí y solia venir algunas veces, y 
andaua con soldados por aquel paraje; reconociéronse los que 



393 
eran vecinos de las borxas por personas de satisfacción, si se 
puede tener de gente de esa tierra; á éstos y al fraile se les 
dio licencia para que voluiesen, y les dieron nueue cabalga- 
duras suyas que los soldados habían traído, conminándoles 
ño consintiesen se hiciesen salidas de las borxas, pena de que 
les quemarían el lugar y los pasarían á cuchillo, y los qua- 
tro picarones migueletes quedaron presos y á buen recaudo. 
Este dia á cosa de las siete de la mañana llegó el vecino de 
Reus á su casa con vn jumentillo, prendióse luego y de todo 
se dio quenta al Virrey de Balencia. — Este dia por la maña- 
na llegó el príncipe de botera, virrey de Balencia, á Tarrago- 
na, y se alojó, hasta jurar, en el Conuento de los padres de la 
Compañía que está fuera de la ciudad. 

Sáüado veinte y tres (de Marzo) á cosa de las quatro de la 
tarde, se embarcó el Marqués de los Velez en vna galera con 
Don Francisco Antonio de Alarcon y D. Juan de Garay. 

Domingo veinte y cuatro (de Marzo) se prendió por la ma- 
ñana en Reus un paisano que andana induciendo soldados á 
que se fuesen, y hauia concertado con quatro de lleuarlos 
asta pasar el Ebro, dándole cada vno dos reales de á ocho: 
dieron quenta los soldados, hícose la causa, y confesó ser 
uerdad, y no hacerlo con malicia, sino por ganar algún di- 
nero: negó haber lleuado otros soldados ni haber hablado 
más que á estos quatro, ni sauer que otro algún paisano tra- 
tase de lo mismo, ni tener orden de naide para hacerlo, ni 
asegurado el camino por donde los habia de lleuar: remitió- 
se la causa al Virrey y envió vn auditor del país para que 
concluyese ésta, y hiciese las de los prisioneros que se truje- 
ron de las Vorjas, y la de otro paisano que salia del lugar 
con vn costal de ropa blanca, y preguntándole dónde iba, 
dijo que á trauajar al campo, y mirando el costal las postas 
de la puerta, se hallaron dos frascos grandes de póluora y un 
taleguillo lleno de valas y postas, y un gran manojo de 
cuerda. 

Lunes veinte y cinco de Marzo se prendieron otros dos 
paisanos, que el vno habia ajustado lleuar treinta y cinco 
soldados, y el otro nueue: contra todos está procediendo el 



394 
auditor, y (si) se castigan como en el tiempo pasado serán ocio- 
sas todas las prisiones que se hicieren, y hará esta gente lo 
mismo que hasta aquí ha hecho. Este dia por la tarde en- 
tró el Virrey á aloxarse en la Ciudad en la misma casa don- 
de habia estado el Marqués de los belez. Este dia al anoche- 
cer llegó orden al teniente general de la cauallería y á los 
sargentos mayores de la infantería de reus y de los demás 
quarteles, para que se dispusiese el pasar muestra el dia que 
se les avisase, que seria en toda esta semana. 

Martes veinte y seis se publicó vn bando del nuevo Vir- 
rey para que los paisanos que no eran vecinos de los luga- 
res donde está nuestra gente aquartelada, se registrasen lue- 
go y las armas que tuuiesen, y otras cosas, en razón del 
campear los paisanos, que si se executan, excusarán algu- 
nos riesgos de los que á nuestra gente an succedido. Hasse 
sauido que Don Joseph Margante, cauo de la gente del país 
que está por esta parte de lérida, ha hechado bando para 
que toda la gente se junte en Cabra y aquel paraje: dícese 
es con intento de baxar al llano y hacer alguna facción y 
seria lo que más bien nos puede estar, pues quando tuuiera 
mil cauallos como se ha dicho, y no seiscientos como es cier- 
to, podíamos esperar un buen suceso: yo tengo por más pro- 
bable que con la venida del nuevo Virrey recelan a de que- 
rer nuestra gente pasar á lérida, y se preuienen á esperar- 
nos y impedirlo; mas si supieran el estado en que se halla la 
infantería, poco tuuieran que recelar: él se uerá en la mues- 
tra que se tomará en toda esta semana, y no ha sido de poco 
daño el lleuar el Marqués de los Velez su ropa y cauallería 
á tierra, pues con esta ocasión se ha ido mucha gente, y oy, 
de 'resultas, a presidido el Capitán de Cauallos picareli que 
está en el hospitalete á la falda del Coll dé Balaguer, más 
de ciento y cinquenta infantes con sus armas y siete solda- 
dos de cauallo. 

Miércoles veinte y siete (de Marzo) no vbo cosa parti- 
cular. 

Jueves veinte y ocho. Este dia vbo auiso que los reueldes 
tratauan de bajar sobre Valles y corrió voz que hauian en- 



395 
uiado recado á Don Fernando de Kiuera para que les des- 
ocupasse el quartel de Valles, porque quería irse á él, y si no 
lo hacia luego, no darían quartel: no ha tenido esto más fun- 
damento que haberse hecho por aquella parte algunas aso- 
nadas poca gente del enemigo, mas ellos se guardarán de 
bajar á donde los nuestros puedan obrar, y en particular la 
caualíería, pues son muy pocos los que se desmandan, que 
no se ven en peligro, y como están tan escarmentados, nun- 
ca se apartan de donde tengan á quatro pasos la sierra, á 
partes donde no pueda obrar la caualíería. 

Viernes (29 de Marzo) se trató de sacar y mudar gente 
de los qu arteles y señalar los tercios que hauian de ir á rui- 
sellon, que fueron el Don Diego de Toledo guardiola, que 
tiene él de el Duque de Pastrana, y él de el Marqués de los 
Velez, y á Villalonga donde habia caualíería y infantería se 
desamparó, porque con la falta de los tercios ha sido forcoso, 
reducir los quarteles á menos. Envióse una compañía de ca- 
uallos de los que allí estauan á Reus, y el tercio de los irlan- 
deses, por hauerse sacado de dicha villa él de el Marqués de 
los Velez, y también se desamparó dicho lugar, porque los 
vecinos antes que fuese nuestra gente se habían uido á la 
sierra, y los irlandeses lo habían ya destruido, y toda la cam- 
paña de sus límites, que para esto tienen particular gracia, 
si bien no se les puede negar ser linda gente para la ocasión. 

Sáuado treinta no vbo cosa particular. 

Domingo treinta y uno de Marzo. Este dia por la tarde 
entró en Reus el tercio de los irlandeses abrigado de la com- 
pañía de cauallos que venia al mismo quartel: tendrá cosa 
de trecientos y cinquenta hombres que puedan tomar las 
armas, y no siendo éstos más, abrá de mugeres, niños y 
gente que no es de seruicio más de seiscientas personas y 
ochocientos bagajes, y assí donde llegan no hay langosta 
como ellos. 

ABRIL. 

Lunes primero de Abril: este dia fué á Salóo á embarcar- 
se el tercio del Marqués de los Velez que estaua en Reus; y 



396 
el de D. Diego de Toledo que estaua en Cambriles, y recono- 
ciendo el inconueniente de embarcar tantos enfermos como 
hauia, los boluieron á sus quarteles: llegaron dos tartanas 
con algunos cauallos del Marqués de Leganés, y fueron á 
aguardarle á Vinaroz. Dijo un criado suyo que venia en 
ellas, quedaua en Génoua, y se daua luego á la vela, y que 
en aquellos puertos se fletaua por quenta de su Magestad 
muchos bateles para traer gente y cauallos. 

Martes dos (de Abril) se dispuso en Tarragona la embar- 
cación del tercio de guardiola en que se halló muy poca 
gente que pudiese tomar las armas, pues no eran trecientos 
y cinquenta hombres: los enfermos aseguran son más de 
seiscientos, y de esta misma calidad el tercio del Marqués 
de los Velez, y este dia quedó embarcada toda la infantería, 
y se puso en la marina para guardia della todo el tercio de 
Don Tomás Messía, de cuya xente hauia estado siempre la 
mitad en Tarragona, y la restante en Valles, y se habia sa- 
cado para repartirla en Cambriles, de donde se habia saca- 
do el tercio de Don Diego de Toledo y quedaron solas tres 
compañías de cauallos, y en Reus sacando de allí los irlan- 
deses por el mucho daño que hacen, y hauer sido este lugar 
siempre obediente á su Magestad, y auer estado en esto to- 
dos sus vecinos sin desampararle, y parecer era justo acelles 
buen pasaje, y que esta gente estaña mejor en Cambriles, 
donde por no haber personas, importaua poco destruyesen el 
lugar y la campaña. 

Miércoles tres de Abril se supo habian llegado á Colibre 
el dia antes al anochecer quince Galeras de Francia y cator- 
ce navios, y entre ellos vno muy grande de Monsiur de gui- 
sa y algunos de fuego; estauan allí dado fondo una polaca 
que venia de Genova con trigo y querda, y dos galeras nues- 
tras que habian lleuado para ítuissellon dinero y gente, y 
lo habian ya desembarcado: llegó una faluca del enemigo 
junto á la pollaca, y tratando la posta de reconocerla, respon- 
dieron en lengua ginouesa y fué passando adelante, á la qual 
siguió la armada del enemigo; aferraron con nuestra polaca, 
y pasando adelante, sacaron á remolco las dos galeras y se 



397 

las lleuaron: alguna de la chusma y marineros se echaron al 
agua y escaparon, y del Castillo no se les hizo daño alguno, 
porque las llaues del almacén de las municiones estauan en 
Colibre, y en tanto que bajaron por ellas y boluieron á subir, 
ya el enemigo se auia alargado. Este auiso trajeron algunos 
de los marineros que escaparon tomando una faluca de las 
que hauia en Colibre: luego que se supo, se xuntó á Consexo 
y se ha ordenado que Don Fernando de tejada y Don Pedro 
de Cañaueral, Teniente Coronel de la xente del Duque de 
Pastrana, bayan á dar quenta de esto á los Alfaques al Mar- 
qués de Villafranca para que trate de venir con el resto de 
las galeras, así para guardar la mar, como para ir de escol- 
ta con las seis de Juanetin doria, donde estaba embarcada 
la gente que se enuiaua á Ruissellon, la qual se mandó no 
desembarcasen asta que boluiesen con la respuesta de Villa- 
franca, y si da á la que otras veces, podrá la armada enemi- 
ga venirse á Salóo, quitar el poco bastimento que se nos trae 
por mar, y tomar aliento los reueldes para bajar á lo llano: 
asse empezado en Tarragona á desembarcar el muelle y pre- 
uenir bien la ciudad para lo que puede suceder, que qual- 
quier acar se puede temer, según la poca y mala gente que 
tenemos, y mucho aliento que cada dia cobra esta canalla: 
también se mandó boluiese á Valles la gente de Don Tomás 
Mesía que se hauia sacado de allí, y se lleuasen municiones 
á donde también se han enuiado dos compañías más de ca- 
uallos, y se (ha) mandado aya trecientos efectiuos y bien ar- 
mados, por tenerse por cierto trata el enemigo de romper 
aquel quartel y fortificarse en él. También se ha dicho (qué) 
el segundo dia de pasqua empecó el enemigo á marchar de 
Barcelona con diez piecas de artillería y alguna infantería 
con quatrocientos cauallos, con tren y bastimento, y mil ca- 
uallos que le han venido de Francia donde se ha leuantado 
mucha infantería, y se va encaminando á este país; mucho 
es lo que se dice, mas el sosiego con que nosotros nos hemos 
estado y estamos, lo mal socorrido de este exército, y los mu- 
chos muertos y enfermos, no hay que admirar aliente á los 
del país, pues desde el principio se ha tratado la xente y la 



398 
tierra como si este exército y sus particulares la hubieran de 
heredar. Lo cierto es que el enemigo ha hecho placa de ar- 
mas en Villafranca de Panadés, lugar que parece no puede 
temer desgracia, pues el Marqués de los Velez no le abrasó, 
habiéndose en él hecho tan gran maldad como degollar los 
enfermos, y recluirnos á la retirada con las puertas cerradas 
y las armas en las manos. Cuidado da á los cauos del exér- 
cito el ver quan grande empeño hace el francés, y parece le 
deue dar, y si en esta guerra no se toma otro espidiente, sal- 
dremos del país más afrentosamente que nos retiramos de 
Barcelona. La falta de mantenimientos es tan grande, que 
en toda la pasqua no se ha comido vn bocado de carne: se 
repartieron oy por gran cosa dos vacas á cada quartel, sin 
esperanca de que aun esto se pueda ya hacer si no llega un 
poco de ganado, que dice el nuevo Virrey dexó preuenido y 
caminando. 

Jüeues cuatro (de Abril) boluió una falúa que habia des- 
pachado Juanetin doria, luego que tuvo auiso de la llegada 
de la Armada francesa y enuíale orden para que luego des- 
embarace las galeras y vaya á buscalle la vuelta de Peñísco- 
la, con que se ha empecado á desembarcar la xente y muni- 
ciones y bastimento que estaba embarcado para Ruisellon, 
y se tiene adelantada la respuesta que ha de dar Fernandi- 
na á los dos maeses de Campo que se le han enuiado. 

Viernes cinco (de Abril) se dio orden se voluiesen los ter- 
cios que estauan embarcados al quartel donde cada vno es- 
taba, menos Villalonga; venga que quando salieron los Ir- 
landeses derribaron las murallas que tenia, y las fortificacio- 
nes que habian hecho: éstos se quedarán en Reus alojados 
en el burgo donde estaban, donde se están fortificando estos 
dias: se ha tratado y trata de despejar la marina de Tarra- 
gona, ajustar la artillería de la Ciudad, y se han puesto vnas 
piecas en la marina, y enuiado seis á Salóo por si se abecin- 
dara la Armada francesa. 

SIuado seis (de Abril) a venido aviso que la armada fran- 
cesa se ha puesto sobre Rosas y que trata el francés de si- 
tiar, y ver si se puede lleuar aquella placa: también se ha 



399 
dicho por cierto que en Villafranca del Panadas se ha reco- 
gido mucho bastimento, y que viene xente marchando de 
Barcelona para enbestir á un tiempo con los que han de 
baxar de la sierra por el col de Cabra y sitiarnos por dos 
partes, y por la mar la armada francesa para imposibilitar- 
nos de todas maneras: mas estos dias cada vno hablará se- 
gún lo que le pareciere del miedo que tuuiere: no ha sido 
posible ajustar con Fernandina quiera lleuar alguna artille- 
ría gruesa á Peñíscola, que aquí para campear no es á pro- 
pósito ni se necesita della para la fortificación de Tarragona. 
Esta tarde vbo junta, y fué á ella Don Aluaro de Quiñones 
y se determinó fuese á esa corte Don Antonio Gandolfo, que 
dicen partirá mañana que dará noticia de todo, como quien 
tan buena la tiene. 

Domingo siete de Abril salió de Valles el capitán de caua- 
llos Cristóbal López con su compañía y asta cien caballos de 
las otras y alguna infantería, y hicieron alguna entrada ha- 
cia vna casa fuerte de la montaña: salióles luego al puesto 
cavallería francesa y infantería del país: al cerrar, huyó lue- 
go la cauallería francesa, dexando desamparada la infante- 
ría, que se puso luego en huida emboscándose en lo espeso 
de la montaña: degolláronse algunos que se alcancaron, y sie- 
te ú ocho dellos y se hicieron fuertes en dicha casa, y viendo 
no se querian dar, con valor nunca visto, hizo la infante- 
ría vn abujero por arriba quanto cabia un hombre y entra- 
ron dos soldados vno tras otro, y con reconocer los demás 
los habían muerto, querian entrar de la misma manera si el 
cauo no se lo estoruara, y mandara poner fuego á la casa: hí- 
zose así y abrasáronse los que estauan dentro sin hallar sino 
es uno vivo: éste y otro que se vino á los nuestros pidiendo 
misericordia, se enuiaron á Tarragona al Virrey con el Sar- 
xento Mayor Don Manuel de Aguilar para que hiciese rela- 
ción de todo: coxieron cosa de mili cauec,as de ganado y al- 
gunos machos y muías y jumentos. Este mismo dia sa- 
lieron de Rio dones cosa de treinta caballos de las órdenes y 
otra tanta infantería, y entraron más de una legua dentro 
de la montaña á una casa donde tenían aviso habia algún 



400 
ganado: huyó la gente del país que guardaba á aquel pues- 
to: degolláronse los que esperaron, y habiéndose recogido 
algunos á dicha casa, se derriuó con vn madero la puer- 
ta, y se entró: degolláronse cinco hombres, perdonando vnos 
viejos, mugeres y niños que se hallaron en dicha casa. Tra- 
jeron ducientas y cincuenta cauecas de ganado, y fuera 
mucha más la cantidad, sino que por ser cabrío se vyó 
mucho hacia la montaña, y para recogerlo era menester em- 
peñarse demasiado: si de todos los quarteles se hiciesen sa- 
lidas y no nos estubiesen tan sosegados, sin duda se haria 
gran daño á esta gente, y por lo menos los tramarnos in- 
quietos y corridos de una parte á otra. Este mismo dia se 
supo de cierto que un trompeta que los pasados habia des- 
pachado el nuevo Virrey á Barcelona en una faluca, le tenia 
preso la diputación y le habia querido aorcar, diciendo no 
hauia venido sino á espiar la armada de Francia con acha- 
que de las cartas que lleuaua, y se conocia en no hauerle 
despachado por tierra como otros que se habian enuiado: á 
los marineros raparon y pusieron en galera y quitaron la 
faluca, que estos bárbaros en todo lo son. 

Lunes ocho (de Abril) por estar la mar muy alterada y 
correr viento contrario, no pudo gandolfo, que está despa- 
chado para Madrid, embarcarse: dispuso se fuese por tierra 
á Reus, y diéronsele cien caballos de comboy y partió á las 
dos de la tarde: este convoy a de llegar á Tortosa y traer de 
vuelta algún ganado, que bien necesita de él el exército, pues 
apenas se halla ni aun vna sardina ni vocado de bacalao, 
que carne ya se ha oluidado el comerla, y no es esta la me- 
nor causa de perecer los enfermos y no poder convalecer los 
que escapan del rigor de la enfermedad. 

Martes nueue (de Abril) marcharon de la marina los ter- 
cios que estauan enbarcados, cada vno al quartel donde es- 
taba antes, y se dio orden para que los Irlandeses que esta- 
uan alojados en el Burgo de Reus, fuesen á el Callar, que es 
vn lugar que está casi dentro de la Montaña bien cerrado, y 
no necesita de infantería, para que con este quartel y Tama- 
rit y Torre de Enbarra esté tomada la avenida de Barcelo- 



401 

na, si bien por la poca gente que los tercios tienen, lo mal 
sustentada y bien acobardada que está se puede recelar rom- 
pa el enemigo siempre que quisiere qualquier quartel. Este 
dia, á más de las doce de la noche, llegó á este quartel de 
Reus aviso del Virrey de haberse descubierto siete velas que 
venían del paraxe de Barcelona y se entendía eran de la ar- 
mada francesa, y así se estuuiese con cuidado, y también se 
avisó á Juanetin Doria que estaua en Salóo con las seis ga- 
leras que habían desembarcado la xente, dinero y municio- 
nes que iba á Ruisellon para que pusiese en saluo las gale- 
ras que están tan malparadas, que la en que él viene está 
continuamente lleno de agua el cañón de la popa. Este dia 
al anochecer entró en este quartel de Reus el tercio del Mar- 
qués de los Velez con ochocientos hombres, y los ducientos 
no están para tomar las armas. 

Miércoles diez (de Abril) los nauíos la noche antes se 
descubrieron, fueron acercándose á la marina de Tarra- 
gona: son cinco; los dos y una caravela fueron entrando 
con toda desverguenca, y luego salió vna chalupa á reco- 
nocerlos, y hasta que pasó de los dos primeros, no dis- 
pararon: luego echaron bateles para dalle caca, y se metió 
debajo de la artillería, donde se escapó reconociendo por 
el enemigo que la marina estaua bien defendida, se an- 
duuo barlouenteando hacia la punta de Salóo que mira á 
esta parte de Tarragona, sin ponerse donde pudiese la ar- 
tillería alcancarle, y allí se estuvo siempre á la vista de Sa- 
lóo y Tarragona, y á cosa de las dos de la tarde embistió 
la faluca y los bateles con vn barquillo de pescadores, el qual 
luego se llegó á tierra y saltó en ella la xente, y tras ellos la 
del enemigo y dos cauallos de reus que se enviaban para 
comboyar la pesca: viendo huir la xente avanzaron, con que 
el enemigo se hico á la mar licuándose remolcado el barque- 
lo y los pescadores, y los escaparon. Luego llegó otro barco 
que venia de Valencia á quien envistieron de la misma ma- 
nera: escapóse la xente, que dicen era un correo que venía 
de Vinaroz, y salió con sus Cartas, aunque moxadas. A la 
fortaleza de Salóo se avisó estuviesen con cuidado que á to- 

Tímio xxni 26 



402 
das horas se les estaría socorriendo y asistiendo, y de reus 
salió luego el Comisario general Don Rodrigo de Herrera con 
ducientos cauallos para asistir en la marina y correrla toda 
para que el enemigo no pueda hecbar gente en tierra, y es- 
tos se irán remudando cada dia en tanto que el armada del 
enemigo estuuiere en este paraxe. Al anochecer alearon di- 
chos nauíos la vela y se alargaron la mar adentro: tiénese por 
cierto que dentro de tres dias se juntarán aquí las galeras y 
demás navios que ha traido el francés y las tres galeras que 
estaban en Barcelona, y dos que nos quitaron para tomar- 
nos el bastimento que venia por mar, sin que de nuestra 
parte haya con qué poder estorvarlo, con que si como se dice 
baxa la xente del país que está ya junto el someten general, 
si los quarteles no se cogen juntos y toman la parte de la 
marina estendiéndose hasta el Coll de Balaguer, con que es- 
tarán más vnidos, y en mejor parte, pues la tierra más llana 
y el enemigo para buscarnos á menester apartarse casi qua- 
tro leguas de la montaña, con que tiene más lejos y menos 
segura la retirada y nosotros buena campaña para obrar con 
la Cauallería, que ha de ser la que nos ha de restaurar, y 
buen forrage y bastantes lugares, así para estar alojados en 
cubierto, como fortificados, que son Constantin, Cachalon- 
ca, Reus, Villaseca, Cambriles, y el Ospitalete de esta parte 
de Tarragona, y de la otra que va á Barcelona tenemos 
quarteles en Torre de Embarra, el Callar y Tamarit, si se 
pueden conseruar de aquella parte, y si no podrá hacer for- 
tificación junto á Tarragona en la cuesta que baja al cami- 
no real, que tiene bastante elevación y descubre toda la ma- 
rina del camino de Barcelona, y aun parece esto lo más 
conveniente para todo acontecimiento, y quemar y asolar 
los tres quarteles dichos, y por este otro lado á la selua, Va- 
lles, alcouer, belmolle y Riodoms, y todas las casinas de es- 
tos paraxes para que no tenga el enemigo con qué abrigar- 
se, ni dónde fortificarse, pues ya oy no hemos de disputar 
más que sobre conservar á Tarragona y lo que nos ha que- 
dado del exército, y si nos toman la mar en la forma que 
he dicho, tenemos asegurado el bastimento por tierra, con- 






403 
voyándole desde Tortosa, y la retirada, caso que sea necesa- 
ria, más bien dispuesta y asegurada. Esto es discurrir como 
licenciado, y por lo que la campaña me ha enseñado, y el 
estado que hoy tienen las cosas, quien más experiencia tiene 
dellas lo dispondrá como mejor convenga al buen acierto. 

Jueves, once de Abril, se pusieron dichos nauíos mar en 
en traués en el puerto de Salóo para estorvar el paso por 
aquella parte, y á medio dia se volvió el Comisario general 
con los ducientos caballos que hauia lleu ado, por hauérselo 
mandado así el Virrey, quien ha tenido auiso cierto de que 
los franceses que estaban en Cataluña se van á Francia, y 
que habiendo mandado la Diputación juntar el somaten ge- 
neral, se le respondió con la mayor parte del país que el 
somaten se juntaría siempre que fuese necesario para defen- 
se del Principado y sus fueros, con calidad que ellos no se 
habían de mezclar con franceses ni otra gente extranjera, 
aunque viniesen para ayudarlos, á más de que oy no quie- 
ren tomar las armas contra su Rey, pues an entendido les 
quiere guardar sus fueros y perdona todo lo pasado, y ansi- 
mismo dice Don Rodrigo de Herrera le dijo el Virrey que 
ayer vbo carta de su Majestad en que le decia estaua esto 
compuesto; mas no por eso se dejará de estar con cuidado 
en los quarteles, porque la cainería de esta gente es tal, que 
á sombra de la seguridad y confianza, obran cualquier 
traición. 

Viernes doce (de Abril) vbo auiso del teniente coronel 
Don Alonso Calatayud, que está acuartelado en la selua, le 
hauian dicho hauian de romper el quartel aquella noche, 
y en los demás se preuinieron para irle á socorrer á la ma- 
ñana. Este dia amanecieron los nauíos más metidos á la 
mar, y fué buena preuencion, porque al anochecer se levan- 
tó una tramontana tan fuerte, que si los cogiera anclados, los 
maltratara de manera que los quitara de cuidado. 

Síuado trece (de Abril) vbo auiso de que el enemigo no 
bajó á la selua, y se entiende se le dio del mismo lugar de 
la preuencion con que estauan los nuestros, quienes auisan 
les amenazan para la noche siguiente, y si les obligan mu- 



404 
chas veces á esto, tanto más daño le serán las malas noches 
que el enemigo. Hase dicho que en Santa Coloma están los 
cauos de Francia con ocho mil hombres y diez y nueve pie- 
zas de artillería, con intento de bajar á Tarragona: si esto 
fuera verdad, lejos parece que están estas cosas de ajustar- 
se. Los nauíos que nos rondauan la marina se han desapa- 
recido. Cansaríalos la tramontana que asta esta tarde ha sido 
muy furiosa. 

Domingo catorce (de Abril) se dijo por cosa cierta que al- 
guna de la gente popular de Barcelona hauia einpecado á 
dar voces quejándose de lo que padecian, diciendo «viva 
nro. Rey, viva el Rey de España,» y que vno de los Dipu- 
tados que llamauan Villaplana salió al ruido y trató de so- 
segarlos y acallarlos diciéndoles «pues hijos mios, ¿aora es 
tiempo desso quando tenemos tan adelante nuestra liuertad 
y esperamos tan presto vernos libres de los castellanos?» 
Dicen no le aprouechó, porque boluieron á apellidar lo mis- 
mo, diciendo que él y otros los tenían destruidos, y empe- 
zaron á cantar á los franceses el «uia fora lladres,» y indigna- 
do de esto Villaplana sacó la espada para hacerles callar y 
sosegar el tumulto que se leuantaua: dicen que apenas la 
desenvainó quando le derribó de un carauinaco (1). Este 
dia, entre la una y las dos de la noche, trató el enemigo de 
escalar á Riodoms y quartel nuestro, donde está Don Ber- 
nabé de Salazar, teniente Coronel de vn tercio de infantería, 
y Don Ignacio, de Ángulo y Velasco, por cauo de quatro 
Compañías de Cauallos de las órdenes que son, la suya, de 
Don Diego de Villalua, de Don Luis de Paredes, y la que 
era de Don Manuel Treuiño, cuyo gouernadores Don Igna- 
cio de Gueuara, fué gran dicha hauerse entendido algo, y 
que no se lleuasen el quartel, ó por lo menos, obligase la in- 
fantería á recogerse á la iglesia que es bien fuerte, y la ca- 
ballería quedando cerrada, claro está era perdida: el enemi- 
go, como tiene los auisos más ciertos que nosotros, supo que 
el tercio de Don Bernauó de Salazar, que tendrá, quando mu- 

(0 De este motín no he hallado rastro en parte alguna. 



405 
cho, seiscientos hombres, no tenia más de ducientos y cin- 
quenta que pudiesen tomar las armas, por estar el resto to- 
dos enfermos, y que de estos ducientos y cinquenta le hauia 
sacado el Virrey cien, y así mismo para reciuir el convoy 
que hauia ido con Gandolfo y voluia de Tortosa con algún 
ganado para el exército, se hauian sacado de aquel quartel 
ochenta cauallos, y no quiso dejar de prouar aprouecharse 
de la ocasión; mas como he dicho, los nuestros' tuvieron no- 
ticia aunque incierta, y así apenas á la ora dicha dieron un 
pistoletaco en vn muslo á vno de los batidores, quando to- 
dos estaban con las armas en las manos, hauiendo hecho 
Don Iñigo de Ángulo montar en los cauallos de los enfermos 
y en los regalados todos los criados, hasta cirujanos y herrado- 
res, con que juntó más de quarenta cauallos que erapecaron 
á discurrir por el lugar, con cuyo ruido y haber empecado la 
poca infantería que hauia á disparar barriendo los lienzos 
de la muralla, empecó el enemigo á retirarse y á huyr, con 
que los nuestros empecando á amanecer echaron fuera los po- 
cos caballos que tenian, y fueron siguiendo el camino que el 
enemigo llevaba por alguna sangre que les seruia de guia, y 
viendo que era ya f uerca hauerse recogido á la montaña, se 
retiraron al quartel: aliaron quatro escalas á una torrecilla 
pequeña antigua que está en la muralla, y algunas calaua- 
^as de vino, y panes, y un sombrero francés pasado de un 
balaco y lleno de sangre: dieron luego auiso al Virrey, así el 
cauo de la infantería, como de la cauallería Don Aluaro de 
quiñones, para que les enviasen gente. Este dia volvió vn 
soldado balón que habia enviado el Conde de Singuen al 
campo del enemigo fingiéndose fugitivo, y estaua en dicho 
campo diez y seis dias; dice que quando llegó le lleuaron 
luego ante Monsiur de San polo que gouierna las armas en 
esta parte de Lérida, el qual le agasajó y preguntó á qué iba 
y respondióle que á seruir: le dijo que no lo podia creer por- 
que los de su nación se preciauan mucho de leales: respon- 
dióle «se moria nro. ejército de hambre, y que el dia antes 
vno de los oficiales le hauia dado muchos palos y así se auia 
determinado á pasarse allá, » y entonces Monsiur le dio qua- 



406 
tro reales de á ocho y le elijo eligiese la compañía que qui- 
siese, é hízolo así, y asentó su placa. Dice este balón que 
gente del país ay muchos vnos dias, y otros muy poca, que 
en esto nunca ay número: esto porque se van y bienen como 
quieren, que habrá seis regimientos de infantería francesa, 
y el de San polo es el de más gente, y tendrá seiscientos 
hombres, y todos los franceses son muchachos y jente beli- 
tre; que los cauallos en todos avn no serán mili, pero están 
muy buenos y bien tratados, que si no es pan y carne, no 
se halla qué comer, menos que á precios muy excesivos, en 
particular el vino y las cosas de pescado, y que así los fran- 
ceses están muy mal contentos y hacen muchas demasías, si 
bien Monsiur los castiga con todo rigor, y en el tiempo que 
él ha estado allí arcabuco quatro, sin que esto aprouechase, 
con que viendo su liuertad los va aborreciendo mucho la 
xente del país. Dice también que quando se supo estauan 
los nauíos del enemigo delante de Tarragona, partió el Mon- 
siur con cien cauallos y alguna infantería de conboy la buel- 
ta de Barcelona, diciendo iba á traer gente y artillería para 
bajar sobre Valles y pasar de allí á los otros quarteles que 
tenemos, y con su ausencia hauia poco gobierno y cuidado, 
con que pudo voluerse á su tercio: envióle el Conde de Sin- 
guen al Virrey para que le hiciese relación de todo y su 
ex. a le mandó dar cinquenta reales de á ocho. Este mismo 
dia se huyeron á nuestro exército y vinieron á Tarragona 
cinco soldados españoles que venían con la xente de Fran- 
cia, y fueron prisioneros en lo de Turin: éstos han dicho que 
los cauallos eran setecientos, y la infantería francesa es chus- 
ma vilísima, y que de la gente del país no ay que hacer caso, 
que es todo confusión, faltas de bastimentos y de gouierno, 
y que de ninguna manera hasta hoy no se ha tratado con re- 
solución de bajar sobre nuestros quarteles, ni por aora creen 
la tomarán, porque los franceses fian muy poco de su gente 
por ser de la calidad que he dicho y todos rapaces, y los de 
la tierra poco sujetos á la milicia y se van y vienen como se 
les antoja, sin que esto haya quien se atreva á remediarlo, y 
que si inquietan los quarteles será alguna gente de los que 



407 
huidos de sus lugares andan por las montañas buscando qué 
robar y qué córner, y en ellas y en los lugares son muchos 
los que mueren de enfermedades y mal pasar. También és- 
tos dicen corrió la voz de vna muerte de vn diputado en Bar- 
celona, mas no oyeron la causa de ella. 

Lunes quince de Abril llegó el conboy con alguna carne 
para el exército, con que se ha alentado la gente: poca es, 
mas dicen vendrá más cada dia. A Blodoms se envió luego 
la caballería que de allí se habia sacado, si bien es mal quar- 
tel para ella. Este dia llegaron dos soldados de á cauallo á 
dar quenta á el Comisario general Don Rodrigo de Herrera 
cómo dos muxeres andauan induciendo soldados que se fue- 
sen, por orden de vn fraile agustino Vicario de un lugarejo 
que está aquí cerca, y se llama Maspugsols, y les habia traí- 
do un papel de dicho fraile, y aora les truxo otro, los quales 
le entregaron, y que una de estas mugeres decia estaua el 
fraile con otros compañeros aguardando en la campaña, 
porque ellos dos dias antes habían dicho á esta muger junta- 
rían algunos compañeros, para asegurarla que viesen lo que 
hauian de hacer: él les dijo la digesen tenia ya seis compa- 
ñeros para irse, y que podría ser los siguiesen otros, y que 
fuesen seis dellos que él despacharía luego otros doce caua- 
llos, y saldría él mismo á darles calor para ver si podían co- 
ger al fraile y algunos migueletes: salieron los seis cauallos 
con la muger, y por hauerse alargado vno de ellos juzgando 
vn migueíete de los que venían era batidor, le disparó dos 
veces vna escopeta, y no hauiendo dado lumbre el soldado le 
tiró vn pistoletaco y le maltrató una mano, y el hombre se 
suuió en un oliuo: llegaron los demás y diéronle dos Cuchi- 
lladas, y preguntándole á qué habia venido, dijo que para 
acompañar vnos soldados que se habían de ir: ellos mostra- 
ron gran pesar de velle herido, diciendo eran los que se que- 
rían ir y lo mismo los otros doce que llegaron: luego pregun- 
táronle por el padre Vicario; díjoles que si querían huirse 
que sus heridas no importauan nada, que el padre vicario 
vendría luego y los lleuarian: buscóse el tal fraile, si bien 
algo lejos se vio huir alguna gente: es sin duda que si el sol- 



408 
dado no se alarga, se hace una buena presa: trujóse el mi- 
guelete á la cárcel y pusiéronse en ella las mujeres, y aui- 
sóse al Virrey para que viniese un auditor de los de el país: 
si á éste no le aorca, las heridas son de tal calidad que no 
escapará dellas. Este dia vbo auiso que los inigueletes salieron 
cerca del perellon á vn correo que se hauia despachado á 
Madrid por tierra, á causa de haber viento contrario en la 
mar: no lleuaua más de tres caballos de comboy y fué arta 
dicha no tomasen las cartas: escapó el correo y tomaron la 
muía en que iba. 

Martes diez y seis no vbo cosa de nueuo. 

Miércoles diez y siete (de Abril) vbo auiso de Ridoms de 
que el enemigo hauia enuiado alguna gente con intento de 
boluer á dar en el quartel si los hallauan descuidados: las 
centinelas descubrieron luego los que venian para auisar de 
la disposición allauan, que como estas noches hace luna, 
fué fácil verlos; partieron hacia ellos y acogiéronse á vnos 
oliuares: auisaron las centinelas, con que el quartel se dis- 
puso para esperarlos, no vinieron, y es sin duda que se reti- 
raron como se vieron descubiertos y defraudado su intento. 
Este dia al anochecer llegó vn carro con municiones y dos 
petardos: parece preuencion para ir á romper algún quartel: 
repartiéronse luego las municiones y está callado el intento. 

Jüeues diez y ocho (de Abril) se mandaron cerrar las puer- 
tas desta villa de Reus, y que no saliese naide del quartel; 
preuiniese lo más de la cauallería, y á cosa de las once mon- 
tó el Comisario general Don Rodrigo de Herrera con su com- 
pañía y la de Don Antonio Pellicer, Don Gregorio de Mer- 
cado y Don Juan de Pineda, y salió del quartel á la vna de 
la tarde: montaron las compañías del Señor Conde-Duque de 
Cantabria, de Don Tomás del Beamonte, del Marqués de la 
Conquista, de Don Francisco de Berástegui, y estando ya 
para marchar, vino vn despacho del Virrey en que daua 
orden se suspendiese: despachóse luego auiso á Don Rodri- 
go de Herrera para que se viniese, y diese orden á la infan- 
tería que habia salido de Valles á encontrarse con la caba- 
llería se voluiese á su quartel, y en esto mandó desmontar 



409 
la cauallería: parece ser que vn alquilador de muías de Bar- 
celona que hauia ueuido dessa g. te con un despacho con or- 
den de darle en mano propia á los diputados de aquella 
ciudad, llegó á Tarragona y se eligió por el mejor medio que 
fuese á Valles con carta del Virrey para Don Joseph Marga- 
rita en que se le escribia dispusiese darle paso seguro de ma- 
nera que los franceses no pudiesen tomar ni ver el despa- 
cho: tuuo auiso el Virrey de que Margarita con gran vicar- 
ría habia ofrecido hacerlo así; le dio á Don Aluaro de Qui- 
ñones para que cesase en lo intentado, juzgando era faltar á 
la buena correspondencia tratar de romperle vn quartel, 
quando él disponia hacer el seruicio de su Magostad en lo 
que se le habia mandado, y más en cosa de que podia resul- 
tar la composición de éstas, y se auenturaba haciéndole este 
mal pasaje, y por lo menos para otra ocasión no podíamos 
esperar nos la hiciese buena. 

Viernes diez y nueve (de Abril) se declaró la causa por 
qué no se habia hecho la salua intentada, que fué hauer en- 
tendido que el enemigo estaua preuenido por hauerle tocado 
arma dos noches antes Don Fernando de Kiuera, á causa 
de hauerle lleuado vna centinela, cosa que si lo vbiera es- 
cusado, se lograra el romper vn quartel y aun pudiera ser 
si hiciera lo mismo en Montblanch, estando auisado y pre- 
uenido D. Fernando de Eiuera de lo que se hauia de hacer 
y quando pudiera hauer escusado el inquietar esta gente, 
pues quanto mayor fuera su descuido, lo fuera nuestro su- 
ceso. Este dia vbo auiso de D. Joseph Margarita en lo to- 
cante al correo después de hauer detenido allá tres dias á 
un hombre que habia ido á tratar desto en que se conoce 
comunicó primero los de Barcelona: respondió que él enca- 
minaría el correo seguro en todo lo que tocaba á su distri- 
to, mas no podia asegurar lo demás, y que después no des- 
caminasen las cartas; señal que esta gente hace muy poco 
caso de la composición, como aquí que se tocan las cosas de 
más cerca se ha conocido siempre. El Marqués de Villafran- 
ca ha auisado vendrá á lleuar la gente á Ruisellon y carga- 
rá en Vinaroz de trigo y ceuada y el dinero que está allí, y 



410 
que aquí se tenga todo preuenido porque sentirá mucho de- 
tenerse. 

Sítjado veinte (de Abril) se hauia dado orden para que se 
lleuasen á Vinaroz los enfermos, y con estar embarcados no 
pudo Santa Cicilia hacerse á la vela con los bergantines, por 
ser el viento contrarío. Saldrá luego que pueda, porque son 
muchos los que mueren de los enfermos embarcados. Este 
dia se declaró ser cierto que al correo que se decia no le ha- 
bían tomado las cartas, le tomaron todos los pliegos, y aun- 
que se dice no lleuaua más que uno duplicado, es lo bastan- 
te para que sepa el enemigo el estado en que nos hallamos. 
No fué pequeño nuestro descuido, ni dejar de ser gran cul- 
pa de quien gobierna en el hospitalete, que hauiéndole dado 
orden para que el correo pasase de noche el Coll de Balaguer 
con doce cauallos y le envió de dia con solos quatro. 

Domingo veinticinco (de Abril). Este dia por la mañana de 
junto á Tarragona de la parte de la mar hacia donde llaman 
la Trinidad, pareció hauerse lleuado dos barcos de pescado- 
res, y causó vn alboroto como si ya estuviera aquí la arma- 
da francesa, y es lo más cierto que los mismos pescadores se 
fueron con los barcos porque faltan nueue ó diez dellos, que 
esta gente aun en cosa tan poca reparan en hacer virtud, y 
juzgarían nos habia de hacer gran falta lo que ellos pesca- 
uan. Este dia á la noche se hizo á la vela Don Pedro de San- 
ta Cicilia. 

Lunes veinte y dos (de Abril) á cosa de las nueve de la 
mañana se descubrieron algunas velas que venían de po- 
niente muy engolfadas, y siendo lomas cierto no ser más de 
nueue, las an multiplicado ya á sesenta, y todo da tanto 
cuidado por no decir miedo, que ha de venir á obrarla ima- 
ginación más que la verdad. El Conde de Singuen que está 
en Alcouer con su tercio, cierto de que en la parte de Cabra 
sobre querer los franceses supeditar demasiado la gente del 
país se habia llegado á las armas, y hauian muerto más de 
quarenta de cada parte. También se ha dicho que en Barce- 
lona obligados del mal modo de los franceses, an vuelto á 
apellidar su primer Rey, y que no quieren al de Francia 



411 

particularmente la gente de la ribera, que son los que tratan 
de pesquería y marinería. También se ha dicho que Marga- 
rita ha echado bando con pena de muerte para que nadie 
ande por las montañas ni haya migueletes, sino que todos 
se recojan á quarteles y se alisten, cosa que dicen los del 
país será imposible de conseguir, porque esta gente no sabe 
sugetarse á obediencia ni disciplina. Siempre corre la voz de 
que el enemigo ha de bajar sobre Valles: mucho lo publican 
y dilatan la execucion. 

Maetes veinte y tres (de Abril) se acabó de armar mues- 
tra á vna y otra cauallería para darles vn tercio de paga 
después de tres meses que no se les ha dado vn real, con 
que todos están muy despechados, y hubiera sido mejor di- 
latarlo y darles paga entera: necesita mucho de armarse y 
remontarse, que es lástima se vaya deshaciendo vna caua- 
llería tan lucida y que también ha obrado, pues no hay du- 
da en que ella á conseruado este exército y tiene a raya al 
enemigo. 

Miércoles 24 se supo cómo el enemigo habia doblado su 
gente en el Coll de Cabra, y trataba de bajar á nuestros 
quarteles, y demás de algunas piececuelas de campaña ha 
traído dos medios cañones, y ha venido vn diputado de Bar- 
celona para hacer se execute la facción y hallarse en ella, y 
de gente del país se ha sauido al sáuado ó domingo darán 
sobre Valles. También llegó vna faluca de Italia, y dicen los 
della que juzgan vendrá ya caminando el Marqués de Léga- 
ñas, porque estaua ya para darse á la vela. Los nauíos del 
enemigo que parecieron en esta costa se alargaron á la de 
Valencia, y allí han tomado dos bajeles que venían con tri- 
go á venderlo aquí. 

Jueues veinte y cinco de Abril. Este dia partió el Virrey 
á Valles á disponer las cosas de aquel quartel, por tenerse 
por cierto baja el enemigo á romperle, y en todos los demás 
se está con cuidado por lo que puede suceder, y nuestra 
gente con buen deseo de venir á las manos. Fernandina aún 
no ha llegado, y parece no es aora sazón de sacar gente de 
aquí, porque en viendo que sale, es sin duda bajará el ene- 



412 

migo y a de ser fuerza recoger los quarteles más cerca de 
Tarragona, y tratar de asegurar el coll de Balaguer, y no 
puede dexar de ser desaire obligarnos á salir de donde es- 
tarnos, 

Viernes diez y seis. Este dia se juntó Consexo en Tarra- 
gona por haber tenido auiso cierto de que el enemigo baja- 
ba á Valles para ver lo que se hauia de hacer: escribieron 
todos sus votos para enviallos á Madrid, y de Valles truje- 
ron ocho franceses que se hauian venido del campo del ene- 
migo por la mucha hambre que en él se padece: aseguraron 
por cierto la bajada sobre Valles. De franceses dicen hay 
cinco regimientos, que los cauallos no llegan á mil, y de la 
tierra se junta mucha gente: que todos están mal armados, 
en particular los regimientos de franceses, y aseguran se 
irán todos pasando á nuestro exército, porque es mucha la 
hambre que en aquél se padece, y así juzgan se pasarán los 
más á nuestro exército. A éstos que vinieron se les ha aga- 
sajado y ofrecido pasaporte si quieren irse. Este dia á la una 
de la noche llegó auiso de Valles de que el enemigo venia 
marchando, y luego se despacharon órdenes á todos los 
quarteles de lo que habían de hacer. 

Sáuado veintisiete (de Abril) marcharon los dos tercios 
que estauan en Reus la vuelta de Constantin, y la de Don 
Simón Mascareñas, que estaua en Torre de Embarra, donde 
el dia antes hauiendo bajado vnos migueletes de los más es- 
cogidos de esta canalla, y hurtado cerca de quarenta muías 
de la artillería, que estaban allí al pasto, salió á ellos Don 
Pedro Laynez con veinte cauallos, quitóles las muías, y los 
carreteros que lleuaban también prisioneros. Degolló vein- 
tidós y tomó tres prisioneros. También pasó á Constantin el 
tercio que estaba en Tamariz de Don Martin de Alazor, y 
los Irlandeses que estaban en Altafulla, porque allí se ha 
dispuesto hacer frente de banderas, y por la mañana fué 
allá el Virrey para disponerlo. Ase dado orden para que la 
selua se desampare y que en Valles si el enemigo dobla y 
le ataca, habiéndole quemado, se retire la gente, y que Don 
Amaro de Quiñones, que está en campaña, allí cerca, abri- 



413 

gue la retirada con la caballería, y que aguardemos al ene- 
migo más hacia la marina, con que se le cogerá más empe- 
ñado y más lejos, y menos segura la retirada; y la nuestra, 
caso que se llegue á esta desdicha, alargándose hacia el Coll 
de Balaguer será más fácil. Por los prisioneros que se toma- 
ron en Torre de Embarra se envió esta noche á Constantin, 
donde habían pasado con el tercio de Mascareñas para ver 
lo que declaran y castigarlos, porque son de las cabezas de 
esta canalla, y dicen llegó vno de ellos á ofrecer ducientos 
reales de á ocho por su libertad y venian todos con sus es- 
copetas largas, y sus charpas con dos pistolas y coletos de 
ante. Este dia se pasaron doce franceses, y los enviaron lue- 
go al Virrey, quien les dio de comer de su mesa, y les aga- 
sajó: dicen hay mucha gente de la tierra, y que es cierto el 
querer dar sobre Valles. Dióse orden para que por la maña- 
na saliesen algunos carros con cuarenta cauallos y sesenta 
infantes á Torre de Embarra para retirar vnas piececuelas 
de artillería que están allí, y an dexado cien hombres en la 
fortaleza, que son bastantes para detener aquella auenida 
de Barcelona, y teniendo que comer, pueden resistirse mu- 
cho tiempo, porque la fortaleza sufre batería, y ha de ser 
gruesa, y durar algunos dias para poderle entrar. El dia de 
San Marcos se echaron menos algunos capitanes del tercio 
de los portugueses que estuuo á cargo de Don Simón Masca- 
reñas. Ase sauido se pasaron con los migueletes, aunque no 
se saue si con intento de pasar á Portugal ó quedarse con 
ellos. Son el Capitán Juan de Meló, nieto del Veedor del 
Duque de Berganca, que salió con veintitrés heridas de lo de 
Monjuique; el Capitán Agustin de Acuña; el Capitán Luis 
Joryaun y el Alférez que era de Juan de Meló, el Capitán 
García Suarez, y otros soldados que serán en todos diez ó 
doce, sin otros que antes se hauian huido. An venido por 
tierra dos marineros de los que lleuaron en una faluca el 
hombre que vino de esa Corte con vn pliego para la diputa- 
ción de Barcelona: dícenle desembarcaron en Castel de Fel, 
y que dijo se iba en casa de vn deudo suyo, y queriendo 
luego hacerse á la vela, no les dio lugar el viento, con que 



414 

le tuuo la gente ele la tierra para dar sobre ellos: estos dos 
huyeron por tierra y tomaron la faluca con otro marinero. 

Domingo veintiocho (de Abril) se enviaron unos carros á 
Torre de Embarra con cuarenta caballos y sesenta infantes 
de comboy á traer unas piecas de artillería pequeñas que 
hauia en aquella fortaleca, que es la casa del Señor del lu- 
gar, y pasó el tercio de Mascareñas á Villaseca y se boluió á 
Reus la caballería que estaua allí antes, menos trescientos 
caballos que se quedaron en Villalonga para socorrer á Va- 
lles, caso que el enemigo diese de repente sobre aquel quar- 
tel en tanto que llegaba el demás socorro, y se cuidó en Tar- 
ragona de disponer bien las fortificaciones de la Ciudad, y 
por auerse sauido se acogían al conuento de los frailes Do- 
minicos los Portugueses que se fueron á la montaña á don- 
de los encaminaron desde allí, y que á dicho conuento ue- 
nian los migueletes y gente de la montaña y por medio de 
los frailes, parlamentaban con los de la Ciudad y Países 
ha mandado que estos religiosos se entren á la Ciudad de- 
xándoles tres ó quatro aposentos y la habitación necesaria 
para que queden algunos cuidando del culto Diuino, y ta- 
piando los demás quartos se pone guarda en las partes del 
Conuento que miran á la campaña y muralla, y lo mismo 
se hará en San Francisco, los Padres de la Compañía y la 
merced, que todos están fuera de los muros, y es sin duda 
nos hacen sus pláticas y persuasiones más guerra que el 
exército enemigo. Esta noche se resolvió el Condestable á ir 
por la mañana á Constantin á pasar él mismo muestra á la 
infantería en sus tercios, así para saber de cierto la gente que 
puede tomar las armas, como para las raciones del pan de 
munición en que hauia gran engaño, porque cada Capitán 
lleuaua para más gente de la que tenia y estamos en tiempo 
que qualquier reparo, de éstos se deue hacer, y aun de esa 
manera, si el enemigo baja, nos ha de apretar la hambre 
más que él. 

Lunes veintinueve (de Abril) no pudo el Virrey ir á Cons- 
tantin, porque toda la noche pasada y este dia fué de gran- 
des y continuados aguaceros, y con todo eso á las tres de la 



415 

tarde llegó aviso de que el enemigo hauia bajado ya de Illa, 
y doblado para dar sobre Baile, y que viendo esto Don Fer- 
nando de Kiuera, luego hauia dado fuego al lugar y desaixi- 
parádole, haciendo su retirada en buena ordena Constantin. 
Alguna caballería del enemigo dicen se adelantó, y que los 
Capitanes de la nuestra Don Mucio Espatafora y Cristóval 
López, la salieron á receuir y que á un cauallo del enemigo 
que se alargó vn poco le degolló el teniente de Don Mucio, y 
con eso se estuuo el enemigo hecho alto y también nuestra 
caballería, y con la noche se retiró á Villalonga. Don Alvaro 
de Quiñones tuuo en Reus el auiso de Don Fernando de Ri- 
uera á la vna de la tarde y salió luego con toda su caualle- 
ría á socorrerla. Dícese que el enemigo trae ocho batallones 
de caballos, y 8 (¡D infantes, mil franceses y siete mil de la tie- 
rra y alguna artillería con tren bastante, y que los mil y qui- 
nientos franceses de éstos se desembarcaron en Barcelona de 
los nauíos que los dias pasados parecieron en estas costas, y 
corrieron hasta Valencia. Juntáronse en casa del Virrey, Tor- 
recusa, Cheri de la Reina, Don Fernando Tejada y el Arzo- 
bispo de Tarragona para proveer en lo necesario, pues ya 
parece inescusable dexar de venir á las manos con el ene- 
migo. El Condestable se resolvió en desamparar también á 
Constantin y hacer frente de banderas junto á Tarragona en 
la parte que mira á la montaña, resolución que si se exe- 
cuta y nos estrechamos desta manera, no ha de ser posible 
dar un paso á forragear sin escaramuce con el enemigo, 
con que perecerán los caballos y el ganado del tren, y como 
ha empegado el calor, picarán las enfermedades. Con esto y 
el poco bastimento que ay, perecería miserablemente este 
mal afortunado ejército. Lo cierto es que el Virrey es solí- 
cito y tiene lindo deseo de acertar; mas hállase sin lados á 
quien comunicar, ni oficiales á quien mandar, y éstas no son 
de las cosas que vn hombre solo las puede acertar y execu- 
tar, si no tiene muchos que las entiendan y le asistan, y 
obren en la execucion. Mañana por la mañana ha de voluer 
á Constantin: veremos lo que resulta. Este dia en la Iglesia 
mayor descubrieron el Santísimo y cantaron el Te Beum lau~ 



416 

damus por la venida del ejército francés, que hasta esto llega 
el rigor y atreuimiento desta gente, y así lo aseguraron al- 
gunos hombres honrados del lugar. 

Martes treinta de Abril muy temprano, fué el Virrey á 
Constantin, y todos los tercios se fueron juntando en aquel 
paraxe y en la ciudad y la marina se trabaja en todo lo que 
se juzga necesario. También toda la caballería está ya en este 
paraxe porque Don Aluaro de Quiñones quando llegó á Ba- 
iles como no halló ya nuestra gente, hizo reconocer á Bailes 
á las once y las doce de la noche, y no se vio ni sintió sol- 
dado del enemigo. El lugar ardia, aunque poco, con que hizo 
alto en Villaseca, y se vino á buscar el ejército. Ha parecido 
demasiada apresurada la retirada de Don Fernando de Bi- 
uera, porque estaba bien fortificado y con mucho bastimen- 
to y tenia dos mil infantes y trecientos cauallos, y otros 
trecientos que le dejó allí cerca en Villalonga Don Aluaro 
de Quiñones con que podia esperar por lo menos á que ba- 
jase todo el grueso del ejército, y no hauerse apresurado, 
solo porque parecieron cinco batallones de caballos, dexan- 
do mucha parte del bagaxe, vizcocho, pan, tocino, gran can- 
tidad de trigo, vino y aceite que habia en el lugar, de ma- 
nera que ha parecido más huida sin ocasión, que retirada 
con ella, y ha obligado con esto á estrecharse el ejército, de 
manera que además de los daños que han resultado, cada 
dia se recrecerán otros, fuera del descrédito de todo el ejér- 
cito, pues con cualquier accidente no sauemos sino hacer 
retiradas. Este dia amaneció en el muelle vn nauío inglés 
que viene de Cádiz cargado de trigo y ceuada: dice le siguen 
otros y que estarán aquí las Galeras mañana ó el jueves. 
Esta tarde llegó correo de Vinaroz y escriue Fernandina le 
tengan preuenidos y escogidos cinco mil hombres para que 
no se detenga aquí. Juntó luego Consexo el Virrey, y se ha- 
llan confusos, porque si esta resolución se executa, y el ene- 
migo carga, y sabiendo está embarcada nuestra gente, nos 
vemos obligados á encerrar en Tarragona, y si á esto se llega, 
ha de ser la vltima ruina de este pobre ejército. Ase dicho 
que á Mallorca han llegado quatro Galeras de Genova. El 



4.17 
marinero qne viene de allí y lo ha dicho, da tan poca razón, 
que no sabe decir si son de las que trae Leganés, ni si él 
viene. Del enemigo no se ha dicho hoy nada, ni está sobre 
Valles, ni parece cauallería de la que bajó de la sierra, ni 
infantería. 

MAYO. 

Miéecoles 1.° de Mayo auisó nuestra caballería cómo ha- 
uia batido la entrada y topado con los batidores del enemigo, 
con quien empecó á escaramucar, y habiéndoles dado la car- 
ga, se retiraron y tocaron arma en el campo contrario. Pro- 
curaron reconocerle bien: dicen se ha fortificado en el Con- 
uento de los Capuchinos de Bailes, y hizo frente de banderas 
desde el conuento hasta el Coll de Illa: la distancia es mu- 
cha y es tuerca lo sea la gente: no se ha podido saber por- 
menor. Esta mañana se enviaron cien caballos para traer 
quatro piececuelas de artillería que se habían quedado en Ta- 
marit, quartel que se habia desamparado; llegáronlos nues- 
tros á él, dejáronlos entrar y luego les cargaron, porque es- 
taua ya lleno de gente del enemigo: peleóse, mataron de los 
contrarios algunos, y de los nuestros dos caballos, vn solda- 
do, y tres ó quatro heridos, con que fué fuerca retirarse como 
lo hicieron. Por aquella parte, que es la venida de Barcelo- 
na, viene marchando el enemigo con otro troco grande de 
exército: el nuestro está bien aquartelado alrededor de la 
Ciudad y todas las fortificaciones se van recorriendo y po- 
niendo bien, y la cauallería está alojada en Constantin; que 
Don Aluaro de Quiñones ha hecho grandes esfuercos de que 
rio se desampare, porque si no le tenemos, no será posible 
salir á forragear, ni salir vn paso de la Ciudad. Veremos el 
intento del enemigo y conforme eso se obrará, que el Virrey 
anda en todo muy solícito, y su cuidado y asistencia alienta 
á los soldados y nos promete á todos buen suceso. 

Jueves dos de Mayo, fué el Teniente de la Compañía de 
cauallos del Capitán Blas á reconocer á Reus (lugar que ha 
estado siempre por su Magestad y ya es alojamiento del ene- 
migo, y aun se dice han muerto dos Tenientes y algunos 
Tomo xxiii 27 



418 
soldados que quedaron allí enfermos, auiéndoseles hecho 
todo el buen pasaje que fué posible para que se vea lo que 
hay que fiar de esta gente) con quince caballos: llegó dos 
horas antes de amanecer: metióse en vna quebrada á me- 
nos de dos tiros de mosquete de la Villa; hecho dos batido- 
res, los quales voluieron con auiso de que no hauian visto 
ni sentido persona alguna, ni topado cuerpo de guardia ni 
batidor del enemigo. Con esto, siendo de dia, salió con sus 
quince caballos, y llegó al rastrillo de la puerta y dio vuelta 
á las trincheras sin topar persona, y andando por allí batien- 
do la campaña, descubrió cinquenta caballos y sesenta infan- 
tes que venian de la montaña á Keus, y al parecer, detrás 
más gente, con que se retiró y vino á dar este auiso. Tam- 
bién le ha auido de que en Palamós y Cadaqués hay diez y 
ocho bageles del enemigo, y que todas son galeras, si no es 
tres nauíos gruesos, y que en Barcelona an armado dos ga- 
leras que tenian en la Tarazana, y toda la Chusma de la vna 
es de castellanos, con que parece es el intento del enemigo 
sitiar esta placa por mar y tierra y hasta aora no parece 
Fernandina, que sin duda su vista fuera de gran aliento 
para los soldados, y de cuidado al enemigo, el qual se ha 
sauido viene marchando poco á poco por la parte de Bailes, 
y la gente que venia por la de Barcelona se ha fortificado en 
Tamarit, lugar que está á la legua del agua, que aunque pe- 
queño, es fuerte. El Virrey salió esta mañana á ver las forti- 
ficaciones de los quarteles en que se trabaja con todo cuida- 
do, y se hacen á toda fortificación: con que habiendo basti- 
mento dicen los pláticos se podrá esperar mes y medio á que 
venga socorro: harta desdicha seria si en este tiempo no lle- 
gase. A Villaseca se puso fuego y al Hospitalete, y como lo 
más del era todo de piedra, le hizo vnas minas Picareli con 
la munición que le sobraua, y así le voló de manera que no 
puede ser de prouecho al enemigo. Hasta aora conserua la 
Cauallería á Constantin y si se desampara como está deter- 
minado, se fortificará en él el enemigo, y el castillo es bas- 
tantemente fuerte, con que le tendremos tan vecino que cada 
dia nos estaremos dando las manos y no de amigos. El trom- 



419 
peta y marineros que prendieron los dias pasados en Barce- 
lona dicen que allí no ha quedado ya gente ni caballería, que 
todo anda por acá, y que es mucho el ejército que viene, y 
que á su parecer la armada de Francia estará aquí entre ma- 
ñana y esotro dia. La centinela de la torre auisó á cosa de 
las quatro de la tarde descubría velas hacia la parte de Bar- 
celona, y al anochecer llegó vn Bergantín que el Virrey ha- 
bía despachado á Ruisellon con orden de que si descubriese 
la armada francesa dejase el viage y voluiese á dar auiso: 
dióle de que viene ya caminando, y que á su parecer son 
más de 26 ó 28 velas. Fernandina no parece, y ya nos hol- 
garemos no venga antes que la armada de Francia, porque 
con eso se escusa dalle la gente que hauia de llenar, y tene- 
mos defendida la plaza, y si después quiere socorrernos, le 
será fácil meter gente en las galeras para pelear, y nosotros 
podremos á qualquier accidente de la armada enuiarle 800 ó 
mil hombres, y si no se determina Fernandina procurar 
tengamos bastimentos por la mar, acabado el poco que te- 
nemos, hemos de perecer todos miserablemente. Los france- 
ses que se hauian pasado aquí, que eran cosa de veinte, los 
enviaron esta tarde á Vinaroz bien aviados y regalados, con 
orden de Don Cristóval de Córdova para que los encamina- 
se por Nauarra á Francia: van muy agradecidos y contentos. 
Esta noche se han despachado dos barcos, el vno á Mallor- 
ca para auisar las galeras que llegaron allí, y el otro á Vi- 
naroz á Fernandina. 

Viernes tres (de Mayo) anisaron los batidores, que el ene- 
migo se estaua todavía en la parte de Bailes hecha frente 
como antes hasta el Coll de Bla, y vn barco que se envió á 
reconocer si venia la armada, dice se está todavía la vuelta 
de Barcelona. Este dia á la vna llegó á casa del Virrey vn 
soldado de á caballo que envió Don Aluaro de Quiñones de 
los enfermos que quedaron en Reus, dixo antes de ayer en- 
tró vn golpe de migueletes con consentimiento de los del lu- 
gar, y se lleuaron catorce ó quince caballos con sus soldados, 
y ayer voluieron á buscar por las casas los soldados que ha- 
uia enfermos, y degollaron veinte y dos, y quiriendo arca- 



420 
bucear á éste que es de la compañía de Don Juan de Otto, 
intercedió por él vn muchacho que era criado del teniente de 
su compañía, y le hauian tomado prisionero yendo á la sel- 
ua á aderecar vnas pistolas y carabina, y le hauia reciuido 
por su criado: vn Ayudante dice, que á instancia de este 
muchacho, diciendo era su pariente, y á quien deuia mucho, 
le dieron la vida, obligándole á jurar que nunca daria obe- 
diencia al Rey de España, ni le seruiría, y con esto le asen- 
taron placa de soldado; y habiéndole quitado su vestido, le 
vistieron en la forma que venia, que era con vnos malos ha- 
rapos y vna capa gascona muy vieja, y que á la tarde tres 
ó quatro dellos que fueron los que más le ampararon, le di- 
xeron marchase la vuelta del ejército del enemigo como lo 
hicieron, y que serian quinientos hombres, y quedarían en 
Reus cosa de otros quinientos, toda gente del Pays; y como 
anochecía, él se hauia escondido en vn trigo, y se hauia ve- 
nido la vuelta de nuestro ejército donde llegó esta mañana. 
Ha habido auiso que el enemigo se ha fortificado en el Coll 
de Balaguer con quatro mil hombres, con que se conoce saue 
estamos sin bastimento, y nos quiere tener sitiados por mar 
y tierra. El Gobernador de Salóo avisó habia llegado á re- 
conocer aquel paraje cosa de 150 caballos del enemigo, con 
algunos infantes á la grupa, que no se habia llegado á don- 
de se les pudiese tirar y se auian retirado luego. 

Sáuado quatro (de Mayo) amaneció la armada del enemi- 
go á la vista; fuese acercando casi á tiro de cañón, y echan- 
do algunas chalupas abrigadas con las Galeras que venían 
más á tierra á ver si podían lleuarse algún barco; mas todos 
estauan ya recogidos al muelle. Son catorce galeras al pare- 
cer, bien guarnecidas de gente, y los nauíos que vinieron la 
vez pasada. Las Galeras pasaron á Salóo donde entraron, si 
no es dos que quedaron más zorreras, y se están enfrente de 
nuestro muelle. Despacháronse luego 150 cauallos á Salóo, 
para que no dejen desembarcar gente, y orden á Don Alvaro 
de Quiñones para que tuviese la caballería á punto para 
qualquier auiso, y que la infantería conservase el castillo de 
Constantin hasta morir, y avisasen los víveres que hauian 



421 

menester. Los batidores vinieron á avisar que el enemigo 
marchaba al parecer la vuelta de Cambriles. A cosa de las 
tres de la tarde se descubrieron otros nueue nauíos del ene- 
migo: los dos de ellos de buen porte, y los demás pataches, 
y todos se han puesto á lo largo por esta costa. A las cinco 
de la tarde remitió Don Alvaro de Quinónos tres prisioneros 
del Pays, que hauia tomado la Compañía de cauallos del Ca- 
pitán Crístóual López: áseles mandado dar tormento para to- 
mar noticia verdadera del grueso del ejército del enemigo y 
el designio que tiene. De Salóo auisaron el capitán Don Iñi- 
go de Ángulo, y Don Juan Arias que están allí con dos ba- 
tallones, que la armada enemiga habia echado lanchas y 
gente para desembarcarla en tierra, y que acudiendo la ca- 
ballería se habían hecho á la mar y vuéltose á las galeras. 
Hoy se an venido tres franceses del ejército del enemigo: di- 
cen anda diuidida la gente de la tierra de ellos, porque to- 
pándose solos se mataron vnos á otros, que tienen muy poco 
que comer, y no traen más que nueue piecas de artillería, y 
las siete muy pequeñas. 

Domingo cinco (de Mayo) auisaron los batidores que el 
ejército enemigo marchaba de Bailes y la selua al parecer 
hacia Reus. Mandó el Condestable que el Capitán Don 
Francisco Sandy, que estuuiese con 100 cauallos metido en 
vna emboscada para que tuviesen retirada los 320 cauallos 
que estaban en Salóo, y en caso de necesidad se juntase con 
ellos. También hubo auiso de que anoche el enemigo llegó 
con doce lanchas á vna Saetía que estaua en Salóo cargada 
de 400 cayces de ceuada, y se la lleuó, y aunque los mari- 
neros conforme tenían el orden le dieron dos barrenos, por 
el ernbaraco de la cebada no se fué luego á pique, pero ase- 
guran, que si no caen en ello, se irá á pique quando menos 
piensen, porque con la cebada no verán el agua hasta que 
ya no tenga remedio. Habíase sacado ya seis piececuelas de 
hierro que traya, y el velamen y todo lo demás excepto la 
ceuada. Vn nauío grande del enemigo, y dos pataches inten- 
taron entrar al muelle á sacar vn nauío inglés que vino con 
trigo: parecióles estaba aquello bien preuenido y voluieron 



422 
las proas. A este tiempo se descubrió vna vela que venia de 
Mallorca y enderezaron hacia ella: era vn patache que se 
esperaua con tocino; disparóse vna pieca para auisarle, con 
que voluió la proa y se desapareció presto. Boluiéronse á 
poner el nauío y los dos pataches enfrente del muelle fuera 
del cañón. A las dos y media de la tarde se descubrió vna 
poluareda hacia Salóo, en que se conoció hauia mouimien- 
to de cauallería: el Virrey bajó luego á la marina (como tam- 
bién lo hizo á la mañana, que cierto no se le puede negar 
acude á todo con particular cuidado y desuelo) y dio orden 
al Barón de la Mata para que fuese hacia allá con alguna 
infantería, y era de ver el gusto con que todos querían ser 
los nombrados. Luego empezaron á venir soldados de á ca- 
uallo con cauallos y prisioneros franceses: los que se han 
traydo aquí serán 26 heridos y 20 sanos. Vino Don I^stacio 
Coronel, Teniente de Don Iñigo de Ángulo, á hacer relación 
al Virrey de todo, y después el Capitán Gaytan herido en la 
mano izquierda, y vn rasguño en la frente y nariz, y Don 
Andrés Arias y el mismo Don Iñigo. Parece ser que hasta 600 
cauallos del enemigo se habian metido en Villaseca media 
legua pequeña de Salóo, de donde salió con cinco batallones 
á galope, de manera que quando nuestros batidores los des- 
cubrieron y vinieron á auisar ya estaban sobre nuestra gen- 
te; empezaron á cargarlos con gran furia y los nuestros á re- 
tirarse dando y recibiendo la carga, hasta donde estaba Don 
Francisco Sandi, que salió á recluirlos; boluió á vnir nues- 
tros dos batallones, y él cogió vn lado para coger á lo largo 
al enemigo y rompelle por vn costado: cerraron los nuestros 
con ellos, que matando y tomando muchos prisioneros, los 
siguieron hasta Cambrils, y casi de junto á la misma mura- 
lla trajeron tres franceses y vn catalán: entre muertos, heri- 
dos y prisioneros del enemigo son más de 150. Entre los 
muertos fué vno Monsiur de Brnjac (1), que gouernaua la 
cauallería; hay también vn Alférez, vn Teniente y vn Capi- 
tán. Y al parecer, según el áuito y la disposición, muertos y 

(1) M. de Boisac. Véase documentos números 608, 609, 640 y 641. 



423 

prisioneros de importancia y entre ellos vn hijo de (en blan- 
co) (1) á quien tiene en su casa el Virrey, quien luego entró 
á vna sala donde se pusieron los prisioneros y heridos, y loa 
habló consolándoles con grande agrado, y allí los hizo curar 
luego, y dar vn socorro para que tomasen vn bocado. Di- 
cen los franceses que hay dos mil y seiscientos cauallos de 
Francia, y seiscientos del país, y que su Eey trata de tomar 
á Rosas, y así se tiene allí cauallería muy escogida, y blas- 
feman mucho de los Catalanes que dicen son unos gallinas, y 
les an vendido, porque hauiendo quedado de cargar por la re- 
taguardia con otros 600 caballos á los nuestros, no lo hicie- 
ron. De los nuestros murió, de los oficiales, el Capitán Don 
Luis de Mendoza, á quien poco há hauia dado el Marqués 
de los Velez la compañía de los hidalgos de Yall(adoli)á? 
por muerte de Don Diego de Alcaraz, y quedó prisionero 
Don Luis de Paredes Calderón, que á la carga primera 
del enemigo cayó su caballo con él, y aunque quiso socor- 
rerle Don Rodrigo de Ángulo con diez soldados, no pudo, 
porque ya habia acudido mucha gente: heridos y muertos 
han sido pocos: mañana se sabrá todo más en particular. 
Luego llegó auiso de que el enemigo venia marchando en 
forma, con que se mandó se fuesen los oficiales á sus quar- 
teles, y todos los capitanes de caballos y soldados á sus com- 
pañías, y que la caballería que el dia antes auia estado 
en Salóo se retirase á Constantin y quedase en aquel pues- 
to Don Francisco Sandi con 300 cauallos. A este tiempo 
llegó vn soldado de á cauallo, que hauia despachado el co- 
misario general Don Rodrigo de Herrera, auisando queda- 
ua peleando con la retaguardia del ejército del enemigo; 
mandóse luego que pasada la puente de esta Ciudad á la 
mitad del camino de Constantin, se pusiesen 100 cauallos 
y mil infantes para acudir á donde fuese necesario. Dentro 
de vna hora llegó auiso de Constantin como se hauia esca- 
ramucado con el enemigo, y habiéndole muerto siete ü ocho 
cauallos, se habia puesto en huyda, y por ser ya tarde y re- 

(1) Se referirá á un pariente de M. de Boisac. 



424 
celarse alguna emboscada no les siguieron, y por no apar- 
tarse mucho de Constantin, plaza que se ha mandado con- 
servar por ser fuerte, y poder el enemigo si se aloja en ella, 
á más de quitarnos los víueres, tenernos siempre en conti- 
nuo desuelo. Ha sido este suceso para todo el ejército de no- 
table aliento, como de tristeza á la gente de esta Ciudad, 
que no es creible el desconsuelo que han mostrado habien- 
do estado ayer todos rebozando alegrías, en que se conoce 
nunca será esta gente buena. Anse tomado muchas armas 
y cauallos del enemigo; estos son pequeños y malos, y vi- 
niendo siempre lo mejor en la retaguardia se podrá juzgar 
quál será lo demás. También dicen los franceses há ocho 
dias que apenas tienen que comer, y los han entretenido di- 
ciendo lo traya la armada de mar, y que han vajado de la 
sierra engañados porque les dixeron nos retirábamos á gran 
prisa por el Coll de Balaguer, y no hauia ya en el ejército 
dos mil hombres que pudiesen tomar las armas, y que fran- 
ceses ay en todos siete mil, sin la gente del país y la que 
viene en la armada. El daño mayor nuestro es y ha de serla 
falta de bastimento y habernos tomado la mar, y el reme- 
dio sólo que queda se juzga será engrosar el ejército del 
Duque de Nochera, y que entre pujante por la parte de Lé- 
rida, con que esta gente es fuerza acuda allá, y nos podre- 
mos alargar á forragear, que será de grande importancia 
para el sustento de la caballería y muías del tren de la arti- 
llería, y del mal será el menor. Esta tarde se han descubier- 
to otras 11 velas á la parte de Barcelona: bien necesitaríamos 
se levantase algún viento como la vez pasada que nos lim- 
piase la mar. Anoche se despachó un correo por mar, y por 
hauer topado vnas lanchas del enemigo, se voluió: esta no- 
che ha vuelto á partir: quiera Dios pueda pasar. Los bata- 
llones nuestros que peleaban fueron el de Don Iñigo de Án- 
gulo con las compañías de Diego de Villalua, Don Iñigo de 
Gueuara y Don Luis de Paredes, y el batallón de Don Juan 
Arias con las compañías de Don Luis de Mendoza, Don An- 
drés Arias y Gaitan y los Espataforas, y Don Francisco 
Sandi con las compañías de Felincher, Don Francisco Cal- 



425 

deron y Don Gregorio de Mercado. Y es muy de reparar que 
la cauallería que estaua en Salóo hauia quarenta horas que 
estaua sin comer, por no haber en aquel paraje donde for- 
rajear hasta Villaseca, y la de Sandi 24 horas, y están los 
cauallos de yerua que no han comido en mes y medio grano 
de cebada, y pelearon sin tener cauos ni oficiales mayores, 
porque Don Aluaro de Quiñones está malo y sangrado en esta 
ciudad, aunque se espera no será cosa de cuidado, y el co- 
misario general Don Rodrigo de Herrera quedó con el resto 
de la cauallería en Constantin; mas Don Francisco Sandi 
por su valor y experiencia puede suplir qualquier falta, 
como se ha hechado de ver, pues reconocen todos se le debe 
este buen suceso. Esta noche se prendió vn abogado de esta 
Ciudad que se llama por haber estado esta tarde des- 
pués del encuentro con los franceses diciendo á algunos ca- 
pitanes y soldados de los nuestros, que todo era cosa de risa, 
y que no habia que cansarnos, y que auíamos de perecer, y 
que lo mejor era asegurar cada vno su persona. Y por estar 
también indiciado de antes de poco afecto al servicio de su 
Magestad, ánsele hallado muchas cartas de auisos y corres- 
pondencias con los reueldes y se le va haciendo la causa. 

Lunes seis de Mayo por la mañana se fueron llegando al 
navio Inglés que está en este puerto, y vino con trigo vn na- 
vichuelo pequeño del enemigo y otro mayor, vna faluca y 
vn batel que venia por el timón empujando al nauío, el 
qual traia vn hombre solo governando el timón: reconocióse 
luego ser nauío de fuego, empecó nuestra artillería á dispa- 
rar á los basos mayores, no se atreuieron á empeñarse 
adelante, y se quedaron á donde no les alcancaba la artille- 
ría, y aunque al de fuego se le tiraron quatro ó cinco caño- 
nazos, no le tocó bala, y así llegó al paraxe donde juzgó po- 
día ya arrojar el fuego, y arrojándole por correr viento de 
tierra: por poco cuidado suyo prendió fuego en una de sus 
velas, con que en vn instante empezó todo á arder: el viento 
le fué llevando mar adentro hacia la parte de leuante. El 
hombre saltó luego en el esquife, y todos se dieron prisa á 
apartarse del, porque no es creíble quán infernal fuego en- 



426 
cerraba en sí, pues parecía ardía toda la mar, y á las dos 
de la tarde aún no había acabado de irse á pique, ni cesado 
el fuego, y por este nauichuelo que se ha quemado, se co- 
noce deuen de ser de fuego otros cinco que trae la armada, 
la qual se ha estado hoy todo él barlouenteando (particu- 
larmente con un nauío grande y dos pequeños algo distante 
de la artillería) yendo y viniendo chalupas de Salóo á comu- 
nicarlas, y también vino una galera, la qual amainó cerca 
del nauío grande, y los demás nauíos tienen cogida la mar á 
lo largo y en anocheciendo la pueblan de lanchas y esquifes 
para que nadie pueda pasar, y así también anoche se voluió 
el correo que estaba despachando. La muerte de Monsiur de 
Brusac se confirma, y estos prisioneros aseguran (blasfe- 
mando terriblemente de los catalanes), que el intento de su 
Hoy es tomar á Ruisellon, para lo qual tiene escogida caba- 
llería é infantería, y que viene por general de aquel ejército 
el Príncipe de Conde, con que no quedará hombre en Fran- 
cia que no salga, porque Rochelí pone en esto el último es- 
fuerzo, y que si bien saben que el Señor Infante Cardenal 
entra por la Picardía, no se les da nada, porque su Rey mis- 
mo en persona está allí con treinta mil hombres, y que otra 
armada de mar juzgan estará ya sobre Rosas. El decir tanto 
lo hace dudar todo, pues no es posible pueda el Rey de Fran- 
cia á un mismo tiempo tener tres ejércitos por tierra y dos 
Armadas por la mar. Constantemente afirmaron todos los 
prisioneros há ocho dias, que casi no comen, y que los han 
entretenido diciendo viene el dinero y bastimento en la ar- 
mada, si bien saben es mentira, y vn hombron dellos ya ca- 
no que parece de buen discurso, dijo hoy que, según vee, 
nosotros debemos de tener bastimento para muchos dias, y 
ha reconocido es mucha la gente que tenemos, y que así tie- 
ne por cierto que su armada de la mar si se detiene aquí se 
ha de consumir, y lo mismo el ejército de tierra, porque la 
necesidad que padecían y el asegurarles los catalanes está- 
bamos ya consumidos, y la caballería se iba retirando á gran 
prisa al Coll de Balaguer, los obligó á salir al llano tan á pri- 
sa y á venir á alcanzarla á todo trote, como á gente que iba 



427 
huyendo, y así se perdieron miserablemente. Los batidores 
todos aseguran está retirado el enemigo con todo su ejército 
en la selua y Valles, y échase de ver, porque hoy en todo el 
dia no hicieron movimiento alguno por alguna parte. Esta 
tarde fué el Barón de la Mata con 12 caballos á reconocer el 
paraje donde se habia peleado, por ver si se topaba el cuer- 
po de Monsiur de Brusac, porque nuestra caballería se ha 
puesto más retirada, reconociendo que en el paraxe de antes 
siempre que cargase el enemigo estaba cortada y perdida, 
como lo estaba clamando Don Alvaro de Quiñones. No ha- 
lló de los nuestros sino cinco muertos, y se conocía haber 
retirado el enemigo muchos cuerpos muertos la noche antes, 
ó al amanecer, y sólo se hallaron nueve dellos, que habían 
quedado en la falda de vna colina más acá de Salóo, que no 
debieron de atreuerse á empeñarse allí para retirarlos. Trujo 
el cuerpo de (en UancoJ de Alarcon, vn reformado de Ruise- 
llon, que vino pocos dias há con vn deudo suyo que pasó á 
esa Corte, y por ser camarada de Don Luis de Mendoza, se 
fué por él á la campaña: hallóse en cueros con muchos pis- 
toletacos, y á su lado dos libros de devoción que traia en la 
faltriquera, y muchos papeles, y entre ellos todos los de sus 
servicios: éstos ha mandado el Condestable se le entreguen, 
y que á su costa se entierro el difunto, y se le digan cin- 
cuenta misas de alma. 

Martes, siete de Mayo, avisaron los batidores que el ejér- 
cito del enemigo marchaba la vuelta á Reus, y á cosa de las 
diez de la mañana llegó vn soldado, que lo habia sido del 
capitán Montañés, y fué prisionero en Salsas de los france- 
ses, y venia ahora acomodado con vn Teniente de caballos: 
dice que los que trae el enemigo serán con los de la tierra 
dos mil poco más, y que sólo vn batallón hay de buena ca- 
ballería, que la demás es toda muy ruin, y la infantería 
francesa de la misma manera, y que si bien dicen hay siete 
mil infantes, solo son cinco, y los de la tierra no llegan á mil 
quinientos, y que no traen más de dos pie9as de artillería 
que sacó Monsiur de la Mota de Barcelona, hauiendo pleito 
homenaje de volverlas. Que no tiene víveres el ejército, y 



428 
estuuieron dos dias sin comer, y los tienen entretenidos di- 
ciendo que la armada trae bastimentos, armas y municio- 
nes, porque de todo esto carecen mucho. También ha dicho 
que Monsiur de Brusac no murió, pero le lleuaron con mu- 
chas heridas y vn braco rompido (según se decia) de un ba- 
lazo, y los heridos que fueron de la caballería serian más 
de 30, y publicaron que los muertos eran diez ó doce, sien- 
do así que son más de 28 ó 30, y que lo cierto es que todo 
aquel batallón se destrocó, y no ha quedado en él cosa de 
provecho, y que el capitán Don Luis de Paredes Calderón, 
que hicieron prisionero, estaba bueno, y le trataban muy 
bien. A cosa de la una tocaron arma hacia Constantin, y sa- 
liendo nuestra gente no hallaron nadie, que fué sin duda 
para diuertir por asegurar la marcha de su ejército. A cosa 
de las dos y media trajeron los batidores de la compañía de 
Picareli prisioneros, los oficiales mejores del sueldo de la 
gente Catalana, que los prendieron pasando de Valles á Reus: 
el vno es criado de vn boticario de Barcelona, y el otro vn 
especiero: estos dicen que el ejército tendrá dos mil y qui- 
nientos caballos; pero todos ruines, y otros quinientos están 
hacia Lérida, y siete mil infantes franceses y 1500 del País, 
y que á Lérida se está aguardando pase vn regimiento de 
500 franceses que se decia iban ya caminando, y que en 
Barcelona hay gran falta de dinero, y para esta salida se to- 
maron á daño 40 9 ducados de mercaderes franceses. Tam- 
bién dicen que hasta ahora no hay un hombre sobre Rosas, 
si bien se junta grande ejército para entrar el francés en 
Ruisellon, de que es General el Príncipe de Conde, para 
obligar con esto todo género de gente. Que tampoco hay so- 
bre Rosas armada por mar, sino que esta se estuvo allí has- 
ta ser tiempo de venir, y que no es posible haya paz entre 
los franceses y la gente del País, que cada momento se están 
matando vnos á otros, y así se tiene gran cuidado de . divi- 
dirlos. Halláronseles las listas de la gente del País, que es la 
que dicen corre por su cuenta: hasta ahora no se han ajus- 
tado para ver si han dicho verdad. Á cosa de las quatro de 
la tarde llegó vn soldado á Salóo, con aviso de que el ene- 



429 

migo nos habia atacado por tierra, y les habia enviado á de- 
cir que se rindiesen sin llegar á disparar vn mosquete, por- 
que si le disparaban, no les habian de dar quartel. Kespon- 
dió el Gobernador no podia hacer nada sin orden de su Ge- 
neral; que peleasen, si quisiesen. Para atacar á Salóo se reco- 
gió allí toda la armada enemiga; luego se juntó Consejo y sa- 
lió resuelto no se socorriese, porque ahora aún no están en 
perfección las fortificaciones de los quarteles; mas lo estarán 
de aquí al Viernes en todo el día. Juzgóse que no es de im- 
portancia Salóo en la forma que está, porque nunca se dio 
vna pellada más de lo que tenia, y que si tenemos buen su- 
ceso, dentro de seis horas será nuestro como la vez pasada. 
Harto mejor hubiera sido, pues ha habido tiempo, haberle 
fortificado, ó dispuesto, en vna casa fuerte que está en lo llano, 
vna buena batería que batiera toda aquella playa, con que 
fuera imposible hacer noche ninguna Galera. Júzgase guar- 
dará el Gobernador el orden que tiene, que es defenderle dos 
ó tres dias, y luego entregarle con buenas condiciones; mas 
yo temo mucho le an de ahorcar en consequencia de lo que 
nosotros hicimos con el que estaba allí. A las 6 de la tarde 
llegó vn trompeta del enemigo; trae relación de 56 prisione- 
res que tenemos, no habiendo más de 36, en que se conoce 
han mentido en los muertos. También envían la de los nues- 
tros, que con Don Luis de Paredes no llegan á 12, y entre 
ellos ponen vna mujer y vn muchacho: para lo que puede 
suceder importaría mucho ajustar el quartel. 

Esta noche, por los fuegos, hemos visto que ya el enemigo 
está en Villa Seca, vna legua corta de aquí, hecha frente en 
la parte que mira á esta ciudad, bastantemente extendida, 
aunque sin fondo: anse dispuesto bien las partes por donde 
puede hacer alguna avenida, y si estuvieran acabadas del 
todo las fortificaciones, se hiciera esta noche vna marcha á 
la sorda para dar á la mañana sobre ellos. 

Miércoles ocho de Mayo, los batidores de la compañía 
del Capitán Blas, cogieron siete acémilas que iban de basti- 
mento al campo enemigo, y tomaron tres prisioneros, po- 
niendo en fuga la gente del comboy: llevaban tocino, carne 



430 
salada y fresca, pan y queso: á los prisioneros se ahorcó lue- 
go: el vno fué el que tiró á un caballo que mataron y hirió 
al soldado que iba en él. El Virrey ha dado hoy á todos los 
franceses prisioneros que les habian despojado, vestidos de 
munición y zapatos y sombreros, y ha hecho poner á parte 
tres de ellos, que son gente más principal, y ha mandado se 
les pongan buenas camas, y dé de comer aparte, y se les ha- 
ga todo buen tratamiento: están muy contentos y agradeci- 
dos. El trompeta se volvió á despachar al enemigo, diciendo 
se tratarían bien los prisioneros que hay, y los que se hicie- 
sen, y en teniendo orden de su Magestad se tomaria modo 
en el trueque de ellos, que hasta dar aviso, no podia el Vir- 
rey tomar resolución. Esta mañana llegaron quatro barcas 
de Valencia con bastimento, antes del dia, que ha sido gran 
cosa para que se alienten; otras dicen pasó el correo que iba 
á Vinaroz. A las 4 de la tarde truxeron los batidores once 
prisioneros, y tomaron quince acémilas de bastimento que 
llevaban al campo enemigo: ha sido una presa considerable 
y de gusto, porque dos de los prisioneros son los cabos del 
motin de Tortosa, cuya talla tiene pregonada aquella ciu- 
dad, ofreciendo ducientos ducados por la cabe9a de cada vno 
dellos: ahorcaránlos mañana. A cosa de las diez de la no- 
che llegaron los soldados, y el Gobernador de Salóo y uno 
á quien solo envió la guarda de la puerta para tomar la or- 
den del Virrey, le dijo cómo hoy les habian dado dos asal- 
tos muy apretados con escalada, y viendo el cabo era impo- 
sible el conservarse, puso bandera de paz, y trataron de 
aj ustar las condiciones de la salida. El gobernador decia ha- 
bía de salir con su artillería y municiones; no vinieron en 
ello, con que se volvió á pelear, y viendo era imposible de- 
fenderse, se dieron con calidad de sacar su ropa y armas, con 
mechas encendidas y balas en boca, y así salieron. Apenas 
acavaba de decir esto, quando llegó vn soldado de á caba- 
llo de los batidores que corren la marina hasta la falda de 
Salóo, y dixo al Virrey que el enemigo venía marchando por 
la orilla de la mar con algunas mechas encendidas, aunque 
pocas, y habiendo sentido el ruydo, se arrimó á vn lado con 



431 

otros tres compañeros que llevaba, y vieron, pasar vn golpe 
de infantería en esquadron, y sintieron las pisadas de la ca- 
ballería, y porque no le cogiese en medio alguna tropa de 
los batidores del enemigo y se hallase en medio cortado, y 
no pudiese dar el aviso, partió á darle á la caballería que 
está en la marina para que le diese á la que está hacia la 
puente, y le mandó su cabo viniese á darle al Virrey, el qual 
luego con todo silencio y presteza envió vn Ayudante á los 
tercios para que sin rumor alguno estuviesen todos con las 
armas en las manos, y avisó á Torrecusa y á Cheri de la 
Reina, los quales vinieron luego, y habiendo dado el Virrey 
orden para que de Constantin se enviasen luego quinientos 
ó 600 caballos, y diciendo Cheri viniese toda la caballería y 
se pasasen á coger la vuelta de Salóo para que el enemigo á 
la retirada se hallase cortado. Torrecusa fué de parecer no 
se menease la caballería de Constantin, y que la orden fuese 
avisalles para que estuviesen todos con cuidado, y podría 
ser que el enemigo quisiese tocar por aquí vna arma falsa, 
y marchase con el grueso á Constantin, y sintiendo salir la 
caballería se apoderase de aquel puesto, cosa que tan mal 
nos estuviera, y que aquí no habia que tener cuidado aun- 
que viniese el enemigo con doblado ejército del que tiene; y 
así se despachó luego aviso á Constantin cómo marchaba el 
enemigo, y que estuviesen alerta. Y habiendo dado orden á 
Don Bernardo de Tesada para que recorriese todos los pues- 
tos de la Ciudad y proueyese lo necesario, bajaron todos á 
la marina y dijo Torrecusa al Virrey que él y Cheri bajarían, 
y su Ex. a se estuviese junto á los Capuchinos, que es en sa- 
liendo á la puerta de la Ciudad, y desde allí diese las órde- 
nes que conviniesen, que ellos le irían dando aviso de todo, 
y que sin rumor obrase cada vno en su puesto. Yo juzgo 
que los batidores toparon la gente nuestra que venia de Sa- 
lóo con sus mechas encendidas, -y 4 juzgaron que era el ene- 
migo, porque hasta ahora, que es cosa la vna de la noche, 
no se ha descubierto gente del enemigo ni hay rastro de 
nada. 

Jueves nueve (de Mayo) madrugó el Virrey á dar prisa á 



432 
las fortificaciones y ver la disposición que tenían los tercios, 
y se dio orden para que el bastimento que estaba en vnos 
almacenes á la marina se fuese subiendo á la Ciudad para 
que allí no hubiese riesgo alguno. Súpose cómo anoche el 
enemigo cortó vna de nuestras centinelas de á caballo y se 
la llevó. Algunos baxeles y galeras empezaron á salir á la 
deshilada de Salóo y se quedaron siete navios: deben de ha- 
ber tenido aviso de que el navio Inglés ha descargado el tri- 
go, y pareciéndoles se dará de noche á la vela quieren coge- 
lle el paso. Los batidores avisaron que el enemigo levantaba 
el real de junto á Villaseca, y con los nauíos y galeras coro- 
naron la marina, se juzgó seria aquí la marcha, y así se avisó 
á Constantin viniese luego toda la caballería, como se hizo. 
Pusiéronse 400 caballos de la otra parte del rio y los demás 
en este otro hacia la ciudad, y se avisó á todos los quarteles 
se diesen prisa en las fortificaciones, y que en descubriendo 
al enemigo, cesasen en todo y tomasen las armas. Sacáron- 
se mil mosqueteros de todos los tercios para ponerlos en es- 
cuadrón detrás de la caballería, y irlos repartiendo en man- 
gas por los callejones de las puertas, y otros malos pasos que 
hay, para que si avanzaba demasiado el enemigo; de todas 
partes se le diese rociada. Estando todo prevenido llegó vn 
muchacho criado de vn soldado que hicieron prisionero en 
Salóo, y dixo cómo el ejército marchaba la vuelta de Reus; 
que él se habia escapado en el camino, metiéndose entre vnos 
matorrales, y que todos allá decían que mañana habían de 
amanecer sobre Constantin. El Virrey bajóá ver toda la ca- 
ballería que estaba puesta en esquadrones; holgóse mucho de 
verla, porque cierto está lucida, aunque mal armada. De 
camino recorrió todas las fortificaciones, alentando á todos 
á trabajar, y es particular el cuidado con que trata estas 
materias, y manejándolas se puede esperar será famoso ge- 
neral. También hoy se han traído 10 catalanes prisioneros, 
y si conservasen á Constantin, no ha de poder el enemigo 
tener seguridad alguna en los comboyes del bastimento. El 
general está con intento de hacer todo esfuerzo y de fortifi- 
carle muy bien si le dan lugar, y sin duda importará mucho 



433 

porque con esto tendremos las moliendas seguras y abrá for- 
raje para algunos dias, y estrecharemos al enemigo tanto ó 
más de lo que él nos estrechará tomándole, pues será fuerza 
recogernos á las fortificaciones. 

Viernes diez (de Mayo) avisaron los batidores que el ejér- 
cito se estaba en Reus y no parecia tratava de hacer movi- 
miento, y á cosa de las doce de la mañana echó el enemigo 
seis lanchas y vn barcón largo para dar caza á vn Jabeque 
que venia á entrar en este puerto, y se habia venido á solo 
remo hasta llegar cerca tras vnas barcas suyas encaminando 
hacia Saldo, industria que le valió, pues juzgando era de su 
armada, no hicieron reparo en él, hasta que le vieron ende- 
recar á esta Ciudad: cojió á la parte de la marina que está 
hacia Barcelona, y el Virrey mandó luego bajase infantería 
á la marina á abrigarle: hízose así, y él se dio tan buena 
maña, que apuró meterse debajo del mosquete, y en dando 
nuestra infantería la primera carga á las lanchas, se hicie- 
ron á la mar, y el Jabeque pasó tierra á tierra al muelle 
abrigado siempre de la mosquetería. Era vn correo despa- 
chado por Villaf ranea con vna carta de quatro renglones, 
en que dice se le envíe relación cierta de la armada del ene- 
migo; para que la pida, presto se ha de ver si por bien ha 
de ser. El correo ha dicho que el Marqués de Leganés llegó 
á Denia con sus quatro galeras, y las está aguardando Fer- 
nandina, quien de las que tenia en los Alfaques, dicen no 
podrá nauegar con más de 13, por necesitar las otras de 
mucho reposo. Esta tarde se tomaron siete acémilas de pan 
que iban al campo enemigo, y quatro prisioneros que iban 
con ellas, y al caer la tarde empecaron siete bajeles del ene- 
migo, que están siempre rondando al muelle á irse acercan- 
do, y embiaron vna lancha delante al parecer á reconocer 
nuestras baterías, y en anocheciendo, empecaron á disparar 
á la marina, y dispararían cosa de cien cañonazos. El Vir- 
rey, juzgando querían diuertir por esta parte para intentar 
por otra romper algún quartel, montó luego á caballo, y 
acudió á que todos estuviesen preuenidos. Hasta ahora no 
se sabe haya hecho daño en los bajeles que estaban en la 
Tomo xxiii 28 



434 

marina, más que vu balaceo que dio en vna galeota de Ma- 
llorca que há dias está aquí desarmada. Recélase habrá ido 
á Constantin, como la caballería se ha sacado de allí, cosa 
que puede y debe dar cuidado, pues faltará el forraje y los 
molinos, y nos estrecharemos á ser verdaderamente sitiados. 
De la entrega de Salóo se habla mal, y se entiende ha sido 
sin haber disparado vn mosquete, ni aun puesto escala el 
enemigo; paréceme se tratará de averiguar la verdad, y si 
lo es que el gobernador ha andado tan vilmente, se hará un 
castigo exemplar. 

Sáuado once (de Mayo). Esta mañana amaneció quemado 
el nauío Inglés, que habiendo vuelto desde las dos de la no- 
che á batir la marina, trajeron remolcado vn navio de fuego 
con vna galera, y acompañado de algunas lanchas y acer- 
cándose mucho menos que la vez pasada, dieron fuego y 
reuentó, esparciendo tanta cantidad del, que en ninguna 
manera pudieron saluar el navio, si bien tuvo gran culpa la 
gente inglesa,. porque blasonaron de que le defenderían, y no 
quisieron se les metiese vn Capitán que ha seruido en la 
armada Real, y anduvieron tan cobardes, que no fueron para 
apartar las lanchas, estando debajo del mosquete, pues con 
eso no llegara el bajel de fuego. El enemigo han avisado los 
batidores tiene su ejército alojado en Reus: los franceses fue- 
ra de la villa, y los Migueletes y gente del país dentro de 
ella. Hoy se hizo justicia del cabo del motin de Tortosa y 
otro compañero suyo, con gran aplauso de la Ciudad. Esta 
tarde cogieron los batidores hasta siete cabalgaduras carga- 
das de pan, y trajeron mal herido vn miguelete. A más de 
las 6 de la tarde avisaron los batidores que en Reus estaban 
peleando los franceses y gente del país, y que vn hombre 
de la selua (á quien se hace buen quartel por haberle estado 
siempre á la obediencia y haber ahora quemado muchas ca- 
sas los reveldes) habia dicho que la villa de Reus ajustó con 
los franceses darles 50 © reales con que no entrasen dentro, 
y que habiendo cogido el dinero han querido entrar, y sobre 
eso estaban peleando, y los franceses decían que habían de 
saquear y quemar el lugar. Lo cierto es que todo el dia han 



435 

estado disparando, y así lo dicen constantemente todos los 
que an andado en la campaña; puede ser haya sido pasar 
muestra, que aquí se miente con lindo primor. Con todo, si 
el aviso llegara más temprano, saliera alguna caballería y 
infantería á dar sobre los franceses, si los hallauan embara- 
cados como se decia; mas si ello es cierto, también durará 
mañana, y podrá ser tengamos ocasión de algún buen su- 
ceso. 

Domingo doce (de Mayo) avisaron los batidores que el 
exército del enemigo marchaba con todo el grueso la vuelta 
de Constantin, donde se enviaron luego 400 caballos con or- 
den que en descubriendo el ejército hacia aquella parte, die- 
sen fuego al lugar para quitar el alojamiento al enemigo, 
como se hizo dejando infantería en el castillo, y por cabo á 
(en blanco), que dicen es famoso soldado: truxeron tres pri- 
sioneros, y dijeron traia el enemigo tres mil caballos y 12 {ñ> 
infantes. De las 12 de medio dia hasta las dos vinieron di- 
ferentes avisos de que el enemigo venia marchando y dobla- 
ba, dejando á Constantin á las espaldas. Dióse orden á la ca- 
ballería para que se pusiesen 400 caballos de la otra parte 
del rio, y los demás quedasen desta otra, y á todos los quar- 
teles se auisó se diesen prisa en las fortificaciones, y no sa- 
liese hombre fuera, como se hizo. A las dos envió Don Eo- 
drigo de Herrera (por no poderse hasta agora poner á caba- 
llo Don Aluaro de Quiñones) á decir doblaua el enemigo en 
vna eminencia que está de la otra parte del rio, y que si le 
enviaban mil infantes para abrigar la caballería, procuraría 
romperle: no se hizo juzgando era irse empeñando todos, 
pues habia de ser fuerza irlos socorriendo con más gente. 
En fin, á cosa de las seis y media de la tarde el enemigo hi- 
zo alto de la otra parte del rio, tan cerca de nosotros, que 
no haya dos tiros de mosquete. El Virrey acudió luego á la 
campaña con la solicitud que tiene en todo, que cierto es 
grande, y la caballería nuestra se quedó en sus puestos, y de 
todos los tercios enviaron hasta mil mosqueteros que la abri- 
gasen, y se socorrió con quinientos hombres, más el quartel 
de los Irlandeses que está en la eminencia de las Oreas, para 



436 
que ellos trabajasen en acabar sus fortificaciones. No hubo 
más escarainucas que la de vna tropilla de 15 caballos 
nuestros con otra de 50 del enemigo, á la qual obligaron los 
nuestros á boluer la grupa tres veces, recogiéndose á vn oli- 
var espeso, de donde salia, y á donde se volvia á recoger. 
Los batidores también se encontraron algunas veces; cogié- 
ronsele dos en sus caballos, y ellos hirieron vno nuestro, y 
le derribaron del caballo, y habiéndole desnudado le envia- 
ron; y el caballo se fué después huyendo á la querencia, y á 
la noche se trajeron otros tres prisioneros que tomaron los 
batidores, y uno de ellos de infantería. Témese no corten el 
agua del molino, que nos haría gran falta, y se habrá de 
tratar de hacer tahonas. Esta noche se prendió al canónigo 
Beltran, el Hospitalero de esta iglesia (1), así por haber sido 
siempre poco afecto al servicio de su Magestad, y el princi- 
pal movedor de esta Ciudad, y quien acudía á las fortifica- 
ciones, como por haberse entendido que estos dias tuvo en 
su casa en hábito de clérigo un francés que vino á recono- 
cer la Ciudad y las fortificaciones, y á vn criado suyo (que 
también está preso): se le cogió vn pliego de cartas en que 
dicen escribía dicho canónigo al ejército enemigo procurasen 
acometer á esta ciudad, que siempre podría él con 400 hom- 
bres que tenia prevenidos envestir á una puerta y tomarla. 
Recogiéronse todos los papeles que se hallaron, que son mu- 
chos: vanse viendo y sentenciando la causa. 

Lunes trece (de Mayo). Este día amaneció demolida toda 
la fortificación que habían hecho los Irlandeses en la colina 
de las Oreas, por habérseles dado orden á las doce de la 
noche la demoliesen: era toda de piedras, y deuióse de juz- 
gar no estaba buena, y se hallaba distante algo de los otros 
quarteles para poderse dar la mano. El conservar aquel 
puesto no podía dejar de ser de mucha importancia, porque 
si el enemigo le toma y planta allí baterías, ha de desalojar 
los quarteles de aquel lado, que son el del señor Conde Du- 

(I) Es el canónigo afamado constructor de fortificaciones, citado en 
la obra. 



437 
que, Don Simón Mascareñas y el de Madrid: las causas que 
para desampararle ha habido, mejor las entenderán los que 
lo han mandado hacer. El enemigo se retiró vn poco de 
Constantin, y se ha alojado detrás de vna colina que cubre 
la Ciudad en la misma parte donde al principio se determi- 
nó hacer nuestra frente de banderas. Á cosa de las diez de la 
mañana, empe9Ó la gente del enemigo á pelear con la nues- 
tra que estaba en el castillo de Constantin que eran 300 hom- 
bres, y por cauo de ellos el Gobernador del Castillo, Alexo 
Alonso, Sargento mayor del tercio del Duque de Pastrana. A 
la vna se cesó de disparar, y se hizo vna gran ahumada en 
el castillo. Esta mañana amaneció toda nuestra caballería re- 
tirada al Burgo, dentro de las trincheras, que así se le orde- 
nó á las tres de la noche, con que hoy no se ha forrajeado, y 
si en esto no se toma modo, perecerán los caballos, bagaje y 
muías del tren. Esta mañana se vinieron á nuestro ejército 
cuatro Napolitanos, soldados de Perpiñan; dicen que el ene- 
migo trae 7 (fi) infantes franceses y más de 2 (Q) de la tierra, 
y tres mil caballos, pero toda gente de poca importancia y 
mala caballería, y que pan y vino se les trae cada dia de los 
lugares, y hay algunos viuanderos del Pays, porque pena de 
la vida está mandado á todos acudan al ejército con el bas- 
timento que tuvieren, y que traen dos medios cañones y 
treinta carros de municiones. Á cosa de las 4 de la tarde 
pasó la palabra de que abancase la caballería al rio, porque 
marchaua hacia aquí el enemigo: salió luego, y pareció ser 
la gente que estaba en el Castillo de Constantin, y el com- 
boy que venia con ella: ello es desgracia nuestra ó suma vi- 
leza de los soldados, pues habiéndose escogido los mejores, 
y el Gobernador que pareció más á propósito, y teniendo vn 
Castillo tan fuerte que es imposible minarle, le an desampa- 
rado tan aprisa; dicen se les quemó la póluora. La causa se 
está haciendo para castigar al Gobernador y más culpados. 
Las condiciones con que se entregaron son las siguientes: 



438 
Artículos de la Capitulación acordada por su Ex. a él Señor de la 
Mota, General del exército del Bey en Cataluña, al Señor Ale- 
xo Alonso González, Gooernador de la Villa y Castillo de 
Constantin por el Bey de España. 

Que el dicho Señor Gouernador entregará la dicha Villa y 
Castillo entre las manos de su Ex.a ¿le aquí á dos horas, si no 
fuere socorrido, á las condiciones siguientes; es á saber: 

Que el dicho Señor Gobernador saldrá con su jente, armas 
y bagajes tocando cajas, banderas desplegadas, balas en 
boca, cuerdas encendidas, por los dos cabos. Se retirará á 
Tarragona, y para este efecto, le será dada escolta suficiente 
para conducirle hasta los primeros cuerpos de guardia del 
ejército de España. 

Les serán dadas carretas y caballos, los que fueren nece- 
sarios, para lleuar su bagaje hasta el sobredicho lugar, los 
quales boluerá con seguridad, dejando un oficial en rehenes 
hasta que las dichas carretas y caballos se vuelvan á Cons- 
tantin. 

No podrá el dicho Señor Gouernador lleuar ningunas 
municiones de víueres ni de guerra, ni otra cosa pertene- 
ciente á los habitantes de la dicha villa. 

Hecha en el campo de Constantin á 13 de Mayo de 1641. 
La Mota Heudencur, y á ruego del Sargento mayor por no 
poder firmar, firmo yo Don Juan de Vargas, y por no poder 
firmar el dicho Sargento mayor, firmó á ruego suyo Don 
Gerónimo de Paredes. 

La armada del enemigo se hizo el Domingo á la mar, 
quedando vn navio grande y otro pequeño en frente de 
nuestro muelle: no ha parecido hasta ahora. Júzgase habrá 
ido á los Alfaques, y algunos dicen con intento de infestar 
las costas hasta Valencia, y habiendo enviado á reconocer 
hasta Salóo, no hay en aquel puerto vaso alguno. El ene- 
migo ha quitado el agua de los molinos, con que es fuerca 
tratar de hacer tahonas, y entre tanto se habrá de comer 
vizcocho. 

Martes catorce de Mayo avisaron los batidores que el 



439 
enemigo se estaba donde antes aquartelado, detrás de la co- 
lina, y habiéndose enviado vn trompeta con vn Monsiur 
que vino por rehenes con la gente de Constantin, y á traer 
las que quedaron allá para que se volviese vn carro y baga- 
jes, contó lindas desuerguencas y desatinos que dijo Don 
Joseph Margarita, que ni son para escritas ni para hacer 
caso de ellas, y fueron tales que hasta los mismos franceses 
se reyan: no nos dan más de tres dias de término los seño- 
res Catalanes, y nos previenen estemos confesados para mo- 
rir pasado este plazo. Echáronse dos tropas de nuestra caba- 
llería á ver si podrían descaminar algún bastimento que vi- 
niese al enemigo, y habiendo una de ellas llegado á Salóo, 
halló estaban descargando vizcocho y otros bastimentos; co- 
gióseles todo lo que los caballos pudieron traer, algunas ca- 
balgaduras y una cargada de vestidos de munición france- 
ses, de tan poca importancia como ellos los traen: anse 
mandado repartir á los franceses prisioneros que tuvieron 
necesidad, y á los valones y Irlandeses. Los batidores truje- 
ron dos franceses prisioneros, quitándoles los caballos, y vna 
tropa nuestra salió á escaramucar con otra suya, y se ha 
dicho les mataron el capitán. A cosa de las tres de la tarde 
descubrieron los batidores dos batallones de caballería que 
se habían puesto en vn llano detrás de la primer colina: 
avisaron á nuestra caballería; salió un batallón della, y fué- 
los á buscar encubierto con la misma colina por esta otra 
parte; y yendo hacia los franceses volvieron la grupa hu- 
yendo á rienda suelta hasta Constantin: no los siguieron por 
no dar en la Infantería. Esta tarde se oyó disparar alguna 
artillería la mar adentro más arriba de Salóo: hasta ahora 
no se sabe lo que sea. Anse ajustado treinta tahonas; empe- 
zarán á moler pasado mañana, y entre tanto se dará vizco- 
cho y arroz. Esta plaza dice el Condestable se conservará se- 
gún dicen todos hasta fin deste mes, y no más, porque los 
gastadores son muchos, y tenemos cerrada la tierra y mar 
sin podernos valer del, ni de ella para forrajear. Esta noche 
se prendió otro clérigo de esta Ciudad: resultas del canónigo 
que está preso. 



440 

Miércoles quince (de Mayo). La noche pasada y esta ma- 
ñana se oyó mucha artillería la mar adentro hacia la misma 
parte que ayer tarde, no se sabe hasta ahora qué ha sido. 
Este dia se empezaron á estrechar las raciones, y por la fal- 
ta de molino se dio á cada vno seis oncas de arroz y seis de 
vizcocho. A la tarde, una tropa de caballo del enemigo que 
hauia cortado quince muías del tren que andaban paciendo 
y se las llenaban, salió otra de nuestra cauallería, y escara - 
niucando con ella se las quitó. Después parecieron tres ba- 
tallones del enemigo abrigados con infantería, como salen 
siempre. Salieron de nuestra caballería á cargarles, aunque 
sin el abrigo del mosquete; escaramuzaron hasta que el ene- 
migo les volvió la grupa: murieron vn soldado de los nues- 
tros; tres del enemigo, á quien se cogieron dos caballos y se 
tomaron dos prisioneros, también con sus caballos: el uno 
de los prisioneros tan mal herido, que dicen no escapará. 
Ase determinado el Virrey á despachar vn correo en vna 
barquilla para ver si hay algún camino así de escrebir á 
Madrid, como por saber lo que ha sido la artillería que se 
oyó en la mar, y cada (dia) se trabaja en nuevas fortifica- 
ciones, saliendo siempre mañana y tarde el Virrey á reco- 
nocerlas todas y proveer lo necesario. Ayer hizo el Virrey 
publicar que todos los vecinos y paisanos que se quisiesen 
salir de esta Ciudad, lo pudiesen hacer de aquí al jueves en 
todo el, dia, dejando en sus casas las camas y demás cosas 
necesarias para los que tuviesen alojados, y lleuasen toda su 
hacienda, excepto bastimento, y se les daría pasaporte. De 
vn consejo que se hizo, dicen resultó se echase este pregón; 
muy prevenida diligencia parece, y hasta ahora ha surtido 
poco efecto. Esta mañana á cosa de las once, visitando el 
Virrey los quarteles, llegó al convento de Santo Domingo, 
donde está el de Don Fernando de Rivera, y empezando á 
mirarlo con cuidado, porque siempre se ha entendido han 
tenido aquellos religiosos gran correspondencia con el ene- 
migo á causa de ser el Prior pariente muy cercano de Mar- 
garita, y en el Sagrario (que en esta tierra le tienen detrás 
de el altar mayor) entre madera de camas y otras cosas se 



441 

hallaron cubiertos con dos sábanas blancas, dos sacos de 
póluora que tenían tres quintales, quatro costales de salitre, 
que cada vno haría dos hanegas de trigo y dos tercios de 
azufre que tendrían quatro quintales. La póluora se quedó 
con las municiones del tercio, y el salitre y azufre se lleuó á 
casa de Cheri de la Keyna, y el Virrey dio orden al Auditor 
general Don Juan de lacarraga, para que fuese al dicho con- 
vento en comiendo, y visitase todas las bóvedas de la Igle- 
sia y demás partes donde se pudiese presumir abría armas ó 
municiones: hízose así y en las bóvedas de la Iglesia ni otras 
partes no se halló nada: iráse visitando todo muy despacio. 
Jueves 16 (de Mayo) por la mañana se enviaron algunos 
caballos con infantería haber si podia tratar de echar el agua 
á los molinos, y si con esta ocasión se podian romper dos 
batallones de caballería del enemigo y vn regimiento de in- 
fantería, que estaba alojado cerca de donde se reparte el 
agua: ellos son tan valientes que en descubriendo nuestra 
gente se retiraron al grueso del ejército. Reconocióse que 
siempre que quisiesen podian volver á quitar el agua y así 
se dejó por trabajo perdido, y se continuó el de las tahonas, 
y á buen seguro se acaben antes que haya que moler. A las 
11 de la mañana envió el Virrey vn trompeta respondiendo 
á la carta que trujo el otro dia de Monsiur de la Mota: el 
qual habia escrito, Que atento los Catalanes estaban hoy 
debajo de la protección de su Eey, debia hacerse quartel 
igual á ellos y los franceses. El Condestable le dice, es muy 
diferente la razón que milita en lo vno que en lo otro, y que 
á los Catalanes se ha de castigar siempre como á vasallos 
rebeldes de su Rey y señor natural; en lo demás del ejército 
que cada vno gobierna por su Rey, si quisiere tratar de 
quartel se podrá ajustar, ó si no que escoja lo que fuere ser- 
uido que para todo le hallará. Monsiur de la Mota respondió, 
Que pues su Ex. a le habia dicho en otra carta que para tro- 
car los prisioneros y ajustar el quartel habia de aguardar la 
orden de su Rey á quien habia escrito sobre ello, se aguarda- 
se, y en el ínterin que llegaba remitiría á Barcelona los prisio- 
neros que se habían hecho y los que se hiciesen. Dice el trom- 



442 
peta le dijeron nos habían tomado dos correos en la mar, y 
que se escribía procurásemos conservarnos, porque el Duque 
de Maqueda no podía venir ahora con su armada por haber- 
se sabido había salido la del olandés á buscar los galeones y 
flota, y así era tuerca saliese Maqueda á buscarlos, y así no 
teníamos que esperar socorro, y que su armada habia tomado 
quatro Galeras á Fernandina, y él habia huydo con los que le 
quedaban, y Santa Cecilia con sus Bergantines; y cien mil 
desverguencas y desatinos que decían los catalanes, muy natu- 
rales en ellos. Esta tarde llegó la armada enemiga á Salóo, y 
de Fernandina ni sus sucesos hemos sabido cosa alguna, ni 
de Madrid en estos 17 dias. Esta noche parte por mar el cor- 
reo: buena dicha será si no le toma la armada enemiga. Hoy 
pasaron 7 barcas del enemigo á desembarcar á Salóo, y cada 
dia pasan, con que su ejército está muy bastecido. Trátase de 
armar vna galeota que está aquí de Mallorca para salir á las 
barcas que vinieren; mas en tomándoles alguna, como tie- 
nen á Tamarit, arribarán allí y si nuestra Galeota se alarga, 
es sin duda nos la llevará el enemigo, que ya están aquí sus 
galeras y pondrá vn par de ellas con los nauíos que están 
guardando la salida deste Puerto. Bien apretado y estre- 
chado se halla este ejército, y sintiendo más que el perder- 
nos, los daños que de nuestra pérdida se pueden seguir á la 
Monarquía, y es sin duda necesita esto de tomarse con todo 
esfuerzo, y curarse muy de raiz, arrancando si fuere posi- 
ble todas aquellas que pueden retoñar, y á menos será esto 
otro flandes, obligando á estar siempre con las armas en la 
mano. 

Viernes 17 (de Mayo) se dispuso ir á forrajear entre Salóo 
y Villaseca para ver si de camino se podia tomar algo de lo 
que trayan las barcas. Salió Don Francisco Sandy por cauo 
de la caballería del Comboy, que serian hasta 400 caballos 
y 200 infantes. Cogiéronles siete cargas de regalos, de dul- 
ces y alcachofas, cerecas: mataron dos muías de vn carro 
que estaba ya cargado, y saquearon los soldados, que no 
pudieron detenerse á traelle, porque tocó arma, y fué que 
como salió todo el bagaje á forrajear, los batidores del ene- 



443 
migo avisaron nos íbamos huyendo á gran prisa, y salió con 
ella la mayor parte de su ejército á cortarnos por junto á 
Cambriles, para dar el resto sobre nosotros: en la retaguar- 
dia recibia las primeras tropas nuestra caballería, y dióse 
tan buena maña que bolviendo luego las grupas el enemigo, 
se fué á incorporar con su infantería, habiendo recibido una 
muy buena carga. Dióse aviso para que saliese más caballe- 
ría, y ya el enemigo se habia retirado. Si se imaginara ha- 
bían de hacer la salida que hicieron, pudiéramos haber te- 
nido vn muy buen suceso. Vinieron á rendirse dos soldados 
nuestros que habían hecho prisioneros en Rosellon. La bar- 
ca que llevaba el correo se bolbió porque la descubrió el ene- 
migo, y echó vnas lanchas tras ella: con que de todas mane- 
ras se va esto apretando demasiado. 

Sábado 18 (de Mayo) á cosa de las diez de la mañana, se 
fué descubriendo la armada del enemigo, la qual vino cami- 
nando á ponerse enfrente de nosotros. Saliendo de la punta ' 
de Salóo las Galeras vna á vna pusiéronse ellas y los navios 
en forma de batalla en media luna: no traen vn vaso más de 
los que llevaron, antes con el antojo se ha reconocido venir 
tres de ellas muy maltratadas, particularmente en los árbo- 
les, porque los traen muy pequeños, y se echa de ver ha sido 
suplir la falta lo mejor que han podido. No parece tratan 
mucha verdad los generales franceses, pues Monsiur de la 
Mota habia asegurado habían tomado quatro galeras nues- 
tras, y echado á pique otras quatro, y se tiene por cierto no 
toparon á Fernandina, y que debieron de querer en la Torre 
de San Juan de Tortosa ó en otro puerto hacer de sus bizar- 
rías, y los maltrataron, porque han venido mny mortifica- 
dos y sin disparar vna pieca, siendo así que el dia que nos 
quemaron el nauío Amburgués, hicieron fiesta general en el 
ejército. Parece están con algún recelo de armada, porque 
tienen puesta galera de guardia á Poniente y Leuante, y no 
han dejado embarcación alguna en Salóo. Esta tarde á cosa 
de las cuatro trajeron dos prisioneros franceses con sus ca- 
ballos, y fué licuándonos vna tropilla del enemigo siete mu- 
las que estaban paciendo. Salieron cinco caballos nuestros 



444 

que montaron á toda prisa; quitáronles la presa, y trujeron 
los dos prisioneros. El uno de los soldados fué el Alférez de 
Sandy, que dicen andubo muybaleroso. Los franceses pare- 
cen gente más que hordinaria, porque tratando de lleuarlos 
donde estaban los demás, pidieron los pusiesen aparte, como 
estaban otros tres. Dicen que su Rey marcha ya con grueso 
ejército á Ruysellon, y que esta armada ha de ir sobre Ro- 
sas, y que ayer se trataba ya en el ejército de ir la buelta de 
Barcelona con los prisioneros, porque han reconocido ser 
muy fuertes nuestras fortificaciones, y lo ventajoso de nues- 
tra caballería, aunque la suya es doblada en número. Que se 
llevan muy mal con la del Pays, y les venden los bastimen- 
tos carísimos; y que Margarita fué la buelta de Lérida con 
alguna gente á toda prisa, por darles aquélla mucho cuida- 
do. También han dicho que en Tortosa no hicieron facción 
alguna, si bien se enviaron tres mil hombres casi todos del 
Pays, que es gente de que no hay que hacer caso, porque se 
va y viene como se les antoja. A cosa de media hora de no- 
che se acercaron dos nauíos; disparáronse del baluarte de la 
marina dos piecas, y la vna se logró bien; pero luego saca- 
ron muchas luces en un navio, en que se conoció acudian á 
reparar el daño, á más de haberse oydo dar la bala en la 
madera, con que se retiraron y no nos inquietaron más. La 
barca salió anoche con el correo y tenemos por cierto pasó 
sin riesgo. 

Domingo 19 (de Mayo) á cosa de las once de la mañana se 
apartaron las galeras, vna por la parte de la marina por Sa- 
lóo, otra hacia Barcelona, y vinieron poco á poco hacia tier- 
ra, acercándose menos de lo que querían, porque nuestra 
artillería empecó á jugar, y en vna de ellas no pudo dejar de 
hacer mucho daño. La que salia hacia Salóo echó esquife y 
llegó á tierra hacia la torre de Ambrosio Groso, y salieron 4 
caballos del enemigo á parlamentar con los del esquife, y se 
retiraron luego porque reconocieron iba caballería nuestra. 
Bolvióse el esquife á la Galera y las dos á la armada/ alar- 
gándose de la artillería. A cosa de las tres de la tarde salió 
otra galera con tres lanchas al mismo paraje de la Torre de 



445 

Groso, alargándose de la artillería. Salió cantidad de caba- 
llería del enemigo á recibirlos, y pareció se habia embarcado 
alguna gente y ido á la Galera.. Súpose después habia veni- 
do en ella el Arcobispo de Burdeos, y que Monsiur de la 
Mota habia entrado ha verse con él, y habia llevado alguna 
póluora: luego se retiró la galera á la armada, y al caer el 
sol echaron galeras de guardia á Poniente y Leuante: aquí 
está todo muy bien prevenido por si esta noche intentaren 
romper algún quartel, y se van retinando las fortificaciones, 
y en la marina se hace vna espalda en la parte que mira á 
Salóo, porque pueda la caballería nuestra que saliere allí es- 
tar defendida de la artillería, si las galeras se acercaren con 
las proas á tierra para alguna rociada. 

Lunes 20 (de Mayo) estando el Virrey comiendo, llegó vn 
Ayudante de Don Alonso de Calatayud á decirle acababa de 
llegar á aquel paraje, que es hacia el baluarte de San Anto- 
nio, en la parte de Leuante, vn Bergantín que venia de Vi- 
naroz y se habia venido, costeando tierra á tierra. Alegráron- 
se todos, que esto puede en los grandes aprietos qualquier 
amago de desaogo; pasó el Bergantín al muelle y vino Don 
Alonso con el Patrón, el qual trujo cartas de Don Pedro San- 
ta Cilia, y de Don Cristóbal de Cardona, Gobernador de Vi- 
naroz, que contenían según dijo el Virrey, y á mí me habia 
dicho el Patrón, que la armada del francés habia llegado á 
los Alfaques y hasta Peñíscola, y hacía allí lo mismo que 
aquí, que era ponerse en media Luna, y salir vno ó otro 
baso á correr las playas, y volverse á incorporar con la ar- 
mada. El dañó que hicieron fué desmantelar la torre de San 
Juan en los Alfaques, hacer prisioneros el Capitán y los sol- 
dados, y Ueuarse la artillería que estaba allí, habiéndola ba- 
tido dia y medio continuamente: ésta fué la cantidad de ar- 
tillería que se oyó aquí el otro dia. Fernandina, dice, cargó 
sus galeras, y con el bastimento y el dinero desde cabo de 
Reus que es junto á Peñíscola se hizo á la mar, y se tiene por 
cierto tomó la altura á Mallorca, donde habia preuenido 
cantidad de tocino y carne salada y otros bastimentos, para 
bajar de allí á socorrer á Ruysellon, y tomar alguna gente 



para armar las galeras (que son 22 con las quatro que trajo 
Leganés) y boluer desernbaracado á buscar la armada fran- 
cesa. También me dijo habia llegado á Vinaroz vna faluca 
de Mallorca, con auiso de que en el cabo de (en Manco) que 
es allí cerca, se habia descubierto la armada de Ñapóles que 
trae 30 galeras y veinte basos redondos, con 80 hombres y 
800 caballos: todo lo confirman las cartas del Virrey. Santa 
Cecilia se está en Vinaroz con los bergantines cargados, 
aguardando le dé lugar la armada francesa para poder venir. 
Trujo el Bergantín 200 gallinas y 12 (H) huevos, que si bien 
se venden á nueve reales la docena, ha sido buen socorro 
para los enfermos, que á todos los demás, el bacallao, Arroz 
y algún poco de atún podrido, es el mayor regalo. Los fran- 
ceses están tan cuerdos, que estos dias no han parecido á 
donde se pueda escararnucar, ni hasta ahora an embarazado 
el forragear hacia la torre de Embarra. Algunos Villanos 
suelen parecer con grita y algazara, mas en viendo la caba- 
llería, tienen cuidado de ponerse en salvo. La armada fran- 
cesa echó hoy la mar adentro dos galeras á la parte de levan- 
te, y dos á la de Poniente, y á la noche se volvieron á incor- 
porar con las demás, y salieron otras dos á hacer la guardia 
vna á cada parte. Esta tarde se vio gran fuego hacia Salóo, 
y según desde aquí parecía era que le quemaban, y también 
una emboscada que está allí cerca. El enemigo ha retirado 
el ejército casi media legua más allá de Constantin, y á las 
diez de la noche llegó aviso de el Baluarte de San Antonio, 
que en la parte hacia la parte de Tamarit, habían disparado 
quatro piezas, y luego llegó otro del baluarte que llaman del 
Rey diciendo que hacia las Oreas se habían disparado seis 
cañonazos ó mosquetazos (que es vna eminencia que mira á 
Constantin hacia la parte donde está el tercio de Don Fer- 
nando de Riuera), y que vn navio se iba acercando á la ma- 
rina, de donde también se disparaba mosquetería. Luego lle- 
gó otro diciendo venían tres velas á tierra hacia la parte que 
mira á Salóo, y luego se envió á avisar á todos los quarteles 
y á Don Fernando de Tejada para lo que toca á la Ciudad, 
en la qual hay siempre 600 hombres de guardia y 600 de re- 



447 
ten, y también se avisó á la caballería que como ahora hay- 
luna, todos podrán obrar, y están con muy buen deseo de 
hacerlo; y si nuestra armada llegase, es sin duda darian so- 
bre el campo del enemigo. Veremos lo que sucede esta no- 
che, que hasta ahora, que es cerca de la vna, no ha ávido 
más de lo que he dicho. 

Martes 21 (de Mayo) dos galeras del enemigo que se ha- 
bian alargado la noche antes á estar de guardia hacia Bar- 
celona, de vuelta se arrimaron á tierra hacia la Torre de Em- 
barra, donde estaba nuestra gente forrajeando y les dispara- 
ron seis cañonazos; mas no hicieron daño alguno: sólo á vn 
soldado le lleuó la mitad del mosquete vna bala sin ofender- 
le. Echaron dos lanchas con mosquetería, y los nuestros pu- 
sieron cosa de 30 hombres entre vnas peñas, disimulados de 
manera que las dos lanchas, sin conocer habia gente, se fue- 
ron llegando á tierra á dar la carga, y la llenaron tan buena 
que á toda prisa se hicieron á la mar, y se reconoció habér- 
seles hecho mucho daño, porque empezaron á tomar algunos 
hombres en brazos, y á dar voces que caminasen á las gale- 
ras, á las quales al llegar á incorporarse con su armada las 
saludó nuestra artillería, y apartándose de ella se incorporó 
con los primeros navios de su armada. A la tarde, hacia la 
parte de Salóo se acercaron dos galeras mucho á tierra á 
donde llegaron quatro lanchas que traian, y salió luego á re- 
ceuirlas gran golpe de caballería del enemigo, y con el anto- 
jo se reconoció que iban también tres carros y descargaban 
algo: estubieron allí cosa de hora y media, y luego se retira- 
ron unos y otros. Con dos batallones del enemigo que habian 
quedado de reten empezó nuestra caballería á travar vna es- 
caramuca, mas luego se retiró el enemigo á vn olivar: los 
nuestros se mejoraron en buen puesto para aguardar que sa- 
liesen, y luego se descubrió la caballería que habia estado en 
el paraje donde llegaron las galeras y lanchas, que serian 200 
caballos, que según después se supo, habian ido comboyan- 
do á Mons. de la Mota y á algunos de los caballeros catala- 
nes que están en el ejército, á parlamentar con el Areobispo 
de Burdeos, y embarcar algunos enfermos para que se lleua- 



448 
sen á Barcelona. En el ínterin que estuvo la caballería junto 
á la marina se reconoció gran fuego hacia Salóo, y otra que- 
ma hacia Villaseca, y en anocheciendo se dio orden fuese 
caballería de la nuestra á reconocer todo aquello, con adver- 
tencia que no se empeñasen donde los pudiesen cortar. Esta 
mañana amaneció en el puerto una barca de Mallorca que 
trujo su poquito de bastimento, y ahora lo poco es mucho, 
y alegró su llegada, conforme el auerse descubierto la arma- 
da de Ñapóles y haber pasado Fernandina á Ruysellon. 

Miércoles 22 (de Mayo) despachó el Virrey vn trompeta 
remitiendo á Monsiur de la Mota vnas cartas que habia te- 
nido de Madrid para la Duquesa de Cardona y sus hijos: 
respondió haria llegasen á sus manos y remitiría la respues- 
ta. Dice el trompeta juzga nos hemos de entregar por ham- 
bre, y no quieren creer comemos, ni podemos esperar; y que 
le dijo Monsiur de la Mota hacia mal el Condestable en no 
tratar de salir luego de aquí, porque si no lo hacia después, 
aunque ellos quisieren, no podían dexar de degollarnos á to- 
dos, y que esperaban grandes socorros por tierra y mar, y 
muchas fanfarrias francesas de que no hay que hacer caso. 
Hízole grandes preguntas en razón de nuestras armadas: el 
trompeta iba bien advertido y es uo mal entendido, y así le 
respondió que como estábamos sitiados por tierra y mar no 
sabíamos nada; y diciéndole el Monsiur esperaba treinta ga- 
leras y 20 nauíos, le respondió si eran de Turcos, porque de 
otra parte no habia los pudiese tener el Rey de Francia. Ha- 
ce grande instancia el Monsiur en ajustar quartel y quiere 
sea igual para catalanes y franceses, cosa en que aquí no se 
vendrá, si de esa Corte no mandan lo contrario. Un capitán 
de caballos francés trujo hasta la puerta vn prisionero nues- 
tro que tenia, soldado de á caballo de la Compañía de Don 
Diego de Villalua, y le envió aduirtiendo dijese aquí que hi- 
ciesen con todos lo mismo, y ellos lo harían: dice el prisio- 
nero que los catalanes obligan á los franceses á que cada vno 
sustente el prisionero que hace, y que sobro esto tuvieron el 
otro dia muchas diferencias; y los Catalanes dijeron, que 
pues no querían enviar á Barcelona los prisioneros como se 



449 
lo habían pedido, que los sustentasen. Los franceses dicen 
reparan mucho en enviar los prisioneros á Barcelona porque 
recelan de la barbaridad de la gente no hagan alguna cosa 
que obligue al Condestable á degollar los franceses que tiene 
aquí, que, según ha entendido, hay algunos de considera- 
ción, y allá no tiene hombre que importe sino Don Luis Pa- 
redes. También dice ha podido entender les da mucho cui- 
dado lo de Lérida, y antes de ayer recelaban se hubiese en- 
tregado ó entregase, y que han tenido aviso de Barcelona se 
descubrió la armada de Fernandina: lo cierto es que la del 
francés está con todo cuidado, enviando siempre navios y 
galeras la mar adentro; mas nuestra desgracia quiere no 
acabe de llegar socorro alguno, y si esto corre desta mane- 
ra, ó se abrá de tomar la vltima desesperación ó perecer to- 
dos á manos de nuestra necesidad. 

Jueves 23 (de Mayo). Este dia, á cosa de las diez, se arri- 
mó vna galera del enemigo á tierra, y disparó tres cañona- 
zos á la gente que venia de forrajear: no hizo daño. A cosa 
de las 11 y media se vinieron tres napolitanos del ejército 
del enemigo: dicen hubo aviso en él la noche antes, de que 
Fernandina en Cadaqués habia tomado y echado á pique al 
francés siete navios, los tres en el puerto, y los quatro que 
se habian hecho á la mar peleando con ellos, y les ha toma- 
do gran cantidad de barcos de bastimentos, así que venian 
de Francia como de Barcelona para la armada y ejército. Y 
escriben se hallan en grandes apreturas, pidiéndoles á los 
franceses acaben con esto luego, como si fuese tan fácil. 
Gran cosa seria esta si hubiese sucedido así. También dicen 
tienen gran recelo de que Lérida se entregará ó dejará to- 
mar por interpresa. De todas partes parece se confirma la 
venida de nuestras armadas, y se conoce en el cuidado de 
la Francia, pues no sosiega un instante teniendo muchos 
bajeles á lo largo con gurumetes en los árboles, y saliendo 
diferentes galeras á descubrir. Esta tarde hubo vn poco de 
escaramuza entre alguna de nuestra caballería y la del ene- 
migo: matáronles los nuestros tres soldados, y trajeron los 
caballos. 

Tomo xxiii 29 



450 

Vn francés se ha pasado á nuestro ejército y confirma lo 
que han dicho los Napolitanos, y dice que antes de ayer, 
entrando la guardia en vn navio que estaua junto al del 
Arzobispo de Burdeos, le dieron vn mosquetaco que le atra- 
vesaron un muslo, y que en la armada se padece mucha 
hambre, como no biene barca ninguna de Barcelona, y no 
comen más que algún poco de pan mohoso y agua, y todo 
es pedir al ejército les envíen bastimento, como si lo tuvie- 
sen, pues con la falta de las barcas padecen también mu- 
cho. Al anochecer avisaron de la torre se descubría hacia 
Barcelona muy lejos dos velas, la vna de navio muy grue- 
so, y algunos de los que estaban en el baluartillo de Santa 
Clara afirmaban lo mismo: lo que vimos todos fué que vn 
navio que estaba mar á lo largo echó velas, y una galera 
zarpó hacia él á gran prisa y dispararon algunos mosqueta- 
cos. El deseo que se tiene de que lleguen nuestras armadas 
debe de alargar la vista: quiera Dios las veamos aquí para 
salir de tanta estrechura. El Condestable está con determi- 
nación, en viendo que por la mar no le pueden hacer daño, 
salir con siete ó ocho mil hombres á dar en el enemigo, el 
qual ni está atrincherado ni tiene puesto alguno fortificado. 

Viernes 24 (de Mayo) á cosa de las nueve de la mañana 
llegó un bergantin á la punta de Torre de Embarra, y le 
salió al encuentro vn navio del enemigo que estaba en aquel 
paraje, y llegaron á dispararse la mosquetería, y acudió lue- 
go otro navio que estaba más apartado y vna galera, y el 
bergantin carpo y se hizo á la mar, y aunque le seguían, era 
mucha la ventaja con que se alejaba de ellos. Júzgase debia 
de ser de nuestra armada que venia á reconocer. Alguna 
gente se salió á forrajear sin comboy (que esteno le hay sino 
á tercer dia) por la parte que llaman de las Oreas que cae 
cerca del campo del enemigo: salió á ellos cantidad de caba- 
llería y cortólos, y con todo, siendo poca gente y desaperce- 
bida, les tomaron vn capitán de caballos catalán que se lla- 
ma Don Joseph (en Manco J: tomaron seis prisioneros y once 
cabalgaduras, y los catalanes ahorcaron los seis prisioneros, 
que eran soldados del tercio de Don Diego de Toledo. Un 



451 

Borgoñon se vino á nuestro ejército y dice la mucha necesi- 
dad que en el del enemigo se pasa, y se tiene por cierto que 
Lérida se lia entregado, y los Catalanes se quejan mucho de 
los franceses, diciendo que por no haber querido ellos em- 
bestirnos se pierde todo. También dice hay cada dia muchas 
diferencias y muertes entre franceses y catalanes, por más 
que se procura castigar y evitarlas, y que los franceses espe- 
ran socorro por la mar de siete ó ocho navios. 

Sáüado 25 (de Mayo) se descubrieron por la mañana can- 
tidad de velas, vnas la mar adentro y otras más á tierra, que 
venían de Levante, con que todos nos alegramos juzgando 
venían Fernandina y la armada de Ñapóles; f uéronse llegan- 
do más, y las que venían la mar adentro eran las galeras de 
Fernandina, las cuales se fueron metiendo siempre más á la 
mar hasta que se perdieron de vista á cosa de las quatro de 
la tarde, y las que venían costeando se fueron derechas ha- 
cia la armada del enemigo, junto con los navios que tenia 
puestos á lo largo, y venían ocho navios de los que tenia 
antes, y no de mal porte; con que nos hemos quedado bien 
desconsolados aguardando á ver si Fernandina buelue junto 
con la armada de Ñapóles, que á menos, bien conocemos no 
puede sólo empeñarse, pues tiene hoy el enemigo quince na- 
vios gruesos y catorce galeras, sin las embarcaciones meno- 
res y tres navichuelos de fuego. Tengo por sin duda que si 
se dilata el socorro de la mar, nos han de embestir por mar 
y tierra, y aunque esto está bien preuenido, se puede y debe 
temer, y si se dilata la venida de nuestras armadas, perece- 
mos á manos de la necesidad, pues dicen que hasta fin de 
este mes solamente podrá haber víveres. Hoy no salió el com- 
boy para forrajear, porque anoche pasaron 6 galeras á Ta- 
marit, y cinco navios de los mayores, que es la parte á don- 
de se había de ir por el forraje: y también se supo que habia 
pasado á aquella parte el enemigo con 10 caballos y tres re- 
gimientos de infantería francesa, sin la gente que se juntaría 
de la tierra, y no pareció era bien aventurar el comboy, ba- 
gajes y la gente, y así se ha repartido cevada y algarroba á 
la caballería y tren de la artillería, aunque muy poco. Y hoy 



452 
que se ha engrosado la armada del enemigo y puede tener 
cogidos estos parajes por la mar, y ser asistida por tierra, 
quedamos imposibilitados de forrajear, con que perecerá la 
caballería y el bagaje, y todos juntos á un tiempo, si dentro 
de muy poco no nos viene socorro por la mar. Hoy se travo 
una escaramuza junto á la puente entre vna y otra cavalle- 
ría; mas la francesa luego se acoje debajo del mosquete, con 
que no da lugar á cosa de importancia, si bien siempre lleua 
la peor parte, y queda la campaña por nuestra. Un France- 
sillo que tomó la compañía del capitán Blas junto á Tama- 
riz, dice durmió allí anoche el Arzobispo de Burdeos, y que 
tenían mucha prevención para degollar hoy la gente del for- 
raje, y estaban esperando vna esquadra de barcas suyas y la 
habían ido á recebir los nauíos que anoche se alargaron, que 
viene á ser lo que esta tarde ha llegado. También dice corre 
en el ejército que Lérida es nuestra, y que los catalanes di- 
cen á los franceses que son traidores, porque no quieren pe- 
lear, y confirma la muerte del capitán de caballos catalán, 
que dice fué de vn mosquetazo que le dieron en la frente jun- 
to á la borgoñota. 

Domingo 26 (de Mayo). Esta mañana muy temprano vi- 
sitó el Arzobispo de Burdeos toda la Armada y hubo gran 
salva dé artillería y mosquetería. El Comisario general déla 
caballería de las órdenes fué al Comboy del forraje, y tomó 
prisioneros vn alférez y ocho soldados, y dos moros estaban 
en una emboscada; presentó los moros al Virrey, y él los 
aplicó luego para la galeota de Mallorca que se está arman- 
do; dicen son criados de vn caballero de Barcelona, y que 
hay otros ocho en el ejército, y de todos los que hay en el 
Principado, que serán hasta 200, se han de hacer dos com- 
pañías, y les han ofrecido libertad en echando de aquí el 
ejército de los españoles; y aseguran es muy cierto que los 
franceses han hecho grande instancia para que las Galeras 
de Viserta vengan á ayudarles, y no lo han podido conse- 
guir. La noche pasada echó el enemigo en tierra la gente que 
antes habia tomado para guarnecer su armada, porque en 
ella hay gran falta de bastimento, y tantos enfermos, que no 



453 
cesan de echar hombres á la mar: así lo dice el Alférez fran- 
cés, y que su Rey ha escrito pidiendo pague el Principado el 
coste de la armada, y el sueldo de la gente de tierra, y se 
procure cobrar luego todo lo que se pudiere; y responden los 
catalanes que están imposibilitados de poder dar un mara- 
vedí, y para buscarlo es necesario que el Rey de Francia 
cumpla lo ofrecido de sacar nuestro ejército del Pays en todo 
el mes de Mayo, que con esto podrán buscar dinero, y á me- 
nos, es imposible. Si vnos y otros lo libran en esto, parece 
pasará el plazo sin pagar ni cobrar. Esta tarde se escaramu- 
cé vn poco, mas siempre se acogen luego los franceses al se- 
guro de la mosquetería volviendo descalabrados. Han quita- 
do toda el agua del rio como si nos hubiese de hacer alguna 
falta, habiendo como hay infinitos aljibes, norias y pocos, y 
siendo facilísimo hacerlos en toda la marina, á más de ser 
imposible dejar de boluer el agua á su curso, porque no hay 
parte por donde pueda vajar, si no está, y sólo ha de servir 
de inundarles á ellos mismos bolviendo siempre á su álveo. 

Lunes 27 (de Mayo). Esta mañana vinieron los batidores 
á avisar parecía habia en el campo del enemigo mucho me- 
nos gente que antes, y al parecer solo 700 caballos: hízose 
diligencia para averiguarlo bien, y siendo así, darles su San- 
tiago, y hallóse tenia gran parte del ejército hacia Salóo jun- 
to la Torre de Ambrosio Groso; con que si les acometíamos, 
nos cerraban por la retaguardia y cogían en medio. Hoy se 
ha ernpecado á leuantar vn Leveche algo fuerte, con que las 
galeras se acogieron luego á Salóo y los navios se hicieron 
mucho á la mar, quedándose á árbol seco. Harto buena oca- 
sión era para meternos socorro, si este accidente pudiera es- 
tar preuenido. Con todo se despacha esta noche vn esquife á 
Mallorca, de donde venia hoy á cosa de las doce de medio 
dia vn navichuelo, á quien salieron luego algunos del ene- 
migo y ha vizarreado entre ellos lindamente, y se volvió á 
hacer á la mar. Si este viento arreciase, era fuerca alejarlos 
mucho de aquí ó dar con ellos en tierra. 

Martes 28 (de Mayo) se travo vna escaramuca muy cerra- 
da entre alguna caballería nuestra y del enemigo: matamos- 



454 

les dos soldados, y se les hirieron algunos, y de los nuestros 
no hubo más de vn soldado herido. Habiéndose entendido 
que el enemigo se fortificaba en Constantin, fué Don Fernan- 
do de Tejada con veinte caballos á reconocer las fortificacio- 
nes, y dejando 15 de reten, llegó con los 5 hasta las mismas 
fortificaciones y lo reconoció todo: dice se van fortificando y 
bien, y que parece no hay tanta gente como antes, y tiene 
hechas grandes balsas por los campos de la agua del rio que 
han diuertido. También se ha entendido que Mosiur de Es- 
pernan ha ido la vuelta de Lérida con mil caballos, con que 
ha salido cierta la sospecha de que venia en la armada, la 
qnal se está todavía muy á la mar; porque empegó esta tar- 
de á acercarse á tierra, volvió á avivar el viento. Este dia se 
forrajeó, y á un poco de infantería del enemigo que para es- 
torbarlo estaba en una colina junto á Tamariz, la desalojó 
la nuestra y encerró en el lugar donde se estubo nuestra 
gente, teniéndolos encerrados hasta que se acabó de forra- 
gear. 

Miércoles 29 (de Mayo) anoche se habia dado orden pa- 
ra que saliese una pollaca la vuelta de Mallorca con vn des- 
pacho del Virrey: topáronla vnas lanchas del enemigo; dié- 
ronse la carga, y disparó la pollaca sus pedreros, y hubo de 
volverse porque iban cargando lanchas. La armada del ene- 
migo se ha acercado más porque el tiempo ha abonado. Juz- 
gamos que la nuestra de Ñapóles se ha juntado ya con Fer- 
nandina, porque á las tres de la tarde se oyó mucha artille- 
ría la mar adentro que parecía salua, y después al anoche- 
cer, los nauíos del enemigo que estaban engolfados hacien- 
do guardia, dispararon dos cañonacos y los de acá le respon- 
dieron, y también disparó otro vna galera que estaba de 
guardia á la parte de Salóo, y luego se fueron juntando to- 
das al parecer con algún cuidado. A cosa de las diez y me- 
dia de la noche vino aviso de que habian disparado dos mos- 
quetacos en la mar, de vna lancha, y luego avisó Don Fer- 
nando de Tejada al Virrey no era nada, y así podia su Ex. a 
estar sin cuidado hasta que le avisase. La pollaca se despa- 
chó al anochecer y no ha buelto, señal que debe de haber 



455 
pasado. Esta tarde se empeció á escaramuzar con la caballe- 
ría del enemigo, la qual se retiró luego. 

Jueves 30 (de Mayo) escaramucé por la tarde la caballe- 
ría: matamos cinco hombres al enemigo, y se le hirieron al- 
gunos, y de los nuestros hirieron sólo vn soldado de la com- 
pañía de Don Juan de Otto, y por la mañana al romper el 
dia hizo la armada del enemigo vn poco de salua, y así de 
dia como de noche no sosiegan de enviar navios y galeras 
hacia vna y otra parte la mar adentro. Todos querríamos 
ver ya lograda la causa de su cuidado. Celebróse con gran 
solemnidad la procesión del Santísimo por la tarde, estilo 
desta tierra: acompañóla el General y todos los Cabos y per- 
sonas lucidas del ejército; disparóse toda la artillería, y en 
todas las plazas y cuerpos de Guardia por donde pasó á ida 
y vuelta, hubo grandes salvas de mosquetería. La pollaca 
que se despachó anoche caminó. Hanse descubierto muchos 
pocos y aljibes de linda agua, y mucha, y limpiado dos 
fuentes; con que el haber diuertido el agua del rio hace más 
daño al ejército del enemigo que al nuestro, pues le tiene 
lleno de balsas y pantanos, cosa que no puede dejar de ser- 
le de mucho daño. Este dia quando se hacia salua con la ar- 
tillería á la procesión, del tercio de los Valones se asestaron 
dos piecas á vna casa con su torre, donde estaba alojada al- 
guna caballería del enemigo, y dando en la misma casa ma- 
taron cinco hombres y tres caballos, con que se acercará el 
enemigo menos viendo le alcanca nuestra artillería. 

Viernes 31 de Mayo se fué á forrajear habiendo enviado 
de media noche abajo caballería y infantería que marchó con 
todo silencio, y ocupó los puestos donde el enemigo podia 
emboscarse; no pareció en todo el tiempo de forrajear vn 
hombre, y de vn lugarejo que está en la sierra encima de 
Torre de Embarra tocaron las campanas y el Via fora; mas 
no salió hombre, cosa que sintió mucho Don Francisco San- 
di, que fué cabo del Comboy, por no haber tenido ocasión de 
lograr su bizarría y buena disposición, que sin duda la tiene 
en todo y lo reconoce todo el ejército. Hacia las Oreas esca- 
ramuce vn poco nuestra caballería por la mañana, mas no 



456 
es posible por más que se procura empeñar la caballería del 
enemigo á cosa de consideración, porque luego se escapó al 
mosquete, y quando la nuestra va cebando á sus batido- 
res juzgando hará lo mismo el enemigo, ya él está puesto en 
seguro: con todo no se descuida vez que no llebe la peor 
parte. Tomóse vn prisionero, y vínose otro de los nuestros: 
los dos asientan es grande la mortandad que ha empecado á 
haber en el campo del enemigo, porque corren vnas enfer- 
medades qtie sin remedio acaban á los quatro ó cinco dias, 
y que en la mar dicen es lo mismo, y se está con gran cuida- 
do de nuestras armadas, y se ha dicho por cosa constante hay 
ya mucha gente nuestra en Tortosa, y temen ha de pasar á 
Lérida. La hambre que se padece en el ejército enemigo di- 
cen es mucha, y dicen vale ya vn carnero 40 r. B y todo á este 
modo. Enseñaron el pan que comen, y fuera gran cosa le pu- 
diera ver todo nuestro ejército, porque conociera parece el 
enemigo el sitiado y nosotros no. Los Valones han ocupado 
algunas casas que están alrededor del rio desta, y la otra 
parte de la puente, y puesto en cada vna quince mosquete- 
ros, con que el enemigo no puede acercarse como de antes, 
sin que luego sea descubierto, y le sea muy trabajosa la re- 
tirada, y nosotros nos podemos entender más, así para apa- 
centar el bagaje, como para aprovecharnos de una balsa gran- 
de, que dejó el rio en el arenal junto á donde desemboca en la 
mar, con que quando no se hubieran hallado pocos, habia 
bastante agua para la caballería, tren y bagaje. La armada del 
enemigo ha andado todo hoy barloventeando, sacando siem- 
pre á diferentes partes Galeras y navios de guardia, y po- 
niendo gente en las entenas que descubra. Tiempo es ya que 
podrían estar juntos Fernandina y la armada de Ñapóles, 
pues hará mañana ocho dias que pasaron á la vista nues- 
tras galeras, y seria gran lástima se malograse el trabajo y 
cuidado de tantos dias, pues habiendo juzgado el enemigo 
nos habia de tomar por hambre dentro de quatro ó cinco 
dias, há quatro semanas nos defendemos y le ofendemos, que 
en esta parte es cierto se debe mucho al trabajo y desvelo 
del Condestable, y que como nunca se juzgó posible poder 



457 
esperar tanto, tampoco lo parece aguardar más, porque ha 
obligado ya la armada á no haber cabalgadura alguna se- 
gura, y si bien se castigan muchos, puede la hambre más 
que todo el rigor. Últimamente se ha echado vando con pena 
de la vida para que no se pueda matar ningún género de 
cabalgaduras, ni comprar, vender, ni tener carne de ellas, 
y lo mismo á los que lo encubrieren ó supieren y no lo ma- 
nifestaren, porque hubo dia que mataron siete muías del 
tren. La pesca de la marina es algún socorro, aunque para 
tanta máquina de gente todo es poco. 

JUNIO. 

Sáüado primero de Junio. Este dia no se escaramuce ni 
hubo cosa particular, más que venir á las 6 de la tarde vn 
criado del Teniente de Capitán Villate, el qual, el dia antes 
habian hecho prisionero los franceses, alargándose á coger 
habas. Dijo quedaban para marchar 800 caballos y otros 
tantos infantes para tomarnos los puestos en la parte donde 
se habia de ir á forrajear: llegó este aviso á lindo tiempo, 
porque con eso se ha dado orden se engruese el comboy y se 
vaya con cuidado; mañana veremos lo que ha resultado. Dos 
barquillos están prevenidos para que salgan esta noche, vno 
á Mallorca y otro á Vinaroz; mas la armada del enemigo está 
extendida desde la punta de Salóo hasta la de Torre de Em- 
barra, y así ha de ser mucho puedan salir. 

Domingo dos (de Junio) se fué á forrajear: salió á embara- 
zarlo alguna gente del Pays: mataron siete catalanes: trujóse 
vno prisionero: tomáronse ocho bacas y vnos bagajes con 
vizcocho: de los nuestros no hubo muerto ni herido. 

Lunes 3 (de Junio) desde medio dia hasta las dos escara- 
muzaron cosa de 30 caballos nuestros con 100 del enemigo 
en la marina, de la otra parte del rio: murieron 7 franceses 
y más de diez heridos: tomáronse tres caballos, y de los nues- 
tros no hubo muerto ni herido. Ha corrido voz que en el 
ejército del enemigo se dice nos viene socorro de gente de 
Tortosa y que tratan de salir á impedirle: no seremos tan 



458 
dichosos que lo hagan, pues habiendo certeca de que venia 
gente nuestra, era fácil coxerlos en medio y darles una rota 
considerable. 

Martes 4 (de Junio). Este dia se fué á forrajear, y vol- 
viendo la gente del bagaje, salieron tres batallones del ene- 
migo y alguna infantería: acudió luego nuestra gente que 
iba á cargo de D. Alvaro de Quiñones, quien salió en perso- 
na, y de Don Francisco Sandy, que traya la retaguardia, y 
habiendo ya el enemigo tomado alguna gente y bagaje se lo 
quitaron: peleóse hasta que se juntó toda nuestra caballería, 
y el enemigo huyó metiéndose en Tamariz, y acogiéndose á 
la montaña: matáronle 17 ó 18 hombres, y trujáronse seis 
franceses prisioneros; vno de ellos que es sargento y rü.090 
de buena razón, dice se deshace mucho el ejército del ene- 
migo, porque los franceses se van en tropas de á cin- 
quenta ó sesenta hombres, y todos se fueran si estubieran 
en parte donde lo pudieran hacer, y que siempre andan á 
malas con los catalanes, los quales no se reducen de ningu- 
na manera á milicia, y que vn regimiento que tiene bueno 
es de Italianos, Castellanos y Portugueses, que juzga serán 
más de 1 © hombres: afirma que Espernan está la vuelta 
de Lérida, y que por allí an dicho tenemos mucha gente. 
Hase venido á rendir vn catalán que dice que es hermano 
de vn Contador ó Secretario del Duque de Cardona, á quien 
Sorrivas enviaba al ejército, y aprovechando la ocasión se 
vino al nuestro que lo deseaba mucho; asienta por cierto 
que Lérida está muy apretada, y que Cervera debe de ser 
ya nuestra, porque se supo en Barcelona que sólo los cléri- 
gos y frailes lo contradecían, y que los demás habían toma- 
do las armas contra ellos. Dice es increíble la necesidad que 
hay en todo el Pays de dinero, de que le tienen exausto 
los franceses, quienes traen mucha mercaduría y bastimen- 
to por mar; mas no quieren tomar otra moneda que la cas- 
tellana, y así se van lleuando toda la plata labrada y cosas 
de oro, con que en pocos dias quedará esto de todas mane- 
ras destruido. Asegura ser verdad haber en el ejército mu- 
chos extranjeros, y algunos Castellanos y de los Portugue- 



459 
ses que se han ido de acá, vna Compañía entera, y que en 
el ejército mueren muchos, y ya van conociendo que nos- 
otros podemos esperar, con que es fuerza tengamos muchos 
socorros: y así franceses como catalanes desmayan mucho, y 
en particular la caballería está muy acobardada de la nues- 
tra. La opresión que tiene la gente noble desde que entró 
el ejército, dice no es creible, y así los que antes no trataron 
de acudir al servicio de su Magestad, no se deben culpar, por 
no haberlo hecho ahora, porque á solo vn amago quemarán 
y asolarán todo su linaje, y que el de Burdeos dice tiene or- 
den de su Key para pelear hasta que no quede astilla de su 
Armada. Esta tarde volvieron de la parte de leuante cinco 
navios y tres saetías del enemigo, que habian ido á la vuelta 
de Barcelona tres dias há, y se incorporaron con la armada. 
Y hacia poniente se descubrieron al anochecer cinco velas 
muy á lo largo, y estamos ya en tan miserable estado, y tan 
necesitados de socorro, que todo nos alienta, y juzgamos es 
armada nuestra: mañana veremos si se logra nuestro deseo. 
Nuestra caballería y alguna infantería se ha dado estos dias 
tan buena maña, que ya alejado buen trecho al enemigo, 
pues ya nos ha franqueado hasta la Torre de Ambrosio Gro- 
so, que si no estuviera algo distante se ocupara con alguna 
infantería y dos ó tres compañías de caballos; déjase de ha^ 
cer porque es auenturar esta gente, y empeñarnos todos en 
su socorro en parte, donde desde la mar puede la artillería 
hacer mucho daño. En el encuentro desta mañana murió vn 
Irlandés; salió otro mal herido, y en la mano izquierda el 
Teniente de Don Andrés Arias: éste andubo muy vizarro, 
porque hallándose cortado, degolló él solo cinco caballos. 
También Don Luis de Olmos, caballero del orden de Santia- 
go, Teniente de la compañía de Don Gregorio de Mercado, 
que también estuvo cortado, anduvo como muy valiente ca- 
ballero, teniendo todos que alabar y que envidiar, y lo mis- 
mo el Teniente de la compañía de Don Antonio Benagas. 

Miércoles cinco (de Junio) remitió el comisario general 
Don Kodrigo de Herrera al Virrey, dos soldados castellanos 
que se habian pasado del ejército del enemigo, y los habian 



460 
tenido prisioneros desde el suceso del año pasado: éstos ase- 
guran hay gran recelo en el campo enemigo de que por to- 
das partes nos vienen socorros, y que así tienen la gente di- 
vidida en Lérida y el Coll de Balaguer, y en esto de Cons- 
tantin muy poca, y que no pasarán adelante en atrincherar- 
se, ni á los de el Pays es posible hacerlos trabajar en nada, y 
están tan amilanados, que mueren de congoja más que de 
enfermedad, y de vno y otro muchos, y si bien el ejército 
tiene bastimentos y viuanderos, no hay un maravedí, y que 
los navios que llegaron ayer era socorro que vino al enemi- 
go, y así lo pareció porque hicieron salva á la Capitana: los 
Navios que se descubrieron anoche al Poniente eran también 
del enemigo, que debieron de salir á reconocer: no hay que 
admirarse vaya engrosando, pues se le da tanto tiempo. Ase- 
guran estos dos soldados se pasará á nosotros mucha gente 
de la italiana y otras naciones que hay en el ejército contra- 
rio, y lo ejecutarán con qualquier socorro que nos llegue por 
mar ó tierra, que si hoy está allí es por comer. Esta tarde 
envió el de Burdeos vn trompeta por mar, trujo una carta 
para el Virrey con muchas cortesías y rendimientos: trata de 
ajustar el quartel y saber si habia venido prisionero ayer vn 
Capitán de caballos y vn Teniente de Espernan: trujáronse 
ante él los prisioneros; hallóse el Teniente de Espernan; el 
Capitán no parece: sábese le dieron vna gran cuchillada y 
se entiende debieron de matarle los soldados después de pri- 
sionero. Hase dado á entender murió en la campaña, por- 
que no se quejen los franceses del mal quartel, y se hacen 
diligencias para averiguar lo que ha sido y castigarlo, por- 
que el Capitán Don Tomás de Veamonte dice que después 
de tirarle este francés vn pistoletazo, le dio Una gran cuchi- 
llada y le entregó prisionero á vn soldado de á caballo de 
los que iban en el batallón de Don Francisco Sandy de- 
lante de otros soldados, y se le ha encargado los busque pa- 
ra que se averigüe: dice que el caballo era muy bueno y las 
pistolas; si esto no parece, es señal lo deben de haber resca- 
tado ó muerto por quitalle algún dinero, y que esto no se 
descubriese después. Este dia vino vn soldado nuestro que 



461 

el condestable había despachado al ejército del enemigo, y 
se pasó á él á título de fugitivo, y ha estado allá seis dias: 
confirma lo que los demás an dicho, y dice procuró venirse 
hoy, porque ayer escribió una carta el Arcobispo de Bur- 
deos á Monsiur de la Mota, diciéndole venia muy pujante 
nuestra armada en el número de las velas y calidad de ellas, 
y que si se habia de tomar alguna resolución fuese luego, 
porque él no pensaba esperar, pues si perdía á su Rey esta 
armada le dejaba destruido, cosa que dice ha causado en to- 
das gran confusión. 

Jueves 6 se pasó un soldado del campo del enemigo; con- 
firma lo que los demás han dicho, y dice que en la escara- 
muza del otro dia junto á Salóo mataron el caballo á Mon- 
siur de la Mota de vn mosquetazo. Á medio dia se descu- 
brieron quatro velas á la parte de Leuante: la vna grande, 
otra mediana, y dos pataches; y á cosa de las siete de la tar- 
de se incorporaron con la armada del enemigo y hicieron 
salua á la Capitana, la qual respondió con dos piezas. 

Viernes 7 (de Junio). Anoche á las doce y media llegaron 
dos jabeques de Valencia despachados el Domingo pasado: 
trujéronnos cartas, y gran consuelo con saber venia socorro 
por mar y tierra. Vino despachado por el Marqués de Léga- 
nos, y vn Capellán que lo habia sido de vn tercio en el tiem- 
po que lo estuvo en Milán y le ha mandado ahora se quede 
en su servicio; con este aviso han recibido todos, porque ya 
así la falta de bastimento como de aviso de socorro los tenia 
en la última desconfianza. Piemos sabido que Fernandina 
áe determinó á venir á socorrernos con solas las galeras y 
vergantines, y estando ya fuera de los Alfaques quatro le- 
guas la mar adentro, le alcanzó la Patrona de Ñápeles con 
aviso de que habían ya desembarcado los caballos y gen- 
te y venían en su busca, y que se volvió á esperarlos, si 
bien de mala gana, porque dixo que ya que se habia deter- 
minado, le pesaba de haber tenido aquel aviso. Este dia se 
forrajeó, y habiéndose descubierto los batallones del enemi- 
go, no esperaron, y de la infantería se tomaron diez prisio- 
neros, los nueve franceses y el vno Irlandés, que fué soldado 



462 
de Don Benito de Reuolledo, y se sospecha lo era ahora en 
la infantería desta nación: mandóse llevar preso á su tercio, 
y que informase su sargento mayor. Dijeron estos prisione- 
ros, hablando de otras cosas, se decia en su ejército por cosa 
cierta que dentro de tres dias se habia de ir su armada y 
retirarse á la montaña la gente de tierra, que conforma con 
lo que supo habia escrito Burdeos al de la Mota, con carta 
para el Virrey y relación de los prisioneros: hace grande ins- 
tancia en que se truequen; paréceme se hará, y por lo que 
tenemos de más, se abrá de tomar algún expediente, y los 
Catalanes su desengaño, pues para ellos no ha de haber 
quartel, y si desta manera no quisieren los franceses, cada 
vno se estará con sus prisioneros, pues que de los nuestros 
no hay quien importe más que Don Luis de Paredes, y el 
número de los demás no llega al de los franceses con las tres 
partes. Estos dias se ha malogrado, no sé si por mal orden 
ó demasiado brio, el haber preso al de Burdeos, que fuera 
muy posible, porque habiendo tenido aviso cierto de que 
estaba en Tamariz, se dispuso amanecer sobre aquel lugar y 
embestirle con caballería y infantería por todas partes, y 
cogiéndoles de repente, es sin duda se entrará el lugar, y vi- 
niera su Ill. ma á decir misa á Tarragona y no el dia de Cor- 
pus como havia ofrecido. La caballería se adelantó dema- 
siado; con que fué descubierta y se desvaneció el intento. Alo 
sentido tiernamente el Condestable, y no me admiro, pues 
son ya tres ocasiones con esta las que le han malogrado: si 
el intento ha sido malo ó bueno, difícil es de conocer, y for- 
eoso sentir se falte á la puntualidad de la obediencia en las 
órdenes que se dan, y á estar en otro tiempo, pudiera ser en- 
señara el castigo lo que para otra vez se ha de hacer; mas 
obliga á disimular el tiempo en que nos hallamos, la vecin- 
dad del ejército enemigo, y la facilidad con que se pueden 
pasar y pasan algunos á él. Esta noche se ha dado orden 
salgan quinientos caballos á la parte donde se fué á forra- 
jear y amanescan allí mañana para desorientar al enemigo, 
y ver si como nos espera emos de ir, si le topa forrajeando 
con algún descuido, ya que antes de ayer se le malogró al 



463 
enemigo el haberse emboscado con tres mil infantes y 1 3D 
caballos, juzgando habíamos de ir á forrajear. 

Sauado 8 (de Junio) salieron los 500 caballos, que se 
mandaron salir: corrieron la campaña, encerrándose toda la 
gente que los descubría en Tamariz, y otros acogiéndose á 
la montaña: trujóse algún poco de forraje y volvióse la ca- 
ballería, viendo no habia enemigo con quien pelear. Este 
dia se han venido al ejército seis Napolitanos, diciendo son 
muchas las enfermedades que corren en el campo enemigo, 
y está en él por cosa asentada se irá la armada sin esperar 
la nuestra. También han dicho lo mal que se llevan france- 
ses y catalanes, y que ayer tuvieron vna gran refriega en 
que murió vn -Capitán y otros soldados franceses, y está el 
rencor tan vivo, que no topan los franceses catalán á quien 
no maten, y los catalanes dicen á voces no les han hecho 
los castellanos la mitad de los agravios que los franceses. 
Uno se pasó á nuestro ejército esta tarde cuyo camarada 
habian muerto los catalanes, diciendo no habia de seruir 
más entre gente tan infame, y habia de vengar la muerte 
de su camarada en todos quantos pudiese haber á las ma- 
nos. Aseguran estos Italianos se irá pasando toda la gente 
que tiene el enemigo de Italianos y otras naciones, excepto 
los Portugueses; de éstos no hay que esperar cosa buena, ni 
que fiar de los que están aquí, porque cada dia se pasan 
allá. Hacia la parte de Salóo, llegaron 3 galeras á las once 
de la mañana muy á tierra: echaron lanchas y tomaron al- 
guna gente. Hase sabido fué Monsiur de la Mota con otros 
cabos del ejército, así franceses como catalanes, á tener con- 
sejo con el Arzobispo de Burdeos. 

Domingo 9 salieron 600 (sic) caballos y 1 © infantes? con 
intento de atacar á Tamariz y procurar cojer al de Burdeos 
que se decia estaba allí. Llegaron á buena hora, toparon al- 
gunos batallones del enemigo y infantería que estaban pre- 
uenidos juzgando habíamos de ir á forrajear: peleóse con 
ellos, matóseles alguna gente: trujéronse seis prisioneros y 
algunos bagajes que enviaban á forrajear. Súpose de los pri- 
sioneros y de los soldados nuestros que se rindieron, se ha- 



464 
bia vuelto á la mar el de Burdeos, con que nuestra gente, 
así por esto como por haber topado preuenido al enemigo, 
dejó el intento y se volvió. A la misma hora salieron otros 
600 caballos y 800 infantes á cortar la gente que tiene el 
enemigo en la Torre de Ambrosio Grasso y tomar ó clauar 
la artillería que allí ha puesto: hallaron al enemigo montado 
y la infantería para marchar. Con todo eso, el Comisario ge- 
neral Don Rodrigo de Herrera, reconoció por su persona la 
torre, y vio faltaba la artillería: escaramuzóse un poco; to- 
máronse dos prisioneros, y dijeron que siempre de noche re- 
tiraban la artillería, como eran piezas pequeñas, al bosque, y 
las boluian á poner de dia, y que el haberles topado monta- 
dos y para marchar, entendían era para salir á recebir la 
gente que habia ido á romper nuestro comboy. A las diez de 
la mañana se enviaron 500 caballos á hacer vn poco de for- 
raje para deslumbrar al enemigo, y que conociese no habia 
dia fijo para salir á rompernos el Comboy. Hicieron el forra- 
je sin haber topado más que algunos catalanes que á mi en- 
tender los debieron de degollar á todos, aunque dicen se 
acogieron luego á la sierra, porque como á esta gente no se 
da quartel, es raro el prisionero que de ella traen. 

Lunes diez (de Junio) fué el Comboy general á forrajear 
con 800 caballos y 1 @ infantes: el enemigo quiso lograr lo 
que hasta este dia habia deseado, y así cortó el comboy con 
9 batallones de caballería y 3© infantes. Nuestra vanguar- 
dia iba á cargo del capitán Cristo val López, y la retaguardia 
del capitán Blas, los quales anisaron luego á Don Aluaro de 
Quiñones, quien fué luego á dar quenta al general; y recono- 
ciendo el riesgo que habia en socorrer el Comboy porque 
habia auisado Don Estacio Coronel, quien estaba de guar- 
dia en las Oreas, que el enemigo marchaua con todo el grue- 
so la buelta de Tamariz, confirióse entre los dos el modo que 
se habia de tener, diciendo dicho Don Aluaro no hallaua 
otro remedio mejor que tomarle los pasos de la retirada, y 
así que su Exc. a enviase gente á las Oreas, donde él se iba 
con el resto que habia quedado de la caballería y al puesto 
de la Ermita de Loreto, y fuese de los tercios de Don Fer- 



465 
nando de Eiuera y Don Alonso de Calatayud que estaban 
más vecinos á estos parajes, hízose así, y el general montó 
luego y recorrió las fortificaciones, dando orden á los Cabos 
estuviesen con el mismo cuidado que si llegase el enemigo, 
juzgando quería cercarnos con el achaque del Comboy para 
acudir con las galeras, y echando gente darse la mano con 
la de la tierra y romper algún quartel. Hecho esto, pasamos 
á la Ermita de San Jerónimo, que está en medio del cami- 
no de Tamariz, y de la eminencia donde está la ermita de 
Loreto. Procuróse saber de cierto el estado del Comboy, y á 
este tiempo llegó el Teniente de Espatáfora, y dijo cómo el 
enemigo les habia cortado con la gente referida y Cristóval 
López se habia hecho fuerte en vnas tres casas, guarnecién- 
dolas con la infantería, y habiendo tomado en medio el ba- 
gaje que pudo juntar, cubriéndole con infantería y caballe- 
ría; y el Capitán Blas habia hecho alto en vn llano poniendo 
su gente en buena disposición, y iba cargando el enemigo 
de manera que si luego no se acudía, seria imposible poder 
después ser socorrida nuestra gente. Apartáronse el Marqués 
Cheri, que se estrenó de Maese de Campo General, y Torre- 
cusa con el Virrey, y dieron orden se estuviese con cuidado 
en los parajes arriba referidos, y se sacasen hasta 1 ® 500 
infantes de diferentes tercios, y fuesen por el camino que ha- 
bia ido el Comboy para darle calor según el estado en que le 
hallasen. Apenas esta gente empezó á marchar, quando des- 
cubrimos venir á nuestro comboy, habiendo dado lugar el 
enemigo, volviéndose á la montaña, á que se juntasen Cris- 
tóval López y Blas; y fué que como la gente que se puso en 
Loreto desalojó algunas emboscadas que por allí habia, so 
juzgó cortado y quiso deseinbaracarse del Comboy. Éste 
llegó, aunque con pérdida de algunos bagajes que se desman- 
daron y huyeron por el camino de Loreto, los quales caye- 
ron en manos del enemigo, y hirieron dos soldados del Ter- 
cio de Calatayud de dos cuchilladas. Volvieron el General 
Maese de Campo y Torrecusa á conferir lo que se habia de 
hacer, y fué Torrecusa de parecer que pues el enemigo era. 
tuerca se volviese retirando á su quartel, se le picase en la 
Tomo xxih 30 



466 
retaguardia, para que, ya que dos habia inquietado, supiese 
le sabíamos de inquietar; resolución bizarra, pero que pudo 
sernos muy costosa, como se verá. Dispúsose para ejecutar- 
la, que la infantería que iba marchando hacia el Comboy, 
volviese hacia las Oreas, para que allí hubiese más grueso en 
todo acontecimiento. En tanto que la infantería que iba ha- 
cia Tamariz estuvo hecha alto, envió el de Burdeos dos Ga- 
leras para que se juntasen con otras dos que de ordinario es- 
tán en la ensenada de Tamariz que habían estado toda la 
mañana disparando á la gente que iba y venia de nuestro 
comboy, aunque sin efecto alguno. El que querían hacer las 
galeras que venían, era tirar á la infantería nuestra que habia, 
por haberles dado vna fuerte carga la infantería: dióse orden 
á Don Fernando de Ribera para que se retirase, y avanzáron- 
se las tropas de la caballería para dar calor: incorporóse con 
los demás, y puestos todos en forma, se les volvió á presentar 
la batalla al enemigo, el qual dobló con gran frente los ba- 
tallones de la colina, hasta que por las cuestas abajo retiró 
la infantería y él se retiró. Nuestra gente se estuvo fija con- 
servando los puestos, y la de las Oreas, vna colina de donde 
habia desalojado al enemigo, y después de haber quedado la 
campaña por nuestra nos retiramos. Don Fernando de Ri- 
uera andubo vizarro, siempre delante de su gente, y acu- 
diendo á todas partes, y no es posible haya peleado hoy in- 
fantería como ésta. Emonos alegrado todos, porque el cré- 
dito deste tercio habia estado algo hajado. Esta campaña 
murieron cosa de nueve hombres, y quedó prisionero el ca- 
pitán Don Hipólito Salazar: de la caballería, murió, porque 
es sin remedio, vna estocada que tiene el Marqués de Casal, 
y salió mal herido en la mano izquierda Don Diego de Por- 
tugal, y por la mañana en el Comboy hirieron á Don Juan 
de Gomara de vn balaco en la boca, y á Don Antonio de 
Estrada de vna estocada que le atrauesaron: la pérdida nues- 
tra ha sido muy poca, la del enemigo muy considerable, y el 
dia de todas maneras grande. Tomáronse nueve prisioneros, 
y ha corrido voz, y se alienta mucho que está muy mal herido 
Monsiur de la Mota por el pescueco: quien reconocen todos 



467 
merece el primer lugar en la bizarría, es el Comisario General 
Don Rodrigo de Herrera, pues juzgan imposible el haber es- 
capado habiendo llovido inmensidad de balas sobre él. La 
disposición de la caballería fué excelente, y no se puede ne- 
gar entiende bien esto Don Aluaro de Quiñones, y que es 
bizarro en la ocasión. El Virrey acudió á todas partes orde- 
nando y disponiendo, sin querer retirarse hasta que no pa- 
recía enemigo, y de su desuelo y atención nos podemos pro- 
meter muy buenos sucesos, y en fin, no puede ser mejor que 
haber vnos sitiados por mar y tierra presentado dos veces 
la batalla al enemigo, con solos 1 ® y 800 caballos, y 
2 © 500 infantes, teniendo guarnecidas todas las fortificacio- 
nes y toda la ciudad, y no haber querido él pelear, hallán- 
dose con 12 © infantes y 3 ® caballos y mejorando de pues- 
to. Presagio es este de muchas y muy felices victorias. 

Martes 11 (de Junio). Se envió á los tercios y á la caba- 
llería auer la gente que faltaba, y en la caballería faltaron 
70 caballos, algunos que tomó el enemigo, habiéndose apar- 
tado del Comboy á robar vnas casas, y otros que los envia- 
ron á traer forraje con criados. Del tercio del Señor Conde Du- 
que avisa Don Fernando de Riuera son cinco los muertos, 
y hasta 18 entre muertos y heridos, y en lo que se peleó jun- 
to á las Oreas, fué muy poca la gente que perdimos, así de 
caballería como de infantería, y si los del forraje no se apar- 
taran del Comboy, no se hubiera perdido hombre. La mala 
inclinación que este ejército cobró de los principios, por más 
que se hace, no hay remedio la pierda. Ase dicho que mien- 
tras estaba el francés hecho alto, y nosotros peleando, la 
gente del Pays entró en Constantin y degolló todos los pri- 
sioneros. Despachóse vn trompeta á saúer los prisioneros 
que hay, que tomase lengua de todo, y llevó cartas diferen- 
tes para lo tocante á los prisioneros, volvió con respuesta y 
dice Monsiur de la Mota, el qual no está herido, que si den- 
tro de tres dias no nos rendimos nos han de pasar á cuchillo, 
y que en razón de los prisioneros se tratará de ajustarlo. Los 
nuestros que estaban allá de antes, no se los dejaron ver al 
trompeta, por más diligencias que hizo, diciendo estaban ocu- 



468 
pados y no era posible, en que se da á entender ser cierta la 
nueva que ha corrido de haberlos degollado. Dice el trompe- 
ta es mucha la gente, particularmente de la caballería, que 
murió del enemigo, y que lamentaba mucho dos camaradas 
suyos, y estaba desto muy dolorido. También dicen murie- 
ron dos cauos de la cauallería francesa, y que en las cargas 
que al pasar dos batallones les dio la infantería nuestra en 
la Ermita de Loreto queriendo cerrar con ella, les mató mu- 
cha gente. También dice ha alauado mucho el francés nues- 
tra infantería, y dixo no habia peleado, porque no siempre 
se ha de pelear, y que él sabia quándo lo habia de hacer. 
También entendió el trompeta habian tomado en el Coll de 
Balaguer vn correo que despachaba Fernandina con aviso de 
que venia, y que ya deseaba su armada llegase, y otras ne- 
cedades francesas de que no hay que hacer caso. La armada 
del enemigo echó velas, y se puso en forma de batalla á la 
parte de Tamariz vn nauío grueso con vna galera, más ade- 
lante dos navios y dos galeras, y lo mismo por el lado de Sa- 
lóo, y en medio la capitana y Almiranta con dos batallones 
con cada tres galeras y Navios mayores y pequeños, y entre 
la capitana y los nauíos y galeras que estaban á la parte de 
Tamariz, seis nauíos gruesos, de dos en dos, habiéndose 
acercado todos á tierra más de lo que estaban, y en esta dis- 
posición se quedaron. Murió el Marqués de Casares, y Don 
Diego de Portugal está muy dolorido del balaco de la muñe- 
ca, y dice no siente de ninguna manera los dedos primeros, 
y los cirujanos sienten quedará manco de la mano, que es la 
derecha, y no la izquierda como se habia dicho. Don Anto- 
nio de Estrada que le atrauesaron por vn lado de vn balaco> 
se entiende no peligrará, ni Don Juan de Gomara de la he- 
rida que tiene en la boca. Toda esta noche de Tamariz y 
Salóo an estado haciendo fuegos, y correspondiendo de 
la armada, en que juzgamos deuen de haber descubierto la 
nuestra. 

Miércoles doce de Junio al amanecer, empecaron á des- 
cubrir nuestras galeras por la punta de Salóo, fueron vinien- 
do por la mar adentro dejando á tierra la armada del ene- 



469 
migo, y pasó hasta el cabo de Tamariz donde dio fondo: son 
veinte galeras y seis vergantines; parece que si quisiera en- 
trar podia muy bien por haber calma, y no poder los nauíos 
del enemigo obrar, y tener solas 11 galeras, que fueron dos 
la vuelta de Barcelona, lleuando casi remolcada la galera 
que maltrató nuestra artillería. El General acudió luego á 
preuenir la marina por si quería entrar Fernandina (cuyas 
galeras parece son éstas) con algunos Vergantines de los de 
Santa Cilia á meterlos de socorro: no ha hecho mouimiento 
el enemigo; fué acercando algunas galeras y navios del ene- 
migo á tierra, lleuando los nauíos de remolco: bajáronse á la 
marina hacia aquella parte, que es la de Tamariz, dos pie- 
zas de artillería, y diéronsele tres cañonazos en vn navio, 
maltratándosele mucho, con que se le hizo á la mar fuera del 
canon. Á la noche se puso infantería y caballería en la ma- 
rina en los puestos donde podían acercarse los vergantines: 
nuestra capitana encendió el fanal, y en anocheciendo, las 
galeras del enemigo trayendo nauíos ahorró se aterraran de 
manera, á que no dejaron paso, y á cosa de las dos de la no- 
che deuieron de sentir se acercaban algunas galeras nues- 
tras, porque dispararon cosa de 24 cañonacos, y de la otra 
parte de la mar se dispararon tres, y los cañones nuestros 
de tierra ayudaron, y luego quedó todo en calma. Esta no- 
che tocó el enemigo arma dos veces hacia la puente, mas no 
pasó con ella adelante. 

Jueves trece (de Junio) amaneció Fernandina algo más á 
la mar de lo que quedó anoche: vino poco á poco encami- 
nándose á la armada del enemigo, y luego puso vela mayor, 
y fué caminando hacia Salóo, casi á tiro de cañón del ene- 
migo: tiénenos confusos en no sauer si viene á consolarnos 
ó socorrernos, porque si quisiera meter socorro podia haber- 
lo hecho muy bien, pues le han ayudado las calmas, y está 
tan superior en el número de galeras al enemigo. Quatro ren- 
didos italianos que han venido del ejército francés dicen fué 
mucha la gente que perdieron en el enquentro del otro dia, 
y sin tres capitanes de caballos, algunas personas de consi- 
deración; y que marchan cinco regimientos de infantería 



470 
francesa al Coll de Balaguer, por haber tenido aviso nos ve- 
nia socorro por tierra: bien necesitamos de alguno, y si se 
dilata esto, se aprieta de manera que no tendremos mayor 
enemigo que nuestra hambre y necesidad, pues esto acabará 
con nosotros, y en particular muy presto con la caballería, 
porque ya no hay forraje tres leguas en contorno, y están 
los caballos que es lástima mirarlos. Este dia mudó vn poco 
el viento, y Fernandina empecó á caminar dejando al costa- 
do derecho hacia tierra al enemigo casi á tiro de cañón del, 
y habiendo refrescado el viento puso vela mayor, y se pasó 
hacia Salóo, cogiendo hoy este barlouento á la armada del 
enemigo como anoche le cogió el otro: al pasar le disparó la 
capitana del enemigo vna pieca sin bala, de que él no hizo 
caso, y se ha despachado en dicho paraje, teniéndonos á to- 
dos en gran suspensión , pues no acabamos de conocer su de- 
signio, aunque conocemos nuestra necesidad. 

Viernes 14 de Junio. Anoche á la vna y media llegó un 
esquife que despachó Fernandina, y en él vno de sus Ayu^ 
dantes, con quien envió á decir que el martes oyó disparar 
mucho, y que juzgando habían llegado las galeras de Ñapó- 
les y peleaban con la armada del enemigo, se determinó á 
venir, aunque estaba solo, á dar calor y socorrernos, y que 
puesto que no habia llegado, se determinaba á bolver á bus- 
car los nauíos que hauian venido de Ñapóles y al Duque de 
Maqueda, quien tenia aviso se habia hecho á la vela á 23 
de Mayo, y que tuviésemos por cierto no habia de quedar 
astilla de la armada del francés y esperásemos sin cuidado 
alguno, que dentro de seis dias juzgaba estaña la vuelta con 
todo el grueso de nuestra armada, y que si nuestra necesi- 
dad apretaua mucho y necesitábamos de que metiese los 
Vergantines de socorro, se empeñaría y lo haria, y fuese la 
señal disparar dos piezas, y si no apretaba la necesidad dis- 
parásemos una para que se fuese: esto dixo á boca el Ayu- 
dante, que no debió de tener Fernandina recado de escribir. 
Aquí pareció no era bien dar á entender al enemigo nos ha- 
llábamos tan apretados que necesitásemos de conveniencias, 
antes convenia conociese no habia falta de bastimentos, pues 



471 
pudiendo meterlos las galeras no se hacia, y así se le dispa- 
ró una pieca, y él siguió su viaje: quándo volverá, Dios lo 
sabe. Dice este Ayudante que quando fué Fernandina á so- 
correr á Ruysellon maltrató de manera dos nauíos del ene- 
migo, que no quedaron de prouecho, y cogió otro con 270 
hombres y 40 piecas de artillería, y venian en él 26 caballe- 
ros de la orden de San Juan, á los quales dio luego pasa- 
porte y embarcación para Francia, y envió el navio á Mallor- 
ca, á que se reparase, y ha tenido aviso está reparado. Unos 
navios del enemigo y seis galeras se hicieron á la vela para 
seguir á Fernandina, y se volvieron luego, y no parece an- 
duvieron poco cuerdos, porque el viento calmó mucho y pu- 
diera ser libraran mal. La artillería que se habia bajado á la 
marina se subió, y la infantería que se habia puesto de guar- 
dia, y todos nos quedamos en el estado que primero estába- 
mos; y la caballería se halla en vno tan miserable, que es 
lástima ver cómo se va deshaciendo, y si este socorro se di- 
lata, y ella se acaba, abremos de cruzar los bracos y venir 
en todo lo que el enemigo quisiere. De los italianos que es- 
tán en el ejército de el enemigo se va siempre pasando gente, 
y para que se vea quál es la crueldad de los catalanes, nos 
ha dicho hoy vno de los rendidos, que habiendo seis france- 
ses el martes tomado dos prisioneros nuestros, llegó vna 
gran tropa de catalanes á querérselos quitar, y tratando de 
defenderlos, se convinieron en darles por ellos tres reales de 
á ocho y allí á sus ojos los hicieron gigote. 

Sábado 15 de Junio vino vn trompeta de Monsiur de la 
Mota á hacer nueva instancia en el trueque de los prisione- 
ros, y trujo vna memoria de ellos graciosísima, porque pone 
todos los que se han ido fugitivos, y algunos de los que toma- 
ron en Ruisellon, que ha dado bien que reir. Parece se ajus- 
tará esto reduciéndose á los que se deben llamar prisioneros 
de esta ocasión. Anoche entró vna barquilla de Mallorca con 
algún poquillo de bastimento, como es huevos á 18 reales la 
docena; carne salada á 15 reales la libra y la de queso á tres 
reales, y algunas gallinas á 7 reales de á ocho, y con todo no- 
nos ha alentado; dicen entrará otra esta noche. En ella ha ve- 



472 
nido vn ginovés á casa de Daniel Gros, y dice a 24 dias que 
nauegan las Galeras de Ñapóles y que por horas se pueden 
esperar. La armada del enemigo se está como antes arbitra 
deste mar, y en lo que toca á tierra, hay gran sosiego de vna 
parte y otra. Hoy se han registrado todos los gergones que 
hay en la ciudad y el algarroba para entretener algo la caba- 
llería, y no hubiera sido poco acierto haber metido tres ó 
quatro Vergantines de cebada; mas ya esto no tiene remedio 
y nos contentaremos se tenga dentro de los seis dias que dijo 
Fernandina. 

Domingo 16 (de Junio) no hubo cosa particular, porque 
aunque se vienen algunos rendidos, también se van otros de 
los nuestros, y en particular de la caballería italiana. Los 
que vienen del campo del enemigo, dicen ha habido en él 
aviso por Barcelona, donde le han tenido de Francia, que las 
galeras de Italia han pasado con otras muchas embarcacio- 
nes: no parece que ninguna nueua de éstas es cierta, pues 
há tanto tiempo que sabiéndose la apretura en que estamos, 
no se envía á socorrernos. Cada dia amenacen los Franceses 
con que han de enviar nuestros prisioneros á Barcelona, si 
no se da quartel á los catalanes y se truecan los que tenemos 
presos. Hase sabido por cierto que al francés se le va mucha 
gente, y la del País muere, y todos en general enferman 
mucho: déuelo de hacer el regalo y sobra de víveres, pues 
nosotros, como guardamos dieta, tenemos más salud que 
hasta ahora ha habido en el ejército. 

Lunes 17 de Junio no hubo cosa particular más que ve- 
nirse algunos italianos rendidos, y son tantas las cosas que 
esa gente dice, que ya no damos crédito á nada. 

Martes 18 (de Junio) vino vn trompeta de Monsiur de 
Burdeos, por la mañana, haciendo instancia en el particu- 
lar de los catalanes y trueque de los prisioneros: escríbele al 
condestable muy á lo socarrón, que si tuviera su licencia le 
regalara con nieve y algunas frutas, y otros refrescos, en 
tanto que los traia Fernandina. El Condestable le responde 
estima su ofrecimiento, y hasta que su tio se deje ver, no se 
le puede hacer de otra cosa que de tocino y vino de Veni- 



473 
carió, que es lo que hay en esta plaza. Las raciones se han 
reducido ya á la mitad, y se han pedido nuevas relaciones 
de su gente á los Capitanes y demás oficiales, y esto se va 
apretando de manera que si no., se entra socorro, es imposi- 
ble conservarse la plaza doce dias con los víveres que hay. 

Miércoles 19 (de Junio) vino vn rendido de los italianos 
que están en el campo del enemigo, y dijo habian lleuado 
todos los prisioneros nuestros á Barcelona, sino es Don Luis 
de Paredes, y otros dos ó tres que habian quedado en Cons- 
tantin: pásanse algunos y aun muchos de los Valones y de 
los Napolitanos de la caballería al Campo del enemigo, y 
no hay que admirar según la apretura que hay en este ejér- 
cito, pues ya hoy se ha mandado dar de ración dos oncas 
de vizcocho, siete de trigo y dos de arroz con quatro gotas 
de aceite, y vino hay muy poco: es que por horas se irá esto 
empeorando. Estos dias han corrido ponientes hechos: si 
con ellos no tenemos algún socorro, no podemos desvanecer 
la aprehensión que los soldados an hecho de que no hay 
más armada que las galeras de Fernandina, y que todo es 
burla y entretenerles para que perezcan de hambre, y no es 
poco el daño que esto nos hace, así para los que se van, 
como para los que se dejan de venir. 

Jueves 20 (de Junio) no hubo cosa particular entre uno y 
otro ejército; la mar estuvo muy braua, y las galeras se re- 
cogieron á gran prisa la vuelta de Salóo, y en lo más recio 
del temporal se descubrió una barquilla que venia la vuelta 
de Mallorca, la qual se entró por medio de la armada del 
enemigo, y aunque la dispararon algunos cañonacos cogió 
el puerto sin recibir daño alguno: ha traido algunos huevos, 
tocino y otras cosas que van entreteniendo nuestra suma 
necesidad. Lo que hoy más aprieta y se deja sentir, es la de 
la caballería, que á toda prisa se va deshaciendo, porque á 
más de no tener que darla de comer, van cegando todos los 
caballos, y muriéndose, porque como están en la campaña 
al sol, y el que aquí hace es tan fuerte, se les hinchan las ca- 
bezas, y mueren luego. 

Viernes 21 (de Junio) no hubo cosa particular. 



474 

Sáüado 22 (de Junio) se supo de algunos rendidos que es- 
tán en el campo del enemigo con grandes miedos de nuestro 
socorro, y gran cuidado de que la gente que tienen de na- 
ciones, y algunos franceses, no se les vayan ó pasen acá, y 
que recelan mucho rompan los nuestros el Coll de Balaguer: 
nosotros estamos con muy buenas esperancas de que ha de 
venir presto nuestra armada, porque estos dos días han cor- 
rido y corren ponientes hechos, que es todo quanto se puede 
desear para su venida. Hoy juzgo que se acabará vna forti- 
ficación que se ha hecho para poner artillería y batir la tor- 
re de más allá de la puente, donde el enemigo la tiene pues- 
ta, haciéndonos gran daño para la salida de los caballos á 
beber á una balsa, y de las muías del tren al pasto: parece - 
me que por la mañana se empecará á batir. 

Domingo 23 (de Junio). Anoche, á cosa de las tres, entra- 
ron dos barquillas, vna de Vinaroz, y otra de Valencia, con 
que se ha dado á entender al ejército viene el socorro, si bien 
no parece; mas en el estado en que estamos, qualquiera apa- 
riencia de éstas entretiene la esperanca, y si presto no se lo - 
gra todo lo padecido, será para más sentimiento de verla 
malogrado, pues es imposible tener ya la plaza más de qua- 
tro ó cinco dias. Esta mañana desde la batería que se habia 
hecho junto á la puente se empecó á batir la torre, donde el 
enemigo habia puesto artillería y estaba alojado, y á pocos 
cañonacos lo desamparó, con algún daño de la gente que 
allí estaba: no disparó el enemigo pieza alguna, y así se juz- 
ga ha quitado la artillería, y si no lo ha hecho, se continua- 
rá la batería, y así se arrasará la torre. Pareció el enemigo 
con dos batallones de caballería y dos esquadrones de infan- 
tería: nuestra gente se previno á recebirle, mas luego se re- 
tiró, porque dio vn cañonazo en medio de los batallones. 
Esta tarde vino del campo del enemigo un francés, hermano 
de los prisioneros que tenemos de lustre: dice pidió licencia 
para venir á verle y así se la tomó, y está dudoso en si vol- 
verá ó se quedará, recelando le han de castigar: dice tiene 
por suya la plaza dentro de quatro dias, y que no tenemos 
más socorro que el de las galeras, y esas desea su armada 



475 
vengan á dárnosle para tomarlas, y que los catalanes están 
ya tan sobervios como si hubieran tomado la plaza. Salóo 
hizo esta tarde fuegos, y luego las galeras se juntaron con 
los navios, y unos y otros pusieron muchos gallardetes, y en 
anocheciendo hicieron gran salua de artillería, y los del Pays 
grandes fuegos en todas las colinas, fiesta que hacen todos 
los años á San Juan. Aunque corren muy buenos Ponientes 
que parece convidan á nuestra armada á que venga, no pa- 
rece, con que pereceremos presto sin remedio. 

Lunes 24 no hubo cosa particular, y la fiesta que se hizo 
á San Juan fué empecar ya á no dar vizcocho á los solda- 
dos, porque hay muy poco, y haber mandado junten todos 
los jumentos del ejército y se aprecien y repartan por los 
tercios, para que suplan algo de la falta de bastimento. Aca- 
bado esto, se repartirán los caballos que ya no son de servi- 
cio, y luego los bagajes de muías y machos, si antes Dios no 
lo remedia. También se dará licencia se vayan todos los ve- 
cinos que quisieren, porque la gente pobre como nosotros 
no podemos sustentarla y muere de hambre, y la rica será 
mucho mejor nos deje el bastimento que tiene, que no se le 
coma. Ello se ha apretado esto de todas maneras tanto, que 
todo es llantos de los de la Ciudad, y lástima de los solda- 
dos, que donde no hay que comer todos se quejan, y todos 
tienen razón. Esta noche á cosa de las doce entró vna bar- 
quilla de Valencia con algunas gallinas, huevos y tocino; 
mas son los precios tan excesivos, que muy pocos lo pueden 
comprar, porque vale vn huevo real y medio, vna libra de 
tocino 18 reales, y una gallina 8 ó 9 reales de á ocho. 

Martes 25 (de Junio), á cosa de la una de la noche, se 
tocó arma general en el ejército: parece ser que cargó el ene- 
migo á querer tomar la artillería de la batería que hicimos 
junto á la puente; hizo el acometimiento, mas no pasó ade- 
lante, y sólo logró el inquietar y obligar á que desde el Vir- 
rey hasta el más mínimo, todos acudiesen á las armas, y sa- 
ber lo que se les ordenaba. 

Miércoles 26 (de Junio). Anoche entró una barca, aun- 
que con poco bastimento, y no hay cosa particular. En 



476 
quanto á los ejércitos, más de irse cada dia apurando nues- 
tros bastimentos, y en acabándose los borricos, será fuerza 
pasar á los caballos y demás bagaje. Hoy se pasó muestra á 
la caballería de las Órdenes, asistiendo á toda ella el Con- 
destable en persona, y de vergüeña no digo en el estado en 
que se halla, así de poco número como de mal tratados los 
caballos. 

Jueues 27 (de Junio) se tomó muestra á la caballería que 
estuvo á cargo del Duque de San Jorge: están los caballos 
más bien tratados que los de la otra; pero muy minorados, 
porque de esta caballería se an pasado muchos napolitanos 
al enemigo. Esta noche entró una faluca despachada por el 
Marqués de Leganés, y se ha ido á reconocer vn puesto en 
la marina hacia Tamariz, que parece señal de querer meter 
algún socorro: si no viene presto, podrá ser no aproveche 
quando venga. Vuelve en la misma faluca un Capitán gi- 
noués de las Galeras, que vino con el galeón que quemó el 
enemigo, y ha estado reconociendo la marina. Esto hay has- 
ta hoy viernes en la noche, 23 de Junio. 

Síuádo 29 (de Junio) no hubo cosa particular más de ha- 
berse dicho por cosa cierta que es tan grande la locura de 
esta gente del Pays, que han venido 14 ó 16 coches al ejér- 
cito enemigo de damas y gente lucida de Barcelona á vernos 
salir rendidos: paréceme malograrán el intento, y más si nos 
viene qualquier género de socorro. Anoche entró una faluca 
despachada por el Marqués de Leganés con cartas, y vn re- 
galo para el Condestable. 

Domingo 30 (de Junio) no hubo cosa particular: alguna de 
nuestra gente se pasó al campo enemigo: castígase con todo 
rigor, con que se ha puesto remedio, particularmente en Va- 
lones y Portugueses, que son en esta parte los peores; pero 
la necesidad crece de manera que será más cierto aumen- 
tarse el daño que aprouechar el remedio. Algunas personas 
de esta Ciudad, la mayor parte gente ordinaria, como no tie- 
nen que comer, an dicho queman irse, y los Cónsules lo 
han representado al Virrey: él les advirtió reparasen podría 
ser no los quisiesen recebir, y que si una vez salían no ha- 



477 
bia de volver á admitirlos: hicieron instancia en que se les 
diese licencia, con que se echó bando el viernes para que 
acudiesen por pasaportes todos los que quisiesen ir, y se 
habrán dado hasta ahora 170 pasaportes de hombres, mu- 
jeres y muchachos. 

JULIO. 

Lunes primero de Julio no hubo cosa particular, ni entra 
barca, ni hay imaginación de socorrernos. Hanse pasado 
hoy algunos soldados de infantería al enemigo, y dos centi- 
nelas de las de á caballo españolas, y anoche se pasaron tres 
de los italianos: como esta gente es visoña, hacen admira- 
ción de lo que es tan admirable en los ejércitos. A la gente 
que salió de la ciudad desnudaron los franceses y quitaron 
quanto lleuaban, aprouechándose de las mujeres, y hasta de 
vna niña de siete años, y la bol vieron á -enviar toda, excepto 
algunas mujeres con que se quedaron, y es tan grande la 
pertinacia de esta gente y la rabia que tienen contra nos- 
otros, que ni ven esto, ni lo sienten, y si vn castellano les 
toca en el valor de una algarroba, hunden el mundo á llan- 
tos y quejas. 

Martes 2 (de Junio) no hubo cosa particular más de que 
á cinco soldados de á caballo de la Compañía del Capitán 
Villet que se pasaron al enemigo, les quitaron los caballos y 
cargaron de palos luego que llegaron á la primera tropa de 
caballería, y los enviaron desnudos á su ejército: el uno de 
ellos dicen escapó y se volvió hecho un Adán. 

Miércoles 3 de Julio. Anoche entró una barca de Vina- 
roz con algún pan cocido, vino y aguardiente, y se tiene por 
cierto trujo algún aviso, aunque el Condestable no lo ha 
dado á entender, que es una cosa muy bien aduertida, por- 
que luego se sabe todo en el ejército. Otra barquilla que ve- 
nia de Mallorca con bastimento para particulares cogió el 
enemigo habiendo tocado ya en el arenal de la playa donde 
se pesca, por no haber hecho algún fuego porque se cono- 
ciera venia y se le ayudara con infantería: la gente escapó 
toda. Esta tarde á cosa de las cinco, se empezaron á descu- 



478 
brir galeras nuestras hacia Salóo, habiendo hecho primero 
señal el fuerte disparando algunas piecas, y la capitana dis- 
paró vna, y toda la armada del enemigo se empezó á poner 
en orden y acá se dio para que se bajase la artillería al pues- 
to donde se puso la última vez que vinieron nuestras gale- 
ras, bajando el Virrey en persona á asistir á todo, y se em- 
pezó á repartir gente por la marina y caballería; mas al pa- 
recer no da nuestra armada señal de querer entrar esta 
noche. 

Jueves 4 (de Julio) al rayar el alúa se descubrieron nues- 
tras galeras, y viendo son muchas, se supo cómo ayer habia 
tenido aviso el Condestable se estauan ya juntas con las de 
Ñapóles, Vinieron caminando, cogiendo la armada enemiga 
por la parte de mar, la qual se iba acercando á tierra, par- 
ticularmente hacia las puntas, procurando cerrar la entrada 
y poniendo esquadras de nauíos y galeras en los dos cuer- 
nos. La artillería nuestra empezó á saludarles, con que vol- 
vieron á retirarse vn poco; fuese sacando gente de los ter- 
cios que están de presidio en esta Ciudad y poniéndola en 
forma para que acudiese á la parte que fuese necesaria, y 
se puso en orden toda la caballería, que en la Ciudad an 
quedado ya tan pocos paisanos, que 500 hombres y los Cor- 
tesanos sobran para tenerla segura sin que haya que temer. 
Anoche entraron dos barcas cargadas de harina, y si hoy se 
consigue meter los bergantines, y las embarcaciones meno- 
res que vienen con las galeras, quedará la plaza socorrida 
por algunos dias, y espero en Dios ha de suceder bien, por- 
que es grande la calma que hay, y han de poder los nauíos 
del enemigo obrar poco y acercársenos menos, porque se 
ha puesto otra batería en otra parte de la marina y se van 
cogiendo todos los puntos, como gracias á Dios tenemos ar- 
tillería sobrada. Hase mandado descubrir el santísimo, y 
que todos los capellanes del ejército acudan á hacer sacrifi- 
cios para el buen suceso. El Virrey salió al amanecer á re- 
correrlo todo, y todos los cabos del ejército cada vno á lo 
que le toca. Esto es lo que ha sucedido hasta las quatro y 
media de la mañana. Vinieron nuestras galeras caminando 



479 
por la parte de fuera de la mar, cifíendo la armada del ene- 
migo á poco más de tiro de cañón de ella, y juzgando todos 
nosotros queria pasar adelante y coger la vuelta con las po- 
pas á Barcelona para venir aprouechando el Leuante, aire 
que ernpecó á refrescar, aunque muy poco, se arrojó por me- 
dio de la armada del enemigo; pasó una esquadra de once 
galeras sin disparar, siguiéndolas todo el resto de la armada, 
y con la mayor vizarría que se puede atrauesó y se metieron 
en el puerto cinco vergantines, algunos barcos de Valencia 
y Vinaroz y once galeras. En su Capitana entró el primero 
Fernandina y Don Francisco Messía con él en otra galera: 
éste saltó luego en tierra á visitar al Condestable de parte de 
Fernandina, escusándole de no poder desembarcar. El Con- 
destable se embarcó luego y fué á visitarle, y volvió con toda 
prisa á tierra á acudir á lo necesario. Las demás galeras to- 
maron fondo hacia Tamariz, y la galera San Felipe de Es- 
paña, que quedó correrá, fué tomada de quatro galeras del 
enemigo que la abordaron; venia en ella el Secretario de 
Fernandina., y no traia bastimento alguno; no pudo volver- 
se á socorrerle, porque fuera aventurar todo lo hecho. Jua- 
netin, al entrar, aferró con vn navio y quiso traérselo: cargó 
luego á la defensa el enemigo, con que lo dejó y siguió las 
galeras; unos dicen mataron á Juanetin; otros que está muy 
mal herido, mas ninguna de las dos cosas hasta ahora es 
cierta. El Leuante ernpecó á tomar vn poquito de fuerca, 
con que el enemigo fué encerrando á nuestra armada, y car- 
gándola de manera, que llegó á meterse debajo de nuestra 
artillería. Fernandina y Don Francisco Messía salieron lue- 
go á incorporarse con Don Melchor de Borja, que estaba ha- 
cia la parte de Tamariz con las demás galeras, á la qual se 
acercó también una escuadra de navios del enemigo y las ca- 
ñoneó terriblemente: no pudieron seguir á Fernandina tres 
galeras vacías de las que habían entrado con él, porque como 
el enemigo se acercó tan presto haciendo gran destroco con la 
lluvia de balas que arrojaba en galeras, forcados y soldados, 
se arrojó toda la gente en vn instante al agua, sin ser posible 
detenerla, con que quedó todo aquello desierto, y el enemi- 



480 
go arrimó tres navios de fuego; mas fué Dios servido se le 
quemasen, sin hacer daño, y continuó la batería hasta las on- 
ce y media de la mañana que se retiró vn poco á la mar. 
Fernandina se puso á la punta de Tamariz, hecha bela con 
sus galeras, y acá se trató de acudir á desembarcar bastimen- 
to y procurar reducir la gente á las galeras, así para su defen- 
sa como poder sacar el bastimento. En tanto que la armada 
enemiga cañoneaba las galeras nuestras que estaban en el 
muelle, empezó á doblar el ejército del enemigo por la parte 
de las Oreas, habiendo ocupado aquel puesto y viniendo ba- 
jando hacia nuestras trincheras: salió nuestra caballería y del 
quartel del Señor Conde Duque le dispararon tres cañonazos, 
y nuestra caballería anduvo tan vizarra que, rechazándole, 
ocupó el puesto de las Oreas, y le conservó todo el dia, con 
que el enemigo no nos inquietó por parte ninguna, y así se 
acudió á la marina á tratar de desembarcar las galeras, para 
lo qual habia bien poca comodidad, porque los más esquifes 
dellas se habian ido, y aquí ' nos hallábamos tan sin barcas, 
que parecía imposible acudir á la descarga; mas como las 
galeras se habian aterrado tanto, entraban los carros en la 
mar, y se empece á trabajar; la confusión que hubo así en la 
Ciudad como en la marina, es increíble. La gente, particu- 
larmente genovesa, fué la que primero desamparó las gale- 
ras, y con el mal ejemplo quedaron todas sin chusma, sol- 
dado, marinero, ni Capitán, si no es vna de las de Ñapóles, 
que el suyo no consintió arrojarse hombre á la mar. Unos 
decían en la Ciudad se abrasaban todas nuestras galeras; otros 
se habian ido seis á pique: las balas daban dentro de la Ciu- 
dad como en la marina, con que todo era llanto y confusión. 
Culpaban á Fernandina por haber metido todo el socorro 
junto, sino haber abrigado los vergantines y dos galeras, y 
estarse con lo demás á vista del enemigo sin dejarle obrar, 
hasta que esto se desembarcarse, y volver el dia siguiente á 
meter otras dos galeras, y abrigar la salida de las dos que 
habia dejado el dia antes en el muelle, pues los vergantines 
no corrían riesgo por poderse aterrar quando se quiere, y 
que desta manera se podia haber socorrido la plaza sin ha- 



481 
ber aventurado tantas galeras. Otros culpan al Condestable 
de no haber puesto muchas baterías en la marina, pues le 
sobraba artillería y fortificado aquello muy bien, con que el 
enemigo no se acercara, y de haber quitado las baterías que 
puso hacia Tamariz luego que nuestras galeras volvieron 
las proas al muelle, y sin duda que si estas piecas que se 
lleuaron á él se hubieran estado donde estaban, hubieran 
hecho muy considerable daño á la esquadra de navios del 
enemigo que cargó á Don Melchor de Borja y al resto de 
las galeras que se pusieron en este paraje. Otros decían, 
que el día antes habia tenido Fernandina carta de Ma- 
queda en que le decia venia á buscarle á toda prisa, y que 
quien la trujo dijo habia dádose á la vela desde Cartagena 
primero que él, y que habia hecho mal en no esperarle y en 
no haber dejado reparar las galeras de Ñapóles que se ha- 
bían juntado con él á las siete de la noche, y todos eran ya 
en el hablar marineros y soldados y ninguno fué para acu- 
dir á lo que le tocaba. En fin, todos estábamos tales, que 
quisiéramos se hubiera dilatado el socorro tres ó quatro dias 
más que ver tan miserable suceso: mas como el enemigo dio 
lugar, se acudió á la marina, y se reconoció que dos ó tres 
galeras peligrarían y las demás saldrían del muelle. En la 
galera Santa Bárbara de España venia el dinero, y después 
de cargado parece ser que en Vinaroz se hizo instancia á 
que se cargasen dos cajones en que venían 22 ® ducados en 
doblones y plata: venia esta galera á cargo de Don Alonso 
de Sobremonte, el qual la desamparó como los demás, y 
quando volvieron á ella se hallaron robados los dos cajones 
de moneda que venían en la cámara del Pañol, porque las 
demás cajas estaban debajo del vizcocho, con que no peli- 
graron. El robo que hubo en este medio tiempo en todas las 
galeras, no es posible significarle: hízose retirar toda la gen- 
te á sus tercios, dispúsose la desembarcacion, y fuese traba- 
jando en ella, y en recoger los forcados que todos se habían 
desterrado, y muchos vestidos ya de soldados, que negocia- 
ban con los nuestros como quien habia sacado dinero: éste 
se procura ir juntando, y todos los Galeones dentro de San 
Tomo xxiii 31 






482 
Francisco: encargóse este cuydado al Auditor General, y el 
de asegurar el camino desde la Marina á esta Ciudad que se 
robaba en él, como pudiera en el Coll de Valaguer, sin aten- 
der á que esta gente nos habia venido á socorrer, y que sa- 
lian de la mar de tal manera, que al mayor enemigo obliga- 
ran á lástima. A las cinco de la tarde volvió el enemigo con 
una esquadra de Galeones sobre nuestro muelle, y en dispa- 
rando vnos, llegaban otros; dio otra carga desatinada, abri- 
gando dos navios de fuego que echó que no nos hicieron da- 
ño, porque si bien una galera habia empecado á tomar fuego 
por la popa, se acudió tan á tiempo y con tan buena diligen- 
cia, que luego se apagó: retiróse el enemigo y fuese prosi- 
guiendo en la desembarcacion, lo qual se continuó toda la 
noche: para ella se hicieron todos los reparos posibles, juz- 
gando que el enemigo habia de procurar quemar las galeras; 
pero no hizo movimiento por mar ni tierra. 

Viernes cinco (de Julio) se acabó de desembarcar la gale- 
ra Santa Bárbara, la qual se entendió siempre se perderia 
por haber hecho mucha agua; sacáronsele más de 300 barri- 
les de ella, con que empezó ya á nadar, y se le tomó el agua 
por la parte de adentro, con que esta galera se va ya ponien- 
do en disposición para poder salir: fuéronse á pique dos ga- 
leras: la una la Duquesa de Genova; la otra la Patrona de 
Sicilia; están cargadas de bastimento; el vizcocho peligrará 
porque se deshará en el agua: lo demás se aprovechará, aun- 
que será poco provechoso, y será necesario volver á traer 
nuevo socorro, porque se nos han añadido quatro mil y qui- 
nientos comedores de la gente que venia en las galeras, y 
toda la chusma y gente de la mar de las galeras, y es fuerza 
no perezcan de hambre. Por tierra ni por mar, no nos ha in- 
quietado cosa que monte al enemigo. Fernandina se ha esta- 
do en Tamariz, y habiendo corrido vn poco de Poniente, pa- 
rece ha bajado más abajo. Rase dicho ha cogido vn vajel del 
enemigo, y barcas muchas de bastimento: si él se está en es- 
te paraje hasta que de aquí se despachen las galeras que pu- 
diesen salir del Puerto, hará gran daño á la armada del ene- 
migo, porque estorbará le venga bastimento y municiones de 



483 , 
que es fuerza necesite mucho. A más de las diez y media de 
la noche empezó la armada del enemigo á acercarse á nues- 
tro muelle, con que se le empezó á disparar, y él continuó 
tan gran batería, que parecía granizo de artillería: continuó 
en esta manera cerca de tres horas, y prosiguió casi hasta el 
amanecer disparando de quando en quando: á la mañana 
sabremos el daño que ha hecho. Por tierra también inquietó 
él enemigo por la parte de entre las Oreas y la hermita de 
Loreto, mas no prosiguió, que tiene gran cuidado de no acer- 
carse, y nosotros no nos le diera que viniera, porque caballe- 
ría é infantería estaba toda prevenida y en sus puestos. Hoy 
se prendió un renegado que dicen es inglés, que habia pues- 
to vn cabo para dar fuego á la munición de vna galera: no 
se ha hecho luego la justicia del por saber si hay otros cul- 
pados. 

Sábado seis (de Julio) se reconoció el daño que la batería 
del enemigo habia hecho, que fué maltratar mucho las gale- 
ras, matando alguna gente, así dellas como de las baterías: 
entró con algunas lanchas y barcos luengos con mucha mos- 
quetería, y metió dos navios de fuego que arrimó á las gale- 
ras, de las quales se peleó lindamente por la infantería que 
se les habia metido de guardia, y los dos vaxeles de fuego se 
quemaron, sin hacer más efecto que empezar á quemar por 
la proa vna galera y por un costado; mas luego se arroja- 
ron quatro soldados de nuestra infantería y apagaron el fue- 
go; y los bateles que andaban de ronda pelearon excelente- 
mente, y apartaron los baxeles de fuego á donde se quema- 
ron sin efecto alguno. La Galera Santa Olalla, vna de las de 
España, estaba apartada de las demás, y pareció convenien- 
te aterrarla en la parte que mira á Salóo, fuera ya de nues- 
tras trincheras: viéndola en este paraxe la caballería france- 
sa, cosa de 400 caballos, llegaron á darle la carga con gran 
vizarría, y de la galera se peleó con tanta, que los rechaza- 
ron bien aprisa, y ellos la tuvieron para retirarse, que á es- 
perar vn poco, nuestra caballería tuviera en qué entretener- 
se. Esta mañana á cosa de las nueve se reconoció que Fer- 
nandina estaba batiendo á Tamariz: di cese a cogido vn ba- 



¿84 
xel del enemigo y gran cantidad de barcas que venían con 
socorro á la armada, y quemádolas y echado la gente al re- 
mo: él se está en aquel paraje que importaría harto le con- 
servase hasta que llegase Maqueda, si es cierto que viene ó 
ha de venir. Aquí se está trabajando en desembarcar el bas- 
timento, y hacer una fortificación nueva en la Marina, y se 
van reparando las galeras para ver si con el abrigo de Fer- 
nandina pueden salir algunas del puerto, que solas será im- 
posible por estar la armada francesa con todo cuidado, y es 
sin duda habrá hechado de ver es fuerza salgan algunas de 
las galeras, y aguardará á darles caza, porque ha aterrado 
mucho vna esquadra de navios y galeras hacia la parte por 
donde pueden las nuestras ir á juntarse con Fernandina: 
por tierra se ha escaramuzado vn poco hacia el puente, que- 
dando la campaña por nuestra. Hase dicho que el Burdeos 
ha escrito al Rey de Francia está la plaza socorrida, y que 
vea lo que le ordena, porque tiene orden para no retirarse 
hasta que de allá se le dé. También se ha dicho cogió Fer- 
nandina vn correo, y vn pliego para el de Burdeos en que 
se le escribia de Francia hiciese todo esfuerzo para que la 
plaza no se socorriese, y pelease si le parecía lo podía hacer, 
y si no se retirase. Los del país aseguran que el viernes en 
la tarde llegó el de Burdeos en vn esquife á tierra, y asegu- 
ra no estaba la plaza socorrida, porque no habían entrado 
más de dos galeras, y esas las habían echado á pique: deben 
de ser las mentiras francesas como las bizarrías: se dijo esto 
habiendo tantas galeras y vergantines en el puerto. 

Domingo 7 de Julio se dijo que Fernandina habia quema- 
do y saqueado á Tamariz y quitado la artillería, y que ha- 
bia entrado hasta Torre de Embarra, y quemándola y sa- 
queándola, pasando á cuchillo la gente que habia topado, y 
que lleuó gran presa de ganado y algún vino; él no ha sabi- 
do nada desto: sólo ha escrito se quiere ir, porque aquel pa- 
raje no es bueno para aguada, y que deja estas galeras al 
cuidado y orden del Condestable; no parece lo acertará en 
esto, porque solas no podrán salir las galeras, ni están para 
pelear, y por más cuidado que se tiene y tenga, una vez ó 



485 
otra las quemarán. También se ha dicho envió Burdeos vn 
trompeta á Fernandina, diciéndole que ya sabia tenia allí 
su Secretario, que viese lo que se habia de hacer del y si 
queria se tratase de trocarle. Respondióle que él habia en- 
viado á Francia con toda vizarría 24 Caballeros de Malta 
que cogió en vn navio los dias pasados, y si habia de ser 
trueque no tenia con quien hacerle, si bien hasta ahora no 
se habia ido. Esta noche nos ha socorrido el cielo con una 
lluvia muy copiosa, y da á entender se continuará, con que 
se repararán las cisternas que se iban acabando á gran pri- 
sa, y nos habíamos de ver en grande apretura. 

Lunes ocho (de Julio) no ha habido cosa particular por 
mar ni tierra: trabájase en la desembarcacion, fortificación 
del muelle y reparo de las galeras. El agua nos ha favore- 
cido á golpecitos todo el dia, y al amanecer cayó una muer- 
te. Las cartas y despachos que venían en las galeras de 
Santa Bárbara no se pudieron escapar de ser hurtadas: echó- 
se un bando con veinte escudos de talla á quien las entre- 
gase ó descubriese, y pena de la vida á quien las ocultase: 
halláronse en poder de un forzado metidas en un costal. Las 
personas particulares que han muerto en las baterías estos 
dias han sido Don Leonardo Moles, á quien dio un cañona- 
zo junto á una cadera al salir de este muelle con dos galeras 
que seguían á Fernandina, y se dice es tan terrible la herida 
que no podrá escapar. El Comisario del dinero que venia en 
la galera Santa Bárbara, antes de entrar en el muelle, de un 
cañonazo en las tripas, y á otro Capitán de galera de otro 
cañonazo. El viernes en la noche el Capitán Fabricio Pifia- 
no de un cañonazo estando al lado del Marqués de Torre- 
cusa, y el mismo Marqués fué bien dichoso, no sólo en esta 
ocasión, sino antes, porque acabando de apartarse de un lu- 
gar donde estaba, dio una bala de 30 libras en la misma par- 
te. Don Juan de Vernio, Caballero de la orden de Santiago 
de la Compañía de las Ordenes del Comisario General, de un 
balazo que le raspó un lado descubriéndole las entrañas: tuvo 
lugar de confesar y comulgar, y hacer su testamento. Los 
cuerpos que hasta ahora ha echado la mar han sido trescien- 



486 
tos casi todos ahogados, porque los heridos son muy pocos, 
y la mayor parte de todos son forzados. 

Martes 9 de Julio estándose Fernandina en la parte de/ 
Tamariz, se levantó á medio dia vn Poniente fuerte, con lo 
qual seis navios de los más gruesos del enemigo, y entre ellos 
la Capitana, hicieron vela y fueron hacia las galeras. Fer- 
nandina se hizo á la mar y les fué ganando el viento y unos 
y otros se perdieron de vista. 

Miércoles 10 (de Julio) parecieron á la mañana los seis 
navios del enemigo muy diuididosv y se vinieron á incorpo- 
rar con la armada. 

Jueves 11 (de Julio) hubo cartas de Fernandina con Ayu- 
dante suyo, que entró la noche antes en una faluca Napoli- 
tana: avisa estaba en Vinaroz, y que vendrá á abrigar las 
galeras que puedan salir del Puerto para que salgan. La ga- 
lera Santa Olalla de España que estaba en tierra, y sojuzgó 
imposible poderla volver á hacer á la mar, se desencalló y se 
puso en buena disposición. 

Viernes 12 (de Julio) vino el Capitán Don Luis de Pare- 
des del campo del enemigo, habiéndose concertado con vn 
Monsiur que le trujo en cien doblones, los quales se le die- 
ron al punto que llegó: el Monsiur se ha quedado aquí, que 
no se atreve á volver al campo del enemigo por lo que ha 
hecho. La galera Santa Olalla se llevó y puso en el muelle 
con las demás, y estarán siete preuenidas para poder salir 
en llegando Fernandina; y si aquí hubiera oficiales y mate- 
riales se pudieran armar otras tres galeras, porque los buques 
dicen no estarán maltratados, y pudieran servir con ponelles 
las obras muertas, porque en la parte donde se han ido á pi- 
que es poca la agua, y si no hay ninguna galera que del 
todo esté cubierta. 

Síeado 13 (de Julio) entraron tres barcas con algún bas- 
timento, y se acabó una nueva batería que se ha puesto en 
la marina que mira á la mar y á la campaña, continuada 
con los últimos rastrillos y trincheras de la marina. 

Domingo 14 (de Julio) vino vn trompeta de Monsiur de la 
Mota, dando satisfacciones en razón del buen tratamiento 



487 
que se habia hecho á Don Luis de Paredes, y diciendo sen- 
tiría mucho se juzgase pudo obligarle á venirse más que el 
deseo de libertad. Don Luis de Paredes y el trompeta han 
confirmado que al enemigo le hicimos mucho daño en su 
armada de las baterías, y que solo en la Capitana se le ma- 
taron 200 hombres, la qual tenia catorce ó quince cañona- 
90S y que los muertos en todos los navios fueron más de 
350. Que el de Burdeos cayó malo el día siguiente del socor- 
ro, y lo está de cuidado en Tamariz con una escuadra de 
Navios y dos galeras á la boca del puerto. Esta noche han 
disparado mucho en la mar, señal que entrarán algunas 
barcas: á la mañana lo sabremos. 

Lunes 15 de Julio amanecieron en el muelle nueve barcas 
de Valencia y un vergantin