(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Memorias históricas sobre la marina, comercio y artes de la antigua ciudad de Barcelona"

^i 



i]- 
41 

0,i 




^g % 



NiJ/-^ 



y^-/ V 







1 



.-^'o a->"í;^ 



:^ 



? vJ^-^K ■^^^ ''■■i O, 



^ 



¿v/ y; 



•.,.' 



O"''', 



;í,^^ 



rt-i 






í> 






'"^■^'A% 






, /aV • i.. 



i#yy 



4' 



mí) 



\{-' .■■■ 



i) 



«■ '■ 

^í,^' 

'"%. 






iw^»f ' " o: 









> 

i 

V 



Wp-.': 



/\ 



>h 



'■■:.:■•:/ ¿,i 



m 



:^'NÍSf/- 



*?[( 



<)] 



V 






í N 



.lf«^^'* 



% f-^ 









) V WÍ.K.:^'tT,)(>'f í .K>;'> 



m. 



w 



Robert E. Gross 
Colleftion 

A Memorial to the Founder 

of the 

^.cUeed Sá.¿i^ru/t' %r/tomt¿on 



^ 



I Business Administration Librar}- 

w Los Angeles || 

I Jl 



MEMORIAS HISTÓRICAS 

SOBRE LA MARINA, COMERCIO Y ARTES 
DE LA CIUDAD DE BARCELONA 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



MEMORIAS 
HISTÓRICAS 

SOBRE LA MARINA, COMERCIO Y ARTES 

DE LA ANTIGUA CIUDAD DE BARCELONA 



Reedición anotada 



Prólogo del 

ExcMo. Sr. Félix escalas chamení 



Introducción y notas Revisión documental 

por P<"' 

E. GIRALT Y RAVENTÓS C. BATLLE Y GALLART 



VOLUMEN 11 
Segunda parte 



CÁMARA OFICIAL DE COMERCIO Y NAVEGACIÓN 

DE 

BARCELONA 

1963 



N.° Registro, B. 512-6MI Depósito legal, B. 14.733-iy61-ll 

Hdilorial Teide de Barcelona ha cuidado de 
la tipografía y de la realización de esta obra 



Gross Cclíacíion 
Bus. Adm. 1.1b. 

INTRODUCCIÓN 



por 

E. GIRALT Y RAVENTÓS 

Profesor de la Universidad de Barcelona 



151/102G 



Introducción 



í~^ O.N cierto cansancio, aligerado ya por la consoladora presencia de los 
^"' anteriores volúmenes, ofrecemos hoy al público la segunda parte del 
II tomo de la reedición de las Memorias históricas de Antonio de Capmany. 
Con ella termina nuestra labor. Las primeras páginas de este volumen con- 
tienen los ".apéndices de notas varias^) que el historiador barcelonés publicó 
al final de los tomos II y IV y que nosotros hemos reunido en una sola serie 
indicando para cada apéndice el número y tomo que le corresponde en la 
primera edición. Por lo demás, la casi totalidad de los n.ipéndices» va con 
notas de bibliografía complementaria moderna, según la forma seguida en 
el te.xto de las Memorias. 

Dijimos en la nota preliminar del primer volumen que la reedición 
actual comprendía íntegramente la obra de Capmany, con la excepción de 
los repertorios de voces y nombres catalanes y latinos que la presencia de un 
índice topo-onomástico hacía innecesarios. Hoy debemos añadir que la 
presente edición incluye el Discurso econóinico-pnlilico en defensa del tra- 
bajo mecánico de los menestrales, que Capmany publicó bajo pseudónimo 
en 1778. Varias razones nos han movido a ello. La primera es que este inte- 
resante ensayo sociológico seríala el principio de la preocupación por los 
gremios y la laboriosidad artesana en la mente de Capmany. tema al que fue 
fiel todo el resto de su vida. La segunda es que el mencionado Discurso cons- 
tituye el primer nexo público entre el futuro gran historiador de Barcelona 
y la junta Particular de Comercio de Cataluña cuyos contactos habían de 
ser tan fecundos unos años después. Por último, la rareza de ejemplares 
de las ediciones coetáneas — escasez que no ha subsanado la reciente edi- 
ción de L. Sánchez .4gesta — constituía una incitación más a dar cobijo al 
opúsculo dentro del colosal monumento de las Memorias. 



774 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

Con el citado Discurso y el índice general de la obra podríamos haber 
dado fin a la reedición de las Memorias. No obstante — lo anunciamos ya 
en la introducción al primer volumen — si se quería que la reedición fuese 
una pieza bibliográfica realmente puesta al día y que superara en utilidad 
a la primera edición, había que incluir un repertorio de fuentes y biblio- 
grafía, y dotarla de un índice geográfico y onomástico que facilitara su 
consulta. Y así se ha hecho. 

Las fuentes documentales y la bibliografía — de cuya compilación ha 
cuidado el firmante de estas líneas — aparecen divididas según fuesen o 
no utilizadas por Capmany. De esta forma ha quedado en evidencia el pro- 
digioso esfuerzo de investigación realizado por Capmany y sus colabora- 
dores en los archivos de la Corona de Aragón, del Real Patrimonio, del 
Consulado de Mar, de la Catedral y en el Histórico Municipal, así como en 
los libros de ordenanzas y privilegios de los gremios que a la sazón guar- 
daban los cónsules y prohombres de aquellas típicas corporaciones labo- 
rales. En la relación de fuentes utilizadas por Capmany constan todos los 
documentos citados en el texto de las Memorias, en la '^Colección Diplomá- 
tica» y en los '(Apéndices de notas varias», según la signatura o cota con 
que figuran hoy en los respectivos archivos. Tan sólo aquellos textos que no 
se han podido localizar aparecen con la signatura antigua. En sección aparte 
damos la lista de los libros mencionados por Capmany a lo largo de su obra. 
La masa de títulos que la componen es reveladora de la sagacidad de Cao- 
many para valerse de cuah/nier clase de crónicas r escritos (jiie podían de 
algún modo ser útiles a su fin. Revela, también, que su información biblio- 
gráfica no se limitaba a los temas catalanes o españoles, sino que alcanzaba 
el vasto panorama hisloriográfico de Europa. La mención pormenorizada 
de todo ese bagaje de erudición archivístioa y bibliográfica es el mejor 
homenaje que se puede tributar a la memoria de Capmany. Es, a fin de 
cuentas, dar razón de por qué las Memorias históricas no han envejecido 
después de un siglo y medio de su publicación, de por qué mantienen la 
categoría y prestancia de una obra clásica de la historiografía mundial. 

Nuestra edición (juedaría manca si al lado de las fuentes examinadas 
por Capmany no se incluyera una noticia de los numerosos fondos docu- 
mentales barceloneses que pueden ser de utilidad para ampliar o profun- 
dizar en el estudio de los temas tratados por el genial historiador catalán. 
Pero Barcelona es una ciudad tan rica en depósitos documentales, r la 
temática de Capmany es lan amplia y dispersa — tan total — , que ofrecer 



MFMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 775 

una relación exhaustiva de tales fondos implica un esfuerzo superior al de 
nuestras posibilidades. De ahí las limitaciones a que se ha visto sometido 
el inventario que con el deseo de facilitar la investigación ulterior hemos 
insertado en el presente volumen. No hemos pretendido dar un completo 
repertorio archivístico de interés para la historia general de Cataluña. Ni 
siquiera para la historia económica. En primer lugar, nuestro inventario se 
detiene en el umbral del siglo XIX. salvo para aquellos fondos que forman 
un todo con los de la época precedente o aquéllos que proceden de entidades 
cuya función representativa de la economía de Cataluña prosigue la actual 
Cámara Oficial de Comercio y Navegación de Barcelonn. En segundo lugar, 
hemos dejado de incluir fondos de tanto interés como ¡os que puedan existir 
en las academias de Buenas Letras, de Ciencias y de Medicina, en alguno 
de los archivos parroquiales y en el Diocesano. De los demás archivos 
y bibliotecas hemos enumerado especialmente las series de contenido esta- 
dístico, y las directamente relacionadas con las actividades económicas o 
con las instituciones administrativas y fiscales. Dado el cúmulo de series 
custodiadas en los archivos, la escasez y precariedad de los catálogos, y el 
desconocimiento general de cómo funcionaban las instituciones administra- 
tivas, esta selección implica enormes riesgos de omisión de fondos real- 
mente importantes y de inclusión de otros prácticamente negligibles. Por 
otra parte, no se nos escapa el hecho de la existencia de archivos enteros 
— no de una u otra de sus series — de extraordinario interés para la historia 
económica, cuya importancia apenas vislumbró Caparan y. Tal es el caso de 
los protocolos notariales. Si de ellos, por ejemplo, hemos destacado los rela- 
tivos a gremios, colegios v cofradías, o a los contratos de seguro marítimo, 
ha sido por una mayor adaptación a los temas tratados por Capmany, y por 
el hecho de que tales instrumentos aparecen muy a. menudo en libros espe- 
ciales, cosa que no ocurre con los contratos de sociedad, fletamentos. balan- 
ces, cuentas de obras, operaciones de crédito y, en general, con la contra- 
tación comercial, cuya importancia como fuente para la historia de la 
economía es obvio señalar. 

Para dar noticia de estos fondos archivísticos nos hemos valido primera- 
mente de los catálogos impresos, algunos de los cuales — como el del señor 
J. M." Madurell para el Archivo Histórico de Protocolos, o el del P. F. Mi- 
quel y Rosell para la Biblioteca Universitaria — son tan completos y precisos 
(¡ue han reducido nuestra labor a un trabajo mecánico de mera transcrip- 
ción. Pero la mayor parte de las veces hemos tenido que recurrir a los 



776 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

ficheros o inventarios manuscritos existentes en los respectivos archivos y 
hibliotecas. Las referencias que sobre estos fondos existen en las sumarias 
guías publicadas son, en general, insuficientes para que el investigador 
pueda percatarse de la valía y contenido de los mismos. De ahí la conve- 
niencia de enumerarlos, de subrayar su importancia y de indicar con cierto 
detalle sus principales características. Eso nos propusimos. El resultado 
— al cual hemos llegado gracias a la especial ayuda de los doctores P. Bohi- 
gas y F. Udina y de los señores Cabestany Fort y Serra Rosselló — ha sido 
la formación de un repertorio de fuentes documentales como no existe otro 
en Barcelona. Esperamos que una visión global de las posibilidades archi- 
vísticas de la ciudad en materia económica será útil a todo investigador que 
trabaje en la vasta temática que en Cataluña inició gloriosamente Antonio 
de Capmany. Si así fuere, no nos dolería el esfuerzo que hemos puesto en 
su elaboración. 

Al repertorio de fuentes barcelonesas de posible interés sigue la lista 
con la bibliografía moderna que de cerca o de lejos incide en los temas 
tratados por Capmany. Forman esta, lista todos los títulos que aparecen 
abreviadamente citados a lo largo de las notas introducidas a pie de página 
en el primer volumen y al final de los documentos o de los apéndices en el 
segundo volumen. Figuran también en ella muchas obras más relativas, en 
particular, a la historia económica de Cataluña y, en general, a la de los 
países mediterráneos. Sea por corresponder a laguiuis de la obra de Cap- 
many, sea por la dificultad de situarlas con precisión en algún punto de las 
Memorias, las obras a que ahora aludimos no se citan en el interior del 
texto. No obstante, muchas de ellas son imprescindibles para una futura 
reelaboración de la historia de la marina, del comercio y de la industria de 
Cataluña dentro de un marco económico europeo. Aunque posteriormente 
han aparecido estudios históricos de gran interés, la bibliografía compilada 
llega sólo hasta 1961. 

Sin duda, la más útil de las innovaciones introducidas en la presente 
edición será el índice geográfico y onomástico con (/ue se cierra este volu- 
men. Su autora, la señorito C. Batlle y Gallar!, ha reunido millares de pa- 
peletas con los nombres que aparecen en el texto, en la «Colección Diplo- 
mática» y en el «Apéndice de notas varias)), se ha esforzado en la identi- 
ficación de topónimos y apellidos y ha incluido en los nombres geográficos 
una variada subdivisión en conceptos que facilitará en gran manera la 
consulta de la obra. Todo ello es labor poco agradecida y nada placentera. 



MEMORIAS HISTÓRICAS OV, BAKCKl.OINA 



acerca de la cual estamos más dispiirslns a reprochar su falto que agradecer 
su presencia en obras parecidas. 

Por último no queremos terminar esta introducción sin hacer constar 
una vez más nuestro aiiradecimiento a la Cámara Oficial de Comercio y 
Navegación de Barcelona. A los múltiples motivos i/ue nos ohligari n ello 
hay que añadir el que frente al legítimo deseo de ver más prontamente 
terminada la tarea emprendida bajo su. patrocinio, haya querido la Cámara 
supeditar la rapidez al valor científico de la obra. Su Presidente don Félix 
Escalas Chamení y su Secretario don José Morro Cerda, (¡ue tan de cerca y 
con tanto celo han seguido el curso de los trabajos de reedición de las 
Memorias, saben muy bien (¡ue el tiempo de la investigación histórica no se 
mide por las unidades propias del tiempo común. Ellos ."aben (¡ue una vez 
lanzada al público, nadie preguntará por el tiempo transcurrido en la prepa- 
ración de la obra, sino que inquirirá por su calidad. Citando esto ocurra 
quisiéramos simplemente no haber defraudado su confianza ni haber torcido 
su voluntad. 

E. CIRALT Y RWENTÓS 



Barcelona, marzo de 7963. 



MEMORIAS HISTÓRICAS 

VOLUMEN II 
SEGUNDA PARTE 



MEMORIAS 

HISTÓRICAS 

SOBRE LA MARINA, COMERCIO Y ARTES 

DE LA ANTl G f A CIUDAD DE B ÁRCELO NA 

PUBLICADAS 

POR DISPOSICIÓX Y A EXPENSAS DE LA REAL JUNTA 
Y CONSULADO DE COMERCIO D E L A M I S M A CIUDAD 

Y DISPUESTAS 

POR D. ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

individuo de la Real Academia de la Historia y de la de 
Buenas Lelras de Sepilln 

UKBS ANTIQUA FUIT... DIVES OPfM STUDIISQUF. ASPF.RRIMA BELLI. Virg. JEneid. 




i/s 






.IA.nluñ 



MADRID 
EN LA IMPREXTA DE D. ANTONIO DE SANCHA 



M D C C X C I 1 

COA' LAS LI C EXCI AS NECESARIAS 



APÉNDICE 



DE 



Algunas notas y de varios 
documentos y noticias 

PARA EXPLICACIÓN E ILUSTRACIÓN 

DE VARIOS PASAGES HISTÓRICOS Y CRÍTICOS 

DE LA PRESENTE OBRA 




APÉNDICE 



DE 

ALGUNAS NOTAS 

Y DE 

VARIOS D0CUK4ENT0S Y NOTICIAS 

PARA EXPLICACIÓN E ILUSTRACIÓN DE VARIOS PASAJES 

históricos y críticos de la presente obra 



1 (II,- 1) 

OBSERVACIÓN SOBRE LA CONFORMIDAD E.\TRE LA PRIMITIVA CONS- 
litución civil de Cataluña y la de las provincias meridionales de Francia. 




^Sí^ 



A Historia de Leu- 
guadoc y de Pro- 
venza está tan es- 
trecliamente enla- 
zada con la de 
Cataluña desde la 
primera institu- 
ción del systema 
feudal, que estas 
tres Provincias, en sus usos, costumbres 
públicas, orden civil y orígenes genealó- 
gicos, conservaron en toda la baja edad 
la forma <le su común principio constitu- 
cional y de la dominación Carlovingia. 
En efecto, quando se busca esta gene- 
ral analogía en los feudos, se encuentran 
los nombres de Rocujort Roquefort, Cas- 
tellvell Castelviell. Vilamiir Villemur, 



■Igramiint Agremunf. Montesqiiiii Mon- 
tesquieu, etc., promiscuos al Principado 
de Cataluña, y a algunas Provincias de 
las que forman también la Galia Narbo- 
nense. ÍNO menor conformidad se halla 
entre los n()mi)res i)aptisma!os de Giiillein 
Guillen, Galcerán Gaucerand, Bertrán 
Bertrand, Ramón Raimon, Giierau Gi- 
raud, Joffre Juffre, Gilabert Gilabert, etc. 
La misma se advierte en la clasificación 
y denominación de los Oficios Civiles, 
como: Senescal Senesclial, Batlle Baillif, 
Veguer Figuier, Consol Consol, Prohom 
Priidhom, etc. La misma en fin en el or- 
den gerárquico de la Nobleza ; por egeni- 
pio: Comte Comte, Vescomle Vizcomte, 
I arvassor Vavasseur, Baró Barón, Cava- 
ller Cavalier, Gentil-hom Gentil hom, 



786 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Biirgés Bourgeois, etc. Y hasta en la 
moneda, así imaginaria como numeral, 
se advierte una común semejanza, como 
son liares, sous, diners, piigeses ; livres, 
sois, deniers. pugeoises. 

La analogía entre los idiomas, en or- 
den al régimen y nomenclatura, es aún 
más visible. Para dar de ello una peque- 
ña prueba (curiosa a lo menos por su 
antigüedad) se trasladará aquí el Codicilo 
de Raymundo Trencavelo, Vizconde de 
Beziers, iieclio en el año de 1166. (Véase 
la Historia General de Lenguadoc, To- 
mo III, Pruebas n. 115.) Eii Raiman 
Trencavels, per la gracia de Dea, Ves- 
comte de Bezers, ei fag mon testamen 
sobre una greu malautia, e ei laisada 
iota ma térra, e ina honor, e hereter de 
totas mas causas a Roihairet de Besers 
per tots temps. E laissi por tots temps 
senescalc (mentre el o vella tener) d'Alby 
G. Peire de Serenes, e tra tots aquells 
homes quel y volra metre: Et laissi mais 
a Peire devant dig, qa'el prega tras tot 
a<¡0, qui eu ei a Leseara; et qa'el prenga, 
el aja las doas parís de las leídas, el la 



tersa parí de las ¡isansas, en aissi ses 
parís ab los autras Seinors esters: que 
tot aqo del Castell Vieil, et tot aqo del 
pont, et aqo del pug Amadenc es tot 
nostre. e l'issida comunal, els homes de 
la Villa, si jar lo voliam. 

Este lenguaje del Lenguadoc. no muy 
distante aún del catalán actual, seria en- 
tonces común a Cataluña y Provenza con 
alguna corta diferencia en ciertas termi- 
naciones, según se ha advertido en varios 
instrumentos del siglo XII ; y en el tiempo 
presente son usuales en la lengua catala- 
na para las siguientes palabras: Dea, 
Dios; Vescomte, Vizconde; mon testa- 
ment, mi testamento ; ma greu malaltia, 
mi grave enfermedad; tota ma térra, 
toda mi tierra; hereter, heredero; per 
tots temps, para siempre; mentre, mien- 
tras; tots aquels homes, todos aquellos 
hombres; y volra metre. querrá poner 
allí; quel prenga. que lo tome; tersa 
parí, tercera parte; pont, puente; tot 
nostre, todo nuestro; comunal, común; 
homes, hombres ; voliam, queríamos ; da- 
vant, antes. 



Balari, Orígenes históricos; Aüadal, Catalunya Carotingia, Kls ¡irimers conites catalans. Nota 
sobre la locución «Marca Hispánica" y Catalogne sous l'empire de Louis le Fieux; RoDÓN, El 
lenguaje técnico del feudalismo; Glossarium medi(E latinitatis Catalonice. 



2 (II, II) 

SOBRE HABER SIDO LA CIUDAD DE BARCELONA POR MAS DE DOS 
siglos Corle y mansión ordinaria de los Reyes de Aragón 



SEGÚN el testimonio de las historias, es 
evidente que los Reyes de Aragón, 
desde la unión de las dos Soberanías de 
los Ramiros y Berengueres, sin embargo 
de no tener en acpiellos tiempos una Cor- 
te fija y permanente, como tampoco los 
de Castilla, hicieron siempre en Barce- 
lona su principal y más larga residencia. 



Quando el inmenso número de privile- 
gios y provisiones Reales, datadas en di- 
cha Capital, o dentro del Principado de 
Cataluña no lo acreditasen, la circuns- 
tancia de haber muerto en una serie con- 
tinuada de quince Monarcas, seis en Bar- 
celona, quatro dentro del Principado, uno 
solamente en Valencia, y los tres restan- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK HARCF.LONA 



787 



tes fuera de los dominios de la Corona 
Aragonesa, acabaría de probar que la 
mansión más continua de aquellos Sobe- 
ranos se hacía enton<:("s en la referida 
Ciudad. En ésta se cuentan haber muerto 
también cinco Reynas y varios Infantes 
de la familia Real. 

Para mayor confirmación de esta ver- 
dad permanecen todavía tres monumentos 
de aquellos tiempos, independientemente 
de los Títulos de los Primogénitos de la 
Corona, fundados en Cataluña, que eran 
los Ducados de Montblanc y de Gerona. 
Hablase del célebre Monasterio de Poblet, 
en cuyo Pantheón descansan las cenizas 
de diez Reyes, muchas Reynas, y varias 
otras personas Reales. Agregúese a esto 
el Real y General Archivo de la Corona 
de Aragón, establecido y conservado en 
Barcelona por espacio de ocho siglos ; 
depósito quizás el más antiguo, precioso, 
abundante y bien ordenado que la Euro- 
pa conoce en este ramo. Tampoco es un 
monumento de poca atención la existen- 
cia de la Capilla Real de dicha Ciudad, 
conocida baxo el título de Santa Águeda, 
a la qual los mismos Reyes en sus Diplo- 
mas han apellidado la primera y princi- 
pal de su Corona. (Véase al P. River.\ 
en su Real Capilla impresa en Barcelona 
en 1699.) 

Vemos por otra parte, que las demás 
Naciones en aquellos tiempos reconocían 
a la Ciudad de Barcelona por Corte de 
los Reyes de Aragón. Leemos (Histoire 
Litteraire des Troubadours, tomo III, pá- 
gina 56) que Guillen de Baux, Príncipe 
de Orange, y Trobador Provenzal por 
los años de 1210, responde a Rianibao 
de Vaqueiras con esta canción... On san- 
ru dans peu qui vous étes, plus jou que les 
plus jous. Allez vers le Roi de Barcelone 
(sería Pedro 11) et vers les autres, comme 
vous l'ave: entrepris. Leemos también en 
otro lugar (tomo II, pág. 254) que Mar- 
cabres, otro Trobador Provenzal, en una 
canción que escribía por los años de 
1269, exhortando a una Cruzada contra 



los Moros, dice: Avec l'aide du Portugal, 
et de la Navarre: et pourvu que l'Ernpe- 
reur de Barcelone se tourne vers Tolede, 
nous pourrons en sureté ¡aire le cri Ro- 
val de guerre... Este Emperador de Bar- 
celona sería Jayme I, que desjjués de 
conquistadas Mallorca y Valencia, se in- 
titulaba EmiMMador. 

Llllimamente, en una canción del Tro- 
bador Bernardo d'Auriac (tomo III, pá- 
gina 177), en que exalta la expedición 
que proyectaba Felipe el Atrevido con- 
tra Pedro III de Aragón en 1284, por 
resentimiento de la conquista de Sicilia, 
leemos el siguiente passage: lis sont trois 
Rois, dont chacun est plus riche que le 
Roí de Barcelone. Calalans quil ne vous 
deplaise si le roi de Frunce va bien armé: 
il veul voir ce que vous valez. \a lo vio 
en el cerco de Gerona, en el Collado de 
Pan iza, y en la sorpresa de Rosas, en cuyo 
puerto perdió lo mejor de su Armada. 

Que todos los Estrangeros tubiesen en- 
tonces a Barcelona por Corte de los Re- 
yes de Aragón, se comprueba ])or los pa- 
sages citados, y por otros que leemos en 
sus antiguos Autores, donde encontra- 
mos: Barcinouensium Rex: Rex Tarraco- 
nensium. Y aun Leodísio Crivelo, Histo- 
riador Mitanes del siglo xv (apud MuRA- 
TORI, Script. Rer. ¡tal., tomo XIX, pági- 
na 701), quando habla de la entrada de 
Alfonso V, en Barcelona en el año 1418, 
dice así: Quemobrem cum se intra Bar- 
cinonem Regni Capul recepisset... Pues 
en efecto, no es de cstrañar que pasase 
entre los estrangeros por Capital y Corte 
de sus Reyes, respecto de ser la única 
(Ciudad en los dominios de la península, 
que extendía su nombre a los países re- 
motos, como centro de las expediciones 
ultramarinas de sus Soberanos, y empo- 
rio del comercio y navegación de la Co- 
rona: en la qual, sin embargo, la nobi- 
lísima Ciudad de Zaragoza fue siempre 
privilegiada, como Capital y Corte primi- 
tiva del Reyno ; pues que en ella se coro- 
naban solemnemente los Señores Reyes. 



788 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 
3 (II, IIl) 



5/ LA DIVISA DE S. JORGE, CON QUE GENOVA BLASONA SUS ARMAS, 
fue comunicada a los Genoveses por el Conde de Barcelona Raymundo Berenguer l¡¡. 



LAS Armas de Genova constan de una 
Cruz quartelada de gules en campo 
(le plata. Esta misma divisa tomó el Con- 
de de Barcelona Raymundo Borrell por 
los años de 996 en memoria del Patroci- 
nio de S. Jorge en el asedio que tenía 
])uesto a su Capital, defendida por los Sa- 
rracenos, que acababan de tomarla. Des- 
de aquella época los Condes sus succeso- 
res quartelaron con dicha Cruz encarna- 
da su primitivo Escudo, compuesto de 
quatro barras de gules en campo de oro. 

Pedro Tomich en su Crónica que es- 
cribía por los años de 1448 (cap. XXXV, 
fol. 27) dice: que el Conde Raymundo 
Berenguer III en la Conquista de Mallor- 
ca, que se efectuó en 1115 con la marina 
y tropas combinadas de los Pisanos y Ge- 
noveses, concedió a éstos el grito de gue- 
rra San Jorge, haciéndoles sus compañe- 
ros de Armas, o Commilitones ; y para 
asegurarse más de la fidelidad, quando 
les encomendó la guarnición y defensa de 
la Ciudad de Mallorca, les comunicó por 
insignia un quartel de su escudo, que era 
la Cruz encarnada de San Jorge; desde 
cuyo suceso blasona Genova esta divisa 
en lugar del Castillo que antes usaba. 

Pero todas las historias Genovesas, em- 
pezando por las de Caffaro y Varagine, 
no hacen la menor mención de que los 
Genoveses asistiesen en 1115 a la Con- 
quista de Mallorca con el Conde Beren- 
guer: antes bien todos los Anales conce- 
den la gloria de esta expedición a los 
Pisanos, cuyas Crónicas la describen indi- 
vidualmente, y en particular el Carmen 
Rerum in Majoríca Pisanorum del Diá- 
cono de Pisa Laurencio Veronense, es- 
critor coetáneo, quien divide en Vil li- 
bros su Poema histórico (véase a MuRA- 
TORI, Script. Rer. ¡tal, tomo VI, pági- 



na 112). AUí se dice, que esta empresa 
sagrada fue promovida por el Papa Pas- 
qual II en Pisa, de donde salieron la Ar- 
mada y las Tropas, con subsidios de los 
Luqueses y Romanos: a que no quisie- 
ron concurrir por envidia los Genoveses. 

De aquí se concluye la crasa equivoca- 
ción de Tomich, si no en el hecho, a lo 
menos en la época, y en sus circunstan- 
cias. Por otra parte, el origen del blasón 
de Genova, conocido hasta ahora por las 
memorias más antiguas, no pasa de prin- 
cipios del siglo XII. MURATORI (Antiquit. 
¡tal. Medii aevi, Diss. XXVII) presenta 
estampados los typos de algunas mone- 
das de aquella Señoría. La más antigua, 
que es de oro, tiene en el anverso una 
Cruz con esta leyenda en la orla, CON- 
RADUS REX, y en el reverso un Castillo 
con tres torreones con este epígrafe: 
DUX JANUE. Siguen dos más, una de 
oro, y otra de plata con el mismo tyjx) 
y leyenda de CONRADO REY DE RO- 
MANOS, conservada en las demás mo- 
nedas de siglos posteriores desde el año 
1139; en que el Emperador Conrado II 
concedió a los Genoveses el derecho de 
acuñar moneda, según Caffaro en sus 
Anales (ap. Muratori, t. VI, pág. 160). 

Parece que Tomich con mayor proba- 
bilidad podía haber atribuido a los Pisa- 
nos lo que dice de los Genoveses en or- 
den al origen de su divisa. El citado Mu- 
ratori {Anli(j. ¡tal., Diss. XXVII, pági- 
na 271) presenta una moneda de Pisa con 
una cruz por ambas partes; en la orla 
del anverso la circuye esta leyenda: GLO- 
RIOSA PISA ; y en la del reverso estas 
letras VIVIVIVIVIVIVI. Este derecho de 
batir moneda lo recibió aquella Ciudad 
del Em])erador Federico I ; es decir, des- 
pués del año 1 152. Esta divisa pudo ser 



MEMORIAS HISTÓRICAS Di; BARCELONA 



789 



anterior a esta época, a lo menos jiara el 
uso (le las banderas o pabellón de aquella 
República maritima. En efecto, así re- 
sulta del Breviariiim Pisaría' Historke 
(apud MuRATORi, tomo V, pág. 169); 
donde se dice, que el Papa Gelasio II, 
siendo Obispo de Pisa dio a los Písanos 
el estandarte encarnado antes de salir, en 
el año de 1115. el armamento contra los 
Moros de Mallorca: desde cuya época 
usó aquella Ciudad de tal divisa. Estas 
son las palabras: Nota qliod Pontijex 
Gelasius (/I.) qiiando Pisani ireruní Ma- 
joricam siiis manibiis iledit vexilluin ver- 
miliiim: unde ex tune Pisaría Civitas, ver- 
rnilio utitiir ubique vexillo. Es regular, 
que la divisa encarnada se acomodase a 
la Cruz, que posteriormente fue grabada 
en la moneda. 

Hallando pues por todos los pasages 
más auténticos de la Historia antigua, 
destituida de buenos fundamentos la re 
lación de Tomich, no nos queda más 
recurso, que en la Conquista de Tortosa, 
efectuada en el año 1148 con las fuerzas 
combinadas de Genova y del Conde de 
Barcelona Kaymundo IV. De la rendición 
de aquella imjjortante Plaza de los Mo- 
ros, así habla Caffaro en sus Anales 
(ap. MuR.\TORi, tomo VI, pág. 290): Illi- 
co Saraceni de Civitate exiverunt, et ve- 
xilla Januensiiun, et Coinitis in suda po- 
suerunl. et se reddiderunl: et lioc tolo 
completo Januenses tertiam, et Comes 
duas partes retimierunt, et postea cum 
triumplio duarum civitaturn scilicet Alrne- 
rice et Tortuosie, referendo gratias Dea, 
cum tota excrcitu Januam rediernnt. 
Pudo ser muy bien, que entonces los Ge- 
noveses, mediante una liga tan estrecha, 
adoptasen la Cruz de S. Jorge de las Ar- 
mas de un Conde, que tanto los distinguió 
y favoreció en sus Estados; tanto más. ha- 
biéndose trcmolailo juntas, en señal de 
una intima confederación, las dos bande- 
ras en el Castillo o Alcázar de Tortosa. 

Es cierto que el patrocinio y la Cruz 
de este Santo, principal tutelar desde el 



siglo .\ del Condado de Barcelona, y des- 
de el xrv de la Casa de la Di])utación Ge- 
neral de Cataluña, fueron admitidos en 
la Señoría de Genova después de la ci- 
tada Conquista, sin que podamos fijar la 
época, ni el motivo de esta adopción. Sólo 
encontramos en el siglo xiii memorias de 
estar en uso el estandarte ele San Jorge, 
como Tutelar de la Hej)ública. Las más 
antiguas son de los .anales de Caffaro 
ya citado, donde leemos: An. 1241: exe- 
uní V galea" feliciter, erecto B. Georgii 
vexillo. An. 1242: el Admiratus vexillum 
B. Georgii grutulanter assumit. An. 12S3: 
crat galea Potestatis Janiia: in qua erat 
vexillum B. Georgii. An. 1282: insuper 
ordinatuní fuit, quod Stantariiim B. Geor- 
gii de ca'tero non por tardar per mare, 
nisi essent galea' deceni. 

Por otra parte parece que el origen 
Barcelonés en el blasón de Genova era 
reconocido por verdadero en el siglo Xiii 
fuera de España. Bartholomé de Neo- 
castro. Historiador Siciliano de aquel 
tiempo (ap. MuRATORi, lomo XIII, pági- 
na 1178) refiere la harenga, que en el 
año de 1291 dixo ante el Senado de Ge- 
nova el Embaxador del Infante Don Fa- 
drique de Aragón, Gobernador General 
entonces del Heyno de Sicilia, a fin de 
disuadir a la K(!j)ública de la alianza con 
el Rey de Ñapóles ; en la qual se lee el 
siguiente pasage: Cum etiam Barcino- 
nerues Cives fraterna Cruce vobis con- 
gaudeant velut Cives; non decet, salva 
reverentia vestrce prudentia', nobiles Ci- 
ves vestros contra üominuum meum ma- 
lignum animurn gerere. 

Amas de (]ue ni las crónicas Genove- 
sas, ni las memorias recopiladas aquí no 
contradicen la opinión adoptada por no- 
sotros; los Historiadores de aquella Re- 
pública no se detienen en la inquisición 
de este j)unlo; y JORGE Stella, que es 
el tercero de sus Analistas, y el más pro- 
lijo en cosas de su patria, no alega nin- 
gún monumento, ni hecho cierto y no- 
torio acerca del origen del blasón de 



790 



ANTONIO DE CAPMANY Y UK MONPALAU 



aquella Señoría. Sólo ocurre a una conje- 
tura vaga y especiosa de las primeras 
Cruzadas, de lo que tampoco sale por 
fiador. 

Ahora pues, el silencio en unos, la per- 
plexidad en otros de sus Historiadores 
nacionales, junto con las circunstancias 
de la forma, color y título de la divisa 



anteriormente adoptada por los Sobera- 
nos de Barcelona, aliados íntimos de los 
Cenoveses, vienen con el testimonio de 
Neocastro, y la relación, aunque mal di- 
gerida de Tomich, en apoyo de los fun- 
damentos, con que han creído algunos, 
que las Armas de Genova trahían su ori- 
gen de Barcelona. 



4 (ll, iv) 

ORIGEN Y ANTIGÜEDAD DE LOS USAGES DE BARCELONA, QUE HAN SIDO 

el derecho común del Principado de Cataluña. 



f¡^ STAS Leyes Civiles, conocidas con el 
^ nombre de Usages, Usatici Barchi- 
nonenses, com])onen el Código consuetu- 
dinario original de Cataluña, que ha sido 
por espacio de más de siete siglos la base 
de la Constitución Civil de dicha Provin- 
cia: y es la compilación systemática ín- 
tegra de usos, que se conoce por más an- 
tigua y auténtica en occidente. Los doctos 
y críticos Benedictinos por tal la respe- 
tan y encarecen en su insigne y magistral 
Obra intitulada: U Art de vérifier les da- 
tes ípág. 742). 

Dicho Código fue recopilado, aclarado 
y ordenado en el año de 1068 por auto- 
ridad del Conde Raymundo Berenguer I, 
llamado el Viejo, por su prudencia ; de 
quien recibió su última y solemne San- 
ción con un Congreso nacional, tenido 
aquel año en la Ciudad de Barcelona, y 
presidido por aquel Príncipe y su esposa 
la Condesa Almodis. 

Aquel congreso sólo se formó de los 
Grandes Barones del Condado, cuyos 
nombres para perpetua memoria de las 
familias que traben tan ilustre y antiguo 
origen, se colocarán en este lugar, sacán- 
dolos de la introducción original, que 
empieza así: Hcec siinl Vsualia de Cu- 



rialibus usibus, quos constituerunt teñera 
in eorum patria omni tempore D. Ray- 
mundus Barchinonensis vetas Comes, et 
Almodis ejus conjux, assensione et excla- 
matione illorum Terree Magnatum: vide- 
licet, Ponlii Vicecomitis Gerundece, de 
Pons Vizconde de Gerona ; Raymundi 
Vicecomitis Cardóme. Ramón Vizconde 
de Cardona ; Uzalardi Vicecomitis Bas- 
sium, Olardo Vizconde de Bas; Gonde- 
baldi de Bessora, Gonbaldo de Besora; 
Mironis Guilaberti, Mirón Gilabert ; Ala- 
manni de Cervilione Alamán de Cervelló ; 
Bernardi Amati Clarimontis, Bernardo 
Amat de Claramunt ; Raymundi Montis- 
cathani, Ramón de Moneada ; Amati 
Eneas, Amat Eneas; Guillelmi Bernardi 
de Queralto. Guillermo Bernardo de Que- 
ralt ; Arnalli Mironis S. Martini. Arnaldo 
Mir de Santmartí; Hugonis Dalmatii de 
Cervaria, Ugo Dalmao de Cervera ; Guil- 
lelmi Dapijeri, era de la casa de Mon- 
eada; Gaujredi Bastonis. Jofrc Bastóns; 
Renardi Guillelmi. Raynaklo Guillem; Gi- 
laberti Guitardi, Gilaberto Guitart; Um- 
herti de ipsis acutis. Umbcrto de...; 
Guillelmi Marchi, Guillen March; Boni- 
lila Marchi. Bonifdio March ; et Guilelmi 
Borrelli Judiéis, y de Guillen Borrell Juez. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



791 



El referido Libro de los Usages anda Vallesicca, y Montejudaico: impreso 
impreso en un tomo en folio con los co- en Barcelona la primera vez en 1534, y 
mentarios de los Jurisconsultos Caijcio, la segunda en 1544 por Carlos Amorós. 

Ediciones moclcriias: Ahadal - Valls y Taiíerner, Usalües de Barcelona; Rovira, «Usalges 
de Barcelona» i nCommemorarions de Pere Alberl». Noticia de ediciones anteriores: Broca, Taula 
de les stampaQions. Estudios: Borrkll, Dret Civil vigent a Calalimya, I, p. 28. Broca, El.i Usalges 
de Barcelona; Eickf.r, Sobre los Usatgcs; Valls-Tabernkr, Noves recerques sobre els Usalges; 
Mor, En lomo a la formación de los «Usatici». 



5 (ii, v) 

SOBRE HABER SIDO LA CORTE Y EL IDIOMA DE LOS CONDES DE BAR- 
celona la que dio origen a la Poesía vulgar en Occidente. 



EL idiüina Provenzal fue desde prin- 
cipios del siglo XII la lengua de los 
Eruditos y de los Poetas, y la que enri- 
queció a la Italiana, según confiesan los 
mismos escritores de Italia de primera 
nota. Véase al Varchi, Dial. l'Ercol; 
Bembo, Delle Prose, Lib. I; Fontanini, 
Lib. I, Cap. 10 y 13. Hasta el inglés, co- 
mo confiesa Dryden en la Prefación a 
sus Fábulas, se adornó de las gracias de 
aquel dulce lenguage. Pero ignoraron 
aquellos autores, que este lenguage fue 
accidentalmente la lengua Catalana, lle- 
vada a Provenza por los Condes de Bar- 
celona ; la qual allí se pulió con la mez- 
cla de algunas voces y frases más dulces, 
propias de aquella Provincia. Los mismos 
Franceses no lo contradicen, quando un 
DucA^'GE (Glos. Lat. in Prcefac.) que 
era Juez inteligente en materia de dialec- 
tos vulgares de la baja edad, no distingue 
el Catalán puro, con que Ramón Monta- 
ner escribió su Historia a principios del 
siglo XIV, del idioma Provenzal; pues 
dice: 

Raymundus Montanerius, qui vixit cir- 
ca annum 1300. Historiam suam hac lin- 
gua (Provinciali) exaravit. 

Consta pues por las Historias, que en 
el año de 1112 el Conde de Barcelona 



Raymundo Berenguer III adquirió el 
Condado de Provenza, por el derecho de 
su esposa Doña Dulció, heredera de aquel 
Estado, el qual siguió baxo el dominio 
de la Casa de los Berengueres hasta el 
año 1245, en que ¡jasó a la de Anjou. 
Aquellos Príncipes Barceloneses, favore- 
cedores de los estudios amenos, y exerci- 
cios poéticos, se dedicaron a hermosear 
su idioma patrio con lo más harmonioso 
del dialecto Provenzal, con lo que se for- 
mó el Romance más dulce y primoroso 
que basta entonces habían conocido aque- 
llos siglos rudos. De él dice Ducance, en 
el lugar ya citado, estas palabras: Ea 
quippe lingua nítida adeo, florida, culta, 
ac polita est; ut nulla fere extiterit Regio, 
in quam nom immissa ¡uerit, cum máxi- 
me in Principutn aulis in pretio habe- 
rciitur PoetcE Provinciales. El mismo 
IVI. BoucilE en su Historia de Provenza 
(tomo I, libro 2, cap. 6) confiesa, que 
desde el año 1110, bajo el gobierno de 
los Berengueres Condes de Barcelona, el 
idioma Provenzal se dejuiró pulió y her- 
moseó de tal manera que comúnmente 
era preferido a los demás de Europa. 
Casi lo mismo dicen Piielipe y Jacobo 
GiUNTi (Dedic. del Decamer. del Bocac.) 
hablando de los progresos que hizo la 



792 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



lengua Provenzala por el favor del Con- 
de Berenguer. 

En efecto, siendo ya Señores de Pro- 
venza los Condes de Barcelona, llevaron 
con su lengua nativa a dicho país el gusto 
de la Poesía vulgar. Fontanini (libro I, 
cap. 22) lo asegura así, diciendo: que 
los Provenzales recibieron el Arte de ver- 
sificar en romance de los Españoles, bajo 
cuyo dominio permanecieron largo tiem- 
po (135 años). Otro Autor Italiano lo 
afirma más abiertamente (el Abate QuA- 
DRIO, vol. II) ; pues, refiriendo el primer 
viage del Conde Berenguer y de su Corte 
a Provenza, dice: que aquel Príncipe y 
sus Cortesanos no necesitaron valerse de 
otra Poesía, que de la que era conocida 
en España, cuyo mérito y hermosura lle- 
vaban bien impresos. Ms. Pitton, His- 
torie de la Ville d'Aix, libro II, ca]). 5, 
dice también que en la época del gobier- 
no de los Príncipes Catalanes, los Pro- 
venzales cultivaron el Arte de rimar, y 
añadieron al Parnaso una décima Musa. 

La Corte de nuestros Condes de Bar- 
celona fue el asylo de los talentos j)oéti- 
cos de los siglos xii y xiii, cuyos suceso- 
res, ya Reyes de Aragón, continuaron la 
protección a este género de literatura: 
como lo demuestran los cantares de algu- 
nos Trobadores, que hacen honorífica 
mención de aquellos Príncipes, sus bien- 
hechores, que no se desdeñaron de com- 
petirles en aquella versificación algunos 
de ellos: como fueron el Conde Raymun- 
do Berenguer V de Provenza, y su esposa 
Beatriz de Saboya; Alfonso II, y Pe- 
dro III de Aragón, y Don Fadrique, que 
fue Rey de Sicilia. Véase L'Histoire Lit- 
teraire des Troiihadours. 

Cataluña pues, como verdadera cuna 
de la Poesía vulgar, no podía carecer de 
las delicias de los Trobadores, así natu- 
rales, como forasteros, que buscaban su 
asylo y centro común. En la citada His- 
toria (tomo III, pág. 310) hallamos, que 
Gerardo Riquier de IS'arbona en una de 
sus Trabas, o Coplas amorosas de estri- 



billo, que componía a mediados del si- 
glo XIII habla de Cataluña, como del asylo 
del amor, mérito, valor, alegría, ingenio, 
gracia, agudeza, cortesanía, honor, dulce 
trato, etc.; y todo lo pinta con estas pa- 
labras: // jaut que je me confirme dans 
la voie da veritable amour: je ríen sau- 
rois en prendre de meilleure leqon que 
dans la joyeuse Calaloi(ne parmi les bra- 
ves Catalans, et les braves Catalanes. Ga- 
lanlerie, merite, et valeur, enjouement, 
grace, courtoisie, esprit, savoir, honeur, 
beau parler. et bonne compagnie. gene- 
rosité, et amour, prudence, et sociabilité 
trouvent secours á choisir dans la Cala- 
logne parmi les braves Catalans, et les 
braves Catalanes. 

Sin duda el Poeta Narboiiés hablaba 
entonces de la Corte de Barcelona, no 
menos que de las pequeñas Cortes de los 
Barones de la Provincia, que en aquellos 
siglos góticos sostenían, dentro de sus 
Palacios encastillados todo el aparato, 
cortejo, fausto, servidumbre y ayre de 
protección de los Soberanos. Entre otros 
se distinguieron los Vizcondes de Cardo- 
na, y los Condes de Pallas y de Ampurias. 

Esta protección y gusto de la Nobleza 
mantuvo en Cataluña el exercicio de la 
rima Provenzal en mucho crédito y vali- 
miento. Las Casas más ilustres se compe- 
tían en dar Trobadores: así se cuentan 
en la lista de aquellos, cuyas composicio- 
nes recogió M. Sainte Pelaye, y se ex- 
tractan en la Historia ya citada, un Gui- 
llermo Cabestany; Berenguer de Palasol; 
Ugo de Mataplana; Guillen de Berga; 
Gerardo de Cabrera; Pons Ugo III Con- 
de de Ampurias; Guillermo de Mur; 
Cerverln de Gerona; Manuel de Escás, 
etcétera. 

El Conde de Provenza Raymundo Be- 
renguer II aficionó al Em])erador Fede- 
rico I a la Poesía Provenzal. Estando Fe- 
derico en Turín, por los años 1 162, fue 
visitado de aquel ilustre Principe, al qual 
dio una acogida magnifica, por la fama 
de las virtudes y hazañas de su tío el 



.Mi:.\ioiuAS in>TÓKi(;.\s m: uakcklona 



793 



Conde (le Barcelona. El Conde entonces 
quiso oli?e(]iiiar al Emperador con varios 
cantares, que hizo recitar a su presencia 
por la quadrilla de Trobadores que lleva- 
ba en su séquito: a los quales Federico 
hizo ricos regalos; y quedó tan maravi- 
llado y agradado de aquella inventiva 
Poética, y dulzura de rimar, que se em- 
peñó después en imitarles, componiendo 
por sí mismo un Madrigal en lengua Pro- 
venzala. Véase sobre todo esto a Cres- 
CIMBENI, Vite de Poeli Provenzali, pági- 
na 15. NosTRADAMUS que refiere este pa- 
sage, traslada el citado Madrigal, que no 
tiene menos de 620 años de fecha. En él 
declara Federico la pasión por la cosa 
predilecta de cada país, en estos términos: 

Plasmi Cavalier Francez, 

E la dona Catalana. 
E l'ouvrar de Ginoez 

E la Cour de Kastellana. 
Lou cantar Provencalez, 

E la danza Trevisana. 
E lou corps Aragonés, 

E la perla Juliana. 
Las mans e cara d'Anglez, 

E lou donzel de Tuscana. 

Como si dixera: De Francia me gus- 
tan los cavalleros; de Cataluña las mu- 
geres; de Genova las manufacturas; de 
Castilla la Corle; de Provenza los Can- 
tares; de Travisa las danzas; de Aragón 
los cuerpos; de mis queridas Juliana; de 
Inglaterra las manos y rostros, y de Tos- 
cana la juventud. 

De esta suerte bien podemos decir que 
nuestros Príncipes Barceloneses tuvieron 
la gloria de haber sido favorecedores y 
promovedores de un idioma y género de 
Literatura, que presto pasó a Sicilia, des- 
de la época del Emperador Federico I, 
que residió en aípiclla Isla, y a Ñapóles 
desde el Reynado de Carlos de Anjou. 
Este Rey, hermano de San Luis, fue cria- 
do en la Corte de Raymundo Berenguer V, 
último Conde de Provenza; y su esposa 
Beatriz, hija y heredera de Raymundo, 



que murió en 1243. fue igualmente edu- 
cada en el gusto de la Poesía Provenzala, 
que había hecho hasta entonces las de- 
licias de la Corte y palacio de su padre. 
Estos dos Príncijjes estrangeros introdu- 
xeron en el Rey no de Ñapóles, con la ne- 
cesidad del trato civil, gran mudanza en 
la lengua común Italiana. Y por esto (^n 
Ñapóles, más (jue en otra parte, la litera- 
tura vulgar se cultivaba a exemplo e imi- 
tación de la lengua Provenzala. Véase so- 
bre este punto a Gr.avina, Bella Ragion. 
Poet., Líb. I, Cap. 7. Entre los varios 
Cavalleros Provenzales y Catalanes que 
acompañaron a Italia a los nuevos Sobe- 
ranos de Ñapóles, fue de estos últimos 
Guillermo, Vizconde de Berga, famoso 
Trobador, cuyas poesías se conservan en 
los antiguos Códices de la Biblioteca Va- 
ticana, del qual también iiace larga men- 
ción l'Histoire litler. des Troiib., tomo II, 
pág. 125. 

Los Autores Franceses, con mucha jus- 
ticia y moderación, han atribuido a los 
Berengueres la resurrección de la bella 
Literatura en Provenza, señaladamente de 
la Poesía, llamándolos siempre los Es- 
critores Provenzales Princes Catalans, y 
en otras partes maisori de Barcelone. 

El gusto de la rima Provenzala hizo 
tan rápidos progresos en aquellos siglos 
rudos, en que las Musas yacían entorpe- 
cidas; que presto j)enctró en la Italia, 
la Alemania y la Inglaterra. Ferrara, 
Mantua, Venecía, Genova y Florencia se 
glorían de haber acogido y premiado los 
Trobadores, y de haber producido tam- 
bién los suyos: como fueron un Marqués 
de Malespimí; Bartholomé Giorgi y Bo- 
nifacio Calvo; Lanjranco Cigala y Simón 
Doria; N. Sordel y Pablo Lanjranco de 
Pisa. La moda de esta Poesía se apoderó 
con tanto ardor de todos los espíritus y 
países, que en el catálogo de los Troba- 
dores se cuentan grandes Príncipes, Pre- 
lados y Señores. Entre ellos los Empera- 
dores Federico / y // ; Ricardo I, Rey de 
Inglaterra; tres Reyes de Aragón arriba 



791 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



nombrados ; Guillermo IX. Conde de 
Poitou, y Duque de Aquitania; Riambuti 
de O rail ge, y la Condesa de Die; Fulcón 
de MarseUle, Obispo de Tolosa; el Deljíri 
de Auvernia; y el Obispo de Clermont; 



el Conde de Rliodez, y el Vizconde de 
Tiirena; el Conde de Piovenza Raymun- 
do V, y su esposa Beatriz de Saboya; el 
Conde de Foix, y el Príncipe de Orange. 
(Hist. Lit. des troubadours) . 



Véanse las obras de RuBió Y Balacueh, Literatura catalana (en oHistoria general de las lite- 
raturas hispánicas») y de Ruiz Calonja, Histüria de la literatura catalana, con nutrida bibliografía. 



6 (ii, vi) 

SOBRE EL NUMERO DE CONCILIOS PROVINCIALES CELEBRADOS EN LA 
Ciudad de Barcelona desde el siglo VI. 



TUBO el honor esta Capital de ser ilus- 
trada desde el siglo vi con algunos 
Concilios Provinciales; porque, aunque 
de reducido recinto en aquellos tiempos, 
gozaba de una situación acomodada para 
los Prelados Catalanes. Dos de dichos 
Concilios consta que fueron en tiempo de 
los Godos, y son los siguientes. 

El primero fue tenido por los ai'ios de 
540; y los Obispos que lo componían 
fueron siete: Sergio Metropolitano de 
Tarragona; Nebridio de Barcelona; Ca- 
soncio de Ampurias ; Andrés de Lérida ; 
Stajilio de Gerona; Juan de Zaragoza, y 
Átelo de Tortosa. En este congreso se es 
tatuyeron diez Cánones. 

El segundo fue tenido en el año de 
599, en el qual asistieron doce Obispos: 
Asiático. Metropolitano de Tarragona; 
Ugno, Obispo de Barcelona; Simplicio 
de Urgel; Aquilino de Osona o Vique; 
Julián de Tortosa; Mumio de Calahorra; 
Galano de Amjiurias ; Juan de Gerona ; 
Máximo de Zaragoza; Amelio de Lérida; 
Ilergio de Egara, hoy Tarrasa. En este 
Concilio se establecieron quatro Cáno- 
nes. 

El tercero fue tenido en el año 906, en 
el qual concurrieron seis Obispos, presi- 
didos del Arzobispo de Narbona, a quien 



disputaba los fueros de Metropolitano el 
de Vique en aquel largo intervalo que 
vacó la Silla de Tarragona después de la 
irrupción de los Sarracenos. Asistieron 
también el Conde de Barcelona Wifre- 
do in, y varios Abades de la Provincia. 

El quarto fue tenido en el año 1054 
contra los invasores de los bienes de la 
Iglesia, y en él concurrieron los Arzobis- 
pos de Narbona, y Arles, y los Obispos 
de Barcelona, Vique y Gerona. 

Pocos años después, esto es, en 1058 
hubo otra junta de Prelados, que no debe 
mirarse como un Concilio ; pues sólo se 
congregaron para la consagración y de- 
dicación de la Iglesia Cathedral, cuya fá- 
brica acababa de concluirse ; y querían el 
Conde Raymundo Berengucr, y la Con- 
desa Doña Almolis hacer esta función 
más solemne y augusta con la asistencia 
de dichos Prelados, que fueron los Arzo- 
bispos de Narbona y de Arles, y los Obis- 
pos de Barcelona, Urgel, Vique, Gerona, 
Elna y Tortosa. 

Por los años de 1125 S. Olegario, Obis- 
po de Barcelona y Arzobispo entonces de 
Tarragona, celebró otro Concilio a peti- 
ción del Conde Berenguer III con asis- 
tencia de los Obispos de Gerona y Vique, 
y de muchos abades. 



MKMORIAS HISTOKICAS ÜK BAKCKI.O.N \ 



795 



En 1339 se tubo otro Concilio con mo- 
tivo del Subsidio que el Rey D. Pedro IV 
pedía al Clero de Cataluña. Fue presidido 
por el Cardenal de Khodez Legado A[)os- 
tólico, con asistencia del Arzobispo de 
Tarragona, de los Obispos de Barcelona, 
Lérida, Vique, Urge!, Elna, Cuenca, y do 
cinco Abades. 

En 1377 se celebró otro Concilio pre- 
sidido por D. Guillermo Obispo de Tor- 
tosa, como Legado Apostólico, al qual 
concurrieron casi todos los Prelados de 
Cataluña. 

En 1387 se tubo otro en que se trató 
del gran Cisma, y fue proclamado por 
legítimo Pontífice Clemente Vil. 

En 1417 se celebró otro Concilio a ins- 
tancia del Rey D. Fernando, con asisten- 
cia del Cardenal de Tolosa, del Arzobis])o 
de Tarragona, y los Obispos de Urgel, 



Vique, Gerona, Barcelona, Tortosa, y de 
muchos Abades y Prelados inferiores. 

En 1517 se tubo (jtro presidido por el 
Arzobisjjo de Tarragona Don Pedro de 
Cardona. 

En 1.561 se celebró otro Concilio, con- 
vocado por el Arzobispo de Tarragona 
D. Fernando de Loazez, con asistencia de 
los Obispos de Elna (éste lo presidió jjor 
su Metropolitano), Barcelona, Lérida, Ur- 
gel, Gerona, Tortosa y muchos Prelados 
inferiores. 

En 1569 se celebró otro presidido por 
el Obispo de Barcelona D. (iuillén de 
Cassador en nombre del (Cardenal de Cer- 
vantez Arzobispo de Tarragona. Y en 
1636 fue convocado otro j)or el Arzo- 
bis])o D. Antonio Pérez, el qual por au- 
sencia de este Metropolitano lo presidió 
el ()bis])o de Barcelona I). VA\ Manrique. 



Bibliografía sobre Concilios Provinciales y Sínodos Diocesanos: (^m'devila. Un Concili pro- 
vincial (126!); Madurell, Concilios Tarraconenses (1455-1469) ; El Ooncilio de 1530, y El Con- 
cilio de 1533; .Sanabre, Los Sínodos üiorcsanos; Valls-Taiíekm:u. Los Concilios visigodos. 
Repertorio de Cánones y Constituciones Sinodales en Broca, Taula de les stampa^ions. 



7 (ll. Vil) 

SOBRE EL NUMERO Y PRECÍOSID ID DE LIS S ÍGR IDAS RELKJlü IS QUE 
se conservan y veneran en algunos Templos de la Ciudad de liarcelona. 



EN el Templo de la Cathedral se ve- 
neran en sus capillas propias los 
cuerpos de Santa Eulalia, Virgen y Pro- 
tomártyr de España ; el de S. Severo 
Mártyr, y el de S. Olegario (Vulgarmen- 
te Olaguer) ambos Obispos de aquella 
Santa iglesia. También se conserva en- 
tero el cuerpo de uno de los Santos Ino- 
centes, que en el año de 1388 el Dux de 
Venecia Antonio Venieri regaló al Rey 
Don Juan I de Aragón ; y éste por ins- 
tancia de su esposa D." Violante lo donó 



al Magistrado de Barcelona. No haremos 
aquí mención individual del gran número 
de preciosas Reliquias que adornan dicha 
Cathedral. como correspondientes al lus- 
tre y antigüedad de una Iglesia tan favo- 
recida de sus píos y magníficos Reyes: 
los quales por causa de sus conquistas, 
alianzas y parentescos tubieron mucho 
influxo y recomendación en Roma y otras 
('ortes de Italia y Levante: ])rinci])almen- 
te en la de los Reyes de Chypre: de don- 
de vinieron a Barcelona en el siglo XIV el 



796 



ANTÜ.MÜ DE CAl'MAIMY Y DE MONPALAU 



brazo derecho de San Jorge, y la Cabeza 
de San Bernabé Apóstol. 

En la Iglesia Colegial de Santa Ana se 
veneran los cuerpos de los Santos Már- 
tyres Daniel y Urbano. En la Parroquial 
de San Justo y Pastor se conservan los 
huesos de San Paciano, Obispo de dicha 
Capital, y uno de los Padres de la Igle- 
sia Española en el siglo iv. En Santa Ma- 
ría del Mar los de San Seraphín y San 
Urbano Mártyres. En el Carmen Calzado 
los de San Julián, Jacinlho, Alexandro, 
Adriano, Anaslhasio y Florentina Már- 
tyres. En la Trinidad Calzada el de San 
Bonifacio Mártyr de Cerdeña. En San 



Phelipe Neri los de San Clemente y 
San Plácido Mártyres. En la iglesia del 
Palau las cabezas de San Tyrso, Mauro, 
Geremiano y Dorothea Mártyres, y la de 
San Modovvaldo, Arzobispo de Tréveris. 
En la Iglesia de la Merced se veneran los 
cuerpos de Santa María de Cervelló, vul- 
garmente del Socos, y de Santa Marina. 
En la de los Dominicos el de San Ray- 
mundo de Peñajort. En la de los Capu- 
chinos el de Santa Madrona Virgen y 
Mártyr de Thesalónica. En la de San 
Pedro de las PueUas, la cabeza de Santa 
Florentina Virgen y Mártyr; y en la de 
Belén las de San Arsenio, Florentina y 
Gertrudis Mártyres. 



8 (ll, VIIl) 

SOBRE El GRAN NUMERO DE ANTIGUAS SEPULTURAS REALES, QUE SE 
conservan en algunos Templos de la Ciudad de Barcelona. 



EN los Claustros de San Pablo, Abadía 
de San Benito de Congregación 
Claustral Tarraconense, yace el Conde do 
Barcelona Wifredo II, y en una lápida 
grande que lo sepulta, se registra la si- 
guiente inscri]jc¡ón: 

.Sub hac tribuna jacel corpus quondum 
Wijredi comitis. fdii Wijredi simili modo 
quondaní comitis bono: memoria:. Di- 
mittat eis Deus amen. Qui obiil IV Cha- 
lendis madii sub /Era D. CCCC. LIL anni 
Doniini D.CCCC.XIV. Regnante Karido 
Rege post Odonem. 

En la Iglesia de la Cathcdral en la pa- 
red junto a la puerta de la Sacristía es- 
tán íixadas dos urnas, en que descansan 
los huesos del Conde Raymundo Bcrcn- 
guer II, llamado el Viejo, y de la Con- 
desa Alniódiz su muger, fundadores de 
aquel Templo, que fue consagrado ])or 
los años de 1058. Debaxo del sepulcro 



del Conde se lee la inscripción siguien- 
te, que sin duda es de tiempos muy pos- 
teriores. 

ü. ü. M. 

Raymundo Berengario, Barcinonensi 
Principi: Propugnatori, ac Muro Chri- 
stiani Populi: Disciplina'que Militaris 
exemplari. Hujus Basilictc cum Almodi 
Canjuge Conditori; Quem cum anuos 
XXXXII fceliciter regnasset in vita, Mors 
rapuit XXVII mensis Maji anno salutis 
húmame natura; M.LXXVl. 

En el magnífico Templo de San Fran- 
cisco de Asís yacen en sus respectivos 
sepulcros los huesos de varias personas 
Reales de la Casa de Aragón, que falle- 
cieron en la Ciudad de Barcelona, resi- 
dencia ordinaria de la Corte, cuyos nom- 
bres y dignidades son las siguientes: 

Don Alfonso III Rey de vVragón, que 
murió en dicha Ciudad a XV de las Ka- 



MEMORIAS HISTÓRICAS D1-: liARCKLONA 



797 



kndas de Julio; y fue sepultado junto al 
Altar de San Nicolás. 

Doña Constanza, Reyna de Aragón, 
viuda del Gran Rey Pedro III, e hija 
heredera de ¡Vlanfredo, Rey de Ñapóles 
y Sicilia: la qual murió a V de los Idus 
de Abril de 1301 en el Monasterio de 
Santa Clara de dicha Ciudad. 

Doña María, hija del Rey de Chypre 
y de Jerusalén, y esposa de Don Jay- 
me II, Rey de Aragón: la qual murió 
en 1322, y fue sepultada en el Altar Ma- 
yor hacia la Capilla de San Estevan. 

Doña Syhila, Reyna de Aragón: viu- 
da del Rey Don Pedro I\ , llamado el 
Ceremonioso; la qual murió en 1406, 
y fue sepultada en el Altar de San Ni- 
colás. 

Doña Eleonor. Reyna de Chypre y de 
Jerusalén, hija del Rey de Aragón Don 
Pedro IV; la qual murió en 1427 en 



Barcelona, adonde se hahía retirado; y 
fue asimismo sepultada en la Capilla de 
San Nicolás. 

El Infante Don Jayme de Aragón, 
Conde de l'rgel, hijo del Rey Don Jay- 
me II; el qual murió en el año de 1300, 
\ fue sepultado en la Capilla de Santa 
Elisahet. 

El Infante Don Fadrique, hijo de Don 
Jayme, Príncipe de Aragón ; el qual mu- 
rió en el año 1320, y fue también ente- 
rrado en la Capilla de Santa Elisabet. 

El Infante Don Pedro de Aragón, hijo 
del Rey Don Pedro IV; el qual murió 
en 1370, y fue sepultado en el Altar Ma- 
yor hacia la Capilla de San Estevan. 

En la Iglesia Parroquial de Santa Ma- 
ría del Mar está también depositado el 
cuerpo del Infante Don Pedro de Portu- 
gal, Maestre de Avis, que nuirió en Bar- 
celona en pI año 1 16.5. 



Arco, Sepulcros de la casa real de Aragón; Basseooda, Santa Marta del Mar; Comes, Libro 
vero e original; Elias de Molins, Epigrajia catalana; Mas. El jos.^ar de la Sea, y Notes hisiñ- 
riqíies, VIII, y Udina, Restos reales. 



9 íii. ix) 

IDEA SUCINTA DEL ORIGEN, FORMA V CEREMONIAL DE LAS CORTES 
Generales de la antijiíia Constitución de Catultiña. con un catálogo de las que jueron 

celebradas en Barcelona. 



LOS curiosos investigadores de la anti- 
gua constitución de las diferentes Pro- 
vincias o Estados, que hoy componen la 
Monarquía Española, podrán formarse 
por esta sucinta descripción una perfec- 
ta idea de las Cortes del Principado de 
Cataluña. A este efecto .se pone aquí un 
resumen del antiguo estylo y forma con 
que se celebraban aquellos solemnes con- 
gresos, cuya práctica y ceremonial se 
hallan por fortuna recopilados en una 
obra (única en esta materia), cuyo título 
es: Práctica, jornia y estylo de celebrar 
Cortes en Cataluña. Es un tomo en quar- 



tij. compuesto por Don Luis dk Pegue- 
ra, del Consejo de S. M.; e impreso 
en Barcelona por Geronymo Margarit 
tn 1632. Esta obra ¡)udo sugerir la idea 
al Cronista Gerónimo Blancas, para dar 
a luz un tomo en quarto, impreso en 
Zaragoza en 1641, con este título: Modo 
de proceder en Cortes de Aragón. 



RESUMEN 

I. Las Cortes en Cataluña representa- 
<an el Cuerpo Legislativo de toda la Pro- 



798 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



vincia: el qual se componía de los tres 
Brazos, Eclesiástico, Militar y Real; es 
decir, del Clero. Orden Eqüestre. y Dipu- 
tación de los Comunes. 

II. El Brazo Eclesiástico se formaba 
del Arzobispo de Tarragona, su Presiden- 
te; y de los Obispos de Barcelona, Gero- 
na, Lérida. Tortosa. Urgel, Vique, Solso- 
na y Elna ; de los Syndicos de otros tan- 
tos cabildos Cathedralicios ; del Castellán 
de Amposta. Prior de Cataluña, y Comen- 
dadores de la Orden de San Juan; y de 
los Abades y Superiores de los Monaste- 
rios que tienen Cabildo, y poseen Seño- 
ríos con el mero y mixto imperio. 

III. El Brazo Militar, llamado así a 
Militibus Caballeros, se componía del Du- 
que de Cardona, su Presidente; y de to- 
dos los Condes, Marqueses, Vizcondes, 
Barones, Nobles, y Caballeros de la Pro- 
vincia. 

IV. El Brazo Real, dicho así por ser 
de Pueblos de Realengo, se formaba de 
los Syndicos, o Representantes de Barce- 
lona, su Presidente ; Lérida. Gerona, Tor- 
tosa, Vique, Cervera, Manresa, Balaguer, 
Perpiñán, y de veinte y quatro Villas que 
tenían voto. 

V. La convocación se hacía por el 
Rey, quien señalaba el lugar, y las presi- 
día. La citación se despachaba por Cartas 
Regias de Cancillería a los Presidentes de 
los tres Brazos ; y éstos embiaban sus co- 
pias respectivas a cada uno de los cuer- 
pos, o personas convocables. 

VI. En las Cartas o Letras Regias se 
citaba el lugar y el día de la celebración, 
y se encargaba la asistencia personal, o 
la de Syndico o Procurador en caso de 
legítimo impedimento. Todas ellas lleva- 
ban una misma fórmula ; con la diferen- 
cia, que en las que el Rey despachaba al 
Presidente del Brazo Eclesiástico había la 
cláusula: rogamus et monemiis; y en las 
que dirigía a los del Brazo Militar y 
Real, había estotra: vohls dicimiis et 
mandamus. 

VIL Siempre que en las Letras convo- 
catorias del Rey se excluyese alguno de 



los tres Brazos, la convocatoria general 
sería nula de hecho y derecho. 

VIII. En caso de enfermedad, expe- 
dición ultramarina, u otro justo impedi- 
mento del Rey, sólo el Príncipe Primo- 
génito podía convocar Cortes; y aun 
]5ara esto era necesario poder del Sobe- 
rano, y formal consentimiento de los tres 
Brazos. 

IX. El Rey podía convocar Cortes, 
aun hallándose fuera de la Provincia de 
Cataluña ; mas no fuera de los Dominios 
del Continente. 

X. La elección del lugar de las Cor- 
tes también tocaba al Rey, con tal que 
fuese en uno de los Pueblos de dentro de 
la Provincia, y no menor de doscientas 
casas. 

XI. El Rey podía mudar el primer lu- 
gar destinado ; pero había de ser antes de 
haber llegado a las Cortes: y una vez 
jirincipiadas éstas, no se podía variar sin 
consentimiento de los tres Brazos. 

XII. El Rey debía comparecer perso- 
nalmente en el lugar de las Cortes. Tenía 
sin embargo, quarenta días de término ; 
y en este intervalo el congreso se podía 
continuar o prorrogar por otro en nom- 
bre de S. M. También debía asistir en 
persona en el parage destinado para ce- 
lebrar este acto: y así sólo en caso de 
enfermedad se tenían las Cortes en su Pa- 
lacio o Cámara, donde se trataban los 
¡luntos por medio de Diputados de todo 
el Congreso. 

XIII. El Rey daba jHÍncipio a las 
Cortes, haciendo su abertura con una ha- 
renga o proposición que dirigía a los 
ti es Brazos: los quales volvían la respues- 
ta de estilo o etiqueta por medio de su 
Diputado. 

XIV. En el Solio iíeal no podía es- 
lar otra ])ersona mientras el Rey hacía la 
))i oposición, sino fuese el Príncipe Pri- 
mogénito y el Camarlengo que llevaba 
el estoque. 

XV. Después de hecha la proposición, 
y de haber dado principio a las Cortes, 
se pasaba a la elección de diez y ocho 



MEMORIAS IirSTORICAS 1)K líAKCKI.ON.V 



799 



Haiñlitadores, nueve por ¡jarte del Rey, 
y otros nueve por parte del congreso; 
esto es, tres por cada uno de los Brazos. 
El cargo de estos oficiales era examinar, 
y después habilitar las calidades de las 
personas que comparecían a las Cortes; 
reconociendo los podeies y nomlnamien- 
tos de los Representantes de Comunida- 
des o particulares, para ver si venían con 
todos los requisitos prescritos en las 
constituciones de Cataluña. Por consi- 
guiente podían admitir o excluir a los 
que no trahían las formalidades necesa- 
rias: de tal manera, que de sus resolu- 
ciones no se admitía suplicación, apela- 
ción, ni recurso. Los nueve habilitado- 
res por parte del Rey estaban sentados a 
la derecha, y los otros nueve, por la de los 
Brazos, a la izquierda: v todos juntos 
prestaban honienage y juramento al Rey. 

XVI. Seguidamente se nombraban 
dos o tres Tratadores por parte de S. M., 
que comúnmente eran Grandes del Rey- 
no. Estos tenían el cargo de proponer las 
voluntades del Soberano, y de hacer de 
parte de éste las representaciones a los 
Brazos, y de tratar con ellos los puntos. 

XVII. Luego se elegían los diez y 
ocho Reparadores de agravios o contra- 
fuertes (llamados JiUges de greiiges, lo 
mismo que en Francés Juges des griefs): 
los nueve por parte del Rey, y los otros 
nueve por parte de las Cortes. Estos ofi- 
ciales juzgaban sumariamente, y prove- 
hian sobre todos los agravios que se les 
presentaban: como eran deudas contrahi- 
das por S. M. o sus Predecesores; que- 
brantamientos de leyes, usos y costum- 
bres y revocaciones de fueros y privile- 
gios hechas por ellos o sus Lugar Tenien- 
tes y demás Ministros Reales. 

Tenían estos Juezes al>soluto e irrevo- 
cable poder, comunicado por el mismo 
Rey a petición de las (fortes, ¡¡ara cono- 
cer, determinar, definir y executar sen- 
cillamente, atendida sólo la verdad del 
hecho, todos los agravios hechos a qual- 
quiera de los tres Brazos, y a los Comu- 
nes o particulares de Cataluña: y se 



concedía el término ^le diez meses des- 
pués de concluidas las Cortes, para sus- 
tanciar todos los j)rocesos en junta par- 
ticular, que se del>ía tener en la Ciudad 
de Barcelona. 

XVIII. Cada /{razo iiombralia su No- 
tario: y en esta forma elegido, prestaba 
juramento en manos dci Presidente res- 
pectivo. 

XIX. Los l'iomottires, .\bogados y 
Porteros lie las (!ortes eran elegidos por 
los tres Brazos, y prestaban el juramento 
en la misma forma que los Notarios. 

XN. Después de estas elecciones y 
nombramientos, el Regente de cuentas de 
la Casa de la Diputación General entre- 
gaba a cada Presidente de los tres Brazos 
una de las tres Mazas de plata de la ci- 
tada Casa, recogiendo formal reciiio. En- 
tonces el cuerjio permanente de la Dipu- 
tación quedaba suspenso de sus funciones 
y autoridad. 

XXI. Todos los indiviihios hahihla- 
dos para tratar en las Cortes liabian de 
prestar juramento en manos del Notario 
del Brazo respectivo, de amor ai iiieti 
público, y de guardar secreto. 

X.XII. Toíhis las personas concurren- 
tea estaban sentadas, y cotí las cabezas 
cubiertas: y la lengua (Catalana era la 
que usaban los tros ¡trazos con los Trata- 
dores del Rey. 

X.XIIl. Sólo Naturales de la Provin- 
cia podían ser convocados para las Cor- 
les: sin embargo los Estrangeros, tenien- 
do Feudos o Señoríos Territoriales den- 
tro de Cataluña, podían concurrir como 
Barones. 

XXIV. El Rey no podía hacer la gra- 
cia de jirorrogar el término de la compa- 
rición a los ausentes citados; a menos 
(|ue las Cortes no se lo suplicasen: pues 
la determinación de este caso pertenecía 
al congreso. 

XXV. Los Cuer])os o particulares que 
no podían ser convocados eran : las Co- 
municadas de las Ordenes Regulares: 
los Abades solamente electos: los Claus- 
tios de l'níversidades. Colegios. Gremios, 



800 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Cofradías, etc. ; los Abogados y Procu- 
radores Fiscales; los Ciudadanos Honra- 
dos de Barcelona ; los Caballeros meno- 
res de 20 años, y aquellos en cuyo título 
bay la cláusula expresa de exclusión co- 
mo los de la Reyna María. 

XXVI. Los Deudores de las Rentas 
Públicas de la provincia eran también 
excluidos, si su quiebra provenía de Ad- 
ministración ; mas no quando j)rocedía 
de Arrendamiento. 

XXVII. Los .Syndicos o Procurado- 
res, aunque tenían las veces absolutas de 
.sus Delegantes para tratar en Cortes, ne- 
cesitaban de otro poder especial para ju- 
rar el Príncipe Succesor de la Corona. 

XXVIII. Dichos Syndicos debían ser 
naturales de la Provincia ; y los de las 
jiersonas particulares no se admitían sino 
,])or enfermedad de sus principales. 

XXIX. Los ausentes de la Provincia, 
a menos de estarlo por negíjcios jiúblicos, 
no podían nonibiar representantes suyos 
en Cortes. 

XXX. En todos los Poderes, o Nom- 
bramientos de Syndicos debía haber la 
cláusula que contubiese la facultad de 
tratar y deliberar sobre el servicio y do- 
nativo al Rey. 

XXXI. Los que se ausentaban de las 
Cortes sin licencia, después no podían ser 
admitidos. 

XXXII. Los Syndicos de los Titula- 
dos y Caballeros debían ser de esta mis- 
ma clase: los de los Comunes debían ser 
miembros de su Consejo Municipal, y 
vecinos del mismo Pueblo: y así mismo 
los Syndicos de las Cathedrales. Colegia- 
tas y Abadías no eran admitidos sin ser 
individuos del mismo Cabildo o Casa. 

XXXIII. Un Syndico no podía serlo 
jamás de dos Iglesias, dos Prelados, dos 
(Comunes, ni de dos Barones: sólo un 
Caballero podía serlo de dos, tres o más 
de los de su misma clase. Y aunque al- 
gunos Comunes embiaban dos, tres o 
más Syndicos o Representantes; no eran 
admitidos en las Cortes sino como un 
solo voto. 



XXXIV. Los días de Fiesta se podían 
habilitar en casos urgentes con declara- 
ción del Rey, y juntamente de las Cortes. 

XXXV. La formación o reforma de 
Leyes tocaba al Rey y a las Cortes con- 
juntamente; como asimismo todos los 
juicios accesorios de incidentes en el 
mismo Congreso, y otros actos de com- 
petencia, quexas, dissentimientos, etc., 
menos cuando la disputa o discordancia 
versaba entre los mismos Brazos, que en- 
tonces el Rey solo arbitraba. 

XXXVI. Las Leyes constitucionales 
de Cataluña eran un contrato entre el So- 
Iicrano y la Nación congregada en Cor- 
tes, desde que en las que tubo el Rey 
Don Pedro en 1283 se determinó la ad- 
misión de dos Comunes de las Ciudades 
y Villas para concurrir ron el Clero y la 
nobleza. 

XXXVII. Fin y conclusión de las 
Cortes. Después de ordenados y extendi- 
dos los capítulos de las Deliberaciones, 
firmados y signados ya por cada uno de 
los vocales; el Presidente del Brazo Ecle- 
siástico, descubierto y puesto en pie, y a 
su exenipio todo el congreso, leía delante 
del Rey, que estaba sentado en su Solio, 
el Quaderno en que estaban escritas las 
Leyes y Estatutos de las Cortes, y supli- 
cábale se sirviese jurarlas. Después de 
haberlo leído, lo ponía en manos del 
Protonotario o Canciller de la Corona. 
Entonces el Rey se levantaba, y pasaba 
a un sitial preparado a mano izquierda, 
donde arrodillado delante de un Cruci- 
fixo, y teniendo las manos jmestas sobre 
un Misal abierto, el Protonotario, arro- 
dillado también leía en voz alta el jura- 
mento y aprobación de S. M., con que 
aprobaba, loaba, confirmaba y autoriza- 
ba los Actos de las Cortes. Inmediata- 
mente el Rey se levantaba, adoraba la 
Cruz, y se restituía a su Trono: donde 
se le presentaba el capítulo del donativo 
y servicio que ofrecían las Cortes, el qual 
leía dicho Protonotario, quien, luego de 
concebí ido todo el ceremonial, colocándo- 
se en un lado, v volviéndose de cara a 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



801 



los tres fírazos decía en alta voz: .S. M. da 
licencia a la Corte para i/ue se iiielra a 
sus casas. 

Del número de Cortes celebradas 
EN Barcelona 

Aunque desde los años d<; 1068 s:' 
cuenta el primer congreso solemne, en 
que fueron estatuidos varios puntos Je 
Legislación, y después siguieron otros, 
que los Soberanos presidieron, ya ])ara 
datar de los Subsidios y servicios feuda- 
les en las guerras de la Corona, ya para 
arreglar algunos ramos de la jiolicia in- 
terior de la Provincia; estas Juntas Aris- 
tocráticas, en que sólo concurrían el Cle- 
ro y la alta Nobleza, no formaron jamás 
un Parlamento Nacional, en que el Pue- 
blo tubiese su representación y existencia 
política. Sólo en las Cortes de 1283, fue 
quando el Rey Don Pedro III admitió 
los Syndicos de los Comunes de Rea- 
lengo. 



En 129Ü Don Alfonso III, llamado el 
fíenigno, celebró en Barcelona las segun- 
das Cortes Generales. En los años de 
1291 y 1310 las tubo Don Jayme II. En 
los de 1338, 1341., 1369 y 1382 el Rey 
Don Pedro IV. En el año de 1109 el Rey 
Don Martín. En 1 113 Don Fernando el 
Primero. En I IIO Don Alfonso el V, lla- 
mado el Magnánimo. En 1422 la Reyna 
Doña María, Lugar-Teniente por Don Al- 
fonso su marido. En 1433 el mismo Rey 
Don Alfonso. En 1452 la misma Reyna 
Doña Maria, Gobernadora por su mari- 
do, ausente en Nájiolcs. En 1455 el Rey 
de Navarra Don Juan, Regente de la Co- 
rona de Aragón, por su hermano Don 
Alonso. En 1474, Don Juan II. En 1481. 
1493 y 1503 Don Fernando II, llamado 
el Cathólico. En 1520 y 1529 el Empera- 
dor Carlos V. En 1564 el Rey Don Phe- 
hpe II. En 1599 el Señor Don Phelipe III. 
En 1631 el Señor Don Phelipe IV. Y en 
1702 el Señor Don Phelipe V tubo las úl- 
timas Cortes. 



.Albkrt-Gassiot, ¡'ariamente a les Corls; Bofarull y Romana, Las anliguns Corles; BovÉ, 
Inslitucions de Catalunya, p. l-lft; Bkoca, Ordinacions jetes en Cort; Coroi.kij-Pella, Las Corles 
(Uttalanus; Font v Kius, Las instituciones de la Corona de Aragón; Vv.u.x Y Fokcas, Llibertats 
y antich govern; PliOcrKRS. The development of the Catalán Corts; Kuiiló Y LuJCU, Considerarions 
sobre ¡'oratoria politiía; SoKKV.ijiii^, Orígenes de la revolurión del siglo W. Véase tanil)ii'-n Cortes 
de (Cataluña, publitailas por la Real Academia ile la llisloria. 



10 (ii. x) 

RELACIÓN CRONOLÓGICA DE LAS PERSONAS REALES, Y OTROS SUGETOS 

ilustres, fjue en ilijerentes siglos lian sido recibidos y hospedados en Barcelona. 



POR los años de 1236 desembarcó en 
Barcelona Doña Violante de Ungría, 
esposa del Rey Don Jayme I de Aragón. 
En 1268 desembarcaron un Embaxador 
del Kan de los Tártaros, y otro de (]ons- 
tantinopla, que venían a tratar con el di- 
cho Rey Don Jayme. En 1274 encontra- 
ron y estuvieron hospedados cinco días 



en Barcelona el Rey de Castilla Don AU>n- 
so el Sabio, la Reyna y los Infantes. 
En 1284 desembarcaron el Príncipe de 
Saierno y el Duque de Calabria, hijos 
del Rey de Ñapóles Carlos de Anjou. que 
venían prisioneros de guerra. En el año 
de 1291 desembarcó y fue hospedado en 
Barcelona Don Jayme I, Rey de Mallor- 



802 



ANTONIO I)F. CAl'MANV Y DE VIONPALAL) 



ca. En el de 1312 sucedió lo mismo con 
su sucesor Don Sancho; y en 1336 el 
último Rey de aquella Isla Don Fernan- 
do fue recibido y hospedado en esta Ca- 
pital. 

En 1409 entró en Barcelona el Papa 
Benedicto XIII. que venía de Marsella. 
En 1440 el Duque de Cleves que volvía 
de Navarra, y pasaba a Alemania. En 
1451 Doña Eleonor de Portugal. Empe- 
ratriz de Alemania, que pasaba a Lisboa. 
En 1464 el Infante Don Pedro de Por- 
tugal, que venía de Ceuta. En 1466 el 
Duque de Lorena y Bar. hijo del Rey de 
Ñapóles, Conde de Anjou y Provenza. 
En 1492 entró en Barcelona Christóval 
Colón de vuelta de su primer viage al 
nuevo Mundo, cuyo descubrimiento y 
primicias venía a ofrecer al Rey Cathóli- 
co, que a la sazón se hallaba con su 
Corte en esta Capital. En el año 1.519 
Carlos V hizo su primera entrada en Bar- 
celona, y celebró en el Coro de su Ca- 
thedral el primero y único Capítulo Ge- 
neral de la Orden del Toysón de Oro. 
En el siguiente desembarcó Muley. Rey 
de Túnez, que venía a unas vistas con el 
César. En 1522 el Papa Adriano VI, que 
desde Tortosa pasaba a Roma a tomar po- 
sesión de las llaves de la Iglesia. En 1525 
c! Rey Francisco I, que venía a España 
prisionero de guerra; y poco des])ués en- 
traron el Duque de Borbón, y la Princesa 
Margarita ambos hermanos del Rey. En 
1529 entró segunda vez Carlos V, quien 
lo repitió por cinco veces, ya por mar, 
ya por tierra, en todo el curso de sus 
expediciones a Italia y África. En 1533 
entró la emperatriz Doña Isabel con el 



infante Don Pheliiie. En 1.548 el Rey de 
Ungría Maximiliano, acompañado del 
Cardenal de Trento. En 1549 el Rey de 
Fez y Marruecos. En 1550 entraron en 
un mismo día el Príncijie de Ungría, el 
de Piamonte y el de Asturias. En 1551 el 
Rey de Bohemia Ferdinando I con la 
Reyna Doña María su muger. En 1564 
el Señor Phelipe II, Rey de España, y 
poco después desembarcaron los Archi- 
duques Ernesto y Maximiliano. En 1569 
el Archiduque Don Carlos. En 1582 la 
Emperatriz Viuda de Maximiliano. En 
1.584 entró el Duque de Sabova. y des- 
pués el Señor Phelipe III con la Reyna 
Doña Margarita, el Infante, Archiduque- 
sa y Archiduque Alberto en una Esqua- 
dra de 48 Galeras procedentes de Valen- 
cia. En 1626 entró el Señor Don Pheli- 
pe IV con sus dos hermanos, los Infantes 
Don Carlos y Don Fernando. En 1630 
desembarcó Doña María de Austria, 
Reyna de Ungría. En 1634 la Duquesa 
de Mantua. En 1666 la Emperatriz Doña 
Margarita. En 1701 el Señor don Phe- 
lipe V; y en 1705 el Archiduque Carlos 
de Austria, que después fue Empera- 
dor de Alemania. Últimamente, en 1759 
nuestro Monarca Carlos III (que Dios 
guarde) con su augusta esposa, y su Real 
Familia. 

Podremos decir, que desde Ludovico 
Pío, Rey de Francia, primer Señor de 
Barcelona, después de su primera restau- 
ración por los años de 803, hasta estos 
tiemi)os. sólo los señores Reyes (darlos II 
V Fernando Sexto son los únicos sobera- 
nos que han dexado de lioiuarla con su 
Real |5resencia. 



(JOMlis, Libre tie algiines coses asanynlailes; l.oi'KZ dk Mknk.ses, Ilustres extranjeros: Dietnri 
riel Antirh Consell Bnrreloni; Llibre de les sotemnilats de Barcelona: Rtíbriques de Bruniqíier. 
Relaciones de viajes en Farinklli, Viajes ¡mr Espuñii \ Porliigrd. Suplemcnlo v Suevas i antiguas: 
Foui.ciik-Delbosc. Bihliographie des coyages. 



MEMORIAS 11IST(')KICAS OK BARCELONA 
11 (II. XI) 



803 



CATALOGO CRONOLÓGICO DE LOS VIRREYES DE CATALUÑA, RESÍDEX- 

tes en la Ciudad de Barcelona, con una breve noticia del origen, naturaleza 

y prerrogativas de este O/icio. 



EL oficio de Gobernador o Lupar Te- 
niente Genera! de Cataluña fue ins- 
tituido por los antiguos Reyes de Aragón, 
los quales habiendo de entregar la Re- 
gencia de su Corona en manos de perso- 
nas dignas de representar su suprema 
autoridad en el continente, de donde fre- 
quentemente se ausentaban con motivo de 
sus expediciones ultramarinas ; nombra- 
ban para este cargo a sus Primogénitos, 
y por falta de éstos, a sus esposas las 
Reynas; cuya costumbre se continuó 
hasta Don Fernando el Cathólico. Pero 
unidas ya las dos Coronas Aragonesa y 
Castellana para formar la Monarquía Es- 
pañola en el principio del Reynado de 
Carlos \ ; la ausencia continua, que los 
Reyes debían hacer de Cataluña desde 
aquel punto, así por las continuas expe- 
diciones, como jjor la mudanza de la 



Corte, y la nueva y complicada atención 
que pedían los dilatados Dominios de 
tantas Provincias; obligó a dicho Enij)e- 
rador a crear en los Países de Fueros, 
como eran Aragón, Cataluña, Valencia, 
Mallorca y Navarra, sus Lugar-Tenien- 
tes o Virreyes. Este Oficio, que era trie- 
nal, comúnmente se conservó entre las 
principales personas de nuestra Grande- 
za ; y aún Cataluña tubo el honor de 
contar en el número de sus Virreyes dos 
Príncipes de Sangre Real, y otros de Ca- 
sas Soberanas de Europa; como se pue- 
de ver en el Catálogo que colocamos aquí 
sacado y formado por las mismas cartas 
de aviso de sus nombramientos, despa- 
chadas por los Señores Reyes a la Ciu- 
dad de Barcelona, las que existen en la 
antigua Secretaría de su Ayuntamiento 
e>i los Libros de (hartas Regias. 



VIRREYES O Ll GAR-TENIENTES GENERALES DE CATALUÑA 



D. 



E' Infante Conde de Ampurias . 
f,l Infante Conde de Ribagorza 
E! Príncipe de Gerona, y Duque 

de Montblanch 
El Conde de Monterrey . 
El Gran Prior de Castilla 

Antonio de Zúñiga . 
Don Fadrique de Portugal 
E! Duque de Gandía . 
El Duque de Cardona . 
El Conde de Aguilar . 
El Marqués de Tarifa . 
El Marqués de Villafranca 
El Príncipe de Mclito, Duque de 

Francavila .... 
El Gran Prior de Castilla Don 

Fernando de Toledo . 



Años Años 

1482 El Conde de A\tona .... 1579 

1497 El Duque de Terranova . . . 1581 

El Conde de Miranda .... 1582 

1512 Don Manrique de Lara . . . 1587 
1522 El Maestre de Montesa, Marqués 

de \avarrez 1590 

1524 El Duque de Maqueda .... 1593 

1528 El Duque de Feria 1597 

1537 E; Conde de Miranda .... 1600 
1540 El .'\rzobispo de Tarragona Don 

1543 Juan Teres 1602 

1553 El Duque de Monteleón . . . 1603 

15.58 El Marqués de .Almazán . . . 1612 

El Duque de Alburquerque . . 1615 

1.564 El Duque de .Alcalá .... 1619 

El Obispo de Barcelona Don 

1571 Juan Sentís 1622 



804 



ANTOMO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Años 

£1 Obispo de Urgel Don Luis de 

Aimendáriz 1626 

El Duque de Feria 1629 

El Duque de Segoihe y Cardona 1630 
El Cardenal Infante D. Fernando 1632 
El Conde de Santa Coloma . . 1ü3!j 
Ei Marqués de los Vélez . . . 164Ü 
El Duque de Cardona .... 1643 
El Marqués de Leganés . . . 1645 
El Marqués de Aytona . . 1648 
Ei Serenísimo D. Juan de Aus- 
tria 1653 

El Marqués de Mortara . . . 1656 

El Marqués de Castel-Rodrigo . 1663 

Don Vicente de Gonzaga . . . 1664 

Ei Duque de Osuna .... 1667 



El Duque de Sesa y de Baena 
El Conde de Monterrey 
El Duque de San Germán . 
El Marqués de Serralvo . 
Alejandro Farnesio, Príncipe de 

Parma 

El Conde de Monterrey 
El Marqués de Leganés . 
El Duque de Bournonwille . 
El Conde de Melgar . . . 
El Duque de Villa-hermusa . 
El Duque de Medina-Sidonia 
El Condestable de Castilla 
E! Conde de la Corzana . 
El Príncipe de Hesse-Darnistadt 
Don Luis de Velasco . . . . 



Años 
167Ü 
1673 
1674 
1675 

1676 
1677 
1684 
1687 
1688 
169U 
1691 
1696 
1697 
1698 
1702 



Regla, Eh virreis; Lai.indk, Virreyes y lugiiilmieiiles. 



12 (11, xii) 

ÜE LA FAMA 1 CELEBRIDAD QUE HA TEN/DO BARCELONA EN TODA LA 
Edad Medid entre las Naciones estrañas. 



SI buscamos la antigüedad y origen de 
la fama y renombre insigne, que 
siempre ha gozado esta Capital desde la 
restauración del yugo de los Árabes, 
encontraremos que ya el Emperador 
Carlos Calvo en su diploma, dado en San 
Saturnino de Toiosa en el año de 844 
(véase a Diago, Hisoria de los Condes de 
Barcelona, Lib. II. fol. 58.) la llama Ciu- 
dad de famoso renombre: Barcinon ja- 
mosi nominis Civilas. Descendiendo a 
tiempos posteriores, leemos, que uno de 
sus Condes, en cierta donación que liace 
a! Hospital de Peregrinos de dicha Ciu- 
dad, por su Carta de 5 de Junio del año 
1045 {Lib. I, Antiquitutum. Archivi Ecle- 
sia; Barchín. fol. 40 Núm. 4) se intitula 
Conde de la gloriosa Ciudad de Barcelo- 
na: Raymundus, Dei graíia, gloriosa: Ci- 



vilatis Barcliinonensis Comes. En las Ac- 
tas del Concilio Provincial, que en 906 se 
celebró en Barcelona, presidido por el 
Arzobispo de Narbona, con asistencia del 
Conde Wifredo, se da el título a dicha 
Ciudad de nohilis Civitas. 

En otra parte hallamos, que un Don 
Pedro IV de Aragón, en el privilegio que 
concedió en 1380 a su favor de su Ca- 
pilla, la califica con la expresión de la 
Ciudad más noble de su Corona ; ciini 
Civitas Barchinoiía sit notahilior Donii- 
riii nostri (véase a Ribera, Capilla Real, 
fol. 3). Luis de Anjou, Rey de Sicilia, en 
sus Privilegio confirmatorio del estable- 
cimiento de Cónsules Catalanes en aquel 
Beyno: la nombra también nobilis Ci- 
vitas Barcliinona: su data es de 1345. 
Véase la Col. Dip. de esta Obra. 



MEMüKIAS lüSIORICAS di: BARCELONA 



805 



Aún más la distinguió el Rey Don 
Juan el Primero en su Real Carta, dada 
el Monzón en 1388 (Aposento 3. Arma- 
rio 3, núm. 39 del Archivo de la Catlie- 
dral de Barcelona) en que hace donación 
al Magistrado Municipal del cuerpo del 
Santo Inocente, que le había enviado el 
Dux de Venecia Antonio Vanieri. quan- 
dü la IL'.nia, en comparación de las otras 
Ciudades, escogido jardín entre unos 
campos: electum viridarüim Ínter cam- 
¡>os. 

El Dux de Genova Thomás de Campo- 
fregoso la llama inclytu Civilas en la 
Carta que escribió a sus Concelleres o 
regidores en el año de 1436, como se 
jiuede ver en la Col. Dip. de esta Obra. 

En la carta que los Regidores de la 
Ciudad de Oporto escribieron a los de 
Barcelona en el año de 1443 (Col. Dip. 
de la presente Obra) le dan el dictado de 
Civitas insignis, y más abaxo de Civitas 
opulentissima. En otras, escritas por 
aquel tiempo al mismo Magistrado desde 
Ragusa. y de Constantinopla leemos tam- 
bién los títulos de celebérrima, de iiicly- 
ta, y de magnifica. 

También D.' María, Reyna de Nava- 
rra, recomendando la persona de Don 
Juan de Cleves. que debía pasar por 
Barcelona, restituyéndose a Alemania, 
con Carta fecha en Tafalla en 1450 (Lib. 
I. de Cartas Regias del Arcliivo Munici- 
pal de Barcelona) la llama : Ciudad admi- 
rable por su nobleza y gran jama. 

El Infante Don Pedro de Portugal, en 
su carta, escrita al Magistrado de Barce- 
lona desde Avis en el año de 1462 (Lib. 
I de Cartas Regias del Archivo Munici- 
pal de Barcelona) le dice: Vuestra glo- 
ria tenida es por el mundo: Henos están 
los libros de vuestras hazañas... I\o 
sois vosotros menos en poder, que los de 
¡a Ciudad de Lisboa... En vuestras ma- 
nos es loor grande, e gloria inmortal. 

Por último, acercándonos más a nues- 



tro tiempo, hallamos a Don Juan el Se- 
gundo de Aragón, que en su Carta escri- 
ta a los Concelleres de Barcelona desde 
el Monasterio de Pedralbas en 6 de Oc- 
tubre de 1472 (Zurita, Anales de Ara- 
gón, Lib. XV I II, pág. 186) asegura que 
había sido la Ciudad más principal de 
sus Reynos, y muy famosa y gloriosa en- 
tre las otras Ciudades del mundo. 

No la ensalza menos Don Fernando el 
Calhólico en su Real Privilegio del Co- 
mercio franco de África (Col. Dip. de esta 
Obra) quando dice: que por todos los 
Climas del Orbe era nombrada la prime- 
ra y j)rincipal: Per omnia mundi Clima- 
íii tanquam prwcipua principalis est no- 
minata. Pero más que todo la ilustra y 
condecora la expresión de Carlos V, 
ipianilo en presencia de su Corte respon- 
dió a la Embaxíida de los Concelleres so- 
bre el modo de recibirlo en el año 1519: 
que él estimaba más ser Conde de Bar- 
celona, que Emperador de Romanos ( Zu- 
Ñ1GA, Vida y hechos del Emperador Car- 
los V, Lib. í. |)ág. 65). 

Los mismos Historiadores Eslrange- 
ros vienen en confirmación de tan bri- 
llantes testimonios. Ambrosio Calepi.no 
en la ])alabra Barcino, la llama Vrbs ce- 
lebérrima. Y Marineo Siculo {De Reb. 
Hisp., Lib. XIIIl nos dice por otra par- 
te: que la fama de esta Ciudad ha j)e- 
netrado en todas las Regiones: Fama 
quidem ejus nullis in terris audita non est: 
que el número y grandeza de sus hechos 
y exi)ediciones la habian hecho muy ilus- 
tre: multis magnisque rebus, domi jo- 
risque gestis, clarissima; y en fin. que 
era tan ilustre y elogiada por sí misma, 
que creía sui)erfluo hacer su elogio; pues 
en ella no Iiabía cosa alguna que no fue- 
se digna de alabanza: Et cum satis per se 
luudata sit atque illustris, a me laudari 
supervacaneum putavi... in ea enim ni- 
hil non laudabile est. (Id. De Laúd. Hisp.. 
Lib. III.) 



806 



ANTONIO DE CAPMANY V DE MONPALAU 
13 (ll, XIllj 



DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA Y SITUACIÓN DE BARCELONA, VISTA Y 

amenidad de su territorio, y otras cosas, sacada de varios pasages de alganxis 

Escritores y Viageros antiguos. 



LA hermosa situación, aseo y limpieza 
que aún en estos tiempos distinguen 
a la Ciudad de Barcelona de la mayor 
parte de las de Europa, han sido objetos 
dignos de la atención y los elogios de va- 
rios Escritores antiguos, así estrangeros, 
como Españoles. Casi todos los que ci- 
taremos han sido testigos oculares de lo 
mismo que describen: pues no pretende- 
mos recurrir a panegyricos, ni a pinturas 
ideales, sino a descripciones fieles y sen- 
cillas. 

El primero es el Poeta AusoNio (Ad 
Paulinum, Epist. 33, v. 89) quien quando 
quiere señalar la situación de Barcelona 
prosigue de esta suerte: 

. . .inde Tarraco. et ostrijero 
Superaddita nita Barcino ponto. 

El segundo es ErxMOLDO Nigelo en la 
vida de Ludovico Pió (ap. BoUQUET, 
Script. Gallic., Tom. VI.); el qual, como 
testigo de vista de las expediciones de 
aquel Príncipe, hablando del asedio 
de Barcelona del año 803, nos dexó de 
esta Ciudad un testimonio de su pulidez 
y aseo Romano en los siguientes versos: 
Quaní Barchinoneni prisci dixere Latini, 
Romanoque fuit more polita nimis. 

Benjamín de Tudela en su viage a la 
Palestina visitó esta Ciudad a mediados 
del siglo XII. la qual le merece en su Iti- 
nerario la calificación de jnieblo hermoso 
y aseado: oppiditm elegans. 

El Rey Don Alonso V de Aragón en 
su Privilegio, dado en Gaeta por los años 
de 1438, para la construcción del mue- 
lle de la Ciudad de Barcelona (véase en 
la Col. Dip. de la presente Obra) la lla- 
ma: Urhs veneraldlis in egregiis templis. 
tula iit in optimis, pulcra in cceteris ocdi- 
ftiis. Lauiíencio Valla, que escribía su 



vida de Fernando I a mediados del si- 
glo XV. le da el renombre de pulcherrima 
Barcellona. 

Gerónimo Paulo, Capellán que fue del 
Papa Alexandro VI, en su Descripción 
de Barcelona (ap. ScHOTTUS. Script. 
Hisp.) que imprimió en el año 1491, nos 
ha dexado una individual y ventajosa 
pintura de nuestra Ciudad en estos tér- 
minos: Mulierum pra'terea peculiaris pul- 
critudo. et matronale decus hetiorem Ci- 
vitatem reddunt. Ambitus est stadiorum 
circiter XXV, eadeni pene est dimensio 
Neapolis Italicw; sed Neapolis hodie ai- 
ve et advenis plenior halietur. Florentiam 
Etruria; clarissiman} Lirl)em. an pulcritu- 
dine et munditiis vincat Barcino, justissi- 
ma haclenus dtihitatio est: hujus sane si- 
tum prceestatiorem omnino esse propter 
littus. et Ca'li apricitaiem nemo inficie- 
batur. 

Muri el domus Vrbis ex lapide sunt, 
qui in monte Jovis semper renasciiur. 
Vire in ea non luto sordidw, aut portici- 
bus occupatce conspiciuntur, nec Calum 
protectis. subgriindiisve. aut ma;niani.s 
obtegitur; proinde nec a'di filioriim jron- 
tispicia dejormantnr. quibus multas alio- 
quin percelebres Urbes de honestari com- 
perimus. 

Lucio Marineo Siciliano, que escri- 
bía su Obra De Rebus Hispania; después 
(ie liaberla recorrido por los años de 
1506, se detiene en contemplar a Barce- 
lona, y dice de ella estas palabras: 
Qu(P quidem, etsi magnitudine nonnullis 
url>ibus cedit ; (cdijitiorum turnen elegan- 
lia. littoris anurnitate. viarum munditie, 
vicorum rectitudine, cequalitate domorum, 
amoenissimis hortis, quos qua-que domus 
cultissimos habet; jormaní denique rerum 
oinniíini. et excellenti pulcritiidine. meo 



MEMORIAS HISTÓRICAS Di; BARCELONA 



807 



qiddem jitdicio, ciii absit invidia, cune- 
l:.i profecto Civitatibus est anleponenda. 
Va en otra parte {De Laiidib. IUspuii.. 
Lib. lili había dicho también: Barclii- 
nona est pulcherrima omnium Civitaliiiti. 
Andrés Navagero, Embaxador de Ve- 
necia, en su Carta que escribe a Ranu- 
010, fecha en Barcelona a cinco de Mayo 
de 1525 (véase VOpera (í Andrea I\ava- 
gerio I vol. en 8." I entre otras cosas le 
dice lo siguiente: Barcellona é bellissiniu 
Cita ed in bellissimo sito. Ha gran copia 
di giardini bellissimi. di inirti. ed aranci. 
e cedri. Le case biiorie e camode jubliri- 
cate di pietra é non di Ierra . . 

Gaspar Barreyros, Portugués, qui; vio 
a Barcelona por los años de 1546, quan- 
do viajaba para Milán, dice en su Clio- 
rographia. pág. 127, estas propias pala- 
bras en alabanza de lo que observó en 
dicha capital sobre la solidez de sus edi- 
ficios y limpieza de su piso: Tem esta 
Cidade muito boas casas de pedra e caL 
asi comuas, como particuares. com jar- 
dines tecidos de murtas jezmines de la- 
rangeira e louro. Creo que as de Zara- 
goza de ladrillo e estas de pedra seam 
«í meUiores que Cidade alguna tenha em 
Hespanha. Te mas rúas muito direitas. e 
bem calzadas, com canos de tal maneira 
jabricados. que fácilmente sorbem as 
agoas; com que sempre stan limpias das 
lamas do invernó. 

El Arcediano de Morviedro Miedez 
en su Historia del Rey Don Jayme el 
Conquistador (Lib. XVIII, Cap. 3), que 
escribía en latín por los años de 1545, 
dice lo siguiente de la Ciudad de Barce- 
lona: navali non modo re, terrceque silu, 
el descriptione wdijficiorunu ma-niorum- 
que amplitudine, et armamentis aliis 
pro'stat urbibus. 

Luis Nlñez, Médico de Ambares (en 
su Hispania Illustrata, Cap. 88), que es- 
cribía por los años 1606, de esta suerte 
nos j)inta a Barcelona: Domas sunt pas- 
sim ex vivo saxo extructce. quas hortorum 
amcenilas egregie exornut... plateas liabet 
latas et apertas; et quod in Hispania ra- 



rum est. cloacarum beneficiu mundus. 
Por el mismo tiempo el Dominicano 
Fray Jayme Rebullosa en su Descrip- 
ción General de todos los Reynos y Pro- 
vincias, que dedicó al Duque de Tursis, 
así habla de esta Ciudad: Barcelona, Ca- 
pital de Cataluña, Ciudad que por la mag- 
nificencia de sus casas, todas a una mano 
muv fuertes, altas, y de cantería, y por 
la limpieza de sus calles, por ser todas 
enlosadas, y con alburiares o sumideros 
por medio... Esto último encarece Co- 
RINGIO. Tliesaur. Kerumpub. totius orbis, 
alabando mucho a los Barceloneses por 
su diligencia en hermosear a su Patria. 
Por aquel mismo tiemjjo escribía Fray 
Francisco Diago, Valenciano {Historia 
de los Condes de Barcelona, Lib. 1 Cap. 4) 
y concuerda con los autores mencionados, 
quando dice estas palabras: Para la vis- 
ta hermosa de este Pueblo es de grande 
importancia el bello suelo de las calles, 
casi todas ellas empedradas de buenas y 
grandes losas: sonlo también para el 
mismo efecto, que en la Ciudad .se hallan 
quaxadas de verdes naranjos, y de otros 
árboles. Esta Ciudad encierra tantos Cas- 
tillos, quantas casas tiene: que todas ellas 
merecen este nombre, siendo tan gran- 
des, altas Y de piedra. La muralla con su 
terraplén hace un paseo de ocho mil y 
trescientos pasos, tan ameno y regalado, 
que es para envidiar por la vista tan 
amena, asi de tierra, como de mar. 

Tratando de la amenidad y cultivo del 
territorio de Barcelona, no faltan Auto- 
res de una venerable antigüedad y fama, 
que la describen y celebran en ciertos 
pasages, que no podemos de.xar de tras- 
ladar aquí en honrosa memoria de los 
pasados tiempos. 

S. Paulino, que residió algún tiempo 
en Barcelona, en su respuesta al Poeta 
Ausónico {Poema -Y, vers. 232) le con- 
texta lo siguiente: 

...cui Barcino amaina, 
Et Capiti insigni despectans Tarraco 

[pontum. 



808 



ANTONIO DE CAPMANV Y DE MONFALAU 



Festo Avieno en su descripción de 
las costas marítimas (vers. 520), explican- 
do el asiento de dicha Ciudad, dice estas 
palabras: 

Nam pandit illic tula portas bracliia; 
Viretque semper didcibus telliis aquis. 

El Real Privilegio de Alfonso V para 
la construcción del muelle de Barcelona, 
que es el año 1438, según arriba henuis 
a]nintado, hablando de la situación de la 
Ciudad y de su contorno, dice: locas 
quidem speciosus ut maritimus, planas, 
amcenus, saluber, ac fertilis. 

Antonio Gallo. Historiador Genovés 
del siglo XV fap. Muratori. Script. rer. 
¡tal., Tom. XXIII), en la descrijjción que 
nos dexa de esta Capital, según el estado 
que tenía en 1466, se explica en estos 
términos, no olvidando que era rica, no 
sólo por el tráfico, sino también ])or la 
agricultura: Barcinonensis vero floren- 
tissima Civitas, agro, atqae opibus jam 
provectior qaam qutv cuiquam serviré 
posset. 

El citado Barreykos dice en su Choro- 
fíraphia del viage que hizo en 1546: 
Tein (Barcelona) ao redor dos muros 
multas hartas, e muy boa ag,oa que vein 
per canos a Cidade. Juan Botero en su 
descripción general del mundo, que com- 
])onía a fines del siglo xvi, hablando de 
la campaña y ribera de esta Capital, dice 
así: Dicese che sonno tre hellissinie ri- 
viere neirEuropa: ció é, quella de Ge- 
nova, quella de Barcellona, é d'Amalji. 

El uso y recreación de las Quintas sin 
duda son muy antiguos entre los Barce- 
loneses, pues desde el siglo XV hallamos 
noticias de su existencia, y del agradable 
efecto que han causado siempre a la vis- 



ta del caminante. En la Descripción de 
Barcelona ya citada, que publicó Geró- 
nimo Paulo, leemos lo siguiente: Ex su- 
hurhanis salubriora habentur prcedia pro- 
cul á littore... laadantar Villxe versas 
hortanos, et AreoUuu colleni. et Petras al- 
bas. Aquí ya se hace mención de las ca- 
sas de campo del camino de Horta, de las 
de Collserola, y de Pedralbes. 

Barreyros en su Chorographia escri- 
ta setenta años después, confirma la cos- 
tumbre de mantener los Barceloneses sus 
quintas de recreo, quando dice: Agora 
e Barcellona hua das melhores, e das 
mais nobres Cidades d'Hespanha: sta 
assentada na cosía em Ierra a mor parte 
campestre, cubería ao redor de multas 
quintas, corn que tem muí apazlvel é de- 
leclosa vista. 

Luis Núñez, ya citado, que escribía 
quarenta años después, testifica la per- 
manencia del uso de las Quintas ; pues 
dice, describiendíj la situación y campo 
de la Ciudad : Sita est in agro Laletano, 
qure mediterránea respicit; loco campes- 
tri, mullís lilnc inde villls conspicua, 
quce amcenisslmam oculls prospectum 
prcebent. Finalmente Rodrigo MÉNDEZ 
DE Silva en su libro de la Población de 
España, que escribía por los años de 1640 
pintando dicha Capital, dice de esta suer- 
te: Vistosamente se descubre Barcelona 
en espacioso llano: Idea de la misma her- 
mosura, con huertas amenísimas, delicio- 
sos jardines, y muchas casas de recreo. 

Todos estos ])asages .serán un eterno 
testimonio de la antigüedad y jjerpetui- 
dad en que se han mantenido hasta nues- 
tros días la policía, buen gusto y cultivo 
del campo entre los Barceloneses. 



MliMOKIAS HISTOKICAS üi: BAKCliLU.NA 

14 (ll, xiv) 



m'j 



EXPEDICIÓN DE LOS PÍSANOS Y OTROS CRUZ ÍDOS CONTRA LAS ISLAS 

Raleares en el año de 7775. sientlo su Genentlisimo el Conde de Barcelona 

Raxnuuulo fiereni'iicr III. 



ESTA empresa sagrada fue promovida 
por el Papa Pascual II contra los 
Sarracenos, que ocupaban entonces las is- 
las de Mallorca, Menorca e Ibiza. El ar- 
mamento se aprestó en Pisa por aquella 
poderosa República, contribuyendo tam- 
bién los Luqueses y Romanos con sus 
subsidios. La expedición salió de Puerto- 
Pisano por Agosto del año 1114, dirigi- 
da por un Legado Apostólico ; y habien- 
do por ignorancia de los marinos apor- 
tado a la costa de Cataluña, se abrigó en 
el puerto de Blanes. 

De este puerto se trasladó, para mayor 
seguridad de las naves, al de Sají Felio 
de Guixoles. Reunidas aquí todas las 
fuerzas de los Písanos, y demás Señores 
confederados del Languedoc y Provenza. 
por aclamación universal tomó el su]ire- 
mo mando de aquella expedición que se 
reanimaba en sus Estados el Conde Ray- 



mundo Berenger III de Barcelona, como 
el único Príncine digno de ser caudillo 
por la fama de sus hazañas y virtu- 
des. 

Esta guerra y conquista gloriosa de 
Mallorca, que se efectuó en el año 1115, 
está referida por un Hisloriad(jr coetá- 
neo, Diácono de la Iglesia de Pisa en un 
poema histórico, dividido en VII Libros, 
y jjroducido por Mauratori, Script. rer. 
¡tal.. Tom. VI, pág. 112, cuyo título es: 
Laiirenlii Feronensis Diaconi Carmen Re- 
riini in Majorica Pisnnoriini auno 1115. 

De este monumento iiistórico, precioso 
por su antigüedad y autenticidad, sólo 
trasladamos aquí los pasages que hagan 
relación a sucesos de Cataluña, y a los 
liedlos del Conde v de sus Barceloneses, 
para eterna memoria de una guerra tan 
honorífica para aquel l'ríiic¡])e y su na- 
ción. 



Refiérese aquí, cómo la Armada de los Písanos, perdido el riimhu de Mallorca 
por impericia de los Pilotos, aportó improvisamente a la costa de la Filia de Blanes 
en la creencia de que era aquélla la tierra de los Moros que buscaban. 

. . .celeri classis levitate cucurrit : 
Ac crescente die coeperunt cerneré térras 
Hispanas: sed eas Baleares esse putaliant, 
Blandensi doñee commissit anchora ripm. 



Indígenas quoscumque vident. capiuntque fugantquc: 
Hí se clirísti(M)Ias Catalanensesque fatenlur. 
Turbatos volvunt Pisani pectore sensus, 
Et positis armis resident in littorc tristes. 

Inde Pyrena sibi postquam cognoscitur ora, 
Mutant consilíum diversa iiericla tímentes: 
Quod nec habetur íbi vento tutamen ab omni, 
Transierat(|ue siniul valíala calorilnis aislas. 
Tune ex Consulibus Rolandi filius unus 



810 AMÜiMO DE CAPMANY Y Ui; MOM'ALAU 

Mittitur ad Comitem, cui Baichinoii, alque Giiuiitla 
Subduntur, niultasque regit pro viribus urbes, 
Cui nonien Raymundus erat, qui laudis equestris 
Fructus innúmeros, clarosque patraverat actus. 
Hispanos cujus terror comnioverat hostes. 

Refiérese la embaxada y proposición que los Pisemos, detenidos en Blanes. hi- 
cieron al conde de elegirlo por su compañero en la expedición, y por caudillo su- 
premo de sus armas. 

Et sociare sibi belli sociuinque üucemque 
Agmina nostra vobint... 

El Conde acepta la propuesta, y entra en la confederación, refiriendo a los Pi- 
sónos los estragos, que las costas de su Estado liahían recibido de los Moros de 
Mallorca, en estos términos. 

Hi Cbristi servos niultis cruciatibus arcent, 
Atque nieuní litus faciunt cultora vacare. 
Nam quos Blandensi pósitos in littore muros, 
Templa videtis. erant miris radiantia signis. 
Quorum sumnia tegunt ha-dera-. vol frondea vitis 
Occulit. aiit ficus. seu qua'libet occupat arbor 

Quod si forte Deus vobis concesserit ut vos 
Tanto possitis finem ¡ira-bere labori. 
Militia? Domini solatia qua'que paramus. 
Collatisque feruní superenius viribus hostem. 

Exhorta el Legado Pontificio de los Cruzados a (/ue dexen el puerto peligroso 
de Blanes, desde el qual los conduxo al de San Eelio de Guixoles. donde después se 
reunió lodo el armamento de los confederados antes de partir para las Islas de 
Mallorca. 

Jamque Pyrena'i Comitis solatia vobis. 
Auxiliante Deo, possunt non parva ijarari. 
Vos portare suos equites rogat ¡He ducentos: 
Centum se propiis spondet gestare carinis. 

Lecta placent cunctis: Comiti dant agmina laudes. 

Sancfi Foelicis portum gcns illa vocabat 

In quo Prasul erat. . . 

üimittunt Blandas post liac cum lurlnne naves. 

Atque petunt |)ortum, Sanctus quem Prajsul IimImImI. 

Cujus ad ingressum ventus pugnabat iniquus. 

Ut portum tenuere rates, et coetiis liaberi 

C(i'|)il. et herboso stelerat jam coiuio prato, 

Optinuis Antistes... 



MKMOKIAS lllsrÓKKAS 1)K liAK(.i;i.ON.\ 811 

En medio de la liirlHición y desaliento de los Písanos, van llegando succesiva- 
mente varios confederados a dicho Puerto: entre otros el Conde de Barcelona, el 
Señor de Mompeller, el Vizconde de Narhona, el Señor de Arles en Provenza, 
el Sacristán de Irles, y los Harones de Rosellón. de Reziers. de Nimes y de toda la 
Provincia. 

Moxque sequeiile die üoiiiini Hayniunclus iliidcín 

Beiengarius adveniens, paucique suoruní 

Jungit amicitiam. Pisani foedere gaudent. 

Et socium facliim pra-estaiiti muriera donaiit. 

Dumque preniunt. lacrynias, Pesulani-montis alumnus 

Cum Sociis centum Guillelmus Castra subiiitrat, 

Armigeris ratibus vectis, turbaque pedestri, 

Quos quasi viginti duxere per a-quora naves. 

Ast Aymericus generosa stirpe creatus. 

Quem Narbona colit dominum, patremque. tluceinque, 

Viginti vitreas fertur duxisse per undas 

Naves, et celeri venisse per asquora cursu. 

Hos quoque Raymundus cui Baltius extat origo, 

Cui solitos Arelas impenderé certat lionores 

...consequitur laúdalo milite plenas 

Ducens septenas undosa per asquora puppes. 

Raymundus Sacrista potens, et strenuus actu. 

Militia? titulis. et qui fulgens Arélala;, 

Cum propriis totidem vitreas venere per undas. 

Tales Russilium Proceres. lata;que Biterra", 

Et cum Nemausis provincia Iota sc(piantur 

Salida del Armamento. </iie pasa a la lista de Barcelona, costeando a Monjiii 
V haca del rio Lobre^at. llamado aquí Lupricaris por Lu])ricatus. 

.Jusserat Aiitistes ponto daré verbera classem, 
Et transiré rales properatis cursibus illuc, 
Barchinon excelsis ubi fulget in aere muris 

Sic Pisana mamis, rapidis aquilonibus usa, 
Reniige quam celeri dictam properabat ad urbem. 
Solis ab occasu modicum porrectus ad requor, 
Defessas sólito qui frangit, et accipit undas 
Mons JudcEus. ibi ])laiia divisus ab urbe. 
Non ventis pupjjes calidis(|ue luetur ab austris. 
Hujus ab Hispana facic ralis a|>|)ulit omnis, 
Et Ierras subeunt Lalia" reliqua'que Carirue 
Littus ad usquc tuas agmen navale tenebat 
Lahriraris aqiias... 



ÍJ12 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

Siguen costeando por Tainarit y Tarragona haala Salou, de donde parlen, y for- 
zados de los vientos vuelven a dicha rada; pero al fin se retiran a Barcelona a 
invernar. 

Ei'go die medio sublimis iu a-tlierc Titán 

De medio cursu térras spectabat et undas, 

Dum Catalanensi de littore classis ahibat. 

Lux aliiit. iiox atra subit, c¡ua deiiique lapsa, 

Vel media vel plus media, contraria retro 

Flamina vela dabant: qua causa praevius Heros 

Ad Tamaricis sua flexit carbasa littus. 

Inde Terogonaní petit. ac deserta Salodi. 

...Vitreas remis. velisque procellas 

Mota secat classis: jam térra relicta videri 

Non clare poterat... 

...Laborantes turbantur in ivcinore nauta 

Et se conclamant invitos iré Dianam. 

...niox flectere vela Solodon 

Plangentes satagunt. tantus velut Ímpetus ipsos, 

Interea quod bvems variaret sa-pius auras. 
Illeque ])erpaucibus ratibus tutamina portus 
Praestat. et ignota^ non est fiducia gentis. 
Barcliinon lieu ! petitur. classenique reducere cmutam 
Constituunt: liyemare simul meditantur ibideni. 

Los Písanos se volvieron a su Patria a reparar la armada, dexando parte de sus 
tropas en Cataluña hasta el verano sií^uiente: donde se reunió segunda vez el ar- 
mamento, que pasó de Salou a los /lilaques de Tortosa a hacer escala o aguada, de 
CUYO puerto se hizo a la vela la armada, que ya ascendía a 500 embarcaciones. 

In Catalanensi consistunt littore pujjpes. 

Intrevere rates pelagum sulcare paratas, 

Quas tune quingentas numerantur scripta carinas. 

Vela dedit primus pelago, transitque Salodon. 
Hinc ad Dertosas fluvium pervenit Tberum. 

Replet Iberu.s aquis classem. solatia pacta 

Cum ducibus Proceres fiiniant. firmataquc imaiil 

Descríbense los primeros ataques en el sitio de Ihiza por el Conde de Barcelona. 

Et Catalanensis quídam benc jironiptus in armis, 
A porlu pariter per jiortas ingredientes. 
Invadunt Ebusum. stcrnunt, feriunt((ue feroces 
Viribus, et perimunl letliis successibus hosles. 



MEMOKIAS I11ST()KI(:\S I>1, ÜARCKl.ON A 813 

Describense los primeros rencuentros en el sitio de Mallorca por los Catalanes y 
sus Cejes, a quienes llama el Autor nación l'yrenea. por denominación de los mon- 
tes Py ríñeos. 

Inde Pyienea; gi-nlis generosa potestas 
Clara sequehatiir. eujus vexilla (^oliortis 
Pulverulenta pertunt galeato milite rura 



Hiricque seiiex acieni .se(]uilur Comes Ampuiietisis 
Cui satis extiterat Rector Halearis amicus, 
Et suhiit ]ingnam vallatus niililc forli. 

Unilique discurrens Rector C^atalanicus liostes 
Dissi])at. et socios hortatu tlivite íirmaiis. 
Ampuria' fortes equites et Rusilieiises. 
Subsidiando Duci, danl pliirima futiera mauris 

l)ux Catalanensis, cui plurimus aiifuit aestus, 
Al! loca, sive vias. ])er quas iter esset ad urbem, 
Intentus spoliis multo cum milite stahat. 
Inde Saracenos pra'da, jugulis(]ue potitus, 
Laetliales studuit crehro conferre ruinas. 

Iiiterea helli (^atalanicus aestuat Heros 

Pro studio, niagnaquc üucem comitantc caterva, 

Qua locus insidiis est, valle re])oiiitur una. 

At Comes in s^vos audacter ])rosilit hostes: 

Urbanam juxta commiftens proelia portam, 

Qua" jjortum spectat. qui Pinus est vocitatus. i 

Utque Mohaliitas viridi postravit in herba 

Hasta viri dextrum de muris acta lacertum 

Transiit: exultant mauri, lethale putantes 

Hoc Comiti vulnus: post ha'c properando ])er urbem 

Nomina falsa ferunt C^omitis de fuñera ficta. 

Haud secus Alíeos fados sine Principe clamant, 
Suadentes ipsis etiam si vivere curant. 
Ut properent ad eos sub deditione venire. 

Proposiciones hechas a los Moros para rendirse con varias condiciones. 

Barbara gens. grandi nimium concussa timore, 
Castra Pyrenei Comitis tremebunda subintrat. 
Ad quodcumque velit cu])iens se jungere f(pdus. 
Si bellatores indemnes at(]ue soluti. 
Incólumes etiam cum lil)ertate sinantur. 



814 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Hablase de la loma y saqueo de la Ciudad. 

Hinc Comes accelerans alia de parte Pyrenus 
Jud«os omnes hic sub ditione receptat. 

Rendición del último fuerte o /llcázar de la Ciudad de Mallorca, por el Conde 
de Barcelona. 

lude Pyreneas Regioiiis Rector in arcem 
Ascendens la;tus sujjeratos iiicrepat liostes. 

Kdición moiliMna: Calisse, IJber Maiuliihiniis de geslis Pisnnoriim illiislribus: Scalla, Inlurno 
di codici. y /■"(■/■ iinii riedizione crilirn. 



15 (II. xv) 

DE LAS BUENAS COSTUMBRES. LOABLES USOS Y GOBIERNO PUBLICO DE 

los antiguos Barceloneses. 



QuÁL sería la administración pública 
del gobierno económico de Barcelo- 
na, quando el Rey Don Alonso V de Ara- 
gón y Ñapóles, llegó a encarecerla (Pri- 
vileg^ Dat". Neapol. 30 Sept. an. 1450), 
diciendo: que |)or ella sobresalía entre 
las demás Ciudades de la Corona, que ya 
iban imitándola como digno modelo: 
Etsi nostra Civilas Barchinona. tum prop- 
ler multa, tum ob ejus reipublicw guher- 
nationem. Ínter alias ditionis nostrte Ci- 
vitates caput extulit; et jam pene omnes 
alice ad instar ilius sese gubernare, et 
rempublicam exercere studeant... Véase 
al Maestro Mariano Rivera, Capilla Real. 
página 6. 

Jayme Marquilles, Jurisconsulto Bar- 
celonés, que escribió sus Comentarios al 
Código de los Usages cincuenta años an- 
tes, en el Reynado de Don Martín (Com- 
menl. in Usat. Sequiam. Nota 4) celebra, 
como testigo ocular, a dicha Ciudad por 
muy feliz en su gobierno ; diligentísima 
en el castigo de los delinqüentes ; firme en 
su austeridad ; loable en reglas de pru- 



dencia V sabiduría ; enriquecida y ador- 
nada de varones buenos, y matronas; 
ilustre en actos de virtud, y en la total 
extirpación de los vicios... Regimine est 
fcelicissima: in crimine puniendo insti- 
gatissima: in austeritate robustissima: 
prudentia regulatissima: sapientia lauda- 
hilissima; virorumque ornatibus el mu- 
lierum preliosissima: operibus virluosis 
praxlarissima: necnon vitiis inde prorsus 
extirpalissima. 

De las costumbres y policía, que rey- 
naban en el mismo siglo, se entretenía 
L.ucio Marineo Sículo en darnos un re- 
comendable retrato, quando dice de Bar- 
celona: que no sólo florecía en grandísi- 
mos caudales y riquezas, sino en singular 
prudencia de muchos varones, en muy 
buenas costumbres y constituciones: en 
la qual parecía, que todos sus Ciudada- 
nos en la administración y acrescenta- 
miento de la República seguían las hue- 
llas de los Romanos. Allí pues ni las dis- 
cordias, ni los pleytos, ni las rencillas, ni 
los debates muv frecuentes en otras Ciu- 



MEMOKIVS HISTÓRICAS Di: liVUíKLOW 



«15 



dades, (]al>aii el menor nienoscalio a las 
riquezas de sus moradores, ni al l)ien y 
lujen orden de sus familias: |)ues esli- 
niahan más vivir por lo (iiic ilirUui la 
razón y la naturaleza, (jue i)or lo que 
prescriben las leyes Civiles. De atju! vino. 
que otras muchas Ciudades imitasen sus 
santas reglas y orden de Inien vivir, el 
dechado de su gobierno municipal, y el 
exercicio de las buenas Artes: y que 
muchas personas, no sólo de otras jtar- 
tes de España, sino de países estrangeros. 
se domiciliasen en ella para vivir con 
placer y tranquilidad. Estas son sus |)a- 
labras: Florehat enini. non soliim niaxi- 
mis opibiis ac tlivitiis. seií etianí pliiri- 
nioriim rirorum priiilenliu sin^iilari. op- 
limis moribiis, et instilutis. Ciies aniñes 
in administranda república, atque iiu- 
p;enda quasi veteriim Romanorum ordi- 
neni moremque sequebantiir. qiii riihil 
iinquam nimis sed oninia tain publica 
quam privata pro modo rutioneque ¡a- 
ciebant. Non igitur illorum divitias. res- 
que familiares ¿dice discordiw. non liles, 
non jiidicia. non jurgia, non seditiones, 
ut in plerisqiie fil. minuebunt: quippe 
qui ratione potius naturaque. quam le- 
gibus vivere malebant. Hinc pneterea 
multte Civitales ordinem. moremque vi- 
vendi Sanclissimum; hinc exempla reipu- 
blica' gubernanda' puhlterrima: hinc ctv- 
leras bañas arles imilabanlur. ¡¡ac ¡ama 
Civitalis non ex Hispania lo/a sulum. sed 
ex aliis quoque multis nalionibus ¡lami- 
nes huc undique quotidie conveniebanL 
el in dies majorem dilioremque ¡nciebatit. 

De aquella misma edad hablaria sin 
duda Her.nando di:l Pulgar, (^hrónica 
de los Reyes Calhólicos, Cap. XXI, fo- 
lio 95, quando escribía estas literales ex- 
presiones: Esla Ciudad en los tiempos 
pasados fue tan bien regida y gobernada 
por las l'rincipalcs que tenían carga de 
sil regimienta, que florecía entre todas las 
otras de la Christiandad; y todos sus mo- 
radores gozaban de la seguridad en sus 
personas y bienes y de grande abundan- 



cia de las casas necesarias a la vida; y 
por su buena industria y justa comuni- 
cación y equidad con estrangeros y na- 
turales: algunas personas de otras partes 
remalas, informadas de su buen regi- 
mienlo. traillan a ella sus bienes a fin de 
vivir en paz r seguridad. 

Hablando tle estas sabias reglas de po- 
licía, ya había dicho (íkró.mmo Pallo. 
¡iarcinonis ¡)escriptia I .'^cript. ¡lisp. ap. 
.S(.iiOTTUS). Escritor de íines del siglo XV, 
(]iie habían servido de exeni])lo a otras 
muchas Ciudades; y no queriendo pasar 
en silencio la harmonía con que allí .ser- 
vían a las leyes, ni el estrecho enlace que 
mantenían la moral ])úbl¡ca y la ¡¡rivada. 
celciira la paz que reynaba en los matri- 
monios, y el contento en las familias; 
sin dexar de ensalzar la recta administra- 
ción de justicia, la frugalidad doméstica, 
li austeridad de las costumbres públi- 
cas, la concordia entre sus Ciudadanos, 
y sobre todo la limpieza de ociosos y va- 
gos, de que estaba purgado aquel pueblo. 
Este espectáculo del buen orden y loable 
arreglo de su misma patria recreaba la 
memoria del Autor, al re|)rescntarse el 
floreciente estado que tenían estas cosas 
en su niñez: /Edilitia; leges quoque plu- 
rimis et inclylis urbibus exemplo fuere... 
auxcrunt ñamen ( Barchinonisí faculta- 
tes, navigatio et libertas, item et justi- 
tiü' abservantia ad hoc publica' rei pri- 
rata'que cura laudabili adjuta parcimo- 
iiia, et conservatrice imperii concordia, 
expurgatque in priniis Civitate, velut dul- 
ci reipuidicíc pernicie. oliosorum incola- 
lu... ¡¡ac igitur leñare morum. et serie 
legiim. opibus et gloria ¡larenlem Civita- 
Itni nastraní piieri vidimus. 

Continuaban sin duila estas buenas 
costumbres y loables reglas de policía en 
e! siglo \\L pues leemos que el .Arcedia- 
no GÓMEZ .MiÉDEZ, De vita et rebas ges- 
lis Jacobi ¡ Reg. Arag.. Lib. WIIl ( Hisp. 
illustr. Tom. III, pág. 541), que escribía 
ei. tiempo de Carlos V. antepone esta Cíu- 



816 



AKTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



(Uicl a otras muchas, principalmente en la 
li ugalidad de costumbres, concordia, y 
jKitriotismo de sus Ciudadanos: Alus 
pra'stdt urfñlms, máxime omnium friiga- 
¡¡late el concordia Civium, ac potissi- 
miim churitate patrice. 

Finalmente oigamos de boca de un Se- 
nador Genovés, Pedro Bizaro, Annal. 
rer. Geniten., Lib. V, pág. 91, impresión 
de 1577, esento de toda sospecha de te- 
mor, interés o lisonja, como elogia en el 
mismo siglo la singular policía y cos- 
tiunlires jiúblicas, que distinguían aquella 
C iudad, diciendo: iirbs Barclünona, par- 
va quidem olim, sed nunc popiili frequen- 
tia, divitiis, morihus. ac legibus inclyta. 

En el Libro roxo de Notas, existente 
en el armario 3.° de la Secretaria de la 
Ciudad, que extendía Francisco Vilar, 
Secretario del Racional antiguo desde 
1585 basta 1609; está continuado este 
compendio de las cosas de Barcelona: 

Sub Guhernio politico el económico 
lionorabilium Consulum, el Procerum po- 
sila est Barclünona el abumbrata. Bonis 
moribus el usaticis jidcita el órnala. 

Ad visilandum qualibel die veneris 
capias in Curia Sa'ciilari, el ejus carceri- 
//¡is; el ad dejendendiun cum jiislitia 
Itorplianos, pupillos. pauperes el vidiias 
per ejus Minislros, atque per ipsos Cón- 
sules, valde applicala. 

Ad paccandum hontines. el exlirpan- 
dnm rixas el scandala valde cusios el in- 
quirens. Militibus animosis, exemplari- 
bus Parrochis, el Civihus. ac lioneslis Ma- 
Ironis decórala. 

Ex viclualihus pañis el vini, olei, car- 
nis, arietum. carbonihiis. alque lignis in 
locis designalis per cónsules, lam de die 
quam de nocte patenlibus sine ulla cuslo- 
diu el jalliinenlo, prce timare fulcila. 

ítem in hac Urbe bis in anna fit se- 
creta in(/nisilio generalis contra lenones. 



el persuadentes ad lados prohibitos, el 
contra vagabundos: el juxla eorum ineri- 
tu ad perpetuum vel ad lempus ad f>ardi- 
niam relegantur. 

ítem est alia consuetudo valde laudabi- 
lis, quia Domini Cónsules hujus JJrbis de 
ajjicia hahenl tol annis copiosas apothe- 
cas íeran los silos) plenas trilico quad 
vendilur ad sujficiens prelium, el distri- 
buitur Ínter ricinos; ita quad ex post 
sérvala dicta consueludine non juil nec 
est indigentia trilici in hac Civitate. 

Alia justa consuetudo servatur, quad 
lempore deficienticE trilici, in porlicu 
cummuni in quo Irilicum vendilur, in 
uno die non polest augeri quarteria tri- 
lici (una fanega y quartilla) nisi tantum 
per dúos denarios (que venía a ser casi 
un medio por lOOl. 

Jlem quolibel auno per Cónsules el 
Concilium hujus Civilalis eligitur quidam 
nolabilis homa, qui vacalur /Edilis: Isle 
habet pateslatem recognoscendi pondera, 
stateras, el mensuras, carnes, el pisces, si 
sunt apli, et boni ad vescendum, el pu- 
niendi eos qui jraudem, et dolum cammi- 
serint. 

ítem in dicta Urbe non polest quisque 
venderé Iriticum nec ordeum, quin prius 
jueril cribaluin per duas cribas diversas, 
et purgatum ad moleriilum : el pro hoc eli- 
gitur quodam arma quidam probas homo 
qui vacalur veedor de las plazas. 

ítem anno quolibel per Conciliarios, et 
concilium eliguntur dua probi /¡omines 
qui vocanlur o|verarii: et habent onus 
recognoscendi apera communia, el alia 
per vicos et plateas hujus Urbis ulilia, 
et necesaria. 

Jlem est alia consuetudo laudabilis, 
quad macella, in quibus carnes, lam re- 
centes quam salsee vendunlur. qnolidie 
remunere debent ita Iota et nitida. ut 
nutlus fcetar in illis sentialur. Similiter 
in locis ubi pisces, tam recentes quam 
salsi vendunlur. 



MEMORIAS IIISTÓKICAS DE BARCELONA 
16 (ll, XVl) 



817 



NOTICIA DEL ORIGEN, ANTIGÜEDAD, PLAN Y DOTACIÓN DE LA ANTIGUA 

Universidad literaria de la Ciudad de Barcelona. 



EL antiguo Magistrado de Barcelona 
para promover sólidamente los Es- 
tudios de sus Ciudadanos, que estaban 
precisados a cursar en Tolosa, o Lérida, 
deliberó la erección de su Universidad 
Literaria, que planteó por los años de 
1430, dotándola de su propio Erario. 
Este establecimiento adquirió su última 
forma y extensión en el año de 1450, por 
Real Privilegio de Alonso V, y Bula de 
confirmación del Papa Nicolao V; con lo 
que recibió todas las prerrogativas Rea- 
les, y Pontificias de las Universidades de 
Lérida, Perpiñán, y Tolosa. 

El Juez protector y moderador de di- 
cha Universidad era el Cuerpo Munici- 
pal de la Ciudad, a cuyo cargo corría su 
inspección y manutención. Este tenía obli- 
gación cada quatro meses de hacer su 
visita solennie y rigurosa, para informar- 
se del estado económico y literario de di- 
cha Casa ; oír las quexas ; disponer y re- 
novar la observancia de los Estatutos; y 
deponer a los omisos o infractores ; de 
modo que el Contador del Ayuntamiento 
no podía despacharles la libranza de su 
sueldo, que se pagaba por tercios, sin 
constar antes el acto de visita. 

Su claustro se componía de quatro fa- 
cultades mayores: Teología, Derecho Ca- 
nónico y Civil. Medicina y Artes. Las 
Cátedras todas dotadas por la Ciudad, 
eran treinta y una: seis de Teología; 
seis de Derecho; cinco de Medicina, seis 
de Filosofía; quatro de Gramática; una 
de Retórica ; una de Cirugía ; otra de 
Anatomía; otra de Hebreo, y otra de 
Griego. 



Tenía su Cancelario nato, que era el 
Obispo ; y su Conservador, que lo era 
el Prior de la Colegiata de Santa Ana. 
Además tenía su Rector y Vice-Rector vi- 
talicios, que la Ciudad elegía entre tres 
Doctores de su Claustro, extrahídos en 
sorteo solemne y ])iiblico: Veinte y qua- 
tro Consiliarios, que eran Doctores de su 
Claustro, sois de cada Facultad, con ex- 
clusión de Ministros del Real Consejo. 
Tenia también su Contador, que nombra- 
ba el Ayuntamiento; dos Védeles, y Se- 
cretario, que lo era el de la Casa de la 
Ciudad. 

El último ])ian de Estudios que recibió 
esta Universidad desde el año de 15.50, 
en que se edificó la Casa de la Rambla, 
y se puso en práctica la primera refor- 
ma, fue el del año 1629, en el qual que- 
daron abolidos los anteriores estatutos; 
y i)ubli(,ados los nuevos, que extendió una 
Junta particular de |)eritos del Consejo 
Consistorial. Contiénense en un tomo en 
folio, cuyo título es: Nou Kedrés deis Es- 
í/idis generáis de la U niversitat de Barce- 
lona. Impreso n\ la misma Ciudad en casa 
de Pedro Lacaballeria. 

En este nuevo Plan consta, que por los 
años de 1565 se hizo la unión del anti- 
guo Colegio de Medicina, establecido en 
dicha Ciudad, con el Claustro de su Uni- 
versidad Literaria. Este Colegio de Me- 
dicina, que tenía también su Cancelario 
y Rector, fue creado j)or Privilegio del 
Rey D. Martín, y a petición suya y de 
la Ciudad, confirmado por Bula de Bene- 
dicto XIII, dada en 2 de Mayo del año 
1400. 



Balari, {La Universidad de Barcelona^: Torrk, Provisión de Cátedras (15:)9-¡596); Bofarull 
Y Mascaró, Colección de Documentos inéditos, VII; Villanueva, Viaje literario, XVUI, p. 113; 
Sanabre, Alfonso el Magnánimo. 



818 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 
17 (II, XVll) 



RELACIÓN DEL ORDEN Y CEREMONIAL CON QUE SE EXECUTARON LOS 

alistamientos para tres Armadas Reales, que en el reynado de Don Alfonso V se 

aprestaron en Barcelona, según el estilo antiguo de dicha Ciudad en la convocación 

solemne, bendición de banderas y otras cosas. 



LAS siguientes relaciones están saca- 
das integra y puntualmente de un 
Libro conservado en el Archivo antiguo 
¿el Ayuntameinto de Barcelona, intitula- 
do: Ceremonial de cosas antiguas memo- 
rables, fols. 72 y 80: y de otro Libro Co- 
lorado de Notas de la Secretaria de dicho 
Consistorio, recopilado de orden del an- 
tiguo Magistrado Municipal por Francis- 
co Vilar Secretario de su Contaduría en 
1585: el qual lleva esta título: Libre de 
algunes coses senyalades e succehides en 
Barcelona, etc. 

Las Noticias siguientes, vertidas fiel y 
rigurosamente del idioma antiguo Cata- 
lán al Castellano para mayor claridad e 
inteligencia de todos, empiezan y prosi- 
guen de esta suerte: 

Primera relación 

Bendición de las banderas de la Ar- 
mada que el Rey D. Alfonso V hizo 
aprestar en Barcelona para pasar en per- 
sona a la conquista de Ñapóles. 

Domingo 4 de Junio de 1424 se cele- 
bró Misa solemne en la Cathedral de 
Barcelona por el Señor Patriarca Admi- 
nistrador de dicha Santa Iglesia (era 
Francisco Clemente Zapera Canónigo, 
electo Patriarca de Jerusalén) y bendixo 
las banderas siguientes dentro la Capilla 
de Santa Eulalia ; esto es, la bandera 
Real, la del Reyno de Sicilia, la de San 
Jorge, y la de D. Fadrique de Aragón 
General de las galeras. 

Estas banderas íueron llevadas del mo- 
do siguiente: es decir, saliendo de la Ca- 
thedral iba ])rimero la bandera de Santa 
Eulalia ; dcs])ués la del dicho General, y 
al fin la de San Jorge, que la llevaba 



Frey N. Montsoriu Cavallero profeso del 
Orden de Montesa, acompañado del Go- 
bernador de C^ataluña, y de Don Hugo de 
Cardona. Después iba Mossén Federico 
de Vintimilla. que llevaba la bandera del 
Reyno de Sicilia, acompañado del Vizcon- 
de de Rocaverti, y de Mossén Bernardo de 
Pinos. Después seguía la bandera Real, 
que la llevaba el Capitán General del Se- 
ñor Rey, acompañado del Conde de Car- 
dona, y de Mossén Phelipe de Perrera 
Conceller Decano de la Ciudad. Al fin 
iba el Señor Rey acompañado del Reve- 
rendo Patriarca, e ilustre Guillermo de 
Moneada. Varias reliquias, y entre ellas 
un brazo de San Jorge fueron llevadas 
i)axo de palio, detrás del qual iban el 
Arzobispo de Lisboa, el Embaxador de 
Venecia, y mucha gente condecorada. 

El Sábado 18 de Agosto se hizo la re- 
vista de las veinte y quatro galeras, las 
quales el día 21 partieron de esta playa, 
e hicieron su viage. 

Relación de las Justas Reales que tuvo 
Don Alfonso V de Aragón en la plaza del 
Born de Barcelona en celebridad del ar- 
mamento que acababa de aprestar para 
la. segunda expedición a Ñapóles en el 
año de 1424. 

Es copia puntual del Ceremonial de 
cosas antiguas y memorables fol. 39, la 
qual, vertida fielmente del idioma Cata- 
lán al Castellano, empieza así: 

Domingo a 6 del mes de yVgosto del 
año 1424 el dicho Señor Rey tuvo unas 
Justas en la plaza del Born de la Ciudad 
de Barcelona, y por compañeros al no- 
ble Mossén Bernardo de Centellas, y a 
Mossén Ramón de Mur: y fue la solem- 
nidad de dicha palestra en la forma si- 
guíente. 



MEMORIAS IIISTOKICAS DE ÜAKCELO.NA 



819 



Primeramente fue cubierta dicha pla- 
za de alto a haxo de paños blancos y en- 
carnados, y se desbarataron los coberti- 
zos de algunos obradores. Después fue 
empavesada la plaza por las quatro caras 
de diversas telas de raso, y todo al rede- 
dor de ella se construyeron andamios. En 
cada extremo del palenque se levant(3 un 
tablado, cada uno con su gran bandera 
divisada de tafetán blanco y encarnado, 
y de trecho a trecho se fixaron bandero- 
las con igual divisa. En el testero de di- 
cha plaza, en el patio donde se había 
demolido la posada de Juan Ballaró, se 
construyeron dos tablados cubiertos de 
raso de seda, a cuya espalda se había 
colocado un dosel de tisú de oro, y una 
silla cubierta de brocado de oro para 
sentarse el Señor Rey después de haber 
libertado algún aventurero. 

Concluidas estas cosas: en el sobredi- 
cho Domingo a las dos horas después del 
medio día, dicho Señor Rey y los otros 
dos campeones, armados con sus corazas 
y sobrevestas de seda, divisadas con lis- 
tas blancas y encarnadas de alto a baxo ; 
esto es, lo blanco a la derecha y lo en- 
carnado a la izquierda, montados en sus 
caballos, con guarniciones de seda de 
ambos colores, partieron del palacio ma- 
yor de dicho Señor, acompañados de mu- 
chos Barones, Caballeros, Gentiles hom- 
bres, Ciudadanos Honrados, y otra gente 
de distinción. Llevábanles delante treinta 
lanzas o astas de justar pintadas de blan- 
co y encarnado las treinta personas abaxo 
nombradas. Pasaron por la plaza del tri- 
go (hoy del Ángel), por la Boria, y calle 
de Moneada, y entraron luego en la pla- 
za del Born en el orden siguiente. 

En primer lugar venía dicho Mossén 
Ramón de Mur, cuyo yelmo llevábale de- 
lante Mossén Corella, y el escudo Mossén 
Francisco de Eril. Después venía el re- 
ferido Mossén Bernardo de Centellas, cu- 
yo yelmo llevaba del mismo modo Mos- 
sén Bernardo de Broca, y el escudo el 
honorable Dahnao de Sonjust. Venía últi- 
mamente dicho Señor Rey, llevándole su 



yelmo el Conde de Cardona, y el escudo 
el Vizconde de Rocavertí. Luego que en- 
traron en la plaza, cada uno corrió su 
caballo al rededor de la estacada. El Se- 
ñor Rey inmediatamente se preparó para 
justar y librar algunos aventureros aba- 
xo nondirados. los quales habían ya en- 
trado en el j)alenque. 

Los aventureros que fueron libertados 
por el Señor Rey en distintas ocasiones, 
fueron los siguientes: 

Mossén Berenguer de Fontcuberta. 

Fray Gilaberto de Monsoríu. 

Pedro Dusay. 

Mossén Francisco Desvalí. 

Pedro Ñuño. 

Mossén Juan de Vilamarí. 

Bernardo de Gualbes. 

Mossén N. de Coharasa. 

Jayme Zapila. 

Bernardo de Marimón. 

Con los más de estos aventureros dicho 
Señor Rey tuvo encuentros y rompió al- 
gunas lanzas, haciendo muy bellas carre- 
ras. Dábanle la lanza quando justaba el 
citado Conde de Cardona, y nmchos ca- 
balleros de su Corle que le servían a pie 
y a caballo. El escudo de dicho Señor es- 
taba cubierto de raso liso azul, con una 
banda de oro que lo partía, remedando 
las armas de Tristán de Lahonis. 

Los aventureros que fueron librados 
por los dichos dos campeones Mossén 
Ramón de Mur, y Mossén Bernardo de 
Centellas, son los siguientes: 

Mossén Berenguer Mercader. 
Juan de Gualbes. 
Guillermo Destorrent. 
Mossén Bartholomé de Palou. 
Guillermo de Santcliment. 
Frey N. de Barutell. 
Bernardo de Requeséns. 
Mossén Berenguer de Fontcuberta. 
Frey Gilaberto de Montsoríu. 
Mossén Francisco Desval!. 
Mossén Juan de Vilamarí. 
Bernardo Zapila. 



820 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Juan de Gualbes. 
Mossén Luis de Falces. 
Busquéis el Roxo. 
El hijo del Marqués de Oristán. 
Mossén Bernardo Miquel. 
El sobrino del Vice-Canciller. 
Mossén Juan Desllor. 
Bernardo de Turell. 
Juan de Marimón. 

En los actos de librar a dichos aven- 
tureros se quebraron muchas lanzas, e 
hicieron muchos encuentros, así por los 
dos referidos Campeones, como por di- 
chos aventureros. 

Dicho Mossén Ramón de Mur, que jus- 
tó antes que Mossén Bernardo de Cente- 
llas, llevaba su escudo cubierto de raso 
liso negro, en que estaban pintadas dos 
espadas, imitando las armas de Palomi- 
des. Quando justaba, era servido por los 
citados Mossén Corella, y Mossén Fran- 
cisco de Eril. Después justó Mossén Ber- 
nardo de Centellas, cuyo escudo se mos- 
traba cubierto de damasco blanco y ver- 
de partido de alto a baxo: y era servido 
por Mossén Juan Desllor, y por Mossén 
Bernardo de Broca. 

Acabados de librar los sobredichos 
aventureros por los citados Campeones, 
como ya era hora baxa, fue roto el pa- 
lenque; y dicho Señor Rey se volvió a 
j)alacio en la forma con que había salido, 
para despojarse de la armadura. Luego 
en el salón baxo fue preparada una es- 
pléndida cena ; y fueron convidados de 
parte del Señor Rey, y cenaron en dicho 
salón todos los referidos aventureros. En 
la mesa del Rey se sentaron el Conde de 
Cardona, el Condestable, y el Adelantado 
de Castilla, el Vizconde de Rocavertí, 
Mossén Bernardo de Centellas, y Mossén 
Ramón de Mur. En las demás mesas se 
colocaron los aventureros juntos con 
otros Cavalleros, Gentiles hombres, y 
Ciudadanos. Después de la cena se siguió 
una solemne tertulia, y luego un bayle, 
y otras diversiones en la cámara de res- 
peto del dicho Señor Rey. 



Segunda relación 

Solemnidad hecha por el Señor Rey 
quando hizo enarbolar el Estandarte en 
la Ciudad de Barcelona a 6 de Setiem- 
bre del año 1431: en la qual armada se 
embarcó dicho Señor, y Mossén Ramón 
de Perellós asistió como Capitán Gene- 
ral de los mares. 

Primeramente iban los trompeteros. 

ítem, la bandera de Santa Eulalia con 
ios ganfalones y la cruz de la Cathedral. 

ítem, todo el Clero con sus capas de 
tisú de oro. 

ítem, el Señor Obispo de Barcelona 
junto al Señor Rey. 

ítem, los Ministros de dicho Señor Rey. 

ítem, los Heraldos con sus sobrevestas 
de armas Reales. 

ítem, Bernardo Miquel que Uevaba en 
alto el estandarte del Vice-Almirante. 

ítem, Mossén Gisperto de Tragiira, Ca- 
vallero del Rosellón, que llevaba el Es- 
tandarte de Mossén Ramón de Perellós. 
Capitán General de la armada. 

ítem, Mossén Hugo de Cojjóns Cava- 
liero, que llevaba el Estandarte del Conde 
de Cardona, Almirante. 

ítem, el Conde Juan de Vintimilla, que 
llevaba el Estandarte de Sicilia. 

ítem, el Capitán General Ramón de Pe- 
rellós, que llevaba el Estandarte Real. 

Y de esta forma salieron de la Cathe- 
dral siguiendo por la plaza del Rey a la 
Corte de Veguer (hoy liaxada de la Cár- 
cel) y por la calle de la Mar (hoy la 
Platería) hasta la plaza de la Lonja, don- 
de estaba un gran tablado con dos es- 
tandartes grandes y tres pequeños. Y en- 
tonces la dicha Clerecía partió desde 
aquí y se volvió a la Cathedral: y todos 
los arriba expresados que llevaban los es- 
tandartes, subieron al diclio tablado, y 
colocáronlos cada uno en su lugar. 

ítem, subió el Señor Rey al dicho ta- 
blado, donde tenía su sitial preparado de- 
trás del estandarte mayor: y al son de 
las trompetas, y al ruido de la grita y 



MEMORIAS ÍII5TORIC.VS DE BARCELONA 



821 



aclamaciones se tremolaron todos los es- 
tandartes. 

ítem, el Cómitre N. Massons gritó por 
tres veces los vivas, según costumbre. 

ítem, dicho Capitán General, teniendo 
en la mano una vacía de plata, en la que 
había gran cantidad de dinero ; arrojólo 
por las quatro partes del tablado entre el 
pueblo. 

ítem, dicho Capitán General partió de 
dicho tablado con todos los trompetas y 
ministriles para ir a la mesa de los alis- 
tamientos, donde quedó para reclutar gen- 
te de armas y ballesteros, manifestando 
depositados 15 mil florines. 

ítem, dicho Seiíor Rey se restituyó a 
su Palacio donde habitaba, siendo ya en- 
tre las once y doce del día. 

Tercera relación 

Solemnidad que se ha hecho para la 
bendición de las banderas abaxo expre- 
sadas en 23 de Abril de 1436 en la Ciu- 
dad de Barcelona, con motivo de la ar- 
mada que deben aprestar contra los Ge- 
novesee las nueve personas diputadas por 
los tres Brazos (Estados) del Princij)ado 
de Cataluña en las Cortes Generales, que 
pocos días ha celebró en la Villa de Mon- 
zón la Señora Reyna, como a Lugar-Te- 
niente del Señor Rey. 

Y fueron los Reverendos. Nobles, y 
muy Honorables. 

Por el Brazo Eclesiástico 
El Señor Obispo de Barcelona. 
Mossén el Abad de Arles. 
Misser Francisco Des])lá, Canónigo. 

Por el Brazo Militar o E(¡uestrc 
El Noble Mossén Juan Roger de Eril. 
Mossén Berenguer de Montbuy. 
Beltrán de Vilafranca. 

Por el Brazo Real 
Mossén Juan Lull Conceller decano de 
Barcelona. 

Narciso Mitpiel, Jurado de Gerona. 
Pedro Castelló, Cónsul de Peri)iñán. 



Siendo estas personas diputadas ])or el 
Principado de Cataluña para aprestar 
una escuadra de diez galeras, y seis na- 
ves armadas, equi))adas de hombres de 
armas, ballesteros, marineros y galeotes, 
de la que fue nombrado Capitán el Noble 
Don Bernartlo Juan de Cabrera Conde 
de Módica : para poner en execución di- 
cho armamento, lunes fiesta de Bien- 
aventurado Señor San Jorge, que se con- 
taba 23 del mes de Abril del año 1436, 
se celebró solemne Misa en la Cathedral 
de la Ciudad de Barcelona, y después de 
concluida, diclio Reverendo Señor Obis- 
po fue revestido dentro de la Capilla de 
Santa Eulalia para hacer el oficio de la 
bendición de las banderas y estandartes, 
que debían enarbolarse en la plaza de la 
Mar para alistar gente al servicio de di- 
chas diez galeras y siete naves armadas. 
Y enterado dicho Conde de Módica de 
que las mencionadas nueve personas di- 
putadas, alegando haber encontrado otros 
antiguos exemplares, habían resuelto, que 
el estandarte del Conde de Cardona al- 
mirante fuese llevado y colocado primero 
que el del Capitán General; determinó sa- 
lirse de la Cathedral, hacer sacar su es- 
tandarte. V no asistir a la función, como 
realmente fu(! executado. En vista de esto, 
el Señor Obispo, instado y requerido por 
los nueve Diputados, procedió a bendecir 
las banderas y estandartes siguientes: es- 
to es, la bandera de San Jorge, y la Real, 
y los estandartes del Almirante y Vice- 
Almirante: cuya bendición concluida, in- 
mediatamente dichas banderas y estan- 
dartes fueron llevadas a la expresada pla- 
za de la Mar en la forma y orden si- 
guientes. 

Primeramente: saliendo de la Cathe- 
dral iban diez trom])etas. 

Desjjués iba la bandera de Santa Eu- 
lalia, y los ganfalones nuevos con la cruz 
de dicha Iglesia. 

Después iban todos los Canónigos, Be- 
neficiados y Presbytcros de dicha Cathe- 
dral, con sus capas solemnes. 



822 



ANTONIO DE CAPi\L\NY Y DE MONPALAU 



El fin de la procesión lo cerraba el 
Abad de San Cucufate del Valles vestido 
de Pontifical. 

Detrás iban tres chiriniias y una trom- 
peta. 

Después dos Heraldos con sobrevestas 
de Armas. 

Después venía el Señor Obispo de Bar- 
celona sin vestiduras pontificales, el qual 
llevaba la bandera de San Jorge: e iba 
acompañado de Mossén Roger de Eril a 
la derecha, y de Narciso Miquel a la iz- 
quierda. 

Después iba Mossén Juan de Corbera 
Gobernador de Cataluña, el qual llevaba 
la bandera Real, acompañado del Abad 
de Arles, y de Pedro Castelló a la dere- 
cha, y de Mossén Berenguer de Montbuy 
a la izquierda. 

Después iba Don Hugo de Cardona 
hijo del Conde de Cardona, y llevaba el 
estandarte de su padre el Almirante, 
acompañado de Mossén Francisco Desplá 
a la derecha ; y de Beltrán de Vilaf ran- 
ea a la izquierda. 

Después iba Jayme Bertr;in, quien lle- 
vaba el estandarte de Mossén Antonio 
Bertrán Vice-Almirante, acompañado del 
Noble Mossén Gerardo de Cervellón a la 
derecha, y de Mossén Francisco Armen- 
gol a la izquierda. 

Después iban los honorables Señor 
Veguer (Vicario Real) a la parte dere- 
cha en primera graduación; Mossén Juan 
Lull, Conceller Decano de la Ciudad, a 
la izquierda en segunda graduación; y 
Mossén Pedro de Palou Diputado, en me- 
dio, en tercer lugar. 

Después seguían los demás Concellers 
del Ayuntamiento, y otra gente de dis- 
tinción uno detrás y otro procesional- 
mente. 

Partiendo en esta forma de la Cathe- 
dral, fueron por la plaza del Rey a la 
Corte del Veguer, y por la calle de 
la Mar hasta la plaza de la Lonja, don- 
de había dos grandes taldados. en uno de 
los quales estaban fixadas dos entenas 
grandes, y tres astas: y de aquí se vol- 



vió la Clerecía a la Cathedral. Entonces 
las citadas personas que llevaban las ban- 
deras y estandartes juntos con los latera- 
les que los acompañaban subieron a di- 
cho tablado: y los honorables Mossén 
Juan Lull con los otros Concellers, Dipu- 
tados del General, y demás gente distin- 
guida subieron al otro tablado. 

Los que habían Uevado las banderas y 
estandartes fixáronlas en su lugar: es a 
saber, la de San Jorge fue colocada pri- 
meramente en la primera entena: des- 
pués lo fue la bandera Real en la otra 
entena inmediata: y en la segunda asta 
fue fixado el estandarte del Almirante; 
y el del Vice-Almirante se tremoló en la 
última: los quales y las banderas se al- 
zaron con grita general del pueblo, y al 
son de trompetas y chirimías. 

ítem, después Jayme Joan Cómitre de 
galera gritó los vivas por tres veces se- 
gún era costumbre. 

Después dicho Gobernador de Catalu- 
ña, teniendo en la mano una bacía de 
plata, en que había hasta 15 libras (unos 
160 reales de vellón) en dinero menudo, 
los arrojó por las quatro caras del tabla- 
do entre el pueblo. Lo qual concluido, 
los honorables Concellers. los Diputados 
y demás gente distinguida que se halla- 
ban allí, baxaron y se volvieron. 

ítem, después los dicho Señor Obispo, 
Gobernador, Mossén Juan Roger de Eril, 
Narciso Miquel, el Abad de Arles, Mos- 
sén Berenguer de Montbuy, Pedro Caste- 
lló, Mossén Francisco Desplá, y Beltrán 
de Vilafranca baxaron de su tablado; y 
con las trompetas y chirimías pasaron 
más abaxo a fixar quiUas para ocho ga- 
leras: y fueron puestas, una por el Se- 
ñor Obispo de Barcelona ; otra por el 
Gobernador; otra por Mossén Juan Ro- 
ger de Eril; otra por Narciso Miquel; 
otra por el Abad de Arles ; otra jjor Mos- 
sén Berenguer de Montbuy ; otra por Pe- 
dro Castelló ; y otra por Mossén Fran- 
cisco Desplá. 

Después de esto los sobredichos, acom- 
pañados de las trompetas y ministriles 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



823 



fueron a la mesa de los alistamientos: 
y alli quedaron algunos para reclutar 
hombres de armas, ballesteros, marineros 
y galeotes, teniendo en ella depositados 



15 mil florines. Acabado todo cada uno 
se fue a su casa a comer, y eran entre la 
una y las dos horas después del medio 
día. 



Comes, Libre de algiines coses asanyaladas, Dietari del Anlirlt Consell Barceloni, Llibre de les 
solemnitats de Barcelona, Rubriques de Bruniquer. 



18 (ll. XVlIl) 

DEL ESTABLECIMIENTO DE VARIAS FAMILIAS ILUSTRES DE CATALUÑA 

en las islas y reynos conquistados por los señores reyes de Aragón. 



LA primitiva y principal Nobleza de 
Mallorca se com])one de otras tantas 
ramas ilustres de Cataluña, que después 
de haber tenido tanta parte y gloria en su 
conquista concluida en 1229 por el Rey 
de Aragón Don Jayme I, se establecieron 
en aquella Isla con ricos repartimientos, 
según el systema de guerra de aquellos 
tiempos. 

Sabemos por las antiguas Crónicas de 
Bernardo Desclot y Pedro Thomich, 
que escribieron los hechos del Reynado 
de D. Jayme el Conquistador, los nom- 
bres de algunos Caballeros Catalanes que 
acompañaron al Rey en 1228 en la ex- 
pedición que salió del puerto de Salou 
para la conquista de las Islas Baleares. 
Para memoria de aquellos esclarecidos 
guerreros pondremos aquí su Catálogo. 

establecimientos en el reyno 
de mallorca 

Entre los grandes Vasallos y Barones 
se cuentan Don Ñuño Conde de Rosellón. 
Guillen Ramón de Moneada Vizconde de 
Bearne. Poncio Hugo Conde Anipurias. 
Raymundo de Moneada. Jofre de Roca- 
vertí. Guillermo de Santmartí. Guerao 
de Cervellón. Raymundo de Alemany. 
Guillermo de Claramunt. Ugo de Mata- 
plana. Guillermo de Mataplana. Ramón 



de Anglesola. Ramón de Belloch. Bernar- 
do de Centellas. Guillermo de Palafox, y 
Bernardo de Santa Eugenia. 

Entre los Caballeros sólo nombran Zu- 
rita, y Vicente Mur en su Historia del 
Reyno Baleárico los siguientes: Olive- 
rio de Termens. Raymundo Roger. Gui- 
llermo Asbert. Poncio de Vernet. Pedro 
de Barbera. Bernardo Español. Bernardo 
Olives. Bernardo de Montesquíu. Pedro 
de Tagamanent. Marimón de Plegamans. 
Pedro Marquet. Berenguer de Viladecans. 
Guillermo de Oms. Thomas de Llupiá. 
Bernardo de Senjoán. Dalmacio Desfar. 
Ramón de Solsona. Ramón Montaña. Ar- 
naldo Desvilar. 

establecimientos en el reyno 

DE valencia 

Para la conquista de la Ciudad y Rey- 
no de Valencia, que se concluyó en el 
año 1238, no contribuyó con menos ge- 
nerosidad y gloria la Nobleza Catalana 
sirviendo baxo de las banderas del in- 
victo Don Jayme. Buen testimonio es de 
sus servicios el prodigioso número de es- 
tablecimientos que obtuvieron en aquel 
delicioso Reyno, recién restaurado del 
dominio de los Sarracenos, los muchos 
Caballeros de Cataluña que se domicilia- 
ron en el propio teatro de sus proezas, 



824 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONFALAU 



para ser otros tantos troncos de la No- 
bleza Valenciana. 

Según refieren las trobas del ¡meta 
Mossén Jayme Febrer, escritor del Si- 
glo XIV, y los testimonios de Zurita en 
sus Anales de Aragón, y de EscoLANO, 
y ViciANA en sus historias, los Caballe- 
ros Catalanes establecidos en el Reyno de 
Valencia son los siguientes. 



Pedro Abat. Raymundo Abellá. Ber- 
nardo Abellá. Berenguer de Ager. Gui- 
llermo Albanell. Pedro Almenar. Guiller- 
mo Almenara. Alexos Alpont. Ramón de 
Alemany. Bernardo Amat. Benito de An- 
glesola. Pedro Arnau. Pedro Assio. Ray- 
mundo Alós. 

B 

Pedro Balaguer. Arnaldo Ballester. Jay- 
me Barbera. Guillermo de Belloch. Gui- 
llermo de Bellera. Pedro Benavent. Gui- 
llermo de Besora. Vidal de Blanes. Juan 
de Bonybern. Bernardo de Boxadors. 
Guillermo de Bosch. Pedro Bosch. Este- 
van Bou. Jayme Brusca. 



Pedro Cabestany. Pedro Cabanillas. 
Pedro Canterelles. Benito Zagarriga. Gui- 
llermo Sachera. Pedro de Caldés. Pedro 
Zamorera. Pedro Cañelles. Gisberto Sa- 
roguera. Ramón de Copóns. Beltrán de 
Caramanys. Poncio Carbonell. Folch de 
Cardona. Ramón de Zarrovira. Benito 
Casanova. Juan de Cascall. Ramón Cáta- 
la. Jayme Castelló. Roque Castelló. Be- 
nito Castellví. Juan Castellet. Pedro Ca- 
va. Alfonso Cherin. Arnaldo de Caste- 
llet. Guillermo de Cervelló. Guillermo de 
Cervera. Ramón de Cervera. Guillermo 
de Cerviá. Juan de Copóns. Ramón Gui- 
fré, o Jofre. Arnaldo Cirera. Jayme Cla- 
ramunt. Pedro Claramunt. Benito Codi- 
nats. Guillermo Colomer. Diego de Cres- 
])! Juan de Cruillas. Jayme Cucaló. Ber- 
nardo de Centellas. Guillen de Castell- 
vcll. Ramón de Zavall. 



D 

Guillermo Desplá. Guillermo Despuig. 
Pedro Despés. Pedro Desprat. Bernardo 
Doms. 

E 

Juan Enveig. Pedro de Eril. Pedro Es- 
pígol. Berenguer de Esplugues. 



Hugo de Fenollet. Pedro Ferrant. Juan 
de Figuerola. Pedro Fort. Arnald Fran- 
quesa. Ramón Fuster. 

G 

Arnaldo Gallarch. Benito Calves. Juan 
Gil. Jofre de Grau. Benito de Guimerá. 

J 

Ramón de Senjoán. Pedro Jordá. 

L 

Guillermo de Llauria. 

M 

Pedro Malferit. Vicente Margarit. Ar 
naldo Marpí. Pedro Martell. Jayme Mar 
torell. Jayme Mataró. Juan de Matapla 
na. Guillermo MauUeví. Pedro de Medio 
na. Arnaldo Mir. Berenguer de Mir. Pe 
dro de Miralles. Raymundo Miró. Pedro 
de Montclús. Melchor Monserrat. Jay- 
me de Montpalau. Guillermo de Monso- 
nís. Guillermo de Montagut. Guillermo de 
Monreal. Bernardo Montredó. Raymundo 
Montolíu. Guillermo Moragues. Pedro de 
Moneada. Guillermo de Mur. Pedro Ma- 
rrades. Pedro Montsoríu. 

O 

Bernardo de Olcina. Pedro de Oliva. 
Guillermo de Olives. Pedro Olms. San- 
cho Omedes. Arnaldo de Orcáu. Arnal- 
do de Ordi. 

P 

Bernardo Palau. Guillermo Pallas. Ro- 
que de Peguera. Arnaldo Pellicer. Ra- 
món Perpinyá. Juan de Pertusa. Galce- 
ran de Pinos. Pedro de Plegamans. Gui- 



MKMOKIAS llI-SroHlCAS DK ÜAKCKLONA 



»2.1 



llermo Piijacles. Bernardo Puigvert. Jay- 
me Puignioltó. 

Q 

Rayinuiuio ile Queralt. 

R 

Pedro de Rajadell. Ramón Riquer. Pe- 
dro de Requeséns. Rayniuiido de Rihe- 
lles. Guillermo Ripoll. Guillermo Rusech. 
Bernardo Ripollés. Juan de Rocavertí. 
Pedro Roca. Pedro de Rubí. Juan Rico. 



Benito Sabugarda. Pedro Salort. Vi- 
cente Satorres. Pedro Salvador. Arnaldo 
de Seba. Berenguer Sirvent. Bernardo 
Solanas. Juan Suau. Ramón Sentjoáu. 
Bernardo de Santa Eugenia. 



Raymundo Tainaril. Guillermo de Ter- 
mens. Bernardo de Tbous. Pedro Torre- 
Uas. Benito Torras. Gaspar de Tárrega. 

V 

Guillermo de Vallseca. Juan Vallacá. 
Berenguer de Vich. Ramón de Vilanova. 
Berenguer de Vilademany. Juan de Vila- 
ragut. Guillermo Vilarnau. Bernardo Vi- 
larig. Juan Vives. Narciso Vilagrasa. 

ESTABLECIMIENTOS EN LA ISLA 
Y REYNO DE SICILIA 

En la famosa conquista de Sicilia, fe- 
lizmente executada por Don Pedro el 
Grande de Aragón en 1282, sirvió cons- 
tante y generosamente toda la Nobleza 
Catalana con sus vidas y haciendas. Los 
ricos repartimientos que por fruto de 
aquella empresa, y de los servicios de la 
guerra que el Infante Don Martín sos- 
tubo en 1391 en aquella turbulenta Isla, 
obtubieron los Caballeros Catalanes de la 
munificencia de sus Reyes ; son un eter- 
no monumento de quánto contribuyeron 
la espada y la prudencia de aquellos ilus- 
tres guerreros para la gloria de las armas 
Aragonesas en aquellas países ultramari- 



nos, cuyas principales familias han bla- 
sonado por muchos siglos el origen Ca- 
talán de sus famosos progenitores. 

Los Caballeros Catalanes establecidos 
en el Reyno de Sicilia en las dos expedi- 
ciones y otras, son los siguientes, según 
el Catálogo de PiüLADELPHO MuGNOz en 
su obra de las Familias Nobles de Sicilia, 
2 tom. en fol., impresa en Palermo 
en 1647. 

Guerau de Ancisa: establecido en 
1282. Señores de Carrobbo. 

Berenguer de Anglasola: establecido 
en 1282. Señores de Sambasili, Tabur- 
na, etc. 

Ramiro de Arbea: establecido en 
1391. Barones de Sabucci. 

Bernardo Arnau: establecido en 1282. 

Tristanio de .^rtal: establecido en 
1391. 

Juan de Assens: establecido en 1282. 

Guerao de Ager: establecido en 1396. 
Barones de Santostefano. 

Ramón de Alemany : establecido en 
1282. Señores de Buccherio y de Pirago. 

Bernardo de Amat: establecido en 
1282. Señores de Cullisi, y Cilinda. 

Jayme de Agremunl: en 1282. 

Guerao de Andreu : establecido en 
tiempo de Federico III. Señores de 
Buria. 

Berenguer Bertrán: pasó por orden 
del Rey Don Alfonso III de Aragón. 

Mucio BarbuUet: establecido en 1282. 
Barones de Camaratini, Bellichi, etc. 

Gisperto de Barbera: establecido en 
1282. Señores de Raffudi, y Rasilla. 

Beltrán de Bellpuig: establecido en 
1282. Señores de Raimalmini. 

Guillen de Belloch : establecido en 
tiempo de Alfonso III de Aragón. Seño- 
res de Carcasi. 

Bernardo de Bosch: establecido en 
1282. Duques de Misilmelli, Condes de 
Vicari. 

Berenguer Ramón de Cabrera: esta- 
blecido en 1282. Condes de Módica. 

Ramón de Cardona: establecido en 
1282. Condes de Golisano, y de Regio. 



826 



ANTO.MU DE CAFMANY Y DE MONPALAU 



R¿iiiióii Galceíaiitlo de Cartellá: esta- 
blecido en 1282. Condes de Catanzaio, 
Castellanos de Leontini. 

Francisco de Casasayas: establecido 
en 1391. Barones de Solante. 

Alfonso de Cardona: establecido en 

1282. Condes de Regia. 

Francisco de Castellar: establecido en 
1398. Barones de Spampinato. 

Raymundo Blanch : establecido en 
1282. 

Juan de Gifalcó: establecido en 1282. 
Castellanos de Catanzaro. 

Guerao Guillen de Estela: establecido 
en 1209. Barones de la Nunciata. 

Juan de Viladecans: establecido en 
1391. Barones de la Mota. 

Juan de Uilanova: establecido en 

1283. Barones de Mazzarimo. 

Ramón de Vilar-agut: establecido en 
1282. Barones de Betolino, y del Palaz- 
zo Adriano. 

Rogerio de Vallseca: establecido en 
1500. Barones de Caddimeli. 

Francisco de Vallguarnera: establecido 
en 1282. Condes de Assaro, Barones de 
Goderano. 

Arnao de Portoleva: establecido en 
1296. Castellanos de Agrigento. 

Bernardo de Requesens: establecido 
en 1282. Príncipes de la Pantellaria, y 
Condes de Buscenii. 

Gilaberto de Talanianca: establecido 
en 1282. Señores de Missirmeli. 

Juan de Termens: pasó a Sicilia en 
1209 con Constanza de Aragón, muger 
del Emperador Federico II. Duques de 
Baticaiie, y Príncipes de Casteltermine. 

Guerao de Pernú: establecido en 1283. 
Barones de Floridia. 

Juan de Reverter: establecido en 1283. 
Señores de Tricario, Salandra, Miglió- 
nico, etc. 

Juan de Rivas-altas: establecido en 
tiempos de Alfonso V. Barones de Fa- 
\ara, y San Benedctto. 

Luis de Rajadell: establecido en 1362. 
Señores de Calatevulturo. 



Benito Ram: establecido en tiempo de 
Fernando el Calliólico. Señores de Risa- 
laimi. 

Juan de Tarrago: pasó a Sicilia en 
1398 con el Rey Don Martín. 

Galcerán de Sentmenat: establecido en 
1282. Barones de Tripi. y Señores de Ra- 
galmallima, y Sabuci. 

Hugo de Santa-pau: establecido en 
1282. Príncipes de Rutera, y Marqueses 
de Licodia. 

Galcerando de Serrovira: establecido 
en 1282. Barones de Fiume-salso. 

Aloy de Sala: establecido en 1282. 

Dalmacio de Rocavertí: establecido en 
1282. Barones de Castrocuco, de Brizzi, 
y Tripi. 

Bernardo de RoseU: establecido en 
1282. Señores de Buscialca. Esta familia 
dio ramas en Francia, Irlanda, Hungría, 
Arezzo, Padua, Mantua, Palermo, Capua, 
Ñapóles, Florencia, Venecia, y otras par- 
tes. 

Arnaldo de Santa-Colonia: estableci- 
do en 1391. Condes de Isnello. 

Francisco de Sagarriga: establecido 
en 1391. Marqueses de Sortino, y Prín- 
cipes de Cassero. 

Beltrán de Montisor: establecido en 
1391. 

Ramón de Rombau: establecido en 
1391. 

Federico de Perremut: establecido en 
1398. Barones de Ganzaría. 

Berenguer de Perapertusa: estableci- 
do en 1398. Barones de Favara. 

Gombaldo Despuig: establecido en 
1299. Señores de Rugiltezza. 

Rogerio de Playa: establecido en 1285. 
Barones de Vatticane. 

Arnaldo Guerao de Plata: establecido 
en 1395. 

Guillermo de Restiá: establecido en 
] 123. Marqueses de Cainiicárao. 

Guillen Ramón de MoTicada: estable- 
cido en 1282. Duques de Montalto, Prín- 
cipes de Paterno, Condes de Agosta, y de 
Aderno. 



MEMOKIAs IIISIOKK \.S 1)1, liAK(:KI,().\ A 



<S27 



ESTABLKCIMIENTOS EN LA ISLA 
DE CERDEÑA 

Si desde Sicilia queremos pasar a Cer- 
deña, teatro por espacio de un siglo de 
las hazañas y servicios de los Catalanes, 
hallaremos también varias ilustres ramas 
de la Nobleza de Cataluña. Entre otras 
cuéntanse la de Cervellón, Condes de Se- 
dilo, y Barones de Zatmazay ; la de Cen- 
tellas, Condes de Quirra; la de Zatrilla, 
Marqueses de Siete-Fuentes ; la de Cas- 
telví, Marqueses de Laconi ; la de Roca- 
martí, Condes de Monteleón ; la de Ara- 
pall. Marqueses de las Palmas ; y la de 
Senjust, Barones de Furtey. 

Consta por la historia de Cerdeña de 
Francisco Vico ÍTom. II. cap. 8. pági- 
na 27) que los Nobles de Cataluña que 
en el año de 1323 acompañaron al In- 
fante D. Alonso de Aragón a la conquis- 
ta de aquella Isla fueron los siguientes. 

De la clase de los Barones 

Dalmacio Vizconde de Rocavertí. Ge- 
rardo de Rocavertí. Berenguer Arnaldo 
de Anglesola. Amoroso de Ribellas. Bel- 
trán de Castellet. Guillen de Cervelló. 
Guillen II de Cervelló. Ramón Berenguer 
de Cervelló. Pedro de Queralt. Guiller- 
mo de Queralt. Dalmacio de Castellnou. 
Ramón de Cardona. Bernardo Vizconde 
de Cabrera. Gilaberto de Centellas. Hu- 
go de Santa-Pau. Galcerando de Santa- 
Pau. 

De la clase de los Caballeros 

Ferrer de Abellá. Thomás Zacosta. 
Jayme Peramola. Guillermo de Clariana. 
Francisco de Montbuy. Dalmacio de Ti- 
mor. Galcerando de Castellbell. Beren- 
guer de Copóns. Guillermo de Cervera. 



Berenguer de Moscarata. Armengol de 
Piullans. Guillermo Moliner. Ramón Mo- 
liner. Guillermo de Montagut. Gerardo de 
Clariana. Berenguer de Puigvert. Galce- 
rando de Puigvert. Pedro de Mont])ahó. 
Hugo de Fluviá. Berenguer de Odena. 
Bernardo Cespujades. Ramón de Pere- 
llós. Gilaberto de Boxadors. Guillermo 
de Montoliu. Pedro de Castellvell. Beren- 
guer de Jorba. Dalmacio de Rajadell. 
Pedro de Grañana. Simón de Marial. 
Guillermo Bernardo de Rialp. Bernardo 
de Anglesola. Roger de San Vicens. Ar- 
naldo de Torrellas. Pedro de Thoris. Pe- 
dro de Hostalric. Guillermo de Foxá. Ar- 
naldo de Maurellás. Pedro Ballester. Ra- 



món Bernardo de Riava. 
Pedro de Foxá. 



Ramón de Cort. 



ESTABLECIMIENTOS EN ÑAPÓLES, 
Y MILÁN 

Si de Cerdeña pasamos por el orden de 
las conquistas al Reyno de Ñapóles desde 
la primera expedición de Alfonso V de 
Aragón en 1418, veremos resplandecer 
varias nobilísimas familias Catalanas: 
entre otras las de Cardona, Marqueses de 
la Padula, y Duques de Soma; la de Re- 
quesens, Condes de Avelino ; la de Cen- 
tellas, Marqueses de Cortón ; la de Vila- 
mary. Condes de Capaccio ; la de Car- 
tellá. Condes de Catanzaro ; la de Bla- 
nes, Condes de Ischia, etc. 

Hasta en Milán reverdecieron con nue- 
vo lustre dos nobilísimas ramas de Cata- 
luña: la de Cervellón, Condes de Serbe- 
lloni; y la de Cruillas, Condes de Rossa- 
ni. Véanse todos los Autores Geneolo- 
gistas de Italia: y principalmente la obra 
intitulada: Tessera omninni familiar. 
Nobil. I tal. 



Arkidas, La Conquista de Cerdeña, \i. 141-310; Bokarull y MascarÓ, Colección de Docu- 
mentos Inéditos, XI, «Repartimientos de los Reinos de Mallorea, Valencia y Cerdeña»; BusQUKTs 
V MuLET, El códice latino-arábigo del Repartimiento de Mallorca; Dei.pont, Les Roussillonníiis á la 
conquéte de Mallorca et d'Eivissa; Düm£nech y Roura, Kobiliari General Catata; Grímunt. 
Llinatges catalans a Sicilia, Los linajes catalanes en Cerdeña y Los linajes catalanes en Grecia; 
MoNTiLLA, Manuscrito árabe del Reiiartimiento de Mallorca; Ribera, Repartimenl de Valencia. 
Véase también la revista «Hidalguía» (Madrid), especialmente los fascículos de 1957 dedicados 
a Cataluña, y MoLL, Els llinatges catalans. 



828 



AMTÜ.MO DE CAl'M.VNY V UE iMüM'.ULAU 
19 (ll, XIX) 



RESUMEN CRONOLÓGICO DEL NUMERO Y GRANDEZA DE LOS ARMAMEN- 
tos navales de las Repúblicas de Genova. I enecia y Pisa en los siglos XII, XIII y 
XIV, a las guales fueron formidables las fuerzas marítimas de los reyes de Aragón. 



ESTA lista cronológica de armamentos 
toma su principal época de la prime- 
ra Cruzada, desde cuyo tiempo empezó a 
recibir grande acrescentamiento y poder 
la marina de los Genoveses, Venecianos, 
y Pisanos. Aqui no haremos mención de 
las esquadras y pequeñas divisiones, que 
con motivo del continuo corso, y protec- 
ción de sus flotas y comboyes mercantiles 
contra sus reciprocas hostilidades, expe- 
dían incesantemente dichas tres Poten- 
cias. Sólo apuntaremos aquellas ex|)edi- 
ciones, que por lo grandioso del arma- 
mento son dignas de dar una ventajosa 
idea del poder naval de las tres Repú- 
blicas más respetables de Europa, quan- 
do los serenísimos Reyes de y^ragón sa- 
lieron con su marina nacional a dispu- 
tarles el imperio del Mediterráneo. 

EXPEDICIONES DE GENOVA 

Según los Anales de Caffaro y los de 
Stella. ap. MuRATOKi, Tom. VI y XII. 

Año 1100. Salieron los Genoveses para 
la Tierra Santa con una armada de 28 
galeras y 6 naves: y aportaron a Lao- 
dicea. 

Año de 1104. Salió de (iénova una 
expedición de 40 galeras j)ara Jerusalén. 

Año de 1106. Se despacharon CO ga- 
leras para la conquista de Tripoli en 
Suria. 

Año 1119. Salió (le (Genova un arma- 
mento de 80 galeras, y 63 naves arma- 
das contra los Pisanos. 

Año de 1147. Partió la expedición ])a- 
ra la conquista de Almería, compuesta 
de 63 galeras, y 163 naves. 

Año de 1166. Salió una csquadra de 
32 galeras contra la República de Pisa. 

Año de 1192. Salió otra esquadra de 



33 galeras al servicio de Tancredo Rey 
de Sicilia, contra los Pisanos. 

Año de 1209. Partieron de la Ciudad 
de Genova y su ribera 40 galeras contra 
los Pisanos. 

Año de 1241. Se aprestó una armada 
de 51 galeras para proteger a la Cara- 
liana de Alexandría contra una esqua- 
dra Pisana. 

Año de 1242. Se aprestó contra la Re- 
pública de Pisa un armamento de 83 ga- 
leras, 13 taridas, y 3 naves. 

Año de 1258. Salió una esquadra de 
33 galeras y 4 naves para Levante contra 
los Venecianos. 

Año de 1263. Se aprestó otra esqua- 
dra de 25 galeras con destino a la Ro- 
mania contra los Venecianos. 

Año de 1282. Se armaron 23 galeras, 
y 12 panfiles contra los Pisanos. 

En dicho año. Se jiasó revista a 120 
galeras, para cuyo apresto concurrieron 
por repartimiento lodos los lugares de la 
.Señoría. 

Año de 1283. Se armaron 34 galeras 
contra Pisanos, y por ser éstos superio- 
res en número, se reforzaron con 54 ga- 
leras más y una saetía, a expensas de los 
Nobles y Plebeyos de la Ribera. 

En dicho año. Se aprestó otra armada 
de 80 galeras para ima segunda expedi- 
ción. 

Año de 1284. Se armaron cu un día 
5o galeras y 8 |)anfdes contra los Pisa- 
nos; las que fueidM reforzadas por 30 
inás. 

Año de 1332. Salió una esquadra com- 
puesta de 45 galeras contra los Catalanes. 

Año de 1351. SalicKtn 66 galeras con 
destino a Negroponte contra los Venecia- 
nos y Catalanes. 

Año de 1352. Salió otra armada de 60 



MEMORIAS IlISIOUICAS PK nARCKLONA 



829 



galeras para Cerdeña coiitia \ eiiccianos 
y Catalanes. 

Año de 1379. Para la guerra de Cliioz- 
za contra la República de Venecia se lle- 
garon a mantener en una ocasión 84 ga- 
leras, 13 naves armadas, y 113 bastimen- 
tos de transporte dentro del Adriático. 

EXPEDICIONE.S DE VENECIA 

Según el Cronicón I eneíiiin Andrea- 
Dandidi, ap. Ml'Ratoki. Tom. Xll. 

Año de 1111. El Dux de Venecia des- 
paclió para la Tierra Santa un armamen- 
to de 100 velas. 

Año de 1117. Se aprestaron para so- 
corro de la Tierra Santa 40 galeras, y 
190 entre naves armadas y de trans- 
porte. 

Año 1164. Se construyeron en 100 días 
100 galeras y 20 naves, que salieron con- 
tra el Emperador Manuel de Constanti- 
nopla. 

Año de 12.55. Partió una esquadra de 
25 galeras para Tenedos contra los Ge- 
noveses. 

Año de 12.59. Salió otra es((uadra de 
37 galeras contra Tliesalónica. 

Año de 1262. Salieron 55 galeras para 
la Syria contra los Genoveses. 

Año de 12<S2. Se a]jresló una estpia- 
dra de 24 galeras contra los Anconita- 
nos. 

Año de 1295. La armada que salió al 
mar contra los (jenoveses constaba de 40 
galeras. 

Año de 1297. Se aprestó otra armada 
de 40 galeras contra los Genoveses. 

En diclio año. Se construyeron 100 ga- 
leras para continuar la guerra contra los 
genoveses. 

Año de 1311. Salieron 44 galeras con 
destino a Pera, o Galata, contra los (Ge- 
noveses. 

Año de 1354. Salió una armada com- 
puesta de 35 galeras, 1 1 leños, y 20 gre- 
parios, y 3 naves encastilladas contra los 
Genoveses. 

Año de 1379. Salieron del puerta de 



San Nicolás 34 galeras contra el iJev do 
Ungría, y los Genoveses. 

Año de 1380. Se aprestaron en dife- 
rentes veces algunos armamentos, hasta 
componer unas 52 galeras que hacían 
frente en el Adriático a las fuerzas de 
Genova, después de emprendida la gue- 
rra de Chiozza. 

Si hemos de juzgar de las fuerzas ma- 
rítimas de estas dos Repúblicas por la 
grandeza de sus armadas, jiarece que Ge- 
nova, a lo menos en el siglo Xiv. fue más 
poderosa que \ enecia ; sin embargo de 
decirnos Pedro Justinia.ni, Histor. Rer. 
Venet., Lib. IV, pág. 52, que en el año 
1320 tenía la República en su Dársena 
más de 200 galeras, y un prodigioso nú- 
mero de otros buques, que el nombra 
lembi, celoces. hiremes. vessen\ paramia- 
ricp. Lo cierto es que en 1380 quando los 
venecianos hicieron los últimos esfuerzos 
en el extremo aprieto tle tener sitiada, y 
amenazada su Capital por las armadas de 
Genova, que tenía 84 galeras dentro del 
Adriático; a))enas pudieron juntar 52 
galeras la vez que más, y esto con gran- 
ties apuros: según los historiadores con- 
temporáneos que refieren aqiieJhi tremen- 
da y porfiada guerra. 

i;xi'i:i)i(:i()NKs \n: i'isa 

.Según el citado (>AFFARü en sus //«(;/. 
Genuen. y el Hreviariiini /'¡sana' His- 
loria; ex M. Sio. ¡Aicenci. ap. Muratori 
Script. rer. Italic. Tom. VI. 

Año de 1099. Se aprestó en Pisa una 
( xpedición de 120 velas j)ara socorro de; 
la Tierra Santa. 

Año de 1 1 14. Salió otra expedición 
contra las Islas Baleares, compuesta de 
más de 300 velas. 

Año de 1136. Se armó una esquadra 
de 46 galeras contra Rogerio Rey de Si- 
cilia. 

Año de 1162. Se construyeron 60 gale- 
ras para auxilio del Emperador Federi- 
co Primero. 

Año de 1163. Se armaron 24 galeías. 



830 



ANTONIO DE CAl'MANY Y DE MONHALAU 



y 30 saetías para pelear con los Genove- 
ses en Porto-\ enere. 

Año de 1166. Se aprestó una esqua- 
dra de 31 galeras contra los Genoveses 
que estaban en Provenza. 

Año de 1168. Se armaron para servi- 
cio del Emperador .50 galeras, 35 sae- 
tías, y otros muchos buques. 

Año de 1210. Se despachó a Prochita 
una esquadra de 40 galeras al servicio 
del Emperador Othón. 

Año de 1242. Se armaron 50 vasos en- 
tre galeras y leños para hacer la guerra 
a los Genoveses. 

Año de 1243. Se aprestó una armada 



ae 80 galeras contra los Genoveses, a las 
que se incorporaron otras 55 del Empe- 
rador Federico II. 

Año de 1267. Se armaron 30 galeras, 
y gran número de leños en auxilio de 
Manfredo Rey de Sicilia. 

Año de 1282. Se armaron 33 galeras, 
V gran número de naves para resistir a 
los Genoveses. 

Año de 1283. Se armó una esquadra 
de 64 galeras para defenderse de una in- 
vasión de los Genoveses. 

Año de 1284. Se aprestó otra esqua- 
dra de 72 galeras para oponerse a otra 
invasión de los Genoveses. 



20 (ii, xx) 

CATALOGO DE LOS CÓNSULES DE LA ANTIGUA CASA DEL CONSULADO 

del Mar fie Barcelona desde los años 1446 hasta 1714. 



AUNQUE el establecimiento del Consu- 
lado del mar de Barcelona trae su 
origen del privilegio del Rey Don Pe- 
dro IV en el año de 1347; en el Archivo 
de la Lonja, que ha padecido en otros 
tiempos grandes detrimentos, la mayor 
parte debidos a la incuria y a un aban- 
dono lastimoso, sólo se encuentran las 
listas cronológicas de los dos Cónsules, 
cuya serie continúa por anales desde 
1446 hasta 1714. Y no es poca fortuna 
el haberse conservado hasta nuestros días 
el Catálogo de todos los sugetos que ocu- 
paron aquellos oficios públicos del co- 
mercio. 

Los Cónsules desde la institución del 
Consulado fueron dos: El primero era 
siempre Caballero, o Ciudadano Honra- 
do, o un Doctorado, y se llamaba Cónsul 
Militar; y el segundo era de la clase de 
los Comerciantes, y se llamaba Cónsul 
Mercader. Los emjileos de Cónsul se con- 
ferían anualmente, al principio por elec- 
ción del Concejo Mercantil de la Casa 
del Ayuntamiento, y después por sorteo 



solemne y público, establecido para todos 
los Oficios Municipales desde el año 1498, 
en que se arreglaron las insaculaciones 
por privilegio de Don Fernando el Ca- 
thólico, dado en la Villa de Ocaña a 13 
del mes de Noviembre. 

Año 1446 
Guillermo Pedro Oliver Ciudadano. 
Valentín Gibert. 

Año 1447 
Pedro de Sitjes Ciudadano. 
Gabriel Ortigas. 

Año IU8 
Miguel Zapila Ciudadano. 
Ramón Amat. 

Año 1449 

Pedro Arnaldo Pol Ciudadano. 
Juan Despuig. 

Año 1450 
Pedro Brunet Ciudadano. 
Guillermo Alegre. 



Año 1451 

Guillermo de Torrent Ciudadano. 
Juan de Aguilar. 

Año 1452 

Pedro de Torrent Ciudadano. 
Thomás Pujades. 

Año 1453 

Pedro de Torrent Ciudadano. 
Thomás Pujades. 

Año 1454 

Ramón Desplá Ciudadano. 
Juan Bacli. 

Año 1455 

Pedro Serra Ciudadano. 
Martín Olzina. 

Año 1456 

Francisco Cescorts Mercader. 
Bernardo Miquel. 

Año 1457 

iSicolás de Gualbes Ciudadano. 
Ramón Grau. 

Año 1458 
Vacaron los oficios este año. 

Año 1459 

Juan Zarovira Ciudadano. 
Nicolás Viastrosa. 

Año 1460 

Francisco Pallares Ciudadano. 
Gaspar Montmany. 

Año 1461 

Juan Ros Ciudadano. 
Guillermo Pongem. 

Año 1462 

Francisco Ramis Ciudadano. 
Bernardo de Junyent. 

Año 1463 

Pedro Estrada Ciudadano. 
Juan Estela. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK RARCKI.ONA 

Año 1464 



831 



Galcerán País, alias Carbó. 
Luis Gelabert. 

Año 1465 

Vacaron hasta el año 1473 por causa 
de las ¡Hierras riviles. 

Año 1473 

Juan Francisco Boschá Ciudadano. 
Juan Urgellés. 

Año U74 

Juan Roig Ciudadano. 
Luis Figueras. 

Año 1475 

Balthasar de Gualbes Ciudadano. 
Bernardo Bret. 

Año 1476 

Bernardo Juan Zapila Ciudadano. 
Francisco Guerau. 

Año 1477 
Antonio Jayme Zapila Ciudadano. 
Juan Bruchs. 

Año 1478 
Juan Ros Ciudadano. 
Miguel Prats. 

Año 1479 

Francisco Guerau Ciudadano. 
Bernardo Oliver. 

Año 1480 
Ramón Luli Ciudadano. 
Bartholomé Ferrer. 

Año 1481 
Pedro Grau, alias Lull Ciudadano. 
Antonio Salvador. 

Año 1482 
Juan Bastida Ciudadano. 
Francisco Ferrer. 

Año 1483 

Juan Berenguer Aguilar Ciudadano. 
Francisco Morer. 



832 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Año 1484 
Bernardo Llobet Ciudadano. 
Bernardo Mahull. 

Año 1485 
Francisco Alegre Ciudadano. 
Pedro Madrenchs. 

Año 1486 
Felipe de Ferrera Caballero. 
Bernardo Garro. 

Año 1487 
Guillermo Pujades Ciudadano. 
Antonio Rovira. 

Año 1488 
Pedro Grau, alias Lull Ciudadano. 
Nicolás Viastrosa. 

Año 1489 
Pedro Antonio de Alós Ciudadano. 
Juan Ferrer. 

Año 1490 
Gaspar Ferrer Ciudadano. 
Juan Font. 

Año 1491 

Galcerán de Fivaller Caballero. 
Pedro Climent. 

Año 1492 
Bernardo Severo Zapila. 
Bernardo Ospital. 

Año 1493 
Bernardo Dusay Caballero. 
Guillermo Pongem. 

Año 1494 
Pedro Miíjuel Ciudadano. 
Pedro Vi la. 

Año 1495 
Francisco Sentjust Ciudadano. 
Juan Esteve. 

Año 1496 
Pedro Esquerit Ciudadano. 
Gabriel Prats. 



Año 1497 
Dalmao de Novell Ciudadano. 
Sebastián Pons. 

Año 1498 
Juan Lull Ciudadano. 
Pedro Puig. 

Año 1499 
Francisco de Marimón Caballero. 
Amador Perets. 

Año 1500 
Bernardo Zapila Ciudadano. 
Rafael Martí. 

Año 1.501 
Miguel Setantí Caballero. 
Balthasar Romaguer. 

Año 1502 
Gabriel Sampsó Caballero. 
Bernardo Gironella. 

Año 1.503 
Juan Zapila Ciudadano. 
Miguel Oliba. 

Año 1504 
Pedro Juan de Ollers Ciudadano. 
Clemente Fuster. 

Año 1505 
Nicolás Bret, Ciudadano. 
Dionisio Pau. 

Año 1506 
Clemente Fuster Ciudadano. 
Juan Lull. 

Año 1507 
Juan de Aviñó Caballero. 
Miguel Oliba. 

Año 1508 
Juan de Aviñó Caballero. 
Antonio Planes. 

Año 1509 
Bernardo Severo Zapila Ciudadano. 
Miguel Ferrer. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



833 



Año 1510 
Galcerán Fívaller Ciudadano. 
Francisco Bret. 

Año 1511 
Miguel Setantí Caballero. 
Nicolás March. 

Año 1512 
Francisco Benito Just. 
Juan Ubach. 

Año 1513 
Francisco Estalla Ciudadano. 
Carlos Brujo. 

Año 1514 
Galcerán Fivaller Caballero. 
Balthasar Romaguera. 

Año 1515 
Galcerán Ferrer Ciudadano. 
Bartholomé Gironella. 

Año 1516 
Galcerán Oliver Ciudadano. 
Francisco Jofré. 

Año 1517 
Pedro de Sant Clinient Caballero. 
Pedro Serra. 

Año 1518 
Juan de Gualbes Caballero. 
Francisco Bret. 

Año 1519 

Arnaldo Dusall Caballero. 
Clemente Fuster. 

Año 1520 
Juan de Marlés Caballero. 
Pedro Font. 

Año 1521 
Francisco de Marimón Caballero. 
Juan Palaudaries. 

Año 1522 
Bernardo Severo Zapila Ciudadano. 
Clemente Jordá. 



Año 1523 
Francisco Bussot Ciudadano. 
Maciano Cavaller. 

Año 1524 
Juan Berenguer Aguilar Ciudadano. 
Bernardo Gerónimo Bonet. 

Año 1525 
Gerónimo de Montornés Caballero. 
Juan Palaudaries. 

Año 1526 
Francisco de Marimón Caballero. 
Clemente Fuster. 

Año 1527 
Francisco Ferrer de Picalquers Caba- 
llero. 

Berenguer Cornet. 

Año 1528 
Miguel de Corbera Ciudadano. 
Jaime Codina. 

Año 1529 
Juan Luis Lull Ciudadano. 
Jayme Gili. 

Año 1530 

Bernardo de Corbera Ciudadano. 
Maciano Ferrer. 

Año 1531 
Luis Setantí Caballero. 
Juan Claret. 

Año 1532 
Francisco de Soler Caballero. 
Pedro Puig de Sallent. 

Año 1533 
Guillermo Ramón de Soler, Caballero. 
Jayme Bolet. 

Año 1534 
Bernardo de Tamarit Caballero. 
Bernabé Font. 

Año 1535 
Guillermo Ramón de Soler, Caballero. 
Javme Bolet. 



834 



ANTONIO DE CAPMANY Y DK MONPALAU 



Año 1536 

Luis de Vilafranca Caballero. 
Pedro Piiig. 

Año 1537 
Galcerán Marquet Ciudadano. 
Domingo Moradell. 

Año 1538 
Falta el Catálogo de los Cónsules de 
este año. 

Año 1539 
Gerónimo Guinart Caballero. 
Juan Bargalló. 

Año 1540 
Christóval Sarrovira Ciudadano. 
Onofre Montmany. 

Año 1541 
Galcerán Marquet Ciudadano. 
Francisco Vellers. 

Año 1542 
Bernardo de Olsina Caballero. 
Gerónimo Sorribes. 

Año 1543 
Miguel Christóval de Barutell Caba- 
llero. 

Maciano Ferrer. 

Año 1544 
Miguel de Palau Caballero. 
Nicolás Arles. 

Año 1545 
Juan de Torrent Ciudadano. 
Pedro Arles. 

Año 1546 
Bernardo de Planella Caballero. 
Juan Arles. 

Año 1547 
Miguel Bosch de Vilasar Ciudadano. 
Bernabé Font. 

Año 1548 
. Narciso Sala Dr. en Medicina. 
Jayme Llop. 



Año 1549 
Galcerán Albanell Ciudadano. 
Pedro Arles. 

Año 1550 

Joseph Montaner Dr. en Leyes. 
Pedro Bernardo Codina. 

Año 1551 
Juan Carbonell Dr. en Leyes. 
Jayme Ferrer. 

Año 1552 
Benito Sorts Caballero. 
Tomás Camps. 

Año 1553 
Francisco Antonio Setantí Caballero. 
Jayme Dalmau. 

Año 15.54 
Nicolás Desvalls Caballero. 
Gerónimo Arles. 

Año 1555 

Juan Bofill Ciudadano. 
Jayme Puigventós. 

Año 1556 
Pedro Antonio de Cocacrespa Caba- 
llero. 

Sebastián Bisbe. 

Año 1557 
Francisco de Junyent Caballero. 
Antico Salvany. 

Año 1558 
Jayme de Mijavila Ciudadano. 
Bernardo Taberner. 

Año 1559 
Galcerán Cahorts Caballero. 
Juan Ortolá. 

Año 1560 
Galcerán de Junyent Ciudadano. 
Juan Francisco Sorts. 

Año 1561 
Thomás Pujadas Ciudadano. 
Pedro Arles. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



835 



Año 1562 
Galcerán Carbó Ciudadano. 
Jayme Ros. 

Año 1563 
Luis Setantí Caballero. 
Gerónimo Arles. 

Año 1564 
Juan Amell Ciudadano. 
Rafael Aymerich. 

Año 1565 
Miguel Zabastida Ciudadano. 
Agustí Sois. 

Año 1.566 
Francisco Claris Ciudadano. 
Juan Benito Gatell. 

Año 1567 
Luis Dusay Caballero. 
Joaquín Melandrich. 

Año 1568 
Pablo Ribes Caballero. 
Gabriel Rovira. 

Año 1569 
Luis Sarria Caballero. 
Rafael Aymerich. 

Año 1570 
Miguel Zabastida Ciudadano. 
Juan Bautista Gori. 

Año 1571 
Juan Amell Ciudadano. 
Juan Garriga. 

Año 1572 
Luis de Barutell Caballero. 
Jayme Ros. 

Año 1573 
Gabriel Costa Ciudadano. 
Juan Gomis. 

Año 1574 
Juan Miguel de Bellafilla Caballero. 
Pablo Joseph Comes. 



Año 1575 
Jayme Alós Colom Caballero. 
Antonio Molner. 

Año 1576 
Pedro Amat Ciudadano. 
Jayme Ros. 

Año 1577 
Jayme Juan de Vilatorta Caballero. 
Francisco Ros. 

Año 1578 
Luis Dusay Caballero. 
Pablo Joseph Comes. 

Año 1579 
Federico Pol Caballero. 
Gerónimo Ropit. 

Año 1580 
Pedro Ferreras Ciudadano. 
Domingo Campanar. 

Año 1581 
Gaspar de Aguilar Caballero. 
Juan Garriga. 

Año 1582 
Gerardo Boquet Dr. en Medicina. 
Clemente Folguer. 

Año 1583 
Pedro Zacosta Caballero. , . , 
Francisco Arles. 

Año 1584 
Miguel Pujadas Ciudadano. 
Antonio Molner. 

Año 1585 
Gaspar de Pons Caballero. 
Joseph Reviróla. 

Año 1586 
Miguel Doms Ciudadano. 
Gerónimo Ferrer. 

Año 1587 
Gerónimo Magarola Dr. en Medicina. 
Juan Soria. 



836 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Año 1588 
Miguel de Llassera Ciudadano. 
Simeón Cañet. 

Año 1589 
Antico Miguel de Ramírez Caballero. 
Onoíre Miguel Talayera. 

Año 1590 
Sigismundo Perreras Ciudadano. 
Rafael Jordá. 

Año 1.591 
Galcerán de Cahorts Ciudadano. 
Antonio Frigola. 

Año 1592 
Francisco Zaragoza Ciudadano. 
Pedro Benito Matalí. 

Año 1593 
Gabriel Antonio Bosser Dr. en Medi- 
cina. 

Bernardo CampUonch. 

Año 1594 
Gerónimo OUers l)r. en Leyes. 
Jayme Caralps. 

Año 1595 

Francisco Gamis Caballero Doctor en 
Leyes. 

Gabriel Ester. 

Año 1596 
Francisco Zaragoza Caballero. 
Onoíre Climent. 

Año 1597 
Juan Palán Caballero. 
Monserrate Llavaneres. 

Año 1598 
Cosme Fivaller Caballero. 
Luis MiraUes. 

Año 1599 
Vicente Castelló Ciudadano. 
Bartholomé Sala. 



Año 1600 
Jayme Ortoneda Dr. en Medicina. 
Juan Miguel Escola. 

Año 1601 
Gaspar Montaner Ciudadano. 
Carlos Freixes. 

Año 1602 
Martin Janer Caballero. 
Antonio Gori. 

Año 1603 
Francisco Celso Ferrer Cabaüero. 
Antonio Riera. 

Año 1604 
Benito de Marlés Caballero. 
Rafael Jordá. 

Año 1605 
Miguel Fuig-Janer Caballero. 
Pedro Mitjans. 

Año 1606 

Dr. Gerónimo Miquel Ciudadano. 
Carlos Freixes. 

Año 1607 
Juan Gaspar de Prat Caballero. 
Antico Vidal. 

Año 1608 

Dr. en Dros. Pablo Masnovell Caba- 
llero. 

Juan Ros. 

Año 1609 

Estevan Monfer y Sorts Dr. en De- 
rechos. 

Francisco Nebot. 

Año 1610 
Pablo de Fluviá Caballero. 
Francisco Puig. 

Año 1611 
Miguel Pinol Ciudadano. 
Francisco Escola. 



MEMORIAS msrOKlCAS DE BARCELO.NA 



837 



Año 1612 
Dr. Gabriel Antonio Bosser Caballero. 
Melchor Pagés. 

Año 1613 
Juan Cubería Dr. en Medicina. 
Francisco Millas. 

Año 1614 
Rafael Pablo Vilossa Caballero. 
Carlos Freixes. 

Año 1615 
Juan Pedro FontaneUa Dr. en Dere- 
chos. 

Juan Serra. 

Año 1616 

Juan Castelló Caballero. 
Gerónimo Garro. 

Año 1617 
Vicente Ortolá Dr. en Derechos. 
Balthasar Agustí. 

Año 1618 
Juan Cubería Ciudadano Dr. en Medi- 
cina. 

Francisco MiUás. 

Año 1619 

Luis de Foxá Caballero. 
Monserrate Palomera. 

Año 1620 
Francisco de Aranjapí Caballero. 
Agustín Novell. 

Año 1621 

Pablo Francisco Nicolau Caballero. 
Thomás Pasqual. 

Año 1622 
Pedro AyUar Dr. en Derechos. 
Miguel Puigventós. 

Año 1623 
Gerónimo Roig Ciudadano. 
Antonio Serra. 



Año 1624 
Juan Francisco Rosell Dr. en Medi- 
cina. 

Francisco Millas. 

Año 1625 
Dr. Alvaro Antonio Bosset Médico. 
Narciso Vicente Capsalá. 

Año 1626 
Juan Argila Dr. en Medicina. 
Gerónimo Serra. 

Año 1627 
Pedro Juan Rossell Dr. en Derechos. 
Gerónimo Matalí. 

Año 1628 
Joseph Massó Dr. en Derechos. 
Miguel Juan RosseU. 

Año 1629 
Dr. Agustín Bruna Médico. 
Pedro Antonio Mercer. 

Año 1630 
Felipe Sorribes y DescoU Caballero. 
Jayme Damians. 

Falta el Catálogo del año 1631 hasta 
el de 35. 

Año 1636 
Juan Bautista Codina Ciudadano. 
Gerónimo Resplans. 

Año 1637 
Francisco de Xammar Caballero. 
Magín Rifós. 

Año 1638 
Falta el Catálogo de este año. 

Año 1639 
Dr. Francisco Gamis Caballero. 
Gaspar Damps. 

Año 1640 
Dr. Joseph Calvó y Puig Esteva Ca- 
ballero. 

Aloisio Roca. 



838 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Año 1641 
Juan Castelló Caballero. 
Francisco Roca. 

Año 1642 
Francisco Soler Caballero. 
Rafael Matalí. 

Año 1643 
Gerónimo de Miquel Caballero. 
Jayme Pi. 

Año 1644 
Marcos Antonio Roig Ciudadano. 
Miguel Planes. 

Año 1645 
Dr. Jayme Busquests Médico. 
Luis ClaresvaUs. 

Año 1646 
Onofre Vilar Ciudadano. 
Miguel Ferrán. 

Año 1647 
Bernardo Boria Ciudadano. 
Jayme Pi. 

Año 1648 

Miguel Carreras Ciudadano. 
Pablo Bertrán. 

Año 1649 
Marcos Antonio Roig Ciudadano. 
Gaspar Damps. 

Año 1650 
Joseph de Urrea Ciudadano. 
Miguel Ferrán. 

Año 1651 
Joseph de Marlés Caballero. 
Agustín Novell. 

Año 1652 

Joseph Jover Caballero. 
Gerónimo Mercer. 

Año 1653 
Federico de Bosch Caballero. 
Pedro San Martí y Crexell. 



Año 1654 
Francisco Vidal y Ros Ciudadano. 
Pablo Ferrar. 

Año 1655 
Jayme Busquets Dr. en Medicina. 
Joseph Cerveró. 

Año 1656 
Joseph Codina Ciudadano. 
Gaspar Sabater. 

Año 1657 
Miguel Vilanera Dr. en Derechos. 
Joseph Florensa. 

Año 1658 
Agustín Guilla Caballero. 
Jayme Cortada. 

Año 1659 
Joseph Piella Ciudadano. 
Joseph Liado. 

Año 1660 
Jayme Salanió Ciudadano. 
Juan Mateo Mascaró. 

Año 1661 
Miguel Boneu Ciudadano. 
Antonio Bonanat. 

Año 1662 
Juan Carbonell Ciudadano. 
Jayme Texidor. 

Año 1663 
Buenaventura de Gualbes Caballero. 
Francisco Rius. 

Año 1664 
Buenaventura de Gualbes Caballero. 
Francisco Rius. 

Año 1665 
Joseph Monrás Ciudadano. 
Gerónimo Mascaró. 

Año 1666 

Francisco de Sala Noble. 
Joseph Cabrera. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



839 



Año 1667 
Joseph Sever Caballero. 
Bernardo Palaudaries. 

Año 1668 
Francisco Sarriera y Llupiá Caballera. 
Antonio Bonanat. 

Año 1669 

Juan Maresch Ciudadano. 
Francisco García. 

Año 1670 
Falta el Catálogo de estos dos años. 

Año 1672 
Jacinto Blanch Ciudadano. 
Magín Mercader. 

Año 1673 
Faltan los nombres de los dos Cón- 
sules. 

Año 1674 

Francisco Mas Doctor. 
Joseph Novial. 

Año 1675 
Dr. Jose])li Ferrer Caballero. 
Rafael Mercer. 

Año 1676 
D. Joseph Peguera y Vilana Caballero. 
Francisco Piquer. 

Año 1677 
ü. Francisco Asprer Caballero. 
Joseph Barrera. 

Año 167Ü 
Juan Alós Ciudadano. 
Francisco Liado. 

Año 1679 
Balthasar Prous Ciudadano. 
Pedro Pablo Torres. 

Año 1680 
Melchor de Texidor Caballero. 
Joseph Novial. 



Año 1681 
Francisco Rius y Bruniquer Caballero. 
Francisco Potau. 

Año 1682 
Jorge Carrera Ciudadano. 
Miguel Colomer. 

Año 1683 
Joseph Costa Caballero. 
Joseph Cabrera. 

Año 1684 
Juan Roig y Coscó Caballero. 
Gabriel Codina. 

Año 1685 
Francisco Sans y de Puig Caballero. 
Félix Vidal. 

Año 1686 
Francisco Rius y Bruniquer (Ciuda- 
dano. 

Magín Mercader. 

Año 1687 
Dr. Pablo Fuster Ciudadano. 
Pablo Sayol. 

Año 1688 
Francisco Soler Ciudadano. 
Francisco Piquer. 

Año 1689 
Palladio Joncar Dr. en Medicina. 
Francisco García. 

Año 1690 
Christóval Lledó y Carreras Ciuda- 
dano. 

Magín Mercader. 

Año 1691 
Joseph de Marlés Caballero. 
Jayme Llobateras. 

Año 1692 
Alexandro de Boxadors Caballero. 
Pedro Pablo Jofre. 



840 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONFALAU 



Año 1693 
Joseph Güell Ciudadano. 
Francisco Mascaró. 

Año 1694 
Jayme de Eva Caballero. 
Joseph Rubio. 

Año 1695 
Balthasar Prous Caballero. 
Joseph Many. 

Año 1696 
Joseph de Mora y Solanell Caballero. 
Félix Vidal. 

Año 1697 
Gerónimo Francisco Mascaró Ciuda- 
dano. 

Joseph Duran. 

Año 1698 
Christóval Lledó Ciudadano. 
Joseph Picó. 

Año 1699 
Pedro Juan Soler Ciudadano. 
Francisco Bosch. 

Año 1700 
Balthasar Oliveras Ciudadano. 
Pablo Suñer. 

Año 1701 

Juan de Claresvalls Caballero. 
Juan Galvany. 

Año 1702 
Falta el Catálogo del año 1702 hasta 
el de 1704. 



Año 1705 
Antonio de Suñer Caballero. 
Pablo Suñer. 

Año 1706 
Jacinto de Sagrera Caballero. 
Joseph Fonolleda. 

Año 1707 
Manuel Ferrer Caballero. 
Juan Cabanas y Matalí. 

Año 1708 
Jayme Rosell y Lleó Dr. en Leyes. 
Bartholomé Cerveró. 

Año 1709 
Antonio Asprer Caballero. 
Joseph Amat y Rexach. 

Año 1710 
Dr. Francisco Barenys Médico. 
Pablo Lluciá. 

Año 1711 
Joseph Tord de Cortada Caballero. 
Joseph Vidal y Batella. 

Año 1712 
Joseph de Mora y Solanell Caballero. 
Gaspar Grases y García. 

Año 1713 
Antonio de Asprer Caballero. 
Joseph Fonolleda. 

Año 1714 
Juan Llinás Ciudadano. 

N 



MEMORIAS IlI>TOKl(,A.S 1)K BAKIELUNA 

21 (ii, XXI) 



841 



VARIAS NOriCÍAS MARÍT/MAS Y MERCAMILES DEL PUERTO DE BARCE- 

lona pertenecientes a los años desde 1390 liastu 1394: sacadas de los diarios del 

Archivo antiguo de las Casas Consistoriales. 



LOS Diarios del Archivo Municipal. 
intitulados Llibres de Dietaris, son 
unos volúmenes en 4.° grande de papel 
muy grueso del siglo xiv. En ellos están 
anotados a dos columnas los días del mes 
como en los Calendarios, con su corres- 
pondiente blanco de uno a otro: en cu- 
yos espacios, y quando éstos no bastaban, 
con postillas al margen, se apuntaba todo 
lo que ocurría en la Ciudad diariamente. 
En el Tomo I. que empieza en 12 de 
Setiembre de 1390, están apuntadas al- 
gunas noticias correspondientes al tráfi- 
co y sucesos náuticos del puerto ; pero 
en los tomos siguientes ya no se hallan 
asientos de cosas marítimas: de cuya 
continuación se hubieran podido sacar 
especies muy curiosas e importantes para 
la historia naval del siglo XV. Las noti- 
cias que se han copiado literalmente de 
dicho Tomo I traducidas del Catalán an- 
tiguo en Castellano, son las siguientes. 

AÑO DE 1390 

Martes 12 de Setiembre partió la nave 
que era de A'. Sola, la qual va a Alexan- 
dría ; y vino de Genova la nave de 
N. Colom. 

Lunes 3 de Octubre vino la galera del 
Comercio que los mercaderes habían des- 
pachado a Flandes cargada y armada. 

Lunes 17 de id. por la noche partió la 
nave Castellana, de la que es Patrón Be- 
renguer Pasqual, que va a Ostorpiata, y 
se hizo a la vela en dicha hora para ha- 
cer su buen viage. 

Miércoles 19 de id. partió de la playa 
del mar de Barcelona la nave de N. Fo- 
gassot, para hacer su buen viage hacia 
las partes de Saragoza de Sicilia. 

Lunes 24 de id. fondeó en la playa 



de! mar de Barcelona la nave de Martin 
Vicent, que venía de Alexandría cargada 
de mercaderías. 

Jueves 27 de id. fondearon en la playa 
del mar de Barcelona las dos galeras ar- 
madas, de una de las quales es Capitán 
el Noble Vizconde de Roda, y de la otra 
Bernardo de Cabrera, y la nave de N. Sa- 
bet de Mallorca, que venía de Cáller con 
trigo. 

Lunes 31 de id. partió la galera de la 
Ciudad que había armado el Noble Ber- 
nardo de Cabrera para ir a Affraga, don- 
de estaba la esquadra que se había apres- 
tado en Genova por el Dux Bárbaro con- 
tra los Moros. 

Miércoles 2 de noviembre vino de Oris- 
tán el panfil de A. Bofill cargado de tri- 
go y otros granos. 

Lunes 7 de id. vino de .41guer un pan- 
fil, en el qual venía N. Colom el mayor, 
y muchos vecinos de dicho lugar. 

Sábado 19 de Noviembre se hizo a la 
vela la nave de Buenaventura Vidal, car- 
gada de mercaderías para ir a Alexan- 
dría. 

AÑO DE 1391 

Lunes 9 de Enero fondeó la nave de 
iV. Carbó, que venía de Pisa a la playa 
del mar de Barcelona. 

Lunes 30 de id. se tuvo Concejo de 
los treinta en la Casa del Ayuntamiento, 
en el qual fue elegido Capitán de una de 
las dos naves que la Diputación y los 
('oncelleres aprestaron contra otras dos 
enemigas que hacían el corso en las par- 
tes de Sicilia, el Honrado Galceranique 
Marquet hijo del honrado Galcerán Mar- 
que!; V de la otra nave fue elegido Ca- 
pitán Mossén Ramón de Vilanova Caba- 
llero. Dichas dos naves son la una de 



842 



ANTONIU DE CAPMANY Y ÜE MONl'ALAU 



N. Carbó de Barcelona, y la otra de 
A'. Passadores de Mallorca: las quales se 
hicieron a la vela el lunes 6 de Marzo. 

Martes 28 de Febrero se hizo a la vela 
la nave de Martín Vicent cargada para 
hacer su buen viage hacia las partes de 
Alexandría. 

Jueves 20 de Abril se botó al agua la 
galera del Comercio, y se empezó a apa- 
rejar. 

Jueves 20 de Abril se hizo a la vela 
la Coca de Guillermo Rierola y de otros, 
que con peregrinos Castellanos pasaba a 
Jafa (puerto de Syria). 

Sábado 22 de id. llovió toda la noche y 
madrugada, y arribó la nave de A', que 
venía de Genova. 

Lunes 24 de id. fondearon en la playa 
del mar de Barcelona las dos naves de 
A'. Arnau. 

Jueves 11 de Mayo se botó al mar la 
nave nueva de Estevan Broll. 

Sábado 13 de id. partió la galera del 
Comercio cargada para hacer su buen 
viage hacia las partes de Alexandría, de 
la qual fue Patrón el Honrado Jayme Ce- 
llares, Mercader y vecino de Barcelona. 

Martes 30 de id. arribaron a la ¡¡laya 
del mar de Barcelona las dos naves que 
había armado la Diputación y la Ciudad 
y vinieron con ellas de conserva las na- 
ves de A. Casatge, y de A'. Morey, que 
volvían cargadas de especería de las par- 
tes de Alexandría. 

Lunes 5 de Junio se hizo a la vela la 
nave de A'. Aniat, en la qual se embarcó 
dicho día Mossén Jiian de Montbuy Go- 
bernador de Cáller, para ir a tomar el 
mando de su Gobierno. 

Lunes 19 de id. se hizo a la vela la 
nave de A'. Garau, que pasaba con el No- 
ble Henuirdu de Cabrera a Mallorca a 
negocios del armamento que manda ha- 
cer el Señor Duque (D. Martín de Ara- 
gón Duque de Montblanch, y Primogéni- 
to de la Corona) para pasar a Sicilia. 

Martes 20 de Junio entró en la Ciudad 
de Barcelona el Rey de Armenia, que ve- 
nía de Castilla, y pasaba a Francia. 



Jueves 29 de id. aportaron a la playa 
del mar de Barcelona la nave A'. Fogas- 
sot, y la de A'. Viñals, que habían descar- 
gado en Mallorca los cargamentos de vino 
que habían traído de Tropea. 

Miércoles 12 de julio fue botada al 
agua la nave nueva de Guillermo de Pe- 
rreras, la que fue construida delante de 
los pórticos de la mar hacia garbí (ha- 
cia Sudoeste). 

Jueves 20 de id. se hizo a la vela la 
nave de Nicolás Carreras para ir a Ale- 
xandría. 

Miércoles 4 de Agosto fondeó en la 
playa del mar de Barcelona la galera del 
Comercio, que había ido a Alexandría ; 
y como el terreno estalla en otra disposi- 
ción, transbordó en una nave surta toda 
la cargazón y los mercaderes que venían 
en ella. 

Sábado 2 Setiembre se hizo a la vela 
la nave de A'. Amat para ir a Cerdeña, 
y de allí a Berbería a cargar de trigo 
para la provisión de Barcelona: iba de 
factor asalariado por el Común de la 
Ciudad Bermirdo Descoll mercader. 

Domingo 17 id. se hicieron a la vela 
las dos naves de Estevan de Broll, y de 
A. Pasqual: la primera sale cargada para 
las partes de Alexandría, y la segunda 
para Sicilia a tomar un cargamento de 
granos para provisión de la Ciudad. 

Domingo 8 de Octubre arribó la nave 
de A'. Vidal de las partes de Alexandría 



cargada de mercaderías. 



AÑO DE 1392 

Miércoles 20 de Marzo fue botada al 
agua la nave nueva de A'. Closa, que fue 
construida delante los pórticos de la Fus- 
tcría. 

Martes 7 de Mayo partió ])or la no- 
che la galeota arnnda de Berenguer Si- 
mó para ir a Cerdeña, Sicilia, Genova, 
y otras jjartes de orden del Señor 
Rey. 

Jueves 30 de Mayo fue botada al agua 
la nave nueva de Guillermo Pujadas, que 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELO.W 



843 



fue construida delante de los pórticos de 
Fustería. 

Sábado 22 de Junio se hizo a la vela 
la nave de Bernardo Sudosa para hacer 
su buen viage hacia las partes de Ale- 
xandría, y de Baruth. 

Jueves 11 de Julio partió la nave Cas- 
tellana, en la qual van algunos mercade- 
res Catalanes hacia las partes de Sicilia. 

Jueves 8 de Agosto vino la galeota ar- 
mada de Berens:uer Simó, que había ido 
despachada por el Señor Rey con el Hon- 
rado Asberto N. a Genova, Pisa y Sici- 
lia: y vino juntamente una galera arma- 
da de A'. Alemany de Mallorca, que vol- 
vía de la armada del Señor Duque de 
Sicilia. 

Sábado 31 de id. se hizo a la vela la 
nave de A'. Pociilull para hacer su buen 
viage hacia las partes de Sicilia. 

Miércoles 25 de Setiembre arribaron 
dos galeras armadas, siendo Capitán de 
la una el Honrado Pedro Bertrán, y de 
la otra A'. Morey, que volvían de Sicilia. 

Sábado 28 de Setiembre se pusieron 
por los Honorables Concelleres de Barce- 
lona quillas en astillero para diez galeras 
que manda hacer la Ciudad, las que debe 
armar para el feliz viage que el Señor 
Rey quiere emprender en Abril del año 
]>róximo venidero para el Reyno de Si- 
cilia. 

Domingo 29 de dicho partieron de la 
playa del mar de Barcelona dos galeras 
armadas de Pedro Bertrán, y de A'. Morey 
para ir de orden de la Ciudad al Cabo de 
Tortosa, donde estaban detenidas varias 
embarcaciones cargadas de trigo, por te- 
mor de una esquadra de galeras y galeo- 
tas de Moros que cruzaba aquellos mares, 
y debían acomboyarlas hasta esta playa. 

Viernes 4 de Octubre partió la nave 
de A'. Angeláis de la playa del mar de 
Barcelona para ir a Sicilia. 

Domingo 13 de dicho arribó la nave 
dt Antonio Garuu cargada de trigo, pro- 
cedente de las partes de Sicilia. 

Viernes 18 de dicho se hizo a la vela 
la nave nueva de Guillermo Pujadas car- 



gada de paños y otras mercaderías para 
hacer su buen viage hacia las partes de 
Baruth y de Alexandría. 

Miércoles 20 de Noviembre se hizo a 
la vela la nave de A'. Víñals cargada de 
géneros para ir a Alexandría. 

Jueves 19 de Diciembre se hizo a la 
vela la nave de Antonio Garau para ir 
a Cerdeña y a Sicilia. 

AÑO DE 1.393 

Domingo 16 de Febrero se hizo a la 
vela la nave de A'. Nasherl para las par- 
tes de Sicilia. 

Domingo 23 de Marzo volvió de Sici- 
lia la nave de A'. Casatge cargada de 
trigo. 

Miércoles 26 de dicho vino de Sicilia 
la nave de A'. Fogassot cargada de trigo, 
en la qual venían Mossén Bernardo de 
Cabrera, D. Pedro de Prados, y otros 
Caballeros. 

Domingo 30 de dicho vino de Sicilia 
l;i nave de A'. Morey cargada de granos. 

Lunes 14 de Abril se botó al agua la 
nave nueva de Berenguer Simó, la qual 
patroneará A'. 

Martes 15 de Abril se botó al agua la 
nave nueva de N. Bruniquer de dos puen- 
tes, la qual se ha construido delante de 
los pórticos de la Fustería. 

Miércoles 23 de dicho partió una nave 
Castellana fletada por mercaderes de Bar- 
celona, que pasa a Sicilia, y después a 
Romanía. 

Viernes 2 de Mayo partió j)or la no- 
che la nave de Bartholomé Vidal para ir 
a Sicilia. 

Domingo 3 de dicho j)artieron las na- 
ves nuevas de A. Bruniquer, y otra de A. 
fletadas por el Dux Bárbaro para condu- 
cir tropas a Provenza, que deben pasar 
a Ñapóles en socorro del Rey Luis. 

Jueves 8 de dicho se hizo a la vela la 
nave de A'. Casatge, (]ue debe tocar en 
Cerdeña, y pasar a Sicilia. 

Jueves 12 de Junio vinieron las naves 
de A'. Glosa cargadas de especería de las 



844 



ANTÜMU DE CAl'MANY Y DK ilUM'ALAU 



parles de Ultramar ; y las de Agustín Gu- 
rati y N. Carhó, procedentes de Genova. 

Domingo 15 de dicho a)5ortó a esta 
playa la nave de A'. CosUibella, que viene 
de Ñápeles. 

Lunes 23 de dicho se hizo a la vela la 
nave que fue de A'. Morey, que conduce 
soldados a Alguer, y después pasa a Si- 
cilia. 

Sábado 12 de Julio se botaron al agua 
las dos galeras nuevas, la una Real, y la 
otra del Capitán Mossén Güaberto de 
Centellas. 

Sábado 3 de Agosto se botaron al 
agua la galera nueva del Conde de Car- 
dona Almirante, y otra galera vieja del 
Vice- Almirante Galcerán Marqiiet. 

Martes 5 de dicho vino la galera ar- 
mada de Giianecho, procedente de Alguer. 

Miércoles 6 de dicho vino también de 
Alguer la galera armada de Mossén Pe- 
dro de Rihelles. 

Miércoles 13 de dicho se embarcó al 
anochecer la Señora Reyna en la galera 
nueva Real armada para ir a Tortosa, 
donde se hallaba el Señor Rey: y la 
acompañaba Mossén Güaberto de Criii- 
lles Capitán con su galera nueva ar- 
mada. 

Lunes 18 de dicho partió una nave 
Castellana fletada por Pasqual Mercader, 
que vive en la calle de Baseya, y por 
otros comerciantes de la Ciudad, para ir 
a Rhodas y a Chypre. 

Viernes 29 de dicho arribó el Señor 
Rey en su galera Real con otras tres que 
se habían armado en Tortosa, y venía de 
Tarragona, donde se embarcó. Se le hizo 
un puente de madera en la ribera del mar 
delante de la plaza de los Frayles Meno- 
res, j)or el qual salió de dicha galera ; y 
montando en su caballo, pasó sin dete- 
nerse a la Atarazana para ver las seis 
galeras nuevas que hacía construir la Ciu- 
dad, de las quales el día antes habían 
sido benditas dos. 

Miércoles 3 de Setiembre se botaron 
al agua quatro galeras de la Ciudad, dos 
dfi ellas nuevas, siendo Capitanes de la 



una los Honrados Francisco Terré. y 
Francisco Burgués, y de la otra A'. Almu- 
gáver, V Pedro Bertrán; y de las otras 
dos viejas nuevamente carenadas iban de 
Capitanes, de la una Pedro Busquéis, y 
Pedro Quintana: y de la otra Jayme Fi- 
valler, y Juan Fivuller hermanos. 

Miércoles 10 de dicho fue botada al 
agua la galera nueva, de la qual es Ca- 
pitán yV. Villafranca. 

Lunes 15 de dicho se botaron al agua 
dos galeras, de la una de las quales son 
Capitanes Jayme de Vallseca, e Ivo Co- 
nill; y de la otra A'. M orles y Thomás 
Gerona. En el mismo día se hizo a la 
vela la nave Castellana que va a las par- 
tes de Suria. 

Jueves 18 de dicho fondeó en la playa 
del mar de Barcelona la nave de A'. Pu- 
jades, que viene de las partes de Alexan- 
dría cargada de especiería. 

En el sobredicho día partió el Señor 
Rey de su palacio acompañado de los 
Concelleres de Barcelona y de diversos 
Caballeros, yendo a pie hasta la Cathe- 
dral. donde oyó Misa solemne, y se des- 
pidió de la virgen Santa Eulalia. Salió de 
diclia Iglesia debaxo de un palio de bro- 
cado de oro, cuyas seis varas llevaban 
los cinco Concelleres y Mossén Ramón 
de Alemany (Capitán de la galera Real), 
y siguiendo la plaza del Trigo, la calle 
de la Mar, y calle Ancha, se embarcó por 
medio de un puente de madera que se 
había construido delante de San Francis- 
co en la ribera del mar. en la galera Ca- 
pitana para hacer su buen viage a Tor- 
tosa. 

Viernes 17 de Octubre partieron los 
Infantes, hijos el uno del Señor Rey Don 
Pedro, y el otro del Señor Rey Don Juan 
hoy reynante, para ir a Tortosa, donde 
se hallaba dicho Rey Don Juan. Al mis- 
mo tiempo partieron tres naves de la pla- 
ya del mar de Barcelona con mucha gente 
de armas, cuyo caudillo era Mossén 
Bernardo de Cabrera, para ir a Sicilia a 
socorrer al Señor Infante Don Martín 
Duque de Montblanch, que se hallaba en 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



843 



diclia Isla con su hijo el Rey de Sicilia, 
y la Infanta de aquel Reyno madre de 
éste. 

Lunes 27 de Octubre las nueve galeras 
armadas por la Ciudad hicieron el saludo 
antes de medio día, y en aquella hora sa- 
lieron a apostarse delante de la cueva de 
Monjuy, preparadas y listas para el via- 
ge que el Señor Rey debe emprender a 
Cerdeña con las diez galeras armadas que 
la Ciudad le habia ofrecido, de las qua- 
les sólo faltaba la del Capitán A'. Terré, 
que de orden de la ciudad había sido en- 
viado a Mallorca. Al día siguiente por la 
noche partieron las dichas nueve galeras 
de aquel surgidero para hacer su viage a 
Port-Fangós (es el puerto del Fangás en 
la parte oriental de la boca del Ebro). 

AÑO DE 1394 

Jueves 2 de Abril partió la nave de 
A'. Angeláis con cierta gente de armas 
que conduce a Sicilia, y debe tocar pri- 
mero en Cerdeña. 

Miércoles 15 de dicho partió una ga- 
lera, armada, cargada de mercaderías 
para llevar a Flandes, la qual es de Bar- 
tholomé Vidal. Esta galera volvió de di- 
cho viage el 11 de Setiembre. 

Lunes 28 de Mayo se hicieron a la vela 
las naves de A. Pujades, y de Martin Vi- 
cent, cargadas de géneros para Rhodas, 
Chypre, y Alexandría. 

Lunes 24 de Agosto se recibieron acá 
nuevas por cartas llegadas de Aviñón, de 
Genova y de Venecia, como la nave Lo- 
ntelina, que Uevaba a bordo 300 hombres 
de armas Genoveses, había apresado la 



nave de Nicolás Pujades a la boca del 
N. a la entrada del Archipiélago, la 
qual pocos días antes había partido de 
aquí para ir a Rhodas, a Chypre, y Ale- 
xandría cargada de varias mercadurías. 
Dicha nave fue rendida después de cinco 
abordages que resistió de la Genovesa, en 
los quales murieron varios mercaderes y 
muciía gente de una y otra parte, ües- 
pués de apresada, la enemiga la conduxo 
a una Isla llamada N., y allí le hizo des- 
cargar 935 fardos de paños de diversos 
colores, azafranes, corales, costales de sa- 
yas de seda y otros varios géneros que 
llevaba. \ según referían dichas cartas, 
por razón del gran conocimiento que di- 
cho Nicolás Pujades tenía con Andrea 
Lomellino Capitán de aquella nave, éste 
le restituyó el buque con mil jarras de 
miel, y cien botas de aceyte que le dexó, 
y además le dio el valor de los fletes de 
entrada y salida de todos los dichos gé- 
neros y mercadurías que llevaba su nave 
antes de ser apresada. 

En los días 25, 26 y 27 del mismo 
Agosto se anota en el Diario, que los 
Concelleres y comerciantes juntos fueron 
a dar cuenta al Rey de este suceso: que 
el Rey, la Ciudad, y Guillermo Pujades 
(sería Diputado por el comercio), reci- 
bieron cartas del Dux y Ciudad de Ge- 
nova, en que expresaban haberse dado 
orden para el embargo de aquellos gé- 
neros apresados a fin de restituirlos. 
Y finalmente que el Consejo de ciento dio 
comisión a una Junta particular de diez 
y ocho de sus individuos para que deter- 
minasen el número de naves que se de- 
bían armar j)ara tomar satisfacción. 



Dietari del Anlirh Consell Barceloni, I, años 1390-1446. 



846 



ANTONIO DK CAPMANY Y DE MONPALAU 



22 (ll, XXIl) 

H ARENGA QUE £/V LA ABERTURA DE LAS CORTES, QUE SE TUVIERON EN 
la Villa de Perpiñán en el año 1406, pronunció el Rey D. Martín de Aragón en elogio 

lie Id Nación Catalana y de los relevantes servicios hechos a su persona y a sus 

Serenísimos Predecesores. 



ESTA harenga o proposición, que dixo 
de memoria el Rey Don Martín el día 
26 de Enero de 1406, está sacada del 
quaderno original que se guarda en el 
Keal Archivo de Barcelona: la qual pu- 
blicó fiel e íntegramente Pedro Miguel 
Carbonell Archivero del Rey Don Fer- 
nando el Cathólico, e insertó en sus Chro- 
niques d'Espanya, fol. CCLII, que es- 
cribía por los años de 1496. Pero como 
lí> lengua Catalana en la que está exten- 
dido el original, es ya antiquada en el 
mayor número de los vocablos y por otra 
parte seria inútil copiarla en un idioma 
antiguo provincial, muerto hoy para la 
República de las letras, y desconocido 
de! resto de Europa; nos ha parecido 
más propio trasladar este precioso mo- 
numento, que pocos leen y muchos me- 
nos entienden, vertiéndolo en lengua Cas- 
tellana para universal inteligencia de los 
lectores. 

En su traducción hemos guardado una 
literal y escrupulosa conformidad; y en 
quanto lo permite el orden de la gramá- 
tica general, se ha conservado liasta la 
estructura de la frase: de modo que en 
los argumentos, la narración, el orden, 
el método, ni las divisiones. Solamente 
de la profusión de citas y alusiones sa- 
croprofanas, propias del gusto y erudi- 
ción de aquel tiempo, se han cercenado 
las superfluas e impertinentes, dexando el 
cuerpo del discurso intacto, a fin de que 
su lectura, descargada así de la pesadez de 
muchas autoridades triviales de ostenta- 
ción, quede menos ingrata y desapacible. 

PROPOSICIÓN 
Gloriosa dicta sunt de le (Prov. 86) 
buena gente. Queriendo nosotros seguir 



el estilo antiguo y acostumbrado en nues- 
tros predecesores, que en la abertura de 
sus Cortes solían decir algunas cosas pa- 
ra edificación de sus pueblos: nos hemos 
propuesto hablar de la gloria del Prin- 
cipado de Cataluña ; a cuyo propósito 
me ocurre un pasage de Isaías, quando 
dice: Clama: quid clamaho? Omnis caro 
fccnum, et omnis gloria ejus quasi flos 
agri: exsiccatum est fa'nuní et cecidit 
fios... Queremos pues seguir esta regla 
con vosotros, que sois una parte distin- 
guida y poderosa de nuestros dominios, 
no con ficciones, no con hechos presta- 
dos, no con fábulas, ni elogios ideales, 
quare non sunt milii loquelce ñeque ser- 
mones, sí tan sólo para manifestar la glo- 
ria de nuestro Señor que ha obrado en 
vosotros. 

Por tanto como no debemos callar la 
virtud, la gloria y la nobleza del Princi- 
pado de Cataluña, y de sus naturales bien 
podemos verificar el thema por nosotros 
empezado: Gloriosa dicta sunt de te. No- 
ble Congreso, noble Principado de Cata- 
luña, y vosotros Catalanes, cosas glorio- 
sas se han dicho de vosotros: por cuyas 
palabras se demuestran dos conclusiones 
muy singulares: la primera, que está 
claramente demostrada la virtud muy fa- 
mosa: gloriosa dicta sunt: la segunda, 
de una Nación muy valerosa nombrada 
por todo el nnmdo: quia de te... 

PRIMERA PARTE 

Vicisti jamam rirtutihus (Paralipo- 
men. 2. cap. IX) vencido habéis a la fa- 
ma con hechos virtuosos: pues hallamos 
que los Catalanes entre otras cosas muy 
singulares han tenido gran fama por todo 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



847 



el mundo: en primer lugar, porque con 
gran lealtad han servido a su Señor ; en 
segundo lugar, porque con gran ardi- 
miento han obrado cosas por su propio 
valor; últimamente, porque con gran li- 
beralidad han mostrado su honor. 

I. Acerca del primer punto, muy pa- 
tente y notoria es a todo el mundo la 
gran voluntad y servicios con que los 
Catalanes han asistido a su Sefíor natu- 
ral, y todo por el gran amor y lealtad 
que en ellos siempre han residido. Vale- 
rio Máximo en el tratado de su Libro 
dice así: ¿Necesitamos de ir a buscar 
dichos y hechos de naciones estrañas, 
quando en la nuestra podemos hallar bas- 
tantes?... Asi pues volviendo a nuestro 
propósito, veamos qué hechos obraron 
los nuestros. ¿No fue grande el servicio 
que hizo Roger de Lauria al Rey Pedro 
quando derrotó la armada del Rey de 
Francia en el puerto de Rosas? ¿No fue 
grande el servicio que hicieron los Ca- 
talanes al dicho Rey en el collado de Pa- 
nizá, pues que en aquella jornada no 
había más que catalanes? ¿No fue gran- 
de el servicio que Roger de Lauria hizo 
al Rey Jayme nuestro bisabuelo, quando 
desbarató el poder del Rey Roberto de 
Ñapóles en Sicilia? haciendo prisionero 
al Principe su hijo con otros muchos 
personages... ¿No fue grande el servi- 
cio que hizo Bernardo de Cabrera al Se- 
ñor Rey nuestro padre, quando desbara- 
tó la armada de los Genoveses en el 
puerto del Conde? ¿Quando tomó a Al- 
guer, y después al cabo de quince días 
peleó con el Juez de Arbórea vencién- 
dole en batalla campal? Por no tener 
tiempo no entramos a referir los servi- 
cios que Boxadors y otros Catalanes hi- 
cieron al Señor Rey abuelo nuestro en 
le guerra de Cerdeña: ni contaremos los 
esforzados y gloriosos hechos que el 
Principado de Cataluña y sus naturales 
obraron por el Rey nuestro padre en el 
grande socorro y ayuda que le dieron 
para el Reyno de Aragón y de Valencia. 
A la verdad que bien podemos aplica- 



ros lo que dice San .[uan: Fuisti fidelis 
usque ad mortem, et dabo tibí coronam 
glorice (Apocalip. 2). 

IL Para el segundo punto, en el qual 
decimos, que con gran ardimiento han 
obrado cosas por su propio valor, no que- 
remos ocultar una gracia singular que 
nuestro Señor ha concedido a los Cata- 
lanes: pues podemos decir que en todos 
los hechos de armas en que ellos se ha- 
llaron, siempre se mostraron esforzados 
\ valientes: Basta que os acordéis de to- 
dos los puestos en que se haya hallado 
Catalanes para alguna empresa de valor; 
y veréis qué renombre y fama dexasteis. 

Para abreviar sólo os referiremos dos 
hechos, pues para quererlos decir todos, 
antes nos faltara el día que historias que 
narrar. ¿No fue señalado el servicio que 
los Catalanes hicieron a la Iglesia de 
Dios y al Padre Santo poniéndole en li- 
bertad, qualesquiera que hubiesen sido 
los tratos pasados? porque al fin Catala- 
nes fueron los que le liberaron ; de lo 
que resultó a nuestro Señor servicio, y 
a ellos fama y loor. Tampoco es de ol- 
vidar el señalado servicio y hechos con 
que nos asistieron para la conquista de 
Sicilia ; pues no siendo nosotros su Rey 
entonces, ni pudiéndoles por fuerza lle- 
var, por su propio ardimiento nos acom- 
pañaron, sin ir niovidos por el sueldo ni 
estipendio que les señalásemos, ni por 
lemuneraciones que pudiésemos darles 
en el continente, donde teníamos vendido 
o empeñado todo nuestro patrimonio 
para la citada expedición. Así pues sa- 
lieron sin esperanza alguna de premio, 
y sí sólo movidos de su valor. En efecto 
bien lo mostraron a quien vio quán glo- 
riosa fue su entrada ; con quánta firmeza 
y fidelidad aguantaban los asedios; con 
quánta fortaleza combatían los castillos 
de los enemigos : con quánta intrepidez 
hacían rostro a los que venían a las ma- 
nos con ellos en las batallas. ¡O! ¡qué 
glorioso espectáculo aquel, quando mi- 
rábamos a nuestra Nación obrar con áni- 
mo tan esforzado ! En efecto podemos ser 



848 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



testigos verdaderos de que en los asaltos 
de las plazas, al punto que alguno de un 
cantazo era derribado, otro con gran ar- 
dimiento subía por la escala al puesto que 
el caído desocupaba ; de que otros des- 
pués que la bombarda había herido o 
muerto a alguno, se metían inmediata- 
mente en la brecha para asaltar el muro 
de donde disparaba la bombarda; otros 
aunque viesen a su padre, liijo, herma- 
no, primo, o deudo muertos, se mantenían 
inalterables como si fuera desgracia age- 
na: ¿y sabéis por qué? Quare inagnifi- 
cavi.t eos in conspeclu Regum, et. dedil 
illis coronam gloria: (Eccles. V). 

III. En el tercer punto decimos que 
su liberalidad la han mostrado con gran 
honor. En efecto ¿qué pueblo hay en el 
mundo que goce de tantas franquezas y 
libertades, ni que sea tan liberal como 
vosotros? Leemos pues que en todos los 
pueblos del orbe la mayor parte están 
sugetos a las imposiciones de sus Seño- 
res, y a los donativos gratuitos, excepto 
vosotros, que sois inmunes de estas ta- 
llas; pero vuestra liberalidad es tanta, 
que podemos decir, que jamás nuestros 
predecesores tuvieron necesidades que 
vosotros no socorrieseis siempre. Basta 
para confirmación de ello, que conside- 
remos la ayuda que disteis al Santo Rey 
Jayme ; a quien concedisteis el quinto de 
vuestros bienes para la conquista de Ma- 
llorca. ;Quánta fue también la ayuda qa.; 
los Catalanes dieron al Rey Pedro nues- 
tro abuelo en la guerra de los Franceses? 
Pues no satisfechos con sacrificar por él 
sus vidas, le entregaron sus hacienda^ con 
que pudiese buscar recursos para soste- 
ner la guerra. No es menester ir muy 
lexos: véase el señalado socorro que dis- 
teis al Rey nuestro padre en sus necesi- 
dades, singularmente en la guerra de la 
Unión, y en la de Castilla: pues en unas 
Cortes que tuvo a los Catalanes en Tor- 
tosa, le disteis para mantener la guerra 
contra Castilla XVII cuentos de moneda. 
Luego bien se puede decir de vuestra li- 
beralidad: Compleverunt honorcm Do- 



mi ni in donis siiis (Eccles. Lib. I). El 
que quisiera considerar la gran lealtad 
con que servísteis a vuestro Príncipe, y 
el gran ardimiento y trabajos con que 
mostrasteis vuestro valor, liberalidad y 
honor ; verá claramente probada la pri- 
mera parte de nuestra división, en la 
qual hemos dicho: que es claramente 
clemostrada la virtud muy famosa: quia 
gloriosa dicta siint de te. 

SEGUNDA PARTE 

Decimos en segundo lugar, que por 
las palabras con que empezamos, la Na- 
ción muy valerosa por todo el mundo 
nombrada, hablamos de ti. Principado de 
Cataluña; porque has de saber que los 
elogios que hemos dicho, no los hacemos 
de una nación estraña, ni de gentes mer- 
cenarias, o que hayan aún de venir; an- 
tes bien todas estas glorias y bondades 
las decimos de ti... Así pues queriendo 
satisfacer nuestros deseos, os haremos 
patente cómo la muy valerosa nación 
Catalana es nombrada por todo el mun- 
do: pues partiendo la tierra en quatro 
partes ; esto es, oriente, occidente, tra- 
montana, y medio día, omnis térra veri- 
tatem invocal (Esdrae IV). Primeramen- 
te, si miramos a tramontana ¿no fue 
grande la fama y renombre que el Conde 
de Barcelona y los Catalanes dexaron en 
Alemania, libertando a la Emjx-ratriz del 
crimen de que fue falsamente acusada? 
cuya defensa nadie había querido tomar ; 
antes bien quedó desamparada de todos 
los suyos. Siendo pues por el Conde y los 
Catalanes librada, bien se jjuede decir de 
ellos lo que leemos en la Sagrada Escri- 
tura: Suscitavi ab aquilone et vocavit 
nomen meurn { Isaías 41). 

¿No fue grande la expedición de los 
('afalanes a Levante, según hallamos en 
algunas historias, quando Gofredo de 
Bullón fue a la conquista de la Tierra 
Santa, donde leemos que le acompañaron 
siguiendo al Conde Gerardo gran núme- 
ro de Roselloneses? ¿No dexaron tam- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



849 



bien grande renombre y fama las otras 
hazañas que en Oriente obrasteis? Sean 
testimonio de ello las Islas de Sicilia, 
Cárdena y Córcega, antiguamente grane- 
ros del Imperio Romano. Y siendo así 
que ni los romanos ni Africanos después 
de porfiadas guerras, jamás las pudieron 
retener; hoy por la gracia de Dios se 
conservan baxo do nuestra bandera y 
nombre. De vosotros pues se puede de- 
cir: Profecti sunt ut ingredierenttir iis- 
que ad Orieníem, et invenerunt pascua 
(Paralipom. IV). 

Si volvemos la vista hacia las regiones 
del Medio dia, los esforzados hechos que 
obraron los Catalanes en las conquistas 
de Mallorca, Menorca e Ibiza, y las in- 
vasiones que hicieron en Berbería ; ve- 
remos que en ellas dexaron gran renom- 
bre y fama. Por lo que se os j)ucdo 
aplicar lo que dice Jeremías: Venient a 
meridio portantes sacn/itium in domum 
Domini. Si miramos a Poniente, y vemos 
el grande servicio que hicisteis al Santo 
Rey Jayme en las conquistas de los Reynos 
de Valencia y Murcia ; ciertamente pode- 
mos decir, que bien ensalzados habéis 
dexado allí vuestro nombre y valor. 
\ para concordancia de esto podemos de- 
cir: Honorabilis jactiis es in ocitlis meis, 
et glorióse ab Oriente ducam semen 
tuum; et ab Occidente congregabo te 
(Isaías 43). También podemos repetir 
aquí lo que el Emperador Theodosio dixo 
a los suyos: esto es, que no podía hacer 
mayores dones a los que le habían defen- 
dido el Imperio contra los tyranos, que 
extender y manifestar por todo el mundo 
su esfuerzo y fama, diciendo de ellos: 
vuestro valor es notorio en el elado 
Tañáis, que es río del Norte ; en el abra- 



sado Lylna, que es región del Mediodía; 
en las fuentes secretas del sol, que es- 
tán en Oriente, y en las columnas de 
Hércules, que están en Occidente: así 
pues vuestros méritos, vuestro honor y 
gloria son por todo el orbe eternamente 
pregonados. De lo qual parece ser ésta 
la bendición que Dios dio a Abraham, 
diciéndole: Terram quaní tibi dabo: et 
dilataberis ad Orientem, ad Occidentem, 
Septemtrionem, et Meridiem (Génesis 28). 
Queda aquí probada la segunda parte de 
nuestra división, en la que diximos: Na- 
ción muy valerosa por todo el mundo 
nombrada. Pero para conclusión de es- 
las palabras, quiero referiros una acción 
muy animosa del Rey nuestro bisabuelo, 
quando despachó al Rey Abuelo nuestro 
e hijo suyo a la conquista de Cerdeña. 
Teniendo pues nuestra bandera Real en 
sus manos, le dixo estas palabras: «Hijo 
mío, os entrego nuestra bandera antigua 
del Principado de Cataluña, la qual goza 
de un singular privilegio, que es menes- 
ter guardéis bien, pues no está falsificado 
ni adulterado, antes bien se conserva 
puro, íntegro, sin falsificación ni manci- 
lla alguna, y sellado con sello de oro, y 
es éste: que en ningún tiempo en campo 
de batalla donde nuestra bandera Real 
haya estado, jue vencida ni desbaratada: 
y esto por la gracia de nuestro Señor, y 
por la gran fidelidad y amor de sus sub- 
ditos». Por cuyas razones podemos apli- 
caros lo que dixo Julio César viniendo de 
la conquista de Germania a sus subditos: 
Alzad, alzad vuestras banderas, pues sois 
dignos de tener el Imperio de Roma. Lue- 
go podremos muy bien deciros: Alzad, 
alzad vuestras banderas, pues sois dignos 
de poseer el Principado de Cataluña. 



Cf. bibliografía citada en el Ap. n." 9, especialmente Albebt-Gassiot, Parkmenls a les Corts, 
y Rubio y Lluch, Consideracions sobre ['oratoria política. 



850 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 
23 (ll, XXIIl) 



CATALOGO DE VARIOS NOMBRAMIENTOS DE CÓNSULES ULTRAMARINOS 
elegidos por la antigua Ciudad de Barcelona en diversos puertos y escalas del Me- 
diterráneo para prolección de sus mercaderes y navegantes en los siglos XIV . 



AUNQUE la Ciudad de Barcelona, en vir- 
tud de las Regalías que le había co- 
municado el Rey Don Jayme I de Ara- 
gón por su Privilegio del año de 1266, 
acostumbraba nombrar sus Cónsules para 
varios puertos del Mediterráneo desde el 
siglo XIII ; no ha sido posible encontrar 
en los Libros y Registros de su Archivo 
la serie de los nombramientos que des- 
pachó en aquel tiempo el Magistrado 
Municipal. 

Consta sin embargo, según el testimo- 
nio de algunos instrumentos insertos en 
la Colección Diplomática de estas Memo- 
rias, que en el año 1270 había Cónsul de 
Barcelona en Alexandria de Egypto, y 
era Jayme de Fivaller; que en Túnez 
y Bugía lo había desde 1281 ; ¡jues por 
los años de 1315 residía exerciendo el 
Consulado de los Catalanes en la primera 
Ciudad Jayme Reslany, y en la segunda 
Bernardo Benencasa: que en la Ciudad 
de Sevilla tenía aquel oficio Pedro Carde- 
dos en 1282; en Palermo Guillermo Riu- 
xach en 1296 ; en Sácer en la Isla de 
Cerdeña Guillermo Oliver desde los años 
1325; y asimismo en otras partes adon- 
de navegaban los Catalanes y demás va- 
sallos de la Corona de Aragón. Pero de 
aquellos nombramientos, y de los demás 
que en el último tercio de aquel siglo se 
despacharon para otros destinos, no te- 
nemos copias, ni memoria alguna autén- 
tica y ordenada. 

La recopilación y coordinación de los 
títulos de Cónsules en Registros arregla- 
dos comienza en el siglo XIV, según ve- 
remos más abaxo en las apuntaciones de 
la Rúbrica del Secretario Bruniquer. Así 
pues para los siglos siguientes subminis- 
tra el Archivo de la Ciudad muy copio- 
sas e individuales noticias, sacadas de 



sus antiguos Libros de asientos y notas, 
en donde se halla continuada la serie de 
todos los nombramientos de Cónsules ul- 
tramarinos, con la nota al principio del 
día, mes y año del electo ; y del lugar de 
su destino, en la forma siguiente. 

Títulos de Algunos Despachos de Cón- 
sules ultramarinos continuados en un Re- 
gistro del Archivo Municipal de la Ciu- 
dad de Barcelona intitulado: Liber No- 
tularum annorum 1410 et alioruní usque 
ad 1423. 

CÁLLER 

Consulatus Catalanorum Civitatis et 
Castri Calleri íactus Honorabili Jacobo 
Xaich. Die 10 Aprilis. an. a Nativitate 
Dñi. 1110. 

ARLES 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Arles factus Magnifico Bernardo Estroz- 
zi. Die 9 Octobris. an. a Nativit. Dñi. 
1411. 

ORISTÁN 

Consulatus Catalanorum (Civitatis Oris- 
taní in Regno Sardinia? factus Honora- 
bili Georgio Lochi. Die I mensis Julii. 
an. Nat. Dñi. 1412. 



ÑAPÓLES 

Consulatus Catalanorum Civitatis et 
Regnis Neapolis factus Magnifico Ri- 
chardo de Morisco Militi, Civi ejusdem 
Civitatis. Die 25 mensis Februari. an. 
Nat. Dñi. 1413. 

AGRIGENTO 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Agrigento factus Honorabili Petro de 



MEMORIAS HISTÓRICAS DF. BARCELONA 



851 



Luna mercatori, Civi ejusdem Civifatis. 
Die 19 mensis Julii. an. Nativit. üñi. 
1413. 

TROPEA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Tur- 
piaj Regni Neopolis l'actus Nobili Anto- 
nio Lutrari. Die 29 mensis Augusti. an. 
Nat. Dñi. 1413. 

ALEXANDRÍA 

Consulatus Catalanorum portus Ale- 
xandria» factus Honorabili Francisco Za- 
trilla mercatori, Civi Barchinon£e. Die 25 
mensis Septembris. an. Nativit. Dñi. 
1413. 

SAVONA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Sa- 
honíe factus Honorabili Juliano Corzo. 
Die 10 Novembris. an. Nativitatis. Do- 
mini. 1413. 

CATANIA 

Consolatus Catalanorum Civitatis Ca- 
taniae factus Honorabili Petra de Caste- 
llo. Die 7 mensis Augusti. an. Nativit. 
Dfíi. 1414. 

BERRA Y MARTIGUES 

Consulatus Catalanorum in ViUa de 
Berra, Santamandi, ac in alus locis 
Stagni de Martega (de la Diócesis de 
Arles en Provenza) factus Honorabili 
Joanni Blancart. Die 28 mensis Septem- 
bris. anno Nativitatis Domini 1414. 

FAMAGUSTA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Fa- 
magostai Regni Xipri factus Honorabili 
Raphaeli de Podio. Die 23 mensis De- 
cembris. an. Nativit. Dñi. 1415. 

PALERMO 

Consulatus Catalanorum Civitatis Pa- 
normi factus Honorabili Guillelmo OH- 



ver mercatori, Civi Barchinonaj. Die I 
Februarii. an. Nativit. Dñi. 1416. 



SACER 

Consulatus Catalanorum Civitatis Sa- 
ccri Regni Sardinia; factus Magnifico An- 
tonio de Moroni, Civi ejusdem Civitatis. 
Die I mensis Februarii an. Nativit. üñi. 
1416. 

MODÓN 

Consulatus Catalanorum portus et Ci- 
vitatis de Modo in partil>us Roniani» 
factus Magnifico Philippo de Xipre. Die 
30 Martii. an. Nativitatis Domini 1416. 



GENOVA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ja- 
nua; factus Honorabili Petro Palomar. 
Die 9 mensis Novembris. an. Nativit. 
Dñi. 1416. 

PALERMO 

Consulatus Catalanorum Civitatis Pa- 
normi factus Honorabili Francisco Ca- 
sati^e mercatori, Civi Barchinona;. Die I 
mensis Junii, an. Nativit. Dñi. 1415. 

MODÓN 

Consulatus Catalanorum portus et Ci- 
vitatis de Modo, factus Honorabili Petro 
Rocca. Die 20 Februarii. an. Nativit. Dñi. 
1417. 

ALGUER 

Consulatus Catalanorum Civitatis Al- 
guerii factus Honorabili Antonio Sur'ier. 
Die 31 mensis Martii. an. Nativit. Dñi. 

1417. 

ÑAPÓLES 

Consulatus Catalanorum Civitatis ct 
Regni Neapolis, factus Ludovico de Coas- 
tantio Militi, et civi ejusdem Civitatis. 
Die 20 mensis Julii. an. Nativitat. Dñi. 
1417. 



852 



ANTÜ.MO ÜE CAPMANY Y DE MONPALAU 



SEGNI 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Senye in partibus Hungariae factus Hono- 
rabili Thomcc Ludovici. Die 26 mensis 
Martii. an. Nativit. Dñi. 1418. 

MARSELLA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Mas- 
silias factus Honorabili Bernardo de Ro- 
cafort mercatori, civil ejusdcm Civitatis. 
Die 15 mensis Decembris. an. Nativit. 
Dñi. 1418. 

CANDÍA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Can- 
día; factus Honorabili Hyronimo Morosii 
mercatori Véneto. Die 20 mensis Aprillis. 
anno a Nativitate Domini 1419. 

ARLES 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Arles factus Jacobo Arpilla. Die 20 men- 
sis Septembris, an. Nativit. Dfíi. 1420. 

MESINA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Mes- 
san® factus Nobili Pliilippo de Humano. 
Die 25 mensis Julii. an. Nativitat. Dñi. 
1420. 

PISA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Pi- 
soe factus Magnifico Cosmio Joanni de 
Mediéis Florentino. Die 9 Januarii. an. 
Nat. Dñi. 1422. 

ÑAPÓLES 

Consulatus Catalanorum Civitatis ct 
Regni Neapolis factus Magnifico .árnaldo 
de Monlsoriu. Die 2 mensis Aprillis. an. 
Nat. Dñi. 1422. 

MESINA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Mes- 
sana; factus Barlholomeo Patri. Die 18 
mensis Maji. an. Nativit. Dñi. 1422. 



MESINA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Mes- 
sanie factus Joanni Rizzo. Die 12 mensis 
Martii. an. Nativit. Dñi. 1423. 

TROPEA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Tur- 
piíe Regni Neapolis factus Nobili Fran- 
cisco Fazali. Die 9 mensis. Octobis. an. 
Nativit. Dñi. 1424. 



Títulos de algunos Despachos de Cón- 
sules ultramarinos, continuados en otro 
Registro del Archivo Municipal de Bar- 
celona, intitulado: Liber antiquus notu- 
larum de tempere Bernardi Splugues 
scribce majoris domus civitatis et heno- 
rabilis concilii ipsius ah anno 1425 us- 
qiie and annum 1433. 

MALTA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Me- 
litensis factus Nobili Antonio Bagnolo 
Civi ejusdem Civitatis. Die 4 mensis An- 
gustí, anno Nativit. Domini 1425. 



SACCO 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Xacha Regni Siciliaí factus Ludovico Ta- 
larida civi ejusdem Civitatis. Die 5 men- 
sis Augusti. an. Nativit Dñi. 1425. 



PALERMO 

Consulatus Catalanorum Civitatis Pa- 
normi factus Magnifico Joanni Roure Ci- 
vi Barchinonas. Die 28 Januarii. anno a 
Nativitate Domini 1428. 



CATANIA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ca- 
taniae factus Nobili Conrado de Castello. 
Die 27 mensis Aprillis. an. a Nativitate 
Domini 1428. 



MEMORIAS HISTÓRICA? PF. R\RCF,LO\A 



85.5 



CONSTANTINOPLA 

Consulatiis Catalaiiorum Civitatis Cons- 
tantinopolis factus Magnifico Joanni Tro- 
sello civi ejusdem Civitatis. Dic 16 men- 
sis AuRusti. an. Nativit. Dni. 1428. 



PALERMO 

Consiilatiis Catalanorum Civitatis Pa- 
iiormi factus Magnifico Francisco de 
Gualhes Civi Rarcliinona;. Die 25 mensis 
A|)iillis. an. Nativit. Domini 1430. 



LICATTA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Lica- 
ta? Regni Siciliae factus Honorabili Mi- 
clieli Vidal niercatori Villre per|)iniani. 
Die I mensis Martii. anno Nativit. Dñi. 
1429. 

NIZA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ni- 
cas et Villafranchas de Olivólo, factos Mag- 
nifico Petro Litaredi civi ejusdem Civita- 
tis. Die I mensis Martii. an. Nat. Dñi. 
1429. 

ALEXANDRÍA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ale- 
xandriíe factus Magnifico Berena,ario Sir- 
vent Civi Barchinona\ Die 14 mensis 
Aprillis. an. a Nativitate Domini. 1429. 



CASTELLAMARE 

Consulatus Catalanorum portus et Ci- 
vitatis de Castro-maris Regni Neapolis, 
factus Andrece Sicart. Die 14 mensis 
Aprillis. an. a. Nativit. Domini. 1429. 



FAMAGUSTA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Fa- 
magosta! factus Magnifico Joanni Fran- 
ger Militi de Sicilia. Die 18 mensis Ju- 
nii. an. Nativitatis Domini 1429. 



TR.APANI 

Consulatus Catalanorum Civitatis Trá- 
pana? factus Magnifico Petro Zavellaneda 
Militi. Die I niensi.s Octobris. anno a 
Nativitate Domini 1429. 



SANT-MOXET Y FONTCALRA 

Consulatus Catalanorum Villas de Sent- 
moxet-Fontcalda etc. Regni Francia;, fac- 
tus Petro Zarroca. Die 10 mensis Maji. 
anno a Nativitate Domini 1430. 

CASTELLAMARE 

Consulatus Catalanorum portus et Ci- 
vitatis de Castro-maris factus Jiiliano de 
Rizzo. Die 7 mensis Aprillis. a an. Nat. 
Dñi. 1431. 

TROPEA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Tur- 
pia> Regni Neapolis factus Collelo Fazza- 
r¡. Die 21 Aprillis. an. a Nativit. Domini 
1431. 

MARSELLA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Mas- 
siliae factus Honorabili Melchiori de Va- 
queres civi ejusdem Civitatis. Die 10 
mensis Julii. an. a Nativit. Domini 1431. 

ARLES 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Arles in Provincia factus Honorabili 
Joanni Cortina mercatori, Civi de Avi- 
nione. Die 26 mensis Junii. an. a Nat. 
Dñi. 1432. 

ALGUER 

Consulatus Catalanorum Civitatis Al- 
guerii factus Honorabili Jacoho Font de 
Borrell. Die 22 mensis Novembris. an. a 
Nativitate Domini 1432. 

ARLES 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Arles factus Hugiielo Blancarl. Die 10 
mensis Majii. an. a Nativit. Dñi. 1433. 



854 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



CASTELLAMARE 

Consulatus Catalanorum portiis et Ci- 
vitatis de Castro-maris factus Juliano Ro- 
ziili. Die 15 mensis Octobris. an. Nat. 
Dñi. 1433. 

CANDÍA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Can- 
diie factus Honorabili Marco Allega. Die 
17 mensis Septembris. an. Nativit. Dñi. 
1433. 

SYRACUSA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Syra- 
cusae factus Honorabili Antonio de Be- 
llohomu civi ejusdem Civitatis. Die 28 
mensis Septembris. an. Nativit. Domini 
1433. 

PISA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Pi- 
sa; factus Honorabili Andrece de Patri 
mercatori, Civi Florentiae. Die 5 mensis 
Decembris. an. Nativit. Domini 1433. 



Lista de los títulos de Cónsules ultra- 
marinos sacada del Libro intitulado De 
consulibus uUramarinis ab anno 1483 
usqiie ad an. 1564, conservado en el Ar- 
chivo Municipal, en el qual están copia- 
dos los Despachos. 

NIZA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ni- 
ca-, portus et terree de Olivólo factus 
Joanni Mora. Die sabbati 22 mensis No- 
vembris anno praedicto a Nativitate Dñi. 
1483. 

MARTIGUES Y MARSELLA 

Consulatus Comitatus Provinciae Vice- 
comitatus Martici de Bost, et Civitatis 
Massilia; factus Venerabili Petra Guiller- 
mo Lajáhrega mercatori, Civi Barchino- 
nensi. Die Martis 9 mensis Martii. an. a 
Nativitate Domini 1484. 



ROMA 



Consulatus Civitatis Romae factus Ve- 
nerabili Nicolao Pujades mercatori, Civi 
Barchinona?. Die Luna; 12 mensis Julii. 
Anno a Nativitate Domini 1484. 



CONSTANTINOPLA 



Consulatus Civitatis Constantinopolis 
factus Honorabili Bernardo Maúll merca- 
tori. Civi Barchinona;. Die Martis 31 
mensis Maji. an. a Nat. Dñi. 1485. 



ANCONA 

Consulatus Catalanorum Civitatis An- 
cona; factus Honorabili Nicolao Bret mer- 
catori Civi Barchinonas. Die martis 31 
mensis Maji anno prasdicto. 

GENOVA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ja- 
nua; factus Honorabili viro Domino Ni- 
colao Re^s Civi Jaua'. Die martis 23 
mensis Augusti. an. a Nat. Dñi. 1485. 



CATANIA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ca- 
taniíe factus Venerabili Raphaeli Serra 
mercatori. Die 31 mensis Augusti an. a 
Nat. Dñi. 1485. 

ALEXANDRÍA 

Consulatus Catalanorum Alexandriae 
factus Honorabili Joanni Viastrosa mer- 
catori, Civi Barchinonas. Die jovis 17 
mensis Novembris. an. a Nat. Dñi. 1485. 



candía 

Consulatus Catalanorum Civitatis Can- 
dife factus Honorabili Pelro Viastrosa 
mercatori Civi Barchinona;. Die mercu- 
rii 8 mensis Februarii. an. a Nat. Dñi. 
1486. 



MEMOKlAi) mSTÓKICAS Vlí liAKCKLO.N/V 



855 



MODON 

Consulatus Civitatis de Modo factus 
Honoial)ili Amatori Paréis mercatori, 
Civi Barcliinona". Dic 8 Fehiuarü 1486. 



PISA 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Pisa factus Honorabili Pe/ro VUa merca- 
tori Civi Barchinoníe. Die Sabati 18 
mensis Martü. an. a Nat. Dñi. 1486. 



ROMA 

Consulatus Civitatis Rom» factus Ho- 
noraljili Joanni Pujades mercatori. Die 
Lunaí 22 mensis Novembris. anno prae- 
dicto. 

GENOVA 

Consulatus Civitatis Janure factus Ho- 
norabili Nicolao Rey mercatori. civi Ci- 
vitatis Janufe. Die Luna 28 mensis Fe- 
bruarii. an. a Nat. Domini 1491. 



AGRIGENTO 



Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Jargent factus Honorabili Gaspari Ferrar 
mercatori. Die jovis 20 mensis ApriUis. 
anno a iXativitate Domini 1486. 



GAETA 



Consulatus Civitatis Cayetae factus Ho- 
norabili Augustino de Landato Civitatis 
Cayatae. Die mercurii 8 mensis Februarii. 
anno a Nativitate Domini 1492. 



AIGUES MORTES 

Consulatus Catalanorum Villae seu loci 
de Aygues mortes Regni Franciae factus 
Honorabili Petro Planes mercatori Civi 
Barchinonas. Die 20 julii. an. a Nat. Dííi. 
1486. 



ALMERÍA 



Consulatus Catalanorum Civitatis Al- 
maricB Honorabili Petro Quintana merca- 
tori, Civi Barchinonae. Die veneris 23 
mensis Novembris. an. Nat. Dñi. 1492. 



SYRACUSA 

Consulatus Civitatis Syracusa; Regni 
Sicilice factus Magnifico Henrico Crassu 
Magistro Rationali Catania". Die mercu- 
rii 28 mensis Februarii. an. a Nat. Dñi. 
1487. 

GENOVA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ja- 
nuae factus Honorabili Paulo Basadona 
Civi Januae. Die sabbati 28 mensis Fe- 
bruarii an. a Nativitate Domini 1489. 



MALAGA 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Malega factus Honorabili Guillermo Bret 
mercatori, Civi Barchinona;. Die martis 
5 mensis Octobris. an. a Nativitate Domi- 
ni 1490. 



ALEXANDRIA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ale- 
xandriae factus Honorabili Jacobo Vias- 
trosa mercatori, Civi Barchinonas. Die 
mercurii 25 mensis Aprillis. an. a Nativi. 
Dñi. 1492. 

alexandri'a 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ale- 
xandria; factus Honorabili Jacobo Fonte- 
lles mercatori, Civi Barchinona?. Die jo- 
vis 21 mensis Martü. an. a Nat. Domini 
1493. 

alexandri'a 

Consulatus Catalanorum Civitatis Alc- 
xandriic factus Honorabili Michaeli Mer- 
ques mercatori, Civi Barchinona;. Die ve- 
neris 22 mensis Novembris. an. a Nati- 
vitate Domini 1493. 



856 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 
SYRACUSA GENOVA 



Consulatus Catalanorum Civitatis Sy- 
racussa; Regni Sicilia; factus Magnifico 
Francisco Crassii. Die Merciirii 26 men- 
sis Junii, an. a Nativit. Dñi. 1493. 



MALTA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Me- 
litensis factus Honorabili Joanni Stepha- 
ni mercatori, Civi Barchinonas. Die mer- 
curii 29 mensis Januarii. an. a Nat. Dñi. 
1494. 

GENOVA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ja- 
nuae factus Magnifico Dalmacio de Na- 
vell Consiliario Barchinonee. Die sabbati 
31 mensis Maji. an. a Nat. Doniini 1494. 

ÑAPÓLES 

Consulatus Catalanorum Civitatis Nea- 
polis factus Magnifico Francisco Mar- 
quet, Civi Barchinonse. Die sabbati 23 
mensis Maji. an. prfedicto. 

ROMA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ro- 
mae factus Honorabili Antonio Camí mer- 
catori Civi BarchinonK. Die sabbati 28 
mensis Februarii. an. a Nativ. Dñi. 1495. 



GAETA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ca- 
yetas factus Magnifico Francisco Marqiiet 
Civi Barchinon». Die Lun;e 12 mensis 
Augusti. an. a Nat. Domini 1495. 



TRAPANI 

Consulatus Catalanorum Civitatis Tra- 
penae factus Magnifico Joanni Berenga- 
rio Aguilar Civi Barchinona;. Die jovis 
12 mensis Octobris. an. a Nativit. Dñi. 
1495. 



Consulatus Catalanorum Civitatis Ja- 
nuae factus Magnifico Joanni Antonio de 
Grimalda Domicello. Die veneris 19 men- 
sis Augusti. an. a Nat. Domini 1496. 



VENECIA 



Consulatus Catalanorum Civitatis Ve- 
netias factus Magnifico Francisco Stal- 
rich Santjiist. Die mercurii 19 mensis 
Octobris. an. a Nativit. Domini 1496. 



PALERMO 



Consulatus Catalanorum Civitatis Pa- 
normi Regni Siciliíe factus Magnifico Pe- 
tro de Torrente. Die veneris 30 mensis 
Decembris. an. a Nativit. Dñi. 1497. 



ROMA 

Consulatus Civitatis Romae factus Ho- 
norabili Bernardo Dusay Civi Barchino- 
nae. Die veneris 3 Februarii. an. a Nat. 
Dñi. 1497. 

ÑAPÓLES 

Consulatus Catalanorum Regni Neapo- 
lis factus Magnifico Francisco Marquel 
Civi Barcbinonae. Die lun;e 24 mensis 
Aprillis. an. a Nativit. Domini 1497. 

AGRIGENTO 

Consulatus Catalanorum Civitatis Agri- 
gentinensis factus Magnifico Francisco 
Geraldo a VaUesicca Civi Barchinonae. 
Die jovis 14 mensis Junii. an. a Nat. 
Dñi. 1499. 

ALEXANDRÍA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ale- 
xandria; factus Magnifico Raphaeli An- 
glés Civi Barcliinona;. Die veneris 8 men- 
sis Octobris. an. a Nat. Dñi. 1501. 

ALEXANDRÍA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ale- 
xandria; factus Magnifico Petro de Malla 



MEMORIAS 11I>T()K1(.\> DK ISAKt.KI.O.NA 



857 



Civi Barchinona-. Die 2 üecembris. an. a co Martini. Die veneiis 21 mensis No- 
Nativitaci. Doniini 1507. vcmbris. an. a Nativit. Domitii 1512. 



MESINA 



Consulatus Catalanoruní Civitatis Mes- 
sinas Regni Sicilia^ factus Honoraliili Pe- 
roto Grau. Die luns 17 mensis Septem- 
bris. an. a Nativit. Domini 1509. 



MALTA 



Consulatus Catalanoruní Civitatis Meli- 
tensis factus Magnifico Dionjsio Michceli 
militi. Die martis 18 mensis Septembris. 
an. a Nativit. Domini 1510. 



TRÍPOLI 



Consulatus Catalanoruní Civitatis de 
Tripoli factus Magnifico Gilaberto Zalba 
militi. Die lunic 19 mensis Augusti. an. a 
Nativitate Domini 1510. 



TRÍPOLI 

Consulatus Catalanoruní Civitatis de 
Tripoli de Berbería factus Magnifico Gui- 
llelmo de Sancto Clemente Domicilio. Die 
martis 29 mensis Julii. an. a Nat. Dñi. 
1511. 

SYRACUSA 

Consulatus Catalanoruní Civitatis Sy- 
racuss» Regni Siciliae factus Magnifico 
Petro Squerit. Die veneris 3 mensis Oc- 
tobris anno pra-dicto 1511. 



ALGUEK 

Consulatus Catalanoruní Civitatis Al- 
guerii Regni Sardina; factus Honorabili 
Michaeli Ferrer Civi Barchinonae. Die jo- 
vis 7 mensis Julii. an. a Nativ. Domini 
1513. 

ÑAPÓLES 

Consulatus Catalanoruní Civitatis et 
Regni Neapolis factus Magnifico Galce- 
rando Ditrall. Die sabbati 21 mensis Au- 
gusti. an. a Nativit. Domini 1514. 

ALEXIO 

Consulatus Catalanoruní Civitatis de 
Abciu factus Magnifico Bernardo Severo 
Zapita. Die jovis 18 mensis Maji. anno 
pra;dicto 1514. 

ALGIJER 

Consulatus Catalanoruní Civitatis Al- 
guerii Regni Sardinise factus Magnifico 
Ilyeronymo Dalmau Juriuní Profesori, 
Civi Barchinoníe. Die mercuri 8 mensis 
Octobris. an. a Nativit. Domini 1516. 

PALERMO 

Consulatus Catalanoruní Civitatis Pa- 
normi Regni Siciliae factus Magnifico 
Bernardo de Marinión militi, Civi Bar- 
chinonEe. Die sabbati 3 mensis Octobris. 
an. a Nativit. Domini 1517. 



MALTA 



Consulatus Catalanoruní Civitatis Me- 
litensis factus Magnifico Francisco Bus- 
sot Civi Barchinona;. Die lunas 24 mensis 
Novembris anno pra'dicto 1511. 



CALLER 

Consulatus Catalanoruní Civitatis et 
Castri Calleri factus Honorabili Francis- 



ROMA 

Consulatus Catalanoruní Urbis Roma; 
factus Magnifico Petro Galcerando de Co- 
romines Civi Barchinonw. Die luna; 23 
mensis Novembris. an. a Nativit. Domi- 
ni 1523. 

GENOVA 

Consulatus Catalanoruní Civitatis Ja- 
nua; factus Honoraliili Petro Fivaller Ci- 



858 



ANTOMIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



vi Bardiinuna'. Die jovis 10 mensis No- 
vembris. an. a Nativit. Domini 1524. 



há Domicello Barchinonaí. Die 21 mensis 
Maji. an. a Nativ. Dñi. 1539. 



MALAGA 



Consulatus Catalanorum Civitatis Ma- 
lacse factus Honorabili Francisco Mont- 
many Mercatori. Die veneris 18 mensis 
Maii. an. a Nativit. Dñi. 1526. 



PALERMO 

Consulatns Catalanorum Civitatis Pa- 
normi Regni Siciliae factus Magnifico Gal- 
cerando Marquet Civi Barchinonas. Die 
sabbati 17 mensis Novembiis, anno a 
Nativitate Domini 1526. 

SYRACUSA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Sy- 
racussíe Regni Sicilice factus Magnifico 
Jacobo Pau. Die mercurii 16 mensis Ja- 
nuarii, an. a Nativit. Dñi. 1527. 

SYRACUSA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Sy- 
racussEB Regni SiciÜEe factus Magnifico 
Galcerando Albanell. Die martis 15 men- 
sis Decembris. an. a Nat. Dñi. 1528. 

MÁLAGA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ma- 
lacas factus Magnifico Johanni Michaeli 
Pol Civi Barchinona?. Die mercurii 23 
mensis Decembris. an. a Nativ. Domini 
1528. 

NIZA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ni- 
ca- portus et térra; de Olivólo factus Mag- 
nifico Francisco Amat. Die martis I men- 
sis Februarii. anno a Nativit. Dñi. 1530. 



ALGUER 

Consulatus Catalanorum Civitatis de 
Alguer Regni Sardiniíe factus Magnifico 
Onojrio Pau Civi Barchinon». Die mer- 
curii 8 mensis Januarii. an. a Nativ. Dñi. 
1549. 

MESINA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Me- 
sinas Regni Sicilia factus Honorabili Bar- 
nabe Font. Die veneris 22 mensis No- 
vembris. an. a Nativ. Dñi. 1549. 



xio o CHIO 

Consulatus Catalanorum Civitatis del 
Xiu factus Honorabili Galcerando Alba- 
nell. Die veneris 22 mensis Novembris. 
anno a Nativ. Domini 1549. 

MESINA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Me- 
sina; Regni Sicilia» factus Honorabili Ja- 
cobo Ferrer Mercatori. Die mercurii 3 
mensis Julii. an. a Nativ. Dñi. 1555. 

GENOVA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Ja- 
nua3 factus Honorabili Joanni Joachimo 
de Rocacrespa Domicello. Die 10 mensis 
Seplembris. an. a Nativ. Dñi. 1555. 

MESINA 

Consulatus Catalanorum Civitatis Mes- 
sinx Regni Sicilia; factus Magnifico Pe- 
tro Antonio Colom Domicello. Barchino- 
nas domiciliato. Die 12 mensis Novembris. 
an. a Nativ. Dñi. 1558. 



ALEXANDRIA 



Consulatus Catalanorum Civitatis Ale- 
xandria; factus Honorabili Joannoto Zal- 



CALLEK 



Consulatus Catalanorum Civitatis Ca- 
llaris factus Honorabili Galcerando de 



.Mi:.MUHIAS JlISTOKlt.VS UK líAKCLLU.NA 



859 



Junyet Civi Barcliiiiuna;. Die martis 22 
mensis Februaiii. an. a Nat. Dñi. 1564. 
El Consulado de Cáller en el año de 
1585 estaba en Francisco Calza, y el de 
Alguer en Juan Cañellas. Se saca de unas 
ordinaciones que a 28 de Febrero de 
aquel año se publicaron de orden del 
Consejo Ordinario de 36 a favor de los 
derechos de aquellos oficios. 

Apuntaciones de varios títulos de Cón- 
sules ultramarinos copiadas de la Rúbri- 
ca Regestr. Arch. Civil. Barchin. (Lib. 3. 
Cap. 9. Tit. De Consulibus ultramarinis), 
ordenada por Estevan Brumquer Syndi- 
co jurado del Ayuntamiento de Barcelo- 
na en 1614. Es un Índice General por 
materias de todo lo que contiene aquel 
antiguo Archivo. 

A 4 de Enero de 1301 creación del 
Cónsul en Mompeller. 

A 4 de Febrero de 1301: fue nombra- 
do Cónsul de Alexandría de Egiyto. 

A 15 de Octubre de 1325: fue nom- 
brado Cónsul en Genova v Savona. 

A 8 de Setiembre de 1327: fue elegi- 
do Cónsul en Cerdeña. 

A 9 de Junio de 1329: fue elegido 
Cónsul en Trapani de Sicilia. 

A 8 de Noviembre de 1335: fue nom- 
brado Cónsul en Malta. 

A 10 del dicho de 1335: fue nombra- 
do Cónsul en la Ciudad de Mesina. 

A 15 de Octubre de 1347: creación de 
Cónsul en Chipre y Armenia. 

A 8 de Noviembre del mismo año: fue 
elegido Cónsul de Palermo el Ilustre Gui- 
llermo de Moneada. 

A 25 de Setiembre de 1358: fue ele- 
gido Cónsul en Alexandría de Egypto. 

A 9 de Enero de 1122: fue elegido 
Cónsul en Florencia. 

A 12 de Marzo de 1434: fue nombra- 
do Cónsul de Constantinopla. 

A 14 de Octubre de 1435: nombra- 
miento de Cónsul de Iscliia en Ña- 
póles. 

A 13 de Abril de 1436: nombramien- 
to de Cónsul de Gaeta. 



A 19 de dicho de 1436: nombramien- 
to de Cónsul en Pisa. 

A 4 de Julio de 1439: nombramiento 
de Cónsul en Aigües-M artes. 

A 9 de Abril de 1439: creación de 
Cónsul en Liorna. 

A 17 de Agosto de 1441: nombra- 
miento de Cónsul en Candia. 

A 4 de Febrero de 1444: fue provisto 
e¡ Consulado de Alexandría de Egypto. 

A 28 de Abril de 1449: fue provisto 
el Consulado de Sena en Toscana. 

A 2 de Marzo de 1451: fue nombrado 
Cónsul en Ragusa. 

A 23 de Enero de 1459: fue provisto 
el Consulado de Niza. 

A 10 de Mayo de 1473: fue nomina- 
do el Cónsul de Calabria. 

A 31 de Agosto de 1473: fue j)io\'ist(i 
el Consulado de Venecia. 

A 26 de noviembre de 1473: fue jno- 
visto el Consulado de Manfredonia. 

A 27 de Noviembre de 1473: nombra- 
miento de Cónsul en Genova. 

A 6 de Mayo de 1482: otro nombra- 
miento de Cónsul en Venecia. 

A 25 de Abril de 1484: fue nombrado 
Cónsul en Olranlo. 

A 27 de Noviembre de 1535: fue nom- 
brado Cónsul en Túnez. 

Lista de algunos Cónsules Catalanes en 
los siglos XIII, XIV y XV cuyos nombres 
y destinos se han sacado de varios ins- 
trumentos de la Colección Diplomática 
de la presente obra. 

E.N SEVILLA 

Año 1282 era Cónsul Pedro Cardedol. 

Año 1284 Miguel Basler. 

Año 1285 Juan Vivel. 

Año 1308 Nicolás Arnau. 

Año 1311 Jayme Llopart. 

Año 1320 Guillermo Bellsoley. 

EN SICILIA Y CERDEÑA 

Año 1296 Palermo Guillen Riuxach. 
Año 1299 ídem Raynaldo Doms. 



860 



ANTONIO DE CAPMAAY Y DE MONPALAU 



Año 


1325 


Año 


1326 


Año 1326 


Año 


1332 


Año 


1339 


Año 


1352 


Año 


1383 


Año 


1444 


bes. 




Año 


1446 



Cáller Guillermo Oliver. 
Mesilla Guillermo Ricurl. 
Trapani Bernardo Sasala. 
ídem Francisco Jaume. 
Palermo Guillermo Deslodo. 
Trepani Malheo Dolando. 
Mesina Pedro Iserii. 
Palermo Francisco de Gunl- 



1446 Syracusa Guillen Bellhomi 



EN berbería 

Año 1315 Túnez Jarme Restany. 
Año 1315 Biigía Bernardo Benencasa. 
Año 1325 Túnez Jayme Vili. 

EN EL GENOVESADO 

Año 1344 Genova Pedro Palmario. 
Año 1345 ídem Alaramo Salvage. 
Año 1392 Savona Juan de Naco. 
Año 1393 ídem Juan de Paxa. 

EN ITALIA 

Año 1393 Pisa Andrés Gállelo. 

Año 1432 ídem Giglio Nerio Caponi. 

Rubriques de Bruniquer. 



Año 1436 ídem Cosme de Médicis. 
Año 1473 Manfredonia D. Florio. 

EN FRANCIA 

Año 1379 Aix Jayme Remesan. 
Año 1434 Marsella Melchior de Va- 
queres. 

Año 1497 Aviñón Francisco Siibirats. 



EN LEVANTE 

Año 1381 Alexandría Matheo Civa- 
der. 

Año 1382 Damasco Amoldo Marsells. 

Año 1383 Pera Manuel de Final. 

Año 1386 Damasco Bernardo Maresa. 

Año 1434 Constantinopla Juan Juñent. 

Año 1437 Modón Nicolás Rocajort. 

Año 1437 Alexandría Pedro Monrós. 

Año 1443 Ragusa Jorge de Goze. 

Año 1444 Alexandría Juan Gavarró. 

Año 1445 ídem Juan Gamos. 

Año 1448 Constantinopla Juan de la 
Via. 

Año 1449 Alexandría Juan Espaser. 

Año 1458 ídem Morioto Storxalupi. 

Año 1472 Raausa Gabriel Davo. 



24 (ll, xxiv) 

IDEA HISTÓRICA DEL ORIGEN Y NATURALEZA DEL ANTIGUO GOBIERNO 

Municipal de la Ciudad de Barcelona. 



EN tiempo de los primeros Condes o ya 
fuesen Gobernadores de los Reyes de 
Francia Cario Magno, Ludovico Pío, y 
Carlos el Calvo, se regía la Administra- 
ción civil y económica de la Ciudad de 
Barcelona por Real Autoridad, cuyo peso 
llevaba el Conde ayudado de sus Oficia- 
les Regios. 

Después que el condado quedó en per- 
petua propiedad y herencia a favor de 
Wifredo el Velloso y sus succesores como 



gran feudo del Imperio Franco. El Con- 
de creaba un Vizconde, a quien iufeuda> 
ba el Castillo viejo, Caslrum velus, que 
es el de la cárcel actual. En este Castillo 
que venía a ser el palacio del Pretorio, 
nombraba el Vizconde un Teniente suyo 
o vicario, que era el ¡¡rinier Juez Civil, 
conocido siempre con el nombre vulgar 
de Veguer. Así su Tribunal fue llamado 
Corte del Veguer, Curia Vicarii: en cuyo 
sitio hoy los Alcaldes administran la jus- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



«61 



ticia. Dicho Vizconde aconsejado del Ve- 
guer era Juez de toda la Nobleza o Es- 
tado Militar. 

Para gobernar y administrar justicia 
a la Plebe había un Bayle Bajulus, ins- 
tituido por el Senescal, el qual tenía en 
feudo del Conde el Castillo nuevo, Cas- 
trum novum. j)ara el cargo del gobierno 
y judicatura popular. Este Castillo era el 
que aún hoy se descubre en el Cali, en 
cuya inmediación subsiste la antigua Cu- 
ria de la Baylía. 

En este estado los Condes concedieron 
luego al Pueblo Barcelonés la facultad de 
congregarse en lugar destinado, y presi- 
dido del Senescal o Bayle, a fin de tratar 
del orden y régimen de la economía Mu- 
nicipal. Este Congreso popular, que en- 
tonces era público, se com])onía a los 
principios de todos los padres de fami- 
lias, que se llamaban Ancianos Séniores; 
pero en tiempos posteriores, esto es, desde 
la unión de Aragón y Cataluña, eran los 
Sabios del Pueblo, o bien fuesen los Pro- 
hombres, Probi Homines, los que for- 
maban el Consistorio, y representaban la 
Ciudad. Por esto se puede fácilmente ad- 
vertir que en las primitivas cédulas y 
rescriptos que dirigían los Soberanos, se 
expresa Seniorihiis et Populo Barcino- 
nensi; pero en los que después se des- 
pacharon por los primeros Reyes Arago- 
neses de la Casa de Barcelona hasta el 
año de 1249, hay la cláusula Probis Ho- 
minibus et Civiíali Barchinonce. 

Esta forma de gobierno continuó por 
más de dos siglos, hasta que el Rev de 
Aragón Don Jayme el Conquistador por 
su Carta fecha en Valencia a 17 de Abril 
de 1249 le dio una nueva planta, redu- 
ciendo el número de Representantes del 
Común de la Ciudad a quatro Magistra- 
dos Municipales con el nombre de Pae- 
res, o bien fuesen Jueces de paz, según 
indica la voz Paciarü usada en los anti- 
guos instrumentos curiales. Estos quatro 
Magistrados, cuyos nombres son los si- 
guientes: Galcerán Lacera, Jayme Gi- 
ralt, Berenga er Durfort, y Arnaldo de 



Sanahuja, según exj)resa dicha Cédula, 
fueron elegidos por el Rey con la facul- 
tad de nombrar y asociarse cierto núme- 
ro de Conciliarios, conocidos desde en- 
tonces con el nombre vulgar de Concelle- 
res, para el buen regimiento de la Repú- 
blica, residiendo siempre la potestad 
executiva en manos del Veguer o Vicario 
Regio. 

Permaneció esta nueva planta del Re- 
gimiento Municipal hasta el año de 1257 
en que el mismo D. Jayme por su Real 
Privilegio dado en Barcelona a 4 de Fe- 
lirero concedió al Común de dicha Ciu- 
dad la prerrogativa de tener para su go- 
bierno político ocho Concelleres y un 
Senado de doscientos Prohombres, que 
debían elegirse anualmente entre todas 
las clases de la República. Estos ocho 
Concelleres que nombra dicho Real Pri- 
vilegio, fueron: 

Alexos Pons de Arlet Caballero. 
Guillermo de Monader ídem. 
Berenguer Adezo Ciudadano. 
Francisco Manresa ídem. 
Pedro \ ila-de-cols ídem. 
Berenguer Bonet Mercader. 
Ramón Romeu Droguero. 
Guillermo Burgués Sastre. 

Este fue el origen de la constitución 
democrática que conservó siempre el go- 
bierno económico de aquella Universidad 
y la que el Pueblo Barcelonés reclamó 
todas las veces que vio alterarse esta pri- 
mitiva forma en menoscabo de sus an- 
tiguos derechos. 

Sin embargo tres años después, esto es 
en 1260, Dor otra Real disposición el nú- 
mero de los Concelleres fue reducido a 
seis, y fueron los siguientes: 

Berenguer de Sarriera Caballero. 
Ramón de Calders ídem. 
Pedro de Montjuich Ciudadano. 
Bernardo Burgués Mercader. 
Benito Sabater Boticario. 
Berenguer Davich Sastre. 



862 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



El mismo Rey Don Jayme en el año 
1265 limitó este número a sólo quatro, 
cuyos nombres y calidades son las si- 
guientes: 

Benito Burgués Ciudadano. 
Ramón Ricart ídem. 
Bernardo Pons Mercader. 
Guillermo Sanfeliu Droguero. 

Al mismo tiempo reduxo al Senado de 
los Prohombres a cien individuos de 
donde el Gran Consejo Consistorial tomó 
la denominación de Consejo de Ciento 
para los tiempos venideros ; sin embar- 
go de que en distintas épocas recibió va- 
rios aumentos, como en el año 1387 que 
se señalaron hasta 120 plazas; en el de 
1455 se aumentó su número hasta 128; 
y en el de 1493 hasta el de 144; y así 
subsistió hasta su extinción. 

En el año de 1275 por su Carta escri- 
ta de su Real puño a la Ciudad nombró 
el Rey Don Pedro III cinco Concelleres, 
señalándolos en esta forma: 

Pedro Ferrer Doctor en Leyes. 
Galcerán Destorrent Caballero. 
Juan Desplá Doctor en Leyes. 
Juan de Gualbes Caballero. 
Galcerán Sestrada Menestral. 

A éstos les señala el Rey en su Carta 
doce Prohombres de todas las clases de 
la Ciudad para Coadjutores suyos. 

En este estado, que en algunas épocas 
recibió variaciones pasageras, continuó 
la forma electiva, y orden gerárquico de 
los Oficios Municipales hasta el año 1452 
(véase a Carbonell, Chroniques d'Es- 
panya, fol. 227. col. I) ; en cuyo tiempo 
por Real Provisión de Don Alonso V se 
alteró la antigua planta, a fin de cortar 
la libertad y despotismo del orden de los 
Ciudadanos Honrados, que por su pre- 
ponderancia habían llegado a concentrar 
las elecciones dentro de su clase con to- 
tal exclusión de las otras del estado mer- 
cantil y gremial. 

Con este motivo, liallándose en el año 
citado de 1452 Concelleres de Barcelona 



francisco Carbó, Miguel Desplá. Juan de 
Gualbes, Felipe de Perrera, y Jayme Ca- 
labases todos Ciudadanos Honrados; los 
tres Estamentos de Comerciantes, Artis- 
tas, y Menestrales, apoyados de muchos 
Ciudadanos de Honor agraviados, diri- 
gieron al Rey, que estaba entonces en 
Ñapóles, una extensa Representación de 
agravios, informada a su favor del Go- 
bernador General de Cataluña Don Gal- 
cerán de Requesens, la que oyó S. M. 
benignamente y proveyó a Consulta de 
dicho Gobernador y otros Oficiales Rea- 
les el más eficaz y pronto remedio. 

Los Comerciantes y Artistas se junta- 
ron en el Palacio del referido Goberna- 
dor varias veces por medio de sus Dipu- 
tados; en cuyas juntas presididas por 
dicho Supremo Magistrado se formaron 
y extendieron los Capítulos de la nueva 
planta de reforma. Estos se reducían a 
que la Ciudad eligiese todos los años el 
día de San Andrés cinco Hombres bue- 
nos con el nombre de Concelleres, sacados 
de quatro clases de la República ; es a 
saber: dos de la de Ciudadanos; dos de 
la de Mercaderes ; uno de la de Artis- 
tas; y otro de la de Menestrales. En este 
intermedio se hubo de tratar de la elec- 
ción de nuevos Concelleres y mientras se 
aguardaba la Resolución del Rey, fueron 
nombrados con beneplácito y aprobación 
del Pueblo los cinco Ciudadanos siguien- 
tes: Ferrer de Gualbes, Jojre Sirvent, 
Pedro Destorrent, Valentín Gilbert, y 
Thomás Pujadas. 

El Rey despachó en 1455 su Real Cé- 
dula para las elecciones conforme a lo 
propuesto por la Junta de reforma, nom- 
brando a los dichos quatro Estamentos 
de allí adelante electores en fuerza de su 
Real Privilegio, en el qual venía pres- 
crito el número de individuos que habían 
de componer el Gran Concejo Consisto- 
rial, en esta forma: 32 Ciudadanos Hon- 
rados, comprehcndidos ocho Juristas, y 
ocho Médicos: 32 Comerciantes: 32 Ar- 
tistas, cuya clase se componía de los Mer- 
caderes de paño, los Especieros, los Boti- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



863 



carios, los Cirujanos, y Cereros: y 32 
Menestrales sacados de los oficios mecá- 
nicos del Pueblo. Todos éstos debían ser 
casados, o viudos; tener domicilio pro- 
pio dentro de la Ciudad, o bienes raices; 
y haber cumplido los 30 años de su edad ; 
sin que ninguno pudiese ser reelegido a 
menos de mediar tres años. De dicho 
Gran Concejo se íormaba otra Junta ex- 
traordinaria, que llamaban el Concejo de 
los treinta, y debia componerse de ocho 
Ciudadanos Honrados, ocho Comercian- 
tes, ocho Artistas, y seis Menestrales. Los 
cinco Concelleres que salieron elegidos en 
aquel año para el Regimiento de la (Ciu- 
dad según el plan de la reforma, fueron 
los siguentes: 

Beltrán Torró Ciudadano. 
Juan Sarrovira ídem. 
Francisco Perarnau Mercader. 
Narciso Quintana Droguero. 
Pedro Gallart Vidriero. 

Baxo de esta forma siguió la nueva 
planta del Gobierno hasta el año 1492,* 
en que Don Fernando el Cathólico cou- 
firmando, y aún ampliando aquella cons- 
titución, añadió que los Caballeros pu- 
diesen ser habilitados en la clase de Ciu- 
dadanos para obtener los oficios consis- 
toriales, desposeyéndose durante sus car- 
gos, de todos los fueros y esenciones del 
orden equestre. \ así quedó ordenado que 
los Representantes de la Ciudad, que se 
intitulaban los Concelleres, fuesen seis: 
los tres primeros se elegían de las clases 
do Caballeros, Ciudadanos, Doctores en 
Derechos, y en Medicina, que para los 
oficios componían una sola; el quarto 
era Comerciante; el quinto Artista; y el 
sexto Menestral. Esta nueva constitución 
fue confirmada en Ocaña por los Reyes 
Cathólicos a 13 de Noviembre de 1499.** 

Después como por la libertad de esta 
forma electiva, se hubiesen ido introdu- 
ciendo ciertos abusos y licencias, que de- 
generando en prepotencias, manejos y 



parcialidades, embarazal);iM alguna vez el 
buen orden y harmonía de su primera 
institución ; dichos Señores Reyes aten- 
diendo el mejor bien de la causa públi- 
ca, por Real Cédula que expidieron en 
Granada a 16 de Octubre de 1499 abo- 
lieron la forma y estylo de las elecciones, 
disponiendo el método de la extracción, 
llamada insaculación ; que se debía prac- 
ticar mediante un solemne y público sor- 
teo de las personas habilitadas para los 
oficios Concejales, a fin de establecer un 
método más justo y pacifico para el con- 
tento general de la República. Sin em- 
bargo esta nueva planta no tomó su úl- 
tima forma y consistencia hasta el año 
1510 en las Cortes de Monzón, donde el 
Rey Cathólico expidió, a petición de los 
Syndicos de la Ciudad de Barcelona, el 
Privilegio llamado del Rcgiment, en que 
prefixa el método y orden de las insacu- 
laciones por medio de las Bolsas Consis- 
toriales, en donde se contenían los nom- 
bres de los Candidatos a todos los oficios 
públicos dentro de ciertas cedulillas. Las 
bolsas eran seis: en la de Conceller pri- 
mero entraban 14 Caballeros, y 20 Ciu- 
dadanos: en la de segundo 11 Caballe- 
ros, y 13 Ciudadanos: en la de tercero 
12 Caballeros y 13 Ciudadanos: en la 
de quarto 24 Comerciantes: en la de 
quinto 46 Artistas; esto es, 18 Notarios 
Públicos de la Ciudad, 4 Notarios Rea- 
les, 13 Boticarios, 2 Cereros, y 9 Ciruja- 
nos. Últimamente en la sexta entraban 
94 Artesanos de 31 Gremios hasta enton- 
ces habilitados para los oficios Conce- 
jales. 

Desde el año 1249 en que tuvo princi- 
pio el Consejo Político de la Ciudad has- 
ta el de 1369 se celebraba las Juntas 
para las elecciones públicas de oficios en 
las gradas del Palacio Real, donde se 
congregaba el Pueblo Barcelonés. Des- 
pués se tenían en el Convento de Santa 
Catalina del Orden de Predicadores; y 
posteriormente en el de San Francisco, 



Fecha errónea según VicENs i Vives, Fcrran II. I, p. ib. 

Fecha errónea, por 1498. Cf. Vicens i Vives, Ferran II, I. p. 35. 



864 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



en donde continuaron hasta que se con- 
cluyó la Casa Consistorial y Sala del 
Gran Concejo que hoy subsisten: En una 
Lápida fixada en la pared interior de 
ésta se lee una Inscripción, que explica 
algunas circunstancias acerca del tiempo 
y sitio de esta obra. Dicha Inscripción en 
idioma Catalán, dice de esta suerte: Ais 
7 de Octubre de 1369 los Concelleres de 
Barcelona compraren las casas de Simón 
de Rotura Caballer, contiguas a la pa- 
ret de la Iglesia Parroquial de San Jaii- 
me Apóstol: y aprés de acabada la gran 
obra de la Casa de la Cíutat, y la mag- 
nífica Sala; lo primer Concell de cent que 
en ella se tingué jou ais 14 de Agost de 
1373 regnant lo Señor Rey en Pere III: 
essent Concellers, los Venerables Pere de 
Zarrobira, Jaume de Gualbes, Jaume Bur- 
gués, y Ramón Ferrer. 

Todo lo que hemos podido manifestar 
hasta aquí acerca de la primitiva cons- 
titución, forma y espíritu del Gobierno 
municipal de Barcelona desde el Reyna- 
do de Don Jayme I, sin atender a las 
variaciones o reformas accidentales, ve- 
mos que era semejante a la Administra- 
ción política que en aquella edad regía 
casi todas las principales Ciudades de 
Languadoc, Provenza, Italia, y en parti- 
cular las de Toscana y Lombardía. Los 
oficios y nombres de Cónsules, Concilia 
rii, Probihomines, Vicarii estallan en uso, 
y en el mismo sentido que en la antigua 
Barcelona. En el año 1298 Ramón Conde 
de Tolosa creó los Cónsules del Ayunta- 
miento de Nimes en número de tres, que 
el Pueblo elegía a presencia del Veguer, 
coram Vicario, y por medio de sus Pro- 
hombres per Probohomines. (D. Vic- 
Vaissete, Híst. General de Languedoc, 
Tom. III., pág 186.) 

En otra parte leemos también que el 
Gobierno municipal de la Ciudad de Mi- 
lán por los años de 1200 se hizo un Ma- 
gistrado electivo, cuyos oficios anuales 
obtenía el Pueblo representado por doce 
sugetos, que se elegían de entre los cien 
Artistas que componían el Consejo de los 



Cónsules. (Galvanii Flamee, Hist. Me- 
diolan. usque ad annum 1336, apud Mu- 
RATORi, Tom. XI, pág. 657: El populus 
obtinuit in electionem Consulum ununí 
magnun jus: quia ex artistis eligebantur 
usque ad centum... ex his vero eligeban- 
tur duodecim qui regebant Civitatem an- 
no uno.) 

En Jorge Stella, Analista de Genova 
del siglo XIV (ap. Muratori. Tom. XVII, 
pág. 1.150) leemos igualmente: que en el 
año de 1339 los Artesanos en cuerpo re- 
presentando la mala administración que 
hasta entonces habían exercido los Ciu- 
dadanos, propusieron para el bien de la 
Ciudad una nueva planta de Gobierno: 
en cuya conseqüencia se eligieron quatro 
Cónsules Artífices, llamados Priores de 
las artes, con otros doce Artesanos que 
componían su Consejo. Ipsoque anno 
1339 manuales operarii de Janua, qui 
dicuntur artijices, simul habentes collo- 
quium, dicentes quoil Janua per Cives 
alios bene recta non fuit, proposuerunt 
eidem Civitati régimen bonum. Unde 
electi sunt quatuor artífices Cónsules ar- 
tium vocali Priores cuní duodecim. de 
artibus ipsorum Consiliuriis. Esta revo- 
lución y nueva forma parece casi en to- 
das sus circunstancias a la que experi- 
mentó Barcelona en el año 1452, según 
queda ya referido. 

Lo mismo a poca diferencia leemos de 
las Ciudades de Pavía, Florencia, Sena, 
y otras que por aquellos tiempos adop- 
taron esta forma popular de Gobierno 
electivo, distribuido entre las diferentes 
clases de sus Ciudadanos, y de los oficios 
mecánicos. Una Ciuilad como Barcelona 
no hubiera podido perfeccionar, y hacer 
respetable su administración económica, 
si los Reyes, en reconocimiento y para 
mayor estímulo de sus generosos servi- 
cios, no la hubiesen comunicado muchas 
regalías, y concedídole singulares prerro- 
gativas, justamente en tiempos en que 
recelosos de la independencia y poder de 
los Barones, procuraban los Príncipes 
hacer de sus Ciudades asilos de los hom- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



865 



bres libres, y centro por consiguiente del 
comercio y de las artes. 

Barcelona pues gozó alguna vez de 
toda la actividad de una Monarquía y 
de toda la prudencia de una República; 
y sus moradores eran soldados intrépi- 
dos, al paso que Ciudadanos austeros. 
Baxo la sombra de unos Reyes podero- 
sos, y acostumbrados a vencer sus ene- 
migos, mantenía esta capital toda la li- 
bertad que necesitaba para engrandecerse 
y hacer su prosperidad, y ninguna para 
hacerse daño; pues siendo sus propios 
Monarcas sus supremos moderadores, los 
abusos que nacían de su forma mixta de 
gobierno se reformaban o cortaban al 
mismo tiempo que aparecían. Por este 
medio llegó Barcelona, siendo una Ciudad 
mediana, a adquirirse en todo el Medite- 
rráneo tanta influencia, autoridad y nom- 
bre como Venecia y la misma Genova. 

Su Policía abrazaba casi todos los ra- 
mos de la Economía pública: Comercio, 
Navegación, Industria, y Oficios eran 
propios de su inmediata inspección, ) 
suprema autoridad. Su defensa y conser- 
vación eran obgetos encargados a su vi- 
gilancia ; y para esto tenía enregimenta- 
do su Pueblo, demarcando los oficios por 
banderas, que a imitación de los Romanos 
en el campo de Marte, exercitaba en la 
Plaza del Borne, cuyo nombre ha perma- 
necido hasta nosotros. Quando el Rey 
Don Pedro IV puso en defensa la Ciu- 
dad contra su competidor Don Pedro de 
Castilla en 1359, dice él mismo en su his- 
teria, que juntó todos los oficios armados 
con sus pendones. (Carbonell, Lib. VI, 
cap. IV, pág. 187.) Leemos en las Cróni- 
cas de Italia que en aquellos tiempos las 
principales Ciudades como Florencia, Pa- 
vía, Milán, Sena, y Plasencia etc. divi- 
dían el pueblo y los oficios por Ganfalo- 
nes. Y como los Barceloneses por medio 
do su tráfico, y continuas expedicones de 
sus Reyes a Italia y Levante, habían co- 



municado lo más culto de Europa, de- 
bieron de traer a su patria gran luz, y 
dignos exemplos para imitar y después 
exceder la policía y loables instituciones 
estrangeras. 

Las rentas y custodia de sus puertas y 
puerto, que formaban una administración 
particular, componían también su erario 
propio: con cuyos fondos emprendió en 
el año 1287 la vasta obra del muro de 
su recinto actual, que vio acabado a me- 
diados del siglo siguiente; la magnífica 
fábrica de las Atarazanas presentes, que 
se comenzó por los años de 1378; la de 
si: Lonja del Comercio que tuvo princi- 
pio por el año de 1382 ; la de sus Casas 
Consistoriales que se concluyeron en el 
de 1373; la de su Hospital General que 
el antiguo Magistrado, por un efecto de 
sus discretas miras formó de la reunión 
de otros quatro en el año de 1401: el 
Banco público de los Depósiti'S y Cam- 
bio General, obra y establecimiento de 
aquel mismo tiempo; la de su Universi- 
dad Literaria que fundó y dotó desde el 
año 1450 ; la reclusión de las adúlteras, 
llamada Casa de las Egipcíacas, estai)le- 
cida desde el año antecedente ; la obra 
de su Muelle que se planteó en 1474; 
la del Hospicio General de Misericordia 
que protegió y dotó desde el año 1577: 
en fin, el enlosado suntuoso de sus Ca- 
lles y Plazas. 

Como el Cuerpo Municipal era el úni- 
co arbitro de las deliberaciones públi- 
cas, y dueño de las fuerzas militares ; 
tenía la custodia de las Uaves de sus 
puertas, exercía el derecho de represalia 
contra los enemigos del Rey, o infracto- 
res de sus fueros, y esenciones munici- 
pales. A este efecto tenía su Armería, que 
hoy es el Palacio de los Capitanes Ge- 
nerales ; su Dársena para el abrigo de 
sus galeras, que empleaba en el corso y 
protección de su Comercio, y armaba en 
las expediciones de la Corona. 



Véase Ap. n." 48 y Batlle, La ideología de la nBusca»; Bohicas, Tres códexs de privilegis; 
Boyé, Inslitucions de Catalunya, p. 109-146; Bruniquer, Relació sumaria; Broussole, Le impo- 
sitions municipales; Carreras Candi, La ciutat de Barcelona, y Ordinacions urbanes; Font Riüs, 



866 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Orígenes de! régimen municipal. Las instituciones de la Corona de Aragón; Mercader, El decreto 
de Nuera Planta, y El fin de la insaculación jernandina; Pella y Forcas, Estabtiment per Jaume I 
del Consell de Cent; Sevillano, De la institución del Mustaqaj; Verrié, Fernando el Católico; 
VlCENS I Vives, Ferran II. Bibliografía sobre la evolución del régimen municipal en Europa en 
FoNT RlüS, Un probléme de rapports. 



25 (ll, xxv) 

ORDENANZAS DE LOS CORREDORES DE LONJA Y OREJA, HECHAS A 2 DE 
Junio del año 1271 por los magistrados municipales de Barcelona, para arreglo de 
las tarifas de los cambios, ventas y compras: copiadas del original registro del Ar- 
chivo de su Ayuntamiento en el Lib. I Verde fol. 232 y traducidas ptintitnlmente 
del Catalán antiguo en Castellano. 



EN nombre de Jesu-Christo. Habiendo 
sido hecho en el año 1251 por el mes 
de febrero un Ordenamiento por los Pro- 
hombres de la Ciudad de Barcelona con 
aprobación de los Mercaderes, Mesone- 
ros, y Corredores, y licencia del Veguer 
para el arreglo de las corredurías y de 
sus tarifas ; y ser cierto que entonces se 
hiciesen los pagos en moneda de duplo, 
y al presente en la perpetua de temo, de 
lo que se seguían frecuentes questiones 
entre los dichos Mercaderes y Corredo- 
res sobre quánto se debía pagar con la 
referida moneda de terno: Por esto Be- 
renguer Adarro, Jayme Aymerich, Ar- 
naldo Llull, y Guillermo Aymerich Con- 
celleres de dicha Ciudad, a 2 de Junio 
del año M. CC. LXXI. con aprobación 
y licencia de Guillermo Durfort Veguer 
en Barcelona, y de los Prohombres de 
ella, y del Diputado de los Mercaderes, 
y Corredores, para mayor claridad, y be- 
neficio del Comercio, y bien de la Ciu- 
dad, y para cortar todo fraude y engaño, 
estatuyeron y ordenaron lo siguiente: 

Que todo corredor jure en manos del 
Veguer antes de exercer su oficio de 
guardar legalidad, verdad, y sigilo; de 
no ser mercader ni él, ni su mugcr, ni 
sus sirvientes de mercadurías de que sea 
Corredor ; de no tener parte con el com- 



prador ni vendedor obrando de oficio ; 
de no abrir mercado más temprano a 
unos que a otros por razón de parentes- 
co u amistad, sino al postor más alto. 

Que ningún Corredor de bienes mue- 
bles y raíces pueda poner precio a di- 
chas cosas sino de boca del comprador: 
y que no pueda hacer compañía con otros 
corredores sino con el de la otra parte, 
que hubiese prestado juramento y fian- 
zas; y que cada uno de ellos, y ninguno 
otro, tenga sobre la cosa y su contrato, 
lo que les corresponde por su salario. 

Que ningún corredor pueda tomar re- 
galo alguno, por sí ni por interpuesta 
persona, de las partes contratantes en el 
acto del mercado o negocio. Que antes 
del juramento que presten de la obser- 
vancia de estas ordinaciones ; presenten 
fianzas por cien morabatines, o más o 
menos, según la condición con que acep- 
taren el oficio. 

Que en los contratos de bienes raíces 
liayan de concurrir dos Corredores, y 
cada uno por su jjarte se informará de 
las circunstancias de la cosa: y lo que 
ambos averigüen, lo declararán el uno al 
comprador, y el otro al vendedor. 

Que en el acto de ajustar el mercado, 
y en la toma de la señal estén presentes 
ambos corredores: los quales percibirán 
por la venta de la cosa, de cada cien mo- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



867 



rabatines medio del comprador y medio 
del vendedor. 

Que siempre que para la venta de al- 
guna hacienda el Corredor haya de ir 
tan lexos de la ciudad, que necesite al- 
quilar cavalgaduras ; pagarán por mitad 
estos gastos el comprador y el vendedor, 
amas del corretage correspondiente, bien 
sea que el contrato se finalize o que no. 

Que en toda venta de tierras y demás 
bienes raíces que se haga a dinero con- 
tante de valor de mil sueldos; percibirá 
de corretage V sueldos del comprador y 
otros V del vendedor: y así a propor- 
ción en las de mayor precio. Pero en las 
de cien sueldos tomará XVIII dineros del 
comprador (uno y medio por 100) y 
otros XVIII del vendedor. En las de 
doscientos sueldos cobrará de cada una 
de las partes II sueldos: siendo de tres- 
cientos sueldos tomará dos y medio ; y 
de quatrocientos III sueldos de cada una 
de dichas partes. Y subiendo desde este 
precio hasta mil sueldos, percibirá por 
cada ciento medio del comprador y me- 
dio del vendedor. Pero estos salarios no 
los podrán percibir hasta que el contra- 
to esté ajustado, y otorgada la escri- 
tura. 

Que en los contratos de establecimien- 
tos emfitéuticos siendo de tributo menor 
de V morabatines, percibirá el Corredor 
XII dineros del establescedor, y otros XII 
del emfiteota. Pero siendo de V moraba- 
tines para arriba, sólo cobrará VI dine- 
ros de cada una de las partes. 

ítem, de los efectos, mercadurías, y 
cambios tomarán los Corredores sus de- 
rechos en la forma abaxo escrita: pero 
no podrán cobrarlos hasta que se haya 
pesado dichas cosas o consignado, y su 
precio entregado o consignado al ven- 
dedor. 

Primeramente: por cada carga de pi- 
mienta, agengible, laca, incienso, brasil, 
nueces de e.xarch, ciibehas silvestres, si- 
toval, azúcar toma el Corredor VI dine- 
ros del comprador, y otros VI del ven- 
dedor. 



Por cada quintal de índigo de Baga- 
del: VIII dineros de corretage del com- 
prador ; y otros VIII del vendedor. 

Por cada quintal de índigo de golfo: 
VI dineros de corretage del comprador; 
y otros VI del vendedor. 

Por cada quintal de almáziga, y de tra- 
gacanta: VI dineros de corretage del 
comprador; y otros VI del vendedor. 

Por cada quintal de azogue, y de ver- 
mellón: VI dineros del comprador; y 
otros V'I del vendedor. 

Por cada carga de grana (Kermes) 
XVI dineros de corretage del compra- 
dor; y otros XVI del vendedor. 

Por cada libra de azafrán: una malla 
(medio dinero) de corretage del compra- 
dor ; .y otra del vendedor. 

Por cada libra de nueces moscadas, 
clavo, espicanardo, cardamomo, calanga, 
maclas, cubebas, pimienta larga, palo de 
áloes, ruibarbo, y otra qualquier espe- 
ciería que se vende a libras: una malla 
del comprador; y otra del vendedor. 

Por cada libra de seda: una malla de 
corretage del comprador ; y otra del ven- 
dedor. 

Por cada carga de algodón hilado: VI 
dineros de corretage del comprador ; y 
otros VI del vendedor. 

Por cada quintal de noxadre (cierta 
droga): VI dineros de corretage del com- 
prador; y otros VI del vendedor. 

Por cada carga de canela: VI dineros 
de corretage del comprador; y otros VI 
del vendedor. 

Por cada carga de alumbre de Alepo, 
de Bugía, y de mena nueva: VI dineros 
del comprador; y otros VI del vendedor. 

Por cada carga de alumbre de Bolcam: 
una malla de corretage del comprador; 
y otra del vendedor. 

Por cada carga de regalicia (orozuz): 
III dineros de corretage del comprador; 
y otros III del vendedor. 

Por cada quintal de cadarz (cierta 
droga): VI dineros del comprador; y 
otros VI del vendedor. 

Por cada carga de cera: VI dineros de 



868 



ANTOiMO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



corretage del comprador ; y otros VI del 
vendedor. 

Por cada carga de cominos: IV dine- 
ros de corretage del comprador; y otros 
IV del vendedor. 

Por cada quintal de cobre y de estaño: 
un dinero de corretage del comprador; 
) otro del vendedor. 

Por cada carga de lino: VI dineros de 
corretage del comprador; y otros VI del 
vendedor. 

Por cada quintal de lana: un dinero 
de corretage del comprador; y otro del 
vendedor. 

Por cada quintal de arroz de tona: 
una malla de corretage del comprador ; 
y otra del vendedor. 

Por cada carga de clasa (cierta dro- 
ga): VI dineros de corretage del com- 
prador; y otros VI del vendedor. 

Por cada quintal de orchilla: un dine- 
ro de corretage del comprador; y otro 
del vendedor. 

Por cada quintal de oropimente: IV 
dineros de corretage del comprador; y 
otros IV del vendedor. 

Por cada centenar de pieles de cabri- 
to: VI dineros de corretage del compra- 
dor ; y otros VI del vendedor. 

Por cada centenar de magalujs (nom- 
bre de pieles desconocido): IV dineros 
del comprador ; y otros IV del vendedor. 

Por cada docena de pieles de carnero: 
un dinero de corretage del comprador ; 
y otro del vendedor. 

Por cada fardo de diez cueros vacu- 
nos: IV dineros de corretage del compra- 
dor; y otros IV del vendedor. 

Por cada carga de arroz: III dineros 
de corretage del comprador; y otros III 
del vendedor. 

Por cada carga de almendra: IV dine- 
ros de corretage del comprador; y otros 
IV del vendedor. 

Por cada quintal de dátiles: II dineros 
de corretage del comprador; y otros II 
del vendedor. 

Por cada carga de alcjuena, y de yerba 
cólera (ingrediente para la tintura): IV 



dmeros del comprador; y otros IV del 
vendedor. 

Por cada quintal de azufre, de sosa, y 
de hierro: una malla de corretage del 
comprador; y otra del vendedor. 

Por cada quintal de cleda y de miel: 
una malla de corretage del comprador; 
y otra del vendedor. 

Por cada quintal de fustete: un dinero 
del comprador; y otro del vendedor. 

Por cada quintal de aceyte de linaza: 
II dineros de corretage del comprador; 
y otros II del vendedor. 

Por cada jarra de aceyte, y de atún: 
una malla de corretage del comprador; 
V otra del vendedor. 

Por cada carga de agallas: VI dineros 
de corretage del comprador ; y otros VI 
del vendedor. 

Por cada quintal de plomo: una malla 
de corretage del comprador; y otra del 
vendedor. 

Por cada quintal de alcohol: una ma- 
lla de corretage del comprador; y otra 
del vendedor. 

Por cada centenar de pieles de corde- 
ros: II dineros de corretage del compra- 
dor; y otros II del vendedor. 

Por cada sarta de pieles de conejo: 
un dinero de corretage del comprador; 
y otro del vendedor. 

Por cada garnacha de pellejo de co- 
nejo: una maUa de corretage del compra- 
dor; y otra del vendedor. 

Por cada centenar de pieles de cabri- 
to: un dinero de corretage del compra- 
dor ; y otro del vendedor. 

Por cada centenar de pieles de onsa: 
II dineros de corretage del comprador; 
y otros II del vendedor. 

Por cada centenar de pieles de lobo: 
IV dineros de corretage del comprador; 
y otros IV del vendedor. 

Por cada centenar de pieles de veros 
o varios: VI dineros de corretage del 
comprador; y otros VI del vendedor. 

Por el centenar de pieles de toda sal- 
vagina: VI dineros de corretage del com- 
prador; y otros VI del vendedor. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



869 



Por el centenar de las pieles de ardi- 
llas: IV dineros de corretaje del compra- 
dor; y otros IV del vendedor. 

Por cada docena de pieles de armi- 
ño, y de vientres de nutria: II dineros 
del comprador; y otros II del vende- 
dor. 

Por una piel entera de nutria: una ma- 
lla de corretage del comprador; y otra 
del vendedor. 

Por una docena de gargantas de nu- 
tria: II dineros de corretasfe del compra- 
dor; y otros II del %'endedor. 

Por cada dos pieles de huey marino: 
II dineros de corretage del comprador; 
y otros II del vendedor. 

Por un balón de lienzos de 50 piezas: 
VI dineros de corretage del comprador; 
y otros VI del vendedor. 

Por cada centenar de piezas sueltas: 
VIII dineros de corretage del compra- 
dor; y otros VIII del vendedor. 

Por cada quintal de hilo de cáñamo: 
un dinero de corretase del comprador ; 
y otro dinero del vendedor. 

Por cada quintal de estopa: un dinero 
de corretage del comprador: y otro del 
vendedor. 

Por cada manta de lana: una malla de 
corretage del comprador; y otra del ven- 
dedor. 

Por cada paño tinto en grana: VIII 
dineros de corretase del comprador ; y 
otros VIII del vendedor. 

Por cada pieza de paño de color de 
Flandes, v de Estafforts, de Biffes, de 
Arras, de París, de 5. Dionisio, y de Lan- 
nov; y por cada paño de Imilaterra: IV 
dmeros de corretase del comprador; y 
otros IV del vendedor. 

Por cada pieza de paño de Chalons, 
de Provins de Sant Omer, y de otro de 
la misma suerte: IV dineros de correta- 
ge del comprador; y otros IV del ven- 
dedor. 

Por cada pieza de capa de capares (no 
se entiende): III dineros de corretage del 
comprador; y otros III del vendedor. 

Por cada pieza de Valencienas y de 



Bruydas: IV dineros de corretage del 
comprador; y otros IV del vendedor. 

Por cada pieza de paño de Narhona, 
o de Montlieu, y de otro que no pase de 
diez canas (unas 19 varas): III dineros 
de corretaae del comprador; y otros III 
del vendedor. 

Por cada paño de Bezíers o de otra 
parte que tenga menos de diez canas: 
IV dineros del comprador y otros IV del 
vendedor. 

Por cada barragán de Verbins: II di- 
neros de corretage del comprador; y 
otros II del vendedor. 

Por cada pieza de paño de Lérida, de 
5. Daniel, de Valls, y de Valencia, y de 
otro de igual tiro: IV dineros de corre- 
tage del comprador : y otros IV del ven- 
dedor. 

Por cada pieza de lienzos de Reims 
de ... canas: II dineros de corretage del 
comprador; y otros II del vendedor. 

Por cada cendal doble de Luca: XII 
dineros de corretase del comprador ; y 
otros XII del vendedor. 

Por cada cendal reforzado y liso: VIII 
dineros de corretaje del comprador; y 
otros VIII del vendedor. 

Por cada púrpura, o cendal de Oriente, 
o de España (sería de Granada), came- 
lote, u otra estofa de esta especie: III 
dineros de corretage del comprador; y 
otros 1 11 del vendedor. 

Por cada pieza de bagadel (especie de 
texido de lana): una malla de corretage 
del comprador; y otra malla del ven- 
dedor. 

Por un enap de plata (no se entiende) 
pequeño o grande, en blanco o dorado: 
III dineros del comprador; y otros III 
del vendedor. 

Por cada copa de plata con cobertera: 
VIII dineros de corretage del comprador; 
y otros VIII del vendedor. 

Por los vasos, tazas, cuchillos, y otros 
artefactos de plata que se vendan por la 
ciudad: II dineros por marco del vende- 
dor; y otros II del comprador. 

Por el marco de plata en pasta, y por 



870 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONP.iLAU 



Otro cambio de plata que se venda por 
mano de Corredor: un dinero de corre- 
tage del vendedor sólo. 

Por cada onza de perlas: III dineros 
de corretage del vendedor solamente. 

ítem, por cada marco de pallóla, y 
otro qualquiera cambio de oro: una ma- 
lla por libra del valor del comprador so- 
lamente. 

Por cada empréstito de cien libras, 
que por mano de corredor se haga para 
liacer pago en Mompeller, o en otra par- 
te: XIII dineros de corretage del com- 
prador; y otros XIII del prestador: y en 
qualquier otra cantidad menor o mayor 
se seguirá la misma proporción. 

Por cada cambio de cien libras que se 
haga por mano de corredor: VI dineros 
del tomador, y otros VI del prestador: 
y sobre la misma regla qualquier otro 
cambio. 

Por la venta de naves, leños y barcas 
que se haga con intervención de corre- 
dor, por cada libra una malla del vende- 
dor, y otra del comprador: pero hacién- 
dose en pública subhasta, en tal caso to- 
mará un dinero de ambas partes. 

Por el flete de embarcaciones que ne- 
gocie; por cada libra una malla de co- 
rretage del tomador. 

Por géneros o mercaderías de almacén 
o mesón, que su subhasten en plaza o en 
la posada: si el precio pasa de diez li- 
bras, II dineros del vendedor solamente 
por cada una ; y si baxa de dicha canti- 
dad, III dineros. 

Por cada Sarraceno, o Sarracena que 
se ponga en venta pública: XII dineros 
de corretage del comprador; y otros XII 
del vendedor; pero si se vende en el me- 
són: tomará VIII dineros de ambas las 
partes. 

Por cada serón de higos: una malla de 
corretage del comprador ; y otra del ven- 
dedor. 

Por cada quintal de atzebih (no se en- 
tiende): una malla de corretage del com- 
prador; y otra del vendedor. 

Por cada serón de sardina: una malla 



de corretage del comj)rador ; y otra del 
vendedor. 

Por cada docena de cordovanes blan- 
cos: un dinero de corretage del compra- 
dor ; y otro del vendedor, y lo mismo por 
los cordovanes zurrados. 

Por cada mano de cordovanes encar- 
nados: II dineros de corretage del com- 
prador; y otros dos del vendedor. 

Por cada caxón de papel: VIII dine- 
ros de corretage del comprador ; y otros 
VIII del vendedor. 

Por cada pieza de fustán de un hilo 
hasta seis: II dineros de corretage del 
vendedor solamente. 

Por cada estofa de lana, lino o cáña- 
mo que se venda vareado: por cada do- 
cena de canas, una malla de corretage 
del vendedor ; y otra del comprador. 

Por cada rollo de sar guilla: VIII di- 
neros de corretage del comprador; y 
otros VIII del vendedor. 

Por cada rollo de borras de Bañólas: 
VIII dineros de corretage del compra- 
dor; y otros VIII del vendedor. 

Por cada quintal de manteca de puer- 
co: un dinero de corretage del compra- 
dor ; y otro del vendedor. 

Por cada quintal de tocino: un dinero 
de corretage del comprador ; y otro del 
vendedor. 

Por cada zerdo: una malla de corretage 
del comprador; y otra malla del vendedor. 

Por cada quintal de quesos: un dine- 
ro de corretage del comprador ; y otro 
del vendedor. 

Por cada saco de avellanas: un dinero 
de corretage del comprador ; y otro del 
vendedor. 

Por cada serón de pez: III mallas de 
( orrctage del comprador; y otras III del 
vendedor. 

Por cada quintal de pelo de cabra: 
una malla de corretage del comprador; 
y otra del vendedor. 

Por cada quintal de alquitrán: una 
malla de corretage del comprador; y 
otra del vendedor. 

Por cada quintal de harina y de bizco- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



871 



cho: una malla de corretage del compra- 
dor; y otra del vendedor. 

Por cada centenar de quarteras de tri- 
go u cevada, que se venda en mesón: 
XII dineros de corretage del vendedor so- 
lamente. 

Por cada docena de cayrats (no se en- 
tiende): II dineros de corretage del com- 
prador; y II del vendedor. 

Por cada balón de canapos: II dineros 
de corretage del comprador; y otros II 
del vendedor. 

Por cada millar de 60.x: obrado: un di- 
nero de corretage del comprador: y otro 
del vendedor. 

Por cada docena de esteras: II dineros 
de corretage del vendedor; y otros II del 
comprador. 

Por cada colgadura de cámara de ta- 
pices: VI dineros de corretage del com- 
prador ; y otros VI del vendedor. 

Por cada surtido de vestido, u otra ro- 
pa, joyas, paños, peynes, bolsas, correas, 
y otras cosas que corredor o corredora 
lleve al brazo, baxando su precio de V 
sueldos, perciban un dinero de corretage: 
si sube hasta X sueldos, dos dineros: si 
de X hasta XX, quatro dineros: y de 
aquí para arriba quatro dineros por li- 
bra, sin cobrar nada del comprador. Y si 
después de ocho días de haberlo prego- 
nado no se despachare, cobrará el corre- 
dor la mitad del derecho, y volverá la 
ropa o alhajas a su dueño. 

Por cada saco de quatro quarteras de 
nueces, almendras y de castañas: un di- 
nero de corretage del comprador ; y otro 
del vendedor. 

Por cada centenar de quarteras de sal: 
VI dineros de corretage del comprador ; 
> otros VI del vendedor. 

Los corredores de bestias deben arre- 
glarse a la forma prescrita a los otros: 
y así tomarán de la venta de un cavallo 
de 500 sueldos para arriba, V sueldos del 
comprador y otros V del vendedor. 

Por cada mulo o muía o rocín: II suel- 
dos de corretage del comprador; y otros 
II del vendedor. 



Por cada borrico o borrica: XII dine- 
ros de corretage del comprador ; y otros 
XII del vendedor. 

ítem, ordenaron perpetuamente, que to- 
dos los derechos de alberguería se satis- 
fagan por el comprador; exceptuando 
Sarracenos, y animales que venda algún 
estrangero: el qual debe pagar al dueño 
del mesón, respecto de la responsabilidad 
que éste tiene asegurada. 

ítem, si algunas mercadurías no estu- 
bieseri aquí especificadas y debiesen 
adeudar corretage, y alberguería ; la sa- 
tisfagan según corresponda a otra de su 
especie. 

Actum est hoc II Kalendas Junii, anno 
Domini millesimo ducentessimo septua- 
gessimo primo. 

Sig-fnum Guillermi Durfort Vicarii 
Barchinonaí, qui hasc firmaniuss ex parte 
Domini Regis, et Domini Iiifantis Petri. 

Sig + na Berengarii Adarro, Jacobi Ey- 
merich, Guillemi Aymerich, et Arnaldi 
LluU, Consiliarii praedicti, qui haec fir- 
mamus. 

Luego siguen las firmas de ocho Pro- 
hombres de la ciudad, y son los siguien- 
tes: 

Jayme Gruny; Bernardo Burgués; 
Guillermo de Lacera ; Raymundo Ri- 
cart; Berenguer Burgués; Guillermo de 
Monjuich ; Bernardo Durfort, y Terra- 
rio Guerau. 

Seguidamente subscriben los Comer- 
ciantes, Mesoneros, y Corredores diputa- 
dos para intervenir en la formación de 
este reglamento: y son éstos: 

Bernardo Pons. Bonanato Sabater. Bo- 
nanato Bañeras. Bernardo de Moya. Fe- 
rrarlo Guany. Ferrario Palet. Pedro Pru- 
nés y Guillermo Llull. Comerciantes. 

Pedro Rubira. Bernardo Boria. Pedro 
Berenguer. Mesoneros. 

Bernardo Gathalá. Pedro Urich. Juan 
Orta. Guillermo Bonibern. Bernardo Co- 
toner. Corredores. 

Y suscriben por testigos: Pedro Orta. 
Durante Canallas. Bernardo Puget. Pe- 



872 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



dro Martí, Notario, Romeo Ferrer, Nota- 
rio. Pedro Marquet, Escribiente. Bonana- 
to Puig. Jayme Rovira. 

Sig + num Romei Ferrarii Notarii et 
Scribse Curiae Barchinonae: qiii ha?c scri- 
b' fecit et clausit ciim litteris suprapotis 
XLI linea ib dicitur per Hura; et in XLII 
ubi dicitur XII diners, die et anno pre- 
fixis cum litteris rasis et emendatis in 
XIV linea ubi dicitus novea. 

Este Reglamento se reformó por unas 
nuevas ordenanzas que se publicaron en 
Barcelona el día 24 de Noviembre de 
1372, dispuestas por el Maeistrado de 
dicha ciudad, siendo Concelleres Pedro 
Desplá, Pedro Terré Doctor en Leves, 
Jayme Roure, Beltrán Zamuntada, y Gui- 
llermo Destorrent. Estos nuevos estatutos 
sólo difieren de los primeros en los sala- 
rios de los corretajes, por causa de la 
variación en los precios de las cosas, y 
en el valor de las monedas; j también 
o causa de algunos renglones nuevos de 
mercadurías que se habían introducido 
suplantando a las antiguas, o aumentado 
su número. 

Para que se pueda formar un cotejo de 
los progresos o mudanzas del comercio y 
navegación en el intervalo de un siglo que 
medió entre el primero y segundo Regla- 
mento; extractaremos solamente los ar- 
tículos de que no se había hecho men- 
ción en el antiguo. Estas Ordenanzas 
existen íntegras en lengua catalana en el 
Archivo de la Cathedral de Barcelona: 
aposento de media escalera. Armario 2, 
núm. 625: de las quales se copia y tra- 
duce lo siguiente: 

I. Que todo corredor de cambios, así 
Christiano como Judío no pueda exercer 
su oficio sin prestar antes su juramento 
de portarse con legalidad y guardar se- 
creto dando idóneos fiadores, y de obser- 
var los estatutos de la Lonja. 

Que por cada quintal de azúcar can- 
dido, y de marfd: perciba el corredor II 
sueldos. 

Por cada quintal de alambre, latón, y 



peltre: cobrará un sueldo y 4 dineros. 

Por cada quintal de lino de Alexan- 
dría: cobrará un sueldo y 4 dineros. 

Por cada carga de tártaro: cobrará un 
sueldo de corretage. 

Por cada carga de gaza (no se entien- 
de): cobrará un sueldo y 4 dineros. 

Por cada manta de cama flamenca, co- 
brará X sueldos: si fuese de grana fran- 
cesa. VI sueldos; y si de la tierra: IV 
sueldos. 

Por las demás mantas, o tapetes fran- 
ceses, o florentines de valor de veinte li- 
bras para arriba: cobrará II sueldos. 

Por cada manta del Lengiiadoc, Ma- 
llorca, Valencia o Cataluña, cobrará un 
sueldo y 4 dineros: lo mismo percibirá 
por cada pieza de cadines anchos. 

Por cada pieza basta de paño blanco de 
Valencia: cobrará un sueldo. 

Por cada pieza de terciopelo oriental: 
cobrará un sueldo. 

Por cada pieza de esterlín, cotonía, y 
bagadel: cobrará II dineros. 

Por cada especie de cambios que se to- 
men en Barcelona y su territorio: co- 
brará II sueldos de cada cien libras (era 
1 por 1000). Pero el año siguiente de 
L373 el Magistrado Municipal por su 
edicto subió esta especie de corretage 
hasta dos sueldos y medio. 

Por cada cambio que se prestare so- 
bre algún buque, o mercadurías a riesgo 
del prestador: cobrará de corretage V 
sueldos por cada cien libras, y uno y 
quartillo por ciento. 

Por otro qualquiera préstamo de dine- 
ro que se haga en Barcelona y su térmi- 
no: cobrará IV sueldos por cada cien li- 
bras si la cantidad no pasa de 500: pero 
siendo superior, percibirá por cada cien 
libras II sueldos. 

Por los fletes que se dieren al ])atrón 
de nave para el viage de ultramar (Cons- 
tantinopla, Grecia, Archipiélago, Syria, 
y Egypto) y aún para pasar a Flandes: 
cobrará de corretage X sueldos por cada 
centenar de salmas del porte del buque. 
Mas siendo el viage para Ñápales, Sici- 



MEMORIAS HISTÓRICAS UE BARCELONA 



873 



lia. Calabria. Tárenlo. Pisa, Cerdeña, Ge- 
nova, Sevilla, Túnez o Berbería: percibi- 
rá por cada cien salmas de las que exce- 
da de las doscientas: cuyos derechos pa- 
gará el dueño del cargamento que lo 
toma a su riesgo, mas no el prestador. 
Pero si la nave fuere menor de 200 sal- 
mas: pagará por cada ciento VI sueldos 
el que recibe el flete, y no el mercader. 

Por cada quintal de coral crudo o bru- 
to, percibirá VI sueldos de corretage. 

Por cada quintal de coral crudo de 
coret: cobrará II sueldos. 

Por cada libra de coral puro labrado 
ya sea en pasta o ya en botón: cobrará 
•1 dineros. 

Por cada libra de coral de coret tra- 
baxado: cobrará un dinero. 

Que ningún mesonero de la ciudad de 
Barcelona y su territorio, pueda pública 
ni secretamente, por sí ni por interpuesta 
persona usar del oficio de Corredor de 
mercadurías así orientales como de otra 
parte, baxo la pena de 500 sueldos, ni 
percibir ningún salario por servicio ni a 
título de otra cosa: sólo por la custodia 
de los géneros pueden recibir de sus hués- 
pedes algún estipendio. Pero no podrán 
tener compañía ni hacer contrato alguno 



con Corredor, ni tomar parte de los co- 
rretages que éste hiciere: de modo que 
los Corredores o Mesoneros, bien sean 
Christianos o Judíos, que contravinieren 
a estas Ordenanzas, serán privados para 
siempre de su oficio, amas de la multa de 
50 sueldos. 

Que nadie pueda ser corredor en Bar- 
celona, que no esté domiciliado en dicha 
ciudad, y que no tenga cumplidos vein- 
te años. 

Que ningún medidor de vino o aceyte 
pueda ser Corredor, ni tener compañía 
con Corredores, baxo la pena de 200 
sueldos y de perder su oficio. Lo mismo 
se entiende acerca de los Colectores de 
los derechos. 

Que ningún artífice pueda hacer co- 
rredurías ni aun de los géneros u arte- 
factos pertenecientes a su oficio. 

Que en la admisión de su oficio los 
que son Christianos juren en manos del 
Veguer, y los que son Judíos en manos 
del Bayle de Barcelona. 

Que qualquiera corredor convencido de 
falsario, sea publicado a sus costas a voz 
de pregonero como infame por toda la 
ciudad, quedando para siempre privado 
de su oficio. 



Noticias históricas del Colegio /ie Corredores Reales. Estudio filológico del citado texto en 
CoROMiNAS, Tarifa deis corredors (1271). 



26 (ll, XXVl) 

ÍNDICE SUMARIO DE LOS CAPÍTULOS DEL LÍRRO DEL CONSULADO DEL 

Mar de la Ciudad de Barcelona. 



CON el fin de dar una idea de las ma- 
terias que comprehende este volu- 
men, conocido universalmente con el tí- 
tulo vulgar de Llibre del Consolat del 
Mar; ha sido conveniente disponer un 
índice sumario de los capítulos en que 
están distribuidas las Leyes consuetudi- 



narias del comercio marítimo: antiguo 
código que compusieron en el siglo XIII 
los prácticos navegantes y mercaderes 
Barceloneses, y que después traduxeron 
a su idioma patrio casi todas las nacio- 
nes mercantiles. 

Para mayor inteligencia y claridad, se 



874 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MÜNPALAU 



han traducido en castellano los epígrafes 
del lemosino antiquado original, sepa- 
rando con cuidado del cuerpo íntegro de 
dichas leyes los ])rimeros 44 capítulos del 
Lihro, que sólo pertenecen a la práctica 
forense o estilo de enjuiciar, que fue es- 
tablecido después en el Consulado de 
Valencia, y rigió como norma a todos 
los demás Tribunales Consulares de la 
Corona de Aragón. De lo qual resulta, 
que los títulos de los capítulos que aquí 
S8 han traducido, si se cotejan con el 
primer impreso catalán que confunde es- 
tas dos partes tan distintas entre sí, o 
con las demás ediciones en varios idio- 
mas, en que se copió servilmente aquel 
orden; discreparán sobre manera, no en 
la materia ni en su serie, sino en la nu- 
meración que los distingue. Sin embargo, 
en la distinción de los capítulos, alguna 
vez se han incorporado dos títulos en 
uno, respecto a que el último no era más 
que una declaración o exposición del an- 
tecedente: diferenciándose ambos sólo 
por el número. 

Este índice, pues, no es un prontuario 
que deba regir para el uso y manejo del 
volumen del Consulado: por lo que sólo 
se reduce a un jjrospecto o planta exte- 
rior del primer Código escrito de leyes 
marítimas que conoció la Europa en la 
edad media; a fin de que se tenga una 
idea general de su contenido, puesto que 
el cuerpo de eUas es demasiado volumi- 
noso para ser insertado ; y que las varias 
ediciones del original, y las de sus dife- 
rentes traducciones se han hecho hoy muy 
raras. 

Esta falta tampoco se puede suplir por 
la versión castellana que se imprimió en 
Barcelona el año 1732: porque fue tan 
arrastradamente servil, que no siendo su 
frase ni su diccionario propios de la len- 
gua española, ni de ninguna lengua mo- 
derna; reyna en toda ella tal obscuridad 
y tan fastidiosa redundancia, que los lec- 
tores se hallan más confusos y embara- 
zados para entender la traducción que el 
mismo lemosino original. 



CAP. I 
Aquí empiezan las buenas costumbres 
del mar. 

II 

Quando el Patrón querrá principiar 
una nave qué cosas debe declarar a los 
Porcioneros. 

III 

Del Porcionero que muere después de 
empezada la nave, o de haber prometido 
su parte. 

IV 

Quando el Patrón querrá hacer la nave 
mayor de lo que dixo a los Porcioneros. 

V 

Quando el Patrón querrá aumentar la 
nave, a qué estarán obligados los Por- 
cioneros. . 

Del Constructor: si aumenta las me- 
didas del buque. 

VII 

De la obligación recíproca que con- 
trahen en su ajuste el Patrón y el Cons- 
tiuctor o Calafate. 

VIII 

Del Constructor o Calafate que toma- 
rá su obra por un tanto. 

IX 

Del Porcionero que quiera vender la 
parte que tenga en el buque. 



De cómo se puede y debe vender la 
nave entre el Patrón y los Porcioneros. 

XI 

Cómo debe admitirse el Escribano, del 
juramento de fidelidad, y de la pena a que 

se suida. 

XII 

Del cargo y facultades que tiene el 

Escribano. 

XIII 

De la custodia en que se debe tenei 
el Cartulario o Libro de Asientos. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



875 



XV 

De las obligaciones del Patrón con el 



XIV XXVII 

De las prerrogativas del Patrón, del De los estibadores y de la provisión de 

Escribano, y del Porcionero ; y de la fe víveres que el factor o sobrecarga pon- 

y crédito que se da al Cartulario. drá a bordo. 

XXVIII 

Del lugar que se debe señalar a los 

., , „ , , _ factores en la embarcación. 

Mercader o Lncomendero, y con el ra- 

sagero. XXIX 
"VVT 

Del lugar donde debe tener su equi- 

Del juramento que debe hacer el Con- page y sus criados el factor. 
tía-Maestre. 

XVII XXX 

De los géneros que se averiaron por De las vituallas hurtadas por mano de 

estar mal estibados, o por otro qualquier marinero en la nave, 
descuido. 



XXXI 

Del impedimento de factor para em- 
barcarse. 

XXXII 

Mercader que por miedo de enemigos 
(¡uiere desembarcar los géneros fletados. 

XXXIII 

De cómo se deben restituir las mercan- 
cías al Mercader que teme. 

XXXIV 

A qué queda obligado el Patrón con 
De los géneros que se dañan a bordo el Mercader que fleta a quintaladas. 
por los ratones por no tener gato en la 
nave. XXXV 

XXII Del Mercader que después de fletar se 

De los géneros que reciben daño por apartará del trato. 

estar estibados en sitio húmedo. . 

XXXVI 

XXIII Del mercader que fletare géneros, y los 
Cómo se debe hacer el suelo de todas vendiere después. 

las estibas. 



XVIII 
De los géneros mojados por el agua 
de la cubierta o de los costados de la 
nave. 

XIX 
De las mercancías y géneros mojados 
V dañados. 

XX 
De los géneros que reciben daño por 
causa de ratones, o se pierden de otra 
suerte. 

XXI 



XXIV 

De los géneros que se mojaren al car- 
gar, o al descargar. 

XXV 

De quién debe cargar y descargar las 
mercadurías. 

XXVI 

Quáles sean las obligaciones de los ma- 
rineros en orden a cargar. 



XXXVII 

Del porte de las quintaladas, y de la 
satisfacción del flete. 

XXXVIII 

De los géneros cargados sin noticia 
del Patrón. 

XXXIX 

Del fletamento de diferentes precios, 
uno alto y otro baxo. 



876 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



XL 

Del Patrón que dexará de llevar mer- 
cancías ya fletadas. 

XLI 

De las mercancías fletadas para cierto 
tiempo, en caso de recibir alguna avería. 

XLII 

De la xarcia, de los marineros y del 
contramaestre. 

XLI 1 1 
De la conserva que lucieren dos o más 
einbarcaciones. 

XLIV 
Del ajuste de dar cable una nave a 
otra embarcación más pequeña. 

XLV 

De lo que se debe hacer en el caso de 
echazón. 

XLVI 
De las mercadurías arrojadas al mar 
por temporal. 

XLVII 
Del cómputo que se debe hacer de las 
mercadurías arrojadas. 

XLVIII 

De cómo debe ser satisfecha la parte 
de las mercadurías que hubiesen sido 
arrojadas. 

XLIX 

De las precauciones que se deben to- 
mar antes de executar la echazón. 



De cómo se deben manifestar al Es- 
cribano todas las mercancías que se em- 
barquen. 

LI 

Sobre el caso y modo de hacer arri- 
bada en algún puerto. 

LII 

De las promesas hechas entre Merca- 
der y Patrón. 



Lili 

Del Factor o Encomendero que querrá 
descargar sus géneros. 

LIV 

De los Factores que querrán descar- 
gar parte de las mercadurías. 

LV 

Del Patrón que hubiere esperado a! 
Pactor para cargar los géneros. 

LVI 

De cómo el Encomendero debe pres- 
tar al Patrón en caso de necesidad. 

LVII 

De cómo el Encomendero debe pres- 
tar al Patrón para alistar y habilitar la 
nave. 

LVIII 

De cómo el Encomendero está obliga- 
do a prestar vituallas para la nave. 

LIX 

Del ancla o xarcia dexada en algún sur- 
gidero con volimtad de los Factores. 

LX 

De la lancha quando sigue a remol- 
que, en qué caso se debe abandonar. 

LXI 

De la echazón executada en ausencia 
de los Encomenderos. 

LXII 

De cómo se deben indemnizar las ave- 
rías. 

LXIII 

Qué personas sean las que se deben 
entender por pasageros. 

LXIV 

De los géneros que se cargaren sin 
noticia del Patrón ni del Escribano. 

LXV 

De las mercadurías arrojadas sin ha- 
ber sido manifestadas. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



877 



LXVI 

De las obligaciones que contralle el 
Patrón con el pasagero. 

LXVI I 

Del lugar señalado al pasagero, y de 
lo que se ha de hacer en el caso de 
morir a bordo. 

LXVIII 

Del derecho que tiene el Patrón so- 
bre las cosas del que muere en la nave. 

LXIX 

Del derecho que tienen el guardián y 
el patrón de la lancha sobre las cosas 
del pasagero que muere a bordo. 

LXX 

Del destino de la provisión que dexe 
el pasagero que muera. 

LXXI 

Del flete de la persona y equipage del 
pasagero si se quedare en tierra. 

LXXII 

De las obligaciones a que se sugetó el 
pasagero. 

LXXIII 

De las obligaciones que debe cumplir 
el Patrón al marinero. 

LXXIV 

De cómo y quándo se debe despedir 
un marinero de la nave. 

LXXV 

Que un marinero no puede ser despe- 
dido por otro que se ajuste por menor 
salario. 

LXXVI 

Que el Patrón no puede despedir un 
marinero por colocar un pariente. 

LXXVII 

Del marinero que muriere después de 
embarcado. 



LXXVIII 

Del marinero ajustado que muere an- 
tes o después de haberse hecho a la vela 
la nave. 

LXXIX 
Del marinero que ajusta su viage por 
mesadas. 

LXXX 
De cómo debe el Patrón llevar las pa- 
cotillas de los marineros. 

LXXXI 

De las pacotiUas de los marineros: de- 
ben embarcarse antes de completar la 
nave su carga. 

LXXXII 

De las pacotillas del marinero: éstas 
no se pueden fletar a Encomendero o 
Mercader. 

LXXXllI 

De no poder poner marca en los far- 
dos después de embarcados. 

LXXXIV 
Del repartimiento del servicio de los 
marineros. 

LXXXV 
De quién debe cargar la pacotilla de 
los marineros. 

LXXXVI 

De cómo se debe pagar la soldada a 
los marineros. 

LXXXVII 

En qué moneda, de dónde, y de qué 
suerte se deben satisfacer los salarios a 
loí- marineros. 

LXXXVIII 

Del salario de los marineros en el caso 
que se venda la nave por debaxo de 
mano. 

LXXXIX 

El Patrón debe firmar de derecho por 
el marinero de responsabilidad hasta 
donde alcance su salario. 



878 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

XC CIII 

De quánto y cómo se ha de emplear De las causas por que puede el mari- 

el salario de los marineros. ñero separarse de la nave después de 

,.„, ajustado. 

XCI CIV 

De los marineros que pleytean con el Del marinero que hará fuga después 

Patrón. de haberse ajustado. 



XCII 



cv 



De la comida que el Patrón debe dar 
a los marineros. ^^ guando y en qué casos se debe re 



XCIII 



niolcar a otra nave. 

CVI 



Que el patrón no está obligado a dar 

de comer al marinero que no duerme a í^el repartimiento de las mercadurías 

j,^j.Jq que se hallasen en la mar, y del mari- 

v(^]Y ñero que va ajustado por millas. 

Que el marinero no está obligado a ir CVIII* 

a lugar peligroso por mandato del Pa- Qe las condiciones entre el Patrón y 

tron. los marineros. 

xcv cix 

Que el Patrón no pueda prestar mari- pg j^ subordinación del marinero al 

ñero a otra nave sin su voluntad. Patrón y Contra-maestre. 

xcvi ex 

De lo que el Patrón debe satisfacer a j)^ j^ p^^a ¿gj marinero que tubiese 

los marineros por descargar. ]jendencia con su Patrón. 

XCVII CXI 

Que el marinero queda libre concluido ¡^gj marinero que maltratare de obra 

el viage. a su Patrón. 

XCVIII CXII 
De quando la nave se vende en tierra ¡jgi j,^,„tü hasta dónde el marinero de- 
de Christianos. he sufrir a su Patrón. 
XCIX 



De quando la nave se vende en tierra r» i • • i - i 

1 T c I Del marinero que cometiere algún hur- 



C 



CXIII 

ero q 
to a bordo. 



CXIV 



Dql marinero que se ajustare con la p^j ,„ar¡nero que por convenio saca- 

condición de no ir a ciertos lugares pe- ^.^ ^¡^^^.^^ ¿^ j^ ^^^^ 
ligrosos. 

CI cxv 

De las obligaciones del marinero des- De la pena del marinero que saliese 

pues de ajustado. de la nave sin licencia. 

CII CXVI 

Del servicio a que queda obligado el De la pena del marinero que se des- 
marinero, nuda en el viage. 

* El capítulo CVII no figura en la jiiiniera edición. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



879 



CXVII cxxx 

Que el marinero no puede separarse Del Patrón que promete llevar aquello 

de la embarcación desde el punto que que no puede llevar, 
empieze a cargarse. 

CXXXI 
LAVlll j^)g ¡Qg géneros que se mojaren sobre 

De la pena del marinero que vende cubierta. 
sus armas. 



CXIX 

Que el marinero no puede sacar cosa 
alguna de la nave sin licencia. 

cxx 

Que el marinero no debe dormir en 
tierra. 

CXXI 
Del trabajo del marinero en la xarcia 
)' aparejo. 

CXXII 
De la obligación del marinero de la 
lancha. 

CXXIII 
Que el marinero debe ir al molino 
quando lo ordenare el Patrón. 

CXXIV 

De las armas que debe Llevar el ma- 
rinero embarcado. 

cxxv 



CXXXII 

Qué se debe hacer de las mercadurías 
embarcadas fraudulentamente en caso de 
echazón. 

CXXXIII 

De los reparos y xarcia necesaria a la 
nave fletada a precio cierto. 

CXXXIV 

Del tiempo que gastará de más la na- 
ve fletada a precio y plazo cierto. 

cxxxv 

De la nave fletada a quintaladas, quan- 
do le falte xarcia. 

cxxxv I 

De la nave que no pueda hacer su 
viage por fuerza de Príncipe. 

CXXXVII 

De la nave que no pudiendo cargar en 



/-i 1 • , j , un país por impedimiento del Gobierno, 

Uue el marmero no puede dexar la . , ' '^ '^ ' 

' ira a otra parte. 



nave en viage. 

CXXVI 
Que los marineros deben lastrar y des- 
lastrar, cargar y descargar la nave. 

CXXVII 

Que los marineros deben ayudar a sa- 
car a tierra la embarcación. 

CXXVIII 
Del marinero que embiado por el Pa- 
trón, cayese en poder de enemigos. 

CXXIX 

De lo que deben cumplir los marine- 
ros quando la nave va fletada a precio 
cierto. 



CXXXVIII 

De lo que debe dar a los marineros el 
Patrón que fletare a precio cierto. 

CXXXIX 

De los casos en que el Patrón propie- 
tario no debe ir al viage. 

CXL 
De la nave que por temporal u otro 
accidente ha de varar. 

CXLI 

De la nave cargada que diere al tra- 
vés, y de cómo se han de pagar los fletes. 



880 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



CXLII CLV 

De las mercadurías que se descargan, De la encomienda tomada como cosa 

parte de ellas con buen tiempo, y parte propia. 



con temporal. 



CXLIII 



De los géneros mojados por culpa de 
los Lancheros. 



CXLIV 
De la obligación del gondolero que 
tomare a destajo el cargar o descargar. 

CXLV 

De las naves que estén aparejadas pri- 
mero o después que otras; y del orden dinero, 
que deben guardar. 

CXLVÍ 

Del modo cómo se han de colocar j 
asegurar las naves para no hacerse daño 
en un mismo surgidero. 

CXLVII 

Del ajuste que se hiciere con el Patrón 
de la estiba de toneles o barricas. 



CLV I 

De encomienda hecha para lugar inde- 
terminado, en caso que se perdiere. 

CLVII 

De encomienda prometida por medio 
de escritura y testigos. 

CLVIII 

Ítem, de encomienda empleada por el 
encomendero juntamente con su propio 



CXLVIII 

Del cargamento de vino: cómo se ha 
de disponer y estibar. 

CXLIX 

De la xarcia alquilada para hacer el 
vi age. 

CL 

De la xarcia que el Patrón tomare 
prestada. 

CLI 

De cómo la xarcia hallada en playa o 

ribera puede en caso de necesidad ser 

tomada. 

CLII 

De la xarcia tomada, o pedida a prés- 
tamo. 

CLIII 

De encomienda admitida para viage y 
lugar determinado. 

CLIV 
De los impedimentos y casos siniestros 
de la encomienda. 



CLIX 
De encomienda en dineros entregada 
para emplearla en cosas ciertas. 

CLX 

De encomienda de nave hecha por el 
Patrón propietario. 

CLXI 

De encomienda de nave sin noticia de 
los interesados o porcioneros. 

CLXII 

De la encomienda común que alguno 
tomare, y recibiere otra separada. 

CLXI II 

De la encomienda que se perdiere, o 
que el encomendero hiciere bancarrota. 

CLXIV 
Del Patrón que dexa la nave por ne- 
gocios propios. 

CLXV 

De los testigos marineros en dos liti- 
gios entre Patrón y Mercaderes. 

CLXVI 

De los testigos mercaderes en los liti- 
gios entre Patrón y marineros. 

CLXVII 
Del testimonio que puede prestar el 
marinero. 



MEMORIAS IIISTOKICAS DE BARCELONA 



881 



CLXVIII CLXXXII 

De la soldada del Contra-maestre, y De cómo debe dar cuenta el Patrón, 

de los marineros que irán embarcados a y del caso de morir éste antes de darlas, 
discreción. 



CLXIX 

Del daño recibido por falta de apare- 
jos en la nave. 

CLXX 

De la nave que se pierde en tierra de 
infieles. 

CLXXI 

De los casos en que el Patrón debe 
pedir consejo a los interesados para to- 
mar flete. 

CLXXII 

Del rescate o composición hecha con 
armadores. 

CLXXIil 

De las mercadurías robadas o toma- 
das por enemigos en el viage para lugar 
determinado. 

CLXXIV 

De los árganos, parales, y otros uten- 
silios tomados o alquilados. 

CLXXV 
Del Patrón que promete aguardar a 
los Mercaderes hasta cierto dia. 

CLXXVI 

Del despacho de la nave prometido en 
cierto día. 

CLXXV II 

De nave que pone estiba de tinajas o 
jarras. 

CLXXVIII 

De las jarras o tinajas que se rompie- 
ren a bordo. 

CLXXIX 

Si los marineros se llevaren la nave 
contra la voluntad del Patrón. 

CLXXX 

De los víveres y otras cosas necesarias 
a la nave que debe comprar el patrón. 

CLXXXI 

De la cuenta que el Patrón debe dar 
a los interesados del buque en cada viage. sin ella sólo a uso de mar. 



CLXXXIII 

Del Patrón que quisiere aumentar el 
buque de la nave. 

CLXXXIV 

De los casos necesarios en que deba 
reparar.se la nave. 

CLXXXV 

De la pena de los que quitaren boyas 
o señales de áncoras. 

CLXXXVI 

De la nave cuyo buque irá a la parte 
en sus viages. 

CLXXXV 1 1 

De la xarcia y velamen, robados por 
buques corsarios. 

CLXXXVIII 

De los géneros que se mojaren a bor- 
do de barco descubierto. 

CLXXXIX 

De las obligaciones del Piloto, y de 
.«u gratificación en caso de conducir bien 
la nave. 

CXC 
De las obligaciones de los centinelas 
d< la nave. 

CXCI 
Del hallazgo de mercancías arrojadas 
en playa o halladas sobre el agua. 

CXCII 

Del convenio hecho a bordo de nave 
ya engolfado en alta mar: no es válido. 

CXCIII 
De los convenios entre Patrón, enco- 
menderos, y marineros. 

CXCIV 
De encomienda hecha con escritura o 



882 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MOM'ALAU 



cxcv 

Del Patrón que vendiere su nave sin 
noticia de los interesados. 

CXCVI 

De las mercadurías emliarcadas ocul- 
tamente en la nave. 

CXCVII 

Del Patrón que diere sus veces a olrn 
para ajustar flete. 

CXCVIII 

Del Patrón que sin voluntad de los 
encomenderos tirare con su nave alma- 
día de madera jiallada. 

CXCIX 

De la nave fletada para ir a tomar car- 
gamento en otro lugar. 

ce 

Si el Mercader muere después de lia- 
lier fletado nave en lugar estraño. 

CCI 

Si el Mercader después de haber fle- 
tado una nave, le sobreviniere enferme- 
dad. 

CCII 

Del Mercader que fletare una nave, y 
muriere antes de estar ésta cargada. 

CCIII 

De la nave fletada, y que antes de 
estar cargada muriere el Patrón. 

CCIV 
De nave fletada sin día cierto ni tieni 
po determinado. 

CCV 

De nave fletada, que por algún embar- 
go no podrá emprender el viage. 

CCVI 

De cómo el marinero no debe ser li- 
cenciado o despedido con sólo el per- 
miso del Patrón. 



CCVII 

Del marinero que huye de la nave des- 
pués de haber recibido su soldada. 

CCVIII 

Del cargamento de granos recibido sin 
medida o a granel. 

CCIX 

De las condiciones de fletamento entre 
Patrón y Mercaderes. 

CCX 

De la nave que estando a la carga le 
sobreviniere temporal. 

CCXl 
De las obligaciones de los Maestros de 
azuela y calafates. 

CCXII 

De las obligaciones del sirviente del 
Patrón. 

CCXIII 

De la estiba hecha en la nave de tina- 
jas o cubas vacías. 

CCXIV 

De cómo, y quándo las mercadurías 
pueden ser retenidas o dexadas a cuenta 
del flete. 

CCXV 

Del caso en que nave mercante fuere 
apresada por nave armada. 

CCXVI 

De nave que después de cargada habrá 
de descargar por algún accidente o pe- 
ligro. 

CCXVII 

Del Patrón que al tiempo de salir n 
viage fuere detenido por deudas. 

CCXVIII 
De encomienda que el mismo enco- 
mendero debe llevar consigo. 

CCXIX 

De quándo el encomendero deba ser 
creído por su juramento. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



883 



ccxx 

De los convenios hechos entre Patrón 
y Mercaderes por mercancías fletadas. 

CCXXI 
Del embargo u otro impedimento de 
Príncipe o República, que suceda a una 
nave ya fletada. 

CCXXII 

De las cosas a que están obligados los 
interesados con el Patrón que quiere 
construir un barco. 

CCXXIII 

De nave que por mal tiempo jiaya de 
arrojar al mar mercadurías. 

CCXXIV 

De nave que habiendo ido a tomar 
cargo en algún lugar, habrá de partir 
sin él por temor o miedo de enemigo. 

ccxxv 

De las obligaciones a que se sugeta la 
conserva que se ajustare entre diferentes 
naves. 

CCXXVI 

De nave encomendada a alguno por 
sus interesados. 

CCXXVII 

Del caso de encontrarse nave mercan- 
te con nave armada. 

CCXXVIII 

Del convenio hecho por el encomende- 
ro de la nave. 

CCXXIX 

De nave apresada por enemigos, y 
represada por amigos. 

CCXXX 

Del cargamento de madera que loma- 
re nave o leño. 

CCXXXI 
De cómo debe ser observado qual- 
quier convenio. 



CCXXXII 

De las mercadurías falsas o mezcladas 
buena con mala. 

CCXXXIII 

Del error de cuenta alegado por los 
interesados contra el Patrón. 

CCXXXIV 

De nave falta de xarcia después de ha- 
ber tomado la carga. 

CCXXXV 

De cómo debe pagarse el flete en el 
caso de echazón. 

CCXXXVI 

Del Patrón y marineros que querrán 
escusarse de ir al viase. 



Tabla de capítulos de las ordenanzas 
sobre armamentos de corso de los anti- 
guos barceloneses, copiados literalmente 
en su idioma original de las que andan 
insertas en el volumen del Consulado del 
mar, a continuación de las leyes mer- 
cantiles arriba especificadas. 



I. 


Del Almirall, Capitá e ar- 




madors. 


II. 


Com deu ser contada messio 




y guany en ñau armada. 


ni. 


Del Cómit o senyor de ga- 




lera ú de leny. 


IV. 


Del Cómit. 


V. 


De convinences. 


VI. 


De les parts ques deuen íer 




en ñau armada. 


\ii. 


De Notxers y altres oficis, 




v de la particíó. 


VIII. 


Del Almirall. 


IX. 


De Notxer major. 


X. 


De Proers. 


XI. 


De Ballesters. 


XII. 


De Homens d'armes. 


XIII. 


De Gabiers. 


XIV. 


De pes é mesura. 


XV. 


De Sobreguardians. 


XVI. 


De Timoners. 



884 





ANTONIO 


DE 


CAPMANY 


Y DE MONPALAU 


XVII. 


De Barbéis. 






XXVII. 


De Calafát. 


XVIII. 


De Ganfanoner. 






XXVIII. 


De Cap de serviciáis. 


XIX. 


De Barquers. 






XXIX. 


De Consuls. 


XX. 


Deis Provehidors. 






XXX. 


De convinences. 


XXI. 


Deis Svehidors. 






XXXI. 


Que deu fer Capitá. 


XXII. 


De la guardia de 1 


Almirall. 


XXXII. 


Del Escriba. 


XXIII. 


De espías y escor 


colladors. 


XXXIIÍ. 


De Clavaris. 


XXIV. 


De Serviciáis. 






XXXIV. 


De Notxer majór. 


XXV. 


De Mestre de aixa. 






XXXV. 


Coni se leven les 


XXVI. 


Del Ballester. 








parts. 



quintes 



Ediciones modernas: MüliniÍ v BrasÉs, Les coslums inarilimes; Valls i Tabekmeh, (.onsolal 
de Mar; Dirección General de Relaciones Culturales, Libre del Consolat de Mar. Reproducción 
del manuscrito de Valencia. Véase también la edición de Capmany, reeditada junto con estas 
Memorias. 



27 (ii, xxvii) 

cronología histórica de los condes de BARCELONA CONOCIDOS 
primitivamente por Condes de la Marca de España. 



AQUELLA parte de la Galia Narbonense, 
que quedó a los Wisigodos después 
que los Franceses los despojaron de la ma- 
yor parte de sus conquistas, fue llamada 
Septimania, a causa de las siete Ciuda- 
des principales que la componían ; y 
Gothia del nombre de la Nación que 
la había conquistado. Comprehendía to- 
do el Lenguadoc, a excepción de las an- 
tiguas Diócesis de Tolosa, Alby, Vsez, y 
Viviers. Pepino el Breve, Rey de Fran- 
cia, después que la huvo conquistado 
hacia el año 760, la unió a la Corona ; 
pero fue segregada después por Carlo- 
Magno, para que fuese parte del Reyno 
de Aquitania, que erigió en el año 778. 
El Emperador Ludovico Pío la separó 
de aquella Corona en 817 juntamente 
con la Marca de España, haciendo de 
estas dos Provincias un Ducado particu- 
lar, cuya capital fue Barcelona. Su hijo 
Carlos el Calvo dividió este Ducado el 
año de 864 en dos Marquesados, de los 
quales el uno tuvo por capital a la ciu- 



dad de .\arbona, y el otro a la de Bar- 
celona. Desde esta época se deben contar 
los Condes Soberanos de esta capital, 
porque iiasta entonces no fueron propie- 
tarios, ni su derecho de herencia se ha- 
bía establecido: pues antes los Duques 
de la Septimania o Gotliia eran como 
Gobernadores de las fronteras por los 
Reyes de Francia. 

WIFREDO EL VELLOSO 

864. WiFREDO. tronco de los Condes 
hereditarios de Barcelona, segíin parece, 
fue revestido de esta dignidad por los 
años 864 inmediatamente después de la 
separación de los dos Marquesados. Era 
hijo de un señor llamado Seniofredo, 
y de Ermesinda, y hermano de Mirón 
Conde de Rosellón, y de Radulfo. Conde 
de Conflent. 

Estos tres hermanos echaron de Vique 
tusona) a los Sarracenos que se habían 
:'f)oderado de ella. Wifredo murió el año 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



885 



de 'J06 dfxaiulo de Winidilda hija de 
Balduino I Conde de Flandes su esposa 
cinco hijos: Wifredo y MiRÓx, que le 
sucedieron uno después de otro; Suma- 
rio (Suñer) que fue Conde de Urgel; 
BORRELL, cuyo deslino se ignora ; y Ra- 
DULFO monge del Monasterio de Ripoll: 
en el qual fue enterrado Wifredo, ha- 
biendo sido su fundador en el año 888. 

WIFREDO II 

906. Wifredo II hijo de Wifredo el 
Velloso le sucedió inmediatamente des- 
pués de su muerte en el Condado de Bar- 
celona. Falleció en 26 de Abril del año 
914 sin dexar posteridad de su esposa 
Garsinda. 

MIRÓN 

914. Mirón hermano de Wifredo II 
le sucedió por falta de herederos por lí- 
nea recta. Murió en 918 dexando qua- 
tro hijos: Semofredo, que fue su suce- 
sor; Oliva llamado Caljreta Conde de 
Cerdaña; MiRÓ.x Conde de Gerona, y 
después Obispo de esta Ciudad ; y Wi- 
fredo (Guifré) Conde de Besalú. 

SENIOFREDO 

915. Se.mofredo hijo primogénito de 
Mirón, y marido de Adelaida, poseyó 
el Condado de Barcelona desde la muer- 
te de su padre hasta la suya, que acon- 
teció en el año 967 sin dexar posteridad 
alguna. 

BORRELL 

967. BoRRELL. Conde de Urgel e 
hijo del Conde Suniario, sucedió ísin 
saberse cómo) a Seniofredo su primo 
hermano en el Condado de Barcelona, en 
perjuicio de los hermanos de este últi- 
mo. Se intitulaba Duque de la Gothia, y 
exerció una autoridad mucho mayor que 
ninguno de sus antecesores. 

El año de 936 habiendo los Sarracenos 
hecho una irrupción en la Marca de Es- 
paña, le derrotaron en batalla campal. 



lomándole después su misma capital, la 
que no pudo recobrar hasta 988. Borrell 
hizo su testamento el 24 de Setiembre 
de 993, y murió poco después, y fue en- 
terrado en el Monasterio de Ripoll. 

Había sido casado dos veces: la pri- 
mera con LuTGARDA, de quien tuvo dos 
hijos: Raymuxdo, que le sucedió en el 
Condado de Barcelona, y Ermencaudo 
(Armengol) que fue conde de Urgel: la 
segunda con Aimeruda, de quien tuvo 
una hija llamada Aldria. Tuvo además 
otras dos hijas, sin saberse a quál de 
las dos mugeres pertenecen, la una lla- 
mada BONIFILIA, Abadesa del Monasterio 
de San Pedro de la Fuellas de Barcelona, 
y Ermengarda esposa de Gerberto, Viz- 
conde, según parece, de la misma ciudad. 

RAY MUNDO BORRELL 

99.3. Raymundo Borrell. nacido en 
el año 972. sucedió a Borrell su padre 
en el Condado de Barcelona. En 1010 
partió con su hermano Armengol para ir 
a socorrer a Almahade Príncipe Sarra- 
ceno, que disputaba el Trono de Córdoba 
a Zuleima. Esta Expedición fue desgra- 
ciada V costó la vida a Armengol v a 
otros Señores. El año 1017 habiendo los 
Serracenos llegado con sus correrías has- 
ta Barcelona ; Raymundo perdió la vida 
saliéndoles al encuentro. 

De Ermesinda de Carcasona su es- 
posa dexó un hijo menor de edad, lla- 
mado Bere.\guer Ramón, y una hija, 
que casó con Rogerio Príncipe Norman- 
do. Borrell en su testamento no sólo ha- 
bía nombrado a su esposa por tulora de 
su hijo, sino que le había concedido ade- 
más, durante su vida, la regencia del 
Condado de Barcelona. 

BERENGUER RAMÓN I 

1017. Berenguer Ramón, hijo de Ray- 
mundo Borrell, heredó el Condado de 
Barcelona baxo de la tutela y adminis- 
tración de Ermesinda su madre. En el 



086 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



año 1018 viéndose esta Princesa inquie- 
tada por los Sarracenos, llamó a su yer- 
no el Príncipe Rogerio, que obligó a 
estos Infieles a pedir la paz. En 1023 
Ermesinda traspasó el gobierno del Con- 
dado en las manos de su hijo: el qual 
pereció después en una batalla que se 
dio en Cerdaña. 

De su primera esposa Sancha, hija de 
Sancho Guillermo Duque de Gascuña, 
dexó dos hijos: Raymundo, que le su- 
cedió, y Sancho monge de S. Pons. De 
Guisla su segunda muger hubo otro hijo 
llamado Guillermo, que fue Conde de 
Manresa. 

RAYMUNDO BERENGUER I 

1035. Raymundo Berengüer, hallán- 
dose en su menor edad a la muerte de 
su padre Berengüer Raymundo, su abue- 
la Ermesinda, que aún vivia, volvió a 
tomar el gobierno del Condado de Bar- 
celona ; pero como continuase en su ad- 
ministración después de la mayor edad 
de su nieto, éste la obligó a cederle sus 
derechos con ciertas condiciones: mas 
ella murió en el año 1059. 

Raymundo desde el punto que tomó las 
riendas del gobierno, mostró quán digno 
era de aquel mando. En 1048 hizo la 
guerra contra los Moros de España, y 
fue tan afortunado en esta expedición, 
que después de haber hecho diversas 
conquistas en los estados de doce Reyes 
diferentes; les obligó a todos a ser tri- 
butarios suyos. Entre los dominios qua 
les ganó, fue el Condado de Tarragona, 
del que hizo donación al Vizconde de 
Narbona, que le habia servido de auxi- 
liar. El 2 de Marzo de 1068 adquirió de 
Raymundo Bernardo, Vizconde de Albi, 
y de Ermengarda su muger, hermana y 
heredera de Roger III Conde de Carca- 
sona los derechos que tenía sobre el Car- 
casez, el Rasez, el Coserans, Comengc, 
y Tolosano etc. En 1076 a 27 de Mayo 
murió Raymundo Berengüer, que mere- 
ció el sobrenombre de Viejo por su pru- 



dencia: y fue su cadáver depositado en 
la Cathedral de Barcelona. 

Tuvo de Isabel su primera muger un 
hijo llamado Pedro, al qual sobrevivió; 
de la segunda DoÑA Almodis de la Mar- 
che dexó a Raymundo Berengüer y Be- 
rengüer Ramón: a quienes instituyó he- 
rederos suyos. Baxo el gobierno de este 
Conde fueron extendidos y ordenados los 
Usages de Barcelona: famoso Código con- 
suetudinario. 

RAYMUNDO BERENGUER I! 

y 

BERENGUER RAMÓN II 

1076. Los dos hermanos Raymundo 
Berengüer, y Berengüer Ramón, des- 
pués de algunas desavenencias acerca de 
la sucesión de su padre, dividieron el 
Condado de Barcelona, tomando de 
él cada uno su título, con los demás do- 
minios de aquel Príncipe situados del 
otro lado de los Pyrineos ; mas sólo Ray- 
mundo Berengüer se intituló de Barce- 
lona. Este fue conocido con el sobrenom- 
bre de Cabeza de estopa, a causa, según 
algunos, de tener el cabello muy espeso, 
o según quieren otros, por haber recibido 
muchas heridas en la cabeza. Fue célebre 
por su valor, y por su amor a sus sub- 
ditos. El año 1082 a 6 de Diciembre fue 
asesinado por una quadrilla de facinero- 
sos entre Gerona y San Celoni. 

De Mathilde su esposa, hija de Rober- 
to Guiscardo, Duque de la Pulla, tuvo un 
hijo póslhumo de su mismo nombre, que 
nació veinte y cinco días después de su 
nuierte. Berengüer Ramón tomó la tute- 
la de este niño con exclusión de su ma- 
dre, y gobernó tanto en su propio nombre 
como en el de su sobrino todas las pose- 
siones de la Casa de Barcelona. El año 
1083 Bernardo-Atón, Vizconde de Albi, 
y su madre Ermengarda, se apoderaron, 
contra el derecho del sobredicho pupilo, 
de los Condados de Carcasona, de Ro- 
scz, y de Lauragais, que esta última ha- 
bía enagenado en 1068 en favor d(^ 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



887 



Raymundo Berenguer I. Berenguer Ra- 
món por los años de 1090 hizo donación 
a la Iglesia Romana en manos del Le- 
gado Rainero, de todos los dominios que 
había heredado de su padre, y dividido 
con Raymundo Berenguer su hermano: 
con la promesa, así por él como por sus 
succesores, de tenerlo en feudo de la San- 
ta Sede con el tributo de un censo de 25 
libras de plata. El aíío 1092 partió con 
Guillermo IV Conde de Tolosa para la 
Tierra Santa, de donde no volvieron ni 
uno ni otro: pues ambos murieron allí 
en 1093. Berenguer se hizo célebre por 
sus victorias contra los Moros confinan- 
tes: y murió sin dexar succesión. 

RAYMUNDO BERENGUER /// 

1093. Después de la muerte de Be- 
renguer Ramón, su sobrino Raymundo 
Berenguer, de edad entonces de 11 años, 
entró en la posesión de todos los domi- 
nios de su casa, a excepción de los Con- 
dados de Carcasona, Rasez y Lauragais, 
que estaban a la sazón ocupados por el 
Vizconde de Albi. Por los años 1096 
reclamó, pero en vano, estos Condados, 
en virtud de la palabra que había dado 
el Vizconde de restituírselos en su ma- 
yor edad. Hacia el año 1107 obligó a 
lo¿ habitantes de Carcasona a ponerse 
baxo de su obediencia ; pero poco des- 
pués fue la ciudad recobrada por Ber- 
nardo-Atón. El Conde de Barcelona hizo 
en 1112 nuevos esfuerzos para recobrar 
el Careases, y el Rasez: y habiéndole 
sido infructuosos, desistió de estas pre- 
tensiones reservándose cierto número de 
castillos, cuyo supremo dominio le cedió 
el Vizconde. 

En el año 1115 hizo la conquista de 
las islas Baleares contra los Moros con 
los socorros de los Písanos, y de varios 
Señores de Languedoc. En 1127 ajustó 
un tratado de comercio con los Genove- 
ses. En 1131 a 14 de Julio abrazó el 
instituto de los Templarios, y murió al 
fin de dicho mes a los 48 años de su 



edad: después de haberse hecho célebre 
por la prudencia de su gobierno, su pie- 
dad, su generosidad, y por sus hazañas 
contra los Moros de España. 

Estuvo casado: la primera vez en 1103 
con María hija de un Señor llamado Ro- 
drigo, en quien hubo una hija con el 
nombre de Ximena, muger que fue de 
Roger 11 1 Conde de Foix: la segunda 
vez en 1112 con Dulce, hija y heredera 
de Gilberto Vizconde de Milhaud, de 
Gévaudan, etc., y de Gerberga Condesa 
de Provenza, que le traxo en dote este 
Condado: al que dividió en 1125 con 
Alfonso Jordán Conde de Tolosa, después 
de una guerra muy porfiada. De esta 
Princesa tuvo dos hijos y una hija. Ra- 
món Berenguer, el primogénito, heredó 
la Marca de España: Berenguer Ramón, 
el segundo, el Condado de Provenza: y 
la hija llamada Berenguela casó en 1124 
con Alfonso VIII Rey de Castilla. 

RAYMUNDO BERENGUER IV 

1131. Raymundo Berenguer, hijo 
primogénito de Raymundo Berenguer III, 
sin embargo de no haber heredado más 
que una parte de los estados de su pa- 
dre, le sobrepujó en lo sucesivo por la 
extensión de sus dominios. En el año 
1137 entró en la expectativa del Reyno 
de Aragón medíanle su matrimonio, o 
más bien sus esponsales con Petronila, 
hija del Rey Ramiro el monge, la qual 
no pasaba entonces de dos años, y le 
traxo en dote aquella Corona: en cuyo 
gobierno nunca se intituló Rey sino 
Príncipe de Aragón. 

En 1144 tomó la defensa de Raymun- 
do Berenguer II Conde de Provenza, su 
pupilo y sobrino juntamente, contra los 
Señores de Baucio, forzando en 1 146 a 
los Provenzales a rendirle la obediencia. 
En el año 1147 hizo aprestar una es- 
quadra, que combinada, con la de los 
Genoveses, pasó a sitiar la plaza de Al- 
mería, la que fue tomada a 14 de Oc- 
tubre del mismo año: a fines del qual se 



888 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



apoderó por asalto de la ciudad de Tor- 
tosa. En 1158 se confederó con Enri- 
que II Rey de Inglaterra contra Raymun- 
do V Conde de Tolosa, a quien quería 
aquel Monarca despojar de sus estados. 
En 1159 renovó la guerra en Provenza 
contra los Señores de la Casa de Bau- 
cio para recobrar aquel Condado, del 
qual les había dado la investidura el Em- 
perador Federico I, en perjuicio de la 
rama segunda de Barcelona. 

La muerte, al fin, le sobrevino a 6 de 
Agosto de 1162 en medio de las opera- 
ciones de aquella empresa en el lugar de 
San Dalmacio cerca de Genova. Su cuer- 
po fue transportado en una caxa de pla- 
ta al monasterio de RipoU, Pantheón de 
sus progenitores. Este Príncipe hizo una 
guerra implacable durante todo su rey- 
nado a los Sarracenos de España, de 
quienes recobró muchas plazas, que in- 
corporó a su Condado. Con el designio 
que se había propuesto de perseguir con- 
tinuamente a los infieles, había institui- 
do en 1148 una Orden militar con de- 
pendencia de la del Temple. De Petro- 
nila su esposa y Reyna de Aragón dexó 
tres hijos; Raymundo, que tomó el nom- 
bre de Alfonso ; Pedro, que mudó éste en 
el de Raymundo Berenguer, y Sancho. 
El primero heredó el Reyno de Aragón 
y Cataluña; el segundo los Condados de 
Cerdaña y Carcasona; y el tercero no 
tuvo parte alguna en la herencia de su 
padre, quien se contentó con llamarle des- 
pués de sus dos hermanos primeros. La 
Reyna Petronila murió después en Bar- 
celona el 18 de Octubre de 1172. Desde 
entonces los Condes de Barcelona se in- 
titularon Reyes de Aragón, cuya succesión 
recta masculina duró hasta la muerte del 
Rey Don Martín en 1410. 

ALFONSO II el Casto entre los Reyes 
de Aragón 

1162. Alfonso II, que nació el año 
1152, hijo de la Reyna Petronila y del 



Conde Raymundo Berenguer IV, sucedió 
a su padre en el Condado de Barcelona, 
y a su madre en el Trono de Aragón. En 
el año 1167 recobró la Provenza contra 
Raymundo V Conde de Tolosa, que se 
había apoderado de ella después de la 
muerte del Conde Raymundo Berenguer 
el Joven, primo hermano de Alfonso. El 
año siguiente cedió dicho Condado a 
Pedro o Raymundo Berenguer su herma- 
no para que lo tuviese en depósito y con 
la condición de restituírselo siempre que 
fuese requerido. En 1181 después de la 
muerte de Raymundo Berenguer dispuso 
otra vez de la Provenza en favor del otro 
hermano suyo D. Sancho, para que la 
tuviese también en depósito. Pero habién- 
dole en 1185 separado de aquel gobier- 
no, le cedió en recompensa los Condados 
de Rosellón y de Cerdaña. El año 1196 
a 25 de Abril murió Alfonso en Perpi- 
ñán muy llorado de sus vasallos: y fue 
enterrado en el monasterio de Poblet, que 
había fundado su padre. 

Este Príncipe no se distinguió menos 
por los talentos de sus entendimientos, 
que por sus hazañas militares. Protegió 
mucho a los trobadores, y él mismo com- 
]5uso poesía provenzal. Alfonso casó la 
primera vez con Mahalda hija de Alfon- 
so I Rey de Portugal, de la qual no tuvo 
hijos: la segunda en 1174 con Sancha 
hija de Alfonso VIII Rey de Castilla, en 
quien hubo tres hijos y quatro hijas. 
D. Pedro el primogénito le sucedió en el 
Reyno de Aragón y Condado de Barce- 
lona; Don Alfonso el segundo heredó la 
Provenza; Don Fernando el tercero to- 
mó el hábito del Cister, y vino a ser Abad 
de Monte-Aragón. Las hijas fueron Cons- 
tanza casada con Emerico Rey de Hun- 
gría, y después con Federico Rey de Si- 
cilia, que fue Emperador; Eleonor espo- 
sa de Raymundo VI Conde de Tolosa ; 
y Sancha casada con Raymundo VII hijo 
del precedente: la última de las hijas ha 
quedado desconocida. 



MKMOKIAS IIISTORICVS DK HAKCK.l.ONA 



«89 



D. PEDRO II rl Católico 

1196. Do.N Pedko II Iiijo mayor de 
Alfonso II, fue proclamado Rey de Ara- 
gón en Daroca, y entró al mismo tiempo 
en posesión de Cataluña. En 1204 casó 
con María, liija y heredera de Guillermo 
Conde de Mompeller: y en el mismo año 
pasó a Roma a coronarse a 11 de No- 
viembre de manos del Papa Inocen- 
cio III: al qual sugetó su Reyno a pa- 
garle por él y sus sucesores un tributo 
anual de 2.50 doblas. En 1212 se halló 
Don Pedro en la batalla de las Navas de 
Tolosa, que los Reyes christianos de Es- 
paña ganaron a los moros. El año si- 
guiente pasó a Francia con sus tropas a 
socorrer al Conde de Tolosa ; pero pere- 
ció a 12 de Setiembre en una batalla que 
se dio delante de Murct, cuya plaza te- 
nía sitiada. 

La Reyna Doña María, que se había 
retirado a Roma a seguir su pleyto con- 
tra el Rey que pretendía anular su ma- 
trimonio, murió en aquella Corte en 
1219. Don Pedro fue enterrado en el 
monasterio de Xixena en Aragón ; y no 
dexó de su esposa más que un hijo, que 
le sucedió. 

D. JAYME I el Conquistador 

1214. D. Jayme, hijo de D. Pedro II. 
y de María, que nació en Momj)eller el 
día primero de Febrero de 1208, sucedió 
a su padre. A la sazón estaba desde edad 
de tres años baxo la tutela y custodia de 
Simón de Montfort, a quien su padre le 
hi;bía encomendado la educación. Simón 
lo retuvo entre sus manos un año des- 
pués de muerto el padre; de modo que 
para ponerle en su libertad fue neccsa- 
rir. una orden expresa del Papa. Así pues 
en 1214 fue proclamado en las Cortes de 
Lérida. 

El año 1228 Don Jayme hizo la gue- 
rra a los moros de Mallorca, en donde 
después de haber ganado una batalla, 
tomó por asalto la capital, y rindió la 



isla; haciendo prisionero al Rey con un 
hijo suyo. En 1231 Don Jayme da al 
Infante D. Pedro de Portugal las islas 
de Mallorca y Menorca en cambio del 
Condado de Urgel. En 1238 tomó la Ciu- 
dad de Valencia a 28 de Setiembre. En 
1241 heredó por el testamento de Ñuño 
Sancho los Condados de RoseUón y Cer- 
daña con el Vizcondado de FenoUedas. 
En 1246 fue excomulgado por el Papa 
por haber mandado cortar la lengua a 
Berenguer Obispo de Gerona. En 1248 
publicó un edicto general para que todos 
los moros desocupasen el Reyno de Va- 
lencia. En 1266 hizo la conquista de Mur- 
cia por el Rey de Castilla. En 1269 par- 
tió para la Tierra Santa; pero una tem- 
pestad dispersó su armada: y él hubo de 
recaer al puerto de Aigües-Mortes. En 
1274 pasó Jayme a León de Francia, asis- 
tió a la abertura del Concilio General, de 
donde volvió muy descontento del Papa, 
quien rehusó coronarle a menos que le 
prometiese pagarle el censo en que su 
padre D. Pedro II había gravado su Rey- 
no a favor de la Santa Sede. En 1275 
Jayme tuvo en Lérida Cortes, donde fue 
declarado que el Cetro jamás saldría de 
la línea recta mientras hubiese varones: 
y en consequencia de esto Alfonso, hijo 
del Infante Don Pedro y de Doña Cons- 
tanza, hija de Manfredo de Sicilia, fue 
reconocido heredero de la Corona. En 
1276 estando Don Jayme sin esperanzas 
de vida tomó el hábito del Cister, y nui- 
rió a 25 de Julio después de haber rey- 
nado cerca de 63 años. Su cuerpo fue 
enterrado en el pantheón de la Abadía 
de Poblel. 

Este Rey hahia tenido im gran número 
de hijos: primero de Ei.ko.nor hija de 
Alfonso VIII de Castilla huvo a Alfon- 
so, que murió en 1260: II de Doña Vio- 
LAiNTi:, hija de Andrés Rey de Hungría 
y de \ iolante, hija de Pedro de Auxerre, 
Emperador que fue de Constantinopla, 
muerto en 1251, tuvo a D. Pedro su su- 
cesor en los Reynos de Aragón, Valencia 
y Cataluña; a D. Jayme, que heredó con 



im) 



ANTONIO DE CAl'MAMy Y Ui: MOM'ALAU 



título da Rey la isla de Mallorca, y los 
estados de Rosellón y Mompeller ; a San- 
cho Arzobispo de Toledo; a Violante 
inuger de Alfonso X Rey de Castilla ; a 
Isabel, que casó en 1262 con Felipe el 
Atrevido, hijo y sucesor de San Luis Rey 
de Francia ; a Constanza muger de Ema- 
nuel Infante de Castilla ; a D. Sancho, 
que, según algunos, pasó de incógnito a 
Jerusalén a servir a los pobres, donde 
murió santamente: a D." María, que fue 
monja: III de Doña Theresa de Vi- 
DAURA tuvo a D. Jayme y a D. Pedro. 
El Rey Don Jayme tuvo además dos hi- 
jos naturales. 

D. PEDRO III el Grande 

1276. Don Pedro III, hijo de Jay- 
me I y de Violante su segunda muger, 
fue coronado solemnemente con su espo- 
sa en la Cathedral de Zaragoza el 27 de 
Noviembre. En el año 1281 D. Pedro, 
que había casado en 1262 con Constan- 
za, hija de Manfredo Rey de Sicilia, pro- 
yecta la conquista de aquella Isla: adon- 
de pasó el año siguiente después de la 
sangrienta conspiración contra los Fran- 
ceses, y fue proclamado por todos los Si- 
cilianos. El 18 de Noviembre fue exco- 
mulgado con pública declaración en Ro- 
ma por el Papa Martino IV, lo que se 
repitió al siguiente año: e hizo predicar 
una Cruzada, contra el Rey Don Pedro, 
declarándole privado de la Corona de 
Aragón, cuya investidura dio a Carlos 
de Valois. El año de 1285 Felipe el Atre- 
vido Rey de Francia entró a la cabeza 
de cien mil hombres en Cataluña, por el 
Rosellón, por donde le había franqueado 
el paso Don Jayme Rey de Mallorca, y 
hermano del de Aragón. Los Franceses 
tomaron muchas plazas; mas su armada 
fue derrotada en Rosas. La falta de sub- 
sistencias y la epidemia del exército 
Francés en el sitio de Gerona, obligaron 
a Felipe a retirarse a Perpiñán, en don- 
de murió el 6 de Octubre del mismo año. 

El Rey Don Pedro sobrevivió pocos 



días a su competidor, pues el 10 de No- 
viembre siguiente falleció en Villafranca 
del Panadés en Cataluña, después de ha- 
ber recibido la absolución de las censu- 
ras, sin que por esto renunciase al Reyno 
de Sicilia, el que transmitió en su testa- 
mento a Don Jayme su hijo segundo, 
dexando la Corona de Aragón a Alfonso 
su primogénito. Su cuerpo fue enterrado 
en el monasterio de SS. Cruces del orden 
del Císter. Tuvo además Don Pedro de 
la Reyna su esposa una Princesa llamada 
Isabel, venerada en los altares por su san- 
tidad, la que casó en 1282 con Don Dio- 
nís Rey de Portugal. La Reyna Doña 
Constanza murió en Barcelona el año 
1301: y fue enterrada en el monasterio 
de Santa Clara de dicha Ciudad. 

D. ALFONSO III el Liberal 

1285. Alfonso III, hijo de D. Pe- 
dro III y de Doña Constanza, sucedió a 
la Corona de Aragón. Quando su padre 
murió, Alfonso estaba ocupado en des- 
pojar a Don Jayme su tío del Reyno de 
Mallorca: pero habiendo regresado a Es- 
paña fue coronado en Zaragoza el día 
de Pasqua de 1286. .Aquel mismo año 
Alfonso libertó la Isla de Menorca del 
poder de los Mahometanos: que se ha- 
bían hecho fuertes en el Castillo de Puer- 
to-Mahón. En 29 de Agosto de 1288 Al- 
fonso pone en libertad a Carlos de An- 
jou ; quien para obtenerla renuncia todos 
sus derechos sobre el Reyno de Sicilia, 
y dexa sus dos hijos en rehenes para se- 
guridad del tratado, concluido en Con- 
flans por la mediación de Eduardo I Rey 
de Inglaterra. 

También concedió Alfonso la libertad 
a los Príncipes de la Cerda (a instancia 
de algunos Grandes que querían vengarse 
del Rey de Castilla) haciendo proclamar 
a Alfonso, el mayor de ellos, ])or Rey de 
Castilla, a principios de Setiembre. Esta 
operación dio origen a una reñida guerra 
entre los Reyes de Castilla y de .Aragón. 

El año de 1291 los Ministros Plcnij)o- 



MEMORIAS HISTÓRICAS l)E BARCELONA 



891 



tenciarios, congregados en Tarascón, aca- 
baron de arreglar por el mes de Febrero 
los artículos de un tratado entre FelijDC 
ei Hermoso, Carlos de Valois, Carlos de 
Ñapóles, y el Rey de Aragón, con exclu- 
sión de Jayme Rey de Sicilia. Alfonso y 
Carlos tuvieron después unas vistas en el 
coUado de Panizá en Cataluña, y ratifi- 
caron el tratado. Poco tiempo después 
Alfonso cae enfermo en Barcelona, y mue- 
re el 18 de Junio, dexando la Corona a 
su hermano Don Jayme. Fue enterrado 
en el Convento de S. Francisco de dicha 
Ciudad. 

DON JAYME II el Justiciero 

1291. Jayme II, habiendo sabido la 
muerte del Rey Alfonso su hermano, par- 
tió de Sicilia: y dexando el gobierno de 
aquella Corona a Constanza su madre, y 
a su hermano Don Fadrique, aportó a 
Barcelona, y de allí pasó a Zaragoza, 
donde fue coronado a 6 de Setiembre. 
El 1 de Setiembre del año 1295 casó 
Jayme con Blanca, hija de Carlos de 
Anjou Rey de Ñapóles, en virtud de un 
tratado concluido en Junio anterior ; por 
el qual se obligaba a tomar por esposa 
dicha Princesa, a restituir la Sicilia a 
Carlos, y a soltar a los Príncipes que es- 
taban en rehenes. 

El año 1298 Jayme pasó a Rom;*, don- 
de fue bien recibido del Papa Bonifa- 
cio VIH, quien después de haberle dado 
el título de Almirante y Gran Ganfalone- 
ro de la Iglesia Romana, celebró el ma- 
trimonio de Roberto hijo del Rey Carlos 
con Violante, hermana de Jayme. El año 
siguiente Jayme para cumplir la obliga- 
ción que contraxo por el tratado del año 
1295, aprestó una gran armada, y desem- 
barcó en Sicilia para despojar a D. Fa- 
drique, después de haberle derrotado sus 
fuerzas navales. 

El año 1301 Jayme tuvo Cortes en Za- 
ragoza, donde hizo declarar por heredero 
de la Corona al Infante D. Jayme su hijo. 



A 12 de Noviembre de 1310 la Reyna 
Doña Blanca muere en Barcelona. En 
1315 el Rey Don Jayme casó con María 
hija de Hugo III Rey de Chypre y Geru- 
salén. En 1319 Jayme hijo primogénito 
del Rey de Aragón, im])ortunado por su 
padre a que se casase con Leonor de Cas- 
tilla, cuyo casamiento se había tratado 
desde 1309, recibió la bendición y se re- 
tiró acabada la misa dexando a su muger 
con el pretexto de que había contrahído 
antes voto de vida religiosa. Con este 
motivo renunció todos sus derechos a la 
herencia del Trono en las Cortes que se 
celebraron en Tarragona, donde Alfonso 
su hermano fue reconocido ))or heredero 
presuntivo de la Corona. 

El año 1321 a fines de Abril el Rey 
Don Jayme enviudó de la Reyna María; 
y casó en terceras nupcias con Elisenda 
DE MoNCADA. En 1323 envió al Infante 
D. Alonso,, su hijo, a la conquista de la 
Isla de Cerdeña, de que eran dueños los 
Písanos. Este joven Príncipe rindió al 
siguiente año a Dos-Iglesias y a Cáller, 
después de haber batido por mar a los 
Písanos delante de esta última plaza, cuya 
rendición reduxo toda la Isla. En 1325 
se levantó Cerdeña ; pero los Aragoneses 
derrotaron la armada de los Písanos, que 
habían excitado la rebelión: y desde el 
año siguiente dicha Isla quedó entera- 
mente baxo la obediencia de la Corona 
de Aragón. 

El año 1327 el Rey D. Jayme murió en 
Barcelona a 2 de Noviembre, y fue ente- 
nado en el monasterio de SS. Cruces: 
sumamente llorado de todos sus subdi- 
tos, dexando de Doña Blanca, su primera 
esposa, a Don Jayme, que habiendo re- 
nunciado la Corona, fue Gran Maestre 
del Orden de Calatrava, y después del de 
Montesa ; y a D. Alfonso, que le sucedió. 
Dexó también tres Príncipes, Pedro, Ray- 
mundo y Juan, con muchas Princesas: 
Constanza, María, Blanca, Violante, Isa- 
bel, todas casadas con grandes Potenta- 
dos, excepto Blanca, que fue religiosa. 



892 



ANTONIO DE CAl'MANY Y I>F. MONPAI.AU 



I). ALt'O.NSO IV el Benigno 

1327. Alfonso IV, hijo segundo de 
Jayme II, fue proclamado Rey después 
de las exequias hechas al Rey su padre, 
haciéndose coronar en Zaragoza el dia 
de Pentecostés de 1328. El año 1331 hizo 
la guerra a los Genoveses, cuyas costas 
asolaron sus armadas: pero éstos al año 
siguiente hicieron grandes estragos en las 
suyas. El Papa se quiso hacer mediadoi 
en 1333 entre Genova y Aragón, mas su 
interposición no pudo conciliar estas 
dos Potencias. 

El año 1336 a 21 de Enero murió Al- 
fonso en Barcelona: y su cuerpo fue lle- 
vado a enterrar en el convento de S. Fran- 
cisco de Lérida. Había casado en prime- 
ras nupcias en 1314 con Theresa de En- 
TENZA, sobrina del Conde de Urgel, de 
la qual dexó a Don Pedro su sucesor, a 
Don Jayme, y a Doña Constanza, casada 
con Jayme II Rey de Mallorca. En se- 
gundas nupcias casó a 6 de Febrero de 
1329 con Eleonor, hija de Don Fernán 
do IV Rey de Castilla, en la qual hubo 
a Don Fernando y Don Juan: el primero 
fue desde su nacimiento creado Marqués 
de Tortosa, cuyo título parece haber sido 
el primero de esta clase que se lia creado 
en España. 

D. PEDRO IJ' el Ceremonioso 

1336. Don Pedko IV, hijo de Alfon- , 
so IV y de Theresa su primera mugcr, 
nacido a 1.5 de Setiend>re de 1319, fue 
pi oclaniado Rey después de la muerte de 
yMfonso ; pero su coronación fue diferi- 
da hasta el día de Pentecostés. Desde 
luego que tomó el Cetro, recobró las pla- 
zas que su padre había dado a la Reyna 
P^leonor, y a los hijos que huvo en esta 
Princesa, fundándose en el juramento que 
Alfonso había hecho de no desmembrar 
nada de sus estados. Esta operación oca- 
sionó una guerra civil, que fue termina- 
da el año 1338 por la rnediaiión del Papa. 

El año 1339 Don Pedro recibió el 



pleyto homenage del Rey de Mallorca, 
y él pasó a Aviñón a prestar el suyo al 
Pa]5a por la posesión de Cerdeña. En 
1343 D. Pedro despojó al Rey de Ma- 
llorca de su Corona, apoderándose de las 
tres Islas Baleares. El año siguiente a 
29 de Marzo reunió estas Islas a la Co- 
rona de Aragón, y acabó de despojar al 
Rey destronado de sus estados del Rose- 
llón y Cerdaña. Don Jayme hizo una ten- 
tativa en 1349 para recobrar sus estados; 
mas pereció en ella a 25 de Octubre, de- 
xando un hijo llamado también Jayme, 
que fue hecho prisionero. 

El año 1350 a 17 de Diciembre pro- 
mulgó D. Pedro en Perpiñán una Orde- 
nanza, por la qual prohibió contar por 
los años de la Era de César, debiéndolo 
practicar en adelante en todos sus estados 
por los del nacimiento de Christo. Aquel 
mismo año ajustó alianza con los Pisa- 
nos contra los Genoveses; y al siguiente 
renovó las que había hecho con Francia, 
Venecia, y Navarra. En 1352 se dio la 
batalla naval de Pera o Constantinopla 
entre Venecianos, Aragoneses y Genove- 
ses; pero éstos quedaron dueños del mar 
y victoriosos. Mas al siguiente año los 
Aragoneses junto con los Venecieanos 
batieron delante de Cerdeña a los Geno- 
veses. El Rey pasó a Cerdeña en 1354 
con una grande armada ; y rindió las 
plazas de aquella Isla, que se habían le- 
vantado. 

En 1356 D. Pedro rum]je la guerra con 
Castilla la qual aunque no fue guerra 
civil, tuvo todos los horrores de tal. Por 
una parte se vieron los hermanos uteri- 
nos del Rey de Aragón, D. Fernando y 
D. Juan, que por descontentos se habían 
pasado a Castilla, mandar tropas castella- 
nas; y por la otra Enrique de Trastá- 
mará, hermano natural del Rey de Cas- 
tilla, peleaba en el exército aragonés. En 
13.59 hubo una victoria de los Aragone- 
ses sobre los Castellanos. El año 1362 
el Rey de Castilla confederado con el 
Rey de Navarra, hace muchas conquistas 
en Aragón. En 1368 el Rev de Aragón 



mi:mokias iirsTORicAs i)i; bakcki.ona 



893 



tt)iiió ])osesión de algunas plazas de Cas- 
tilla después de la muerte de Don Pedro, 
llamado el Cruel. El año 1372 el Infante 
D. Juan hijo de D. Pedro y Duque de 
Gerona, titulo que desde entonces fue 
anexo a los primogénitos de los Reyes 
de Aragón, casó a 6 de Junio con Martha, 
hija de Juan I Conde de Arraañac ; y el 
Infante Don Martín, hijo segundo del 
mismo Rey, casó con María López de 
Luna. 

El año 1387 Don Pecho murió en Bar- 
celona a 5 de Enero a los 68 años de 
edad, y 51 de reynado, y fue enterrado 
en el Monasterio de Poblet. Había casado 
primero, con María, hija de Felipe de 
Evreux Rey de Navarra en 1338; de se- 
gundas nupcias con Eleonor, hija de 
Alfonso IV Rey de Portugal año de 1347 ; 
de terceras nupcias con Leo.nor, hija de 
Pedro II Rey de Sicilia, la qual murió 
en 1374; de quartas nupcias con Mar- 
tha, cuya alcurnia se ignora, y murió en 
1377: últimamente casó con Sibila dic 
Furcia, que sobrevivió a su esposo. Del 
primer matrimonio tuvo a Pedro, que 
murió el día mismo de su nacimiento; 
a Constanza, muger de Federico II Rey 
de Sicilia; a Juana, casada con Don Juan 
de Aragón Conde de Ampurias, y des- 
pués a María, que murió niña. Del se- 
gundo nacieron Don Juan, que sucedió 
a la corona; Don Martín, que continuó 
la posteridad ; Don Alfonso, que murió 
n?uchacho ; y Doña Eleonor, que casó 
con Don Juan el Primero Rey de Cas- 
tilia. Del quarto matrimonio hubo dos 
hijos, que murieron jóvenes; e Isabel, 
muger de Jayme II Conde de Urgel. 

DON JUAN I 

1387. D. Juan I, hijo de D. Pedro y 
de Eleonor de Sicilia, nacido en 27 de 
Diciembre de 1350, sucedió a la Corona 
el 5 de Enero. En el año 1389 gozando 
de una paz profunda en sus estados, y 
también con los Príncipes estrangeros 
sus vecinos, empleó sus esquadras y sus 



liopas en reducir la Ccrdeña, que los 
Genoveses le habían sublevado, y en re- 
ducir la Sicilia. En 1395 disfrutando el 
Rey de la diversión de la caza mayor en 
un monte cerca de Gerona; al perseguir 
una loba, cayó del cavallo en 19 de Ma- 
yo, de cuyo golpe murió a los 45 años 
de su edad, y a los 9 de su reynado, sin 
dexar hijos varones. Su cadáver fue 
trasladado al Monasterio de Poblet. 

Había casado de primeras nupcias en 
1372 con Martha, hija de Juan I Conde 
de Armañac. en la que hubo a Juana, ca- 
sada en 1391 con Mateo Conde de Foix, 
y a Violante, segunda esposa de Luis II 
Rey de ¡Ñapóles y Conde de Provenza. 
Juan casó de segundas nupcias, con Vio- 
lante, hija de Roberto Duque de Bar, 
de la qual tuvo un hijo, tjue murió de 
tierna edad. La Reyna Doña Violante 
murió en Barcelona a 13 de Julio de 
1432. El Rey su esposo fue protector 
de los trobadores, y promovedor de las 
Justas Poéticas. 

DON MARTIN 

1395. Don Martín, Jiermano del Rey 
D. Juan, le sucedió el 19 de Mayo. A la 
sazón se hallaba ocupado en la guerra 
de Sicilia para asegurar aquella Corona 
a su hijo, llamado el Infante Don Mar- 
tín: y por esto hasta después de dos 
años de la muerte del Rey su hermano 
no aportó a Barcelona para tomar pose- 
sión del Reyno. Matheo Conde de Foix, 
que había casado con su hermana Juana, 
hija primogénita del Rey difunto, salió a 
la j)alestra a pretender la Corona; j)ero 
su.s esfuerzos fueron todos infructuosos. 
El año 1409 el Rey perdió a 25 de Julio 
a su hijo único D. Martín Rey de Sici- 
lia, que sólo dexó dos hijos naturales 
Don Fadrique, y Doña Violante. Aquel 
mismo año habían ganado las trojias del 
Rey en Cerdeña la célebre batalla de San 
Lurí contra Brancaleón Doria, que se 
había apoderado de una parte de aque- 
lla Isla. 



«94 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



El año 1410 a 31 de Mayo murió Don 
Martín en su palacio de Barcelona sin 
dexar sucesión, ni haber querido declarar 
su sucesor legítimo. Su cadáver fue tras- 
ladado al Monasterio de Poblet. 

Con su muerte sin posteridad se acabó 
la línea masculina de los antiguos Condes 
de Barcelona, que habían tenido el ce- 
tro de la Corona de Aragón por espacio 
de 273 años; es a saber, desde 1137 en 
que Doña Petronila, hija de Don Rami- 
ro II llamado el Monge, traxo en Dote 
el Reyno de Aragón a Raymundo Beren- 
guer IV Conde de Barcelona su esposo, 
hasta 1410. Con la muerte de Don Mar- 
tín, el Conde de Urgel, el Duque de An- 
jou, Fernando de Castilla, llamado el In- 
fante de Antequera, y otros muchos se 
presentaron como pretendientes de la Co- 
rona ; cuyas disputas causaron grandes 
turbaciones, y un interregno, o anarquía 
de dos años. 

D. FERNANDO ¡ el Justo 
Reyes de la línea Real de Castilla 

1412. A 24 de Junio de este año DoM 
Fernando, hijo segundo de Don Juan el 
Primero Rey de Castilla, y de Doña Eleo- 
nor, hija de Don Pedro IV de Aragón, 
fue proclamado legítimo heredero de esta 
Corona por los Jueces del Congreso de 
Caspe, que se habían juntado para de- 
cidir aquel importante litigio. De los nue- 
ve Jueces arbitros de dicha Asamblea, 
tres por parte de Aragón, tres por parte 
de Valencia, y otros tres por la de Cata- 
luña, tuvo Don Fernando a su favor seis, 
a la cabeza de los quales estaba S. Vi- 
cente Ferrer, que publicó solemnemente 
la sentencia. 

El año 1413 Fernando marchó con un 
cuerpo de tropas contra el Conde de Ur- 
gel, que se había rebelado: lo sitió en 
la plaza de Balaguer, obligándole al fin 
a rendirse a discreción, y confiscándole 
todos sus estados, le decretó una prisión 
perpetua. En 1414 Fernando fue corona- 
do en Zaragoza a 15 de Enero. En 1416 



a 2 de Abril murió este Príncipe en la 
Villa de Igualada en Cataluña: cuyo ca- 
dáver fue sepultado en el Monasterio de 
Poblet. Dexó de Doña Eleonor de Al- 
burquerque su esposa, quatro Infantes: 
D. Alfonso, que le sucedió ; Don Juan, 
que fue Rey de Navarra mediante su ma- 
trimonio con Blanca, hija de Carlos III, 
y después de Aragón; D. Enrique, y 
D. Pedro. Tuvo también dos Princesas, 
María, que casó con Don Juan II Rey 
de Castilla: y Eleonor, que casó en 1428 
con Don Duarte Infante de Portugal. 

D. ALFONSO V el Sabio 

1416. Alfonso V, hijo de Fernando y 
Eleonor de Alburquerque, subió al Trono 
en 2 de Abril, habiéndose casado el año 
anterior con MARÍA su prima-hermana, 
hija de Don Enrique III Rey de Casti- 
lla. El año 1420 Alfonso hace un tratado 
con Juana II Reyna de Ñapóles, que lo 
adoptó, por hijo y sucesor suyo. El Rey 
después de haberle embiado socorros 
contra Luis de Anjou ; se embarcó él 
mismo para Italia, y habiendo tentado 
infructuosamente la conquista de Córce- 
ga contra los Genoveses, aportó al Reyno 
de Ñapóles, donde hizo grandes progre- 
sos en los años de 1421 y 1422. 

Habiendo estos progresos causado ze- 
los a la Reyna, la mala inteligencia y las 
sospechas se mezclaron entre eüa y su 
hijo adoptivo, cuya vida corrió gran pe- 
ligro ; y la adopción fue revocada. En fin 
Don Alfonso dexando a Don Pedro su 
hermano para mandar en su lugar, se 
embarcó para restituirse a España: y de 
camino atacó el puerto de Marsella en 
el año 1423. 

En 1432 Alfonso se armó para reco- 
brar el Reyno de Ñapóles; y habiendo 
tentado inútilmente de socorrer a Tro- 
pea, que los Franceses sitiaban en la Ca- 
labria, atacó después la Isla de Gerbes, 
que dependía del Rey de Túnez, contra 
el qual ganó una gran victoria, y se apo- 
deró de la Isla ; después de lo qual vol- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DF BARCELONA 



895 



vio a Sicilia, donde ajustó un tratado 
secreto con la Reyna de Ñapóles. 

El año 1435 habiendo Uegado a noti- 
cia de Don Alfonso la muerte de Doña 
Juana, que había nombrado por here- 
dero de su Corona a Renato de Anjou; 
y juzgando esta circunstancia favorable 
para apoderarse del Reyno ; emprendió 
el sitio de Gaeta. El Duque de Milán y 
los Genoveses enibiaban socorros a la 
plaza; y los Almirantes consiguieron en- 
tonces una victoria tan completa contra 
la armada Aragonesa, que sólo pudieron 
escaparse dos navios. Fueron hechos pri- 
sioneros de guerra el Rey y sus dos her- 
manos Don Juan Rey de Navarra, y el 
Infante Don Enrique con muchos gran- 
des Señores. Noticiosos los Gaetanos de 
esta victoria, embisten de improviso a los 
sitiadores, haciendo casi a todos prisio- 
neros, de modo que el Gobernador dio 
libertad a quatro mil. Poco después el 
Duque de Milán, por un efecto de gene- 
rosidad singular, concede sin rescate al- 
guno la libertad al Rey de Aragón, a sus 
dos hermanos, y demás personages ; y 
amas de esto hizo una liga con Alfonso, 
mediante la qual se ponia en estado de 
proseguir su empresa contra el Reyno 
de Ñapóles: cuya capital rindió el dia 
2 de Junio del año 1442, después de ha- 
ber tentado dos sitios, el uno en 1436, 
y el otro en 1438, al qual huvo de le- 
vantar habiendo perdido en él a su her- 
mano el Infante Don Pedro. Entonces el 
Duque de Anjou viendo frustradas sus 
esperanzas, se embarca, e inmediatamen- 
te después de su partida, todos los cas- 
tillos se rinden a D. Alfonso, que queda 
luego dueño del Abruzo, la Pulla, y la 
Calabria. A 26 de Febrero de 1443 hizo 
Alfonso su entrada solemne en Ñapóles, 
donde celebró Cortes para dar a recono- 
cer por sucesor suyo a D. Fernando su 
hijo natural. El año 1444 D. Fernando 
hijo natural y heredero de D. Alfonso 
casó con Isabel de Clermont, después de 
haber sido legitimado por el Papa. 

El día 28 de Junio de 1458 murió Don 



Alfonso a los 43 años de reynado en el 
castillo del Ovo de Ñapóles, sin dexar 
hijos legítimos. Antes había ya nombra- 
do a su hermano D. Juan, Rey entonces 
de Navarra, por heredero de sus esta- 
dos de la Corona de Aragón; y a Don 
Fernando Duque de Calabria, su hijo na- 
tural, por heredero del Reyno de Ñapó- 
les. La Reyna Doña María esposa de 
Don Alfonso murió a 4 de Setiembre del 
mismo año. 

DON JUAN II 

1458. Don }v\n Rey de Navarra, su- 
cede a su hermano Don Alfonso en la 
Corona de Aragón, de que fue procla- 
mado Rey a 5 de Julio. En 146Ü tuvo 
Cortes en Fraga, donde se declararon 
para siempre reunidos a la Corte los Rey- 
nos de Sicilia y Cerdeña. A 2 de No- 
viembre el Rey mandó prender al Prín- 
cipe Don Carlos: pero al año siguiente 
lo pone en libertad de miedo de una 
conmoción general que empezaba a tras- 
lucir a favor del Infante prisionero. Don 
Carlos muere aquel mismo año a 23 de 
Noviembre, dexando tres hijos naturales, 
Felipe, Alfonso, y Ana, después de haber 
nombrado por su heredera en la Corona 
de Navarra a Blanca su hermana. Los ru- 
mores que entonces corrieron acaso sin 
fundamento, pero que inconsideradamen- 
te fueron creídos por los Catalanes, de 
que el Príncipe había muerto envenenado 
por orden de su padre a instigación de 
la madrastra, causaron unas guerras ci- 
viles, que afligieron, al Principado de Ca- 
taluña por espacio de once años: en que 
el Rey tuvo que sufrir la inobediencia de 
sus propios vasallos, que proclamaron por 
Soberanos legítimos a dos Príncipes es- 
trangeros, a Don Pedro Infante de Por- 
tugal y Maestre de Avis, y a Renato de 
Anjou Rey titular de las dos Sicilias, 
que cedió su derecho a su hijo el Duque 
d3 Lorena. Estas guerras, que fueron 
acompañadas al principio de las de Na- 
varra, causadas por indiscretos consejos 



896 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



de la Reyna, se terminaron por la ren- 
dición de Barcelona, que se entregó en 
manos del Rey a 17 de Octubre de 1472. 
El año 1462 el Rey Don Juan a per- 
suasión del Conde de Foix, su yerno, se 
coliga con Luis XI Rey de Francia, des- 
hereda a Blanca hermana del Príncipe 
Don Carlos y heredera legítima del Rey- 
no de Navarra, substituyéndola a Leonor 
hermana segunda de Blanca, y muger del 
referido Conde de Foix ; y en defecto de 
ella a Gastón, jiijo de dicha Condesa: 
esta disposición causó las guerras civiles 
de Navarra. Al fin la Princesa Doña 
Blanca fue entregada en poder de sus 
enemigos por su mismo padre ; y ence- 
rrada en un castillo murió allí a 2 de 
Diciembre de 1464 envenenada por el 
Conde de Foix, y la Condesa liermana 
suya. 

El Rey, alentado para otras empresas 
desembarazado ya del sitio de Barcelona, 
tentó recobrar por la vía de las armas el 
Rosellón, que lo había empeñado a 
Luis XI por una suma de dinero. Perpi- 
ñán le abrió sus puertas; y encerrándose 
en dicha plaza, la defendió contra los 
Franceses, quienes al fin levantaron el si- 
tio en fin de Junio de 1473, con la lle- 
gada del Infante Don Fernando hijo del 
Rey. Luis XI irritado del mal suceso de 
sus armas, nombró otros Generales con 
nuevas órdenes para empezar por segun- 
da vez el sitio: pero esta segunda empre- 
sa fue tan infructuosa como la primera, 
y fue seguida luego de un tratado de paz, 
El año 1475 los Franceses recobran a 
Perpiñán a 14 de Marzo. 

A 19 de Enero de 1479 acabó sus días 
en el Palacio Episcopal de Barcelona, de 
edad de 82 años, después de haber rey- 
nado .'34 como Rey de Navarra, y 19 



como Rey de Aragón: su cadáver fue 
trasladado al Monasterio de Poblet. El 
Rey Don Juan no carecía ni de valor ni 
cié política: sin embargo su reynado fue 
una cadena casi seguida de calamidades, 
porque su ambición fue muy inquieta, sus 
designios pocas veces justos, y sus dispo- 
siciones casi siempre precipitadas mayor- 
mente desde su segundo matrimonio. Este 
Príncipe estuvo casado la primera vez en 
1419 con Blanca, hija de Carlos III Rey 
de Navarra, viuda de Don Martín de Ara- 
gón Rey de Sicilia, la que murió a 1 de 
Abril de 1441 ; la segunda vez a 1 
de Setiembre de 1444 con Doña Juana 
Enríquez, hija del Almirante de Castilla, 
muerta en 13 de Febrero de 1468. Del 
primer matrimonio tuvo a Don Carlos; 
a Doña Blanca, esposa de Enrique IV 
Rey de Castilla; y a Doña Leonor, que 
fue Reyna de Navarra. Del II matrimo- 
nio tuvo a D. Fernando, que fue Rey de 
Aragón y de Castilla, con el epíteto de 
Católico; y a Doña Juana, segunda mu- 
ger de Don Fernando Rey de Ñapóles. 
Amas de estos hijos legítimos tuvo el Rey 
muchos bastardos: primero a D. Juan, 
que fue Arzobispo de Zaragoza: segun- 
do a D. Alonso Duque de Villahermosa, 
y Conde de Ribagorza: tercero a Doña 
Eleonor, que casó con Luis de Beanionte 
Condestable de Navarra. 

Con la muerte del Rey Don Juan la 
Corona de Aragón dexó de ser un Reyno 
particular, pues fue reunido al de Casti- 
lla por Don Fernando hijo y heredero 
de dicho Don Juan II. Este Príncipe de 
Aragón, a quien su padre le había reves- 
tido del título de Rey de Sicilia, casó con 
Doña Isabel, hermana y iieredera de 
D. Enri(|ue IV Rey de Castilla, llamado 
el Enfermo. 



AuADAí,, Catalunya Carolingia, y Els primers comte.s calalans; Bacuk, Alfons el Benigne; 
GuiiEiiN, Epistolari de Pere el Cerimoniós; Martínkz 1'"i;i!kandü, Jaime II, y Jaume II; Schramm- 
Cahf.stanv-Bacuí;. Iüs primers comies-reis; .Sourequés. ¿7,s- grnns comtes de Barcelona, y Aljons 
el Franc; Soldevu.a, Jaume I i Pere el Gran, Pere el Gran, y Jaume I el Conqueridor; Tasis, 
Pere el Cerimoniós i els seus filis. La vida del Rei Kn Pere III, y Joan I; VicENs Vives, Els Tras- 
lámares, y Juan II de Aragón. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



897 



28 (II, xxviii) 

DEL ORIGEN, NATURALEZA Y PRERROGATIVAS DE LA ORDEN MILITAR 
de San Jorge denominada de Aljama, y de su incorporación a la de Montesa. 



LAS noticias siguientes son copiadas 
literalmente de una Disertación his- 
tórica manuscrita, compuesta por el Se- 
ñor Barón de la Linde, con este título: 
San Jorge Militante, opresor glorioso de 
los enemigos del Christianismo, y singu- 
lar Patrón y Protector de los Rey nos de 
la Corona de Aragón y de sus invictos 
Monarcas. En esta obra, dignísima de la 
luz pública, se trata con exquisita eru- 
dición y muy juiciosa critica del origen 
y utilidad de las Ordenes Militares: de 
las que fueron instituidas en diíerentes 
países baxo la protección de San Jorge: 
de las antiguas Cofradías de Aragón y 
Cataluña baxo la invocación del mismo 
Santo, etc. Lo que aquí se transcribe está 
poco antes del medio de la obra: y es 
del tenor siguiente: 

Cofradía de S. Jorge de Alfama, y 

cómo fue incorporada a la Sagrada Real 

Orden de Nuestra Señora de Montesa. 

I 

El Señor Rey Don Pedro II de Aragón, 
que mereció el gran renombre de Cató- 
lico, movido de los especiales y conti- 
nuos favores que en sus Reynos y con- 
quistas había recibido del famoso Cam- 
peón y célebre Batallador San Jorge, de- 
terminó instituir una Religión Militar en 
honra y gloria suya. 

II 

A este fin hizo en 24 de Setiembre de 
1201 donación perpetua e irrevocable a 
D. Juan de Almenara, a Martín Vidal, 
Subdiácono, y a sus succesores en la Or- 
den, del desierto de Alfama, situado en 
el Principado de Cataluña, Diócesis de 



Tortosa, y a cinco leguas de aquella Ciu- 
dad, con sus términos útiles, y preemi- 
nencias; para que en él se fundase un 
castillo, casa de Orden, que sirviese jun- 
tamente para alabar al Santo, y de freno 
formidable a los bárbaros Agarenos, que 
con los repetidos estragos que hacían en 
los pasageros christianos, tenían atemo- 
rizadas aquellas comarcas y costas. 

III 

Esta donación fue hecha con la debi- 
da solemnidad en el día VIII de las Ka- 
lendas de Octubre de 1201. (Consta en 
el Real y General Archivo de Barcelona, 
en el Registro intitulado Gratiarum L.X.X 
an. 1383 et 1385. fol. 44.* Fue confirmada 
dicha donación por el Rey Don Martín 
con su Privilegio dado en Valencia a 12 
de Noviembre de 1403.) 

IV 

Con esta Real Donación se prepararon 
aquellos valerosos Héroes a exercitar sus 
esforzados alientos, en que quisieron imi- 
tarlos y seguirlos otros muchos nobles 
Catalanes, que inclinados al exercicio mi- 
litar, se ofrecieron a morir unos por otros 
antes que volver las espaldas al riesgo, 
ni a los enemigos. 

V 

Eligieron todos por caudillo y capitán 
en lo Militar, y por Superior y Prela- 
do en lo Eclesiástico al llustrísimo Señor 
D. Juan de Almenara caballero Catalán, 
y de los más notables del Principado, 
jurando obedecerle en quanto les man- 
dase. 

VI 

Practicada esa diligencia, y protegidos 



A.C.A. Rcg. 944, f. 44: 14 marzo 1384. 



898 



ANTONIO DE CAPMANY Y UE MONPALAU 



y ayudados de la autoridad Real, y de 
algunos donativos que ofreció la libera- 
lidad de la piedad catalana ; eligieron su 
habitación en una de las calas o puntas 
que hacen al mar los montes del Coll de 
Balaguer, nombrada comúnmente Alía- 
ma, en donde creyeron apostarse más 
próximos a los enemigos, para poder con- 
tener sus ímpetus y hostilidades. 

VII 

En aquel monte o peñón, a quien con- 
tinuamente bate el mar, fabricaron un 
fuerte castillo de piedra de sillería de 
quatro lienzos de pared iguales, que cons- 
taba cada uno de noventa y seis palmos 
de largo, veinte y quatro de grueso, y 
cincuenta y seis de alto. Dentro de estos 
muros había también un homenage qua- 
drado, que se elevaba veinte palmos más 
que el muro, en donde había continuos 
centinelas, que con muy particular cui- 
dado avisaban todos los peligros. En el 
circuito del homenage estaba colocada la 
habitación decente para una casa de Re- 
ligión tan principal. 

Había igualmente un patio capaz, 
claustro alegre; a mano derecha el dor- 
mitorio; a la izquierda la Iglesia de se- 
senta y quatro palmos de largo y treinta 
y dos de ancho ; con cinco ventanas a 
tramontana y poniente, y tres claraboyas 
a levante; una Sacristía mediana, y las 
demás oficinas de Capítulo: refitorio, co- 
cina, y otras de que abundaba aquella 
Real Casa: estando todas fabricadas con 
singular artificio, como en el día lo ma- 
nifiestan sus ruinas y antiguos paredo- 
nes. (Consta todo del Inventario que 
mandó hacer Frey Miguel de Aranda a 
15 de las Kalcndas de Agosto de 1576, 
quando adquirió la posesión de dicho 
castillo, ante Juan Gurem Notario Apos- 
tólico de Tortosa.) 

VIII 

Así quedó formada esta Ilustrísima 
Milicia, habiendo sido en todos tiempos 
formidable azote de los infieles, y segu- 



rti amparo de su patria. Profesó la Regla 
de San Agustín, bien que sin aprobación 
Apostólica en 171 años: pero se tiene 
por cierto que la obtuvo del Diocesano 
con algunos estatutos para que pudiesen 
gobernarse, a imitación de los Caballeros 
Hospitalarios: porque el hacer esto, les 
fue permitido a los Obispos hasta el año 
de 1215, que el Concilio General Latera- 
nense lo reservó a la Sede Apostólica. 

IX 

La insignia de estos Militares era la 
cruz llana colorada, de que ahora usan 
los Caballeros del Orden de Montesa, 
respecto de que con ella se apareció di- 
versas veces en estos Reynos el Santo 
Mártyr Lidiador, favoreciendo a los chris- 
tianos, y matando con su vista y con su 
esj)ada innumerables Moros. 

X 

Persuadido el Señor Rey Don Pedro 
el IV de que sus Catalanes Militares no 
vivían conforme a sus deseos; por lo 
nmcho que procuraba sus aumentos, su- 
plicó en el año de 1373 a Gregorio XI 
fuese servido aprobar de nuevo o con- 
firmar esta Orden, dándola por Regla la 
de San Agustín, que era la que desde sus 
principios había profesado mitigada con 
las Constituciones que para su gobierno 
y régimen interior tenían los Caballeros 
Hospitalarios de la Orden de S. Juan de 
Jerusalem. 

XI 

Su Santidad tuvo a bien de conceder 
esta Real petición, y en 15 de Mayo de 
dicho año de 1373 despachó su Bula, di- 
rigida a Don Romeo Obispo de Lérida, 
para que en su nombre aprobase la Or- 
den de San Jorge, y diese a sus Religio- 
sos el hábito blanco con la cruz roja, sí 
le parecía que estaba la Orden dotada de 
modo que pudiesen vivir sus Religiosos 
con la decencia que pedía su estado, con 
otras advertencias muy singulares, y en 
especial la regla de esta Religión, que es 
bien particular y notable. (Dessumptum 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



899 



fuit praesens Diploma ex Lib. Donatio- 
nuin et Privilegioriirn Ordinis Sancti 
Georgii, qui est custoditus in Sacri Con- 
ventus Archivo, capsa 47. n. I et ex cap- 
sa 52. Lib. I n. 3, et etiam remanet re- 
gistratum in quarta manu coUationuin 
Curiae officialatus Valentías anni 1626.) 

XII 

Esta Bula llegó a manos de su Mages- 
tad, y habiéndola mandado entregar a 
D. Fr. Guillen Castelló, Maestre de la 
Orden de San Jorge de Alfama; solicitó 
éste del Obispo Comisario Apostólico, 
que pusiese en execución lo que Su San- 
tidad le ordenaba. Su Magestad le instó 
también por su parte y obligaron al Co- 
misario a examinar lo que el Papa le 
mandaba. 

XIII 

Hallóse que el Rey había dado a la 
Orden el lugar de Aranda, que existe en 
el Arzobispado de Zaragoza, con todos 
sus derechos reales que en él tenía, y que 
con los demás réditos que la Orden po- 
seía, podía muy bien alimentar los Reli- 
giosos que había: ofreciendo a más de 
eso su Magestad dar más en adelante, 
para que fuese una muy bien dotada Re- 
ligión: en cuya virtud se determinó apro- 
barla en la conformidad que el Pontífice 
disponía, y para ello se señaló el día 8 
de Setiembre de dicho año. 

XIV 

En este mismo día, en la Capilla del 
Real Palacio de Barcelona, hallándose 
presente el Rey Don Pedro y muchos 
Prelados y Principes de Aragón, armó 
su Magestad Caballero al Maestre de Al- 
fama; y luego el Comisario y e.xecutor 
Apostólico le dio el hábito blanco y la 
cruz colorada de S. Jorge, admitiéndole 
a la profesión según el estilo y costumbre 
de los Religiosos de la Orden de San 
Juan, y después el Maestre hizo lo mismo 
con los demás Caballeros y Clérigos de 
su Orden; con lo qual quedó estableci- 
da y aprobada esta nobilísima Orden, 



que siempre fue de terrible espanto para 
los enemigos de nuestra Santa Fe, como 
se colige del instrumento que mandó re- 
cibir el Obispo executor. (Praesens ap- 
probationis instrumentum dessuptum ex 
piasfato Libro Donalionum el Privilegio- 
rttm Ordinis S. Georgii custodito in Sa- 
cri Conventus Archivo, capsa 47, n. I.) 

XV 

Veinte y seis años permaneció en sus 
heroicos exercicios esta insigne Religión, 
dando al mundo pruebas de su virtud y 
valor en defender a los pasageros de los 
asaltos y continuos robos que se hacían 
ei! el coll de Balaguer: pero vencida de 
la necesidad, que no pudieron socorrer 
los Señores Reyes de Aragón, por las 
continuas guerras en que se haOaban 
embarazados ; determinó Don Frey Fran- 
cisco Ripollés, su último Maestre, escribir 
a! Rey D. Martín sobre la imposibilidad 
en que se hallaba su Orden, y las pocas 
esperanzas que había de que pudiese ser 
socorrida: a que respondió su Magestad 
con desconsuelo, que pensaría en lo que 
podría hacerse, y que le volvería la res- 
puesta. 

XVI 

Halló su Magestad por lo más acerta- 
do al que se uniese la Orden de San Jor- 
ge de Alfama a la de nuestra Señora de 
Montesa; y que, respecto de que ambas 
eran heclmras suyas, hiciesen sólo un 
cuerpo, a fin de que teniendo por este 
medio tanto más poder y valor, lograsen 
juntas mayores fuerzas, y pudiesen de- 
fender mejor las invasiones enemigas en 
aquellas costas. 

XVII 

Comunicó su Magestad este pensa- 
miento con el Maestre, y éste con sus po- 
cos Religiosos ; y a todos les pareció ce- 
lestial este arbitrio. 

XVIII 

En su conseqüencia llamó su Mages- 
tad a D. Frey Berenguer March, quinto 



900 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Maestre de la Orden de Montesa; comu- 
nicóle su Real deseo; y contentos todos, 
determinaron que el Maestre de San Jor- 
ge renunciase su Prelación Maestral en 
manos de su Santidad, y que su Mages- 
tad le escribiese a fin de que uniera aque- 
lla Orden a la de Montesa, con todas sus 
posesiones, derechos y prerrogativas, con 
la circunstancia de que el Maestre y Ca- 
balleros que por tiempo fuesen de Mon- 
tosa, pudiesen traer la cruz roja llana de 
San Jorge sobre los vestidos blancos en 
el lado izquierdo ; y que, para que no se 
perdiese el nombre de la Orden de San 
Jorge, se hubiesen de llamar en adelan- 
te: De la Orden de nuestra Señora de 
Montesa, y S. Jorge de Aljama. 

XIX 

Para que quanto antes quedase termi- 
nado este asunto, embió el Maestre de 
San Jorge de Alfama a Aviñón a Don 
Juan de Romaní, Canónigo de la Cate- 
dral de Barcelona y Camarero de su San- 
tidad por especial Procurador, con poder 
amplio recibido en Zaragoza en 13 de 
octubre de 1399 por Matheo de Monzón, 
a fin de que en su nombre renunciase el 
Maestrazgo en manos del Pontífice Bene- 
dicto XIII, cuya comisión cumplió en el 
dia 23 de Enero de 1400, en que fue 
aceptada la renuncia por el Pontífice, y 
expedida la correspondiente Bula. (Prae- 
sens instrumentum originaliter reperitur 
in Sacri Conventus Archivo, capsa 47. 
n. 2. et ejus copia authentica apud suam 
Bibliothecam, dessumpta V id. Aprilis 
1665.) 

XX 

De este modo promulgó el Pontífice al 
día siguiente 24 de Abril de 1400 que- 
dar el Maestrazgo incorporado, anexo y 
unido al de nuestra Señora de Montesa, 
con todas sus casas, castillos, lugares, 
posesiones, censos, réditos, jurisdiccio 
nes, y otros cualesquiera derechos ; or 
denando que en adelante se intitulasen e 
Maestre, Caballeros, y Clérigos de la Or 
den de nuestra Señora de Montesa, tam 



bien de la de San Jorge de Alfama, y 
que pudiesen llevar sobre sus vestidos 
blancos, al lado izquierdo, la cruz roja 
de San Jorge, con tal que el escapulario, 
llamado Benitillo, que el Maestre, Caba- 
lleros, y Clérigos de Montesa habían 
acostumbrado traher, tuviesen en ade- 
lante la misma obligación de traerle, y 
no pensasen estar dispensados de eUo: 
con otras particularidades, que con más 
extensión se expresan en la Bula dada en 
Aviñón a IX de las Kalendas de Febrero 
del año de 1400. 

XXI 

Con la incorporación de la Orden de 
San Jorge, y licencia para traher cruz 
roja en los vestidos blancos, dexaron los 
Caballeros y Clérigos de Montesa el uso 
de las cruces negras que seis años antes 
habían introducido con licencia de Cle- 
mente Vil, y comenzaron lícitamente, en 
el año de 1400, a llevar la cruz del gran- 
de Lidiador San Jorge, y no antes; no 
obstante lo que dicen Viciana, el Vica- 
rio General de la Congregación de Ara- 
gón, el Padre Maestro Zapater, y otros 
que suponen que en la Ciudad de Zara- 
goza a 23 de Abril de 1399, día en que 
se coronó Rey de Aragón D. Martín, ar- 
mó Caballero con sus manos al Maestre 
Fr. D. Berenguer March, el qual hizo lo 
mismo con catorce Caballeros de los su- 
yos, y que después para festejar aquel 
solemne día tomaron por insignia la cruz 
de S. Jorge, mandándolo así S. M. con 
licencia que tenía del Pontífice. 

XXII 

En la forma que queda referida fue la 
Orden de San Jorge, con todos sus bie- 
nes, incorporada a la de Montesa ; y sólo 
han quedado de aquella insigne Religión 
las memorias de dos Prioratos, el uno de 
San Jorge de Alfama, y el otro de San 
Jorge de Valencia, que ambos quedaron 
rurales; pero en sus principios fue Pre- 
lacia eclesiástica el primero, como la de 
los demás superiores conventuales. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



901 



XXIII 

Después de incorporada la Orden de 
San Jorge con la de Montesa, quedó el 
Prior de Alfama con todos los derechos 
que tocaban a aquella Religión en su 
término, y cargo de gobernar al Capo- 
ral, guardias, y demás familia que habi- 
taban en aquel castillo, no solamente en 
lo espiritual y sacro, sino también en lo 
militar y temporal, quitando y poniendo 
los guardias y criados de aquella casa en 
la forma que le parecía, según fue de- 
clarado por el Capítulo general, que se 
celebró en el Convento de Montesa a 23 
de Abril de 1576. 

XXIV 

Cerca de cien años fue gobernada así 
aquella fortaleza. No se sabe por qué 
causas se interrumpió la residencia de los 
Priores en Alfama, ni por qué los Seño- 
res Maestres dexaron de gobernar aquel 
castillo, en que se introduxo la ciudad de 
Tortosa y puso guardias por el peligro 
que amenazaba a los pasageros. 

XXV 

Últimamente, en el año de 1650 las 
galeras de España, para que los France- 
ses no se fortificasen en el Real Monas- 
terio de Alfama, lo demolieron a caño- 
nazos. Aquel sagrado lugar fue el último 
descanso de gran parte de la ínclita y 
valerosa Nobleza Catalana, y allí están 
depositadas en el olvido y sin conmemo- 
ración alguna las cenizas de tantos famo- 
sos Héroes y santos Caballeros que sa- 
crificaron sus vidas en gloria y defensa 
de la Fe Católica y de la patria. 

Catálogo de los Maestres de la Or- 
den Militar de S. Jorge de Alfama, y de 
algunos de sus hechos, según lo que cons- 
ta y se ha hallado en los Archivos de Bar- 
celona, y de la Real Orden de Montesa. 

I 

Don Fr. Juan de Almenara fue el pri- 
mer Maestre de aquella Orden, y creado 



en el año de 1202. Don Pedro el II de 
Aragón le hizo donación del lugar y tér- 
mino de Alfama en 24 de Setiembre de 
1201: fundó el Santo Monasterio de San 
Jorge en el lugar que se ha dicho, y al- 
canzó otras diferentes gracias y privile- 
gios de los Señores Reyes Don Pedro y 
Don Jayme el Conquistador: del pri- 
mero, además de la dicha donación, ob- 
tuvo dos privilegios, el uno en que se 
mandó que nadie pudiese entrar dentro 
del término de Alfama a cortar árboles, 
ni a apacentar ganados sin expresa licen- 
cia de la Orden. 

II 

En otro Privilegio despachado en Za- 
ragoza en el mes de Mayo de 1205, le 
concedió el Rey Don Pedro al mismo 
Maestre el lugar de Bujaraloz. Hallóse 
este Maestre en la conquista del Reyno 
de Mallorca, en donde hizo muy señala- 
dos servicios al Rey Don Jayme: por los 
quales, y por lo que debió su Magestad 
en aquella expedición a nuestro Tutelar 
y Patrón San Jorge, le dio también en 
aquella Isla muchas y muy buenas pose- 
siones. 

ni 

Igualmente sirvió este Maestre a su 
Magestad en la conquista del Reyno de 
Valencia con los Caballeros de su Orden, 
que aunque pocos en número, sirvieron 
por muchos en el valor; de que resultó 
que el Rey concedió a su Orden en Bu- 
rriana, Villarreal, y Valencia muy bue- 
nas alquerías y posesiones. 

IV 

El segundo Maestre fue Guillen, a 
quien el Rey Don Jayme I dio la alque- 
ría de Cahabona, en el Reyno de Valen- 
cia y término de Burriana, para quando 
fuese cobrada de los Moros por privile- 
gio despachado en 5 de Junio de 1233 
ícomo consta en Diago, Anales de Va- 
lencia, lib. 7, cap. 8), debiéndose adver- 
tir que en algunos Catálogos de los Maes- 
tres de esta Orden se omite a este Gui-. 



902 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



llén ; por lo que es de recelar que mu- 
chas de las cosas que se atribuyen a Don 
Juan de Almenara, primer Maestre, co- 
rrespondan a Guillen Maestre segundo: 
porque a la verdad es inverosímil un tan 
dilatado Maestrazgo en el primero, esco- 
gido ya, como se debe creer, en edad 
provecta en la Orden de San Juan de 
Jerusalén para primer padre y fundador 
de esta nueva Religión. 



dignidad v privado del hábito por el Ca- 
pítulo General de la Orden de S. Jorge 
en 18 de Agosto de 1327. 

IX 

Don Fr. Pedro Guasch fue séptimo 
Maestre de la Orden de San Jorge, y gran 
soldado: muy estimado del Rey Don Jay- 
me Segundo, que se dignó concederle pa- 
ra su Relisión diferentes gracias. 



Don Fr. Arnaldo de Castellvell fue 
el tercer Maestre de esta Orden. En el 
año de 1248 sirvió a su Magestad en 
el cerco y toma de Xátiva ; y en el de 
1254, quando los Moros del Rey no de 
Valencia se rebelaron contra el Rey Don 
Jayme, concurrió este Maestre con sus 
Caballeros para sugetarlos, y lo hizo con 
el zelo y valor que debía a su sangre y 
dignidad. 

VI 

Don Fr. Raymundo de Guardia fue el 
quarto Maestre de Alfama en el año 
1268. Sirvió a los Señores Reyes, D. Jay- 
me el Conquistador, y D. Pedro el Gran- 
de su hijo contra la segunda rebelión de 
los Moros de Valencia, y se halló en la 
toma de Montesa, y en todas las demás 
expediciones y empresas militares de 
aquellos tiempos. 

VII 

Don Fr. Bernardo Gros fue nombra- 
do el quinto Maestre de Alfama en el 
año de 1287. Sirvió al Rey Don Alon- 
so III, y por privilegio dado en Valen- 
cia a 26 de Enero de 1288 le dio S. M. 
para su Orden una grande alquería, lla- 
mada Rahalbarbén, en Mallorca. 

VIII 

Don Fr. Jaymi; de Tárrega fue el sex- 
to Maestre, y gobernó tan mal su Reli- 
gión, que después de haber sufrido mu- 
chos años de cárcel, fue depuesto de su 



Este Maestre procuró dilatar su Reli- 
gión en el Principado de Cataluña ; lo- 
gró que Monserrat de Riquer, Señor del 
Castillo de Riquer y de Alarich, le hicie- 
se donación de la mitad del castillo de 
Alarich, y de dos mil sueldos, en virtud 
de Auto otorgado en 31 de Agosto de 
1327. Fundó en el lugar de Riquer, Dió- 
cesi de Vique, una Iglesia de San Jorge 
con licencia de aquel Obispo, como de 
ella misma consta, y fue dada en Argen- 
sola a 18 de Junio de 1331. Dotó a esta 
Iglesia de nuevo el expresado Monserrat 
de Riquer como Patrón que era de ella 
en 13 de Agosto de 1336, dándola muchas 
y muy buenas posesiones, para que en 
ella residiese no solamente un Prior, sino 
otros Religiosos que hiciesen Convento. 

XI 

Don Fr. Alberto Cescorts octavo 
Maestre de Alfama, gobernó la Orden 
muchos años. Fue sirviendo al Rey Don 
Pedro el IV quando pasó con su armada 
a Cerdeña, con algunos Caballeros de su 
Orden, que sirvieron con distinción y su- 
frieron muchos trabajos en aquella ex- 
pedición, habiendo después continuado 
sus buenos servicios en la guerra contra 
el Rey de Castilla Don Pedro el Cruel, 
que la había movido por la parte de 
Murcia. 

XII 

Don Fr. Albert de Corts fue el IX 
Maestre de Alfama; pero renunció luego 



MEMORIAS HISTÓRICAS HE BARCELONA 



903 



esta dignidad en manos del Señor Rey 
Don Pedro el IV, como Protector y Pa- 
trono de la Orden de Alfama. 

XIII 

D. Fr. GuiLLEM Castelló fue el dé- 
cimo Maestre de esta Orden, habiendo 
sido nombrado por el Rey Don Pedro 
el IV por su Real Despacho, dado en 
Morviedro a 24 de Octubre de 1365. 
Desde los principios de esta Orden fue- 
ron los Señores Reyes de Aragón sus Pa- 
tronos; pero no siempre nombraron a 
los Maestres. 

XIV 

Este Maestre se desveló en el aumento 
espiritual y temporal de su Orden, y ob- 
tuvo a favor de ella diferentes privile- 
gios, y entre otros el de que quedase 
eximida de la jurisdicción de los Ordi- 
narios, y que se la confirmase la Regla y 
modo de vivir que tenía, como se verifi- 
có todo por la Bula expedida por el Pon- 
tífice Gregorio XI en 15 de Mayo de 
1373 ; como ya queda expresado. 

XV 

Se ha de tener advertido, que en 4 de 
Mayo de 1334 dio su Magestad a Don 
Pedro de Luna el castillo y lugar de Aran- 
da, que once años antes había dado al 
Maestre y su Orden, como lo hemos ya 
diclio, por haber tomado su Magestad 
para su Real Corona el Castillo de Borja, 
que entonces poseía Don G. Pedro de 
Luna ; pero el Maestre y Orden de San 
Jorge se les dio en recompensa el Casti- 
llo de Amposta y lugar de Ballobar, y dos 
mil sueldos de renta en cada un año, con 
dos privilegios dados, uno en el Real Mo- 
nasterio de Poblet en 17 de Julio de 
1384, y otro en Villafranca de Panadés 
en 24 de Octubre del mismo año. 

XVI 
Don FR.A.NCISCO Ripollés fue undéci- 
mo y último Maestre de la Orden de San 
Jorge de Alfama ; pero viendo decaída 
y que apenas podía mantenerse con la de- 



cencia debida a la nobleza de sus subdi- 
tos; solicitó del Rey D. Martín, en la 
forma que ya dexamos expresada, que 
remediase esta necesidad; pero S. M. en 
las circunstancias en que se hallaba no 
pudo socorrerla. 

XVII 

En el estado a que se hallal^a reducida 
la Orden de San Jorge de Alfama, no se 
ofreció otro expediente que poder tomar 
que el ya manifestado de unir esta Reli- 
gión a la de Montesa, como se executó a 
petición del Rey, y por concesión del 
Pontífice, quando el Maestre en la Re- 
ligión de Montesa con el título de Co- 
mendador Mayor de la Orden de San Jor- 
ge de Alfama. 

XVIII 

El Prior Mayor del Sacro Convento de 
la Religión de San Jorge de Alfama que- 
dó el primero en todo, después del Prior 
Mayor de Montesa, porque se incorporó 
a esta Religión la representación de 
aquella gran dignidad y prelacia, sin que 
pudiese separarse de la suya, y así se ha 
de entender que el Prior de Alfama es 
dignidad y Prelado in hahitii. 

XIX 

Conforme al establecimiento y ordina- 
ción del Capítulo General del año de 
1576, también el Prior viene a ser Ba- 
rón ; y por eso pretendió con mucha ra- 
zón el Prior de Alfama voto en Cortes, y 
concurrir a los cargos de la Di])utación 
del Principado de Cataluña. 

XX 

Tiene también la Religión de Montesa 
el Priorato de la Orden de Alfama en la 
Iglesia de San Jorge de Valencia, y el 
Señor Rey Don Jayme el Conquistador, 
quando se apoderó de aquella Ciudad, le 
dedicó a San Jorge la primera Iglesia, 
después de haber consagrado a María 
Santísima la de la Catedral. 



904 



ANTO.N'IO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



XXI 

Tenía el Prior de San Jorge de Alfama 
por territorio, como Prelado conventual, 
unas quatro leguas de distrito ; pero co- 
mo Prior y párroco de la Orden, tenia a 
todo el Principado de Cataluña por su 
comarca y Provincia. 

XXII 

Finalmente, puede decirse con propie- 
dad, que la Real y Sagrada Orden de 
Montesa tuvo nacimiento en los fértilí- 
simos y deliciosos campos de Cataluña y 

AlÓs, Sant Jordi; Bofarull y Mascaró, Colección de Documentos Inéditos, VI, p. 21-65 
y p. 76-78: Javierre, Privilegios reales; Miret y Sans, Els torneigs de la Confraria de Sant Jordi; 
Revilla, Órdenes militares; Vargas, Catálogo de los caballeros y religiosos de la Orden de Mon- 
tesa; ViLLARROYA, Real Maestrazgo de Montesa; Vincke, El cuite de Sant Jordi. 



Valencia, influyendo para ello los Sere- 
nísimos Reyes de Aragón, como otra Ra- 
quel en dos tiempos o colonias unidas 
como fueron la de San Jorge de Alfama 
en Cataluña por el Rey D. Pedro, y la 
de nuestra Señora de Montesa en Valen- 
cia por el Rey Don Jayme. Los Reales 
Mantos Aragoneses han sido su abrigo: 
las Reales y Sagradas Coronas su tim- 
bre: el ínclito y glorioso Mártir San Jor- 
ge su caudillo, que ha guiado y peleado 
con sus esquadrones contra los de los in- 
fieles enemigos de nuestra santa fe chris- 
tiana. 



29 (ii, xxviii) 

NOTICIA DE LAS PRERROGATIVAS, PREEMINENCIAS Y REGALÍAS QUE 

gozó por muchos siglos el antiguo Ayuntamiento de Barcelona, representado por sus 
Magistrados llamados Concelleres. 



COMO el Cuerpo Municipal de Barcelo- 
na se compuso durante más de qua- 
tro siglos de individuos de todas las cla- 
ses de ciudadanos, y en él obtenían el 
mayor número de plazas los mercaderes 
y artesanos; referiremos aquí sumaria- 
mente las regalías y las más singulares 
preeminencias, que gozaba aquella Ciu- 
dad, en prueba del sumo aprecio y honor 
que debían de tener en ella el comercio y 
las artes ; puesto que por su constitución 
municipal sus miembros eran llamados a 
los supremos empleos de la República. 

Estas noticias se han extractado la ma- 
yor parte de la obra intitulada: Civilis 
Doctrina de Antiquitate, Religione, Re- 
gimine, Privilegiis, et prmminentiis In- 
clytcc Civitatis Barchinoncc. Aiict. Joan- 
NE Paulo Xammau Domicello, V. I. D. 
Barcinonensi, Regii Consilii Catalonia: 
Senatore: es un Tomo en quarto, impre- 
so en 1648, y reimpreso en Barcelona en 



1668 en casa de Joseph Forcada. Otras 
se han sacado de la Rúbrica, y de la Apo- 
logía de Estevan Gilaberto Bruniquer, 
Syndico que fue de dicha Ciudad por los 
años de 1613; y también de varios Ma- 
nifiestos, y Memorias publicadas en el si- 
glo pasado, conformes con la doctrina de 
los Prácticos Jurisconsultos Catalanes, 
como son: Fontanella, Peguera, Berard, 
Olivan, Ferrer, y otros. 

I. Los Regidores, llamados Concelle- 
res, que representaban la Ciudad en to- 
dos los actos públicos, y tenían la potes- 
tad executiva de los decretos y delibera- 
ciones del Gran Concejo Municipal, eran 
Consejeros natos del Rey: pues le daban 
sus consejos en los negocios políticos del 
gobierno, ahora fuesen consultados ahora 
nc lo fuesen: para lo qual en casos ur- 
gentes si S. M. estaba fuera de Cataluña, 
pasaban a la Corte en persona, o por me- 
dio de sus Embiados. Era costumbre an- 



MEMORIAS HISTÓRICAS IW. BARCICLO.XA 



905 



tiquísima sostenida por varios Privilegios 
Reales, uno de Don Pedro IV de 1363; 
otro de Don Alonso V de 1425; y otro 
de D. Fernando el Católico de 1517. 
Eran también en virtud de estos privile- 
gios protectores y defensores de las Rea- 
les preeminencias. 

II. Tenían la preeminencia de poder 
ir no sólo por todas las Ciudades y Vi- 
llas de Cataluña, sino de todos los de- 
más Dominios del Rey, contando aun la 
misma Corte, con sus insignas y togas 
consulares, precedidos de sus mazeros con 
las mazas altas, y de sus virgarios, y cla- 
rineros. 

III. El caudillo de la gente de guerra 
que se levantaba y armaba en Cataluña 
para la defensa de la Provincia era el 
Conceller primero de Barcelona: y los 
honores militares que entonces merecía 
aquel Comandante nato se pueden cole- 
gir de lo que sucedió en el año 1639. 

Quando Joseplí de Sorribes Conceller I 
partió el día 30 de Diciembre con sus in- 
signas consulares, y dos mazeros acau- 
dillando un tercio de Infantería para el 
socorro de la plaza de Salses, se le dis- 
paró toda la artillería de Barcelona: y 
habiéndose de embarcar en las galeras de 
España, que estaban en su puerto; el 
Marqués de Villafranca General de ellas, 
salió a recibirle en su falúa ; y entrando 
e' Conceller a bordo de la Real, todas le 
hicieron el saludo con bala. Desembar- 
cado después en Colibre en Rosellón, fue 
allí recibido por dos Compañías de ca- 
vallería, que le acompañaron hasta el 
exércíto, desde cuyo campo salió a cum- 
plimentarle el Duque de Maqueda: don- 
de encontró que salían a recibirle el Vi- 
rrey Conde de Santa-Coloma, y el Mar- 
qués de los Balbases, y la plaza de Per- 
piñán le hizo una salva de veinte tiros 
con bala. Los Concelleres que salieron en 
otros tiempos mandando esquadras pro- 
pias de la Ciudad en auxilio de las armas 
de los Reyes de Aragón, merecieron el 
titulo y honores de Almirantes. 

IV. Los Reyes en la sucesión a la Co- 



rona, antes de exercer su soberana juris- 
dicción en Cataluña, debían jurar en Bar- 
celona los fueros, constituciones, y usos 
del país, y los privilegios y costumbres 
de la Ciudad: según el tenor de la prag- 
mática de Don Pedro IV del año 1339. 
Lo mismo debían liacer en el ingreso de 
sus oficios los Virreyes. 

V. A las Cortes Generales embiaba 
la Ciudad de Barcelona quatro Syndicos 
o Procuradores: éstos presidían en dicho 
Congreso a todo el Brazo Real, u Orden 
de los Comunes, que se componía de to- 
das las Ciudades y Villas de Realengo 
del Principado. El proceso de dichas 
Cortes pertenecientes al referido Brazo, 
del qual era Secretario el de la misma 
Capital, se archivaba y depositaba en su 
Archivo Municipal. 

VI. Los Diputados que embiaban los 
Concelleres a la Corte del Rey para tra- 
tar de asuntos graves de gobierno, eran 
recibidos y tratados con el título y ho- 
nores de Embaxadores: en virtud de pri- 
vilegio de Don Fernando el Católico del 
año 1496. Igual calificación y distinción 
merecieron los que embiaban a Roma, 
Genova, Venecia, Flandes, Francia y 
otras partes, como se podrá ver en algu- 
nos instrumentos de la Colección Diplo- 
mática de estas Memorias Históricas. 

Entre las cartas de varios Pontífices 
escritas al Magistrado Municipal de Bar- 
celona, se podrían citar una de Sixto V 
dada en 14 de Mayo de 1586: en que 
empieza: Dilecti Filii Consiliarü Civita- 
tis Barcltinonce... rcddidit Nobis binas 
Hueras vestras Thoinas Piisciada ORA- 
TOR vester, etc. Otra de Clemente VIII 
dada en 25 de Agosto de 1.596: -otra de 
Paulo V de 1 de Noviembre de 1605, 
en las que se hace igual honor a la Ciu- 
dad. Entre las de los Señores Reyes de 
España dirigidas a la misma Ciudad, se 
pueden citar también una del Señor Fe- 
lipe II, fecha en Madrid a 13 de Febrero 
de 1568, en que empieza: Amados y Fie- 
les nuestros los Concelleres de la Ciudad 
de Barcelona: Jayine de Mitjavila vues- 



906 



ANTOMIO ÜK CAPMANY Y DE MO^PALAU 



tro EMBIADO nos dio vuestra carta de 
4 del presente mes, etc. Otra del mismo 
dada en Madrid a 25 de Octubre de 
1569: en que se dice: Amados y Fie- 
les nuestros etc. Por los embaxadores 
que nos emhiasteis. recibimos vuestra 
carta, etc. Otra del Señor Felipe III fe- 
cha en Valladolid a 12 de Julio de 1601. 
en que la dice: Amados y Fieles nuestros 
los Concelleres de la Ciudad de Barcelo- 
na, por no tener que tratar aquí vuestros 
Embaxadores Mifiuel Doms. Bernardo de 
Belloch, y Juan Dusay, y que tienen li- 
cencia vuestra para volverse, etc. Otra 
del mismo fecha en VentaciUa a 16 de 
Junio de 1605: en que empieza: Amados 
y Fieles nuestros, etc. El Doctor Vicen- 
te Castellá vuestro embaxador me dio 
vuestra carta de 9 de Marzo último, etc. 
Otra del mismo fecha en Aranjuez a 4 
de Mayo de 1613: en que empieza: 
Amados y Fieles nuestros, etc. De mi Lu- 
gar-Teniente General sabréis qué motivo 
tuve YO para mandar a Julián de Navel 
vuestro embaxador que se volvie- 
se, etc. Otra del Señor Felipe IV fecha 
en el Molinillo a 11 de Noviembre de 
1622: en que empieza: Amados y Fieles 
nuestros, etc. He entendido bien las razo- 
nes que vuestros EMBAXADORES me 
han representado, etc. Otras hay de di- 
cho Rey, y del Señor Carlos II, en que 
dan el mismo tratamiento y distinción a 
los Diputados de la Ciudad de Barcelona, 
cuyas casas en la Corte gozaban de la in- 
munidad del Cuerpo Diplomático. Todas 
estas cartas están insertas en los Libros 
de Cartas Reales Originales custodiado 
en la Secretaría del Ayuntamiento de di- 
cha Ciudad. 

Vil. Tenían el honor de estar senta- 
dos en escaños, y cubrirse las cabezas 
delante de sus Reyes, de tiempo antiquí- 
simo, en los actos y funciones j)úhlicas; 
cuya costumbre les confirmó con privile- 
gio expreso el Señor Carlos II. 

VIII. Dichos Concelleres (asimismo 
los tres Diputados de la Diputación Ge- 
neral) recibían en sus enfermedades el 



Viático de la Cathedral con acompaña- 
miento solemne de su Cabildo: y sus 
exequias funerales, si fallecían en el exer- 
cicio de sus empleos, se hacían en dicha 
Santa Iglesia. Estas dos distinciones nin- 
gún laico las merecía si no era persona 
Real. 

IX. En las Iglesias y otros parages 
públicos en que asistían en cuerpo de 
Ayuntamiento con estrado y sitial; na- 
die podía usar de semejante distinción 
sino persona Real, el Virrey, o un Car- 
denal. 

X. El primitivo título que gozaron 
los Concelleres fue de Honorables: pero 
después usaron el de Magníficos. En el 
año 1622 tomaron el de Uustres; y en 
1692 el de Excelentísimos, quando el Se- 
ñor Carlos II les concedió los honores de 
Grandes de España. 

XI. Gozaban la regalía de nombrar 
oficiales municipales con jurisdicción: y 
eran los siguientes: el Bayle, que era 
Juez Ordinario de ciertas especies de 
causas y personas: el Clavario, que en 
virtud del privilegio de Don Fernando el 
Católico de 17 de Julio de 1510 podía 
proceder contra los deudores de los im- 
puestos y gabelas de la Ciudad, y era 
Juez Fiscal de todos los dependientes de 
la Casa Consistorial en sus prevaricacio- 
nes, pudiéndoles multar, suspender, pri- 
var de sus empleos, y arrestarlos: por 
esto precedía a todos los demás oficiales 
nmnicipales ; el Administrador de las 
Plazas, que conocía de la policía de los 
vinos, trigos, y otros granos, de los me- 
didores y cribadores, como también de 
loi. salarios de las amas de leclie y otras 
cosas, con entera inhibición de los mi- 
nistros Reales, conforme al privilegio de 
Don Pedro IV de 1386; el Mostagaff o 
Edil, cuyo oficio, en virtud del privilegio 
de Don Jayme II de 1323, consistía en 
el reconocimiento de los comestibles que 
se vendían jiara el abasto de la Ciudad, 
de su justo peso y medida, de las tasas de 
los víveres, y de las servidumbres vicina- 
les del interior de las casas ; dos Obreros 



MKMORtAS HISTÓRICAS DE BARCELO.N \ 



907 



que tenían la insjjccción sobre la hermo- 
sura o deformidad de la i)oblación en 
todo lo tocante a edificios, plazas, calles, 
cantarillas: salidas de la Ciudad y otras 
cosas; los quales gozaban, durante el 
tiempo de sus oficios, que eran anuales, 
la facultad de promulgar edictos y van- 
dos generales concernientes a este ramo 
de policía, siempre que no fuesen con- 
trarios a las ordinaciones y decretos del 
Gran Concejo, o del ordinario: mas sólo 
duraba su vigor en todo aquel año, a 
menos de que sus sucesores no las confir- 
masen : el Maestre Portulano o Capitán 
del Puerto: a cuyo cargo estaba la re- 
caudación del derecho de ancorage, v la 
administración de su policía; el Cónsul 
del Sello, que era siempre un comercian- 
te: cuyo empleo se reducía a sellar los 
paños con la marca de la Ciudad, después 
de haber reconocido con dos peritos la 
bondad y tinte de las estofas. De las sen- 
tencias dadas por todos los referidos ofi- 
ciales se podía apelar ante los Concelle- 
res de la Ciudad. 

XII. Por privilegio del Rey D. Jay- 
me I dado en Tarragona en 1268 goza- 
ban la regalía de nombrar de su propia 
autoridad los Cónsules ultramarinos de 
los Catalanes, con su jurisdicción sobre 
todos los demás vasallos de la Corona de 
Aragón que comerciaban en sus diferen- 
tes escalas. 

XIII. Gozaban también la regalía de 
crear el primer día de Mayo Ciudadanos 
Honrados con los mismos honores y 
preeminencias que ios Cavalleros, pues 
eran hereditarios en sus familias, ínscrí- 
víéndoles en el libro Consistorial de la 
Matrícula. 

XIV. Convocados todos los individuos 
del orden mercantil, que eran miembros 
del Gran Concejo en el Salón de la Ciu- 
dad, creaban y habilitaban comerciantes 
inscriviendo a los incorporados en su li- 
bro propio de matrícula ; de modo que 
sólo estos negociantes matriculados po- 
dían obtener oficios en la República. 

XV. Por privilegio del Rey ü. Pe- 



dro IV del año 1337 creaban todos los 
años, con asistencia del Vaguer, o Co- 
rregidor Real, cierto número de escriba- 
nos, quienes se intitulaban Notarios pú- 
blicos de Barcelona, y gozaban de la au- 
toridad Real. 

XVl. También gozaban del derecho 
de acuñar moneda de oro, plata, y vellón 
con las armas propias de la Ciudad en 
la Seca Real, por medio de dos Alcay- 
des que nombraban los Concelleres, en 
virtud de varias concesiones de sus Re- 
yes desde Don Jayme I. Sin embargo 
consta por otros monumentos que en 
Barcelona se batía moneda desde los 
años de 966. 

X\TI. En virtud de varios privilegios 
Reales, y por uso y costumbre antiquí- 
sima tenían facultad de imponer gabelas 
y otros vectigales para su conservación: 
a cuyas contribuciones estal)an obligados 
así los naturales como los estrangeros, sin 
distinción de personas de qualquiera dig- 
nidad que fuesen. 

XVIII. Eran Señores en nombre del 
Común de la Ciudad de varias Baronías 
con el mero y mixto ¡mi)erio; es a saber, 
de las Villas de Flix. y la Palma en la 
Ribera del Ebro; de los castillos y luga- 
res de Moneada, y Rexach ; y de las Ba- 
ronías de Montbuy y Caldas de Esterach. 

XIX. El Veguer y el Bayle, que eran 
los Jueces Reales Ordinarios de la Ciu- 
dad, en el ingreso al exercicio de sus 
oficios, y cada año en el primer Concejo 
de ciento juraban en manos de los Con- 
celleres seguir sus consejos, y ponerlos 
en execución en todo lo que mirase al 
bien público y fidelidad al Rey. 

XX. Ausente el Virrey, o el Goberna- 
dor General de Cataluña en tiempo de 
interregno, tenían los Concelleres el de- 
recho de visitar una vez cada semana las 
cárceles públicas asistidos de sus Aboga- 
dos ordinarios, y auxiliados del Veguer, 
a quien encargaban la pronta adminis- 
tración de justicia: después de haber oí- 
do los memoriales de los encarcelados: 
en virtud de una pragmática del Rey Don 



908 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Pedro IV, dada en Monzón a 11 de Mar- 
zo de 1368. 

XXI. Ausente el Rey o su Primogé- 
nito, el conocimiento de los casos crimi- 
nales dentro de la Ciudad y sus términos 
correspondía a sus Concelleres en Junta 
de Prohombres, hecha la sumaria de los 
reos por el Gobernador General en el 
caso de interregno, y por la vía ordina- 
ria del Veguer en el de ausencia. Estaba 
fundada esta antiquísima costumbre en el 
privilegio del Rey Don Pedro III, dado 
en 1283, intitulado: Recognoverunt Pro- 
ceres, etc. 

XXII. El Concejo ordinario, o el de 
Ciento podían establecer leyes, edictos y 
vandos dentro de la Ciudad y sus térmi- 
nos, imponiendo penas pecuniarias y cor- 
porales, liasta la muerte. Consta de la con- 
firmación del Rey D. Jayme II dada en 
Tarragona en 1319: pero la publicación 
de dichos vandos siempre se hacía en 
nombre del Veguer o Bayle, en quienes 
residía la potestad Real auxiliativa. 

XXIII. Podían en virtud de varios 
privilegios Reales, así por el de D. Jay- 
me II de 1319, como por el de D. Pe- 
dro IV de 1337, erigir, abolir, dividir y 
reunir los Colegios y Gremios, de artesa- 
nos, dándoles estatutos y ordenanzas para 
su gobierno. 

XXIV. Gozaban del derecho antiquísi- 
mo de executar represalias, y declarar 
marcas o embargos así con tropas como 
con naves contra qualquiera particular. 
Señor, Ciudad, o Comunidad, bien fuese 
de dentro de la Provincia, bien fuese de 
fuera de ella, que molestase a sus ciuda- 
danos, y quebrantase sus privilegios y 
franquezas con injustas exacciones, hasta 
tener entera satisfacción de los agravios 
y vexaciones. 

XXV. Tenían la facultad de cuidar 
privativamente de la policía de la sani- 
dad: para lo qual tenían nombrada una 
junta. En tiempos de peste excrcían una 
suprema jurisdicción, publicando sus van- 
dos en su nombre hasta la imjjosición de 
pena de la vida : a cuyo fin desde que 



picaba el contagio mandaban plantar sus 
liorcas delante de las puertas de la Ciu- 
dad: pero las sentencias capitales se pro- 
nunciaban en nombre y con autoridad del 
Veguer. 

XXVI. Tenían Atarazana y Armería 
propia de la Ciudad para su defensa: y 
las llaves de sus puertas hasta el año 
1652 estubieron depositadas en manos 
del Conceller primero. En las procesio- 
nes de la festividad del Corpus llevaban 
las varas del palio: y quando el Rey 
asistía, tomaba éste la primera vara de 
la derecha, y el Conceller primero la com- 
pañera de la izquierda. Recibían a sus 
Reyes en las entradas solemnes sin apear- 
se de sus caballos; y el primero tomando 
el lado izquierdo entraba pareado con 
S M. Tenían su Erario propio, y un 
Banco público de cambio para el giro del 
comercio y seguridad de los pagamentos. 

XXVII. El Consistorio de la Ciudad 
fue honrado diversas veces con la pre- 
sencia de varios Reyes y Personas Rea- 
les, que entraron en su Concejo a pedir 
o consejos o subsidios. 1. El Rey Don 
Juan el Primero de Aragón a 22 de Ju- 
nio de 1392 asistió al Concejo de ciento, 
que aquel día se celebró en el Salón del 
Consistorio. 2. La Reyna Doña María, 
muger del Infante Don Martín, recién 
proclamado Rey de Aragón por los Bar- 
celoneses, quando fue en 1397 a tributar 
las gracias a la Ciudad por tal fineza 
3. La Reyna Gobernadora Doña María, 
muger de Don Alonso V, que residía en- 
tonces en Ñapóles, asistió el año 1444 a 
la abertura del Gran Concejo para pro- 
mover el armamento de una esquadra 
contra los Genoveses. 4. Don Juan el se- 
gundo, que era a la sazón Rey de Nava- 
rra, y Regente de la Corona de Aragón 
por su hermano el Rey Don Alonso V, 
en 1455 comió en público con los Conce- 
lleres. 5. La Reyna Doña Juana, muger 
de Don Juan el Segundo, en 1461 entró 
en el Salón del Concejo a proponer cier- 
tos capítulos de pacificación, para obviar 
los disturbios que se ocasionaron por el 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



909 



partido del Príncipe Don Carlos de Via- 
na. 6. Don Fernando Segundo, llamado 
el Católico, en 1512 para tomar cierta re- 
solución honró con su presencia al Con- 
sistorio. 

Ya antes la Reyna Doña \ iolante mu- 
ger de Don Juan el Primero, liabía de- 
xado por Albaceas suyos a los Concelle- 
res de Barcelona: y el Rey D. Fernando 
Primero instituyó en 1416 por su execu- 
tor testamentario a Juan de Fivaller, Con- 
celler Primero. También en el año 1406 
e! Canciller y Tesorero del Rey Don Mar- 
tín, que estaba a la sazón enfermo, en- 
traron en el Consistorio a pedir en nom- 
bre de S. M. consejos a los Magistrados 
Municipales. 

El famoso Parlamento que celebró la 
Ciudad en el año 1410, con motivo de 
la muerte sin sucesión del Rey D. Mar- 
tín, cuyo interregno de dos años hicie- 
ron turbulento y delicado los varios de- 
Véase bibliografía citada en Ap. n.° 24. 



rechos de los pretendientes de la Corona, 
recibió y oyó, como primer arbitro en 
aquella famosa disputa, a los Embaxado- 
res de los Reyes de Castilla, Francia, y 
Navarra, de la Reyna de Ñapóles, de los 
Condes de Foix, Anjou, y Urgel, y de 
los Duques de Calabria y de Gandía. 
También recibió un Legado del Papa, 
y los D¡|)utados de los Reynos de Ara- 
gón, \ alen<úa, Mallorca, Sicilia y Cer- 
deña. 

Tales fueron la consideración y respe- 
to que mereció en otros tiempos la Ciu- 
dad de Barcelona, y tales las prerroga- 
tivas, honores y regalías que gozaron 
desde el reynado de D. Jayme el Con- 
quistador sus Magistrados Municipales ; 
cuyo Senado, compuesto de todas las cla- 
ses de la República, dio a todas las pro- 
fesiones el lionor que jamás gozaron en- 
tre los griegos y Romanos, aun en tiem- 
po de su virtud y austeridad. 



30 (ii, xxix) 

DESCRIPCIÓN DEL ESTADO ACTUAL QUE TIENEN EN BARCELONA LA 
población, los Oficios y Artes y todos los demás ramos de Comercio e Industria. 



BVRCELONA, Capital del Principado de 
Cataluña, que cuenta 2166 poblacio- 
nes, entre ellas una Ciudad Arzobispal 
que es Tarragona, y siete Episcopales, es 
residencia del Capitán General de la Pro- 
vincia, de la Real Audiencia, de un Obis- 
po, Tribunal de Inquisición, Intendente 
del exército, y demás Gefes y Tribunales 
Superiores, civiles y militares. 

Es la primera y principal plaza de ar- 
mas que tiene España, y uno de los puer- 
tos de mar más frecuentes de nuestra 
península: pues fondean en él unos años 
con otros pasados de 700 navios de di- 
versas naciones que tienen en dicha Ciu- 



dad sus respectivos Cónsules: sin contar 
unas 400 embarcaciones de viage largo 
propias de Cataluña, como son Berganti- 
nes, Polacas, Saetías, Pingues, y Londres, 
procedentes de América, de Levante, y 
varios Reynos del Norte y costas de Es- 
¡)aña, con varios cargamentos de retorno. 
Comprehende el recinto de esta Ciu- 
dad 10.183 casas de hermosa planta y 
solidez; 379 calles, angostas la mayor 
parte pero magníficas y primorosamente 
enlosadas, con cantarillas subterráneas 
para su limpieza: habiéndolas reducido 
a este número la demolición de casas que 
causó la obra de la Ciudadela el año 



910 



ANTOMIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



1717: pues en el siglo pasado contaba 
hasta unas 424 calles: que hoy están to- 
das iluminadas con más de tres mil fa- 
roles en todas las noches del año. Tiene 
30 plazas y plazuelas, trece fuentes pú- 
blicas, tres mercados ; unos 9000 pozos 
de agua dulce; y cerca de 2000 jardines 
que hermosean a las casas particulares y 
a varios Monasterios. Cuenta también 
más de trescientas casas de campo que 
son el adorno y delicia de su campiña, y 
otras tantas huertas al rededor de sus 
murallas que la abastecen de delicadas 
verduras. 

Contiene además una Iglesia Cathedral, 
cuyo magestuoso templo se principió en 
1299; siete Parroquias, donde se celebra 
el culto Divino con tal grandeza y solem- 
nidad, que aun en esta parte resplandece 
Barcelona sobre todas las demás Ciuda- 
des; 18 Conventos de Religiosos con 
8 Colegios; 18 Monasterios de Religio- 
sas, y 15 Capillas y Hermitas; un Hos- 
pital General, fundado y dotado por su 
antiguo Ayuntamiento desde el año 1401 
con la reunión de otros menores; en el 
qual se mantienen los locos y expósitos 
de ambos sexos, y se curan todas espe- 
cies de enfermedades ; un Hospicio Ge- 
neral, en que se mantiene, educa y ocupa 
a más de 1300 personas de todas edades 
y sexos. 

Adornan a Barcelona otras varias fun- 
daciones y Reales establecimientos. Entre 
ellos se cuentan la Academia de Buenas 
Letras; la de Mathemáticas para la ju- 
ventud militar, la de Ciencias Naturales, 
y Artes útiles ; la de Medicina-Práctica ; 
li de Derecho-Theórico-Práctico ; la Es- 
cuela de Dibujo para el buen gusto y 
perfección de las artes, a que concurren 
más de 500 alumnos; y la de Náutica. 
Tiene también un Consulado para la de- 
cisión de las causas mercantiles creado 
en el año 1347 y restablecido en 1761 
por la Real munificencia de Carlos III 
quando erigió la Junta Particular de Co- 
mercio para el fomento de la Contrata- 
ción, fábricas, y y\gricultura del Princi- 



pado de Cataluña. Tiene en fin la fábrica 
de las Atarazanas, obra del año de 1378; 
Fundición de artillería de bronce ; un 
Monte de Piedad; quatro Bibliotecas pú- 
blicas ; un Banco público de Depósitos ; 
y el Real y General Archivo de la Coro- 
na de Aragón: el más copioso, antiguo, 
completo y bien ordenado que se conoce 
en Europa. 

Pero entre las cosas que más engran- 
decen y recomiendan a esta Capital es el 
número y laboriosidad de su vecindario, 
cuya población asciende a 115.000 almas 
poco más o menos según el cómputo de 
las personas de comunión, el empadrona- 
miento de los Alcaldes de barrio, y el 
cálculo político sobre el número de na- 
cidos y muertos que se da al público 
anualmente; pues asciende el número de 
los segundos por regulación de un quin- 
quenio a unos 3500, sin incluir las co- 
munidades religiosas. 

No la ilustran menos la industria y las 
artes por su variedad y riqueza: pues 
sólo las mecánicas, que en Barcelona, 
constituyen la honrada clase de los Me- 
nestrales, componen 90 Gremios, sin con- 
tar los Colegios que llaman de Artistas, 
y otros cuerpos asociados de ciertos ofi- 
cios pasivos de venta, abasto, y tragino. 
Los que corresponden puramente a tra- 
bajo activo y manufacturas son los si- 
guientes: Albarderos, a! bañiles, alfare- 
ros, algodoneros, alpargateros, agujeros, 
anteojeros, batihojas, bolseros, bordado- 
res, candeleras de cera, candeleros de se- 
bo, calafates, canteros, carpinteros, cal- 
dederos, carreteros, careros, cardadores, 
corderos, carpinteros de ribera, caxeros 
dt armas de fuego, chapineros, chocola- 
teros, cerrajeros, cesteros, claveteros, col- 
choneros, cordoneros, curtidores, corde- 
ros de viuela, cuchilleros, espaderos, es- 
cultores, esparteros, estañeros, fideeros, 
jreneros, fabricantes de medias de telar, 
galoneros, guadamacilcros, guanteros, 
guarnicioneros de carruage, guitarreros, 
herradores, herreros de obra negra, he- 
rreros de corle, jauleros, impresores, la- 



MKMOKIAS HISTÓRICAS DE ÜAKCKLONA 



911 



tuneros, manguiteros, manteros, panade- 
ros, pelayres, peluqueros, plateros, pey- 
neros, pintores, pintores de vidrieras, olle- 
ros, ropavejeros (roperos), sastres, sille- 
ros, silleteros, sogueros, sombrereros, ter- 
ciopeleros, texeros, texedores de lana, te- 
xedores de lino, tiradores de aro, tinto- 
reros de lana, tintoreros de seda, tonele- 
ros, torcedores de seda, torneros, tundi- 
dores, veleros (loqueros), vidrieros de 
soplo, zapateros, zurradores. Este mismo 
número de gremios de artífices poseía 
Barcelona en el siglo pasado bien que 
menos florescientes ; y aunque no cono- 
cía el de fideeros, chocolateros y peluque- 
ros, que son de este siglo, también ha 
perdido otros por ser sus artefactos de- 
susados, como coraleros, ballesteros, co- 
razeros, delantaleros, capucheros, etc. 

Además de las artes circunscriptas en 
cuerpos gremiales, que ocupan a más de 
30.0U0 hombres, compreliende esta capi- 
tal otros varios ramos de industria acti- 
va, que acaban de hacerla rica y popu- 
losa. Se cuentan 25 fábricas de indianas, 
pañuelos, y lienzos pintados, y otras pe- 
queñas de varias manufacturas de algo- 
dón ; en cuyas maniobras ; y demás ma- 
nipulaciones se ocupan más de 18 000 



personas: la manufactura de encaxes, 
blondas, redecillas, cintería de hilo, y 
otras labores fáciles entretienen unas 
12 000 mugeres. Los texidos de seda, con 
todos los demás ramos de su preparación 
\ tintura, ocujian cerca de 12 000 perso- 
nas de ambos sexos, contando la fábrica 
de medias. Los telares que se mantienen 
corrientes en este ramo de la seda, son 
loii siguientes: 52-1. de estofas de todas 
suertes, cerca de 900 de medias; 2700 de 
galones, listoneria y cintería. Los texidos 
de lana, en que se cuentan nueve fábri- 
cas de paños de todas calidades y colo- 
res, sargas, estameñas, bayetas, y frane- 
las, con todos los ramos auxiliares de su 
manipulación y tinte, mantienen más de 
30U0 personas de and)os sexos y de to- 
das edades. 

Hay además otras manufacturas suel- 
tas, como las de pequinés, tiradores de 
oro y plata falsa, ollas de hierro colado, 
clavazón, encerados, naypes y otras va- 
rias menudencias con lo que y con todo 
lo arriba especificado hacen los Barcelo- 
neses un comercio activo en los países 
estrangeros, en América, y en lo interior 
de la península do España de un giro 
muy considerable. 



Amat, Excursions per Catalunya, y «El Colíegi de la liona vida»; Camós, ¡íhtoria industrial, 
José yiñes y Constructores y montadores de telares; (jarrera Pujal, La Barcelona del segle XV ¡II, 
l.a enseñanza profesional y La Escuela de Nobles Artes; DuRÁN Y Sanpeke, Las Indianas; Imbert, 
Krasmo de Gonima; Madukell, Cinco documentos; Kibbans, (Catalunya i V alenda; Ruiz Y Pablo, 
Historia de la Junta de Comercio; SoLDEViLA, Barcelona sense U lúversiiat ; VlLAR, Dans Barcelone 
au XVIIL' siecle y Formation de la bourgeoisie catalane. 



31 (ii, xxx) 

¿757-^ DE LOS OFICIOS DE ARTES MECÁNICAS Y DE OTRAS PROFESIONES 

de industria y tráfico que tuvieron asiento y voz en el Consistorio Municipal de Bar- 
celona desde el siglo XIII hasta el XVII, y del número de plazas que a cada oficio 

se fueron concediendo. 



QlANDO Ü.Jayme I de Aragón, con su [lal para su gobierno político, dispuso 

Real Privilegio de 24 de Enero de que éste había de constar de 200 indivi- 

1257, concedió a la Ciudad de Barcelona dúos de todas las clases de la República, 

la facultad de tener un Concejo Munici- elegidos todos los años por el común a 



912 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



pluralidad de votos. Desde entonces los 
menestrales fueron habilitados para con- 
currir a las deliberaciones del Ayunta- 
miento con los Comerciantes y los Ciu- 
dadanos Honrados: título que se les dio 
en las Cortes de Gerona del año 1321. 
Estos eran aquellos vecinos distinguidos 
con hogar y rentas propios que no exer- 
cían ni el tráfico ni las artes mecánicas. 
En esta clase se confundieron muchos su- 
getos ¡lustres del orden eqüestre, quando 
las regalías y supremo poder que gozaba 
el gobierno Consistorial de Barcelona 
atraxo muchas familias Nobles a domi- 
ciliarse en dicha Capital: despojándose 
algunas de ellas, no de su nobleza origi- 
nal que es indelel)le, sino de los fueros 
y títulos de Cavalleros; porque la forma 
democrática del gobierno económico de 
las Ciudades y Villas excluía por su na- 
turaleza y constitución a los Barones y 
Cavalleros que vivían entonces en sus 
feudos y castillos. Excluida de este modo 
1; nobleza de los cargos municipales, ad- 
quirían los Reyes por medio de las Cor- 
poraciones populares nuevo género de 
fuerzas contra la aristocracia feudal. 

Por consiguiente no es de admirar que 
en el catálogo de los Ciudadanos Honra- 
dos de Barcelona, cuya clase el Rey Don 
Fernando el Católico quiso condecorar 
perpetuamente con los honores y prerro- 
gativas del orden eqüestre por su privile- 
gio de 1510 (Col. Dip. N.° 439), se leen 
nombres de algunos sugetos, cuyas casas 
y ascendientes, así por el lustre y anti- 
güedad de su nobleza feudal, como por 
la calidad de sus empleos en la milicia, 
en el palacio, y en los gobiernos, fueron 
de las más calificadas de Catalufía: tales 
son los apellidos de Queralt, Marimón, 
Fivaller, Diisay, ferré, Aguilar, Sancli- 
nient, Setanli, Olzina, Gualbes, etc. Sien- 
do pues así, ¿cómo podríamos concebir 
que unas familias, que con el título de 
milites y de domicelli habían obtenido 
empleos de Virreyes, de Almirantes, de 
Camarlengos, y de Consejeros Reales; 
que habían dado Priores y Cavalleros a 



las Ordenes Militares del Temple y San 
Juan; que habían alcanzado en las con- 
quistas de Mallorca, Valencia, Sicilia, 
Ñapóles y Cerdeña investiduras de varios 
feudos ; y que habían sido convocados 
en calidad de Cavalleros para el Brazo 
Militar en las Cortes tenidas en los si- 
glos XIV y XV; cómo podríamos concebir, 
vuélvase a decir, que no tuviesen otro 
monumento de su nobleza que el privile- 
gio del año 1510, que les excluía expre- 
samente del voto en Cortes? En los tran- 
suntos de los Procesos de las Cortes de 
Tortosa de 1414 y 1430, de las de Bar- 
celona de 1436, 1473, y 1481 que se 
guardan en el Archivo Municipal de esta 
Ciudad, se leen en las Convocatorias pa- 
ra la concurrencia del Brazo Militar u 
Orden Eqüestre los apellidos de las so- 
bredichas familias; y aun en los Capítu- 
los de Corte impresos después del privi- 
legio de 1510 hasta 1599, se ven subs- 
criptos como vocales Cavalleros de los 
mismos apellidos: sin embargo de que 
por cláusula positiva del referido privi- 
legio las personas en él especificadas que- 
daban con el título municipal de Cives 
Honorati, y privados de asistencia en los 
Congresos nacionales: donde el Brazo 
Militar comprehendía sólo los Nobles ca- 
lificados por la Gerarquía feudal, que era 
la constitucional en Cataluña: como eran 
Condes, Vizcondes, Varvasores, Comito- 
res. Barones, Cavalleros. 

Desde el año 1127 hasta el de 1214 se 
encuentran memorias (Xammar, De Pri- 
rileg. Civit. Barchin., XXI, n. I) de que 
la Ciudad de Barcelona era gobernada 
por cierto número de Magistrados popu- 
lares nombrados por el Príncipe con la 
denominación de Proceres o Probi-homi- 
nes. Después fueron conocidos con el tí- 
tulo de Paciarii, que en número de quatro 
continuaron hasta ol año 1249: en que 
el Rey D. Jayme 1 a 24 de Agosto por su 
Real privilegio les concedió la facultad 
de elegirse, acabado el año de su regi- 
miento, otros succesores todos los años. 
De este modo la elección de los nuevos 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK BARCELONA 



913 



Magistrados se hacía por los que con- 
cluían sus cargos: y desde el año 1257 
fueron llamados Consiliarü, en calidad 
de Consejeros del \eguer; l)ien que su 
número tuvo algunas alteraciones en los 
siglos posteriores, ascendiendo algunas 
veces a cinco, y otras a seis Concelleres. 

Además de esta Junta de Regidores o 
Concelleres, para el régimen supremo, y 
general de los negocios de la República, 
instituyó el Rey D. Jayme I en 1257 el 
Gran Concejo de los Prohombres, que 
sin embargo de haber tenido en su nú- 
mero de plazas algunos aumentos en dis- 
tintas épocas, siempre fue conocido con 
el nombre de Sabio Concejo de Ciento, 
por haber sido este número el más cons- 
tante. Así los Prohombres o Jurados del 
Concejo de Ciento, como los Concelleres, 
fueron electivos hasta el año 1498 en que 
fue establecido el sorteo o extracción por 
medio de las Bolsas de insaculación. 

Aunque las Plazas del Gran Concejo 
y las del regimiento de los Concelleres 
debían ser obtenidas según la forma cons- 
titucional de la Corporación por indivi- 
duos de todas las órdenes de la ciudad ; 
como no estaba expresa y constantemen- 
te arreglado el número de dichas plazas 
que eran anexas a cada clase: la de Ciu- 
dadanos Honrados, como más prepotente, 
había llegado a apropiárselas todas casi 
con entera exclusión de los demás veci- 
nos. Enterado de este abuso el Rey Don 
Alonso, por representación de las clases 
agraviadas; ordenó en 1455 que las pla- 
zas fuesen distribuidas por iguales par- 
tes entre los Ciudadanos Honrados, en 
cuya clase se comprehendieron para la 
capacidad a los cargos municipales los 
Doctores en Derecho, y en Medicina; en- 
tre los Negociantes, incluso mercaderes, 
y capitanes de galeras; entre los Artis- 
tas, en cuya clase entraban los escriba- 
nos; y entre los Artesanos, que abraza- 
ban el orden entero de menestrales: pues 
en Barcelona ni en el resto de Cataluña 
las Leyes nunca reputaron a ningún oficio 
de industria por vil ni infame. Pero los 



nobles no fueron admitidos como un or- 
den separado hasta el año 1498, en que 
por razón de la distribución de las insa- 
culaciones se subdividieron las clases. 
Mas no por su calidad de Cavalleros, 
aunque tenían Bolsa peculiar del orden 
eqüestre en los sorteos, adquirieron ni en 
los asientos ni en la votación precedencia 
alguna sobre los Ciudadanos Honrados: 
pues todo esto estaba arreglado por la 
antigüedad de los sugetos. Desde aquella 
época los Cavalleros (privados del voto 
en Cortes durante el exercicio de sus car- 
gos municijiales) obtuvieron 16 plazas en 
el Gran Concejo. Entonces se arregló 
también que de los cinco Concelleres que 
representaban la Ciudad, en los tres pri- 
meros fuese extracto un cavallero; que 
el 4.'' fuese mercader, y el 5." un año 
artista y otro menestral. Pero como des- 
de el año 1653 se hubiese añadido una 
sexta plaza, ésta fue obtenida por un ar- 
tesano hasta la nueva planta de gobierno. 

El Gran Concejo llamado Concilium 
Centumvirale, no se juntaba sino para 
asuntos graves y arduos, o negocios ge- 
nerales y extraordinarios. Así, pues, di- 
vidido en quatro partes, cada una servía 
succesivamente por trimestre y ésta en- 
tonces formaba una Junta permanente de 
actual exercicio, y se llamaba el Concejo 
de 36 o Concejo Ordinario. Aquella por- 
ción de Cavalleros que obtenía en él pla- 
zas propias, no asistían en las Juntas 
quando se había de tratar sobre puntos 
o ])ro|)osiciones que se debían esforzar o 
presentar en las Cortes; porque en éstas 
tenían ya dichos Cavalleros su asiento y 
voto como miembros del Orden Eqüestre 
o Brazo Militar. Pero la asistencia al 
Concejo no estaba negada a los Ciudada- 
nos que eran Señores de Vasallos o po- 
seían Baronías, sin embargo de que és- 
tos en calidad de tales tubiesen entonces 
voto y asiento en dichas Cortes. 

En este Concejo Ordinario se ventila- 
ban los negocios que el Gran Concejo le 
cometía; se oían los recursos de las pro- 
videncias de los Concelleres: se resolvían 



914 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



los estatutos, vandos, y ordenanzas to- 
cantes a la buena administración públi- 
ca ; se establecían ordinaciones, declara- 
ciones ; y reglamentos sobre la policía de 
los Colegios y Gremios de las artes y ofi- 
cios: bien que el Gran Concejo como 
Supremo Legislador podía en sus Juntas 
decretar sobre puntos de gobierno muni- 
cipal, y de la jurisprudencia de las ar- 
tes ; y aun revocar los estatutos hechos 
en el Concejo Ordinario. 

Quando se congregaba el Gran Conce- 
jo (cuya convocación se hacía en los pri- 
mitivos siglos con clarines, y en los tres 
últimos con campana) los Concelleres de 
lt> Ciudad no votaban sino en caso de 
haber paridad de votos ; pues su instituto 
sólo era proponer los puntos sobre que 
se debía deliberar, y ser executores des- 
pués de las deliberaciones. En el Concejo 
Ordinario tampoco tenían voto, pero sí 
en los negocios que el Concejo de Ciento 
les cometía a su examen y al del Concejo 
Ordinario ; en las sentencias del sindica- 
to o residencia de los otros Concelleres 
del año anterior; y en la extensión de 
Ordenanzas y Edictos. También daban 
su voto en la Junta de 24 Prohombres 
del Gran Concejo para las causas crimi- 
nales que eran del conocimiento privati 
vo de la Ciudad, cuyo juicio se llamaba 
Juy de Prohoins. 

Queda, pues, sentado que el Gran Con- 
cejo tenía plena potestad legislativa, y 
el Regimiento de los Concelleres la exe- 
cutiva. Para la habilitación a estos em- 
pleos Concejales se requería que los su- 
jetos tubíesen treinta años cumplidos; 
que fuesen naturales de Cataluña o hijos 
dv padres originarios de ella ; que tubíe- 
sen casa propia dentro de Barcelona con 
domicilio fixo; y los que no eran origi- 
narios de dicha Ciudad o de su territo- 
rio debían tener diez años de vecindad 
permanente dentro de ella, y ser actual- 
mente casados. Ninguno de ellos podía 
ser reelegido hasta pasados tres años del 
tiempo de su anterior exercicio. 

Al cargo de los Concelleres incumbían 



muchas cosas. Antiguamente al acabar 
su regimiento daban cuenta al Concejo 
de Ciento, que les tomaba estrecha resi- 
dencia, del desempeño y buen cumpli- 
miento de los tres puntos que estaban 
fiados a su cuidado: que eran el abasto 
de la Ciudad; la defensa de sus fueros 
y privilegios ; y la quietud pública. Pero 
después su inspección se extendió a otros 
ramos, como eran: la custodia y policía 
de la Ciudad, su aseo y fortificación, la 
exacción de las gabelas e impuestos mu- 
nicipales, la administración e inversión 
de sus rentas, y todo lo que conspiraba 
al bien común. Y aunque estos cargos del 
Regimiento fuesen comunes a todos los 
Concelleres; para mayor expedición en 
las negocios, el primero solía cuidar de 
la custodia de las puertas y fuertes y 
de la leva de las gentes de armas ; el se- 
gundo de la provisión de granos ; el ter- 
cero del abasto de carnes ; el quarto de 
los salarios y cuentas de los Oficiales y 
Colectores de gabelas ; el quinto y sexto 
de las causas y debates de los Gremios. 
Estos Magistrados, que tenían reasumida 
toda la autoridad executiva del Gran Con- 
cejo, representaban el cuerpo político de 
la Ciudad en todos los actos públicos y 
funciones en que el Gobierno Municipal 
había de presidir o concurrir. En su 
nombre se despachaban los nombramien- 
tos, las embaxadas, los recursos, las re- 
presalias, las cartas y oficios a los Reyes 
y Repúblicas de Europa, y las represen- 
taciones y consultas a los pies del Trono. 
Así también a ellos se dirigían los res- 
criptos, respuestas, consultas, avisos, com- 
promisos, y otros oficios públicos que 
concernían a la Ciudad. 

En todos estos empleos de la Magistra- 
tura Municipal, así del Gran Concejo de 
los Prohombres, como del Regimiento 
de los Concelleres, entraron siemj)re a 
obtener plazas las clases de Menestrales, 
y de otros oficios de comercio industrial, 
que continuaron en este iionor hasta prin- 
cipios de este siglo. Así pues para poder 
calcular el número de cuerpos gremiales 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



915 



eii que estaban divididos los oficios de 
Barcelona en el siglo XIII, y el de los que 
nuevamente en los siglos posteriores se 
erigieron y se fueron incorporando ; pon- 
dremos aquí varias listas de los nonil)res 
de los oficios, y del número de plazas que 
cada uno obtenía, mediante lo qual se 
])odrá calcular la proporción que guar- 
daban entre sí en el número de maes- 
tros: puesto que sólo los individuos de 
esta orden eran hábiles para ser admiti- 
dos. De todo esto nos subministrarán au- 
ténticos documentos los Libros de Deli- 
beraciones y Ordinaciones del Archivo y 
Secretaría del antiguo Ayuntamiento. 

En el Libro intitulado Ceremonial deis 
Magnifichs Concellers, compilado por Es- 
TEVAN GiLABERTO Bruniquer Syndico de 
la Casa de la Ciudad por los años de 1613, 
se lee el catálogo de los oficios que en- 
traron en la formación del primer Gran 
Concejo, creado por D. Jayme I en 1257: 
y son los siguientes: 4 Prohombres de 
mar, 6 mercaderes de paños y lienzos. 
A cambiadores de moneda, 8 especieros y 
boticarios, 9 pelayres. 9 pellejeros, 11 col- 
choneros, 4 jreneros, 3 latoneros, 6 bol- 
seros, 8 albarderos, 2 corazeros, 5 zapa- 
teros, 4 texedores de lino, 2 tintoreros, 

3 sastres, 2 ballesteros, 4 herreros, -4 car- 
pinteros. 2 alfareros, 4 toneleros, 3 can- 
tareros, 4 algodoneros, 1 zurrador, 2 re- 
vendedores, 2 hortelanos, 2 corredores de 
encante. 

En el Libro intitulado: Bolsa de con- 
cells, ordinacions y letres ah. an. 1301 
usque ad 1303, custodiado en el mismo 
archivo fol. 2, se lee la siguiente lista de 
los oficios y profesiones que en el año 
1301 compusieron el Concejo de Ciento: 
7 Cambiadores, 6 mercaderes de parios, 

4 doctores en derecho, 1 notario, 4 sas- 
tres, 4 pellejeros, 4 curtidores, 1 texedor, 

2 zapateros, 4 cereros, 4 boticarios, 4 si- 
lleros, freneros y pintores, 2 algodoneros, 

3 plateros, 3 carniceros. 1 tonelero. 

En el Libro de Ordinacions e crides 
ab. an. 1310 usque ad 1313 fol. 2, están 
nombrados todos los individuos del refe- 



rido Gran Concejo, y los 40 últimos van 
expresados baxo el título de los Colegios 
y Gremios siguientes: 9 cambiadores, 
5 tenderos de paños, 2 notarios, 2 texe- 
dores, 1 zapatero, 1 platero, 2 sastres, 
2 toneleros, 2 curtidores, 3 especieros, 
2 tintoreros, 4 silleros, freneros y pinto- 
res, 3 guanteros, 2 algodoneros. En el so- 
bredicho Registro, después de la relación 
de la elección de ConceUeres hecha en 
29 de Noviembre de 1312 sigue la lista 
de los individuos del Gran Concejo, en 
la qual se expresan los Colegios y Gre- 
mios siguientes: 4 Cambiadores, 2 doc- 
tores en derecho, 3 tenderos de paños, 

2 texedores, 3 notarios, 2 zapateros, 3 sas- 
ttes, 3 toneleros, 2 curtidores, 1 ropero, 

3 especieros, 2 tintoreros, 3 silleros, fre- 
neros y pintores, 3 guanteros, 3 algodo- 
neros. 

En el Libro de Ordinacions e crides 
ab. an. 1316 usque ad 1317 en el catá- 
logo de los sugetos que componían el 
Concejo de Ciento se especifican los si- 
guientes Colegios y Gremios: 1 doctor 
en derecho, 4 notarios, 3 cambiadores, 
3 tenderos de paños, 4 sastres, 1 texe- 
dor, 2 toneleros y caxeros, 5 zapateros, 

1 candelero de cera, 2 plateros, 4 especie- 
ros, 3 silleros, freneros y pintores, 2 gua- 
damacileros, 2 algodoneros, 1 guantero, 

2 herreros, 1 tintorero de paños, 2 tinto- 
reros de fustanes. En el mismo Registro 
perteneciente al año de 1319 se leen los 
nombres de los siguientes Colegios y Gre- 
mios: 1 doctor en derecho, 4 notarios, 
9 cambiadores, 2 tenderos de paños, 4 
sastres, 2 texedores, 4 toneleros, 4 zapa- 
teros, 1 candelero de cera, 1 platero, 

3 especieros, 3 algodoneros, 2 guanteros, 
5 freneros, silleros y pintores, 3 tintore- 
ros de fustanes, 2 carniceros, 1 herrero, 
2 carpinteros y caxeros. 

En un Libro intitulado: Concells, or- 
dinacions y letres an. 1325 et 1327: pie- 
za primera, armario X de la Secretaría 
de la Casa de la Ciudad, se lee al folio 4 
un catálogo de los miembros del Concejo 
de Ciento, distribuidos en diferentes cía- 



916 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



iCS de cuerpos. Después de 2 doctores en 
derecho, 3 notarios, y 3 cambiadores, si- 
guen 6 tenderos de paños, 1 guantero. 
2 plateros, 4 zapateros. 3 especieros. 2 to- 
neleros, 1 algodonero. 2 sastres, 2 sille- 
ros, ¡reneros y pintores, 2 herreros-cu- 
chilleros, 1 tintorero, 4 texedores de fus- 
tanes, 1 vaynero. 

En otro Libro del mismo título an. 
y39(í e/ i>397, siendo Secretario de la 
Casa de la Ciudad Andrés Figuera, se 
notan en la lista de los individuos que 
componían en 1390 el Concejo de Ciento 
los siguientes cuerpos de oficios: 4 es- 
pecieros. 5 sastres, 2 plateros, 4 freneros, 

2 candeleros de cera, 2 curtidores, 2 tin- 
toreros, 2 zurradores, 2 corredores, 2 bar- 
Leros, 3 panaderos, 2 herreros, 4 texedo- 
res, 3 roperos, 3 carpinteros, 3 espaderos 
y lameros, 2 vayneros. 2 guanteros, 2 za- 
pateros. 2 candeleros de sebo. 2 texedores 
líe fustanes, 2 algodoneros, 2 nianteros, 
4 pelayres. 

En el mismo Libro en los folios 68, 69 
y 70 se comprehende la lista de ios miem- 
bros que formaron el Concejo de Ciento 
en 1391. Los expresados baxo el título de 
Colegios y Gremios son los siguientes: 

3 tenderos de paños, 9 notarios, 4 espe- 
cieros, 13 sastres, 4 freneros, 4 herreros, 
8 zapateros. 4 texedores de lana, 4 curti- 
dores, 2 zurradores, 2 manteros, 2 rope- 
ros, 2 texedores de fustanes, 2 barberos, 
2 maestros de tapices, 4 plateros, 2 can- 
deleros de cera, 1 tintorero, 3 toneleros, 

4 corredores, 4 carpinteros. 2 espaderos y 
lanzeros, 2 vayneros, 3 pellejeros, 2 can- 
deleros de sebo, 2 algodoneros. 4 pelay- 
res, 2 alfareros, 3 texedores de lino, 2 ba- 
llesteros, 1 panadero. 

En el mismo Lif)ro al fol. 43 están 
anotados los sugetos que en 18 de se- 
tiembre de 1391 fueron elegidos para to- 
mar las cuentas de los impuestos muni- 
cipales: a cuyo fin se nombraron dos in- 
dividuos de cada uno de los Gremios que 
tenía en el Gran Concejo. Los expresados 
en la lista son: notarios, especieros, te- 
nedores de paños, candeleros de cera, 



plateros, freneros, marineros, barqueros, 
carpinteros de ribera, calafates, carpin- 
teros del borne, sogueros, toneleros, sas- 
tres, texedores de lana, zapateros, man- 
teros, espaderos, panaderos, curtidores, 
carpinteros, zurradores, texedores de fus- 
tanes, vayneros, pelayres, corredores, he- 
rreros, maestros de tapices, texedores de 
lino, canteros. 

En el Registro 1." de Deliberaciones 
del Concejo de Ciento del año 1433 al 
íol. 38 se hallan nombrados entre los in- 
dividuos que lo componían los oficios si- 
guientes: tenderos de paños, barberos, 
candeleros de cera, sastres, freneros, pla- 
teros, zapateros, herreros, carpinteros, 
pelayres, texedores de lana, texedores de 
lino, curtidores, zurradores, algodoneros, 
roperos, espaderos, lanzeros, ballesteros, 
saeteros, tintoreros de lana, texedores de 
justanes, manteras, vayneros, toneleros, 
colclioneros, guanteros, candeleros de se- 
bo, alfareros, maestros de tapices, corre- 
dores de encante. 

En el Registro séptimo de Deliberacio- 
nes del Concejo de Ciento al fol. 21 se 
leen expresados los diversos miembros 
que en el año de 1455 fueron admitidos 
en dicho Gran Concejo según el número 
V forma en que lo arregló el Rey D. Alon- 
so V, y son los siguientes: 32 Ciudada- 
nos Honrados, incluso doctores en dere- 
cho, y en medicina; 32 Comerciantes; 
32 Artistas entre quienes se contaban 
11 notarios, 10 entre tenderos de paños, 
drogueros y boticarios, 2 candeleros de 
cera, y 6 cirujanos; y 32 Menestrales, en 
esta forma: 2 plateros, 2 sastres, 2 fre- 
neros, 2 zapateros, 2 herreros, 1 carpin- 
tero, 2 pelayres, 1 texedor de lana, 1 te- 
xedor de lino, 1 curtidor, 1 algodonero, 
1 zurrador, 1 espadero, 1 tonelero, 1 ba- 
llestero, 1 guantero. 2 roperos, 1 corredor 
de encante, 1 hortelano, 1 carnicero, 1 
barquero, 1 colchonero, 1 fabricante de 
fustanes, 1 alfarero, 1 cantero. 

En el Libro intitulado Ceremonial deis 
Magníjichs Concellers ya citado se lee el 
orden en que fueron arregladas las Bol- 



MEMORIAS }1IST0RK:AS DK BARCELONA 



917 



sas de insaculaciones para la extracción 
de los oficios de Concelleres en el año 
1510 por Real Cédula de D. Fernando el 
Católico dada en Monzón el mismo año 
en que fue establecido perpetuamente el 
sorteo para todos los oficios municipales 
En la Bolsa destinada para el empleo de 
Conceller primero se insacularon 14 Ca- 
valleros, y 20 Ciudadanos Honrados: en 
la de Conceller segundo 1 1 Cavalleros y 
13 Ciudadanos; en la de Conceller ter- 
cero 12 Cavalleros y 13 Ciudadanos; en 
la de Conceller quarto, 25 comerciantes ; 
y en la de Conceller quinto se insacula- 
ban 46 artistas de esta forma: 18 nota- 
rios públicos, 4 notarios Reales, 13 boti- 
carios, 2 candeleros de cera y 9 ciruja- 
nos; y 94 menestrales, cuyos nombres de 
oficios y distribuciones de plazas son los 
siguientes: 7 plateros, 2 ¡reneros. 3 505- 
tres, 4 herreros, 2 esparteros, 1 vidriero. 



3 algodoneros, 2 tintoreros, 6 curtidores, 
12 pelayres, 2 texedores de lino, 1 texe- 
dor de lana, 3 guanteros, 3 sastres ropa- 
vejeros, 9 zapateros, 3 marineros, 1 texe- 
ro, 1 alfarero, 1 candelero de sebo, 5 car- 
pinteros de obra prima. 3 carpinteros 
bosqueros, 2 manteros. 9 zurradores, 1 
calsatero, 2 albañiles, 2 boneteros, 1 mer- 
cero, 3 pellejeros, 3 manguiteros, 4 pes- 
cadores. 

A todos los oficios hasta aquí referi- 
dos se agregaron otros nuevos para la 
incorporación de las plazas del Concejo 
de Ciento en el discurso de los siglos XVI 
y xvii, según consta de los catálogos ex- 
tendidos en los Registros de deliberacio- 
nes municipales de los años 1558, 1584, 
1606, 1630, 1652, y 1681, fueron los si- 
guientes: los clavateros, dagueros, cerra- 
jeros, batihojas, sombrereros, bordado- 
res, cordoneros, terciopeleros, veleros. 



Véase Ap. n." 29 y 48 y bibliografía citada en Ap. n.° 21-. 



32 (ll. XXXl) 



SOBRE EL ORIGEN, NATURALEZA Y DIVERSIDAD DE LA MONEDA EN 

Barcelona así efectiva como imaginaria, y el valor comparado comercio de la estran- 

gera que era más corriente en el giro del de Europa en los siglos XI 11 y XIV . 



CON motivo de haber tratado en la se- 
gunda parte de estas Memorias His- 
tóricas de las tarifas de los corredores, 
y del giro de los banqueros que en los 
siglos pasados exercían sus oficios en 
Barcelona ; ha parecido conveniente dar 
aquí una idea del origen de la moneda 
propia de dicha ciudad, igualmente que 
de su diversidad, y valores en el discur- 
so de diferentes siglos y épocas. Con es- 
tos datos, aunque diminutos, se podrá 
formar un cálculo prudencial y compa- 
rativo de la masa de riqueza de aquellos 
tiempos cotexados con los modernos ; de 
las ganancias del comercio antiguo; y 



del jjrecio de las cesas pertenecientes al 
uso de la vida humana. 

Cataluña fue sin duda una de las pri- 
meras provincias de Europa, cuyas ciu- 
dades gozaron del derecho de acuñar mo- 
neda. Barcelona desde el siglo IX batía 
moneda de oro y de plata ; pues que en 
el año 878 Luis el Balbo Rey de Francia 
concedió a Frondoyno su Obispo la dé- 
cima del derecho del cuño. Esta misma 
concesión la confirmó después el Conde 
Ramón Berenguer en 1130 a favor de la 
Sede Episcopal. Gerona también gozaba 
de igual privilegio en tiempos antiguos; 



918 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



pues leemos que el Conde Senioíredo con- 
cedió a la iglesia de aquella ciudad en 
934 el tercio del premio de toda la que 
se acuñaba en su recinto y en todo el 
Condado. Vique era otra ciudad igual- 
mente condecorada con casa de moneda 
territorial, como aparece del testamento 
de dicho Senioíredo en 966, quien se in- 
titulaba Conde de Osona y Gerona. (So- 
bre la antigüedad de estas tres casas de 
moneda, véanse en la Marca Hispánica 
los títulos LXXI y CIV.) Posteriormente 
se introduxeron en Cataluña como mone- 
da corriente los sueldos de Magalona (so- 
lidi Melgorienses), cuya comunicación fue 
tanto más fácil, quanto aquella ciudad y 
su contorno era un feudo de la Provenza, 
dependiente entonces de los Condes de 
Barcelona. En el Apéndice a la Marca 
Hispánica, tit. CII se lee un reconoci- 
miento del referido feudo al Rey Don 
Alonso II de Aragón en 1172 como a 
Conde de Barcelona. 

Desde aquellos tiempos el marco fue 
la medida legal y la regla común del 
peso de los metales para fixar sus diver- 
sas subdivisiones en moneda real o ima- 
ginaria. El valor del marco de plata pura 
antes de la unión de Aragón y Cataluña 
en 1137 era de 41 sueldos barceloneses. 
El de los mancusos era en aquel mismo 
tiempo de 50 sueldos. En 1185 corría 
otra moneda llamada biissanaya. cuyo 
marco valía 51 sueldos; otra llamada 
bruna, conocida en el año 1200, valía 63 
sueldos; otra llamada de quaterno, que 
se introduxo en 1212, valía 44 sueldos; 
y la denominada moneda de cort, que 
continuó después por espacio de tres años 
se regulaba a 91 sueldos. Por último la 
moneda de duplo o doblet que se empezó 
a batir en 1221 valía 88 sueldos; y la úl- 
tima llamada de temo acuñada y perpe- 
tuada desde 1259 jiasta 159o tenía el va- 
lor de 60 sueldos. 

En el año 1258 el Rey Don Jaynie I 
había concedido a la ciudad de Barcelo- 
na, el privilegio perpetuo de batir mo- 
neda de terno: el qual fue confirmado 



por Jayme II en las Cortes celebradas en 
aquella ciudad en 1291 (capítulo VIII): 
y en las que tubo en Tortosa Don Pe- 
dro IV en 1365 (capítulo VI), fue igual- 
mente confirmada por inalterable dicha 
moneda así en los menudos o dineros 
como en la moneda de plata ; a instancia 
del Ayuntamiento de Barcelona, que se 
opuso a la baxa de la ley que se había 
intentado con motivo de la guerra. En 
conseqüencia de esto conviene saber que 
el dinero de terno valía tres mallas u 
óbolos, 12 de dichos dineros componían 
un croat o dinero de plata ; y 72 de éstos 
hacían un marco. Es de advertir que los 
dineros menudos tenían una parte de 
plata y dos de cobre. 

La Ciudad de Barcelona tenía su Zeca 
o casa de moneda, con la facultad de im- 
primir el escudo de sus armas en el ve- 
llón y en la plata. El Rey D. Pedro III 
por su pragmática dada en Barcelona a 
.5 de Julio de 1282 {Constilucions de Ca- 
talunya, Libro X, de las Pragmáticas) di- 
ce lo siguiente: La moneda de argent se 
ha de fer en Barcelona é no en altre 
part: é de quisciin marc d^argent bó é 
fi no^s poden fer sino 72 croats ab lo 
senyal de la moneda de Barcelona de 
tern, é ley de once diners é malla de la 
dita moneda: é la ciutat de Barcelona 
elegeix dos prohoms, ais quals lo Senyor 
Rey comana la guarda de dita moneda é 
que aquella jasen fer leyalment. Estos 
croats o cruzados eran los que después 
fueron conocidos con el nombre de xam- 
bergos o reales de plata, que han corrido 
hasta este siglo con el valor de tres suel- 
dos de ardites o menudos. Y como hoy el 
marco de plata se compone de 320 suel- 
dos de la moneda corriente de ardites: 
sigúese de esta diferencia que el sueldo 
barcelonés, antes del año 1200, esto es, 
quando valía el marco de plata pura 44 
sueldos, equivalía a siete de ellos y un 
quarto de la moneda corriente hoy en el 
Principado de Cataluña. Pero desde 1259 
en que se batió y fixó la moneda de terno 
a 60 sueldos el marco, cada uno de di- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



919 



chos sueldos contenía el valor de cinco y 
un tercio de los actuales. 

Si cotejamos ahora el precio de los 
granos y comestibles de aquellos tiempos 
con el que tienen actualmente ; veremos 
quánto influía la rareza de los signos en 
el valor convencional de las cosas. En las 
Constituciones de paz y tregua de Don 
Jayme I del año 1234 (véase en la Marca 
Hispánica el título 513) se hecha de ver 
el precio más alto de los granos en las 
tasas que allí se especifican. Se establece 
por punto general que donde corra la 
moneda barcelonesa, la quartera de trigo, 
que es una fanega y quartilla, no pase de 
10 sueldos ; la de cevada de 7, y la de 
centeno de 8. Según refiere el Doctor 
Campillo en su Disquisitio meth. com- 
piit. an. /Erce clirisí. etc., en un instru- 
mento de compra de granos, que está en 
el registro común de la Curia Episcopal 
de Barcelona, de 6 de Abril de 1364 se 
lee: que el precio de la quartera de trigo 
era de 10 sueldos; de la de centeno 8; de 
cevada 6 y medio ; de mijo y panizo lo 
mismo; y de hahena 4 sueldos. Pero en 
otro instrumento del año 1365 se encuen- 
tra el precio de la quartera de cevada a 
7 sueldos y tres dineros. 

Por lo que respecta a los precios de 
las carnes en diferentes épocas, cita el 
referido Doctor Campillo, en el apéndice 
de su obra unas ordenanzas en que están 
tasados los valores de las carnes, volate- 
ría, y caza a los precios siguientes: el 
quarto del mejor carnero debía venderse 
en Barcelona a un sueldo y seis dineros ; 
un cabrito sin menudos a lo mismo; el 
par de capones a un sueldo y ocho dine- 
ros; el par de perdices ocho dineros; el 
par de palomas torcazas lo mismo ; una 
liebre nueve dineros ; un conejo lo mismo. 

En un libro intitulado Bolsa de Con- 
sells, Ordinacions y Letres del Archivo 
municipal de Barcelona están insertas 
unas ordenanzas del Ayuntamiento del 
año 1301, y en el folio 4 establecen las 
siguientes tasas: el quarto de cabrito cin- 
co dineros; un cabrito entero dos suel- 



dos : la libra de carnero ocho dineros ; 
la de macho cinco dineros y malla ; la 
de cabra y oveja quatro dineros; la de 
vaca y ternera cinco dineros; la de tocino 
añejo once dineros; un par de capones 
dos sueldos y diez dineros; un par de 
gallinas dos sueldos y dos dineros; un 
par de perdices un sueldo ; un conejo cin- 
co dineros; un par de palomas ocho d¡- 
i<eros. En otro libro del mismo título y 
archivo, que compreiiende desde 1325 
hasta 1326, está inserta la tasa de carnes 
y caza para aquel año, y es la siguiente: 
libra de carnero ocho dineros; de tocino 
fresco siete ; de vaca cinco ; de ternera 
seis ; de macho lo mismo ; de cabra qua- 
tio; de oveja cinco; de tocino añejo do- 
ce ; una perdiz siete ; un conejo seis ; una 
¡'aloma tres. 

El citado Doctor Campillo en otro lu- 
gar del apéndice de su obra observa que 
en algunas fundaciones de capellanías del 
siglo XIV se señalaron nueve sueldos anua- 
les para el azeyte de una lámpara conti- 
nua ; y que en algunos tributos de azeyte 
del mismo siglo halla el valor de una 
quartilla regulado a un sueldo. También 
ob.serva que en el testamento que el Rec- 
tor de la Parroquia de San Jayme dis- 
puso en 1307, señala tres dineros a cada 
presbítero por la celebración de la misa 
en el aniversario que acababa de fundar: 
cuyo estipendio es regular que bastase 
para el sustento de un sacerdote. 

Pero por los años 1329 encuentra que 
va eran necesarios cinco dineros diarios 
para la manutención de un clérigo, se- 
gún varios derechos de las visitas episco- 
pales de aquel tiemj)o; mas en la que se 
hizo en 1341 se señalaron seis dineros 
j)or día al servidor de un Beneficio: y 
así en 1353 la limosna de la misa fue 
tasada a esta cantidad. En fin observa 
que en la dotación del Beneficio de San- 
to Thomás fundado en los claustros de 
la Cathedral de Barcelona en dicho año 
1353 señalan quince libras o 300 sueldos 
de moneda de terno para la congrua de 
un sacerdote. Así mismo en varios re- 



920 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



gistros de la Curia Episcopal halló aquel 
diligentísimo Autor que en 1389 no bas- 
taban ya las quince libras para el susten- 
to anual: y que por una sentencia, dada 
por el Administrador de la Cathedral de 
Barcelona en 1413, consta que los Hebdo- 
madarios de Santa María del Mar debían 
gozar de un sueldo diario para sufragar 
a su manutención. 

Después de haber presentado a la cu- 
rioridad de los lectores un cálculo com- 
parativo del valor de las monedas anti- 
guas de Cataluila con el de varias espe- 
cies de comestibles, según las tasas de 
diferentes épocas: ofrecemos al gusto de 
los antiquarios un estado del valor y 
nombre de varias monedas conocidas en 
los siglos XIII y Xiv^ 

El P. M. Ribera en su Milicia Merce- 
naria (Reflex. XIV, pág. 629) según los 
materiales y luces que le subministraron 
los innumerables instrumentos que regis- 
tró para justificación de sus obras en el 
Archivo Real y general de la Corona de 
Aragón que estuvo muchos años a su 
cuidado, especifica el valor de las si- 
guientes monedas, reducidas a sueldos 
barceloneses: 

Bezante de plata valía en el año 1276 
3 sueldos y 6 dineros; y en 1313 3 suel- 
dos. 

Marco de plata en 1222 valía 88 suel- 
dos: y en 1288 valía 60 sueldos. 

Áureo en 1256 valía 7 sueldos. 

Onza de oro en 1294 valía 60 sueldos; 
y en 1312 tenía el mismo valor. 

Florín en 1285 valía 10 sueldos y 6 
dineros; en 1309 valía 15 sueldos y 4 di- 
neros; en 1378 veinte florines hacían 220 
.sueldos barceloneses ; y en 1460 un flo- 
rín de oro valía 11 sueldos. 

Morabatín en 1275 valía 10 sueldos y 
seis dineros; y en 1285 valía aún lo 
mismo. 

Por otra ¡larte consta que en 1492 el 
Ayuntamiento de Barcelona reguló el du- 
cado de oro veneciano a 15 sueldos ca- 
talanes o a 20 quilates, que eran lo mis- 
mo, según el cálculo que expresa el nom- 



bramiento de Cónsul para Egyto que ex- 
pidió en el sobredicho año aquel Magis- 
trado. 

Según la tarifa confirmada por la Di- 
putación en las Cortes de Barcelona de 
1481, y está en el folio 31 de los Capítols 
deis Drets del General, etc., el ducado 
valía en Barcelona 24 sueldos ; en Fran- 
cia 48; en Valencia 21; en Flandes 6; 
en Genova 62 ; en Cerdeña 56 ; en Ma- 
llorca 32; en Sicilia 13 tarines: en Ber- 
bería 60 ¡eduques. 



Valor comparado de algunas mone- 
das eslrangeras según el testimonio de 
Muratori en sus ANTIQUIT. ITAL. ME- 
DII ^VI, Dissertatio XXVIII. 



EN EL SIGLO XIII 

El ducado veneciano, conocido hoy por 
zequino, fue una moneda acuñada pri- 
meramente en Venecia por los años 1285. 
Era de la misma forma y peso que los 
ducados de oro de Alemania y de Un- 
gría, y valía unos 15 julios. 

La moneda denominada Florín se em- 
pezó a batir en 1252 en la ciudad de 
Florencia, de donde tomó el nombre. 

El Florín de oro valía 15 julios: y 10 
de éstos componían el escudo romano. 

El bezante de oro casi era lo mismo 
que el ducado de oro veneciano o que el 
florín de oro de Florencia. 

El bezante de plata valía dos tercios 
del florín de oro, o escudo romano. 

Ocho florines de oro de Florencia igua- 
laban al peso de una onza de oro; y cada 
uno de ellos se contaba por 20 sueldos. 

Una libra genovesa equivalía a tres 
(juartos de florín: así 100 florines hacían 
125 libras genovesas. 



EN EL SIGLO XIV 

El florín de censo valía a mediados de 
aquel siglo 10 sueldos y 1 dinero llamado 



MKMOKIAS IlIÍ^TOUICAs DE liAKCKLONA 



921 



turpicio: y 12 de éstos li;KÍaii un grosu. 

La libra de oro valía 96 tloiitics; y el 
marco que era media libra valía 59. 

Onza de oro en oro, valía 8 florines: 
y onza de plata 5 florines. 



La libra de plata valía 75 grosos, y la 
unza 7 grosos y medio ; y el marco de 
ella valía 4 florines. 

La libra de plata de .A.ragón, Toscana 
V Cerdeña valía 7 florines v medio. 



BoTET I Sisó, Les monedes catalanes; Maikii y Li.opis, Bibliograjía de la historia monetaria; 
Salat, Tratado de las monedas. Bibliografía sobre numismática europea: Gkiekson, Coins and 
medals. 



33 (IV, i) 

VARIAS NOTICIAS DE EMBARCOS Y DESEMBARCOS, VIAGES, APRESTOS 
y expediciones, pertenecientes todas a la historia del mar y puerto de la ciudad 

de Barcelona. 



EST.\s noticias, que llevan un orden 
cronológico con la puntualidad del 
día, mes y año. se copiaron de los dia- 
rios originales que existen en los archi- 
vos de la antigua Diputación de Cataluña, 
y del Consistorio municipal de aquella 
Ciudad: y en la traducción del catalán 
al castellano se ha guardado el mismo 
orden y estilo literal. 

Los Diarios de la Diputación que asen- 
taba Jayme Zafont, como Diarista comi- 
sionado y asalariado por aquel Supremo 
Tribunal comprehenden desde 1415 has- 
ta 11.89: y los de la casa de la Ciudad 
desde 1422 hasta 1599, el uno llamado 
Dietari de Ramón Vila, y el otro Dietari 
de Gabriel Cañelles, ambos Notarios del 
Oficio del Racional del Ayuntamiento en 
el siglo XVI. 

Las demás noticias pertenecientes al si- 
glo XVII, se han sacado de varias relacio- 
nes, historias y viages impresos, en que 
se hace mención del puerto de Barcelona, 
con motivo de alguna expedición de las 
armas Españolas, o de algún tránsito o 
embarco de Príncipe o Persona Real. 

A 14 de Mayo de 1415 se tremoló el 
estandarte en las galeras para el Papa Be- 
nedicto XIII, que debía pasar a Perpi- 
ñán, donde estaba el Emperador: y lo 



llevaron en procesión el Abad de Monse- 
rrate y Pedro de San Climent. 

A 26 de Agosto del sobredicho año 
llegó a Barcelona el Rey Fernando con 
ocho galeras ; y a la noche partió para ir 
a Perpiñán a verse con el Emperador so- 
bre la unión de la Iglesia. 

A 3 de Noviembre del mismo año pasó 
e] Papa Benedicto por delante de Barce- 
lona con tres galeras, el qual iba a re- 
traerse a Peñíscola. 

A 17 de Agosto de 1419, se embarcó 
el Señor Rey Alfonso en Barcelona en 
una csquadra de diez galeras y un bala- 
nero, para pasar a Valencia. 

A 24 de Setiembre de 1419 volvió el 
Señor Rey de Valencia con 18 galeras; 
y le fue fabricado puente de desembarco 
en frente de la Lonja. 

A 13 de Mayo de 1420 el Señor Rey 
se embarcó en los Alfaques, y se hizo a 
la vela con 25 galeras: y después de al- 
gunos días se supo cómo había llegado a 
Córcega, y puesto sitio al Castillo de Bo- 
nifacio. 

Sábado 4 de Octubre de 1 1-22 i)art¡e- 
ron de Barcelona las galeras ])ara Ñapó- 
les con el Infante Don Pedro. 

Jueves a 22 del mismo mes se embar- 
caron los nueve embaxadores que las Cor- 



922 



ANTONIO DE CAPiMANY Y DE MOiS'PALAU 



tes Generales de Cataluña enviaban a 
Ñapóles, que son: Dalmau de Mur Obis- 
po de Barcelona, Marcos de Vilalha Abad 
de Monserrat, Mossén Felipe Malla, el 
Conde de Pallas, Mossén Gregori Bur- 
gués, N. Camps Doncel, Pedro de S. CU- 
ment Ciudadano de Barcelona, ]a\me 
Navarro Ciudadano de Lérida, Pedro 
Blandí Burgués de Perpiñán: y viernes 
a 12 de Febrero de 1423 regresaron de 
Ñapóles de visitar al Señor Rey. 

Lunes 10 de Mayo de 1423 partieron 
las 10 galeras, y 8 más del socorro que 
la Diputación ba dado al Señor Rey, de 
las quales fue Capitán General Don Ra- 
món Folch Conde de Cardona. 

Martes a 11 de Junio de 1423 llegó a 
Ñapóles la Armada de la Diputación de 
Cataluña, y aquel mismo día fue tomada 
la Ciudad de Ñapóles. Y con la misma 
Armada tomó el Señor Rey a Iscbia, do- 
mingo 21 de Agosto. 

Jueves a 20 de Diciembre de 1423 lle- 
gó de Ñapóles el Señor Rey Don Alfonso 
a Barcelona con 17 galeras, y se le bizo 
puente de madera en el cerro de las fal- 
sías. Vistiéronse de brocado de oro los 
Concelleres de la Ciudad, y los Cónsules 
de la Lonja, y veinte y dos Prohombres. 
Representáronle delante del puente mu- 
chas mogigangas y entremeses, a saber, 
parayso, e infierno, el fénix, el águila, y 
la procesión de la Cathedral. que le acom- 
pañaron por los Cambios, Santa María, 
calle de Moneada, la Boria, calle de Es- 
pecieros, Plaza de San Jayme, calle del 
Obispo, y después de haber entrado a 
hacer oración en la Iglesia Mayor, desde 
allí se subió a Palacio. 

Al Viernes 21 del mismo, dicho Señor 
Rey, y los Honorables Concelleres de 
Barcelona pusieron y fixaron en las Ata- 
razanas de la mar quillas para doce ga- 
leras, esto es, el Señor Rey para seis, y 
los dichos Concelleres para otras seis. 

Sábado 17 de Junio de 1424 se pasó 
revista a las 24 galeras de la armada con 
que el Rey Don Alfonso debía volver a 
la empresa de Ñapóles, las quales el 21 



del mismo partieron de la playa de Bar- 
celona con rumbo a Berbería, siendo su 
Capitán Don Fadrique Conde de Luna. 

Miércoles 22 de Setiembre de 1424 los 
Concelleres de Barcelona recibieron una 
carta de los Jurados de Gerona, en la 
qual les avisaban cómo en el mar de las 
Medas se habían avistado de 23 a 24 ga- 
leras, que se presumían fuese la esqua- 
dra de los Genoveses. 

Esta carta la manifestaron al Señor 
Rey que estaba en Barcelona, quien jun- 
to con los Concelleres pasó a la Lonja, 
donde tomaron éstos las providencias si- 
guientes: despacharon por la costa de le- 
vante y de poniente dos correos avisando 
a todos los pueblos marítimos dicha no- 
vedad, y además un falucho a Mallorca 
llevando la misma noticia a los Jura- 
dos, y exhortándoles que se sirviesen avi- 
sar a las Islas adyacentes. 

Además mandaron desparramar varios 
faluchos de noche por la mar para ace- 
char y espiar si podían haber alguna no- 
ticia de dicha esquadra. 

Además hicieron presentarse todos los 
Gremios de la Ciudad con sus armas, y 
los repartieron aquella noche por toda la 
ribera del mar, y por todas sus plazas 
desde el espolón de San Daniel hasta el 
de Atarazana, donde velaron toda aque- 
lla noche y la siguiente con grandes fue- 
gos: bien que después se supo que la 
noticia no había sido verdadera. 

A 30 de Julio de 1425 dieron la vela 
las cinco naos, de las quales era Capitán 
Juan Llobet, velero de Barcelona. 

A 4 de Mayo de 1426 partieron de 
Barcelona las dos naos, de que fue Ca- 
pitán Fray Juan Descarrigues, Comenda- 
dor del Mas-Deu, y fueron a Rhodas don- 
de hicieron poco bien. 

A 5 de Julio de 1426, las galeras de 
Mossén Luis de Abellá y de Pedro Roca 
ti axeron los mensageros del Duque de 
Milán, a Mossén Benito de Corbera, y a 
Mossén Andrés de ... Caballeros cata- 
lanes. 

A 5 de Junio de 1427 vino una gáleo- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK BARCliLONA 



923 



t?. de Rhodas, que traía ciertos Emhaxa- 
dores enviados al Rey por parte del Gran 
Maestre. 

A 28 de Noviembre de 1427 entraron 
en Barcelona dos galeras que traían al 
Cardenal de Fox Legado del Papa. 

Viernes 23 de Setiembre de 1429 en 
e' Concejo de Ciento fue deliberado: que 
se hiciese una esquadra de tres naos con- 
tra corsarios, por quanto habían recien- 
temente apresado la nao de A'. Cantó, y 
los preparativos de dicha esquadra se en- 
cargaron a los prohombres de cada gre- 
mio: los quales lunes día 26 eligieron 
por Capitán de dichas tres naos a Juan 
de Marimón Conceller actual ; y después 
se nombraron otros dos Capitanes, Gui- 
llen Destorrent y Juan de Gualhes. 

A 31 de Agosto de 1430 en el Conce- 
jo de Ciento de Barcelona se propusie- 
ron dos cosas: la una que por haber sido 
apresada la nao de A'. Vives por otra de 
Gaetanos con muchas personas y merca- 
derías, y por presumirse que los Gaeta- 
nos armasen dichos dos buques, y que así 
correrían peligro las naves catalanas que 
con mucha gente y mercaderías venían 
de Rhodas, y otras que estaban en Sici- 
lia ; se trató entre los Concelleres, los 
Cónsules del mar, y otros mercaderes, 
que se armase la nao de Pablo Julia con 
300 hombres, para ir a avisar las dos 
naos que se hallaban en Sicilia y en Rho- 
das y comboyarlas. Para los gastos se 
ajirontaron 8000 florines, de los quales 
la Ciudad pagase 4000, y el Comercio los 
otros 4000; cuya cantidad debía prestar 
y asegurar el Ayuntamiento. 

Domingo 1 de Julio de 1431 llegó a 
Barcelona en la nao de Marcos Figaret 
Francisco Desplá, Capitán de la esqua- 
dra que se despachó contra Marsella por 
razón de las embarcaciones de corsarios 
que había allí. 

Lunes 26 de Mayo de 1432 partió el 
Señor Rey de la playa de Barcelona con 
tres galeras, tomando la vía de los Alfa- 
ques: y al 28 partieron las nueve gale- 
ras que habían quedado. En el mismo día 



dieron la vela siete naos, y el balanero de 
A'. Janer, que había llevado caballos: y 
a 2 de Junio partió la nao de Pedro Za- 
rafioza. siendo con ésta ocho naos: las 
quales tomaron la derrota para la Isla de 
San Pedro en Cerdeña. donde debía jun- 
tarse el coniboy con el Señor Rey. 

Jueves 23 de Mayo del sobredicho año 
partió dicho Señor Rey de los Alfaques 
con diez galeras, y llegaron a Mallorca el 
día 31. El día antes habían llegado a Va- 
lencia cinco galeras que habían ido a 
Portugal a conducir la Infanta muger de 
Don Enrique. 

A 25 de Abril de 1432 partieron de la 
playa de Barcelona las naos armadas de 
A'. Figaret, y de A^. Doy con una galera 
armada, de la qual era Capitán Pedro de 
Monroy, para ir a dar caza a la nao 
Cigüeña y otras de corsarios de Pro- 
venza ; y a 29 del mismo partieron otras 
quatro naos y tres galeras para ir contra 
dichos corsarios Provenzales. 

A 18 de Mayo de 1432 partió la ga- 
lera de Francisco Desplá y se llevó la 
bombarda gruesa de la Diputación que 
disparaba piedras de 40 quintales de pe- 
so, para combatir la nao Cigüeña y otros 
buques que estaban bloqueados en el 
puerto de Marsella. 

A 12 de Junio de dicho año llegaron a 
Barcelona una galera y una galeota de 
dicha armada, con la noticia de haber 
apresado a la nao Cigüeña, y recobrado 
las tres naos catalanas que los Proven- 
zales habían cogido; y que se había ajus- 
tado tregua por quatro años. 

Lunes 23 de Abril de 1436, por haber 
las Cortes, celebradas por la Reyna Doña 
María en Monzón poco antes, elegido 
nueve personas que aprestasen una es- 
quadra de diez galeras, y seis naves con- 
tra Genoveses ; se bendixeron los estan- 
dartes de dicha esquadra por el Obispo 
dt Barcelona en la capilla de Santa Eu- 
lalia. Y porque el General de la esquadra 
que era Don Bernardo Juan de Cabrera, 
supo que las dichas nueve personas que- 
rían que precediese al suyo el estandarte 



924 



ANTONIO DE CAl'MANy V DE MÜKl'ALAU 



del Conde de Cardona Almirante; se sa- 
lió de la Catedral llevándose su estandar- 
te: y así se bendixeron el de San Jorge, 
el Real, el del Almirante, y Vice-Almiran- 
te, y de allí se conduxeron procesional- 
mente a la Plaza de la mar, conforme al 
estilo de las antecedentes bendiciones. 

Jueves a 22 de Agosto de 1436 se em- 
barcó en la galera grande de Juan de 
Junyet el Conde de Módica, Comandante 
de las 11 galeras de los Catalanes que 
iban contra los Genoveses. Y el domingo 
26 a la noche toda la esquadra se hizo 
a la vela, y se engolfó. 

Miércoles 4 de Setiembre de 1436 en- 
tró en Barcelona el Ilustre Infante Don 
Enrique, Maestre de Santiago, hermano 
del Señor Rey, el qual salía de la pri- 
sión del Duque de Milán. 

A 29 de Diciembre de 1436 Uegó a 
Barcelona el Rey Don Juan de Navarra 
con tres galeras, el qual salía de la pri- 
sión del Duque de Milán, como Señor de 
Genova. Una de las galeras era de Geno- 
veses, y las otras dos de Catalanes. De- 
sembarcó al ponerse el sol sobre puente 
de madera en el cerro de las jaldas. 

Jueves a 4 de Junio de 1437 se reci- 
bió noticia de Palamós de haberse aquel 
día avistado en aquellas aguas quatro 
naos grandes de Genoveses ; y los Conce- 
lleres de Barcelona despacharon avisos 
])or la costa. Al día siguiente juntaron el 
Concejo de los XXX, y allí se deliberó 
juntar aquel mismo día después de co- 
mer Concejo de Ciento, al qual la Señora 
Reyna envió a decir que quería concu- 
rrir. 

La Señora Reyna vino a caballo en 
medio del Arzobispo de Zaragoza, y del 
Obispo de Lérida, que la acompañaban 
con muchas otras personas nobles. Sen- 
tada la Reyna en el Salón, a su derecha 
diclios Arzobispo y Obispo, y des])ués el 
Conde de Prades, y en el suelo Mossén 
Juan de Vich y otros muchos palaciegos, 
y a su izquierda también en el suelo las 
Camareras ; dicha Señora Reyna propu- 
so el hecho de dichas quatro naos, per- 



suadiendo al Concejo que, atendiendo a 
que los Genoveses eran enemigos del Se- 
ñor Rey y de todos sus vasallos por mu- 
chos motivos que serian largos de contar 
y tan atrevidos que habían venido muy 
cerca de la Ciudad, y que respecto que 
aquí había tres naos casi armadas y dos 
galeras gruesas; por la lealtad que la 
Ciudad profesaba al Señor Rey comp en 
semejantes y mayores casos lo había 
mostrado, rogaba y exhortaba al dicho 
Concejo que providenciase lo que el asun- 
to mereciese. Después el Arzobispo, en 
nombre de la Reyna, pidió lo mismo, ex- 
tendiéndose a más largas expresiones. 

Luego después puso una rodilla en tie- 
rra Mossén Hugo Fivaller ; y levantán- 
dose en pie. con palabras atentas dixo: 
que sobre la proposición hecha por su 
Señoría, el Concejo deliberaría tal pro- 
videncia que fuese en servicio de Dios, 
honor del Rey, y provecho de la causa 
j)ública. 

A 28 de Mayo de 1438 se embarcó en 
la playa de Barcelona en dos galeras, la 
una de Mossén Requesens, y la otra del 
Procurador General de Mallorca, la In- 
fanta Doña Eleonor, hija del Conde de 
Urgel, la qual pasaba a Ñapóles a casarse 
con el Conde de Ñola. 

Sábado 26 de Julio de 1438 a la ma- 
drugada se largaron de la playa de Bar- 
celona aquellas tres naos armadas, sien- 
do Capitán de la una Mossén Riambao de 
Cortera, de la otra Mossén Juan Zabas- 
tida, y de la otra Mossén Francisco To- 
rrent. En esta esquadra va el Príncipe 
Don Fernando, que, según dicen, es hijo 
liastardo del Señor Rey, el qual después 
ha sido Rey de Ñapóles. Acompañáronle 
Mossén Corella, y el Reverendo Obispo 
de Valencia, y los mensageros que la Ciu- 
dad de Barcelona enviaba al Señor Rey 
a Ná|)olcs, y el Gobernador de Aragón 
Don Juan de Moncayo. 

A 25 de Noviembre de 1438, a la caí- 
da de la tarde, llegaron dos galeras de 
levante con mercaderías, siendo patrones 
Nicolao Cantó y Ramón Amat mcrcade- 



MEMORIAS IHSTüKICAS DE BARCELONA 



925 



res, los quales pasaron por Cáller, toma- 
ron unas cartas que había llevado allí un 
Rampin procedente de Ñapóles donde es- 
taba el Señor Rey, y con eUas traxeron 
una carta de Mossén Juan Lull y de Mos- 
sén Bernardo Zapila, mensageros de la 
Ciudad cerca del Señor Rey, en que avi- 
saban como a 17 de Octubre Jiabía muer- 
to el Infante Don Pedro, hermano del 
Rey, de un tiro de bombarda en el sitio 
de Ñapóles. 

Martes 28 de Junio de 1439 en la ga- 
lera gruesa nueva de Perpiñán, que pa- 
saba al Reyno de Ñapóles, se embarcaron 
los 300 ballesteros que la Señora Reyna 
enviaba al Señor Rey. 

Jueves 4 de Setiembre de 1449, para 
perseguir unas embarcaciones de corsa- 
rios, y en particular una de Juan Torre- 
lies, natural de Alicante, armaron los 
Concelleres una galera, nombrando por 
su Capitán a Mossén Ramón Desplá: la 
qual, no obstante que los de Alicante fa- 
vorecían a Juan Torrelles, peleó con él, 
y matándole 20 hombres, la apresó al fin 
a las doce del día. 

A 1 de Octubre del mismo año por la 
misma causa armaron otra galera los 
Concelleres por determinado tiempo, con 
concordia hecha con la Diputación Ge- 
neral de Cataluña. Y para el apresto de 
otra galera armada cuidaron 18 Prohom- 
bres, de la qual fue nombrado Capitán 
Juan Camas Ciudadano. 

Lunes 15 de Julio de 1450 se embarca- 
ron en la galera que la Ciudad de Bar- 
celona había armado, patrón Antonio de 
Vilatorta, Mossén Juan de Marimón, y 
Bernardo Zapila, Enviados de la Ciudad 
para ir al Señor Rey (estaba en Ñapóles). 

Miércoles 5 de Agosto de dicho año, 
en la galera que había armado la Diputa- 
ción, Capitán Guillen Dusay, se embar- 
caron el Abad de Ripoll y Francisco Des- 
plá Di])utados, y Pedro de San Clinient, 
Embaxadores despachados por el princi- 
pado de Cataluña cerca del Señor Rey 
(estaba en Ñapóles). 

Lunes 31 de Marzo de 1451 un corsa- 



rio Provenzal, llamado A^. ülcinet, entró 
en el muelle de Barcelona con una ga- 
leota, y tomó una caravela cargada de 
aceyte, queso, y cera, que era de N. Fo- 
noUeda. Los Concelleres luego mandaron 
dar aviso a las costas, y en particular a 
una galeota de F. Ferrer que se hallaba 
en Colibre, para que saliese a ofender 
al corsario: y luego armaron dos cara- 
velas y una galeota para darle caza, pero 
no pudieron encontrarla después de ha- 
ber navegado 15 días. 

Jueves 1 de Abril de 1451 se embarcó 
en la nao de N. Espitel Doña Eleonor, 
hija de Don Ramón de Cardona, despo- 
sada con Don Antonio de Arbórea Mar- 
qués de Oristán. 

Sábado 22 de Mayo de 1451 se em- 
barcaron en la nao del Rey, su capitán 
Ramón Julia, el Conde Prades, y Juan de 
Marimón, enviados por la Reyna a Ma- 
llorca a pacificar los labradores de la 
campiña que se habían amotinado con- 
tra los ciudadanos de Mallorca, cuya 
Ciudad tenían sitiada, batiéndola con 
bombardas, baxo las órdenes de un Ca- 
pitán llamado el Fuerte Ballestero. 

Viernes 3 de Setiembre de 1451 par- 
tieron las dos galeras que el Rey enviaba 
a Flandes, de las quales era Comandante 
Francisco Desvalí, y Capitanes de la una 
Galcerán Gener, y de la otra Pedro Pu- 
jades. 

Domingo de Ramos 14 de abril de 
1454 se embarcó Mossén Pedro Miquel 
en la caravela de Mossén Bernardo Za- 
plana, quien iba por mensagero del Se- 
ñor Rey, enviado por la Diputación de 
Cataluña (estaba el Rey Don Alfonso en 
Ñapóles). 

Viernes 12 de Julio de 1454 vino de 
Ñapóles la galera de Juan Bertrán, y en 
ella venían Mossén Berenguer Lull, Mos- 
sén Arnaldo de Vilademanso, que había 
sido Gobernador de Mallorca: y Rius 
traía los despachos en que el Señor Rey 
nombraba ])or Lugarteniente suyo a su 
hermano el Rey de Navarra, despojando 
a Mossén Galcerán Requesens de esta díg- 



926 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



nidad, que tanto le había ensoberbecido. 

Miércoles a 3 de Julio de 1454 Jayme 
Berlrún, Capitán de una galera, y una 
caravela armada por la Ciudad de Bar- 
celona contra corsarios, llegó a esta pla- 
ya entre ocho y nueve de la mañana con 
dichos dos buques, y conducía presa una 
galera armada de Francia, que era de un 
corsario llamado Perosa, que había he- 
cho muchos daños a los subditos del Se- 
ñor Rey en sus bienes y personas ; del 
qual se apoderó dicho Bertrán hacia la 
Isla Dragonera. 

Jueves 27 de Junio de 1457, al salir 
el sol, llegaron a la playa de Barcelona 
trece galeras de Genoveses ; y después de 
haber arrojado por toda la playa una 
rociada de bombardas, anclaron en di- 
cha playa. Nuestras naves surgieron em- 
pavesadas dentro de la lasca, atracándose 
a tierra quanto pudieron. De la Ciudad 
les tiraron también muchos tiros de bom- 
bardas, y asi estuvieron al ancla cerca de 
una hora, y después zarparon y fueron 
a dar fondo a la punta del río Lobregat, 
donde permanecieron todo el día sin ha- 
cer daño alguno más que quemar dos 
barquillos de pescadores, tomando por la 
costa algún ganado vacuno. 

Martes 14 de Agosto de 1459 viniendo 
de Sicilia arribó al puerto de Salou Don 
Carlos de Viana, el qual venía con 7 ga- 
leras; pero luego el día siguiente se re- 
embarcó para Mallorca, esperando allí lo 
que ordenase su padre. 

Lunes 13 de Noviembre de 1458, en 
1.1 galera armada, su Capitán Mossén 
Guillermo de Sant Climent Doncel, par- 
tió por Embaxador del Principado de Ca- 
taluña Mossén Antonio Guillen de Mon- 
tañans Doncel, para visitar y confortar, 
des])ués de la muerte del Rey Don Al- 
fonso, las Islas de Mallorca, Iviza, Cer- 
deña, y Sicilia. 

Viernes 31 de Agosto de 1459, llega- 
ron a Barcelona tres galeras, es a saber, 
la de la Diputación, cuyo patrón era Gui- 
llermo de Sant (Himcnt, la galera de Me- 
cina, y la de Gonzalvo de Nava ; y en la 



de Mecina venían los Embaxadores de 
Sicilia para el Rey, esto es, el Conde Juan 
de Ventimilla, y el Prior de Mecina. 

Miércoles 28 de Marzo de 1460, entre 
3 y 4 de la tarde, aportó a la playa de 
la presente Ciudad el Ilustrísimo Don 
Carlos, Príncipe de Viana, hijo primo- 
génito del Señor Rey Don Juan de Ara- 
gón y de Navarra. Venía en la nao de 
Brandi Amat, acompañado de las naos 
do A'. Llombart, y de N. Miquelot, de un 
balanero de Mossén Sureda, y de la ga- 
lera de Don Juan de Cardona: y entre 
las 5 y las 6 de la tarde desembarcó, y 
pasó de incógnito a Valldoncella. (Era 
un Convento de Monjas Bernardas ex- 
tramuros.) 

Lunes 18 de Mayo de 1461 llegó a la 
playa de Barcelona el Conde de Annaña- 
qiie con dos galeras de Florentines; y no 
desembarcó hasta el martes. Y por ser 
primo hermano del Príncipe Don Car- 
los, desembarcó con los esquifes de di- 
chas galeras, con muchas banderas y 
trompetas, delante de la Lonja, donde 
cabalgó en una muía que estaba preveni- 
da: y aquí fue recibido por el hijo del 
Príncipe, y por el Arzobispo de Tarra- 
gona, por el Obispo de Barcelona, por el 
de Elna, y por los Condes de Módica, 
y de Prades, Vizconde de Illa, muchos 
otros Prelados, Barones, Nobles, Caba- 
lleros, y Ciudadanos. 

Aquí empieza la guerra civil de Cataluña 

por defender al Príncipe de Viana, y duró 

hasta el año 1472. 

Sábado 1 de Marzo de 1462, los Di- 
putados y Oydores, con el Obispo de 
Vique, el Conde de PaUars, y otros fue- 
ron a la Atarazana, y con grande cere- 
monia, según es costumbre, mandaron 
íixar diez quillas jiara diez galeras, que 
irmiediatameiite debían construirse para 
defensa del Principado de Cataluña. 

Domingo a 26 de Agosto de 1462 lle- 
garon delante de Badalona ocho galeras 
de Francia, con víveres para los Franca- 



MEMORIAS HISTÓRICAS fíF. HARCELONA 



927 



ses del sitio de esta Ciudad ; pero 4 ga- 
leras sutiles y 2 gruesas que estaban aquí 
salieron en busca de ellas, y las ahuyen- 
taron. 

Domingo 24 de Octubre de 1462 ajjor- 
tó a la presente Ciudad Don Juan de 
Beaumonte, el qual fue libertado por este 
Principado de la prisión y poder del Rey 
Don Juan de Aragón y Navarra. Venía 
desde Tortosa, con Juan Ximénez de 
Arévalo Bachiller, con 4 galeras sutiles, 
2 gruesas, y 4 naos armadas: los quales 
venían enviados por el Rey de Castilla 
con plenos poderes: y su venida causó 
gran regocijo a la Ciudad. 

Jueves 24 de Marzo de 1463 aportó a 
la playa de Barcelona una nao de Vene- 
cianos del porte de 1500 botas con 15000 
quarteras de trigo. Venía de Flandes, y 
llegó de Inglaterra aquí en 14 días, lo 
que fue gran maravilla: y era muy nece- 
sario que nuestro Señor la conduxese por 
la gran penuria de trigo que había en 
esta Ciudad. 

Miércoles a 27 de dicho mes y año 
aportaron aquí tres naos armadas por la 
Ciudad que habían ido a Pisa, y vinie- 
ron cargadas de trigo: y en el camino 
habían apresado una nao que llevaba ar- 
tillería, trigo, pólvora, y vino griego de 
Ñapóles, y la conduxeron con otras dos 
más, cargadas de trigo, hasta el cabo de 
Creus ; pero un temporal las separó. 

Lunes 2 de Mayo de dicho año de 
1463, se recibió la noticia de que 4 ga- 
leras de Franceses habían pasado a Ta- 
rragona: y los Concelleres con socorro 
db las Cofradías armaron dos galeras que 
estaban acabadas de botar ; y partieron 
a juntarse con otras dos sutiles, una 
gruesa, y un balanero, que el día antes 
había armado la ciudad, y habían par- 
tido por el mismo rumbo hacia el Reyno 
de Valencia. 

Viernes 13 de Mayo de 1463 partieron 
tres naos armadas por la Ciudad y una 
galera sutil, capitaneadas por Bernardo 
Juan de Marimón con rumbo a Valencia, 
V el sábado 28 volvieron dichas tres naos. 



que traían apresada la galera de Juan 
Bcrcnguer Tora, Contador del General de 
Cataluña, que por enero se había huido 
con su familia y el Diputado Berenguer 
Zaparrilla a Tarragona: y además traían 
5 naves cargadas de trigo: y salieron a 
recibirle con grande júbilo los Diputa- 
dos, los Concelleres y mucha Nobleza. 

Domingo 22 de Mayo de 1463, el ho- 
norable Juan Benito de Marimón Ciuda- 
dano de Barcelona, fue capitán de tres 
naves armadas por la Ciudad, y una ga- 
lera armada por la Diputación, que se 
encontraron al Cabo Blanco, que está 
cerca de la Ciudad de Mallorca, con la 
galera de Juan Berenguer enemigo del 
Principado, que venía de Sicilia con dos 
presas que había hecho cargadas de tri- 
go, las quales venían acá a Barcelona. 

Además venían en conserva de dicha 
galera otras quatro naves que salían de 
Sicilia y Cerdeña, cargadas de trigo, es- 
pecería, azúcar, queso, cera, lanas largas, 
astillas de remos, bizcocho, salitre, toci- 
no, y de otras muchas mercaderías: las 
quales venían a socorrer a Tarragona y 
Valencia, que estaban en grande ham- 
lire, y seguían el partido del Rey Juan 
contra dicho Principado. 

Dicho Juan Benito de Marimón las 
combatió, y apresólas todas, sin escapár- 
sele más que un pequeño balanero que 
huyó. Habiéndolo conducido todo a Bar- 
celona, se movió gran alegría, porque 
sólo de trigo había pasadas de 25 000 
quarteras, además de las otras mercan- 
cías. Murió en el combate Agustín Tora 
Patrón de la galeaza: y fueron las fustas 
que llegaron a Barcelona nueve. 

Sábado 28 de Enero de 1464 el Infan- 
te Don Pedro, hijo de Don Pedro Infante 
de Portugal, y de Doña Isabel hija de 
Don Jayme Conde de Urgel, y por consi- 
guiente nieto de dicho Conde, aportó a 
la presente playa de Barcelona con dos 
galeras de Rafael Julia mercader, las 
i]ualos los Diputados con intervención de 
la Ciudad habían enviado a Portugal: y 
estando allí supieron que dicho Infante 



928 



ANTONIO DF. CAPMANY Y DE MONPALAU 



había ido a Ceuta con el Rey de Portu- 
gal, y desde luego pasaron allí ; en don- 
de, entregadas las cartas que llevaban, 
dicho Infante se embarcó, y vinieron en 
su compañía dos caravelas, las quales 
por un temporal se separaron de las ga- 
leras, y una de ellas llegó aquí oclio días 
antes, y traxo la noticia de la venida del 
Infante. 

Viernes a 6 de Julio de 1464 por la 
tarde llegaron a la playa de Barcelona 
cinco galeras, una galeota, y un bergan- 
tín de Mallorca, que vinieron a iiatír la 
playa de esta Ciudad, y en efecto dispa- 
raron muchos tiros de bombarda: y las 
fustas que había en dicha playa las bom- 
bardearon, y de la Torre de la mar fue- 
ron disparados muchos tiros de bombar- 
das ; y de esta suerte se hicieron abante 
por el espolón de poniente y tomaron la 
vuelta de la Lacuna sin poder hacer nin- 
gún daño. En esta jornada era capitán 
de las galeras el Conde de Qnirra, y ha- 
cían la guerra por el Rey Don Juan. 

Jueves 11 de Julio de 1465 llegaron y 
surgieron en la playa de Barcelona qua- 
tro naves, quatro galeras, y una galeota 
del Rey Don Juan, armadas contra el 
Rey Don Pedro y la Ciudad, y traían or- 
den de aguardar aquí la armada que ve- 
nía de Portugal en socorro del Rey Don 
Pedro y de nosotros. Era Capitán de 
dicha armada el Conde de Prades, y Don 
Enrique Conde de Ampurias y otros mu- 
chos Caballeros. Estuvieron en la playa 
todo aquel día, y al otro día viernes ya 
tarde resolvieron ir a Palamós donde sa- 
bían estaba el Rey Don Pedro, creyendo 
que allá irían las naves del socorro de 
Portugal. 

Sábado 13 de Julio de 1465 llegaron 
a la playa de Barcelona dos naves, y una 
caravela armadas, con muchos caballeros, 
que traían unos cien caballos que venían 
de Portugal en favor del Rey Don Pedro, 
y desembarcaron con gran júbilo de los 
barceloneses, con Te üeum en la Cate- 
dral. Traxeron gran cantidad de cueros, 
y otras mercancías. 



Lunes 22 de Julio de 1465 las galeras 
y armada del Rey Don Juan salieron a 
Mataré para talarla y quemarla a la no- 
che: pero los de la Villa, y las Feligre- 
sías vecinas tuvieron tan gran refriega 
con ellos, que entre los que fueron apri- 
sionados y muertos, y muchos que se aho- 
garon por la precipitación en embarcar- 
se, perdieron pasados los 200 hombres: 
y las galeras tuvieron que alargarse a 
fuera. (FA Diario de Ramón Vila dice 
<jiie mataron 60, aprehendieron 12, y que 
de la Filia sólo tuvieron un muerto.) 

Miércoles último día de Abril de 1466 
partieron de la playa de Barcelona qua- 
tro naves armadas, dos bergantines, una 
galeota, y nueve leños gruesos, en que 
había más de 2500 combatientes, carga- 
das de trigo, su Capitán Juan Ferrer Ciu- 
dadano de Barcelona. Iban a socorrer a 
Tortosa, que el Rey Don Juan tenía de 
muchos días sitiada; y después a soco- 
rrer la Villa de Mahón, que los de Ciu- 
tadilla con muchos Mallorquines afectos 
a] Rey tenían también asediada. 

Jueves 9 de Junio de 1466 llegaron a 
la playa de Barcelona cinco naos arma- 
das, quatro galeras, y una galeota del 
Rey Don Juan. 

Viernes 21, Sábado 22, y Domingo 23 
de Noviembre de 1466 estuvieron surtas 
en la playa de Barcelona ocho naves ar- 
madas de Genoveses con intento de apre- 
sar y quemar seis naves gruesas de Cata- 
lanes que estaban ancladas en dicha pla- 
ya ; pero fueron luego colocadas dentro 
la tasca, y muy atracadas a tierra, y bien 
marinadas y guarnecidas. Por toda la ri- 
bera se colocaron muchas bombardas 
gruesas, y nnicha gente armada todo el 
día y toda la noche ; y se agregaron a 
dichas naves genovesas dos galeras del 
Rey Juan: y no pudiendo lograr su mala 
intención, luciéronse a la vela, ])rímero 
las galeras, y después las naves. 

Miércoles 3 de Diciembre de 1 166 vol- 
vieron seis naves armadas de Genoveses, 
y las dos galeras del Rey Don Juan: más 
las naves de Barcelona estaban dentro 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



929 



de la tasca, y clisi)arábanles de tierra al- 
gunas bombardas ; pero como estaban 
surtas muy afuera, al otro día los Geno- 
veses dieron la vela hacia Genova, y las 
galeras del Rey Don Juan hacia Tarra- 
gona. 

Domingo a 18 de Junio de 1469 apor- 
taron a la playa de Barcelona seis naos 
armadas, y dos fustas de remos del Rey 
Juan, y aquí han estado: y el día 21 las 
gentes de dichas naos enviaron dos ber- 
gantines a la Llacuna para quitar una 
xabega que pescaba ; pero se armaron va- 
rios laúdes en la ribera de levante, que 
poniéndose entre las naos y los bergan- 
tines, apresaron uno de éstos con 17 
honibrei. 

Jueves 22 de dicho partieron de la pla- 
ya dichas naos del Rey Juan, tomando la 
vía de Tarragona, con cinco galeras que 
aquel mismo día habían llegado de le- 
vante. 

Jueves 22 de Julio de 1472 entraron 
en la presente playa dos naos gruesas de 
Genoveses, denominadas la una la Sal- 
vage, y la otra la Spínola (la 1 de porte 
de 25ü0 botas, y la 2 de 1200), tres ba- 
laneros, una galera grande de porte de 
lOOü botas, tres galeras sutiles, y una 
galeota de 22 remos, todas bien arma- 
das. \ quando llegaron a la playa, las 
quatro galeras y quatro naos del Rey 
Juan se levaron y partieron, y las que 
venían descargaron en la presente Ciu- 
dad 35 000 sislros de trigo, el qual llegó 
a tiempo, pues ya no había qué comer 
para un mes. 

Viernes 23 de Julio de 1472 al rayar 
el alba, estando la Ciudad de Barcelona 
sitiada por mar y por tierra nueve me- 
ses seguidos, se avistaron a 15 millas 
sobre el cabo de Lobregat diez instas 
armadas, esto es, dos naves gruesas, tres 
balaneros, tres galeras, una gruesa galeo- 
ta, y una galeota de 22 remos, cargadas 
de trigo, tocino, accyte, queso, y otras 
vituallas que venían de Provenza para 
socorrer dicha Ciudad, de la qual arma- 
da fue Capitán por el Rey Renato de 



Anjou Monsieur de Esparney. Y luego al 
jiunto se hicieron a la vela hacia los ma- 
res de JVlongat quatro naves, quatro ga- 
leras, y una galeota del Rey Don Juan, 
(jue había muchos días que nos tenían 
estrechados sin dexar entrar socorro por 
mar. Dexando desamparada dicha playa, 
a! j)onerse el sol surgieron en la playa de 
Barcelona los buques de nuestra armada 
con gran júbilo y Te Deum en la Cate- 
dral. (Aquí acaba el tiempo de la guerra 
civil de Cataluña.) 

Miércoles a 18 de Julio de 1177 vino 
la noticia de haber aportado a Palamós 
el Señor Duque de Calabria hijo del Rey 
de Ñapóles, el qual venía a Barcelona 
para llevarse la Infanta Doña Juana hija 
del Rey Juan, desposada con dicho Rey 
de Ñapóles. Entretúvose navegando por 
la costa muy obsequiado de los Lugares 
hasta el lunes siguiente, esperando dos 
galeras gruesas y un balanero, que según 
se decía habían Llegado a Mallorca, y 
eran del sobredicho Duque. 

Pero el lunes día 21 desembarcó en Ba- 
dalona, y se alojó en la casa del here- 
dero de Mossén Pedro de San Climent, 
y al martes con trece de a caballo im- 
pensadamente entró en Barcelona el Se- 
ñor Duque, acompañado del Principe de 
Bi signarlo, del Duque de Andria, del Du- 
que de Melji, del Gran Senescal, del 
Conde de Mariano, del Conde de Conza 
y otros Señores de Ñapóles, para hacer 
una visita al Rey y a la Infanta; y des- 
pués de haber cenado, aunque era muy 
tarde, se volvió a Badalona. 

El miércoles siguiente el Rey después 
de comer, acompañado de muchas Da- 
mas de Barcelona, y de una quadrilla de 
músicos, con grande cabalgada llevando 
su hija a la grupa de su muía, se fue a 
Badalona a visitar al Duque. Y éste, el 
miércoles siguiente, sin esperar su es- 
quadra de Mallorca, con dos galeras y 
dos fustas, a que se agregaron otras dos 
galeras del Conde de Cardona, vino a 
Barcelona, desembarcando delante de la 
Lonja por puente preparado por la Ciu- 



930 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



dad, recibiéndole los Concelleres, el Obis- 
po de Gerona, y el Maestre de Montesa. 

Miércoles 22 de Agosto de dicho año, 
después de haberse celebrado los espon- 
sales de la Señora Infanta con el Señor 
Duque con poderes del Rey su padre, y 
de haberse coronado dicha Señora como 
Reyna de Ñapóles solemnemente en la 
Plaza del Rey de Barcelona con asisten- 
cia de 4 Obispos vestidos de pontifical ; 
partió dicha Señora Reyna con el Señor 
Duque acompañado de dos galeras, y 
una galeota propia del Conde de Prades, 
y de otras dos galeras, y una galeota del 
Maestre de Montesa, que habían armado 
dichos dos Señores, quienes fueron acom- 
pañando a sus Señorías. 

Domingo 4 de Agosto de 1481 después 
de comer llegaron a la playa de Barce- 
lona 19 caravelas, y una nave bien ar- 
madas de Portugueses, que significaban 
ir contra la armada del Gran Turco. 

Martes 16 de Julio de 1482 hora de 
tercia se afrenellaron y se combatieron 
en los mares del Coll de Balaguer, de- 
lante del hospital del Infante Don Pedro, 
dos galeras de Catalanes, esto es, una del 
Conde de Cardona, y otra de Miguel de 
Busquets Ciudadano de Barcelona, con 
otras dos galeras y una galeota de Geno- 
veses, que apresaron la galera del Conde 
en la qual tomaron mucha gente de Bar- 
celona y muchos marineros de la ribera. 
Los muertos fueron Mossén Galcerán Du- 
say Caballero, Luis Oliver, Berenguer de 
Relat Doncel, Nardo de las Castellas Ca- 
labrés, patrón que era de la galera de 
dicho Conde, Andrés Roig, marinero de 
Rosas, N. Fanoses, y muchos otros. Es 
verdad que mientras los Genoveses com- 
batieron la galera del Conde la otra de 
Busquets se largó, y vínose a Barcelona 
con mucha gente herida que traxo. 

Jueves 2 de Agosto de 1487 partió de 
Barcelona una caravela, siendo patrón 
Salvador Amar ciudadano, fletada por la 
Ciudad para enviar al Señor Rey en el 
asedio de Málaga cantidad de pólvora, 
por haber sabido el Concejo de Ciento 



que padecía falta de ella. Llegó dicha ca- 
ravela el día 11 del mismo mes en muy 
buena ocasión, y fue muy bien estimado 
por no haberse pedido. Y aunque habían 
resuelto que fuesen 200 quintales, no pu- 
do completarse ; y así enviaron 135 quin- 
tales de salitre y azufre, y otros mate- 
riales para hacerla. 

Jueves 2 de Agosto de 1492 aportaron 
a la playa de Barcelona 9 fustas de ga- 
bia, en que iban más de 4000 judíos, que 
por edicto del Señor Rey de 1 de Mayo, 
en que mandaba que todos saliesen de 
sus tierras, se habían embarcado en Ta- 
ri agona para dexar los dominios del Se- 
ñor Rey. 

Jueves 25 de Abril de 1493. En Con- 
cejo de Ciento se deliberó que se prestase 
el pontón chico al Señor Don Galcerán 
de Requesens Conde de Trivento y de 
Palamós, para que se sirviese de él en la 
fábrica del muelle de Palamós. Y esto se 
resolvió para beneficio común de la costa 
de Levante, que padece falta de puertos, 
y también por muchos otros respetos y 
motivos. 

A 3 de Setiembre de 1501. Por quanto 
el Conde de Ribagorza Lugarteniente de 
Cataluña, y el Maestre de Rhodas hacían 
cinco galeras en la Atarazana de Barce- 
lona, diciendo unos que habían de servir 
para la guerra de Francia, otros para la 
Casa Santa de Jerusalén, otros para so- 
correr al Reyno de Sicilia ; la Ciudad de 
Barcelona puso una quilla para construir 
una galera llamada Santa Eulalia. 

En Agosto de 1506 para el viage del 
Señor Rey (Don Fernando) a Ñapóles, 
la Ciudad le hizo una galera con sueldo 
de tres meses, siendo capitán de ella Mos- 
sén Francisco de Junyent entonces conce- 
ller tercero ; y las galeras de Vilamarí y 
de Don Ramón de Cardona fueron a des- 
palmar a Rosas; y estando allí apresaron 
tres galeotas de Moros en que había 195 
cautivos, y tres renegados, uno de ellos 
llamado Cansalada, al qual desquartiza- 
ron en Rosas: y habiendo entrado en 
Barcelona con dichas tres galeotas, fue- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



931 



ron recibidas con grandes iluminaciones 
en la playa, hallándose el Rey en la ma- 
rina. 

A 4 de Setiembre de dicho año partió 
el Señor Rey con la Reyna, y entró en 
la galera de Mossén Vüamarí con mucha 
gente, y muchos ciudadanos de Barcelona, 
entre los quales había el Castellán de 
Amposta, Don Fernando de Aragón, Con- 
de de Ribagorza, el Obispo de Gerona, el 
Obispo de Vique, Mossén Gralla, todos 
los San Climents que eran diez o doce, el 
hijo de Mossén Pedro Lull, el Paborde 
de Sans, Mossén Galcerán Dusay, Mos- 
sén Marimón y su hermano, Mossén Gar- 
bo, Mossén Plegamans y muchos otros 
gentiles hombres que el Rey se llevó, y 
algunos Valencianos y Aragoneses; los 
Mallorquines no llegaron a tiempo. Y así 
partió dicho Rey con 10 galeras y 4 fus- 
tas, mandadas por su General el Conde 
de Cardona, yendo hasta allí tierra a 
tierra. 

A 14 de Julio de 1507 arribó el Señor 
Rey de Ñapóles a Barcelona a las 9 de la 
mañana con diez galeras: y estando a 
la vela, salieron a la mar en una falúa 
tres concelleres, esto es, Mossén Pedro de 
San Climent, Mossén Dionisio Pau, y 
Mossén Nicolás Bret, con el Veguer de 
la Ciudad Mossén Gerardo Dusay. El Rey 
venía en la popa de la galera, y desde 
allí les habló, y nadie salió de las ga- 
leras; ni de la falúa entró nadie en las 
galeras, por causa de la mortandad que 
había habido en Barcelona, bien que en 
aquellos días ya no morían sino uno o 
dos cada día, y los que morían eran de 
los que traían de fuera. Pero el Rey como 
iba con mucha prisa, y tenía buen vien- 
to ; pasó sin calar velas, y tiró hacia Va- 
lencia. 

En el año de 1511 se hicieron en Bar- 
celona tres galeras, y botadas que fueron 
al agua, fue Comandante de ellas Mos- 
sén Pedro Junyent Ciudadano de Barce- 
lona: y a 1 de Julio se hicieron a la 
vela con rumbo para Poniente. 

Domingo 1 de Junio de 1522 a la ma- 



ñana llegaron a la playa de la presente 
Ciudad dos naos cargadas de trigo y 
otras vituallas para el servicio de nuestro 
Padre Santo Adriano VI ; y en ellas ve- 
nían dos Obispos que pasaban a ver a su 
Santidad, que se hallaba actualmente en 
Zaragoza en Aragón. El día siguiente 
llegó una barca procedente de Levante, 
en la qual venía el Cardenal Cesarino, 
que desembarcó aquel mismo día, y qui- 
se entrar sin ceremonia, y fue a alojarse 
a la Rambla en el Huerto del Arzobispo 
de Tarragona. 

En 13 de Agosto de 1522 el Santo Pa- 
dre Adriano VI Uegó a las 4 de la tarde 
delante la playa de Barcelona con 11 ga- 
leras y 4 bergantines, en donde la Ciudad 
le había hecho un puente de madera den- 
tío del mar cubierto de paños de grana. 
Pero su Santidad no puiso desembarcar 
sino en un esquife cerca del muelle a 
donde fueron los Concelleres con palio, 
y dándole una muía cavalgó en ella. Lle- 
vaba su Santidad un ropón de grana, sa- 
cando los brazos por las mangas, que 
eian de raso blanco, y a la cabeza un 
gorro de terciopelo carmesí, y encima 
un sombrero episcopal de raso carmesí: 
y así a caballo, y los Concelleres a pie 
llevando las varas del palio, pasó a la 
Seo donde hizo oración siendo las seis 
de la tarde. Y de allí volviéndose a la 
marina para embarcarse, no pudo por el 
gran temporal que se había levantado y 
recia lluvia, que había forzado las galeras 
a hacerse a la mar. Pero el Santo Padre, 
que se había refugiado para guardarse de 
la lluvia en el Portal nuevo de los trigos 
esperando la bonanza, viendo que venía 
la noche, y el temporal no afloxaba ; re- 
solvió ir a la Rambla al huerto del Arzo- 
bispo de Tarragona entonces Virrey de 
Cataluña, admitiéndole su convite, donde 
cenó ; y a las tres de la madrugada en 
que ya las galeras habían vuelto sosegado 
el tiempo, salió para embarcarse, hacien- 
do vela para levante. 

En 31 de Agosto de 1525 llegó a Bar- 
celona la hermana del Rey de Francia 



932 



AMONIO DE CAPMANY V Dli MONPALAU 



Madama Margarita y el Maestre de Rho- 
das, con 15 galeras: y la Ciudad mandó 
construir un puente para el desembarco, 
por haberlo así ordenado el Señor Em- 
perador. 

Lunes 19 de Junio de 1525 llegó por 
mar a la presente Ciudad con veinte y 
una galeras el Rey de Francia prisione- 
ro, acompañado del Virrey de N¿ípoles. 
y del Capitán Alarcón: y fue alojado a 
la Rambla en el huerto del Arzobispo de 
Tarragona. Viernes 23 a la tarde se em- 
barcó dicho Rey de Francia para seguir 
la via de Cartagena. 

Jueves 13 de Junio de 1527 llegaron 
delante de Barcelona 14 fustas de Moros ; 
y saltando en tierra, mataron y cautiva- 
ron muchas personas; y quando el Vi- 
rrey y Concelleres quisieron socorrer, ya 
fue tarde, pues se habían ausentado. 

Lunes a 24 del mismo fondearon cerca 
de la playa de Barcelona 8 fustas de Mo- 
ros que habían cautivado cerca de Pala- 
mós al General de San Francisco, llamado 
Fray Francisco de los Angeles, quien por 
medio del Virrey fue rescatado en 4000 
ducados. 

A 19 de Mayo de 1535 entró en Bar- 
celona una Armada de naos que S. M. 
había mandado hacer en Málaga: y eran 
150 velas que traían a bordo 10 OüO sol- 
dados y muchas municiones de guerra. 
Entze ellas había 80 naves gruesas, y una 
mayor que llamaban la Capitana, que te- 
nía 6 gabias y servía de hospital de la 
Armada. Pero entraron dichos baxeles 
poco a poco, ahora uno, luego otro, de 
modo que estuvieron 3 días para acabar 
de entrar. 

A 29 del mismo llegó a Barcelona la 
Armada de Portugal, que eran 22 cara- 
velas con dos galeones gruesos: y la Ciu- 
dad por orden de S. M., por ser Armada 
Real, correspondió con su artillería. 

Domingo a 30 del mismo los Conce- 
lleres fueron a Palacio en la Rambla, a 
tomar las órdenes del Em])orador; y 
aquel mismo día fue S. M. a oír misa en 
Santa María del Mar, y desde allí se 



embarcó para la empresa de Túnez. Y el 
lunes 31 S. M. con la mayor parte de las 
galeras de la Armada, que eran 25, man- 
dadas por Don Alvaro de Bazán, se fue 
u Badalona a esperar las demás: y par- 
tieron después de comer todas para 
Túnez. 

Miércoles 7 de Julio de 1535 aporta- 
ron a la presente jjlaya dos galeras de 
Andrea Doria, que traían la noticia como 
S. M. tenía su exército sobre la Goleta 
de Túnez. 

A 5 de Setiembre de 1535 aportó a 
Barcelona la Armada de Portugal que 
había ido a Túnez, y traía muchos escla- 
vos y esclavas. A los 11 de dicho mes los 
Diputados del General y derecho de la 
Leuda publicaron pregones, para el que 
quisiese, podía sacar en tierra esclavos 
u otra qualquier mercadería, pagando 
sólo por lo que vendiesen: y así desem- 
barcaron muchos esclavos y otros géne- 
ros, de que hicieron buena venta ; y vol- 
viendo a embarcar los restantes, partie- 
ron siguiendo el rumbo a poniente. 

A 27 de Febrero de 1538 a las seis de 
la mañana llegó a Barcelona el Señor 
Emperador que venía de Salses, de Per- 
piñán, y de Gerona ; y a las seis de la 
tarde del mismo día se embarcó en la 
galera de Andrea Doria, quien se halla- 
ba en Barcelona con 28 galeras, y otros 
buques: el qual se decía que iba para 
tratar paces con el Rey de Francia su 
cuñado, las que concertó el Papa Pau- 
lo IIL 

Domingo 15 de Octubre de 1542 lle- 
garon las galeras de España, que venían 
de Italia con las de Genova de Andrea 
Doria, y con cinco naos, que traían 8000 
Alemanes para Perpiñán ; y el lunes en- 
tró el Príncipe Doria que venía de Pala- 
mós por la posta. 

A 1 de Mayo de 1543 el Señor Empe- 
rador partió de la presente Ciudad por 
mar con muchas galeras, y dícese que 
iba a Genova. 

Domingo 1 de Julio de 1543 los Con- 
celleres recibieron una Carta de S. M. 



MEMORIAS IllMOKK AS I)K HVKCni.ONA 



9.?3 



fecha en Cremona a 2 de Junio, en la 
qiial les comunicaba que por causa de la 
venida de la Armada del Turco a estos 
mares, enviaba las galeras de Cerdeña, 
y las de Don Bernardino de Mendoza 
que llevaban a Barcelona 2000 Alemanes 
de los de Perpiñán, y al Marqués de 
Aguilar por Virrey y Capitán General. 
Martes día 10 llegaron las galeras que 
eran 43. 

A 10 de Julio de dicho año arribó a 
Barcelona con 23 galeras Don Juan Fer- 
nando Manrique Marqués de Aguilar, el 
qual había dexado al Emperador en Ge- 
nova ; y traía despacho del Virrey y Ca- 
pitán General de Cataluña. 

Jueves 12 de dicho a las 8 de la tar- 
de llegaron las galeras de Juan Andrea 
Doria con los 2000 Alemanes de Perpi- 
ñán, y al día siguiente desembarcaron y 
se alojaron en el quartel de la mar, 
y parte del de San Pedro. 

A 5 de Agosto de 1548 a las tres de 
la tarde arribó a Barcelona con 41 gale- 
ras y otros buques el Archiduque Ma- 
ximiliano Príncipe de Ungría, con el 
Duque de Brunsvick, y el Cardenal de 
Trento. No quiso desembarcar por el 
puente que se le había hecho de ma- 
dera, sino que desde una fragata saltó 
en tierra. 

Domingo 12 de Julio de 1551 a las 
seis y media de la tarde desembarcó el 
Príncipe Don Felipe que venía de Ale- 
mania con 28 galeras del Príncipe Doria ; 
y por no poderse atracar la Capitana, 
que era una galera bastarda, al puen- 
te que estaba preparado, desembarcó en 
una fragatilla. Venía con el Rey de Bo- 
hemia su cuñado, el qual ya había de- 
sembarcado en Rosas. 

A 12 de Julio de 1551 llegó a Barce- 
lona el Príncipe de Ungría otra vez por 
la posta, el qual venía de Rosas a donde 
había aportado la Armada del Príncipe 
de España con 40 galeras, y otros ba- 
xeles: y en el mismo día llegó el Prín- 
cipe de España, y el Príncipe de Pianionle 
hijo del Duque de Saboya, y no quiso 



desembarcar por el puente que le había 
preparado la Ciudad. 

A 27 de dicho mes y año a las dos de 
la tarde se mostraron en la playa hacia 
levante 26 galeras francesas, entonces 
enemigos nuestros, los quales tomaron 
tierra frente de Barcelona ; y después de 
estar en la playa, poco después de la ora- 
ción dispararon muchos tiros de artille- 
ría dentro de la Ciudad, bien que no 
hicieron daño a nadie: y tomaron seis 
naves que había en el puerto muy des- 
cansadas, y fuéronse sin desembarcar. 

Martes 25 de Agosto de 1551 después 
de comer Monjuich hizo señal de arma- 
da de remo a la vuelta de levante, de 
modo que todo el mundo creía que era 
la esquadra del Príncipe Doria, que des- 
pués de haber desembarcado al Príncipe 
Don Felipe en la presente Ciudad, se 
había vuelto para Genova por haber te- 
nido la noticia de que la armada Tur- 
quesca había pasado por el Faro de Me- 
sina, que venía por Francia contra Es- 
paña. Estando todas las gentes en esta 
creencia, y viendo que el número de ga- 
leras era el mismo que el de las de S. M. 
estaban muy descuidados el Señor Mar- 
qués de Aguilar Virrey y Capitán Gene- 
ral, y otros muchos, entre los quales ha- 
bía Don García hijo del Virrey de Ña- 
póles, Capitán de las galeras de aquel 
Reyno, que se había quedado en Barce- 
lona esperando a la Reyna de Bohemia 
que debía embarcarse en la dicha Ar- 
mada. 

Las galeras que se avistaban eran 26 
V venían muy poco a poco con el estan- 
darte imperial, mas por sus maniobras 
había algunos de los que llamaban de 
capa rota, que decían que aquellas gale- 
ras no traían buen marinage, entendien- 
do serían creídos de los superiores que 
más sabían y aseguraban que aquella Ar- 
mada era de S. M. 

Y así entre los demás que recibieron 
el mismo engaño, fue la fragata de An- 
drea Doria, que pocos días antes había 
llegado a traer la noticia a la Serenísima 



934 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Reyna de Bohemia, para que lo más pron- 
to que pudiese se despidiese, porque las 
galeras de la Armada se esperaban aquí 
de día en día ; y esto por la novedad de 
la Armada Turquesca, la qual se dixo se 
había avistado en la costa de Ñapóles; 
bien que no había aún pasado el Faro 
de Mesina. 

También recibió el mismo engaño una 
galera de Don Antonio Donis, la qual el 
domingo antes había sido botada al agua 
en la Atarazana de esta Ciudad, y por 
estar lista salió también al encuentro de 
dicha Armada. Pero la fragata y la ga- 
lera fueron apresadas ; porque quando 
reconocieron que aquella Armada era 
Francesa, se hallaron en medio de ella, 
y no pudieron escapar. 

Luego la dicha Armada Francesa a 
boca de noche se apoderó de cinco naos 
que estaban surtas en la playa, cargadas 
de provisiones y municiones para el via- 
ge de la Reyna. Fue así, que quando las 
naos hubieron saludado a las galeras, és- 
tas las abordaron saltando la gente a 
bordo, y gritando viva Francia degolla- 
ron mucha gente, de la qual algunos se 
arrojaban al agua, y nadando vinieron 
hasta la ciudad refiriendo lo sobredicho. 
Y quedando los demás prisioneros y en- 
cadenados, picaron los cables de las an- 
clas, y se llevaron todas las naos, que 
eran muy grandes y bien armadas. Y si 
no fuera por la trayción y engaño fran- 
cés, con la ayuda de los baluartes no 
hubieran sido bastantes para llevárselas; 
antes se les hubieran echado a pique mu- 
chas galeras. 

Viernes 17 de Febrero de 1564 desem- 
barcaron en la playa de Barcelona los 
Príncipes de Bohemia Rodolfo y Ernes- 
to, hermanos, de edad de 10 años, que 
venían por mar con 28 galeras. 

Jueves 19 de Agosto de 1569 llegó Don 
Juan de Austria a Barcelona con las ga- 
leras de las Islas, y no quiso recibimien- 
to por causa del luto del Príncipe, y fue 
a alojarse a San Francisco. 

Jueves 31 de Diciembre de 1574 entró 



en Barcelona Don Juan de Austria, que 
venía de Italia con 6 galeras. Los Conce- 
lleres fueron a recibirle a la orilla de la 
mar, y después fueron a visitarle. 

A 23 de Agosto de 1576 volvió a de- 
sembarcar el diclio Don Juan de Austria, 
procedente de Italia con tres galeras. Lle- 
gó de noche, y así hasta el día siguiente 
no fueron a visitarle los concelleres. 

Jueves 7 de Abril de 1578 llegó el Du- 
que de Sessa Capitán General de la mar 
a Barcelona con once galeras; y al de- 
sembarcar, el baluarte del Rey disparó 
seis tiros porque venía la galera Real, y 
ésta respondió con dos: el baluarte de 
medio día disparó luego otros seis ca- 
ñonazos por ser dicho Duque Capitán 
General de la mar; pues de otro modo 
no acostumbra la Ciudad disparar sino 
tres tiros, por grande que sea la esqua- 
dra de galeras ; y nunca empieza el sa- 
ludo sino trae la armada Rey, o Prínci- 
pe Primogénito. 

A 23 de Marzo de 1599 a las 9 de la 
noche llegó a la playa de la presente Ciu- 
dad Doña Margarita de Austria Reyna 
y Señora con 40 galeras; pero no de- 
sembarcó por ir a casarse con ti Rey 
nuestro Señor Don Felipe IIT, que la 
aguardaba en la Ciudad de V-jlencia. 

A 14 de Mayo de dicho año llegó a la 
playa de la presente Ciudad de Barcelona 
la Magestad del Rey Don Felipe nuestro 
Señor con 43 galeras, que venía de Va- 
lencia con la Reyna su esposa. Doña Isa- 
bel de Austria, su hermana, y el Archi- 
duque Alberto su marido, y la Archidu- 
quesa su suegra. Desembarcaron a las 6 
de la tarde del mismo día con mucho 
aplauso y regocijo. 

A 7 de Junio de dicho año, los Arclii- 
duqueses Condes de Flandes para ir a sus 
Estados, y la Archiduquesa Madre para 
volverse a Alemania, se embarcaron a las 
7 de la mañana en una esquadra de 28 
galeras, y entre ellas una de la Religión 
de San Juan. 

El día 12 de Mayo de 1632 estando el 
Rey Don Felipe IV en Barcelona, hizo 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



935 



el solemne acto de entregar el bastón de 
Generalísimo de la mar al Infante Don 
Carlos su hermano, el qual tomó pose- 
sión del cargo sobre siete galeras de Es- 
paña que el día antes habían llegado del 
Puerto de Santa María, y tres de Geno- 
va que estaban en el muelle con su Ge- 
neral el Duque Tursis. 

El día 2 de Agosto de 1632 llegó a 
Barcelona el Marqués de Villafranca Du- 
que de Fernandina, General de las Gale- 
ras de España, con tres que habían que- 
dado de su esquadra en el Puerto de 
Santa María. Tres días después llegaron 
quatro galeras de Sicilia y diez de Ge- 
nova con Juanetín Doria, y otras tres de 
Sicilia con el Duque de Alburquerque 
que venía de ser Virrey de aquel Reyno, 
que todas con las de España eran 27 ga- 
leras. 

En Octubre de 1632 salió del Puerto 
de Barcelona por orden del Infante Car- 
denal Don Fernando la esquadra de Ge- 
nova, que llevaba un millón y quatro- 
cientos mil ducados para el viage a 
Flandes, escoltada de las diez galeras de 
España, y de las seis de Sicilia, y por 
cabo el Marqués de Villafranca. Llegaron 
a Cadaqués, y allá sabiendo que no había 
nueva de corsarios, ni que las de Fran- 
cia podían dar cuidado, se fueron las de 
Genova con solas tres de Sicilia, y las 
restantes con las de España y su General 
volvieron a Barcelona. 

En 11 de Abril de 1633 al amanecer 
se disparó la pieza de leva en las galeras 
que habían de llevar al Señor Cardenal 
Infante a Genova, para que todos se pu- 
sieran a punto. Salió a embarcarse S. A. 
a las 7 de la tarde en público: estábanlo 
esperando en el muelle en el esquife el 
Marqués de Villafranca, General de las 
galeras de España que eran 10, y el 
Marqués del Viso, General de las de Si- 
cilia, que eran 7, sin contar la Patrona de 
Genova, y se embarcó en la Capitana 
de España. Iban embarcados 800 infan- 
tes españoles para pasar a Lombardía, y 
seguían también a S. A. para servir de- 



baxo de su mando en Flandes muchos 
Caballeros Españoles y Napolitanos aven- 
tureros. 

A 7 de Agosto de 1643 llegó a Barce- 
lona la Armada de Francia, compuesta 
de 37 navios, baxo las órdenes de Mon- 
sieur de Bressé. Pelearon más de dos ho- 
ras 4 baxeles de la esquadra de España 
que iban a socorrer a Rosas; pero al fin 
tuvieron que rendirse al mavor número. 

A 15 de Agosto de 1645 llegaron de- 
lante de Barcelona 55 navios y 22 gale- 
ras de la Real Marina de España con 
10 000 hombres de desembarco, para re- 
cobrar a la Ciudad baxo la obediencia 
del Señor Don Felipe IV: pero la guar- 
nición Francesa, y sus Xefes frustraron 
la empresa. 

A 19 de Octubre de 1651 llegó por 
mar con 9 galeras y un baxel el Señor 
Don Juan de Austria para tomar el cargo 
de Generalísimo del exército que manda- 
ba el Marqués de Mortara y el Barón de 
Sabasch en el sitio de Barcelona. Con 
esta esquadra, y un refuerzo de 7 navios 
y 3 galeras más, se estrechó el bloqueo 
])ara cortar las provisiones y socorros por 
la mar. 

A 17 de Junio de 1654 seis galeras de 
Ñapóles llegaron a Barcelona con 800 
hombres que quedaron de guarnición, 
por haber salido los veteranos a defen- 
der el Ampurdán contra los Franceses. 

A 4 de Octubre de 1655 arribó a Bar- 
celona la Armada de España, compuesta 
de 20 navios y 13 galeras, procedente de 
Cartagena, y venía en busca de la Fran- 
cesa. 

A 4 de Marzo de 1656 partió de Bar- 
celona para Genova el Señor Don Juan 
de Austria en la esquadra de las gale- 
ras de España. Iba a Flandes con el car- 
go de Gobernador General. 

A 18 de Julio de 1666 llegó a la vista 
de Barcelona la Emperatriz Doña Mar- 
garita de Austria casada con el Empera- 
dor Leopoldo. Venía de Cartagena con 
rna esquadra de 27 galeras que la con- 
ducían a Genova. 



936 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



A 3 de Agosto llegaron 7 galeras de 
Malta, que venían a obsequiar la Empe- 
ratriz y escoltarla en su viage. 

A 15 de Octubre llegó al muelle de 
Barcelona el Duque de San Germán con 
11 galeras que lo conducían a Cerdeña 
por Virrey. 

A 4 de Marzo de 1670 se emoarcó el 
Duque de Osuna en las galeras de Ge- 
nova, para pasar a Milán con el cargo 
de Gobernador. 

A 11 de Julio de 1674 llegaron a Bar- 
celona 8 baxeles de guerra de Espaíía, 
que traían 800 hombres del tercio de 
Montijo para llevarlos a la plaza de 
Rosas. 

A 12 del mismo partieron para Rosas 
25 galeras y 9 navios de España, y vol- 
vieron el día 15 trece galeras que pu- 
dieron escaparse de la esquadra de Fran- 
cia compuesta de 27 navios, que estaba 
delante de Blanes. 

A 1 de Setiembre del dicho año de 
1674 llegaron delante de Barcelona 20 
navios y 25 galeras que componían la 
Armada de Francia. 

A 20 de Setiembre de dicho año par- 
tieron de este puerto para Sicilia 25 na- 
vios del Rey con motivo de los disturbios 
de la Ciudad de Mecina. 

A 22 de Setiembre de dicho año lle- 
garon delante de Barcelona 40 navios 
Olandeses, baxo las órdenes del Almi- 
rante Tromp, con 5000 hombres de des- 
embarco: y después partieron para Co- 
libre. 

A 19 de Junio de 1678 llegaron de- 
lante de Barcelona 30 navios Olandeses: 
partieron para Blanes en busca de los 
Franceses, mas no les hallaron. 

A 7 de Julio de 1680 llegaron delante 
de Barcelona 18 galeras de Francia, que 
querían forzar a las de Genova, que es- 
taban al servicio del Rey Católico, a 
cederles el puesto en el anclage: sobre lo 
qual se dieron disposiciones por el Vi- 



rrey armando varios buques, y la artille- 
ría de los baluartes. 

A 26 de Mavo de 1681 volvieron las 
galeras de Francia que mandaba el Vi- 
ce-Almirante Tessé ; y dexaron de entrar 
en el puerto por no haber querido la 
Ciudad saludarlas primero, en virtud de 
la prerrogativa que gozaba de no sa- 
ludar a esquadra ninguna sino quan- 
do llevaba Rey, Reyna. o Príncipe Ju- 
rado. 

A 15 de Julio de 1689 llegaron a Bar- 
celona las galeras de Ñapóles, Sicilia, 
Genova y Cerdeña con soldados alema- 
nes e italianos: y después las de España 
con 600 hombres de los tercios de Gra- 
nada y de la Costa. 

A 7 de Julio de 1691 llegó delante de 
Barcelona la Armada Francesa de 12 na- 
vios, 20 galeras y tres balandras bombar- 
deras, a las órdenes del Vice-Almirante 
Conde de Estrées: y el día 10 empezó el 
bombardeo contra la Ciudad. 

A 3 de Setiembre de 1692 llegaron a 
Barcelona 23 navios de la Armada de 
España ; y al 23 partieron con rumbo a 
Poniente. 

A 12 de Agosto de 1693 llegó delante 
de Barcelona la Armada de Francia, 
compuesta de 93 baxeles y 3 balandras, 
baxo el mando de Monsieur de Tourville. 
Ancló en la Rada: y el día 16 se le 
agregaron 16 navios, y todos ¡untos die- 
ron la vela para levante. 

A 28 de Mayo de 1695 llegaron delante 
de Barcelona las Armadas de Inglaterra 
y Olanda en número de 130 velas: y el 
30 partieron hacia Palamós, y pasaron 
a las costas de Francia. 

A 5 de Junio de 1697 llegó delante de 
Barcelona para bloquearla la Armada de 
Francia de 14 navios, 30 galeras y tres 
balandras bombarderas, y 80 embarcacio- 
nes de transporte; mandada por el Bay- 
lío de Noailles, Teniente General del Vi- 
cc-Almirante Conde de Estrées. 



Ca Font, Dietari ( 1454-1472) ; Cokoi.ku, Los dietarios de ¡a Generalidad, üielaii del Anlirh 
Consell Barceloní, I-XVI. 



MEMUKIAS lUSTOKICAs DK IjAKCtLU^A 
34 (IV, ll) 



937 



EXTRACTO DE LOS DERECHOS REALES QUE ADEUDABAN E\ BARCELONA 
los vasallos del Emperador de Alemania, y del Duque de Sabaya, que hacían comer- 
cio en Cataluña desde principios del siglo XV. 



DE este derecho era receptor Rafael 
Ferrar por nombramiento del Rey 
Don Alonso V, expedido en 10 de Agosto 
de 1424. El Libro original de cuentas de 
donde se han sacado estas apuntaciones, 
que es de papel grueso en folio regular 
con este título, Libre de Rafael Ferrer 
del Dret deis Alemanys e Saboyenchs, 
existe en el Archivo del Maestre Racio- 
nal de Cataluña, señalado de Letra G. 
Armario 42. Pieza 2. 

Las cuentas del sobredicho derecho 
empiezan en el año 1425, y concluyen 
en 1445. En los correspondientes asien- 
tos de cada año, constan los nombres y 
patrias de los Mercaderes, y las Compa- 
ñías que tenían establecidas : asimismo 
los géneros que introducían, y los artícu- 
los que exportaban, y alguna vez los nom- 
bres de los navios que hacían este trá- 
fico de economía. 

Por un cotejo de las sumas que se 
adeudaban con el aprecio de los géneros 
que consta en los asientos, se colige que 
este derecho se reducía a 4 dineros, mo- 
neda barcelonesa de terno. por cada libra 
de la propia moneda del valor de las 
mercancías u otros efectos que entraban 
o salían por mano de los referidos Co- 
merciantes o de sus factores: lo que 
correspondía a poco más de un 2 y 1/5 
por ciento. 

CUENTA DEL AÑO 1425 

La I partida de que se hizo cargo este 
año el Recaudador del expresado dere- 
cho, con 4000 florines de oro de Aragón, 
con que la compañía saboyana de Juan 
Closi y de Juan Corlin, y la Alemana de 
Juan de Colonia, habían servido gracio- 
samente al Rey Don Alfonso V: de cuya 



cantidad mandó dicho Monarca que se 
entregasen 825 libras a su Tesorero, y 
que las restantes 1375, hasta su cumpli- 
miento, se invirtiesen en pagos de diver- 
sas provisiones y municiones de guerra 
para el apresto de la armada que a la 
sazón preparaba para pasar a Ñapóles. 

Los nombres de los Comerciantes que 
se leen en los asientos de este año, son: 
entre los Alemanes, Juan de Colonia, Juan 
Karli, Jacobo Carman. Juan Urence: en- 
tre los Saboyanos. Bellrún Faura. Juan 
Aymur, Juan Closi, Juan Seyana, Juan de 
Moliura, y Bartolomé Antoni del Pía- 
monte. 

Los géneros que constan en las parti- 
das haberse despachado, y adeudado de- 
rechos de entrada, son: lino, cáñamo, pa- 
pel, petos de coraza, arneses de armadu- 
ras, costales de pastel, mercería, sombre- 
ros, alfderes. agujas, cuchillos, cascabe- 
les, hojas de lata, caxas de puntas, corre- 
jeles, espuelas, rosarios, almacija. corta- 
plumas, cañamazo, acero, gorras de niño, 
sombreros de clérigo, agujetas de cabri- 
tilla, espuelas, birretes de galán, frenos, 
toneles de alambres, fustanes, lienzo de 
colanza, lencería de todas suertes. 

CUENTAS DEL AÑO 1426 

Los nombres de los Comerciantes que 
se leen en los asientos de este año, son: 
entre los Alemanes, Hugo Brothador, 
Juan Karli, Juan de Colonia, Jacobo de 
Basilea, Juan Garba, Enrique Schirol, 
Gerardo Broker, Guillermo Brekel, Gerar- 
do de Boys. Conrado Selvatge. N . Aurich, 
Jofre de Alemania, Juan Folch, Joushom- 
pis y Compañía de Constanza, Juan Fol- 
cey: entre los Saboyanos, Christoval 
Spadeli y Compañía, Juan Aurina, Pedro 



938 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Casia, Juan Blanch, Mamerto Moren, 
Juan Closi, Monelio Faura, Juan Picot, 
Francisco de Encluya, Francisco Basi, 
Odamio Bugureti, Venció de la Sglesia, 
y Hugo Malit de Bresa. 

Los géneros que consta haberse des- 
pachado y adeudado derecho de entrada, 
son: cuerdas de vihuelas, vexigas de al- 
mizcle, civeta, frascos de vidrio con azey- 
tes destilados, aceros, vidrios de espejo, 
nuez muscada, flor de maclas, añil de 
golfo, añil bagadel, alfileres, sombreros, 
alambre de hierro, barriles de salitre, ba- 
rriles de pólvora, algodón, hoja de lata, 
toneles de arenques blancos, peynes, hilo 
de Borgoña. pieles de lobo, planchuela de 
latón, candeleros. rosarios, lienzos crudos, 
birretas, estribos, lencerías de hilo, fus- 
tanes de Lombardía y Alemania, y todo 
género de mercería. 

Cuenta asimismo, que los artículos que 
tomaron aquel año para extraer de Ca- 
taluña, son: coral labrado y en botón, 
pieles de conejo, de zorro, higos, cirue- 
las, pasa, y otra fruta seca, piñones, agá- 
rico, y azafrán de Orta, de Balaguer, y 
otra especie llamado Lestat. La cantidad 
de este último fruto, que llevaron de Ca- 
taluña, ascendió sumadas las diferentes 
partidas, a 6050 libras. Los precios de 
este género, según sus clases, era en esta 
forma: el azafrán Lestat, que sería el es- 
cogido, se compró a 50 sueldos barcelo- 
neses la libra ; el de Orta, a 30 lib. el de 
Balaguer a 24 lib. y el mercader a 18 lib. 

CUENTA DEL AÑO 1427 

Los nombres de los comerciantes que 
se leen en los asientos de este año, son 
los siguientes: entre los Alemanes, Juan 
Karli, Pedro de Colonia, Enrique de 
Constanza, Gerardo Broker, Francisco 
Ortofj, Joushonipis y Compañía : entre los 
Saboyanos, Pedro Cartoli, Pedro de Sa- 
baya, Juan Blanch, Juan Closi, Mamerto 
Moreri, Juan de Liúda, Torcato Francho, 
Pablo Francho Blasi Ginebrino, y Juan 
Moreri ídem. 



Los géneros que consta haberse despa- 
chado este año y adeudado los derechos 
de entrada por mano de los dichos co- 
merciantes o de sus factores, son los si- 
guientes: añil de golfo, ídem bagadel, 
agujas, fustanes, peletería, alfderes, len- 
cería de Constanza, sombreros, rosarios, 
planchuela de latón, hilo blanco de Ale- 
mania, cañamacería, cardenillo, telas de 
cedazo, espejos, tixeras de Tolosa, casca- 
beles, estribos, hilo de Flandes, lienzos 
de lino de Berbería, estaño obrado, y to- 
da especie de quincallería y mercería. 

Consta asimismo que los artículos que 
tomaron y extraxeron de Cataluña en 
aquel año, fueron: coral en botón, fru- 
tas secas, y 5954 libras de azafrán de 
Balaguer, de Orta, y de Cervera. 

CUENTA DEL AÑO 1428 

Los nombres de los Comerciantes que 
se leen en los asientos de este año, son 
los siguientes: entre los Alemanes. Jous- 
hompis y Compama, Juan de Colonia, 
Juan de Roffols, Angelo Thuemburg, 
Anagui de Boys, Enrique de Alemania, 
Gaspar de Wat. Jacobo Bomlio, Juan 
Karli, Enrique de Constanza, Guillermo 
Gosofre, Juan Uter. Agustín Dogor: en- 
tre los Saboyanos, Conrado Spadeli, Juan 
Spadeli, y A'. Espondeli. 

Los géneros que consta haberse despa- 
chado en este año, y adeudado los dere- 
chos de entrada por manos de los sobre- 
dichos Comerciantes, o de sus factores 
son los siguientes: todo género de lence- 
ría, fustanes, sombreros, paños listados, 
nueces de exarch, puntas, algodón, nuez 
muscada, espejos, flor de macias. 

Consta asimismo que los artículos que 
tomaron aquel año, para extraer de Ca- 
taluña, fueron: azafrán de todas suertes, 
que pesó 8744 libras, sal ammoníaco, 
frutas secas, coral en botón, y azúcar. 

NOTA 

Los valores de algunos artículos, así 
de importación como de exportación, se 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BAKCIXONA 



939 



encuentran especificados este año en al- 
gunos géneros, como son del azúcar a 
40 lib. barcelonesas la carga: los higos 
pasos a 26 lib. de la misma moneda el 
quintal ; y la nuez de exarcli a 36 lib. 
el quintal. 

CUENTA DEL AÑO 1429 

Los nombres de los comerciantes que 
se leen en los asientos de este año. son 
los siguientes: entre los Alemanes. Jous- 
hompis y Compañía, Juan Ronojf, Gas- 
par Wat y Compañía, Juan Karli, Juan 
de Colonia: entre los Saboyanos, Jacobo 
Bruneti, Basqui Materna, Bartolomé de 
Saboya. 

Los géneros que consta haber despa- 
chado en este año, y adeudado los de- 
rechos de entrada por mano de los so- 
bredichos Comerciantes, o por la de sus 
factores son: todas suertes de lencería, 
algodón, nueces de exarch. fustanes, pa- 
ños pintados, cañamazo, pimienta, comi- 
no, latón, alambre y todo género de quin- 
callería. 

Asimismo los artículos que tomaron y 
extraxeron de Cataluña, fueron: azafrán, 
coral, azufre, pieles de conejo, y frutas 
secas. 

CUENTAS DESDE EL AÑO 1430 
HASTA 1435 

Los nombres de los Comerciantes que 
se leen en los asientos de los seis años 
sobredichos, son los mismos que se ex- 
presan en el anterior; con la diferencia 
de hallarse algunos nuevos, que son los 
siguientes : entre los Alemanes, Juan Riff, 
Enrique Werber; y entre los Saboyanos: 
Juan Franchi, Pedro Spadeli, Pedro 
Chrespia, Jacobo Boccialo, Francisco 
Banqui, Antonio Clisa de Niza, Martín 
Morelli, Juan Guitardeto, Juan Dispa, 
Matheo Stagno. 

Por los asientos de los sobredichos 
años consta que los renglones de impor- 



tación y de exportación, fueron de las 
mismas clases que aqui omitimos repetir. 

Sólo se nota en la cuenta de 1435 el 
precio que Icnian algunos de los artículos 
del comercio, como son: la docena de 
pieles de conejos a 3 suel. barceloneses; 
el quintal de cáñamo sin rastrillar a 
1 lib. 18 sueldos: la docena de pieles 
de añinos a 6 suel. 7 dineros: la libra de 
coral florete en botón 5 lib. 10 suel.: la 
arroba de agengibre a 2 lib. 11 suel. 
5 dineros. 

En los asientos del sobredicho año 
1435 se hace mención de las embarcacio- 
nes, así españolas como estrangeras, que 
entraron en el puerto de Barcelona con 
carga para los expresados alemanes y sa- 
boyanos, y son los siguientes: galera de 
Luis Sirvent, catalán: nao de Pedro Vi- 
dal, ídem: barca de Arnaldo Juliol, ídem: 
barca de Pedro Pons, ídem: barca de Be- 
renguer Conca, ídem: barca de Guerao 
de Copliure, ídem: la galera de Perpi- 
ñán, ídem: una galeaza de Venecianos: 
otra galeaza de ídem: una nao de Nizar- 
dos: nao de Antonio Marema: nao de 
Rodrigo Ramón de Niza: dos galeras de 
Florentines: nao de Gonzalo Yañes, cas- 
tellano. 

CUENTA DE LOS AÑOS 1441 Y 42 

En los asientos de las cuentas de estos 
dos años se leen casi los mismos nombres 
de los Comerciantes extrangeros, y se 
nota que las casas más acreditadas y per- 
manentes eran las tres compañías alema- 
nas de Joushompis, de Juan de Colonia, 
y de Gaspar de Wat. 

Los géneros de importación que adeu- 
daron los derechos en aquellos dos años, 
son: azufre de Alemania, lencería en cru- 
do y blanqueada, lienzos pintados de 
pincel, cepillos, tapetes, hilo de ballesta, 
fustanes, bonetes, pieles de búfalo, algo- 
dón azul hilado, hilo de Oudenarde, vi- 
drio, libros de papel, alambres, frisos, es- 
pejos, rosarios, hilo de hierro, y todo gé- 
nero de mercería y quincallería. 



940 



AMU-MU DE CAHMANY Y DE MOWPALAU 



En los referidos asientos se expresan 
también las embarcaciones, así españolas 
como estrangeras, que llegaron al puerto 
de Barcelona con géneros de cuenta de los 
sobredichos comerciantes y compañías. 
Y son los siguientes: la galera de A'. Ca- 
sasaya. Castellano, que vino de Flandes: 
nao de Martin de Laso, Andaluz: una 
nao de Castellanos de la Compañía de 
Wat; la nao de Alvaro López, Vizcayno: 
otra nao de Castellanos: nao de Juan de 
San Juan, Vizcayno: otra nao de Caste- 
llanos: barca de Martín de Lanza, Anda- 
luz: barca de Alonso Lorenzo, Gallego: 
barca de Ramón Ángel, Catalán: galera 
de Juan de Riba, ídem: barca de Ramón 
Miguel, ídem: nao de Juan Martí, ídem: 
galera de Juan Camós, ídem: galera de 
Pedro Setantí, ídem, que viene de Flan- 
des: balanero de Melchor Mates. ídem: 
galera de Pedro Tintorer, ídem: la gale- 
ra de Perpiñán, ídem: barca de A'. Ju- 
Rol, ídem: galera de A'. Xetart, ídem: 
barca de San Feliu, ídem: nao de Juan 
Mari, ídem: dos galeras de Florentines: 
otras dos galeras de Venecianos: nao de 
Borgoñones: la galera de Rhodas: la ga- 
lera de Valencia: la galera de Stefano de 
lu Stuja: la galera de Stefano Malipetro, 
Veneciano: la galera de Francia: la ga- 
lera de Pedro Bifani de Aviñón: nao de 
Mateo Tosquella: una galera de Nizar- 
dos: un balanero de Borgoña: la nao de 
los Borgoñones: la galera del Mariscal 
de Rhodas: una galera de Florentines: 
una galera de Venecianos: barca de 
F. Maltes. 



CUENTA DEL AÑO 1443 

En los asientos de las cuentas de este 
año consta, que entre las partidas de dis- 
tintas suertes de azafrán, extraxeron de 
sólo Cataluña 16 082 libras de peso, cuyo 
total a razón de 3 lib. moneda barcelo- 
nesa la libra de peso de dicho fruto, uno 
con otro, importa 48 246 lib. de la propia 
moneda: y esta suma multiplicada por el 
valor que correspondería hoy según el 
precio de la moneda de Europa, ascende- 
ría a 400 000 ducados. 

En los asientos de los derechos que 
adeudó el coral que extraxeron dichos 
comerciantes estrangeros por la Aduana 
de Barcelona, asciende a 565 lib. y me- 
dia de peso, cuyo valor a razón de 4 lib. 
moneda barcelonesa cada una, importó 
2260 lib. que correspondería hoy a 18 080 
de la moneda corriente. 

Nota 

De los asientos de los derechos Reales 
adeudados en la Villa de Perpiñán por 
los mismos Alemanes y Saboyanos, que 
también hacían por aquella vía su tráfi- 
co de importación y exportación, cons- 
ta: que en el año 1426 extraxeron de 
Cataluña 1415 libras de azafrán, 168 de 
coral, y 68 quintales de higos y pasas. 

Igualmente por los asientos de lo que 
adeudaban en Aragón los mismos estran- 
geros, consta: que extraxeron en el año 
1427 de cosecha de aquel Reyno 6746 li- 
bras de azafrán, y en el año siguiente 
7723 libras. 



Habler, Das Zollbuch der Deuhthcn; MnjÁ, Dificidlades de la industria y comercio ale- 
manes; ScHULTE, Geschichte der grossen Kavensburger; Stroheker, El comercio entre Cataluña 
y el Sur de Alemania: Vincke, Zu den Anjiingen. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK BARCELONA 
35 (IV, IIl) 



941 



LISTA DE LAS EMBARCACIONES, ASÍ NACIONALES COMO EXTRANGERAS 
que adeudaron en el puerto de Barcelona el derecho de ancorage, desde el año de 

1496 hasta 1546. 



ESTAS listas se han copiado de los Li- 
bros de cuentas de los Recaudado- 
res, que originales existen en el Archivo 
del Maestre Racional de Cataluña, seña- 
lados de la letra A. Pieza 2. Armario V. 
Son 31 libros en folio de marca mayor, 
partidos por el largo, y enquadernados 
en pergamino. 

El ancorage era un derecho que el Rey 
Don Alfonso V había concedido al Ayun- 
tamiento de Barcelona ¡¡or su Real pri- 
vilegio en 1437, destinándolo a la cons- 
trucción y conservación de su muelle y 
fondeadero. 

En el extracto que se ha hecho de las 
innumerables partidas que están en las 
listas de aquellos antiguos libros, se han 
omitido los asientos de todos los buques 
de mil quintales abaxo, que componen 
un número prodigioso, incluso los vasos 
menores de cabotage de la Provincia. Por 
consiguiente se omiten también todas las 
embarcaciones catalanas, aunque pasen 
del porte de los dichos mil quintales, que 
eran procedentes de Mallorca, Menorca, 
Valencia y demás puertos del mismo 
Principado, y asimismo las que traían 
sal de los Alfaques, trigo y maderas de 
Tortosa, que formaban un continuo y 
freqüente tráfico: y por último se omi- 
ten los viages duplicados y triplicados de 
una misma embarcación dentro de un 
mismo mes. 

Por consiguiente sólo se extractan aquí 
las partidas de embarcaciones mayores 
de 50 toneladas, así nacionales como es- 
trangeras, entendiéndose también baxo de 
esta denominación todas las que eran 
de puertos de España fuera de Cataluña, 
que como tales se reputaban entonces. 



Constará en cada asiento el nombre del 
Patrón, su patria, el puerto de donde ve- 
nía, la clase del bastimento, y su porte. 
Con estos datos podrá tener el lector unas 
noticias auténticas y muy curiosas, no sólo 
del tráfico marítimo del puerto de Barce- 
lona, a fines del siglo xv. y principios 
del XVI, en que ya había perdido gran 
parte de su pasado esplendor y fuerza; 
sino de la navegación que había en aque- 
llas épocas en varias Provincias de esta 
Península, antes y después de los prime- 
ros viages a las Indias. 

Para dar una idea del tráfico marítimo 
y estado de la navegación que aún con- 
servaba Cataluña a fines del siglo xv, in- 
sertaremos aquí los nombres de los 41 
Patrones de embarcación propia, que te- 
nia una sola Villa de aquel Principado 
(S. Eeliu de Guíxols). que se han reco- 
gido de los asientos de ancorage perte- 
necientes al año 1499. y son los siguien- 
tes: Antonio Rabasa. Antonio Roíg, An- 
tonio Liurás, Antonio Saurit, Antonio 
Ferrer, Antonio Maciá, Antonio Mestre, 
Antonio Roe, Antonio Mestras, Antonio 
Masis, Benito Vilalta. Baltasar Blaiicli, 
Benito Nadal, Bartolomé Pujal, Bartolo- 
mé Durbán, Estevan Serafí, Feliu Do- 
mingo, Feliu Pons, Feliu Torras, Fran- 
cisco Joanals, Feliu Alest, Gabriel An- 
dreu, Gabriel Sala, Juan Pati, Juan Marc, 
Jayme Alomar, Jayme Corder, Jayme 
Ramón, Juan Clapés, Monserrate Bosch, 
Nicolás Absent, Ponce Planellas, Pablo 
Palet, Pedro Andreu, Pedro Esteba, Pe- 
dro Berber, Pedro Proco, Pablo Pou, 
Pedro Salles, Rafael Torras, Sebastián 
Durlián. 



942 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

CUENTA DEL AÑO 1497. 



Adviértase, que en esta primera Lista 
aún no se asentaban los puertos de don- 
de procedían las embarcaciones que adeu- 
daban el ancorage ; sino sólo el nombre 
o clase de la embarcación, y el número 
de quintales de su porte. 

ENERO 
Josef Bandi, Italiano: balanero 1500 
Juan Lanzoa, Vizcayno: barca 5000 
N. Calleja, Castellano: balanero 2000 
Juan Ursúa, Vizcayno: barca 6000 
Luis Ganero, Castellano: balanero 1400 
Matías García, Castellano: balane- 
ro 1000 
Francisco Tarascó, Catalán: bala- 
nero 1800 
Pedro Altarel, Catalán: balanero 1500 
Pedro Antoni, Catalán: balanero 2000 
Josef de Naya, Vizcayno: barca 1000 
Leonardo BofiU, Catalán: barca 
Fernando de la Volucra, Italiano: 

balanero 1750 

Gerardo Mir, Catalán: balanero 2250 

FEBRERO 

Antonio Márquez, Castellano: barca 1000 

Onoíre Riera, Catalán: barca 1000 

Pedro Ferrer, Valenciano: balanero 3000 

Josef González, Portugués: caravela 1200 

Antonio Volars, Catalán: balanero 2000 

Carlos Salvador, Catalán: balanero 2250 
Marcos de los Reyes, Castellano: 

balanero 1500 

La barca de los Judíos 4000 

Bartolomé Roque, Castellano : barca lOOÜ 

MARZO 

N. Palaudarias, Catalán: balanero 3000 
Pedro de Sámanos, Vizcayno: ba- 
lanero 1100 
Alonso de la Portilla, Castellano: 

barca 2200 

Pedro Soler, Catalán: barca 6000 

Jaymc Casasús, Valenciano: cara- 
vela 1500 
Leonardo BofiU, Catalán: barca 1000 



Antonio Márquez, Castellano: barca 1000 

Josef Cornelias, Catalán: galeón 2500 

Bernardo Alsines, Catalán: galeón 1300 

ABRIL 

Gabriel Puga, Gallego: caravela 1500 

Guillen Ferrer, Catalán: balanero 3000 

Josef Dastriané: barca 1000 

Josef Pérez, Castellano : balanero 1100 

Miguel Suau, Catalán: barca 3500 

Pablo Pou, Catalán: lialanero 2500 

Juan Mesía, Castellano: caravela 1000 

Gaspar Comellas, Catalán: galeón 2000 

Matheo Morales, Sevillano: barco 1000 

Josef Boracino, Italiano: barca 1500 

Damián Bangui, Saboyano: galeón 2000 

Jorge Ras, Italiano: barca 5000 

Barca del Prior de Cataluña 3000 

Pons Guerau, Catalán: saetía 2000 
Guillen Salvador, Catalán: balanero 2000 

MAYO 
Juan Alonso, Castellano: caravela 1520 
Miguel Fábregas, Catalán: nao 5000 
Gerardo Mir, Catalán: balanero 2250 
Josef Escuder, Valenciano: saetía 1000 
Pedro Soler, Catalán: nao 6000 
Pedro Mas, Catalán: barca 1000 
Josef Boracino, Italiano: caravela 1500 
Onofre Gifre, Catalán: barca 1000 
Bernardo Gabanes, Catalán: nao 6000 
Sigismundo Pía, Catalán: balane- 
ro 3000 
Carlos Santolí: nao 7000 
Josef Bazán, Castellano: balanero 2200 
Pons Garau, Catalán: saetía 1000 

JUNIO 
Leonardo Bofill, Catalán: barca 1000 
Antonio Torrella, Catalán: barca 1100 
Rafael Zavala, Castellano: balanero 2000 
Jayme Casasús, Valenciano: cara- 
vela 1500 
Bartolomé Moncoía, Portugués: ca- 
ravela 1000 
Lorenzo Martorell, Catalán: barca 1000 
Bartolomé Roque, Castellano: barca 1000 



MEMORIAS HISTÓRICAS I)K BARCELO.NA 



943 



N. Gonzalbo, Castellano: balanero ICOO 

Antonio Torrella, Catalán: barca 1100 

Malinas Oliver, Catalán: barca 1300 

Pedro Sarinera: balanero 1500 

JULIO 

Josef Morrell, Catalán: balanero 4000 

Antonio Torrella, Catalán: barca 1100 

Bernardo Gabanes, Catalán: nao 6000 

Gaspar Riba: balanero 2000 

Josef Boracino, italiano: barca 1500 

Jaynie Boscb, Catalán: galeón 2750 

Francisco Calvet, Catalán: saetía 1000 

Diego Taparero, Castellano: barco 1000 

Fernando Doz, Castellano: barca 3000 

Alonso Nogueiro, Gallego: barco 1000 

Bernardo Alsines, Catalán: galeón 1600 

Pedro Oliver, Catalán: barca 1000 

AGOSTO 
Josef Ferrandis, Castellano: bala- 
nero 1000 
Jayme Pou, Catalán: barca 1000 
Rafael Zavala, Vizcayno: balanero 2000 
Juan Torrelles, Catalán: balanero 2000 
Antonio Torrella, Catalán: barca 1100 
GuiUén Belora, Valenciano: barca 1000 
Diego Sierra, Castellano: caravela 1500 
Juan Dalicone, Italiano: balanero 2000 
Gabriel Pujadas, Catalán: caravela 1500 
Pablo Pou, Catalán: balanero 2500 
GuiUén Coras, Catalán: caravela 2000 
Garau Mir, Catalán: balanero 2250 
Matheo Fabrer, Valenciano: barca 1000 

SETIEMBRE 

Manuel Doras, Catalán: balanero 3000 

Josef Boracino, Italiano: caravela 1500 

Juan Mons: balanero 4000 



Pedro Planes, Catalán: barca lOOÜ 

Christóval Marco, Andaluz: barco 1000 

Pablo Cornelias, Catalán: galeón 2500 

OCTUBRE 
Leonardo BofiU, Catalán: barca 1000 
Alonso Nogueiro, Gallego: barca 1000 
Matheo Fabrer, Valenciano: barca 1000 
Juan Carrasco, Castellano: balanero 1800 
Bartolomé Montoro, Castellano: ca- 
ravela 1000 
Antonio Mir, Catalán: caravela 1300 
Antonio Olari, Sardo: barca 1000 
Ramón Morar, Catalán: barca 1000 
Juan Ferrándiz, Castellano: bala- 
nero 1000 
Jayme Pou, Catalán: barca 1000 
Miguel Gorgi, Sardo: caravela 1000 
Josef Boracino, Italiano: barca 1500 
Leonardo Bolill, Catalán: barca 1000 
Josef Carrasco, Castellano: balane- 
ro 2000 
NOVIEMBRE 
Miguel Fábregas, Catalán: nao 5000 
Manuel Darés, Barcelonés: barca 3000 
Onofre Riera, Catalán: balanero 2000 
Antonio Saragosa, Catalán: bala- 
nero 2000 
DICIEMBRE 
Bartolomé Roque, Castellano: barca 1000 
Juan Escuder, Catalán: saetía 1000 
Antonio Mayor, Castellano: barca 1000 
Gonzalvo Rodrigo, Castellano: bar- 
co 1000 
(iabricl Pujadas. Catalán : caravela 1500 
Leonardo Bofill, Mallorquín: barca 1000 
Alonso Carrasco, Castellano: bala- 
nero 1750 



CUENTA DEL AÑO 1498. 



ENERO 
Josef Cano, Castellano: de Colibre: 

balanero 1500 

Juan Damiá, Catalán: de Specia: 

caravela 1 300 

Alvaro Barbero, Gallego: de La 

Coruña: caravela 1000 



Miguel Fábregas, Catalán: de Si- 
cilia: nao 5000 

Juan Escuder, Catalán: de Tarrago- 
na: saetía 1000 

Guillen Ferrer, Catalán: de Galicia: 

balanero 2000 



944 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



FEBRERO 
Antonio Soler, Catalán: de Valen- 
cia: barca 1000 
Gabriel Pujadas, Catalán: de Ta- 
rragona: caravela 1500 
Javme Pou, Catalán: de Palamós: 
' barca 1000 

MARZO 
Miguel Bonhanato. Portugués: de 



Pedro Valentí, Catalán: de Pala- 
mós : balanero 2000 

Ramón Armorós, Catalán: de Civi- 

ta-vecchia: balanero 3000 

JUNIO 

Miguel San Climent. Catalán: de 

Alexandría: nao 7000 

Bernardino Juncá, Catalán: de Si- 
cilia: balanero 2000 



Berganga: galeón 

Alonso Sánchez, Portugués: de Pon- 
tevedra : caravela 

Christóval Gutiérrez, Portugués: de 

Oporto: barca 1000 

Bartolomé Alonso, Castellano: de 



1000 Benito Banqui, Saboyardo: de Va- 



lencia: galeón 
1500 Alonso Nogueiro, Portugués: de Se- 



1000 



Castilla: caravela 



Leonardo BofiU, Mallorquín : de 

Mallorca: barca 1000 

Bernardo Onis, Portugués: de Opor- 
to : caravela 2000 

Alfonso Nogueyro, Portugués: de 



Oporto: caravela 



Antonio Magor, Catalán: de Va- 
lencia: barca 1000 

ABRIL 
Pedro Mora, Menorquin: de Ciuta- 

della: galeón 1000 

Juan Rosas de Noya, Gallego: de 

Málaga: balanero 1000 

Bartolonré Montofá. Mallorquín: de 

Alguer: caravela 1000 

Francisco Fabrer. Catalán : de 

Aguasmuertas: balanero 2000 

MAYO 

Leonardo BofiU, Mallorquín: de Ta- 
rragona: barca 1000 

Juan Olivar, Catalán: del cabo de 

Tordera : balanero 2000 

Matheo Fabres, Catalán: de Al- 
guer: caravela 1000 

Antonio Joanals, Catalán: viene de 

paso: caravela 1000 

Francisco Nivader, Napolitano: de 

Ñapóles: balanero 2500 

Francisco Fabres, Valenciano: de 
Valencia: balanero 2000 



villa: barco 1000 

Bartolomé Rodrigo, Castellano: de 

Sevilla: barco 1000 



1100 Juan Bascat. Catalán: de Genova: 



balanero 2000 

Guillen Baria, Menorquín: de Me- 
norca: saetía 1000 
Pedro Mora, Menorquín: de Me- 
norca: galeón 1000 



1000 Antonio Magor, Catalán: de Va- 



: bal 



encía: harca 



1000 



JULIO 
l'edro Soler, Catalán: de Alguer: 

nao 6000 

Bartolomé Pedro Badoco, Nizardo: 

de Aguas-muertas: galeón 12000 

AGOSTO 

Juan Farriol, Catalán: de Málaga: 

caravela 1200 

Bernardo Alsine, Catalán: de Al- 
guer: galeón 1250 

Francisco de Cuevas, Andaluz: de 

Sanlúcar: balanero 1000 

Christóval Garcia, Andaluz: de Se- 
villa: caravela 1100 

Guillen Bou, Catalán: de Aguas- 
muertas: barca 3000 

Vicente de Monedo, Castellano: de 

Palamós: caravela 1000 

SETIEMBRE 
Guillen Fabrer, Catalán: de Cáller: 

balanero 3000 

Onofre Riera, Catalán: de Cáller: 

balanero 2000 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELOiNA 



945 



Mossén Juan Sarriera, patrón Sole- 

Uas, Catalán: de Ñapóles, nao 17000 
Bartolomé Montofá, Barcelonés: de 

1000 



Alguer: balanero 



OCTUBRE 
Francisco Fernández, Andaluz: de 

Genova: balanero 1000 

Juan Rafael, Valenciano: de Ali- 
cante: balanero 3000 

NOVIEMBRE 
Pedro Valentí, Catalán: de Rhodas: 

balanero 2000 

Juan de Lanza, Andaluz: de Mála- 
ga: balanero 1000 
Martin de Feransach, Saboyana: de 

la NoveUa: galeón 1500 



Juan Farriol, Catalán: de Alguer: 

caravela 1000 

Hartoloiné Moncofá. Barcelonés: de 

Alguer: caravela 1000 

Alonso Ruiz, Andaluz: de Sevilla: 

caravela 1200 

Christóval Marco, Andaluz: de San 

Lucar: caravela 1000 

Pedro Pasqual, V alcnciano : de Ali- 
cante: balanero 2500 

DICIEMBRE 

Benito Sánchez, Andaluz: de Mála- 
ga: balanero 1000 

Manuel Deus, Genovés: de Genova: 

galeón 1500 

Christóval Garcia, Andaluz: de Ñá- 
peles: caravela 1000 



CUENTA DEL AÑO 1499. 



Francisco Flaquer, Catalán: de Va- 
lencia: barca 1200 



ENERO 

Bernardino Galí, Mallorquín: de 

MaUorca: balanero 1100 Mencio Ruiz de Largantaya, Caste 

Bernardo Alsine, Catalán : de Ali- 
cante: galeón 1300 

Gabriel Pujadas, Mallorquín: de 

Mallorca: caravela 1500 

Luis Matías de Muros, Gallego: de 

Noya: balanero 1400 



llano: de Ñapóles: balanero 13000 

MARZO 

Bernardino Galí, Mallorquín: de 



FEBRERO 

Josef Luis de Villandrando, Galle- 
go: de Pontevedra: caravela 1100 

Matheo Lorente, Gallego: de Noya: 

balanero 1500 

Perico de Mandoro, Gallego: de 

Noya: balanero 1250 

Blasco Annis, Castellano: de Tari- 
fa: caravela 1200 

Fernando de Salazar, de Muros: de 
Noya: balanero 

Mossén Pere GuiUén Fábregas, Ca- 
talán: de Rhodas: nao 5000 

Macián Olivar, Catalán: de Valen- 
cia: barca 1000 

Antonio Torelló, Catalán: de Ma- 
llorca: barca 1100 



Mallorca: balanero 1100 

Pedro Ferrer, Catalán: de Mallor- 
ca: barca 1100 

Leonardo BofiU, Mallorquín: de Ma- 
llorca: barca 1000 

Josef Escuder, Catalán: de Alican- 
te: saetía 1000 
ABRIL 

Salvador Aniat. Catalán: de \'alen- 

cia: barca 1000 

Manuel de Rodas, Catalán: de Ge- 
nova : galeón 2500 

Antonio Soler, Valenciano: de Va- 
lencia: barca 1000 

Salvador Gabanes, Catalán: de \ u.- 

Icncia: barca 1000 

Miguel Barceló, Mallorquín: de Al- 
guer: balanero 1300 

Jorge Ros, Catalán: de Genova: 

nao 11000 



946 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



MAYO 

Pedro Pasqual, Catalán : de Geno- 
va: balanero 

Antonio Magor, CatuUin: de Valen- 
cia: barca 1000 

\'alentin Lavat, Mallorquín: de Ma- 
llorca : balanero 2500 

Francisco Claver, I alenciano: de 



Thomás Sánchez, Portugués: de 

Oporto: barco 1000 

2500 Virgilio Daronderri. Vizcayno: de 

Flandes: nao 2300 

Mossén Carlos de San Climent, 

Barcelonés: de Alexandría: nao 7000 

Bernardo Gabanes, Catalán: de Ña- 
póles: nao 4000 



Denia : balanero 



2000 Ji'an Lotero, Portugués: de Opor- 



Gerardo Mir, Barcelonés: de Valen- 
cia : balanero 2250 
Matlieo Fabrer, Barcelonés: de 



to. barco 



1000 



AGOSTO 



Aeuas-muertas: caravela 



1000 Pedro Sánchez. Se i ¡llano: de Opor- 



Antonio Marqués, Catalán: de Ma 

Horca: barca 1000 

JUNIO 
Farío Rafi de Niño, Genovés: de 

Genova: galeón 1000 Bartolomé Moncofá, Barcelonés: de 

Antonio Pollés, Catalán: de Valen- Alguer: caravela 1000 

cia: barca 1000 Diego Rodrigo, de Viana: de Sevi- 

Juan Farriol, Barcelonés: de Cá- Ha: barco 1000 

Uer: caravela 1200 Pedro Pasqual, Barcelonés: de Na- 



to: barco 1000 

Juan de Minuesa, Sevillano: de Ci- 

vita-vecchia: barco 1000 

Manuel Darés, Barcelonés: de Al- 
guer : galeón 2500 



Nicolás Sanz, de Tortosa: de Gi- 

braltar: balanero 1000 

Bartolomé Moncofá, Barcelonés: de 

Alguer: caravela 1000 

Rodrigo RuU, Catalán: de Alme- 

ria: barco 1000 

Antonio Ferrer, Catalán: de Nau- 

sia: saetía 1200 

Jayme Riguer: Catalán: de Valen- 
cia: barca 1000 

Alonso Nogueiro, Portugués: de 

Oporto: barco 1 000 

JULIO 

Diego Ximeno, Sevillano: de Sevi- 
lla: barco 1000 

Guillen Batlle, Barcelonés: de 

Aguas-muertas: saetía 1000 

Onofre Riera, Barcelonés : de Sici- 
lia: balanero 2000 

Pedro Valentí, Catalán: de Sicilia: 

balanero 2000 

Clemente Cases, Barcelonés : de Va- 
lencia: barca 1000 

Pedro Negro, Genovés: de Mallor- 
ca: galeón 1000 



)les: balanero 



2500 



SETIEMBRE 

Francisco Calafate, Sevillano: de 

Sevilla: barco 1000 

Juan Farriol, Barcelonés: de Mar- 
sella: caravela 1000 

Javme Roca, Mallorquín : de Ma- 
llorca: caravela 1000 

Juan Rigo Dandora, Genovés: de 

Marsella: balanero 2000 

Domingo Juan Galas: Genovés: de 

Mallorca: galeón 1000 

Benito Sanou, Catalán: de Valen- 
cia: barca 1000 

Farrer Raffi. Marsellés: de Aguas- 
muertas : galeón 1 000 

Juan Farriol. Barcelonés: de Mar- 
sella: saetía 1000 

OCTUBRE 

P'rancisco Ferrándiz, Portugués: de 

Ojjorto: barco 1000 

Alonso Nogueyro, Portugués: de 

Oporto: barco 1000 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



947 



Carlos de Fornés, Genovés: de pa- DICIEMBRE 

sage, lleva paños: nao 12000 Benito Vieta, Catalán: de Valencia: 

Thomás Sánchez, Portugués: de barca 1000 

Oporto: barco 1000 Pedro Sánchez, Sevillano: de Ali- 

Diego Casterenoso, .Í;í(/a/u2; de Cá- cante: barco 1000 

diz: barco 1000 Salvador Amat, Barcelonés: de Va- 

Ramón Llansa, Mallorquín: de Ma- lencia: barca 1000 

llorca: balanero 1000 Pedro de Malodia, Gallego: de la 

Leonardo Boíill, Barcelonés: de Ali- Puebla: balanero 1100 

cante: barca 1000 Pedro de Vales: Gallego: de la Co- 

Onofre Riera, Barcelonés: de Al- ruña: balanero 1000 

guer: balanero 2000 Alonso Nogueyro, Portugués: de 

Roma: barco 1000 

^^/^r//^•«ínDl^ Juan PuñoUa, Castellano: de Opor- 

to: barco 11000 

Antonio Pollés, Catalán: de Valen- Damián Marrufa, Genovés: de Va- 
cia: barca 1000 lencia: nao 3000 

Juan Bautista, Genovés: de Cádiz: Miguel Planes, Barcelonés: de Me- 

balanero 2000 ciña: balanero 2700 

Gabriel Pujades, Barcelonés : de Blasco Gonzalo, Gallego: de la Co- 

Nápoles: caravela 1250 ruña: balanero 1000 



CUENTA DEL AÑO 1500. 



ENERO 

Jayme Casasús, Barcelonés : de Al- 

guer: balanero 1500 

Onofre Riera, Barcelonés: de Ali- 
cante : balanero 2000 

Baltasar Torroella, Catalán: de Ma- 
llorca : barca 1 OüO 

Pedro Anni, de Tarifa: de Moguer: 

caravela lOÜU 

Blasco Alfonso, Portugués: de Pon- 
tevedra: balanero 1000 

Juan Escuder, Catalán: de Mallor- 
ca: saetía 1000 

Diego de Padilla, Sevillano: de 

Oporto: balanero 1000 

Felipe Pons, Barcelonés : de Narbo- 

na: barca 1000 

Macián Oliver, Catalán: de Valen- 
cia: barca lÜUO 

Bernardino Dimas, San Luqueño: 

de Oporto: barco 1000 

Alvaro Pérez, Portugués: de Pon- 
tevedra: balanero 1200 



Antonio Falgueras, Catalán: de So- 

ller: barca 1000 

FEBRERO 

Antonio Godav, Barcelonés: de Ma- 

hón: barca 1000 

Vilambos, San Luqueño: de Opor- 
to: barco 1000 

Pedro Pasqual, Barcelonés: de Ge- 
nova : balanero 1500 

Miguel Planes, Barcelonés: de Va- 
lencia: balanero 1500 

Antonio Ferrer, Catalán: de Culle- 

ra: barca 1000 

Jayme Girau, Catalán: de Vila jo- 
yosa: barca 1000 

Antonio Galter, Barcelonés: de 

Francia: barca lOUO 

Leonardo Bofill, Barcelonés: de 

Aguas-muertas: barca 1000 

Christóval Garau, Barcelonés: de 

Valencia: saetia 1000 

Jayme Lauger, Catalán: de Valen- 
cia: barca 1000 



948 



Juan Bergantiño, Gallego: de la Co- 
ruña : balanero 

Poncio Planella, Catalán: de Nar- 
bona: saetía 

Bartolomé Mas, Catalán: de Ma- 
llorca: barca 

MARZO 

Pedro Feliu, Catalán : de Mallorca : 
barca 

í'rancisco Vinader, Barcelonés: de 
Tortosa: nao 

Matbeo Febrer, Catalán: de Mallor- 
ca: caravela 

Leonardo Bofdl, Barcelonés: de Ma- 
llorca: barca 

Narciso Oliver, Catalán: de Valen- 
cia: barca 

Francisco Fabrer, Barcelonés: de 
Alexandría : barca 

ABRIL 

Salvador Amat, Barcelonés: de Va- 
lencia: barca 

Juan Patir, de Tortosa: de Mallor- 
ca: balanero 

Juan de Toledo, Andaluz: de Cá- 
diz: barco 

Antonio Farrer, Catalán: de Valen- 
cia: barca 

Antonio Pollés, Catalán: de Valen- 
cia: barca 

Juan Laupera, Catalán: de Valen- 
cia: barca 

Juan Ximeno, Menorquin: de Me- 
norca: galeón 

Francisco Canari, Barcelonés: de 
Mallorca: galeón 

Ramón Corrager, Catalán: de Nar- 
bona: saetía 

Jayme Riera, Barcelonés: de Ma- 
llorca : galeón 

Jayme Girau, Catalán: de Valen- 
cia: barca 

MAYO 

Antonio Grañena, Portugués: de S. 
Lucar : barco 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

Guillen BatUc, Barcelonés: de Ali- 



1800 
1000 
1000 

1000 
3000 
1000 
1000 
1000 
2500 



cante: saetía 1000 

Pons Planellas, Catalán: de Narbo- 

na: saetía 1000 

Salvador Gabanes, Catalán: de Va- 
lencia: barca 1000 

Gabriel Garrió, Catalán: de Sici- 
lia: balanero 2800 

Juan Raíael, Valenciano: de Va- 
lencia : barca 2500 

Bartolomé Moncofá, Barcelonés: de 

Alguer : caravela 1000 

Juan Escuder, Barcelonés: de Va- 
lencia: saetía 1000 

Gonzalvo Pérez, de Salan: de Rho- 

das : barco 3000 

Jorge Ras, Barcelonés: de Alexan- 
dría: nao 11000 

Gonzalo García, Gaditano: de Ro- 
ma: barco 1000 

Bernardino Gorgi, Sardo: de Gá- 

11er: balanero 1200 

Antonio Tortas, Mallorquín: de Ma- 
llorca : galeón 1000 
1000 Benito Gabañas, Catalán: de Ña- 
póles : nao 4000 
loOO Jayme Bernigal, Barcelonés: de 

Flandes: balanero 12250 

1001 1 

1000 

1000 

1000 

1000 

1000 

1000 

1000 

1000 



1000 



JUNIO 

Onoire Riera, Barcelonés: de Ber- 
bería : balanero 2000 

Juan Farriol, Barcelonés: de Al- 
guer: caravela 1200 

Gerónymo Marrado, Genovés: de 

Mallorca: galeón 1100 

JULIO 

Benito Sarriñame, Catalán: de 

Francia: balanero 1200 

Benito Gabañas, Catalán: de la Ma- 
ta, trae sal de pasage: nao 4000 

Innocente Aloy, Francés: de Ma- 
llorca: balanero 1500 

Juan Rusot, Catalán: de Alguer: 

caravela 1100 

Francisco Ferrándiz, Portugués: de 

Oporto: barco 1000 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



949 



Thomás Sánchez, Portugués: de 




Oporto: barco 


lüOO 


Antonio de Grañena. Portugués: de 




Oporto 


1000 


Juan Ximeno, Menorquin: de Me- 




norca: galeón 


1000 


Salvador Amat, Barcelonés: de Va- 




lencia: barca 


1000 


Narciso Morell, Barcelonés: de Cá- 




11er: balanero 


1000 


Antonio del Pozo, Castellano: de 




Ñapóles: caravela 


2500 



AGOSTO 

Jayme Casasús, Barcelonés: de Al- 
guer: balanero 

Bartolomé Moncofá. Barcelonés: de 
Alguer: caravela 

Antonio Farrer, Catalán: de Valen- 
cia: barca 



, Catalán: de Ná- 
Catalán: de Va- 



Francisco Valentí 
poles: nao 

Bartolomé Miret, 
lencia: barca 

Gaspar Leu, Barcelonés: de la Ma- 
ta : barca 

Francisco Fabrer, Barcelonés: de 
Berbería: barca 

Jayme Pou, Barcelonés: de Valen- 
cia: balanero 

Antonio Goday, Barcelonés : de Ma- 
hón: barca 

Mossén Juan Carrera, Barcelonés: 
de Alexandría: nao 



1500 



1000 



3250 



1000 



3500 



2500 



1000 



1000 



17000 



SETIEMBRE 

Antonio del Polo. Veneciano: de los 

Alfaques: caravela 2500 

Jeanoto Artigo, Florentin: de Mar- 
sella: barco 3000 

Antonio Rodrigo, Portugués: de 

Oporto: barco 1000 

Don Gerónymo de Sernello, de la 

Mata: barca 9000 

Martín Argilia, Genovés: de Saho- 

na: galeón 2000 

Gabriel Sala, Catalán: de Francia: 

saetía 1000 



Bartolomé Mas, Catalán: de Valen- 
cia : barca 

Francisco Vinader, Catalán: de Ña- 
póles: nao 

Juan Marc, Catalán: de Francia: 
caravela 

Damián Marrufa, Genovés: de Ge- 
nova : balanero 

Pedro de Toledo, Andaluz: de Ma- 
llorca: galeón 

Benito Sanou, Catalán: de Valen- 
cia: barca 

Diego de Pando, Bilbaíno: de Flan- 
des: barca 

Thomás Sánchez, Portugués: de 
Oporto: barco 

OCTUBRE 

Fernando Prieto, Sevillano: de Se- 
gura: balanero 

Juan de Balay, de Fuente-rabia: de 
Aguas-muertas: balanero 

Pedro de Muros, Gallego: de Aguas- 
muertas: balanero 

Francisco Ganar, Barcelonés: de 
Roma: galeón 

Bartolomé Coli, Andaluz: de Pa- 
los: caravela 

Juan Rodrigo, Andaluz: de Alican- 
te: caravela 

Antonio de Moguera, Castellano : de 
Vera: caravela 

Matheo Fabrer, Barcelonés: de Ali- 
cante : caravela 

Leonardo BofiU, Barcelonés: de Ali- 
cante: barca 

Guillen Batlle, Barcelonés: de Ali- 
cante: saetía 



¡NOVIEMBRE 

Gabriel Rodrigo, de Tarifa: de Cá- 
diz: caravela 

Onofre Riera, Barcelonés: de Ali 
cante: balanero 

iVicolás Andreu, Catalán: de Ali- 
cante: balanero 

Bartolomé Miret, Catalán: de Va- 
lencia : barca 



1000 
3000 
1000 
3000 
1000 
1000 
2500 
1000 

1000 
1300 
1400 
1000 
1300 
1500 
1000 
1000 
1000 
1000 

1200 
2000 
4000 
1000 



950 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONI'ALAU 



Francisco Tarascó, de T ariosa: de 

Cádiz: balanero 1800 

Bartolomé Carcereño, Sevillano: de 

Sevilla: barco 1000 

Antonio SaUés, Barcelonés: de Má- 
laga: barca 1000 

Jayme Casasús, Barcelonés: de Má- 
laga: balanero 1500 

DICIEMBRE 

Jaynie Bernigal, Barcelonés: de Si- 
cilia : balanero 2250 

Jayme Pon, Catalán: de Ñapóles: 

balanero 1100 

Bartolomé Moncoíá, Barcelonés: de 

Ñapóles: caravela 1000 

Andrés Tordori, Valenciano: de 

Málaga: balanero 1500 

Narciso Morell, Barcelonés : de Má- 
laga : balanero ] 000 

Juan Farriol, Barcelonés: de Má- 
laga: caravela 1200 



Bartolomé Mas, Catalán: de Mála- 
ga: barca 1000 

Ló])ez de Sayala, Vizcayno: de Me- 

sina: barco 5000 

Miguel Rafart, Catalán: de Valen- 
cia: barca 1000 

Martín Darranguri, Vizcayno: ele 

Fuente-rabia: barco 1800 

Blasco Gonzalbo, Castellano: de la 

Coruña: balanero 1000 

Antonio Rodrigo, Portugués: de 

Oporto: barco 1000 

Benito Vicens, Valenciano: de Va- 
lencia : barca 1000 

Benito Vieta, Catalán: de Valen- 
cia: barca 1000 

Benito PoUés, Catalán: de Valen- 
cia : barca 1000 

Misser Miro Marito, Siciliano: de 

Mesina: nao 3300 

Juan Cortés, Gallego: de la Coru- 
ña : balanero 1000 



CUENTA DEL AÑO 1501. 



Juan Martínez de Eleta, Vizcayno: 

de Flandes: balanero 2000 

Pedro Morell, Catalán: de Mase- 

ro: balanero 2000 

Benito Ortiz, Portugués: de Opor- 
to: barco 1000 

Onofre Riera, Barcelonés: de Mal- 
ta: balanero 2000 

N. Nogueyro, Portugués: de Geno- 
va: barco 2000 

Mossén Juan Sarríera, Catalán: de 

Alexandría: caravela 2000 

Baltasar Torroella, Catalán: de Má- 
laga: nao 11000 

Rafael Salles, Catalán : de Alexan- 
dría : balanero 3000 

Juan Farriol, Barcelonés: de Al- 

guer: caravela 1200 

Juan de Granada, Vizcayno: de 

Flandes: balanero 2500 

Alonso Sánchez, Castellano: de 

Flandes: balanero 1600 



Juan Pérez. Sevillano: de Flandes: 

balanero 1600 

Pedro Vernigals. Catalán : de Cá- 

Uer: balanero 2200 

Mossén Bartolomé Bertolá, Cata- 
lán: de Cáller: balanero 7000 

López de Sayala, Vizcayno: de Ber- 
bería: barca 5000 

Bernardo de Costanza, Mesinés: de 

Aguas-muertas: nao 2600 

Francisco Fernández, Andaluz: del 

Puerto de Santa María: barco 1000 

Juan Pou, Catalán: de Cáller: ba- 
lanero 1100 

Francisco Rafi, Marsellés: de 

Aguas-muertas: galeón 1000 

Juan Farriol, Barcelonés: de Al- 

guer: caravela 1200 

Agustín de Tager, Francés: de 

Aguas-muertas: galeón 1000 

Vicente Vilar, Barcelonés: de 

Aguas-muertas: balanero 1000 



MEMORIAS HISTÓRICAS 1)K liARCKLONA 951 

Juan Busot, Catalán: de Alguer: Antonio Kaúl, Catalán: de Beibe- 

caravela 1100 ría: balanero 2500 

Juan Cortés, Gaditano: de Sevilla: Luis Mathías de Muros, Portugués: 

caravela lOOO de Noya: balanero 1200 

Francisco Gonzalvo, Portugués: de Alfonso Carrasco, Gallego: de No- 

üporto: barco 1000 ya: balanero 1000 



CUENTA DEL AÑO 1502. 



Martín de Arana. Castellano: de 

Noya: barco 1400 

Juan Pujol, Barcelonés: de Berbe- 
ría: balanero nuevo 2500 

Rodrigo Sánchez, Andaluz: del 

Puerto de Santa María: barco 1000 

Juan Forres, Castellano: de Ponte- 
vedra: caravela latina 1000 

Alonso Nogueyro, Portugués: de 

Mecina: barco 11000 

Alfonso de Rienso, Gallego: de Ga- 
licia: balanero 1000 



F^steban de Pasada, Vizcayno: de la 

Coruña: balanero 1000 

Alonso Martín, Sevillano: de Guar- 

damar en Valencia: balanero 1200 

Janoto Papinelli. Sardo: de Cáller: 

balanero 1200 

Gaspar Casasús, Napolitano: de Ná- 

])oles: balanero 1500 

Antonio Raull, Barcelonés: de Sici- 
lia: balanero 1500 



CUENTA DEL AÑO 1503. 



Fernando Francho, Andaluz: del 
Puerto de Santa María: barca 

Climente Moncofá. Barcelonés: de 
Málaga : caravela 

Luis Jonyá, ¡vicenco: de Iviza: ga- 
león 

Pedro Velasco, Vizcayno: de la 
Puebla: balanero 

Juan SoUer, Mallon/uín : de Sici- 
lia: balanero 

Diego Alvarez, Gallego: de Noya: 
balanero 

Jordán Rogual. Catalán: de Sicilia: 
balanero 

Sotero Falgon, Gallego: de Ponte- 
vedra : balanero 

Vicente Vilar, Barcelonés: de Cá- 
ller: barca 

Antonio Major, Catalán: de (tá- 
ller: barca 

Fernando Ortiz, Andaluz: de Má- 
laga: barco 



Francisco Arenys, Catalán: del 
1000 Puerto de Santa María: barca 1000 

Pedro Fanfa, Menorquin: de Ma- 
2000 hón: balanero 2700 

Pedro Valentín, Catalán: de Al- 
1000 guer: balanero 2000 

Gonzalvo de Limpilla, Vizcayno: de 
1000 Málaga: balanero 2000 

Pedro Colarte, Andaluz: del Puer- 
1300 to de Santa María: l)alanero 1000 

Francisco Ferrer. Barcelonés: de 
1100 Rhodas: balanero 2500 

Valentín Corso. Siciliano: de Me- 
2000 sina: balanero 1200 

Onofre Riera. Barcelonés: de Cá- 
1100 11er: balanero 2.500 

.Andrés de la Zuda. Andaluz: de Má- 
1000 laga: balanero 1300 

Perot de Tortosa, Catalán: de Ro- 
1000 ma: saetía 1000 

Pedro Gallego, Castellano: de Má- 
1000 laga: barco 1200 



952 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Juan de Visau, Gallego: de Mesi- 

na: balanero 1500 

N. Zondari, Vizcayno: de Málaga: 

barco ' 2000 

Perot Miquel, Catalán: de Cáller: 

nao 4000 

Jorge BatUe, Catalán: de Roma 1800 

Francisco Valentí, Catalán: de Po- 
niente: nao 3250 

Pedro Negro, Genovés: de Alben- 

ga: galeón 1300 

Antonio de Nisa, Mallorquín: de 

Cáller: balanero 1500 

Juan Rico, Vizcayno: de Mesina: 

balanero 1500 

N Jordá, Catalán: de Cáller: ])ala- 

nero 2000 

Juan Simón, Vizcayno: de Mesina: 

nao 3000 

Juan de Valsamar, Vizcayno: de 

Sicilia: barco 2800 

Fernando Ortiz, Andaluz: de Mála- 
ga: barco 1000 

Juan Duziolla, Vizcayno: de Mesi- 
na: balanero 1000 

Rodrigo de Calollo, Gallego: de Má- 
laga: balanero 1100 

Bartolomé de Canobal, Genovés: de 

Mesina: galeón 2000 

Rafael Salles, Barcelonés: de Geno- 
va: balanero 2250 

Gonzalo de la Encina, Castellano: 

de Cáller: barca 1200 

Francisco Salvador, Catalán: de Al- 

guer: cara vela 1200 



Juan Mares, Mallorquín: de Berbe- 
ría: balanero 2800 

Julián Balasote, Castellano: de Ali- 
cante: balanero 1500 

Juan de Lisona, Vizcayno: de Cá- 
ller: barco 3000 

Francisco Fábregas, Catalán: nao 6000 

Pedro Valentí, Catalán: de Alguer: 

balanero 2000 

Gonzalo de Baso, Gallego: de la Co- 
rulla: barco 1500 

Damián Massana, Catalán: de Me- 
sina: balanero 1000 

Martín de Argandoña, Vizcayno: 

de Vizcaya: barca 3800 

Juan Baza, Vizcayno: balanero 1500 

Pedro Vayas, Sevillano: de Mála- 
ga : balanero 1000 

Diego Díaz de Muros, balanero 1000 

Rodrigo Cabeza, Andaluz: de Cá- 
diz: balanero 1300 

Rodrigo de Torecedo, Gallego: de 

Málaga: balanero 1300 

Diego de Melón, de Málaga: barco 1000 

Guillen Batlle, Barcelonés: de Cá- 
ller: saetía 1500 

Juan de Barahona, Castellano: de 

Sevilla: barco 3000 

Miguel R. Raudor, Barcelonés: de 

Lisboa: barca 1000 

Alonso Calvo, Gallego: de Muros: 

balanero 1200 

Antonio Rodríguez, Portugués: de 

Oporto: barco 1000 



CUENTA DEL AÑO 1504. 



Bernardo Alsina, Catalán: de Ber- 
bería: balanero 2000 

Clemente Moncofá, Barcelonés: de 

Alicante: caravela 1300 

Diego López, Vizcayno: de Paler- 

mo: balanero 2400 

Juan Pujol, Barcelonés: de Sicilia: 

balanero 2500 

Macián Galán, Barcelonés: de Sici- 
lia: barca 2500 



Diego Sánchez. Sevillano: de Mesi- 
na: balanero 1300 

Juan Margues, Barcelonés: de Va- 
lencia: balanero 2800 

Juan de Benda, Vizcayno: de Sevi- 
lla: barca 1500 

Felipe Masanés, Barcelonés: de Ni- 
za: saetía 1000 

Salvador Cual, Mallorquín: de Ña- 
póles: barca 2300 



MF.iMORIAS HISTÓRICAS HF. HARCELONA 



953 



Diego López, Gaditano: do Mallor- 
ca : balanci'o 1000 

N. Palaudaiies, Catalán: de Alexan- 

dría: balanero 2000 

Urquía de los Reyes, de Paler- 

mo: barca 13000 

Rafael Salles, Barcelonés: de Si- 
cilia: balanero 2300 

Sancho de Vigo, Gallego: de Flan- 
des: balanero 2800 

Martín de Salazar: Castellano: de 

Sicilia: barca 2800 

Juan Benages, de Tortosa: de Ro- 
ma: balanero 1800 

N. Palaudaries, Catalán: de Ñapó- 
les : balanero 2800 

Onofre Riera, Barcelonés: de Sici- 
lia: balanero 2500 

Jorge Ros, Barcelonés: de Sici- 
lia: nao 11000 

N. Creus, Catalán: de Ñapóles: 

galeón 1800 



Mossén Francisco Ferrer, Barce- 
lonés: de Ganiiia: balanero 2500 

Gómez Darlas, Gallego: de Mesina: 

balanero 2400 

Rafael Salles, Barcelonés: de Al- 

guer : balanero 2200 

Antonio Torres, Malagueño: de Má- 
laga: balanero 2200 

Pedro Valentí, Catalán: de Alguer: 

balanero 2000 

Francisco Valentí, de Palomos: de 

Ñapóles: nao 3200 

Miguel de Sille, Francés: de Ma- 
llorca: balanero 1300 

Diego Bretón, del Puerto: de Se- 
villa: barco 1000 

N. Briinet, Catalán: de Cádiz: ga- 
león 1800 

Christóval Díaz, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: balanero 1500 



CUENTA DEL AÑO 1505. 



Benito Alsina, Catalán: de Ñapó- 
les : balanero 2000 

Juan Martínez, Castellano : de Mesi- 
na: balanero 3000 

Gabriel de Sardo: de Galicia: ba- 
lanero 1200 

N. Gutiérrez, Gallego: de Galicia: 

balanero 1300 

Mossén Francisco Ferrer, Barcelo- 
nés: de Flandes: balanero 2500 

Martín de Bargantona. Vizcayno: 

de Flandes: barca 3800 

Juan de Medina, Vizcayno: de 

Flandes: balanero 2000 

Gonzalvo de Larquez, Vizcayno: de 

Genova: barca 1000 

Gonzalvo Ariño, Portugués: de Ña- 
póles : caravela 2000 

Guillermo Portolillo, Siciliano: de 

Siracusa: nao 1800 

Jorge Ros. Barcelonés: de Mesi- 
na: nao 11000 



Juan Clapés, Catalán: de Geno- 
va: balanero 1200 

Martín Ibáñez, Ortiguiseno: de 

Tortosa: balanero 1800 

Bartolomé Benages, Catalán: de Ña- 
póles: balanero 1300 

Bartolomé Ramos, Portugués: de 

Oporto: barca 1000 

Antonio Masía, Catalán: de Ñapo- 
Íes : balanero 2300 

Bartolomé Benvengut, Catalán: de 

Ñapóles : balanero 2500 

Bernardo Busquets, Mallorquín: de 

Sahona: nao 3000 

Perot Miquel, Catalán: de Sicilia: 

barca 4000 

Francisco Valentí, Catalán: de Ña- 
póles : barca 3250 

Jorge Ros, Barcelonés: de Ñapó- 
les: nao 11000 

Martín de Bargantona, Vizcayno: 

de Ñápeles: barca 3800 



954 



ANTOMO ÜE CAI'MANY Y DIC MOM'ALAU 



Juan Garau, Catalán: de Alican- 
te: balanero 4000 

García de Romes, Vizcayno: de Si- 
cilia: barca 4800 

Vicencio Capargo, de Sorrento: de 

Ñapóles: barca 2400 

Diego Brito, Gallego: de Sevilla: 

barco 1000 

Bartolomé Romero, Andaluz: de Se- 
villa: barco 1000 

Juan del Toro. Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: barco 1000 

Francisco Fernández, Andaluz: del 

Puerto de Santa María: barco 1000 

Pedro Valentí, Catalán: de Cerde- 

ña : balanero 2000 



Genaro de la Fruyte: del Puerto de 

Santa María: barco 1200 

Pedro Joanals, Catalán: de Alican- 
te: balanero 1000 

Rodrigo Nogueyro, Portugués: del 

Puerto de Santa María: barco 1000 

Bartolomé Ramos, Andaluz: del 

Puerto de Santa María: barco 1000 

Sabrían Gonzalvo, Portugués: de 

Oporto: barco 1000 

Alonso Sánchez Texeyro. Portu- 
gués: de Oporto: barco 1000 

Joaquín Alvarez, Andaluz: de Cá- 
diz: barco 1000 

Juan de Paluda, Gallego: de Sevi- 
lla: balanero 1000 



CUENTA DEL AÑO 1506 



Bernardo de Segura, Gallego: de 

Galicia: balanero 1000 

Alonso Calvo, Gallego: de Galicia: 

balanero 1000 

Juan Mayo!. Catalán: de Cáller: 

balanero 3000 

Diego Gonzalvo, Portugués: de 

Oporto : caravela 1000 

Mossén Jorge Ros, Barcelonés: de 

Ñapóles y Sicilia: nao 1000 

Clemente Miró, Barcelonés: de Ña- 
póles: balanero 1600 

Juan Moreno, Andaluz: de Sevi- 
lla: barco 1000 

Esteban Quintero, Castellano: de 

Iviza: caravela 1000 

Juan de Anda, Vizcayno: de Civita- 

vecchía : barco 3600 

Rafael Salles, Barcelonés: de Vene- 
cía: balanero 2200 

Juan Alvarez Salinas, Andaluz: de 

Cádiz: barco 1000 

Vicente Rivera, Portugués: de La- 
gos: barco 1000 

Mossén Gaspar Pujadas, Barcelo- 
nés: de Málaga: barca 3500 

Pedro Ortiz, Vizcayno: de Málaga: 

barca 4800 



Macián Andreu, Catalán: de Al- 

guer : balanero 1000 

N. Palaudaries, Barcelonés: de Ale- 

xandría: balanero 2750 

Maestro Manoli, de Ñapóles: ga- 
león 3000 

Leonardo Bofill, Barcelonés: de Es- 

tepona: barca 1000 

Clemente Moncofá, Barcelonés: de 

Ñapóles: balanero 1750 

Benito Alcina, Catalán: de Cerde- 

ña : balanero 2000 

Pedro Valentí. Catalán: de Ñapó- 
les: balanero 2000 

Bernardo Ariño, Gallego: de Opor- 
to: balanero 1000 

López de Santaya, Vizcarno: de 

Ñapóles: barco 2000 

Miguel Caro, Sevillano: de Sevilla: 

barco 1000 

Antonio Masiá, Catalán : de Alexan- 

dría: balanero 2400 

Justo Gozo, Veneciano: de Vene- 
cía : galeaza 7000 

Luís Navagerí, Veneciano: de Ve- 
necia: galeaza 7000 

Juan Conesa, Siciliano: de Mesina: 

barco 2400 



íMkmukias ui.stokicas ui; iíai(( iílona 
Thomás Sánchez, Castellano: de Cá- 



955 



Juan Massó, Catalán: do Sicilia: 
diz: caravela lUOU halanero 3000 

Alvaro Rodríguez, Andaluz: de Má- Fernando la Guardia, Vizcayno: de 

laga: barco lOüO Valencia: balanero 2300 

Alonso Rodríguez, Sevillano: de Se- Clemente Moncofá, Barcelonés : de 

villa: barco 1000 Ñapóles: fusta 1750 



CUENTA DEL AÑO 1507. 



Miguel Presthol, Sardo: de Cádiz: 

balanero 4500 

Juan Párela, Portugués: de Lagos: 

caravela 1000 

Juan de Cornelias, Barcelonés: de 

Muros: barca 1000 

Martín de Carlota, Gallego: de Mu- 
ros : balanero 1 100 

Rodrigo Sancho Lobo, Gallego: de 

Galicia: barco 1000 

Bartolomé Segura, Gallego: de Ga- 
licia: balanero 1000 

A Lorach, de Colibre: de Ñapóles: 

saetía 1000 

Mossén Jorge Ros, Barcelonés : de 

Poniente: nao 11000 

Fernando Martínez. Gallego: de 

Pontevedra: balanero 11000 

N. Benagus, de Tortosa: de Ñapó- 
les: balanero 1800 

Onofre Fabrer, Barcelonés: de Ale- 

xandría: nao 6000 



N. Palaudaries. Barcelonés: de Ale 

xandría: balanero 
Clemente Moncofá, Barcelonés: de 

Sicilia: balanero 

Sancho Garrido, Andaluz: de Cá- 
diz: balanero 

López de Santaya, I izcuyno: de Va- 
lencia : barco 

Pedro Magro, Geno vés: de Cáller: 
galeón 

Pedro Baso. Gallego: de Genova: 



galeón 



Juan Bautista, Genovés: de Cádiz 
barca 

Juan Marino, Gallego: de Portu- 
gal : balanero 

Juan Sánchez, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: barco 

Juan de Razuta, Vizcayno: de San 
Sebastián: barca 



2750 
1800 
1300 
3600 
2400 
1000 
1000 
11000 
1000 
2400 



CUENTA DEL AÑO 1508. 



Juan de Aguilón, Vizcayno: bala- 
nero 1000 

F. Nogueyro, Portugués: del Puer- 
to de Santa María: barco 1000 

Bartolomé de Segura, de Galicia: 

balanero 1000 

Vicencio de Sorrento, Napolitano: 

de Ñapóles: barca 2400 

Juan Monegal, Barcelonés: del 

Puerto de Sta. María: caravela 1000 

J. Salgado, Gallego: de Galicia: 

balanero 1000 



Vicente Rivera, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: balanero 1000 

Gutiérrez Falcón, Portugués: de Lis- 
boa: balanero 1000 

Pedro Valentí, Catalán: de Ponien- 
te: balanero 2000 

Martín Delgacio, Andaluz, del Puer- 
to de Santa María: caravela 1000 

Juan Losera, Sevillano: de Sevilla: 

caravela 1000 

Juan Pérez, Gallego: de la Puebla: 

balanero 1100 



956 



ANTONIO DE CAPMANY Y Dt MONPALAU 



Mossén Jorge Ros, Barcelonés: de 

Cádiz: nao 11000 

N. Bruguera, Catalán: de Málaga, 

caravela 1000 

Juan Diez, Gallego: de Poniente: 

caravela 7250 

Juan Sánchez de Mosoles, Andaluz: 

de Sevilla: barco 1000 

N. Farriol, Barcelonés: de Alguer: 

balanero lOCO 

Alonso de Zurita, Siciliano: de Me- 

sina, balanero 1800 

Christóval Díaz, Sevillano: de Se- 
villa: barco 100 
Mossén Juan Zapila, Barcelonés: de 

Ñapóles y Sicilia: nao 6000 

Clemente Moncofá, Barcelonés : de 

Venecia: balanero 1750 

Bernardo Martorell, Mallorquín: de 

Flandes, barca 2400 

Andrea Califa, Mesinés: de Sicilia: 

nao 4000 

Pedro del Pozo, Sevillano: de Se- 
villa: balanero 1250 
Rafael Salles, Barcelonés: de Cá- 

Uer: balanero 2250 

Sancho Sotelo, Gallego: de Cádiz: 

balanero 1250 



Pedro López, Vizcayno: de Vizca- 
ya: balanero 1200 

N. Giffré, Catalán: de Cáller: ba- 
lanero 1100 

Alonso Díaz, Andaluz: de Ñapóles: 

balanero 1200 

Rafael Rostany. Francés: de Marse- 
lla: balanero 1200 

Juan Rodrigo Nogueyro, Portu- 
gués: del Puerto de Santa 
María: balanero 1000 

N. Aguillo, Sardo: de Alguer: ba- 
lanero 1000 

Rodrigo de Argandoña, Gallego: de 

Lagos: balanero 1250 

Mro. de Camello, Genovés: de 

Aguas-muertas: nao 3000 

Pedro Mas, Barcelonés: de Geno- 
va: barca 1000 

Clemente Moncofá, Barcelonés: de 

Ñapóles: balanero 1800 

Pedro Sánchez, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: barco 1000 

N. Ascareña, Sevillano: de Sevilla: 

barco 1000 

Pedro Gibert, Barcelonés: de Sici- 
lia: balanero 1000 



CUENTA DEL AÑO 1510. 



Juan de San Juan, Vizcayno: de 

Mostrado: barco 3000 

Juan García de Noboa, Vizcayno: 

de Pasages: barco 1000 

Bartolomé de Segura, Gallego: de 

Galicia: galeón 1000 

N. Farreyro, Gallego: de Galicia: 

barco 1000 

Juan Sánchez, Andaluz: de Sevilla: 

barco 1000 

Mathías García, de Galicia: bala- 
nero 

Fernando Almagro, de Poniente: 

barco 1500 

Clemente Moncofá, Barcelonés: de 

Ñapóles: balanero 1800 



Gonzalo Pérez, Portugués: de Po- 
niente: balanero 

Juan Monsón, de Poniente: esqui- 

rao 1000 

Esteban N., Nisardo: de Aguas- 
muertas: balanero 1000 

Mossén Malet, Catalán: de Civita- 

vecchia: balanero 1000 

Juan de Monsón, de Roma: barca 1200 

Martín de Ochoa, Vizcayno: de Po- 
niente: barco 3000 

Juan de San Juan, Vizcayno: de 

Cáller: barco 3000 

Martín de Ochoa, Vizcayno: de 

Cádiz: balanero 17500 

N Asíales, C«/a/ím; de Cáller: ba- 
lanero 17500 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



957 



Diego de Argantoña, Gallego: de 

Mallorca: barco 1750 

Clemente Moncofá, Barcelonés: de 

Ñápeles: balanero 1000 

Alvaro Rodrigo, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: barco 1000 

Pedro Cazalla, Andaluz: del Puerto 

de Santa María: balanero 1000 

Mossén N. Serra. Barcelonés: de 

Genova : nao 4000 

Guillen Mas, Barcelonés: de Fran- 
cia: barca 1000 

Salvio Malet, Barcelonés: de Bu- 

gía: balanero 1000 

Juan Ferrer: esquirao 3600 

Guillen Mas, Barcelonés: de Bu- 

gía: barca 1000 

Bernardino Mestras, Barcelonés: de 

Ñapóles: carraca 3600 

Leonardo Bofill, Barcelonés: de 

Francia : barca 1000 

Lorenzo Brú, Barcelonés: de Mar- 
sella: galeón 1200 

Juan Roca, Barcelonés: de Bugía: 

balanero 1800 

Salvador Sinallés, Catalán: de 

Francia: barca 1000 

Matheo Forcadel: de Tortosa: 

balanero 2000 

Bernardo Rauri. Catalán: de Bu- 
gía: barca 1000 

Leonardo Corratger, Catalán: de 

Marsella: saetía 1000 



Esteban Ros, Barcelonés: de Cá- 

Uer: balanero 1000 

Juan de Vic, Sardo: de Alguer: 

barca 1000 

N. Janer, Catalán: de Bugía: ba- 
lanero 1000 

N. Creus, Barcelonés: de Alexan- 

dría: balanero 1500 

N. Camisar, Genovés: de Sahonar: 

balanero 2300 

Pedro Gifas, Catalán: de Alguer: 

balanero 1000 

Vicente Vilar, Catalán: de Bugía: 

barca 1000 

Rafael Estany, Marsellés: de Aguas- 
muertas: barca 1000 

Antonio Matheu, Catalán: de Ar- 
les: saetía 1000 

Tilomas Jordi, Portugués: de Aya- 
monte: caravela latina 1000 

Alonso Martínez, Portugués: cara- 
vela 1000 

Alvaro Arenas, Portugués: carave- 
la latina 1000 

Diego Ferrándiz, Portugués: cara- 
vela latina 1000 

Lorenzo Mas, Barcelonés: de Cá- 

Uer: galeón 1200 

Vicencio Cacaclio, Napolitano: de 

Ñapóles : barca 3000 

Luís Cabeza, Andaluz: del Puerto 

de Santa María: balanero 1000 



CUENTA DEL AÑO 1512. 



Juan de Llares, Gallego: de Cádiz: 

barca 2400 

Pedro Mas, Barcelonés: de Alguer: 

balanero 1000 

Juan Pati, Siciliano: de Ñapóles: 

balanero 1650 

Sancho López, Gallego: de Muros: 

balanero 1300 

Juan Piñeyro, Portugués: de Opor- 

to: barco 2500 

Antonio TorroeUa, Catalán: de Ber- 
bería: barca 1000 



N Creus, Barcelonés : de Poniente: 

balanero 1500 

N. Dionís, Catalán: de Poniente: 

balanero 1500 

Jayme Enedro: de Aguas-muertas: 

caravela 1000 

N. Manllefa, Barcelonés: de Portu- 
gal: barca 1000 

N. Finat. Barcelonés : de Palermo: 

balanero 1000 

F. Saurí, Barcelonés: de Berbería: 

barca 1000 



9S<S 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Juan Martí, Barcelonés: de Ñapó- 
les: barca 

Blas Noves, Barcelonés: de Roma: 
balanero 

N. Morell, Catalán: de Sicilia: nao 

N. Vicens, Catalán: de Cádiz: 
barca 

Juan Boscb, Catalán: de Alguer: 
iialanero 

N. Januari, Barcelonés: de Bugía: 
balanero 

Juan Nogales, Andaluz: de Riio- 
das: balanero 

Juan Estalés, Catalán: de Francia: 
nao 

Juan Cabot, Catalán: de Alguer: 
barca 

Pedro Moncofá. Barcelonés: de Pa- 
lernio : balanero 

üamián Calvo, Castellano: de Sici- 
lia: nao 

Pedro Font, Barcelonés: de Ponien- 
te: caravela 

N. Creus, Barcelonés: de Rhodas: 
balanero 

Pedro Martín del Pozo, Andaluz: 
de Cádiz: barco 



Juan Manoli, de Ñapóles: balanero 2500 
1000 N Valentí, Catalán: de Palermo: 

balanero 3000 

11000 Gregorio Illuz, Portugués: de Por- 
1800 tugal: caravela 1000 

Perotó Martínez, Portugués: de Po- 
1000 niente: caravela 1000 

Ambrosio de Raig, de Genova: ga- 
1100 león 1400 

Juan de Ureña, Vizcayno: de Sici- 
lia: barca 1800 
Martín Paloso, Mesinés: de Sicilia: 

barca 1800 

Juan Cabot, Barcelonés: de Roma: 

barca 1000 

N. Gómez, Portugués: de Ponien- 
te : caravela 1000 
Christóval Díaz, Andaluz: de Cá- 
diz: balanero 1200 
Gómez Martínez, Portugués: de La- 



1000 
2750 
1000 
1750 
2400 
1000 
1500 
1100 



gos: caravela latina 1000 

Juan Bosch, Catalán: de Alguer: 

balanero 1000 

Martín Lorenzo, Gallego: de La- 
gos: caravela latina 1000 
Marcos Lujan, Portugués: caravela 

latina 1000 



CUENTA DEL AÑO 1520. 



Alonso de Muros, Gallego: de No- 

ya: barca 1200 

Juan Martínez, Vizcayno: de Bayo- 
na: barca 1300 

Mossén Guillen Rivas, Catalán: de 

Ñapóles: barca 4000 

Luis Gonzalvo, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 

Elias García, Gallego: de Ponteve- 
dra: barca 1400 

Antonio Pinos, Gallego: de Cádiz: 

balanero 1000 

Pedro Mas, Barcelonés: de Alguer: 

barca 1000 

Bernardo Carasa, Catalán: de Ber- 
bería: balanero 1000 

Mossén Jayme Armengol, Catalán: 

de Alguer: nao 11000 



Baldirio Mares, Barcelonés : de Ge- 
nova: balanero 1500 

Juan Manoli, Barcelonés: de Ñapó- 
les : barca 2500 

Antonio Díaz, Andaluz: de Aguas- 
muertas: balanero 2400 

('hristóval de Sejas Vazco, de Huel- 

va: de Cádiz: ])alanero 1500 

Misser Andrea, de Ragosa: de Ña- 
póles: nao 6000 

Juan Marín de Másala, de Aguas- 
muertas, balanero 1 200 

Mossén Miguel de Pollas, Catalán: 

de Ñapóles: caravela 3500 

Jayme Soler. Catalán: de Alguer: 

balanero 1000 

Juan Farto, Portugués: de Lagos: 

caravela latina 1000 



.MK.MDKIAS inSTOKICAS UK liAKLKLO.NA 



959 



Antonio Cieiis, Barcelonés: de Por- 
tugal: barca 1000 

Vicente Díaz, Portiigucs: de Lagos: 

caravela latina 1100 

Miguel Enclusa, Barcelonés: de 

Berbería: caravela 3500 

Pedro de N'aus, f izcinrio: de Cá- 
diz: barca 1800 

Benito Pou, Catalán: de Alguer: 

balanero 2100 



Juan Martínez, Vizcayno: de Ma- 
llorca: barco 2400 

Antonio Diaz de Lorca, Andaluz: 

del Puerto Sta. María: balanero 1500 

Diego Gonzalo Papelcjo, indaluz: 

del Puerto Sta. María: balanero 2000 

Mossén Pedro Corder. Barcelonés: 

de Genova: balanero 1500 



CUENTA DEL AÑO 1523. 



Gaspar Simón, Catalán: carga gé- 
neros : carraca 3000 

Antonio Fuster, de Tortosa: carga 

géneros: pontona 1500 

Juan Navarro, carga géneros: jKin- 

tona 1000 

Gonzalvo Lorenzo, Portugués: de 

Setúbal: caravela latina 1100 

Juan Fule. Andaluz: del Puerto de 

Santa María: barco 1000 

Pedro Gallego, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 

N. Sahut, de Tortosa: de Ñapóles: 

balanero 1300 

Francisco Catalán: de Trápani: 

galeón 4000 

Antonio de Canet: de Ñápeles: 

galeón 3500 

Javme Domingo: de Ñapóles: 

' galeón 2000 

Juan Turbas. Andaluz: de Cádiz: 

caravela quadra 1000 

Benito Pou, Catalán: de Alguer: 

balanero 1000 

Antonio Fuster. de Tortosa: carga 

ropas: pontona 1500 

Bautista González, de Muros: de 

Galia : balanero 1400 

Pedro Anticb, Catalán: de Siracu- 

sa : barca 6000 

Bartolomé Vilar, Catalán: de Má- 
laga: barca 1000 

Mossén Pedro Corder, Barcelonés: 

de Ñapóles: balanert) 1500 



Pedro Astenes de Luarca, Portu- 
gués: caravela latina 1000 

Guillen Mas, Barcelonés: de Alguer: 

barca 1000 

.Antonio Pujol, Catalán: de Alme- 
ría: barca 1000 

Antonio Roger, Barcelonés: de Ña- 
póles: barca 3600 

Mossén Francisco Lop. Barcelonés: 

de Flandes: balanero 1000 

Salvador Bosch, Catalán: de Alme- 
ría: balanero 1000 

Juan de Riconallo, de San Sebas- 
tián: de Flandes: barca 3000 

Benito Pou, Catalán: de Alguer: 

balanero 1000 

Martín de Arduco, Gallego: de Cá- 
diz: barca 4800 

Francisco Mora. Catalán: de Má- 
laga: barca 1000 

Lorenzo de Amar, Barcelonés: de 

Cáller: barca 1000 

Haldirio Peralta, Andaluz: de Má- 
laga: barca 1000 

Pedrcj de \ anava. \ izcayno: de 

Flandes: barco 1900 

Juan de Maza, Vizcayno: de Flan- 
des: barco 3800 

Jayme Ganell. Mallorquín: de Ña- 
póles: barca 4500 

Jayme Trincber, Barcelonés : Berbe- 
ría: barca 3600 

Antonio Creus, Barcelonés: de 

Portugal: barca 1000 



960 



ANTO.\IO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Melchor Vázquez, Andaluz: del 
Puerto de Santa María: ca- 
ravela latina 

Juan Hostaler, de Colibre: de Ale- 
xandría: nao 

Juan Casáis, Catalán: de Cáller: 
balanero 

Guillen Mas, Barcelonés: de Al- 
guer: barca 

Benito Pou, Catalán: de Alguer: 
balanero 

Juan Fernández, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: balanero 



Matheo Salia, Catalán: de Cádiz: 

barca 3600 

1100 Barca Danesa, que fue apresada 

cargada de lanas 4000 

5000 Antonio Ramonet, Catalán: de Má- 
laga: barca 1000 
1 SDO Sebastián Pons, Catalán: de Alme- 
ría: barco 1000 
Benito Pou, Catalán : de Alguer : 

balanero 1000 

Gómez de Maraver. Andaluz: de Cá- 
diz: galeón 2500 
Antonio de Creus, Barcelonés: de 

Al"uer : barca 1000 



1000 
1000 
1400 



CUENTA DEL AÑO 1524. 



Alfonso de Muros, Gallego: de Ga- 
licia: barco 1200 

Juan Botella, Barcelonés: de Cá- 
diz: balanero 1400 

Vicente Matoso, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1600 

Juan Gayo, Portugués: de Setúbal: 

caravela latina 1000 

Antonio Oyos, Andaluz: de Cádiz: 

barco 1200 

Francisco Pérez de Caso, Andaluz: 

de Cádiz: barco 1600 

Juan Canari, Portugués: de Faro: 

caravela latina 1000 

Antonio Creus, Barcelonés: de Má- 
laga: barca 1000 

Benito Pou, Catalán: de Genova: 

balanero 1 100 

Gerónimo Aguilar, Barcelonés: de 

Galicia: balanero 1000 

Antonio Puig, Catalán: de Málaga: 

barca 1000 

Juan Pérez de Caso, Andaluz: de 

Genova, barco correo 1600 

Blas de Marco, Siracusano: de Ña- 
póles : nao 4000 

Guillen Mas, Barcelonés: de Al- 
guer: barca 1000 

Baldirio Mares, Barcelonés: de Ge- 
nova: balanero 1300 



Antonio del Pino, Andaluz: de 

Cádiz: barco 1200 

Antonio Fernández, Andaluz: del 

Puerto de Sta. María: caravela 1000 

Nicolás Teres, Catalán: de Cádiz: 

barca 4000 

Mossén Gaspar Pujadas, Barcelo- 
nés: de Genova: nao 8000 

Alonso Gutiérrez, Andaluz: de Cá- 
diz: barco 2000 

Antonio de Canet, Catalán: de Cá- 
ller: caravela 3500 

Juan Viiitamilla, Barcelonés: de 

Cartagena: barca 1000 

Benito Pou, Catalán: de Alguer: 

balanero 1000 

Benito Sanaviri, Catalán: de Portu- 
gal: barca 1000 

Carlos Ascanelo, Siciliano: del Faro 

de Mesina: caravela quadra 1000 

Melchor de Vejer, Andaluz: del 

Puerto de Sta. María: balanero 1000 

Alonso Gómez, Gallego: de Ribada- 

bia: caravela quadra 1000 

Juan Lontali, Genovés: de Cádiz: 

balanero 1000 

Antonio Alaminos, Andaluz: de Cá- 
diz: balanero 1000 

Juan Marco, Catalán: de Cartage- 
na: balanero 1100 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



961 



Diego García, Andaluz: de Cádiz: 
1000 balanero 1000 



2200 



Guillen Mas, Barcelonés: de Al- 
guer: barca 

Mossén P. Puigmitiá, Catalán: de n , i - c n , i- i c- 

.,. 1 11 -,rne\ barlolomc berra, Latalan: de bi- 

JNapoles: balanero 1500 ... , , 

T V 1 >- . I - 1 Al cilla: balanero 

Jayme Grecli, Latalan: de Alguer: 

barca 1000 Alexandro Catalano, Siciliano: de 

Juan Adrián de Somoza, Vizcayno: Ñapóles: barca 3000 

de Cádiz: caravela 1100 ^ -n- • j c c l .■ ■ i 

,, , , r, - 1 T Juan bisqui, de ¿an oebastwn: de 

Martin Lorenzo, fortusues: de La- r • ^- u lonn 

, , ' " ,„„„ Ladiz: barco 1800 

gos: balanero loOU 

Antonio Creus, Barcelonés: de Cá- Benito Pou, Catalán: de Alguer: 

diz: barca 1000 balanero 1100 



CUENTA DEL AÑO 1525. 



Diego González, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 

Diego Rizo de Vilhanova, Portu- 
gués: de Faro: caravela quadra 1800 

Jayme Grech, Catalán: de Alguer: 

barca 1000 

Juan de Naya, Portugués: de Aya- 
monte: caravela latina 1000 

Jayme Masgrós, Catalán: de Carta- 
gena: barca 1000 

Melchor Diez, Andaluz: del Puerto 

de Santa María: caravela 1500 

Juan Gonzalo, Portugués: de Villia- 

nova: caravela latina 1100 

Juan Camacho, Andaluz: de Cádiz: 

barco 1200 

Antoneto Greco, Siciliano: de Ña- 
póles: caravela 1500 

Pedro Logalego, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 

Luis Alvaro, Andaluz: de Huelva: 

barco 1000 

Diego Alonso, Portugués: de La- 
gos: caravela 1000 

Melchor Vejer, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: caravela 1100 

Mossén Miguel de Galves, Barcelo- 
nés: de Cáller: caravela 3500 

Juan Mitjavila, Barcelonés: de Ge- 
nova: balanero 1000 

Juan Genovés, Valenciano: de Cá- 
diz: barca IODO 



Domingo Igorola, Vizcayno: de Si- 
cilia: balanero 2000 

Pedro Roxo, Andaluz: de Cádiz: 

caravela latina 1000 

Juan de Luna, Vizcayno: de Sici- 
lia : balanero 3800 

Juan Descoll, Barcelonés: de Cá- 
diz: barca 4000 

Mossén Gaspar Pujadas, Barcelo- 
nés: de Málaga: nao 8000 

Mossén GoU, Catalán: de Alguer: 

balanero 1100 

Juan Mitjavila, Barcelonés: de Ge- 
nova: balanero 1000 

Juan Camacho, Andaluz: de Cá- 
diz: barco 1000 

Jayme Grech, Catalán: de Berbe- 
ría: barca 1000 

Pasqual Mari, Siracusano: de Ge- 
nova: nao 5000 

Mossén Sagarriga, Barcelonés: de 

Cáller: barca 1000 

Benito Pou. Catalán: de Alguer: 

balanero 2000 

N. Sañosa, Catalán: de Cáller: 

barca 4000 

Antonio Creus, Barcelonés: de Cá- 
diz: barca 1000 

Juan Gifre, Catalán: de Portugal: 

caravela 1200 

Jayme Cruañas, Barcelonés : de Cá- 
diz: balanero 1100 



962 



ANTONIO DE CAPMANY Y I)F. MONPALAU 



Fernando Gómez, Portugués: de Ta- 

bira: caravela latina 1000 

Juan Vintamilla, Barcelonés : de Al- 

guer: barca 1000 

Jayme Crech, Barcelonés: de Car- 
tagena: barca 1000 

Mossén Lagostera, Catalán: de Car- 
tagena 1000 

Juan Julia, Barcelonés: de Málaga: 

barca 1000 

Alvaro Rodríguez, Portugués: de 

Ñapóles: barco 2200 

Gaspar Lorenzo, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 

Antonio Ronianí, Catalán: de Mar- 
sella: barca 1000 

Gaspar Lohes, Portugués: de Tabi- 

ra: caravela latina 1000 



Baltasar Quintero, Andaluz: de 

Ayamonte: barco 1000 

Juan de San Juan, Vizcayno: de 

Flandes: barco 1700 

Antonio Ramonet, Catalán: de Al- 
mería : barca 1000 

Pedro Gómez, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 

Baldirio Mares, Barcelonés: de Cá- 
diz: barca 3000 

Antonio Domínguez, Gaditano: de 

Cartagena: barco 1000 

Juan Canani, Portugués: de Faro: 

caravela latina 1000 

Pedro Marranes, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 



CUENTA DEL AÑO 1526. 



Vicente Suazo, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 

Vicente Vilar, Barcelonés: de Al- 
guer: balanero 

Gaspar Lorenzo, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 

Juan Sagúes, Barcelonés: de Alme- 
ría : barca 

Benito Pou, Catalán: de Lisboa: 
balanero 

Melchor Véjer, Andaluz: de Cádiz: 
balanero 

Juan Alfonso, Portugués: de La- 
gos: caravela 

Jayme Grecli, Barcelonés: de Cá- 
diz: barca 

Juan Mitjavila, Barcelonés: de Ge- 
nova: balanero 

Juan de Luna, Vizcayno: de Flan- 
des: barco 

Guillen de Vilarasa, Valenciano: de 
Cartagena: barca 

Diego Rodríguez, Portugués : de La- 
gos: caravela latina 

Francisco Cansino, Andaluz: de 
Huelva: caravela latina 



Juan Martín Catalán, Andaluz: de 
1000 Muros: galeón 1300 

Barca Pontonda de Ñapóles, trae 
1 100 balas 3000 

Antonio Romaní, Catalán: de Mar- 
1000 sella: barca 1000 

N. Canari, Catalán: de Marsella: 
1000 barca 1000 

N. Sanou, Barcelonés: de Callar: 
2000 barca 4000 

Pedro Sala, Catalán: de Alguer: 
1800 barca 1000 

Vicente Vilar, Barcelonés: de Al- 
1800 guer: balanero 2000 

Nícolau Paulo, Raguseo: de Géno- 
1000 va: carraca 3600 

Juan Gifre, Catalán: de Alguer: 
1000 barca 1200 

Juan Arbet, Mallorquín: de Fran- 
3600 cia: barca 1000 

Miguel Sagarra, Barcelonés: de 
1000 Francia: barca 1000 

Gaspar Torquela, Barcelonés: de 
1700 Francia: barca 1000 

Francisco Lorenzo, Gaditano: de 
2000 Gónova: balanero 1000 



MEMOKIAS HISTÓRICAS DE DARCELONA 



963 



Juan Maiioli, Napolitano: de Ña- 
póles: nao 5ÜÜÜ 

Jayme Grech, Barcelonés: de 

Aguas-muertas: barca 1000 

Juan Gasol, Catalán: de Francia: 

barca 1000 

Jayme Prats, Catalán: de Aguas- 
muertas: barca 2000 

Juan Carañena, de Marsella: ga- 
león 2000 

Baldirio Mares, Barcelonés: de Si- 
cilia: barca 3000 

Bernardo RanoU, Catalán: de Mar- 
sella: barca 1000 

Pedro Martí, Catalán: de Niza: 

barca 1800 

Mossén Jayme Mares, Catalán: de 
Alguer: balanero 1100 

Antonio Torrent, Barcelonés: de 

Berberia: barca 1000 

Gaspar Darder, Catalán: de Fran- 
cia: barca 1000 

Antonio Creas, Barcelonés: de Car- 
tagena: barca 1000 

Agustín de Regeberta, Genovés: de 

Genova: galeón 1000 

N. Tapióles, Barcelonés: de Fran- 
cia: balanero 1000 

Francisco Mari, Genovés: de Geno- 
va: carraca 2000 

Bartolomé Miret, Catalán: de Fran- 
cia : barca 1000 

Antonio Creus, Barcelonés: de 

Francia: barca 1000 

Pedro Ligado, Castellano: de Fran- 
cia : barca 1000 

Antonio Piferrer, Catalán: de Fran- 
cia: barca 1000 

Bartolomé Romanet, Catalán: de 

Francia: barca 1000 

Adrián Roca, Provenzal: de Fran- 
cia: galeón 1000 

Pedro Masot, Catalán: de Fran- 
cia : barca 1000 

Juan Ferrer, Catalán: de Cáller: 

caravela 3500 

Juan Camacho, Andaluz: de Cá- 
diz: barco 1100 



Roseto de Marco, Raguseo: de Si- 
cilia: nao 5000 

Guillen Mas, Barcelonés: de Fran- 
cia: barca 1000 

Antonio Galiol, Marsellés: de Fran- 
cia: barca 1000 

Bartolomé Rufo, Provenzal: de Mar- 
sella : galeón 2000 

Mossén Luis de Centellas, Barcelo- 
nés: de Cáller: barca 4000 

Honorato Martí, Nizardo: de Niza: 

carraca 2400 

Antonio Pisart, Catalán: de Al- 
guer: caravela 1200 

Mtro. Juan Martínez, Gallego: de 

Muros : galeón 2400 

Mossén Sagarra, Catalán: de Aguas 

muertas: barca 1000 

Diego Martínez, Andaluz: de Cá- 
diz: caravela latina 1000 

IS. Monserrat, Catalán: de Geno- 
va: barca 1000 

Antonio Abneña, Valenciano: de 

Cartagena: barca 1000 

Melchor Gonzalvo, Portugués: de 

Lisboa: caravela quadra 1000 

Jayme Cruañas, Barcelonés: de Al- 
guer: balanero 1100 

Guillermo Corso, Siciliano: de Pa- 

lermo : nao 6000 

Francisco Guisado, Andaluz: de 

Cádiz: barco 1000 

Jorge Estrada, Catalán: de Niza: 

barca 34CD 

Antonio Torrent, Barcelonés: de 

Cádiz: barca 1000 

Juan de Lauria, Genovés: de Fran- 
cia: galeón 1000 

Pedro Corso, Siciliano: de Trápa- 

ni: nao 3500 

Bernardino Vázquez, Andaluz: del 

Puerto de Santa María: barco 1000 

N. Tapióles, Barcelonés: de Mála- 
ga: balanero 1000 

Jayme Sala, Catalán: de Alguer: 

barca 1000 

Francisco de Sant Angelo, Napoli- 
tano: de Ñapóles: galeón 1000 



964 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Christóval Sanz, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: caravela 1000 

Alfonso Vasco, Portugués: de Tabi- 

ra: caravela latina 1000 

Gaspar Martínez, Portugués: de 

Ay amonte: caravela latina 1100 



Mossén Juan Desprat, Barcelonés: 

de Francia: balanero 1500 

Antonio del Pino, Andaluz: de Cá- 
diz: balanero 1400 

üiego Sánchez, Andaluz: de Cá- 
diz: balanero 1000 



CUENTA DEL AÑO 1527 



Alonso Fernández, Portugués: de 

Lagos: caravela latina 1000 

Diego Negó, Portugués: de Tabira: 

caravela quadra 1300 

Pedro Vicente, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 
Antonio García, Andaluz: de Cá- 
diz: balanero 1300 
Manuel Gómez, Portugués: de Ta- 
bira: caravela latina 1300 
Juan Sagre, Barcelonés: de Alme- 
ría: barca 1000 
Vicente Rodríguez, Portugués: de 

Lagos: caravela latina lüOO 

Juan de Luna, Vizcayno: de San 

Sebastián: barco 3600 

Francisco Lorenzo, Portugués: de 

Cádiz: Imlanero 1000 

Francisco de Marrugi, Vizcayno: de 

Bilbao: barco 3600 

Guillen de Carasa, de San Sebas- 
tián: de Sicilia: barco 7300 
Christóval Buscaría, Andaluz: de 

Cádiz: barca 2000 

Martín de San Pedro, Vizcayno: de 

Bilbao: barco 3600 

Martín Chaveta (del Duque de Ar- 
cos), de Palamós: galeón 2500 
Genis de Meraver (del Duque de 
Arcos), de Cádiz: galeón gran- 
de 2500 
Pedro Corso, Siciliano: de Trápa- 

ni: barca 3500 

N. Tristán, Corso: de Sicilia: ca- 
ravela 3500 
Blas Astonello, Siciliano: de Trá- 

pani: barca 6000 

Felipe Crespo, Andaluz: de Cáller: 

barco 3500 



Martín Nicolau, Raguseo: de Sici- 
lia: nao 1500 
Jacobo Matibo, Genovés: de Geno- 
va: barca 1000 
Martín Estene, Raguseo: de Sici- 
lia: nao 7000 
Juan de Lugo, Gallego: de Muros: 

balanero 1500 

Juan Lauguer, Catalán: de Alme- 
ría: barca 1000 
Mtro. Juan Calafre, Andaluz: de 

Ay amonte: galeón 1300 

Pedro de la Torre, Vizcayno: de 

Flandes: barco 3600 

Natal Juan, Raguseo: de Sicilia: 

barca 4000 

Thomás Paulo. Raguseo: de Sici- 
lia: nao 8000 
Don Luis de Centellas. Catalán: de 

CáUer: barca 4000 

Bartolomé Masot, Barcelonés: de 

Cádiz: balanero 1100 

Pedro Rizo. Bilbaíno: de Flandes: 

barco 4000 

Baldirio Mares, Barcelonés : de Cá- 
diz: nao 3000 
Jayme Grech, Barcelonés: de Cór- 
cega: barca 1000 
Miguel Esteve, Barcelonés: de Sici- 
lia: nao 6000 
Vinancio Bernard. Saboyardo: de 

Niza: barca 3600 

Jayme Prats, Catalán: de Sicilia: 

balanero 2000 

Esteban Serafí, Catalán: de Alguer: 

balanero 2000 

N. Solivella, Catalán: de Alicante: 

galeón 1400 



MEMORIAS HISTÓRICAS DF, BARCELONA 



965 



Esteban Nisart, Catalán: de Algucr: 

balanero 1500 

Pedro Rizo, Portugués: de Sicilia: 

caravela quadra 1000 

Marín Nicola, Raguseo: de Sici- 
lia: nao 5000 

Caloto de Agiito, de Trápani: de Si- 
cilia: barca 6000 

Pedro Nadal, Catalán: de Alguer: 

barca 1000 

Pedro Coruonali, de Lípari: de Si- 
cilia: nao 4000 

Bernardino Vázquez, Andaluz: del 

Puerto de Sta. María: barco 1000 

Santero Gaitero, de Lípari: de Si- 
cilia: balanero 2000 

Pedro Simeón, de Lípari: de Sici- 
lia: nao 4000 



Juan Roig, Catalán: de Cádiz: ba- 
lanero 1000 

Pedro de Aronchena, Vizcayno: de 

Cádiz: barco 4600 

Luis Alvarez, Portugués: de Lagos: 

caravela latina 1000 

Alfonso Díaz, Portugués: de Lagos: 

caravela latina 1200 

Mossén Sagarra, Barcelonés: de 

CáUer: barca 1000 

Fernando Alonso, Portugués: de 

Cádiz: galeón 1400 

Honorato de Sant Angelo, Napoli- 
tano: de Ñapóles: galeón 1000 
Bartolomé de Segura, Gallego: de 

Pontevedra: balanero 1300 



CUENTA DEL AÑO 1528. 



Gaspar Oliver, Catalán: de Sicilia: 
barca 

Constantino Grecco, Siciliano: de 
Cáller: galeón 

Juan Morell, Catalán: de Sicilia: 
nao 

Benito Pou, Catalán: de Sicilia: 
nao 

Vicente Ribera, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 

Sancho González, Andaluz: de Aya- 
monte: caravela quadra 

Mtro. Juan Calafate, Andaluz: de 
Galicia: caravela quadra 

Esteban Nisart, Catalán: de Pro- 
venza: balanero 

Diego Sánchez, Gaditano: de Fran- 
cia : balanero 

Caloto de Aguto, Siciliano: de Trá- 
pani: barca 

Diego García de Medina (del Du- 
que de Medinaceli), de Cádiz: 
galeón grande 

Diego García (del Duque de Medi- 
naceli), de Cádiz: galeón pe- 
queño 



Mossén MoradeU, Barcelonés: de 
1000 Valencia: barca 3000 

Jaynie Cruañes, Barcelonés: de Al- 
1000 ' guer: balanero 1100 

Mossén Gaspar Pujadas, Barcelo- 
3500 nés: de Sicilia: nao 5000 

Narciso Andreu, Catalán: de Al- 
5000 guer: caravela 1100 

Francisco Maliga, Mesinés: de Si- 
1400 cilia: galeón 3000 

Adriano Corso, Siciliano: de Trá- 
1400 pañi: barca 3500 

Gerónimo MaúU, Catalán: de Al- 
1400 guer: nao 3500 

Sebastián Axides, Mallorquín: de 
1500 Cáller: asquira 1000 

Juan de Maliodana, Napolitano: de 
1000 Ñapóles: barca 8000 

Pedro Corso, Siciliano: de Cáller: 
600 caravela latina 1100 

Miguel Esteva, Barcelonés: de Cá- 
ller: nao 6000 
3000 Antonio Oliver, Barcelonés: de 

Berbería: barca 1000 

Juan Camacho, Andaluz: de Cá- 
1400 diz: barco 1900 



966 



ANTONIO DE CAPMANY Y I)F. MONPALAII 



Vicente Fernández, Gallego: va a 

Marsella: barco 1700 

Martín de Armundoña, Bilbaíno: de 

Poniente: barco 6000 

Gonzalo Yáñez, Gallego: de Lagos: 

galeón 1800 

Antonio Pisa, Catalán: de Cádiz: 

balanero 1900 

Antonio Camacho, Andaluz: de Cá- 
diz: barco 1000 



^^ntonio Creus, Barcelonés: de Cá- 
diz: barca 1000 

Vicente Avis, Portugués : de Lagos : 

caravela latina 1200 

Alvaro Luis de Huelba, Andaluz: 

de Cádiz: caravela latina 1000 

Andrés Alvarez, Portugués: del Fa- 
ro: caravela quadra 1500 

Gaspar Pujadas, Barcelonés: de Má- 
laga: nao 5000 



CUENTA DEL AÑO 1529. 



Juan Díaz, Portugués: de Ayamon- 

te: caravela latina 1000 

Genis Alós, de Denla: de Poniente: 

barca 1000 

Juan de Guda, Bilbaíno: de Mona- 
co: barca 4000 

Jayme Grech, Barcelonés: de Mo- 
naco: caravela latina 1400 

Alvaro Fernández, Portugués: de 

Lagos: caravela latina 1300 

Luis Fernández, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1300 

Gaspar Díaz, Portugués: de Tabi- 

ra: caravela latina 1200 

Mossén Juan Salles, Barcelonés: de 

Alguer: galeón 1400 

Mossén Gaspar Pujades, Barcelo- 
nés: de Ñapóles: nao 5000 

Juan Vasco, Portugués: de Geno- 
va: caravela latina 1000 

Narciso Andreu, Catalán: de Al- 
guer: caravela 1200 

García Muñoz (del Duque de Medi- 

nasidonia): de Cádiz: galeón 3000 

Lorenzo Gómez, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 

Antonio de Incorca, Vizcayno: de 

Ñapóles : barco 6000 

Constantino Greco, Siciliano: de 

Cáller: galeón 1500 

Pedro de Aranza, Vizcayno: de Bil- 
bao: barco 2800 

N. Serafí, Catalán: de Alguer: ba- 
lanero 2000 



Clemente Aynes, de Lisboa: de Ci- 

vita-vecchia: balanero 1200 

Juan Alvarez, Portugués: del Puer- 
to de Sta. María: caravela latina 1000 

Martín de Lingarte, Bilbaíno: de 

Cádiz: barco 1500 

Antonio de Uxarco, Vizcayno: con 

balas para Palermo: barca 6000 

N. Roger, Barcelonés: de Cáller: 

barca 3500 

Narciso Andreu, Catalán: de Ñapó- 
les : caravela 1200 

Pedro Salinas, Andaluz: del Puer- 
to de Santa María: caravela 1000 

Jayme Prats, Catalán: de Genova: 
' nao 3500 

Antonio Torrent, Barcelonés: de 

Málaga: barca 1000 

Sebastián Rodríguez, Andaluz: de 

Ayamonte: caravela latina 1000 

Felipe Ascaroni, Siciliano: de Pa- 
lermo: barca 5000 

Antonio de Lorca, Andaluz: del 
Puerto de Santa María: cara- 
vela quadra 1000 

Martín de Uxarco, Vizcayno: carga 

balas para Ñapóles: barco 1500 

Fernando del Campo, Andaluz: del 
Puerto de Santa María: cara- 
vela quadra 1000 

Juan Díaz de Mcxía, Andaluz: de 

Lagos: caravela latina 1000 

Antonio Polino, Castellano: de La- 
redo: barco 1000 



MKMOIUAS llI.srOKH.Ab DE BAKCELUNA 



%7 



Juan Manoli. Siciliano: de Moguer; 



galeón 



1300 



Francisco Xiniénez, Anildhíz: de 

Cádiz: barco 1000 

Francisco Tirado: Andaluz: del 

Puerto de Sta. María: caravela 1000 

Francisco Bahela, Siciliano: de Me- 

lazo : galeón 7000 

Fernando de Ronda, Bilbaíno: ile 

Sicilia: barco 5000 

Esteban de Noblasia, Siciliano: de 

Mesina: barca 3500 

Pedro de Aranza, Vizcayno: de Si- 
cilia: barco 3500 

Martín de Zavaleta, Vizcayno: de 

Cádiz: barco 1000 



Juan López, Andaluz: de Cádiz: 

caravela latina 1000 

Pedro Torner, Catalán: de Marse- 
lla: barca 3000 

Rodrigo Alonso, Portugués: de Lis- 
boa: caravela latina 1000 

Misser Elias Andria, Raguseo: de 

Sicilia: nao 6000 

Diego de Trosios, de Castro Urdía- 
les: de Sicilia: barco 2300 

Bautista Prandoda, Genovés: (nao 

de Andrea Doria) 7500 

Juan de Aristina, Bilbaíno: de Si- 
cilia: barco 3600 

Jacome Ladone, Siciliano: de Trá- 

pani : barca 5000 



CUENTA DEL AÑO 1531. 



Vicente Farandoña, Portugués: de 

Lagos: caravela latina 1200 

Juan Vasco, Portugués: de Lagos: 

caravela latina 1000 

Vicente Fernández, Andaluz: de 

Cádiz: barco 5000 

Martín Doz, Bilbaíno: carga para 

Palermo: barco 6000 

Clemente Puig, Catalán: de Ñapó- 
les : galeón 1 100 

Pascual Roig, Catalán: de Bugía: 

barca 1000 

Miguel Custurer, Catalán: de Al- 

guer: balanero 1300 

Alfonso Vasco, Portugués: de Setú- 

bal: caravela latina 1000 

Juan López de Griso, Vizcayno: de 

San Sebastián: barco 2000 

Juan Pati (de Don Antonio de Car- 
dona), de Iviza: nao 6000 

Fructuoso de los Oyos, Vizcayno: 

de la Puebla: barco 6000 

Juan Segués, Barcelonés: de Alme- 
ría: barca 1000 

Juan Fernando de Bertre, Vizcay- 
no: de Pulla: barco 5500 

Benito Gasol, Catalán: de Alguer: 

balanero 1300 



Juan de Gatica, Bilbaíno: de Ñapó- 
les : barco 3600 

Juan de Ardizával, Vizcayno: de 

San Sebastián: barco 5000 

Antonio de Laso, Vizcayno: de Me- 
sina: galeón 5000 

Gerónimo Pont, Mallorquín: de Si- 
cilia: balanero 2100 

Perot Montserrat (galeón de la ar- 
gentería), de Cáller: galeón 5000 

Antonio Roger, Barcelonés: de Cá- 
ller: barca 4500 

Olivero Gaynes, de Valgreco: de 

Alguer : balanero 1400 

Perot Murgada, Sardo: de Valen- 
cia: galeón 5000 

Jayme Soler, Catalán: de Francia: 

balanero 1400 

Guillen Salvador, Valenciano: de 

Cádiz: galeón 1200 

Pedro Caruanal, de Ley re: de Sici- 
lia : caravela quadra 2000 

N. Serafino, Siciliano: de Trápani: 

caravela 2200 

Christóval Ramos, Andaluz: del 

Puerto de Santa María: barco 1000 

Nicolás Esteban, Gaditano: de Al- 
mería: barco 1000 



968 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Fedro Vasco, Portugués : de Lagos : 
caravela quadra 

Pedro Serafí, Catalán: de Sicilia: 
barca 

Víctor Mocacho, Siciliano: de Trá- 
pani: caravela 

Pedro Delgado, Andaluz: de La- 
gos: caravela latina 

Lorenzo Aynes, Portugués : de La- 
gos: caravela latina 

Antonio Valdegosa, Catalán: de Al- 
guer: balanero 



Juan Pérez, Portugués: de Lagos: 
1500 caravela latina 



5000 



1000 



Juan Sánchez, Andaluz: de Cádiz: 



caravela latina 

2500 Alonso Díaz, Andaluz: de Sevilla: 

galeón 
1200 



Vicente Lorenzo, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 

Juan María Malatesta, Gaditano: 
2500 de Cádiz: barco 



1000 
1000 
1400 
1300 
3500 



CUENTA DEL AÑO 1534 



Juan Galdán, Portugués: de Opor- 

to: caravela quadra 
Alonso Lunas, Portugués: de Setú- 

bal: caravela latina 
Francisco Quiloga, Portugués: de 

Faro: caravela latina 
Pedro Andreu, Catalán: carga para 

Alguer: barca 
Jorge Payna, Sardo: de Alguer: 



galeón 



de Opi 



Alonso Franco, Portugués 
to: caravela latina 

Pedro López, Andaluz: de Cádiz: 
caravela quadra 

Francisco Fernández, Portugués: de 
Setúbal: caravela latina 

Damián Morell, Barcelonés: de Cá- 
diz: barca 

Gonzalo Laíonte, Gallego: de Opor- 
to : barco 

Fernando Alonso, Portugués: de Se- 
túbal : galeón 

Mossén Tarafa, Barcelonés: de Ni- 
za: barca 

Vicente Várez, Portugués: de Má- 
laga: caravela latina 

Juan Andrema: Portugués: 
Cádiz: caravela latina 

Juan Conejo, Andaluz: de 
ga: caravela latina 

Juan de Salazar, Bilbaíno: pasa a 
Sahona: barco 



de 
Mála- 



Juan de Bisombi, Vizcayno: de 
lOOU Flandes: barca 3000 

Juan Francisco Marsellés, Cata- 
1000 lán: de Málaga: barca 4500 

Jorge Santacilia, Valenciano: de 
1000 Málaga: barco 1000 

Alonso Díaz de Huelva, Andaluz: 
1000 de Málaga: caravela latina 1000 

Francisco de Herrera, Andaluz: 
4000 de Cádiz: barco 1500 

Blasco Martín, Portugués: de Má- 
1000 laga: caravela quadra 1500 

Guillen Salvador, de Denia: de 
1200 Cádiz: caravela quadra 1000 

Benito Torres, Andaluz: de Mála- 
1400 ga: barco 4000 

Pedro González, Andaluz: de Sici- 
6000 lia: barco 2000 

Juan Torras, Barcelonés: de Cá- 
3000 Uer: caravela latina 1400 

Bartolomé Bolet, Catalán: de Ná- 
1700 polas: nao 2500 

Marcos Alamar, Catalán: de Al- 
3000 guer: barca 3000 

Juan de Gauzuragui, Vizcayno: de 
1000 Cádiz: caravela quadra 1000 

Pedro Andreu, Catalán: de Al- 
1000 guer: barca 1000 

Antonio Suazo, Andaluz: de Cá- 
1200 diz: barco 1000 

Manxin de Rentería, Vizcayno: 
1750 carga para Sicilia: galeón 5000 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE 13ARCELOx\A 



969 



Juan Vasco, Portugués: de Lagos: 

caravcla latina 1000 

Juan Calvo. Portugués: de Lagos: 

caravela latina 1000 

Martín de Ribera, Bilbaíno: de 

Cádiz: barca 1750 

J. Masot, Catalán: de Alguer: 

barca 1000 

Antonio Roig, Catalán: de Paler- 

mo : barca 7000 

Don Luis de Centelles, Barcelo- 
nés: de Cáller: barca 4500 

Sebastián Calvo, Portugués: de 

Portugal: caravela latina 1500 

Fernando de Alonso, Castellano: 

de Cádiz: galeón 1700 

Baldirio Mares, Barcelonés: de Si- 
cilia : barca 6000 

Francisco Ferrer, Catalán: de 

Francia: barca 1000 

Jorge Grech, Catalán: de Cádiz: 

barca 1000 

Nicolás Díaz, Portugués: de Cá- 
diz: caravela quadra 1000 



Bartolomé Bolet, Barcelonés: de 

Málaga: barca 2500 

Juan Torras, Barcelonés: de Por- 
tugal: caravela latina 1300 

Luis de Várela, Andaluz: de Cá- 
diz: barco 1000 

Antonio Franco, Andaluz: de Cá- 
diz: galeón 2000 

Vicente N., de Bilbao: carga bom- 
bardas para Alicante: barca 1750 

Alonso Diez, Portugués: de La- 
gos: caravela latina 1000 

Francisco Fernández, Portugués: 

del Faro: caravela 1000 

Nicolás Santo. Napolitano: de Va- 
lencia : galeón 6000 

Rafael Mas, Catalán: de Alguer: 

barca 1000 

Lucas Alvaro. Andaluz: de Sicilia: 
barco. 

Juan Cola, Siciliano: de Civita- 

vecchia: barca 7000 



CUENTA DEL AÑO 1533. 



Luis de Araus Ardieta, Vizcay- 

no: barca 5500 

Mossén Segaría, Catalán: de Cá- 

Uer: caravela latina 1400 

Pedro Coleta, Andaluz: de San 

Lucar: barco 1500 

Guillermo Brous, Inglés: de Ingla- 
terra: barca 1800 

Nicolás Díaz, Andaluz: de Cádiz: 

barco 1000 

Sebastián Alonso, Portugués: de 

Portugal: barco 2000 

Rodrigo Vao, de Víana: galeón 1500 

Jayme Nagri, de Sicilia: barca 3000 

Juan Alfonso, Portugués: de La- 
gos: caravela 1100 

Juan González, de Villa de Don- 
des: caravela latina 2000 

Jayme Many, Barcelonés: de Ca- 
llen barca 4500 



Martín Mongrano, Sardo: de Cá- 
ller: barca 5000 
Baldirio Mares, Barcelonés: de Si- 
cilia: barca 6000 
Antonio Fernández. Gallego: tle 

Galicia: caravela latina 1200 

Juan Franset, Saboyardo: de Niza: 

barca 4500 

Pedro Robas. Portugués: de Setú- 

hal: caravela latina 1200 

Pedro Carbonell, Valenciano: de 

Xábea: barca 2000 

Juan de Espino, Castellano: de La- 

rcdo: nao 1200 

Barca de Don Luis de Centellas, 

Barcelonés: de Sicilia 4500 

Pedro González, Portugués: de .'Vya- 

nionte: barco 1000 

Marcos Alcmany, Catalán: carga 

para Sicilia: nao 3000 



970 



ANTÜIMIO \)i: CAl'MANY Y DK MONPALAU 



Simón de Alonso, Portugués: de 

Ayamonte: galeón 
Juan Palomares, Andaluz: de Cá- 
diz: barco 
Juan Bautista, Genovés: de Geno- 
va: barca 
Austriangalo de Priupc, Olandés: 

de Selanda: urca 
Alvaro Díaz, Portugués: de Aya- 
monte: caravela 
Gonzalo Delgado, Andaluz: de La- 
gos : caravela 



1700 



Vicente Fernández, Portugués: de 
Lagos: caravela 



1 9nn Alonso Salveras, Portugués : de 
Ayamonte: caravela 

4500 Juan Bautista de Costre, Sahoyar- 
do: de Niza: barca 

Bartolomé Bolet, Barcelonés: de 
inno Sicilia: nao 

Gaspar González, Portugués: de 
1000 Lagos: caravela 



1200 
1000 
2400 
2500 
1000 



CUENTA DEL AÑO 1537. 



Antonio Escarzo, Vizcayno: de 

Poniente: nao 6000 

La nao Genovesa de N. Rafael 

Mas, Catalán: de Cádiz 1000 

Juan de Balmaseda, Vizcayno: de 

Portugalete: galeón 1500 

Fernando de Esparza, Vizcayno: 

de Bilbao: barca 2500 

Mossén Ribera, Catalán: de Sici- 
lia: nao 4500 

Juan Berber, Valenciano: de Cá- 
diz: galeón 2300 

Bartolomé Gómez, Andaluz: de 

Huelva: caravela 1100 

Mossén Vilanova, Barcelonés: de 

Cáller: nao 4000 

Martín de Tefiaro, Raguseo: de 

Ñapóles: nao 2400 

Marcos Alemany, Catalán: nao 3000 

Antonio Pellegrino, Siciliano: de 

Mesina: barca 1500 

Luis Sánchez, Andaluz: de Mála- 
ga: nao 1100 

Gabriel Plau, Catalán: de Ca- 
llar: barca 1200 

Rafael Toro, Catalán: de Alguer: 

barca 1750 

Matheo Julia, Catalán: de Ponien- 
te: nao 5500 

Don Luis de Centellas, Barcelo- 
nés: de Cárdena: nao 4500 

Bartolomé Cadenas, Catalán: de 

Cádiz: navili 1000 



Fafael Oliver. Catalán: de Cádiz: 

navili 1000 

Antonio Camacho, Andaluz: de 

Cádiz: barco 1000 

Miguel Sánchez, Andaluz: de 

Ayamonte: barco 1000 

Jayme Marqués. Catalán: de Po- 
niente: navili 1000 

Mossén Vilanova, Catalán: nao 3000 

Esteban Díaz, Portugués: de Aya- 
monte: galeón 3000 

Francisco Díaz, Portugués: de 

Ayamonte: caravela 1000 

Juan Palomares, Andaluz: de Cá- 
diz: galeón 1300 

Juan Bandino, Saboyardo: de Ni- 

ba: barca 1200 

Rui Sánchez, Andaluz: de Mála- 
ga: barco 1100 

Mossén Botines, Catalán: de Po- 
niente: barca 2500 

Bartolomé Torroella, Catalán: de 

Cáller: nao 3000 

Pedro Díaz, Portugués: de Aya- 
monte: caravela 1200 

Fernando de Esparza, Vizcayno: 
del Puerto de Santa María: 
barco 2500 

Francisco López, Andaluz: de 

Huelva: barco 1250 

Nao de don Luis de Centellas, 

Barcelonés: de Cáller 4500 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE 15ARCELüi\A 



971 



Martín de Matuli. Ragiiseo: de 

Ragusa : nao 3800 

Mossén Segaría, Catalán: de Al- 

guer: barca 1500 

Javme Mari, Catalán: de Genova: 

' navili 1400 

Miguel Quintero, Andaluz: de 

Huelva: barco 1000 



Manuel Gómez, Portugués: cara- 
vela 2000 

Pedro López, Andaluz: de Gali- 
cia: barco 1200 

Arnaldo Pujita, Portugués: de Ga- 
licia: barco 1200 

Esteban de Aguirre, Vizcayno: de 

San Sebastián: barca 1000 



CUENTA DEL AÑO 1538. 
Sólo huvo dos naves de quatro mil quintales en este año: de las demás pocas. 



CUENTA DEL AÑO 1539. 

Las embarcaciones de este año no fueron muchas ni de muy grueso porte: 
sólo vino una Asturiana de 3000 quintales, y otra Ragusea de 7000. Los puertos de 
donde vinieron los buques mayores, son los siguientes: 



De Oporto 
De Lisboa 
De Sicilia 
De Cádiz 



De Galicia 
De Cerdeña 
De Vizcaya 
De Ragusa 



CUENTA DEL AÑO 1540. 

Entre las embarcaciones que llegaron este año, sólo se cuenta: una nave nueva 
de 10 000 quintales, patrón Pedro Salvador. Catalán, que se construyó en Calella: 
Otra Catalana de Bartolomé Roig de 7000 quintales, que vino de Sicilia, Otra de 
5000 quintales, nao de Juan Comeli, que vino de Flandes. 

Los puertos de donde procedieron las referidas embarcaciones, son los si- 
guientes: 



De Galicia 
De Vizcaya 
De Portugal 
De Genova 
De Ayamontt 
De Ragusa 



De Sicilia 
De Cerdeña 
De Cádiz 
De Málaga 
De Flandes 



De Portugal 
De Sicilia 
De Cádiz 



CUENTA DEL AÑO 1542. 

De Vizcaya 
De Francia, 
mil quintales 



una de porte de cuatro 



972 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

CUENTA DEL AÑO 1543. 



De Portugal 
De Ayamonte 
De Galicia 
De Sicilia 



De Cerdeña 

De Vizcaya 

Una nao Vizcayna de 6000 quintales 

Otra Ragiisea de 7000 quintales 



CUENTA DEL AÑO 1545. 



De Vizcaya 
De Cádiz 
De Ayamonte 
De Genova 
De Galicia 
De Portugal 



De Sicilia 
De Cerdeña 
Otra Siciliana de 7600 
Otra Marsellesa de 6000 
Una nao Ragusea de porte de 7600 
quintales 



CUENTA DEL AÑO 1546. 



De Galicia 
De Genova 
De Cádiz 
De Portugal 
De Francia 
De Sicilia 



De Cerdeña 
De Ragusa 

Una nao Ragusea de porte de 7200 
quintales 

Otra ídem de 5000 
Otra ídem de 7100 



De Galicia 
De Genova 
De Cádiz 
De Portugal 



CUENTA DEL AÑO 1547. 

De Sicilia 
De Cerdeña 
De Francia 



Carkí:re, ¿f (/;oí/ d'ancrage (1439-1417) ; Cihai.t Ravüntós, Sources barcelonaises. 



36 (iv, iv) 

ESTADO DE LOS NOMBRES Y CLASES DE VARIAS MERCADERÍAS EXTRAN- 

jeras, asi de lencería, corno de mercería y quincallería, que entraban en Cataluña en 

el Siglo XV, XVI, y XVU, sacado de las tarifas estahlecidas en varios capítulos de 

Cortes, desde las de 1481 hasta las de 1632. 



EN los aranceles de los derechos de en- 
tradas que debían exigirse en la 
Aduana de Barcelona, según los ca])ítulos 
establecidos en las Cortes de 1481, que 



andan impresos en un volumen en 4.° ti- 
tulado: Capitols deis Drets del General 
de Catalunya jets en Corts generáis desde 
1481 fins en lo any 1564, corregidos y 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



973 



publicados en el trienio de los Diputa- 
dos de 1575, y reimpresos en 1685 en 
casa de Rafael Figueró, se lee en el ca- 
pitulo 50, íol. 25, la tarifa de la lencería 
que venía de países estrangeros en el si- 
glo XV, con razón de su tiro, calidad, pre- 
cios y nombres. 

Pero como el fin principal del estado 
que aquí se presenta, no es la noticia de 
sus avalúos y calidades (entonces nece- 
saria para el arreglo de la exacción), sino 
la de sus nombres y del de los países de 
su fábrica, para comparar los tiempos 
y la industria de los pueblos, nos redu- 
cimos a publicar el siguiente catálogo, 
como objeto digno de la Historia Eco- 
nómica, dividido en varios artículos con- 
forme a las clases de los géneros. 

lencería 

Alemanas, llamadas Creps, de señal ne- 
gro. 
Alemanas, llamadas Sangalas. 
Alemanas finas. 

Alemanas teñidas, llamadas Costama. 
Ambrunais. 
Angeos. 
Ayneres. 

Bretañas blanqueadas 
Bretaña cruda. 
Borras florete. 
Borras angosto. 
Baleix ancho. 
Bordados de Mompeller. 
Bordados de A vi ñon. 
Brabante. 
Bellrepar. 
Beujó (Beaujeu). 
Bocazí ancho. 
Bocazí angosto. 
Bagas blanqueado. 
Bages crudo. 
Blancaflor. 
Burén ancho. 
Burg blanqueado. 
Burg angosto. 
Brianzón. 
Borrasón. 



Gremio ancho. 

Gremio angosto. 

Garriu. 

Gharelois. 

Ghalons. 

Crussel. 

Espinalt ancho. 

Espinalt estrecho. 

Estopas de Forez. 

Estopas de Reyner. 

Estopas de Chareloy. 

Escapolón de Buré. 

Escapolón de San Genis. 

Forez. 

Flansiac. 

Ginebra. 

Hainauts. 

Jessaus llamados lienzos de 5. Simón. 

Lenguéa. 

Lionés. 

Lienzo de Rodés. 

Lienzo de la Gosta. 

Lávales. 

Mascó crudo. 

Mascó prensado. 

Monthiel (Monteuill). 

Mornay. 

Nexiu blanco. 

Nexiu crudo. 

Olanda fina (a 15 suel. la cana). 

Olanda mediana. 

Olanda común. 

Planes. 

Pudent. 

Pont de Bellvesi. 

Rognes finas. 

Rognes medianas. 

Romilló. 

San Justs finos y medianos de Forez. 

San Genis ancho. 

San Genis angosto. 

San Brieux. 

Verdún de la Rosa. 

Verdún común. 

Veintenes de Beujó. 

Veintenes de Castellón. 

Villafrancas 

^'ianes. 

Vilaboi. 



974 



ANTONIO DE CAPMANY Y DF. MONPALAU 



TARIFA DE LOS LIENZOS EXTRAN- 

geros, conforme a los capítulos X y XI 

de las Cortes de Monzón de 1547, jol. 150 

del citado volumen. 

Alemanas. 

Aynaos de Alemania. 

Aynaos de Flandes. 

Alnetes de Gascuña. 

Burgueses. 

Bretañas. 

Brinetes. 

Bocacíes de colores. 

Bocacíes negros. 

Cremiones de Charelo's 

Costes. 

Coseriles. 

Calicuts. 

Chaumonts. 

Estopas de Cliarelois. 

Estopas de Forez. 

Frisas. 

Gesaus. 

Lionés. 

Lávales. 

Montañas de Sauveterre 

Montañas de Genova. 

Moulins. 

Mascones prensados. 

Mascones crudos. 

Navales blancos. 

Olandas finas a 28 suel. la cana. 

Olandas medianas. 

Olandas bastas. 

Olandas y lienzos de Gante. 

Pinaus. 

Plates anchas. 

Plates angostas. 

Huanes blancos. 

Ruanas crudos. 

Rognes. 

Sistellones. 

Troyes. 

Tarradas. 

Tiritaynes. 

Traveseras. 



TARIFA DE LA MERCERÍA EXTRAN- 

gera, conforme a un capítulo del citado 

vol. fol. 152 b. establecido en las Cortes 

de Monzón de 1547. 

Agujas. 

Agujas de París. 

Agujas de empalmar de Milán. 

Agujas de Alemania. 

Agujas de San Germán. 

Anillas de Milán. 

Anteojos de media vista. 

Anteojos cristalinos. 

Cordones de Tolosa. 

Cordones de Alemania. 

Candeleros de León. 

Candeleros de Alemania. 

Cartas o Naypes de Juan Virida. 

Cintas de hilo cano de Flandes. 

Cartas picadas. 

Cuchillos de Alemania. 

Cuchillos Bomianos. 

Cepillos de Alemania. 

Hilo de Damas. 

Hilo cano de Namur. 

Hilo de Borgoña. 

Hilo de oro de Milán. 

Hilo de repulgos de Levante. 

Hilo de Arxau. 

Hilo da plata de Milán. 

Hilo de plata falsa. 

Medias de Ostende. 

Mitones de Alemania. 

Máscaras de Ferrara. 

Espejos de cristal. 

Espejos de acero. 

Espejos de Alemania. 

Oro de Luca. 

Oropel. 

Oro Tirado falso. 

Oropimente. 

Papel estamj)ado o de estampas, por 

resmas. 
Plumas de Cisne. 
Plumas de oca de Irlanda. 
Telas de cedazo. 



MEMORIAS HISTÓRICAS l)K. líARCKLONA 



NOTA 

Venía igualmente de fuera del Rey no 
toda especie de quincallería, como eran: 
alfileres, vacias de azójar, candeleros de 
cobre, candados, cucharas de latón, cla- 
vazón y tacltuelas, dedales, obras de es- 
taño, espaviladeras, estribos finos, hilo 
de alambre, hilo de hierro, hoja de lata, 
planchuela de fierro y de latón, corche- 
tes, papel estampado, papel de marca ma- 
yor, papel de proceso, papel bastardo, pa- 
pel común, espuelas, sartenes, cazos, sie- 
rras, hebillage, mantelería, imágenes de 
metal. 

ROPAS Y TE XI DOS 

Arneses blancos y negros. 

Bombasíes. 

Bancales de Flandes. 

ídem de Francia. 

Buratos de Auvernia. 

Camelotes de Flandes. 

ídem de Milán. 

ídem de Francia. 

Frisados de Flandes. 

Fustanes de Milán. 

ídem de Cremona. 

ídem superfinos de Milán. 

ídem de Alemania. 

ídem de Piamonte. 

Pasamanos de seda y alducar de Levante. 

Ostendes dobles. 

Rasos de Brujas. 

Saya negra de rajadilla. 

Sargas de Orleáns. 

Tapicería fina, mediana y basta de Flandes. 

ídem de Tornay. 

ídem de Oudenarda. 

ídem de Paecha. 

Terciopelo. 

Xammaxans (Saint Maíxent). 

TARIFA DE LOS LIEMOS EXTRAN- 

geros, conjorme al nuevo reglamento de 
/a.v Aduanas de 1576 al fol. 172 del cita- 
do volumen. 

Alemana de Ercorpin. 
Alemana Sangala. 



A Inés gascones. 

Autunes. 

Angeos. 

.Aynauts de Alemania. 

Bocaran. 

Bretaña?. 

Burgesa con flecos. 

Batista. 

Brabantes blancos. 

Brabantes crudos. 

Cosaril blanco. 

Cremió. 

Chaumontes. 

Charolois. 

Costes. 

Cambray. 

Calícutes. 

Cistellones. 

Escapolón de Amgurgo. 

Escapolón de Charolois. 

Escapolón de Forez. 

Estopa de Cambray. 

Jessaus. 

Masiones de León. 

Masiones de Mompeller. 

Malinas. 

Montaña de Genova. 

Montaña de Sauve-Terre. 

Montaña de Saiimur. 

Olanda blanca cruda para jubones. 

Olandas pajizas para jubones. 

Plata ancha y angosta. 

Provins. 

Pinart. 

Paret crudo. 

Ruanes blancos y crudos. 

Rognes. 

Sinibafó. 

Terrades. 

Troués finos. 

Troués medianos. 

Tarlices anchos y angostos. 

Traveseras. 

Tiretaynas de hilo. 

Villafranca blanca y cruda. 

TARIFA DE LA ENTRADA DE ROPAS 
y géneros jorasleros, para la exacción 
del derecho de galeras que se impuso en 



976 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



las Cortes de 1599; y anda inserta al 

fol. 67 b. libro de las nuevas tarifas en 

4." impreso en 1636 en casa de Gabriel 

Nogiiés, por orden de la Diputación. 

TEXIDOS 

Añascóles y anascotines de Hundes. 

yVlfombras de .Alejandría. 

Buratos de Auvernia. 

Bufetas de Flandes. 

Buratines de Flandes. 

Borts de Levante. 

Camelotes finos lisos o con aguas, negros 
o de colores de Venecia. 

Cordelletes o Rubielos de Aragón. 

Hilo de Crema y de Salón. 

Hilo de Castilla y de pita. 

Lino de Alexandría. 

Ostendes negras y de colores. 

Reates de Cremona. 

Rasos negros o de colores, de todas 
suertes, de Italia. 

Rasos de seda e hilo de Venecia o 
Flandes. 

Sarguetas negras o de colores, de Flan- 
des y otras partes. 

Sarguetas de estambre y seda, negras y 
de colores, de Milán. 

Sarguiletes negros o de colores de lana 
y lino, de Flandes o de otras partes. 

Sedas de coser, crudas, torcidas o teñi- 
das, o sedas de pelo y trama de Italia 
y de otras partes. 

LANA S 

Lana fina lavada de Aragón. 
Lana fina sucia de ídem. 
Lana mediana lavada de ídem. 
Lana mediana sucia de ídem. 
Lana fina sucia de Castilla. 
Lana fina sucia de Valencia. 
Lana sucia de Cerdeña. 
Lana sucia de Berbería. 

DROGAS Y FRUTOS 

Alumbre de Civita-vecchia. 
Arrós de Lombardía. 



Arrós de Valencia. 

Arrós de Alexandría. 

Añil de Guatemala. 

Agallas de Alepo. 

Agallas de Romanía. 

Brasil de Nueva España o de Sta Marta. 

Brasil de Fernambuco. 

Boloarmini de Cerdeña. 

Cola de Francia o de Montblanch. 

Cochinilla de Nueva Esparla. 

Ocre de Flandes. 

TARIFA DE ROPAS Y GÉNEROS EX- 
trangeros, conforme al nuevo Arancel 
por el qual habían de pagar los derechos 
de Generalidades, impreso en un vol. en 
4." de Barcelona, en casa de Gabriel No- 
gués, año 1636. 

lencería p. 1 

Alemanas escorpiones. 

Alemanas sengalas. 

Alemanas cambrainas. 

Agullones crudos. 

Bengalas, que suelen venir de Portugal. 

Bocaranes negros. 

Bretañas crudas. 

Blauetes llamados Nanquines. 

Bretañas a modo de Olondas llanas. 

Bellesviles blancas y crudas. 

Borts de hilo de colores, que vienen de 
Alexandría. 

Cambrayes. 

Costanzas, que suelen venir de León o 
Genova. 

Cosariles, blancos, listados de azul. 

Cananquines, que suelen venir de Por- 
tugal. 

Cotonías crudas, llamadas Estaquíes. 

Estopillas de Cambray. 

Lienzos de Olmo, blancos y crudos. 

Lienzos crudos de Piamonte. 

Lienzos crudos de Alexandría. 

Lienzos azules de Alexandría. 

Lienzos blancos y azules de Alemania. 

Mascones prensados. 

Malines crudos. 

Montañas crisas que vienen de Mompe- 
ller y Narbona. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK BARCELONA 



977 



Nabales blancos y crudos. 

Olandas blancas. 

Oiaiidillas crudas, pajizas v pardas. 

Platas. 

Rites de Viena de Francia. 

Ruanes blancos y crudos. 

Sangalas crudas. 

Terrades blancas y crudas. 

TEXIDOS fol. .5 b 

Añascóles blancos y negros de Flundes. 

Anascotines blancos y negros, ídem. 

Anafayas. 

Anteojos de Alemania. 

Anteojos de larga vista. 

Brocatelos. 

Brocados de todas suertes. 

Buratines negros y de colores de Flandes. 

Buratos negros y de colores de Aiivernia. 

Camelotes finos de Venecia. 

Camelotes adamascados. 

Catalufos de seda de Ñápales. 

Cotonías rayadas de Ñápales. 

Cotonías rayadas de Piamonte. 

Cotonías con muestras de León. 

Cotonías afelpadas. 

Cordellates o Rubielos de Aragón. 

Damascos carmesíes de Valencia. 

Damasquines de hilo y seda. 

Erbajes negros y de colores. 

Estameñas blancas y de colores de 
Francia. 

Estambres blancos de Mallorca. 

Espolines de todas suertes. 

Fustanes o Bombasíes, que vienen por la 
vía de Milán. 

Fustanes de Alemania. 

Fustanes de Piamonte. 

Granas de Valencia. 

Lamas de oro y de plata. 

Lanillas negras y de colores de Francia. 

Mantellinas de estambre blancas, de Ma- 
llorca. 

Ostendas negras y de colores de Flandes. 

Perpetuas negras y de colores. 

Rasos negros y de colores con oro o 
plata. 

Rasos negros y de colores. 



Rasos negros y de colores labrados. 

Rasos de hilo y de seda de Venecia. 

Sarguetas negras y de colores. 

Sarguetas o Cadises negros, o de colo- 
res de Nimes. 

Sarguetas imperiales y finas. 

Sarguetas de Ipra. 

Sarguiletes de hilo y estambre de Flan- 
des. 

Tafetanes aterciopelados. 

Tafetanes entredobles y dobles. 

Teletas de aguas floreadas. 

Teletas de aguas sin flores. 

Teletas de muestras. 

Teletas de oro y plata. 

Telillas de Tafetán de Ñapóles. 

Telillas de hilo y seda de Flandes. 

Telillas de hilo de Flandes. 

Telillas de algodón y seda. 

lelillas de hilo y seda de crema. 

Tripes de seda. 

Terciopelos labrados, negros y de co- 
lores. 

Terciopelos lisos carmesíes de Valencia. 

Terciopelos lisos negros y de colores. 

Terciopelos fondo de oro u plata, negros 
y de colores. 

MERCERÍA fol. 73 

Abalorios. 

Abanicos de Tafetán de Ñapóles. 

Alfileres de todas clases. 

Algodón en rama. 

Algodón hilado. 
Algodón hilado fino de que se texen los 
cotones de fíérgamo. 

Birretinas de tafetán de Ñapóles. 

Botones de oro, plata, seda, cerda, vi- 
drio y cristal. 

Cáñamo de Sicilia. 

Cáñamo de .\ápoles. 

Capichola, cruda, torcida, de Italia. 

Catíías de Alexandria. 

Cintas de filoseda, anchas y angostas de 
Italia. 

Cintas de seda a la Napolitana. 

Cintas crudas de Casriiña. 

Colchas de seda de Ñápales. 



978 



A^'TO^'IO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Colchas de cotón, de colores, de Alexan- 

dr'ia. 
(botóneles de Bérgamo. 
Cotonetes de Berbería. 
Espejos de todos tamaños. 
Granates finos. 
Granates falsos. 

Guarniciones de fusiles de Flundes. 
Hilo de Crema. 
Hilo de Saló. 
Hilo de pita. 

Hilos de colores de Francia. 
Hilos de colores teñidos en Valencia. 
Hiladillos o capicliolas de colores. 
Hilo de Castilla. 
Lienzos en cuadros, pintados al olio o al 

temple. 
Lino de Alexandr'ta o de cualquier par- 
te de Berbería. 
Lino de Ñapóles. 
Medias de seda de muger, bordadas de 

oro y plata. 
Medias de lana aragonesa. 
Medias de filoseda. 
Medias de estambre de París. 
Medias de estambre de Inglaterra. 
Máscaras de Ferrara. 
Oro y plata fina liilada de Milán. 
Oropel. 

Papel blanco de la Ribera de Genova. 
Papel de Niza. 
Papel estampado en ¡talla. 
Papel blanco de León. 
Papel estampado de Castilla. Zaragoza o 

Valencia. 
Plumas de Irlanda. 
Plumas de colores ])ara sombreros. 
Plumas de Cisne. 
Reates de Cretnona. 
Rosarios de Tábor. 
Rosarios de Brasil. 
Reloxes de arena. 
Reloxes de sol. 
Seda de Madexa fina, como la Buratina 

Alcujú, que venía del Cayro, de .'llepo 

y de Smirna. 
Sedas fioxas de Calabria o de Mesina o 

de otras partes. 
Seda Legis, Ardura o de otras partes. 



Seda hilada cruda de Italia. 

Sombreros comunes de lana de Per pirlán. 

Tapicería de Flandes de estambre y de 

seda. 
Tiretas de seda de Ñapóles. 
Tirelas de hiladillo de Padua. 
Toallas de tafetán de Ñápales. 
Toallas de Serras. que vienen de Lecm. 
Toallas adamascadas. 
Velillos de León. 
Velillos de Milán o de Bolonia. 

CUEROS fol. 30 

Cueros al pelo que vienen de las Indias 
de Nueva España. 

Cueros de Búfalo de las partes de Le- 
vante. 

Cueros de Oran y de Cerdeña. 

Cueros de vaqueta encarnada de Mosco- 
via. 

Gamuzas de Flandes. 

Cordobanes adobados de Alexandría. 

Cueros Pelisones de Túnez o de Argel. 

Pieles de ante de búfalo. 

PELETERÍA pág. 36 

Armiños. 

Cabritillas blancas y de colores para 
manguitos. 

Grisos, que suelen venir de las partes 
de Aragón. 

Martas cibelinas, que suelen venir de las 
partes de Venecia. 

Martas que vienen de las partes de Cer- 
deña. 

ARTEFACTOS pág. 37 

Baxilla de barro de Pisa y otras partes 

de Italia. 
Duelas para barrilería, que viene de 

Francia. 
Camas de madera, que suelen venir de 

Italia. 
Sillas de reposo, de vaqueta encarnada 

de Moscovia. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



979 



FRUTOS Y DROGAS pág. ídem 

Agallas de Alepo o de Romanía. 
Alumbre de Civita-vecchia. 
Añil de Guatemala. 
Arrós de Lombardia. 
Arrós de Valencia. 
Arrós de tonel de Ñápales. 
Arrós de Alexandria. 
Azúcar de pilón refinado de Venecia. 
Azúcar de pilón de Motril. 
Azúcar roxo que viene de Levante. 
Azúcar candi de Sevilla, de Lisboa y 
otras partes de Poniente. 



Azúcar candi blanco de Venecia. 

Azúcar del Brasil. 

Boloarminio de Cerdeña. 

Brasil de ¡Sueva España. 

Brasil de Fernambuco. 

Grana de Alexandria. 

Maná de Calabria. 

Ocre de Flandes. 

Pastas de Sicilia o de Cerdeña. 

Pastel de Lombardia. 

Rubia de Rossellón. 

Tártaro de Sicilia. 

Vitriolo Romano. 

Vitriolo de Tortosa. 



Broca, Taula de les stampagions de les consliluqions y altres drels de Calhalunya. 



37 (IV, v) 

TABLA DE LAS CIUDADES C0MERCL4NTES DE EUROPA QUE A PRINCI- 
pios del siglo Xl' , tenían giro de cambios, con noticia de los plazos corrientes entre 
unas y otras para el pago de las letras, y de los términos de los Correos en sus 
viages: con unas tablas de la correspondencia de pesos y medidas entre varios pueblos. 



EN la obra que a principios del si- 
glo XV escribió para la instrucción 
de los Comerciantes Florentines Juan de 
UzZANO, Banquero y Negociante de 
aquella Nación, impresa en 1766 con el 
titulo: Della prattica della Mercatura, se 
lee (cap. VIH. pág. 100) un estado muy 
especificado de los plazos de las letras, 
según el estilo adoptado en las Ciudades 
de comercio: en el cap. X una tabla de 
los términos de los correos de una pla- 
za a otra: y es como se sigue, traducido 
puntualmente del Toscano antiquado al 
Castellano. 

PLAZOS DE LAS LETRAS. YA DE 
VISTA, YA DE FECHA SEGÚN LOS 
ESTILOS Y PRACTICAS DE LAS PLA- 
ZAS COMERCIANTES QUE AQUÍ 
SE CITAN 

De Florencia a Pisa a 3 días vista. 
— a Genova a 8 días vista. 



— a Siena a 2 días vista. 

— a Perusa a 5 días vista. 

— a Roma a 10 días vista. 

— a Bolonia a 3 días vista. 

— a Milán a 10 días vista. 

— a Ferrara a 5 días vista. 

— a Viterbo a 10 días vista. 

— a Aquila a 10 días vista. 

— a Barcelona a 2 meses fecha. 

— a París a 2 meses fecha. 

— a Brujas a 2 meses fecha. 

— a Londres a 3 meses fecha. 

— a Ñapóles a 20 días fecha. 

— a Gaeta a 20 días fecha. 

— a .4viñón a 3 días fecha ; y de allá 

a Florencia a 45. 

— a Moni])eller a 44 días fecha; y de 

allá a Florencia a 20. 

— a Palermo a 15 días vista ; y de 

allá a Florencia a 30. 

— a Padua a 5 días vista; y de allá 

a Florencia a 10. 
De Pisa a Genova a 5 días vista. 



980 



ANTOMIO Dli CAPMANV Y DE MOM'ALAU 



De Pisa a Milán a 10 días vista. 

— a Barcelona a 30 días vista. 

— a Siena a 3 días vista. 

— a Pelusa a 8 días vista. 

— a Roma a 10 días vista. 

— a Ñapóles a 10 días vista. 

— a Gaeta a ídem. 

— a Palermo a 15 días vista. 

— a Bolonia a 5 días vista. 

— a Luca a 1 día vista. 

— a Alexandría a 30 días vista. 

— a Aviñón a 30 días feclia. 

— a Mompeller a 40 días fecha. 

— a París a 2 meses feclia. 

— a Brujas a 2 meses fecha. 

— a Venecia a 20 días fecha. 

— a Londres a 3 meses fecha. 

De Genova a Venecia a 10 días vista. 

— a Aviñón a 10 días vista. 

— a Barcelona a 20 días vista. 

— a Valencia a 30 días vista. 

— a Bolonia a 15 días vista. 

— a Milán a 5 días vista. 

— a Roma a 5 días vista. 

— a Pisa a 5 días vista. 

— a Mompeller a 10 días vista. 

— a Palermo a 15 días vista. 

— a Ñapóles a 10 días vista. 

— a Gaeta a ídem. 

— a Londres a 3 meses fecha. 

— a París a 10 días vista ; y de allá 

a Genova a 2 meses fecha. 

— a Brujas a 10 días vista ; y de allá 

a Genova a 2 meses fecha. 

— a Sevilla a 20 días vista; y de allá 

a Genova a 30. 

— a Caffa a 30 días vista. 

— a Famagusta ídem. 

— a Rhodas ídem. 

— a Scio ídem. 

— a Pera ídem. 

Di; Milán a Aviñón a 10 días ' ista. 

— a Mompeller ídem. 

— a Bolonia ídem. 

— a Siena ídem. 

— a Perusa ídem. 

— a París a 2 meses fecha. 

— a Brujas ídem. 



De Venecia a Milán a 10 días vista. 

— a Florencia a 5 días vista. 

— a Ñapóles a 10 días vista. 

— a Roma a 10 días vista. 

— a Perusa a 10 días vista. 

— a Gaeta a 10 días vista. 

— a Barlcta ídem. 

— a Barcelona a 2 meses fecha. 

— a Londres a 3 meses fecha. 

— a Pisa a 20 días fecha. 

— a Bolonia a 15 días fecha. 

— a Aviñón a 2 meses fecha. 

— a París ídem. 

— a Brujas ídem. 

Di. Bolonia a Venecia a 15 días vista. 

— a Milán a 10 días vista. 

— a Siena a 5 días vista. 

— a Perusa a 8 días vista. 

— a Roma a 10 días vista. 

— a Luca a 5 días vista. 

— a Barcelona a 2 meses fecha. 

— a Londres ídem. 

— a París ídem. 

— a Brujas ídem. 

De BarceloiNA a París a 30 días vista. 

— a Pisa a 30 días vista. 

— a Mompeller a 13 días vista. 

— a Genova a 20 días vista. 

— a Aviñón a 10 días vista. 

— a Valencia a 8 días vista. 

— a Brujas a 30 días vista. 

— a Venecia a 2 meses fecha. 

— a Florencia ídem. 

— a Bolonia ídem. 

De Mompeller a Barcelona a 13 días 
vista. 

— a París a 30 días fecha. 

— a Brujas a 40 días fecha. 

De París a Brujas a 10 días vista. 

— a Barcelona a 30 días vista. 
• — a Londres a 30 días fecha. 

De Aviñón a Momj)eller a 3 días vista. 

— a Barcelona a 10 días vista. 

— a París a 30 días vista. 

— a Brujas ídem. 

De Brujas a Londres a 30 días fecha. 

— a Barcelona a 30 días vista. 



MEMORIAS mSTOUICAS DE BARCELONA 



981 



TERM¡I\'OS DE LOS CORREOS DE 
UNAS PLAZAS A OTRAS. SEGÚN LAS 
DL'ÍTANCIAS DE LOS VI AGES Y RO- 
DEOS DE LOS CAMINOS 

Dk Genova a Aviñón de 7 a 8 días. 
— - a Mompeller de 9 a 11 días. 

— a Barcelona de 18 a 21 días. 

— a Brujas de 22 a 25 días. 

— a París de 18 a 22 días. 

Df Aviñón a Barcelona de 7 a 8 días. 

— a Mompeller de 2 a 3 días. 

— a París de 15 a 16 días. 

— a Florencia de 12 a 14 días. 

Di; Barcelona a Brujas de 19 a 20 días. 

— a París de 22 a 24. 

— a Mompeller de 8 a 9. 

— a Londres de 16 a 18. 

De Florencia a Brujas de 20 a 25. 

— a Londres de 25 a 30. 

— a Milán de 10 a 12. 

— a Roma de 5 a 6. 

— a Brescia de 10 a 11. 
— • a Ñapóles de 11 a 12. 

— a Sevilla de 29 a 32. 

— a París de 20 a 22. 

— a Barcelona de 20 a 22. 

— a Mompeller de 15 a 16. 

— a Aviñón de 12 a 14. 

— a Genova de 5 a 6. 

— a Aquila ídem. 

— a Sermona ídem. 

CORRESPONDENCIA DE LA MONE- 
DA BARCELONESA A LA JAQUES A. 
SICILIANA. Y SARDA QUE REGIA 
EN EL SIGLO XIV 

En el Archivo del Maestre Racional de 
Cataluña (que era el Contador del Real 
Patrimonio), armario 75, Libro Verde 
viejo, señalado de letra B se lee un es- 
tado de reducción de monedas de varios 
Dominios de la Corona de Aragón, en 
el Reynado de Don Pedro IV, que debía 
regir en aquella Real Oficina para hacer 
los camliios en los pagamentos y libra- 
mientos. 



Está escrito en papel y carácter del 
tiempo, con este epígrafe en lemosín: 
Reducció de Barceloneses á Jacqueses, é 
de Jacqueses á Barceloneses, é eqo per sa- 
ber segons lo for deis florins é deis Jac- 
queses. á quina raho per lliiira se deuen 
fer los canihis per lo Racional: é aixi 
mateix la jornuí de fer los cambis de Un- 
cies de Sicilia ah Barceloneses, é los cam- 
bis deis Torneses é deis Mallorquins ab 
Barceloneses : y empieza la reducción por 
un cómputo del valor del Florín de oro 
de Aragón, que daba la regla al cambio 
según su alza o liaxa: y es del tenor si- 
guiente, traducida al castellano. 

DEL FLORÍN DE ORO DE ARAGÓN 

El florín de oro de Aragón de un tiem- 
po a otro tiene el precio de 9 sueldos 
hasta 10 de moneda Jaquesa. y la regu- 
lación del dicho florín es a 11 sueldos 
Barceloneses. 

Y para saber quánto más sube por li- 
bra 20 sueldos de moneda Jaquesa, re- 
ducida a moneda Barcelonesa; o por el 
contrario quánto más baxa por libra o 
20 sueldos moneda Barcelonesa, reduci- 
da a Jaquesa, atiéndase a la Tabla que 
sigue más abaxo. 

En la &e^ mda línea se demuestra, que 
quando el florín vale 9 sueldos Jaqueses, 
que hacen 11 Barceloneses; 20 Jaque- 
ses hacen entonces 24 sueldos 5 dineros 
y 1/3 moneda Barcelonesa, debiéndose 
entender que es el más tanto por libra 
los 4 sueldos 5 dineros y el 1/3 expre- 
sados: y que 20 sueldos de moneda Bar- 
celonesa, en esta regulación del florín, 
son 16 sueldos 4 dineros y 4/11 de la 
Jaquesa, siendo éste el menos tanto por 
lilira. 

Y el diclu) florín excede el precio de 
11 sueldos Jaqueses, según se demuestra 
en el presente estado, se puede saber 
quánto sube o baxa por libra la moneda 
Jaquesa respecto a la Barcelonesa, o bien 
al contrario. 



982 



ANTONIO DE CAI'MANY Y DE MONFALAU 



TABL 4 DE LA REDUCCIÓN DEL ELORIN DE ORO DE ARAGÓN REGULADO 
A 9 SUELDOS JAQUESES O 11 BARCELONESES. 



Sueld. Jaq. 
y dineros 


Sueld. Jaq. 


Sueld. Barc. 
y dineros 


Sueld. Baic 


Sueld. Jaq. 
y dineros 


9 


20 


24-5 Va 


20 


16-4 Vu 


9-1 


20 


22-2 'Vio, 


20 


16-6 Vu 


9-2 


20 


24 


20 


16-8 


9-3 


20 


23-9 >V37 


20 


16-9 Vn 


9-4 


20 


23-6 Ve 


20 


16-11 Vi. 


9-5 


20 


23-4 "/„, 


20 


17-1 Vil 


9-6 


20 


23-1 "/„ 


20 


17-3 Vu 


9-7 


20 


22-11 "/■.4 


20 


17-5 Vil 


9-8 


20 


22-9 Vo, 


20 


17-6 "/„ 


9-9 


20 


22-6 'V3, 


20 


17-8 Vil 


9-10 


20 


22-4 "V59 


20 


17-10 Vil 


9-11 


20 


22-2 =Vu, 


20 


17 Vil 


10 


20 


22 


20 


17-2 Vu 


10-1 


20 
20 


21-9 -Aa. 


20 
20 


18-4 



CAMBIO DE uncías, TARÍN ES, CAR- 

LINES Y GRANOS DE SICILIA CON 

SUELDOS BARCELONESES 

Para hacer el cambio, por exemplo, de 
753 uncías y 12 tarines a florines de 
Aragón o a sueldos Barceloneses, sépa- 
se: que 700 uncías a razón de 5 florines 
de Florencia por uncía, valen 3500 flori- 
nes ; ídem, las 50 uncías a dicho respeto 
250 florines ; ídem, las 3 uncías a dicho 
respeto 15 florines; ídem, los 12 tarines 
a razón de 2 carlines por un tarín, o de 
12 carlines por un florín de Florencia, 
2 florines de ídem. Así las dichas 753 
uncías y 12 tarines valdrán hecho dicho 
cambio 3767 florines de Florencia: los 
quales valen, a razón de 12 carlines por 
florín, 45204 carlines. Estos a razón de 
y carlines por cada florín de oro de Ara- 
gón, hacen 5022 1/2 florines de esta mo- 
neda, 1 sueldo y 10 dineros Barcelone- 
ses: los quales, a razón de 11 sueldos 
Barceloneses por cada florín, valdrían 
55 249 sueldos y 4 dineros de esta mo- 
neda. 

Y para continuar dicho cambio de es- 
tas 753 uncías y 12 tarines a sueldos 



Barceloneses, se seguirá este modo, esto 
es, contando 5 florines de Florencia por 
cada uncía, y 12 carlines por cada uno 
de dichos florines, y 9 carlines por un 
florín de oro de Aragón, según están es- 
timados los quilates de dicha moneda 
en el Reyno de Sicila, y contando tam- 
bién cada florín de Aragón a razón de 
11 sueldos Barceloneses; se sacarán: 
55 249 sueldos y 4 dineros de esta pro- 
|)ia moneda. 

CAMBIO DE TORNESES 
CON BARCELONESES 

Supóngase que se haga el cambio de 
970 tornases a moneda barcelonesa. Con- 
tando cada libra tornesa a razón de 15 
dineros barceloneses, que éste es el estilo 
corriente en la Real Curia, se sacarán 
2212 sueldos y 6 dineros de dicha mo- 
neda. 

CAMBIO DE LOS ALEONSIES CON 
BARCELONESES EN CALLER 

Se hacen los pagos con dichos alfon- 
síes hecho el cambio con barceloneses, 



MliJIüKIAS HIsrUKI(..V.S Ui; liAKCKLüNA 



983 



contando el Hoii'n de oro de Aragón por 
18 sueldos do alfonsíes menudos, según 
es uso y estilo de Corte corriente del 
cambio en el Castillo de Cáller. 

CAMBIO DE alfonsíes CON 
BARCELONESES EN ALGUER 

Se hace el pago de alfonsíes haciendo 
el cambio con barceloneses, contando el 
florín de oro de Aragón por 22 sueldos 
de alfonsíes menudos, según es estilo y 
uso corriente de Corte en la Villa de 
Alguer. 

VALOR DEL DUCADO 

En los aranceles de los precios de los 
géneros y mercaderías que debían adeu- 
dar derechos en las Aduanas de Catalu- 
ña, reformados en las Cortes de Barcelo- 
na de 1481, se reguló el valor del duca- 
do, según la estimación que tenía en las 
varias plazas del comercio de los Catala- 
nes en aquel tiempo. Anda al fin de di- 
chas tarifas, pág. 31 b. de los Capítulos 
de Cortes impresos de aquel año, y es 
como se sigue. 

Ducado en Barcelona 24 sueldos: en 
Valencia 21: en Flandes 6 y 3 dineros: 
en Genova 62 sueldos: en Cáller 56 suel- 
dos: en Mallorca 32 sueldos: en Sicilia 
13 tarines: en Berbería 60 jaduques. 

CORRESPONDENCIA DE PESOS DE 
LEVANTE CON LOS DE BARCELONA. 
IMPRESA EN EL LIBRO DE LOS CA- 
PÍTULOS DE LAS CORTES 
DEL AÑO 1481 

Quintal de Rhodas: 5 quíntales 75 lib. 
barcelonesas. 

Rótulos de Rhodas: 5 libras y 8 on- 
zas barcelonesas. 

Quintal Gervi de Alexandría: 2 quin- 
tales 37 lib. barcelonesas. 

Quintal Leudi de Alexandría: 1 quin- 
tal 40 lib. barcelonesas. 

Quintal Forforí de Alexandría: 1 quin- 
tal de Barcelona. 



Rótulo Forforí de Alexandría: 1 li- 
bra barcelonesa. 

Quintal de Mens de ídem: 4 quintales 
5() lib. barcelonesas. 

Centenar de Mens de Alexandría: 
1 quint. 95 libras barcelonesas. 

Rótulo de Mens de ídem: 4 lib. 6 on- 
zas barcelonesas. 

Los 180 Rótulos de ídem que son un 
centenar de Mens, hacen 1 quintal 85 li- 
bras barcelonesas. 

Quintal de Sicilia: 1 (¡uiiital y 88 li- 
bras barcelonesas. 

Rótulo de Sicilia: 1 quintal 10 libras 
barcelonesas. 

Las 37 uncías de Constantinoi)Ia: 1 
quintal 50 libras barcelonesas. 

CORRESPONDENCIA DE LAS MEDI- 
DAS DE GRANOS DE LAS PRINCIPA- 
LES PLAZAS DE EUROPA, REGULA- 
DAS POR LA SALMA GENERAL DE 
SICILIA DESDE EL SIGLO XIV. SA- 
CADA DEL CÓDICE DE BALDUCCI 
PEGOLOTTI, pág. 102 

Las 100 salrnas de Sicilia, son: 
En Ñapóles, 100 salmas. 
En Pulla, 110 salmas. 
En Roma, 214 rubios. 
En Pisa, 450 stajas ligeras. 
En Genova, 250 minas. 
En Trípoli de Berbería, 78 cafizes. 
En Bugía de ídem. 250 falachas. 
En Famagusta de Chypre, 285 modios. 
En Lajazio de Armenia, 200 modios. 
En Alexandría de Egypto, 165 ribebes. 
En Acre de Syria, 161 modios. 
En Rhodas, 870 modios. 
En Constantinopla, 82 1/2 modios. 
En Clarencia, 666 modios. 
En Nogropente, 733 modios. 
En Stiva de Morea, 890 modios. 
En Aréstimo, 750 starellas. 
En Barcelona, 440 quarteras. 
En Florencia, 1145 stajas. 
En Arles, 456 sexteros. 
En Marsella, 675 sexteros. 
En Narbona, 417 sexteros. 



984 



ANTONIO DE tAPMA^V Y DE MONPALAU 



«<, 



En Tarragona. 150 cahizes. 

En Valencia, 150 cahizes. 

En Venecia. 150 stajas. 

En Túnez, 112 cahizes. 

En Mallorca, 400 quarteras. 

Eri Corneto, 60 modios. 

En Brujas, 170 utios. 

En Londres. 113 quarnerios. 

En Riniini, 210 stajas. 

En Aquila de Abruzo. 154 copas. 

En Sevilla, 52 1/2 cahizes. 



En Fedal de Marruecos 11 3/4 cahizes. 

En Tortosa. 53 cahizes. 

En la Cavea de Candia. 156 medidas. 

En Salónica, 247 cubellos. 

En Loret en Cataluña, 35 cahizes. 

En Aguas-muertas, 550 sexteros. 

En Castillo de Castro, 580 starellas. 

En Colibre. 150 minas. 

En Bolonia. 450 corbe ( cuévanos). 

En Nimes. o55 sexteros. 

En Mompeller, 590 sexteros. 



Pecolotti, Pratica della mercatura. Ed. Evans. .Sobre monedas véase la bibliografía citada 
en Ap. n.° 32 y sobre pesos y medidas la citada en Ap. n." 51. 



38 (IV, vi) 

DEL VALOR DE LAS MONEDAS, PESOS Y MEDIDAS DE SEVILLA. CORRIEN- 

tes a principios del siglo XIV, de su correspondencia en varias plazas de Comercio 
de España y Ajrica, y de los derechos que adeudaban las mercaderías a la entrada 

y salida en aquella Ciudad. 



EN el capitulo LXV, pág. 274 del Có- 
dice antiguo de Francisco Peco- 
lotti. Negociante Florentín, con el títu- 
lo Della Prattica della Mercatura. com- 
])uesto antes del año 1340, e iinpreso en 
Luca en 1766, se lee una regulación de 
monedas, pesos y medidas corrientes en 
sti tiempo en Sevilla, y un estado de los 
derechos de las mercaderías en su intro- 
ducción y extracción. Por lo curioso y 
desconocido de este documento y por la 
historia general del antiguo Comercio de 
España en la baxa edad ; se ha puesto 
integro en este lugar, traducido al caste- 
llano literalmente de su italiano antiguo 
y poco culto en que se lee escrito, con 
muy estropeada ortografía. 

PESOS Y MEDIDAS USADAS EN SE- 
VILLA EN LAS VENTAS DE ERUTOS 
Y GÉNEROS VARIOS 

El quintal de Sevilla es 100 rótulos, y 
cada rótulo es al peso 15 onzas. El quin- 



tal de Sevilla es un 5 por 100 mayor que 
el quintal Berberisco. Otrosí el quintal de 
Sevilla es 4 arrobas; menos de aceyte, 
que es 10 arrobas. 

Pimienta, apengihre. canela, azúcar, 
grana, cera, laca, y toda especería grue- 
sa, se venden en Sevilla a quintal de 102 
libras, y al mismo ])eso se vende el 
azafrán. 

Miel y otras mercaderías gruesas, se 
venden a quintal de 104 libras: y toda 
especería sutil se vende en Sevilla a ró- 
tulos de 15 onzas de peso cada uno. 

Almendra sin cascara, y arroz se ven- 
den a quintal de 100 rótulos de peso cada 
uno. 

La lana se vende en Sevilla a quintal 
de, 112 rótulos cada uno. 

Cueros se venden a número, esto es, a 
un cuero solo. 

Conejinas se venden a vestido, y éste 
consta (le 120 pellejos de conejos. 

Xahón se vende a quintal, de 120 ró- 
tulos cada uno. 



MliMüKIAS HKSTUKU:AS Di: liAKCliLOMA 



985 



Aceyle se vende por arrobas, por ja- 
rras, y por quintales: las 5 arrobas ha- 
cen una jarra, y las 10 un quintal di' 
aceyte. 

Trigo y todos los demás granos se ven- 
den a cahizes. y cada uno hace 12 fa- 
negas. 

Oro y piala en barra, en ¡¡lanchas, o 
en pasta, se vende a marcos de 8 onzas 
de peso cada uno. 

Paños, ropas de seda y de oro, se ven- 
den a piezas enteras, o a retales a varas. 

Azogue se vende a manzos, que cada 
uno hace 8 rótulos de España de peso. 

DE LAS MONEDAS Y PAGAMENTOS 

QUE SE ESTILABAN EN SEVILLA 

En Sevilla se gasta un número de mo- 
nedas que se llaman marabotines (mara- 
vedises), los quales no son moneda real 
y efectiva: mas hay otra moneda menu- 
da que se llama ... y se liacen con ella 
pagos, y se dan de estas piezas 10 a 
cuenta por un maravedí. Estas monedas 
menudas son de liga de 2 onzas de plata 
fina por libra; y en cada libra de peso 
entran de ellas ... sueldos a cuenta: y 
así suele computarse el groso tornes de 
plata y por un maravedí y medio al es- 
tilo corriente, de suerte que el groso tor- 
nes vendría a valer un sueldo y tres di- 
neros de dicha moneda menuda. 

En Sevilla y por toda España (enten- 
día entonces la Andalucía), se hacen los 
pagos mayores en doblas de oro y cuén- 
tase el pagamento por maravedises según 
su valor, ya más ya menos; bien que su 
precio común es de 10 maravedises la 
dobla, y de 10 también el florín de oro. 

DERECHOS QUE SE PAGAN DE LAS 
mercaderías que se INTRODU- 
CEN Y SE EXTRAEN 

Ue lo (jue entra en Sevilla paga de de- 
recho al Señor ( al Rey) 10 por 100 el 
que no goza de privilegio. 

Los Genoveses, los Catalanes, los Pla- 



centincs (eran de Plasencia de Italia), y 
la Compañía de los Bardos (eran de Flo- 
rencia) ])agan solamente 5 por 100, y a 
este tenor el que tiene privilegio de fran- 
quicia del Señor (del Rey de Castilla). 

Y todo Mercader puede sacar tanta 
mercadería sin adeudar derecho de sa- 
lida, quanto valiere la que traxo a la 
entrada en Sevilla : y de todo lo que sa- 
case de más, pagará sólo 2 y 1/2 por 100. 

Toda clase de Naciones pagan por el 
azogue 10 por 100; sin embargo, es 
])ermitido que se ajusten al 1.5 por 100 
del valor del género. 

Trigo para toda clase de Naciones ... 
maravedises por cahíz: y corretage se 
paga 1/2 por 100 del importe de toda 
mercadería. 

Del aceyte mosto, entre jarras, dere- 
cho de saca y otros costos hasta ponerlo 
en Cádiz, y de.xarlo cargado en nave de 
aquel puerto; se paga a 5 maravedises 
la jarra que hace cinco arrobas; y del 
acevte claro 4 maravedises. 



DE LA CORRESPONDENCIA DE LOS 

PESOS Y MEDIDAS DE SEVILLA CON 

OTRAS TIERRAS 

Con Fedal de Marruecos 

El quintal del Fedal es mayor de 2 por 
cien que el de Sevilla. 

Un cahíz de trigo a la medida del Fe- 
dal hace en Sevilla 4 cahíces y 1/3. Cada 
cahiz consta en Fedal de ... almudes que 
es la medida menor de las playas de Es- 
paña (así se llamaban las costas del Rey- 
no de Marruecos y de Fez). 

Con Ceuta 

Un cahiz de trigo a la medida de Ceu- 
ta consta de 40 codas o cadas, que es la 
menor medida de grano en Ceuta. 

En Ceuta se gastan doblas de oro. be- 
santes de plata, y dineros menudos: 
cuéntase la dobla por 12 besantes, y el 
besante por 10 dineros. 



986 



ANTONIO DK CAFMANY Y DK MONPALAU 



Con Portugal 

Un cahiz de trigo a la medida de Por- 
tugal hace en Sevilla 4 cahíces y 1/3 
o 4 y 1/2. 

Se gastan en Portugal doblas de oro, 
y moneda menuda que es de liga ... on- 
zas de plata fina por libra y entran de 
estos dineros en una libra de peso de Por- 
tugal ... sueldos, que se llaman Portuga- 
leses, de los quales el florín de oro vale 
4 libras de dicha moneda. 

Con Valencia de Aragón 
El cahiz de trigo a la medida de Se- 
villa hace en Valencia 2 cahíces y 3/4. 
Cada cahiz de Valencia son 6 fanegas 
del país: de suerte que 16 fanegas y 1/2 
valencianas hacen un cahiz de Sevilla. 

La moneda que se gira en Valencia 
son sueldos barceloneses, a razón de 14 
de éstos el florín de oro. Compútase que 
|)odrá costar de flete el cahiz de trigo de 
Sevilla hasta Valencia 12 sueldos barce- 
loneses. 

Con Lisboa 
El cahiz de grano a la medida de Se- 
villa hace en Lisboa 50 alchiere. 

Con Arzilla 
La arroba de aceyte a la medida de 
Sevilla hace en Arzilla una alcolla y 1/8: 



y la alcolla del aceyte pesa 18 rótulos 
en Arzilla. 

El quintal de Arzilla hace en Sevilla 
un quintal y dos rótulos de 100 al quintal. 

El quintal a que se pesa la cera en Ar- 
zilla hace en Sevilla un quintal y 6 ró- 
tulos de más que en Arzilla: pues el de 
la cera y el del algodón es más fuerte 
que el de las demás mercaderías de un 
4 por 100. 

Con Zajji 

Un quintal y 2 rótulos de Sevilla, ha- 
cen en Zaffi un quintal sutil. 

LTn cahiz de grano a la medida de Zaf- 
fi hace en Sevilla 4 cahizes y 1/3. 

Con Salé 

Un quintal y 2 rótulos de Sevilla hacen 
en Salé un quintal. 

Un cahiz de grano a la medida de 
Salé hace en Sevilla 4 cahizes y 1/3. 

Con Castilla 
Un cahiz de grano a la medida de Se- 
villa, que son 12 fanegas hacen en Cas- 
tilla once fanegas. 

Con Pulla 
Las 62 arrobas y media de aceyte a la 
medida de Sevilla hacen un miflar de 
aceyte a la medida de Pulla. 



Pecolotti, Pratica della niercatura. Eil. Evans. 



39 (IV. vil) 

COMPENDIO HISTÓRICO Y CRONOLÓGICO DE LAS PESTES, CONTAGIOS, 

y epidemias que han acaecido en la Ciudad de Barcelona, desde mediado del si- 
glo XIV hasta el presente, extractado del capitulo LXX de los libros de la RUBRICA 
DE BRUNIQUER, que se guardan en el Archivo de la Secretaria del Ayuntamiento 
en los quales están por índice razonado todos los acuerdos del antiguo Magistrado 

Municipal. 



EN el año de 1333 grandes carestías y 
peste, porque en poco tiempo mu- 
rieron más de 10 000 personas. 



NOT A 
El Diario de Ramón Vila dice: Ham- 
bre grandísima hubo en Barcelona a 25 



iMEMOlU.VS HISTÓRICAS ÜE BAKCELÜ.N.V 



987 



de Abril de 1333, de modo que subió la 
guariera del trigo a 42 liliras, la de ce- 
hada a 24. la de espelta a 13, la de arroz 
blanco a 31 libras, y la del panizo y mijo 
a 28 libras. Duró dos meses y ocho días, 
hasta que llegaron diez laúdes de Torto- 
sa cargados de trigo, y de Sicilia 4 naos: 
la de la Ciudad, la de A. Agusti, la de 
N. .abadía, y la de Mcolao Sala. 

.Aquel año hubo también grandes mor- 
tandades en Barcelona, donde murieron. 
en poco tiempo el número de 10 000 per- 
sonas, y hubo casa donde no quedó nin- 
gún vivo. 

Martes a 2 de Mayo de 1348 se hizo 
una solemne procesión de rogativa con 
muchos Sacerdotes de la Seo, Parroquias 
y Conventos, y otras gentes, por causa 
de la gran mortandad que había enton- 
ces en Barcelona, que duró todo Junio. 
Murieron este año quatro Concelleres, y 
casi todos los del Concejo de Ciento. 

A 21 de Enero de 1362 a causa de la 
mortandad que habia en Barcelona, de 
landres y otras muertes repentinas, se 
hizo fiesta y se celebró una Misa solem- 
ne en la Seo, con Sermón en la iglesia, 
en los claustros y en la Plaza nueva: a 
esta función asistió toda la Clerecía de 
las Parroquias. Y a 18 de Febrero se 
publicó un jubileo Papal para todos los 
que muriesen dentro de las tres primeras 
semanas siguientes. 

A 13 de junio de 1371 se hicieron pro- 
cesiones de rogativa en cada una de las 
Parroquias, por la mortandad que había 
en Barcelona, donde morían de landres 
y otras muertes improvisas: lo qual du- 
ró cerca de un año. 

A 28 de Junio de 1375 hubo una pro- 
cesión de rogativa de la Seo, Parroquias 
y conventos, por la mortandad que Iiabía 
en esta Ciudad, la que duró cerca de un 
año. 

A 9 de Diciembre de 1396 el Señor 
Rey (Don Martín) se transfirió a la Villa 
de Perpiñán, porque había peste en Bar- 
celona. 

A 19 de Octubre de 1408 por causa de 



la peste que había en Barcelona, eligió 
tí Consejo de Ciento cabos de rondas. 

A 30 de Mayo y a 5 de Agosto de 
1410 hubo terremoto en Barcelona; 
y en dicho año hasta Navidad hubo 
peste. 

En el año de 1429 hubo peste en Bar- 
celona, como se manifiesta por la grati- 
ficación de 8 lib. y 16 sueldos que se 
pagaron a un Capellán por su traba.xo de 
recoger los muertos por las Iglesias. 

A 13 de Junio de 1439 los Concelle- 
res enviaron sus súplicas a los Conventos 
de la Ciudad para que rogasen a Dios 
por causa de las epidemias. 

A 11 de Octubre de 1448 hubo roga- 
tivas públicas por los temblores de tie- 
rra y de pestilencias. 

Sábado 22 de Abril de 1452 envió la 
ciudad su correo a los Monasterios de 
San Gerónimo de la Murta, del Valle 
de Ebrón, de Montalegre, de Poblet, de 
Santas Cruces, y de Escala Dei, para que 
imploren a Dios con sus oraciones, quie- 
ra disipar las pestilencias de la presente 
Ciudad. 

A 13 de Julio de 1452 por causa de 
las muertes que había en Barcelona, la 
Reyna (Doña María) se transfirió a Vi- 
llafranca del Panadés, para donde pro- 
rrogó las Cortes que celebraba. 

A 15 de Mayo de 1457 se empezó a 
hacer la ronda general por la peste que 
se descubrió en Barcelona, la qual duró 
hasta 18 de Noviembre. 

En 4 de Enero de 1458 se manifestó 
peste, por cuyo motivo el Rey (Don Juan 
de Navarra) se salió fuera y no volvió 
hasta 16 de Marzo de dicho año. 

A 6 de Diciembre de 1465 partieron 
de la presente Ciudad Fr. Miguel Cape- 
11er, y Fr. Leonardo Crestiá del Orden de 
San Francisco del Convento de Jesús, 
como peregrinos enviados por el Ayun- 
tamiento a Santiago de Galicia, para al- 
canzar de Dios nos librase de la pesti- 
lencia. 

A 7 de Enero de 1466 el Concejo de 
Ciento deliberó que se guardase la fiesta 



AiNT0.\'10 Dl¡ CAPMAiW Y DE MO.M'ALAU 



(le San Sebastián, por causa de las epi- 
demias. A 9 de Julio de 1507 fue votada 
esta fiesta otra vez por causa de peste; 
V a 15 de Abril de 1507 se puso la pri- 
mera piedra j)ara la Capilla. 

Jueves a 30 de Enero de 1466 el Con- 
cejo de XXXII, resolvió que se hiciese 
una imagen del Ángel Custodio, por cau- 
sa de la pestilencia; y a 17 de Noviem- 
bre se colocó encima la puerta, llamada 
de los huérjanos, y se dispuso una so- 
lemne procesión de gracias por iiaber ce- 
sado la pestilencia. 

Jueves 10 de Agosto de 1475 se empe- 
zó a hacer la ronda por las Parroquias 
a causa de las muertes, pues morían de 
la landre. 

Miércoles a 20 de Diciembre de 1475, 
la Parroquia de Santa María del Mar. 
nombró dos capellanes de su clerecía, 
para ir en romería a Santiago de Gali- 
cia, a implorar de Nuestro Señor por in- 
tercesión del Santo Apóstol el remedio de 
la pestilencia que afligía la presente Ciu- 
dad. 

A 27 de Marzo de 1476 el Concejo de 
Ciento resolvió se construyese una Ca- 
pilla de devoción a San Roque, a expen- 
sas de los devotos, porque había enton- 
ces peste en Barcelona: la qual continuó 
hasta 13 de Noviembre. 

A 13 de Julio de 1476 se hizo una 
solemne procesión de rogativa, que par- 
tió de la Seo siguiendo la carrera de la 
del Corpus Christi. con el Cabildo, y el 
Clero de todas las Parroquias, en la qual 
st llevaban el cuerpo del Obispo San Se- 
vero, y el del Santo Inocente. Acompa- 
ñábanlo todas las Cofradías de los ofi- 
cios: y se hicieron exequias públicas por 
los difuntos que habían muerto de la 
jjeste. 

A 26 de Junio de 1478 habiendo el 
Rey dicho a los Concelleres, que en 
Aragón y Valencia había mortandad de 
peste, y que por lo tanto hiciesen buena 
guardia, acordaron nombrar comisarios. 

Y a 6 de Julio, habiendo el Rey pro- 
hibido la entrada de forasteros en toda 



Cataluña, llegó un Sindico de Valencia, 
para tratar con el Rey y los Concelleres 
sobre el armamento que se debía hacer 
contra los Corsarios; mas S. M. no qui- 
so permitir que entrase, sino que se ob- 
servase la ley: y por esto salió el Rey 
fuera, al Convento de Jesús, para comu- 
nicar con el Síndico a donde los Conce- 
lleres enviaron también el suyo. 

En el año 1483 hubo peste en Barce- 
lona, y se empezó la ronda a 15 de Mar- 
zo, y duró hasta 24 de Setiembre. 

A 7 de Abril de 1486 se trató en el 
Concejo Ordinario de XXXII, de las dis- 
posiciones que se debían tomar por la 
pestilencia que se manifestaba. 

En 14 de Junio de 1488 se volvió a 
tratar en el Concejo Ordinario de XXXII 
de los medios de guardar la presente Ciu- 
dad de la peste. 

En el año 1489 hubo peste en Barce- 
lona, y se empezó a hacer la ronda a 3 
de Noviembre: la qual duró hasta 16 de 
Setiembre de 1490, en que se hizo pro- 
cesión de gracias a San Severo, abriendo 
la puerta de su nombre que hay en la 
Ciudad. 

A 31 de Agosto de 1490 se tuvo Con- 
cejo de XXXII en orden a las providen- 
cias que debían tomarse contra la pesti- 
lencia. 

En el año 1493 hubo peste en Barce- 
lona: y se empezó a hacer la ronda a 13 
de Junio, la qual duró hasta 4 de Oc- 
tubre. 

A 14 de Julio de 1494 se tuvo Con- 
cejo Ordinario de XXXII para lomar pro- 
videncias a causa de la peste ; y a 9 
de Setiembre del mismo año se volvió a 
juntar Concejo Ordinario acerca del 
nombramiento de ('omisarios de la 
guardia. 

En el año 1497 liulxi j)este en Barce- 
lona: y se empezó a hacer la ronda a 
1{! de Julio, la qual duró hasta 18 de 
Octubre. 

En 1501 hubo |)este en Barcelona: y 
se empezó la ronda a 3 de Mayo, que 
duró basta 30 de Noviembre. A 10 de 



MKMOKIAS IIISTOKICA.S l)K BARCELONA 



989 



Julio votó la Ciudad fiesta a San Cliris- 
tóval. 

.\ OTA 

En el Diario de Ramón Vila se dice: 
Mortandad liiiho en la presente Ciudad, 
y juera de ella por buena parte de Ca- 
taluña, y Rosellón, que duró pasados de 
ocho meses; y el día que más murieron 
41 personas ; y así se dixo que perecieron 
más de 3000 personas, y a fin de este 
año pasaron de este número. 

A 22 y 23 de Noviembre de 1506 hubo 
Concejo de Ciento, y otro Ordinario de 
XXXII, para la elección de Guardas 
contra peste. 

En 1507 liubo peste en Barcelona, co- 
mo se colige de la partida de 4 Frayles 
que salieron en romería a 15 de Marzo 
para Santiago de Galicia, y de haber los 
concelleres con este motivo nombrado 
Cabos de ronda para resguardar la Ciu- 
dad. En 15 de Abril se puso la primera 
piedra para la Capilla de San Sebastián, 
que el Concejo de Ciento había delibe- 
rado construir en honor del Santo. 

A 16 de Julio por haber cesado la pes- 
te, los Concelleres mandaron depusiesen 
sus bastones los Cabos de ronda: y a 18 
del mismo se hizo una solemne procesión 
de gracias como la del Corpus. 

A O T A 

En el Diario de Ramón Vila se dice: 
Fueron las muertes de este año tan gran- 
des, que en el mes de Febrero murieron 
en la ciudad 86 personas: en el de Mar- 
zo, 635: en el de Abril 736: en el de 
Mayo ]59:y: en Junio 396, y acabaron 
en Julio: pero subieron en Noviembre de 
90 hasta 100. 

En 14 de Agosto de 1507 los Conce- 
lleres escribieron cartas al Gobierno de 
Sicilia, de Mallorca y de otras partes, 
como la peste había ya cesado en Barce- 
lona, y que la Real Audiencia, y los No- 
bles se habían restituido a la Ciudad. 

En el de Mayo de 1525 el Concejo 



de XXX considerando que por moti- 
vo de la peste, ni el Gobernador General 
de Cataluña, ni el Veguer de Barcelona 
se hallaban en la Ciudad, acordó, que 
además de los tres Cabos de Rondas, se 
nombrasen más j)ara el resguardo del 
Pueblo. 

A 1 de Julio de 1515 se sintió el con- 
tagio en Barcelona; y al día 10 se ce- 
lebró fiesta a San Christóval. El Cabildo 
de la Seo con el Ayuntamiento, salieron 
en procesión: fueron a la Iglesia nueva 
de San Sebastián, llevando las reliquias 
del velo de la Virgen, y la Verónica. 
A 14 del mismo hicieron otra jirocesión 
que se dirigió a Santa Eulalia Emérita, y 
en la Capilla de San Roque celebróse una 
misa solemne, y en este día sacaron el 
cuerpo de San Severo. Al 21 se hizo otra 
procesión, que fue a la Capilla de Santa 
Madrona, sita al pie de Montjuích: a la 
vuelta traxeron en público los Cuerpos 
de Santa Madrona, de San Fructuoso y 
sus compañeros y los conduxeron a la 
Catedral. A 16 de Agosto volvió la pro- 
cesión a Santa Eulalia Emérita, y a la 
Capilla de San Roque, y a 24 se cantó 
el Te Deum en la Seo con asistencia de 
todas las parroquias, y a 28 de Octubre 
se acordó levantar el resguardo. 

A 28 de Noviembre de 1515 se acordó 
en el Concejo de Ciento, que fuera la 
puerta de la Atarazana, el Hospital Gene- 
ral comprase un terreno para edificar allí 
un hospital de apestados baxo invocación 
de San Christóval. 

A 4 de Mayo de 1519 se pusieron 
guardas a las puertas de esta Ciudad por 
temor a la mortandad que había en Za- 
ragoza, y otras partes de Aragón. La 
guardia se hacía por cinqüentenas; mas 
parece no dexó de sentirse el contagio 
en aquel año porque consta que a 4 de 
Enero del siguiente 1520 se hizo proce- 
sión de gracias: bien que no sería fu- 
rioso, jjorque el Rey se retiró a Molíns 
de Rey, y siemjne hubo comunicación y 
plática. 

A 25 de Noviembre de 1519. por 



990 



ANTOMO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



quanto en la Ciudad de Vique y otros 
pueblos no dexaban entrar a los de Bar- 
celona con motivo que aquí había peste, 
y a ello ayudaban algunos Barceloneses 
que se hallaban allí; acordó el Concejo 
que éstos fuesen privados de entrar en 
Barcelona por 10 años. 

A 7 de Junio de 1521 el Cabildo de la 
Seo deliberó hacer rogativas por causa 
del contagio que había en Barcelona: y 
a 20 de Julio se suspendió la ronda de 
los muertos y se cantó el Te Deiiiu en ac- 
ción de gracias. 

NOT A 

El Diario de Ramón Vila dice: La 
mortandad duró desde 10 de Marzo has- 
ta 15 de Mayo, en cuyo tiempo murieron 
pasadas de 6000 personas, y el día ma- 
yor fue de 160 sin los hospitales. 

En el año 1558 hubo peste en Barce- 
lona, y se empezó a hacer la ronda a 17 
de Enero, que duró hasta 21 de Julio. La 
Ciudad eligió muchos Cabos de rondas 
con Cédula Real dada en Granollers, 
donde estaba entonces la Audiencia Real 
en 9 de Febrero. En 14 de Enero se ha- 
bían publicado bandos contra los Médi- 
cos y Cirujanos que se ausentasen, baxo 
pena de privación del exercicio y hono- 
res de la medicina, y de los oficios pú- 
blicos de la casa del Ayuntamiento: la 
qual sufrieron dos de ellos con j)úblico 
pregón. 

En el año 1560 hidm contagio en Bar- 
celona desde 11 de Junio hasta 13 de 
Noviembre, aunque n(j fue de considera 
ción, porque ni se establecieron rondas, 
ni se movió la Real Audiencia. Pero a 
13 de Setiembre, el Conceller, el Regente 
y los Doctores del Consejo Real fueron 
al Consistorio de la Ciudad llamados ¡ta- 
ra tratar de los remedios y sanidad. 

A 30 de Julio de 1563 se deliberó que 
el Diputado y Oidores de las Generali- 
dades de Cataluña, y Don Onofre Donis 
que venían del Rosellón, no entrasen en 
Barcelona sin que hiciesen antes quaren- 



tena, dándoles un guarda, y que acaba- 
da la purga entrasen con ropa nueva. 

A 4 de Diciembre de 1563 los Conce- 
lleres nombraron para resguardo del con- 
tagio dos Comisarios Caballeros, 16 guar- 
das y un Cabo, no dando entrada más 
que por tres puertas a la Ciudad. 

Miércoles 5 de Abril fue condenado a 
muerte un sejndturero del lugar de San 
Andrés de Palomar, porque habiendo en- 
terrado cuerpos apestados, entró en Bar- 
celona contra los bandos. 

En 1564 hubo peste en Barcelona des- 
de 17 de Mayo hasta 10 de Julio, mas 
no fue de consideración, pues no hubo 
nombramiento de Ronda. 

En 1580 hubo la enfermedad del Ca- 
tarro que cundió tanto, que dentro de 10 
o 12 días enfermaron en la Ciudad más 
de 20 000 personas, de que murieron mu- 
chos: hallándose anotado que en 7 de 
setiembre estaban con esta dolencia to- 
dos los vecinos. 

En 23 de Marzo de 1583 el Consejo 
Real mandó a un capitán de un galeón 
que venía de Cerdeña, que baxo pena de 
la vida no se detuviera en los mares 
de Cataluña, por la peste que lialiía en- 
tonces en aquella isla. El Ayuntamiento, 
mirando este acto como quebrantamiento 
d-' la potestad suprema que gozaba en 
materias de sanidad, recurrió al Virrey. 

A 6 de Diciembre de 1586 llegaron 
avisos a la ciudad de Barcelona de que 
había peste en los lugares vecinos a Ge- 
rona. Y a 22 del mismo los Concelleres 
mandaron quemar una nave que venía de 
¡larage infestado. 

A 1 de Febrero de 1588 el Virrey hi- 
zo poner en la cárcel a un hombre por 
motivo de que venía de parte infestada; 
mas los Concelleres ])idieron al Virrey 
revocase la orden, por ser privativo del 
Magistrado Munici])al el cuidado e ins- 
l)ección en este asunto, y les prometió 
revocar la providencia. 

A 5 de Febrero de 1588, porque el Ve- 
guer de Barcelona no quería executar los 
bandos publicados de parte de los Con- 



MEMOKIA.S IIISIOKICAS DK BARCKLON.V 



991 



celleres, prohibiendo las máscaras y bay- 
les, representaron al Virrey ])ara que les 
auxiliase. 

En el año 15^9 iiubo peste en Barco 
lona desde Junio hasta Diciembre, y se 
tomaron varias providencias por los Con- 
celleres. En 20 de Octubre escribieron al 
Gobernailor de Gerona, que el número de 
muertos liasta aquel día era de 10 935, 
los más gente pobre, mas que conocían 
gran mejoría. Consta que sólo desde 1 de 
Julio hasta 16 de Agosto habían muer- 
to 3313 jjersonas, que a 11 del primer 
mes mandó el Magistrado Municipal dar 
200 azotes por el executor de la justicia 
a dos hombres que habían entrado contra 
lo mandado en los bandos. Y Martes 10 
de Octubre consta que Mr. Bernardo R¡- 
galdi de nación Francés fue condenado 
a muerte, porque curaba de peste sin ser 
Médico, ni haber estudiado la facultad: 
y su cabeza se fixó en una jaula de hie- 
rro en el frontis de las casas Consisto- 
riales. 

A 27 de Abiil de 1.590 los Concelleres 
escribieron al Rey de la cesación del con- 
tagio con la relación de los muertos: al 
27 hubo procesión general de gracias, y 
a 15 de Mayo se celebraron exequias ge- 
nerales por todas las Iglesias. 

A 25 de Agosto de 1590 los Concelle- 
res condenaron a un Boticario, que daba 
medicinas falsas en el contagio, a que- 
dar inhabilitado y desinsaculado de to- 
dos los oficios públicos de la Ciudad y a 
privación de tener botica en Barcelona, 
cuya sentencia fue públicamente prego- 
nada. 

A 31 de Mayo de 1592 el Gobernador 
General de Cataluña pretendió que los 
Concelleres no podían formar bandos re- 
lativos a contagios, sino por j)arte del 
Veguer, y que por tanto él quería pro- 
mulgarlos. El Magistrado hizo represen- 
tación al Consejo Real, mostrando cómo 
tenía esta jurisdicción, para lo qual se 
juntaron las tres Salas. 

A 6 de Abril de 1605 llegaron noticias 
de la Villa de .Arbucias, como corría una 



epidemia: y luego los concelleres envia- 
ron socorros. 

A 27 de Abril de 1607 hubo en Barce- 
lona gratules enfermedades contagiosas: 
y a 28 de üiciembre llegaron avisos de 
contagio en Piera, a donde los Concelle- 
res enviaron Médico y Cirujano con me- 
dicinas: y en consequencia se pusieron 
guardas en la Ciudad, dentro y fuera, con 
nuevas instrucciones. 

A 28 de Julio de 1609 en el Concejo 
de Ciento se leyó una noticia de que en 
las Ciudades de Cataro, Patraso, Castel- 
novo. Padua, y otros lugares de Venecia 
y de Albania, y en toda la jurisdicción 
de Ragusa había contagio. Y en 10 de 
Agosto se recibió nueva de que lo había 
en Sevilla. 

A 2 de Mayo de 1619 llegaron avisos 
de haber pestes en las partes del Levan- 
te: para cuyo resguardo se publicaron 
bandos a 4 y a 15 del mismo mes. 

A 8 de Mayo de 1620 se publicó un 
bando por causa de avisos de contagio 
en Villafranca de Niza; y por otras no- 
ticias de que la había en Francia, se pu- 
blicaron nuevos bandos en 27 de Diciem- 
bre de 1621. 

A 20 de Julio de 1622 la ciudad re- 
cibió un aviso del Rey. de que había 
peste en Argel, mandando no se admi- 
tiesen esclavos ni otras cosas que fuesen 
sospechosas; y al 27 fueron publicados 
bandos sobre este asunto. 

A 3 de Agosto de 1624 llegó una em- 
barcación de Palermo con señales de pes- 
te; y tomaron muchas providencias para 
el resguardo, haciendo la guardia de las 
puertas de la Ciudad los individuos del 
Concejo de Ciento y los Ciudadanos ma- 
triculados, con varias jnovídencias sobre 
la mejor custodia, hasta cortar la plática 
) comunicación con el Reyno de Sicilia. 
A 15 de Agosto de 1624 se cortó la 
plática con el Lugar de Vilaseca y se 
acordaron en la Ciudad algunas provi- 
dencias acerca del contagio de Milán. 

A 10 de Abril de 1625 se publicó un 
bando prohibiendo la entrada en la nave 



992 



ANTONrO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



de Jaynie Falguera, y en la barca de Mo- 
ros: y en 22, 25 y 31 de Octubre varios 
bandos cortando el comercio con Paler- 
mo, y la entrada de géneros y mercade- 
rías de aquel puerto, por las precaucio- 
nes contra el contagio. 

A 24 de Mayo de 1628 se publicaron 
]3regones sobre las noticias del contagio 
que habia en Francia. 

A 13 de Diciembre de 1629 hubo Con- 
cejo de Ciento por motivo de la peste de 
Narbona, donde se tomaron varias dis- 
posiciones relativas al resguardo de la 
Ciudad. 

A 9 de Agosto de 1629 el Virrey de 
Cataluña avisó con carta escrita desde 
Perpiñán cómo había peste en Francia, 
y que se hagan las prohibiciones y res- 
guardos convenientes en la Ciudad. \ a 
14 de Diciemlire se ])ublicaron bandos 
cortando el comercio y comunicación con 
los lugares de Regencós y Bagur, y otros 
del Ampurdán. 

A 23 de Enero de 1630 el Magistrado 
Municipal de Barcelona, hizo publicar 
varios bandos muy instructivos con otras 
providencias y disposiciones, con motivo 
de los avisos de la peste de Francia. 

A 4 de Setiembre de 1630 de orden del 
Virrey y Real Consejo fue quemado un 
Navio con los géneros y mercaderías, por 
venir de jiais infecto. 

A 4 de Octubre de 1630 avisó el Rey 
con su carta a la ciudad, como había 
])este en Milán y que se hicieren rogati- 
vas por el remedio de ella y bien de la 
Monarquía: y así el día siguiente se ce- 
Icliró Concejo de Ciento a este fin. 

A 5 de Abril de 1631 se publicó un 
bando, cortando el comercio con Francia 
])or causa del contagio que allí cundía. 

A 24 do Abril de 163! se ])ublicó bando 
cortando la comunicación ci>n la gente de 
Blanes y Arenys, por haber dado plática 
a dos barcas procedentes de Liorna don- 
di» había contagio. Y en el mismo año se 
publicaron otros cortando el comercio 
con varios i)ueblos. 

A 26 de Febrero de 1632 se tuvo Jun- 



ta de Prohombres ¡jara providencias so- 
bre sanidad, compuesta de 3 Canónigos, 
S Ciudadanos, 3 Caballeros, 3 Mercade- 
res, 3 Artistas, y 3 Menestrales. 

A 5 de Julio de 1632 se publicó un 
bando prohibiendo el comercio con Nar- 
bona y otras partes por causa de contagio. 

A 29 de Junio de 1637 el Concejo de 
Ciento resolvió poner guardas en las 
puertas sin salario, sino nombrando in- 
dividuos del Concejo de Ciento, por la 
noticia que vino de que en Málaga ha- 
bía contagio. 

A 4 de Febrero de 1640 se trató en el 
Concejo de Ciento de dar algunas pro- 
videncias sobre las enfermedades conta- 
giosas que había en la Villa de Perpiñán. 

A 7 de Mayo de 1640 se tuvo Concejo 
de Ciento por aviso de peste en Nimes, 
cuya noticia se comunicó a los pueblos 
de la frontera, cortando el comercio con 
Francia. 

A 1 de Setiembre de 1643 los Conce- 
lleres prohibieron el comercio absoluto 
de personas, géneros y mercaderías que 
viniesen de Francia por causa del con- 
tagio. 

A 26 de Octubre de 1647 en el Con- 
cejo de Ciento se trató de que había en 
Valencia peste: y a 27 se acordó nom- 
brar guardas en las puertas de esta Ciu- 
dad, y que se plantasen horcas en las 
mismas puertas. 

A 20 de Enero de 1648 se trató en el 
Concejo de Ciento de que en Zaragoza 
habia contagio, para dar las providen- 
cias necesarias. 

A 6 de Marzo de 1648 en Concejo de 
Ciento se trató de que en Málaga, Car- 
tagena, Alicante, y otros lugares del Rey- 
no de Valencia y de Castilla había con- 
tagio: cuyo asunto fue causa para que 
se ajustase el Concejo de Cien Jurados 
e! 15 y 27 del mismo, el 14 de Noviem- 
bre, y el 23 de Diciembre. 

A 10 y 13 de Febrero de 1650 en Con- 
cejo de Ciento se trató de las enfermeda- 
des contagiosas que había en Tortosa, 
dando reglas e instrucciones a los Co- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



993 



misarios del resguardo de Sanidad para 
la custodia de las puertas. 

En 30 de Mayo de 1650 en Concejo 
de Ciento se trató de que en la Ciudad de 
Gerona se había declarado la peste: y 
esta novedad hizo juntar dicho Concejo 
en 26 de Junio y 31 de Agosto, para to- 
mar las disposiciones convenientes. 

En el año de 1651 hubo peste en Bar- 
celona, y fue muy cruel. La jurisdicción 
de! Magistrado Municipal exerció todo su 
poder con varios exemplares de azotes y 
horca contra los transgresores de sus ban- 
dos en aquel conflicto, y de otros casti- 
gos y apremios para impedir la ausencia 
de los Médicos y Cirujanos que desam- 
paraban la Ciudad. 

A 28 de Enero de 1651 se acordó el 
Concejo de Ciento que los Frayles del 
Convento de Jesús extramuros desocupa- 
sen su edificio para Hospital de los apes- 
tados. 

A 22 de Marzo de dicho año, la Ciu- 
dad, por causa de estragos del contagio, 
votó por protector y tutelar suyo a San 
Francisco de Paula con solemne fiesta ; 
y a 14, 17 y 19 de Abril se publicaron 
bandos sobre Sanidad. Ya en 25 y 29 de 
Marzo se habían tenido varias juntas y 
conferencias entre los Concelleres de la 
Ciudad, Diputación, Gobernador General 
y Real Consejo de Cataluña, cómo se ha- 
bía de regir y custodiar la Ciudad en el 
caso de ausentarse estos tres Magistrados 
que trataban de transferir su residencia 
a otro lugar. 

En 28 de Mayo de 1651 consta que 
l)or causa de haberse aumentado el es- 
trago del contagio, y haber perecido mu- 
chos Eclesiásticos y Religiosos, sin los 
muchos que habían desamparado la Ciu- 
dal, dio licencia el Vicario General para 
los que se hallaban dentro pudiesen ce- 
lebrar dos Misas cada día. Fue tanta la 
mortandad y la consternación, que en 28 
de Mayo no se halló quien tocase las 
campanas de la Catedral. 

A 17 de Julio de 1651 por causa de 
la tenacidad de la peste, hizo voto la Ciu- 



dad de tomar por Patrona especial la 
Virgen de la Concepción, ofreciéndole 
las llaves de todas las puertas ; por cuyo 
motivo se instituyó la Misa solemne que 
anualmente se celebra con el nombre de 
Misa de Nuestra Señora de las Llaves. 

A 25 de Mayo de 1655 los Conceüe- 
rer, acordaron se diese orden al Escriba- 
no Mayor del Ayuntamiento, para que no 
despachase patentes de sanidad sin que 
precediese una certificación del Guardián 
del puerto de la salud de las personas. 

En 21 de Julio de 1656 en el Concejo 
de Ciento se trató de que en la Ciudad de 
Ñapóles había peste, para tomar provi- 
dencias. 

A 20 de Enero de 1661 habiendo re- 
currido los Veedores del Gremio de los 
Algodoneros de la presente Ciudad al Se- 
ñor Virrey, para que diese permiso de 
desembarcar y entrar una partida de al- 
godón que traía una nave procedente de 
Marsella, por no haberlo permitido la 
Junta de Sanidad; S. E. decretó que acu- 
diesen a esta Junta Municipal, que es a 
quien incumbía: y ésta no permitió de- 
sembarcarla, por quanto había entonces 
contagio en dicha Ciudad de Marsella. 

A 18 de Mayo de 1672 el Virrey pasó 
un oficio al Concejo de Ciento, partici- 
pándole como en la frontera de Francia 
había contagio, para que se tomasen las 
providencias convenientes. 

A 11 de Junio de 1677 se tuvo Con- 
cejo de Ciento sobre un aviso que se ha- 
bía recibido de haber contagio en las 
Ciudades de Murcia y Cartagena. 

A 21 de Julio de 1680 se trató en ei 
Concejo de Ciento sobre el aviso que se 
había recibido de haber contagio en Má- 
laga y otras ciudades y lugares de Anda- 
lucía: sobre lo cual se juntó otra vez 
Concejo a 3 de Agosto. 

A 23 de Julio de 1681 se juntó el 
Concejo de Ciento para tratar de provi- 
dencias sobre el aviso que en la isla de 
Cerdeña había contagio. 

A 12 de Setiembre de 1681 se hicie- 
ron rogativas en Barcelona en la Cate- 



994 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



dial, J301" el contagio que había en dife- 
rentes partes del Reyno de Castilla. 

A 30 de Setiembre de 1681 llegó avi- 
si! de que en Villafranca del Panadés, y 
en la Villa de Perpiñán había enferme- 
dades contagiosas: y con este motivo se 
juntó el Concejo de Ciento en 18 de Oc- 
tubre y 21 de Noviembre. 

A 10 de Junio de 1683 se juntó el 
Concejo de Ciento de resultas del aviso 
de que en Argel y otras parles de Ber- 
bería había peste para tomar las dispo- 
siciones convenientes. 

A 26 de Enero de 1690 se tuvo Con- 
cejo de Ciento, con motivo de que en 
Perpiñán y en Bellagarde había contagio. 

A 1 de Febrero se juntó el Concejo de 
Ciento para tratar de providencias, de re- 
sultas de la noticia de que en Italia se 
había manifestado contagio. 

A 27 de Junio de 1698 se dieron dis- 
posiciones en el Concejo de Ciento, en 
vista de la noticia de que en Cerdeña 
había peste. 

A 28 de Abril de 1699 se trató en el 
Concejo del contagio que se había des- 



cubierto en Liorna, Genova, Cerdeña, 
INarbona y Nimes. 

A 3 de Agosto de 1703 en el Concejo 
de Ciento se acordó el Arancel de los sa- 
larios de las quarentenas del muelle en 
las embarcaciones, por lo tocante a Mé- 
dico, Cirujano, Capitán del Puerto, y 
guardia. 

A 23 de Abril de 1705 recibió el Con- 
cejo aviso de que había contagio en la 
Ciudad de Túnez: y se dieron las conve- 
nientes disposiciones. A 14 de Mayo vino 
noticia de que en Málaga había un ramo 
de pestilencia: y a 19 de Agosto otra de 
que se había descubierto contagio en la 
Isla de Cerdeña. 

A 9 y 12 de Enero de 1706 se trató 
en Concejo de Ciento de las providencias 
contra las enfermedades que reynaban en 
la presente Ciudad. 

En 8 de Abril de 1709 se trató en Con- 
cejo de Ciento de construir la casa de 
Lazareto, para purgar y recoger los gé- 
neros, mercaderías y personas que llega- 
sen en navios de partes infectas o sospe- 
chosas de mal contagioso. 



Bibliograjía Medical de Catalunya; üietari del Antich Consell Barceloní; Comes, Libre de 
algunes coses asanyaladcs; Giralt Raventós, En torno al precio del trigo; Iglésies, Pere Gil; 
LÓPEZ DE Meneses, Documentos acerca de la Peste Negra; Nadal-Giralt, Ensayo metodológico 
y La population calalane; Rubriques de Briiniquer; SiMnii, Barcelona. Bills oj mortality; Ver- 
linden, La grande peste de 134H; Viñas v Cusí, La glánola a Barcelona y Datos históricos sobre 
las epidemias. 



40 (iV, VIIl) 

RELACIÓN DE LAS FUNCIONES Y ACTOS SOLEMNES, ASI SAGRADOS COMO 
profanos, celebrados en la Casa de la Lonja del mar de Barcelona en diferentes siglos: 
sacado todo de los libros de fiestas de Ntra. Señora que empiezan en 1587, y de los 
de Deliberaciones del Concejo de XX de dicha Casa, qtie existen en su Archivo, 
y de los Diarios del Archivo de la Ciudad. 



EN 20 de Octubre de 1452 se resolvió 
por lo Cónsules y Concejo de XX, 
atendida la disposición testamentaria de 
Don Pedro de Moneada, Almirante que 
fue de la mar, que se hiciese la Capilla 
y habitación de los tres Capellanes en el 
huerto de la Lonja, de dinero procedente 



del derecho del imperiage. Esta antigua 
capilla fue mandada deribar en 1564, con 
motivo de la obra nueva que se añadía 
a la Lonja a la vanda de la muralla del 
mar, e interinamente se hacía el servicio 
Divino en la Iglesia de San Sebastián in- 
mediata, hasta la construcción de la nue- 



MEMORIAS IirSTOKICAS DE BARCELONA 



995 



va, que se resolvió en 1574, mas no se 
empezó hasta el año siguiente. A 28 de 
Agosto de 1608 se hizo la bendición de la 
nueva Capilla, en honor de la qual el 
Pontífice Paulo V, a súplica de los Cón- 
sules, expidió un Breve dado en Roma a 
11 de Agosto de 1616, y cometido al 
Obispo de Barcelona, para poderse cele- 
brar perpetuamente en su Capilla los Di- 
vinos oficios en la fiesta de la Natividad 
de la Virgen confirmando el del Papa 
Gregorio XIII que era sólo temporal. 

Esta fiesta de la Patrona y tutelar de 
If Capilla, se celebraba con tanta solem- 
nidad y decoro, que ordinariamente asis- 
tían los Sres. Virreyes y el Ayuntamiento 
de la Ciudad en el presbiterio, a quienes 
se les pasaba convite de etiqueta, y tam- 
bién a Embaxadores y otros Personages 
que casualmente se hallaban en la Ciudad 
en aquel día: como sucedió en 1542 con 
el Duque de Alva Capitán General de las 
armas para la guerra de Rossellón con- 
tra Francia, que asistió sentado en silla 
y con estrado, distinción que sólo corres- 
pondía al Rey o al Virrey de Cataluña; 
y en 1692 con el Marqués de Aytona que 
pasaba a Roma de Embaxador, quien 
asistió también al aniversario que se ce- 
lebraba todos los años el día 21 de Fe- 
brero por el alma de Don Pedro de Mon- 
eada uno de sus ascendientes, cuyos hue- 
sos estaban depositados en una Caxa co- 
locada en dicha Capilla como Protector 
que fue de la Casa de la Lonja. 

Casi siempre el Preste celebrante era 
Obispo, u otro Prelado o Dignidad, como 
resulta de los apuntamientos de los so- 
bredichos libros de fiestas de Ntra. Sra. 
En 1587 celebró los oficios el Arcediano 
de Santa María del Mar: en 1588 Don 
Dimas Loris Obispo de Barcelona: en 
1590 celebró de pontifical Don Jayme de 
Casador Obisj)o de Gerona: en 1592 
volvió a celebrar de pontifical el mismo 
Obispo: en 1593 Don N. Cellcrs, Deán 
de la Seo: en 1596 celebró de pontifical 
Don Dimas Loris Obispo de Barcelona, 
y lo repitió al siguiente año: en 1599 el 



Canónigo Don Francisco Robirola Canci- 
ller de Cataluña: en 1600 celebró de pon- 
tifical Don Alfonso Coloma Obispo de 
Barcelona: en 1604 Don Rafael Robi- 
rola Obispo de Barcelona, y lo repitió 
en los dos años consecutivos: en 1610 
Don Juan de Moneada Obispo de Barce- 
lona: en 1614 Don Luis Sans Obispo de 
ídem, de pontifical: en 1618 el mismo 
Don Luis Sans de pontifical: en 1621 Don 
Juan Sentís Obispo de ídem, también de 
pontifical, y en 1627 lo repitió: en 1630 
el Obispo que era de Barcelona Don ... 
de pontifical: en 1633 el Obispo de 
ídem. 

Además de las funciones de dicha Ca- 
pilla anuales, había las de júbilos o due- 
los públicos, como victorias, nacimientos, 
coronaciones, y muertes de Reyes. Su 
Casa en todos estos actos imitaba al Con- 
sistorio de la Ciudad, iluminándola y 
adornándola en las proclamaciones de los 
Soberanos, recibimientos y agasajos de 
Príncipes. 

Los Cónsules de la Lonja en cuerpo de 
Magistrado, daban parabienes y pésames 
a los Señores Reyes y Reynas y demás 
personas Reales: concurrían a sus reci- 
bos y entierros, y a los de los Virreyes 
y Obispos de Barcelona, y finalmente en 
ciertos actos públicos del Ayuntamiento 
iban incorporados con éste. 

La Casa de la Lonja fue distinguida 
muchas veces por algunas Reales perso- 
nas que la honraron con su presencia, 
como consta de los Diarios de Ramón 
Vila y Gabriel Cañellas en los libros del 
Archivo de la Ciudad. 

A 25 de Julio del año 1477 el Duque 
de Calabria, hijo Primogénito del Rey de 
Ñapóles; después de haber desembarca- 
do en Barcelona, acompañado del Rey 
Don Juan de Aragón que estaba allí, su- 
bió a la sala grande de la Lonja que los 
Cónsules del Mar habían hecho colgar de 
tapices, donde estaba la Señora Infanta 
hija del Señor Rey, futura Reyna de Ña- 
póles con muchas damas: y después del 
recibimiento y agasajo correspondiente, 



996 



ANTO?JIO DE CAPMANY Y Dli MONPALAU 



se pusieron en la ventana del medio, des- 
de donde las dichas Magestades y el du- 
que vieron executar los entremeses y pa- 
sar los pendones de los Gremios. 

A 26 de Mayo del año 1533 la Ciudad 
convidó a la Lonja al Emperador, a la 
Emperatriz, al Príncipe y Damas, como 
es costumbre hacerlo la primera vez que 
vienen a Barcelona. Martes 27 hubo allí 
un gran festejo de danzas, estando la 
Lonja muy bien adornada, donde bayla- 
ron muchos caballeros y Damas de la 
Ciudad. También bayló la Emperatriz 
con una Dama que le llevaba recogida la 
falda; luego dexándola suelta, tomó a 
S M. por la mano y baylaron una alta 
y otra baxa ; y después con las cortesías 
respetuosas la Dama le besó la mano vol- 
vió a tomarle la falda, y se sentó en su 
puesto. Acabado esto se sirvió un esplén- 
dido refresco: y la fuente o surtidor del 
huerto de la Lonja, en lugar de agua 
arrojaba vino blanco. 

A 29 de Agosto del año 1551 entró en 
Barcelona Doña María Reyna de Bohe- 
mia hija del emperador Carlos V; y el 
día 8 de Setiembre día de Nuestra Seño- 
ra, el Estamento de Mercaderes la con- 
vidó para la fiesta de la Lonja, a cuya 
Capilla fue con el Príncipe de Saboya y 
otros caballeros. 

En el año de 1555 día de la fiesta de 
Nuestra Señora, vinieron a la Capilla 
de la Lonja los Concelleres; y sentándo- 
se en su puesto acostumbrado, vieron 
que el Obispo de Astorga Don Diego Sar- 
miento, entonces Inquisidor de Cataluña, 
estaba sentado en el presbiterio en Silla 
de pontifical con estrado y banquillo de- 
lante ; y pareciéndoles que con aquello se 
derogaban sus ceremonias, porque aquel 
lugar y distinción acostumbraban siem- 
pre guardarlo para los Señores Reyes o 
6US Virreyes, le enviaron un recado por 
dos Caballeros, a lo qual resj)ondió que 
estaba muy bien, y que no quería mo- 



verse. Y como entonces era la hora del 
Oficio, y el Obispo comenzase la Misa; 
los Porteros de los Concelleres, quitá- 
ronle el estrado, y de esto no se habló 
más. Pero al siguiente día el Inquisidor 
mandó llamar a Francisco Grau Maestro 
de ceremonias de la ciudad, y lo metió 
en sus cárceles. Los Concelleres, cono- 
ciendo que por causa de ellos y del refe- 
rido pasage lo había arrestado, suplica- 
ron al Virrey para que lo remediase: el 
qual hizo que dicho Inquisidor soltase 
de la prisión al referido Grau. No obs- 
tante de esto, los Concelleres escribieron 
al Señor Rey, el qual respondió muy a 
su favor, reprehendiendo al Inquisidor 
en graves términos de desagrado, según 
se lee en el vol. de Cartas Reales del Ar- 
chivo de la Ciudad, fol. 438. 

A 14 de Julio de 1599 estando el Se- 
ñor Rey Don Felipe III en Barcelona, 
se dio un sarao a la Señora Reyna en la 
sala alta de la Lonja, y merienda a las 
Damas, lo que costeó la Ciudad. 

De los Libros de deliberaciones del 
Archivo de la Lonja que empiezan en 26 
de Mayo de 1679, se lian sacado las si- 
guientes noticias. 

En el día 22 de Noviembre de 1695 
se hicieron unas suntuosas fiestas en el 
Salón de la Lonja por el recobro de la 
salud del Señor Rey Don Carlos II, con- 
vidando al virrey a la Ciudad, Tribuna- 
les y Nobleza, cuya relación impresa se 
envió a los Reyes, a los Grandes y de- 
más señores de la Corte. 

En 11 de Julio de 1698 se hizo la 
fiesta de la colocación de la cabeza de 
San Saturnino en la Capilla de la Lon- 
ja, cuya reliquia regaló al Magistrado 
D. Josef Picó. 

En 24 de Diciembre de 1708 deliberó 
el Concejo de XX destinar una sala de 
la Lonja, donde se representaban Operas 
para la diversión del Archi-Duque Car- 
los de Austria. 



Carrera Pujal, La Lonja del Mar; Smith, The Spanish paild merchanl; Dielari del Antích 
ConsdI Barceloni y Líibre de les solemnitals de Barcelona. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 
41 (iV. l\) 



997 



VARIAS NOTICÍAS DE ESTABLECIMIENTOS Y ORRAS PUBLICAS HECHAS 
en oíros tiempos en la Ciudad de Barcelona, sacadas ¡iterahuenle de los Diarios de 
Ramón Vila y Gabriel Cañellas, Escribanos del Racional de su antiguo Ayunta- 
miento y de otras memorias autenticas del tiempo. 



EL agua de la fuente de la plaza de 
San Jaynie, empezó a venir a 4 
de Julio de 1356, la qual fue conducida 
por encañados subterráneos desde el pie 
del monte de Collserola; pero tardó nue- 
ve años en correr. Después se hicieron 
alcantarillas, y por medio de cañones fue 
repartida a las demás fuentes de la 
Ciudad. 

La muralla de la puerta de Santa Ana, 
antiguamente llamada de los Bergantes, 
se construyó en 1363 siguiendo la Ram- 
bla hasta el espolón de mar, donde re- 
mataba la torre llamada de las pulgas 
(ésta y la muralla se hallan demolidas 
desde 1776). En el mismo año 1363 se 
hizo la gran alcantarilla que recibe las 
aguas de la Boquería y de todo el Arra- 
bal, por cuyo interior puede un hombre 
correrla montado en un caballo. 

En 1369 se empezó a construir la Ca- 
sa Consistorial de la Ciudad, baxo la 
planta en que hoy subsiste: cuya obra 
fue concluida en 1378. 

En 1378 se empezó la obra de las Ata- 
razanas, o sea antiguo Arsenal, a cuyo 
edificio se fueron haciendo nuevos repa- 
ros y ampliaciones a fines de aquel si- 
glo, según la planta y dimensiones de las 
pilastras y arcos de las cinco naves y 
cruxías que hoy subsisten, bien que con 
otro destino. 

En 1383 se empezó la fábrica de la 
antigua Lonja y Casa del Consulado en 
la plaza de los Cambios. Su magnífico 
Salón de tres naves se conserva, en me- 
moria de tan suntuosa pieza, dentro de 
la nueva obra de la Lonja moderna. 

En el año 1401 se dio principio al 
Hospital General, apellidado de Santa 



Cruz, baxo de la protección del Ayunta- 
miento y del Cabildo de la Catedral. 

En 1436 se principió la antigua Casa 
de la Diputación, destinada desde 1718 
para la Real Audiencia, de cuya fábrica 
de primoroso y elegante estilo llamado 
gótico, quedan todavía: la puerta de San 
Jorge, el ante-patio, el claustro grande, 
y el patio alto de los naranjos. La fa- 
chada principal, frente de San Jayme, que 
hoy se ve y el Salón que llamaban de San 
Jorge con su cúpula (hoy vivienda de 
los Regentes de la Audiencia), son obras 
del año 1598, y uno de los monumentos 
más nobles y suntuosos de la buena ar- 
quitectura que tiene España. 

En 1444 se acabó la Casa llamada de 
la Ala (o sea Halla, que en flamenco sig- 
nifica lugar de mercado), a expensas de 
li Ciudad para la venta de los paños. 
En 1517 ya parece no servía a este fin, 
pues el Ayuntamiento la aplicó para Sa- 
la de Armas aquel mismo año ; y siguió 
en este Destino hasta 1652, en que el 
señor Don Felipe IV despojando a la 
Ciudad de esta prerrogativa por causa de 
las guerras pasadas, se la apropió como 
Palacio Real para alojamiento de los Vi- 
rreyes y Capitanes Generales de Catalu- 
ña, habiendo sido el primero que la ha- 
bitó el Marqués de Morlara en 1656. Las 
paredes exteriores en sus quatro facha- 
das, con sus cornisas almenadas, y cane- 
lones de animales y figuras monstruosas 
que la circuyen, denotan el gusto de su 
antigua arquitectura. 

En 1559 se concluyó la Casa de la Uni- 
versidad Literaria orí un extremo de la 
Rambla junto a la antigua puerta de San- 
ta Ana: la qual, desde que se trasladó 



998 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



a Cervera en 1718, sirve de alojamiento 
de Infantería, conocido con el nombre de 
Quartel de ¡os Estudios. 

En 1375 se edificó la Casa del Peso de 
la Harina, junto al Antiguo Convento 
de San Agustín; porque en tiempos pa- 
sa los se acostumbraba recibir la molien- 
da a las puertas de los molinos. Se pa- 
gaban siete dineros y malla por quintal 
de trigo: en 1494 se baxó a 3 dineros y 
malla: y en 1498 a dos dineros y malla. 

El Monasterio de Jesús se empezó a 
edificar fuera de los muros de Barcelo- 
na en 10 de Junio de 1428, poniendo la 
primera piedra el Rey de Aragón Don 
Alfonso V. 

En 1428 hubo un gran temblor de tie- 
rra en Barcelona, que hizo caer la O 
o claraboya de la puerta mayor de San- 
tí María del Mar. 

En 1438 se acabó la muralla de la 
ribera hasta la torre nueva. (Era el muro 
que miraba al mediodía desde la paella 
de San Daniel, derribado en 1716 para 
la actual Cindadela.) 

Jueves 9 de Junio de 1513 considerán- 
dose en el Concejo de Ciento que esta 
Ciudad es almohada de los pies del Rey 
y torre maestra de sus Rey nos, atendien- 
do a que las murallas y recinto de dicha 
Ciudad estaban abiertos, de que se se- 
guían muchos inconvenientes, fraudes y 
latrocinios ; se dio orden de poner la 
primera piedra a la muralla del mar de 
la vanda del espolón de levante, cuya ce- 
remonia executó Juan Carnés Conceller 
tercero. 

En 1517 se construyó el Pórtico (por- 
tal del ¡orment) en el frente de la Lonja 
del mar, para resguardar los trigos del 
mercado de todo temporal. 

En 1525 a las 10 de la mañana hubo 
un grandísimo terremoto en la Ciudad de 
Barcelona. 

A 22 de noviembre de 1527 se puso la 
primera piedra para el baluarte de medio 
día, delante de la torre nueva, por Don 
Eadriquc do Portugal entonces Virrey de 
Cataluña. (La Torre nueva no existe. 



mas si el baluarte que domina al muelle.) 

A 10 de Abril de 1536 se principió un 
baluarte y muralla al espolón de Levante, 
poniendo la primera piedra el Virrey Don 
Fadrique de Portugal, y la muralla si- 
guió hasta el baluarte de medio día. 

A 3 de Mayo de 1540 se principió el 
baluarte o reparo de la plaza del vino, y 
a 14 de Junio se colocó la primera pie- 
dra. (La plaza ya no existe, pero sí el 
baluarte, que es el de la puerta del mar.) 

En 12 de Mayo de 1545 por los Di- 
putados del General de Cataluña se em- 
pezó a edificar el Palacio Real, para la 
Audiencia, donde debían hacerse las Sa- 
las, y la habitación del Virrey, por ha- 
berse en las Cortes de aquel año delibe- 
rado que el Lugarteniente General de 
5. M. y los Ministros de la Real Audien- 
cia se juntasen y tuviesen Consejo civil 
> criminal en dicho Palacio, donde de- 
bían vivir los Escribanos de Cámara, Por- 
teros y Alguaciles. (Este Palacio se ce- 
dió en 1716 para Monasterio de Santa 
Clara, quando la Audiencia se trasladó a 
la Casa de la Diputación donde está hoy. 
Los Virreyes vivieron allí hasta el año 
1656, en que se trasladaron a la Sala de 
Armas de la Ciudad, que es el mismo edi- 
ficio donde hoy están alojados los Capi- 
tanes Generales.) 

A 5 de Noviembre de 1551 se empe- 
zaron a demoler las casas de la calle de 
las Polleras, alias ribera de garbí, pagan- 
do las casas a sus dueños, para hacer la 
muralla desde la plaza del vino hasta el 
Convento de San Francisco. (Es la actual 
muralla del mar.) 

A 10 de Marzo de 1553 fue puesto por 
los Concelleres de la Ciudad la primera 
piedra al baluarte de la Atarazana ; cu- 
yos cimientos hacía tres años que se ha- 
bían abierto. 

A 24 de Junio de 1554 por la tarde, 
el Marqués de Tarifa Virrey de Catalu- 
ña, hizo una gran fiesta de Toros en la 
Plaza del Borne, y desi)uós jugó cañas 
con muchos caballeros de la Ciudad. 

En 1536 algunas buenas personas de- 



MEMORIAS HIST0RK:AS I)F, BAKCK.Í.ONA 



999 



terminaron dar de sus bienes algunas 
rentas y dinero contante para hacer un 
Estudio General perpetuo en la presente 
Ciudad ; y entendido por los Concelleres 
el tal beneficio de la causa pública, nom- 
braron personas de todas las clases para 
concertar el lugar, los maestros y otras 
cosas, y también para ir por la Ciudad a 
recoger más limosnas. Y el día 10 de 
Agosto de dicho año, entre lo que ya te- 
nía la Ciudad que eran cerca de 150 li- 
bras de renta, v antiguamente se halla- 
sen 500 libras, deliberó tomar más de mil 
libras contantes para edificar el Estudio. 
\ así en aquel día se resolvió por el Con- 
cejo de Ciento se diese sitio para hacer 
la obra al extremo de la Rambla junto 
a la puerta de San Severo ; y el día de 



San Bartolomé empezaron a acarrear allí 
materiales, creciendo siempre la devoción 
de los particulares. 

En el año 1555 siendo obreros de la 
Ciudad Juan Puig de Pons y Antich Sal- 
vany, se dio principio a la puerta del 
mar, siendo maestro de la obra Bartolo- 
mé Roig. 

En 1582 siendo obrero Enrique Tere 
de Picalqués, hizo levantar el enlosado de 
la calle ancha desde la Casa del Duque 
de Soma (hoy reedificada baxo de nueva 
planta por el Conde de Altamira su actual 
poseedor como Duque de Sesa y Soma) 
hasta los Cambios: dexando sólo delante 
de las puertas seis palmos de empedrado, 
para que en las carreras de caballos no 
sucediesen desgracias. 



Carreras Candi, La ciutnt de Barcelona, Les dreganes. Les aygues y banys de Barcelona y 
Lu Paiau Reyal; Carrera Pujal, La Lonja del Mar: Duran Sanpere, La Casa de la Ciudad; 
Florensa, Las Atarazanas; Madurell, El Ceremonias i les obres publiques. El palau reial niajor. 
El palacio real mayor. Antiguas dependencias del palacio real y Los contratos de obras; Puic Y 
Cadafalch - MiRET Y Sans, El Palau de la Diputado; Riera, La Casa Llotja; Sivu,la, Apuntes 
históricos sobre el hospital; Torres Baldas, Las Atarazanas; Torres Morell, Las Atarazanas. 



42 (iv, x) 

VARIAS APUNTACIONES CRONOLÓGICAS. PERTENECIENTES A NOTICIAS 
del Puerto de Barcelona desde principios del Silvio XV, y a la construcción del antiguo 
■y moderno muelle, sus obras, reparos y estragos: sacado de las deli Iteraciones y 
acuerdos del Magistrado Municipal, conforme a los índices del Libro intitulado 
RUBRICA DE BRUNIOUER, Cap. LXVI, que tiene el epígrafe: Molí o Port de la 
Ciutat Y Mestre Poríolá: y se guarda en la Secretaría del .Ayuntamiento. 



A 17 de Noviembre de 1426 por una 
gran borrasca movida en la playa 
de Barcelona se perdieron dos naos con 
ciertos cargamentos y géneros. 

A 11 de Marzo de 1439 acordó el Con- 
cejo de Ciento que los Concelleres tomen 
informes del parage donde se podría ha- 
cer el Muelle, pues tenían privilegio para 
ello: y a 20 de Mayo se resolvió y apro- 
bó el proyecto de su fábrica. 



-A 1 de Junio de 1439 se impuso el de- 
recho de ancorage para la nueva fábrica 
de Muelle: y en aquel mismo mes se for- 
maron las ordenanzas para su exacción : 
pero hasta dos de Agosto no se puso la 
primera piedra para la obra. 

A 18 de Noviembre del mismo año de 
1439 acaeció una gran borrasca de mar, 
que desbarató la em])alizada v caxa for- 
mada para dar principio al Muelle. 



1000 



A,\TOMO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



A 7 de Marzo de 1-141 acordó el Ayun- 
tamiento se procurase hacer venir per- 
sonas expertas en fábricas de muelles, es- 
to es. de Siracusa, de Sicilia, de Candía, 
de Rhodas, y de otras partes, para ver 
si ésta sería durable. 

En 17 de Noviembre de 1445 consta 
que la Lonja del mar de esta Ciudad 
ayudó con donativos a la construcción 
del Muelle. 

A 8 de Setiembre de 1447 consta, que 
entre las 8 y las 9 de la mañana se le- 
vantó temporal y uracán con gran inun- 
dación de agua: cuyo ímpetu derribó por 
toda la ribera del mar la mayor parte de 
los texados, y entre ellos el de la casa 
de la Ala recién construida para la ven- 
ta de paños, con otros muchos estragos 
en árboles y edificios. También el río Be- 
sos con su grande avenida inundó todo 
el término de San Martín, y derrocó dos 
ai eos del puente nuevo de piedra que está 
más allá del puente viejo que va a Ba- 
dalona. Además naufragó una nao de Ga- 
briel Martí ahogándose cinco hombres y 
una esclava ; y dieron al través 3 tarta- 
nas que estaban surtas. 

A 10 de Mayo de 1448 consta, que 
el mar había derrocado la muralla. Nó- 
tese que ya en este tiempo se vio el daño 
que el Muelle ha causado como se verá 
mejor más adelante. 

A 24 de Abril de 1449 se ajustó la 
construcción de dos pontones para con- 
tinuar la fábrica del Muelle. 

A 10 de Junio de 1451 se acordó reedi- 
ficar la muralla que el mar había derro- 
cado frente al Convento de San Fran- 
cisco. 

En 29 de Noviembre de 1471 se juntó 
el Concejo de Cien Jurados para delibe- 
rar si se había de cerrar el Muelle por 
la ribera del mar. 

A 24 de Febrero de 1475, por haber- 
se el mar retirado mucho del espolón de 
levante, de modo que la gente entraba y 
salía a pie, en perjuicio de los derechos; 
se propuso poner allí un guarda. 

A 25 de Agosto de 1477 vino un In- 



geniero de Alexandría llamado Stasio 
que trazó el Muelle de nuevo, por ser de- 
fectuoso el viejo, ofreciendo que dentro 
de tres años se podía concluir. Se acordó 
construirlo en el parage señalado, donde 
por no haber habido muelle, se habían 
perdido muchos Buques, particularmente 
una vez en que se estrellaron 11 contra 
las rocas en Monjuich: y así se resolvió 
pedir socorros a la Corte General para 
la dicha obra. 

A 29 de Agosto de 1477 el Ayunta- 
miento escribió al Rey de Castilla Pri- 
mogénito de Aragón, dándole aviso de 
la deliberación que se había tomado de 
construir el nuevo Muelle. 

A 1 de Setiembre de 1477 deliberó la 
Ciudad que para la nueva obra se toma- 
sen algunos empréstitos a la Lonja y 
Consulado, pues éste había sido el que 
más había instado la obra, y a los Di- 
putados por medio de la Corte General: 
y que además se procurasen auxilios de 
particulares, y también indulgencias del 
Papa para los que diesen socorros: y que 
el derecho del ancorage se exigiese ínte- 
gramente según su primer estableci- 
miento. 

A 10 de Setiembre de 1477, habiendo 
tratado con personas peritas del sitio don- 
de debía principiarse el Muelle, y exami- 
nado el fondo del mar; acordó el Ayun- 
tamiento se empezase frente a la torre 
redonda que está en la Plaza de los tri- 
gos, de suerte que dicha torre haga cara 
al medio del Muelle. 

A 11 de Setiembre de 1477 se hizo la 
2/* construcción del Muelle apellidándole 
de San/a Cruz: y por acuerdo del Con- 
cejo de Ciento de 26 de Agosto se clavó 
la primera estaca, dando la primera ma- 
zada el Conceller primero: y a 20 del 
mismo se puso la primera piedra con mu- 
cha solemnidad y ceremonia por mano 
del Rey Don Juan ; y se bendixo por el 
Cardenal de Gerona. 

A 2 de Octubre de 1477 el Embaxador 
de Venecia de parte de aquella Rci)úbli- 
ca, pidió a la Ciudad remisión del de- 



MEMORIA.S HISTÓRICAS DE BARCELONA 



Kini 



lecho de ancorage debido por sus galeras 
hasta entonces, ofreciendo pagarlo de allí 
adelante: el Concejo aceptó, y deliberó 
como se pedía. 

A 17 de Noviembre de 1477, en me- 
moria de que en este año se principió 
el Muelle, cuya primera piedra puso el 
Señor Rey, y el Reverendísimo Obispo 
de Gerona dixo en aquel lugar la Misa, 
e liizo la bendición en el qual acto asis- 
tió el Embaxador de Venecia ; se acordó 
que en nombre de Dios se esculpiese un 
epigrama en una piedra embutida en la 
torre nueva, frente de la qual se había 
principiado señalando el día y año, el 
nombre del Rey, y el de los Concelleres. 

A 19 de Mayo de 1478 consta que por 
causa del fluxo y refluxo del mar, el es- 
polón de levante estaba de manera que 
la gente tenía paso al arenal en perjuicio 
de los derechos: por lo que se acordó 
levantar allí una barrera. 

A 18 de Marzo de 1479 los Concelleres 
escribieron al Rey refiriendo los varios 
pareceres sobre el arte de construir mue- 
lles: diciendo los unos que era gasto que 
no podía em])render la Ciudad; otros 
que se fabricase donde estaba principia- 
do; y otros donde antiguamente se em- 
pezó; pero que al fin habían resuelto se 
prosiguiese la obra donde estaba prin- 
cipiada. 

A 24 de Marzo de 1479 por haber al- 
gunas personas puesto dudas si el nuevo 
Muelle causaría inconvenientes si se con- 
tinuaba frente la torre nueva como estaba 
principiado; se tuvo Concejo de Ciento, 
y se acordó que pasase adelante la obra. 
Aquí consta que la Lonja fue la que instó 
dicha obra, y que contribuía para los gas- 
tos como lo había ofrecido en Concejo de 
los XX, celebrado en 12 de Setiembre 
de 1477. Por lo qual se acordó tratar con 
el Magistrado de la Lonja para saber 
qué auxilio darían: y éste deliberó la 
oferta de la construcción de 6 caxones 
para dicha obra. 

A 1 de Julio de 1479 se impuso un 
dinero más sobre la carne para los gas- 



tos de la sepultura del Rey Don Juan, y 
venida del Rey Fernando, y también para 
la obra del muelle: de suerte que el de- 
recho subió a 4 dineros por libra de 
carne. 

A 5 de Agosto de 1479 se acordó pa- 
gar 30 libras al dueño de un terreno jun- 
te a San Beltrán al pie de Monjuic, por 
la piedra que se cortase para la fábrica 
del Muelle, de 9 canas y media de ancho 
y lo mismo de largo cada una. 

A 13 de Enero de 1480 por haber el 
mar derrotado el patio que había delante 
de la Lonja del Comercio, se acordó re- 
parar aquel daño. 

A 21 de Noviembre de 1480 el Con- 
cejo de Ciento deliberó y cometió a los 
Concelleres que alcanzasen del Rey y de 
las Cortes Generales se encargasen de la 
obra del citado Muelle. 

A 13 de Marzo de 1482 se acordó se 
continuase el Muelle hasta las tascas, para 
que el mar no pudiese hacer estrago a 
las murallas, pues iba destruyendo el es- 
polón de Poniente frente la Lonja. 

A 24 de Abril de 1483 por el daño 
que el mar había hecho en la muralla, 
esto es, desde la plaza del vino hasta San 
Francisco, el Concejo nombró Comisarios 
para esta reparación. 

A 8 de Julio de 1484 consta en los 
Acuerdos del Concejo, que el mar había 
derrotado un pedazo de muralla cerca de 
San íVancisco ; y que en 21 de Noviem- 
bre se acordó su reedificación. 

En 16 de Noviembre de 1484 se acor- 
dó que la obra del Muelle se continuase 
hasta la Isla de Mayans, en cuyo gasto 
contribuía la Lonja de Comercio con va- 
rios subsidios. 

En 24 de Noviembre del mismo año 
empezaron a correr los impuestos en la 
carne y vino mandados por el Concejo de 
Ciento para la construcción del Muelle, 
y reedificación de la muralla del mar; 
pero al año siguiente se conmutaron es- 
tos derechos. 

En 8 de Junio de 1485 por causa de 
que el mar con sus embates llegaba a las 



1002 



ANTO.MO DE tAPMA.N'Y V IH: MO-M'ALALI 



casas de la ribera; se deliberó fabricar 
algunos espolones hasta 15 pasos dentro 
del mar, ])ara que la arena hiciese re- 
pecho. 

En 29 de Octubre de 1437 se acordó 
echar rocas delante de la Iglesia de San 
Francisco, porque el mar empezaba a 
descarnar los cimientos. 

A 26 de Agosto de 1488 en el Conce- 
jo de Ciento se trató de si convendría que 
el Muelle quedase abierto. 

A 23 de Febrero de 1495 a las 6 de 
la mañana cayó y se derrocó el espolón 
de Poniente que sale de la muralla de la 
Atarazana, de resultas de una gran tem- 
pestad de mar. 

A 25 de Abril de 1497 por causa del 
Muelle, la Ribera de Levante se llenaba 
de arena, y la de Poniente, se destruía, 
entrándose el mar, derribando las casas, 
) amenazando el Convento de San Fran- 
cisco: por cuyo motivo se vio que con- 
venía abrir el Muelle para que las arenas 
corriesen y se afirmase la ribera de Po- 
niente. 

En 2.3 de Noviembre de 1502, y en 2 
de Abril de 1517 se acordó abrir el 
Muelle, porque el mar por la parte de 
Levante se alejaba de la Ciudad, y por 
la de Poniente descarnaba la ribera. 

A 2 de Abril de 1517 consta que se 
hicieron dos pontones para cierta obra 
en el Muelle, a fin de resguardar las em- 
barcaciones del ímpetu de los vientos. 

A 15 de Febrero de 1518 se hicieron 
los ajustes de los trabajos para la aber- 
tura del Muelle y saca de las piedras. 

A 18 de Mayo de 1534 el Ayuntamien- 
to recibió carta de S. M. encargando los 
reparos de la Marina: y a 17 y 18 de 
Junio se trató de este negocio. 

A 9 de Julio de 1559 el Ayuntamiento 
juntó Concejo de Prohombres para tra- 
tar del embarcadero que el Virrey pro- 
ponía: y se acordó que por ser empresa 
de tan gran coste, se dexase para las 
primeras Cortes. 

A 19 de Junio de 1590 se puso la pri- 
mera piedra para la prosecución del Mue- 



lle que se había principiado con tanta 
solemnidad. 

A 20 de Setiembre de 1477 se dixo la 
primera misa de la construcción de di- 
cho Muelle, y fue la tercera vez. Los Con- 
celleres tuvieron sus asientos a la paite 
del evangelio, y los Diputados del Ge- 
neral de Cataluña a la de la epístola. 

A 22 de dicho mes de Junio el Ayun- 
tamiento escribió al Rev haciéndole larga 
relación de toda esta función, y de que 
TU. le había parecido conveniente conti- 
nuar el Muelle viejo del tiempo del Rey 
Don Alonso, sino este nuevo que había 
sido principiado en tiempo del Rey Don 
Juan, asegurando que las arenas no le 
cegarían; pero según se vio en 1616, se 
recibió en esto grande engaño. 

A 22 de Setiembre de 1590 habiendo 
recibido el Ayuntamiento cartas de Don 
Juan de Cardona Mayordomo del Rey, 
en que les escribía quejas de S. M. por 
la construcción del Muelle; le respondie- 
ron con razones de gran conveniencia 
por haber sido resuelta la obra con muy 
gran acuerdo, alegando ser mucho más 
útil la fábrica del dicho Muelle frente de 
la Ciudad, que no en San Beltrán: ha- 
biendo hecho ya un pontón en que car- 
gaban piedras desde 100 hasta 200 quin- 
tales cada una. 

A 8 de Junio de 1591 se dieron ins- 
trucciones a los Arquitectos sobre el or- 
den y fábrica del Muelle: los quales a 
este efecto fueron enviados a Málaga. 

A 1 de Octubre de 1594 estando al 
ancla en la playa una nave catalana de 
4000 salmas, llamada la nave de Serra; 
por un gran temporal de Levante dio al 
través en el arenal de la otra parte de 
Monjuich, ahogándose 40 personas. 

A 2 de Mayo de 1.598 se trató de dar 
providencia acerca del estrago que el mar 
por causa del Muelle había hecho en la 
muralla frente a San Francisco, descu- 
briendo ya los cimientos de la iglesia. 

A 6 de Diciembre de 1605 hubo tal 
temporal de mar, que los navios surtos 
en el Puerto chocaron unos contra otros. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE HARCKLONA 



1003 



destrozándose 5 que fueron sumergidos. 

A 3 de Mayo de 1612 se enarholó la 
Cruz que la Ciudad había acordado cons- 
truir delante la puerta del mar. 

A 10 de Noviemore de 1619 el Con- 
sejo de Ciento deliberó que cesase la obra 
del muelle nuevo. 

A 30 de Marzo de 1623 la Ciudad pu- 
blicó un bando mandando que las em- 
barcaciones no pudiesen arrojar el las- 
tre de arena, sino en el parage que les 
señalaría el Guardián del Puerto. 

A 25 de Abril de 1632 y 26 de Febre- 
ro de 1633 se tuvo Concejo de Ciento 
para tratar de reparar los daños que dos 
grandes tormentas habían causado en el 
muelle. 

A 5 de Diciembre de 1634 hubo otra 
gran tormenta de mar que obligó a lle- 
var en procesión al Santísimo Sacramen- 
to al baluarte del medio día, llevando las 
varas del palio los Concelleres. 

A 17 y 18 de Enero de 1636 hubo gran 
tormenta en el muelle, en que se fue a 
pique una urca: por cuvo motivo se lle- 
varon en procesión el Santísimo Sacra- 
mento, el cuerpo de Santa María de So- 
cors, y otras reliquias. 

A 27 de Febrero de 1637 se publicó 
un bando acerca del modo de dar pláti- 
ca a las embarcaciones que llegaban al 
muelle, y del sugeto que las había de re- 
cibir. 

A 17 de Marzo de 1640, y 9 de Enero 
de 1645 consta, que hubo dos grandes 
tormentas en la mar con furiosos vientos 
y lluvias, derribando algunas casas y dos 
cipreses del cementerio de la Parroquia 
del Pino. 

A 5 de Marzo de 1641 la Ciudad pagó 
los gastos de cubrir y clavar la Linterna 
de la punta del Muelle. 

A 17 de Enero de 1645 en el Concejo 
de Ciento se trató de la reparación del 
Muelle y Linterna, acordando gastar has- 
ta 3000 libras. 



A 20 de Abril de dicho año resolvió 
la Ciudad construir un malecón o contra 
muelle a la parte de Levante, librando 
3000 libras para los gastos de esta obra, 
que importó al fin del año siguiente 
19 000 libras. 

A 9 de Enero de 1646 se deliberó 
construir un pontón para conducir piedra 
de Monjuich al Muelle y contramuelle que 
se empezaban frente del baluarte de Le- 
vante: y a 26 de Abril se mandaron ha- 
cer otros pontones. 

A 17 de Enero de 1647, y a 10 de 
Marzo del año siguiente, el Concejo de 
Ciento mandó librar hasta 10 000 libras 
para la nueva obra del Muelle: cuyos 
gastos ascendieron en 19 de Mayo de 
1650 a 19 000 libras. 

A 8 de Marzo de 1664 en el Concejo 
de Ciento se trató de la reparación del 
Muelle; y a 5 y 8 de Mayo se trató del 
mismo asunto. 

A 5 de Enero de 1666: en 4 y 10 de 
Noviembre de 1667: en 13 de Diciem- 
bre de 1670: en 23 de Mayo de 1671: 
y en Julio, Setiembre, Octubre y Noviem- 
bre del mismo, se trató en dicho Conce- 
jo de los reparos del Muelle, y de las 
libranzas para costear las obras. 

A 24 de Marzo de 1666 se trató en el 
Concejo de Ciento de que las Embarca- 
ciones que llegasen a esta Ciudad, aun- 
que fuesen fletadas por cuenta del Rey. 
debían pagar el derecho de ancorage. 

A 11 de Julio de 1669 consta el ajus- 
te de los reparos y translación de la Lin- 
terna de la punta del Muelle. 

A 9 de Mayo de 1679 en Concejo de 
Ciento se trató de la limpia del Muelle: 
cuva operación se repitió en 1682, 1683, 
1685, 1686 y 1688. 

A 7 de Agosto de 1679 se empezó a 
alargar el muelle de la presente Ciudad, 
según la obra y disposición prevenida: 
y en 1687 se hizo el ajuste del destajo de 
dicha obra que duró hasta 1697. 



Amich, Historia del puerto; Carrera Pljal. Historia del puerto; Dukán y Sanpere, Barcelona 
ante el mar; Rubriques de Bruniquer. 



101)4 



ANTONIO I>F, CAI'MANV V PK MONPALAU 



43 (IV, \Ij 

NOTICIAS DE ALJAMAS DE MOROS Y JUDÍOS QUE EN LOS SIGLOS XIII. 
XIV y XV, existían en Aragón, Valencia y Cataluña, con expresión de lo que cada 
uno contribuía a la Corona por el derecho llamado de cenas, que en Castilla se 

llanmhan yantares. 



ESTA noticia se ha trasladado literal- 
mente del estado de cuentas de los 
libros originales de las Cenes Reyals. que 
empiezan en 1282, y continúan liasta 
1336. custodiados en el Archivo del Maes- 
tre Racional de Cataluña, Pieza 2, Ar- 
mario IV, en un volumen en fol. seña- 
lado de letra G: su orden y relación es- 
crita en idioma catalán contemporáneo, 
y vertida al castellano, es como se sigue, 
advirtiéndose que se contaba por sueldos 
Jaqueses y Barceloneses. 



SARRACENOS 

Aragón 
De Zaragoza 
De Albarracín 
De Calatayud 
De Tarazona 
Del Villel 

De S. Estevan de Litera 
De Alagón 
De Fraga 
De Borja 

Valencia 
De la Ciudad de Valencia 

Cataluña 
De Barcelona 
De Lérida 
De Tortosa 



.judíos 



Aragón 
De Tarazona 



Valencia 
De la Ciudad de Valencia 



Sueldos 
190 Jaq 
120 Jaq 
170 Jaq 
100 Jaq 
150 Jaq 
300 Jaq 
100 Jaq 
100 Jaq 
100 Jaq 

Sueldos 
100 Barc. 

Sueldos 
700 Barc. 
100 Barc. 
200 Barc. 



Sueldos 
145 Jaq. 

Sueldos 
500 Barc. 



Cataluña Sueldos 

De Barcelona 500 Barc. 

De Villafranca del Panadés 200 Barc. 

De Gerona 500 Barc. 

De Tortosa 4000 Barc. 

De Besalú 250 Barc. 



Aljamas que existían en el siglo XV, en. 
tiempo de la Reyna Doña María. Gober- 
nadora General de los Reynos de la Co- 
rona de Aragón por el Rey D. Alonso V 
su marido. Sacado del citado Archivo de 
otro libro original en 4.° intitulado: 
MEMORIAL DE LES CENES DE PRE- 
SENCIA, etc., que se exigieron en 1438. 



SARRACENOS 



Aragón 



De Zaragoza 
De Tarazona 
De Calatayud 
De Daroca 
De Teruel 
De Albarracín 
De Calanda 
De Monzón 
De Huesca 
De Concastillo 
De Suesa 
De Termes 
De Lanuza 
De Brea 
De Arizar 

Cataluña 

De Tortosa 
De Cervera 
De Lérida 



Sueldos 

300 Jaq 

70 Jaq 

50 Jaq 

50 Jaq 

200 Jaq 

150 Jaq 

260 Jaq 

250 Jaq 

200 Jaq 

100 Jaq 

100 Jaq 

200 Jaq 

50 Jaq 

100 Jaq 

500 Jaq 

Sueldos 

,500 Barc. 
80 Barc. 
500 Jaq. 



MEMOKIAS HI.STOKICAS DE BARCELONA 



1UU5 



Falencia 


De 


Valencia 


De. 


Xátiva 


De 


Gallinera 


De 


Beniopa 


De 


Alara 


De 


Valí de Uxó 


De 


Segorbe 




Aragón 


De Zaragoza 


De 


Alagón 


De 


Tarazona 


De 


Almunia 


De 


Calatayud 


De 


Daroca 


De Teruel 


De 


Albarraciii 



JUDÍOS 



Sueldos 


De Sariñena 


50 Jaq. 


250 Barc. 


De Monzón 


350 Jaq. 


300 Barc. 


De Huesca 


300 Jaq. 


136 Barc. 


De Seros 


loo Jaq. 


100 Barc. 


De Exea de los Caballeros 


250 Jaq. 


120 Barc. 


De Tauste 


250 Jaq. 


640 Barc. 


De Jaca 


200 Jaq. 


250 Barc. 


De Barbastro 


400 Jaq. 




De Fraga 


200 Jaq. 




De Huesca 


160 Jaq. 


Sueldos 


De Monclús 


33 Jaq. 


300 Jaq. 






130 Jaq. 


y alenda 


Sueldos 


200 Jaq. 


Dl Castellón 


loo Barc. 


140 Jaq. 


De Burriana 


30 Barc. 


350 Jaq. 


De Murviedro 


100 Barc. 


50 Jaq. 






160 Jaq. 


Cataluña 


Sueldos 


150 Jaq. 


De Gerona 


550 Barc, 



Sobre poblaciun musulmana o morisca véase Halperin, Kecouiremenls de ciiilisnlion y hn 
conjliclo nacional; Iglésies, Pere Gil; Lapeyre, Géographie de l'Espagne marisque; .Masía, Censo 
de población musulmana; Nadal-Giralt, La population calalane; Regla, La expulsión de los 
moriscos y sus consecuencias y Los moriscos: estado de la cuestión. Sobre población judia véase 
Baer, Die Juden y Toledot ya-yehudim ; Bofarull, Ordinaciones, Textos catalán y aragonés. Los 
judíos malsines y Jaime 1 y los judíos; Cabezudo, La expulsión de los judíos zaragozanos; 
Cantera, Sinagogas españolas; Cardoner, Hospital para judíos pobres; Carreras Candi, L'In- 
quisicíó barcelonina, Juheus y Julteissants y Val jama de juheus de Tortosa; Corbella, La aljama 
de juheus de Vich; Dánvila, Judería de Valencia; Emery, The Jewi oj Perpignan; Epstein, The 
i^responsu"; Fita, Barcelona en 1079 y Judíos Aljaqueques; Fiteb, Expulsión de los judíos; 
Girona, Disposicions de Joan I; Isaacs, The Jews of Majorca; Madúrele, Contratación laboral 
judaica y La Cojradía de la Santa Trinidad; MillÁs-Batlle, Alboroto contra el cali de Gerona; 
MiRET Y SaiNs - Schwab, üocuments sur les juijs; MnjÁ, Tres aspectos de la Barcelona judaica 
y Juan I; Neu.man, The Jeiis in Spain; Piles, Judería de Sagunto y La expulsión de los judíos 
en Valencia; Pons, Los judíos de Mallorca; Recné, Catalogue; Schwab ■ .Miret y Sans, Aouveaux 
documents y Documents; Serra V'ilaró, La judería de Verdú. 



44 (iV, XIl) 

NOTICIAS VARIAS PERTENECIENTES AL CONSULADO DEL MAR DE BAR- 

celona: sacadas literalmente de los libros de Deliberaciones del Concejo de XX de 

la Antigua Lonja, que empiezan en 29 de Mayo de 1539 y acaban en 26 de Marzo 

de 1714, y se guardan en su Archivo. 



EN 29 de Mayo de 1539 se propuso: 
que respecto de que los Mayordo- 
mos de fábrica de la Parroquia de Santa 
María del Mar hacían trabajar en Flan- 
des ocho tapices, vulgo draps de ras, pa- 
ra adorno del Coro ; y que la capilla de 



la Casa de la Lonja era sufragánea de di- 
cha Iglesia, contribuyese el Consulado 
con alguna cantidad; pues contribuyó 
también con otra, quando los Mayordo- 
mos anteriores hicieron los vestidos de 
brocado para servicio de la misma Igle- 



1006 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



sia: y el Consulado resolvió contribuir 
con 200 libras, con el pacto de que se 
prestasen los tapices a la Lonja, siempre 
que ésta para sus tiestas u otros motivos 
los necesitase. 

En 9 de Julio de 1548 se resolvieron 
tres días de luminarias, según costumbre, 
por la venida a esta Ciudad del Príncipe 
Maximiliano, hijo del Rey de Romanos, 
en conseqüencia del aviso dado por el 
Ayuntamiento de haber tomado igual re- 
solución. 

En 16 de Julio de 1549 habiéndose te- 
nido aviso que una Armada Turquesca 
de 22 velas, que seguía las costas de Es- 
paña, y se había apartado de la vista de 
Barcelona, iba siguiendo su corso igno- 
rándose el destino que tomaría; y te- 
niéndose noticia de que Don Antonio de 
Cardona, con Doña María su consorte, 
su casa y su íamilia, se habían embarca- 
do en Cáller para venir a esta Ciudad; 
resolvió enviar aviso a dicho Señor con 
un laúd, pagando 40 escudos de oro. 

En 4 de Agosto de 1551 hubo Con- 
cejo general de Mercaderes en la Lonja, 
en que a más de los Cónsules y Defene- 
dores, asistieron 66 individuos matricu- 
lados. 

En 11 de Setiembre de 1552 hubo otro 
Concejo general de Mercaderes, en que 
a más de los Cónsules y Defenedores, 
asistieron 146 individuos de la matrícula. 

En 5 de Octubre de 1554, convocado 
el Concejo general, se propuso a instan- 
cia del Virrey Marqués de Tarifa, que 
convendría al servicio de S. M., a la 
fortificación de la Ciudad, a la utilidad 
de sus vecinos, y especialmente al Esta- 
mento de Mercaderes (cuerpo de comer- 
ciantes), por ser amparo y defensa de las 
galeras, y navios que quisiesen invernar 
y permanecer en tiempo de temporal pa- 
ra estar libres de todo riesgo, y cargar 
y descargar las mercaderías con seguri- 
dad, la construcción de un Muelle: y que 
habiendo cierta persona ofrecido cons- 
truir la boca de diciio Muelle por 3000 
ducados, y los Eclesiásticos ofrecido a 



dicho fin 1500 escudos, se solicitaba sa- 
ber lo que daría el estado de Mercade- 
res, pudiendo conmutar la oferta que 
había hecho de hacer la parte de los fo- 
sos y contrafosos de la marina que había 
señalado, en ayuda del coste de la boca 
del Muelle. La Junta ofreció, conmutan- 
do el trabajo, dar en ayuda del coste 
1600 escudos. 

En 20 de Julio de 1556 de parte del 
Virrey se propuso que se había proyec- 
tado hacer una torre en el cabo de Llo- 
bregat con alguna artillería para res- 
guardo contra ios Moros, pidiendo a la 
Lonja algún subsidio. Esta respondió, 
que en semejantes casos por sí sola no 
acostumbraba deliberar sin consultar a 
la Ciudad y Concelleres; que siempre 
lue la Ciudad deliberase sobre el asunto, 
\ llamase a dicho fin a la Lonja, ésta en- 
tonces haría lo que le correspondiese, 
como en semejantes casos lo había acos- 
tumbrado hacer por orden de la Ciudad. 

En 23 de Mayo de 1562 acompañaron 
a los nueve Cónsules a prestar el jura- 
mento, entre otros Caballeros, Don Di- 
mas de Requesens, Don Francisco de 
Guimercí, el Señor Abad Capeller, Don 
Juan de Boxadors, el comendador Junyet, 
Don Martín Meca, etc. 

En 5 de Mayo de 1565 acompañaron 
a los nuevos Cónsules a prestar el jura- 
mento, entre otros Caballeros, el Conde 
de Ayíona, el Abad de San Cu gal, el 
Barón de Eril, el Comendador Pol, Don 
Francisco de Guimerá, Don Juan de Bo- 
xadors, etc. 

En 31 de Marzo de 1563 en 4.° lugar 
se resolvió que se pusiesen dos cirios en 
la Capilla de Santa Eulalia de la Seo, de 
igual peso que los que tienen en ella la 
Ciudad, con las armas de la Lonja: que 
st. pusieran 4 cirios en Santa María del 
Mar con las armas de la Lonja, del peso 
cíe que eran los que estaban en el Coro de 
dicha Iglesia: que ardiesen mientras estu- 
viese el Señor en el Monumento, y en las 
Completas y días de festividad de Nues- 
tra Señora: todo a expensas de la Lonja. 



MEMORIAS HISTORrCAS DE BARCELONA 



1007 



En 30 de Julio de 1568 el Virrey por 
medio de los Cónsules y Defenedores, dio 
parte a la Junta o Concejo general de 
Mercaderes de que había hecho fortificar 
los Alfaques y Salou; y que había de 
construirse una torre en Cap de Creus, 
todo para defensa de los Moros, y pidió 
algún subsidio. El Concejo resolvió que 
se ofreciesen 200 libras pagaderas des- 
pués de concluida la torre. 

En 5 de Agosto de 1571 se propuso 
por parte del Comisionado del Procura- 
dor de Tortosa (Prior de aquella Lonja) 
que los Moros navegaban aquellos ma- 
res; y desembarcando en la boca del 
Ebro, se escondían y causaban graves da- 
ños. Y como el medio de precaver estos 
perjuicios a los navegantes era la cons- 
trucción de una torre en la boca de di- 
cho río en el parage más cómodo para 
descubrir los enemigos, con el armamento 
correspondiente, y para esto se necesita- 
se grande suma, pedía a la Lcnja algún 
subsidio. Esta resolvió que del caudal del 
Periage se diesen para el citado efecto 
300 libras barcelonesas. 

En 10 de Marzo de 1572 se propuso 
que el año antecedente vino un motu 
propio del Pontífice Pío V con que fue 
corregido, enmendado, y habilitado el 
exercicio de los cambios ; de manera que 
el Estamento de los ¡Mercaderes estaba en 
duda del modo cómo podía tratarse dicho 
negocio sin incidir en censuras; habién- 
dose hecho comisión para tratar del asun- 
to a algunas, personas que nada habían 
terminado. Y se resolvió que las mismas 
quatro personas diputadas, junto con los 
Cónsules y Defenedores, practicasen las 
diligencias correspondientes para termi- 
nar el asunto, gastando lo que fuese ne- 
cesario. 

En 22 de Abril de 1574 se propuso que 
el trabajo de los Cónsules era grande, 
y el salario que la Ciudad les daba de 180 
libras corto, y que por este motivo mu- 
chos renunciaban aquel cargo. Y habién- 
dose pedido se resolviese si se les daría 
en adelante por parte de la Lonja algún 



aumento ; se resolvió que del producto 
del derecho del Periage se diesen perpe- 
tuamente 60 libras de sobre sueldo a 
cada uno. 

En 15 de Junio de 1606 se resolvió 
que los Cónsules hiciesen de parte de la 
Lonja embaxada solemne al Señor Virrey, 
al Marqués de Aytona Embaxador de 
S. M. a la Corte Romana, al Obispo, a 
los Concelleres de la Ciudad, y a dipu- 
tados de Cataluña, suplicando al Marqués 
de Aytona tuviese presente la petición del 
Comercio sobre el hecho de los cambios ; 
y a los demás señores que escribiesen a 
su Santidad en recomendación de dicho 
negocio. Mas se resolvió que dos cartas 
escritas en latín por Francisco Aspi Ca- 
tedrático, dirigidas a su Santidad, la una 
de parte de la Lonja, y la otra de dos 
Concelleres, se pusiesen en limpio y con 
la debida corrección para remitirse. 

En 22 de Noviembre de 1614 se pro- 
puso que en las nuevas ordenanzas y pre- 
gones hechos por los Diputados y Oido- 
res del General de Cataluña en 7 del co- 
rriente, había algunos capítulos, y en 
particular el LXXVI, contrarios al Esta- 
mento de Mercaderes, y en particular a 
los que envían géneros a la Ciudad de 
Palermo. \ como por este medio se per- 
dería en breve el comercio de Sicilia, se 
trató se dispusiese el remedio convenien- 
te: haciendo comisión a dos personas ex- 
pertas, con pleno poder de gastar lo ne- 
cesario, con embaxada si conviniese al 
Virrey, Diputados, Concelleres, y a quie- 
nes fuese necesario. 

En 19 de Marzo de 1616 memorial que 
se presentó al Obispo de Barcelona en el 
asunto de Cambios, suplicándole escribie- 
se a su Santidad con recomendación so- 
bre varios puntos relativos a este negocio 
que le representaron; a fin de lograr un 
Breve en los términos que expresaron o 
la reforma de los Cambios. 

En 16 de Abril de 1616 en atención a 
haber el Obispo de Barcelona a la súplica 
de Cambios, respondiendo que escribiría 
con todas veras a su Santidad para lo- 



1008 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MOiNPALAU 



grar lo que se pedía ; se propuso si se 
escribiría a algún sugeto residente en 
Roma para la solicitud de la gracia; y 
al mismo tiempo para lograr de su San- 
tidad la facultad de poder celebrar la 
fiesta de Nuestra Señora, el Aniversario 
de Don Pedro de Moneada, y Misa en 
la Lonja, aun en tiempo de entredicho. 
Se dio comisión a los Cónsules, Defene- 
dores, y otros dos sugetos, para que es- 
cribiesen a alguna persona para los pro- 
puestos objetos. 

En 26 de Abril de 1616 carta enviada 
por los Cónsules al Doctor Francisco No- 
vell, residente en Roma, para el logro de 
lo propuesto y acordado el día 16. 

En 7 y 8 de Setiembre de 1616 rela- 
ción de la fiesta de Nuestra Señora de 
Setiembre en la Lonja ; a la que asistie- 
ron el Duque de Alburquerque Virrey y 
Capitán General, y los Concelleres de la 
Ciudad. 

En 10 de Setiembre de 1616 memorial 
a S. M. para que mandase observar los 
Reales privilegios sobre matrícula, enten- 
diendo que no deben ser admitidos los 
hijos de Estrangeros, esto es, los France- 
ses; no los Aragoneses, y Valencianos, etc. 

En 10 de Junio de 1617 los Prohom- 
bres de la Cofradía de Sant-Telmo (era 
el Gremio de Barqueros cargadores del 
Muelle) fueron a convidar a los Cónsules 
para las vísperas del mismo día, y fiesta 
del siguiente, que se debían hacer en la 
Iglesia de Santa Clara. Y los Cónsules 
acompañados de muchos Mercaderes, 
asistieron a dichas vísperas y fiesta. 

En 15 de Enero de 1618 embaxada al 
Virrey, y memorial a S. M., exponiendo 
los perjuicios que resultaban al Comer- 
cio del alto precio de los doblones de oro 
de dos caras, llamados Trenlins, y pi- 
diendo su pusiese el remedio conveniente. 

En 23 de Junio de 1623 se trató de si 
el Conceller III del Ayuntamiento, como 
exerciendo el cargo de Cónsul Ciudadano 
|)or impedimcnt<i del Doctor Gerónimo 
Koig, podía nombrar teniente suyo, y és- 
te exercer el cargo. Y atendiendo los 



exemplares que se citaron, y el parecer 
que dieron los Abogados, se resolvió que 
el Conceller III debía ser mantenido en 
aquella posesión. 

En 20 de Octubre de 1623 se trató de 
que la Lonja instase la cesación del pago 
del derecho de Galeras, en atención a 
que no la había en Cataluña, y era per- 
judicial al Comercio. Se resolvió que los 
Defenedores consultasen a los Abogados 
de la Lonja, y tomasen de ellos voto en 
escritos, examinando la constitución y ca- 
pítulos de Corte relativos a este particu- 
lar ; y executado hiciesen relación al 
Concejo de los XX, para poder tomar la 
deliberación correspondiente. 

En 30 de Agosto de 1625 copia de la 
fe auténtica enviada al Apoderado del 
Magistrado de la Lonja residente en la 
Corte, del número de las casas de Comer- 
ciantes matriculados de Barcelona: en la 
qual consta que, según el libro de la Ma- 
trícula, en el citado día había 154 Co- 
merciantes, cabezas de casa. 

En 7 de Febrero de 1626 se dio un 
memorial a los Concelleres por parte del 
Magistrado para que suplicase a S. M. se 
dignase conceder a la Lonja algunas gra- 
cias. En este memorial se leen estas li- 
terales cláusulas: Com sia cosa molt asen- 
tada sempre, y es vuy en dia, ser mare 
■y protectora de la Casa de la Lotja de la 
mar la present Ciutat; y que com a tal, 
a sa instancia ha obtingut molts y diver- 
sos privilegis per los Señors Reys de 
Aragó de felice recordado pera dita Lot- 
ja; y en totas las ocasions que ha con- 
vingut, com a protectora y defensora de 
totes les causes que dita Lotja ha apor- 
tades aixi en la Real Audiencia, com en 
allres qualsevols Trilmnals, per la conser- 
vado deis privilegis de dita Lotja, y oh- 
servanqa deis capítols del Consolat, usos, 
practiques, stils, y ordinacions de aquells, 
sustentant diles causes, com a principal 
interesada, etc. 

En 13 de Abril de 1639, respecto de 
(jue un religioso del Convento de Domi- 
nicos de Santa Catalina predicaba en sus 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



lüü'J 



sermones, que los cambios en el modo 
que se hacían para las Ferias de Perpi- 
ñán, eran usurarios, aun haciéndose con 
arreglo a un Decreto dado sobre este par- 
ticular por el Virrey y el Obispo ; se con- 
vocó el Concejo de XX, y en él fueron 
llamados y consultados sobre el asunto, 
el Prior de dicho Convento, el Padre Vi- 
cente Navarro de la Compañía de Jesús, 
y el Padre Gaspar Garau de la misma 
Compañía: quienes, en presencia del 
Concejo, y de varios otros Mercaderes, 
declararon que dichos cambios no eran 
usurarios. \ consiguientemente acordó el 
Concejo que los Defenedores hiciesen eni- 
baxada en nombre del Magistrado a los 
C'oncelleres, al Obispo, y al Provincial de 
Santa Catalina, para que remediasen el 
exceso del Predicador. 

En 27 de Abril de 1639 carta original 
de su Real Magestad, acompañada de un 
papel del Conde de Santa Coloma, en que 
pide a los Cónsules y estamento de Mer- 
caderes 50 UUU ducados a cambio, hasta 
la venida de la primera ilota. 

En 12 de Diciembre de 1639 públicos 
pregones de parte de los Cónsules y De- 
fenedores de la Lonja, ofreciendo a qual- 
quiera que sentase plaza de voluntario en 
las banderas de esta Ciudad, para acudir 
al socorro de la plaza de Salses, 50 rea- 
les de ayuda de costa, a más de lo que 
le diese la Ciudad ; y si fuere Mercader, 
30 libras a cada uno. 

En 30 de Diciembre de 1640, lista en 
que se hallaban anotados 238 individuos, 
a quienes socorrió el Magistrado con la 
ayuda de costa ofrecida por pregones 
públicos (vid. sup.) en 12 de Diciembre 
de 1639, dando a cada uno 5 libras; y 
a uno de ellos, que era Mercader, 30 
libras. 

En 10 de Enero de 1640 se resolvió 
que se aumentase por el tiempo de seis 
años, un dinero en el derecho de Periage, 
para satisfacer 4000 libras que en virtud 
de Real sentencia estaba obligada la Lon- 
ja a pagar a Clemente Talavera, y Ra- 
fael Roure Mercaderes, que por servicio 



de S. M. fueron enviados a la Corte: y 
a más para pagar la ayuda de costa de 
los soldados que se habían alistado baxo 
las banderas de la Ciudad para el soco- 
rro de Salses. 

En 9 de Junio de 1640, respecto de 
haberse hecho públicos pregones por par- 
te del Ayuntamiento, para que los Ciu- 
dadanos se pusiesen luego en armas, y 
con ellas acudiesen a la casa de la Ciu- 
dad a fin de servirla en los puestos que 
se les señalasen, o rondando para repri- 
mir los excesos de los incendios, robos, y 
saqueos que se experimentaban: habien- 
do acudido a dicha Casa de todas clases, 
así de Caballeros y Ciudadanos honra- 
dos, como de Artistas y Menestrales ; se 
resolvió que se enarbolase la bandera de 
la Lonja. Los dos Mazeros en continente 
montaran a caballo para convocar a los 
Mercaderes que se hallaron en aquel 
Concejo General, para que unos y otros 
acudiesen a dicha Lonja armados a ca- 
ballo, y fuesen capitaneados del Cónsul 
Militar. Se dirigieron a ofrecerse a los 
Concelleres para lo que conviniese al ser- 
vicio de la Ciudad. 

En 14 de Junio de 1640 de parte de 
los Concelleres y Junta de guerra de los 
XXIV se hizo emhaxada a los Cónsules 
de la Lonja, avisándoles que habían de- 
xado al cuidado de los Mercaderes la 
guardia de la puerta del mar. El Conce- 
jo de XX acordó se respondiese a los 
Concelleres que los Mercaderes acudirían 
con toda puntualidad a la guardia de la 
puerta del mar, y se les pidiesen las ins- 
trucciones correspondientes para ello. 

En 10 de Diciembre de 1640 en Con- 
cejo General de la Lonja se propuso que 
por parte de los Concelleres y Junta de 
Guerra de los XXIV, se había hecho em- 
baxada a los Cónsules, estimando la mer- 
ced que éstos días antes le habían hecho 
df proporcionar que algunos Mercaderes 
a caballo batiesen la estrada ; y pidién- 
doles que respecto de hallarse fuera las 
dos compañías de caballos de la Ciudad, 
la una a la parte de poniente, y la otra 



1010 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONFALAU 



a la de levante, a causa de las invasio- 
nes que liacían los soldados del Rey en 
algunos Lugares del Prado, se sirviesen 
convocar Concejo General, y en él su- 
plicar a los Mercaderes: que todos los 
que pudiesen, formasen una compañía a 
caballo, para batir la estrada de esta 
Ciudad quando fuese menester: y se re- 
solvió que se hiciese así. 

En 3 de Abril de 1641, papel formado 
por la Lonja para presentar a los Con- 
celleres en caso necesario, a fin de excu- 
sarse de subir a hacer la guardia en Mon- 
juich, a menos que subiesen también los 
Juristas y Ciudadanos. 

En 6 de Febrero de 1642 se pasó a 
los Cónsules de parte de los Concelleres 
una embaxada en escritos, en que éstos 
haciendo presente los esfuerzos del ene- 
migo, y lo debilitada y exhausta que se 
hallaba esta Ciudad, dixeron habían acor- 
dado hacer varias fortificaciones, a cuyo 
fin pagaban a un Ingeniero 80 libras al 
mes, y otros gastos ; y que no pudiendo 
solos suportarlos todos, habían resuelto 
señalar al cuerpo Eclesiástico la media 
luna de la puerta nueva, al cuerpo de la 
Nobleza la puerta del Ángel, al cuerpo 
del Comercio el acabar de fortificar la 
¡juerta del mar, y poner el puerto en toda 
])erfección, acabandcj lo poco que faltaba 
de la contrascarpa, que está delante de la 
Iglesia de San Sebastián; y a la gente 
volante de esta Ciudad la puerta de las 
Atarazanas. Y se resolvió, cometiéndose 
el asunto a los Cónsules, Defenedores, y 
quatro personas del Concejo, para que 
tratando y meditando sobre el asunto, 
pongan su dictamen en un papel, y lo 
presenten en otro Concejo para tomar 
resolución. 

En 11 de Setiembre de 1612 se resol- 
vió hacer tres días de luminarias en la 
Casa de la Lonja, por la noticia de la 
rendición de Perpiñán. 

En 26 de Mayo de 1640 Narciso Pe- 



ralta Doctor del Real Consejo, presentó 
una carta de S. M. al Concejo de XX de 
I3 Lonja, en que se suplicaba algún ser- 
vicio para socorrer a la Ciudad de Lé- 
rida que estaba asediada por el enemigo. 
Se resolvió servir a S. M. con una com- 
pañía de 100 soldados Mosqueteros, con 
Capitán, Alférez, dos Sargentos, y tres 
Cabos, que debía formarse con la mayor 
brevedad. 

En 5 de Enero de 1679 memorial al 
Virrey y Capitán General, manifestando 
la peculiar jurisdicción que tiene el Con- 
sulado de la Lonja en los bienes naufra- 
gados, en virtud de Reales privilegios. 

En 7 de Abril de 1693 relación de la 
función que el Magistrado de la Lonja 
hizo en el Convento de la Merced en las 
fiestas que en dicha Iglesia hicieron por 
la Canonización de Santa María de So- 
cors ; formalidad con que el Magistrado 
asistió a ella ; y asistencia de los Con- 
celleres. 

En 11 de Octubre de 1696 relación de 
las fiestas que hizo el Magistrado en el 
Salón de la Lonja el día 22 de Noviem- 
bre de 1696 por el recobro de la salud 
del Rey Don Carlos Segundo: convite 
que se hizo: y cartas a los Reyes, y Gran- 
des de España y otros, enviándoles la 
relación que se imprimió de dichas fiestas. 

En 11 de Julio de 1698 noticia de ha- 
ber regalado el Señor Josef Picó al Ma- 
gistrado la reliquia de la cabeza de San 
Saturnino; su colocación en la Capilla de 
la Lonja, y fiesta que se hizo en la mis- 
ma Capilla en 1698. 

En 24 de Diciembre de 1708, en un 
aposento de la Lonja se empezaron a re- 
presentar Operas jjara la diversión del 
Archi-Duque Carlos de Austria. 

El privilegio ])ara que los Concelleres 
en ausencia de los Cónsules exerciesen ju- 
risdicción, es de Setiembre de 1706. Hace 
mención de él, el requerimiento de 4 de 
Noviembre de 1709. 



Véase liibliografía citada en Ap. 11." 40. 



MEMORIAS HISTOIUCAS DK ÜARCELONA 
45 (iV, XIII) 



1011 



COPIA LITERAL DE LOS ACUERDOS Y ACTAS DEL CONSULADO Y JUNTA 
de comercio de la antigua Lonja del mar de Barcelona, relativos a las instrucciones y 
víage de dos comisionados, que de orden del Rey Don Felipe IV pasaron a la Corte 
de Madrid, para ayudar con sus luces al establecimento de Compañías de Comercio. 



ESTOS acuerdos se han sacado de las 
Actas originales del Libro de Deli- 
beraciones, que compreliende desde 20 
de Octubre de 1623 hasta 30 de Diciem- 
bre de 1630, fols. 209. 216, 218, 220, 
224, 225. 231, 241: que vertidos del Ca- 
talán al Castellano, son del tenor si- 
guiente. 

Jueves a 11 de Febrero del año de 
1629, en el Concejo de XX de la Lonja 
del Mar convocado por los Cónsules se 
propuso, que en atención a que algunos 
días antes el Virrey les había insinuado 
que el Rey gustaría mucho y recibiría 
como servicio, que la Lonja de Barcelo- 
na enviase a la Corte dos Comerciantes 
hábiles y prácticos en el negocio, para 
asistir a una Junta que se había de tener 
con varias personas que S. M. había nom- 
brado, y con otros dos Comerciantes 
prácticos en la contratación que se habían 
pedido a Sevilla, con el fin de formar 
ciertas compañías y esquadras de galeo- 
nes para el comercio marítimo: para cu- 
yo efecto dicho Virrey había entregado 
a los Cónsules una carta del Secretario 
de S. M. para que tratasen y resolviesen 
este asunto. Se acordó, que atendidas di- 
chas cosas, y para enterarse mejor de lo 
que debía practicarse, se leyese la citada 
carta, que estaba concebida en estos tér- 
minos. 

«Señor Virrey y Capitán General de 
»Cataluña. = Por el daño que causa a to- 
))dos los Reynos de S. M. el estrecharse 
)>el Comercio, por la poca seguridad del 
»mar, y el riesgo con que se exponen al 
«trato los que se aplican a él, y no tiene 
«duda que es la causa para aniquilarse 
»el que resulte el beneficio de los fletes 
))de las mercaderías a estrangeros, en cu- 



»yos navios se parten casi todo lo que se 
«trafica ; se ha propuesto a S. M. por 
«único y eficaz remedio el formar com- 
«pañía de Comercio, por la experiencia 
«que se tiene de lo que han adelantado 
«con él la potencia los rebeldes de Olan- 
»da. Y para dar principio a materia tan 
«importante, ha resuelto S. M. que se 
«llamen aquí dos Mercaderes de los más 
«prácticos de la Lonja de esta Ciudad. 
«V. E. se servirá de tratar con el Con- 
«sulado que los envíe con toda brevedad, 
«representándoles que aunque en esto ha- 
«rán muy particular servicio a S. M.; el 
«fin que se mueve a hacer esta diligen- 
»cia, mira sólo a su mayor aumento y 
«beneficio, como lo entenderán después 
«las personas que enviaren: a las quales 
«advierta V. E. que traigan las ordenan- 
«zas y demás medios que hubieren pen- 
«sado para que crezca el trato, y las con 
«que hoy se gobiernan. = Guarde Dios a 
«V. E. muchos años. Madrid, 27 de Ene- 
«ro de 1629. = Juan Lorenzo de Vílla- 
« nueva. « 

Leída diclia carta, se cometió a los 
Cónsules y Defenedores que con quatro 
personas de su Concejo tratasen con la 
debida madurez lo que convendría hacer 
para la buena dirección de este negocio, 
y que reconociesen en el Archivo de la 
Lonja si habría exemplares en que los 
Reyes hubiesen pasado oficios al Consu- 
lado para asuntos semejantes: y que de 
l'o que resultase de sus indagaciones y 
conferencias, diesen cuenta al dicho Con- 
cejo en otra Junta. 

A los 31 de Marzo siguiente, en Junta 
que se tuvo para este efecto, oydas las 
razones de los Cónsules y demás Comi- 
sionados, se resolvió hacer escrutinio por 



1012 



AISTÜMÜ DE CAPMAINY V ÜE MONPALAU 



votos secretos de los 4 sugetos matricu- 
lados del Comercio que propusieron los 
Cónsules y Deíenedores para la Diputa- 
ción que se liabia de enviar a la Corte, 
y fueron: Clemente Talayera, Jayme Da- 
mians, Rafael Koure, y Pablo Ierran: 
pero salieron a pluralidad de votos ele- 
gidos los dos primeros. Pero por liaber 
renunciado Jayme Damians, lúe substi- 
tuido por nueva votación en 7 de Abril 
Rafael Roure. Y en conseqüencia se dio 
cuenta al Virrey de todo lo practicado, 
y de que los dos Comerciantes Comisio- 
nados partirían para su destino el 3 de 
Mayo venidero, con las instrucciones co- 
rrespondientes que se leerían antes en 
Concejo. 

\ habiendo pedido al Virrey el Con- 
sulado cartas üe creencia para la Corte, 
que debían presentar dichos dos Comi- 
sionados; las remitió, la una para S. M. 
y la otra para su Secretario, el tenor de 
las quales es como se sigue: «Señor: El 
«Consulado de los Mercaderes de la Loii- 
)/ja del Mar de Barcelona, obedeciendo a 
»lo que V. M. ha sido servido mandar, 
))han nombrado dos de ellos, llamados 
);Cleniente Talayera, y Rafael Roure, per- 
wsonas de inteligencia para tratar y coii- 
wferir sobre el remedio que se propone 
))de formar Compañías de Comercio. Van 
«con mucho deseo de servir a V. M. se- 
))gún me han significado ; y así suplico 
«a V. M. les mande despachar con la bre- 
«vedad que lugar hubiere, para que se 
«excusen gastos, haciéndoles la merced y 
wíavor que Vasallos tan fieles de V. M. 
«merecen: cuya Católica persona guarde 
«Dios muchos años. De Barcelona 4 de 
))Mayo de 1629. — El Obispo de Solso- 
))na«. 

La otra Carta era del tenor siguiente, 
dirigida al Prothonotario de la Corona 
de Aragón: «Los Mercaderes de la Lon- 
«ja de esta Ciudad, después de algunas 
«Juntas han nombrado dos de los más 
«inteligentes y expertos en negocios que 
«hay en la Casa, con orden que vayan a 
Mesa Corte para conferir y tratar del par- 



«tícular que se ha propuesto sobre for- 
«niar Compañía de Comercio, en con- 
«lormidad de lo que S. M. se ha servido 
)'mandar: Uámanse Clemente Talayera, 
«y Rafael Roure, y partirán dentro de 
xpocos días. El Magistrado muestra gran 
«deseo de servir a S. M. ; y la dilación 
"que en esto ha habido, resulta según me 
«dice de considerar alguna imposibili- 
«dad, por la poca substancia con que se 
«hallan para cosa de tan grande empre- 
«sa. Acudirán a Vm. para que les dé 
«orden de lo que habrán de hacer. Su- 
«plico se sirva hacerles merced y favor 
»en todo lo que hubiese lugar, que de- 
))más que son personas que lo merecen, 
«se animarán con esto para acudir con 
«mayores veras al servicio de S. M. ; y 
«yo lo estimaré infinito de mano de Vm; 
«cuya persona guarde Dios muchos años. 
«De Barcelona 4 de mayo de 1629: El 
«Obispo de Solsona. = Señor Prothono- 
«tario». 

La segunda carta para el Secretario del 
Consejo de Aragón, estaba extendida en 
estos términos: «Aunque no han faltado 
«hartas dificultades a los Mercaderes de 
«la Lonja del Mar de Barcelona, para 
«cumplir con lo que Vm. de parte de 
«S. M. ha insinuado; ha podido tanto el 
«amor y fidelidad con que este Magistra- 
»do desea servir a su Rey, que se han 
«esmerado con nombrarles de los más in- 
)iteligentes y expertos que se han podido 
«hallar. Partirán luego, y acudirán con 
»la carta de S. M. a besar las manos 
«a Vm. Yo le suplico con todas veras se 
«sirva favorecerles y ampararles de ma- 
«nera, que con brevedad puedan negociar 
«y volverse: que yo lo estimaré a singu- 
«lar merced. Guarde Dios a Vm. muchos 
«años como deseo. Barcelona 4 de Mayo 
«de 1629. — El Obispo de Solsona. — 
))Señor Secretario Juan Lorenzo de Vi- 
«Uanucva». 

Habiendo llegado a la Corte dichos dos 
Comerciantes Comisionados, dieron cuen- 
ta al Consulado de las primeras diligen- 
cias que allí habían practicado por medio 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1013 



de dos cartas, cuvo contenido es del te- 
nor siguiente: «El sábado pasado llesa- 
»mos a esta Villa de Madrid con salud, 
xbendito Dios: y en continente dimos las 
«cartas que traímos del Señor Obispo de 
«Solsona. Virrev de ese Principiado, pa- 
»ra el Prothonotario del Consejo de Ara- 
«ffón, y Secretario Juan Lorenzo de Vi- 
«llanueva. Nos hicieron grandes agasajo, 
))V dieron demostraciones de alegrarse de 
«nuestra venida: sicnificámosles el gusto 
«con que ese Magistrado acudía a servir 
«a S. M. ; y que en su conformidad, y 
«para el mismo efecto había hecho nom 
«bramiento de nuestras personas. Lo pro- 
«pio dixinios al Señor Obispo de Cuen- 
«ca. Presidente del Consejo de Aragón, 
«al qual fuimos a besar las manos: y 
«continuando la solicitud que hemos de 
«hacer para que nos despachen, nos han 
«dicho que había subido la Consulta a 
»S. M. para que decretase y nombrase 
«las personas con quienes hemos de con- 
«ferir y tratar el negocio. No dexaremos 
«todos los días de solicitar nos despa- 
«chen, para que con brevedad podamos 
«volvernos como deseamos. También he- 
«mos aplazado para la semana que viene 
«el ir a besar la mano a S. M., que así 
«nos lo ha prometido el Prothonotario: 
«y de todo quanto iremos tratando v ha- 
«ciendo diariamente, daremos a Vms. 
«aviso. El Señor lo encamine, y a Vms. 
«guarde de mal. Madrid, 2 de Junio de 
«1629. — Clemente Talavera. — Rafael 
«Roure. — Señores Cónsules v Defene- 
«dores de la Lonja del Mar de Barce- 
«lona». 

El tenor de la otra carta que escribie- 
ron al mismo Magistrado, estaba conce- 
bida en e~tos términos: «Aver fuimos a 
«besar la mano al Rey N. S., y signifi- 
«camos el gusto con que ese Magistrado 
«acudía en todas las ocasiones al servi- 
«cio de S. M., y al presente había hecho 
«elección de nuestras personas para que 
«confiriésemos con las que S. M. manda- 
»se nombrar para tratar los negocios que 
»el Obispo de Solsona, su Lugar-Tenien- 



»te en este Principado, había represen- 
«tado al Magistrado de los Mercaderes 
«de esa Lonja eran convenientes a su 
«Real servicio. Respondió que estaba 
«agradecido a lo que le habíamos dicho, 
«y que en todo nos sería propicio. Lu- 
«nes si Dios quiere pensamos ir a visi- 
«tar al Señor Conde Duque, v le su- 
«plicaremos nos mande despachar. Las 
«personas con quienes hemos de conferir 
«para el ne<?ocio. son el Padre S^l^zar, 
«confesor del Conde Duque, v el Señor 
«Don Francisco Teiada de Mendoza. Oy- 
«dor del Consejo de Castilla. Procurare- 
«mos vernos con sus mercedes, para dar 
«principio al negocio para que nos han 
«hecho venir ; y por estar el P. Salazar 
«convaleciente y fuera de Madrid, adon- 
«de dicen volverá dentro de 5 ú 6 días, 
«ha sido causa de no habernos juntado. 
«En viniendo, nos veremos con su Pater- 
«nidad: y de la proposición de la mate- 
«ria V de lo demás que tratásemos, dare- 
«mos aviso a Vms. Nuestro Señor guarde 
«a Vms. como puede. Madrid. 9 de Ju- 
«nio de 1629. — Clemente Talavera. — 
«Rafael Roure. — Señores Cónsules y 
«Defenedores de la Lonja del Mar de 
»Barcelona«. 

Sin duda el negocio ofrecería mucho 
que tratar, y la asistencia de los dos Co- 
merciantes Barceloneses serían muy pre- 
cisa en aquella coyuntura, quando el Rey 
tuvo por conveniente que alargasen su 
residencia en la Corte, cuya resolución 
participó al Consulado: y éste en con- 
formidad de la providencia, contestó al 
Rey en estos términos: «S. C. R. Mages- 
«tad. — Muy gran contento y favor ha 
«recibido este Magistrado de la Lonja de 
«Barcelona, como tan deseoso de servir 
«a V. M. al saber por su Real Carta que 
«su voluntad es que se detengan las per- 
«sonas que hemos enviado para tratar 
«materia tan importante al Real servi- 
«cio. Y así tendremos grandísimo gusto, 
«no sólo en que con mucha prudencia y 
«buen discurso, como de ellos confiamos, 
»acierten a servir a V. M. hasta la bue- 



1014 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



))na conclusión de lo que V. M. les man- 
)>dará tratar. Y porque los emolumentos 
»de esta Casa están muy disminuidos a 
))causa de la poca contratación que había 
«quedado en ella por los muchos naufra- 
))gios acaecidos en estos últimos años, y 
»ser muchos y quantiosos los censos que 
«prestó a diversas personas, y no menos 
«los salarios de sus oficiales y operarios, 
«y otros gastos precisos que son causas 
«bastantes para tenerla empeñada y con 
«deudas ; suplicamos a V. M. se sirva 
«mandar despedirlos con toda brevedad 
«posible para escusar gastos: que ade- 
»más de estar todo lo que restará muy 
«pronto para servir a V. M. en otras oca- 
«siones, recibiremos por ello muy singu- 
«lar gracia y merced de mano de V. M. 
«Nuestro Señor guarde la Real Persona 
«de V. M. como desean estos sus fidelí- 
«simos Vasallos y la Christiandad ha me- 
wnester. En Barcelona a 13 de Octubre 
«de 1629». 

Parece que los negocios de esta Junta 
extraordinaria de Comercio, se alargaron 



hasta principios del año 1632: pues has- 
ta entonces residió en la Corte por ex- 
presa orden del Rey el primer Diputado 
de Barcelona por sus luces y experien- 
cia, como se colige de la carta que S. M. 
escribió al Consulado de Barcelona, que 
es del tenor siguiente: «El Rey. — Ama- 
«dos y fieles nuestros. Clemente Talavera 
«se ha detenido aquí con orden mía para 
«las materias que se han tratado con su 
«intervención, en que ha procedido con 
«particular noticia e inteligencia, y yo 
«quedo muy servido de él: de vosotros 
«lo seré en que le paguéis los salarios 
«que se le debieren hasta el día en que 
«entrase en esa Ciudad, sin dilatárselo, 
«en conformidad de lo que le señalás- 
«teis a él y a Rafael Roure quando los 
«enviasteis a esta Corte ; pues el haberse 
«detenido, no ha sido por hecho suyo. 
«Dada en Madrid a 2 de Abril de 1632. 
«Yo el Rey. — Vidit Episcopus Preses. 
«Joannes Laurentius de ViUanueva Se- 
«cretarius. — Vt. D. Franciscus de Vico. 
«R. — Vt. Bayetola Cavanillas. R.». 



Carrera Pujal. Historia política y económica. I, \>. 394 y 3'W-WO. 



46 (iv, xiv) 

DOS LfBRIMIENTOS DIRIGIDOS AL CONTADOR DE CORTE, Y FIRMADOS 
por el inslruso Rey de Aragón Don Pedro, Infante de Portugal, en 1464, para res- 
guardo de su Tesorero, y abono de ciertos gastos que había mandado pagar de 

personas y cosas de su servicio. 

ESTOS dos documentos originales, fir- mente vertidos del Catalán al Castellano, 

mados de puño propio de aquel por las noticias curiosas que en ellos se 

Principe, existen en el Archivo del Maes- contienen. Ambos llevan la fecha en la 

tre Racional de Cataluña, entre los pa- Villa de Cervera de Cataluña a 13 de 

peles sueltos: y se trasladan aquí fiel- Julio de 1464; y son del tenor siguiente. 



PRIMER LIBRAMIENTO 



Pedro, por la gracia de Dios Rey de 
Aragón, de Sicilia, de Valencia, de Ma- 



llorca, de Cerdeña, de Córcega, Conde de 
Barcelona, etc. A los amados y fieles 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1015 



nuestros, qualquiera que las cuentas del 
fiel Lugar-teniente de Tesorero nuestro 
Ferrando Yañez, oyrán: salud y dilec- 
ción. Como el dicho Ferrando de nues- 
tro expreso mandamiento verbal haya 
dado y entregado las telas de seda, de 
lana, y de oro ahaxo escritas a Nos y a 
las personas abaxo particularmente seña- 
ladas por las causas y razones siguien- 
tes, esto es: 

Por un pelote ])ara Nos de Bristol pla- 
teado, una cana y un palmo. 

De escarlata para los girones de dicho 
pelote, quatro palmos. 

ítem, a Pedro Adam mancebo de An- 
tonio Irada nuestro platero, por un ju- 
bón: terciopelo negro, una cana y dos 
palmos. 

ítem, a Pedro López, y a Castelblan- 
co: justan para sendos jubones, dos ca- 
nas y quatro palmos. 

ítem, para franjas de los caparazones 
de nuestros caballos: terciopelo verde y 
negro, dos palmos. 

ítem, a Ñuño Ferrándiz de Torres-ve- 
dras: raso liso para un jubón, una cana 
y dos palmos. 

Y más al dicho Ñuño: cadines de gra- 
na para una jaquetilla, utia cana y un 
palmo. 

ítem, a Juan de Falsés: raso liso afel- 
pado para un jubón, una cana y dos pal- 
mos. 

ítem, para los mantos de Nuestra Se- 
ñora de la Piedad, y del Jesús del Con- 
vento de San Agustín de Cervera: bro- 
cado de oro carmesí, una cana y tres 
palmos. 

ítem, para cubrir una adarga nuestra: 
raso liso carmesí, una cana. 



ítem, para un jubón nuestro: damas- 
co negro, una cana y tres palmos. 

ítem, a Gil de Evora para un jubón: 
justan, una cana y dos palmos. 

ítem, al dicho Gil para mangas y guar- 
necer el jubón: terciopelo negro, quatro 
palmos. 

ítem, al dicho Gil para una jaquetilla: 
cadines de grana, siete palmos. 

ítem, al dicho Gil para una capa: Bris- 
tol plateado, una cana y cinco palmos. 

ítem, a Juan Trapinel, trompera, para 
un jubón: raso liso, una cana y tres 
palmos. 

ítem, a Juan Torrecilla, aposentador 
nuestro, para un jubón: raso liso, una 
cana y tres palmos. 

ítem, para forrar la babera y grebas 
nuestras: raso liso carmesí, dos palmos. 

ítem, paño de grana para un bedel pa- 
ra Nos, una cana y seis palmos. 

Por tanto, os decimos y mandamos ex- 
presamente y de nuestra cierta ciencia, 
que en llegando el tiempo de la rendi- 
ción de cuentas de dicho Lugar-teniente 
de Tesorero, poniendo él en data o sali- 
das las sobredichas telas de oro, de seda, 
de lana, y de fustán, y restituyendo la 
presente solamente ; sin ningún recibo, ni 
recibos, u otra qualquiera orden o res- 
guardo, se las admitáis en dichas cuen- 
tas, removidas toda duda, dificultad o di- 
lación, pues a Nos consta claramente ha- 
ber dado y entregado dicho Lugar-tenien- 
te de Tesorero las referidas telas, y Nos 
hayamos recibido las que nos respetan. 
Dada en nuestra Villa de Cervera a XIII 
de Julio del año M.CCCC.LXIV. — REX 
PETRUS. — R. Vidal Proth. Regist. In 
pecunias Primo. 



SEGUNDO LIBRAMIENTO 



Pedro, por la gracia de Dios, Rey de 
Aragón, de Sicilia, de Valencia, de Ma- 
llorca, de Córcega, de Cerdeña ; Conde 
de Barcelona, etc. A los amados y fieles 
nuestros, qualquiera que las cuentas del 



fiel Lugar-teniente de Tesorero nuestro 
Ferrando Yañez, oyrán: salud y dilec- 
ción. Como el sobredicho Ferrando de 
nuestro expreso mandamiento verbal ha- 
ya dado y pagado a las personas abaxo 



1016 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



escritas, las cantidades abaxo particular- 
mente desis;nadas por las causas y razo- 
nes siguientes, esto es: 

A un Escudero de Don Juan de Híxar, 
en el camino de Igualada a Cervera. de 
gracia XI florines de oro. y VII sueldos. 

ítem, a Juan Rthelles. Chantre de nues- 
tra Capilla, de gracia III florines de oro. 

ítem, a García Guerra, Escudero nues- 
tro, de gracia III florines de oro. 

ítem, por el precio de una portfilera de 
raso de la muerte de Ciro, XVIII flori- 
nes de oro. 

ítem, para oro, seda y liecliura de una 
flocadura del frontal de un Oratorio nues- 
tro; por cotonía de la cruz del dicho 
frontal, y para entretallar un cinto nues- 
tro y otras cosas, XIII florines de oro, 
II sueldos. 

ítem, por el precio de un puñal para 
Juan de Santiago, XII sueldos. 

ítem, por tres canas y dos palmos de 
paño para sendos savos y calzas de dos 
exclavos nuestros, III florines de oro, y 
X sueldos. 

ítem, para zapatos a Juan Negre, III 
sueldos y VI dineros. 

ítem, a Juan Pedroso, correo que pasó 
a Lérida a 20 de Junio con cartas dirigi- 
das a Don Pedro de Portugal, I florín 
de oro, XI sueldos. 

ítem, a los Carpinteros que compusie- 
ron los afustes de las bombardas quando 
estábamos en Castellet, XX florines de 
oro. 

ítem, al Carretero que llevó la bom- 
barda de Barcelona a ViUafranca, X flo- 
rines de oro. 

ítem, a los Bombarderos que estaban 
en Castellet, para refresco, V florines de 
oro. 

ítem, al maestro Juan de Leo, nuestro 
sastre, en parte de paga de ciertos jubo- 
nes de fustán, que de dinero suyo hizo 
a ciertas personas de orden nuestra, VI 
florines de oro, II sueldos. 

ítem, para cordcllate blanco para for- 
tar un sayo nuestro de grana, I llorín de 
oro. 



ítem, a Alvaro Ferrándiz por la ma- 
nutención de 22 presos que se llevó a 
Barcelona, III florines de oro. V sueldos. 

ítem, a Guillen Gorolj, arriero, para 
llevar tres cargas de equipage nuestro de 
Igualada a Cervera, XI sueldos, III di- 
neros. 

ítem, a Mossén Miguel Monseny, Pres- 
bítero, por un trentenario de misas por 
el alma de Juan Torres que fue herido 
en Tárrega. de lo qual murió, II florines 
de oro, VII sueldos. 

ítem, a Ramón de Planella, Doncel, 
por cinco lacayos que entregó a Alvaro 
Ferrándiz, a razón de VII florines co- 
rrientes cada uno, XXIX florines de oro, 
VIH sueldos. 

ítem, para dos docenas de abejutas, 
dos cordoneras, v para barbas de dos es- 
clavos nuestros, II sueldos, IV dineros. 

ítem, a Narciso Fabre, por un par de 
calzas para Ñuño Ferrándiz de Torres- 
vedras, I florín de oro, VI dineros. 

ítem, a Gil de Evora para un caballo, 
XC florines de oro. 

ítem, a Muguete Alemany, enviado por 
Nos secretamente a Lérida, I florín de 
oro, IX sueldos. 

ítem, a un mozo que traxo la noticia 
como habían partido de Tárrega 200 ca- 
ballos para ir a Santa Coloma, I florín 
de oro, II sueldos. 

ítem, por un paño encerado para cu- 
brir una adarga nuestra y para coserla, 
II florines de oro, I sueldo, VI dineros. 

ítem, por lienzo para forrar un manto 
de brocado, que hemos mandado hacer 
a Nuestra Señora de la Piedad del Con- 
vento de San Agustín de Cervera, VI 
sueldos y VI dineros. 

ítem, a Gaspar, correo enviado por 
Nos con cartas a Menaldo de Beamonte 
a la Espluga de Francolí, I florín de oro, 
VI sueldos. 

ítem, al sobredicho Gaspar correo, por 
llevar otras cartas al dicho Menaldo, 
I florín de oro y VI sueldos. 

ítem, al sobredicho Gaspar correo, por 
guiar un ballestero hasta Prats, el qual 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK BARCELONA 



1017 



llevaba cartas nuestras a Barcelona, VI 
sueldos y VI dineros. 

ítem a Pedro Be^ols. correo enviado 
por Nos a Prats con cartas dirigidas al 
Noble Don Lorenzo de Moneada, VIII 
sueldos. 

ítem, a Pedro Armengol, correo por 
Nos enviado a Prats con cartas nuestras 
dirigidas a Pedro Soso, al dicbo Don Lo- 
renzo, y a Bernardo de Marinho. I florín 
de oro, I sueldo. 

ítem, a Pedro MartoreU. correo por 
Nos enviado con cartas a los sobredichos, 
I florín de oro. VI sueldos y VI dineros. 

Las quales arriba expresadas cantida- 
des hacen la suma de doscientos treinta 
y siete florines de oro. once sueldos v 
cinco dineros barceloneses ; os decimos 
por tanto y mandamos expresamente v 
de nuestra cierta ciencia, que llegando el 
tiempo de la reddicción de las cuentas de 
dicho Lugar-teniente de Tesorero, po- 
niendo él en data las sobre expresadas 
cantidades en una u en diversas partidas 
y restituyendo la presente solamente: sin 
ninaún recibo, ni recibos, u otra qual- 
quiera orden o resguardo, las admitáis 
en dichas cuentas, removidas toda duda, 
dificultad y dilación, pues a Nos consta 
claramente que el dicho Lugar-teniente 
de Tesorero ha pagado las sobredichas 
cantidades, y Nos hemos recibido en 
nuestras manos v poder las cosas por él 
compradas según arriba se contiene. Da- 
da en nuestra Villa de Cervera a XIII de 
Julio del año de M.CCCC.LXIV. — REX 
PETRUS. — R. Vitalis Prothonotarius. 
Regist. in Pecunias Primo. 



Cuenta del importe de los géneros, que 
se vendieron en Barcelona en el año 
1503 de la carga de un barco Portugués 
que apresaron las galeras del Rey Cató- 
lico, por pertenecer a vasallos del Rey de 
Francia. La qual cuenta original se ha 
sacado del Archivo del Maestre Racional 
de Cataluña, lib. E. .Armario XIII, que 



traducida literalmente en Castellano, es 
del tenor siguiente. 

Cuenta del cargo y data hecha por mí 
Bartolomé Ferrer, Regente la Tesoria 
del Ilustrísimo Señor Rey en el presente 
Principado de Cataluña, por comisión y 
orden de su Alteza, del producto de tres- 
cientas y ochenta caxas de azúcar, y tres 
barriles o pipotes de manas,ueta, las qua- 
les fueron descargadas en tierra en la 
playa del mar de la presente Ciudad de 
Barcelona, de la barca llamada San Chris- 
tóval. su patrón Andrés González, vecino 
de la Ciudad de Lisboa, y metidas en la 
Aduana de la Lonja de Barcelona, me- 
diante inventario tomado por Pablo Vi- 
dal Notario vecino de dicha Ciudad, v 
oficial de la Escribanía de Ración de la 
Casa del Señor Rev. v encomendadas a 
los guardas del derecho del General e 
Imperiage de dicha Ciudad, que tienen 
las llaves de dicha Aduana: y en el re- 
ferido lugar dichas caxas de azúcar y 
pipotes de managueta fueron por mí ven- 
didas a diferentes personas abaxo nom- 
bradas en la cuenta del cargo, según allí 
largamente está especificado, la mavor 
parte por medio de Corredores, pues fue- 
ron tasadas interviniendo en todo el di- 
cho Notario. La cual barca fue apresada 
en las aguas de Cadaqués por las galeras 
del Señor Rev. capitaneadas, la una por 
Mossén Gerardo Doms. la otra por Mo«- 
sén Juan Pujad es. y la otra por Mossén 
Francisco Zapita: en la qual barca fue- 
ron halladas las dichas trescientas ochen- 
ta caxas de azúcar, y tres barriles o pi- 
potes de manasueta que habían sido car- 
gadas en la Madera por Florentines. v 
consignadas a Aguas-Muertas a otros Flo- 
rentines vasallos del Rey de Francia, 
con quien dicho Señor Rey tiene guerra 
abierta. 

NOTA 

Consta en el por menor de dicha cuen- 
ta, que la managueta o grana pesó 66 
arrobas y 20 libras, y que se vendió a 



1018 



ANTONIO DIO CAl'MANY Y DE MONPALAU 



260 sueldos el (]uiiital. Que cada caxa de dos, 1 dineros cada una. \ (jue el total 
azúcar, pesó una con otra, ocho arrobas, del azúcar componía para los fletes 
lo que componía un total de 304 arro- 82 y 1/2 toneladas, a razón de 32 arro- 
bas, que se vendieron a razón de 23 suel- bas cada una del peso de Lisboa. 

Documentos análogos en Maru'nez Ferkando, I'erc de Portugal, p. 229, Tragedia del insigne 
Condestable, p. 305. v Catálogo de la documentaviún de la Cancillería de Pedro de Portugal 
(1464-1466). 



47 (iv. xv) 

NOTICIAS CRONOLÓGICAS E HISTÓRICAS DE LA ANTIGÜEDAD Y EREC- 

ción de las Iglesias y otros edificios sagrados, construidos en los quatro últimos 

siglos de la baxa edad, que existen en Barcelona: comprobadas con inscripciones 

lapidarias, y auténticas memorias de Archivos, ya impresas, ya inéditas. 



CATEDRAL 

LA Iglesia Catedral de Barcelona, co- 
menzada por la liberalidad de Car- 
los el Calvo, Rey de Francia; destruida 
por los Sarracenos en el año 986; y de 
nuevo reedificada por el Conde Don Ray- 
mundo Berenguer I, llamado el Viejo, y 
la Condesa Almodis : fue consagrada con 
asistencia de estos dos Príncipes y de 
toda su Corte en el año 1058. El acto 
de la consagración se solemnizó por los 
Prelados siguientes: el Metropolitano 
Guifredo Arzobispo de Narbona. Riam- 
baldo Arzobispo de Arles, Guillermo 
Obispo de Urge], Guillermo Obispo de 
Vique. Berengario Obispo de Gerona, 
Arnaldo Obispo de Elna, Paterno Obispo 
de Tortosa, y Guilaberto Obispo de Bar- 
celona. El Metropolitano Narbonense pre- 
sidió por causa de que Tarragona estaba 
todavía en poder de los Sarracenos, y 
carecía de Sede y Prelado. 

Este primer templo subsistió poco más 
de dos siglos, sin duda por su ])oca ca- 
pacidad, que ya no correspondía a la 
grandeza y población a que iiabía subido 
la Ciudad a fines del siglo Xiii, con los 
progresos del comercio, y residencia de 



la Corte de los Reyes de Aragón, y de los 
Magnates y nobles de la Provincia. 

Por esta consideración el Rey Don Jay- 
me II quiso señalar los primeros años 
de su revnado con la nueva fábrica de 
otro Templo más grandioso y elegante, 
aprovechándose del orden y estilo tudes- 
co, vulgarmente llamado gótico, cuya ar- 
quitectura empezó a principios de aquel 
siglo, a ser adoptada en España, en don- 
de permaneció hasta fin del reynado de 
los Reyes Católicos. En el año 1298 se 
comenzó esta suntuosa obra, cuya arqui- 
tectura por su solidez, magestad, y mag- 
nificencia admira hoy a los ojos inteli- 
gentes. Se acabó hasta el trascoro en 
1329 y en 1400 se remató el resto. 

Estas dos primeras fechas están com- 
probadas con las inscripciones latinas en 
caracteres del tiempo, grabadas en dos 
lápidas, que están colocadas, una a la 
derecha, y otra a la izquierda de la i>uer- 
ta de la Iglesia que cae debaxo de la torre 
del relox. La primera dice así: In no- 
mine Domini nostri, ad honorem Sáne- 
la' Trinitatis patris et filii et spiritus 
sancti. ar Reata' Virginis Mario', et Sanc- 
tre Eulalia' Virginis et Marliris Christi ac 
Civi BarcinoTUB, cujus suum corpus in 



MEMORIAS HlbTüKK \S DE BARCELONA 



1019 



ista requiescit Sede: opuí islius Eclesuc 
fuit inceptum Kalendis madii auno Do- 
mi ni M.CC.\(A'II¡ : rennante illustrissi- 
nio Domino Jacobo Re¡^e Aragontim, I a- 
lentice, Sardinice, Corsicae, Comiteque 
fíarcínono'. La segunda lápida tiene esto- 
tra inscripción: /n nomine Domini nostrí 
Jesu-Christi, Kalendis novembris anno 
Domini M.CCC.XXIX, regnanle Domi- 
no Alaonso Rege Aragonitm. Videntia\ 
Sardinice, Corsicce, ac Comité Barcino- 
nce, opus istius Sedis operalum ad laii- 
dem Dei. et Beatce María'. Sancta;^Sanc- 
toceque Eidalice. 

La actual Capilla subterránea o Pan- 
teón donde se venera el Cuerpo de Santa 
Eulalia, principal Patrona de la Ciudad, 
se había concluido en 1338 por el Maes- 
tro Arquitecto de la Iglesia Jayme Fabra: 
porque al año siguiente se hizo la trans- 
lación y depósito de las reliquias de la 
Santa Mártir, que desde el año de 878 
estaban colocadas en el altar mayor, 
quando se trasladaron la primera vez de 
la antigua Iglesia de Santa María del 
Mar en el año 878. 

Esta segunda transación y colocación 
en la nueva Capilla, se hizo con tanta so- 
lemnidad que acaso no se ha visto mayor 
en otra función devota, a lo menos por 
la concurrencia de tantos y tan altos per- 
sonages, entre los quales se contaban dos 
Reyes, 3 Reynas, 4 Hijos de Reyes, 2 
Princesas, un Cardenal, 7 Obispos y 
12 Abades Mitrados, 9 Magnates de Ca- 
taluña, y 64 Balones y Nobles, que asis- 
tieron a la procesión y acto del depósito. 

Según el testimonio original, y rela- 
ción dada por el Notario de la Ciudad 
Marcos Mayol, que existe en el Archivo 
del Ayuntamiento en el Lib. I. Roxo, fo- 
lio 154, los nombres de las personas Rea- 
les son éstos: Don Pedro IV Rey de 
Aragón: Don Jayme Rey de Mallorca: 
el Infante Don Pedro, Conde de Riba- 
gorza y de Ampurias, y el Infante Don 
Ramón Berenguer, Conde de Prades, 
ambos hijos del difunto Rey Don Jay- 
me II: el Infante Don Jayme, Conde de 



Ifrgcl, y Vizconde de Ager, hijo del di- 
funto Rey Don Alonso IV: el Infante 
Don Fernando, jiermano del Rey de Ma- 
llorca: la Reyna Doña María, muger de 
referido Don Pedro IV: la Reyna Doña 
Elisenda, viuda de Don Jayme II: la 
Reyna Doña Constanza, muger del Rey 
df Mallorca: Doña Violante, viuda del 
Déspota de Romanía: Doña María Al- 
\arez, muger del Infante Conde Prades. 

Los nombres de los Prelados Eclesiás- 
ticos que asistieron con vestiduras pon- 
tificias, son éstos Bernard(j Obispo de Al- 
by. Cardenal Presbítero: Arnaldo Arzo- 
bispo de Tarragona: Guido Obispo de 
EIna: Othón Obispo de Cuenca: Fray Fe- 
rrario Obispo de Barcelona: Ferrario 
Obispo de Lérida: Galcerando Obispo de 
I ique: Arnaldo Obispo de Urgel: el Abad 
de Poblet: el de Santas Cruces: el de 5a/; 
Pablo del Campo: el de San Lorenzo del 
Monte: el de San Cucujate del Valles: el 
de Santa María del Estany: el de Fonlro- 
xa: el de Santa Eulalia del Campo: el de 
San Feliu de Gerona: el de Camprodón : 
el de Caserres : el Prior del Santo Sepulcro 
de Jerusaléti: los Arcedianos de las Igle- 
sias Catedrales de Cataluña: el Clero de 
las Parroquias, y todas las Comunidades 
Religiosas de la Ciudad de ambos sexos. 

Los nombres de los Magnates y Baro- 
nes de la Provincia que concurrieron, 
son los siguientes: Bernardo de Cabre- 
ra, Vizconde de Cabrera: Jofre del Ro- 
cabertí, por la gracia de Dios, Vizconde 
de Rocaberlí: Bernardo de Hugo de Ro- 
cabertí. Vizconde de Cahrenys: Pedro de 
FenoUet, Vizconde de Illa: Juan de So, 
Vizconde de Evol: Ramón de Canet, Viz- 
conde de Canet: Othón de Moneada, Se- 
ñor de Aytona: Ramón de Cardona, .Se- 
ñor de Tora: Bernardo de Boxadós, y 
otros 64 nobles y Caballeros. 

Entre las Damas asistieron las nobles 
Señoras: Doña Beatriz, Condesa viuda 
de Cardona: Doña María, J izcondesa de 
Narbona: Doña Marquesa, Vizcondesa 
de Illa: Doña María, Vizcondesa de Ca- 
net: Doña Isabel, V izcondesa de Evol. 



1020 



AI^TO^ro df. capmany y de monpalaii 



De las dos torres de esta Santa Igle- 
sia, la una que cae sobre la puerta de 
Santa Eulalia, sin duda fue destinada 
para las horas como lo indica la deli- 
cada estructura del último cuerpo de 
campanas. En efecto hallamos entre los 
antiguos apuntamientos del Archivo mu- 
nicipal de la Ciudad, que en el año 1393, 
a expensas del Ayuntamiento, se fundió 
la gran campana para el Relox, y que en 
aquel mismo año se subió a dicha torre, 
con el nombre vulgar de Seny de les ho- 
res. De lo que se infiere la época ante- 
rior de tres años del Relox público de 
Barcelona, al de la Catedral de Sevilla, 
que hasta aquí se había ponderado entre 
nuestros Historiadores, como el primero 
de torre que se había conocido en Espa- 
ña: cuya colocación presenció como cosa 
maravillosa el Rev de Castilla Don Enri- 
que III en 1396. 

SAN PABLO 

La Iglesia de San Pablo, hoy Priorato 
de la Congregación claustral de San Be- 
nito, conocida desde tiempos antiguos, 
con el título de San Pablo del Campo 
(porque el sitio que ocupa era entonces 
campo extramuros de la antigua Ciudad), 
es fundación de principios del siglo x. 
según manifiesta la planta del teni])l<) y 
forma de su arquitectura, idéntica a la 
de San Pedro de las Paellas, que es fá- 
brica de aquel tiempo ; y en algún modo 
lo testifica una antigua lápida sepulcral, 
fixada en la pared del atrio de la puerta 
colateral, cuya inscripción en caracteres 
romanos corrompidos, indica que el Con- 
de de Barcelona Wifredo II, ya fuese co- 
mo fundador, ya como reparador, o bien- 
hechor de dicha iglesia, fue enterrado en 
ella, ignorándose la causa de hallarse di- 
cha lápida fuera del sitio que le corres- 
ponde. 

La inscripción, que por incuria y aban- 
dono de los que debían apreciarla, está 
ya maltratada de las pedradas de los mu- 
chachos del barrio, está extendida en 



estos términos: Siib hac tribuna jacit 
corpas condam Wijredi Comitis, filius 
Wijredi símili moda condam Comitis bo- 
no; memoria: domilat eis Doniiniis amen: 
qiii obiit VI Kal. madii: stib era 
DCCCCLIl anni Domini DCCCCXIIII: 
anní XIIII reg. Karulo. Rege post Odo- 
nem. 

Si la Iglesia es un monumento de la 
segunda época del orden propiamente 
gótico; el claustro, que aunque pequeño, 
tiene que ver por su labor y extrañeza 
de los arcos y pilastras de columnas 
agrupadas, es obra de la tercera época 
del arte, esto es, de fines del siglo Xii, o 
principios del Xiii, quando se empezó 
a introducir en Europa el gusto tudesco, 
impropiamente llamado gótico, que ha 
prevalecido hasta principios del XVI. 

A lo menos las inscripciones sepulcra- 
les que se leen en algunas tumbas levan- 
tadas en las paredes que cierran dicho 
claustro, comprueban por sus datas la 
antigüedad que señalamos a esta fábrica, 
que sin duda sería contemporánea al edi- 
ficio del Monasterio para residencia de 
Monges Benedictinos, época posterior a 
la edificación del templo. 

En una de dichas urnas sepulcrales 
consta: que en el año 1107 Guilberto 
Guitardo. y su muger Rolanda, fundaron 
este Monasterio, y le ofrecieron a la 
Santa Sede Romana: cuya inscripción 
dice así: VI nonis madii anuo Domini 
MCCC obiit Gerardus de Pulcro Loco qui 
anniversarium constituit. et est ciim sais 
parentibus hic sepidtus: et fuenint hic 
translata corpora spectabilium Cirberti 
Guitardi, et uxoris ejus Rodlandis, qui 
hoc ca^nohium fundaverunt, et Romana; 
Eclesire obtulerunt III Kal. madii. auno 
Domini M.C.VII. 

En otra de las tumbas de piedra, fixa- 
da en la pared interior del claustro, se 
lee esta inscripción: Fr. Berengarius de 
Solicrupo Prior hujus Domas instituit 
hic anni%!ersarium et flocos monachoriim : 
qui obiit anno Domini M.CC.XCIII : XII 
Kal. octobris. R. P. ejus stabilivit hic an- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCKLOMA 



1021 



niversariuin: obiit XJJ idus aprilis anuo 
Domini M.CC.LX. 

Siguiendo el mismo claustro, se ve otra 
urna sepulcral con este letrero: Hic ja- 
cet nohilis Bernanlus de Belloloco cuín 
genero siio: qui multa bona huic monas- 
terio contulerunl: et obiit Vil idus apri- 
lis anno Domini M.CC.LXXVIllI. 

SAN PEDRO DE LAS FUELLAS 

Esta Iglesia y Real Monasterio (funda- 
ción de Ludovico Pío quando ganó de los 
moros esta Ciudad, pero destruida des- 
pués por los mismos en la invasión de 
Almanzor), en el sitio que hoy ocupa, y 
en la forma en que hoy existe el templo, 
es obra del año 980, promovida por la 
liberal devoción del Conde de Barcelona 
Suniario (Suñer) y de la Condesa Ri- 
childe, que recibieron del Obispo Wille- 
rano la donación de aquel terreno. Ha- 
biendo logrado concluir la obra, igual en 
3u orden y planta a la del templo de San 
Pablo, concurrieron con asistencia de to- 
da su Corte a la solemnidad de la consa- 
gración, que se executó en el año 983 de 
la era christiana. 

SANTA CATALINA MARTYR 

Por los años de 1252 estaba ya la fá- 
brica del grandioso templo actual de San- 
ta Catalina, orden de Predicadores, le- 
vantado hasta el arranque de los arcos: 
y por no alcanzar las liberalidades de los 
devotos particulares a rematar obra tan 
suntuosa: el Rey de Aragón Jayme I con- 
cedió un derecho impuesto sobre las mer- 
cancías que se descargaban en el puerto 
de la Ciudad, para costear el remate del 
templo. 

Esta obra estaría concluida en 1268, 
pues en este mismo año lo estaban ya las 
capillas colaterales de dicha Iglesia, cos- 
teadas por la liberalidad de los nobilísi- 
mos Señores Berenguer y Blanca de Mon- 
eada, cuyos huesos descansan en una ur- 
na embutida en la pared de la capilla de 



San Jacinto, donde se lee la inscripción 
que ha perpetuado la memoria de estos 
dos ilustres bienhechores de aquel insig- 
ne Convento. 

A principios del siglo XIV estaba ya 
concluido el claustro primero de los na- 
ranjos, cuya estructura es de lo más ele- 
gante del gusto y estilo architectónico de 
aquel tiempo: porque asi los letreros gó- 
ticos de las tumbas del pavimento, como 
los de varias urnas sepulcrales colocadas 
en sus paredes, suponen acabada aquella 
lábrica. 

En una de éstas dice así la inscrip- 
ción: Hic jacet domina Gerulda de Mont- 
cluso, que obiit XVI Kalend. julii anno 
M.CCC.X cujus anima requiescat in pace. 

En otra se lee la siguiente: Hic jacet 
lenerabilis Robertus de Rusticonibus Doc- 
tor in medicina, oriundas civitatis de 
Dergamo partium Lombardire: qui obiit 
XVII die martii, anno á nativitate Domi- 
ni M.CCC.XII. 

En el mismo claustro se hallan otros 
tres sepulcros de mármol blanco, en que 
descansan los huesos de personas Reales 
que fallecieron después de mediados del 
siglo XIV. 

En uno de ellos, trabajado con mu- 
chas labores y figuras llorosas, está el 
cuerpo del primogénito de un Conde de 
Ampurias, Infante de Aragón, que mori- 
ría de tierna edad, según la capacidad de 
la urna, y la estatua con el trage infan- 
ta, que está tendida en la cobertera: cu- 
ya inscripción, que corre toda la orla, 
dice así: Hic jacet inditas Jacobus pri- 
mogénitas incliti Infantis Raymundi Be- 
rengarii Primi Comilis montanearum de 
Pradis postea vero Impuriarum. Es del 
año 1346, según la genealogía Histórica 
de los Condes de Ampurias. 

Las otras dos urnas de personas Rea- 
les que se ven en este claustro, tienen la- 
bradas de muy buena escultura sus co- 
rrespondientes figuras del tamaño natu- 
ral que representan mugeres tendidas, con 
corona en la cabeza. En ninguna de ellas 
hay letrero: pero consta en un libro ma- 



1022 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



nuscrito, titulado Lumen üowus, que se 
guarda en la Librería del Convento, que 
estos dos sepulcros los mandó labrar en 
1362 el Cardenal Rossell, hijo de esta 
Casa: y que el uno es de Doña María 
Alvarez, hija natural del Rey Don Jay- 
me II de Aragón, y muger del Conde de 
Ampurias; y el otro de Doña Blanca, 
hermana de dicha Doña María, e hija 
también natural del Rey. 

SAN FRANCISCO DE ASÍS 

Aunque la primitiva Iglesia y Conven- 
to fue empezado por el Rey Don Jayme I 
de Aragón; el actual templo, de una es- 
paciosa nave gótica, no se concluyó hasta 
e! año 1297. En este mismo se hizo su 
consagración y dedicación a San Nico- 
lás de Barí: cuyo solemne acto consta 
en una lápida fixada junto a la puerta 
exterior del claustro que sale del atrio 
de la Iglesia. La inscripción en caracte- 
res góticos del tiempo, dice así: Anrio 
Domini M.CC.XCVII, idibus jiilii hwc 
Ecclesia Fratrum Minonim, in honorem 
Beati Nicholai constructa, juit consacrala 
per Dominiim Fr. Ludovicitm Ordinis 
Fratrum Minorum Episcopum Tolosa- 
rium illu.slris fíe^ís Caroli filium, presen- 
te Domino Fr. Bernardo ejusdem Ordinis 
Episcopo Barchinoncc. et solum consa- 
erante altare Beati Francisci in eadem 
ecclesia collocatum. El Obispo de Tolosa 
que aquí se nombra, es San Luis sobrino 
de San Luis Rey de Francia, e hijo de 
Carlos de Anjou Rey de Ñapóles, quien 
iialiándose prisionero de guerra en Bar- 
celona con otros dos hermanos, el Duque 
de Calabria, y el Príncipe de Salerno, 
desde la victoria del Almirante Roger de 
Lauria, tomó (•! hábito en este Convento, 
donde cursó sus estudios. 

Sin embargo de este monumento, por 
otro que hay dentro de la Capilla de San 
Antonio, esto es, un sepulcro fixado en la 
pared a mano izquierda al entrar, consta: 
que en 1277 un devoto la había mandado 
construir, lo qual supono qno la ol)ra de 



la iglesia estaría muy adelantada, o aca- 
so concluida, porque la sobredicha ins- 
cripción sólo nos determina el año de su 
consagración, mas no el de su construc- 
ción. 

La inscripción de la lápida de dicha 
sepultura en caracteres góticos del tiempo, 
dice así: Hic jacet Raymundus de Ba- 
gneriis civis Barchinonce : qui obiit anno 
Domini M.CC.LXXVII, octavo Ka!, no- 
vembris: el jecil jieri istam capellaní ad 
honorem Beatee Marice Vírginis: et muí- 
ia bona conventui asignavit. 

El claustro de orden gótico, que es el 
primero de los tres de este Convento, 
contiguo a la iglesia, fue bendecido en 
1324 ])or el Obispo de Santa Justa, fray- 
le del mismo orden, según se lee en su 
letrero de carácter de aquel tiempo, es- 
culpido en una lápida fixada en la pared 
del referido claustro, a mano izquierda 
entrando por la puerta principal, que di- 
ce así: Anno Domini M.CCC.XXIIII, 
prima idus octobris Rever. Pater Fr. Pa- 
latinas Episcopus Santce Justes istud pri- 
mum claustrum quod est sub tecto in 
quatuor partibus. et capitulum, et etiam 
transitum qui est de predicto claustro ad 
cim iteriu m, consacravit. 

Sin embargo no se debe creer que este 
claustro no fuese obra de fines del siglo 
antecedente, o de principio del xiv, por- 
que en la Capilla que llaman del Capí- 
tulo, que es obra contigua y unida a la 
misma fábrica, hay dos sepulcros eleva- 
dos, cuyos letreros de carácter del tiem- 
po, datan los años de 1295, y de 1316. 
El de la mano derecha dice así: Hic ja- 
cet Petras Marquesii Cancellarius Illus- 
tris Domini Alaonsi quondarn Regis Ara- 
gonum, qui obiit in habita fratrum mi- 
norum /// Kal. madii. anno Domini 
A-.CC.LXXXXÍ^'. El de la mano izquier- 
(l.i, que se lee en otra urna igual a la 
])rimera, dice así: Hic jacet Domina 
Agnes, uxor quondam Francisci Marque- 
sii : qucp obiit anno Domini M.CCC.XV I. 

(Continuaron en los tiempos posterio- 
res a enterrarse en aquel claustro varias 



MEMORIAS IIISTOKICAS DE BARCELONA 



1023 



personas de alta nobleza y dignidad, co- 
mo se colige de algunas tumbas que se 
registran boy en día en distiiUus sitios, 
siendo la primera la de un taballero de 
la ilustre Casa de Entenza, que murió en 
1397, cuya inscripción en idioma catalán 
dice así: Aci jau lo molt honorable Poiis 
Dentensa, en altra manera apellat de Al- 
calti, Majordom del Senyor Rey en Mar- 
ti: lo qual rnori en Arles de Proensa lo 
derrer die de mars en lany M.CCC. 
LXXXXVIl venint de Cecilia ab lo Rey. 
A la mano derecha, al salir del claus- 
tro por la portería del Convento, existe 
embutida en la pared una lápida sepul- 
cral, con esta inscripción latina en ca- 
racteres del tiempo: Anno Domini M. 
CCC.XXX/III tertio nonas decembris in 
Civitate Januo' obiit venerabilis Philippus 
Judiéis Civis Barchinona: : et ejus ossa 
fuerunt translata Barchinonce et in hoc 
túmulo reposita: cujus anima per mise- 
ricordiam Dei requiescat in pace. 

A la mano izquierda de la puerta prin- 
cipal del Convento que da entrada a di- 
cho claustro, se lee en una lápida sepul- 
cral embutida en la pared esta inscrip- 
ción latina en caracteres del tiempo: Hic 
jacet venerabilis Petras Agustini Tenens 
locum Thesaurarii Domini Regis Arago- 
num: qui obiit III nonas ocíobris anno 
Domini M.CCC.XXXIIII cujus anima 
requiescat in pace: amen. 

Otras muchas son las lápidas sepulcra- 
les que se registran en dicho claustro de 
personas de menor graduación, del si- 
glo XIV y siguiente, como de ciudadanos, 
mercaderes, y también artesanos, en las 
losas del pavimento, donde existían los 
nombres de sus familias y oficios en hon- 
ra de las artes con letreros góticos. Pero 
en estos últimos años la comunidad pa- 
rece que ha substituido aquellos antiguos 
nombres a otros modernos, vendiendo los 
sitios a otras personas que han hecho pi- 
car las antiguas losas, de las quales mu- 
chas han quedado en blanco y pocas tie- 
nen letrero, quedando por consiguiente 
borrados y olvidados los antiguos. 



En la Capilla de San Estevan detrás del 
altar mayor de la iglesia de este Conven- 
to, está sepultada en su urna de mármol 
la Rey na de Chypre Doña Eleonor de 
Aragón, que murió en Barcelona en 
1427: cuya inscripción primitiva decía 
así: Anno Domini M.CCCC.XXVIl, die 
Sancti Sthejani Protomartiris obiil illus- 
Irissima Domina Eleonor Regina Cipri. et 
filia itlustrissimi Domini Pelri de Aragonia 
qui juit jraler minor: et juil sepulta VIH 
die cum habitu in hoc Convenía Fratruní 
Minor um juxia altare Beali Nicolai. 

SANTA MARÍA DEL MAR 

El magnífico templo de esta insigne 
Parroquia, fue principiado en el sitio 
donde estaba construido el antiguo, por 
la devoción y liberalidades de los feli- 
greses, cuya población y riqueza precisa- 
ron a costear iglesia más capaz y sun- 
tuosa que la que poseían. Esta soberbia 
y grandiosa obra de tres naves, que en- 
cierra en su forma arquitectónica quan- 
do puede caber de atrevido, elegante y 
ligero en el orden gótico, se comenzó en 
el año 1329; y su conclusión no se ve- 
rificó hasta el de 1377. 

De la data del principio de la obra 
dan testimonio dos lájíidas en forma de 
tarjetas, colocadas una a la derecha, y 
otra a la izquierda de la puerta colateral 
de medio día. I.a primera tiene una ins- 
cripción en lengua vulgar y carácter del 
tiempo, que dice así: En nom de la San- 
ta Trinitat á honor de Madona Sánela 
Maria fo comenqada la obra daquesta 
Esgleya lo die de Sancta Maria de mars 
en lany M.CCC. XXVIllI, regnant Nanjos 
per la gracia de Dea Rey de Aragó qui 
conquis lo Regne de Serdenya. 

La segunda tiene la inscripción latina 
en estos términos: In nomine Domini 
IXostri Jesu-Christi ad honorem Sanctw 
Marie juit inceptum opus fabrica; Eccle- 
si(B Beata', Marim de mari. die Anuncia- 
tionis ejusdem, VIH Kal. aprilis: anno 
Domini M.CCC.XXVHII. 



1024 



ANTONIO DE CAPMANY í DE MONPALALI 



SANTA Muiría del pino 

El grandioso templo de esta Parro- 
quia, cuya nave es de las más capaces y 
soberbias del orden gótico que existen 
en Barcelona, fue empezado el año 1380, 
y no se concluyó hasta el de 1414. En 
estos últimos tiempos se ha enjalvegado 
de blanco toda la iglesia, sin figurar los 
cortes de la piedra, ni distinguir los fri- 
sos, arranques y claves de los arcos, co- 
mo se ha discretamente executado en 
Santa María del Mar imitando el color 
nuevo de la piedra. 

SANTA ANA 

El templo de Santa Ana, insigne Cole- 
giata Prioral nuüius Dioscesis, antigua- 
mente de Canónigos regulares del Santo 
Sepulcro, es fábrica del año 1146: cuya 
forma y planta indican alguna anteriori- 
dad al orden gótico de la segunda época. 

SAN JUSTO Y PASTOR 

Uno de los templos góticos más mag- 
níficos y espaciosos que existen en Bar- 
celona de una sola nave, después del de 
Santa Catalina, San Francisco, y Santa 
María del Pino, es el de esta antigua Pa- 
rroquia, cuya fábrica fue comenzada en 
el año 1345, en el mismo sitio en que se 
derribó la antigua iglesia, o por maltra- 
tada, o por demasiado reducida. 

SAN MIGUEL 

De la antigua fábrica de esta iglesia 
Parroquial, cuyo pavimento con restos de 
mosayco, indica haber sido algún templo 
de Neptuno en tiempo de la gentilidad, no 
se puede asegurar época fixa. La Parro- 
quia es antiquísima, pues consta: que en 
el año 1002 una Señora rica de la Ciudad 
le hizo donación de unas tierras y fundos 
que poseía extramuros. Pero la obra del 
templo, según demuestra su exterior y la 
forma de su bóveda, no pasa del siglo xii. 



SANTA ÁGUEDA 

La Real Capilla de Santa Águeda, con- 
tigua al antiguo palacio de los Condes 
de Barcelona, y Reyes de Aragón, estaba 
ya fundada en 1173, pues consta que en 
aquel año Don Alonso II concedió la ad- 
ministración de ella al Prior y Canónigos 
de Santa Eulalia del Campo. Trae el Real 
diploma el P. M. Ribera en su historia 
de esta Real Capilla que jniblicó en 1698. 
A la verdad su forma y planta, y la de 
la torre de campanas, manifiestan una 
antigüedad correspondiente a los princi- 
pios del siglo XII. 

SAN CUCUFATE 

La primitiva iglesia Parroquial de San 
Cucufate Mártyr (vulgarmente San Cu- 
gat), fue consagrada en el año 1027 ; pero 
la actual fue construida en 1287. 

SAN JAYME 

La Iglesia Parroquial de San Jayme 
fue consagrada en el año 1146, como lo 
demuestra la forma de su arquitectura 
que participa de la 2.^ y 3." época del 
orden llamado gótico. Pero su primoroso 
y elegante Pórtico, costeado por la anti- 
gua Ciudad, es obra del año 1388. 

SANTA MARÍA DE JUNQUERAS 

La magnífica nave del templo de San- 
ta María de Junqueras, Monasterio de 
Comendadoras de la orden de Santiago, 
es obra del año 1386. 

SAN AGUSTÍN 

La Iglesia y Convento de San Agustín 
fueron concluidos por los años 1376. Es- 
ta obra se mandó derribar en 1718 para 
el ensanche de la esplanada de la Cinda- 
dela, que estonces se estaba consiruy en- 
de. Por consiguiente no se puec!,; hoy 
manifestar monumento alguno que dé 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1025 



idea de su arquitectura; l)ieii que se 
sabe por ancianos que la alcanzaron a 
ver, que era templo grandioso, y así mis- 
mo el Convento: del qual queda hoy una 
reliquia o parte íntegramente conservada, 
que es el claustro de arte y ligereza gó- 
tica; el qual por fortuna se salvó de la 
general demolición, por estar fuera de la 
línea de la demarcación. Hoy sirve de 
patio a la Casa de la Real Academia Mi- 
litar de Matemáticas. 

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN 

Este templo que es de una sola nave, 
bastante capaz en altura y longitud, pero 
dt desproporcionada anchura, es obra del 
año 1287. Pero se conoce que la mano 
que dirigió la traza y construcción de esta 
iglesia y su claustro, no tenía, ni el gusto, 
ni el primor, ni el espíritu de las que diri- 
gieron los otros templos de aquel siglo. 



NOTA 

Las demás iglesias que hay en esta 
Ciudad, son obras todas de Conventos de 
ambos sexos, que se han fundado en el 
discurso de los cinco reynados de la Casa 
de Austria, habiéndose triplicado su nú- 
mero en dos siglos y medio, respecto al 
que habían tenido hasta el año 1528. En 
estos templos, de donde se desterró la 
sillería y la sólida magnificencia, nada 
hay que admirar, ni en orden a su for- 
ma, ni a la materia. Son Iglesias como 
otras muchísimas que se ven en qualquie- 
13 Ciudad de España: fábricas de ladrillo 
rebocadas de yeso: su crucero, su cúpu- 
la sencilla o doble, sus tribunas, su altar 
mayor hasta el techo, mucho retablito de 
talla y oro, con más profusión que gus- 
to: orden dórico ordenado o desordena- 
do; pero ninguna magestad ni magnifi- 
cencia. 



Ainaud-Gudiol-Verrié, Catálogo Monumental; Bassegoda, Sania María del Mar y La real 
capilla de Santa Águeda; Carreras Candi, La ciittal de Barcelona y Les obres de la Catedral; 
Comes, Libro vero e original; Duran i Sanpere, Per a la histüria de l'art; Elias, La Catedral 
de Barcelona; Lavedan, L'archileclure gothiqíie religieiise; Mas, Notes histüriqíies, I y VIII; 
Pinol, Heráldica de la Catedral; Subías, La Catedral; Verrié, La iglesia de los Santos Justo y 
Pastor. Vi'ase lambién L'Art Cútala, clir. Folch y Torres. 



48 (IV, XVl) 

CATALOGO CRONOLÓGICO, EN FORMA DE ANALES, DE LOS CONCELLERES 
que contpiísieroii el Ayuntamiento de Barcelona desde el año 1455 en que fueron 
adjudicadas dos plazas jixas y perpetuas al Comercio y a los Oficios, hasta su 
extinción en 1714: trasladado de los libros del Archivo Municipal. Puede servir 
de suplemento al número XXIV del Apéndice de Notas del Tomo I de la Colección 
Diplomálira [ap. 24 de esta olira]. 



AUNQUE desde la planta que dio Don 
Jayme I en 1257 al Ayuntamiento 
de Barcelona, se estableció que los Con- 
celleres se eligiesen de todas las clases del 
vecindario, y este orden se observó con 
más o menos rigor en diferentes épocas ; 
con el discurso del tiempo vinieron a 



quedar estas plazas en poder de la clase 
d^ los Ciudadanos Honrados, siendo ellos 
los electores y los elegidos, con notorio 
agravio de los individuos del comercio y 
de las artes. 

Para remediar este abuso y prepoten- 
cia, el Rey Don Alfonso V, a instancia 



1026 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MOiNPALAU 



del pueblo, reformó en 1455 el orden de 
las elecciones, estableciendo: que las cin- 
co plazas de Concelleres, que eran anua- 
les desde su erección se distribuyesen en 
esta forma: las dos primeras para Ciu- 
dadanos, y Doctores en Leyes y en Me- 
dicina promiscuamente: la tercera para 
Mercaderes (esto es comerciantes, ban- 
queros y navieros): la quarta para artis- 
tas, que comprehendía los tenderos, no- 
tarios, boticarios, drogueros, y cereros: 
) la quinta para menestrales. 

En 1498 el Rey Católico estableció que 
concurriesen los Caballeros promiscua- 
mente con los Ciudadanos para el cargo 
de Concelleres, pero despojándose aqué- 
llos de sus fueros durante el año del em- 
pleo. 

Con la incorporación de esta nueva cla- 
se en el Regimiento de la Ciudad, la 
quarta plaza quedó para los Mercaderes, 
y la quinta se hubo de adjudicar alter- 
nativamente un año a artista, y otro a 
menestral. 

En 1510 el Rey abolió las elecciones 
por escrutinio ; las subrogó en sorteo, 
guardando el orden y distinción de cla- 
ses y plazas. 

En 1642 se añadió una sexta plaza des- 
tinada fixamente para Menestrales: y así 
continuó hasta el año 1714, en que el Se- 
ñor Felipe V mudó su constitución. 

Año 1455 
Beltrán Torró. 
Juan Zarrovira. 

Francisco de Perarnau, Mercader. 
Narciso Quintana, Confilcro. 
Pedro Gallart, Vidriero. 

Año 1456 
Bernardo Miquel. 
Antic Martí. 

Miguel de Manresa, Mercader. 
Juan Viñó, Cirujano. 
Antonio Pelegri, Albardero. 

Año 1457 
Pedro Sarria. 
Jofre Sirvent, Mercader. 



Bernardo GranoUachs, Médico. 
Ramón Mora, Notario. 
Antonio Cocho, Hortelano. 

Año 1458 
Pedro Torrent. 

Juan Dalmau, Doctor en derecho. 
Francisco Cescorts, Mercader. 
Pedro Comes, Confitero. 
Antonio Bells, Platero. 

Año 1459 
Guillen Romeu. 
Galcerán de Prat. 
Bartolomé Agustí, Mercader. 
Gabriel Busquets, Cirujano. 
Matheu Linas, Mesonero. 

Año 1460 
Pedro Destorrent. 
Luis Setanti. 

Segismundo Sala, Mercader. 
Honorato Zacoromina, Notario. 
Rafael Vilar, Tamborero. 

Año 1461 
Miguel Desplá. 
Francisco Pallares. 
Benito Oliver, Mercader. 
Pedro Aguilar, Especiero. 
Pedro Figueras, Zapatero. 

Año 1462 
Francisco Llobet. 
Pedro Juan Serra. 
Juan de Llobera, Mercader. 
Estevan Mir, Notario. 
Pedro Juhá, Aljarero. 

Año 1463 
Jayme Ros. 

Juan Berenguer Zapila. 
Melchor Mates, Patrón de nao. 
Antonio Lonchi, Especiero. 
Antonio Berenguer, Manguitero. 

Año 1464 
Felipe de Perrera. 
Ramón Ros. 
Gabriel Miró, Cambista. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1027 



Juan Corominas, Cirujano. 
Francisco Gloses, Platero. 

Año 1465 

Antonio Pujada. 
Bernardo Juan Zapila. 
Francisco Juñent, Mercader. 
Antonio Vinyes, Notario. 
Antonio Mir, Espejero. 

Año 1466 
Juan de Marimón. 
Galcerán Ortigues. 
Francisco Cescorts, Mercader. 
Berenguer Ribes, Especiero. 
Juan Suñén, Tabernero. 

Año 1467 
Juan LluU. 
Pedro Juan Serra. 
Francisco Alguer, Mercader. 
Antonio Vilanova, Notario. 
Bartolomé Font, Pelayre. 

Año 1468 
Ramón Ros. 
Pedro Bussot. 
Pedro Aniat, Mercader. 
Andrés Marli, Cirujano. 
Francisco Serra, Revendedor. 

Año 1469 

Francisco Llobet. 

Juan Ros. 

Francisco Ferrar, Mercader. 

Bartolomé Costa, Notario. 

Bernardo Gili, Curtidor. 

Año 1470 
Jayme Ros. 
Guillen Oliver. 

Bartolomé Quintana, Mercader. 
Jayme Rexadell, Cirujano. 
Gipriano Vilell, Alfarero. 

Año 1471 
Luis Setantí. 
Romeo LluU. 
Juan Oliva, Mercader. 
Juan Matheu, Notario. 
Gaspar Corominas, Texedor. 



Año 1472 
Pedro Juan de Sancliment. 
Pedro Cestrada. 
Bernardo Pongém, Mercader. 
Gabriel Lleopart, Especiero. 
Juan Armant, Herrador. 

Año 1473 
Juan Boscá. 
Ramón Marquet. 
Pedro Marquilles, Mercader. 
Jayme Mas, Notario. 
Juan Baudella, Carpintero. 

Año 1474 
Pedro Bussot. 
Pedro de Corominas Gas. 
Gaspar Monmany, Mercader. 
Juan Boigués, Cirujano. 
Juan Peraller, Carpintero. 

Año 1475 
Galcerán Carbó. 
Berenguer de Juñent. 
Gerónimo Rajóla, Mercader. 
Bernardo Marquilles, Especiero. 
Salvador Sanó, Platero. 

Año 1476 
Galcerán Dusay. 
Jayme de Gualbes. 
Pedro Vistrosa, Mercader. 
Francisco Clotes, Cerero. 
Jayme Cijar, Algodonero. 

Año 1477 
Luis Setantí. 
Beltrán de Gualbes. 
Bernardo Pongém, Mercader. 
Juan Fogassot, Notario. 
Francisco Cucó, Hortelano. 

Año 1478 
Jayme Torrent. 
Juan Roig. 

Guillen Pongém, Mercader. 
Jayme Mas, Notario. 
Marcos Texidor, Pelayre. 

Año 1479 
Ramón Marquet. 
Juan de Mijavila. 



1028 



ANTONIO DE CAPMANY Y DK MONPALAU 



Pedro Guillen Fábrega, Mercader. 
Juan Martí, Especiero. 
Pedro Socarráis, Zapatero. 

Año 1480 
Bernardo de Marimón. 
Juan Llull. 

Guillen Bret, Mercader. 
Juan Alexandre, Cirujano. 
Antonio Murells, Texedor. 

Año 1481 
Guillen Oliver. 
Juan Zapila. 

Guillen DesUor, Mercader. 
Miguel Franquesa, Notario. 
Jayme Alnierich, Platero. 

Año 1482 
Pedro de Coromines. 
Pedro Llull. 

Guillen Miró, Mercader. 
Bartolomé Garau, Notario. 
Juan Mas, Algodonero. 

Año 14Í5.Í 
Romeo Llull. 

Pedro Juan de Sancliment. 
Francisco Morer, Mercader. 
Pedro Canips, Especiero. 
Juan Morell, Velero. 

Año 1484 
Jayme Destorrent. 
Galcerán Cestrada. 
Antonio Salvador, Mercader. 
Gabriel Leopart, Especiero. 
Pedro Pons, Pelayre. 

Año 148,S 
Bernardo Zapila. 
Juan Ros. 

Nicolás Viastrosa, Mercader. 
Juan Garau, Notario. 
Juan de Massanet, Ropero. 

Año 1486 
Francisco de Vallseca. 
Pedro Destorrent. 
Gerónimo Sala, Mercader. 



Jayme Florensa, Especiero. 
Francisco Pereller, Carpintero. 

Año 1487 
Juan Roig. 
Jayme Ros. 

Miguel Luqués. Mercader. 
Rafael Cervera, Notario. 
Juan Marcli, Curtidor. 

Año 1488 
Juan Ros. 

Juan Berenguer Aguilar. 
Nicolás Bret, Mercader. 
Jayme Mas, Notario. 
Berenguer Palau, Platero. 

Año 1489 
Juan Llull. 
Juan Zabastida. 
Bernardo Gass('j, Mercader. 
Juan Alcina, Especiero. 
Juan Hivera, Texedor de inantus. 

Año ] 100 
Jayme Destorrent. 
Gabriel Samsó. 
Benito MaulI, Mercader. 
Antic Matlieu, Notario. 
Antonio Montils, Texedor de lana. 

Año 14'Jl 
Galcerán Oliver. 
Bernardo Esquerit. 
Bartolomé Quintana, Mercader. 
Miguel Vicli, Cirujano. 
Pedro Saguer, Curtidor. 

Año 1492 
Pedro Bussot. 
Jayme Ros. 

Jayme l'uster. Mercader. 
Estevan Soler, Notario. 
Manuel Pía, Zapatero. 

Año 1493 
Baltasar de Gualbes. 
Juan Zapila. 
Dalmao de Navel. 
Benito Oliver, Mercader. 
Genis Solsona, Especiero. 



MI.MUKIA.S IIISTUKICAS UlC 1ÍAK(.1ÍL0.NA 



1U29 



Afio IVJl 
Pedro Destorreiit. 
Francisco Marquet. 
Pedro Miquel. 
Pedro Vila, Mercader. 
Juan Amat. Herrador. 

Año 1495 

Gabriel Samsó. 
Galcerán Fivaller. 
Francisco Estalricli. 
Benito Espital, Mercader. 
Miguel Vicens, Cirujano. 

Año 1495 
Pedro de Coromines. 
Felipe de Perrera. 
Miguel Soler. 

Antonio Salvador, Mercader. 
Juan Mas, Algodonero. 

Año 1497 
Jayme de Gualbes. 
Bernardo Severo Zapila. 
Miguel Falcó. 
Sebastián Pons, Mercader. 
Narciso Benús, Notario. 

Año 1498 

Guerao de Vallseca. 
Francisco Marquet. 
Gabriel Pujades. 
Gabriel Pongém, Mercader. 
Salvador Valles, Carpintero. 

Año 1499 
En este año se admitieron los caballe- 
ros a los oficios del Ayuntamiento. 
Galcerán de Valseca. 
Juan Sebastida. 
Jayme Salbá. 

Bernardo Espital, Mercader. 
Pedro Camps, Especiero. 

Año lói») 
(¡alceráti Oliver. 
Pedro Esquerit. 
Francisco Girona. 
Guillen Bret, Mercader. 
Juan Sala, Albañil. 



Año lóUl 

Jayme Ros. 
Pedro Miquel. 
Miguel de Corbera. 
Antonio Salvador. Mercader. 
Gabriel Leopart, Boticario. 

Año 1502 
Gabriel Samsó. 
Pedro de Sancliinent. 
Juan Despuig. 

Bernardo Gironella, Mercader. 
Jayme Vergós, Pintor. 

Año 1503 
Juan Sebastida. 
Berenguer Montmany. 
Carlos Setantí. 

Ferrer de Busquéis. Mercader. 
Juan Ferrer, Notario. 

Año 1504 
Rafael Romeu. 
Miguel Setanti. 
Jayme Vernigal. 
Guillen Bret. Mercader. 
Beltrán Icart, Cantero. 

Año 1505 
Francisco Marquet. 
Benito Ros. 
Francisco de Juñent. 
Baltasar Romaguera. Mercader. 
Andrés Gastara. Cirujano. 

Año 1506 
Pedro de Sancliment. 
Dionisio Pau. 
Gerardo Torres. 
Nicolás Bret, Mercader. 
Bernardo Planes, Zapatero. 

Año 1507 

Dionisio Mi(]ucl. 
¡{amÚM Soler. 
Juan Dcstorrctil. 
Juan Ribes, Mercader. 
Carlos Mir, Notario. 

Año 1508 
Juan Llull. 
Anticli Almugáver. 



1030 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Carlos de BellafiUa. 
Miguel Oliva, Mercader. 
Pedro Lavall, Hortelano. 

Año 1509 
Juan Aguilar. 
Galcerán Fivaller. 
Francisco de Juñent. 
Pedro Deja, Mercader. 
Estevan Pons, Notario. 

Año 1510 
Guillen de Sancliment. 
Juan Ángel Despuig. 
Francisco Sanjust. 
Guillen Bret, Mercader. 
Andrés Trías, Calzatero. 

Año 1511 
Pedro Girgós. 
Juan Bisbal. 
Francisco Desbosch. 
Carlos Brujo, Mercader. 
Antich Matheu, Notario. 

Año 1512 

Juan Vicens. 

Juan de Gualbes. 

Marcos Camós. 

Baltasar Romagosa, Mercader. 

Gabriel Fuster, Candelera de sebo. 

Año 1513 

Bernardo Terré. 
Carlos Setantí. 
Francisco Oliver. 
Juan Monegal, Mercader. 
Jayme Bolet, Boticario. 

Año 1514 
Galcerán Fivaller. 
Antich Alniugáver. 
Pedro de Malla. 

Francisco Montmany, Mercader. 
Bartolomé Clapés, Colchonero. 

Año 1515 
Pedro Girgós. 
Luis Gibert. 
Bernardo Tamarit. 



Amador Paréis, Mercader. 
Antonio Miquel, Notario. 

Año 1516 

En este año fueron admitidos los Ju- 
ristas y Médicos con los Caballeros y 
Ciudadanos. 

Juan Bisbal. 

Francisco Bussot. 

Gerónimo Malet, Jurista. 

Carlos Brujo, Mercader. 

Martorian Gual, Pelayre. 

Año 1517 
Pedro Esquerit. 
Miguel de Gualbes. 
Francisco Sanjust. 
Clemente Fuster, Mercader. 
Berenguer Ribas, Boticario. 

Año 1518 
Galcerán Estrada. 
Carlos BellafiUa. 
Miguel Setantí. 
Miguel Oliva, Mercader. 
Onofre Zafont. Pelayre. 

Año 1519 
Bernardo Marlés. 
Juan de Gualbes. 
Francisco Desbosch. 
Francisco Montmany, Mercader.. 
Galcerán Balaguer, Notario. 

Año 1520 
Francisco Bussot. 
Galcerán Oliver. 
Juan Miravilla. 
Guillen Grau, Mercader. 
Bartolomé Duran, Pelayre. 

Año 1521 
Pedro Llull. 
Francisco Oliver. 
Galcerán de Barbera. 
Jorge Juan. Mercader. 
Bernardo Fluviá, Notario. 

Año 1522 
Benito de Corbera. 
Francisco Sanjust. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1031 



Francisco Solsona, Jurista. 
Francisco Vicens, Mercader. 
Gaspar Ganáis, Platero. 

Año 1523 
Francisco de Marimón. 
Francisco Setantí. 
Bernardo Zapila. 
Bartolomé Gironella. Mercader. 
Antonio Anglés, Notario. 

Año 1524 
Galcerán Fivaller. 
Miguel Gestorres. 
Francisco Fivaller. 
Donato Pons, Mercader. 
Pedro Masaguer, Zapatero. 

Año 1525 

Jayme Salbá. 
Galcerán Llull. 
Francisco Estela. 
Antonio Planes, Mercader. 
Pedro Gomar, Boticario. 

Año 1526 
Juan de Aguilar. 
Galcerán Durall. 
Beltrán Desvalls. 
Juan Ubach, Mercader. 
Juan Galopa, Carpintero. 

Año 1527 
Francisco Desbosch. 
Francisco Oliver. 
Galcerán de Barbera. 
Jayme Lombart, Mercader. 
Luis Lloréns, Cirujano. 

Año 1528 

Benito de Gorbera. 
Estevan Salaverdeña, Médico. 
Galcerán Revira. 
Berenguer Gornet, Mercader. 
Estevan Bonell, Guantero. 

Año 1529 

Luis Gibert. 
Juan de Gorbera. 
Francisco Soler. 



Juan Ribes, Mercader. 
Juan Vilar, Notario. 

Año 15.30 

Francisco Terré. 
Francisco Estela. 
Pedro Zapila. 
Pedro Porrassa. Mercader. 
Pedro Pollés. Algodonero. 

Año 1531 
Bartolomé de Guimerá. 
Galcerán Coromines. 
Juan Miguel Pol. 
Guillen Grau, Mercader. 
Pedro Riera, Cirujano. 

Año 1532 

Francisco Desboscb. 

Luis Turell. 

Miguel Satorras. 

Pedro Llobet, Mercader. 

Bernardo Torrobia, Carpintero. 

Año 1533 

Galcerán Llull. 
Francisco Soler. 
Gilberto de MaOa. 
Jayme Lombart, Mercader. 
Juan Bosquí. Boticario. 

Año 1534 

Miguel Setantí. 

Guillen Ramón Soler. 

Ramón Marquet. 

Pedro Armengol, Mercader. 

Juan Goll, Hortelano. 

Año 1535 
Beltrán Desvalls. 
Gerónimo de Montornés. 
Ramón Dusay. 
Juan Ferrán, Mercader. 
Juan Llunés, Notario. 

Año 1536 

Francisco Terré. 

Galcerán Rovira. 

Luis de Vilafranca. 

Jayme Casafranca, Mercader. 

Francisco Roqueta, Pelayre. 



1Ü32 



ANTONIO DE CAFMANY Y DE MONPALAU 



Año 1537 

Galcerán Duiall. 
Ramón Fane, Jurista. 
Bartolomé Gironella. 
Jayme Aymerich. Mercader. 
Miguel Zafout, Boticario. 

Año 1538 

Luis Gibert. 

Juan de Salbá. 

Ramón Marquet. 

Pedro Asperrat, Mercader. 

Pedro Soler, Pelayre. 

Año 1539 

Juan de Perreras. 
Bernardo Vilana. 
Francisco de Guimerá. 
Matías Ferrer, Mercader. 
Pablo Vila, Boticario. 

Año 1540 

Pedro Vila. 

Miguel Satorras. 

Ramón Sarrovira. 

Baltasar Rosselló. Mercader. 

Jayme Roger, Platero. 

Año 1541 

Miguel de Vallseca. 
Francisco Montañans. 
Cosme Amiguet. Médico. 
Pedro Bellocli, Mercader. 
Miguel Zafont, Boticario. 

Año 1542 

Francisco Desbosch. 
Galcerán de Juñent. 
Miguel Oliver. 
Jayme Lombart, Mercader. 
Rafael Zafont, Cirujano. 

Año 1543 

Miguel Uesjjalau. 
Francisco Amat. 
Juan Miguel de Bellafdla. 
Juan Ferrán, Mercader. 
Jayme Gomis, Boticario. 



Año 1544 

Galcerán Revira. 
Bernardo Esplugas. 
Francisco Grau. 
Francisco Xifré, Mercader. 
Jayme Roig, Ropero. 

Año 1545 

Ramón Durali. 
Ramón Desvalls. 
Mateo de Sancliment. 
Juan Arles, Mercader. 
Thomás Magarola, Cirujano. 

Año 1546 

Pedro Zapila. 
Guillen Ramón Soler. 
Juan Bofill. Médico. 
Domingo Moradell, Mercader. 
Miguel Salgueda, Carpintero. 

Año 1547 

Galcerán Garbo. 
Francisco Satorras. 
Onofre Marimón. 
Bernardo Gomis. Mercader. 
Juan Cañellas, Notario. 

Año 1548 

Miguel de Bellafilla. 
Francisco Grau. 
Juan Joachín de Rocacrespa. 
Francisco Comelles, Mercader. 
Juan Terré, Carpintero. 

Año 1549 

Pedro Salbá. 
Jayme Juan Za])ila. 
Pedro Salaverdeña. 
Juan Claret, Mercader. 
Juan Vilar, Notario. 

Año 15.5U 

Miguel de Valseca. 
Francisco Soler. 
Pedro Juan Soler. 
Juan Arlé.s, Mercader. 
Galcerán Carbonell, Carpintero. 



MLMOKIAS llIbTOKlCAS UE UAKCELU^A 



1U33 



Año 1551 

Juan Luis Llull. 
Guillen Oliver. 
Galcerán Pablo Llull. 
Clemente Jordá. Mercader. 
Francisco Desclergue, Notario. 

Año 1552 

Galcerán LluU. 
Pedro Dionisio Clariana. 
Miguel Sebastida. 
Antonio Gori. Mercader. 
Miguel Boigués, Platero. 

Año 1553 

Luis Dusay. 

Ramón Maiquet. 

Gerónimo Suñer. 

Jayme Casafranca, Mercader. 

Rafael Munterols, Cerero. 

Año 1554 

Jayme Juan Zapila. 
Pedro Juan Soler. 
Joachín de Rocacrespa. 
Jayme Ferrer. Mercader. 
Jayme Marroquí, Pelayre. 

Año 1555 

Miguel Despalau. 
Miguel Salgueda. 
Cosme Amiguet. Médico. 
Nicolao Arles, Mercader. 
Juan Llunés, Notario. 

Año 1550 

Onofre Pau. 

Andrés Zacosta. 

Luis Dusay. 

Miguel Fábregas, Mercader. 

Sebastián Pons, Texedor de lienzos. 

Año 1557 

Dionisio Clariana. 
Christóval Carlionell, Jurista. 
Francisco Martí. 
Melchor Fábregas, Mercader. 
Francisco Martí, Notario. 



Año 1558 

Buenaventura de Gualbes. 
Miguel Sebastida. 
Pedro Ferreras. 
Antonio Gori, Mercader. 
Juan Bagá, Sastre. 

Año 1559 
Francisco Amat. 
Bernardo Ivorra. 
Guillen Guirgés. 
Francisco Xiffré, Mercader. 
Miguel Cellers, Notario. 

Año 1560 

Mateo Soler. 

Antonio Sarrovira. 

Francisco ViUafranca. 

Juan Ribera, Mercader. 

Pedro Ribalta, Texedor de lienzos. 

Año 1561 

Juan Miguel de Bellafilla. 
Juan BofiU, Médico. 
Galcerán de Navel. 
Pedro Pablo Ferrán, Mercader. 
Andrés Miguel Mir, Notario. 

Año 1562 

Juan Valentín de Ferrera. 

(ialcerán Sarria. 

Juan Amell. 

Francisco Poncet, Mercader. 

Pedro Patau, Carpintero. 

Año 1563 

Jayme Juan Zapila. 
Miguel Zarrovira. 
Galcerán Dusay. 
Jayme Codína, Mercader. 
Francisco Juan, Boticario. 

Año 1564 

Juan Benito Salbá. 

Berenguer Zapila. 

Juan Axerrat. 

Antonio Falguera, Mercader. 

Antonio Roig, Capuzero. 



1034 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Año 1565 

Jayme Mijavila. 
Francisco Martí. 
Simón Benito Pía, Médico. 
Estevan Bonell, Mercader. 
Pablo Vila, Boticario. 

Año 1566 

Luis Gibert. 

Francisco CasteUó, Médico. 
Galcerán de Monrodón. 
Antich Martí, Mercader. 
Bartolomé Palau, Carpintero. 

Año 1567 

Andrés Zacosta. 
Miguel Sebastida. 
Luis Juan Cornet. 
Jayme Ros, Mercader. 
Estevan Quintana, Cerero. 

Año 1568 

Luis Setantí. 

Jayme Espuny. 

Juan Miguel Pol. 

Francisco Guiomar, Mercader. 

Jayme Sureda, Sombrerero. 

Año 1569 

Antonio Zarrovira. 
Bernardo Fivaller. 
Onofre Alexo de Espital. 
Jayme Casademunt, Mercader. 
Pablo Vila, Especiero. 

Año 1570 

Ramón de Sentmanet. 
Gerónimo Vilana. 
Juan Exerrat. 
Dalmao Ros, Mercader. 
Benito Vidal, Carpintero. 

Año 1571 

Luis üusay. 

Juan Candías. 

Simón Benito Pía, Médico. 

Joachín Malendricli, Mercader. 

Francisco Suñent, Notario. 



Año 1572 

Miguel Zarrovira. 
Federico Vilana. 
Jayme Juan de Vilatorta. 
Jayme Codina, Mercader. 
Rafael Serradell, Chapinero. 

Año 1573 

Galcerán Pablo LluU. 
Juan Miguel Pol. 
Francisco Casademunt. 
Antich Martí, Mercader. 
Nicolao Molner, Notario. 

Año 1574 

Bernardo Fivaller. 
Francisco Casador. 
Pedro Grimosachs, Médico. 
Francisco Guiomar, Mercader. 
Bartolomé Cárdenas, Alfarero. 

Año 1575 

Galcerán de Navel. 
Francisco CasteUó, Médico. 
Francisco Calca. 
Jayme Genovés, Mercader. 
Tilomas Magarola, Cirujano. 

Año 1576 

Miguel Oliver. 
Simón Juan Pía, Médico. 
Macián Pelegrí. 
Jayme Sala, Mercader. 
Juan Gori, Colchonero. 

Año 1577 

Miguel Doms. 
Juan Cañelles. 
Galcerán Grimosachs. 
Antonio Folquer, Mercader. 
Pedro Lloréns, Notario. 

Año 1578 

Luis Gibert. 
Gerónimo MoUet. 
Pasqual Texent. 
Antonio Polit, Mercader. 
Bartolomé Esteva, Carpintero. 



MEMORIAS HISTOIUCAS DE BARCELONA 



1035 



Año 1579 

Galcerán Burgués. 
Gerónimo Magarola, Médico. 
Rafael Masnovell. 
Francisco Aróles, Mercader. 
Antonio Roure, Boticario. 

Año 1580 

Jaynie Vila. 
Gerónimo Prat. 
Monserrat Monfar. 
Jayme Sala, Mercader. 
Monserrat Vidal, Espadero. 

Año 1581 

Galcerán Calca. 

Magín Pelegrí. 

Juan Puigvert. 

Gerónimo Ferrer, Mercader. 

Juan Lixeras, Tintorero. 

Año 1582 

Francisco Despuig. 
Francisco Domingo, Médico. 
Pedro Zacosta. 
Simón Cañet, Mercader. 
Jayme Planes, Droguero. 

Año 1583 

Pedro Ferreras. 
Francisco Gualbes de Corbera. 
Miguel Juan de Juñent. 
Francisco Palau, Mercader. 
Pedro Prats, Boticario. 

Año 1584 

Jayme Vila. 

Simón Benito Pía, Médico. 

Pablo de Fluviá. 

Jayme Busquets, Mercader. 

Gerónimo Claramunt, Platero. 

Año 1.585 

Thomás Pineda. 
Francisco Saragosa. 
Josef Dalmau. 
Simón Cañet, Mercader. 
Antonio Roure, Boticario. 



Año 1586 

Antonio Zarrovira. 
Miguel Ferrer. 
Gerónimo Fivaller. 
Antonio Gori, Mercader. 
Gabriel Fuster, Jabonero. 

Año 1587 

Galcerán de Navel. 
Federico Roig y de Soler. 
Francisco Gamis. 
Pedro Alguer, Mercader. 
Jayme Encontra, Notario. 

Año 1588 

Gerónimo Cabors y de Soler. 

Vicente CasteUó. 

Joacbín Setantí. 

Juan Cervera, Mercader. 

Jayme Colomer, Cerrajero. 

Año 1589 

Miguel Doms. 
Galcerán de Sarria. 
Felipe Dimas Montaner. 
Vicente Sala, Mercader. 
Lorenzo Pasqual, Notario. 

Año 1590 

Francisco Terré de Picalqués. 

Jayme Dalmau. 

Onofre Bruguera. 

Domingo Campaner, Mercader. 

Bernardo Gori, Colchonero. 

Año 1591 

Jayme Pineda. 
Pedro Serra. 
Pedro de Tamarit. 
Jayme Morillo, Mercader. 
Miguel Querol, Boticario. 

Año 1592 

Joachín Setantí. 
Miguel Ramires. 
Francisco Rodés. 
Jayme Genovés, Mercader. 
Bartolomé Roca, Pelayre. 



4 
-Jl 



1036 



ANTÜi\IO DE CAl'MANY Y UE MÜNI'ALAU 



Año 1593 

Juan Benito Codina. 

Gerónimo Miquel. 

Francisco Pons. 

Monserrate Montaner, Mercader. 

Bernardo Flaquer, Cirujano. 

Mw 1594 

Juan de Gualbes. 

Francisco Bonet. 

Juan Dusay. 

Miguel Oños, Mercader. 

Francisco Magriñá, Capucero. 

Año 1595 

Miguel Juan Sebastida. 
Gerónimo Cardona. 
Gabriel Bosser. Médico. 
Rafael Jordá, Mercader. 
Juan Sala, Notario. 

Año 1596 

Pedro Ferraras. 
Francisco Saragosa. 
Francisco de Gualbes. 
Francisco Palau, Mercader. 
Juan Pablo Ribei, Platero. 

Año 1597 

Juan Miguel Pons. 

Felipe Dimas Monlaner. 

Josep Illa. 

Francisco Comellas, Mercader. 

Gerónimo Talayera, Notario. 

Año 1598 

Francisco Soler. Médico. 
Pablo de Fluviá. 
Juan Bautista Lloréns. 
Rafael Anticli. Mercader. 
Gerardo Saoiiés, Marinero. 

Año 1599 

Miguel Moiiseriat (irau. 
Gerónimo Rosell, Médico. 
Juan Desperes. 
Pablo íerrer, Mercader. 
Juan Fons, Cirujano. 



Año 16UÜ 

Miguel Ferrer. 
Estevan Monfar. 
Juan Eróles. 
Rafael Jordá, Mercader. 
Juan Torres, Cerrajero. 

Año 1601 

Luis Salavardeña. 

Josef de BellafiUa. 

Baltasar Morell. 

Pedro Pablo Rifós, Mercader. 

Gerónimo Roig, Boticario. 

Año 1602 

Pedro Ayllar. 
Juan Illa. 
Miguel Puigener. 
Bernardo Corts, Mercader. 
Juan Busquets, Carpintero. 

Año 1603 

Francisco Gamis. 
Arcángelo Queralt, Médico. 
Magín Grau. 
Pablo Albaret, Mercader. 
Jayme Hernández, Boticario. 

Año 1604 

Joaquín Setantí. 
Martín Juan Despuny. 
Pablo Puigener. 

Pal)lo Jordá, Mercader. 
Gabriel Castellar, Cuchillero. 

Año 1605 

Kstcvau Monfar. 

Joaquín Montalt. 

Pedro Beller. 

Onofre Boxadors, Mercader. 

Lorenzo Pasíjual, Notario. 

Año 1606 

(Gabriel Bosser, Médico. 
Gerónimo OUers. 
Miguel Samsó. 
Pablo Ferrer, Mercader. 
Juan Balís, Sombrerero. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1037 



Año 1607 

Petiro Avilar. 
Francisco Aguilar. 
Jayme Aymerich. 
Gabriel Rius, Mercader. 
Galcerán ('alopa, Notario. 

At'u) 160.", 

Francisco Palaii. 
Josef Dalniau. 
Bernardiiio Arancliipí. 
Lucas Talayera, Mercader. 
Magín Bassa, Herrero. 

Año 1609 

Gerónimo Bosch y de Corbera. 
Juan Francisco Rossell, Médico. 
Francisco Aguiló. 
Monserrate Mora, Mercader. 
Gaspar Massaguer, Cirujano. 

Año 1610 

Gerónimo Ollers. 
Miguel Puigener. 
Jayme Ortoneda, Médico. 
Onofre Palau, Mercader. 
Francisco Broca, Zapatero. 

Año 1611 

Gaspar Montaner. 

Bernardino Roma, Médico. 

Bautista Casador. 

Pedro Magín Burgués, Mercader. 

Juan Andreu, Notario. 

Año 1612 

Pedro Ballet. 
Gerónimo Astor. 
Luis Vileta, Médico. 
Melcbor Pagés, Mercader. 
Christóval Mercer, Pelayre. 

Año 161:5 

Julián de Navel. 

(Jerónimo Rubio. 

Rafael Llauder. 

Francisco Vilar, Mercader. 

(íalcerán Pedralbes, Notario. 



Año 1614 

Juan Dusay. 

Bartolomé Sala. 

Miguel Doms. 

Pedro Albarer, Mercader. 

Francisco (nortada, Tintorero. 

Año 161") 

Juan Gualbes. 

Juan Amat, Médico. 

Rafael Zafont. 

l'ablo Cata, Mercader. 

Amador Vilar, Droguero. 

Año 1616 

Juan Eróles. 

Felipe Sorribes. 

Juan Francisco Codina. 

Pedro 011er, Mercader. 

Francisco Ferrer, AHjar'iil. 

Año 1617 

(íaspar Monlaiier. 

Pablo Miret. 

Luis Puig. 

Gabriel Rius, Mercader. 

Juan Josef Poiisicli, lloticario. 

Año 161P, 

(Gerónimo Cardona. 
Joaquín Montalt. 
Beltrán Üesvalls. 
Francisco Ros, Mercader. 
Guillen Pujol, Carpintero. 

Año 1619 

Francisco Fivaller. 
Pablo Francisco Nicolau. 
Gaspar Gabriel Cárcer. 
Pablo Albaret, Mercader. 
Gabriel Benito Pedrol. Boticario. 

Año 1620 

Josef Illa, Jurista. 
Miguel (]opons. 
Jorge de Fluviá. 
Gerónimo Lluciá, Mercader. 
Christóval Mercer, Pelayre. 



1038 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Año 1621 

Pablo Altarriba. 
Gerónimo de Naval. 
Agustín Bruna, Médico. 
Lucas Talavera, Mercader. 
yVmador Vilar, Droguero. 

Año 1622 

Juan Luis Vileta, Médico. 

Francisco Cornet. 

Juan Francisco Codina. 

Pablo Cata, Mercader. 

Juan Bonet, Texedor de mantas. 

Año 1623 

Francisco Rossell, Médico. 
Miguel Juan Magarola. 
Luis de Foxá. 
Francisco Nebot, Mercader. 
Francisco Tió, Notario. 

Año 1624 

Joseí Cescases. 
Francisco Grimosachs. 
Francisco Zafont, Jurista. 
Jayme Font, Mercader. 
Pedro Selma, Herrador. 

Año 1625 

Julián de Navel. 
Gerónimo de Gaver. 
Miguel Ximénez, Médico. 
Rafael Roure, Mercader. 
Gabriel Pedralbes, Notario. 

Año 1626 

Beltrán Desvalls. 
Rafael Llaurader. 
Dimas Polit. 
Pablo Rifós, Mercader. 
Bernardo Serrat, Velero. 

Año 1627 

Josef de BellafiUa. 

Rafael Cervera. 

Bernardo Berengari, Médico. 

Nicolás Ferrer, Mercader. 

Juan Vilarrubia, Boticario. 



Año 1628 

Bartolomé Sala. 
Buenaventura de Gualbes. 
Francisco Ribas. 
Jayme Magarola, Mercader. 
Francisco Flix, Carpintero. 

Año 1629 

Gerónimo de Navel. 
Antich Saleta y Morgades. 
Josef Jover. 

Ünofre Palau, Mercader. 
Gerónimo Bosch, Notario. 

Año 1630 

Jorge de Fluviá. 

Matías Vilar. 

Josef Estevanell. 

Antonio Sagrera, Mercader. 

Josef Sajós, Carpintero. 

Año 1631 

Bernardo Sala. 
Pablo Boquet. 
Nicolás Bonet. 
Francisco Ros, Mercader. 
Amador Vilar, Droguero. 

Año 1632 

Francisco Bru. 
Onofre Vila. 
Francisco de Xammar. 
Jayme Magriñá, Mercader. 
Miguel Oliveres, Platero. 

Año 1633 

Gerardo de Paguera. 

Pablo Miguel. 

Josef Mora. 

Francisco Nebot, Mercader. 

Antonio Casanoves, Droguero. 

Año 1634 

Gerónimo de Navel. 

Joaquín Valls y de Sentcliment. 

Miguel Mora. 

Baldirio Miguel Sobirás, Mercader. 

Gerónimo Borras, Platero. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1039 



Año 1635 
Francisco Juan Magarola. 
Nicolás Bonet. 
Francisco Ramón FivaUer. 
Francisco Vilar, Mercader. 
Amador Vilar, Droguero. 

Año 1636 
Ramón de Olmera y Zarrovira. 
Antonio Mostorós, Médico. 
Antonio Seguí y Capaila. 
Sebastián Cormelles, Mercader. 
Miguel Pasqual, Curtidor. 

Año 1637 
Juan Argila, Médico. 
Francisco de Xanimar. 
Josef Mora. 

Christóval Mercer, Mercader. 
Francisco Santgenis, Droguero. 

Año 1638 
Juan Francisco Rosell, Médico. 
Francisco Claris. 

Francisco Cellares y de Sorribes. 
Christóval Santgenis, Mercader. 
Guillen Pujol, Carpintero. 

Año 1639 
Luis Juan de Calders. 
Antich Saleta y Morgades. 
Josef Masana. 

Pedro Juan Xirau, Mercader. 
Antonio Carrera. Cirujano. 

Año 1640 
Pedro Fontanella. 
Francisco Soler. 
Pedro Juan Rosell. 
Juan Francisco Ferrer, Mercader. 
Pablo Salines, Pelayre. 

Año 1641 

En este año se aumentó hasta seis el 
número de los Concelleres, esto es, se 
destinó la sexta plaza constantemente para 
menestral, la quinta para artista, y la 
quarta para mercader: y baxo de esta 
planta continuó hasta el año 1713. 



Galcerán Nebot. 

Ramón Romeu. 

Alvaro Antonio Bosser. 

Onofre Palau, Mercader. 

Juan Gerónimo Talavera, Notario. 

Andrés Saurina, Pasamanero. 

Año 1642 

Francisco Sala. 
Vicente Barthomeu. 
Jacinto Fábregas. 
Christóval Mercer, Mercader. 
Francisco Pía, Notario. 
Pedro Pablo Sevit, Cerrajero. 

Año 1643 

Josef Montaner. 

Juan Gaspar de Prat. 

Juan Pablo March Jalpi, Médico. 

Francisco Ros, Mercader. 

Antonio Estalella, Notario. 

Salvio Soler, Texedor de lino. 

Año 1644 
Juan Argila, Médico. 
Jacinto Ballester. 
Juan Argensola. 
Narciso Feliu, Mercader. 
Diego Vilaseca, ¡Sotarlo. 
Josef Vilella, Platero. 

Año 16^15 
Felipe de Sorribas y Rovira. 
Francisco \'ila. 

Juan Bautista Monfart y Sorts. 
Luis ClaresvaUs, Mercader. 
Luis Bataller, Notario. 
Pedro Bufarull, Texedor de lana. 

Año 1646 

Onofre Vila. 

Alvaro Antonio Bosser. 

Juan Bautista Rosell, Médico. 

Miguel García, Mercader. 

Miguel Piquer, Cirujano. 

Francisco Ferrer Capero, Pelayre. 

Año 1647 
Antonio Seguí y Capellá. 
Luis Mora, Médico. 



1040 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Rafael Casamitjana y Eril. 
Eloy Planes, Mercader. 
Francisco Reverter, No/ario. 
Jayme Miir. Ropero. 

Año 1648 
Gerónimo de Gaver. 
Dimas Zafont. 
Simón Campana. 
Segismundo Damians, Mercader. 
Francisco Fiter, Notario. 
Pedro Palilo Sivit, Cerrajero. 

Año 1649 
Pedro Pablo Miguel, Médico. 
Francisco Puigjancr. 
Luis Batallar. 
Pablo Ferrer. Mercader. 
Josef Serra, Cirujano. 
Francisco Soler, fellizero. 

Año 16.50 

Jacinto Fábregues. 
Francisco Matheu, Médico. 
Juan Carreras. 
Josef Rubio, Mercader. 
Josef Paisa, Notario. 
Miguel Llargués, Platero. 

Año 16.51 
Rafael Casamitjana y de Eril. 
Vicente Ferriol. 
Gerónimo de Novell. 
Josef Borrell, Mercader. 
Francisco Maurici, Droguero. 
Josef Garau, Marinero. 

Año 16.52 
Juan Marti, Médico. 
Jayme Magarola. 
Josef Rull. 

Agustin Novell, Mercader. 
Josef Roig. Cirujano. 
Ramón Llauder, Cerrajero. 

Año 16.5.3 

Josef Mora. 

(Gerónimo Pastor. 

Agustin Cíuilla. 

Miguel Juan Massana. Mercader. 



Bartholomé Pía, Notario. 
Josef Roger, Frasadero. 

Año 1654 
Vicente Magarola. 
Juan Gassió. 
Francisco Fons. 

Pedro Santmartí Creixell, Mercader. 
Josef Garitea, Cirujano. 
Pablo Martell, Zapatero. 

Año 165.5 
Miguel Vilanera, Médico. 
Ramón Copons. 
Josef de Miralles. 

Jayme Josef Fontanilles, Mercader. 
Josef Boleda, Notario. 
Pablo Batlle, Pelayre. 

Año 1656 
Antonio Seguí y Capellá. 
Josef Rull. 
Juan de Marimón. 
Bernat Corts, Mercader. 
Josef Paisa, Notario. 
Honorato Clavayracli, Calderero. 

Año 1657 
Josef 7\mat y Desbosch. 
Jorge Carrera, Médico. 
Juan Bautista Roca y Julia. 
Pablo Rosell, Mercader. 
Antonio Suriol, Droguero. 
Matheo Bolló, Pelayre. 

Año 1658 
Juan Pablo Marcli Jalpi, Médico. 
Francisco Semmanat. 
Rafael Cárcer y Bals. 
Juan Mateo Mascaró, Mercader. 
Francisco Reverter, Notario. 
Juan Planes, Curtidor. 

Año 16.59 
Miguel Vilanera, Médico. 
Pablo Santa (heu. 
Pablo Amat. 

Francisco AIós, Mercader. 
Josef Garau. Droguero. 
Juan Sala, Ropero. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK BARCELONA 



1041 



Año 1660 
Rafael Bonaventura de Gualbes. 
Bernat Boria, Médico. 
Gerónimo Riera. 
Josef Cabrera, Mercader. 
Pedro Trelles, Notario. 
Andrés Rius, Zapatero. 

Año 1661 
Josef de Navel y Eril. 
Juan Bautista Vedruna. 
Miguel Delmunts, Médico. 
Jaynie Cortada, Mercader. 
Francisco Janer, Candelero de cera. 
Gerónimo Guinart, Marinero. 

Año 1662 
Juan Marti, Médico. 
Jorge Carrera, Médico. 
Galcerán de Cordelles. 
Pedro Pablo Vives, Mercader. 
Josef Marti Miró, Boticario. 
Pablo Dalniases, Pelayre. 

Año 1663 
Francisco Puigjaner. 
Luis Lafarga, Médico. 
Jacinto Andrea, Médico. 
Francisco FonoUeda, Mercader. 
Pedro Tagell, Boticario. 
Jayme Vilarasa, Platero. 

Año 1664 
Juan Gassió. 
Jayme Magarola. 
Pablo Fornells. 
Francisco Soler, Mercader. 
Juan Pablo Bruniquer, Notario. 
Juan Prats, Arcabucero. 

Año 1665 
Rafael Grimosachs. 
Miguel Boneu, Médico. 
Francisco Zacirera y Llupiá. 
Miguel Colomer, Mercader. 
Juan Bautista \ idal. Notario. 
Josef Many, Platero. 

Año 1666 
Francisco Asprer. 
Rafael Nabona v Fabra. 



Juan Alós. 

Cliristóval Liado, Mercader. 
Gerónimo Elias, Cirujano. 
Miguel Grcgori, Herrero. 

Año 1667 

Josef Bru. 

Gerónimo de Miguel. 
Francisco Campderrós. 
Jayme Texidor, Mercader. 
Ramón Vilanaperlas, Notario. 
Miguel Ráfols, Tonelero. 

Año 1668 
Segismundo Bofill. 
Jaynie Salamó. 
Antonio Serra y Voltor. 
Josef Cabrera, Mercader. 
Juan Pablo Bruniquer, Notario. 
Pedro Ferreres, Texedor de lana. 

Año 1669 

Francisco Buenaventura de Gualbes. 
Baltasar Auguspi. 
Pallarin Juncar, Médico. 
Juan Roger, Mercader. 
Buenaventura Torres. Notario. 
Josef Bandes, Curtidor. 

Año 1670 

Juan Maresch. 
Pedro Magarola y Llupiá. 
Gabriel de Amargos. 
Gaspar García, .Mercader. 
Pedro Trelles, Notario. 
Bartolomé Bramona, Alfarero. 

Año 1671 
Rafael Grimosachs. 
Gaspar Sabater. 
Josef de Paguera y Vilana. 
Pedro Pont, Mercader. 
Josef Martí Miró, Boticario. 
Josef Torner, Zapatero. 

Año 1672 
Carlos Calders y Vilafranca. 
Francisco Respall. 
Josef Melich. 
Pablo Feu, Mercader. 



1042 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Jacinto Borras, Notario. 
Jaynie Vintró, Pelajre. 

Año 1673 
Miguel Boneu, Médico. 
Juan Bautista Planella. 
Francisco Mas, Médico. 
Magín Mercader, Mercader. 
Jayme Moralló, Cirujano. 
Gabriel Cudina, Mercero. 

Año 1674 
Francisco Vidal y Ros. 
Juan Blanxart. 
Josef Bover. 

Juan Porciolas, Mercader. 
Antonio Llemosí, Cirujano. 
Juan Sala, Ropero. 

Año 1675 
Francisco Sanjust y Pagés. 
Jayme Falguera. 
Josef Regás. 

Juan Masdeu y Esteve, Mercader. 
Juan Guíu, Notario. 
Juan Sala, Texedor. 

Año 1676 
Josef de Navel y Eril. 
Pedro Magarola y Llupiá. 
Francisco Falguera. 
Antonio Bonanat. Mercader. 
Josef Ferrer, Notario. 
Josef Torner, Zapatero. 

Año 1677 
Christóval Lledó. 
Francisco Piñana. 
Francisco Sans y Puig. 
Magín Mercader, Mercader. 
Jayme Monfages, Candelero de cera. 
Josef Masó, Colchonero. 

Año 1678 
Josef de Marles. 
Juan Jofreu. 
Luis Rogar. 

Josef Cabrera, Mercader. 
Onofre Estalella, Cirujano. 
Amador Soler, Lozero. 



Año 1679 

Pálido Juncar. 

Francisco Taverner y de Montornés. 

Josef Company. 

Miguel Salvador, Mercader. 

Jayme Martí, Candelero de cera. 

Gerónimo Molerá, Pasamanero. 

Año 1680 
Francisco Vidal y Ros. 
Gabriel de Amargos. 
Francisco de Cárcer. 
Gaspar Matalí. Mercader. 
Miguel Fontcuberta, Notario. 
Pablo Planes, Frasadero. 

Año 1681 
Erasmo de Lana y Fontaner. 
Mauricio Rechs y Gallart. 
Magín Barrera. 
Antonio Bonanat, Mercader. 
Pedro Bruñes, Droguero. 
Juan Padrissa, Curtidor. 

Año 1682 
Christóval Lledó. 
Felipe Ignacio de Alegre. 
Josef Roig y Riva. 
Jayme Llobateras. Mercader. 
Josef Ramoneda. Droguero. 
Gerónimo Mir, Zapatero. 

Año 1683 
Juan Jofreu. 
Francisco Llentisclá. 
Juan Claresvalls. 
Josef Novial, Mercader. 
Gabriel Mora, Droguero. 
Ramón Castany, Arcabucero. 

Año 1684 
Francisco Senjust y Pagés. 
Onofre Monsalvo. 
Pablo Fuster, Médico. 
Miguel Salvador, Mercader. 
Jacinto Cescases, Notario. 
Andrés Puig, Carpintero. 

Año 1685 
Josef Melich. 
Domingo de Verdier. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1043 



Miguel Matalí, Médico. 
Josef Duran, Mercader. 
Rafael Roca, Boticario. 
Josef Refat, Tintorero. 

Año 1686 
Christóval Lledó. 
Francisco Falguera. 
Francisco Montaner y Zacosta. 
Jayme Texidor, Mercader. 
Francisco Cotxet y Soler, Notario. 
Josef Áster, Tundidor. 

Año 1687 
Gerónimo Novell y Bartrola. 
Melchor Texidor y Ferrer. 
Francisco Molines y Casadevall. 
Agustín Martines, Mercader. 
Francisco Cortés, Notario. 
Juan Tuco, Herrero. 

Año 1688 

Jayme Falguera. 

Felipe Ignacio de Alegre. 

Josef Dalta. 

Josef Novial, Mercader. 

Francisco Micalet, Barfiero. 

Josef Juli, Albañil. 

Año 1689 
Miguel Crimosachs. 
Josef Costa. 

Alexandro de Boxadors y Crasí. 
FéUx Amat, Mercader. 
Pablo Maurici, Droguero. 
Bartolomé Minuart, Pelayre. 

Año 1690 
Josef de Marlés y Casademunt. 
Francisco Piñana y Galvans. 
Jayme Francisco Texidor. 
Francisco Basols, Mercader. 
Josef Ramoneda, Droguero. 
Ramón Font, Pelayre. 

Año 1691 
Antonio Morell, Médico. 
Josef de Amigant. 
Francisco Llauder. 
Josef Lapeyra, Mercader. 



Francisco Cotxet y Soler, Notario. 
Macián Ros, Marinero. 

Año 1692 

Francisco Falguera. 

Isidoro Pi. 

Ramón Codina. 

Josef Picó, Mercader. 

Josef Pasqual y Alba, Droguero. 

Isidro Balaguer, Candelera de sebo. 

Año 1693 
Felipe Ignacio de Alegre. 
Josef Company, Médico. 
Honorato Riu y Navarro. 
Jacinto Cavaller, Mercader. 
Pedro Mártir Castells, Cirujano. 
Bernardo Bonamich, Zapatero. 

Año 1694 

Jacinto Andreu. 

Ramón Berart y de Vasia. 

Magín Mercader. 

Gerónimo Cerveró, Mercader. 

Agustín Castells, Cirujano. 

Juan Fochs, Droguero. 

Año 1695 
Estevan Serra y Vileta. 
Melchor Texidor. 
Juan Francisco Maresch. 
Juan Colomer, Mercader. 
Gerónimo Troch, Boticario. 
Josef Mestres, Soguero. 

Año 1696 
Francisco Taverner y Montornés. 
Joaquín Burniacli. 
Domingo Pinol. 
Gaspar Gatillepa, Mercader. 
Pedro Bruñes, Droguero. 
Macián Ros, Marinero. 

Año 1697 
Félix Boneu. 

Francisco Nicolás de Sanjoan. 
Magín Mercader. 
Onofre Sidos, Mercader. 
Jayme Salvador, Boticario. 
Simón Ribot, Cerrajero. 



1044 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Año 1693 

Juan Magín Barrera. 
Francisco Oriols, Médico. 
Josef de Magarola. 
Josef Aparici, Mercader. 
Bartolomé Roig, Notario. 
Francisco Ferrán, Algodonero. 

Año 1699 

Alexandro de Boxadors. 
Francisco Llauder. 
Gerónimo Salvador. 
Francisco Bassols, Mercader. 
Pedro Torner, Cirujano. 
Bernardo Miró, Pasamanero. 

Año 17U0 

Josef Company, Médico. 
Carlos Vila. 

Gerónimo Francisco Mascaró. 
Miguel Colomer, Mercader. 
Severo March, Droguero. 
Macián Ros, Marinero. 

Año 1701 

Félix Boneu. 

Pablo Lledó y Dalmase». 

Juan de Ponsich y Monjo. 

Onofre Sidos, Mercader. 

Pedro Mártir Castells. Cirujano. 

Juan Nadal. Platero. 

Año 1702 

Antonio de Valencia. 

Josef Areny y Garriga. 

Francisco Fornaguera. 

Jayme Texidor, Mercader. 

Mariano Rondó, Notario. 

Juan Vieta, Corretero de aguja. 

Año 1703 

Francisco Costa, Médico. 
Gabriel Francisco Boria. 
Honorato Pallejá y Riera. 
Pablo Sayol, Mercader. 
Matheu Ereu, Cirujano. 
Josef Sola, Carpintero. 



Año 1704 

Josef Company, Médico. 
Christóval Lledó y Carreras. 
Antonio Suñer y Belloch. 
Francisco Font, Mercader. 
Josef Saurina, Boticario. 
Bartolomé Oliver, Sastre. 

Año 1705 

Francisco Nicolás de Sanjoan. 
Francisco Gallart y Pastor. 
Jacinto Lloreda. 

Francisco Antonio Vidal, Mercader. 
Isidoro Famadas, Notario. 
Pablo Grau, Hortelano. 

Año 1706 

Francisco Oriols, Médico. 
Francisco de Bastero. 
Francisco Mas y Caldero. 
Francisco Golorons, Mercader. 
Juan Vilardaga, Boticario. 
Gerónimo BatUe, Pelayre. 

Año 1707 

Josef Areny y Garriga. 
Francisco Fontllonga. 
Antonio de Berenguer y Gabriel. 
Miguel Colomer, Mercader. 
Pablo Pi, Notario. 
Juan Darbó, Alfarero. 

Año 1708 

Ramón Cudina y Ferreras. 
Antonio Moxiga y Ginabreda. 
Baltasar Barrera y Bofarull. 
Gerónimo Alabau, Mercader. 
Rafael Albiá, Notario. 
Francisco Doset, Carpintero. 

Año 1709 

Antonio de Valencia. 
Francisco Monfar y Sors. 
Olagucr Argemir y Crexell. 
Juan Puigxuriguer. Mercader. 
Francisco Rosinés, Notario. 
Luciano Quadradas, '/.nrrador. 



MKMUKlAb Ill.sTUlUrA.s [>K 1ÍA1U:KLÜ¡\.\ 



1(115 



Año 1710 
Josef Coromirias. 
Diego Casetas. 
Miguel Fuster. 
Gabriel Font, Mercader. 
Manuel Rossell. Notario. 
Miguel Riga!. Platero. 

Año 1711 
Ramón Sabater. 
Manuel Mas y Soldevila. 
Salvador Massanés de Ribera. 
Juan Colomer, Mercader. 
Pedro Torner, Cirujano. 
Antonio Mateu, Platero. 



Año 1712 

Manuel Flix. 

Pablo Corbcra y Palau. 

Rafael Esteve, Médico. 

Juan Pablo Llorens, Mercader. 

Josef Gah'. Notario. 

Jacinto Clariana, Espartero. 

Año 1713 
Rafael Casanova. 
Salvador Feliu de la Peña. 
Ramón Sans. 

Francisco Antonio Vidal, Mercader. 
Josef Llaurailor, Notario. 
Gerónimo Ferrer, Guantero. 



En este año acabó el antiguo gobierno de la Ciudad: y en el de 1718 se pres- 
cribió a su Ayuntamiento la nueva forma de su constitución política y económica 
que hoy tiene por Real Cédula del Señor Don Felipe Quinto. 

Véase Kúbriíjiies de Bruni(¡ufr, I, p. 25-60. 



49 (iV, WIl) 

EXPLICACIÓN HISTÓRICA DEL ORIGEN. AUTORIDAD Y CONSTITUCIÓN 

de los antiguos Tribunales. Oficios, y Dignidades de Judicatura que exercían la 
jurisdicción Real de Cataluña, y .se mencionan jrequentemente en los Instrumentos 
de la Colección Diplomática del presente Tomo v del II de las Memorias Históricas. 



PARA proceder con el orden que exi- 
gen la calidad y excelencia de unas 
cosas respecto de otras: principiarenios 
por el Consejo Supremo de Aragón, que 
no comprehendía sólo aquel Reyno par- 
ticular, sino todos los demás que com- 
ponían entonces la Corona Aragonesa ; 
sin que por esto se impidiese la autori- 
dad y exercicio de los Triliunalcs supe- 
riores de gobierno y justicia, estableci- 
dos en cada una de las Provincias. 

CONSEJO SUPREMO DE ARAGÓN 

Este Supremo Consejo fue creado en 
1494 por el Rey Católico Don Fernando, 
para atender al despacho de los negocios 



de gracia y justicia de la Corona de 
Aragón, que com|)rebendia. no sólo las 
provincias v dominios de acá. como Ara- 
gón, Valencia, ('alaluña. Mallorca y Me- 
norca, sino a Cerdeña y Sicilia, y luego 
después al Reyno de Nájjoles. 

Su institución y autoridad fue confir- 
mada por Carlos 1 en 1.^22: bien que en 
1.543 se le dio su última forma, baxo la 
(]ual continuó hasta el año 1711. con el 
título de Sacro Regio Supremo Consejo 
de Aragón, el qual en 1713 fue supri- 
mido, e incorporado en el Real de Cas- 
tilla: habiendo (panlado sólo para la dis- 
tribución de los negocios respectivos a 
li Corona de Aragón una Escribanía de 
Cámara y Gobierno; y en la Real Cá- 



1046 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



niara un Secretario por lo tocante al Real 
Patronato de aquella Corona, por haber 
estado antes este ramo de regalía y de 
gracia unido al Consejo extinguido. 

En la primitiva formación de este Con- 
sejo le dio el Rey Católico un Presidente 
con el título de V ice-Canciller , el qual 
sacó de la Real Audiencia de Barcelona, 
y seis Ministros, dos naturales de cada 
una de las tres Provincias, Aragón, Va- 
lencia y Cataluña. 

En la última planta que se dio a este 
Supremo Tribunal en 1543, se le añadie- 
ron tres Ministros a los seis primeros, 
tres con el título de Regentes, tres con el 
de Consejeros Togados, y tres con el de 
Consejeros de Capa y Espada, que no in- 
tervenían en las materias de Justicia, y 
eran dos de ellos el Tesorero General de 
la Corona, y el Conservador General del 
Real Patrimonio. 

Todos estos Ministros habían de ser 
naturales de la Corona de Aragón, de- 
biendo serlo precisamente de una de las 
Provincias cada Regente de los tres, pues 
por esto se llamaban Regentes Provincia- 
les, cuyas vacantes proveía el Rey en Mi- 
nistros sacados de las Reales Audiencias 
de Aragón, Cataluña y Valencia, como 
plazas nacionales. 

Había un Protonotario, que correspon- 
día al Canciller en Castilla, pues en su 
casa tenía los Sellos y la Cancillería, y 
la Secretaría de la Orden Militar de 
Montesa. Este empleo, como el de Te- 
niente de Protonotario, debía por turno 
proveerse en naturales de las sobredichas 
tres Provincias. Había además tres Se- 
cretarios de Gobierno, esto es, uno por 
lo respectivo a cada Provincia: un Al- 
guacil Mayor, quatro Escribanos, que 
llamaban de mandamiento, para el des- 
])ac]io jurídico: nueve Escribanos de re- 
gistro: un Procurador Fiscal, l{ccetor, y 
Contador; quatro Porteros, dos Alguaci- 
les de Corte. Sólo había un Relator ex- 
traordinario, porque de ordinario hacían 
relación los mismos Consejeros. 

Este Consejo, que reunía las funciones 



de la Real Cámara, y otras económicas, 
consultaba al Rey todos los graves asun- 
tos gubernativos, y de gracia de la Co- 
rona de Aragón, como eran los Virrey- 
natos, Arzobispados, Obispados, y demás 
piezas eclesiásticas, y todos los Oficios 
políticos y militares, y de Real Hacienda, 
Encomiendas y Hábitos de la Orden de 
Montesa ; y además proveía otros em- 
pleos sin consulta. 

Conocía también de las suplicaciones 
de los pleytos de las Audiencias de Va- 
lencia y Cerdeña ; mas no de las de Ara- 
gón y Cataluña, cuyos Reales Concejos 
eran Supremos y sin apelación en mate- 
rias de justicia. 

Hasta que se formó en Madrid el Con- 
sejo de Italia en 1556 para las depen- 
dencias de Ñapóles, Sicilia, y Milán, a 
causa de la grande afluencia de nego- 
cios ; el Consejo Supremo de Aragón des- 
pachaba todos los de aquellos Estados. 
Desde aquella segregación continuó en- 
tendiendo sólo en los de las provincias 
del continente. Reyno de Mallorca, y Cer- 
deña ; pero por lo respectivo a Cataluña 
no conocía sino en las materias de Gracia. 

CONSEJO REAL DE CATALUÑA 

Hasta el año 1493 la Real Audiencia, 
que se tenía en Cataluña para la admi- 
nistración de justicia por los Señores Re- 
yes de Aragón, o por sus Primogénitos, 
que en su ausencia eran sus Lugartenien- 
tea Generales natos, se llamaba la Can- 
cillería, cuyo Tribunal, que seguía las 
personas Reales, se componía de tres Mi- 
nistros Superiores, que eran el Canciller, 
el Vice-Canciller, el Regente de la Can- 
cillería, y de un Procurador Fiscal: y 
aunque se servía de letrados en casos ar- 
duos, eran siempre Jueces de comisión. 

Para dar una forma más solemne y ex- 
peditiva a la justicia de la Provincia, ins- 
tituyó el Rey Católico Don Fernando, en 
las Cortes celebradas en Barcelona en 
1493, la Audiencia de Cataluña en Con- 
sejo Real, señalándole ocho Ministros en 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1047 



ambos Derechos, y naturales de la Pro- 
vincia, para oír, examinar, y votar todas 
las causas civiles y criminales, y además 
creó otros dos doctores o Licenciados, 
también naturales del país, para instruir 
y relatar solamente las causas crimina- 
les, y votarlas juntos con los otros dos 
ministros, guardando las constituciones, 
capítulos de cortes, usos y costumbres, 
de la tierra. 

En las Cortes de Monzón de 1512, la 
Reyna Doña Germana, muger y Gober- 
nadora General del Rey Don Fernando 
añadió quatro Ministros letrados a los 
ocho primeros, sin contar los de Corte, 
siendo de este modo doce: los quales se 
repartieron en dos salas o audiencias, se- 
ñalando seis a cada una. 

En ausencia del Rey, o de su Lugarte- 
niente General o Virrey, de la sala pri- 
m.era, debía presidirla el Canciller ; y en 
falta de éste el Decano de los seis Minis- 
tros; en cuyo caso debía presidir el Vi- 
ce-Canciller la segunda. 

En las Cortes de Barcelona de 1564, 
creó el Rey Don Felipe II un Consejo 
Criminal con otro Ministros, Doctores en 
ambos derechos, también naturales del 
país esto es, seis nuevos con los dos Jue- 
ces de Corte ya establecidos. Este Tri- 
bunal se instituyó con total separación 
del Consejo Civil, quedando por su Pre- 
sidente nato el Vice-Canciller, y en su 
falta el Regente la Cancillería. 

En las Cortes de Monzón de 1585, pa- 
ra mayor expedición de las causas, así 
civiles como criminales se suprimió este 
Consejo Real, componiéndola de seis Mi- 
nistros, para tratar sólo de las causas ci- 
viles en tercera instancia. Para los asun- 
tos criminales se crearon tres Jueces de 
Corte, que para votar y sentenciar debían 
juntarse con los seis Ministros de diclia 
tercera Sala, que debía presidirla el Re- 
gente la Cancillería quando se decidían 
negocios criminales, y en su ausencia o 
falta el Decano ; bien que éste debía pre- 
sidirla de derecho quando se trataban 
sólo causas civiles de tercera instancia. 



La Audiencia para estas causas se debía 
tener por las tardes en el palacio del 
Virrey. Los ministros de este Consejo 
Real se llamaban comúnmente Doctores 
de la Real Audiencia: uno de ellos exer- 
cia el oficio de Abogado Fiscal, y el más 
moderno en cada Sala era Relator de las 
causas. Este Tribunal tenía el dictado de 
Sacro Regio, y Supremo Senado de Cata- 
luña: del qual ninguna causa salía por 
apelación, ni otro caso fuera del Princi- 
pado, ni para la Regia Corte, estando el 
Rey fuera de la Provincia. Su Secretario 
se llamaba el Protonotario, y era guarda 
de los Sellos Reales. 

Desde la primitiva creación de este 
Consejo Real, se instituvó que en el caso 
de no hallarse dentro de la Provincia el 
Primogénito de la Corona, que era el Lu- 
garteniente General nato del Rey por 
constitución, o el Gobernador General de 
Cataluña, que era empleo delegado de la 
Soberanía, los Ministros de dicho Tribu- 
nal debían seguir la audiencia del Vice- 
Gerente de Gobernador, que vulgarmente 
se llamaba el Portant-Veus del General 
Gobernador: y en este caso presidía esta 
audiencia el Asesor del Vice-Gerente; 
porque en semejante ocasión, en que en- 
traba también la muerte del Rey, la ad- 
ministración de justicia se exercía por 
Audiencia que llamaban Vice-Regia, ce- 
sando las funciones del Canciller, Vice- 
Canciller, y Regente la Cancillería, por 
ser la autoridad de éstos delegada, y no 
ordinaria como la del Vice-Gerente, que 
era Oficio constitucional. Así continuó la 
forma de este Consejo, hasta que por la 
nueva planta de Gobierno que dio el Se- 
ñor Felipe V a las Provincias de la Co- 
rona de Aragón; se erigió la nueva Real 
Audiencia, presidida por el Capitán Ge- 
neral del Principado. 

Como los oficios supremos de la Real 
judicatura antigua de Cataluña, se indi- 
can en la formación y organización de 
este Consejo Provincial; me ha parecido 
conveniente dar una breve idea de su 
creación y facultades. Empezando por el 



104« 



ANTOMIÜ DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



de Lugarteniente General, Vice-Gerenle de 
General Gobernador, Canciller. I ice-Can- 
ciller, Regente la Cancillería, Bayle Gene- 
ral, y Maestre Racional, de cuyos empleos 
se hace freqüentemente mención en las 
cláusulas cancellerescas de los Instru- 
mentos Reales comprehendidos en la Co- 
lección Diplomática del presente tomo, y 
del II de estas Memorias. 

LUGARTENIENTE GENERAL 

Esta dignidad, que tenía comunicadas 
las regalías del Soberano, recaía, en las 
ausencias que hacían los Reyes de Ara- 
gón, en la persona de las Reynas sus es- 
posas ; pero habiendo príncipe heredero 
en edad competente, era anexo a su per- 
sona por derecho, que con el tiempo se 
hizo constitucional, e inagenable de la 
primogenitura. 

Del origen de esta comunicación de la 
regalía o representación de la Soberana 
Potestad, no se sabe la época fixa. An- 
drés BosCH, en su tratado De los títulos 
de honor de Cataluña, acostumbra equi- 
vocar el verdadero origen y épocas de 
casi todos los oficios públicos. 

Lo cierto es que si no creó la Lugarte- 
nencia Don Jayme I, como creen algunos, 
la crearía Don Jayme II ; en cuyo rey- 
nado se establecieron otros oficios de ju- 
dicatura. Pero es de advertir, que a los 
principios no liallamos esta dignidad de- 
signada con el propio titulo de Lugarte- 
niente, sino con el de Procurador General 
ya desde el año de 1295: y baxo de este 
título continuó esta dignidad hasta el rey- 
nado de Don Pedro IV, en que se designa 
en los diplomas desde 1340 en adelante 
con el de Gobernador General. Desde me- 
diados de aquel reynado hasta fines del 
de los Reyes Católicos, se lee el título de 
Lugarteniente General de la Real Corona 
conferido a las Reynas, en ausencias de 
sus maridos, que eran muy freqüentes 
con motivo de su viages y expediciones a 
Italia y sus Islas. Bien que este poder 
era un nombramiento especial; porque 



el Lugarteniente nato del Rey, ya fuese 
con este título, o con los de Gobernador, 
o Procurador, era el Primogénito y here- 
dero de la Corona, por ley constitucional 
antigua, siempre que tenía la edad com- 
petente para gobernar. 

Después que la Corona de Aragón se 
unió a la de Castilla; y que por consi- 
guiente la Corte del Soberano no podía 
ser permanente en las Provincias Arago- 
nesas, y la Monarquía Universal de Es- 
paña no permitía la continua residencia 
del Rey o del Príncipe heredero en todos 
los Estados de Fueros, así ultramarinos, 
como del continente; Cataluña (a exem- 
plo de Sicilia y Ñapóles) tuvo sus Go- 
bernadores, con el título de Lugartenien- 
tes Generales, que empezaron a llamarse 
Virreyes vulgarmente desde 1520, aña- 
diéndoles poco después el de Capitanes 
Generales, porque eran Xefes Supremos de 
las armas, fortalezas, y fronteras. A este 
tenor, Aragón, Valencia y Mallorca, que 
antes habían tenido sus Gobernadores 
Provinciales en nombre del Rey, reci- 
bieron igualmente su peculiar Lugarte- 
niente General, que era el virrey en 
cada una ; cuyas altas y supremas dig- 
nidades, que tenía cometidas las regalías, 
se proveían ordinariamente en jiersona- 
ges de la más ilustre nobleza y gerarquía, 
como se verá más abaxo en el Catálogo 
de los de Cataluña, en que se cuentan no 
sólo los sugetos de las familias grandes 
más nombradas, sino Infantes Reales, y 
Príncijjes de Italia, y de Alemania. 

Los cargos de todos los Vírreynatos, 
así de la Península como de los dominios 
remotos, eran trienales, y así turnaban 
casi todos como por escala de ascensos ; 
siendo los de término el del Reyno de 
Ñapóles, y el Gobierno de los Países-Ba- 
xos. Pero en los de tierra-firme era de 
término el de Cataluña, al qual pasaban 
de Aragón, de Valencia, y de Mallorca ; 
y de allí sólo salían alguna vez para Ña- 
póles o Sicilia. 

Aunque los Virreyes de Cataluña eran 
conocidos por esta denominación gene- 



MKMOIUAS Ul.sroHií \.s í)i: I! MtCKLONA 



1019 



ral, nunca en las caitas y oficios reales 
que se despachaban por Cancillería de 
Aragón, se les dio otra que la de Lo- 
cumtenens Generalis, esto es, Lugarte- 
niente General. 

El Lugarteniente General tenía comu- 
nicadas las regalías de S. M. y represen- 
taba al mismo Rey sin limitación alguna ; 
y así le llamaban los Reyes Alter-Nos. 
Pero esta preeminencia hacía que su au- 
toridad y facultades cesasen por muerte 
del Rey, hasta que juraba el sucesor, por 
ser su potestad suprema delegada y no 
ordinaria, como lo era la de los otros 
Virreyes, de Aragón, Valencia, Cerdeña, 
Sicilia, y Ñapóles. 

Para estos casos gozaba Cataluña la 
prerrogativa confirmada por constitución 
de tener un oficio con el título de Porlant 
Veus de General Gobernador, o sea Vi- 
ce-Gerente, que resumía en sí toda la ju- 
risdicción su))rema de la justicia y go- 
bernación de la Provincia. 

VICE-GERENTE DE GENERAL 
GOBERNADOR EN CATALUÑA 

El Oficio de Portant Veus de General 
Gobernador en Cataluña, se halla ya crea- 
do en el año 1304: y se instituyó para 
substituir a los Procuradores o Goberna- 
dores de los Reyes, por muerte o ausen- 
cia de ellos. Aunque el oficio de Portant 
Veus supone otro principal qual eran el 
de Gobernador General de Cataluña, 
siempre las leyes hablaban con el prime- 
ro porque era cargo constitucional y 
nunca vacó ; quando el de Gobernador 
General se solía proveer de tiempo en 
tiempo en personages muy ilustres de la 
provincia. Y como era empleo vitalicio, 
y podía dar demasiado poder al poseedor 
en los interregnos, se confería pocas ve- 
ces a vasallos, y así se cuidó siempre de 
incorporar su potestad en la Gobernación 
General de la Corona que obtenían los 
Primogénitos ; y en los intervalos entre 
el fallecimiento de un Soberano y la jura 
del succesor, o entre el de un Virrey, y 



la toma de ])osesión del nuevo, entraba 
de derecho a exercer su autoridad el Vi- 
ce-Gerente, cuya jurisdicción era ordina- 
ria; bien que sus facultades eran más 
restringidas en algunos puntos que las 
del Virrey, como eran los casos privile- 
giados de los Barones y Señores feuda- 
les, y la prerrogativa del Juy de Prohoms, 
de que gozaba el Ayuntamiento de Bar- 
celona, que era la suprema administra- 
ción de justicia en las causas criminales, 
a juicio de hombres buenos, siempre que 
faltaba en el Principado. 

Esta jurisdicción del Portant-veces se 
llamaba la Gobernación Vice-Regia: y pa- 
ra su audiencia debían seguirle seis Mi- 
nistros del Real Consejo, a quienes pre- 
sidia su asesor: porque entonces la au- 
toridad de Canciller, Vice Canciller y Re- 
gente la Cancillería de la Regia Audien- 
cia, estaba sin uso ni exercicio, por ser 
delegada, y no ordinaria. 

Por constitución de las Cortes de Ge- 
rona de 1321, el V ice-Gerente debía ju- 
rar su oficio y la observancia de los fue- 
ros y leyes de Cataluña en poder del 
Procurador o Gobernador General de la 
Provincia, asi como éste debía practi- 
carlo en manos del Rey. 

El Gobernador General, o su Vice-Ge- 
rente, debía visitar todos los años el Prin- 
cipado, y conocer de qualesquíera casos 
civiles y criminales en cada Veguería o 
Baylía ; pero luego que salía de su dis- 
trito, el juicio pasaba al juez ordinario 
local. Así se estableció en las Cortes de 
Cervera de 1359. 

El Asesor del Vice-Gerente debía se- 
guir siempre a éste ; y no podía firmar 
ni exercer algún acto de jurisdicción co- 
mo Asesor, si no estaba presente su prin- 
cipal en la misma ciudad. Villa, o Lugar. 
Así se estableció en las Cortes de Barce- 
lona de 1481: y en las de Monzón de 
1542, se ordenó que el tal Asesor de Vi- 
ce-Gerente no pudiese ser del Consejo 
Real. 

Por otras Cortes de Monzón de 1547, 
se estableció que el Vice-Gerente de Ge- 



1050 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



neral Gobernador, en la visita que hicie- 
se para administrar la justicia, debía no 
parar ni residir en una misma Veguería 
más de quatro meses cada año, a menos 
de alguna necesidad notoria, y declarada 
por el Rey, o por su Lugarteniente y Real 
Consejo. Pero nunca podía residir en Ve- 
guería ni otro pueblo en que se bailase 
la Real Audiencia. 

Aunque la jurisdicción suprema de los 
Gobernadores Generales o Lugartenientes 
de Cataluña, comprehendía a Rosellón y 
Cerdaña; sin embargo, el Vice-Gerente 
de la Provincia no exercía autoridad en 
estos dos Condados, que tenían Juntos su 
local Portant-veces de Gobernador Gene- 
ral de Cataluña. Y a este fin se otorgó en 
las Cortes de Monzón de 1585, que se 
fixase en Perpiñán el Consejo de la Go- 
bernación. 

BAYLE GENERAL DE CATALUÑA 

De los más antiguos oficios, creados 
por los Señores Reyes de Aragón en Ca- 
taluña, es el de Bayle General, que al 
principio eran Procuradores y Tesoreros 
de las rentas reales. 

Andrés Bosch. en sus Títulos de Ho- 
nor de Cataluña, se equivoca suponiendo 
que este oficio fue creado por el Rey Don 
Pedro IV, quando le vemos citado en 
cuentas originales del año 1316 refirién- 
dose a otras anteriores. Desde los prin- 
cipios eran Oficiales de la Casa del Rey, 
y en su nombre se expedían provisiones, 
mandamientos, edictos. No cuidaban más 
que de la exacción de las rentas fiscales, 
y derechos del Real Patrimonio; pero 
desde los años 1348 se les concedió más 
amplia jurisdicción con tribunal particu- 
lar, que llamaron la Baylía, hoy incorpo- 
rada al de la Intendencia General, para 
la cobranza, administración, y conserva- 
ción de todas las regalías ])atrimoniales. 

Después se unieron a este oficio otros 
que estaban establecidos con autoridad y 
jurisdicción peculiar, como eran el de 
Procurador Feudal, al qual tocaban los 



apeos, y demás diligencias anexas a los 
feudos y señoríos directos: y el de Maes- 
tre de Aguas, Bosques y Puertos. 

Era Juez General de las causas fisca- 
les, y en Barcelona lo era del peso Real: 
y tenía su Asesor y Abogado Patrimo- 
nial, con su escribanía y demás oficinas. 
Los Bayles Generaics eran del Consejo 
del Rey ; su oficio era vitalicio, y su ju- 
risdicción ordinaria. Este empleo debía 
proveerse en naturales de la Provincia, 
y solían obtenerle personas de ilustre li- 
iiage. 

Este oficio se conocía con las mismas 
facultades y prerrogativas en Aragón y 
Valencia en cuyos Reynos se estableció 
a imitación de Cataluña. Pero en los Con- 
dados de Rosellón y Cerdaña las rentas y 
derechos reales se exigían y administra- 
ban por un Procurador Real, cuyo oficio 
era independiente del Bayle General de 
Cataluña, y lo mismo se usaba en el Rey- 
no de Mallorca. 

MAESTRE RACIONAL DE CATALUÑA 

Acerca de la época fixa de la creación 
de este oficio se equivoca también An- 
drés Bosch en sus Títulos de Honor de 
Cataluña, señalándola al año de 1344: 
porque, según manifiestan los registros 
del Archivo del Antiguo tribunal de este 
oficio, se halla ya Pedro de Boíl en 1307 
exerciendo las funciones de tal, y es re- 
gular no fuese éste el primero, en aten- 
ción a que en el índice en que se hacf; 
mención de él, se citan cuentas de Maes- 
tres Racionales, muy viejas y maltra- 
tadas. 

Su Oficio, que correspondía a Conta- 
dor General de la Casa y Corte de los 
Reyes, y de las Rentas dominicales y fis- 
cales, se instituyó para oír, ver, y reci- 
bir las cuentas de los Bayles Generales, 
de la Corona, de los Bayles Generales, 
Procuradores Reales, Vegueres, Receto- 
res, no sólo de Cataluña, sino de Mallor- 
ca, Rosellón y Cerdaña, y hasta el año 
1450 del mismo Rey no de Aragón. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1051 



Así, pues, era un oficio de muy am- 
plias facultades y vasta jurisdicción, sien- 
do su Tribunal muy condecorado y pri- 
vilegiado, como una Cámara Real de 
Cuentas. 

El Maestre Racional era oficio vitali- 
cio, y tenía la calificación de Consejero 
del Rey, como el Bayle y Tesorero Ge- 
neral : y a imitación de éstos se proveía 
por el Rey en naturales de la Provincia, 
y personas de conocida nobleza. 

Este Oficio, en las urgencias de la Co- 
rona, fue enagenado por D. Fernando el 
Católico a favor de la familia de Gralla y 
Desplá perpetuamente: y habiendo esta 
Casa, con sus rentas y derechos, incor- 
porádose en la de los Señores Marqueses 
de Aytona, por casamiento de 1560 ; 
desde este tiempo en adelante hasta 1713 
los poseedores de este Estado tuvieron 
Oficio de Maestres Racionales de Cata- 
luña, cuyo título conservan hoy los Se- 
ñores Duques de Medinaceli ; y lo ha- 
cían regir por Tenientes, que nombraban 
en la Provincia, a causa de su residencia 
en la Corte, y de sus cargos de la Corona 
en paz y en guerra. Eran siempre estos 
Tenientes caballeros principales del país, 
como lo manifiestan los apellidos de algu- 
nos de que se hace mención en muchos 
registros del Archivo, que casualmente 
he visto, desde el año 1636 hasta el 1683 ; 
v fueron Don Gerardo de Guardiola. Don 
Miguel de Zalvá y de Vallguarnera, Don 



Luis de Peguera, Don Juan Bautista de 
Mala. Don Pedro de Rubí y Sabater. 

Es de advertir qu ; así los Bayles Ge- 
nerales, como los Maestres Racionales, re- 
sidían en Barcelona, y en ella tenían es- 
tablecidos sus Tribunales, Oficinas, y Ar- 
chivos. Estos por fortuna subsisten con 
el arreglo y custodia en que se hallaban 
a principio de este siglo, quando por la 
nueva planta de Gobierno se extinguieron 
estos Oficios, y se mcorporaron, el pri- 
mero en la Intendencia, y el segundo en 
la Contaduría Principal del Exército y 
Principado. 

Para conservar la memoria de los per- 
sonages que obtuvieion las dignidades de 
Lugartenientes, y Bayles Generales, Maes- 
tres Racionales, y Tesoreros de los Re- 
yes en Cataluña, y años en que poseían 
estos empleos, se pone aquí un catálogo 
de todos. Adviértase que aunque hubo 
desde el reynado á?. los Reyes Católicos 
Lugartenientes que eran Príncipes y he- 
rederos de la Corona, no se colocan en la 
lista de los Virreyes de Cataluña, porque 
lo eran igualmente de todas las demás 
Provincias, pues eran Gobernadores Ge- 
nerales de todos los Reynos y Dominios 
de la Corona de Aragón: como lo fue el 
Infante D. Juan Príncipe de Asturias y 
de Gerona en 1496; y Don Felipe Prín- 
cipe también de Asturias y de Gerona en 
e] de 1553, en ausencia de su padre Car- 
io.- I. 



I 

LUGARTENIENTES GENERALES, O VIRREYES DE CATALUÑA Y CONDADOS 

DE ROSELLON Y CERDAÑA 



Años 
1383. 

1495. 
1502. 



El Infante Don Enrique de Ara- 
gón y Sicilia, Duque de Segorbe, 
y Conde de Ampurias. 
Don Juan Fernández de Heredia, 
Camarlengo del Rey. 
E! Infante Don Juan de Aragón, 



Conde de Ribagorza, Gran Caste- 
llán de .\mposta. 

1508. Don Juan de Luna y Aragón, 
Conde de Luna. 

1512. Don -Alonso de .Aragón, .Arzobis- 
po de Zaragoza y Valencia. 



1U52 



ANTONIO DE IJAl'MANY Y ÜK MONPALAU 



1521. Don Pediii de Caidona, Arzobis- 
po de Tarragona. 

1522. Don Juan de Acevedo. Conde de 
Monterrey. Fue el primero que 
obtuvo el título de Capitán Ge- 
neral. 

1524. Don Aiitonic de Zúñiga. Gran 
Prior de Castilla en la Orden de 
San Juan. 

1528. Don Fadrique de Portugal, Ar- 
zobispo de Zaragoza. 

1539. Don Francisco de Borja, Duque 
de Gandia, y Marqués de Lom- 
bay. 

1540. Don Ramón Folch de Cardona y 
Aragón, Duque de Cardona y 
Segorbe. 

1543. Dotí Juan Fernández Manrique, 
Marqués de Aguilar. 

1554. Don Pedro Afán de Ribera, Mar- 
qués de Tarifa. 

1558. Don García de Toledo, Marqués 
de Villaf ranea. 

1564. Don Fernando Hurtado de Men- 
doza, Principe de Melito, y Du- 
que de Francavila. 

1571. Don Fernando de Toledo, Gran 
Prior de Castilla en la Orden de 
San Juan. 

1580. Don Guillen Ramón de Moneada, 
Conde de Aytona. 

1581. Don Carlos de Aragón, Duque de 
Terranova, Piiiui])e de Castelvc- 
trano. 

1582. Don Juan Fernando de Zúñiga, 
Conde de Miranda. 

1587. Don Juan Manrique de Lara, Du- 
que de Náxera, y Conde de Tre- 
viño. 

1590. Don Pedro Luis de Borja, Mar- 
(jués de Navarrés, Maestre de 
Montesa. 

1592. Don Diego Fernández de Bovadi- 
11a y Cabrera. Conde de Chinchón. 

1593. Don Bernardmo de Cárdenes, Du- 
que de Maqueda, y Marqués de 
Elche. 

1597. Don Lorenzo Suárez de Figueroa 



y Córdoba, Duque de Feria, y 
Marqués de Villalba. 
1600. Don Fernando de Zúñiga y Ave- 
llaneda, Conde de Miranda, y 
Marqués de la Bañeza. 

1602. Don Juan Teres, Arzobispo de 
Tarragona. 

1603. Don Héctor Pignateli, Duque de 
Monteleón. 

1606. Don Pedro Manrique, Obispo de 
Tortosa. 

1612. Don Francisco Hurtado de Men- 
doza, Marqués de Almazán, Con- 
de de Monteagudo. 

1615. Don Francisco Fernández de la 
Cueva. Duque de Alburquerque, 
Marqués de Cuéllar. 

1619. Don Fernando Afán de Ribera y 
Henríquez, Duque de Alcalá y 
Marqués de Tarifa. 

1622. Don Juan Sentís, Obispo de Bar- 
celona. 

1626. Don Luis de Armendáriz, Obis- 
]io de Urgel. 

1629. Don Gómez Suárez y Figueroa y 
Córdoba. Duque de Feria, y Mar- 
qués de Villalba. 

1630. Don Enrique de Aragón, Duque 
de Segorbe y Cardona. 

1632. El Cardenal Infante, Don Fer- 
nando de Austria. 
1638. Don Dalniao de Queralt, Conde 

de Santa Coloma. 
1()1(). Don García Gil Manrique, Obis- 

])0 de Barcelona. 
1641. Don Luis Faxardo y Requesens, 

Marqués de ¡os Vélez. 
1641. Don Federico Colona, Principe 

de Butera, Gran Condestable de 

Ñapóles. 
1641. Don Luis ¿c Mendoza, Marqués 

de la Hinojosa. 
1612. Don Luis (Santelmo. 
1643. Don Enrique de Aragón, Duque 

de Segorbe y Cardona. 
1645. Don Francisco Dávila y Mesía, 

Marqués de Leganés. 
1648. Don Ramón Guillen de Moneada, 

Marqués de Aytona. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK BARCF.LONA 



1053 



1653. 
1656. 
1663. 
1664. 

1667. 

1670. 

1673. 
1674. 
1675. 

1676. 

1677. 

1678. 

1681. 

1686. 
16!!;!. 

16<J0. 

1691. 

1692. 

1694. 
1696. 

1697. 
1698. 



Don Juan de Austria, Vicario Ge- 
neral de la Corona de Aragón. 
Don Francisco de Orosco, Mar- 
qués de Olías y Mortara. 
Don Francisco de Moura y Por- 
tugal, Marqués de Castel-Rodrigo. 
Don Vicente de Gonzaga, del 
Consejo de Ciuerra, hijo del Du- 
que de Mantua. 

Don Pedro Téllez Girón, Duque 
de Osuna, Marqués de Peñafiel. 
Don Francisco Fernández de Cór- 
doba, Cardona y Aragón, Duque 
de Sesa y Baena. 
Don Pedro de Acevedo, Conde de 
Monterrey. 

Don Francisco de Totavilla. Du- 
que de San Germán. 
J)on Juan Antonio Paclieco y 
Osorio, Marqués de Cerralvo y de 
San Leonardc». 

Don Alexandro Farnesio, Prínci- 
])e de Parma 

Don Juan Domingo de Haro y 
Guznián, Conde de Monterrey. 
Don Pedro Dávila Mesía y (iuz- 
mán, Marques de Leganés. 
Don Gaspar de Téllez Girón, Du- 
que de Osuna. 
El Duque (!<■ Bdurnonville. 
Don Juan Tomás Eiuíquez de 
Cabrera, Conde de Melgar. 
Don Pedro de Aragón y Horja, 
Duque de Villaliermosa, Conde 
de I.una. 

Don Luis Pi rez de (juzmáti. Du- 
que de Medina-Sidonia. 
Don Francisco Paclieho, Marqués 
de Villena, Duque de Escalona. 
El Marqués de Castañaga. 
Don Francisco de Velasen v 1 o- 
bar, Condestable de Castilla. 
El Conde de la Corzana. 
Jorge Landgrave de Hassia. I'i íri- 
ci])e Darmstatd. 



1 702. Don Luis Fernández Portocarre- 
ro, Conde de Palma, y Marqués 
de Montesclaros. 

1705. Don Luis de Velasco y Tobar. 

Interregno hasta el año de 1715 

Desde el año 17] 6 por la nueva planta 
(jue dio el Señor FcÜjie V al Principado 
de Cataluña, aboliéndole sus fueros, y an- 
tigua constitución, quedó extinguido el 
título y la regalía de los Virreyes; y se 
reíundió su autoridad y superior Gober- 
nación Política y Militar en los Capita- 
nes Generales de la Provincia, que con el 
título de Gobernadores Generales presi- 
den a la Real Audiencia. 



C ÍTALOGO DE LOS GOBERNADORES 
y CAPITANES GENERALES 



1716. 
1719. 
1720. 

1722. 
1725. 
1734. 
1737. 
1738. 
I 742. 
1 746. 

1 761. 

1 767. 
I 773. 



1 789. 



El Marqués de Castel-Rodrigo. 
Don Antonio del Valle, interino. 
Don Francisco Cayetano de Ara- 
gón, interine 

El Conde de Montemar. interino. 
El Marqués de Risbouig. 
El Conde de Glimes, interino. 
El Marqués de Werbom, interino. 
El Conde de Glimes, propietario. 
El Marqués de la Mina, interino. 
El Marqués de ('ani])otuerte, in- 
terino. 

El Marqués de la Mina, propie- 
tario. 

El (^inde de Riela. 
Don l"eli])i' lie Gabanes, Teniente 
Coronel de Reales Guardias \\ a- 
lonas, interino. 

El ("onde del Asalto, Teniente Co- 
ronel de Reales Guardias Es|)año- 
las, interino; y 1780 propietario. 
El (]onde de Lacy, Director Ge- 
neral del Real Cuer|)o de Arti- 
llería. 



1054 



ANTONIO DE f:APMANY Y DE MONPALAU 
II 

BAYLES GENERALES DE CATALUÑA 



Fener Lillet, del año 1313 a 1316. 
Francisco Lillet, de 1317 a 1336. 
Pedro Zasala, de 1341 a 1342. 
Pedro Zacosta, de 1354 a 1385. 
Ramón Zavall, de 1385 a 1389. 
Bernardo Serra, de 1390 a 1406. 
Juan Riert, de 1407 a 1411. 
Pedro Basset, de 1411 a 1424. 
Juan Zafont en 1420. 
Galcerán de Requcsens, de 1426 a 1442. 
Juan de Corbera, de 1443 a 1446. 
Arnaldo Fonolleda, de 1448 a 1464. 



Fernando Zaportella en 1465. 
Francisco Raniis, de 1465 a 1467. 
Berenguer Martí en 1467. 
Juan de Zarriera, ce 1468 a 1479. 
Juan de Argentona, en 1480. 
Miguel de Zarriera 1509 a 1511. 
Juan de Aymerich, dt- 1514 a 1516. 
Christóval de Icart, de 1516 a 1523. 
Gerónimo Agustí, Je 1533 a 1551. 
Luis de Icart, de 1552 a 1580. 
Juan de Icart, de 1580 a 1587. 
Luis de Monsuar en 1618. 



III 
MAESTRES RACIONALES DE CATALUÑA 



Pedro de Boíl, de 1307 a 1335. 

Pedro March, de 1335 a 1345. 

Berenguer de Codinichs, de 1344 a 1372. 

Juan Desvalls, en 1373. 

Berenguer de Relat. de 1373 a 1386. 

Pedro Desvalls, 1386. 

Pedro de Artes, de 1408 a 1415. 

Pedro de Sancliment, de 1440 a 1454. 

Pedro Artes en 1490. 

Andrés de Paguera en 1491. 

Guillen Sánchez, de 1492 a 1497. 

Francisco Gralla, de 1498 a 1500. 



Miguel Juan GraUa, de 1501 a 1520. 
I'rancisco Juan Gralla. de 1521 a 1543. 
Francisco Gralla y Desplá, de 1544 a 
1.567. 

Desde el año 157'2 hasta 1713, este ofi- 
cio se rigió por Tenientes, que nombra- 
ban en la Provincia los Excelentísimos 
Señores Marqueses de Aytona, a causa 
de su residencia en la Corte, cuyo título 
heredaron de hi familia de GraUa por ca- 
samiento. 



IV 
TESOREROS DE LA CASA Y CORTE DEL REY EN CATALUÑA 



Bernardo de Sarria, de 1297 a 1300. 

Pedro de Boíl, de 1301 a 1305. 

Pedro March, de 1306 a 1327. 

García Lores, de 1327 a 1329. 

Felipe de Boíl, de 1329 a 1335. 

Pedro Jordán de Urríes, de 1335 a 1338. 

Poncio de Vilaragul. de 1342 a 1346. 

Jayme Roig, de 134? a 1349. 

Ramón Boíl en 1349. 

Bernardo Olsinelles, de 1349 a 1350. 



Berenguer Margarit. de 1351 a 1363. 
Ramón Vila, de 1363 a 1370. 
Pedro Desvalls en 1365. 
Perpiñán Blau, de 1366 a 1370. 
Berenguer Marquet, de 1371 a 1373. 
Gisperto CampUonch de 1374 a 1380 
Pedro Desvalls, de 1380 a 1382. 
Bartolomé Llunés, de 1382 a 1384. 
Juan Calloc en 1385 
Ramón Soler, de 13o5 a 1387. 



MEMORIAS HISTÓRICAS l)K BARCELONA 



1055 



Pedro Marrades, de 1387 a 1389. 
Eerenguer Dcscortev. de 1389 a 1392. 
Julián Garrius, de 1394 a 1396. 
Jaynie Pastor, de 1 396 a 1405. 
Francisco Foix, de H05 a 1407. 
Juan Desplá en 1410 
Ramón de Fivaller, de 1411 a 1416. 
Bartolomé Gras, de 1416 a 1420. 
Martin Díaz Daux tn 1420. 
Bartolomé Llorach, de 1421 a 1421. 
Juan Masguillém, de 1427 a 1431. 
Bernardo Sirvent en 1432. 
Rafael Ferrer, de 1433 a 1440. 
Pedro Roig, de 1440 a 1445. 
Andrés Cátala, de 1454 a 1458. 
Lusi Setantí, de 145Q a 1464. 
Pedro Desplá en 1165. 
Juan Estella, de 1466 a 1469. 
Luis Santangel en 1470. 
Guillen Setantí, de 1470 a 1471. 
Berenguer de Rela^ í-n 1475. 
Luis Rejo, de 1476 a 1477. 
Jayme Monfort, de 1478 a 1490. 
Galcerán Beltrán en 1495. 

Lugartenientes ('e Tesorero General, 
llamados Regentss de la Tesorería 
Bartolomé Ferrer, de 1498 a 1538. 
Don Luis de Paguerj en 1558. 
Luis Ferrer, de 15.58 a 1559. 
Miguel Quintana en 1577. 



Juan Franqueza en 1583. 

Francisco Puig en 1594. 

Josef de Mur. de 1596 a 1597. 

Salvador Fontanet, de 1598 a 1.599. 

Mateo Ferro, de 160y a 1613. 

Jayme de Lupia y Doms, de 1626 a 1627. 

Luis Descallar en 1629. 

Ramón de Calders, de 1629 a 1633. 

Don Galcerán de '\gullana en 1640. 

Francisco de (^ellers. de 1657 a 1670. 

Tesoreros Generales de la Corona 
de Aragón 

Gabriel Sánchez en 1481. 

Luis Sánchez, de 1506 a 1520. 

Don Enrique de Toledo, de 1538 a 1551. 

Don Diego de Acevedo y Fonseca, de 
1557 a 1559. 

Don Pedro Fernántí^z de Bovadilla, Con- 
de de Chinchón, 1562 a 1576. 

Don Diego Fernández de Cabrera y Bo- 
vadilla, Conde de (.'hinchón, de 1577 
a 1608. 

Don Luis Fernándei de Cabrera y Bo- 
vadilla. Conde de Chinchón, de 1613 
a 1626. 

Don Juan de Mendoza y Luna, Marqués 
de Montesclaros en 1627. 

Don Ramiro Felipe de Guznián, Duque 
de Medina de las Torres, de 1628 a 
1638. 



KlÜPFEL, Üie Beamlen y lü lé^ini de la Conjederació; t-ALlNUE, Virreyes y lugartenientes; 
Mercader, Ets capilans generáis; Regla, F.ls lirreis; VICE^s, Els Trastámares. 



50 (iv, xviii) 

VARIAS REGULACIONES Y REDUCCIONES DE MONEDAS ANTIGUAS, ASI 

efectivas como imaginarias, usadas en diversas plazas mercantiles y puertos de 

Europa, África, y Levante, para inteligencia del valor y especie de muchas de España 

también antiguas, que se mencionan en la presente ohra. 



PARA proceder con una regla, si no ri- en sus dos respectivos tratados Della mer- 

gurosamente fixa. a lo menos la más catara, Francisco Balducci Pegolotti 

aproximada a la verdad, me he servido \ JUAN de Uzano, comerciantes florenti- 

de los aranceles y reducciones que traen nes, que escribero", el uno a principios 



1056 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



del siglo XIV, y el otro del XV; bien que 
se advierten alguna vez equivocaciones e 
inexactitudes en las correspondencias de 
las monedas de una plaza a otra, mayor- 
mente en los números, a veces también 
en la expresión obscura y desaliñada: lo 
que puede atribuirse a lo viciado de los 
códices, o de las copias manuscritas ; o 
a los yerros de la impresión. 

También me he valido, para fixar la co- 
rrespondencia y reducción de otras mone- 
das, de varias pragmáticas reales que se 
promulgaron en diferentes tiempos en Ca- 
taluña, y de la regulación que se incluye 
en algunos instrumentos de la presente 
Colección Diplomát ca, en la que se se- 
ñalan los precios de ciertos géneros, y 
cargamentos, con la especificación del va- 
lor comparativo en moneda propia, y en 
estrangera. 

Se ha elegido el orden alfabético, a fui 
de facilitar a los lectores el medio de 
J)uscar el valor de una moneda quando 
hallen su nombre en un instrumento. 

AlfonsÍ. Moneda de plata usada en 
Cerdeña desde que se incorporó a la 
Corona de Aragón. Según Balducci 
noventa y nueve aljonsies gruesos de 
plata hacian el marco de Ñapóles, y 
sesenta y luieve el de Chypre. En (tá- 
ller diez y ocho sueldos de aljonsies 
menudos y en Alguer veinte y dos, 
componían un florín de oro de Aragón. 

Aragonés. Moneda de oro, y también 
de plata, corriente en Sicilia, igual a 
la que llamaban imperial, que equiva- 
lía a diez granos, o a medio tarín. Los 
de oro eran de la ley de veinte y qua- 
tro quilates de oro fino por onza, de 
suerte que en una entraban seis arago- 
neses o imperiales. Los aragoneses de 
plata eran de ley de once onzas y diez 
y siete esterlines de plata fina por libra 
de peso, la qual constaba de noventa y 
seis de dichas monedas. 

Asi'UO. Seis de estas monedas de Tau- 
ris hacían un besante; tres en Rhodas 
un hesanle u ocho kiratos: y ciento v 



noventa aspros componían una libra de 
plata. 
Besante o Bisancio. Moneda de Cons- 
tantinopla conocida desde el siglo XI, 
y comunicada a todos los mercados y 
plazas del Mediterráneo así de chris- 
tianos como de mahometanos, siendo 
en estos últimos más común y usual, 
pues era electiva para el comercio y 
los pagos, pero variaba su valor según 
la diferente ley que tenía en cada tie- 
rra. En las provincias de la Corona de 
Aragón era conocido su valor y su 
nombre hasta el reynado de los Reyes 
Católicos, desde cuya é])oca no se hace 
mención de ella en instrunieTitos pú- 
blicos. 

En Túnez valía el besante odio niilla- 
reses nuevos, y diez viejos. 

En Marruecos doce besantes de plata 
hacían una dobla de oro. y uno diez di- 
neros de millorese.í 

En Zafí la dobla de oro valía seis be- 
santes y quatro dineros de mlllareses, ha- 
ciendo también diez de éstos un besante. 
En Tiíjjoli de Berbería una dobla de 
oro se regulaba por .seis besantes; y cin- 
co de éstos hacían el florín común de oro. 
En Armenia el besante de Romanía va- 
lía diez tacolines de plata, regulándose el 
marco de plata jior ciento y nuevo taco- 
lines. 

En tihypre veinte y cinco besantes y 
nueve kiratos hacían el marco de plata 
fina; un besante sarraceno tres besantes 
y medio de plata; y c¡n<:o besantes de 
plata de ('iiyprc un florín de oro de Ge- 
nova. 

En Tauris el besante se regulaba en 
seis aspros taurinos 

En Rhodas seis besantes y diez y seis 
kiratos hacian un florín de oro, regulán- 
dose un besante j)or veinte y quatro ki- 
ratos, y cada uno de éstos por dos dine- 
ros menudos: así pues quarenta y ocho 
menudos, o dos sueldos, hacían un be- 
sante. 

En Alexaiidria de Kí;v|i1o un besante 
de oro valía un diii<ii/o de Florencia; y 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1057 



cada uno de rstos componía diez y seis 
sueldos barcelonescr.. que correspondían 
a quarenta y ocho millareses, haciendo 
cada dos de éstos un kirato. 
Carlin. En Sicilia dos carlines valían un 
tarín: nueve carlines un florín de oro 
de Aragón, y doce un florín de oro de 
Florencia. 
DiREMO. En Damasco treinta diremos va- 
lían un ducado veneciano o florentín. 
Dobla de oro. Sobre el verdadero valor 
de esta moneda, no se puede estable- 
cer una regulación fixa, mayormente 
por lo tocante a la Corona de Castilla, 
en donde corrieron con mucha incons- 
tancia de precios, y variedad de nom- 
bres, según las épocas y las urgencias 
públicas de entonces. 
En Castilla eran más corrientes las do- 
blas que en Aragón. En tiempo del Rey 
Don Enrique II, esto es, por los años 
1373, la moneda antigua de oro y plata 
recibió una gran variación en la ley y 
valor: de suerte que la dobla castellana 
valió treinta y cinco maravedís de plata; 
la morisca treinta y dos maravedís; y la 
marroquina y el malón treinta y tres ma- 
ravedís. Por los años 1435 corrían en 
Castilla las doblas con los nombres de 
dobla valadi, blanquilla, cebtí, zamori, y 
burí, que denotan claramente su origen o 
cuño morisco 

En 1309 la dobla de oro morisca co- 
rrespondía a doce reales en plata amo- 
nedada, y en plata quebrada a onza y 
media y un octavo, que equivalía a la 
sexta parte de una onza de oro, estando 
en aquel tiempo este metal con respecto 
a la plata, como de uno a nueve, y lo 
más a 10. 

En Ceuta la doblu de oro se contaba 
por doce besantes, y éste por diez dineros. 
En Sevilla la doola de oro componía 
diez maravedís, según Balducci, en 1338, 
y lo mismo el florín, pero según Uzano, 
en 1436 once doblas de oro en Sevilla 
hacían doce florines de Florencia. 

En TrípoU de Berbería una dobla de 
oro se regulaba por seis besantes y me- 



dio ; y en Gerbes hacía seis besantes ger- 
bíes al precio común. 

En Túnez seis doblas y dos tercios ha- 
cían una onza de oro, cada una de éstas 
de ley de veinte y tres quilates y me- 
dio de oro fino, y el resto de plata de 
once onzas y media de plata fina por 
fibra. 

Ducado. Un ducado veneciano o floren- 
tín se regulaba por treinta diremos en 
Damasco, por diez y seis sueldos y seis 
diremos en Barcelona, y por veinte y 
dos kiratos y tres quartillos en Ale- 
xandría. 

Un ducado de Ñapóles valía en Bar- 
celona diez y seis o diez y siete sueldos, 
según el cambio. 

Un ducado de Brujas, que hacía veinte 
y dos grosos de Flandes, valía ocho suel- 
dos y seis dineros en Barcelona. 

Un ducado en 1453 valia en Barcelona 
veinte y dos sueldos barceloneses. 
Escudo. En Brujas un escudo de oro ha- 
cía veinte y cuatro grosos, o dos tercios 
del florín de Florencia, o treinta y 
quatro grosos de Francia, y ocho suel- 
dos y seis dineros de Barcelona, o vein- 
te y dos grosos de Flandes: y así trein- 
ta y ocho grosos de Brujas al cambio 
hacían un florín de Florencia. 
Florín de oro de Florencia. Ésta fue 
la primera especie de moneda de este 
metal que los florentines batieron en 
1252 ; sin embargo qua ya batían an- 
tes moneda de plata con el mismo nom- 
bre de florín, del valor de doce dineros 
cada uno. 

Desde su principio siempre se fabricó 
el florín de oro purísimo, esto es, de ley 
de veinte y cuatro quilates, del peso de 
una dragma, o sean tres dineros, o de 
setenta y dos granos. 

Débese a los Florentines la gloria de 
haber sido los primeros que establecieron 
en Italia la acuñación a la moneda de 
oro, largo tiempo abandonada por los 
otros Estados: y si no fueron los prime- 
ros, a lo menos lo fueron en batirla de 
tanta pureza y hermosura. 



1058 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



El florín aventajó a los mismos zeqiii- 
nes, y sirvió de modelo para todas las 
casas de moneda; de modo que por su 
crédito, todas las naciones quisieron acu- 
ñar florines, y hubo príncipes que para 
fabricarlos llegaron a pedir el permiso 
al Común de Florencia, que no sin difi- 
cultad lo concedió. 

Desde que empezó a batirse en Floren- 
cia el florín de oro, fue ésta la especie 
con que se ajustaban las cuentas, y se 
arreglaban los precios de todas las cosas 
que se giraban en el comercio. Sus frac- 
ciones eran el sueldo, y el dinero: es a 
saber, se dividía en veinte de los prime- 
ros, o en 240 de los segundos. 

El florín tomó con el tiempo varías de- 
nominaciones: primero, florín de oro 
simplemente: segundo, florín de sello: 
tercero, ducado: quarto, florín de galera: 
quinto, florín largo: sexto, florín estre- 
cho: séptimo, florín de grasos: nombres 
todos que distinguían las fechas y otras 
calidades extrínsecas, mas no su bondad 
intrínseca. 

En Brujas valía el florín de oro de Flo- 
rencia treinta y ocho grosos a cambio; y 
dos tercios de florín un escudo de oro. 

En Barcelona el florín hacía de quince 
a diez y seis sueldos barceloneses, con- 
forme el cambio. 

En Sicilia una uncía hacia cinco flori- 
nes, y uno de éstos doce carlines. 

En Rhodas un florín hacía comúnmen- 
te seis besantes y diez y seis kiratos. 

En Sevilla once doblas liacían doce flo- 
rines de Florencia. 

En Chypre un florín de oro de Genova 
hacía cinco besantes de plata. 

En Damasco un florín de oro equivalía 
a treinta diremos. 

En fin el florín de oro, según su pre- 
cio, se regulaba por cinco besantes. 
Florín de oro de Aragón. Esta moneda 
se regula por once sueldos barcelone- 
ses; imeve jaqueses; diez y ocho de 
menudos aljonsíes en Cáller; veinte y 
dos de los mismos en Alguer ; y nue- 
ve carlines en Sicilia. 



Franco. Un franco de Francia valía ca- 
torce sueldos y seis dineros barcelone- 
ses más o menos, según el cambio. 
GiGLiATO o LiLiATO. En Túnez sesenta 
gigliatos de plata hacían una onza de 
este metal, o veinte besantes también 
de plata. 

En Barcelona diez gigliatos hacían un 
ducado. 

En Rhodas diez y seis kiratos hacían 
un gigliato, moneda allí corriente de ley 
de once dineros: y entraban setenta y 
cinco en el marco de plata. 
Grano. En Sicilia diez granos valían un 
aragonés; y un grano hacía un sueldo 
y seis dineros menudos. 
Groso. En Brujas doce grosos eran un 
sueldo; y quarenta o quarenta y dos 
grosos hacían un florín de Florencia, 
según el cambio: y así una libra de 
grosos valía seis florines. También 
veinte y quatro grosos hacían un escu- 
do de oro, que venía a ser dos tercios 
de florín de Florencia: de modo que 
treinta y ocho grosos al cambio hacían 
un florín. Por otra parte quarenta y 
quatro grosos hacían un escudo del 
Conde; treinta y seis una moneda an- 
tigua de oro; cincuenta una moneda de 
León; treinta y ocho una moneda de 
Ludovico; treinta un franco de Flan- 
des; quarenta un Pedro de Braban- 
te; setenta y seis un Noble de Ingla- 
terra. 

En Sevilla un groso tornes de plata va- 
lia un maravedí y medio. 
Imperial. En Sicilia corrían monedas de 
oro y de plata con este nombre. Véase 
verbo aragonés, que era moneda de una 
misma ley y valor. 
Kirato. En Rhodas veinte y quatro Aí- 
ratos hacían un besante; y cada kirato 
dos dineros de menudos; y diez y seis 
kiratos un gigliato. 

En Alexandría veinte y quatro kiratos 
hacían un besante, y veinte y dos y tres 
quartillos el ducado veneciano. 
Libra. La libra de plata al peso de Bar- 
celona era la misma que la del Casti- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1059 



lio de Castro en Cerdeña, porque el 
marco era el mismo en ambas partes. 
Una libra tornesa hacía en Barcelona 
quince dineros barceloneses. 

La libra de Mallorca era de veinte suel- 
dos del país, que hacían trece sueldos 
barceloneses según el cambio. 

La libra de Sicilia era de quarenta 
sueldos de menudos. 

La libra barcelonesa era de veinte 
sueldos de menudos, de los quales doce 
componían el sueldo. 
Marco. En 1285 íue declarada la ley de 
la moneda de Barcelona a setenta y 
dos dineros de plata fina cada marco 
de buena plata, al justo peso del ban- 
co de los cambiadores de aquella Ciu- 
dad; y cada dinero de plata a la ley 
de once dineros y un óbolo de la mo- 
neda barcelonesa de terno. 
El marco de plata en Valencia era de 
ocho onzas, de ley de diez y seis dineros. 
En Rhodas entraban en un marco cin- 
cuenta y siete gigliatos, moneda allí co- 
rriente. 

En Chypre el marco de plata fina hacía 

veinte y cinco besantes, y nueve kiratos. 

El marco de plata al peso de Mallorca 

hacía en el puerto de Lajazo en Armenia 

un marco y tres esterlines. 

En Armenia un marco de plata compo- 
nía ciento y nueve tacolines. 

En Alexandría de Egypto un marco de 
plata del peso de Barleta hacía setenta y 
siete pesos de millareses. 
Mardo. En Alexandría de Egypto corría 
una moneda llamada así con el nombre 
de ciersento, de las quales treinta com- 
ponían el ducado veneciano. 
Maravedí o Morabatí. El moraban va- 
lía en Cataluña nueve sueldos barce- 
loneses. 

En Castilla en el reynado de Don En- 
rique II un maravedí valía seis cornados, 
o diez dineros: tres maravedís hacían un 
real de plata, treinta y cinco una dobla 
castellana, treinta y tres la marroquina, 
y treinta y dos la morisca. 

En Sevilla en 1338, según Balducci, 



diez maravedís de oro componían la do- 
bla y el florín; cada maravedí diez cor- 
nados; y cada maravedí y medio un gro- 
so tornes de plata. 

Millares. En Barcelona quatro dineros 
hacían un millares; y doce de éstos 
componían ocho sueldos barceloneses. 
En Alexandría de Egypto quarenta y 
ocho millareses hacían un ducado vene- 
ciano. 

En Túnez ocho millares nuevos, o diez 
viejos, hacían un besante. 

En Ñapóles trescientos treinta y dos 
millareses hacían una libra de plata, y 
allí daba la Zeca por cada millares trein- 
ta y ocho tarines, y diez granos. 

En la isla de Gerbes diez millareses 
hacían un besante gerbí, y cinco de éstos 
componían un florín de oro, y seis y me- 
dio la dobla de oro al precio común. 

En Marruecos en un marco de plata 
entraban sesenta y dos millareses y me- 
dio de ley de once onzas y quince dine- 
ros de plata fina por libra: y diez de 
estos millareses hacían un besante. 
Mitta. En Brujas veinte y quatro mitas 

hacían un ducado y ocho esterlines. 
Onza. Una onza de oro de Túnez hacía 
seis doblas y dos tercios. 
En Sicilia una uncia valía cinco flori- 
nes de Florencia. 

En Alexandría una onza de oro al peso 
de Barleta hacía seis pesos, tres kiratos, 
y tres quartos de besante. 

En Florencia una onza de oro hacía 
seis pesos, diez y seis kiratos, y tres quar- 
tiUos de besante. 

Pérpero. Moneda griega del Baxo Impe- 
rio: era de ley de once quilates de 
oro, seis de plata, y seis de cobre; y se 
dividía en veinte y quatro kiratos de 
peso. Se contaba por el peso de un 
saggio que era la setenta y dosena par- 
te del peso de una libra de oro: y así 
para hacer un pago, por exemplo, de 
cien pérperos, se daba una cantidad de 
estas piezas que equivaliese a cien sag- 
gios. 
Sueldo. Un sueldo barcelonés era un 



1060 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



ocho O nueve por ciento mayor que el 
de Perpiñán ; y once de dichos sueldos 
hacían un florín de oro de Aragón, o 
nueve sueldos jaqueses. 
En Barcelona veinte y quatro sueldos 
hacían un ducado; y según el cambio tre- 
ce de ellos hacían dos de Mallorca. 

En la ciudad de Cáller diez y ocho suel- 
dos de menudos llamados alfonsies, y en 
la de Alguer veinte y dos, hacían el flo- 
rín de oro de Aragón. 



TacolÍn. En Armenia ciento y nueve ta- 
colines entraban en un marco de plata, 
y diez de ellos hacían el besante de Ro- 
manía: el tacolín velía diez dineros, y 
el dinero quatro folleres. 

Tarín. En Sicilia un tarín hacía dos ara- 
goneses; y diez componían una onza 
de plata. 
En Túnez treinta y ocho tarines y diez 

granos valían trescientos treinta y dos 

millareses. 



BoTET I Sisó, Les monedes catalanes; Grierson, Coins and Medals: a select bibliography; 
Mateu Llopis, Glosario hispánico de numismática y Bibliografía de la historia monetaria; Peco- 
LOTTI, Pratica della mercatura, Ed Evans; Salat, Tratado de ¡as monedas. 



51 (iv, xix) 

CORRESPONDENCIA Y REGULACIÓN DE DIFERENTES PESOS Y MEDIDAS, 
usadas en diversos países de christianos y de infieles en los siglos XIV y XV, asi 

dentro como fuera de España. 



(^OMO en los dos tratados Della mer- 
^ catura de Francisco Balducci, y de 
Juan de Uzano se hallan dispersos y de- 
sordenados dentro de varios capítulos los 
nombres y la regulación de los pesos y 
medidas que en su tiempo se usaban en 
varias plazas y puertos de Europa, con la 
correspondencia que tenían las de unas 
con las de otras, se han extractado aquí 
por orden alfabético las reducciones y ex- 
plicaciones que la paciencia y pericia de 
aquellos dos negociantes florentines ex- 
tendieron para beneficio del comercio de 
sus patricios. Y como en esta tabla se 
hace mención de varias plazas de España, 
podrá el lector hallar materia en qué en- 
tretener su curiosidad. 
Alna. El alna valenciana hacía 1 braza 

y tres quintos de Florencia: y 5 de 

dichas alnas hacían 3 canas genove- 

sas de 10 palmos cada una. 
Arroba. Cada arroba valenciana hacía en 

Florencia 30 libras y 8 onzas. 



La arroba de Sevilla de 25 libras ha- 
cía 22 y media de Florencia. 

La arroba de la ciudad de Lisboa ha- 
cía 37 y media arrobas de Florencia. 

La arroba grande de Barcelona era de 
36 libras, y la chica de 30: las 33 gran- 
des hacían un millar veneciano, o 1380 
libras florentinas. 

Las 5 arrobas de azeyte a la medida 
de Sevilla hacían en Mallorca 12 quar- 
tanes. 

Una arroba sevillana de azeyte hacía 
en Constantinopla una saina y nueve dé- 
cimos. 

Barcella hoy Baucilla. En Trípoli de 
Berbería 20 barcellas hacían un cafin. 
Bota. Una bola de Ñapóles, que tenía de 
23 a 24 cañas, hacía unas 5 salmas o 7 
barriles en Pisa, y 90 quartanes en Ma- 
llorca. 
Cahíz o Cafiz. El cahiz de grano de Se- 
villa hacía en Mallorca 7 quarteras y 
media; en Constantinopla un inodio y 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 



1061 



8 marzapanes. esto es, 3 modios y qua- 
tro quintos. 

El cahiz de trigo del Fedal en Marrue- 
cos hacía en Pera 7 modios. 

El cafiz en Trípoli de Berbería eran 

20 barcenas. 

En Gaeta 25 cafizes de azeyte hacían 

un sestaro en Salerno. 

Cana o Canna. La cana barcelonesa de 
8 palmos era dos tercios mayor que la 
florentina: y la mallorquina hacía una 
braza y dos tercios de Florencia. 
La cana de Rhodas era de 8 palmos, y 

con ella se medían los paños, porque los 

lienzos se medían con el picco que tenía 

3 palmos y un octavo. 

Carga. La carga de Mallorca hacía en 
Sevilla 2 quintales y medio : en Fez, 
Zaífí, Arzilla, y Salé 2 quintales y 45 
rótulos; y en Armenia 25 rótulos me- 
nos un quarto. 
L'na carga de Barcelona constaba de 

3 quintales, cada uno de 4 arrobas: y 

lo mismo en Mallorca, y en Valencia. 

Coda. Medida arábiga. En Almería se 
vendía el trigo por codas, y cada una 
de éstas hacía una emina genovesa. 

Emina. En Alexandría 6 emitías eran 5 
rótulos gerbies; 10 eminas 13 rótulos 
levedíes; y 50 eminas un quintal for- 
forí. 
LTna emina de Genova hacía 4 codes 

de Almería. 

Kirato. En Rhodas 24 kiratos hacían un 
sido: éste pesaba un diremo y medio, 
un diremo 6 danekos, y un daneko 
3 kkiratos. 

El kirato, llamado por los Syrios sili- 
qiiia, pesaba 4 granos, es decir, quatro 
granos de cebada. 

Libra. La libra arábiga contenia 12 on- 
zas, y la onza 10 diremos. 
En Valencia 144 libras componían el 

quintal berberisco, que hacía en Genova 

163 libras. 

El quintal valenciano era de 120 li- 
bras, que hacían las mismas en Florencia. 
En Pisa 360 libras se regulaban por 

la carga de Mallorca. 



En Sevilla 25 libras componían una 
ai roba de la tierra. 

En Venecia 620 libras, y en Florencia 
542 y media, hacían un quintal de Da- 
masco. 

En Barcelona una libra prima era igual 
a la libra sutil de Florencia. 

En Rhodas la libra era de 12 onzas, y 
cada una de éstas componía 6 sidos o 
pesos. 
Marzap.ÁN. En Armenia 10 marzapanes 

hacían un modio. 
Millar. En Rhodas el millar era un quin- 
tal y una vigésima tercia parte. 
En Constantinopla un millar grande 
hacía 11 quintales y 11 rótulos genove- 
ses ; o 10 quintales menos un tercio de 
Cádiz; o 10 quintales y medio de Se- 
villa. 

En la Pulla un quintal de azeyte hacía 
10 sestaros en Salerno. 
Millares. En Túnez y Bugía 360 milla- 

reses hacían un rótulo. 
MoDio. Un modio en Pisa y en Telamón 
hacía en Valencia 2 cahíces y siete oc- 
tavos, y en Barcelona 7 quarteras y 
una quartilla. 

El modio de Pera correspondía a 4 
quarteras y media de Barcelona. 

En Armenia un modio constaba de 
10 marzapanes. 

Occhia. En Rhodas la occhia hacía 6 on- 
zas y dos tercios ; y cada una de éstas 
6 sidos y 14 kiratos. 
QuartáN. Doce quartanes de Mallorca ha- 
cían 5 arrobas de azeyte en Sevilla. 
Quartera. Tres quarteras y media de 
Barcelona o 4 de Mallorca, hacían una 
salma general de Sicilia. 
Quintal. En Rhodas el quintal pesaba 
100 rótulos. 

El quintal berberisco de Mallorca ha- 
cía en Sevilla 95 rótulos, y en Marrue- 
cos 93. 

El quintal mallorquín hacía en Sevilla 

83 rótulos y un tercio, y 81 y tres quar- 

tos en Marruecos es de advertir que el 

quintal marroquí era de 100 rótulos. 

Un quintal y 9 rótulos de Pera hacían 



1062 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



un quintal en Sevilla, y en Cádiz 91 ró- 
tulos y medio. 

En Pera cinco quintales hacían 3 de los 
mismos en el Fedal. 

El quintal de Túnez y el de Gubia cons- 
lalia de IIX) rótulos; y el de Bon;i de 96. 

El quintal de Barcelona hacía 390 li- 
bras genovesas, y 120 florentinas; y 
3 quintales componían la carga. 

El quintal de Damasco, que constaba 
de 14 rótulos y dos séptimos, hacia 620 
libras venecianas, y 542 media floren- 
tinas. 

El quintal de Sevilla hacía 4 arrobas; 
y cada 100 quintales eran 95 de Floren- 
cia. 

El quintal de Valencia eran 120 libras 
valencianas. 

El quintal de Almería era casi uno mis- 
mo con el de Genova. 

En Alexandría había tres especies de 
quintales: el forjorí, con el qual se ven- 
día la especería; el gerbi, con que se 
vendía el azeyte ; y el levedí, con que 
se vendía el lino. 

El quintal forforí hacía 121 libras na- 
politanas, 139 genovesas, 144 venecianas, 
y 125 florentinas. 

El quintal gerbi hacía 257 libras napo- 
litanas, 300 genovesas, 318 venecianas, y 
278 sutiles florentinas. 

El quintal levedi hacia 168 libras na- 
politanas, 193 genovesas, 170 venecianas, 
V 1.54 sutiles florentinas. 



Un quintal gerbi hacía un quintal y 
56 rótulos levedies. 

RÓTULO. El rótulo en Rhodas, que equi- 
valía a 12 occhias. pesaba 6 libras y 

8 onzas, y 100 rótulos contenían un 

quintal. 

Noventa y tres rótulos de Berbería ha- 
cían el quintal berberisco de Mallorca : 
82 marroquíes el quintal marroquin; y 
100 el quintal marroquí. 

En Armenia 21 rótulos menos un quar- 
to hacían la carga mallorquína ; y 9 ró- 
tulos y un quarto hacían el quintal se- 
villano. 

En Túnez el rótulo constaba de 360 mi- 
llareses, y cada 100 rótulos hacían un 
quintal. 

En Alexandría 5 rótulos gerbíes eran 
6 eminas, y 13 rótulos levedies eran 10, 

En Damasco el rótulo hacía 12 onzas, 
) 100 rótulos 7 quíntales. 
Salma. En la Pulla 100 salinas de grano 

hacían 364 quarteras de Mallorca ; y 

100 de Ñapóles hacían 400. 

Una salma general de grado de Sicilia 
hacía 3 quarteras y media de Barce- 
lona. 
SÉSTARO. El séstaro o sistro de azeyte de 

Salerno hacía en Gaeta 25 cafizes, y 

10 séstaros componían un millar de 

Pulla. 
SiCLO. En Rhodas el sido constaba de 24 

kiratos, y 6 sidos y 14 kiratos hacían 

la onza, y 12 de éstas la libra. 



Alvarez de la Braña, Igualación He pesos y medidas; Chaunu, La tonelada espagnole; 
DouKSTHER, Dirlionnaire Universal des poids el mesures; Guilhiermoz, Note sur les poids du 
moyen age. De l'equívalence des anriennes mesures y Remarques dinerses; Hall-Nicholas, English 
Weighis and Measures, 1100-1742; Pecolotti, La pralica delta mercatura; Renouard, La ca- 
pacité du tonneau bordelais, Recherches complémenlaires; RoccA, Pesi e misare antiche di Ge- 
nova e del Genovealo; .Sauvaire, Hisloire de ¡a numismalique el de ¡a métrologie musulmanes; 
Si'INElo-Perticone. // códice degli usi e delle consueludinc nella Rcgione Siciliana; El libro di 
mercatanlie, etl. Horlandi; Tarifa zoé noticia dy pexi e mesure, cd. Islilulo Siiperiorc di Scienze 
Economiche c Coiiinicrciali di Vcnezia. 



ANTONIO DE CAPMANY 

Discurso económico-político en defensa 
del trabajo de los menestrales 



DISCURSO 

ECONÓMICO-POLÍTICO 

EN DEFENSA DEL TRABAJO 

mecánico de los menestrales, y de la injluencia 

de sus gremios en las costumbres populares, 

conservación de las artes, y honor 

de los artesanos. 



Por Don Ramón Miguel Palacio 



Mad RID 



En 


la Imprenta 


d. 


; Don Antonio de 


Sancha 


Se ' 


vende en AíadriJ 


en la Librería de Copin, 


Carrera de 


San 


Gerónimo; y 


en 


Barcelona en la de Francisco 


Rivas, 






Plaza de San Jayine 









M.DCC.LXXVIII 

Con las licencias necesarias 



AL ILLMO. SEÑOR 
D. PEDRO RODRÍGUEZ DE CAMPOMANES 

CABALLERO DE LA REAL DISTINGUIDA ORDEN DE CARLOS III. 

del Consejo y Cámara de S. M. y su primer Fiscal, Director de la Real 
Academia de la Historia, e individuo de la de la Lengua, de la de Inscrip- 
ciones y Bellas-Letras de París, de la de Ciencias Naturales de Barcelona, 
y Socio de las Reales Sociedades de Amigos del País de Madrid, y Bas- 
congada, etc. 

T7 STE Discurso económico-político busca su Prolector nato en la persona 
'—^ de V. S. I. que no sólo con su ardiente zelo ha dado movimiento a inu- 
merables manos antes ociosas y aun perjudiciales, sino que con su exemplo 
y doctrina ha excitado en beneficio de la misma Patria las plumas de aque- 
llos buenos hijos que no pueden servirla con sus brazos. Yo bien sé que las 
disertaciones no enseñan al poderoso ignorante que las desprecia ; ni corri- 
gen al pueblo que no las lee. Pero como hoy, por una feliz y repentina revo- 
lución, debida toda al influxo y luces de V. S. I., fermentan en la nación 
ideas claras de economía, y puros sentimientos de bien público ; podrá lo- 
grar este escrito la gran fortuna de tener lectores, y la mayor aún de merecer 
Jueces ilustrados. Espero pues lograr el consuelo, de que aun quando mi 
trabajo no merezca aplausos, mi buena intención, y deseo de nuestra pros- 
peridad nacional encontrará ciudadanos indulgentes en el gremio de las 
Sociedades económicas, donde los hombres, por uno de los prodigios que 
sabe obrar V. S. I., deponiendo todo lo que no es suyo, honores, títulos, y 
puestos; se hacen iguales para hacerse amigos, y amigos para servir mejor 
a la Patria. Con este motivo, habiendo indicado quánto debe a la enseñanza 
de V. S. I. este Discurso, me tocaba ahora decir quánto deben a sus obras los 
Españoles. Pero yo desempeñaría mal y tarde tan digno v delicado asunto, 
después que la pluma maestra del elegante y juicioso Doctor Guillermo Ro- 

' Acerca de la inclusión de este discurso de Capmany en la reedición de las Memoriax 
Históricas, véase la página 773. 



1068 ANTONIO DE CAPMAIMY Y DE MONPALAU 

bertson ha publicado al orbe entero el elogio de V. S. I. : no todo el que 
merecen sus escritos y talentos, sino el debido a su fervoroso zelo e ilustrado 
patriotismo: que es el único que la modestia de V. S. I. puede oír con menos 
mortificación, y la envidia de los ignorantes tolerar con más paciencia. 

«Los dos tratados, dice el citado Rector del Colegio de Edimburgo * de 
))Don Pedro Rodríguez Campomanes Fiscal del Real y Supremo Consejo 
))de Castilla, y Director de la Real Academia de la Historia : el uno intitu- 
)>lado «Discurso sobre el fomento de la industria populam ; y el otro Discurso 
nsobre la educación popular de los artesanos, y su fomento >f, suministran 
))una convincente prueba de esto (es a saber de las utilidades del libre co- 
»mercio especificadas en la nota antecedente). Casi no hay punto de impor- 
))tancia relativo a la policía interior, a las contribuciones, agricultura, nia- 
)>nufacturas, y comercio asi interno como externo, que no se desentrañe en 
))el discurso de estas dos obras y son pocos los autores, aun entre las naciones 
)>más sobresalientes en la inteligencia del comercio, que haya procedido en 
))sus indagaciones con más pleno conocimiento de estos varios asuntos, ni con 
))más perfecta libertad de las preocupaciones vulgares y racionales ; o que 
))hayan sabido unir con mayor acierto las templadas investigaciones del filó- 
))Sofo con el ardiente zelo de un ciudadano patriótico que promueve la causa 
»pública. Dichos libros logran hoy gran aceptación entre los Españoles ; 
«siendo un decisivo testimonio de los adelantamientos de sus propias ideas, 
«el que sean capaces de gustar de un autor tan noble e ingenuo en su modo 
)>de pensar, y cuyas opiniones están tan esentas de preocupación.» 

Estas expresiones en boca de un estrangero, que desde el fondo de Es- 
cocia busca y celebra el mérito a qualquier distancia ; en boca, digo, de un 
Sabio de la Gran Bretaña, esento de toda sospecha de afición, interés, o li- 
sonja ; son la sentencia que la posteridad se ha anticipado a pronunciar, 
para hacer justicia en vida a un hombre grande sin irritar a los pequeños. 

Todo quanto yo añadiera a estas expresiones, sería ya débil o superfino 
para el público español, que cuenta de muchos años acá el número de sus 
beneficios, por el de las providencias que dictan la equidad y sabiduría 
de V. S. I. 

En este concepto no me queda más libertad que la de manifestar con la 
mayor sinceridad de mi corazón, la constancia con que soy 

de V. S. I. 
El más obsequioso y rendido servidor 

Ramón Miguel Palacio 

* The History of America, II, pág. 513, nota 98. London. 1777. 



INTRODUCCIÓN 



ANTES que entremos a tratar de las virtudes del trabajo, y de su influencia en 
las costumbres populares, y en la felicidad de los individuos, es necesario dar 
aquí una clara y sólida noción de lo que constituye verdaderamente pueblo en un 
estado. En Grecia, y en la antigua Roma representaba la nación entera ; pero entre 
nosotros que no somos Griegos ni Romanos, sólo significa una parte de ella. Sin 
embargo, si lo consideramos en su esencia y origen, es la masa fundamental de la 
sociedad ; pues del pueblo sale, o ha salido el clero, la nobleza, la magistratura, y la 
milicia. Así parece que estos diversos estados no son más que clases privilegiadvas 
para instruirle, protegerle, y defenderle. 

Este pueblo, que en su accepción civil significa el estado general, es por nuestra 
constitución una clase que tiene el noble destino de dar la subsistencia a todas las 
demás: así vemos que la agricultura, el comercio, y la industria, estas tres colunas 
del edificio social, descansan sobre sus hombros. Por consiguiente el pueblo, que es 
la parte más numerosa, y la única que trabaja, constituye la fuerza física de una 
nación; porque sólo él aumenta la masa del dinero por la del trabajo, y la del 
trabajo por la multiplicación de los hombres. También constituye su fuerza moral 
en otro sentido ; porque el carácter, y las verdaderas costumbres nacionales se hallan 
en la vida privada de la clase más numerosa: la razón es, porque sólo en ésta son 
naturales, constantes, y uniformes. Luego parece que la prosperidad, y honor del 
pueblo no deben ser puntos indiferentes al estado. 

Así en todas partes las leyes vigilantes de una discreta policía han trabajado para 
separar este cuerpo primordial de la sociedad de todos los demás; a fin de que más 
dueño de sí, y libre de preocupaciones caballerescas pueda hacer a sus miembros 
útiles, y verdaderamente distinguidos en la opinión racional. Es interés de toda 
nación, y más de aquéllas donde la educación popular, y la virtud del trabajo han 
perdido el vigor, y el aprecio, facilitar al pueblo todos los medios de hacerse visible, 
y estimable sin salir de su misma esfera. Sepárense los plebeyos de los nobles; 
señálenseles sus verdaderos limites, porque no podrán pasar por nobles imitando la 
inacción, y vanidad de los segundos; y éstos se estimarán más desde que vean que 
forman en el estado una clase única, e insigne. 

Donde el pueblo no constituye un orden, demarcado por las mismas leyes, y arre» 
glado por las costumbres, el todo está abatido, y el individuo no tiene existencia 
política en la sociedad. Este individuo, quiere en cierto modo como es natural, salir 
de esta obscuridad, y confundirse con el cuerpo esento de la nobleza: porque hay 



1070 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

países que para su propia desgracia han llegado a concebir una idea tan baxa y las- 
timosa del hombre que trabaja, que éste se ve como forzado a buscar aquel género 
de vida que sin pena ni rubor le grangee más consideración. 

Pero el pueblo es respetable, y por consiguiente respetado en aquellos países en 
que forma una de las clases del sisthema político de la sociedad: entonces ama el 
trabajo, y la condición de trabajar por interés y pundonor; y nunca desea salir de 
un orden que le asegura el pan, la felicidad, y la estimación. 



PUEBLO ARTESANO 
Su distinción, y demarcación 

SI aplicamos estos principios al pueblo artesano, que es el principal obgeto de 
mis investigaciones; veremos que el orden o clase política que indico, no puede 
llegar a ser constante y visible sino por la división económica de los cuerpos gremiales 
que clasifican los hombres al mismo tiempo que la industria. Así vemos que la Italia, 
primera región de Occidente que restauró el hombre de pueblo que había borrado 
el gobierno gótico en los siglos de hierro, tuvo inmediatamente industria, distribuyén- 
dola en corporaciones que hicieron sedentarias, y honrosas las artes y oficios en medio 
del fluxo, y refluxo de las invasiones. Las guerras, y facciones con todos sus estragos 
no pudieron destruir los oficios asociados, que defendidos del antemural de la li- 
bertad, formaban ciertos cuerpos, cuyos miembros desunidos, y solitarios, sin autori- 
dad, reglas, ni interés hubieran perecido por menor. 

Todos los gobiernos de Europa fueron sucesivamente adoptando este orden en la 
sociedad; porque además de aquellas consideraciones que miran directamente a las 
mismas artes, han hallado otras que están íntimamente unidas con la economía pública. 
Pues si la buena policía quiere que los hombres sean conocidos ocupando cada uno 
su lugar ; esta distribución, y demarcación de clases authorizadas son unos verdaderos 
órganos de su harmonía, y más en las Ciudades populosas, y pueblos mercantiles, 
donde ordinariamente residen los artesanos ; ya para su propia conveniencia, y ser- 
vicio público ; ya por la necesidad recíproca de los mismos oficios, auxiliares los unos 
de los otros. 

La autoridad pública, que debe dirigir los ciudadanos a la justicia, y al respeto 
de las Leyes, si quiere los medios más sencillos, y fáciles para llegar suavemente a 
este fin, puede hallarlos en la distribución de los oficios incorporados, que gobernados, 
y zelados por sus cabezas baxo la autoridad del magistrado, exoneran el gobierno de 
una inspección inmediata, embarazosa, y menuda sobre la conducta fabril y domés- 
tica de los artesanos. 

Un gremio puede hacerse responsable de las faltas del oficio en general, y de 
cada individuo en particular como artesano. Por el órgano de estos cuerpos, las pro- 
videncias del gobierno se pueden más fácilmente comunicar, los infractores conocer 
con más seguridad; y en una palabra la administración de justicia puede ser más 
pronta, y sencilla. Por otra parte el repartimiento de im])uestos personales, donativos, 
contribuciones industriales, u otras, siempre se facilitarán con mayor puntualidad, 
prontitud, y economía por medio de la división bien ordenada de estas corporaciones 
que arreglan, y sostienen los individuos en formal matrícula. En las Ciudades popu- 
losas principalmente sería acaso imposible encontrar medio más sencillo, y menos 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1071 

dispendioso de evitar la confusión, y el desorden de una plebe numerosa, que el de 
esta misma economía gremial subordinada siempre al gobierno público, y juris- 
dición ordinaria. 



APOLOGÍA DEL TRABAJO 

(le los artesanos 

LA dificultad que tiene el holgazán en creer que el menestral atareado, y cubierto 
de sudor no es un ente desgraciado, y la opinión falsa y exagerada que los que 
trabajan se forman de la felicidad de los que viven sin trabajar: son dos cosas que 
han perpetuado entre los hombres una idea muy baxa, y lastimosa del trabajo; y por 
consiguiente de la profesión de las artes mecánicas. De estos dos errados conceptos se 
ha originado en los primeros un orgulloso desprecio que los sepulta en la pereza, y en 
la indigencia su inseparable compañera, y en los otros se ha engendrado la envidia: 
pasión funesta, y continuo suplicio del hombre. 

A estos errores se añade otro: y es la idea que los ricos ociosos tiene concebida 
del afanado obrero, cuyas necesidades le condenan a un eterno trabajo para su sus- 
tento, y el de su familia. Esta consideración tiene dos causas ya habituales en las 
personas opulentas: primeramente ignoran quán poco es menester para ser feliz, y 
en segundo lugar, que sus necesidades son imaginarias, e ilimitados sus deseos. Porque 
el Comerciante rico quiere serlo más, y el Señor que tiene quatro criados que le 
sirvan o adulen, anhela por tener otros quatro: no pueden comprehender estos hom- 
bres, como el artífice atareado puede vivir contento en su medianía, ni ser tenido por 
feliz el que está privado de tantas satisfacciones. Si ellos advierten que el poder, y las 
riquezas sólo son medios para llegar a ser feliz; no confundirían los medios con la 
cosa misma, y conocerían que lo que se puede lograr a poca costa, no se debe comprar 
con tanta desazón, afán, y peligros. 

Todo esto proviene de que por lo común es difícil de concebir cómo dos sugetos 
que no son iguales en poder y riquezas pueden ser iguales en felicidad: como si ésta 
no consistiese en el buen empleo de aquellas horas del día que no se ocupan en satis- 
facer el hambre, la sed, el sueño, etc. En éstas lo mismo es un aceytero que un Prin- 
cipe: porque ni el rico puede comer dos veces, ni la naturaleza le ha de multiplicar las 
necesidades físicas. El obrero sólo busca estar bien alimentado para estar contento: 
y así la delicadeza de la mesa, como la blandura de la cama, se hicieron para el que 
no tiene apetito, o gana de dormir: dos incomodidades que pocas veces conoce el 
trabajador. 

Si la felicidad fuese inseparable del poder, ¿qué hombres habría más felices que 
los Déspotas del Oriente? Sin embargo, es tan grande el fastidio de la ociosidad (en- 
fermedad que no entra en la casa del menestral) ; les mortifica con tanta crueldad, que 
unos bordan, y otros labran palilleros, y escarbadientes para matar el ocio. Véanse 
aquí unos Soberanos hechos artífices por remedio: y siempre menos felices que 
los trabajadores de oficio, porque no preveen en su trabajo ninguna utilidad, gloria, 
ni recompensa. 

Es cosa clara que la ocupación del tiempo constituye la felicidad del hombre; 
pero para moverse y ocuparse es menester un motivo: o el hambre o la codicia. La 
primera es más general, y manda con más imperio; ]>ero no basta siempre, porque 



1072 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

es limitada y momentánea, y prontamente está satisfecha. La segunda es más pode- 
rosa, porque es continua, e insaciable. Así vemos en España paises llenos de mise- 
rables, y mendigos abandonados a una extrema desidia, porque el aguijón de la 
hambre no levanta al hombre sino por un instante; mayormente si de la mendiguez 
se puede hacer oficio, y de la pobreza cierto honor: en tales circunstancias miro 
por casi imposible mover a los hombres. 

Estos acostumbrados a holgar, se vienen a formar cierto hábito de su misma 
pereza ; y entonces el reposo de la indigencia suple por el bien estar de la vida labo- 
riosa. Acostumbrados a una mísera frugalidad, pierden hasta los deseos, no apete- 
ciendo las conveniencias por no tener idea de ellas. Por eso siempre que no se ponga 
al pueblo en la necesidad de tener deseos, es difícil que busque los medios de satisfa- 
cerlos. Estos hombres por otra parte compadecen al obrero afanado, porque no con- 
templan en su ocupación más que la pena del trabajo, y no las comodidades que de 
él le resultan, y disfruta ; además que los miembros de tal modo se acostumbran al 
trabajo, que no pueden después pasar sin el exercicio, que es la salud del cuerpo, y 
del ánimo. 

Es verdad que liay artífice que ha vivido sin haber gozado en realidad: pero sí 
con la esperanza de gozar, o con la previsión de gozar en cierto tiempo: lo que ha 
sido el móbil de toda su actividad. Aun en este último caso lo debemos mirar por más 
feliz, porque los gustos de previsión son más durables que los reales ; atendiendo a 
que el cuerpo se extenúa, y jamás la imaginación. Si no fuere este móbil poderoso, 
¿quién se destinaría toda la vida a trabajos rudísimos, de los quales acaso nunca llega 
a coger el último fruto? 

El estado de deseo es ciertamente un estado de placer: pues hemos visto menes- 
trales con abundantes conveniencias y una abanzada edad trabajar con el mismo afán 
y economía que quando empezaron el oficio. En el principio trabajaban para salir 
de pobres, y después por temor de volverse tales, o con ansia de hacerse ricos. Así 
bien podemos decir que es fácil hallar dos ricos de igual suma de dinero, igualmente 
felices: el uno goza gastando, y el otro guardando para gastar. 

El que no tiene deseo alguno es un ente muy desgraciado, porque pierde, si se 
puede decir así, todo lo que posee. Los hombres más gozan, o gozan con más inten- 
sidad, de lo que esperan que de lo que obtienen: así parece que para ser felices es 
menester que falte siempre algo con que completar la felicidad. El que está verda- 
deramente contento no es el que hereda un gran caudal, sino el que lo gana: no es 
afortunado el hombre después de tener un millón, sino en el tiempo que lo adquiere. 
En el primer caso, o tiene todos los deseos satisfechos, o no tiene ninguno. Así en 
qualquiera de estos dos estados se ve que para vivir realmente feliz es necesario tener 
el alma en movimiento, que es efecto de los deseos. 

En este caso debemos contemplar al artesano aplicado, y lleno de deseos, que 
convierte en fruición real los gustos de previsión. Quando el cerrajero toma la lima 
experimenta aquella satisfacción ya prevista, que es inseparable del valor, y paga 
de su artefacto. 

Esta especie de gustos no existen para el rico ocioso, que sin el menor trabajo 
tiene siempre en su gabeta el cambio de sus deseos: y como para satisfacerlos nada 
tiene que hacer, por esto vive tanto más fastidiado, y en aquel eterno desasosiego, que 
hace mudar de coche, de casa, de paseo, de conversación, de estación, etc., y todo 
esto para libertarse de la mortificación del ocio que llena los espacios de tiempo entre 
una necesidad, o deseo satisfecho, y otro que renace. Estos intervalos tan enojosos 
para los poderosos y opulentos, son agradables al artífice i)or causa del trabajo que 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1073 

le facilita los medios de socorrer sus necesidades y diversiones, lo qual sólo se consigue 
a este precio. El que no tiene necesidad de trabajar para comer, y por consiguiente 
sus deseos no se avivan por la dificultad de satisfacerlos, no puede dexar de vivir 
saciado y lleno de fastidio: el qual es un vacío tan inmenso en la vida humana, que 
a veces todas las riquezas del mundo no pueden llenarlo. 

Siendo esto asi, j)odemos decir que el artífice en su taller, y el labrador al píe del 
arado pueden ser tan felices como el primer Señor del mundo. Una fortuna mediana 
obliga al hombre a un trabajo diario; que siempre que no sea excesivo, se hace 
agradable, y aun necesario a la salud. ¡No lo vemos en aquellos menestrales que de- 
xaron su oficio por algún aumento de fortuna, como se mueren de tristeza, flatos, y 
malos humores! todo por haber interrumpido sus ocupaciones ordinarias, y habituales. 

El estado del artesano que por medio de un trabajo moderado puede subvenir a 
sus necesidades, y al sustento regular de su familia, debe reputarse quizá por uno de 
los más dichosos ; pues la necesidad que precisa su discurso a la aplicación, y sus 
miembros al exercicio, es un preservativo contra las enfermedades del ánimo, y del 
cuer])o. ¿De cuántos gustos se priva, y aun ignora, el que nunca tiene necesidad de 
discurrir? Quando los inmensos caudales aseguran al rico todas las satisfacciones, 
que el pobre obrero desea, y llega con mucho trabajo a conseguir; entonces se rinde 
a la enfermedad del ocio, aguardando, por decirlo así, que la naturaleza le renueve 
algún deseo. 

No sucede así al hombre ocupado. Quando la idea del trabajo, y la del dinero con 
que se remunera, se han llegado a hermanar en su memoria con la idea de felicidad ; 
la ocupación hace felices; pues cada hachazo le recuerda al carpintero las fruiciones 
que debe acarrearle la satisfacción de su tarea. La alegría con que por la madrugada 
el labrador unce sus bueyes, y el artesano abre su tienda, es una evidente prueba 
de ello. 

Hay una infinidad de hombres, que para ser felices no les falta más que creer 
que lo son: tales son los artesanos en los países donde viven seguros de su vida, de 
su personal, y de la libertad de gozar de los frutos de su industria. 



HONOR DEL TRABAJO MECÁNICO 

HEMOS manifestado, en quanto nos ha sido posible, que el trabajo absolutamente 
tomado, no sólo no constituye la desgracia de los que deben abrazarlo por des- 
tino; sino que es un preservativo general contra las enfermedades del ánimo, y del 
cuerpo, probando en conclusión que el hombre feliz es aquel que después de estar bien 
alimentado ocupa mejor el tiempo. Pero como el fin de este discurso se dirige a la 
utilidad inmediata de las artes, esto es, a su aprecio, y conservación, poco adelanta- 
ríamos proponiendo remedios contra los antojos, e ignorancia del común de los hom- 
bres que hacen su miseria habitual, si no indicásemos algunos medios de curarles la 
imaginación. 

Donde el trabajo ha llegado a perder la estimación pública, es difícil que los 
hombres abracen la carrera de las artes: entonces el que no se destina a ellas, no 
es porque desprecia el dinero, sino el modo de adquirirlo; y no tanto huye del trabajo 
quanto del nombre de trabajador. Artífice, artesano, menestral son entonces nombres 
odiosos, e incompatibles con la idea de una familia honrada; porque hay [)aíses donde 
no se puede comprehender cómo un maestro, aunque junte unas irreprehensibles 



1071 AMüMo nr, capmany y de monpalau 

costumbres, y ciertas comodidades con la decencia de su porte y conducta, puede ser 
un ciudadano digno de honor? 

Todo esto me parece que puede provenir, sin contar otras causas políticas, de que 
no se lia sabido fixar un inedio entre el alto honor de la Nobleza, a que están afectas 
ciertas inmunidades, gracias, y preheminencias, y el honor propio del menestral, que 
se funda más en la opinión pública, que en una distinción particular de las leyes. 

Esta opinión sin duda es más poderosa guando están distribuidos, clasificados, y 
autlu. rizados los oficios; quiero decir, quando están bien demarcados ])or Cuerpos 
(jremiales, que hacen a los artesanos sedentarios, y nacionales las artes; y por con- 
siguiente honrosa su profesión. Pues yo he observado que donde no existen estos esta- 
blecimientos de la policía industrial, o su constitución no está en buen orden y vigor; 
los mismos menestrales, como avergonzados de su destino, han alterado las voces que 
])ueden determinarlo: así han sustituido a la palabra oficio o gremio las otras equí- 
vocas, y más vagas de ¡acuitad, ministerio, profesión, ocupación, etc. que indican 
clases más altas. 

Quando en un país se corrompen las costumbres, se alteran luego las palabras; 
así vemos que quando han huido de él la sencillez, y la innocencia; el lenguaje se 
corrompe mudando la acepción primitiva de las dicciones, a fin de no ofender los 
oídos maliciosos. En tales países se ha adoptado un idioma metafórico: y hasta del 
diccionario usual se destierran los nombres de ciertas frutas, y animales. Una vez 
alterada la imaginación, se tuercen las ideas, y la opinión común varía entonces su 
curso. ¿No se ven personas exercitadas toda la vida en faenas muy baxas, serviles, y 
asquerosas, como aceyteros, carboneros, basureros, tenerse por mejores que un sastre, 
o carpintero, sólo porque éstos tienen un oficio? Lo ]jrimero, dicen, que es un modo 
de buscar la vida ; como si un oficio, que tiene cuerpo, reglas, y enseñanza, fuere 
oficio de ladrones. 

Luego conviene honrar a los artesanos, dando aprecio a las artes. Este remedio 
se puede esperar de la sabia institución de los gremios, que hacen respetables a los 
menestrales dándoles una clase permanente, y visible en el estado. Entonces el pueblo 
tendrá señales, porte, y aquel modo de vida propia de un pueblo honrado; y no 
j)udiéndose confundir con la nobleza (porque los gremios hacen conocer a todos los 
ciudadanos por lo que son, y valen); conocerá que dentro de su esfera hay honra, y 
virtud propia, y procurará mantenerlas. Tan cierto es que las distinciones de estados 
en una nación, influyen más de lo que se cree para conservar el espíritu de cada uno 
de ellos. 

Los cuerpos gremiales, por otra parte, componen una sociedad regida |)or su código 
económico; y en ella son necesarios ciertos empleos, y honores, a que todos los in- 
dividuos pueden aspirar. Como las preocupaciones de los hombres, quando son bien 
dirigidas, producen a veces admirables efectos; el gobierno y administración de estos 
cuerpos, en que el artesano goza de la prerrogativa de dirigir la economía, e interés 
de su oficio y de sus miembros con el título de VehtHlor, Cónsul o Mayordomo, comu- 
nica a las artes mecánicas una jiública estimación. ¿Por (jué en estos hombres honrados 
la preeminencia de |)residir una junta, o una fiesta no jjodrá dulcificar la dureza del 
trabajo, y la inferioridad de esta clase? 

Los ciudadanos laboriosos que sudan ]}ara satisfacer las necesidades, y fantasías 
de los demás, bien merecen una recompensa honorífica de sus fatigas y sugeción en 
que pasan la vida, para hacérsela soportable, y nada horrorosa a la juventud que 
debe abrazarla. En una Monarquía donde la plebe no participa por constitución de los 
empleos, y honores públicos, reservados para otras clases de la nación, pueden ser 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1075 

más necesarias las corporaciones gremiales, que circunscriben en una pequeña sociedad 
todos los deseos, los conatos, y la ambición. 

Por otra parte, como la pobreza siempre es un mal sobrescrito en los hombres, 
y las artes deben presentar al pueblo ideas alagueñas de un bien estar seguro y per- 
manente; la división señalada de los oficios, y su comunidad de socorros que hacen 
una propriedad de cada ramo de industria, y un asylo contra los infortunios, liberta 
a muchísimas familias de la miseria, y a bastantes individuos del último abandono. 
Donde no hay estas corporaciones bien dirigidas, y rigurosamente apoyadas, ¡en 
qué estado tan deplorable están las artes, y los artifices! con qué vilipendio se miran 
todas las profesiones mecánicas! Este abatimiento de las artes es conseqüencia nece- 
saria de la pobreza de los menestrales, destituidos de aquella fuerza física o moral, 
que hace a un hombre respetado, o estimado de los demás. 

Los oficios reducidos a gremios bien ordenados, al paso que domicilian y con- 
servan las artes, comunican como cuerpos públicos toda su estimación a sus miembros. 
El artífice oscuro y sin comunidad, queda independiente y vago; muere, y con él 
perece también el arte: otras veces emigra, o abandona el oficio al primer revés de 
la fortuna. En los Estados despóticos de Oriente las artes sedentarias de Europa se 
exercen por hombres ambulantes. Los herradores cargan con sus fuelles y el yunque, 
mudándose en una hora a quatro barrios distintos de una ciudad. Hasta los mismos 
j)lateros se trasplantan en un instante a donde les llaman. Pregunto ahora: ¿qué se 
puede esperar de la miseria de un artífice que lleva todos los utensilios a cuestas? ; 
Éstos no pueden ser muchos ni buenos, porque los obreros en tales circunstancias han 
de ser precisamente pobres. 

¿Qué estimación pueden merecer en tales países unos oficios errantes, y míseros? 
La respuesta la tenemos dentro de casa en los amoladores y caldereros. Me parece 
pues casi imposible que los Españoles se destinen a unas profesiones, que son despre- 
ciables sólo por el modo de exercerlas; mientras las vean en manos de hombres 
errantes, de un porte y ayre miserable, sin hogar ni domicilio. Yo creo que si mañana 
se disolviera el cuerpo gremial de los plateros, destruyendo sus leyes y gobierno eco- 
nómico que los matricula, fixa, conserva, y honra; veríamos este oficio, sin rejjre- 
sentación en el orden del pueblo, abandonado insensiblemente por los Españoles hon- 
rados, que más que otros se gobiernan por la opinión, y abrazado por estrangeros 
vagos y oscuros. La diferencia de trabajar en cobre o en plata, no distingue tanto 
un platero de un perolero, quanto el género de vida de cada uno, y la proporción que 
tiene el primero de vivir con mayores conveniencias. 

Yo creo que si los oficios tubiesen entre nosotros la debida estimación, los talleres 
estarían poblados, y las artes florecientes. Entonces no tendríamos necesidad de men- 
digar de los forasteros, y advenedizos las maniobras más comunes y ordinarias. En 
efecto es fuerte desgracia que una nación, que tiene la quarta parte de los brazos 
ociosos, se haya de valer de los del estrangero hasta para las profesiones más simples, 
bastas, y de primera necesidad, como sucede en algunas Provincias y Ciudades, que 
por falta de una arreglada, y vigilante policía de los gremios, están abiertas a todo 
advenedizo con habilidad, o sin ella, y no muestran por eso gran prosjjeridad en los 
vecinos, ni adelantamiento en la industria. 

Si nuestra nación tubiese vicios políticos, y morales que le impidieran el ser por 
sí misma industriosa, como afirman y iirelenden persuadirnos los mismos estrangeros 
para quitarnos hasta los deseos de salir de la ignorancia, e indolencia, en tal caso 
nunca gozaríamos de industria propria, y bien cimentada en las costumbres nacio- 
nales, que forman la fuerza moral del estado: las artes serían siempre precarias, su 



1076 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

esplendor pasagero, y los que las exercieran mirados con poco aprecio, por razón 
de profesar lo mismo que la nación desprecia y abandona. 

Aún hay más: si hay algún vicio injiérante en el carácter de los Españoles, 
como se esfuerzan algunos autores en asentarlo; muy difícil será que los advenedizos 
libres, absolutos, e independientes de toda policía gremial que los examine, fixe, e 
inspeccione, haciéndolos vasallos conocidos, y útiles con la incorporación en sus 
matriculas, arraiguen las artes con la estimación, y honor capaz de convidar a los 
desidiosos, graves y orgullosos Españoles: tan decente calificación merecemos a los 
más insignes escritores que hablan de España sin haberla visto, y de nuestra literatura 
sin entender la lengua, ni saber escribir nuestros apellidos. 

Primeramente del continuo fluxo, y refluxo de estrangeros sin tener maestros 
que les sugeten, ni dexar discípulos que les sucedan, no podemos esperar una ense- 
ñanza sólida y constante; siempre que no haya una jurisprudencia nacional econó- 
mica y téchnica, que apropriada a nuestras costumbres, constitución política, y cir- 
cunstancias locales, domicilie y honre realmente a las artes. 

En segundo lugar como los hijos de los estrangeros contrallen luego el carácter, 
y opiniones del país donde se educan ; si las costumbres y el genio de los Españoles 
repugna, como dicen, a la aplicación, y al trabajo, y el clima u otras circunstancias 
resisten a la pro])agación de las artes ; poco progreso podrán éstas hacer en manos 
de unos artífices errantes, que sólo vienen a sacar el vientre de mal año, y que no 
pudiendo remover con su exemplo los obstáculos físicos, y morales que sus escritores 
ponderan haber en este Reyno contra las artes y manufacturas, sólo vendrán a infi- 
cionarse con nuestras preocupaciones, y quando se establezcan, a dexar una familia 
desidiosa, o corrompida más en el estado. Yo he visto los hijos de un laborioso 
Flamenco, vivir, y vestir a lo majo, y preciarse de echar lances en el matadero: he 
visto tantas cosas de éstas, que no es necesario acumularlas aquí para los que saben 
que los Tártaros que conquistaron últimamente la China se han vuelto Chinos. 

Hay provincias en España donde los caldereros, peltreros, silleros, texeros, pana- 
deros, etc. son medio siglo ha. y tal vez más de uno estrangeros; sin que los naturales 
después de tres, o quatro generaciones se hayan movido a imitarles, ni la nación 
haya adquirido el gran número de familias nuevas que ])rometen a primera vista estas 
irrrupciones de advenedizos. 

Quando estos oficios comunes, están en un reyno siglos enteros en manos de 
advenedizos, y estrangeros yentes y vinientes; es clara ])rueba de que alguna preocu- 
])ación reina contra el aprecio de las profesiones mecánicas. Quererlo atribuir a rudeza, 
e ignorancia de los naturales, o a desidia característica de la nación, sería no conocer 
la fuerza de la opinión, que es la reina de los hombres, y confundir los efectos con 
las causas. Además, quando en España no conozcamos el arte de la porcelana de 
Saxonia, no se infiere que ignoremos la maniolira de cocer texa y ladrillo, siendo una 
nación civilizada, y de las más antiguas del globo terráqueo. 

Si fuese todo rudeza, desidia o ignorancia, ya era tiempo que los naturales su- 
piesen trabajar, y hubiesen sucedido, y suplantado a los primeros que vinieron a ense- 
ñarles. Yo me inclino a creer que el Español, a quien los estrangeros califican de 
desidioso, no lo es por falta de exem])lo. sino de un exemplo que le excite hasta 
mudarle la opinión, y las costumbres impeditivas de la general j)ro])agación de las 
artes, y de su correspondiente estimación. Mientras el trabajo se mire con poco 
aprecio, estará en manos estrañas, como cutre los Espartanos estaba en las de los 
Ilotas, y en Roma en las de los esclavos y bárbaros. Hay una grandísima diferencia 
entre admitir a los artífices estrangeros que don pruebas de su suficiencia, o traigan 



MKMORIAS HISTÓRICAS UE BARCELONA 1077 

medios o luces para perfeccionar nuestras manufacturas, o comunicar el buen gusto 
en los artefactos, y abandonarles absolutamente los oficios que debían ser una pro- 
])riedad segura de los Españoles laboriosos, a fin de que tubiesen a su oficio el mismo 
amor que a su viña, o sembrado. 

La policía vigilante de los gremios podrá hacer a la industria nacional, y por 
consiguiente honrado el trabajo, asegurando una subsistencia cómoda, y decente a 
nuestras familias sólo con circunscribir los ramos, o comprehensión de cada oficio, 
y con fixar las reglas, y calidades en las admisiones. En Cádiz el oficio lucroso de 
palanquines de la Aduana, encargo de tanta confianza, estaba en ])oder de Genoveses 
que habían hecho de él un ramo exclusivo por abandono de nuestros naturales; desde 
que los Montañeses lo han reducido a un gremio reglamentado, esta profesión se ha 
quedado en manos de Esjiañoles honradísimos. su])lantado a unos estrangeros que no 
nos eran necesarios, quando sólo se trataba de tener robustos hombros y fidelidad. 
Estas dos calidades siglos ha que reinan en España. 

Las artes se abrazarán sin repugnancia, siempre que cada oficio sea una proprie- 
dad sólida y permanente de aquella clase de familias del arte respectivo. Comuní- 
quenles las leyes la debida estimación, y el artesano será tan honrado como el 
labrador. 

La Grecia y la China, justas apreciadoras del mérito, honraron a las artes muy 
diferentemente que nosotros: en la primera eran Dioses y Diosas los inventores, 
y en la última son Emperadores y Emperatrices; y entre nosotros ¿han de ser hom- 
bres viles, y condenados a eterno olvido? Es necesario fomentar las artes honrando 
los oficios, no con palabras y ceremonias vanas, desmentidas comúnmente por 
nuestras máximas. No nos suceda como a los Letrados Chinos, que al paso que reco- 
miendan el trabajo se dexan crecer las uñas para que no les tengan por trabajadores. 
¿Qué confianza podrá tener el pueblo en las máximas de unos hombres que menos- 
precian en la práctica, lo que aplauden en la es])eculación? ¿Qué confianza tendrá 
el enfermo en el remedio que el mismo médico que lo ordena lo teme? 

De la estabilidad y honor que adquieren los oficios con la institución de los 
gremios que los demarcan, conservan, y hacen visibles, formando una clase conocida 
y protegida en el estado, nace en muchos países la laudable y útil costumbre de 
perpetuarlos en las familias. Donde los oficios no son honrados, el menestral no piensa 
en transmitirlos a su posteridad por dos razones: o para no perpetuar la vileza en sus 
descendientes, o por no exponer sus hijos al riesgo de perder su fortuna dándoles 
una profesión, que después de haberle costado seis u ocho años de gastos y enseñanza, 
no tiene una seguridad legal en los países abiertos por falta de los cuerpos gremiales 
que jirecaven la ruina de los artesanos nacionales. En tales casos, si el padre vive en 
la indigencia, el hijo se hace un vago y estragado mozo: si goza de conveniencias, 
quiere hacer del caballero, quiere ser señor, y al fin es nada. 

De la estimación que pueden adquirir los oficios, quando por medio de la policía 
gremial se hacen unos cuerpos nacionales, y órganos de la economía del estado, 
vuelvo a decir, que dimana la ]iropensión de los padres en dexarlos por herencia 
a sus hijos, y la constancia de éstos en seguir las pisadas de sus abuelos, y en con- 
tinuar el crédito de sus oficinas: pues cuando el pueblo llega a conocer que dentro 
de su clase puede conservar aquel aprecio, y respeto debido a los honrados y útiles 
ciudadanos, ni desea salir de su esfera, ni maldice de su destino. El sastre que puede 
contar quatro abuelos blasonados con las tixeras, no debe tener menos gloria en su 
línea que el caballero que cuenta quatro costados. Los obgetos pueden ser diferentes, 
pero la vanidad es la misma. El taller de mis padres, el solar de mis pasados, el oficio 



1078 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

de mis abuelos, ¡qué recuerdos más dulces para las almas sanas y sencillas! ¿Qué 
fuerza tiene el exemplo doméstico para engendrar ciertas ideas, y gravar ciertas 
opiniones, inseparables del bombre en todo el resto de su vida? ¡Qué respetable casa 
la de aquel boticario en cuyo mortero se leía en caracteres góticos el nombre de uno 
de sus abuelos con esta fecha M.CCC ! 



COSTUMBRES DE LOS ARTESANOS 

POCO hubiéramos conseguido manifestando la importancia de la policía gremial 
para el aprecio y honor de las artes y oficios, si no probásemos en conseqüencia 
el influxo que estos cuerpos pueden tener en las buenas costumbres del pueblo. 

Quando los gremios gozan de una constitución sabia y vigorosa, pueden influir 
en la conducta doméstica y personal de los artesanos, sugetando el espíritu licencioso 
de su juventud a un sisthema de vida que debe hacer despreciables a los holgazanes, 
y mal entretenidos: pues como éstos dependan de cierta comunidad, en que tienen 
compañeros conocidos, y superiores inmediatos, que son otros tantos censores de su 
conducta, tienen más que perder que los ciudadanos oscuros y díscolos, no pudién- 
dose por medios ilícitos y torpes procurarse la subsistencia. 

Entonces se ve que estas sociedades ])articulares, que sólo son una división eco- 
nómica de la multitud laboriosa, no combaten a la general, antes son partes de su 
armonía: entonces se ve que no desnaturalizan al ciudadano; antes bien le imponen 
sus principales obligaciones civiles; el amor del orden y del trabajo. La plebe ociosa, 
vaga, y confundida es la temible en la república, porque en cualquiera commoción 
no puede empeorar su suerte. El hombre sin propriedad nada posee; el que nada 
posee nada tiene que perder; y el que no tiene que perder no tiene patria, ni por 
consiguiente costumbres: éste es el labrador sin tierra y el artesano sin cuerpo. Véase 
¿dónde son más freqiientes y comunes los delitos? donde el pueblo gana el pan con 
su sudor, o donde lo |)ide con el puñal en la mano. La guerra del hambre es terrible 
V cruel; y en las Ciudades populosas y sin oficios, la plebe por su vida pasiva o cri- 
minal está más expuesta a padecer el hambre, después de haberla causado. 

Volviendo la vista a otra parte, yo contemplo que dentro de un gremio es muy 
difícil que un artesano lleve una vida oscura y ociosa; a cada hora puede ser llamado, 
consultado, o visitado. Además el menestral que dexa su trabajo de manos, ocupa 
luego el tiempo en los actos, funciones e intereses de su Comunidad. Los cargos 
públicos del gobierno de ésta han sido en algunos países un obgeto honrado, que 
dispierta la ambición honesta en el orden de maestros, y por consiguiente una general 
emulación en todos los individuos para no hacerse indignos de los empleos. Por otra 
parte en unos la necesidad de concurrir a ciertas funciones públicas, y en otros la 
de presidirlas, indirectamente les obliga por lo menos a cierta decencia, y compostura 
exterior, que de los artesanos aventureros, dispersos, y desconocidos nunca se podría 
esperar. 

En todos los estados la competencia y emulación influyen en el decoro de las 
personas y de las costumbres: ])orque desengañémonos, el género y modo de vestir 
influye, más de lo que se imagina, en las acciones de la vida en todos los sexos 
y edades: hasta los niños con un vestido nuevo, o trage brillante se arrastran menos. 
Quando el caballero viste el ropage del torero, precisamente han de ser los dos muy 
parecidos, a lo menos en el curso común de su vida privada. Cada género de vestidura 



MEMORIAS HISTÓKICAS 1)F, BAKCKLONA 1079 

tfenc su modo ])articular de Iraeila; y sin duda el Irage de la canalla siempre encu- 
brirá costumbres viles. 

En el seno de la policía gremial las costumbres nada pierden: vemos al menestral 
pundonoroso y honrado: lo vemos siempre, o por necesidad ])ropria. o interés de su 
comunidad, en una vida activa, que le destrabe de la ociosidad madre de todos 
los vicios. 

El menestral que por institución de su gremio tiene vo/. e influencia en las deli- 
beraciones de cierta sociedad, se habitúa a pensar, y a tener seso, porque pone su 
razón en conflicto. Aprende a conocer mejor que el artesano solitario y errante sus 
proprios intereses, y los de su arte en general. Unos hombres así constituidos, adquie- 
ren en sus dichos v acciones cierta madurez v circuns])ección: y la freqüencia de 
tratar de la economía v policía de su comunidad les acostumbra a cierto orden en sus 
casas, donde la niñez de los aprendices tiene continuamente una escuela viva. Donde 
los gremios han influido en el honor de los oficios, sería estrañísimo ver a un artesano 
en la taberna, ni en diversiones criminales. 

Los cuerpos gremiales, quando mantienen rigorosamente la harmónica araduación 
de aprendizage. oficialía, y maestría; queriendo establecer la perfección de las artes, 
han establecido también la de las costumbres principalmente en las ciudades popu- 
losas, donde es más fácil la corrupción de la niñez: allí la admisión a los oficios por 
medio del aprendizage recoge un número prodigioso de muchachos, retrahiéndoles 
de la miseria, y la i^erdición. 

La temporada prescrita del aprendizage. v la solemnidad con que el aprendiz 
queda sugeto al maestro, aseguran a la sociedad una porción tierna de jóvenes, cjue 
por el rigor de las ordenanzas, que los mantiene en una vida laboriosa, y recosida, 
se fixan permanentemente en las artes, desde aquella edad más inconstante v trabiesa 
quando es más estéril v repugnante el trabajo, v casi imposible que la niñez, libre de 
esta disciplina, abrace los oficios útil v constantemente. 

Por otra parte la larga tutela del aprendizage. después de haber aprovechado para 
las artes un mozo indócil, o de perversas inclinaciones ; acostumbra la juventud 
artesana a la subordinación y respeto a los superiores, y comunica a los hombres un 
honrado encogimiento que les queda casi toda la vida. 

El recogimiento, la incesante ocupación, v el exemplo diario de la casa del 
maestro no les han dado lugar para conocer, ni gustar de las costumbres estragadas 
de la mocedad vaga y libertina; y sino, compárese la conducta, modo, v norte de 
un oficial de galonero, por exemplo, con la de un (Auzco. insolente, v a veces blasfemo 
mozo de calesa, o carromato, v auizá los dos serán hermanos. 

El mancebo que entra a la clase de oficial, halla en su salario el sustento v de- 
cencia; v se puede mirar ya en una disposición jiróxima de ser dueño de su casa. 
Entonces comienza a coger el fruto de sus afanes, rudos, insípidos, v estériles hasta 
allí; y como no le pueden faltar ideas de honradez y economía adquiridas con el 
exemplar de la familia del maestro, debe de vivir con más deseos de subir a la última 
clase. Esta graduación engendra la emulación, v corrige los excesos de la iuventud 
militar; pues, ¿cómo una misma causa no habrá de producir los mismos efectos en 
la juventud artesana? El mancebo que aspira a la maestría, mucho antes va muestra 
el porte y conducta de maestro; al mismo tiempo que la dependencia en aue le 
constituye la calidad de oficial, le mantiene modesto v aplicado, y le aviva los deseos 
de salir de aquella clase. 

El fuego de la juventud, y la necesidad que el hombre de trabajo tiene de una 
muger y compañera que le ayude, le hace poner los ojos en una futura esposa: 



1080 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

y tanto en este estado de honestos combates, como en el de la posesión conyugal, 
ganan más las costumbres que en la vida disipada de una numerosa y corrompida 
plebe soltera. 

En estas circunstancias la rigurosa formalidad de las maestrías puede traher estos 
bienes morales. Muchos mancebos se casan que no se casarían. Ordinariamente un 
maestro acreditado no querrá dar su hija sino a otro maestro, hombre ya conde- 
corado, y bien estante, que asegure un matrimonio feliz. ¿Estos loables pensamientos 
del padre no serán un nuevo estímulo para que el amante no tenga una vida nada 
indigna de la clase a que aspira? Otros padres, conociendo disposiciones y conducta 
en el futuro yerno, le facilitan los gastos de la admisión: sirviendo esta anticipación 
como de dote para colocar a su hija. 

En los gremios de buena policía reina por instituto la humanidad de dotar anual- 
mente cierto número de doncellas huérfanas, hijas del mismo gremio, casándolas 
con honrados mancebos, los que con esta colocación adquieren gratis la maestría, que 
tal vez nunca hubieran podido alcanzar. Este piadoso recurso asegura el establecimiento 
a dos personas desvalidas, y forma una familia honrada en la sociedad. 

Por otra parte las hijas de maestro siempre son casables: porque según dispo- 
sición del gremio, logran la distinción de que sus maridos disfruten una gran mode- 
ración en los derechos de la maestría. Me ])arece que el estado gana mucho en 
aumentar la población; y más en aumentarla por medios tan honestos y piadosos. 
Ahora falta saber si esta distinción a favor del orden de maestros, siempre que no 
encamine a dispensar los grados de suficiencia en el candidato, que en tal caso perju- 
dicaría al público y a las mismas artes, no tiene gran parte de influxo en las costum- 
bres privadas y domésticas. 

Las mugeres en tiempo de la antigua caballería eran el estímulo y premio del 
valor, de la lealtad, y la cortesía; y formaron las costumbres de la nobleza. Estas 
mismas mugeres en un país, donde los oficios ordenados están en todo el vigor de su 
institución, pueden ser la prenda destinada para los jóvenes de aplicación y conducta. 
y formar parte de las costumbres populares. Pues se supone que ni un gremio, ni un 
padre han de entregar a sus hijas en manos de quien no sepa sustentarlas con la 
decencia de su esfera. 

A todos estos bienes podríamos añadir la salida y colocación de los expósitos: 
hijos adoptivos del estado, que sin la policía permanente de unos cuerpos gremiales, 
sería casi imposible hacerles ciudadanos útiles y felices, porque en una anarquía de 
oficios, y en medio de la confusión y vida oscura de artesanos pobres y errantes, 
¿quién se cargaría con una responsabilidad legal de la enseñanza y sustento de estos 
muchachos? 

Por otra parte yo veo que la necesidad, más que la historia, es maestra de los 
hombres, pues con aquélla muchos adquieren la economía y moderación que jamás 
hubieran conocido: así la precisión de ciertos gastos para la admisión en la maestría 
acostumbra al mancebo quizá disipado, o poco aplicado, a ciertos ahorros, a redoblar 
sus tareas, y a privarse de algunas superfluidailes que le disponen a moderar sus 
fantasías, adquiriendo ])or este medio una frugalidad de costumbres, que sin esta 
sugecíón jamás hubiera logrado un mancebo libre y soltero. 

Los gremios, que por instituto piadoso de su confraternidad socorren a los desva- 
lidos, y enfermos con subsidio diario, y aún con asistencia ])ersonal de sus individuos, 
que turnan por una lista de servicio hospitalario, ¿no contribuyen a inflamar, y forti- 
ficar la caridad en los hombres? ¿A reconciliar algunas enemistades, que unas per- 
sonas sin necesidad de visitarse ni ayudarse, tal vez nunca dejjondrían? Estos recursos 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1081 

no salvan de la perdición a muchas madres e hijas, a la que infalihlemente condu- 
cirían la enfermedad, o muerte del marido, después de arruinada una casa que sólo 
se sostenía ])or unas manos activas que está comiendo la tierra? 

Si los oficios no se circunscribiesen ])or cuerpos demarcados, llegara a faltar la 
propriedades en los artesanos, y por consiguiente costumbres propias. Sólo donde 
los hombres tienen una propriedad pueden reinar sólida, y permanentemente buenas 
costumbres ; porque en este estado los padres tienen mayor interés en la buena 
crianza de sus hijos, que deben ayudarles, sucederles y heredarles. En este caso éstos, 
o no salen de la casa paterna, que debemos suponer escuela de virtud porque lo es 
de trabajo, o viven más tiempo en ella: porque no están precisados a desparramarse 
como los hijos del peón de albañil, que no tiene domicilio, hogar, oficio, ni beneficio 
que dexarles. 

Aquí se echa de ver que un hombre no es ])obre porque no tiene nada, sino 
porque no trabaja. Aquél que carece de bienes y trabaja con una seguridad legal, se 
debe tener por tan acomodado como el que tiene 400 ducados sin trabajar. El que 
no tiene nada, pero posee un oficio, es tan rico como el otro que tiene veinte y quatro 
íanegas de tierra con la necesidad de trabajarlas para subsistir. 

Aun entonces hay otra ventaja en el artesano, la que no tiene el ])oseedor de un 
terrazgo de veinte y quatro fanegas; y es, que si éste, por exemplo, tiene ocho hijos, 
no puede de.xar a cada uno más de tres fanegas, pero el otro puede transmitir a cada 
uno de ellos todo su caudal por entero, que es su oficio, porque un arte es un caudal 
que se multiplica en proporción de los poseedores. 

De la demarcación de los oficios que deben ser clasificados proviene que ciertas 
artes sean otras tantas propriedades seguras para los que tomaron aquella carrera. 
Entonces nace la loable costumbre de perpetuarlas en las familias: formándose por 
este camino una masa indestructible de industria nacional, que comunica honor al 
trabajo, estableciendo costumbres sólidas, y homogéneas, digámoslo así. en el pueblo 
artesano: porque como no hay alteración en la clase, tampoco hav mudanzas de 
estados, ni de fortunas, que son las dos cosas que transtornan las ideas, y el primer 
orden de vida. 

Quando los oficios se perpetúan se sostiene mejor la igualdad de fortunas, madre 
de la frugalidad; porque se conserva en las familias, y aun generaciones, el espíritu 
de trabajo, que siempre trahe consigo el de orden, regla, economía, y moderación: 
y mientras ese espíritu subsiste las riquezas de los artesanos no pueden producir el 
mal efecto en las costumbres que las de los poderosos sensuales, y de los afortunados 
jugadores; porque las artes como no proporcionan fortunas rápidas, mantienen al 
hombre en tal medianía, que le fuerzan a trabajar, ya sea para adquirir, ya sea para 
conservar. ;,No vemos comúnmente morir pobres a muchos, que creyéndose bastante 
ricos, abandonaron el oficio? 

El bien que resulta a los mismos artesanos de esta transmisión de los oficios es 
muy visible. Además de que los padres no pueden dexar de enseñar con más cariño 
e interés a sus hijos; éstos heredan la oficina y los utensilios, que en algunos ramos 
forman un surtimiento costoso, y muy difícil de adquirir a muchos artífices aunque 
hábiles. La fama y crédito del taller, y el concurso de los parroquianos, que no es 
menos difícil y lento de conseguir, quedan en la misma casa. De este modo no parece 
tan abusiva, como se cree, la excejición gremial que distingue a los hijos de maestro, 
eximiéndoles del rigor de derechos en sus admisiones. Esta gracia dirigida con equi- 
dad y sabiduría, puede contribuir a per|)etuar los oficios, haciendo respetable el 
orden de maestros, y por tanto a])eteciblc un oficio que atiende y distingue a los que 



1082 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

nacieron en su seno. Todos los cuas se dice que por falta de premios los Españoles 
no se dedican a las artes: ¿luego esta esención en los hijos del oficio será un verda- 
dero premio sin tener el nombre de tal? y un fuerte estímulo para que los padres no 
distraigan a sus hijos de la honrada carrera de las profesiones mecánicas? 

Quando los oficios son honrados, que es una conseqüencia de la estabilidad y pro- 
priedad de las corporaciones, naturalmente se hacen hereditarios. Si la opinión es 
la reina de los hombres, un buen legislador es Rey de la opinión, la que hace obrar 
unos efectos que las leyes penales nunca podrían producir. El temor es terror, y éste 
siempre abate: por esto el premio, y no el castigo podrá infundir virtudes activas 
en el pueblo. 

Sin embargo, absolutamente tomado esto de la transmisión de los oficios, tiene 
alguna restricción: porque podría ser ruinosa al estado, y a los individuos, y tiránica 
en su espíritu una disposición que se dirigiera a que fuesen hereditarias todas las 
profesiones, no sólo en las familias, sino también dentro de ciertas clases. Sólo en 
el antiguo Egipto los artesanos todos formaban una clase o un cuerpo separado, del 
qual no podían salir para sacerdotes ni soldados; porque allí estas dos últimas clases, 
que tenían obligación de casarse, poseían ciertas tierras con un riguroso vínculo 
patrimonial. Por esta razón no es difícil de comprehender aquella constitución polí- 
tica de que los hijos de artesano no pudiesen ser admitidos en alguno de los dos refe- 
ridos cuerpos: a fin de evitar con dicha restricción muchos desastres, y la destrucción 
del equilibrio de aquel estado. 

Asi vemos que en Egipto sólo se trataba de que los artesanos quedasen perpetua- 
mente dentro de la clase general de tales: pues dentro de ella cada uno tenía la 
libertad de abrazar la profesión más acomodada a su genio, fuerzas, o inclinaciones. 

Lo contrario subsiste en el Indostán: allí los artesanos no sólo no pueden salir 
de esta clase, pero ni dexar su oficio personal. El cuerpo de los artífices se subdivide 
en otras tantas tribus quantos son los géneros de trabajo, pues nadie puede abandonar 
el oficio de su padre. Esta esclavitud ha hecho perpetuar allí la industria, y ha puesto 
las artes conocidas en aquel estado de perfección a que puede conducirlas el solo 
trabajo, y eterna paciencia, quando no van auxiliados de la invención y del gusto. 

Si tales instituciones reinasen entre nosotros, causarían infaliblemente la ruina 
de las familias, y de las mismas artes. Aquí los dos estados eclesiástico y militar, 
que no son hereditarios, se han de reemplazar por hombres de todas las demás clases. 
Nuestras leyes favorecen la libertad personal del individuo para que escoja aquel 
destino o carrera que mejor le convenga: así el plebeyo por sus servicios, riquezas, 
o estudios puede salir de su esfera para subir a otra más brillante o privilegiada. 

Por otra parte sería cosa absurda, y tan tiránica como en la India, de que el 
hijo de un carpintero, por exemplo, no pudiese tomar otra profesión que la del 
padre: bastará que se quedase dentro de la general de menestrales para hacer un gran 
bien a la industria y a la patria. Siempre que todos los hijos de un artesano quedasen 
precisados a seguir el oficio de su padre, entonces la multi])licación de la especie 
humana causaría su misma destrucción, superando el trabajo a la materia, y el nú- 
mero de vendedores al de compradores. ¿Este sobrante de brazos laboriosos en qué 
se emplearía, sino en destruir a los demás, como sucede en la China algunas veces, 
por la excesiva población de sus ciudades? 

Supongamos que las familias de lapidarios, grabadores, pintores, doradores, etc. 
fuesen hereditarias: ¿qué desgracia fuera para ellas la abundancia de hijos? Por 
esta razón en el Indostán las artes no son muy numerosas en sus especies, y los 
artífices siempre son pobres, aunque sus manufacturas sean de las más buscadas y 



MEMORIAS HISTÓRICAS üi; BARCELOiNA 1083 

preciosas en toda la iccloiulcz de la tierra. Allí el despotismo, y las freqüentes revo- 
luciones diezman de tal modo al género humano, que después de una calamidad le 
dexan al nivel de su trabajo. 

Los gremios entre nosotros producen más saludables efectos: porque salvan las 
artes sin hacer que perezcan los artesanos; y hacen suave, e indirectamente heredi- 
tarios los oficios sin esclavizar a los hombres. 

Todos los Gobierno de Eurojia trabajan días ha, sin poderlo conseguir, en buscar 
los medios de establecer una educación ])ública; es decir, una educación científica 
y política para la juventud de las clases elevadas del estado: y los gremios indirec- 
tamente han establecido en los países de industria una educación pública y doméstica 
en la porción más numerosa e importante de la sociedad, cuyas costumbres nacen 
de los usos, ¡)or los quales se gobierna el pueblo en todas partes. No pudiendo atribuir 
a las leyes imperativas, que pueden contener el malo, más no hacer al hombre bueno, 
el reinado de las buenas costumbres; lo atribuimos a la casualidad, por no querer 
buscar en las causas muy pequeñas y ocultas, los mayores efectos. Las leyes podrán 
determinar la tendencia general de una nación ; pero los gremios sabiamente insti- 
tuidos añadirán la ventaja, que quando aquellas sean defectuosas o ineficaces, las 
suyas particulares las rectifiquen, o pongan en exercicio. por la necesidad presente, 
y el interés más inmediato con que hablan a los liombres. 

Todos los días vemos cosas buenas, sin querer indagar de qué dimanan, porque 
es más fácil ver que pensar. Pero a lo menos digamos que son dichosos aquellos 
países, cuyo pueblo, a impulsos de la necesidad, y de su utilidad propria, ha erigido 
unos saludables establecimientos, dispensando a los gobiernos el trabajo y cuidado 
de imaginarios. 



POBLACIÓN 

LA población de un país es una de las reglas más sencillas y fáciles para juzgar 
de la bondad de su constitución. Quando la despoblación crece, el estado camina 
a su ruina; y el país que aumenta su población, aunque sea el más pobre, es cierta- 
mente el mejor gobernado. Para esto es necesario que dicha población sea efecto 
natural del gobierno, o de la influencia inmediata de las costumbres, que producen 
el bien, pronta, fácil, y sólidamente; no de medios violentos, o recursos pasageros 
y accidentales: porque entonces el mismo remedio probaría la raíz del mal. 

Nunca el gobierno ha habido de imaginar providencia para poblar a Galicia, 
Cataluña, Asturias, y Vizcaya, que escupen hombres como el mar arenas ; porque 
estas provincias tienen en sus costumbres, y constitución ciertos principios activos 
y constantes de reproducción. La beneficencia de los gobiernos, multiplicando y ase- 
gurando las propiedades, ya en la labranza, ya en la industria, debe necesitar indirec- 
tamente los ciudadanos al matrimonio, y las leyes no deben constreñirles. \a sabemos 
lo que se puede conseguir por fuerza; pues cuando la ley está en conflicto con la 
constitución, se elude, y hace vana. Augusto promulgando edictos contra el celibato, 
descubría la decadencia del Imperio Romano. 

La masa del trabajo se aumenta por los hombres quando éstos encuentran en él 
la subsistencia necesaria para entablar un casamiento, y una jiropriedad segura para 
hacerlo feliz. 



1084 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

Si aplicamos estos principios a las artes, veremos que no es tanto el trabajo 
absoluto de ellas lo que aumenta, y asegura permanentemente la población; quando 
la sabia y benéfica distribución de los oficios, que la policia gremial señala y circuns- 
cribe, no multiplicando el número accidental y estéril de individuos sueltos, errantes, 
y aventureros; sino aumentado el de las familias, que son fecundas y perpetuas 
almácigas de población. 

La institución recíprocamente exclusiva de algunos oficios multiplica las proprie- 
dades, diversificando los desfrutes por una mejor repartición de fortunas y necesi- 
dades, que precave la destrucción de los mismos hombres. Introducir una absoluta 
anarquía en las profesiones mecánicas sería sembrar los dientes del dragón de Cadmo. 
La división económica de las artes, capaz en un pueblo activo y populoso de dar 
subsistencia continua a cierto número de familias, multiplica la población sin hacer 
infelices a los individuos. 

En tales ])ueblos estas demarcaciones gremiales hacen que cada artesano ocujie 
su lugar, no permitiendo que se pueble una oficina dexando desierta otra. En este 
caso se podría perder un ramo de industria al ]jaso que otro naciese ; y estas proprie- 
dades y sus desfrutes no multiplicarían las gentes útiles; quando por medio de las 
respectivas divisiones de las artes se introducen otros tantos ramos de población, 
siempre que el exercicio del oficio goza de una seguridad civil. 

La necesidad formó los gremios quando se multiplicaron de tal modo las come- 
didas y fantasías de los ciudadanos, que los mismos artífices tuvieron que incorpo- 
rarse para trabajar con más tranquilidad, y no ser el uno víctima del otro: como 
el luxo; y necesidades del hombre, así como los obgetos del comercio, )3ueden tener 
muchas alteraciones; nacen unos oficios y mueren otros en el transcurso de los siglos: 
en un tiempo convino que uno se subdividiese en varios, y en otro ha sido necesario 
que éstos se refundiesen en uno. Creo que es un asunto muy difícil el prever, y por 
consiguiente fixar reglas perpetuas en una materia tan variable, que sólo obedece a la 
ley de la necesidad accidental. Ya la riqueza o los gastos de la nación, su población, 
su posición geográfica, la calidad y estado de su comercio; ya lo grande o reducido 
de sus ciudades, su asiento marítimo o mediterráneo, su industria pasiva o activa 
deben decidir este problema económico. 

Donde la industria crece y se diversifica, me parece conveniente asociarla en cor- 
poraciones arregladas, que señalen ])ermanentemente estas divisiones ])oliticas. Si 
fuesen posibles gremios en una ciudad falta de consumidores y de comercio, estos 
cuerpos miserables se destruirían recíprocamente. En tale^ pueblos, la conservación de 
las pocas familias ha dictado que el escultor sea sillero y culiero conjuntamente, aun- 
que nada de esto haga bien. 

Una vez distribuidos los diversos ramos de industria, es utilidad de los artesanos 
e interés del estado el que se fixen y authoricen, hasta cierto punto, las exclusiones 
respectivas de ciertos oficios, a fin de asegurar la subsistencia pacífica al total de las 
familias de un común, aunque sea en perjuicio de algún particular. El bien público 
sobre el privado es el primero y más antiguo emblema de la sociedad y aún más en 
el exercicio de las artes, donde el imterés general del Pueblo quiere el bien permanente 
y seguro, y no el momentáneo y arriesgado. Un error en esta materia es muy difícil 
y tardo de rejjarar, porque puede aniquilar dentro de un año las artes que costaron 
cinquenta para arraigarse. 

Quando las artes crecen en número y actividad, es necesario ordenarlas e incor- 
porarlas en oficios. A los princij)ios uno pudo suplir por muchos; pero a medida 
que el trabajo se aumentó fue preciso dividirle en diferentes ramos, que a más de 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1085 

contribuir a su mayor facilidad y perfección, niulliplican el número de familias la- 
boriosas, repartiendo más igualmente las fortunas. 

En los pueblos donde por su gran consumo es más necesaria la policía gremial, el 
trabajo en bierro sustenta once o doce oficios, y, por consiguiente, otras tantas clases 
de familias bien estantes. Donde no hay artes, y, por consiguiente, ni actividad ni 
despacho, son inútiles los gremios: allí el herrero abraza todas estas profesiones con 
unas mismas máquinas e instrumentos: en todo chapucea y aún no puede vivir. En 
aquellos pueblos en que la abundancia de la industria ha establecido los gremios, cada 
artesano trabaja bastante, y a muchos les sobra hacienda en qué emplear su habili- 
dad, sin tener la desgracia de envidiar la suerte de los otros. Yo creo que un artifice 
no es infeliz porque no tiene dos o tres oficios, sino porque no tiene que trabajar en 
el primero ; y entonces esto no es efecto de los gremios, quando lo es ordinariamente 
del descrédito de su obrador o tienda, del capricho de los compradores, de la ruina 
del pueblo de su domicilio, u de otras causas accidentales que pueden transtornar 
las artes nacionales: motivos todos que me inclinan a creer que los reglamentos y di- 
visión gremial de los oficios no pueden ser uniformes en todas las ciudades. 

La conservación de las familias artesanas exige que cada individuo goce de su in- 
dustria con seguridad, y una utilidad correspondiente a su trabajo. Los cuerpos gre- 
miales que hacen sedentarios los oficios, protegen a los artesanos examinados, apro- 
bados y bien establescidos contra la irrupción de todo advenedizo y viandante, que sin 
habilitación, ni matrícula que lo abone al público, y lo haga vecino conocido y con- 
tribuyente, disfruta libremente la sustancia de nuestra industria, perjudicando, y mu- 
chas veces arruinando, a nuestros menestrales estantes que no pueden peregrinar ni 
recorrer con la mochila a cuestas las ciudades. 

Es cosa clara que si en el pueblo donde trabajan, por exemplo. cien zapateros con 
la subsistencia cierta se introduxesen de repente otros ciento, el trabajo baxaría forzo- 
samente el precio ; pero no podría durar largo tiempo, o todos habrían de perecer, 
abandonar el oficio, o desamparar su residencia. Este último medio lo toma siempre 
el advenedizo, que sin hogar, ni comunidad, corre buscando la patria donde encuentra 
su utilidad, aunque sea sólo por un año. 

En muchos libros se repite que la libertad es el alma del comercio, que la concu- 
rrencia fomenta, y mueve la industria: es verdad. Sin embargo, confesemos que no 
siempre conviene dar una extensión absoluta a estos principios, más filosóficos que 
económicos. Los extremos se hacen viciosos aun en lo más santo: y lo mejor en todas 
las cosas no es lo que más dura, porque no es hecho para la multitud. Quando se trata 
de conservar los oficios, y las familias estantes que los profesan, se han de preferir los 
medios que traigan una utilidad más sólida, constante y general, aunque menos 
brillante. La industria gremial es permanente, es diaria, es de un servicio continuo 
y local, es contribuyente: la errante goza la licencia de ser menos perfecta; ocurre 
a temporadas, y a veces se perjudica a sí misma |)ara dañar a la del país. Si para 
que mil personas ricas calcen un real más barato hoy que en el mes pasado se 
expone a cien familias de artesanos a su ruina; entonces el todo abusa de su 
libertad en perjuicio de la parte que más necesitamos, que es el obrero, y la que tiene 
menos recursos. 

Nuestra policía gremial puede, pues, precaver la ruina de nuestros artesanos cons- 
tantemente contribuyentes, que compraron con el sacrificio de su juventud y sus 
sudores la enseñanza, y con su dinero y examen la habilitación de trabajar baxo una 
protección legal que les asegure el goce pacifico de su respectivo ramo. No entenderlo 
así sería lo mismo que confundir un escultor con un peón de albañil, a cuyo trabajo 



1086 AiNTOMO DE CAPMANY Y DK MONPALAU 

iLulü y ministerial tiene derecho todo iionibre liandjriento que teme la pena del ladrón, 
o la humillación del mendigo. 

La conservación de nuestros artesanos nacionales debe ocupar todos nuestros cui- 
dados, más que la fortuna de los estraños y advenedizos, quando no vienen a comu- 
nicarnos importantes secretos, útiles descubrimientos, exquisitas operaciones, o nuevos 
ramos de industria. En estos casos puede sentir alguna ventaja nuestra población, 
porque donde se aumenta el trabajo crece el número de trabajadores. Pero admitir 
cien zapateros, estrangeros, por exemplo, donde no hay despacho sino para otros cien- 
to del país, no sería aumentar la población: sería más bien suplantar los patricios, 
disminuyendo su número; y acostumbrarlos a la desidia, apropriándose con esta li- 
bertad todos aquellos profesiones que podían con más utilidad del estado y honor de 
las mismas artes correr en manos de Españoles. El florido y jjíngüe reyno de Va- 
lencia, no goza de aquella población a que convidan su clima, suelo y preciosidad de 
frutos: sus naturales se han acostumbrado a vivir baxo la tutela onerosa del estran- 
gero, que se ha apropriado todos los ramos lucrosos de tráfico e industria, quitando 
a los naturales las proporciones de un comercio activo ; sin establecer por eso una 
población tan crecida y sólida como la que gozan otras provincias menos afortuna- 
das de la naturaleza. En Andalucía habrá tres mil taberneros, y todos son Bearneses: 
estos hombres no han aumentado la población, porque ni introduxeron las viñas ni el 
uso del vino: éste siempre se ha bebido, y nunca faltaron tabernas; no han, pues, 
hecho más que ocupar el lugar que dexó un Español, o que le hicieron dexar. El com- 
prar y vender vino y otras mil cosas comunes y necesarias no es el arte de la cris- 
talería, o de la porcelana, que se haya de recibir de manos extrañas. Hay mucha dife- 
rencia entre recibir al forastero útil, con sugeción a nuestra policía gremial que lo 
abone y domicilie ¡permanentemente, o entregarle sin restricción, ni vigilancia los ramos 
de nuestra industria, y tráfico, exponiéndonos a quedar baxo su tutela como en el siglo 
pasado; y a no adelantar en nuestra población otra cosa que pasarlas de unas manos 
a otras. 

La reducción de muchas profesiones a gremios arreglados formará a lo menos la 
masa de los oficios de familias españolas, la qual siempre se debe mirar como el ci- 
miento de la sólida población, menos sugeta al fluxo y refluxo de yentes y vinientes. 
que se substituyan continuamente sus ministerios y las ganancias que saltan lo pyrineos. 

Además de estos beneficios fundamentales que ofrecen los establescimientos gre- 
miales para la población, se experimentan otros que salvan de la miseria las familias. 
¿Quántas de éstas quedarían abandonadas al rigor de la fortuna si no tubiesen dentro 
del gremio el estatuto piadoso de la confraternidad que sostiene y une los individuos 
por una comunidad de interés y socorros? Cortada esta unión caritativa, el artesano 
enfermo recurre al abrigo del hospital. En tal caso debemos suponer ya malvaratados 
su ajuar, sus mejores alhajas, y tal vez los utensilios del oficio; porque en el pun- 
donor de un menestral se debe mirar este humilde recurso por la más triste extre- 
midad. 

Si este hombre sale con vida, en muchos años a veces no ])uede reparar su des- 
gracia: si muere, su obrador se hace trozos en una almoneda, la familia se abandona a 
la mendiguez, las artes pierden unos brazos laboriosos y el estado una casa útil. Estos 
deplorables infortunios de las artes y los artesanos, se experimentan todos los días 
en aquellos pueblos, que llaman libres y felices, porque allí cada uno tiene la libertad 
de hartarse hoy, y morirse de hambre mañana. 

Sin estas piadosas uniones, llenas de humanidad, cuyos fondos son, o deben ser 
procedidos de los derechos de las admisiones, multas y subsidios mensuales, hubieran 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1087 

desaparecido muchas familias y extraordinarias habilidades. La viuda, el anciano, 
el huérfano, ¿dónde hallarían este socorro sino en los gremios, que por su instituto 
de confraternidad deben preferir en los trabajos, y en las limosnas a los individuos que 
nacieron en su seno? En estos cuerpos, vuelvo a decir, cuya caridad para más allá del 
sepulcro. 



CONSERVACIÓN DE LAS ARTES 

LAS instituciones gremiales tomaron su origen en las ciudades populares de Italia 
de la media edad, quando el Senador se hacía artesano, y el artesano Senador. 
Sobre aquel sistema libre, y jurisprudencia consular, de que siempre han necesitado el 
comercio y las artes sus compañeras, se formaron éstas, crecieron, prosperaron y flo- 
recieron, haciendo de las ciudades de la Lombardía, y la Toscana el taller universal 
de las manufacturas de aquellos siglos. Baxo el nombre y orden de corporación o 
comunidad se plantificaron los oficios en Flandes, Francia, y últimamente en Inglate- 
rra, en cuyos países han llegado las artes al último punto de esplendor, y perfección 
sin embarazo alguno. Separar los artífices, dejarlos sin comunidad, sin interés, ni 
relaciones; seria exponer su industria, inteligencia, y actividad a perecer como las de 
los Castores perseguidos y dispersos. 

Los gremios harían mucho quando no hiciesen más que conservar como en depó- 
sitos eternos el amor, tradición, o memoria de las artes. Ellos forman otros tantos 
puntos de reunión, digámoslo así, baxo cuya vandera se refugian las reliquias de la 
industria para separarse, y levantarse otra vez, quando las guerras, pestes u otras 
calamidades transtornen los domicilios, los hombres, las inclinaciones, y hasta las 
ideas. 

Por un efecto benéfico de la seguridad que logran las familias en sus oficios cir- 
cunscriptos, y del socorro piadoso de que gozan las que caminan a su ruina, vemos 
que estos económicos establecimientos contribuyen directamente a mantener flore- 
cientes las artes: porque destierran del obrador la miseria, y del menestral la indi- 
gencia. En este caso podemos suponer las máquinas, y los utensilios numerosos, 
variados y perfectos, logrando el mismo artífice en su despacho mayores ventajas. 
Además, quando éste es rico, puede acopiar mucbos y buenos materiales, de que el 
pobre es incapaz, y asegurarse una salida más pronta y lucrosa, y un trabajo nunca 
interrumpido. 

Regla general: así la forma como el número de los utensilios de un taller manifies- 
tan infaliblemente el estado de las artes al hombre que observa: este estado indica 
el bien, o mal estar del artesano. Entre mendigos hay poca perfección que exigir: sí 
se trabaja con tosquedad un armario, con la misma se labra una cerraja. El trabajo 
del pobre trahe siempre el sobre-escrito de la miseria del artífice, por la escasez o im- 
perfección de sus instrumentos. Quando veamos que el cubero usa de las mismas 
herramientas que el carpintero, al cerrajero de las del herrero, por exemplo ; quando 
veamos que el oficio que necesita doscientos instrumentos pasa por ciento, entonces 
podremos decir que las artes están atrasadas, porque los artesanos son pobres y, por 
consiguiente, rudos. 

En medio de la ignorancia de los artífices, hija de su miseria, las artes gimen en 
una suma languidez. Estos boml)res ven poco y emprenden menos: su genio no se 
excita ni por nuevos objetos, ni nuevas ideas, antes siempre sigue su género y méthodo. 



1088 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

¿En este estado las artes pueden adquirir algún grado de perfección? En el seno de 
la pobreza nunca hay medios para surtirse de las máquinas y útiles perfectos, y de 
algunos muy costosos para ciertos oficios. 

De esta indigencia, y rudeza de los artesanos nace otro inconveniente; y es que 
hasta los hombres ricos, los poderosos, y los más sensuales ignoran el modo de gozar 
de las comodidades y primores del arte; porque, destituidos de ideas de lo bello y lo 
elegante, no han podido formarse gusto para disfrutar la industria humana. Entonces 
la riqueza de la materia suple por el valor de la ol>ra, y finura del trabajo. Véase, como 
lo ha advertido un buen observador, quáii mal trabajada es la vagilla en Turquía, en 
Persia, en la China y en el Japón. 

Otro inconveniente nace de la tosquedad de las artes: si en el país reyna el luxo, 
éste muda de naturaleza, y aun de nombre: convirtiéndose en una vana ostentación 
y fausto grosero, que excluye toda obra hecha con gusto. En un país como la China, 
donde los elefantes del Emperador llevan reposteros más ricos que la gala de una Corte 
Europea ; en otro como el Mogol, donde los Grandes llevan en sus vestidos de oficio 
el valor de doscientos mil pesos; en Persia en fin donde los caballos del Déspota 
beben en cubas de oro, y su vagilla asciende a dos millones de doblones; en tales 
países, vuelvo a decir, un excelente artífice podría morirse de hambre: porque allí 
donde se estima la materia más que la labor, no se buscan sino robustos obreros. A la 
verdad que en tales estados un herrero puede trabajar la moneda, el cetro, la diadema 
del Emperador, y el harnés de su caballo. 

En el país de las minas tampoco puede vivir un exquisito artífice: allí el luxo es 
un fausto grosero; la plata, y el oro de un particular relucen en todos sus muebles: 
y de éstos los más jjesados son los mejores, poixjue el rico no tiene otro modo de 
mostrar que lo es. En una nación, donde las áncoras fuesen de plata, y los balcones 
de oro, los herreros suplirían por los plateros. 

Sin la policía gremial, además de tener los artesanos aventurada su fortuna, los 
oficios pueden ¡jerder su permanencia, y aun su crédito. El chapucero, el falsificador, 
el aventurero contrabandista ganan la impunidad de engañar al público, y entonces 
la libertad se vuelve una fatal licencia. No salen castigados, como se cree, en perder 
el despacho de sus obras; ésta es una ilusión especulativa. Nos acostumbramos a 
comprar cosas malas, y a servirnos de la jieor: como sucede en los pueblos donde 
no se trabaja aún con gusto, y primor. El público se acomoda a lo que tiene, y pierde 
liasta las ideas de lo bueno, y lo bello. Si el artista no tiene gusto, ni reglas para 
trabajar bien, menos las tendrá el comprador para pedir, y escoger. Y como lo menos 
perfecto es siempre lo más fácil, hasta el artista hábil se acomoda a lo peor, quando 
vive libre de toda inspección, y ordenanza. Y sino ocurramos a la experiencia sin 
salir de casa: ¿qué progresos han hechos las artes, y qué tacto ha adquirido el público 
en las provincias, en que por falta de cuerpos gremiales, entran, se establecen, o pasan 
libremente los advenedizos sin reglas, censura, ni subordinación? 

En un gremio tiene el público una responsabilidad legal de la suficiencia, y 
fidelidad de los artesanos. En la anarquía de las artes se establece un artífice sin ser 
conocido, y desaparece del mismo modo. Como no depende de cuerpo alguno, no trahe 
reglas, o no las |)uede comunicar con un métiiodo constante; porque sin la economía 
gremial que promueva la enseñanza, este hombre no se quiere embarazar; ni tampoco 
los ])adres entregarán sus hijos en manos de unas personas que no pueden, ni deben 
educarlos. Donde falta este sistema político y fabril de los oficios, todas las artes son 
hijas del momento, o de la casualidad: una peste, una guerra, o una mala cosecha 
bastan para no dejar rastro de industria. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1089 

Con este motivo quiero hablar de la libertad absoluta que algunos escritos, tan 
llenos de antíthesis como de paralogismos, suponen necesaria para la perfección, y 
beneficio de las artes. Digo pues que este problema económico de la necesidad de los 
gremios para el honor, conservación, y projjagación de las artes tiene hasta aquí 
todos los hecJios a su favor, y sólo las especulaciones en contra: porque en esta 
materia la eloqüencia nada prueba, y la experiencia lo explica todo. Las efectos de 
los oficios incorporados, y demarcados los hemos visto en toda Europa, y hoy los 
vemos en Londres, París, y Barcelona; talleres florecientes de las artes de Inglaterra, 
Francia y España; los de las artes errantes, oscuras, y desunidas están por verse. 
Si la absoluta libertad de ingeniarse los hombres, aunque sea exerciendo tres oficios, 
produjese tan saludables efectos, ¿cómo es que en los pueblos que por indolencia, o 
ignorancia gozan de este pretendido beneficio, no hay artes, ni se dexa acabado un 
enjugador de pañales, ni perfecta una garrucha de pozo? cómo todos los artefactos 
salen toscos, y caros, y por consiguiente invendibles? cómo en el seno de la libertad 
las artes son pobres, y casi cadavéricas? por qué estos pueblos abiertos a todos los 
forasteros, y advenedizos hábiles que buscan libertad, carecen de industrria, actividad, 
y movimiento? 

Donde las artes no giran sobre sociedades, poco se adelanta, y nada se emprende ; 
porque ningún particular que no sea profesor quiere exponer sus intereses en negocios 
que piden inteligencia, práctica, y economía fabril. Los gremios como cuerpos pode- 
rosos, dirigidos por unanimidad de inteligencia, y comunidad de intereses, hacen con 
ventaja, y oportunidad los acopios de las materias primeras; provehen las necesida- 
des de los maestros; adelantan, y fían a sus individuos, que carecen de tiempo, o de 
fondos para hacer estas anticipaciones por si. 

Estos cuerpos combinados emprenden abastos, y rápidas expediciones ; promueven 
fábricas, costean máquinas, y dan un gran impulso a la industria de economía, y al 
comercio activo. Las empresas de la corona, por vastas, difíciles, y executivas que 
sean, hallarán en la actividad, e inteligencia de estos cuerpos bien organizados todo 
el servicio, y desempeño imaginables. 

Como los gremios son poderosos, tienen individuos ricos, y activos para ser 
útiles emprendedores. Un artífice particular, es el único que tiene todas las propor- 
ciones, y luces para hacer las combinaciones de la necesidad de una obra con la 
posibilidad, de la posibilidad con la utilidad, del tiempo con el costo: posee además 
el menudo arte de calcular los más imjjerceptibles intereses: tiene en fin la experiencia 
diaria, y la práctica manual de todas las operaciones, y por tanto toda la inteligencia 
necesaria para dirigir con crédito, y provecho qualquiera empresa, la qual baxo de 
sus manos, y a su vista anda con toda la celeridad, y economía que es imposible hallar 
en otra parte. 

Donde la buena policía de los gremios no ha multiplicado y prosperado a los 
artífices, el gobierno lo ha de hacer todo; pone las máquinas, el dinero, y los brazos; 
en fin plantifica, dirige, subministra. Pero un gobierno a pesar de su paternal zelo, 
y sabias intenciones, siempre ignora el mecanismo de la manufactura: además no 
tiene lugar ni destino para bajar hasta las últimas menudencias. Tampoco tiene una 
presencia real, ni un interés pecuniario en las obras, que sólo debe proteger. 

Toda industria que se promueve a costa del real erario casi siempre es violenta, y 
dispendiosa ; ya porque los obreros transplantados, o llamados, se venden caros, 
considerándose necesarios, y encarecen prodigiosamente la mano de obra; ya porque 
los sobrestantes, zeladores, y toda la cohorte de la fiscalidad adquieren un empleo; 
los empleos dan sueldos, pero los sueldos no dan luces. Entonces la fábrica anda, y 



1090 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

el fabricante es un ente de razón ; y como no liay persona cuya fortuna siga la de la 
manufactura, ésta sale costosa, y al fin se arruina, porque su movimiento no era 
natural. 

Además los cuerpos gremiales, como partes representativas de la industria na- 
cional, y por lo mismo tan interesadas en su propria conservación, y prosperidad; pue- 
den dirigir con inteligencia representaciones al gobierno sobre los daños que los 
oficios experimenten, o a veces prevean de la introducción de géneros o artefactos 
estrangeros, que son la verdadera ruina de nuestros oficios. ¿Quién mejor que ellos, 
tan intimamente ligados, podrá vigilar, y hacer sostener la observancia de las prag- 
máticas, que en beneficio de las artes nacionales, prohiben las manufacturas foras- 
teras? El artesano solitario, disperso, o vagante ni calcula, ni prevé, ni teme: nada 
oye, nada entiende; pasa sus trabajos, sufre y calla; o porque no sabe de donde 
provienen, o porque no tiene representación, poder, o medios para ser escuchado.* 

Finalmente sin gremios no puede tener orden legal, y reglas constantes la ense- 
ñanza. Donde no hay maestros tampoco hay discipulos: y todas las leyes, sin un 
cuerpo executivo que las haga observar, serían vanas, o ridiculas. Por otra parte los 
gremios han hallado el secreto de combinar el interés individual con el general de 
su cuerpo, y por consiguiente el medio de hacer obrar a los hombres, lo que las leyes 
absolutas, e imperativas no pueden conseguir, a lo menos por mucho tiempo. 

La conveniencia del maestro puede haber determinado los años del aprendizage 
a más tiempo del absolutamente necesario, para recompensar con el trabajo del mu- 
chacho las pérdidas y gastos de la manutención que éste le causó en el primer año de 
sus rudimentos. Si el maestro se indemniza, el aprendiz nada pierde en adquirir más 
firmeza y pulso en sus maniobras, y las artes ganan mucho. 

Si el aprendiz paga alguna entrada en su admisión, esta entrada producirá los 
buenos efectos de sugetar la inconstancia, y caprichos de la niñez; pues como no se 
puede abandonar el primer maestro, u oficio para tomar otro, sin sacrificar nueva 
entrada; esta precisión fija la veleidad de los jóvenes en la rudeza repugnante de 
mucha parte de los oficios. 

Las diferencias de precios en la recq])ción de maestros, mirándola con respecto 
al bien general, redunda en provecho de los mismos individuos que su condición 
destinó al trabajo. El precio de la entrada puede convenir que sea proporcionado a 
la calidad de oficio; de otro modo podría la juventud dedicarse a las profesiones 
más lucrosas, aseadas, o descansadas, en perjuicio de sí mismos, y de las demás artes 
que correrían riesgo de quedar abandonadas después. 

Pero sin embargo de que la experiencia nos enseña, que en el estado civil del 
hombre es quimérica la igualdad de fortunas; oigo una voz que clama libertad, liber- 
tad: es decir, que el hombre no debe pagar el derecho de trabajar, cómo, quándo, y 
en lo que quiera, porque lo mismo es ser reloxero o ebanista, que peón de albañil 
o gañán de un cortijo: que todo ciudadano puede exercer seis oficios sin saber nin- 
guno: que la confusión, la falsificación, y la miseria universal entren en las artes, 
y los artesanos: que el que no puede ser médico, cirujano, boticario sin reglas, 
examen, y restricciones, porque en esto se interesa la vida del hombre; puede ser 
a su arbitrio sastre, cerrajero, dorador, porque en esto sólo puede interesarse el 
dinero, o comodidad del comprador. 

* Con la sabia insliliuión de las sociedades patritSticas se podrá lograr el frulo que los cuer- 
pos gremiales no pudieron coger, o por falta de las luces necesarias, o de poder bastante para ser 
atendidos. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1091 

Casi siempre se experimenta que los hombres de muchos oficios, que llamamos 
ingeniosos, son los menos acomodados, y ordinariamente son sugetos de mala con- 
ducta, o de extravagantes costumbres. Así el buen orden de la policía exige que no 
se abra la puerta a la vanidad, o veleidad de algunos hombres en perjuicio de sí 
mismos, y de las mismas artes. Quando cada artesano tiene una contíima ocupación 
en su ramo es feliz. La infelicidad del menestral proviene de la falta de trabajo; y 
su opresión no dimana de las exclusiones respectivas de los oficios, sino de las ex- 
cesivas contribuciones. La verdadera opresión, y su infalible ruina sería la tasa de 
sus obras, y el estanco de las materias primeras. 

Si alguna vez un cerrajero, j)or exemplo, se siente con genio, y disposiciones para 
escultor, y entonces se malogra un buen artista; esta misma pérdida se experimenta 
con el clérigo, que teniendo calidades proprias para soldado, hace perder tal vez un 
gran General. Los genios no se descubren hasta cierto tiem])o, en que el hombre ha 
adquirido ideas de comparación, y experiencia. Entonces es ya tarde para reparar 
esta equivocación, pues para ser hábil en una arte es menester toda la vida. Por esto 
parece imposible que el que abraza muchos oficios posea alguno con perfección, y que 
dexe de ser pobre : porque quando no se fixó en un ramo, es |)rueba de que no encontró 
su bien estar en ninguno. 

Las artes se han de abrazar desde la tierna edad por muchas razones ; aunque es 
verdad que en esta carrera como en otras muchas, no se consulta la verdadera voca- 
ción. Explórense a un muchacho su genio, y aptitud, y estas dos cosas engañarán casi 
siempre, por estar aún encubiertas. Sólo el trabajo mismo va descubriendo las dispo- 
siciones del hombre; porque el robusto holgazán, tomado en este sentido, para nada 
es bueno, sino para peón de obras públicas el día de hambre. 

Si por motivo de las divisiones gremiales se pierde alguna vez un buen platero 
en un joven que no puede salir del ramo de cuchillero, en el qual entró libremente, 
y trabaja con seguridad; ¿quántos excelentes plateros se hubieran malogrado, si los 
artífices gozasen la fatal licencia de abandonar el oficio empezado, cada vez que se 
enfadan con las dificultades, o dureza de su profesión? o siempre que prevén mayores 
conveniencias en otra? Como de esta libertad absoluta nacerían hoy bienes, y mañana 
males para las artes y los artesanos, la sujeción recíproca de las exclusiones, hija de 
la misma necesidad de conservar la fortuna de las familias de cada demarcación, ata 
sólo al individuo, y favorece la comunidad. 

Esta libertad problemática, excitada por algunos libros más llenos de antitesis 
que de eloqüencía, y de axiomas pomposos que de verdadera política, presenta a la 
primera especulación ventajas conocidas ; pero profundizándola un poco, se verá que 
sólo pueden ser momentáneas, como si el estado no debiese buscar siempre el bien 
permanente y general. 

Acaso entre los artesanos no faltará quien clame contra las divisiones gremiales; 
porque en todas las situaciones ha de haber hombres descontentos, ya que en todas 
los hay infelices. El que sufre los rigores de la fortuna, precisamente se queja del 
estado en que los padece, y siempre anhela por el que no posee. Si este hombre es 
feliz, tampoco lo atribuye al puesto que ocupa en el mundo, porque es más fácil dis- 
frutar el bien que conocer su origen. Los gremios son este bien, y pocos lo conocen. 

El hombre conoce a veces tan poco sus mismos intereses, que es menester obli- 
garle a ser feliz para que ame la felicidad. Los deseos, y la necesidad individual 
pueden poco en algunas personas sin la fuerza de una institución que les haga mover, 
y les disipe la ignorancia. Si en un pueblo el alfarero pudiese ser escultor, y éste pla- 
tero, tales oficios no existirían, ni se conocería el nombre de estas artes, cuyo trabajo 



1092 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

nunca podría adquirir actividad, solidez, ni perfección, ni arreglarse a una enseñanza 
ordenada, y constante. 

Los gremios son tan poco contrarios al nacimiento y progreso de las artes, que 
éstas han debido necesariamente preceder a un cuerpo que las demarcase, y regla- 
mentase. ¿Cómo podría haber ordenanzas para un género de industria que no existe? 
¿Qué gremio tenemos en el día que se oponga a la manufactura de las muselinas? 
¿Qué arte, o ramo nuevo de industria se ha dejado de establecer, o perfeccionar en 
Londres, o en París por causa de los cuerpos gremiales? Los gremios no circunscriben 
el ingenio para inventar, sino que atan las manos de aquel artífice que quiere 
usurpar la propiedad de otro, que es su oficio. ¿Qué hombre pues hubiera sacri- 
ficado los primeros años de su juventud para ajnender un arte, y comprar un título 
vano, e ilusorio? 

Los gremios son tan poco contrarios a la conservación de las artes, que por medio 
de su división económica y fabril, dieron origen, y nombre a los varios oficios que 
hoy conocemos. Quando el herrero hacía rejas, clavos, cerrajas, cuchillos, espadas, 
lancetas, etc. se ignoraban los nombres de las artes de cerrajero, clavetero, espadas, 
cuchillero, etc. pues como no había enseñanza propria y peculiar, ni conmnidad para 
mantenerlas, no existían tales oficios. 

Un tonelero no se llama tal porque hace toneles, sino porque no trabaja otra 
cosa: y entonces los hace buenos. Así podremos decir que los artesanos por interés 
proprio han hecho un bien, que acaso las leyes políticas nunca producirían en una 
nación. Conforme se han demarcado las diferentes profesiones se han prescrito reglas, 
y enseñanza particulares a cada una: de aquí su origen, y perfección. 

Sin embargo, hay quien diga que los gremios no se pueden tolerar, porque causan 
litigios, como si toda propriedad no los causase en el estado civil. Los mayorazgos, los 
testamentos, los mismos matrimonios los producen: ¿y los tribunales fueron acaso 
instituidos para otra cosa que para hacer justicia a los hombres? Las pretensiones, y 
quisquillas de hidalguía han causado, y causan tantos pleitos entre nosotros, que el 
estado mantiene juzgados destinados a oír mil vanas competencias, menos importantes 
que el oficio de hacer tixeras para cortarnos las uñas. 

Otros dicen que estos cuerpos son perjudiciales, porque tienen muchos abusos: 
¡fuerte razón! Extingamos pues las órdenes regulares, el clero, los mismos tribunales, 
porque en ellos se han introducido ciertos abusos. Éste es el partido más fácil, y se- 
guro que se puede escoger, para no cansarse en buscar remedios: lo mismo harían 
los Vándalos. 

Otros dicen que la sugeción a las maestrías priva al público un gran número de 
habilidades sobresalientes que podrían abrir tienda, o taller. Yo respondo que el 
público no queda perjudicado, ni privado de la habilidad de un excelente oficial 
porque no trabaje en calidad de maestro: respecto de que los maestros comúnmente 
son los que menos trabajan con sus manos; pues el crédito de la inayor parte de las 
oficinas proviene de la destreza de los oficiales que el maestro escoge. 

La formalidad, y gastos del examen son causa de que muchos oficiales, dignos 
de ser maestros, no pueden salir de su clase, es verdad ; mas también vemos maestros, 
que por no poder adijuirir el surtimiento completo de su obrador, y mantener una 
tienda, trabajan a jornal: desgracia que dimana aún de la demasiado facilidad en 
conceder las maestrías a hombres, que no pudiéndolas mantener, ni son maestros 
dignos porque son pobres; ni oficiales útiles, porque envanecidos con el título, tra- 
bajan de mala gana. 

Quando por el gran número de maestros se altera la proporción de los talleres 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1093 

con el consumo, o despacho: entonces la maestría es un título vano, y en algún modo 
despreciado por su mucha abundancia, que es madre de su pobreza. Quando al maestro 
es pobre, se vuelve oficial por necesidad; y en este caso hubiera sido más decoroso 
no salir de su primitiva clase. En tales circunstancias, ¿qué significa libertad? qué 
significa opresión? 

Hay también oficios, que por su calidad piden bastantes fondos para exercerlos 
con perfección, y utilidad. Entonces este requisito limita el número de maestros, cuya 
reducción en algunas profesiones puede ser conveniente para que los artesanos no se 
perjudiquen a sí mismos, y des])ués al público. Quando todos se hacen maestros no 
se forman discípulos: porque éstos sólo se crían en casa del menestral acomodado, 
que puede mantenerlos, y educarlos en tienda, y hogar proprio y visible. Yo conozco 
oficios que por la gran multiplicación de maestros mal surtidos y miserables, casi 
carecen ya de aprendices: y por consiguiente los artefactos han subido de precio, 
haciendo todas las operaciones con salarios altos y desproporcionados de tantos maes- 
tros jornaleros, y oficiales indóciles, que dictan la ley al amo del taller. 

Finalmente hay oficios, cuyo surtimiento costoso nunca puede alcanzar el oficial 
pobre: para éste es entonces inútil la franquicia o la absoluta libertad. Paga el médico 
para tener licencia de curar nuestras dolencias: paga el abogado para defendernos 
los bienes, y la vida: el menestral paga, no para trabajar, sino para trabajar con se- 
guridad de su subsistencia, y con provecho del público. Para contentar a un particular 
no se debe permitir que se perjudique una comunidad entera, de cuva estabilidad 
depende la de la sociedad en general. De la absoluta libertad podría dimanar la des- 
trucción total de los artesanos, reducidos por su misma multiplicación a comerse unos 
a otros, o a la fatal necesidad de malear sus obras para sacar con sus sudores el 
preciso sustento. 

Las exclusiones respectivas de ciertos oficios sabiamente entendidas, pueden con- 
servar las artes: agraviarán acaso algunos particulares pero en los efectos son bene- 
ficios reales para salvar el todo. Ya que los hombres no podemos ser iguales, ¿por 
qué en los artesanos no ha de reinar la misma desigualdad que vemos en las demás 
clases del estado? En todas las condiciones vemos hombres en el último puesto que 
merecerían brillar en el primero. Si todos los militares no empeñan el bastón de 
General; si todos los letrados no visten la toga, consuélese el menestral que ha de 
ganar el sustento con más trabajo o humildad que otros. Aun el artesano debe guardar 
más tranquilidad, v moderación que los hombres a quienes la fortuna o la gracia 
puede hacer grandes: quando un excelente escultor, o un reloxero se han hecho ellos 
mismos lo que son. 

Toda la ilusión de los sofismas, toda la magia de la eloqiiencia. sino van acom- 
pañadas de una continua, general, y larga experiencia que las apoye ¿podrán persua- 
dir que las graduaciones rigorosas del aprendizage, oficialía, v maestría no son el 
primer recurso de la policía para la conservación, y perfección de las artes? La pros- 
peridad de éstas pide un conocimiento menudo, práctico, v seguido de sus particulares, 
y constantes intereses, y no nociones abstractas de un bien platónico. La economía 
mercantil de los oficios, quando se quiere generalizar demasiado, está muchas veces 
en conflicto con las especulaciones de la política, y del comercio en general. En efecto 
me parece muy difícil que pueda haber reglas generales en la práctica de ciertas cosas 
que varían según los tiempos, los lugares, las leyes, o costumbres de los pueblos ; en 
fin de algunas cosas que la necesidad les dio nacimiento, y la misma las destruye,_o 
reforma. 

En fin hemos sostenido que sólo los gremios bien ordenados pueden conservar las 



1094 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

artes: pues si la encyclopedia de los oficios se lia enterrado en París con caxas. y 
contracaxas de hierro, para replantarlos en los siglos futuros, quaiido por desgracia 
alguna calamidad física, o política asolase a la Europa, o la sepultase segunda vez en 
la barbarie ; con quánta más razón se deberán sostener unos cuerpos, que tantas veces 
han salvado, y propagado estas mismas artes: las quales se hubieran aniquilado en 
medio de mil turbulencias, y azotes destructivos, a no ser este espíritu de asociación 
que siempre jiermanece, y reproduce: fuera de que el exemplo práctico y voz viva 
pueden más que los libros. En estos vemos las máquinas, los utensilios, los artefactos 
dibujados: leemos explicados el mecanismo de sus operaciones, la sucesión de sus 
maniobras, es verdad ; pero aseguro que con sólo estos auxilios el hombre de mayor 
talento acaso en diez años no forjará las tixeras, que dexa acabadas un aprendiz de 
diez meses. 

Amas de esto la policía gremial por la continuación que exige de inspeccionar los 
talleres, y tiendas, y conocer los matriculados; ha contribuido a que los oficios se 
exerzan en público y en barrios conocidos, que hermosean, alegran, y animan un 
pueblo laborioso. Esto a más de otros bienes, puede traher el de quitar al artesano 
el necio rubor de mostrar lo que es, y el de asegurarle más fácilmente crédito, y 
parroquianos: porque se ha obsei"Viado que donde las artes no tienen la debida esti- 
mación, se exercen en secreto, con poco estrépito y aparato en lo interior de las casas. 

En la tienda abierta del menestral observa el viagero las costumbres domésticas 
del pueblo artesano; no en la vivienda retirada del ciudadano oscuro, cuya familia 
forma una república separada. En la tienda del artífice laborioso podrán encontrar 
el párroco, y el magistrado la economía, aplicación, frugalidad, recogimiento, y obe- 
diencia de una familia reunida en aquel ¡lunto de vista desde donde se propagan las 
costumbres ; las quales no se conservan sanas y puras, huyendo de la luz pública, y 
de la fácil inspección del gobierno; sino haciéndose visibles, esto es, comunicables: 
y por consiguiente uniformes y generales. 

Estos artífices, que huyen de la vista del público, y de la concurrencia, que siem- 
pre asegura trabajo continuo, y extenso crédito, deben ser comúnmente pobres; por- 
que únicamente abarcan lo que ellos solos pueden desempeñar para comer sin men- 
digar, que es a todo lo que aspira por lo general el artífice solitario y oscuro, que no 
puede empezar la más miserable obra si no pide el dinero adelantado al parroquiano. 

Estos hombres así escondidos, pierden mucha parte del tiempo en adquirir ma- 
terias, y despacho: y como amas de esto su ociosidad no es reparable; sus tareas 
no pueden dexar de ser lentas. Un menestral en un barrio de oficios no puede tener 
su tienda cerrada en un día de trabajo, sin menoscabo de su crédito, y conducta; 
pero el solitario, y oscuro obrero que habita en un desván, o guardilla, puede tenderse 
fumando dos días seguidos sin exponerse a la censura del público, ni al desprecio 
de sus compañeros. 

Por otra parte la vista de otros oficios, y brazos afanados excita recíprocamente 
a todos en un barrio, o calle de trabajadores; del mismo modo que la gritería en 
las tropas antiguas inflamaba a cada soldado. Esta experiencia de lo que puede la 
concurrencia en los hombres, se ve en un festín, diversión o sarao, donde todos comen, 
hablan y alborotan más de lo que les permite su genio quando solos. Dt aquí es que 
conviene para la celeridad del trabajo que los artífices estén juntos en los arsenales, 
y fábricas de surtimiento comerciable: allí las manos, y ojos de todos observan, y 
mueven a cada uno de por sí; y las canciones, y coros hacen so])ortal)le el trabajo 
divirtiendo la imaginación: lan necesario es a veces no separar las causas morales 
de las físicas. 



FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA 

por 

E. GIRALT Y RAVENTÓS 

Profesor de la Universidad de Barcelona 



Prólogo de Antonio de Capmany" 




/ guando emprendí la recolección de noticias inéditas y 
desconocidos documentos para escribir las Memorias 
Históricas de la antigua Marina y Comercio de Barce- 
lona, que vieron la luz pública en el año 1 780, hubiese 
logrado la proporción, que posteriormente he tenido, 
de registrar y disfrutar todos los Archivos de aquella 
Ciudad; escusado sería ahora añadir, por vía de suple- 
mento, el tomo III a dichas Memorias, y el presente, que es el IV, a la 
Colección Diplomática, en que se apoyan los hechos históricos. Con la 
misma diligencia con que entonces se buscaron y desenterraron los monu- 
mentos en un parage, se hubieran hallado y entresacado en otros. Verdad 
es, que como era materia absolutamente nueva, o por decirlo así, virgen, 
por haber sido un objeto desatendido en todos tiempos de la pluma de los 
historiadores, y del cuidado de los gobiernos; qualquiera hallazgo se recibía 
como una inesperada riqueza; de suerte que a los primeros frutos que se 
cogieron de los laboriosos afanes de los investigadores de tan oculta anti- 
güedad; creí haberse sobradamente llenado las medidas de mi espectación, 
luego que reconocí que la abundancia de ellos sobrepujaba a mis deseos. 
A la verdad éstos fueron entonces muy moderados, porque no se podía ape- 
tecer lo que no se conocía, ni buscarse lo que nunca se presumió que exis- 
tiese, y mucho menos temerse al público alguna vez quejoso de habérsele 
servido con escasez en un asunto, en que no debía esperar más de lo que 
las fatigas del compilador le regalaban. 



* Este prólogo de Capmany, referente a fomlos y fiunles doriimrntalcB, figura en el cuarto 
volumen de la primera edición de las Memorias. 



1098 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

Lo cierto es que las enunciadas Memorias, en la forma que se trazaron, 
extendieron, e imprimieron, ninguna nación, república, ni ciudad marítima, 
las tenía para pasar a la posteridad sus hechos navales y mercantiles, ni sé 
yo que después acá las haya publicado. Y si bien parece, que con estos 
motivos debía quedar sosegado y satisfecho mi deseo, éste despertó con 
nueva ansia de allí a poco tiempo, luego que la noticia de que existían minas 
más ricas que las primeras, excitó en mí la codicia de atesorar nuevos monu- 
mentos, no para esconder riquezas como los avaros (que también los hay 
entre algunas gentes que blasonan de antiquarios), sino para ampliar r dar 
el último ornato a un edificio, que por nuevo en su traza, nuevo en la fábrica, 
y en la materia aún más nuevo, se tuvo por rematado y perfecto, incapaz de 
mayor grandeza. 

La Real Junta de Comercio y Consulado de Barcelona recibió con agrado 
esta noticia, y avivó con su zelo patriótico mis alientos de continuar por vía 
de addiciones las Memorias Históricas, en estos dos últimos tomos que con 
bizarría y constancia generosa ha costeado, y si es lícito decirlo, con mayor 
empeño y magnificencia que los primeros. Pero yo, que por otra parte sentía, 
la necesidad, de auxilios más altos y poderosos, para que no saliesen vanos 
mis deseos y los de la Junta, y con esto quedase frustrada la execución de 
un trabaxo que debía redundar en gloria y beneficio de la Nación; recurrí 
a la ilustrada autoridad del Ministerio de Estado, que me dispensó una 
especial orden de S. M. para que se me facilitase con toda libertad la en- 
trada y registro de los principales Archivos de Barcelona, para cuya ope- 
ración emprendí un viage desde la Corte. El más rico, precioso, y sagrado 
depósito de instrumentos antiguos es el Real y General Archivo de la Corona 
de Aragón, establecido en aquella ciudad desde los primitivos Condes, con- 
servado, y succesivamente acrecentado hasta nuestros días; en el qual se 
custodian por una serie de nueve siglos los originales, o registros de los 
despachos del Gabinete, y de las Secretarías de Estado, Guerra, Gracia y 
Justicia de los Señores Reyes de Aragón, desde la unión de este Reyno con 
el Principado de Cataluña, así es que sus documentos pertenecen e interesan, 
no sólo a esta Provincia, y a los Reynos de Aragón, Valencia y Mallorca; 
sino también a los de Cerdeña, Sicilia, Ñapóles y Condados de Rosellón 
y Cerdaña. En él se guardan las embazadas, tratados, alianzas, ajustes de 
paces, declaraciones de guerra, concordias, capitulaciones matrimoniales, 
testamentos de los Señores Reyes; sus cartas de familia, y la correspondencia 
epistolar con otros Soberanos y Magnates de sus Estados. Hállanse también 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1099 

las Órdenes y comisiones a ¡os tribunales y justicias; las pragmáticas, sen- 
tencias, nombramientos, privilegios y concesiones a favor de comunidades 
y particulares, y los procesos de las aCortes» celebradas a los Catalanes 
desde el reynado de Don Jayme I hasta el de Don Felipe V en 1702. En fin 
es por su antigüedad y buena conservación, riqueza de monumentos, impor- 
tancia y variedad de ellos, y extensión y diversidad de remos \ naciones 
a que tienen directa relación, el archivo más memorable de la Europa, y el 
más a propósito para ilustrar con raros y desconocidos documentos la ciencia 
Diplomática, y la historia política de la edad media. Otros archivos son 
peculiares de una catedral, de un monasterio, de una ciudad, de una pro- 
vincia, o de un reyno si se quiere, y de ordinario abrazan un discurso deter- 
minado de tiempo, o un ramo particular; pero el Real de Barcelona es 
archivo general, que así se intitula: comprehende todos los ramos del go- 
bierno público, y de la legislación, todas las épocas de la baxa edad y los 
siguientes siglos hasta el presente, teniendo relación con casi todo el Occi- 
dente, incluso el África, y con gran parte de los pueblos del Levante: por 
esto se hallan documentos en idioma griego, árabe, e italiano entre la serie 
de los demás que están todos extendidos en latín o lemosino. 

De este riquísimo depósito, que ningún escritor hasta hoy ha sabido 
disfrutar como podía, ni el mismo Zurita que parece le vio muy de paso, 
ni los historiadores crédulos y estériles de Cataluña, que nunca le quisieron 
ver, más aficionados a copiar cuentos, patrañas, y prodigios, que a buscar 
la luz y la verdad en los testimonios que tenían a la mano; de este tan bien 
pertrechado arsenal he sacado casi todos los materiales que componen esta 
Colección Diplomática; a diferencia de la anterior Colección contenida en 
el tomo II de estas Memorias Históricas, que tuve que formarla sólo con 
documentos que suministró el archivo municipal de la Ciudad; bien que 
sin haberlos enteramente apurado entonces, pues ha dado no pocas noticias 
para los apéndices del presente tomo. 

No por esto pretendo significar que se haya agotado en esta ocasión 
todos los materiales tocantes a mi objeto, que encierran el inmenso Archivo 
Real, porque mi registro fue una recorrida rápida, y no una prolixa y orde- 
nada inspección, ya por la falta de índices claros, metódicos, y completos, 
ya por aprovechar los cortos intervalos que se me franqueaban en las horas 
de abertura de aquella Real Oficina, ya por no abusar tantas veces de la 
bondad y paciencia de los dependientes, que seguramente no se recrearían 
en una operación de suyo ingrata, que sólo para mí podía ser interesante 



1100 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

r deliciosa. Además, y debo aquí confesarlo, llegué a temer la misma abun- 
dancia de instrumentos, que a los primeros repasos, con todo de ser acele- 
rados y superficiales, se me venían a las manos muchas veces sin buscarlos. 
Sorprendido en algún modo por estos frequentes hallazgos, no quise empe- 
llarme como debiera en ahondar mis investigaciones, así por no dilatar más 
tiempo la composición de estas adiciones, a que muchas razones me esti- 
mulaban, como por no imposibilitar su impresión acrecentando más volú- 
menes de los que correspondían a mi plan, y de los que el público acaso 
pudiera soportar. 

Si de un escrutinio rápido y atropellado, en que no se ocuparon cien 
horas útiles, apareció tanta copia de documentos preciosos como los que 
se contienen en esta Colección, ¿quántos quedarán allí intactos y escondidos, 
y acaso para siempre? ¿Qué abundante cosecha no se hubiera juntado de 
un registro más detenido e interno de todos los tesoros de aquel vasto denó- 
sito? Y si aún así pudo acopiarse tanta riqueza por lo tocante a un ramo, 
el más olvidado y escaso en todos los archivos e historias ¿qué no se debe 
con mayor razón prometer de otros que allí quedan nunca vistos? 

La verdad de este pronóstico la justifica en una determinada materia 
el Maestro Fray Mariano Ribera, que con su diligencia y paciencia de más 
de veinte años que tuvo este Real Archivo a su cargo, desde fines del siglo 
pasado, escudriñó y halló con superabundancia pruebas y materiales para 
componer las dos obras, en que interesaba su orden y hábito, la una con el 
título de Milicia Mercenaria, y la otra con el de Patronato Real de la Mercerl ; 
cuyos dos voluminosos escritos apoyados siempre en diplomas regios, al 
paso que demuestran el prolixo y sosegado registro del autor, prueban la 
riqueza del Archivo, puesto que de lo mucho que le suministraban sus tareas, 
le sobraron materiales, de distinta naturaleza, para dar a luz otros dos 
volúmenes, la Real Capilla de Barcelona, r la Genealogía de la Nobilísima 
Casa de Cervellón; obras tan sólidamente fundadas como pesadamente es- 
critas: sin contar los apuntamientos, sumarios, y prontuarios de cosas no- 
tables, pertenecientes a pueblos y a familias ilustres, recopilados en muchos 
tomos escritos de su puño, los que legó a su Real Convento de Barcelona, 
y se custodian en un bien conservado y decente archivo que he visto. 

Aquel diligentísimo investigador agotó los materiales, y no fueron es- 
casos, para el objeto que se propuso, siendo de suyo muy diminuto y estéril, 
pues se circunscribía a concesiones, y privilegios reales, relativos a un 
Orden de Regulares privativamente. Yo con respecto a otro asunto u propó- 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA llÜl 

sito, no he hecho más de desflorar este campo ameno y fecundo, guando su 
misma abundancia me hizo detener en mis tareas. Por estos dos escrutinios, 
que acaso después de los que hizo el Arzobispo de París Pedro de Marca, 
y antes el M. Fr. Francisco Diago, serán los únicos que se han executado 
en este Archivo General, se podrá colegir ¿quán nuevo lustre, y quánta 
mayor extensión podía recibir de sus arcanas noticias y nunca conocidos 
instrumentos, la historia civil, eclesiástica, política, geográfica, genealógica 
y militar? 

Otro de los archivos que recorrí en el breve tiempo que lo permitió mi 
corta mansión en Barcelona, y el registro que diariamente me ocupaba en 
el Real, fue el llamado del Maestre Racional, cuyos libros, quadernos, y 
otros papeles originales, pertenecientes a la cuenta y razón de la Hacienda 
y Patrimonio Regio, comprehenden desde el año 1295 hasta 1713. Este 
Archivo, no menos precioso que el General, y más rico en ciertos ramos, 
pero menos conocido, y por decirlo mejor, enteramente olvidado, contiene 
las cuentas originales de los Bayles Generales de Cataluña, y de los de 
Aragón, Valencia, y Mallorca, en ciertos ramos y épocas, por lo respectivo 
a la cobranza, e inversión de las rentas del Fisco y Patrimonio Regio, y otros 
tributos reales, con el cargo y data de los Tesoreros de la Corona. Allí se 
hallan noticias muy individuales de la población, vecindarios, y comercios 
de la Provincia; del sistema feudal, y enfitéutico; de los gastos de las expe- 
diciones de mar y tierra, viages, y bodas de los Reyes de Aragón: del estado, 
servicio, y sueldos de la Casa y Familia Real, con otros documentos muy 
curiosos, e interesantes para escribir con verdad y utilidad la historia civil 
y económica, que entre nosotros es todavía un terreno sin desmontar. 

He llamado desconocido y olvidado a este riquísimo Archivo, porque 
ningún escritor lo ha disfrutado, ni hasta aquí ha suministrado materiales 
de los raros y ocultos que conserva para la historia, y porque según el cui- 
dado con que estaba cerrado, se dexaba a la humedad, al polvo, y ala polilla 
que fuesen progresivamente consumiendo lo que dexaron allí los antiguos 
depositado con tanta custodia, orden, y magnificencia, así en las enquader- 
naciones y buen arreglo de los libros, como en la forma y coordinación de 
los armarios, numerados y señalados con suntuosidad: pues subsiste la 
pieza y su aparato, en donde los Bayles Generales tenían su Tribunal de 
Cuentas. Hoy está agregada esta Oficina a la Contaduría principal del Exér- 
cito \ Principado de Cataluña. 

Desde luego conocí quán ímproba y prolixa tarea pedía el registro de 



1102 ANTOMO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

este copiosísimo Archivo, que sin engolfarme en sit escrutinio, me ofrecía 
materiales sobrados para ocupar en su revisión y copias ar'ios enteros. Con- 
ténteme con lo primero que, por considerarlo más propio de mi intento, 
excitó mi curiosidad, con el justo sentimiento de no poder disfrutar de tantos 
monumentos como dexé allí sepultados a la discreción de los insectos. Al- 
gunas muestras de lo que me suministró este breve y ligero registro, están 
patentes en las Ordenanzas Navales del Rey Don Pedro IV de Aragón, y en 
sus Apéndices, que publiqué de orden de S. M. en un tomo en 4.° el año 
pasado de 1787: en que se leen noticias muy peregrinas relativas a la 
Marina Real de los siglos pasados. Las restantes han servido para enri- 
quecer esta Colección Diplomática, y el Apéndice de Notas varias que le 
acompaña. Para este Apéndice han contribuido también los diarios del 
Archivo de la Ciudad, y de la Diputación, los Capítulos de Cortes sobre 
los derechos y tarifas, el mismo Archivo antiguo de la Lonja y Consulado, 
de cuyos libros de acuerdos y relaciones se han trasladado muy recónditas 
noticias. 

Los diplomas inéditos que componen la presente Colección, son ciento 
y setenta y quatro: todos literal y exactamente trasladados del idioma latino 
o del catalán en que se hallan escritos, con citación del registro y folio del 
libro de donde se han sacado. Comprehenden desde el año 1136 hasta el 
1683, en esta forma: uno pertenece al Conde de Barcelona Ramón Beren- 
guer III: quatro al Rey Jarme 1: uno a Pedro III: treinta y seis a Jayme II: 
cinco a Alfonso IV : treinta y ocho a Pedro IV: doce a Juan I: doce a Mar- 
tín I: uno a Fernando I: ocho a Alfonso V: cinco a la Reyria Doña María, 
Gobernadora General de la Corona de Aragón: tres a Juan I; once a varios 
Lugarteniente i Generales de la Provincia: siete a Fernando II: uno a Car- 
los I: dos a Felipe II: dos a Virreyes: cinco a Felipe III: tres a Felipe IV: 
y cinco a Carlos II. 

Entre estos reales diplomas, veinte y uno contienen tratados de comer- 
cio, y alianzas con varios Príncipes infieles, como Reyes de Fez, de Tre- 
mecén, de Túnez, de Bugía, y de Egypto; sin contar tres de esta clase con 
Reyes de Francia, y con la Señoría de Genova. HáUanse también creencias 
e instrucciones para embaxadores, destinados a varias Cortes de Europa 
y fuera de ella. Los restantes insirumenlos son órdenes, privilegios, nombra- 
mientos, conce.úones, confirmaciones, declaraciones, sentencias, y execu- 
torias reales; representaciones de la Ciudad de Barcelona, o de su Consu- 
lado; peticiones y capítulos de Cortes, todo relativo al fomento y exenciones 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1103 

del comercio y navegación. Por vía de apéndice se han añadido nueve cé- 
dulas de los Reyes Católicos para el fomento y restablecimiento de la con- 
tratación y marina mercantil de sus vasallos de la Corona de Castilla: a fin 
de que se reúnan en esta obra, en quanlo sea posible, los monumentos que 
acrediten la antigua policía de la España en estos importantes ramos, que 
en nuestros días con tan notorio empeño y munificencia reanima el Gobierno. 

En c¡uanto al esmero y diligencia con que se han trasladado todos estos 
instrumentos, y al sistema uniforme que se han guardado para arreglar su 
ortografía y demás reijuisitos de la escritura, propia de cada idioma y de 
cada siglo de la baxa edad; me remito para evitar superfinas repeticiones, 
a lo que tengo advertido en el tomo II de la primera Colección Diplomática, 
en donde doy razón del método y reglas que entonces me prescribí. Allí 
mismo ya indico sobradamente el fin que me propuse en la impresión íntegra 
de los documentos, ya con respecto a justificar con ellos este ramo de his- 
toria, nuevo entre los modernos, y no conocido de los antiguos; ya con el 
fin de conservar estos raros y curiosos manuscritos librándoles de la vora- 
cidad del tiempo, y de enriquecer con este género de piezas los cuerpos 
diplomáticos hasta aquí tan pobres y escasos de semejantes monumentos. 

A estas dos poderosas razones, bastantes por sí solas para animarme 
a tal empresa, quisiera yo añadir una tercera, ya que nuevas reflexiones 
me han demostrado su importancia, y es la luz que pueden comunicar estos 
instrumentos a la misma ciencia diplomática, y el socorro que de ellos 
pueden sacar los cronólogos, e investigadores de los usos y estilos de los 
siglos pasados, para aclarar y fixar muchos puntos en la historia civil; 
dexando a parte la materia principal que contienen relativa al comercio, 
que es el objeto de esta obra. 

Primeramente las fechas de estos diplomas (hablo del presente tomo 
y del segundo, que deben formar un mismo cuerpo) pueden servir de gran 
auxilio a la cronología, fixando los años, y aun los días, del reynado de 
los Soberanos, sus continuos viages, y los pueblos de su tránsito, o de su 
más ordinaria mansión, no menos que varios sucesos, cuyas épocas acaso 
están dudosas, o mal averiguadas: Así mismo por los dictados de los Reyes 
se manifiesta el número y extensión de sus estados; la unión de éstos, ya 
por conquista, ya por herencia; o su desmembración, sea por guerras, o por 
convenios. Al propio tiempo se leen los tratamientos con que se calificaban 
los cuerpos públicos, los tribunales, los magistrados, los magnates, y los 
mismos Reyes, con la progresión o variedades que tuvieron estas cortesías: 



1104 ANTONIO DE rAPMANY Y DE MONPALAU 

los nombres y gerarqitías de muchas dignidades y oficios, hoy desconocidos: 
los apellidos de familias ilustres de que se hace mención en el cuerpo de los 
instrumentos, o al pie de ellos, entre los Prelados, Proceres, o Consejeros 
confirmantes: las formas cancellar escás, y los estilos de Secretaria en los 
reales despachos: su primitivo uso, observancia, y alteraciones que hayan 
padecido: los nombres de los Secretarios, Protonotarios, y antiguos Canci- 
lleres, con todos los demás requisitos que llevaban las pragmáticas, edictos, 
decretos, privilegios, declaraciones, sentencias, y executorias, según la vía 
por donde se expedían. Ésta es la razón principal que me movió a trasladar 
íntegras las piezas, además de la de conservar el estilo y vocabulario de la 
baxa latinidad, y el idioma antiguo catalán, hoy meramente provincial y 
plebeyo, y en otros tiempos lengua común de varios Reynos y Provinciales, 
y de una de las principales Cortes de Europa. 

Por otra parte, sin el testimonio de estos instrumentos ¿cómo se podría 
determinar la antigüedad de ciertos títulos, la existencia de ciertas digni- 
dades, y el origen de ciertas fórmulas y dictados, que, o no se encuentran 
en las historias, o se encuentran citadas o definidas con equivocación? Em- 
pezando por el tratamiento calificativo de Magestad de que hoy gozan los 
Monarcas, se dice comúnmente que empezó su uso en Carlos I de España; 
pero resulta del contexto de estos documentos, que en Aragón el primer Rey 
que lo usó fue Don Martín, según un privilegio del año 1398; bien que en 
otros posteriores ya no se lee esta calificación, sino la del simple pronom- 
bre Nos, y en 1409 la de Excelencia. En 1434 se renueva, en una cédula 
de la Reyna Doña María, el título de Magestad; y sin embargo en otras 
posteriores repite el simple de Nos. En 1443 Don Alonso V se titula con 
Magestad; y más adelante en otros diplomas usa sólo del Nos. En 1453 el 
Consulado de Barcelona tributa al mismo Rey la cortesía de Magestad, pero 
en el contexto del memorial se mezcla con la de Excelencia, y la de Señoría; 
bien que al fin de cada artículo que aprobaba el Rey, dice la Cancillería 
Place a su Real Magestad. En 1454 se lee una súplica al mismo Soberano 
con la fórmula de muy Alto, y muy Excelente Señor, y sigue con la de 
Vuestra Magestad. En 1458 se repite el tratamiento de Magestad a la Reyna 
Gobernadora Doña María; y en 1459 se tributa el mismo al Rey Don Juan II. 
Éste en 1460 habla de su hermano Don Alonso V, ya difunto, con el trata- 
miento de Serenísimo Señor; y en 1477 se apropia él mismo el de Alteza, 
baxo la palabra latina Celsitudo nostra. En 1483 el Duque de Segorbe llama 
al Rey Don Fernando el Católico Vuestra Excelencia; en el siguiente Serení- 



MKMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1105 

simo Señor; en 1487 Ilustrísimo Señor Rey, y en 1492 repite Serenísimo 
Señor. Pero desde esta época en adelante se lee constantemente usado el 
tratamiento de Magestad en todos los diplomas del expresado Don Fer- 
nando, y continuado sin mudanza en los Señores Reyes sus augustos suc- 
cesores. 

De todo lo referido hasta acjuí se colige auténticamente; que antes del 
reynado de Don Fernando el Católico, el tratamiento de Magestad no fue 
invariable en Aragón por ley alguna ni costumbre, pues alternaba con los 
de Serenidad, Señoría, y Alteza; (¡ue desde el año 1492 se puede asegurar 
que quedó perpetuado: y que entre los Reyes anteriores a Don Pedro IV no 
se usó fórmula alguna reverencial, sino la autoritativa de Nos y Vos; pues 
sólo al referido Monarca se le suplica una vez con el título de Señoría; 
y otras dos, hablando él mismo con respecto a su dignidad, se apropia el de 
Alteza por estas voces latinas Culmen nostrum, y Celsitudo nostra; que en 
1389 se le tributa a Don Juan I la cortesía de Alteza, y en 1395 la de Muy 
Grande Magnificencia, y de Gran Alteza. 

Si descendemos de los tratamientos tributados a los Señores Reyes, a los 
que se daban a los Infantes, Gobernadores Generales, Vireyes, y Superiores 
Magistrados, hallaremos la misma variación, y que a proporción que se 
ensalzaron o fixaron los títulos de respeto en los Soberanos, se elevaron 
y establecieron los de los tribunales y magistrados: en lo qual no hubo 
regla constante, ni forma gerárquica, hasta fines del reynado del Rey 
Católico. 

Al Consejo del Rey se le daba hasta fines del siglo XIV el tratamiento 
de Venerable, más adelante el de Sacro, y en los dos últimos siglos ante- 
riores el de Sacro Regio Supremo. Antes del citado siglo no recibían trata- 
miento alguno de oficio los empleos de magistratura, de la Corona, ni de 
la Corte, sino el simple de fidelis noster antes, y el de dilectus noster poste- 
riormente hasta principio del siglo XV. Pero ya en el reynado de Don 
Alonso V se leen, en las cláusulas de Cancillería, dictados no conocidos, 
que empezaban a señalar y calificar las gerarquías: como el de ínclitos 
a los herederos o primogénitos de la Corona; el de muy Ilustres a los In- 
fantes; el de Ilustres a los descendientes de éstos; el de Espectables a los 
Gobernadores Generales, y el de Magníficos a los superiores magistrados. 
Más adelante en el reynado de Carlos I fueron tomando los dictados mayor 
graduación: al mismo Monarca se le tributaron los de Sacra Cesárea Real 
y Católica Magestad, reducidos a esta forma con sólo las iniciales S.C.R.C.M. 



1106 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

aludiendo a las dos dignidades, de Emperador de Alemania, y de Rey de 
España. Al mismo tiempo a los Príncipes herederos se les aplicó el título 
de Serenísimo; a los Infantes el de Ilustrísimo; a los Consejeros Reales el de 
Magnífico; y a los Magistrados locales y municipales el de Honorable. El 
título de Noble, que de muy antiguo se daba a ciertas personas condecoradas 
con altos cargos de la Corona, no era afecto al empleo, sino al sugeto por 
su familia, pues correspondía al de Grande o Rico-hombre en aquellos 
tiempos. 

Siguiendo cronológicamente todas las observaciones que ofrece el con- 
texto de los mismos instrumentos, se descubre quándo empezaron los Reyes 
el estilo de expresar los años de su reynado después de los de la Era chris- 
tiana, que en Aragón fue Don Pedro IV : quándo el de distinguir un mismo 
Soberano las épocas del reynado distintos por la posesión succesiva de una, 
dos, o más coronas, de lo qual dio el primer exemplo. Don Alonso V en el 
año 1444, quien después de haber unido a la Corona de Aragón, que entró 
a poseer en 1416, la de Ñapóles, comenzó a datar sus diplomas por los 
años que contaba de reynado en una y otra. Luego siguió esta costumbre 
Don Juan II su hermano, que primero fue Rey de Navarra, y después de 
Aragón. La continuó Don Fernando el Católico, que habiendo heredado 
succesivamente el Reyno de Sicilia, el de Aragón, el de Castilla, y el de 
Ñapóles, databa por quatro rey nados distintos. Por la misma razón Carlos I 
su nieto, llegó a datar por cinco reynados, y Felipe II por dos después que 
heredó a Portugal en 1580. 

De la misma inspección de los instrumentos se colige el origen y práctica 
de otras fórmulas, como: la de incluir en las cláusulas executorias de las 
pragmáticas y, privilegios, que se expedían para su observancia, a los Prín- 
cipes herederos; y al tratamiento con que los nombraban los Señores Reyes, 
es a saber: en el siglo XIII y XIV con el de Carísimo Primogénito nuestro, 
o Magnífico Primogénito nuestro; en el XV con el de Ilustrísimo; y en 
el XVI con el de Serenísimo. Al mismo tiempo se leen los títulos de los 
Estados con que se fueron condecorando los Príncipes herederos de Aragón, 
ya de Duques de Montblanch desde el año 1365, ya de Duques de Gerona 
en 1386, cuyo título se elevó a Principado en 1495 para el Infante Don Juan, 
hijo primogénito de los Reyes Católicos, que se titulaba al mismo tiempo 
Príncipe de Asturias como Heredero de Castilla. La unión de todos los 
expresados títulos de ambas Coronas, continuó en los dictados de los Here- 
deros de la Monarquía de España hasta el Señor Felipe III desde cuyo 



MEMORIAS HISTÓRICAS DE BARCELONA 1107 

reynado se calificaron los Infantes Primogénitos con el solo dictado de Prín- 
cipes de Asturias. 

Dedúcese también de la lectura de los instrumentos el estilo de firmar 
de los Señores Reyes de Aragón, que siempre usaron de la fórmula Rex 
Jacobus, Rex Petrus, etc. hasta el año 1483 en que Don Fernando el 
Católico empezó a firmar Yo el Rey, lo qual sin duda tomaría del estilo 
de la Corte de Castilla. Descúbrense finalmente los nombres de varias 
dignidades y oficios públicos, que ya no existen, y cuyas funciones no se 
conocen: por cuyo motivo se ha puesto al fin de este prólogo un glosario de 
las denominaciones de todos estos empleos extinguidos, con una sucinta 
explicación de su origen y facultades, que se debe buscar en el número XVII 
del Apéndice de Notas varias de este tomo. Sigue al referido glosario un 
vocabulario de los nombres latinizados en la ínfima edad de muchos pueblos 
de Cataluña, y aun de fuera, y de los apellidos de diversas familias de que 
se hace mención en dichos instrumentos, con el fin de facilitar a los lectores 
su inteligencia, dexando todas estas voces vertidas en el romance corriente. 

Éstos son los auxilios que la lectura íntegra de los instrumentos me 
persuadió podría facilitar a los antiqüarios y eruditos, aficionados a la 
ilustración de nuestra historia civil en el ramo diplomático, independiente- 
mente del mercantil, que es el que da el mayor valor a esta Colección, así 
por su copia, como por su novedad. En efecto debe de ser en todas partes 
muy escasa la cosecha en esta clase de documentos, aun en ciertos países 
extrangeros, en donde se podía presumir que más abundasen. De lo poco 
que ofrecen hasta hoy las colecciones de Inglaterra, de Francia, de los 
Países-Baxos, ya he hablado en el tomo II. Ignoro lo que pueden presentar 
los Venecianos y Genoveses, que sin duda guardarán en sus archivos pú- 
blicos tesoros inmensos de esta especie de monumentos, a no suceder lo que 
hemos experimentado en la Historia de la Décima y Comercio de Florencia, 
que publicó Sarchiani en Luca en 1766, quien, a pesar de su mucha dili- 
gencia para certificar con documentos antiguos y originales los estableci- 
mientos, factorías, y contratación que tuvieron los Florentinos en varios 
países de levante y de poniente, que suponían tratados, y convenios ante- 
riores con otras naciones, no ha hallado en los archivos de aquella Ciudad, 
ni en los de Pisa, sino siete diplomas que contienen tratados de paz y co- 
mercio, es a saber, con el Emperador de los Griegos Paleólogo en 1422; 
con el Soldán de Egypto en el mismo año, y con el Señor de Corintho en el 
mismo; con los Reyes de Inglaterra en 1489. y 1491 ; con Carlos VIII Rey 



1108 ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 

de Francia en 1494; y con el Gran Turco en 2574: todos los guales traslada 
a la letra en el apéndice de instrumentos de su obra; siendo de advertir, 
que aun de estos pocos, los quatro estaban ya publicados en las Colecciones 
de Rymer, Lunig, y otras. 

Estos son, a parte del objeto principal a que se refieren, los beneficios 
y auxilios generales que ofrece la Colección Diplomática de las presentes 
Memorias a la estudiosidad de los antiquarios: porque si la historia es la 
luz de la verdad ¿de dónde le vendrá a ella la luz, sino de la verdad de los 
hechos? y esta verdad ¿de dónde procederá sino del testimonio de los docu- 
mentos? Sin materiales ¿cómo se edificará? y sin escoger antes la cantera 
¿de dónde se sacará la piedra? Antes de tener historiadores eloqüentes, 
debíamos haber sufrido pesados y fastidiosos compiladores: éstos son nece- 
sarios para segar la mies, y aquéllos para cerner la harina. Entre las na- 
ciones modernas se ha escrito ordinariamente la historia de los siglos pa- 
sados como se suele escribir las gazetas: unos copian de otros, ya alterando 
o adornando las relaciones; y a falta de noticias positivas, la parcialidad, 
o la adulación de los escritores forja cuentos pura llenar los vacíos, o su 
imaginación pinturas para amenizar la narración, e interesar a los lectores. 

Han dicho algunos, y con razón, que a la Italia no le faltaba sino una 
pluma juiciosa y eloqüente para escribir su historia: porque sus archivos 
y antiguas bibliotecas están ya saqueadas, digámoslo así, por diligentísimos 
diplomáticos, y sus copiosos trabajos dados generosamente a la luz pública. 
Y si a la historia de sucesos pasados debe necesariamente preceder la 
autenticidad de los documentos para comprobación de la verdad; ¿con quánta 
más razón a la que trata particularmente del comercio y navegación de la 
edad media, siendo un ramo nuevo en la historia civil, y por consiguiente 
destituido del testimonio de autores contemporáneos? La conducta contraria 
en qualquiera autor es exigir demasiado de la confianza del público, y en 
cierta manera es precisar a los lectores a que cierren los ojos, y se entreguen 
a la buena fe del historiador. De aquí vienen tantas batallas contra moros, 
descritas casi todas de un mismo modo: tantas millaradas de muertos, sin 
entrar jamás en la cuenta un solo herido. 

Sacúdase el polvo de los archivos; publíquense los manuscritos útiles, 
antes que la polilla devore a unos, la mala custodia extravíe otros, o un 
incendio los consuma todos: pues según la indolencia e incuria que se expe- 
rimenta en este punto, podrá muy bien llegar el caso, en que quando se 
promueva en la nación este género de estudio, y se comunique el gusto de 



MEMORIAS IIISTÓUICAS OE BARCELONA 1109 

estas expediciones literarias, no se halle ya materia en que pueda cevarse 
el ansia o la curiosidad. Entonces, en lugar de historias se habrán de es- 
cribir novelas; y nos veremos otra vez envueltos en las tinieblas del tiempo 
fabuloso. 

Yo he querido tomar un camino opuesto, prefiriendo lo cierto a lo 
agradable, y lo verdadero a lo ingenioso, porque nunca me propuse escla- 
vizar el juicio del público para ser creído sobre mi palabra; y más en una 
historia, en que era muy de recelar que el deseo de ensalzar las cosas de 
mi patria hubiese tentado a mi veracidad. Este exemplo. que en otro tiempo 
era muy raro, le he visto, con no poca satisfacción mía. imitado por algunos 
sensatos españoles, que lian acompañado sus obras históricas de apéndices 
de instrumentos inéditos, en que están afianzadas la verdad y autenticidad de 
los hechos: siendo de esperar que otros sigan con igual zelo sus pisadas. 



DEPÓSITOS DOCUMENTALES CITADOS ABREVIADAMENTE 



A. C. = Archivo de la Catedral de Barcelona. 
A. C. A. ^ Archivo de la Corona de Aragón. 
A. H. M. = Archivo Histórico Municipal de Bar- 
celona. 



A. R. P. := Archivo del Real Patrimonio (en el 
Archivo de la Corona de Aragón). 

B. C. :^ Biblioteca de Cataluña. 

B. U. ^ Biblioteca Universitaria de Barcelona. 



DOCUMENTACIÓN UTILIZADA POR CAPMANY 



Archivo Histórico Municipal 



Llibre Ven, I. f. 94, 205, 210.213, 213-214, 214- 

21.5, 215-217, 222-226, 226-227, 228-229. 232, 

239. 239-240, 240-246, 247-248, 251, 257, 263- 

264, 267-268, 268-270, 290-291, 310-311, 312- 
313, 322-325, 325. 327-328, 338-341, 355-356, 

366-367, ,369-370, 370-371, 372-373, 375, 376- 
377, 399-400. 

¿/tire Veri, II. f. 30-35, 61-67, 130-134, 165-166, 
174, 181, 189-190, 201, 211, 319-320, 322, 326, 
341-343, 344, 354, 356-357, 366, 426, 427-428. 

Llibre Ven, III, f. 38-39, 44-51, 87-88, 101-103, 
103-105, 106-108, 161-163, 264-266, 269-271, 
272-274. 

Llibre Vermell. I. f. 29-30, 32-33, 41-42, 69-71, 
99, 129-131, 170-173. 

Llibre Vermell, II, f. 48-49, 85-86, 86-87, 88-89, 
89-90. 90-91, 91-92, 92-93, 100, 134-135, 168, 
173, 174-175, 200-201, 208, 240-241. 

Llibre Vermell, III, f. 20, 22-23, 23-24, 76-78, 
93-97, 122-125, 125-128, 236-237. 

Rubriques de Bruniquer. 4 vols. 

Rúbrica de ordinations des del any MCCLXXXX 
iins lo any MCCCCLXXIl, f. 122, 207, 209, 



211, 218, 219, 220, 222, 226, 228, 234, 236, 
237, 239, 241, 242, 245. 

Libre de algunas coses asanyalades succeydes 

en Barcelona y allres parts. 1583, de Pere 

Joan Comes. 
Ceremonial de coses amigues y memorables. 

7 vols. 
Llibre de Privilegis de la ciulat de Barcelona. 

í. 127-129, 154-155. 

Llibre del Mostar^af, f. 153. 
.'^ERIE I: Llibres del Consell. 



1301- 
55. 
1310- 
1314- 
1316- 
1318- 
1319- 
1325- 
1326- 
1338- 
1340- 
1343. 
1390- 
1392- 



1303, f. 2. 10, 11-12, 12, 15, 39, 42, 48, 
56, 89-90. 



1313, 

1315, 
1317. 
1319. 
1320. 



f. 2. 
f. 22, 27 



33-34, 35. 



f. 30, 39-40. 



1326, f. 4, 36, 37, 38, 42. 

1327, f. 53. 
1339, f. 50. 
1343. f. 55. 

f. 43-44. 

1391. (. -1.3, 68, 69, 70. 
1393, {. 98. 



1112 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



SkRIE 11: 


Deliberacions, 


1433, f. 


38. 


1455, f. 


21. 


1558. 




1584. 




1606. 




1630. 




1652. 




1681. 




Seüie IV: 


Ordinacions. 



1393-1399 f. 4-5. 

1433-1445! f. 53-54, 54-58, 58-61, 61-62, 122- 

125, 137-138, 138-139. 
1445-1458, f. 6-7, 7, 13-14, 21, 55-60. 
1456-1462, f. 9, 48, 49, 85-91, 160-161. 
1471-1479, f. 144-146. 
1499-1510. f. 135. 
1538-1549, f. 18, 128. 
1575-1583, f. 67-69. 

Serie V: Ordinacions especials. 
1372-1378, f. 76-78. 

Serie VI: Lletres gloses. 



1381-1383, 

84, 107, 

1383-1393, 

1433-1435, 
1435-1436, 
1436-1438, 
141, 152- 
1438-440. f 
1440-1441, 
14-12-1444, 
1444-1445, 
1445, f. 72. 
1445-1447, 
1447-1449, 
1449-1450. 
1450-1451, 
1453-1455, 
1455-1456, 
1458-1460, 
1460-1462, 
1462-1168, 
1471-147.3, 
1477-1179, 
1479-1480, 
1485-1487, 
1487-1490, 
1490-1494, 
1494-1497, 
1497-1199, 
1500-1502, 
1.505-1.508, 
1.508-151!, 
1514-1516, 



f. 6-9, 23-24, 44, 66, 66 bis, 70-71, 
110-111, 167-177. 
f. 13-14, 16, 19-20, 59. 
f. 3, 86, 113, 114, 141-142. 
f. 25, 52, 114, 121. 
f. 18, 26, 39, 40, 50. 128, 129, 140- 
-153, 181, 182. 
50-51. 51. 



{. 170-171. 

f. 150, 172, 194. 

f. 109. 

, 92. 

f. 111, 139-140, 160. 

f. 112-113, 115, 137-138. 

f. 99-100, 186. 

f. 45-<W). 131-1.32. 

f. 110-111, 155. 

f. 115. 

f. 62, 189-190. 

f. 188. 

f. 14. 

f. 169-170. 

f. 3] -.32. 89-90. 

f. 101, 158, 178-179. 

f. 139. 

f. 2. 4-5, 18, 34. 

f. 32, 62-63, 73. 



54. 

109, 111. 

1.52, 167. 

182. 

131-1,32. 

3-4, 4, 12-13, 



61, 69-70. 



1516-1520, f. 5-6, 32-33, 72-73. 
1522-1526, {. 45, 169-170, 181-182. 

Serie IX: Caries reials oricinals. 

17 abril 1249. 

1 mayo 1370. 
9 agosto 1473. 

2 febrero 1555. 
17 abril 1610. 

26 enero 1619. 
10 octubre 1623. 
15 julio 1633. 
20 abril 1658. 

27 diciembre 1659. 

3 agosto 1679. 
25 enero 1683. 
23 junio 1694. 

Serie X: Caries comunes oricinals. 

1400-1405, f. 128, 148, 166. 
1406-1409, f. 10. 
1420-1429, £. 48. 
1430-1434, £. 80, 104. 
1436, f. 16, 111. 

1442. f. 119. 

1443. f. 42, 142, 144. 

1444. f. 12, 63, 98. 

1445. f. 49, 143. 

1446. f. 21, 126, 127, 163, 168. 
1694, f. 155. 

Serie XIII: Manuals. 
II. S." quard.. f. 1 y sig. 

Serie XIV: Notularum. 

1410-1423. 
1425-1433. 

Serie XV: Diversorum. 

I, f. 202-203, 204-205. 206-208. 278. 

II, f. 52, 108, 111, 112, 114, 276-277, 284, 319- 
324. 

Serie XVI; Processos de Corts. 
XI, 137,5, f. 114. 

Serie XXV: Dietari de l'antic Conscll barce- 
loní, vol. I al XXXIX. 

Pergaminos municipales. 

5 diciembre 1279. 

1290. 

1290. 

1320. 

23 diciembre 1331. 



MEMORIAS HISTÓRICAS DK BARCELONA 



1113 



Caja de doclmkntos curiosos. 

n.o 13, 23 fii.úmbrp 1331. 
n.o 23, 11 julio 1458. 
n.° 35, 20 junio 1279. 

Caja de cartas sueltas. 

26 agosto 1316. 
28 junio 14,59. 

Caja Cónsules del Mah. 

Primas líber Consulatimm Vltramarinorum. 
1483-1564, f. 1-2, 24-26, 60-62, 79-81. 



Llibrc del Cimxolal de l'alcrm, f. 74-75. 

Conseli.khs. Seiiie I. 

1. Krg. de llctrcs 1393, f. 6-7, 8, 13. 

Conselleks. Seuik \. 

4, Debiloris fcnnais per les persones devall 
scrites... per ralló de les lañes axí jiña com 
moyana, que es vinguda... de les parís 
d'Anglalerra... 19 julio 1142. 



Documentación no localizada 



Cartes comunes orioinals 1334-1399. 
7 abril 1356. 
2 diciembre 1368. 
29 marzo 1379. 

Pergaminos municipales. 
5 agosto 1272. 
15 mayo 1289. 
1320. 



14 noviembre 1332. 
14 noviembre 1332. 
28 agosto 1351. 
6 niavo 1437. 
1442. 

Privilegio de cobertura concedido por Carlos II 
a los Consellers de Barcelona. 
10 febrero 1690. 



Archivo (le la Corona de Aragón 



Cancillería. 


Reg. 


Reg. 


io, f. 117-118. 


Reg. 


Reg. 


15, f. 76-77. 


Reg. 


Reg. 


19, f. 6. 


Reg. 


Reg. 


24, f. 95, 95-96, 116, 126. 


Reg. 


Reg. 


47, f. 81-82. 


Reg. 


Reg. 


155, f. 147. 148-149. 


Reg. 


Reg. 


201, f. 101. 


Reg. 


Reg. 


206. f. 59. 


Reg. 


Reg. 


221, f. 140. 


Reg. 


Reg. 


222, f. 87. 


Reg. 


Reg. 


243, f. 200-201. 


Reg. 


Reg. 


252, f. 31-32. 33. 38-39. 64-66. 87-88, 221. 


Reg. 


Reg. 


334, f. 16, 85, 145, 178, 179-180. 


Reg. 


Reg. 


335, f. 287, 290-291. 


Reg. 


Reg. 


336. f. 6. 


Reg. 


Reg. 


337. f. 199-200. 201. 201-202. 360-361. 


Reg. 


Reg. 


338. f. 138. 141-144, 147-148. 


Reg. 


Reg. 


339, f. 349. 


72- 


Reg. 


473, f. 74-75. 


Reg. 


Reg. 


477, f. 73. 


Reg. 


Reg. 


488, f. 23. 


Reg. 


Reg. 


556, {. 41-42. 


Reg. 


Reg. 


557, f. 199-200, 242-24.3, 250. 251-252. 


Reg. 


Reg. 


864. f. 120. 


Reg. 


Reg. 


866, f. 49-50. 


Reg. 


Reg. 


890, f. 223-224. 


Reg. 


Reg- 


896, f. 60-61. 


Reg. 



903. f. 82-83. 
931, f. 225-227. 
93.5, f. 175. 
944, f. 44. 
946, f. 77. 
1018, f. 1,5-16. 
1142, f. 104. 
1167, {. 241. 
1282, f. 153. 
1378, f. 29-30. 
138,3, f, 109. 
1394, f. 85. 
1400. f. 79-82. 

1402, f. 119-121. 

1403, f. 6-9, 

1404, f. 6-8. 68, 1161 17, 126. 
1519, f. 59. 

1546, f. 31, 54, 56, 57, 57-58, 59-60, 
73. 

1869, f. 1. 
1878. f. 60. 
1908, f, 190. 
1910, f. 162-16.3, 163. 

1926. f. 51 -.52. 

1927, f. 185-186. 

2011. f. 107, 131-136. 153-154. 
2015. f. 8-10, 26, 28-29. 
2113, {. 91-92. 



1114 



ANTONIO DE CAPMANY Y DE MONPALAU 



Reg. 2117, {. 67, 142. 

Reg. 2119, f. 28. 

Reg. 2144, f. 83-84. 

Reg. 2167, f. 24-25. 

Reg. 2171, f. 43. 

Reg. 2175, í. 3, 69, 155-156. 

Reg. 2189, f. 104-108. 

Reg. 2206, f. 139-141, 150. 

Reg. 2392, f. 118-119. 

Reg. 2591. f. 70-72. 

Reg. 2618, f. 50-52. 

Reg. 2622, {. 2-6. 

Reg. 2759, f. 1-2. 

Reg. 2778, f. 154-155. 

Reg. 3148, f. 54-55. 

Reg. 3157, f. 173-174. 

Reg. 3302, f. 44-45. 

Reg. 3365, f. 194-195. 

Reg. 3366, f. 62-64. 

Reg. 3368, f. 64-65, 65. 

Reg. 3372, f. 11-12. 56. 

Reg. 3391, f. 73-74. 

Reg. 3467, f. 98-99. 

Reg. 3548, f. 154-155. 

Reg. 3551, {. 222-223. 

Reg. 3553, f. 36-37, 183. 

Reg. 3.556, f. 274-275. 

Reg. 3557, f. ,52-55, 58-61. 

Reg. 3.558. f. 314-318. 

Reg. 3.559, f. 239-245. 

Reg. 3665, f. 31-32. 

Reg. 3800, f. 59-60, 60-61, 83-84, 188. 



Reg. .3801, f. 66-67, 190-191. 

Reg. 3801, f. 23-24, 112-114. 

Reg. 3807, f. 86-87, 91. 

Reg. 4185, f. 28-29. 

Reg. 4321, f. 157-161. 

Reg. 4705, f. 159-164. 

Reg. 4718, f. 255-256. 

Reg. 4881, f. 267-272, 272-276. 

Reg. 6003, f. 69-95. 

Audiencia. 

Cartas Acordadas. 1716-1719, f. 147-155, 160- 
167. 

DOCUMEMACIÓN RELATIVA A HISTORIA DE LA 
CIUDAD. 

Caja I, carta.s reales, 2 junio 1296, 20 julio 
1373. 

Pergaminos. 
Perg. 293. 

Generalidad. 

Inv. parcial n.° 2. 

Dietaris de Jacme Qajonl (1415-1489), 9 vols. 

Manuscritos. 

Notularum V del P. Ribera, Ms. 81, f. 240- 
350. 



Documentación no localizada 



"Salvoconducto de la ciudad de Genova a favor 
de los subditos del conde de Barcelona Ra- 
món Berenguer.» Sin fecha. Armario Conven- 
tionum. I, 2.=^ 24, ñola 12, saco D, núm. 177. 



"Reales Órdenes declaratorias de la jurisdic- 
ción perteneciente al Real Tribunal de Mari- 
na y la que corresjionde al Consulado de 
Mar». 3 mayo, 12 julio y 10 agosto de 1756. 



Archivo del Real Patrimonio, en A. C. A. 



Ancobatce. 

Libs. de 1497, 1498, 1499, 1500, 1501, 1502, 

1503, 1504, 1505, 1506, 1507, 1508, 1512, 

1520, 1523, 1524, 1525, 1526, 1527, 1528, 

1529, 1531, 1534, 1535, 1537, 1538, 1539, 
1540, 1542, 1543, 1545, 1546. 
Sig. 1400: Libre de Rafael Ferrer del Drel deis 

Alemanys e Saboyenchs. 1425-1445. 



Sig. 2952: Comissió jela per la Majeslal del 
senyor Rey a mi Barthomeu Ferrer, regent la 
Tresorerin del dit senyor Rey en lo Principal 
de Calhalunya per vendré les diles trescentes 
vuylanla caxes de sucre e tres carratells o 
¡>ipcs de nianajineta... 28 Noviembre 1.503. 

Sig. 2349: Cenaris. 

«Libro Verde Viejo», armario 75, letra B. 



MEMORIAS IIISTOKICAS DK BARCELONA 



1115 



Documentación no localizada 



Ancoratce. 

Libs. de 1510 y 1547. 

Mestre Racional. 

((Papeles sueltos": Dos libramientos dirigidos 
al Contador de Corte por el rey intruso 
Pedro de Portugal, para resguardo de su 



Tesorero y abono de ciertos gastos. 13 lulio 
1464. 
Scrin. 42 lit. G : l'rovisi(ín de Alfonso V sobre 
derechos y franquicias de los mercaderes 
alemanes y saboyanos que traficaban en sus 
reinos. 7 Enero 1420. 

Memorial de les Cenes de presencia. 1