(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Memorias del 2 ̊Congreso médico pan-americano v.2"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 




SIPT 



M E M O E I A S 



1>KL 



f. 





1 



J 




m num 




VKRIKICAUO 



EN LA CIUDAD DE MÉXICO. D. F. 



NOVIEMBRE 16, 17, 18 y 19 de 1896 



TRANSACTIONS 



OF THK 



mOND FAN-AHERICAN HEDICAL CONGRESS 



IIlíLU IN 

The <;itv i>r Mf»xuM> F. 1). 

■ • 

REPUBLIC OF MÉXICO. 

.NOVK>fREK l<i, 17. 18 Mud 10. 1806. 



• > ' 



MÉXICO 

HoEOK Y Compañía Impresores y Editores, 

Primeru de San Fruncisro Ní». 1'2 



IHÍXS. 









te 



• • 



* 

• • • 






vi 



'/ 






' c- 



v; X, 



índice. 



47785 



Pá«s. 



SECCIÓN II.— CiRUOIA EN GENERAL INCLUYENDO LA ORTOPÉDICA 1 

DÍHcarso del Pre8ident4* Dr. Rafael Lavista 4 

Tuberculosis de la rodilla por el Dr. Ángel Contrera», Puebla 5 

Research into the technlque of Laryngeal Operations With Report 

of fourSuocessful Total extirpations by (t. W. Crile, A. M., M. D., 

Cleveland 11 

Gastro-Enterotorniy by E. B. Smith, M. D., Detroit Mich 18 

Claims of the General Surgeon by Dr. Edwin Bentley, Little Rock Ark '21 

Procede D'électrolyse linéaire di* Fort dans le Trait^ment de Rétré- 

eissements Urethraux. Sa Superiorité sur I/urethrotoniie, Dr. J. 

A. Fort, de París 23 

Tratamiento de las luxaciones del Maxilar por una nueva Palanca 

por el Dr. Emilio Zertuche, Puebla 26 

Amputation atthe Anklc Joint on Account of Injury, by Dr. W. A. 

Hamilton Pittsburg, Pa 28 

C Consideraciones acerca de la des -obstrucción art<.»rial jior medio del 

Sondeo en los casos de gangrena producida por embolia, por el Dr. 

Roque Macouzet, Morelia (Michoacan. ) 31 

True Diphteria of the Penis, With a Report of three cases, by Wil- 

liam P. Munn, M. D., Denver 33 

Caries y Resección de la Escápula, por el Dr. A. Valdivieso, Oaxaca 37 

Porvenir de la Talla Hipogástrica, por el Dr. Miguel Otero, San Luis 

Potosí 41 

La cura radical del Prostátismo, por el Dr. Kainón Macías, México. . 43 

Algunos casos de Hepatitis Supurada de Cara^-as, y su naturaleza 

Microbiana, por el Dr. P. .\costa Ortiz, d(* X'cnezuela. H7 

Extracción de un cilculo renal por el Dr. Ignacio Espinosa, de More- 

los, Coahuila 102 

Some Investigations to Determine the effect of the aj)plication of 

wet hot cloths or packs to the imtestiiu^s, Practical Deductions, by 

J. W. Stickler, M. S. M. D luó 

Algunas investigaciones para determinar el efecto de la aplicación 

de lienzos híímedos y calientes ó de una envoltura j)ara los intes- 
tinos por el Dr. J. W. Stikler, M. S. M. I) 106 

Vn nouvel uréthrotome, par le Dr. Osear Bulhóes, Río Janeiro IOS 

Epistaxis grave reincíidente o C^oagnlo Ser viudo d(» Tampao e sua con - 

servagao prolongada, por el Dr. Bu«no de Miranda, Río Jaiieiro. 113 
The Roentgen Rays in Surgery, by Cari Beck, M. 1) , New York . . 117 

Nuevo procedimiento para la curación radical de la Hernia Crural O 

Inguinal por el Dr. Adrián de Caray, México 123 

Some fractures of the Lower end of the radius in the lighl of the 

Roentgen Rays, by l^onard Freeman, B. S. M. 1)., Denver, (^)l . 12fi 
Actas de la Sección de Cirugía y Ortopédica 141 



ÍV 



P&fiTS. 



SECCIÓN III.— Cirugía Militar y Naval y Ciruqia bn los Ferro- 
carriles 147 

Ligaros apante^ sobre servicio ferrocarrilero, por el Dr. Juan N. 
Castellanos, México 150 

Algunas consideraciones acerca de la profilaxia de las enfermedades 
venéreas y sifilíticas en el Ejército Mexicano, por el Dr. José P. 
Gayón, México 161 

Asbestos fire-proof surgical Dressing as adapted to army and Emer- 
geney practice by Dr. Evan O'Neillkane, Kane, Pa 170 

Nuevo procedimiento para restaurar las grandes pérdidas de sustan- 
cia de la pared inferior de la uretra, por el Dr. Coronel Fernando 
L6pez, México 172 

Un modelo de Botiquín de Campaña para nuestro Ejército, por el 
Dr. Mayor Federico Ábrego, México 176 

Estudio sobre la nostalgia en nuestro Ejército por el Dr. Teniente 
Coronel Vicente Fonseca, México ISl 

Breves apuntes históricos del Hospital Militar de Instrucción, por el 
Dr. Mayor Constancio P. Idiáquez, México 183 

Estadística del Ferrocarril Mexicano del año de 1S89 al año de 1896, 
por el Dr. R. Tabeada, México 187 

Recent Changes in the field equipment of the Medical Department 

U. S. Army, by C. H. Alden, A. M., M. D. of Washington 202 

Actas (le la Sección de Cirugía Militar y Naval y Cirugía en los Ferro- 
carriles 223 

SECCIÓN IV.—Sbccion de Obstetricia incluyendo Cirugía Abdo- 
minal 22.'> 

Some Experiencias in the management and Surgical Treatment of 
Ectopic Pregnancy, by Augustas P. Clarke, A. M., M.D., of Cam- 
bridge, Mass 228 

üterine Fibroida Complicat-ed with Pregnancy, by A. Vanderveer, 
M. D., Albany 241 

Nueva maniobra para extraer la cabeza en el parto, por la pelvis, 
por el Dr. José Torres Anzorena, Cuemavaca, Morelos 246 

Breves consideraciones acerca de la Dystocia en México, por el Dr. 
* José Ignacio Capetillo, México 248 

Etiology of Eclampsia, by Dr. J. A. Clark, (Chicago 256 

ThcAmbnlant Treatment of Certain Forms of Pelvis Disease by the 
Miss Dr. Emma Culbertson, Boston, Mass 269 

Ligeras consideraciones sobre la raspa uterina en Qinecologiay Obs- 
tetricia, por el Dr. A. López Hermosa, México 262 

The Treatment of Post Partum Haemorrhage by J, Z. Currie, M. D. 
L, M. P., Cambridge, Mass 1>66 

Ginecología. — Hemostasis Uterina, por el Dr. Antonio Maclas, Gua- 
najuato 272 

Pyosalpinx in a Young Girl Pathologlcal Specimens Presented, by 
Henry L. E. Johson, M. D., Washington D. C 283 

Tratamiento de la Infección Puerperal, por el Dr. Manuel Barreiro, 
México 285 

Tratamiento de las infecciones puerperales, por el Dr. Rafael Nor- 
ma, México 291 



Reflexiones acerca del tratamiento Clasimo de la Septisemia Puer- 
peral, por el Dr. Manuel (González de la Vega, México 296 

Intestinal obstruction by Dr. George W. 'Woods, oí Mare Island, Cal. .009 

Obesity as a Cause of Amenorrhoea and Sterility by Dr. John V. 
SalT, of Benson, Arizona ^ÜO 

Memoria sobre Cirugía abdominal, por el Dr. Alfonso Ortiz, de Ala- 
mos, Sonora 834 

Appendictis With Report of an Interesting Case, By Uenry L. £. 
Johnson, M. D., Washington 329 

Un nuevo aparato para la práctica de Anastomosis intestinal de ex- 
tremo á extremo, por el Dr. J. Frank, M. D., Chicago 397 

A new Contríbance for Intestinal end to end Anastomosis, by J, 

Frank, M. D., of Chicago ^ 

Apuntes para el estudio de las heridas penetrantes de vientre, por 
el Dr. Santos Medina, Juchlpila, Zacatecas 368 

Conducta del partero durante el Puerperio, por el Dr. Ignacio Prie- 
to, México 396 

In the present state of Obstetrical Knowledge are we justified in 
Casting aside the Vectis? by Dr. Manuel Gutiérrez Zavala, Méxioo. 369 

En el estado actual de la Obstetricia ¿Puede justiñcarse el abandono 
de la Palanca? por el Dr. Manuel Gutiérrez Zavala, México 363 

Electro-Cauterj- as a Haemostatic, by Alex. J. C. Skene, Bron- 
klyn. N. Y 368 

Diez casos de Endometrítis tratados por la Electrólisis Metálica, por 
el Dr. Gustavo O'Farril, Puebla 376 

Contribución á la Estadística de Cirugía Abdominal, por el Dr. Ri- 
cardo Snarez Gamboa, México 382 

Sobre las aplicaciones del Fórceps en la extremidad pélvica, por el 
Dr. Luis Traconis Alcalá, México 386 

The Factors Concemed in Causing ultímate Rotation in Ocoipito- 
Posterior Positions, by W. RejTiolds Wilson, M. D., Philadelphia. 389 
Actas de la Sección de Obstetricia, Ginecología y Cirugía Abdominal. 394^ 
SECCIÓN V. —Sección dk Anatomía incluyendo la Fibiolooia — 4Q3 

Cortical Cerebral Localization, With Special Referenoe to Rodeuts 
and Birds, by Wesley Mills, of Montreal 406 

Algunas reflexiones acerca de ÓOO autopsias practicadas en el Anfi- 
teatro del Hospital de San Andrés, por los Drs. Antonio J. Carba- 
jal y Juan Martínez del Campo, México 411 

El nervio intermediario de Wrisberg es el del gasto, por el Dr. Fran- 
cisco Ortega del Villar, México 422 

Las alteraciones del Hígado producidas por el abuso del pulque, por 
el Dr. Manuel Toussaint, México 431 

Los climas de altitud. Influencia que ejercen sobre la sangre, por el 
Dr. Galdino Casillas, Guadalajara 436 

Modificaciones Anatómicas y Fisiológicas debidas á la altitud, por el 
Dr. Daniel Vergara Lope y el profesor Alfonso Herrera, México . 4ó0 

Actas de la Sección de Anatomía incluyendo la de Fisiología 466 

SECCIÓN VI.— Sección de Enfermedades de los Niños 471 

TheCare of Newly Bom Babes, by M. Beshoar, M. D., of Trinid|ui 

Col 473 



VI 



PAfiTS. 



Modalidades Clínicas de la Pleuresía en el niño y su Terapéutica, por 
el Dr. Federico Baquero, San . Luis Potosí 476 

Resultado de la int-ervención Quirúrgica en tres casos de Os- 
teo-Artritis Fungosa del pié, por el Dr. Eduardo Vargas, Mé- 
xico 484 

Las Osteopiras. Sus formas clínicas, por el Dr. Jesús Díaz de León, 
Aguascalientes 487 

Ascitis y Anasarca por Hidrohemia en los niños, por el Dr. Miguel 
Otero, San Luis Potosí 490 

Etiología y Patogenia de la Corea de Sydenham, por el Dr. Carlos 
Tejeda, México 492 

Fiebre tifoidea en los niños, por el Dr. Llambías, Buenos Aires 499 

Actas de la Sección de enfermedades de los niños ÓOI 

SECCIÓN VII .—Sección de oftalmouígia 50V) 

Consideraciones acerca de algunas osteo -periostitis orbitarias, por 
el Dr. Juan Santos Fernández, Habana 512 

Treatment of Burns of the Conjunctive in the Second Stage, by Dr. 
Bryant, of Omaha, Neb 528 

Sarcoma of the Orbit, by Dr. Robert Sattler, Cincinnati, Ohio 5:^ 

Estadio sobre algunas Autoplastías palpebrales, por elDr. Juan San- 
tos Fernández, de la Habana, Cuba 547 

A Case of Blepharoplastia with Application of Flaps aft<ir Thiersch's 
Method, by Dr. Lorenzo Chávez of México 562 

Ineufficiency of the Ocular Muscles and Treatment, by Frank S. Mil- 
bury, M. D., Brooklyn, N. Y 668 

Enucleación del Ojo, por el Dr. Lorenzo Chávez, México 575 

Offtcial Report in English 577 

Estadística y hojas clínicas del servicio Oftalmológico en el Hospital 
Nacional de Clínicas, por el Dr. Teófilo A. Moret, de Buenos Aires. 579 

Extirpación de un Quiste de la Órbita en comunicación con la cavi - 
dad craneana, por el Dr. A. Alonso, San Luis Potosí <;;{ü 

Inyecciones subconjuntivales de permanganato de potasa en el For- 
nix contra el Trachoma, por el Dr. J. Santos Fernández, de la Ha- 
bana, Cuba 632 

Actas de la Sección de la Oftalmología 637 

SECCIÓN VIII.- Sección de Laringología, Rinologia y Otología 647 

Original communication on the Photo Fluoroscope, by Dr. J. Mount 
Bletyer of New York 650 

(bausas más frecuentes de la Sordo Mudez en México, por el Dr. F. 

Vázquez Gómez, México 669 

Um caso de surdez e de ruidos intensos de ouvido esquerdo, acom- 
panhados de estado vertiginoso e curado (!om umasessaodecathe- 
terismo da trompa de Eustaquio, pelo Dr. Francisco Eiras, de Rio 
Janeiro, Brasil 670 

Um novo processo para a ignifruncturadasamygdalashipertrophai- 

das, pelo Dr. Francisco Eiras, de Rio Janeiro, Brasil 671 

Actas de la Sección de Laringología, Rinologia y Otología 672 

SECCIÓN IX.— Sección dk Dermatología y Sifilografia 677 

De las inyecciones intra-musculares de Calomel en el Tratamiento 
de la sífilis, por el Dr. Ricardo E. Cicero, México 680 



vil 



p*g». 



The Treatment of Syphilis, by the Employraent of Anti-Syphilitic 
Seram, by Dr. Juan Puerto, México 687 

Tratamiento de la Sífilis por el Suero anti-siñlftico, por el Dr. Juan 
Puerto, México 690 

Chronic Gonorrhoea, its Scientiflc Treatment by Fred. C. Valentine, 

M. D., New York 693 

Actas de la Sección de Dermatología y Sifílografía 70o 

SECCIÓN X.— Skci^ion DK Higiene Y Demografía incluyendo la 

Higiene Marítima y Cuarentena 707 

Inaugural Address of the President of the Section of Hygiene and 
Demography by Dr. Domingo Orva ñaños, México 710 

Discurso inaugural del Presidente de la Sección, Dr. Domingo Orva- 

ñanos 713 

Scientific Sanitation Vei*su8 Quaruntine, by Dr. A. B. Tadlock, of 
Knoxville, Tenn 717 

Mortalidade infantil na Cidade do Rio Janeiro (1891-18Í4) pelo Dr. 
Aureliano Portugal, de Rio Janeiro 719 

Influencia de las medidas Proñlácticas, en la no propagación de las 
enfermedades infecto-contagiosas, por el Dr. Ricardo Marín, To- 
luca, México 73.'> 

Higiene (jue debe observarse en los trabajos mineros subterráneos, 
por el Dr. Gonzalo Castañeda, Real del Monte, Est. de Hidalg^o. . 753 

Higiene.- La Estadística Médica y Demogriiflca en México, por el 

Dr. Antonio J. Carbajal, México 7ó9 

Principales enfermedades regionales de la República Mexicana y 
cuadro general de la mortalidad, por el Dr. Antonio Peñafíel, Mé- 
xico 760 

Vacuna. — Su organización en Tamaulipas, por el Dr. Carlos Oovea, 
México. 77 1 

Datos estadísticos de la mortalidad ocasionada por la viruela enGua- 

najuato, por el Dr. Francisco Marmolejo, Guanajuato 779 

Administración de vacuna i anti variólica) ó Instituto Jenner, de- 
pendencia de la asistencia pública de Buenos Aires, capital de la 
R. Argentina, por el Dr. Teófilo Moret, Buenos Aires, República 
Argentina 7S2 

Demografía de la Provincia de Mat^mzas del año de 1894, por los 
Dres. Domingo L. Mandan, Eduardo Díaz y Carlos M. Trelles, Ha- 
bana, Cuba . . 7H<s 

Report of the Committee on car Sanitation, by Granvillc P. Conn, 
A. M., M. D., Concord, New Hampshire, United States. SOó 

Papel de los agentes Físicos en la propagación de las enfermedades 

transmisibles, por el Dr. .1. K. Monjanis, San Luis Potosi S*2<i 

Noticia sobre la (ieografía Médica del Valle de México, por el Dr. 
Domingo Orvañanos, México. Sil.> 

Necesidad de adoptar en México una clasificación nacional de profe- 
siones, por el Dr. J. E. Moiíjarás, San Luis Potosí S.'?2 

Proyecto del Hospital General de la Ciudad de México, por el Dr. 

Eduardo Licéaga y el Ingeniero R<ib<'rto Gayol, México. í^36 

Trabajo remitido por el Dr. Francisco Sampallo, Chápala. Ja- 
lisco. . . .««oS 



VIII 

Expotíción y proyecto para construir un Manicomio en el Distrito 
Federal, por loe Dres. S. Morales Pereira y A. Romero 887 

Anti- Rabie Institute of the Supreme Board of Health of México 
City, by Dr. E. Licéaga 89!* 

Instituto anti-rábico del Consejo Superior de Salubridad de México, 

por el Dr. E. Licéaga 006 

Actas de la sesión de Higiene y Demografía 912 

SECCIÓN XI. -Sección de Enfermedades Mentales y del Slstema 

Nervioho, incluyendo Medicina Legal 923 

Identificación científica de los reos, por el Dr. Ig^iacio Fernández 
Ortigoza, representante del Estado de V^eracruz 92íi 

Symptoms of Speech Disturbances as Aids in Cerebral Ijocalization, 
by J. T. Eskridge, M. D., of Denver, Col 933 

Íj& suspensión en el Beriberi, por el Dr. Ciro L. Urriola, Panamá, 
Colombia 948 

Degeneración Mental, por el Dr. Luis Vergara Floro**, Tecopila, Chile. 953 

The True Criteria of insanity 959 

El Hipnotismo y la sugestión, por el Dr. Eduardo Díaz Martínez, de 
la Habana, Cuba 960 

El Hipnotismo como medida Terapéutica, por el Dr. Guillermo Pa- 
rra, México 984 

Ligero estudio sobre la Clasificación Médico Legal de las heridas, 

por el Dr. Federico Soto, San Felipe, Guanajuato í»S8 

Actas de la Sección de enfermedades mentales y del sihtema nervioso. 99.s 
SECCIÓN XII. -Sección DE Cirugía Dental 1001 

Discurso inaugural 10<)3 

Anomalías del sistema Dental, por el Dr. Gastón Alexandre Worms, 
de Rio Janeiro, Brasil 1004 

Breves consideraciones sobre la carie dental y su tratamiento, por el 
Dr. José M. Soriano, México 1(X)íí 

Neuralgia Facial producida por los dientes, por el Dr. José Palero, 
México 1014 

**La Electrólisis aplicada en (*irugía Dental es un procedimiento ino- 
fensivo y denotables resultados, por el Dr. Manuel (.'armona, México 1017 

Memoria del Dr. Alfredo Thiess, México 1019 

JjSl Quta-perca en las obras de Coronas y puentes, por el Dr. J. W . 
Purnell, México 1023 

Outta-Percha in Oown and Bridgo Work, by Dr. J. W. Purnell, Mé- 
xico 1025 

Memoria del Dr. Alfredo Reguera, México 1027 

Las aplicaciones del Salol para obturar los canales dentarios, por el 

Dr. Agustín Pacheco, México 1028 

Actas de la Sección de Cirugía Dental 1031 

Discurso de clausura 1035 

SECCIÓN XIIL— Sección de Pedaooíua Medica 1037 

Proyecto de Reformas á la Ley de Instrucción Pública en lo relativo 
á la enseñanza de la Medicina, por los Dres. Rafael Lavista y Eduar- 
do Licéaga, México 1039 

Schenie of Reforms in the Teaching of Medicine in México, by Dra. 
E. Licéaga and R. Lavista, México 10.i2 



IX 

Pág8. 

Examinatíons for Medical positíons and Especially for the Army 
Medical Staff, by C. H. Alden, Washington 1066 

Alganas ideas sobre Filosofía Médica, por el Dr. Joan N. Revueltas, 
México 1076 

Actas de la Sección de Pedagogía Médica 1080 

SECCIÓN XIV.— Sección de Bacteriología 1083 

Contribución al tratamiento de la Bacilosis pulmonar por la Tuber- 
calina, por los Dres. Santos A. Dominici, E. Meier Flegel y N. 
Guardia, hijo, de Caracas, Venezuela 1086 

Estudio sobre las fiebres palúdicas de Caracas, por el Dr. Santo<t A. 
Dominici, de Caracas, Venezuela 1088 

Diagnóstico Clínico de la Fiebre Tifoidea, por el Dr. Eduardo An- 
drade Penny, M . D 1092 

De los resaltados obtenidos en Caracas en el Tratamiento de la Dií- 
teria por el suero antidiftérico de Roux, por los Dres. E. Meier 
Flegel y Elias Rodríguez 1098 

Fiebre amarilla y Paludismo.— Su hematología Clínica, porelDr. To- 
más Vicente Coronado, de la Habana •. ' 1104 

£1 Muermo en la Habana, por los Dres. Juan N. Dávalos y Enrique 
Acosta, de la Habana 1106 

Seroterapia en la Erisipela, por los Dres. Rudesindo García Rijo é 
Ignacio Calvo, de la Habana 1117 

La Lepra en América. — Profilaxia de la misma, por el Dr. Ricardo 
Gutiérrez Lee, de Colombia 1 127 

Notas sobre la Lepra — Casos observados por el Dr Tomás M, Calnek, 
de San José, Costa Rica 1132 

Copia de los documentos originales tomados en Costa Rica, por el 
Dr. Tomás M. Calnek, de San José, Costa Rica 1136 

Tercera comunicación sobre un procedimiento seroterápico aplicado 
al tratamiento de la Lepra Griega, por el Dr. Juan de Dios Carras- 
quilla, de Bogotá, República de Colombia 1148 

Comunicaciones sobre el empleo de la Seroterapia en la Lepra, por 
el Dr. Juan de D. Carrasquilla, de Bogotá, República de Colombia. 1168 

La Rabia y el tratamiento de Pasteur en la Habana, por el Dr. Enri- 
que Acosta, de la Habana 1174 

Sacaromicosis del hígado por el Dr. Ángel Gaviño, México 1176 

Actas de la Sección de Baóteriología 1178 

SECCIÓN XV.— Sección de Veterinaria 1185 



SECCIÓN II. 






U 




PRESIDENTES HONORARIOS. 

Dr. John B. Hamilton, Chicago, 111. Dr. P. S. Coonor, Cincmnati, Ohio. 
Dr. Robert F. Web-, N. Y. Dr. V. P. Gibnay, N. Y. Dr. L. C. Lanc, San Fran- 
cisco, Cal. Dres. lino Alarco y Julián Sandoval, lima, Perú. Dres. WiUiam 
Kingston, Montreal y Edward Farrell, Halifax, Canadá. Dres. Carlos Padilla, 
Rodolfo Espinosa y Vicente Mejía, Guatemala. 

PRESIDENTE EFECTIVO. 

Dr. Rafael Lavista, México, D. F. 

VICE PRESIDENTE. 

Dr. Gustavo Pagenstecher, San Luis Potosí, México. 

SECRETARIOS. 

Dr. Hermán Mynter, Buffalo, N. Y., para el idioma Inglés. 

Dr. Samuel E. Milliken, N. Y., para el idioma Español. 

Dres. Regino González, Ramón Icaza, Francisco de P. Bemáldez, Eduardo 
García, México, D. F., y Dr. Alfonso Ortiz, Alamos, Sonora, México, para el 
idioma Español. 

Dres. P. Fichtner y E. Schmidtleind para el idioma Inglés. 

Dres. Estanislao Pardo Figueroa y Wenceslao Mayorga. Lima, Perú. 

Dr. Alonso Avila, Mérida, Yucatán, México, por Colombia. 

Dres. N. Duplesis y Enrique Porto, Habana, Cuba. 

Dres. J. A. de Almeida y Pinto Portella, Río de Janeiro, Brasil. 

Dres. Alfonso Lamas y Luis P. Bottaro, Montevideo, Uruguay. 

Dres. J. A. C. Bmnelle, Montreal, y Cassidy, Toronto, Canadá; Dr. Julio 
Borbón, Guatemala. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERlCANÓ 



DIS0UB80 DEL PRESIDENTE 
México, D. F. 

Distinguidos Colegas: 

Una consideración especial de la '^ Comisión Organizadora del Segundo Con- 
deso Pan-Americano," me proporciona la honra inestimable de presidir la 
Sección de Cirugía General. Profundamente agradecido por el inmerecido fa- 
vor que se me dispensa, me siento estimulado para cumplir tan distinguido 
encargo con el concurso valioso de hombres de gran valer y consumada ex- 
periencia en este importante ramo de las Ciencias Médica^. 

Viva está aún en nuestro espíritu la gloriosa tarea que la Sección de Cirugía 
realizó en el primer Congreso Pan-Americano; su labor, llena de preciosas en- 
señanzas, nos convida á continuar la gloriosa tarea que nos corresponde. En 
el ramo que cultivamos se gana siempre terreno y con orgullo podemos va- 
nagloriamos de los progresos conquistados. 

Franqueada la barrera que por largo tiempo limitaba nuestro campo, ape- 
nas si nos queda inaccecible alguno de los importantes órganos de la economía, 
en el que son bien conocidas las lesiones desarrolladas. 

La asepsia rigurosa, la antisepsia metódica y la perfección en la técnica 
operatoria, nos han abierto el camino antes lleno de abrojos, hoy ya por for- 
tuna libre de los inconvenientes que limitaran nuestra acción. La investiga- 
ción directa de las lesiones es nuestra preciosa conquista y la Cirugía explo- 
radora el inestimable recurso que nos ilustra y autoriza para empresas que 
fueron consideradas temerarias sin el convencimiento íntimo que hoy tenemos 
de las lesiones merced á su inspección directa. 

La mitad de la tarea se ha facilitado, y el ingenio de los Cirujanos concen- 
tra su sagacidad para reparar desórdenes que en la mayoría de los casos le son 
ya conocidos. ¡Qué inmensa diferencia de nuestra situación comparada con 
la de nuestros predecesores! Para ellos todo fué aventura y sólo su g^an genio 
pudo permitirles conquistas y adelantos inesperados; para nosotros, que 
vemos y tocamos las lesiones más ocultas, sólo nos queda el trabajo de es- 
cogitar, cómo y cuándo podemos reparar los órganos dañados y devolverles 
sus funciones más ó menos perturbadas ; la tarea se simplifica. 

Con tales elementos no sólo se ha facilitado la técnica operatoria, sino que 
se ha obtenido noción exacta de los procesos patológicos de difícil interpre- 
tación. La patología de los procesos quirúrgicos nos es ya familiar, y si nos 
restan incógnitas por despejar, nuestro problema es mejor entendido, sobre 
todo, en sus detalles anatómicos. Quedará por mucho tiempo aún diñcil la 
resolución de las cuestiones patogénicas y causales para ciertas enfermeda- 
des que comprometen los glandes sistemas orgánicos, pero los que se cir- 
cunscriben á los órganos y aparatos, podemos considerarlos como dominados. 
Como consecuencia natural, su tratamiento quirúrgico se deñne y reglamenta 
de un modo admirable. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ^ 

La delicadeza natural de ciertos órganos por las importantes funciones que 
les están encomendadas, engendra dificultades bien graves cuando intenta- 
mos la intervención quirúrgica de las lesiones que les afectan; y á permitimos 
BU libre acceso sin desequilibrar el organismo entero, conducen los esfuerzos 
que vuestra sagacidad 6 ingenio inventan día á día. En el sumario que tengo 
á la vista de las memorias que habéis escrito, se registran valiosos estudios 
que tienden á resolver tan arduos problemas, y es de esperarse que la lumi- 
nosa discusión que de ellos haremos, nos lleve á conclusiones practicas de la 
mayor utilidad. 

Muchos de aquellos, aun discutidos, encontrarán su solución definitiva, á lo 
menos, se adelantará en su estudio, facilitando la labor de nuestros sucesores. 

La cirugía cerebral, intestinal y pulmonar, nos brinda ocasión favorable pa- 
ra su estudio, y sus múltiples aplicaciones en relación con sus varias indivi- 
dualidades patológicas están allí para enseñamos el cómo y cuándo podemos 
utilizar el contingente que nos ofrece. 

Otros muchos importantes asuntos de Cirugía actual ocuparán nuestra aten- 
ción. Ligeramente mantendré en constante actividad las sesiones, que con- 
fiadamente espero satisfarán el noble propósito que os congrega para el ade- 
lanto de nuestra Ciencia. 

Gracias mil por la espontaneidad con que habéis respondido á la invitación 
que os hizo la Comisión organizadora; gracias por la valiosa ayuda que me 
daréis para llenar el cometido que se me ha confiado. 

Me siento orgulloso de encontraros, nobles filántropos; vuestro amor á la 
Ciencia, el culto levantado que tributáis á la filantrópica tarea de aliviar las 
dolencias de la humana especie, os colocan en el preciado lugar que corres- 
ponde á los benefactores de nuestros semejantes. 

Con el más vivo deseo de que vuestras tareas sean coronadas del mejor 
éxito, os saludo diciendoos: Bien venidos seáis. 

La VISTA. 



TUBERCULOSIS DE LA RODILLA, 

ARTREGTOMIA ATlPICt CURACIÓN. HISTORIA CLÍNICA 

POBSL 

DR. ÁNGEL CONTRERAS. 

Paebla B. M. 

Amado Reyes, de 6 años de edad, inglesó en el Hospital general de Puebla 
en los primeros días del mes de Agosto de 1895. 

Refiere que ha gozado de muy buena salud hasta hace tres años, en esa épo- 
ca se cayó de una ventana de altura de un metro, y comenzó á padecer de la 
rodilla derecha, la que se le hinchó y le dolía, pero podía andar y no tenía ca- 
lentara; hace algún tiempo que comenzó á doblársele la pierna y lleva como 



b CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

tres meses de haber llegado el grado de su contraetura al extremo de no po- 
der ya andar apoyado en el pie. 

Sos padres son sanos, la madre tiene buena constitución lo mismo que el 
niño; han habitado una casa baja y húmeda. 

Lo primero que impresiona en el examen del paciente es que el miembro 
inferior derecho se encuentra en semi-flexión, la pierna forma con el muslo 
un ángulo casi'recto, la rodilla está muy abultada, se dibujan los cóndilos hi- 
pertrofiados, la interlínea articular está saliente, la rótula llevada hacia arri- 
ba, la extremidad superior de la tibia también se encuentra crecida de volu- 
men; la rodilla no está arredondada sino que se dibujan todas las salientes 
descritas, y contrasta la deformidad con el aspecto de la rodilla izquierda que 
está normal; la piel se encuentra distendida, pero sin cambio de coloración; 
no es posible espontáneamente ni por medio de la fuerza llevar la pierna á la 
posición recta con el muslo; la palpación permite sentir la resistencia ósea de 
las principales salientes, y en la interlínea articular se nota la renitencia pro- 
pia de la sinovial fungosa y de la hidartrosis ligera; deprimiendo y moviendo 
lateralmente la rótula se percibe ligera crepitación, lo mismo que tratando de 
imprimir movimientos eñ la rodilla anquilosada. 

No existen alteraciones ni perturbaciones morbosas en los demás órganos 
y funciones de este niño. 

El 17 de Agosto procedimos á la operación de la artrectomía atípica de la 
rodilla de la manera siguiente: Lavado antiséptico riguroso con solución de 
bicloruro de mercurio en todo el miembro abdominal derecho; inhalaciones 
de cloroformo hasta obtener y mantener el período quirúrgico de la aneste- 
sia; isquemia del miembro por el procedimiento de Esmarch. La técnica ope- 
ratoria se sujetó á lo prescrito por el Dr. Albertin de Lyon; así es que en el 
primer tiempo hicimos en la parte anterior de la articulación, con el escalpe- 
lo, dos incisiones longitudinales paralelas y á nivel de los ligamentos latera- 
les, y una transversal equidistante del borde inferior de la rótula y de la in- 
serción del ligamento rotuliano interesando la piel y tejido celular subcutáneo 
y formando por su conjunto estas incisiones ima H de cortas ramas inferio- 
res; en el segundo tiempo profundizamos las tres incisiones descritas cortan- 
do los planos fibro-aponeuróticos y musculares subyacentes hasta poder des- 
prender dos colgajos, levantamos el superior por medio de una pinza de Museux 
fíjada en la extremidad rotulianadel tendón del mismo nombre y descubrimos 
ampliamente toda la parte anterior de la articulación para poder ejecutar el 
tercer tiempo, en el que disecamos toda la sinovial y cortamos los ligamentos 
cruzados y los discos semilunares, comenzando por la extremidad rotuliana 
del ligamento rotuliano donde tomamos con pinzas de ratón la sinovial, y por 
medio del bisturí se desprendió la porción subrotuliana, después la totalidad 
del repliegue subtrícipital ayudándonos del dedo, en seguida la porción co- 
rrespondiente á la parte anterior de la extremidad inferior del fémur; los li- 
gamentos cruzados los desprendimos de su inserción superior con tijeras cur- 
vas y continuamos la disección de la sinovial en el hueco poplíteo cuidando 
de no interesar los vasos de la región y por último desprendimos los ligamen- 
tos cruzados en su inserción inferior y cortamos los flbrocartílagos semiluna- 
res; llegado el cuarto tiempo cortamos con un fuerte escalpelo las superficies 
cartilaginosas de los cóndilos y de la tibia, como quien rebana, hasta llegar á 
la superficie huesosa, y como en la correspondiente á los cóndilos del fémur, 
descubrimos algunos islotes de infiltración tuberculosa los rascamos con la 
cucharita de Wolkman, y por último, avivamos la cara articular de la rótula, 
procurando modelar todas las superficies de modo que su coaptación fuese 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 




Amado Revks. 
y Niño de 6 añOn át: edad, curado de Ja tuberculobi: 
ir medio de In artrcciotomia atípica. 



1 rodilla derecha 



CONGRESO MEDICO PAN-AMEBICANO 



9 



perfecta; en el quinto tiempo tocamos las superficies ementas con el termo- 
canterio de Paquelín y después irrigamos abundantemente todo el campo 
operatorio con solución de bicloruro de mercurio al milésimo; para pasar al 
sexto y séptimo tiempos, coaptamos las superficies huesosas y practicamos 
primero la sutura del plano fibromuscular con catgut y en seguida la sutura 
de la piel con seda, por medio de puntos separados, dejando á los lados de la 
rótula una pequeña porción sin sutura profunda ni superficial, é introducien- 
dopor ahí una tirita de gasa yodoformada para asegurar la canalización; en el 
octavo tiempo ejecutamos la curación tópica antiséptica, aplicando compre- 
sas de gasa yodoformada sobre las lineas de la sutura, mucho algodón absor- 
bente al rededor de toda la raticuladón y vendaje; por último y como nove- 
no tiempo, quitamos violentamente el torniquete de Esmarch y envolvimos 
todo el miembro con un vendaje impregnado de yeso 

La ejecución de toda la operación duró una hora y media. 

El principal papel fué confiado á nuestro distinguido compañero y sentido 
amigo el Sr. Dr. D. José María Marín. El Sr. Dr. D. Feliciano Hernández nos 
acompañó también en la operación. 

El análisis microscópico de algunos fragmentos de sinovial, cartílagos y hue- 
sos quitados, que se sirvió hacer bondadosamente el Sr. Dr. Vergara, des- 
cubrió la existencia del tubérculo y del bacilo de Koch. 

En los tres días siguientes al de la operación la calentura fué de 38 á 38.5, 
el estado general muy bueno, el aposito y el vendaje se infiltraron de serosi- 
dad sanguinolenta hasta el exterior, pox lo que se renovó el día 20 y se en- 
contró en buen estado la región operada, se retiraron un poco las tiras de gasa 
yodoformada y se colocó el miembro en una canaladura metálica de alambre. 

En los días subsecuentes la temperatura osciló de 37.3 á 38 y siguió perfec- 
tamente el estado general del paciente. No renovamos el vendaje y la cura- 
ción hasta el 31 de Agosto y encontramos muy poca supuración en el aposito, 
se retiraron por completo las tiras de gasa del interior de la herida. 

Durante todo el mes de Septiembre la temperatura ha sido normal, oscilan- 
te entre 36.5 y 37.5 el estado general del niño es muy satisfactorio, no ha te- 
nido dolores intensos, duerme y come bien, y el vendaje no se ha ensuciado 
hasta el exterior ni está descompuesto, por lo que no se ha cambiado. 

Octubre 3. Quitamos el vendaje y la canaladura, y al descubrir la rodilla 
encontramos alguna supuración en el aposito; la piel de la región anterior es- 
tá superficialmente ulcerada, quizás por el contacto prolongado de la supu- 
raciSn que no fué del todo absorbida por la gasa yodoformada; á nivel de los 
puntos laterales, donde se canalizó al principio, están udos botones carnosos 
de buen aspecto. Se tocaron con soluci 5n de nitrato de plata al c ntésimo la 
región escoriada y los botoncitos carnosos, después de lavar prolongada- 
mente con solución de bicloruro de mercurio y agua sucesivamente, se apli- 
có polvo de yodoformo, gasa, algodón y se puso la canaladura y el vendaje 
impregnados de silicato de potasa. 

Octubre 9. El niño come bien, no se queja de nada y está tomando vino de 
quina. El vendaje está impregnado de alguna supuración hasta el exterior al 
nivel de la rodilla. Al renovarlo se encuentra una placa de eczema húmedo 
en la parte anterior de la rodilla que es la que engendra mucha serosidad pu- 
rulenta. Livamos sucesiva me üte con solución de bicloruro de mercurio y con 
agua pura, espolvoreamos aristol y cubrimos con gasa yodoformada y algo- 
dón; colocamos la canaladura de alambre y no impregnamos el vendaje de 
sustancia alguna que lo endureciera. 

Del 10 al 15 de Octubre hubo que remover varias veces el aposito en aten- 



10 CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

ci6n á la gran cantidad de serosidad que escurría á causa del eczema y por la 
comezón que molestaba al paciente; espolvoreamos aristol en la placa del 
eczema, aplicamos tela de salud, etc. 

Del día 15 al 22 del mismo mes retiramos todo vendaje y se dejó descubier- 
ta la región enferma. 

Octubre 23. Encontramos un'abscesito ftstuloso en la extremidad extema 
de la unión de los huesos de la rodilla, por lo que procedimos al desbridamien- 
to y raspa de dicho abscesito ftstuloso, previa cloroformización. Curamos tó- 
picamente el eczema con tela de salud imtada ligeramente de una pomada 
secante y aplicamos la canaladura de alambre para inmovilizar el miembro. 

Octubre 28. No ha tenido calentura el enfermo, renovamos hoy el aposito, 
ha habido poca supuración. 

Durante el mes de Noviembre hubo que descubrir varias veces la rodilla y 
curamos tópicamente el eczema con abundante lavado, aplicación de polvo 
de licopodio con aristol y tela de salud untada de una pomada secante. Per- 
sistió el trayecto ftstuloso de la región externa y reconocimos con el estilete 
la caries del hueso, por lo que el día 29 de Noviembre procedimos de la ma- 
nera siguiente: cloroformización, sección crucial á nivel de la fístula situada 
sobre el cóndilo externo hasta descubrir el foco de la caries; raspa con la cu- 
charita de Wolkman de la porción cariada del hueso y sección, con las tijeras 
del borde extemo cartilaginoso del foco; cauterización con el aparato dePa- 
quelin; curación tópica antiséptica con gasa yodoformada, etc.; aplicación de 
la acanaladura de alambre y envoltura con vendaje impregnado de yeso. 

Diciembre 4. Se quita el vendaje de gasa que estaba muy embebido de se- 
rosidad sanguinolenta, se pone nuevo aposito antiséptico y se inmoviliza el 
miembro con solo la acanaladura metálica. 

A fines de Diciembre se encuentra cicatrisado el trayecto ftstuloso, y el es- 
tado general del paciente es bastante satisfactorio. 

A principios de Enero de 1896 se quita definitivamente la acanaladura y to- 
do aposito, recomendando al niño el reposo en su cama. 

A mediados de Enero se pasea el niño con sus muletas en el hospital. 

Enero 27. Se retrata al niño y se le da de alta. 

En los meses de Febrero y Marzo ocurre algunas veces el niño á mi consul- 
torio, manifestando siempre el perfecto estado de consolidación del fémur 
con la tibia y pudiendo dar alg^mos pasos sin el auxilio de las muletas; el 
acortamiento del miembro es de tres á cuatro centímetros. 

He vuelto a ver á este niño en los primeros días del presente mes de No- 
viembre y la curación está confirmada, anda por todas partes sin muletas ni 
bastón, tiene una ligera claudicación, inherente á la rigidez de la rodilla y al 
pequeño acortamiento del miembro, pero este sigue su crecimiento normal; 
y se conserva recto; el estado general es satisfactorio; no hay manifestación 
de tuberculosis en ninguna parte del organismo. 

Reflexiones: Hacemos pública la historia clínica de este enfermito con el 
principal objeto de estimular á nuestros compañeros de profesión á practicar 
una operación que puede remediar radicalmente im padecimiento tan fre- 
cuente y grave como lo es la tuberculosis de la rodilla en sus distintas formas. 

El éxito de la resección atlpica nos parece superior al que suele alcanzar- 
se por medio de la revulsión y de la inmovilización, que son los recursos á que 
acudimos más generalmente cuando no se practica la intervención sangrienta. 

Las esperanzas cifradas en el tratamiento por medio de las inyecciones an- 
tisépticas y modificadoras creo que no han sido alcanzadas en la práctica. 

Hoy que á la sombra de la antisepsia podemos penetrar en las articulado- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



11 



nes sin ^ran peligro, nada más racional á priori que seguir el axioma de 
Létiévant: '< quitar el mal, nada más que el mal, respetar lo que está sano, to- 
do lo que es sano," esto es perseguir el tubérculo en la articulación hasta en 
sus últimos rincones. 

El gran argumento contra la artrectomía atípica es la posibilidad de la rein- 
cidencia subsistiendo alg^ tubérculo; por lo que debemos escudriñar todos 
los elementos de la articulación y si necesario fuere, como en nuestro caso, 
rascar la porción del hueso infiltrada del tubérculo. 

Si después de quitar por medio de los medios quirúrgicos toda la porción de 
la articulación que nos parece atacada del tubérculo, es aún de temerse la 
reincidencia por algún núcleo tuberculoso desconocido, cuanto más lo será 
cuando se confie sólo á la naturaleza el enquistamiento ó la reparación peri- 
férica por medio de la evolución fibrosa. Además para que los esfuerzos de la 
naturaleza ó sea la evolucite fibrosa del tubérculo pueda llegar á realizarse es 
preciso condiciones higiénicas y largo tiempo de tratamiento, que sólo están 
al alcance de limitado número de enfermos. 

Quitar toda una porción articular por solo el temor de que allí existan focos 
de tuberculosis, como se hace en la resección típica, me parece irracional. 

Aún suponiendo la reincidencia después de la artrectomía atípica, será me- 
nos g^ve el caso, porque soldados los huesos en la interlínea articular revis- 
tiiá el nuevo impulso solamente la forma huesosa, y no se tratará de la inva- 
sión serosa articular, como en los casos en que se ha conservado dicha 
serosa, apagando sólo la manifestación tuberculosa 

La preferencia por la artrectomía atípica en el caso descrito está también 
justificada por la corta edad del paciente, pues por este medio se respetan los 
cartílagoe de conjugación y no se entorpece el crecimiento longitudinal de 
los huesos. 

Desgraciadamente el tiempo transcurrido en nuestra observación no es su- 
ficiente para poder probar nada respecto á los resultados más lejanos, pero 
los hechos publicados por el Dr. Albertin de Lyon nos hacen esperar que se- 
rán mny favorables. 



i 



RiSfcARCH INTO THE TEGHNIQDE OF LARTN6EAL OP£RATIONS, 

fflTB REPORT Of fOlIR SÜCCESSfllL TOIAL EIIPSIÜS. 

Q. W. CRILE, A. M., M. D., CLEVELAND, 

ProfesBor of Physiology 

and Principies of Surgery, The Cleveland College 

of Pliysicians and Sargreons; Visiting Surgeon to Cleveland General Hospital 

and St. Alexis Hospital. 

DíTRODUCnON. 

Having noticed in the literature of the subject that at the moment the rub- 
ber bog o? the ci .ula of the Trendelenberg apparatus was inflated, oc- 



12 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

casionally alarming cyanosis followed; and fuither having noticed in their 
reporte, that sorgeons have encoutered sudden changos in the heart's action 
and the respüratíon during the final removal of the laryux; and specially 
having observed the latter etriking phenomena in my own operations, a 
research was undertaken to discover the cause and possibly point out the 
means of avoiding the same, 

The aim of the surgical technique has been to develop a method whereby 
hemorrage into the pulmonary tract and septic pneumonia may be avbided, 
and the operation performed with dispatch. 

The operative technique as herein described was developed through ope- 
ration on dogs, and upon the cadáver. Various methods and devices were 
tested, and finally the present tecnique was adopted. 

I cannot sufficiently aknowledge my indebteness to Dr. W. E. Lower, who 
assisted me in the several operations and rend^ed valuable aid in the re- 
search. The research was carried out in the Physiological Laboratory of the 
College of Physicians and Surgeons of Cleveland. The experiments were made 
on twenty dogs. 

EXPERIMENTAL 

MeihodB, — Dogs under full ether anesthesia were made subjects of experi- 
ments. A tracing of the respiration and circulation before, during, and after 
the test was taken in each experiment, and from these tracings alone have 
the condusions fumished been drawn. All these experiments have been re- 
peated a number of times, and there is no point mentioned which I have not 
illustrated by tracings in my possession. After anesthetizing the animal, a 
cánula was inserted into the trachea, so as to exelude any momentary ob- 
struetion to respiration or any complication of the result by any other cause 
than direct experiment; by this means at the same time the anesthesia can 
be more readily managed. 

Record of drculation.—The cánula was placed in the carotid of the dog, 
and connected with a mercury manometer. The recordiug apparatus used 
was a single revolving drum. 

Record of Respiration, — The respiratory excursions were recorded by means 
of trasmitting apparatus acting upon a receiving tambour. (The up-stroke 
represents expiration, and the down-stroke inspiration.) 

Having made all the prelíminary preparations the technique of laringec- 
tomy was performed. It was noted that whenever there was any considera- 
ble pressure or stretching upon the larynx, respiration was altered or arrested. 
The heart-beats were slowed and the blood-pressure would fall. When, how- 
ever, the trachea was similarly tested, no such results were noted. The 
slightest contact with the muéTous membrane over the vocal re^on would 
cause the immediate arrest of respiration. A more firm contact would also 
cause a marked slowing of the pulse. The área thus responding is conflned 
to the región around the vocal cord. The mucous membrane of the cricoid 
does not share this property in so marked a degree. Having established this 
constant phenomenon, attention was given to the effect of drugs. One two- 
hundredth of a g^ain of atropia was injected into the juglar vein. This ef- 
fectually guarded the heart, so that rude manipulation did not alter the 
heart'sbeat; the respiratory phenomena were in no way modiñed; while 
atropia guards the heart, in does not guard respiration. 

Cocatne.— Four per cent, solution of cocaine applied by means of a swab 



^ OOKGRESÓ MÉDICO f^AÍÍ-AMÉÍtíOANO 13 

apon the mucous membrane oí the larynx, inhibited entirely the reflex action 
dnring manipnlationy upon both the respiration and the heart. No matter 
how seyere the intralaryngeal manipulation, the respiration and heart were 
completely protected. Hypodermio hijections of cocaine served to goard 
the hearty bnt did not goard the respiration. Section oí the iníerior laryngeal 
nérvea did not alter the phenomena; section of the superior laryngeal nérvea 
abolished at once all the respiratory and circnlatory phenomena. 

We thereíore condude that atropia eff ectually guards against reflex in- 
fluences from the larynx by its inhibiting the reñex impulses through the 
superior laryngeal nerves. Oocaine locally applied inhibits all these reflex 
phenomena by inhibiting the impulses through the superior laryngeal nerves 
by action upon their termináis; while cocaine hypodermically guards the 
heart, it does not guard the respiration. 

In the major laryngeal operatlons, m hether general anesthesia is or Ib not 
used, the local application oí cocaine is of paramount importance. 

lí local applications be impossible, then the hipodermic injections at the 
beginning of the operatlon of a full therapeutic dose of atropia to guard the 
heart should be administered. 

The atropia may with advantage be combined with a full dose of morphine. 
thus lessening the amount of anesthetic necessary, and diminishing by their 
combined effect the secretion of saliva and of the bronchial mucus. The pa- 
tient under this influence maintains an advantageons restful quiet after the 
operatlon. 

TECHNKJUE. 

The preliminary preparation of the patient is of considerable importance. 
Forced íeeding should be practiced several days immediately preceding the 
operatlon, thereby enabling the patient to better pass over the fírst f ew days 
folio wing the operation on an absoluta or at least restricted diet; low tra- 
cheotomy ten days or more previous to laryngectomy, allowing thereby the 
patient to become accustomed to breathing through a tracheal tube, to les- 
sen the time of the major operation, and as a necessary preliminary to the 
proper accomplishment of the technique to be descríbed. The tracheal tube 
used is a combination of the conventional silver cánula, over which a piece 
oí best quality of soft ruber drain-tube has been snugly drawn; the tracheal 
end of the latter is allowed to project beyond the tracheal end of the metal 
tabe, partly as a protection to the trachea, and partly to increase the length of 
the average tube, which is usually too short. The size should be as large as can 
be easiljrlntroduced, so that ampie breathing caliber is insured. The best quality 
of rubber drain-tube thus attached to a rather short metal tube makes almost 
an ideal tracheal tube: it remains patent under the most violent paroxysm; 
it prevente irritation on swallowing; it cannot injure the trachea in any way; 
its flexibility allows its removal and introduction with the greatest facility 
and without causing injury or hemorrhage; it is safe in the hands of a nurse; 
is easily cleaned; and, abo ve all thing^, is always procurable insuitable di- 
mensions at any time. Any one ever having been once under the stress of a 
Üireatened sufTocation when the longest tube in his armamentarium is much 
too short to reach the recoiled tracheal rings, will never fail to appreciate 
the great importance oí this simple device. At the same time he will find that 
the ordinary tracheal retractors have also a fatal shortness. At this critical 
moment the labored inspiration retracta the trachea to an incredible depth 



14 CONGRESO MEDICO PAIÍ-AMÉRÍCANO . 

in the chest. Now, your best instrument may be aseless in meeting these 
emergencies. I have used with great ease and success wire tongue-depressors 
as retractors, whose blades are four inches long. Granulation tissue soon 
springs up after the traoheotomy and comes everywhere in contact with the 
rabber tabe, making the escape of air around the tube impossible. Several 
days previoos to the laryngectomy this cánula should be dispensed with, and 
a block tin tube, about six inches long, bent at one end to the same curve as 
the silver cánula, is combined in a similar way with rubber tubing of like 
dimensions as the. one previously in use. To the other end of the block tin 
tube attach the tube and inhaler of a Trendelenberg apparatus, thereby pro- 
viding as well as accustoming the patient to the new breathing-tube. It will 
be found that by this accurate substitution the patient will breathe with the 
same comfort and ease as with the simpler apparatus. Having adapted one, 
it should be duplicated by another of precisely the same form and dimensions 
and tested. The patient's chest should be enveloped bef ore, during, and after 
the major operation in a chamois jacket. 

Aquarterof anhour before the anesthetic, hypodermic injection of aquar- 
ter g^ain of morphia and ahimdreth g^ain of atropia should be given. For this 
injection th^re is in my opinión physiological indication. I need only cali at- 
tention to the fact that atropia inhibits the secretary fibers of the chorda 
tympani, thereby arresting the secretion of saliva; that it inhibits the pneu- 
mogastric nerve in general so that even the application of powerful stimuli 
to the nerve itself , will not cause any inhibí tion in the heart-beat; the same 
effect also on the secretion of the bronchial mueous membrance. This pro- 
perty of atropine is utilized constantly in experimental physiology with al- 
most unvaraying results. Now, in laryngectomy, mechanical stimulation of 
some of the branches and termináis of the pneumogastric is madc at almost 
every step, thereby causing variationsin the heart's action. Atropine inhibits 
such stimuli, thereby protecting against such accidents. How frequently have 
operators noted the alarming depression, cyanosis, arrest of respiration at 
the moment the Trendelenberg cánula was inflated. Prof. Wolf reports a 
case in which this occurred three times in sucession, and finally he was obliged 
to dispense with the Trendelenberg cánula altogether. Qrossman calis at- 
tention to deaths occurring within a few days after the operation by inhibí- 
tion of the heart, and so fall in the bloodpressure, caused by irritation of some 
of the branches of the pneumogastric. When possible, local application of 
cocaine should be applíed at time of operation. 

The position of the patient during the operation should be such that blood 
cannot trickle into the lar3nix. The [patient having been placed in position and 
having had the preliminary preparation, a horseshoe flap at a distance of 
an inch from the superficial tracheal wound, including the skin only, dis- 
sected up near to the margin of the orífice; each margin of the skin-fiap is 
held by fórceps, or caught with a suture and carríed around behind the block 
tin tube and tied, thus forming a collar of skin around the tracheal orífice, 
effectually preventing entrance of blood into the pulmonary tract, no matter 
how much the hemorrhage may be or in what position the patient may lie. 
Thus having shut off once for all the pulmonary tract from the entire field of 
operation, we may proceed without fear and without further precautions, as 
independently as if this great danger did not attend this operation. A median 
incisión is carríed upward to the hyoid bone, from which point incisions are 
made parallel to that bone. The larger vessels are divided between fórceps 
as the incisión is carríed down upon the larynxin the median Une. By means 



CONGRESO MEDICO PAN-AMÉRlCANO 15 

of a narrow, cnrved and sharp periosteotome, made especially íor the pur- 
pose, dosely hugging the box, the anterior and the lateral sides are readily 
íreed. This is facilitated by applying a strong bullet-forceps to the crest of 
the larynx in order to control its position. Thus, beginning at the median line 
of the cricoid in a similar manner, with the curved instrument sepárate the 
entire cricoid, aided by toming the larynx with the bullet-forceps now to 
ene side, now to other. Always hugging the cartilage, the esophagos and the 
larynx are cautiously separated^freeing the entire larynx excepting its pha- 
ryngeal attachments above and the tracheal attachments below. Inserting 
now a tenacolom into the exposed trachea, and with the periosteotome under 
it, the trachea is severed, the free end elevated at once, a suture is passed 
ULTongh each side of the severed trachea — pulmonary end— giving control 
Bofficient to prevent the entrance of blood into the pulmonary tract. The 
divided larynx is now raised up from its freed bed and the upper attachments 
severed with a scissors. The bleeding here is readily controlled by fórceps. 
The severed pharyngeal walls are brought together by sutures, thereby se- 
paratíng the phaiyngeal from the pulmoliary tract. The trachea is anchored 
to the skin by sutures. A large piece of iodoform g^auze is spread over the 
gaping wound, and strips of gauze are packed down upon this large piece of 
gaoze ina manner similar to the Mikulicz tampon. The severed end of the 
trachea is thereby closed. Communications being completely shut off above 
by satuiing, and below parüy by the rubber tracheal tube, but completely 
by the gauze packing, the large wound which so frequently causes such se- 
rióos troable in after-treatment, and so high mortality, becomes now a simple 
and safe matter. The entire wound is free from infection from the pharynx, 
and the lungsare doubly protected from infection from above. The importance 
of this cannot be too much emphasized, since the greater number of deaths 
following this operation are due to the advent of infection into the pulmo- 
nary tract. 

The after-treatment is the same as in any ordinary open wound. Repair is 
rapid. No stomach-tube is used, but instead asoft catheter is passed through 
month into the esophagus from time to time, and through the funnel attached 
to its free end, feeding is accomplished. The patient usually prefers to in- 
troduce the small tube himself . Feeding the patient in this manner for a 
number of days is less prejudicial to the wound, especially of the pharynx, 
than by permitting him to swallow, even when this act may be done with but 
Uttle diíñ'culty. 

I am quite sure that once tried, surgeons will ftnd this method a very g^eat 
improvement over what is often made a serious matter. With all these safe- 
guards thrown about the possible sources of danger, the position of the pa- 
tient in bed is of little importance, and in ten days or two weeks he may be 
about at pleasuré. There remains no necessity for the tedious inclined posi- 
tion of Bardenhauer, practiced by most of the Qerman surgeons. 

Laryngectomy has been regarded as one of the most difficult and tedious 
capital operations, requiring considerable time for its performance. A search 
into the literature of the subject will show that even in the hands of expe- 
rieaced operators from one to three hours is consumad. I have been able to 
find but a single instance in which the operation was performed in less than 
one hoor. By the methods described I performed my flrst operation in forty- 
flve minutes, my second in thirty-five, the third in thirty, and the last in 
forty-flve minutes. 



16 COIÍGRÉSO MÉDICO PAK-'AMElIlIOAKO 



CLINICAL. 

Three cases were done for oaroinoma and one íor tuberculosis. All made 
quick recoveries. One leí t his bed at the end of a week, and at the end of two 
months had gained thirty-eight pounds. Another had ga^Jied twenty-flve 
pounds in about the same time. 

Case I.— Total laryngectomy for carcinoma in a patient slxty years oíd; 
recovery írom operation; death from reourrence in two and one-half months. 
Previously reported in the Cleveland Medical Oazette, December, 1892. 

Case IL—'By the courtesy of Dr. Sherman I was permitted, on August 25th, 
1894, to make a tracheotomy on a male patient thirty-two years of age, whose 
Ufe was threatened by the encroahment of a tumor which fllled almost the 
entire larynx. Dr. Sherman was of the opinión that the tumor was a carcino- 
na, and in this opinión I concurred. Tracheotomy was made under cocaine. 
Our diagnosis was conñrmed by a microscopical examination of a small gland 
removed from beneath the sternoclidomastoid musde. The cells showed ac- 
tive mitosis, indlcating that the tumor was in active growth. The entire 
larynx was enlarged in every direction— it appeared spread out. At the time 
of the patient's admission into the hospital he was also suffering from a se- 
vero bronchitis; after ten days this had well cleared up, and a total laryngec- 
tomy was made in accordance with the technique herein described. The pa- 
tient made rapid recovery, was able to sit up after the fourth day, and left the 
hospital at the end of two weeks. A troublesome cough, with fever, and ex- 
pectoration which had existed for several months, dlsappeared during the 
flrst week after the operation. The wound healed rapidly, and at the end of 
two months he had gained thirty-eight pounds. Later he retumed to his work 
as blacksmith, and continuad for several months; after the lapse of six months 
a large gland was removed from the right sida of his neck. I did not again 
see the patient for about six months, when he called on me with an enormous 
secondary growth, involving almost the entire anterior and lateral sides of 
the neck. The case was inoperable. Twenty-one months ha ve now elapsed 
since the operation. 

Ocwe 77/.— Total laryngectomy, occupation lithographer, single, father liv- 
ing, mother died at thirty-flve with cancar of the breast, one brother and one 
sister in good health. No history of venereal disease. Patient had been in 
good health until four years ago, when he had hoarseness and sore-throat. 
The hoarseness gradually g^ew worse. About two years previous to his en- 
trance to the hospital he fell in the street in a ^'choking spall"; a physician 
made a tracheotomy, and he had been obliged to wear the tube ever since. 
During the past ftve months he had lost thirty pounds. By the courtesy of 
Dr. A. R. Baker and Dr. A. J. Marvin, I was permitted to se6 the case. Dr. 
Marvin removed two pieces of the growth, which were examined by Dr. 
Ohlmacher, who pronounced it granulation tissue. The growth had been 
under observation at other dispensarles for several years, and in comparing 
notes it was f ound to resist all treatment, and showed a tendency to gradual 
invasión from below upward, so that at this time it extended from the upper 
two or three rings of the trachea throughout the larynx, thereby making it 
almost impossible to restore breathing caliber to the entire larynx and the 
upper part of the trachea. The discharge from the ulcerativo surface was 
considered the cause of the persisten t bronchitis. In view of the extent of 
involvement and its resistánce to all treatment by well-qualifled specialists, 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 17 

• 
total extárpation was made. The patient made a rapid recovery from the 
operation, improved for a time, but had recurrences oí fever, and after, a 
month or more complained of sharp abdominal pains; the abdomen enlarged, 
the spleen enlarged, his Imigs werc involved. The laryngeal symptoms of 
conrse disappeared, his general condition improved only temporarily, and at 
the end of eightmonths he died. The autopsy revealed extensive tubercular 
involvement of nearly all the viscera, the peritoneum, and the lung^. 

Ckue IV, — Male, aged thirty-five, a barber by occupation, without any per- 
sonal or family history bearing upon the malady in question. Experienced 
hoarseneas about two years previous to his operation. The cause of the hoar- 
seneas was papiloma of the lef t vocal band. A mutilating attempt for several 
honrs was made by a homeopathic specialist. Dr. H. M. Page, of Hiram, O., 
seeing the case, recog^zed its importance, and brought the case to Dr. H. G. 
Sherman for oonsultaüon. The latter gentleman, with Dr. Page, concluded 
that the growth was of malignant character, and straightway removed a 
piece, which was submitted to pathologist for diagnosis. The examination 
showed growth to be a carcinoma of rapid development as indicated by the 
mitosis and the number of inclusión cells. There was infiltration of leucocy- 
tes, and the tissue was swarming with bacteria. Through the extreme cour- 
tesy of Drs. Sherman and Page, and in their presence, as well as Drs. Lincoln 
and Snow, I made total extirpation of the laryux. All through the outer as- 
pect there was a very considerable thickening, which was suspected to be 
extensión of the intralaryngeal growth. This thickening extended downward 
QX>on the upper rings of the trachea as well. It was proven later that this was 
inflanunatory infiltration, due to the advent of infection through the crico- 
thyroidean space upon the outer aspect of the box of the laryux, where a 
cavity of considerable size was situated. A sinus was found to lead down from 
this cavity through the abo ve mentioned space, hugging the inner surface of 
the thyroid up to the point at which the homeopathic specialist directed his 
operative attack. On raising the larynx it was found that the cáncer extend- 
ed to the base of the tongue and in the tissue, lying laterally to the opening. 
The patient made a rapid recovery from the operation, and was able to sit up 
in bed on the aftemoon of the same day, and at the end of the week was able 
to leave his bed. He has for some time retumed to his former employment, 
has gained twenty-five pounds in weight, and is enjoying robust health. By 
means of buccal sounds he is able to talk. 

8UMMARY. 

Ezperimental, — Contact, even slight, with the mucous membrane upon and 
about the región of the vocal cords causes sometimes partial but more fre- 
qnently complete arrest of respiration ; pressure or dragging on the lamyx 
causes in addition a considerable, sometimes very great, slowing of the heart- 
beat and correspondingly considerable or very great fall in blood-pressure, 
in several cases almost to zero. On section of the inferior laryngeal nerves 
tbe phenomena are not changed; on section of the superior laryngeal nerves 
Ihe phenomena are aboUshed. 

Atropia in physiologic doses abolishes the heart phenomena but does not 
prevent the respiratory alterations or arrest. 

Cocaine hypodermically also guards the heart but not the respiration. 
Oocaine loeally applied abolishes completly both the effect upon the heart 
•ad tlie respiration. 

8 



18 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



These results having been obtained bygraphic record on bwenty dogs under 
full ether narcosis, we may conclude that the phenomena are due to reflex 
action caused by mechanical irritation oí the peripheral termináis oí the su- 
perior laryngeal nerves, and that cocaine locally applied, paralyzes the same, 
even mider full anesthesia. The local application oí cocaine in certain laryn- 
geal operations is indicated. 

Clinical, — Carcinoma probably cannot penétrate cartilage. The most fre- 
quent point of attack is the región of the vocal cord, consequently causing 
early symptoms. When suspected a specimen should be early secured and 
submitted to a competen t pathologist, and if proven cáncer an early and ra- 
dical operation should be performed. Early operations should be extremely 
promising. 

In neglected cases, usually ulcerating and foul, suífering from septic bron- 
chopneumonia caused by the discharges or by entrance of food, subjects to 
most intense suffering, a radical operation, while it may not cure, will give a 
respite and prove to be merciful and humane. The testimony of patients 
themselves on this point is emphatic. By the technique described the pul- 
monary tract may be saf ely guarded, the operating time lessened, the patient 
allowed as much recovery therefrom as af ter the most f avored capital opera- 
tion, and better than all, the high mortality very g^eatly reduced. The four 
total extirpations reported made good recoveries. 



GASTRO-ENTEROTOMY 



BY 



Detroit, Milrh. 

Modem surgery has accomplished many triumphs. The prolonged ufe of 
many a poor sufferer and his relief from pain, can, in many cases be acredited 
to some of the very latest steps in surgery, steps which the older surgeon 
never took. 

Modem surgery is a science. It is an elegant accomplishment stepping in 
to aid nature by making fine and delicate touches, with such a nicety that the 
ebbing current of Ufe is turned from its way and ñows again in its wonted 
channel, peacefully and happily. 

Surgery as it was flrst practiced was a child of necessity. A man*s leg was 
cut oíf because it was crushed beyond any hope of being of any use, or aman 
d3áng of some malignant or acute trouble, an operation was undertaken as a 
last resort. So it f oljowed that early surgery was very crude. But necessity 
is also the mother of invention and so surgery grew up with her twin sister. 

Occasionally one of these early operations would be foUowed by remark- 
ably good results, and so it folio wed that the application of surgery contin- 
ued to grow until with the advent of asepsis and antisepsis, it was found that 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 19 

with a patient in good condition almost any operation could perf ormed, and 
the patient would make a good and rapid recovery. A lesson was leamed 
from thi8 that all operations to be bene Acial should be early. But the achieve- 
menta of surgery when applied as a necessity, or as a last resort, were so 
great that it has come in these latter times to be a sort of loxury in the case 
of sofferers, so that many conditions which were formerly left to canse the 
patient untold snffering and eventually shorten if not actually end life, are 
now forced to yield to the art of the surgeon. An operation which has a wide 
applieation in this way \s gastro-enterotomy. 

Gastro-enterotomy was first performed by Dr. Antón Wolfler in Vienna, 
'Nov. 12th, 1881, and shortiy afterwards by Bilroth. Since then it has been 
practiced almost oniversaUy by all modern surgeons. It was in the first 
place discovered accidently or more properly speaking devised without a 
moments forethought, in the case of a man whose abdomen was opened for 
the removal of a cáncer of the pylorus. It was fomid impossible to remo ve 
the cáncer so this operation was devised. An incisión was made into the 
stomach near the middle of the great curvatm*e and a similar cut into a coil 
of the small intestines. The margins of these two incisions were theu sewed 
together leaving a free opening between the cavity of the stomach and the 
lomen of the gut. Strict antiseptic precautions were observed diiring the 
operation and the patient made a rapid recovery, the wound healing by first 
intentíon. This operation was followed by such relief of the patient, and by 
such an improvement in his local and general condition that the operation 
was considered a great success. Many times since has the operation been 
performed with just as good results, which impresses us with the fact that 
the operation is just as feasible as it is use ful. To be sure many of the cases 
never made a recovery, but this is not to be wondered at, when be consider 
the condition of the majority of patients upon whom the operation has been 
performed. As it has so often been a last resort, a sort of forlorn hope, 
many, if fact most of the patients, have been in such a physical condition 
that they were unfit for any operation whatever, being wasted by prolonged 
snffering and poisoned by the toxic elements of a ma,lignant trouble etc. 

The conditions demanding the operations are those situated in the pyloric 
end of the stomach or upper end of the small intestines. As an operation of 
necessity, there is properly only one condition requiring the procedure and 
that is, partial oF complete stenosis at the outlet of the stomach; but asa 
palliative measure we find other conditions which will be greatiy relieved by 
such surgical interference. 

Where pylorectomy is not feasible, where glandular inflltration has be- 
come extensive, when extensive adhesions exist between the pyloric and 
adjacent organs, in malignant dlseases, death takes place from exhaustion 
due to the mechanical obstruction and not to the disease, as shown by post 
mortem on the cases. 

Ulcers of the pylortis. — An indication for this treatment occurs when the 
passage of food o ver the denudad surfáce, is a source of irritation, Small 
perforation at upper end of small intestines, from ulceres and gunshot 
wounds. 

The establishment of a short route for the food will keep it from the pyl- 
orus and so fulfiU the first indication in the treatment of this trouble, it will 
give the diseased part rest and an opportunity to heal. In the later condi- 
tions foUowlng ulcer where we have any degree of stenosis which in any 
way interferes with the passage of food, and the greater the degree of sten- 



2() CONGRESO, JÜEDICO PAN- AMERICANO 

•*• 

osis, the stronger the indicatíons for the opening up of a new passage. Ci- 

catricial stenosis and stenosis from other causes may be present, such as for- 
eign bodies of tumors. Of tumors we may have those in the mucous mem- 
brane or in the substance of the pylorus itself or of the duodenun, or we 
may have tumors extemal to the intestine, tumors of the liver, páncreas or 
peritoneum, hour-glass contraction and dilatation of the stomach. 

Where we have the symptom of persistent vomiting, the conditions should 
be well looked into as it is often or always an accompaniment of one of the 
foregoing conditions. Another suspicious symptom is persistent constipation, 
though this symptom is more often an indication of some trouble sitúate in 
the lower.part of the alimentary tract. The H, C. L. test is not absolutely « 
pathognomonic . 

A case which came under my care last winter illustrates these points very 
nicely, the persistence of the vomiting and constipation with the accompany- 
ing emaciation and the quick relief obtained from the operation with conse- 
quent betterment in general condition. 

Mr. M. aet. 35, laborer, referred to by my friend Dr. J. F. McPherson. 
When he went to the hospital in February, nothing had passed through his 
alimentary canal in seven weeks, and he had vomited everything taken into 
his stomach, the food remaining from fifteen minutes to six hours. The 
last time he vomited was upon the moming of the operation. After the 
operation he did not vomit from the chloroform, ñor for three weeks and a 
half . He was a man who never weighed more than 145 Ibs. and at the time 
he went to the hospital, he was reduced in weight to 91 Ibs. Now, at the time 
of the writing of this paper (seven months after the operation) he weighs 
127 Ibs., a gain of over 40 Ibs. in less than that many weeks. At the time of 
admittance to the hospital, he could not walk, could not even stand, he had 
to be carried, but now he has so gained in strength that he can walk several 
miles a day, one day walking from the country to his home a distance of 
over 6 miles. This illustrates the benefícial results in a case which was not 
very promising, for not only was the trouble one of malignancy, but at the 
time of the operation the patient was in an extremely weakened condition. 

Hypodermic injections of strychnine should be given several days before 
the operation. A few hours before the operation it is advisable to wash out 
the stomach with a warm neutral saline solution, the precaution being taken 
that nothing is caten afterwards. « 

There are many points in the technique of the operation which 'are of 
interest. 

By most surgeons the incisión is made in the median line. The incisión 
in this location has all of the advantages of an incisión along the linea alba in 
a laparotomy. No muscular tissue is incised and from the opening the in- 
testine can be reached. 

When the enlarged pylorus is found, it should be followed down until the 
jejunum is reached which is pulled out of the cavity, about 6 inches of it is 
emptied by gentle pressure from above downwards. The opening can then 
be made flrst in the intestine and second in the stomach. Clamps are not ad- 
vised, but the hands of an assistant are used to control the hemorrage and to 
prevent escape of the conten ts, and bring the parts in apposition. A loop of 
the ileum may be mistaken for the jejunum. Nothnajel's test does not seem 
to be reliable. 

In the approximation of the opening into the stomach with that into the 
intestine various methods have been used. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 21 

The sutures should not be placed too cióse tog^ther, but well down into the 
sabmucosa and not drawn too tightly. If the parts are not impervious then 
apply omentom splints. 

Wolfer simply stltched the edges of the opening so that when the wound 
healed the opening remaíned. Senn has devised perforated decalcified bone 
plates to be used in such a way that the opening is more widely and more 
snrely maintained besides being inserted with greater ease than the edges of 
the wound can be approximated without them. Folio wing the operation, the 
bone is absorbed or passes along down the intestinal tract and is passed out 
with the dejecta. But an advance has been made upon this. Murphy has 
devised a so called button to answer a similar purpose as the bone button. 
At present the Murphy button is being very widely used by all surgeons. 
There is one modification in the way Murphy uses it, which I wish to ad- 
vócate. The button is in two sections, in the médium size the weight of the 
one section is three drams and the weight of the other is two drams and 
thirteen grains. As Murphy designed it, the heavy end is in the stomach 
and the lighter end in the intestina. But I would advócate the reverse of 
this, hoping thereby to gain some additional Ímpetus for its dislodgemen and 
passage down the alimentary tract. 

In cases of pylorectomy I think that an independent opening should be 
made from stomach to intestine. 

After the operation while the patient is recovering from the anaesthetic, a 
pint of strong hot cofFee (per rectum) will materially aid in combating the 
effects of the shock. Forty hours after the operation, some champagne may 
be given by the mouth and a few hours later followed by wine, whey, thin 
buttermilk and veal broth. At this time various soups may be given also. 
After this the diet may be gradually increased. Read before the Pan-Amer- 
ican Medical Association at México City, Nov. 16, 17, 18 & 19th, 1896. 



CLAIMS OF THE GENERAL SURGEON 



BY 



Little Rock, Ark. 

It is not my purpose to present an extended article, however great and 
well merited the subject may be; but rather to present a theme on which all 
may feel free to remark. 

With the fullest faith in the usefulness and dignity of the general prati- 
tioner, whose contributions to the comfort, and welfare of the race must be 
admitted by contemplative minds everywhere, and the experience of nations 
has shown that there has always been among them a class of men who by 
special quaUfication of natural ñtness or anatomical knowledge, developed 
often times by forcé of circumstances, necessity or opportunity; that have 
come forward from the ranks of general practitioners. A class of general 



22 CONGRESO MEDICO Í>AN- AMERICANO 

operative surgeons, who have not only met every emergency, in the most 
satisfactory way; but have often presented new and novel ideas, which have 
led, to the production of devices, which have resulted, in perfecting original 
ideas, establishing new methods, where necessity has seemed to be the mother 
of invention, which have beenofsuchsignal valué, as to have not only revolu- 
tionized the previous existing practice but have so f ar added to the reputation of 
the originator, that his f ame and reputation has so f ar extended that he fínds 
himself direcüy occupied with some special branch of practice, for which ex- 
perience has especially fítted him. Examples of these cases are f ound in every 
nation of the would. Theref ore to give examples might he regarded, as partial 
eulogy to the f ew, without consideration of the deserving many. These ñames 
are intimatly associated with most of the specialties of the medical profes- 
sion, and when the founder may be traced to some general surgeon, whose 
special genius, ability and resources, have ever been equal to the necessity or 
demand. It is in this way that specialists possess, in a large degree the advant- 
ages and ability claimed by them, in the treatment of the various lesions, 
which come under the different departments. To ñame the men who have been 
instrumental in lending well deserved fame to the diíTerent branches of our 
profession, might arouse an unmerited rivalry which it would be bétter to 
suppress than agítate at this time. My only purpose is, to give a deserved and 
well merited tribute to the distinguished pioneers, in the various specialties 
which now form so important and distinctly remunerativo part of the profes- 
sion of medicine. The general surgeon goes on meeting all the casualties 
incident to human nature, often without remuneration beyond the intrinsic 
satisfaction felt by us all, of having obviated continuous dangers, or by the 
devices conceived at the time, laid a foundation for the remo val of a class of 
maladies, which had previously been regarded as without r^medy, existing 
as unceasing menaces, to the great art of healing. In reviewing the past, 
we may form contemplations of the future. And as, specialists began in the 
sagacity and accumulated wisdom of general practioners and specially gen- 
eral surgeons, it is fair to infer, that the most efficient specialist, is the one 
who po8sesses,the best Information in regard, to general surgery,and therefore 
the foundation of a specialty, should be laid in a cultivated knowledge of 
general medicine. That the study of a speciality alone is calculated to narrow 
the views of one engaged in a particular branch, and consequently limit his 
resources in complicated cases, to narrower means compared with what he 
would possess if he availed himself of the Information obtained, by a general 
knowledge of all the branches, and at the same time serve as a strong barrier 
against all forms of imposition. 

All honor where honor is due 

Go the specialist who proveth true 

Continuing to be a part 

Of our great progressive art, 

The general surgeon by his matchless skill 

Does the wildest indications fill, 

By measures he may improvise 

Which often will himself surprise. 

Dr. Edwin Bentley. 



CONGRESO MÉDICO PAN-AMERICANO -3 



^ ^ / 



PROCEDE FELECTROLYSE LINEAIRE DE FORT 



DANS LB 



TRAITEMENF DE RETRECI88EMENT8 URETHRAUX. 

SA SUPERTORITÉ SUR L'URpyrHROTOMTE. 

DR..I. A. FORT. 

de París. 

Messieübs: 

Les savants qui me font l'honneur de m'écouter connaissent l'électrolyse, 
en tant que méthode, Dans les rétrecissements Pélectrolyse consiste dans la 
destractíon lineaire du tissu pathologique par une Jame métallique non tran- 
ohante au moyen du courant cont^nu d'une pile éleetanque. C'est une décom- 
position chimique absolument inexpliquée, selon moi, jusqu'a ce jour. Cette 
décomposition ne s'accompagne pas d'escare, quand l'opération est faite se- 
lon les regles. 

On peut appelev mon opération uréthrotomie élecirolytique^ car c'est vrai- 
ment une uréthrotomie avec cette différence capitale qu'elle est faite sans 
instrument tranchant. 

L'instrumentation est des plus simples: une pile, générateur du courant; 
des fils conducteuTs, un galvanómetro mesurant Pintensité du courant; le p6- 
le possitif et le pGle négatif appliqués le plus prés possible Pun de Pautre sur 
le malade qui ferme le circuit. 

Je passerai sous silence mes résultats anterieurs; on lestrouvera dans mon 
Traitement des rétrecissements par VHectrolyse lineaire, Paris 1894. Je ne par- 
lerai que de mes opérations les plus recentes. 

En décembre 1895, je fus invité parle professeur W. R. Taylorá faire quel- 
ques opérations k Bellevue Hospital, de New York, dans son propre service. 
Les résultats furent communiqués á l'Académie de Médecine de New York. 
II y avait douze observations qu'on peut résumer ainsi: 

Les malades avaient des rétrecissements trés-étroits. L'opération a eu lieu 
dans tous les cas dans un espace de temps variant de vingt á soixante se- 
conds. Les malades ont á. peine souffert. On leur a passé, immédiatement aprés 
Popération, des bougies numero 20 á 26 (filiére fran^aise). Ces malades ont 
été guéris immédiatemen sans aucun accident. 

L'un de ces malades avait une rupture de Puréthre avec inflltration uri- 
naire du scrotum. Au bout de huit jours il était complétement guéri. Ce cas 
remarquable a fait diré au professeur W. R. Taylor, en pleine Académie de 
Médecine: "L'opération de M. Fort prouve qu'on peut guérir par un procede 
tres simple des cas compliques pour lesquels on fait quelquefois des opera- 



24 CONGRESO MÉDICO f>AN-AMÉRICAlíO 

tions tres graves." Depuis cette époque le professeur Taylor s'est declaré 
partisan convaincu de Pélectrolyse linéaire. 

Je posséde des observations bien plus recentes. Au commencement de ce 
mois de novembre, j'ai visité la Faculté de Médecine de la charmante ville de 
Quadalajara, oü les professeurs et les eleves m'ont fait un accueil charmant, 
des plus simpatiques, inoubliable. Je suis heureux de leur témoigner publi- 
que ment toute ma gratitude. 

US m'ont fait visiter Phdpital Belem si bien et si proprement entretenu par 
le directeur Dr. Bustamante. Dans cet hdpital, dont les conditions hygiéniques 
sont bien supérieures á celles de beaucoup d'autres hdpitaux mexicains. Mes 
savants conf reres m'ont fourni l'occasion de faire trois opérations de rétre- 
cissement uréthraux graves. L'un des malades avait un rétrecissement tel- 
lement étroit que j'ai été forcé de laisser un bougie filiforme tres fine pen- 
dant 24 heures afín de permettre le passage de la portion conductrice de mon 
électroliseur. ün autre avait une rupture de Puréthre avec infiltration urineu- 
se du scrotum. Chacun de ees malades a été operé en 20secondes, en moyenne. 
lis urinalent goutte á goutte avant l'opération et á plein jet aussitdt aprés. 
Pas le moindre accident, pas méme de réaction fébrile. L'un de ees malades 
est sorti immédiatement pour aller á ses occupations. Les professeurs de la 
Faculté et leur savant doyen, le professeur Qarciadiego, étaient présents. 

Dans la ville de Ouadalajara j'ai operé cinq autres malades, gravement at- 
teints; l'un d'eux urinait goutte á goutte depuis douze ans; un autre beau- 
frére d'un confrére de cette ville portait constamment un tube métallique 
dans son pantalón á cause d'une incontinua d'urine qui a cessé aussitdt aprés 
l'opération. Ces malades ont tous operes en 20 ou 30 secondes. lis sont tous 
guéris. 

A México, jai fait récemment six opérations avec le méme succés. Deux 
des malades son employés á la compagnie de la luz eléctrica, Quillermo Ta- 
verner et Vicente Fragoso. Leur santé était sérieusemenf compromise ; lis 
urinaient goutte á goutte. lis étaient desesperes de leur situation. L'un d'eux 
avait été operé en 1894, par cette detestable opération de l'uréthrotomie aprés 
laquelle il avait gardé le lit pendant 12 jours et était resté malade pendant 
deux mois. Jai fait trois séances d'une demi-heure chacune pour arriver á in- 
troduire le plus petite des bugies filiformes de maniere á produire un certain 
degré de düatation nécessaire pour l'ntrodaction de mon électrolyseur. Les 
deux malades ont été operes en vingt secondes et leur uréthre admet aujour- 
d'hui la bougie numero 24 (filiére frauQaise.) 

L'un des plus remarquables de mes operes comme de tout México, M. Sor- 
dia, urinait aussi goutte á goutte et peut passer aujourd'hui le numero 26. 
Tous ces malades ont été guéris immédiatement et ont repris leurs occupa- 
tions des le lendemain. 

Messieurs, il y a quinze ans que j'emploie exclusive ment mon procede. J'ai 
operé plus de 3,000 malades jusquá ce jour. Eh bien ! jai la satisf action de 
vous diré que jamáis je n'ai pratiqué l'uréthrotomie exteme ni un seule ponc- 
tion de la vessie. J'ai toujours pu pénétrer. Je dis comme Thompson: '^oú 
l'urine passe un bugie filiforme doit passer." Seulement et faut proceder avec 
un grande douceur et avoir beaucoup de patience. Dans un cas il ma fallu 
huit jours et huit séances quotidiennes pour arriver á introduire une bougie 
filiforme tres petite. Nous*savons tous que quand un bougie filiforme a pene- 
tré, on est maitre de la place. 

Je n'ai jamáis perdu un seul malade aprés Pélectrolyse. On a dit cependant 
le contraire. Des esprits ignorants ou ombrageux, ont mis sur le compt-e de 



CONGRESO MM)IC0 I>AK-AMERICAK0 2o 

rélectarolyse linéaire la mort da maftare d'armes Poupart que je n^ai jamáis 
operé., ce malade a eu des accidenta d'anurie et d'oremie aprds une simple 
exploration et l'introduotion d'instroments faite par Ini-méme. 

Eh bien! Messieors, je vous le demande, peut-on étabUr une comparaison 
entare mon procede si simple d'électrolyse linéaire et l'opération brutale et 
barbare de l'nréthrotomie qu'elle soit interne ou exteme. Le temps limité 
qu'on nous accorde ne me permet pas de faire un paralléle entre Pétrolyse 
linéaire et l'nréthrotomie; je n'endirai que quelques mots. L'nréthrotomie 
est nn instnunent aveugle. II faut trembler quand on enfonce, dans les pro- 
fondenrs de l'nréthrey cette lame tranchante que coupe aveuglement tout ce 
qn'elle rencontre dans son parcours. Quel est celui de vous qui ne connait 
pas nn ouplusieurs cas de mort par uréthrotomie? Est ce que le professeur Til- 
laux, dans sa thése d'agregation, ne cite pas des statistiques avec 25% de 
mortalité? Je veux bien admettre qu'on opere mieux aujourd'hui; mais il n'en 
reste pas méme vrai qu'on pert de 5 á 10 operes sur 100. Les hémorrages ter- 
ribles, l'infiltration urineuse et l'iníection purulente ne son pas rares aprés 
l'urethrotomie. Le malade est tourmenté par une sonde k demeure; il doit 
garder le lit pendant plusieurs jours; il a souvent la ñévre, presque toujours 
méme. Enfin la recidive est infíniment plus fréquente aprés l'nréthrotomie. 

Soyez persuades, Messieurs, que dans un avenir peu éloigné on renoncera 
anz opérations sanglantes de l'uréthre et qu'on ne se servirá que de l'électro- 
lyse. L'urethrotomie ne se fera que dans des cas exceptionnels. L'électrolyse 
linéaire, merveilleuse par sa rapidité et son innocuité, deviendra l'opération 
de choiz. N'est-il pas, en efPet, merveilleux de voir un homme urinant goutte 
á goutte avec des doiüeurs intolerables, étre operé en quelques secondes et 
reprendre ses occupations le lendemain ou le jour méme? Aussi mon procede 
violemment attaqué, comme tous les procedes nouveaux, par des chirurgiens 
routiniers, a-t-il été adopté en Europe et en Amérique. Les Italiens l'on ac- 
cepté avec enthousiasme, ils ont traduit mon ouvrage. On emploie mon pro- 
cede dans plusieurs pays d'Amérique et le Dr. Debayle, l'un des plus savants 
de vos delegues l'emploie á Nicaragua avec un grand succés. J'en dirai autant 
de mon confrére le Dr. Chassaignac, de la Nouvelle-Orléans, également dele- 
gué á ce Congrés. 

Dr. J, a. Fort. 

31, me Fran^is Premier, Paris. 

P. S. L'électrolyse linéaire donne égalemente des résultats excellents dans 
les rétrécissements de l'esophaje de l'uterux et du rectum. 



^6 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



TMTAHIENTO DE LAS LUXACIONES DEL MAXILAR 

POR UNA NUEVA PALANCA 

POR 

EMILIO ZERTUCHE, 

Director del Servicio de Medicina de Mujeres, Jefe de Clínicas interna y extema 

del Colegio del Estado.— Puebla. 

El Ejecutivo del Estado de Puebla me honró nombrándome delegado á este 
2^ Congreso Panamericano; al aceptar comprendí mi insuficiencia, pero á la 
vez deseando contribuir en algo para el alivio de los sufrimientos de la hu- 
manidad, me decidí á emprender el trabajo que paso á relatar. 

Las luxaciones del maxilar se producen de uno ó de los dos lados, de don- 
de el nombre de unilateral 6 bilateral . En uno y en otro caso es necesaria la 
intervención, usando para ella de las manos, ó de estas armadas de instru- 
mentos, con el objeto de llenar la indicación que se presenta. La intervención 
manual puede hacerse sobre la extremidad anterior ó sobre la posterior; la 
1» está en desuso; la 2* se hace sobre la extremidad posterior de los arcos den- 
tarios, ya directamente con las manos, ó de éstas provistas de instrumentos. 
Con las manos aplicando los dedos pulgares sobre los últimos molares inferio- 
res, y los demás dedos sobre la parte antero-inferior del maxilar inferior, 
ejerciendo presión hacia abajo y adelante en la parte posterior, y hacia arriba 
y atrás en la anterior, tratando de producir con esta maniobra el curso inverso 
que siguió el maxilar al luxarsé. Esta o;^) oración presenta varios inconve- 
nientes: 1". Que la palanca que se hace con lis manos es muy reducida, 
por la pequeña extensión donde se aplica. 2\ La posición do los dodos es muy 
forzada, y no se puede ejercer la potencia neceseria. Y, por último, el riesgo 
á que están expuestos los dedos del cirujano, do sor lastimados al procurar 
hacer la reducción, aunque se previene que estén resguardados por cualquie- 
ra tela protectiva. 

Con instrufhentos presenta varias ventajas: Que se puedo tener una poten- 
cia mucho mayor, atendiendo á que el punto de apoyo dol instrumento puede 
y debe colocarse detrás de los últimos molares del maxUar inferior, y la 
potencia hacia adelante del arco dentario, formando así una palanca de fuerza 
considerable, puesto que el brazo de palanca de la potencia es varias veces 
más grande que el brazo de la palanca de la resistencia; quo colocado el en- 
fermo en posición conveniente, el operador puede desarrollar toda la fuerza 
que sea necesaria para conseg^uir el objeto que se pretende; y por último 
que sus manos no están expuestas á ningún accidente. 

Tratando de aprovechar todas estas ventajas se han inventado varios ins- 
trumentos por Atti Stromeyer y otros. Con este mismo fin mandé construir 
el modelo que presento y que creo tiene las garantías siguientes sobre los an- 
teriores: sencillez, pronta construcción y facilidad para su manejo. 



3 

o 



N 
•i 

5 

r 



t 

Q 
> 

te 

d 
o 



a 

> 

c 

ce 



te 



OGSGKBaO MEDICO PAK-AMERICANO 27 

Pm oarrobonr k> otes dioihcs él dSa 29 cte M«rso del preacoile &flo entró 
al Hospital Gencoml dal Estado (Puebla ) la enferma K. X^ d^ 45 a.iíos edad^ 
cafiada, costurera, oon habttaal6n en la casa número 11 de la calle de Viotoxia, 
de e ans ti t a icri án ünfítioa, t dijo: qoe á oonsecnencüa de ven esfoerao qoe hiao 
oon sos mandíbulas |>ara triturar nna nnea, se le produjo nna laxaoí6n qne le 
impidió cerrar la boca, qne al dia sig^oiente ocurrió á mi distingrindo compa- 
ñero el I>r. Alberto O^Farril para so coración, qne dicho Doctor, á pesar de 
haber empleado varios procecfimientos operatorios manoales no lo consi^paió, 
y le aoansejó pasara al Establecimieato ya citado para tct si allf conseinEito 
su alivio. Inmediatamente, despnés de su ingreso, pasé á la sala de operacio- 
nes asociado de mi distinguido compañero y amigo, el Dr. Feliciano Her^ 
nánder, de los Dres. Gkmzalo Sandoval y Migael Patino, del Profesor de Far- 
macia Eduardo Moreno, de varios estudiantes de medicina y de la enfeomuu 
Procedimos desde luego á so reconocimiento y hecho qne fué el diagnósóoo 
de laxación bilateral del maxilar, coloqué á la paciente en posición conveniente 
de tal manera qne estando yo frente á ella mi hombro quedó un poco más al- 
to que so boca, le apliqué mi palanca, apoyando una de sus extremidades, la 
marcada oon la tetra B en el dibujo, detrás de los últimos molares inferiores, 
y la otra, marcada con la letra H, en mi hombro derecho, y mi mano, del mis- 
mo lado, un poco adelante del arco dentario, en el punto marcado con la letra 
M; tirando bacia abajo con la mano, á la vez que llevando el hombro hacia 
arriba; el ma-xilar recorrió la linea que habS&.descríto al laxarse, y en ese mo- 
mento mi ya citado compañero Hernández, levantó la barba de la enferma, 
quedando la luxación reducida, toda esta maniobra dilata un corto tiempo, 
pues bastó un solo esfuerzo para conseguir el fin que se deseaba. 

El 12 de Abrfl del mismo año, ingresó al mismo Establecimiento Andrea Ro- 
dr^fuez, viuda, de 56 años de edad, con habitación en la casa número 2 de la 
calle de C&tceta, con una luxación bilateral que le fué reducida por el Sr. F. 
Fernández con la misma facilidad que en el caso anterior, empleando la pa- 
lanca ya indicada, ayudándole en la opera<íi6Ti el estudiant<e de medicina Isaac 
del Río. 

En vista de la palanca y de los result^tdos satisfactorios obtenidos con su 
aplicacáón, el eminente cirujano Dr. Francisco Marin, t'Uvo á bien emitir su 
parecer acerca de la utilidad que presta el instrumento en los términos siguien- 
tes: En mi opinión, la palanca inventada por mi distinguido colega el Dr. 
Zertoche, reúne todas las condiciones de una buena invención; eficacia, sen- 
ciUez y fácil de manejar. Creo que deberá encontrarse en todo arsenal qui- 
rúrgico, principalmente en los Hospitales, — Abril 16 de 1896. — Francisco MaHn, 

Como la opinión del notable cirujano, Dr. Francisco Marin, la estimo en 
sumo grado, me ha parecido que, aunque insignificAnte y mal delineado el 
trabajo que presento á esta H. Asamblea, puede contribuirá ensanchar la ma- 
nera de intervenir en las luxaciones del maxilar. 

EMI1.10 Zkrtt^chk. 



28 OONGRESO MÉDICO t»AÍÍ-AMEIlICANO 



AMPUTATION AT THE ANKLE JOINT 

ON ACCOUNT OF TNeTURY. 

THI8 AMPUTATION WAS REDUCED TO A 8Y8TEMATIC OPERATION 

BYTHE 
\ 
WORLD-RENOWNED 8YME AND 18 TERMED 8YME8 AMPUTATION. 

By Dr. W. A. Hamilton, Pittsburg, Pa. 

The operation by the method recommended by him is difficult to perf orm and 
is frequently followed "by disastrous resulte. These faets are well known to 
Burgeons who have perf ormed it. It has aleo been, I think, clearly proven by an 
artificial liinb maker of one of our westem U. S. cities who took upon 
himself the privilege of instructing the profession where to ampútate, in an 
elabórate article which he sent to a large number of Physicians — he declared 
that as stumps were presented to him for the adaptation of artificial feet he 
found them generally so f aulty that he determined to apprize surgeons that 
the ankle joint amputation as he found the stumps could not by his skill be 
properly fitted with a use ful prothetic appliance. In this paper he declares 
that a correspondence with two thousand physicians confirms him in the 
opinión that the ankle joint amputation should not be performed. 

He quotes from Zonner, formerly commiseioner of pensions, who had op- 
portunities of knowing much about ankle joint amputations as saying that 
this amputation is the worst that can be made on the human body. 

The artificial limb maker referred to says emphatically. Do not ampútate 
between the metatarsal bones and a point between the lower and middle 
thirds of the tibia and fibula. Stephen Smith of N. Y. also condemns the am- 
putation and quotes from Hudson approvingly who says that tarsal and medio 
tarsal amputations will not be performed hereafter when there existe intel- 
ligence and humane regard for humane Surgery and the greatest benefit to 
the sufferer, as these operations are in no respect conservative or oreditable 
to the surgeon who makes them. 

The Late Prof. Samuel D. Grop of Philadelphia declares that ^'the stump 
aífords even under the most propitious circumstances, only as very miserable 
meansof supportandis constantly liable to pain, irritation and ulceration from 
the slighest causes." 

From what is above stated is seems that this amputation performed accord- 
ing to Symes method— is made the subject of grave censure by Qreat Men in 
the profession — and is comparatively rarely performed by them. Twenty Eight 
years ago I performed my flrst Ankle joint amputation by the method I here 
describe. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 29 



THE SPBCIFIC DIRECnONS ARE. 

The foot being held at a right angle to the leg the point of a large scalpel 
should be introdueed atthe tip of the externa! malleolus and an incisión made 
directly across in the direetion of the tip of the eztemal maleolus and term- 
inated abont one hálf inch before reaching it, or the incisión may be made 
ín the opposite direetion. The cxtremities of this inscision should be made 
directly across the front of the ankle arching upward rather than downward. 
AU these inscisions should be made directly down to the bones bythe flrst 
sweep of theknife. 

The ankle joint should now be opened, the ligaments divided closely to the 
distal bone and the dissection of the flap made from above downward. 

The thinness, softness and pliability of the tissne at this point faciltate the 
dissection. 

The dissection at the sides of the os caléis shouid be kept in advance of that 
at the posterior part which permits the división of the tendo Achillis. The 
separation of the flap from the plantar of the os calcio surface then becomes 
the least troublesome part of the operation. The dissection should be oarried 
so closely to the surface of the bones that no vessel can be divided after the 
ñrst inscisions, except the nutrient vessels of the bone. 

After the flap has been separated from its attachments the soft tissue 
should be separated from the outer side of the malleoli and they should be 
sawn off obliquely. The saw being applied to the articular surface at their 
bases and the direetion of the cuts be made upward and outward. The ar- 
ticulating surface of the tibia should be left uninjured. 

The dissection of the flap from the oscalcis should be made with a short 
bladed scalpel, and it is well to ha ve more than one, as cutting cióse to and 
some times into the os calcis readily spoils the edge. 

The anterior tibial artery having heen secured by torsión and hemorrhage 
controUed, the stump is ready to be dressed and a very important part of the 
operation consists in dressing the stump. 

Within the flap is a deep cup shaped cavity from which the os calcis was 
removed. Syme directed that a button hole be made through the flap to 
próvido for an escape of pus — later surgeons recommend that a drainage tube 
be passed through the button hole. Neither should be done. 

This cavity can be obliterated by pressing the flap flrmly against the end 
of the bones they fílling it, while the flap is held in this position wire sutures 
should be introdueed to keep the edges of the flaps in position merely they 
should only embrace the integement and be about an half inch apart. Wire 
should be employed so that if one suture is too tight it may be slackened, an- 
other if too loóse may be tightened. On the manner in which the suturies are 
introdueed will much depend the rapidity of the unión. 

The cavity now being occnpied by the extremities of the bone the object 
is to keep them there. This may be done by passing a strip of adhesive 
plaster o ver the end of the stump between each suture. These should extend 
almost to the knee and retain the flap flrmly against the ends of the bones — 
these should remain without removal for 10 days or longer— under ordinary 
circumstances, healing. will take place in from 12 to 20 days, depending some- 
what on the care with which the stump is dressed— and the manner in which 
the sutures are introdueed as is the case in sutured wounds. 



30 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

I BhaJi not aay much on the comparative valne of a stutnp made by S 
methoda and the I one have descnbed. 



. From Ferguson, lllut 




! o! ■ itump nfter ■} 



Figure 1 on the carda ia taken from Bryants BUigery. Who took it rrom 
Feí^^uaona surgery — as atairrepreaentation ot a stomp afterSymeamethodB. 




Figure 2 ia a fair rep resé ntati ves of a stamp made aecording to my method. 
The dark Hhading in front representa the integument of the pole which extenda 
1 inch or more above the plañe of the lower end of the bonea of the leg. 

I have perforraed this aniputation 48 timea on accqunt of injury— I have 
tteen it performed ahont one halt aa often hy others and have never known 
suppnratíon to occur within the flap unless the flap was so damaged by the 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 31 

injury making the amputatíon necessary as to cause necrosis of üssue. Since 
I introduced tiiis method of operating there have been not less than 250 ankle 
joint amputatíons made in our city. — Pittsburg. 

So many stumps of this kind being presented to our artificial limb makers 
thej have brought the artificial substituto to a wonderful degree of perfec- 
tion. Many who have this amputation walk so well that the lop of a foot can- 
not be detected by an ordinary observer. They can run jump, skate on ice and 
in fact are scarcely inconvenienced in the ordinary aíf airs of life I have know- 
ledge of nearly 100 who have had this amputation performed by this method 
— who walk well, whose, stump bone never ulcerated or become painful — and 
I have never heard of a death as a result of the amputation. 

The duty of tho sirgeon to his patient i8 not done where his patient has 
recovered he should seo that he is supplied with a porper artificial appliance. 
The welfare of his patient and his own reputation may depend to a certain 
eztent on this. 

Within a year I had a patient, who being in an eastern city applied to an ar- 
tificial limb makorfDran artificial foot for ankle joint amputation. The ampu- 
tion was deno'jnsed by him in very positivo terms saying that the amputation 
should have been mado about tho middle of the leg and that the skilled 
surgeons of that city did not parform that operatlon. He then made him an 
artificial limb, a slight improvom3nt on a pegleg — the surgeon should seo 
as many stumps of o very kind as be can, and orthopedic appliances — artificial 
limbs makers, should devoto thomsolves to their own business rather than 
that of teaching surgeons — some of their teaching^ have a most injurious 
tendency. 

I wish you to criticise this paper. I consider if this method is adopted, it wil^ 
save thousands from having amputations above the ankle. And there is no 
comparison between the utility of the extremity with the leg amputation and 
the ankle joint— and besides this, that through the leg is moro dangerous to 
life — should the unf ortunato not be able to procuro an artificial foot,' he may 
use an ordinary boot proporly laced to his extremity which is infinitely bettor 
than a Peg Leg. 

W. R. Hamilton, 

Pittsburg, Pa. 



ACERCA DE LA DESOBSTRUCCION ARTERIAL 

FOR H£DIO DEL SONDEO EN LOS CASOS DE GANGRENA 

PRODUCIDA POR EMBOLIA 
Por el Dr. Roque Macouzct, Morelia. Michoacán, R. M. 

Señoreh colegas: 

Bien conocido es el proceso morboso que se desarrolla por la embolia arte- 
rial, siempre que la circulación colateral no se desarrolla oportunamente ó no 



32 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

sea suficiente para contrarrestar los efectos que produce la falta de sangre 
arterial que irrigue un territorio dado. 

La falta de permeabilidad en la arteria, que impide la Ueg^a de la sangre 
vivificante, y por otra parte, el libre funcionamiento de los canales venosos 
que llevan la sangre de vuelta, y que por decirlo así, absorben los líquidos de 
los tejidos por intermedio de los capilares, nos explican satisfactoriamente el 
proceso momificante de la gangrena seca. 

La cirugía va en auxilio del organismo en los miembros, eliminando lo que 
tiende desde luego á eliminar por medio de fuerza vital desperdiciada, flogo- 
sis y supuraciones largas y extenuantes á que difícilmente sobrevive. Las am- 
putaciones son en estos casos eminentemente benéficas, y tan es así, que aun 
en el vulgo esa creencia se impone, y acaso, acaso sean de las pocas veces en 
que el mismo enfermo pida la amputación. 

No me detendré en recordar los síntomas de la gangrena ni la indicación, 
sitio y oportunidad de la amputación, etc., etc., y quiero solamente referirla 
historia sucinta de dos casos de gangrena seca en los cuales destapé (permi- 
tidme la expresión) la arteria femoral por medio de un verdadero sondeo. 

X, de 48 años de edad, casado, alcohólico y sin antecedentes sifilíticos, fué 
atacado de reumatismo general agudo que le dejó una insuficiencia mitral; 18 
meses después del reumatismo le apareció repentinamente todo el cuadro de 
una gangrena seca en el miembro inferior derecho; cuando fui llamado por 
el médico de cabecera del enfermo, la gangrena invadía hasta el tercio supe- 
rior de la pierna; la arteria poplítea no latía absolutamente, y la femoral latía 
casi de una manera imperceptible. En estas condiciones decidí practicar la 
amputación en el tercio inferior del muslo. No entro en detalles operatorios 
que todos conocéis, y sí solamente os diré que al terminar la sección de las 
partes blandas y el hueso, y al prepararme á ligar las arterias observé que 
estas no daban sangre ni mucha ni poca y que solamente salía sangre venosa. 

La arteria femoral estaba anchamente abierta y vacía. ¿Qué hacer en estas 
circunstancias? ¿Hacer la amputación más arriba? ¿Desarticular el miembro? 
Porque evidentemente aquel muñón no tenía porvenir, estaba fatalmente con- 
denado á muerte, y el abandonarlo á la posibilidad de un restablecimiento 
circulatorio ulterior era lo mismo que verlo invadido por la gangrena. 

En estas circunstancias recordé haber oído en el Congreso Internacional de 
Roma al Dr. Wilcox, de Edimburgo, recomendar el sondeo arterial en .casos 
análogos y me decidí á experimentarlo. 

Me valí de una candelilla uretral americana, de barbas de ballena, muy cui- 
dadosamente preparada y practiqué un verdadero sondeo de la arteria femo- 
ral. Empecé por empujes suaves y graduales y me ayudé con la mano iz- 
quierda haciendo un massage sumamente suave en la parte correspondiente 
adonde sentía el obstáculo, llegando á movilizarlo primero y á desprenderlo, 
en fin, viniendo un verdadero torrente de sangre arterial. 

Después hice la ligadura; no quiero cansar más vuestra atención con la de- 
tallada relación del segundo caso que es análogo al anterior, y sí sólo debo 
manifestar que el éxito más feliz coronó este modo de proceder que evitó á 
los enfermos aparte de los peligros de un choque quirúrgico más fuerte ha- 
ciendo la amputación más arriba y de un mayor sacrificio de su cuerpo, yj la 
incertidumbre aun así persistiendo la causa de la gangrena, esta se reprodu- 
jera y si por medio del sondeo logramos desprender el obstáculo á la circula- 
ción habremos logrado un gran triunfo y habremos hecho al enfermo un bien 
inmenso. 

A vosotros toca señores colegas, ilustrarme con vuestra valiosa opinión, y 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO '^3 

si lo experimentáis en vnestra basta clínica, decidme más tarde la oportunidad 
de sa aplicación, sos indicaciones y contraindicaciones y espero que tendréis 
motivos de no arrepentiros de haberlo usado en bien de la humanidad. 

Dr. Roque Macoüzet. 



TRUE DIPHTERIA OF THE PENIS; 

\\nTH A REPORT OF THREK CASES. 

By William P. Munn, M. D., 

Professor of Oenito-Urinary Diseases and Clinical Surgery in the Univeraity of Denver, 

Oenito-Urinary Surgeon to the Arapahoe County Hospital, etc. 

Since diptheria has been known to be, as a rule, of local origin, it has been 
well reoognized that its usual limitation to the mucous membrane of the 
fauces is probably only because that situation is more open to such methods 
of infection as commonly spread diphtheria. The occurrence of diphtheria 
upon any mucous membrane, wherever situated, should no longer cause 
snrprise. The importance of such occurrence, however, must not be under- 
rated, and the necessity for its recognition is as great as the necessity for the 
recognition of diphtheria occurring in its more common habitat, for the con- 
tagious character of the disease is In no way modiñed by its occurrence in an 
unusual locAUion. 

It has long been known that diphtheria processes oeeasionally occur upon 
or in the female genitals, and with greater frequency diiring the puerperal 
State, when the occurrence of traumatlsm facilitates any acute infective 
process. The bulk of observations of such cases however, ante -dates our 
knowledge of the bacillary origin of diphtheria and I do not know that any 
of the recorded cases of diphtheria of the female genitals have been verifted 
by bacteriologic examination, although there seems to be no reasonable 
doubt of their true diphtheric natura. 

After a fairly exhaustive search, I have been able to ñnd no reference in 
medical literature to diphtheria of the penis. 

The cases herewith reported are therefore unique, both in the literature of 
diphtheria and of the infective diseases of the male genitals. There can be 
Uttle doubt that hundreds of instances of such infection have hitherto occur- 
red without recognition of their true character, having been variously diag- 
nosed as erysipelas, gangrene or septic phlegmanous inftammation due to 
defective technic in the asepsis of operative procedures. 

Case I. On October 20, 1894, R. De L., a boy ftve years oíd, suffering from 
chorea which dependent upon genital reftexes, due to a narro w, elongated 
and adherent prepuce, was subjected to circumcision. The case progressed 
favorably and all sutures were removed on the seventh day, there being ap- 
parently complete primary unión. Three days later I was summoned to see 



34 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



him and fouiid the circumcision wound apparently tom entirely open and 
covered by a grayish, sloughiug membraue, which was tough in consistence 
and left a bleeding surface when removed. His temperature was 103 and 
pulse 140. A brawny, inñammatory condition of the whole sheath of the penis 
and of the serotum was presen t. In twenty-four hours, membrane covered 
the whole of the glans and had invaded the skin of the sheath. When remov- 
ed, the membrane would re-form. 

Locally, antiseptic and astringent washes were applled, the sloughlng sor- 
face was cleansed wlth hydrogen di-oxid and then dressed with arístol. In- 
temal medication : calomel, to free purgation; tincture of iron, ten minims 
every three hours; llquor ammonia acetatis, a half ounce every three hours. 
Conditions, both local and constitutional, were threatening for three days, 
then gradually improved and at the end of six days there was no fever and 
the membrane had disappeared although the raw, ulcerated surface of the 
glans did not completely heal until some days later. Complete convalescence 
by November 18. 

No bacteriologic examination was made of this case because of lack of fa- 
cilitles at the time, aud the diagnosis was left as ^^doubtful," although the 
resemblance of the clinical appearances to diphteria led me to think that the 
infection was probably of that nature. The child had no sore throat at that 
time, ñor were there any suspicious sore throats in other members of the 
family. 

(Almost exactly a year later this patient suffered from faucial diphteria; 
diagnosis conftrmed by bacteriologic examination; treatment with antitoxic 
serum; recovery.) 

Case II. February 4, 1895, Dr. E, J. A. Rogers asked me to see with him the 
infant son of Mr. E., with the foUowing history: the child, which was nine 
months oíd, had been circumcised by Dr. Rogers nine days before; its mother 
at the time of operation was suffering from an attack of what she supposed 
to be tonsilitis, so slight that the physician's attention was only incidentally 
called to it. 

After the circumcision the little one did badly; a gray, sloughy condition 
of the glans penis and the operation wound, made its appearance, the serotum 
became swoUen and discolored, later becoming denuded of epiderm and then 
partly covered by membrane. Profound constitutíonal disturbance foUowed, 
the pulse rising to 180 and the temperature to 104 v^. As the infection seemed 
so virulent, Dr. Rogers determined to discover its nature by a bacteriologic 
examination, which was made on February 4, by Dr. H. C. Crouch, and 
revealed the presence of an almost puré growth of the Klebs-Loeffler bacilli. 
The case being apparently desperate, I at once injected 1,500 units of 
diphtheria antitoxin. The following day there was slight improvement; the 
pulse fell to 160 and the temperature to 102, but the local conditions did not 
improve. On February 6, additional injections of 2,000 units of antitoxin were 
employed, aft-er more profound evidences of diphtheric toxemia had mani- 
fested themselves. In spite of these measures, coma became total, the pulse 
became more rapid and feeble, so that it could not be counted; the tempera- 
ture rose to 107 ; the local ulceration progressed from the serotum, across the 
perineum to the rectum ; hemorrhage from the bowels occurred during the 
day and death occurred about midnight. The appearance of the glans penis 
and of the skin of the sheath in this case, was identical with the appearance 
in of Case 1. 
Caso 1 11. Baby T., age three months, was circumcised by a physician in 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO So 

Boulder, Coló., about June 3, 1896. The family removed to Deuver and as the 
penis became inflamed, the ehild was taken to the dispensary of a medical 
colige for treatment. Here the patient was treated for some days withont 
the nature of the inflamation being reeognized. The mother herself was treat- 
ed at the same dispensary for supposed tonsilitis. On June 24 Spratlin, a 
medical inspector of the burean of heaith, was asked by the medical attendant 
to takc a culture from the mother's throat. She was f ound to be suff ering from 
a well deftnd case of diphteria. His attention being called to thesick babe, he, 
at my sugg^stion, secured a culture from its penis, and this also pro ved pos- 
itive. The babe's throat was free from membrane, but a culture from the secre- 
tions showed the presence of K-L. bacilli; an older brother was found to ha ve 
slight membrane formation on the right tonsil and a culture from this was also 
positivo . All three of the patients were removed to the Steele Memorial Hospi- 
tal and injected with 1,000 unlts cach of Behring's serum. 

The chüd is thin, illy nourished and the supply of mother's milk is insuf- 
flcient for it. The ulceration of the penis is irregular in outline, covered with 
a characterístic but thin diphtheric membrane and the margins of skin are high- 
ly inflamed, a brawny swelling extending well down the sheath. Temperature, 
100; pulse feeble and not countable. 

Jone 26: Temperature 100; pulse, 
tiny spot of membrane noticeable on the fauces. 

Jone 27: No further extensión of membrane on penis ñor in throat. Takes 
nounshment (peptonized milk); urinates freely; temperature, 99; pulse. 

Jone 29 : Membrane all gone . — Temperature and pulse normal. Throat clean . 

June 30 : General condition improving rapidly . — The mother and older child 
being quite weU insisted upon leaving hospital and retuming to their home . 
Clinical recovery of babe perf ect, no opportunity for secondary bacteriologic 
examination to determine time of disappearance of bacilli. 

The importance which attaches to diphtheric infection manifestingitself in 
unusual locations can hardly be over-estimated. An infection of any wound 
with Kllebs-Loeffier bacilli is not only in itself a cause of more grave condi- 
tions than simple infection with the ordinary germs of suppuration, but is 
likely to be the origin of throat infection both of the patient himself and of 
his attendants. The wound infection of case three seemed to precede the 
throat manifestations of himself, his mother and older brother. 

On the other hand, we must emphaslze the danger of performing even such 
a minor operation as circumcision under circnmstances likely to permit of 
diphteria infection. It is quite probable that the mother of case two was suf- 
fering from a mild and unrecognized attack of diphthería at the time of the 
operation on the babe. An investigation into the anteceden ts of the apart- 
ments occupied, resulted in the disco very that a case of diphteria had occur- 
red there several years be f ore. 

Before case I was discovered to be diphthería, it had been removed from 
\ta home to St. Luke's Hospital, being there placed in a room whose door 
opened right at the entrance of the male surgical ward, which was full of 
patients. The possibility of infection of all these surgical cases was very great. 
But as soon as the results of the bacteríologic examination were known, isola- 
tion and disinfection were employed and fortunately no second case occur- 
red. This incident illustrates most forcibly the valué of a bacteriologic 
examination of all infected wounds of the penis in children. 

Case 1 was not definitely reeognized as diphthería of the penis at the timo 
oí iíM occurrence, but in view of the additional knowledge gained from tho 



3íí CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANÓ 

two subsequent cases, I have no hesitancy in placing it in the same classifioa- 
tion with them. The clinical history and appearances were identdeal with 
Nos. 2 and .3. 

There can be no accurate estímate of the frequency with which soch infec- 
tion of the male genitals by diphtheria occurs. These three instances have 
come under my observation among 366 cases of diphtheria of all kinds record - 
ed in my case book; the one infected circumcision operated by myself occurred 
among 68 recorded circumcisions. It is not probable however that the per- 
centage represented by these figures is of any valué. 

Prompt recognition of such lesions is of paramount importance. If possible 
in all suspicious cases the bacteriologic examination must be made and re- 
liance may be placed upon it. In its absence, or pending its resulta, it is well 
to remember. 

1: That the cases here reported have all been in children. 

2: Tha^ they have evidently been due to direct infecti on folio wing or com- 
plicating circumcision, and that traumatism, though not an absolutely essen- 
tial pre-requisite to infection, is usually antecedent. 

3: That the diphtheric infection resembles in clinical appearance (a) gan- 
grene of the penis; (b) erysipelas; (c) streptococcus infection. 

4: That while it originates upon mucous membrane or at its junction with 
true skin, it is not limited to that location, but the membrane spreads some- 
what slowly, as soon as the epidermis is destroyed by the acute inñammatory 
conditions. 

Treatment will depend somewhat upon the stage of the case when recog- 
nized. Early injection with antitoxin will efPectually antagonize the constitu- 
tional]conditions and basten amelioration of the local conditions, in the same 
manner as with diphteria of the throat. The membrane may be more or lesa 
completely dissolved by hydrogen dioxid, applied drop by drop: folio w this 
by cleaning the involved surface with a 1 in 2,000 solution of bi-chloride, dry- 
ing, then dressing with aristol. 

There is apt to be suppression of uriñe, which may be actual interference 
with urination because the meatus urethrae, becomes blocked with membrane 
or because ulceration of the meatus, irrítated by an unduly acid uriñe may 
cause the child to refrain from voluntary urination because the act is painful. 
For the relief of these conditions, local cleanliness and the intemal adminis- 
tration of a mild, alkaline diuretlc must sufflce. It is of especial importance 
that the catheter should not be employed to relieve either real or simulated 
retention, as infection of the urethra and bladder might thus occnr, with a 
strong probability of a fatal ending. 

As an after-thought, it must not be forgotten that, even in adults, infection 
of this nature may occur if any operation upon the genitals be done either on 
infected premises or with infected hands or Instruments, although of course 
in adults the weight of probability in all cases of doubtf ul history, presenting 
clinical evidences of an unidentifted infection of the penis, is in favor of a 
venereal origin. 



CONGRESO MEJDICO PAN-AMERICANO 37 



CARIES Y RESECCIÓN DE LA ESCÁPULA 



POB RL 



Oaxaca, R. M. 

Señores: 

Pongo á la vista de Udes. un omóplato derecho, curioso y raro espécimen 
de caries total que no deja de ofrecer cierta belleza bajo el punto de vista ana- 
tomo-patológico. Si no es común encontrar en los museos una pieza como és- 
ta, es menos frecuente leer una historia de resección de este hueso. En efec- 
to, haciendo á un lado los casos de resección parcial, en un período de 
catorce años (1872 á 1885 inclusive), sólo he hallado uno, muy notable por 
cierto, en la Craceta de los Hospitales de París. Se trataba de un individuo que 
tenia 14 catorce fístulas en el hombro, producidas por caries y á quien 
Brigham, de Califomia, había resecado el homóplato y la cabeza humeral. Es- 
te enfermo fué presentado por Nicaise á la Academia de Cirugía 8 ó 10 meses 
después. 

£hi la Lanceta de que he podido disponer (1881 á 1895 con ligeras interrup- 
ciones) y en los 4 6 5 últimos tomos del Semanario Clínico de Berlín, los pocos 
casos que de esta operación se consignan han sido exigidos por otras enfer- 
medades, principalmente por neoplasis. 

En la literatura médica nacional no hay mención de que se haya resecado 
este hueso, ni por caries, ni por ninguna otra enfermedad. Esto es lo que re- 
sulta, al menos, de mis investigaciones en la Gaceta Médica desde 1864, hasta 
1894 inclusive; en lo que se publicó de los trabajos de la Asociación Larrey y 
en lo que se dio á luz en Lta Escuela de Medicina. 

La pobreza de la prensa médica extranjera y el silencio que la nuestra guar- 
da á este respecto, han sido el principal, por no decir el único móvil, de que 
me atreva á distraer la atención de Udes., de suyo valiosísima, pero más en es- 
tos momentos, que á porfía la demandan ilustres huéspedes y distinguidos 
compatriotas, venidos unos y otros á ofrecer los envidiables y preciados fru- 
tos cosechados en los campos del saber y la experiencia. 

La historia ha pasado en la Ciudad de Oaxaca y es como sigue : 

José Bruno Vázquez, de treinta años de edad, labrador, de raza indígena, li- 
geramente mezclada, alto, de buena complexión minada en la actualidad por 
siete años de la enfermedad en el hombro derecho para la que solicitó reme- 
dio inmediato, estando resuelto á someterse á lo que yo creyere más conve- 
niente. Examinando la región expresada, se ven luego nueve aberturas ñstu- 
losas de bordes fungosos unas, de labios adelgazados y despegados del tejido 
subyacente otras, y casi todas rodeadas de una coloración negruzca. 

La situación de estas aberturas era la sígnente : dos, una abajo de la otra, en 
la parte anterior y un poco interna del brazo y á tres dedos abajo del hombro; 
dos adentro de la bóveda acromiocoracoidea y casi sobre las inserciones cía- 



3S CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

viculares del trapecio; tres situadas á lo largo del borde espinal del omóplato; 
una en la fosa subespinosa y otra un poco arriba y afuera del ángulo inferior 
de este hueso. Por todas se penetraba con el estilete explorador á otros tan- 
tos trayectos fistulosos más ó menos profundos y sinuosos, de los cuales los 
cinco situados sobre el omóplato conducían á la superficie de este hueso, ha- 
ciendo percibir la sensación especial y característica de las caries y acom- 
pañada de un escurrimiento sanguíneo y de algunas partículas de hueso ca- 
riadas. No podía caber duda, se trataba de una tuberculosis huesosa 6 importaba 
saber si estaba limitada á la escápula, ó si había invadido la clavícula y el hú- 
mero, como por su situación parecían indicarlo las cuatro ñstulas primera- 
mente mencionadas. A este fin fueron encaminadas las exploraciones hechas 
no solamente con el estilete, sino también por medio de algunas incisiones, 
sin dejar de tener en cuenta los movimientos del brazo que no estaban abolidos 
enteramente y eran algo dolorosos. Pero aunque no había signos suficientes 
para establecer con seguridad el diagnóstico de una lesión de las articulacio- 
nes del omóplato, con el húmero ó con la clavícula, ni el de enfermedades de 
uno ó de estos dos últimos huesos, sí los había para temerlas, y debían pesar 
en mi ánimo para tomar una resolución y empeñarme en la vía terapéutica 
que menos obstáculos tuviese para mí, á la vez que más provechosa resultase 
para el enfermo; en otros términos, lograr la curación sin tener en perspec- 
tiva una cohorte amenazadora de peligros. No vacilé mucho, pues desde hace 
algúu tiempo me guía la regla de que siempre que circunstancias apremian, 
tes no f orcen la mano del Cirujano á practicar una gran operación y ésta pueda 
hacerse en dos sesiones, en dos sesiones debe llevarse á cabo. Y á fortalecer- 
me en este propósito, ocurría vai hecho, entonces reciente en mi memoria, en 
el cual vm hombre bien entrado en años y que llevaba en el fémur derecho 
hacía veinte un padecimiento semejante bajo varios aspectos al que ahora me 
ocupa, y en quien practiqué una amputación muy alta con el fin de hacer des- 
pués la desarticulación coxof emoral que otro Cirujano no creyó necesaria li- 
mitándose á una resección cuyos detalles ignoro. 

Así pues, me decidí por la resección del omóplato, aplazando la de la cabeza 
humeral y la de un fragmento clavicular si estos huesos participaban de la 
enfermedad, y procedí sin pérdida de tiempo, el día 6 de Diciembre de 1893, 
un día después de la exploración y cinco de su entrada en el Hospital. 

Hice, ya cloroformado el enfermo, una incisión vertical que seguía aproxi- 
madamente el borde interno del hueso y que unía dos de las fístulas descritas, 
otra exactamente sobre la espina que llegaba hasta el pedículo ó base del 
acromión y en el curso de la operación, para abreviar ésta, otra pequeña que 
unía la fístula situada arriba y afuera del ángulo inferior con la extremidad 
correspondiente de la incisión vertical. 

El desprendimiento de las inserciones musculares y del poco periostio que 
quedaba fué relativamente fácil, y á no ser porque el pulso se hacía más fre- 
cuente y pequeño, y la respiración y la fisonomía, así como el sudor frío que 
brotaba en el enfermo, de medio cuerpo arriba, demandaban urgentemente 
la pronta conclusión de la operación y el empleo de estimulantes eficaces, 
quizá hubiese quebrantado mi propósito de respetar las superficies articulares, 
emprendiendo incontinenti la resección escápulo-humeral; pero como acabo 
de decir, estos síntomas alarmantes me obligaron á practicar la incisión infe- 
rior á fin de desprender con prontitud las inserciones del gran dentado y del 
Hubescapular y llegado que hube al ángulo externo del hueso, corté éste en su 
cuello, la apófisis coracoidea en su base y el acromión cerca de su articula- 
ción con la clavícula, y como notase que aun quedaban restos de tejido hueso- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 39 

so enfermo, raginé, 6 mejor dicho, hice una especie de vaciamiento y en se- 
guida toqué con el termocauterio estos puntos, los que manaban sangre y los 
de las partes blandas que estaban fungosos, después de lo cual atravesé un 
tubo de canalización del ángulo interno al inferior de la escápula; puse 4 6 5 
ligaduras, el número conveniente de suturas y antes de aplicar el aposito y 
empaque algodonado, atendí á que las fístulas del brazo y de la parte anterior 
del hombro fueran ensanchadas, cauterizadas con el ñerro rojo y comunica- 
das las primeras entre sí por medio de un tubo de caoutchouc. No debo dejar 
desapercibido á causa de un accidente que sobrevino, que para reanimar al 
enfermo se le emplearon inyecciones de éter sulfúrico y de estricnina. 

No fatigaré la atención de Udes., indicando paso á paso el curso de los acon- 
tecimientos y sólo mencionaré aquellos que dan á este caso una fisonomía es- 
pecial. 

Cuarenta y tres días transcurrieron desde el en que se hizo la operación 
hasta el en que se le dio el alta al enfermo, por no querer ya permanecer en 
el hospital. 

Cuarenta y tres días de lucha constante contra las formas de infección que 
se presentaron y de la que un momento pareció salir triunfante el organismo 
para sucumbir al ftn víctima muy probablemente de una de ellas. 

La fiebre que tres días antes de la operación había llegado á 40 y no había 
desaparecido, siguió continua durante nueve días, no pasando su exacerba- 
ción vespertina de 39 y con tendencia decreciente. Desde el 9" día tomó poco 
tiempo el tipo remitente y luego el intermitente hasta tres días antes de 
perder de vista al enfermo, en que cesó, como puede verse en el brazo adjun- 
to; es de advertir, que en algunos de estos últimos días no hubo reacción fe- 
bril, sin que esta pudiera atribuirse al empleo de antipiréticos. ¿Qué motivó 
la continuación de la calentura á pesar de la operación y de la consiguiente 
remoción antiséptica que sufrió el foco morboso? Sin pretender que este fuese 
absolutamente extraño al génesis de la pirexia, pienso que debo concederle 
en éste, el principal, si no el único papel, á la flebitis que se hizo notar desde 
el día siguiente en la pierna derecha y en el lugar en que se había puesto una 
de las inyecciones de que hablé más arriba; ni debe relegarse al segundo pla- 
no cuando se trata de escudriñar la causa de esta elevación térmica, una placa 
erisipelatosa que se observó al cuarto día de la operación y tanto más digna 
de mencionarse cuanto que tomó por asiento el lado izquierdo del dorso, en 
donde no había ninguna puerta de entrada á la infección. Por último, del 4 al 
6 de Enero del siguiente año se incindieron dos abscesos subcutáneos, uno en 
la parte superior y extema del muslo izquierdo y otro en el tercio inferior y 
posterior del antebrazo izquierdo. 

Al salir el enfermo del hospital, el estado general había sufrido mucho y la 
herida operatoria no había cicatrizado en su totalidad, habiéndose reabierto 
algunos puntos, con ocasión de los accidentes referidos. 

A pesar de las recomendaciones que le hice para que volviese á verme si 
continuaba la enfermedad, no volví á saber de él sino hasta algunos meses 
después; y de las pesquisas que emprendí cerca de sus parientes, solo obtu- 
ve que habla vuelto la ñebre y que fué enflaqueciendo más y más hasta morir 
á ñnes de Febrero, es decir, casi once semanas después de haber sido opera- 
do. Mientras estuvo bajo mi cuidado, la terapéutica se redujo á un régimen 
tónico y reconstituyente, á la mejor higiene que era posible proporcionarle y 
á la aplicación de la antisepsia. Como parecía indicado proceder á la resec- 
ción de las porciones huesosas que aun estuvieran enfermas, siempre que una 
exploración concienzuda así lo exigiese, me determiné á hacer ambas eos 



•K) CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

en una sola sesión, tan pronto como desapareciese la erisipela y se atenaasen 
cuando menos los síntomas de la flebitis; pero el enfermo rehusó someterse á 
este tratamiento, y como he manifestado ya, prefirió dejar el hospital. 

La historia que acabo de referir consigna, desgraciadamente, un caso más 
en la pavorosa, larga lista de las defuncionesca usadas por la piohemia, paes 
ésta fué, casi con seguridad, la que obligada á retroceder temporalmente ante 
el enérgico tratamiento que se le opuso, volvió con más ímpetu y con tanto 
más éxito sobre su presa, cuanto que ésta, privada de aquél, se encontró iner- 
me y agotada por la terrible lucha que había sostenido. 

Solo me queda, para terminar, que expresar mi opinión respecto del origen 
de la piohemia. Creo que se halla en la flebitis causada por la aguja no asép- 
tica de la geringuilla de Pravaz. Verdades que había flebre indicadora de 
infección antes de la operación, pero esa flebre, á no dudar, hubiera cedi- 
do ante la intervención quirúrgica, engendrada como era por el difícil escu- 
rrimiento de los líquidos encerrados y fermentados por el foco morboso; lejos 
de ser así, tomó una marcha crónica é intermitente que no podía atribuirse á 
una de las flebres epitraumáticas de Vemeuil, pues no se enumeraban entre 
sus antecedentes, el paludismo, ni otra causa alguna de ellas. Además nin^ 
gún órgano profundo parecía enfermo, particularmente los pulmones que va- 
rias veces fueron examinados cuidadosamente; de suerte que el diagnóstico 
de una infección purulenta se imponía, viniendo á corroborarlo con fuerza 
incontrastable la aparición de los dos abscesos en el miembro inferior izquierdo 

Por otro parte, bien sabido es que la flebitis, de muy antiguo ha sido vista 
con temor, como autora que es muy frecuentemente de la septicemia á que ven- 
go aludiendo, y no es ignorado por los cirujanos que una intervención cómo la 
que emprendí, detiene casi con seguridad los accidentes que puede traer con- 
sigo una enfermedad como la de que adolecía el enfermo que me ha servido 
de estudio. Lejos de mí, por supuesto, la pretensión de querer sostener que la 
herida operatoria y aun los restos de tejido enfermo no pudieron hacer un pa- 
pel cualquiera en el proceso morboso que llevó al sepiücro á mi operado, no, 
tal pretensión sería ó movida por ignorancia completa de las teorías que sobre 
este asunto han reinado y aun reinan en la Ciencia, ó aguijoneada por el cen- 
surable deseo de alardear de un ingenio de que carezco, y del que si me fuera 
dable disponer, lo pondría al servicio de nuestro arte y no lo emplearía en jue- 
gos de imaginación indignos de él y de personas serias; no, repito, que me ha 
parecido muy probable, y nada más, la patogénesis que he asignado á la piohe- 
mia y también la salvación del enfermo si éste se hubiera sometido en su opo- 
tunidad á una segunda y complementaria operación. 

México, Noviembre de 1896. 

A. Vaij>ivie80. 



CONGRESO MEDICX) PAN-AMERICANO ^1 



PORVENIR DE LA TALLA EIPflGÁSTRICA, 

SD MANUAL OPERATORIO Y CUIDADOS CONSECUTIVOS. 



POB 



Profesor de Fiaiologia é Higiene en el Instituto Cientiñco de San Luis Potosí, fundador 

de los Hospitales Militar é Infantil, 
y del Observatorio anti-rábico de In misma ciudad, etc. 

£1 aumento de indicaciones en la sección de la vejiga sobre el hipogastro, 
indica con vehemencia su creciente importancia: pues cuatro son los grupos 
de casos clínicos, en que la he practicado y visto emplear. 

I"" Para combatir alteraciones orgánicas de la bolsa urinaria. 

2" En casos de retención de orina, aguda ó crónica, por estrechamientos 
infranqueables á las manos de quienes trataban 'de vencerlos; y en los pros- 
tátícos, para crearles un meato nuevo. 

3" Cuando se intervino sin diagnóstico seguro, ó se cometió un error, y 

4" Para extraer cuerpos extraños, casi siempre cálcul «s. 

Mas por ahora solo deseo llamar la atención sucintamente sobre la última 
agrupación: la sectio alta, ad virtiendo que disertaré con el valor y fran- 
queza que da una convicción cientíñca, procurando ser útU á los prácticos no 
especialistas, previa corrección hecha por las notabilidades presentes en la 
sección de cirugía del 2" Congreso Pan- Americano. 

Señores: Si para atacar los neoplasmas, benignos ó malignos, acaso está 
en pie la competencia entre la vía perineal frente á frente de la hipogástrica, 
pregonadas respectivamente por Thompson y Guyon: sin temor alguno afir- 
mo yo que Franco se equivocó redondamente al exclamar que no aconsejaba 
á ningún hombre hacerlo que él practicó primero que nadie; pues bien al con- 
trario, juzgo que en lo porvenir se preferirá la talla elevada á todas las otras 
tallas. Atended, antes que condenarme, y demostraré que no es el espejismo 
de unos cuantos éxitos el que me ofusca, como á novel cirujano, sino que la 
razón y los hechos son mi guía y mi apoyo. 

¿Cuáles son los motivos para haber circunscripto las indicaciones de la ta- 
lla snpra-púbica? 

Primeramente, razones anatómicas; después peligros reales, pero exagera- 
dos; en seguida, la inmotivada pretensión de que ofrece más ventajas la pe- 
rineal; y encuarto lugar el respeto á la memoria de los Nelatón, Maissoneuve, 
Dolbeau, etc. Pues bien: perdónenme los sagrados manes de los insignes 
maestros, más auguro que sus procedimientos desaparecerán de la ^ ^cirugía 
diaria," reemplazados por la suprapubiana y por la operación de Bigellow. 
Porque no tiene la hipog^trica los peligros operatorios y consecutivos de las 
perineales; como la hemorragia, ciegas desgarraduras prostáticas, infeccio- 
nes, operaciones no concluidas, fístulas menos fáciles de evitar que en la talla 
elevada, y la esterilidad, que según Haemstadt y Mae Cormac citados por 

6 



42 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Greig Smith se observó en 18 casados; sobre 19, que de niños sufrieron la li- 
to tomía períneal. 

De la anatomía regional en buena lógica, se deduce precisamente lo con- 
trario de lo afirmado contra la operación que defiendo, si se saben utilizar los 
recursos inventados contra la infiltración urinaria y la peritonitis, y si se ma- 
neja como es debido la antisepsia. Efectivamente, sea que se comience por 
distender con aire el globo de Peterson, (en los niños de preferencia un pe- 
sarlo de Gariel), ó mejor primero la bolsa de la orina con solución bórica, el 
peritoneo es rechazado bien alto, por aquel en el primer caso, por el receptor 
en el segundo. Recientemente se ha propuesto una incisión transversal; pe- 
ro juzgo más quirúrgico practicarla en la línea blanca, de 6 á 8 centímetros, 
con el tercio ó cuarto inferior sobre el pubis. Aplicando dos suturas longitudi- 
nales y doá transversas en los ángulos, para fijar provisionalmente el músculo 
vesical á los labios de la herida antes de abrir la vejiga, casi se basta uno á sí 
mismo y se alejan considerablemente las probabilidades de infiltración y de 
. peritonitis. Ayuda mucho á este resultado el balón hinchado dentro del recto, 
cuya capital utilidad es la aplicación exacta del órgano contra la pared abdo- 
minal; pero debe examinarse previamente su resistencia, pues alterándose 
tan presto en nuestro clima las piezas de caoutchouc, puede estallar el globo 
al agitarse el enfermo. La sonda sobre que está ligado el pene, servirá muchas 
ocasiones para reconocer la vejiga; más si ella está repleta, un operador va- 
liente va con franqueza hasta su cara anterior, y no puede tomar vejiga por 
intestino, aun cuando con la irrigación haya penetrado aire. Eligiendo buen 
bisturí recto, no acontecerá que seccionando ampliamente la musculosa é im- 
perfectamente la mucosa, el resto de la última haga hernia, embarazando por 
lo pronto. 

Hago constarlos beneficios del sifoneo por la herida supra-púbica, á ve- 
jiga purulenta ó notablemente enrojecida; pero avejiga sana, en adultos y ni- 
ños, el estudio de un fracaso, dos se mi-éxitos, y siete hermosos triunfos, me 
ha llevado á suturar cuidadosament'C toda la herida vesical, á la manera de 
Lambert, precisamente con cat-gut cromado, que tiene grande resistencia; 
con asas de seda fénica abrazo los músculos rectos en toda su anchura^ cui- 
dando de no alcanzar la vejiga y cuyas suturas son reemplazadas á los pocos 
días por otras, antes de que los primeros puntos seccionen los tejidos y ori- 
lien á la formación de fístulas. Como resto quizá de antiguos temores, pongo 
ima sonda blanda en la uretra, que prolongada por un tubo de goma lleva la 
orina á una botella con licor desinfectante; pero separo la sonda cuando se 
inicia uretritis. 

Ahora bien; si mi dedo, y la tnsta exploraron á satisfacción plena la cavi- 
dad, cuando extraje con tanta facilidad por el método que pregono desde 
cálcalos que ocupaban toda la vejiga (dejando solamente una canal délos 
uréteres al trígono), hasta de 50 centigramos de peso pasando por todos los 
intermedios; cuando en los amplios repliegues de las dilatadas vejigas, se 
halló ya afuera, el cuerpo extraño diagnosticado, otro ú otros más, encelula- 
dos ónó, que jamás se hubiesen descubierto siguiendo el camino perineal; 
entonces hube de proclamar, como hoy repito, la incontestable superioridad 
de la talla supra-púbica sobre la medio -bilateral y coetáneas, excepto en la 
mujer para cálculos inferiores de 125 gramos y en el hombre si la piedra se 
insinuó en la próstata. 

En consecuencia: la sección hipogástrica debe aconsejarse en todos los ca- 
sos, (salvo los indicados ), á los facultativos no especialistas; aun los prínci- 
pes de la cirugía deben preferirla, hoy por hoy, cuando la litolapaxia no sea 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 43 

factible; y ante mi conciencia, he concebido que en los niños tiene por rival 
única la litotrícia á través de un simple ojal en la uretra; de cuyo resultado 
comparativo espero dar cuenta otra vez. — He dicho. 

Miguel Otero. 
México Noviembre de 1896. 






Temeroso de que por el extracto de la disertación que en castellano acabo 
de leer, parezcan mis ideas más exajeradas de lo que realmente son, á los 
operadores de Norte- América; traduzco á la lengua de Lister mi conclusión 
capital. 

"Iki sección hipogástrica debe aconsejarse en todos casos j (salvo los indica- 
dos)j á los facultativos no especialistas; aun los príncipes de la cirugía deben 
preferirla^ hoy por hoy^ cuando la litolapaxia no sea factible; y ante mi con- 
ciencia, he concebido que en los niños tiene por rival única lo litotricia á través 
de un simple ojal en la ureta: de cuyo resultado comjyarativo espero dar ctienta 
otra rea." 

Being fearful that from the extract taken from the dissertation I have 
read, that operators from the North may think that my ideas are more ex- 
agerated than they are, I transíate my principal conclusión into the lan- 
guage of Lister. 

The hipog^tric section should be recommended in all cases (except those 
indicated) to members of the faculty who are not specialists, even the prín- 
ees of surgery should prefer it nowadays, when litholapaxia is not feasible, 
and on my conscience, I believe that in the case of children its only rival is 
lithotripsy, through a simple incisión in the urethra, the comparative results 
of which I expect to relate another time. 



LA CURA RADICAL DEL PR08TATI8M0 



ALGUNAS IDEAS ORIGINALES r NUEVOS PROCEDIMIENTOS QUIRÚRGICOS 

POR EL 

Profesor adjunto de Clínica Quirúrgica en la Escuela de Medicina de México, 

Ex-profesor, primero de Terapéutica 
y después de Clínica Quirúrgica en la Escuela práctica Médico Militar. 

Pocas cuestiones cautivan más la atención del cirujano, como la que se re- 
fiere al tratamiento de los accidentes que se originan en el aparato urinario, 
primero, y en el organismo todo después, cuando por un motivo ó por otro 
la próstata se hipertrofia. 

El interés de tal asunto quirúrgico proviene de la dificultad del problema, 



44 CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

de la multiplicidad de métodos propuestos para resolverlo y del antagonismo 
que siempre ha existido y que aun hoy subsiste entre los operadores atrevi- 
dos que buscan curar el mal de raíz, y los tfmidos abstencionistas que se con- 
forman con hacer más llevadera y alargar un poco más la mísera existencia 
que arrastran los prostáticos. 

Mi profesión de fe en esta materia se halla escrita en la presente memoria; 
aquí están mis convicciones, fruto de diez y ocho años de estudio, de medita- 
ción y experiencia. Si he errado, sírvame de disculpa la lealtad y buena fe 
con que escribo. 



Se ha convenido en designar con el nombre de prostatismo el cuadro clíni- 
co que se observa cuando la próstata se hipertroñade un modo definitivo hasta 
el punto de perturbar, primero, la mecánica de la micción, más tarde la com- 
posición química de las orinas. 

Micción incompleta, retención parcial, fermentación amoniacal de las ori- 
nas, forman la triada ó sindromo clínico del prostatismo. 

La retención completa, el estacanmiento renal, las nefritis infecciosas y la 
uremia, representan las complicaciones finales del prostatismo. 

Antes de abordar la cuestión capital de este trabajo: ^^la cura radical del 
prostatismo j^^ es de todo punto indispensable precisarla etiología de la enfer- 
medad, la patogenia de los accidentes y la anatomía patológica de los órganos 
alterados. 

La edad avanzada y la vida sedentaria son las dos causas universalmente 
reconocidas para motivar la hipertrofia de la próstata. 

Para tener el derecho de ser prostático, ha escrito Quyon, se necesita ha- 
ber pasado de los cincuenta y cinco años. 

Todos los especialistas están de acuerdo en reconocer la edad como causa 
eficiente del prostatismo. Mas ¿cómo obra? ¿Será acaso como lo quieren mu- 
chos, porque la arterio-esclerosis desnutre las fibras musculares de la vejiga 
y les quita su potencia contráctil? No, evidentemente, porque de ser así se 
vería á menudo el prostatismo en los adultos esclerosos por la sífilis ó el ar- 
tritismo. ¿Será porque es la vejez la edad de los neoplasmas? Nó, y mil veces 
nó, porque á milllares se registran en la literatura médica tumores vesicales 
y prostáticos de diversa especie que evolucionan con un cuadro clínico bien 
distinto del prostatismo. 

A mi entender, la avanzada edad no obra »ino rompiendo el equilibrio que 
durante muchos años ha existido entre las resistencias del canal y la potencia de 
la vejiga. En este órgano, como en el corazón enfermo de sus válvulas, se des- 
arrolla una hipertrofia compensadora que la decadencia de la vejez acaba 
por romper, transformando el receptáculo urinario, casi inerme, en lugar de 
estancamiento primero, en foco terrible de infección más tarde. La anciani- 
dad, que seca la piel, que vuelve enfisematosos los pulmones, sobrecarga la 
orina de productos de desasimilación que antes se escapaban en abundancia 
por aquellos otros emontuorios. La edad provecta, que hace dominar el sis- 
tema venoso sobre el sistema arterial, abulta, endurece, vuelve permanentes 
las producciones de todo género de que pueden ser sitio los tejidos de la prós- 
tata, y acrece de tal modo las resistencias al escape de la orina, que acaba por 
establecerse la retención incompleta al principio, la retención total des- 
pués. 

La ancianidad no es la que engendra la hipertrofia de la próstata, sino la 



ÓONGRfiSO MEDICO ÍAN-AMERICANO -^"^ 

qae desenmascara lesiones de este órgano que el organismo toleraba por 
compensación. 

El prostatismo no es sino el epílogo de una historia morbosa, comenzada en 
lajuventud ó en la edad adulta. 

La masturbación, las infecciones blenorrágicas profundas, son para mí las 
cansas primeras de la hipertrofia prostática. Vienen después los excesos ve- 
néreos de toda especie; y más tarde, cuando la potencia sexual declina y au- 
menta la lascivia; cuando llega la época de las cópulas laboriosísimas y de las 
excitaciones no satisfechas, el sistema vascular hecho menos resistente por 
la edad, se rompe en algunos puntos de la próstata y causa pequeñas hemorra- 
gias intracetulareSy qu^ abultan el órgano y que más tarde se organizan tonuindo 
la forma de tumores muy paremdos al sarcoma. 

Que la hipertrofia de alguno de los lóbulos prostáticos precede con mucho 
al prostatismo, lo demuestra hoy día hasta la evidencia el examen endoscó- 
pico de la vejiga. En todos los jóvenes ó adultos, portadores de un catarro 
vesical, datando de varios años, tratados sin éxito favorable por eminencias 
médicas, ya por los lavados, ya por las instilaciones ó la uretrotomía interna, 
he podido ver y hacer ver á, alguno de mis comprofesores por medio del cis- 
toscopio, un rodete prostático masó menos irregular proeminando más ó me- 
nos al nivel del cuello, dentro de la cavidad vesical. 

Pues bien: todos estos esfuerzos que acusan micciones frecuentes, retardo 
en la aparición del chorro, dolor ligero y tenesmo, son candidatos para el 
prostatismo. 

I/a vida sedentaria, las profesiones que obligan al hombre á guardar la po- 
sición sentada durante seis ó más horas, todo lo que ayuda al ingurgitamien- 
to de los plexos venosos, son, junto con la edad, el auxiliar más poderoso pa- 
ra hacer estallar el prostatismo y sus complicaciones. 

La hipertrofia prostática descompensada es una afección poco común entre 
los campesinos, que llevan una vida activa. Por el contrario, se observa muy 
frecuentemente en los burócratas y los sabios de gabinete. 

La patogenia de los accidentes que complican el prostatismo es bien clara. 
El obstáculo á la salida de la orina, la debilidad progresiva de los músculos 
vesicales, producen el estancamiento urlnoso, y de éste derívase la cistitis 
crónica, la retención completa, las hemorragias^ las pielitis y nefritis, la ure- 
mia al fin. 

La hipertrofia de la próstata tiene, pues, dos períodos bien distintos: uno, 
que va de los 18 á los 50 años, en el que existe estrechez del cuello vesical 
con hipertrofia compensadora de las fibras musculares de la vejiga, y que 
bien pudiera llamarse prostatismo del joven y del adulto; otro, que se desen- 
vuelve de los 50 años en adelante, en el que la estrechez del cuello vesical es 
más exagerada, y la hipertrofia compensadora de la vejiga ó ya no existe ó 
está muy debilitada. 

El prostatismo de la juventud y de la edad madura no se parece al prostatis- 
mo de la vejez, como que no es igual el estado anatomo-patológico de los ór- 
ganos urinarios en estas edades. 

En el joven y en el adulto dominan la fiuxión, el abultamiento transitorio 
de las celdillas y de los órganos, la flogosis, los exudados, la supuración. Es 
la época en que la fibra muscular mejorase nutre y se desarrolla con el tra- 
bajo. 

En el viejo predomina la estasis sanguínea, la proliferación con transfor- 
mación celular, el abultamiento permanente de los tejidos y de los órg^anos, 
el neoplasma y la degeneración. Es la etapa de la existencia en que declina 



4() CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

la actividad nutritiva de la fibra muscular. El trabajo exagerado, ó la atrofia 
6 la degenera. 

En el joven y en el adulto la infección hemática es de origen vital por gér- 
menes 6 toxinas. En el viejo la sangre se infecta por productos de desasimi- 
lación no eliminados ó reabsorbidos con ciertos productos, originados las más 
veces en medio de una fermentación pútrida ó amoniacal. 

Bosquejadas á la ligera, para no cansar la atención de este ilustre audito- 
rio, las causas no banales de la hipertrofia prostática y los efectos anatomo- 
patológicos que de ellas derivan, paso en la segunda parte de mi trabajo, á 
ocuparme del cuadro sintomatológico que corresponde á las dos modalides de 
prostatismo que dejo asentadas. 

II 

En el primer periodo de mi práctica en enfermedades génito-urinarias, me 
preocuparon preferentemente los estrechamientos de la uretra. La mayor 
parte de los accidentes locales ó generales de carácter urinoso los refería al 
cambio de calibre en el canal, y prodigué larga manuj la uretrotomf a interna, 
siendo esta la época en que di á conocer y vulgaricé entre nosotros el método 
del Dr. Fessenden N. Otis, de New York. 

En el segundo, período é influenciado sobre todo por las ideas del Dr. Félix 
Guyon, de París, dominó en mi práctica la idea de las uretritis profundas y 
las infecciones vesicales, explicándome con este diagnóstico multitud de ac- 
cidentes que no ví desaparecer con el corte de los estrechamientos, y siendo 
entonces cuando me entregué de lleno al uso de las instilaciones medicinales 
y los lavados de la vejiga. 

Hoy me encuentro en un tercer período, el del prostatismo. Merced á esta 
idea de la influencia de la próstata enferma en la mayor parte délos acciden- 
tes que presentan los llamados urinarios, he ensanchado el campo de mis in- 
vestigaciones, he resuelto más de una duda de las que antes abrumaban mi 
cerebro al tratar de resolver los problemas urogenitales, y he entrado de lleno 
en una terapéutica que de día en día me da resultados más satisfactorios que 
los antes obtenidos con los otros sistemas. • 

No se extrañe, pues, que al tratar de la sintomatología en los pacientes que 
hoy me preocupan, refiera á la próstata la mayor parte de las perturbaciones 
urinarias. 

Lo que yo llamo prostatismo compensado, es un estado patológico que se 
presenta siempre en el joven ó en el adulto. Reviste la forma crónica con 
exacerbaciones periódicas. Los enfermos todos acusan un pasado uretral: 
uretritis provocadas por la masturbación, blenorragias de forma más 6 menos 
aguda, pero nunca radicalmente curadas, llevando, por consecuencia, el es- 
tigma llamado la gota militar, estrecheces y toda una historia terapéutica de 
balsámicos, inyecciones, instilaciones, dilatación y á veces uretrotomías. 

Lo que más preocupa á esta especie de enfermos, y lo que los obliga á an- 
dar errantes de consultorio en consultarlo, es que su uretra casi nunca está 
seca, y que siempre que la consultan, aparece en el meato, al exprimirla, una 
gotita que unas veces es pus característico, otras moco transparente filamen- 
toso, y no muy frecuentemente, licor espermático verdadero. Los esfuerzos, 
sobre todo, el de la defecación, exageran siempre este desecho. 

Algunos dicen conservar la potencia genital que corresponde á su edad; 
pero la mayor parte acusa una depresión genésica notable, que sin llegar á la 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 47 

impotencia absoluta, preocupa de tal modo á los enfermos, que los lleva irre- 
misiblemente al nervosismo. 

La micción, casi siempre normal por lo que toca á su frecuencia en las no- 
ches, está siempre aumentada durante el día. Las influencias excitantes, so- 
bre todo, el alcohol y el coito, la exageran de tal modo, que hay veces que el 
enfermo orina cada media hora. 

La salida de la orina tarda en hacerse más que de ordinario. El chorro de 
la orina ha perdido algo de su volumen y mucho de su fuerza. El tiempo de 
salida está aomentado. Algunos de estos signos cambian cuando hay exacer- 
bación en la flemasía interior, pues entonces la orina es apremiante y se es- 
capa en ocasiones con tal rapidez, que se derrama en las ropas. 

Al acabar las micciones suele presentarse un tenesmo ligero. Este signo no 
es constante en el estado crónico, habitual, mas durante las exacerbaciones, 
el tenesmo siempre existe y se vuelve intenso, duradero y doloroso. 

Las sensaciones de peso en el perineo, molestia en el ano, dolor á la defe- 
cación, algunos enfermos no las acusan como síntomas habituales, y esto es 
lo que á menudo conduce á errores de diagnóstico; pero si se les interroga 
con coidado, se encuentra siempre que han existido en ciertas épocas que co- 
rresponden á los períodos subagudos. 

El examen de las orinas es interesante. Recogidas en tres vasos, se obser- 
va en el primero, que corresponde á la que ha lavado la uretra, un aspecto 
limpio y transparente, pero generalmente se ven flotar grumos ó filamentos 
de moco-pus. En los otros vasos, nada se advierte de notable inmediatamen- 
te, mas á las cuantas horas el líquido se vuelve turbio, mucoso y pulverulento. 

El análisis químico nada nos dice. 

El microscopio revela la existencia de leucósitos y glóbulos de moco abun- 
duites, lügunos glóbulos de la sangre y rara vez zoospermos. 

El examen directo de estos enfermos nos hace encontrar individuos de as - 
pecto, en lo general, sano, á veces verdaderamente robustos. Los órganos ge- 
nitales, á primera vista, no presentan nada notable, pero observándolos con 
cuidado, se encuentra en los testes un signo al que yo le doy grande impor- 
tancia y que más de una vez me ha encarrilado en la vía del buen diagnósti- 
co. Uno ó los do8 teatículoa están aumentcLdos de volumen ó notoriamente atro- 
fiados; la sensibilidad á la presión, notablemente exaltada; el epidídimo grueso 
y duro, lo mismo que el canal deferente. Al interrogar á los enfermos sobre 
estas partes, algunos cuentan haber tenido la orquitis clásica de la blenorragia, 
pero la mayor parte asegura no haber sufrido allí inflamación aguda ninguna. 

Al examen por medio de los exploradores olivares se encuentra la sensibi- 
lidad exagerada desde el meato, á menos que los enfermos tengan el hábito 
de pasarse sondas, y sensación de dolor muy marcada al tocar el bulbo. Allí 
se detiene la oliva más tiempo que el ordinario, en virtud del espasmo exa- 
gerado de la porción musculosa de la uretra. El dolor vuelve á hacerse ma- 
nifiesto al recorrer lo porción prostática, y cesa repentinamente al entrar la 
oliva á la vejiga. En todo el trayecto de la próstata el explorador no huelga 
sino que se siente ceñido por esta parte de las paredes de la uretra. 

No todos los exploradores que la uretra admite hasta el bulbo llegan hasta 
la vejiga; los medianamente gruesos los detiene la próstata. 

El cateterismo con sondas metálicas es facilísimo hasta el bulbo. A partir 
de allí, adonde la sonda ha llegado por su propio peso, se siente una resisten- 
cia nada común, se despiertan vivos dolores, y la sonda no entra á la vejiga 
8ino después de un tiempo largo de presión sostenida. Las sondas de pequeña 
curvatura son las mejor toleradas. 



48 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Si se pasa una sonda blanda inmediatamente después que el enfermo ha ori- 
nado, en lo general no se encuentra orina detenida, pero en algunos casos 
avanzados puede ser que se dé salida á unos quince 6 treinta gramos de ori- 
na. La reacción de ésta es siempre acida, excepcionalmente neutra. 

Hay un síntoma más importante que todos los demás. Yo lo declaro patog- 
nomónico del crecimiento prostático vesical, en cualquiera edad. 

La extensión de una sonda hueca que hay que hacer penetrar hasta que apa- 
rezcan las primeras gotas de oriiia, está aumentada en todos los enfermos afec- 
tados de prostatismo vesical^ ya esté compensado ó descompensado, 

* En individuos sanos de nuestra raza ó de nuestra estatura, he llegado á 
demostrar después de numerosas medidas, que la distancia que separa el mea- 
to del cuello del bulbo es de 14 centímetros; la que separa el cuello del bulbo 
del cuello de la vejiga, varía entre 4 y 5 centímetros. Una sonda introducida 
sin estiramiento del pene, debe penetrar 18 ó 19 centímetros para que aparez- 
can las primeras gotas de orina. Siempre que estas dimensiones sean exee- 
didas, hay que pensar que la próstata está crecida. El tacto rectal practicado 
en el joven ó el adulto afectado de prostatismo, suministra por lo reg^ular da- 
tos importantes. La consistencia de los tejidos de la próstata está siempre 
aumentada; se sienten endurecidos uno ó los dos lóbulos laterales. El borde 
prostático, que en el estado normal apenas se advierte, es de tal modo mar- 
cado en los casos patológicos, que se deja enganchar con el extremo del dedo. 
La dureza de los lóbulos se prolonga un poco más hacia atrás y afuera, ya en 
el lado derecho ya en el izquierdo. Nunca me ha sido posible sentir con cla- 
ridad el lóbulo mediano. 

El estado general de los prostáticos, jóvenes ó adultos, es muy digno de es- 
tudio, y suplico se me permita detenerme en él algunos momentos. 

Estos enfermos son por lo común neurópatas. Hacen la vida social á me- 
dias, trabajan con repugnancia y siempre por necesidad. Huyen de las diver- 
siones y de todo lo que exige un trabajo corporal de cierta importancia. Viven 
al parecer sanos, pero se sienten profundamente enfermos. Consultan mul- 
titud de médicos, y muy á menudo, como consecuencia del paso de un explo- 
rador, de una sonda evacuadora, ó de una instilación un poco caterética, pre- 
sentan movimiento febril de forma irregular, á veces ¡de grandes accesos 
simulando el paludismo. Entonces la lengua se seca más ó menos, se observa 
un tinte subictérico y duelen los músculos y sobre todo los tejidos blancos: 
ligamentos, tendones y sinoviales articulares. 

He visto tratar á muchos de estos enfermos como gotosos ó como artríticos. 

El apetito es casi nulo, la digestión estomacal muy lenta; el intestino paré- 
tico lleva siempre á la constipación. 

Tal es, señores, á grandes rasgos, el cuadro sintomatológico que nos ofre- 
cen los prostáticos jóvenes ó adultos. Permítaseme llamar por abreviatura á 
este estado morboso, prostatismo de estas edades. 

No me detengo á exponer la semeiología de la hipertrofía prostática en los 
viejos, por carecer de tiempo para hacerlo, y sobre todo, y más que todo, por- 
que el ilustrado auditorio que tan benévolo me escucha, conoce á la perfección 
este asunto, ya por su propia práctica, ya por la lectura de Civiale y Qu- 
yon, de Thomson y Harrison, de Kayes, de Guley y Otis, dignos representan, 
tes de la especialidad génito -urinaria en Europa y en los Estados de Norte 
América. 



* Véase mi Tesis de agregación á la Clínica Quirúrgica. Los estrechamientOH uretrales vené- 
reos, cómo He previenen y cómo se diagnostican y operan sin peligro. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 49 



III 

Antes de pasar adelante, debo decir que el Dr. Regino González, aquí pre- 
sente, mi amigo y compañero inseparable desde que comenzaron nuestros 
estudios médicos, se ha identificado de tal modo á mis trabajos y yo á los su- 
yos; se han mezclado de tal manera sus ideas é inspiraciones con las mías, 
que sería imposible decir cuáles le corrresponden y cuáles me son propias; 
tiene, pues, su buena parte en la labor científica que pueda encerrar este 
trabajo. 

Hecha esta aclaración de justicia, entro de nuevo en materia. 

Al abordar la cuestión de cómo debe buscarse la cura radical de la hipertro- 
fia prostática, no me detendré ni un momento en lo que se refiere á sus acci- 
dentes 6 complicaciones. No es est3 el momento oportuno. 

£1 prostatlsmo, he dicho en otra parte, se inicia en la juventud. Es ésta la 
época de la vida en la que las lesión o 3 son más superficiales, radican en el 
epitelio, las lagunas uretrales, los folículos mucosos y repercuten por vecindad 
sobre el tejido prostático. Es el momento más propicio para desenraizar el 
mal y evitar futuras complicaciones. 

Mi práctica es la siguiente : paso una sonda olivar de seda de calibre medio 
(16 á 20 de la escala francesa) sin forzar nunca, en lo más mínimo, el canal; 
hago salir toda la orina é inyecto con una jeringa grande de hydrocele una so- 
lución tibia de ácido bórico, ^5,7. La inyección debe hacerse con una suavidad 
extremeda, y la cantidad, la que sea precisa para distender las paredes vesi- 
cales al grado de provocar deseos de orinar. Cuando este deseo se manifiesta, 
saco la sonda y obligo al enfermo á orinar, repitiendo la misma operación dos 
6 tres veces. De esta manera se distienden normalmente las paredes de la 
uretra y se lavan todos sus rincones. Prefiero este procedimiento al de Lavau 
por medio del sifón ó el irrigador, que es más lento y al principio doloroso 
en los enfermos no habituados. '* 

Pasados cuatro días de lavado diario con el bórico, uso el permanganato al 
-.f,\f¡ durante quince días, y si la mejora no se acentúa en este tiempo, sustitu- 
yo el permanganato con el bicloruro de mercurio al ^^f^^ durante un mes. Si 
por fortuna todos los síntomas se atenúan de un mado notable, termino el 
tratamiento con lavados de nitrato de plata al ¿^^^^ ó de tanino al ^i^j. 

Si el método de lavados fracasa, recurro al de instilaciones que todos uste- 
des conocen, y si se advierte que con este sistema el efermo más bien empeo- 
ra, hay que tener la seguridad de que existen en la próstata pequeños focos 
de supuración que hay que ir á buscar por medio del ojal perineal. 

La técnica que sigo en la práctica del ojal tiene algo peculiar que pone siem- 
pre al abrigo de la herida del bulbo. Paso al catéter más grueso que la uretra 
puede admitir sin maltrato; busco á sentir el nivel de la punta de la próstata, 
con el dedo índice izquierdo introducido en el ano, la canal del catéter á tra- 
vés de los tejidos; corto la piel á un centímetro arriba de la margen y hundo 
resueltamente, hasta sentir el catéter, un bisturí largo de bordes convexos, 
que es guiado al lugar de elección por la sensación que da su dorso al índice 
izquierdo que se halla en el recto y del que solo está separado por la pared 
rectal; el bisturí, dejado en el lugar, sirve de conductor al uretrótomo dilata- 
dor de Otis, que se lleva hasta la vejiga, abriendo sus ramas en toda su exten- 
sión después de haber quitado el catéter. Acostumbro en la generalidad de los 
casos, el sacar el cuchillo del uretrótomo, haeer un^Qorte, ya aabfret la pared 
inferior, ya sobre la superior^ segioi JopíeoJndicadp»., ^to pontínuo se intro- 

7 



''íü CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

duce el dedo índice hasta la vejiga, se explora, y si nada se encuentara se tarae 
el extremo del índice sobre las paredes de la región prostática, en donde de 
seguro se encontrarán, sobre todo, en la pared inferior, pequeñas depresiones 
en donde la uña se hunde con extrema facilidad, iniciando la raspa de los fo- 
cos de supuración que luego se completa con el uso de cucharillas apropiadas. 

Hecho el lavado y la desinfección con solución de bicloruro al -.irV^y acostum- 
bro á canalizar con un tubo de vidrio perforado, que por uno de sus extremos 
entra hasta el cuello de la vejiga y por el otro se une á otro de goma blanda 
que cuelga entre las piernas del enfermo. La canalización la mantengo de 
cinco á diez días, nunca más tiempo, por el peligro de las hemorragias tardías 
que el canalizador puede provocar por ulceración, por presión sobre el bulbo. 
Practico en seguida el cateterismo dílatador con las sondas metálicas de Otas 
hasta que el ojal se cicatriza por completo. Cuando se encuentra algún foco 
purulento de regulares dimensiones, hay que poner hasta su fondo un peque- 
ño canalizador de goma, independiente del primero. 

En el adulto el prostatismo se conñrma, la glándula prostática se hipertro- 
fia y se vuelve exuberante, ya hacia el canal, ya hacia la vejiga. Cuando los 
lavados 6 instalaciones fracasan por completo, hay que practicar la cistoseo- 
pia, y si ésta demuestra el rodete salient-e en el cuello, no hay que vacilar, 
debe procederse como luego diremos al hablar del tercer período. Si el endos- 
copio nada enseña, se ejecuta como en los jóvenes el ojal perineal. 

Alguna vez, en estas formas netamente uretrales de la hipertrofia prostáti- 
ca, suele encontrarse, al hacer la exploración digital por el ojal, muy ensan- 
chada esta parte de la uretra, y realzando de un modo muy notable los lóbulos 
prostáticos cubiertos por la mucosa. En un caso de este género que operaba 
el Drv R. González, le aconsejé que procediera como se procede en caso de 
fibromas submucosas del cuello uterino. En efecto, cortó con un bisturí la 
mucosa á todo lo largo de estas salientes, y por allí pudimos enuclear, relati- 
vamente con poco trabajo, dos grandes porciones de la próstata hipertrofiada, 
quedando el enfermo en estado satisfactorio, según puede verse en laobsrva- 
ción correspondiente. 

De aquí viene el que proponga con el nombre de Método de enucleación de las 
exuberancias pro8tática8y éste que^ según espero, puede tener múltiples aplica^ 
dones. 

Llegamos por fin á la cuestión capital: ¿El prostatimo descompensado y 
complicado de los viejos, puede curarse? Yo creo que sí; y en apoyo de mi 
aserto presento varias observaciones concluyentes. 

Sí puede curarse: ¿cuál es el mejor procedimiento y cuál el mejor método? 

Los operadores se dividen en dos categorías: Unos buscan el paliar los ac- 
cidentes y alargar la vida del enfermo sin atacar la hipertrofia, y dando á la 
orina un canal artificial de derivación. 

Estos son los conservadores. 

Otros procuran no sólo combatir los síntomas dominantes, sino la enfer- 
medad misma en su lesión anatómica principal, la hipertrofia, y atacan la 
próstata alterada para volverle sus proporciones normales y restablecer el 
curso de la orina por su conducto natural. 

Estos forman el grupo de los radicales, á los cuales pertenezco, desde hace 
varios años. 

Los procedimientos paliativos son: la canalización permanente por la vía 
uretral, preconizada por Guyon; la canalización ó la fistulización perineal de- 
fendida p(ir.ilafrirtpn,^íloj4\;erpy)ol^y la canalizoición ó fístula hipográstrica 
propuesta j ^ác£i(3a^*{¿íif Pon^ct d¿r feyfjn.» * 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 51 

Loe procedimientos radicales son numerosos, y sólo enumero aquí los más 
importantes; la extirpación á ciegas de una porción prostética practicada por 
Botíni, de Pavía, con un instrumento especial; la extirpación por la vía peri- 
neal y por la vía hipogastrica practicada según métodos diversos, por gran 
námero de cirujanos, tanto eiu-opeos como americanos; y, por último, la cas- 
tración últimamente recomendada por White, que pretende atronar la prós- 
tata con esta mutilación sexual. ' 

No voy á discutir aquí todos estos procedimientos, que han sido analizados 
con cuidado por la mayor parte de especialistas y más ó menos sancionados 
por la experiencia. Me detendré un poco, á propósito de la castración, por 
ser la ci^estión del día. 

Confieso no tener experiencia personal en este asunto, porque nunca he 
castrado con el propósito deliberado de curar á los prostáticos, y casi estoy 
seguro de nunca Uegarlo á hacer. He seguido, sin embargo, más por curiosi- 
dad que por interés, el movimiento quirúrgico en esta materia. 

La última palabra autorizada sobre esta cuestión, es el artículo leído en Mayo 
del presente año ante "The American Surgical Association at Detroit," por 
A. F. Cabot, de Boston. Sus conclusiones son en todo favorables á la prostatec- 
tomia, pues demuestra con numerosos casos estadísticos, entre los^que se en- 
cuentran todos los de White, que la mortalidad por la castración en los pros- 
táticos es superior á la que se obtiene por la extirpación. 

En casos de prostatismo confirmado, con exuberancia prostática, ya ure- 
tral, ya vesical, no tengo la menor vacilación, opto por la cura radical y la 
busco en la uretra con el método de enucleación, en la vejiga, atacando la 
exuberancia por el siguiente método que hoy propongo y que denomino: 

"JEirttrpación electro-cáustica de la hipertrofia prostática en cuatro aecciones.^^ 

La técnica de esta operación es la siguiente : se practica la talla mediana 
hipogastrica habitual, mas yo siempre agrego el corte de los músculos rectos 
al nivel de su inserción á los arcos pubianos, en la extensión de uno á dos cen- 
tímetros, para aumentar el campo operatorio. La incisión de la vejiga debe de 
ser tan amplia como lo permita el repliegue peritoneal, comenzando desde el 
cuello. Los bordes de la herida vesical se saturan provisionalmente á las pa- 
redes abdominales para evitar los despegamientos celulosos del receptáculo 
urinario. Se pasa una sonda de Pezer que asegura la canalización de los líqui- 
dos del bajo fondo y se procede al alumbrado de la cavidad vesical. Éste se 
hace perfecto por medio de un instrumento especial que llamo espejo dilata- 
dor de la vejiga, y que construyó, según mis indicaciones, la casa Tiemman de 
New- York. El espejo cerrado no es muy voluminoso, y penetra fácilmente en 
la herida, en cuyo áng^o superior lo mantiene apoyado un ayudante. Por me- 
dio de un tomillo que se halla en el mango, se apartan lentamente las valvas, 
que toman la forma de la mitad posterior de la vejiga; la luz de un fotóforo 
eléctrico reflejada por el espejo alumbra á la perfección el campo operatorio. 

Puesta de manifiesto la porción exhuberante en toda su extensión y en to- 
dos sus detalles, se procede á la extirpación con el asa galvánica. 

Para hacer esto se divide el anillo exhuberante en un primer tiempo en 
cuatro secciones, atravesando la producción en su base con una aguja de 
mango, de gran curvatura, que se hace salir en el centro del cuello vesical, 
pasando un hilo que sirve para conducir el alambre de platino, primero en 
la parte anterior, en seg^^da en la posterior y después en cada lado. 

En un segundo tiempo se atraviesa, sucesivamente, cada sección en su ba- 



'^- CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

se, con una a^ja recta, algo roma, que sirve para que el asa g^vánica pedi- 
culice sin deslizar y haga el corte sobre el cuello vesical mismo. 

Si se ha cuidado de que el galvano-cauterio funcione al rojo obscuro, la 
hemorragia es insigniflcante y se contiene taponeando momentáneamente 
con gasa iodof ormada. 

Se quitan en seguida los puntos que unían la vejiga á las paredes abdomi- 
nales, se practica el ojal perineal, tanto para intervenir sobre la porción ure- 
tral de la próstata si es necesario, como para canalizar por esa vía. 

Aunque creo que esta canalización puede bastar y permitir la sutura inme- 
diata de la herida vesical, por un exceso de precaución, en todos los casos 
que he operado, he hecho la canalización con los tubos sifón de Perier. 

Como podrá verse en las observaciones, ninguno de los casos operados, ya 
por la vía uretral, ya por la hipogástrica, ha sido seguido de muerte. 

Tales son. Señores, mis ideas; tal es mi práctica en el tratamiento radical 
de las hipertroñas prostáticas. Si no he tratado la cuestión con la lucidez y 
talento que fuera de desearse, cábeme la satisfacción de haber escogido un 
asunto digno de la ilustración y cultura de los progresistas Cirujanos que. for- 
man esta Sección del 2r Congreso Pan-Americano. 

México, Noviembre 19 de 1896. 

OBSERVACIÓN I. 

En los primeros días del mes de Marzo de 1891, fui llamado en consulta por 
mi compañero y amigo el Sr. Dr. Regino Qonzález, para ver al Sr. Julián 
Montiel, de 50 años de edad, extraordinariamente aniquilado y enflaquecido 
por más de seis meses do horribles sufrimientos, que le impedían el sueño, 
qiie le quitaban el apetito, y que habían reducido á su más mínima expresión 
las facultades digestivas y de asimilación. Conñnado en el lecho del dolor du- 
rante todo ese tiempo, minado por la fiebre, envenenado por la reabsorción 
de los productos amoniacales de una orina descompuesta que le provocaba lar-* 
gos y dolorosos tenesmos cada media hora por lo menos, pedía á gritos que 
lo abriéramos en canal si era preciso para curarlo, pues prefería morir á con- 
tinuar sufriendo de aquel modo. 

Como antecedentes principales refería, que diez años antes había tenido el 
primer ataque agudo sobre las vías urinarias. Por su relación bien podía in- 
ferirse que lo que entonces tuvo, fué una prostatitis aguda que terminó por 
supuración, habiéndose abierto el absceso al practicarle un cateterismo. La 
salida del pus si bien puso término á los fenómenos dolorosos y febriles, dejó 
un estado crónico que hacía las micciones incompletas y que á no dudarlo 
provocaba una retención parcial. Algún tiempo después, al volver á esta ca- 
pital, consultó á nuestro malogrado maestro el Sr. Dr. Francisco Montes de 
Oca, quien lo trató primero con el uso de la sonda permanente, aconseján- 
dole después que hiciera uso de la sonda blanda cada vez que quisiera orinar. 
Este tratamiento produjo resultados tan satisfactorios que el enfermo volvió 
de lleno á sus negocios durante nueve años, sin más que la esclavitud de pa- 
sarse la sonda varias veces en las veinticuatro horas, pues la micción era del 
todo punto imposible sin el sondeo. 

En 1890 dejó de sentirse bien y comenzó á tener tenesmos vesicales muy 
dolorosos, movimiento febril de forma irreg^ar y descomposición amoniacal 
de las orinas á pesar del sondeo y lavados boricados. Consultó en esa época á 
nuestro maestro el Sr. Dr. R. Lavista, quien juzgó indispensable una inter- 
vención quirúrgica por el perineo. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 53 

Ayudamos á esta operación que se practicó el 12 de Noviembre del mismo 
año de 1890, el Dr. González y yo. Se hizo mía verdera talla mediana, y al 
querer hacer la exploración digital de la vejiga se encontró de tal modo cre- 
cida la próstata por hipertrofia de sus tres lóbulos, que fué imposible que el 
dedo alcanzara la cavidad del receptáculo urinario. El profesor Lavista hizo 
entonces por torción con unas pinzas apropiadas, la extirpación de una parte 
del lóbulo mediano. ^ 

No obstante que se canalizó por el ojal y se mantuvo la canalización hasta 
el mes de Febrero del siguiente año, ni se restableció en lo más mínimo la 
micción por la uretra al quitarse el tubo, ni se logró dominar el tenesmo do- 
loroso, la fiebre irregular y el agotamiento de las fuerzas que cada día que 
pasaba era mayor. 

Con estos antecedentes procedí á practicar el examen endoscópico de la 
vejiga, con el citoscopio de Nitze, de Viena. Pudimos entonces ver con una 
claridad admirable tres cálculos blancos formados seguramente por fosfatos, 
uno mayor alargado como del tamaño de una nuez, otro mediano con el volu- 
men y forma de un frijol, y el otro peque ñito como un chícharo. Estas piedras 
reposaban en el bajo fondo de la vejiga. En el cuello y llenando aproximada- 
mente el primer tercio de la cavidad vesical, se veía también una masa car- 
nosa, rojiza, de contomos irregulares de forma anular con un infundíbulo mal 
delineado en el centro. 

En tal situación no había que vacUar: debía practicarse la talla suprapúbica 
para extraer los cálcalos, que no había sido posible alcanzar por el perineo, y 
emprender de algún modo la extirpación de aquella masa carnosa que hacía 
imposible la vacuidad de la vejiga por el conducto uretral. 

Aceptada, tanto por el enfermo como por el Dr. R. González la interven- 
ción, discutimos con este último la manera de llevarla á cabo respecto á la 
próstata hipertrofiada, conviniendo en que el mejor recurso era la galvano- 
caustia. 

El día 19 del mismo mes de Marzo de 1891, ayudado por el Dr. J. Rivero y 
R. Jofre, que bondadosamente se encargó de hacer funcionar el galvano- 
cauterio, y por mí, procedió el Dr. R. González á practicar la talla suprapúbi- 
ca mediana. Se desinsertaron parcialmente los músculos rectos para ampliar 
el campo operatorio, y (detalle curioso é interesante) al abrir la vejiga en la 
extensióM de tres centímetros cerca del cuello, no se escapó ni una sola gota 
del liquido que distendía la cavidad vesical; fué preciso pasar una sonda aca- 
nalada en el áng^o superior de la herida y ver salir la solución boricada por 
la canal, para tener la seguridad de que se habían cortado las paredes en todo 
su espesor. Lo sucedido se explicaba por la magnitud del tumor que servía de 
opérenlo á la herida. Ampliada ésta en otros tres centímetros, se entró de 
lleno á la cavidad, se dejó escapar todo el líquido, se extrajeron los cálculos 
y se saturó la herida vesical á las pardes del vientre. 

Procedí entoces á practicar el procedimiento de extirpación que había idea- 
do para la próstata. 

Se alumbró la cavidad por medio del espejo de Bazy, que refijaba la luz so- 
lar. Pudo verse entonces que el tumor, que á no dudarlo, venía de la prósta- 
ta, era enorme, más grande que un puño y rodeado el contomo del cuello 
vesical. Se atrevesó primero en su parte anterior con una gran aguja curva, 
lo más cerca posible de su base, y saliendo en el cuello se hizo pasar un pri- 
mer hilo de platino. El segundo se colocó del mismo modo en la parte poste- 
rior del tumor y los otros dos en las partes laterales. Conectados sucesivamen- 
te cada uno de los hilos con el galvano-cauterio, se dividió la masa carnosa en 



54 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

cuatro secciones. Ceñida cada sección en su base con un nuevo alambre, se 
extirparon también con el galvano-cauterio, una á una. Restañada la hemo- 
rragia, que no fué muy considerable, con tapones de gasa iodoformada, pu- 
dimos ver con profundo desagrado que no habíamos extirpado sino la mitad 
del tumor por haberse deslizado los alambres con que pediculizamos cada sec- 
ción. Era imposible continuar sobre la marcha, pues llevábamos tres horas y 
media de estar aperando y el pulso del enfermo se deprimía de momento en 
momento por una cloroformización tan prolongada. Se convino en hacer la 
extirpación de lo que quedaba algtmos días después. 

Se dejó la vejiga saturada á lad paredes, la herida abierta, y se canalizó por 
la uretra. El aposito formado por gasa y algodón absorbentes, se renovaba 
cada vez que la orina se impregnaba. 

Tres días después el día 22, siguiendo el mismo procedimiento, se quitó todo 
el resfo de la masa exhuberante, quedando reintegrado el embudo vesical. 

Se libertó la vejiga, se saturó su herida sobre los tubos sifón de Perier, y 
después de algunos incidentes que retardaron la cicatrización, la orina tomó 
su curso normal por la uretra desde los primeros días del mes de Mayo del 
propio año. 

Desde esa fecha acabaron los sufrimientos tanto locales como generales. 
El apetito, la digestión, el sueño, las fuerzas, todo lo recobró de un modo len- 
to, pero progresivo. Este hombre, que se hallaba á oriUas del sepulcro, fué 
devuelto mediante esta operación y los nimios cuidados que á su cabecera 
tuvo su médico, el Dr. Qonzález. 

En la actualidad han pasado cinco años y medio, y el Sr. Montiel, robusto 
y lleno de vida, es Diputado al Congreso de la Unión, adonde asiste con toda 
regularidad y ayuda en las labores de la Secretaría particular al señor Minis- 
tro de la Guerra, General F. Berriozábal, quien fué testigo presencial de la 
operación. 

OBSERVACIÓN II. 

A fines de Diciembre de 1891 fui llamado en consulta por mi compañero, el 
Sr. Dr. E. García para ver al Sr. Molina, de más de 50 años de edad, antiguo 
urinario que presentaba como síntomas dominantes, frecuencia diurna y noc- 
turna de las micciones, tenesmo vivo, prolongado y doloroso al jfretender 
orinar; salida de unas cuantas gotas de orina después de machos esfuerzos, y 
necesidad de sacar la orina por medio de una sonda blanda de Nelatón, va- 
rias veces al día 

Orina turbia, mucosa y alcalina. 

Por la exploración, por la uretra y por el recto, se encontraron todos los 
signos del prostatismo avanzado. 

Por medio del cistoscopio pudo verse con una claridad notable un rodete 
prostático, irregular, sobresaliendo en el cuello de la vegija como unos dos 
centímetros. 

En vista de este estado, creí indicada la operación para buscar la cura ra- 
dical, la cual aceptada por el enfermo y por su médico, procedí á practicarla 
el 28 del mismo Diciembre ayudado de los Doctores R. González, J. Rivero, 
R. Jofre (electricista) y E. García, quien bondadosamente me cedió el papel 
de operador, para ver practicar mi procedimiento do cuatro secciones que 
por segunda vez ejecutaba. 

La operación no tuvo más incidente que la falta de un buen alumbrado, 
pues el fotóforo no funcionó en el momento preciso. Hecha la talla hipogáa- 



CONGRESO MEDICO PAN^AMERICANO OO 

trica, puesto de manifiesto el rodete prostátieo exuberante y pasados los alam- 
bres como en la observación primera, pude extraer no con poco trabajo por 
la falta de luz, cuatro porciones de la próstata hipertrofiada aproximadamen- 
te del tamaño de una nuez pequeña. Hemorragia ligera que se contuvo tapo- 
nando temporalmente con gasa yodoformada. Se suturó la vegija sobre los 
tuboe sifón de Perier y se puso un gran aposito de gasa yodoformada y algo- 
dón absorbente. 

Todo normal la tarde del primer día. Los tubos funcionan admirablemente 
y el enfermo pasa una buena noche. 

Al dia siguiente, 29, temperatura normal, hemorragia de cierta considera- 
ción, que molesta mucho al enfermo por el tenesmo vesical que provoca. La 
hemorragia se contiene muy fácilmente con simples lavados de agua boricada 
muy caliente. 

Los días siguientes no hay calentura ni sangre. Al S° dia se quitan los tu- 
bos. La herida hipogástrica deja escapar orina en buena cantidad y pus, pero 
el enfermo comienza á orinar por la uretra. 

A principios de Enero de 1892 la herida hipogástrica se había cerrado en to- 
da la extensión, excepto en un punto que se hace fistuloso y por el que sale 
una pequeña cantidad de orina en algunas de las micciones. 

A fines de Enero, para buscar la oclusión de la fístula, que preocupa mucho 
al enfermo, se practicó una pequeña operación que consistió en extraer las 
suturas profundas de seda que no se habían tolerado. 

La fístula hipogástrica no se cierra sino hasta el mes de Mayo, después de 
la eliminación de otros puntos de sutura. 

En esta época el enfermo arroja voluntariamente toda su orina por el canal 
de la uretra. 

A fines de 1895, cuatro años después de operado, fui llamado por este en- 
fermo para atenderlo de una hernia estrangulada en el canal inguinal izquierdo 
desde seis días antes. Se me llamó por desgracia demasiado tarde, pues al 
operar encontramos el intestino gangrenado, el saco lleno de líquido putrila- 
ginoso, y el peritoneo atacado de inflamación séptica. El enfermo murió tres 
días después de operado. 

Pude entonces oir de boca del enfermo, que había quedado muy satisfecho 
de la operación sobre la próstata. En los cuatro años transcurridos había re- 
cobrado el vigor que su enfermedad urinaria le había hecho perder. 



OBSERVACIÓN III 

EU Sr. Orozco, de 82 años de edad, delgado de por sí y enflaquecido por la 
enfermedad. Cuando lo vi por vez primera me contaba que había padecido 
hacía veinte años de una blenorragia que se presentaba por segunda vez, ha- 
biendo sufrido de la primera cuando era muy joven. Unos dos años antes de 
la época en que lo vi consultó al Sr. Dr. Licéaga, que lo encontró netamente 
prostáticQ, y le aconsejó las evacuaciones vesicales por medio de la sonda y 
con intervalos determinados. En Enero de este año lo vi en su pueblo, y su 
situación era la siguiente: deseos de orinar cada 30 6 40 minutos: no pudiendo 
salir la orina, se introducía la sonda cada vez que la gana se presentaba, en- 
grasándola con manteca ó aceite sucios, y al acabar de sacar la sonda tiraba 
ésta sobre uAsi mesa. Dada esta carencia absoluta de Cuidados de limpieza, no 
sólo la vejiga y la uretra profunda estaban infectadas, sino el testículo dere- 
cho muy abultado, contenía un derrame en su túnica vaginal. La lamentable 



^"56 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

situación que guardaba (era tal que no le dejaba descanso ni de día ni de no- 
che) lo hizo resolverse á una operación. 

Del 20 al 24 de Febrero de 1896, por lavados con permanganato y cianuro 
de mercurio, busqué la desinfección de la vejiga. 

El 24, previa anestesia y colocación en la uretra de un catéter acanalado, se 
le hizo el ojal perineal, encontrando por el tacto dos tumores que ascendian 
de la pared inferior á las laterales y que formaban gran relieve é implantados 
sin pedículo. Aconsejado por el Dr. Macías, hicimos una incisión sobre la mu- 
cosa que forraba cada uno de los lóbulos, y por enucleación pude extraer yo 
uno y el Dr. Macías el segundo. La hemorragia (que no es despreciable) se 
contuvo colocando una g^esa sonda de Nelatón (núm. 28), llevada hasta la 
vejiga y taponando con gasa yodoformada los huecos dejados por el tumor. 

Consecuencias operatorias felices, pues sólo en la noche de la operación, la 
temperatura fué de 39 . Al día siguiente, quitadas las gasas y lavada la vejiga, 
la temperatura bajó á la normal y la hemorragia quedaba restañada definiti- 
vamente. 

Como dijimos al principio, por la falta de cuidados la vejiga estaba tan in- 
fectada, que las sondas permanentes que se cambiaban cada veinticuatro ho- 
ras salían ennegrecidas y con marcado mal olor. 

Como la orina no volvía á tomar su curso normal á pesar de pasar por la 
uretra una sonda núm. 26, de Otis, el 24 de Marzo del mismo año se clorofor- 
mizó, y previa dilatación del ojal, hicimos el tacto, y nos encontramos con una 
excrecencia más de la misma naturaleza que las anteriores, y que una vez ex- 
tirpada tuve el gusta de ver á los ocho días aparecer el agua del lavado por el 
ojal primero y la orina después por el meato. 

Quitada la canalización, á fines de Abril el enfermo dejaba la Capital, ori- 
nando cada dos horas por su volantad. El líquido urinario era bastante claro 
y el enfermo había recobrado su energía y buen humor habitual, que hacen 
contraste con su edad. 

En Noviembre de 1896, he tenido noticias de él, y sé que se encuentra bas- 
tante hien, ocupándose en sus negocios de campo. (R. González). 

OBSERVACIÓN IV. 

D. Gregorio Montoya, de 75 años,[regular constitución, tuvo una blenorra- 
gia á los 40 años, que cree haber curado con toda facilidad por inyecciones, 
pero como el escurrí miento reaparece á intervalos más ó menos largos, debe 
asegurarse que no ha habido tal curación. 

A mi consulta se presenta el 19 de Noviembre, contándome que el día 7 ha 
tenido una retención completa, que dura catorce horas, causándole grandes 
dolores y excesivo ardor en el pene. Orina cada hora, con chorro muy delga- 
do y sin fuerza alguna, orina muy turbia y con olor de putrefacción. Ha pa- 
decido de calofríos acompañados de calentura y sequedad de lengua, no están 
ni sensibles ni accesibles sus ríñones. Al tacto rectal se nota que la próstata 
está desigualmente abultada de sus dos lados. Por la exploración armada, se 
encuentra un estrechamiento sobre ia región bulbar que solo permite el paso 
de una candelilla que fijo al pene con la prescrípción do guardarla por vein- 
ticuatro horas, pero que el enfermo retira á las ocho horas de colocada. Sin 
embargo de esto me ayuda para colocar al día siguiente una sonda inglesa 
núm. 1. Dilatando así con sondas permanentes, llegué al núm. 4, y en esa fe- 
cha el enfermo se decide á sufrír una operación. 

Previo lavado uretral y evacuado el intestino por un purgante, se le hizo la 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ^^^ 

uretrotomía de Otis, dilatando hasta el núm. 30. En segada hicimos el ojal 
perineal, y encontramos dos tumorcitos, más grande el derecho que el izquier- 
do, y que extrajimos altematávaniente el Dr. Macías y yo. Colocación de son- 
da de Nelatón núm. 28 y hemostasis por gasa yodoformada. 

Consecuencias operatorias buenas. Solo por 36 horas 38 8 de temperatura, 
qne pronto volvió á la normal. 

Ya no hay dolor, la orina se aclara y el enfermo duerme largas horas sin 
molestias. A los 7 días de la operación, le sondeo su uretra con el 23 de Otis y 
la encuentro bien libre. Se pasa ya sin la canalización por el ojal 4 ó 3 horas, 
y orina con pocas molestias. 

Como el estado general es satisfactorio, tengo la intención de quitar deñ- 
nitivamente la canalización á los diez días de operado y pasar diariamente 
sondas de Otis por el canal y lavar la vejiga por el mismo camino mientras se 
efectúa la cicatrización del ojal. Todo me hace creer que terminara felizmen- 
te este caso, cuyo fln referiré en su oportunidad. (R. González). 

(Eista observación fué recogida posteriormente á la lectura de la Memoria), 

OBSERVACIÓN V. 

En Diciembre de 1894 fui llamado por mi amigo el Sr. R. Toriello, en junta 
con su médico de cabecera el Sr. J. Sánchez. Se trataba entonces de un ata- 
que agudo de cistisis, dolor en la reglón hipogástrica, frecuencia en las mic- 
ciones, orina cada hora, tenesmo tan intenso y doloroso, que- el enfermo se 
hace poner varias inyecciones con morfina y atropina, reacción febril mode- 
rada 38 . 

Entre los antecedentes más importantes existe el recuerdo de la primera 
infección gonocócica que tuvo lugar hace 19 años, hoy tiene el enfermo 36; 
parece que hubo entonces una prostatitis supurada, pues la orina retenida 
por completo, obligó al cateterismo durante varios días, y el paso de la sonda 
hizo salir un día una gran cantidad de pus, desapareciendo desde entonces to- 
dos los síntomas dolorosos y la retención. 

En 1891 hubo un ataque de cistitis muy parecido al que presenta en la fecha 
de la consulta, y que cedió á un tratamiento médico instituido por el Dr. Ba- 
rragán. 

El examen del enfermo me hizo comprender que era más prostático que 
cistítico, pues la exploración por el ano permitió encontrar muy sensible la 
próstata, abultada y endurecida. No queriendo por entonces sujetarse á tra- 
tamimito quirúrgico ninguno, se le ordenaron baños calientes prolongados, 
lavativas muy calientes y supositorios con ungüento doble de merccrio y be- 
lladona; bromuro de potasio al interior. Este tratamiento produjo tan buen 
resultado, que el enfermo se creyó curado y emprendió un viaje á una de sus 
haciendas de tierra caliente. 

En Enero del siguiente año vino el Sr. Toriello á mi consulta, y presentaba 
como síntoma dominante escurrimiento purulento del canal de la uretra, acom- 
pañado de ligero tenesmo y frecuencia diurna en las micciones. Le prescribí: 
copaiba cocida 4.00, bicloruro de mercurio 0.10, dividido en 30 pildoras para 
tomar 5 repartidas en el día. Inyecciones de bicloruro al fo'ó.- El escurri- 
miento y demás síntomas habían desaparecido en Febrero, época en la que el 
enfermo volvió á mi consulta. 

En Marzo se presentan sensaciones de peso y de molestia en la próstata, 
ningún escurrimiento, dolores en los dos talonea, que dificultan la marcha, 
sensibilidau exaltada de las vainas sinoviales de los dos tendones de Achiles. 



o8 CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

Dolores vagos articulares. En todo el mes de Abril se acentúan los dolores 
de los tejidos blandos sinoviales tendinosos y articulares, de tal modo que el 
enfermo llega á no poder andar. Me es preciso ir á verlo á su hacienda de 
Coapa, y no encontrando ningún síntoma subjetivo del lado del aparato uri- 
nario, llego á creer que el enfermo, que es muy robusto y sanguíneo, sufre de 
manifestaciones artríticas. Le prescribo vejigatorios á las rodillas, que están 
muy hinchadas, y alternativamente entre ese mes y el sígnente, sulfato de 
quinina, salicilato de sosa, yoduro de potasio, veratrina, piperacina y pur- 
gantes, sin conseguir más que calmar un poco los dolores. 

En Mayo se presenta un nuevo síntoma: accesos febriles muy irregulares 
en su forma é intensidad, pues hay veces que los accesos son diurnos, 6 ter- 
ciados. El termómetro oscila entre temperaturas de 38' y 41 . El enfermo 
no acusa ni dolores en la próstata ni tenesmo vesical, ni escurrimiento de la 
uretra. La orina, analizada varias veces química y microscópicamente, nada 
notable presenta. 

En los primeros días de Junio viene el Sr. Toriello á mi consulta, aunque 
con gran trabajo. Confieso que tanto él como yo comenzábamos á desanimar- 
nos. No obstant-e que no se quejaba del aparato urinario, recordando sus pa- 
decimientos anteriores tuve la sospeoha de que todo aquel cuadro sintomato- 
lógico que simulaba el reumatismo y el paludismo, fuera producido por la 
infección paren quimatosa de la próstata. Lo hice acostar y procedí á la ex- 
ploración con el dedo, encontrando aquella glándula doloroso, abultada sobre 
todo en su lóbulo izquierdo y endurecida. Al estar explorando, el canal de la 
uretra que estaba seco antes de estas maniobras, dejó escapar cierta cantidad 
de pus y orina como si se hubiera exprimido alguna pequeña caverna pros- 
tática. 

Después de este examen la duda ya no era posible; todos los padecimientos 
venían, á no dudarlo, de la enfermedad de la próstata. Propuse una interven- 
ción quirúrgica, la que aceptada, practiqué el 5 del mismo, ayudado por los 
Dres. J. Rivero y R. González. 

Hice el ojal perineal según la técnica descrita en la presente Memoria; en- 
centré varios focos pequeños de supuración, el mayor como del tamaño de una 
avellana; los raspé con la uña y con cucharillas apropiadas, y después de des- 
infectar al bicloruro de mercurio, canalicé con un tubo de vidrio y goma. 

Las consecuencias de la operación fueron muy felices. El canalizador sólo 
lo soportó el enfermo cinco días. 

El ojal se cerró á fines del mes, restableciéndose la micción por el canal de 
im modo perfecto. 

Los fenómenos, tanto dolorosos como febriles, desaparecieron por comple- 
to, volviendo á ser floreciente la salud del enfermo. 

Un año después, en Junio de 1896, se presentaron de nuevo los dolores en 
los tendones de Achiles. El cateterismo con las sondas metálicas es doloroso, 
el lóbulo izquierdo de la próstata está un poco abultado, duro y sensible. Se 
diría que algún foquito escapó á la inU^rvt^nción, y que es él quien mantiene 
una inflamación crónica. Sin embargo, como ha habido una mejoría notable 
por los lavados 6 instilaciones, creo n^moto que se necesite otra operación. 

OBSERVACIÓN VI. 

Antonio Peñuelas, de 32 años de edad, tallador en una casa de juego, se 
presenta á mi consulta en 23 de Abril de 1895, con síntomas claros de padeci- 
mientos del aparato urinario, escurrimiento crónico purulento de la uretra, 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 59 

testicolos un poco abultados y dolorosos, sensaciones de peso en el peri- 
neo, frecuencia y tenesmo en las micciones, movimiento febril de marcha 
irregular, inapetencia, debilitamiento de las fuerzas y fácil fatiga con el tra- 
bajo. 

El examen microscópico de las orinas reveló la existencia del bacillus de 
Koch. 

Después de tratarlo durante dos meses con lavados, instilaciones, antisép- 
ticos y reconstituyentes sin el menor éxito, decidí operarlo, lo cual verifiqué 
ayudado por lo6 Dres. Qonzález y Castro, el 17 de Junio de 1896. Hice^ como 
en la observación anterior, el ojal, la raspa, desinfección y canalización de 
varios focos pequeños fungosos que ocupaban los dos lóbulos laterales. La 
canalización la sostuve diez días. El ojal se cicatrizó veinte días después de 
interrumpida la canalización. El 21 de Junio el enfermo vino á mi consultorio 
á despedirse, pues salía á trabajar en una capital de un Estado vecino. Había 
engordado notablemente, se sentía curado y bien dispuesto para el trabajo. 

No he vuelto á verle. 



HO CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



La lámina I representa el corte normal de la vejiga, la uretra y la próstata, 
en la flg. 1". 

En la ñg. 2» está representada en el mismo corte, la forma uretral de la hi* 
pertrofía prostática, tal como la encontramos en los tresenfermos operados 
por el método de enucleación. 

O. representa el lugar de elección del ojal uretral por donde «e explora y se 
ataca la próstata. 

P. P. La próstata. 

H. H. Hipertroña de los lóbulos laterales de la próstata, estrechando el ca- 
nal de la uretra, que se ve normal en la flg. 1". 

A. B. Puntos entre los que se corta longitudinalmente la mucosa de la ure- 
tra, para enuclear con el dedo índice los tumores prostáticos H. H. 

C. Cavidad vesical. 

E. Paredes de la vejiga. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 03 



^'? ^°^ 




bb CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



La lámina II representa la forma vesical de la hipertrofia prostética, tal 
como la encontramos en el enfermo de la primera observación, y el método de 
extirpación galvano-cáustico en cuatro secciones. 

Fig. 1» 

C. Cavidad vesical. 

P. N. Paredes normales de la vejiga. 

P. D. Paredes vesicales distendidas por el tumor. 

T. Tumor formado por la hipertrofia total de la próstata hacia la vejiga. 

E. Embudo natural del cuello de la vejiga. 

E. T. Embudo patológico en el centro del tumor j anfractuoso é irregular. 

P. Próstata. 

Fig. 2« 

a. a. a. a. Alambre de platino atravesando el tumor en la parte anterior, en 
la parte posterior y laterales, para dividirlo en cuatro partes. 

T. Tumor formado por la hipertrofia prostática. 

Fig. 3«. 

T. Tumor prostático después de dividido por el asa gal vano-cáustica en 
cuatro gajos ó secciones. 

a. a. a. a. Alambres de platino pediculizando cada gajo ó sección, para su 
extirpación completa, con el galvano-cauterio. 

Debo los dibujos de estas láminas á la amabilidad de mi hermano el Sr. D. 
Aurelio Maclas. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



■»^ 



67 



Lámina 11 




C. 
RN. 



ET 
PD 



- P 



FIO. I. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



(59 




FIG. 2. 




KIG. 3. 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 71 



LA CANALIZACIÓN INTERMITENTE DE LA PLEURA 

PROCEDIMIENTO NUEVO 
PARA EL TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LA PLEURESÍA 

POR EL DR. RAMÓN MACIA8. 

Llamo nuevo al procedimiento que voy á describir, porque ni en la litera- 
tura médica que yo conozco, * ni en la práctica de mis maestros y comprofe- 
sores, he encontrado nada que se le parezca. Lo recomiendo á la atención y 
estudio del mundo médico, porque simpliñca la ejecución y asegura el éxito 
de un modo brillante, en la mayor parte de los derrames pleurales purulentos 
6 nó, evitando cuando es bien ejecutado, las terribles complicaciones de la 
infección séptica de la cavidad pleural, que obliga á practicar la toraco-ecto- 
mia, que bien á menudo conduce á un desenlace fatal. 

Está indicado el dicho procedimiento, principalmente en el pío- tórax bien 
confirmado. Los ocho enfermos por mí operados han tenido pleuresías puru- 
lentas. Sin embargo, creo que cuando una pleuresía serosa ha resistido sin 
modificación algtma á un tratamiento médico convenientemente dirijido en el 
cual haya dominado el uso de los merciuriales y de los revulsivos, se debe re- 
currir á la canalización intermitente del derrame, con la seguridad de que se 
curará más pronto y mejor que con cualquiera otro género de intervención. 

El lugar de elección es el espacio intercostal más ensanchado entre el sexto 
y el noveno al nivel de una línea bajada del borde posterior de la axila. 

Los instrumentos que se necesitan para practicar esta pequeña operación, 
son únicamente: una lanceta, un trocar grueso (el trocar de paracentesis bas- 
ta), un tubo de canalización de caucho, de medio metro de largo, cortado obli- 
cuamente en uno de sus extremos y con dos orificios opuestos, el primero á 
un cetímetro y el segundo á dos de este extremo; una hebra de seda gruesa y 
larga lo bastante para dar la vuelta al tórax y anudarse en el lado opuesto. 

Como aposito se dispone gasa yodoformada, algodón absorbent-e y vendas. 

TÉCNICA OPERATORIA. 

Se asea y desinfecta la región lavándola primero con agua caliente y jabón, 
frotando fuertemente la piel con un cepillo. Se pasa en seguida un poco de 
alcohol á 80 y solución de bicloruro de mercurio al milésimo, y so cubre con 
ana toalla caliente humedecida en la misma solución de bicloruro. Se fija con 
la uña del dedo índice izquierdo el borde superior de la costilla que corres- 
ponde al espacio intercostal que se ha elegido en la línea axilar posterior, y 
en ese punto se hunde violentamente con la lámina en dirección vertical la 
lanceta, calculando entrará la cavidad pleural, se saca y en la herida que se 
acaba de hacer se hunde sin el menor esfuerzo y casi sin dolor el trocar con 



♦ El Dr. Joaquín Rivero y Heras co8Í}?nó hace algunos años en una de su8 Tesis e«te procedi- 
miento, mas allí consta que se publicó por inspiración mía. 



72 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

su cánula. Se retira el trocar dejando la cánula, cuya abertura se cierra con 
el índice izquierdo, pues el líquido pleural tiende á escapar en chorro, se 
hace pasar inmediatamente por la cánula el tubo de caucho por su extremo 
biselado y cuyo calibre debe ser tal que entre muy fácilmente hasta la cavi- 
dad pleural. Se saca la cánula y se deja el tubo calculando que solo sobresal- 
gan en la cavidad pleural los dos centímetros que llevan las aberturas. Se colo- 
ca inmediatamente la extremidad libre del tubo en un recipiente que contenga 
solución débil de bicloruro de mercurio ( .. „'„ <, ), y solo se deja escapar una parte 
del derrame (1,000 á 2,000 gramos), para evitar la hemorragia ex vacuo que, á 
no dudar, vendría si se vaciara de un golpe la cavidad pleural. Se cierra en 
seguida el tubo, ya sea colocando en su extremo libre una pequeña pinza de 
forcipresura ó bien anudándolo, y se aplica á su derredor el aposito formado de 
gasa yodo formada y algodón absorbente, y que está destinado á absorber las 
peque ñitas cantidades del líquido pleural que bien pudieran escapar entre el 
tubo y los labios de la herida; se sujeta todo con una venda y la operación es- 
tá terminada. 

Cada doce horas los primeros días y cada veinticuatro después, se destapa 
el tubo, cuidando siempre de que su extremo libre quede sumergido en la so- 
lución débil de bicloruro, pues sin esta precaución es muy fácil que penetre 
aire á la cavidad pleural en las inspiraciones forzadas provocadas por la tos, 
y que se produzca la infección de líquido pleural. 

Suele suceder que los copos fíbrino -albuminosos que notan en el derrame, 
obstruyan el tubo y se vea suspenderse de pronto la salida del líquido. La mejor 
manera para combatir este accidente, es instalarse pacientemente al lado del 
enfermo y hacer con los dedos el vacío dentro del tubo, hasta hacer salir uno á 
uno los grumos que lo obstruyen. En uno de mis enfermos tuve que hacer esta 
maniobra una hora diaria durante ima semana. 

La mejor manera de saber si el pus no sale porque se ha agotado ó porque 
el tubo se ha obstruido, es recurrir á los signos estetoscópicos. Si el pulmón 
respira hasta el nivel del tubo, y por éste no salen ya sino unas cuatas gotas 
de pus ó líquido, deberá quitarse. 

El primer caso que me inspiró este método, fué el de una niña de 12 años de 
edad, para la que fui consultado allá por el año de 1886. El pío-tórax situado 
en el lado izquierdo era tan abundante, que la punta del corazón desviado se 
veía latir debajo de la tetilla derecha. El debilitamiento á que la hablan lle- 
vado tres meses de fiebre no interrumpida provocada por la supuración, y 
una insuficiencia mitral bien manifiesta, nos hicieron temer un desenlace fu- 
nesto si la sujetábamos á los métodos conocidos. Practiqué, pues, por primera 
vez en ella la canalización intermitente, y la confié en seguida á los cuidados 
de su médico de cabecera, el Dr. V. Moreno. La supuración tardó en agotarse 
cuatro meses, y la enferma quedó curada, i^ues la volví á ver seis años más 
tarde en un estado de salud relativamente satisfactorio, quedando, es verdad, 
los signos claros de la insuficiencia mitral, mas la lesión estaba compensada. 

Cinco enfermos por mí operados y que yo personalmente he atendido des- 
pués, todos han curado con mía rapidez verdaderamente notable, pues por 
término medio la supuración se agotó en veinticinco días. Dos enfermos por 
mí operados, pero que no pude seguir atendiendo en las curaciones subsecuen- 
tes, sucumbieron. 

El primero fué llevado al servicio de cirugía mayor del hospital de San An- 
drés en un estado comatoso, provocado, á no dudarlo, por la infección puru- 
lenta, porque el estado cerebral se disipó al día siguiente de hecha la canaliza- 
ción intermitente. Durante ocho días el estado del enfermo era tan satisfactorio 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 73 

que se creía salvado, mas de repente volvieron á presentarse los fenómenos 
cerebrales, á los que sucumbió. 

El segundo fué confiado después ds la operación á un estudiante de la clínica, 
quien descuidó evitar la entrada del aire á la cavidad pleural, la cual se infectó, 
muriendo el enfermo no obstante que se hizo todo lo aconsejado para lograr 
la desinfección. 

No solo al tórax puede aplicarse la canalización intermitente. Recuerdo 
haber curado en el Hospital Militar de esta ciudad, á un soldado que á conse- 
cuencia de un traumatismo con machacamiento del riñon izquierdo le sobrevi- 
no una enorme pío-nefrosis que abultaba el hipocondrio izquierdo. Se puncio- 
nó primero varias veces sin éxito. En vista de esto me decidí á practicar la 
canalización intermitente por este punto, obteniendo la curación en dos meses. 

Termino aconsejando esta operación tan sencilla, para la curación de las 
pleuresías crónicas supuradas ó nó. La creo superior á las punciones repetidas, 
porque éstas hacen sufrir más al enfermo y lo exponen á la infección pleural. 

La creo superior á la pleurotomía ó la canalización abierta ó constante, por- 
que es tal la cantidad de líquido ó pus que se escapa en estos casos, que no hay 
aposito posible que baste á mantenerlo fuera del contacto del aire, haciendo 
inminente la infección 

La creo superior á la operación de Estlánder, porque esta operación no pue- 
de hacerse sin grave peligro de agotamiento en los enfermos muy debilitados, 
y porque cura sin mutilar. 



NUEVOS INSTRUMENTOS QUIRÚRGICOS 

PRESENTADOS 
EN LA SECCIÓN DE CIRUGÍA ONERAL DEL 2" CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

POR EL DR. RAMÓN MACIAS. 



ESPEJO DILATADOR DE LA VEJIGA. 

Las láminas III y IV representan cerrado y abierto mi **E8pejo dilatador 
de la vejiga,'' que sirve para iluminar el interior de este órgano cuando se ha 
hech o la talla supra-pubiana. 

Consta de cinco valvas con una curva parecida á la que tienen las paredes 
vesicales. Al apartarse estas valvas por medio del tomillo que está en el man- 
go, el instrumento toma la forma de una sección de la vejiga, distiende la cavi- 
dad, y reflejando la luz de un fotóforo, permite ver con toda claridad el bajo 
fondo, los orificios de los uréteres y todo el cuello vesical. 

Sus principales aplicaciones son : 

Para descubrir y cauterizar las úlceras de la vejiga. 

Para extirpar los tumores, facilitando la sutura de la mucosa al nivel del 
pedículo. 

Para hacer el cateterismo de los uréteres. 

Y sobre todo, pues fué el principal objeto de su construcción, para facili- 
tar la prostatectomía en la forma vesical de la hipertrofia prostática. 



10 



74 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



AGUJAS DE MANGO CURVAS PARA LA PROSTATBCJTOMIA. 

La lámina V representa dos grandes agujas de ojo en la punta, y encorva- 
das sobre el lado en sentido opuesto. 

Sirve para pasar los hilos de platino en la prostatectomia galvano- cáustica, 
en el primer tiempo del método de las cuatro secciones. 

NUEVO URETROTOMO DILATADOR. 

La lámina VI representa un nuevo instrumento para practicar la uretroto- 
tomia interna. 

Los dos uretrótomos que más se han vulgarizado, son el de Malsonneuve 
y el de Otis. Sin embargo, ni uno ni otro es perfecto; bien á menudo, después 
de haber practicado el corte de los estrechamientos con el de Malsonneuve, 
hay que completarlo con el de Otis, y en muchos casos de estrechez muy ce- 
rrada, en donde el uretrótomo de Otis no puede penetrar, hay que abrirle ca- 
mino con el instrumento de Malsonneuve. 

Son, pues, dos instrumentos que se completan, y muy natural tenia que ser 
la idea de reunirlos en uno solo, cosa que creo realizada en el uretr6tomo que 
hoy presento. 

Alguna vez oí decir al Dr. Guyon, al célebre especialista parisiense, que el 
principal defecto del uretrótomo de Otis era que al dilatarse hacía la divul- 
sión de toda la uretra. Traumatismo inútil y á veces peligroso en los canales 
enfermos. 

Este defecto capital queda evitado en el nuevo modelo, pues sólo se sepa- 
ran sus ramas en una pequeña parte de su extensión. Además, como en su 
extremo lleva una parte del uretrótomo de Malsonneuve, puede hacerse la ure- 
trotomía en los estrechamientos muy cerrados sin cambio de instrumento. 

El nuevo uretrómeto representado en la lámina VI, se compone: 

De una candelilla conductriz (fig. 1.**) 

De un cuchillo abotonado de cinco milímetros de ancho, para hacer el corte 
de los estrechamientos de pequeño calibre con el uretrótomo cerrado (fig. 2.") 

De un cuchillo sin botón de las mismas dimensiones, para ampliar el corte 
ó para las etrecheces de gran calibre, con el uretrótomo abierto, según la in- 
dicación (ñg.3.') 

De nn conductor del cuchillo, que cerrado tiene veinte milímetros de cir- 
cunferencia ( ñg. 4.") 

La ñg. 5.* representa el mismo conductor con sus ramas separadas. La se- 
paración máxima puede dar una circunferencia de cuarenta y cinco milíme- 
tros. 

LANCETA o CUCHILLO AUTOMÁTICO. 

La lámina VII representa, un nuevo instrumento para hacer incisiones ins- 
tantáneas, y por lo mismo indoloras, de pequeñas colecciones purulentas, como 
postemillas, diviesos, etc. Puede también utilizarse para hacer menos doloro- 
sas las punciones con un trocar grueso, como en la paracentesis, la canalización 
intermitente de la pleura, etc. Basta para esto hacer previamente con la lan- 
ceta automática una punción de la piel y los músculos, y en esta herida intro- 
ducir el trocar. 

Se compone de un cuchillo (bisturí ó lanceta), un graduador, una articula- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 75 

ci6n de resorte ocnlta, un gran botón que sirve para preparar y un pequeño 
botón para disparar. 



Debo la construcción de estos instrumentos á la casa de G. Tiemann & C.% 
de New York, y hago público mi agradecimiento á los Sres. Stohlmann y Pf arre 
por la amabilidad con que escucharon mis indicaciones y buen acierto para 
hacerlas ejecutar. % 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICAHO 



Lámina III. 




CONGRESO MEDICO PAN AMERICANO 

Lámina III. 




CONORESO MEDICO PAN-AMERtCANO 




8, no. 2. na.V 



COÑÜliESLi MEIlIi-'t) I'AN AMERR-A-VO 



Lámina VII. 

FUi- 1. 




CONGRESO MEDICO PANAMERICANO ^7 



-A-LG-TTiTOS OA.SOS 

DE 

HEPATITIS SUPURADA DE CARACAS 

Y SU NATURALEZA MICROBIANA, 

por el Dr. P. Acosta Ortiz, Profesor de Clínica Quirúrgica de la I. Universidad Central 

de Venezuela. 1896. 

A partir de los trabajos publicados por los médicos ingleses de la India, y 
por algunos prácticos franceses en Argelia, estudios que apenas remontan á 
principios del siglo, la Patología tropical ha tomado un gran incremento, gra- 
cias á la extensión de los dominios coloniales de las distintas Naciones de Eu- 
ropa, á los progresos de la ciencia médica en las partes de la Zona Tórrida, 
al desarrollo del Comercio y á la facilidad de las comunicaciones de pueblo á 
pueblo. 

La sintomatología y la evolución de la hepatitis supurada y de los grandes 
abscesos de origen endémico, son hoy bastante conocidas, y no se prestan á 
controversia de ninguna especie; el tratamiento médico de la afección ya sa- 
bemos que es bien precario, y por lo que hace al tratamiento quirúrgico, es 
de suponerse que en plena era antiséptica y después de las brillantes con- 
quistas de la cirugía moderna, deba ser un canon casi absoluto, abrir estos 
abscesos por medio de la incisión ancha y practicar el desagüe conveniente 
del foco y las frecuentes irrigaciones. 

Quedan, sin embargo, en la Historia Clínica de Ik afección que nos ocupa, 
algunos puntos obscuros, sobre todo en lo que se refiere á la oportunidad y 
modo de obrar de las diferentes causas que intervienen en la génesis de la he- 
patitis supurada, ya sean esas pausas dependientes del medio cósmico ó so- 
cial, ya sean de naturaleza accidental ó patológica. 

La Bacteriología ha probado que la supuración es el resultado de una fun- 
ción microbiana; y por consiguiente, la cuestión de la patogenia de los abs- 
cesos del hígado no puede ser resuelta sino por la experimentación, por el 
análisis bacteriológico del contenido de la cavidad purulenta: por la determi- 
nación del origen de esos micro -organismos y de la vía que han seguido para 
llegar hasta la glándula; y las condiciones, en fin, que favorecen en aquella 
8U cultivo y propagación, condiciones que deben ser análogas nías que presi- 
den la piogénesis en el interior de los otros órganos ó tejidos; ya que á no du- 
darlo la doctrina del parasitismo específico en la hepatitis supurada, sosteni- 
da todavía por algunos, pierde terreno cada día. 

Es por esto que no hemos creído del todo desprovisto de interés de reunir 
algunos casos de abscesos hepáticos observados y tratados por nosotros en 
nuestro Sewicio de Cirugía del Hospital Vargas, de Caracas j casos en los que 
se ha practicado el análisis bacteriológico del pus, ya por el examen micros- 



<S8 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



cópico simple y los distintos métodos de coloración, ya por los coltivoB en los 
diferentes medios, circunstancias especiales nos impidieron hacer inocnlaoio- 
nes á los animales, como lo hubiéramos deseado. 

Hemos llevado fi cabo estos estudios en el Laboratorio Pasteur de Caracas, 
y con la colaboración del Dr. Santos A. Dominici, que nos ha querido prestar 
su valiosa ayuda. 

Nos ha parecido pertinente á estas notas, acompañar unos cuadros oompa- 
rativos de la frecuencia y mortalidad de los abscesos hepáticos, observados 
en el Hospital Vargas, durante los últimos años, y comparadas con la morta- 
lidad general del establecimiento ; al cuadro de 1896 se han agregado tres co- 
lumnas más, demostrativos de las entradas por hepatitis no supurados, por 
paludismos y por disenteria, siendo estos dos últimos procesos mórbidos, con- 
siderados como factores etiológicos importantes en la afección de que tra- 
tamos. 

Como todos los puntos de la Zona Cálida no son de igual manera focos de 
supuración hepática, y como quiera que la temperatura y la frecuencia de 
aquella no corren parejas, ni la altitud influye, siempre de un modo ú otro en 
la producción del mal, hemos creído de interés agregar algunos datos sobre 
la temperatura y la humedad medias de Caracas ( *) con sus oscilacioues diur- 
nas en los diferentes meses del año, siendo como es indiscutible que ciertas 
influencias meteorológicas y climatéricas contribuyen á más de otras causas 
al mayor ó menor grado de susceptibilidad que presenta el organismo en ge- 
neral y el hígado en particular al ataque de los agentes infecciosos. 

Los datos meteorológicos aludidos los debemos á la amabilidad de nuestro 
ilustrado amigo el Dr. Armando Blanco, Director del Observatorio Cajigal. 

OBSERVACIÓN I. 

F. T., natiu*al de Ocumare del Tuy, de 32 años de edad, soltero y jornalero 
de profesión. Ignora sus antecedentes hereditarios, y de los personales dice 
haber sufrido flebres palúdicas en varíaos ocasiones. Hace cuatro meses que 
tiene disenteria crónica. 

Es dado al alcohol y conflesa que se entrega á frecuentes libaciones. 

El 12 de Junio sintió un dolor en el hipocondrio derecho y fué entonces que 
notó que aquella región aumentaba de volumen, el dolor se irradiaba al epi- 
gastrio y al muslo derecho. 

A la inspección se observan la región hepática y el epigastrio aumentados 
de volumen. Hay un tumor que parece ocupar el lóbulo derecho del hígado 
y sigue los movimientos del diafragma. 

Los espacios intercostales están borrados do ese lado, la piel luciente y ten- 
sa y la circulación venosa muy desarrollada. 

A la palpación se aprecia que el borde anterior del hígado se encuentra á 
dos traveses de dedo por debajo del reborde costal. Hay edema de la pared, 
que es depresible, y se percibe fluctimción. 

La mensuración da 12 centímetros para el diámetro vertical al nivel del ma- 
melón, y 30 centímetros para el diámetro horizontal. 

El enfermo tiene flebre cuotidiana, anorexia, ha enflaquecido notablemente. 

JjOS orines de color subido, son una emisión en cantidad normal. 

Hay un tinte sub-ictérico de la piel y de las conjuntivas. 



( •) Caracas se üiicucntru á los 10'20'50'' de Lat. N. y 6d"'¿l^' de Long O. del Meridiano de Parit 
V está Hituadu á 922 metros sobre el nivel del mar. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 89 

7 de Julio,— Se practicó la abertura del absceso, que dio salida á 1,500 gra- 
mos de pus característico. 

Temperatura antes de la operación, 38°9. 

A* de Jttíio.— Primera cura. Se hizo una irrigación con 8 litros de solución 
boricada. Supuración escasa. Temperatura, 38° 1. 

9 de Ju/io.— Segunda cura. Poca supuración. Temperatura, 36°8. Tiene 
más apetito. 

10 de Julio.— Tercera cura. Muy poco pus. Temperatura, 36°7. 

No vuelve la fiebre en los días subsiguientes. El individuo se repone, tiene 
mucho apetito y su estado general es satisfactorio. El 21 de Julio se dio de 
baja por curación. El examen bacteriológico del pus de este caso y las cultu- 
ras, que se hicieron revelaron la presencia del Staphylococcus pyogenua au- 
rciM. No se encontraron bacilos. 

OBSERVACIÓN II. 

N. S., natural de Islas Canarias, de 26 años de edad, dentista, se presenta 
al Hospital en un gran estado de enflaquecimiento, con ñebre y tinte sub-ic- 
térico; quejándose de un dolor al nivel del hipocondrio derecho que estaba 
aumentado de volumen y dolorido. 

Dice haber sufrido congestiones hepáticas desde tres años antes y confiesa 
sus hábitos alcohólicos. 

Hace tres meses que después haber sentido malestar y quebranto durante 
varios días, experimentó un dolor en la región hepática, dolor que al princi- 
pio ligero, se fué acentuando, y se le irradiaba hacia el hombro del lado co- 
rrespondiente. Al mismo tiempo la región afectada aumentaba poco á poco de 
volumen. 

A la vista es de notar el tórax muy abultado del lado derecho, correspon- 
diendo la parte más pronunciada del levantamiento á la región hepática. 

Hay un dolor muy marcado á la presión al nivel de las costillas respectivas 
y el edema de la pared es muy acentuado. 

La percusión permite apreciar una natitez bastante extensa limitada ha- 
cia abajo á tres traveses de dedo por debajo de las falsas costillas y hacia 
arriba á 11 centímetros por encima de este mismo borde; el punto más cul- 
minante del tumor se encuentra á 22 centímetros por fuerade la línea media. 

Sólo dos ó tres días antes de llegar al servicio se había presentado la fiebre 
precedida de ligeros escalofríos. 

El mismo 16 de Julio día de su entrada, tuvo un acceso de tos y expectoró 
un líquido purulento oscuro y ligeramente sanguinolento. 

El examen de la orina permitió comprobar la presencia de pigmentos bi- 
liares. 

Cantidad de urea 18 gramos 75,por litro. 

Julio 17. — Operación.— Se extrajeron 1,200 gramos de pus hepático. 

Julio IS. — Primera cura. — Supuración muy abundante y de un color cho- 
colate; no hubo fiebre. 

Julio /.9.— No hay fiebre. — Supuración abundante; se hacen grandes irri- 
gaciones. 

Se prescribe un laxante para combatir la constipación. 

Julio 20. — Aunque la supuración continúa siempre abundante, el enfermo 
no se queja del dolor, y el estado general, tan malo antes de la intervención, 
mejora rápidamente. 

Julio 22. — Como la cantidad de pus no ha disminuido gran cosa, se hacen 

12 



»mé . -m ^ - ■ 



90 CONGRESO MEDICO PAN^AMERICANO 

irrigaciones con una solución de hidrato de clora!, al uno por ciento. 

Julio 2S, — Supuró poco. 

Julio 24. — Supuración muy disminuida, ha desaparecido en gran parte el 
tinte ictérico; el enfermo tiene mucho apetito y ha aumentado de peso. 

La supuración continúa gada vez menor, el estado general se modifica y 
para el 15 de Agosto, la curación es completa. 

El análisis bacteriológico del pus, dio como resultado la presencia del SUi' 
phylococcuñ pyogenus albus y pyogenus aureu8. — No había bacilus. 

OBSERVACIÓN III. 

Ler, natural de Caracas, talabartero, de 30 años de edad: entra el 20 de Ju- 
lio al hospital en un estado deplorable, apenas puede tenerse en pie sostenido 
por dos enfermeros, tiene díspnea intensa y gran enflaquecimiento. Dice ha- 
ber tenido varias afecciones del tubo digestivo, entre otras una disenteria; 
tuvo también ñebres palúdicas, que le han atacado repetidas veces; los últi- 
mos accesos los padeció seis meses antes de ingresar al hospital y al mismo 
tiempo se le presentó la disenteria que le duró sesenta días; en esta época Ih 
comenzó un dolor en la región hepática que le impedía la marcha, y so- 
brevino una diarrea profusa en ocasiones disenteriforme, y de cuando en 
cuando, accesos de ñebre vesperales, precedidos de escalofríos. Se ve una 
tumefacción al nivel del hipocondrio derecho, y que se extiende hacia el epi- 
gastrio; se nota una pastosidad profunda á ese nivel, pero no se percibe fluc- 
tuación; hay dolor á la presión y edema muy marcado; el dolor que hace 
sufrir mucho al enfermo se irradia hacia el hombro y en la dirección de la 
fosa iliaca correspondiente. 

El borde anterior del hígado sobresale por debajo del reborde costal y la 
matitez hepática está muy exajerada en todos sentidos. El diámetro trans- 
versal es de 28 centímetros y el vertical de 16. 

Hay un ligero timpanismo; el enfermo continúa con la diarrea y la flebre 
presenta una escara al nivel del sacro. 

22 de Julio, — Este día se practicó operación, enmedio de algunos acciden- 
tes cloroformices que pudieron conjurarse. Hubo que practicar la resección 
de dos costillas. Se sacaron próximamente dos litros de pus. 

:í.V de Julio,— Primera, cura. — Supuración abundante y fluida, el enfermo 
sufre mucho durante la cura. Temperatura 36^ Pulso débil. 

Se prescribe cafeína y poción de Todd. 

24 de Julio, — Pus abundante mezclado con bilis; continúa la hipotermia y 
la depresión del pulso; se dan algunos tónicos. 

l^) d^ JiiWo.— Supuración menos abundante, siempre con bilis. Temperatu- 
ra 36 5. 

27 de Jíííio.— Temperatura 37°. Sale un líquido verdoso, siruposo y abun- 
dante. 

2s de •/lí/io.— Temperatura 36° 9' Salida de una gran cantidad de bilis. No 
sale pus. Ha desaparecido la diarrea. 

.V<> de Jm/io.— Continúa saliendo bilis. » i 

Agosto I" -El estado general ha mejorado mucho, el apetite renace y el en- 
fermo se siente bien. 

Septiembre /• - Kl enfermo marcha admirablemente,pero todavía no comple- 
tamente curado: ])ide KU baja. El pus de este enfermo tratado con vgijiente- 
mente no permitió comprobar la existencia de ningún micro -organismio. Los 
cultivos que se hicieron fueron todos negativos. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO í^l 



OBSERVACIÓN IV. 

G. M., natural de Maiquetia, de 35 años de edad, y de oficio zapatero, cuen- 
ta entre sus antecedentes hereditarios qua su padre murió de disenteria. Dice 
que á los doce años recibió una herida hipogástrica y la hernia del epiploon 
que se siguió, hubo de motivar la resección de éste, quedando después radi- 
calmente curado. 

Ha sufrido reumatismo articular agudo y disenteria. Es alcohólico y el mis- 
mo atribuye su estado á los excesos que comete. 

Viene al hospital con un tumor que ocupa el hipocondrio derecho y se ex- 
tiende al epigastrio; el abultamiento de las últimas costillas, del lado corres- 
pondiente es bastante marcado; toda la región hepática está muy dolorida y 
la ñuctuación es manifiesta. El diámetro vertical del hígado es de quince cen- 
tímetros y el transversal de 32. Hay edema de la pared. 

Presenta un tinte ictérico y tiene fiebre intermitente cuotidiana y un gran 
enñaquecimiento. La orina está cargada de pigmentos biliares. Cantidad de 
urea 16 gramos, O por litro. 

10 de Julio.— Temperatura 38° 3. 

71 de Julio, — Operación. — Cantidad de pus 1,600 gramos. Temperatura an- 
tes de terminar la intervención 38 9. 

12 de Julio. — Primera cura. Supuración abundante, cremosa y fétida. Tem- 
peratura 36° 6. 

13 de Julio, — Segunda cura. Temperatura 35° 2. 

14 de Julio, — Tercera cura. Menos superación. Temperatura 36° 6. 
Agosto T* — Después de haber ido disminuyendo la supuración, ha cesado ca- 
si por completo, y el enfermo sale del Hospital por su propio deseo. 

En el examen bacteriológico del pus se encontró contener éste el Staphylo- 
cocus, que los cultivos en gelatina mostraron que se trataba del Staphylococua 
pyogenus aureus, 

OBSERVACIÓN V. 

A. A., natural de Islas Canarias, de 30 años de edad, y de profesión comer- 
ciante, es conducido al servicio en un estado de extenuación tal, que no le es 
dado referir detalles sobre su enfermedad. Dice sólo que viene sufriendo de 
fiebres diarias desde hace cuatro meses. 

El examen bacteriológico de la sangre suministró los datos siguientes: 

Presencia del hematozoario de Laveran (forma esférica) y gran cantidad de 
pigmento. 

El enfermo está demacrado y presenta una tumefacción de la región he- 
pática. 

El diámetro vertical del hígado es de 15 centímetros, horizontal 33. 

El diámetro vertical de la parte saliente del tumor es de 11 centímetros. 

Hay dolor espontáneo y á la presión, que también se hace sentir al nivel del 
hombro correspondiente, edema de la pared y pastosidad profunda; no se 
percibe fiuctuación. 

Julio 7.V. — Hoy se practicó la abertura del absceso, que dio salida á dos litros 
de pus espeso, obscuro y fétido, en el que se encontraron después gran can- 
tidad de Staphylococus. 

Diez horas después de la operación el enfermo murió del Shock Operatorio, 
habían empleado 20 gramos de cloroformo. 



94 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



el mes de Enero hay un solo caso de hepatitis supurada y otro en Mayo sola- 
mente; en cambio hay cuatro en el mes de Julio, dos en el mes de Agosto y 
dos en el mes de Septiembre; este aumento en la frecuencia de los casos de 
abscesos hepáticos coincide no sólo con un aumento notable de la temperatu- 
ra en este año, sino con oscilaciones mayores de la humedad media, como 
puede verse en el cuadro respectivo. 

Con respecto á las causas patológicas, la disenteria se encuentra sefialada 
cuatro veces en las ocho observaciones, que aportamos con detalles y sólo en 
tres está señalado el paludismo como elemento agregado. 

En cinco de esos ocho casos ha habido coincidencia del alcoholismo y es de 
notarse que cuatro de los enfermos eran canarios, individuos que viven habi- 
tualmente en muy malas condiciones higiénicas en la ciudad y hacen uso de 
una alimentación muy defectuosa y malsana. 

Por lo que respecta al examen bacteriológico del pus en cinco casos se ha 
comprobado la presencia del Staphylococus pyogenus y en tres las culturas 
han sido completamente estériles. 

En ningún caso se ha encontrado bacilo alg^uno; ni ha sido posible compro- 
bar la presencia de la Amoeba coly de Loesh, ni de ningún otro micro-orga- 
nismo. 

P. ACOSTA Ortiz. 
C. Olocas, Octubre de 1896. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



iPil 

QC1.2Q 



•o 


















d(í 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



O) 
oo 



••«i» 

.O 



O) 

OO 









(1> 



o 



co 
Cu a> 



1 
1 


»rxoo 
rtali- 
eral 




Xb e ¡1 






C u^ ' 




«•oj 1 




, 1 




(0 ' 




o h 




t! M 




® 1 


, < 


3 

Z 1 


Q 
< 




1 j 


QÜ 


1 


D 


2 


< ^ 


< ' 1 
CO 


D 


< 


1 


Ü ' 


(R 


II 


M 




' b 


1 


1 M 


• ' 


i < 


•D 

5 

c 1 


D* 


w , 


' tí 


■ ~ ~ ' 1 


K 


•D 




55 




•= €) 




n c 




oo» 








1 
0) 




o 




tí 




o 




3 




Z 



ooo 






ooo 



ifH o tH tH 



ed e8 






•cea 



•T3 
• • el • 

a d.5 a 

OD «^ 00 



5 

a 

co 

s 



C9 



eo 



tHtHOíONtH(NifhOOOifH 



S I 






oocOiHoarí4Tt<coeot^ONeo 

-^COCOiN^íHOOOt^íNOrH 

co(x>tOQot^t«c4t^'^(x>a»e<i 



(NTt<t>.rí4t>.QooiC05íiQeOO 



eo 



tO 



(O 
(O 
T3 

m 

c 

UJ 



Qoeo o co o 

» t* t* lO ^ 



^ eo 



o* t^ "JJ 00 

"^ co ^ t^ 



tí 
m 

tí 



■< 




II 



O) • m 

-. .— e S S B 



OONGRBSO M£DICO PAN-AMERICANO 



97 



O 

< 

ü 



00 



Q) 






s^ 






^ S 



•» oo 

s s 

« 2 
§S2 






Q 
< 

D 

Q< 

D 
(D 

M 

u 

\ 

M 

< 

a, 

X 



sis 

o '^ M 



s 



■; r 






1 1 



o o fH 



» 
m 
•a 



c 

UJ 



ifhOOfhO'^NCO 



« O « 

i a a 
UJ X 



?o»0(Neo»HOt^e<TH 



» i 

¿ 2 



si. . 

■ C b S 

S b s 



QpiFHeoioe<iQoaoTH 



ococoQooif-HoeoQO 



•D 
— V 

«c 

tío 
oca 



t» A o o 

t^ t* 00 tH 






3 









M « 



X 
tú 



' 00 oa th «p 00 cp *H -^ 00 

I ••••••••• 

• : ¿ 

• 2 j • ' • ' o S 



3 









es 

a 



o 
a, 

OD 

O 

"S 

o 
o 

'O 

OD 



o 

O 

< 

O 



S 



r^ OD 
CO O 

o 

OD 

P4 



13 



98 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



r 

1 


OO 

o 




« 


a s s g 1 1 2 s 






Oseilai 




< ■ 


► en 1896 
en 186 
L media < 
ymínim 
a el obj 

en 1895 
del año 






•** 

• 




H 



edio 
aedi 
osla 
mas 
par. 


2 ed 
S r. S 

0) !n 


1 

1 
i 

1 


1 


e este, & 





^ 


máximo m 
tnínimun i 
mbién dam 
ones máxii 
reerlo útil 
á dedicar. 

íximo extr 
mo extrem 
ación extr< 






'^ 






-j ^ 5 s « g a -5 ^ 






.2 






^w^^S'í; las 






'^ 




"~ 




■ 




j^ 












^ 




a « «> 










oó 


icilacioi 
tninima 
cada m 


iHOO'^OiOCOt-TH'^CON'^ 


3 


cD;ocDt^QOCDiot«t«eo'^eo 




">> 


05 


6 g 








Oi 


05 










'^ 


•^ 










00 


•S 


« _: 








00 




Osoilacione 

máximas 

en cada mes 








1S©5. 

rentes me 


y freeuem 


Tt<t*oa'^co»0'*t^»oeocO"^ 


r- 


^^^^eooie^eo<^C4eo^ 












^ 
•".»» 


^ 


sli 








'^ 


o:) 


ilación 
iasen 
ss de 1 




g 




00 




^ •» «N *S «« *S • •.•»»».N»» 


r 




o 




oarH^fNOooaaooaaoooo 


1H 






s:í 


§^'S s 


rH rH ^H tH tH ifH 


1H 




s:í 


Qj 


oa g 








<ii 


OO 


1 








00 








1 


« 

•»<» 




s S 








•^ 


05 


a S 








00 


imas y m 


Temperat 

Media en 

1 


19 ,04 
19,40 

19 ,95 
21 ,89 
22,57 
21 ,23 
21 ,25 
21 ,57 
21 ,99 

20 , 67 
20,19 
19 , 62 


00 




ci 


Ri 


1 


* •••••••••• 






O) 

1- 














, 


~V 










Q) 


Q3 


' 




• 


) 
1 


<2i 


H 






Us anual 
1896. 








£'g© 




05 






S 










Enero . 

Febrero 

Marzo 
"Abril . 

Mayo . 

Junio . 

Julio . 
• Agosto 
' Septiem 
i Octubre 

Novieml 
' Diciemb 
1 


s 



CONGRESO MEDICO PAN-AMEBICANO 



99 



(d 
(D 






2P 

s: 
o 

00 

o 

00 
00 



ce 



00 

o 

CO 

.05 



oo 

Sí 

O) 
oo 

s 



00 

•-Mi» 

00 



o 



8 - 


• 

m 








9 

•S i 

ti M 


B 


sssss 


8S 


sss 




1 


lo t- lo ""í» eo 


lO fO 


QO 00 


S B 








O 


« 








8 « 


m 

Al 










6 


SS9SSSS 


® t* 


Ü > 
1 


•o 

s 

fl 
« 


eo lo ¿ ^ N 


Oi eo 


CO OÍ 


r^ tH tH tH tH 


^H 


ifH tH 



fl '^ 
¿a 



gfl 



8t-THrí40»OlOO<t^ 
COíHOOíHeOrHO^-l 

OdTHOaoaot«AOvH 



SOOCQCOQQC^OCi 



X 



. 2 



• U3 






Ó s 2 g -e 






100 



CONQBESO MEDICO PAK-AMERtOAI^O 



I 

O 

o:) 

co 

♦^ 

00 

co 

53 



O) 

00 

O) 
co 






o 

OO 



OO 



OO 
00 

s 



00 

O 
-^ 

OO 
OO 



OO 

se 

O) 

OO 
00 

OJ 

OO 

o 

OO 

;3 

OO 

-O» 

s 

53 






< 

.H 
O 



a 

S © tí ^ 
8 S §' 
O « 

^ ñ 



ri i-> "1 .-i •• --^ r> f. «^ 

<NeOCOCIC^<NC0COCO 



s 

X 



H 

o 



o .S « 

W ^ 08 



08 4> 





«o 

c 

4) 

S 



« * al 

Si 5 -o 

g 08 « 



X 



-^ (~ ■• <" r- í"> o '^ 



O 



2 
2 



1=2 
1^ 



O 



o 

i 



2 2 « 

Q s 2 a fl 

a ^ I § *s 

<í S o Iz; Q 




eoc4'Tt<cDtoodC4toa) 
co«oie5coeo<Nc5oi 

oaoieo*H'*iocoíO»OTHooco 

... . < . ■ 1 ■ I" 1 



s 



coQOcOQOt^ooaoaooooo 



8 

a 



2 

I 

fe 



O 



=2 



O 



O 



e 



2 a 

43 " 






>• ^ ri á £. A -e ^ *S 



»• 
»• 



73 



s 



s 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 101 

* Cuiídro del número de veces que las oscilaciones se ha presentado en los di- 
ferentes meses de 1895, lo que nos muestra su regularidad. 

Enero .... 14, 4 (2); 13, 4 (1); 12, 4 (2); 11, 4 (6); 10, 4(4); 9, 4 (7); 8, 4 

(3); 7, 4 (6); 6, 4(1). 
Febrero . . . 14. 7 (4); 13, 7 (3); 12, 7 (4); 11, 7 (4); 10, 7 (4;; 9, 7 (4); 8, 7 

(3); 7, 7(1); 6, 7(1). 
Marzo .... 14, 9 (2); 13, 9 (2); 12, 9 (6); 11, 9 (8); 10, 9 (3); 9, 9 (6); 8,9 

(3); 6,9(1); 6,4(1). 
Abril 14, 4 (6); 13, 4 (4); 12, 4 (6); 11, 4 (7); 10, 4 (3); 9, 4 (2); 8, 4 

(2); 7, 2(1). 

Mayo 13, 6 (2); 12, 6 (6); 11, 6 (9); 10, 6 (6); 9, 6 (3); 8, 6 (6). 

Junio 12,6(2); 11,5(2); 10,6(4); 9,6(10);8,6(10);7,6(6);6,6(1). 

JnHo 12,4(1); 11,4(6); 10,4(6); 9,4(10); 8,4(7);7,4(1); 6,7(1). 

Agosto.. . .13,7(1;; 12,7(4); 11, 7 (4); 10,7 (8); 9,7(6); 8,7(8); 7, 1(1). 
Septiembre. . 14,6(1); 12,6(4); 11,6(8); 10, 6 (2); 9,6(3); 8,6(1); 7,4(1). 
Octabre . 12, 3 (1); 11, 3 (2); 10, 3 (11); 9, 3 (6); 8,3 (6); 7, 3 (4); 6, 3 

(2); 3, 6(1). 
Noviembre .. 13,6(1); 11,6(1); 10,6(6); 9,6 (8); 8, 6 (7); 7,6(1); 6,6(2); 

6,6(1); 4,2(4). 
Diciembre . . 11, 4 (4); 10, 4 (6); 9, 4 (4); 8, 4 (6); 7, 4 (7); 6, 4 (2); 4, 4 (1); 

3, 4 (1). 



* Este cuadro no aprecia sino _^ 0^, 8 para hacerlo menos extenso. 



102 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



EXTRACCIÓN DE UN CALCULO RENAL 



POR RL DK. 



MorcloR, Coahuila, R. M. 

Varios autores clasicos han escrito mucho sobre ia región lombar y hecho 
do ella estudios especiales por las operaciones mas ó menos importantes que 
en dicha región se han presentado al cirujano, unas con éxito favorable y 
otras con resultado adverso á la vida de los pacientes. 

Como lo ordena el Reglamento de este ilustrado Congreso Médico Pan- 
Americano, voy á reasumir en breves palabras una operación quirárgica que 
me cupo la feliz suerte de practicar en la región lombar derecha, en un hom- 
bro de 5S años de edad. No describiré topográñcamente la anatomía de la re- 
gión, porque ésta es bien sabida de todos nosotros; ni tampoco entraré en 
digresiones difusas y cansadas sobre la vida del enfermo, porque seria tanto 
como salirme del objeto especial del presente trabajo y cansar la atención de 
las notabilidades que me escuchan. 

Maniñesto el hecho, tal y como se me presentó en el enfermo. 

En Junio de 1885, f ut llamado de la ciudad de Zaragoza, para ver á un en- 
fermo apellidado Vara, de una fístula del espinazo, según el dicho del envia- 
do, y al llegar íi la casa, me encontré con un hombre como de 68 años de edad, 
sentado en la posición doblada sobre sus muslos, de estatura regular, moreno 
y de constitución anémica: lo examiné y le pregunté sobre todos los conme- 
morativos de las enfermedades que más antes había padecido, los cuales fue- 
ron nulos, con ex(*cpción de la presente dolencia que hacía ocho años sufría: 
lo hice deH(*ubrirse y lo primero que vi fué una protuberancia del lado 
derecho de la región lombar, un poco enrojecida hacia la peciferia y amoratada 
en su centro, con tres trayectos peque iios que me parecieron ñstulosos á la 
simple vista, lo que m'í siglrió la idea de la existencia de un mal de Pott ya 
avanzado por la inñamación que siempre se desarrolla en uno de los apóñsis 
vertebrales que es lo que caracteriza á dicha enfermedad, un gran rato vaci- 
lé, ó por decirlo mejor, dudé de lo que iba ii hacer, porque tal fué el cúmulo 
do ideas que en tropel á mi mente se vinieron, por los grandes y variados 
procesos patológicos quo allí se desarrollan. 

¿Estaba delante de un abceso del riñon derecho ó de un mal de Pott cróni- 
co? Esto es lo que voy á decir in claris vcrbis. Lo primero no fué porque ya 
hubiera desaparecido i>or la Hui)uración de varios años que tuvo el enfermo, 
por los trayectos fistulosos que ])resentaba; y lo segundo, mucho menos, por- 
que el decubítus del paciente me lo revelaba, y es bien sabido que el mal de 
Pott, sioinpL-e inclina al enfermo liúcia el lado de la lesión y hacia adelante. 
¿Qué hice para ooiToborar lo contrario de estas dos ideas, que hasta cierto 
punto me ponían en una incertidumbre cruel? Primero: tomé un poco de pus 
y lo sometí al examen microscópico, y con asombro vi pequeñas arenillas en- 



CONGEESO MEDICO PAN-AMERICANO 10^ 

tre las partículas constitutivas del pus, lo quevinodaflrmarme más.y más en 
la primera idea que me sospeché de la lesión; después tomé un estilete de mi 
estuche de bolsa y sondeé al paciente por el trayecto flstuloao central y ob- 
servé que tropezó con un cuerpo duro, liso y abovedado; naque el estilete y 
lo introduje por uno de loa otros dos trayectos y vi que se iba profundamente 
tropezando con el mismo uuerpo: lo volví á sacar y lo introduje en el trayec- 
to qoe quedaba sin examen, y volví á observar que resbalaba aobre el cuerpo 
extraño mencionado, haciendo al paciente, después de esta inquisitiva prác- 
tica, orinar, lo que bixo sin dificultad, arrojando los orines un poco sanguino- 
lentos, por lo que comprendí que no se trataba de ninguna de las dos lesionea 
que al principio refiero, y si de la existencia de un cálculo renal de más 6 me- 
nos consideración, lo que me obligó í proponerle al enfermo la operación de 
su extracción, la que con gusto aceptó, piorque según las palabras de él, valía 
mds mtfriT un mío para quitarse de padecer ocho año» qtte tenía de sufrir, que 
virir con eaa dolencia. Opere, señor, de UTta vet, para oer ñ duermo, con la es- 
peranza de recobrar mi salud quebrarUada de tantos años. Por esta decisión 
del enfermo me resolví en el acto á practicarla. 

Muchos cirujanos célebres han operado sobre la región lombar: unos con 
éxito favorable y otros con adverso, por error de diagnóstico, tales como Pe- 
ters, Simón y Paslee de Francia, Alemania y Nueva York respectivamente, 
ingar«s donde el arte quirúrgico ha progresado bastante. 

A mi venerando maestro el Dr. Francisco Montes de Oca, como á los no 
menoe célebres y ya Inmortales maestros los Dres. Carmena, Lavista y Llcéa- 
ga, loa he visto operar con precisión, agilidad y destreza en muchas y graves 
operaciones, pero nunca tuve la feliz suerte de verlos practicar una opera- 
ción en la región renal, con excepción de una que se hizo en un soldada en el 
Xiospital Militar, por mi maestro Montee de Oca en 1879, la cual fué en un 
Cemón difuso del soas iliaco izquierdo, muriendoelenfermoá los pocosdfoe 
de operado. 

Operación: Ya se sabe que la operación sobro esta región, puede ser pres- 
crili cuando se trata de un flemón perinefrético, de abcesos en el riñon ó de 
cálenlos en el mismo, la exploración por el trocar aspirador, nos puede darla 
editencia de la supuración, la que no tuve necesidad de hacer por el examen 
utoríor que se hizo, y el que me había dado ya la preexistencia de un cálculo 
i^il, procedí luego haciendo una incisión vertical grande sobre la región 
lombar derecha, abriendo con )a sonda acanalada y el bisturí abotonado, la 
ripeóla donde estaba enquistado el cálculo, lavé con agua boricada al 4 por 




Cilailo renal extraído en 1K85 del Sr. 1'. \';irii. de 5S .iños de edad, de 
íaiapoia. Co.ihuiln. La fotografía represenl.i el liiiiiiimí ex.icto del c.ílcnlo, 
H"e pcsi 53 gramos. 



IW CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

ciento toda la superficie abierta y vi brillar la parte abovedada del cálculo ex- 
presado, el que extraje con ayuda de una pinza de Pean grande, porque no 
disponía de otra en aquel momento tan crítico para mí, por el pronóstico que 
siempre en estos casos es natural prever, siendo mi asombro tanto más gran- 
de, no sólo por el feliz éxito que tuve en la operación, cuanto por el tamaño 
del cálculo, que creo será el primero que se haya extraído y que exista en los 
anales de nuestra cirujía nacional, después del que mi maestro el Dr. Montes 
de Oca extrajo de la vejiga y que muchos de vosotros conocéis por la contro- 
versia que se suscitó con uno de nuestros más afamados cirujanos actuales 
ante la Academia de Medicina de esta capital, sobre ciertos detalles de la li- 
trotricia. 

El anestésico que usé fué la cocaína, la que consigno aquí por los felices re- 
sultados que siempre me ha dado en cuantas operaciones he hecho. 

Al día siguiente de operado mi enfermo, le tomé la temperatura, mareando 
el centígrado 38.4, estando sus orines claros, su apetito bueno y su sueño tran- 
quilo y reposado, lo que me indicó que el paciente sanaría en breves días, co- 
mo así sucedió, sanando á las tres semanas de operado, y el que fué curado 
con todas las leyes de la asepcia que prescribe la cirugía moderna. 

El cálculo pesa 53 gramos, cuyo tamaño natural lo representa la fotografía 
adjunta. 

Hé descrito á grandes rasgos la operación, la cual tengo la honra de leer 
ante el Ilustrado Congreso Pan-Americano, y la que va plagada de grandes 
incorrecciones, las que me disimularán por la premura del tiempo de que he 
dispuesto para poder cumplir con el Reglamento del expresado Congpreso. 

Ilustrados maestros: si alguna gloria comprendéis que hay refiejada en la 
presente operación por su originalidad, atribuídsela á los deseos que tengo de 
que mi Patria sea grande, feliz y respetada ante las naciones civilizadas, ba- 
jo el reinado de paz y de progreso, que nuestro muy ilustre Presidente (Gene- 
ral Porfirio Diaz le ha dado, y no á mí que me considero como el último de 
los iniciados en las ciencias médicas. 

Señores profesores: Loor eterno á vosotros que os sacrificáis en aras de la 
sublime ciencia de Hipócrates, de Heróñlo y Galeno, y eterna remembranza 
á nuestro Presidente de la República, que nos honra con su presencia en la 
presente reunión y nos estimula con su noble ejemplo para el porvenir . . . 

Morelos, Agosto de 1896. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO lOÓ 



SOME 1NV^:STIGATI()NS 

Ti) ietemiiDe tlie eict of tlie applicatioo of wet liot clotlis or pacb 

« TO THE IMTESTINES 

By J. W. Stickier, M. 8. M. D. 

These investigations were suggested by the impression that the application 
of hot wet packs to the intestine, when removed from the body, might do 
violence to them, and cause shock. 

To determine whether I was right or wrong I opened the abdominal cavity 
of a well developed Guinea Pig, in a room whose temperature was 80 deg F. 
removed the intestines and disco vered that their temperature was 101 deg F., 
the same as the temperature of the interior of the abdominal cavity, as tested 
with a thermometer. 

I then covered the intestines with a layer of absorbent cotton co vered with 
gauze, placed the thermometer between the intestinal folds and found the 
temperature was maintained at or very near the normal point. When hot wet 
cíotíU trere applied, the pigs reaisted, and the temperature waa not as easily 
iMiintained at an even standard aa when the cotton waa used, 

After the application of hot wet cloths at a temperature varying from 113 
deg. F. to 122 deg. F., about the temperature of the packs used in our operat- 
ing-room, I prepared and mounted the intestina thus treated, and discovered 
^ intense congestión, and a separation and shrivelling of the superficial 
ephitelial cells of the gut. Surely such treatment of the intestines must les- 
«onthe chances of recovery. Just at this point, I may say, that the pigs to 
whose intestines the hot wet pacics were applied died, those treated with 
cotton lived. 

After removing the intestines of one pig, I applied (in the presence of Dr. 
Simmons) cold packs for 20 minutes. The temperature went down from 101 
deg. F. normal to 94 deg. F. and remained at that point two hours while we 
werein the laboratory, probably knger. Everv sign of shock was present, 
yet the pig lived. 

Another pig whose intestines were subjected to a temperature oí 170 deg. 
P died duríng the night. When the temperature of the room was 85 deg. F the 
mtestinal temperature remained about normal with no protection. 

While making the investigations, I leamed that the temperature of the 
intestines, -when outside the body , is maintained at the highest point at the 
Qiesenteric attachment. 

I also leamed that when a large opening was made into the abdominal 
cavity, and the air given free access, that the temperature of the entire blood 
current was lowered. Also if the opening was small enough to constrict the 
intestines their temperature soon dropped, When allowed to drag, the intes- 
^^ were not so easily kept at the normal temperature point. 

14 



106 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

In conclusión, let me say that demonstration provea that the applicationof 
hot wet packfl at a temperature of 107 deg F. to 122 deg F. to the intestánei 
does violence to their epithelial covering, causes more or less cong^Btion, and 
produces shock. It also failsof securingan even temperature, forsome pacte 
are hotter than others when applied, and af ter being applied they lose their 
heat more rapidly than the operator or the person whose duty it is to attend 
to them, supposes. 

The use of the cotton or lambs' wool pad maintains a perfectly even tem- 
perature; precludes the possibility of violence to the vessels and epitheliil 
covering of the intestines; makes unnecessary any meddlesome handlingof 
the gut, and prevents shock. 

Conceming the use of the pads recommended in thls paper, W. D. Haggaxd 
Jr.y M. D. House Surgeon at the Woman's Hospital, New York, writes ( Yonr 
pads ha ve become a staple in our Operating room. Personally, I had occasion 
to be very much gratiñed with the marked utility of the large pads in a cmae 
I did recently of a very unusual abdominal condition, one of those rare torna 
of colloid degeneration, sprlnging apparently from the omentum. Abdomen 
larger than term, completely ñlled with this gluey material. It was probably 
a myxoma of the omentum. The extensive handling of the intestines in olear- 
ing the abdomen of its peculiar contenta, necessitated just the proteotioo 
which the pads fumished. 

I believe I wrote you that we had substituted cotton f or wool as the grease 
in the wool seemed to discolor the pads after prolonged sterilization. 

I have them brought directly from the sterilizer for use, thereby having 
them quite hot. 

I think they will in time entirely supersede wet pads and hot towels. 

We are under many obligations for the decided addition to our techniqne. 

The cotton pads^have also been used with great satisf action in the Memorial 
Hospital, Orange, N, J. 



ALGUNAS INVESTIGACIONES 

Para determinar el efecto ie la aplícacÉ ie lienzos liMos y calienüs 

o DE UNA ENVOLTURA PARA LOS INTESTINOS. 

DKDUCCIONKH PRACTICAS 

POR 

-I. W. STIKI.EK, M. S. M. 1). 

Estas investigaciones me fueron sugeridas por la idea de que la aplicación 
de lienzos húmedos y calientes en el intestino, fuera del abdomen, puede las- 
timarlos y ser causa de choque. 

Para determinar si esto es ó nó cierto, abrí, en una pieza cuya temperatura 
era de 80" F, la cavidad abdominal de un cerdo de Guinea bien desarrollado, 
y extraje los intestinos, cuya temperatura de 101" F era idéntica á la del inte- 
rior de la cavidad abdominal. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



107 



Cubrí entonces los intestinos con una capa de algodón absorvente y encima 
gaza, y colocado el termómetro entre las asas, encontré que la temperatura 
se mantenía en 6 muy cerca de la normal. Cuando se aplicaron lienzos húme- 
do» y caliente» loe cerdos resistieron, y la temperatura no fué tan fácilmente 
mmtewida al misino nivel como cuando se us6 el algodón. 

Después de la aplicación de lienzos húmedos y calientes á una temperatura 
•que variaba entre 103^ á 122" F, casi las mismas de las envolturas usadas en 
nuestra sala de operaciones; preparé y monté los intestinos así tratados y 
encontré una congestión intensa y una separación y contracción de sus celdi- 
llas epiteliales superficiales. Es seguro que semejante tratamiento debe dar 
menos probabilidades de curación. Ahora, puedo decir que los cerdos en cu- 
yos intestinos fueron aplicados lienzos húmedos y calientes sucumbieron y 
los tratados con alg^ón vivieron. 

Después de separar los intestinos de un cerdo apliqué ( en presencia del Dr. 
Simmons) lienzos fríos durante 20 minutos. La temperatura descendió de 
101^ normal á 94^ Y^yse sostuvo en esa cifra dos horas, mientras estuvimos en 
el laboratorio, y probablemente después. Ninguno de los signos del choque 
faltó y sin embargo vivió el cerdo. 

Otro cerdo cuyos intestinos fueron sometidos á una temperatura de 170 "* F, 
murió en la ñocha. Cuando la temperatura de la pieza era de 85° F, la intes- 
tinal se mantuvo cerca de la normal sin protección. 

En el curso de las investigaciones observé que la temperatura de los intes- 
tinos fuera del abdomen, alcanza su máximo en la insersión mesentérica. 

Obeervé también que la temperatura de toda la mafia sanguínea disminuye, 
cuando se hace en la cavidad abdominal una abertura amplia que dé libre ac- 
ceso al aire. Si la abertura es demasiado pequeña para comprimir los intesti- 
nos, la temperatura cae rápidamente, y cuando la operación se prolonga no 
es fácil conservar la temperatura de los intestinos, en la normal. 

En conclusión permítaseme decir que esta demostración prueba que la apli- 
cación de lienzos húmedos y calientes á una temperatura de 107° á 122° F, 
sobre los intestinos, lastima su cubierta epitelial, causa una congestión más ó 
menos intensa y origina choque. Además, este procedimiento no permite 
conservar una temperatura constante porque unos lienzos en el'momento^de su 
aplicación están más calientes que otros, y después pierden su calor más rápi- 
damente de lo que supone el operador ó la persona encargada de renovarlos. 

El uso de cojines de lana ó de algodón sostiene una temperatura constante, 
evita la posibilidad de violencias en los vasos y en la capa epitelial del intes- 
tino, hace innecesario su manejo inoportuno y previene el choque. 

Refiriéndose al uso de los cojines recomendados en este trabajo W. D. Hag- 
gard, Jr. M. D., Cirujano interno en el Hospital de mujeres de Nueva York, 
escribe : '^vuestros cojines han llegado á ser un artículo usual en nuestra sala 
de operaciones; personalmente he tenido ocasión de quedar muy satisfecho 
de la marcada utilidad que prestaron en un caso que recientemente tuve de 
una afección abdominal poco común, una de esas formas de degeneración co- 
loide que parecen nacer del peritoneo. Abdomen más ancho de lo normal y 
completamente ocupado por esa substancia glutinosa. Se trataba probable- 
mente de un mixoma del peritoneo. Precisamente el manejo prolongado de 
los intestinos para evacuar el abdomen de ese contenido singular necesitaba 
la protección de los cojines." 

Creo haber escrito á Ud. que habíamos sustituido algodón con lana porque 
la grasa de la lana parece descolorar los cojines después de prolongada este- 
rilización. 



108 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Los extraía directament'e del esterilizador para usarlos, eonsig^endo de 
esta manera que conservaran enteramente su calor. 

Creo que con el tiempo superarán enteramente á los lienzos húmedos y to- 
hallas calientes. 

Estamos muy satisfechos de la decidida ventaja que ha obtenido nuestn 
técnica. 

Los cojines de algodón han sido usados con gran satisfacción en el Memo- • 
rial Hospital, Orange, N. J. 



UN NOUVEL URETHROTOME 

PAR LE 
Professcur de Clinique Chinirg^cale de la Faculté de Rio de Janeiro. 

Au mois de décembre de Pannée 1895, j'ai publié dans las ^^Annalea des lía- 
ladies des organes genito-urinaires^^ du professeur Guyon, la description d'on 
uréthrotome, fait sous ma diraction dans les ateliers de Mr. CoUin, á París, et 
que j^avais déjá employé dans trois cas de rétrécissements perineo-bulbaires, 
dans lesquels l'uréthrotomie interne était indiquée. 

Jusqu'á cette époque. j'avais toujours employé Puréthrotome de Maison- 
neuve, mais cet instrument me déplait toujours un peu, parce que sa lame, 
entiérement nue, parcourt une étendue plus ou moins grande de l'uréthre 
sain, avant de sectionner le rétrécissement, qui bien de fois n'est constítoé 
que par un simple bride ou par une sclérose limitée et de petites dimcnsions. 
Cet inconvénient, que présente l'instrument classique a été reconnu et signalé 
des ses premieres expériences. En effet, le passage de la lame de l'uréthrotome 
de Maisonneuve doit laisser dans l'uréthre, malg^ son angle mousse. des tra- 
ces plus ou moins ineff afables, et Voillemier,' déjá, se basant sur des expé- 
riences faites sur le cadavre par lui et par d'autres expérimentateurs, croyait 
que les scariflcations qu'il produisait pouvait étre Porigine d'autres rétrécisse- 
ments, comme il ressort d'une observatfon publée par le professeur TillanXi 
dans sa thése de concours. (1) 

Capables ou non de déterminer des rétrécissements, ees scaraflcatíons de 
l'uréthre sain ont lieu et produisent des petites hémorragies — ce que j'ai déjl 
observé dans un cas oü je me suis vu obligé d'interrompre l'opératíon avant 
de sectionner le rétrécissement— ouvrant de la sorte autant d'autres partíeel 
l'infection, 

Dans ees derniers temps on a fait de nouveaux uréthrotomes, ¿ lames ca- 
chees, qui deviennent visibles sous la pression d'un ressort spéciál, et qui seo* 
tionncnt les rétrécissements d'arriére en avant. Parmi ceux-oi, je citerai ce« 
lui de Horteloup, parce que, outre les avantáges sígnales par Wickhum, as* 



(1) De rurlthrotomie par le Dr. P. Tillaux.— Thése oour l'agrégation.— Page 89. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO Hl 

ástentde Horteloup, il présente celui de ^^nepaa aectionner Vuréthre dans les 
cas de contractions gpamodiques, ce qui se peut se produire avec Vinstrument 
deMawonncurc." (1) 

Ces considérations m'ont suggeré l'idée de faire fabriquer un instrument 
qoi évitát Pinconvénient de l'uréthrotome de Maisonneuve, en inclsant autant 
qoe possible le retrécissement seul, sana searifier l'uréthre saín. 

L'instrament consiste en une sonde conique, en metal, de calibre 18 (échelle 
Charriére) semblable au dévulseur de Léon Le Fort, et comme lui terminée á 
sapartie effilée par une vis á laquelle on adopte une sonde conductrice or- 
dinaire. 

Sor le cdté concave de la sonde 11 y a uu sillón, qui commence á peu prés á 
un centimétre de son extrémité effilée et qui va jusqu'á Pa'itre extrémité. 

Ce sillón est parcouru dans toute son étendue pur une lame ñxée á une tige, 
ptreille á celle de l'instrument de Maisonneuve, mais coupante á peine ¿I son 
»n bord antérieur, et mousse au sommet et au bord postérieur. Gráce á nn 
TÍ8 de pression placee prés du paviUon de la sonde et agissant sur la tige, qui 
«ipporte la lame, cette lame peut étre fixée surn'importe quel pointdu sillón 
(ju'elle parcourt. 

Au point oü se termine le sillón, á Pextrémité effilée de la sonde, celle-ci a 
lediamétre du conducteur de la lame de Puréthrotomo de Maisonneuve. 

La lame de mon instrument parcourt la partie droite de la sonde, en res- 
tant cachee dans son épaisseur, et devient visible en arrívant á la partie cour- 
be, et de plus en plus saillante jusqu'á ce qu'elle vienne heurter contre Pex- 
trémité du siUon. (2) 

Ponremployer mon uréthrotome je prepare d'abord Puréthre du malade, 
defagon o permettre le passage dans sa partie rétrécie, d'une sonde fine n° 6 
00 7 (échelle Charriére); je puis ainsi introduire dans, la coarctation la por- 
tion effilée de la sonde conductrice de ma lame. 

J'introduis premiérement la sonde en gomme conductrice en vérifíant bien 
saprésence dans la vessie. Je visse ensuite la sonde métallique á la sonde en 
gomme et je place la lame dans le sillón. 

Ceci une fois fait, j'introduis Plnstrument comme pour proceder á la dila- 
tation avec Pinstrument de Le* Fort, jusqu'á ce qu'il bute contre le retrécisse- 
ment. Je le fixe alors avec la main gauche en méme temps que le penis, et 
4vec la main droite je ponsse la lame, qui parcourt le sillón jusqu'á son point 
terminal, et je la fixe á Paide de la vis á pression. 

En saisissant Pinstrument ainsi armé ave^ la main droite, et en étirant le 
penis avec la main gauche, je Pintroduis d'aprés les regles du cathéterisme 
cnrveligne etsectionne le point ou les points rétrécis de Puréthre. 

Ensuite je retire entiérement la lame et Purine s'écoule par le sillón de la 
sonde métallique, que je laisse dans Puréthre pendant quelque temps. 

La sonde métallique une fois retirée, je considere Popération terminée, lors- 
ípe Purine n'est pas tres altérée. En cas contraire, je suis la pratique con- 
ste et introduis une sonde olivaire en gomme n" 15 ou 16 (échelle Charrié- 
re) qui penetre facilement dans la vessie, et sert á la désinfecter. Je laisse 
eette sonde á demeure pendant 24 ou 48 heures. • 

Hnitjours aprés Popératien je fais la dilatation gradadle progressive, ou la 
^tation inmediato progressive, en introduisant successivement le deuxié- 
oe et le troisiéme numero du dilatateur de Le Fort. J'emploie surtont ce der- 



^) Traitement des rétréciweinents de l'urithre.— (France Med. 1892. np 47.) 
(^ Voir la gravure. 



112 CONÓRESO MEDICO PAN-AMERIOAIÍO 

tier procede pour les malades qui ne peuvent ou ne veulent pas rester long- 
temps d, l'Hdpital. 

Jusqu'd, aujourd'hni j'ai pratiqué uu assez grand nombre d'uréthrotomics 
internes avec mon instrument et j'ai obtenu les mémes resultáis qu'avec l'ins- 
trument da Maisonneuvc. 

L'expérience m'a prouvé que mon uréthrotome présente les avantag^s sai- 
van tes: 

1^ C'estun instrument solide et qui n'impressionne pas autant le malade. 

2" La lame ne saerifie pas Puréthre sain avant de seceionner le tissu mor- 
bidé. 

3*" La lame se fíxe mieux dans le sillón de mon conducteur que dans celni 
du conducteur de Maisonneuve, á la lame duquel on peut imprimerdes mon- 
vements latéraux, ce qui présente des inconveniente. 

4" Lorsque le rétrécissement est constitué par une bride ou par du tisso 
sclerosé de petites dimensions, je puls aprés l'avoir sectionné, ramener la la- 
me d, la partie droite de Pinstrument^ sans quUl y ait aucun inconvénient á in- 
troduire Pinstrument armé dans la vessie, gráce á ]a dilatation patholog^que 
de Purithre au deló du rétrécissement* 

5'' Aprés avoir sectionné le rétrécissement, il n'est pas nécessaire de retirer 
immédiatement Pinstrument pour placer la sonde á demeure% On retire sen- 
iement la lame et on laisse pendant quelque temps la sonde métalfique, qui 
vide la vessie par son sillón profond, dilate Puréthre et aplanit les irrégulaii- 
tés du point coarcté, ce qui est avantageux pour introduire facilement la son- 
de d, demeure. 

La sonde á demeure est conductrice, évacuatríce et dilat-atrice. 

6" Enfin, avec mon instrument, le chirurgien peut opérer seul, sans avoir 
besoin d'aide. 

Demiérement j'ai fait une petite modiñcation á mon instrument; elle con- 
siste á faire une lame un peu plus large, de fa^on que son angle mousse dé- 
passe le sillón de la partie droite de la sonde conductrice. Ainsi, ma lame 
presentera un bord coupant plus étendu, qui sans blesser toutefois Purtéhre 
sain, produira une incisión égale k celle que Pon obtient avec la lame mo- 
yenne de Puréthrotome de Maisonneuve. 

Aoüt, 1896. 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 113 



EPISTAXIS GRAVE REINCIDENTE. 



O cfliCLíLo sEUíiNDO u TAiPAfl I M mm\m 



PROLONGADA. 

Crítica do tamponnamento posteríor pela sonda de Belloc. Observa^aó de uní 

caso de epistaxis grave reincidente n'ama 

doente supposta hemophilica. Conser\'a?aó prolongada do coagulo 

e tamponnamento anterior. Resumo da 

obsenracaó anterior se fói necessairo.— Dr. Bueno de Miranda, Rio de Janeiro, Brasil. 

A frequencia e a gravidade que as hemorrhagias na^aes apresentaó as vezes 
e o facto de ter observado ha pouco tempo um destes ca^os graves, me ani- 
maraó á escrever sobre esse ponto; fazendo consideragoés á respeito do tam- 
ponnamento posterior pela sonda de Belloc, e da conser\'a9áo prolongada do 
coagulo quando a hemorrhagia na se faz mais. 

Eu me explico; somos chamados para acudir um doente que tem epistaxis; 
mas chegando-se á sua caga a hemorrhagia cessou, a fossa nagal está cheia 
de om coagulo que serve de tampaó. Devese ou nao retiral-o? 

Na observagaó que mais adeante hei de dar, discutirei esta questaó. Os tra- 
tados de medicina referindo-se ao epistaxis falaó mais das perturbacoés ge- 
raes capages de o produzir, esquecendo-se das legoés nagaes quasi sempre 
circumscriptas, que sao geralmente á causa da hemorrhagia. Cuasi sempre 
se encontra uma erogaó da mucosa na porgaó anterior da fossa nasal raramen- 
te na profundidade. 

A rhinoscopia anterior é indispensavel para descobrir o ponto hemorrhagi- 
co e fazer sua cauterizagaó com a perola de nitrato de plata e de acido chro- 
mico, ou o galvano- cauterio; únicos meios efticages para soster rápidamente 
uma emorrhagia. 

A medicagaó interna, de perchlorureto de ferro, antipyrina, agua de Ra- 
bel, ergotina, e o opio que da repouzo ao doente, deve-se fazer apezar de nao 
merecer muita confianza. Ragaó porque entendo que nos casos de epistaxis, 
os meios cirurgicos deven ocupar o primeiro lugar. Cuando nao descobrimos 
o ponto emorrhagico para cauterizar, basta multas vezes ñas pequeñas he- 
morrhagias, o repougo, a compresaó por algún tempo das agas do nariz sobre 
o septo, inclinando -se a cabera para deante para que o sangue nao corra para 
o pharynge. 

Assim se formara um coagulo na parte anterior, lugar de predilec^ao das 
emorrhagias. Se estes meios nao forem sufficientes, applique-se na porgan 
anterior da fossa nagal, pequeños tampoés embebidos em solugaó de cocaína 
e antipyrina á 1'15, tintura de benjoin, agua oxygenada, etc. Sao uteis pilu- 
las de yelo e compressas frías sobre o naríz e regiaó frontal. 

Nos cagos de epistaxis graves naó de vemos perder tempo com estes meios. 
O sangue corre em abundancia tanto pelo orificio anterior da fossa nagal, co- 
mo pelo posterior; pondo a vida do doente em perigo. 

15 



1 1 -t CONGRKSO MEDICO PAN AMERICANO 

Cuando Í8to se dér fu^^a-se se ni demora urna injecyao subcutánea de ergoti- 
na e proceda- se o tamponnamento anterior ou posterior. 

O tamponnamento anterior deve sempre ser preferido, é um processo fácil 
e sufüciente, inconimodando ax)enas o doente. Com urna boa luz, um espelho 
frontal, um especulo, urna pinya ñnae um pouco de algodaó faz-se o tampon- 
namento completo de fossa nayal, sem leyar sua mucosa abrindo novas bocas 
hemorrhagicas como soe acontecer com a sonda de Belloc. 

Os tratados de medicina e cirurgia nao deveriaó se esquecer de aconselhar 
e ensinar a pratica do tamponnamento anterior que deve ter a prímasia. En- 
tretanto este methodo e geralmente esquecido, naó ha medico nenhum ou ci- 
rurjiaó que deante de¡uma he morrhagia grave, nao se lembrelogo da sonda de 
Belloc, que nem sempre 6 applicavel. 

Como applical-a no nariz delicado de uma crianga, n'uma fossa nagal cujo 
calibre e estreitado e defeituoso devido a hypertrophia de cometes á uma 
crista e desvio do septo n'estos cayos que sao muite frequeut^s so o tampon- 
namento anterior tem applicayaó. 

O tamponnamento posterior deveria ser deftnitivamente abandonnado ae 
na5 tivesse sua única indica(;ao, iste é, quando apezar do tamponnamento an- 
terior, o sangue continuar íi correr para o pharynge. E' um processo brutal, 
incommado e doloroso, entretanto aconselhado ate hoje pelos livros classicos, 
apegar dos accidentas que quasi sempre produz. 

Por mais precaugaó que se tome, o tampaó alterando -se pela fermentasao 
do sangue e catarrho, constitue um perigo para os diversos seios e o auvido. 
O coriza purulento, as sinositis, a otite media suppurada, a erysipela da fa- 
ce, sa5 complicagoés que devenios temer, máxime quando o tamponnamento 
durar mais de 24 horas. 

E' verdade que nao se conhecendo a rhinoscopia anterior e nos cayos de 
urgencia, ó tamponnemento posterior deve ser tentado, preferindo-se o me- 
thodo de Demons que emprega uma sonda fína de coautehouc emvez da son- 
da methalica de Belloc, que e rijae pode legar a mucosa, fracturar mesmo as 
cornetas. 

Observagaó de um cazo de epistaxis grave reincidente, numa doente sup- 
posta hemophilica. Conseavayaó prolongada do coagulo e tamponnamento 
anterior. 

L. M. senhorade 65 annos de idade, cagada, tem 3 ñlhos que g^zaó boa sau- 
de, O lymphatica e magra anémica, soffrc de congestocs de fígado e dores de 
cabega, tem um catarrho muco-purulento chronico do nariz e pharynge, que 
sae as vezes manchado de sangue, tem pequeñas x>lacas de eczema disemina- 
das na fronte e maós. 




O exame do nariz mostra a fossa esquerda mais ampia que a direicta, o sep- 
to apresenta líma concavidade para o lado esquerdo, no fundo della nota-se 
um sulco ant-ero-post-erior; Nao se vC- Icgaó alguma da mucosa, somente ella 
estil ooberta de catarrho muco -purulenta eni toda sua extengaó. 

AnteeedvntcH hereditarion: maG morta de hemorrhagia nagal,uma irmamor- 
ta por o morrhagia de uma pequeña ulcera do rosto. 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 1 1 -') 

Em 15 de Maio de 1896, áu 3 horas da manha L. M. te ve urna grande he- 
morrhagia da fóssa nagal esquerda. As 9 horas vejo a doente, a hemorrha- 
giatinha cesado, comtudo fago-lhe duas injec^oés de ergotina e applieo-lhe 
um pequeño tampaó com perchlomreto de ferro, e dei-lhe mais urna pogaó 
com ergotina. As 3 horas o tampaó saise e houve 2a. hemorhagia abundante 
que pasou por si mesma. 
Novo tamponnamento, 1, 2 injecyosés de crgatina, e muito repouzo. 
Día Ift; niu houve hemorrhagie, po5a5 com ergotina. 

Dia 17; retiro o taaipa3 (permanencia 33 horas), doente maisanimida, nao 
sae mais sangae, comtudo fa^o lavajem da fossa na^al e applico-lhe urna pe- 
queña porglo de alg^daó, embebida emsolugaSfraca de perchloruuto de ferro, 
Dia 18 as 2 horas da manhfi, 3" hemorrhagia, ahondante, que pasou por si 
mesma. As 4 horas quande vejo a doente, a fossa esquerda esta va tamponna- 
da por un coagulo que tinha como núcleo opequeno tamplo de percloruret3 
da vespera. O cuagul enchia a fossa e fazia salhencia como um cogumelo 
adeante do nariz. Sccionci e rabl.^ei essa salhencia, assim tambe mumprolon- 
gamento que pendía. do lado da phainje e incommadava a doente; fícando o 
coagnlo únicamente limitado á fossa na^al. 

Esse tampaó natural julguei respeitar; primeiramente porque a hemor- 
rhagia tinha cessado, em segundo lugar porque a doente achava-se muito fraca 
e tinha cusado, amea^as de vertigem quando elevava um poueo a cabe9a, em 
tereceiro lugar tieve meio de tirando o coagulo, provocar nova hemorrhagia 
que nao me desse tempo de fazer o tamponnamento, moirendo a doente de 
ume syncope durante a opera^ao. Isto era porsivel attendando-se que ella 
6 hemophllica e achava-se muito abatida. 

Admittamos que nao se desse hemorrhagia com a retirada de coagulo, to- 
davía o tamponnamente poderla cau^al-a, dilacerando a mucosa que achava-se 
mais ou menos degenerada. 

Resolví portanto conservar, o cuagulo, até que os pontos hemorrhagicos se 
cicatrizassem. Convidci os Dos. Quedes de Mello, Monat, Manso Sayaó e San- 
tos, que vciaó a doente e concordaraó com a conserva<;aó. O cuagulo durou 
5 dias sem apresentar o menor cheiro que indicasse fermenta^aó. Attribuo 
^s¿o a baixa temperatura que tinhamos na occagiaó. 

Dias 19 e 20; pequeños accessos de febre á tarde, alguma dor no ñgado; anti- 
Pjl'ina e quinina, clister com oleo para de8embara9ar os intestinos. 

r>ia 21 ; pequeña 4" hemorrhagia que escapou por entre a parede da fossa 
Ha^al e o coagulo em come50 de retracgaó ; passaudo por si mesma. Compressas 
fri^s sobre o nariz e pilulas de yelo. 

XDia 23 ás 3 horas da manhá, 5* hemorragia abundante, cessando por si mes- 
''^^^ coagulo amollescido e desfazendo-se com facilidade (conservagaó de 5 
^^a*). As 8 horas eu e o Dr. Quedes de Mello retiramos os fragmentos de enal- 
bo que resta vaó, lavamos a fossa com soluta 5 de benjoin (tintura e agua), 
tamponnamente anterior completo até o orificio posterior. Pogaó com ergo- 
^i^a, digitalis quinina e viuho de kola. 

r>epois da lavajem inspeccionamos a fossa na^al, havia exsuda^aó hemorr- 
^agica insignificante em differentes pontos da mucosa, parecendo ser maior 
^o lado da fenda alfáctiva. 

Dia 24; como a doenta tevesse o figado um pouco doloroso e apresentasse 
Pénenos accessos de febre á tarde e dor de cabe9a, pensei no elemento pa- 
lustre e mudei-a de ca<;a. Podophylina, quinina, vesicatorio sobre o fi- 
Mo, etc. 



lis 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 



explaiiis wh}- in Roentgen pictures of the soft parts no particular variety of 
tissue aH of niuscle, tendón, liganients, nerves, or vessels, is iisually consp- 
¡c'iious. When one or another tinsue is espeeially more visible, thia mast be 
attributed to the greater thiekness of the niass of the tissue in question, and 
not to its own charact<>r. About tlie same degree of permeability is shownby 
hy aliñe car tilage and by normal as well as decomposed blood. Bone-tissue, 
as stated above, is very slightly permeable; the more lime-salt the bone 
contains the loss permeable it is. Compact bono tissue thus shows a much 
more distinct pictnre than the mediiUary or spongy parts. 

The great inipermeability of the metáis enablos us to recognize even small 
paiticles through the thickest tissuos. The faet that the diflfrent metala pos- 
sess a greater or lesser degree of compaetness can also be utilized for dif- 
ferentiation. Aluminum can be rolled out into plates of such thinness that it 
beoomes permeable to the rays, so that it can be used as a cover, or recepta- 
ele forfluidsinsteadof glass, which is less translucent to the rays in question. 

In taking pictures of the extremitiea the position deserves attention. The 
forc«arm is best photograplied in supination, although this position is by no 
means the most comfortable one for the patient. The upper-arm and the 
thigh can be taken in any i)ositio:i. The lower leg should be photographod 
wliile its ext^rnal surface rests on its support, the knee being bent and the 
tliigh rotated. The foot is photographed best in the direction of the dorsum 
towards the j)lanta pedis from the toes up to the upper third of the metatar- 
sus. Further ba'jkwards the Üvaí and third cuneiform bones and the scaphoid 
l)resent an obstacle, so^that it is advisable to illuminate the foot on these 
portions transversely by having the outer surface rest on the support. By 
this procedure the isolated shadows of the astragalus, the calcaneus, the os 
cuboideum, the s(;aphoid and the 4th and 5th metatarsal bones can be seen. 

The hand is taken from the dorsum to the palm. The knee-joint reste best 
on the externa! condyle. The humero-ulnar joint is preforably taken tran* 
versely, while the humero- medial joint should be illuminated from the flexor 
to the ext^insor side. 

Errors, however, may easily be caused by shadows produced by thick 
portions of bone. This shows the importance of being thoroughly acquainted 
with the anatomieal xelations of the bones which produce the doubtfol 
shadow. The question would be then, whether it is normal or not; as on such 
portions of the muscles andtendons would cause obscurer shadows. The carpus 
espeeially is apt to produce such errors; the tuberosities of the os m&g- 
num and of the soa])h()ifi, the unciforme the os pisiforme, and the carpal 
ends of the radius and ulna doubling up the thickness of the carpus, and 
thereby causing darker shadows, which might be mistaken f or f oreign bodies. 

Similar procedures and similar (íautions apply to the other diagnostic means 
offered by tlic new rays. In general it may be stated that no difflculty arises 
in i)liotographing sj)linters of metal or glass, bullets, needles, etc. It is, fur- 
th(*rmore, easy to produce topographic anatomieal representations of the 
skeleton. 

The position of the footus in ut4?ro even has been dcmonstrated by E. P 
Davis (American Journal of the Medical Sciences, March 1890.) Defíciencies 
of bones, deformities, dislocrations, diseases of the joints ( pseudaryhresis, 
ankylosis, hypo, peri, and exostosis,) ostitis and osteomalacic processes are 
all representable. The áreas and extent of ossiflcation in rachitis and the 
dentation line in hereditiry syphiüs, can be recognized, as well as caries of 
bones, tissutí change in artheritis, osteophytes, calcination and ossifícation of 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO Hí^ 

eartílage, and tumors of the bones. Nothing better illustrates the great valué 

of the rays than the f act that they enabled Koening to diagnose sarcoma of 

the tibia (Deutsche Medicinische Wochenschrift, No. 8, 1896. ) In this case a 

Üght mass of lobular structure contrasted with the dark diaphysis of the tibia. 

Itwasan interesting observation that in the fémur of the same patient a 

^eU-marked shadow of the size of a twenty-five cent pieCe appeared in the 

picture of the lateral epicondyle. When after amputation this portion was 

clíssected, an enchondroma of the size of a hen*s egg was found in the spon- 

^osa of the epiphyisis. ) 

Sospected "green-stick" fractures can be easily diagnosed of course, and 

the manner in which a fracture is created also may be demonstrated by re- 

producing the limb together with the bandages, spUnts, etc. The Roentgen 

jpicture is thus a document, illustrating the treatment of the surgeon in charge ; 

a record which might pro ve to be of great valué in a medico-legal way. 

Neusser has pro ved that phosphates as well as other urinary calculi can be 
well shown by the rays; the great obstacle in the diagnosis being that their 
Teceptacle, the bladder, Is situated in the pelvis, the bony structuresof which 
prevent the permeation of the rays. Recently, indeed it has been claimed 
that renal calculi could be recognized: but this is so far not suffiecently cor- 
Toborated. Gall-stones, unfortunately, are permeable to the rays, so that 
only a very indistinct shadow is obtained. But Neusser, Goodsped and Cat- 
tell (Med. News, Feb. 15th, 1896,) claim that they can diagnostícate their 
presence by this method. 

It had been hoped the Roentgen rays would pro ve to have a directly cura- 
tive effect in zymotíc diseases. But the vitality of bacteria, at least of patho- 
£enic bacteria, is not impaired by the rays even if the exposure lasts more 
than an hour. 

The organs which are kept moving by the respiratory act, particulary the 
diaphragm and the livcr, cannot be photographed, but very distinctly be 
observed, while in motion, with the fluoroscope. The same applies to the 
heart and parts of the pericardium. 

Effusions, whether serous or purulent, cannot be recognized directly. But 
by flnding a translucent space for instance between diaphragm and liver a 
subphrenic abscess would be suspected. 

To 8um up, it can readily be seen up to the present that the new method 
displays it« greatest prerogatives in the recognition of foreign bodies. In 
future the probing of wounds, which has done such an immense amount of 
nÜBchief will no longer be necessary. It is hoped that not only hospitals, but 
every practioner will be able to buy the apparatus, with the latest improve- 
ments, which will enable him to use the ideal ** Roentgen probé." We are 
justifiedin expectlng that the near future will bring us still much more elu- 
cidation. What an immense beneflt would it be, if, where our limited means 
of palpations cease, as in the great cavities of the body, the rays would inform 
Q^ofphysical conditions hitherto concealed. 

In regard to the recognition of foreign bodies the following cases may 
deserve mentloning: 

J- W. Whit-e (University Medical Magazine, June 1896) describes the suc- 
C68fnl treatment of a child of two and a half years, in which a jackstone was 
^losed by the Roentgen rays above the level of the transverse aorta and 
t-he left bronchus. It seemed to be particulary dangerous to attempt to push 
the foreign body downward with any forcé, as perforation of these structu- 
'^ would have been the probable result; while the very deíinite information 



1 ¿< > CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

giveii by the rays showed the impossibilit y of moving the jack-stone in an 
iipward direction, the patient's neck being short and stout. Therefore oeso- 
phagotomy was negatived andgastrotomy i>erf ormed instead. Tlie stonewas 
extracted by using a slcnder ñexible oesophageal explorer. This was pushed 
downwards through the pharynx and^made topass the obstruction andenter 
the stomach. Pledgets of gauze were then firmly knotted to the thread and 
drawn upwards and downwards, so that the stone was at last forced into the 
stomach. 

A man, 24 years of age (denionstrated before the Eastern Medical Society 
of New York March 6th, 1896 and before the society of the Germán Poliklinik 
March 20th, 1896, ) atimitted to the surgical departraent of St. Mark's Hospi- 
tal Feb. 6th, reported that while cleaning a revolver it accidentally exploded, 
and a buUet entered his forearm. On examination a ballet wound was foimd 
on the flexor side, abo ve the médium surface of the radias and three inches 
bclow the eapitulum radii. As the usaal diagnostic mcthods did not reveal 
anything in regard to the position of the ballet, under anaesthesia an incisión 
was made, reaching froni one inch above the eapitulum radii downwards to 
the ligamentum interoseum. On the inner surface of fhe ulna a spiinter of 
bone wa« Tound loosely attached to the ulna, and removed. At this point 
there was a depression like the opening of a shot -canal, so that it seemed to 
me that the missile had entered the ulna and was imbcdded there. The wound 
was closed agcin; I was not satisfled however, and concluded to consolt the 
rays which had just ))egun tlieir triumphal march through the world. On Feb. 
álst. Profesor Pupin, of Cohimbia College, had the great kindness to expose 
the arm to the rays for an hour and a half . A very good photograph showing 
the elbüw, the radius and the ulna was obtained but no missile was discovered. 
After repeated unsuccessful offorts a photograph of the humerus was taken, 
and here the bullet was found imbeded in the soft tissues. It can be under- 
stood that 1 did not thiiik of soarching for the missile so far up, and less seas 
the spiinter and the depression as described above, pointed to a different 
locality. In this case the rays revealed most accurately what the exploratory 
incisión could not determine. 

Another interesting case demonstrated l)efore the Eastí^rn Medical Society 
of New York March G.li, 1896, and before the Society of the Germán Polikli- 
nikof New York, March 26th, 1896, also by the kindness of Professor Pupin 
was that of a man 27 years of age whose hand was penetrated, three yean 
ago, by twenty nine buck shots. Tlie patient did not sulTer much inconve- 
nienco froin them híjí ir, and as long as the shots are quiescent this eondition 
is mercly an interesting phenonemon; but if there should be any disturbance 
the extraction of the foreigii bodies would be mat-erially aided by the all- 
rcvealing rays. 

In thoracic surgery 1 have been able to get exccllent reproductions of the 
ribs, which enable us lo ascertain that after the subperiost-eal resection of 
ribs the cxMccted picces íire always reformcd. (Cases and illustrations pres- 
ented to the (íerman Med. Society, October 5th, 1896, and to the Society of 
the (íerman Poliklinik, October 2;5rd. 1896. Furthermore 1 could after exten- 
sive resection of ribs for oíd empyemas of the pleura illustrat-e the whole 
extent, to which the ribs were exsected, which is of interest for futiure com- 
parison. 

li\ contílusion I desire to express niy thanks to Professor Roentgen for his 
many coiirtcsiees extended to me at his Laboratory in Wuerzburg and to Dr* 
Stechow, Obsertabarzt at the Roy al Army Hospital at Berlin. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 123 



NUEVO PROCEDIMIENTO 

m\ l.\ CiiCM RilML M, II IRNIi Uyail E IWUINAl 

POR EL 

DR. ADRIÁN DE GARAY. 

México, D. F. 

Segán procuramos probar en una comunicación dirigida á la Academia N. 
de Medicina de México, los nombres de canal crural, embudo crural, lóculo 
croral, inf undibulum crural, no significan nada, presuponen lo que no existe 
y ocasionan gran confusión en las ideas y en las descripciones. 

Nosotros consideramos á este llamado canal crural, como una caja prismá- 
tica triangular, formada asi: pared anterior facia cribiformea; pared postero 
interna el pectíneo, cubierto por el aponeiirosis pectineal y la hoja profunda 
del facia lata, y pared extema formada por el tabique aponeurótico que está 
entre la vena femoral y los ganglios crurales profundos y que denominamos 
tabique de Scarpa. 

Moltitad de grandes anatómicos aceptan la existencia, de este tabique que 
nosotros hemos demostrado infinidad de veces por la disección. Este tabique 
Mtá representado en una lámina de la anatomía topográfica de Richet. 

Clínicamente prueban la existencia de este tabique dos hechos : 1° La her- 
nia crural nunca pasa á la vaina de los vasos femorales. 2' La hernia crural 
nunca produce el edema por compresión de la vena femoral. Se me ha dicho 
qne este tabique es celuloso, pero yo nunca lo he encontrado así, no habiendo 
tampoco negado que en determinados casos pueda ser fibro-celuloso ó sim- 
plemente celuloso. Además, en los casos patológicos y en las hernias sobre 
todo, como dice Richet, se haría fibroso y resistente y es en estas condiciones 
coqoe nos importa conocerlo. 

Casi todos los aponeurosis del cuello y la parte superior del facia iliaca son 
celulosos, y sin embargo, cuando hay un proceso fiegmásico, se engruesan y 
^en de barreras resistentes para el paso del pus. 

La caja crural tendría como tapa elsepbum crural y el ligamento de Gim- 
¡ícniat, y los bordes de esta tapa serían: anterior, arco de Poupard; postero 
"eterno, ligamento de Cooper, que cubre la cresta pectineal y extemo, la par- 
te superior del tabique de Scarpa. Las paredes anterior, póstero interna y ex- 
terna de la caja, convergen entre sí formando el prisma triangular; casi en el 
vértice de este prisma desemboca la vena safena interna. 

Por las breves razones indicadas anteriormente, desechamos el nombre de 
<^al croral y los otros que se le han dado á esta región y la llamamos más 
propiamente á nuestro juicio: caja crural. 

* * 

^spaés de la debridación de una hernia, la curación radical de ella se im- 
I P^Q6. Ademis, en muchos casos son tales las molestias que una hernia pro- 
ís 



124 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

diice, perjudica tanto para el trabajo, que la curación radical debe hacerse. 
No se crea, sin embargo, que la palabra radical sirve para dar á entender que 
la curación es siempre segura, eficaz y deñnida. Algunas veces esto suce- 
de; pero otras tan solo se alivia la situación, se mejoran los síntomas 6 es po- 
sible el poder llevar un braguero que tenga sostenida la hernia. Trelat pro- 
ponía se llamase á esta operación cura operatoria, y Duplay es de la misma 
opinión. Los métodos para encontrar el saco, abrirlo, resecarlo, formar y li- 
gar el pedículo son buenos y están bien perfeccionados, la dificultad no resi- 
de allí. Las visceras han salido del abdomen por algún trayecto ú orificio que 

han ampliado algunas veces considerablemente. Se reduce la hernia 6 se de- 
brida, ampliando más el lugar por donde salió ; pero aun cuando las visceras 

estén dentro del abdomen, la puerta por donde salieron permanece abierta y 

por allí pueden volverse á salir y de hecho se salen con frecuencia. 

Hay pues que cerrar la puerta y cerrarla bien, y esto es lo que pretenden 
los cirujanos habiéndolo conseguido algunas veces como Tillaux, con el mé- 
todo de uno de sus discípulos para la curación de la hernia umbilical, por el 
entrecruzamiento de los músculos rectos del abdomen y como Baccini consa- 
método para la curación de la hernia inguinal. Pero la cuestión está aún en 
estudio, sobre todo en lo que se refiere á la hernia crural. Tillaux dice que 
por la disposición anatómica del anillo crural, cuando está ensanchado por al- 
guna hernia, le parece muy difícil que puedan llegar á estrecharlo y á tapar- 
lo de una manera duradera. Nosotros creemos que tal cosa es posible y por 
el estudio detenido que hemos hecho en el cadáver, de las regiones de la in- 
gle y crural, nos parece que puede proponerse un nuevo método para la ca- 
ración definitiva ó radical de la hernia crural. 

No nos detendremos en los detalles relativos á la manera de cómo deben de 
tratarse el saco y las visceras. Nuestro objeto es llamar la atención sobre el 
modo como puede taparse definitivamente la caja crural abierta por una 
hernia. 

En lo fundamental la operación consiste en tapar la abertura crural qae 
queda después de operar una hernia, por medio de las fibras musculares del 
costurero. La operación se practicará en los siguientes tiempos: (el enfermo 
colocado en el decúbito dorsal y con los miembros inferiores extendidos.) 

1" Se hará una incisión en la piel y sobre la hernia crural, vertical, como de 
10 centímetros de extensión y empezando 3 centímetros arriba del arco de 
Poupard; abierta la caja crural y el saco, se operaría la hernia en este tiempo 
conforme á los métodos conocidos. Reducida ya la hernia, ligado el peritoneo, 
etc., tendríamos á la vista la caja crural abierta, y en su parte superior vería- 
mos el ligamento de Gimbernat y la comunicación con la cavidad abdominal 
por el lugar en donde estaba el septum crural. 

2" Trazar una línea que vaya de la espina iliaca anterior y superior ala par- 
te interna del cóndilo interno del fémur. Esta línea representará la dirección 
del costurero. Dos centímetros abajo de la espina iliaca anterior y superior, 
hacer una incisión como de 15 centímetros, y eiguiendo la línea indicada, has- 
ta descubrir las fibras del costurero que son muy fáciles de reconocer por sn 
dirección particular. Despegar el costurero de su vaina aponeurótica en su 
mitad interna, conservándole el tejido célulo-adiposo que allí existe. 

3'. A 4 centímetros abajo del arco de Poupard y sobre la primera incisión 
que se hizo en la piel, hacer otra perpendicular á ella y que llegue hasta la 
incisión que se hizo sobre el costurero. Queda así formada en la piel una H 
poco irregular. 

4". Diséquese el colgajo cutáneo superior, llegando poco más ó menos hasta 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 12o 

el facia lata, de manera que en el colgajo quede comprendida la piel, tejido 
grasoso subcutáneo, facias superficiales, tejido glanglionar, y vasitos y ner- 
vios de poca importancia. Est-e colgajo se levantará por un ayudante y se di- 
secará hasta un poquito arriba del arco ds Falopio* 

5". De la espina iliaca anterior y superior medir con un cordón la distancia 
que hay á la abertura crural, y esta misma distancia, más un centímetro, 
marcarla en el costurero. 

6". Como á 3 ó 4 centímetros de la espina iliaca anterior y superior, dividir 
el costurero longitudinalmente en dos mitades y hasta el punto que se marcó 
en el tiempo anterior. En este mismo punto cortar perpendicularmente la 
mitad interna de las fibras musculares del costurero, quedando entonces la 
mitad interna del costurero en una extensión como de 12 centímetros ente * 
ramente libre. 

7*. En seguida hay que suturar la extremidad cortada sobre la abertura 
croralque se tiene á la vista. Los puntos de sutura con catgut ó seda apropia- 
da, deberian ponerse sobre el ligamento de Gimbernat, sobre la parte corres- 
pondiente del arco de Poupard y sobre el músculo pectíneo con su aponen - 
rosis. No pretender poner puntos de sutura por la parte extema porque allí 
se encuentra la vena femoral, separada únicamente por el tabique de Scar- 
pa. Se colocarán primeramente todos los hilos (deberán ser largos ") antes de 
cerrar cualquier punto de sutura. Para colocar estos hilos se usará una aguja 
de curvatura moderada y al pasarla por el ligamento de Gimbernat, proteger 
las visceras con el dedo ó con un gancho apropiado. Puestos todos los hilos, 
que generalmente son 4 ó 5 los suficientes, se aprietan bien las suturas, que- 
dando entonces la abertura crural herméticamente cerrada. 

8^. Se baja el colgajo superior de piel que se tenía levantado y se practican 
las saturas de la piel, sin dejar por supuesto, ningún punto para canalización. 

Por lo dicho anteriormente se ve que la operación para un cirujano no tie- 
ne grandes dificultades, no ofrece por sí en realidad ningún peligro serio, y 
tiene que dar resultados seguros, puesto que todo se reduce á un simple tra- 
bajo de cicatrización. El pedazo de costurero queda bien nutrido, primero, 
I>orque queda unido con el músculo primitivo en una buena extensión y por 
donde fácilmente se hace la circulación capilar, y segundo, porque todos los 
tejidos que rodean á este pedazo de costurero, están recientemente avivados 
y son muy vasculares. Obtenida la cicatrización no es posible la reinciden- 
cia de la hernia, pues queda la cavidad do la caja crural hermética y defini- 
tivamente cerrada, encontrándose á este respecto el individuo operado, mejor 
que cualquier sano. Entendemos que á este método sí puede llamarse de cu- 
ración radical de la hernia. De paso conviene advertir que el músculo costu- 
rero, con la operación que hemos indicado, no se perturba en sus funciones, 
puesto que la mitad de él queda enteramente libre para funcionar, y sus fibras 
se desarrollarían más con el trabajo. Y aun cuando se perturbase algo en sus 
funciones el costurero, esto no significa nada, dado el beneficio inmenso que 
se le hace al enfermo. 

* * 

Este mismo procedimiento, con ligeras modificaciones, puede aplicarse al 
tratamiento de la hernia inguinal, siguiendo poco más ó menos la técnica si- 
guiente: 

1". Incisión sobre la hernia inguinal, debridación de la hernia, disección y 
resección del saco por los métodos conocidos. 



126 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

2r, Incisión sobre el músculo costurero, conforme al procedimiento indica- 
do anteriormente. 

3°. Incisión transversal, uniendo la primera con la segunda incisión para 
poder formar un colgajo ci^táneo superior. 

4". Diséquese este colgajo, comprendiendo en él, piel, facias superficiales, 
tejido grasoso y órganos subcutáneos, respetando el facia lata y la aponeuro- 
sis del músculo grande oblicuo. Un ayudante tendrá levantado este colgajo. 

5". Córtese el colgajo interno del músculo costurero, conforme se indicó en 
el procedimiente anterior. 

6". Sutúrese la extremidad de este colgajo del costurero sobre el anillo ex- 
terior del canal inguinal, avivándolo previamente. Los elementos del cordón 
se dejarán en la parte inferior del anillo mencionado y en ese punto no se 
pondrán suturas. 

7". Póngase el colgajo cutáneo en su lugar, y sutúrense cuidadosamente to- 
das las incisiones cutáneas. 

Este procedimiente creemos que es más fácil que el de Baccini, quedando 
por 61, tapado herméticamente el canal inguinal, lo que asegurará la no re- 
producción de la hernia. 

A. DE Garay. 



SOME FRACTURES OF THE LOWER END 

OP THK RADIU8 

THE LIGHT OF THE ROENTGEN RAY8 

tíy lA'onard Frceman, B. S. M. J>., 
Profcssor of the PrincipleH of SurKcry and Uuixical Pathology, 

CíroHa Medical (.'oIIck*.*, 
Surí^»on to the Arapahoe Coiiiity Ilü.spitul, and to St. Antony's Hospital, 

Den ver, Co\. 

We were cortainly jufetilled in HuppoHinp; that our knowledge of so oíd á sub- 
ject as fractures had nearly reached the limit, )nit the Roentgen rays having 
oponed up new fields for investigation, we tind that we still have much to 
learn. We are ena])led to see })r()ken Imnes in a way we have never seen them 
l)ef(>re, and a complete new st»t of data luust l)e accumulated and reviewed 
])efore this wonderful method of observation can he int<^lligently uUlized. 

The skiagraph will Ihí of partic?uhir Ixíuníit in fractures of the lower end of 
the radias, whicli liave so often puzzled surjíeons in the past. Sometimes the 
diagnosis is obscuro, sometimos roduotioii s(?oms iinpossible and the reason 
cannot bo doteoted, whilo al otlior timos it is diHioultto tell, especially inthe 
l)rosenoo of swollin^, wlníthor tlie 1)oiioh havo beoii properly set or not. In 
tlio f ature those prol)lenis will l)o much oasier of solution. The peculiarities 
of a fracturo (^an be minutoly oxaminod !)eforc it is reduced, and afterwaxd 
while ooníinod by sijlints, tluis oontroUinfí tho work of the hands by the ob- 
Horvatioii of tlu^ oyos. If tho RooiUk^mi rays should aooomplish nothing íurther 
tlian this, tlioy would bo of ¡j;vvíí{ l)onoíit to luiinanity. 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 1^7 

The folio wing cases present some features oí interest. The excellent skia- 
raphs were taken by Mr. Lacombe and Mr. Johnsoii, of the Mountain Elec- 
ric Company, of Denver, and developed by Mr. HafTner, of the WiUiamson 
: Haffner Engraving Company, to which gentlemen I desire to express my 
íncere obligation. 

A boy, about ten years of age, fell from a height onto his hands, and frac- 
ired the lower extremity of each radias. There was marked "silver fork'' 
eformity, with flexión of the fingers and inclination of the hands of the ra- 
ial side. A diagnosis of probable epiphyseal separation was made. Complete 
edaetion was easily accompiished by dorsal flexión of the hands upon the 
irriste and pressure applied to the distal fragments. The forearms could then 
>e shaken until the hands jerked to and fro with considerable violenee with- 
)ut reproducing displacement of the fragments. A dorsal splint was employ- 
ed, reaching to the tips of the flngers, and padded at its extremity so as to 
maintain volar flexión at the wrist. The apparatus was purposely made large 
and clnmsy in order, as far as possible, to prevent the boy from using his 
hands. Following reduction there was no pain and little tenderness. 

The wrists were examined every day or two in order to note any tendency 
towards displacement. In about a week slight deformity was noticed upon 
the right side which was attributed to HweUing of the soft parts. In a few days 
this had increased toa considerable extent. Chloroform was administered 
and reduction of the deformity attempted without success, although much 
íorce was employed in combination with extensión, dorsal flexión, and di- 
^t pressure. After several days, the deformity in the meantime having in- 
creased, a second attempt at its correctlon was made, likewise without re- 
8^t. It was found impossible to even re-break the bone with the amount of 
forcé which could be applied by the hands alone. 

The little patient ultimately recovered, however, with a functionally per- 
'^t right wrist, although with modérate deformity. Itis impossible to detect 
^hatthe left wrist has been broken. 

Ihiring treatment, the boy, in spite of repeated warning, insisted on using 
"is hands when he imagined himself free fromobservation. On several occa- 
®on8 he reached backward from his bed and pulled open a drawer with his 
^hthaud. At the time, this was thought to account for the re-dislocation 
oí the fragments. It was ditlicult to understand, however, why the bones 
could not be replaced, or in faet, moved at all; andbesides this, when close- 
*y qaestioued the patient said that at no time had he f elt any pain or been 
conscious of anything slipping. 

About fourteen weeks after the injury, two skiagraphs of the wrists were 
'aken, one in the prone and one in the semi-prone position, (Figs. 1 and 2). 
^^*ftflage being easily penetrated by the Roentgen rays, the epiphyseal lines 
of the bones of the forearm are clearly shown, as are also those of the meta- 
^^fpal bones and the phalanges. The incomplete ossification of the bones of 
the carpus is also indicated. 

Inthe prone position of the forearms (Fig. 1), the epiphyseal line of each 
'•dina Í8 the same width throughout, one bone being apparently as perfect 
•^the other. In the semi-prone position, (Fig. 2), however, the anterior half 
of the right epiphyseal line is ohscured by a dark shadow, representing, un- 
^nbtedly, a growth of new hone, and the anterior border of the epiphysis 
^ tálted down ward from the shaf t. 

It may be that the injury alone was responsible for this excossive growth 
•od premature ossification of the epiphyseal cartílago; or it is possihlo that 



1-H CONCÍRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

tbe exteiit to which thc boy insistid upon using his hand may have had aome- 
thiiig to do with it. 

The skiagraphs made it at once clear why no amount of forcé or methodof 
nianipulation would cause the disappearance of the deformity; and why tbe 
boy in spite of an apparont rc-dislocation of the fragmente had been free from 
pain and tendcrness. 

In several surgeries brief niention is made of the fact that subsequent de- 
formity may appear after separation oí the epiphysis of the lower end oí the 
radius, but in most text-books the question is entirely ignored, althoiigh iti 
importance in prognosis is certainly considerable. The only deformity men- 
tioned, however, is that produced by cessation of growth on the part of the 
radius, due to premature ossiñcation of the epiphyscal line, while the uIda 
continúes to elongate, thus twisting the hand, to the radial side. This is en- 
tirely diflferent from the case reported a])ove, in which the abnormal positioii 
of the bones is due to stimuiated growth and not to inliibited growth, although 
the latter may take place later. 

I know of no way in which this misfortune can he prevented, unlesa some- 
thing may be accomplished by keeping the broken bone absolutely at reíit. 
It is perhaps possible that a marked deformity could be lessened by stimu- 
lating the bone-producing power of the remainder of the epiphyseal line 
through injection of Lanneiongue's ten-per cent, solution of chloride of zinc; 
but this is theoretical only, and more harm than good might be done. Seeing 
that the epiphyseal line seems to he at least partially ossifled upon its ante- 
rior surface, it may be that the remainder which is unaltered will cause i 
more rapid growth of the posterior half of the bone, thus tilting the epiph- 
ysis back into its normal position. The eñicacy of re-breaking a bone, would 
be, to say the least, doubtful, while operative interference might so damage 
the cartilage as to stop all growth. In case of great deformity an osteotomy 
might he made higher up. 

A lady, aged ftfty-two, fell and injured herwrist. Neither mobility ñor ere- 
pitus were present, and deformity was doubtful. The injury was examined 
by several physicians, who callí'd itasprain. Dr. Charles Dennison, however, 
maintained that an impacted Colles— fracture existed, andinorder to sustain 
his pointthe wrist was at once skiagraphed. The picture (Fig. 3), showedi 
typical impacted fracture, in which the upper fragment had been driven just 
far enough into the lower to lock them tirmly together. The valué of such i 
demonstration to physician and patient is considerable, as regardsboth prog- 
nosis and treatment. The rosult in this caso was excellent. 

A boy, six years oíd, fractiu*ed both bones of the forearm near the wrist. 
The injury was easily diagnosticated, chloroform administered, and the bonee 
brought into position with apparent accuracy. Unluekily for all concemed,! 
skiagraph was then obtained, with the splints in position. (Fig. 4). The epi- 
physeal line of the radius is well shown. Most of the carpal bones had not 
yet undergone ossification. It was at once evident, to the surprise of the sur- 
geon and the constcmation of the parents, that the fragments were far from 
being accurately adjusted. It was suggested that the fracture be immediately 
reset, but this was not consented to, as the child was nervous and had not 
taken the anaesthetic well on the flrst occasion. Several other physicians 
were consulted, including mysclf, who unhesitatingly said that unless some* 
thing were done, a bad result would in all likelihood be obtained. The wrist, 
however, was left as shown in the illustration, andin spite of this, it carne out 
in almost perfect eondition, both as regards appearance and function. 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 1^ 

Lst ofteñ be tnie that when we imagine we have placed the fragmente 
»ken bone in perfect apposition, they may not be so after all, and yet 
iltbe good. Nature happiiy being capable of smoothingout many in- 
ies 

la eonnection it is well to remember that skiagraphs un til we become 
icquainted with their significanee, may be produetive of needless an- 
id controversy. We must learn to estímate what we see in the light 
ire's capacity for repair, and that, in many instanees, is surprísingly 
rhe surgeon might be caused mueh embarrasment by patients bent on 
if . In a suit for malpractice, for instance, a skiagraph of the character 
4, could not fail to produce a marked impression. 
e form of fracture of the lower end of the radius is the splitting off of 
loid process, together, perhaps, with a portion of the shaft. This is 
nstrated in Fig. 5, the skiagraph being taken through the wooden 
after the fracture had apparently been well reduced. Although the 
is was at ñrst obscure, a glance at the picture is sufiicient to establish 
certainty. This is a case in which the methods ordinarily employed 
eduction of Colles- fracture are inadequate, and it would be useless to 
the patient by their employment, In factitisdifiiculttosay just what 
treatment would be most ettlcient. The hand was left just as seen in 
(tration and the result was excellent. 



CONORESü MEDICO PAN-AMElíIfANO l-i-í 




CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 135 




CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 141 



¡SECCIÓN SEGUNDA 



cirugía general y ortopédica 

ACTA NUM. 1. 
Sesión de la mañaJia del día 10 de Noviembre de IS'.Ki, 

Presidencia del Sr. Dr. D. Rafael La vista. 

Abierta la sesión, dio lectura el Sr. Dr. Lavista aun discurso, dando la bien- 
venida á los Congresistas, y hablando de los recientes y notables progresos 
de la Cirugía 

El Sr. Dr. D. Ángel Contreras, de Puebla, México, leyó una memoria 
titulada: "Tuberculosis de la rodilla. Artrectomía atípica. Curación." la que 
lleva adjunta una fotografía. 

El Sr. Dr. Frank, de Colorado, E. U. A. dijo: que para el b'uen resultado 
de las intervenciones en las tuberculosis articulares, influye mucho el clima 
y en general el medio en que está colocado el enfermo. 

El Sr. Dr. Sir William Kinghton, de Montreal, Canadá, hizo notar que 
el caso referido por el Sr. Contreras es notable ; pero siendo único no puede 
sacarse una conclusión general, y que el éxito en esta especie de operaciones 
depende del grado é intensidad del mal. 

El suscrito dijo: que como sin duda lo entiende el Sr. Contreras no se puede 
establecer una regla general en el tratamiento de la tuberculosis de las arti- 
culaciones; que hay casos en que bastí la inmovilización, en otras las inyec- 
ciones anti-sép ticas, á veces conviene la artrotomía, ó la artrotomía con 
resección atípica del tejido huesoso enfermo; en ocasiones es preciso resecar 
una gran parte de las extremidades huesosas que concurren á formar la arti- 
culación, como lo hizo felizmente en un caso que refirió, y por último hay 
enfermos en los que debe hacerse una amputación ó aun abstenerse de inter- 
venir. 

Deben pues ser atendidas las indicaciones en cada caso particular, propor- 
porcionando la intensidad del tratamiento á la intensidad de la enfermedad. 

El Sr. Dr. Macias, de México, recomendó que en la tuberculosis de las 
articulaciones no se vacile en abrirlas precozmente, para lavar, desinfectar y • 
cauterizar los focos antes de que vengan lesiones graves, y que cuando haya 
desaparecido toda reacción inflamatoria, se procure por medio de una gim- 
nástica apropiada restablecer la integridad de los movimientos. 

El Sr. Dr. Regino González, de México, dijo: que la inmovilización debe 
hacerse por la extensión continua, según el método de Sayre de preferencia 
álos aparatos de yeso, dextrina, etc., y que si después de un mes el dolor y la 



142 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

hinchazón no han cedido, se abra ampliamente la articulación para quitar to- 
dos los tejidos alterados. 

El Sr. Dr. Smtth, de Detroit, Mich., insistió en la necesidad del repoeo y 
de las buenas condiciones higiénicas para la curación de la tuberculoais ge- 
neral ó localizada, y dijo que cuando el cirujano se haya resuelto á operar, 
debe hacerlo sin miedo extirpando todo lo malo. 

El Sr. Dr. Contreras, manifestó que por el estado en que se encontraba 
su enfermo creyó indicada la artrectomía é inmovilización para obtener la 
anquilosis; pero conviene en que en la clínica hay que atender no solo ala 
enfermedad sino á las circunstancias con que se presenta en cada caso. 

El Sr. Dr. La vista, habló délos medios que la naturaleza emplea parala 
curación de las lesiones tuberculosas; de que en las articulaciones tal parece 
como que casi siempre comienzan en el tejido huesoso; de la importancia del 
diagnóstico exacto para intervenir más oportuna y eficazmente, y por último 
de que cuando hay fístulas se agregan á la infección tuberculosa otras infec- 
ciones sépticas. 

El Sr. Dr. Lanofitt, refirió un tratamiento original para la curación de 
la tuberculosis de las articulaciones de los miembros, el que dijo, le ha dado 
buen resultado en tres enfermos. Consiste en aplicar arriba de la articulacito 
enferma una venda de Esmark un tiempo más ó menos largo según la toleran- 
cia del enfermo: una, dos y hasta tres horas diariamente. El cree que la san- 
gre venosa acumulada en la articulación, mata al bacilus. 

J. R. Icaza, 

Secretario. 



ACTA NUM. 2. 
Sesión (l<^ la tarde del Ifí dv Noviembre de is.'ffí. 

Prewdenc'ia de los Sres. Dreh. La vista y Kingston. 

ElSr. Dr. George W. Crile, di' C'laveland, Ohio, leyó un trabajo que w 
titula: "Investigaciones en la técnica de Operación eH de la laringe, con rela- 
ción de cuatro felices extirpaciones totales" ampliando sus explicaciones en 
una figura que pintó en el pizarrón. 

El Sr. Dr. Kingston, dijo: que él prefiere, para estas operaciones colocar 
al enfermo con la cabeza baja, y 116 horizontal, para así evitar que entre la san- 
gre en la traquea, y refirió un caso de extirpación parcial de la laringe, hecha 
con éxito y con motivo de un tumur fibroso. 

El Sr. Dr. E. B. Smith, de Detroit, Mich,, dio leetura á un trabajo sobre 
* * Gastro-enterostomía . ' * 

El Dr. Spoon, de Filadelfia, presentó un aparato para mantener redu- 
cidas las fracturas de la clavícula, el que, dijo, le ha servido muy bien en al- 
gunos casos. Consiste en dos varillas metiilicás que pueden deslizar la ana 
• sobre la otra; se mantienen fijas por medio de un tomillo central y tienen en 
sus extremos dos cojines que deben apoyarse en la parte anterior de los hom- 
bros, sobre el húmero: un vendaje en 8 que se cruza en la espalda y pasa so- 
bre la región clavicular y debajo de la axila sostiene el aparato y el enfermo 
puede mover los brazos. 

El mismo Dr. Spoon presentó una crina doble con la modificación de que 
su mango está estriado en el borde dorsal y liso en el anterior. Propone qiui 



eÓiíGftÉSO MEDICO PAN-AMÉBÍCAJÍÓ 143 

teta modificación se haga extensiva á todos los instrumentos de Girogía por 
lavantaja que tiene de que, aun sin verlos, con solo el tacto, se sepa inme- 
diatamente dónde está el dorso. 

ELi Sr. Db. Lavista, preguntó si con el aparato recomendado para las frac- 
turas de la clavícula, se reducían y mantenían los fragmentos huesosos, á lo 
cpie contestó el Sr. Dr. Spoon diciendo que sí servía para esos dos objetos. 

Loe Sre8. Dre8. Eable y Ricardo Ortega, opinaron porque en el trata- 
miento de dichas fracturas es preferible la charpa clásica. 

El Sr. Dr. Maclas, manifestó que en su concepto es de ensayarse el apa- 
rato del Dr. Spoon porque es racional, sencillo y sin duda mucho más inocen- 
te que los procedimientos sangrantes en los que, como lo vio hacer á Pean, 
se abre el foco de la fractura y se suturan los fragmentos ó se les une con 
placas de aluminio que se atornillan en ellos. 

El Sr. Dr. Garay. de México, habló de la importancia de hacer bien la 
coaptación para evitar los callos deformes, sobre todo en el sexo femenino. 
Duda de la eficacia del aparato en cuestión por dejar libres los movimientos 
del brazo, y dijo que hace algunos años ideó uno muy sencillo que ha em- 
pleado con buen éxito en 15 casos. Consiste en una cinta elástica que por in- 
termedio de un cojín apoya sobre los fragmentos, y cuyas extremidades se 
fijan en un cin turón abdominal. Para separar el fragmento extemo de la cla- 
vícula, pone un cojín en la axUa y sostiene el brazo con la charpa usual. 

J. R. ICAZA, 

Secretario. 

En la mañana del día 17 de Noviembre se reunieron los Congresistas con- 
currentes á la Sección de Cirugía General, en la Sala deOperaciones anexa 
al Servicio de Clínica Quirúrgica en el Hospital de San Andrés, para pre- 
senciar la operación de entero-anastomosis que con gran destreza hizo en una 
perra el Sr. Dr. Frank, de Chicago. 

En la memoria leída por este Señor en la Sección de Cirugía Abdominal, Gi- 
necología y Obstetricia, están descritos todos los detallea referentes á esa 
operación de ''Anastomosis intestinal por el botón de Frank". 



ACTA NÜM. 3. 

Seéiónde la tarde del 17 de Noviembre de 1S.90. 

Presidencia de los Sreb. Dres. Lavista y Kingston. 

El Sr. Dr. Edwin Bentleíy, de little Rock, Arkansas, leyó un trabajo ti- 
tolado: ''Reclamaciones de los Cirujanos generales.'' 

El Sr. Dr. Smith, de Detroit, habló con motivo de este escrito, acerca de 
la necesidad de que los Cirujanos practiquen 5 años por lo menos la Cirugía 
general, antes de dedicarse á una especialidad. 

El Sr. Dr. J. A. Fort, de París, dio lectura á una memoria que se titula: 
'•Procedimiento de electrólisis lineal de Fort en el tratamiento de los estre- 
chamientos uretrales. Su superioridad sobre la uretrotomía. 

El Sr. Dr. Maclas dijo: que en su opinión el procedimiento del Dr. Fort 



144 CONGRESO MEDICO PAN AMERICANO 

debe llamarse electro -caustía y no electrolisifl, porque en él la acción de la 
electricidad es cáustica y no simplemente modiñcadora, que preparando con- 
venientemente á los enfermos y dlsinfeetarudo bien la uretra no tiene ni con 
mucho la uretrotomía interna los peligros de infección y la mortalidad qne 
señala el Dr. Fort, y en cuanto á la hemorragia si el estrechamiento está en 
la región csponjiosa, se la contiene fácilmente con la compresión, pero n la 
porción estrecha se encuentra en las regiones membranosa 6 prostática, en- 
tonces sí puede liaber una liemorragia intra-vesical, y por esta razón prefleie 
hacer en estos casos un ojal perineal. 

Sin condenar, pues, la operación llamada electrólisis por el Dr. Fort, opina 
porque no hay m:ís peligro de hemorragia é infección dividiendo los estre- 
chamientos con el cuchillo. 

El Sr. Dr. Debaylk, dcí Nicaragua, dijo: que él es ecléctico en el trata- 
miento de las estrecheces uretrales, y que ha ejecutado como 25 veces la ope- 
ración recomendada por el Dr. Fort, habiendo observado algunas reinciden- 
cias, por lo que cree que es necesario mantener la dilatación sondeando al 
enfermo. 

El Sr. Dr. Gara y expuso : ({ue aun cuando él no ha practicado la electrolini 
lineal, este procedimiento le parece l)ueno, porque por una parte el alambre 
eléctrico es antiséptico y liemostático, y por la otra no es tan fácil hacer la 
antisepsia de las vías urinarias, así es que debe exponer menos que las ure- 
troto mías á la hemorragia y á la infección. 

Por lo demás está admitido hoy que la dilatación es el método general de 
los estrechamientos uretrales. 

El Sr. Dr. SrAREZ Gamboa manifestó de acuerdo con el Dr. Maclas, que 
no creía superior la electrólisis á la uretrotomía. 

J. R. ICAZA, 

Secretario. 



ACTA NUM. 4. 
Svsión de la mauana ilrl Is dv Noviembre de ISíffi, 

PRKSIDENCLX de U)8 SRES. DRES. LaVLSTA, HAMILTON V KlNOHTON. 

El Sr. Dr. D. Emilio Zertuche, de Puebla, México, leyó una memoria so- 
bre el "Tratamiento de las luxaciones del maxilar inferior por medio de una 
nueva palanca," haciendo después la a])licación de este instrumento en un in- 
dividuo. 

ElSr. Dr. W. R. Hamilton, de Pittsburgh, Pensylvania, dio lectura á un 
trabajo ref tárente á la ** Amputación tibi(j tarsiana por un nuevo procedimien- 
to,'* Ilustrando la descripción con algunas figuras que pintó en la pizarra. 

Los Sres. Dres. Kingston, Smith, Welds, Lee y Crile, hicieron algunas 
objeciones respecto á las ventajas del procedimiento y á su originalidad con- 
siderándolo nuiy s(»mejante al de Syme. 

El Sr. Dr. Hamilt<»n defendió su operación, refiriéndose especialmente á 
los resultados que ha o})l(niido con ella. 

El Sr. Dr. D. Roque Macou/et, de Morelia, México, leyó una memoria 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 14o 

acerca de "La desobstrucción arterial por medio del sondeo, en los casos de 
gmn^rena producida por embolia." 

Los Srbs. Dres. Kingston, Amith x Crile felicitaron al Sr. Macouzet y 
dijeron, que ensayarían su ingenioso procedimiento cuando se les presentara 
la oportunidad. 

El Sr. Dr. Oaray manifestó el temor de que al hacer el sondeo de las ar- 
terias se empuje el embolo hacia otras arterias colaterales y cause su obstruc- 
ción y los trastornos circulatorios consiguientes. 

El Sr. Dr. Macouzet contestó que tal vez haya ese peligro, pero lo cree 
al menos muy remoto, y agregó que bien comprende que su idea es suscepti- 
ble de perfeccionamiento. 

El Sr. Dr. Reqino González opinó porque el sondeo empleado y recomen- 
dado por el Dr. Macouzet debe dar muy buenos resultados, pero á su vez te- 
me que no pueda hacerse en algunos casos por las sinuosidades de las arterias 
6 porque esté muy alto el embolo. 

El Sr. Dr. William P. Munn, de Denver, Colorado, leyó un trabajo titula- 
do: "Verdadera difteria del pene, con una relación de tres casos." 

El Sr. Dr. A. Valdivieso, de Oaxaca, México, dio lectura á una memoria 
relativa á un caso de "Caries y resección de la escápula," presentando esta 
pieza anatómica. 

J. R. ICAZA, 

Secretario. 



ACTA N 5. 
Sesión déla mañana del día l!f de Noviembre de ISíHí. 

Presidencia de los Sres. Dres. La vista. Bandera y Kingston. 

El Sr. Dr. D. Miguel Otero, de San Luis Potosí, México, leyó un trabajo 
que tiene por título "Porvenir de la talla hipogástrica, su manual operatorio 
y cuidados consecutivos." 

El Sr. Dr. Magias, manifestó su conformidad con las ideas emitidas por o 
Sr. Dr. Otero, y dijo: que cuando las paredes de la vejiga están sanas, la su- 
tura completa y muy cuidadosa de este receptáculo es la práctica que debe 
seguirse, y está aconsejada hoy por casi todos los cirujanos. 

El Sr. Dr. La vista, cree que sin duda tiene sus ventajas la talla hipogás- 
trica; pero que no debe desecharse de un modo absoluto la perineal. Cuando 
los cálculos son pequeños ó se pueden desmenuzar, un ojal en el perineo es 
suñciente para extraerlos con facilidad y sin peligro. En la memoria del Sr. 
Dr. Otero hay algo de exclusivismo, y la verdad es que cada talla tiene sus 
indicaciones. 

El Sr. Dr. Maclas, presentó algunos instrumentos de su invención, que 
fueron: un espejo para dilatar é iluminar la vejiga en la operación de la pros- 
tatectomía; dos agujas de gran curvatura para pasar los hilos que deben secí- 
cionar la próstata en esta misma operación, según el procedimiento que des- 
cribió después; una lanceta oculta en un estuche, á la que por luocli;) ile un 
resorte se le puede hacer salir y volver á su vaina rapidísimaniv ute, y dei)e 
servir para la abertura de abscesos en las personas pusilánimes ó tn un;) mis- 



l46 CONGiftESÓ MEblCO t>AÑ-AMERlOAÍÍO 

mo, y un uretrótomo que es una combinación de los de Maisaoneuve y Otlt, 
con la ventaja de que la dilatación se limita á la porción estrecha de lanretn* 

Leyó después el mismo Dr. Macías una memoria que se titula: *'La eon 
radical del prostatismo. Alg^unas ideas originales y nuevos procedimientai 
quirúrgicos;" haciendo algunas demostraciones en el pizarrón. 

El Sr. Dr. D. Francisco Vaqzuez Qomez, de México, refirió, con motivo 
de la lectura del Dr. Macías, un caso de retención parcial y descomposiclfiíi 
de la orina en una persona de 36 años de edad, en la que la uretra tenia n 
calibre normal y no se sentía abultamiento de la próstata por el tacto rectal 
Como á veces era diñcil pasar una sonda por la región prostática, oree que 
había una hipertrofia localizada de esta glándula que hacía saliente en la ve- 
jiga. 

El Sr. Dr. Spoon, de Filadelfia, presentó á una niña con un angioma veno- 
so en la mejilla izquierda que se extiende por la mucosa bucal hasta la bife 
de la lengua del mismo lado. Habiendo pedido la opinión de los Señores Con- 
gresistas sobre el tratamiento de esta enf ermita, unos opinaron por la oaote- 
rización con el termo ó el electro-cauterio, y otros por la extirpación con 
ligadura de los vasos. 

El Sr. Dr. Acosta Ortiz, de Caracas, Venezuela, leyó un trabajo sobn 
"Alg^unos casos de hepatitis supurada y su naturaleza microbiana." 

El Sr. Dr. Spoon, habló recomendando una mezcla de tintura de iodo, tin- 
tura de belladona y amoniaco en el tratamiento de las mordeduras de víbo- 
ra: esta medicina, dijo, le ha sido muy útil en algunos casos y la admixiistn 
en gotas ó en dosis variable, según la intensidad de la infiamación y la edad 
de los enfermos. 

El Sr. Dr. Macouzet, expuso que este tratamiento ha sido ensayado sin 
éxito en la parte occidental del Estado de Michoacán, en donde hay mnohaa 
víboras venenosas, y quo allá se usa como remedio muy eficaz para las mor- 
deduras de estos reptiles, la infusión de guaco. 

J. R. ICAZAy 

Secretario. 



SECCIÓN ni 



tiiGii HiLiTM f ñni \ mm en m mmmm 



SECTION III 

MILITARY, NAVAL AND RAILWAY Sl'RGERY 



117 



19 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 149 



SECCIÓN IIIJ 



Sección le Cimüía Militar y Naval y Ciriia en los Ferrocarriles 



PRESIDENTES HONORARIOS. 

Dres. Gn. Stemberg, Surg Gen., Washington, D. C. C. H. Alden ; Asst; Surg. 
Gen., U. S. A. ; Nieholas Seunn, Chicago, 111. : Dres. Belisario Sosa y José María 
Qniroga, Lima, Perú, Dres. T. G. Roddick, Montreal, Mayor Cirujano Strange, 
Canadá; Dres. Francisco P. Matute, Mateo Morales y Carlos Martínez, Gua- 
temala yDr. Femando López, México, D. F. 

SECRETARIOS. 

Dr. Major Calvin, Detroit, para el idioma inglés; y Dr. John Van R. Hoí¥, 
Surg., U. S. A., para el idioma español; Dres. Daniel Vélez y José Gayón, Mé- 
xico, D. F., para el idioma español; Dres. Federico Ábrego, Ricardo H. L. 
Bibb, Alfredo Bray y A. W. Parsons, México, D. F., para el idioma inglés, 
Manuel A. Velázquez y Gerardo Bravo, Lama, Perú; Dres. N. Clairac y Braulio 
Saens, Habana, Cuba, Dres. Ismael de Rocha y Marcos Cavalcanti, Río de 
Janeiro, Brazil, Dr. José Samaran, Montevideo, Uruguay, Dr. Colin Sewell, 
Quebec, Canadá, Dr. Ernesto Celis, Guatemala. 



I^ÍO CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



LIQEJIOS APUNTES 

SOBRE SERVICIO FERROCARRILERO 

POR EL 

DR. JUAN N. CASTELLANOS. 

Me<iico del Hospital do San Andréfl, 
de la ciudad de México. 

Deseando contribuir con mi humilde contingente al buen éxito de esta sabia 
y respetable Asamblea, me he dicidido, á pesar de mi evidente incapacidad, 
}i presentar este pequeño trabajo acerca de un asunto del que, tal vez, pare- 
cerá extraño ocuparse en México; pero si se atiende á que este país ha entra- 
do ya de plano en el movimiento general iniciado por los grandes centros de 
civilización y de progreso, se comprenderá que es muy natural que me ocupe 
de tal asunto, una vez que, por la razón apuntada ya, nada tiene aquf de raro, 
y si reclama y merece, de nuestra parte, un estudio serio y particular aten- 
ción. Espero, pues, que no se considerará como una impropiedad el que haya 
yo elegido como tema el demostrar la existencia de la Cirugfa ferrocarrilera 
en México, su desarrollo, y el estado que en la actualidad guarda. Demostraré 
también su importancia y utilidad, y, por último, haré notar las particularida- 
des ó peculiaridades que hasta cierto punto, autorizan á considerarla como un 
ramo, si no especial, sí muy notable de la cirugía. 

No entraré en grandes detalles sobre la materia, porque mi falta de aptitud 
y las reducidas proporcionen de este trabajo no lo permiten, pero sí procura- 
ré poner de maniñesto los puntos de mayor interés. 

En esta inteligencia, comenzaré diciendo: que el establecimiento 4e la Ci- 
rugía ferrocarrilera en México, data de la época en que se construyó y esta- 
bleció definitivamente el primer ferrocarril (el de México á VeracniE y Pue- 
bla ó sea el Mexicano) años de 1870 á 1873. Desde entonces se procuró atender 
debidamente á los heridos ó lesionados en los varios accidentes ferroviarios 
que ocurrían en la línea, servicio que continuó haciéndose, mejorándose más 
y más cada día, hasta llegar al grado satisfactorio que actualmente guarda. 

Habiendo fallecido el primer médico de este ferrocarril, le sucedió en el 
puesto el Sr. Dr. Ramón Pacheco. 

Este laborioso é inteligente Doctor comenzó desde luego á introducir gran- 
des reformas en el servicio que estaba á su cargo, logrando org^anizarlo de la 
manera más propia para llenar su objeto. Estableció, primero, una enferme- 
ría en el lugar más conveniente en los amplios patios de la Estación de la 
Ciudad de México, dotándola con el número competente de camas y todos los 
útiles y enseres necesarios para la buena asistencia de los heridos que allf se 
debían admitir, y el personal suficiente de enfermeros y camilleros. Esta* 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO lol 

bledo también una oficina para operaciones y reconocimientos, provista de 
todos los aparatos, instrumentos y efectos para operaciones y curaciones con- 
forme á los últimos adelantos de la ciencia y adoptó los medios de transporte 
más adecuados al efecto. 

Con esto podría creerse que el servicio médico del ferrocarril de Veracruz 
quedaba cubierto, pero no era as!. Un solo médico no podía atender á todas 
las exigencias de aquel; con frecuencia se tenía que ocurrir á los médicos de 
las poblaciones por donde atravesaba la vía, para que les prestaran sus auxi- 
lios profesionales á los heridos, y estos tenían que curarse después, en alg^n 
ho3i>itil de dichas poblaciones. Además el tráfico aumentó considerablemen- 
te y con él aumentaron las necesidades del servicio. Ya no eran suficientes 
los elementos creados en México, y entonces se crearon otros mucho mayo- 
res: se puso un Médico en Apizaco, otro en Orizaba y otro en Veracruz, y se 
nombró un Practicante para ayudar en sus labores al Médico, Jefe del servi- 
cio residente en México. En cada uno de estos lugares se establecieron en- 
fermerías y oficinas iguales á las de la capital, quedando á cargo del médico 
respectivo el cuidado de ellas, y se hizo el arreglo can ven lente para que los 
médicos pudieran atender violentamente á los lesionados que hubiera en de- 
terminado tramo de la vía que se les asignó. 

Así se llenaron las exigencias del servicio médico en toda la línea, servicio 
que desde el año de 1882 está haciéndose con toda regularidad y exactitud, 
procurando siempre mejorarlo ó modificarlo según lo requieren los progresos 
de la Ciencia y las circunstancias del tráfico, habiendo llegado en la actuali- 
dad hasta el grado de que cada tren lleva una caja de auxilios para que en 
cualquier caso que se ofrezca se tengan siempre á la mano los medios necesa- 
rios para prestar, á los que lo necesiten, ios socorros más urgentes; tales como 
etener una hemorragia, colocar un miembro fracturado en buena posición,d 
aplicar un vendaje provisional, etc., mientras pueden proporcionárseles en 
toda forma los que su estado demanda, lo cual se verifica poco tiempo des- 
pués de haberse ministrado los primeros auxilios, puesto que los médicos es- 
tacionados en los diferentes puntos del camino, pueden, según el caso, ocurrir 
sin pérdida de tiempo al lugar del desastre, ó esperar, sin ningún inconve- 
niente, la llegada de los trenes. Al mismo tiempo se arregló la manera de en- 
tenderse con las autoridades, rendir los informes médico-legales y facilitar 
las diligencias judiciales. 

Más tarde, en el año de 1884 se terminó la construcción del Ferrocarril Cen- 
tral Mexicano, é inmediatamente se procedió á dotarlo del indispensable ser- 
vicio médico, cuya organización se debe también al mismo Dr. Pacheco, quien 
por sus conocimientos en el ramo, fué elegido para llevar á cabo tan impor- 
tante tarea, dándole la misma forma que al de Veracruz. Después de algunos 
meses, el Dr. Pacheco se separó del servicio del Central dejándolo enteramen- 
te arreglado y en las mejores condiciones para cumplir su destino. Los mé- 
dicos que lo reemplazaron han seguido ejecutando este servicio bajo el mismo 
orden instituido por él, haciendo solamente las modificaciones que reclaman 
determinadas circunstancias, y ahora cuenta con un buen hospital en Chihua- 
hua, otro en esta Ciudad y otros de menor importancia en diferentes puntos 
intermed'os de la línea, en donde son asistidos cuidadosamente sus heridos. 

A continuación vinieron los Ferrocarriles Nacional Mexicano é Interoceá- 
nico, cuyas empresas sig^eron la misma conducta que las anteriores, esta- 
bleciendo, en consecuencia, sus respectivos servicios médicos bajo las mismas 
bases, poco más ó menos, que las ya mencionadas y haciéndolos funcionar 
hasta hoy con toda reg^aridad. 



lo2 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Las otras vfas férreas tales como las del Istmo de Tehuantepec, del Sor, 
Cuernavaca al Pacífico, Hidalgo, Internacional, etc., tienen también organi- 
zado, con raras excepciones, un servicio médico más 6 menos completo, pero 
que siempre produce importantes beneñcios. 

De aquí resulta que en una extensión de once mil cuatrocientos sesenta y 
nueve kilómetros 6 sea, ocho mil seiscientas una milla 6 dos mil ochocientas 
sesenta y siete leguas aproximadamente que mide en la actoalidad nuestra 
red ferroviaria, se encuentra instituido ó planteado el saludable y provecho- 
so sistema de socorrer de la manera más eñcaz y más conveniente, á los des- 
graciados que llegan á ser víctimas de los accidentes ferroviarios. Todo esto, 
si no es el ideal del servicio médico ferrocarrilero, sí es por lo menos un gran 
paso para conseguirlo. 

Por lo expuesto se verá que en México la Cirugía ferroviaria adquirió ya 
carta de naturalización; que ha alcanzado un grado de desarrollo muy nota- 
ble, y que está en vía de realizar tantos progresos, como en las naciones más 
civilizadas de mundo. 

Con respecto ala importancia y utilidad de la Cirugía ferrocarrilera, poco ha- 
bré de decir, porque son estas circunstancias tan manifiestas que casi no ne- 
cesitan demostración. Así pues me concretaré más bien á encarecer las grandes 
ventajas que la Ciencia y arte de curar proporcionan en los ferrocarriles, á la 
humanidad doliente y á la sociedad en general. 

Hay que considerar, ante todo, la parte que concierne á los lesionados, em- 
pujados ó pasajeros. Estos reciben pronto y eficaz auxilio y son tratados y 
asistidos con todos los mejores medios aconsejados por la Ciencia y sanciona- 
dos por la práctica, recurso preciosísimo, porque de él indudablemente de- 
pendCL en muchos casos la salvación de varios desgraciados y la conservación 
de miembros útiles á la familia y á la sociedad. Si en« cualquiera circunstan- 
cia, lograr este fin es una fortuna, mucho más lo es en las que se encuentran 
los que se dedican á los trabajos de ferrocarril ó por algún otro motivo hacen 
uso de él ; porque expuestos á todas las contingencias y penalidades propias 
de tan azarosa industria, si desgraciadamente ocurre un accidente, será una 
dicha encontrar siempre los auxilios que necesita un lesionado, quizá más 
oportunos y mejores que los que pueda tener en su propia casa. 

Las empresas ferrocarrileras por su parte reportan un gran provecho, por- 
cino contando con los elementos necesarios para auxiliar oportunamente á las 
víctimas de los desastres inherentes á tal industria, tendrán siempre bastan- 
t^^H y buenos servidores que les aseguren el exacto desempeño de las rudas 
labores que se 1? « o:i'-*Dmienden y poder así mantener sus líneas en el mejor 
estado posible para ejercer debidamente su oficio, lo cual dará crédito á las 
empresas y por consiguiente buenos rendimientos. 

El público á su vez, obtcndnl grandes ventajas, en razón de que podrá con 
confianza hacer uso de los ferrocarriles on oí (*onoepto de que sabrá que en 
ellos no está abandonado á su propia suerte, sino que encontrará allí todas las 
condiciones que garanticen, hasta donde es posible, su bienestar. 

La ciencia también tiene que ganar mucho, más tal vez de lo que se cree, 
porque el ejercicio de la Cirugía en los ferrocarriles, es tan variado, 'tan com- 
plicado y tan exigente, que reclama de parte del Cirujano una dedicación 
especial y una observación constante, circunstancias que, á no duduarlo, tienen 
(lue conducirlo al conocimiento, á la apreciación exacta y precisa de los hechos 
que se h^ presentan, lo cual importa un adelanto positivo para la ciencia, tan 
considerable como el que cualquiera de sus otros ramos puede proporciónale. 

De suerte que puede asegurarse que hoy por hoy el papel que representa 



OONQRESO MEDICO PAN-AMERICANO 153 

la Cimgfa ferrocarrilera, es el mismo que dorante tanto tiempo ha desempe- 
ñado la Cirogia Militar, á la que es imposible negar que se deben los progre- 
sos más notables de la Cirugía. 

Con estas ligeras consideraciones creo dejar demostrado la importancia y 
atiUdad de la Cirugía ferrocarrilera. Fáltame ahora tratar de sus particulari- 
dades 6 peculiaridades que constituyen su carácter distintivo y especial hasta 
cierto punto, á cuyo objeto se dirigen los sig^entes conceptos : 

Es im hecho inegable que la Cirugía en lo general, ha realizado grandes 
progresos; que no se limita ya á las sencillas prácticas antiguas, sino que ex- 
tiende su esfera de acción sobre tantos, tan difíciles y complicados casos que 
admiran verdaderamente los magníficos resultados que en la práctica llegan 
á obtenerse. A tales progresos han contribuido, no solo el estudio detenido 
y profundo que de la Cirugía en todo su conjunto se ha hecho, sino del espe- 
cial que se ha consagrado á cada uno de los ramos que la constituyen, llegan- 
do á formar estos, verdaderas especialidades. Así es como aparecen la Ciru- 
gía ortopédica, la Oculística, la Ginecológica, la Cirugía Militar, etc., basadas 
todas sobre los mismos principios generales. 

Si, pues, esta división está reconocida como natural y conveniente, ¿por 
qué no admitir la existencia de otro ramo en la práctica quirúrgica, ramo que 
seg^uramente encierra ciertas particularidades que bajo determinado aspecto 
lo distinguen de los otros? Tal es la Cirugía ferrocarrilera. 

No pretendo que se erija en una especialidad el ejercicio de la Cirugía en 
los ferrocarriles, pero sí abogo porque se le considere como im ramo digno de 
llamar la atención de los Prácticos y que se le dedique mayor estudio del que 
hasta hoy se le ha concedido, porque realmente lo merece, pues si bien es 
cierto que no tiene la antigüedad de los demás ramos de la cienca, no por eso 
ha dejado de contribuir á los adelantos de ella y á los que, estoy seguro que 
seg^oirá contribuyendo eficazmente, porque cuenta con un vasto campo en 
que ejercitarse y circunstancias especiales que la favorecen. 

Voy á hacer una breve exposición de los principales caracteres distintivos 
de la Cimg^ ferrocarrilera^ 

Primeramente mencionaré la causa que produce los traumatismos en gene- 
ral, cual es la violenta y terrible potencia de las grandes y pesadas maqui- 
nas de los ferrocarriles; á esta potencia dotada también de una fuerza des- 
tructora extraordinaria se debela forma especial que imprime álos múltiples, 
Variados y complicados desórdenes que ocasionan en el organismo, forma que 
distingue esencialmente estos traumatismos de los otros comunes, pues ade- 
más del deterioro físico y material de los órganos, origina graves trastornos 
S^nerales que comprometen seriamente la vitalidad. 

Entre estos tratamientos generales, los más notables, los predominantes, 
Puede decirse, son el Shock nervioso y el colapso físico más ó menos inten- 
sos que casi siempre acompañan á la mayor parte de los traumatismos graves 
t>roducidos poi* los ferrocarriles, accidentes ó circunstancias que no se encuen- 
daran sino muy raras veses en las diferentes lesiones que provienen de otras 
^^nsas y de las que importa muchísimo preocuparse, porque con frecuencia 
"^^ presenta el caso de que sin gran pérdida de sangre, sin extraordinario des- 
^•^ncción de los tejidos, la vida del paciente está en peligro inminente tan solo 
Por el daño causado y su resonancia en el sistema nervioso. 

Hay otra diferencia muy apreciable en los traumatismos ó lesiones de que 
^ trata y es que en muchos 'de ellos, aun los más sencillos, no es fácU apre- 
ciar la extensión y lo importante del desorden, porque no todos los tejidos 
interesados lo están de la misma manera, ni en las mismas proporciones, lo 



lo4 CONGRESO MEDICO PAN AMERICANO 

cuial impide en varios casos proceder á una operación inmediata, 6 ai as pro- 
cede á ella, hay que sacrificar una porción considerable de tejidos. 

La naturaleza propia de las lesiones en cuestión, trae consigo la necesidad 
de adoptar un tratamiento adecuado á ella. No siempre podrá obrane de la 
misma manera, sino que en cada caso particular, aunque con entera sajedóa 
á las reglas y principios generales de la ciencia, deberán hacerse las modifl- 
caciones que el caso requiere, esto es, deberá instituirse un tratamiento es- 
pecial. 

Mencionaré también las condiciones en que muy á menudo se encaentra 
colocado el Médico de ferrocarriles. No son estas nada comunes ni favoia- 
bles, sino bastante excepcionales y criticas, puesto que prescindiendo de las 
incomodidades propias del teatro de los sucesos, la mayor parte de los casos 
que se le presentan son urgentes y difíciles, en los cuales tiene que obrar vio- 
lentamente y tomar determinaciones correctas para que su intervención ses 
provechosa. 

Podría citar algunas peculiaridades más de la Cirugía ferrocarrilera, pero 
me abstengo de ello, porque á pesar de ser bien manifiestas, aun son motivo 
de discusión, y sobre todo porque las ya apuntadas me parece que son muy 
suficientes para admitir y reconocer el cárlcter propio y la importancia tras- 
cendental, y solo me permitiré hacer una última observación, y es: que si 
se admite la existencia de formas y condiciones especiales en las lesiones 
causadas por los ferrocarriles, debe admitirse que es necesario una práctica 
y una experiencia también especiales en el ramo, con el fin de obtener los 
mejores resultados posibles y concurrir eficazmente á la grande obra del per- 
feccionamiento de la Ciencia para alivio de la humanidad doliente. 

A grandes rasgos he procurado demostrar que la Cirugía ferrocairllera 
existe en México planteada bajo un sistema bastante satisfactorio; que ha pro- 
gresado notablemente y que está en aptitud de obtener mayores adelantos; 
que presta oportunos é importantes servicios, y que posee peculiaridades que 
la distinguen de otros ramos de la ciencia y le dan cierto carácter especial 
que reclama un estudio detenido y particular atención. 

Perdóneseme la imperfección con que he desempeñado esta labor, en grada 
de las buenas intenciones que me han guiado. 

México, Septiembre de 1896. 

J. N. Castellano». 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICAN O 155 



ALGUNAS CONSIDERACIONES 

ACBBCA DE LA 

ntoFiuiíiA DE US mmiuñ iierfís i iiuiius 

EN EL EJERCITO MEXICANO, 

POBBL 

TDIR. CrOSB F. C3--A.'2'02sr, 

Teniente Coronel Médico Cirujano, Profesor de Clínica de enfermedades venéreas y sifiliticas 

en la Bscnela Práctica Médico Militar, Miembro titular de la Academia N. de Medicina 

y Secretario para el idioma español de dicha Sección de Ciruj^a Militar. 

Caenta el Dr. Blasohko, célebre médico berlinés de la casa de socorros pa- 
ra estndiaiites enfermos, en su notable libro titulado **Sf filis y prostitución 
desde el punto de vista de la higiene pública," que el gran pensador Herbert 
Spencer sostenía, que los peligros á que exponen las enfermedades venéreas 
solo residen en el espíritu de los especialistas. Y esta funestísima preocupa- 
ción, que no deja de estar arraigada en muchos espíritus, ha ocasionado sin 
duda, el desdén é indiferencia con que muchas personas miran las medidas de 
profilaxia, encaminadas á evitar ó disminuir, cuando menos, los estragos que 
ocasionan los venéreos males. Y á demostrar la falsedad de esta opinión y 
^Nucar las condiciones que favorecen la propagación de dichas enfermedades 
en nuestro ejército, para establecerlas medidas que puedan detenerla, tiende 
el presente incompleto estudio que tengo el honor de presentar. 

F&cil me seria encontrar mil y mil reflexiones en el orden especulativo, y 
multitud de hechos prácticos en el terreno de la Clínica, para desvanecer por 
completo el error con que obscurecen su inteligencia, en el asunto de que me 
ocupo, aquellas personas afiliadas al parecer del ilustre pensador positivista; 
pero además de que esto me empeñaría en largas discusiones que me aleja- 
'^ del principal objeto, tengo la fortuna de dirigirme á hombres de ciencia 
y saber, en quienes tengo la certeza, están arraigadas las mismas conviccio- 
nes que yo abrigo. Bástame por lo tanto, recurrir á la inflexible lógica de los 
Queros para hacer palpables é incontrovertibles, las razones que ameritan 
1a imperiosa necesidad de perseguir la prostitución de los cuarteles á fin de 
^naervar la salud y el vigor del soldado, para que con mayores bríos sepa 
ofender el honor y la integridad de la patria. 
^Sün La verán, el año de 1871 había en los ejércitos 

De Francia 91 sifilíticos por cada 1,000 hombres 



Argeüa 137 



„ Pru8ia53 ,, 

„ Austria 63 ,, 

„ Holanda 105 „ 

„ Rusia 300 „ 



y de Inglaterra 529 



»> 



Í7 )> »» 

>) )> >» 

11 11 11 

»» 11 11 

11 11 11 

>> 11 11 



nt\ 



l-'^fi CONGRESO MEDICO PAN-AMERIOANO 

En el nuestro, desde el año de 1881 el eminente cirajano Gnl. Frandaoo 
Montes de Oca decía al Sr. Ministro de la Guerra, en la exposición de loa mo* 
tivos que lo hacían solicitar la aprobación del "Reglamento para diaminidr 
las enfermedades venéreo-sifllíticas en el Ejército:" que era tan extraordi- 
nario el desarrollo de dichos males entre la tropa, que podía calcularaeenim 
tercio como mínimo, y dos tercios como máximo, del número total de enfer- 
mos militares asistidos en el Hospital de Instrucción. Y si es cierto qne ostM 
apreciaciones son un poco exageradas, pues no tienen por base ninguna esU- 
distica rigurosa, se acercan sin embargo á la realidad como paede verse por 
las cifras que siguen. 

De 3,765 enfermos atendidos en el referido Hospital de Instrucción, el afio 
de 1893, 1095 lo fueron de enfermedades veneras y sifllíticaa; y en el alio de 
1894, se encuentran 1016 entre 3318. 

Tomando un tiempo más largo disminuye la proporción que es en mi con- 
cepto, la más exacta. Del 1" de Julio de 1889 al 30 de Junio de 1892, ingreauoo 
al mencionado establecimiento, 13,330 enfermos entre los cuales habla 3,60 
venéreos ó sifilíticos, lo que da una proporción de 27 02 por 100. 

Estas pruebas evidentes de que las enfermedades, á que me vengo refirien- 
do, disminuyen notablemente el número de hombres válidos para las íatigu 
del servicio militar, indican también los enormes gastos que tiene que hacer 
el Gobierno para la curación de sus males, supuesto que por cada uno de élloi 
se abonan 25 centavos diarios por su asistencia, y debe recordarse qne eeki 
clase de enfermos entran y salen del hospital con suma frecuencia. Esta cir- 
cunstancia no puede despreciarse, porque los vicios del* soldado y no las ta- 
tigas del servicio, disminuyen considerablemente los recursos del Erario Ni- 
cional. 

En el orden moral, las afecciones venéreas y sifilíticas causan tambite 
grandes males al ejército y á la sociedad; pero siendo enfermos cuyos maleí 
no los obligan á permanecer en sus lechos, la ociosidad sí los ar ra s tra al jue- 
go, y convierten las salas de sífilis ''en setina de vicios y focos de desorden," 
como lo hacía notar el expresado Dr. Montes de Oca. Estas malas inclinacio- 
nes del soldado se arraigan y acrecientan con el hábito, y más tarde al reco- 
brar la salud y volver á las filas, son elocuentes muestras de toda clase de 
vicios para sus compañeros, y no pocas veces fuentes de infección para sai 
familias. De esta manera se multiplica extraordinariamente el número de 
malvados que infectan la sociedad, á quienes la justicia tendrá que obllgsr 
más tarde á ajustar su conducta á las leyes del deber. 

No son imaginarios, por lo mismo, los peligros á que exponen las enferme* 
dades venéreas y sifilíticas, como lo suponía Herbert Spencer, es necesario 
que se ponga un poderoso freno á los males apenas bosquejados. 



* 



Todo liombrí^ destinado al servicio militar, sufre un minucioso reconoci- 
miento antes de incorporarse al batallón ó regimiento al cual es destinado, 
de acuerdo con las leyes respectivas; y esta selección sanitaria preserva aif 
necesariamente á los veteranos de las enfermedades transmisibles de que 
pudieran estar atacados los reclutas; poro estos últimos sí pueden contami- 
narse con sus nuevos camaradas, puesto que la ley no toma ningún preoan- 
oión para evitarles est€ mal. De donde puede deducirse, que los viejos soldados 
y las mujeres que duermen en los cuarteles {soldaclera^), son los principales 
focos de las enfermedades venéreas y sifilíticas en el ejército. 



CONGRESO MÉDICO PAN-AMERICANO 157 

Dadas estas ciicanstancias, tendremos que omitir cuanto se reñera á la in- 
fección familiar y hereditaria, para ocupamos exclusivamente de la sexual, 
profesional y accidental. 

Infección BextuU. Separado de su familia, y distante del lugar que lo vi6 
nacer, y sobre todo privado del dulce bienestar á que tiene derecho todo 
hombre libre, el recluta cae en la melancolía 6 la desesperación y solo vive 
con loe recuerdos de sus pasados placeres. Pero las nuevas situaciones y cos- 
tumbres orean nuevos hábitos, olvidando con ellos las satisfacciones que pro- 
porciona la virgen naturaleza de los campos, ó las reuniones amistosas del 
taller y de la familia: no así las necesidades del deleite sexual, que antes se 
vigorizan y vuelven imperiosas, porque ningún placer, entre las poquísimas 
aatiafacciones de que puede disfrutar el soldado, puede compararse con la 
profunda embriaguez que experimentan dos seres unidos por estrecho abrazo. 

Dominado ya por la pasión y hollando todo sentimiento honrado, busca en- 
tre las mujeres que le rodean aquella que debe satisfacer sus camales apeti- 
tos, sin saber que todas ellas son prostitutas que escapan á la vigilancia de la 
aatoridad, y llevan consigo los gérmenes de las enfermedades producidas 
por el libertinaje. De esta manera se debilitan muy pronto las nuevas ener- 
gías de quienes se esperaban mayores alientos en el ejército, y los recién ve- 
nidos pasan al hospital buscando el alivio de sus dolencias. 

Ittfécción profeewnal. Siendo la sífilis una semilla que puede germinar en 
cualquier terreno, el soldado cuyos vicios le han hecho contraer esta enfer- 
medad, se vuelve también un peligro para sus compañeros. 

Hsce poco tiempo se presentaba en mi clínica un enfermo de chancro es- 
pecífico de los labios, contraído por haber tocado una cometa que usaba uno 
de sos camaradas atacado de sífilis. Y aun cuando este hecho sea excepcio- 
nal, demuestra sinembargo que hay un peligro más para contraer la sífilis en 
el ejército, y que debe tenerse en cuenta al dictar las medidas de profilaxia. 

Infección accidental. Como todos los instrumentos y útiles que han servido 
á los sifilíticos pueden por accidente ocasionar el contagio, no necesito insis- 
tir sobre los peligros á que puede dar lugar la falta de una perfecta desinfec- 
ción de dichos útiles; y en prueba de ello, tengo consignados en mis notas, 
dos casos de sífilis producida por los instrumentos quirúrgicos, empleados 
para hacer la operación de la fimos! s. 

De lo expuesto puede deducirse : que el mayor peligro reside en el coito 
con las mujeres de cuartel, y que estas enfermedades pueden contraerse tam- 
bién, aunque excepcionalmente, por infección profesional 6 accidental. Vea- 
mos ahora que medidas pueden adoptarse, para evitar ó disminuir, cuando 
menos, su propagación. 



* 



Nuestro Reglamento General del Cuerpo Médico Militar, expedido el 22 de 
Abril de 1880, previene en su artículo 108 lo siguiente: ^^En caso de operación 
sifilítica, el médico se procurará, de una manera prudente, noticia sobre la 
cansa que le haya dado origen, y dará parte al Jefe del cuerpo para que tome 
las medidas conducentes á hacer cesar el mal, ya expulsando del cuartel el fo- 
co de infección^ ya exigiéndole boleta de saluda 

Esta medida, bien pensada y justa ^ no ha podido ponerse en práctica, tanto 
por las dificultades con que tienen que luchar los médicos de batallón para 
impedir que ciertas mujeres entren á los cuarteles, como por la falta absolu- 
ta en muchas poblaciones de oficinas inspectoras de sanidad. Y estas dificul- 



1 '^^ CONGRESO MEDICO PAN-AMBRIOANO 

tades agregadas á las consideraciones que sumariamente hemos expneito, y 
que tuvo en cuenta el personal facultativo del Hospital Militar de Imferao- 
ci6n el aSo de 1881, obligaron á nuestro ilustrado gobierno á aprobar j ponv 
en práctica el << Reglamento para disminuir las enfermedades venéreas y ér 
fllíticas en el ejército," de que hemos hablado ya. 

Con la nueva ley se subsanó la falta de vigilancia que hoy impexs enk 
mayor parte de los municipios de la República, imponiendo á los médJeoí 
militares la obligación de hacer el reconocimiento de las mujeres que no et- 
ten ligadas á los soldados por vínculos legales, y al mismo tiempo se previ- 
ne que á todo el personal de los diferentes cuerpos del ejército, se haga »- 
manariamente un reconocimiento de los órganos genitales, i>arm sepsnr 
oportunamente los focos de infección. El resto de la expresada ley se ocopí 
de los detalles para hacer efectiva esta vigilancia sanitaria, asf oomo ds h 
pena impuesta á las mujeres enfermas, la cual consiste únicamente en im- 
pedirles la entrada al cuartel. 

Muchas y poderosas razones han demostrado los grandes inconvenieBlH 
que resultan, de la ñel observancia de estos preceptos; pero como no hay por 
todas partes oñcinas de sanidad, y muchos cuerpos están acampados m 
lugares despoblados, es indispensable que el médico militar supla estas dsÉ- 
ciencias, pero solo en aquellos puntos donde se reúnan estas drconstancisi; 
pues en aquellos que exista policía sanitaria, creemos preferible que se sbi- 
tenga de hacer los referidos reconocimientos para no mvadir las atrilmoioiM 
de la autoridad civil, evitar que se fomente entre la tropa el recelo y hosti- 
lidad que origina el cumplimiento de este deber. 

Algunos especialistas han considerado el examen médico de los soldadoi, 
como inaplicable y vejatorio en países civilizados; y el profesor Foomler, »- 
parándose un poco de este parecer, quiere que sea muy discreto. 81 qnliié- 
ramos sostener nuestras ideas acerca de esta cuestión, nos empe fiaríamos m 
largas digresiones que nos apartarían del fín principal de nuestro asunto; y 
por lo tanto solo recordaré que dada la manera de reclutar nuestras tropu, 
se hace indispensable hacer efectiva esta disposición. 

Bien sabido es que los artículos penales en achaques de prostitución, siem- 
pre han sido burlados ó ineficaces, y que todos los sisilígrafoe modernos hsa 
recomendado la piedad para esta clase de enfermos, buscando en la instruc- 
ción y multiplicación de los lugares destinados á su tratamiento, la reprssIÓD 
de una plaga que tiende más á más á extenderse. Las nuevas estadfstloii 
han (íonñrmado estas apreciaciones, y por lo mismo parecería natural qiM 
nosotros debiéramos seguir el camino señalado, para minorar los estrsfoi 
([ue estos males hacen al ejército; pero si se reflexiona por una parte en Ib 
falta de instrucción que domina en nuestros soldados, y se recuerda por otxt 
Hu peculiar abandono é indolencia, se comprenderá sin esfuerzo, la necesídsd 
de imponer algunos castigos para contrarrestar estos vicios, orígenes fecun- 
dos de los males venéreos. En vista, pues, de circunstancias tan especiáis!, 
propondromos también alguna para que sin perjudicar en sumo gprado álot 
venéreos y sifllíticos, sí les haga comprender los beneñcios que obtienen ti 
son cuidadosos y aseados. 

Aquella que señala la ley para las mujeres que duermen en los cuarteles, 
nos parece qu i no debe ponerse siempre en práctica si al mismo tiempo no 
se les procura algún medio para curarse ; porque si á estas abnegadas com- 
pañeras del soldado, en los lugares donde no hay vigilancia de la prostitu- 
ción, se les niega todo auxilio en sus males y al soldado se le priva de los so- 
lícitos consuelos y recursos que aquéllas les proporcionan, tiene que nacer el 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO l''>^ 

doMÜiento y anlmadverejón para sus jefes. Esto amerita poner en vigor las 
raféridas leyes, siempre que en la población donde resida un cuerpo, la 
•ntoridad civil cumpla con sus deberes, impartiendo á los menesterosos los au- 
xilios necesarios; pero en aquellos puntos en que se carezca de estos recur- 
sos, la autoridad militar debe también ocuparse de la curación de estas mujeres, 
qoe tanto bien proporcionan á sus tropas, dando al efecto las cantidades que 
se requieran para esta obra justa y humanitaria. 

Bespecto de la pena que quisiéramos ver señalada para los soldados vené- 
xeoa 6 aifilf ticos, se reduce á obligarlos á pagar las estancias que demanda su 
tratamiento, quitando á la vez esta contribución á toda otra clase de soldados 
enfermos; que si justo es que pague su curación quien ha buscado sus ma- 
les, mayor justicia existe en que el gobierno devuelva con sus recursos la sa- 
lud á quienla perdió por servirlo. 

Las infecciones profesional y accidental exijen ciertas precauciones que 
corresponden más bien á los médicos militares; porque si los de batallón 6 
regiiniento tienen cuidado de mandar oportunamente al hospital á los vené- 
reos 6 sifilíticos, como se los ordena el reglamento, procurando también que 
sean cuidadosamente' desinfectados aquellos útiles que por el objeto á que se 
destinan puedan ser peligrosos para los demás; y los directores de hospital 
establecen una separación completa entre los venéreos y sifílfticos como 
caerdamente lo ha hecho el de este establecimiento, los sanos y los venéreos 
no correrán el riesgo de sufrir la infección sifílftica en el ejerciciode su pro- 
fesi6n, 6 de una manera accidental. 

Fondado en lo que llevo expuesto, me atrevo á proponer las siguientes 
prescripciones: 

I. Asegurar la rigurosa ejecución de las leyes militares sanitarias, en los 
lagares donde la autoridad civil no vigila la prostitución. 

n. Hacer obligatorio el pago de las estancias para los enfermos venéreos 
6 sifilíticos quitando á la vez esta contribución á los que sufren de cualquiera 
otro padecimiento. 

III. Votar la cantidad que se estime necesaria para la asistencia de las mu- 
jeres enfermas que acompañen á las tropas, en los referidos lugares donde 
no exista policía sanitaria. 

IV. Abstenerse de reconocer á las mujeres de los soldados, en las pobla- 
ciones donde se vigile la prostitución; pero excitando á las autoridades civi- 
les para que se extienda dicha vigilancia hasta ellas. 

V. 'BMcer oportunamente la perfecta desinfección de todo instrumento ó 
útil que haya usado un sifilítico, y, 

VI. Tener en los hospitales 6 enfermerías completamente separados á los 
sifilíticos de los venéreos, y con más razón de cualquiera otra claso de en- 
fermos. 

México, Noviembre 8 de 1896. 

J. P. Gayón. 



y^) CONORESO MEDICO PAN-AMERICANO 



EL CUERPO MEDICO MILITAR MEXICANO 

Y Sü ESCUELA PRACTICA DE APLICACIÓN. 



J^IPTJliTTES HISTOI^/IOOS 

POB RL 

DR. E. R. GARCÍA. 

Teniente Coronel, ProfeRor de Hospital. 

En la época del Gobierno español el Cuerpo Médico Militar se componía de 
un Cirujano Mayor del Ejército, Jefe del servicio, dos consultores de númtio, 
dos supernumerarios, primeros ayudantes médicos, segundos ayudantes mé* 
dicos también y varios estudiantes de medicina; dicho personal dependía de 
una Junta Gubernativa de Cirug^ia; no existiendo en el Archivo del Departa- 
mento, datos que revelen quiénes fueron los indi\'1duos que sirvieron eslae 
empleos ni á qué Reglamento estaban sujetos. 

Una vez consumada la Independencia el año de 1821, el Cuerpo contlnii5 
con una organización semejante á la anterior, solo que la Junta Gubematívi 
fué substituida por el Jefe de la Plana Mayor del Ejército, cuya oficina estaba 
radicada en el Ministerio de la Guerra; y el jefe del servicio se tituló Direc- 
tor General. Este empleo le fué conferido por el Emperador Agustín de liar* 
bidé al Médico Cirujano Juan Nieto Samaniego (español), en TacubayAiél 
día 5 de Enero de 1822 y lo desempeñó hasta el 10 de Noviembre de 18SÍ4 que 
obtuvo su retiro; á este Jefe lo substituyó con el carácter de interino el médl* 
co Juan Codorniú, desde el mes de Noviembre citado á Diciembre del propio 
año, en cuya fecha se nombró al médico José Ruiz, Director General del 
Cuerpo. 

En 6 de Mayo de 1828, siendo Presidente de la República D. Guadalupe Vic- 
toria, se decretó por primera vez el pago de lo que hoy se llaman sobrestan- 
cias, en el sentido de que el Erario pagase al Hospital de San Andrés el déficit, 
hasta cuatro reales, sobre el valor de la estancia que en dicho Establecimiento 
pagaban los enfermos militares, y esta disposición se hizo extensiva á todos 
los hospitales de la República por decreto de 10 de Mayo de 1829, siendo Pre- 
sidente D. Vicente Guerrero. 

En 30 de Noviembre de 1829, el Gobierno en uso de facultades Extraordi- 
narias de que entonces estaba investido, creó un Cuerpo de Sanidad MiWat 
compuesto de un Director General con la categoría de Coronel; cuatro con- 
sultores Tenientes coroneles ; un catedrático de Anatomía, Teniente coronel; 
ocho primeros ayudantes. Mayores; cincuenta segundos ayudantes, capitanea; 
y 25 practicantes. El empleo de Director General lo continuó desempefiando 
el mismo médico José Ruiz hasta el 16 de Noviembre de 1833 que obtuvo la 
retiro; los empleos de consultores los sirvieron los Médicos José María Péreai 
Miguel Salvatiera, José Ignacio Duran y Juan Luis Chavert. Estos cuatro 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 1(>1 

eonsiiltoreB formaban una Junta Directiva cuya misión era estudiar todos los 
aaontos relativos al Cuerpo de Sanidad, y era presidida por el Jefe de la Pla- 
na Mayor del Ejército. 

El decreto de esta misma fecha (30 de Noviembre de 1829), declaró Hospi- 
tales permanentes los de Veracruz, Acapulco, Arizpe, San Blas, Isla del Car- 
men, Perote y Chihuahua; y provisionales, los de Jalapa, Querétaro, San 
Loisy Tampico; todos estos Establecimientos existían desde la época del 
Gobierno espafiol, sin que haya constancia de la fecha de su fundación, y ca- 
da uno tenía un Reglamento interior particular, aprobado por la Secretaría 
de Guerra. 

En Octubre de 1833 el Presidente de la República D. Valentín Gómez Pa- 
rías, facultado por el Congreso, decretó se concediera el retiro, á dispersos, á 
todos loe españoles empleados en el Cuerpo de Sanidad Militar, en virtud de 
que no podían prestar servicio alguno por prohibirlo la ley de 19 de Mayo 
de 1827. 

El día 11 de Noviembre de 1833, el Presidente de la República D. Antonio 
López de Santa Anna decretó, en virtud de no haber correspondido al objeto 
de su organización el "Cuerpo de Sanidad Militar," que se extinguiera, con- 
'bediendo retiro ó licencia absoluta á los individuos que lo componían y pre- 
viniendo que continuasen los Hospitales militares ya existentes, con el per- 
sonal que tenían. El personal que debía quedar encargado del servicio médico 
en el Ejército, se componía de un primer Cirujano con el sueldo de ^1,500 
anuales; un cirujano para cada cuerpo y otro para cada plaza en que no hu- 
biere hospital; estos últimos disfrutaban el sueldo de ^50 mensuales. El em- 
pleo de primer cirujano le fué conferido al consultor Juan Luis Chavert, en 
Noviembre de 1833 y lo desempeñó hasta el 2S de Enero de 1834; sus atribu- 
dones eran únicamente recibir órdenes del Gobierno y comunicarlas á sus 
anlMiltemos; en Marzo 26 de 1834 fué nombrado con el mismo carácter el mé- 
dico Pedro del Villar, cuya comisión sirvió hasta el 17 de Agosto de 1838 que 
cambió el cuerpo de organización. 

En 6 de Agosto del mismo año de 36 el Congreso decretó que hubiese un 
Cuerpo de Salud Militar compuesto de un Director General, dos Inspectores 
Directores de los hospitales que estableció el decreto de Noviembre de 1829, 
un cirujano para cada cuerpo, y practicantes de 1" y 2* para los hospitales; 
además, dos Oficiales de Sanidad, para la Alta y Baja California y un cirujano 
para cada Buque de Guerra. El mismo decreto reglamentó el Cuerpo mar- 
cando las atribuciones de cada individuo. El empleo de Director General se 
confirió al primer Cirujano Pedro del Villar y lo sirvió hasta el año de 1842. 
En este año lo substituyó por ausencia, D. Luis Carreón hasta el 11 de Mayo 
de 1844, y desde esta fecha hasta el 17 de Febrero de 1846 otra vez D. Pedro 
del Villar: dicho empleo tenía las consideraciones de Coronel; los empleos 
de Inspectores tenían categoría de Teniente Coronel y fueron desempeñad is 
por los médicos José Mariano Salas, José Mariano García, Luis Carro 5n y 
Joaquín Ignacio Arellano; sus atribuciones eran visitar los hospitales y auxi- 
liar y suplir al Director General en sus faltas temporales: tanto estos em- 
pleos como los de Directores de hospital se obtenían por oposición, ante un 
Jurado compuesto por el Director General y los dos Inspectores, supliendo á 
estos últimos en caso de falta, los Directores de hospital más antiguos, y por 
el Secretario de la Dirección, éste sin voto. 

En FelArero 11 de 1837, siendo Presidente interino de la República el Sr. José 
Justo Gorro, decretó un Reglamento para los Hospitales Militares ; dio lio regí a- 
mento consideraba como hospitales de primera clase los de Veracr:iz, Santa 



J <i- CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Ana de TamaulipaH, San Luis y Chihuahua; y de segunda los de Campeche, 
San Juan Bautista, San Cristóbal, Perote, Acapulco, San Blas, Matamoroi, 
Lerma Vicario, Durango, Arizpe, Monterrey de la Alta California y La Pu; 
además concedía la facultad de establecer un hospital mayor de primera claw 
en esta Capital. 

En Febrero 25 de 1843, el Presidente D. Nicolás Bravo, decretó una nueva 
organización para el Cuerpo de Salud Militar y en su articulo 1" prevenía que 
en lo sucesivo se denominase '^Cuerpo Médico Militar;" su personal debía ler 
el siguiente : Un Director General, un Subdirector, tres Consultores de núme- 
ro, dos supernumerarios, seis primeros ayudantes, doce segundos, ochenti 
terceros, veinte subayudantes primeros y treinte segundos y además doce 
alumnos estudiantes de medicina. 

El empleo de Director General lo sirvió D. Pedro del Villar, el de Subdi- 
rector D. Luis Carreón v los de consultores de número los médicos José Ma- 
riano Salas, Director del hospital de Veracruz, D. Mariano García y Joaquín 
Ignacio Arellano, con residencia en Jalisco y Tamaulipas respectivamente. 

En 21 de Marzo de 1843 por decreto del mismo Presidente se dispaso que 
no tuviera efecto el de 25 de Febrero antes citado, que organizaba el Caetpo 
Médico, restableciendo en todo su vigor la ley de 6 de Agosto de 1836, con la 
circunstancia de que los individuos del Cuerpo no usarían divisas militares, 
y que laDircc2lón de él estuviese sometida ala Plana Mayor del Ejército. Lm 
empleados superiores continuaron siendo los mismos que los servían, con la 
sola diferencia de que los consultores se denominaron Inspectores del Coerpo. 

El día 12 de Febrero de 1843, siendo Presidente de la República el Sr. Mariano 
Paredes y ArrlUaga, decretó la reorganización del Cuerpo, dándole el nombre 
de 'X-uerpo Médico Militar" que ha conservado hasta la fecha, y el 16 del 
mismo mes y año se expidió su Reglamento General y el de Hospitales. 

El personal que asignaba dicho Reglamento era el siguiente: un Inspector 
General (General de Brigada), como Jefe del Cuerpo; un Director para el 
hospital de México, cuyo establecimiento fué creado por dicho decreto oon 
el nombre de ^'Hospital de Instrucción Militar;" ocho Profesores de hospital, 
cuarenta Médicos Cirujanos de Ejército, cuarenta ayudantes 1*", cuarenta 
ayudantes 2"% treinta aspirantes y número indeterminado de alumnos me- 
ritorios. 

El Inspector General lo fué D. Pedro Van dcr Lynden, cuyo nombramiento 
se le oonñrió el 29 de Mayo de 1846; el Director del Hospital de México lo fué 
el médico Luis Carreón. 

Al crearse el hospital de México se estableci'S en el Convento de San Hipó- 
lito, y en virtud de lo prevenido en el Reglamento, se fundaron en él las cla- 
ses de Anatomía, de Higiene y de Cirugía teórico -practica, las cuales foeron 
desempeñadas por los Profesores de Hospital que estaban comisionados en 
dicho Establecimiento, el ([ue dejó de existir con motivo de la Guerra con los 
Estados Unidos. El Inspector del Cuerpo era el Jefe nato de él y para la re- 
solución de casos extraordinarios no previstos en el Reglamento, había una 
Junta, llamada Consejo de Sanidad, la cual la formaban el Jefe de la Plana 
Mayor del Ejército, el Inspector del Cuerpo, el Director del Hospital de Mé- 
xico y uno de los Profesores del propio Hspital como Secretario. 

El 24 de Al)ril de 1850, y siendo Presidcnt-e Don Joaquín Herrera, el Congre- 
so de la Unión decretó se extinguiera el Cuerpo Médico Militar, organisado 
según decreto de 12 de Febrero de 1846 y su Reglamento, y dispuso, asimismo, 
para atender al servicio sanitario del Ejército, que hubiera un Cirujano Mayor 
y Médico Cirujano para cada cuerpo de línea, teniendo cada uno de éstos nn 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 1^)Í^ 

ayudante que debía ser estudiante de Medicina. La parte directiva del servi- 
cio médico estaba á cargo del Cirujano Mayor, el cual dependía directamente 
del Jefe de la Plana Mayor del Ejército, y le fué conferido al anterior director 
del Hospital de México, Luis Carreón, en 5 de Junio de 1850, quien lo desem- 
peñó hasta el 20 de Mayo de 1853. Con motivo de esta nueva organización se 
expidió licencia ilimitada al Inspector general anterior. 

Este decreto suprimió los Hospitales Militares existentes, y dispuso que se 
establecieran éstos, sólo en las poblaciones que no hubiera hospitales civiles, 
en casoe de epidemia ó campaña. 

El 7 de Mayo de 1850 se expidió el Reglamento para el servicio sanitario en 
consonancia con el decreto anterior. 

El 20 de Mayo de 1853, siendo Presidente Don Antonio Lópecs de Santa Anna, 
decretó la organización general del Ejército, y en ella estaba incluido el Cuer- 
po Médico Militar, poniéndose en vigor el Reglamento de 15 de Febrero de 
Febrero de 1846, con el mismo personil quele concedía el decreto de 12 de Fe- 
brero del mismo año. Con tal motivo 83 volvió á conferir el empleo de Inspec- 
tor general á Don Pedro Van der Lyaden, quedando el Cirujano Mayor, Luis 
Carreón, para servir como director del Hospital de México, el cual se estable- 
ció nuevamente en el Convento de San Cosme. Se establecieron, además, y en 
virtud de dicho decreto, hospitales militares de la clase en Veracruz, Tampico, 
Matamoros, Campeche, Mazatlán y Acapulco; y de 2a en Jalapa, Orizaba, Pue- 
bla, Onadalajara, San Luis, Durango, Chihuahua, Arizpe, Zacatecas y Monter- 
rey, de Noevo León. 

El día lo de Junio de 1853, el mismo Presidente decretó que se establecieran 
doB Direcciones subinspectoras, una en Veracruz y otra en Guadalajara; las 
cuales fueron servidas por los directores de los Hospitales militares de dichos 
pontos. 

E3 26 de Julio de 1854 se creó una Sección Médica, especial, para la guardia 
del Presidente de la República, que lo era Don Antonio López de Santa Anna; 
dicha sección se componía de siete médicos, ocho ayudantes primeros, dos se- 
gundos y dos aspirantes, con cincuenta soldados de ambulancia. 

El día I*" de Abril de 1855, el Señor Presidente antes citado, expidió un nuevo 
Reglamento para el Cuerpo Médico organizando su personal y el servicio, y 
derogando por tal motivo el de 15 de Febrero de 1846. El personal que asig- 
naba para el Cuerpo era el siguiente : 1 Inspector general (General de Brigada ) 
3 Subinspectores coroneles, 1 Subinspector jefe del servicio médico en la sec- 
ción de la guardia del Presidente; 12 profesores de hospital de primera clase, 
tenientes coroneles; 12 Médicos Cirujanos de guarnición para hospitales de 
segunda clase, Comandantes; 30 Médicos Cirujanos del Ejército, Comandan- 
tes; 30 ayudantes, primeros capitanes; 30 ayudantes, segundos tenientes; 15 
aspirantes subtenientes y número indeterminado de alumnos meritorios, y 
MA*n^ tres compañías de ambulancia con 14 oñciales. 

El Inspector General era el Jefe del servicio y se entendía directamente con 
el Ministerio de la Querrá, habiendo, además, para los casos extraordinarios, 
on Consejo de Sanidad, igual al que estableció el Reglamento de 15 de Febro- 
ro de 1846. 

£3 empleo de Inspector siguió desempeñándolo el médico D. Pedro Van der 
Lynden, y los de Subinspectores los siguientes: Luis Carreón, Director del 
hospital de México; Adolfo Hegewisch, director del hospital de Veracruz; Pe- 
dro Moreno, director del hospital de San Blas, y Francisco Mellet, jefe del 
servicio de la guardia. 

Los hospitales se dividían en 1'* y 2** clase y en temporales; los de 1" eran los 



KI4 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

(le Voracriiz, Tampico, Mat4iiiioro8, Campeche, Acapulco, Mazatlán, Gaaymis 
y San Blas; óstos se denominaban también permanentes; los de 2* clase eran 
los de Jalapa, Orizaba, Puebla, Oaxaea, San Luis, Guadalajara, Monterrey, 
Zaeatc(;aH, Durando, Chihuahua y Arizpe; y los temporales aquellos queae 
fsUiblecían en tiempo de epidemia 6 guerra. 

VA 29 de Abril do ISóG, el Señor Presidente Comonfort expidió un decreto 
arreglando el Ejército, -• . él se consideraba al Cuerpo Médico Tililitar reda- 
ciéndoh; el personal que tenía, al siguiente: 1 Inspector General, 1 Subinspec- 
lur, 17 Médicos cirujanos y 17 ayudantes; y en 3ü de Junio del propio año, 
siendo Presidente el mismo Sr. Don Ignacio Comonfort, se creo la plaza de 
Pagador para el Cuerpo, y stí reglamentó el servicio de Oñciales de Adminifi* 
t ración. 

En Mayo Ití de 1857 so declaró, ñor d'^^'eto, que e' personal del Hospital Mi- 
litar de Veracruz fuese _i siguiente: 1 prc»!vísor de Hospit-al, dos Médicos C»ru- 
jaiiosy cin(?o ayudantes; atendiendo ¿I la fuerte? guarnición que constant-emente 
había en dicho Puerto. 

El *28 de Agosto de 1S:57, y pOr decreto de Don Ignacio Comonfort, se crea- 
ron siete plazas de administradores volantes para las secciones smitarias que 
operaban en campaña. 

El 28 de Mayo de 185S, y est lindo ocupada la capital por el gobierno reaccio- 
nario, el Inspector General Don Pedro Van der Lynd n, entregó la inspección 
del cuerpo á Don Francisco Mi^llct, el cual la desempeñó hasta Diciembre de 
IStiO que entró á la capital el gobierno liberal; éste, en Veracruz, nombró con 
el mismo carácter, el 15 de Noviembre de 1859, al Subinspector Ignacio Riva- 
doneyra, el cual siguió d:^sempeñando esta comisL')n hasta el año de 1863, en 
({ue el gobierno se encontraba en San Luis Potosí con motivo de la invatiión 
francesa. 



En 18()2 y por ausencia del Inspector General, el Subinspector Don Pran- 
cis(ro Buenrostro lo substituyó hasta la ocupación de la plaza por las fnerias 
invasoras. 

Durante la época del llamado Imperio, la Inspección del Cuerpo estuvo ser- 
vida por Don Francisco Mellet, y la dirección del Hospital de México por el 
médico Don Julián Pacheco y por el Subinspector Don Luis (^Jarreón; se expi- 
dieron tres reglamentos i)ara el cuerpo; uno en 16 de Octubre de 1863; otro en 
15 de Diciembre de 1865, y el ñltimo en 16 de Junio de 1866. 

En 1S()7, y yta recuperada la capital por las fuerzas del Gobierno Republica- 
no, siguió rigiendo el Reglamento del ("uerpo, dado en lo de Abril de 1865, y 
<Mi Octubre del mismo año de ($7, siendo Presidente Don Benito Juárez, decre- 
tó la supresión del empleo de Inspector del Cuerpo Médico y sus atribuciones 
quedaron reasumidcas en el Ministro de la (Uierra; al ocuparse la plaza se en- 
cargó como Jefe del servicio médico, al Médico Cirujano Joaquín Borrayo, 
hasta (»1 18 de Noviembre de 1867, qu(* fué nombrado el Subinspector Médico 
Cirujano Don Ignacio Orozco. 

1*^1 día 7 de Diciembn» dt» 1867, por decreto del Sr. Juárez, se estableció en el 
Min¡sJt(»rio de la Guerra el Departamento del Cuerpo Médico Militar, con el 
personal siguiente: 1 Jefe Subinspector, 1 auxiliar médico cirujano, 1 escri- 
biente ayudante 2' y un archivero. Kl empleo de Jefe del Departamento se le 
confirió al mismo Don Ignacio Orozco y lo sirvió hasta el 22 de Octubre de 
1S69, (lue obtuvo su licencia absolut^i por haberla solicitado; en esta última 
lecha se encargó interinamente de dicho empleo el Subinspector Visitador 
Vicente ( ¡aona, cuya comisión desempeñó liasta el 2 de Julio de 1872, que mar- 
rlió á la 1 1 División, en comisión del servicio; con tal motivo el Departamento 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 1^^> 

qaedó á cargo del Médico Cirajano auxiliar, Vicente J. Morales, hasta Marzo 
de 1876, que fué nombrado Subinspector Jefe de él, el Director del Hospital 
Militar de Veracruz, Don Ignacio Pombo, el que habiendo sido electo diputa- 
do al Congreso de la Unión, se le concedió el permiso respectivo para ir á la 
Cámara en Marzo de 1877, volviendo á encargarse del Departamento, el Mayor 
Médico Cirujano Vicente J. Morales, á quien se le confirió el empleo de Sub- 
inspector Jefe interino de él, el 23 de Abril del mismo año. 

£1 21 de Enero de 1878, se crearon unas Juntas administrativas en todos los 
Hospitales Militares, con objeto de cuidar la legal inversión de los fondos ; 
dichas juntas las componían :. el director, el administrador, el comisario, un 
interventor por Guerra y otro por Hacienda, y fueron suprimidas por supe- 
rior disposición el 18 de Diciembre de 187Sf. 

El 7 de Marzo de 1878 y con motivo de que el Subinspector Jefe interino del 
Departamento, Vicente J. Morales pidió su separación, se le confirió este em- 
pleo al Dr. Pablo Silíceo, con el mismo carácter de interino; este Jefe desem- 
peñó el empleo hasta el 3 de Mayo de 1879 que falleció, y el 8 del mismo mes 
y año se nombró al Médico Cirujano de Ejército, Felipe Martínez, también 
con el carácter de interino, nombrándolo definitivamente en propiedad en 
Junio de 1881. 

El 25 de Enero de 1879, siendo Presidente el General Díaz, se expidió un de- 
creto organizando el personal del Cuerpo Médico bajo la forma siguiente : 1 
Subinspector, Jefe del Departamento; 1 Profesor del Hospital de México, 4 
Ídem foráneos, 28 Médicos Cirujanos, 5 Farmacéuticos, 5 Veterinarios, 8 aspi- 
rantes, 5 Administradores de Hospital, 4 ídem volantes y 6 comisarios de en 
tradas y además, 2 Compañías de Ambulancia y Tren con 3 Oficiales. En 5 de 
Marzo de 1880 se reformó el anterior decreto, aumentando el personal y crean- 
do la plaza de Visitador, con la categoría de Coronel, igual á la que tenían el 
Jefe del Departamento y el Director del Hospital; la plaza de este último em- 
pleo la desempeñaba el Dr. Francisco Montes de Oca, y la de Visitador el Dr. 
Epifanio Cacho. 

El 22 de Abril de 1880 se expidieron los Reglamentos Generales del Cuerpo 
y el de Hospitales Militares, quedando derogado el de T de Abril de 1865. Di- 
chos Reglamentos fueron formados por una Junta compuesta del Jefe del De- 
partamento, Coronel Felipe Martínez; el Director del Hospital, Coronel Fran- 
cisco Montes de Oca; el Visitador, Coronel Epifanio Cacho; el Jefe del De- 
tall, Mayor Agustín Velasco, y el Coronel de Caballería Antonio Andrade. 

El Reglamento General del Cuerpo establecía 8 Hospitales permanentes, 
número variable de Hospitales temporales y Enfermerías en los Cuerpos; do 
los primeros, 4 eran de residencia fija, en México, Veracruz, Tampico y Ma- 
zatlán; y los otros 4 debían residir en el lugar que ocupara el Cuartel General 
de cada División, y tendrían el nombre de Hospitales Divisionarios. 

El propio Reglamento creó una gratificación anual para el personal faculta- 
tivo, para compensar la falta de ascensos, y ésta se otorgaba por cada 5 años 
de servicios no interrumpidos, á razón de >*180 anuales por los primeros 5 
años, >íi480 por 10 años, >?840 por 15 y j#1,440 por 20 años en un mismo empleo. 

Restableció en el Hospital de Instrucción, la educación teórica-práctica 
Médico -Militar para los Tenientes aspirantes y los alumnos meritorios: la 
Dirección de dicha Escuela se le confió al Director del Hospital, y las clases 
que en eUa debían darse, las desempeñarían los profesores del Estable miento 
que ya existían, y en lo sucesivo se cubrirían las vacantes por oposición ant<^ 
un Jurado compuesto del Director y los profesores existentes. 

El Reglamento de Hospitales se Limitaba única y exclusivamente al servicio 



'<><> CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

interior í\g dicho Establecimiento, y al de la*} Enfermerías que cada médico 
debía establecer en el (Hierpo en que sirviera. 

El 9 de Julio de 1881 por superior disposición, permutaron sus respectivu 
comisiones el Visitador y el Jefe del Departamento, quedando por tal moti?o 
el Coronel Epifanio Cacho, como Jefe de dicho Departamento desde esa fe- 
cha, y el de igual empleo Felipe Martínez, como Visitador. 

El 3 de Julio de 1882, siendo Presidente de la República el General Manuel 
González, se decretó un aumeato en el personal del Cuerpo, con un Bubiiu* 
pector, con las consideraciones del grado de General de Brigada, y á los vete- 
rinarios se les dio categoría de Mayores y Capita,nes 1" y 2" El empleo de 
Subinspector con grado de General, se le confirió al entonces Director del 
Hospital de Instrucción, Dr. Francisco Montes de Oca, y en 31 de Marzo de 
1884 se le hizo General de Brigada efectivo, con la misma comisión. 

El 28 de Noviembre de 1891 y siendo Presidente de la República el General 
Porfirio Díaz, se decreta) una reforma para el personal del Cuerpo, dando U 
categoría de Generales de Brigada efectivos, tanto al Jefe de Departamento, 
que lo era el Coronel E. Chacho, como al Director del Hospital de Instrucción, 
que lo era el ya Generi?l graduado, Dr. Alberto Escobar, quien substituyó al 
de igual empleo, Dr. Francisco Montes de Oca desde su fallecimiento, ocurri- 
do el 14 de Marzo de 188G. Además de esta reiorma se crearon en dicho de- 
creto, dos plazas de Coroneles subinspsctores Visitíulores ; de las cuales una 
de ellas la desempeñaba el coronel médico cirujano Juan N. Castellanos, aun- 
que L'xni el carácter de Jefe del Servicio Sanitario de la guarnición de México, 
cesando en esta comisión, con permiso, por haber sido electo Diputado al 
(Congreso de la Unión. 

El día 3 de Mayo de 1894, bajo la i)residencia del mismo General Díaz, se 
expidió un decreto reformando la planta del Cuerpo en la forma siguiente: se 
suprimió el empleo de CJeneral de Brigada, Director del Hospital de Instruc- 
ción, y se aumentó un Visitador con la misma categoría de General; contal 
motivo, el Director del citado Establecimiento, hizo entrega de él al Coronel 
SulMÜrector Fernando López, á quien con esa misma fecha se le nombró Di- 
rector, con la categoría de Coronel que daba ó dicho empleo el referido de- 
(Teto. También quedaron suprimidas las plazas de Coroneles Subinspectores, 
y se creó una de esta misma categoría para el servicio médico; se reformó la 
disposición relativa á las gratificaciones que disfruta el personal facultativo, 
en el sentido de que no se concederían éstas sino únicamente por dos perío- 
dos de tiempo: 5 y 10 años. 

El 29 de Enero d(> 1895 se dictó una dis}>osición previniendo, que cuando un 
Teniente aspirante perdiera eltiltimo año escolar, por mal éxito en sus estu- 
dios, estará obligado ó servir en un Cueri)o de Ejército fuera de la capital, 
hasta que presente sus exámenes parciales y profesional. 

El 31 de Enero del presente año, se (»xpidió un decreto creando plazas de 
Sargentos segundos, alumnos de veterinaria, costeadas por los Batallones de 
Artillería y Regimientes, con objete de (jue los que las obtuvieren hicieran 
sus estudios en la Escuela de Agi'icultura. 

En 17 de Junio del año actual, siendo Secretario de (íuerra el General de 
División V. Felipe B. Berriozábal, se expidió un decrete organizando la planta 
de la Secretaría de (iuerra, inclusive el Depart^imento del Cuerpo Médico; 
con tal motivo se suprimió en el Departamento, la plaza de General Visitador 
del Cuerpo, [>asando el que la servía, (ieneral Alberto Escobar, á laPlanaMa* 
yor del Ejército; asimismo, se consignó en la planta el empleo de Coronel 
Médico Cirujano, Subinspector Visitador, y se le (confirió al Profesor de Hos* 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 107 

pital, Teniente Coronel Rafael Caraza; los demás empleos quedaron en la 
forma siguiente: un General Jefe del Departamento y del Cuerpo, que lo es 
el mismo General E. Cacho, dos Jefes de Sección Tenientes Coroneles, un 
Jefe de Mesa y dos escribientes. 

En 18 de Septiembre de 1896, se dictó una disposición para que queden su- 
primidas las Enfermerías Militares en los Cuerpos que residan donde haya 
Hospitales Militares, con excepción de la de Ulúa, y se previno que las En- 
fermerías que existen en esas condiciones, entreguen sus fondos y botiquines 
á los Hospitales, para que éstos provean á los Cuerpos de botiquines, el día 
que tengan que expedicionar. 

ESCUELA PRACTICA MEDICO- MILITAR. 

La creación de la Escuela Práctica Médico-Militar, se debe al eminente Ci- 
rujano Dr. Francisco Montes de Oca, el que con noble y patriótico propósito 
de formar médicos militares, que á la enseñanza ofíeial de nuestra Escuela 
Nacional unieran la instrucción especial de la Medicina y Cirugía militares, 
escogió entre sus discípulos y subordinados un grupo bien importante por 
cierto, para el profesorado. 

Reunidos varias veces en privada é íntima asociación, comunicóles su bri- 
llante idea, expúsoles su programa y exigióles cariñosamente su cooperación 
y ayuda. Designó á cada cual su tarea y su papel, con aquel talento que le era 
peculiar para escoger sus hombres, y, aceptada por sus discípulos colabora- 
dores la idea y la forma, la Escuela quedó constituida. 

En 25 de Marzo de 1880, presentó al Ministerio de la Guerra su iniciativa el 
Sr. Montes de Oca, en la que proponía la fundación de la Escuela Práctica 
Médico-Militar, en todo semejante á la universalmente reputada de Val-de- 
Grace, en Francia, la que le sirvió siempre á nuestro Cirujano de brújula y de 
norma; la cual iniciativa fué aprobada en 22 de Abril por la Superioridad. 

Con fecha 6 de Junio del mismo año, se expidieron los nombramientos de 
profesores en favor de los Mayores Médicos Cirujanos, Alberto Escobar, Fer- 
nando López, Ramón Macías y Regino González y designados respectivamen- 
te para las clases de Higiene Militar, Cirugía de Guerra, Terapéutica aplicada 
y Reconocimiento de instrumentos y aparatos, según el Reglamento general 
del Cuerpo aprobado en 22 de Abril del eitado año. También se nombró al 
Profesor de Farmacia D. Andrés Almaraz, Profesor de Química Médica, clase 
que establecía igualmente nuestro Reglamento. La clase de Medicina Legal 
Militar aunque creada en aquella misma fecha, no fué cubierta sino hasta el 9 
de Febrero del siguiente año, con el acert-ado nombramiento del Dr. Manuel 
Flores. 

fistos nombramientos fueron á la vez acompañados para los agraciados, con 
el ascenso de Teniente Coronel, que el mismo Reglamento, arriba citado, 
creaba para los Profesores de la Escuela de aplicación. 

En Enero de 1884, se crió la plaza de Histología normal y patológica, nom- 
brándose al malogrado Dr. Felipe Larios, quien expresamente fué enviado 
á Europa por la Secretaría de Guerra para estudiar esta rama de la Diencia. 

La implacable Parca vino á arrancar, quizá prematuramente, la cara exis- 
tencia de nuestro ilustre Maestro. El 14 de Marzo de 1886 murió el Sr. Dr. 
Montes de Oca, y lo substituyó en su bien difícil cargo el Dr. Alberto Esco- 
bar, como Director del Hospital Militar y de la Escuela de aplicación. 

Grande fué la falta que se hizo sentir en nuestra Corporación y principal- 
mente en nuestra Escuela, con la desaparición de su Jefe y fundador; pero 



H>^ CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

laH i*aíci\s definitivas y vigorosas, los sólidos cimientos que aquel hombre habte 
dejado en su obra, bastaron y han bastado para la solidez de su edificio, qne 
ha resistido sin el menor inconveniente, los vaivenes y conmociones nato- 
turales. 

En aquel mismo año y el día 9 de Diciembre, perdimos á nuestro compañe- 
ro el Dr. Icarios, cuya plaza ocupó el ilustrado cuanto modesto Clínico Dr. 
Joaquín Rivero y Heras. 

Por la muerte del ilustre Cirujano, rt^sultaron vacantes las clases de las dOR 
clínicas que profesaba aquel sabio con igual aptitud y brillante resultado. 

Por disi)osición superior fueron designados los Dres. Maclas y Rivero panel 
profesorado de las Clínicas Médica y Quirúrgica. 

Cuatro años después, en 1890, y por haberlo solicitado, obtuvieron licencia 
absoluta para separarse del servicio Médico Militar los Sres. Macías, Rivero, 
González y Almaraz. 

La Secretaría de Guerra dispuso que los Dres. Femando López y Rafael 
Caraza, el primero que era profesor de Cíirugía de Guerra, y el segundo direc- 
tor entonces del Hospital Militar de Guadalajara, se encargaran respectiva- 
mente de las clases de Clínica Quiriírgica y Médica, la cual disposición, aunque 
contravenía el precepto reglamentario el concurso para cubrir las vacantes de 
profesores, fué no sólo acatada, como era de deber, sino aplaudida por la 
(,^ori>oración toda, en virtud de los antecedentes científicos de los designados, 
comprobados mil veces ya y unánimemente reconocidos. 

Como resultado de la disposicrión anU^rior, resultó la vacante de Profesor de 
Cirugía de Guerra que dejaba el hábil cuanto modesto operador, Dr. Fernando 
López; expidióse entomjes por primera vez, 24 de Enero de 1881, la convoca- 
toria respectiva para profesores propietario y adjunto, pues ninguna de las 
clases tenía su agregado, convocatoria que la C-orporación vio con indecible 
agrado y respondió entusiasmada al llamado (jue se le hacía, con la noble aspi- 
ración que á todos nuestros médicos militares anima. 

Ocho fueron los candidatos que se i)resentaron, y el día 27 de Febrero de 1891 
tuvo lugar la oposición ; la primera que se rccalizaba conforme á nuestao re- 
glamento. En aquella lucha todos los opositores demostraron sus buenos co- 
nocimientos y exce])cionales dotes para la Cirugía Militar y para el profeso- 
rado, designando el Jurado como profesores al Dr. Francisco Pesquera y al 
que esto escribe. 

Desgraciadamente la inesperada como temprana muerte del Dr. Pesquera, 
acaecida el 12 de Mayo del mismo año, (jl días después de su brillante triunfot 
privó á nuestra Cori)oraeión de un miembro (pie mucho era, pero que má» 
l)rometía j)ara el porvenir. Por tan lamentable desgracia entró como propie- 
tario el subscripto, y sigue hasta la fecha en tan delicado encargo. 

El 17 de Febrero de ese año, se abrió el curso para plazas de profesores 
propietario y adjunto de la clínica de enfermedades venéreo -sifllíticas, y con 
igual ardor y (entusiasmo concurrieron los médicos militares. Cinco fueron los 
candidatos inscriptos, teniíMido lugar la oposición los días 27 y 28 de Abril si- 
guientes, designando el Jurado á los Dres. José P. íiayón y Ángel Rodríguez 
respectivamente. 

En ló de Marzo de ISíM expidióse la (ronvocatoria para el concurso de pro- 
fesores propietario y adjunto á la clase de Maniobras de Ambulancia y se pre- 
sentaron los Dres. .Mejaudro Ross y Daniel M. Vélez. La oposición tuvo lug^r 
v\ día () de Mayo, y el Jurado aceptó á los dos candidatos, designando al pri- 
mero como propietario y al segundo como adjunto. 

Kn Marzo 7 de 1S91 y por haber sido electo Diputado al Congreso de la Unión 



CJONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 1^0 

nuestro comprofesor el ilustrado é inteligente Dr. Manuel Flores, se abrió el 
concorso de profesor adjunto de Medicina Legal Militar y se presentaron los 
Dres. Manuel S. Iglesias y Federico Ábrego. La oposición tuvo lugar los días 
29 y 30 de Mayo siguiente, y el Jurado eligió al joven Dr. Ábrego, quien desde 
luego comenzó las funciones de su encargo. 

Con fecha 30 de Abril de 1891, se nombró profesor para la clase de Ordenan- 
za y Reglamentos del Cuerpo, al Dr. Ramón S. Huerta. 

En 11 de Diciembre de 1891, fué nombrado profesor de Química Médica, el 
Mayor Farmacéutico principal Felipe Rodríguez. 

En 27 de Enero de 1894, se expidió la convocatoria para cubrir la plaza va- 
cante de profesor adjunto de Clínica Quirúrgica, y los días 7 y 8 de Mayo del 
mismo año, tuvo lugar la oposición á la que se presentaron los candidatos. 
Como el Jurado creyó que aquellos no satisfacían las exigencias de nues- 
tro Reglamento, tuvo la pena de no aceptar á ninguno de ellos, no sin conce- 
der una mención honorífica al Dr. Juan Hernández. 

El 8 de Junio de 1895, se expidió la convocatoria para la plaza de profesor 
adjunto de Cirugía de Guerra, veriñcándose la oposición los días 23 y 24 de 
Septiembre inmediato. Dos fueron los candidatos, y el Jurado eligió al Dr* 
Joan Hernández. 

Por fin, el 25 de Junio último se convocó para profesor adjunto de Higiene 
Militar, y la oposición tuvo lugar los días 7 y 8 de Septiembre próximo pasa- 
do. Dos también fueron los candidatos, resultando electo por el Jurado el Dr 
Casillas. 

En la actualidad existen diez hospitales militares en la República, y son : el 
de Instrucción, en la Capital de México; en Puebla, Veracruz, Juchitán (Ist- 
mo de Tehuantepec), San Luis Potosí, Monterrey, Matamoros (Tamaulipas) , 
Ouadalajara, Tepic y Mazatlán. Todos son permanentes y tienen igual personal 
científico, excepto el de México, que es como sigue: un Director, Coronel; 
siete profesores de Hospital, Tenientes Coroneles; un farmacéutico principal, 
Teniente Coronel; un administrador, Teniente Coronel Médico Cirujano, y 
un Mayor, jefe del detall; los demás hospitales tienen: un Teniente Coronel 
director y un Mayor Médico Cirujano Sub -director. 

El resto del personal del Cuerpo, consta de 52 Mayores Médicos Cirujanos, 
destinados á los Cuerpos del Ejército y Buques de guerra. 

El Cuerpo Médico Militar está en todo sujeto á la Ordenanza y demás leyes 
militares, teniendo para sus miembros los mismos premios y recompensas que 
el Ejército Permanente. Recompensas por tiempo de servicios, pensiones y 
retiro, éste por 31 años de servicios, y aquellas por inutllizaeión 6 muerte en 
campaña ó epidemia. 

Inútil es decir que la más rigurosa disciplina y subordinación rige en los ac- 
tos todos del servicio en nuestra Corporación, aunque el afecto y recí])rocas 
conf Ideraciones de compañerismo liguen á sus micT^-bros más 6 menos ínti- 
mamente. 

Respecto á nuestx-a Escuela Práctica, podemos decir (lue ha funcionado sin 
interrupción desde su fundación hasta la fecha. 

Dieciséis años cuenta de existencia, y durante este tiempo, se han profesa- 
do las clases de Clínicas Médica y Quirúrgica, Cirugía de Guerra, íli^enc; 
Militar, Medicina Legal Militar, Maniobras de Ordenanza, Ambulancia Mili- 
tar y Reglai^ientos y Química Méd'>a anlieada. 

La enseñanza es esencialmente práctica, y el Hospital Militar de Instruc- 
ción cuenta con los elementos necesarios para realizar los programas anua- 
les, previamente discutidos y aprobados. 



1 7( ) CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

Exceden, sin duda alguna, de cient j cincuenta los alumnos aspirantes qoe 
la H]scuela ha tenido durante el tiempo de su existencia, alumnos quo, termi- 
nada 8U carrera, han sido destinados á los Cuerpos del Ejército, á los Hospi- 
tales Militares de la República y á la Armada Nacional. Pocos, raro verdide- 
ramento, es ya en la actualidad el Médico Militar que no ha pasado por imetln 
Escuela de aplicación, llevando de aquella la enseñanza especial que su Un- 
trado fundador se propusiera. 

En estos momentos, y con motivo de la reorganización que se piensa haoer 
del Ejército, nuestra Corporación sufrirá, quizá, alguna modificación en la 
suya; si esto se verifica, podemos esperar fundadamente, que esas reformas 
serán ventajosas para ella, como es su constante anhelo de nuestro estimado 
y digno Jefe del Departamento, en la Secretaria de Guerra, el (General Dr. 
Epifanio Cacho, que ve al Cuerpo como á su gran familia, preocapándose 6 
interesándose por el porvenir de cada uno de los que lo componen, sin pos- 
]>onor jamás la equidad y la rectitud, norma dr todos sus actos. 

Para terminar, debemos advertir que si en la organización de nuestro Cuer- 
po Médico Militar, lo mismo que en nuestra Escuela Práctica, hay algunas 
deficiencias respecto á los demás países, cúlpese á nuestra edad política y 
cientifíca, pero debemos hacer constar el noble empeño, el constante afin, 
así de nuestro Gobierno como de nuestros antecesores, para hacer de nuestra 
Corporación la noble fracción del Ejercito de una Nación culta y civilizada. 

México, Noviembre 15 de 1896. 



ASBESTOS m\:-mm sürgiwl dkessinii 

AS ADAPTKIJ 

TO ARMY AND EMERGENCY PRACTICE 

II Y 

Kunc, Pa. 

Asbestos fibre is unrivallcd as an useptio dressing in the surgical treatment 
of wounds, boing capable of fulñlling every requirement to which cotton ma- 
terials are now adapted. It is soft as velvet, as glossy as tíoss silk, as lightas 
eidordown and as asorbent as the ttnest absorbent cotton. Yet with all its 
delicaoy of texture it cannot bt» destroyed or materially altered in anyof 
those (lualities by eveii intenso heat. Dressings manufactured from this ma- 
terial may therefore be subject^íd to a toniporature sultteiently high torender 
them incandcHcent as a means of germ destruction without- affecting either 
tlieir softness or capillarity. Besides this ñre-proof quality of asbestos and 
its superior oapillaríty it possesses as minor advantages a singularly unir- 
ritating eíTecít upon raw surfaces with which it is brougtit in contact. When 
moistcned, too, it becomes as slippery as wet soap. It can be allowedto 
romain in a wouud until incorporated by the healing procesa with the tissuea 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 171 



I 



with mach leas likelihood of subsequent irrítation than cotton; and by bnrn- 
iogthemihe same dressing.i may be applied several times if not too matted 
by discharges. v 

Having verífied these facts by careful experiment and a thorough and ex- 
tended clinical experiencc both in County Emergency Rail-way practice and 
in Hospital work, I made my observations known to my County Medical 
Sodety in October 1896 at its Fall meeting. My paper was entitled '^Fire -proof 
Asbestos Surgical Dressings" and was afterwards published in the Journal of 
tile American Medical Association. 

When I first discovered the superiority of asbestos as an aseptic and ab- 
sorbeat dressing I predicted that it would supersede all other materials as 
the dressing par--excellence for aseptic surgery both in hospital and general 
practica. 

I have so far, however, failed in convincing either the makers of surgical 

*Qpplies or the professión in general of the superiority of Asbestos over the 

<^tton materials now in use. Asbestos is not as readily obtainable as is cotton 

''hich issold everywhere. It is no one*s interest to vend it for this purpose 

<nd untii it can have a larger demand it is thought to be siightly more ex- 

Penrive. 

I now desire to draw attention to the peculiar adaptability of asbestos to 
emergency and army fleld and fleld hospital work. To its valué in this latter 
r^^spect Dr. Appel of the United States Army first called attention last May 
in a meeting of the National U. S. Army Surgeons held in Philadelphia. 

In army and all cases of emergency practice asbestos has unparalleled ad- 

vantages. It is very compressible and equaly expansible. Thus alarge amount 

of it can be compressed into a smal compass . This makes it convenient for a 

Boldier to carry in the recesses of his knapsack sufilcient to dress a large 

wonnd, or for the surg^on to have an abundance of the material in a compa. 

ntively small space in his emergency case. No precautions need be taken to 

pievent soiling of these dressings when carried about from camp to camp or 

bandled by careless assistants and nurses. All thatisnecessary to purify them 

tothe highest degree of asepticity is to toss them into the nearest camp-ñre, 

•tove or ñre-place, for a few moments just before their application to the 

woTind snrface. They become heated to a high temperature in a few moments 

•od cool as rapidly. On forced marches, or, whenever, for any reason, it is 

not convenient to carry mnch dressing material it must not be forgotten that 

^e dressings already applied may, on removal from a wound be re-bumt and 

■8*in applied with absolute safety, their softness and capillarity being but 

"^büy injured unless greaüy saturated with tenacious discharges. 

^ emergency accident surgery the surgeon will find asbestos dressings ex- 
^Viéy convenient. He can carry them anywhere and anyhow without 
^Werfrom infection. They may be spattered with blood, crawled over by 
^1 soiled with mud and dust, yet flring renders them as reliably aseptic as 
^'jost withdrawn from the lates t form of sterilizer. 

I woold ad vise that every country practitioñer, Army and Rail-way surgeon 
'^'ííUiarize himself with the application of this material in surgery. I would 
■^est that on Rail-ways every loco motive, cabin car, passenger coach, 
^^potand car shop, be supplied whith aliñe of asbestos dressings placed in a 
°w>venient position for access in time of emergency. Also that the U. S. 
^y Anthoríties investígate the practicability of adopting it as the dressing 
'^armypractise. 

22 



1 72 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



N ITJ^: VO PKO(.iEÜ 1:M lENTO 

PARA RESTAURAB LAS GRANDIS PERDIDAS DE SDSTANCU 

DE LA PARKl) INFERIÓ K DE LA URETRfV 

POR EL COKUNKL 

DR. FERNANDO LÓPEZ. 

Director del Hospital Militar de Instrucción, de la ciudad de México. 

Las autoplastías que se practican en la uretra ofrecen diñcultades especía- 
les para conducirlas á un resultado favorable, á causa del paso de la orina que 
contraria constantemente la cicatrización. Esto ha obligado á los oirajanoci 
desviar el curso de dicho líquido temporalmente por medio del ojal perineil 
y á usar procedimientos autoplásticos en que se afrontan superficieB san- 
grantes extensas para asegurar una cicatrización completa. 

El procedimiento que voy á describir fué ejecutado con resultados entera- 
mente favorables en un enfermo que tenia un^ pérdida de substancia muy es- 
tensa en la pared inferior de la uretra al nivel de la región escrotal y qae habla 
sido operado tres veces sin resultado alguno favorable. La cauisa de dicha 
pérdida de substancia que databa de cuatro años fué una peri-uretritís bleno- 
rrágica con inñltración de orina y pérdida considerable de tejidos blandos por 
esfacela. 

La, uretra se veía abierta en una extensión de ocho centímetros faltando la 
pared inferior y en el escroto aparecían las cicatrices de las operaciones que 
había sido ejecutadas anteriormente sin éxito alguno. 

Cloroformado el enfermo y previos los cuidados de antisepsia en el exte- 
rior y en la vejiga, se procedió desde luego íi practicar un ojal perineal y á co- 
locar un tubo para canalizar la orina impidiéndole el paso por la uretra. Des- 
pués de asegurar el tubo al perineo con un punto de sutura y de rectificar sa 
buen funcionamiento, se i)rocedió ú la restauración de la pérdida de substan- 
cia, siguiendo un ])rocediinI(Mito cuyas principales ventajas consisten en 
formar primero el canal de la uretra tan amplio como es necesario y en cerrar 
después los tejidos supiTttciales con varios planos de suturas que ponen en 
cont-acto superftcies sangrantes extensas, asegurando de esta manera el éxi- 
to operatorio. 

Se comienza por poner en la uretra una sonda gruesa de Nelatón hasta el 
cabo posterior. (S. S. véase la ii'x. ) Se [n'ji'tica e.i sf»;;uida ana incisión P. P. 
al rededor de la pérdida de* suosjancia y á \nia dif^^ancia suñciente de la línea 
media para que disecados los peiiuenos colgajos é invertidos cubran la sonda 
con facilidad. A un centímetro arriba y abijo de esta incisión elíptica se prac- 
tican dos incisiones transversales R. H. de dos centímetros de extensión, y de 
la parte media de cada una de ellas s(.' liace partir otra siguiendo la línea me- 
dia hasta encontrar la pérdida de substancia : todas estas incisiones deben 
comprender la piel y el tejido cí'lular sub cutáneo. Disecando en segada los 
tejidos blandos de uno y otro lado se forman los dos colgajos CD. y CL. que 




Fia, 1. 
Nnero procsdimieiito p&ra restaurar las grandes pérdidas d 
da ¡s pared iaferior de la uretra. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 17o 

B invierten de uno y otro lado como se ve en la ñgura. Los tejidos que que- 
an dentro de la incisión elíptica y que son los que han de formar la uretra se 
isecan un poco al rededor para poder invertirlos hacia la línea media y mo- 
ilizados convenientemente afrontarlos con ima sutura de sur^te hecha con 
it^ut fino, como se ve en el dibujo 1. 1.1.1., quedando cubierta la sonda y 
sstaurada la uretra. Para poner en contacto superficies sangrantes se puede 
irivar el contomo en una pequeña faja. 
Se practican en seguida con catgut dos planos de suturas de Lembert 2. 2. 2. 

. . y 3. 3. 3. . . para afrontar las superficies sangrantes dejadas por la di- 
^cación de los colgajos; en el caso de que los tejidos estén muy restirados y 
o se deslicen con facilidad, bastara una sola hilera de estas suturas que debe- 
üi colocarse muy cerca una de otra. 

Estando los colgajos muy cerca uno de otro por las suturas anteriores se 
Crontarán por su superficie sangrante valiéndose de suturas enclavijadas 6 
n capitones hechas con seda, 4. 4. 4 . . .y otras, por último, de puntos se- 
arados, 5. 5. 5. . . . para afrontar la parte más superficial de dichos col- 
-ajos. 

Como puede verse en la figura 2 que representa im corte perpendicular del 
ene al nivel de la parte operada, los tejidos quedan afrontados sobre la son- 
s de una manera perfecta y en una gran superficie para asegurar la cicatri- 
ación. 

£1 enfermo que fué operado por este procedimiento se curó completamen- 
Qy no obstante haber tenido un accidente imprevisto que puso en gprave pe- 
gro el éxito de la operación. Dicho accidente consistió en una terrible he- 
lorragia que fué provocada en el ojal perineal al sexto día de la operación. 
or una maniobra imprudente para colocar el tubo de canalización que se 
abfa salido de la vejiga. La sangre llenó completamente esta cavidad y se 
ifilünó en gran abundancia en los tejidos de la operación, formando grandes 
oágulos y provocando agudos dolores al paciente. Hubo necesidad de recu- 
rir á la anestesia clorofórmica para vaciar la vejiga por medio de grandes 
rrigaciones calientes y presiones enérgicas sobre el hipogastrio. Se sacaron 
^oalmente por presiones cuidadosas los coágulos infiltrados, durando todas 
stas maniobras cerca de dos horas. 

Se suprimió completamente la canalización perineal cuatro días después, 
larchando el enfermo rápidamente á su restablecimiento. El ojal se cerró 
luy pronto y el ciu*80 de la orina tomó el camino normal. 

He vuelto después á ver á este enfermo que está completamente curado y 
in estrechez apreciable en su conducto uretral. 

Como el procedimiento que acabo de describir puede ser aplicable á otroH 
asos, he juzgado conveniente someterlo al juicio de mis ilustrados oompa- 
ieros. 

México, Noviembre de 1896. 

F. I^)PKZ. 



17C CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



UN MODELO DK botiquín DE CAMPABA 

PAliA XITKSTUO K.IKK(;rTO. 



PROYECTO PRESENTADO POR EL MAYOR MEDICO CIRUJANO 

México, D. F. 

Ya en otra ooaHÍón hemos tenido el honor de presentar un ensayo con el 
initimo ílii que el actual, y en dicho trabajo, haciendo un juicio crítico del mo- 
delo usado, tratamos de fund.ir las reformas quo en aquella época proponía- 
mos para los botiquines militiirc's; rcilizadu nuestro proyecto aun cuando de 
una manera privada, pudimos observar lo que en la práctica presentaba rea- 
lizable así como las desventajas de aquel modelo, y de aquí que, modificando 
nuestras ideas sobre el particular, hayamos hecho construir un botiquín de 
campaña que aunque dista mucho de llenar todas las condiciones deseables, 
quizá una vez experimentado sirva para proporcionamos mejores datos oon 
que reformar con positivas ventajas nuestro material de ambulancia. 

El botiquín cuyas fotografías de conjunto y en detalle presentamos, con- 
siste en un aparejo especial 6 borriquete al que van fijamente adheridas y 
y formando cuerpo con él, dos cajas de 0.m6ü de largo, 0.m48 de ancho y 
0.m20 de profundidad y que vienen constituyendo dos maletas cuyo fondo lo 
forma el mismo borriquete. Estas cajas cuadrangulares van cerradas de tal 
manera que al abrirlas, quedan sus tapas formando una especie de repisa 6 
mesa para depositar t-emporalmente lo que extraiga y un techo 6 cubierta que 
lleg^o el caso impide la caída de la la lluvia sobre las substancia puestas ádes- 
(íubierto. 

Un tercer depósito en sector que ocupa la parte más elevada y media de 
botiquín y destinado íx contener de preferencia material de curaoÍ6n es sa 
(complemento. 

Como se ve, se ha procurado utilizar todo el derredor del aparato, quedando 
perfectamente repartida ki carga, la c^ue adaptándose mejor á la forma de la 
acémila goza por ese hecho de mayor estabilidad, que se aumenta todavía oon 
la serie de correas usadas comúnmente en los países montañosos para fijar 
las cargas y cuya descripción omitimos por ser bien conocidas. 

Una cubierta general de cuero impermeable impide la entrada del tkgOM, y 
del polvo al botiquín rodeándolo casi por completo. 

Al abrir las cajas laterales quedan de manifiesto tres gavetas de hojalata 
que no tienen el inconveniente de apretarse por la humedad como pasa con 
las de madera y que llevan las medicinas con sus brevetes respectivos, loa 
que colocados en parte visible y con caracteres fáciles de leerse indican la 
substancia, la forma y la dosis en (¿ue está dividida; ds visión que acorta no- 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 




CONGRESO MEDICO PAN AMERICANO 170 

ftblemente el tiempo que hoy se emplea en armar las balanzas, pesar la me- 
loina y repartirla en las dosis necesarias ; estas maniobras que durante una 
luurcha y con los modelos usados ala presente, obligarían á descargar la acé- 
lila, quedan reducidas á su menor expresión llevando fraccionadas las subs- 
ánelas, siempre que sea posible dicho artificio. 

Las medicinas liquidas, en soluciones tituladas cuando para ello se prestan, 
an en fraseos de cristal sujetos por pequeñas correas al fondo del comparti- 
nento superior de las cajas, quedando así perfectamente acojinadas, lo que 
liflminuye las probabilidades de que se rompan los envases, y los medica - 
aentos sólidos quedan proteijdos de la humedad del aire por el empleo de 
K>lvo8 inertes y demás medios de uso corriente en la práctica farmacéutica. 

Se ha procurado hasta donde es posible que el contenido del botiquín que- 
le repartido con cierto orden, ocupando las medicinas la caja de la derecha, 
1 material de curación y accesorios como irrigador, bandejas, etc.; el depar- 
amento superior y medio, y las domas substancias como antisépticos tópicos 
'útiles, la caja de la izquierda; así sabe el médico en un momento dado, 
donde dirigir sus pesquizas economizando un tiempo que en muchas ocasio- 
168 le será precioso. 

Las substancias que hemos elegido como más convenientes para nuestro 
K>tiqufn procurando hacerlo tanto médico como quirúrgico son las siguientes: 
m la caja de la derecha: 

Amoniaco á 22 

Alcohol absoluto. 

Cloroformo. 

Láudano de Sydenham. 

Solución de Ivon. 

Yoduro de potasio al 50 % . 

Antipirina. Cápsulas de á O grs.25. 

Cloral y sulfonal. Perlas de á O grs.20 y pastillas de á 1 grs.OO. 

Mercurio protoioduro, pildoras de á O grs.05. 

Mercurio bicloruro, pildoras de á O grs.Ol. 

Opio extracto, pildoras de 0.01. Belladona extracto, pildoras de á O grs.Ol. 

Helécho macho, cápsulas de 0.30. Santonina, pastillas de á O g^rs.Ol, 

Pastillas para inyecciones hipodérmicas de: atropina, apomorñna, cocaína, 
estricnina, cafeína, duboisina, morfina, pilocarpina, homatropina y digitalina; 
>adiendo utilizarse algunas para la preparación de colirios. 

Bicarbonato de sosa, papeles de á 2 grs.OO. 

Bismuto subnitrato, papeles de á 2 grs.OO. 

Bromuro de potasio, papeles de á 2 grs.OO. 

Calomel, papeles de á O g^.Ol y de á 1 grs.OO. 

Clorato de potasa, pastillas de á O grs.35. 

Dover papeles de á O gr8.25. 

Granulos dosimétricos de arsénico, atropina, aeonitina, digitalina, estrícni- 
la, fosfuro de zinz, yodoformo y colchicina. 

Ipecacuana, papeles de á 1 g^.OO. 

Quinina sulfato, cápsulas de á O grs.lO. 

Sulfato de sosa, papeles de á 30 g^rs.OO. 

Ruibarbo, escamonea. Jalapa; papeles de á 1 grs.OO 

Salicilato de sosa, cápsulas de á O g:rs.25. 
En la caja del lado izquierdo: 

Acido fénico puro. 

Tintura de yodo al 50 ^y . 

23 



180 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Yodoformo. 

Glicerina. 

Extracto de hamamelis. 

Esencia de trementina. 

Acido crómico al 50 ^r . 

Cloruro de zinc á saturación. 

Nitrato de plata en barras de á 1 g^.OO. 

Nitrato ácido de mercurio al 50 5^ . 

Permanganato de potasa, papeles de 1 grs.OO. 

Acido bórico, papeles de á 4 grs.OO. 

Cianuro de mercurio, papeles de O grs.50. 

Bicloruro de mercurio 1.00. Cloruro de amonio 4.00. Papeles. 

Vaselina. 

Ungüento doble mercurial. 

Pomada de óxido de zinc. 

Pomada de belladona. 
Acetato de plomo. 

Alumbre. 

Colodión elástico. 

Dextrina. 

Tubo de canalización. 

Seda y catgut. 

Sinapismos y Vegigatorios (Albespeyres.) 

Tafetán y tela adhesiva de Johnson y Johnson. 

Espátula, tijeras, navaja de barba y abatidor. 

Tubo y venda de Esmarch. 

Jeringa de Pravaz. 

Clisobomba. 

1 docena jeringas de cristal para uretra. 

1 docena goteros. 

4 lavaojos de cristal. 

2 copas graduadas. 
Lámpara de alcohol. 
6 tubos de ensaye. 

1 docena suspensorios. 

1 docena sondas de Nelatón. 

Alfileres comunes y de seguridad. 

Una linterna pequeña. 

Vendas enyesadas de Johnson y Johnson. 

El compartimento medio y superior está destinado para contener: 

Tela emplástica, de salud, gazas yodoformada y biclorurada, algodón ab- 
sorbente, algodón oate, protectivo, maekjntOHh, baudrouche, manta, yen- 
das, férulas de madera y de zinc. 

1 irrigador y dos bandejas. 

La caja de Cirujía en su funda puede ser colocada arriba del botiquín fi- 
jándola por correas. 

Tal es en pocas palabras la descripción del modelo objeto de nuestro hn- 
mildn trabajo, en el que se han omitido los detalles que significan pooO| 
respecto del plan general, limitándonos á tratar los puntos que parecen 
tener mayor in\portancia y que podríamos resumir diciendo: que las ven- 
tajas que creemos presenta el botiquín propuesto á la presente son lassl- 
guientes: 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO IHl 

EÜ Medico Militar las medicinas divididas en la forma y do- 
ate usadas. 

I^za de gran estabilidad y fijeza, quedando abolidos hasta 
movimientos 6 sacudidas que contribuyen para el cansan- 

luido el peso sin que varíe notablemente la solidez que para 
[uiere. 

idos entre nosotros pesan término medio 110 k. con todo y 
rpondiendo 74 k. 6 sea más de dos terceras partes al conti- 
I contenido; mientras que con el propuesto tocan al botiquín 
lo se llegara á darle un peso de 110 k. sería llevando mayor 
3inas y material de curación. 

da repartida de tal manera que á medida que se van consu- 
mas, puede conservarse la simetría del peso en amhos lados, 
} cambiar de sitio las cajas parciales, que teniendo propor- 
I pueden ocupar indistintamente uno ú otro lado, 
la sanción de la experiencia, ella nos indicará lo que es de 
o definitivo y lo que debe ser desechado. 



)I0 SOBRE LA NOSTALGIA 

EN NUESTRO EJERCITO 

POR EL TENIBNTK CORONEL 

México, D. P. 

son del hombre un sentimiento tierno y poderoso que alguna 
) su ser, absorbe su inteligencia y se apodera de su voluntad 

sus acciones, este sentimiento es el amor de la patria au- 
la llamado nostalgia. 

do si la nostalgia es un síntoma ó una enfermedad. Según 
talgia es una verdadera forma de lipemanía, puesto que es 

material, que reconoce por origen una lesión psicológica, 
adera pasión que se apodera del alma, haciendo sufrir al in- 
[aspel la nostalgia es una manía viciosa que perturba la vida, 

moral del individuo, alterando su carácter y produciendo 
icos que si no constituyen por sí mismos la enfermedad, son 
:;ómica de ella. 

do cuál es el lugar que debe ocupar en el cuadro patológico ; 
o que es una verdadera insensatez del espíritu, y ciertamen- 
le enagenamiento, nunca será mejor aplicada que cuando se 
3rmedad. 

is extraño á los objetos exteriores que aquel que, sumergido 
la ve, nada le importa más que su dolor, no quiere comer ni 
' á su profunda trizteza; quisiera morir y morirá irremisible- 



1S2 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



mente si no se lo cura, volviendo á su patria querida, á su anhelado hogar. 

En sus horas de soledad y de meditación, en esas larguísimas noches de in- 
somnio contemi)la en su fantasía su casita; si es muy joven ve á sus amaina 
padres, íi sus hermanitos y hasta á su ñel perro que le acariciaba ai llegar, 
contempla la torre do su pueblo bañada por los rayos del sol de la mafianí, 
escucha la cami)ana que le llamaba en los días de flesta. recuerda sus prime- 
ros amores y los lugares en que concibió una dicha lleno de esperanzas. 

Si es casado ve su pobre mujer entregada á los quehaceres domésticos, y fc 
sus pequeños hijos en sus juegos infantiles, llenos de inocente alegría. 

Se ha dicho que la juventud era la edad más propia para padecer la nostal- 
gia, y aunque en regla general, esta es una verdad, no quiere decir que lai 
demás edades estén exentas de ella, pues el Dr. Valayer, que había vivido 
muchos años en una colonia, fué atacado de nostalgia de tal manera que tu- 
vo que vender sus bienes y volver prontamente a París. 

Otro anciano que halna lia1)itado una sola casa toda su vida, donde se habfa 
mecido su cuna, se vio obligado á abandonar su domicilio y no pudiendo re- 
sistir á su dolor, se suicidó asfixiándose. 

Es bien sabido que de las profesiones, los que más padecen la nostalgia son 
los soldados y los marineros. 

Entro, pues, de lleno en mi asunto. 

La nostalgia pocas veces afecta á nuestros soldados en tierra ñrme. 

Sabido es que nuestro ejército recorre la vasta extensión de la República 
en general, sano ó sufriendo enfermadades comunes. 

Es más frecuente la nostalgia en los soldados reclutados en los campos y 
principalmente en las montañas, que en los hombres que han vivido siempre 
en las grandes ciudades; pero en donde can^bia por completo el modo de ser 
de nuestras tropas, es cuando se ven obligadas á embarcarse, principalmente 
para ir á las costas, y más que todo cuando tienen que guarecer la península 
de Yucatán, que comprende igualmente el Estado de Campeche. 

Por tradición, nuestro pueblo sabe que Yucatán es ima tierra en donde se 
sufre miicho^ ya por su clima ardientísimo, ya porque carece de a^^ua y por 
las terribles enfermedades que atacan á la gente de tierra fría. 

Así es (jue desde que nuestras tropas se embarcan adquieren esa tristen 
que será con el tiempo una verdadera enfermedad. 

Lo primero que experimenta es el mareo ó mal de mar que afecta profon- 
ilamente el sistema nervioso y hace perder la moral de tal suerte, que sien 
esos momentos nuestros soldados tuvieran necesidad de batirse no estarían 
capaces para hacerlo. 

El mal de mar no puede describirHe, solo el que lo ha sentidos podía dar cuen 
ta de él . . . 

Por fin, desi)ués de una travesía más ó menos larga, nuestros soldados des- 
embarcan en una tierra de fuego, en donde solo puede caminarse en la ma- 
drugada ó cuando ya se ha puesto el sol, con una sed ardiente é insaciable, y 
atormentados por millares de moscos que no les dejan un momento de re- 
poso. 

Desde este instante, es muy natural venga la comparación con el clima be- 
nigno de la tierra fría. 

En la península, los mexicanos, como nos llaman los naturales del país, vi- 
vimos como extranjeros y difícilnientxí podríamos estar contentos. 

¿(Jué de extraño es que la nostalgia no venga á agravar ya una doloron 
situación? 

Desde tiempos remotos se ha visto el Supremo Cíobicrno en la necesidad de 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 183 

enviar las fuerzas federales, ya para hacer la guerra á los indios sublevados 
en Oriente 6 para conservar la paz y tranquilidad en esos Estados, pues siem- 
pre habrá necesidad de considerable guarnición allí. 

A grandes rasgos voy á ocuparme ds las enfermedades que reinan en estas 
zonas: las disenterias y demás afecciones del tubo digestivo, las ñebres, bajo 
todas sos formas, pero principalmente la fiebre intermitente; pero la más te- 
rrible de todas ellas, la fiebre amarilla 6 el vómito prieto, que aimque no es 
endémica, hace sus frecuentes visitas á este litoral, haciendo tan glandes es- 
tragos que los cuerpos quedan reducidos en cuadro, con pérdidas mayores 

que las que tuvieran asaltando una plaza bien defendida 

Siendo la nostalgia una pasión deprimente del organismo, perturba la sim- 
patía entre el encéfalo, la médula espinal y el resto del sistema nervioso ; 
por otra parte, la tristeza incesante empobrece la sangre, produciendo la 
anemia consecutiva: desde el momento que que la sangre que según la poé- 
tica expresión de Bichat, es la vida circulante desde qu3 esta vida llega á la 
miseria, fácilmente puede apagarse; por lo mismo, el que padece nostalgia 
está dispuesto á todaclase de enfermedades, cuyo pronóstico tiene que ser 
mortal. 

El tratamiento de la nostalgia, el único es volver al individuo á su tierra 
natal. 

Hay ana cuestión importantísima de medicina legal. ¿El nostálgico es res- 
ponsable de sus actos? 

Siendo la ordenanza general del ejército, muy severa para castigar las fal- 
tas en el servicio, ¿sería justo, sería humano aplicar la terrible pena de muerte 
al nostálgico que hubiere desertado estando de guardia? 

Cuestiones son estas que dejo á la ilustración de mis apreciables compañe- 
fos, médicos militares para resolverlo. 

Noviembre de 1896. 

Vicente Fonseca. 



BREVES APUNTES HLSTOHICÜS 

DEL HOSPITAL MILITAR DE INSTRUCCIÓN 

POR EL MAYOR MEDICO MILITAR 

CONSTANCIO P. IDIAQUEZ. 

México, D. F. 

^0 pretendemos hacer la historia del Hospital Militar, como Instituto des- 
"Mo á suministrar al Ejército médicos abnegados, que llenos de ilusiones en 
** Diente, y rebosando aspiraciones en su corazón, van á compartir con nues- 
"^ valientes soldados los azares de la campaña, las aventuras del campa- 
oiento, las fatigas de la marcha accidentada á través del llano abra^iador ó la 
ÍJ^brada Sierra de nuestro territorio, ó siquiera el aislamiento de la guarni- 
^ en apartada aldea. 
^0 es nuestro objeto narrar las evoluciones porque ha atravesado la institu- 



1 í<4 CONGRESO MEDICO PAN AMERICANO 

ción deude que He fundó, con el ñn de dar instrucción técnica especial á loe que 
se dedican al difícil arte de curar, y de prepararlos á la misión cuasi sagrada, 
que tienen que desempeñar aliado del soldado, conservando, mejorando y 
procurando desarrollar su salud, en bien de la patria á quien dedican losaffoi 
más floridos de su juventud. 

Al seguir paso á paso en su progreso siempre constante al Hospital Militar 
de Instrucción, desde su fundación, y al ir señalando las mejoras que en m 
reglamento y régimen ha realizado incesantemente, quedaríamos muy lejoa 
de nuestro propósito y muy apartados de la guía que hemas querido seguir al 
trazar estos desaliñados apuntes. Sólo queremos describir brevemente y en 
frase ligera é incorrecta, la historia del ediñcio que ocupa en la actualidad el 
Hospital Militar. 






Difícil sería para el ({ue á principios del presente siglo conoció el antiguo 
asilo do las ^' Arrecogidas,'' hallar las huellas que señalaron en otro tiempo el 
primitivo objeto del ediñcio. Los que en el transcurso de los años lo vieron 
convertido primero en oñcinas y almacenes del ^'Estanco de Tabaco" y luego 
transformado en Colegio IMÜitar, no podrían tampoco encontrar más que en 
su memoria la comprobación de sus recuerdos. 

Una placa conmemorativa situada en el pórtico de la antigua capilla, hoy 
convertida en anflteatro, recuerda que en 1808 se construyó el edificio por 
mandato de los Inquisidores de México, y con los fondos que suministraba la 
piedad para dar asilo cristiano y solitario, refugio á las infelices mujeres que 
arrojaba como despojo vil, como miserable harapo, la ola amarga y nausea- 
bunda del vicio. Por eso el pueblo llamó aquél la morada ''Las Arrecogidaa." 

¡ Contrastable, sombrío, inexcrutable arcano ! Ayer en esa capilla sombiíaae 
arrodiUabon pálidas, macilentas y llorosas, las parias desoladas á quienes el 
vicio había marcado con su sello, y la sociedad anatematizado con su proe- 
crlpción. Ayer bajo esas bóvedas heladas y obsciu*as se oía el sollozo hondo 
del arrepentimiento ó el alarido desgarrador de la desesperación. 

Hoy á la luz de la ciencia que rasga todas las tinieblas y al resplandor del 
análisis que alumbra todos los misterios, se ve al joven aspirante armado del 
escápelo, que se inclina ante el libro abierto de la naturaleza, y registra, y es- 
cudriña y estudia en su inagotable afán de hallar en la muerte, la fuente mis- 
teriosa de la vida. 

No se escuchan saliiiüi penitenciales ni gritos dolientes, ni lastimeros ayes: 
se oye el crujido del hierro contra las fibras que resisten, acompañado del 
santo murmullo del estudio y del canto de alondras que entona una juventud 
alegre y entusiasta. 

i Bendito sea el progreso que así transforma cuando toca, y hace de un 
claustro que derrama tanta sombra que da frío, una escuela, perenne manan- 
tial de luz y de calor! 



1» * 



De los otros objetos á que se destinó después el primitivo edificio de "Laa 
Arrecogidas,'' y que sucesivamente fueron "Estanco de Tabaco," "Casa Co- 
rreccional de hombres jóvenes" y "Colegio Militar," apenas queda el recaer- 
do y difícil es averiguar las fechas que corresponde á cada uno de ellos. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 185 






Pero la República, en medio de las vicisitudes de su azarosa historia, iba 
siempre adelantando, y con su progreso, se complicaba más su mecanismo 
administrativo. En 1846 se pensó en fundar un Hospital Militar fijo, que co- 
rrespondiera á las necesidades crecientes, del Ejército, no satisfechas con los 
hospitales de sangre y ambulancias de campamento. Se di6 nueva organiza- 
ol6n al Cuerpo Médico y á este efecto, el Hospital fijo so le dio el carácter de 
Eccuela Práctica Médico- Militar, asignando los Jefes encargados del servicio 
Imb atribuciones de verdaderos profesores. 

Era la base fundamento de la que con el transcurso del tiempo había de te- 
ner por luminoso faro al gran cirujano, al ilustre maestro Francisco Montes 
de Oca. 

T no fué en el Asilo de San Lucas donde primero se funda esa Escuela. Ha 
de pasar antes por varias peripecias, que la conducen en peregrinabión de 
convento en convento hasta asentarse en el lugar en que ahora la encon- 
¿ramos. 

Fondado el Hospital de Instrucción en el convento de San Hipólito, en el 
año ya citado de 1846, al siguiente, se suprime la Escuela por las tristes y pe. 
nosas circunstancias que nos afligen, en medio de la guerra extranjera. Son 
vanos los trabajos emprendidos para adaptar el sombrío convento al objeto 
nuevo á que se le destina y vanos también los esfuerzos para aclimatar la 
nueva Escuela. 






Pasan siete años desde que se dio el nuevo Reglamento del Cuerpo, para 
verlo otra vez puesto en vigor y es necesario llegar á 1853, para ver que re- 
nazca de su olvido y se cultive el plantel que hubiera creado aquella organi- 
zación. Pero en este establecimiento, no es el convento de San Hipólito, sino 
el de San Cosme el que se destina. Y nuevas labores para su adaptación y ta- 
reas infecundas para apropiar el ediñcio á un objeto tan distinto de su ins- 
tituto. 

Allí permanece el Hospital Militar y logra por siete años consecutivos con- 
servarse inamovible en el sitio que se le había destinado, á pesar de haberse 
sucedido en vertiginosa rapidez la dictadura de Santa- Auna, el Gobierno ema- 
nado de la gloriosa devolución de Ayutla, y los que nacieron de la defección 
de Comonfort y de las revueltas de la facción reaccionaria. Allí permaneció 
hasta 1860 en que el cañón de Calpulálpam anunciaba con su voz de bronce el 
fln de una era de ignominia y el principio de un período engrandecido por la 
justicia y santiflcado por la Reforma. 

Al entrar á la capital de la República el gobierno constitucional, á princi- 
pios de 1861, no se creyó bastante el Hospital de San Cosme, y so fundó otro 
provisional en San Femando; á poco los dos se refundienon en uno solo, que 
se mandó transladar al convento de San Pedro y San Pablo, donde actual- 
mente existe la '* Escuela Correccional." 






Pero parecía que en ning^ina parte había de tener asiento la Escuela prác- 
tica Médico Militar tan traída y tan llevada como el Hospital á que estaba ad- 



180 CONGRESO MEDICO PAN-AMEMCANO 

junta. Pronto la inicua facción acuchillada por el ejército constitadonal y 
aplastada por la opinión pública, apeló á la más horrenda de siu tralcionet 
llamando al extranjero y envolviendo al país en guerra asoladora. 

El Gobierno que pensó primero resistir en la capital mandó establecer ona- 
tro Hospitales Militares provisionales, en San Cosme, en San Lncas, en el 
Hospicio de Pobres y en el Tecpam de Santiago, casi correspondían á los coa- 
tro puntos cardinales de la ciudad y allí se preparaban á recibir á los que ca* 
y3ran h áridos en la lucha que sostenía la nación por su libertad y sa inde- 
pendencia. 

Breves fueron los días de estos hospitales. Vencida nuestra herdioa reak- 
tencia y en poder del invasor nuestro baluarte de patriotismo, la ciadad de 
Zaragoza, el Gobierno, juzgando aventurado permanecer en la capital, re30- 
ge el lábaro sagrado de la Patria, y con él se traslada á los desiertos de BtfO 
del Norte, á donde no se atreven las huestes liberticidas Ti llegar. 






Vuelve por ñn triunfante y cubierta de gloria la bandera de la patria que 
desañó tantas tormentas y resistió enhiesta tan ñeros vendábales; el gobier- 
no constitucional se restablece, y en 1887, comienza la historia contempoii- 
nea del Hospital de Instrucción, establecido deñnitivamente en el edificio 
que ahora ocupa. 

Pronto se notó que era estrecho é inadecuado á su objeto, por más <¡ae en 
años anteriores había servido para los mismos, y el Dr. Francisco Montes de 
Oca, nombrado Coronel Subinspector del Cuerpo Médico y Director de! Esta- 
blecimiento, se dedicó con asiduidad digna de todo encomio, á mejorar la par- 
te material del plantel, á organizar el servicio debidamente y á fundar sobre 
bases científícas la Escuela Médico -Militar, que han sabido continaar su 
dignos sucesores. 






Se levantaron los techos de unas salas para darles la necesaria amplitud; 
83 dilataron otras derribando tabiques; se ventilaron todas horadando venta- 
nas y comunicando puertas; se construyó la primera sala de operaciones; ee 
erigió el departamento liidroterápico, el segundo en su género que se cons- 
truía en la capital; se adaptó la antigua capilla para convertirla en Anfitea- 
tro y sala de diseecljii, y por todas partes se echó de ver y se marcó la huella 
de la actividad de ese genio emprendedor que el establecimiento dirigía. 

Mas no era bastante á su fecunda iniciativa el espacio de que disponía. Con- 
cebido y estudiado con esmero un proyecto de ensanchamiento, se hicieron 
los planos y se emprendió la obra, conforme a los recursos propios y ordina- 
rios del establecimiento y los extraordinarios que el Gobierno ponía á su dis- 
posición. 

Casi todos los estrechos callejones y casas particulares que antes rodeaban 
San Lucas, fueron adquiridos sucesivemcnte, y aj mismo tiempo dilatándose 
y ampliándoso los diversos departamentos y anexos del establecimiento prin- 
cipal. 

En 1874, por contrato con el Ayuntamiento, se adquirieron los callejonei 
de **Las Arrecogidas*' y del *'01ivo,*' que limitaban el Hospital por el lado 
Norte. En 18S0, por contrato semejante se hizo igual adquisición del oaUej6n 
del ** Hormiguero'' que quedaba al Oriente. En 1883 y 1884, se compraron trea 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 187 

lej6n del "Cacahu-ital," hacia el mismo lado. En este año último, 
resto del callejón dsl "Olivo" en su límite oriental. Posteriop- 
inirió, por úitímo, la ca^a que aun quedaba del "Cacahuatal," 
di ensanche segán los pl i:i3s aprobados. 

rme se adquirían nuevos terrenos, se ensanchaban las construc- 
(reparaban á desarrollar y dar forma a) proyecto discutido. 
1 departamento de lavaderos; se levantó toda una ala del de Ci- 
Mute baja ae construyeron las cátedras para I9S diversas asigna- 
itmyó una nueva sala de operaciones; se levantaron los muros 
.0 donde se han de erigir entre jardines pabellones modernos. 
3 reformas y reconstrucciones no pudieron efectuarse en un día. 
Montes de Oca, siguió la del Gral. Alberto Escobar, continuada 
>s días por el Coronel Femando López, á quien nos debemos re- 
i temor de ofender su modestia. 

icobar deja como huella más brillante de su paso la fundación de 
, el Sr. L5pez puede enorgall3cers3 con el nuevo laboratorio y In 
as aaépticaa, 

> está concluida; ojalá podamos en breve plazo celebrar con re- 
clusión de la obra iniciada el 5 de Mayo de 1889, laediñcación del 
itar de Instrucción, sobre las bases establecidas de sus grandiosos 

>viembre de 1896. 

Constancio P. Idiaquez. 



dística del ferrocarril mexicano 

DEL AÑO DE 1889 AL AÑO DE 1896 

FORMADA POR KL 

de la Facultad de México, ü. F. 

a que tengo la honra de presentar á esta honorable Sección del 
dico que actualmente celebra sus sesiones en esta capital, com- 
idtstica de los lesionados y enfermos, empleados en el Ferrocarril 
3 Veracruz) durante un período de ocho años, comprendidos des- 
1889 hasta el actual de 1896. 

principio me proponía hacer la estadística de quince años, lo que 
mucho mejor, pues ya en este lapso de tiempo se podía apreciar 
a, si la había, entre los primeros y los últimos años, dlfícultades 
•a me lo impidieron y por eso solamente» presento el cuadro es- 
os últimos ocho años. 

á cabo dicha numeración me propuse y he llevado a efecto el 
e: 

lo por el año de 1889 doy primeramente la cifra total de lesionados 
n un año, en seguida hago el promedio mensual correspondiente 

24 



188 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

á ese añO) haciendo después por meses la enumeración en esta forma: núme- 
ro total de lesionados y enfermos, numeración de lesionados por regionet: 
miembros superiores, inferiores, tronco, cabeza, otras lesiones y al último kM 
enfermos; en seguida saco el tanto por ciento sobre los diversos empleos en 
un año, contando los lesionados según sus ocupaciones, en segada expreso 
la frecuencia de lesiones en las diversas localidades, al último coloco las d' 
fras relativas á la mortalidad, reseñando también las operaciones llevadas á 
cabo y por último establezco una comparación de un año á otro. 

Como consecuencia pongo en seguida cuáles son las lesiones más frecuen- 
tes, sacando el tanto por ciento correspondiente. 

Después entro en algunas consideraciones sobre la manera de tratar diclus 
lesiones haciendo algunas observaciones sobre la cirugía aplicada á ella. 

Como anexo doy á conocer la organización actual del servicio Médico del 
Ferrocarril Mexicano. 

AÑO DE 1889. 

Lesionados, 283; enfermos, 52. 

Media mensual. Lesionados, 24; enfermos, 4. 

Enero. 32 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 4; izquierdo inferior, 7; derecho, 
5; tronco, 1; otras lesiones, 2; enfermos, 4. 

Febrero. 28 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho, 4; miembro inferior izquierdo, 6; 
derecho, 3; tronco, 1; cabeza, 6; otras lesiones, 2; enfermos, 3. 

Marzo. 32 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 2; miembro inferior izquierdo, 6; 
derecho, 2; tronco, 4; cabeza, 5; otras lesiones, 3; enfermos, 3. 

Abril. 30 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 4; miembro inferior izquierdo, 4; 
derecho, 6; tronco, 0; cabeza, 1; otras lesiones, 2; enfermos, 5. 

Mayo. 29 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 5; miembro inferior izquierdo, 4; 
derecho, 3; tronco, 2; cabeza, 3; otras lesiones, 1; enfermos, 8. 

Junio. 17 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 2; derecho, 1; miembro inferior izquierdo, 5; 
derecho, 3; tronco, 1; cabeza, 2; otras lesiones, 0; enfermos, 6. 

Julio. 18 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 2; derecho, 5; miembro inferior izquierdo, 6; 
derecho, 1; tronco, 0; cabeza, 2; otras lesiones, O ; enfermos, 4. 

Agosto. 30 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 7; miembro inferior izquierdo, 1; 
derecho, 3; tronco, 1; cabeza, 2; otras lesiones, 3; enfermos, 6. 

Se;>tiembre. 20 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 3; derecho, 4; miembro inferior izquierdo, 1; 
derecho, 1; tronco, 2; cabeza, 2; otras lesiones, 1; enfermos, 4. 

Octubre. 27 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 9; miembre inferior izquierdo, 1; 
derecho, 2; tronco, 4; cabeza, 0; otras lesiones, 0; enfermos, 4. 

Noviembre. 35 lesionados. 

Miembro superior izquierdo, 2; derecho, 9; miembro inferior izquierdo, 8; 
derecho, 4; tronco, 4; cabeza, 4; otras lesiones, 2; enfermos, 6. 

Diciembre. 37 lesionados. 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 180 

Miembro superior izquierdo, 12; derecho, 4; miembro inferior izquierdo, 6; 
derecho, 4; tronco, 0; cabeza, 5; otras lesiones, 1; enfermos, 2. 

RESUMAN DE 1889. 

Miembros superiores, izquierdo 65 

n „ derecho 58 

„ inferiores, izquierdo 49 

y, „ derecho 37 

Tronco 20 

Cabeza 32 

Otras lesiones 14 

Enfermos 52 

Las lesiones de los miembros superiores corresponden, sobre todo, á las 
manos, pues lesiones del antebrazo y brazo, codo y hombro, solo hubo 3. 

De las manos las lesiones de los dedos fueron las observadas, predominan- 
do las de los dedos medio, índice y anular. Las leniones del tronco todas fue- 
ron contusiones del tórax y de estas profundas 8; las de la cabeza todas fueron 
heridas contusas sin importancia; en donde dice otras lesiones, ñguran las de 
los ojos, sobre todo en los talleres, á saber: cuerpo extraño del ojo izquierdo, 
sobre la córnea, 6; conjiíntivitis traumática, 3, y keratitís traumática, 3, y 2 
heridas de la córnea izquierda. 
De los 283 lesionados hubo: 

Garroteros, 335?.. Garroteros 73 

Cargadores, 20,<í. Cargadores 51 

Peones, 17%. Peones y Permte 42 

Mecánicos, 10j%. Mecánicos 29 

Maquini s tas y fogoneros, 7r^ . Maquinistas 9 

El resto, 13;»^. Fogoneros 11 

Ajustadores 8 

Carpinteros 9 

Lancheros 9 

Varios 42 



283 



Como se ve por las cifras anteriores, los garroteros son los que dan más 
contingente á la estadística, y esto se comprende fácilmente por la calidad de 
su ocupación, igualmente los cargadores y los del taller. 

El departamento que asistió más heridos, fué el d^ Drizaba, pues asistió 142 
lesionados, y en seguida el de Apizaco que asistió 64, teniendo esto su expli- 
cación por tener mayor extensión de la línea á su cuidado, así como los le- 
sionados de los talleres. 

Las operaciones fueron 8; 7 desarticulaciones de dedos y una amputación 
de antebrazo; en 6 de ellas hubo reunión por primera intención y en 2 no. 
Ni un muerto por operacién. 

De los lesionados murieron durante el año de 1889, uno de una herida por 
arrancamiento del antebrazo izquierdo, resultando por consiguiente, 0.40 cen- 
tesimos por ciento. 

Las enfermedades dominantes fueron : el reumatismo, el paludismo, en Ori- 
zaba y el vómito en Veracruz. Murieron 2 enfermos, el 1 por ciento. 



190 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



AÑO DE 1890. 

Lesionados, 436; enfermos, 36. 

Mediar mensual. Lesionados, 36; enfermos 3. 

Enero. Lesionados, 27. Enfermos, 4. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho 4; miembro inferior izquierdo, 7; 
derecho, 3; tronco, 1; cabeza, 3; otras lesiones, 1. 

Febrero. 40 lesionados. Enfermos, 6. 

Miembre superior izquierdo, 5; derecho, 11; miembro inferior izquierdo, 11; 
derecho, 5; tronco, 3; cabeza, 1; lesiones diversas, 4. 

Marzo. 29 lesionados. Enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho, 6; miembro inferior izquierdo,?; 
derecho, 6; tronco, 1; cabeza, 4; otras lesiones, O 

Abril. 30 lesionados. Enfermos, 1. 

Miembro superior izqqulerdo, 5; derecho, 8; miembro inferior izquierdo, 7; 
derecho, 6; tronco, 1; cabeza, 2; otras lesiones, 1. 

Mayo. 36 lesionados. Enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 4; derecho, 9; troncen, 4; miembro inferior ii- 
quierdo, 9; derecho 5; cabeza, 3; otras lesiones, 1. 

Junio. 25 lesionados. Enfermos, 4. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 4; tronco, 1: miembro inferior is- 
quierdo, 5; derecho, 2: cabeza, 2; otras lesiones, 4. 

Julio. 38 lesionados. Enfermos, 1. 

Miembro superior izquierdo, 10; derecho, 10; tronco, 1; miembro inferior 
izquierdo, 7; derecho, 5; cabeza, 4; otras lesiones, 1. 

Agosto. 43 lesionados. Enfermos, 7. 

Miembro superior izquierdo, 15; derecho, 7; tronco, 2; miembro inferior 
izquierdo, 2; derecho, 11; cabeza, 5; otras lesiones, 3. 

Septiembre. 31 lesionados. Enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 9; tronco, 2; miembro inferior is- 
quierdo, 3; derecho, 5; cabeza, 3; otras lesiones, 2. 

Octubre. 53 lesionados. Enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 10; derecho, 16; tronco, 3; miembro inferior 
izquierdo, 6; derecho, 5; cabeza, 11; otras lesiones, 2. 

Noviembre. 42 lesionados. Enfermos, 9. 

Miembro superoir izquierdo, 5; derecho 9; tronco, 3; miembro inferior ii- 
quierdo, 4; derecho 14; cabeza, 7; otras lesiones, 0. 

Diciembre. 44 lesionados. Enfermos, 5. 

Mio.nbro superior izquierdo, 10; derecho, 11; tronco, 3; miembro inferior 
izquierdo, 11; derecho, 4; cabeza, 3; otras lesiones, 2. 

Las lesiones de los miembros superiores corresponden la mayor parte á iu 
manos, pues lesiones de las otras partas del miembro superior fueron 81, é 
igualmente las lesiones de los dedos fueron las más frecuentes. Contusionef 
profundas del tórax hubo 12, y una con fractura de costillas, las de la oabesa 
fueron heridas contusas y solamente una fractura del cráneo, bóveda y base. 
Las lesiones diversas fueron como en el año anterior; lesiones de loeojoa» 
cuerpos extraños 5. y conmoción cerebral 6, conjuntivitis y keratitie trauma" 
ticas 4 ; y una orquitis traumática. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



101 



De los 436 lesionados, hubo: 
Garroteros. 25.8 f/;. 
Cargadores, 15.90'/; . 
Peones, 14 c^ 
Mecánicos, 4^y . 
Maquinistas y fogoneros, 9'/^ 
Ajustadores, carpinteros y lan' 

cheros, 9f¿. 
El resto, 24 r¿. 



Garroteros 92 

Cargadores 69 

Peones 61 

Mecánicos 15 

Maquinistas 18 

Fogoneros 20 

Ajustadores 5 

Carpinteros 14 

Lancheros 18 

Varios 124 



436 



Como en el año anterior los garroteros dan el mayor contingente, notándo- 
se sin embargo, que disminuyó el tanto por ciento respecto al año anterior. 
El departamento que asistió más heridos fué también Orizaba con 162 lesio- 
nados y Apizaco con 102, teniendo la misma explicación que para el año 
anterior. Las operaciones fueron 16: nueve desarticulaciones de los dedos, 4 
amputaciones de la pierna izquierda y 3 antebrazo izquierdo; sanaron los he- 
ridos en un término medio de 17 diás. De los lesionados murieron 4: uno por 
contusión profunda del tórax, el segundo por fractura del cráneo y otro por 
conmoción cerebral, y el último por machacamiento de ambas piernas. Iff 
de mortalidad. De los enfermos murieron 2 de vómito y uno de neumonía. 
6^^. Hubo un descarrilamiento en Apizaco con 7 muertos y 2 heridos. 

AÑO DE 1891. 



Lesionados, 364. Enfermos, 43. 

Media mensual, 30. 

Enero. Lesionados, 28. Enfermos, 2 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 6; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 7; derecho, 3; cabeza, 2; otras lesiones, 4. 

Febrero. Lesionados, 41. Enfermos, 5. 

Miembro superior izquierdo, 4; derecho, 7; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 6; derecho, 5; cabeza, 3; otras lesiones, 4. 

Marzo. Lesionados, 32. Enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 6; tronco, 0; miembro inferior iz- 
quierdo, 5; derecho, 6; cabeza, 3; otras lesiones, 0. 

Abril. Lesionados, 31. Enfermos, 6. 

Miembro superior izquierdo, 4; derecho, 6; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 7; derecho, 3; cabeza, 1; otras lesiones, 2. 

Biayo. Lesionados, 30. Enfermos, 8. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 7; tronco, 0; miembro inferior iz- 
quierdo, 6: derecho, 0; cabeza, 2; otras lesiones, 1. 

Junio. Lesionados, 24. Enfermos, 1. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 3; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 5; derecho, 2; cabeza, 1; otras lesiones, 1. 

Julio. Lesionados, 41. Enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 13; tronco, 4; miembro inferior iz- 
quierdo, 6; derecho, 3; cabeza, 3; otras lesiones 4. 

Agosto. Lesionados, 36. Enfermos, 0. 



lí^- CONGRESO MEDICO PAN -AMERICANO 

Miembro superior izquierdo, 4; derecho, 14; tronco, 2; miembre inferior 
izquierdo, 6; derecho, 7; cabeza, 3; otras lesiones, 0. 

Septiembre. Lesionados, 31. Enfermos, 2. 

Miembro sujíerior izquierdo, 4; derecho, 11; tronco, O ; miembro inferior 
izquierdo, 4; derecho, 7; cabeza, 2; otras lesiones, 3. 

Octubre. Lesionados, 23. Enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 5: tronco, 1; miembro inferior ii- 
quierdo, 2; derecho, 6; cabeza, 1; otras lesiones, 3. 

Noviembre. Lesionados, 25. Enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 3; derecho, 3; tronco, 5; miembro inferior ii- 
quierdo, 6; derecho, 4; cabeza, 2; otras lesiones, 2. 

Diciembre. Lesionados, 22. Enfermos, 8. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho, 5; tronco, 2; miembro inferior is- 
quierdo, 3; derecho, 3; cabeza, 0; otras lesiones, 3. 

Las lesiones de los miembros superiores continúan predominando y tun- 
bien las de las manos, pues solamente 13 fueron las correspondientes á lu 
demás partes del miembro superior y de estas hubo 3 fracturas del antebrtw, 
2 del izquierdo y 1 del derecho. En las inferiores sucede cosa semejante, el 
pie es el lesionado con mayor frecuencia y todas las amputaciones de pierna 
que fueron este año, 5 corresponden á lesionados del pie izquierdo. Coutn- 
siones profundas del tórax hubo 8 y en la cabeza todas heridas contusas. En- 
tre las lesiones diversas todas fueron como en las anteriores, cuerpos extra- 
ños del ojo izquierdo. 

De los 364 lesionados, hubo: 

Garroteros, 25.36:/ Garroteros 82 

Cargadores, 13 v . Cargadores SI 

Peones, 15^7. Peones fiO 

Maquinistasy fogoneros, 4'/ . Maquinistas y fogoneros IS 

Mecánicos, 4'y . Mecánicos 12 

Lancheros, 2^ . Lancheros 6 

Varios, 27^/. Varios 181 

Continúan los garroteros dando el mayor contingente con poca variacÍ6n, 
y aquí se nota que los cargadores disminuyeron en cifra comparados con d 
año anterior y en su tanto por ciento. En los demás oñcios hubo oscilaciones, 
notándose que en donde dice varios, va en aumento en los dos últimos afioa. 
Orizaba fué igualmente el departamento que asistió más lesionados, faeron 
214, aumentó con el año anterior, 32. Apizaco tuvo 214, aumentó 12 lesiona- 
dos. Las operaciones fueron 8 desarticulaciones de dedos y 5 amputaciones 
de la pierna izquierda. Curaron en 16 días por término medio. Murieron este 
año 3 lesionados, 1 de tétanos, en V^eracruz, y los otros 2 por machacamiento 
de ambas piernas. Mortalidad 0.80'/ . De los enfermos, 1 de neumonía, 2;^ . Se 
observaron el reumatismo, pahidisnio en Orizaba, vómito en Veracruz, Ufo 
en México y gripa, y 1 nrunu)oonioHÍH. 

AÑO do 1892. 

Lesionados, 304. Enfermos, 18. 
Media mensual, lesionados, 25. Enfermos, 1.50. 
Enero. Lesionados, 29. Enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 15; derecho, tí; tronco, 1; miembro inferior 
izquierdo, 4; derecho, 1; cabeza, 1; otras lesiones, 1. 
F(»brero. Lesionados, 18. Enfermos, 0. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 1^3 

o saperíor izquierdo, 3; derecho, 5; tronco, 1; miembro inferior iz- 

; derecho, 2; cabeza, 0; otras lesiones, 1. 

Lesionados, 20. Enfermos, 2. 

o superior izquierdo, 7; derecho, 6; tronco, 1; miembro inferior iz- 

; derecho, 2; cabeza, 2; otras lesiones, 1. 

lesionados, 22. Enfermos, 0. 

o superior izquierdo, 6; derecho, 5; tronco, 2; miembro inferior iz- 

; derecho, 2; cabeza, 1; otras lesiones, 2. 

^sionados, 30. Enfermos, 0. 

o superior izquierdo, 10; derecho, 5; tronco, 1; miembro inferior 

3; derecho, 6; cabeza, 2; otras lesiones, 2. 
sesionados, 25. Enfermos, 0. 

3 superior izquierdo, 8; derecho, 3; tronco, 3; miembro inferior iz. 
; derecho, 3; cabeza 4; otras lesiones, 3. 
esionados, 22. Enfermos, 1. 

o superior izquierdo, 4; derecho, 6; tronco, 1; miembro inferior iz- 
; derecho, 5; cabeza, 1; otras lesiones, 2. 

Lesionados, 19. Enfermos, 2. 

3 superior izquierdo, 5; derecho, 2; tronco, 1; miembro inferior iz- 
; derecho, 2; cabeza, 2; otras lesiones, 4. 

hre. Lesionados, 25. Enfermos, 5. 

o superior izquierdo, 5; derecho, 6; tronco, 1; miembro inferior iz- 
; derecho, 4; cabeza, 1; otras lesiones, 2. 
. Lesionados, 28. Enfermos, 1. 

o superior izquierdo, 7; derecho, 4; tronco, 2; miembro inferior iz- 
; derecho, 6; cabeza, 4; otras lesiones, 3. 
bre. Lesionados, 00. Enfermos, 4. 

o superior izquierdo, 10; derecho, 6; tronco, 1; miembro inferior i z- 
; derecho, 6; cabeza, 2; otras lesiones, 3. 
>re. Lesionados, 34. Enfermos, 3. 

o superior izquierdo, 8; derecho 7; tronco, 1; miembro inferior iz- 
;. derecho, 4; cabeza, 2; otras lesiones, 3. 

an como en los años anteriores, dando mayor contingente los miem- 
nores y de éstos las manos, y más la izquierda; de ésta las lesiones 
ios son las más frecuentes, de las demás regiones del miembro su- 
Bron 22 heridas, y 4 fracturas del antebrazo izquierdo. En el infe- 
serva lo mismo; los pies dan mayor número de lesionados, que el 
niembro, del que se contó solamente una fractura de la tibia dere- 
usiones profundas del tórax hubo 4, y una del vientre que fué mor- 
ías de la cabeza fueron heridas contusas. Los cuerpos extraños de 
fueron muchos este año, pues llegaron á 16 y como ya he dicho, en 
s se observa con frecuencia. 

04 lesionados, hubo : 

•s, 26íí . Garrateros 81 

ís, 12.4^^; . Cargadores 38 

;*. Peones 27 

3, 7fr. Mecánicos 16 

s, 11.2;; . Fogoneros 23 

;as y lancheros, 5 'i . Maquinistas 10 

Lancheros 3 

//(, Varios 106 

n años anteriores, los garroteros continúan dando el mayor co:itin- 



l*>-t CONCiRKSO MEDICO PAN-AMERICANO 

gente y después los cargadores. El departamento de Orizaba abatió 134 y 
Apizaco 83 lesionados. Las operaciones fueron 3 desartieulasioneB de los de- 
dos de la mano derecha. Murieron este año 3 lesionados, 1 de contnaióii del 
vientre y 1 de una herida por machacamiento del brazo izquierdo, de septí- 
cemia y 1 de machacamiento de una pierna, la derecha. Mortalidad, Vi. Lh 
enfermedades fueron las mismas ya observadas y murió uno de vómito en 
Veracruz. 

Añí) de 1893. 

Lesionados, 364; enfermos, 47. 

Media mensual, lesionados, 29; enfermos, 3. 

Enero, lesionados, 47; enfermos 5. 

Miembro superior izquierdo, 10; derecho, 11; tronco, 3; miembro inferior 
izquierdo, 8; derecho, 7; cabeza, 4; otras lesiones, 4. 

Febrero, lesionados, 37; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 9; derecho, 5; tronco, 4; miembro inferior is- 
quierdo, 8; derecho, 3; cabeza, 3; otras lesiones, 5. 

Marzo, lesionados, 38; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 7; tronco, 1; miembro inferior ii- 
quierdo, 8; derecho, 10; cabeza, 1; otras lesiones, 3. 

Abril, lesionados, 32; enfermos, 1. 

Miembro superior izquierdo, 4; derecho, 9; tronco, 2; miembro inferior ii- 
quierdo, 7; derecho, 7; cabeza, 1; otras lesiones, 2. 

Mayo, lesionados, 43; enfermos, 5. 

Miembro superior izquierdo, 12; derecho, 6; tronco, 4; miembro inferior iz- 
quierdo, 6; derecho, 5; cabeza, 7; otras lesiones, 5. 

Junio, lesionados, 30; enfermos, 5. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 7; tronco, 1; miembro inferior is- 
quierdo, 2; derecho, 10; cabeza, 0; otras lesiones, 2. 

Julio, lesionados, 17; enfermos, (>. 

Miembro superior izquierdo, 2; derecho, 2; tronco, 2; miembro inferior ii- 
quierdo, 6; derecho, 1; cabeza, 3; otras lesiones, 1. 

Agosto, lesionados, 23; enfermos, 7. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 4; tronco, 2; miembro inferior Íi- 
quierdo, 2; derecho, G; cabeza, 4; otras lesiones, 0. 

Septiembre, lesionados, 25; enfermos, 5. 

Miembro superior izquierdo, tí; derecho, 3; tronco, 4; miembro inferior ii- 
quierdo, 2; derecho, 5; cabeza. 3; otras lesiones, 2. 

Octubre, lesionados, 27; enfermos, 1. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 3; tronco, 1; miembro inferior if- 
quierdo, 8; derecho, 4; cabeza, 2; otras lesiones, 2. 

Noviembre, lesionados, 25; enfermos, 3. 

Mienil)ro superior izquierdo, 2; derecho, 8; tronco, 3; miembro inferior ii- 
qiiierdo, 4; derecho, 8; cabeza, 1; otras lesiones, 1. 

Diciembre, lesionados, 30; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 7; tronco, 2; miembro inferior if- 
quierdo, 1; derecho, tí; cabeza, 4; otras lesiones, 2. 

Las lesiones de los miembros superion^s, como en los años anteriores, li- 
guen siendo las más frecuentes y de ellas las manos, sobre todo, la Izquier- 
da. Hubo esa fractura, del radio izquierdo, y las demás fueron todas i>or ma- 
cha<íamiento. Sucedió lo mismo en el miembro inferior eontusiones profon- 



i 
CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO litó 

dfts del t&rax 7. La de la cabeza todas contusas. Cuerpos extraños de la c6r- 
nea, 6 caaos. 

De los 354 lesionados hubo: 

Garroteros, 35.1 ^ . Garroteros 86 

Cargadores, 11 ft . Cargadores 37 

Peones, 10.20 ^. Peones 36 

Mecánicos, O 5? . . Mecánicos 31 

Fogoneros, 7 % . Fogoneres 24 

Ajustadores, 4 ^ . Maquinistas y carpinteros 16 

Maquinistas y g^arroteros, 4 ^ . ACustadores 13 

Vario8,60 % . Varios 154 

Lancheros 8 

Siguen los garroteros teniendo la primacía en cifra absoluta y tanto por 
ciento. En los demás oficios se nota lo mismo, aunque en este año los mecá- 
nicos aumentaron con respecto al pasado en 15 lesionados. El departamento 
de Orizaba atendió 158 lesionados, el de Aplzaco 126, el de México 84 y el de 
Veracruz 37. Hubo 6 desarticulaciones de los dedos y una amputación del 
muslo izquierdo. Ni un muerto. Murieron: 1 de herida de la íemural, 1 de ma- 
chacamiento del brazo izquierdo y 1 de machacamiento del pie izquierdo por 
disenteria. Mortalidad 0.96 por 100. 

Las enfermedades fueron: el vómito, el tifo y el reumatismo en los diver- 
sos lugares. Murieron 2 de vómito y 1 de tifo en México. Mortalidad, 5 ^ . 

Año de 1894. 

Lesionados, 352; enfermos, 60. 

Media mensual, lesionados, 31; enfermos, 5. 

Enero, lesionados, 28; enfermos, 5. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 3; tronco, 2; miembro inferior iz- 
quierdo, 8, derecho, 5; cabeza, 1; otras lesiones, 2. 

Febrero, lesionados, 26; enfermos, 7. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 6; tronco, 3; miembro inferior iz- 
quierdo, 3; derecho, 8; cabeza, 1; otras lesiones, 1. 

Marzo, lesionados, 31; enfermos, 8. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 6; tronco, 3; miembro inferior iz- 
quierdo, 8; derecho, 3; cabeza, 3; otras lesiones, 2. 

Abril, lesionados, 32; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 2; derecho, 9; tronco, 2; miembro inferior iz- 
quierdo, 7; derecho, 7; cabeza, 4; otras lesiones, 1. 

Mayo, lesionados, 31 ; enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 3; tronco, 3; miembro inferior iz. 
quierdo, 6; derecho, 11; cabeza, 2; otras lesiones, 1. 

Junio, lesionados,^; enfermos, 6. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 9; trongo '4; miembro inferior iz- 
quierdo, 2; derecho, 8; cebeza, 4; otras lesiones, 3. 

Julio, lesionados 27; enfermos, 7. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 11; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 1; derecho, 8; cabeza, 4; otras lesiones, 2. 

Agosto, lesionados, 26; enfermos, 4. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho, 7; tronco, 2; miembro inferior iz- 
quierdo, 4; derecho, 6; cabeza. O, otras lesiones, 1. 

Septiembre, lesionados, 20; enfermos, 7. 

35 



15 Mj CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

Miembro superior izquierdo, 3; derecho, 4; tronco, 2; miembro inferior Íi- 

quierdo, 5; derecho, 4; cabeza, 1; otras lesiones, 1. 

Octubre, lesionados, 25^ enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho, 6; '.tronco, 3; miembro inferior iir 

quierdo, 5; derecho, 3; cabeza, 2; otras lesiones, 2. 

Noviembre, lesiíMiados, 35; enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 8; tronco, 4; miembro inferior ii- 
quierdo, 5; derecho, 9; cabeza, 1; otras lesiones, 3. 

Diciembre, lesionados, 34; enfermos, 6. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 11; tronco, 2; miembro inferior is- 
quierdo, 5; derecho, 5; cabeza, 1; otras lesiones, 3. • 

Las lesiones de los miembros superiores é inferiores, poco más 6 menoii 
fueron los mismos, y de estos continúan predominando los de laa wimnnty 
pies y de estos los dedos; hubo 28 lesiones del resto de los miembros con una 
fracción de la pierna izquierda y 3 quemaduras del antebrazo y brazo ixqnierdo, 
contusiones profundas del tórax y abdomen, hubo 2 y 18 contusiones profun- 
das del tórax. En la cabeza heridas contusas y contusiones. Cuerpos extnlíoi 
de la córnea, 11 casos. 

De los 352 lesionados, hubo: 

Garroteros. 25 '/é . Garroteros 84 

Cargadores, 12 ^; . Cargadores 41 

Mecánicos, 18 '^ . Mecánicos 90 

Fogoneros, 20 ^/é . Fogoneros 88 

Maquinistas y carpinteros, 7 ^r . Maquinistas y carpinteros 17 

Lancheros 2.25 % . Lancheros 8 

Ajustadores, 4 ^/i- . Ajustadores 14 

Varios, 72 ^^ . Varios 1S6 

Signen siendo los garroteros los predominantes en cifra absoluta y relativa 
en los demás, se nota que los fogoneros aumentan en número de sus lesiona- 
dos, con variantes ligeras en lo demás. El departamento de Drizaba atenido 
135 lesionados, el de Apizaco 114 lesionados, México 72 y Veracruz 81. Hnbo 
1 amputación de la pierna derecha y 1 desarticulación del Índice izquierdo. 
Murieron este año 2 lesionados, 1 de tétanos por herida del pie izquierdo y 1 
de un machamiento de la pierna derecha. Dominaron el reumatismo, pala* 
dismo, conjuntivitis, éstas en Orizaba y vómito en Veracruz. Hubo 60 enfer- 
mos y murieron 1 de vómito y 1 de tuberculosis pulmonar. Mortalidad: lesio- 
nados 0.40 por 100; enfermos 1.33 por 100. 

Año de 1895. 

Lesionados, 380; enfermos, 21. 

Media mensual, lesionados, 31; enfermos, 2. 

Enero, lesionados, 38; enfermos, 0. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho, 10; tronco, 4: miembro inferior iz- 
quierdo, 4; derecho, 11; cabeza, 0; otras lesiones, 3. 

Febrero, lesionados, 32; enfermos, 1. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 4; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 7; derecho, 8; cabeza, 2; otras lesiones, 3. 

Marzo, lesionados, 34; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 3; derecho, 4; tronco, 4; miembro inferior iz- 
quierdo, 11; derecho, 6; cabeza, 2; otras lesiones, 4. 

Abril, lesionados, 32; enfermos, 2. 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 197 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 6; tronco, 5; miembro inferior iz- 
quierdo, 4; derecho, 6; cabeza, 1; otras lesiones, 2. 

Mayo, lesionados, 28; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 1; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 8; derecho, 7; cabeza, 1; otras lesiones, 5. 

Junio, lesionados, 28; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 6; tronco, 2; miembro inferior iz- 
quierdo, 3; derecho, 6; cabeza, 1; otras lesiones, 2. 

Julio, lesionados, 41; enfermos, 1. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho, 9; tronco, 3; miembro inferior iz- 
quierdo, 10; derecho, 3; cabeza, 4; otras lesiones, 6. 

Agosto, lesionados. 41; enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 12; tronco, 6; miembro inferior iz- 
qnierdo, 9; derecho, 3; cabeza, 3; otras lesionas, 1. 

Septiembre, lesionados, 33; enfermos, 4. 

Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 4; tronco, 5; miembro inferior iz- 
quierdo, 6; derecho, 5; cabeza, 4; otras lesiones, 2. 

Octubre, lesionados, 28; enfermos. 2. 

Miembro superior izquierdo, 8; derecho, 3; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 9; derecho, 3; cabeza, 2; otras lesiones, 3. 

Noviembre, lesionados, 45; enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 4^ derecho, 8; tronco, 6; miembro inferior Iz. 
quierdo, 14; derecho, 6; cabeza, 5; otras lesiones, 2. 

Diciembre, lesionados, 43; enfermos, 3. 

Miembro superior izquierda, 9; derecho, 7; tronco, 4; miembro inferior iz- 
quierdo, 8; derecho, 6; cabeza, 5; otras lesiones, 4. 

Las lesiones de los miembros se prestan á iguales observaciones que los 
afioe anteriores, y hubo 29 lesiones de las demás partes de las miembros y 1 
fracción simple de la pierna derecha y 2 quemaduras del brazo y antebrazo iz- 
quierdo. Contusiones profundas del tórax 13 y 5 fracturas de costillas, 4 la iz- 
quierda y 1 la derecha. En la cabeza, las heridas contusas y hubo 16 casos 
de enerpoe extraños de la córnea. 

De los' 380 lesionados hubo: 

Garroteros, 26 % . Garroteros . . . , 100 

Cargadores, 20 ^ . Cargadores 65 

Mecánicos, 5 ^ . Mecánicos 13 

Fogoneros, 7 % . Fogoneros 23 

Maquinistas y carpinteros, 6 % . Maquinistas y carpinteros 19 

Lancheros, 6 % . Lancheros 21 

Ajustadores, 6 ^ . Ajustadores 22 

Varios, 27 ^. Varios 117 

Continúan los garroteros siendo los de mayor contingente, manteniéndose 
las demás cifras sin alteración notable. El departamento de Orizaba atendió 
157 lesionados, Apizaco 99, México 73 y Veracruz 51. Hubo una amputación 
de pierna derecha y 1 de la izquierda en el lugar de elección por machamien- 
to del pie correspondiente. Enfermos 21, reumatismo, conjuntivitis y vómito. 
Mortalidad: lesionados, 0; enfermos, 1. 

Año de 1896. 

Lesiodados, 382; enfermos, 25. 

Media mensual, lesionados, 32; enfermos, 2. 

Enera, lesionados, 26; enfermos, 5. 



1»>H CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



\ 



Miembro superior izquierdo, 7; derecho, 8; tronco, 1; miembro inferior ii- 
quierdo, 5; derecho, 1; cabeza, 3; otras lesiones, 1. 

Febrero, lesionados, 49; enfermos, 1. 

Miembro superior izquierde, 8; derecho, 17; tronco, 4; miembro inferior ii- 
quierdo, 5; derecho, 10; cabeza, 2; otras lesiones, 3. 

Marzo, lesionados, 64; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 14; derecho, 11, tronco, 5; miembro inferior 
izquierdo, 12; derecho, 13; cabeza, 4; otras lesiones, 5. 

Abril, lesionados, 42; enfermos, 3. 

Miembro superior izquierdo, 4; derecho, 12; tronco, 4; miembro inferior is- 
quierdo, 4; derecho, 7; cabeza, 4; otras lesiones, 6. 

Mayo, lesionados, 37; enfermos, 4. 

Miembro superior izquierdo, 5; derecho, 9; tronco, 2; miembro inferior ii- 
quierdo, 7; derecho, 6; cabeza, 3; otras lesiones, 3. 

Junio, lesionados, 44; enfermos, 4. 

Miembro superior izquierdo, 15; derecho, 5; tronco, 0; miembro inferior li- 
quierdo, 7; derecho, 5; cabeza, 7; otras lesiones, 1. 

Julio, lesionados, 40; enfermos, 1. 

Miembro superior izquierdo, 10; derecho, 8; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 7; derecho, 15; cabeza, 4; otras lesiones, 4. 

Agosto, lesionados, 44, enfermos, 8. 

Miembro superior izquierdo, 12; derecho, 10; tronco, 3; miembro inferior 
izquierdo, g; derecho, 9; cabeza, 2; otras lesiones, 2. 

Septiembre, lesionados 3H; enfermos, 2. 

Miembro superior izquierdo, 6; derecho, 8; tronco, 1; miembro inferior iz- 
quierdo, 7; derecho, 5; cabeza, 4; otras lesiones, 3. 

Las lesiones de los miembros superiores é inferiores continúan predominan* 
do y dominan en toda esta estadística, y hubo 23 lesiones de las demás partes 
del miembro superior y 18 del inferior, contándose 1 fractura del radio ii- 
quierdo, 2 quemaduras brazo dereelio, 1 fractura clavícula derecha y 1 frac- 
tura pierna izquierda. Contusiones profundas del tórax, 7. En la cabeza fue- 
ron heridas contusas y hubo 13 casos de cuerpo extraño de la córnea. 

De los 382 lesionados hasta el mes de Septiembre que comprende este aBo, 
hubo: 

Garroteros, 25.66'/' . Garroteros 79 

Cargadores, 75;; Cargadores W 

Peones, 15.26 fv . Peones 61 

Mecánicos, 7;; . Mecánicos 87 

Fogoneros, 7 f? . Fogoneros 

Maquinistas, 4;; . Maquinistas IS 

Carpinteros, 4;; . Carpinteros 18 

Ajustadores, S'-i . Ajustadores 8 

Lancheros, 1 '■, . Carpinteros ó Lancheros 4 

Varios, 70^' . Varios 107 

Los garroteros siguen dando siempre el mayor contingente. El Departa- 
mento de Orizaba ha atendido hasta Septiembre 148 lesionados, Apizaco, 118, 
México, 109 y Veracruz 32. Hubo 4 desarticulaciones de los dedos de la mano 
izquierda y una amputación del ant-ebrazo izquierdo. Enfermos ha habido 
hasta Septiembre, 25. No ha habido ni un muerto. 

Esta estadística de 8 años, comprende 2,855 lesionados y 302 enfermos. 

La mayor frecuencia de lesiones corresponde á los miembros: 1,743; l^oabe- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 199 

sa, 230; el taronco, 320 lesionados— miembros— los superiores 900, y los inferiores 
843. De los miembros superiores corrresponde la mayoría á la mano, y de es- 
tos la mano izquierda es la que da el mayor número de lesionados, que gene- 
ralmente son los garroteros, que es como ya lo hemos expresado, el empleo 
que da el mayor contingente, lo que tiene su explicación, pues entre las va- 
rias ocupaciones de estos individuos hay la de enganchar unos carros con 
otros y generalmente lo hacen tomando el eslabón con la mano izquierda, de 
manera que en el momento en que la máquina empuja un carro para tomarlo 
con el otro, la mano izquierda que como acabo de decir toma el eslabón, que- 
da entre los dos topes de los dos carros, lo que evidentemente trae con mu- 
cha frecuencia que dicha mano ó los dedos queden entre los topes y sufran el 
traumatismo consiguiente. Ahora bien, en esto hay otros factores: 1° el que 
los topes de los carros del Ferrocarril de Veracruz no son automáticos que se 
manejan desde la plataforma conforme al último modelo americano, y 2" que 
los garroteros son individuos sumamente descuidados y que no se preocupan 
de que se puedan lesionar, no obstante que todos los días ven á sus compañe- 
ros que son víctimas de accidentes más ó menos g^ves. 

Las lesiones de ferrocarril son de las más variadas que se pueda imaginar, 
y puedo asegurar que solamente cuando se tiene alg^una práctica en obser- 
varias no lo engañan á uno tan á menudo, como pudiera suceder, atendiendo 
solamente al aspecto extensivo de las lesiones. 

Sin embargo, se pueden tomar las lesiones en dos puntos de vista distintos, 
á saber: 1** Las lesiones producidas entre los diversos empleados al estar for- 
mando trenes, haciendo movimientos, etc., y 2* Las producidas sobre todo en 
los descarrilamientos. Las heridas comunes producidas por ferrocarril co- 
rresponden naturalmente á las heridas por machacamiento, siendo muy raras 
las heridas cortantes ó punzantes, al médico de ferrocarril le es dable ver á 
menudo esos destrozos inmensos producidos por esa clase de lesiones con 
atrición completa de todos los tejidos blandos, fracturas conminutas de los 
hnesos y contusión más 6 menos profunda de los tejidos vecinos del trauma- 
tísmo; á menudo ve también heridas producidas por arrancamiento y contu- 
siones profundas de las visceras abdominales y torácicas en las contusiones 
de las reglones correspondientes; ve también el médico de ferrocarril las he- 
ridas contusas con suma frecuencia y á veces con caracteres que no son ni 
mucho menos los que nos describen los autores y los médico-legistas. En este 
mee de Noviembre ha ingresado al servicio médico un garrotero que vio le- 
sionarse el que subscribe, cuando una de tantas veces como atraviesa el patio 
de la Estación para ir á Casa Blanca, hospital de la Empresa. Al formar uno 
de los trenes estaba dicho garrotero en una plataforma cuidando el garrote, 
en la plataforma iban muchos útiles de material rodante, la máquina de mo- 
vimiento venía impulsando varios carros y el objeto era tomar la ya referida 
plataforma; con la velocidad que traía el convoy, dio el sentón sobre la pla- 
taforma y el garrotero, perdiendo el equilibrio, cayó sobre los fíerros que iban 
allí; cuando se paró estaba con sangre; examinado por el que subscribe se en- 
contró en la cara posterior del muslo izquierdo y al nivel del tercio medio una 
pequeña herida como de cinco milímetros de extensión, muy semejante á una 
herida punzante y un despegamiento como ocho centímetros alrededor de 
la herida de los tegumentos; evidentemente que esa herida fué producida de 
dentro á fuera por el derrame que produjo el traumatismo; cualquiera perito 
que hubiera examinado esa lesión podrá haber asegurado que había sido he- 
cha por instrumento punzante. En materia de lesiones de ferrocarril se en- 
cuentra el médico lo más sano y lo más interesante, sobre todo, en los desea- 



-<X) CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

rrilamientOR. En estas catástrofes se encuentra el médico Iés más graves 
lesiones y las más extensas, sobre todo, cuando sucede que se lele9copian, 
como dicen los ferrocarrileros, unos trenes en otros, sucediendo que se en- 
cuentra uno junto á individuos triturados horriblemente, otros enteramente 
ilesos. ¡ Ah! y qué papel tan importante desempeña entonces el médico de 
ferrocarril, qué diferencia tan notable hay al curar allí en el campo en don- 
de todo es confusión y faltan todas las comodidades, y los detalles que tiene 
cualquier otro cirujano en su sala de curaciones, en donde todo se hace con 
calma y reposo; allí la indicación única indispensable es extraer al herido de 
aquel caos, asearle su herida ó heridas, colocar un aposito, un vendaje é in- 
troducirlo en el tren de auxilio, de manera que se puede decir que se hace en 
la mayorfa de los casos una curación provisional; entonces nota uno los gran- 
des arrancamientos, las contusiones profundas y extensas y los traumatismos 
más variados. 

La práctica antiséptica evidentemente que como en todo servicio quirúrgi- 
co ha prestado y presta servicios importantes. 

Los caracteres generales de las heridas de ferrocarriles á más de lo expues- 
to, son: 1" el choque nervioso, y 2" el colapsus físico, poca pérdida de sangre 
y una tendencia á la reparación, signo muy importante para el tratamiento; 
sin embargo, no se presenta el choque nervioso tan frecuente, tratándose de 
ciertos lesionado8,>en particular los garroteros, debido tal vez al estado de al- 
coholismo en que frecuentemente hacen su rudo y penoso servicio esos in- 
felices. 

La manera de tratar estas lesiones es naturalmente quirúrgica, aunque su- 
ceda que el tratamiento médico venga á ayudar en muchas ocasiones. Yo 
creo que el primer lema que se debe trazar el médico de ferrocarril es este, 
la cirugía conservadora, y esto he llegado á formulármelo basado en las ob- 
servaciones que he hecho en los cinco años que tengo de práctica ferrocarri- 
lera. Ya mencioné que se reparan con suma facilidad traumatismos extensos 
y que á primera vista parecían que el único recurso es la operación, de esto 
tengo actualmente un bello ejemplo en la enfermería del ferrocarril; se trata 
de un individuo joven que tenía fractura de cuatro metarcapianos de la mano 
izquierda, una herida por machacamiento en la palma que comunicaba con 
el foco de la fractura del medio, y además, otra herida que principiando en 
el puño corría por el dorso interesando profundamente los tejidos. Dicho in- 
dividuo conserv'a hoy perfectamente su mano, la práctica me ha aconsejado 
que el mejor modo de tratamiento al principio es el agua muy caliente ym 
hervida y el empaque, á esto se añade la consideración que debe tener el mé- 
dico de ferrocarril de hacer todo lo posible por conservarles á esos desgra- 
ciados sus miembros que es el pan para ellos. 

La asepsia y antisepsia es excusado decir que son elementos indispensables 
en toda la curación. Además, las operaciones, por regla casi absoluta, son se- 
cundarias, 1" porque el estado de choque es pelig^^oso, y 2** el mal es tan ex- 
tenso que es lo prudente y conveniente esperar á que se limite la lesión para no 
exponerse á un fracaso para el médico y peligros para el operador. Esta prácti- 
ca se ha seguido y se sig^e en el Ferrocarril Mexicano con muy buen éxito. 

Las curaciones serán evidentemente, netamente antisépticas. 

ORGANIZACIÓN DEL SERVICIO MEDICO DEL FERROCARRIL MEXICANO. 

La actual organización del Servicio Médico del Ferrocarril Mexicano, se 
debe al Sr, Pr, Ranzón F, Pacheqo. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 2í)l 

El Ferrocarril Mexicano, el primero que se construyó en la República, en 
donde hasta entonces era desconocido 'este sistema de comunicación, signo 
evidente del progreso que la civilización moderna ha realizado en la seg^unda 
mitad de este gran siglo que ya, tocando á su ftn, nos presenta descubrimien- 
tos á cual más de sorprendentes 6 importantes. 

Pero á medida que la civilización avanza y trae para el hombre la facilidad 
de las comunicaciones y el paso á través de lugares antes inexpugnables, el 
nuevo sistema de comunicación, el ferrocarril, trajo una nueva serie de ocu- 
paciones y la mayor parte de ellas, son ejercicios que exponen al individuo 
empleado á multitud de lesiones, y lesiones que son peculiares y que no se 
observan en ninguna otra clase de traumatismos que ilo sean los accidentes 
de ferrocarril. • 

Los grandes traumatismos, los machacamientos de todo un miembro; las 
oontosiones profundas del tórax y del abdomen, las fracturas del cráneo, son 
lesiones que el médico de ferrocarril ve todos los días. Era natural que á le- 
siones hasta cierto punto no vistas antes, correspondiera la atención de un 
servicHO médico organizado convenientemente para atender á los heridos en 
las múltiples circunstancias en que éstos se encuentran; imagínense los Seño- 
res "Congresistas ¿qué se haría en un descarrilamiento que á la mejor puede 
ocurrir, en uno de esos desastres que sólo los que hemos tenido la oportunidad 
de verlos por nuestro servicio ferrocarrilero, vemos, cuando nos viene á la 
imaginación lo importante y necesario que es tener un buen servicio para la 
ayuda y curación de los heridos en esas catástrofes? 

El Ferrocarril Mexicano al principio no tuvo servicio de ninguna especie 
hasta el affo en que fué nombrado Médico de )a Empresa el Sr. Dr. Pache- 
co, á qnien i>ertenece el mérito de haber sido el primero que organizara un 
servicio en toda forma y que ha servido para que en los demás ferrocarriles 
se implantaran servicios semejantes. 

El servicio toma el nombre de Departamento Médico del Ferrocarril Mexi- 
cano. Dicho Departamento consta de Sección Central de México, en donde 
está el Médico en Jefe, que lo es el referido Sr. Dr. Pacheco, con tres ayu- 
dantes que son el Dr. Tabeada y los estudiantes de Medicina, Sres. L. Ramí- 
rez y M. Rodríguez. 

Existen tres oficinas médicas: una en Apizaco, otra en Drizaba y la restan- 
te en Veracruz. El Médico del Departamento de Apizaco, Dr. Flores, está en- 
cargado de asistir á los lesionados de los talleres en ese punto y atender cual- 
quier accidente ó lesionado hasta Esperanza. El Médico de la Sección de 
Drizaba, Dr. Mendiola, asiste á los lesionados de los talleres allí instalados, y 
atiende hasta la estación del Fortín, y el Médico residente en Veracruz, Dr. 
Soárez Oamboa, atiende de Fortín á Veracruz y los lesionados en esta esta- 
ción y el Muelle. 

EÜ Departamento en México atiende hasta Apizaco y los lesionados de la 
estación. En caso de un herido en cualquier punto, es llamado el médico y 
ocurre á hacerle la primera curación. En México, los heridos de las manos y 
de los pies que nos les impida el andar y vivan cerca de la estación, se que- 
dan en su casa, ocurriendo diariamente ó cuando se les ordena á curarse al 
Departamento, en caso contrario, se les manda al hospital de **Casa Blanca" 
particular del Departamento. En las demás oficinas sucede lo mismo. En 
cada oficina médica dotada convenientemente de muebles y de los útiles 
necesarios para la curación ó las operaciones se cuida con demasiada vigi- 
lancia del aseo y demás reglas que aconsejan los últimos estudios sobre la 
asepsia, llevándose en cada una una relación en que consta el nombre del le- 



202 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

sionado, fecha de entrada, departamento á qae pertenece, empleo, Ingar del 
accidente, naturaleza de la lesión, diagnóstico y la fecha de alta 6 defondón. 
Las oficinas subalternas remiten mensualmente una relación de sus noveda- 
des al Jefe del Departamento en México y éste rinde un estado general tam- 
bién mensual al Superintendente Oeneral. Existe en cada oficina médica uní 
caja como de 1 metro 20 centímetros de largo, 90 centímetros de ancho y 70 
de altura, en la que hay un botiquín surtido que contiene cloroformo, solucio- 
nes antisépticas, suero artificial, alcohol, éter sulf arico, ergotina, estricmina, 
morfina y láudano de Syd, amoniaco y cognac ; sobre el botiquín nna tabla lo 
cubre y encima hay material de curación antiséptica en buena cantidad, yon 
buen surtido de vendas y vendas elásticas, en la tapa, colgadas hay férulas, 
un tubo con tela emplástica y ^taperca laminada, brocha y taza de razorar, 
navajas para idem y una jeringa para irrigar. Hay espacio para colocar aden- 
tro la caja de instrumentos de cirugía de urgencia que hay en cada oflcini y 
entonces queda completa. Esta caja, dado un descarrilamiento ú otro acci- 
dente en la línea, se coloca la referida caja en el primer tren de auxilio y no 
hay demora ninguna para salir al lugar del siniestro y sin que á última hoia 
falte lo indispensable. Cada tren de pasajeros ó de carga lleva constantemen- 
te una pequeña caja que tiene curación antiséptica y soluciones, vendas, es- 
ponjas y cognac, j>re viendo el caso de un accidente ligero que ocurra al estar 
el tren en movimiento y poder por lo menos asear y empacar la lesión pan 
entregar el lesionado al médico más cercano del accidente. Eteta caja va al 
cuidado del conductor del tren. 

Hasta ahora funciona y con buena regularidad dicho servicio bajo la inte- 
ligente dirección del Sr. Dr. Pacheco, secundado por la Empresa. 



RECENT CHANGES IN THE FIELD EQÜIPMENT 



OV THR 



MEDICAL DEPARTMENT U. 8. ARMY, 

BY 

C. 11. ALDEX, A. Ai., M. D. 

Ar«nistaiit Surgcon fíciieral, U. H. Army, President'Army Medical School, 

WashinRton, D. O. 

In the transactions of the first Pan-American Congress in Washington Ib 
1893, two papers are included on the equipment of the Medical Department 
of armies in the field. One is entitled "Aprestos de campamento de uso en 
Cuba por los médicos militares," by Félix Estrada Catoyra, Capitán Cirujano 
del Ejercito Español. The second is **A brief description of the organisatíon 
and equipment of a fleld hospital, U. S. Army," by Major John Van R. Holf| 
surgeon, U. S. Army. Both articles were fuUy illustrated and very interest- 
iiig. It will be remembered by those wlio were present at the meetíng in 
Washington that Major Hoff gave practical illustrations of the use of tíi* 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 203 

eqaipment, exhibiting a fleld hospital and ñeld appliances, and that litter 
and ambolance drills and exercises in first aid were conducted by him. 

Some important modífications having been made in the fíeld equipment of 
the Medical Deparment of the U. S. Army, since the meeting at Washigton 
in 1893, it has seemed to me that a brief notiee of these changes woold be of 
interest at this time. 

A new litter was adopted in 1895. If does not difPer materially in appear- 
anee from the litter formerly in use, being of the same size, the poles of ash 
and the bottom of canvas as before, but itis 7 to 7^2 i^s. lighter, being 16^2 
lo 17 Ibs. as compared with 241bs., the weight of the oíd litter. This lessened 
weight is deemed of much importance in promoting the comfort and efficien- 
cy of the bearers, who are often reqnired to cariy the empty litter con- 
siderable distances at a rapid pace. This increased lightness is secored by 
slightly diminishing the thickness of the poles, but chiefly by lightening the 
metal parts. The cross-bar is now of steel casting instead of malleable iron. 
The attaohment of the cross braces to the foot píate and the central hinge 
of the cross braces have been modiñed and it is believed improved. 

The slings, instead oF being permanently attached to the litter, as in the 
former pattem, are now entirdly sepárate. One sling is issued to each prív- 
ate of the Hospital Corps and becomes part of his personal equipment, which 
he is required to wear whenever he is on duty as litter-bearer. While the 
attachment of the slings to the litter insure their being always at hand 
when wanted, they were in the way when not actually in use, especially in 
passing obstaoles, going through woods, and when placing the litter in the 
ambolance. The slings are made of the best quality of dark bine worsted 
webbing, 2 }.¡ inches wide, with loops at each end to admlt the handles of the 
litter, and with a slidlng buckle allowing the length to be adjusted to the 
height of the bearer. 

The new litter and sling are shown in the illustrations, and exact descrip- 
tions are given in the speciñcations in the appendix to this paper. 

The contents of the Medical and Surgical Chests have boen modified, es- 
pecially by an increase in the araount of antiseptic appliances and dressings. 
A list of the revised contents is appended. 

The ponches, carried by each member of the Hospital Corps in the fleld 
and by the medical officer's orderly under the same circumstances, have been 
refitted. In the Hospital Corps Ponches, fewer articles than before are car- 
ried, but these are believed to be more serviceable. More antiseptic dressings 
are fumished. Wire ganze is supplied for splints. With the antiseptic ap- 
pliances in the Medical Offlcer's Orderly Pouch, and the small case of In- 
struments the medical officer carnes, it is possible for hira to perform an 
emergency operation, even when the fleld hospital or dressing station is not 
accessible. 

Important charges have taken place in the dress and personal equipment 
of the Hospital Corps. FuU dress uniform isno longer wom. When troops of 
the Une are paraded in fuU dress, the Hospital Corps is present, if at all, for 
actual service, not for show, and full dress interferes materially with its pro- 
per work as litter bearers and in rendering flrst ald. The present undress 
uniform is retained for general use, being modifled by the addition of a felt 
hst and leggings for fleld use. The eost of the full uniform formerly worn, is 
now expended for white duck clothing to be wom by the nurses, cooks and 
others, when on duty inside the hospital building. 

The knife wom ^ a scabbard suspended to the belt, has been done away. 



204 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



It was useless as a tool, not needed as an arm, and in the way of the litier 
bearer. Orders provide for the use of revolvers or other ñre arms for the 
protection of the Hospital Corps men in a campaign against Indians or other 
enemies not reeognizlng the obligations of the Gene va Convention. 

In order that the Hospital Corps man may be ready for its work at all 
times, even when the command is on the march, he is not required to carry 
a knapsack or blanket bag, and the articlesheretofore carriedin this way are 
now simply wrapped in a piece of shelter tent, and the roll socored with 
straps. This roll is carried in the baggage wagón, or on the horse when the 
command is momited and no wheeled vehicles accompany it. 

There is n^ doubt that the changes referred to are distinct improvo menta 
and will materially increase the effieieney of the medical service. 

Photographs, showing the new litter, the ordinary dress, that for campaign 
and for ward use, and of the pouches, are shown. 

8PECIPICATION8 FOR THE U. 8. ARMY LITTER, MODEL OF 1896. 

Contractor to furnish all the labor and material necessary to the comple- 
tion of the litters, f ully equipped, as per intent of the plans and speciflcations, 
whether fully shown and described or not, to the entire satisfaction of tbe 
officer in charge. 

Side poles to be of well-seasoned, straight-grained ash, se ven feet six inches 
^oiig, one and one-half inches ^ide and one and three-quarter inches deep, 
with all théir angles slighüy rounded off , hand-smoothed, sand-papered, and 
nicely worked. The upper part of the outer surface of each pole at the attaoh- 
ment of the canvas to be shaved away not more than one-eight of an inch, 
so that the surface of the applied canvas and of the heads of the nails attaoh- 
ing it shall be fiush with the lower and unshaved part of the sald surface; and 
commencing at nine inches from each end the pole will be rounded into hand- 
les. The poles to be fllled with one coat of liquid flller, rubbed in, and then 
receive two coats of hard oil finish. 

The canvas to be strong, twelve ounce cotton duck, equal to Army standard 
dyed dark reddish brown, six feet two inches long by two feet two inches 
wide. At each end an inch is to be tumed under and tacked to the shaved 
surface of the side bar so that the upper surface of the canvas shall be six 
feet by twenty two inches in the clear. Tacks to be round headed tacks of 
suitable size and not more than one inch apart. 

The legs or feet to be of malleable iron, stirrup shaped, and to raise the 
under surface of the poles four inches from the ground level. The pole píate 
of each leg is tbree and three-eighth inches long, and has on the outer part 
of the end towards the mid length of the pole a projection to keep the bracea 
in position when the poles are approximated. The píate is tumed up at the 
sides one quarter of an inch to grasp the pole which is here compressed so 
that the metal is fiush with its outer surface. The pole píate has two apertures, 
one, fíve-eighths of an inch in diameter for the bolt on which the braoe or 
traverso iron plays, the other three-eighths of an inch in diameter, between 
the blades of the stirrup is one and three-quarter inches wide near the pole 
píate, widening out to three and five-eighths where they conjoin to form the 
foot píate, which Is somewhat eonvex in every direction to give a bread sup- 
port. 

The braces are of steel casting, eaelí consisting of two pieces playing by 
their outer ends on the bolt in their respective pole plates and hinged by a 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 205 

bolt at the jimction of their inner ends. Each piece is formed of a bar of steel 
canting half an Ihch wide and nine-sixteenths inch deep, grooved longitud- 
inally on four of it» aspeéis to leseen weight withoat impairing strength. 

The outer end is fiattencd to facilítate movement on the pole píate. The 
inner end of one projects about an inch beyond that of the other, which it 
embraces, thus strenghtening the joint when the bracas are on the stretch; 
and this jojnt is fenestrated on the back to prevent choking by mud or dirt. 
From the center of the pole píate bolt to the center of the rivet which hinges 
the pieces each measnres ten and a qoarter inches, and the whole when on 
the stretch should make the litter twenty-two inches wide from outside to 
outeide of the canvas covered bars. When the litter is closed the braoes 
project lengthwise towards the center of the litter immediately beneath the 
approximated poles. All metal work of the litter to be galvanized or nickled. 

A fastening for the closed litter to be provided by means of two straps of 
pliable leather abont eleven inches long and three quarter inch wide, one 
attached by one end to the under surface of one pole one inch toward the 
handle from the pole píate, the other to the corresponding part of the op- 
posite end of the other pole. The attachment to be made by a broad-headed 
screw. The free end of each strap to be punched with stud holes, but having 
enough of leather beyond the holes to give a hold in fastening and unfasten- 
ing. When the litter is open the strap is intended to be under the pole and be 
f astened to a stud placed at such distance from the screw as is required by the 
length of the leather. When the litter is closed the strap is intended to be 
passed around the two poles from its point of attachment to the one to a stud 
in a corresponding part of the other. 

SPBCIPICATIONS POR LITTER SLINGS FOR HAND LITTER8, MODEL 1896. 

To be of strong darkest blue worstsd webbing, two and, one-half ( 2;^ ) 
inches wide and six (6) feet long, in its greatest length made up, but adjust- 
able to the height of the litter bearer by a blue sliding buekle of cast steel 
with loop near one end, and provided at each end with an cnamelled leather 
lined loop six (6) inches long, to admit the handles of the litter. All straight, 
stltching to be machine work. 

Workmanship and ñnish to conform to standard sample. 

CLOTHING ROLL. 

The articles heretofore carried in the knapsack or blanket bag will, together 
with the overcoat, be rolled in the piece of shelter tent supplied each soldier 
and carried in the transportation wagón, or in the ambulance when no other 
transportation is provided. When the soldier is mounted and no wheel tran. 
sportation is available, they will be carried on the saddle, as directed in the 
drill reg^ations for the Cavalry. 
Contents: One woolen blanket. 

One blue flannel shirt. 

One undershirt. 

One pair drawers. 

Two pairs of socks. 

One towel. 

Five shelter tent pegs. 

Two shelter tent poles. 

One overcoat. 



206 COIÍQRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

The roll^ which shoold, when completed, be 26 inehes in length, is packed 
as folio ws: • 

First, spread out the blanket upon the g^ound and tom in the sides making 
them overlap in such a manner that the blanket, when so folded, shall eqnal 
in width the length oí the longer shelter tent pole. Double the blanket length- 
wise, bring^ing the upper end 18 inehes short of the lower end. Upon the 
doubled end of the blanket, place, in the folio wing order, the fluinel shirt, 
undershirt, socks, drawers and towel, so folded as to equal wid jli of blanket. 

Next, arrange pegs of shelter tent at upper end of clothing, three on one 
side and two on the other, points inward, bases flash with oat3r edge of 
clothing. 

Now roU tightly, (beginning at bandle of clothing) as far as the blanket is 
doubled. Tum up the remaining 18 inehes of the blanket and pulí the upper 
thickness of this end over the bundle, thus securing it. The poles are now laid 
upon the bundle, and the overeo at, folded with its inside outward in sach a 
manner as to equal the width of the previoua bandle, is rolled round the 
latter. 

Flnally, the roll is completed by spreading out the shelter tent half , fold- 
ing in the rear flap, placing the bundle upon the flap, turning in the sides of 
the tent and rolling tightly. The whole is now secured by the straps fumish- 
ed for the purpose. 

MEDICAL CHEST, U. S. A., NO. 1. 

C0NTENT8 OF TRAY. 
LEFT OF TRAY. 

TABLBT8 IN 120 C. C. BOTTLES. 

• 

Acetanilidum grams. 200 

Camphora et opium 

Carminativae 

Catharticae compositae 

Copaibae compositae 

Ipecacuanhae et opium grams. 324 

Linimentum rubefaciens 

Magnesii sulphas, in bulk, (2 botts)... 

Mistura glycyrrhizae comp 

Potassii bromidum grams. 324 

Quinlnae sulphas, (2 botts.) grams. 200 

Sodii bicarbonas grams. 324 

Sodii bicarb. et menthae pip 

Sodii salicylas grams. 324 

FRONT OF TRAY. 
TABLETS IN 15 C. C. BOTTLES. 

Acidum arsenosum gram. 1 

Argenti nitras fusus grams. 15 

Capsicum grams. 32 

Cupri arsenis grams. 0.326 • 

Digitalis tinctura c. c. 0.3 

Ferri compositae 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO á07 

• 

HydrargTTi iodidom flsvum grama. 10 

Ergotinum grams. 130 

Olemí^ tiglii , ce. 0.006 

Podophylii resina grams. 16 

Santoninum grams. 32 

And two empty botUes. 

BACK OP TRAY. 
IN 236 AND 476 C. C. BOTTLE8. 

Alcohol bott. 1 

Aqua ammoniae bott. 1 

Chloroformom botts. 2 

Oleom terebinthinae bott. 1 

Spiritus fromentum bott. 1 

Spirítus vini gallici botts. 2 

CENTER OP TRAY. 

Envelopes, small, for tablets no. 100 

Gradúate glass, 60 c. c no. 1 

Labels for vials ^ . . . . no. 60 

Measure graduated, 6 c. c no. 1 

Ointment boxes, in nests of three . . nests. 4 

Pocket stove no. 1 

Tumbler ; • • • ^^' ^ 

Vials, 60 c. c no. 10 

RIGHT OPTRAY. 
TABLETS IN 60 C. C. BOTTLES. 



Acidum boricam grams. 324 

Acidum tannicum.. grams. 324 

Aconiti tinctura ce. 0.1 

Alumen grams. 324 

Ammonii chloridi trochiscl 

Antípyrinum grams. 324 

Bismnthi subnitras grams. 324 

Chloral grams. 324 

Hydrarg. chl. mite cum sodio bicarb. 

Hydrargyri massa grams. 324 

Ipecacuanhae grams. 65 

Morphinae sulphas grams. 8 

Opium grams. 65 

Phenacetinum grams. 324 

Plumbi acetas t ■ - - SH^ii^s. 130 

Potassii chloras grams. 324 

Potassii iodidum grams. 324 

Salol grams. 324 

Zinci sulphas grams. 324 

And one empty bottle. 



2(>8 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



CONTENTS OF DRAWERS. 

DRAWER NO. 1. 
HYPODERMIC TABLETri. 

Apomorphinae hydrochloras .... grama. 6 

Atropinae sulphas grams. 0.65 

Cocainae hydrochloras grams. 10 

Digitalinum gram. 1 

Morphinae sulphas grams. 8 

Nitroglycerinum grams. 0.65 

Quininae hydrochloras g^ams. 32 

And one empty bottle. 

OPHTALMIC DISCS. 

Atropinae sulphas, 0.13 mgm., 50 in 

box box. 1 

Physostigminae sulphas, 0.0325 mgm. 

50 in box box. 1 

HI8CELLANEOU8 

Caustic holder, rubber no. 1 

Corkscrew, folding no. 1 

Medicine droppers no. 2. 

Pencil, indellible no. 1 

Pencil, indellible, leads for " no. 6 

Pencils, camel's hair no. 12 

Syringe, hy poder mic ng. 1 

Thermometer, clinical no. 1 

Tongue depressor no, 1 

DRAWER NO. 2. 

Bandages, suspensory no. 5 

Flannel, red meter. 1 

Jute or equivalent, in 100 gm. pkg^ . pkgs. 4 

Syringe, rubber, self-injecting. . . , no. 1 

DRAWER NO 3, 

Book, prescription no. 1 

Fórceps, dressing, for removing cot- 

ton no. 1 

Index of Medicine, (Carpenter).. . . cop. 1 

Plaster, blistering meter. 1 

Plasters, mustard meters. 4 

Reagent case no. 1 

Scissors no. 1 

Spatula no. 1 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ¿09 

Spoon, tea no. 1 

Stetho800i>e, h. r no. 1 

Syringes, p. g., in woodencase. . . . no. 3 

Syiinges, p., b. r no. 5 

TtígBj diagnosis, 24 in book no. 1 

Towels no. 2 

DRAWER NO. 4. 

Beef extract, in 100 gm, tins no. 6 

Jute or eqnivalent, 100 gm, pkgs. . . pkgs. 6 

DRAWER NO. 5. 

Bandages, roller, assorted.. .... no. 30 

Cotton, absorbent, 100 gm. pkgs.. . . pkgs. 4 

Soap, castále gms. 225 

DRAWER NO. 6. 

Ether, in 100 gm. tins no. 4 

Candles no. 15 

Corks, for etber cans no. 6 

Corks, extra, for bottles no. 6 

Cupping tins no. 4 

Links, split, for pack saddle no. 4 

DRAWER NO. 7. 

Gauze, plain, 2 meter pkgs pkgs. 4 

lint, absorbent, 100 gm. pkgs ' pkgs. 4 

SURGICAL CHEST, U. S. ARMY, NO. 2. 

CONTENT8 OP TRAY. 
TABLETS IN 120 C, C. BOTTLES. 

Acidam boricum grams. 324 

Antiseptie (2 botts . . -. 

Catharticae compositae 

Opium grams. 05 

Potassii bromidam grams. 324 

236 QM. BOTTI^S. 

Acidum carbolicum bott. 1 

Chloroformum botts. 2 

Glycerinum ^ bott. 1 

Opii tinctora bott. 1 

Spiritus fmmenti botts. 2 

Ether, in 100 gm. tins no. 5 

Bucket, folding, canvas no. 1 



/\í 



álO CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Catheters, flexible no. 6 

Corks for ether cans no. 6 

Corks, extra, for bottles no. 6 

Dressing paper roll. 1 

Felt for splints pieces. 2 

Muslin • . meterá. 3 

Petrolatum kilo. H 

Pocket case, aseptic no. 1 

Razor strop no. 1 

Tumbler no. 1 

CONTETN8 OF DRAWER8. 
DRAWER NO. 1. 

Bandages, rubber no. 1 

Brush, nail no. 1 

Gauze, plain meterá. 2 

Goggles no. 2 

lodoform sprinkler no. 1 

Ldgature catgut, sterilized spools 2 

Ligature, silkworm gut, sterilized . . . spool. 1 

Ligatore silk gms. 15 

Needles, thread, etc., in case case 1 

Pencil, indelible, leads for no. 3 

Pins, common paper. 1 

Speculum for ear and nose no. 1 

Tape piece. 1 

Tape measure no. 1 

Toumiquet, (Esmarch's) no. 1 

DRAWER NO. 2. 

Case, tooth extracting no. 1 

Cotton, absorbent pkgs. 2 

Drainage tubes, rubber meters. 3 

Links, split, for pack saddle no. 4 

Plaster, adhesive, 15«». m. spools. 4 

Plaster, adhesive, 30ra- m. spool. 1 

Sponges, in bags bags. 2 

Syringe, fountain no. 1 

Tags, diagnosis, in case no. 1 

DRAWER NO. 3. 

Bandages, roUer doz. 3 

Bandages, suspensor}' no. 2 

Beef extract, in 100 gm. tins no. 1 

Brush, shaving .... * no. 1 

Cotton, absorbent pkgs. 2 

Measure, graduated, 5 c. c no. 1 

Medicine measuring glass no. • 1 

Needle, sail nó. 1 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



211 



Needle holddr, Tiemann's no. 1 

Needle, upbolsterer's no. 1 

Pendí, indelible no, 1 

Plaster, isinglass meters. 9 

Raasor no. 1 

ScisBora no. 1 

Snrgery, operative, Smith's cop. 1 

S3rringe, p., h. r no. 2 

Tool, universal no. 1 



DRAWER NO. 4. 



Bandages, flannel 

Bandages, roller 

Emergency case, complete. 



no. 

doz. 

no. 



DRAWER NO. 5. 



Gaujte, plain 

Jute, or equivalent, 100 gm. pkgs. . 

Lantem, small 

Soap, eastile . . , 



DRAWER NO. 6. 



meters. 
pkgs. 
no. 
gms 



Bandages, roller no. 

Haemostatic fórceps, in case no. 

Towels no. 

Trays, for Instruments no. 

POUCH— HOSPITAL CORPS. 

CONTBNTS. RRVISED JANUARY 1896. 



4 

1 
1 



4 

6 

1 

225 



6 

12 

2 

2 



Ammoniae spiritus aro- 

maticus in fiask withcup. c. c. 60 

Bandages, roller no. 6 

Case, containing pins, 

common & safety, scis- 

sors & dressing fórceps . no. 1 



First Aid Packets no. 6 

Jackknife, with saw blade no. 1 

Rubber toumiquet .... no. 1 
Splints, wire gauze for, in 

roll yd. 1 

Surgical plaster spool. 1 



POUCH— ORDERLY . 



CONTENTS. REVI8ED JANUARY 1896. 



Ammoniae spiritus aroma- 
ticas, in flask with cup . c. c. 60 

Antiseptic tablets bott. 1 

Bandages, roller no. 6 

Case, pocket no. 1 

Cbloroformum, in case . . g^s. 100 
Catheters, Eng., rubber, in 

box no. 1 

Diognosis tags and pencil. book. 1 



First Aid Packets, 



no. 
no. 
no. 



4 
1 
1 
1 



Gauze, plain, 1-yd. pieces. 
Jackknife, with saw blade. 
Lágatures, catgut, assorted bott. 
Mist. chloroformi et opii, 

in case c. c. 30 

Pins, common & safety, of 

each paper. 1 

Rubber toumiquet .... no. 1 

27 



212 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



Scissors no. 1 

Splint», wire gauze for, in 
roll yd. 1 



Sorgioal plaster spool. 1 

Syringe, bypodermic. . . . no. 1 
Tray no. 1 



Note. — Syringe, bypodermic, contains tablets oí morpbine sulpb, strycb- 
nina, apomorpbina and digitalinum. 

Pocket case contains in pocket, sorgeon's needles, silver wire, silk and 
silk-worm gut ligatures. 



CONQRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



• 213 



SCHEME FOR PACKING HOSPITAL CORPS POUCH. 



1 REAR. (In loops) 


i 

Case 
with scÍRSors, 

pins, etc. 

■ 
1 


1 

Bou Flask 
of wlre ^^^ ammoni» 

gauze. ^^^ 

aromaticus 


Rubber 
tounüquet. 

• ••••• 

Knife. 


1 


IFE^OI^TT 












1 




Packet. 




Packet. 






1 

Packet. 












1 

1 


1 

i 

■ 


Packet. 




Packet. 




1 1 
Packet. 












1 

1 


' 


r 

BOTTOlSd: 


Spool 
Six Roller Bandages. ! I 

Plaster. 



SCHEME FOR PACKING ORDELY POUCH. 



REAR. (Chiefly in loops) 



Chloro- 

f orm in 

case. 



RoU 

wire 

gauze. 



Bottle 
catgut 



• SPOOL ADHESIVE PLASTER 



- 1 Mist. 
Chloroformi 



spiritus I Hypodermic ^^ ^p.. 
ligatures. , "^^^^ \ Syringe. in case. 



:B'jROisrrr 



e 

o I 

oo 

oo 



Packet. 



Pins 



Packet. 



Catheter in case. 



Diagnosis tags 



& 



Pocket case. 






Packet. 



Packet. 



II5r TISr.A.Y -A-T BOTTOlSd: 



Four packages gauze. 
Six roller bandages. 



Rubber toumiquet. 
Antiseptic tablets. 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO -l'í 





CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 




CONGRESO MEDICO PAN-AMERICAKO ¿21 






r - 






^ 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 223 



SECCIÓN TERCERA 



Ha Militar y Naral y Gma ei los Ferrocarriles 



Acta de la aeaión del día 16 de JVoviemhrc de ISíHi, 
Presidencia del Sr. Dr. Fernando López. 

A las 9 y media de la mañana se abrió la sesión, dándose lectura á los ar- 
tículos del Reglamento económico para las sesiones de las secciones, asf co- 
mo el reglamento especial para el 2** Congrso Médico Pan-Americano. 

£3 que subscribe manifestó: que como no se habían recibido los trabajos de 
los Sers. J. Darby, E. R. Lewis y Luis Alberto Figueroa; por orden del Se- 
ñor Presidente empezaría con la lectrra del suyo el Sr. Dr. Juan N. Castella- 
nos. Este Señor así lo hizo con el que lleva por título: **Ligeros apuntes so- 
bre servicio médico ferrocarrilero." 

El Dr. Eduardo R. García hizo uso de la palabra diciendo: que desgracia- 
damente por el poco tiempo que tiene de establecido el servicio médico en los 
ferrocarriles, no pueden sentarse las reglas que deben servir de guía en el 
establecimiento de la cirugía ferrocarrilera; y por su parte cree que es muy 
digna de tenerse en cuenta, la circunstancia de conducir cuerpos del ejército, 
pues á los accidentes naturales de los pesados y grandes trenes, se unen aque- 
llos que producen las materias explosivas, como sucedió aquí enEscontzin, no 
hace mucho tiempo. Cree también, que no solo deben considerarse el shock 
nervioso y el colapsus físico, como deja entender el Sr. Dr. Castellanos, sino 
las garandes lesiones huesosas tan comunes en esta clase de accidentes. 

En seguida el subscrito dio lectura íi su trabajo titulado: "Algunas consi- 
deraciones acerca de la profilaxia de las enfermedades venéreas y siñlitas en 
el ejército mexicano." 

El Dr. Eduardo R. García leyó su memoria denominada: **E1 Cuerpo Mé- 
dico Militar Mexicano y su Escula práctica de aplicación." 

El Sr. Dr. Federico Ábrego, Secretario para el idioma inglés, dio lectura al 
trabajo del Dr. Evan O' Neill Kam, ** Asbestos fire-proof surgical Dressing 
as adopted to army and emergency practice." 

El subscrito leyó el trabajo del Sr. Dr. Fernando López sobre, "Un nuevo 
procedimiento para restaurar las grandes pérdidas de la pared inferior de la 
uretra." 

El Dr. F. Ábrego leyó la descripción de "Un modelo de botiquín de cam- 
paña para nuestro ejército que él hizo preparar oportunamente." 

El Dr. Vicente Fonseca leyó un "Estudio sobre la nostalgia en nustro ejér- 
cito."' 



224 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Y el subscrito di6 lectura á ''Breves apuntes históricos del Hospital Militar 
de lustrucción," que remitió el Dr. Constancio P. Idiaques. 

No habiendo otro asunto que tratar se levantó la sesión á las once y media 
de la mañana, habiendo asistido los Sres. Dres. F. López, Lenchert, Juan N. 
Castellanos, Eduardo R. García, Federico Ábrego, Vicente Fonseca, Daniel 
M. Veléz, Ramón S. Huerta, Alejandro Ross, Rafael Caraza, Antonio Ca- 
sillas, Joaquín Rivero y Heras, Genaro Pérez, Jesús Valencia, José L. deGae-% 
vara, Carlos Cortés, Francisco Arellano, Ramón Galán y el subscrito Secre* 
tario 

José P. Gayón. 



Acta de la sesión del día 17 de Noviembre del 89 O, 
Presidencia del Dr« Fernando López. 

A las nueve y cuarto de la mañana se abrió la sesión. 

El Sr. Dr. Rafael Taboada dio lectura á una memoria titulada: ''Estadís- 
tica del Ferrocarril Mexicano de Veracruz y servicio médico de dicho ferro- 
carril." 

No habiendo ningún asunto de que tratar se levantó la sesión á las diez de 
la mañana habiendo concurrido los Sres. Dres. López, Lenchert, Taboada, 
F. Ábrego, Alejandro Ross, Ramón S. Huerta, Joaquín Rivero y Heras, Da- 
niel M. Vélez, Vicente Fonseca, Jesús Valencia, Constancio P. Idiáquez, 
Eduardo R. García y el Secretario que suscribe 

Jóse P. Gayón. 



SECCIÓN IV 
SECCIÓN DE OBSTETRICIA, 

IlfCLUYBNDO 

ginecología y cirugía abdominal 



SECTION IV 

SECTION OF OBSTETRICY, 



INCLUDINO 



gynecology and abdominal sürgery 



235 



CONQRBSO MEDICO PAN-AMERICANO 227 



SECCIÓN IV. 



SECCIÓN DE OBSTETTillCIA, 

INCLUYENDO GINECOLOGÍA T CIBDGU ÁBDOIDUL 



' PRESIDENTES HONORABIOS. 



Dres. Giles S. Mitchell, Cincinnati, Ohio; Jas. P. Boyd, Albany, N. Y.; >J. 
F. W. Ross, Toronto, Canadá; C. Cushing, San Francisco, Cal.; Hugh N. Tay- 
lor, Richmond; Dres. Rafael Benavides y Ernesto Adrizóla, Lima, Perú Dr. 
W. Gardner, Montareal; Dres. Samael González, César Vázquez y Jallo; Sán- 
chez, Guatemala. 



PRESIDENTES EFECTIVOS. 

Dres. Francisco de P. Chac6n, Manuel Gutiérrez y Manuel F. Galleas, Mé- 
xico, D. F. 

SECRETARIOS. 

Dr. Hugh Hamilton, Harrísburg, Pa., para el idioma inglés y Dr. John J. 
Castellanos, New Orleans, La., para el idioma español. Dres. Tomás Norieg^, 
Francisco Hurtado, Alberto López Hermosa, Manuel Barreiro y Daniel Ver- 
gara Lope, México, D. F., para el idioma español. Dr. Archibaldo Lawson, 
México, D.'F., para el idioma inglés. Dres. Samuel A. García y Néstor S. Cor- 
pancho, Lima, Perú. Dres. Rafael Weiss y Femando Méndez Capote, Haba- 
na, Cuba. Dres. Rodríguez dos Santos y Carlos Teixeira, Río de Janeiro, Bra- 
sil. Dres. Isabelino Bosch y Enrique Poney, Montevideo, Uruguay. Dres, 
Adrián Wright, Toronto, y Grondin, Quebec, Canadá; Dr. Alfonso Pedroza, 
Guatemala. 



28 



228 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



SOHE EXPERIENGES IN THE MANAGEMENT 

AKD 

8UR6ICAL TREATMENT OF ECTOPIC PRE6NANCY 

By Augustas P. Clarke, A. M.. M. D., 
Cambridge, Mass. U. S. A. 

Soon after I first commenced practice one of my seniora in the profession 
invited me to visit with him a woman who hadbeen for some years under his 
care and who had been the subject o£ an abdominal pregnancy. The foetal 
bones could be easily felt through the abdominal wall to which the sao had 
evidently long since become adherent. 

A revie w of the history and symptoms which this case f umished at the time 
g^ve the impression that extra-foetation was not always to be regarded as a 
dangerous state oí a woman but rather as a condition aíf ordtng a medical ca- 
riosity. A litüe later I was callcd to visit a woman who, it appeared, had 
thought herself to be some ten weeks pregnant but who was dying írom the 
eífects of sudden intemal hemorrhage. The autopsy showed that there had 
been a rupture of a vessel near the fimbrlated extremity of the right Fallo- 
pian tube, and that the application of a ligatmre through an abdominal inci- 
sión would undoubtedly have saved the life of the patient. My hearing the 
reading, some years ago, by Dr. T. Gaillard Thomas before the American 
Qyiiecological Society, from the report of the cases of ectopic pregnancy he 
had successf ully treated by the application of electricity served to awaken in 
me a still stronger interest in the subject and to lead me to the thought that 
the dangers attending the peculiar features of such a condition might by that 
method of procedure be reduced to a minimum. 

A careful review of these, and of a number of other cases of ectopic^ preg- 
nancy with some personal experienee in their management and suigioal treat- 
ment shows that no one method of proceeding however well directed has been 
found adequate to meet every emergeney . In those cases in which the foetal 
sac is situated in the abdominal cavity there will not, for the most part be 
that immediate haste for the adopting of radical measures; the expectant 
plan of treatment for a whilc may be employed. In those advanced cases in 
which rupture of the sac has caused the death of the foetus, and^intemal he- 
morrhage has supervened, measures for surgical treatment should not be long 
delayed. This was wcU illustrated in the result of a case which I was once 
called in consultation to see. The foetus in that [case continued to develop 
until the beginning of the seventh month when signs of its death began tobe 
manifest; I advised not to wait for other untoward symptoms but to reaort 
without delay to coeliotomy. Considerable difficulty was encountered in au- 
turing the sac to the peritoneum and abdominal wall; this was done after the 
manner of affixing of the gall-bladder to the peritoneum by means of apply- 
ing a double row of aseptie tendón sutures as in the cases of cholecystotomy. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 229 

Some of the oíd dotted blood and a considerable amount of amniotic fluid 
escaped dnríng the delivery into the abdominal cavity. This was easily re- 
moved by aliberal bat gentle application of warm sterilized water. Free drain- 
a^ by the use of aseptic g^use led to a favorable remüt. In those cases in 
which f oetation is intraparietal the liberation of the child can be more saf ely 
effected so far as the mother is concemed by resort to hysterectomy than by 
an attempt to eífeot dilatation of the uterine cavity and to deliver after inci- 
sión throogh that channel of communication. By tiüs procedurethere willbe 
less risk of incorring the dangerous resnlts of raptoring prematurely the sao, 
of caosing hemorrhage or other violeuce to the parts that may be productive 
of shock and fatal syncope. This will be especially indicated in cases of rap- 
tnred interstitial preg^ancy in which the hemorrhage at the placental site 
has been excessive. In some cases dosure of the rent by aseptic animal su- 
tures and the stitching of the opening to the abdominal wound and the em- 
ployment of gauze drainage might be more readily accomplished and might 
pro ve sufflcient for overcoming the hemorrhage. The cases that give rise to 
the most alarming symptoms are usually those in which the f oetation takes 
place in some portion of the Fallopian tube. The structure of the tube is such 
that the development of the f oetus cannot for the most port advance beyond 
a certain stage. The larg^ number of cases of hematocele that are continu- 
ally ocnrring, I have long since come more and more to believe, are dne to 
the presenoe of some form of tubal pregnancy. The rupture of the vascular 
structores of the tube from over-distention of the parts is the cause of the 
extreme collapse that often occurs so suddenly in this variety of eotopic ges- 
tation. The prevalence of this form of hemorrhage should serve to pnt the 
surgeon on his g^uard against the danger of waiting. 

Not long since I was called to a case in which there appeared alarming 
symptoms attendant on the occurrence of distinctive evidence of an hema- 
tocele. The patient rallied from the eífects of the shock consequent on the 
intemal hemorrhage but there was so much fullness and pressure upon the 
bladder and rectum that micturition and defeeation became for a while well 
nigh impossible. The ejffused mass a litüe later though undergoing more or 
less contraction became hardened and more unyielding. On making an inci- 
sión into Douglas's posterior cul de sac a large quantity of coagula was dis- 
charged together with a small foetus that must have ruptured from its sac 
connected with the tubal wall; a resort to irrigation and drainage led to a 
speedy and permanent cure. Xn another case to which I was called in cónsul- 
tation the patient was a multípara; a large mass suddenly appeared in Dou- 
glass's posterior cul de sac after the patient had manifested well marked 
symptoms of pregnancy. An incisión made as in the case precedinggave exit 
to a considerable quantity of dark coagula and to what appeared to be a f ew 
flakes of decidua though no distínct form of a foetus was observed. The con- 
dition was undoubtedly the result of tubal pregnancy and the rupture of the 
sac during its ovular períod. 

Treatment by electricity or galvanism during the early stages of ectopic 
pregnancy may be resorted to for effecting the destruction of the foetus; this 
should not, however, be attempted until preparatíons have been made for 
coping with the sudden appearance of untoward symptoms. The possible oc- 
currence of intemal hemorrhage leads to the thought that as soon- as the 
diagnosis of ectopic pregnancy can be reasonably established abdominal sec- 
tion should not in properly selected cases be long deferred. A case reported 
some time since by Dr. A. L. Norris to the Cambridge Society for Medical 



230 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Improvement will illostrate the danger arising from tubal gestation. The 
preg^ancyhad not advanced beyond the tenth week when he was calledand 
found the patient in a átate oí extreme coUapse. The autopsy showed that 
the position oí the sac was in the middle portion oí the tube; intemal hem- 
orrhage that produced the fatal result had not exceeded twelve hours in da- 
ration. As before remarked abdominal sectionmay be preceded in the earlier 
instances by the application oí the galvanic currentas was empioyedinthree 
oí my own cases; there is, however, always attendant on the employment of 
such treatment a feeling of suspense. In order to be sure of success it is nec- 
cssary in most instances that the current should be strong; the faradio cur- 
rent may be substituted in some cases. The danger of exciting hemorrhage 
and of producing prematuro rupture of the sac or of causing sepsis, that may 
not at flrst be recognized will often weigh against the benefits to be secured 
by eífecting a destruction of the foetus. Whenever feticide can be safely ac- 
complished in this class of cases by the application of electricity, removal of 
the product by abdominal section will be more easily accomplished. An in- 
teresting case occnrred some few years ago in the practice of Dr. T. E. Cun- 
ningham of Cambridge. The patient was about six months advanced. Diag- 
nosis of abdominal preg^ancy was confirmed by several other prominent 
gentlemen who saw the case. Methodical application of electricity arrested 
the development of the foetus, which ftnally became encysted notwithstand- 
ing it was surrounded by a thick mass of inflammatory products. Absorption 
took place leaving only the calcareous portions, which can now be easily felt 
on examinationo In those cases of the very earliest form of ectopic preg^- 
ancy the application of the electric current may be effective in overcoming 
the foetal lif e and of causing or of enabling at least absorption of the remains 
to take place and thus allow the patient to recover without her beingexpos- 
ed to the further dangers of coeliotomy. In such cases the calcareous or hard- 
er parts of the foetus may become ftrmly encysted. In another of Dr. Cun- 
ningham's cases which I saw with him in consultation, the diagnosis of tubal 
pregnancy of six weeks' advance or more was made. This was conflrmed by 
other surgeons; since no urgent symptoms at that time appeared the matter 
of operative interference was deferred. The foetal product contracted and 
becamo encysted. The walled off mass can still be detected. 

In those cases in which the gestation has advanced to the period of three 
or four months or more, great suff ering is liable to be experienced before en- 
cystment and absorption will occur. In those cases in which there are signa 
that rupture has recently happened and the shock and hemorrhage have been 
considerable, peritoneal section will afford the surest measure for recovery 
of the patient. In a case to which I was called February last the rupture had 
occurred but a short time before. The shock was se veré, the pulse feeble, and 
the face exsanguinated; all the symptoms indicated that muchinteraal hem- 
orrhage had supervened. My advice for immedia te abdominal section was 
assented to. The left tube and ovary were severed off by means of aseptic ten- 
don sutured; the blood vessels w^ere secured and drainage toalimited extent 
was established by the employment of sterilized gauze. The pregnancy ex- 
tended to the eighth week ; the sac was situated near the distal extremity of 
the left Fallopian tube. The patient made an uninterrupted recovery. In an- 
other case to Avhich I was called sudden intemal hemorrhage took place after 
the lapse of the seventh week of gestation. Before operative measures could 
be undertaken the patient improved; she was kept for some weeks in the re- 
cnmbent position. A year after ward examination revealed the presenee of 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ¿31 

an encysted masa in the vicinity oí the ríght tube, which was prolapsed to a 
álight degree. These cases in whioh rupture has ocourred and the child con- 
turnee to develop should be treated acoording to the special condition in each 
individual instance. lí the foetus has not gone beyond the third month, re- 
moval by abdominal section may be ondertaken. When the pregnanoy has 
passed much beyond the sixth month it may onder some oircamstances be 
allowed to continae to the end of the eighth month. A second rupture may 
not occur, especially after the occurrence of the new fixation of the sac; 
proper precautions, however, should be taken against the exposure of the 
patient to accidents. I have seen one case in which I believe that, had ab- 
dominal section been deferred another month, the child might also have sur- 
vived. The plan to be adopted in such cases must be left for the most partto 
the surgeon, who will have to consider the circumstances and the condition 
of the patient. If there ís reason to believe that from an accidental cause the 
child has perished, though no marked hemorrhage, sepsis, or other se veré 
symptoms have supervened, operativo procedure may be deferred untll con- 
traction and retrograde processes of the placental mass have become plainly 
marked. This course could with greater propriety be carr^ed out when deal- 
ing with a case in which the pregnancy had become far advanced. If the 
foetus still survives the effects of partial rupture of the sac and it has not 
passed materíally beyond the middle term of gestation the electric current 
may be advantageously employed be f ore resorting to coeliotomy for the re- 
mo val of the product of conception. I am not unaware that some operators 
have attempted to throw discredit upon the resulta attributed in such dass 
of cases to the beneficial action of electricity . It should be remarked that the 
testimony of carcfuliy observing, honest, and experienced practitioners in 
favor of the advantages to be derived from the method of treatment by elec- 
tricity is too overwhelming to be set aside by the speciousreasoning of those 
who at the time have become overjubilant upon what may be termed their 
apparent success achieved in one or two phenomenal cases by a mere re- 
course to operative interference. In the treatment of those cases of early ec- 
topic paegnancy our course should be directed to inquire whether the hem- 
orrhage had taken place in the folds of the broad ligament or was limited to 
a circumscribed portion of the pelvis, or whether the blood had been difused 
in the abdominal cavity . In those cases in which the hemorrhage is restricted 
to a ecrtain portion of the pelvis or abdominal cavity the efPused blood may 
be absorbed and the patient readily recover from the accident. In those real- 
ly desperate cases of rupture of the sac or blood vessels prompt resort to coeli- 
otomy should for the most part be the chief reliance for help. 

This procedure should be adopted whether the hemorrhage is the result of 
a primary rupture or is a sequel to the yielding of a partially restored vascu- 
lar tissue. Those cases in which the gestation has advanced much beyond 
the third month and in which the foetus is still alive present for their man- 
agement some of the most difflcult problems forconsideration. Thegreat re- 
sults achieved by Schauta,Tait,Breisky,Braun, Martin, Olshausen, Eastman, 
Price, and other great abdominal surgeons fumish indubitable evidence that 
the main reliance for success is to be placed on the advantages afforded by 
coeliotomy. As before remarked, the dangers arising from the employment 
of electricity for the mere destruction of the foetus when the pregnancy is 
far advanced are not inconsiderable. The liability of the supervention of 
shock, hemorrhage, or sepsis from the occurrence of rupture of tho sac or of 
some of the larger arterial branches is always so great thatprecautio is should 



232 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

be taken to have every preparation made for performing an abdominal sec- 
tion. The nearer the gestation has reached the cióse oí its term the greater 
wUl be the probability of saving the Ufe oí the ehild. The immediate removal 
oí the placenta in such cases is oíten attended with extreme danger; for this 
reason the gestation sac should sometimes be sutored to the i>eritoneam and 
the placental mass before its removal be allowed time in which to ondergo 
oontraction and become loosened from its attachment. If it is deemed wise 
to effect at once the removal of the placenta it can best be done after clamp- 
ing and tying the ovarían and uteríne arteríes; should the foetal sac then be 
found too firmly adherent to allow its safe removal, the saturing of its edges 
to the parietal peritcmenm, and the employment of drainage will be reqoired. 
Kemorrhage from rupiure of the sac or from the yielding of the vessels near 
the fimbriated extremity of the tube can be controlled by the sutoring of the 
raptored vessels through an abdominal incisión. When called to a case after 
the occurrence of severe false labor it may be well to wait before actoally 
resorting to operative measures, provided no urgent symptoms threatening 
the Ufe of the mother appear. The foetos wiU most likely be destroyed by 
the oompressing influence of the spuríous parturítion. In sach an eyent an 
operation at a later stage can be more safely attempted. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ¿33 



AppcarnnCL' of tumor unopcncd. 




C0NQRB80 MEDICO PAN-AMERICANO 



235 




Lower sejjment of utcnis— cipeni.'(l--contaiiic(l fii-tus a 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 237 




CONGRESO MEDICO PANAMERICANO -3í* 




CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 241 



UTGim FQteoiDS mmm m pignmgt 

BY 

A. VANDERVEER, M. D., 

Professor of Didactic, Abdominal and Cünical Surgery, Albany Medical Ck>llege, 

Albany, New York, U. 8. A. 

Thongh these cases are not many, yet the method of treatment, dae to the 
evoirition of surgery the past ten years, has developed most marked and sa- 
tisfactory resalís. 

We all recognize that great progress has been made in this department of 
snrgery, mueh needed, when we stady the past histories of these unfortunate 
cases. 

It is here we observe the ad vanee made along the lime of the art of sur- 
gery, in that operations have been planned and execated, the results being 
so favorable that even the most conservative members of oor prof ession have 
felt to endorse the work of the oonscientoos surgeon. It ean be said that it 
is only through a seríes of exploratory laparotomies, and the carefol study of 
cases, that we have been led up to the doing of this kind of work, that has 
bronght a pleasant comfort to him who is called in to see sach conditíons, 
giving confldence to the operating surgeon to proceed, when but a short time 
ago the cases were comparatively hopeless, so far as operative interference 
was concemed. 

For many years careful obstetrícians, consulting gynecologists, and gene- 
neral surgeons have witnessed the disappearance, in many instances, of ate- 
rine fibroids during the períod of pregnancy-absorption having taken place 
beyond a doubt. Again, how sad have been the cases in which suppuration 
occurred and patients have died of septic conditíons that, at the present tíme, 
coold have been reached with some degree of success, and a fair percentage 
of recoveríes. Perhaps there are few conditíons that give the family physi- 
cian so mnch anxiety as well-known cases of fibroids in which the patient 
becomes pregnant. 

On the other hand, there is, perhaps, no other class of cases that gives the 
abdominal surgeon so much thought as the well-known cases of fibroid, in 
which there has been a marked reluctance on the part of the patient, to 
submit to an operatíon, and, yet, in whic^ there is suden enlargement with 
a suspicion of pregnancy, such as existed in the two cases I have to report, 
where it was convincing to the patíents and their fríends that delay could 
not be admitted of, or longer continued, the chances for the patients reco- 
very resting entirely upon an early operation. 

As I have stated, these cases are not numerous, but the record of them in 
the past, up to the tíme of the improved technique and skill in abdominal 
surgery, gave a most lamentable statement as to recovery on the part of the 
patient, or saving the life of the child. To-day we approach such conditíons 



242 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

with a sense oí assurance on our part that they are amenable to sorgical in- 
terference, and that the recovery of the mother, at least, is assurred, in a 
large percentage of cases. And, yet, text-books do not refer to these cases 
with that emphasis quite that the conditions seem to cali for. 

Davis, in his late Treatise on Obstetrics, Pg. 28, says: "Pregnaney may 
occor in a fibroid uterus, and in sueh a case a most careful examination is 
required to detect the fact. It will osually be necessaryto examine the patient 
under an anaesthetio and to map out carefuUy, if possible, the oonditioncom- 
pUcating the pregnanoy." 

Courty, ^^Diseases of the Uterus," Pg. 654 says: '^There is no donbt that 
the presence of myomata diminishes the number of conceptions andincreaaes 
that of abortions and miscarriages. Whether the presence of the fibrous tu- 
mor prevents the f ree development of the uterus or whether it determines 
hemorrhage it often causes abortion. Delivery may be impossible; itis always 
difficult, dangerous, complicated, and it exposes troublesome consequences. 
According to Tarnier, out of 42 cases, delivery only terminated spontanous- 
ly 8 times; it required the use of fórceps 6 times; versión 6 times, indnction 
of premature labor once, embryotomy once, enucleation of the tumor once, 
Caesarian section 14 times; the malady caused death five times before del- 
ivery (of these 42 patients only 13 were cured.") 

I also quote from the ^^Am. System of Gynecology, Mann, Vol. II, Pg,590," 
as foUows: ''Pregnancy and labor are occasionally complicated by the exis- 
tance of a fibro-myomata. The preservation of the life of the mother ma,y 
depend upon the removal of the growth, the induction of premature labor or 
Caesarian section. Dr. Jas. R. Chadwick has published in a paper read before 
the Maes. Med. Soc, at its annual meeting in June, 1886, a report and som- 
mary of 10 cases of pregnancy and labor complicated by existing Abro -myo- 
mata. Of these cases one miscarried. 2 died, and 7 recovered; in all of the 7 
cases of recovery the tumors were subperitoneal. The question of sargloal 
operation for removal of these tumors during pregnancy is not a very diíB- 
cult one to sol ve. When the tumor is subperitoneal and pedunculated preg- 
nancy is not a barrier." 

It is to be observed that the subperitoneal variety and pedunculated ghre 
comparatively litüe trouble in cases of pregnancy, and tlús may be aald of 
the pedided or sessible sub-serous fibroma, as the foUowing extract from 
Pozzi's Med. & Surg. Qynecology, Vol. I, Pg. 327, illustrates somewhat: 
'^Pregnancy gives a lively Ímpetus to the development of fibrous tumors, and 
often causes their oedematous softening. The treatment depends upon the 
nature of the symptoms caused and the seat of the tumor. If it is a pedided 
or sessible subserous fibroma of the fundus we may hope that it will not in- 
terfere with the course of pregnancy. If there is danger of inflamation or 
the transformation of the tumor into a fibrocyst, there is also a hope that it 
will disappear during the uterine involution and we may therefore pursue 
the expectant treatment. In the case of pelvic fibroids, however, delay seems 
more dangerous; if they cause no very serious symptoms we may wait inthe 
hope that they may either precede the foetitl head at the time of partorition, 
as has been observed, or else will ascend above the superior strait after the 
rupture of the membranes. Often the labor is accomplished only after a da- 
ration which results in a fatal exhaustion, if the woman does not die at once 
of the hemorrhage. These risks decidedly limit the advisibility of the expec- 
tant method." 

These few extracts illustrate the dangers that present to the obstetridan 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 243 

in cases oí fibroids that interfere with the cavity oí the úteros, with the outlet 
of the atems or pelvis, or in this way act as an obstruction. 

I am indebted to Dr. Rosen wasser, of Cleveland, for some statistics presen - 
ted in a recent pai>er, Report of Three Cases of Uterine Fibroids Complica- 
ted by Pregnancy, by M. Rosenwasser, M. D. Cleveland, Ohio, who says: 

''Of 228 cases of labor complicated by fibroids, collected by Güssserow (1) 
more than one-half of the mothers and two-thirds of the ehildren died. 

The assamption that many of these deaths may ha ve been due to med- 
losome interferenee on part of the obstetrician is contradicted by Güs- 
serow's (2) carefully compiled tables. Among 147 cases of labor, collected by 
him, 78 mothers died. Of the 61 mothers requiring manual or instrumental 
«id, 33 died. The remaining 45 deaths were therefore among the 86 cases not 
interfered with. The labors allowed to go to a natural termination were 
undoubtedly those in which there was the least hindrance to delivery and 
yet they ended as fatally as did those subjected to delay, injury and sepsis. 

In the more recent statistics, collected by Stavely (3) there are 597 cases 
in which no interferenee occurred brfore labor. 

Of these 220, or 37 f^ died. This reduction in the mortality is owing to the 
improvement in technique within the last ten years. Among 307 cases repor- 
ted as having aborted the death rate was 12 f? . (4) 

Itwould seem then, therefore, that surgical interferenee, either by myomec- 
tomy or byhysterectomy, is foUowed by more favorable results than isgath- 
ered from the statistics above quoted. The number of cases thus treated is, 
however, as yetinsufflcient to enable us to formúlate any fixed for general rules 
g^dance. Each case mnst be considered on its own merits and must be man- 
aged in accordance with the best interests of the mother and where possible 
also of the child. 

Wherever the location of the tumor is not likely to interfere with delivery, 
or its not-too-rapid growth will admit of delay until af ter the viability of the 
child, a conservative course is clearly indicated. Myomectomy in the inter- 
ests of the child is justificable in cases in which dystocia would become a 
strong probability. At or near term in event of obstruction to delivery, 
supra-pubic hysterectomy is probably the safest course. 

The loss of mothers ought not to exceed 10 per cent, the ehildren ought 
nearly all to be saved. 

Duhrssen's proposition (a) to deliver the child by vaginal Caesarian section 
and then to preserve the uterus, or remo ve it as nature of the case might in- 
dícate has yet to be put to to the test of experience. (5) 

The two foUowing cases are a good illustrations of this condition as met 
with at times in our surgical practice, and bring out strongly the point to 
which I wish to refer as to the necessity of thorough operation in a certain 
class of patients. Delay in the hope of absorption; in the hope of delivering 
the living child, as we sometimes see in cases of cáncer of the uterus, can 
scarcely be tolerated. 

Case of Mrs. X., who came uuder my observation in August, 1893 with a 
history of continuous hemorrhage, with very little cessation during the sum- 
mer of 1893, and up to this time being very se veré. Diagnosis uterine polypus 



(1) Cyclopedia of Obatetricts and Oynecology, Vol. IX. Pg. 319. 

(2) Cyclopedia of Obstétrica and Cyuecology, Vol. IX, Pg. 314. 

(3) Johns Hopkina Bulletin, March, 18M, Pg. 33. 

(4) John Hopkins Bulletin. March, 18M, Pg. 33. 

(5) "Der Vaginale Keiserachnitt." Duhrssen, Berlín, pp. 27—33. 



29 



-44 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

and remo val advised. Treatment was readily agreed to and in October, 16d3 
I removed the polypus without trouble, and carefully curetted the cerviz and 
body of the uterus. After this she became absolntely regular in her menstrua- 
tion and improved decidedly. At this time I discovered that she had an in - 
terstial ñbroid connected Múth the anterior wall of the uterus. She had borne 
several children and had no misearriages. She was now 43 years of age. 

The caso progressed so favorably that no further examination wa» made 
until January 24, 1895, when I was greatly surprised to see the size of the 
abdomen, and found a hardened mass in front, plainly that of the fibroid con- 
neeted with the anterior wall of the uterus, which had increased very decided- 
ly. On the right side, and extending up into the right lumbar región was an 
additional mass, much largor than a child's head, which had the feeling of 
fluctuation, and led me to the bolief of the possibility of its being an ovarían 
cyst. There was also to be felt deep down in the pelvis, and by pressing the 
abdominal tumor well over to the right, a small mass which I believed to be 
the left ovary, and which fluctuated. She had some trouble in getting bowels 
to move, yet the constipation was relie ved by proper laxativos. Her menstrua- 
tion had ceased September, 1894. She positively declared that she could not 
be pregnant, yet her husband felt there might be a possibility and that that 
might complícate the case. The surroundings were such that it was not safe to 
wait much longer regarding operativo interference. The patient was becom- 
ing somewhat emaciated, pressure upon the stomach was interfering with 
digestión, and she was growing nervous and worried as to her condition. I 
advised a consultatlon, which was readUy consented to, one of our best gyno- 
colegists saw her, and after two caref ul examinations believed that we had to 
deal with a uterino ñbroid, with probably a double ovarían cyst, and that she 
could not be pregnant. There was an entire absence of any condition of the 
breasts indicating pregnancy, and at no time had she been nauseated. 

It is true that there was a slight port wine stain to be noticed aboat the 
mucous membrane of the vagina, the neck of the uterus could be distinctly 
made out, not at all patulous, not sof tened in the least, and there was no dis- 
charge that gave us any strong impression of pregnancy. 

Operation was decided upon and done March 18, 1895. I found, on opening 
the abdomen, a large uterino ñbroid, the mass that extended up into the lambar 
región was but a prolongation, and had commenced to sof ten, cystic degene- 
ration taking place. The immediate stops in the operation were that of supra- 
vaginal hysterotomy, for what I believed to be a large fibro-cystlc growth. 
Each ovary was about the size of a turkey's egg, and cystic in character. The 
lower segment of the uterus could be distinctly mapped out from the fibroid and 
its associate cystic degeneration, and on lifting the entire mass from the 
abdominal cavity, using the rubber tube for striction, I did a complete supra- 
vaginal hysterectomy, makinguse of the Koeberle serre-noeud. As I removed 
the mass I realized, in making the section, that I had simply escaped the 
membrane» and anmionic fluid of a pregnant uterus. After proper care of the 
pedióle and closing the abdominal incisión, in examing the specimen I found 
that we had a nearly f our months' foetus in connection with the fibroid tumor. 
There was nothing particularly eventful in the case afterwards. The patient 
made an uninterrupted recovery and has remained in the best of health since. 

fase 2 w^as quite impressive. Mrs. E. S., aet 35, who had been married a 
little more than a year, but no misearriages in that time. I saw her April, I, 
189(5 in consultation with her family physician, Dr. Wm. H. Bailey. She had 
beon in a state of absoluto health for a períod of 22 years; menstmation had 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO -4o 

been reg^alar, never painful, and began at the age of thirteen. She bclieved 
herself to be pregnant, althongh she had menstmated at times, but very 
irregolarly for the past year. She had made all her preparations supposing her- 
self to be near the time of delivery. Her physician had said frankly to her 
that if she was pregnant he believed she also had some abdominal tumor, yet 
she did not wish an examination and deelined it, being so ñrmly impressed 
with the belief that she was pregnant, refusing to have any other treatment, 
antü a few days previous to the time of my seeing her, when, on examination, 
he inaisted there was something present besides the pregnaney. When I 
saw her abdomen was so tense, so f olí that it was almost impossible to make 
oat a very olear, correet condition of afifairs. The left side of the abdomen 
presented a somewhat irregular mass, that was lobulated, and felt exceed- 
ingly hard in certain places. The right side gave a more distinct appearance 
of an ovarían cyst. The patient had a pulse of 110, temperature ranging from 
100 to 102, she was vomiting quite constantly, there was some trouble in get- 
ting her bowels to move, and she was decidedly sick, I expressed my opi- 
nión that while there was apossibJity of her being pregnant, yet I believed 
it was a case more particuiarly of uterine fibroid, possibly associated with 
ovarían cyst. Her breasts presented a negativo condition as to pregnaney and 
so did the neck of the uterus, as well as the appearance of the vagina. An 
operatión was decided upon and done April 4, 1896, at my prívate hospital. 
A large fibroid, múltiple in character was found and the operatión done al- 
most preciselyas in the previous case, a well-developed foetus of fourmonths 
being present. Supra-vaginal hysterectomy was done, the clamp used, aud 
patient made a good recovery, the only marked symptom presenting in the 
after condition being a decided delirum that come on the fourth day, contin- 
uing for a períod of nearly a week, which I attributed to her very anaemic, 
weak State. Since the operatión she has gained over twenty pounds in flesh 
and presents a picture of health. 

These two cases but a few years ago would have been beyond the reach of 
snrgery. They are cases that ought now to receive the prompt attention of 
the abdominal surgeon and one should not hesitate to go on and do an im- 
mediate operatión. It is possible that in some cases the living child, at full 
time, may be saved. In treatuent there should be no hesitancy in reraoving 
the entire uterine appendages, although the tumor may be much smaller than 
in either one of these cases, yet if left to theraselves, and the attempt made 
to do a Caesarian section, suppuration may folio \v and septic conditions re- 
sult in the loss of the patient. I am most emphatic in my belief that in cases 
of uterine fibroid, with suspected pregnaney, a careful, thorough examina- 
tion should be made, and if the case be one in which there is a doubt as to a 
possibility of delivering the patient at full time, an early operatión should be 
dome, and a complete one. 

It will be noticed in these two cases that the foetus occupied the lower seg- 
ment of the uterus, and yet they neither one gave positivo symptoms of an 
approaching abortion although case No. two was rapidly reaching a fatal ter- 
mination. It is true that neither one of these cases illustrate very positively 
the course we are to pursue at a time when viability of the foetus presents. 
We may possibly, as we do sometimes in retention of uriñe, change the po- 
sition of the fibroid, particularlv if it is not large or if it is not growing rapid- 
ly, so as to relieve its pressure, and development go on to full time, when 
the, child can be delivered, the tumor of such a character that contraction 
takes place and the mother and chüd live; but we all know, and have an ex- 



ÍÍ46 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

períence as to the dangerous hemorrhage that results at suoh a time, in some 
of these cases; we know as to thc lamentable record regarding prolapsns of 
the cord, constriction of the thoracic viscera, ruptmre of the uterus, local, and 
sometimes general peritonitis, with all the complicationsof adhesions to the 
intestines, and to the omentum, so that even though the child is viable we 
must consider as to the possibility of recommending an operation at tbis time. 
Certainly before viability is reached one need not hesitate as to the coime 
hat ought to be pursued, particularly when the evidence of enlargement of 
the tumor presents, 

In the discussion of this subject it is my desire to emphasize somewhat the 
exclusión of small tumors. It is only the large ones, such as grow rapidly 
under the Ímpetus of pregnaney, that I wish to cali your attention to. These 
cases left to themselves present a very high rate of mortality. They do not 
admit of myomectomy. A uterus with such large fibroids, wlth oystíc de- 
generation going on, will not admit of the patient going to full time, and 
demands aprompt, surgical interference. Even though abortion muy take 
place, still the uterus is septic, and is one cause of the great mortality. 



tm muR li ciiiiM EN El nm, m u pelíis, 

POR BL 

DR JOSÉ TORRES ANZORENA. 

Cuemavaca, Morelos, R. M. 

Mucho han escrito los autores y enseñado los maestros sobre el importan- 
tísimo objeto de salvar la existencia de las madres, asf como las de sus pro- 
ductos. Sobre este punto, el ideal del partero es asegurar la existencia de 
ambos y á ello debe dirigir todos sus esfuerzos resguardado siempre por la 
Ciencia y apoyado en la enseñanza de la práctica. 

Si bien es cierto que la obstetricia está muy perfeccionada en la actualidad, 
sucede muy á menudo que el práctico tiene que idear y aplicar nuevos méto- 
dos, urgido por la especialidad de los casos que se le presentan, en muchos 
de los cuales las maniobras aconsejadas por los autores, no dan el resultado 
apetecido. Uno de los casos á que me refiero es el de la extracción de la ca- 
beza en el parto por la extremidad pelviana. 

Muchas son las maniobras aconsejadas al efecto por las distintas- escuelas 
inclusive la mexicana, para extraer la cabeza cuando viene ésta al últímo. 
Los autores dicen que siempre es factible su extracción con las manos y sólo 
en casos muy difíciles aconsejan el fórceps. Pero me ocurre la siguiente dada: 
si es de verdadera urgencia salvar al feto extrayéndolo rápidamente para sal- 
varlo de la asfixia, ¿debe perderse el tiempo empleando las maniobraa de 
Praga, Mauriceau, Wigand, Champetur y Rodríguez, y después de esto apli- 
car el fórceps? 

Sin negar la grandísima utilidad de todas esas enseñanzas que he aplicado 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 247 

con existo en muchos casos, tuve alguna vez otro caso en que ninguna de las 
referidas maniobras me di6 el resultado apetecido, y urgido por las circuns- 
tancias especiales de 61, intenté la maniobra que paso á describir con la cual 
obtuve un éxito que he visto repetido en otros muchos casos subsecuentes. 

Estando la cabeza extendida y con la frente detenida en el promontorio y 
el occipucio en el pubis, no pudo la cabeza descender. Para verificar la ex- 
tracción, tiene que introducirse la mano (en cualquiera de las maniobras an- 
tes enunciadas) siguiendo la cara del producto, y al hacerlo asf, varias veces 
me ha sucedido, que en la maniobra de Mauriceau ha quedado el maxilar in- 
ferior relajado, y á pesar de esto no ha descendido la cabeza; he intentado 
entonces la maniobra del Sr. Rodríguez, sin buen resultado tampoco, pues se 
aumentaba el diámetro occfpito- frontal con el grueso del puño, extendiéndo- 
se, á la vez, más la cabeza al introducir la mano para llegar al occipital. 

En la maniobra empleada por mf en el caso á que me refiero, la mano se in- 
troduce no por la cara del feto (diámetro antero- posterior de la pelvis) sino 
que penetra por uno de los extremos derecho 6 izquierdo del diámetro bipa- 
rietal del producto, 6 lo que es lo mismo, por el diámetro transverso de la 
pelvis, hasta llegar al vértice de la cabeza y al mismo tiempo que se hace la 
rotación se verifica la extracción. Esta maniobra que me ha dado gran resul- 
tado en diversos casos, está en perfecto acuerdo con la teoría, pues teniendo 
los diámetros antero-posteriores de la pelvis, en el estrecho superior 108 mi- 
límetros, en la escavación 115 milímetros y en el estrecho inferior 95 centí- 
metros; se aumenta dicho diámetro por la maniobra del Sr. Rodríguez (que 
es la aconsejada cuando fallan las otras maniobras) todo el espesor de la ma- 
no ó del pufio del operador. En la maniobra que he empleado y que me per- 
mito recomendar al estudio de mis ilustrados compañeros, no acontece lo 
mismo, porque el diámetro transverso de la pelvis que es por donde se intro- 
duce la mano tiene 130 milímetros en el estrecho superior, 120 en la escava- 
ción y 100 en el estrecho inferior; los oblicuos tienen 120 milímetros en el 
estrecho superior y escavación y 100 en el estrecho inferior, mientras que 
el diámetro biparietal tiene 95 centímetros, cuya diferencia es favorable pa- 
ra lograr la maniobra, puesto que para verificarla se puede introducir la ma- 
no y lograr la extracción. 

Por lo tanto, me permito proponer á mis distinguidos compañeros que 
cuando no den resultado las maniobras de Mauriceauj Wigand, Rodríguez, 
etc., etc., se efectúe la que he tenido la honra de proponer por haberla san- 
cionado el resultado en varios casos. Ella evita pérdida de tiempo y peligros 

para la vida de madres é hijos. 

José Torres Anzorena. 



248 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



BREVES CONSIDERACIONES 

ACERCA DE LA DYSTOCIA EN MÉXICO 



POR EL 



DR. JOSÉ IGNACIO CAPETILLO, 

Profesor de Clínica Obstétrica de la Escuela^Nacional de Medicina de México. 

Señores: 

Mi posición oficial durante más de veinticinco años, en la Casa de Materni- 
dad de México, ya como interno, luego como ayudante, y adjunto por último 
como profesor de la clase de Clínica Obstétrica, me obligan á dar á conocer á 
esta Honorable Asamblea, compuesta de los más ilustres é inteligantes médi- 
cos del Continente Americano, algunas observaciones que en mi humilde opi- 
nión se avienen con la índole del Segundo Congreso Médico Pan'AmericanOy y 
me anima á producirme con entera confianza, la certeza de que á pesar de la 
poca valía de mi contingente, éste podrá servir para despertar en mis saUos 
oyentes algán interés para uniformar la idea ya enunciada por los Antropolo- 
gistas, de que la mezcla de las razas produce modificaciones especiales en la 
constitución orgánica de los individuos. 

Para proseguir este estudio, arduo en verdad, pero de grandes trascenden- 
cias prácticas para todos los que nos dedicamos alarte de curar, es por lo que 
me he fijado en detallar las causas de Dystocia que son comunes en mi país 
y no tienen la misma razón de ser, especialmente en la mogoatoda pélvica tan 
frecuente en Europa, pues si bien se presentan algunos hechos que etiol6gi- 
camente pueden referirse á estrechamientos pelvianos, éstos se refieren á 
acortamientos dependientes de la conformación especial que presenta las pel- 
vis de las mexicanas y nunca á las que se derivan como pasa en el Viejo Man- 
do á raquitismo ú osteomalacia, tan raros aquí como frecuentes allá, razón por 
la que juzgo de todo punto importante la necesidad imprescindible de crear 
una enseñanza adecuada á la región en que ejercemos y en ella se valorice la 
razón de por qué en algo disentimos de lo mucho y muy bueno que hemos 
aprendido de los maestros de allende el mar, quedando sujeto á nuestro par- 
ticular criterio el desenvolvimiento de las indicaciones que cada caso ezije. 

Para mayor claridad en mi exposición, me permito adjuntar un cuadro esta- 
dístico recogido en el espacio de cinco años y en el que se ponen de manifies- 
to las varias causas de Dystocia y me veo en la ingente necesidad de hacer 
algunas explicaciones en el texto de mi escrito, que aunque parecerán dlfnsaa 
y del todo inútiles, vista vuestra reconocida sabiduría, siempre vendrán á 
realzar algunos detalles, que por lo conciso que debe ser esta agrupación mé- 
dica, pudieran pasar desapercibidos. 

Admitid, señores, el cuadro que os dedico como un recuerdo de este gran 
acontecimiento americano en que se fraterniza en la Ciencia y por la Ciencia. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 249 



PRIMERO. 

La Dystocia como su nombre lo indica, parto difícil, está en contraposición 
con la Eutoda^ parto fácil. 

Las cansas que dan nacimiento á los obstáculos que tiene que vencer la na- 
turaleza para realizar debidamente sus funciones y complementar los altos 
fines á que están destinados los órganos genitales de la mujer en concordan- 
cia á su estado, se remontan muchas veces á épocas anteriores al momento 
fisiológico en que tenemos que apreciar la medida de la fuerza expulsiva con 
relación a la resistencia que oponen agentes que en estado normal sólo sirven 
para contribuir al mejor desempeño del acto natural de la maternidad, de 
modo que haciendo punto omiso de todos los padecimientos que pueden in- 
fluir en las perturbaciones anatomo- fisiológicas y especialmente á aquellos 
que se ligan más íntimamente con el funcionamiento de la matriz y del canal 
óseo-ligamentoso muscular, durante la gestación, y que son de tal manera 
importantes, probado como está, por la experiencia que es de todo punto pre- 
ciso la más perfecta armonía entre los fenómenos correspondientes al emba- 
razo y al parto, pues sin esta marcha uniforme de unos para con los otros, las 
funciones referentes á cada período, se perturbarían ó interrumpirían ya en 
la marcha progresiva del embarazo ó en los fenómenos dinámicos del parto, 
dando lugar en virtud de esto, unas veces á la expulsión prematura de los pro - 
ductos de la concepción, ó dado caso que el embarazo prosiguiese, modificaría 
el resultado final presentándose anomalías, que como las inserciones viciosas 
de la placenta demandan una asistencia escrupulosa y casi siempre se encuen. 
tra el tecólogo en la necesidad de intervenir. 

Sentadas estas razones y en obvio de la brevedad en la exposición de mis 
conceptos, me permito dividir los accidentes distócicos en tres grupos: 
I. Obstáculos por parte de la madre. 
II. Obstáculos por parte del feto. 

III. Obstáculos por parte del huevo. 

I. 

Para fijar debidamente nuestra atención acerca de este punto, habría que 
ir valorizando metódicamente los obstáculos que pueden presentarse en los 
órganos contenidos en las cavidades pélvica y abdominal, así como lo de las 
paredes musculares y huesosas; los del útero mismo, los de sus anexos y con- 
tiguos, deteniéndonos particularmente en la conformación especial que tenga 
la columna vertebral y el promontorio, el estudio de la cavidad pélvica por 
la mensuración interna y la conformación externa de los órganos sexuales 
datos cuya apreciación clínica nos conducen á la resolución de los innumera- 
bles problemas que á cada paso tiene que resolver el práctico, no siendo en 
verdad estos los únicos ni los más temibles, pues existen otros cuyo origen se 
remonta al embarazo, tales como las auto-intoxicaciones que se revelan unas 
veces por la presencia de accidentes nerviosos, como los vómitos incorregi- 
bles, la glicosuria, las pérdidas de urea, y sobre todo, por la presencia de la 
albúmina que predispone á los accesos eclám ticos. 

Por último, el embarazo puede coexistir con padecimientos de los grandes 
centros nerviosos, circulatorio y pulmonar, agravándolos. 

La simple enunciación de este cuadro clínico, es más que suficiente para in- 
teresar nuestra solicitud para con una mujer preñada, pero siendo tan vasto 



2o0 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

sólo me detendré en pormenorizar aquí, aquellos que más resalten en la tabla 
sinóptica que acompaña á este trabajo y que sirve para apreciar las causas de 
distocia habidas en la Maternidad de México en un período de cinco afios. 

Es indudable que entre las más comunes, ocupa un lugar preferente la po- 
sición de la matriz, supuesto que de la dirección de su eje con relación á los 
ejes fetal y pélvico es de donde se derivan las malas presentaciones y por 
ende las malas posiciones, pues sin la justa correlación en los mencionados ejes, 
todo esfuerzo por parte del agente, dedicado primero á acomodar y más tarde 
á expulsar su contenido, sería nulo, la prueba está en la distocia por verUer 
propendena, así es como se explica el número de presentaciones de la extre- 
midad pelviana, de las de tronco y de vértice y cara que se registran en el 
cuadro que presento, contribuyendo no sólo ala falta de la conveniente acomo- 
dación fetal, sino á acarrear perturbaciones en el momento del alumbramien- 
to, pues éste se hace difícil, peligroso é imposible, razón por la que es 
costumbre proceder en la casa de Maternidad de México á examinar á las mu- 
jeres que llegan á ese asilo para remediar con tiempo y por medio de manio- 
bras extemas, las malas presentaciones del producto de la concepción, cau- 
sadas por la mala aptitud de la matriz ó averiguar el origen de ella, pues no 
sólo la multiparidad ocasiona el vientre en alforja, sino que también influyen 
otras, como la mala conformación de la columna vertebral (especialmente la 
syfótica) del |)romontorio ó de la existencia de bridas ó cicatrices que fijan 
de un modo anómalo la matriz, como pasa en los casos de adherencias peri- 
toneales ó como resultado de cicatrices dependientes de hernias anteriores 6 
cuando se ha hecho operación Cesárea ó bien la histerotepcia. 

Los fibromas de la matriz, los kistes del ovario, los embarazos múltiples en 
cuanto á que desalojan de su centro al órgano gestador, contribuyen á la dis- 
tocia por la causa que vengo mencionando, así como también es importante 
tener presente la vacuidad de la vegija, que aunque transitoria y superable 
por los recursos del arte, son un óbice á la acomodación fetal y á la marcha 
del parto. 

La resistencia muscular de las paredes del vientre por falta de tonicidad, 
es cosa muy común de observar en las mujeres de la clase pobre de la socie- 
dad mexicana, y esto es probablemente ocasionado por la manera peculiar 
que existe en ellas de elaborar las tortUlaa, pues se mantienen de una manera 
inclinada y de rodillas para moler el maíz sobre los metateSy contribuyendo, y 
no poco, en mi opinión, la falta de cuidados posteriores al parto que retardan 
la involución de la matriz; esto mismo podía decir referente alas lavanderas, 
planchadoras, freganderas, etc., etc., que son las que más contingente pro* 
porcionan á la Casa de Maternidad. 

La contractilidad de las fibras uterinas; he aquí otro factor que hay que te- 
ner en cuenta al estudiar la distocia, pues la falta ó exceso en su desarrollo 
opone igualmente dificultades en el trabajo del parto, sin contar aquellos qae 
son inherentes á la resistencia del canal, sobre todo en las nulíparas, y con 
más especialidad si el vértice no se avoca directamente al estrecho superior 
según el eje de figura, sino que está inclinado sobre uno ú otro lado, pues en- 
tonces la trayectoria de los esfuerzos que sigue la matriz para expulsarlo fue- 
ra de la cavidad, se descompone en varias fuerzas impotentes para realizar 
su efecto; lo propio acaece cuando la bolsa se rompe prematuramente, y con 
mayor razón cuaudo á todo esto se une cierto grado de estrechura pélvica 
superable por los esfuerzos de la naturaleza, pero no por eso deja de ser bas- 
tante para producir el cansancio del órgano y necesitar la intervenelón del 
arte, tal es lo que pasa cuando existo la compresión del livbio anterior del 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO -'"íl 

caello uterino entre la cabeza y la parte posterior de la sinfísis púbica, en 
unos casos, y en otros, en los que la altara é inclinación de la misma sínftsis 
retarda la ejecución del movimiento de descendimiento y rotación de la ca- 
beza, prolongando el trabajo del parto y trayendo en consecuencia el agota- 
miento de la fuerza impulsiva represntada por la contracción del tejido ute- 
rino, tanto más, cuanto que en muchas ocasiones la presentación, aunque de 
vértice, es posterior y la resistencia del piso perineal es con mucho superior 
á la potencia impulsiva, y llega á exigir la aplicación del fórceps para ayudar 
á la naturaleza dando feliz término al trabajo. 

En los casos de ruptura completa del perineo la expulsión del producto de 
la concepción puede complicarse de la proscidencia del útero mismo ó de al- 
guno de los miembros del feto ó del cordón, umbilical, supuesta la falta del 
regulador constituido por la persistencia de los músculos de esa región. 

Pero la verdadera causa de distocia relativa á este punto se encuentra en 
México en la aplicación intempestiva de la ^^Montanea tomentosa" (Zihual- 
patle) hierba que se usa por el vulgo sin otra idea que de facilitar el parto, y 
como real y positivamente puede considerarse esta substancia como sucedá- 
neo del cornezuelo de centeno, teniendo sus mismas aplicaciones y exigiendo 
por lo mismo sus mismas indicaciones, ha sido estimada como el ocitócico por 
excelencia para los malos partos, sin considerar la nociva influencia que ejer- 
ce dado empíricamente, á lo que se tiene que agregar la abundancia con que 
esta planta se produce en todos los terrenos de la República Mexicana y de 
la fama de que viene precedida desde tiempo inmemorial; su administración 
se hace en cocimiento, en extracto, en pildoras, todo sin límite fijo y sólo 
usando de mayor dosis en proporción de las dificultades del parto, lo que da 
por resultado que la retractibilidad uterina es la propiedad fisiológica que 
más predomina, y en consecuencia es la que opone mayores dificultades al 
parto y la que exige intervenciones quirúrgicas peligrosas para la madre y el 
producto y responsabilidades de gran cuantía para quienes sin razón propi- 
nan la hierba de la mujer, exponiendo á una muerte segura al producto de la 
concepción, y no pocas veces á la madre por ruptura uterina ó accidentes sép- 
ticos concomitantes á las manipulaciones á que se entregan los inexpertos 
operadores para subsanar los peligros á que han sometido á sus víctimas. 

En el cuadro estadístico puede notarse esta causa como una de las que más 
han contribuido á la mortalidad. 

Estos son por regla general los accidentes predominantes que se refieren á 
la distocia, que tiene su sitio, por expresarme así, en el potente órgano que 
realiza y hace efectivos los admirables fenómenos dinámicos del trabajo del 
parto en el orden de sus facultades. 

Mas no por esto se puede decir que sean los únicos, pues para que se com- 
plementen en rigurosa medida y proporción las varias mutaciones que la po- 
tencia uterina en relación con la columna vertebral y el promontorio hacia 
arriba y atrás y con la sínfice púbica hacia adelante y los músculos del piso 
perineal abajo, hacen ejecutar á la parte fetal presentada y cuando no exista 
cosa anormal que oponga más resistencia que la necesaria para con tiempo 
facilitar la salida del producto del claustro materno, pues toda cicatriz, aun 
las más sensibles, como las que tienen su sitio en el cuello de la matriz ó bien los 
neoplasma situados en el canal, son causas de retardo en el trabajo del parto , 
obligando á operaciones más ó menos cruentas, según la causa que las origina; 
en el cuadro que presento se registran algunas, entro las que es de citarse una 
operación Cesárea por cáncer del cuello uterino y la operación de Porro por 
septicemia puerperal en un caso de fibroma suterinos y quistes del ovario. 

30 



252 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Ha sido y con razón estimada como de la más alta importancia para el éxi- 
to de todo parto, que no exista estrechura pélvica, y para esto se han hecho 
por los autores de allende el mar, estudios sumamente importantes que es 
muy digno de saberse; pero en México, donde á Dios gracias los vicios de con- 
formación por raquitismo y ostesmalaciano se conocen, existe en cambio cier- 
ta modalidad de conformación en la cintura huesosa de la raza mixta mexica- 
na, provenida del cruzamiento entre la Europea y la Aborigen, que asi como 
la conformación ósea y craneana, constituye la modalidad de que me ocupo y 
consiste en lo relativo al estudio de la pelvis en que la sínñsis puviana se apro- 
xima al ángulo sacro-vertebral, teniendo el pubis una longitud mayor que la 
asentada por los autores europeos é inclinándose más hacia atrás, lo que da 
por resultado, que si bien el diámetro antero-posterior del estrecho superior 
sufre un ligerisimo acortamiento, no acontece lo propio con lo relativo á los 
de la excavación y estrecho inferior con la particularidad de que la estrechu- 
ra poco marcada al principio, se acentúa al aproximarse al estrecho perineal, 
de modo que la inclinación del pubis hacia atrás trae una modificación no solo 
en los diámetros, sino en la conformación general de la pelvis, pues el eje de 
los planos se desvia y se dirige, el del superior, muy adelante del ombligo, el 
del inferior hacia la punta del cocxis y el de la excavación afecta una forma 
parabólica; la vulva se encuentra dirigida muy hacia abajo y atrás y el perineo 
mide muy corta extensión. 

Por ser tan general esta peculiaridad entre las mexicanas, es por lo que no 
la estimo como un vicio de conformación, sino como una modalidad, sin dejar 
de advertir que cuando la altura del pubis es de más de seis centímetros se 
necesita la aplicación del fórceps para descender y rodar la cabeza. 

Rara vez se presenta en la práctica algún caso de estrechamiento pélvico 
de menos de nueve centímetros. En las jorobadas la forma que es más común 
observar es la syphótica y á veces se necesita la intervención quirúrgica con 
el Tarnier. 

II 

Es inconcuso que cuando la forma geométrica del feto no se amolda á la de 
la cavidad que le contiene, resultan inconvenientes en la preñez y mayores 
en el parto, he aquí la razón por qué tanto se insiste en las correcciones, re- 
gularizaciones, etc., etc., para facilitar la expulsión natural del feto, lo que se 
consigue siempre que se opera en tiempo oportuno y sujetándose á las reglas 
del arte; la mayor parte de los casos que constan de versión por maniobras 
internas en el cuadro estadístico adjunto, han sido realizadas en circimstan- 
clas excepcionales en las que han llegado las partulientas, ya porque se les 
haya administrado el zihualpatle, ó por manipulaciones torpemente dirigidas, 
ó por la ruptura prematura de la bolsa, ó por proscidencia de algún miembro 
ó del cordón, embarazo gemelar, etc. Las mismas razones pueden señalarse 
para la extracción manual del producto. 

III 

Respecto á los obstáculos que se presentan en el tercer grupo son por orden 
de frecuencia inserción viciosa de la placenta, la que tiene lugar en las mul- 
típaras con la complicación natural de la hemorragia, empleándose, según el 
caso de los procedimientos adecuados, sin dar preferencia á ninguno en par- 
ticular, teniendo solo por mira las circunstancias de cada uno, la cortedad na- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 253 

toral 6 accidental del cordón umbilical, la proscidencia del mismo, previos 
los requisitos del conocimiento d? la integridad de la bolsa amniótica para 
proceder en la debida forma á subsanar este gmve accidente, operando, en 
concordancia con las indicaciones del caso, como puede verse por la tabla es- 
tadística. 

£3 hidroanmios, casi siempre de origen sifilítico, determina complicación 
que acarrea accidentes graves para el feto y no está al alcance del médico 
salrar sino previo tratamiento. 

RESUMEN. 

La DjTBtocia en México la constituye: 

1* La falta de la debida acomodación del producto de la concepción, el vien- 
tre propendens, la administración intempestiva de los ocitócicos, la confor- 
mación especial de la pelvis caracterizada por la mayor longitud del pubis y 
su inclinación, la coexistencia de neoplasmas. 

2* Las presentaciones viciosas del producto, las procidencias de los miem- 
bros, los ejnbarazos múltiples. 

3^ Inserción viciosa de la placenta, ruptura de la bolsa amniótica, hidroam- 
nios. 

4* Las auto-intoxicaciones gravídicas. 

México, Noviembre 16 de 1896. 

J. Ignacio Capetillo. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



z 



«¡ 
a 
u 
> 




- 
















1FÍ01 P«P!I»MOK 


s_:._:s: 


"? 




s 






2 " s 


-3 


- ¡Jf- 


-- 






" 


! ■,:i,^d.»>31.[djOd 


" 




•f, 

a. 

H 
ü 

Oí 







- 








B|OJ 


sp BJiun 


" 




jisili," 


--}- 


-=. — -»- 


— « 


— ^-' 


,3P ««"dT^S «rt 


•° " s 




■ " 


■.,p"2^ 


njod 






z 


" <o 


** 




é 

H 
Z 
C 
ü 
•< 

■ i 

0. 


! 1 


n 




"S 




2 ~'l~ ' 


V - 
— i,- 




M 








" 


1- ¿"» ~ 


c 




-« 






-^ 




1 -2 

> 


H— 








e: i 


— :- 


1 i 1 


"00 

— m 

_i 

-i 

-I 

i 


ft 


» ; 


s 


" "-'"^ 


s 


a ; 


> 




§ ; 




. . 1 _ 


-1- 


•ovnú ?i. ujaiunN 


-" 


i 


? 



CONaRESO DEDICO PAN-AMERICANO ¿-^^ 



ETIOLOGY OF ECLAMPSIA 



BY 



DR.J. A. CLARK. 

Chicafiro. 

We ventare the statement that there is not at the present time, a satisfac- 
tory hypothesis in regard to eclampsia before the medical profession; none 
in which the pathology and etíology correspond to clinical facts; none able 
to withstand the test of chemical and microscopical research. While each oí 
the many theories seem to explain some cases, there remains a large number 
of cases not satisf actorily explained by any theory heretofore before the pro- 
fession. 

Believing that the profession is ever ready to welcome new patholog^cal 
facts which help to explain disputed points, and believing we have a littie 
new light to shed on a dark subject, the following is submitted to this Con- 
gress for its mature consideration. 

A brief review of the theories before the profession exhibits a wide diver- 
8ity of opinión. The older writers considered the disease a puré neurosis. 
Since the time of Simpson (1845) the albuminuria theory has had a very strong 
hold upon the minds of the profession; it has gradually given way to the in- 
deftnite and undefíned theory of renal insufficiency. 

Albumen in the uriñe of pregnant women is a fact of very frequent occur- 
rence, — out of all proportion to the number of women having eclampsia; fur- 
thermore in autopsies of women dyiug of eclampsia, the kidneys are either 
healthy or simply congested, at most only the ñrst stages of tubal nephritis 
are found, usually all evidence of inflamation is absent. The various pressure 
theories, as also anemia and hydremia fail by the same crucial test, the 
autopsy. 

If we review the most recent investigations upon the subject we notice a 
general tendency to ascribe to some form of blood poison the principal etio- 
iogical factor. It is probable that the kidneys have received more than their 
share of research to the neglect of other organs; an effect has been taken for 
a cause. Thus the inflamation of the kidneys, and consequen t passing of al. 
bumen, is the eCfect of a poison circulating in the blood, not a cause of the 
eclampsia. 

Often there is no albumen until after the eclampsia, which would indicate 
either that the eclampsia caused the albuminuria, or that some poison in the 
blood produced both the eclampsia and the albuminuria at the same time. 

A crystalline substance has been found by Doleris in the blood of eclamp- 
tics which causes death when injected into rats and dogs, of the nature of 
this substance we are left in doubt. 

The attempt to explain this disease by the action of some speciflc microbe 
has so far been a failure. 



25(3 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



An objective sign of eclampsia, not mentioned in the text books, ia a pecu- 
liar Hweetish odor to the breath due to acetone. 

Strumpf has always found acetone in the uriñe of eclamptics whose breAth 
smelled strongly of acetone. He was led to examine the mine for silgar in 
these cases by remembering the influence which acetone is suppofled to play 
in diabetes, and he reports ñnding sugar every time. 

There are facts which prove condusively that many cásea of eclampsia 
cannot be explained by any ordínary theory, and in which acetone appean 
to be an index of the condition. 

Acetone is a pyro-aoetic spirit of ether, a dimethylketone O' H« O, sp. gr. 
.792, vapor density 2.022, a colorless, inflamable liquid having the odor of 
chloral, of a sweet, pungent taste, produced artificially by the destractiye 
distillation of wood, tartaric and citric acids or acetatos in the presence of lime 
orcarbo-hydrates, and is foandin the blood of persona suffering f rom abnor- 
mal decompositiou of carbo-hydrates. Its presence is demonstrated in leaoo- 
cythemla, diabetes, inanition and puerperal infection, and this indicates that 
it is the result of retrograde metamorphosis of organized bodies. Its amoant 
is also proportional to this katabolism. 

The foUowing two cases important f rom being under direct personal atton- 
tion and caref al and continuo as chemlcal and microscopical examinationa of 
the uriñe were made. 

CASE I. 

Mrs. A., a perfectly healthy primípara, age 30; uriñe examined aboat once 
a week for albumen, sugar, casbe and total solids excreted; ncver showing 
any albumen, sugar, or casts, total solids either normal or in excess. At the 
8th month, Augast 21, 1896, uriñe shovired a trace of albumen, sp.gr. 1014f 
quantity 50 oz.; next day albumen 10;^, no casts; The second night at 12:00 
P. M. she vomlted, and at 2:03 A. M. had a convulsión. Theae continaed for 
24 hours and stopped on the elimlnation of large quantities of bile. It waa 
noticed that the action of the liver was impaired for some days afterward, 
the passages presenting a white pasty appearance. In this case the odor of 
acetone was very pronounced in the breath, vomit and feces, and chemlcal 
examination showed its presence in quantity. 

CASE II. 

Mrs. B., a haalthy primípara, age 21; oedema of the limbs began at the 6tli 
month and progressively in creased in degree nntll the Sthmonth they canaed 
positive pain; uriñe showing casts, albumen 25 %y quantity 4 oa., ap. gr* 
1020; In a few days the albumen increased to 90 to 100 % ; chÜd born 8iK>nta- 
neously at the 8th month. 

This womans condition apparently was typical for convolsions, — continaed 
suppresslon of uriñe, albumen and casts in large quantities: with thia womaa, 
however, the liver was active throughout. Instead of having convulsiona, 
this woman never had a sympton of eclampsia,— no head ache at ali, — no vo- 
niiting, — no epigastrio pain, — no nervousness, — no trouble with her eyea. 

Where is the discrepancy between the histories of these two cases and the 
ordinary teaching in regard to eclampsia? In one we had sevcre eclampsia 
with no demonstrable renal insufficiency, the renal insufficiency showing it- 
self at the same time the fírst signs of poisoning appeared and reaohing It" 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 257 

acmé after the eclampsia was cnred, wonld indícate that the renal inflama- 
tion was caosed by, and was secondary to, the same poison producing the 
edampsia. 

It is necessary to keep in mind certain f acts in regard to the physiology and 
pathology of the liver and kidney during pregnancy. 

The kidney of prenancy is described as beinglarge, palé, anemic; the renal 
epitheliam shows fatty degeneration ; the uriñe contains albumen at certain 
tímes of the day — cyclic in character, — hyaline and granular casts are com- 
mon; thereisnoevidenceof inflammationpresent; the inter-stitial connective 
tissue is intact. 

The liver is enlarged from fatty degeneration of the liver cells. 

One-half the number of pregnant women have sugar. to the amount of 1 ;f , 
in their uriñe, the exact quantity seems to depend on the activity of the mam- 
mary glands, more sugar being found in the uriñe when there is a distensión 
of the breasts. 

In eclamptlc patienta very marked changes in the liver occur, consisting, 
first of dilatation of the capillaries, folio wed by neerotic points. 

It is part of the f unction of the liver to destroy or changa poisonous subs- 
tances and alkaloids. 

By the portal vein there is brought to the liver, from the uterus most 
likely, certain septic and chemical substances; be cause of the fatty degene- 
ration, vascular dilatation and necrosis, the liver has lost some of its power 
of eliminating and purifylng and septic mattcr accumulates in the system. 

But this is only one side of katabolism; when the proteids are decompo- 
sed, the nitrogenous part is eliminated in th3 form of urea and allied bodies, 
but.because of the great size o ' the protsid molecule, there remains to be elim- 
inated after the urea much carbón, oxygen and hydrogen, which constitnte 
the carbo-hydrate moiety; this carbo-hydrate moiety appears in the form of 
biliary salts; This is proven in the folio wing way : — In the bile are cholle and 
fellic acids; taurin and glycocoll form compounds with these acids and the 
sodium salts, and these make up the greater part of the solids of the bile; 
Cholle and fellic acids are oniy found as products of hepatic activity, and are 
made from the above mentioned carbo-hydrate moiety, for the experiments 
of Peder show that the greater part of the nitrogen is eliminated in the ftrst 
14 hours, whereas the excretion of the carbo-hydrate moiety is more evenly 
distributed over the 24 hours and corresponds with the manufacture of the 
bile acids. 

It is to be remembered that the meconium of the fe tus contains large quan- 
tities of biliary salts and that waste material from the fe tus must be elimina- 
ted by way of the mother*s liver. It is then not difficult to see that we may 
have an insufficient action of the liver the elimination of the non -nitroge- 
nous products of retrograde metamorphosis, and that we may have hepatic 
insufficiency and a liver of pregnancy analogous to renal insufficiency ;in(l a 
kidney of pregnancy. 

The clinical histories of eclampsia give us two large classes of cases, — 
First, that class which heretofore have been classed uremic and are accom- 
panied by the usual symptoms of uremia and are due to the retention of ni- 
trogenous waste matter. 

Second, that largor class of cases which are not to be explained on the 
ground of uremia, and which are not necessarily accompanicd by renal lesión, 
bnt are due to the poison developed by the retention of waste caroo liydrate 
material from hoth child and mother. 



-''>í^ CONGRESO MÉDICO PAN-AMERÍCANO 

As in uremia the cause of the convulsions and coma is not due directly to 
urea, or other urinarv solids. but is due to their not being eliminated, bat 
thrown back on the liver and either there, or elsewhere, being forther broken 
up and forming decomposition toxic products; so in these cases of eclampsia, 
we have primarily the non-elimination of the products of retrograde carbo- 
hydrate metamorphosis, and these products undergoing further decomposi- 
tion with the development of convulsive poisons and acetone; and as the 
faulty action of the liver in not completely changing waste nitrogcnouB pro- 
ducts into urea and allied bodies, gives rise to bodies which irrítate and inflame 
the kidneys in their elimination and cause further insufficiency of renal ac- 
tion, so here in carbo-hydrate elimination, the waste products trom the fetos 
in addition to those of the mother are sufficicnt to irrítate the liver cells with 
production of the peculiar fatty degeneration dcscribed. and when this irri- 
tation is sufficient to cause more or Icss complete non-elimination, the waste 
products quickly accumulate and undergo those changes which result in 
eclamptic poison and acetone. 

This hypothesis certainly explains those cases which have been called 
uremic, and those cases where we have extensive kidney lesions without 
having eclampsia where continuous search has failed to detect renal insuffi- 
ciency and where autopsies have demonstrated healthy kidneys. 

Probably the majoríty of physicians have obtained the idea from medical 
teachings that they have perfomed their whole duty to their patient when 
they have given the ordinary attention to the kidneys and examined for 
albumen, casts and solids. 

Against such a teaching and such a belief this article is a decided protest. 
The physician is too of ten aroused from his fancied securíty by ftnding his 
patient in convulsions. 

The theory that eclampsia is primarily a kidney disease in all cases is not 
true. That it can be prevented by attention to the kidneys alone, or by any 
Chemical and microscopical examination of the uríne for albumen solids and 
casts, is also not true in all cases. It is necessary to look more carefully to 
all excretions and to all organs of the body and especially to the liver. 

The poison oríginates partly or entirely in connection with the fetus, in no 
other way can we^explain the cessation of convulsions after the death of the fe- 
tus, even though it is retained in the uterus, or after the delivery of the child. 

The products of tissue change from both mother and fetus are taken to the 
liver and are normally eliminated as urea and bile salts; when the liver does 
not perf ectly perform the necessary changes because of the great amount of 
waste product, or from constitutional inadequacy, it ceases its work because 
of over work and the poison of eclampsia accumulates. 

The uniform good effect on eclampsia of cholagogue cathartics, by reliev- 
ing the portal circulation and removing large quantities of poisonous mate- 
rial from the system, would go to show that the liver, more than kidneys, 
needs attention. 

In those cases where the kidneys are more or less inflamed, attention to 
the liver will compénsate in a large degree for the renal insufficiency. 

Those cases of eclampsia occurring during, and shortly after, labor, are 
caused by the contractions of the uterus forcing the blood suddenly from the 
uterine sinuses, which aro loaded with the result of tissue changes in the 
fetus, into the maternal circulation, and while the mother was able to elimí- 
nate sufficiently up to this time, this additional amount from the uterine veins 
is enough to precipítate eclampsia. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



259 



The nephritis coincident with eclampsia is mainly secondary and is analo- 
gons to the nephñtis of scarlatína. 

Inasmuch as the systematíe exanünation for acetone has never been made, 
its relation to eclampsia and itsimportance has not been difinitely determin- 
ed, however its relation to carbo-hydrate tissue changes is such that no exa- 
mination of the uriñe of pregnant women is complete without an examina - 
tion for acetone. 

The fact that not an American text book on obstetrics pays any attention 
to acetone in eclampsia, and that no investigations in this country along that 
Une seem to have been recorded, and furthermore the almost universal ac- 
ceptance of renal iusufficiency as the one great cause of eclampsia is a suffi- 
cient apology for bringing this article before the profession. 



THE AMBULANT TREATMENT 



OP 



CERTAIN FORMS OF PELVIC DISEASE 



BY THK 



MISS DR. EMMA CULBERTSON. 

Boston, Mass. 

The frequent ocurrence of pelvic disease among women of the laboring 
clases is of late, more fully recognized than was formerly the cases so that, 
as more accurate diagnosis leads to more efficient treatment, great relief from 
suffering and frequently entire cure can now be secured while the patiento 
continué in their usual occupations. It is to eu forcé this fact to make a plea 
for more optimistic views of ambulant gynaecology that the writer presents 
the folowing statistics. They are taken from the records of but one institu- 
tion, and extend over but one year of time; though similar results would be 
derived from the nebulation of all our Dispensary work. 

There were treated in the gynaecological clinics of the New England Hos- 
pital Dispensary, during the year ending October 1, 1896. Sixteen hundrcd 
and seven patients, who were classiñed as f ollows : 



Married. 


Single. 


Widow. 




1394 


98 


116 




Ages. 

Under 26. 


From 25 to 45. 


Over 45. 




487 


916 


204 




Occupation. 

Housewife. 


Domestic. 


Sewing. 


Factory. 


1187 


232 


45 


42 


T^aundress. 


Dressmaker. 


Saleswoman. 




29 


27 


13 




Nothing. 


Nurse. 


Stenographer. 




11 


5 


5 




Actress. 


Cashier. 


Teacher. 


Typesetter. 


2 


2 


2 


2 


Bookbinder. 
1 


Schoolgirl. 
1 







31 



260 CONGRESO MEDICO PAK-AMERIOANO 

Diaeases. 

Ovayitis and Salping^tis 154 

Ovavitis 130 

Endometriti8 190 

Senile Endometritis 28 

TibromataUteri 04 

Subinvolution 67 

Lacérate Cowix and perineum 63 

Retroversion 127 

Retroflexion 63 

Anteflexion 47 

Procidentia 62 

Miscarriage 26 

Pregnancy. . 236 

Specifíc Disease 66 

Suppurating^ Vuivo-vaginal glands 26 

Vaginismus 2 

Vaginitis 68 

Cystitis • • • 22 

Urethroitís 8 

Urethral Camucle 16 

Dysmenorrhoea : 

Mechanical 8 

Ovarían 6 

Anemorrhoea: 

Climatic 6 

Anaemic 20 

Phthisical 2 

Stenosis of os Uteri 7 

Infantile Uterus 3 

Double Uterus 2 

Cervical Polypi 16 

Vaginal Cicatrices 2 

Contracted Sacro-uterine ligaments 7 

Hemiae • . . . 7 

Pistulae 8 

Hemorrhoids 24 

Practured Corcyx 4 

Pruritus Vulval (Diabetic) 11 

Tumor of Spleen 1 

Phantone Pregnancy 1 

Tumor of Sacro-iliac Articulation 1 

Pelveo-Abdominal Tuberculosis 1 

Pelvic Abscess 8 

Umbilical Sinus 1 

Results: 

Cured. Improved. Not Improved. 

244 813. 16 

Unknown Sent to Hospital. Not Treated. 

427 75 33 

From these ñgures it will be seen that our patients are usuaUy in the most 

active períod of life; that while 408, were simply wage eamers, 1187 had tho 



CONGRESO MEDICO PAK-AMEROANO 261 

care oí families. To all oí these a stay in the Hospital means serióos inter- 
ference with their duties and respon^bilities. Gur problem theref ore is to 
eíTect good resulte in spite oí the fact that rest, care, good íood and freedom 
from anzieiy cannot he secored. Fortonately however, we observe in the 
majoríiy oí cases a marked toleration oí treatment measures that can only be 
employed with the greatestcautlon among women oí the leisure classes, beco- 
me routine treatment in onr Dispensary clinics. It would seem that habitual 
moscnlar labor most exert some derivative action upon the pelvic viscera. 

Some practical hints as to details oí treatment such as are not taught in the 
schools may be oí valué. 

Gur tampons are made oí elastic, non-absorben cotton, every varíe ty oí 
shape and size being prepared beíore hand; we flnd the long slender pads, 
or the dumbell shape most useíul. Special cases may require tampons of wool 
or jute to exert still more elastic pressure while with a very roomy malti- 
parons pelvis enormous pads are sometimos necessary. To intra-uterine ap- 
plications may be attríbuted many oí our cures; but these must be effectively 
and intelligently employed. A special probé knows as the ^'tent inserter" is 
very convenient; it must be round to allow oí pushing off the cotton, flexi- 
ble enough to fit the curve oí the canal and very tightly woven, so that the 
cotton may not slip off whengrasped by the uterus. Moreover the reniedy 
employed must be careíuUy adapted to the case. Gur cholee ranges through 
Garbolic Acid lodized Phenol, Ichthyal, Pinus Canadensis, oil of Turpentine, 
oil oí Eucalyptus, liquefled Antipyrine, etc., stc,, of course due care much be 
exercised to avoid wounding the endometrium or penetrating the cavity near 
the menstrual period. 

For the tampons the glycerites oí Thiol Alum, Boracic Acid or Puices Ca- 
nadensis are most used supplemented by thorough painting with Churchill's 
lodine. 

Cases of retro-displacement or prolapsed ovaríes are treated in the genu- 
pectoral position, unless recent peritonitis or pus tubes contraindícate this 
most valuable adjunct to our remedial measures. Many sizes of specula are 
needed. Those sold as the smallest by the instrumcnt makers should be 
pounded down at least one third in width íor the treatment of young subjeets; 
and the ordinary large bilvalve will be found quite inadequate with a fleshy, 
realxed patient. Much also depends upon deftness in insertiiig the instru- 
mcnt. Gur students are instructed to keep the blades c¿o8cduntil the desired 
point has been reached, and to have the handle directed upward or down ward 
according to the position oí the os extemum. Much stress is laid upon cons- 
titutional treatment, the regulation oí the vaso-motor and digestlve systems 
being oí prinme importance. The fluidjextracts of Hamaraelis V., Hydrastis 
Canadensis Secalis Comut, Iriíolaim Comp., and Stillingial, together with 
neurotic sedatives, Such as theBromides, Supulin, Valerian, etc., are largely 
employed in the inñamatory cases. The SaUcylates also play an important 
role in ourMassachusettsclimate; while digestives, laxatives and tonics are 
indispensable. 

The dass of cases most responsive to treatment are misplaeements, subin- 
volution, catarrhal endometritis and Salping^tis, amenorrhoea, dysmeno- 
rrhoea and certain íorms oí sterility. Some kinds of fibroma uteri are also 
very amenable to patient treatment. Indeed the results in the majority of 
cases seeking relief have been so encouraging that we have all felt amply 
repaid íor our expenditure of time and strength. 

DR. EMMA CULBERT80N. 



2()2 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



LIGERAS CONSIDERACIONES 




! u um eiRKíi E mmmí í 




BAJO EL PUMO DE VISTA DE SUS INDICACIONES 

POR EL 

México, D. F. 

La Ginecología operatoria ha hecho rápidos progresos y continúa adqui- 
riendo ^inesperados triunfos debido á dos principales factores: diagnóstico 
completo y antisepsia escrupulosa. 

La anestesia es también un poderoso auxiliar, pues suprime el dolor, dismi- 
nuye el choque quirúrgico y permite al cirujano hacer con la debida tranqui- 
lidad las operaciones más delicadas y laboriosas, que sin ella serian imprac- 
ticables. 

Mas es la antisepsia rigurosa que suprime los peligros y complicaciones 
consecutivas á toda herida accidental ó quirúrgica, poniendo á ésta fuera de 
la acción de los gérmenes patógenos que el sabio Pasteur ha demostrado ex* 
perimentalmente existen en el aire y cuyos micro -organismos engendran 
las infecciones sépticas tan justamente temidas por los cirujanos. 

Basados en tan trascendental descubrimiento, han sido concebidos los mé- 
todos actuales para la curación de las heridas, tales como el de Ouerin, Lister, 
etc., que nos permiten obtener la cicatrización inmediata y sin supuración 
de toda solución de continuidad. Alentados por tan brillantes éxitos, los ci- 
rujanos han ido quizá demasiado lejos en el tratamiento quirúrgico, multipli- 
cando el número de operaciones con lamentable perjuicio de la humanidad y 
de la Ciencia. Se olvida asi que toda intervención quirúrgica innecesaria es 
mala y que hay operaciones que tienen un objeto determinado, fuera del cual 
son altamente peligrosas. En este número se encuentra la raspa uterina, ope- 
ración inventada por Recamier para el tratamiento de la endometritis fun- 
gosa y que en la actualidad disfruta gran aceptación entre les ginecólogos y 
parteros. 

La raspa ginecológica es sin disputa una brillante conquista que en manos 
de hábiles ginecólogos, familiarizados con las prácticas antisépticas y con la 
técnica metodizada que recomiendan Pozzi, Auvard, Martin y especialmente 
el profesor Trélat, proporciona seguros resultados cuando se opone á pade- 
cimientos rebeldes del endométrío, sean estos de naturaleza inflamatoria ú 
orgánica. La Ginecología operatoria actual, cuenta pues en ella con poderoso 
recurso que ocupa un lugar muy importante y con sobrada justicia se enva- 
nece de tan brillante conquista. Hoy es una operación metodizada que ha 
rendido sus pruebas y que tiene indicaciones precisas que paso á recordar 
brevemente, dado el corto tiempo (»n (luo disfrutaré el honor de ser escucha- 
do por tan ilustrado auditorio. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO -t>3 

Merece el primer lugar la endo metritis hemorrágiea de la que es un verda- 
dero específico. 2r La endometritis catarral en la que produce curaciones 
innegables. S*' En la forma blenorrágica de la endometritis, asociándola á la 
cauterización de la superficie cruenta con solución concentrada de cloruro de 
zinc (glicerina neutra 30 gramos, cloruro de zinc 10 gramos) , y continuando 
la irrigación permanente de la cavidad uterina con solución débil de perman- 
ganato de potasa (uno por cuatro mil), agente microbicida que posee acción 
enérgica contra el gonococo Neysser. 4" En el cáncer de la mucosa uterina, 
si hay contra indicación para practicar la extirpación completa del útero, 
único tratamiento capaz de producir curación radical; la ablación de la mucosa 
degenerada, es excelente paliativo, supuesto que los principales accidentes 
que dominan la escena morbosa: hemorragias y leucorrea fétida, son eficaz- 
mente suspendidos ó notablemente disminuidos. Tan inmediata mejoría es 
de tomarse en seria consideración, pues no se debe olvidar que estos acci- 
dentes no tan sólo agotan á la paciente, sino que ocasionan en ella una de- 
presión moral que acelere la terminación funesta. Los efectos que se alcanzan 
con tan inocente intervención, son verdaderamente halagadores, supuesto 
que se ven desaparecer por tieiñpo variable, las pérdidas de sangre y de licor 
fétido. El estado general agotado se mejora notablemente; la reabsorción 
pútrida se evita ó se retarda; el apetito se despierta, las funciones de nutri- 
cién se activan y la paciente adquiere fuerzas suficientes para abandonar la 
cama, llegando á veces el alivio al grado de hacerla formar la ilusión de es- 
perar curación posible. Sin duda alguna que estos accidentes se reproducirán 
pasado algún tiempo; pero con nueva intervención practicada antes de que 
adquieran proporciones alarmantes, se podrá dar tregua de variable duración, 
á la marcha invasora y necesariamente mortal de esa degeneración maligna. 
Ciertamente que los servicios de la raspa en tan angustioso caso, quedan li- 
mitados al modesto papel de tratamiento paliativo y sintomático; pero no 
menos eficaz, pues proporciona al médico la satisfacción de hacer un bien, 
bien que siempre tiene la noble misión de proporcionar á sus semejantes. 
5** En las metrorragias sintomáticas de los tumores fibrosos del útero, que 
anemian á las enfermas, no tanto por la abundancia de las pérdidas, cuan- 
to por su persistencia y rebeldía á los tramientos médicos en apariencia 
más racionales, la raspa uterina es también un gran recurso, pues la causa 
inmediata de dichas hemorragias es la endometritis de vecindad. La mio- 
mectomía y la castracción total, son operaciones muy peligrosas, que suelen 
tener contra indicaciones formales y ú que no todas las enfermas quieren su- 
jetarse. La raspa es un excelente recurso que detiene las pérdidas de sangre 
y que proporciona períodos largos de alivio durante los cuales la mujer se 
repone y repara sus fuerzas. Asisto en la actualidad á una señora que lleva 
un útero fibromatoso, pero que no determina peligrosos síntomas de compre- 
sión en los órganos abdómino-pel víanos; he practicado en ella tres raspas 
con intervalos de cuatro y cinco meses, y he conseguido suspender toda per - 
dida de sangre y que mi paciente llegue á la menopausia, retardada quizá por 
la invasión fibromatosa de la matriz. El tumor empieza á disminuir y juzgo 
la supresión de las hemorragias equivalente á una curación, si continúa la 
atrofia que se inicia y se establece la menopausia definitiva. 

Como se ve, la raspa ginecológica es una brillante operación de positivos 
resultados, si se limit-a á quitar toda la mucosa patológica para que la natura- 
leza se encarg^ue de reponerla, pues la mucosa uterina, á excepción de las de- 
más mucosas, goza la propiedad especial de regeneración ad-integnim. De 
aquí el que, después de haberla destruido con la cucharilla, estando infiama- 



204 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

da ó degenerada, quede el campo libre para la reproducción de una macoBa 
sana, reconstituida en un medio aséptico, y enteramente idéntica á la mem- 
brana que reemplaza, puesto que es formada á expensas de las capas corti- 
cales profundas, que han sido conservadas. 

Esta operación realiza el bello ideal de sustituir con una mucosa sana y do- 
tada de todas sus propiedades fisiológicas, á una membrana patológica; y no 
es raro ver cesar en algunos minutos con su intervención, hemorragias tena- 
ces y copiosas que habían ocasionado una anemia profunda, poniendo la vida 
en inminente peligro y hacer, permítaseme la expresión, una convaleciente 
de una moribunda. 

Estos hechos innegables, han conducido á los tocólogos á emplear la raspa 
uterina como tratamiento de la septisemia puerperal localizada á la matrii. 
Mas la raspa obstétrica no ha producido los resultados que de ella se espera- 
ba y esto es debido á que las condiciones no son idénticas. En efecto, el útero 
en los puerperios patológicos, presenta alteraciones bacterio-histológioas 
constantes, que es indispensable conocer íntimamente para poder fundar el 
tratamiento racional que reclaman. De aquí la imprescindible necesidad de 
establecer un diagnóstico completo, es decir, etiológico, bacteriológico, etc., 
etc., que sirva de base sólida en que fundar el tratamiento causal de tan te- 
mible complicación puerperal. No obstante los multiplicados fracasos á que 
ha dado origen la raspa sistemática en los puerperios infecciosos, me sorpren- 
de la insistencia con la cual, autores cuyo mérito soy el primero en reconocer, 
los Auvard, Tamier, Ribemont, Lepage, Charles, Pinard, Vamier, Bonet, 
Petit, etc, continúan recomendándola. 

Mi íntima convicción es que la raspa, como tratamiento de la septicemia 
puerperal, es una mala operación; inútil en algunos casos y muy peligrosa en 
la generalidad. 

Como este asunto es á mi entender de inmensa importancia práctica, paso 
á daros las pniebas anatomo -histológicas en que creo apoyarme al no acep- 
tar la práctica de operación, que de hecho no ha correspondido á las esperan- 
zas de sus numerosos partidarios. 

Bumm es el autor que ha hecho el estudio más completo de la endomotritis 
puerperal, que divide en tres grupos. En el 1" que denomina^endomotritis pú- 
trida, la capa superficial de la caduca, está invadida por los microbios de la 
putrefacción y transformada por ellos en una zona necrosada bajo forma de 
papilla morena y de olor fétido. Detrás de esta capa se encuentra siempre 
una membrana granulosa, desprovista de todo microbio. En el 2*» comprende 
la endomotritis séptica localizada, en todas sus formas, purulenta, membra- 
nosa ó diftérica, etc. La mucosa presenta como en el grupo anterior, una oa- 
X)a superficial necrosada, pero en esta forma: sembrada de estreptococos y 
t>8tafilococos que quedan fijos en esta capa, abajo de la cual se halla constan- 
te ment-e si la infección queda localizada, una zona constituida por celdillas 
redondas, oprimidas entre sí, de espesor variable, pero que protege los teji- 
dos subyacentes, particularmente las redes linfáticas, contra la invasión mi- 
crobiana que en plena actividad se ha desarrollado en la capa superfloiaL 
Como jamás se han encontrado micro-organismos infecciosos en la zona de 
defensa, la reacción febril es justamente atribuida á la absorción de las 
toxinas. 

Estos dos grupos constituyen realmeute manifestaciones locales de la in- 
yección puerperal. No pasa lo mismo en el tercero, que el referido Bomm 
denomina, endometritis séptica con infección general consecutiva, porqoe 
en éste la metritis pasa casi desapercibida, siondo los síntomas genéralos de 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 265 

infección los que preocupan, con jastida, la atención profesional. La marcha 
es tan rápida, que la zona granulosa 6 de reacción, verdadera trocha de de- 
fensa que limita el campo de ataque microbiano é impide la penetración al 
resto del organismo de los microbios que se han apoderado de la capa super- 
ficial de la caduca, no se forma ó tan sólo se desarrolla incompletamente. Los 
gérmenes infecciosos penetran al organismo, por los vasos venosos 6 por 
ambas vías á la vez y la infección se generaliza, determinando manifestacio- 
nes sintomáticas variables, correspondiendo con las diversas formas de infec- 
ción, bien conocidas de los tocólogos, y relacionadas con los órganos atacados, 
la extensión de las lesiones, el grado de virulencia de los agentes patógenos 
y la resistencia del organismo. En realidad lo que diferencia á esta tercera 
forma de endomotritis séptica de las anteriores, es la ausencia total 6 parcial 
de la zona de defensa, zona que, como he dicho, está constituida por celdillas 
redondas, idénticas á los leucocitos y que posee en alto grado propiedades f a- 
gocitarias. 

Preciso es tener presente que en la curación de esta infección localizada, 
la dermis mucosa se regenera á expensas de esta capa granulosa y el reves- 
timiento epitelial se forma por multiplicación de las celdillas epiteliales de los 
fondos de saco glandulares, que respeta la cucharilla. 

Ahora bien, conocidas estas condiciones, ¿es lógico aceptar la raspa uterina 
como tratamiento sistemático de la infección puerperal? Evidentemente no. 
Si en verdad, juzgando ligeramente esta cuestión, seduce la idea de desprender 
y extraer la caduca infectada y transformada en foco séptico, en que los gér- 
menes generadores encuentran las condiciones necesarias para entrar en 
plena actividad formatriz, no se tarda en desechar medida tan peligrosa, su- 
puesto que al quitar la capa necrosada que está sirviendo de medio de cultivo 
á tan nocivos gérmenes se destruye á la vez la zona granulosa que es la única, 
pero positiva defensa del organismo contra la invasión microbiana. Destruir 
esta zona fagocitaria, equivale á abrir múltiples puertas de entrada al es- 
treptococo piógeno que invadirá el organismo, generalizando una infección 
que quizá habría quedado localizada sin tan inoportuna intervención. 

Peligro no menos digno de mencionarse es la destrucción de los coágulos 
obturadores, que están cerrando los vasos útero -placentarios, con la cucha- 
rilla y que suele ocasionar pérdidas de sangre que agravan la situación y bien 
seria en que se encuentra toda puérpera atacada de septicemia. Esta hemo- 
rragia raras veces preocupa por la duración, pues tan pronto como la cucha- 
rilla quita toda la mucosa, la fibra muscular se excita y contrae, obturando 
así los vasos desgarrados; pero esto se verifica después de haberse deposita- 
do en su interior, cultivo microbiano que forzosamente lleva consigo la cucha- 
ra que ha legrado la capa superficial impregnada de tan referidos gérmenes. 
Reflexionando seriamente y con el debido juicio, sustrayéndonos de todo 
amor propio que es tan mal consejero; juzgando, en una palabra, con la rec- 
titud que debe caracterizar á todo clínico avezado á la laboriosa práctica obs- 
tétrico -ginecológica, tendremos que convenir en que la raspa uterina no es 
un método racional en el tratamiento de la septicemia puerperal. Mas si fun- 
dado en las razones que tengo expuestas, desecho la raspa uterina como tra- 
tamiento sistemático del puerperio infeccioso, le doy en mi práctica, al tra- 
tamiento local, toda la atención que á mi juicio merece. 

Con la brevedad posible, paso á reletar la conducta que sigo con las enfer- 
mas de septicemia puerperal, cuando he tenido la desgracia de ser encargado 
de su curación sin haberlas asistido en su parto; que á ser solicitado con opor- 
tunidad, ciertamente que habría evitado la infección, poniéndolas al abrigo de 



266 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



todo agente patógeno. Señalo esta afirmación, por la intima convicción que 
tengo de que más servicios presta á la humanidad el médico que evita una 
enfermedad, que el que la cura. E indudablemente que una antisepsia riguro- 
sa en los últimos días del embarazo, durante el trabajo de parto, y en los 12 6 
15 primeros días del puerperio, pone á las parturientas fuera de todo alcance 
microbiano. 

Lo primero que hago, es buscar el punto de partida de la infección y trato 
por lavados con solución de cianuro de mercurio al un por cuatro mil, toda 
herida ó escoriación del aparato genital, y si está en la matriz, hago amplia 
inyección intra-uteria por medio de la sonda d3 Doleris; pero con solución 
de permanganato de potasa (tres gramos por diez litros de agua muy bien 
esterilizada). Fijo con una pinza de garras el cuello uterino; aproximo este 
órgano á la vulva y hago una limpia cuidadosa de toda la cavidad, con frag- 
mentos de gasa íodoformada sostenidos con una pinza de brazos delgadDS y 
largos, cuidando que la gasa la acolche bien para que ella y sólo ella reco- 
rra toda la superficie de la matriz. Los primeros tapones de gasa van secos, 
y los segundos mojados en una mezcla de creosota, alcohol y glicerina, en 
iguales proporciones. Terminada la limpia de la cavidad, vuelvo á hacer inyec- 
ción con solución de permanganato de potasa y termino por taponamiento 
con gasa íodoformada en forma de venda, de la matriz y canal vaginal. Esta 
curación debe cambiarse á las cuarenta y ocho horas y repetirla ó hacerla 
simplemente vaginal, según el estado de la enferma. El sulfato de quinina, 
los tónicos y la dieta láctea, son el complemento del tratamiento. Vigilo el 
funcionamiento activo y regular de la piel y de los demás aparatos de se- 
creción. 

No tengo experiencia en la seroterapia, pero en la forma estreptocósica 
generalizada me parecen bien indicadas las inyecciones subn^utáneas de es- 
treptococos de Roux ó de Marmoreck. 

Tal es el método curativo que creo más racional, con las modificaciones que 
cada caso reclame y que serán indicaciones sintomáticas imposible de pre- 
veer, pero de apreciación clínica bien clara. 

México, Noviembre 16 de 1896. 

Dr. Alberto lopez Hermosa. 



THETREATMENT OF P08T PARTUM HAEM0RRHA6E 

By J. Z. Currie, M. Ü. L. M. P. hd. etc. 
Cunibridge, Mussachusetta. 

The only excuse I can ofter for bringing before you a subject conceming 
which but very little that is either new or original can be said and respect- 
ing which 1 cannot olaim to have any special knowledge is its extreme and 
very general importance. It is of extreme iniportence inasmuch asin pronoun- 
ced cases the life of the patient deponds alniost wliolly upon the means re- 
sortod to for rclief within a very few nionients. In addition to this it may b© 
said that the suddcn anduuexpceted loss of a x)atient under existing circums- 



CONGRESO MEDtCO PAN-AMERICANO 2^>7 

tances is, if possible fraught with a greater degree of sadness than under 
almost any other conditions. It is of extreme importance also because of the 
necessity for immediate action in many cases. No tíme can be taken for de- 
termining apon a certain course of treat.n3nt and but little for exploration. 
Hesitation and precipitancy are alike fatal. 

It is of general importance inasmuch as there are comparatively few practi- 
sing physicians who are not liable to have a case of this kind to deal with at 
any time and of those whose practice does not expose them to this conting- 
eney, some may be calied upon in case of an emergoncy or they may be indi- 
rectly interested in consequence of social relations. 

It Í8 not my intention in this paper to review the numerous and widely 
diverse methods of treatment which have been recommended for the relicf 
of Post Partum Haemorrhage, but simply to indícate that course of pro- 
cedure, which in my opinión is most likely to ensure the best results in 
each case. 

As in every other similar instance it is first of the greatcst importance to 
determine accurately the so urce of the hacmorrhage. The uterus is not by 
any means the source in every case of Post Partum Haemorrhage. In a case 
to which I was calied recently in consultation, the source of the haemorrhage 
was found to be a ruptured vessel of considerable size in a large posterior 
rent which had been repaired previously. This being the case the source of 
the haemorrhage had been overlooked and the patient very nearly lost her 
life in consequence. Thus it is of the utmost importance in order to treat any 
case intelligently to ascertain at the outset as deñnitely as possible the source 
of the haemorrhage. While the condition of the patient may not permit an 
extended examination, a few indications serve to give a general idea of the 
nature of the case and this in connection with such examination as can be 
made reveáis the existing condition sufficiently for practical purposes. 

If a profuse haemorrhage occur and persist after the delivery of the child 
and placenta and the uterus is apparently flrmly contracted it is presumptive 
evidence that a tear has ocurred somewhere in the genital tract. The most 
probable site is in the cervix although it may be at any part of the introitus 
or within the vagina. It must not be forgotten however that a serious haem- 
orrhage may occur from the sinuses in the lower nncontracted portion of the 
uterus, while the fimdus is closely contracted. This condition is frequently 
seen foUowing cases of placenta praevia. Under these circumstances the 
haemorrhage may be profuse although it is more frequently slight and 
constant. 

If the body of the uterus be contracted and there be no great urgency the 
patient should be placed in such a position as will enable the operator to see 
well and work readily. A hot water douche should be used and then with 
two fingers distending the vulva its condition can be quickly ascertained. 
Tears within the vagina and in the cervix cannot always be recognised by 
touch and it is better not to devote too much time to exploration in this way 
unless the haemorrhage is not coutroUed by ordinary traetment. 

As to treatment of these cases it may be said, in general, that if the wound 
be readily recognised it is better to repair the injury at once if possible. If 
the wound be deeply seated within the vaginal canal and the haemorrhage 
not excessive ice or hot water may be used. Both of these agents are fre- 
quently very effectual but in my opinión the use of hot water is the most sa- 
tisfactory. It should b,e used in large quanlity and evcn if it do no good 
otherwise the parts will thus be thoroughly cleansed and prepared for f urther 

32 



268 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICAKO 



treatment. If the bZeeding be not checked in this way the whole intemal 
cavity Bhould be flrmly tamponed witÜ iodoform gauze in such a way as to 
exert firm pressure upon the bleeding points. If this be not sncceasfnl the 
probability oí a cervical rent is increased. 

Oí the injuries to the genital tract which occur during labonr and whioh 
are recognised only af ter the completion of the labour, tearsof the oervix 
are probably the most frequent as well as the most important. The losa oí 
blood from the tom vessels may be sufficiently great to destroy Ufe, or it 
may be only sufficient to prevent contraction of the úteros by diminishing 
the tone of the contractile tissue. 

If the tampon introduced as just described, íail to control the haemorrhage 
it should be removed at once and the bleeding points sought for. The utenu 
may be drawn down as near the vulva as possible and the bleeding yessels 
may be secured by ligatures or by a ligature en masse, In cases of laeerated 
cervix it is not usually possible to properly repair the injury at this time, bnt 
if the character of the injury be such as to render It possible and the condi- 
tion of the patient will permit, it should be regarded solely as one for the 
purpose of securing the bleeding vessels. 

If the haemorrhage be excesive at the outset and from within the vaginal 
canal, with the fundus contracted, the whole cavity should bepacked atonee, 
after using a hot water douche. 

In all cases where haemorrhage, whcther profuse or otherwise, follows a 
case of placenta praevia, the same course should be pursued. This varieiy of 
haemorrhage is almost certain to be constant even if not profuse, and under 
the circumstances the loss of even a small amount of blood is important, so 
it is better that the flow should be stopped, and its recurrence prevented 
at once. 

Acute inversión of the uterus is a very raro accidental cause of Post Par- 
tum Haemorrhage occuring but once in 200000 labours. The possibility of its 
occurence however should not be overlooked. The greater the laxity of tho 
uterus the more likolihood of its occurrence. It is sometimos the result of a 
f orcible effort of the uterus to expel the placenta. Under these circumstances 
its occurrence will in all probability be expected. In any case examination 
readily reveáis the existing condition. The indication whether it be partiálor 
complete, is to remo ve any attached pieces of placenta or adherent debris 
and restore the organ to its normal posltion as quickly as possible. 

A much more frequent variety of Post Partum Haemorrhage than that 
already referred to is that caused by failure of the uterus to contract after 
the completion of labour. This failure to contract is usually due to atony of 
the uterino muscles and the object of treatment should be to overeóme this 
condition and cause contraction. The treatment of these cases must oí neces- 
sity vary whith the gravity of the case. If the ñow be not great and danger to 
the patient not imminent, compression of the uterus through the abdominal 
walls will frequently cause it to contract and chock the haemorrhage. The 
uterus sliould be grasped within the hand as soon as it can be distinguished 
and squeezed tightly or kneaded. Simple pressure upon the uterus is of no 
service in causing contraction. Bimanual compression is more to be relied 
upon, the mere introduction of the hand into the uterus sometimos acting as 
A stimulus to contraction, 

This proceeding however is much more eff ectual when with one hand grasp- 
ing the uterus through the abdominal walls and the other within the vagina 
two ñngers are placed behind the cervix, in the posterior cul-de-sao and the 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 269 

ceryix and body oí the utenis bént sharply forward apon each other and 
presBed as tághtly together as possible. 

/ If these means check the haemorrhage the compression should be conti- 
nned until the uterus is felt to contract ñrmly and remahí so. The pressure 
may then be gradaally relaxed, noting the eífect of doing so. If the haemor- 
rhage be not checked, the hand within the uterus should be withdrawn after 
ascertaining the condition of the organ and removing allits contents. Alarge 
intrautorine injection of hot water sholild then be used. The water should be 
as hot as can be bom, eertainly not less than 105 deg^ees F., should be used 
very freely and if possible should be introduced by the forcé of gravitation. 
However any ordinary rubber syringe will answerthepurpose andwill prod- 
uce no 111 effect if properly used. The use of hot water is very gratef ul to the 
patient, stimulates rather than depresses and is effectual in almost all cases. 

If however it fail to produce a good effect common vinegar or acetic acid 
may be tried. Acetic acid may be added to hot water in the proportion of 
about one ounce to the quart and used in the same way as hot water. This 
remedy frequently causes immediate contraction of the uterus when other 
means have failed. Other remedies which are also usef ul when used in the 
same way are Tr. iodine. whiskey, etc. Any of those may be tried as conve- 
nience and necessity may determine. The use of vinegar possesses the ad- 
vantage of being readily obtained under almost all circumstances, of being 
ready for immediate use, being very effectual and not producing any ill'after 
effects. 

In order to use vinegar satúrate any clean material, sponge, a handker- 
chief, cotton, etc., with it, endose this within the ñand, and carry the hand 
well up into the uterus. Then upon closing the hand the vinegar spreads over 
the sides of the uterus and the effect is frequently very prompt and satis - 
factory. 

The introduction of pieces of ice into the uterus sometimes has an excellent 
effect. The objection to its use is that it is not comfortable, that contraction 
is not permaneut unless its use is continued for some time and that it tends 
to still f urther depress the patient. Compression of the abdominal Aorta may 
be tried also but should not be wholly relied upon even for a short time. The 
objection to its use is that it is difficult to continué sufflciently long to be of 
much service without assistance and that the uterine blood supply is not 
thus wholly cut off . It is however undoubtedly useful in preventing rapid 
exhaustion of the patient and anaemia of the brain and should be resorted to 
if necessary in connection with other treatment. In most instances compres- 
sion of the Aort^ can be made most effectually through the abdominal walls 
and in this way it need not interfero with other treament. If the bleeding 
still continué tampons should then be used. 

If the haemorrhage be very prof use at the outset and danger to the patient 
be imminent, as is usually the case when atony of the uterus existe, the ute- 
rine and vaginal cavities should he flrmly tamponed at once. Under these 
circumstances there is no time to make a very careful examination or to ob- 
serve the effect of other remedies. Nothing but immediate mechanical arrest 
of theflow of blood can save the patient's life. The hand should be carried 
rapidly into the uterus to ascertain the existence of any morbid condition of 
that organ and to remove any pieces of placenta, clots or debris that may be 
present. The cavity should then be cleansed with a hot water douche, the 
parta exposed and the cervix drawn down well to the vulva by means of a 
blunt volseUum. Then with one hand holding the f undus of the uterus if it 



w7() ' CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

can be distinguishéd, the whole cavity should be securely packed, leaving tho 
end or ends of the material used to facilítate removal. The vagina should be 
packed in the same manner pressing the material well up against the at«ru8. 
This adds very much to the security and efficacy of the uterine tampon. The 
best material for packing the uterus is iodoform or other variety of antisep- 
tié gauze. However in case of an emerge ncy any clean material, handker- 
chief, strips of cotton, etc may be used. The tampon should he left twenty 
four (24) hours if it check the haemorrhage, or until it is expelled, or uterine 
contraction is established for sometime. 

After its removal the uterine cavity should be thoroughly washed out, es- 
pecially if any material not known te be aseptic has been used. In the event 
of not having the necessary Instruments or of not being able to secure them 
from any cause it is quite possible to tampon the uterus securely by malHng 
pressure upon the abdomen with one hand and using the other to carry the 
material up into the cavity. With the two hands thus in opposition the uterus 
can be completely ñlled and the tampon pressed against the bleeding sur- 
faces. If the bleeding continué either the tampon Í3 improperly placed or 
there exists some morbid condition of the uterus. There may be some small 
tumor of the uterus, benign or malignant, which hasheen compressed during 
gestation and tom during labour. In the event of failure the possible exist- 
ence of this condition should not be forgotten, but even so the tampon is 
still the best method of treatment. In this event the flrst portion of the tam- 
pon introduced might be saturated with some form of styptic such as iron 
solution or Tr. lodine. Should the bleeding still continué in all probability an 
atheromatous condition of^the vessels exist. 

I have never seen a case of this kind but the treatment recommended is to 
make ñrm pressure upon the f undus of the uterus and to so avert the organ 
in the vagina that the bleeding vessels may be caught and secured or a por- 
tion of the uterus bound by an india rubber band so as to cut off the circula- 
tion, as recommended by Kocks. The whole may then be fastened by a gauze 
bandage and retained for six hours. Undoubtedly ligature of the vessels is 
the most desirable, if possible. 

There are but few drugs which in my opinión have any inñuence in con- 
trolling thehaemorrhagíj— Df theáe morphia is the most useful and should be 
given subcutaneously, in one quarter grain dose, at the earliest moment 
possible. 

I have never seen a case in which contraction did not ensue as soon as the 
action of thejmorphia was felt. The difficulty is, that if nothing else be done 
in the interval the patient will not live until the morphia is absorbed. This 
should be followed by a fuU dose of ergotine, givén subcutaneously also. 

A very important feature in the treatment of Post Partum Haemorrhage 
is the general care of the patient. The indication is to prevent as well as 
ovorcom.í the t'/Tect of anaemia of the brain and Mudden exhaustion. The 
patient's head should be lowered and the foot of the bed raised. The limbs 
should be sujoessively bandaged from the extremitieá upward and the ban- 
dage allowed to romain in position or a band placad about the limb before its 
removal. Conipression of the abdominal aorta acts in the same way. 

If the condition of the patient bi^ serious aleoholie stimulants should be 
used freely and stryehnia in moderatL'ly large doses should be given. Both 
should be usedHubcutaneously. The priniMpal indÍL*ation however isto fiUthe 
cirrulution and thií hcart with a larg¿í aiuouiit of saliiie Hulution at once. The 
b.'st saline solution is common salt dissolved in hot water in the proportion 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ^71 

of one teaspoonf al of salt to a quart of hot water. This should be used early 
in large quantitíes, several quarts if necessary, and should be introdueed as 
far np into the bowel as possible. This in most cases acts very speedily and 
effectoally. If however the eíTeet be not satisfactory it is recommended that 
the saline solution be used hypodermically. For use in this manner the so- 
lation should be of the strenght of 0.6 per cent and should be used hypoder- 
mically in the loóse cellular tissue of the back. 

I have never used this method but it is claimed that as much as 500 or 1000 
^ramms of liquid can thus be introdueed into the circulation very quickly 
without any bad local eíTect, and that it relieves anaemia almost instantly. 
If the effect be not satisfactory the infusión may be introdueed directly into 
the venous circulation. This is a much more complicated and formidable pro- 
ceeding and is seldom if evernecessary, but if used there are a few particu- 
lars which should always be observed: -the temperature of the solution should 
be at least 100 degrees F. and of the same strength as in the preceeding in- 
stance, it should be absolutely free from saline partióles, should be introdu- 
eed in a slow steady stream, the quantity of liquid used should vary with the 
effect produced and the needle should be introdueed into the vein while the 
liquid is flowing. 

SUMMARY. 

(1) A knowledge of the source of the haemorrhage isnecessary to ensure 
intelligent action. 

(2) All rents when easy of access should be repaired at once. 

(3) If the body of the uterus be contracted and bleeding and haemorrhage 
excessive, and in all cases of bleeding following placenta previa, the whole 
canal should be tamponed at once. 

(4) If not successful or if haemorrhage constant and not excessive, socure 
the bleeding vessels and if possible repair the injury. 

(5) If atony exist and haemorrhage not excessive use external and bima- 
nual compression of the uterus followed if necessary by hot water, vinegar 
or acetic acid. 

(6) Ifnot successful or if atony exist with excessive bleeding from the 
out«et tampon at once af ter using hot water. 

(7) Givemorphia and ergotine hypodermically to check haemorrhage, and 
stimulants, strychnia and infusión to overeóme effects of haemorrhage. 

(8) To prQvent anaemia use saline solution preferably per rectum May use 
saline solution also hypodermically and by infusión. 



272 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



ginecología 



ÜBIMIOSTJLSIS 



Memoria sobreseí ioduro de potasio, como hemostático indirecto 

en las mctrorragrias pasivas, fundada en la Clinica y en la Terapéutica flsioló^ca, 

por el Dr. Antonio Macías, de la Facultad de México. 

Ouanajuato, R. M. 

"La observación clinica debe cons- 
tituir necesariamente la base de la 
Medicina; y el tratamiento racional 
de una enfermedad debe dirigirse á 
su mecanismo fisiológico.** — Claudio 
Bernard . — Lecciones de Pstologis 
experimental (ISSfr— IWO). 

Señor Presidente de la Sección de Ginecología del 2" Congreso Mé- 
dico Pan-Americano. 

Señores congresistas: 

Desde el siglo XIII en que Arnaldo de Villanova empleaba contra el bocio 
la esponja quemada, sin saber que ésta contuviera iodo, hasta la época pre- 
sente en que la terapéutica ñsiológica ha evolucionado con admirable vigor 
cientiñco, fecundizada por los genios de Magendie y Claudio Bernard, sii- 
cesivamento se han destinado los iódicos para multitud de casos mor- 
bosos. 

Al principio el empirismo, después la inducción y por último la experi- 
mentación ñsiológica, primitiva en los animales y derivada en el hombre, 
sano ó enfermo, han sido otras tantas etapas que la Terapéutica de aqaellofl 
medicamentos ha recorrido para llegar al conocimiento de su verdadero me- 
canismo curativo, esclarecido en nuestros días por Rabuteau, Duehesne, Hn- 
chard y Germán Sée. 

Ahora bien, si por una parte, aplicamos los principios científicos ya adqui- 
ridos á la explicación de los éxitos en las distintas enfermedades, donde lo6 
referidos iódicos han sido empleados, fácilmente descubriremos cómo obran 
éstos en el organismo humano; y. si, por otra, ajustamos aquellas nociones 
fisiológicas á diferentes tipos morbosos de origen análogo, donde no se bA 
usado aún la medicación referida, obtendremos seguramente el resultado 
útil que buscamos. Es decir, tanto en lo retrospectivo como en lo presente, 
la Fisiología difundirá su lu¿ en las obscuridades de la Clinica para ilnstrar la 
Terapéutica contemporánea de los medicamentos que nos ocupan. 

Por medio de esa brillante luz, es como trataré de explicar en mi mal coor- 



OONORESO MEDICO PAN-AMERICANO 273 

diñado estudio, el mecanisino íntimo del ioduro de potasio dentro del aparato 
circnlatorio, desde el ponto de vista hemostático, en las metrorragias pasivas, 
astémicas, pero exclusivamente en las que se realizan en úteros vacíos de su 
producto de concepción ó de varias clases de tumores. 

El pensamiento de comenzar yo á emplear aquel compuesto químico como 
anti-metrorrágico se me ocurrió desde el año de 1882, al revisar en mis apun- 
tes de Patología interna, las lecciones orales de nuestro sabio clínico mexica- 
no, el Dr. Lucio (de grata memoria), quien como muchos autores del Viejo 
Continente, lo empleó en diferentes trastornos circulatorios sin hemorragia; 
siendo uno de ellos el estado prodrómico de ciertas dismenorreas conges- 
tivas. 

Yo propongo hoy, después de 14 años de práctica relativa al asunto, ante 
este respetable é ilustrado Congreso, un nuevo medicamento hemostático, el 
ioduro de potaMOj que no obra directamente en las extremidades lacera- 
das de los vasos venosos, según el mecanismo de los estípticos, sino más bien 
de otro modo indirecto; pero tan violento en su acción, como lo reclaman 
las circunstancias de toda metrorragia pasiva: su principal influencia, que es 
dinamo-fisiológica y no coagulante, se ejerce hacia atrás de la rotura vascu- 
lar, es decir, en el aparato cardio-arterial. 

Desde hace 12 años he venido comunicando, privada y verbalmente, el re- 
sultado de mis observaciones clínicas sobre el particular, á mis colegas de 
Guanajuato; uno de los cuales, el finado Dr. D. Abraham Santibáñez, inspiró 
al de igual título D. José Vélez (en 1889), una tesis inaugural que trata del 
ioduro de potasio como hemostático uterino post- puerperal, en donde estoy 
citado; pero cuyas apreciaciones son diferentes á las mías, que hoy expongo 
por primera vez, públicamente, sometiéndolas á la deliberación y censura de 
este H. Congreso. 

Entremos en materia: 

Sabemos que la circulación fisiológica de la sangre consiste en su movi- 
miento constante dentro del aparato cardio-vascular, y que aquel líquido 
se mueve dentro del sistema de los vasos, por la diferencia de presión entre 
los ventrículos y las aurículas: mientras que aquellos, por contracción enér- 
gica, están destinados á producir fuertes presiones, éstas en relajamiento, se 
dejan llenar pasivamente de la sangre que reciben, para vaciarla violenta - 
iñente en los primeros; con cuyo mecanismo la función circulatoria se man- 
tiene en equilibrio perfecto. Igual diferencia existe entre el sistema arterial 
y el venoso, puesto que la fuerte presión de los ventrículos, se comunica á 
las arterias, y que la débil de las aurículas, es la que soportan las venas. En 
resumen la fórmula del mecanismo circulatorio normales ésta: el corazón, 
primitivo impulsor, mantiene constantemente cierta desigualdad de presión 
entre las dos mitades del circuito vascular, para que la sangre se mueva en 
BUS canales de irrigación. 

No creo necesario, ni conveniente, tanto por la índole de mi escrito, como 
por dirigirme á un auditorio tan ilustrado como el presente, extenderme so- 
bre detalles funcionales de la circulación normal; pero es conveniente cuan- 
do menos, tomar por base del estudio terapéutico que he emprendido, no 
sólo el tipo arreglado del movimiento sanguíneo, sino también los principios 
de doctrina fisiológica de la tensión circulatoria anormal, que ilustrarán la 
patogenia y la etiología de dos procesos circulatorios del mismo origen diná- 
mico, la hiperemia y la hemorragia; cuyo esclarecimiento nos hará descubrir 
con facilidad el mecanismo que puedan usar la naturaleza ó la ciencia, para 
remediar tales perturbaciones. 



-74 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Sentaré, por lo tanto, los principios fundamentales aludidos, en las propo- 
siciones afirmativas siguientes : 

1" La estructura anatómica del recipiente sanguíneo está relacionada fnti- 
mament-e con las funciones mecánicas de la circulación normal y patológica. 

2=" En el aparato circulatorio deben distinguirse dos propiedades importan- 
tes, de quienes depende la tensión de la sangre: la contractilidad que perte- 
nece al elemento muscular de los vasos, y determina esa tensión; la elas- 
ticidad, correspondiente al elemento elástico de los mismos, que la hace 
permanente y uniforme. 

3" Todas las causas que disminuyen la fuerza elástica y la potencia contrác- 
til del aparato cardio arterial, permaneciendo íntegro anatómicamente el 
sistema venoso, disminuyen también la tensión de la sangre dentro del pri- 
mero y estorban, por ende, el movimiento circulatorio venoso; cuyo des- 
censo de tensión puede traducirse en los capilares venosos, ya por hiperemia 
pasiva simple ó ya por hiperemia pasiva hemorrágica. 

4-^ Todas las causas que aunientan la potencia contráctil y la fuerza elástica 
del aparato cardio-arterlal, quedando intacto anatómicamente el sistema ve- 
noso, aumentan también la tensión de la sang^^e dentro del primero, y facili- 
tan, por lo mismo, la circulación venosa, cuyo aumento real puede manifes- 
tarse en los capilares arteriales, bien sea por hiperemia activa simple 6 bien 
por hiperemiaactiva hemorrágica. 

5" Todas las causas que, con inalterabilidad anatómica del aparato cardio- 
arterial, disminuyen la fuerza elástica y la potencia'contráctil del sistema veno- 
so, aumentan virtualmente la tensión de la sangre dentro del primero y facilitan 
la circulación venosa; cuyo aumento bien puede impedir toda perturbación 
circulatoria, ó bien, en lugar de producir hiperemia ó hemorragia activas por no 
estar alterados los capilares arteriales, puede, no obstante, determinar hipere- 
mia ó hemorragia pasivas de los capilares venosos, débiles para resistir la pre- 
sión arterial. 

6" Todas las causas que, con inalterabilidad del aparato cardio -arterial, au- 
mentan la fuerza elástica y la potencia contráctil del sistema venoso, dismi- 
nuyen virtualmente la tensión de la sangre dentro del primero y dificultan la 
circulación venosa, cuyo descenso de tensión puede traducirse en los capilares 
venosos, cuando menos por hiperemia pasiva simple, ó más difícilmente, por 
hiperemia pasiva hemorrágica, siempre que la superabundante acumulacióh 
de sangre llegue á dilatar aquellos tubos, hasta el grado de realizar su 
ruptura. 

7^^ Todas las causas que, con integridad anatómica del aparato circulatorio 
disminuyen la fuerza elástica y la potencia contráctil de algún punto limitado 
del sist-ema arterial, no aumentan en él la tensión de la sangre; pero la colum- 
na líquida, aunque de peso normal, puede determinar en el punto vascular 
debilitado una hiperemia, una dilatación ó una hemorragia, (todas activas) se- 
gún el grado y el lugar de aí^uella debilidad lo(»al. 

8* Todas las causas que, con integridad anatómica del aparato circulatorio 
disminuyen la fuerza elástica y la potencia contráctil de algún punto limitado 
del sistema venoso, no aumentan en él la tensión de la sangre; pero la colum- 
na líquida, aunque de peso normal, puede determinar, en el punto vascular 
debilitado, una hiperemia, una dilatación ó una hemorragia, (todas pasivas) 
según el grado y el lugar de aquella debilidad local. 

9" Con integridad anatómica del aparato circulatorio y por consiguiente, de 
sus fuerzas elástica y contráctil, cualesquiera presión mecánica exterior ejer- 
cida en algún punto liniit-ado del sistema venoso, aumenta hacia atrás la ten- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ¿75 

8Í6n sanguínea; pudiendo declararse, entonces, allí, bien sea la hiperemia ca- 
pilar venosa simple, 6 bien la misma con escurrimiento de sangre, cuando no 
se establezca circulación colateral alguna. 

10* Con integridad anatómica del aparato circulatorio y por consiguiente, de 
sus fuerzas elástica y contráctil, la presión mecánica exterior, ejercida en cual- 
quier punto limitado del sistema arterial, aumenta hacia atrás la tensión cir- 
culatoria, pudiando determinarse, entonces, allí, ora la hiperemia arterial 
simple, ora la hiperemia arterial hemorrágica, cuando no se establezca alguna 
circulación colateral. 

11* Con integridad de las fuerzas elástica y contráctil del aparato circulato- 
rio, la presión barométrica ejerce notable influencia sobre la tensión general. 
En las circunstancias especiales en que aquella disminuye rápida y exagera- 
damente, aumenta la tensión de la sangre en el mismo sentido dentro de los 
canales venosos, pudiendo presentarse, entonces, ó ya la hiperemia capilar 
pasiva simple, ó ya la hiperemia capilar pasiva hemorrágica. 

12» En casi todas las localidades de la República Mexicana, por estar situa- 
das á gran altura sobre el nivel del mar, la presión barométrica es más ó me- 
nos débil. Este hecho influye, para que en aquellas altitudes sea muy fuerte 
la tensión de la sangre del sistema venoso, por no estar contrarrestada sino 
por una débil presión exterior. Debido á esta deficiencia atmosférica, se puede 
afirmar que el mayor número de las hiperemias y de las hemorragias espon- 
táneas que se declaran en los habitantes mexicanos, son de carácter pasivo; 
sucediendo lo contrario en los puntos bajos de México, ó en los mismos del 
Globo Terrestre, hablando en general, en donde es muy fuerte la tensión de la 
sangre dentro del sistema arterial, por estar influenciada por una gran presión 
barométrica; esta circunstancia hace que un gran número de hiperemias y de 
hemorragias desarrolladas en esos lugares geográficos sean de naturaleza activa, 

13» Todas las causas enumeradas que aumentan la tensión venosa general, 
determinan en el útero, mas fácilmente que en otras partes de la economía, 
hiperemias y hemorragias capilares pasivas ; porque el sistema venoso de aquel 
órgano está desprovisto de válvulas, que impiden una marcha contrípeta é 
insólita de la sangre hacia los capilares. En cambio esa ausencia de repliegues 
valvulares en el sistema venoso uterino, se presta admirablemente para el res- 
tablecimiento espontáneo del equilibrio circulatorio, ya por el desarrollo de 
una congestión venosa colateral, ó ya por el escurrimiento de sangre fuera de 
aquellos vasos, lo que hace aumentar indirectamente la tensión arterial, para 
facilitar en seguida la circulación de vuelta. 

14» Las causas referidas que aumentan la tensión arterial general, deter- 
minan, más fácilmente que en otras partes de la economía, en el útero, bien 
sea hiperemias capilares activas, y hemorragias de igual carácter, cuando per- 
manecen incólumes la contractilidad y la elasticidad del sistema venoso, ó 
bien sea hiperemias y hemorragias pasivas, cuando se encuentran debilitadas 
aquellas propiedades; porque en cualequiera de los dos casos la falta de vál- 
vulas en el sistema venoso del aparato genésico, hará, en el primer caso, que 
los capilares arteriales estén obligados á resistir dos fuerzas encontradas, la 
presión directa arterial, y la presión retrógada, venosa; ó, en el segundo, que 
los capilares venosos tengan que soportar solamente una enorme tensión ve- 
nosa. 

De lo dicho resulta que el equilibrio circulatorio se conservará, cuando con- 
curran las dos condiciones siguientes: una perfecta integridad anatómica del 
aparato cardio- vascular; una recíproca proporcionalidad fisiológica entre la 
tensión cardio-arterial y la tensión venosa. 

83 



276 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Por lo contrario, aquel equilibrio se romperá, si faltan cualesquiera de las 
dos circunstancias expresadas; dando lugar la perturbación, en el punto vas* 
cular menos resistente, unas veces á la hiperemia y otras á la hemorragia, 
segán la importancia 6 intensidad de la causa perturbadora. 

Puesto que he analizado ya, y sintetizado también, todas las causas ín- 
timas anatomo-fisiológlcas que dan lugar á las hiperemias y á las hemorra- 
gias (lo que me ha servido para recordar la fisiología patológica de estos 
procesos) ahora estamos, por lo mismo, en aptitud de reconocer aquellas 
causas donde quiera que se presenten; y, disponiendo de elementos ade- 
cuados, infaliblemente podremos eliminarlas, cuando haya necesidad de ve- 
rificarlo. 

¿La Terapéutica médica actual dispone de elementos que influyan poderosa- 
mente en el restablecimiento de la tensión sanguínea, para que de esta manera 
fisiológica desaparezcan las causas de las hiperemias y de las hemorragias en 
general? Indudablemente que sí : todo aquello que aumente ó disminuya la 
tensión cardio-arterial puede desempeñar, según los casos, el papel descon- 
gestivo ó el hemostático : si la aumenta, hará desaparecer las congestiones y 
las hemorragias pasivas; si la disminuye, hará disipar las congestiones y las 
hemorragias activas. 

El mecanismo terapéutico que acabo de indicar, sugiere la idea de que para 
curar ya sea la hiperemia simple ó ya la hiperemia exagerada con extravasa- 
ción sanguínea, lógicamente puede pensarse en el uso de lui mismo agente 
terapéutico que ejerza infiuencia idéntica, más ó menos intensa, sobre la ten- 
sión vascular, por tratarse en uno y otro caso de cuestión de grados del mis- 
mo proceso morboso. 

Una prueba de que aquel mecanismo es realizable prácticamente, consiste 
en el buen resultado que los médicos ingleses han obtenido en las metrorra- 
gias activas con fuertes dosis de digital (las que serían tóxicas para las gran- 
des altitudes, donde es difícil la eliminación renal); cuyo efecto fisiológico de 
la planta se traduce por un notable descenso de la presión sanguínea, que 
debe influir en la Gran Bretaña, para suspender aquellos escurrimientos ute- 
rinos. Otra prueba que demuestra no ya el efecto hipotensor, sino el efecto 
hipertensor de la digital sobre la circulación, consiste en los éxitos terapéuti- 
cos de esta medicina, usada á pequeña dosis, en las cardiopatías con hiposis- 
tolia, para reforzar el miocardio y hac'3r que desaparezcan las hiperemias 
pasivas con exudados serosos; y en las neumonías fibrinosas, para impedir la 
astenia cardiaca, facilitando por lo mismo la circulación cardio -pulmonar que 
haga reabsorber los exudados inflamatorios. 

Los medicamentos iódicos, de igual manera que la digital, pueden obrar, 
según veremos más adelante, ya aumentando ó ya disminuyendo la tensión 
sanguínea; por cuyas propiedades ellos serían idóneos para combatirlas hi- 
peremias y las hemorragias, activas y pasivas en general, si no hubiese peli- 
gro en emplear fuertes dosis de aquellos compuestos, para rebajar la presión 
en los procesos circulatorios activos. Entre dichos medicamentos, usados al 
interior, se cuentan los ioduros alcalinos, á los que pertenece el ioduro de 
potasio, cuya acción hemostático pretendo que se utilice en las grandes alti- 
tudes geográflcas; pero exclusivamente para ciertas metrorragias pasivas, 
espontáneas. Este producto farmacéutico ha sido desde hace mucho tiempo 
en el campo extenso de la práctica médica, el arma prepotente del empirismo 
para combatir con éxito las hiperemias simples, las hiperemias exudativas 
serosas y las hiperemias exudativas inflamatorias (^ todas da marcha crónica); 
poro nunca se ha empleado aquel medicamento para luchar d<* una manera 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ¿77 

directa é intencional contra las hiperemias hemorrágicas, (1) no obstante^que 
el mecanismo fisiológico de éstas es el misma que el de aquéllas. 

El bocio, la dísmenorrea congestiva, la congestión pasiva pulmonar, el as- 
ma, algn^mas cardiopatías, ciertas lesiones vasculares, los infartos glandulares, 
el mal de Bright, la cirrosis hepatítica, los accidentes escrofulosos, los acci- 
dentes sifilíticos, las metritis crónicas, etc., etc., en las que el ioduro de 
potasio se hi empleado con éxito al interior, son elocuentes ejemplos que 
corroboran el anterior aserto. 

El feliz resultado del medicamento en las afecciones citadas, particularmen- 
te en la dísmenorrea congestiva con escurrimiento abundante, me hizo gene- 
ralizar su empleo, al principio de mi práctica, en toda clase de metrorragias, 
fundándome tan sólo en la inducción, sin saber yo llenar entonces, las indica- 
ciones precisas; consiguiendo observar solamente, que en una multitud de 
flujos sanguíneos del útero, indeterminados, el ioduro de potasio bacía el 
papel de hemostático poderoso. 

Algunos años después (en 1839) los est lilos clínico -fisiológicos de Germán 
Sée sobre los ioduros alcalinos, ilustrándome acerca de los efectos terapéuti- 
cos de estos medicamentos, me hicieron conocer las indicaciones que debían 
guiarme en lo sucesivo para obtener la hemostasis, en muchas de las metro- 
rragias que yo había observado con anterioridad. 

Entonces Uegué á convencerme plenamente que el ioduro de potasio, á 
dosis moderadas de 1 á 3 gramos, posee en Guanajuato (á 2,100 metros sobre 
el nivel del mar) la propiedad hemostática; pero solamente, como ya se dijo, 
cuando se trate de ciertas metrorragias venosas, espontáneas, verificadas en 
úteros vacíos de su producto de concepción ó de tumores homeoplásticos ó hete- 
roplásticoSj aquellas que no reclamen interuención quirúrgica y rebeldes al tra- 
tamiento médico usual. 

Para que vosotros juzguéis si la anterior deducción está bien fundada, voy 
á i>ermitirme recordaros el resumen de la notable Memoria que presentó el 
Dr. Germán Sée ante la Academia de Medicina de París, el dia 8 de Octubre 
de 1889, acerca de la inñuencia del ioduro de potasio sobre el corazón y los 
vasos sanguíneos. (2) No creo necesario leerlo, dada la reconocida ilustración 
de mi auditorio y en obvio de tiempo; pero lo he transcrito en esta Memoria. 
Helo aquí: 

"El verdadero medicamento del corazón y de los vasos sanguíneos es el io- 
'^ duro de potasio. Lejos de ser un depresor de dichos órganos, como se ha 
" sostenido en Terapéutica, es más bien un reforzador primitivo cardio-arte- 
" rial, empleado á dosis de 2 á 3 gramos. Presenta dos fases en su acción bio- 
<' lógica: una fase (atribuida al potasio) caracterizada por taquicardia, hiper- 
" presión y vaso-constricción, cuya fase desarrolla la energía del miocardio 
^' y aumenta la tensión vascular; otra fase (atribuida al iodo) representada 
" por la misma taquicardia, presión baja y vaso -dilatación, cuya fase tiende 
" á disminuir el poder contráctil del corazón y la tensión de los vasos; pero 
'' la dilatación de las arteriolas facilitando en ellas la llegada de la sangre, el 



(1) No conozco más que dos autores, A. Lutón y Corrig^an que hayan empleado (y eso de una 
manera empírica), el K. Y. en limitadísimos casos de hemorragias: el primer autor dice en sus 
*' Estudios de Terapéutica genera y especial," (1882) en su articulo ^'Hemofilia y ioduro de po- 
tasio,** (p^. 411) •* pero no vacilamos en emplear el K. Y. en toda afección reinci' 

dente y de tendencias hemorrágicas.*' El segrundo autor, citado por Dujardin Beaumetz en su 
Diccionario de Terapéutica, Materia médica, etc., dice (tomo So, pág. 169) : "¿Corrigan, en fin, ha 
empleado el K. Y. en la hemorragia cerebral como agente descongestivo? etc." 

(2) El resumen á que me refiero, fué sacado del trabajo integro clínico- fisiológico que publicp 
el **Boletin de la Academia de Medicina," en el mes arriba citado. 



¿78 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

^ órgano cardiaco se encuentra libre de sus resistencias, recobrando su pri- 
' mitiva fuerza. Por la dilatación vascular, que se extiende á las arterias 
' coronarias del corazón, el ioduro presta un nuevo 6 importante servicio 
' activando el movimiento de la sangre, así como la nutrición íntima del 6r- 
' gano central circulatorio, que sostiene la vida. Ambos efectos, cardiaco y 
' vascular, dan por resultado final la actividad del movimiento sanguíneo y 
' por consiguiente, la regulación de las circulaciones locales, perturbadas en 
' general; pero sobre iodo, de las drculacionea perturbadas pasivamente, puesto 

* que el aumento primitivo de la tensión cardio -arterial favorece mecánica- 

* mente la circulación de vueíía." 

La explicación del éxito terapéutico en los diferentes casos clínicos, está 
comprendido en las proposiciones patogénicas que ya dejé enumeradas. Por 
consign^iente, ellas indicarán el camino científico que deba seg^iirse para con- 
taner las metrorragias pasivas, que son las únicas que estudio en esta Memo- 
ria; aquellas proposiciones fundamentales harán descubrir las indicaciones y 
contra -indicaciones del empleo del ioduro de potasio en las diferentes especies 
de flujos sanguíneos, que provengan de los órganos sexuales internos de la 
mujer. 

Ateniéndome, pues, á lo que acabo de expresar, se pueden concretar las in* 
dicaciones terapéuticas del ioduro de potasio en las metrorragias pasivas, 
tantas veces mencionadas, á los cuatro casos siguientes : 

V* Siempre que aquellas se declaren en el curso de ciertas afecciones ge- 
nerales, donde suelen existir alteraciones anatomo -patológicas degenerativas 
del aparato cardio-arterial, las cuales disminuyen la potencia de éste y pre- 
disponen á la ruptura de los capilares venosos útero -ováricos, aunque ellos 
conserven su estructura anatómica normal. 

2° Siempre que las metrorragias se declaren en el curso de ciertos procesos 
localizados en los órganos genitales internos, 6 en ciertos estados fisiológicos 
de los mismos órganos donde existen alteraciones anatomo-patológicas de los 
capilares venosos útero-ováricos, alteraciones que disminuyen la resistencia 
de Sus paredes, predisponiéndolos á la ruptura aunque permanezca intacta ia 
potencia cardio-arterial. 

3" Siempre que se verifiquen compresiones mecánicas, espontáneas ó pro- 
vocadas, en los canales venosos útero-ováricos 6 en las ramificaciones de la 
vena cava inferior ó en las de la vena porta, cuyas compresiones dificultan en 
el aparato genésico la circulación de vuelta, aunque permanezca intacta la po- 
tencia cardio-arterial. 

4" Siempre que se halle disminuida exageradamente la presión atmosférica 
dilatándose, con este hecho, los capilares venosos, hasta producir las metro- 
rragias pasivas. 

En el primer grupo deben comprenderse los procesos patológicos siguien- 
tes: ciertas lesiones cardio- vasculares (afecciones cardiacas con hiposistolia, 
la endo-arteritis crónica); las distrofias constitucionales (cloro-anemia, ane- 
mia perniciosa, escorbuto, púrpura hemorrágíca, hemofilia, escrofulosis, adi- 
posis generalizada, anemia sifilítica, anemia de convalecencia en las pirexias 
infecto -contagiosas y en las enfermedades de larga duración); las discrasia$ 
tóxicas (envenenamiento por el óxido ó por el sulfuro de carbono, hidrargi- 
rismo, fosforismo y iodismo crónicos, envenenamiento por la digital, envene- 
namiento agudo y crónico por el alcohol, envenenamiento clorofórmico, 
envenenamiento por el éter) ; las discra»ias infecciosas é infecto-contagiosaM 
(m liarla, fiebre amarilla, viruela, sarampión, tifo, fiebre tifoidea). 

En el segundo grupo deben comprenderse las afecciones locales y los esta- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 279 

dos fisiológicos siguientes: las dilataciones venosas en las paredes del útero 
6 en su macosa, las trombosis de los senos uterinos, las ulceraciones sifilíticas 
del cuello y de la cavidad de la matriz, la involución sexual de la menopausia 
y, por último, las involuciones post-abortivas y post -puerperales. 

En el tercer grupo deben colocarse ciertos procesos patológicos localizados 
en el aparato genital interno (esteatosis uterina y peri-uterina, tumores ho- 
meoplásticos poco desarrollados, diferentes clases de metritis crónicas del 
cuerpo, del cuello y de la mucosa; alganas silpingitls y ovaritis, etc.) ; y cier- 
tas compresiones de algunas ramas de la vena cava inferior 6 de la vena 
porta (crecimiento exagerado del hígado; tumores, quistes y abcesos perito - 
neales 6 intra-abdominales; panículo adiposo muy desarrollado de la región 
hipogástrica del abdomen y acumulación prolongada, en la parte inferior del 
grueso intestino de materias fecales endure 3idis; cálculos y tumores vesica- 
les, etc.) 

En el cuarto grupo deben citarse : las metrorragias que pueden declararse 
en las ascenciones de montañas elevadas; las que pueden presentarse, tam- 
bién, en las ascenciones aerostáticas y, por último, las que puedan desarro- 
llarse en localidades muy elevadas sobre el nivel del mar, tales como las de 
la Mesa Central de México y de otros muchos puntos del Globo. 

Con los cuatro grupos que acabo de detallar, quedan constituidas las causas 
predisponentes de la etiología morbosa de las metrorragias pasivas, asténicas. 
Ahora falta enumerar las causas determinantes que dan lugar á dichos escu- 
rrimientos sanguíneos; todas ellas pueden reducirse á las cinco influencias 
siguientes, que impresionan los nervios vaso-motores del aparato genital: 
influenciasf laicas (onanismo, cópula inmoderada, inyecciones vaginales tibias, 
permanencia en lugares muy calientes, baños de temperatura elevada) ; in- 
fluencias flsiológicaa, período catamenial y ejercicios fatigantes como el baile, 
la equitación y los sports de fuerza) ; influencias patológicas radicadas en ór- 
ganos más ó menos lejanos de la matriz (lesiones gastro-intestinales, parási- 
tos del intestino, etc.); influsncias nerviosas generales (neurastenia, accesos 
histéricos, etc.); y, en fin, influencias morales, variadas, súbitamente re- 
cibidas. 

Según el estudio que se acaba de hacer en las anteriores líneas del empleo 
del ioduro de potasio en las metrorragias pasivas, se deduce que las únicas 
contra-indicaciones para el uso de este madicamento en los escurrimientos 
sanguíneos del útero, deben consistir ya en la presencia de metrorragias ac- 
tivas ó ya en las traumáticas, pudiéndose concretar todas ellas á los cuatro 
casos siguientes : 

I"* Cuando haya hipertensión vascular, acompañada ds plétora sanguínea, 
á la cual deba imputarse la ruptura de los vasos arteriales útero -o varieos. 

2" Cuando haya embarazo uterino, molimen abortivo, trabajo do parto; ó 
tumores situados en la cavidad de la matriz que no estorben la circulación 
de vuelta, 

3° Cuando haya ulceraciones, de marcha relativamente aguda, ó las cance- 
rosas del cuello ó de la cavidad del útero. 

4" Cuando las metrorragias se declaren en mujeres que viven en lugares 
nivelados con el mar ó en débiles altitudes geográficas, aunque no existan de- 
generaciones cardio- vasculares. 

Después de haber combatido el síntoma hemorrágico en un caso clínico de 
metrorragia pasiva, propinando el ioduro de potasio al interior, no queda ya 
que hacer en el tratamiento, sino emplear los cuidados asépticos y antisépti- 
cos convenientes de los órganos genitales extemos de la paciente; porque el 



280 CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

taponamiento vaginal y cérvico-uterino, la dilatación de la matriz, las inyec- 
ciones de líquidos astringentes, etc., etc., no tendrán ya su raz6n de ser y por 
lo mismo, deben proscribirse de la hemostasis médica ginecol6glca, excep- 
tuando el caso de una metrorragia agudísima para salvar la situación pre- 
sente. 

Todo lo dicho hasta aquí, en el curso de esta Memoria, ha tenido por objeto 
fimdar en bases tan sólidas, como he podido construirlas, el método fisiológi- 
co que he aprovechado en la terapéutica de las metrorragias pasivas. Ahora 
falta sostener la medicación referida, siquiera en algn^nos hechos clínicos, que 
puedan inducir á la Ciencia á seguir esta nneva vía terapéutica. 

Tengo apuntadas desde el mes de Febrero de 1890 hasta la fecha actual, 117 
observaciones de metrorragias pasivas cuidadosamente observadas. Aquel 
número se puede descomponer así: 87 éxitos completos, 21 éxitos incomple- 
tos y 9 fracasos; los últimos debidos probablemente á error de diagnóstico- 
El resultado clínico es bastante halagador para autorizamos á seguir emplean- 
do el K. Y. como hemostático. Bien quisiera yo exponer en esta sesión aque- 
llas observaciones con sus detalles circunstanciados; pero por una parte, es 
imposible disponer del tiempo necesario para verificarlo y por otra, no quiero 
abusar de la paciente y benévola atención de mis ilustrados oyentes. 

Por lo tanto, me limitaré á transcribir en el más sucinto extracto, una ob- 
servación por cada grupo, de las indicaciones terapéuticas patogenéticas que 
ya dejé establecidas. 

PRIMER GRUPO. 

OBSERVACIÓN XXX VII. 

Consulta en Mayo 9 de 1892.— D ... Z . . . indígena de 31 años; estado 
honesto. Cocinera desde hace cuatro años. Desde mediados de 1889 cloro- 
anemia con irregularidad menstrual. No sufre otra enfermedad general ni en 
los órganos sexuales. Desde hace 3 meses advierte la enferma fiujo vulvar 
sanguíneo, sin olor fétido. El eseurrimiento se interrumpe, de vez en cuan- 
do, durante cuatro ó cinco dias siempre que la enferma entra en reposo. Has- 
ta ahora no ha consultado á médico alguno : sólo las curanderas le han aplicado 
bizmas en región sacra y le han ministrado pócimas de cocimiento de yerba 
del pollo y de ortiguilla sin resultado alguno. 

Yo prescribo exclhsivamente 1 gramo 50 de K. Y. para dos días, reposo 
en cama, pelvis elevada, etc. No le administro ningún otro medicamento. 

Día 11. — Encuentro notable mejoría; no se le ha cambiado mucha ropa, por 
no haber necesidad. Formulo dosis doble de K. Y. para cuatro días. 

Día 13. — Metrorragia completamente cohibida. Prescripción de la misma 
dosis medicamentosa; pero ordeno que se repita ésta cuando se concluya. 

Día 27. — La enferma está en vía de restablecimiento; la metrorragia no ha 
reincidido. 

SEGUNDO GRUPO. 

OBSERVACIÓN CIII. 

Consulta en Agosto 2 de 95. — A... R... (de Valenciana), 49 años de edad. 
Constitución fuerte. Vida sedentaria; cuando joven trabajó en terreros de las 
minas como pepenadora y, en la actualidad, tiene un pequeño comercio de 
abarrotes. Padece úlcera varicosa en la pierna izquierda. Su nariz está atacada 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ^81 

de caparrosa. Ha tenido 7 partos, á término, sin accidente alguno, excepto el 
último (hace 5 años), para el que intervino el Dr. D. Rómulo López. (*) Des- 
pués de la crianza del niño no había tenido escurrimiento sanguíneo vulvar. 
pero sí padecía de flujo blanco mucoso y fétido. Desde el 12 de Diciembre de 
94 que vino á pie desde Valenciana hasta el Santuario de Guadalupe (situado 
en una cima muy elevada), comenzó á notar escurrimiento abundante de san- 
gre, que fué contenido después de 10 días consecutivos, con el reposo y, al 
interior, con limonadas y agua de verdolaga, por consejo de algunas mujeres. 
A los 8 días (sin motivo) volvió el escurrimiento, que duró 6 días, á contener- 
se como el anterior. Después de aquella fecha no volvió á presentarse la me- 
trorragia sino hasta el día 9 de Marzo de 95. De entonces á la fecha de la 
consulta se alivia 6 ó 7 días y vuelve á reproducirse de nuevo la hemorragia. 
Ha consultado con varias matronas del lugar, las que le han propinado el 
cuernecillo de centeno, la rosilla, inyecciones aluminosas, etc., etc.; pero to- 
do sin resultado favorable. 

No había visto médicos por vergüenza que los tiene; por fin se resolvió á 
consultarme en fecha ya citada. Entonces hago examen con Specullum de 
Cusco aplicando inmediatamente inyecciones de agua caliente y coloco en el 
cuello uterino un tapón de algodón borlcado, esterilizado convenientemente. 
Hecho esto, pude observar que en el labio posterior del hocico de tenca apa- 
recían desde su cavidad varias nudosidades agrupadas, que se continuaban 
con algunas venas flexuosas vaginales. Después de la exploración objetiva 
formulé el diagnóstico de varices cérvico-uterinas. Desde aquel día no mi- 
nistré á la enferma más que un g^amo diario de K. Y. con el cual fué disminu- 
yendo la salda de sangre hasta cesar completamente. No volví á ver á esta 
mujer sino hasta después de 18 meses, refiriéndome ella que la metrorragia 
reincide de tiempo en tiempo; pero que haciendo uso de la medicina prescri- 
ta por mí, en otro tiempo, desaparece luego el escurrimiento sanguíneo. 

TERCER GRUPO. 

OBSERVACIÓN LXXXIII. 

Consulta en Septiembre 7 de 96. — H... S..., mujer extraordinariamente obe- 
sa, de 29 años de edad, soltera. No ha tenido ningún embarazo uterino. La 
madre de esta señora dice que la primera menstruación apareció á su hija á 
los 12 años cumplidos, quien duró arreglada hasta los 18 años en que por pri- 
mera vez tuvo relaciones sexuales; que desde entonces comenzó á engordar 
desmesuradamente; que desde aquella época noto ella que sus períodos eran 
cada día más escasos, faltándole éstos algunas veces, por varios meses con- 
secutivos; que hará como un año que se resolvió á consultar á varios médicos 
sin obtener con sus tratamientos alivio ninguno. 

Yo la someto al tratamiento iodurado exclusivo, sin obtenerse éxito en 7 
días consecutivos; pero pasado este tiempo, comienza á disminuir poco á po- 
co el flujo sanguíneo, al grado que después de otros ocho días de haber con- 
tinuado la medicación se agotó todo escurrimiento. Después de esta época 
estuve viendo cada mes á la enferma do la presente observación, hasta el 1" de 
Enero del año^que finaliza, sin que se haya presentado de nuevo la metrorra- 
gia. Pude observar en la fecha citada, que la obesidad de H... S..., había dis- 
minuido ostensiblemente. 



(*) Por retención de la placenta. 



282 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



CUARTO GRUPO. 

OBSERVACIÓN XVI. 

Consulta en Junio 16 de 91.— Fui llamado al rancho de Ciénega (*) (situado 
á 2,220 metros sobre el nivel del mar), para tratar á D. J... H..., de una neu- 
monía flbrinosa. Este caballero había llegado recientemente al lugar citado, 
de Guadalajara, con su familia compuesta de dos varoncitos, cuatro mujeres 
y su esposa. Esta aprovechó la ooasión para consultarme acerca de un hecho 
bien raro: me dijo que ella y tres de sus hijas estaban menstruando continna- 
mente desde que llegaron al rancho referido ; que no sabía ella á qué atribuir 
tal enfermedad. El examen que hice para descubrir cualquier padecimiento 
constitucional ó localizado en el sistema sexual fué de resultado negativo, 
por lo cual yo lo atribuí principalmente u la exagerada altitud geográfica de 
aquella localidad. Teniendo yo en cuenta, pues, la circunstancia expresada, 
prescribí á cada una de las enfermas antedichas, O gramos 50 de K. Y., cuya 
dosis tendrían que tomar diariamente durante 15 días consecutivos. Como no 
se me llamó para seguir tratando al enfermo de neumonía, no pude saber el 
resultado de la medicación en los casos referidos ya de metrorragias pasivas 
por debilidad exclusiva (sin alteraciones vasculares) de la presión atmosfé- 
rica; quedando por lo tanto incompleta la presente observación. 

De todo lo dicho se pueden sacar las siguientes 

CONCLUSIONES. 

1* Dependiendo la tensión sanguínea de la contractilidad y de la elasticidad 
cardio-vascularcs, toda perturbación circulatoria debe combatirse con los 
agentes modiftcadores de aquella fuerza biológica. 

2» Este método terapéutico, por estar fundado en la fisiología, debe prefe- 
rirse á cualesquiera otro de los empíricos. 

3" Siendo la hemorragia una perturbación circulatoria, lógicamente debe 
combatirse más bien con los agentes modificadores de la tensión sanguínea, 
que con los hemato-estlpticos ó coagulantes. 

4" En términos generales, cuando se quiera curar una hemorragia activa, 
debe deprimirse la tensión vascular; cuando se quiera curar otra pasiva, debe 
aumentarse la misma tensión. 

5" El K. Y. reuniendo en sus propiedades terapéuticas, bien comprobadas, 
las cualidades de un poderoso modificador de la tensión cardio-vascular, pue- 
de emplearse como hemostático, siguiendo las indicaciones terapéuticas ade- 
cuadas. 

6" Fundado yo en las reconocidas propiedades del K. Y., lo he generalizado 
en la hemostasis médica ginecológica, obteniendo éxitos notables con do9ÍB 
moderadas del medicamento, excluaivamente en las metrorragina paHvaSy asté' 
nicas, veriftcadas en úteros vacíos de su producto de concepción 6 de tumores^ 
aquellas que no reclaman intervención quirúrgica y rebeldes al tratam^iento mé^ 
dico usual, 

T^ Los otros métodos hemostáticos conocidos se han aplicado con buen 
éxito, sobre todo á las hemorragias espontrineas, verificadas en los bajos~nÍ- 
veles, donde se trata m,ás bien de hemorragias activ>as. No es lógico, por lo 



{*) Pertsncce este predio f^l mineral del Cubo, del Distrito de Guanajuato. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 283 

mismo, emplear aquellos sistemátácamente, en las grandes altitudes como si 
se tratara de las primeras. 

8* En las localidades de bajo nivel está contra-indicado el K. Y. para com- 
t>atir las metrorragias, porque si se empleasen dosis moderadas, ellas aumenta- 
rían el escurrimiento sanguíneo y si se ministrasen dosis fuertes se provocaría 
fácilmente el envenenamiento i6dico con hipostenia general, por la dificultad 
en la eliminación del exceso de iodo circulante. 

9* Ei fundamento clínico-fisiológico de esta memoria, autoriza á seguir la 
vía terapéutica que he indicado, cuando haya necesidad de combatir las me- 
trorragias pasivas. 

10* Cuando se trate de un caso apremiante de metrorragia pasiva, puede 
emplearse el K. Y. por la vía retal ó por la hipodérmioa, y aun pudiera for- 
marse con esta sal un suero artificial, utilizable ventajosamente, dadas tam- 
bién las propiedades fagocitarias del medicamento, descubiertas por Ger- 
mán Sée. 

Como quiera que el asunto tratado, aunque sin pericia, en esta memoria, 
es de verdadero interés práctico en la Ginecología, yo suplico á todos y á cada 
uno de los ilustrados miembros del 2" Congreso Médico Pan- Americano, que 
presten su valiosa ayuda ensayando el K. Y. en las metrorragias pasivas asté- 
micas siendo indudablemente otros tantos rayos de luz que ilustrarán mi es- 
píritu, guiándolo en sus determinaciones terapéuticas ulteriores, para seguir 
siempre la divisa de nuestra filantrópica y sublime Ciencia: primum non 
nocere. 

México, Noviembre 15 de 1896. 

Antonio Magias. 



PYOSALPINX IN A YOUNG GIRL. 

PATHOLOGIC SPECIMENS PRESENTED. 

BY 

HENRY L. E. JOHNSON M. D. 

Washington, D. C. 

A Vice-Preaident of the Second Pan-American Medical Congrcss; 
Late Presidcnt of the Clinico-Pathological Society ; 
Late Vic3-Pres¡dont of the Washingtan Obsb3tricül and Qyne^ological Society; Professor 

of Qynesology in the Medical Department of the Columbian University; 

Professor of Oynecology in the Post-Qraduate Medical School of the District of Columbia; 

Director of the Oynecolofiric Clinlc in the Central Di^pcnsnry and Emerg^ency Hospital; 

Consnltant to the Woman's Clinic, etc. Washinf^on, D. C, U. 8. A. 

Mb. President and Fellow Members of the Second Pan-American 
medical congress: 

I have the honor of addressing you and presenting for your consideration 
an interesting case of Pyosalpinx in a young girl, for the relief of which la- 
parotomy was perfomed one year ago, She consulted me in the early part of 
November of last year, giving the following history of her disease, the cause 
of which is quite direct. 



284 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Miss , white, single, 19 yearsof age, hadalwaysenjoyedgoodhealth,the 

present being her ftrst serious illness. Family, social and moral history, ex- 
eellent. In Aug. 1895 she visited the soa-shore, where she bathed daily. On 
one ocassion, when she was over-heated from walking, she entered the siirf, 
whieh was rather cold, during the ñrst day of a menstrual period, remaining 
two hours, and while there she was taken with violent uterino tenesmus and 
pain in the lower portion of the abdomen particularly in the inguinal regions. 
The flow ceased suddenly while in the water and did not reappear during 
that month, but the pain and suifering continued to the time of operation, 
three months later, From Sept. 5th., ^95 she had a eonstant and execssive 
uterino hemorrhage, frequently passing clots of large size. She lostñesh and 
had for two months, more or less fever in the aftemoons. The pain, flow and 
consequent prostration made her practieally an invalid. 

EXAMINATION. 

The patient showed decided effects from hemorrhage and was very wesk 
and thin. The abdomen was distended, extremely sensative on pressure over 
ovarían regions, while marked induration or masses eould be detected throagh 
the thin abdominal walls. The external genitals were normal, hymen intact 
whieh required rupture before digital exploration eould me made, The úteros 
was small and anti-ñexed, the cervix was small and cone-shaped, with apin- 
hole os, through whieh a bloody discharge was flowing. On either side of the 
uterus large, irregular ñuctuating masses were detected, and the diagnosis 
of cystic degeneration of both ovarios with pyosalpinx was made. 

Laporotomy was perfomed on Nov, 22, '95, when the previous diagnosis 
was conflrmed. Both tubes and ovarios were flrmly adherent in a mass of 
omentum, intestines and exúdate. The adhesions were separared and the 
tubes and ovarios nucleated from their bed and removed. No injury to the 
bowels occurred; the pelvic cavity was sponged dry and the abdominal in- 
cisión closed with interrupted silk-wprm gut sutures, withoutdrainage. Con- 
valescence was uninterrupted and uneventf ul. The patient has had no retum 
of pain or flow and has since enjoyed perfect health, The abdominal incisión 
is flrm and strong; no hernia or uterino prolapso or displacement has follow- 
ed the operation. 

The specimens from this case are herewith presented. 

In all gynecological abdominal operations, I adopt the following proce- 
dure : Thorough asepsis in every detall. Restricted liquid diet for at least three 
days preceediug operation, and thorough purging or salting with sulphate of 
magnesia for two days previously. On the day of the operation I direct flve 
grains of calomel \vith soda administered by the mouth early in the mom- 
ing, and one hour before anaesthetizing, I have administered two ounees of 
sulphate of magnesia in water, The initial purging empties the intestino and 
causes the bowels to flatten and collaixse, thereby obviating the annoyance 
from distcntion. The calomel and magnesia whieh are administered before 
the operation, produce peristalsis and an early evacuation following the ope- 
ration, thereby restoring the intestinal eirculation. As soon as this is accom- 
plished, the distreasing symptom of eholic and vomiting, whieh cause the 
patient so much suffcring and the physician annoyance, is obviated. I gene- 
rally try to secure an evacuation of the bowel during the flrst twentyíour 
hours and where this does not follow from the calomel and magnesia, I have 
a stimulating enema administered, consisting of one quart of hot water, 2 ou. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 285 

of sulphate of magnesia and half an oz. oí spirits of tnrpentine. Under this 
treatment the cholic reforred to, will never occur. Opiates are never osed, 
and nothing if given by the moath iintil the bowels have responded, exeept 
teaspoonfnl doses of hot water at intervals of half to one hour to relieve 
thirst, after the effects of the anesthenic has disappeared. If thirst is a dis- 
tressing symptom, notwithstanding the administration of hot water by the 
mouth, a pint of hot water is ^ministered by enema. 

Where pelvic masses are small or well deflned, I advise removal by lapa- 
rotomy, but where pus h^ escaped, forming a pelvic abscess with the usual 
extensive bowel adhesión^, the better treatment is evacuation, per vaginam, 
with irrigation and gauze packing. Where laparotomy is performed, a small 
gaoze pad should be placed below the tube before incising, to catch all dis- 
charge and prevent its coming in contact with the peritoneum or intestines; 
and the uterine end of each tube is touched with the actual or thermal can- 
tery or puré carbolic acid, to destroy anygerm or bacillus which may be lo- 
cated outside of the portions included in the ligature. 

To prevent prolapse or displacement of the uterus, I aiways stitch the an- 
terior and posterior edges of the broad ligament together, drawing the ante- 
rior surface or flap short and tense, and include by a suture or ligature the 
round ligament on each side which has been previously drawn out and ren- 
dered tense. This keeps the uterus in the normal anterior position. I nave 
never had prolapse or displacement follow and I believe it will not occur 
where this method is practiced. I remo ve the abdominal sutures as early as 

the ñfth or seventh day. 

By Henry L. É. Johnson, M. D. 

1402 L. St. N. W., Washington, D, C, U._S. A. 



TRATAHIENTO DE Li MECCION FDEIÍFERiL 

POR EL 

DR. MANUEL BAKREIKO, 

México, D. F. 

Las ideas emitidas por Semelweiss desde 1860 y conñrmadas posteriormen- 
te por los sorprendentes descubrimientos de Pasteur, han encontrado en Mé- 
xico feliz eco, haciendo variar radicalmente los procedimientos terapéuticos 
dirigidos á combatir la terrible infección puerperal. 

Pero como toda inovación, las nuevas ideas planteadas en un principio de 
un modo casi empírico han sido llevadas á la práctica lentamente, y sólo el 
estudio cuidadoso de los hechos clínicos y el mejor conocimiento de los pro- 
cedimientos terapéuticos, ha sido capaz de producir el resultado ya bastante 
satisfactorio, de haber disminuido la mortalidad por septicemia en el Hospi- 
tal de Maternidad de 10,84,'^ que fué la del año de 1881 á 1.33> en el de 1896 y 
primer semestre de 96. 

Mas haré observar sobre estas cifras, que el resultado verdaderamente ad- 



:286 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

mirable del descendimiento de la mortalidad por septicemia al 4% en el últi- 
mo semestre de 1896, es debido á la rigurosa aplicación del método que forma 
el objeto del trabajo que tengo el honor de presentar ante la Mostrada consi- 
deración de los señores que forman la Sección de Obstetricia del Congreso 
Pan-Americano. 

Y no es que el método de que me voy á ocupar sea nuevo ni mucho menos 
que haya sido por mi inventado, sino que acogido y puesto en práctica por 
Pinard en Francia, se le han opuesto y aun se le oponen numerosas objecio- 
nes á mi juicio infundadas, tal como lo demostraré por medio de arg^umentos 
teóricos y hechos prácticos que en mi sentir arrojan tal luz sobre la cuestión, 
que no dejan lugar á duda. 

Estando pues este método en tela de juicio, no es por demás que yo mani- 
fieste aquí las razones que tengo para recomendarlo en conciencia, y expon- 
go los datos que en mí han formado una convicción sólida y profunda no 
solamente porque los hechos, el resultado clínico, ha concordado con las mi- 
ras teóricas de este método, sino porque he podido confirmar mis ideas acer- 
ca de la causa que motiva la infección en el mayor número de los casos. 

Las inyecciones vaginales tibias empleadas regularmente en el Hospital de 
Maternidad se prescriben con la mira de arrastrar el escurrimiento loquial» 
que depositado en la vagina, puede dar lugar á una infección por las nomero- 
sas aunque pequeñas desgarraduras que se producen en la vagina y en la vul- 
va como consecuencia de la distensión excesiva que sufren estas partes por 
el paso del producto de la concepción. Además de esto, la administración de 
un purgante suave evita los ligeros accesos de movimiento febril que se pro- 
ducen por la persistencia de las materias fecales en el intestino que gran nú- 
mero de veces está en estado de paresia. 

Más si á pesar de estas precauciones profilácticas, la fiebre se enciende; si 
el cuadro de la infección aparece, precedida ó nó de calosfrío, pero siempre 
constituido por la pequenez y frecuencia del pulso, lengua seca y cubierta de 
costras, elevación irregular de la temperatura y sudores abundantes, todo 
ello marcando un estado verdaderamente tifoideo, desde este instante la sep- 
ticemia está constituida aunque las lesiones se localicen en la matriz 6 en los 
órganos circunvecinos ó determinen la muerte sin localización. 

Otras veces, la invasión no es desde el principio grave, sino que el movi- 
miento febril es moderado, casi siempre afectando el tipo remitente y otras, 
francamente intermitente, los sudores son poco abundantes y la lengua se 
conserva húmeda aunque saburral. 

La causa de esta infección ligera puede encontrarse en la retención de ma- 
terias fecales en el intestino, en una desgarradura perineal, de la vagina, 6 
del cuello, que ha pasado inadvertida o que la matrona no ha dado cuenta de 
ella, en las desgarraduras ó grietas en los senos, ó en la retención de loquios 
por desviaciones de la matriz. Mas si no se encuentra nada de esto, si no 
existe tampoco una enfermedad intereurrente que explique los accidentes, 
seguramente la causa de la elevación de temperatura está en la existencia de 
restos placentarios. 

Esta última afirmación, que parece muy absoluta, está apoyada por nume- 
rosísimos hechos en que la he visto confirmada: explorando la matriz en es- 
tos casos, he encontrado noventa veces sobre cien, restos placentarios 6 de 
membranas retenidas en la cavidad de ese órgano. La extracción de estos 
restos esfáeil algunas veces; otras están de tal manera adheridos, que su ex- 
tracción es sumamente difícil. 

Me propuse en esta vez llamar fuertemente la atención de los médicos acer- 



C!ONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



28! 



ca de la inmensa frecuencia con que se encuentran tales restos, pues de he- 
cho el tratamiento varía sensiblemente con la causa de la infección. Es po- 
sible que en la práctica civil el hecho no se produzca con una frecuencia tan 
grande, pero en la práctica nosocomial se presenta tan comúnmente, que la 
observación repetida de este fenómeno me ha conducido al método preconi- 
zado por Pinard, mucho antes de que yo conociera el libro publicado por este 
distinguido tocólogo francés en el año de 1896. La explicación del fenómeno se 
me escapa, aunque pudiera aventurar tal ó cual hipótesis, tal como la fre- 
cuencia de la gonorrea crónica que puede ocasionar metritis ó Inflamaciones 
adhesivas de las membranas y de la placenta, inflamaciones que para las gen- 
tes del pueblo pasan desapercibidas por la poca importancia que dan en ge- 
neral á sus padecimientos. Pudiera también traerse á colación la sifllis y el 
alcoholismo como causa de degeneraciones placentarias, pero repito que no 
es mi ánimo investigar la causa del fenómeno, sino consignar de un modo ab- 
soluto la existencia del fenómeno mismo, no porque el hecho haya pasado 
desapercibido totalmente, sino porque, en general, no se le concede la impor- 
tancia que merece. 

Reflexionando acerca de la influencia que tales productos pueden tener so- 
bre el desarrollo de la infección puerperal, viene á la imaginación desde luego 
la idea de que la descomposición de estos cuerpos debe originar, y en efecto 
origina, la producción de materiales sépticos que absorbidos por los vasos lin- 
fáticos y venenosos la herida placentaría, despiertan en la economía accidentes 
más ó menos graves. 

La simple sapremia, que en general no reconoce otra causa, pero que no in- 
fecta el organismo de un modo considerable y la septicemia que produce ac- 
cidentes infecciosos de la más alta gravedad. 

¿Los productos persistentes en la cavidad de la matriz son siempre restos 
de la placenta, ó parte de las cubiertas ovulares? No lo sé, pero puedo asegu- 
rar que en dos ocasiones en que encontré tales productos dentro de la matriz, 
habla examinado detenidamente la placenta y la había encontrado completa. 
No obstante esto, el examen histológico de dichos productos declaró que se 
trataba de restos placentarios y nó producciones anormales de la caduca, co- 
mo lo afirma Haur, á quien como á mí, este hecho había llamado la atención. 

En vista de estos datos, y dada la necesidad, reconocida hoy universalmente 
de hacer la asepsia de la cavidad del útero y del conducto vulvo-vaginal, la 
idea de la desinfección puramente química. Me ha parecido evidente que tra- 
tando de evitar la producción de materias sépticas provenientes de la des- 
composición de productos sólidos que suministran un magnífico medio para 
el desarrollo del estreptococcus, es obvio y más racional verificar la extrac- 
ción mecánica de dichos productos que inyectar líquidos en la cavidad, que 
generalmente no pueden más que arrastrar hacia afuera los productos no ad- 
heridos y cuando más obrar sobre la superficie exterior de los que aun per- 
manecen adherentes. Los líquidos antisépticos no pueden penetrar en la inti- 
midad de los tejidos y obran únicamente sobre una delgada capa superficial. 

Los antisépticos volátiles, como el iodo, extienden más lejos su acción, pero 
sin llegar á penetrar de un modo sensible á todos los puntos en donde el mi- 
crobio puede desarrollarse. Ahora bien, los cortea de úteros infectados hechos 
por Widal demuestran que los micro-organismos se desarrollan en la mucosa 
uterina cuya membrana destruyen y penetran hasta el tejido uterino cuando 
logran vencer la resistencia que les opone una zona de reacción caracterizada 
por una activa producción celular. En este caso, cuando el estreptococcus 
triunfa, la invasión llega hasta el peritoneo atravesando el músculo uterino y 



288 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

penetrando por los vasos linfáticos va á ejercer su acción nociva sobre toda 
la economía. 

La necrosis no se limita en estas circunstancias á la mucosa uterina, sino 
que ataca también las fibras musculares del órgano, y como estas últimas son 
el único agente hemostático para cohibir la pérdida de sangre que resulta de 
la calda de la escara, la hemorragia es enorme y á veces mortal después de la 
oblación de la mucosa, cuando la intervención quirúrgica es tardía. 

Las consecuencias clínicas de esta última afirmación son de una importan- 
cia capital. 

El argumento más importante aducido en contra de la ablación de la muco- 
sa, consiste en la inoculación que la cucharilla cargada de productos sépticos 
va á producir al penetrar en el tejido sub-mucoso. 

El hecho me parece posible y parece confirmarlo la elevación de tempera- 
tura que se produce á veces después de la raspa; pero si el argumento tuvie- 
re toda la fuerza que se le atribuye, tal elevación de temperatura se produci- 
ría en todos los casos; siendo así que en un treinta y dos por ciento de los 
que presento en mi estadística, la temperatura ha descendido á la normal sin 
que haya habido un solo día de reacción. Por otra parte se arguye que la cu- 
charilla destruye la zona protectora á que antes hice alusión, lo que podría 
apresurar la evolución del proceso. 

Esta objeción, que parte de las observaciones de Bumm, no me parece tam- 
poco fondada justamente, porque como lo asegura Pinard, y yo lo hago en el 
presente trabajo, tal aseveración no concuerda con los resultados clínicos ob- 
tenidos. 

Una última objeción, que es la que encuentro más justificada, es la que 
atribuye á la raspa la fuerte pérdida sanguínea que se produce algunas veces, 
y como lo aseguré antes, puede determinar la muerte por síncope ó anemia 
cerebral. 

Estudiando la constitución de los lagos sanguíneos contenidos en las pare- 
des de la matriz, se ve que están formados y limitados por fibras musculares 
lisas entrecruzadas en todas direcciones. 

La hemostasís se produce por la contracción ó por la retracción de dichas 
fibras que aproximándose entre sí, disminuyen ó destruyen el espacio que 
constituía el lago sanguíneo. 

Cuando la contracción falta y el útero no está en estado de retraerse, como 
en ciertos casos de inercia de la matriz, los espacios permanecen abiertos y 
nada se opone á la enorme pérdida sanguínea conocida con el nombre de He - 
morragias poat-partum. 

Supóngase ahora que la acción destructora y desorganizadora del agente 
microbiano haya llegado á atacar no solamente la mucosa sino la fibra uteri- 
na misma, la desorganización de sus elementos, y tal vez de las extremidades 
nerviosas, impide toda contracción ó retracción y la hemorragia aparece tan- 
to más intensa, cuanto mayor sea aquella. 

Estos casos, verdaderamente angustiosos, producen la muerte de la enfer- 
ma ya por los accidentes que siguen á las grandes pérdidas sanguíneas, ya 
por el debilitamiento general en que queda la enferma, lo cual es un podero- 
so auxiliar para el microbio en su obra de destrucción. 

Se comprende que si esta teoría es exacta, la pérdida sanguínea se obser- 
vará en dos circunstancias: I*" Cuando el útero se encuentre relajado 6 en la' 
imposibilidad de contraerse como en la inercia y la subinvolución; y 2» Cuan- 
do la intervención es de tal manera tardía que la fibra muscular está ya ata- 
cada por los micro -organismos. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO -89 

De aqni dos consecuencias clínicas que contraindican la intervención ope- 
ratoria. Mas cuando estas condiciones no existen, la hemorragia no aparece 
6 es poco abundante, lo cual destruye la objeción dirigida contra este proce- 
dimiento operatorio. 

Desvanecidos así los cargos hechos á la raspa, haré, ademas, notar que la 
mortalidad sube en ciertos casos no solamente según la excelencia del proce- 
dimiento operatorio empleado, sino también según la persona que lo efectúa, 
tratándose, como en este caso, de sensaciones táctiles que no todo el mundo 
aprecia de igual manera. Así no obtendrá los mismos resultados. 

El médico que emplee en todos los casos ima gran fuerza para raspar la 
mucosa, que aquel que dotado de cierta práctica en esta operación, emplee 
on cada caso la fuerza necesaria para desprender los productos retenidos en 
la matriz y la mucosa uterina solamente. 

Respecto á la.antisepsis química, tengo que hacer observar que los lavados 
intrauterinos me han dado buenos resultados cuando llenan las siguientes 
condiciones : 

1° Ser empleados muy al principio de la infección. 

2" Cuando la infección no es grave. 

3" Cuando la presión no es superior á 50 centímetros. 

4"* Cuando se inyectan á lo menos 10 litros de solución antiséptica. 

En lo que se refiere á la irrigación continua que he instituido muchas veces, 
siguiendo absolutamente las indicaciones de Pinard, debo hacer constar que 
no me hadado el resultado que anuncia el eminente tocSlogo francés. En efec- 
to, la irrigación continua no obstante haber sido instituida con todas las pre- 
cauciones de rigor, fatiga de tal manera á la enferma, que hay necesidad de 
suspenderla; pero el inconveniente verdaderamente serio consiste en los in- 
tensos calosfríos que se originan acompañados de una alevación de la tempe- 
ratura que en ocasiones ha llegado á 41 ^ centígrados. Este accidente, que se 
ha repetido casi invariablemente en las enfermas á quienes he aplicado este 
método, me ha obligado á substituirlo por la irrigación intermitente prolon- 
gada, que consiste en hacer irrigaciones intrauterinas de hora y media ó dos 
horas, concediendo un tiempo igual de reposo. Aun en esta forma he obser- 
vado los mismps accidentes, pero ni han sido tan marcados, y en verdad ha 
sido en muy pocos casos. Este método triunfa muchas veces de la infección, 
sobre todo cuando esta reviste los caracteres de una sapremia. 

En vista de las consideraciones anteriores, he instituido un método de tra- 
tamiento cuyos resultados podréis juzgar examinando las estadísticas que 
presento, en las que se encuentra disminuida la mortalidad de 108 por mil en 
1881, á 40 por mil en 1896 y 4 por mil en el último semestre de 1896. 

En las estadísticas relativas á la raspa hay una disminución en la mortali- 
dad por septicemia de un 4^ en el último semestre de 96 comparado con los 
dos semestres de 95 y el primero de 96. 

A mi juicio, este resultado es debido á la mayor vigilancia y á la destreza 
adquirida por el personal durante este período. 

El método consiste en lo siguiente : 

Después de haber hecho la asepsia de la cavidad uterina después del parto 
y examinando cuidadosamente la placenta y las membranas, anoto las parti- 
cularidades del caso, aludiendo especialmente al estado de la placenta. 

Prescribo un purgante suave al día siguiente del parto y una inyección va- 
ginal tibia. Si la temperatura se eleva á 37.7^ ó arriba y la causa de esta ele- 
vación se encuentra en la matriz, se ejecuta una inyección intrauterina con 
solución de bicloruro de mercurio ó permanganato de potasa al 1 por 4,000. 



29() CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

Si al segundo 6 tercer día la temperatura se mantiene elevada recurro á la 
irrigación intermitente prolongada en la forma que acabo de indicar. Si por 
último la fiebre no cede, hago una exploración intrauterina para cerciorar- 
me del estado de la cavidad de este órgano. En un gran número de casos en- 
cuentro restos placentarios, y hago, si es posible, su extracción manual. 

Si por el contrario encuentro la cavidad vacía, coloco una mecha impreg- 
nada en tintura de iodo con lo que logro muchas veces hacer desaparecer los 
accidentes. Mas si estos persisten ó los restos están de tal manera adheren- 
tes que no fuere posible extraerlos, procedo inmediatamente á la raspa de la 
cavidad. 

En esta operación, que emprendo invariablemente al tercero 6 cuarto día 
cuando más, del principio de los accidentes, no empleo la cloroformización, 
que aumenta considerablemente la hemorragia; y en lo que se refiere á la 
técnica, no tengo otra cosa que decir que es necesario emplear macha suavi- 
dad y no empeñarse en sacar algunos restos sumamente adheridos. La ezi- 
g^dad de la hemorragia y la rapidez de la operación son un poderoso con- 
tingente del éxito de ella. Es preferible hacer dos ó más raspas que prolongar 
una, porque la matriz se relaja fácilmente en ima operación larga y fuera de 
que puede sobrevenir ima hemorragia que será difícil cohibir, el útero queda 
en condiciones muy favorables para la retención de los loquios por la ante- 
flexión que se produce ó para la absorción de los productos sépticos que ha- 
yan podido quedar, cuya absorción es favorecida por la falta de retractilidad. 
Una contraindicación importante es el debilitamiento causado por una 
hemorragia anterior. 

En estas condiciones una nueva pérdida sangn^ínea empeorará el estado de 
la enferma, por cuya razón empleo en estos casos el escobillonage de la 
matriz. 

Termino siempre la intervención con la canalización de la matriz por me- 
dio de una larga gaza impregnada en tintura de iodo que dejo permanecer 24 
horas en la cavidad de la matriz. El tratamiento consecutivo consiste en la- 
vados intrauterinos cada 3 ó 4 horas y eu sostener las fuerzas de la enferma 
por el empleo de un régimen técnico ó inyecciones hipodérmicas de sulfato 
de estricnina. 

Si no obstante este tratamiento la fiebre persiste con caracteres alarman- 
tes introduzco un lápiz de cloruro de zinc dentro de la cavidad de la matriz y 
hago la refrigeración del órgano por medio de vejigas llenas de hielo. 

En algunos casos he logrado con este tratamiento hacer descender la tem- 
peratura que se había mantenido elevada no obstante haber puesto en prác- 
tica los recursos de que hablé antes. 

En un solo caso he intentado las inyecciones de suero anti-estreptocócico y 
hasta ahora no tengo más que motivos de alabanza, pues dicho tratamiento 
fué empleado en una mujer afectada de erisipela puerperal generalizada con 
temperaturas hiperpiréticas, y aunque la fiebre no desapareció desde luego, 
el estado general se mejoró notablemente y la temperatura empezó á descen- 
der gradualmente hasta llegar á la normal. 

Manuel Barrbiro. 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 291 



£L TBITAHIENTO DK US INFECCIONES FDERFERiLES 

POR EL 

Médico Cirujano de la Facultad de México. 
México, D. F. 

Señores: 

En Septiembre de 1892, cuando acababa de llegar á la Ciudad de Tulancingo 
del Estado de Hidal ▼d, la Sra. de G mujer de 22 años de edad y que ha- 
cía 8 días había tenido un parto, después del que algán médico había hecho 
la extracción artificial de las secundinas, me mandaba llamar con urgencia 
para conaultarme acerca del tratamiento que debía seguir para curarse de una 
fiebre que hacía cuatro días le había comenzado, alcanzando cifras térmicas 
de 40 y 41°, siendo á ratos entrecortada por accesos de calosfrío. Li secreción 
láctea se había detenido y los loquios eran fétidos. 

Con estos antecedentes me creí autorizado para formular el diagnóstico de 
infección puerperal de forma septicémica y con toda fe, constancia y eficacia 
instituí un tratamiento que tenía por base las inyecciones antisépticas intra- 
uterinas prolongadas y repetidas, sin dejar de asociarles al interior el sulfato 
de quinina y el alcohol ministrados por la vía estomacal. 

Desgraciadamente todo fué inútil; el trazo de la fiebre siguió revelando su 
origen septicémico y quince días más tarde la enferma sucumbió. 

Un año después el Sr. F. E solicitó mi cooperación en una consulta que 

hizo á varios facultativos de la Ciudad en que yo residía. Su esposa había te- 
nido un parto, al parecer fisiológico, y durante el puerperio, cuando todo pa- 
recía ir muy bien, el décimo día la Señora es sacudida por un violento calos- 
frío segado de cefalalgia y elevación de temperatura; á partir de este día los 
calosfríos se repiten diariamente, varias veces en el mismo día, y cada vez 
son seguidos de elevación térmica y sudores profusos. De pronto la familia 
de la paciente creyó en accesos repetidos de infección palúdica á la que no 
dio grande importancia ni prestó atención. 

A los veintiún días del principio de estos accidentes la vimos: era una se- 
ñora de 28 años de edad, bien constituida hasta antes de su parto, sin anteee - 
dente morboso personal hereditario. En la actualidad era minada por la 
calentura y el sudor, por la diarrea tenaz que tenia y por algo de tos con ex- 
pectoración purulenta, el trazo de la curva termométrlca parecía la calca de la 
pyohemia; había tenido una gran vómica purulenta; y el examen actual del 
pecho, reveló por la percusión una zona maciza situada sobre la línea axilar 
media del lado izquierdo desde la 5^ costilla hasta el reborde costal; hacia 
adelante y hacia atrás un espacio sonoro á la percusión superficial y profunda 
separaba estamacisez de la macisez cardiaca y de la de la canaladura verfe- 
bro-costal. La auscultación no descubría ningún ruido en el centro de la zona 
maciza pero en sus fronteras y por todo el derredor se percibían con claridad 
estertores finamente crepitantes. El examen bacteriológico del esputo prac- 

35 



'2í)2 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

ticado en esta Ciudad no pudo descubrir ninguna forma bacilar de micro-or- 
ganismos; solamente se encontraron coccus que no fueron especificados. 

Segán el médico de cabecera, los loquios eran muy disminuidos pero fétidos 
al principio de la enfermedad; de secreción láctea no había ni huellas y la vó- 
mica que la enferma había tenido no influyó en nada sobre la extensión de la 
zona maciza que ahora comprobamo3. En mi concepto, el diagnóstico se im- 
ponía como pyohemla puerperal y veinte días más tarde la señora sucumbía 
a un abaceso pulmonar abierto en el pericardio. 

El pequeño niño, vacunado quizás un poco imprudentemente en estas con- 
diciones, murió alganos días después á consecuencia de erisipela desarrollada 
sobre las póstulas de la vacuna. 

Semejantes fracasos hicieron profunda huella en mi ánimo. ¿Cómo era que 
en partos reputados como normales, la flebre puerperal aparecía con tanta 
facilidad y bajo formas tan graves que se terminaba por la muerte? 

Convencido de que esta fiebre obstétrica no es más que una de las formas 
de la infección quirúrgica, mi sorpresa era justificada, porque en el período 
de cinco años y medio que he residido en Tulancingohe visto indudablemen- 
te más de trescientas lesiones quirúrgicas, y nunca, ni una sola vez, he presen- 
ciado el desarrollo ni aun siquiera de la simple fiebre traumática complicando 
las heridas accidentales ú operatorias en individuos bien cpnstituidos. 

Así, pues, la frecuencia relativa de la fiebre puerperal en un lugar en que 
la infección quirúrgica es rarísima, me hicieron pensar en la manera de evi- 
tar, de atenuar ó de curar las infecc' ^nes del puerperio. 

En realidad, dados nueitros conocimsntos patogénicos y loi abundantes 
materiales microbicidas que poseemos, es un contrasentido evidente la sim- 
ple existencia de esta enfermedad y más aún su gravedad mortal; y es un 
contrasentido porque á mi juicio tiempo debería ser ya de que hubiera corri- 
do la misma suerte que la podredumbre de hospital, cuya historia pertenece 
al pasado; por lo menos los conocimientos bacteriológicos y patogénicos ac- 
tuales debían haber hecho de la fiebre de las paridas una infección atenuada 
y leve ; y en último recurso la observación clínica y el raciocinio debían haber 
conducido ya de una manera firme y sin vacilaciiones á un tratamiento segu- 
ro y eficaz que despojara con general aplauso la historia patológica de esta 
infección, del desenlace mortal, dejando como único epílogo la feliz curación 
de todos los casos. 

Si la fiebre puerperal es ima infección de origen uterino; si todo parto por 
normal y fisiológico que se le considere, se acompaña por lo menos de equi- 
mosis, de contusiones y de escoriaciones de los órganos genitales de la madre, 
cuando no de heridas, de desgarraduras y de escaras; si en ningún caso hay 
la seguridad absoluta de que todas, completamente todas las partes constita* 
tivas del feto y de sus anexos han sido expulsadas, sin quedar en el interior 
de la matriz ni el más pequeño fragmento; si está probado que los órganos 
genitales de la madre son la habitación ordinaria de los microbios patógenos 
del puerperismo, es claro que durante el parto todas las condiciones de la pa- 
togénesis de la septicemia están creadas de antemano. 

Sería, además de pérdida de tiempo, marcada ofensa á vuestra respetable 
sabiduría, si yo me ocupara en hacer la historia de esta patogenia, hoy por 
fortuna perfectamente conocida. 

Co que yo quiero decir es que no hay relación entre los conocimientos pa- 
togénicos tan perfectos que hoy poseemos acerca de la infección puerperal, 
y los resultados prácticos de la asistencia en los partos y el tratamiento de 
esta forma de la septicemia puerpérica; porque si la diminución de los 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO ^^3 

es un hecho, esto no puede satisfacer al ideal del partero que sabe que basta- 
ría difundir el conocimiento de las causas de esta fiebre, para que por la apli- 
cación vulgar de procedimientos fáciles, se obtuviera su completa desapa- 
rición. 

Si la auto-infección es evitada por la desinfección previa al parto del canal 
utero-vagino-vulvar; si durante el parto se cuida meticulosamente de la de- 
socupación ad integrum de ma matriz; si la heiero infección se hace imposible 
por la asepsia de las personas y de las cosas que deben encontrarse en con- 
tacto más ó menos inmediato con la mujer, durante y después del parto, la 
fiebre puerperal no tiene razón de ser ni un día más, porque ni en patología 
general y en fisiología toda celdilla deriva de otra, en microbiología todo or- 
ganismo desciende de otro organismo y no habiendo generación espontánea, 
no puede haber infección en las condiciones dichas. 

Se me objetará, y yo lo admito, que aun en las mejores condiciones opera- 
torias, nunca podemos estar seguros de que en el medio ambiente no residan 
uno ó varios microbios, que en condiciones favorables pueden volverse el 
origen de la infeccló.i, cuando por otra parte, todas las precauciones recla- 
madas por la asepsia y la antisepsia, han sido tomadas escrupulosamente. 
Repito que admito esta posibilidad, como muy remota, pues mi manera par- 
ticular de sentir es que todo caso de infección en el puerperio denota una 
grave falta ó una grave omisión cometida por el partero ó por las personas 
que rodean á la parida. 

Por lo demás, es evidente que la gravedad de una infección, es proporcional, 
entre otras cosas, sobre todo, al grado de virulencia de los gérmenes anima- 
dos específicos y á su número; si los procedimientos para asegurar la asepsia 
y la antisepsia de la parida han sido empleados, aun cuando no sea en todo 
su vigor, es claro que la vitalidad de los organismos se ha encontrado por este 
hecho más ó menos comprometida; quien dice vida dice reproducción, nutrí, 
ción, funciones todas que la acompañan: en consecuencia el número y la vi- 
rulencia de los estreptococcus debe haber disminuido mucho y por ende sería 
muy atenuada la infección que en estos casos se desarrollara. 

Entre los partos á que yo he asistido desde un principio y bajo el dominio 
de estas ideas me encuentro dos seguidos de fiebre puerperal, ó para hablar 
con mayor propiedad de infección. 

Es el primero el de una mujer joven, muy joven, de 14 años de edad, con 
falta de desarrollo de los órganos; hubo necesidad de hacer una aplicación de 
fórceps, no muy difícil sobre la cabeza, presentándose por delante en oeci- 
pito iliaca izquierda dorso anterior; el perineo se desgarró hasta la margen 
del ano. El parto era secreto y la mujer pobre; yo creo que hubo defectos en 
la asepsia; el hecho es que tres días después de operada sobrevinieron calos- 
fríos y todo el síndromo clínico de la fiebre septicémica puerperal. 

En el segundo se trata de una mujer de 3S años de edad en su 8" parto, que 
fué en apariencia fisiológico; 8 días después, cuando el escurrimiento loquial 
era todavía muy abundante, se bañó en temaxcal. El temaxcal es una especie 
de homo de forma cuadrilátera y de 80 centímetros de altura, formado por 
cuatro paredes de adobe, con tesho de ramas y terraza; tiene para entrar un 
agujero por donde difícilmente cabe un hombre en cuclillas 6 en cuatro pies ; 
el piso es de tierra suelta y la extensión, de tres varas cuadradas; se prepara 
el baño calentando con leña esta especie de horno, cuya capacidad total será 
cuando mucho de tres varas cúbicas; luego que está bien caliente, se riega 
abundantemente con agua y cuando esta ha vaporizado se introduce tendido 
en una tabla al sujeto que va á tomar el baño. 



294 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Eatre los pueblos primitivos esta clase de baños es muy usada para curar 
el reumatismo y toda clase de erupciones 6 úlceras cutáneas. Al mismo bafio 
y sin ninguna precaución previa entran individuos con afecciones muy dis- 
tintas, V. g.: un sifilítico con gomas, un herpético, un reumático, un varicoso 
con úlceras en las piernas, etc. 

Pues bien, la enferma de que me ocupo sintió poco después de haber toma- 
do su baño, calosfrío, calentura, dolor de vientre y advirtió que los loqnios 
eran fétidos; días más tarde la secreción láctea disminuyó hasta desaparecer. 

En estos dos casos de infección atenuada en que la calentura no pasó nunca 
de cuarenta grados, nos hemos instalado, por decirlo así, en la casa de nues- 
tras enfermas á las que hemos salvado con simples inyecciones intrauterinas 
largas y repetidas de solución de bicloruro de mercurio al yi por 1,000 y se- 
guidas de una inyección de agua pura simplemente esterilizada. La 1* sanó á 
los 25 días de estar empleando este tratamiento con toda constancia; la 2*, 
después de haber tenido una metro peritonitis grave, pudo escapar con un fle- 
món de la pequeña pelvis. 

Dados estos resultados, era imposible quedar satisfecho de la abstención an- 
tiséptica del útero. En la interpretación clínica no cabe duda que es insufi- 
ciente un tratamiento que necesita veinticinco días de desvelos, de molestias 
y de inquietud continua para la enferma y para el partero y que al fin y al ca- 
bo contiene una infección generalizada tdnue, pero que se muestra absoluta- 
mente incapaz de destruir la infección local de la segunda enferma, ni aun al 
cabo de dos meses de continuados esfuerzos. 

En la historia patogSnica, me parece racional y lógico suponer q le la inyec- 
ción intrauterina es impotente para arrastrar mecánicamente al exterior las 
colonias de microbios cuyos gérmenes y cuyas toxinas envenenan á la enfer- 
ma, y que el poder tóxico de las soluciones empleadas es bastantejdébil fren- 
te á los microbios, para destruir su vigor vital. Hay quien asegura que, muy 
por el contrario, solo sirven para extender sobre toda la superficie de los ór- 
ganos genitales, los estreptococcus acantonados antes de su empleo en un pe- 
queño foco. Yo creo que su único efecto útil es atenuar un tantp cuanto la vi- 
rulencia del micro -organismo, mientras que el proceso natural de destrucción 
de las partículas del huevo que han quedado adherentes ala matriz, ó á los es- 
fuerzos expulsivos fisiológicos de la matriz triunfan de esta invasión micro- 
biana del organismo materno. 

Una terapéutica que no ataca de una manera directa y cierta la causa pato- 
génica, es una terapéutica ilusoria; porque en todo caso en que una sola, 6 
dos, ó veinte, ó más inyecciones intrauterinas, hechas por medio de la sonda 
de doble corriente ó de cualquiera otro modo y con líquidos antisépticos, la 
enferma ha curado, se puede asegurar sin vacilación que el líquido ha ido á cie- 
gas, sin conciencia ni cenocimiento del partero, de una manera contingente 
y casual á sacar del interior de la matriz detritus putrilaginosos poco 6 nada 
adherentes. 

No me acuerdo en dónde he leído que la infección pucrpérica debe ser tra- 
tada por inyecciones prolongadas hasta por dos horas ó bien por la irrigación 
continua de la matriz. El primer procedimiento, lo he puesto en práctica, y 
no me ha bastado para curar á las enfermas do una manera rápida y segura, 
aunque sí ha sido muy suficiente para fatigamos á mí y á la enferma y moles- 
tar demasiado á esta última. En cuanto á la irrigación continua debo confesar 
que nunca la he empleado, considerando: 1*' Las graves dificultades que de- 
ben tenerse en la práctica para arreglar debidamente el funcionamiento de 
un dispositivo tan complicado sin empapar á la onferma, sin que los tubos de 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 295 

entrada y de salida se obstruyan á cada momento. 2f* La esclavitud de una vi- 
gilancia prolongada indefinidamente, y S» Sobre todo, el verdadero tormento 
de la inmovilidad á que, me supongo habrá de sujetarse la puérpera. 

En el último caso de infección puerperal con que yo tengo |)ena de distraer 
la benévola atención de mis ilustrados oyentes, se trata de la esposa de un car- 
pintero que tuvo un parto con presentación del hombro derecho, dorso pos- 
terior. En esta infortunada enferma dos médicos introdujeron á la matriz sus 
dos manos cuatro ocasiones distintas con objeto de hacer la versión por ma- 
niobras internas; no habiendo logrado verificarla, decidiéronla embryoto- 
ni'a para algunas horas después; pero en la tarde de ese día tuvimos la me- 
diana fortuna ds extraar por la versión combinada un niño muerto. 

A los cuatro días de la operación, la enferma es presa de un violento calos- 
frío seguido de elevación térmica hasta 41 los días siguientes el calosfrío re- 
pite á mañana y tarde seguido siempre de calentura, oscilando entre 40 y 41°; 
llega la vez en que á pesar de Ieis inyecciones intrauterinas con líquidos anti- 
sépticos, en que contra todo tratamiento antipirético; en que sobre las inyec- 
ciones subcutáneas de cianuro de mercurio, la temperatura asciende hasta 
41 '8 y entonces urgida nuestra mano por la gravedad del 22<* día nos decidi- 
mos á practicar la raspa y el escobillonage intrauterino. 

Al día siguiente, armados de unas pinzas de garras, de la cucharilla, de un 
escobillón y de líquidos antisépticos, hicimos el abatimiento previo y practi- 
camos la raspa completa de la mucosa intrauterina; esto pasó á las 10 de la 
mañana y bajo una temperatura de la enferma de 39;^°. En la noche de ese 
mismo día á las 8, la apirexia era completa, 37° por primera vez, desde el 
cuarto día del parto, en que la infección comenzó á manifestarse. La enferma 
du3rme toda la noche y la calentura no volvió nunca. 

Este resultado era seguramente esperado por nuestro raciocinio ; pero la 
comprobación clínica de nuestras ideas ha sido como raras ocasiones bri- 
llante. 

Nada ha faltado en esta observación para dejar plenamente comprobada la 
nulidad de las inyecciones antisépticas intrauterinas, aplicadas como trata- 
miento específico de la fiebre y la radical eficacia de la raspa: diagnóstico 
etiológlco claro, diagnóstico clínico indudable, tratamiento interno ineficaz, 
inyecciones intrauterinas durante veintiún días sin resultado, por un rigor es- 
crupuloso, podía exigirse el diagnóstico bacteriológico, que no se hizo, pero 
por una coincidencia rara, el diagnóstico clínico en este caso da fundamento 
al tratamiento por la raspa y los resultados de esta confirman plenamente la 
exactitud de aquel. 

A partir de este día, nuestro tratamiento clásico, por decirlo así, de la in- 
fección puerperal es la raspa completa que encontrará su aplicación lo mis- 
mo en la endometritis séptica que en la septicemia generalizada, lo mismo en 
la infec3ión pátrida que en la infección purulenta, ó más bien dicho, las in- 
fecciones generalizadas ó localizadas graves, no tendrán ya razón de ser, co- 
mo decía al principio de este incorrecto traba o, cuando á la menor amenaza, 
al menor peligro, al más insignificante síntoma de infecció n se practique de 
una manera precoz, adelantándose á la gravedad de los síntomas el cureta- 
ge uterino salvador de la vida de las parturientas. 

Este tratamiento es eficaz, es racional, es inocente y es rápido. 

Es racional, porque sustrae de la matriz directa y seguramente los gérme- 
nes infecciosos causa segura de la enfermedad; es inocente, porque practica- 
do prematuramente, es fácil el abatimiento de la matriz, no necesita dilata- 
ción artificial del cuello ni cloroformización; es rápido, porque no necesita más 



-9^ CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Después de un aborto si la temperatura se eleva, podemos sostener con re- 
lativa seguridad que en este caso, la atención del partero debe dirigirse desde 
luego á la matriz. La infección después de los abortos es casi siempre debida 
á la retención dentro del seno materno de todos ó parte de los anexos del feto. 
Allí la indicación es clara: dar salida a estos cuerpos infectantes sea por in- 
yecciones intrauterinas intermitentes ó continuas, sea por extracción mecá- 
nica con la mano ó la cucharilla. Solamente habrá infecciones vaginales 6 
valvares dadas las pequeñas dimensiones y la falta de vida del producto, en 
los abortos mal atendidos y en que maniobras nada diestras hayan producido 
alguna lesión. 

Es posible el caso de que existan, antes del aborto, soluciones de continui- 
dad en el canal y que estas sean la puerta de entrada para los estreptococcus, 
soluciones dependientes de algún padecimiento ginecológico. 

No sucede lo mismo en los casos de parto á término, sobre todo si alguna 
intervención operatoria ha sido necesaria. 

Evidentemente nada existe en todo el canal, más adecuado para dar entrada 
á la infección, que la herida placentaria, ni medio de cultivo más á propósito 
para los microbios que las secreciones del útero ó los restos de los anexos con- 
tenidos dentro del mismo órgano. He aquí la razón de que en la mayoría de 
los casos la infección es intrauterina, y en consecuencia la antisepcia intra- 
uterina, perfectamente reglamentada en el cuadro de Mr. Pinard, es en esos 
casos numerosos el único enemigo poderoso de los agentes microbianos. Pero 
es muy frecuente en las nulíparas que el cuello se desgarre durante el primer 
pa. 1 3, que la cabeza pcrinaneci jndo mucho tiempo en el canal provoque la pro- 
ducción de una escara en las partes blandas, que siendo la vulva pequeña y pooo 
dilatable se desgarre el perineo, que existiendo algún estropión ó ulceración de 
la mucosa cervical antes del parto, el paso de la cabeza los ponga en actitud de 
absorber productos sépticos, etc., etc., y aunque la placenta con las membranas 
sea expulsada por completo, aunque la retracción de la matriz inmediata á este 
acto y la involución de después se hagan, la temperatura suele elevarse. Esa 
elevación de temperatura las más délas veces es insignifícante, constituye esa 
falsa flebre de leche, que muchas ocasiones es victoriosamente combatida por 
los solos esfuerzos de la naturaleza, otras ocasiones una simple ducha vaginal 
aséptica ó antiséptica detiene los accidentes. Por último, á veces, no es una 
ílebre i)uerperal atenuada la que aparece en escena, es una flebre con todos 
los caracteres de todas las septicemias agudas y que pone en inmediato peli- 
gro la vida de la puérpera. En estos casos los médicos que sigan las indicacio- 
nes de Mr. Pinard no se preocuparáu gran cosa del canal, y no se limitarán á 
las simples duchas vaginales, sino que después de practicarlas y usando de una 
sonda aséptica proceden'm á la inyección intrauterina clásica. Si á pesar de 
esto al tercer día la calentura pasa de 38°5, la raspa será inmediatamente pues- 
ta en práctica; si después continúa su marcha la temperatura ascendiendo, 
la irrigación continúa ó una segunda raspa serán los últimos recursos del par- 
tero. ¿De qué servirán todas estas poderosas intervenciones si la infección no 
tiene su fuente dentro del órgano de la gestación ó si además, de ésta hay otra 
fuente extrauterina que no es suflcientemente desinfectada? 

Con el objeto de poner algunos ejemplos, paso á referir 4 observaciones 
distintas (¿ue demuestran hasta la evidencia la e Acacia de la asepsia del canal 
en los casos en que está indicada y la ineflcaí?ia de la asepsia intra-uterini^ 
cuando dentro de ese órgano no está el punto de partida de la septicemia. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 299 



PRIMERA OBSERVACIÓN. 

L\ Sra. A. T. de G., joven nulípara, de_24 años, dj regular constitución y de 
pelvis bien conformada, al tercer día después del primer parto, que necesitó 
uaa apile Jición de fórceps, sintió un intenso calofrío seguido de calentura ele- 
vadji (33 5), calentura que desapareció á la madrugada del siguiente día. El 
médico que la atendía supuso que se trataba al principio de una ñebre palú- 
dica y le recetó quinina; pero viendo que no desaparecían los accesos, la tra- 
tó como si tuviera alguna inflamación de los ligamentos anchos, igualmente 
sin resultado. Otro médico intervino entonces. Este señor comenzó por ha- 
cer la asepsia de la vulva y de la vagina, colocó un espejo y se encontró con 
dos desgarraduras supurantes en el cuello, las* desinfectó, las cauterizó con 
nitrato de plata y las curó con iodoformo. De la matriz escurrían los loquios 
y no de mal olor. Ese día la fiebre fué menos elevada (39°) y por varios días 
más se continuó el mismo tratamiento hasta que la enferma sanó por completo. 

SEGUNDA OBSERVACIÓN. 

La Sra. A. T. de R., tuvo su primer parto el 27 de Enero de este año. El 
niño estaba en tercera de vértice y en consecuencia el trabajo fué laboriosí- 
simo; fué extraído por el Dr. D. Mejía, en occípito-posterior directa y por 
medio del fórceps de Tamier; nació asfixiado, habiéndose el Dr. Manuel Gu- 
tiérrez, encargado de hacer volver los movimientos respiratorios, lo que lo- 
gr6 por de pronto; pero á las 8 horas el niño murió. Después de la operación 
quedó una desgarradura perlneal de primer grado que fué inmediatamente 
saturada. El estado de la señora era satisfactorio; puedo asegurar que, en 
los límites de lo apreciable, la placenta estiba completa; que luego se retrajo 
la matriz y que propiamente no hubo hemorragia. La partera encargada de 
los aseos se limitó á hacerlos puramente vulvares y nada cuidadosos, de lo 
que resultó que desde el segundo día, después del parto, la temperatura 
se elevó á 39° sin calofrío inicial. Teniendo en cuenta que la enferma padecía 
la influenza, se le prescribió un diaforético; pero como al día siguiente, vinie- 
ra otro acceso térmico, precedido de calofrío, procedimos á buscar la causa de 
la infección. Los órganos genitales, tanto los externos como la vagina, guar- 
daban un completo desaseo, allí de encontraban secos y descompuestos los 
coágulos sanguíneos del día del parto; la sutura del perineo se veía en per- 
fecto estado y después de aplicar el espejo de Fergusson pudimos ver el cuello 
muy maltratado, enrojecido, con varias desgarraduras superficiales supuran- 
tes y la pared vaginal lateral izquierda, una escara, producto de la compre- 
sión por una de las cucharas del fórceps. La matriz estaba aun grande como 
corresponde á ese día del puerperio, dura y no dolorosa. El Dr. Mejía lavó 
el cuello sin extraer el espejo, con algodón aséptico y pinzas; lo limpió per- 
fectamente y hecho esto introdujo una sonda de Doleris dentro del útero 
é hizo una inyección de dos litros. Me encargué yo de hacer las curaciones 
subsecuentes y adopté el siguiente manual operatorio : 

1" Lavar perfectamente con jabón antiséptico la vulva y el perineo. 

2^ Inyección vaginal. 

3** Colocar el espejo, limpiar perfectamente con algodón el cuello y caute- 
rizarlo exterior é interiormente con cloruro de zinc al 10, ^i^ ó solución iodo- 
tánica. , 

4* Introducir la sonda de Doleris sin haber extraído el espejo y lavar con 
dos litros de solución bórica ó de permanganato de potasa. 

86 



300 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



5" lodoformar el cuello, la escara vaginal y el perineo, dejando un delgado 
tapón de gasa iodo formada en la vagina. 

No obstante dos 6 tres curaciones de estas diarias, la temperatura en vez 
de ceder crecía, habiendo alcanzado una ocasión y por algunos momentos 
41°1. El día 10 de Febrero, en junta con el Dr. Gutiérrez, ee practicó un reco- 
nocimiento bajo la influencia del cloroformo. La matriz había involucionado 
perfectamente, su mucosa estaba en buen estado: (el Dr. Gutiérrez extrajo 
una pequeña porción con la cucharilla), no contenía este órgano ningún cuer- 
po extraño, las desgarraduras cevicales estaban casi cicatrizadas y del inte- 
rior escurría una pequeña cantidad de moco semejante al de las endometrí- 
tis catarrales. No era probable que de allí partiera la infección. Examinada la 
sutura del perineo, se vló escurrir una*^ pequeñísima cantidad de pus, que los 
puntos habían reunido superñcial mente; pero que en la profundidad déla 
herida existía un hueco del tamaño de un garbanzo, que secretaba y retenía 
pus. De allí debía partir la infección. Separó el Dr. Gutiérrez los labios de la 
herida, la desinfectó lo mismo que la vagina y el útero y la cauterizó con clo- 
ruro de zinc. Al día siguiente no hubo reacción febril y ya no volví á prcti- 
car una sola inyección intra-uterina, limitándome en mis curaciones al exte- 
rior del cuello, la vagina y especialmente el perineo. Después de 2 6 4 días 
de apirexi,a la temperatura se elevó en la noche dos ocasiones y por último 
la curación fué completa. 

TERCERA OBSERVACIÓN. 

La Sra. de G. tuvo su primer parto sin más accidente que una desgarradura 
perineal, de¡primer grado. Cuatro días después, se presentó un fuerte calofrío 
seguido de calentura, y por espacio de 8 días más siguieron presentádose ca- 
lofríos é hipertermias. Ni la enferma ni su familia dieron importancia á este 
accidente hasta que observaron que la calentura no cedía, á pesar de los con- 
sejos que para curarla, les diera una partera sin título. Entonces al 8^ día de 
infección fui llamado. Encontré á la paciente con 39 8 de calentura, lengua 
seca y saburra!, falta absoluta de apetito, cefalalgia y excitación nerviosa 
considerable. Su intestino contenía un ligero recargo en la ese iliaca. La matriz 
me pareció en una perfecta involución y poco dolorasa á la presión. En los ór- 
ganos genitales externos encontré una desgarradura perineal de primer grado; 
en la vagina no había nada patológico y en el cuello del útero, tres desgarra- 
duras laterales y poco profundas. Tanto éstas como aquellas estaban en un 
estado completo de infección y por el hocico de tenca escurrían líquidos §an- 
guinolentos. Debí^ advertir que esto lo observé usando una valva de Sims y 
después de practicar el tacto pude apreciar, en mi dedo, la corrupción del 
contenido vaginal. Procedí inmediatamente á hacer una completa desinfec- 
ción de las soluciones de continuidad, con sal de bicloruro de mercurio; las 
cautericé con ácid-) fénic o que encontré á la mano y las curé con iodoformo 
sin dejar aplicado tapón de ninguna clase. No hice ningún reconocimiento 
intra -uterino ni mucho menos curación. Al día siguiente la temperatura llegó 
á 38^2; repetí la misma curación y comenzó á presentarse la secreción láctea 
Al tercer día 37 6; al cuarto y al quinto, apirexia completa; al sexto, última 
hipertermia de 38 y después curación definitiva. 

CUARTA OBSERVACIÓN. 

A est^s tres observaciones de gran valor, agregaré la siguiente que me oo- 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 301 

mímico el Sr. Dr. Manuel Nava, entonces practicante de la Maternidad. Se 
trata de una señora que tuvo su primer parto con felicidad para el niño; pero 
con una desgarradura perineal de segando grado; al segundo día se presentó 
calentura, entonces el Dr. Nava le hizo inmediatamente una inyección intra- 
uterina y como con ella no lograra ningún efecto saludable, procedió á prac- 
t'car una raspa; el mismo día de esta operación la temperatura descendió 
considerablemente, pero al siguiente volvió á elevarse á un grado mayor que 
los días anteriores. Enjese estado continuábala enferma, cuando el Sr. Dr. Ba- 
rreiro, jefe de la Clínica y el Sr. Nava, procedieron á hacer un examen con- 
cienzudo aplicando el espejo y se encontraron con que la sutura perineal no 
había dado resultado y además con que en el cervix había una desgarradura 
en perfecto estado de supuración. Desinfectaron ambas heridas, hicieron la 
traquelorafía y una segunda perineorafía y con eso ba8t5 para curar á la en- 
ferma que poco tiempo después fué dada de alta. 

Estas cuatro observaciones creo que demuestran suñcientemente: 1° Que 
muchas fiebres puerperales atenuadas ó graves, reconocen por causa lesiones 
que no están en el interior de la matriz y 2° Que es posible curar estas septi- 
cemias sin intervenciones intra-uterinas. 

Estando estas conclusiones perfectamente probadas y en consecuencia ad- 
mitidas, veamos si de ellas podemos deducir algunas reglas prácticas. Desde 
luego se ofrece esta dificultad: ¿Cómo podremos saber en el caso de fiebre 
puerperal si la infección es ó no es intrauterina? Confieso ingenuamente que 
existen algunos casos, en los cuales hacer esa distinción es muy difícil, y me 
apresuro á decir que en esas circunstancias lo indicado será practicar las cu- 
raciones como si la infección tuviese una fuente en el canal y otra en la ma- 
triz. En la mayoría de las puérperas con infección, un examen detenido y 
metódico de los órganos genitales, puede zanjar esta dificultad. Debe comen- 
zarse desde luego por el examen de la vulva y sobre todo del perineo, esto á 
la simple vista. ¿Cómo examinar la vagina y el útero con sus anexos? Dis- 
ponemos para ese examen del tacto y de la vista. El tacto puede, con evi- 
dencia, damos muy buenas noticias sobre la consistencia de los órganos, sus 
dimensiones, su sensibilidad, etc., y más que nada, sobre estos caracteres en 
la matriz y en sus anexos. Estos últimos datos son de gran importancia, pues- 
to que dan la seguridad de la existencia ó de la ausencia de lesiones anexia- 
les, dato enteramente necesario para el tratamiento y sobre la subinvolución 
6 la involución del útero. Es evidente que una matriz en subinvolución no 
está sana y este solo signo basta para comprender que la mano ó los instru- 
mentos del cirujano tienen que penetrar en ella para destruir el foco infec- 
tante. En el caso contrario, si el útero se encuentra de consistencia normal, 
poco ó nada doloroso y en involución, estamos autorizados para respetarlo en 
nuestras curaciones, tanto más si el tacto nos demuestra algún padecimiento 
poco 6 muy considerable en el cuello ó en otra parte del canal. El dedo, pre- 
via una rigurosa antisepsia, puede penetrar muchas ocasiones (según la época 
del parto) dentro de las cavidades cervical y uterina y reconocer el estado de 
la mucosa, la presencia ó la ausencia de restos 6 de membranas, el estado del 
contenido loquial dentro de este órgano, etc., y así proporcionar preciosas 
indicaciones para el método curativo. Pero el tacto solo ó combinado con la 
palpación abdominal no es suficiente para que el partero se forme una idea 
exacta y más que nada completa del estado de los órganos, que en el puerpe- 
rio han perdido sus relaciones, se encuentran deformados con una consisten- 
cia anormal,' etc., etc. Así se explica que ciertas desgarraduras cervicales, ó 
escaras vaginales ú otras soluciones de continuidad pasen desapercibidas si 



302 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

el partero se conforma con sólo tocar á la mujer. La aplicación de nn espejo 
me parece del todo necesaria para fundar un buen diagnóstico; además de 
que conñrma las apreciaciones á que haya dado lugar el tacto, puede ver al- 
teraciones que éste no había sentido, como son el estado de la superficie del 
cérvix, en secreción, la congestión ó inflamación vecinas y dato de gran im- 
portancia: si existe alguna secreción purulenta ó de mal olor, el punto de 
donde viene, del interior ó del exterior de la matriz. 

Una dificultad con que se tropieza en la práctica para aplicar un espejo es, 
sin duda, la resistencia que oponen algunas mujeres para permitir que, des- 
pués del alumbramiento, se use en ellas de algún instrumento por lo delicadas 
y sensibles que se encuentran las partes en esas circunstancias; pero es muy 
fácü, por regla general, convencerlas de la necesidad de un reconocimiento 
con espejo y como ellas mismas comprenden la gravedad de la enfermedad 
que padecen, el temor las obliga á resignarse. Ahora bien, una vez aplicado 
el instrumento, se puede perfectamente introducir la sonda intarauterina sin 
dolor para la paciente, lo que no pasa cuando se g^ia la sonda* con los dedos 
que tienen que alcanzar hasta el hocico detenca, forzando las partes blandas 
y provocando dolor. 

Con estas pocas palabras queda demostrado que es posible al clínico descu- 
brir el foco de infección cuando se trata de combatir los accidentes primiti- 
vos de la septicemia puerperal, que son los únicos a que me refiero en esta 
memoria. 

Paso ahora á otra cuestión relacionada con las observaciones que he tenido 
el honor de comunicar á esta Ilustre Asamblea: Desde luego si el partero 
comprende que la antisepsia en los órganos genitales sin penetrar al útero, 
puede bastar para dominar la infección, debe abstenerse hasta de las inyec- 
ciones intrauterinas que no tienen utilidad y sí pueden mecánicamente aca- 
rrear productos sépticos al interior de la matrrz. Para hacer estas inyecciones 
se observa el siguiente manual operatorio con cortas diferencias: Elstando 
listos el irrigador con su solución antiséptica y la sonda aséptica, se hace un 
lavado de la vulva y una inyección vaginal, en seguida el operador introduce 
el dedo índice izquierdo solo ó acompañado del medio en la vagina hasta al- 
canzar el hocico de tenca y guiar la sonda, que tomada con la mano derecha, 
se introduce dentro de la matriz llena de líquido y vacía de aire. 

Una vez hecho pasar el líquido antiséptico en cantidad variable, se extrae 
la sonda. Este manual operatorio es deflciente porque expone, como antes 
he dicho, á llevar la infección de fuera á dentro, como exponen los lavados 
mal hechos de la uretra anterior en los blenorrágicos á transportar los gpno- 
coccus á la uretra posterior y á la vejiga. Aquí vuelvo á insistir en la ventaja 
do aplicar el espejo, puesto que una vez colocado el instrumento, puede el 
operador ver perfectamente si el cuello exterior mente ó el hocico de tenca 
están cubiertos de alguna secreción y quitarla mecánicamente con algodón 
montado en unas pinzas antes de introducir la sonda, si existe ahí alguna ul- 
ceración y herida, limpiarla y cauterizarla ant^s de la colocación del instni* 
mentó, no teniendo estas precauciones, el éxito puede comprometerse. 

Un espejo de Fergusson ó uno de los bivalvus no debe emplearse, porque 
después de colocada la sonda, quedaría ésta dentro del espejo, lo que sería 
muy molesto y poco práctico; si se usa de una simple valva no ee tiene este 
inconveniente y además, se molesta mucho menos á la paciente. 

Al referir la observación núm. 2, he tenido especial cuidado de indicar pa- 
so á paso el camino que seguí en todas sus curaciones, camino enteramente 
conformo con lo expuesto, sólo tengo que agregar lo siguiente: Cada ves 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 303 

que colocaba yo el espejo, después de un cuidadoso lavado al perineo y de la 
vagina con la cánula del irrigador, me encontraba con que en los fondos de 
saco existían todavía cantidades de secreción que el líquido no había podido 
arrastrar y que el pus de las ^pturas cervicales era tan viscoso, que estaba 
íntimamente adherido y era preciso desprenderlo con algodón y teniendo 
gran cuidado; esto me demostró la insuficiencia de las duchas vaginales, á la 
vez que me sugirió la idea de las ventajas del espejo. Por último, si no es 
aplicando este instrumento, no se puede hacer curación local ninguna y, su. 
poniendo que las secreciones sépticas vengan de la matriz donde no se hayan 
absorbido, la absorción se hace por estas mismas superficies descubiertas. 

Practic]ida la inyección intrauterina, tal como la aconsejo, es muy difícil 
llevar agentes de infección de la vagina á la matriz, así es que en los casos 
en que el partero no sepa con verdadera seguridad si la hifección parte de 
dentro ó de fuera de la matriz, pueden practicarse estas operaciones como 
medio precautorio. 

La única contraindicación que encontraría en caso de duda, serían los ac- 
cidentes que suelen provocar las inyecciones intrauterinas, accidentes que 
pueden llegar hasta la muerte de la paciente como se registran ya algunos 
casos en la Ciencia; pero estos casos son felizmente tan raros y como si se 
presentan tienen las mas de las veces remedio, no juzgo que sean un motivo 
para prescindir de ese eficaz medio de tratamiento. No opino lo mismo con 
respecto á la raspa; hay casos de fiebre puerperal por infección intrauterina 
que dura más de tres días, y no porque la enfermedad lleve ya más de tres 
días debemos recurrir forzosamente al legrado cuando otros medios menos 
sujetos á accidentes, pueden bastar para dominar la situación. Solamente de- 
bemos raspar cuando la infección tiene su origen en el endometrio y no me- 
nos de tres días de desarrollo. 

México, Noviembre de 1896. 

Manuel González de la Vega. 



INTESTINAL OBSTRUCTION 



BY 



DR. GEORGE W. WOODS, 

U. S. N. Hospital, Mare Island, Cal. 

I commence this paper with the report of a remarkable case, ending fatal - 
ly, which had such a peculiar origin, and so many strange features during a 
period of years, that is must claim, I think your interested attention. I ofFer 
this case not only for its element of unique character, but because of its 
arousing my interest in laparatomy for the relief of conditions of obstmc- 
tion, and inducing me not only to caref ul obscrvatlon in a series of operations 
in the Orient, but tO analyze modem clinical reports bearing on the subject 
with a view to determining 

Ist. What are the most common forms of intestinal obstruction? 2nd. 
What forms are likely to be relie ved by medical trcatment alone, and 



304 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

admit oí delay of this purpose? 3rd. What forms imperaUvely demand 
Burgical treatment? 4th. Diagnosis; 5th. A consideration of the subject 
of the exploratory laparotomy with a view to emphasizing the comparativ- 
ely small danger attending it, in those days of perfect operative technique, 
anaesthotics, and antisepsis; endeavoring to present in brief form, likewlae, 
a general review of the sabject, our present status of knowledge, the viewB 
entertained by those in favor of operative procedure, and those opposed to 
it, and, I trust, demonatrating that the coneensus of opinión, at this period, is 
without important dissent, in favor of early operation in all cases admitting 
of any doubt as to the curati ve possibilities of the usual non-operative treat- 
ment. 
The case was as foUows: 

AN EXTRAORDINARY CASE. 

July !>.>, /.V/y.5.— The folio wing case with which I was associated from 1888, 
until it ended fatally in June, 1895, present features of such unique pecnliar- 
ity, and interest, that I am led to consider it as the most remankable which 
has fallen under my observation in the course of my profesional career. 

The subject of it, was an apprentice boy, who, while attached to the U. 8. 
S. **Alaska" in the summer of 1884, and on liberty at Callao, Perú, was stab- 
bed in a general row between Peruvians and foreig^ seaman, the knife, or 
dagger, entei-ing a lower posterior inter-costal. space, in the axillary Une, 
and ranging downward and inward. Traumatic pleurísy supervened, and 
empyema, and patient was transferred to the Naval Hospital, on the arrivml 
of the ship at Mare Island 

At the hospital he remained some months, and when discharged, had so far 
recovered as to accept employment with a street railway company, aa the 
driver of a horse-car. 

While thus engaged, he sustained acompound fracture of the humeros, and, 
on recovery from this accident entered my employment at Mare Island, 
where he studied pharmacy, and was subsequently appointed an apotheoaiy. 
He was Uiíbu in fair health, ruddy and rosy, having however, achroniccoagh, 
and the abundant sputum caused me to denomínate it a branchorrhoea. 

In 1890, he de veloped symptoms of phthisis in both lungs, with hectic fever, 
and from this date, began to emaciate, and lose thé hue of health. Simul- 
taneously he had excruciating pain in the left lumbar región, and commenced 
the use of morphia, which become a necessity to him, the habit thus es- 
tablished, continuing through the remainder of his Ufe. This región was as- 
pirated, and a considerable amount of pus removed, the cavity closing ap, 
and healing after several months, though pain ne ver entirely ceased. In 1898, 
a swelling appeared in the left groin, which was pronounced, by a medical 
oíñcer tó be hernia, and the patient was sent to me for examination. I pron- 
ounced itto bea psoasabscess, andbelieved it to be buta continuation of the 
processes above, the pus gravitating to the low^er point. On opening it, pus 
flowed froely, and continued to drain away for a long period, eventually 
closing. Pain, however, he claimed to be constantly present, so that the uae 
of morphia was not only kept up, but the quantity of drug augumented. 
At this time he was taking ñfteen to twenty grains per day, and, in conae- 
((uenee, he exhibited all the manifestations and conditions of the yictim of 
the morphia habit to which wcre added those of cocaine, which drug he also 
used in large quantities. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 305 

The last phase oí this case was when he was admitted with peritonitis (?) 
to the Naval Hospital, Mare Island, Cal,, on the 17 th oí March, 1895, his hos- 
pital ticket practicaUy stating *'that he had intestinal obstruction, producing 
colic, the obstraetive condition probably being due to bands oí adhesión re- 
lated to an oíd peritonitas." 

The pains were intense, and the amoant of morphia was continaally in- 
creased to give relief . Calomel, and oil ricini aeted, however, so perfectly in 
oleaning the bowels, and expeUing flatus, that after 48 hours patient seemed 
convalescent, and it was considered a good oportunity to redace his daily 
allowance of anodyues, and attempt a cure of this pemicious habit. The system 
known as the *'Soteris*' was therefore instituted, and maintained with dif- 
ficulty, and great opposition on the part of the patient f rom the 20th of May, 
to the 2nd of Jone, and was fairly successful, but on that date, the colic 
symptoms retumed, and no treatment seemed te overeóme the obstínate 
constipation, the pains, now that no anodynes were given, being excrucia- 
ting, and the stomach very irritable. 

On the 12th of June, he was extremelly weak, and suífering from singul- 
tos. On the 13th, nauseated, abdomen swollen and tymphanitic over ascend- 
ing and trans verse colon, and in the evening of that day, and in the moming 
of the 14th, there was stercoraceus vomiting. The absence of tympanitis 
over the descending colon, showed the obstruction to be at the point where 
the transverse colon becomes the descending, the originally located seat of 
trouble, and an operation seemed to be imperatively demanded. So, after 
consultation with my medical associates of the hospital, and station, it was 
determined to opérate without delay. In preparation for the operation, mor- 
phia was hypodermatically given before the administration of the anaesthe- 
tic, and when well under the influence of the latter, an exploratory laparo- 
my was performed. The complete details of the operation — conducted under 
strict antisepsis — are unñecessary. Suffice it to say, that although the gut 
at the point previously diagnosed as the seat of obstruction was found to be 
matted and held by organized lymph — which was ruptured — no stricture 
couldbe demostrated here, or in course of descending colon; and, as patient 
was evidently sinking, an artificial anus was hastily formed, and the abdomen 
closed after thorough antiseptic deansing. 

At the moment of concluding the operation, the patient, however, suddenly 
passed in a state of complete coUapse, and although every means was em- 
ployed to revive him. he died on the table. 

The revelations of the autopsy are of^ntense interest as illustrating the 
lengthy development, and strange pathology of this case, and I quote the 
report in full. — "All the intestines found to be distended, except the des- 
cending colon, which was empty. At the point where the transverse be- 
comes the descending colon, the seat of matted bands of lymph, the large 
intestine was found adherent to the diaphragm, and, en dissection, the colon 
was found to project through a traumatic opening into the thoratic cavity, 
so by the flexión and adhesión of the intestine, the calibre of the gut was al- 
most obliterated. An oíd abcess was found in the Erector Spinae muscle, 
with a posterior opening, which has completely disintegrated this muscle of 
the left side. The left lung was adherent throughout its entire extent, and 
the right in its upper portion, and small vomicae were found in both lungs 
with much tubercular deposit." The scar of the stab wound, the origin of all 
the trouble, was found low down, posteriorly, in the left axillary Une, nearly 
corresponding to the opening in the diaphragm. There is no doubt that the 



300 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

wound involved the Erector Spiuae muscle, the diaphragm, and sheath of 
the Iliacus muscle, which, at first healing, subsequently reopened, permit- 
ing the purulent contents of the pleural cavity to penétrate the mosciüar 
substance of the Erector Splnae. and sheath of the Iliacus, and by distend- 
ing pressure, enlarged the diaphragmatic opening, thus permittinga hemial 
protusion into the chest. 

Intestinal obstruction is of course any condition which mechanically prev- 
ents the passage of intestinal contents, but it is more conveniently stadied 
as apart from strangolated external herniae, and, even in this restrícted 
Isense, is it a subject embracing a most extensive consideration of pathology, 
and anatomical structural relations. presenting even in its simplest forms, 
obscurities and difficnltles of diagnosis, and is characterized, where neglec- 
ted, or not wisely considered by the extremest perils, in medical and sorgical 
treatment, in either its acute, or chronic forms. Its frequency is greater 
than is generally admitted, Hensen calculating that out of every one han- 
dred thousands individuáis, 5 to 10 suffer from the affliction, and one in every 
three to ñve hundred deaths, is attributable to this cause. TheGuy's Hospital 
records of fourtecn years show that one-fourth per cent of the deaths were 
attributed to intestinal obstruction. 

' The most important división is into the acute and chronic forms, the first 
being abrupt and alarming in its onset, and due to some narrowing of the 
colon abo ve the ilio-coecal valve; and the second, a condition of gradual 
developmsnt, and generally belonging to the period of advanced age, though 
the chronic may develop into an acute stage. 

Of the acute forms we have as a common enumeration : 

Ist; Congenial conditions, as constrictions, or malformations. 

2nd; Foreign bodies introduced through stomach, or formed in the in- 
testinal tract, or gall bladder, and discharged through the düct, or by nlcer- 
ation. 

3rd; Yol vulus, twisting or displace ment of bowels, both large and small 
intestines. 

4th; Internal strangulation by loops, bands, false membranes, diverticula. 
mesenteric ponches, slipping of portion of intestine into any opening, natural 
or otherwise, diaphragmatic or mesenteric herniae, etc. 

5th; Invagination caused by worms, polypi, long mesentery, enteritis and 
colitis, etc. 

Of the chronic condition as a cause we have, 

Ist; Foecal impactions, as a sequel of constipation, and often t<he result of 
lead-poisoning, and adynamic or paralytic condition. 

2nd; Stricture of the bowel often cancerous, or due to ulceration and gen- 
eral inflamatary condition. 

3rd; Compression of the bowels from tumors, either morbid, malignant, 
or tubercular. 

4th; Contractionof bowels from inflammatory changes, often tuberculouB, 
causing thiokening of intestines, or compressing bands and diverticula, fre- 
quently resulting from operations on the pelvis viscera. 

Thesc conditions may occur at any age, but in middle life, chronicc onstipa- 
tion, and obstruction from gall stones, and morbid growths are most com- 
mon, and in advanced life thickened intestnies with constrictions are most 
fjcquently encountered, while invagination belongs to childhood, or yonth. 

Thií following table gives asummary of recent and important statistic aa to 
tlie causes of intestinal obstruction, derived from widely varioua soarces of 



OOKGRÉSSO MEDICO PAN-AMEROANO 307 

record, and based on clinical reporta of 660 cases, embracing eight principal 

oondiUon. 

Volvulns 66 

Bands 237 

Foecal impactions, foreig^ bodies, etc 66 

Tnmors 82 

Stríctore 47 

Matting together of intestinal coila from pe^- 
itoneal and cancerous diseaae producing 

conatiictions 23 

Intoaanaception 149 

Meaenteríc hernia 1 

Total 660 

From thia aggregate record, it wiU be seen that 36 per cent of all cases 
have had the obstruction in the form of a constricting band, and the resnlt 
of either idiopathic peritonitis— very rare — or traumatic inflamation follow- 
ing operations on the pelvis viscera demanding secondary laparatomy, and 
next in order of freqaency come intussusception, tumors, volvulus, foecal 
Impaction, stríctore, and inflammatory matting together of intestines, which 
la bat another form of band constríction. 

This leads me tothe second consideration of the subject. 

What forms are likely to be benefited by medical treatment alone, and 
admit of delay? but, before this is presented, the subject of diagnosis must 
be reviewed. 

An eminent wríter on the subject of intestinal obstruction, a number of 
years ago, made the statement that ''the ad vanees in operative surgery have 
outatripped those of diagnosis;" and it is as true today as then, when we 
find ourselves, in the eamest endeavor to make a correct and unimpeach- 
able diagnosis, confronted with equally insurmountable obstacles. It is now, 
aa ever, a condition of mysteríes, rendering the Surgeon often wellnigh des- 
perate in his efforts to come to any satisfactory conclusión, in which he can 
be assured that all error has been eliminated. 

The symptoms common to all cases of intestinal obstruction. whether 
acute or chronic are localized pain, vomlting, constipation, and abdominal 
diatenaion with finally, collapse. There is rumbliug in the intestines, with a 
constant desire to go to stool, nothing passing save wind and lumps of in- 
durated foecal matter coated with mucus and blood, when the obstruction is 
not absoluto. 

The vomiting appears early, more particularly copious and distressing in 
the acate form; flrst food, then hile, succeeded by bloody liquid, and fluid ap- 
parently mixed with coffee grounds — altered blood — regurgitating without 
violent retching, or pronounced nausea. Finally, the emesis becomes ster- 
coraceous, and if relief does not come, the patient f ails rapidly, or gangrene 
and peritonitis supervene, and the case becomes chronic, with death in a 
átate of collapse. 

Theae aymptoms belonging to the acute form, almost exactly correspond 
to those of strangulated extemal hemiae, which condition must first of all 
be eliminated, and in succession every other possibility must be carefully 
conaidered, for which the accompanying diagnostic table may be found use- 
fol, which is but an enumeration of the different forms of obstruction with 
the principal symptoms pointing to these special conditions, and an attempt 

87 



308 CONGRESO MEDICO PAN-AMEMOANO 

at analysis. It aeema fairly clear, and defínite, but I f ear it may not be íoimd 
so lucid, being face to face with the real emergency, when we may aimply 
be able to determine whether the condition is an acate ene demanding ae- 
tion, and immediate action, or death must speedily ensue; or, on the other 
hand, admitting of some delay, or procrastination: in all cases being goided 
by a careful review of clinical experience, and study of the case exercisiiig 
supreme judgment, and calling to one's counsels, all that can be obtained of 
trained talent within the radios of one's professional assodations, for under 
no circumstances is a consultation more imperatively demanded. 

From a careful consideration of the subject from every point of vlew, and 
a study of the appended, or other diagnostic table, we shonld be able to 
make such a decisión as will elimínate with comparative certainty all obs- 
tructions save those due to peritoneal bands, loops, matted coils, mesenteric 
and omental herniae, and volvulua which generally defy poaitive diagnosis, 
under any circumstances. 

The second inquiry may now be presented as to what f orms of obstmetioa 
are possibly to be benefíted by medical treatment, or manipulation, at least 
temporarily, and they are: 

Acute Chronic 

Volvulus, Foecal impaction, 

Strangulation. Lead poisoning, 

Adynamic conditions, 
Cáncer of rectum. 
The third consideration as to what f orms generally demand surgical treat- 
ment may be answered: 

Acute Chronic 

Gall stone impaction, Stríctures, 

Foreign bodies, calculi, etc.. Cáncer of rectum, 

Volvulus, Congenial conditions, 

Peritoneal bands, loops, slits and 

diverticula, etc., 
Intussusception . 
The fourth consideration is, what forms admit of , at leats, brief delay only» 
while employing medical, or mechanical measures, before resorting to oper- 
ation; these are: 

Acute Chronic 

Volvulus, Neoplasms. 

Intussusception , 
Foreign bodies, calculi, etc., 
Intemal herniae. 
Fifthly ; what are those conditions in which time spent in tentative, or ex- 
perimental measures, is generally a dangerous delay? to which we answer 

Acute 
Volvulus, 

Petitoneal bands, etc., 
Forms of intemal herniae., 

and sixthly, we consider the subject of diagnostic examinaUon 
We must fírst assure ourselves that an obstruction exists, and detenniíia 
whether the case is acute, or chronic: the latter admitting most generally of 
delay, and the former demanding immediate attention, and rapid deciskm. 

We percievethata satisfactory diagnosis can be made outin a fair propor- 
tion of casos— Volvulus the single great exception— and, ''for praotioal por» 



OONQRESO MEDICO PAN-AMERICANO 309 

I," Professor Pitz says, we may condude that we have a volvulns of 
iKtge intestine, a strangolation, or impactíon, in small intestine, either g^ll 
Otones, foreign bodies, enteroliths or foecal matter. 

That if pain is acate, and course rapid, the vomiting early, and severe, and 
abdomen qnickly diatended, with uiine scanty, and indican in excess, the 
small intestine is involved; while constipation, slowly developing tympa- 
nitís, vomiting a later symptom, or not as all, and pain sub-acute, with con- 
stitational symptoms not profound, point to chronic obstruction, and gen- 
erally of large intestine. 

In malring the diagnosis, investigation, and exploration shonld carefnlly 
determine the presence, or absence of fever (peritonitis local, or general) 
abdominal tendemess, localizing it, localized pain, or tendemess, complained 
of by patient, or any seat of distress being most important, especially in 
intnasasception. 

Examination most also be made of rectum and sigmoid flexure, and the 
whole of large intestine, by enemata of water under pressure, or insufflation 
of hydrogen gas, or air, and in doing this, patient can generaUy determine 
the point which is reached by the fluid or gas. 

Professor Fitz states that the capacity of the colon shonld be determined 
under anaesthesia, and is generally about six quarts and that in its explora- 
tory, as well as therapeutic use, the column of water should have a height of 
20 feet for adults, and for children six feet, and should be employed early 
before intestinal gases accumulate. 

The extremity of the intestinal canal, from anus to signoid flexure, must 
also be explored digitally, or by means of rectal elastic bougies stiíf ened, if 
need be, by wires, this being the chief seat of strictures, and carcinomatous 
growths. In this seat of disease, the rectal Instruments of Kelly will be found 
of great service. 

Unless a positive diagnosis can be made out of a mechanical obstacle im- 
possible to be overeóme, the instructions usually are that patient should be 
qoieted with anodynes, allowed no food, and but little drink, and if relief is 
not quickly obtained, should be anaesthetized, and copious warm enemata of 
water, or oil, continuously administered through a long tube with patient in 
a position to ensure an upward current of the injected fluid. This may be 
repeated many times, being supplemented by the mildest laxitives, such as 
castor oil, and sulphate of magnesia. This treatment should altérnate with 
fnll inflation by air, or hydrogen gas— most valuable in intussusception— and 
massage most be employed. If nausea, and violent peristalsis exist, lavage 
of the stomach, as recommended by Kussmaul often gives remarkable relief. 
This treatment should be altemated with the massage or taxis, which may 
be of even a somewhat violent character, the body being tossed around and 
even inverted, with a view to relieving invagination, displacements, the con- 
striction of bands, omental, or other intemal hemiae, aided by repeated 
injections, always to be made with the pelvis elevated; andas a further aid 
to relaxation, and relief of pain, an occasional inhalation of some anaesthetic 
may be given, and belladona ointment applied by inunction to the abdomen, 
to which hot fomentations may also be applied, or hot poultices, one of hops 
being very grateful. 

Dmring this period of active eífort, food and drink should be prohibited 
save in small quantity, beef tea and cracked ice with a little brandy being 
preferred. Painfol meteorism may be relieved by puncture with a small 
trocar, and cannula, and the administration of metallic mercury has been 



310 CONGRESO MEDICO PAK-AMERICANO 

much lauded, especially in intussusception, and volviüus, but pnrgatívea are 
condemned by all practitioners. 

Opium and laxatíves, and electricity, are especially commended in gall 
stone impaetion. 

The usual advice is not to continué this treatment beyond three days, and 
not so long if patient obtains no relief from symptoms: in 13 cases however, 
recentiy reported by Sajous, the average time elapsing before operation, after 
development of symptoms was 5¡^J days, and in one case 12 days, an excep- 
tional périod, considering the successful results reported. On the slightest 
signs, however, of a tendency towards collapse, at any period, patient mnst 
be re vi ved with morphia, and stimulants, and a surgeon summoned, or con- 
sultation demanded, with a view to laparatomy. 

This is the status of medical treatment up to and within the present period, 
embracing catharsis, injections, taxis, and manipulation, which are adaptad 
to all chronic cases, and to acute cases in the earlier stages, until the period 
arrives when a diagnosis can be perfected, or these tentative therapeutic 
measures which have been employed, are found to be useless, and mecha- 
nical obstruction incapable of being overeóme is unquestioned; then, withont 
delay, an exploratory laparotomy must be performed, for which life saving 
operation, every physician shoul be prepared, and able to assume tíie role of 
surgeon, as he should be ready, ou imperative demand to make a traeheotomy, 
or an arterial ligation. 

It's advocates emphasize persistent medical, and mechanical treatment as 
a duty, when by pursuing it for a reasonable time and in the interpretation 
of the term reasonable lies the dangerwith a view to avoiding operation, the 
patient's safety is not thereby jeopardized, supportíng their opinión by 
reference to many cases, apparently hopeless, which have recovered iinder 
the designated or similar treatment; and, although modem surgery has only 
reduced the mortality to 70 per cent of all cases, withont surgical interferenee, 
it is placed at 95 per cent. With these convincing statistics — which are becom- 
ing more favorable yearly for the advocates of operation at an early stage 
recentiy being put at 68 per cent. — What wonder that Treves, the Néstor of 
the subject of Intestinal Obstruction should say, *^ Laparatomy is the only 
curative measure;" or that Greig Smith should echo his words, and add, the 
emphatic opinión as to the majority of acut€ cases, ^* operation is indicated 
as clearly, as when confronted with a bleeding carotid." 

Of course some treatment must be instituted, and pursued with a view to 
the happy accident of reiief, or while an atiempt is being made to perfect a 
diagnosis, but such instructions as ^^do not opérate until the 3rd, or 4thday/' 
^ ^continué treatment and taxis persistcntly for 36 hours" are mis-leading, 
and a fatal wrong to the patient. Such procedure as is instituted, must be 
emphasized as 6ri>/, and, if no relief follows, save in cases of extreme chro* 
nicity, should not be extended, generally beyond the hour, certainly not 
pursued for more than a few hours. 

These remarks lead to the seventh and ñnal consideration: Laparatomy as 
an exploratory or diagnostic measure, which may be extended so as to expose 
the whole field of operation, and give the opportunity of relieving any ob- 
structing condition within the abdominal cavity. 

Senn says ^*From the beginning all cases of intestinal obstruction are snr- 
gical, and should be eonsidered in the same light as extemal strangnlated 
hemiae; " and while recommending irrigation of stomach, gaseous, and liqnid 
injections, taxis, and massage to a modérate extent, in ñrst stage, enjolns 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 311 

operatíon when positáve or approximate diagnosis can be made out, or 
treatment gives no encouragement. This is the best advice, and what modem 
snrgery teaches; although a recent writer, James M. Barton M. D., Surgeon 
to «'Jefiferson CoUege Hospital," and ^^Philadelphia Hospital," Philadelphia, 
Pennsylvania, goes farther even, in coonselling immediate operatíon, and 
presents this opinión; '4t is not well to spend valuable tíme in attempting to 
diff erentiate among the canses that may produce intestinal obstructíon. It is 
enongh to know with certainty that the intestino is obstructed, and the obs- 
traction is not due to foecal impaotion." 

In additíon we have the authority of nearly every modem surgeon, almost 
witbout ezception, that exploration of the abdominal cavity, with proper an- 
tiseptic precautions isattended withlittíe danger — absolutely none-super-ad- 
ded to pathological conditíon — save when fatal delay has preceded the ope- 
ratíon. So nearly universal is this'opinion, that, to give supporting testimony, it 
would be necessary tb mention almost every man of surgical eminence in the 
wide worldi 

A recent eminent writer reeording a fatalcase of compression by bands, 
brought to him too late — informatíon of the pathological lesión being obtain- 
ed post-mortem — writes thus; "in so many cases delay means death; and 
yet the danger of exploratory incisión is infinitesimal, comparatively simple, 
in the early stage, before inflamation is established, when the finger or even 
the hand, can be freely passed aroimd the abdominal cavity without impedi- 
ment, or embarrassment, caused by distensión or stickiness, and the operatíon 
oompleted in a few minutes, preventing the necessity later of an enterotomy." 
And again, "in laparotomy, we endeavor, by an intelligent co-operation 
of brain and sense, (1) to discover the lesión, and (2) toremedy it. When 
the operatíon fails, it is generally due to one of the folio wing causes: viz: (1) 
delayedinterference; (2) pathological conditions irremediable from the ftrst; 
(3) inability to discover the lesión a not very common ocurrence." 

On the other hand there is still a large school of general practítioners, in 
all countries, opposed to operatíve procedure in the cases, and even the emi- 
nent Joseph Hutchinson of London, a man of vast experience, great skill, 
and abundant success, says "he would be inclined to letthe few go rather than 
interfere surgically, even in the forms of external hemiae." So confident is 
he of the fatal character of abdominal surgery for the relief of obstructíve 
conditíons, belíeving that the risk to lif e is thereby augmented, he concludes 
that "if it should ever become the common practico to opérate early, without 
exhansting all other means of relief, the fatality in these cases would be 
greaüy increased or words to that effect. These statements seem so at va- 
riance with our present opinions, one is inclined to the belief , that coming 
from such a source. Doctor Hutchinson must have been misquoted. 

Dr. Hutchinson advocates after an experience of 23 years in the London 
Hospital, taxis in all cases of external herniae, and intemal obstructions, and 
**/orci6íe taxis" at that, with vigorous abdominal manipulation, inversión, 
rolling of body, enemata. 

He does not oppose laparotomy when the operatíon is unquestionably de- 
manded, but objects to too early a decisión in favor of the knife, as, in his 
experience, the most acute and alarming cases often get well without opera- 
tíve interference. He regards "intus-snsception as the only precise lesión 
which can positívely be determined, and the diagnosis of all others must be 
admitted by every candid surgeon to be an utter impossibility." 

We can accept Dr. Hutchinson's restricted limit to our powers of diagno- 



312 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

sis, but clinical reports do not sustain his faith in medical, meohanioaly and 
associated treatment alone, ñor do they give the same exceptional story of 
success as in his London experíence. 

In the treatment of intestinal obstruction from the earliest period oí Medi- 
cal and Surgieal Records, at leastfrom the time of the ancient Qreek Sohook, 
there has been a want of satisfaction wíth anodynes, fomentations, emetioa — 
not without benefícial effect after the in&nneTotlavage — enemeta, inflation— 
by air, per amum, which dates from the time of Hyppocrates — and the em- 
ployment of other ancient and time-honored methods, such as versión, and 
various forms of rough manipulation, which have been the canse of crael 
disappointment; so that, even before the dawn of Sorgery in onr modem 
sense, centuries before the Christian Era, Prazagoras, an inspired Greék, 
advised the abdominal section for the relief of what was then termed the 
^'Iliac Passion," and incisión with removal of foecal, or other contenta, and 
closure of g^ut and abdominal wound by sutures; but wehave not the history 
of his counsel being heeded. Surgery of tMs character was, however, not 
such a startling novelty as it might seem even then, for the Lydian Kings, 
are said to have spayed theír fav(yríte8 that they might contribute un-inter- 
ruptedly to the royal pleasure. 

Two hundred years ago a Bavarian <<sow-gelder" is said by Boerhaave to 
have spayed his daughter because of her lewdness, and in the surgical annals 
of the seventeenth and eighteenth centuries, there are scattered records oí 
surgical operations on the abdomen, and abdominal viscera, induding a snc- 
cessful case by Schacht, in which the eminent Surgeon Nuck advised opera- 
tion, this was a case of volvulus, and is peculiar for the application of wann 
milk to the intestines during the '^un-ravelling." 

In modern days, almost within our own period, at the dose of the F^neh 
Revolution, when abdominal surgery, as we accept, and imderstand it, did 
not exist, a young French Military Surgeon backed up his opinión with so* 
tion, and actually performed a successful abdominal saction for volvulus, npon 
the Baroness de Lente, being generously rewarded by a pensión, whioh he 
lived, however, but a brief period to enjoy. This case is fully recorded in a 
foot note by Bonet, in his edition of the work of Barbette. Let us do honor 
to this young surgical pioneer, as the flrst laparotomist in the annnals of onr 
era, whose operation was discussed contemporaneously and later, by Frenoh, 
and other Surgeons, with a general, although not unanimons, verdict against 
such operative procedure. 

Not many years later just before the beginning of this ninteenth centory, 
a wonderfully endowed surgeon of these United States, who thought for him* 
self, and put his grand and original ideas into forcé Dr. Ephraim MoDowellof 
DannsviUe, Kentucky, successfully performed the abdominal section for Ova- 
rían tumor, and ovaríotomy became an accepted operation for disease oí the 
ovarles, the greatest boon ever aceorded surgicaUy to the female sex. It's 
importance, however, was not fully realized, or its practice established for 
more than ñfty years; but, early resort to this operation is now the invaria- 
ble rule in these later days of the century, and the mortality has been redu- 
ced to from 6-10 p. c. 

PoUock writing 25 years ago in that great though somewhat venerable en- 
cyclopaedic work, ^^Holmes' System of Surgery," urges early aotion when 
operative interference is demanded in obstruction of the intestihes, and claims 
failure to be due to waiting too long, until peritonitis is established. He says 
^'the wound of the peritonoum is the minor evil that it is not the operatíon 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 313 

which destaroys liíe, but that when a patient saffering from obstruction dies, 
after operatíon, death is more probably the result of peritonitis produced by 
the obstraction, than to be atfoibuted to the effects of the knife; " an opinión 
in adyance of his times, but soon to be heeded, for this was the period of the 
advent of that great man to whom we owe the so ealled praetice of ' 'Liste - 
rism." 

It most not be forg^tten that to him, with whom this term is associated, 
we owe our ability to perform the operations of abdominal surgery with sa- 
íety, and efficiency; primarily, to our possession of anaestheties, and secón- 
daríly to the teachings and example of Joseph Lister, F. R. C. S.— though 
perhaps this great benefactor might be conceded the fírst place — to whom all 
do honor, save a small disreputable minority lagging behind in the triumphal 
march of snrgical progress. 

Even with the safe-g^uards of asepsis, and antisepsis, the opening of the 
abdominal cavity, however, most not be considered a trivial matter, and save 
as a necessity, it should be in the hands of a skilled operator, though not to 
be avoided because of want of experience, in this generally denominated 
specialty; bearing in mind ''that we opérate without full knowledge of site 
and natore that the seat is not visible, very rarely tangible, and in many cases 
can only be inferred with a high degree of probability from rational symp- 
toms." 

The case being conceded to be a serious and alarming one, let this be our 
praetice. Anaesthetize the patient, make a caref ul examination of rectum, 
and abdomen, employ the means pointed out as proper therapautic and me- 
ohanical treatment, and if a diagnosis cannot be determinad as indicating a 
condition of safety, or the vital powers are being threatened, opérate without 
delay, being assured that a continuance of such treatment without relief 
must be prejudicial to the patient, diminishing the chances of benefít 
from operation; remembering that the weight of evidence, experience, and 
advice, is on the surgical side; that gynecologists, with their overwhelming 
experience deny that abdominal section is of itself dangerous, which is clearly 
proven by the trivial mortality recorded in their countless operations; and 
we have therefore the right to conclude that operation for the relief of intes- 
tinal obstruction is, in no sense, agraver surgical procedure than those of the 
g3rnecologÍBt which he encounters daily, and it's greater mortality is due to 
the fact that the rule, or practico, has been, to wait too long before perform- 
ing what Jacoby calis "the timely operation" when it is the only rational 
oourse to pursue; but let every medical man, surgeon or physician, be pre- 
pared to undertake the necessary operativo duty, and not as Greing Smith 
says "consider it no discredit to sit Isy with folded hands whlle a patient is 
dying from an intestinal strangulation." Most probably a patient was uever 
injured by too early an operation, while our clinical records are startlingly 
crowded with cases wherein we read those saddest of words "too late." 



314 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



le 



'i 



5 * ' ¿ &a| 

a^lü 5 ^ ir o 






L 



-lllíl 



E S 8 



iiilPliÉ llií 



líl 






3^3 
3 

n 

Jí 



. s 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



315 




316 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



O 



< 

D 

Li. 
O 



Se 



gg 
5 



¿Í;É^-Í|áS 11*1 






■s"HI^b|£ liltiiH ^ 

S o 



_1 



3S 
si» 



^ -I 






SS|Í 

|fl3 B a 



í| 






llíl 



3|l==Íl3 



ü 



1- s 

O 

z 
o 
< 

Q 









s B H a 






ti 



OONQBBSO HBDIOO PAN-AMERICANO 



lili I 



11 |1É|1* 

|lilji^if 

i 

J! 



il5ilí|ii;í=l 

111 iiii lililí 
°i I i 

Í5 



.I"!: !síi 

f-g E-g^ gilí 

•llíllllli 

|ii 

lis 






i: 



lii:il!;lhll!l i 



318 



OONOHBSO HÜDICO PAN-AMEBIOASO 





2 

i. i 

M 

si 

o 

z 

Q 

1 


p 


liHIiiüit 

iiíi!ii¡ilfii 

ililíllilllll 


íüliiii 

¡íini 

lilflllll 


li 


i 


í 


1 


1 

e 
1 


1 


la 


lilii! 

líiüiii 


iiir. 

lililí 


t- 


lÜ'i 


11! 


í 


#1 




1 


= í 


•i 


ii 


iíi 


|5p 


i 


11 
1» 

pi 


1 



CnNOBESO MEDICO PAN-AHGKIOAIIO 



319 



MU 
1 illf 




1 




¡im¡ 


siiilíi 


i 




s 


8 


S 










I 


1 


1 




íiiifii 


illiiil 


lililí 




lilÜ!!! 
llEfUli ! 






ÜÉií 


li 




mili 


lililí 


u 












m 


! 


|llll?l 




= i 


a "í 




|s'^ 


íi|s 


l'É 




5 i i ¿ ¿ 


e 




II 


Jilsil 


1 





320 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



mm is i CAUSE iiF ñmmm m smiim 



BY 



Benson, Arizona. 

In all ranks of lifc there are two well marked forms of senile decay; and 
every one will at once, I think, recognize the truth of the foUowing graphic 
sketch by Paget. 

''Some people, as they grow oíd, only seem to wither and dry up, sharp feat- 
nred, shriveled spinons oíd folks, yet withal wlry and tx>ugh, clinging to Ufe, 
and letting death have them, as it were, by small installments slowly paid, 
sachare the ''Lean and slippered pantaloons;" and their shronk shanks 
declare the prevailing atrophy." 

Others — ^women more often that men — as oíd and as ill nourished as these 
make a far different appearance. With these the first sign of oíd age is that 
they grow f at; and this abides with them till, it may be, in a last illness sharper 
than oíd age, they are robbcd of even their fat. These too when oíd age sets 
in, become possy, short-winded, pot-bellied, palé and flabby ; their skin hangs 
not in wrinkles but in roUs; and their voice instead of rising towards child- 
ish treble, becomes gruff and husky. Now these classesof oíd people may re - 
present the two forms of atrophy. Atrophy by decrease, and that by degene- 
ration of tissue to which we shaU fínd nearly every part of the body liable. 
Qiven an obese woman we will fínd an excessive accumulation of fat in the 
adipose tissue hindering and fínally rendering impossible the f unctions of the 
varióos organs of the body. The distribution of this accumolation of fat is 
seldom uniform being sometimos in one and sometimes in another. Particular 
organs may be greaüy encumbered while others experience very litÜe impe- 
diment. 

But there is a dose relationaship between the condition of the intemal ca- 
vities and that of the subcutaneous areolar tissue, so that an eztensive ac- 
cumulation of fat beneath the skin may be accepted as sufficient evidence of 
a similar internal burden. Under normal physiological conditions of nutrition 
the adipose tissue of the body stores up only that amount of fat which is ne- 
eded f or the continuous supply of f atty matter to the tissues of the body. In 
the absence of a sufficient quantity of such nutriment f rom the daily food 
that is supplied to thejindividual, adipose tissue is present or may be formed 
wherever there is connective tissue, except in the lungs, spleen, sheath of 
the penis, and in the brain. In the normal condition it forms aboutonetwen- 
tieth of the total weight of the body. At;cordlng to Lyman the physiological 
store of fat is normally recruited from the fats, that enter the circulation 
either in the form of an emulsión or in derivative combinations forming gly- 
cero-phosphoric acid, fatty acids, and soaps. A portion of the fat is held in 
solution by the soaps that are formed through the action of fatty acids upon 
alkaline bases in the small intestines. Glycerine and the fatty acids are pro- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 321 

duced by the action of pancreatic jnice and bile apon fat. The liberated gly- 
cerine entera into combinationwith phosphoric acid that has been displaced 
from the alimentaryphosphatesby the hydrocholiric acid of the gastric jnice. 
Thus formed the diffnsible glycero-phosphoric acid and soap pass readly into 
the general circulation, while the emulsiñed fats flnd their way throngh the 
lacteals and the thoracic duct into the venóos cnrrent of the blood. 

Reaching the tíssues, the glycerine and fatty acids are reallyoxidized while 
the stable emnlsiñed fats are deposited in the adipose tissne for a more gra- 
dual disintegration. If fat beintroduced into the system beyondthe capacity 
of the soaps and other alkaline salts to hold it in solution the surplos remains 
suspended in the form of minute oil glóbulos giving to the circulatory fluid 
an oily appearance. This excess constitutes what Is termed lipaemia. Under 
snch circum3tances at the ordinary rate of oxldation within the tissnes the 
surplus fat cannot be oxidized and it accumulates in the cells in and around 
the uterus, ovarles and other organs and adipose tissnes. When the supplyof 
fat in the blood istoo great to be disposed of by immediate oxldation or by 
deposit in the adipose tissue it must flnd its way out of the body. The seba- 
ceous glands of the skin excrete excessively henee that disagreeable greasy 
appearance tbe hair and skin and eruptions of eczema and acné in the anae- 
mic and victims of irregular menstuation. Among the causes of obesity Bou- 
chard has noted excess of eatingand drinking in about 40;í^ of the cases in 
about37% there was a defíciency of exerdse; but in 20% the exercise was 
extraordinary; and in 10,% the quantity of food was less than the normal 
amount. Hereditary influences play a very important part in the evolution 
of obesity, 50% of such cases being due to this cause. Hereditary influences 
that predispose to arthritic disease retardation of nutrition due to rheuma- 
tism, gout, gravel, biliary lithiasis, asthma, acid dyspepsia, and kindred di- 
seases. Throngh many successive generations these diseases may be traoed 
either associated at the same time in the same subject or occurring in alter- 
nation with each other leaving numerous obese and sterile women in their 
wake. 

The preponderance of opinión is with the idea that more frequently an ex- 
cessive amount of adipose tissue is caused by the ingestión of saccharine and 
starchy food than by the consumption of fat, in many cases it can be traced 
to acid dyspepsia, since the action of the pancreatic juice is greatly impeded 
by excessive acidity in the small intestine the fats are than absorbed in the 
form of an emulsión instead of being split up into glycerine and fatty acids. 

Emulsifíed fats have a great tendency to become more or less permanently 
stored up in the adipose tissues, and favored by sedentary habits, malt 11- 
quors, etc. Lyman says that the development of anaemia and obesity is fa- 
vored by small but frequent losses of blood; the diminished current of blood 
cannot transport a sufficient amount of oxygen, the exchanges upon which 
nutrition is dependent are consequently retarded and obesity developed. In 
like manner the disease frequently accompanies pregnancy, excessive mens- 
truation and lactation especially if the patient leads a luxurious life and gra- 
tifles an appetitee for alcoholic beverages and s^eet articles of diet. An in- 
sufficient oxidation of that in the tissues has been made prominent as one of 
the causes of obesity. 

As a consequence of obesity the intemal organs like the uterus tubes and 
ovarles, kidneys, and the páncreas, may be completely burled in masses of 
fat; the liver is enlarged its borders lose their sharpness its color is palé and 
oil oozes from an incised surface; the hepatic cells are engorged with fat, but 



322 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

they are not in a condition of fatty degeneration and the connective tíssue 
by which they are surrounded is not invaded by fatty partióles. The secre- 
tion of bile is greatly diminished and the gall bladder and large ducts are 
citen f ound empty or eontain nothing but mucous. The Diaphragm is f oroed 
upward by the immense masses of adipose tissue that erowd the abdominal 
cavity. The thoraelc cavities are also diminished by the presence of fat in the 
mediastinal spaces and under the perieardium and pleura; a proper expan- 
sión of the longs is thus prevented lessening the amonnt of oxygen g^ven to 
the blood and thereby increasing the existing condition owing to minute par- 
tióles of undissolved fat the amount of oil in the blood may be four or fíve 
times greater than it should be or fíve or six parts per thousand of the circu- 
latory fíuid. The amount oi haemaglovin in the red blood oorpusoles is also 
diminished though the number of oorpusoles do not faU below the normal 
Umit. 

The blood oannot take up and transport a sufficient supply of oxygen un- 
der such oonditions and consequently a sense of breathlessnes wheezing, etc. 
is often experienced. I have thus given a pen pioture of the general condi- 
tion and I have thus described the condition of the liver more olosely to show 
by comparison the condition of the ovarles which are in exactiy the same 
state except that the anatomical construction is somewhat different yet the 
cause and the result are the same. 

The uterus tubes and ovarles will be found flrmly packed into the pelvis 
and surrounded by layers of fat; the fat cells interspersed between the 
unstriped muscle Abres and connective tissue surrounding the follicles are so 
thiok and cause so much pressure that it is impossible for the ovum to escape 
from the ovary; large masses of fat orowding down upon the oervix, bend 
the canal of the uterus forward producing an aggravated condition of anti- 
flexion and therby effectually preventing the entrance of semen into the 
uterus. During copulation, the uterus, round and broad ligaments, by their 
concerted action, cause a suction from the vagina towards the ovarles, grea- 
tly facilitating the movement of the semen, when they become encumbered 
with large quantities of fat they are then no longer able to preform that f uno- 
tion, the semen is then retarded, or lost on its way toward the junction with 
the ovum in the tube or ovary. Compression of the tubes by masses of fat 
obstructing the passage way through the ovarían tubes is another fruitful 
cause of sterility, 

The menstrual blood from fat women is usually palé, scant, watery, and 
poor in fíbrin. Amonorrhoea and seanty menstruation probably have their 
orígin in the enemio condition of the blood found in obese women who have 
been affiioted for a long period; the sexual appetite rapidly fails, and is 
entirely extingulshed, among young girls who exibit the disease, mens- 
truation usually appears at a precocious age; it is generally irregular, andal- 
temating oonditions of amenorrhea are not uncommon; and an increase in 
the size of the abdomen often leads to an erroneous idea of conception. The 
prospeots for offspring will depend more upon mensos than upon the amount 
of fat which in tum depends upon how great a fatty chango exists in the blood 
uterus and ovaríes. 

The Ufe of the poorer olasses tends to leanness which calis to mind the oíd 
adage, ^^a poor man for children," leanness only results in sterility when dne 
to starvation or chronic disease. 

An obese woman menstruates in varying degree from a discharge which 
will soil 3 or 4 napkins daily and continué from one to three days to only the 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 323 

slightest stain of a sero-sangoilent nature which by its color woald be diffi- 
cult to distíngoish as menses; it is nearly always lesa than normal and in most 
cases consists of a bloody serum containing a few epithelial scales. Kish has 
ennmerated over two hundred cases of obesity associated with amenorrhoea 
and sterllity, in many of the cases there was no other cause to which he could 
attribute the sterüity but to obesity. Philberthas described 5 cases wherein 
pragnancy ocurred through adopting a thorough and vigorous system of hy- 
dropathic and dietetic, their ages ranged from 21 to 27 years. Abortions in 
obese women are frequent. Steltz has cited arcase of an obese woman who had 
five consecutive abortions to which he could attribute no other cause; Qou- 
bart cites the casd of a very fleshy woman ha ving had eight consecutive abor- 
tions from the same cause, McKee sums up the subject in the following will 
chosen words. ^'Nutrition takes an abnormal direction and the nutritive ali- 
ments destined to support the product of conception are directed to other 
points." The most favorable cases for treatment are subjects under 30 years 
of age, and who have not b333me exhausted from frequent child bearing. 
Bonson has show that the o£fc»prlng from fat womeu lack vitality and many 
if carried to full term do not survive the teething period. The following des- 
cription of a few cases may pro ve of interest: 

Miss S., age 16 began menstruating when 14 years oíd after menstruating 
regularly for about one year began to take on flesh and the flow of menses 
grew somewhat less and just two years from the time they were ñrst observ- 
ed they suddenly stopped, during the last year she had been confined very 
cióse at the bedside of a sick mother and eating largely of sweet confec- 
tions, etc., until her weight had increased in one year irom 120 pounds to 
200 pounds, the abdomen was quite prominent and becoming dyspeptic from 
abuse of diet she was adjudged pregnant by her family, a nurse, and the 
neighbors; her step-brother was accused and confessed to having cohabited 
with her for the past year; they were duly married and in three months the 
menses again made their appearance, no pregnancy having occurred. Mrs. 
H., aged 27 married 3 times, four children by first husband, began to grow 
fleshy until she attained a weight of 280 Ibs. The menses had lessened to half 
the quantity and from five days to two days duration, exercise and dietetic 
treatment reduced her weight to 225 Ibs. she then married for the third time ; 
treatment was continued until her weight was 190 Ibs. when she was compelled 
to desist on account of the extreme weaknes?, loss of appetite, etc., together 
with the great annoyance caused from an eruption of prurltis about the ge- 
nitals which, on account of the intolerable itchlng, made life anything but 
pleasant; and which refused to. yield to remedies till the diet had been chang- 
ed; the menses increased both in quantity and duration but pregnancy did 
notoccur. Mrs. B., age 27 weight 215 Ibs. married se ven years, never been 
pregnant. began treatment one year ago, moderately restricted diet eating 
very litUe bread or starchy food, exereising in the open air both by walking 
and the useof the bicycle and the administration of Park Davis, & Co's desie- 
cated thyroids. The commencing dose was three fourths of a grain and gra- 
dnally increased to six and one halfgrains, three times daily ; her weight ^Vas 
reduced to 147 Ibs. and is now pregnant, is enjoying good health with the ex- 
ception of a slight feeling of languor and weakness. 

Mrs.R., age 26, weight 200 Ibs. inclined to be fleshy from birth weighed 165 Ibs. 
when married at 17 years of age ; she has graduaily increased in weight until 
three months ago, or about nine years; the menses at the time of her mar- 
riage were regular and large in quantity, but have continued to grow less and 

89 



324 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



lesa until at the present times she is of ten in doubt whether she has passed the 
monthly period or not, on account of the extreme scantiness and want of 
color in the menstrual fluid. 

Thetreatment was begun about three months ago; withPark Da vis, & Co\ 
desiceated thyroids, wlth the adviee to eat little bread or food of a starchy 
nature, and take regular exereise by walking, or the use of the bicyele, or 
both. 

According to her own words she has eaten whaterever she has wanted, and 
taken only modérate exereise by walking; but has taken the medicine very 
regularly. The commenceing dose was V of a grain and gradually increased 
until at the present time she is taking 5>^ grains of the thyroids three times 
daily, before meáis; she has not experienced any apparent discomfort and 
has lost ten pounds* 

There is no preceptable change in the menstrual flow, but says she can 
take much more exereise without so much fatigue and shortness of breath as 
before the beginning of treatment. 

I could describe a number of other cases that have come under my obser- 
vation, but think these four cases which I have given will be sufficient to 
demónstrate the theory that obesity is a frequent cause of amenorrhoea and 
sterility, owing to mechanical pressure, and the physiological changes re- 
sulting from an excess of fat in the blood and tissues, and is amenable to 
treatment in well selected cases. 



MEMORIA SOBRE CIRUGÍA ABDOMINAL 

POR EL 

DR. ALFONSO ORTIZ. 

AlamoR, Sonora, R. M. 
CONTRIBUCIÓN A LA CIRUGÍA ABDOMINAL. 

Al emprender el estudio de materia tan encumbrada, como el enunciado 
tema, que motiva este desaliñado trabajo, véome obligado por mi natural in- 
suficiencia, á hacer ciertas salvedades y aclaraciones, que me permitan es- 
perar alguna indulgencia de mi ilustrado auditorio. 

En los estrechos límites reglamentarios do este gran concurso científico, 
donde cada obrero tiene por obligación traer al gran certamen, el fruto de su 
experiencia y saber, solo recurriré, en esta incorrecta exposición, á elemen- 
tos de cosecha propia. Que estos son pocos y de escaso mérito, lo evidencia 
la circunstancia de no ejercer ninguna especialidad, y en punto á Cirugía 
moderna, sin contar con aquellos recursos poderosos, que los progresos ac- 
tuales exigen por el buen éxito, y que solo se encuentran en los grandes cen- 
tros de población. Deberánse tener en no poca cuenta, las condiciones espe- 
ciales de nuestros pequeños y apartados centros provinciales, donde todo 
falta, y especialmente el concurso inteligente do companeros aptos, instru- 
mentación y útiles completos, local operatorio, que llena las exigencias de la 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO -^--"i 

Cirugía actual. Cuantas veces el médico de campo se ve reducido á sus pro- 
pios y exclusivos esfuerzos, al afrontar de improviso, y a pesar suyo, los más 
arduos problemas quirúrgicos sin más auxiliaros que la fe y la satisfacción 
del deber cumplido. 



♦ * 



Hace 20 años próximamente, no existía hi d^mominacion de Cirugía abdo- 
minal, no porque cirujanos i:itr^*pidos no hubieran penetrado atré»vidamento 
dentro de e:íe nolli me tange re, que S3 llama peritoneum, sino que los resul- 
tados preantisépticos eran de tal manera funastos, que pronto' quedaban ana- 
tematizados esos nobles arranques de entusiasmo quirúrgico. ¿Qué vemos 
hoy día en todos los ramos de la Cirugía, bajo el gigantesco impulso dado por 
la antisepsia, y los hábitos d:* escrupulosa limpieza, creadas por los Pasteur, 
los Lister \' adeptos? Nuevos horizontes brotan día á día, bajo su poderoso 
influjo, y entre otros ramo^ d^ la Cirugía general, la abdominal descuella por 
sus rápidos avances. Aquel terrible fantasma, en las intervenciones de las se- 
rosas desapareció, y hoy día podemos penetrar dentro del recinto peritoneal, 
como dentro de las demás serosas con paso rtrme, sin moratorias sensurables. 
No es este ya privilegio exclusivo de los príncipes del arte, el más humilde 
obrero tiene acceso allí, siempre que la m:is absoluta asepsia sea su escudo. 

Con frecuencia se presentan al práctico situaciones por demás embarazo- 
sas, en las que los recursos do exploración se agotan, sin poder aclarar ciertos 
misterios intra-abdominales, en diferentes afectos, para cuyo diagnóstico 
preciso, necesitaríase la luz catódica, si no pudiéramos disponer actualmente, 
y este es el gran triunfo déla Cirugía abdominal, de un medio de exploración 
que día á día agrande sus fronteras bajo nuevas indicaciones y perfecciona- 
mientos técnicos, cada vez más fructíferos : quiero hablar de la laparatomia 
ya sea puramente exploradora, ya como preliminar de posteriores actos ope- 
ratorios. 

Todas las personas que me escuchan, saben por projna experiencia, cuan- 
tas dudas asaltan al talento más persi^icaz, cuando se presentan afectos in- 
tra-abdominales, que en materia de diagnóstico ó intervenciones agresivas, 
han producido los mayores fracasos, por frecuentes equivocaciones, aun 
entre los más prominentes maestros. La lltoratura médica está llena de esto- 
tristes testimonios do diagnósticos erróneos, y no insisto. 

Témpora mutantur . . . . y en efecto, nuestros liábitos quirúrgicos han 
cambiado radicalmente en razón directa de la generalización de las prácticas 
asepto-antisépticas, permitiendo perfeccionamientos en la técnica, pudién- 
dose hoy día intervenir precozmente, so pena do aumentar los desastres. Si 
antes era una temeridad punible abrir el vientre con fines terapéuticos, hoy 
es un deber, es uno de tantos recursos exploradores, llevados á cabo con re- 
lativa benignidad, siempre que se llenen todos los requisitos de sn técnica. 
Esto se ha encargado de probarlo, la estadística de los más reputados ope- 
radores, y día á día agréganse nuevos testimonios que acabarán por dar base 
sólida á este nuevo medio explorador, preliminar indispensable de todas las 
grandes intervenciones abdominales. 

De mi escasa práctica, propóngome entresacar algunos hechos referentes 
á la Cirujía abdominal y que acreditan su relativa benignidad á pesar de la in- 
suficiencia personal, local y de medios disponibles. 



326 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



Historia de un falso quiste ov arico. 

Dice Terrillón hablando de la apariencia engañosa que en ciertas mujeres 
suelen tomar las paredes del vientre, simulando un tumor abdominal: ^'estos 
hechos son bastante numerosos y han dado lugar á errores de diagnóstico, 
algunas veces perjudiciales á los enfermos, porque han podido alentar á eje- 
cutar actos quirúrgicos peligrosos." Podríase agregar: justamente en el caso 
de diagnóstico dudoso, está plenamente autorizada la laparatomia explora, 
dora, dada su relativa benignidad, pues muchos errores de diagnóstico suelen 
ser en extremo beneficiosos, pudiendo el cirujano, durante una laparatomia, 
encontrar la ocasión propicia para emprender taJ ó cual operación improvi- 
sada, é impuesto por las circunstancias especiales del caso. Y para sostener 
esta tesis, séame permitido citar un hecho reciente que juzgo de alg^una utili- 
dad dejarlo consignado. 

A. V. de A., de 50 años de edad, oriunda de Mulatos, Sonora, multípara, sin 
antecedentes diatésicos ni morbosos, menstruo á los 13 años, casó á los 18. 
Tuvo ocho partos á término y dos abortos al último. Enviudó hace quince 
años, suprimiéndose la menstruación sin consecuencias ningunas. Desde Fe- 
brero de 1895, trastornos del aparato digestivo: catarro intestinal crónico, con 
exacerbaciones agudas; estreñimientos tenaces, á veces náuseas, meteorismo, 
fenómenos dispépticos, dolores erráticos vagos en el vientre, con abultamiento 
progresivo de la mitad izquierda del vientre, desde la fosa iliaca hasta poco 
arriba del plano umbilical. 

Examinada en Mayo 22 de 1895, encontré lo siguiente: Aspecto general, 
bueno; muy abatida y preocupada por su enfermedad. Constipación tenaz, 
poco apetito y acusa sufrimientos vagos en el vientre, que no puede definir. 
Anda con libertad, y acaba de recorrer una distancia como de cien leguas para 
pedirme consejo. 

En la posición supina se nota abultamiento del vientre con elevación piri- 
forme, prominente en la fosa iliaca y flanco izquierdo, hasta poco arriba de 
la zona umbilical. Fuera de ésta, de presión brusca y sonoridad perfecta en 
todo el resto del vientre. Todo el ovoide da matitez absoluta y fluctuante con 
foco único de fiuctuación; en la posición vertical lateral y en la de Trende- 
lemburg, dicha masa no admite cambios de forma ni desalojamientos sen- 
sibles. 

La supresión prematura de la menstruación, hacía presumir alg^ desorden 
en los órganos de la generación, pero ni el tacto vaginal ni el bimanual dieron 
datos afirmativos. El cuello está f^lto y el cuerpo en ligera latero-posición 
derecha, y no sigue los movimientos imprimidos al tumor. El dedo vagi- 
nal siente clara fluctuación en el fondo de saco de Douglas, hacia la izquierda. 

El 24 de Mayo la punción exploradora dio: líquido turbio, albuminoso, sin 
reacción para albúmina; color cetrino con gran cantidad de glóbulos rojos. 

Diagnóstico (dudoso): tumor líquido, de carácter benigno; como probable: 
quiste ovárico unilocular. 

Previos preparativos de estilo, practiqué la laparatomia dos días después 
de la punción. Abierto el peritoneo sobre la línea alba en lugar de la espe- 
rada bolsa quística, brotó gran flote líquido, y tras de él, un pelotón de asas 
intestinales y epiploon haciendo cuerpo, aglutinados intimamente, figurando 
todo, una sola masa rojiza con salientes tomentosas, con pérdida de pulimento 
del peritoneo, tanto parietal como visceral. Un acceso de basca inesperado 
hizo salir todi^ aquella masa conglomerada que reintroduje á costa de algún 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 327 

maltarato, después de despegar y disgregar bajo hemostasis perfecta, las falsas 
membranas que aglutinaban las asas intestinales y el epiploon, que enquista- 
ban aquella colección líquida, en la mitad izquierda del vientre, y que tam- 
bién simuló un quiste ov&rico. 

Amplio lavado peritoneal, y suturas en 4 planos, como detalle técnico: 
hecha la sutura peritoneal, acceso brusco de basca; ruptura de toda la sutura; 
nueva eventración y reintroducción de las visceras. La herida cicatrizó por 
primam; temperatura máxima 37® 2. A los 14 días abandonó la cama con su 
faja abdominal. Después de un año, la curación se sostiene perfecta, sin re- 
producción del derrame enquistado, y curación Y'adical de su peritonismo. 






Como la práctica de la punción exploradora, pierde cada día más terreno, 
por razones que todos saben, en favor de la laparatomia, es éste al medio que 
he recurrido en las pacientes, que he ovariotomizado del afio de 1886 á la fe- 
cha. En cinco ovariotomías, que corren impresas en la '^Revista Médica" y 
"Gaceta Médicade México," de laparatomias, se confirmó el diagn68tico,siendo 
todas favorables; las dos primeras con pedículo extraperitoneal, las restan- 
tes perdido. La 6* ovariotomía en 14 de Octubre 1892, con diagnóstico de 
quiste ovárico unilocular, se encontró envuelto en las hojillas del ligamento 
ancho, con degeneración papilomatosa, riquísima vascularización impedicu- 
lizable, niextirpable : operación incompleta por marsupialización. Muerte al 3" 
día por hemorragia interna. Excusado es decir que solo la laparatomia puede 
dar luces sobre adherencias y conexiones viscerales profundas. La 7* ovario- 
tomía relataré en pocas palabras: En Octubre de 1895, la sefiora L. de A., su- 
frió una amputación del cuello uterino, que le practiqué por prolapsus, con 
hipertrofia considerable del cuello, con gran descenso fuera de la vulva, como 
preliminar para ejecutar la hi^teropexia. Al practicar ésta 20 días después 
examinando los anexos, extraje un quiste ovárico, no sospechado, del tama- 
fio de una toronja, sin adherencias, bien pediculizado. Quedó separado con 
pedículo perdido y hecha la histeropexia, según el procedimiento de Ferrier. 
Operación larga; incesante basca clorofórmica; sutura muy laboriosa, por la 
misma causa: muerte al 3** día por shock operatorio. 

En los casos relatados, el 3*' y 5" había marcada peritonitis crónica al ope- 
rarlas, con derrame ascítico abundante, en el 3" sanguinolento con foco apo- 
pléctico interglandular, en cuyos casos cesó el peritonismo desde el momento 
de hecha la laparatomia. Ya hemos visto que en el derrame enquistado que 
acabo de detallar, curó radicalmente el peritonismo y su reproducción con 
solo la sección abdominal. 






También los abcesos del hígado son frecuente motivo de intervenciones 
quirúrgicas, de las cuales citaré sólo dos casos importantes, en los cuales la 
laparatomia se practicó una vez sobre la línea alba, en el epigastrio, donde 
hacía prominencia el absceso, y el 2" abajo del borde costal y fuera de la linea 
mamilar, ambas sin adherencia, seguí el procedimiento de Terrier, en dos 
tiempos: I"* incisión hasta descubrir el hígado: tapón de gaza iodoformada. 
2<* A las 36 horas reforcé las adherencias con sutura en collar, y en el mismo 
acto incisión, evacuación, lavado y canalización. El primer caso be refiere á 
un joven oficial del 11° Regimiento de nuestro ejército de guarnición en el 



328 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

• 

Mayo, operado el 30 de Agosto de 1887 de nn gran absceso por alcoholismo y 
exceso de mesa. Al S"* día de operado, irrupción de un 2 ' absceso hepático en 
el intestino, con evacuaciones profusas de pus chocolate característico. Salvó 
á los 54 días á pesar de terribles accidentes septicémicos, y curó radicalment-e. 
El segundo paciente es un joven de ^*La Trinidad," de 38 años, alcohólico, 
traído de larga distancia, en pésimas condiciones operatorias, con fiebre héc- 
tico, pro fundamento demacrado y en plena miseria fisiológica, con enorme 
salienti^ acuminada sobre el epigastrio. Operación tardía; procedimiento Te- 
rrier, como el anterior. Después de ocho días sin contratiempo, con apirexis, 
comunicación del foco con el intestino: muerte por diarrea gangrenosa, pú- 
trida. Este último caso patentiza cuan funestas son las intervencionei tardías. 






Todos los cirujanos de nota están acordes actualmente en patentizar, con 
gran acopio de datos, cuan perniciosas son, las más de las veces, la contem- 
porización, la espectaclón y las intorvencioncí^ tardías en Cirujía abdominal. 
¿Cuáles son sus indicaciones, las contraindicaciones para escoger el momento 
operatorio? No es materia ésta de amoldarse á un cartabón, y debe más bien 
estar sujeta al juicio y criterio del operador, conforme lo exijan las modali- 
dades de cada tipo clínico, absteniéndose siempre en sujetos profundamente 
agotados. En todas los demás casos, como dice Terrillón: "la laparatomia no 
está contraindicada y puede siempre prestar 8er\ácios, ya sea haciendo cono- 
cer netamente una imposibilidad operatoria, ya sospechada, sea en los casos 
felices, permitiendo hacer una operación total reputada antes como imposible. 



4> 4> 



Esta serie de elementos clínicos tomados al acaso, favorables los más, ad- 
versos los menos, significan y confirman los resultados obtenidos en esta ma- 
teria, en mayor escala por otros prácticos, y que se pueden condensar en las 
siguientes proposiciones: 

1* La laparatomia es una operación menos temible de lo que lo creyeron 
los cirujanos por mucho tiempo, siguiendo siempre las reglas de la técnica 
actual. 

2" Es j)ermitido, y aun de rigor, recurrir á la laparatomia exploradora, con el 
fin de esclarecer un diagnóstico dudoso, con la espectativa y como primer 
tiempo, para la ejecución do una operación radical. 

3" Siendo considerada la laparatomia generalmente como una operación 
casi inofensiva, debe tenerse en cuenta que su ejecución permite, en muchas 
ocasiones, llevar á cabo operaciones que se juzgaban impracticables con lou 
solos medios de exploración ordinarios. Otras veces nos hace descu)>rir, para 
bien del paciente, afectos no sospechados y de necesaria intervención. 

4" La simple incisión abdominal, beneficia en muchos procesos ílogósicos 
del peritoneo, por el mismo mecanismo ignorado que curan una cistitis dolo- 
rosa, irritable, con ia cistotomía; una iritis con la iridectomia; un glaucons 
incipiente con la paracentesis de la córnea y resección del iris; como ceden 
fenómenos cerebrales graves, epileptiformes por medio del trépano; como 
ceden, por último, en otología, accidentes eminentemente graves, como por 
encanto, despuCs de la punción del témpano. 

xVlfonso Oktiz. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 329 



,\I1'F,N1IÍIS IITII RFJIT ÜF ñ mMSV, ÍU 

BY 

HENRY L. E. JOHNSON M. D. 

Washingfton, D. C. 

A Vice-Presideut of the Second Pan-American Medical Congress; 

Late Preaident of the Clinico-Patholof^ica) Socicty; 

Latí Vic3-Prjskl?at of the WashingtDn Obítetricil and Oyne.'olo^ficil Socicty; Professor 

of Oync.'ology in the Medical Dspartment of the Columbian Univcrsity; 

Profensor of GynecoloRy in the Po.nt-Graduate Medical School of the District of Columbia; 

Director of the Gynecologic Clinic in the Central Dispensary and Emenfency Hospital; 

Conaultaut to the Woman's Clinic, etc. Washington, D. C, U. 8. A. 

Mr. Pressident, and fellow members of the Second Pan-Americain 
congress: 

I have the pleasure of presenting f or your consideration and criticism a few 
remarks and observations on Appendicitis, the disease which is attracting so 
rnuch attention at the present time and which is possibly not thoroughly un- 
derstood by the Medical Professioa of the day. The disease is one of frequent 
occurrence and its mortality is in direct ratio to the accuracy of diagnosis and 
treatment. 

NOMENCLATURE. 

This disease and has been variously known as Italic Phlegmon: Typhli- 
tes; Paratyphtites ; Caecitis; Paracaecitis; Appendicitis; Pariappendicitis; 
Eepyaditis. 

HI8TORY. 

M. Mastivier (Journal Med. Surg and Phar., May, 1759, París) reporte ope- 
ration in 1757 at Hospital of San Andrew o'f Bordeux on tumor of right side 
in a man age 45. Evacuation of Pus-Death-Poat-mortem revealed gangrene. 
Appendix contained a large corroded pin which caused perforation. 

Early in the present century **Phelgmon8 in the Right Iliac Fossa" were 
extensively written about, without however attributing the same to the ap- 
pendix. In 1832 Farrall published a paper on **Phlegmonous Tumor in the 
Right Iliac Región" in which the eaecum is set down as the cause of the di- 
sease. In 1833 Dupuytren gave expresHÍon to the same views. In 1834 Cope- 
land recognized the appendix as a possible factor but (luite secondary to the 
eaecum. In 1837 the ulceration of the appendix from foreign bodies is spoken 
of as a matter of little consequence so long as confined to the mucus mem- 
brane, but causing abseesses when the peritoneum is involved. From this 
time on the theory of the caecuiudiminished and tliat of the appendix increas- 
ed. Hancock operated on one case in 1848. In 1867 Willard Parker of New 



330 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

York favors an early operation. In 1880 Woirth of Copenhagen expressed his 
disbelief in the caecal theory. In 1883 Dr. F. F. Noyes reporte 100 cases of 
which 90 «^^ were operated upon in America. In 1886 Pitz of Boston put on re- 
cord 209 cases. 

ABTIOLOGY. 

Appendicitis is more frequent in males than in females. The disease is most 
common between the ages of ten and twenty. 15% of ali cases occor in peo- 
pie undsr ñfteen years of age. Among the anatomical causes which pre* dis- 
pose to inñamation of the appendix, the blood supply forms an important 
part, there t>eing only one organ supplying the organ and that forming no 
anastomosis. The richness of the lymphatic tissue which is found in the ap- 
pendix plays an important part. Finally it is claimed that is position favors 
inflammation. 

PRB-DI8P08ING CAUSES. 

Intestinal Catarrh and Indigestión; Distention of Bowel with Chronic Cons- 
tlpation. 

EXCITING CAUSES. 

The usual causes assigned are the lodging of Foreign Bodies; Faecal Con- 
cretions; Micro -Organisms Intestinal Indigestión from Imprudence in Diet. 

VARIETIES AND PATHOLOGY. 

Vario.us forms of the disease are recognized by different authors, the prin- 
cipal ones are Catarrhal, Ulcerative, Infective and Recurrent Appendicitis, 
and the following seems to be the usual recognized pathology. 

Catarrhal: 

The exact f requency of this form when mild cannot be determined. It pro- 
bably produces no symptoms and may subside without leaving a trace. The 
Chronic catarrh is however, frequently found on post-mortem examinations 
and is easily recognized as it gives a thickening the wall. The actual changas 
are those of mucus membranes elsewhere. There occurs a rapid shedding of the 
epithelium with detachment and extrusión of the epithelium linnigof thecrypts 
of Lieberkühn. The base of the mucous membrane is inñltratedby Leucocytes, 
and the crypts are obliterated. The lumen is found to contain an abundan ce of 
leucocytes, granular debria, mucus and caste of the interior of the crypts, and 
is sometimes moulded into a deñnite central mass by the muscular movements 
the whole of the tube. Perfect recovery byanew growth of ephitelium is at 
ñrst possible but the shedding may be so complete and over so large an área 
that the denuded surface cannot be covered anew. The inner part of the mu- 
cous surface no w becomes to consist of granulation tissue. This condition hap- 
pily acts often as a preventive of f urther attacks, as by pressure of the surroun- 
ding parts the two surf aces grow together, with obliteration of the lumen of the 
tube, or again fibrous tissue may oblitérate the cavity and a natural cure result. 
The process may be conflned to only a part of the tube, in which case there 
will be a stricture, usually near the caecal end. The remaining portion some- 
times is largest, forming a cyst. In many cases the condition becomes chro- 
nic with great thickening of the wall, as much as one-eighth to one one-tenth 
of an inch in some iustances, rendering the appendix ñrm and rig^d. 

Ulcerative : 

This form is not preceded by a general catarrh. The ulceration is due to 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 331 

teee&l ooncretions or foreign bodies. Faeces press on the wall and injure the 
epitheliam which 18 olcerated and finUly destroyed. The mnooos membrane, 
sab-mncouB tissae and finally the moscjlirooats d.sappear. In 27 fat4il cases 
(9t. Thomas'Hospital) íaecid ooncretions ware found in 11. Plthz (Boston) 
in 152 cases fonnd them in 47^ . Matthews in 63% of 169 cases. 

Infective: 

This form of appendicitis may resnlt from either one oí the preceeding or 
may have an indenpendent ori^ui. It seems to be associated with bacterial in- 
vasión oí the tissaes of the appendix waü, and in all cases cases leads to a 
virolent peritonitis. The bacillas nsoally most active is the coli communis. 
Recorrent Appendicitis: 

mus form is prominenüy known but quite recenUy. Través has reported a 
case in which there were 14 attacks and McBomey one in wich 12 attacks oc- 
corred within as many months, KrafPt states that of 106 cases which he stadied 
23% had been previously affected. 

The wríter reports herein one case in which five relapses occurred within 
13 months. Operation was performed doring the ñfth attack, successfolly. 

The writer believes that all cases origínate in a oatarrh or inflammation re- 
sulting from torsión, or válvulas of the tube or from faecal or other ooncre- 
tions all producing greater or less ulceration with sometimes perforation and 
snbsequent bacillas infection of the appendix and adjacent tissues. The ra- 
pidity and quantity of pus formation is familiar to all surgeons; two or three 
pints having been known to form in some cases by the fifth day of the di- 
sease. The writer believes the process in the appendix follows a similar 
conrse with the Fallopian tubes, viz: inflammation with contractions, pnk- 
kerings, obstructions and fluid accumulation with, in some cases resoln- 
tion, and in others the formations of an infected pus cavity, which bursts or 
perforates and on the one and results in general peritoneal infection or by 
adhesive limitation, forms a circumscribed abscess or abscesses. Sometimes 
the appendix is found diseased and even gangrenous, without adhesions. In 
other instances the appendix is almost disorganized and is surrounded by 
pus and quite free from adhesions. The writer has seen such a case recently 
in consultation, in which the appendix was removed and the patient recov- 
ered. The adhesions and torsions of the appendix so often observed in abdo- 
minal sections in gynecological practice, may sooner or later be a factor in 
the causation of the disease. 

Previous attacks of appendicitis which appear to have undergone resolu- 
tion, predispose to snbsequent attacks of greater or less gravity. Perforation 
with septlc infection on the peritoneum and death may result very early in 
the attack. Matterstok found perforation in 132 out of 146 cases, while Fen- 
wick found it to exist in 113 out of 130 cases. 

Accurate Pathology will be obtained only by early and f requent operations 
and careful laboratory study of speeimens. 

8YMPTOMATOLOGY 

The symptoms are usually severe and very pronunced. Pain sudden and 
severo is the flrst symptom noted. It is not always in the Right lilac región 
though at the end of twentyfour hours it usually becomes most prominent 
there. There is usually headaehe, sometimes a chill. Vomiting may or may 
not be an urgent symptom. The initial temperature usually ranges from 100 to 

40 



332 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

104 degrees with a tendency to fall within two or three days. Sometimes the 
temperature is low and not in proportion to the other symptoms. The pulse 
is usually rapid, sometimes intermittent. Tenderness on pressure In right 
lilac región wlth marked tensión or rigidity of abdominal museles over the 
right iliac región is almost pathognomonic. In 1889 McBumey ñrst drew at- 
tention to a spot at whieh on deep pressure pain was always elicited. This 
spot is situated at from one and onehalf to two inches from the anterior su- 
perior spine of the right ilium along a Une drawn from that process to the 
umbilieus. Constipation is usually marked at flrst, but may be preceeded by 
two or three loóse movements. Abdominal distention is usually marked for 
the ñrst day or two. Increasing distention is a bad symptom. The pain is la- 
ter inereased upon motion or coughing and there is a tendency to flexión of 
the right thigh or drawing the leg up to the body. The patient is most com- 
fortable when lying upon the back. There is usually a tumor in the right 
iliac región of varying size, which is detected from the first to the third 
day. It consists of the appendix, intestines, omentum and exúdate, and usua- 
íly incréases in size as the disease progresses. Exaggeration or increasing in- 
tensity of pain accompanied by symptoms of shock with the disappearance 
of the tumor followed by chill, fe ver tympanitis and vomiting, indícate usually 
rupture into the peritoneal cavity . These symptoms to a less degree however 
may indícate the formation of pus withoutperforation or perforation into the 
bowel. Prostration may or may not be a prominent sympton. 

The condition of the uriñe is usually negative, but sometimes contalns al- 
bumen. 

There is usually marked loas of apetite with inereased thirst. There are som- 
etimes prodromal smyptoms manifested for á few days, consisting of abdomi- 
nal uneasiness and soreness with some distention and flatulence. These may 
of ten be disco vered to have existed without attracting the patient's attention 
particularly. 

DIAGNOSIS. 

The diagnosis is based upon the history of the case, all the physical signs 
and the symptoms above mentioned. 

DIFFERENTIATION . 

Appendicitis must be differentiated from renal and hepatic colic, acute ind- 
igestión, cholera morbus, strangulated inguinal hernia, torsión and volvulos 
and obstruction of bowels and the various acute pelvic diseases in women. 

TERMINATION AND PROGNOSIS. 

Fitz says that 3j> and Stimson that 25 /r of all cases of appendicitis prove 
fatal. Accordlng to Fitz 60 out of 176 cases of perforated appendicitis died 
daring the flrst four days, 28 durlng the flrst three days, and S during the 
second day ,though a large number of simple appendicitis are said to termínate 
favorable by rejolubion. BuU in '94 placed the mortality at 5 to 6 per cent 
although he had collected 450 cases with only 8 deaths. Deaver collected 200 
cases with only two deaths. Robort T. Morris records the mortality as 15'/^ 
under medical treatment with an addition of 10 'v from numerous chronic 
complications resulting from pre vious acute attacks. The prognosis is conse- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 333 

quontly grave and wlll depend upon oarly diagnosis and prompt modern sur- 
gical iuterference. 

treatme>;t. 

The majority of writers coneur in tbe opinión that there is no reliable me- 
d cinal treatment forappendicitis. Osler says (Principies of Medicine Edition 
1.S95) "There is no medicinal treatment for appendicitis. Operation is indi- 
cated for acute inflammatory trouble in caecal región whether a tumor is pre- 
sent or not, and when by the third day tbe features of the case point to a pro- 
gressivc lesión/' The case having been accurately diagnosticated, all writers 
agree that the operation should be done at once. In cases of recurring (relap- 
sing) appendicitis the operation is performed in the interval or as soon as 
the symptoms recur. When the appendix can be found and its remo val does 
not entail the breaking up of adhesions, thereby opening the peritoneal cavity , 
it is removed in the usual way. When not found the case is treated as as sim- 
ple ab^ess cavity, being drained and packed. In this treatment there seems 
to be a concensus of surgical opinión. Thus Dr. D. S. Davis of Birmingham, 
Ala., in "Medicine" for Feby. 1896, says "To make an extensive seach for 
the appendix is liable to break up adhesions and allow escape of septic pus 
into general cavity. The records of operation upon appendical abscess show 
that the great majority of cases are cured after evacuation and complete 
drainage." 

Dr. J. Dea ver (Surgeon of the Germán Hospital, Philadelphia) "The best 
results are obtained when the operation is performed at the earliest o^- 
portunity." 

According to Ribbert 15 out of 400 cases recover without operation. Deaver 
recommends the removal of the organ in all cases, if the operator be a skillful 
one! otherwise he simply evacuates the pus and drains the cavity. 

Murray believes the mortality to be one per cent. When he finds a walled 
in abscess the in inguinal región, the abscess cavity is cleansed with hydrog^n 
peroxide and flushed with hot saline solution whereupon search may be made 
for the appendix and múltiple abscesses in the vicinity without the danger 
of infecting the abdominal cavity when the adhesions are broken down. 

G. M. Gray (Kansas Medical Journal af Dec. 1895) "Removes the appendix 
if the operation is done early; if late he opens the cavity and drains." The 
question of removing the appendix in these cases to be deteymiaed by the 
operator for each individual case. 

Dr. J. William White of Philadelphia says; "In a circumscribed abscess it 
is bad surgery to insist on flnding the appendix; should be content with treat- 
ing as an abscess." He (White) has left the appendix in thrirty-sevens cases, 
all of which are living. Dr. White's treatment and teaching is thus supported: 

Richardson reporbs forty cases with the appendix left, perfect recovery 
in all. 

McBurney says: "The appendix is frequently destroyed before the opera- 
tion." If in such cases indeftnitely prolonged search were to be made for the 
appendix, /a ía¿ resulU would be inevitable." 

Dr. Bull says: "The plan of always looking for the appendix is fraught with 
the risk of infecting a healthy peritoneum, and that the mortality from sur- 
gical treatment is about two per cent in cases operated upon at a time when 
the infection is limited to the confines of the appendix." 

Dr. Senn: "Persistent search is hazardous," and Halstead says the same. 



334 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Cabot of Boston reporta 32 operations on 31 patients in the interval of the 
attacks, with no deaths. 

Honter McGuire reporta 17 operations with one death fromchronic appen- 
dicitis. 

The writer hoids that these cases are not prejudiced unfavorably by early 
operation, ñor is the danger to the patient inereased, henee, all cases shoold 
be operated upon at once. Even in cases of mistaken diagnosis operation 
under thorough aseptic precautions will be attended with no more danger 
than an exploratory section, and notwithstanding the f act that the appendix 
i8 foond to be normal, it should be removed, thus preventing a possible futu- 
ro attack of appendicitis. When the appendix is found to be diseased, it 
should be removed and treated by immediate closure of the abdomen by su- 
ture, preíerably silk-worm gut, where pus is not present and by drainage 
with gause packing without drainage tube, where pus is present. In the case 
of a large abscess or múltiple abscesess the correct treatment is drainage, 
after thorough flushing with salino solution and no hazardous attempt should 
be made to secure an appendix which has in all probability sloughed away. 
Múltiple absoesses should be carefully converted into one large cavity and so 
treated. Should the appendix or a portion of it remain and produce subse- 
quent trouble, a second operation should be performed at once. 

In cases where the abdomen is opened f or other causes the appendix should 
always be removed as a prophylactic measure, and the danger from the ori- 
ginal operation is not thereby increased, the '^pus cases" found in women not 
excepted. Every attention should be given to secure absoluto asepsis both 
before, during and after operation. The subsequent treatment is that recog- 
nized in abdominal surgery. In the case of abscessess the greatest judg^ent 
should be exercised in selecting the point for incisión, thereby avoiding tho 
danger of opening too near or perforating the exúdate boundary of the abs- 
cess, thuB infecting the general peritoneum. 

McBumey's method of opening the abdomen for such cases is familiar to 
all surgeons and should always be practiced unieses it be impossible to do so. 

The performance of these operations should be entrusted to none but ex- 
perienced surgeons and the flrst obligation of the Medical Practitioner, both 
to the patient and to himself , is to see that this precaution is faithf ully ob- 
served, and the surgeon consulted during the initial symptoms. 

HISTORY OF AN INTERE8TING CASE OF RECURRENT APPENDICITIS, 

RECOVERY AFTER OPERATION. 

Mr , Age 37. Previously in excellent health. Had typhoid fe ver about 

13 years ago, and was quite ill with marked abdominal symptoms but reco- 
vered without complications. Had first attack of appendicitis on Aug^st 2nd. 
1895, the attack was ushered in very much like an attack of colic from indi- 
gestión and followed by acute pain over entire abdomen with nausea, vomiting 
and purging. By the next day the general symptoms had more or less subsid- 
ed and the disorder was clearly deñned in the right iliac región. The iUnes 
lasted one week and subsided under rest, diet, opiates and enemas. The diag- 
nosis of catharrhal appendicitis was made. 

A second attack occurred on September Ist., 1895, foUowing the ingestión 
of a large quantity of pears. The subsequent history was identical with the 
first attack. A slight induration in the right inguinal región was apparent, 
but disappeared shortly. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 335 

A third attack began on December 30, 1896. Tbis attaok was much more 
marked than the previous attacks, the patíent being sick íor three weeks. 
A similar indoration appeared by the 5th day, bat promptly subsided. The 
temperature in none of these attacks reaohed 100, and the pulse at no time 
was above 90. The pulse g^nerally ran along between 72 and 80. On Jfuinary 
6, 1896, following an enema thé patient passed a peculiar worm-like gelati- 
nous ''strin^," about 24 inches long whieh was submitted to Dr. Walter Reed, 
U. S. A. who made the following report on the specimen: 
War Department, Surgeon GeneraPs Office, 

U. S. Army Medical Museum and Library. 



Washington, D. C. Jany. 8, 1896. 
Dr. H. L. E. Johnson, 

No. 1400 L. Street N. W. 

Washington, D. C. 
Dear Doctor: 
The specimen which you left at the Museum on Monday, the 6th. instant, 
and which was said to have been passed from the bowel in a case of appen- 
dicitis, has been subjected to microscopicai examination and found to oon- 
sist of ñne and coarse ñbres of ñbrin enclosing many nercotic and feebly 
staining columnar shaped cells. As f ar as we are able to judge microscopical- 
ly I should say that the specimen consists of a so-called membranous cast of 
the intestino. 

Very sincerely yours, 

Walter Reed, 

Surgeon ü. S. Army, 

Curator. 
No hemorrhage followed the passage of this specimen and the symptoms 
gradually disappeared. The patient was out in three weeks. 

The fourth attack ocurred suddenly on the 14th. of September 1896, while 
the patient was preparing to leave the City on an extended tour by rail. Dur- 
ing an interval of nine months between the third and fourth attack the pat- 
ient enjoyed excellent health and congratuled himself upon having entirely 
recovered. This attack began insidiously and but for the history of the pre- 
vious attacks, would not have attracted particular attention at flrst. A me- 
dical friend who was visiting the patient at that time, supposed the attack 
was one of simple indigestión, and administered a large dose of sulphate of 
magnesia, two hours before he arrived. The temperature in tMs case never 
rose above 99.4, pulse 72. The patient was considered about well in ten days 
and moved into a new house on the 24th. On the 25th. the oíd symptoms 
showed themselves again and by the 26 they were much more marked. On 
the 27th. the patient had a chill, which was not very pronounced, the tem- 
perature reaching 101 and the pulse 80. Pain in the side was acute; indura- 
tion with tensión of the abdominal muscles in the right inguinal región was 
well marked. Operation decided upon, which was performed on September 
28th. On the morning of the operation the patient felt perfecüy well, had no 
pain or soreness and none was produced by pressure o ver the ing^nal re- 
gión. The boggy sensation had extended, the skin was moist and the tempe- 
rature 99. Pulse 72. The condition of the patient was decidely misieading. 
The diagnosis of circumscribed appendical abscess previou^ly made was ad- 



330 CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 

hered to and the usual incisión resulted in the evacuation of about three 
quarts of greenish, black, oflfensive pus. A small lump or mass was removed 
which was supposed to be the remains of the disorganized appendix, but waa 
subsequently lost by the nurse thus preventing a histological examination. 
The waUs of the abscess cavity appeared to be gangrenous. After an expío - 
ration not endangering the exúdate walls, the cavity was thoroughly irrigat- 
ed with salt solution and packed with iodoform gauze, which was not remov- 
ed for forty-eight hours. Thorough aseptic precautions were observed in 
every detail. The patient n^ade an uneventful convalescence, the wound 
completely healing and the patient was out, perfectly cured, five weeks after 
the operation. I believe that this case would have terminated unfavorably 
had an injudicious search been instituted for the appendix which in all pro- 
bability had completely sloughed away; and I re-affirm my opinión that all 
cases of appendicitis should be promptly operated upon, following the 
methods herein advised. 

H. L. E. Johnson, M. D. 
No. 1402 L St. N. W., 

Washington, D. C, U. S. A. 

Note. — On November, 2nd., the patient, though in excellcnt condition pas- 
sed with an evacuation, some shreds and stringy material which was present- 
ad to Dr. Reed, ü. S. A. for examination. He reporta as foUows: 

War Department, Surgeon General's Office, 

U. S. Army Medical Museum and Lib^n^J^ 



Washington, D. C. Nov. 4th., 1896. 
Dr. H. L. E. Johnson, 

No. 1402 L Street, N. W., 

Washington, D. C. 
Dear Doctor: 
Referring to the specimen mentioned in your letter of November 4, 1896, I 
beg to say that microscopical examination shows it to consist of numorouM 
interlacing fine fibres, onclosing in their meshes a largo nunibor of poorly 
staining cell-nudei, and considerable granular amorphous material. 

I think this specimen should be considered as a part of a monibranous cast 
of the bowel. 

Sincerely yours, 

Walter Rkki), 

Surgoon U. S. Army, 

(.'iirator. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 337 



UN NDEVO APARATO PARA LA PRACTICA 



DB 



ANASTOMOSIS INTmiNAL DS EXTREMO A EHREMO 



ROB 



J. FRANK, M. D. 

Chicago. 
Médico de los Hospitales de Santa Elizabeth y Alemán. 

Señor presidente y distinguidos compañeros: 

Sumamente grato me es aprovechar la oportimidad que hoy se me ofrece, 
de presentar ante tan distinguido cuerpo, mi nuevo aparato para la práctica 
de la Anastomosis Intestinal, de extremo á extremo. Reconozco el hecho de 
que me encuentro en presencia de algunos de los más competentes cirujanos 
de este Continente, quienes están ávidos de aprender, no sólo las últimas no- 
ticias, sino que por razón de su ilimitada experiencia, pueden dar valiosos 
datos en sus discusiones científicas. 

Excusado será decir, que no es una cosa muy difícil formular una idea nue- 
va, pero que el lograr su aprobación general, es cosa muy distinta. Todos sa- 
bemos que durante los últimos años, se han presentado diversos buenos apa- 
ratos para la perfección de operaciones en el tramo intestinal, pero tampoco 
puede disputarse que hay lugar á mejora. Si yo puedo lograr convencer á 
Uds. de que he verificado alguna mejora aunque pequeña, me sentiré bien 
remunerado por mi trabajo. Hay muchísimos puntos de gran importancia 
relacionados con este asunto, de Anastomosis Intestinal, y sobre los cuale, 
desearía yo entrar; pero con el tiempo á mi disposición, veo la necesidad de 
limitarme al mismo aparato, el cual ahora me permitiré explicar á Uds. 

Este consiste de dos cuellos de hueso decalcificado y un pequeño pedazo 
de tubería para drenaje, de pura goma. Los cuellos son labrados de hueso 
perfectamente sano y compacto, el cual se logra de las patas traseras de un 
buey de cuatro años. Los cuellos se sumergen en un fluido decalcificante, el 
cual consiste de una solución de ácido hidro-clórico absoluto al 1 ''( . De este 
fluido se remueven los cuellos después de seis horas y se colocan debajo de 
un chorro de agua fría por espacio de media hora, para la remoción de las 
sales que se hubieren formado. En seguida se colocan en un nuevo fluido de- 
calciflcante de la misma fuerza y el procedimiento se repite hasta que que- 
den enteramente privados de sus constituyentes calcáreos y en seguida se 
lavan con agua fría destilada, con el fin de remover todos los ácidos, hipofos- 
fatos y de impartir á los cuellos un aspecto casi transparente. En segada 
quedan prácticamente dehidratados, mediante un tratamiento con puro al- 
cohol de Colonia, y son finalmente sumergidos en alcohol absoluto, lo cual 
los hace suficientemente tenaces para su objeto. Se notará que tienen seis 



338 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

diminutas perforaciones en sus ápices y que su circunferencia se forma con 
un reborde algo ensanchado. Se prepara para su colocación de la manera si- 
guiente: el cuello se desliza sobre la pieza de tubería de goma, hasta que el 
ápice del cuello y el extremo del tubo quedan á nivel, y en seguida se pasa al 
través de la perforación en el ápice del cuello una aguja curva, de tamaño 
corriente, que tenga ensartada una ligadura de seda N*>. 8, la cual entonces se 
amarra. Este procedimiento se continúa hasta que se colocan las seis ligaturas, 
así dejando el cuello bien asegurado al tubo. El otro cuello está ahora acomo- 
dado á su compañero frente á frente, y la parte sobresaliente del tubo de goma 
se corta junto al ápice del cuello, en seguida se amarra al tubo como el ante- 
dicho por medio de las suturas, y el aparato queda listo para el uso. 

Después de que el principal ramo mesen trico de la parte del intestino que 
se debe excisar ha sido amarrado, dos clampas intestinales se ponen en cada 
extremo del mismo, poniendo cuidado de que no se corte en demasiada pro- 
ximidad á las clampas, dejando así una cantidad suñciente de tripa para que 
pueda fácilmente pasar sobre los cuellos. El hilo corredor del Dr. Murphy se 
coloca en seguida al rededor de cada extremo cortado del intestino. Habien- 
do completado esta operación se para el intestino por encima del cuello, 
mientras el ayudante cuida á los extremos del hilo corredor, y una vez que 
el intestino ha sido conducido hasta la línea de unión de los cuellos, el ayu- 
dante hace un nudo sencillo y el operador suavemente separa los cuellos para 
facilitar el acceso al intestino. Aquí es necesario que yo explique la cuestión 
que se presenta á las mentes de todos los presentes; ¿no será posible que el 
ayudante haga su nudo demasiado apretado y así deje el tubo impasable? Es- 
to se contesta en la negativa, puesto que en esta parte de la operación una 
mitad del aparato queda todavía libre y es fácil pasar el extremo de un fór- 
ceps ú otro instrumento pequeño, ó á un clavo esterilizado, adentro del tubo 
para cerciorarse de su calibre. Además, cuando el asistente golpea el tubo con 
la ligatura, al momento se impone del hecho por la resistencia que se ofrece. 
En seguida se amarra el segundo nudo y se corta la ligatura. El otro extremo 
intestinal es pasado sobre el cuello libre y también amarrado con un nudo 
sencillo. Una vez que las clampas intestinales se remueven, se verá que la 
parte resectada del intestino, paulatinamente se abulta con gas, comproban- 
do así la patulosidad del tubo. Una vez que se acabe de amarrar el hilo co- 
rredor y que se corten los extremos, se coloca una sutura Lembert continua 
ó interrumpida al rededor de la línea de unión, y así se acaba la Anastomo- 
sis. Los cuellos se disuelven para el tercer ó cuarto día y dejan el pequeño 
pedazo de tubo de goma para que pase con el movimiento natural de los in- 
testinos. El tubo suele pasarse como cuatro días después de la operación; 
pero unos cuantos se han pasado el tercer ó cuarto día y ninguno de ellos ha 
quedado después del sexto día. 

Si acaso el operador vacila sobre el tamaño del tubo, se puede rajar y des- 
pués unir con una ligatura de cuerda de violín, y en seguida amarrar á los 
cuellos. Con la disolución de los cuellos y la cuerda de violín, el tubo queda 
para salir en pedazos con una mitad de su tamaño original. Cuando se parte 
el tubo, debería amarrarse con cuerda de violín en lugar de seda para la in- 
serción del hilo corredor, pues la seda podría quizá retener el tubo en unión. 

(Una relación completa de los experimentos con ilustraciones, se publica 
en las transacciones del Congreso Médico Pan- Americano.) 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO -^39 



RESUMEN : 

De los 22 perros que fueron sometidos á operación, 16 fueron deflnitiva- 
mente curados. Un perro fué muerto después de 23 horas, para log^r una 
muestra de su condición y según las indicaciones encontradas en la autopsia, 
había toda probabilidad de que el perro habría vivido. Cuatro de ellos se mu- 
rieron de peritonitis, siendo la probabilidad de que uno de ellos haya sido in- 
fectado por la alfombra sobre la cual se le colocó inmediatamente después de 
la operación, y en uno de ellos los intestinos se resbalaron de los cuellos de- 
bido á su extrema blandura, lo cual re.sultó en la muerte del animal por peri- 
tonitis general. El motivo por la blandura de los cuellos empleados en esta 
experiencia, fué que habían sido guardados en iguales partes de agua, glice- 
rina y alcohol. Todos los cuellos que fueron después usados, fueron guarda- 
dos en alcohol absoluto. Una muerte fué motivada por gangrena del Intussus- 
cipiens. En mi próxima serie de experiencias espero lograr mejores resultados, 
pues mucho he aprendido por los que acabo de practicar. 

En resumen, me permito decir, que aunque todavía no he podido probar 
los cuellos sobre un paciente humano, estoy plenamente convencido, sin lugar 
de duda, que me darán muy buenos resultados. El pequeño pedazo de tubo 
de goma que queda para ser descargado, seguramente no producirá obstruc- 
ción alguna, ni es probable que cause ulceración en el intestino. En cuanto 
á la constricción consiguiente del lumen del intestino, estoy convencido de 
que no es mayor que aquella que sigue el empleo de cualquier otro aparato. La 
mayor parte de él es absorbible, retiene su posición automáticamente, es fá- 
cil de aplicación, economiza tiempo y por su ligereza los intestinos lo pueden 
llevar: produce atroña de presión, y la goma produce una presión igual por 
toda la circunferencia de los cuellos. Su construcción es sencilla y el material 
puede siempre encontrarse. Aunque las experiencias no fueron muy nume- 
rosas, deseo presentarlas á la Sección, á fín de que cualquiera de mis compa- 
ñeros ensaye los cuellos de huesos decalflcado. 



POR 

INTESTINAL END TO END ANASTOMOSIS 

BY 

J. FRANK. M. D. 

Surgoon to thc 8t. Elizabcth and Cornmn HoHpitals. 

Chicago. 

Mr. President, and Gentlemen: 

I am happy to avail myself of the opportunity offered me today, of pre- 
senting to such a distinguished body as is hero congregated my new contri - 
vanee for intestinal end to end anastomosis. I recognize the fact that I am 
in the presence of somo of the loading surgoons of this continont, wlio are 

41 



34<J CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

eag«r not only to leam ot the latest, but by reason oí their nnUtnited expe- 
rience can brlng out valuable informative polnts in theirscientiflc discnsstona. 

That it íb not very difflcult for one to rormnlate bis idea of Bometblng new, 
Í8 obvioas to all, but to obtain general approbatlon of the same ia qnlte a dif - 
ferent thing. That there have beeti in nse (or the past few years several good 
oontrivances for the perfecting of operativa procedures apon the intestinal 
tract, we are all awai*e, but that there is a chance for improvement is also an 
Indisputable fact If I can succeed in convíncing you that I have made bnt a 
slight improvement, I shall feel amply rewarded for my labor. 

There are many polnts of great importance connected with this subject of 
intestinal anastomoaiH, which I would Uke to enter upon, but time belng llm- 
it«d I must restriot myself to the contrivance proper, which I will be pleased 
to now describe to you. 

It consists of two decalcifled t>one coliare and one snuill piece of pura gum 
drainage tubing. The coliara are carved out of sound, very compact bone, 
which ia obtained from the lower hind feet of a four-year-old os. The coUars 
are now subjected to the decalcifying fluid, which consiatA of a one-per cen<f 
aotution ot absolute hydrochioríc acid. From this fluid the coliara are remov- 
ed in six houTS and placed underastreamotcold water for haifan hour to re- 
move the salts which have tormed. They are then placed in a fresh decalci- 
fying fluid of the same strength and the process is repeat«d untll they are 
complet«ly deprived ot their calcareoua constituente, and they are washed 
with cold distUled water, so that all traces of acida and phoaphat«a ara ra- 
moved and the collars have acquired an almost transparent appearance. Now 
they are practically dehydrated by treatment with pura cologne spirits, and 
flnally immersed in absolut« alcohol, which renders them sufflciently tenaci- 
OUB tor their purpose. It witl be observed that they have 6 needle-hole per- 

Pío. 1. FIO. 2. Fia. 3. 

Decalcifled bone collars. Experiment No. 4. 





Sj 



Rubber tubing showing 
Inslde view. Outsíde view. puckering tlireadln center & 

Nat. aize. sutures ot ends after t>one 

collars had disaolved. 





inaioe view of collar witii Decalciñeo bone collars 

iiiDDer tuDing seweu on. aowci) to rubber tubing ready for ui 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



341 



foratíoüB at their apioee, and their circumference is formed into a somewhat 
broadened rim. ít is prepared for insertion in this manner: the collar is slip- 
ped over the piece of rubber tnbing until the apex of the collar and the end 
oí the rubber tubing are bronght to a level, an ordinary médium sized curved 
needle, threaded with a No. 8 silk ligature, is passed through the perforation 
of the apex of the collar to which your attention has already been called, and 
tied. This process is continued until the 6 ligatures are taken, which securely 
fastens the collar to the tube. The remaining collar is now fitted to its part- 
ner so as to face it, and the projecting portion of the rubber tubing cut ofí 
cióse to the apex of the collar. Itis then, as before stated, fastened by means 
of sutures to the tnbing. The apparatus is now readv for use. 

PIG. 7. 




Br. Murphy's running thread. 

After the main mesenteric branch of the portion of the intestino to be ex- 
cised has been ligated two intestinal clamps are placed at either end of it^ 
care being taken not to cut too closely to the clamps, so that there will be 
enough gut left to slip over the collars easily. Dr. Murphy's running thread 
is next placed about each cut end of the intestine. This being completad it is 



342 



« CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



the now elipped over the collar whUe an aesietant takeacharge oí the ends oí 
mnning thread, and when the gut has been brought over to the line oí junc- 
tion of the two collare the assistant makes a single knot and the operator 
gently separatea the collars bo as to facilítate the aocesa of the gut. Rlght 
here I must expUin the question that is uppermoat m the inhids oí all pres- 
ent; is it not possible for the aaaistant to tie too Ugbtly and thus render the 
tube nou-pervious? Thia is answered in the negatlve, aa at this Htage of the 

FIO. i. 




Bone collar uewcd to rubher tubiiig. 




operation one-hait of the apparatus is still free and the end of a forcep or any 

small instrument, or a, sterilized nail may be passed into the tube to ascertaiii 
its caliber. Beaides thia, the assiatant when he atrikes the tube with the liga- 
ture is inetantly aware of the fact bj' the resirtt-ance oftered. The second knot 
Is then tied and the ligature cut ahurt. The remaining intestinal end is slip- 
ped over the free collar and altio tied, a aingle knot being taken. When the 
intestinal clanips are removed the reaected portion of the gut will be seen to 
ttlowly distend with gaa, proving the patulonancaa oí the tube. The tying of 
the runnjng thread being compteted and the enda cut ahort a eoiitinuous or 
intemipted Lembert auture ia placed about the line Of junction and the anas- 
tomosis ÍH flniahed. The collara diaaolve abont the third or fourth day and 
ieave the small piece of mbber tubing to paaa with the bowel niovements. 
The average number of ddya after date of operation when the rubber tube 
waa passed waa flve; afew were paaaed on the thii-d and fourth daya. none i.-f 
them being rciaiiicd luiieer t-nu» un; Hi:t[ii üa> . 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO •^^ 





CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 



f: -2Bi"--"- ^ A 




I>ongitudbial Bection. 

Should there be any hesitancy on the part oí an operator about the eiie of 
the tobe ft may be split in two, and united with a catgut Ugature and then 
faatened to the collars. The collara and catgut díssolvlng leaves the tube to 
come away in pieoes one-half its original size. When the tube la split oatgat 
should be uaed Inatead of ailb for Üie insertioa of the running thread as the 
silk might possibly bold the tnt>e together. 

BXPERIMENTS. 



EXPERIMENT II. 

May 16, 1806; black Newfoundland bltch; weight SO poands. End-to-end 
anaatomosíB wlth wooden modet (the t>one collars not being ready). Time ot 
operation 28 minutes. No Lembert sutures were taken, as they were not ne- 
cesaary. The dc^ was playful after operation. 

May 20th, (our days aftcr operation, the boweis moved primarily. 

May 22nd, six daya after date of operation, the wooden model passed with 
a howel movement. The tube was patuloua. 

May 23rd, seven days after operation, the abdominal wound was entirely 
unit«d and the dog was well and very playful, and contlnued In thla manner 
np to May 30th, when it was obeerved that the animal acted rather slcUy. 
She died June ist, flfteen days after the operation. 

Poet-mortem ; Perfect unión at site of operation. Below thls protruded a 
Sharp spiculum of bone; Immediately below this was founda masa of bay and 
hair m«tt«d together. The protrustion of bone was caused by a spur in the 
gut below the site of operation. The cause ot death was purulent peritonitia. 



EXPERIMENT IV. 

May 30, 1696; male Newroundlaad; weight, 70 pounds. End-to-end anaato- 



CONOReSO MEDICO PAN-AMERICANO 



345 



moaia wlth decalclfied bone colUw. After tbe collaxs were in site, a contln- 
uoua Lembert suture waa tsken. 

June Gth, slx days after date oí operation, th^ bowele moved and in tbe fe- 
cal rnaas tbe mbber tobe was found wblch had held tbe bone coliara together- 
About the tabe were tbe puclEerlng strings and at each end ot it were tbe sa- 
turea wbich were oaed to lasten the collars to the tobe; no trace of the col- 
lu-8 could be discovered. The d<^ is well and playful to thla date. November 
1, 1896. Time of operation 25 minutes. 

BXPBRIMENT V. 

June 7, 1896; black Newfoimdland; welght, 4S pounds; end-to-end anaeto- 
moaia. After collars were placed in situ a continuons Lembert suture was 
táken. 

June 12tb, ñve daya after operation, the bowels moved for the tbird time, 
and in tbe fecal masa the rubber tube and puckering sutnrea were found. 

June 13th, flve Uve pupa were bom to patient, and a dead one. 

June 14th, three more pups arríved, making nine in all. The atitchea were 
removed too early and twelveinchesof intestlneprotruded throughanopen- 
ing in the lower angle of the abdominal inciaion. The protruded gut was in- 
flamed and adherent to the gauze dreaaing. It was gently freed from tbe 
gauze by means of lukewarm sterilized water and reploced hito tbe abdomi- 
nal cavity, and the lower end ot tbe inciaion agün unlted. 

June 17th, tbe dog bad made a complete recovery, and is alive and well to 
thisdate. 11-1-96. She basa lai^ bernia at tbe lower site oí inciden, l^me 
of operation, 24 minutea. 

EXPERIUENT VI. 




Perfect unión 15 days after operation. 
lembert sature presenting at inner surface of intestbie. 



ani 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



June ISth, Bis days afber date oí operation, mbber tubing wlth puckering 
stringB pased in fecal masa. 

June 17th, dog waa well and lively. 

Post-morbem: June 24th, flfteen daya after operation, to Bee the oondition 
of afTalrs at site of operation. Union was períect. There was adherent to the 
peritoneum at the site of incisión an omental maas, free from intestine but 
Includinga portion ot thepancreas. The site of the operation waseightinches 
from the stomach. One end of the Lembert suture presented intemally. 
There was a elight narrowing of the lumen of the bowel at the site of opera- 
tion, due to the inñamatory condition of the surrounding omental mase. The 
mucoua membrane was sraooth, espeoially oppoB¡t« the mesentery. 

EXPERIMENT vni. 

Jane 17, 1896; Newfoundland, female; weight, 48 pounds. Dog was kllled 
23 houTs after the operation to obtain a specimen of site at an early period. 
The abdominal incisión was united. The site of operation was covered by 
plástic omental adheslona. No pus, no peritonitis, and no adhesiona to ab- 
dominal parletes. The site of operation and the adjoining Uve inchea of gut 
on each aide were exdsed, a fountain syringe was attached to one end, and 
the atream paaaed through very readily; the distal end waa then clamped and 
the gut fllled to iba entire capaclty without leakage occurring. The coliara 
were in the aame poaition as at the time of operation and were fairly hard. 
The mucoua membrane in the vicinity of the collars waa reddened to a al^ht 




Perfect uijion 23 hours after operation decalcifled bone collar stlll In place. 



CONüRESO MEDICO PAN- AMERICANO 




23 liouTH afUir opcration. Sliowing line of unión estcriiaUy. 

EXPERIUENT IX. 

June 20, 1B96; femaleí weight, 41 pounde. Time of operation 20 minutes. 
Dog playful after operation. 

June 21 st, bowelu moved. 

June 23rd, three days after operation, one undiasolved collar and the rubber 
tube, BB well a» a part of the remainlng collar, paseed with the bowe. 
movement. 

June 24th, fourdayHaft«r operation, dog waa killcd to obtain epocimcnl 




4 daya after operation. Showing elevatiou at seat of operation intemally. 



348 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



The abdominal wound was entirely faealed; no euppuration ñor peritoniüs, 
lnt«8tjnes eti)pty;slight redness about the site ot operation,to whichwas ad- 
herent, slightly, part of the omentum and intestine. The inteaUne at the timo 
of operation was returned to the abdominal cavity in a etralght Uno, but at 
the postmortem tbere was foiud a bend at the operated portion. Water pas- 
aed through the gal freely, and was also retained att«r one end of the intest- 
ine had boen closed. When the epur (bfnd) was atraightened, part of the 
Lembert suture pre8ent«ditBelf at the mesentery; there waaa thickenedring 
abont the circumference oftbe unitod intestfnea; the mucos wasnotinflam- 
ed. An intnasuBception, three and one-half inches In length, was found IS 
inches below the soat of operation, through whlt^h water passed readüy. 

EXPERIUENT X. 

June 26, 1806; female; weight 4d pounds. Time, 21 minutes. Chromicized 
catgut, corresponding in aize to a No. 8 silk, was UBod for the continuoDB 
Lembert. 

June 2Stb, 56 hoursafter operation, the dog died. The poetmortera was held 
immedlately after, with the following facto noted: General peritonitis. One 
collar was partly disolved, the other only softened. When water was passed 
through the operated portíon leakage ocuired at several points through the- 
needle perforations of the Lembert suture. The mucos waa inflamed and 
thlckened two luches abo%-e and below the seat of operation The dog, after 
the operation waa placed on a carpet that had bean used by a dog which had 
died ot peritonitis. Thls may explain the infectíon. 

EXPERIUENT XI. 

June 26, 1896; female; weight, 56 pounds; time 14 minutos. No. 2 silk used 
for Lembert sutures. 
June 29th and30th, bowels moved. 




PerfBct Union 5 days aft«r operation 
Lembert suture presenting at inner surface of intostlne. 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 349 

July Ist, five days after operation, bowels moved again, and in the hard- 
ened fecal mabs the tube and one partially dissolved collar was found. The dog 
was playfol and seemed to be wcli. Immediatoly after the tube had passed 
tile dog was killed. 

Rescüt of post-mortem: No peritonitis. Adhesions to the surrounding int- 
estines and omentum had formed. The resected portion of the gut adhered 
to itself so as to form a loop. Water pased through it freely; under great 
pressure of stream the adhesions gave way, and there occurred a small leak 
at the line of unión. The Lembert sature presented intemally. 

£XPERIM£NT XIU. 

June 30, 1896; female; weight, 60 pounds. In this experiment no Lembert 
suture was taken. Time, three minutes. 

Post-mortem; generiü peritonitis, resulting from non-union. The edges of 
the gut had slipped out from between the collars. 

EXPEIMENT XVI. 

July 22, 1896; No. 2 continous Lembert suture taken; time, 22 minutes. 

' July 26th, four days after operation, the dog died. Postmortem : Perf ect 
unión. Cause of death intussusceptions, of which two were found. One was 
24 inches in length, being 20 inches from the anua; at the proximal end of 
this intussuception was found nearer to the rectum. Under high pressure 
water passed through both intussusceptions and reduced them. In one the 
intussusceptions was gangrenous. 

EXPERIMENT XVIU. 

August 1, 1896; female; weight. 35 pounds; time, nine minutes for insert- 
ing the collars and 25 minutes for entire operation. The tube was passed on 
the sixth day. Interrupted Lembert satures were taken with No. 2 silk. 

September lOth, killed to obtain specimen. Dog was in ñne condition. No 
adhesions to line of incisión. Union perfect. Omeiitum slightly adherent to 
intestine opposite mesentery. Seat of operation, 13 inches from rectum. 

EXPERIMENT XIX. 

August 1, 1896; female; weight, 45 pounds. Interrupted No. 2 Lembert sut- 
ures taken. Time, seven minutes for insertion of collars and 18 minutes for 
entire operation. Dog acted well but was killed after 48 hours to obtain a 
specimen. 

Post-mortem: Beginning peritonitis; collars were undissolved and brittle, 
but softer than at the time of insertion. Site of operation united. The edges 
of gut were cut off by the collars throughout the entire circunference. 

EXPERIMENT XX. 

August 8, 1896, male; weight, 70 pounds. Operated by my assistant, Dr. 
Sylvan Kunz. Four interrupted Lembert sutures taken. Tube ^as passed the 
sixth day. 

September lOth, 41 days after operation, the dog was killed to obtain a spe- 



350 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

cimen. There were no adhesions to Ihe abdominal incisión. Th« line of nnion 
in the gut was perfect, and a small etrand of omentum wae adherent to it. 
The reaected portion of gut and the two odjacent inches od each side were 
excitted. Upotí paasing the ñnger through tbe bowel a. alight conetrictíon waa 
felt at a point coiresponding to the line of unión. Upon laying the gat open, 
a perfectly smootb macosa presented, the line of unión being barely percep- 
tible. 




33 days after oiicTation.— a. Lino of unión.— b. Omentum. 

EXPKRIMEN'T XXI. 

Soplombcr 10, 1S96, female; welght, 60 pounds Very aged. Continuous 
Lembert taken. Time, 24 minutee. 

SepU'jnbiT 12th, dog died of peritonitis. Leakage at site of operation. The 
animal was iu Huch poor condition that her death was predicted at the time 
of operation, 

EXPERIHENT XXII. 

September 21, ist>6j black Newfoundland ; weight, 54 pounds. Coliare Uut 
were bardened in chromic acid were used in tbís experiment. Elgbt Ínter- 
rupted Lembert autureo taken. Time 23 minutes. 

September 24th, thrce days after operatJon, bouels moved for the third 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 351 

time and in the fecal masa the ehromicized collars and tube were found. The 
collars had retained their contour and were almost as hard as at the time of 
insertion. Between the collars was found the interposed intestine, cut off as 
a result of pressure atrophy. The dog was in splendid condition and very 
playfol. He was killed October 2nd, eleven days after the operation, to ob- 
tain a specimen. 

Post-mortem: Perfect unión at site, which was 10 inches from the stomach; 
no spurs; noadhesions; strands of ornen tum surrounded the opera ted site. 
The Índex finger readily passed through the gut and slight constrlction was 
felt. 

EXPERIMENT XXIU. 

September 27, 1896; male; weight, 51 pounds. Very hard ehromicized col- 
lars used; nine interrupted Lsmbert sutures taken. Time, 18 minutes. 
Bowels moved daily. 

October Ist, four days after operation, collar and tube intact were passed. 

October 4th, seven days after operation, dog died. 

Post-mortem: Dry peritonitis; no pus; noadhesions norkinks. Union of 
serosa perfect. Under hígh pressure leakage ocurred at line of unión. Upon 
passing a fingir into the resected portion of the bowel no constríction what- 
ever could be felt. This was explained by laying the gut open, when it was 
seen that there was no unión internally, the edges were cut off very sharply. 
Lembert sutures showed on the inner sorface; small spiculae of wood were 
found near the line of incisión. 

EXPERIMENT XXFV'. 

October 4, 1896; black Newfoundland; male; weight, 30 pounds. Collars 
ehromicized for ñve days were used. Continuous Lembert sutures taken. 
Time, 18 minutes. 

October 6th, two days after operation, collars were passed; one was partly 
dissolved, the other so f tened. Dog in good condition. 

October llth, seven days after operation, dog was killed. 

Post-mortem: Union of pañetes; no suppuration; no adhesión to abdomi- 
nal pañetes; no peritonitis. Union at site good; constriction very slight. 
This post-mortem was held in the presence of Drs. H. P. Newman, Oclisnor, 
Futterer, Goldspohn, Thilo, Kramps, Kunz and Convery. 

EXPERIMENT XXV. 

This experiment w^as pcrformed in the presence of the above named gen- 
tlemen, October 11, 1896; male; weight, 20 pounds. Four interrupted Loni- 
bert sutures taken. 

October 15th, four days after operation, rubber tube passed wilh bi)wol 
movement. Dog well and lively up to this date. 

EXPERIMENT XXVI. 

October 14, 1896; male; weight, 40 pounds. Four Lemberts taken. Tubo 
passed flve days after operation. 

Experiment formed in the presence of Drs. Hall, Coy, Earlo, J. Wagner, 
Cari Wagner, Edmunds. Wallace. Schimir»k and Kunz. 

Dog well to date. 



^oá CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



EXPERIMENT XXVH. 

October 18, 1896; male; weight, 40 pounds Four Lemberts taken. Timey 13 
minutes. 
October 22nd, tube passed. 

Drs. Harria, Wiliiams, Manierre and Kunz were present. 
Dog well to date. 

EXPERIMENT XXVHI. 

October 20, 1896; female; weight, 61 pounds. Four Lemberts taken. Time, 
12 minutes. 

Tube passed 8th day. Dog well to date. 

This operation was done in the presence oí Drs. Graham, Roler Beck, A. 
Lunia, Sher, Potts, Hoadlea, Bell, Zaun, Hequembourg, Schaeffer, Hooper 
and Kuns. 

EXPERIMENT XXIX. 

Same Dog as Experiment XXIV. 

Operated Oct. Slst 1896 oíd site oí operation and adjacent 9 inches on either 
side excised. 

Rubber tube was split and reunited with cat gut, the running thread wae 
taken with catgut and interrupted Lembert sutures taken. Mesentery was 
sewed with cat gut. 

Collars and tube intact, were passed 3 days after operation. The collars 
were very soft, and if they had remained in the intestinal canal 24 to 36 hours 
longer would have dissolved. In the specimen of the collars, can be seen the 
interposed gut, cut oñ by pressure after 3 days. 

The cat gut which was used, to sew the rubber tube together was not dis- 
solved. The excised specimen was examined and showed very slight cons- 
triction. 

The intestines were slightly adherent to each other in vicinity of the prl- 
mary operation. Dog is well to date Nov. 6th '96. 

HUMMARY OP EXPERIMENT. 

Of the 22 dogs operated upon 18 made complete recoveries. One dog was 
killed after 23 hours to obtain an early specimen; from the appearances at 
the post-mortem the dog in all probability would have lived. Four died of 
peritonitis, one probably being infected from the carpet upon which he was 
placed immediately after the operation; and in one the intestines slipped 
from the collars owing to their extreme softness, resulting after three days 
in the death of the animal from general peritonitis. The reason of the soft- 
ness of the collars used in this experiment was, that they were kept in equal 
parts of water, glycerine and alcohol all the collars used thereafter were 
kept in absolute alcohol. One death was caused by gangrene of the intnssiiB- 
ceptions. In the next series of experiments Ihope to obtain better resnlts, as 
I have greatly proflted from those just completed. 

In conclusión I beg to state that althoue^b I have not yet been ab\9. to try 
the collars on a human subject, I am convinced beyond a doubt that they wiU 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 353 

prove successfal. The small piece of rubber tubing which is left to be dis- 
charged will certainly not produce any obstruetion, ñor is it at all apt to ul- 
cérate through the bowel. In regard to the resulting constriction of the lumen 
oí the bowel, I am satisñed that it is no greater than that foUowing the use 
of any other contrivance. The greatest portion is absorbable, it retains its 
position automatically it is easily applied, is time saving, and being light the 
intestines can float it; it produces pressure atrophy; the rubber produces an 
equal pressure throughout the entire circumference of the collars. Its cons- 
truction is simple and the material can always be had. Although the expe- 
riments are not very great in number, I am anxious to report them so as to 
give any one who may see fit an opportunity to try the decalcifled bone co- 
lars. It is my intention to add to this report from time to time. The series of 
ezperiments upon chole-cystenterostomy and gastro-enterostomy will be 
reported separately. 



APUJ^TES 



PARA EL ESTUDIO DE LAS HERIDAS PENETRANTES DE VIENTRE 

HECHAS 
CON INSTRUMENTOS PUNZO-CONTUNDENTE, Y COMPLICADAS DE HERNIA 

INTESTINAL, 

POR EL DR. SANTOS MEDINA, 

Juchipila, Zacatecas, R. M. 

Juliana Reyes, de 10 años de edad, débil constitución, temperamento linfá- 
tico, vecina del Durazno, Yahualica, Jalisco: me fué presentada el 20 de Di- 
ciembre de 1886 en solicitud de su curación, diciéndome que hacía tres horas 
que una vaca la había cornado y que tenía las tripas salidas. Examiné á la 
enferma y le encontré una herida penetrante de abdomen, sin hemorragia, ni 
capilar siquiera; de forma circular; situada en la parte media de una línea 
que se tirase de la espina iliaca anterior y superior del lado derecho, á la de- 
presión umbilical; con salida de una asa del intestino delgado, que midió 15 
centímetros de longitud, fuertemente comprimida por los contornos de la he- 
rida, muy sucia con tierra y estiércol que con alguna dificultad disprendí, la- 
vando primero con agua tibia previamente hervida, y después con solución 
antiséptica de ácido carbólico al 2 1^ </r . Después de haber hecho la asepsia lo 
mejor que me fué posible, extendiéndola con especial cuidado á la parte her- 
niada, á los contomos de la herida, á toda la piel del vientre, á mis manos y 
á los instrumentos que pudiera ocupar, reconocí que la porción herniada no 
estaba herida y sí muy dilatada por gases intestinales que resistieron ser re- 
chazados al interior del vientre, porque el extrangulamiento que sufría el pe- 
diculo por la constricción de la herida, obstruía completamente su comuni. 
cación con lo restante del tubo intestinal. 

Dada la estrechez de la herida y la fuerte constricción que sufría el pedícu- 
lo, no me determiné á puncionar el asa intestinal para dar salida así á los 
gases que contenía, temeroso, tanto á los peligros á que esto e::;)ono, oomo á 



yy-í CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 

qae la reducción de volumen, fuese insuficiente para poder efectoar la re- 
ducción de la porción herniada á la cavidad del vientre. Me determiné, pues, 
á practicar el desbridamiento de la herida : para ello no me fué posible hacer 
pasar el pico de la sonda acanalada y mucho menos iniciar en la herida el 
pulpejo del dedo índice, que una ü otro hubiérame ser\'ido para conducir el 
bisturí y desbridar de dentro afuera; entonces procuré hacerlo de fuera aden- 
tro y con las precauciones que el caso requería, para no correr el riesgo de 
herir el intestino, corté en el punto más hacia arriba y á la derecha de la he- 
rida, dando una extensión á la incisión como de centímetro y medio y com- 
prendiendo en ella la piel, el tejido celular subcutáneo, el grande y el peque- 
ño oblicuos. 

Sin hacer penetrar mis la incisión á la capa musculosa profunda, rechacé 
los gases que el asa contenia; con facilidad reñuyeron á la cavidad del vientre 
y en seguida reduje ya sin dificultad la porción intestinal herniada. Operada 
que fué la reducción, la herida se presentó no circular como antes de operar- 
la pareció serlo, sino completamente en linea recta, con sus bordes netamen- 
te cortados, cual son los de una herida que ha sido hecha con instrumento 
cortante. 

Afronté los labios de la herida, coloqué tres puntos de sutura entrecortada, 
encima tiras de esparadrapo, gasa iodoformada, una gruesa ca^a de algodón 
fenicado y sujeté el todo con un vendaje ligeramente compresivo. Aconsejé 
que se tuviera la enferma á dieta láctea y prescribí: Protocloruro de mercu- 
rio, 0.08 centigramos; polvo de opio, 0.025 miligramos en diez papeles; para 
dar un papel cada media hora. El día siguiente se continuó el mismo trata- 
miento. No se presentó pirexia en esta herida, ni antes ni después de la pri- 
mera inrer vención quirúrgica; al quinto día retiré el aposito; la herida estaba 
perfectamente cicatrizada sin supuración; quité dos hilos de la sutura, dejan- 
do sólo el del punto medio; volví á colocar tiras de tela adh3siva, gasa iodo- 
formada, algodón fenicado y vendaje ligeramente compresivo. La enferma 
siguió bien, al octavo día levanté el último aposito y encontré la cicatriz bas- 
tante resistente ya; retiré el punto de sutura que quedaba y la enferma fué 
dada de alta, completamente curada de su herida. 

Juan Jaramillo, de 12 años de edad, buena constitución, vecino de La Ca- 
ballería. Juchipila, Zacatecas: el 13 de Agosto de 1889 recibió una cornada en 
el vientre y le causó una herida penetrante, al parecer, circular, situada á 
cuatro craveses de dedo á la izquierda de la depresión umbilical y complicada 
de la salida de una asa intestinal de 20 centímetros de longitud. Dos horas 
habían transcurrido después del accidente, cuando estuve en condiciones de 
intervenir. No se presentó hemorragia, ni capilar siquiera; había ligero me- 
teorismo y el enfermo acusaba gran dolor localizado á la herida y á sus 
inmediciones; hubo basca y ligeros enfriamientos seguidos de fuerte ca- 
lentura. 

Lavé desde luego con una solución antÍ8C>ptica de ácido carbólico al 2»^'/, , 
extendí el lavado al asa intestinal, á todo el vientre, á mis manos y á los ins- 
trumentos de que pudiera necesitar. En seguida reconocí que el intestino no 
estaba herido y sí muy dilatada su porción herniada por gases que no pude 
desalojar, porque la estrechez de la herida obstruía completamente su comu- 
nicación al vientre é impedía hacer la reducción del asa intestinal. Practi- 
qué el desbridamiento y para ello no me fué po8Íl)le pasar el pico de la sonda 
acanalada y mucho menos iniciar en la herida el pulpejo del dedo índice; en- 
tonces procuré hacerlo como lo había hecho en el caso anterior que dejo apun- 
tado; corté más hacia arriba y á la izquierda do la liorida. dando una extí»nsión 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO . 355 

á la incisión como de centímetro y medio, y comprendiendo en ella la piel, el 
tejido celular subcutáneo, el grande y el pequeño oblicuos. 

Sin hacer penetrar más la incisión á la capa musculosa profunda, rechacé 
los gases que el asa contenía, con facilidad refluyeron á la cavidad del vientre 
y en seguida reduje ya sin diñe altad la porción herniada. Entonces la herida 
se presentó no circular CDíno antes de la reducción pareció serlo, sino com- 
pletamente en línea rect i, con sus bordes netamente cortados cual son los de 
de una herida que ha sido hecha con instrumento cortante. 

Afronté los labios de la herida, coloqué tres puntos de sutura, encima tiras 
de esparadrapo, gasa iodoformada y una gruesa capa de algodón fenicado, y 
sujeté todo con un vendaje ligeramente compresivo. Aconsejé que se tuviera 
el enfermo á dieta láctea y prescribí: Protocloruro de mercurio, 0.08 centi- 
gramos; polvo de opio, 0.03 centigramos en diez papeles, para dar un papel 
cada media hora. Al día siguiente no había calentura, ni basca, ni dolor, ni 
meteorismo; se continuó el mismo tratamiento por otros dos días, al quinto día 
se retiró el aposito; la herida estaba perfectamente cicatrizada sin haber su- 
purado; quité dos hilos de la sutura, dejando s51o el del punto medio, volví á 
colocar tiras de tela adhesiva, algodón fenicado y vendaje contentivo. El en- 
fermo siguió bien, al octavo día levanté el último aposito y encontré la cica- 
triz bastante resistente ya, retiré el punto de sutura que quedaba y el enfer- 
mo fué dado de alta, completamente curado de su herida. 

De estas heridas otros cuatro casos clínicos se me han presentado. En tres 
de ellos apliqué con igual feliz éxito el mismo tratamiento, tanto médico como 
quirúrgico, que apliqué en los dos anteriores. En el otro, se trataba de un niño 
de ocho años de edad: su herida penetrante de vientre, complicada de la sa- 
lida de una asa intestinal, se había dejado expuesto á toda intemperie duran- 
te tres días, cuando se solicitó su curación ; una peritonitis se había declarado 
ya y el asa intestinal herniada estaba gangrenada. Me abstuve de intervenir 
porque no tuve esperanza ni poca de éxito. La gravedad del estado general 
de este herido me pareció que hacía temeraria toda intervención. Dos horas 
habían pasado después de mi visita, cuando este enfermito murió. 

El instrumento vulnerante que inñere esta clase de heridas, me parece de- 
be clasificarse, por razón de su configuración y modo de obrar, entre los pun- 
zó-contundentes, por más que las heridas que causa, presenten los caracteres 
de las que son hechas con arma punzo-cortante. 

Las heridas que dicha seudo-arma infiere, y que con alguna frecuencia se 
observan en la población rural, llaman mi atención principalmente por los 
puntos siguientes: 

1*" La configuración de la solución de continuidad no guarda paralelismo 
con los contomos del instrumento vulnerante que las ha inferido; 2" La so- 
lución de continuidad sigue el paralelismo de las fibras musculares del gran- 
de oblicuo; 3*" No se presenta hemorragia ni en los labios de la herida exterior 
ni en el interior del vientre; 4^ El feliz éxito que se obtiene en la curación, 
siempre que se cumplen las dos condiciones indispensables que se imponen 
de rigor: el empleo de la antisepsia y la pronta intervención quirúrgica; 5" 
El intestino, á pesar de haberse presentado herniado en todos los casos que 
he podido observar, en ninguno ha sido herido. 

Este último punto llama tanto más mi atención, cuanto que el eminente 
cirujano, el sabio Profesor J. J. Malgaine, en su obra de Medicina Operato- 
ria, tomo 2", página 351, dice así: 

"II est assez rare que Pintestin fasse hernie á travers ime plaie extérieure 
sans étre blessé lui-méme ..." 

43 



356 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



CONDUCTA DEL PARTERO DURANTE EL PUERPERIO 



POR EL 



México, D. F. 

La importancia del puerperio, eomo uno de los primeros eapítolos en la 
etiología de las afecciones ginecológicas de orden inflamatorio, es universal- 
mente reconocida, y las estadísticas y los autores, están de acuerdo en con- 
cederle la primacía sobre todas las otras causas. Cuando recordamos las 
transcendentales y profundas modiflcaciones que el aparato sexual sufre du- 
rante el puerperio, no nos extrañará en modo alguno, que ahí encontraremos 
la razón de ser de lesiones que agudas ó crónicas, vengan en un porvenir más 
6 menos próximo á constituir á la puérpera en una valetudinaria impropia 
para la reproducción ó para el trabajo. Con efecto, el útero con su inmensa 
red sanguínea, con su abundante circulación linfática, con su vasta dotación 
nerviosa, suma á todo esto, en el estado puerperal las múltiples erosiones y 
desgarraduras que el paso del feto produce en el cuello, la existencia de la 
herida plecentaria, la posibilidad de retener en su cavidad fragmentos de te- 
jidos eliminables, y por último, en una esfera inferior, las erosiones y mal- 
trato de la vagina y el perineo, sumando á todo esto la paresia vesical y gastro- 
intestinal, elementos todos que sucediéndose ú obrando de conjunto, vienen 
á perturbar el trabajo de restitución, que tiene que efectuarse en el apara- 
to sexual, después de la desocupación de la cavidad uterina. Vigilar y de 
cerca todos estos factores, es el deber del partero 6 del ginecólogo; pues- 
to que según la expresión de uno de mis más queridos maestros, es en este 
punto donde se dan la mano el ginecólogo y el partero. Vigilar y cuidar se- 
gún la enseñanza de las reglas generales de cirugía, las heridas y erosiones 
desisfectando unas y otros, manteniendo aséptico el escurrimiento loquial, y 
cuidando que las cicatrices se efectúen en un medio lo más antiséptico que 
se pueda, para poner á la puérpera lo más á salvo posible de las infecciones 
que por penetración de micro-organismos, tan temibles como el vibrión sép- 
tico de Pasteur, tan tenaces como el gonococo de Neisscr, vengan á poner en 
peligro la vida de la mujer ó la integridad funcional del aparato de la gene- 
ración. Entre todos estos elementos es la herida placentaria y la cavidad 
uterina, el principal objetivo, tanto por su situación profunda como es, como 
por ser el útero el órgano que más cambia á través de los fenómenos que 
concluyen en la reproducción de la especie. Ahora bien, es de observación 
común que á diario existen, y se ven heridas en cualquier parte del organis- 
mo, que curan aun sin ayuda del cirujano, y no por eso. Señores, el día cual- 
quiera que nosotros tengamos una herida, abandonaremos á los esfuerzos de 
la naturaleza la curación y feliz término de ella, sino que procuráramos ro- 
dearla de los medios que sabemos sirven y son útiles para poner esta herida 
al abrigo de complicaciones, y poder abreviar el tiempo de su curación final. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 357 

Yo quiero hace valer este mismo sencillo raciocinio para la herida placenta- 
ria, cuya herida según sabéis, está escondida en el fondo de un canid quebra- 
do, en un medio caliente y húmedo, enfrente del trabajo de regresión que en 
la superficie caduca y en el fondo y paredes se está llevando á cabo, secretan- 
do de* su superficie y de sus intersticios, sangre y serosidad que proviene de 
los vasos abiertos, y que trasuda de sus capilares serosidad y sangre que son 
de los medios más apropiados para la siembra y el desarrollo de los micro- 
organismos. No creo ser aventurado al afirmar que ninguno de nosotros, 
dejará al solo cuidado de la naturaleza, la curación de la herida placentaria 
de las desgarraduras del cuello, que por pequeñas que sean, no dejan de ser 
amplia puerta de infección, así como no abandonaremos el estado infectable, 
permítaseme la palabra, del canal vaginal y del perineo. Cierto es, y á diario 
lo vemos que este trabajo de restitución, se efectúa á menudo y todos los 
días, sin que ninguno tome participio en él. Hace pocas horas oimos nom- 
brar un número inmenso (1,400 casos), y muchos años de práctica (Pagens- 
techer y Altamira), sin haber tenido nocasidad ni ocasión de intervenir. Yo 
envidio esa práctica feliz, pero guiada por las teorías de la Ciencia y por la 
enseñanza de los casos, si pocos en número, Inmensos en enseñanza, vengo 
á proponer á ustedes, la intervención directa del partero en el puerperio. 
Pero hay más, así como para la intervención quirúrgica, un solo caso de cu- 
ración, por atrevido que sea el procedimento que se pone en práctica, es so- 
brado motivo para autorizar al cirujano á intervenir, así y arguyendo á 
contrario, un solo caso desgraciado es suficiente para autorizar la intervención 
del partero, tanto más, cuando que nunca puede estar cierto de tener su en- 
ferma á salvo de las complicaciones, que de un momento á otro y cuando 
menos se espere, pueden venir á interrumpir el tantas veces nombrado tra- 
bajo de restitución. Habéis oído en esta honorable asamblea, á uno de nues- 
tros profesores, verdadera eminencia de ginecología, abogar por hacer más 
breve el tiempo de reposo de las puérperas, y es enteramente indudable, que 
antiseptizando la herida placentaria y el endometrio, así como el canal vagi- 
nal, abreviaremos el tiempo del puerperio, aprovechando aun con esto, la 
exitación que la curación traerá sobre las paredes uterinas, cuya exitación 
producirá la contracción y retracción de las fibras del órgano. 

Hace poco más de tres años, tuve el honor de acompañar á uno de mis 
maestros, para asistir á una enferma de la familia de un compañero, la cual 
enferma sucumbió á peritonitis séptica, provocada por la infección del vi- 
brión séptico, cuya existencia se comprobó, por el análisis micrográfico del 
escurrimiento seroso, tomado profundamente en una de las edemas vulva- 
res. Otro caso se refiere á la esposa de uno de los abogados de más nota en 
el foro mexicano, en cuyo caso la siembra bacteriana se hizo en la sangre, 
sin que localmente hubiera habido barrera á la infección, habiendo fallecido 
la enferma, por las altas temperaturas á que dada lugar la infección sanguí- 
nea. Casos semejantes á estos han sido descritos por Widal (*) en su tesis de 
1889. Baste por la premura del tiempo, estos casos escogidos entre personas 
que por su situación social, están al abrigo del reproche del desaseo, y me 
permitiré reforzar el fundamento de mi tesis, enunciando la cifra numérica 
que arroja la estadística de las observaciones recogidas en el Hospital de Ma- 
ternidad, de la consulta ginecológica, dada por mi entendido maestro el Sr. 
Dr. Hurtado. En los primeros 600 casos apuntados por orden numérico, como 
constan en el libro de historias: encuentro que de ellos en 267, es decir en 



(♦) Widal citado por P. Delbett. Supuraciones pélvicas en la mujer. 



358 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

44.50% de los casos, existe perfectamente aveiig^uado el puerperio, como úni- 
co causante del padecimiento ginecológico, el cual en su mayor parte, consis- 
te en inflamaciones del endemetrio, del peri y parametrio, de las trompas y 
los ovarios, del peritoneo que reviste el útero, de la situation de este y su 
prolapso, sobre todo en mujeres que por sus pocos elementos, tienen que vi- 
vir de su trabajo corporal. 

Averiguado que es una necesidad, cuidar el puerperio en todos los casos, 
vienen ahora los medios y modo de hacerlo: los medios variarán según la 
experiencia de cada uno, desde la corriente eléctrica, hasta el simple que 
lavado, ayudado 6 nó de la oxigenación, aconsejada por autores americanos y 
tan brillantes resultados le he visto dar en manos del Sr. Dr. Hurtado. 
Respecto al modo de hacerlo, una idea debe siempre estar presente, según el 
consejo del Sr. Dr. Gutiérrez, mi entendido maestro, y es nunca infector de 
fuera adentro, y para esto, previa desinfección vaginal, hacer uso del espe- 
jo, para lavar y curar la cavidad uterina. La práctica universal y constan- 
te de la antisepsia uterina, ahorrará en muchos casos, efectuar el legrado ó 
bien precisará su necesidad; tendrá siempre al partero al abrigo de las sor- 
presas, y activará la involución uterina, término ñnal de un embarazo y un 
parto felices. Apoyado en lo expuesto, me atrevo á proponer á mis ilustrados 
consocios se dignen poner esta cuestión á la orden del día, y se nombre de 
entre ellos una comisión, si posible fuese, en todos los paises representados, 
para que estudien el tratamiento del puerperio, los diversos medios de que 
disponemos, cucharilla, electricidad etc., y en el próximo concurso le dé 
cuenta á la Asamblea de los resultados de su cometido. 






Me permito proponer como personas para integrar la comisión de que he 
hablado á los Sres. Frank, Vandervilt, Pagenstecher, A. Martínez y los 
Sres. M. Gutiérrez y Hurtado. 

México, Noviembre de 1896. 

Ignacio Prieto. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 359 



IN" THE n?.ESElíTT STj^TE 

OP 

OMetrical Knoileice are i e jnstilei in Castii asMe tlie Yectis? 



BY 



DR. MANUEL aUTIERREZ Z A VAL A. 

México, D. F. 

THE practice oí Medicine, notwithstanding the constant progresa, and 
in spite of the Titanio efforts of its votaries, can only boast of the mbdest 
title of scientific art in place of an exact science, which we are all ambitions 
it shoold claim. It happens frequently, that like the Cimbrians of oíd, we bum 
the idols which we formerly adored, and adore those which we formerly bum- 
ed. This apparent contradiction is not, as sometimes, but the natural conse- 
quence of advanced scientific progress, and there are many occasions in 
which it is the inherent and sad attribute of routine. 

Routine a real autocrat, from whose irresistible empire it is difficult to ex- 
trícate oneself ; an iron Yoke beneath which bend, both great and small, 
leamed and ignorant; plagae of all times and places— it is, and always has 
been, the principal obstacle to all progress in the vast field of medicine. Routine 
consecrates and stamps with its arbitrary seal, the most erroneaus principies, 
at the same time, that it destroys, and huríes in oblivion, those, which by the 
light of sound reason ought to live and flourísh, and from this double point 
of view, incalculable injuríes are brought aboutmore especially in obstetrícs. 
Routine has transmitted through entire centuríes, the false and críminal idea 
that embryotomy of the living fetus is lawful, under the frívolous pretext, 
that the interests of the child should be subordínate, they were considered to 
be nuil and void as compared with the precious ríghts of the mother. And it 
has required the sound morality of so me few, besides the progress of abdo- 
minal surgery, and the terrible statistics of fetotomy to undermine the san- 
guinary monument of this barbarous and revolting operation. 

Routine — the gravity of the operation — and the most unjust aspersions, sup- 
pressed the Cesarían section and buríed it under the welght of its failures for 
400 years. And it required all the efforts of Professor Robert Harris of Phi- 
ladelphia, foremost champion of this operation, aided by the wise co-opera- 
tioñ of Reuss, Martin, Choustein, Franck, Kehrer, Leopold, and Sanger to 
resuscitate^this important surg^cal measure. 

Routine caused symphyseotomy to disappear from the ñeld of obstretical 
operations, and it would have continued to rest in the sleep of oblivion, had 
it not been recalled to life, by the use of asepsia, assisted by the patient in. 
vestig^tions of Novi, Spinnelli, Galbiatti, Jacolucci, Careadi, Mangiagalli, 
Morisam, Pinard and Tarabeuf. Finally, Rontine has accomplished this, that 
when some **rara avis in terrís" speaks of the good results of the vectis as a 
happy substitute for the fórceps in certain complicated cases in obstretic 
practice, he is answered only by a smile of disdain, and the utmost contempt. 



36() CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Is such conduct just? Is it rational? Does it accord with correct premises 
and inferences drawn f rom practice? These are the questions, which althoagh 
imperfectly treated, I intend to submit to 3'Oiir mature judgement. 

Whoever first used the vectis, whether it was Chamberlain, as the majority 
of authors belie ve, or Ronhuissen as claimed by the Belgian sehool, it is a faet 
that this instrument, the rival and contemporar>' of the fórceps, brought 
about the división of obstetricians into two rival camps— the one of partizans 
who used it in every case to the exclusión of the fórceps, among whom were 
such decided supporters as De Beuyn and Varrocquier, the former of whom 
used it eight hundred times, and the latter twelve hundred times; the other 
side that of it« detractors, who never recommended its use; amongst them 
we find Joullin who says that the vectis is an obsolete and useless instrument. 
It was natural that the exaggerations of both parties, should damage rather 
than beneñttheir respective contentions, the fact being, that exclusivuegs was 
their onl}'' motive. It would be more logical and rational instead of consider- 
ing the fórceps and vectis as antagonistic, and excluding one another, or on 
the otiher hand, as possessing the same power, and displaying a similar kind 
of action, to study the fundamental physician principie which govems both, 
to deduce practically their qualities in common, and their different peculiar- 
ities, and to give each its due, then both would have been retained as adapted 
to particular cases, and it would have been seen that they are two friends, 
who help each other, and unite or replace each other in dystosic labor, and 
nottwo rivals who destroy each other. In fact, as has been judiciously observad 
by Bandelocque, the vectis has for its principal object, to correct certain 
abnormal and unfavorable positions of the head, and only sometimes as a 
secondary object that of extraction, while this last step is the ideal of the ap- 
plication of the fórceps, although it may not be the only one comprised in 
the modus operandi. But in scientific controversies it is rarely that extremes 
meet, or attain the happy médium, and in the present discussion the opinions 
of Titsing, Rechberger, Camper, Zeller Bland, and many others, had to fall to 
the ground beforethe judgement of Sewet, Smellic and the foUowers of Bau- 
deloquc. In vain Herbiniaux, Denman, Sims, Douglas, Cooper and others 
tried to return to the use of the vectis, in vain after the almost absolute pro- 
hibition on the part of Germany, has it been tried anew by Verardini, Bodaert, 
Coppel, Traeys, Tabri and Hubert, and studied by Jacquemier and Famier, 
the opinión before mentioned of Joullin appears to be the universal creed on 
this subject. And after all, the vectis without depriving the fórceps of its 
precious and well proved advantages, is a useful instrument, safe and admir- 
able in proper cases. Before particularizing, before demonstrating, that the 
vectis is good for something, let us see if its use, is as injiuious, and as dan- 
gerous US some claim. 

The great power displayed by the vectis lias caused it to be condemned as 
a brutal and inadmissible resource. Such an idea, bom of ignorance of its ap- 
plication, is entirely unfounded. There is no doubt that in making the pubis 
a fulcrum, and raising the end of the liandle, the effect ia greater proportion- 
ally to the distance the points are from ono another, and may be such, that 
serious damage to the fetus and maternal part« may ensue. 

But this is not the way to proceed. The handle must be rested on one hand 
while the other hand placed as near as possiblo to the pubis, draws it in the 
requireddirection. In this way, the operator has control of the instrument, and 
an graduat« and direct it, as the case requires, and can avail himself of its cap- 
abilities; therefore the failures have been due, not to the instrument, but to 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



361 



ignorance of its real use, on the part of those who used it. Tendency to slip, 
making undue pressure upon the posterior part of the pelvis, has been charged 
against the vectis. Now this last aecident coold only occur at the pelvic inlet, 
and slipping can be avoided by a little prudenee and dexteríty. If we compare 
the possible effects of compression backwards by the vectis, with those for- 
wards by the fórceps, it will be seen that injury is more Hable to occur and 
that there is more danger in using the latter; therefore there is nothing in- 
jurious provéd against the vectis. What are its advantages? Being a single 
blade, which is neither too thick ñor too broad, its application is very easy. 
It may be unnecessary when the pelvic formation and dimensions are normal» 
but it is otherwise in a contracted pelvis, where, as Jacquemier and Tamier 
admit the application, direction, and forcé of the instrument is less dangerous 
to both mother and child than the fórceps. Under the conditions mentioned, 
the desiderátum is to opérate on the shortest diameter of the head, which is 
now dose to the smallest part of the pelvic inlet. Would the fórceps meet the 
requirements of this case? In a case where the head cannot be grasped at the 
bi-pariental diameter, the rule is to place the fórceps blade toward the side 
of the pelvis, then instead of the short diameter being shortened, it will be 
lengthened. 

It is true that Pinard advises in such a case to apply the instrument accu- 
rately as regards the head, though it may be unf avourable as regards the pel- 
vis, but the difficulty of doing this is obvious, as the resulte to the fetus may 
be fatal. ^ 

We have seen that in such a case, the vectis is of easy application besldes, 
it will act so as to carry the head to those parts of the channel which are of 
increasing width, without interferíng with the moulding, changing the form 
without alteríñg the capad ty, as has been well remarked by Eugene Hubert. 

Although it has been demonstrated that the blades of the fórceps do not 
deprive the head of a certain mobility, it is so limited, that it emerges from 
the pelvis almost in the same position as it entered. This does not happen 
with the vectis, which operating only upon a portion of the cephalic pole, 
allows it free play to overeóme the resistance which it encounters in its pas- 
sage; and this is not the smallest of the advantages of this instrument. But 
where its superíoríty manifests itself in all its splendour, is in assisting la- 
bour in head presentations when the position is dorso-posterior. 

In the Medical Congresses of 1892 and 1894, in this Capital and San Luis Po- 
tosí, I called attention to the especial characteristics which this course of 
dystocia originates, as well as to the great danger caused to the health and 
life of both mother and child. On the same occasion I demonstrated beyond 
all doubt that the way to proceed, is to imitate Nature, by carryingthe occi- 
put under the pubic arch, and consequently the dorsum forwards. 

This object can be effected by grasping the head with the hand, as Smellie 
advises, and as I have done severa! times, placing two flngers behind the ear 
and compressing as Tamier advices, making a double application of the com- 
mon fórceps or using the straight one ; or folio wing Loviot's method as in 
shown by me, in the paper alluded to. 

But the first of these methods requires special conditions to be successful, 
and they are not common. 

Begg^ng pardon of that eminent tocologist Tamier, the method he advises 
is erroneous in view of the fact, that it acts only on one extremity of the 
diameter which it is necessary to tum ; in my hands at least, his plan has 
been unsuccessful. 



362 CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

The double application of the fórceps, especially if practiced in two stages 
by the common fórceps, is difScult, and not without danger to the mother; 
in fact, it is not according to the well known rules of correct procedure, to 
which it should conform. It is less difficult, and much easier, if rotation is 
effected with the straight, and extraction withthe curved fórceps — the form- 
er has its field of action only in the lower part of the pelvis. Finally Loviot's 
method is trying, on account of the difBculty of adapting the blades, as the 
head is not in the channei or groo ve, in which the foll and complete ezercise 
of the '^vis a fronte',' ought to be comprehended ; and this is the smallest evil 
and it is not the proper method of emptying the uterus. 

If, instead of losing time with these means, or having tried the easiest, and 
most harmless ones, — the vectis is applied in a line from the ^'apophysis 
mastoides" to the chin,— that is, in the two extremes of the long diameter of 
the head, the last point is impelled to one side of the pelvis, and afterwards 
forward of it. As one acts upon the longer arm of the vectis, the occiput 
which corresponds with the smaller one, turns with admirable facility, un- 
derstood only by those who ha ve observed it. There are several in this as- 
sembly who could quote practical facts, in support of my contention, and 
corrobórate my statements. 

Such is my conviction in this matter, that I am sure that the very oppo- 
nents of the vectis, woold share it. if they woold take the trouble to use it, 
under the circumstances, and in the manner I have indicated, and I appela 
to them to do so. f 

All that I have just stated respecting the posterior position of the vértex v 
is applicable, and ought to be applied, for similar reasons, in cases of the 
same position, in face presentations, as confirmed by experience. There is, 
in the last stage of agripine labour, a grave, solemn, and decisive moment if 
instead of continuing its course, the head is checked, the death of the fetns 
is certain, if extraction is not immediately accomplished, and this is not al- 
ways effected as we wish. After all has been said upon this subject, the tríala 
made to bend the head by aid of the fingers placed upon the inferior maxil- 
lary, or along the nose in face presentation according to the advice of Veit 
and Mauriceauf, often resultin failure. 

The method taught by Professor Rodríguez is more expeditious and cer- 
tain; but as it means, the introduction not only of the hand, but also of the 
forearm into a passage already occupied by the head, it oflfers seríous difflcul- 
ties tb the ñngers reaching the occipital región. 

Without thereforo putting aside the performance by hand, (which gen- 
erally suffices), where there is undoubtedly a necessity for instrumental in- 
terference, either by the fórceps or vectis, it would not be well to select the 
former, because, — besides the urgency of tne circumstances demanding that 
the most simple instrument, and the one of the promptest and easiest appli- 
cation be used, which is evidently the vectis,— there is in the fact of the pre- 
sence of the fetal body in the genital organs, a particular obstacle against 
operating successf uUy and rapidly with Chamberlain's double fórceps. To 
sum up therefore, the result is in favor of the vectis as a preferable instru- 
ment, in the typical case just quoted. 

It must be observed, that after the performance of symphyseotomy, the 
expulsión is not always effected by the natural forces. The idea then natural- 
ly arises to have recourse to the fórceps. 

Farabeuf has made clear, that the preponderating action of that instru- 
ment forwards, makes it of little use in determining the descent of the ce- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 363 

phalic polfí. Utilizing the concavity of the sacral región, he proposes to re- 
place the fórceps by what ho calis the "prehensor palanca mensurador," 
because, besides the object alrcady mentí ^red, it can secure the head, and 
measure the bi-parletal díame tcr; but its mechanism is no otherthan that of 
the vectis. This device which as yct has not gone out of the laboratory of 
Farabeuf , to enter the domaln of practice only tends to show the utility of 
the vectis in its special action upon the posterior part of the pelvic canal; 
its author also recommended it in cases of pelvic contractions. Such are the 
qualities of the vectis, and such are the benefits to be derived from it. If our 
predecessors who transmitted the same to us, had retained it along side the 
fórceps, they would not have fallen into the saddest of errors, by reducing 
it to a nonentity. Have we to imítate them, and foUow the common path- 
way tracad for us? If we did so, we should fall into the same danger — not an 
enviable one, to which Graves, the eminent Professor of Dublin refers when 
he says: 
"Theprudent and wise physician, must not be exclusive." 

November, 1896, México. 

Manuel Gutiérrez Zavala. 



¿ 



EN EL ESTADO ACTUAL DE LA OBSTETRICIA 

Me iDsicaise el aWoio ile la Falaica? 



POR EL 

DR. MANUEL GUTIÉRREZ, 

Presidente efectivo de la referida Sección. 
México, Distrito Federal. 

En la práctica de la Medicina, que íi pesar de sus incesantes procesos y á 
despecho de los esfuerzos titánicos de sus obreros, sólo puede ostentar el mo- 
destísimo título de arte cientíñco, en vez del ideal de Ciencia exacta que para 
ella ambicionamos todos, sucede con frecuencia que, cual otros cimbrios 
quemamos los ídolos que antes adorábamos, y adoramos los que antes había- 
mos quemado. 

Esta afilórente contradicción no es, á veces, sino la consecuencia natural de 
los adelantos científicos progresivos, pero abundan ocasiones en que solo en- 
traña el tristísimo privilegio de la rutina. 

La rutina, verdadero autócrata á cuyo irresistible imperio es difícil sustraer- 
se; férreo yugo ante el que se doblegan grandes y pequeños, ignorantes y 
sabios; plaga de todo tiempo y de todo lugar, es y ha sido siempre la remora 
principal para todo avance en el campo vastísimo de la Medicina. 

Ella consagra con arbitrario sello los principios más erróneos, lo mismo que 
destruye y sepulta en el olvido aquellos que, á la luz de una sana razón, de- 
bieron vivir y prosperar; y bajo este doble punto de vista son incalculables 
los perjuicios reportados, muy especialmente en la obstetricia. 

44 



364 CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 

La ratina transmitió, siglos enteros, la idea falsísima, criminal, de la licitad 
de la embriotomía sobre feto vivo, bajo el frivolo pretexto de qae debían su- 
bordinarse los intereses del niño, que se conceptuaban nulos y de ningún va- 
lor, á los muy caros y estimados de la madre : y ha sido preciso que la sana 
moral de unos cuantos, y para los demás los progresos de la Cirugía abdomi- 
nal, y la terrorífica estadística de la fetotomía, hayan minado por su base el 
monumento tinto en sangre de tan estupenda y bárbara operación. 

La rutina hizo imprimir sobre la Operación Cesárea, sepultada bajo el 
peso de sus fracasos, el estigma de la abyección más injusta, y se han ne- 
cesitado, á los 400 años de haberse ejecutado, por la primera vez, todos los 
esfuerzos del Profesor Roberto Harrls, de Filadelña, iniciador de la reivin- 
dicación de este eminente medio tocárg^co, y la sabia cooperación de los 
Reuss, Martín, Chonstein, Franck, Kehrer, Leopold y Sanger para rehabi- 
litarlo. 

La rutina hizo desaparecer del cuadro de las operaciones obstétricas á la 
sinñsiotomía, que, sin la antisepsia y las pacientes investigaciones de Novi, 
Spinnelli, Galbiatti, Jacolucci, Corradi, Mangiagalli, Morizani, Pinard y Ta- 
rabeuf, seguiría durmiendo el sueño del olvido. 

Por ñn, la rutina ha conseguido que, cuando alguno, rara avis in térra, ha- 
bla de la palanca, de sus buenos efectos, de su feliz reemplazo al forcerps en 
distintos y complicados eventos de la práctica obstétrica, obtenga por toda 
contestación una sonrisa de desdén y del más altivo desprecio. 

¿Tal conducta es justa, e3 raciona, está ajustada á premisas ciertas y en- 
traña corolarios prácticos? esta es la cuestión que, aunque imperfectamente 
tratada, intento someter á vuestro recto juicio. 

Quienquiera que haya sido el que, primero, aplicó la palanca, que fuese 
Chamberlain, como lo cree la mayoría de los autores ó Ronhuissen, como lo 
acredita la Escuela Belga, el hecho es que este instrumento, rival y contem- 
poráneo del fórceps, vino á dividir á los parteros en dos encarnizados bandos: 
uno, el de sus partidarios que lo usaban, en todos los casos, con exclusión del 
fórceps y entre los que se contaban sectarios tan decididos como De Bruyn y 
Barrocquier que lo aplicaron el primero ochoctentas veces y el segundo mil 
doscientas; y otro, el de sus detractores, que jamás lo aconsejaban y en últi- 
mo término de los cuales se encuentra Joiülin, quien dice: "es un instrumen- 
to abandonado, y que ya no tiene razón de ser.'' 

Era natural que la exageración de unos y otros dañara más que beneficiara 
su propia causa, por sólo el hecho de que ella tenia por base el exclusivismo. 

Lo lógigo, lo racional habría sido, en vez de considerar el fórceps y la pa- 
lanca como antagonistas, como excluyéndose el uno al otro 6 por el contrario^ 
como gozando del mismo poder y desplegando una misma fuerza de acción, 
estudiar el fundamento, el principio físico que preside al uso de ambos, deducir 
prácticamente sus indicaciones comunes, las peculiares á uno y otro, y dar 
aií á cada uno lo suyo. Entonces se habrían conservado los dos, adecuándo- 
los á c'rcunstancias particulares; se habría visto que son dos amigos que se 
ayudan, que se adunan ó se reemplazan en la asistencia de los partos distóci- 
cos, y no dos rivales que se destruyen. 

En efecto, como lo hace observar juiciosamente Bandelocque, la palanca 
tiene por mira principal cambiar ciertas actitudes viciosas ó poco favorables 
de la cabeza, y solo algunas veces, y de una manera secundaria, su extracción, 
mientras que este último efecto es el ideal de la aplicación del fórceps, aun- 
que no sea el único de los comprendidos en la manera de obrar. 

Pero en las luchas científicas es común que se toquen los extremos opues- 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 365 

tos y no que se detenga en el justo término medio; 7 en la de que nos ocúpa- 
las opiniones de Fitsing, Reehbeg^r, Camper, Zeller, Bland y tantos otros 
mos, tuvieron que caer por el sinlo ante el juicio de Levret, Smellie y los dis- 
cípulos de Bandelocque. 

En vano, Herbinieaux, Denman, Sims, Douglas, Cooper y otros intentaron 
solver al uso de la palanca; en vano tras proscripción casi absoluta de la 
Alemania, ha sido ensayada de nuevo, por Verardini, Boddaert, Coppel, 
Traeys, Fabri y Hubert, y estudiada por Jacquemier y Tamier: la opinión 
antes mencionada, de Joullin parece ser el credo universal sobre esta materia. 

Y á pesar de todo, la palanca, sin quitarle al fórceps sus ventajas preciosas 
y bien comprobadas, es un instrumento útil, seguro y admirable, en casos de- 
terminados. ^ 

Mas antes de precisarlos, antes de demostrar que la palanca sirve para alg^, 
veamos si no es un medio nocivo, peligrojo, como lo quieren muchos. 

La fuerza poderosa despleg^a por la palanca ha hecho condenarla como 
un recurso brutal é inadmisible. Semejante idea, nacida de un error de apli- 
cación, es enteramente gratuita. Sin duda que tomando un punto de apoyo 
en el pubis, y levantando la extremidad del mango, el efecto tanto mayor 
cuanto más grande sea la distancia entre uno y otro punto, seiá tal que no 
puedan e\'itarse seguros destrozos en los órganos matemos y fetales. 

Pero no es así como debe precederse, sino apoyando el mango en una mano 
mientras que la otra, situada lo más cerca posible de la región púbica, efectúa 
las tracciones en el sentido conveniente. De esta manera puede decirse que 
está á la voluntad del operador dirige y graduar como le convenga, la acción 
del instrumento, y por lo mismo, los fracasos antes observados se deben, no 
á la operación en sí, sino á la torpeza del que la practica. 

Adúcense también en contra de la palanca, su facilidad de deslizar y su ac- 
ción preponderante sobre la parte posterior de la pelvis. 

Desde luego, este último inconveniente sólo podrá presentarse al nivel del 
estrecho superior; puede evitarse, como el deslizamiento, con nna poca de 
prudencia y habilidad; y si se comparan los efectos posibles de compresión 
hacia atrás con los que adelante determina el fórceps, se verá la mayor fre- 
cuencia y gravedad de estos últimos. 

No hay, pues, perjuicio comprobado en el uso de la palanca. Pero, ¿habrá 
alg^unas ventajas? 

Formada de una sola rama que no peca por el grosor ni la anchura, su apli- 
cación es muy fácil; y si esto puede aparecer indiferente en los casos en que 
la conformación y dimensiones del canal y del móvil son normales, no sucede 
lo mismo en las estructuras pélvicas, donde, además, y como no pueden menos 
de aceptarlo Jacquemier y Tarnier, la aplicación, dirección y potencia del ins- 
trumento son muy superiores á las del fórceps y más indemnes para madre é hijo 

En las condiciones citadas, el desiderátum es obrar sobre el diámetro más 
corto de la cabeza que, providencialmente, ha venido á conjugarse con el 
más pequeño del estrecho superior. Lo satisface el fórceps, cuya acción es la 
que se intenta en tal caso de distocia. 

Pero cuando la cabeza no puede ser tomada por los extremos del diámetro 
biparietal, es de regla colocar las cucharas hacia los lados de la pelvis, y en- 
tonces en vez de acortar se alargará el diámetro mínimum. 

Es verdad que Pinard aconseja entonces aplicar bien el instrumento con re- 
lación á la cabeza, aunque resulte desfavorable con relación á la pelvis ; pero 
ya se comprende todas las dificultades para conseguirlo y los probables fatí- 
dicos resultados de semejante proceder. 



366 CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 

Hemos visto que en semejante acontecimiento la palanca es de fácil aplica- 
ción, y ahora añadiremos que va á obrar sobre la porción fetal que se necesi- 
ta en dirección tal, que va llevando la cabeza en relación con partes más y 
más amplias del canal, y esto sin perjudicar en nada el amoldamiento que és- 
te ejerce sobre la cabeza, que, como lo dice muy bien Eugenio Hubert, cam- 
bia de forma sin modificar su capacidad. 

Aunque esté demostrado que las cucharas del fórceps no privan de cierta 
movilidad á la cabeza, es ella tan limitada, que la región fetal sale al exterior 
en la misma actitud casi en que fué tomada al interior. 

No sucede lo mismo con la palanca, que obrando sobre una sola porción del 
polo cefálico, le deja plena libertad para vencer las resistencias que se opo- 
nen á su paso; y no es esta la menor de sus ventajas que se obtienen con aquel 
instrumento. 

Pero donde su superioridad se manifiesta en todo su esplendor, es en la 
existencia del parto por el vértice, cuando la posesión es dorso porterior. 

Ya en los Congresos Médicos verificados en esta Capital y en San Luis Po- 
tosí los años de 1892 y 1894, he llamado la atención sobre los caracteres espe- 
ciales del trabajo que origina esta causa de distocia, así como sobre el grave 
peligro en que se pone la salud y vida feto-maternas. 

Aprovechando la misma oportunidad, he demostrado, creo hasta la evi- 
dencia, que el modo de salir avante entonces es imitar á la naturaleza, 
llevando al occipital bajo el arco púbico, y por ende el dorso hacia ade- 
lante. 

Que este objeto puede obtenerse empuñando la cabeza con la mano, como 
lo aconseja Smellie, y como varias veces lo he logrado ; llevando dos dedos tras 
la oreja y oprimiendo sobre esta región, como lo quiere Tamier; haciendo una 
doble aplicación del fórceps clésico echando mano del fórceps recto, ó siguien- 
do el procedimiento de Lo vio t, me consta, y así lo he asentada ya en las me- 
morias á que aludo. Pero el primer modo requiere condiciones especiales pa- 
ra lograrse, y éstas no son comimes; el que aconseja Tarnier, con perdón sea 
dicho de tan eminente tocologista, peca por su baae, puesto que consiste en 
obrar sobre uno solo de los extremos del diámetro que se quiere hacer girar, 
y en mis manos, al menos, ha quedado sin éxito; la doble aplicación de fór- 
ceps, especialmente si se practica en los dos tiempos con el fórceps clésico, 
es difícil, no indemne para la madre y, á decir verdad, no deja satisfechas las 
condiciones de una correcta maniobra conforme á las reglas bien conocidas á 
que debe ajustarse; es menos inconveniente y mucho más sencilla, si se eje- 
cuta la rotación con el fórceps recto y la extracción con el curvo; pero el pri- 
mero sólo tiene por campo de acción la parte baja de la pelvis ; por fin, la ma- 
niobra de Loviot es penosísima para la colocación de las cucharas, y saliendo 
del carril en que debe comprenderse el uso puro y perfecto de la vis á fronte, 
es lo menos malo, pero no lo bueno, y mucho menos lo mejor para el desem- 
barazamiento de la parturienta. 

Si en lagar de perder el tiempo con estos recursos ó después de haber in- 
tentado sólo algunos de ellos, los más sencillos é indemnes, se aplica la palan- 
ca en el sentido de una línea que se dirige de la apófisis mastoidea á la barba, 
es decir, en el de los dos extremos del mayor diámetro de la cabeza fetal, y 
se impele el último punto hacia un lado de la pelvis, y después hacia adelan- 
te de ella, como se obra sobre el brazo de palanca mayor, el occipucio que 
corresponde al menor, gira con una facilidad admirable que sólo puede com- 
prender el que la haya observado. 

No falta en esta asamblea quien pueda poner todos los hechos de su précti- 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 367 

caal servicio de los de la propia mía, en defensa y comprobación evidente del 
dicho que asevero. 

Mi convicción sobre el particular es tal, que estoy seguro participarán de 
eUa los mismos enemigos de la palanca, á quienes apelo, si se toman la mo- 
lestia de usarla como y cuando queda dicho. 

Cuanto acabo de exponer á propósito de las posiciones posteriores del vér- 
tice, se aplica y debe entenderse, por idénticas razones que la experiencia 
confirma, á las posiciones similares de la presentación de la cara. 

Hay en el último periodo del parto agripino, un momento penoso, solemne y 
decisivo, cuando por un motivo cualquiera la cabeza, en vez de ser mantenida 
en la ñexión, se extiende ; la muerte del feto es segura si la extracción no se de- 
termina inmediatamente, y esto no se obtiene siempre á la medida del deseo* 

Dígase lo que se dijera, las tentativas hechas para doblar la cabeza con ayuda 
de los dedos, apoyados sobre el maxilar inferior, ó sobre la cara, á los lados 
de la nariz, conforme á los consejos de Veit y Mauriceau, fallan á menudo. 

La maniobra peculiar al Sr. Profesor Rodríguez, es más expedita y segura; 
I>ero teniendo que verificarse por medio de la introducción no sólo de la ma- 
no, sino también del antebrazo, en un canal enteramente ocupado por la ca- 
beza, ofrece serias dificultades para la llegada de los dedos hasta la región 
occipital. 

Sin desechar, pues, los medios manuales, que generalmente bastan, hay in- 
dudablemente necesidad á veces de recurrirá los instrumentales; es decir, 
al fórceps ó á la palanca. No sería buena la elección del primero, porque ade- 
más de exigir lo apremiante de las circunstancias que se use el instrumento 
más sencillo y de pronta y fácil aplicación, que á todas luces es la palanca, hay 
aquí, por el hecho de la presencia del tronco fetal fuera de los órganos geni- 
tales, un estorbo particuar para una buena y rápida ejecución operatoria con 
la doble pinza de Chamberlain. Resulta así que en último análisis es la palan- 
ca el recurso preferible en el caso concreto que acabamos de señalar. 

Después de haber practicado la sinfisiotomía, es de observación que, no 
siempre se efectúa la expulsión del producto por las fuerzas naturales, y co- 
mo haya venido, naturalmente, la idea de acudir entonces al fórceps, Tara- 
beuf ha patentizado que la preponderante acción de dicho instrumento hacia 
adelante, lo hace poco á propósito para determinar el descenso del polo cefá- 
lico utilizando la concavidad sacra, y propone reemplazarlo por lo que él llama 
prehensor palanca -mensurador, porque además del objeto ya mencionado, 
tiene el de asegurar la cabeza y medir el diámetro biparietal; pero cuyo me- 
canismo principal no es otro ciertamente que el de la palanca. 

Este agente que hasta ahora no' ha pasado del laboratorio de Tarabeuf para 
entrar al dominio de la práctica, pero que tiende á utilizar los beneficios de 
la palanca en sus efectos electivos sobre la parte posterior del canal, es re- 
comendado también por su autor en los casos de estrechamientos pélvicos. 

Tales son las cualidades de la palanca y tales los beneficios que es capaz de 
procurar. Si nuestros predecesores, que debieron transmitírnoslos conser- 
vándola al lado del fórceps, sufrieron el más lamentable de los errores redu- 
ciéndola á la nada; ¿les imitaremos y seguiremos en la rutinaria senda que nos 
trazaron? 

Si lo hiciéramos asi, caeríamos en el escollo nada envidiable á que alude el 
eminente clínico de Dublín, Graves, cuando asevera que : el médico prudente 
y sabio no debe ser exclusivista. 

México, Noviembre de 1896. 

Db. Manuel Gutiérrez. 



368 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



ELECTRO-CAUTERY A8 A HAEM08TATIC 

BY 

Brooklyn, N. Y. 

Nearly twenty years ago I learned from Dr. Thomas Keith his method of 
treating the pedióle, in ovariotomy, by the clamp and cautery, and I have had 
ampie opportunities to observe that the resulta are vastly superior to those 
obtained by any other method. Wlthin the past three years I disco vered that 
the same method of closing bleedlng vessels is applicable in all surgical opera- 
tions. At the same time I found that it was no easy matter to use the means 
which gave such excellent results. Naturally this inclined me to seek some 
simpler, easier way of accomplishing the same objeet, that is to arrest bleed- 
lng in surgical operations. Hitherto the difiiculty in using compression and 
heat to arrest hemorrhage occurred in the management of the heat element. 

The process is as foUows: 

A portion of the end of the vessel, or mass oí tissue containlng bleedlng 
vessels, is seized in a fórceps or clamp and ñrmly compressed, and while under 
pressure, heat is applied to the instrument to desicate or dry the parts but not 
to char them. In that way the walls of the arterles become united and hemor- 
rhage ís certainly prevented. Heretofore the heat was obtained by applying a 
heavy cautery iron (heated in the flre) to one side of the clamp, but this 
rendered the procedure difiicult and unsatisfactory and limited it to the treat- 
ment of the pedicle in ovariotomy. 

With the determination of improving the process and adapting it to the 
arrest of hemorrhage in all surgical operations, 1 employed electricity to 
produce the rcquired heat and devised instruments to meet all requirements. 
Now I have perfected the method so that I believe it to be worthy of fhe at- 
tention of the medical profession. 

The advantages which may be fairly claimed for this way of controlling 
bleeding in surgery are, that it is certain and reiiable in closing isolated 
vessels, or those imbedded in masses of tissue, like an ovarían tumor pedicle 
for example. At the same time that bleeding is arrested all lymphatics are 
sealed up which prevents septic absorption. Nerves that accompany the ves- 
sels are immediately and completely devitalized and henee there is less pain 
and irritation in the stump. The heat employed sterilizes the parts involved 
and therefore the operation is perfectly aseptic, and it leaves the stump of a 
pedicle or the end of an artery in a condition requiring the least reparatory 
care so that recovery is more prompt and uneventful. My impression is that 
the ends of vessels and tissues of pedicles treated in this way become ftrst 
hydrated and then organized (during the healing process) in the same way 
that an inflammatory exúdate upon a serus membrane becomes vitalized. I 
asked Dr. Keith about this. He said that he did not know exactly whatbecame 
of the stump of the pedicle treated in his way, but he did know very surely 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 369 

that it gave no trouble or anxiety to patients or the sui^on. In this my ex- 
I>erience f ally agrees with his. I have never known trouble of any kind to 
occor after an operation, that could be attributed to this method of control!- 
ing hemorrhage. No snch results can be obtained with the ligaturc. Even the 
modem ligature that is ( with much care and trouble made ) aseptic and can 
be left in the tissues, has its faults and shortcoming^. The catgut ligatnre is 
very difficult to sterilize and keep surg^cally clean, and it is liable to slip and 
permit hemorrhage. In being disposed of by absorption or being walled in or 
incysted it causes more or less irritation. Dead animal tissue, though steriie, 
cannot be taken care of in a wound without cansing some disturbance. 

Silk, or unspun silk, called silk worm gut, properly prepared will not decom- 
pose, and being less likely than catgut to slip has some advantages, but is more 
objectionable still because it causes irritation and in the eff ort to escape or be 
thrown out enters the abdominal or pelvic viscera and does great damage. 
There are many cases recorded of serious trouble from ligatures of this kind 
long after recovery from operations. 

Although fully satisfied with the results obtained by compression and heat 
as a haemostatic I have long been annoyed by the practical difiiculties in its 
employment, as already stated. While thinking of how to overeóme these 
difficulties my attention was called to the use of electricity in cooking and 
heating lanndry smoothing irons. It then occurred to me to adopt the same 
heatlng power to surgical instráments such as the clamp and fórceps. 

My requirements in this regard were explained to Louis M. Pignolet, an 
electrlcUn who had given mach attention to electricity as used in medicine 
and surgery. He at once took up the sbudy oí the subject with enthusiasm 
and soon produced the Instruments and appliances required. He flrst made 
an artery fórceps, then a clamp, and finally a compression fórceps. I should 
say he adapted the system of electric heating to these Instruments, which 
enabled me to employ the method to the control of bleeding in all surgical 
operations. 

The following is Mr. Pignolet's description and illustrations of the Instru- 
ments in question. 




FIO. 1. 

"The artery fórceps, as shown by Figure 1, are provided with two thin and 
narrow platinum plates which croas the inner sides of the blades at their distal 
ends,'and are heated by an electric current conveyed to them through copper 
wires. One píate is attached to each blade as cióse to its end as possible so 
that when the fórceps are closed the plates coincide with each other. They 
are insulated from the fórceps by pieces of mica, and one of each to its side. 
The other end around the edge of the fórceps blade and is fastened passes 
of the píate passes around the opposite edge without touching the blade and 
connects with a thick copper wire which is insulated from the fórceps and 
extends along the top of the blade for about one-third of its length. At this 
point the wire passes through an insulating bushing in the blade and connectí 



370 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

with an insulated strip oí sheet copper running beneath the blade to the end 
oí the fórceps. The ends of the blades are held together by bolts and are in 
sulated by an intervening piece of hard rubber so that there is no eleetrical 
connectlon between the copper strip on one biade and that on the other. 
Termináis are fixed to the ends of the copper strips for making connection 
with flexible conductors for conveying the eleetrical current to the fórceps. 
When the termináis are connected to a suitable source of electricity, the cur- 
rent flows along one of the copper strips and its wire to one of the platinum 
plates; thence through the píate to the fórceps and thus to the other platinum 
píate, retuming through the remaining copper strip and wire. The current 
is tumed off and on by a switch on the fórceps operated by sliding a knob. 

Since perfecting the compression fórceps and clamp, which were construct- 
ed subsequently to the artery fórceps, the dlscovery was made that it was 
only necessary to ha ve the heating sur face on one side. The re f ore the artery 
fórceps may be constriicted with but one platinum píate on one of the blades 
only. 

The method of heating the artery fórceps, though simple is not applicable 
to larger Instruments like the compression fórceps described below, therefore 
a different method is employed for such fórceps which are heated by the pas- 
sage of an electric current through a wire of suitable resistance cnclosed in a 
water-tight chamber in one of the jaws of the instrument. 

The construction is plainly shown by the illustrations, of which figure 2 is 
a side view of the fórceps, figure 3 is a section of the jaw on an enlarged scale 
and figure 4 is a top view of the chámber in the jaw, also on an enlarged scale 
showing the arrangement of the heating wire. The chamber is formed by at- 
taohing a flat metal case A to the inner side of one of the jaws B of an ordin- 
ary compression fórceps. The case is made of sheet iron or steel and resembles 
a tray with sides slightly overlapping the sides of the fórceps jaw to which 
they are fastened by solder, as the degree of heat required, which varíes from 
170° to 190 Fah., permits the joint to be made in this way. A water-tight 
chamber is thus formed which increases the size of the jaw but little, as the 
case is less thanan eighth of an inch deep and has the same len^h and width 
as the jaw, so that the instrument appears like an ordinary compression 
fórceps. 

The wire C for heating the sheet metal face of the jaw is of platinum or 
other suitable metal and zigzags back and forth from side to side in passing 
through the chamber. A fire-proof material which is also an eleetrical insulat- 
or separates and insulates the wire from the sides of the chamber. The space 
between the wire and the back of the chamber is several times greater than 
that between the wire and the front, so that the heat from the wire can pass 
much more easily to the front than to the back. One end of the wire is electric- 
ally connected to the instrument and the other to a copper wire E passing 
out of the chamber through a hole in the back of the jaw from which it is 
insulated by a water-tight bushing F. The copper wire extends back to the 
handle of the instrument and is insulated by a water-proof covering. Term- 
ináis are provided at the end of the copper wire and the handle of the fór- 
ceps for making connection with the flexible wires or cables which convey 
the electríc cnrrent to the instrument. The path of the current is through 
the copper wire, the wire in the chamber and one blade of the fórceps. The 
copper wire and the blade present but little resistance to the electricity and 
are but slightly (if appreciably) heated by the passage of the current. Onthe 
other hand the wire in the chamber offers considerable resistance to the cur- 



CONGRESO MEDICO PaK-AUERIOAUO 



371 



renband íb heatod by it to a greater or leas degree acoordií^ to the strength 
of the cnirent and the reslstaace ot tbe wire. 

By this metbod of construotion, the heat Is concentrated npon the Inaer bot- 
(ace ot tbe jaw of the fórceps or clamp-themebaniBín of whlob remains pre- 
cisely the same and but-little le expended aseleasly in heatingUie other parta 
of the Instrument. The electrfcal energy neceesary for heating the jaw ia 
therefore reduced to the amallest posaible quantity and vartes from 10 to 30 
Watts, accordlng to the sise of the fórceps. 




372 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICAIÍO 




Fia. 3. 



A 



l'Ul 



i i i I ij; CM-v 

[j U L J vi ' ' - - ' ' / 



FIO. 4. 

The required degree of heat is attained very quiókly owing to the closeness 
oí the heating wire to the face of the jaw and the thinness of the sheet metal 
composmg the face which need not be thíck as it is supported by the material 
in the chamber. Another advantage is the even dístribution of the heat over 
the face of the jaw owing to the may zigzags of the heating wire. Further- 
more, as the chamber is water-tight, the instrument can be cleansed in an 
antiseptic solution without damage. 

On this principie fórceps of various shapes f rom the largest to the smallest 
sizes can be heated, as the general formation of the Instruments is not modi- 
fied by the heating attachments. Artery fórceps have also been heated in the 
same way. 

The current can be switched on and off by a switch mounted on the ins- 
trument or located in the circuit leading to it. 

The method of construction described is advantageous for it simplifies the 
instrument by dispensing with the extra copper wire that would be required 
if one end of the heating wire were not connected to the fórceps; but if de- 
sired the heating wire may be connected to a second insulated copper wire 
so that no current would flow through the blades of the fórceps. 

As the fórceps require'less electrical energy than cauteries, a current from a 
small storage battery or a suitable primary battery, such as the excellant 
battery,of Dr. Byrne, can be used for heating them, but a current from elec- 
tric light mains is preferable as it is not subject to failure, and the care and 
attention necessary to keep a battery in working order are avoided. 

Altemating current of the pressure used for lighting buildings can be con- 
verted into a current of lower pressure adapted for the fórceps as well as 
cautery knives and examining lamps, by means of a small transformer cap- 
able of giving currents of different strengths and pressures. This can be 
accomplished by a switch by which a part of the turns of the wire composing 
the secondary of the transformer can be cut in or out of circuit a few at a 
time to avoid considerable changos of current strength in moving the switch 
from one point to another. 

Or, the switch can be advantageously dispensed with, by using a trans- 
foimer consisting of a cylindrical bundle o f insulated iron wiresupon which is 
wound the insulai ed copper wire composing the primary. Over the cyUnder, 
flts loosely a bobbin containing the secondary coil. When the secondary is at 
the centt»r of the cylinder, its current is at a máximum, but, when moved 



CONGRESO MEDICO PAK-AMEaiCANO 



37B 



towards one end or the other, the oarrent dimlnisheB gradually. In thla way 
varióos atrengtha of carrent are obtaincd witbout the abmpt chances ^vea 
by a awitch. 

When tbe carrent from the lighting maina ia oontinuona inatead of alter- 
natlng, it can be easily converted into aíternating currant for operating 
tranaformers like thoae described, by meana of a amall dynamotor." 




FIO. 6. 

In the treatment ot the pedlcle of ovarían tumors, I employ the improved 
clampinventedby meanumberof yeaTsago(8ee figure 5), with the electrical 
heating attachment. The clamp compresaea bhe pedióle on four sides. The 
long blades keep the tissuea from epreading, while the short, aliding blade 
presacB the tissues against the other crossbar. The advantage ot thia la that 
the presBure upon the pedióle ie equal at all points, and it thereby gives a 
amaller stunip. The trouble with the oíd etraighl clamp ia, that it apreada out 
the pedióle too niuch, and while it firmly holda the central or thickeat part, 
the outer edgea are hable to alip out of its grasp. 

A more detailed deacription of my experíence with the method may now 
be given. 

In the man^ement of the inatramenta the heating power ahould be test«d 
before beginning to opérate. The amount of heat required varicB, of course, 
according to the instrument uaed and the aíze of the artery or pedióle to be 
treated. The adjusting ot the current requiree a knowledge of the aource of 
the power, that ia the management of the current aa obtained from the elec- 
tric light maina, atorage battery, or the Byme primar^- battery. These sourcea 
of the electric currenta are familiar to aurgeona, ao that a vory Uttle practice 
wlll aufflce to maater thia part. In ovariotomy the clamp shoold be attached 
to tbe electric power and heated to the required degree in order to aacertain 
that the appüeancea are all in good order. It possible the clamp ahould be 
applled to the pedicle and moderately tightened before aeparating the tumor, 
and íd dividing the pedicle a portion ahould be left projecting beyond the 
clamp toprovide againat alipping when the current i» tumed on, and as the 
tlaanes ahrink from the heat the clamp uhould be tightened more. 

Before remo ving the clamp and while the current is still going,the clamp 
ahould be looaened a trifli>, and the portion oftiaaue projecting beyond the 



374 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

damp cut oíf. This permita the clamp to slip oíf without pulling the pedido 
apart. The tássues may stick to the jaws of the clamp and if they are opened 
too far the compressed desiccated portion may be pulled apart and start 
bleeding-hence the necessity of removing the clamp as directed. In orderto 
prevent the pedióle from faJling into the abdomen, when the clamp is re- 
moved, it should be seized on one or both sides with fórceps and held inview 
for inspection and further treatment if necessary. If the treatment has not 
been sufiicient the blood will be seen forcing its way along the artery, ad- 
vancing a little with each pulsation. In that event the clamp should be re- 
applied and the curre nt tumed on to complete the desiccation. There is no 
time lost in making this inspection on the stump, because it gives time for 
the heated parts to cool down so that the stump can be saf ely dropped back 
into the abdominal cavity. This description of the use of the clamp and cau- 
tery in ovariotomy is about the same as that given to me by Keith excepting 
the use of electricity for heating. 

Vaginal hysterectomy offers superior opportunities for this mcthod of ar- 
resting hemorrhage. I had tried every known method of doing this opera- 
tion and foimd them all objectionablc, and so I was led to do the operation 
as follows: 

The vagina is divided all round the cervix uteri with the cautery knife. 
The bladder is separated from the uterus and the peritoneum opened in front 
and behind in the usual way. The lower portion of the broad ligament is 
then seized with the compression fórceps as cióse to the uterus as possible 
and the heat turnedon. The compression is increased while the heat is being 
applied. A little practice is needed in order to know the degree of heat that 
is being used and the length of time that it should be continued. When one 
is doubtful about this the fórceps may be removed and the parts inspected, 
and if need be the fórceps should be re-applied and the heat continued long 
enough to obtain the desired eíTect. The ligament is divided with knife or 
scissors between the fórceps and the uterus as far up as the vessels have 
been closed. The lower portion of the ligament on the other side is treated 
in the same way. The uterus is drawn down and the remaining portions of 
the ligaments treated in sections until the uterus is completely made free. 
The operation may be briefly described by saying that it is performed in the 
same way as when fórceps are used to control the bleeding, with the dif fer- 
ence that instead of leaving the fórceps on long enough for the compression 
alone to arrest the hemorrhage, the heat completes the haemostasis and the 
fórceps are removed at once. 

In controlling hemorrhage from small arteries my observations have been 
limited to such operations as amputation of the mammary gland and small 
vessels in divided adhesions in abdominal operations. The fórceps is, in form 
the same as the ordinary artery fórceps and is used in the same way. The 
artery is seized and held firmily and the electrical connection made and con- 
tinued until the end of the compressed vessel is desiccated. 

This takes very little more time than applying a ligature; in fact it takee 
less time when the vessel is in a deep cavity and not easy to get at. In the 
management of small bleeding vessels in the abdomen or down in the pelvio 
cavity, this electrically heated fórceps is very useful and convenient and 
saves much time, trouble and anxiety. 

Up to the present time I have not practiced this method of controlling the 
hemorrhage in doing abdominal hysterectomy, but I am conñdent that it 
can be employed satisfactorily in that operation. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 375 



DIEZ 0-A.SOS 

DB 

EHOOlETRinS TRITIDOS FOR U ELECTRÓLISIS HETAUCA 

POR BL 

DR. GUSTAVO O'FARRIL, 

Puebla, R. M. 

Mi objeto al presentar al Congreso este imperfecto trabajo, es vulgarizar 
el conocimiento de una medicación verdaderamente útil, hoy reservada á los 
especialistas, y que puede ser aplicada sin grandes dificultades por cual- 
quier médico. 

Los efectos terapéuticos de la electricidad en ginecología deben ser con- 
siderados como una de las conquistas más valiosos de la medicina moderna; 
y en la actualidad este método curativo es preconizado por autoridades 
médicas indiscutibles. 

Desde los notables trabajos de Apostoli, sobre el tratamiento eléctrico de 
los tumores uterinos, el escepticismo tan natural cuando se trata de un 
método terapéutico nuevo, trocóse en ardiente entusiasmo en los países más 
civilizados, y se dieron á luz multitud de observaciones, en que el buen éxito 
confirmaba el gran valor de este tratamiento. 

Erb tiene razón cuando asegura que la especialización es una necesidad 
en medicina, muy particularmente si se trata de electroterapia; pero esto que 
es una verdad si se refiere á las afecciones del sistema nervioso, no lo es para 
ciertas aplicaciones en que se requieren pocos conocimientos teóricos, cuya 
vulgarización prestaría muy grandes servicios. 

Una de las afecciones más tenaces, y al mismo tiempo más frecuentes 
de los órganos genitales de la mujer, es la endometritis catarral. Esta en- 
fermedad, muy penosa por sus síntomas, suele afectar profundamente el or- 
ganismo y predisponerlo á otras muchas. 

Se admite actualmente que desde el punto de vista patogénico, todas las 
inflamaciones del útero son de origen infeccioso-microbiano, y especialmen- 
te las endometritis. Las investigaciones de Winter han demostrado la exis- 
tencia en la vagina y cavidad del cuello de la matriz, de microbios patógenos 
atenuados en las mujeres sanas; pero que desarrollan su virulencia en cier- 
tas condiciones y son el origen de las afecciones inflamatorias. 

Desde hace cuatro años he aplicado en mi Gabinete especial, el procedi- 
miento electroterápico en las afecciones uterinas; y el número de curacio- 
nes que he obtenido es muy grande. He ensayado los electrodos de latón 
(cobre y zinc,) de plata y de cobre, y he creído obtener resultados más rápi- 
dos con estos últimos. 

Los aparatos necesarios para las aplicaciones eléctricas en tales afecciones, 
no son costosos ni de difícil manejo: 

Una batería Leclanché de 15 á 20 elementos montados en tensión, es, en casi 



37() CONGRESO MEDICO PAN -AMERICANO 

todoB los casos, suficiente. El poco voltage de estos elementos. — lvolt45 — está 
compensado con la circimstancia de no gastarse sino á circuito cerrado, y no 
haber necesidad de desmontarlos después del uso. 

Un colector que permita la introducción en el circuito de los elementos de 
la batería, uno á uno, sin interrumpir la corriente. 

Este instrumento puede suprimirse bifurcando uno de los conductores; con 
tal disposición se consigue el mismo resultado que con el colector. 

Para obtener la intensidad de corriente necesaria, algunos autores prefieren 
intercalar en el circuito un reóstato de líquido con el objeto de evitar las con- 
mociones que originan los cambios bruscos de potencial que se producen con 
el colector. Por mi parte siempre he usado el colector y solamente he obser- 
vado ligeras conmociones en las personas muy impresionables. 

El galvanámetro, muy útil siempre, no es sin embargo indispensable para 
el tratamiento de las endometritis, pues se tiene en cuenta más que la inten- 
sidad de la corriente, la tolerancia de la enferma. Los electrodos se improvi- 
san con facilidad. El electrodo indiferente se construye con una lámina de 
cobre de forma rectangular (0ml5x0ni20) cubierta por una de sus caras con 
esponja fina laminada. El electrodo activo es una sonda uterina do longitud 
de 0°i 20 y de diferentes gruesos: se hacen de cobre, latón, hierro opiata, se- 
gún el metal preferido. En el comercio se encuentran alambres de latón y de 
cobre bastante gruesos con los cuales se pueden hacer fácilmente estas son- 
das. Las conexiones de los conductores con los electrodos pueden variar 
mucho, pero es indispensable que sean firmes, con el objeto de evitar las 
fuertes conmociones que experimenta la enferma cuando la corriente se in- 
terrumpe bruscamente. 

El procedimiento operatorio es bien sencillo : 

Se coloca á la enferma en la posición tocológica y so hace la histerometría 
con la sonda uterina común, con lo cual se adquiere el conocimiento de la 
extensión y dirección de la cavidad de la matriz; se envuelve la sondado co- 
bre perfectamente pulida con una banda angosta de gutapercha laminada, 
dejando descubierta su extremidad en una longitud igual á la medida que se 
obtuvo con el histerómetro. Se riega la vagina con una solución de bicloruro 
de mercurio al milésimo, teniendo cuidado de frotar con el dedo índice la 
superficie del cuello uterino y su cavidad si es posible. Acto continuo se 
procede á la introducción de la sonda en dicha cavidad y se conecta con el 
polo positivo de la batería. Se coloca en seguida el electrodo negativo sober 
el vientre no sin humedecer antes la esponja con agua caliente y se introdu- 
cen en el circuito, por medio del colector, uno á uno los elementos de la ba- 
tería, hasta llegar á la intensidad de corriente soportable sin gran molestia. 
La intensidad más comúnmente soportada es de 50 á 100 miliámperes; raras ve- 
nces más. La duración de la sesión es de 5 á 10 minutos. Terminada ésta, se 
sacan del circuito uno á uno los elementos de la batería por medio del colec- 
tor, se retira el electrodo del vientre y se extrae la sonda de la matriz por 
medio de ligeras tracciones y movimientos giratorios. En algunos casos, la 
sonda se adhiere á la mucosa y no es suficiente para extrarrla el procedi- 
miento indicado; entonces so invierte la corriente algunos instantes y el obs- 
táculo desaparece. 

Debe recomendarse á la enferma la quietud durante todo el día de la cura- 
ción. Las curaciones se hacen dos ó tros veces por semana, en los intervalos 
de los períodos menstruales. 

Algunos autores recomiendan que se haga una irrigación de la vagina con 
una Hol'acJ ')n antiséptica, d jspués do terminada la aplicación olCctrica. En mi 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 377 

concepto, tratándose de aplicaciones del polo positivo, esta pr&ctica es inne- 
cesaria, puesto que los cuerpos que se desarrollan por el paso de la corriente 
son antisépticos poderosos. La antisepsia después de la curación será muy 
conveniente y aun deberá hacerse, siempre que la sonda se conecte con el 
polo negativo de la batería 

£1 oxidoruro de cobre formado por la corriente, es arrastrado profunda- 
mente en el espesor de los tejidos, de manera que, su acci6n no se limita á la 
mucosa, sino que obra al mismo tiempo sobre el paren quima del útero y su 
cubierta serosa. Las experiencias de Gautier á este respecto, son concluyen - 
tes. Operando en conejas, ha encontrado las glándulas, las fibras uterinas y 
aun los tejidos situados debajo del peritoneo, impregnados de la sal de cobre. 
Es indudable que á la acción catafórica, debe la electrólisis de electrodos oxi- 
dables la superioridad sobre la de electrodos inoxidables. 

La corriente por sf misma tiene una acción evidente sobre los procesos in- 
flmatorios, como lo demuestran los buenos resultados obtenidos con electro- 
dos inoxidables (carbono y platino); pero que esta acción sea más enérgica 
con los metales oxidables es un hecho que se acepta á priori si se considera 
la formación del oxiclorurro del metal usado y su penetración en los tejidos. 
La mayor actividad de los cuerpos en el estado naciente y la propiedad he- 
mostática y microbicida de los oxicloruros de cobre, plata y zinc, son otras 
tantas razones para convenir en que el uso de metales oxidables es más ven- 
tajoso. 

El buen éxito de la electroterapia en ginecología, es tan lisongero que, 
como se verá en las observaciones que siguen, la mejoría se hace sentir desde 
la primera aplicación, en el mayor número de casos. 

Aplicada la electridad de la manera referida, no es peligrosa y no presenta 
más que una contraindicación, á saber: la inflamación aguda ó sub-aguda de 
los anexos del útero. En estos casos la electricidad podría, do usasre grandes 
intensidades, causar graves desórdenes. Si se trata de inflamación de los 
anexos, está indicada, pero es indispensable usar intensidades moderadas. 
Según Houdart, la poca tolerancia aun de intensidades medianas es un indicio 
precioso para diagnosticar la lesión de los anexos. El pnictico debe obrar 
con prudencia en tal caso. 

OBSERVACIÓN I. 

J4 de Octubre de / s//.T. — Sra. N. N., casada, 38 años, 3 embarazos: los dos 
primeros llegaron á término; en el último abortó á los 4 meses. Desde en- 
tonces (hace 4 años) padece de irregularidad en su catamenia; hemorragias 
frecuentes y dolor intenso en las regiones ováricas y en la región sacra. La 
micción y la defecación son dolorosas y frecuentes. En los últimos meses la 
enferma se ha adelgazado mucho, ha perdido el apetito y sus fuerzas han 
disminuido tanto que no se encuentra capaz de nada. Leucorrea abundante.' 
Matriz voluminsa; fuerte antoflexión; cuello dilatado. No fué posible lahis- 
terometría por la flexión. Endometritis. 

14 de Octubre. !• electrólisis cúprica ; en la cavidad del cuello; electrodo 
olivar lOOm a 6ni» 

16, 18y21deOctubre. 2«,3=»y4" electrólisis cúprica; 100, 110,y 140nia5m8 

La enferma se encuentra mejorada de todas sus molestias. La matriz es 
notablemente disminuida en su volumen, y se ha corregido la flexión. 

23 de Octubre. Período mentrual muy poco doloroso, no abundante, 5 días. 

29 de Octubre. Se encuentra muy mejorada, ha desaparecido el dolor del 
vientre y muy poco le molesta el de la región sacra. 



378 CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 

• 

Histerometría: Om o 8. 5* electrólisis cúprica^ sonda de QmOOS. de diámetro, 

intrauterina, 130ni a 5m8 
5 de Novienmbre. Electrólisis cúprica -f intrauterina lOOm ^ Sm" 
8, 10 y 15 de Noviembre. 7*, 8» y 9* electrólisis cúprica -j- intrauterina 100» * S"» 
Se suspende el tratamiento. El estado general ha cambiado notablemente. 

Los síntomas de la endometritis han desaparecido. 
El 6 de Enero de 1896, recibí noticia de la enferma. Continúa aliviada. 

OBSERVACIÓN II. 

27 de Septiembre de 189o, — Sra. M. H., casada; nulípara, 26 años, buena 
constitución. Desde antes de casarse ha padecido dismenorrea é inflamacio- 
nes vulvares, leucorrea y prurito. Después de su cambio de estado, sus sufri- 
mientos han aumentado mucho, se queja de dolores en el hipogastrio y en la 
región sacra; flujo blanco, abundante, que toma el carácter sanguinolento 
después del coito ó con motivo de los trabajos de la casa; período menstrual, 
irregular y doloroso, leucorrea abundante y prurito vulvar. La matriz está 
aumentada de volumen, en retro versión y preséntalos síntomas de la endome- 
tritis. Escoriaciones en el cuello. Histerometria Om o 75 

27 y 30 de Septiembre. 1» y 2* Electr. cúpr. f- intrauterina 70 y lOOm * 6»» 

2 de Octubre. La leucorrea ha disminuido mucho y el prurito ha desapare- 
cido. El dolor es menor 3» Electr. cúpr. -f intrauterina 90m a sms 

7 de Octubre. La mejoría es notable, el dolor ha desaparecido y la leucorrea 
es en pequeña cantidad y no mánchala ropa. 5* Electr. cúpr. 4 intrauterina 

70in a 5m8 

9 de Octubre. Embarazo gástrico; purgante salino. 6" Electr. cúpr. -f intrau- 
terina 80 m a 4m8 

11, 14 y 16 de Octubre. 7", 8» y 9» Electr.* cúpr. | intrauterina 90, 100 y 
200>n& Alta. 

OBSERVACIÓN III. 

(JS de Agosto de 7 »V¿y. 5). —Enriqueta N., multípara, 28 años, el último parto 
fué hace dos años y necesitó la versión podálica. Desde entonces data su en- 
fermedad. Se queja de dolores interiores en el vientre; metrorragias abun- 
dantes cada ocho ó quince días, flujo blanco en los intervalos. En la actualidad 
presenta los síntomas de una anemia profunda. La matriz está aumentada de 
volumen y presenta los signos de la endometritis. Histerometría On»07. 

18 y 21 de Agosto.— 1» y 2* Electrólisis cúprica -i 130 y 120ma sm» Sonda. 

La metrorragia desaparece y los dolores son menos intensos. La enferma 
no vuelve al Consultorio hasta el 1 de Junio del presente año (1896). Su es- 
tado es más grave, la anemia más pronunciada y la metrorragia contináa. 
Vuelve, según dice, á seguir el tratamiento hasta su curación completa. 

1 , 3, 5 y 7 de Junio.— 3», 4*, 5* y 6* Electrólisis cúprica i intrauterina 120, 
100, 100 y 80ma 6, 6, 5 y 6ma 

La metrorragia que se suspendió desde el día de la 3" aplicación electrote- 
rápica (1° de Junio), vuelve después de la 6a (7 de Junio) pero con los carac- 
teres de la catamenia. Se suspende el tratamiento. 

13 de Junio. — 7' Electrólisis cúprica ! intrauterina 50ma 5m» 

15 de Junio.— Ha mejorado notablemente, no hay metrorragia, ni dolores, 
ni flujo blanco; recobra el apetito y las fuerzas y se considera satisfecha del 
resultado del tratamiento. Como la matriz no es normal por completo, se 
continúan las aplicaciones. 8" Electrólisis cúprica ;- intrauterina 50oa5iiib 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ^ 379 

17, 19, 22 y 26 de Jiinio.~9*, 10*, 11* y 12* Electrólisis cúprica 4 intrauterina 
60, 70, 60 y SO"» 5nw 

OBSERVACIÓN IV. 

{4 de Noviembre de /^,9«>).— Rita N., 32 años, casada, nulípara, su enferme- 
dad data de 5 á 6 años y la atribuye á su ejercicio, bañadora. Sufre constan- 
temente de dolores en las regiones iliacas; su periodo menstrual abundante 
y cada veinte días. Al tacto se siente la matriz en retro versión; el cuello hi- 
pertrofiado y con los signos característioos de la endometritis. Histerometria 
0,m08. Leucorrea. 

4, 6 y 8 de Noviembre.— 1% 2« y 3» Electrólisis cúprica i intrauterina 60, 60 
y 78ma5m8 

Se siente mejor; el dolor ha disminuido asf como la anorexia. 
10 y 12 de Noviembre. — 4» y 5» Electrólisis cúprica -]■ intrauterina 60»* S""» 
14 de Noviembre. — No hay dolor ni leucorrea. 6» Electrólisis cúprica -|- in- 
trauterina 50in* 5inA 

17 de Noviembre.— 7» Electrólisis cúprica | intrauterina 50«n* 6>n« 

La enferma tiene que salir de la población. Va muy mejorada y ofrece in- 
formar de su salud. 

5 de Diciembre.— Escribe la enferma que se encuentra perfectamente. El 
periodo menstrual se presentó el 26 de Noviembre, 28 días después del ante- 
rior y sin dolores. 

14 de Marzo de 1896.— Viene la enferma con motivo de infección palúdica. 
Practicado un reconocimiento de la matriz se halla en estado normal. 

OBSERVACIÓN V. 

{12 de Nomembrc de /Ní^)).— Adelaida N., 30 años, multípara, 4 partos á 
término y últimamente dos abortos: el primero á los 5 meses y el segundo á 
los 2 meses. Desde su segundo aborto (mes de Junio") , metrorragia continua. 
Dolores intensos en el hipogastrio y fosa iliaca izquierda; micción frecuente ; 
tenesmo vesical. La matriz voluminosa, doloroaa al t-aoto y retrovertida, pre- 
senta los signos claros de la endometritis. Histerometria 0^09. 

12j 14 y 18 de Noviembre.— I", 2» y 3" Electrólisis cúprica • intrauterina 50, 
50 y 70>n« 5m» 

18 de Noviembre.— El escurrí miento sanguíneo ha disminuido y el dolor es 
menos intenso. 4.7 Electrólisis cúprica • intrauterina 90"»» 5"» 

20 y 22 de Noviembre.— 6" y 6» Electrólisis cúprica f intrauterina 90 y 

25 de Noviembre. — La metrorragia desapareció todo el día de ayer; reapa- 
reció hoy. 7* Electrólisis cúprica • intrauterina 100n»« 5»»» Después de esta 
aplicación eléctrica, desapareció el escurrimiento sanguíneo para no volver, 
sino en las épocas catameniales. 

27 y 29 de Noviembre y 2 de Diciembre.— 8», 9* y 10» Electrólisis cúprica \ 
intrauterina lOOm* 6ins 

12 de Diciembre. — Metrorragia ligera, sangre negra, probablemente mens- 
trual, que continúa por dos días. 

18 de Diciembre.— 11* Electrólisis cúprica -; intrauterina 70»na5nw 

La enferma se ha restablecido notablemente. Alta. 



46 



380 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

OBSERVACIÓN VI. 

(SI de Agosto de 180/)), — Joaquina N., 21 años, nulípara, mujer pública. 
Hace cuatro meses siente dolores en el vientre y región renal con irradiacio- 
nes á los muslos, la menstruación desarreglada (cada 15 ó 20 días), micción 
frecuente y con tenesmo. Al tacto se nota el cuello del útero hipertrofiado y 
muy sensible; la vagina dá la sensación de granulaciones numerosas en toda 
su extensión. Al espejo se observa la mucosa de la vagina uniformemente 
roja y cubierta de abundante secreción purulenta. Del orificio (extemo) del 
cuello escurre un líquido espeso y sanguinolento. Hay escoriaciones en la 
mucosa del cuello. Histerometría 0™06. 

Siendo en este caso muy probable la naturaleza blenorrág^ca de la endome* 
tritis, se procedió al examen bactereológico del pus y se encontró el go- 
nococo. 

Tratamiento: irrigaciones con solución de permanganato de potasa (^q'ov) 
y seis cápsulas de copaiba y saiol, dos con cada alimento. 

31 de Agosto. — 1» Elecsrolisis cúprica -\- intrauterina 160ma 5mB Se practica 
muy escrupulosamente la antisepsia antes de la introducción de la sonda. Es 
notable la poca resistencia de los tejidos al paso de la corriente, pues bastan 
cinco elementos de la batería para alcanzar la intensidad de 120m 

2 de Septiembre. — Metrorragia ligera. 2» Electrólisis cúprica -|- I20ma5m8 

4 de Septiembre. — Leucorrea sanguinolenta; menos frecuencia en la mic- 
ción y dolor atenuado. 3» Electroltsis cúprica -j intrauterina 130ma 5"»» 

6 de Septiembre.— 4» Electrólisis cúprica + intrauterina 130»» Sn» El dolor 
del vientre desapareció, el flujo es muy poco. 

9 y 10 de Septiembre.— 5" y 6* Electrólisis cúprica ~- 200ma 6ms 

La enferma no vuelve á la consulta, pero es de suponer que está curada. 

OBSERVACIÓN VII. 

(Septiembre de /.s'//,>).— N. N., 30 años, casada, ha tenido dos embarazos: 
uno á término que necesitó operación de fórceps y un aborto do tres meses. 
Las metrorragias, la leucorrea y los dolores del vientre y de la cintura han 
producido un adelgazamiento extremo, anemia profunda y pérdida de fuer- 
zas, al grado de obligarla á permanecer en el lecho desde hace seis meses. La 
matriz presenta los síntomas de la endometritis fungosa. Histerometría Oi^OS. 

12 y 14 de Septiembre. — 1" y 2** Electrólisis cúprica ; (sin galvanómetro) 
intrauterina, 8 y 10 elemento» de cloruro de plata 5»"» 

17 de Septiembre. — La enferma ha mejorado y consiente en ser trasportada 
en camilla al Consultorio. 

3" Electrólisis cúprica ^ intrauterina 120>"ii 5"»« 

19, 21, 23, 26 y 27 de Septiembre.— 4% 6% 6", 7=* y 8" Electrólisis cúprica \- in- 
trauterina 110, 100, 80, 60 y 50nia 

28 de Septiembre. — Aparece un escurrí miento sanguíneo que se suprime 4 
días después. Se suspende el tratamiento en estos días. La mejoría es muy 
notable, renacen las fuerzas, vuelve el apetito y desaparecen los dolores. El 
4 de Octubre puede la enferma ir á pié al Consultorio y se practica un reco- 
nocimiento con el espejo antes de la aplicación eléctrica. El cuello de la ma- 
triz, antes abierto y permitiendo la entrada de la extremidad del dedo índice 
se encuentra ahora cerrado. Han desaparecido las fungosidades y en su lugar 
se nota solamente un cambio de coloración de la mucosa. 9" Electrólisis cú- 
prica i- intrauterina 50m » 5ms 



CONGRESO MEDICO PAN- AMERICANO 381 

6, 8, 10, 12 y 16 de Octubre.— 10*, 11% 12*, 13" y 14» Electrólisis cúprica } to- 
das de 50ina y de Sms Alta. 

OBSERVACIÓN VIII. 

( 7;> de Junio de 7<V.9.7).— Rebeca N., 28 años. Ha padecido desde la apari- 
ción de sus reglas, dismenorrea y ñujo blanco, ha tenido cuatro abortos y 
cree estar en el cuarto mes do embarazo. Consulta con el fin de evitar e 
aborto que supone se verifique como los cuatro anteriores á los cinco 6 seis 
meses de embarazo. Practicado un reconocimiento, no se encontraron signos 
de embarazo. El cuello de la matriz presenta los síntomas claros de la endo- 
metritis. Histerometría, 0^07. 

15 de Junio.— 1* Electrólisis cúprica -\- intrauterina SO^a Sm» Después de la 
primera sesi6n, la enferma pierdo algimas gotas de sangre, sobrevienen do- 
lores en el vientre y se imposibilita para toda clase de trabajo. 

16 de Junio. — La matriz ha aumentado de volumen y es dolorosa al tacto. 
Purgante salino. 

17 de Junio.— Ha desaparecido el dolor del vientre, 2* Electrólisis cúprica 
-I intrauterina 40ma 5nw 

20, 23 y 25 de Junio.— 3", 4» y 5*» Electrólisis cúprica | intrauterina 60, 50 y 
60ina 5m8 

28 de Junio. — La enferma siente la molestia precursora del periodo mens- 
tiuai, muy atenuada; suspende el tratamiento. 

La hemorragia catamenial aparece el día 29, menos abundante y de cuatro 
días de duración. 

Del 4 al 27 de Julio.— Se hicieron diez aplicaciones más de intensidad de 50 
á 70n>a y de duración de 5"" El periodo menstrual apareció otra vez el 30 de 
Julio completamente fisiológico. 

15 de Octubre do 1896. — La paciente está en el octavo mes de embarazo. 
Todo hace suponer que el parto será á término. 

OBSERVACIÓN IX. 

( rde Octubre de IS!),}). -Josefa N., 32 ailos, multípara; hace cuatro años 
padece de lepra anestésica; hace un año, á consecuencia de un golpe de ca- 
ballo, metrorragia abundante. Desde entances, dolor de vientre y región sa- 
cra, flujo sanguinolento, la matriz un poco aumentada en su volumen, pre- 
senta los síntomas de la endometritis. Dismenorrea. Histerometría 0»n07. 
1", 3 y 5 de Octubre.— 1", 2» y 3" Electrólisis cúprica ; intrauterina SOma sms 
Después de la primera aplicación eléctrica desaparece el flujo sanguinolen- 
to y después de la 3" el dolor es insignificante. Dice no haber sentido alivio 
tan marcado con ninguno de los tratamientos practicados por los mejores es- 
pecialistas de la capital. 

7, 9, 11 y 15 de Octubre. — 4% 5% 6» y 7" Electrólisis cúprica j intrauterina de 
50 á 70raa 5m» 

La matriz recobra su volumen natural, no hay dolor ni leucorrea. Alta. 

OBSERVACIÓN X. 

{20 de Septiembre de 1 Sí) n). — Manuela N., 39 años, casada, ocho hijos. En 
su último parto, versión podálica. Hace seis meses pierde sangre constante- 
mente. Anemia notable, pérdida de fuerzas. El orificio del cuello abierto y el 



382 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



tejido reblandecido. Matriz voluminosa. Histerometría 0^09. La enferma ra- 
dicada en Cholola, no puede permanecer en esta población; hace uno 6 dos 
viajes por semana. El tratamiento dura tres meses. Quince aplicaciones de 
Electrólisis -f intrauterina de 100 á 160nia 5m8 Después de las cuatro primeras 
aplicaciones, la metrorragia se hace intermitente* y después de la sexta se 
suspende definitivamente. Al final del tratamiento sus órganos genitales pre- 
sentan los caracteres normales. 

El resultado de las diez observaciones que preceden es bastante satisfacto- 
rio. La mejoría se ha hecho notable desde las primeras aplicaciones eléctri- 
cas, y la curación ha sido rápida en el mayor número de casos. 

La Electrólisis con metales oxidables és á no dudar un valioso agente tera- 
péutico en las endometritis. 

Para obtener resultados semejantes no se necesita ser un electricista con- 
sumado; bastan los conocimientos técnicos más rudimentarios sobre elec- 
tricidad. 

Gustavo O'Farril. 



Goiüii í la MÉlíca ilii la Cinia ANoiial 

POR EL 

DR. RICARDO SUAREZ GAMBOA, 

México, D. F. 

Señores: 

Trayendo ante vosotros mis primeras laparotomías, es grande el honor á 
que ambiciono. Ante una Asamblea como esta, solo el mérito debería autori- 
zarme á mezclar mi pequenez con vuestra sabiduría; mas mi deseo suple mi 
insuficiencia, y arrastrado por él, contribuyo con mi óbolo modesto al holo- 
causto con que en honor de vosotros, nuestros ilustres huéspedes, celebra mi 
Nación en los altares del Progreso. 

Os presento mi observación, os ofrezco el resumen de mis impresiones ac- 
tuales, donde aun están latentes mis emociones pasadas, á falta de ciencia su- 
ficiente para ofreceros teorías nuevas, descubrimientos ó concepciones dignas 
de vuestro saber. 

Cada una de estas laparotomías es un conjunto de detalles solemnes. En 
Cirujía, los detalles salvan ó pierden una existencia. 

Abarc£^rlos todos sería una larga tarea, uno es bastante para ocuparme hoy: 
hablaré de la sutura del vientre. 

Traeré mis recuerdos, os narraré mis ideas, y aduciré las rudas lecciones que 
mi inexperiencia ha escrito con sangre en los anales de mi estadística. 

Mi primera operación de este género, la sufrió la Sra. Encamación Martí- 
nez. Era ésta soltera, de 35 años de edad, de constitución robusta y exentado 
diátesis ostensible. Portaba quistes del ovario izquierdo desde hacía seis años, 
que alcanzaban proporciones notables ya, y después de su ovariotomía, de la 
que curó sin accidentes, quedó en buenas condiciones de salud. 

Fué la segunda en Epigmenia Flores, de 43 años de edad, casada, multípara 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 383 

y endeble y raquíticamente constituida; se trataba de un tumor que llenaba el 
abdomen en la zona comprendida por las regiones iliaca derecha, hipogástri- 
ca, umbilical y flanco derecho. Era éste irregular, con eminencias desiguales, 
doloroso espontáneamente y á la presión, poco móvil en su colocación y libre 
de la pared anterior del vientre. Gran edema deformaba el miembro inferior 
derecho, y la cavidad peritoneal llena de líquido ascítico en abundancia, nos 
mostraba, con la tensión y vascularización anómala de las paredes ventrales, 
la profunda modiñcación sufrida en la mecánica circulatoria. 

Previo diagnóstico de tumor maligno, quizás sarcoma, del ovario derecho 
fué operada, sufriendo la amputación del tumor y con él la del útero y sus 
anexos, por la vía transperitoneal. Curó de su traumatismo; pero mes y me- 
dio después sucumbió con todos los signos de la neoplasia gastro-intesünal 
cancerosa. 

Antonia Carrasco, de 31 años, soltera, sin antecedentes diatésicos, fué mi 
tercera observación. Ofrecía una ascitis abundante, el vientre grandemente 
abultado, y por la palpación profunda percibíase una masa dura, resistente, 
muy dolorosa, que llenaba toda la cavidad. Diagnóstico: quistes del ovario. 
Abrimos el vientre, hallando un tumor muy desarrollado, sólido, de consis- 
tencia ñbromatosa, no pediculado y ofreciendo tal número de adherencias con 
los órganos vecinos, que tuvimos que abstenemos de intervenir, ocluyendo el 
vientre sin hacer nada en favor de aquella infeliz. Curó de su herida, y Bn 
la actualidad, un año después de aquellos sucesos vive esta mujer con su tu- 
mor notablemente disminuido y con menos penalidades, pues despacha ya sus 
labores domésticas personalmente. 

Mi cuarta y última observación es importantísima: me permito, señores, 
reclamar por unos momentos vuestra atención, y haceros comprender desde 
luego lo diñcultoso que se me hace referírosla. 

Rosa Palomares, de 43 años, casada, con varios hijos sanos y robustos, tiene 
antecedentes escrofulosos y una herencia no libre de tuberculosis, por su rama 
materna. 

Prcozmente envejecida, miserable ñsiológicamenente, presenta en la parte 
media del vientre un cuerpo duro, grande hasta ocupar casi la cavidad en más 
de sus dos terceras partes, y doloroso en todas sus circunstancias; libre al pa- 
recer, ofrece movimientos de traslación en todos sentidos, aunque poco ex- 
tensos. Derrame ascítico pequeño; signos de compresión poco acentuados. 
Diarrea crónica desde hace cuatro ó cinco meses; carencia absoluta de energía 
física y moral, y terminando su triste situación, un prolapsus uterino completo 
é irreductible con incontinencia de orina. 

Su tumor data de cinco años; su prolapsus, de un parto laborioso en su ju- 
ventud, hará diez años. 

Muy postrada, casi no da más antecedentes, y preocupado desde luego le 
hize una exploración rápida que nada me enseñó y resolví abrir su vientre, 
como en efecto verifiqué. 

Una vez libre y descubierto el tumor, pude descubrir en él el hígado fuer- 
temente hipertrofiado y con relajación marcadísima de sus ligamentos sus- 
pensores: me hallaba yo en presencia de una hepatopsis. 

Antes de cerrar el vientre, conseguí reducir la matriz herniada y fijarla en 
la pared abdominal con una fuerte ligadura de seda que no comprendió la piel. 

Suturé luego la herida y la paciente felizmente curó de mi intervención; 
pero su estado general se ha agravado, la tuberculosis pulmonar ha estallado 
con toda su brutal intensidad— perdonadme la frase— y esta próxima á sucum- 
bir; quizás haya muerto ya. 



384 CONGRESO MÉDICO PAN-AMERICANO 

Antes de continuar, señores, permitidme hacerme algunas reflexiones á 
propósito de este lamentable suceso. 

Mi impericia, mi ligereza profesional que no disculpo con nada, ni aun con 
mi juventud y poca práctica, me expusieron á un desenlace que de ser fatal 
habría lamentado siempre. 

De hoy más, no me cansaré de repetirme que las intervenciones quirúrgi- 
cas, sobre todo en el abdomen, requieren un minucioso examen, un maduro 
juicio y un diagnóstico hasta lo posible verdadero. 

El cirujano debe ser sereno, audaz, tranquilo y resuelto; pero en el fon- 
do de él debe siempre hallarse el médico: reposado, sólido, lógico é ins- 
truido. 

El Arte protejido por la Ciencia: la gran ley universal que hace gravitar las 
fuerzas en movimiento, sostenidas por las leyes de un principio siempre fijo 
y siempre exacto. 

El diagnóstico, he aquí la base; busquémosle, señores; meditemos su exis- 
tencia, interpretemos sus manifestaciones, sujetemos nuestro criterio á rudas 
pruebas, y luego obremos. 

Yo cometí la falta, choqué con el escollo: que mi profunda pena disculpe 
ante vosotros mi impericia. 

Estas cuatro operaciones que os he narrado tienen todas notable analogía: 
siempre la herida tegumentosa ha reunido por primera intención. 

Si aislamos desde luego para este resultado la acción del micro-cosmos flo- 
gogénico; si consideramos que ciertamente en los cuatro casos las reacciones 
orgánicas post-traumáticas fueron favorables; tenemos desde luego que con- 
siderar que este resultado bonancible se debe solamente al modo cómo fueron 
atendidos los tejidos divididos. 

El comportamiento de las relaciones entre la vida celular y el mundo físico, 
la protección que el cirujano imparte al movimiento regenerador que se ini- 
cia en los tejidos, es el principal factor en esta terminación. 

No la reacción del conjunto atómico del ser, no las manifestaciones compli- 
cadas de sistemas y movimientos uniñcados, traen aquí sus intereses; el pa- 
pel supremo, el foco mayor del éxito, reside en el elemento, en el fragmento 
animado que vive por sí solo, en la concentración absoluta de vitalidad que 
constituye el protoplasma. 

Allí, señores, palpitan los misterios; allá, en ese caos de estroma y plasmo- 
dio, se extremece la fuerza y se adivina la energía. Conservar su actividad, 
ayudar al desarrollo peculiar de sus atributos y aprovecharlos para sostener 
su propia vitalidad, es nuestra misión. 

Los bordes de toda herida son un infinito de reacciones y movimientos: ahí 
se muestra grande, soberbia, la eterna ley de la reproducción, y ahí reside el 
éxito ó el fracaso de la intervención. 

Sostener estos bordes en condiciones de fisiología anatomo-ele mental; cui- 
dar la celdilla constituyente mientra está expuesta á traumatismos ó pertur- 
baciones y luego ponerla en condiciones normales de funcionamiento, son 
nuestros fines. 

Los primeros atañen á la intervención misma: buenas condiciones de calor, 
de humedad, de relaciones. Ahorrar los choques, vigilar la ausencia de can- 
sas perturbadoras externas, etc., etc. Todo esto es del cirujano en actividad 
mecánica. 

Los segundos: protección consecutiva, conservación de terreno y de medios 
de progreso, unificación de los elementos análogos, resumen de las reacciones 
biológicas homologas, corrospoiulo al c'.riijano vigilante». 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO ^5 

• 

La curación, he aquí nuestro recurso supremo, nuestra verdadera influen- 
cia en la vitalidad, nuestro primer auxilio á la reparación elemental. 

Con ella prote jemos del mundo exterior los trabajos de ese otro mundo in- 
terior que se llama celdilla; con ella restituimos á los tejidos la aptitud á la 
función que les quitamos por la violencia, y reproducimos el ambiente nor- 
mal para las asimilaciones y desasimilaciones productoras de energía y mo- 
vimiento. 

Busquemos ahí nuestros recursos y démosle todo el interés que necesita. 
Reunir elementos, acomodar tejidos, intimidar de nuevo congéneres isobio- 
lógícos, es ir de frente á la sutura. 

Conservar las condiciones para que la reunión sea fructuosa; reproducir la 
atmósfera vital, es recurrir á la química quirtirgica llamada antisepsia, cau- 
sando la ideal circunstancia, la asepsia. 

La sutura es la ciencia como es el arte: reúne, escoge, calcula, medita y 
reconstituye. 

Une epitelio con epitelio, fibra muscular con su congénere, y rehace la cons- 
titución de nuestros órganos. \ 

Es, pues, capital; á ella relaciono los buenos resultados de mis operaciones 
ya citadas. Ella es mi preocupación, ella el resumen de mi ideación cuando, 
bisturí en mano, trazo mis planes de conducta. 

Y en estos casos concretos es mayor aún mi afán: aquí, vacilante entre dos 
Escuelas, me apoyo en mi criterio y procedo siguiendo mis principios. 

Suturo tejido con tejido, órgano con órgano, capa por capa; huyo de la su- 
tura en masa, que considero peligrosa, si no poco apta á dar garantías, y co- 
menzando desde el peritoneo, termino con la piel en el orden mismo, aunque 
invertido, en que f uí abriendo los tejidos. 

Utilizo la seda, que considero superior al cotgut, y nunca he tenido que 
arrepentirme por haber obrado así. 

Pongo puntos separados, que prefiero ala sutura por un hilo único, y la ci- 
catriz obtenida es siempre sólida, rápida, y aun diría perfecta. 

Para terminar: os he hablado de mis ideas, al pie de ellas debo mentar mis 
colaboradores, los Doctores Arcadio T. Ojeda y Carlos Manuel García, de 
Veracruz. 

México, Noviembre 17 de 1896. 

Ricardo Suarez Gamboa. 



386 COIÍGRÉiSO MEDICO PAlí-AMERÍOAlíO 



Sote las aplicacMes íel Fórceps ñ la eitremíM péMca 



POR BL 



DR. LUIS TROCONIS ALCALÁ. 

México, D. F. 

Hojeando la bibliografía obstétrica relativa á este asunto, se encuentra per- 
plejo el ánimo, sin saber por qué decidirse en medio de las encontradas opi- 
niones de autoridades á cual más competentes. 

Por un error de diagnóstico, Levret aplicó en cierta ocasión, con el mejor 
resultado, sus famosas pinzas sobre el asiento de un feto que en esta situación 
se había encajado en la pelvis. Alentado con el éxito, recomendó desde luego 
las aplicaciones de este género para todos los casos que se presentasen de 
idéntica manera. Wrisberg, á quien aconteció salir también airoso en seme- 
jante trance, por este solo hecho feliz, voceó asimismo la utilidad del instra- 
mento en los casos de parto agripino con inercia completa de la matriz; y el 
profesor Smellic, fundándose en un hecho igualmente afortunado, acaecido 
en las manos de Pudecomb, se permitió aconsejar el uso del fórceps en estas 
condiciones, creyendo que así contribuía al perfeccionamiento del arte. 

Estos buenos resultados sirvieron para animar á varios prácticos, contem- 
poráneos de aquellos profesores, en el sentido de vulgarizar las aplicaciones 
del fórceps sobre la extremidad pélvica, ensalzando y ponderando las venta- 
jas de este nuevo medio sobre las intervenciones realizadas con el auxilio de 
la mano. La verdad e3 que desde entonces aparece la opinión dividida en dos 
campos diametralmente opuestos: los enemigos de la nueva práctica, á la ca- 
beza de los cuales figura el célebre Baudelocque, que desde la publicación del 
hecho de Levret, reaccionó en su contra, protestando de la manera más enér- 
gica; y los amigos, acogedores entusiastas de la novedad instrumental, que 
llenos de entusiasmo, defendieron á voz en cuello la conveniencia y ventajas 
del novísimo proceder. Las cosas así han marchado por este mismo camino 
hasta los últimos días, y ya en manos de Dubois, ya en las de Tarnier ó algu- 
nos otros maestros, han ocurrido casos de aplicaciones felices en circunstan- 
cias idénticas ó parecidas á las anteriores. La división de opiniones, que anti- 
guamente existía, reina todavía ahora, no obstante los estudios que desde el 
punto de vista clínico y experimental emprendiera á últimas fechas. Mr. 
Adolfo Ollivier en la facultad de París. Las conclusiones á que ha llegado este 
observador, inducirían á creer en lo racional y factible de las aplicaciones del 
fórceps en los abocamientos pélvicos sacro -posteriores, porque en estas si- 
tuaciones las cucharas del instrumento harían sólida presa sobre los extremos 
del diámetro bi-trocanteriano. No de este modo opina el profesor Truzzi que, 
al contrario de Ollivier, piensa que la presa instrumental sería más sólida en 
la cuña pélvica del feto que en el cono crural. Lo cual querría decir, en otros 
términos, que si para Ollivier, las aplicaciones más seguras son las que pue- 
den hacerse en las posiciones posteriores, al contrario para Truzzi, las más 
ventajosas serían las que se realizaran en las anteriores. 



CONGRÍlSO MfiDlCO PAK-AMÍJUICANO 387 

Entre los prácticos' mexicanos, no me atrevo á asegorar de una manera ab- 
soluta que no haya habido ni existan decididos partidarios de las aplicaciones 
del fórceps en la extremidad pélvica, y no puedo aseg^urarlo, porque desco- 
nozco totalmente á este respecto, las opiniones de algunos profesores respe- 
tables. Pero si he de atenerme al juicio bastante esplícito del eminente pro- 
fesor Rodríguez, á las conocidas ideas de su dig^o sucesor el Sr. Oapetillo, que 
es un práctico consumado, y á las del no menos distinguido maestro, el Sr. D. 
Manuel Gutiérrez, nuestro digno presidente, tan ventajosa y generalmente 
reputado entre nosotros por su vastísima ilustración y por la originalidad de 
sus concepciones; las tales aplicaciones no deben hacerse en la generalidad 
de los casos. El Sr. profesor Capetillo, me ha referido alguna vez, que en 
cierta ocasión, tratándose de un parto ge melar, uno de cuyos engendros se abo- 
caba por la extremidad pélvica, teniendo cada cual zurrón distinto, roto ya el 
correspondiente al feto abocado, completa la dilatación, y habiendo urgencia 
de terminar el parto, creo que por eclampsia, usó del fórceps para acabar rá- 
pidamente la extracción. 

Un amigo mío muy entendido en este ramo, el Sr. Dr. Alcorta, consultado 
por mí sobre este asunto, me decía que nunca podría aceptar como racionales 
semejantes usos del fórceps, ni aun en el caso de urgencia, especialmente en 
los partos simples, porque al sacar rápidamente la extremidad pélvica, de este 
modo se obra muy al contrario de como debe obrarse en estas circunstancias. 
Y efectivamente, en el parto agripino, cuando no se disfruta de la calma y 
paciencia que tanto se han menester para plegarse dócilmente á las duras exi- 
gencias de la naturaleza, cuando se olvida que es indispensable saber no hacer 
nada (ii faut aavoir ne ríen faire); entonces acontece, y esto pasa con fre- 
cuencia, que las cosas se echan á perder enteramente, complicándose la situa- 
ción á tal grado, que no pocas veces se da al traste con una de las existencias 
fiadas á nuestras manos. El parto agripino es un parto distócico: las dificulta- 
des comienzan desde el principio con la formación irregular de la bolsa de las 
aguas, que, por su forma propia, no se presta á favorecer como debiera la re- 
gular dilatación del orificio uterino. Si á esto se agrega que el abocamiento, 
aun cuando fuere en masa, tampoce favorece por su forma la regularidad de 
la fuente amniótica, ni mucho menos la dilatación gradual y progresiva del 
orificio mencionado; si se tiene presente, que como consecuencia natural y 
forzosa de todo esto, la bolsa tiende á adelgazarse, y, por fin, llega á romperse 
antes de tiempo, proporcionando así al líquido amniótico, salida anticipada 
fácil y abundante; si se piensa un momento que por virtud de estas cosas, el 
cordón procide y cae arrastrado por el torrente de las aguas; si se atiende 
igualmente á que uno de los dos miembros inferiores ó los dos á la vez pueden 
correr la misma suerte que el cordón, contribuyendo sin duda á la evacuación 
total del huevo, la cual expone de seguro la vida del engendro por compre- 
sión de la placenta que queda cogida contra la cabeza á causa de la retracti- 
lidad de la matriz; si se toma en cuenta todo esto y lo demás que á ello es 
consiguiente, con suma claridad nos penetramos de que este parto de por sí 
debe marchar con lentitud, y lentitud notable, de por sí se hace sumamente 
laborioso, rodeándose á cada paso y con cualquier motivo de verdaderas difi- 
cultades y de los más serios peligros. Con sobrada justicia decía la célebre 
Mme. LachapeUe, que era un parto rico en aguas y pobrísimo en fuerzas . . . 
Si sacamos prontamente la extremidad pélvica por medio del fórceps, violen, 
tando así la marcha del parto, azuzamos el peligro, creando á cada paso nue- 
vas dificultades;y mientras con más violencia se realice este expediente, más 
pronto también acrecerá el peligro, más aprisa correrán las dificultades y se 

47 



388 



CX)NGRESO MEDICO PAN-AMERICAKO 



extenderán los brazos, y se extenderá la cabeza, y aumentará la asfixia, y 
vendrán las violencias para consumar la extracción, y, por último, se sacaiá 
un cadáver. Este es un parto que marcha de lo fácil á lo difícil, á la inversa 
tJe lo que acontece en el de vértice. Aquí cabe aquella frase de noestro céle- 
bre profesor, el Sr. D. Juan María Rodríguez, que al hablar del parto por el 
vértice, cuya marcha se hace de lo difícil á lo fácil, decía con notable agu- 
deza: esto lo saben admirablemente los ladrones; frase con la cual hacía dará 
alusión á aquella otra vulgar de que por donde pasa la cabeza pasa fácümeiUe 
lo demás. 

Sacar prontamente el extremo pélvico por medio del fórceps, sin tomar en 
cuenta que tras él se viene irremediablemente todo el tronco, como que dicha 
extremidad forma parte directa y continua de aquel todo; no cabe duda que 
es un pecado grave, y apenas se comprende que semejante falta haya pasado 
inadvertida en manos de prácticos tan eminentes. Por error en el diagnóstico, 
tomando por la cabeza lo que no era más que el extremo pélvico, fué como se 
hicieron y aun se hacen todavía esas aplicaciones. Casi nunca se han realizado 
con deliberado intento; ni podría ser de otra manera, porque bajo ningún res- 
pecto resultarían comparables la extracción de la cabeza y de la extremidad 
pélvica, efectuadas por el mismo medio: para la una el fórceps, para la otra, 
los auxilios manuales ; que ciertamente para el uno es apetecible el desemba- 
razamiento fácil, en tanto que para el otro, la naturaleza quiere que las cosas 
se verifiquen al contrario. Aplicar, pues, el fórceps sobre la extremidad pél- 
vica, es cosa tan irracional, que ni siquiera para los casos urgentes me parece 
admisible este recurso. Pretender generalizar esta práctica apoyándose en los 
hechos felices pero casuales de Levret, Wrisberg y Pudecomb, es cometer un 
sofisma, en buena lógica, queriendo afirmar que porque alguna vez resultaron 
bien hechas las cosas, sin reparar que entonces pasaron en manos habilísimas, 
de ahí debemos deducir y afirmar que semejante práctica es susceptible de 
vulgarizarse y perfeccionarse. Juzgo muy peligroso asentar á este propósito 
una doctrina general, y los peligros para mí resultarían tanto más serios, 
cuanto que de los principios de semejante doctrina, pudieran valerse alguna 
vez la impericia y la osadía, llegando á ocasionar muy grandes males en el ho- 
gar doméstico; ora, deshojando las ñoridas ilusiones de la familia que ansiosa 
aguarda el nacimiento de un hijo; ora, sembrando el llanto y la amarg^ura bajo 
el risueño¡aIbergue que cifraba el colmo de su dicha en el goce legítimo de las 
dulces emociones de una cuna que se quedó siempre vacía; ya agregando, por 
último, á esta desgracia, la triste espectativa de un puerperio borrascoso en 
el que, si es verdad que á veces después de muchísimo trabajo, se consigue 
salvar otra existencia, también sucede á ocasiones, y no raras, que perdida 
del todo la esperanza, se asista á la consumación del naufragio más espantoso. 
Termino esta memoria repitiendo, porque vienen de molde, las siguientes 
palabras del inolvidable profesor Rodríguez. **La circunstancia de tratarse de 
unas pinzas, inmediatamente revela que se inventaron para coger algo; y pues 
su tamaño, estructura y forma, se calcularon para adaptarlas á la estructura, 
forma y tamaño d(3 las cabezas de fetos maduros, colígese también que las pinzas 
en cuestión tienen por destino coger cabezas y cabezas únicamente. Pretender 
con todo eso que asimismo sirvan para coger al feto por el extremopélvico, es 
pues una incalificable extralimitación de su destino y aptitudes. Generalmente 
hablando, es cierto que la misión de cualesquiera pinzas es coger; mas lo es 
también que cada una de las muchas que se conocen tiene su fin especial, su 
adecuación : las que se fabrican para extraer las sutiles espinas de los frutos, 
v. g., no sirven para coger una braza ni arrancar un pólipo; y ni éstas, ni 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 389 

aquellas ni las otras, se emplean jamás para asir un cuerpo extraño atorado 
en la laringe 6 el esófago, 6 para extraer una piedra encerrada dentro de la 
vejiga de la orina. Aquí tiene su genuina aplicación, quiérase que n6, aquello 
de: cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa.^^ 

Noviembre de 1896. 

Dr. Troconis Alcalá. 



iiimt m¡ 



THE FACTORS CONGERNED IN GADSIN6 

HTH-DÍ 







BY 



W. REYNOLDS WILSON, M. D„ 

Philadelphia. 

The study oí the mechanism in occipito-posterior positions has led to the 
differentiation oí the following faetors in causing anterior rotation of the 
occiput within the pelvis: 

1. Direct pressure, the result of impingement of the fetal head upon the 
bony structure of the pelvis. 

2. The resistance to the descent of the head exerted by the rigíd pelvic 
ñoor. 

3. The rotation of the shoulders at the pelvic inlet producir. gco-ordinately 
a rotation of the head at a lower plañe of the pelvis. 

Which of these faetors should be placed flrst in order of importance re- 
mains for us to determine. It is necessary to remember however that each 
factor possesses importance only as it exists in relation to the other faetors; 
further than this, we mu8t not fail to take into account the dynamic 
relation existing between the fetus and the maternal structures during 
labor, that is, the vital influence of the f orces of nature. This influence is 
absent in experimentation upon the cadáver, vitiating to a certain degree 
the deductions from such experiments. At the same time our theories of the 
mechanism in posterior positions have resulted largely from such observa- 
tions. Before discussing the various faetors in rotation of the occiput in oc- 
cipito-posterior positions it would be well to look at the frequency with 
which this position occurs. 

Among the earlier writers its occurrence was considered less frequent 
than appears from the observation of most of the recent authors. Naegele 
first included it among the more common positions of the vértex. He asserts 
that it occurs twenty-nine times in every hundred cases where the vértex 
presents. WinckePs statistics bear simply upon the frequency of posterior 
rotation of the occiput with the escape of the latter over the perineum in all 
vértex presentations,( 1.29 times in every 100 such presentations) and should 
not be confused with the position of the child in vértex presentations with 
the head about to engage, this latter conditions offering the basis of diag-* 
nosis in the positions which we shall describe as posterior occipital positions. 



300 CONGRESO MÉDICO PAN-AMERlCAlíÓ 

In our own observations, based upon twelve hundred casee^ the records oí 
which are at hand, the right oecipito-posterior position has ocurred in this 
number of deliveries, induding the various presentations, two hnndred mnd 
thirty-four times. AUowing a percentage of 95 for vértex presentations in 
the whole number of deliveries observed we fall short of Naegele's ratio to 
a considerable degree. There is no doubt however of the correetness oí onr 
considering this a frequent position of the fetus. 

Looking at the subject broadly we ñnd that in a large proportion of cases 
in which the vértex presenta the back is direeted toward the right side, in 
contradistinction to what we may cali the normal position of the back, name- 
ly toward the left. Thus in all vértex presentations the dorsal plañe looks 
either toward the left or the right. When it is direeted toward the leít in 
the majority of cases the occiput is deflected anteriorly, giving rise to the 
L. O. A. position, and when toward the right, posteriorly, giving rise to the 
R. O. P. position. So that in either instance there exists some mechanical 
influence acting upon the fetal body to establish rotation according to the 
position of the back. It remains for us to study what this influence may be. 

In taking up the various factors involved in rotation we may dismiss the 
ñrst, namely, pressure exerted by the bony pelvis upon the head, as being 
insuíllcient to account fully for the phenomenon of rotation in oecipito-pos- 
terior positions. Our reason for so doing lies in the fact that anterior rotation 
of the occiput frequently ocí.'urs at the ondof thesecond stage of labor, of ten 
just as the head is pressed upon the extended perineum, and w^hen it is be- 
yond the inttuoiuuí of dinuiL bony presHurc». We must not forget though that 
anterior rotation oarlior in labor solely from this cause does occur, when the 
head is disproportionately large, or whenever the pelvis is generally coh- 
tracted with increased obliquity. More important than the influence of these 
latter conditlons iiowtjver is í\w tendoney of the head to sometimes descend 
into the pelvis witlioiit íU^xum having progressed to the proper point, so 
that tiií» want of atlaptíition of tiie forehead to the pubic aroh causes the 
formerto Imí dííílcdtnd Olí thn anterior inclíncd plañe of the opposite side 
and thus lo be giiid<Ml forward until, with inereased flexión, it becomes en- 
gaged l>en(*aMi Mío synipliysis. Tliis illuHtrates what ocours in the morepro- 
noiUKuul <MiH(<M of deHctiUt of tiie forelioad with posterior rotation of the 
oí*<'iput, wliom Mío foroh(.*a(l is deflcícted anteriorly and where, flexión failing 
to ooour, tho ÍH^a<l Iiocomo.s disongaged as in a facial presentation. 

As to Mío stíooiid factor, naniely tho resistance of the pelvic floor. we may 
rociur tí» our foriner assertion, that antí^rior rotation often occurs late in 
labor, or at tlm time wiien the head, strongly flexed, comes iu contact with 
íhn polvl(5 Ifoor. lnd(íed in the anterior occipital positions we have the aütho- 
rlty of (}azoaux and Tarnier in stating that, "If the perineum were entirely 
absuiit Mu^ head would disengage at the outlet of the inferior strait without 
oxliibitiiig its movementof oxtcntion. In the normal condition however, and 
oHpoc'lally in i^rimiparae, the perineum, converted into an elongated g^utter, 
arrost H the down ward progress of the head and directs it forward as apon 
an inclined plañe." 

We may observe also the action of the pelvic floor in the lateral upward 
doí!<i(!tioii of the body in breech deliveries. Edgar has demostrated the in- 
Miionco of porineal resistance in favoring anterior rotation in oecipito-pos- 
terior positions by a series of experlments upon the cadáver. He concludes, 
as a result of these exi)eriments, that the pelvic; floor is the essential factor 
in causing rotation of the most dependent portion of the presenting part. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERCANO 391 

Hi9 clinical observations also support this, as in the study of the mechanism 
of such cases in primiparae and pluriparae he found in 47 primiparae that 
internal forward rotation of the occiput failed in only seven instances owing 
to resistanee of the pelvie ñoor, and in 43 multiparae (pluriparae) failure 
was observed in 30. In the records quoted abo ve we do not find the compar- 
ative frequency of anterior rotation in the primiparae occurring with quite 
such uniformity, f or in 96 cases of occipito-posterior position in primiparae in 
which the direction of rotation was observed, failure of anterior rotation is 
noted in 21 instances, and in 46 cases in pluriparae failure was observed in as 
many as 10, When we take into account however that in 17 of the 21 poste- 
rior rotations in primiparae deiivery was accomplished by means of the fórceps 
we may conclude that anterior rotation in these cases had been interfered 
with. Our observations therofore coincide approximately with tbose noted 
by Edgar. These facts go to show that in primiparae, where the perineum is 
unstretched or free from laceration, the resistanee is sufficient to drive the 
lowest presenting part forward in the direction of least resistanee, whereas 
in pluripara, where, if the occiput is directed backward and the head des- 
cends well flexed, the stretched or iacerated perineum oflíers insufficient 
resistanee to the descending head and the occiput is forced downward past 
the relaxed perineum instead of forward. Edgar states however, **Such ex- 
perimenta can, of course, determine nothing as to the influence of forward 
rotation of the fet^ trunk upon anterior rotation of the occiput. In other 
words, they fail entirely to show us what factor the rotary power attributed 
to the uterus plays in the productions of movements of the occiput. Un- 
doubtedly during pregnancy and the early stages of labor the position, 
shape, and contractions of the uterus play an all important part in the pror 
duction of the normal attitude, presentations, and position of the fetus; but 
that these factors, with the exception of the uterine contractions, are at all 
essential to the movements of the occiput the writerdoes not believe. Ro- 
tation of the head does without question occur independently of the body, 
as has been observed by many ( Frommel, Schatz), and as can he seen by 
referenee to Braune^s frozeii sections (Píate C.) 

The influence of trunk rotation over cephalic is shown in the well known 
clinical fact that the lateral posture of the parturient, right or left as the case 
may demand, does undoubtedly assist anterior occipital rotation in occipito- 
posterior positions and tardy rotation in original occipito-anterior positions. 
This the writer has, in a number of cases, been able to demónstrate to the 
pupil at the bedside." 

TRís brings us to the question, **What other factor exists in determining 
forward rotation of the occiput in cases where abnormality of position due 
to faulty ñexion exists, as noted abo ve, or in pluriparae, where, notwith- 
standing relaxation of the perineum, anterior rotation occurs?'* In other 
words, why should the occiput rotate anteriorly in cases in which the two 
factors noted above, namely, direct bony pressure upon the head, and resis- 
tanee of the pelvie floor, are absent? Such cases do occur as evidenced by the 
every day experience of observers in the field. Note the records cited by us 
above, where the tendency to posterior rotation occurred in only 10 pluri- 
parae out of 46. In further aupport of this we may refer to the cases where, 
as labor progresses, the head descends steadíly with the normal phe nomena 
of mechanism ocouring in succession and without interruptíon, the occiput 
finally rotating beneath the symphysis, notwithstanding the presence of a 
non-resisting perineum. What, in such cases, has caused the occiput to rotate? 



392 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

In this connection we can ref cr to the third factor mentioned at the outeet 
of our paper, namely, the inñuence of rotation of the shoulders at a higher 
point in the pelvis, producing co-rotation of the head. It hardly seems pro- 
bable that the shoulders should remain a passive factor in the mechanism of 
labor, for the following reasons; In the flrst place, we are familiar with the 
effect of their rotation at the completion of the second stage of labor, in 
caosing extemal rotation of the head. Secondly, their incompressibility de- 
manding space for their accommodation within the pelvis is shown by the 
pressure they exert upon the perineum during delivery, caosing, as they fre- 
quently appear to, the initial rent in the perineum, after the head has passed 
over it safely. Lastly, we must regard the fe tus as a unit, presenting an in- 
flexible and compact body, which is forced in its descent to rotate "en mas- 
se," according to the demand for space, on its part, and the direction of least 
resistance on the part of the pelvis. 

This statement is not opposed to the fact that rotation of the head may 
occur, to a certain degree, independently of the trunkby twisting of the 
ohild's neck, but such rotation does not mean that the trunk and head are 
independent of each other in their movement. 

The fetus may descend with the sagittal and bisacromial diameters deflect- 
ed, in relation to one another, from the usual angle, but this deflection is not 
independent of the common influence found in the resistance of the bony 
and soft structures of the pelvis, acting upon different portions of the fetal 
body at the same time, and exerted at different planes of the birth canal. In 
simpler words, the head, impinging upon the pelvic floor, causes the occiput 
to rotate forward in the direction of least resistauce, While the shoulders, in 
entering the cavity of the pelvis, are rotated from one position to another, 
the movement corresponding to the anterior rotation of the occiput. Parvin 
writes, in remenee to the common occipital position, R. O. P., with the back 
directed toward one side, "The neck is much shorter than the lateral wall of 
the pelvis with which it is in relation, and henee the greatest (sectional) 
diameter of the (fetal) rod the dorso-frontal, must enter the pelvic inlet so 
as to be in relation with its right oblique diameter. But the descending back, 
curved aud projecting, cannot rest upon the promontory of the sacrum, and 
henee there is a forcé of resistance which tends to throw the presenting part 
from an oblique to a transverso position. This change is possible only when 
flexión is perfect— that is, when the chin is so ñrmly pressed upon the chest 
that the head and upper part of the trunk make a unit, and thus a movement 
communicated to the trunk also causes the head to move." In folio ving the 
mechanism of such cases we may assume, according to this, the method of 
delivery to be as follows. 

The dorsal plañe of the fetus is directed toward the right with the bis- 
acromial diameter either in the left oblique diameter, allowing the back to 
look somewhat backward, or in the right oblique, allowing the back to look 
somewhat forward — in each case the back, generally speaking, is on the right 
side of the mother. The occiput (for we are speaking deñnitely of R. O. P. 
position) in both instances is directed backward, so that the sagittal suture 
corresponds to the right oblique diameter. In the ñrst instance, where the 
back is directed somewhat posteriorly, the head is in normal relation to the 
trunk, that is the sagittal suture is at right angles with the bisacromial dia- 
meter of the body. In the second instance there is twisting of the neck ap- 
proximately to the extent of 45 , that is allowing for the tendency of tho 
head to engage somewhat transversely in such cases, otherwise, (that is, if 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 393 

the shoulders, were in the right oblique, and the head in the same diameter) 
the head would be twisted upon the body until it woald be at right angles 
with the shoulders, which is an impossibility . In the first instance, as the head 
would descend and become more and more flexed, the shoulders in their 
descent into the cavity of the pelvis, would seek the more spacious diameter, 
namely, the trans verse. This would leave the head free to be influenced by 
the action of the pelvic floor, which by its resistance woiild further increase 
the ñezion of the head until its long diameter had rotated into the antero- 
posterior diameter of the pelvis, bringing the occiput posteriorly forcing it 
over the perineum thus causing it to disengage in extensión in a backward 
direction. The shoulders would then seek the aatero-posterior diameter at 
the outlet, just as the head, which preceded them, had done, and we should 
have extemal rotation of the head toward the right side with completion of 
delivery. 

On the other hand if the shoulders should engage in the right oblique diam- 
eter, with the back somewhat forward, and the head seeking the same diam- 
eter with the occiput posteriorly, we have the following mechanism. The 
shoulders seek the transverso diameter of the cavity, and. as they do so, the 
occiput impinges upon the pelvic ñoor, and following the direction given it 
by the new position of the shoulders, glides with its greatest -periphery past 
the spines of the ischium, the occiput forward on one side and the forehead 
backward on the other, the former flnally rotating to beneath the symphasis 
and labor being terminated as in a normal vértex position. 

Such description of the mechanism in posterior occipital positions seems 
the logical outcome of our studies of the various factors concerned and is 
intended to bring into greater prominence what seems to be the one factor 
among others to which insufficient attention has been given, that is, the 
influence of the trunk, in relation to the position of the back and shoulders, 
apon intemal rotation of the vértex. 

m conclusión we must refer again to the actual unity of the compact fetal 
body, the result of uterine contraction, on the one hand, and the compression 
exerted by the bony pelvis, on the other, which admits of this co-rotation 
between tlje different parts of the fetal structure. 



394 CONGRESO MEDICO PAN-AMERIOAKQ 



iSECUIÜN IV 



Actas le la Sección de ObMiiia, Siiiecolop y Cirnp AMomiiial 



Acta de la sesión de la mañana del día l(í de Noviembre 

programa: 

1" Tratamientx) quirúrgico de la preñez ectópica por el Dr. Clarke. 
2° Fibromas uterinos complicados de preñez, por el Dr. Van der Veer. 
S° Nueva maniobra para extraer la cabeza en el parto por la pelvis, por el 
Dr. José Torres Ansorena. 
4*> La Distocia en México, por el Dr. Capetillo. 
5° Contribución á la Cirujía del perineo por el Dr. TU. 

Presidencia del Dr, Francisco Ctuicón para los trabajos en castellano; 

del Dr, Reed para los trabajos en inglés. 

Abierta la sesión á las 9^i de la mañana, el Sr. Dr. Francisco Chacón declaró 
formalmente instalada la sección de Obstetricia, Ginecología y Cirugía abdo- 
minal. 

1" Dr. Gutiérrez pronunció una corta alocución en la que encomip la impor- 
tancia de los ramos que forman la sección, y dio la bienvenida á los médicos 
extranjeros. 

2« Lectura del Dr. Clarke. (No hubo discusión). 

3" Lectura del Dr. Wander-Veer. [No hubo discusión). 

4" Maniobra para extraer la cabeza en las presentaciones pélvicas. 

Dr. Gutiérrez pide su opinión al Sr. Dr. Capetillo. 

Dr. Capetillo dice que no ha practicado nunca semejante maniobra, pero 
que a priori la cree buena. 

Dr. Clarke cree que la maniobra propuesta es ejecutable. 

4" La distocia en México por elDr. Capetillo— Dr. Gutiérrez alaba la memo- 
ria é insiste en que se suture siempre el perineo— Respecto de lo que se refíere 
á la inserción viciosa de la placent>a, en la que asienta el Sr. Capetillo que to- 
dos los métodos son buenos, sostiene que se deben preferir aquellos que res- 
peten la vida del feto. 

Dr. Barreiro : que muchas veces no es dado al médico el elegir, pero que en 
todo caso, débese, en su concepto, acudirá los medios que salven más segu- 
ramente á la madre. 

Dr. Gutiérrez : que en la práctica no hay contradicción en lo que afirma el 
Dr. Barreiro y lo que él asienta. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 395 

Dr. López Hermosa: Prefiere la punción al taponamiento. Que no existe la 
inserción centro por centro. 

Dr. Hurtado: dice que analizando las causas de distocia el Dr. Capetillo, la- 
menta que no se haya hecho una estadística sobre enfermedades anteriores, y 
qne en este grupo deben tener parte las lesiones causadas por el gonococcua. 
Asegura que son raras las desgarraduras del perineo completas, y, por último, 
que el tratamiento eléctrico da buenos resultados para contener las hemorra- 
gias en la sub-involnción de la matriz. En la inserción viciosa de la placenta, el 
el Dr. Hurtado no ha visto salvarse las dos vidas, por lo que propone la opera- 
ción cesárea, fundándose en que en el estado actual de la Ciencia, esta operación 
puede ser emprendida con muchas probabilidades de éxito, siendo así que el 
procedimiento que recomienda el Dr. López Hermosa (la punción) es ilusorio. 

Dr. Nicolás Ramírez Arellano : Que no le parece exacto lo que asegura el 
Dr. López Hermosa, respecto á que no existe la inserción ceutro por centro, 
pues la ha visto varias veces. Que en efecto á él también le ha ocurrido eje- 
cutar la operación cesárea por la ineficacia de los métodos que ha ejecutado 
para salvar las dos vidas. 

Dr. Pagenstecher: Que le llama la atención de la memoria del Dr. Cape- 
tillo, el que en México sean sumamente raros el raquitismo y la osteomalacia 
y la forma especial de la pelvis mexicana, en la que la sínfisis pubiana tiene 
mayor altura y está más inclinada que la de la mujer europea. 

Dr. Calnek: Que la misma conformación afecta la pelvis en las mujeres de 
Guatemela y Costa Rica. 

Dr. Spohn: que en Corpus-Cristi operó auna mujer afectada de osteomala- 
cia; la paciente era mexicana. 

Siendo labora de reglamento se levantó la sesión. 

Dr. Manuel Barreiro, 
Secretario. 



Sesión de la tarde del día 16 de Notnenihre. 

A las tres y media de la tarde se abrió la sesión bajo la presidencia del Dr. 
Vander-Veer. 

!« Lectura del Dr. 111 sobre cirugía del perineo en las mujeres. 

Puesto á discusión: 

Dr. Clarke: asienta que las causas de las deficiencias en ciertas perineorra- 
fias, están en que las suturas están demasiado ñojas ó demasiado apretadas, 
por lo cual él usa suturas con hilo de plata que puede aflojar ó apretar á vo- 
luntad, y que además no puede haber una operación típica para las suturas 
perineales por ser tan variados los casos. 

Dr. 111: que para entender bien el mecanismo, es preciso tener un caso re- 
ciente. 

2*" Lectura del Dr. Clarke de Chicago, sobre Etiología de la Eclampsia. 

En esta memoria el autor insiste en la teoría de la auto-intoxicación, por 
los frecuentes casos de eclampsia sin albuminuria, refiriendo los casos de albu- 
minuria al envenamiento mismo. 

Dr. Gutiérrez: Que es indispensable dividir en dos grupos la eclampsia, la 
tóxica y la no tóxica. Que si se trata una eclampsia refleja como se trataría una 
eolampsla tóxica, el resultado será probablemente malo. 

Dr. Clarke Aug^: Está de acuerdo con lo asentado por el Dr. Gutiérrez. 

48 



396 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

Dr. Clarke, de Chicago: Que en efecto existe una forma de eclampsia que no 
es tóxica, pero aun ésta debe tratarse como si lo fuera, separando las cau- 
sas que pudieran motivar la aporación de los accesos por vía refleja. 

S'* Lectura de la señora Doña Emma Culbertson sobre tratamiento ambu- 
lante de ciertas formas de enfermedades pélvicas. (No hubo diacvsión). 

4"* Lectura del Dr. López Hermosa sobre la raspa (curettage) g^eoológica y 
la raspa obstétrica. Acepta y encomia la primera y desecha la segunda de un 
modo absoluto. 

Dr. Hurtado: Que disiente de la opinión del autor, pues dicha operación no 
siempre es buena en ginecología ni siempre mala en obstetricia. Cita algunos 
casos en que la raspa no ha podido curar ciertas endometritis blenorrág^cas. 
Que no acepta la existencia de la capa granulosa que separa la mucosa de la 
capa muscular, ni se fiaría del poder f agocitario de los glóbulos blancos en e 
caso de una infección séptica grave. 

Dr. Barreiro : Que el Dr. López Hermosa no presenta estadística alg^una so- 
bre sus afirmaciones, y aun cuando las razones que expone el autor para apo- 
yar su opinión, parecen exactas, éstas no están comprobadas por la clínica. 
En apoyo de esta afirmación, cita la estadística del hospital de Maternidad 
de México, en la que se ha reducido la mortalidad de cuarenta por mil á cuatro 
por mil desde que se practica la raspa. Explica los insusesos por la falta de 
oportunidad en la intervención, pues asegura que cuando las fibras muscula- 
res de la matriz están degeneradas, la hemorragia es casi siempre inconteni- 
ble, pero que en esos casos la enferma muere con y sin la raspa. 

Dr. Qutiérrez: Que la raspa le ha dado buenos resultados empleada en tiem- 
po oportuno, y que además, el éxito de la operación no depende únicamente 
de la técnica de ella, sino de la habillidad del operador que la ejecuta. 

Dr. López Hermosa: Que está de acuerdo con el Dr. Gutiérrez. Respecto á 
las observaciones que hicieron los Dres. Hurtado y Barreiro, no contestó nada. 

Llegada la hora reglamentaria se levantó la sesión. 

Dr. Manuel Barreiro, 
Secretario. 



Sesión de la mañana del día 17 de Noviembre, 
Prehidencia del Sr. Dr. Pagenstecher. 

1" Lectura del Sr. Dr. Clarke, del trabajo del Dr. Currie sobre hemorragias 
post-partum. 

Abierta la discusión, el Dr. Spohn manifiesta que so debe retirar la placenta 
desde el momento en que sea posible, sin esperar la contracción uterina. Exige 
que después de la expulsión del producto se deje la mano en la matriz para 
controlar, y que si no obstante de estar contraído el útero, la hemorragia con- 
tinúa, puede temerse una desgarradura uterina en cuyo caso le ha dado bue- 
nos resultados la inyección de 3 á 7 onzas de trementina en 1000 gramos de 
agua. 

En estos casos también prescribe las inyecciones salinas con un aparato es- 
pecial que describió. La inyección intravenosa es más conveniente, pero debe 
ponerse gran cuidado en que no entre aire en las venas. 

2? El Dr. Spohn hace una relación oral de un caso de estrofia de la vejiga, 



CONGRESO MEDICO PANAMERICANO 397 

y refirió un procedimiento operatorio para corregir este vicio de conforma- 
ción, prometiendo enviar por escrito la técnica operatoria. 

3" El Dr. Antonio Maclas, leo un trabajo acerca del ioduro de potasio, con- 
siderado como hemostáitco indirecto uterino. {No hubo discusión). 

4° El Sr. Dr. Capotillo muestra un ejemplar de placenta hidatiforme, inserta 
sobre el segmento inferior de la matriz, agregando algunos comentarios sobre 
el tratamiento de la hemorragia por placenta previa. Con este motivo, el Sr. 
Dr. Abogado lee una pequeña nota en la que propone la aplicación do los 
globos de Champetier de Ribos en esos casos. 
Sin discusión. 

&* Lectura del Dr. Jonhson: 

Señores: Pocas palabras deseo agregar á las dichas por los distinguidos 
facultativos que han tomado parte en la discusión del trabajo sobre distocia^ 
presentado por el honorable Profesor de Obstetricia, el Dr. Capotillo. Es evi- 
dente que uno de los accidentes más graves que pueden presentarse compli- 
cando la gestación y el parto, es la inserción de la placenta en el segmento 
inferior del útero, sea centro por centro, sea marginalmente, que es lo que se 
observa con más frecuencia. Estos casos revisten tan excepcional gravedad, 
que, por los resultados que he visto en los que me ha tocado asistir, y 
coincidiendo en todo con la opinión del Dr. Hurtado, creo que en la inmensa 
mayoría de éstos, se pierde la vida del producto y corre gravísimo peli- 
gro la de la madre. En los dos casos que he atendido últimamente, que de- 
tallados presentaré en un trabajo especial, el éxito ha sido desfavorable para 
el niño y satisfactorio para la madre, usando primero el conocido y útil re- 
curso del taponamiento muy cuidadoso y bien hecho y en seguida los globos 
de Champetier de Ribos, que en el acto han cohibido la hemorragia, termi- 
nando á la vez muy rápidamente la dilatación del cuello y por consiguiente 
el parto. En uno de estos casos tuvo la bondad de acompañarme el Dr. Joa- 
quín Carbajal y la Profesora Manjarrez. La excelencia del recurso, la heroi- 
cidad, pudiera yo decir, de este procedimiento que por compresión uniforme 
y suficiente cohibe la hemorragia y apresura el parto sin traumatismo y de 
modo eficaz, me hacen hoy indicar á los distinguidos prácticos que me escu- 
chan, el uso de los globos dilatadores de Champetier, que con los usuales mé- 
todos de asepsia, son inofensivos y pueden evitar á la paciente los peligros y 
consecuencias de la operación cesárea. Esta operación, en los casos de que se 
trata, no la juzgo desacertada, pero sí creo muy restringido el número de ca- 
sos en que esté netamente indicada y en que pesen más en el ánimo del ope- 
rador los peligpros que evidentemente corre el producto que los accidentes á 
que la madre se expone con la operación citada. 

Dr. E. L. Abogado. 

Habiendo llegado la hora de reglamento se levanto la sesión. 

Manuel Barreiro, 
Secretario. 



Sesión de la tarde del día 7 7 de Noviembre. 

Presidencia del Sr. Dr. Gallegos. 

La presidencia ordena que se de lectura á los trabajos de obstetricia refe- 
rentes á la infección puerperal. 



398 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



programa: 



1*^ Lectura del Dr. Barreiro sobre tratamiento de la infección puerperal. 

7p Lectura del Dr. Norma sobre el mismo asunto. 

Z° Lectura del Dr. González de la Vega, sobre ' 'Tratamiento clásico de la 
fiebre puerperal. 

Después de la lectura de los tres trabajos anteriores, se abrió la discu- 
sión. 

Dr. Pagenstecher: Que si se encuentran restos placentarios se debe ex- 
traerlos por medio de la cucharilla ó de las pinzas, pero que fuera de este caso 
no admite la raspa. Manifiesta que cuando la infección puerperal proviene de 
la desgarradura del perineo ó del cuello, no raspa, pero que no admite la in- 
fección puerperal como entidad patológica definida. 

Dr. Spohn: Que jamás se ha visto en la necesidad de raspar, pues conser- 
vando durante el parto una asepsia absoluta, ni aparecen accidentes. 

Dr. Hurtado: que las memorias presentadas son muy exclusivas. Reco- 
mienda la oxigenación de la herida y las inyecciones do suero artificial hipo- 
dérmicas é intravenosas. Asegura que en muchos casos hay descuido en el 
cuidado de la piel por las dermatc»sis que aparecen. Los sudores abundantes 
de la infección, son favorables. 

Dr. Colé man: No admite la raspa en úteros sépticos. 

Dr. San Juan: Que se confunden dos estados: 1** La existencia de restos. 
2r Las fiexiones de la matriz. Respecto de lo primero, manifiesta que está de 
acuerdo en hacer la raspa, siempre que se demuestre con el dedo la existen- 
cia de restos. Tocante á lo segundo, que la sub -involución depende de la in- 
movilidad á que se somete á las mujeres durante el puerperio. Que en su con- 
cepto se debería levantar pronto á las enfermas. 

Dr. Gutiérrez: Que solo ha practicado la raspa en el caso de existir restos 
placentarios. Qiie la frecuencia con (|ue se observa la persistencia de esos 
restos, es debida á la fatal aplicación del método de Kisteller para hacer ex- 
pulsar la placenta ó por las tracciones sobre el cordón fuera de aquellos casos 
en que ha habido notritis ó endo metritis. 

Dr. Ramírez Arellano: Que no tiene bastante práctica en el "curettage" pero 
que siempre ha tenido buen resultado con los lavados uterinos. 

Dr. Barreiro: Que se pierde lamentablemente el tiempo en una discusión 
desordenada. Que los puntos á discusión deberían ser los siguientes: 

1° Conducta que debe observar el médico en los casos de restos placentarios. 

2" Conducta del médico en los caaos de endometritis sépticas. 

Respecto del primer punto, todos los señores que han tomado la palabra 
están de acuerdo en que debe hacerse la raspa. Respecto del segundo, pre- 
gunta á los que han hablado en contra, ¿cómo pueden explicarse el que con 
esta operación se haya disminuido la mortalidad de iv á 0.18 en la Materni- 
dad Baudeloque, y de 40 por 1000 á 4 por 1000 en la de México? Que las razones 
aducidas en contra de la operación, referentes á que la cucharilla va á ejercer 
una verdadera inoculación, no tienen fundamento, pues la clínica no corres- 
ponde con esa aseveración teórica. 

Dr. Rafael López: Que se olvida que la raspa está indicada, siempre que la 
mucosa uterina está infectada. 

Dr. Franke: Que siempre hace la raspa en los casos de endometritis séptica 
puerperal ó nó puerperal y además incide el fondo de saco posterior con el 



CONG&ESO MEtolCO PAN-AME&ICAÍíO 39Í) 

ñn de evitar los abcesos pélvicos y tener siempre á su alcance los anexos. 

Nadie hace uso de la palabra. 

Dr. Woods: lee su trabajo sobre Obstrucción intestinal. — Sin discusión. 

Se levanta la sesión. 

Dr. Manuel Barreiro, 

Secretario. 



Sesión de la mañana del día IS de Noviembre, 

Presidencia del Dr. Woods. 

V* Lectura del Dr. Gaaf sobre obesidad como causa de esterilidad. 

Dr. San Juan : dijo respecto de este trabajo, que deben distinguirse dos casos. 

V* Aquellos en que la obesidad haya aparecido sin que la mujer hubiese 
concebido antes y 

2* Aquellos en que la obesidad apereee después de una ó más concepciones. 

Dr. Gaaf: que en un 50'r de los casos, la obesidad aparece sin concepción 
anterior. 

2° Lectura del Dr. Davis sobre ^^ Incisión vaginal y drenaje en el tratamien- 
to de las enfermedades sépticas peri-uterinas." 

Dr. Pagenstecher: no se debe hablar de abceso pélvico como diagnóstico, 
sino llegar al diagnóstico anatómico y localizar el foco purulento. Si esto se 
encuentra en el ligamento ancho, se abre sencillamente por una incisión; si 
está en la cavidad peritoneal sin foco preformado, es decir, si existe el derra- 
me purulento entre los varios órganos aglomerados, basta con desprenderlo 
dando salida al pus y haciendo el drenaje por el punto más declive. 

Si existe el foco en los órganos preformados, es decir, en la trompa ó en el 
ovario hay que distinguir dos modalidades: 1" La primera es cuando hay to- 
davía esperanza de salvar el órgano, en cuyo caso basta la punción y lavado 
del foco, y 2" cuando ya el órgano está degenerado y convertido en una bolsa 
de supuración en cuyo caso, se deben extirpar por el fondo de saco de Dou- 
glas sin sacriñcar el útero, que siempre hace falta al organismo. 

Dr. Clarke: insiste sobre la importancia de conservar los órganos. 

Dr. Vander Veer: expresa gran confianza en el método expuesto. Cree que 
la enferma queda menos expuesta que por una laparotomía y recomienda 
por eso la operación vaginal reservando la operación radical para más tarde. 

Dr. Barreiro : que ha hecho dos veces la canalización de abcesos pélvicos, 
colocando dos largos tubos que hagan sifón y cuando el abceso está bien 
limitado, basta esto; pero que en caso contrario, no vacila en recurrir ala la- 
parotomía. 

Dr. Gallegos: que el tratamiento varía según el sitio del absceso. Si el foco 
está detrás del fondo de saco de Douglas, la incisión es buena. Si al contrario 
está en ligamento redondo recomienda la operación de Hogar. Que la inter- 
vención debe hacerse por la vía más corta. 

Dr. Méndez: Que en dos casos que ha tenido se ha visto obligado á hacer 
la castración, porque en ciertas ocasiones la canalización y la incisión del 
fondo de saco no han bastado. Que todavía no se llega á un acuerdo perfecto, 
pero que nunca se llegará porque la intervención varía según el sitio anató- 
mico del foco. 

3*» Lectura del trabajo del Dr. Alfonso Ortiz sobre cirugía abdominal. {Sin 
discusión, } 

4® Lectura del Dr. Johnson sobre apendicitis. (Un caso.) 



400 CONGRESO MÉDICO í AN-AMíiRlCAlíO 

Dr. Pagenstecher: que le llama la atención que en México no sea tan fre- 
cuente esta enfermedad, pues en dos años no ba visto ningán caso, en tanto 
que en Alemania ha visto ocho 6 nueve. 

Dr. La vista: que la apendicitis existe en México. La hay simple, 6 especf- 
flca, séptica, obliterante, atronca, aguda y crónica. Que es bastante común, lo 
cual se explica por la situación topográfica del ciego. Que en América del 
Norte es más común, porque frecuentemente es tuberciüosa y que en ese país 
se encontraba mayor número de veces por practicarse allí más cirugía abdo- 
minal. 

Indicó la técnica operatoria. 

Se levantó la sesión. 

Manuel Barbeiro, 
Secretario. 



Sesión de la tarde del día 18 de Noviembre. 
Presidencia del Dr. Da vis. 

I** Lectura del Dr. Frank sobre anastomosis intestinal y autopsia de un 
perro en que se practicó la operación la víspera, en el Hospital de San 
Andrés. {Discusión,) 

Dr. Crile: está de acuerdo con el Dr. Frank, sin embargo quiere que no se 
pierda ocasión de hacer la sutura directa, pues el cirujano pierde la costum- 
bre de adquirir habilidad, confiado en los procedimientos mecánicos ante to- 
do, en gastro-enterotomía. Reservaría el uso del botón de Murphy para los 
casos de resección intestinal y de enterotómosis. Desearía que se hiciera abs- 
tracción de botones y se confiara mejor en la sutura directa. 

Dr. Garay: que el botón do Murphy se queda á veces en el intestino y lo 
obstruye. 

Que el espolón que queda es íi veces muy grande. 

Que el saber liacer la sutura directa no significa que se debe renunciar á 
los procedimientos que dan buen resultado, aunque estos sean mecánicos. 

El resultado de la autopsia fué que el intestino cicatrizó bien y el agua in- 
yectada con presión no salió por la solución de continuidad. 

Dr. Manuel Barreiro, 
Secretario. 



Sesión de la mañana del día lü de Noxnemhrc, 
Persidencia del Dr. Capetillo. 

1" Lectura del Dr. Santos Medina, sobre heridas del vientre. {Sin discusión.) 

2r Lectura del Dr. Prieto, acerca de la conducta del médico durante el 
puerperio. 

Dr. Pagenstecher: dijo con motivo de este trabajo, que desea rectiñear 
la opinión emitida por el Dr. Spohn, que dice que siempre que hay sepsis 
puerperal, depende del médico, de la partera o de la enferma, que están "su- 
cias." Que si en la imonsa mayoría de los casos la infección viene de afuera 
á adentro, hay casos en que la sepsis preexiste. 

3" Lectura del Dr. M. Gutiérrez, acerca del uso de la palanca. 



CONÓRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



401 



Dr. López Hermosa: manifiesta que el Dr. Gutiérrez hace un positivo ser- 
vicio á la Obstetricia, trayendo de nuevo la palanca al arsenal obstétrico, por- 
que ese instrumento es aplicable precisamente en los casos en que el fórceps 
no lo es. Refiere los casos en que en su concepto, debería aplicarse, señalan- 
do especialmente las posiciones occipito-posteriores. Dice que en las pre- 
sentaciones de cara, la palanca no es aplicable. Asegura haber aplicado la 
palanca en un caso en que la cabeza estaba móvil, arriba del estrecho su- 
perior. 

Dr. Barreiro: En el estado actual de la obstetricia no cree necesaria la pa- 
lanca. En la práctica no hay necesidad de ella y por este instrumento ha visto 
fracturar uno de los huesos del puvis. 

Respecto de lo que dice el Dr. López Hermosa, de haberla aplicado arriba 
del estrecho superior, manifiesta que en su concepto, eso fué un desatino; 
pues cuando la cabeza se encuentra móvil arriba del estrecho superior, no 
solamente no puede aplicarse la palanca, pero ni es fácil aplicar el fórceps. 
En estos casos se debe hacer la versión si hay movilidad. 

Dr. Gutiérrez: que no tiene razón el Dr. López Hermosa al asegurar que 
en las presentaciones de cara no se puede hacer rodar la cabeza, pues cuan- 
do ésta se encuentra bien extendida, los diámetros son equiparables á cuando 
se presenta de vértice. 
4*^ Lectura del Dr. Skeen, sobre el electro-cauterio como hemostático. 
5"* Lectura (del trabajo del Dr. O'Farril, sobre 10 casos de endometritis), 
hecha por el Dr. Toussaint. 

Dr. Hurtado: que disiente de la opinión del autor en las modificaciones que 
éste introduce en el método de Apostoli. 

Que todos admiten que se debe usar el platino y no otros metales oxida- 
bles porque es muy terso y se saca fácilmente. 

Que el método es doloroso aun con intensidades de 30 á 40 miliámperes, 
cuando hay peri metritis. 
Que es preciso dejar pasar algunos días entre cada aplicación. 
Ha visto un ataque de histeria en su consulta al aplicar el electrodo. 
Dr. Gallegos: que la dosis eléctrica es exagerada, pues en su concepto no 
se deben emplear intensidades arriba de 15 á 20 miliámperes y aun estas ya 
producen accidentes por la reacción circulatoria que ocasionan. Que si el au- 
tor emplea el oxicloruro cúprico que se produce, el tiempo decidirá si es bue- 
na ó nó esta aplicación. 

Examina las indicaciones y contraindicaciones de la electrólisis; pero no 
cree que se deban tratar todas las endometritis por ese medio. 

Dr. Toussaint: que el trabajo del Dr. O'Farril es á la vez un método tera- 
péutico y un medio de diagnóstico. 

Lo primero, porque la reacción que se verifica con la producción del oxiclo- 
ruro es favorable para la curación de la enfermedad, y lo segundo, porque el 
método revela desde luego si existe ó nó una perimetritis. 

Dr. Capetillo: Que se de un voto de aprobación al Dr. Gutiérrez por la ma- 
nera acertada con que ha dirigido la sección. (Aplausos.) 

Dr. Gutiérrez: que se haga extensivo ese voto á los demás Doctores que 
han presidido la sección: Drs. Chacón, Gallegos, Pagenstecher. (Aplausos.) 
El Dr. Chacón declara terminada la sesión y clausurado el período del Con- 
graso, felicitando á los miembros de la Sección por el buen éxito. 

Dr. Manuel Barreiro, 
Secretario. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 406 



SECCIÓN Y 



SECCIÓN DE MiTOii raUYENDO U FISIOLOGÍA. 



PRESIDENTES HONORARIOS: 

Dr. John B. Roberts, Philadelphia, Pa. Dr. Isaac Ott, Daston, Pa.Dr. E. L 
Reicbert, Philadelphia, Pa. Dr. H. P. Bowditch, Boston, Mass. Prof. Howell 
of John Hopinks. Drs. Celso Bambaren y Antonio Pérez Roca, lima, Perú, 
Dres. A. B. Macallum, Torontoy Wesley Mills, Montreal, Canadá; Dres. Juan 
J. Ortega, Domingo Alvárez y Luis J. Obregón, Guatemala. 

PRESIDENTE EFECTIVO. 

Dr. José María Bandera, México, D. F. 

VICEPRESIDENTE. 

Dr. Manuel Toussaint, México, D. F. 

SECRETARIOS: 

Dr. A. P. Burbaker, Philadelphia, Pa., para el idioma inglés. Dr. W. A. Thom, 
Norfolk, Va., para el idioma español. Dr. Adrián de Garay, México, D. F., 
para el idioma español. Dres. Arturo Ego Aguirre y Alfredo I. León, lima, 
Perú. Dr. Daniel Vergara Lope, México, D. F., por Colombia. Dres. Francis- 
co Millán y Antonio de Gordón y Acosta, Habana, Cuba. Dres. E. Chapot Pre- 
vost y Osear de Souza. Río de Janeiro, Brasil. Dres. Gerardo Arrizabalaza y 
Juan B. Morelli, Montevideo, Uruguay. Dres. J. B. A. Lamarche, Montreal y 
Sheard, Toronto, Canadá; Dr. Carlos Martínez, Guatemala. 



406 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 



CORTICAL CEREBRAL LOCALIZATION, 

WITH SFECUL REFERENCE TO RODENTS ANB BM 

By Wesley Mills. M. A., M. D., F. B. 8. C, 

Professor of Physiology in McQiil Univereity, Montreal. 

During the conrse of an investigation (1) on the .'^Fanctional Developrnent 
of the Cerebral Cortex in the Cat, the Dog, the Rabbit, the Cavy (Gninea-pig) 
etc., the question of the completeness and aceuracy of the published reaear- 
ches on localization was of ten f orced upon my notice. and never having íound 
a cortical cerebral centre for the hind-limb in young rabbits, I was led to 
investigate this subject in the mature animal, and being unable to discover 
such a centre, it occurred to me that the whole subject of cerebral cortical 
localization in animáis below the carnívora, at all events, was worthy of forther 
study. Accordingly I ha ve subjected the rabbit, the cavy, the rat, the mouBe 
and the bird to experiments in order to determine the correctness and ade- 
quacy of existing views on localization. 

I tumed naturally to the classical work of Ferrier, (2) which gives thiB 
writer's views in a clear and concise form. This investigator deflnes a centre 
for movements of the hind-limb in the rabbit near the middle line and im- 
mediatly behind that for the fore-limb. While my own work was in progresa 
Gnstav Mann published a research on cortical localization (3) in which he 
attempted to deal with the subject in a manner more exact and complete than 
had hitherto been done. He also gives an account of the work previously ac- 
complished by Ferrier and others. Apart from Ferrier's distinct statement, 
there does not seem to be very olear evidence in the literature of the location 
of a well-dofined centre for the hind-limb. 

Mann himself locates a centre for the hind-limb, posterior to that for the 
neck and arm and near the middle line. 

Speaking of his methods. Dr. Mann says: "Asregards the experimental part 
of my research, the hedgehogs and cats were kept anaesthetized during the 
whole period of the experiment, while the rabbits were ansBsthetized to render 
the preliminary operation painless, and then allowed to regain concscioos- 
ness." (4) 

He kept the experimental room at 75° F., and exposed both hemispheres 
fuUy, keeping the brain covered with absorbent cotton-wool when not being 
stimulated. 

The only clue I can flnd to the reason for this difference in the method of 



(1) Published in thosc Trausactions for the currcnt year. 

(2) ''The F'unction.s of the Brain," 2nd ed., London, 1896. 

(3) "On the Homoplasty of the Brain of RodcntH, InHectivorea and Carnivores/* Joam. of 
Anat. and phys. October, 1895. 

(4) Loe. cit., p. 225. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO *W)7 

Ureating the cat and the rabbit occors in a sentence in which the work of an- 
other is referred to (p. 24.) "I failed to produce accelerated breathingin non- 
sesthetízed animáis." 

Ferríers, speaking of stimulation, says: ^^Though it is obviously advisable to 
use no stronger current than is sufficient to produce á deflnite result, the 
measure of the intensity of the stimulus to be employed in each case, is the 
degree of deflnite and decided localization of efPects unifornüy attainable." 

He also says: '^That (current) which will cause intense and indeflnite ac- 
tion in an animal non-narcotized, will excite only modérate and deflnite action 
in an animal sufficiently narcotized to abolish aJl sense of pain, and no effect 
at all on an animal deeply antesthetized." 

I do not flnd that Ferrier anywhere recommends experimenting on non- 
narcotized animáis, and f rom the last quotation I should suppose that he would 
be sceptical, to say the least, of results obtained in non-ansesthetized animáis. 

From a large experience in experimenting on the brains of animáis, I can 
fnlly endorse all that is expressed in the quotations from Ferrier. Only ex- 
perience can determine what degree of ansethesla and what strength of cnr- 
rents suit best. 

My own methods in the determination of cerebral localization have been 
described in my paper on **The Functional Development of the Cerebral 
Cortex," so that only a brief reference used be made to them here. 

The animáis use 1, of whatever kind, were given ether. When fuUy under 
it8 influence the brain was exposed as rapidly and with regard to as little loss 
of blood, exposure to the air and other unfavourable conditions as possible. (1) 

It is true, as has been pointed out by Fürstner, (2) and quoted by Mann, 
that some movcments may be induced by weaker currents than others, but 
foUowing Ferrier's dictum, already quoted in regard to current, one centre 
may be compared with another under the same or very similar conditions 
without any danger of fallacy. 

Mann states that he left his rabbit thirty to sixty minutes for the ether 
narcosis to pass oñ. Ether narcosis, as everyone knows, is comparatively 
transient, and it is because of this that I have used it invariably when con- 
ducting localization researches on the brain. Very frequently the animal is 
sufficiently from under its influence soon after the main operative procedure 
is over, to allow of results being obtained at once, and unless the loss of blood 
be excessive, I have always found it wise to proceed at once before the brain 
snffers by exposure. 

However, after Dr. Mann's paper met my eye determined to test his results 
by his own methods as regards the centre for I the hind-limb in the rabbit, 
which I had never been able to flnd. The result agreed precisely with all niy 
previous experience, to the effect that movements in an animal asthetized or 
inadequately or not at all anaesthetized foUowing on stimulation, are hap- 
hazard. They may be in accord with those obtained under the use of an an- 
ffisthetic or they may be utterly delusive. It counts nothing with me that the 
same movement may be made over and over again on stimulating the same 
spot, for I have e. g. produced repeated movements of the hind-límb by sti- 
mulating the neck área, etc. 

Mann mentions that in one of his experiments on rabbits *^both hind-legs 
kicks out as in ordinary locomotion." (26.) Such a result in a mature rabbit 



(1) These Traosactions for the current year. 

(i) "Expcr. Beiirag, i. Electrisch. Reiz. d. Hirnrinde." Arch f. Psych. vi. pp. 719-782. 



408 CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 

shoTild surely be viewed with grave suspicion, especially by one who claims 
such exact localization as Dr. Mann. 

My own resulta on tbe rabbit may be thus briefly stated: 

I have without any difficulty been able to localize cortical centres for a 
variety of movements for the fore-limb, the neck, bead and face; with more 
difñculty, movements for eyes and tbe ears; but in no single case when the 
animal bas been properly under the influence of ether have I, been able to 
get movements of the hind-limb by stimulation with any reasonoble strength 
of current. A large number of animáis of diff erent breeding, some being croas- 
bred, some pore-bred, and some ordinary mongrels, and of varying age have 
been employed. 

I can only explain the positive result that some other investigators report 
by the asumption that their animáis were not at the moment properly under, 
the influence of an ansesthetic, and that a hap-hazard movement was mistaken 
for a genuine one. Certainly it would be strange, after so much experience in 
this kind of work and after subjecting this question of a centre for a hind- 
limb to special invesiigation with the use of so many animáis of different 
breeding and age, that my results should be uniformly negative for this centre, 
but positive for all, or nearly all others found by experienced investigators, 
if I am in error, I can endorse what Furstner (*) has said with regard to the 
ease with which I chewing movements may be obtained in rabbits, and I have 
pointed out my in papers on the development of the cortex that these and such 
like movements appear far earlier in the rabbit, than in the dog and cat; in 
fact, that they may be induced about as soon as those for the fore-limb. 

To my mind it is perfectiy clear that it cannot be maintained that the move- 
ments of the hind-limb are in the same relation to the cortex in the rabbit, 
as are those for the fore-limb and the face. Whether the centre exists, batís 
too ill-organized to be susceptible to stimulation by our rough experimental 
methods, whether it is too readily disordered by operative procedure to allow 
of experimental determination, I do not know, but I am satisñed that to re- 
present such a centre as of the same kind and demonstrable in the same way 
as others in the rabbit, is a mistike. In some respects it would remo ve dif- 
ñculties if such a centrd eould be demonstrated to exist, but or the other hand 
it must be borne in mind that the method of locomotion in the rabbit, is peciüiar 
and is not comparable to that of the rat, cavy (Guinea-pig), etc. 

As regards the cavy and the white rat, I can conñrm in general Ferrier's 
localization. I have also examined the brown rat and the mouse,and ñnd that 
their cortical centres correspond in the main, with those of the white rat and 
the cavy. 

I have also made a suíñcient number of experiments on mature cate and 
dogs to enable me to conñrm in a general way the usually accepted localiza- 
tion. I wish, however, to point out that there is a certain degree of indivi- 
duality as regards the exact position of the centres in the dog and the cat, 
and perhaps still more in the readiness with which they may be excited by 
electrical stimulation. The same may be said as to the effects of ablation. 

In regard to the latter, I do not ñnd any f unctional def ect of a kind that 
interferes with the animaPs walking within a very short fime after operation. 
There is, however, a change in the animaPs movements sometimes at first a 
tendency in dogs and cats in the fore-limb to bend under, and for both the fore 
and the hind limbs to slip and to scrape on the surface over which the creat- 



(•) Loe. cit. 



CONGRESO MEDICO PAN-AMERICANO 4(>9 

ure walks. The latter was especially noticeable, in cats from which the 
motor áreas around the cmcial stücus on both sides were completely removed 
by one operation. Nevertheless, even in snch cases, the animáis rapidly 
Improved. Soltman's (1) explanation— loss of muscular sense— in my opinión, 
goes a long way to explain this, though I would not deny that there is also 
Bome loss of muscular power. 

In rabbits and other rodents the localization is less deñnite than in the 
dog and the cat, and it seems to me a mlstake to omit to state this, in any 
work on cortical localization. In my experience the centres are not nearly 
so definitely marked off and are more variable in exaot position. Certain 
movements, however, just as constanüy and readily follow on weak stimul- 
ation in the rabbit at all events as the corresponding ones in the dog and cat, 
if not more so. These are the very movements that are most frequenüy cal- 
lad into exercise by the life habits of the animáis, and it seems to me impor- 
tant to recog^ze that all cortical centres are not equally well org^anized, as 
might be inferred from reading the accounts of some authors on this subject. 
This applies to the whole question of cortical localization and not to that of 
the rabbit alone, though, as I have shown, it is specially well illustrated in 
this animal 

In my attempsts to carry the investigation of cortical cerebral localization 
downward? in the animal scale I naturally reached the bird. Upon tuming 
to Forrier's acc