(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Memorias históricas y estadísticas de Filipinas y particularmente de la grande isla de Luzon:"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 






C f ■íCf,£7 






Sactiarb CoUege 


ItlJtatn 




FHOM THK GIF- 






JAMES LLOYD 


DERBY 




(Cluaofigot) 






OF NEW YORK 




FOR BOOKS ON THE PHILIPPINES 




/' 



I 



) 



»• 



.i 



MEMORIAS HISTÓRICAS Y ESTADÍSTICAS 

it iTiltiiiniis 

V PABVlCULARlIRniTK DE LA GRAWDE ISLA BB LVKBMi 

ESCRITAS POR 

«EFE BE HlCIENDl. CEStNTE, 
QUIEN LAS DEDICA 
Al BncleattalM* é «mMirialmm (Sefisr ArB«MBp«. 



Imprenta del Diario de liiila. 

isITo. 



Oc87c>y,6'6 



OCT 25 1911 




i I 






» . 



10.* CIADER^O. 



y/ Edifieios públicos y destino que tienen. 

S.* ¿Oí de Manila o/ Norte de la calle de Partan. 

5/ ÍjOs de Manila al Sur de la misma calle. 

4.* Los de Extramuros, orilla izquierda del Pasig. 

5.* Los de Extramuros, orilla derecha de idem. 

6.* Resumen de edificios. 

NOTA. 

En la parte de esta obra dedicada á tratar del ejército, plazas de guerra &c. 
se di razoD de los edificios militares, según lan noticias que se han podido adqui- 
rir; de los cuales no se trata en la presente sección ó capítulo. 



EDIFICIOS PtBLICOS DE mU Y DESTI\0 m mWi. 



REAL PALACIO. 



Él frente de occidcnU^ de la plaza principal lo ocupa el Real Palacio que tiene 
3 puertas, y son 2 á la plaza y otra á la calle de la Muralla, cuya fachada mira 
il mar. Fué reedificado y aumentado por los anos de 1690 para colocar el Tri- 
bonal de la Real Audiencia, pero hoy no está allí: D. Fausto Cnizat y Gongora, 
reedificó el Palacio de los Gobernadores, con las sumas que cobró de atrasos que 
86 debían á la Real Hacienda, le añadió la Sala de la Real Audiencia, y oficinas 
de Contaduría; en los cuartos bajos puso la cárcel de Corte , después ha sufrido 
inachas variaciones en su distribución interior; y últimamente se le ba paesU> 
una fachada al estilo de Europa en el frente que mira á la plaza; las otras tres 
tienen balcones corridos con conchas á estilo del País. En los costados Norte y Sur 
este edificio tiene dos pasaderos sobre arcos, uniéndolo el primero con el edificio de 
U Real Audiencia y dando paso el segundo á una escalera que baja á un jardín. 

En la puerta de la izquierda yendo para Palacio está la guardia de honor de 
los Gobernadores Capitanes generales, quienes regularmente salen y entran pnreUa; 
en la de la derecha la mayoría do plaza, y la escalera entre ambas. Corresponden 
á las dos puertas dos palios, el uno dá entrada á las Escribanías de Gobierno, Guerra 
y Marina. El otro á las dos oficinas principales de Hacienda civil y militar que son la 
Contaduría y Tesorería generales de Ejército y llcal Hacienda. 

En la primera se celebra la junta de almonedas y ademaos está situada la Es- 
cribanía del Juzgado de Hacienda. 

El artículo 16i de las ordenanzas de Intendentes dice que se celebre esta junta 
en las propias casas donde estuviere la Contaduría y Tesorería para que sea compa- 
tible la concurrencia de los gefes con fai importancia de que estos no los dejen desiertas: 
boy no es vocal el Tesorero. 

En la segunda se reúnen los empleados de Hacienda en los días de Corle para 
subir con el Superintendente á la cabeza á cumplimentar al Capitán general: también 
ae halla en ella la Tesorería de Rulas y Administración general del papel sellado por 
b circunstancia de desempeñar estos cargos el Tesorero genera/. ('<') 

La parte alta de Palacio contiene las habitaciones del Capitán general y su fa- 
milia, la Secretaría de Guerra y Gobierno y el Archivo, además el gran Salón que se 
baila suntuosamente adornado donde recibe en Corte en los días y cumple-afios de U 
Reina y Real familia. 

Celebra sus sesiones en Palacio la Real Sociedad Económica, mientras no tenga 
casa propia donde reunirse, para cuya adquisición se la ha facultado por S. M. 

tienen también lugar en el mismo edificio la junta de presupuestos militares, la 
de hospicio y oirás que preside el gefe superior de las Islas. {^^) 



C) Han ptMdo ambos ramo* i la Diraocion general de Rentas Estancadas. 

/*) Entre el Palacio y la muralla, hay un aolar con varías dependencias d<^ é4 dondo á principios d4il 
sigb í$ empelaron á construir un edificio para un aeroinarío d Sr. Patriarca Tuurnon y el Abat« HuLni, 
^ne S M. mandó demoler. Real ci^ttla de 3 de Manto de t7l«. 



RE4L AUDIENCIA. 

Ya be dicho que este edificio se une á el de Palacio por un pasadizo que hay 
en él. 

Fué comprado antiguamente para Intendencia y después destinado para Tribunal 
de Justicia en el Gobierno del Señor Aguilar. 

Se halla en él la Cárcel de Corte y demás dependencias del mismo. 

En su torre que es bastante elevada se ha colocado recientemente la vigía que 
estubo hasta aqui frente de Palacio por la parte del mar. ('*') 

contaduría mayor. 

Fué hace poco una casa particular que se compró para Tribunal y Audiencia 
de Cuentas, después que el anterior dueño habia cedido el jardin al Palacio que sa 
comunica con él por el pasadizo 6 galería del Sur de que se ha hecho referencia, 
así es que caen á dicho jardin todas las ventanas del lado de la mar de la Conta- 
duría á cuyo edificio pertenecía. 

En el mismo se reúne la Junta Superior contenciosa. 

CATEDRAL. 

El lado del Sur de la plaza de Palacio lo ocupa la Catedral á la cual está anexa 
la parroquia de Manila establecida en una capilla de ella. Tiene 7 puertas principales 
que son tres á la plaza, dos á la calle del Reaterio, una á la de Palacio y otra al patio; ade* 
más la de la parroquia que dá al mismo y la de la Sacristía á la calle de Cabildo. Sus na* 
ves son tres. Fué erigida en Catedral por el Papa Gregorio XIII y está dedicada á la 
Purísima Concepción. Tiene cinco dignidades^ tres canónigos y cuatro prebendados. 

Además de la Sala Capitular donde el Cabildo celebra sus juntas, lo verifican las 
de la congregación de S. Pedro y archicofradía del Santísimo, instituidas ambas ea 
la Catedral. 

So\^ rectores natos de esta última el Capitán general y el Arzobispo: y vice rectores 
el Dean y el Alcalde ordinario de l.^ voto. 

% 

(*) La Gasa Titbuoal de la Real Audiencia estubo indudablemente unida al Palacio en tiempos antiguos 
como se deduce de la historia del Gobernador D. Fausto Cruzat y Gongora en cuyo gftbierno se dice qua 
afiadió al Palacio unas salas para este ilustre cuerpo. 

Hay además una Real cédula antigua de 16 ae Octubre de 1753 en que S. M. aprueba los reparos que 
se hicieron en la Casa Audiencia y Palacio, de donde también puede deducirse que era todo un solo ddifick» 
pues seria muy casual el qué siendo distintos se hubiesen hecho las obras simultáneamente. 

Sin embargo hay una crónica en que se dice hablando de este Gobernador que fabricó ^mom catoM dt fá- 
brica 4$ nnürla muy fuerte eoiUiguae al Palacio ptra Audiencia, Cárcel de Corte y Secretaria. No ae dice siesta 
Secretaria era la Cámara <S la de Gobierno; pero de todos modos aparece que eran ediflcios distintos el Pa* 
lacio y la Audiencia y lo que no etlá en armonía con lo que te dice arríoat sea de esto lo que fuere, ^nada 
tiene que ver con el ediQcio actual cuvo pago se veriOcó á los vendedores en virtud del siguiente Decreto» 
«dvirtiéndose que después de estinguida la primitiva Intendencia que hubo en tiempo de Carlos 111 y con 
cuyo objeto se adquinó por la Real Hacienda, fué que se destinó para Audiencia, y tal vez entonces se le puso 
el pasadizo que une esle edificio con el Palacio según vemos boy. 

DECRETO ESPEDIDO POR EL SEÑOR SUPERINTENDENTE SUBDELEGADO DE REAL HACIENDA 

DON CIRÍACO GONZÁLEZ CARVAJAL. 

Manila 4é de Mario de 4188. 

Los Señores Directores de Rentas libren y entreguen á D. Miguel Escalante como parte . y D. Felife 
Yelez Escalante como parte por D. Juan Pablo Infante, los 23,915 ps. 2 rs. y 9 granos en qne fué avaluada 
la casa que se ha comprado para que sirva de Intendencia según consta de la escritura adjunu, llevando cuenta 
separada de los gastos de esta naturaleza que se fuesen causando sucesivamente. Tómese razoi^ de este Decr»i» 
en la Contaduría mayor, y en la pfincipal de la Renta de Tabaco.^6on9»lez. 



Esta orgauizacion es única en su especie pues no la tiene ninguna otra jiiDla 
ni obra-pía. 

Erigióse ja primitiva ij2¡1esia á fines de 1571 y aunque en algunos manuscritos 
se dice que se hizo la erección on cuatro clérigos, se contradice esto en las crónicas 
porque no consta que hubiese entonces en las islas ningún eclesiástico, ni mas regu- 
lares que los PP. Agustinos. 

Los incendios y temblores arruinaron la Catedral, particularmente el de 1645 que 
fué el que derribó el C!)logio de Sta. Potenciana. 

Diez años sirvió la iglesia de Sia. Isabel de Catedral provisionalmente mientras 
86 fabricaba la que existe hoy. 

Puso la primera pie^lraen 20 de Abril de 1651 el Arz:)bispo D. Miguel de Po- 
blete y en 7 de Junio de 1C62 tomaron los canónigos posesión de ella sin estar en* 
teramente acabada, ío que verificó por muerte de aquel prelado, su sobrino (que era el Deaa] 
en 31 de Agosto do 1671. 

El Gobernador Pérez Dasmariñas continuó la obra que se principió en tiempo de 
su antecesor. 

COSTO DE LA OBRA. 

Donó S. M 82,000 pesos. 

La Ciudad 3,000 

El Sr. Arzobispo basU 25,000 

Total 50,000. 

Además gastó 40,000 pesos á fines del mismo siglo el Arzobispo D. Diego Ca- 
macho y Avila, en la torre desde sus cimientos, las sacristías, sagrario del aliar mayor 
y en retablos y ornamentos: También hermoseó el coro. 

Además lo que se recaudó de limosnas que no se sabe á cuanto asciende. 

Todas las campanas de esta torre se refundieron é hicieron de nuevo siendo Ar- 
zobispo D. Fray Juan Ángel Rodríguez, á medíadris del siglo pasado. 

El mismo Arzobispo introdujo el canto gregoriano formando libros de punto que 
DO había y ensañándolo á seises, sochantres y capellanes. 

La parte do esta Catedral descrita por los historiadores, es tan distinta de lo 
que tiene hoy, que parece otra iglesia; pero es probable que en los reparos y otras 
obras que se han hecho durante los 178 anos que cuenta de antigüedad, haya sufrido 
las variaciones que se notan comparada con la que existe actualmente. 

CASAS CONSISTORIALES. 

Es un edificio construido i la europea, de un solo cuerpo, alto con arquería baja 
y cubierta, coronado por una torre donde hay un reló: se principió en 1738 y ocupa 
el lado oriental de la plaza de oalacio. 

Et) 1738 se estaban íábrkanáo k fttndameníis (dice la crónica) las casas del Ayun- 
tamiento on cárcel, pósito y demás ofícinas de ministros, cuya fábrica de cantería si. 
se logra será la mas maravillosa de estas islas. 

En dicha parte baja se hallan las oficinas donde se conservan los protocolos de 
las Escribanías y á dondo deben asistir los escribanos. Lo demás lo ocupa el patio, 
la cárcel, las habitaciones del alcaide y una oficina donde se administra gratis la vacuna. 

Por Real orden del año de 1810 se señalaron 600 pesos para jos gastos de su- 
ministrar la vacuna. En otra Real orden de 24 de Mayo del mismo año se aprobó la 
junta que con igual nombre se conoce hoy. Se mandó aqui una espedicion con la vacuna 
según se deduce de la Real orden de I."" de Setiembre de 1803. 

2 



La parte alia, contiene el Archivo, la Sala de Juntas, el Salón de bailes que dá 
el Ayuntamiento en las fiestas Reales, la Capilla donde se ponía á los reos de muerte 
y algunos cuart )S sin uso determinado. 

Se custodia en este edificio el Real Pendón de Castilla que sale una vez al 
año el día de San Andrés y otra para tremolarlo en la Jura y proclamación de los 
Reyes. 

En 24 de Junio de 1834, tuve el honor de proclamar á la Reina D.^ Isabel II 
como Alférez Real de la Noble Ciudad de Manila tremolando el Real Pendón desde el 
balcón de las casas consistoriales. 

La Real Sociedad Económica ha celebrado aqui sus sesiones cuando no ha po- 
dido verificarlo por alguna causa en palacio. 

Unida á las casas consistoriales hay una casa particular con puerta á la calle 
de Santo Tomás que pertenece á los propios del Ayuntamiento y en ella se halla 
instalada la Escuela Pia cuyos gastos costean los mismos fondos. {*) 

Inmediato á ella está la oficina del fiel almotacén donde se resellan anualmente 
los pesos y medidas: Es también otra dependencia del Cabildo. 

HOSPITAL MILITAR. 

(Véasela parte Militar.) 

CONVENTO DE SANTA CLARA. 

Sigue éste edificio al del Hospital y termina en lá puerta de almacenes. 

Tiene este convento de monjas una cosa particular cual es ser único no solo en 
Manila sino en todas las Islas pues no hay mas que él. 

Esta comunidad es de la observancia de S. Francisco cuya orden nombra un vicario 
que tiene habitaciones propias entre el Monasterio y el Hospital. 

En él año de 1621 vinieron las fundadoras de Toledo con cuatro mas agrega- 
das en Sevilla y Méjico por cuyo reino se hacia entonces el viage á Manila. 

Fueron hospedadas en Sampaloc, donde se vé un cuadro en el claustro del con- 
vento que asi lo espresa; pero en el mismo año ocuparon el suyo. 

La comunidad debe componerse de 40 religiosas todas españolas^ sean nacidas 
en Europa ó en el pais. 

Para la manutención y sostenimiento de este Monasterio dá la Real Hacienda 
2,000 p^. todos los años, además 500 de una encomienda antigua , y á la iglesia 
para oblata á 26 ps. Véase la Dotación del culto y clero en los presupuestos y las 
Reales cédulas de 4 de Abril de 1664 y 23 de Junio de 1689. 

ANTIGUA CAPILLA REAL. 

Es un camarín grande y elevado sin adorno ninguno, que sirvió en otro tiempo 
de Capilla Real y en el dia trasladada á la iglesia Compañía, está destinado para . 
almacenar tabaco: se halla junto á la puerta de almacenes. Su fundación es del 
tiempo de D. Sebastian Hurlado de Corcuera hacia el año de 16i0. (Véase iglesia 
Compañía. ) 

ALMACENES DE PROVISIÓN. 

Tampoco tienen uso en el dia por haber prevalecido las contratas á almacenar 
por cuenta de la Hacienda, y sus bodegas se han cedido en parte al que provee de 
arroz y palay para la tropa y caballos del ejército, teniendo las demás otros usos. 



C) En oí ilia se halla la Espuela Pia oo ol piso bajo de la caso cu que ostá la Acad^üDÍa do dibiijo« 



Los almacenes de provisión á cargo de empleados especiales duraron basta bace 
pocos años que han sido suprimidos. 

Su principal fábrica es del tiempo de D. Fausto Cruzal y Góngora que entró 
á gobernar en 1690; su subcesor la prosiguió y el tercero interino la perfeccionó; 
habia en un principio un guarda mayor. 

Por Real orden de 5 de Julio de 4805 se mandó crear el empleo de guarda 
almacén con la tercera p^rte de sueldo del factor oficial Real que por la misma 
quedó suprimido. 

MAESTRANZA. 

(VéftMU parle Militar ) 

FUERZA DE SANTIAGO. 

(Véase la parte Militar.) 

ADUANA. 

Es UD hermoso y grande edificio de fábrica moderna y de forma cuadrada, cons- 
truido á la europea y aislado por todos cuatro costados. 

Se halló situada en un principio en el muelle de Santo Domingo; pero ha- 
biéndose construido murallas nuevas, mas cerca del rio, las cuales se unieron á las 
antiguas, ba quedado la Aduana dentro de la Ciudad; pero ha perdido la hermosa vista 
que tenia desde el rio porque la tapan las nuevas fortificaciones. 

Se principió la obra de este suntuoso edificio en 1 823 ó 2i siendo Ingeniero 
Director de ella el Seiíor D. Tomás Cortés. 

Por Real orden de 16 de Diciembre de 1796 estaba mandado se hiciese un ba-- 
luarle en la playa de Santo Domingo que contuviese la Aduana con sus almacenes 
y oficinas. 

Tiene 3 puertas y 2 patios, con 2 escaleras principales. 

En un principio estubo techado con zinc pero habiéndose llevado el viento las 
planchas en un gran baguio, se retecho con teja como está hoy. 

Contiene habitaciones para el Administrador, las tres oficinas principales de la 
Administración, almacenes, despadio de las vistas y la dependencia que está unida, 
del depsiio mercantil, con oficina y almacenes, para los efectos que son manifes- 
tados a depósito. 

Este magnífico edificio tiene una minuciosa distribución de piezas interiores que 
tal vez le perjudique; menos paredes y un solo patio lo hubiesen hecho mas desaho- 
gado; pero aun con estos defectos no hay otro con que compararlo. (^) 

SANTO DOMINGO. 

Cerca de la Aduana está el convento é iglesia de Santo Domingo de buena fá- 
brica y muy espacioso habiendo actualmente una calle entre él y la muralla que an. 
tes no existía lo cual deja el edificio aislado formando una maniana á cuatro calles. 

Por la parte del palio se vé un balcón c trrido con conchas á uso del pais que 
corresponde á obras modernas hechas en el piso que cae encima de la procuración, 
donde los provinciales tienen sus habitaciones y Sala de Juntas que es una de las mas 
anchas que hay en la Ciudad. 



(*) Hov tteae además la oficina de Loterías diiode m ("elebran M sorteos^ 



además de los capítulos &c. propias de la orden principal tienen también sus 
sesiones en este convenio los hermanos de mesa de la Orden Tercera y los de la Co- 
fradía de Nuestra Señora de la Soledad. 

En la ifclesia se celebran los actos públicos literarios de la Universidad: se es- 
trenó el dia del Corpus de 1610 en que fué su solemne dedicación, habiendo cele- 
brado de Pontifical el Ilustrísimo Señor Arzobispo D. Diego Vázquez de Mercado. 
Ea 4 587 entró la misión de 1 4 religiosos con su Presidente Fr. Juan de Castro. 

La primera misión que venía con el obispo 1 .'' de estas Islas pereció tnda de peste 
antes de llegar á ellas, menos el diclK) obispo y no religioso llamado Fr. Cristóbal de 
Salva Tierra. Las bulas y erección son de 1568. En 24 de Julio de 1587 llegaron 15 
religiosos con su vicario general, los hospedó el Sr. obispo en su palacio, celebraron 
ia fiesta del Santo fundador en la Catedral y después fueron unos á habitar el convento 
de S. Francisco y á otros se los llevó Fr. Cristóbal á Bataán donde doctrinaba algunos 
Indios: otros fueron de misioneros á Pangasinan. Quedóse el vicario en Manila para soli- 
citar la fundación del primitivo convento que se hizo de madera con las limosnas del obispo 
y de particulares, habiendo entrado en él la comunidad en I."" de Enero de 4588. 

A fines del siguiente año se vino á tierra esta iglesia fabricada con débiles materiales 
y ea poco tiempo; pero fueron tantas las limosnas y tan viva la eficacia, que en 9 de Abril 
de 1 592 ya estaba fabricado el convento é iglesia de piedra en el mismo sitio en que está 
hoy. Padeció mucho en el incendio general que hubo en Ia ciudad; pero de su reedifica- 
cioQ segunda salió aun con mas solidez y hermosura. 

UNIVERSIDAD Y COLEGIO DE SANTO TOMÁS. 

k la misma distancia de la Aduana que está la iglesia de Santo Domingo, se 
halla este edificio que es grande y hace á tres calles, una de las cuales se ha abierto 
al público hace poco tiempo^ la cual cae á la espalda. 

Tiene dos puertas y una magnífica torre que domina la bahía como la de la Audiencia. 

En la parto baja tiene una imprenta propia del colegio con tipos nuevos y prensas 
de patente; todo venido recientemente de Europa. 

Se fundó el colegio á principio del siglo XVII y á mediados de él fué eregido 
en Universidad; de consiguiente cuenta la respetable antigüedad de mas de dos siglos. 

Con 1,000 ps. y su librería que donó el Sr. Benavides, Arzobispo de Manila y 
4,000 ps. y su librería el obispo de llocos, se fundó el colegio el cual en 161 9 tenia lec- 
tores y entabló comoetencia de preeminencia con el colegio de S. José de la Compañía que 
era mas antiguo: v^se el Diario % I de Junio de 1 8i9 por lo respectivo á estas competen* 
cias y la Guia de Manila por la fundación, que no se pone aquí, por no repetir lo que en 
ella s(^ díc3 cuyo método he observado con los demás establecimientos públicos, sobre los 
cuales las noticias que doy son las que no he puesto en aquella, donde todos los años se 
inserta una misma cosa. ' 

COLEGIO DE S. JUAN DE LETRAN. 

Asi como el anterior, se halla á cargo de los PP. Dominicos y está situado cerca 
de^ la muralla entre el convento y la puerta de Parian formando manzana á cuatro 
callesi 

Comprende en su recinto la pequeña iglesia del mismo nombre, que sirve también 
para el beateriode Sta. Catalina con cuyo edificio se comunica el coi^o por una galería 
cubierta sobre un arco que atraviésala calle, llamada Cerrada tal vez por esto. 

En dicha calle tiene la iglesia su puerta principal, y la del colegio cae á la d6 
la Muralla. 



Este colegk) tuvo origen en un fiarlicular que entro on sus iillini()6 aflos, lego de Slo. 
Domingo, y después de su muerle se hizo cargo de él la orden hacia el mismo tieiiipo^i|ue 
se insliluia la universidad: de consiguiente os tan antiguo próximamente como ella^' 

Su aspecto eslorior es feo, hablando con claridad, pues tiene hace muohoffaños 
una pintura de almazarrón colorada en sus halcones que desluco el edificio eleüftl iíooet 
muy buenas vistas, pues se divisa desde el rio y se presenta lo primero á la vista 
al entrar en la ciudad por el mucllo de Sto. Domingo, llamado el Istmo. 

Las relaciones antiguas que he visto de este colegio dicen así: 

Debió su fundación al celo caritativo de Juan Gerónimo Guerrero que por los aiioj.de 
1 630 se dedicó á reunir niños huérfanos y enseilarlesá leer, escribir y la doctrina cristiana, 
costeando su manutención y vestido de las limosnas abundantes con que le auxiliaba el ve- 
cindario de Manila. Con recomendación al Superior gobierno, fué apoyado este estableci- 
miento por el Supremo Consejo de las Indias, y recomendado porS. M. álos gobernadores 
Fajardo y Corcuera. Antes de morir, el anciano Guerrero lomó el hábito de lego en Sto. Do- 
mingo, é hizo á esta religión dejación formal de su adelantada obra-pía. Después fué ere- 
)idoen colegio y recibido bajo la Real protección, concediéndole S. M. tin»s encoiftifendas 
ó juros para su mantenimiento. (') En la actualidad se sostiene los niiios huérfanos 
españoles con los 600 ps. á que asciende el producto de los juros que cobra tíél al- 
calde mayor de Pangasinan un religioso dominico. Admite también colegiales indios 
y mestizos que pagan al ario 50 pesos cada uno para su mann tención, cuyo núpiero 
no es fijo. Con el título de sacristanes, porteros, libreros y otros oficios mecánicos, hay 
otros varios que nada pagan. Sus estudios ios hacen en la universidad de Sto. T()mái, me- 
nos la gramática. * ' 

beateríos de sta. catalina y sta. rosa. ' i 

* ' ■ 

En tiempo del Sr. Arzobispo Camacho se fundó el beaterío de Sta* Catalina cujp orí- 
gen no es otro que el haberse retirado algunas Señoras terceras de Sto. Domingo á vivir 
en una casa de donde no salían sino para ir á misa; pero de resultaste las cuestiones (]ue 
hubo en este tiempo sobre la visita diocesana, se deshijo el beatcrio y las madres 
fueron á vivir á Sla. Potenciana, *p^ro después vol>ieron porque el Sr. Camacho las 
exoneró de ella con tal que profesasen clausura, lo que S. M. aprobó <en Real cé- 
dula, no obstante la oposición que hicieron las monjas de Sta. Clara» 

Los estatutos de este beaterío se mandaron reformar por Real cédula de 17 de Abril 
de MG± 

AI beaterío de Sla. Rosase le dan todos Iob aSos200 ps. del fondo de avería por Reai 
cédula del año de 1 789. 

Entre los dos colegios se hallan los dos beateríos que difieren bastante pn^re tí. 

£1 primero es mas antiguo en su fundación que es de fines del siglo 17, mas grande 
en su foruia niaterial, de mas importancia en ia esencia pues las beatas siguen la Orden 
Tercera de Slo. Domingo, tienen clausura, campana y coro fallándoles solo para monjas 
la profesión* 

El edificio acaba de sufrir una grande obra que sin duda lo habrá mejorado; 
pero siempre tendrá el defecto de ser muy bajo y hallarse por sus tres frentes rodeado 
de otros mas elevados (|ue han de perjudicar á su ventilación. 

Su putería única s? halla on la caite llamada del Beaterío tal vez por é!, pdes en 
Manila los nombres de las calles son de fecha moderna y han tomado regularmente el 
de algún edificio notable qne hay en ella. 

[*) Boa! r<mula do 8 do Febrero do 1743, véaM) la DoUcíou del culto \ ct^rot*n la. jmhUj Edc^iÚNliofl, 
dundo dice con^ignaciuDc:» y lirausnas. - ' * í . , 

3 



£1 segundo tieoe la puerta frente á frente á la del convento de Sto. Domingo, 
y aunque tiene algún fondo es muy chico por la entrada. Su institución data de me- 
diados del siglo 18 y es conocido por bealerio de la madre Paula que fué la fundadora. 

Solo nos restan los seis que siguen para dar cuenta de todos los edificios pú- 
blicos situados al Norte de la calle de Parían. 

INTENDENCIA. 

Se halla en la calle del mismo nombre ocupando el antiguo edificio donde estubo 
la Factoría general del tabaco, suprimida en 1 821 . 

Antes de desocuparse esta casa estubo despachando el Intendente D. Luis Urrejola 
en la Contaduría general^ pues si bien en la primera época se habia comprado una para este 
objeto por el Intendente D. Ciríaco González Carvajal, suprimida que fué la Intendencia á 
fines del reinado de Carlos III la ocupó la Real Audiencia como hemos dicho al tratar 
de este Tribunal. 

La actual no tiene mas de bueno que ser algo elevada, pero es poco cómoda y 
muy calurosa: hace esquina á dos calles. 

La parte baja está ocupada por la Secretaría de la Intendencia y Superintendencia, 
reunidas hoy, y por el archivo. 

En la parte alta tiene habitación el Intendente y su familia y además se celebran 
en ella las juntas siguientes: 

La Superior Directiva de Hacienda pública. 

La de Aranceles. 

La especial para la subasta del tabaco de esportacion. (También se celebra en la 
Dirección de Estancadas algunas veces.) 

La de presupuestos civiles. 

La de Gobierno que previene. la ordenanza de Intendentes, aunque esta se reúne 
pocas veces. 

El Intendente tiene aqui su juzgado. 

Guando la creación de Intendentes, se suscitaron cuestiones sobre el sitio en que ha- 
bían de celebrarse las juntas: I."" Se tuvieron en la Dirección del tabaco y en palacio: 
quiso el Intendente D. Ciríaco González Carvajal, de acuerdo con el Gobernador Ca- 
pitán general D. José de Basco y Vargas convocar á junta en su posada, estableciendo lo 
prevenida en los artículos 3, 4 y 5 de la instrucción de Buenos-Aires; pero de resullas 
de descompostura de algunos de los vocales, declaró el Gobernador que tanto las juntas 
de esta naturaleza como la Superior de Hacienda se tuviesen en la pieza del archivo 
de la Conladuría. Desaprobó S. M. esta medida y mandó que dichas juntas se celebra** 
sen en la Intendencia, Real orden de 6 de Noviembre de 1786. 

CONSULADO. 

Hace esquina a la calle del Bealerio y á la de Cabildo que también se dice 
i veces del Consulado. 

Es un edificio enteramente de piedra con unos pequeños balcones de hierro, re- 
gularmente grande y bastante elevado. 

Lo construyó un particular para sí en los primeros años de este siglo, y des- 

[mes lo vendió para el objeto que ahora tiene; por eso su distribución interior adolece de 
a distribución propia de una casa que se hizo con otro destino. 

Nadie habita en ella mas que el portero que ocupa un entresuelo. 
Además del Tribunal y Escribanía, está instalada en él la academia náutica, la 
escuela de Comercio y enseñanzas de lengua inglesa ^ francesa y partida-doble. 



También celebran sus sesiones, la Junta de Comercia y se reúnen las de acreedo- 
res ó fallidos ó que han suspendido pagos, cuando el Tribunal lo ordena. 

El código y de consiguiente la institución del Tribunal tal coreo ésta hoy data 
desde 4834 en estas Islas. 

CORREOS. 

Cuando un oficial de la Secretaría del Superior gobierno tenia el recibo y dea^ 
pacho del correo como una comisión, se hallaba el buzón en la calle de Cabildo, cerca 
de la de Parían y de consiguiente en un punto central de la Ciudad. i 

Pero después que el Escmo. Sr. D. Pascual Enrile estableció carreras generales den^ 
tro de las Islas y tomó mas importancia este ramo, creó S. M. uua oficina con dos empleados 
especiales para ella y se situó en la última casa de la calle de Parían donde está hoy y á 
donde estubo otra vez, y en la última casa de la calle de Palacio donde haeslado algunosanos. 

Ambas situaciones son malas por estremosas; el correo debe estar ó ca el cen- 
tro de Manila cercano á Santo Domingo, ó en San Gabriel. 

En la memoria de D. Luis Prudencio AÍvarez hay muchas noticias sobre correos, 
página 75. 

He hablado del correo como una oficina pública y nada mas, pues no tiene 
casa propia sino alquilada: añadiré algo sobre esta institución. 

Se estableció el año 1767, dependiente del general de Méjico, bajo la ordenanza 
é instrucciones de 1762. En virtud de estas se mandó que todas las cartas que con- 
dujesen los capitanes, pasageros y tripulaciones de los buques procedentes de cualquier 
puerto, fuera del distrito del Gobierno de estas Islas, se manifestasen y entregasen 
al Administrador del ramo, quedando sujetos los contraventores á las penas que señalan 
las ordenanzas. Siguióse esta práctica hasta príncipios de 1783 en qué, escepto la corres- 
pondencia de la Península y Nueva España, toda la demás era dirigida á la Secretaría 
de Gobierno , donde se distribuía sin cobrar porte. Posteriormente y establecidos los 
correos semanales de llocos Norte y Camarines Sur, por el Escmo. Sr. D. Pascual 
Enríle, se recibia y distribuia en la Secretaría de Gobierno la correspondencia del interior^ 
corriendo á cargo de la comisión de policía y Seguridad pública la del eslrangero. 

La Dirección general de correos deseosa de establecer su renta en Filipinas de una 
manera que correspondiese al importante objeto de su instituto, en 1 7 de Octubre del ano 
de 1 837 consultó a S. M. la Reina Gobernadora un nuevo plan de Administración, y desr 
pues de haber oido á la junta de mejoras del ramo, y abundando esta en las mismas ideas 
que la Dirección, mereció su Real aprobación en decreto de 5 de Diciembre de aquel 
año. En su consecuencia, por Octubre de 4838 llegaron á estas Islas y tomaron pose- 
sión de sus destinos el Administrador é Interventor nombrados por S. M. á sueldos 
fijos, pues hasta dicha época el Administrador de correos desempeñaba el cargo con el 
25 p§ del producido de portes de la correspondencia de la Península. Se estable- 
ció el franqueo certificado y apartado como se halla en España, y se impuso el 
porte á la correspondencia que venía por el eslrangero, concentrando en la Admkiíslra* 
eion e^ta última y la del interior. 

En 19 de Agosto de 1839 propuso el Administrador á este Superior gobierno, y 
consultó con igual fecha á la Dirección general del ramo, después de reunidas las no- 
ticias qne adquirieron los comisionados para recorrer las carreras generales de Hocos 
Norte y Camarínes Sur, el plan de comunicaciones que conceptuó ccfmpatíble con las 
necesidades del pais: 

La Superintendencia de correos está declarada á favor del Presidente de esta Real 
Audiencia en Real cédula de 12 de Octubre de 1785, menos lo contencioso del raiM 
que por Real disposición moderna se ha puesto i cargo de la Real Audiencia. • 



COLEGIO DE SANTA ISABEL. 

Incluyendo su iglesia que es bonita y con un espacioso coro, con entrada por el 
colegio, comprende tres frentes en las calles de Palacio, Intendencia y Arzobispado, 
teniendo sus dos puertas en la primera el colegio y una la iglesia, y en la segunda 
é inmediata, la otra y la de la sacristía que también comunica con el colegio. 

En un salón inmediato á la capilla del Señor del Tesoro que está en la parte 
alta, celebra sus juntas la mesa Administradora de la Real Gasa de la Misericordia. En 
el mismo sitio se verifican también las juntas generales; pero con respecto á elecciones 
en que todos los hermanos tienen que votar por papeletas, es acto que se verifica eu 
la iglesia. 

La misma ha servido en distintas ocasiones de Catedral, cuando esta se ha hallado 
en obra. 

El edificio aunque antiguo, está muy bien conservado, tiene buenas habitaciones, 
una caida larga y ancha en proporción formando un martillo, y otra mas angosta que 
comunica con la enfermería, refectorio y coro. 

También tiene una hermosa torre ó mirador. 

En la parte baja estubo establecida una escuela de niñas. 

La lástima es que un edificio tan hermoso no tenga un patio proporcionado áél. 
Tiene varios pero todos son pedacitos de solares ó mas bien lo que llaman en Anda-^ 
lucia patinillos. 

Además de la rectora, maestras y niñas, tienen habitación por la parte de la sacristía 
el padre capellán y los sacristanes. 

En el año de 1811 se trató de agregar á este colegio el de Sla. Potenciana. 

Se sostiene el colegio por la hermandad de la Misericordia, con la comisión que 
cobra por administrar las obras-pías de su cargo. Este fondo llamado el cajoncitio está 
empeñado pues hace años que suplen las obras-pías y probablemente jamás se desem- 
peñará. 

También goza una encomienda en Tagudin provincia de Pangasinan, por Real 
cédula de H de Marzo de 1680, la cual le produce sobre 600 pesos anuales. 

Las niñas pensionadas contribuyen con sesenta pesos al año por su pupilage: 
además hay algunas pobres jóvenes conocidas con el nombre de agregadas, que por 
caridad se las mantiene. La rectora es la superiora del colegio, subordinada al pro- 
veedor, quieh en los casos graves que ocurren, consulta á la mesa, y si esta no se 
cree con facultades para determinar convoca la hermandad, y en junta general con 
asistencia de teólogos y juristas se acuerda lo conveniente. 

De la hermandad de la Misericordia trataré al hablar de la fundación de las obras-pías. 

CASINO. 

Ha prevalecido este nombre al de Sociedad de Recreo establecida en una casa 
alquilada que tiene por objeto según su reglamento primitivo fomentar el espíritu de 
asociación y generalizar el trato fino proporcionando útiles y decorosas , diver- 
^ones. 

Se dividía en 3 secciones: dramática, de música y de baile; hoy tiene otra mas 
que íBs la de literatura. 

La casa situada en la calle de la Intendencia esquina á la de Cabildo, es elevada 
y grande, habiendo tenido cuidado la Sociedad de amueblarla con el mayor lujo» 

Se estrenó el edificio adornado ya en la noche del 31 de Octubre de 18 i4 que 
fué cuando se instaló la Sociedad de Recreo. 

El Gobernador Capitán general es protector nato de ella. 



ARZOBISPADO. 

Este (xlíficio se halla cerca del postigo^ y hubiera sido el primero enumerado^ 
después del palacio do los gobernadores sí la reseña la hubiésemos principiado por 
egte lado. 

El Palacio Arzobispal, es preciso coulesarlo, no corresponde á la dignidad de tan 
elevado prelado (|ue debería estar alojado mas decorosamente. 

Es un edificio grande pero de mala apariencia, y se conoce todavía por su estertor 
que en otro tiempo fueron dos casas, una mas alta que otra, ioperfeccion que se ba 
perpetuado por afuera y afea su aspecto no obstante que por dentro no se nota. 

El Sr. Arzobispo Poblete adquirió para la mitra unas casas Arzobispales» que 
aerin las que unidas hoy constituyen el actual Palacio. 

Una ventaja disfruta y es que tiene buenas vistas á la bahía, y despejados sus de- 
mas frentes, con un pequeño jardin 6 huerta. 

Recientemente se ha compuesto por el actual Sr. Arzobispo y ha recibido el 
edificio considerables mejoras, siendo una de ellas la magnífica escalera que se le ba 
puesto. 

Ocupa la parte alta la capilla y habitaciones, siendo regularmente las que dan al 
mar en la parte Sur del edificio, las que prefieren los Sres. Arzobispos para su uso. 

Á la derecha de la entrada hay un entresuelo destinado á Secretaría, á la izquierda 
otro donde está el juzgado provisoral. 

Un tercer entresuelo que tiene entrada por la meseta de la escalera^ creemos esté 
dettinado á los pages de SS. Ilustrísimas. 

El primer obispo llegó en tiempo del tercer Gobernador Ronquillo. 



NOTA. 



En esta primera parle no he hecho mención de Ja academia de dibujo y pin- 
tura porque no estaba iflstalada cuando la escribí. Se halla situada á la vuelta del colegio 
de S. Juan de Letran, entre él y la puerta de Parían, en el segundo piso de una casa par- 
ticular. El establecimiento tiene un Director que hace veces de maestro por ahora 
en cuanto al dibujo, pues la parte de pintura cuya clase seri de día, no está esta- 
blecida aun. 




t 



r PARTE. 



EfiAcios pAblicos que se hallan al oiro lado de la calle de Parlan ó sea la mitad 

de la Godad que mira al Sor. 

El mas inmediato al Palacio Arzobispal es el 

CONVENTO É IGLESIA DE S. AGUSTÍN. 

* 

El que hoy existe es el segundo que ha tenido la orden pues el primero se quemó. 

Puso la primera piedra el liuslrísimo Sr. Obispo de Cebú, Fr. Pedro de igurto, 
y se hizo la obra bajo la dirección de un hijo del célebre arquitecto Herrera que cons- 
truya el Escorial. Todo éles de hermosas bóvedas de sillería, y tiene un hermoso y 
estenso mirador que domina la bahía. 

Con inclusión de la iglesia, hace á cuatro calles y como el de Sto. Domingo ocu|)a 
una manzana aislada. 

Además de los capítulos y deñnilorios, se celebran en él las juntas de la hermandad 
de Tluéstra Señora de la Correa. 

De su iglesia ha salido el Real sello en las dos veces que se ha instalado la Au- 
diencia, en ella se ha celebrado la bendición de banderas de los cuerpos del ejército, 
y se hace anualmente la del tercio y cada dos años la de [a bula. Sin duda por ser la 
primitiva que hubo en Manila goza tas preeuiinencias de decana. 

CUARTEL DE ARTILLERÍA. 

■ 

( Véase la parte Militar. ) 

BEATERÍO DE S. IGNACIO LLAMADO DE LA COMPAÑÍA. 

Es recogimiento de indias, y el mayor de todos los Beateríos; pero su esteríor 
tosco, con ventanas abiertas aquí y allí sin orden alguno. La puerta de entrada acabada 
en arco es tan grande que parece de iglesia. 

Aunque es cierto que lo fundó una mestiza de Binondo llamada Ignacia bajo la di- 
rección de los PP. Jesuítas, estos no tenian su gobierno ni cuidaban de él por prohibír- 
selo sus estatutos, pero el error común del vulgo, dio en llamarle de la Compañía y se 
le ha quedado ese nombre solamente porque las beatas oían misa, confesaban y co^ 
mulgaban en la iglesia del colegio de la Compañía. 

En la Guia he puesto ser fundación del año de 1699, pero debo advertir que hay 
otra crónica que dice ser de 1684. 

Los estatutos de este Beaterio se mandaron reformar por Real cédula de 6 de 
Noviembre de 1761; 

PRESIDIO CORRECCIONAL 

( Véase la i)ario Militar. ) 

LA COMPAÑÍA. 

Dicen que la fábrica de la iglesia de la Compañía de Jesús, su gran convento 
y colegio, costaron 150,000 pesos y bien puede ser porque todo es de proporciones 



colosales y la iglesia parlicularmcnlo contiene tantos adornos labrados en la piedra de 
mucha parlo de ella cual no se hacen en el día: Todo eslá formada por los mas bellos 
principios de arquitectura. 

Va no existe el balconage corrido do conchas que tenia el antiguo colegio de S. José 
y las puertas de los balcones se han transformado en ventanas, por el lado de la muralla. 

En conti'aposicion de esto se ha construido hace pocos años en la parte del edificio 
que dá al patio un balcón corrido de conchas, transformando en puertas las antiguas 
ventanas. 

En este gran edificio compuesto de varias partes y construido á principios del 
siglo 18, se hallan hoy acuartelados dos regimientos de Infantería; contiene además el 
Seminario conciliar de S. Garlos y en la iglesia de la Compañía abierta al culto, está la 
capilla Real, que estubo antes cerca de la puerta de Almacenes, en el edificio que hoy 
se ocupa con tabaco, como se ha dicho. 

Además se ha establecido haca poco en la parte baja una biblioteca militar. 

REAL COLEGIO DE SANTA POTENQANA. 

Este colegio de niñas que costc^i el Erario, estubo situado en la estiuina de la ca- 
lle que por eso lleva aun su nombre y vá derecha de S. Francisco al cuartel de 
Artillería y de la de Cabildo, en el sitio donde hoy se halla principiado un edifi- 
cio que dicen ser destinado para pabellón de Ingenieros. 

Pero so arruinó en los temblores de tierra de 1615 y perecieron en él des- 
graciadamente algunas colegialas. 

La casa que ocupa en el dia se compró por cuenta de la Real Hacienda y está si- 
tuada frente á la iglesia de la Compañía esquina á la calle de Palacio. 

Tenia contigua una pe(]ueña casita donde habitaba el P. capellán la cual se derribó 
dando mas ensanche al colegio por aquella parle. Hace dos años que se ha verificado la 
dicha obra. 

Las becas del colegio de Sta. Potenciana las prjvce el Gobernador quien cuida 
de la disciplina interior, y el Intendente de la Eonómica como so ddclaró en Iteal 
orden de 7 de Noviembre de 1796. 

En el año de 1811 se trataba de agregar este colegio á el de Sta. Isabel. 

Por Real orden de 5 de Setiembre de 1805 se aprobó la compra de una casa 
para colegio en 10,000 pesos y otra pequeña para el capellán, suplidas de los fon- 
dos de cajas de comunidad tomados á premio. 

El primitivo edificio que se destruyó por los temblores fué fundado por el Go- 
bernador G!)mez Pérez Dasmariñas. 

El gasto anual de este colegio puede estimarse entre cuatro y cinco mil pesos 
pues una cuenta (|ue he visto de 1839 importaba cuatro mil cuatro cientos veinte y 
cuatro pesos 5 reales y 30 maravidices. 

RECOLETOS. 

El primitivo convent) é iglesia de los Agustinos descalzos, estubo en Bagumbayan, 
donde habia varios otros edificios y un pueblo llamado Santiago, pero se demolieron 
después de evacuar la plaza los iii;;li*s'!S porque se vio que habían perjudicado mucho 
ásu defensa, coando se hicieron dueñas de ella. 

£1 que hoy existe cerca de la puert^i Real se fabric45 asi como la iglesia á prin- 
cipios del siglo 17 y es suntuoso, con muv buenas vistas por la parte del Sur de Ma- 
nila; ( véase nota sobre Recoletos y S. Juan de Dios. ) 



Tiene un segundo cuerpo al que se sube por una anchurosa escala muy clara así 
como la principal. Eslá fundado baja la advocación de S. Nicolás de Tolentino. 

Gn una pieza en que estubo antiguamente la enfermería tuvieron su cuartel pro- 
visionalmente ios Carabineros de Seguridad pública. Actualmente se están haciendo en 
este convento obras de consideración . 

Además de los capítulos y delinitorios de la orden, celebra sus juntas la archico- 
fradía de Jesús Nazareno. 

En las islas Marianas que administran espiritualmente los PP. Recoletos hay un 
colegio llamado deS. Ignacio de Agaña el cual es fundación de la Reina Dona Mar- 
garita de Austria, que empeñó en las cajas de Méjico sus propias alhajas á fin de do- 
tarlo. Hay en él colegiales estemos y un número considerable de estemos. Los pri- 
meros reciben cuando se casan diversas cosas para su establecimiento. El costo del 
colegio será como de 1200 pesos anuales. Sus fondos se dan á premio por un Admi* 
nistrador de ellos que hay en Manila, precediendo decreto del Vice-patrono Real bajo 
cuyo amparo y tutela se halla dicho establecimiento. Últimamente han ingresado en 
cajas Reales la mayor parte, y como en los presupuestos se figuraban como deuda, se 
ha espedido Real orden modernamente para que no se haga así; pero tengo enten- 
dido que después de cumplirla, se ha representado al Gobierno Supremo acompasando 
los antecedentes que hay sobre dicha fundación. 

parían. 

Entre Recoletos y S. Francisco está el moderno Parían ó alcaicería de S. José coni^ 
truido para residir reunidos en él los Sangleyes que habitaban en Manila dedicados 
al comercio por menor, por el Gobernador D. José de Basco y Vargas sobre cuya 
construcción se originaron representaciones á S. M. por el Ayuntamiento, á causa de 
haberse demolido el Parlan viejo que era de los propios de la N. Ciudad. 

Á consecuencia de ellas y de lo que informaron otras corporaciones, mandó S. M . 
que se reedificase el antiguo Parlan para estar allí los chinos (lo cual no se verificó) 
pero sin demoler este, que quedaba abierto asi como las accesorias de las casas par* 
ticulares para tener sus tiendas todo el que quisiese como se verifica desde entonces, 
habiéndose hecho salir á 1 57 chinos que había dentro de la espresada alcaicería. 

Hoy pertenece á varios particulares y á Recoletos y su costo según la espresada 
Real cédula fué de 18 á 50.000 pe^s, pero tal vez sea equivocación de copistas y 
quiera decir 48 á 50,000 que parece mas propio. {*) 

SAN FRANCISCO. 

El primitivo convento fué de madera y canas costeado por un devoto que en ua 
mes dio la obra por concluida, asi como la de la iglesia que costeó otro bienhechor. 

En 4586 era de madera y teja. En 1602 ora ya de piedra. 

Cuando se quemó el primero asi como el do S. Agustín en las honras del Go- 
bernador Ronquillo pasaron ambas comunidades á habitar el de Tondo. 

La segunda iglesia, asi como la parte del convento la reedificó el mismo devoto 
que habia hecho la que se quemó. 

Pero como los harigues con el tiempo se habían podrido y el convento era es- 
trechísimo, se derribó en 1739 y en Nt)viembre del mismo año se puso \h primera 
piedra de la iglesia que existe ahora, á la que siguió la fábrica del convento. 



(*} Real cédula de 14 de Mayo de 1790 quo se halla ea el cedulario del Ayuntamiento. 



Colocó la primera piedra el Capitán general y Gobernador D. Gaspar de la Torre 
y Ayala cuya bendición dio el Arzobispo D. Fray Juan Ángel Rodríguez y asistieron 
ambos Cabildos: fué ¿ 5 de Noviembre de 1739. 

En el patío ó compás tiene la Tercera orden su iglesia, con dos puertas una á él 
y otraá la calle con habitación para el padre comisario y Sala de Juntas &c. {*) 

SAN JUAN DE DIOS. 

Comprende toda una manzana i cuatro calles inclusa una nueva iglesia cuya 
obra ha estado paralizada durante muchos anos y ahora continúa con las limosnas 
de algunos bienhechores; su puerta asi como la de la actual iglesia que es muy pe- 
queña y la del convento y hospital que está entre ambas, caen cerca¡ de la puerta de. 
Parían, donde forma una pequeña plaza el ángulo recto del antiguo edificio y de la 
Aueva ttbrica. 

La botica del hospital que también es pública, tiene entrada y reja para despa- 
char las medicinas por la calle de Parían. (^^) 

Los prímeros religiosos tuvieron hospital de convalecientes en Bagumbayan, y después 
les entregó la Misericordia el que habia fundado en 1596 por escritura del ano de 1656 
que tampooo existe por haberse quemado. 

La primera piedra del edificio actual se bendijo por el Sr. Arzobispo D. Carlos 
Bermudez en 28 de Noviembre de 1728. 

Las principales dependencias están en Cavite y Convalecencia. 

El hospital de Convalecencia fué una donación que hizo D. Andrés Blanco Ber- 
mudez habiéndose aprobado por Real cédula de 34 de Diciembre de 1 755 que quedase 
anexo al de S. Juan de Dios con capilla sagrario y cementerio; pero no con iglesia 
pública. 

Del hospital de Cavite hace un elogio el Comandante de la Corbeta de guerra 
Ferrolana, en el parte que dio al Ministerio de Marina á 15 de Marzo de 1850, inserto 
en la Gacela de Madrid de 26 de Mayo. 

Tiene el hospital de Manila dos salas para enfermerías de hombres, una para mu- 
geres, otra para estrangeros, de fundación del actual vicario provincial, y otra para es- 
pañoles y personas decentes. 

n Llegaron á estas Islas los religiosos hoepitalarios de S. Juan Dios en el gobierno 
de D. Sebastian Manrique de Lara é inmediatamente se les dio á los padres que 
venían á fundar esta religión en Filipinas un hospital que habia en Cavite para lo*; 
soldados. En Manila les entregó la mesa de Misericordia el hospital que corría de su 
cuenta que hoy es el convento principal que tienen estos padres. Fundaron después en 
Bagumbayan con limosnas que recogieron de los fieles, una Canvalecencia, que después 
se trasladó á una isleta del rio grande á quien le ha comunicado su nombre. El Superior 
del convento de Manila gobierna todos los religiosos de estos tres conventos en calidad 
de vicario provincial » Esto dice la crónica pero no es enteramente exacto porque el 
convento hospital de Manila que vemos hoy no és el que tenia la Misericordia, pues aquel 
se quemó como he dicho al principio. 

NOTA SOBRE RECOLETOS Y SAN JUAN DE DIOS. 

Hacia mediados del siglo 17 se derribaron muchas iglesias, conventos y casas 
de las cercanías de Manila por temor de que sirviesen para hacerse fuerte en ellas 

( * ) Sobro hc^pitales «nti^os que tuvieron á su cargo Míos Religiosos, véase S. Liiaro. 

Igualmeote tuvieron el de loa bafloa de la Laguna; y otro en Naga ó Nueva Ciceres cuya hisloria y vi- 
eiailnde* te reOere en el tomo %* folio f 7i de aua i:r<Snicaa. 

) Donde estaba la reja lo ba abierto abocm la puerta de la botica. 



' •• 



los piratas chinos que se hablan apoderado de la isía Hermosa cuya invasión se te- 
mía. .Después de la toma de la plaza por los ingleses en 1762 se hicieron mas derri- 
bos en Bagumbayan continuando echando abajo lo que quedaba, y de este modo, tía 
desaparecido un pueblo antiguo llamado Santiago, situado entre las murallas el rio 
y la mar donde habia un convento de Recoletos, un hospital de S. Juan de Dios . 

una parroquia de españoles dedicada á Nuestra Señora de Guia, un Parían y otros f 

muchos edificios públicos. 

Tuvieron á su cargo los religiosos de S, Juan de Dios antiguamente otro hos- 
pital en Zamboanga. 

REAL COLEGIO DE SAN JOSÉ. 



Es mas antiguo que el de Santo Tomás, y eslubo á cargo de los PP. Jesuítas» 
ocupando cerca de la puerta Real la parte de edificio de la Compañía en que esta 
acuartelado actualmente el Regimiento del Rey núm. 4. 

Hace diez y seis ó diez y siete anos, que se trasladó á donde está actualmente, 
calle de San Francisco ó de Santa Potenciana^ esquina á la del Farol. 

Desde la espulsion de los Jesuítas hasta el ano de 4 777 estubo cerrado este colegio* 

Posee el colegio las Haciendas de S. Pedro Tunasan y Lían con las que princi- 
palmente se sostiene. 

Tuvo este colegio sus competencias en tiempos antiguos con el de Sto. Tomás. 
La Hacienda militar que ha ocupado el local propio del colegio en la Compañía paga 
los alquileres del edificio donde está hoy que es una casa particular. 



u>^^ 




EDIFICIOS PtBLICOS DEL L4D0 IZOUIERDO DEL P4$IG. 




Pertenece al pueblo de S. Miguel el sitio de Arroceros y el de S. Miguel Viejo, 
donde se hallan cl Matadero una Fábrica de Cigarros, un hospital principiado á cons- 
truir, el mercado principal de las maderas y sigue después el cuartel llamado del 
Fortin por su inmediación á esta obra de fortiñcacíon que corona la cabeza del Puente 
grande. 

Desdo esta orilla del rio basta la de la bahía, es una inmensa zona desierta que 
forma el glasis de la plaza en una esleosion considerable, teniendo por un lado los 
contrafosos . y por otro el rio que forma hasta S. Miguel , la misma curva que las 
murallas. Sigue después la línea de casas del pueblo de la Ilermila hasta el mar. 

No hay en toda esta zona casa alguna, escepto las referidas á la orilla del rio; 
pero sK dos obras de defensa de la plaza, aisladas entre sí y separadas de las murallas: 
una es una batería y cuartelito antiguos, con un hasta sin bandera^ que se vé desde 
la calzada y solo sirve la primera, para hacer ejercicios doctrinales de canon. Nunca 
he visto guarnición en este sitio por lo que creo que asi como las de Convalecencia, 
son defensas que en el día no tienen importancia alguna (véase la parte militar) 

La otra mas moderna es llamada la Luneta , inmediata á la puerta Real con 
guardia y un destacamento de Caballería que pernocta en ella desde el ano de 1843. 

Diré alguna cosa sobre los edificios de la orilla del rio. 

CUARTEL DEL FORTÍN. 

(VéaMlt parto MUItar ) 

MERCADO. 

Este sitio se llama de Arroceros por que ha sido antiguamente el principal mer- 
cado del arroz y aun hoy se reúnen bastantes bancas en sus embarcaderos tanto de 
arroz como de frutas. También se llama Tableros por ser el mercado principal de 
las tablas y barrotes y toda clase de maderas ya aserradas, y últimamente se le llama 
Parían , por la costumbre de dar esta denominación á todo sitio donde hay muchos 
chinos puesto (|ue son de esta nación los que están dedicados al tráfico de maderas. 

Los almacenes de ellas, los camarines de los aserradores y las habitaciones de 
los chinos, forman un conjunto tan estrecho, tan obscuro y tan lleno de rincones y 
callejones (|ue puede asimilarse en pequeño á lo que nos cuentan de esos barrios de 
judíos ó de gitanos de varias ciudades de Europa. 

Pero los dueños no tienen la culpa; puesto que siendo Un rigorosas las prohi- 
siones de edificar en la orilla izquierda del Pasig , por Reales disposiciones antiguas 
y modernas, solo han podido construir las miserables barracas que les han permitido 
ó tolerado. 

Á falta do tierra en que estender su comercio, lo han hecho por el rio amonto- 
nando en su orilla grandes pilas de trozos en bruto, que no habrán contribuido poco 
i la formación del bajo cerca del cuartel. 

También hay continuamente atracados á este mercado de tablas, grandes cascos 
cargados de cal de tejas y ladrillos. 



FÁBRICA DE ARROCEROS. 

El origen de ella fué un ensayo hecho en el tiempo en que fu( Director de la Renta 
del Tabaco (1840) y este ensayo tenia por objeto probar si los hombres eran aptos 
para doblar cigarros puros puesto que hasta entonces solo las mugeres se habian ocupado 
en su elaboración. 

Hízose la prueba en un taller provisional habilitado en la casa que era de los 
Mendozas propia ya de la renta é inmediata á las fábricas de Binondo; y habiendo 
salido bien, se trató de adquirir un edificio mayor precisamente cuando la junta de 
Hospicio ofrecía en venta el que tenia en Arroceros; adquirido por la Renta se fobri- 
caron camarines en el patio y por el lado del rio, y reparada la casa quedó constituida la 
fábrica que se vé hoy, habiéndose después colocado una máquina para picar tabaco 
cuya proposición de compra fué hecha también en mi tiempo. 

El destino de esta fábrica era de no tener mugeres en su recinto pues mis subce- 
sores, han puesto en ella las dos fábricas que habia en Binondo de cigarrillos de papel 
y picadura servidas esclusivamente por hombres. 

NUEVO HOSPITAL MILITAR. 

( Véase el capitulo correspondiente. ) 

MATADERO. 

fiste edificio desde el rio tiene mas bien el aspecto de una bonita casa de campo 
destinada al recreo, y nadie sospechará su destino á no saberlo. 

Es una casa regular con balconajes corridos de conchas destinada tal vez para 
vivir el veedor, pero el actual no reside allí. 

La rodea un cerco de piedra con barandillas de barro avanzando parte de él al 
rio algo mas que el resto del mismo lado, y tiene dos portadas al rio con dos embar- 
caderos. 

Costó su reedificación 10,000 pesos en d ano de 1826. 

Entre el cerco y la casa están situados los Camarines que sirven para la matanza. 

PUEBLO DE LA tíERMITA É IGLESIA. 

La Hermita de nuestra Señora de Gufa dio sin duda nombre á esto pueblo, que 
se halla situado por el frente de tierra á Manila á 540 varas distante de sus mu- 
rallas; pero la Hermita antigua no existe, ni su suntuosa iglesia, que en el sitio en 
que estubo se construyó después, porque primero la maltrató el terremoto de 1 ."^ de 
Febrero de 1771 y después se derribó hasta los cimientos por haberse visto que per- 
judicaba á la defensa de la plaza. 

Dicen quH fué la primera Capilla ó Santuario que hubo en la Isla de Luzon y 
en ella se veneraba una imagen de nuestra Señora que un soldado de Legaspi halló 
entre unas palmeras de las que aun se vén por aquella playa, llamada en el pais 
Pandan. 

Como desde el derribo de edificios por este lado de Manila después de evacuada 
la plaza por los ingleses que la tomaron en el año de 1762, no se ha permitido edi- 
ficar nada elevado ni sólido en el pueblo de Hermita, no es estraño que su iglesia 
actual sea tan mezquina que mas bien parece una capilla: Está situada en la calle 
Real de dicho pueblo á la izquierda del camino y el párroco vive en una casita de 
tabla y ñipa á espaldas de la iglesia. 



PUEBLO DE MALATE. 
CUARTEL DE INFANTERÍA Y PAVELLONES NUEVOS. 

(VóaAO la parto Militar.) 

IGLESIA, COXVEiNTO Y CEMENTERIO. 

La iglesia de Malate dá vista á toda la bahía de cuya orilla dista casi nada ó 
por mejor decir está en la orilla de la playa, á la izquierda del camino que forma 
alli para carruages un pequeño rodeo por causa del pretil del patio: tiene unido el 
convento ó sea casa parroquial toda de piedra como la iglesia; pero ambos edificios 
son de poca estension y bajos de techo. 

A espaldas de la iglesia y no muy distante de ella se acaba do hacer un ce- 
menterio nuevo para el pueblo. 

Fundóse la primitiva iglesia de este pueblo en el año de 1 588 bajo la advoca- 
ción de nuestra Señora de ios Remedios. 

Dista de la capilla poco mas de un cuarto de hora. 

SEPULCRO DE DON ANTONIO PINEDA. 

Un botánico que vino á estas Islas en la escuadra del general Álava á principios de 
este siglo y murió en llocos de un tabardillo, ha obtenido después de su muerte lo que varón 
ninguno por eminente que haya sido ha merecido de sus contemporáneos en estas Islas. 

Los compañeros de Pineda para perpetuar su memoria le erigieron el sarcófago 
que se vé á la izquierda un poco separado del camino en la calzada que por detrás 
de la iglesia de Malate se dirige al pueblo de Paco. Estraño es también que se conserve 
en pié después de tantos años no habiendo ninguno que lo cuide. 

En la lápida del frente tiene una inscripción latina que se puede leer en su ma- 
yor parte. 

PÜERLO DE PACO CONVENTO É IGLESIA. 

Al bajar el puente de este pueblo, se vé á la izquierda el pretil del patío que 
forma parte de la calle principal y después sigue por otra lateral, volviendo en se- 
guida con dirección al río en cuya orilla está fabricada la iglesia y convonh que la 
tapa por la parle de la entrada del pueblo á la que dá el costado todo el edificio, lo 
que no deja de ser estraño pues parecía mas propio que la fachada de la iglesia diese 
vista á la calle Real y entrada del pueblo, ó bien al rio. 

A pesar de este defecto de construcción es una de las iglesias mas grande de ex- 
tramuros, su patio inmenso y el convento ó sea casa parrocjuial, re\;ular: Toda la obra 
parece de mucha solidez. 

Esta fundación es Franciscana y anterior á la de Quiapo; habiéndose hecho casa 
para unos japones que llegaron aqui, inmediato á la iglesia de Paco, tuvieron después 
estos religiosos la Administración de todos los de aquella nación que hubo en las Islas. 

Esta parroquia lo es hoy de tres jurisdicciones que se han reunido en una y 
son las antiguas de Santiago, la Peña de Francia y Dilao. 

CAMPO SANTO. 

YÁ cementerio de los españoles y también de los demás vecinos de Manila, Bi- 
nondo, Sta. Cruz &r. que quieren pagar una onza de oro que cuesta cada nicho, se 
halla situado en tierras de Pac<) y por ello le llaman ast, no obstante ({uc no per- 
tenece á aquel pueblo. 

6 



Esle cementerio es redondo con barandillas y azotea corrida por encima de los 
nichos. 

La situación es á la izquierda del camino que se dirige á Paco y como á la me- 
dianía de él. El pavimento está dividido en cuatro partes por dos calles enlosadas que 
se cruzan en ángulo recto formando una cruz, cuyos cuatro brazos terminan en otra 
calle circular que hay al rededor de los nichos y los otros dos brazos en la puerta de 
entrada por un lado y por otro en la capilla. 

Esta es de forma ovalada con una cúpula muy esbelta y una portada elegante. 
Las orillas de las calles están sembradas de arbustos y de flores. Los cuadros se hallan 
divididos por 64 columnas del orden dórico á 9 entre una y otra y 32 por cada lado. {^) 

Detrás de la capilla se halla el Osario y Angelorum. 

Frente á la puerta del campo santo pero al lado opuesto de la calle, se halla 
la casa en que vive el capellán pagado de los fondos de propios del Ayuntamiento 
cuya corporación tiene en su dependencia el cementerio fabricado por ella después 
de la epidemia de 1820: habiendo contribuido á la obra diversas corporaciones. 

En un opúsculo que tiene por título Reintegro de Regidores perpetuos 1815, se 
dice así hablando del cementerio que entonces sin duda estaba en proyecto. * Dígalo 
ol proyecto del cementerio, actuado por el Cabildo perpetuo en cuyos espedientes constan 
sus fatigas y desvelos, hasta hacer delinear y traer de España el plano traza de su 



erección.'' 



'A?;¿iy*t» 



i> + ^1 



«i*iS!r^*¿i 



(*) Púoma titulada. El cementerio dedicado al Ayuntamiento do Manila en 1828 por D. Domingo Collante 



fWICIOS rtBLICOS DEL L4D0 DERECHO DEL mili Y DESTINO 



\ 




ftlE TIE^E!^. 




PUEBLO DE BINONDO. 

Lk FAROLA. 



Está situada en el eslremo del malecoa del Norlo en la desembocadura de esto 
rio y se estrenó el 17 de Diciembre de 1843. 

Es de luz fija y su alcance de H á 15 millas descubriéndose desde la toldilla de 
los buques, pero es tal la intensidad de su luz, que la ve la vigía del Corregidor dis- 
tante de ella 27 millas. £1 fanal ó guarda luz es todo de fierro y cobre. La linterna 
se compone de 8 lámparas por el sistema de Argand con sus reflectores parabólicos 
y un fustro prismático que trasmite al horizonte los rayos que se perderían fuera de 
la línea horizontal. Tanto el fanal como la linterna han sido construidos en esta Capital. 

Para el establecimiento de la nueva farola se derribó la antigua que habia en el 
mismo sitio enteramente inútil porque su luz muy baja se confundía con la de las casas 
del pueblo de Tondo (*) 

LA ALCAICERÍA DE SAN FERNANDO. 

Es una cota de figura octágona levantada el año de 1756 por el Sr. Arandia 
y concluida el de 1762 para que se alojasen los chinos infieles y los moros que anuaU 
mente concurrían al comercio en determinada monzón; pero habiéndose arruinado en 
el incendio acaecido el 20 de Hayo de 1810, no se trato de restablecer el pis) prin- 
cipal, sino (|ue por una economía mal entendida se cubrió el piso bajo á toja vana 
por dirección de un indio que empleando maderas verdes y baratas, consiguió alucinar 
al público con el poco costo de la obra, coya duración ha correspondido á lo que 
debía esperarse. ("**) 

Por Real orden de 22 de Agosto de 1786 se declaró que el nombramiento de 
alcaide de este establecimiento debHd hacerlo el gobierno de acuenlo con ^1 Intendente. 

Por Real orden de 16 de Febrero de 1783 se previno entre otras cosas se pa- 
gase á los herederos de D. Fernando Mier y Noriega la mitad del costo con ciue con- 
tribuyó á la fábrica de la alcaicería. 

Desde el establecimiento de la Aduana hasta que pasó al nuevo edificio donde 
está hoy, se la colocó en la alcaicería por haber parecido un sitio cómodo para el 
despacho de entrada y salida de las embarcaciones. 

Al mismo tiempo se alquilaban y alquilan á los chinos de los champanes, los 

Santines ó bodegas sobrantes y su producto recaudado por el castellano, nigresa hasta 
oy en las Ciijas Roales cuando presenta su cuenta todos los anos. 

En el día tienen por contrata parte de ellas los asentistas del anfión ó fuma- 
deros do opio establecidos allí. 



{•) M.^tnoria ^bro ol comonHo y n:iví»}»ifiim da las Islis Filipini<«. 

(••, Bf»pr?ícnta'?ion del Admiai^rador do la Aduaní de 5 dt< N ivifuibro do ISíl 



Este ediñcio está mandado demoler por órdenes antiguas en razón á que se con- 
sidera perjudicial para la defensa de la plaza, pero no obstante como reditúa bastante 
á las cajas Reales se compone de cu.anao en cuando, no considerando sin duda tan 
apremiante aquella circunstancia. 

Esta razón se tuvo presente en 1822 (entonces redituaba al ano mas de 3000 ps. } 
para decretar su reediñcacion como se verificó y después se le han hecho varias obras. {*) 

Pegada á sus tapias, hay un cuerpo de guardia que sirve para el resguardo de 
bahía. 

También hay por la parte del rio un camarín para carenar falúas que debe ser 
de la Renta del Tabaco puesto que por ella se mando componer según he visto en un 
decreto de 18 de Mayo de 1838. 

CAPITANÍA DEL PUERTO. 

£1 Capitán del puerto ha vivido algunas veces en la Alcaicería y siempre ha te- 
nido allí su oficina con el hasta y bandera española que así lo indica. 

Además, se ha construido modernamente en el muelle inmediato de S. Fernando 
una pequeña glorieta ó sea una bonita oficina en miniatura porque es sumamente pe- 
quena. 

HERRERÍAS Y MERCADO. 

Frente de la Alcaicería por el lado de la calle hay unos camarines que pertene- 
cen á los propios del Ayuntamiento donde están reunidos los herreros chinos en su mayor 
parte, y a la espalda en el sitio de Onboy la carnicería y pescadería del mercado de 
Bínondo, situadas en otro largo camarín con divisiones, cuya propiedad no nos es 
conocida; el mercado de Onboy es nocturno. 

CUARTEL DE LA BARRACA. 

( Vóaae la parte MiUiar. ) 

SAN GABRIEL. 

Es una pequeña iglesia y grande casa situada entre el muelle del Rey y el sitio 
que llaman Carenero de S. Gabriel. 

Fué antiguamente hospital de los chinos cristianos que tuvieron alli su parroquia 
y estubo bajo la protección Real. 

Se estaba construyendo este hospital en. 1756 y en 1763 mandó S. M., se asis- 
tiese con dos mil pesos de caja de Comunidad. 

El P. dominico Fr. Miguel de Venavides que fue después Arzobispo de Manila, 
fomentó y perfeccionó (asi dice una crónica antigua) esta i<zlesia y convento que se 
llamó en un principio hospital de los chinos de S. Pedro Mártir. 

Tiene contigua á la iglesia por la parte de S. Gabr¡(4 una casa que linda con 
ella, por su izquierda separada del gran convento ó antiguo hospital que lo está por 
la derecha) en la cual después de la eslincion de la parroquia que ha sido en Di- 
ciembre de 1848, continua habitando un religioso dominico solo para confesar á los 
chinos que no saben el castellano ni el tagalo, y aprendieron la doctrina en su idioma 
natal. (Nota ya no habita alli ningún religioso.) 

Los demás chinos cristianos reconocen por parroquia la del pueblo en que moran. 

(*) Junta Superior de 5 de Julio de 1822. 



Hay una apreciable historia del P. Gaioza, sobre el orígeo y vicisitudes de este 
establecimiento; pero no hemos tenido el gusto de verla. 

El antiguo convento ú hospital por innecesario, suele estar arrendado á particulares. 

TEATRO DE BINONDO. 

Hace cuatro anos que se ha construido desde sus cimientos en el sitio de S. Ja- 
cinto, donde una grande quema dejó despejado el terreno que ocupaba una multitud 
de casas de ñipa que el gobierno prohibió justamente reedificar. 

Su entrada en las noches de función para evitar la confusión de los carruages 
es por la calle de S. Jacinto y la salida por la calle nueva. 

Esta calle que los carruages atraviesan en toda su longitud parando i la puerta 
del teatro, es también nueva y no sabemos que tenga nombre á no ser que le digamos 
calle de la comedia. 

Por ella se entra en el edificio que tiene un vestíbulo por todo el frente, coronado 
de una galería alta cubierta, la cual sirve de desahogo en los entre actos; i los con- 
currentes. 

También tiene dos alas que comprenden dos salones altos y en la parte baja 
dos cafés. 

Sobre su distribución interior ha habido reclamaciones por parte del público quejoso 
de la configuración que tiene, la cual no permite ver y oír bien desde ciertos sitios. 
Los periódicos se han ocupado algo de esto. También se esparcieron ciertas voces 
alarmantes sobre su solidez, que motivaron reconocimientos judiciales; pero parece 
que .sin fundamento como lo ha demostrado la esperiencia. 

En cuanto á su costo debemos deducir á falta de otros dalos, por los traspasos 
que ya se han verificado, que pasa de 30,000 pesos, cuya mayor parte lo han dado 
i premio las obras-pías y la caja de Garriedo que administra el AyunUmiento* 

Modernamente ha recibido muchas mejoras. 

IGLESIA PARROQUIAL. 

La iglesia de Binondo es hermosa, formada basta hace poco de una sola nave 
con su cruzero; pero hoy tiene dos por haberle afiadído otra el cura Fr. Jesualdo 
Mioano, que no está concluida del todo. Para verificar esta obra, siguió la pared 
nueva en la línea esterior del cruzero de la derecha baste la torre, formando una fa- 
chada del orden dórico, con tres puertas que hacen frente á la calle del Rosario. Las 
antiguas ventenas de la iglesia convertidas en arco, comunican con este nave. 

La torre fürmada de varios cuerpos de mayor á menor, dicen fué mas alte en la 
antigüedad. Su situación es en el ángulo de la derecha de la entrada por la puerta 
antigua que hace frente al altor mayor. 

Tuvo un gran patío baste el aio de 4 838 ó 39 que quedó reducido á lo que se 
vé hoy, para dar mas estension á la plaza de las fábricas, obstruidas siempre por te 
multitud de mugeres que trabajan en ella. 

Desde el año de 1782 se ocupó la casa parroquial por la Rente del Tabaco este- 
blecida entonces, que puso en ella almacenes y oficinas. Treinte y siete aSos duró la 
ocupación quedándose al fin la rente con la parroquial, y construyendo otra nueva 

Iiara el cura en distinto sitio de donde estubo la antigua, que es lo que se vé hoy del 
ado de la calle de S. Jacinto. Durante todo ese tiempo los tejados y aun la torre tenían 
comunicación con las fábricas, de la cual se separaron por fin en 1819 con el callejón 
de doble cerco que tienen baste ahora. 

7 



La estrechez en que ias fábricas han tenido siempre á la iglesia y convento agran- 
dándose á cosía de ambos por falta de terreno , ha sido causa de que la casa parro- 
quial sea de mezquinas proporciones. 

Últimamente el cura ya nombrado arriba, consiguió que le cedieran una parte 
del camarín de cigarros mas inmediato á la casa parroquial conviniéndose en fabricar 
á su costa como verificó, otro igual en el sitio que designó la dirección. 

Con este camarín que aun no está unido á la parroquia, quedará esta mas amplia. 

Á veces un vecino poderoso suele ser un consuelo; pero las fábricas en vez de 
serlo han sido un tormento continuo para la iglesia y convento de Binondo. 

CASA DIRECCIÓN, FÁBRICAS, ALMACENES Y OFICINAS DE TABACO. 

No hubo desde un principio método alguno para hacer estas obras. El Goberna- 
dor Basco que estableció el estanco del tabaco en 1782, pasaba á las fábricas todas 
las semanas; estas eran camarines de ñipa y la casa parroquial de Binondo; la es- 
posicion de tantos intereses espuestos al fuego le hacia dar órdenes de construcción 
para lo mas preciso, y asi es que todo lo que existe hoy se fué haciendo á retazos sin 
plan para formar un todo homogéneo y aun elegante como pudiera haberse hecho. 

£1 único método seguido fué hacer primero un camarín, luego comprar las ca- 
sas inmediatas, ir adquiriendo solares y hacer añadiduras una sobre otra: esto fué lo 
que se hizo, y asi es que salió malo y caro á escepcíon de la casa dirección que pos- 
teriormente se fabricó pero ya bajo un plan regular. 

En decreto de 1 4 de Marzo y 1 ."^ de Abril de 4818 se dice que la casa dirección 
es un palacio y no está hecha para habitación esclusiva del Director. Esto tuvo ori- 
gen en ciertas pretensiones del Administrador celador que pedía habitación en dicho 
edificio; pero á pesar de favorecerle la Intendencia en su deseo, no tuvo efecto, ni lo 
ha tenido nunca el que otro empleado la haya vivido pues solo el Director y las ofi- 
cinas matrices de la Renta han ocupado el local alto y bajo. 

Lo que ha sucedido á veces es que para componer la casa ó para recibir á los 
Capitanes generales, ha salido el Director de ella temporalmente, habiéndosele alquilado 
otra decente por cuenta de la Real Hacienda en el primer caso, ó del alcalde ordina- 
rio de 2.° voto en el último. 

Yo mf". hallé en este caso siendo Director; y para que se dispusiesen los salones^ 
echando abajo tabiques para el baile que se dio en obsequio del Escmo. Sr. D. Marce- 
lino Oráa, asi como para que pudiesen adornar las piezas interiores donde debia alo- 
jarse con su familia, pasé á vivir á la casa que ahora alquilan las hijas de Dona Aga- 
pita Orendain en el puente de Trozo. 

En 1 783 se compraron 3 casas de cal y canto para dar estension á los cama- 
rines donde se manufacturaba el tabaco, las cuales fueron avaluadas de oficio por el 
comandante de Ingenieros D. Tomás Sanz. 

El convento ó parroqtiia de Binondo, servia de habitación al Director, de ofí- 
icina principal, Contaduría y Almacenes, pero estando estos bajo de aquellas, se en^ 
fermaron todos con el calor y miasmas que exhala el tabaco, por cuya causa pa- 
saron á la casa inmediata del cabecilla de sangleyes que se alquiló en 200 pesos 
anuales: esto fué el aOo siguiente. {'^) 

El cerco que se puso á los camarines que servían de fábricas midieron 352 bra- 
zas y 33 puntos por los que se pagaron al contratista 818 pesos 7 reales 15 cuartos 
á razón de 2 pesos 2 reales braza, mas 20 pesos de una puerto. 



Consulta de 2i de Julio de 1784. 



Ninguno de cslos gaslcí? luvu aprobación hasta que se recibió fa Real orden 
de 29 de Abril de 1785: p;)r ella se ordenaba con:slruir camarines para fábricas donde 
pudiesen trabajar de 5 á 6000 mugeres y almacenes de cabida de 60,000 fardos. 

Entonces se dio grande impulso á las obras que costaron 45«065 pesos , gasto 
aprobhdo'en Real orden de 22 de Agosto de 1788. En otra parte he leído que los 
cuatro camarines de piedra unidos, construidos en I78i>; costaron 45,2^ pesos; pero 
lo mas ecsacto S3rá lo ((ue espresa la Real orden. 

En 1806 hubo un grande incendio en estramuros y se mandaron derribar las 
casas de ñipa que habian quedado cerca de las fábricas. 

Con esto motivo y necesidad de componer los almacenes y piesas altas del con- 
vento antiguo, se apresuró la grande obra que so hizo después haciendo la separa- 
ción que se vé hoy entre la iglesia y los almacenes, por que tenia unido su techo con 
el de ellos, lo que facilitaba robar tabaco y barajas conco se verificó una vez por una 
puerta contigua at coro y otra en los deportes sobre la sacristía por la parte del al- 
tar mayor. (*) 

En 4808 se aprobó el gasto de 17,331 pesos calculados para la fábrica de ci- 
garrillos y el de 5553 para la separación de Binondo de que se ha hecho referencia. 

En 1816, se hicieron varias obras en los almacenes, dirigidas por el comandante de 
Ingenieros D. Ildefonso Aragón, quien manifestó la conveniencia de que la casa par- 
roquial y sacristía de Binondo, que iba á hacer nueva la renta en remplazo de la 
que tomó en un principio, se colocase frente á la calle de S. Jacinto, y asi se aprobó. {**) 

En 1817, se mandó que con preferencia á todo se acabase la obra de sepa- 
ración de las fábricas de la iglesia de Binondo, cuya torre aun comunicaba con 
los almacenes. Al mismo tiempo se trabajaba en otras obras y reparos de la Gasa 
Dirección que hahia contratado D. Manuel de León, en la oficina del oficial de li- 
bros y en el entarimado de la tropa y cuarto del oficial de guardia. ' 

En 1819 quedaron separadas definitivamente las fábricas y Almacenes, de la 
iglesia y convento, por medio de un callejón con doblo cerco que existe en el dia. 

En 1821 , se levantó el piso de Almacenes cuya obra fué calculada en 1 412 pesos 

3 reales 9 granos. 

En 1823, aprobó la Junta Superior el gasto de 6600 pesos para unir la fábrica 
nueva de puros con la llamada Pangalatú. (**^) 

En 1 82i, se amplió la pieza de registro de la de puros calculado el costo en 

4 58 pesos 2 reales. 

En 1827, se formó la pieza prócsima á la puerta de entrada, para verificar el 
registro de las operarías. 

En 1829, se compró la casado los Mendozas en 6229 ^esos 7 reales para au- 
mento de fábricas; p<To mientras, sirvió de Administración del casco. 

También se hicieron reparos generales por causa de los temblores. 

En 1830. so ensancharon las oficinas de la Contaduría y se aprobó la obra 
de la nueva Tesorería sitnándola donde está hoy y demoliendo la antigua. 

Rn 183 i, se aprobó el presupuesto de 1337 pesos 1 real 3 granos para reparos. 

Á este año corresponde la aprobación de la grande obra de ampliación de las 
fábricas y almacenes y construcción del atrio nuevo de la iglesia que ha sido la 
última obra de consideración que se ha hecho en la de Binondo; fué id)aluado todo 
en 26,328 pesos 2 reales y rematado en 24,800. 



(*) ConMilta üo 6 üi^ Junio do 1806. 

(••) D<*rn*lo dft la Inltfndoncia de 81 áe Noviembre di* 1M6. 

I***} JuqU superior de li do Mayo, decreio de cúmplaMs de 7 de Judío d« I8i3. 



En 1838, se aprobó el gasto de 2292 pesos 7 % reales para incorporarse la 
nueva fábrica con los pisos altos de Almacenes, colocando las casillas ó cloacas en 
la puerta del rio. 

Igualmente el de 4843 pesos 4 reales por recorrida del tecbo de la antigua fábrica 
de puros y de los Almacenes. 

Asi mismo el de 2778 para enlosar el piso de la fábrica de cigarrillos dándole 
mas amplitud. {*) 

Las enunciadas cantidades suman 1 i 9,419 pesos; pero como de mucbas obras que 
se han enumerado no he encontrado el costo y además hay que añadir los reparos de 
los diez últimos anos, puede estimarse en J300,b00 pesos el de las fábricas y Almacenes 
de Binondo, considerando que además de lo dicho se han pagado muchas partidas por 
indemnización de casas de ñipa derribadas, en las inmediaciones de las fábricas. 

No hay duda que con esa cantidad se pudiera haber construido un edificio mag-* 
níQco bajo un plan regular en lugar de los camarines de miserable aspecto que exis- 
ten hoy. 

Las fábricas de picadura y cigarrillo se han trasladado hace pocos anos á la 
de Arroceros quedando las de Binondo esclusivamente para menas superiores y ordi- 
narias. 

CUARTEL DE CABALLERÍA. 

( Vítese la parte Militar. } 

POZO DE LA DIVISORIA. 

En el ano de 1844 con motivo de las fiestas que se celebraban en Manila por 
la mayoría de la Reina, quiso lo Junta de Comercio ejercer un acto de beneficencia 
publica, abriendo un gran pozo de agua potable coronado de el templete que se vé hoy 
en el sitio en que mas se carece de agua dulce. 

El Domingo 26 de Mayo se constituyó la junta en dicho sitio de la Divisoria bajo 
una tienda de campaña en que ondeaba el pa vellón nacional, habiendo su presidente 
dado la primera azada y formándose acta del acontecimiento. 

Lástima es que el agua por su cercanía al mar ha salido algo salobre. 

ALMACENES Y OFICINAS DE LA RENTA DE VINOS. 

En la calle de Anluague se vé una casa grande con un frente á la calle y otro 
al río; allí esta la Admfhistracion general de la Renta y vive el gefe principal de ella. 

Ocultan el edificio, por los costados hasta el primer piso dos Almacenes de azotea 
que vienen á ser dos alas de él, en los cuales están los toneles donde se deposita todo 
el vino de coco que viene de la colectora de Pagsanjan, y el ron que introduce el con- 
tratista, despachándose en los mismos para los estanquilleros. 

La oficina del Administrador de Manila se halla situada en el lado del río en 
el estremo del Almacén del Sur. 

Tine el edificio buenos muelles enlosados de piedra de China. 

La parte baja de la casa ha sido habitada siempre por los guardas de la ronda 
y en la parle de la calle está la Tesorería y Escribanía. 

Desde mediados de 1841, ha^ta igual tiempo de 1843, estubo instalada aqui la 
Administración general de Rentas Estancadas unidas, de que formaban parle la del 



(•) 



Juntas superiores de Í4 de Enero y 6 de Agosto de i 931^. 



vino. Entonces se construyó el Almacén qne hay al olro lailo de la calle, con parte 
del antiguo taller de vasigcría y fue destinado á de(K)síto de tabaco labrado. 

El tdiRcio no fuera malo mudándole la escalera y haciendo otras variaciones en 
él; pero siempre muy inferior al de la Dirección del tabaco, que es mas elevado y 
mas capaz. 

Parece que la parte del rio donde habita el Administrador es de fábrica roas 
antigua que la do la calle destinada á oficinas. 

Este edificio está hoy en la dependencia de la Dirección de Estancadas por ha* 
berse suprimido segunda vez la Administración general de la Renta de vinos y licores. 

JUZGADO PRINXIPAL DE TONDO. 

La Alcaldía 4 / se halla provisionalmente en una casa de la plaza de Sta. Grnz 
por haberse ocupado la antigua en agrandar la cárcel de la provincia. 

ADMINISTRACIÓN DEL CASCO. 

Se halla en otra casa alquilada, en cuya parle baja cslá situada la tercena {*) 

VIVAC. 

( Véaüc la parto Militar. ) 

SANTA CRUZ, 

La cárcel. 

Lo primero que se encuentra á la bajada del puente de Santa Cruz es la cárcel 
de Tondo situada á la derecha formando un niarti'lo con dos frentes desiguales que 
dan al rio por la espalda. En el mayor eslubo la puerta principal, hoy tabicada, y en 
el menor la de la guardia: En esta parte de edificio eslubo basta el ano pasado el 
Juzgado I."" de la provincia y habitación de su Alcalde mayor; que ha pasado á 
una casa particular á fin de dar mas ensanche á las prisiones ocupando todo él. 

IGLESIA PARROQUIAL. 

Al frente del puente se halla este grande edificio construido por los Jesuítas 
que tuvieron en él el colegio de San Ildefonso: después de su espulsion fué Adminis- 
tración del clero secular como continúa hasta hoy, pero del antiguo colegio ó con- 
vento solo ([ueda una parte que sine de casa parroquial; lo demás lo ha vendido 
la Real Hacienda y se han fabricado por un particular en 1849 dos casas, varias 

I)os^siones y un mercado cubierto: antiguamente sirvió de cuartel de Caballería: toda 
a obra de la iglesia es solidísima, con gruesas paredes y anchas ventanas: tiene la 
torre en el ángulo de la plaza y rodea el edificio por los dos lados del mercado un 
cerco que dejaría el palio de forma rej^ular aun(|ue formando un martillo, si no lo 
desfigurase el cuadrado del antiguo cementerio situado frente de la puerta principal 
el cual ocupando un) de l?Hlaih^ del piti), solo d.'ja pasi por unos callejo íes. 
La iglesia tiene tres puertas principales. 



(• > S<i lunv miMirioii do n«U» y cH anterior por (|uo ol Estado ronlribtiye á siw alqu¡ler«» y de cjn^i- 
guicDle son cusi«h públicas. La lon-onj y Administración :« tuin mudado á la calle dn Anluagnu. 

8 



MERCADO. 

El Ulereado de Sta. Cruz es un todo compuesto de varias partes elerogéneas que 
ninguna conexión tienen entre sí. 

Por una parte lo forman las posesiones de teja de media agua, adosadas al cerco 
del patio de la iglesia y formando como ella un martillo con vertiente sus aguas á la 
parte eslerior. Formaban calle dichas posesiones con unos edificios arruinados hace 
muchos años en un incendio, los cuales se veían á la izquierda bajando al citado puente. 
Posteriormente se ha construido en dicho sitio un hermoso camarín para mercado y 
unas posesiones, desapareciendo esas ruinas que por tantos años han afeado el aspecto 
del puente. 

Las tiendas que ocupan la fiarte baja de las casas, forman otra parte del mer- 
cado. El resto cae del lado de Dulumbayan donde se halla el mercado cubierto edi- 
íicado recientemente en parte del editicio vendido por la Real Hacienda como se ha 
dicho; á su lado está la pescadería reedificada nuevamente y un poco mas adentro otro 
mercado nuevo también cubierto y de arquería que acaba de fabricarse. Si se agregan 
á ios edificios enumerados algunas tiendas portátiles y vendedoras anbulantes, está dicho 
todo, debiendo advertir, que este mercado se halla desierto por la noche; y aun después 
de las doce del dia en que se retiran las vendedoras, apenas queda nada mas que lo 
que hay en las tiendas de chinos. 

MATADERO. 

Como á los dos tercios de la calle de Duhimbayan yendo para la sementera á 
mano izquierda, se halla esta dependencia del Ayuntamiento de Manila, que solo es 
un gran camarín de ñipa con cerco de piedra. 

SAN LÁZARO. 

Fuera de la población de Santa Cruz, siguiendo la misma calle de Dulumbayan 
y un poco separado de la orilla izquierda del camino, se halla el hospital de los laza- 
rinos á cargo de los padres franciscanos. 

Desde muy antiguo tuvieron estos un hospital de esta clase á su cuidado; pero 
no sabemos sí en el mismo sitio; solamente hemos leído que el Gobernador D. Manuel 
de León que gobernó por los años de 1640, dio 12,000 pesos para su reedificación y 
no puede ser la de ios edificios actuales pues estos son de la Hacienda de Mayjaligue que 
con sus tierras fueron donados por el Rey en 1784 y de consiguiente 144 años des- 
pués de la limosna del Gobernador. 

"Y porque este hospital quedase mas autorizado le ganó para el Domingo de Lá- 
zaro un gran jubileo, (habla la crónica refiriéndose á un lego franciscano). 

«Al modo que por la misma razón ha dado el vulgo en llamar hospital de San 
Lázaro al de los naturales de Manila que ha sido de mi Señora Sta. Ana. Pobre, 
pero feliz fué su principio y cuando llegó á ser rico tuvo su fin desgraciado pagando 
por los pecadores los justos. No se admiren de que junte en este capítulo su cuna con 
su túmulo.» 

'Tormo en el patio del convento un camarín de ñipa donde poder curar á tan- 
tos enfermos tullidos llagados y leprosos» estaba en el lugar que ocupa ahora nues- 
tra iglesia y capilla de S. Francisca de las lágrímas» Después se trasladó á un 
lugar pantanoso donde hoy está el convento iglesia y enfermerías de S. Juan de 
Dios. » 



Por la espalda del Iiospilal y algo distante de él pasa el rio de Trozo, que Torma 
a isla del mismo nombre y liesi'mboca por un lado en Sibacon y por otro en el río 
de Tondo pasando por el puente de Misig. 

Entrando por la puerta del dilatado cerco están á la izquierda las habitaciones 
del padre ministro, á la derecha la iglesia y en el fondo del gran cuadro las salas 
de los enfermos, que son altas y ventiladas. 

Ninguno de los demás hospitales tiene la disposición que este cuya situación es her- 
mosa, y sin embargo los que lo habitan están condenados á muerte. 

£1 Domingo de Lázaro llevan la comida á los pobres los del pueblo de Paco que 
tienen esta devoción;^ entonces se abren las salas al público y es tanta la afluencia de 
gente que vá á visitar y dar limosna á los enfermos, ((ue siempre se destina alli un pi- 
quete de tropa para conservar el orden. 

Dista el hospital de la plaza de Sta. Cruz cuarto y medio de hora en carruage. 

Nota. En Cebú hubo un hospital de lazarinos fundado por el liustrísimoSeñor So- 
petran que se halla arruinado y trata de reedificar el Ilustrísímo Señor Jimcno, obispii 
actual de aquella diócesis quien dice asi en su circular de 20 de Enero de 1948 á 
los devotos y reverendos curas párrocos. 

"El Ilustrísimo Señor D. Fray Joaquín de Sopetran (Q. E. G. £•) movido 
de aquel amor de padre que se desvela á la cabecera de su hijo doliente, inspirado 
del espíritu de aquella divina religión que ampara bajo su egida al grande y al pe- 
queño, al rico y al menesteroso, al sano y al enfermo, construyó un hospital ^ara 
los enfermos lazarínos, dejando un capital para que con sus réditos se atendiese á la 
conservación y mejoras de que fuera susceptible el establecimiento. Desgraciadamente 
el capital á fuerza de pérdidas ha llegado á ser casi nulo: lal vez el Señor lo ha 
querido asi para que nosotros tengamos ocasión de imitar el ejemplo de aquel digno 
prelado y de llevar á cabo toda la estension de su plan. Dicho hospital sobre halarse 
en el dia deteriorado y estar inhabitable, es del todo insuficiente para contener un ere* 
cido número de laaarinos, con el aseo que pide la enfermedad y con la separación de 
ambos sexos, razones que exigen poderosamente la construcción de otro nuevo. Para 
el efecto contamos con la licencia del Superior gobierno, con la decidida disposición 
del Sr. Gobernador Intendente de Visayas, que con su celo removerá cualquier obs* 
táculo que pueda entorpecer el proyecto, con algunos arbitrios de consideración que el 
Sr. Alcalde de esta provincia ha propuesto, todo lo cual unido i mas de 4,000 P^sos 
con que se cuenta, hacen el proyecto realizable siempre que VY. PP., quieran cooperar 
por su parte á una obra tan cristiana. » 

CEMENTERIO DE STA. CRUZ. 

Es un cuadrilongo formado de un cerco con puerta á la orilla derecha del ca- 
mino, sin mas adorno que una cruz sobre ella. 

Se halla situado un poco mas arriba del hospital. 

CEMENTERIO DE LOS CEUNOS. 

Mas arriba de este camino de S. Lázaro se hallan á la derecha unas lomas que 
lindan ya con la jurisdicción de Calocan y de Sampaloc. 

En ellas se ven blanciucar las sepulturas chínicas, algo elevadas del suelo, cogiendo 
un espacio bastante grande por el sistema de esta nación que como nunca hacen 
exhumaciones, cogen cad^dia que pasa, mas terreno para sus muertos. 



Aunque se dice cementerio de chinos, no lo es para ellos solos pues está también 
destinado para todos los no católicos, asi es que los protestantes ingleses y anglo-arae- 

ricanos se sepultan allí. 

Distará el espresado cementerio de la plaza de Sla. Cruz, unos tres cuartos de hora. 

CUARTEL DEL RESGUARDO. 

Se halla establecido en la Isla de Romero que es de la Jurisdicción de Sta. Cruz; 
pero en una casa alquilada á orilla del rio, donde se han hecho obras adecuadas por 
la Real Hacienda bajo contrato con los dueños de ella. 

La organización militar dada á parte del antiguo resguardo y de consiguiente 
la necesidad de su acuartelamiento y habitación del presente edificio, es muy moderna. 

PROCURACIÓN DE S. FRANCISCO. 

Inmediata al cuartel anterior se vé por la parte del rio, una casa pintada do 
almagra como el colegio de S. Juan de Letran, que es la procuración de los padres 
franciscanos. También se llama hospicio de S. Pascual. 



;9G<= 



QUIAPO. 

Iglesia y casa parroquial. * * 

Es una iglesia pequeña de una sola nave con tres puertas y un torre regular: 
la casa parroquial también es chica. 

En el presente año se ha renovado el cerco del patio reduciéndolo á fin de dar mas 
estension á la plaza del pueblo. (^) 

Todos los años se celebra en esta iglesia un novenario muy concurrido á nuestro 
P. Jesús Nazareno, que principia el dia 1 ."^ dé Enero durante el cual se pone una feria 
en la parte de la plaza que cae al costado de ella por la parte de Sta. Cruz. 

SANTUARIO Y BEATERÍO DE S. SEBASTIAN. 

Ambos edificios se hallan en la jurisdicción de Quiapo, situados al estremo de 
la ancha y recta calzada que principia en un puente bastante regular y termina en 
otro pequeño cerca de la iglesia. 

En esta se venera la Virgen del Carmen y su Slo. Escapulario, con novenario 
muy concurrido todos los años el dia 21 de Enero y feria como en Quiapo. 

La iglesia es pequeña, pero muy alegre^ aseada y bonita: el convento es bastante 
capaz, aunque algo bajo. Todo está á cargo de los Agustinos descalzos, asi como el 
Beaterío. 

Este es un edificio no muy grande que se halla en un rincón del gran patio de la 
iglesia teniendo á sus espaldas asi como esta las sementeras de S. Antón. Las beatas 
visten el hábito de manteletas descalzas siendo superior del Beaterío el padre prior 
del convento quien nombra una priora para gobierno interíor. 

Este Beaterío existía desde principios del siglo pasado, pero no se formalizo 
hasla 1735. 



{*) Esto so escrivía ¿ (lacs de 1849. 



Lo que baca celebre al Santuario de S. SebaoUao es que los cofrades del Car- 
men tienen los mismos privilegios y gracias de que gozan en los conventos de ki 
orden de Carmelitas en Europa. 

La iglesia es de tres naves, con tres puertas al patío y una del lado de la st-^ 
crístía; Uene una torre i la izquierda 4e su cntiada principal, con un reloj. 

El patio está formado de un cerco bajo que tiene dos lados y en cada uno una puerUu 

SAN MGCEL. 

MALACAÑAN. 

En este sitio se compró liace años una casa para recreo de los Gobernadores 
Capitanes generales, que suelen pasar en ella la estación de calores fuertes. 

Los cercos de esta posesión son inmensos abrazando un grandísimo solar donde hay 
fina huerta y un pequeiio jardin con un baño al lado del rio. 

Por esta parte tiene la casa hermosa vista á causa de un mirador y una galería 
con grandes columnas que la dan un aspecto elegante; pero el total del edificio no es 
mas grande que una casa particular desahogada. 

Recicnl.'mcnte se han hecho en ella algunas obras que la han hermoseado y se 
ht ha puesto una puerta con verjas de hierro de mucho gusto. 

IGLESIA Y CASA PARROQUIAL. 

m 

Hace unos quince años que solo habia un camarín techado de ñipa que servía de 
iglesia, sin torre, ni bautisterio y una casucha al rio que era la habitación del cura; 
pero habiéndose encargado los PP. Franciscanos de la Administración y nombrado pár- 
roco al P. Fr. Estevan Mena, faltaríamos al deber de historiadores fletes sino dijésemos 
qm á el se debe lo que se vé hoy, porque viendo sus feligreses y los de los pueblos 
inmediatos d empeño con que toinó las obras que hizo, le dieron de buena voluntad 
cuanto estaba en sus facultades. 

Entonces se techó con teja, se acabó la bonita fachada que tiene, se principió 
el bantislerio, se puso elouízame y finalmente, de un camarín innoble se hizo una iglesia 
deoente. También mejoro la casa parroquial lo mismo qoe sus sucesores quienes han 
concluido lo (|ue estaba sin acabar en la iglesia. 

CONVENTO HOSPITAL DE LA CONVALECENCIA. 

La isla de San Andrés que está en medio del rio pertenece i San Miguel y por 
eso la enumeramos aquí. 

En la punta mas oriental de esta isla está desde muy antiguo el hospital qoe se 
vé hoy con puerta ai rio y un grande embarcadero de niedra de China. 

La pieza mejor es un gran mirador de fábrica moaema que está en el estremo 
del edificio: Lo demás lo ocupan las celdas y dos salas de enfermería para convaieeien-» 
tes: Tiene también una pequeña capilla y un buen algibe. 

Por la espalda hay una gran huerta que ocupa el resto de aquel terreooi hasta l« 
orilla opuesta del rio por la parte del tanque. (Véase S. Juan de Dios.) 

HOSPICIO. 

El antiguo hospicio de nobres estubo situado en Arroceros, cuya casa la compró 
la Renta del tabaco para establecer alli como lo hizo la fábrica de cigarros que se vé hoy. 

9 



Re!^tableci(lo aquel olra vez, se alquilóla casa de Naclajan, á donde se instaló, y 
de allí pasó á la isla de S. Andrés ó de la Convalecencia á la casa llamada de Petrúz 
i|ue se compró con este objeto á la testamentaría por la Junta Direetivar del es- 
tablecimiento. 

Como la casa estaba ruinosa se reforzó con estribos y se hicieren otras obras ha- 
biendo pasado á habitar en ella el P. capellán y los pobres hace dos anos. 

£1 n)()tivo de la supresión del primitivo hospicio según la relación que de él hizo 
un periódict) de esta Capital, no fué otro que el haberse voluntariamente y de poco eo 
poco, alejáilose de él los pobres que lo habitaban por estar mas contentos tal vez en 
casas de sus parientes ó personas que los recogían. 

Viendo la junta los pocos que quedaban, creyó mas económico colocar á las mu- 
gens de pupilas en el Beaterío de la Compañía y á los dementes en el hospital de 
S. Juan de Dios pagando por ellos, de los fondos del hospicio. 

El edificio fué ocupado por convalecientes de una parle del regimiento de Asía 
recien llegado de la Península; y después lo compró la Real Hacienda á instancias de 
la mismajunta. (^) 

En la dicha Isla de Convalecencia que bojea 850 varas, no hay mas edificios que los 
dos enunciados, unos camarines que resguardan las chatas del pontón baradas allí, y 
algunas casitas de ñipa. Hay también algunas obras de defensa antiguas, que no serán 
en el día de importancia puesto que están abandonadas; consisten en dos baterías ba- 
jas, de piedra la una, en la cabeza oriental de la Isla y la otra en la parte del Sur 
frente al río de Paco. (Véase la parte Militar.) 



MONUMENTO DE MAGALLANES. 

Aunque solo de oditicíos trata esta sección de las memorias, como se ha hecho 
referencia del monumento de Pineda, parece propio decir algo del reciente erigido á 
la memoria del piloto que descubrió eslas islas. 

Por Real orden de 4 do Diciembre de 1840 se aprobó el pensamiento del Sr. Lar- 
dizabal, de levantar esa columna en la jurisdicción de Cebú, y por otra de 17 de Di- 
ciembre de 1 8 47 se aprobó la idea del Sr. Clavería de ponerla en el sitio en que la 
romos hov. 

La columna fij^ura ser de piedra tosca. Eslá coronada de una esfera armiliar 
de cobre y descansa sobre un pedestal de mármol cuya base es una pequeña gradería. 
Orea de su mitad está interrumpida por un pequeño cuerpo horizontal que la atra- 
viesa v sobre el cual hay dos delfines dorados y dos anclas orladas de laurel. 

El nombre de Hernando de Ma^^allanes se lee i^n la inscripción del pedestal y en 
la esfera. 

El todo eslá rodeado de un enverjado de hierro. 
• En Octubre del año de 1850 se ha public:;do ei> el Diario una relación nauy bien 
escrita sobre la vida y hechos de e>le célebre navoG;ante. s )lamenle que se dice en ella 
estar levantada la columna en la orilla derecha del Pasig, lo cual es una equivocíicion 
(9ie$ $(^ baila en la izquierda. 



^i^m^ 



i*] Seanauiaj*io Kili|itno rl<^ 81 dr Marzo, ú^ 184A 



RfiStMEÜí DE EiMFICIOS. 




I 



I 



■ 



MAMLA. f 

■ 

^Roal Palacio. ¿ 

Real Audiencia. 

Contaduría mayor y Tribunal de Cuentan 

Catedral. 

Casas consisloriales. 

Convento de monjas de Santa Clara. 

tCapüla Real. 

Almacenes de provisión. i 

Real Aduana. 

Al X de la calle de Parían J^^^'^'''^?, ^ ^K'^'Í ^"^ PP-.?^"íjr'«^- 

Universidad y colegio de Slo. Tomas. 

[Colegio é iglesia de S. Juan de Lelran. 

L ^ ^^ A^ (Sla. Catalina. 1 

\^^^<^^ Isu. Rosa. . ' 

Intendencia. 

Consulado. 

Correos. 

Colegio é iglesia de Sta. Isabel. 

Casino. 

SCooveoito é iglesia de PP. AgusUnoB calzados. 
Beaterío de la Compañía. 
Iglesia y edificio de la estinguida Compañía» 
Real colegio de Santa Potenciana. 
». ^. ^. .^ .Convento 6 iglesia de PP. Agustinos descalzos. 

jParian. 

IConvento, iglesia y 3.' orden de PP. Franciscanos. 
Convento, hospital é iglesia de S. Juan de Dióé. 
Real colegio de S. José. 



11 

"7. 



S f I Mercado 6 Parían de Arroceros. 

p I Sabana | Fábrica de cigarros. 

1 i \ Matadero. 

> ^ }Hermüa Iglesia. 

s ñ\u^Ui^ (Iglesia, convento y nuevo cementerio. 

S r^^^^ ¡Sepulcro de Pineda- 

^fn f Convento é iglesia. 

I \^^^^ ICampo Santo. 



/ 






i 



s 






Farol» del MuraUon*. . 

Alcaicería de S. Fernando. 

Capitanía del Puerto. 

Herrerías y mercado. 

Iglesia y casa de S. Gabriel. 
». . /'Teatro. 

^^'^^^^ ^Convento é iglesia. 

iFábricas, almacenes y oficinas del Tabaco. 

Pozo de la Divisoria. 

Almacenes y oficinas de la Renta de vinos, 

Juzgado principal de Tondo. 

Administración del casco. 

Cárcel. 

Convento é iglesia. 

Mercado. 

Matadero. 
'anía Cruz. (Hospital de S. Lázaror 

Cementerio de los cristianos. 

ídem de los chinos infieles. 

Cuartel del resguardo. 

Procuración de S. Francisco. 
^ . ( Convento é Iglesia del pueblo. 

^^^P^ • I Santuario j convento de S. Sebastian. 

/Casa d9 llía^canan. 
^ if- / 3 Iglesia y convento. 

ban Miguel. ¡Convento hospital de la Convalecencia. 

V Hospicio. 



NOTA SOBRE Bl XPATRO. 

La persona que dirigió la obra del teatro de Bínondo, es una de las mas inteli- 
gentes que hay en Manila, y debe creerse qu9 lo^ defectos de qu^ se .ha flecho, mención, 
eran inevitables bajo el' doble plan que sq propuso el cual fué disponer eí edificio 
de modo que^ si no podjia soste,Qerse c^mo coliseo, se trasformase á poco costo en casas 
de alquiler. , i . '; 



• * •> • 



NOTA SOBRE^ LA CONTADURÍA MAYOR. 

Después de escrito este cuaderna se Mtio haoicndo obras interiores en este edificio 
que lo hermosean mucho, particularmente el salón con columnas pareadas que coge 
todo el frente de la call^.. y un entresuelo donde se vá á colocar el archivo. 




\í.' mamm. 



ARTES Y PRINCIPALES INDUSTRIAS DEL PAÍS, 

Cordelería. 

Tittlex. 

Tejidos. 

Fundición de metales y su aplicación á las artes. 

Campaneros y latoneros. 

Plateros, joyeros y diamantistas. 

Herreros. 
Menage de casa. » 

Muebles. 

Objetos de alfarería. 

Carruages. 
Preparación de pieles de animales. 

Salazones de cueros. 

Cueros para cola. 

Tañerías = Curtidos. 
Las tres nobles artes. 

Pintura. 

Escultura. 

SMüiíar. 
Naval. 

Fabneacvm de papel, seria convemenle e» el pan. 
Oirás industrias. 



' i w 



I f 



CUERDAS. 



g---^j » j 



De varias cosas so hacen cuerdas en el país como son del plátano llamado abacá, 
de la palma nombrada cabo negro de que sacan unos hilos negros, largos y fuertes; 
y de otra multitud de plantas que se enumeran en la Flora Filipina; pero que no se 
usan ó á lo menos solo tengo noticia de las dos dichas. 

Nonbres de las pluUs qne sir\en para fuerdus, hilo A papel. 

Ambroma. Merus. 

Hibiscus. ^luchas palmas. 

Muchas malvaceas. Muchas musas. 

Muchas aselopias. Gosiypiun. 

Las iharsdonins. Bonbax. 

(fuetum. Las ortigas. 

Mallocoeca. Bromelias. 

Daphne. Hleinhovia. 

Pándanos. Otras muchas. 

El arto de la cordelería de abacá está mas adelantado en la (Capital que en las 
provincias, donde todavía no colchan con la perfección que se hace aquí, por cuya 
causa es inferior en su valor como se vé en los precios corrientes de la plaza en que 
se hace la debida distinción. 

De la jarcia que se fabrica en la Capital hay también una superior que vale 
8 ó 10 p^ mas que la otra y esta es la hecha con la máquina de vapor situada en 
Santa Mesa. 

El mayor consumo de estas cuerdas es para maniobras corrientes y cabos de 
labor de los buques; pero no sirven para estáis, obenques, ni ninguna clase de ma- 
niobra durmiente porque esta tiene que tesarse y el abacá se alarga y se encoge según 
esté mopdn ó seco. 

También se hacen cables y calabrotes. Esta manufactura en general puede de- 
cirse que ha llegado á su perfección en las tres clases que se hallan en el mercado 
que pueden clasificarse así. 

Inferior de provincias. =Colcha floja. 

Mediana ó de Manila. =:Colcha regular. 

De patente por máifuina de vapor. =Golcha duraé igual. 

CABO NEGRO. 

La jarcia de cabo negro se fabrica esclusivamente en las provincias donde se 
cria la palma y nunca he sabido que en Manila hubiese esta manufactura. 

Bl cabo negro se parece al esparto, menos en el color; con él se fabrican regu- 
larmente calabrotes para embarcaciones de cabotage, los cuales tienen la ventaja de 
ser mas baratos que los de abacá y de resistir mucho mas tiempo dentro del agua y 
á la intemperie; pero aquoila aspereza que lastima las manos le quita mucho de su 
valor real; he visto en algunos buques menores que lo usan por cabos, el ponerlos 
tirantes antes de usarlos y hacerlos virar encima de una hoguera, cuyas llamas que- 
mándole las puntas que sobresalen de la colcha, lo dejan mas manuable. 



Los indios lo usan además para amarrar el patopo de sus casas que es el caba- 
llete del techo, y también para sugelar las canas de los corrales 6 cercos. 

PALACSAN. 

Este bejuco grueso y nudoso de que hacemos bastones, es tan dilatado en ios bosques, 
á la manera de la planta llamada mil leguas por lo mucho que se entienden sus tallos, 
que los indios encuentran en él unos calabrotes hechos ya; pero como se pudre 
pronto en el agua, solo le usan al<;unos pancos ó paraos de provincia y los balseros 
para dirigir la balsa de orilla á orilla de algún rio, Gjando en ambas las puntas de los 
palacsanes. 

BONOTE. 

Hay con abundancia en el pais este tejido ñbroso que se encuentra en lo este- 
rior del coco, y no deja de ser estraño que el indio que es tan mañoso para aprove- 
char las plantas, particularmente los Yisayas, no lo haga para hacer cabos de labor 
y cables, como se hace en la India y con especialidad en las Islas Maldivas de donde 
anualmente se exporta gran cantidad de jarcia de cairo. El cairo no es otra cosa 
que el bonete del coco tan abundante aquí. {*) 

GANABOC. 

Esta es una planta anua que crece espontáneamente en los terrenos de arrozales 
después de cortado el palay. Lo hay en casi todas las provincias pero en la de Albay 
abunda mucho. Crece como unos nueve pies en un diámetro de tres ó cuatro pul- 
gadas. Los indios le quitan la corteza al arbusto y la maceran con un palo en agua 
dulce, 7 produce una hilacha blanca y brillante, que aunque no de tanta fortaleza 
como el abacá, lo emplean en hacer cuerdas para amarrar los animales y para oVros 
usos. 

BAGO. 

Esta preciosa hilaza, la produce un árbol del mismo nombre. Se le quita la cor- 
teza en pedazos de una vara de largo y se macera en agua salada, con cuyo tra- 
bajo se verifica la separación de tres capas que forman el grueso de la corteza. La 
primera ó de fuera presenta un color rojizo; la del centro, amarillento y la adherida 
al tronco es de un blanco hermoso. De la primera y segunda hacen cables para los 
buques, obenques y cuanto cabo es necesario para grandes esfuerzos. Se hila tan fino 
como se quiere, recibe y luce muy bien el alquitrán, y su fuerza comparativamente 
con el cáiíamo es de un ciento por ciento mas. De la última capa hacen en casi 
todas las Yisayas, las delicadas lienzas para pescar y desprecian el cánamo y el 
algodón por no tener la resistencia que el bago á iguales diámetros y estension del 
cordel. 

BALETE Y BALIBAGO. 

De las cortezas de los árboles de estos nombres también hacen cabos, y con la 
del último, que es mas fuerte, hacen hilo para coser las velas de petate. 




(*} VoT4. AI concluirlo lo que anto.^^d», habiendo entrado en mi despacho D José Cóinps le pedí que 
aftadiose lo que mas supíos6 sobre eate ramo á lo que so sirvió acoedor pontcMido áo su inaao lo que si^xie: 



TICTES. 



El arto del tintorero es uno de I05 que pongo en decadencia porque de documen- 
tos y noticias antiguas, que he visto y de los cuales tendré ocasión de hablar, he for- 
mado este concepto. 

No hay mas que entrar en las tiendas donde se vende la seda floja y se halla- 
rán las tenidas en el pais y las teñidas en Cantón que son superiores en igualdad de 
colores, no solo en lo mas vivo de ellos sino también en la mayor brillantez* 

Y no es seguramente porque en el pais falten plantas tintorias; veamos las que 
enumera la Fhra para teñir de amarillo, azul, morado, púrpura y negro. 





AMARILLO. 






Gambogia. 


Morinda. 




Morus. 


Cesalpinia. 




Vitex. 


Zhizophcra. 




Mangífera. 


Xilocarpus. 




Mems permum. 


Cuestis. 




Algimos Zhamnos. 


Justicia. 




€arthamus. 






Carcuma. 


DE PÚRPURA. 




Mimosa. 






Nanciea. 


Gama. 


1 


Rija. 


Varias conchas marinas. 




Capsicum. 






Otras muchas. 


NEGRO. 




AZUL. 


Marsdenia. 
lodígófera. 




Indigórora. 


COOM. 




Marsdenía. 


Mimosa. 


■ 


Volkameria. 


Heríliera. 


r • 


Glitoria. 


Híbiscus. 


a' 




Excecaria. 


i> 


HORADO. 


Bañara. 






Semecarpus. 


•« 
* 


Basella. 


Gelocia. 


■ 


Gíssus. 


Terminalía. 


)D-' 


Algunos fucus. 


Gomocladia. 




Muchas cortezas y maderas. 


(Gunaloo.) 




Basella. 


Garmonea. 


1 


Gomalaca. 





a** 






El niño es un arbolito de que se saca tinte encarnado y tiene varios nombres en 
Visayas; pero con este es mas conocido y puede verse en la Flora bajo la denominación 
técoica de Mmnda CiírifoUa ó sea morindt oon hojas de cedro. Los procedimienlos 
para estraer el Unte de las raices que és lo que se aprovecha, los esplíca el P. Blanco 
del modo siguiente*: 



i 



MODO DE TEÑIR CON EL NIÑO. 

inLas raices que se quilan solamente por un lado sin derribar el árbol, son las 
que usan los indios para teñir de encarnado. Sus procedimientos son los siguientes, 
que he visto practicar muchas veces á las mugeres indias, que son las que se ocupan 
en este ejercicio. Debode advertir que las raices de algunos árboles (regularmente son 
los playeros) no dan color encarnado sino morado y estas no son estimadas. Tam- 
bién debe notarse que la raiz causa comezón en las manos á los que la manejan. 
Quitada la corteza de las raices, se. deja secar muy bien al sol, labándola antes 
en agua, para separar la tierra que pueda estar pegada. Si las raices se dejan eo- 
mohecer, no darán buen color. Después de seca la corteza, se muele muy bien en 
un mortero de madera y se pasa por una criba de agujeros muy pequeños, y las 
partes mas gruesas se vuelven al mortero. Este polvo se guarda bien tapado en lu- 
gar seco, y es el que sirve para teñir de encarnado, preparando primero las made- 
jas de algodón labándolas en agua clara y golpeándolas un poco para que se esponje 
el hilo, antes de darlas el siguiente mordiente, d 

i^MORDIENTE PARA TEÑIR CON EL CULIT ÓNINO.» 

«Este se compone de una legia de cenizas y aceite de ajonjolí. Las mugeres que 
se dedican á este oQcio difleren en la ¿lección de la planta que ha de subministrar la 
ceniza; pero generalmente escojen cualesquiera de las siguientes: las cajillas del algo- 
don cuando han despedido las semillas: el fruto del calumpan (sterculia) ó bien la planta 
conocida aqui con el nombre de orayi óquilites (especie de amarantho) ó bien las del catuit 
(euphorbia ti racuUi.) Las cenizas de las plantas que nacen en las playas del mar y que se 
acercan en sus propiedades á la barrilla, no son buenas para el caso, porque su legia es 
suave y no tiene la energía necesaria para hacer levantar el color: á lo menos asi lo he infe- 
rido yo de mis esperimentos. Sobre cualesquiera pues de las dichas cenizas, se hecha agua 
suGcíente y todo se deja reposar una noche. Por la mañana está ya el agua muy clara 
la que se decanta en una vasija ancha, y sobre ella se hecha poco á poco una corta 
cantidad del aceite dicho de ajonjolí: el licor toma luego el color de leche, y sino le 
toma es señal de que la legia es débil, y entonces es necesario añadir mas ceniza. En 
este licor lechoso que el indio llama lobal y que es el resultado de la combinación 
del aceite con la legia, se revuelven muy bien las madejas por unos minutos, porque 
este mordiente penetra luego maravillosamente el algodón. Practicado lo dicho se de- 
jan secar las madejas, y luego se las vuelve á meter segunda vez en el mismo mor- 
diente: lo que se repite hasta siete ú ocho veces: hecho lo cual se dejan secar por 
ocho ó quince dias á lo menos. Pasados estos, si se quiere pasar al teñido, es nece- 
sario preparar una legia débil la que ha de ser de cenizas ordinarias ó de la misma 
clase de cenizas que se usaron al principio, con tal que den una legia muy clara lo que 
contribuye mucho á la brillantez del tinte futuro. En esta legia no se hecha aceite. Aqui 
pues se han de meter las madejas sin frotarlas para quitarlas el demasiado aceite que im- 
pediría la hermosura del color. Asi se esplican las indias y á esta operacioQ llaman tugas, 
y en la India se hace lo mismo. » 

«TEÑIDO. « 

«Cuando se quiere teñir las madejas (lo cual se hace en el mismo dia en oue 
se les quitó el aceite sobrante) se toma para cada una una cucharada del niño en polvo 
y bochando un poco de agua, la que sea suficiente para mojar las madejas y nada 
mas, se frotan y revuelven estas con él, hasta que tomen color; pero por la pri- 



mera vez se procura que sea débil, cercenando la dosis. Déjanse secar ai sol, y sise 
quiere un teñido muy firme, antes de teñirlas otra vez se pasan por agua clara. Be- 
pítese la misma operación hasta cinco ó seis veces cuidando siempre de echar muy 
poca agua y que jamás alcance á mojar todas las madejas, pues el color ba de es- 
tenderse á todas en virtud de la frotaciou que padece el hilo. Á los seis meses de 
teñida una madeja según el método expuesto aunque se la labe con agrio de limón, 
no pierde nada de su color, como yo lo he visto. El color que dan las raices del 
culit ó bancoro que es el expuesto, es tan bueno y firme que á lo lejos no se dis- 
tingue del de la India; pero se conoce también que no es el mismo, y que en aque- 
llos países los ingredientes son distintos. To ignoro cuales son; pero en una ocasión 
recibí una carta de un amigo religioso, que en cierta obrita que pudo hallar relativa 
al asunto, me dice haber leido el método verdadero para teñir de encamado y que es ei 
siguiente: y nótese que los procedimientos casi son los mismos que en estas Islas.^i (^) 
Hay otro procedimiento en la misma obra para teñir el abacá de azul y de en- 
carnado que es el siguiente. 

« EL ABACÁ SE TLSE FÁCILMENTE DE AZUL Y DE ENCABNADO, » 

«Para teñirle de azul, se empleaban ya desde tiempa» antiguos las hojas de un 
arbusto ó enredadera que en Camarines llaman payanquit y aringuit, según la sabia 
relación que de esta enredadera ha hecho á la Sociedad Económica de Manila el cu- 
rioso y diligente observador padre José de Matta religioso de S. Francisco, que es quien 
la ha dado á conocer en estos tiempos á los europeos de Filipinas. Las hojas de este 
arbusto dan un color azul muy abundante.» 

«MABSDENIA.i» 

•Para teñir el abacá de encarnado, he oido que se cuece en Camarines la cor- 
teza de la raíz de la morinda con un poco de cal, ó de alumbre, hasta que se logra 
el color deseado, y con esto se procede al tenido. Pero es mejor teñirle del modo usado 
con el hilo de algodón, esto és con legia y aceite de ajonjolí.» (hasta aqui la Flora.) 

Las telas gruesas que se tifien con el añil lodo o tintarron y de que hay gran 
consumo para la gente de sementera, están muy distantes de tener buen azul limpio y 
despejado, como vemos en otras de Europa y de China; al contrarío están tan mal 
teñidas que á poco tiempo de uso empiezan á desteñirse. 

No es tampoco buen tinte el que dan á los petates y á las petaquillas para puros 
y cigarrillos, cuya diferencia con las de Lima en que brillan los mas hermosos co- 
lores verde y azul, es bien notable; aqui no quieren ó no saben dar á los cuadros 
otro color que el del sibucao y el negro. ¿Cuan bonitos estarían estos artefactos si 
variaran mas los colores, haciéndolos mas vivos? 

Antiguamente debió el ramo de tintes estar mas en auge que ahora. 

En la reseña que de sus trabajos hizo la Beal Sociedad Económica al Ministerio 
de Fomento se espresa así. 

«UNTES Y TEJIDOS.» 

«Acudió también á la perfección de los tejidos y de los tintes, ofreciendo premios^ 
dando muestras, introduciendo telares europeos y haciendo venir á su costa de la India 
maestros malabares. A sus espensas, la Sociedad mantubo escuelas patrióticas para la 



(*) Sigilo en la Flora, el miHodo qiio so ilh>i i«n U India para IcOir de oncamtdo. 



enseñanza del hilado de algodón en los pueblos de Tondo, Quiapo y S. Maleo; pagó 
maestros de pintar y teñir en algodón; y entre los tejidos que el Gobernador Basco tuvo 
la satisfacción de remitirá su examen, se hace mención de una pieza fabricada en una 
de las islas Batanes, hoy casi desiertas, que mereció por su finura los elogios de la 
Sociedad. En fin, para facilitar recursos á los hombres laboriosos, la Sociedad les 
auxiliaba con sus fondos, les proporcionaba semillas y primeras materias y les com- 
praba los frutos sobrantes de sus cosechas.» 
Mas adelante añade lo siguiente-. 

«ESTABLECIMIENTO DE UNA ENSEÑANZA DE TINTES." 

ttÁ propuesta de Fray Diego Cera, estableció bajo su dirección una enseñanza 
particular de tintes, haciendo para ello venir ocho individuos de las provincias mas 
cercanas, que mantubo la Sociedad á su costa por espacio de año y medio. No satis- 
fecha con esto, hizo encargo al comerciante D. Nicolás Iraslorza de solicitar un buen 
maestro de tintes de la costa de Coromandel; pero la quiebra de este comerciante frustró 
el proyecto.» 

Últimamente se empresa asi sobre tintes. 

«YERBA PAYANQUET.. 

Tuvo ocasión de examinar la yerba payanquet, que produce un tinte parecido 
al añil, y publicó su descripción botánica en uno de los números de su registro mer- 
cantil.» 

Y en el estado de inversión de sus fondos figuran de gastos 1202 pesos? reales 
pagados por manutención de ocho aprendices de tintes á cargo del cura párroco de 
las Pinas. 

' Eíi el año de 1822, se presentó á la misma corporación un método para teñir 
la seda de verde que no sé si será el que está en uso. 

En 182i« fue cuando el citado Padre cura de las Pinas presentó sus muestras 
ó proyecto de establecer una fábrica de tintes, donde se tiñeron en ua mes al año si- 
guiente 800 inadi3jas, una pieza de nipis color punzó firme, un trage de la misma 
tela de color canario, una colgadura de iglesia amardla y encarnada; mas adelante 
se imprimió un cuaderno sobre el método de dar estos tintes; pero ya en 1826 in- 
formó mal sobre ellos el P. Blanco y creo se cerró la fábrica. 

En 1826. fué cuando se leyó en la Sociedad el informe del P. Matta, sobre la 
yerba pamanquit que dá un tinte parecido ai del añil. 

Y sobre esta últinota planta escribió también el P. Cera en el mismo año. 

En 1828 remitió el l\ Cuevas desde Cagayan una fécula azul parecida tam- 
bién al añil. 

En el mismo año presentaron también memorias sobro el añil el P. Cosió y Don 
Francisco de Paula Guerra que apoyó D. Domingo Rojas. 

Sobre eslracr la parte colorante de la laca remitió una memoria desde] Alemania 
el doctor Kanut en 1831 y sobre esta substancia vegetal informó el j Padre Bermejo 
en el mismo año. 



TEJIDOS. 



¿Quién será capaz de enumerar todo lo que se teje en el pais con el finísimo 
hilo de la hoja de una fruta bien conocida de todos pues se pone en nuestras oaesas? 
Esta es la Anana de América llamada aqui pina, sin duda por su forma cuyos tejidos 
llevan el mismo nombre. 

¿Quién podrá hacerlo también de lo que se fábrica con el filamento del tnmco 
de la musa del Paraiso, de Lineo, llamada plátano abacá y á cuyos géneros se dá el 
nombre de nipis y sinamais? 

Son tantas las clases de tejidos que baoen, ya mezclándolo con la seda, ya con el 
algodón ya lisos, ya rayados, ya á cuadros, ya con flores, llamándolos labrados, som- 
breados, jusis y de otros mil modos, que aun los indios mas despiertos no ios distinguen 
bien, ni pueden dar razón de tan variadas clases aunque se les pregunte, como moka 
sucedido á mi, y eso que es un vestido nacional, puede decirse, pueblo quolo usa toda 
la gente del pais. 

Solas las mestizas tenderas que tienen esto por oflcio, los h Hongos que traen sus 
partidas al mercado, los camarines y otros comerciantes de las provincias del Sur y 
tas de Yisayas, que es donde se halla la mayor parte de los telares, pueden clasificarlos 
y dar razón de sus precios. 

Con respecto á las nifias y seiioras que dentro de casa usan los nipis y pina 
para camisa, no tienen mas conocimiento que nosotros en la materia, no obstante que 
ellas «o lo creen así; pero la prueba está en que cualquiera corredora ladina y aunque 
no lo sea, saca de las tenderas de Binondo las piezas que le parece y las revende i 
las madamas» qoq mas ó menos ganancia pero siempre en ventaja suya; porque les 
dice que ese es el precio que piden por ellas. Esto no se puede hacer sino con quien 
M sea muy perito en la materia. 

En cuanto á lo que se fábrica con el algodón puro y la seda pura, es mas fácil 
clasificarlo y dar razón circunstanciada de los tejidos pues son mas conocidos. 

Hay varias palmas en el pais de cuyas pencas cosidas en agua sacan filamentos 
con los cuales fabrican petates, tanpipis, bancuanes &c. 

De la especie de helécho llamado mío hacen sombreros muy finos y salacots. Y de 
una junaa ó nea llamada balangot, sombreros de poco valor. 

Hasta de la cana que parece que por su aspereza y fibras duras en lo interior 
no podrían sacar partido, se sirven para hacer zaguales, hilaos , canastos, celosías y 
otras muchas cosas. 

Sobre manufacturas en general, escribí en 1838 lo siguiente. 

«Muchos por error de concepto, atribuyen á indolencia del indio su atraso on 
las mannfocturas; pero si se ooosulta con imparcialidad la historia oiercantíl de los di- 
versas mercados del Asía, se veri que hay una causa prinuiria y casi general que 
obra en igual sentido en todos ellos; esta es la eacesiva fertilidad de estos paises, por 
lo cual abundan en materias primeras; y eUas solas sin necesidad de la industria fonnan 
la base de su riqueza territorial hace muchos siglos. 

Los indios filtfinos, percadores y agricultores, sarán tarda ó nunca manufactureros; 
no por desidia ó indolencia, sino por la escesiva fertilidad de sus tierras, y por la 
rniueza de sos montes, mares y playas. 

¿Cuantos mercados frecuentan los europeos desde el cabo de Buena^-Esperanza 
hasta el Japón? Seguramente no bajan de treinta. 

D«> ellos veinte y dos solo presentan materias primeras, seis en concurrencia 

3 



con los producios industriales, que son: Surale, Barosch y Canibava, en ia costado 
Malabar, Bengala, China y Japón, y las ciudades de Madras y Pondicheri, en la 
costa de Coromandel, que solo presentan objetos manufacturados.^ 

Esto es lo que vé el observador de una ojeada rápida; podrá verse algún otro 
punto industrial, si se desciende á una minuciosa enumeración; pero siempre resulta 
una mayoría de dos tercios contra uno á favor de mi aserción. 

Ño' echemos, pnes la culpa al indio de su atraso en las artes; ellos serian mas 
induslriosos si sus tierras fuesen menos fértiles, y lo mismo sucedería á los dos tercios 
del Asia que están en paralelo con Filipinas. 

Ejemplo de esto son Madrasty Pondicheri: sus naturales son industriosos, asi como 
los demás de la costa de Coromandel, cuyas manufacturas se reúnen en dichos mercados; 
pero és porque el terreno es arenoso y poco fértil, sus producciones so0 insuficientes 
para el consumo de sus habitantes, y esta es la causa de su industria. 

Pueden dividirse sus pocas manufacturas en dos clases: 1 / de objetos que tienen 
una aplicación al comercio de esportacion y sirven al consumo del pais, y 2.' de los 
que se tejen ó fabrican para el país esclusivamente. 

ENUMERACIÓN DE LA PRIMERA CLASE. 

Sombreros. Se tejen negros y blancos de nito y bejuco en Pangasinan, Camarines, 
Iloilo y otros puntos: de los primeros se consumen casi todos en el pais; su precio 
varía según la finura delj tejido, desde 6 reales hasta SO pesos. 

Los blancos que se esportan en gran cantidad^ se hacen en Baliguat, hermoso 
pueblo de la provincia de Bulacan. 

Petacas. Se fabrican en diversos puntos para cigarros y cigarrillos, su precio 
varia infinito según su finura. 

Peíales. Se fabrican de hurí, sabutan y otras materias; los mas conocidos en 
la esportacion, son los de la Laguna. 

Lonas. Se tejen con algodón en las provincias de llocos; se llama en el pais manta 
sencilla la de 5 varas, manta doble la de 40 varas; de las primeras se tejen listadas 
de colores que sincn para cortina; últimamente se fabrican unas lonas tupidas lla- 
madas de Enrile, porque fué este general quien indicó el modo de tejerlas. 

Madriñaque. Tejido grueso de abacáque'se fabrica al Sur de Luzon y en Vtsayas, 
de que hay una grande esportacion para los Estados-Unidos, cuyo principal uso parece ser 
para entretelas de ropa de paño y ahuecadores de trages: también se llama en el pais soa^. 

Guiñara. Es un tejido también de abacá, casi i<rual al anterior, pero de hebra 
mas fina y mas tupida; se consume en el pais casi todo. 

ENUMERACIÓN DE LA SKGUNDA CLASE. 

Sinamais. nipis. Son tejidos finos y b(milos de abacá y pina de diversa;^ rayas 
y colores, bordados y calados, muy frescos y propios para un clima caluroso; su uso 
general i*s para camisas en ambos sexos; también se hacen trajes de él, y se fabrican 
pañuelos muy lindos: es género sobre el cual realza muy bien el bordado, por su tras- 
parencia y finura; los de Tondo son inferiores á los de Camarines é llocos: también se 
mt'zcla seda de colores en su tejido: su precio varia infinito: el mas fino nipis puede 
•estimarse en un peso vara, el mediano 2 á SVtp^os, pieza de 5 varas, y desciende 
el precio progresivamente según la finura, hasta i reales pieza, que es lo que vale 
el sinamai grueso de Iloilo. 

Cainbayas. Es un tejido grueso de algodón blanco con rayas azules formando 
cuadros, que usan para sayas las indias pobres. En Malabon se fabrican muchas. 



Tapix. Ed una pieza de génert) que las indias usan sobre la saya dando vuelta 
al cuerpo, ceüida y sujeta en la cintura; se fabrican de algodón, de algodón y seda, 
y de pura soda de color azul y morado. 

TEJIDOS DE ALGODÓN QUE SE FABRÍGAN EN ILOGOS. 

Manteles, serviUetas y toallas. 

Terlingas y otros géneros para ropa, en corta cantidad. 

Guingan azul para pantalones. 

Coyote para idem, de un algodón que tiene el color de café bajo, tirando á 
amarillo tostado. 

Colchas para camas. 

Rayadillos blancos y azules de algodón, y de algodón y seda para pantalones. 

Cm objeto de protejer la industria del pais, están recargados los derechos de 
introducción los tejidos estranjeros en que entre el hilo de abacá y Icp de algodón q ue 
imiten á aquellos. 

Entre las muestras remitidas á la R)al Sociedad Económica de ]|larianas, Nue^a 
Kcija y Abra, se halla b siguiente, véase el Diario la Esperanza números 110 y 115, 
y el Diario de Manila de 3 de Marzo de 1849. 

1 Madeja abacá 

2 Piezas guiñaras. 
Naeva Erija...{iO Petates bastos. 

3 Sombreros id. 
3 PeUtes id. 

15 Libras abacá en rama. 

^^'"^■^'^ '¡6 idcmaSon W. 

10 ídem balibagoid. 

DEL PUEBLO DE TAYUN. 
Tejidos 

3 Piezas de guingon; 7 id. de rayadillos; 1 id. de id. con lágrimaa; 

8 id. de cambayas para sayas y camisas; 3 id. de género blanco; 

9 servilletas con listas negras y coloradas; 3 pañuelos listados; 8 fajas 
y 2 camisas de infieles 



Abra. 



DEL PUEBLO DE BANGUED. 

Teiibos. 

3 Piezas de guingon para pantalones; S id. de tumbangi para id.; 
3 id. de coyote para id.; 3 id. de rayadillo para id.; 3 id. d» bina- 
col para sábana, 3 id. de cusióos para id; 3 id. de binacul para id.; 
3 id. de cambayas para sayas; 5 id. de goimpas blancos para cal- 
zoncillos; 3 id. de id. negro para id; 3 id. de eambaya para paüue* 
los: 3 fajas de tinguianes; 3 id. de coDdioian; 3 camisas oasidM para 
infieles; 3 fajas para id. 



ra 



DE LA iMISION DE PIDIGAN. 

TEJIDOS. 

2 muestras, una de faja y otra de tirante ; 1 pieza de guingon 
.^yado; 1 id. de rayadillo paratapis; 1 id. de id. para pantalones; 
7 id. de binacul para sábanas, ^ id. de cambayas para sayas: 
3 id. de guimpas blancas para calzoncillos; 2 id.de toallas blancas; 
1 id. de rayadillos para fajas; 1 id. de cambayas para pañuelos; 3 fajas 

Abra I DE LA MISIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ. 

Teudos. 

3 piezas de guingon para pantalones; 3 id. de tumbangi para id.; 
3 piezas de larit para tapis; 3 id. de cambaya para sayas; 3 id. de 
guinpas negras que se usa entre indios para pantalones y camisas; 3 id. 
de blancos id.; 3 id. de pañuelos rayados; 3 id. fajas blancas; 3 id. 
de id. con puntas de seda; 3 id. de id. de condiman; 3 id. de bioacul ó 
cusióos para sábanas; 3 id. de id. guinmalcaan para id.; 3 id, de id. 
blancos y negros para id.; 3 id.de guinpas, coyote para paqlalon.^ 

Como no continuaron insertándose en los periódicos las listas de muestras que 
mandaron de otras provincias^ no puedo dar sobre esto mas noticias,' pero no obstante 
espero de la galentería del Secretario de la Sociedad el (|uc me permita hacer un \ 

extracto, y si á tiempo se concluye se pondrá en esta Sección. (^) 

Antiguamente se han mandado también muestras á la misma corporación, según 
voy á esplicar, pero solamente por algunos particulares que sabian de un tejido poco 
conocido ó de nueva invención y daban cuenta de él á la junta. 

Debo advertir que antes hubo una junta Económica de Industria dependiente de 
la Sociedad que fué suprimida en 1 823 substituyéndose en las comisiones que se nombran 
cuando hay necesidad la fvrle t oformativa que estuvo á cargo de aquella. 

Ya en el mismo año se presentaron muestras de cardas y propuso el socio Don 
José de Azcárraga que se señalasen premios para los tejidos y tintes. 

En 1824, se señaló un premio a las mantas nue se fabricasen ; aqui y se pidió 
un recargo para las que los chinos importaban de fuera é igualmente se presento un 
proyecto para el fomento de este ramo de Industria. ? 

. Otro recargo se pidió para las cambayas de seda de China por. perjudicar á las 
del pais. ' j 

En este año se pres^ntarpn ovillos de lan^ . y seda. \ 

Las mantas que vertían de dhinn con los ifombres de jipó, anquí^ y otros se calr 
culaban en 400.000 piezas al año y se probó que con los telares de' Ratangas, Taal, 
Bauang y Balayan; en la provincia de Batangas, y los de Tambobo y Laspiñas en la 
de Tondo se podían tejer i .21 5,435 piezas. 

Esto era en 1825, y en los quincQ anos que han transcurrido fiemos visto que 
efectivamente cesó de venir manta de China con la abundancia que ante^; pero no porque 

: L 

(*, EfQciivapaentQ d Secretario mu iofocmó que on iin.oparador están guardadjis tmlai Ins muostras de g(^- 
noros voniíla^ de provincias ol cual se hallaba proyi^ionalincnte A cargo del bibliotecario militar quion me fa- 
eiRlafJu «11 reconocimiento, lo que advierto' para noticia de los que quieran enterarse de esto mas á f»>ndo 
rosf)eclo á que para hacer yo la descripción de lantisiino genero. le»dria que escriliir uBa obra Ad-ii«>c ale- 
jándome de mi úbjeio que es solamente el de un capítulo do la etladística. 



las derribasen los telares del país, sino los coco^ crudos del iNorte AmiTica, eneiiiígo 
nuevo coQ el (|ue no conlarou los chinos, ni la Sociedad. 

Entonces (1825) se fabricaban en Laspiñas, cambayas, liüpiB y pañuelos. 

£n el ano de 4 832, présenlo D. Manuel Zars^o^a otra mueslra de maBla te- 
jida en Balayan. 

Mas adelante se recibieron muestras de seda de Cagayao, beo^ficiada en loa pueblos 
«de S. Joan y Abulung, é igualmente cuerdas hechas can la hilaza de una planta ({ue 
abunda en Laspiñas. 

I¿n el aiio de 1844 se aprobó el proyecto de una máquina de vapor fKira colpliar 
^apá que (reo sea la que está en Sla. Mesa^ y se nombró una comisión ctmipuesta 
de los Sres. Peñaranda, Tuason y Oladui para examinar las circunstancias .(|ue habia 
de tener una má(|UÍBa de cardar abacá á fin de obtener los prenuna que se.esfíresan. 

En el antiguo hospicio se fabricaron algunos tejidos de algodón blanco; que eran 
parecidos á las lerlingas de llocos. 

Como he dicho que los indios no serán nunca manufactureros ponioe la natura- 
leía hs ha hecho agricultores, y parecerá esto en contradicción con las mochas no- 
ticias que Toy reuniendo en este capítulo sobre sus tejidos, debo advertir (|ue el sentido 
de mi espresion es que no serán nunca manufactureros en grande, como lo son rn 
muchas ciudades de Europa y de la India, pero no se puede negar que la suma de 
tanto género como fabrican en jpequeñas porciones, ya en los pueblos, ya en los barrios 
mas retirados y ya por las canes como sucede en muchos pueblos def Visayas en.qqe 
usan telares portátiles, debe ascender áona prodijiosa suma de valores anuales, par- 
tieolarmente si se atiende á que una buena parte son géneros finos que cuestan caro 
y á que cerca de cuatro millones de habitantes se visten de ellos,' pues á los mas pobres 
setientereros, que ordinariamente se tienen que contentar ^n unaN^misa y pantalón 
de manta azul, no les fklta ropa decente del paisen el dia á^ pinlacase de su pueblo 
ó en los de fiestas solemnes de la iglesia. 

Hay sin embargo una imposibilidad absoluta de calcular el valor total de lo que 
. ae teje en el pais, y puedo asegurar sm temor de ser desmentido que no hay nadie 
que lo sepa, incluso el gobierno. 

Además, hasta dificultad se encuentra en determinar las mudias plantas de que 
sacan hilos para sus telares, pues como dan distintos nombres á una misma cosa, uno 
ht conoce de un modo y otro de otro sejicun la provincia ó pueblo donde se halla. 

Ya sobre esta confusión de nombres ha escrito bastante ^\ laborioso ?'. Blanco. 

¿Quién ha de creer que hasta del plátano-obispo tejen géneros? y eso que dicho 
plátano no es el de abacá. 

Su nombre es Sabas y lo tejen en Bojol y Misamis. {*) 

Mucho se fabrica en Bojol, de algodón que llevan á vender á Misamis, Caraga, 
Leite y otras partes de Yísayas, como son sayas de chiruelilo de guiñarán, pañuelos 
de ambas clases, mantas doble y sencilla; iMtpóie que suelen usar los Visayas para pa- 
bellones ó mosquiteros de catre. 

Pero para pina superior dicen los inteligentes on la materia, no hay como Bantayán 
é Iloiio y para sinamais Camarines. 

Debo advertirá lo incautos que en el dia s* a'lultera la pina mezclándola ccm la 
sedaquifia y por eso está tan barata que por vimmí*» realis so c^impra una camisa; daré 
dos reglas para que el comprador no sea engañadi. 

{*) En pAlahra VÍMya y dir«n quf« quM»ri* clt« 'ir Olti^pi» p»*rti s¡ no eft a«, no be dti'ho nada, imic.^ nurn* 
tiendo aquel idioma, dolamonU* cuento Ut qae me h^n contado. 



1 / La verdadera pliia, como que solo es la brisma do una hoja no puede ser mny 
larga, asi es que tienen los fabricantes que irla afiadiendi»; y poniéndola i el través 
de la luz se verán los muchos nuditos que tiene. 

S/ La seda quina aunque no tiene el brillo de la seda floja, no carece sm em- 
bargo de algún lustre y examinando con cuidado la hilacha se conocerá, pues el hilo 
de la pina no tiene ninguno. 

Otro tejido que se hace con la misma seda y que en estos últimos años ha estado 
en mucha boga, es el jusi, género barato, muy suave al tacto y bueno para camisas, 
tanto de hombre conio de mujer; se fabrica en Tondo. 

Con respecto á los nipis y sinamais quisiera dar alguna regla á los compradores 
y me parace que no hay otra sino la siguiente: 

Nipis es el sinamais de 1 / clase: ambos tejidos son de abacá. 

Con respecto á los tapis de Baliuag siento decir que su bajo precio en el día no 
consiste en otra cosa sino en lo descuidada que está su fabricación, porque antes era 
un tejido doble y tupido, cuando en la actualidad se puede cernir arroz en él por lo 
ae^ncillo y claro aue lo hacen. 

Cuando estune en Morón provincia de la Laguna, me digeron que habia estado 
antes allí en mucha prosperidad la fábrica de medias de seda; hoy sin embargo se 
hacen en aquel y otros pueblos, esas medias encarnadas que gastan los clérigos y también 
los bolsillos de punto de ahuja para guardar dinero que se hallan de venta en las tiendas 
de la Escolta. 

Al Ministerio de Fomento se remitieron en virtud de Real orden, diversas muestras 
de los productos de la Industria del país. Yo he visto estas muestras en Madrid en el 
año de 1839, en unas piezas altas de la Aduana, situada en la calle de Alcalá, donde 
si mal no recuerdo hay un gabinete de historia natural, y tal vez alguna otra íosr 
titucinn cuyo nombre no tengo presente; pero de lo que si me acuerdo bien es de que 
al ver retazos de lona de llocos, pedazos de cuerdas de cabo negro y otras cosas por 
este estilo, hice lo siguiente reflecsion. 

¡Cuando os habéis visto entre cristales! 
, Actualmente se trata de que los productos industriales de estas Islas, figuren en 
la esposicion pública que tendrá lugar en Londres en el año de 1 851 para cuyo objeto 
el Ayuntamiento ha pedido permiso á la Junta Superior Directiva de Hacienda á fin 
de poder gastar de sus propios quinientos pesos. 

Si cuando vaya á entrar en prensa la presente sección se sabe ya la nomenclatura 
de esta remesa, se dará razón de ella. 




FUNDICIÓN DE METALES Y SI] APLICACIÓN A LiS ARTES. 



La fundición del cobre es una de las artes ó lal vez la única de esta clase, que 
remonta i tiempos anteriores á la pacificación, pues cuando llegaron aqui los españo- 
les, encontraron que los indios fabricaban cañones. 

Dice el comandante de ingenieros D. Ildefonso Aragón, que el fundidor era un 
indio llamado Pandapira, que tenían la fundición en el sitio de Danamayan.^ barrio 
que es actualmente del pueblo de Santa Ana en la provincia de Tondo, la cual fué traida 
después i Manila y tiene la gloria de ser la mas antigua de la monarquía espa- 
ñola. 

En muchas ocasiones se han fundido cañones en el pais; pero lo que es esta pri* 
mitiva fundición que se situó entre la puerta Real y la de Sta. Lucía^ ya nó 
existe y aquellos ediflcios forman parte de la galera 6 presidio. Después se hicic- 
roa algunas fundiciones en la maestranza de Artillería y también por contrata en 
un establecimiento particular que hubo en Quiapo. {*) 

Las campanas de la iglesia de dicho pueblo fueron tomadas por sorpresa, por 
soldados del Sr. Anda, que en tiempo que la plaza de Manila estaba ocupada por 
los ingleses llegaron silenciosamente una noche y prestaron al gobierno un servicio 
distinguido pues que con este metal se pudieron fundir cationes en Bulacan ó la Pam^ 
panga, asi como con otras campanas que cedieron los curas párrocos. , 

En Iloito hace aiios se hacian caffoncitos de á i y 6 ; pero eo el dia solo soi 
hacen en provincias y particularmente en Manila, falconetes de 4 y 2 para las em- 
barcaciones de cabotage, las falúas y los demás buques que los llevan. 

La fundición de campanas, debe ser un ramo de importancia puesto que hay 
tantas y todas hechas en el pais, salvo algunas que en tiempos antiguos pudieran ha- 
ber venido de Nueva España. 

Estos fundidores llamados campaneros y latoneros en el pais oon cuyos dos nom- 
bres se les conoce, trabajan también todas las piezas necesarias para un buque, como 
son pernos , clavazón grande , machos y hembras del timón , cavillas &c. ; pero no 
saben laminar el cobre y por esta causa las planchas para forrar un barco tienen 
que venir de fuera. 

Tampoco están muy adelantados en la fundición de objetos menudos conv» son 
palmatorias, prensas para plancharla ropa, velones, candiles, chocolateras y otros 
muchos artefactos de uso común, porque los hacen muy toscos, pesados, cargado^ de 
metal y sin aquel pulimento y brillantez con (lue se distingue lo que se l^ce en 
China ó en Europa. 

También se han fabricado cuartos en el pais, hasta hace poco que se quila 
al Ayunlamíenlo esta antigua regalía. 

PLATEROS. 

He visto en Lisboa, que los plateros que trabajan en plata forman uo greipio 
6 cuerpo distinto de aauellos que solo emplean el oro; creo que en España no bjiy esta 
distinción; pero sí la de los joyeros y diamantistas. 

(*) Eit U nüiürMiíi le AumUotoii ím»u 6l caliWo do á t4 y ^wMtkfnMaU áo é9y dMiát calibres 



¥j\ Bbi|¡1a b^Qo la ^deneipitmeioa de plaU^ra so cíimprcndi^ t^h) porque todo lo 
saben ' hu6er, á su modo. 

El arte de platería, debe ser tan antiguo en el país coroo el de la fundición, 
y seguramente fueron los chinos los que lo enseñaron ó tal vez lo profesaron ellos 
mismos en tiempos antiguos , pueslol que sus hijos se dedican hoy casi esclusiva- 
mente á. este ramo, habiendo además una prueba muy convincente de ello y es que 
no usáh instrumentos ni siguen los métodos de Europa, sitio todo chino. 

En cuanto á la perfección á que ha llegado este hermoso arte en Filipinas, hay 
que hacer. una diferencia entre el oro y la plata pues creo que existe, y no porque 
él segundo melar np lo trabajen bien, sino porque faltan á los maestros ciertos prin- 
cipios de dibujo y d^ adorno que en el oro no se echan tanto de ver pues no hay 
superíicics grandes que adornar como en la plata: me esplícarc. 

' Hay cadenitas ó bejuquillos de oro hechas con tanto arle y tal perfección, que 
suelen de Europa mismo mandarlas aqui á componer porque no atinan alli con el 
moda de hacerlo 6 no lo hacen bien. 

'Se iabrican aqui lariibien como en Europa Ha clase de alhajas, rosarios, se- 
guros, ániltoá, alfileres de pecho, aderezos, zarcillos, rostrillos, coronas para imá- 
genes y otra multitud de cosas, y también ¿fe dora con mediana perfección por mé- 
todos antiguos, además del dorado galvánico y oíros que se han introducido en el 
país en estos últimos años. 

• Pero cuando venios un carro de imagen 6 un frontal de algún altar, ledo bri- 
llunle (le plata, sin un feslon bien hecho, sin una columna de un orden conocido, 
faltándole aquella regularidad en el dibujo que tanto luce en las obras hechas en 
Europa, nos da lástiina de qtie aquel dineral empleado en tan piadoso objeto, no 
íen^M maá lucimicntiV porque* los adornos y gravados churriguerescos que les 
• suelto ponei^, soío 'sirven para suplir los que debieran usar. 

En nii concepto la acadernia de dibujo establecida recientemente en Manila ha 
de ser á los plateros á quienes mas ha de servir, sino se limita en ella á la ense- 
ñanza del dibujo del cuerpo hnmaíno y se estiende al lineal y de adorno que es de 
mucha mas aplicación á las artes que el primero. 

Kstt) sera tanto mas conveniente á la clase de plateros que hacen obras de plata 
cuanto qué tienen escelentes disp )siciones para ciertas cosas, como son escribanías, 
lámparas para iglesias, candcleros y otras obritas en que no liay que cubrir una gran 
{Superficie plana, (|ue es para lo que no tienen mucho gusto y no lo tienen por la ca- 
rencia de estudios accesorios preparatorios que les hubieran venido muy bien. 

Suple esta falta en las obras de oro el que como son pi;(|ueñas, no se echa 
tanto de ver y por otra parte se presta mas por esta causa, p:)rqúe c m cualquier ador- 
nito gracioso está bien hecho un alfiler 6 un anillo; pues no miramos tanto el oro 
como las pitMlrító que ocupan nuestra atención un lugar preferente, y como estén bien 
montadas y sean de buena calidad, casi no reparamos en el oro que forma la al- 
liíija, verificándose aqur un íjuid-pro-cua, de los que suelen verse en la aplicación 
de las teorías á la práctica y es (|ue lo accesorio que es la piedra, es para las *^l- 
hajas lo principal, y lo principal que es el anillo es para las mismas lo accesorio. 

No digo por esto que inapreciemos la fo^ma, al contrario, es punto muy esen- 
cial y el todo en las alhajas de puro oro que no tienen piedras. Aun en las que 
tienen vemos todbs los dias deshacerlas antiguas porque ya no están de moda, para 
hacer otras á gusto* del dia. 

HERREROS. 

La fundición del hierro ilvl país y el forjarlo^ son cosas que están muy atrasa- 



inm fo^si^ espero Tér aacta^ ni R«ol(f)QB )i«oho6'a(Uüi/taniBoe<^aaiÍQi)a:«.|pri|i|Cf^ 
paes Ijrticamcnie para amarrar perros se encontrarán en las tiendas do chucherías 
del Rosario y todavia. estoy en tlmUaí rienen do China qotiK^nt«sueecb oo» las caguas 
y los carajais, las cacerolas y calderos que tinlo se importa en las Islas.' 

No saben lain|»oto sino con mucha diliíeultad k$ii piar od^ muelle 6 resorte para 
. un carruaje, y si los tenemos en el dia de buen movimiento, es porque se ha esten- 
dido el uso de los de Europa y Estados Unidos de America. 

AntiKuamente hubo fundición de balas cpya contrata con la Artillería la tuvo 
D. Juan Escalante, Alcalde mayor de Bufacan, el cual hacía uso del hierro de los montes 
de Angal: En el pueblo de Morón en la Laguna de Bay, me han enseiíado unas rui- 
nas á oritlas del rio que baila la población, no lejos de ella, que se>;un me iníitr- 
marón fué en tiempos antiguos una fundición de balas; no sé si será cierto. 

Lo que se hacen en el dia son muchos arados y bolos de que hay gran consumo. 

TamiN)co se han dedicado á fabricar instrumentos para carpintería de n^odo que 
estos artesanos tienen que esperar que lleguen de Europa las herramientas de su.rtK- 
cío; solo las hachas para partir lefia son hechas aqui. 

Nuestn)s herreros fabrican las piezas que se neasilan para un.biique y para 
un carruage del modo que se dice al tratar de las carrocerías. 

También forman las oiczas menudas de hierro que son necesarias para una casa; 
pero si se quiere un nasaaor, unas visagrás, 6 un cerrojo decente para una puerta, 
es menester acudir á la Escolta y comprar de lo que viene de Eüroj)a, pues nuestnis 
herreros váo á cubrir la necesidad; pero se cuidan poco de las condiciones de loque 
presentan al comprador, asi es que todo tiene esa tosquedad y falta de perfección .qiie 
vemos. 

La maestranza de Artillería, (s una escepcion de esta regla general, pues todo 
lo (|ue allí se haa*. como que está bajo la direcci(m de maestros europeos y de ope- 
rarios esperi mentados del pais. sale con la misma perfección que puede hacerse en 
Eumpa, asi es que el (|ue nccesít<i una buena cerradura tiene que valerse de alguno 
de aquellos operarios. 

En la maestranza se fabrican sables y uiachetes y hasta fusiles cuando el go- 
bierno lo dispone. , . 







tniEBLES. €AIIMAGES \ DEM4S ARTEFACTOS (jllE SIRVEN PARA 

EL IENA6E DE CASA» YA SEAN DE NECESIDAD Ó DE LDJO, 




• »■•••■ 



xy 



MUEBLES. 

Guando agarramos una silla de la Laguna y se nos queda un brazo en la mano, 
y cuando consideramos que hace muchísimos años nos sucedia lo mismo, debemos en 
justicia decir que en este ramo no están muy adelantados aquellos carpinteros puesto 
que hasta ahora vemos las sillas con los mismos defectos que tenian antes. 

De dos clases son los muebles que usamos fabricados en el pais, los unos trabajados 
por naturales, en (os pueblos del Baibai de la provincia de la Laguna, y los otros 
por chinos macaos, en los pueblos extramuros de Manila. 

En cuanto i los primeros que regularmente son sillas, catrts para una persona 
y sofaes, es preciso confesi^r que son bastante toscos; emplean para ellos una narra de 
inferior calidad y no se creen obligados á darles el mas leve pulimento; el embejucado 
también es ordinario. Mejor hechos están los sillones llamados fraileros de láñete blanco, 
de cuya bonita madera hacen también aparadores toscos de reja para dispensa y cocina. 

Se fabrican en la Laguna cuando se mandan muestras, sillas; sofaes; butacas 
y otros muebles dé camagon y alintatao ó de otras maderas, puos imitan bien la forma 
de los muebles de China y de Europa: lo que no saben es crear porque falta el genio 
artístico. En cuanto al pulimento de la madera es escusado pensar en que lo den 
aun cuando sean para estos muebles de gusto, asi es que los que tienen la idea de 
mandarlos hacer y la paciencia de esperar áque se los concluyan, se encuentran con 
que tienen que barnizarlos de su cuenta lo cual les origina un segundo gasto. 

La segunda claáe de muebles ó por mejor decir la primera de los que se hacen 
en el país, es la de los carpinteros chinos que nos proveen de aparadores de narra* 
de camagon, de alintatao y de todas estas maderas, casados los colores y variados en 
sus formas, embutiéndolos con láñete y también con concha nácar aunque estos cuestan 
muy caros y todavía no están tan generalizados como los otros. 

También fabrican muy lucidos estantes para libros, tan pulidos y bien acabados 
como pueden trabajarse en Europa. 

Catres de narra, camagon y alintatao. 

Palanganeros con liras muy bonitos y de distintas formas. 

Catres matrimoniales y para una persona. 

Mesas, para salas, para comer, para tresillo &c. 

Escribanías para despachos y oficinas con barandillas y carpetas de paño verde. 

Además otros objetos que se les encarguen; pero tenemos la desgracia de que no 
son nada cómodos los precios de los referidos muebles, y con el agregado de que nos 
piden seis meses de término para trabajar un par de aparadores y dinero adelantado. (^) 

ALFARERÍA. 

Después de los muebles, lo único que aprovechamos para el hso diario de nuestras 



(*) En Mloi tiltimot aAos se |ian quedado en el paiü algunos artistas europeos que hacen con primor 
bonitos muebles. 



casas de lo que se fabrica en el pais.eon los objetos groseros que se hacen con el 
barro, como son tinajas, macetas, ollas,' jarros para agua y gorgoretas &c. \m cuales 
si bien no están vidriados, no dejan de tener bastante perfección y baratura atendido 
á que una olla vale dos cuartos. 

En cuanto al vidriado, saben darlo no obstante que su uso no es muy común por 
aalir algo caro. Regularmente lo emplean en el color verde para algunas baldosas, 
jarritoa de agua 6 barandillas, todo en mny corta porción, y de esto esoeptaados los jarros, 
no pertenece lo demás al menaje de casa. 

CARRUA6ES. 



•i 



como 



Este ramf> importante de nuestro presupuesto doméstíbo^ría en Europa considerado 

artículo de lujo, pero seguramjnte no toes en esto pais, sino de absoluta necesuls^d, 
pon|ue el ard<)r del sol, las muchas aguas y las distancias que son grandes, nds 
imp^ibüitati de pxler' atcpd¿r á nuLStros negocias /la aponernos á mil enfermedades 
que nDs cueáUn mas qué ef birlocho, y eso si somos tan dichosos que salgamos con 
vida de un tabardillo 6 de un pasmo. Por eso el carruage nos sirve principalmente 
para nuestnis asuntos y accesoriamente para el paseo. 

Esto objeto de las artes del pais ha llegado en nuestros días á la mayor per- 
fección. 

Un andaluz viejo, me decia que cuando él llegó á la tierra solo encontró un 
birlocho que tenia en la popa un S. Miguel. Indudablemente hay aqui ecsagcracion 
propia de los hijos de la Betica; pero rebajando todo lo que se quiera, siempre se en- 
contrará una gradación ascendente en perfección de un siglo á esta parte basto venir 
á parar en lo que vemos hoy. 

Durante mucho tiempo los carruages llamados hoy del pais en contraposición á 
los que se llaman de Europa, no obsUnte que son ton nativos como ellos, fueron los 
que sirvieron á mas de una generación; entonces los coches arrinconados hoy estubie- 
ron en voga entre la alto Sociedad, los habia de diario y de gala, además los birlochos 
con gruesos perfiles de plato, peiebron largo y forro de paff j ordinario sin toldín. 

Siguieron los barúes muy apreciados de las familias de numerosa prole los cuales 
han caido en desuso con los coches y los birlochos. 

Las calesas antiguas de un caballo han tenido la fortuna de resistir al ímpetu 
de la moda que m respeto nada; y hoy con corto diferencia son lo que eran en otros 
tiempos. Antes de la grande innovación sufrieron los birlochos antiguos una pe lueña 
reforma. Esto fué el apéndice de un toldín, con persianas, ó con cristeles con lo cual 
creímos haber llegado al pináculo de b perfección. 

Pero llegó la gran reforma y vinieron abajo cochea;, birlochos y barúes. 

Primero una carrocería francesa estoblecida en S. Miguel, nos dio carretelas bo- 
nitos, llenas de crístoles, de ruedas pequeBas, brotes buenos y forro de gusto. Aquí 
principia la gran revolución del ramo. 

Consumó esto el Anglo americano D. Roberto Hood, planteando el primer esto- 
biecímiento de carrocería y de carruages de alquiler que en escala viayor hemos cono* 
cido en el pais. 

Desde luego principió á esponer á la vento pública esa multitud de carretelas 
y birlochos que vemos rodar por las calles y como un torrente lo han invadido todo 
arrinconando á sus legitimáis poseedores, los carruages antiguos que avergoniados de 
la prontitud y facilidad con que han sido vencidos, á penas ae atreven á mostrarse 
sino en días de colla, v prefieren vivir ignorados llenos de polvo y telaraiias en los 
zaguanes mismo donde antiguamente lucieron; dándonos un^ lección mas con este 



cambio de fortuna sobra las m iciiai que ya t^einas, ^^^ que 9el.a|)l»|u«) á la^ periiOBas 
. ó á las inslitucioQos humanas, ih las vicisiludes de las ornas y de que qo hay nada 
. seguro síbo en la eternidad. . . 

Por el pronto lo único que tenemos que deplorar es el aumento i de gasto, pues 
:iip iNÍrloclm nuevo se hacia antes por 2S0 pe^9$ y hoy cuesta 350 á 4(Ml. 

Cuando bs [urecios sean mas moderados, podremos <l^ir ccnuias ^usto qu6 ahora 
que hornos llegado á la perf^eicion en este ramo y quA iiiftda. iMoinis qm envidiflir 



» -í * ••» • * 



las fábricas de Europa. 

Muelles flecsibles y bien templados, faroles de patente, forro de rico paño de 
eolor ó de telas de sedas labradas, tokia de cuero de Europa, asiento de muelles, co- 
modidad, seguridad y elegancia en la forma. He aquí el estado de perfeccioo inme- 
jorable á que hemos llegado. 

Nunca hubiera creido semejante adelanto él dueño del carruage que tenia .á popf 
el S. Miguel., 

La muertedel carrocero £(ood á quien difícilmente reemplazará otro, vuel vea dejarnos 
coino estábamos antes, sin nps diferencia que ahora tenemos buenos modelos que imitar. 

¡Quién hubid^ra dicho al inventor del carro fúnebre que habia de servir para 
su autor! 



I » 




I • 



.1 



• i 



• t 



, I 



. 1 ..: 



j.' 



7 I 



•/I 



.' . ' » 



' í 



i 



J t 



I 






,* 






. ',; '• 



* 1 



. i ' 



( * 



. I . . 



• !. 



PREPmm m pieles de mum. 



SALAZONES. 

Lod primeros ctieros de carabao y vaca que se esporlaron para Europa, llega- 
ron picados de gorgojo y desde luego se vi6 la necesidad de evitar este deterioro de 
las pieles, con cuyo objeto se mandaron á Cádiz en la fragata Sabina hacia el año de 
182i con algunos granos de pimienta y también de pimientos picantes del país, po- 
niendo estos preservativos entre cuero y cuero, y también en el doblez de cada uno, 
un que semejante ensayo áiaise resultado satisfactorio, pues los cueros se picaron du- 
rante la travesía. 

Algunos otros esperimentos se harían indudablemente hasta que se dio con el 
secreto que fué ponerles sal, y este método ha prevalecido basta hoy: 

El modo de salarlos es haciendo una salmuera en estanques de piedra hechos á 
propósito revestidos de ladrillos y bien reforzados como si fuera .'un pequeño algi ve, 
pues por falta de esta precaución se han abierto algunos con los golpes que dá el agua 
contra las paredes, al arrojarse los cueros en ellos y también por el mayor volumen 
que indudablemente han de adquirir al introducirse la sal y el agua en sus poros. 

Después del tiempo necesario para que se impregnen bien, se vacia el agua por 
medio de un conducto que se abre y cuando los cueros quedan en seco, se ponen á 
secar al soL después se conducen á la prensa y se amarran ea fardos sugetándolos fuer^ 
temenle con t>ejucos partidos que se remojan previamente. 

Como las puntas de los cueros embarazan mucho abordo, se les cortan antes ó 
después de hacer los fardos á fin do rodondear estos lo poco que es posible, atendida 
su dgura irregular. 

Los cueros entran en prensa doblados por en medio. 

Las puntas de los cueros no son perdidas como veremos por lo que sigue: 

La mayor parte de los cueros que se salan son de carabao, y hace pocos aBos« 
■o se salaban los de vaca porque siendo la esportacion de estos para China, cuyo 
Tíage es corto, se embarcaban al pelo sin preparación ninguna, aunque no puedo 
asegurar que en esto no haya alguna variación. 

CUERO PARA COLA. 

Las puntas de los cueros salados se hechan en otro estanque, cortados en pe 
dazos pequeños ó en tiras largas, c^m agua y cal, teniéndolos en infusión algunos dias, 
después con unos cuchillos se le raspa el pelo y puestos á secar ([uedan con cierta 
transparencia. 

En este estado se esportan para China donde convertida en cola nos la devuelven luego. 

También se hace alguna en el pais. 

Todos los de^rdícios de los curtidores se aprovechan con este mismo objeto. 

TANERIAS=CüRTIDORES. 

Cuatro clases de (ñeles se elaboran en los camarines de los curtidores de Sla. Cruz, 
donde están la mayor parte de l(»s que se dedican á este oficio en las Islas, salvo uno 
que otro camarín que haiga 6 haya habido en la Laguna y en Cebú, según me ha 
informado un maestro del arle; y algún otro de que tal vez no tenga yo noticias; pero 
solo hacen alli suela. 

6 



La vaca, el carabao, .el rábano y el venado, suniinislran eslaa pieles. 

Del venado se saca la gamuza y el cordobán. 

La primera es blanca y sirve para forro de algunos zapalos, pero príncípalmenle y 
este es su mayor consumo, para ribetear chinelas de mujer. 

Se hace la gamuza poniendo á remojar dos días la piel en agua de arroz y después 
sufriendo otra inmersión por cierto tiempo en agua mezclada con cal y piedra alumbre. 

El cordobán tiene un color como el del palay, y su uso es piara suecos. 

La operación de hacerlo es mas complicada según me han informado los mismos 
ourlidores. 

Tafetán es en términos de este arte, el cordobán pintado ó tenido de negro. 

El pergamino lo hacen del cuero de carabao, adelgazándolo con instrumentos 
cortantes todo lo que quieren; su uso como es sabido es para los libreros y tambiefi 
los castilleros de fuego, lo emplean en las bombas. 

La suela es de vaca y carabao; pero esta última tiene menos estimación. 

Los cueros son de vaca y de caballo y su nombre de tañería es camia con el 
cual lo conocen los indios. 

El de caballo es mas caro porque tiene mas suavidad y blandura que el de la 
vaca; con él se hacen los zapatos de gente acomodada. 

El cuero de vaca es mas ordinario; pero el de mas consumo, pues de él son las 
toldas de nuestros carruages, los bolines de los cocheros, los zapatos de toda la gente 
de el pueblo &c. &c. 

Habiendo preguntado á los curtidores sino hablan hecho uso alguna vez de la 
piel de otro animal además de las de los nombrados me, dijeron que la piel del perro 
se puede curtir, pero es muy graseosa y no se puede mezclar con las otras porque las 
echa á perder. 

Para los curtidos usan la cascara del bacauan y del camaocbile. 

El Padre Blanco dá razón de varias cortezas de árboles que sirven para curtir 
las pieles. 

Nota. Después de escrito este artículo, he leido lo siguiente que advierto como 
adiccion al párrafo primero. 

«En esta provincia (Pangasinan) se cune muy curiosamente. La baqueta es muy 
tersa y al mismo tiempo muy firme. De elia fabrican las árganas y cajonctUos de 
que es necesario valerse para viajar en estas Islas pues resiste píxlerosamenle al agua. 
Las labran muy curiosamente y ejecutan cualquier dibujo que se les presente. El curtido 
negro sale de un color firme y de duración y las badanas muy sueltas y suaves.» 




DE LAS TIES DOBLES ARTES. 



Manila no es una Ciudad monumental ni artística sino ana gran ciudadefa ir 
una plaza de comercio. 

PINTURA. 

Este ramo del saber humano en que han cogido inmarcesibles laureles, los Mu- 
rulos, los Zurbarán y otros mil, en U8tas y tan diversas obras como decoran los 
retablos de los templos, los {lalaoios de los príncipes, los museos públicos, laft gatea- 
rías de algunos particulares opulentos, esta en mantillas en Filipinas 6 por mejor 
decir no existe por que en vano se buscará un cuadro de un mérito relevantf^ y ai 
se encuentra será por que habrá venido de Méjico en tiempos antiguos, ó bien de Eunpá. 

Los claustros de los conventos tienen bastante colección de retratos, que es en 
donde mas se han fijado nuestros artistas y lo que hacen mejor, tal vez por que en 
ello se ejercitan mas, puesto que las familias aqiti establecidas sueleo mandar el suyo 
á sos parientes de Europa y á veces no solo se mandan retratar los cónyugue&^pon 
su prole, sino que es indispensable que la aya lo sea también dando la mano al 
niño ó nina. 

Se añade que han copiado y con bastante exactitud los retratos de Reyes y Rei- 
nas que han venido originales de España* y ha sido un motivo mas para perfeccio- 
narse en esta parte de la pintura que consiste en la imitación, por que para la de 
cuadros se necesita genio y ese les falta. 

En cuanto á la instrucción que han tenido ha consistido en una academia que 
sostuvo la Real Sociedad Económica á quien el capitán de ingenieros que era enton- 
ces D. Tomás Cortés, regalo cincuenta láminas de dibujo, ano de 1823, y ya en el de 
4828, he visto que se celebraron exámenes públicos, que presidió una oomisioft que 
la Sociedad nombró de su seno, compuesta de cuatro individuos y el Secretario* 

En 4832 tuvieron los PP. Dominicos la bondad de ofreoer (no sé con que motivo) 
una de las salas del cc^gio de Sto. Tomás para la academia; pero después parece 
que se instaló en el Consulado, pues en un principio la tenía en su casa el. primer 
maestro. Después so formó un roglameoteó se revisó el que había, ea.lo cual n» es- 
toy cierto. 

La niuerte del retratista Damián que era el maestro de la academia, dio fin de 
ella, habiéndose encargado de sus enseres D. José Antonio Vico. 

Últimamente se ha restablecido bajo un nuevo pié en una casa particular y cor- 
teada del sobrante de los fondos del depósito mercantil según creo, habiéndose puesto 
al frente de ella^ un europeo inteligente que seguramente sacará discípulos aveotajadoa. 

Después de Damián, sobresalió Arceo en el arte de retratar: el primero estaba 
radicado en Tondo y el segundo en Paco; hoy dicen que hay uno en Sta. Crui que 
retrata bien; pero no le conoaco. 

Existe un paisagista al temple y también pintor de aguada qne no tiene rival 
en el pais y sin embargo vive retirado y su nombre es poco conocido para lo bien 
que pinta en ambas clases y el mérito que tienen sus obras. 

Hablo de Lozano radicado en Sampaloc, que es el que ha pintado los coadroe 
del cosmorama en las dos épocas que ha estado abierto al público. De 61 aon todos 
esos cuadros que hay en muchas casas formando un letrero con el nombre de una 



persona en los cuales se admiran las formas historiaJas de las letras. De él son tam- 
bién l(» cuadros de la loma de Balangulngui que hemos visto en las tiestas de Sta. Cruz 
y de estos pueblos inmediatos y otros muchos, todos pintados al temple. 

Pero lo mejor que el ha pintado á la aguada es sin dispula alguna el cuadro 
que hay en el colegio de San Juan de Letran, el que hizo á invitación de un reli- 
gioso quien sin duda conociendo su talento artístico y queriendo ver hasta donde al- 
canzaba, lo llamó un día y le dijo que habia de pintarle reunidos en un grao cua- 
dro los sucesos recientes de Francia, los de Roma, el hambre que padecia Irlanda y 
la epidemia que asolaba la Europa. 

Todo lo cumplió Lozano y esto vale mas que hacer retratos por que él tuvo que 
erarlo todo con su imaginación. 

Rsle genio yace obscurecido por que su carácter es naturalmente tímido. Su 
padre fué el vigía de Palacio muchísimos anos y sin duda por que al lado de él se 
crió mirando con el anteojo los buaues que entraban por el Corregidor, lo conocen sus 
paisanos mas bien por Pepe-bahia ó vigía que por su apellido de Lozano. 

ESCULTURA. 

Este arle está reducido en Filipinas á las proporciones pequeñas que de sí mismo \ 

tiene en todas las ciudades que no son monumentales ni artísticas: solamente los tem- 
plos lo animan y le dan alguna vida, en la construcción de retablos, efigies é imá- 
genes. También las urnas para las casas particulares alimentan algubos centenares de 
obreros 

La escultura de imágenes se talla en madera y en marfil ; de las primeras son 
*!*$ del tapiaño natural y de las segundas las de las pepueSas que hacen con mu- 
chísima perfección. También de las primeras, (si bien no se han dedicado tanto á la 
forma del cuerpo, pues las recamareras se han encargado de cubrirlo piadosamente 
con ricas tánicas y mantos recamados de opo y plata) sac^n buenos rostros, siendo 
célebres en el país los que hay en algunos templos ya del Señor de las Tres caidas, 
y4 del de la Columna, del Santo Sepulcro y otros que regularmente vemos en se- 
mana santa y á los cuales nada puede pedir el arte. 

Los carpinteros de muebles de madera fina dan algún trabajo á los escultores 
pues á ellos encargan, todas las molduras, adornos y relieves que vemos en ellos. 

Poco 6 nada mas se puede decir de un arte tan circunscrito y reducido á de- 
terminado número de artistas, á quienes sin embargo no falta trabajo por la misma 
causa de ser pocos Icns escultores. 

ARQUITECTURA- 

Puede dividirse este estenso é importante arte eo cuatro partes que son arqui-^ 
lectura militar, civil, hidráulica y naval. 

La primera debo eliminarla , pues el objeto con que me propongo escribir esta 
parte de la obra es dar una idea del estado de las diversas industrias y artes del país, 
ya en progreso, ya estacionarias ó ya en un notorio atraso é ignorancia. 

La militar no puede entrar én esta comparación; ella está dirigida por faculta- 
tivoes del cuerpo Nacional de Ingenieros , cuyas obras construidas por los rigurosos 
principios de arquitectura son lo mismo aqui que en la Península como se vé en las 
murallas, baluartes y fortalezas. 

Es cierto que hay muchas cotas particularmente en Visayas, hechas por los pue» 
bloa y por los religíoaos ¿ su modo, para defenderse de las piraterías de los moros. 



las cuales qo mereeeD rigurosameDle el nombre de edificios mililares y no obstante 
tienen cañones y sirven de baluartes para la defensa de aquellos pueblOKí^. 

Sobre cuarteles, fortificaciones y demás, se ha reunido en la parte militat lodo 
lo que se ha podido; de consiguiente a)li puede ocurrir el lector. 

i 

ARQUITECTURA CIVJL. 



Este arle tiene la singularidad de ser propio del pais en la apKcacion que de él 
se ha hecho para las construcciones de sus casas, que desde la casita de ñipa fabricadai 
sobre cuatro barigues, hasta el Palacio de los Gobernadores, Arzobispos y Obispos^^ 
Ueoos de ventanas de conchas, con caídas y suelo de tabla, todo es esclusivamenlft 
filipino; ellos se han fabricado sus casas sugetando las piezas unas con otras coa 
tal trabazón que resisten á los temblores y se bambolean sin caerse; bajo esle. punto 
de vista puede decirse que Filipinas tiene su arquitectura especial. Aunque el aspectos 
esterior no sea de lo mas elegante, ese balcooage de amebas es muy necesaf io pan^ 
preservar del calor las habitaciones, pues los ardientes rayos del sol reflejando en es» 
cuerpo avansado de la pared se quiebran, y no penetran hasta el interior, como sucede* 
en alguna que otra casa que vemos construida i la europea con balcones de hierro^ 
las cuales no tienen nada de cómodas por esa causa, les falta el antemural que á lasT 
otras, se ealdeau las paredes y si son chicas, es vivir eu ellas lo mismo que estar 
metidos en un horno á medio caldear. 

Seguridad contra las trepidaciones y vaivenes de la tierra, preoaucioD y cautela 
contra los rayos del sol y comodidad interior que no hay duda tienen la mayor parte 
de las casas, soq las tres cualidades que distinguen á las de Filipinas; pero hay uq% 
desgracia y es que esto solo puede aplicarse á Jas casas de piedra, que son las mema; 
puesto que hay pueblos y tal vez provincias donde no se vé una sola. 

CSoa respeelo á las casas de tabla y á las casas de ñipa que forman casi el total de tea 
de provincias, lieoen una contra que es la facilidad coa que se incendian y de ahí eaat 
quemas frecuentes que destruyen barrios y aun pueblos enteros en pocas horas. Esto 
inconveniente es grandísimo porque lleva consigo la desolación y la ruina y no la 
compensa ai el menor costo de estos edificios» ai otias clrcttostancias que los hacen 
preferibles á los de piedra particularmente para los que hao nacido y se bao omdcb 
eo ellos. 

Asi vemos algunas personas pudientes de los pueblos que tienen sus casas de piednw 
por ostentación y también porque conocen las ventajáis que ofrece su mayor seguridad 
para guardar sus alhajas^ imágenes y dinero; pero al mismo tiempo (abricaa sus ensilas 
de tabla y aipa junto i ellas y allí pasan la mayor parte del dia ó por mejor dKK)ír 
alli viven. 

AotiguameatB las casas se destruían por los temblores con mucha frecuencia, asi 
es aue el raoio de censos ^ algunas obras*pías es el que mas ha padecido, como 
direal tratar de estas insütuciones; pero sin duda la construcción se ha mejorada pue^ 
ya no vemos aquellos desastres del dia de«S. Andrés que arruinó al antiguo coleyio; 
de Sta. Polaooiana con muerte de algunas colegíalas, y sin endMtgo los hemos tenido^ 
en el ano de 48Si fuertes y repetidos. 

Gomo para todas las cosas está el remedio al lado del mal, sin duda aquellos escar*. 
mientos sirvi^on á los arquitectos y maestros del pais para aumentar la trabazm del 
armason de los techos, poner esos tirantes que vemos eu las naves de bs temptaaV 
eo los camarines y en teda pieza que sea algo ancha - y sujetarloa bieo á la paitd 

7 



ios buQcalos tarugos y cadenas, pues iDdudablemetite esas p¡e2as entre otras aseguran 
mucho el edificio para el caso de que una fuerza mayor )o mueva. 

En la forma y perfección del trabajo ban mejorado mucho los construcciones 
de estos últimos años: antes las caidas tenian una pendiente muy rápida, asi es que 
las ventanas quedaban bajas como vemos en muchas casas viejas de Manila, pero lioy 
han desaparecido puede decirse las caidas si este nombre lo tomaron de la caida del 
techo, pues el saquízami ó quízame es igual de altura por todos cuatro lados. Tambiea 
han sustituido grandes mamparas de narra á las puertas de dos hojas que hay en las 
casas antiguas para entrar en la sala, y algunos mestizos han llevado el lujo en esta 

£arte basta hacer todas las mamparas y puertas de sus casas y aun las barandillas de 
is escaleras de las mismas maderas finas de camagon^ alintatao y malatapai con que 
se fabrican los muebles como lo han hecho en Sta. Cruz Doña Potenciana de S. A^ustin, 
en Manila una mestiza que se llama Dona Magdalena, y en Quiapo el licenciado Don 
Tomás Fuentes en la nueva casa que ha hecho en el sitio de la Quinta. 

Forman sin embargo un contraste con esto, otras casitas y posesiones que se están 
haciendo para alquiler tan desapiadamente estrechas é incómodas, que por aprovechar 
el terreno bay cuartos poco mas grandes que pañuelos, verdaderos lugares de tor- 
mento, en que el humo, el calor y los malos olores deben poner á prueba la paciencia 
del desgraciado que las habite, sea porque no tenga para pagar mayor alquiler, 6 
porque no le acomoda hacerlo como sucede á muchos hombres solos, que no han 
de lomar una gran casa sin tener familia. 

Por mi parte pi-eferíría á semejante situación una casa de tabla y ñipa porque 
mientras no viniese la quema disfrutaría mas comodidades en ella y sobre todo mqor 
salud con el aire puro que respiraría. 

En estas casitas se sienten visiblemente algunas mejoras, como en las de piedra; 
ya las hacen mas elevadas del suelo que antes; á los antiguos tapancos se ha substi- 
tuido un alero mas grande por la mayor longitud que dan á los quilos lo cual per- 
mite que sobresalga mucho el techo de la perpendicular de la casa y luego lo forran 
eon tablas 4 zaguales y lo blanquean, pero no lo hacen siguiendo el declive del alero 
porque esto seria iguala tener tapancos, sino poniendo un quízame horizontal de modo 

Joe quede perpendicular á los pasamanos altos de las ventanas, formando con ellos un 
Qgulo recto. 

En lo demás el pais tiene sus usos y prácticas que jamás saldrá de ellas, asi 
as que hoy lo mismo que en el siglo pasado, los aniuagues cosen la ñipa muy separada, 
si DO hay quien los vigile, y solamente lo hacen bien dejando un claro de dos dedos 
Mtre unas y otras que es la regla, cuando se está sobre ellos con la constancia nece- 
saria, porque at volver la cara el amo han de hacer de las suyas. 

En cuanto á las obras de corporaciones hay para las de la Hacienda BÚblica 
un arquitecto europeo que hace los planes y las dirige ; también D. Diego vinas y 
D. Anacleto Ventura, han mejorado la construcción en estos últimos años, ayuda- 
dos de estos maestros del pais entre los cuales si bien se encuentran algunos tra- 
palones que no saben mas que pedir dínerú adelantado y no cumplen nada de aquello 
a que se obligan, hay también otros que no merecen este dictado pues saben cuoh 
plír con su obKgaeion y son hombres de bien, muy prácticos en su oficio. 

Deben enumerarse entre las mejoras uue la arquitectura y el buen gusto re- 
ciben, esos pisos de taracea, especie de mosaico de maderas de varios colores, eon 
que se ha cubierto el pavi miento de algunos templos, casas y tiendas. 

El Ayuntamiento oe Manila, ha construido dos casas con ánimo de hermosear la 
Ciudad ocupando solares vacíos y las ha rifado; actualmente ha fabricado otra ó 
otras eon el mismo objeto según se dice, y ha obtenido del Superior Gobierno el que 



las fachadas de las demás qiie se hagan eo Manila por particulares, de arreglen á aquellaií 
para que haya uniformidad. {'^) 

Hay otras disposiciones que rigorosamente no pertenecen á la materia que estoy 
tratando sino á la policía de los pueblos y seguridad y defensa de ciertos edificios 
públicos y de las plazas, por las cuales está mandado que no se hagan construcciones 
cerca de las K)rtiticaoiones, de los Almacenes de pólvora, de las iglesias &c. 

Algunas de ellas están consignadas en las leyes de Indias que determinan el modo 
como se han de formar los pueblos nuevos, otras son disposiciones locales, como las 
de uniformar las bchadas de que acabo de hablar, la de poner banquetas 6 aceraa 
delante de las casas á costa de los dueSos de ella, una disposición del Sr. Claveríá 
sobre que ios derrámenes de las aguas no cayesen á la calle sino por medio de con- 
ductos de plomo la cual fué luego modificada, y otras análogas. 

Gon respecto á las que se refieren á la defensa de la plaza de Manila, son var 
rías las que en diversos tiempos se han dado, con arreglo á las ordenanzas del cuerpo 
Nacional de Ingenieros de acuerdo con los gefes de él y los Capitanes generales de 
estas Islas; pero la que está vigente fué publicada por bando en 18 de Junio de 1849, 
dividiendo en tres zonas la gran población que rodea la Ciudad. 

La primera mas inmediata á las fortificaciones debe ser toda de edificios de 
mamposteria ó de tabique pampango ; la segunda es un vacío de cíen varas en lá 
cual no debe ecsistir ninguna clase de edificios y la 3/ destinada para las casas dé 
ñipa, 6 tabla caña y ñipa, alcanza hasta las mil quinientas varas de las fortificacio- 
nes de Manila que es donde termina la demarcación militar. Necesitándose liceficiá 
previa para construir edificios en la primera zona mas no para los reparos interiores 
y estertores, asi como también se necesita para los reparos de mera consetrvacron en 
los de mamposteria de los de la segunda y tercera que no aumenten su solidez: y con res^ 
pecto ¿ las casas de ñipa ó tabla de esta última que os donde únicamente se permiten, no 
ae necesita licencia para reparar ni construir en la derecha del Pasig, pero no se 
permiten en la izquierda donde se halla rigorosamente prohibida toda construcción de 
cualauiera clase que sea, esoeptuando sin embargo la Hermita en donde se permiten 
oon licencia las meras reparaciones; pero no el aumento de casas las que se hallan 
sugetas á la demolición tan luego como se necesite poner en estado de defensa la plaza. 

En la Isla de la Convalecencia que se halla situada en medio del río Pasig, se 
permiten construcciones de mamposteria únicamente; oon licencia. 

Las calles nuevas deben tener diez varas de ancho. 

ARQUITECTURA HIDRÁULICA. 

Comprendo por esta palabra lo que se cimienta ó trabaja debajo del agua y 
de consiguiente pertenecen i ella los puentes de piedra sobre los cuales confieso 
francamente que no se que juicio formar, en cuanto á sí este arte, avanza ó retro- 
cede entre nosotros, sí ha llegado á su perfección 6 ne ae sabe una palabra de él 
en el país. 

Motivan mis dudas el que por una parto oigo que se han fabricado tales y 
tales puentes que quieren tengan tanta ó mas fama que la puente de Mandible, y 
por otro lado aaui á nuestra vista so han caido tres, uno de los cuales perdió un 
arco en un temblor y hace diez y seis anos que esta asi, otro se vino abajo el día 
que se concluyó, y i otro se le ladearon los estribos^ creo que sin estar concluido. 

Hablo del puente grande, del de S. Miguel y del de Malabon. 

(*) Son Im Am casu titiladas «n la calla éb la Bonü)a. 



Mas certeza teDgo de la perfección con qi;e se hacen los puenies que oo son 
de piedra en muchos pueblos, de los cuales se encontrarán infinitos viajando en tiempo 
de secas, pues en el de aguas los quitan y guardan los maleriales para el ano si- 
guiente. 

No hay peso alguno que no sufran estos frágiles andamies, y sin embargo no 
se caen; por ellos pasan los carruages, los destacamentos de Infantería y la Caba- 
llería, las procesiones &c. 

Algunos son tan largos que al pasar en carruage vá este oscilando de dere- 
cha á izquierda, como meciéndose en una dilatada hamaca; y se aturde uno al ver 
que solos unos puntales de caña sostienen aquel camino que une las dos riberas. 

Sin embargo lo mas corriente es que sean los harigues de madera ó palma, 
braba y que á derecha é izquierda^ esté apuntalado con largas cañas el piso del 
puente, no para que deje de moverse porque eso es imposible, sino para que se 
laenee menos. < 

AJIQÜITECTURA NAVAL. 

Yo no sé si Vilrubio el maestro por escelencia del arte de fabricar, incluyó, 
eata parte de la arquitectura en sus obras , que hace anos he visto y mi memoria 
no me ayuda, de consiguiente, como no estoy seguro de que pertenezca á las tres, 
oobles arles, he agregado á la marina las noticias que he podido reunir sobre cons- 
trucción de buques de guerra en estas Islas, y á la parte de comercio, lo^ jorres- 
pocdiente á fábrica de buques mercantes. 

Loque sí puedo asegurar es que este arte es el mas favorecido por el gobierno, 
pqes seguD hemos visto todos son reglamentos restrictivos para las casas, ^l paso, 
que se dan premios á los que construyan barcos de cierto número de tonel^idas comO: 
yeremos ep el referido capítulo mercantil. 



'¿rt^ 




1 ' • 



F4BRIC4CI0ÜÍ DE PAPEL 



En el atlo de 1825, un portugués establecido en estas Islas llamado D. José 
Hiiel. pidió peroMso para establecer una fábrica de papel de cafia como el de China 
y obtubo privilegio eschisivo por ocho aSos, em exención de tributo ó capitación á 
los chinos operarios que emplease en su manafactura. 

Bata fabrica estub> establecida en la casa Hacienda de Mariquina propia de 
. José Tuason; pero al tln se redujo D. José Huet á fabricarlo en su casa de la 
DseoMa (donde pa^ á vivir) y eso en punto muy reducido, hasta qiK^ últimamente 
Resapareeíó esta industria que pudo prestar servicios importantes al país, pueslo que 
des tan grande el consumo del de China por el cual se pagan todos los años grue- 
sas sumas que pudieran quedar aqui. 

Tengo apuntes de una Real orden posterior al ano de 1 830 sobre papel .y su fá- 
brica en estas Islas; contra cuyo establecimiento informó la Sociedad Económ ca; pero 
no sé precisamente si se trataba de la anterior ó de otra distinta. 

También vino otra Real orden sobre manufaotiini de papel de paja, que no ha 
producido resultado ninguno y es láltima seguramente que una cosa tan necAsaríá 
0000 es el papel no se fabrique en las Islas. 

BORDADO. 

Este arte precioso desempcSado por mugeres eo su mayor parto, ha llegado i 
la perteocion en el pais. 

Se borda con algodón, con hilo deCaatilla que es mas caro, con biliHo de oro 
y con platilla v lantejuelas. 

Es tanta la afición al bordado que hay aquí, qiie la mayoría de la población 
que es la que se visto con telas de pina, nipís y sinamals, han de bordar las mangas 
y vilo de las camisas de mugeres y los puSos y pecho de las de hombres, particular- 
mente para los días de fiesta y pintacases y muchos hasta para diario. 

Las sefioras del pais son tan frenéticas por los bordados que no solo los pañuelos 
de mano y coelio mamlan bordar, sino hasta la ropa de cama y blanca. 

Asi es que debe ser inmenso el beneficio que saque el ramo de bordadoras; basta 
decir que nunca les falta trabajo. 

En las inmediaciones de Manila hay pueblos enteros de estramuros como el de 
la Hermita que puede asegurarse viven del bordtdo. 

La mayoría de él se hace con algodón sobre telas del pais, siendo algunos de 
tanto oosio que para príncipes de EmoI^ y magnates de la. India se han repartido 
tale|;as de pesos i las bordadoras. 

No haoe Miuohos aios ae bordiMNi un rico tnge de pina para la Rdna Vic- 
toria y unos GidaoBciUos para el príncipe de Gales. 

También vá todos k¿ aios para España mucha piía bordada la mayor parle 
de regalo* 

Féra el gru oonanm es el del pais. 

Además dc4 bordado realzado^ hay el desMWii y el calado que propiamente 
no soa bordados; pero lo hacen las bordadoras; asi eomo el aombreado que en apa*-, 
rienoia es un bordado el cual es trabaja<iii por costureras. 

Sigue después de este bordado el de las chinelas que es tan gmade ó mavor en 

8 



importancia que el otro, el cual se haoejcon platilla, laittejuelas y otros materiales 
de oro y plata, sobre terciopelo, rasd paíio y géneros dobles y fuertes: Este trabajo lo 
hacen casi todos los hombres. 

Es increíble el número de chinelas que se consume en el pais, sobre lo cual ha 
escrito un religioso con mucha oportunidad, no bastar para ellas la plata de muchos 
galeones de Acapulco.. . « < ; 

. Basta considerar para eonocer la ecsaotitud de esta observación que hay joerca 
de dos millones de mugeres en las Isla&, cuyo calzado es la chinela y qiie; será muy 
pobre la que no tenga de respeto algunas bordadas para un dia de fiesta^ ^ 

La tercera secbion en que podemos considerar dividida el ramo de< industria ó 
arte de que se trata, es la parte destinada á* bordar uniformes, mantos y vestidos de 
imágenes lo cual se hace regularmente con materiales ñfios (los de las chinelas sotí 
casi todos falsos) compartienda el .trabajo ,eon los. operarios del país, una lábríca es-* 
trangera de materiales de bordar i cargo del Sétlor GiiHtet pasamanero y bonlador 
al mismo tiempo. i* <•'' 

. IMPRENTA. 

£1 firte de imprimir es antiguo en Filipinas^ya en 4738' había Ires impren- 
tas: Hoy hay Ires principales oon prensas modernas que son por el óitletf del sa* 
antigüedad, la del colegio de Sto. Tomás, la dé los Amigos del País ,y Jai -del 'Día- 
rio: Ademas hay la de la Esperanza cuyas prensas son por el método antiguo. 

Una crónica dice hablando de Ids^ iitípneátres: Que no son infmlos los yerros 
que hacen. En otro libro de la misma se espresa asi el autor: Los indios tmpre- 
$orei detestas Islas tienem mas disculpa, wr h fallb de €omprenswa de la ien^úa cas- 
tellana, sino es que diga que mas disculpados estamos los que hemos de dar enmen-- 
dudai sai menkras; porque esta €s: una difkultad mas intrincada que lodm ellas. 

* ■ 

' ENCUADERNADORES. . ' . 



"i '••■ 



La encaadernacioD que tan de cerca sigue á la imprenta bá adelañ^i^Q bast^p^ 
en estos últimos anos; pero todavía le falta una cosa qoe es el abaratarse la ¡mano 
dé obra porque á veces cue^n mas tas cintas que el manto, como símele, decirse; 

Las clases de encuademación que aquí se hacen tienen el npnibre de rúsíica, 
medía pasta, pasta fina y á la holandesa, tafilete y terciopelpi. 



• ff 



CASTILLEROS. 



< « • 



• I 



LfL fabricación deMa pólvora; ha estado óeinpre ey estas Mh pMhifcida á Ids 
particulares; por ser un objeto de estanco, cuya «laboriraioii y venta su ha r^ser"-^ 
vado el giAíertoo, faciendo lo primero [Xir administración ¿por oantrafta.' ' 

La pólvora que se vende en él estanco y fojm imi de las rentas del pois 
COII0 se dirá en la parlé de Hacienda, as eoniprada por está al gobierno. • 

¿Pero de dónde sacan los llamados castilleros tanta pólvora como consntnen 
en bombas, cohetea, buscapies y otras mil invencióneá? ^n dada tienen aíguní ¿ecreto 
para«eon una gapta ó media que compren á la renta, . eiavorar tanto misto eonio^ sirve 
pana los castillos de fuego, las ruedas, los tofo», y. atit» llamados artifieíates sin 
duda por el artificio de que se. valen para hacer tanto eon tan poco ingrediente á 
no ser que tenga» los tales castilleros los Polvos de>la Madre Celestina. 



Gramlnima es la aficcion que hay en todo el país á esta diversión: no queda 
fíeMa de pueblo, de visila ni de bario, bendición (le iglesia, de puente o de casa, 
bautismo ni casamiento, posesión de Alcalde ó de gobernadorcíllo, sin que el indis^ 
pensable cohete cruze la región del aire y estalle cerca de las nubes, cuando no lo 
haga dentro de alguna casa y la incendie siendo causa de que se queme lodo un pueblo. 

NOTA. 

Hay una hilandería en el pais, cuya máquina movida por una rueda hidráu- 
lica hace por dia quince quilates de hilo de algodón, según nos ha dejado escrito el 
Escmo. Sr. D. Sínibaldo-delMass en el Estado de las Islas Filipinas en 1842. 

Se halla situada en la Hacienda de Calauang provincia de la Laguna y confieso 
que me sorprendió la vista de este edificio lleno de ventanas con cristales donde refle>- 
jaban los rayos del sol, á la caida de una tarde en que lo descubrí bajando del pueblo 
de S. Pablo de Batangas. Parece un palacio encantado en medio de aquellos bosques. 
Por hallarse entonces descompuesta la nroda do pude tener el gusto de ver trabajar 
la máquina. 



OTRA. 

AirricuLOs m comer, bbub t aídbr. 

Si los límites de este capítulo no detuviesen mi pluma circunscripta á deter- 
minados pliegos de papel, me hubiera estendido mas sobre algunos otros artículos; 
diré sin emlNirgo que se fabrica en el pais buena sal; que se ha establecido en es- 
tos dias una fábrica de fideos, que hay dos de chocolate además de k» muchos chi- 
nos ambulantes y también indios que se dedican á este género de industria; que hay 
infinidad de cererías á cargo regularmente de chinos y mestizos; muchas panaderías 
en las inmediaciones de Manila; también muchas dulcerías; y además hay las fábri- 
cas que tiene el gobierno de cigarros y eiRarrillos de papel en las provincias de 
Tondo y Cavite, de vino de coco al Sur de Luzon y de nipia al Norte que aunque 
de propiedad narticular, tienen obligación de entregar sus productos á las rentas, de 
las cuales diré alguna cosa al tratar de estas en la parte de Hacienda. 




1 > 



* I 



»» 



í'! 



I * 



f I 



ii* CUADERNO. 



UBRANZA, CAZA Y PESCA. 

Labranza. 

Esfuerzos para protegerla. 

Estrado de un espediente. 

Respuestas del P. ñevoUo á las preguntas que hizo la Sociedad Econá- 
mica, sobre los (Astácabs que embarazan los progresos de la agricultura. 

Sobre cosechas. 

Varias disposiciones. 
Frutos que están en decadencia. 

Añil. 

Defectos de su beneficio: memoria de D. Francisco de Paula Guerra. 

Moreras. 

Plantíos que hubo antiguamente según el referido P. Revollo. 

Pimienta. 
Productos de los montes y bosques. 

Caza. 
Pesca. 

Aprovechamiento de los mariscos. 



J i f 






- 4 



f ■'•';•; / ; \/ ■ 



• i 






.* 



..•A 



•■•\^ 



1 1 



y , 



.*, .\ 



* ' ■ ' 



' . \ 



.«I . 



vmam. 



;c • ' 



Lof; esfuerzos qno se han hec)u> on lodos tiempos para prolojerla son el objeto de 
esli sección según se ha dicho en el prospecto de la obra. 

Esta protección se le ha dispensado por la compañía de Filipinas aue en el siglo 
pasado hizo muchos adelantos para animar las siembras de diversos artículos. 

Por la Sociedad Económica, que en el mismo tiempo invitaba á todas las clases 
del país para que escribiesen memorias sobre el modo de mejorar los medios empleados 
en las labores del campo, premiaba con medallas de oro y título de socios á los que 
se distinguían en esto^ imprimía y repartía gratis á los labradores ios mctodos que se 
empleaban en otros paises para que les sirviesen de regla en lo que no supiesen, y 
hacía traer á su costa del estrangero semillas y plantas ya ecsóticas ya de las que 
habia en el pais, pero cuya calidad en otros territorios era conocidamente mejor, como 
el algodonTde Guatemala, el añil de Fernambuco, el tabaco de la Habana &c. &c. 

Por ef gobierno y las autoridades locales; adjudicando terrenos i los que ofrecíaD 
labrarlos conforme disponen las leyes de Indias, la Real cédula instrucción de 15 de 
Octubre de 1754 que determina la forma y reglas con que debe practicarse la venta 
y composición de tierras realengas. La Real cédula de 23 de Marzo de 1785 que 
trata de tos taldios y terrenos de la misma clase y la ordenanza de Intendentes de 
Nueva-España de 1786 que es la vigente con las disposiciones posteriores. 

Por el Gobierno Supremo que ha espedido varías reales órdenes en diversos tiempos 
para que se pida y se informe sobre cnalqoier ponto de interés en estas Islas siendo 
uno de ellos la agricultura, y hasta ofreciendo y pagando religiosamente cantidades de 
consideración con el solo objeta de prolejer las síemiNras de artícnlos especiales de grande 
utilidad como el café á cuyos cosecheros se les han regalada muchoa miles de pesos 
por haber justificado que tenían plantados y en buen estado el número de pies de esta 
planta que les prefijaban las soberanas disposiciones. 

También se han concedido prórrogas de tiempo á algunos Alcaldes mayores que 
han manifestado mucho celo en las provincias que mandaban, por el progreso de las 
siembras de afiíl,. de abacá y de leka; recuerdo haber visto informes en este sentido i 
favor de tres gefes, uno antiguo de Bataán y otros mas modernos de Cápiz y de la Laguna. 

Verdad es que no lodos los esfuerzos y los gastos han correspondido á las es- 
peranzas que se concibieron asi es que no queda en la Laguna ninguno de los muchos 
piálanos abacá que el Sr. D. Prudencio de Santosliizo conducir de Camarines y sembró 
en Jalajala, Cavinte y otros puntos; pero siempre queda la satisfacción que pn)(|uGeQ 
los deseos de las buenas obras en cuya realización se trabaja por el bien publico. 

uno de los espedientes en que mas resalla el deseo de nuestros soberanos por 
el progreso y desarrollo de la agricultura de este país asi como por la prosperidad de los 
hacenderos, es el de que voy á hablar, cuyo estracto formé para dar cuenta de un in- 
forme que se pidió hace años por la referida Sociedad en el cual trabajé solo, por 
muertes y ocupaciones de tos otros tres individuos que se me asociaron. 

El estracto de que conservo el borrador, dice asi: 

fw Ms ^ á nrerae la StcieM le«ii«H(a. 

1.* PIBZA. 

S. M. espidió Real cédula en 10 de Agosto de 1813 conoediendo eierlas * liU^r- 
lades y franquicias á la Isla de PuerlM-Rico. 



En 18 de Oclubre de 1817 se espidió otra pcira la Isla de Cuba haciendo eslensiva 
á ella la anterior, y con las aclaraciones que hicieron aquellas autoridades, las variacones 
y adiciones que estimo S. M., se dio esta cédula á petición del Ayuntamiento, Con- 
sulado y Sociedad Económica de la Habana cuyas corporaciones manifestaron que 
ecsistian en Cuba multitud de* campos yermos por falla ue brazos que los cultivasen 
y que solo podría verificarse aumentando la población blanca con españoles de la Pe- 
nínsula ó de Canarias y á falta de estos con eslrangepos católicos. 

El Superior Gobierno de Filipinas noticioso de la cédula espedida para Puerto- 
Rico solicitó de S. M. ciertas gracias análogas, y en contestación á esta solicitud se 
espidió la Real cédula de 7 de Mars^o de 1820 en que se sobrecarlan las dos Reía- 
les cédulas dadas para Puerto-Rico y Cuba y determina S. M. que con presencia 
de ellas en una junta compuesta de magistrados, labradoras y comerciantes con canch 
cimientos prácticos de los abusos de que adolece la labranza y los motivos porque 
no prosperan los que se dedican a ellas, propongan lo conveniente dando cuenta coa 
informe del Capitán general para la resolución , que convenga. 

En el ano de 4825 se nombraron losvocales quehabian de componer la junta, á saber: 

MAGISTRADOS. 

£1 Intendente, el Rsgente, ql Decano de la Aqdíeqcifi y al Director d« la Sociedad 
Económica. 

LARRADORES. 

Losdnefiosde las Haciendas de Porac, Mariquina vNaic. 
Además cuatro comerciantes. 

Total de vocales....:... H. 

2.* PIE2A. 

Es una copia simple de la representación que motivó la cédula anterior. 

3.* PIEZA. 

Es una representación sobre radicación de estrangeros en osle pais que nada tiene 
que Yor con la agricultura. 

4.' PIEZA. 

La motiva un decreto del Sr. Ricafort de i 823 para que los Ministros informen 
sobte los medios de que las rentas tomen roas incremento y para fomentar los dos ma- 
niantales de riqueza, la agricultura é industria. 

Informan los ministros acompañando unos cuantos estados. 

Informa el Intendente diciendo que aquoMos^estadoi sale sirven para formar un 
juicio errado de la Real Hacienda; con este motivo exhibe. otro que dice ser mas ecsaclo 
y opina porque se formen seis espedientes sobre seis puntos distintos y después se 
los pasen á el. 

Dicen los Fiscales que tanto espediente dañaría el uno al otro y que mejor serían 
simples informes, evacuados los cuales prodría volver á dichos señores el espediente? 



. Y que por lo que hace á la ¡nditítria y aavegacion puedeo íaformar.la Sociedad 
EGOQQmica y el Consulado. 

Adem¿ pidea que eo urden al fomento de la agricultura y población blanca aue 
son la base de la prosperidad de las Islas se proceda sin mas demora á la instalapion 
de la Junla de magisüados, labradores y comerciantes ( 1826 }. 

El remplazo de vocales muertos, ausentes y que se escusaban, ocupa cuatro aito: 
en marzo de i830 todavía no se babía reunido la junta. 

5/ PIEZA. 

Siguen las renuncias de los vocales que sucesivamente se nombraban; por fin 
se instala la junta el 24 de Noviembre de 4830. 

El Escmo. Sr. Presidente enumera las causas do tanta demora y llámala atencioo 
de la junta sobre el punto de residencia de estrangeros. 

Un vocal manifiesta que es punto 0ecun4ario y debe estar, subordinado y en ar- 
monía con el principal para el cual la junta se ha instalado. 

Otro vocal lee su voto reducido á decir que el objeto de la junta era tratar del 
remedio de los abusos de que adolece la labranza en este país y los motivos porque 
DO prosperan los que se dedican á ella. Que lo primero que debia hacerse para evitar 
el progreso de los abusos era investigar las causas qne desde luego dasíficaba en 
políticas, morales y físicas, procediendo las primeras de las leyes, las segundas de k 
opinión y la tercera de la naturaleza: concluye pidiendo la formación de un reglamento 
que abrace estos puntos. 

La junta acuerda y nombra una comisión de su seno compuesta de tres individuos 
para que informen sobre estos puntos. 

6/ nszA. 

Siete aüos después (en 4837) estaba esta asunto en el mismo estado: entonces 
ocurrió D. Iñigo Azaolaá la junta de comercio pidiéndola que iotorviniese eficazmente 
en el asunto promoviendo el curso del espediente basta terminarlo y dar cuenta á S. M.» 
por las infinitas ventajas que resultarían al pais, si se te bacian ostensivas algunas de 
las gracias de Puerto-Rico y Cuba, particularmente la dispensa del diezmo y la de 
la contribución de los (aginantes dedicados i Iks labores de las Haciendas. 

La junta acogió la esposioion, la recomendó al Gobernador y Capitán general 
quien la pasó al estudio del Asraor y este pidió se oyese al Fiscal de lo civil. 

El Fiscal de S. M., elogia la conducta del Sr. Azaola y dice aue á su recurso 
y al digno Gobernador que era entonces se debería el que saliese del polvo de los 
arobivoB un espediente tan interesante que trataba de los puntos siguientes: 
4 .* Fomento de la acricultura. 
2.* Aumento de población. 
3.* Fomento del comerciow 
i."" Radicación de estrangeros. 
5.* Acrecentamiento de las rentas. 
En su virtud pide: 

4 / Que se instale nuevamente la Junta de magistrados reemplaaaado los vocales 
que falten. 

S.*" Que ei^aminado por ellos el espediente empiecen sus secciones, tratando b5 
solamente de la agricultura y población blanca sino de lodos los demás puntos queso 
le ban unido. 

2 



Y S.""' Que á la mayor bi'evedad se proponga á S. M., lo mas conveniente. 

Concluye el Sr. Fiscal diciendo que seria muy conveniente que antes de pasar ef 
espediente á manos de los vocales se realizase la idea emitida por los Sres. Fiscales 
en 4*826 (pieza 4/) y que la Sociedad Económica, la Junta de Comercio y algunos 
individuos que posean conocimientos de economía agrícola trataran también en sus 
informes el importante punto de la agricultura. 

Este es el motivo porque han venido á la Sociedad las seis piezas de espedien- 
tes desde 1838 en cuyo año nombró una comisión de cuatro individuos que redac- 
tasen la minuta de un informe y las mismas causas que han demorado este asunto 
en el Superior Gobierno y el Consulado 23 años, son sin duda las que lo tienen en 
la Sociedad hace tiempo, á saber: el reemplazo y nombramiento de vocales y de in- 
dividuos de las comisiones que se han nombrado, mas, lo que naturalmente se ha 
involucrado el asunto principal con la multitud de incidentes que se le han ido uniendo. 

Que en las concesiones hechas á Cuba y Puerto-Rico debe verse lo que con- 
viene para Filipifias y pedir que se haga estensivo ¿ ellas. 

Que lo pedido para Filipinas que forma la segunda pieza, se ecsamine nueva- 
mente respecto á que en los 28 años que han transcurrido , puede ya no convenir 
alguna cosa y ser necesarias otras que entonces no lo eran. 

Que la tercera pieza qtie trata de la radicación de estrangerds es asunto ageno 
de tratarse en esta ocasión porque ni S. M. lo ha mandado ni la Capitanía general 
tampoco , obrando en autos dicha pieza como un incidente que debe resolverse con el 
asunto principal , no por la Sociedad Económica á donde no ha sido remitido ni se 
le ha pedido su voto sino por la junta de magistrados, labradores y comerciantes. 

Que respecto á que los señores Fiscales han pedido en 1 826 (en la pieza cuarta) 
que sobre la industria y navegacien informen la Sociedad Económica y el Consulado, 
cuya opinión está reiterada por uno solo de dichos señores en 1838 con lo que se con- 
formó el Escmo. Sr. Gobernador y Capitán general; se cumpla asi por la sección cor- 
respondiente pidiendo cuanto crea conveniente á la prosperidad y adelantos de la 
industria del pais, dejando el punto de la navegación al ilustrado celo de los se- 
aores^ de la Jofita de Comercio^ por ser este asunto de su resorte é incumbencia, ó á 
lo menos mas propio de aquella o^fpdraoloA que de la de Sociedad. 

Que la Sociedad uniendo sus votos á te de el Sr. Fiscal pida ia reinstalacien 
de la }unta dé magistrados, labradores y oomercianles; porque en vano será que in^ 
forme la Sociedad en este espediente, ^no existe de hecho la junta que ha de pedir 
á S. M. lo que mas conitiiga. 

Que todos los puntos de utilidad pública que se promuevan y sean objetos del 
informe, estén comprendidos dentro de los límites que prescribe la petición de los 
Sres. Fiscales de 1 9 de Agosto de 1 826 y 4 5 de Enero de 1 838 pues con este solo 
objeto ha venido á la junta tan voluminoso y complicado como interesante espediente. 

Dichos puntos son tres y no mas, á saber: 

1 J" Abusos de que adolece la labranza. 

2.'' Motivos porque no prosperan los que se dedican á ella. 
' • S."" Mejoras que req*iere la industria. 

Y si se quiere agregar en el informe la mejora que requiere la navegación, serian 
eoatiío puntos el objeto de él; pero ya he dicho que opino por que sea la Junta de 
Competo qnfeft sobre ello informe. 

Últimamente, como al tratarse de los dos primeros puntos, necesariamente se ha 



de pedir el remedio de los males que se tocan é impetrar gracias y eoiice9ioie8.en 
favor de la labranza, conviene mucho al bien de los libradores y prosperidad del 
cultivo que la Sociedad apoye la pretensión del Sr. Azaoia que ya está reoomendack 
como útil por la Junta de Comercio y el Fiscal de S. H. 

Hasta ai|ii •! estraeto. 

El Estado de los principales ramos de la agricultiira á fines de( siglo pasado . 
nos lo dá á conocer el P. Revollo Agustino en la Memoria que trabajó en 20 ^ Se- . 

tiembre de 1 782 para la Sociedad Económica que dice así: 

• 1 1 

KespiesU á li ilistre SideM k luih icmi k l«s (res potos eoipreheiáiéos ei b 
Mil nprflsi eoi fedw k¥¡k Mil át 4782 eseríti fu Vri} luiel Ke\iUi iel^ 

éríki k Su Agistii. 

Deseosa la ilustre Sociedad patriótica de Manila de nueslm mayares anmaotas».. 
spí sirvió proponer á sus alumnos, por medio de el Sn D. Giríaoo Gonzafez Carva^ 
jal su Director, los tres punios eomprehendidos en la nota de veinte y siete de Jih 
Ko de mH setecientos ochenta y dos: ellos á la verdad , é el paso que debemos ooih 
siderarlos de la mayor importancia, no podemos negar que piden una cienoia yié&> 
tica del estado actual de nuestiw labradores» de las ealidades de nuestro terreno, 
así como de k» frutes que puede producir en diversas estaciones del «So» aleiH. 
dída la situación y temperamento que habitamos; estos importantes conocimientos* 
para poder hablar decisivamente sobre una materia tan grave, no debemos haoerloB: 
depender de reflexiones puramente metafísicas; sería fácil equivocamos si .qiúsíé» 
sernos obrar de este modo: no es lo mismo el surco de la pluma que el del arado: 
aquella corre i impulsos de la imaginación, ouaniio este, con sob la material fatiga del 
brazo. Algnn<H se equivocaron sin duda en estas dos operaciones juzgando aér :lo( 
mismo Bngirse una floresta, ó aparentarse un jardín, ó una eaapiSa bien surtida ea 
la imag'roacion, y trasladarla al cuaderno, que obrar materíftlmeote y oonaegnir i 
fuerza de brazos y sudores los frutos que nos produce la tierra: este preaenpaeíotí hiao; 
desalentar i muchos de sana intención, que se dejaron arrastrar por la brillantez; pero 
apárenles razonamienlos, y i vista de que no les correapondíM los el|^tos i las pi*^ 
mesas, abandonaron otras pruebas que les podían ser importantes. 

El celo de la Siciedad, l^os de querer aüanzar sos aciertos en te variedad 
de discursos, aspira ten solamente como se propone en el primer puiito^ á sÉber:» 
cades son los obntáenlos que embarazan nisestra ofríeidtwra^ para en su tista^ 
adaptar hs medios que mas conduzcan á su adelaniamienio. No es fieil enumerar 
les embarazos que seria preciso remover para que nuestros labcadorea adaptasen^ 
otro método que el esteMecido; tentó en la práctica de los actuates instrainentosv' 
de que usan para el cultivo de sus tierras, como en que mudasen la calidad de ana 
sembrados; ya tomó un curso nuestra agricuknra ^e serte preciso un general tras? 
tomo para variarla; por mas que nos empeüásemoa en nníorarles de fintoa y de 
ínstramenlos, seria vana nuestra fatiga , si nosotios no eaminábaom delante« dán^ 
doles el ejemplo y haciéndoles sentir las comodidades qoe se podían prometer m 
caso de alguna mutecion. 

Para eslo sería preciso anticiparles pruebas reales de tea oo»veMenctes <fue se 
les prometían; un labrador, que solo vive de su tratajoy con el sudor de suroalre 
como son casi todos los que habiten las Islas, *ni tteoe fondos ni tempoeo puede 



acomodarse á la prolijidad de nuevos esperrmentos: lodo cuanto les produco la fatiga 
de SU' cultura, y todo cuanto les puede contribuir las agenciasi de otras ocupaciones 
rurales, lo necesitan para. sus alimentos, vestidos, y compra.de los instrumentos 
menesterales de su ocupación. 

Aunque se quisiesen variar estos instrumentos, por estimarlos mas útiles, se- 
gún la práctica común de las naciones europeas, sería preciso esperimentar primero 
aquel genero de cultura á que se destinaban, si los animales de que nos servímos 
para nuestras labores sufrirían mas peso que el de los actuales; si la mjsma tierra 
producía con esta mutación, y sí nos prometían mayores utilidades: estos conoci- 
mientos, y el cálculo resultante de una esperíencia efectiva, precisamente ge había de 
remitir á la censura de los mismos labradores, á quienes privativamente corresponde 
balancearle. 

Pero supongamos por un instante que se pueden mejorar nuestras labores y 
vuestro cultivo por medio de una sensible matacion, acreditada por repetidas espe-- 
riencias; seria preciso sin embargo, que estáis fuesen uniformes; esto és, que igual- 
mente correspondiesen en las diversas provincias de nuestras posesiones, para que 
una providencia general nos pusiese en estado de la m^ora que solicitamos. De poco 
nos serviría que en una corta estension de terreno se pudiese establecer otro cul- 
tiv«i, y el uso de otros instrumentos, si de sus resultas no se podía conseguir otro 
froto que una leve conveniencia acaso inferior á la fatiga, asi de la Sociedad como 
de nuestros labradores. 

Estos por lo común, no son de aquella robustez, ni de aquella constancia en 
los trabajos á que ordinariamente se acostumbran los de esta profesión; el tempara- 
raehto, la calidad de sus sembrados, la debilidad de sus instrumentos, y la innata 
pesadez de sus animales, les bará permanecer constantes y sin mutación sobre este 
artículo. 

Sí en lugar de los instrumentos, se estableciesen otros de mas consistencia, que no 
arañasen sino que arasen la tierra, seria acaso necesario otros brazos y otros animales. El 
indio por locomun es débil, sus alimentos de poca sustancia; su desidia cuasi natural, 
y su genio tan propenso á contentarse con poco, que no hay que esperar cosa de ím* 
portancia, mientras no se remuevan estos obstáculos: agrégase á esto, que el carabao, 
animal de que ordinariamente se sirven para sus cultivos camina con tal lentitud, 
y es tanta su natnrai pesadez, que solo el indio, que parece entiende su idioma, podría 
aderarles: es verdad que ú iuese mas activo y mas ligero, acaso se haría inútil 
jorque sobre la lentitud del que le maneja, ocurre el que cuasi trabajan en lodo, 
cuya disposición pide la tierra para la ordinaria siembra de arroz, y como solo el 
carabao puede romper por medio de este embarazo, ^ bace como mal necesario el 
tolerarle, ya que no se puede sustituir otro en su lugar, para estas labores. 

Es cierto, que en las tierras altas, y como suelen llamar aventureras, sustituyen 
en lugar de carabaos, bueyes para el servicio del arado, y que estos adelantan eo 
sus trabajos con mas rapidez que aquellos: pero sobre seguir este método, solo algunos 
pueblos se- tiene por cierto q«e en las tierras bajas y las que son de regadío, no se 
puede emprender con elJos.labor de importancia, á causa de que se atascan, se despean 
y no pueden arrancar anii la dobUidad del arado actual; este conocimiento práctico 
de nuestros labradores, les hizo anteponer el carabao y preferir sus labores á las 
M bn^y, aqnque mas ágil, pero no tan aprop<$gito para, el uso común, ni tampoco 
tan general para el cultivo de sus actuales sembrados. 

Estos redfKcidos al. palay ó arr^z, cotidiano pan de las Islas, y á una escasa 
jMMreioa de trigo y legonibres, son.la resulta de toda nuestra agrioullura, laque al 
paso que ^aumente se' áusientará como conseeueiioia necesaria U debilidad de nues^ 



tros labradores á qoieiiM en el estado actual apeaa» les rinde para mantenerse; por- 
que si el palay ó el arroz no tiene un precio proporcionado, no pueden de modo algunoi 
costearse; y como el trigo solo sirve regularmente para alimento de los españoles y 
las legumbres se tienen entre ellos por indiferente^^, esto es como adaptables á uqob 
y á otros, pero no de indispensable necesidad, recelan esoederse en las siembras por 
el motivo de qoe DO se pierda so trabajo, cuyo frulo quieren recibir antes de espo- 
serse al riesgo. 

Este sería evidente si en lugar de dos mil cávanos v. g. de sembradura anroen^ 
tasen otra porción, aunque no fuese muy considerable, porque si ahora venden el ca-* 
van á cuatro, 6 cinco reales, fuera del tiempo de cosecha y con esto no pueden sopor*^ 
tar los necesarios gastos, mocho menos podrían suplirlos si en lugar de este valor 
se rebajase al de doe ó tres, precio regular de cosecha y antes de ahora cuasi or- 
dinario general y común; pero soportable por la abundancia de otros géneros de iiw 
dispensable neoesidad ¿precios cómodos, y casi un ciento por ciento mas baratos que 
ahora hace veinte aios. Con que si al paso que se aumenta el valor del arado, peyne, 
vestuario y otros necesarios utensilios no se aumenta el preoio de los frutos de nuea^ 
tras labranzas, lejos de poder costear el aumento de sos sembrados, se puede temer 
que nuestros Uibradores abandonen una profesión que apenas les rinde para poder 
subsistir sin una cuasi perpétoa necesidad. 

Uft labrador que después de continuados afanes no puede arribar á sustentarse 
y vestirse con decencia; aue mira oadecer á su familia el hambre, la desnudez y 
desabrigo de su casa, le ñuta estímulo para aplicarse, le falta emulación y le falla 
la esperanza de otra vida mas tranquila en lo futuro, y como todos los hombres eo 
tanto trabajan cuanto esperan mejorar la actual situación que les fatiga, faltio- 
doles á estos, pareos que no debemos estrañar 8« ÍUla de apnoacioo ni tampoco el 
que no se adelante tanto como se desea sobre este artículo. 

Sin embargo, no sería impo»ble dar á nuestra agricultura un rápido incremento 
si se procurase fomentar á nuestros labradores, ministrando i los demasiadamente po- 
breé, animales, peynes, arados, semillas y alimentos; pues cuasi la mayor parte de 
los ocupados en este ejercicio carecen de todo ya por lo poco que les rinde so Ink 
bjúo ya porque con una mala cosecha quedan arruinados los que no tienen fondos, 
y ya porque una enfermedad les redujo ai mas alto grado de miseria. 

Cm estos auxilios, la saca de los géneros de sus labores para países estrange^ 
ros y una serie de pro^idenoias bien combinadas para el esterminio de tanta \nñíú^ 
dad de ladrom» c|ue les persiguen, se lograria por mstantes aumentar nuestras co^ 
sechas; pero mientras esto no pueda conseguirse no se presenta otro medio que el 
aumento de la población para que pueda oonsumírse y venderse i precios razonables 
y con lucro de los cosecheros los frutos de sus sembrados. 

Casi ai mismo tiempo podríamos conseguir en este caso así el cultivo de al* 
godones, sus hilazas y tejidos ocupando en esto la multitud de mugeres y niffas 
que se hallan ociosas especialmente en estas inmediaciones i quienes se les facHi* 
taba honesto y lucrativo ejercicio para poder alimentarse y vivir con decencia. El 
algodón se di sift grandes costos ni esoesivo trabajo en muchas de nuestras provincias: 
apenas se hallari una muger que no sepa hilarie para las ropas del uso común y 
son ininitas las que saben toger aquellas lelas de mayor consumo y mas útiles poir 
ser mas ordinarias; procúrese pues fomentar este ramo tan útil y tan importante por 
cuantos medios se consideren oportunos, y recibirán nuestras Islas aquella (feliz pros^ 
peridad i qne deseamos conducirlas. 

Nada de lo propuesto puede impedimos propagar y eonduoir á la última perfo^ 
cion posible el preciosa ramo del añil. Este puede cultivarse en twasi todas las pro¿ 

3 



viACsías, stt teoeficio no es de escesira trabajo, cuaado pueden ser ÍMneosas las olí- 
lidades siempre que se proporcione su tenia, ya sea cdoduciéndole á Europa, ya 
sea promoviendo su eslimacion y aprecio enlrc las naciones vecinas lo que no será 
dtficil conseguir aunque con algún Irabajo y lal Ycr con alguna pérdida á los prin- 
cipios como ordinariamenle suele suceder i loda labrica nueva. 

Tampoco debe descuidarse la saca de sibucao ya que tenemos mas de lo* nece- 
sario para nueslro consumo de este preci(»o palo; pero sería preciso arreglar so collivo 
y propagación en las provincias mas proporcuinadas y de terreno mas apio para llevar 
este fruto sin dejar un ramo lan importante de nuestro comercio á la discncíon de 
los poco ó nada inteligentes, los que para aprovechar un quinlat de este nulísimo palo sue- 
len destruir cuatro ó seb. Es verdad que mientras no hay mas estnedon qoe la ac* 
tual no se necesite especial vigilancia para que no nos blte; pero puede llegar este caso 
si se aumentase considerablemeote su consumo. 

Iguales venUjas podríamos sacar del abacá de que ahondan nvestaras kbs, sí 
se descubríese d modo de beoeaciario, sobre lo que se debía trabajar con especial 
vigilancia ya que tenemos establecido su uso en variedad de tejidos muy úüles y aeo* 
iDodados asi para el uso común como paraalgunas pieras de delicado gusto. 

En fin seríamos demasiadamente moicsl» si quisiésemos enumerar ted(K los seres 
de que ptxlemos sacar conocidas utilidades, pero deseando que empecemos á obrar por 
lo mas fácil, lo mas conocido y lo mas úAl suspendéremos por ahora la ploma basla 
que veamos las resultas de lo propuesto, y pasaremos al tercer punto. 

Hasta aqní el aitor. 

Otrodiseurso escribió para la misma corporación el citado P. Revollo con lecha 1 ^ 
de Setiembre de 1781 que siento infinito no poderlo insertar íntegro parque tengo 
que eircuoseribirme á los límites de este capítolo. Trata en él de los productos rayo 
cultivo debe preferirse en Filipinas que son el arroz, legumbres^ maii y trígoen primer 
logar, los cuales repula de ateoluta necesidad para el consumo del país y después los 
que contribuyen á su riqueza como son el azúcar, añil, cacao, moreras y morales. 

Dicen que estos árboles esceden en grandeza á los otros; que no son tan delicados 
y su copiosísimo numera de hojas preste alimento pan mas de tríplicados gusanos los 
cuafes nutridos con la hoja del moral rinden un froto no solo mas oopioso, siob mas 
calente, tento que se puede distinguir con fadlidad y sobre to ^ual dice no se eqoi- 
vocan los inteligentes; añade que este phnlio sería mas fácil á los indios aun cuando 
les fuese como lo es mas terdio en el^ fruto. 

Nada dice en este discurso del abacá; pero es porque ya en los muchos que 
escribió este laborioso religioso ha tratado de él. 

Tamt»en sin duda porque han sido infructuosos los esperímentos 4{ue se han 
lífití» para Ira^dar este plátano á otras provincias, como ya lo. tiernos visto en lo 
que posteriormente intentó D. Prudencio de Santos, siendo AMde mayor de la Laguna. 

Antes de este época los religiosos que administraban en Pangas nan llevaron alli 
di abacá sin ningún fruto. Parece ser que este cultivo quedará limitado á Camarines 
1 4bms provincias del Sur donde se cosecha. 

Lo mismo ha suoedido con el algodón que se ha quedado cstencado en los territorios 

* Ihos y Salangas y no es porque han dejado de hacerse praebas de plantaciones 

« 4M» provincias, wk) poique la* naturaleza parece haber querido que •en unos sitios 

V ai otros se den ciertos frutos, en lo cual indudableinente influirá la temperatura, 

idd terreno, la menor ó mayor exposición de estos á ciertos vientos que los danen^ 

locales. 




Esta planta aunque crece muy bien en Pangasínin, oo w suele lograr el fruto á 
causa de los rocíos fuerk^s que caen al tiempo de la cosecha; estos roclos dicen Irte 
que han escrito sobre esto, pudren de tal modo la borra, que el hilo que se forma 
de ella DO tiene consistencia y se quiebra por todas partes; se han hecho varias ex- 
periencias en diversos tiempos y jamás se ha conseguido bien el fruto aun por los 
mismos Ilocanos. 

La historia nos dice, que habiendo sido saqueado cerca de California por un cor- 
sario un buque procedente de estas Islas cuyo capitán era un tal Montero, y deján- 
dole el enemigo todo lo que era algodón, precediendo el haberle pegado fuego antes 
de su retirada, y habiéndolo apagado los del buque español, evacuado aue fué por el 
enemigo; resultó que el nommádo capitán Montoro sacó del resto del algodón que 
salvó, el gasto de la navegación, paga de marineros y sesenta mil pesos: y que de solo 
llocos se podia sacar algodón para proveer al Pais, y al Reino de Nueva-fispana. 

No ha sucedido asi con el azúcar cuya cultura es mas adaptable á todos ios 
terrenos; asi es que se dá en casi todas las provincias, no obstante que la Pampanga 
se lleve la supremacía. 

¿Pero cuMto azúcar producen las cosechas en cada provincia? Siento decir que 
estamo<^ sobre esto tan foltos de datos ecsactos como sobre los otros frutos, y que no 
hay nadie en Filipinas que los tenga, á no ser en territorios de algunos curas 
antiguos que hayan podido recoger noticias. 

Por ejemplo, el autor del ensayo sobre Bataán calcula en 4 40 quiñones el ter- 
reno en cultivo para la caña dulce; en 2487 quiñones el del palay, 50 el que está 
con añil y 8 con ajonjolí. = Total 2685 quiñones cuya suma compone aprocsimadamento 
las cinco leguas cuadradas de superQcie en cultivo que tiene la referida provincia. 

El cálculo del terreno cultivado se dice en una nota que está por el que general- 
mente puede cultivar un tributo; es decir de 2 % á 3 balitas de tierra. 

El cálculo de los productos del palay y azúcar, dice en oira nota está -hecho 
sobre lo que en un quinquenio puede producir un quiñón; y aunque hay afios que 
rinde mas, esta dase do ensayos eligen pequen por defecto de meaos mas que por 
esceso éeesageracion. 

Ei vator en venta de los productos de la agricultura los estima en un ano del 
mudo siguiente: 

621,750 cavanes de palay á cuatro reales (precio medio).... 310,875. 

31,000 pilones de azúcar á 20 reales 67,500. 

Añil tinterron 8,000. 

Panocha, mangos, ajonjolí, calabazas, pinas, frutas y camotes. 3,600. 

Suma 389,875 ps. 

Ademas en los productos de los montes de la provincia añade otras partidas de 
qne hablo mas adelante. 

Con respecto al azúcar que produce la provincia de Batangas, se inserló 
en 6 de Mayo de 4848 en uno de tos penodioos de esta capitel b siguiente: 

'Un principal de Taál me aseguró el 4 diel corríento que después de Pascuas 
hablan salido de su pueblo cargados de azúcar para esa Capitel 22 buques, y su- 
pone oomponelí los cargamentos de 42 á 43 mil picos qne eakula ser la tercera 
parte de la eoscobi.» 

«Sí se lograra que los cosecheros de azúcar de esta provincia adoptasen el mé- 
todo de beneficio de la Pampanga quitánd )les las bnajas, se eonseguína concluyese 
b mala H que tienen y este arlíoulo a»mpotiria con el mejor de las Islas; pero en- 
contrando compradores, dificilmente será hacerlos variar de sus malas costumbres.n 



Á ser ecsack» ó apnN^imados estos dalos la cosecha de azúcar de Batangas será 
de cerca de 40,000 pilones cada ano. 

Sobre el que da la provincia de Pangasinan se escribía asi en 1819: *La planta 
del azúcar ocupa la tierra todo el año; su plantación es en el mes de Abril para que 
al tteoipo de las lluvias esté ya la caña crecida y no se anegue. Benefician la caña 




Guando hay estraccion de este ramo les deja utilidad, pero en algunos anos tienen 
mucha pérdida. La calidad del azúcar es bastante buena y el que llaman de 1 .^ muy 
blanco; pero es preferible por su consistencia el que se bbríca en la Pampanga. El 
producto líquido de este ramo tomando un término medio es de 6 á 8000 ps. que 
se reparten entre unos quinientos propietarios; por consiguiente no es grande la uti- 
lidad que les deja.n 

He citado á estas tres provincias cuyas noticias son las que me vinieron mas 




panga 

y de épocas 
• este asunto. 

Por eso he dicho al principio que no hay nadie que sepa la suma de produc- 
ios de la agricultura por phivindas y lo mismo sucede con el azúcar que con todo 
lo demás. 

Seesceptúa el tabaco en los territorios donde hay estanco pues se puede saber 
por lo que producen las colecciones, calculando ademas el consumo de los coseche- 
ros de Gagayan, pero siempre nos faltará saber el que se eslravia. 

Con respecto á Yisayas se sabe el que compra allí la renta; pero no el que 
producen aquellas Islas. 

De esto traiaré en la parte de Hacienda á la cual me refiero. 

En cuanto á los productos totales de toda clase de frutos del pais que árven 
para la esporlacion, tenemos los registros de la Aduana y de ello trataré en el capí- 
tulo mercantil que es á donde pertenece; pero siempre nos faltará saber lo que de estos 
mismos artículos se consume en el pais y esto es casi imposible el averiguarlo. Final- 
mente para concluir este asunto recuerdo lo que he dicho al principiarlo, á saber que se 
han hecho esfuerzos en lodos tiempos para proteger la agricultura tanto por los par- 
ticulares como por el gobierno, y como este ha sido principalmente el objeto que 
me he propuesto, añadiré algunas otras disposiciones de que tengo noticia.- 

En la memoria ya citada en otra parte de esta obra que la Real Sociedad Econó- 
mica dirigió at Ministerio de Fomento en 6 de Diciembre de 1833 en cumplimiento 
de la Real orden de 17 de Diciembre de 1832, se dice que la corporación habia ofre- 
cido 250 pesos anuales para concurrir á la dotación de un catedrático de agricultura, 
en virtud de la Real orden de 26 de Febrero de 1 821 sin haber basta entonces lor 
grado tan importante establecimiento. 

Que se habia con gratitud recordado el nombre de Fr. Hatias Octavio, cura 

1)árroco de Halabon que ftté el primero en presentar muestras del mejor añil que 
legó á beneficiarse en édtas Islas á invitación de la Sociedad. 

Que simultáneamente promovió esta él cultivo del algodón, de hi canela, de la 
pimienta y de la seda; publicó instrucciones para dirigir á los empresarios y los es* 
timuió con premios distribuidos solemnemente en las juntas generala que se celebra- 
ban en el cumpleaños del soberano. 

Que para perfeccionar el cultivo de la canela, hizo venir á su costa Holandeses 
que se establecieron en Zamboanga. Para la cria de la seda hizo venir chinos intan 



ligenUs de Emuy con semillas y gu¿anog bajo ta dtfecoion de Iob cuales se cultiva- 
ron moreras por la misma Sociedad en los pueblos de (a Hermita, de Malate, de Sam- 
paloc y otros de las cercanías de Manila. Que á su ejeomlo se introdujeron también 
en Camarines y Cagayan, y tuvo la satisfacción de estimular este cultivo á tal grado 
que solo en el pueblo de Paranaque se llegaron á contar 2759 pies de moreras. 

Que con el objeto de mejorar la cana dulce se dirigid al Gobierno para obte- 
ner por su medio puntas de las Islas de Sandwich reputadas de calidad superior, lo 
cual no ha llegado á conseguirse por la falta de relaciones con aquellas Islas. 

Que habia traído de China pájaros martines para estermínar las langostas. (^) 

Que habia gestionado sobre la libre esportacion dé arroz, y encargado niáqui- 
nas para mejorar el método actual de descascararlo. 

Que habla protegido la introducción de nuevos métodos para perfeccionar el 
beneficio del azácar en las haciendas. 

En las instrucciones que nara el Gobierno Intendencia de Yisayas que acaba 
de suprimirse se formaron por la Superintendencia en 1813, se dice así: 

ARTICULO 5*. 

• 

*Sin embargo de lo prevenido en el artículo anterior eo oumplímienlo de las 
disposiciones vigentes; considerando los perjuicios del desnivel económico en que por 
ellas se encuentran las haciendas exentas y no exentas de la eontribucioa decimal; 
desnivel que, atendido el genio y circunstancias de estos indíjenas, es una de las 
causas que tiene como abandonada á débiles esfuerzos y en el mayor atraso la 
agricultura, áp^^r de la prodijiosa feracidad del suek), el Inleadente considerará 
como uno de sos principales y mas sagrados deberes, no solo el fomento de las Ha<> 
ciendas, atenuando en lo posible las citadas disposiciones, sino ü inquirir y reoKH 
ver cuantos obstáculos se opongan al (omento de aquella principal y mas segura fuente 
ile la riqueza y bienestar de los leales Yisayas: consultando y proponíeiftdo al Su* 
perinteodente Subdelegado cuanto su celo le sugiera conducente á tan interesante fin.n 

También los artículos 54, 55 y 56 están destinados á pronK)ver las siembras 
y cultivo del tabaco que es una parle importante de la agricultura de dichas Islas. 

En el artículo 4 3 de las Instrucciones que para el mismo Gobierno Intendeo^ 
cia se formaron por el Superior Gobierno, se encarga y reitera lo pfevenido en las 
ordenanzas de buen Gobierno sobre fomento de la agricultura y cria de ganados úti- 
les asi cofao respecto á la libertad que deben gozar los naturales de vender sus 
frutos y comprar los que necesiten cuando, como y á quien les convenga. 

En el artículo 7 i de las ordenanzas de buen Gobierno formadas por la Real 
Audiencia en tiempo del Sr, jRaon, reformando las del Sr. Arandia, se encarda á los 
Alcaldes mayores preiérir en todo lo que sea honorífico como son los empleos da 
Gobemadorcillos á los ^ue mas especialmente se distingan de k» demás indios en el 
cultivo de tierras, plantíos &c. dando cuenta al Superior Gobierno para premiar s« 
liplieacion. 

Hay otros artículos en la referida ordenanza muy benéficos para la labranza. 




(*) Esl0 iofaiiftibU celo de U Soci^dMl, dura hasta ^1 día 



FRUTOS Qlie ESTÁN EN DEC4DEÍICI4 





♦♦♦«««35^04^- 



aNil. 



Á los cuerpos morales les sucede como á los físicos que tienen su época de pre- 
ponderancia y de decadencia; lo mismo sucede á los que ¿ika inanimados que llegan 
á veces al apogeo de su fortuna para dc^nder después hasta el mas completo olvido 
en los mercados. Dígalo el añil que valía 1 40 pesos el quintal hace veinte anos y boy 
nos dicen los precios corrientes de esta plaza que sú valor solo es de 36 '/, pesos, (tér- 
mino medio entre 45 el de la Laguna y 28 el de llocos. ) 

Mucho se ha escrito y se ha hablado sobre la adulteración que personas agenas 
tal vez al comercio hicieron en este artículo de esportacion, porque yo no puedo pensar 
que fuesen comerciantes los que así bastardeaban un producto tan esquisito, ni quiero 
que caiga semejante nota sobre el laborioso cuerpo mercantil. 

Indudablemente hubo malvados que presentaron á la buena fé del comprador ani' 
de pésima calidad, pero con la apariencia de superior por el tinte de sibucao con que 
lo mezclaron después de molido: otros usaron también de mil artificios para introdu- 
cir en los cajones 6 bayones el de 3.* con el de 4.* y el de 3.* con el 2.^; mezclan- 
dolo en polvo cuando no podían hacerlo á las claras; y como cuando la codicia hao^ 
liga con ia inmoralidad no se detiene en medio alguno, Dios sabe basta donde lle- 
varían el fraude; pero también es seguro que el comcrcianle y el labrador de buena fé, 
deploraron entonces como deploran ahora aquel engaño que desde luego se pro- 
nosticó habia de causar algún día la pérdida de este ramo de labranza y de co- 
mercio. 

Yo creo en lodo esto, lo he vislo como un panorama que ha pasado ante mis 
ojos, creo también que es la causa de la decadencia que hoy se lamenta, pero no 
creo que es la única sino la con-causa porque hay otra muy principal y es que 
el aBil no se fabrica bien todavia en Filipinas. 

Quien ha demostrado esto con toda claridad es D. Francisco de Paula Guerra 
en la luminosa memoria que dirigió i la Sociedad Económica de estas Islas por la 
cual mereció que este distinguido cuerpo lo nombrase su socio corresponsal. 

Guerra tuvo para asertar en lo que decia mas elemenlos que han tenido otros, pri- 
mero porque siendo su carrera la de fiícultativo, tenia estudios en botánica , se- 
gundo porque su residencia durante muchos aüos en el pueblo de S. Femando prr>* 
vincia de la Pampanga le facilitó el conocimiento práctico del beneficio que veía 
hacer todos los aSos, y tercero porque él mismo al fin fué cultivador de la planta 
que benefició y esto no una vez sola. ¿Qué mas instrucción previa de una materia 
se puede exigir á un escritor para tratarla con acierto? 

Yo le oí repetidas veces aue cuando el fabricante abandonaba la planta porque 
ya habia estraido el jugo de ella, le quedaba aun bastante parte colorante que po- 
dria estraerse por medio de procedimientos químicos. 

Esto es tan cierto que estamos viendo los prodigios que en Europa está haciendo 
la química aplicada á las artes; pero el mal solamente es en este caso para el fa- 
bricante; el otro de que voy hablando es el que influye en su mala calidad sobre lo 
cual dice el citado Guerra lo siguiente: 



DEFECTOS. 

El primero, principal y suficiente por sí solo para desesperar de un fi'li/ insul- 
tado, es la fiílta de reglas posilivas que sirva de norma á los fabricantes en siis ope^ 
raciones; cada cual las varia i su modo, y cree poseer un secreto particular para 
el temple de la cal , punto importantísimo y en el que consiste únicamente la ciencia 
del maestro; los dem»s fenómenos son at)solutamente desconocidos. 

No es menor iooonveniente el uso de las balsas actuales para la maceracion 
de la yerba en las grandes fábricas; su número imposibilita la atención de los maes- 
tros que á la vez solo deben ocuparse del cuidado de una 6 dos balsas^ á lo mas; 
y su altura presenta la gran dificultad de establecer una igual ó poco diferente fer- 
mentación de todo el líquido, que es en lo que depende precisamente la cantidad ma- 
yor y mejor calidad del tinte. Yo he visto repetidas veces el tercio inferior de una 
balsa esccsivamento podrido; el tercio medio en regular estado, y la parte mas alta 
con tan poco alteración que apenas se habia estraido una décima parte de la ma- 
teria colorante de la plante; de aquí la necesidad de prolongar la maceracion y en 
su c^onsecuencia la alteración de la fécula, que solo puede corregirse en parte por 
el u.^ de la cal, siempre en perjuicio del fabricante. 

Tienen tembien contra sí las balsas el defecto de las goteras las cuales oca- 
sionan una conocida pérdida, mas ó nienos grandes según la calidad de las made- 
ras empleadas, y la proligidad de los maestros; pero que son ínevitebles por bien 
trabajadas que ^n, ni por cualquier lado que se emplee para taparlas; la dema- 
siada altura contribuye en gran manera á producir goteras por la enorme cantidad 
de agua que hace gravitar sobre su fondo; pero la mas poderosa causa de ellas, con- 
siste en la violenta fuerza espansiva del líquido durante el tiempo de su fermentacioir. 

Hay además de las goteras, el riesgo de las averias que son muy generales, 
principalmente en las balsas ya de tiempo servidas, ó cuando los anillos son en* 
debles 6 las cañas pasadas, y en esto caso si la balsa rebienta se pierde toda la 
operación del dia, con mas los jornales empleados y los perjuicios que pueden se- 
guirse por el atraso del corte de la yerba, durante el tiempo de su composición. 

La posición de las canillas es otro irremediable defecto de las balsas, porque 
siendo indispensable beneficiar con cal, lo es igualmente colocar las salidas del agua 
dos palmos á lo menos por encima de su fondo. El objeto es dar lugar suficiente- 
mente al de|K)síto de las materias precipitadas, y el líuuido comprendido en este de^ 
piísito puede calcularse de una vigésima parto del total de la cuba. 

Agrégase á c^tos perjuicios tos que traen consigo el imperfecto y vicioso modo 
del beneficio, siendo uno de los mayores el modo de llenar las balsas de agua 
como hemos dicho por medio de las timbas, que en su ascenso rápido vierten de 
cada vez una considerable porción de agua por los vaivenes que esperímenta en tan 
largo tramo sin seguridad alguna en el conductor, de que se sigue necesariamente 
el aumento de un tercio mas de trabajo para el mismo fin, y cuando no se tratase 
mas que de llenar la balsa, este inconveniente solo redundaría en perjuicio de los 
jornaleros, mas como quiera que la maceracion empieza desde el momento en que 
se infunden las primeras porciones de agua, y la fermentación no tarda en aparecer 
tan luego como se halla mojada y comprimida la planta, resulta que en el espacio 
de una hora á to nnenos que se necesita para llenar la balsa, la porción de yerba 
comprendida en lo inferior de ella so halla con una hora de fermentación antici- 
pada á la porción mas alta. 

El batido de cualquier modo i]ne se haga siempre producirá el mismo efecto 
de reunir y precipitar las moléculas del añil; pero el um de las balsas para esta opo-^ 



ración pre^nta el mínmo inconveniente que hemos notado en las maceras con res- 
pecto á las goteras y averías; pero mas que todo por los considerables aunque 
poco apreciados desperdicios en los continuos salpicones que se escitan por la vío- 
feota agitación del líquido, cuya pérdida se aumenta progresivamente ¿ medida que 
se van reuniendo balsas nuevas sobre las ya batidas. 

Otras muchas observaciones que omito por no ser difuso pudieran hacerse con*- 
tra el método establecido y general de beneficio, y con respecto á las balsas por los 
forzosos gastos que son necesarios todos los arios para armarlas y desarmarlas, co- 
locarlas y trasladarlas de un lugar i otro; sus composiciones y recomposiciones, des- 
trozos del anay, polilla &c. 

En suma: el modo, la falta de reglas, los escesívos gastos y la ninguna economía 
claman poderosamente por la reforma, sopeña de no adelantar mas en las calidades del añil , 
ot sacar de este ramo de industria toda U utilidad de que se aprovechan los americanos. 

Hasta aquí D. Francisco Lueoa, 

MORERAS. 

Las moreras que alimentan los gusanos de seda cslubieron en otro tiempo mas 
de moda que ahora. 

Es un hecho que en muchos pueblos de la provincia de Toodo las hubo en abun- 
dancia y también en dos pueblos de la de Cagayan. 

Todavia el año de 4819 cuando escribió el Sr. Aragón dice que se veian algunas 
en los corrales de las sementara del pueblo de Sampaioc que ya no ecsisten. 

Solamente hay en la huerta de Halacañan en la casa de recreo de los Gobernadores 
y Capitanes generales de estas Islas, como una a»sa curiosa. 

Para que se pueda saber el estado de los plantíos de moreras á fines del siglo 
pasado, voy á insertar algunos párrafos del díscurs3 dt'l P. Revollo, Agustino, leído 
en la Sociedad Ecopómica en Octubre de 4785. 

«Nosotros podemos tener por cierto que se dio principio á este nuevo y escelenta 
plantío á costa de muchas fatigas, de muchos cuidados y de muchos gastos; y aun 
cuando la Sociedad se hallaba sin fondos, bien que no sin espíritus en tos corazones 
de nuestros compaBeros. Con el auxilio de estos nos hallamos en el dia con un mas 
que mediano plantío que se vá propagando á paso bastantemente sensible; pero este 
mismo paso es el que se solicita acelerar; para conseguirlo con esperanzas de buen 
suceso, se solicitan saber los medios mas fáciles, eficaces y acsequibles. Estos por la 
mayor paria dependen del impulso que pueda darse á nuestros labradores y pro- 
pietarios de territorios quienes en el mismo instante que se les haga sentir la utilidad 
de este plantío no será necesaria otra diligencia para que se aumente y se propague. » 

Para conseguir la rapidez de los progresos que se solicitan, me parece como 
indispensable y necesario que de cuenta de la Sociedad se formasen abnácigos tanto 
en las inmediaciones de Manila como en las provincias colaterales, á fin de que de elloa 
se pudiesen surtir por ahora de plantas los labradores y propietarios mas industriosos 
y aplicados: como estos esperimentarán inmediatamente el corto trabajo qua se les 
aumenta con la atencioo al cultivo de esta planta, y que para eUa pueden servir 
muchas de las parles de terreno que descuidan 6 no aprovechan en sos samenlerast 
Bo tendrán motivo alguno para no aprovecharBC de una pcoporoion que tanto les puede 
interesar de futuro. 

La propuesta, aunque á primera vista se representará muy costosa, y acaso difícil 
de pradícar, no lo será tanto atendida la porción de los territorios que pueden elegirse: 
los masproprios se me representan aquellos que con lacilidad yácortkmw espensas 



puedan regarse, y que se hallen situados oportunamente para la reparticioii de las 
plantas a los pueblos mas ocupados en la latlnmza. En la Pampaoga se podrían elegir; 
S. Fernando, México, Sta. Rita y Arayat; asi porque todos ellos gozan de bastante* 
porción de agua para el riego sin costo alguno; cQqdo porque á su suelo lo baña un 
ambiente librcí claro y benéfico, en lugar que los mas hondos se anegan, y las uoreraa 
sienten verse colocadas en lugares pantanosos y asombrados. 

Con una 6 dos cavalitas de tierra ocupadas de planteles en cada proviaeiai y 
que podrían cuidar dos hombres ooo un insensible estipendio, se conseguiría inundar toda 
la provincia de esta planta; pero mientras no se tome esta 6 iguales providencias, 
no hay que esperar que se camine con la rapidez deseada y que tanto se solicita. 

La provincia de la Laguna se me representa como uno. de ios territorioa maa 
apropósito para esta especie de ctütívo asi por la aplicación de sus nalMralas- i el 
cuidado de todo género de planlast como por su situación local á las márgenes de 
montes elevados, que hace que se conserve en los territorios llanas una espeoie de 
humedad permanente, muy propria para la conseryacíon de las plantas en un clima, 
tan caloroso y ardiente como el que habitamos. Los mismos montes serviriar 
de resguardo á las plantas, y retendrian cebosísima porción de partículas nitrosas, 
y alkalinas , para que recibiesen todo el posible incremento con la brevedad posi^ 
ble: sobre UÚs proporciones del terreno, y de que no se carece de aguas permanenlea 
para la facilidad del riego, concurre la acreditada actividad de sus ministros ^de doctrina» * 
cuyo celo capaz de acalorar á el espíritu mas dormido, lo aplicarían á la consecuoien din 
esta importancia, con otro tanto mas gusto, cuanto que conocen perfisotamente la felicidad' 
que iban á proporcionar i sus pueblos, y el importante servicio a la nación y á la patria. 

No presenta proporciones tan acomodadas y benéficas la prevíneia de Balayan 
jHor la carencia de aguas paf a el beneficio del ríegp: sobre ser pocas corren estaa ñor 
sitios muy profundos, pero sin embargo en algunos pueblos, como Balayan, S. Paíblo 
de los Montes, Tiaon, y otros no so perdería el fruto de cualesquiera tentativa* 

Por mas apropósilo se debe reputar todo el territorio déla jurisdicciott de Cavile, 
ya porque abunda de copiosa abundaxicia de aguas para esta operación y suoesívo 
ríego, ya porque su territorio se debe considerar según su aspecto por muy oportuno 
para este género de plantas. 

Si se quisiese íormar una exacta enumeración de lodos los lerrítorios y de las 
proporciones que ofrecen para la propagación de esta planta, en todas las Islas seria 
necesario dilatarnos profusamente acaso con molestia y tedio de los oyentes y de 
los lectores. £1 ser el empeño nuevo^ y de ningún modo intentado por nuestros mayores, 
parece una especie de sombra aun sobre los discursos» que no es tin fácil atinar* 
qon los verdaderos medios de acrecentar rápidamente nuestras plantaciones; todo es 
preciso hacerlo depender de los discuraos, cuando se carec&de antecedentes esperieneias: 
estas no nos pueden servir en el caso de Norte, para afianzar nuestras prepuestas; pof 
lo mismo parece que la senda por donde debemos caminar, á los principios la ha- 
llaremos bastantemente poblada de abrojos y de espinas, cubierta de sombras y de tropieam 
Sue nos impedirán el paso: pero con el aliento y la constancia podremos conaeguir un 
n glorioso si sobre las lentas ejecuciones nos vamos aprovechando de las tentaüvaa 
que se pueden practicar asi sobre nuestro terreno, como sobre el modo de acrecenlnf 
con mas comodidad y menos costos nuestros plantios. 

Estos serán otro tanto mas benéficos^ parael fin qne inténtanos, cuanto mis loa 
apartemos de los silioa pantanosos y que con iacilidad se inundan; loa sitioa muy bajos 
y.WMnbrados se deben reputar por inútiles: un ambiente Mbre y un cielo claro con- 
duce infinito asi para la propagación, como para la bondad de las plantas y sí á esta 
esceieote colocación se la jiSade la bicílidad del rieeoí no quedarte eesa que desear- 



5 



^ ádi como carecemos, abundábamos de copiosísimo número de almacigos' ó de 
árboles viejod para entresacar 'población para muchos lerritoríos, se podrían aven- 
tarar otras consideraciones: pero mientras estos no sé faciliten, nos contentaremos 
con haber indicado nn camino mas transitable y menos embarazoso, dejando á los ce-* 
iMos esfuerzos á6 nuestros companeros el que nos faciliten otra senda maé transi- 
table. En el entre tanto se podrian aprovechar los tales cuales árboles que s6 hallan 
en varias provincias de las Islas para el ñn de proporcionar nuevos planteles: cuya 
operación sobre no considerarla especialmente coátása, no es tampoco de un tra-- 
bajo escesívo. En la provincia de la Laguna, asi chorno en Varios pueblos de la de 
Balayan, se hallan alguna^ moreras antiguas, y de sus ramas se piodrian entresacar 
una Mas que mediana porciom de renuevos qué noi surtiesen para los subcesivos 
plantíos: cuya operación sobre Ser mOy acee^ble y de poca co^ta, n6 ócnparia mucho 
tiempo á nuestros labrádorest con solo dedicar algún terreno inmediato a dorlde pu- 
diese repararse y disponerle eon una ó dos labores, nada restaba sino el colocarlas 
mmitas á proporciotíada distáncíia, las que inmediatamente prenden y arraigan con 
la suficiente robustez para tolerar cualesquiera incidente de un temporal menas propicio. 

IM mimo modo se conseguiría en algunas {provincias de Visayas, especial- 
mente en Gebá donde también síe hallan en alguno^ pueblos moreras de una mag- 
líitod mas que regular, comparadas con las qde aqu) sé conocen: en el pueblo de Da- 
nao las hay de esta clase y capAcés cié dar surtimiento para un plantío bastantemente 
poblado: en poco tiempo^ éi Viviéramos brazos, y éi tuviésemos sujetos en las pro- 
vincias entre nue^ros fabrtkdoi^, que se dedicasen á esta especie de agricultura, se 
podría caminar á tin paso bastantemente acelerado: pero por desgracia faltan estos, 
asi como el alíefMo eii ottios, para emprender y concluir estas operaciones; sería ne- 
cesario que l6sf miniSlftis dé doctrina empleasen toda su actividad para acalorar á 
una gente tan helada, y tari remitente á aventurarse á una leve pérdida ó á una mon^en- 
táneaocnpacion, que baya de rendir el fruto con alguna demora 6 retardo, cuando se 
hallan acostumbrados á contar á letra vista con el fruto de sus sementeras. 

€on todo, si en las provincias mas pobladas, como Tagalos, Camarines, Panga- 
sinan^ llocos é Iloilo, se pudiese costear por cuente de la sociedad algunos planteles 
bien poblados para distribuir entre los labradores, en pocos anos se podría conseguir 
tanta abundancia de moreras, qué nuestras cosechas de seda hiciesen alguna repre- 
sentación entre las dé nuestros vecinos; pero mientras esto no se consiga ya sea de 
el modo propuesto, ya sea arbitrándose por el gobierno otro modo, siempre camina- 
remos con sobrada lentitud, y eontra el espíritu que nos mueve á dar á este plantío 
lodo el incremento de que son capaces las Islas. 

Cualesquiera gasto, cualesquiera dispensa, exención 6 privilegio, tanto á favor del 
GDimn, <x>mo del particular de los pueblos, se compensaría con eséeso, sise pu-^ 
diese consegair que nuestros plantíos caminasen (como pueden) á un paso mas acelerado. 

Bn ninguna cosa maSutil, ni mas importante se podrían gastar los sobrantes de 
la Ga|a de oomnnidad de las provincias y pueblos que en este tan necesario é intere- 
sante plantfo, Y no sería diflcil interesar a nuestro gobierno á el patrocinio de la idea 
cnn solo manlfestarie^ asi la utilidad pública y general de las Islas, como la opulencia 
á que se éondueirian los pueMes con solo el establecimiento de este ramo de comercio 
y de consumo general de todas- ellas. 

Nida aventuraba la sociedad en dirigir á este fin sus repreáentaéioáes á nuestro 
celoBfeimo socio él Sr. Gobernador; quien Como que comprenderá inmediatamente la 
utilidad de le idea, no dejará de manifestarse favorable. Sabemos ya con cuánto celo, con 
cuanto empeño y con euantaí perseverancia ha favorecido y favorecerá las ideas bené- 
ficas ^e la sociedad:, y pMlicaiai>Biéiite el plaMío de méreras; ^xm que podemos tener por 



seguro, que le halUremoa propicio en nuestras pretensioneá, siempre que acertemos 
i diríRirlas, y mientras llega este caso, pasaremos á lo sucesivo del discurso. 
Hasta aquí el Padre Hevollo. 

PIMIENTA. 

La pimienta formó un renglón de comercio antiguamente pues es constante 
que la compafiía de Filipinas surtió con ella alguna de las faeturas que embarcaba 
para Eurona. 

¿Donde están boy las grandes siembras de este artículo que hubo en otros 
tiempos? 

¿Cuales- SM las causas por qué ha desaparecido casi del catálogo de frutos Fí* 
lipinos? 

He aquí des preguntas á las que será difleil contestar porque ninguna de las 
dos principales que inluyeroní en el menosprecio y decadencia del affil, le son apli- 
cables, pues no admite adulteración ni necesita beneficio. 

Sin embargo tenemos pimienta pero en tan poquísima cantidad como sino la tu- 
viésemos; asi es que el surtido de las tiendas de comestibles de los chinos es estran- 
gera, importada aquí de Singapore ó de Batatia. 

La del país solo se encuentra de venta en el pueblo de Santa Cruz proyiacía 
de la Laguna, á dos reales ganta según los precios cofrientes de aauol mercado. 

Pnmde de la de Tayabas que es donde antiguamente se dio en mayor can- 
tidad y donde en el día han quedado siembras en miniatura. 




nMHJCm DE LOS BOSOGES \ MONTEA. 



La botánica es riquísima en estas Islas; por todos los vericuetos y entre las mas 
remotas bregas, se eaeuentran plantas medicinales, otras que dan tinten árboles (fat dan 
gomas, resinas y brea, enredaderas de mil calidades de bejuco, cañaverales frondosos, • 
árboles frutales, el coco que dá agua, vino, vinagre, aceite y leche. Imposible es des- 
cribir lo q4ie la próvida «aturalesa derramó á manos llenas en los bosques y montes 
de estas feraces Islas; hasta la miel y la cera se logra sin industria alguna. 

;Dicen que Lineo dasifiicó solamente diez mil plantas que eran todas las conocidas 
en su tiempo en lodo el mundo. 

iJn Lineo nos hacia falta que nos diese á conoce las. propiedades dé las plantas 
que espontáneamente icrecen aquí; pero afortunadamente hemos tenido dos, que han 
sido el P. Santa María y el P. Blanco. 

Yo no creo «bsotutamenle en todas las propiedades que atribuyen á sus flores, hojas 
y raices;, pero si <;reo en muchísimas de ellas y creo también que es muchísimo lo que' 
falta que estudiar en esta materia asi como es inmenso el beneficio que puede sacarse 
de los referidos trabajos. La Flora es una obra única en su clase, fruto del estudio 
de muchos anos y qu9 siempre honrará á su autor. 

Antes de: pasar adelwte quiero copiar lo que escribió el . P. RevoUo sobre la cría 
del abejas en colmenar porque es sumamente curioso; dice así: : 

^Después de haber tratado asi de la siembra del añil, como del plantío de mo- 
reras nos resta siguiendo el orden propuesto por nuestros ilustres Socios atender á 
la cria de abejas en colmenas: cuya ejecución sobre difícil, concurre la notabilísima 
•circunstancia de manejar un asunto enteramente ignorado en estas regiones y que no 
sabemos ni podemos saber; con que semblante admitirá la notable república de las 
abejas esta mutación pues por mas que las ponderemos las comodidades que las 
vamos á proporcionar, y la mayor civilidad á que las solicitamos introducir; tienen 
demasiadamente probada su libertad, para siyetarse á unas reglas que sobre nuevas 
descubren inmediatamente que todos nuestros' cuidados y solicitudes no se reducen á 
otra cosa que á estrecharlas: por lo mismo se necesita proceder con la mayor cautela, 
para que ni nos sientan los pasos, ni las intenciones, suponiendo que no se hallan 
tan descontentas con su suerte que nos agradezcan la buena intención de proporcio- 
narlas una vida naas tranquila. ,| 

uEllas viven mas satisfechas, gozosas y seguras en ios bosques mas impenetrables, 
siempre que sus residencias las sitúan á donde pueden ser descubiertas, se las turba, 
no tan solamente de su quietud sino que nada de cuanto trabajan y adquieren 
con su industria, lo pueden gozar con sosiego; hasta sus mismas habitaciones traba- 
jadas á espensas de una incesante fatiga y laboriosidad esperimentan las resultas de 
un incendio con que la ambición las despoja de sus mejores bienes: pero con todo 
ellas jamás dejan de trabajar asi para su conservación, como para el común de los 
hombres que tanto las maltratan: lo que prueba evidentemente la generosidad y arre- 
glado gobierno que tanto las distingue y que tanto ponderan los autores. Con todo 
de ningún modo pueden relevarse de la nota que se las atribuye por los legistas, 
de ser un animal intratable, indómito, y de naturaleza ferina, incapaz de sujeción y 
tan desagradecido á su misnM) señor y dueño, que en tanto conserva el dominio y 
la propiedad, en cuanto no las pierde de vista: acaso por eso jamás se aplicaron 
los indios^ y lo que es mas ni los sangleyes, al molesto trabajo de contemplar estas 



fieras que si se las estrecha se mueren, y si se las conserva en libertad so huyen 
dejando burladas todas las esperanzas del ecónomo que se dedica á cuidarlas.ii 

"Sin embargo la industria de los hombres no se puede negar que llegó como 
4 adivinarlas su genio, tratándolas con blandura, generosidad y abundancia para 
que, ó se domesticasen agradecidas ó se sujetasi'n ambiciosas de sus mismas comor 
didades. » 

a A estas es preciso que atienda el prudente colmenero si quiere aprovecharse 
de los escelentes frutos de la miel y de la cera que rinden las bien arregladas so- 
ciedades de estos admirables animalillos, pues siempre que no se las proporcione 
abundante provisión de bastimentos para la prosecución de sus fábricas y elavoracio- 
nes se puede tener por cierto que abandonarán su habitación y trasladarán su co- 
lonia á otra parte sin d^jar indicio en ei camino del itinerario de sus jornadas, v*) 

HasU iqoi el Padre Redolió. 

I 

Grande es la utilidad que sacan los pueblos de los montes y bostiues inmedia- 
ta á eIlo$, proveyéndose de los artículos que tan necesarios les son para su consumo. 

La leña les sirve para cocinar, para los trapiches de azúcar, para la fabrica- 
oiosdel vino de coco y ñipa, para venderla en otras partes, haciendo de sm sobrante 
un artículo de . comercio. 

Las maderas le proporcionan otro bien lucrativo después de fabricar con ella 
sus casas y sus embarcaciones. 

La cera tan necesaria para el culto, y la miel de abejas que cura algupas. do- 
lencias, la cejen BÍn el cuidada y gastos <)oe en Europa cuesta al infeliz labrador. 

Et algodoi silvestre: les sirve para llenar las almohadas. 

La brea que dcsiílan nuohes árboles resinosos, les proporciona otro artíoulo de 
comercio y la necesaria paca calafatear sus embarcaciones. 

¿Puraque no ^irve el bejuco? oonél ge amarra la ñipa, con él se trincan las 
cañas, con él se cuce el sagi y con él finalmente no se necesita de clavos para fabri- 
car una oasar w» éi se amarrao bayones^ se hacen sampayanes» se tejen asientos de 
sillas, de él hacen el saclit los cargadores, con él amarran los andamios los canteros; 
finalmenta con el be^aco no se necesitan cordeles para nada, pues basta de amarras 
sirve para balsas y barcos menores, además de otros inlinilos usos. 

La caña. ¿Qué aplicación n^ tiene? sirve para hacer puentes, casas, camarines, 
galleras, visitas, enramadas, palapalas, tiquines, balangas, baños, bombones, oaslillos 
de fueg«^ pingas, . tapaoeos, zaguales, laiicapis, cebogias y otras infinitas cosas, por- 
que hasta de balaneíoes de oarraage se han visto. 

. . La ñipa es la providencia de Dios en los pueblos de indios porque ella y el co- 
gen les proporciona el cubrirse de la imtemperie techando sus casas y cobachos, ca- 
majripes ¿ic. 

Con ella tienen la escelente tuba que es una bebida muy fresca y sana. 

El vino . que venden á la renta. 

£1 vinagre, cuyo sobrante forma 4in ramo de comercio. 

Los palos de tintes les dan el que necesitan para sus tejidos y el producid de 
. su venta como artículo de comercio. 

Las canteras les din piedra para sus lempioa, casas reales, piienlea &c< y un 
sobrante para la especulación. 

-- El asufce que producen las cercanías da los volcanes forma un artículo de co- 
mercio algo interesante. 

G 



El oro, que sacan ilo algunas minas. 

Las fruías, que sirven para el consumo de los vecinos, y para hacer con ellas 
un buen comercio; pues es sabido que las guayabas y el cainanchile, aunque son 
frutas de monte se venden en los mercados, asi como otras que á nosotros nos parecen 
agrias y ásperas, y á los naturales les gustan mucho. 

El gogo, que es el jabón natural del pais. 

Las plantas y raices medicinales que tan útiles son donde no hay otras boticas. 

El malapajo, que es también un barniz natural. 

El coco, que hasta en las islas desiertas se encuentra y cuyo aprovechamiento 
no «s posible enumerar sin llenar un pliego de papel, tantas son las cosas para 
que ^'ve. 

El achiote ó archoete, importado de América que sirve asf como la cachumba 
de azafrán eii la comida y también para teñir la seda. 

El alagao que suple por el saúco y sus hojas dan buen sabor á las anguilas. 

El amargoso, el cancón, el caturai, la patola, flor de papaya y otros guiáis con que 
los pobres se socorren á falta de mejores verduras: Dicen que el amargoso es la bal- 
samina. 

La aroma, que dá una goma tan buena ó mejor que la arábiga, y sirve tam- 
bién para tintes. 

£1 tanganlangan, que dá el aceite de castor y llaman en Europa higuera del infierno. 

El hurí de cuya palma se saca el sagú asi como de la del cabo-negro y se bacen 
petates y chancaca. 

El balangot, que sirve de guita, pisi ó mecatillo del mismo modo que el bejtfco 
sine de cordel y de mecate. 

El sampalbc que es el tamarindo, cuya pulpa refresca y es lacsante. 

El tanglad sabroso para mezclarlo con el pescado y muy útil para el baiio. 

La raiz de mora que comunica á la ropa y al tabaco un olor muy agradable. 

El lagundi, que emplean los naturales en limpiar avalorios y otras cosas. 

La cabbalongan llamada pepita de S. Ignacio^ de tanto uso en las mordeduras 
de culebras y en otros males. 

El camote de que hay mas de treinta especies y que alimenta t^nta gente. 

£1 taramponan que recomiendan para curar el cancro. 

El pajo, cuyo fruto echado en infusión en vinagre ó salmuera, es un apetito 
nmy conocido, siendo el preferible el de Calamianes. 

El aiohes, llamado también sábila y acibar, cuyos zumos amargos y purgantes 
forman la base de muchos medicamentos. 

El gaogao especie de papa ó patata que reducida á polvo sirve para varios usos. 

El manungay que dicen se usa con buen éxito en el cólera. 

£1 casuy que en algunos pueblos mezclan con el cacao y que sirve también 
para dulces. 

El papagpag, que suple el corcho en el pais y sirve también para sentar «1 
filo de las navajas de afeitar. 

El taclang-anac que dá la verdadera guta-gamba ó goma-gata. 

El maní llamado también cacaueie que se mezcla con el cacao y se come cocido 
y tostado* 

El sambón que dicen ser un idóneo á la salvia. 

\jh cebolla de monte, que sirve de cola para pegar los instrumentos de música. 

El gábe que como el camote mantiene muchos pobres de sementeras. 

La goma-laca de^ que solo se aprovechan los inaíos para encolar los mangos 
de sus bolos. 



El isís, que lanto sirve para limpiar las tablas y pasainanos de las casas y aim 
las mesas cuando do están barnizadas. 

El balucanan con cuya legia se hace el jabón llamado de Qoíapo^ no obstante qae 
en Quiapo no hay fábrica ninguna de jabón. 

fil ube con el cual se hace el quinanpay. 

El poso-poso, de oue se hace una argamasa muy fuerte para varios usos. 

Los pantanos, las lagunas y los esteros, aunque entre en ellos el a^ua salada 
tienen también su aprovediamiento en la sal en el gulamán y otras cosas. 

El gulamán pertenece á la familia de las algas que es una de las siete en que 
los naturalistas dividen los vejetalales. 

Estas son hongos, algas, musgos, heléchos, granos, palmas y plantas. 

El gulamán es una yerba marina que cocida queda hecha una gelatina; pero 
es menester lavarle bien y asolearle. 

En esa memoria ya citada de Bataán se estima el valor de las maderas que 
todos los años so cogen en los montes de la provincia en 6500 pesos, el del gogo en 5000, 
el del malapajo en 400, la lena, carbón y ñipa 3000, bejuco y ca3a-bojo 1600. 

Si tanto valen los productos de sus montes en una provincia tan pequeña como 
esa ¿que será en las demás? por aquí se puede calcular la riqueza que tienen las 
Filipinas en sos montes y bosques. 



>-<t 



CAZA. 



üc la ulilidad que se saca de los montes y bosques de estas Islas, no es la menor 
la de la cafza; pero debo advertir que no es la de aves porque esta es. insígniUcante, 
Sino de- animales cimarrones, como ?on carabaos, venados y cerdos llamados de monte. 

Yo he encontrado en la Pampanga alia y en el terrilorid ya dePángasinan, cua- 
drillas de hombres á caballo armados de lanzas que por el pronto tienen el aspecto 
de bandidos y no agrada mucho semejante hallazgo en medio de los bosques y de esas 
llanuras cubiertas de cogon tan alto, que hasta tropezar con ellos no se vén los objetos. 

Esta caza de carabaos silvestres es espuesta no yendo alguna gente; por eso 
se publican bandillos en los pueblos, como los he oído algunas veces, prohibiendo el 
que vayan los cazadores seros por la costumbre que tiene el animal cuando se vé 
herido "con la lania de volverse contra el cazador. Estonces es preciso que otro lo 
hiera por detrás, y asi están hasta que cae muerto. 

La caza del Venado no ofrece esos inconvenientes y para ella llevan' m\ichísimos 
cordeles con que^acén redes gruesas, asi'csque el animal cae en sus manos vivo 6 muerto. 

Grande utilidad sacan los cazadores, sí hemos de hacer la cuenta por %\ mucho 
aprovechamiento que tiene tanto uno como otro cuadrúpedo, y por lo poco que les cuesta, 
pues con que tengan sal no tienen que gastar en otra cosa. 

La tapa de carabao y la del venado que es mas cara, es de un uso general 
entre los naturales. 

Los cueros de carabao se aprovechan para las tañerlas y para el comercio de 
esportacion. 

Lo mismo los de venado, sin mas diferoncia que ha prevalecido el uso de vender 
los primeros al peso y los segundos por ^cientos. 

Todavía el venado tiene otro aprovechamiento que e^ el de los nervios cuya co- 
mida gusta mucho á los chinos. 

En suma nada se desperdicia de estos animales y del carabao, pues hasta las astas 
se venden para diversos usos y se esportan para China. 

De los javalíes ó puercos de monte no aprovechan tanto. 

En cuanto á las aves sabido es que hay una infínidad de palomas, hay gallinas 
silvestres y gallos á que llaman labuyos, patos de monte &c. que todo vale. 

Además sacan los cazadores alguna cosa de aquellos pájaros bonitos que llevan 
á vender á los tiangues de los pueblos y al mercado de la Capital, como son cacatúas, 
loros, culiaguan, colasisi, martin pescador, coletos y una multitud de mayas de costa. 

En una descripción de la Pampanga de 1819 se dice así: «No es posible referir las 
riquezas que en sí encierran sus montes porque no hay en todo aquel partido quien 
dé una relación circunstanciada y verdadera de ello. Los venados que encierran sus 
montes y bosques son muchísimos; de forma que para demostrar la gran cantidad 
de estos animales silvestres, bastará decir que solo en el pueblo de Tarlac se recogieron 
por sus naturales mas de 7000 en el precedente año, y asi se podrá hacer un cál- 
culo de todos los que se cazan en la Pampanga alta." 

«También se encuentran en dichos bosques muchos puercos silvestres de regalado 
sustento é igualmente gatos de algalia.» 

«De todo lo anterior resulta haber carnes con abundancia en esta provincia, y 
que hacen su lucrativo giro con las reses vacunas, tasajos de venado y carabao, sus 
pieles y bastas, puercos silvestres y la algalia que es un eslimado producto. 



PESCA. 



Si son ricos de productos los montes y bosques de estas Islas, no lo soo me*' 
aos ios rios, playas y mares. 

En mucbBímos pueblos no matan vaca mas que una ó des veces á la seaiana; 
de consiguiente se alimentan del pescado que les produce su pesca, cuyo soteanla 
se conserva de varios modos. 

Es infinita la variedad de pescados que hay: podría hacer una prolija enume- 
ración; pero no se conseguiría el objeto de poder contar las clases, pues como les dan 
nombres distintos los iadioesegua las provincias^ resultaría que aun fti denomina- 
riamos con dos ó mas nambres sin saber que era uno mismo. 

En el mapa general de almas que administran los PP* Agustinos calaados se dica 
que en la Laguna donde está el voleao de Taal, provincia de Batangas se crian e^ 
célenles salmonetes, siendo notable verse también en ella, los meros y otros pesca** 
dos que sí>lo 96 hallan en la mar. 

También nuestra playa de Tondo, tan rica en pescados de todas clases producá 
el salmonete que se haJla diaríamenle de venta en el mercado de Sta. Cruz por In 
mañana y en el de Onboy por la noche: se le conoce con el nombre ya aduUeradn 
de saramullete. 

Pero lo qne esoede í todo lo que se puede idear sobro la abundancia del pes- 
cado, es lo que dice d ya citado Comandante de Ingenieros , hablando de las pro^ 
vincias de Hocos: copiaré sns mismas palabras: 

« En el rio quo corre por el pueblo de Sta. Catalina se nota una cosa particu- 
lar y es que todos los. aSos por los meses de Octubre á Febrero se hace la p¿ca del 
ipon 6 dolon que llaman los naturales, en tanta abundancia que diariamente un 
hombre solo cc^se veinte y treinta tinajas, y como sen muchos los que se dedican á 
esta pesca es incalculable lo que se coge, vi 

«Este pescado lo salan para bagon y de él forman un ramo de comeicio interna 
en el partido trocándolo por arroz; y es entre los indios muy apreciado teniendo el 
mismo uso que entre ios europeos la manteca, «i 

«La pesca se ejecuta estabieoiendo corrales en el río dispuestos con tal arte 4i 
industria, que conducen precisamente el pescado á las chases que cotocan al fio del. 
corral á donde la corríente lleva los peoes. Estos vienen de la mar por el Sur y so- 
lamente dura los seis primeros días de la hma nueva y ^después desaparece hasta la 
siguiente: Todo este pescado es de una misma especie y jamás llega á crecer mas 
que hasta cuatro dedos de largo.» 

No sé si en lo que informaron á este sefior y ha escríto, habrá alguna exage- 

racfop; lo que sí veo desde luego que la comparación que baoe del bagon con la 

manteca no es exacta; el bagon no es mas que un apetito, ó como se dice por 

.un escritor, un sainetillo de la comida de los naturales que lo usan mezclándolo con 

la morisqueta. 

El mismo Comandante cuando descríbe esa gran Laguna de la Pampanga, llik 
mada el Pinag de Candaba, se espresa así: 

«El mayor tesoro aue sacan de esta Laguna consiste en el pescado y con espe- 
cialidad del llamado Dalag. Este lo pescan retiradas las aguas y conservan en todo 
el tiempo de secas en los lugares bajos. Después de alimentarse con este pescado 
hasta los enfermos (sin que se noten en el uso malos efectos) les sobra para vender 
en las provincias inmediatas y aun en Manila valiéndoles este comercio algunos mi- 

7 



les de pesos. Para esto los conservan y llevan liasla Manila vivos, manteniendo^ 
los en sus embarcaciones mudando diariamente' el agua, y aun fuera de ellas por- 
que con un leve roció conservan su humor muciiaginoso, de suerte que viven el 
tiempo que el vendedor necesita mantenerlos no obstante que los tengan fuera del 
agua algunas horas recibiendo el calor de la atmósfera, d 

En el ensayo ñsico descriptivo que se ha publicado en 1848 sobre la provincia 
be Bataán se estima en 3,000 ps. anuales el producto del pescado fresco y seco y 
eiit)M el del bagon. 

Mas adelante se dice así folio 12. 

INDUSTRIA DE. LA PESCA. 

' <<Los indios de la provincia son como todos, dedicados á la pesca con redes y 
corrales que llaman hadares, la que hasta ahora constituye un ramo de industria, y 
éon la que después de alimentarse proveen al sostenimiento de muchos millares de 
femilias de los pueblos interiores con las preparaciones que hacen con la sal, y lle- 
vándolo á otras provincias.» 

«Gomo la pesca con corrales perjudica á la navegación, el gobierno ha creído 
conveniente sostener la providettciA de la Comandancia general de Marina de 7 de 
Á)viembre de 1846 en que para coartar en cierto modo el abuso de los corrales se 
impone una retribución á los propietarios que quieran plantarlos á cierto número de 
brazas, al paso que ha dejado el uso de redes en completa libertad.» 

El P. Murillo Velarde hablando de pescados dice así: Hay también mucha varie- 
dad de peces, hay los que llaman voladores que son como sardinas y cmndo los persi- 
guen otros mayores salen del agua y los he visto volar como un tiro de escopeta 

Mas adelante aiiade. u Ví algunos pescados medianos dar un salto fuera del agua 
mas de dos varas en alto. El pexe mulier no lo vi aunque hay muchos por donde 
pátó, especialmente en Dapitan é Isla de Negros; pero comí la carne que parece to* 
emtí. En los mares de Mindanao encontré varias veces de noche unos pececillos pe- 

ÍueSos juntos como en escuadrón, y forman como un pescado mayor que una ba- 
lena y caminando por la superficie del agua hacen una estela que parece una luz 
¿rande: su nombre es Ayiíban.vi..: 

«Yí el pez espada dicho así porque en la boca tiene una cotoo espada de dos 
fiio^, pues pior un lado y por otro tiene púas como peine de dos haces: he visto espa- 
das de estas que tendrían mas de vara y media.» 

CONSERVACIÓN DEL PESCADO. 

Todo el pescado pequétio que forma 16 menos las nueve décimas partes del que 
se coge, se seca simplemente al sol, y sin otra preparación, dura y se conserva mu- 
cho tiempo. 

Los pescados grandes, que son los menos, necesitan salarlos y después sec-arlos 
como se hace con el bacalao. 

< 

Las sardinas y un péscadito que le parece bastante, se secan al humo y se co- 
nocen en el mercado con el nombre de tinapá asi como el otro con la denominación 
de seco hay seco de dalag, seco de bia, seco de corvinita, otros que llaman lao-lao, 
í:ape'Zapey düi &c. 

La barbacoa es el único pescado que he visto vender en salmuera. 




•f 



APROYECHAüliE^TO Dfi LOS MARISCOS. 



Eftte es otro ramo del paid de doble riqueza puesto que sirve para el consumo, 
para el comercio esleríor y para las artes. 

Las almejas y los ostiones se conservan salados y sus cascaras calcinadas. eO) 
los hornos dan escelenle cal, la mejor que hay en las Islas, pues la de piedra es de 
inferior calidad. 

Todos los camarones se conservan secados al sol, poniéndoles antes una poca de 
sal y de esto modo prensados lo que es posible en unos grandes canastos de bejuco 
donde los ponen, se esportan para el mercado de China. 

Este renglón es conocido en el comercio con el nombre de gibi. 

Dice el citado P. Murillo que el lacloto es un género de marisco que se cria entra 
dos conchas grandes que parecen de mármol, muy blanco con varias canales y con 
ciertos, nervios que le sirven de visagras las que abren y cierran con tal fuerza, que si 
cogen ¿ un hombre el pié ó la mano se lo cortan: añade que vid en b costa de 
Langoran una concha que tenia una vara de largo y sirven en las iglesias de pila 
de agua bendita. 

«Hay también muchas tortugas; en Dapitan cogieron una que habla salido adesovar 
á una isleta: la carne es como de vaca, aunque muy caliente, y de ella hacen mor- 
cillas muy grandes (|ue conservan por mucho tiempo: tenia doscientos y noventa y tres 
huevos redondos como los que hacen de cera en España en tiempo de carnestolendas; 
no es la cascara dura, como la del huevo de gallina, siw tierna y flexible aunque 
fuerte. La armadura superior era como las que usaban los romanos de varias piezas, 
tenia una vara de largo, y poco menos de ancho, tenia tres órdenes de piezas que 
en todas eran trece, las menores en la línea de en medio que hace como caba- 
llete de tejado, las mayores están á los lados fuera de otras mas pequeñas que sirven 
como de ribete: eran todas de carey fino manchado de varios colores, y había poco 
tiempo que se babia raspado, lo que hacen cuando las coochas crecen mucho para 
aliviarse de su peso; se arriman pues á una piedra de arrecife, y se van estregando 
de tal modo que sirviendo la piedra de cepillo quedan las conchas igualen por todas 
partes, y tienen gran cuidado da no torcer el cuerpo, de suerte que se vuelquen; pues 
entonces nu pueden volver á enderezarse. Para que salla la concha se pone fUegd 
debajo de la armazón con lo que se van desprendiendo las conchas de arriba y oí 
decir que los joloes para lograr mas concha, cogen las tortugas vivas, les ponen fuego 
en la espalda y arrancada la concha, las vuelven al mar para que crien nueva concluu 
£1 modo ordioario de cocerlas es con fisga: el pico es corvo como de papagayo, \» 
huevos los cubren de arena en la playa y los dejaii al cuidado del.sol.fi 

No solo en Visayas se pesca la tortuga; también en jas Bahuyanes y Batanes, 
según el informe ijue dio D. Nicolás Enrile sobre las siete provincias del Norte ffe 
Luzon que recorrió hace bastantes anos, por cierto que añade que á la sombra de 
esta pesquería á que acuden muchos Visayas se reúnen bastantes vagamundos que hacen 
el contrabando de tabaco, á los cuales encontró en grandes cuadrillas por las veredas 
que i falta de caminos se vio precisado á seguir tanto en los mpntes como en loe in- 
mensos arenales que hay desde la punta Cabaeungan, hasta el rio de S. Juan y hasta 
el de Aparrit en la provincia de Cagayan. 

En un setado de población qtM* publicó el Ayuntamiento de Manila con algunas 
noticias de las producciones de estas Islas, año de 1817, se dice así: 



''Eñ la Isla de Negror ha habido como en olra^ parléis pesquería de perlas, siendo 
la mas famosa la de Talibón en la Isla de Bojol, conviniendo los anliguos que aunque 
las perlas eran pocas se suplía con el grandor de ellas, pues hubo alguna que se 
vendió en mil ducados. En la Bahía de Manila ^n frente de Binoanga se sacaron algunas 
perlas, por los años de 1730. En el referido Talibón también se han sacado algunas 
eácelentés, grandes, redondas y lustrosas, como igualmente muchas conchas de nácar 
asi mismo redondas y hasta de un palmo de diámetro, las cuales son tan abundanlei 
én estas Islas que se pueden cargar buaues con ellas. 

El ámbar: ha sido el mar tan liberal que ittas de una vez se ha pesado por libras 

Íaun por arrobas lo que en otras partes se vende por onzas y adarmes. Por los aSos 
e 45 á 50 del siglo pasado sé halló junto á la Isla de Joló un pedazo que pesó mas 
de ocho arrobas del género mejor que hay que es el gris. 

Sigueyes son nnos caracolillos muy pequemos y hermosamente pintados que sirven 
en Bengala y otras partes de la Costa de moneda, y se vende muchísimo á los es- 
trangeros: sacándolos qiüíen quiere de las playas de estas Islas. 

El pescado y marisco de estos playares es abundantísimo, y de esta última clase el 
llamado balate es un considerable ramo de comercio con los sangleyes ó chinos.fi 

Ert el día serán muy pocas las perlas que se cojan, y si acaso, andará esotao 
escondido que no llega á nuestra noticia: solamente se vé en ed mercado ese aljófar 
menudo que se vende al peso y que en el país se conoce con el nonobre de perlas de 
medicina, de las cuales tanlMen es de advertir que vienen muchas de Joló. 

También la concha nácar anda confundida pues viene de Joló y de Yisayas, no 
t^biendo duda que se podrían cargar buques enteros con ella; la dificultad estaría 
en hallar un mercado i éotide venderla; pues como su aplicación á las arles de lujo 
ño es en grande escala^ resulta que solo sirve como articulo de comercio para surtir 
una factura con dos ó trescientos picos, no para cargar un bnque de solo concha. 

Con el ansbar hay que tener mocho cuidado pues lo falsifican admirablemente, 
advirliendo también que es muy poquísimo el que se encuentra. 

El sigáy se confunde en la relación del Ayuntamiento con estos mariscos bonitos 
que forman la concholóia y que adornan los estantes de muchas caídas, formando 
colecciones, ya por especies, ya por clases que aun hoy son de moda, á pesar que 
en estos anos pasados han estado mas en voga: Digo que se confunden porque los llama 
hermosamente pintados y esta calificación no pertenece al sigáy de Sibuyan, de Luc- 
han y de otros parages que es el que se esporta, el que sirve de moneda en la India 
y el que no solamente no está hermosamente pintado sino que no tiene pinta 
ninguha. 

Antiguamente hub^ un furor por formar colecciones de conchas y caracoles que 
en el dia está mas teidplado; pero sea como fuere, es cosa muy divertida y se le 
llega á tomar tanta afición que hasta de noche han dejado algunos oue conozco su 
cama por ir á ver sus caracoles á la simple claridad de una cerilla o candelíta. 

Verdad que en pfoiM)rcion á aquel la exaltación febril que pasa como humo de petate, 
es el olvido en que yacen después los pobres caracoles cuando se verifica la reacción, 
pasándose anos enteros sin que se les pase un plumero benéfico, cuando antes n6 
bastaban todos los jabones, escobillas y cepillos para lavarlos y bruñirlos, causando 
risa, además all ver ios aficionados á este ramo de historia natural, correr por todas 
partes en bosca de una bellota de un cono ó de un caracol que empareje con otro 
que tienen envuelto entre algodones y papeles del Japón. 

Lo que sí nó tiene duda, es que las playas de estas Islas son riquísimas fen éstM 
preciosos objetos. Yo be llegado á reunir basta 280 clases, y estoy seguro que ha de 
haber mas, porque ofe faltaban tigres y auroras. 



EsUs 80D muy escasad y las poca.; que he visto han sido enviadas aquí de 
Zamboanga y de Marianas. En cuanto í tigres los hay muy hermosos en las playas 
de llocos: Las escalarías de Tayabas son las mas celebradas. 

Nosotros aquí no clasificamos estos objetos sino con los nombres vulgares que 
en el pais les han dado; pero la ciencia tiene su nomenclatura particular según puede 
verse en los diversos trataidos de conchología que hay: Yo he visto algunos en francés 
é inglés, y también debe haber en castellano; pero no le be encontrado nunca dd 
venta. El sistema de Lamarkian dicen os el mas claro y sencillo de todos. 

Dice el Padre Blanco que en estos mares son comunes las conchas llamadas 
muriceSy la púrpura y las bocinas que ha visto delineadas en la apreciable obra de 
la memoria sobre la púrpura de los antiguos del sabio D. Juan Pablo Cañáis y Martí, 
de lo cual infiere que en las Islas se podría obtener de aquella y otras conchas la 
famoso púrpura con que se teñían los mantos de los emperadores Romanos. 

También dice que hay varias clases de esponjas de las cuales no hacen caso los 
indios. 

Dice finalmente el citado Estado del Ayuntamiento que el balate es de un grande 
comercio entre los chinos; efectivamente es asi; pero también está confundido el de 
Vísayas con el de Joló, lo mismo que las perlas y la concha nácar. 

Hace unos veinte anos se armaban aquí algunas embarcaciones para ir á la 
pesca del balate en las Islas Palaos y otras del Pacífico, pero los malos resultados 
que lubieron alejaron á los especuladores de este tráfico. 

Sabido es que el balate es un gusano del mar, el cual se conserva cocido en 
agua y hecho secar, en cuyo estado adquiere la forma de un pepino arrugado. 
Pasan de treinta sus ciases, correspondiendo á la primera el baculungan, monang y 
talipan. 

Á la 8.* el tactacang y anguinan. 

Á la 3.^ el maní-maní y otros pequeños. 

Las bocas de la Isla tan célebres en Cádiz y el Puerto de Sta. Haría, se encuen- 
tran también en estas Jslas y no lejos de Manila, pues se han cogido en el rio en S. Se- 
bastian: Yo no pude después que las comí, dar en mucho tiempo con ellas porque 
no sabiendo el nombre que les dan en el pais, cuantas seiias daba no eran bastan- 
tes á acertar con ellas, hasta que supe llamaban á este marisco caligna y entonces 
me las trajeron; pero no siempre se encuentran. 




8 



T ■ 



'.• » 



> • 



i 



1 . ' 



■ I I 
t ■ 



« ' • 



.' I < 






I . • 



13.* CUADERNO. 



PARTE MIUTAR. 

Gobernadores Capitanes generales de estas Islas. 

Segundo yfe militar. 

Substitución al mando. 

Sub-inspecdones. 
Plazas de guerra. 

ifanila y su guarnición. 

Cavite y su guarnición. 

Zamboanga y su guarnición. 
Milicias provinciales. 
Tercios de policia de las provincias. 
Fuertes de Visayas. 
Dependencias militares. 
Presupuestos. 

Gefes y oficiales que habia en 48i9. 
Pólvora. 



PARTE milTAR. 



£1 gefe superior de las Islas eo to político y militar es un Teniente general que 
(ieae el Utulo de Gobernador y Capitán general. 

Tuvieron los Gobernadores ambos títulos desde un principio; pero sin ser requisito 
para obtener tan elevado destino el pertenecer á la carrera de las armas, antes bien 
se confería i cualouier particular ó á individuos de otras carreras. La magistratura 
ha dado á éstasr Islas varios Gobernadores. 

Trece aBos después de la fundación de Manila se erigió la Audiencia Real siendo 
Gobernador y Capitán general el Doctor D. Santiago de Vera, Alcalde de Corte que 
babia sido en Méjico; entonces á los dos títulos ya enunciados so unió el de Presidente 
del Tribunal, cono está hasta hoy. 

Después se solían nombrar Gobernadores de entre los maestres de campo, empleo 
militar abolido en el día. 

£1 primer Mariscal de Campo que vemos en la serie de los Sres. Gobernadores y Ca- 
pitanes generales fué D. Fernando Manuel de Bustamante Bustillo y Rueda, año de 1717. 

D^pues lo fué el Coronel Brigadier D. Femando Valdes y Tamón 1729. 

Parece que hace ya un siglo son militares todos los nombrados con pocas escepcio- 
oes; pero sin haber estado prefijada la graduación que deberían tener puesto que los 
ha habido de la clase de Brigadieres c^mo el Sr. Man|u¡na y antes lo fué el Sr. Basco 
que tenia en la armada poca graduación para tan elevado empleo, puesto que estaudo 
mandando en las Islas fué ascendido á capitán de navio, equivalente en el ejército á coronel. 

Desde el ano de 4822 hasta 1840 se ha provisto en Tenientes generales y Ma- 
riscales de Campo indistintamente. 

En los últimos años han mandado las Islas Tenientes generales cuya graduación 
tiene el que dignamente gobierna actualmente. 

SEGUNDO GEFE MILITAR. 

Está en el dia destinado este empleo para un Mariscal de Campo que tiene el 
titulo de 2/ Cabo de las Islas y sucede en el mando de ellas por muerte, enfer- 
medad ó ausencia del primer gefe. 

La substitución ai mando ha sufrido muchas variaciones. 

En un principio nombraba sucesor el mismo Gobernador |en virtud de cédula 
Real que regularmente obtenía y como era natural, elogia á un hijo suyo como lo hizo Gó- 
mez Pérez Das Marinas, cuyo hijo D. Luis principió por muerte del padre á gobernar en 
1593; ó bien á un pariente como fué D. Diego Ronquillo, que por disposición de su deudo 
D. Gonzalo Ronquillo se hizo cargo i su muerte del mando de las Islas en 1 583. 

Otras veces estaba previsto el caso de una substitución, en despacho cerrado de 
la Audiencia de Méjico como sucedió á la muerte de Legaspi en virtud de cuya dis* 
posición lomó el mando Guido de Labezares, nombrado en 2.* lugar pues había fa- 
llecido el oue ocupaba el primero. 

Mando después S. M., que en el caso de vacar el macdo gobernase la Rea 
Audiencia en lo político y el Oidor mas antiguo en lo militar. {*) 

(*) RmIos cédulas de t do Abril de 1664 y Si de Ortubro do 1669. He ymIo en al ccdiiUfio d* 
Eflcmo. Aymitamíente otra püttertor en el mismo sontido, su Cncha i de Agosto do 1769, dando la substitucioo a 
Tenáente de Rey donde no hubioie Audienria, con oira» aclaraciones. Hay otra de 1 3 de Julio de 1796 qiie 
llama ea bus caao# é km AlcaMen oidinarioa y Tenientes Asemre5: umbien está en el didiu cedulario. 
Ademán de esiaa c«d«la« RMlea. »o obeervaron las \ty^ do ludias 46, 47, 48 y 57. Título 15 fibroi.*) la 
10* del titulo S.» libro 3.* 



Se declaró después la subslitacion á favor del limo. Sr. Arzobispo y á falla de 
este de los limos. Sres. Obispos. De este modo fueron Gobernadores los diocesanos 
de Nueva Segovia y Cebú en 1745 y 4759, y cuando lomaron la plaza los ingleses 
gobernaba el Sr. Arzobispo D. Fray Manuel. Rojo, desde 4761. 

Posleriorroente se declaró que los Tenientes de Rey de la plaza de Manila debian 
tomar el mando accidental y de este modo fueron Gobernadores D. Mariano Fernandet 
deFolguerasyD. Joaquín Gráme; en 1806 y 181 6 el primero, y en 1835 el segundo. 

Después se estableció el empleo de %^^ Gabos indistintamente para: brigadieres y 
mariscales de Campo, puesto que el Sr. D. Pedro Antonio Zalasar tenia b 1 / gra- 
duación, si bien los demás que hemos conocido, han sido de la clase de geneilaleSt 
siendo el primero que recordamos el Escmo. Sr. D. Pascual Enrile^ hasta al que 
tan dignamente desempeña hoy este puesto. 

La substitución no se ha quitado á los Tenientes de Rey por la ureaoion del 
empleo que antecede, sino que la tienen ahora en segundo lugar como torceros gefe», 
siguiendo después por su orden los militares de graduaeiaa que se deúgaan hasta 
venir á parar á la Real Audiencia. {*) 

SURINSPECTORES. 

Lo son, un mariscal de Campo de las armas de Infantería, Caballería y Milicias 
cuyo empleo esta unido al de 2^ Cabo. 

Tres brigadieres de las de Artillería, Ingenieros y tropa de Artillería de Marinar 
siendo este último al mismo tiempo Comandante general del departamento y los otaros 
DirtH5tores de sus respectivas armas. (**) 



• 4. 




(*} Real decreto de 2 de Noviembre y Real orden del 15 del mismo mes, todo de 1834. 
( '* ) La creación de la Inspección general de lodo el oiórciio puede verse en Real <Srdea de i 0. de Octubre 
de 18l4« La rcvidta de inspección de lofanteria debe hacerse cada tres ailos. Real urden de 33 do Octubre de i896. 




: * <• 4 J 

. . ti 

MAiMLA. ' :. :^2'iL 

. . r 

» 

Esta ciudad tiene fortificada toda su cirunfiereocia que es de 4t66 .nTas^.oom- 
prendíéiidoae eA su rédenlo la cindadela, llamada Fuerza de Santiago: tiene dos pueHas 
Duevas en el muelle de Sto. Domingo, una nueva y otra antigua en cF dé Atmace^ 
nes, mas las de tierra que son 4» i saber: la de Parían, Real, Sta. tucfa y Posti|;o; 
total 8 puertas. 
^ La mávor tongitud dé la ciudad es de 1300 varas y su mayor anchura de 7|4. 

Sus calles son cortadas en ángulos rectos, siendo las mas largas la de Pariaii 
que principia en la puerta de este nombre y termina en la de Sta. Lucía, dividiendo 
la ciudad en dos mitades, una al. Norte y. otra al Sur. Y la de la Intendencia qde 
por ambos estreñios sale á la muralla siendo naralela á la anterior. Entre las qu; 
cruzan á estas hay dos de mayor longitud llamadas de Palacio y de Cabildo, tas cuales 
principian en la maestranza de Artillería y plaza déla Fuerza concluyendo en la mu- 
ralla cerca de la iglesia de Reooletos y puerta Real. . . , 

Las casas son todas de piedra y teja, circunstancia de esta población que es iiniq^ 
en las Islas pues aun en los pueblos de mucho mas crecido vecindario que Hamli; 
h mayoría de aquellas es de cana y ñipa ó cogón. "^ ' 

La plaza mayor que es cuadrada tiene por cada lado 104 varas. Bn el centro 
<fo ella se eleva sobre un pedestal rodeado de una verja de hierro ta estatua del Rey 
CaWos lY. 

En el estado de las Islas FHipinas en 1842, se dice que esta estatua ha sídü 
vaciada en Manila. 

En el sitio en que se baila ahora ta fuerza de Santiago estubo la primitiva Gdist 
que mandó hacer Legaspi cuando ocupó á ManHa. f'* } / 

Después sucedió la invasión del pirata chico Limaon cuyas tropas desembarcaron 
por Paranaaue y vinieron por la playa i sorprender la ciudad como lo consiguieran en- 
trando en ella por el sitio en que hoy se baila la puerta Real, Á bien tu%ieron^ que 
reembarcarse con pérdida de mocha gente y de su general Sioco porque el valor, de 
los espafioles que recuperó la plaza casi pérdida ya, los* obligó a huir precipitada- 
mente abandonando su presa. 

En conmemoración de este suceso y no de la oooquista como creen algunos poc# 
informadas, se verifica todos los aBos el paseo del pendón en ri dia de S. Andrés. 

GoQ motivo de este aconiecimiento se fabricó la ^gunda fortaleza ó baluarte eotrtf 
la puerta Real y la mar, en 1584, y se Bamó de nuestra Sra. de Guia; jpero muy 
poco después se demolió por haber venido órdenes .de U Corte, para rodear de mii^ 
rallas la Ciudad como se verificó en 1 590 dirigiendo las fortificáóiones el ingeniero 
militar D. Diego ]ordin. - 

Bolottoes se tabríoó la fuerza de piedra que hoy ^e^iste substituyéndola á \^ an4 
ttgua de madera en el mismo sitio en que el padficador Leg.tspi fundó la .1 >• sus 
fuegos din i la bahía por un lado, por otro al na y pueblo deRhiondo y por cUfo 
á la ciudad de que solo la separa una plaia. 



;') Xa fuem de Stniiaoo ae mande"! fundar por el capitulo 39 déla Beal mslruccton. rMery(*<f% (^^.-^ de 
Agntlo de 1 589 y por el capitulo 40 se le mjnd<^ p)net la guarnición nfc^saría. * . . r 

% 



Par jdicha plaza Uene su oiilrada^ viéodo^ ^re la puéaH ud Sanirago á caballo 
labrado ea la piedra, de grandes proporeiones. 

Ed ^u ioieríor se hao fabricado moderaamaDle varios^ adiíicios mililarea. {*) , 

Las obras esüeriores de defensa de la plata esláo por la parte de tierra y son 
las tres baterías de San Gregorio, Sao Garlos y San Andrés, la Luneta y el fuerte 
de Sao Antonio Abad. 

Las épocas de su conslruccion son muy distintas como vamos i ver. 

El mas antiguo es el fuerte ó castillo de San Antonio Abad situado en la playa 
de Hálate á 3180 varas de la Ciudad y construido en 1581; pero reedificado á 
principios de este siglo. 

Dice el Sr. Aragón que su situación es muy ventajosa y aunque sus muros 
too algo bajos y sus baluarteis de poca capacidad, no se ban de considerar estas cua* 
lidades por defecto si se atiende á que su objeto sobre la playa no es otro que 
batir los pequeSos buques enemigos que intentasen desembarcos. 

En eí dia sirve este fuerte de Almacén de pólvora; los demás están en Nactajan, 
$. Francisco y San Juan del Monte. 

Las tres baterías son posteriores á la toma de la plaza por los ingleses y da- 
tan áe la guerra de 1796. 

Su descripción tomada del mismo señor es como sigue: 

'La prímera ó de San Gregorio está situada á 1075 varas línea recta de la 
de San Carlos y abanzada hacia la playa y costa de la bahía del ángulo saliente dé 
la escarpa d^l camino cubierto del baluarte de San Diego ó de la fundición, 60 va- 
ras, comunidindose aquel camino cubierto por galería descubierta. La otra batería 
de Carlos IV se baila colocada á 750 varas de la de San Andrés y sobre el canal 
de bátete de la Inundación, de tal suerte que resulta aislada porque por el Sur á 
SO varas de distancia prócsimamente corre dicho canal, y bi inundación que por el O. 
dista jolo 1 varas del indicado puesto; así como tiene el mismo c^nal y estero de 
Arroceros que sigue por el Norte, á cuya playa pertenece la espalda y un, flanco 
de ella como, la indicada batería de San Andrés ó de Convalecencia, colocada en 
la isla del mismo nombre formada en d rio Pasig del cual dista la dich^ de Cát^ 
loa lY unas 500 varas. >i 

JDe la Luneta no puede hablar nada este laborioso ingeniero porque es posterior. 
i su tiempo; pero dice asi y creo se refiere á esta obra ejecutada por sus subcesorés. 

«fieducto. Bailase mandado por el Rey según se demuestra en el pfaNia apro- 
bado de la fortificación de Manila, que se ejecute ñor A frente de tierra qé) comes- 
pende á puerta Real un reducto conforme se detáUa en dicho plano, y el cuál,, aun- 
que abanado, algún tanto tenga comunicación con el camino cubierto de la paza.n 

La salida de las puertas del Parlan, Santa Lucía, Postigo y Real, aon por cinco 
puentes de bóvedas de sillerías construidos en los anos de 181 i y 1816. 

La cabeza del puente grande está guarnecida por un Forlin con sus miras y* 
cuerpo de guardia, {**) 

En el estremo del Murallon del Sur sobre el mismo canal de la barra M Pasig 
hubo desde antiguo una batería á la qué se ha agregado modernamente, un cuartelilo 
paca el destacamento. 

Las historias antiguas ^lel país enumeran los Gobernadores en cuyo tieiB^pQ se^ 
han áBaidido obras de fortificación, ya en xsortinas, ya en baluartes; jpero parece es- 



(*) DoDde eitobo la fortaloia de Gaia ae fabricó «I grande baluarte de San^ Andrea. 
' &) El Fortín s:« ron^truyó para fortificar d rio prieoipalmpnte contra los chíno%: Real orden de II de 
NovMbffedi*17A7. 



euaado eolrar eo eidoá deUHcs qoe m3 ^.'ipararian del pláo tompatidiofta^ do eslft obn^ 
poe^ que de lo príocipai se ha dado razjo: adeniái que at Ijegar 4 ios tiempos 
moderaos tendría que oombrarios á lodos, puei ia fortíQoacioa Ueoe su presopttesttt* 
amul cuyo importe se emplea en obras del ramo de ingenieros. 

Las murallas de Manila se mandaron fabricar por el capílulo 39 de la iostnic* 
don reservada de 9 de Agosto de 4589. 

El baluarte de Sto. Domingo es lo mas moderno. 

Su estado mayor se compone de un Gobernador que lo és el Capitán general de 
las lilas, un Teniente de Rey, un Sargento mayor, tres Ayudantes un castellano ▼ 
Ayudante de la fuerza de Santiago f^) y un castellano del fuerte de San Antonio Abad. 

Hay una maestranza de Artillería con un Director, un segundo y dos Capitanes 
del detall. 

Djs Comandantes de Artillería de la plaza que lo son los dos gefes de la maestranza. 

El cuerpD de Cuenta y razjn de este arma se compone de dos comisarios de 
guerra y departamento y de guerra y Artillería de 1 / y %} clase, 8 oQciales i .^, 2.^ 
y 3.<* y dos meritorios. 

Hay un Comandante de Ingenieros, un oficial encargado del detall, un.Aya- 
dante y un maestro mayor. 

El cuerpo de Cuenta y razón del arma se compone de un comisario, un pa- 
gador y un guarda almacén. 

Su guarnición es numerosa, como que casi todo el ejército de estas Islas eslá 
reooncentnulo en la capital: se compone la fuerza armada de los cuerpos siguientes. 

INFANTERÍA. 

Los primeros soldados de paga fija que hubo en las Islas fué on campo de 400 
hombres que de órdeor de S. M. estableció el Goberaador Gomes Pérez Das Manías 
en 4591, del actual tuvo origen el Tercio, cuya fiesta anual votada celebran anual- 
mente por tumo los cuerpos actuales del ejército que han sucedido i la antigua milicia. 

Fundó el campo militar de 400 soldados de Infantería con seis compafiías que 
inicluió en México para las coales nombró Capitanes y Alféreces. Además trajo consigo 
otros muchos volúntenos que le quisieron seguir; tembien dejó otros dos Capitanes 
reclulindo sus compaüias. 

Dicen las historias de aquel tiempo que llegaron entonces á Manila sobre 1300 
espaioles. 

Con el campo miliUr resultó grande alivio al vecindario pues antes tenían que 
hacer guardias, centinelas, rondas y tembien dar alojamiento i los soldados que de 
provincias se solían traer pues no babia cuarteles. 

La antigua guarnición de Manila de 400 hombres fué señalada por Real cédula 
de 17 de Agosto de 4589. 

El Sr. Arandia formó á mediados del siglo pasado con el Tercio que sucedió al 
campo milíter, el regimiento fijo del Rey de dos ba^Honas;. reformó el cuerpo de 
Artilleros y selteló i oficiales y soldados un sueldo con que pudiesen manteoeraB con 
decencia y asistir i sus obligaciones sin distraerse por otra |«rto 4 buscar lo ne* 
cesario para la vida. 



( * ¡ Piir BmI ditpoMcioo nodorna eiU uwáo el «mplao de cttielUoo de U fuem de Senliaf» el de Co- 
mendeole de le Birígedíi ^ JWtiaofii loeeftrtede en le mime. 

El prioier Tenieaie de at^y^ que Hab^ en Im Ula^ irejo le foUira el «obierno d% eBe« y 6M0 pe. de aneldo: 
»u d*4fi%rbo es de H de Setiembre de I7#t. 



.^ Creo (^e U fieto de la creación del dicho regimiento fué en 1769; 

Por Real orden de 4 6 de Diciembre de 4 796 ae previno ia creación de dos líala • 
Monea veteranos y cinco de milicias suprimiéndose al mismo tiempo una compafiía de 
malabares que había m Cavite, según digo al tratar de esta plaza. Babia en Tondo 
olfa compañía que se niandó extinguir por Real orden de 8 de Hayo de 478S. 

De estos batallones de milicias se suprimió con el tiempo ^1 qu» se titulaba de 
mestizos del Real príncipe. 

Había también un batallón de Pampangos cuya formación se aprobó en Real orden 
de 2 de Julio de 1784 con 35 ps. de gratificación mensual á un Capitán que hacia 
de Sub-inspeclor. Este batallón no és el de milicias que existe boy pues este no tieoi 
mas antigüedad que la del año de 1790. 

En 1785 se había mandado sobre Urbanos, que subsistiesen las cuatro compañías 
de españoles en el número indeterminado én que se hallaban; que se eslinguiesen las 
cuatro compañías de colegiales de Sto. Tomás y que solo en urgente necesidad se 
les obligase á tomar las armas; que quedasen esliaguidas las diez compañías de Tondo 
y la de Artillería establecida en dicha provincia; que se conservasen las tres compa- 
ñías de Caballería y se redugesen á cuatro las del batallón de la Laguna. 

Están mandadas crear estes milicii^s desde el año de i780 y según declaración 
de 13 de Febrero de 1786 no gozan fuero militer sino cuando están en servicio 
activo. En 16 de EnerQ^ie 18.4Í publicó un bando el Capiten general D. Francisco 
de Paula Alcalá, para que se reuniesen estes compañías; pero no tuvo efecto. 

La tropa mas antigua de las. que eKistem en el dia es la compañía de Alabar- 
deros cuya fundación es de 1590. 

Los fusiles que hoy usa la tropa de Infantería fueron cambiados por los anti- 
guos mosquetes en tiempo del Gobernador D. Fernando Yaidez y Tamon, hacia el año 
de 1730, el cual recogió los primeros y dio los segundos á los soldados del Tercio. 

£1 ^cito ha jurado las nuevas banderas, el 48 de Enero de i84^» 



ALABARDEROS. 



Hombres. 



La referida compañía de Alabarderos que por ser ton antigua la co- 

. locamos en primera Gla, tiene de dotecion %0. 

Cinco regimientos, mandados por primeros Comandantes que í los cinco 
años de mando no interrumpido obtienen el empleo de Coroneles efec- 
tivos, á. mil hombres próximamente cada uno dáa un toteJde fuerza. 5000. 

. CARABLNEROS. 

Seis Brigadas de Carabineros de Seguridad pdblica á que se han agre- 
gado otras dos por Real orden de 6 de Julio de 1850 315. 

CABALLERÍA. 

Cuatro escuadrones^ de Cazadores. .( o . r ¿- > ^.i^ 

tna compañía de tiradores. ¡^ '"^'^* ^^ ''^«P^ de pw 64^ 

caballos y hombres. . ; ; ; . . . . .'. . . . 638. 

CUADROS DE REEMPLAZOS. 

, Lo componían en Diciembre de 1850 con los afectos á él, 6efes y Ofi- 
ciales de las dos armas de Infantería y Caballería / 46. 



ARTILLERÍA. 

Una Brigada de á 7 baterías una de ellas de á caballo 858. 

Otra Brigada de cuatro balerías de soldados europeos 309. 

Una compañía de obreras. 

Otra id. fie milicias en Marianas con 54. 

INGENIEROS- 

Goropáifa Pampanga de obras de forüficaclon 83. 

INVÁLIDOS. 

Un eónpiafa que orasU oon el 4 .**' Géfe de 33. 

ACUARTEUMIBNTO. 

t 

Toda la Artillería lo asti deotro de murallas, y además dos regimieAlos de In- 
íáolería. . . 

De los otros tres de esta arma, dos tieneo sus cuarteles en las orillas derecha é 
izquierda del Pasig, estramuroa, y el otro « Maiate i orilla del mar. La Caballería 
en U ¡ala de Nisig del pdebb de -Binondo. {*) 

CUARTEL DE ARTILLERÍA. 

• 

Linda esta calle con parte del convento de S. Agtistin por el lado de la 
muralla y ocupa un grande espacio porque no solo la Artillería de á pie está allí 
acuartelada sino también la montada á escepcion de las brigadas espedícionarias for- 
madas de tropas europeas, qoe lo está en la fuerza de Santiago como ya hemos dicho. 

CUARTEL DEL FORTÍN. 

Es iro oamaria grande pero bajo, formado de pilares con rejas de madera entre 
ellos, tanto por la parle del rio como por el lado de tierra, donde modernamente se 
le ha aiadido una medía agua de azotea. 

Á falla de «reos que no tiene, se ha formado con asientos de piedra y árboles 
una eslenza plazuela que coje todo el frente del cuartel por la parle ae tierra y sirve 
para formar el regimiento de infantería acuartelado allí y para recreo del público 
ea las aochea que hay música al romper la retreta. 

La prevención está del lado del Fortín y al estremo opuesto tiene las cocinas. 

Pbr la parte del rio, se ha formado un bajo de mucha estension que ha dejado 
el cuartel distante de él. 

CUARTEL DE HÁLATE. 

» 

El cuartel aue es lo primero que se encuentra al entrar en el pueblo, dista de 
la Pteza sobre 4 400 varas: Es un camarín como el del Fortin donde está acuartelado 
otro regimiento de inianteria, y como aquel no tiene cercos, pero sí una plaza for- 
mada do árboles coa una zanja para dar salida á las aguas. 

Se halla situado en la misma playa de la bahía á la derecha del camino. 



^^Mi.— ^»^— ■ ■ ■ P 



( *) Se mtiMbroo fobricar cuanélM por Rc«l cédwl* de Ü (te JaKo dt itM ptra tes tropaü que oo lo toníiin. 

3 



Á la izquierda eMán ioi^ pabellones para oficiales, obra nueva toda de piedra y 
leja con balcones de hierro á estilo de Europa. 

CUARTEL DE LA BARRACA. 

Hubo antiguamente en este sitio el carenero ó pequeño arsenal de laMairiria sutil 
cuyo» buques tenian su maestranza particular con gefes especiales, separada de la de 
Cavile. 

Suprimido por S. M. no solo por el gasto que ocasionaba sino por las frecuentes 
dispulas que se originaban sobre atribuciones y otras cosas de que hay voluminosos 
espiMlionlos en los archivos de Gobierno y Marina^ quedó sin aplicación el grande edi- 
licio construido alli, destinado en el dia para cuartel de Infantería. 

Es un gran camarín en cuya parte alta se halla la tropa acuartelada, teniendo 
la parte b<ija cerrada en parte con piedra y en parte abierta. 

La rodea por la parte de tierra una dilatada tapia de cantería dejando entre ella 
y el cuartel la espaciosa plaza en que hace la tropa sus evoluciones militares. 

La puerta del cerco que antes estaba, mal situada por hallarse en un rincón, se 
ha cerrado y en su lugar se ha abierto otra que dá frente á una de las calles prin- 
cipales do S. Fernando. 

Por el lado del ricino liay tapia ni cerco ninguno. 

Los ministros de Real Hacienda quisieron deshacerse de este edificio hará unos 
veinte años porque había un particular que hacia proposiciones para establecer allí un 
carenero particular y almacén de efBC^ navales; pero no tubo efecto la venta: En el 
dia se halla desocupado por su mal estado; y la tropa ocupa una gran casa alquilada 
en sus inmediaciones. 

CUARTEL DE CABALLERÍA. 

Magnífico aspecto presenta este suntuoso ediñcio á la bajada del puente de Misig 
en cuya Isla está fundado; pero parlicularnnente cuando tiene que ver su fachada es 
iluminada en las grandes solemnidades de fíestas Reales. 

Es de un piso alto donde están acurtelados los soldadas y otro bajo en que se 
hallan las caballerizas. 

Modernamente se lé ha unido por un .estremo otro cuerpo de edificio, perpen- 
dicular al antiguo pero de forma distinta pues se asemeja su estilo al gótico: por los 
ogives y ventanas acabadas en :arco. . 

Al frente del cuartel hay .un pretil que forma con él la estensa plaza donde: 
maniobra el regimienio do cazadores de Luzon y £(lli^ por su inmediacioa al rio dáfi> 
agua á los caballos. 

Á espaldas del cuartel eslá el pequeño pueblp.de . Misig que es.. un barrio 'de 
Binondo. 

Solo tiene el cuartel y la Isla des entradas, s/endo la príncipal por la calle de 
Jólo y la segunda por el sitio de Haya, jurísdiccion de Tondo. 

DESTACAMENTOS. 

Este ejército dá desitacamcntos anuales de Infantería y Caballería á varías pr(H- 
vincias y de Artillería á Visayas. 

Los dá también mensuales entre otros á los Almacenes de pólvora, situados en 
S. Juan y S. Francisco del Monte y enjíaclajan. 



MILICIA URBANA. 

Son coalro compauías cuyo Comandante es el Capitán general quien nombra los 
ofldales i propuesta del Ayontimieoto. 

Kl Sindioo de este corporación es Ayudante nato de dichas milicias. 

Acixialnenle no se hallan sobre las armas. 

Á fines del sírIo pasado que el desgraciado navegante francés La Perouse 
(cuyo tfigico tin se iRoora basta hoy) estubo en estas Islas; dice que se componían 
las tropas que habla en Manila en 1787 de: 

Un regimiento de infantería de dos batallones compuestos cada uno 
de una compañía de granaderos y ocho de fusiieros, todos mejicanos, 
formando entre ambos un total efectivo de 4300. 

ARTILLERÍA. 

Dos compañías mandadas por un Teniente Coronel y compuestas cada 
una de 80 hombres, teniendo por oficiales un Capitán un Teniente 
un Abanderado y un Supernumerario 460 

CABALLERÍA. 

Tres conipañías de dragones formando on escuadrón de ciento cin- 
cuenta caballos, mandado por el mas antiguo de los tres capitanes. 450. 



ii 



HlUaAS. 

Un batallón de mestizos qae hacía el mismo servicio de plaza que las 
tropas regladas y recibían la nisma paga sieado sa fuerza de.... 1200. 



(*) Total 28<6. 



■B^BBI 




(*) No respoodo de U ejiactítud qua mIo puoda tañer y lo dio Mlamenlo oonio vn liedlo hÍM<HricO| 
coosisiiédo en um obra q«ie corre íopceM de orden del eobícrno franca 



PLAZA m CAVITE. 



Se llamó en un principio castellano ó justicia mayor el que mandaba esta plaza 
de segundo orden después de Manila, y de resulta de competencias suscitadas con los 
Alcaldes ordinarios, que solían ir á Gavite por asuntoB de abastos, \é caracterizó 
el Capitán general con el título de Gobernador que aunque por entonces no aprovó 
S. M., como consta w qI eedularío de la N. C, ha prevalecido después y en el dia 
desempeña este empleo el gefe de la provincia. {*) 

Cuando los españoles se establecieron en el rio de Manila era la plaza de Gavita 
una playa de arena, donde no se velan mas que manglares y arbustos anegados en pleamar. 

Uá^ta 18.15. no se principiaron esas fortiticaciones regulares que se ven en el 
dia aumentadas después con arreglo al plan de defensa aprovado por S. M. en Real 
decreto de 21 de Marzo de 1819. Las antiguas fortificaciones eran el castillo y Fuerza 
Real de S. Felipe construido en tiempo de su prinier castellano D. Francisco de A|ienza 
año de 4690. 

Posteriormente siendo castellano el Marqués de las Salinas se hicieron varias 
obras tanto* de fortificacíoh como edificios, almacenes &c, cuyo costo ascendió á 
61.260 pesos. 

La mar por la parte del Norte, era el mayor enemigo de Cavile y en medio 
siglo invadió infinitas casas, uñ omvento, un cuartel, un hospital y varios fuertes. 

Contra, enemigo tan terrible se construyó hacje siglo y medio el gran malecón 
ó Murallon de cerca de 900 brazas de circuito. {**) 

Su estado mayor actualmente se compone de un Gobernador, un Sargento mayor, 
dos Ayudantes, c^j^U^n y cirujano. 

^Hay un Cóm^ndaDl^ de Artillería d^ la plaza y un Oficial del detall qon fun- 
ciones de Ayudante. 

. KnCopi^ipdante. de. Iitgejiieros, un Oficial Gefe del detall y un escribiente que hace 
fonciones de Secretario. 

GUARNICIÓN. 

Á fines del siglo pasado siendo Gobernador de las Islas el Sr. Vasco, solo había 
en Cavite 150 hombres de guarnición. (***) 
Hoy hay las tropas siguientes: 

MILICIA PROVINCIAL. 

Hombres. 

> ■ ■ ■ 

Un regimiento de Infantería con h fuerza por reglamento de ... . 1^000. 

ARTILLERÍA. 

Una compaíiía de la batería destacada que es destacamento de Manila. 




( *) El que quiera enlerarae dn osUm asuntos Hobre juri.'tdirtrioa de 5 logua.s de la N. C, puede con- 
sultar laa Reales cédalas de 8 de Diciembre de 1638, S4 de Octubre de 1642, 6 de Junio de 1686, SO de 
' '— ' - • . . . .... ^j^ y jQ ^ Noviembre de 1756. 



Mayo de 1687 derogatoria de las leyes de Indiss que 
(*"). En 1701 se principió á. trabajar. . 
(*** ) Viage de la Perouse. Á la plana mayor de 



Cavite se aument4$ el sueldo en 17M con motivo de 
haberse suprimido la« boletas de la Nao do Acapuloo. 

Aatign amonte Mm e» G»Wi» mn emnpailia do M^tarares que se suprimió en 1796 al crearse dos 1»- 
tallones vetei^aaocif y cinco df MiHcia». 



PLAZA m ZAMBOANGA. 



»» > » M Mai«^¡[ 2-^W80l^^^^^ 



Aunque es la 3.^ en orden después de Manila y Cavite, tiene su importancia 
especial, como fronteriza á la morisma; distando de Manila 165 leguas por la visual, 
que son por el Sur los límites del Gobierno de Filipinas. 

En 3 de Junio de 163") se puso la primera piedra de esta fortaleza. Un reli- 
gioso llamado Fr. Melchor Vera formó el plano y dirigió la obra. 

La necesidad de reconcentrar tropas en la jplaza de Manila hizo abandonar la de 
Zamboanga^ cuya guarnición se replegó sobre la Capital» trayéndose la Artillería y 
pertrechos de guerra. 

Guando los españoles abandonaron la plaza quiso el Sultán de JoIó establecer su 
curte en ella, á cuyo fin se dirigió sobre Basilan con todas sus fuerzas; pero lo knpi* 
dieron los reyezuelos de Mindanao con quienes no estaba acorde. 

En 1749 se verificó la restauración, siguiendo las obras nuevas sobre los cimientos 
de las primitivas, dirigidas por el Ingeniero militar D. Juan Siscatra. (^) 

El estado mayor se compone de un Gobernador y un Ayudante, con otro en 
Basilan. (*♦) 

Hay un Comandante de Artillería y otro de Ingenieros, con un encargado del 
detall para la cuenta y razón. 

Un ministro Interventor Subdelegado de Real Hacienda que hace funciones de 
Comisario de guerra. 

Ud guarda almacén, habilitado de pagador. 

GUARNICIÓN. 

Dos compafifas de Milicias Disciplraadas de Infantería con la fuerza 

cada una de 120 hombres: . 240 

Un destacamento de Artillería. 

Los demás puntos de las Islas donde hay fortalezas aisladas son muchísimos, par- 
ticularmente en las Islas Visayas en qiML están erizadas las costas de cotas para re- 
fugiarse á ellas la población amenazadiSle moros. (Véase tropa de dotación.) 

En las Islas Marianas forma el estado mayor que reskle en la ciudad de Agana, 
el| Gobernador y un Sargento mayor aue haoe funciones de Ayudante. 

A los mismos empleos están unidas la 1 .^ y 2.* Comandancia del batallón de 
Milicias Urbanas que hay en las Islas. 

Tnfii M fttmim m CMipreitila w Ik plans de fiívile y bnWaip 

li <■ Ik Islis larians. 

En dos secciones puede dividirse esta fuerza: 
1 / Milicias provinciales Disciplinadas. 
2.' Tropa de dotación de las provincias. 

(*) Real rimuU do 15 do Junio do 17ii. 

{**) Km lípnipo áá Sr. CU vería no ha mandado que el Gvbcrntd'ir de ZambiMiiHS^i resida en el furrio 
de PasMniaii de la Isla do BasiUu. 

4 



1.' SECCIÓN. 

Cinco regimientos de Milicias provinciales cuya plana mayor es veterana y re- 
side en las cabeceras de llocos Sur, Pangasinan, Pampanga, Batangas y Bttaán. 

Esios cuerpos no tienen segundos Comandantes como los de Infanterta dal ejér- 
cito; pero tienen Sargentos mayores que hacen las funciones de aquellos. 

Los Capitanes son vecinos y comerciantes de Manila, regularmente, ú otros es- 
pafioies acomodados que residen en provincias. 

Todos gozan el fuero militar no obstante que dichos cuerpos se hallan retirados 
en sus respectivos territorios. 

Las ordenanzas por que se rigen son las de Cuba. 

Su creación es de épocas distintas. 

llocos y Pangasinan de 1780. 

, .Pampanga y Zambales 4790. 

Batangas y Luzon (*) 1796. 

Estos cinco regimientos retirados, el uno que guarnece á Cavile, las compañías 
fijas de Zamboanga y las secciones de marina de que se tratará al hablar de este 
cuerpo, forman el total del arma. 

La fuerza siguiente está sobre las armas. 

HOMBBES 

Granaderos de Luzon .1000. 

Secciones de marina. ^ 450. 

Gompaüías de Zamboanga. 240. 

Total 1690. 



I ■■ ■ I— aa^aB— B 






2.' SECCIÓN. 



Cuando se presentaron á las Cortes los presupuestos de Filipinas dispuso el go- 
bierno se colocase en un título especial la trooa de dotación de las provincias porque 
el ministro dé la Guerra no quiso incluirla en el suyo, fundándose en serle desconocida 
la existencia de la mencionada ' tropa cuya fuerza no había dependido nunca de la 
autoridad militar; y el de Hacienda no quiso conformarse con que figurase tampoco 
en su presupuesto que fué donde la colocó la Contaduría general de estas Islas. 

Su fuerza entonces (hace diez anos) era de 1976 hombres y costaba á las cajas 
entre haberes y raciones 67,092 ps. 7V, maravedises. {**) 

No sé que desde entonces haya habido mas variación que la ocurrida en Zam- 
boanga y Mariana^ á cuyas compañías de dotación se ha dado nueva planta en los 
aSos de 1844 y 1847 estando todo aprobado por S. M. 

Los haberes de toda esta tropa de provincias son miiy mMlcos^ unos los re(»ben 
Lodo en metálico y algunos toman en palay una parle. 

Las denominaciones de compañías espaBoias y pampangas solo existen como tales, 
pues en realidad hace tiempo que sirven los naturales indistintamente. 

No tiene dependencia directa del Capitán general y está á las órdenes de los 
respectivos gefes de las provincias que en unas son Capitanes de las respectivas com- 
pañías de dotación, en otras Comandantes, y también suelen reunir á estos títulos el 
de castellano de alguna fuerza cuando esta se hsdla edificada en la cabecera. 

(*) Véase Cavile. 

(**) Hoy dcbp haberse aunienuclo por la creación de «Igiinaf provincias: también lia recibido ana nueva 

reorganÍKacton esta tropA^ que .«e deiioinina Tercioi de Polic'a de ku pror#ncia«. 



Se emplea eo la conservación y cuslodia de I») caflae Reaiea, de loa caudal46, 
de las cárceles y condenados ó trabajos páblicoí, cunduecíoD de presos y pliegos del 
servicio y en la conservación de la tranquilidad públicií. 

Además en la defensa de los faerleciilos que hay en las playas y en lo interior (*) 
cuya distribución es la siguiente: 



Albay 20. 

Anlique 30. 

Bulacan.. , 25. 

Batangas 43. 

Bataán 26. 

Cagayan \ 

Nueva Vizcaya.) 

Fuerza de S. Francisco Javier. 50. 

Infantería Pampanga. 11. 

Fuerte de Ba^UMtt 35. 



Hombres entre 
Mas un castellano. 



y soldados 



El Alcalde es casteBano y Capitan< 



Incluso un Comandante. 

v^M^ A^ r.*:.» II (Incluso un Cabo Superior graduado de 

FuertedeCang 44. j sosteniente. 

{Incluso el Gmnandante que es el Alcalde 
mayor. 



á Incluso el castellano que lo es el Alcalde, 
\ y 3 artilleros. 



Calamianes 66. 

Gápiz. 

Infimterfa espaBola 38. 

Infimtería Pampanga 5. 

Destacamento de Bomblon 13. 

Camarines Sur 20. 

Fuemide Pisacao ,3. ¡«^7 «» W»*»* ^.j» de O 

Fuerza de Cabusao 12. Con sola la ración. . i 

Camarines Norte 25. 

Caraga. 

Vn^rfa^ik Cnm.».^ ^K (locluso uu Ayudaute, ott condesUbte de 

Fuerte de Surtgao 35. ( ^^illería y dos artilleros. 

Infantería Pampanga 28. 



Fuerte de Tandac 13 

Fuerte de Catel 11. 

Fuerte de Linao 11. 

Cebú. 

Inianlería española 54. 

Infantería Pam^ga 27 . 

Compañía provisional de Bobol. 137. 

llocos Sur 28. 

llooos Norte 28. 

Doilo. 

Infantería espaSola ^ 48. 

Infantería Pampuga 38. 

Bátenos ^ . . . .. 27. 

Leite 50. 

Laguna 85. 



Inclusos dos artillaros. 



Incluso un condestable y dos artilleros. 



(*)_ En cadft una && )«• pr«vioct» do llocw v Owiyaa *te nviMló coMlniir un fiMrt» por •) cifHíutu «I 



de !• Real nutrnecion renervadi de t de A^oflo 



Marianas. . , . . (Ha recibido nuava organizaokm. ) 

Misamis. . , 
" Fuerte de Yugan, Infanterfe gs- 

Infantería Pampanga 23. 

Fuerte áe JWisamiSí 7*. Induso un condestable y. seis. arliUeros, 

Infantería Panapangft. f.v - ... Sí», 

Plana mayor. 

Armero < . 

Herrero 1 . 

Carpinteros 2. 

Almacenero. 4. 

Fuerz^ de- Dapitan 16,. 

Fuerte de Gagayan 16. 

Mindoro 64. 

. Negros. • . . . . ......... 29. 

Nueva Ecija. 
. Bater . 60:. 

Pantabangab. :.....•..,.,. 36. 

Pampanga .24. ' 

Samar .....;..;.. 50. Mas un castellano 

Tayábas ^ . . . . . 15. 

Zambajes , . . . 26. 

Zamboanga (Ha recibido nueya organización.) 

Artilleros del castillo 12.. 

Antigua Compañía de Marina. . 13. (Oficiales casi todos.) 

Posteriormente se ha reQrgani;Eado también la de Nueva Ecija y se han creado 
las dotaciones de las nuevas provincias 

Sobre el origen de estos fuertes de Yisayas, be leida lo que á la letra sigue: 

ASode 1729, gobierno del Sr. D. Fernando Valdez y Tamon. 
r w ^No hallando el Gobernador requedlo álos males que nos causaban los moros, 
tuvo una junta de lo. principal del vecindario de Manila y se resolvió en ella que ar- 
reglándose á los fondos del Real-haber se despachasen, algunas armadillas contra ellos 
y que los pueblos playeros, se uniesen el ciertos sitios poniendo á razón de quinien- 
tos tributos en cada pueblo para que pudiesen resistir, á Jos piratas y fabricar algunos 
fuerlecillos que les impusiesen respeto. Esta providencia ya la habían tomado algunos 
de los religiosos doctrineros que no encontrando otro remedio, habían fabricado al- 
gunas fuerzas al rededor de las iglesias para resguardarlas y para que los indios se 
refugiasen allí cuando venian los moros. Oíros habían fabricado algunos fuertecilbs en 
los lugares eminentes para cubrir los pueblos de los insultos de estos ladrones, y 
por las noches iban á visitar y celar el que no se durmiesen las centinelas, ha- 
ciendo á un mismo tiempo el oficio de párrocos y Capitanes. Con motivo de esta 
orden no quedó pueblo playero que no fabricase alguna fortaleza para su defensa, 
pero eon.nada. se les ayudó de la Real Hacienda sino que lo& ministros de doctrina con 
sus estipendios pagaban los {maestros y oficiales; y i fuerza de riegos, j^rsuasione^ y 
amenazas, obligaban al pueblo á dar los materiales y los peones, gastando* mudio dinero 
y paciencia para hacer estos fuertecillos. Cuando Jos Alcaldes mayores los vieron ya 
acabados, entraron en ganas desugetarlos 1 sa comando y consiguiereis que en cada 
uno de ellos.se pusiese ua castellano sujeto á sus órdenes y se te diese por reparti- 
cioD cierto número de hombres para el servicio del castillo.» 



f 



Los^-'q^e -quioran eiiloitür^ üet núiné'ri) de Híerlo^ qne hay. no sok) en Viáaya^ 
sino .60 otros puntas de las Islas, deben leer la roumoria inédita qiié escribió en la 
l^ínsqla él Ithiríscal de Campo D. Ildefonso Aragón. 

" Como en la Guia de Filipinas que sale íl luz todos los años esti tan detallado, 
ni capítulo correspondiente -á m parte militar, no he querido repetir lo mismo qiie 
allí se dice; pero es necesario decir a)go aunque sea en globo, eri cohsideracioD I 
los que no tengan la Guia á mado y á los que sé hallen fuera de estas Islas y na 
puedan ó no quieran procurársela* - v "^ " *j '' 



t: 



SOBRE ESTADOS MAYORES. 



Además de los de plaza de que se ha hecho mérito, hay el general del ejér- 
cito que es el principal de lodos y lo coinponén un Teniente general, un Mariscal de 
Campo y^ el Arzobispo en su calidad de Teniente; Vicario general Castrense. 

fila los 43 Gobernadores militares y politices! los de Cavile, Marianas y ZaoH 
boanga perleneoen á sus estados mayores respectivos; y los otros diez que no los Ueoen 
en las provincias donde mandan, e^ determinado que se consideren, sin emh»^9 
como agregados á estado mayor. ^ 

* La planta de los j^óbíemos inititareá y poKlicos ¿ estados mayores de plazas t^ 
de 5 de Setiembre de 1843. . . ^ 

SOBRE HACIENDA MILITAR. "• 

' Ll Hacieiidá militar lo iene oficinas separadas de las de Hacienda civil eq f i- 
lipktts ni en la Habana.i ' '^ . "1 

Al frente lie ella te halla el Intendente de ejército y Real Hacienda, que se tíanm 
general por reunir las atrí))uciones mistas que en la Península desempeñan un Inten- 
dente de provincia (^) y uü Intendente ñilitar, con otras mas aue ño sos propias de 
este lugar y de que hablaré al tratar di estos funcionartoa ea la parte de fiadenda. 

La Conladuria y Tesorería general participaa también de este doMe carácter "fi 
sus. ipdíviduos goKaa fueito de guerra aai eoino io§ raipleados ea la Se(»^Ha de la 
intendencia. ^ 

' DIokM oficíaas ( las doa primeras ) con tas especiales de CMnla y. raabn de Ar- 
lUiería é ingenieros y ia^ defundenoiasde Carite, Zamboanga &c. ^ íbrmah 'toda la parte 
Administrativa . y Directiva de la Hacienda del ejército. ^ 

El Intendente goza mientras sirve la consideración de Mariscal de Campo y como 
tal tiene honores militares. 

Los ministros de Real Hacienda la tienen de coniisaríos de guerra. 

Hay adem(isMa loata fioondmica del departamento de Artillería. 



CUERPO DE SANIDAD MILITAR. 



1 ' 



. ^Sa oompone .en .1 de Enero de 1 8ot de un Yice-director. ijrteríao, ua 1.^ Gefa 
Secretario y 4^ primeros Ayudantes desUiiadoade facobalivos á los caerpoa dal' ejér- 
cito y bospitale». 

BIBLIOTECA. 



♦ • ^ 



Se baila M^uada én el p¡«o bajo del ScoMo^r» oaaciUar :y Alé afrobirii' 
en 1846. 

/) Kn d ái'é muchas do e%l«9 alribucionefi U»d Mintió á ty» Gobi^rnadorM cítU*.*» 

ti 



Se halla abierta desde las 7 á las >|2 todos los dias, esceino los Domingos y 
fiestas de tres crpces. 

Su objeto es qae las clases del ejército puedan adquirir con provecho del serr 
VÍCÍ9 1» instrucción tan necesaria para desempeuar los deslinos á que sus noérilos y 
circunstancias los eleven; empleando en ello el tiempo que les dejen libre sus res- 
pectivas obligaciones. 
í PRESUPUESTOS. 

K 

En el afio á que me refiero ascendió á un millón, dos cientos cuarenta y seis 
mil, ciento cuarenta y nueve pesos el personal y material del ejército, no inclusa como 
ya be dicho la tropa de dotación de las provincias. 

< • 

PERSONAL. M ATERIA L. TOTAL. 

Pn, b. Rf. tf s. Pt. í«. Rt. Ms. Pa. Ci. Rs. Ms. 



A f 



. I f 

1.*^ Sección. Administración 

Superior , 69,76§ i 26 4,316 6 2i 74,pS5 O 13 

i!.* Sección. Cuerpos del ' 

ejército y Milicias 705,311 5 28 161,999 1 9V,o 867,310 7 3Vio 

3.* Sección. Subsistencias, 

movimientos y Justicia 
. miliíf^f, ,,,,...,„.., ^... 688 4 O 446,71)9 2 A 146,377 6 1 

4/ Sección, hospitales 11,427 3 14 34,219 6 18 .45,647 1 32 

y^ Sección. Clases pasivas, 111,679 Q 6 1,049 2 18 1 i2,728 2 23 

Total . . . ■ > . / 898,844 7 5 347,304 2 33%o 1,246,1 49 2 4V,^ 

En la 1 .^ Secipien ^e comprende la Capitanía general y su Secretaría, {*) el Jui* 
l^ado, laSub-inspeccion, estados inayores y cuerpos de médico-cirujanos. 
, Eq Ja 2.^ La Aropa veterana de inJanterÍAv €aballerfa, Ailrllería, Ingenieros. 
Milicias Disciplinadas, Vigías, Gefes y Oficiales sueltos v agregados. 

. JSp la 9 A iSuihistencia», Iramparles; marchas, movimientos y justicia raililar. 

Sp 1¿ 4.^ Personal administrativo, castrense y facultativo, y estancias de hospitales. 

En la 5.» Retiradas, inválidos, dispersos y pensionistas del monte^pio militar. 

NOTAS. : 

t}n regiqiiepto ^p Infantería cuesta jsinualmeiile incluso peiwnal y 

material sobre 84,081. ps. 

El regifpiento de Caballería ^ 77,589. 

La Artillería según la planta que tenia entonces, inclusas todas sus 

flependeoctas. . 166,0((0. 

Se haUi|« (comprendidos 16,000 pesos para pólvora de la contrata 

y cerca de 10,000 pesos para compra de efectos de maestranza. ; ' 

El cuerpo de ingenieros ;. 94,515 ps. 

El personal de este cuerpo es poco costoso pues no pasa apenas de 

49,000 pe^; de cMsigoiente lodo lo presupuestado es para el 






••) Su phmn :\-*t»íat es la dotfrmina<Ta po RoüI (írden de % de Blíivn di» 4839. 



t 



lialehal, ^ (qne figuran 3p;000 pe^os dé las bóvedas 4e) ¿ar 

Joarto de Sto. Domiogo como partida mayor. 
Laa Milicias Disciplioadaa qve eslin sobre las aroiaa y las {tenas 

luayores veteranas de las retiradas. ^ « . 90,931 . 

Las TifiKsf 4e Mapila, jCavt^, SaUíias, Calibuyo, PuMIaballo y 

Corregidor, ., ^ ., ^ ^. ,.,,.... .^ . ^, ^,WtM- 

Este gasto es puramente personal; cada vigía tiene de dotación 

cinco hombres y la del Corregidor ^«^ 
Para subsistencias' se calculaban necesarios. 74,694. 

Las prüicipiúes partidas san en numeras redondos. 

Para pan .....^^.f^f 11,937. 

Arroz ^ 39,517. 

Leu»;.../... : 9,2?1- 

Agua 4 los .cuarteles y* cuerpos de. guardia de Cavile. 204. 

Zacate á los caballM dol regimiento de Luxo^ y de la Artillería, á 

un peso mensual. . . , 5,580. 

Palay,..,.,. :.••....., ,.•,,.,• 8»048. 

Fara utensilio se seBal^ron.... •,•.^rrt• » f f.» ., 3.692. 

r 

INVERSIÓN. 

737 tinajas de aceite • • t,1 47. ' * 

iCera. .;.,..., U%. 

Alumbrado en casas Reales» cuarteles, puestos de guardia y cár- 
celes de provincias ; 435. 

Utensilio de cuerpos de guardia y destacamentos f/uL 

Para transportes, marchas y movimienloe. I 50»900. ) 

Están inclusos 45»395 ps» para paaages de individúes y eiDcloa 
piililares. 

Sueldos y gastos de dependiente^ y presidarios. « ^ 17,1 4S. - 

El hospital militar, cuesta 41 ,4S7,. • > 

Toda esta suma son sueldos. 

Ias estancias en él, en Cavite y tos-Baüos de la Laguna de Bay. . 34,21 9 . 

Los retirados : . . 92,009. ' 

Incluso 69,655 de 513 sargentos con 11 pesos 2 rs. cada uno. 

Inválidos 7,354. 

Pensiones, socorros y. limosnas. . . . ^ . « ^ , 12«465. 

Están inclusos 810 pesos por las pagas de tocas que se calculaban á viudas que 
no tienen opción al monte militar. 

Nota. Á los cuerpos que existen en Filipinas se abonan las gratificaciones de 
hombres, armas, gran masa y montura eon arreglo á los títulos 4.*, 5.* y 7.* de 
la ordenanu general del ejército, unas por el ndmero de platas que tienen efectivu 
y como presentes en revista, y otras por el que deben tener los cuerpos según su 
reglamento. Semejante sistema ha sido abolido en la península, porque el reemplan 
de k»' hombres se faaee por medio de quintas» y el Tteoro costea asi el vestuario 
como el armamento; y en tas. IsUs de Cuba y Puerto-tRieo se han reducido i» cKs- 
tintas {^ratificaciones á una sola de 10 rs. mensuales por plaia^ con la cual atienden 
ademas á piros objetos. 



f t 



•• « 









GoD esta dintelad se ha logrado simplificar la ciionla Mi e^las dbs hias. 
Por eso Irala el Gobierno de eslenderla k\k% Filipinas; mas como es neéesarlQ pro- 
ceder con todor dAeníuiiento «n la alleracién de :1o e^tableT^ido en «Ibs, ^a prevenido 
al.GairíJftt general que. instruya espediente con pri^eticia' 46 4as db^rvaeíones hechas 
por el ministerio de Hadenda ;u»rca. de que. se TediKcan las gralífioaeíbnes á una 
solf JQ^tido su importe, y en su vista se resolverá 4o eonveníente. 

, , - - ... 

llisUai{ii el PresifMsto. 

Diez anos han pi99^0 desde eatpBüos y ha ascendido el último á 

COTEJO. 

Presupuesto de. 1839 ....... 4v2i6,U9. 

ídem .líquido formado en 48491 . ^^^ .^j, 

Y aprobado ea Madrid para. \^tái\v ' / ' ^-^558,175. 

Aumento. * 282,026. 

NoTA; Para 1854 se han presupuestado. .-.-. . .... 1:599.631i>U28. 

•^Consiste et mayor gasto en* 4a -formación del cuadro dé reemplazo^ creado oor 
Real orden de 4 : de Abril de 4841 . ^ 

En el aumento de la 2.* Brigada de Artillería de europeos que llegó á estas 
IsIas^M 13 da. Setiembre, de .4844. 

.^Eü el de Gefes que han tenido estos cuerpos por las JSealesórdenes^dei.'' de^nero 
de 4844, 46d«Abracle 4843 y 28 de Setiembre del mismo afío/ 

.r£| la creación jdel .cuerpo de Carabineros, de Seguridad pública que esife 4847 
aprolwip por S-. M^ al. ano siguiente con el carácter de provisional. ' 

En el aumento de paga que S. M. se ha dignado conceder á aUunas clases 
del «í6]arciiiOj ^t^ ' * . 

Y en otras cusas menores que se eMoptraráfi cotejando ambos presupuestos. 

Debe haber habido disminución de gastos en los haberes de Sargentos retirados 
porqlia )yá' ^solo se Teengancban ^oeltes soldados qtfe «onvienea en no opur al goze 
de 4>mnio*. {**) 

El estado comparativo que se acompaña del aumento progresivo que ha tenido 
el presupuesto del ejército y tembien él de marina en Jos ano$ que ^ presan 
fué TcÑroiado de* orden del intendente D. Miguel Belza. ' 



MO ^ 






t ^r- 



6w ?"'^.' 

1.'..' • » :. • 




i ■ 









r* ' « 



.•i^WPWff •l«Wll5l'B?«l«».lM aé^itÜiot .dé; «ste éjéroíto. Yporoira de Í3d«l inicio «imt aAo w d^rd 

lo mismo para, IM <«) igual cim que «irvait omEdeos de pte». ■ 

^.(» )^Por;«rl Roét*órdcmr der «I ^ Julio de 16(7 se mandó que todo el que entrase, á servir desde aouella 

fi^ha se considera^ stigeio en cuanto « los goces de retiro al Roal decreto de 3 de JuíuV de IWB V bo á I9 Wv cl# 



i8 de Agosto de 1841. 



WES ¥ OFICIALES m RABIA EL f . DE E^ERO DE 4849. 



DE LAS ARMAS SIGUIENTES 

nVFAlVTBRIA, MIMCIAS, PB*V»í€IAliBS. CtADKO, CABAIíLBIIIíI WM- 

TADOS M.%YOR«i, ABTIIíIíBRI.% ÍA IIVCIBNIBRO». 

GoroDeles. / 1 ¿. 

Teniente Coronel mayor 1 . 

Tenientes Coroneles...] .. 

1.0» Comandantes ) 

1 .^ Comandantes 4. 

{*) Comandantes 5. 

2.0» Comandantes 20. 

Sargentos mayores. 7. . 

Capitanes 83. 

Tenientes 1 60. 

Sub- tenientes y \ ..... 

Alféreces ]' ' ^^_^ 

TotaL 439. 



mm 



HOSPITAL MILITAR. 

El hospital Real está situado en uno de los ángulos de la plaza de Palacio y no 
es otra cosa que un caserón grande y viejo, mal colocado en aquel sitio. 

En su parle baja está la botica y tiene el edificio habitaciones para diversos 
empleados del. establecimiento. 

Por Real instrucción de 9 de Agosto de 1 589 se señalaron al hospital de es- 
pañoles mil pesos para que se hiciese el edificio y se proveyese lo demás; así lo he leído; 
pero yo creo que solo seria una ayuda de tosta pues con solo esa cantidad no podría 
atenderse á todo. 

Á la antigua casa del hospital se le agregó la que fué de D. Mariano Tobías y 
compró la Real Hacienda. 

El antiguo reglamento del hospital Real formado por este Gobierno fue aprobado 
en 1594, después se formaron las onlenanzas que fueron aprobadas en 173 i y última- 
mente se mandó observar el reglamento de Cuba de 4775 por Real orden de %i de 
Agosto <lel ano siguiente. 

Había antiguamente un empleado que con el título de substituto de oficiales Reales 
desempeñaba dos destinos de los cuales el uno es el que se conoce hoy con el título 
de contralor y fué creado por Real orden de 26 de Hayo de 1 782 y el oln» el de 
comisario de obras de fortificación que también se separó, lo era también do las obras 
de Artillería y Almacenes y tenía el haber anual de 1400 pesos. 

La botica Real estaba antes por asiento y pagaban las cajas 2¿50 pesos. En 1778 
se prohibió el que se abriese al público. 

El hospital Real depende del Capitán general y del Intendentes del ejército, é 
inmediatamente del Contador general. 

(*) No «) cspre^i rn t« relación sí ^n priim^ru» 6 «cf^imlojí por eso w poneo por «oparacli). 

6 



Sus empleados son un conlr<ilor, Ires médicos cirujanos, dos capellanes, un 
comisario de entradas, un mayordomo administrador, y un despensero. 
La botica llene un boticario que se titula mayor, y un Ayudante. (^) 

NUEVO HOSPITAL. 

Se ha principiado á hacer esta obra magna en el sitio de Arroceros, á orillas 
del Pasig y hay de ella concluidos seis cuerpos de ediGcio hasta el primer piso; pero 
se ha suspendido su continuación de Real orden, no sé si por causa de su situación 
en la orilla izquierda de este rio donde son muy rigorosas las órdenes sobre edificar 
de nuevo 6 por el gran costo que se calcula para la obra, pues esas piedras que 
vemos alli cuestan ya sobre ochenta mil pesos^ 

Yo vi el modelo de este grande establecimiento que se mandó á la Có^^le y formará 
el todo si se acaba algún dia lin cuadrado de 480 varas de lado, dentro del cual 
hay los seis edificios referidos, para enfermerías, situados paralelamente de tres en tres 
á derecha é izquierda. 

Las cocinas deben ser dos y están situadas en los ángulos mas distantes del cerco, 
ocupando los algibes los otros dos. Todos cualro de forma redonda de manera que 
en el modelo parecen á primera visia cuatro grandes torreones. 

COSTO DE HOSPITALES. 

En los presupuestos para 1850 be visto lo siguiente: 

Hospitales de Manila 42,490 3 29. 

ídem de provincias 1 ,923 i 17. 

Hospitalidades 29,096 O 25. 

' 41,509 5 27. 

^obligaciones que entonces se iMgaban por el Gobierno Intendencia de Visayas. 

Hospitales y gastos de estancias 2,677 7 27. 

MAESTRANZA. 

Los talleres del arma de Artillería, el parque los Almacenes y las oficinas de 
Cuente y razón del cuerpo, ocupan la parte Norte de la Ciudad comprendida entre la 
Fuerza de Santiago y la puerta de Almacenes. 

Hubo antiguanrente fundición, trasladada de Santa Ana (|ue dice el Sr. Aragón 
ser la mas antigua de la monarquía española sieqdo un hecho histórico fuera de toda 
duda 'que cuando los españoles llegaron á estas Islas habia un indio que fundía cañones 
y se Ikuuabá Panda-pira el cual tenia su camarín en el sitio de Anamayan barrio 
en el día del pueblo de Sta. Ana. 

La fundición se trasladó primero al sitio donde está boy el baluarte de S. Andrés 
entre la puerta Real y la de Sta. Lucía. 

En la parte de estas memorias que tratan de las arles, se dice sobre fundiciones 
de la maestranza y sobre otras cosas las noticias que he podido adquirir. 



<.*) Nota. Este Hospital puede contener s«)bre AOO camas I^ sala de S. Francisco ae habiliu», liace unos 15 aflos. 
Por Real -urden moderna so hadado nueva planta al Hospital dando al primer facultativo !• Dirección de él^ 
siinrimiGndo el rmplro do contralor y haciendo rebajas en lo» sueldos del Ixiticario v de otros. Kl plan fué propu<*slo 
A fu CíVte por el Iniomlente D. Miguel Belw. 



Tiene la maeslranza un Direclor, un Sub-diroolor, dos Capitanes del dolall una com- 
pañía de obreros y dos maeslros mayores el uno de monlages y el otro de armeros. 

PRESIDIO CORRECCIONAL. 

Esle establecimiento penal, se baila en el sitio en que eslubo la antigua fundición 
dependiendo del Capitán general y figurando sus gastos en el presupuesto de guerra 
bajo el título de Justicia militar por Sb,t\0 pesos 1 real y 3 maravedises al ano. 

En el presupuesto de Yisayas hay otra partida de 3, 36 i pesos 5 reales y 33 
maravedises. 



PÓLVORA. 

Figura la pólvora como renta en todos los presupuestos de ingresos y de consiguiente 
corresponde tratarla en la parte do Hacienda en este concepto; pero como el dejar 
de decir algo de esle mi\to en la parto militar sena tan reparable como olvidarse 
del papel sellado en la parte judicial, diré aunque sean dos palabras por cumplir 
con el fuero de guerra. 

En 1759^ se aprobó el asiento de este ramo por cuatro anos. 

En 1765, se mandó sacar de nuevo el asiento i pregón. 

En 1770, se avisa la venida á oslas Islas de dos individuos que contrataron 
su fabricación. 

Por Real orden de 24 de Setiembre de 1779 se mandaron fabricar dos Almacenes 
de pólvora de cabida de tres á cuatro mil quintates, situados en las cercanías de 
Manila, pero en paraje fuera de riesgo, mas otros d;)s pequeños dentro de la plaza 
para casos inprevistos. 

En 1806 se mandó pasase la fábrica do pólvora á la Artillería y que cuando lo 
permitiesen las circunstancias se crease otra á cargo de la Real Hacienda. 

Posteriormente contrató el gobierno de Madrid con la casa de Calvo y Rojas la 
fabricación de la pólvora, cuya contrata concluida han pasado á ser propiedad de 
la Hacienda los útiles y máquinas que servían para su elavoracion. 

Últimamente y por Real orden de 11 de Noviembre de 1818 se mandó esta- 
blecer en estas Islas una fábrica de pólvora bajo la dirección de gefes y oficiales 
del cuerpo de Artillería, la cual según parece sc^ trata de llevar á efecto en Arayat 
provincia de la Pampanga, por cuya razón se ha aumentado el personal con un Coronel, 
un Teniente Corinel y dos Capitanes con el fin de ocjparlos en la Dirección y ser- 
vicio do la misma y talleres del refino de salitre y azufre, con mas un comisario y 
tres oficiales para ([tic lleven la cuenta y razón. 




DOCUMENTO. 

Intendencia general de ejército y Hacienda y Superintendencia Subdelegada de 
Filipinas. = Sírvase V. S. disponer que con referencia á los presupuestos que han 
rejido en estas Islas desde 1840, hasta 1848, ambos inclusive, se forme un estado 
por ministerios de lo á que hayan ascendido en cada uno de aquellos años á fin de 
conocer el aumento ó disminución que hayan recibido las obIigacíonf*s de todos y cada 
uno de ellos en el mismo periodo. =r:DioB guarde á V.S. muchos anos. Manila 27 de 
Setiembre de 18 48. = Miguel ReIza.=Sr Contador general de ejército y Hacienda. 






S 



5 




h* 


Mh 


üte 


Ot 


M«e 


ss 


hh 




o> 


o CK 


Cl« 


rf 


•• ^ 


-« 


a* 


O» (O 


Z • 


o> 


09 09 


« «0 • 


M> 


m O» 




-J 


« o» 




»*M 


. !• 


OD 


-^Ot 


• O» 



00 



>* 


»«• 


k* 


0( 


w o» 


09 


O0 


o oo 


09 


Ot 


feOO» 


«0 


>0 




_ <• 




«« o 


• © 


^. 


)^ w 


O M 


09 


-J A 


• o> 


-J 


9«d 


• -4 


^» 






«* 


00 o» 


w O» 



00 




C^ 




c^ 



OQ 





CK2 {^ 



0» 



o» 

O0 






00 

I. 

<^ 

00 



tít (O 
■I"* feo 

Ote 



00 o 

00 09 
(O 09 

09 O» 

K> k* 
<O00 



00 



-•3-U 00 



»i^ 


1 ►* 


1 ►* 1 


«4 
O 


.400,897 
317,073 


.888,177 
12,719 


«^ 


MOt 


•o A 


Mk 


0> Ov 


©Oc 



09 



09 ♦« 

O0 VI 

O» -4 

09 »i» 
►* 00 



09 <0 



00 



00 

ore 



fc* 


k* 


1 ^ 1 




0» »• 

ioo> 

««o* 

teto 
M09 


.450,979 
15,413 


«9 


-^feO 


«a o» 


O» 


^ O) 





00 



fe» 


1 ^ 


1 '- 1 


o 

■tf 

o» 


.652,308 
498,321 


611,869 
40,938 


w 


©>* 


tnP- 


09 


09 00 
Me» 


SS 



00 



00 

00 

Si 



Nfc 


k* 


655,229 
479,663 


oa M 

OO0 


o»»*' 


osot 


OcCir 





00 
00 



?5 Cá^ 



Cf) 




14/ GlADER^O. 



MARINA. 

4.^ Aportadero de Filipinas. 

Personal 

Varias dependencias. 

Tropa de Marina. 
2.^ Arsenal de Cavile. 

Buques que se han construido en él y en otros puntos de estas Islas en el 
presente sigh. 
5/ Buques de la Real armada. 

Vapores de querrá. 
4/ Marina sutü 6 corsaria. 

Su origen y vicisitudes. 

Divisiones de lanchas y falúas. 

Personal. 

Arsenal suprimido de la Barraca. 
5.^ Presupuestos comparativos de varios años. 

Apéndice á Guerra y Marina. 

Partes oficiales de las acciones de Balanquinqui y de Joló. 



♦ .' 



1 



'<-,•* 



. 1 



^ 'I .' V ''•/ .• '.' 



> I 



' ». 

V 1 









APOSTADERO DE FILIPim 

La Comandancia está destinada para un oficial superior de la clase de Bri- 
gadieres que es también gefe superior del cuerpo. 

Hay además un mayor general, un S^retario de la Comandancia y un encar- 
gado de la mesa de matrículas. 

Preside la Junta Económica del apostadero el mismo Comandante general siendo 
vocales de ella, el Mayor ^ el Comandante del Arsenal, el Ministro Contador de bajeles, 
el gefe de constructoras, y Secretario el de la Comandancia. 

JUZGADO DE MARINA. 

Es presidente, el Comandante general: (véase juzgados de Manila.) 

CUERPO ADMINISTRATIVO. 

■ 

Lo forman dos oficiales de los cuales uno es Ministro Contador de bajeles, un 
oficial t."" y los tres empleados en el Arsenal, mas los Contadores de los. buques 
de guerra que accidentalmente se hallan aquí. 

MÉDICOS CIRUJANOS. 

Hay un Yice*direclor del apostadero, de la clase de 2.^^ profesores babilitado^^ 
de 1 .«^ y además los de la misma clase destinados á los vapores y á las divisiones. . 

CAPITANÍAS DE PUERTO. 

Son siéle siendo la principal la de Manila que comprende también á Cavitc. 
Las otras seis están en llocos, Pangasinan, Cebú, Iloíto, Capíz y Marianas. 

SUBDELEGACIONES- 

Hay dos la una en Yisayas cuyo cargo desempeñaba el Gobernador Intendente 
y boy tal vez tenga esta comisi jn el Alcalde de Cebú. La otra en las Islas Marianas. 

Geres y Oldales de la Reil 4mii yie b; ei lies de I8S0. 

1 Brigai|ier, Comandante general 
4 Capitán de Navio, mayor 'general. 
1 Capitán de fragata , Comandante 
de las fuerzas sutiles de Visayas. 

TENIENTES DE NAVÍO. 

1 Comaiulanle del vapor Reina de Castilla. 

1 Ciomandante del Arsenal. 

1 ídem de la división de Cebú. 

1 ídem de la división de Zamboanga. 

1 ídem del vapor Magallanes. 



ALFÉRECES DE NAVÍO. 

4 Comandante interino fiel vapor El Cano. 

4 ídem de la división de Calamianes. 

i Embarcados en el MafaUanes. 

1 Comandante del Pailebol Pasig* 

4 Embarcado pn el vapor El Cano. 

3 ídem en la división de Calamianes. 

3 ídem en el Reina di» Castilla. 

4 Ídem en la <livi^ion de Zamboanga. 

ARTILLERÍA DE MARINA. 

4 Sub-teniente. 

« . 

GRANADEROS DE MARINA. 

Hasta principios de este siglo se guarnecían las armadillas con soldados de esta 
goarnicjoo. 

En el aS6 de 4804 babian Hegado sobre mil hombres pedidos á Albay, Capiz, 
Iloilo, Antiqae, Cebú y sus Islas adyacentes para formar un batallón qoe guarneciese 
los buques de la armada sutil, lanchas y buques del Rey con esclusion de la Nao 
de Acapulco cuya guarnición la haMa de dar siempre el regimiento ñjo que había 
entonces. Se pensó en titularlo batallón de Yisayas, voluntarios de Marina; pero lo 
que se hizo fué hacerlos ingresar en bs muchos cuerpos de Milicias que habla en- 
tonces y con el sobrante, después de completar los de Milicias y veteranos, se formaron 
las secciones de Marina que hoy ecsisten, mandando que fuesen de 4 50 plazas cada 
una, y aunque i poco de esto se decretó que fuesen tres las dichas secciones, nunca 
bubo mas que 4os hasta nuestros dias^ que se aumentó la tercera en el año de 4839, 

f>r decreto de 23 de Marzo cuya medida fué aprobada en Real orden de 7 de 
obrero de 1842. 

De consiguiente la totalidad de eala fuerza debe ser de 450 hombres, estando 
clasificadas las secciones, de Milicias provinciales disciplinadas. 




ARSENAL DE CAVITE. 



En el ano de 1800 se trataba de reformar el arsenal y aun duraba el espediente 
en 1802 cuando llegó la orden del Rey para la erección del apostadero ó Coman- 
dancia de la Marina Real, independiente del Gobierno y Capitanía general, nombrando 
Comandante en gefe con el grado de Capitán de navio á D. Ventura de Barcastegui. 
Este acontacimienU) motivó una fuerte competencia entre el Capitán general, de estas 
Islas Sr. Aguilar y el general de Marina Sr. Álava, que mandaba la escuadra surta 
en estas aguas; pero este último se hizo á la vela para Europa dejando arreglada 
como pudí) la Comandancia. 

La Real orden de creación del apostadero es de 26 de Setiembre de 1800 y 
la de su supresión de 23 de Marzo de 1815, quedando reducido el arsenal por 
decreto de 30 de Diciembre del mismo aiio á la forma y método de Cuenta y razón 
que se observó después. En 1800 se mandó construir una grada para carenar enseco. 

Hubo un Intendente del arsenal sobre cuyo establecimiento se habian pedido 
informes por la Corte desde el ano de 1774, y tal vez de resulla de ellos se creó el 
apostadero, que aun(|ue suprimido como si; ha dicho ha sido restablecido en nuestros días. 

El apostadero del Corregidor se suprimió en el referido año de 1815. En el 
de 1820 quedó reducido á tres falúas y hoy solo tiene dos. 

Para los apostaderos de Ultramar se mandó observar por Real orden de 5 de 
Abril de 1817 el reglamento de I."" de Marzo del mismo año. 

Tiene el arsenal un Comandante Sub-inspector, un encargado del detall de cons- 
tructores, un Ayudante y encargado de la tropa embarcada y desembarcada del 
cuerpo, un Contador, un Interventor, un guarda almacén. 

La marinería del arsenal se compone de unos sesenta hombres. 

He leído, no recuerdo precisamente donde, que el Gobernador Sr. Arandia trató 
de poner el arsenal en el puerto de Lanpon. 

Por Real orden de 22 de Noviembre de 1846 se nombró para el parque del 
arsenal de Cavile y demás atenciones del apostadero, un Capitán de E. M., un Sub- te- 
niente, tres condestables y quince individuos de tropa entre ellos dos cabos, todos del 
cuerpo de Artillería de Marina, cuya fuerza vino en los vapores i mediados, del 
año de 1847. El año de 1849 vinieron dos destacamentos de Infantería de Marina 
custodiando á los deportados de las fragatas Manila y Mariveles, cuya tropa se re- 
partió entre los buques del apostadero hasta donde hizo falta, regresando la restante 
a la Península. El Capitán de R. M. Comandante del pangue ascendió á Teniente Co- 
ronel y regresó á la Península, quedando solo en el apostadero un Teniente de In- 
fantería de Marina, un Sub-tenienle de Artillería y tropa de ambos cuerpos que forman 
la mayor parte de las guarniciones de los buques de guerra, completándose con gra- 
naderos de las Secciones de Marina. 



Noticias de los boqies que se hai coisinido ei este Arsenal en el presente siglo, 
segnn covsjia de los docnaeHos qie e»steB en el detall de contrnctores. 



Pailebot Tirol, en el año de iS'Mi. 

ídem Pasíg, en el año de 1847. 

Lancha n.<> 1, en el año de 1837. 

Ídem n." ¿, en el año de 1833. 



ídem n.<> 3, en el año de t83a. 

ídem Q.<> 4. en el ano de 1833. Sé halla de baja por haberse destrozado en la 
Isla del Corregidor en un temporal. 

ídem n.^ 5. Se ignora la fecha de su construcción en este siglo, 
ídem n.o 6, en el año de 1837. 
ídem n.^ 7, en el año de 1833. 

ídem n.^ 8, en e) año 1835. Se halla de baja por haberse destrozado en la 
Isla del Corregidor en un temporal, 
ídem n.o 9, en el año de 1836. 

ídem n.^ 10. Se ignora la fecha de su construcción en este siglo, 
ídem n.^* 11, en el año de 1837. 

ídem n.o 12. Se ignora la fecha de su construcción en este siglo y se halla de baja 
por excluida y fué sumergida en la Isla del Corregidor para la prolongación del muelle 
de aquel apostadero. 

ídem n.o 13, en el año de 1835. 

ídem n.o 14, en el año de 1838. 

ídem n.o 15, en el año de 1822. 

Ídem n.<> 16, en el año de 1839. 

Ídem n.^ 17. Se ignora la fecha de su construcción en este siglo. 

1.a Lancha de auxilio, en el año de 1837. 

2.a ídem de id. id. en el año de 1833. 

en el año de 1831. 

en el año de 1831. 

en el año de 1831. Consliuida en la provincia de Calanduanes. 

en el año de 1832. 

Se ignora la fecha de su construcción en este siglo. 

en el año de 1833. 

en el año de 1831. Construida en la provincia de Calanduanes. • 

Se ignora la fecha de su construcción en este siglo. 

en el año de 1833. 

Se ignora la fecha de su construcción en este siglo. 

en el año de 1835. 

en el año de 1839. 

en el ano de 1833. Construida en Burias. 

Se ignora la fecha de su construcción en este siglo. 

id. id. id. 

¡d. id. id. 

en el año de 1831. 

eñ el año de 1833. Y fué perdida en las Costas de Calamiaoes 

ndo otra. 

en el año de 1839. 

en el año de 1840. 

en el año de 1831. 

en el año de 1840. 

^ ignora la fecha de su construcción en este siglo. 

id^ id. id. 

en el año de 1830. 

en el ano de 1833. 

en el año de 1841. 
Ídem n.^ 2$, en d aoo de 1836. 



Falúa n.o 


1, 


ídem n.o 


2, 


ídem n.o 


3, 


ídem n.o 


4, 


ídem n.o 


5. 


ídem n.o 


6, 


ídem n.o 


7, 


ídem n.o 


8. 


ídem n.o 


9, 


ídem n.o 


40. 


ídem n.o 


u, 


ídem n.o 


12. 


ídem h." 


13, 


ídem n.° 


U. 


Ídem n." 


15, 


ídem p.o 


16. 


ídem n.o 


17, 


ídem D.o 


18, 


está consl 


,ruye 


ídem n.o 


19, 


ídem n.o 


20. 


ídem n.o 


21, 


ídem n.« 


22, 


ídem n.o 


23. 


ídem n.o 


24. 


ídem n.o 


25, 


ídem n.o 


26, 


ídem D.o 


27, 



« 



Falúa n.^' 29. Ignórase la Taclia de su condruccioi) eo este siglo. 



Ídem n.<> 30, 

Ideal n.o 31, 

ídem n.o 32, 

ídem, n.» 33, 

ídem n.o 34, 



id. id. id. 

id. id. id. 

id. id. id. 

id. id. id. 

id. id. id. 
Ídem D.o 35, en el año de 1831. 
ídem B.o 36, en el ano de 1831. 
Ídem n.^ 37, en el ano de i831. 

ídem n.^* 38, en el año de 1841. Construida eo Zamboaoga. 
ídem D.^ 39, en el ano de 1842. Id. en Burias. 
ídem 0.^ 40, en el año de 1842. Id. en id. 
ídem n.^ 41, en el ano de 1844. 
ídem n.^ 42, en el año de 1844. 
ídem n.o 43, en el año de 1846. 
Bote S. Ramón, en el año de 1846. 
ídem S. Pablo, se ignora la fecha de construcción en este siglo y se baila de baja 
por haberse entregado al Ministerio de Hacienda, 
ídem Argentina, en el año de 1846. 

Nota. Los buques mayores de guerra como son fragata Esperanza, bergantín 
Realista y Corbeta Fidelidad, se ignora la fecha en que fueron construidos en esle^ 
arsenal en el presente siglo, por falta de noticias en esta dependencia. 
Arsenal de Cavile 8 de Enero de 1 851 .= Eustasio Yelarde. 



.•••r«H|j¡}íii!;''': 






-WJ>»f:. 



BVOIES DE GUERRA. 



Según las circunstancias lo han requerido, ha enviado el Gobierno á eslas Islas 
algunos buques de guerra, que han permanecido en ellas mas ó menos iiempo. 

También han estacionado aqui buques del Estado destinados á espediciones cien- 
tíficas esploradoras 

Y finalmente han salido de aqui buques de guerra construidos en las Islas. 

Actualmente tenemos los vapores que son los primeros buques del Estado que 
se han adquirido con deslino especial para este apostadero. 

De todo daré algunas noticias. 

La mayor escuadra española que se ha reunido en estas aguas fué la que vina 
á fines del siglo pasado mandada por el general Álava. 

Se componía de los buques siguientes. 

El navio San Pedro de 74 cañones. 

£1 navio Montañés de 74. 

El navio Europa de 74. 

Además de cinco fragatas que eran la Cabeza, la María, la Lucía, la Fama y 
la Pilar y de una Urca llamada la Ferroleña. 

Esta escuadra permaneció en detcnsa de las Islas y también fué á China donde 
tuvo la des;;racia de que le cogiesen temporales (¡ue costaron dos de los mejores bu- 
ques de ella. 

En la tarde del 6 de Enero de 1803 dio la vela para Europa, bastante dis- 
minuida por haber quedado escluidos los navios S. Pedro y la Europa, mas la fra- 
gata Cabeza. La María que se perdió en un baguio en la mar de China y final- 
mente la Urca Ferroleña perdida en las costas del mismo Imperio. 

Grandes armamentos se hicieron dirraute la guerra que habia entonces con los 
ingleses para defender estas Islas; pues además de los buques nombrados que vinie- 
ron de Europa se armaron los siguientes. 

33 lanchas cañoneras. 

1 8 obuseras para obuses de 6 pulgadas. 

10 id. para obuses de 4 y de 3. 

6 bombarderas para morteros de á placa y además varias falúas y otras embar- 
caciones menores. 

Tal vez se debió á este aspecto imponente el que los generales de la gran Bre- 
taña no se hiciesen dueños segunda vez de Manila, como ya se hablan hecho en 1762. 

Las Corvetas Descubierta y Atrevida que fueron á dar la vuelta al mundo per- 
manecieron aqui algún tiempo y sus oficiales levantaron los planos de la Bahía de 
Manila, Puerto de Cavite, S. Jacinto, Palapa y otros varios. 

Durante lo que vá de este siglo han hecho venir ya un bergantin ya una fra- 
gata de guerra que después ha regresado á Europa. 

Últimamente la Ferrolana encargada también de un viage de circunvalación 
como la Descubierta ha estado en estas Islas hace poco. Actualmente tenemos en ellas: 

La Corveta Villa de Bilbao de 30 cañones. 

El bergantin Ligero de 12 id. 

Para sostener este último se presupuestaron en el año de 1830, en todos con- 
ceptos, e¿ decir para el personal y material, 52,335 p.^ or."^ 



Debíenm babor venido de Buh^pa d vapor Pizarra y la GdrbeU Cortés , para 
los cuales cuando se mandaron al Gobierno ios presupuestos, se aummlanm en Ma*- 
drid S2i,3t7 p.> 5 r.> del modo siguiente. 

Para el Vapor 107,181 4. 

Para la GoírbeU 117,136 1. 

La Ferroiana no estaba en el presupuesto. En lugar de la Cortés tino la 
4e Bilbao. 

VAPORES. 

Los vaporea que tenemos son tres, á saber: 

Rl Reina de Castilla, cuyo casca es de madera y es el mayor de todos. 

Cada uno tiene dos caSones giratorios. 



COSTO AISLAL. 



I* 



En el presupuesto de 1850 se ealculi) lo siguiente: 

Reina 53,956 

El Cano 55,975 4. 

Magallanes 46,220 ' 

Además 90,000 p." pan carboa de piedra de los cuatro, contando onn el Ph 
larro que no llegó á venir. 

Los vapores hacen el servicio de transportar tropas, conducir á veces ia Hala 
que vi 6 vieAe de Europa á China ó á Singapore, y además hacen toda clase de 
servicio, habiéndolos prestado de importancia en la espedicion del Sr. Clavería con^ 
tra los moros de Balanguingaingoi y en la reciente del Sr. Urbiztondo contra Joló. 
Con respecto i la adquisición de estos vapores se copian á continuación dos ar* 
tíoulos que ha dado la prensa periódica, el primero en el Senmnario Filipino de I /de 
Diciembre de 1844 y el segundo en la Esperanza de i 3 de Octubre de 1847 que 
dicen así: 

ARTICULO 1.0 

«Be noticias locales tenemos la mas completa salisliaccion en anunciar la con- 
trata de tres vapores para el servicio de este Archipiélago, celebrada el 23 del cor- 
riente y rematada por el Sr. D. Femando Aguirre de esto comercio. Por fin se cum- 
plieron nuestros deseos y los de este público que tanto tiempo ha clamado porque se 
introdujera esta clase de buques para la persecución de moros, cuyas escandalosas 
depredaciones y crueles atentados no han podido evitarse hasta el dia, llorandD anual- 
mente el país las desgracias que á su aparición por estas costas son consiguientes. 
Nos congratulamos de que el Escmo. Sr. Capitán general y el comisionado especial 

Sra este asunto, el Rrigadier de la Armada el Sr. D. José de Apodaca, en unión 
I Sr. Superintendente interino $r. D. José Cerero, vean cumplidos sus buenos 
deseos y bayao conseguido venc^ los obstáculos y allanar las dificultades que du- 
rante tontos aSos se oponían al logro de ton útil adquisición para estes Islas, tonto 
por los ventojosos resoltados que reportorán al pais y que so adopción debe dar por 
resultodo, como por la utilidad que podrán préster al Gobierno empfeándoloa en ca- 
sos necesarios como un método activo de comunicación con las provincias, venteja 
de que hasU el dia carecemos. Damos pues las gracias á las personas á quienes 
somos deudores de ton acertada disposición, gracias tanto mas sinceras cuanto esto- 

3 



mas persuadidos qae han obrado en este tisiinto con el titio y acierto que su íiapor- 
laolsia exigía, V que erad^ e^rar de siis conócinii^Dtps y saber en la inaleria, pues 
consideramos que asi en el precio como enja^ coQdi^ioD^s .del conlralo han conseguida 
cuantas ventajas pudieran desear^. .£1 tamaRo y calidad de los buquqs oonlralados nos 

Earecen muy adecuados y lo mas á proposito para. llenar las miras del Gobierno, pues á 
I par que por w$ pequeñas dimensiones y poco calado podrán servir eoo venUyapera la 
persecución délos moros en este Archipiélago, la fuerza de sus máquinas y. solidez 'de 
construcción, circunstancia que no se ha omiiido en el contrato, los hacen hábiles 
para poder navegar por estos mares y emprender cualquiera viaje á que sea nece^ 
sario destinarlos. El mayor de ellos, que por de pronto llamaremos el núm. < de- 
berá tener i 60 pies da eslora, 28 de manga y iO de puntal; calado 7 píes; arqueo 
420 toneladas y provisto de dos poderosas máquinas de á.70 caballos de fuerza, 
ó sean 140 en todo. Los otros dos, señalados con los. números 2 y 3, serán de 140 
pies de eslora, 25 de manga y sy, de puntal, calando 5. pies con un arqueo de 
300 toneladas. Tales son las dimensiones de estos buques que muy en breve espera- 
mos tener la satisfacción de verlos cruzar por estas aguas. ^^ 

ARTÍCULO 2.* ' • 



ii]Auchos anos se pensó en él establecimiento de. vapores .de. guerra para el ser- 
vicio de este apostadero, mas siempre se presentaron . inconvenientes que si bien no 
eBláo á nuestros alcances, debieron ser de mucha consideración, puesto que l0s dig- 
nos Escmos. Sres. Capitanes generales qne lo intentaron no pudieron á pesar de ios 
mejores deseos que las animaban, realizar sus benéficas- ideas; Tarece que «1 prin* 
cipíoy término da la. empresa estaban reservados á la época del mando Superior de 
estas Islas del fiscmo. Sr. D. Narciso Cía vería 

:. Sin embargo, . mucho tenemos que agradecer en la adquisición tic los tres va-^ 
pores al Sr. Brigadier de la Armada D. José Ruiz de Apodaca. Esle distinguido 
^fe,: tan luego como fué nombrado para el mando del apostadero de Manila, como 
t^nfa* conocimiento de las necesidades de nuestro Archipiélago, y penetrado también de 
la importancia de la construcción ó adquisición de buques de vapor que pusieseo 
á cubierto nuestras costas de las depredaciones de los Malayo-mahometanos, pro- 
movió antes de su salida de la Corte el espediente sobre el particular que por las 
perentorias aleaciones del Gobierno se hallaba paralizado. No fueron vanas las ges- 
tiones y súplicas que hizo, pues atendidas por S. M. se digno acceder á ellas y 
mandó se adquiriesen seis vapores. £1 mismo gefe indicó los medios de un. emprés*- 
tito sobre las cajas de las cofradías de esta Capital: indicó las dimensipnes qqe los 
buques debían tener, su^rqiamento, fuerza y calado; y mereciendo la confianza de S. M^^ 
le nombró comisionado. especial al efecto, para que. al ilegar á esta, pusiese en planta 
elnroyecto; porp, nada se hubiera conseguido sin la eficaz cooperación de nuestro acr 
tual y digno Capitán general, quien poniéndose á la cabeza de la junta de aotorí- 
flades que se formó, interpuso su influjo y se. llevó á efecto eLpréstamo que se <le^ 
seaba, como base principal de ía empresa.» 

«El Brigadier Apodaca formuló los pKegos de las condiciones ba^o que. se G0^^ 
trataron los tres vapores: su infatiga^tle celo nada perdonó para i|ue la jobra. fueao 
copipleta: kvo presente cuaqto podía cpnducir á que se presentasen los buques, mM 
estadp mas brillante en su parte militar, facultativa y marinera. . > ,1 



1 




;t 



MARIM sim. 



Desde el tíio de 4561 priocipiaroQ á armarse embarcaeíoMS doblra loa iDorot} 
legaB'tie k'úio, j tuVo priDoipift el aisenal de la Barraca. 

Las galeras debieron ser la primera clase de buques que huba M este» lalas 
poea en loa eápítak» 4S y* 4$ de. la Real ioslnidetoo reservada de O de Agoato da 
1589 se mandan construir seis á ocho bien tripuladas y fortificadas. 

En 1591 se aprueba iá creación del empleo de general de las galeras. En 1601 
se mandaron construir las oue ñiesen necesarias. 

£» 1735 había dos gaiento en Zamboai^sa y oteas dos eo GavUe. Ea I7i7 se 
maridaron consliliir cinco galeras mas. 

También hubo en Zamboanga antiguamente dos galeotas que . se manluyierea 
desde el a§o de 47Sd "taa'cüateseertiaa además pafacondooír el a'Auado desde Otong. 

Desda fl30 se disputo ((ue enidicho p^idie se mantovíesen doa gaferas guar- 
dacostas Capitana y Almiranta con 96 forzados y la triJNilacion aeoesária; féno ealoá 
anaameatos no aran paiipótMe Biflo aoeídeaiales y estroordinarios; ya hemos visto 
por loqile tedioearriilM4(ue ea 1T35 aun permaheciail en Zamboangadictias galeras^ 

Á principios del siglo diez y siete en que abandonamos á Joíó, por leaiet^ unh 
invasión de chinos de la Isla Hermosa y de consiguiente ser aeoesarío.quese replegasen 
sobre Manila todas las fuerzas posibles, se previno una anm»da de mas de ciea :eoi- 
baroaeiones llamados Joangas para oponerlos a k» chinos y peiisesuir al misno tiempo 
a los moros y este Aié el origen de la que se Uani Itiego annoaa de fintaips. 

Estinguida esta armada, fué con el tiempo restablecida gobernando las hlaa el 
Sr. Arzobispo D. Manuel Boco^ aiio de 17&1 , y dio el .rnaado dB ella á el Alcalde 
mayor de la provincia de Cébü. 

En este intermedio hiibo otra armadilla que se llamó del Padre Ducós. 

En tiempo del Sr. Anda, Marqués de l< Victoria, se acordó formar una escua- 
drilla de javeques, galeras y galceotas contra los moros, qoe debería regirse por las 
ordenanzas de la armada, pero no se efectuó por su escesivo eosto. 

Después y á virtud de una Real orden se celebró una juata para discurrir sobre 
los medios de conteaer i los toorte; y eatoaoes seeri^eron las vintas i ttempo que 
acababa de tomar el mando de estas Islas el Sr. Basco, Marqués de la Conquista, 
las cuales decayeron mucho al fin de su gobierno. . 

En tiempo del Sr. Aguílar se celebró otra junta para dar distinta forma al 
oorso contra los moros, en la cual se presentó un estado de lo que se había gastado 
con este motivo desde el a9o de 1778» y en ella «quedaron establecidas las lanchas 
caSoneras para hacer el corso. 

Desde el aBo de 1778 en que se establecieron las víntas has(a 1793, que son 
i 5 aSos, tenia gastados la Real Hacienda mas de 1 .519^09 p.? induso el gasto fijo de 
los presidios del Visaismo. 

Desde i.^ de Enero de I795«|tf gabán constantemente las R^les Cajas seis di- 
tisiones de lanchas caSoneras y otra multitud de embarcaciones; pero en dicho año 
con motivo de la guerra con los ingleses se mandaron retirar i ^Manila las armadi- 
Uas que estaban en Visayas. 

A principios de este siglo fué nombrado por S. M. Comandante de la Marina 

Iría el Capitán de fragata D. Ramón Ortiz y Otanez, en reemplazo del célebre 
Gómez que hania fallecido, después de haber sido el terror de los moros. 



Los gastos de la Marina sutil; bq reformaron por decreto de la Superintendencia 
de 17 de Octubre de 1810, cotno terminación de ocho piezas de esp«*dienle que se 
crearon con este objeto. 

La aprobación de las ordenanzas para las armadillas es del arlo de 1779. 

Posteriormente ha tenido este cuerpo diversos Comandantes nombrados de entre 
1« índivídüw del missK). ' 

En el dia está refundido este empleo en el de Comandante general de Marina 
f de estse apostadero. 

Gonftta el personal de 6 Capitanes de ios cuales dos están graduados de coman** 
dantes de Milicias. 

7 Tenientes el uno graduado de Cafiltanj^ 

8 Sub-tenientes, dos con grado de Tenientes. 

Hay además cinco oficiales que desempeñan ciapttaAfas de puertos y varios pilotas 
que tienen honores de oficiales de esta Marina, de los cuales los tienen en 1.* de 
Enero de 1^51. 

16 do Capitanes, 6 de Tenientes y 23 de Sub-tenientes. 
' Las bierzas sutiles de lanchas, falúas y un pailebot^ están divididas entre el 
GoFcegidor, Galamianes, Cebú y Zamboanga. 

No son iguales en fuerza "pues la de Zamboanpi 4íene tanta como las otras ires 
reunidas; la mas pequeña es la del Corregidor. El Comandante de esta Isla lo éa 
de la división. 

r Además hay algunas falúas en comisiones y destinadas á la Capitanía del 
fuerto. 

( Como el armar y desarmar lanchas es una cosa eventual que depende de circun»* 
tancias particulares, no puede prefijarse con certeza el numel*o; pero en uno y otro 
t^oneepto es el siguiente: 

Pailebotes. ...•.• 2 

/Lanchas cañoneras. • • i i 

V En el dia solamente hay armados. 

i Pailebot y 

3 Lanchas > 25. 

21 Falúas ) 

Que tiene Si cañoneras, 146 pedreras y 739 hombres de tripulacioiu 

So distribocioR es la síguieale: 

División del Corregidon S Falúas. 
/ De Calamianes 5 Id. 

(1 Pailebot. 

De Zamboanga. . . < 2 Lanchas. * 

17 Falúas. 

««Cebú..... '..¡l^tlS' 

BahÍA dfl Manila «id. 

Capitanía <lel puerto. . . 2 Id. 

I ' ' ' r 

' : ■ '. • • ' ^ ' ,. • • . .; / 



ARSENAL DE LA BARRACA. 

Este arsenal que estubo sitaado donde después ba estado acuartelado un regi- 
miento de Infantería en el sitío de San Fernando jurisdicción del pueblo de BinondOt 
tuvo su origen á mediados del siglo décimo sesto. cuando principiaron i armane ga- 
leras contra los moros y duró hasta el aSo de 1 800 en que se mandó suprimir • sí 
bien quedó en pié bajo otra forma bastantes años después. 

El motivo fué el nombramiento de Comandante de la Marina Corsaria hecho 
según se ba referido en un oficial de la Real armada, con cuyo motivo. dicho cuerpt 
y este arsenalillo fueron lomando su antiguo aspecto que ya estaba reducido i sim- 
tes recorridas y otros reparos leves, pues en Cavile so hacían las carenas de todas 
is lanchas, pero con motivo del nombramiento de nuevo Comandante ouiso el esr- 
tabiccimiento de la Barraca levantar otra vez la cabeza: asi dicen las leyendas de 
aquel tiempo. 



c 



¿o*^¿^i0i 



,l>t^1 




ü*l7T2k*.i 



r PRESIIPIESTOS. 

1 

Se copia piara que sirva de término de couiparacioo ,el prc- 

ftenládo á ras Corles en 1839 qué asciende á. ... 186,151 3 0. 

Según el estado que se acompaña á la parle militar se halla in- . 
cIqso el presopoesto de Marina por las cantidades siguientes, en los 
aüos que se espresan. 

1840. 196,863 3 48. 

1841 Í00.631 O 17. 

• 1842 .. 202,417 8. 

: 1843 : 20.'>,240 4 0. 

1844 317.073 2 26. 

1845 331.721 6 31 . 

1846 325.752 7 24. 

1847 498,321 O 32. 

1848 479.663 6 r.. 

El de 1850 llegó á la snma de. . . 764,633 5 0. 

DEDÜCIONES. 

Por el corte de maderas cuyo envió se mandó suspender. . . . 25,000 O 0. 

Por el vapor Pizarro y Corbeta Cortés que no vinieron 224,317 O 0. 

Nota. Con esta suma y otra deducción de 1175 pesos que no 
sé deque procede se debió atender sin duda á la Corbeta Villa de 
Bilbao que vino en lugar de la Cortes y á la Ferrolana (|ue no oslaba 
en el presupuesto. 

Para 1851 se han presupuestado 843,918 2 24. 

PRESiriESTOS PBBSirUESTADOS 4 LAS CORTES. 

MARINA. 



PR1]II£1IA SECCIÓN. 

mm Y ADiiHimiatii ie li aunada. 



PERSO NAL. M.AT ERUt.. TOT.AI,. 

PcMs fi«. Rs. lira. PemM f». K». Mn P<>soii fs. lu. Mm. 



Artículo 1.* Comandancia y Plana 

mayor 40,971 3 6 

Artículo 2.* Ministerio de Cuenta 

y razón 5.146 16 



405 
202 4 



46,117 3 22 607 4 



41 ,376 3 6. 

5,348 4 16. 
46,724 7 22. 



SKGLNDA SEfXION. 



FUERZAS SITILE». 



PERSONAL. MATER IAL. T OTAL. 

PMMft. Ib. Mn. PaimCi. n*. tin. Pno» b. tta. Un. 

Artículo l.<> Sueldos de It gente 

ile^m^^ 58,529 3 14 58,529 3 U. 

Arlíttulo 2.0 Viveras i 8, 063 4 7 18,063 4 7. 

Artículo 3.0 Medicinas, utensilios 

y embascs. _826 2 32 826 2 32. 

.: .' . 58,529 3 U 4 8,889 7 5 77.419 2 i9. 

TERGEBA SECCIÓN. 

O0N8ERVACION DB BUQUES. 

\ ; ' . , PEBaONAL. MATERIAL. TOTAL. 

^^^^^^^^^^ j^ ^^^^^p^^^^^ _^^t^^^^^^^^_ ^ _^^^^^^^B^^ .^^^"^^^^^^^ ^^^^^^^"^^^ 

PaMsb. iU. lirs. Pmoüíi. Rt. Mni. I^mpsÍ». Rs. Mn. 



Artículo iinícQÍ=F Goóátruccioli y 

reparacioo...*--. ........ <5;6S7 2 45 29,6il 5 5 45.301 7 20. 

' * ' ' • » 

' 15.6 57 2 15 2 9.644 5 5 46.30 1 7 20. 

%' • 

CUARTA SECCIÓN. 

■ < • 

GASTOS GENÉRALE?. 

' PE RSO NAL. M.AT ER IAL. JTO TAL. 

PoMMfií. Rs. lirs. PeMiHtt. Rs. Mr.*!. Peamí». R». Ilrt. 



• • 



Artículo 1.0 Gastos de escritorio 

V corre»» 702 15 702 13. 

Artículo 2.0 Kvontqal de Marina. 12,600 12,600 



13.302 O 15 13,302 O 15. 



QtTlNTA SECCIOX. 

aASES PASIVAS. 

P ERSO NAL. MATERI AL. T OTAL. 

IV»Mb. Rt. Mrs. PcMMfs. Rs. Mrs. Pnioa b. Ra. Un. 



Artículo 1.0 Inválidos ,. 881 4 10 881 4 10. 

Artículo 2.0 Pensionistas. 2521 4 16 2521 4 16. 

3403 O 26 3403 O ¿6. 



RESUMEN. 

PERSONAL. MATERIAL. TOTAL. 

Pesos fs, Rs. Mrs". Pesos f». Rs. Mrs Posos fs. Hs. Mrt. 



4.a Sección. Gobierno y Adminis- 

Iracion de la armada iBjH 3 22 607 4 46,724 7 22. 

2.a Sección. Fuerzas sutiles 58,529 3 t4 18,889 7 5 77,419 2 19. 

3.a Sección Conservación de bu- ' 

. ques 15,657 2 15 29.644- S 5 45,3Q1 7 20. 

4.a Sección. Gastos generales. .. 13,-302- /O 5Í ;i'3,3d2 O 1{J. 

5.a Sección. Clases pasivas 3,403 O 26 3,403 O 26; 



Total (¡eneral. 123,707 - 2 9 62.444 O 25 186, 151 3 0. 

m 

PRBSIJPUBSTO PARA t860. 
MA%mTBnMO mu mamma. 

PERSONAL. 

CAPÍTULO 1.' 
1.0 Comandancia general, Mayoría y Juzgado de Marina. 16,072 4 

2,0 Administración de Marina 5,554 7 

8.0 Arsenal 15,631 O 

4.0 Capitanes de puertos . 5,012 4 

5.0 Cuerpo de la Armada ,.:... 23,Bd3 8 

6.0 Oficiales de la Dolacion de la Marina -sulil 15,615 6 i 

7.0 Tripulaciones v 33,628 6 124,924 Vj 

8.0 Guarniciones • • 834 O 

9.0 Hospitalidades 408 6 

10. Capitanes de puertos de provincias 1 ,200 O 

1 1 . Pensiones del erario, monle-pio militar é inválidos, 

arsenal y Marina sutil ,.-... 7,001 3 

Por el V* p o J^ distribución 311 V» 

CAPÍTULO 2. 






SUBSISTENCIA. 

1 O Raciones en meUiiico '4,927 4 

2.0 Raciones eii esiíccic. 12,908 6 

3.0 Luees/ 347 5 23,838 4. 

4.0 GastdS de escritorio 1,472 6 

5.0 Medicinas 4.426 1 

Por el \/i p o d^ 1^^ cantidades que espresa la nota 

que se acompaña 55 6 

CAPÍTULO ^.' 



MATERIAL. 

Para atender á la conslrucion, carena, recorridas, arma- 
mentos y reen)|ilazo de los buques de las fuerzas sutiles y en- 
(i*etenimíento de los edificios del arsenal. 



■ 1. 






RAMO DE SUB-tNSPECaON. 

4.0 Jarcia, velería y demás J2644 S 

2.0 Tejidos é hilados 5327 O 

3.0 Brea, alquitrán, betún &c 1915 O 25,512 5. 

4.0 Instrumentos náuticos. 2405 6 

5.0 Mano de obra 13,220 2 

RAMO DE CONSTRÜCCIOX. 

6.^ Maderas 1759 7 

7.0 Fierro en planchas 2736 O 

8.0 Cobr«, bronce &o. 8815 O 

9,0 Jornales de la Maestranza &c 22,637 7 

1 0^ ídem de toneleros &c. comprendidos en la partida 

anterior 

11. Obras y reparos de edificios , . . 1693 6 67,552 5. 

Géneros diversos. 4820 O 

For el Vi fS de distribución 90 1 

12. Para el corte de maderas de construcción que según 
Real orden de 16 de Setiembre de 1849, debe haberse con 

destino á los arsenales de la Península 25,000 O 

CAPÍTULO 4/ 

IMPREVISTOS. 

Para 1(h gastos imprevialos que puedan ofrecerse. . , . 

CAPÍTULO 5.* 

VAPORES. 

Vapor Reina de Castilla 53,956 O 

El Cano 55,975 4 

Map:al!anes 46,220 5 

Carbón de piedra para los espresados buques 90,000 O 353,333 5. 

El vapor Pizarro que debe pasar á aquellas Islas según 
la Real orden de 8 de Octubre de este aSo 107 ,181 4 



CAPÍTULO 6. 



• 



RUQUES DE VELA. 

El bergantin Ligero en lodos conceptos 52,335 5 

Para la fragata Cortés que debe pasar á aquellas Islas. 117,136 1 



Total ps. 764,633 5. 




Kñmm k GUERRA \ MARINA. 

Dos hechos de armas gloriosos y recientes. 

Al tratar del Ejército y Marina en los cuadernos 13 y 14 de esta obra me ha 
parecido que debia copiar las partes oficiales de las dos célebres victorias conseguidas 
contra los moros de Balanguingui y los de Joló en los anos de 1848 y 1851. 

La primera espedicion fué mandada en persona por el Escmo. Sr. Gobernador 
y Capitán general de estas Islas, D. Narciso Glayería .y las fuerzas de mar por el 
Sr. Brigadier Comandante general del Apostadero, Q. José Ruiz de Apodaca. 

La segunda fué mandada también en persona por el Escmo. Sr. Gobernador 
y Capitán general de estas Islas, D. Antonio Urbiztondo, Marqués de la Solana, y las 
fuerzas de mar por el Sr. Brigadier Comandante del Aportadero, D. Manuel de Quesada. 

Dichos partes son los siguientes: . . 

SVPIiBMElVTO Ali IVtÜHKBO 8M DE IíA ESTBBIXA, 

Son las 7 de la noche, y nos acaban de ser remitidos por el Escmo. Sr. i.^ 
Cabo encargado del Superior Gobierno y Capitanía general, los siguientes documentos» 
referentes á la toma de los fuertes de Balanguingui y Sipac, por las tropas espe- 
dicionarias á las órdenes del Escmo. Sr. Capitán general. De ambos acontecimientos 
daremos pormenores detallados en nuestros prócsin)os números. 

Adición á la orden general de la Plaza del 28 de F«iirero de 1848. 

En este momento, que son las seis de la tarde, acabo de recibir la plausible 
noticia de que el Escmo. Sr. Gobernador Capitán general de estas Islas, en las opera- 
ciones que ha emprendido contra los moros ai visitar las Islas de Míndanao y Visa- 
yas, ba conseguido las ventajas que espresan las comunicaciones y órdenes generales 
de S. E. que dicen lo siguiente^ 

Superior Gobierno y Capitanía general de jPi/tpiVim. = Sección de guerra. = 
Escmo. Sr.= Después que dirigí á Y. E. nái comunicación fecha 11 del corriente 
desde Zamboanga, emprendí la navegación paira este punto, y el 13 dimos fondo 
entre las Islas de Parol y Balanguingui. Et 14 llegaron los transportes, y este día y 
el 15 se emplearon en reconocimientos al rededor de estas Islas, logrando en uno de 
ellos inutilizar varias embarcaciones y; una considerable cantidad de palay que habían 
los moros escondido en un estero. 

El 2.^ de dichos dias, mientras uq vapor con algunas fuerzas sutiles observaba 
el fuerte de Sipac para impedir la fuga de pancos. y favorecer la evasión de cau- 
tivos y después* que yo mismo reconocí las inmediaciones del de Balanguingui, se 
aprocsimaron á est& cuanto fué posible todas las fuerzan de mar, y determiné el 
ataque para el día siguiente en la forma que espresa la orden general que en co- 
pia núm. 1 .0 acompaño á V. E. 

Al romper el dia 16, empezó el desembarco sobre los puntos setialados, pro- 
tegido por el fuego de los buques; y dada la s^iSal para el asalto, §e verificó este 
con la serenidad, decisión y buen éxito que verá V. E. en la orden general del 17, 
copia n.o 2, como era de esperar del valor y disciplina de tan beneméritas tropas. 



En esle moinenl) se eálá verificando el desembarco sobre Sipac, y no dudo que 
una nueva victoria coronará muy pronto el ardor do estos solda(ips que desean con 
ansia el instante del a<atto: y la severa lección que rex^ibirán ios piratas, dará prin* 
cipio á una era de tranquilidad y bienestar para los leales habitantes que la mu- 
nificencia soberana ha puesto á mi cuidado. 

Sírvase Y. E. hacer saber estos acontecimientos al público por tos periódicos de 
esa Capital , y al ejercito para su satisfacción, por el brillante comportamiento de las 
secciones de él que han tenido el honor de concurrir á esta espedicion. 

Dios guarde á V. E. muchos anos. Á bordo del vapor Reina de Castilla en la 
rada de Sipac, á 18de Febrero de 1848.= Narciso Clavería. 



Nóm. i.® Orden general del 15 de Febrero. = Resucito para mañana el ataque 
del fuerte de Balanguin$2:ui, de acuerdo con el señor comandante general de Marina 
y con el poderoso auxilio de ella, se hará en la forma siguiente. = La compañía 
del Regimiento de Asia embarcada on cuatro falúas y algunos botes, penetrará por 
el estero que conduce al fuerte y desembarcará cerca de él cuando se dé la señal 
de ataque ó se la mande. = Las compañías de Carabineros del 2.^ Ligero y fusilero? 
del 1 .^ y 2.^ de Línea, desembarcarán frente al fondeadero. La última, que será la 
primera en desembarcar, ocupará las casas del pueblo de Balanguingui, protejíendo 
desde ellas el desembarco de las otras dos, á las que servirá de reserva durante 
el ataque. = La compañía de Carabineros del 2.^ Ligero recibirá 100 granadas de 
mano y 50 pedazos de cuerda mecha que dará á 50 hombres, 8 escalas de asalto 
y 20 faginas. La del 1 .^ de Línea recibirá seis escalas y otras 20 faginas Estas 2 
compañías, después de desembarcadas, sostendrán el fuego con los defensores del fuerte 
lentamente pero con serenidad y acierto, y cuando yo juzgue que el fuego de los bu- 
ques de vapor y sutiles haya desmoronado bastante el frente atacado, haré izar una 
bandera encarnada al tope del palo mayor del vapor Reina de Castilla, que será 
la señal del ataque general que tocarán todos los tambores y cornetas ó enviaré 
¿rdenes verbales. = Entonces abanzarán al pié del muro los 50 carabineros que tirarán 
dentro del fuerte sus 100 granadas de mano, y los 20 hombres que conduzcan las faginas 
de este Cuerpo y del 1 .^ de Línea, las tenderán á 3 ó 4 varas del pié del muro sobre las 

{uas de caña que han puesto los piratas. Estas diferentes secciones mandadas por ofícia- 
» espresamente nombrados, estarán instruidas con anticipación en lo que deben hacer. 
Los portadores de escalas las arrimarán entonces al muro y por ellas treparán los va- 
lientes que se dispulen el honor de ser los primeros, precipitándose dentro del fuerte, 
dando muerte á los que se resistan y cogiendo prisioneros á los que se rindan. Para 
este momento no pueden darse detalles: el honor, el valor y el ejemplo de los Señores 
Oficiales guian las acciones. = Al mismo tiempo la compañía de Asia que recibirá 
también 6 escalas y 20 faginas, hará igual operación por el lado del estero donde 
haya desembarcado, y su gloria será la de subir al mismo tiempo que las otras com- 

Caías, cuyo ataque veré mejor que el de aquella por la disposición del terreno. = 
\ compañía de 2.^ do Línea se mantendrá en reserva á no ser que las circunstancias 
hiciesen necesario emplearla. Otra ocasión se le proporcionará pronto en que dislin- 
guirse.=Las compañías de ataque tendrán nombrados un sargento ocho soldados para 
retirar los heridos á los hospitales de sangre que habrá en las falúas señaladas con 
una banderola encarnada. En todas estas operaciones, el orden y la serenidad evitan la 
conftision y dan la victoria, que será muy fácil á tropas tan disciplinadas y valientes 
como son las que forman la espedicion. En tas falúas, y en dondo se establezca la 
compañía de 2.® de Línea habrá municiones de reserva para reemplazar las que se 



gasten, aunque lo mas probable será que los vállenles las tornen a) enemigo.— Sol- 
dadas la seguridad de las costas de Filipinas y la tranquilidad de tantas familias como 
ven todos los anos la desaparición de algunas personas cautivadas por estos bárbaros 
ecsijen bagamos en ellos un castigo ejemplar. Á eso hemos venido; cumpliéndolo lle- 
namos una misión de justicia y de conveniencia en favor de la humanidad. = Á bordo 
del vapor Reina de Castilla, en la rada de Balaoguingui, á 15 de Febrero de 1848.= 
Narciso Clavera. =Es copia. = Peñaranda. 

Núm. 2.^= Orden general del 17 de Febrero de 1848 en Balanguingui. 

Soldados! — Las esperanzas espresadas en la orden general del 15, fueron ayer 
enteramente cumplidas. Balanguingui fué nuestro, no sin resistencia, no sin valor de 
sus defensores; pero el vuestra fué mayor, y escalando esos muros de tanta nom- 
bradla en este archipiélago, disteis pruebas de lo que valéis y de lo que puede es- 
perarse de vosotros. Os vi disputaros el honor de la victoria, y la sangre que derrar 
másteis prueba que no era fácil. Muy complacido he quedado de vosotros. Las tres 
compañías de ataque de los Regimientos de Asia, 1 .<> de Línea y 2.^ Ligero, y la 
del 2.^ de Línea que formaban la reserva, maniobraron como en un ejercicio y á la 
señal de ataque, los bravos que las componen nada dejaron que desear. Honor al 
ejército de Filipinas, y honor á la Marina aue con sus fuegos, sus auxilios y la 
decisión personal de todas sus clases, preparo y ayudó al triunfo que ha privado 
á los piratas de su nombrado fuerte, de 14 piezas de artillería y de más de 80 
hombres que han perecido en las puntas de vuestras bayonetas, por la metralla de 
las falúas y ahogados en la fuga, cuando viéndoos dentro del fuerte esparciendo la 
muerte, se tiraron por los muros conociendo ser vana su resistencia !=: Preparaos, 
soldados, á otro triunfo. El fuerte de Sipac, igual ó mayor que el de Balanguingui, 
nos espera; y confio que por vuestro valor tremole en él muy pronto la bandera de 
Castilla. En este ataque tendrán lugar de distinguirse los que ayer no pudieron tra- 
bajar por la limitación del terreno firme. Yo os veré también y premiaré, y propon- 
dré á S. ftl. las recompensas debidas al mérito, cuando adquiera los datos necisa- 
rios para ser justo. = Narciso Clavería. 

Escmo. Sr.=: Verificado el desembarco do las tropas en el cocal que hay de* 
lante del fuerte de Sípac, como dije á Y. £. en mi comunicación de 18 del cor- 
riente, bajé yo aquella misma tarde á tierra para reconocer los frentes de ataque, 
determinar el orden de este, la colocación de las tropas y el reemplazamiento de la: 
batería de los dos obuses de montaña. 

Los piratas^ aleccionados con lo ocurrido en Balanguingui, hablan levantado 
sobre el muro un enrejado claro de maderos que impidiese á nuestros soldados 
montar al coronamiento, y los tuviese allí largo tiempo espucslos á sos tiros. Contra 
esta defensa, dispuse una brigada de marineros, mandada por oficiales del cuerpo 
decididos, que se ofrecieron voluntariamente á ir con arpeos de abordaje para echar 
abajo dicho enrejado^ lo cual no pudo tener efecto por la firmeza con que estabar 
puesto, pero no desperdiciaron otras ocasiones que se les ofrecieron de mostrar su 
valor, cuando llegó el momento del asalto. 

Al amanecer ronnpieron el fuego con mucho acierto les buques y la batería de 
tierra: á las seis y media me embarqué en la canoa del vapor, encargando al co- 
mandante general de Marina que al oir mi uViva á la Reina» y el paso de ata- 
que, casasen los fuegos para que las tropas pu^liesen avanzar. Asi se verificó; y 
á los pocos minutos de estar en tierra, después de haberme cerciorado por mí mismo 



de que las tropas ocupaban sus respectivas posiciones, dada la seiial convenida, re* 
piliendo las tropas con el mayor entusiasmo el grito de aViva la Relna^i se pre^ 
cipitaron con el mayor orden y con el mas admirable arrojo sobre el muro entre 
un diluvio de balas, metralla, fisgas y lanzas, y apesar de los pozos erizados dé 

£Qas con que babian tratado de detener el paso de estos valientes, plantaron en él 
is escalas, y subieron por ellas rivalizando los gefcs, oficiales, soldados, zanboan*- 
gueiios y la brigada de Marina, en decisión y en deseos de conseguir la victoria. 

En un instante se vio coronado, el muro por la parte esterior; pero la barrera 
que babian levantado sobre él impidió penetrar dentro al primer impulso, y fué pre- 
ciso sostener alli una lucha encarnizada para salvar ese obstáculo, mientras los 
enemigos continuaban á cubierto esparciendo la muerte con sus tres órdenes de ca- 
Sones: ¿Que podía, sin embargo, contener el valor de estos bravos? antes de 
media hora el fuerte fué nuestro; pero aunque algunos de los moros se arrojaron 
por la parte opuesta, pereciendo muchos de ellos á manos de la mitad de 2.^ Li- 
gero que tenia preparada al efecto, y de los marinos que se aprocsi marón á tierra 
en los botes en el momento oportuno, los mas obstinados, resueltos á morir, y 
después de haber acuchillado ¿ sus mujeres é hijos, fueron causa de que se pro^ 
longase el combate y la matanza, saliendo algunos de ellos de entre montones de 
cadáveres á dar la muerte á nuestros valientes que gozaban ya del placer de la 
victoria. 

Al fin, aunque no sin trabajo, logré hacer terminar esta escena de horror, que en 
parte fué compensada con la satisfacción de apoderarnos inmediatamente y sin nuevo derra- 
mamiento de sangre, del fuerte de Sun]||ap, por los aue perseguían á los fugitivos, los que 
no se atrevieron á encerrarse en él á pesar de que lo tenian dispuesto para una vigorosa 
defensa, con 1 9 piezas de artillería cargadas y gran cantidad de armas arrojadizas. 

Todo el resto del dia se empleó en limpiar el interior del primer fuerte de muer- 
tos, heridos y prisioneros. El 20 lo dedicamos á las exequias del capitán del 1 .* Li- 
gero D. José Ataide, y demás muertos en la aocion anterior. El Comandante general 
de Marina penetró con los botes armados por el estero de Sipac, logrando poner 
fuego á un crecido numero de pancos y vintas , y hallando por la delación de un 
cautivo 22 piezas de Artillería enterradas en el fango, debajo de una de las casas 
próximas al fuerte tomado. Este mismo dia fué preciso enviar el vapor Magallanes 
a Zamboanga con dos lanchas á remolque para descargamos algún tanto de heridos, 
y traer agua, que iba escaseando. 

El 21 empezó la tala de los grandes cocales que hay al rededor de los referidos 
fuertes y la quema de las muchas casas que formaban una considerable población. 
Por h tarde nos apoderamos, por sorpresa por la compañía del 4 .^ Ligero y 32 zam- 
boangueBos, del fuerte de Buoolingol y del cocal que lo rodea, colocado en el in- 
terior del manglar al que fué preciso marchar durante un cuarto de hora con 
el agua á medio cuerpo. También en este se encontraron tres cationes cargados y 
cebados y mayores preparativos para estorbar el asalto; pero sin duda una impre- 
visión y el terror de que están poseídos los piratas, lo puso en manos de nues- 
tros soldados, que penetraron aceleradamente en él ayudándose unos á otros para tre- 
par por encima del parapeto, sin haber recibido mas dafio que un cabo y dos 
soldados, tres zamboangueños y el guia, heridos de púas en los pies. 

Con la ocupación de este fuerte quitamos el último asilo á los enemigos y su úl- 
timo recurso; quedamos dueños de unos 12 pancos que estaban varados al rededor 
de él, abriendo la entrada á los estaros en donde tienen escondidos los demás; y 
habiendo penetrado ayer por estos algunos boles armados al mando del capitán de 
fragata D. José Butrón, pusieron fuego á un gran número de ellos v de vinta. Els 

6 



jotal número de einbarcacíoQes apresadas y destruidas pasa de \ 50 ; tenemos en núes- 
1ro poder i 21 cañones; se están talando todos ios cocales; la pérdida que han su- 
frido los enemigos en muertos y prisioneros escede de 600 personas de lodos sexos 
y edades; y los cautivos salvados llegan á 200. 

iVhora solo nos falta quemar y destruir cuanto pueda dar abrigo y subsistencia 
á los piratas que sobreviven y que andan errantes por entre los manglares con al- 
gún arroz paro sin una gota de agua, procurando salvar las mujeres y los cau- 
tivos ((ue no han ^aido en nuestro poder por U infinidad de salidas que propor- 
ciofin para bancas pequeñas, una isla que en la alta marea queda cubierta p:)r el mar. 

Ayer regresó el Magallanes con agua abundante para algunos dias, y salió £1 
Cano para traer mas, llevándose á Zamboanga la compañía de Asia, y 331 perso- 
nas de las cogidas aquí, embarcadas en una goleta y dos lanchas que llevó a re- 
molque. 

El tkmpo nos ha contrariado hoy mucho por estar muy metido en agua, y la 
mar muy alterada; pero confio que muy en breve habremos dado fin á esta empresa 
qi^e dejará un largo recuerdo á los piratas, los cuales necesilarian muchos años de 
reposo, que no debe dejárseles, para reponer las pérdidas que han sufrido. 

Esta ligera reseña de lo ocurrido desde mi última comunicación, y la orden general 
del 20 que en copia acompaño, se servirá V. E. hacer que se publiquen en la de 
esa plaza y en los periódicos de la misma, para conocimiento y satisfacción de todos 
y principalmente de los companeros de estos bizarros soldados y marinos á quienes 
Di los peligros ni las fatigas y privaciones de todas clases han impedido alcanzar unas 
vicbírias que aunque caras por la sangre que han derramado, son tan gloriosas para 
ellos como útiles espero sean para los leales Filipinos. 

Dios guarde á Y. E, muchos años. A bordo del vapor Reina de Castilla, en 
la rada de Bucotingol, á 23 de Febrero de l848.=Narciso Cía vería. =Escmo. Sr. Ge- 
neral %^ Cabo D. Antonio María Blanco. 



Secretaría del Superior gobierno y Capitanía general de Filipinas. =()rden 
general del 20 de Febrero de 1848 en el Vivac de Si pac. = Soldados != Este fuerte 
ha cedido ayer al acierto de los tiros de los buques de guerra, de la batería del 
ejército, y al valor de los soldados, de la brigada de marineros que voluntariamente 
se han ofrecido al asalto y al de los bizarros zamboangueños. Sus defensores han 
manifestado una decisión digna de mejor causa, y una ferocidad propia de su carác- 
ter. Vosotros al oir mi orden, mi «Viva la Reina ^> y el paso de ataque, os preci- 
pitasteis bajo los muros entre los escollos con que se intentaba detener vuestro ardor, 
entre lluvia de balas, metralla, piedras y fisgas arrojadas: nada os detuvo, solda- 
dos, marinos y paisanos de la espedicion, nada, y á los pocos minutos subisteis por 
las escalas, puestas con decisioD, á coronar un muro de seis varas de altura, donde 
se ofreció otro obstáculo que vencer en el valladar improvisado con que los piratas 
quisieron deteneros. Mejor hubiera sido para ellos y para la humanidad no conté- 
i^er asi vuestro arrojo ! . . . porque causó el espectáculo de ocupar vosotros dos la* 
dos del fuerte y los enemigos los otros, quedando en el centro grupos de mugeres 
y niños, que en el concepto de invulnerable hablan encerrado en este recinto, su- 
friendo el fuego de unos y otros. (Contaron sin duda con su valor para defenderlo y 
DO con el vuestro para atacarlo!!! Todo lo arrollasteis al fin, y entonces se vio á al- 
gunos de aquellos bárbaros introducir sus campilanes y lanzas en el seno de sus 
mujeres é hijos por no entregároslos, y arrojarse, á la muerte sin rendirse. =Escena 
terrible es la que se presentó á mis ojos cuando subí tras de vosotros á contener 



vuestra indignación, y me complazco sio embargo en anunciar que vi algunos ac- 
tos generosos, que prueban sois tan valientes como humanas. El fuerte estaba lleno 
de cadáveres palpitantes despedazados por las granadas, fusilería, sables y bayonetas, 
y 340 sacados de él, prueban la obstinación de su defensa.=Los que huyeron lo- 
grando tirarse del alto del muro, fueron perseguidos por la compañía de carabineros 
del 2.^ Ligero, preparada al efecto, sin dejarles lugar á encerrarse en el segundo 
fuerte de que aquella lomó posesión; y en menos de una hora de rudo combate ca- 
yeron en nuestro poder 79 piezas de Artillería, casi todas de bronce de los calibres 
de 8 á 1 , quedando dueños de casi toda esta isla, abrigo de los piratas que infe&* 
tan estos mares. = Las naciones que Uenen en ellos eslable^cimientos os deben este 
servicio importante, y los muchos cauüvos rescatados su libertad. Muy pronto oeu- 
paremos lodo el resto, y acabando de destruir los medios de vivir, los de defensa, 
y los muchos pancos y embarcaciones menores que servian al pirateo, iremos á des- 
nnsar orgullosos de haber hecho un gran servicio al género humano y muy parti- 
calarmeale i Filipinas, dejando en este archipiélago una prueba de que no se nos 
insulta impunemente. = Los bravos guerreros de ayer se han humillado hoy ante 
Dios, pidiendo por las almas de los cristianos que ayer sacrificaron su existencia. To- 
dos hemos asistidos á los funerales que la pompa marcial y religiosa, posible en es- 
tas circunstancias ha preparado á los restos del capitán Ataide y demás que ayer 
murieron.... Séales ligera la tierra que han bañado con su sangre! l!=Glaveria.= 
Es copia PeSaraoda. 



Estos hechos de armas de consideración y arrojado esfuerzo servirán de lección 
y corrección á ios moros piratas, y los pueblos que por su situación están acosados 
de sus correrías, podrán vivir de aqui en adelante tranquilos. El digno Capitán ge- 
neral que nos manda ha dado una prueba de sus desvelos por el bien de sus go- 
bernados, y seguramente nada omite para la felicidad y bienestar de estos habitan les, 
tan acreedores á consideración. 

Sirva de satisfacción al Ejército y Armada, por la parte que han tomado sus 
compañeros de armas, que con tanta ventaja han correspondido á lo que se espe- 
raba de ellos, y al pais todo, un acontecimiento que tanto les toca. Soldados viva 
la Reina, viva nuestro Capitán general» vivan los valientes del ejército y armada!=:= 
El general 2.® Cabo Blanco. 

íKfmMk mmi de filipiüias. 



El Escnw. Sr. Gobernador y Capitán oeneral en comunicación fechada en Zam^ 
boanga en 7 del actual, que he recibido á las ocho de este día, se sirve poner 
en mi conocimiento las satisfactorias siguientes noticias: 

«Escmo. Sr.=: Tengo el gusto de decir á Y. E. que queda cumplidamente 
tomada satisfacción del ullrage hecho por los joloanos á nuestro pabellón el 4 .^ de 
Enero. = A. los sesenta dias de cometido, les hemos tomado ocho fuertes con ciento 
treinta piezas de Artillería, municiones y otros efectos de defensa. = Aunque defen- 
diéndose tenazmente fueron asaltados los primeros fuertes por nuestros valientes soldados 
qiie ks hicieron abandonar los demás, poniéndolos en fuga hacia el interior de la 
¿la. = Todas las fortalezas y parte de la población que la rodeaba, núcleo del latro- 



cíoio y la piratería por espacio de dodcieotos anes, han sido reJucidas á cenizas en 
el corto período de cuarenta y ocho horas, y desaparecido el Sultán Mahamad, en- 
tregándose á lamas vergonzosa fuga. = Después de haber tenido la desgracia de qae 
la corbeta Villa de Bilbao sufriese una barada en la travesía de Zamboanga á Joto , 



Jue retrasó nuestra llegada á aquella rada, pudo darse principio al ataque la mañana 
ei 28 de Febrero, en cuyo día cayeron en nuestro poder los principales fuertes, y 
al siguiente nos posesionamos del resto; teniendo que lamentar la pérdida de treinta 



y cuatro muertos y ochenta y cuatro heridos. = Asi las tropas de mar como las de 
tierra han demostrado en esta jornada su entusiasmo, su valor y sufrimiento, para 
vencer los obstáculos y peligros consiguientes á una empresa de tanta consideración 
y en tal clima.= Loque mecomplazcii en manifestará V. E. para su satisfaccicn, 
la del ejército y leales filipinos, incluyéndole copia de las alocuciones que he diri- 
gido á las tropas espedicionarias durante las principales operación^. 

Secretaria del Superior Gobierno % CapUanía generad de Ft7iy?ma5.=: Capitanía 
general de Filipinas. = Estado mayor=Órden general del 26 al 27 de Febrero.= 
A las cuatro de la madrugada se procederá á ejecutar el desembarco de las tropas 
en los términos prevenidos, asi en las instrucciones, como en las prevenciones ver- 
bales que han recibo los gefes de las columnas, para que si posible fuese quede rea- 
lizado al despuntar la aurora. El silencio y el orden debe presidir en estos momentos 
en que conviene alejar confusiones, y que el enemigo no se aperciba si es posible 
del movimiento hasta que sienta sus efectos. = ^arcado el pormenor de dicha ope- 
ración y los deberes y cuidados de cada uno, y conocido el celo y entusiasmo que 
anima á todas las clases que componen la espedicion, no es de temer ningún entor- 
pecimiento en el orden natural de los sucesos; y debemos esperar vernos con el pié en 
tierra de Joló donde venguemos nuestra ofensa, sostengamos nuestros derechos y escar- 
mentemos la osada arrogancia con que el Sultán y Dattos apoyados en la anarquía, 
promueven el latrocinio y el tráfico de la raza humana. = La subordinación que tanto 
distingue á las tropas que tengo el honor de mandar^ hace esperar que sofocando 
su entusiasmo no atenderán mas que á la voz de sus gefes para obrar compactas 
y unidas, y que aun después de la victoria no se abusará del uso de municiones que 
quizá tendrán que aprovecharse con gloria para imponer orden á otras hordas de la 
morisma. = Las tropas pueden estar seguras que con serenidad y obediencia y con 
los esfuerzos que las exijan sus gefes, serán dueñas en breve de la victoria. Los Sres. gefes 
y oficiales cuidarán esmeradamente de hacer cumplir esta parle Un interesante para 
mantener el orden y economizar reveses; y de su acierto y de su ejemplo lodo debe 
esperarse. Del celo de dichos Sres. depende la oportunidad de la ejecución de todas 
las medidas anticipadas dictedas para este momento en las instrucciones. Cuartel ge* 
neral á bordo del vapor Reina de Castilla en las aguas de Joló á 26 de Febrero de 
1851.= Urbiztondo.= Alocuciones. = Soldados. = Hace dos siglos que fiada en la 
buena fé de sus promesas, la generosidad castellana dejara tranquilos á los joloanos 
que pocos años antes habia mlucido á nuestro dominio el Sr. Aimonte; y hace dos 
siglos que estos piratas á pesar de nuestro esmero en dulcificar sus costumbres, 
multiplican sus perfidias, y faltando á ella y hasta á la humanidad, que bollan con 
los actos mas atroces de piratería, perpetran el cautiverio y la desolación en nuestos 
pueblos. = También hace tres años que por estos mismos dias se les dio un castigo severo 
en la célebre jomada de Balanguinguí; pero lejos de contenerlos aquel escarmiento, bur- 
lando de nuevo sus repetidas protestas, no solo han vuelto á cometer sus depredaciones 
sino que cuando por consejo del mismo Sultán y Dattos me propuse castigar á los 
Tonquíles y otros Sámales, y pasaba personalmente á Joló á establecer reglas que 
evitasen la repetición de tales conflictos, ha llegado la osadía de aquellos ¡ftleilos basta 



el estreina de eludir toda coinuDicacion , aroi?nazar í mis comisionados, y por último 
romper alevosamente el fuego sobre nuestros buques, olvidando no solo mi presencia; 
sino la veneración que le debe á la bandera española todo este archipiélago. = Aun 
asando no tuviéramos el deber de contener estas hordas eo pro de la humanidad 
y del derecho de gentes, aun cuando desoyéramos el oeo de las víctimas sacrificadas 
por tan inhumana y atroz canalla, no habrá pecho español que no arda en deseo 
de vengar una ofensa hecha con tan falaz osadía. = Esta és, soldados, la hermosa 
misión que vamos á cumplir en este dia.= No h^y que dudar de vuestra subor- 
dinación y de vuestro valor y patriotismo: no hay que dudar pues de vuestra victoria 
y de que se verán coronados con gloria nuestros esfuerzos por una causa tan justa 
y nacional y tan sagrada como honrosa. = Asi lo espera de vosotros vuestro Ca- 
pitán general. = Antonio de Urbiztondo. =Cuartel general á bordo del vapor Rcímu 
de Caslilla en las aguas de Joló 27 de Febrero de 1851.=: Soldados. = Habéis me- 
recido bien de la patria y de la R ^ma con vuestro valor apoderándoos de los fuertes de 
Daniel, como un amago de la decisión con que n)añana iréis á abatir el pabellón del Sul- 
tán Mahamad 'al grito eléctrito de viva la Reina! = Vuestros compañeros del flanco de- 
recho se os onicán para tener esta gloría; pero es preciso para adquirirla, orden, subor- 
dinación, decisión y seguir las huellas de vuestros gefesy oficiales.=Asi(|uese reciban 
de los buques ios ranchos, cuidarán losSres. gefes de columna de su distribución y de que 
se tomen todas las disposiciones necesarias para que al tm|oe de diana puedan formarlas 
columnas de ia manera que se disponga. =Escusado parece recomendar á militares va- 
lientes la vigilancia, cuando es tan sabida la vergüenza de una sorpresa. :=liibiztondo.=: 
Cuartel general en el fuerte del Datto Daniel 28 de Febrero de 1 851 . r=Soldados. =£1 es- 
carmiento que voestro valor dio ayer á los jobanos, ha sido bastante para que abandonando 
el Sultán y los Dattos sus fortalezas, las dejen en vuestro poder entregándose á la fuga. = 
Habéis completado vuestro triunfo y podéis envaneceros de que con el escarmiento dees* 
tos argelinos del Asia, habéis hecho un servicio á la humanidad y á vuestros compa^ 
triotas.^: En los fuertes de Mahamad Pulalon se arbola la bandera española y ya no 
será Joló el núcleo de un mercado de piratas aue aterraba al archipiélago burlándose 
de sus promesas. = Á primera proporción haré conocerá la Reina Ntra. Sra., como 
merecen, vuestros servicios, vuestro valor y sufrimiento, y cuan satisfecho estoy de 
vuestro comportamiento y del de la Marina que ha cooperado á la importante empresa 
de escarmentar estos piratas y someterlos á su antigua dependencia. = Antonio de 
Urbiztondo. = Cuartel general en el fuerte principal del Sultán Mahamad Pulalon 1 .^ do 
Mar/o de 4851.ss Son copías.s El gefe del Estado mayor.s Enríle. 

Lo que me apresuro á comunicar en la orden general de la plaza para conoci- 
miento y satisfacción de los individuos de este ejército y leales filipinos, modelo de 
disciplina y valor, según repetidas veces tienen ya dado pruebas de ello y muy re- 
cientemente en los hechos de armas adquiridos contra los joloanos á las inmediatas 
órdenes de nuestro dignísimo Capitán general el Escmo. Sr. Marqués de laSolana.= Sol- 
dados: ¡ viva la Reina ! viva el Capitán general y vivan los valientes del ejército y 
armada! 

Circúlese. Manila 43 de Marzo de 1851.s El general %,^ Cabo.s; Rlanco. 

FILIPINOS: 

Vuelvo á la Capital después de vengar un insulto hecho á la bandera española 
y que haya ondeado en los muros de Joló domando la soberbia de aquellos isleños. 

Debo reiteraros que jamás permitiré un desacato hecho al decoro Nacional; y 
al manifestaros esta espresion de mis deberes, al haceros saber el brillante compor- 

7 



tamienlo de las tropas de todas la^ armas, los naturales de Visayas y de los fun- 
cionarios piiblicos y particulares que han concurrido á la espedicioQ, ó contribuido 
á ella, me es suniamenle grato manifestaros el valor, el patriotismo, el entusiasmo. 
\erdaderamenle español, que ha sido el norte de la conducta y de los sacrificios 
de todos. 

Al regresar entre vosotros he visto igualmente comprendida la importancia del 
grande acontecimiento del Sur y espresados con patriótico entusiasmo los sentimientos 
de vuestros corazones; el mió se dilata doblemente enorgullecido al terminar este 
importante hecho, al verme entre vosotros, y al aseguraros que será para nu el 
mas grato de mis deberes llenar los votos de nuestra augusta Soberana, velando in- 
cesantemente por vuestra seguridad, vuestra prosperidad, y la dicha á que sois 
tan acreedores y es el anhelo de vuestro Capitán general. = Antonio de Urbizlondo.= 
Manila 21 de Marzo de 1 851 . 

SOLDADOS: 

Después de los sufrimientos de la campaña que habéis hecho, nos vemos reu- 
nidos en la Capital, orgullosos de ser españoles y haber alcanzado una victoria 
en pro de la humanidad y de la Patria. 

Á este goce sublime, como militares, tenemos que unir el del entusiasmo con 
que nos reciben en sus brazos lodos los Filipinos, mirándoos como vengadores j 
vencedores de los indómita^^ joloanos. 

No puedo menos de manifestaros el placer y la satisfacción que me causan tan 
simpáticos sentimientos, é igualmenle el que he tenido al comunicar á ia Beioa 
nuestra Sra. vuestro honroso comportamiento, y los que con arreglo á los partes 
producidos por los gefes de las columnas, se han distinguido mas, mereciendo mo- 
ver su Soberana muniiicencia. 

Soldados: estoy altamente satisfecho de vosotros y envanecido de ser vuestro 
Capitán general. = Antonio de Urbiztondo. 







í^TSTtZ^. 



1S/ CUADERNO. 



PARTE MERCANTIL. 

4,^ La Nao y el comercio anítguo. 

2.^ Fundación de las obras-vias. 

5.® Comercio que siguió al de la Nao. 

4.0 Modificación de las leyes de Aduanas. 

S.^ Aranceles. 

6.^ Protección que el gobierno dispensa al comercio. 

7.0 Construcción de buques mercantes en estas Islas. 

8.^ Buques que forman la matricula de este comercio y tondadas que miden. 

9.0 Precios corrientes en tres ¿pocas distintas. 

40. Productos naturales i industriales que sirven al comercio. 



LA NAO Y EL COMERCIO ANTIGUO. 



En los primitivos tiempos dependieron estas Islas de un situado en metálico que 
venía de las cajas de Méjico, \o cual ha debido dorar hasta ios primeros aiios de 
este siglo. 

La conducción se hacia por medio de una p^an nao ó galeón, todos ios años 
ó cuando habia proporción; siendo el puerto de Acapulco en el mar Padñco el punto 
de reunión. 

Venía en la Nao además del situada, toda la correspondencia oficiai, pertrechos 
y armas. También venían las bulas y el papel sellado. Conducia además de pa^ago 
á los empleados y funcionarios públicos de todas clases «Icelioados á estas Islas, á 
los misioneros y á la tropa con que se reemplazaban aquí las bajas que ocurrían, siendo 
estos soldados voluntarios que se alistaban en N. España, ó condenados por la Au- 
diencia de Méjico para servir aquí por tiempo determinado. 

El gobierno dejaba la parte libre del buque para aprovechamiento de estos aislados 
vecinos, repartiendo por lotes do nn número señalado coa arreglo á la capacidad 
de él, lodo lo que se podia cargar que iba libre de flete. 

Tenian este permiso que se llamaban boletas, algunas clases por privilegio como 
eran el cuerpo consular, los regidores perpetuos y otras. Y algunas también para 
quo se ayudaran por razón de sus cortos sueldos y congruas como eran los militares 
y los canónigos. Á otros como por ejemplo á las viudas de ciertas clases, se les re- 
partían boletas para que se ayunasen en sus necesidades. 

Todavía ha de andar 6 por mejor decir ha de yacer olvidado uno de esos es- 
pedientes que vén la luz pública de cuando en cuando para obscurecerse y olvidarse 
después otra porción de aíios, en que la Real Sociedad Económica pide al Gobierno 
que se la indemnice con algún arbitrio de la pérdida de sus boletas. 

Los quo abtenian estas, no siempre eran los cargadores, pues los pobres que 
no tenían fondos para hacer sus memorias y facturas, las cedian á los comercianteá 
y hube temporadas en que valieron las boletas muy caras. 

El día de salida de Nao era solemne en Manila y mucho mas el en que se 
avistaba este buque cargado de plata y de gente, dos cosas de mucha importancia 
para estas Islas. 

Pero también con frecuencia, se recibían malas noticias porque sea por falla de 
buenos planos é instrumentos náuticos, por defectos de construcción de los buques ó 
por impericia de los que los mandaban, lo cierto es que se perdían Naos con mucha 
recuencía y con ellas las esperanzas de los que aquí quedaban. 

También los ingleses en tiempo de guerra apresaron, algunas, y hubo comodoro 
que entró en el Támesis con las velas de su buque forradas con el damasco encar- 
nado que los filipinos llevaban á vender á N. España. 

Las Naos se cargaban con algunos géneros y efectos de China, con muchos te- 
jidos de la costa do Coromandel y con frutos de este país. 

Los primeros los obtenían do los mismos chinos que con sus champanes abas- 
tecían anualmente á Manila de todo y venían aquí en gran número. L» segundos 
fie los Parsis y Armenios rfue desde la apertura del puerto de Manila á las na- 
ciones estrangeras, concurrían con las cambayas de Madras, con las chitas, los ma- 
mudies, los elefantes y otros géneros de la India. 

De este modo muchos de los millones de pesos que conducían las Naos pasaban 



por Manila como por on conduelo para ir á China y á la India; otros millones pa- 
saron á las obras-pías y el resto se ha perdido sin pasar á la segunda generación 
que solo conserva boy la memoria de las grandezas con que se crió, y el conven- 
cimiento de lo perecedero que es todo en esle mundo. 

Algunos millones se gastaron también en chínelas para las mugeres, según en otro 
lugar 4i« dicho escribié con suma gracia el P. Sevollo. 

Para que ^do fuera desgraciado, hasta Jas espediciones partioulares que se 
hicieron á principios de este siglo después de estinguida la Nao, tuvieron mal re- 
sultado; porque los caudales que v* nian de IMéjieo |)ara ellas fueron secuestrados en 
i^Midi por el mismo Comandante de la partida <que los custodiaba el cual era el 
desgraciadamente célebre D. Agustín Ilurbíde. 

Verdad es que ya en nuestros días se cobraran parle de esos fondos pero con 
lautos gastos y deducciones y tantas sisas, que los pobres herederos de aquellos co- 
merciantes apenas han recibido nada* 

El P. Agustino imitado nos ha dado á conocer el estado del comercio de la Nao 
en 1784; dice así: 

«El comercio que se debe estimar el único medio para acalorar esta gente 
cuasi dormida, ó mal despierta, se halla en un estado enteramente distinto, ó entera- 
menie contrario á las infinitas relaciones que diariamente se publican: se supone 
graciosamente, que fuera de las cargazones que se emplean en la carrera de Acá- 
pulso hay otras muchas, que pueden producir escesivas ganancias, pero nada hay 
mas incierto que esta aserción. Los empaques, ó las menmrias (|ue se emplean en 
hahilitar el único barco de coaiercio con algunas ventajas es el de Acapulco. Esle 
que es ai único asilo de donde á su retorno se halla alguna plata en Filipinas, no hace 
mas que un viaje cada año, y si este se desgracia ó por pérdida ó por una arribada 
debilita tanto á los comerciantes, que algunos son víctimas de la desgracia á causa 
de que su subsistencia resulta precisamente de unas ganaacias de géneros eslran- 
geros para cuya compra anticiparon la plata^ y como esta en tanto les produce en 
cuanto la comereian, cesando el giro por alguna do las contingencias apuntadas, cesa 
también el modo de poder suteistir á causado que consumen en gastos poco á poco 
los débiles caudales de que se go):a ^n este comercio.» 

a La prueba mas evidente de cuanto acabamos de proponer se hace cuasi 
matemáticamente demostrable scon olo volver los ojos á la mulUtud de anos que 
aorrieron hasta ahora desde la conquista; pues sin embargo de las ponderaci^mes 
con que se han pintado las ganancias de los comerciantes, no hallamos en ellos ni 
siquiera un caudal sobresaliente, ni menos casa alguna que se haya fundado con 
unas subsistencias )X'rmanenles; doscientos años han pasado manejando una ganancia, 
que elevó ul capriielio ó la falla de conocimiento hasta el entusiasmo: pero en 
todos ellos no se halla una casa bien establecida, que pueda convencernos á la ver- 
dad de aquella ostentosa pintura. Aqui no se hallafon sino unos caudales medianos, 
y ningún sobresaliente; aquellos se conservan á fuerza de arbitrio, que hace dí<y- 
currir la necesidad, y podria asegurarse sin riesgo de tener que arrepentimos, que 
si no fuera por los fondos de Us obras-pías que fundaron nuestros mayores, va 
nuestro comercio se hallaría en el estado mas deplorable. Estas son las que te han 
hecho subsistir, ya con mas, ya con menos vigor, pues no hay ninguno de los co- 
merciantes que no cuente sobre sus fondos para calcular sus ganancias las que acaso 
serían ningunas, sino fuera por este recurso.» 

*Lo que hace brillar al oomeroto en general no son unas ganancias casuales 
aunque sean escesivas, pues esle florece con una mediocridad cuando los cambios de 
unas mercaderías por otras no cesa de proporcionar ganancias al mercader: en este 



caso cuenta aobre la cértklumbre de las ventis» y del círculo que puede arbitrar 
para que asi las platas como los efectos no cesen de producirle, cuyas cuentas 
y cuyos planes no se pueden formar en Filipinas á causa de que todo el comercio 
depende ae solo un barco. Si el mercader se alienta á engrosar sus memorias aven- 
turando porción considerable de su caudal» y el navio se pierde, queda infaliblemente 
postrado^ ya porque al aSo siguiente tiene que esfionerse á igual riesgo, ya por- 
que en el tiempo aue intermedia no tiene donde ganar para alimenUrse: aun cuando 
no se pierda el navio , sino que tan solamente arribe por alguo fracaso, el mercader 
se debilita de tal modo, que apenas puede resarcir el atraso en muchos años, y como 
esto suele acontecer con mas continuación de lo que suele imaginarse, áe aqui es que 
los caudales no crecen hasta aquel punto que^ necesita un comercio tan arriesgado, 
y tan tardío en su movimiento.» 

uSi á este se le acalorase con la permisión del libre comercio, asi con la N. 
España, como en el Perú se podría fácilmente aumentar hasta un grado que le dis- 
tioguíeae de todo el resto de la India, pues con la abundancia de la plata se atrae- 
ría crecido número de comerciantes , y con ellos y el auxilio de los barcos propios for- 
maríamos una especie de Almacén general en las Islas, y desde ellas entablar un co- 
mercio directo asi con Cádiz, como con otras parles; pero mientras no liega este caso, 
(que miro muy remoto) se hace {preciso contar con solo el barco de Acapulco.i^ 

uEste sob debe conducir los géneros de los vecinos de Manila con exclusión, y no 
puede ascender su carga sino á la suma de 500 mil pesos, que solo deben producir un mi- 
llón, pues tan solamente esta cantidad se puede retornar, de lo que resulta, que el cuerpo 
de comerciantes debe formar sus memorias con una precisión de que no pueda resultar ex- 
ceso; pues si este se verifica se esponen á la casualidad, ya de que se les decomise la carga 
como ha sucedido muchas veces, ya de que no se les permita embarcar el retorno que les 
produjo sus facturas; y de uno y otro modo el perjuicio ni puede ser mas grave, ni tam- 
poco mas sensible para un negociante que antes de rendirse los riesgos, ya suele tener 
meditado el modo de dar destino á su caudal con ventaja de sus intereses.)^ 

iiSe puede tener por cierto, que una providencia contraria sería muy útil no 
solo á el cuerpo de la nación en común, sino al de comerciantes de las Islas en 
particular: estos mirándose libres de las prisiones con que se les ha procurado opri- 
mir por el comercio de Sevilla, entablarían sus correqK)ndencias, asi con el Imperio 
de la China, como con toda la costa de Coromandel con otro regularidad y bajo de 
unos principios mas sólidos y mas lucrativos. Los géneros abundarían á unos pre- 
cios cómodos, y después de haber introducido la abundancia de que se carece, nos 
hallaríamos con mas plata de la que en el estado actual podemos retener. Esta ver- 
dad no es de las que necesitan pruebas, ni para persuadir, ni para convencer. 
Apenas se hallará comerciante medianamente instruido que no perciba los funda- 
mentos sobre que se puede afianzar esta aserción. Ninguno puede ignorar , que por 
menos géneros se puede sacar mas plata: la misma escasez es la que aumenta su 
valor, y de aqui resulta empobrecerse la tierra sin surtirse de lo necesario; un som- 
brero por ejemplo atendiendo á su intrínseco valor, y á tas ganancias de) mercader, 
estaría bien pagado en dos pesos, y la escasez le eleva al precio de ocho: en este 
caso quien padece es el público: el mercader nacional, que compra en estas circuns- 
tancias de segunda mano no puede prometerse crecidas ventajas, pero el estranjero, 
que sabe aprovecharse de la indigencia, triplica su caudal con ruinas del estado de- 
jando á los patrocinios en una dolorosa necesidad, la que no llegarían á padecer 
si fuesen muchos los concurrentes con igual género porque en este caso se podrían 
surtir con el tercio, y no podrían sacar mas plata aunque el despacho se triplicase. 

Hasta aqui el P. ñetollo. 



la Nao, la compaftia de Filipinas y la apertira del puerto de Manila por HUboivie, 

escritor inglés. 

COMERCIO DE NUEVA ESPAÑA. 

Los habitantes de Manila estavieron en posesión de mandar un Galeón á Aca- 
pulco durante muchos anos. 

Su porte era de 1 200 á 1 500 toneladas; su cargo consistía en 1 500 fardos 
iguales. 

El buque era de cuenta del Rey. 

El comandante tenia el título de general y bajo sus órdenes un capitán que ga- 
naba por viaje 40,000 pesos. 

El piloto cerca de 20,000 y cada uno de los contramaestres, casi la mitad de 
esta suma. 

El maestre tenia 9 pg de comisión de venta y con su particular negocio .&e. 
ganaba sobre 350,000 pesos. 

Á mediados de Julio salía el Galeón de Manila y dejaba á Acapuloo en Enero. 

Los retornos consistían en Grana, dulce, vinos de España y cerca de unmiUoo 
y medio de pesos. 

El comodoro Auson apresó á la Nao Nuestra Señora de Covadmgacm i .31 3,843 
pesos y 35,682 onzas de piala virgen, cochinilla &c. en el año de 1843. En 1762 
fué tomada la Trinidad cuyo cargamp.nto se estimaba en 3 millones de pesos. 

COMERCIO CON FILIPINAS. 

> 

Por la via de Méjico gobernaba España esta colonia, á falla de navegación di- 
recta^ hasta el año de 1733. La Real compañía de las Islas Filipinas, principió con 
un privilegio que le aseguraba por 20 años el comercio esclusivo de la costa de 
África y de los países situados al E. del cabo de B. E.: los principios artículos eran: 

1 .^ Usar bandera de guerra en los buques de compañía que no pagarían en 
los puertos derechos algunos y ser considerados como oficiales de la armada los suyo§. 

2.^ Libertad de derechos en la esporlacioo de plata. 

3^ Pagar en Cádiz por derecho^ de entrada de las especias 8 p§ y 5 de 1(^ 
demás efectos. 

i.o El capital consiste en 4,000 acciones de 1,000 pesos.=Tolal 4.000,000. 

5.<) Habrá 9 Directores nombrados por el Rey, de enlre los accionistas que 
sean propielarios de 25 acciones. 

En 1764 (*) salió de Cádiz el buque del Estado Bnen-Consejo, que llegó cop 
felicidad á Manila por E. E. y rclornó con nn rico cargamento dos años después. 

Hasla 1784 se continuaron eslos viajes por dicha rula. 

En 1785 acabitba de espirar la compañía de Caracas y entonces se formó el 
plan de unir el comercio de Asia y América con el de Europa. El Rey aprobó el si- 
guiente plan para la Real compañía de Filipinas. 

1.^ Durará 25 años á contar de 1."" de Julio de 85. 

2.0 El capiul será de 8.000,000 de pesos sencillos divididos en 32,000 ac- 
ciones de 250 pesos. 

3.0 El Rey suscribe por un millón, escluyendo el capital que tiene en la de 
Caracas. 



^mm*- 



n £1 Sr. Ma9 dice que fué en i765. 



^.^ La compafiíado Caracas se incorpora á la de FiUpioas y eotra con todo 
lo qae posee segon avalúo. 

5.<> 3,000 acciones se reservan para los habitantes de Filipinas que paedea 
suscribirse por dos anos y sus acciones serán transmisibles por endoso y dánaole^ el 
Talor en que convengan las partes. 

6.^ La coDipañía no tomará dinero á premio pues en caso de necesitar alguna 
suma, bará una suscricion adiccional. 

7.0 Probibido á todo buque el comercio de Filipinas. 

8/ Libres de derecho los productos de España y América española y los es- 
trangeros que se bailen á bordo de los buques de la compañía pagarán 2 pS • 

9.0 Para que la compañía pueda tener los efectos del oriente necesarios á sú 
tráfico, se declara á Manila puerto habilitado por el tiempo de la compañía para que 
ios buques del Asia puedan llevar sus producciones y retomar plata, efectos de Eu- 
ropa, de América ó de Filipinas, pagando 3 pg por derechos de la primera 2 V, p§ 
por los efectos estrangeros y nada por los de dominios españoles. 

10. Habrá una junta de 9 directores autorizados por el Rey para dirigir los 
negocios de la compañía. 

Por Real orden de 15 de Agosto de 4789 se permitió á los buques europeos 
importar en Manila, durante 3 años á contar desde Setiembre de 1830, todos los 
efectos y producciones del Asia, pero no efectos de Europa, y recibir en retomo los 
de España, Filipinas, América, ó efectos estrangeros importados por la compañía 
con inclusión de plata. 

1 796. La guerra que se estendió en Europa, entorpeció el comercio de la compañía; 
pero sus buques llegaron á puerto sin ser apresados y con los productos de sus carga- 
mentos se pagó el dinero prestado y se hicieron algunos dividendos entre los propietarios. 

1803. Carlos IV dio nuevo privilegio á la compañía, cuva duración se fijó 
hasU el I.» de Julio de 1825. 

Las principales cláusulas son los siguientes: 

1 .0 El capital será de 1 2 ^^ millones de pesos en acciones de 250 pesos. 

2.^ El Rey entra con la propiedad y pone en la compañía 3.943,250. 

3.^ Los estrangeros pueden poseer acciones y disponer de ellas no obstante que 
sus Soberanos estén en guerra con Eí^paña. 

4.0 20 acciones dan derecho á un roto y ninguno podrá tener mas de un voto, 
pero incorporados en número suficiente lo tendrá. 

5.^^ Se prohibe á la compañía y sus dependientes tener interés alguno en el co- 
mercio de la nao de Acapulco, escepto cargar añil y otros productos de las Islas pa- 
gando 9 ps. quintal y reuniendo retorno por el valor producido de lo embarcado. 

6.0 La compañía no se mezclará en el comercio interior de las Islas ni en el 
que los Filipinos hagan con los puertos del Asia. 

7.0 El puerto de Manila se declara abierto á las naciones de Europa; pero 
solo para introducir mercaderías del Asia, pudiendo retomar los productos de Fili* 
pinas escepto el algodón, cuya esportacion queda reservada á la compañía y habitantes 
de Filipinas: además pueden esportar efectos estrangeros que hayan sido importados por 
la compañía y plata. Esta pagará 3 pg de estraccion y los demás efectos nada. 

8.* Los efectos asiáticos pueden ser internados en España pagando los mismos 
derechos que las mercaderías españolas: el té y otros efectos pueden .ser esportados de 
España por la compañía y pagando los derechos que otros géneros. 

9.0 Los buques de la compañía saldrán de la India o China, directamente para 
España. 



40. Eftlableceri Cetarias en otras partes del eoDUnente de Asia 

11. Eq tiempo de guerra y hasta seis meses de publicada la paz en Hanila 
era autorizada la eompa&ía para llevar los productos de Filipinas y del Asia, al 
I^rá, BnenosHBires y otros puntos de la América del Sur, directamente desde Manila 
por valor de medio millón de pesos anualmente, no pagando ningún derecho de estrao- 
eion, pero sí, 13 p§ de introducción en Lima por los efectos de Asia y nada por los 
de Manila, pudiendo retornar en plata los productos pagando 9V| pg de estraccioii. 

La invasión de EspaKa por los franceses interrivipió las operaciones. 

Hasta aqm Sh^eume. 




FL^OHIIOMME LAS Mlt4S-n4S. 



Siendo las gaotacias del comercio el origen de casi todas las fuodacioDes pri- 
mitivas, eogrosasados los capitales con los crecidos premios que pagaban los co- 
meroianles y siendo cond^eioi) impuesta por los testadores qo«i se de á giro el capital 

Era aumentar el fqndo, parece que es en la parle mercantil donde debe tratarse de 
\ ohras^pias que son los bancos del país; no obstante qne en cuanto á la distribueíoa 
de creces entre los diversos partícipes tanto eclesiásticos como seculares nada tenga 
que ver el comercio. 

Las diversas fundaciones que be leído son semejantes entre si, pues parece ser 
que se habia adopUido uo metoda (|ue por costumbre se seguia, no obstante las va- 
riaciones de algunas. 

Consístia el método admitido en legar cierta sunlia por ejemplo 6,M0 pesos con 
cláusula de que se depositasey^n la Misericordia, en la Tercera orden de Sto. Domingo, 
de S. Francisco &c. á cuyas me^ administradoras confiaba el tostador el cumpli- 
miento de su última voluntad y para ello ordenaba que una tercera parte se diese 
á giro de mar ó gruesa ventura para N. EsjHiSa, otra tercera para la Costa 6 China 
y lo restante se 4)onserva8e en fondo sin arriesgarlo á fin ds cubrir las pérdidas que 
pudiese haber (esto era lo mas común.) Que los acreces se fuesen dando también 
i giro de mar hasta que el capital primitivo de la fondadon se hubiese elevado con 
;la8 ganancias á la suma que prefijaban por ejemplo i 20,000 pesos. Hasta aqni 
verdaderamente no debia llamarse obra-pía pues si prestaba era con interés y muy 
crecido; de consiguiente no era mas que un contrato mutuo; pero como el objeto 
que se proponia el fundador de aumentar este capital, era piadoso» de aqni es qne 
se le daría este nombre, pues para cuando hubiese llegado á la cantidad detemioada 
ya e! fundador disponia de los premios en obras de candad y de Misericordia» en 
¿leo de su alma fundando aniversarios, capellanías, dotando huérfanas, mandando 
dar limosnas y haciendo otras obras de beneficencia. 

No todos mandaban distribuir el total de premios, pues algunos solo disponian 
de una parte. La fundación de Carriedo, única que administra el Ayuntanienlo, es de 
las pocas que se separaron de la r«gla general disponiendo que cuando el capital llegase 
á (*Í4^r(a suma se invirtiese en traer agua dulce á Manila. 

Increíble fué al vuelo que tomaron estos caudales, no obstante que todos los 
«Sos 6 cuando se podia se hacian entre los partícipes las distribuciones prevenidas 
por los fundadores. 

£n la sola casa de la Misericordia se dice en la descripción de la fiesta que se 
dio en obsequio al vice-patrono Kscmo. Sr. Ricafort, que se hablan distribuido eo obras 
d^ caridad quinientos cuarenta mil cuatrocientos cuarenta y seis pesos de sde el aio 
de 4599 hasta el de 1650, lo que di un aio con otro i 40,809 pesos. 

Mas adelante se dice que en 27 afios habia gnado 447,804 pesos y habia 
distribuido 107,125 pesos en limosnas, solamente de lo que produjeron los capitales 
impuestos á censo. 

Fmalmente que en sus buenos liempo»^ repartía 70,000 pasos un aio con otro. 

Todavía hubiesen tenido menos pérdidas y de con^gltienle mas adelaiMo, sin las 
^áusulas que ponían en las escrituras de f »t7/a (osksí^^ y féréüa general, i las 
.que dieron con el tiempo una interpretación tan estríela,, qfe asustados los tiMiadores, 
coa que si salvaban un fardo en un naufragio, no m di^ pon vencido el riesgo^ 

3 



lo abaudonabao todo como úiiioo oíodo de poder cancelar sus escrituras de riesgo, 
6ÍB pleito alguno, pues la pérdida entonces era general y la sufría según el coa- 
trato la obra-pía. 

Todavía en tiempos posteriores hubo quien promoviese este asunto en bien 
del comercio y de las mismas obras-pías; pero en junta general de la Misericordia 
de 16 de Julio de 1846 se acordó que no se variasen las oondioiones de los riegos 
ni se aSadiesen nuevas cláusulas á las escriuras. 

El ramo de censos que parecía que no estando espueslo á los azarea del mar 
debia ser mas estable en sus produelos, aun cuando no creciesen los capitales, Ka -sido 
por el contrarío tan desgraciado que está en algunas obras-pías en mas at^a^ que ks 
dd riesgo de mar; parpce esto una anomalía; pero no bay cosa mas cierta porque los 
temblores arruinaron antiguamente muchas casas, particularmente en los qüte hubo á 
principios del siglo diez y siete, y e^te era uti riesgo tan malo 6 peor que él del mar, 
tanto mas cuanto que etpremio de 5 pg • que es el legal para esta clase de censos, 
no estaba en armonía con el de 20 y 30 que se cobraba por el riesgo de Acapulco^. 

Don Luis Prudencio AIvare'/,'dice asi al hablar de la cesación del giro de 
Acapulcó. "Los fundadores de esas obras-pías no preveyeron que podía llegar un dia 
en que cesase la comnnicacion y comercio de Filipinas con Nueva EspaBa, y die^ 
ron sus reglas do Adtoinisfracíon limitadas á aquellas tres clases de giros, coya 
cesaeion repentina ha dejado' ociosos esos fondos y espuestos á tnil oontinjencias. AK 
f anas jde esas fundaciones solo pueden disponer de una pequeña pai'te de ellos para 
premios terrestres, á' otras (y es lo mas general) no les está esto permitido por sus 
estatutos ó disposiciones do los fundadores, y en este estado de cosas es de necesidad 
que el gbbierno' interponga su autoridad, asi )para que los objetos délas fundaciones 
tengan debido cumplimiento en el modo, mas posible, como para que se obtengan 6 
se dó una conmutación de giros, y se empleen etilos fbndos en berieicro y fomento 
da la agricultura, industrias y fábricas del pais, que ya hubieran recibido de eWfB 
un incremento incalculable si las grandes ventajas y utilidades del comercio de Aca^ 
|H)loo tto hubieran llamado tanto la atención de los fundadores hacia ete destino.)» * 

Es verdad que no preveyeron los fundadores, lo* que pasó después por causa 
de la pérdida de Nueva España y conclusión del comercio de la nao (^le fué el 
golpe mortal que llevaron las obras^pías; pero desde luego los administradores ocur- 
rj^nen al diocesano para la conmutación de las últimas voluntades (que es á quien 
compele) y osla connujta<:iíon se obtuvo ju<:t¡flcadas que fueron las causas, en cuya 
virtud se dieron los caudal^ á rioí^go para Cádiz, Jalo, y otros puntos en *que los 
Jundadrtres no penfíai'oii, íisi como también se destinar^i fondos para darlos á pre- 
.mió de tierra de 6 por bajo fianzas, ó con hipotecas de fincas, cosas que algauot 
poco inteligentes confunden con el censo siendo un contrato muy distinto. i 

Na sé como el Sr. Alvaroz, no sabía esto cuando escribió eri 1842, pbes ya 
.se practicaba así: < • . ' 

Verdad es <}ue la conmutación no es de fecha mtiy antigua pues en Júnla 
general celebrada en 12 de Julio de 1822 se negó unS solicitud que para este objeto 
Jiicici'on varios mígif)ciantes, á la cual se proveyó que todavía no era llegado el tiempo 
oportuno; pero que en; su día se proveería. ' ' 

Las obras-pías han hecho préstamos graciosos al gobierno sin preiuio alguno 
en diatinlas ocasiones supliendo de sus fondos gruesas cantidades, ya por fallas de 
situados en ciayo^caso se veían tas cajas de estas Islas cxaiislhs, ya por temores de 
-una invasión csteriar oon cuyo motivo había que poner la plaza en oslado de dePenSá 
como sucedió eit tiempo del Sf. Agullar, y ya finalmente por otros motivos; mas como 
^)ara.rsto no-podlaii echar mano de los caudales destinados al grnv porque se prí* 



varían há farUcípéB de la queda sua acreces les tocaba^ se tonaba del. loado ^í^j^h 
serva é sea de la 3/ fiarte que coniti he dicho dispooian los fundadores se coq^erTt 
vase en cajti, y siempre se eonsideraban las cantidades suplidas ooflio.ai /BÍeoÜvt^ 
mente, existiesen allí. 

Últimamente el gobierno ha toBMdo dinero i premio para la compra de los tres 
vapores de guerra que leaepios, , 

Tambíep se ban bcQho donativos en tiempos antiguos y aunque fuese muy loar- 
ble el celo y^ patriotismo de los diputados de mesa do las obras-pías, es dudoso q[ue 
como adqiiniatradpres tuviesen facultades para disponer de lo que no les pertenecía, 
cuya opinión ao. es mia, pues recuerdo haberla visto consignada en la censura { 
e&ámeu-de.una cuepla. 

La Tercera ¿rden de San Francisco pidió ^conmutación para destinar parte de los 
fondos de las obras-pías que administra al establecimiento de la casa de seguros tná- 
rítimos que puso, y también la Misericordia trató de esto; pero no se ha llevado á 
efecto. 

Hace algunos aiios que el gobierno en su buen deseo de que no se distrajesen 
los fondos para objetos distintos de aquellos para que están destinados, dispuso que 
no se celebrasen juntas sin la concurrencia de un asistente Real cuyas comisiones 
desempeñan los Sres. Ministros de esta Audiencia. 

También se espidió una Real orden en 16 de Febrero de 1833 sobre el arre- 
glo y mas provechoso manejo de los fondds da pbras-pfas, cuyos vocales se han oooh 
brado por S. M. en otras dos Reales órdenes que se copian á continuación. 

Sobre esperas á deudores de fondos de obras-pías se han celebrado varias jun- 
tas en diversos tiempos. La que mas roe ha 4tamado la atención es la de 82 de Se- 
tiembre de 1802 en la que hay doctrina muy copiosa sobre esperas y sobre cobran- 
zas. Se hace en ella referencia á los dictámenes de las universidades de Slo. Tomás 
y de la Compañía del año do 1761 que fueron negativos* y se acordó cobrar los 
premios y por el capital y reten conceder espera. Se dice que la ley 95, libro a."", 
título 1 5 de Indias permite conceder espera de seis meses en una sola deuda y por 
primera vez. También se cita la 61, libro 9.®, título 6.^ Equiialis (se dice en uno 
de los votos) preferentes rigori. Dos verdades teológicas. La primera que el deudor 
puede suspender la paga cuando para verificarla ha de decaer notablemente de su de- 
cente y honesto estado. La 2/ que si el deudor y acreedor padecen igual necesi- 
dad es preferido este. 

Con respeclo á los caudales de este comercio que tomó Iturbide en Iguala, se 
promovió espediente para ver si podia detenerse la vía ejecutiva que traían apare- 
jada las escrituras, sobre lo cual representaron en Madrid, los comisionados especia- 
les que habían ido allí por el Ayuntamiento de Manila; pero nada se consiguió 
como puede verse en Reales resoluciones del año de 18M. 

MINISTERIO DE HACIENDA. 

5/ SECCIÓN. 

Escmo. Sr.=: Al propio tiempo que S. M. la Reina Gobernadora se ha dig- 
nado resolver se recuerde á Y. B. el cumplimiento de la Real orden de 16 de Fe- 
brero de 1883, sobre el arreglo y mas provechoso manejo de los fondos de obras- 
pías de esas Islas, de la cual acompaño copia rubricada, ha tenido á bien mandar, 
que para que tenga el roas pronto y completo resultado, se forme una junta á cuyo 
cargo se ponga dicho negocio, la cual se compondrá de V. E. , del Intendente, del 



Rejgeite de la Reat AíidKmcia, del Guisador mayor del Tribunal de GoeoUis y del 
fíacal de Real Hacienda. De Real orden lo digo á Y. E. para loa efectos corre^rpon- 
dientoa» DíoBi^fdeá V. £« muchoa aaos. Madrid 27 de Noviembre de 1835.:=:? Mea* 
dizabal.=Sr. Capitán general de Filipinas. 



I » ■■ 



Wi I II I 



Escmo, Sr. = La Reina Gobernadora se ha dignado resolver que forme parlé 
de la junta que deberá encargarse del arreglo y dirección de los fbndos de obras- 
pías de esas Islas y sea individuo de ella el n. R. Arzobispo de eea diócesis en 
ünion con los que por Real orden de 27 de Noviembre último se ^rvi6 designar 
S. M. para componerla. De Real orden lo comunico á V. B. para los efectos eor-^ 
respondientes. Dio^ guarde á Y. E. muchos afios. Madrid Sí de Diciembre de 1835.^ 
Méndizabal.= Sr, Capilan general de Filipinas. 



I >i 




. i 



I 



• • . t 



.4 t 



COMERCIO QUE SIGUIÓ 4L N LA NAO. = NODIFICACIOX DE LAS 

LEYES DE ADUANA. = ARA?iCELES. (*) 



Para la exacción de derechas de los efectos procedentes de los puertos as¡áVicos> 
aun era mas defectuoso el sistema que se seguía, y suficiente por sí solo para im- 
pedir que el comercio emprendiese sus especulaciones con los datos precisos que de- 
bían garantizarle buenos resultados. Luego que llegaba, por ejemplo, un buque de 
China, Bengala ú otro puerto, presentaba el capitán su manifiesto y un fiador que 
respondía del pago de derechos: procedia al desembarco de sus mercancias , tomaba 
otras si queria, y se marchaba. La exacción de aquellos se ejecutaba por valoración 
de los efectos que hacian los vistas con presencia del manifiesto: operación que solía 
durar dos, cuatro ó mas meses, sirviendo de regla el valor del precio ordinario en 
la plaza» á cuyo efecto, donde no babia corredores, ni ventas públicas, era preciso 
para alcanzarlo recurrir á los mercaderes particulares, y por último hacer el avalúo 
arbitrariamente, siendo irrevocable el dicbo de los vistas, y obligándose al capitán 
ó su fiador á pagar inmediatamente el importe de los derechos. Esta práctica era 
tanto mas irritante, cuanto que la Gon>panía de Filipinas estaba exenta de pagar 
derechos de los efectos de China y de la India, que introducia con destino á sus pro- 
pias espedicíones. 

Este defectuoso sistema no era por cjerlo el mas adecuado para atraer navegan- 
tes al puerto de Manila. Mas aun asi hubiera dado lugar á que el comerciante girase 
sus cálculos con alguna probabilidad, si al menoi el avalúo beclio una vez bubiese 
sido subsistente por un tiempo determinado; pero su gran defecto consistia en la ins- 
tabilidad é inccrtidumbre, pues en cada cargamento se repetía la operación de nue- 
vos avalúos, capaz por sisóla de frustrar las operaciones mercantiles mejor calculadas . 

La introducción en la colonia, de caldos y efectos de Europa, solo era permitida 
á la Compañía de Filipinas; mas habiéndose á poco abierto el puerto de Nanita áJos 
pabellones estrangeros, este privilegio, que se le otorgó por cédula de 1785, puede 
decirse que fué burlado constantemente. 

Los derechos que pagaban los efectos y mercancias á su importación y extrac- 
ción del puerto de Manila eran los siguientes: 

« 

DERECHOS BE IMPORTACIÓN. 

6 por 1 00 de álmejarífazgo de toda clase de efectos (fue se introducían bajo pabe- 
llón estrangero, ó de pertenencia de estrangeros, aunque se introdujesen bajo pabellón 
nacional. Este derecho se exigía sobre avalúo practicado por los vistas, con sujeción 
al valor corriente en la plaza al tíeqipo de la introducción; y como respecto de los 
géneros de la India y los de la China sobro el avalúo to aumentaba un valor ideal 
de 50 pS á los primeros, y SSVa Po á los segundos para el solo efecto del adeudo, 
resultaba que lo que se satisfacía por derechos era 9 pg y 8 pS sobre el primer 
avalúo, ó sobre el valor corriente en la plaza. 

3 por 1 00 por el mismo concepto sobre los efectos de pertenencia e^^pafiola que 
se introducíaD bajo pabellón nacional, y con el aumento indicado ascendía á 4' \ y 4 pS • 



•) Toílo lo que «i{{uo t»»!.') tomailo át^ |<v» pro<inpue4tvi« |)rt«<tf»nift<Ío« |tor H gdlM^rn*» á I;»-* C»»rl»»A imi 1839 



2 por 1 00 de consulado indistintameale sobre lodos ios efectos eslraogcros, que 
con el propio aumento resultaba ser 3 Va Y 3 p§ , cuyo importe recaujjaba aquella 
corporación bajo el espresado título, é ingresaba por separado en las cajas de averia. 

i Vj por 100 de sub-vencion, que sobre el avalúo resultaba ser 2V4 y 2 p§ 
por la razón manifestada. 

25 por 1 00 de anclaje sobre el importe del derccbo do almojarifazgo ó sea 2 V4 
ó 2 pS sobre el primer avalúo. 

DERECHOS DE ESPORT ACIÓN. 

3 por 1 00 de estraccion de plaza acunada y oro del pais en polvo 6 en lejos. 
Vi por 100 de sub-vencion de idem idem. 

1 Vj por 100 de toda clase de efectos, el cual por exigirse sobre el recargo 
de avalúo ya dicho, resultaba ser 2 V4 y 2 p§ . 

1 V2 por 100 sobre el avalúo del cargamento de la nao de Acapulco, reducido 
^ Vi Po de su verdadero valor por la minoración del avalúo, según antes se ha dicho. 

Las primeras materias y artefactos de las I^^las Filipinas que entraban en el puerto 
y ría de Manila estaban libres de todo derecho; ^ro en cambio pesaba sobre algunos 
otro vejamen mas intolerable, mas injusto y de peores consecuencias. Sugetabáseles i 
la lasa arbitraria, y solo á bordo de los mismos barcos que las conducían yá lame- 
nuda, se permitia su espendio, á cuyo efecto se tomaban las oportunas medidas. 

Este conjunto de circunstancias y singularmente la de servir de tipo en lodos 
los casos para exacción de derechos el precio corriente en la plaza, estimado por 
los vistas, en vez de un avalúo fijo por un tiempo determinado, según se practica 
generalmente, unido á no consentirse en Manila la descarga y depósito temporal de 
los efectos declarados de tránsito, y á que una vez adeudado un derecho no habia 
medio de poder lograr la devolución de parte de él, aunque se estrajesen algunos de 
los efectos que lo motivaron en el propio buque en que se introdujeron, eran muy 
bastantes para paralizar el comercio de Manila. Los acontecimientos vinieron aun á 
agravar su situación. Ya no existia para él esclusivamente la feria de Acapulco; ya 
todas las naciones podian surtir de géneros asiáticos á nuestras colonias, y estos no 
hubieran podido sufrir la competencia de los de Europa con el recargo de 33 V2 Po 
que adeudaban por derechos de Aduana. 

En situación tan violenta esperimentaron algunas modificaciones las leyes de 
Aduanas, mas en su fondo el vicio era el mismo, y siempre se adeudaban los derechos 
con sujeción á avalúos variables. El gobierno no podia dejar de prestar su atención á 
asunto tan interesante, y recurriendo á los buenos principios, mandó por Real orden 
de 6 de Abril de 1 828 que se estableciese en Manila una junta de aranceles, cuyas reso- 
luciones deberian llevarse á.#fecto; siempre que se conformasen cftn ellas el Capitán 
general, el 2.^ Cabo y el Intendente; sin perjuicio de darse cuenta á la Superioridad 
para la determinación conveniente. 

Consiguiente á la espresada Real orden, la junta procedió al arreglo y estableci- 
miento de las bases para el arancel, y condiciones á que debia sugelarse el comercio 
de importación y esportacion, tanto nacional como estrangero; y previa la absoluta 
conformidad de sus individuos, se publicaron en 23 de Noviembre de 18)0, fijando 
las épocas desde las cuales hablan de comenzar á regir, en proporción á la mayor 6 
menor distancia de los puntos de procedencia. 

En 2 de Diciembre de 1831 publicó la propia junta, mediante acuerdo unánime 
de lodos sus vocales, el arancel aforado con el catálogo de los efectos de comercio 
conocidos en aquella plaza, estableciendo el sistema de avalúos fijos, aunque sin per- 



juicio de la^ sucesivai; correcciones que reclama*)en las inevilables alloraciones de pre- 
cios en el mercado, medio úoico de evitar se resintieseD ios intereses del iisco y los 
del comercio. 

Esta previsión pasó á ser necesidad al año de puesto en práctica el referido 
arancel; y en acta de 12 de Enero de 1833 se acordó su revisión, que practicada 
por la comisión detenidamente, se presentó concluida en Febrero de 1 835^ y aprovada 
por la junta, resolvió la impresión del nuevo, á que se procedió, habiéndose publicado 
en 1 4 de Diciembre de 1837. 

Las variaciones y enmiendas introducidas han recaído en los aforos, en la da- 
sificasion de mercaderías y en el aumento y mejora dt;! catálogo, dejando las bases 
tal cual fueron establecidas por considerarlas la junta arregladas y conformes á las 
necesidades y constitución mercantil de aaoel pais, y la preferencia que reclama la 
industria agrícola de la metrópoli, concediendo al comercio estrangero tod> el desahogo 
y amplitud compatibles con aauellos intereses. 

Según lo que del arancel resulta puede decirse que todas las producciones estran* 
geras, introducidas en bandera de la misma clase, pagan un 1 4 por pg del avalúo, y 7 
cuando son conducidas en pabellón naci'inal, siendo el de 8 y 3 pg respectivamente el 
derecho que se seilala para las producciones de España. 

Esto no obstante, algunos artículos estrangeros» como el aceite de olivas, las 
aceitunas, los ajos de China salados ó secos, las almendras, las arbejas ó guisantes 
y otros, se hallan gravados con 50 y 40 pg según la ban<lera, y los aguardientes 
con 60 y 30 hiendo estrangeros, y 25 y 10 siendo productos de España. 

Por 16 respectivo al comercio de esportacion previene el indicado arancel que los 
frutos y efectos de la agricultura é industria de Filipinas, y cualesquiera otros in- 
troducidos ya á consumo, paguen, siempre que la esportacion se verifique en ban- 
dera nacional c^n dirección á la la Península, 1 pS 1 \\ cuando la esportacion sea 
para el estrangero y 2 y 3 pg respectivamente cuando la salida sea en bandera eslran- 
gera para los mismos puntos: que el abacá en rama continuase libre del derecho 
de esportacion hasta Hn de 1838, y desde 1.^ de Enero de 1839 adeudase 2 pS 
en bandera eslrangera, y 1 V, en la nacional, según lo dispuesto en Real órdeii 
de 1 i de Noviembre de 1835; aue sea libre la esportacion del tabaco manufactu- 
rado y en hoja estraido de la fiibrica del gobierno, y la del arroz, siempre que se 
verifique en bandera nacional; que si fuese en pabellón estrangero la esj^ortacion de 
esto artículo pague k\'^ p§ « con inclusión del 1 Vt declarado por Real orden de 2 i 
de Octubre de 1831 á favjr del hospicio de pobres de Manila; y por último que la piala 
y oro á su salida para el estrangero sin distinción de bandera pague lo si¿ui<'ntt^: 

La plata en moneda 8 pg . 

En barras ó pasta 6 id. 

El oro en moneda 3 id. 

En tejos ó en polvo Vi ¡J- 

Pero que cuando bajo cualquiera forma so dirija á la Península no paguen 
ninguu derecho. 

A la conclusión del arancel se hallan algunas determinaciones adoptadas sobre 
avalúos, libertad de derechos, prohibiciones y otras, entre ellas las relativas á deptí- 
sitos de géneros, frutos y efectos del comercio estrangero, que habrán de satisfacer 
el derecho de 1 p§ de su valor á la entrada para gasto do almacenes y empleados. 
y otro 1 pS á su salida, siempre que el depósito no pase de un ano, y esce- 
diendo de este tiempo, un aumento proporcional. 

En cuanto al derecho de tonelaaas establece el arancel que los buques estran- 
geros y champanes de China que entren en Manila, siempre que desembarquen ó 



eslraigíin alguna car¿;a ó dinerú, pagueo üos reale.^ por cada nna de las que midan: 
un real á los que lleguen y salgan en lastre, é igual canlidad los que lleguen de 
arribada en solicitud de víveres, aguada ó reparación de averías; y en cuanto á los 
efectos estrangeros que procedan do otro lado de ambjs cabos, y sean introducidos 
en bandera española desde los puertos de Singapur, Batavia y cualquiera otro de in- 
mediata demarcación, se dispone que paguen desde i.^ de Mayo de 1838, 8 pg, 
y 9 los que de igual origen y en la propia bandera se introduzcan desde la China. 
El Gobierno en vista de todo, descoso del acierto, y con el fin de no aven- 
turar una resolución en asunto de tanta importancia, ha estimado oportuno, antes 
de adoptarla, oir sobre el particular á la junta consultiva de Aduanas y Aranceles, 
reservándose manifestar á las Cortes lo (lue acerca de este punto considere conve- 
niente, para cuando ilustrado con el parecer de aquella, pueda fijar su opinión 
definitivamente. En tanto debe manifestar que los product(»s de las Rentas de Aduanas 
se conceptúa ascenderán en este año á 170,697 ps. 7 rs. 9 mrs., según se deduce del 
aiío común del último bienio, único dato que ha podido proporcionarse, cuyos res- 
pectivos valores: 

Productos en 1837 159,917 7 1. 

Productos en 1838 181,478 O 6. 

Total en el bienio 341,395 7 7. 

Ano común Pesos f.«. . 170,697 7 9. 

Oíros anos sin duda presentarán mas importante recaudación ; poro debe te- 
nerse presente que la Renta de Aduanas, sobre todo, está sujeta á la mayof ó menor 
concurrencia de buoues en el puerto, y al valor do los efectos que se importan y estraen. 

Hasta aqai el presupuesto. 

Nota. En bandera estrangera es poco lo que viene actualmente de mercaderías 
procedentes de los puertos de su origen, pudiendo decirse que solo será una tercera parte 
pues las otras dos vienen en la bandera espaSola de los depósitos de Singapour y de China. 

Algunas pequeñas variaciones se han hecho en estos últmos tiempos con el ca- 
rácter de provisional, mientras se reforman los aranceles, de las cuales se anotan los 
siguientes, desde 6 de Febrero do 1850. 

fíenlas de Aduanas de Filipinas. =EsXt^c\o de las disposiciones que en virtud 
de lo acordado por la Junta de Aranceles, y previa instrucción de sus respectivos es- 

r dientes, ha dictado la Superintendencia con objeto de aliviar al comercio, trayendo 
sus justos límites el aforo que por la antigüedad de los actuales aranceles se ha- 
blan hecho escesivos, las que deberán servir de regla general mientras se concluye 
la revisión que en el dia se está practicando. 
1850. 

1* de Jidio { ^^^ '^^ estuches de navajas de afeitar queden sujetos al avalúo 

( de los vistas según el precio ávl mercado. 

S de Ídem { Fijando el aforo de 9 granos yarda de coco encarnado cuyo an- 

( cho no esceda de una vara. 

9 de ídem Señalando el valor de 4 rs. á la docena decrucecitas de metaK 

5 de Agosto Que las gorras queden sujetas al avalúo de los vistas. 

9 de Ídem ( Reduciendo á 4 pesos el valor de cada pieza de Ilim blanco 

• I de 40 varas y ancho corriente. 

^.> ^1^ ^'j^^^^ ( Que los cocos tintados de grana so tengan por finos y se ava- 
( lúen según arancel. 



-o , .j^.. ( Que los abanicos de maqao nr.linario, paisilc papel iniodon sii- 

^« ''*' «'*'» i jetos al avahio de los vislas. ^ '^ * ' 

AA j n . L ^ ( Reduciendo á 3 pesos 4 reales la libra de los malerialos de oro 
29 de Octubre. ..[ ^ p,^,^ f^,¿^ *^ 

16 de Nohiemhre. Fijando el valor de 2 reales millar de pasadores de alambro. 
9 de Diciembre. . ídem el avalúo de 18 reales docena de palmatorias de latón. 
II de Ídem Reduciendo á 25 ps. el valor de cada uno de los barómetros marinos. 

1851. 
, « i Señalando el valor de un peso por docena de frasquitos de agua 

" '^^^^ ( colonia ordinaria y un peso también cada gruesa de fósforos. 

45 de Ídem Asignando el precio de 2 ps. á cada una de las balancitas de mano. 

^ , c* . ( Señalando el avalúo de 1 peso 4 reales docena de limas surtidas 

o de Febrero. . . | y ¿^ ^^^¡^g pequeñas. 

^ > . ,_ ( Señalando el avalúo de 500 pesos á cada caja de opio tanto para 

[ depósito como para consumo. 

1850 

^ j r I ( Fijando el valor de un peso por cada una de las docenas de 

6 de Febrero. . . | '^^^^ ¿^ mariposas. ^ 

Además de las disposiciones que preceden y versan sobre altera- 
ción de los efectos que comprenden, se han dictado las siguientes: 
^. . jH ( Sugetando al pago de derechos á los ornamentos y demás objetos 

j f e ayo. . . . ^ destinados al culto cualquiera que sea su procedencia y destinos. 

Señalando á las papas el derecho de importación en 2 r."^ por 
pico en bandera nacional y 3 r.=^ en estrangera. 

,. j «... . (Permitiendo la introducción á consumo do la galleta de sobra 
» de Diciembre. . \ ^^^ ^, ^^,3,^^ ¿^ g ^, ^„¡„j^, 

1851, 

Í Permitiendo la introducción á consumo bajo el avalúo de 4 pesos 
4 reales el quintal de harina estrangera. 
ídem Ídem el yute, bajo el avalúo de 5 pesos pico. 
Además por la Junta de Aranceles de 18 de Mayo de 1850. se 
mandd crear una junta compuesta del Sr. Administrador de 
la Aduana, un vista, un vocal de la Junta de Comercio y otro 
de la Sociedad Económica con el objeto de examinar pericial- 
mente las máquinas que deban declararse por la Superintenden- 
cia libres de derechos a su importación por ser de utilidad pública. 




o 



PROTECCIÓN OIIE El GOBIERNO DE S. H. DISPENSA 4L COMERCIO 

DE ESTE PiUS. 



Son tantas las disposiciones que se ban dado en diversos tiempos en beneficio 
y para la prosperidad del comercio ya por el Gobierno Supremo y ya por los celosos 
Gobernadores e Intendentes de estas Islas, que seria muy voluminoso el reunirías; asi 
es que solo espresaré las Reales órdenes y decretos que me han venido á mano para 
llenar en esta parte mercantil el objeto que me propongo en esta sección de ella. 

Un ministro del gobierno dccia en 1837 al Gobernador Capitán general de Filipinas 
de orden de S. M. la Reina Gobernadora^ que sí para la mayor prosperidad de la 
agricultura y comercio de estas Islas fuese necesaria alguna medida ó nueva concesión, 
la propusiese desde luego á la aprobación de S. M. siempre dispuesta á todo lo que 
tuviese por objeto el bienestar de estos habitantes. 

En el mismo ano se reiteraba también que sí el Gobernador de estas Islas creyese 
oportuno emplear algunas medidas cuya adopción no estubiese en sus facultades las 
propusiese á S. M., siempre dispuesta á cuanto se dirija á la prosperidad de este 
pais y á la felicidad de sus habitantes. 

No pueden darse pruebas mas positivas del buen deseo de aquella augusta señora 
por el bien de estas Islas y su comercio. 

El adelanto de la construcción naval, ha sido también objeto que ha llamado 
la atención Soberana, ofreciendo premios á los que construyan buques grandes que 
son los que mas falta hacen al comercio. (^) 

Para los aranceles se ha mandado también que se asocien comerciantes á la 
junta dándoles esta prueba de confianza. 

La junta de comercio no prevenida en el código, fué constituida aquí por la auto- 
ridad local para que el cuerpo de negociantes tuviese su representación y pudiese por 
el órgano de ella promover cuanto creyese conveniente á sus intereses. 

Á las causas mercantiles se les ha señalado un fuero especial y en el dia lo 
mismo que antes los negociantes, tienen la judicatura del comercio que les dá el 
derecho de juzgarse unos á otros en sus asuntos; gracia y privilegio que no hay clase 
de la sociedad que no la desee. 

Últimamente la renta del tabaco les ha fiado todo el de esportacion que han 
querido tomar atendiendo á la escasez de numerario que circula en la plaza: lo mismo 
se ha hecho en otras ocasiones en que las circunstancias han sido análogas. 

La Aduana admite en el dia pagarés á término para el pago de los derechos 
que devenga la renta, con arreglo á los aranceles vigentes, ayudando así á los co- 
merciantes para darles tiempo á que realicen sus cargamentos ó las facturas que 
les estén consignadas. 

El comercio tiene la ventaja de una instrucción gratis en los ramos que mas necesarios 
le son, como las lenguas inglesa y francesa y la teneduría de libros por partida-doble. 

También la ciencia que inmortalizó á Colon y á Magallanes se ensena gratuita- 
mente en la academia de pilotage establecida al efecto. 

[*) Esta disposición puede que tufra alguna alteración en ios presupuestos do este año por causa do 
las muellísimas atenciones del dia. También hay otra Real orden |)orniilicnuo á los constructores de buques 
que se vulgan de los operarios que quieran, la cual so copia á continuación. 



La limpia del río y su barra, y el establecí míenlo de luces para guiar al na- 
vegante en la obscuridad de la noche, son objetos que no se han olvidado y al 
efecto, hay un pontón, una farola, en el Murallon y pronto habrá un fanal en la 
Isla del Corregidor. (*) 

El establecimiento del depósito mercantil, ha sido de muchísima utilidad porque 
cubierto sus pocos gastos con la corta retribución que se paga, se emplea el sobrante 
en objetos de instrucción como se ha dicho y de utilidad común para el Comercio. 

Don Marcelino Oraá Lecufnberrt^ Miouel de la calle de lmarr%\ Académico de ho- 
nor de lá de Bellas Artes de Valencia; Gran Cruz de la orden Americana de 
Isabel la Católica y déla de S. Hermenegildo; Caballero de la de S. Fernando 
de 5/ clase; tres veces declarado benemérito de la Patria; Condecorado 
con varias cruces de distinción por acciones de guerra; Teniente general de 
los Ejércitos Nacionales; Gobernador Capitán general y Presidente de la Real 
Audiencia de estas Islas; Juez Subdelegado de la Renta de Correos, Postas y 
Estafetas: Vice-Patrono Real, Director general de las tropas^ y Comandante 
general de Marina en estos dominios y &c. 

Hago saber: que por el Escmo. Sr. Comandante general de Marina de estas 
Islas, se me comunica con fecha 23 de Noviembre último, una orden del Re<;ente 
del Reino de 49 de Enero del año actual; por la que S. A. no solo no ha tenido 
á bien acceder á la instancia de D. Julián Buceta, en solicitud de que ninguno 
que no tenga título suñciento pueda dirigir la construcción de buques mercantes, 
sino que se ha servido resolver que se deje espedita á los navieros y dueños de 
buques la libertad de elegir los operarios que les acomode y á precios convenientes, 

Sira sus construcciones, carenas y composiciones, con arreglo á lo dispuesto en la 
eal orden de 5 de Diciembre de 1830. la cual es del tf>nor siguiente: Escmo. Sr.= 
Al Sr. Secretario del Despacho de Hacienda digo con esta fecha lo siguiente. = 
Enterado el Rey nuestro Señor de la esposicion hecha por la Junta de Comercio de 
Barcelona que con carta de 1.^ de Setiembre último me acompañó V. E., y en la 
que pide se declare que para la construcción de buques y demás obras propias de 
la maestranza se faculte al Capitán ó dueño para valerse de los carpinteros de ri- 
vera y calafates que mas les acomode, y para las obras de adorno, de los artistas 
de blanco ó ebanistas que tengan por conveniente, á precios convencionales; se ha 
dignado S. M. resolver, de conformidad con el parecer de la Real Junta Superior 
de gobierno de la Armada, que queden libres los que construyan, carenen, ó com- 
pongan embarcaciones de escojer los operarios que les acomode y á precios conven- 
cionales, supuesto que para las obras propias de carpinteros de rivera y calafates 
se observe lo que previene la ordenanza de matrículas en sus artículos I."" y C* 
del título 1.^, quedando en la absoluta libertad de emplear en obras de adorno, 
lujo y otras accesorias que no sean propias de aquellas facultades á los operarios 
que tengan por conveniente. De Real orden lo digo á V. E. para su inteligencia y 
efectos consiguientes y por resultas de su citada carta. Lo que traslado á V. E. de 
la misma Real orden para su inteligencia, y que publicándolo como regla general, 
se eviten por este medio que ocurran otros incidentes de igual clase que hagan ne- 
cesarios nuevos recursos. = Dios guarde á Y. E. muchos años. = Madrid 5 de Di- 
ciembre de 1830.= El conde de Solazar . =Senor Director general de la Real Armada. 



(*) El coftto de la máquina del pontón fu<^ de 16.000 peso<t sin lo< do su rondiuNMon > nrm.-iin»Mi(ii 
Hobiv ctiyo!* ^9io9 se cspidiiS Real orden aprobatoria en 1H84 



Y para que llegue á noticia de todos, y nadie pueda alegar ignorancia, he dis- 

Íuesto por Decreto de hoy se publique por bando y circule á quienes corresponda, 
^ado en el Palacio de Manila á 13 de Diciembre de 1812.= Marcelino Oraá. = EI 
Coronel Secretario, Francisco Martínez. 

REAL ORDEN DE 24 DE ABRIL DE 1837. 

Ministerio de Marina de Comercio y Gobernación de Ultramar. =Scccion do Co- 
mercio. =Escmo. Sr.==He dado cuenta á S. M. la Reina Gobernadora del parte 
que dá Y. E. con fecha de 5 de Noviembre prócsimo pasado, acerca del estado po- 
lítico y administrativo de esas Islas, y ha tenido á bien resolver diga á Y. E. , 
como de su Real orden lo ejecuto, que ha oido con agrado la paz y tranquilidad 
de que goza ese pais, y el fomento que se advierte en sus principales ramos de agri- 
cultura y Comercio; y pues S. M. desea sobre todo que esos adelantamientos de pros- 
peridad continúen, me encarga diga á Y. E. que si para obtenerlos fuese necesario 
alguna medida ó nueva concesión, la proponga desde luego á la aprobación de S. M. 
siempre dispuesta á todo lo que tenga por objeto el bien de osos habitantes. 



Ministerio de Marina de Comercio y Gobernación de U llraroar. = Sección de 
Comercio.= EscmoSr.= Enterada S. M. la Reina Gobernadora de la comunicación 
del antecesor de Y. E. fecha 27 de Octubre último, señalada con el número 9 en qne 
dá noticia del resultado que tuvo el viage hecho á Londres por la fragata Ignacia, 
se ha dignado resolver diga á Y. E. que fomente, por cuantos medios estén á su 
alcance, la estraccion por los mismos habitantes de esas islas de los artículos de eí^e 
pais mas apreciados en Europa: tales como azúcar, ailil, algodón, café, abacá, sibu- 
cao, concha-nacar, carey, cueros de carabao y vaca y tabaco manufacturado; y 
que si Y. £. creyere oporliino emplear con tal objeto algunas medidas cuya adopción 
DO esté en las facultades de Y. E. las proponga á S. M., siempre dispuesta á cuanto 
se dirija á la prosperidad de ese pais, y á la felicidad de esos habitantes. De Real 
orden lo digo á Y. E. para su inteligencia y efectos consiguientes. 

Dios guarde á Y. E. muchos anos. Madrid 29 de Mayo de 1837.:= Sr. Go- 
bernador y Capitán general de Eilipinas. 




EN ESTÁIS ISÜS. 



--<>• 



r 
■ 



Son muchos los punios donde lanto antigua como modemamenlc se han fabril 
cado buques para el comercio del país, ya de cabolage, ya de mar en fuera y ya» 
también para el Estado. '; 

De estos ha sido Cavile el punto principaK y en la parte de Marina y de Guerra' 
doy razón de las noticias que se me han facilitado con respecto á el arsenal; pero eii 
cuanto á buques mercantes puede considerarse la provincia de Pangasinan, coiiioe)' 
astillero principal de las Islas. 

En la relación que de ella se imprimió y público en 1819, de que en otros ca^ 
pítulos he tenido ocasión de hablar, se dice así: ; 

«La rábriea de embarcaciones ocupa una gran parle de los habitantes de la cík 
becera y racilíta el tráfico de los diversos artículos que para esta fábrica se neceBi;' 
tan. El comercio del vino fué el origen de estas construcciones; los pancos en quv( 
llevaban el vino sus primeros ensayos. Varias lanchas cañoneras fueron construid 
das en esta provincia y su costo fué dos tercios menos que las construidas en la Capital; 
Desde el año de doce se han fabricada la fragata Vtctoriaj un champan, varios pon<¿ 
lines y otra fragata pequeña.» 

En el informe (|ue dio el Sr. D. Nicolás Enrile, relativo á varios punios cfo^ 
recm-ríó de las provincias del Norte de Luxon , dice hablando de la de PangasinaA 
que habia s )bre cíen quillas puestas en picadero en las orillas de los ríos entre gran^ 
dei y peqneñas, y opina porque el gobierno celebrase alli contratas con los partiM^ 
lares con lo cual se atraerían á la provincia los inteligentes caviteños y se perféd^ 
cionaría alli la arquitectura naval, objeto tanto mas digno de atención cuanto que nmi 
viene con el espíritu de las Reales órdenes espedidas por el Ministerio de Marina- y 
Hacienda de Indias sobre este punto desde 1828. 

También creía conveniente dicho Sr. que se vigilase el que las construcciones 
fuesen de las mismas dimensiones y por los mismos plauos que sacan los conslriie^ 
tores del arsenal. * ^ 

«La o^ta de Balinao en Zambales (añade) Aríngay, Sto. Tomás y otro& pimluá 
«del seno de Lingayen y todos los pueblos de la provincia prócsimos á la coraíllera 
de Zambales y al hermoso y prolongado bosque que se estiende desde la Pampanga hasti 
la cordillera central, proporcionan las mas hermosas y abundantes maderas y las me- 
jores proporciones de su conducción por los ríos y por los esteros.» 

Don Narciso Padilla me ha hecho el favor de pedir á Pangasínan la siguiente 
noticia de los buques que en estos últimos tiempos se han fabricado en aquellos 
astilleros que son 636, y siendo 20 H los que forman la matrícula general resulla 
que en Pangasinan se han hecho casi las Va partes de ellos. . 

Debo advertir que la Gertntdis que aparece en el estado no es la otra del mismo 
nombre (a) la Magna que está en la matrícula, pues esta ha sido fabricada en Cama- 
rines ó Albay. Muchos buques también han cambiado de nombre lo que <%uele suce- 
der cuando pasa la propiedad á otras manos. 

u 



Fragatas. 

Vascongada. 

Amistad. 

Gertrudis. 

Bergantines. 

Riojano. 

Dardo. 

Bilbaíno. 

Pangasinan. 

Yaleociano. 

Meteoro. 

Guadiana. 

Ramoncito. 

Lingayen. 

Paz. 

Madrileño. 

Cupido. 

Oquendo. 

Numaocia. 

Moleiio. 

Viileociano. 

Sil. 

Aurora. 

Narciso. 

Asia Félix. 

Constante. 

Tres Reyes. 

Borracho. 

Naval. 

Goletas. 

Yeláz. 

Guernica. 

Eosayo.- 

PruelMi. 

Feli«. 



Bastan. Füomepa. Cenlnrion. 

Vicenta. San Aotomo. San Antonio. 

Querida. Remedio. . Santa Margarita. 

Lila. San Rayniundo. Dag.upe¡)o. 

Tritón. San José. Joaquíncito. 

Sumbilla. Caballito. Naval. 

Filipina. Hermoso. Paloma. 

Victorlana. Brillante. Trinidad. 

Antenor. Loretp. San Ramón. 

Ega. Santa Gat9ljna. Flor del mar. 

Calixta. San Silvestre. Tigre. 

Isabela. . Cautivo. María. . 

Santa Rosa. Soleraiía. Socorro. 

Anlipolo. Pilar. , . . . Pilar. 
San Pío V. Santiago de Galicia. San Ramón, 

Soledad. Víctor^.'. San NícQlás* 
Aranzazu^ San Miguel. .^ . . . Rosario. 

PoNTi^Fs ^^^^' '^^P Antonio. 
roNTiNKí. Carmen. ... San Sebastian. 

Canario. Cárnaen.. íonrniv^ 

Ebro. San Isidro. . . Lorchas. 

Manzareg. . San Vicente. Santo Domingo. 

Arga. Mar:ía. Gári|ien. . 

Guadalquivir. Soledad. Camila. . 

Paz. San José, . .7 Lorchas roas que 

Cayoian. Soledad. so construyeron y 

Feraandina. San José. ,. ! cuyos nombres se 

San Antonio. Sao Rafael. ban {weato en Ma- 

San Gabriel. Tres Rayes. . niia. 
Santiago. San Antonio, t . 

San José. Santo Domingo. . i . Balandra . 

Tigre. San V^^r. . , ,. 

Romano. Malutw. , ,.. Z^^^^' 

Griego. . María, p 

Maniboc. Soledad. *^^^^^^^- 

Trafalgar. Filomena.; .qOO=:cooaprocsima- 

Pajarito. Triunfo. , , / : (jiondeSOO áSOft^ 

Sania Ana. Union. . , , . . c^yanes de oarga. 

RESUMEN. 

Fragatas... .,.'... ,,.. , .. . ... . 3. .' 

Bergantines. ......,.,. ^ .... ,. 2l4. 

Goletas. ...... ; ; . . ... '. . 221, 

Pontines 76. 

Lorchas i . . ^ ÍO. . 

Balandra. i. 

Pancos J oOO. . 

' I , ' 63tt. I 



d« los biqies de esle etaercia tuto de los de mr ei fuera, co«o de los de 
eakotage con hs toneiidis que miden» segn la mtiicHla (|Be obra ei la Comí- 
daieia geienl de 



FRAGATAS. 

NOMBHRS. POKTES. 



Vicloría ( a) Anlania 500 

Colon 800 ««7,000- 

Bella Vascongada 480 

Luisa 533 

9..{ Bella Gallega 463 «««/looo- )*í>'^0 *''/iaao 

Union 48 i 

Magnolia 512 «%,,. 

Hernán Cortés . 413 '^/,ooo- 

Gertrudis (a) la magna 440 / 

BARCAS. 



/Bella Bilbaína 403 

/ Medusa 405 



3.1' 
. 100' 



11' 
100- 



^ 100- 
/ 1000- 



Encarnación oOO 

Veloz 270 

Tres Sobrinos 406 

11..^ Fortuna • . . , 385 )4475 *' ;^, 

Tesoro (a) Preciosa • . . . 461 

Manila 453 

Airtislad 350 

Cobuana • 401 *%oo- 

Churruca 440 

VAPOR. 

1 Juno • } 513 '^/,ooo 

BERGANTINES. 

Cómela • 300 

Ncpluno 300 

Neurea 230 

San Viconle 400 

Narciso • 4 59 

.^ / Rosario 200 

^*-\ Dardo... . • • 213 

Sto. Domingo (a) Brillante 21 5 

Nuevo Bilbaíno 300 

Romano 480 

Dolores 1 30 

Paz 180 



75' 
' 100- 



91' 



16.. .< 



ll«'l¡8 450 

Oqueado. 350 

Muodaques 250 

Numancia 250 

Emilia 200 

Santiago (a) Bodamontc 495 ^/„ 

'Esperanza. 50 

Dos-Hermanos 200 vrniTis/ 

Asia Feliz 138 '7,oo/ • ''"^ 

lllocano 249 *V,oJ 

Tiempo 390 

'San Benito 125 

Madrileño 200 

San Vicente Ferrer 1 40 

Juliana 120 

Soledad 100 



BERGANTINES GOLETAS. 



24 

28 
3 

55 



del porte desde 54 toneladas hasta 1 00 inclusive 

de 101 á 200 inclusive ] 6821 

de 201 á 230 que es el mayor. . . 

GOLETAS. 



/lOO 



117 desde 9 hasta 100 toneladas ' \ ...^m 39 

8 desde 101 hasta 169 dichas . ) "'^"^ /• 

125 

BALANDRAS. 



00 



1 
1 

2 



de 95 toneladas. 
<le 36 otras. . 



PAILEBOTES. 



i 



131 



44 desde 10 toneladas hasta 100, 



!<302 «V,„„ 



de 5 toneladas 
de 7 id. . . . 
de 7% id. . . 
de 10 id. . . 



BARANGAYANES. 



1 



) 



29 ^i\ 



100 



FALUCHO 



1 de 25 toneladas. 



• • • t * 



25 



MÍSTICO. 
1 (1(! 30 toneladas 30 

LORCHAS. 

« 

U desde 25 toneladas hasta 90 586 

FALÚAS. 
35 ;dc3de 3 toneladas hasta 67 .426 ^Vioo 

I 

PONTINES. 

■ 

1U deáde 25 toneladas hasU €0 5147 *V,o« 

PANGOS. 

274 desde 3 toneladas hasU 55 7564 ^Vioo 

PANQüILLOS. 

58 desde i '/^ toneladas basta 24 ,..«... 591 

PANQUILLOS DALUPIADOS. 

i9 desde una tonelada á 15 • . 184 '^/^^ 

PARAOS. 

98 desde una tonelada á 44 1 130 *^/too 

. PARAOS DALUPIADOS. 

«7 desde una tonelada á 10 77 %^ 

9 

BAROTOS. 

194 desde una tonelada á 5 • ..• .536 

» 

» 

CASCOS. 

840 la mayor parle de 20 á 30 toneladas 18,829 

2011 lolal Diimerd de embarcaciones de todos portes. 

Hay otros buques que hacen también comercio con estas Islas, can mucha 
frecuencia y cuyos nombres acostumbramos oir, como son la Marivden, la Hispano 
Filipina &c. &c.; pero no es estrano el no varios en el anterior catálagp porque 
no pertenecen á esta matrícula: 

£1 número total de toneladas que miden las 2011 embarcaciones de 21 clases, 
asciende á 65,839 y ^V^oo- ' 

El Escmo. Sr.^D. Sinibaldo de Mass, en el Estado de las Islas Filipinas en 1842 
pone la siguiente relación do buques matriculados en aquella fecha: 

7 



Buques. CtAáES. Toneladas. 



í 7. . . . : . . Fragatas. .:,.... 3718. 

9Q ) 8 Barcas. 2.^66. r „_, 

' U3 Bergantines 2787. > ^«^i. 

1 Bergantin-golela — í 50. 

^*^- < • Gabotage. ^^„ 

/ 28. 609, 

32 de mas de 100 tonelada. .. 4103. \ 

190 de 40 á IOq idera 9853. / 

614. . {166 de 15 á 40 ídem 4150. ' 19,388. 

63 de 6 á 15 idem 624. 

163 de 2 á 6 idem 658. 

• 

Mucho se ha aumentado la marina mercante y de cabotage en los 9 anos que 
Yan transcurridos como se ye por la siguiente comparación. 

Blqües. Toneladas. 



Matrícula de 1«42 ; 613 28,609. 

ídem de 1851 \ 2011. .... . 65,839. 



Aumento. . .37,230. 

Pero habrá que rebajar algo á este aumenta porque el Sr. Mass no enumera 
los de una tonelada; de todos modos es una prosperidad asombrosa el que un co- 
mercio marítimo duplique en nueve aiios la capacidad para hacer el Irático, ó sea 
el número de toneladas con que lo verifíca. 

Nota. Dcsgues de cscril) lo que antecede recordé que tenia una relación de 
los buques que había en 18Í0, la cual se sirvió facilitarme el capitán que fué de 
este puerto D. Juan Manuel Salomón, que se insertíi á continuación para que se 
puedan hacer comparaciones. 

Belacion de la totalidad de difereoles clases de buqoes malrirulados eo esta oficina. 

Fragatas * 6. 

Barcas. • 8* 

Bergantines. 22. 

Bergantines goletas 8. 

tjOicias. .•..«.....^.. •••... 44. 

Pailebot 3. 

* r Lugres 3. 

Balandras 2. 

Pontines. , . 207. 

Pancos. 185. 

Galeras. . g,. 

Falúas . , 2i . 



Paraos ; 29. 

Paraos Dalupeados 18. 

Caracoas ' 2. 

Paoquillos 44. 

Panquillo Dalapeado 38. 

Barangayan i. 



649. 
Capitanía del Puerto i% de Agosto de 1840.=SaloiiioQ. 




PÜECIOS G0RB18NTES DE LOS FRUTOS Y EFECTOS DEL niS EN 

u nm m uniu ví tris mtmis tmm. 



Mi objeto al elegir las Ires épocas que voy á eilar, es presentar bajo un solo 
punto de vista las variaciones que el valor de los principales artículos que estas Is- 
las producen para el comercio han tenido en épocas distintas. 

Para ello elijo los á& 1830, 1840 y 1850, que guardan entre sí la propor- 
ción ó equidistancia de dos quinquenios cada una y por ellos se verá lo que valie- 
ron en otros tiempos los citados artículos y lo que valen hoy. 



1830. 1840. 



• • • 



• • 



Abacá en rama pico. 

Aceite de la Laguna tinaja 

ídem de Visayas idem. 

Algodón pico 

ídem con pepita idem. . . . 

Añil 1 .^ quintal.' . . 

ídem 2.* idem. . . 

Tintarron tinaja. . . 

Arroz cavan . . . 

Azúcar pico 

Azufre.. idem . 

Balate 1 .* jdem . 

ídem 2.a idem. 

ídem 3.a idem. 

Cacao cavan. 

Cueros de carabao pico. . 

ídem de vaca idem. . 

ídem de venado ciento. 

ídem para cola pico 

Café idem. . . . 

Carey de pinla • pico 

ídem corriente; ¡dem 

Cera 110 libras. 

Palay cavan. . . . 

Sibucao pico 

Jarcia de abacá. . idem. . . . 

Concha-nacar pico 

Sombreros de baliguat 100 

Sigay pico . . . . 

NOTA. 



. . • 



5 
3 
1 

18 

3 

130 

8 i) 
i 
1 
6 
1 

56 

40 
O 

22 
3 
6 

20 

3 

6 

7o0 

650 

37 

1 
4 

19 

30 

O 



I / 



% 



O 3 7 
4 5 2 

4 2 4 
14 4 
4 3 4 
O 
O 
O 
3 
7 
3 
O 
O 
O 
O 
4 
O 
O 
3 

O 15 6 
O 700 O 
O 400 O 
40 O 



64 O 
56 O 

4 O 
1 7 

5 O 
1 4 

30 O 

16 O 

8. O 

O .0 

3 5 



5 



12 O 
3 6 



O 
O 
3 
4 

O 
O 
O 



5 
O 

7 



O 

7 
O 



O 
75 O 

1 6 



1850. 



6 O 



4 
2 



3 

O 

325 

225 

35 

6 

1 

10 

16 

49 

4 



O 
2 



9 O 

4 6 

50 O 

28 O 

O 

1 7 
4 3 
1 2 

2o O 

13 O 

18 O 

27 O 

3' O 

6 O 

12 O 



6 
O 
O 
O 
O 
O 
6 
4 
O 
O 
7 



Los primeros precios no puedo fijar de que época del año son; los seguidos cor- 
responden á la medianía y los terceros al final. 



OBSERVACIONES. 



Se vé p.ir lo que aolecede que ha subido en el mercado el arroz, el palay y 
los sombreros de Balíguat. Lo primero es sumamente inleresanle para ia riqueza del 
país poraue el mayor valor de los frutos ha elevado también el de la propiedad 
territorial . 

El seguodi silo depende de que siend:) cinstanles las demandas de sombreros 
y no fabricándosd nns que en un pueblo de Filipinas; claro es que el precio habiá 
de sostenerse y aun aumentarse c )m > ha sucedido. 

Muchos mas sm tos productos que han descdodidj entre los cuales figoran 41 
azúcar, el añil, el carey y el balate. {*) 

£1 primar artículo depende de circunstancias qiie pueden variar, al aegtwéo 
debe su decadencia á lo que lo han adulterado según se ha dicho al tratar de It 
labranza; el 3.<^ cm > artículo de lujo esli sujeto á las variaciones de la moda; y 
el cuarto, es un coinestilde chino cuya abundancia es muclia y de coASigotenle la 
estcnsion de la pesca debe haber influido en su baja precio. 

El aceite de la Laguna os uno de los renglones oae mas sujetos están á varia^- 
ciones exageradas com) lo vemos tid)s los dias, y el de Visayas le sigue en sos 
variaciones con la misma regularidad con que un satélite gira al rededor de áu 
planeta. 

El cacao, el café y la cera parecen ser arlícabs destinados á tener pocas 
variaciones en sus pnaciosb 

La jarcia debe su subida á la perfeceioi con que en el dia se elabora. 



Nalida de las prodaetes nlinles é iiáistriales de Vlii^ius ^ Ilegal á la ra- 
pital dedaeida de las qie dá la Caylluia del f lerlo de bs kafies de cabatagf 
caí si3 precedeMias y eargaaeilos. 



Iloods sdi. 


Ilocos noete. 


Miel de abejas. 
Arroz. 


Panocha. 


Arroz. 


Sibucao. 


Cerdos. 


Cueros. 


Trozos de bañaba. 


Arr)z. 


Lonas. 


Trocillos de molave y curbas. 


Sibucao. 


Pangasinan. 


Bejucos. 


Añil. 


Arroz. 


Cueros. 


Cueros. 


Azúcar. 


Tabla dinding. 


Carbón. 


Cerdos. 


. Cebollas. 


Gaogao. 


Cocos. 


Cascalote. 


Tabaco. 


Chancaca. 


Ningui. 


Molave. 


Sibucao. 


Piezas de molave. 


Cebollas. 


Cueros. 


Raja de lena. 


Trocillos de molave. 


Trocillos de molave. 


Tapa. 


Troz >s de molave. 


Calamay. 


Almáciga. 


Tablas de molave. 


ABíl. 


Malapajo. 


Bandejas. 


Zahbales. 


Palay. 


Tablas de narra. 


Carbón. 


Piezas de baticuling. 



o En el aAo de 1794 valia la coocha^-nacar á 5 posos pico en Ut Islas VisayM y Ia cera do tO á 25 petos. 

8 





Carey. 


Carey. 


Misa MIS. 




Cerdos. 


Balate. 






Gaogao. 


Cerdos. 


Abacá. 




Molave. 


G ulaman. 


Sibucao. 




, 


Taclovos. 


Cneros de vaca. 




MlNDOBO. 




Baratejas. 






Batangas. 


Azúcar. 




Abaeé- 


.- 


Oro en polto. 




Cueros. 


Azúcar. 


Cacao. 




Cera. 


Cueros. 


Cera. 




CaojaioDes.. 


Brea. 


TejidoB. 


• 


Trocilio de yacal. 


Café. 


1 




íKajas de leña. 


Mongos. 


ÍLOííiO. 




^Anamanes. 


Síbucao. 


. 




Harjgues de ipil. 


Trocilio de malatapay. 


Cueros. 




Tabla-zueia. 


Calombibit. 


Sinamay. - 




Tabla dinding 


Trozos de molave. 


Sibucao. 




Palay. 


Quilos y tablas de dinding. 


Tabaco. 




Brea. 


Algodón. 


Azúcar. 


' 


•Algodón. 


Cebollas. 


< ■ ^ 




Cascalote. 


Cerdos. 


Leitb. 


• 


Balate. 


Bayónes. 


I • * 






Cacao. 


Abacá. 




Capiz. ^ '- '• 


Cebü. 


Aceite. 
Manteca. 




Balate. 


.Azúcar. 
Manteca. 


Brea. 




Abacá. '■ \ / 


Cueros. 




Tablas maTcos cte tnoíave. 


Abacá. 


Cacao. . • . 




Bayones. 


Cueros. 


Adufre. 




Carey. 


Tabaco. 






Concha-nacar. 


Sibucao. 


TETARAS. » 




Tabaco. 


Carey. 






Cueros. 


Molave. 


Piezas de molave. . 




Palay. 


Ube. 


Piezas de bañaba. 




Brea. 

1 


Cacao. 


Ligazones. 




Bejucos partidos. 


Medriñaques. 


Brea. i 




Algodón. 


h 


Café. 




Cacao. 


ALBAT. / 


1 




Baratejas. 




Caraca. . i. , 




> 


Abacá. 


1 




Samar. 


Bejucos partidos. 


Oro en polvo. 




• « 
• * 1 


Cueros. 


, ' « 




Aceite. 


Almáciga. 


Camarines nori£. 




Manteca. . 


Sinamay. .. 


; . : , : 'J 




Guiñaras. 


Jarcia.' 


Oro en polvQ. ,. - 




Abacá. \ ,! 


1 * 


•• ' . . ' 1 <'. 




Cueros. 


Camaeines Sur. 


Cagayan-.í. . 




Medrinaques. . 


* 


1 




Cera. 


Abacá. 


Tabaco. 




Tablas de molave. 


Sinamay. - 


, » 



Be I» parias qoe ^ kaHaB delira de h Babia y de aqoellas qae'se \ieae á la ca* 
pital por los ríos. 



Pámpano A. 

Azúcar. 
Palay. 
Canas. 
Bayoncs. 

BlLACAQI* 

Sombrero de Baiígvat. 
PeUquilias de id. 
Arrdz. 
Palay. 

Pescados. 
Mariscos. 

NüEVA'EciJA. 

Tabaco. 
Vacas. 



Cavíte 

Pescado seco. 

Bagon. 

Frutas. 

Azúcar. 

Arroz. 

Sal. 

Lagina 

Vacas. 

Aceite. 

Muebles. 

Frutas. 

Bejucos. 

Tampipes. 

Bancuanes. 



Zaguales. 

Petates. 

Sombreros. 

Calamay. 

Cocos. 

Quesos. 

Arroz. 

Vino do coco. 

Aíiíl. 

Cafe. 

Bata a^ • 

Maderas. 
Bejucos. 
Bancas. 
Azúcar. 



De los diversas pieblos de Toado Ue^tan á la npkal 



Tojidos. 
Arroz. 

Pal&y. 



Frutas. 

Canas. 

Pescados. 



Marisooa. 

Hortalizas. 

Jarcia. 



((He deberán obsenar los bufues merragles éi la Bahía de Manila y sus PuertoSi 

desde IS de Adió de 4841 

1 / Todo buqa0 al entrar en Babia es obligado á largar el pabellón á la Isla 
del Corregidor, y á idejarse. conocer por las falúas del Gobierno, que salen deeHí 
al efecto, las cuales facílüarán á loe Capitanes una ínstrnccion para navegar hasta 
oi fondeadero* este roglaineoto y el plano de la Bahía, si lo necesílaren. El Capi- 
tán que ahí iiB|»edirlD el tiempo reuse el reconocimiento ó no hiciese por la falúa 
cuando JJame eoo un tiro de icaion, pagará por multa el doble valor de ios dispa- 
ros. Á la vista de las plazas de Manda y Cavile, navegarán los buquea con pa- 
bellón, y el que «o lo hiciere, incurrirá en la mulla de 8 jps. 

2.<> Los baqves que penetren en la Babia se consideraran mcomuoioados hasta 
necibir la visita y ser admitidos por la Sanidad, por b que oíantendráo larga al 
tope de trinquete, la bandera de cuarentena ú otra de seña en su lugar. El Capitán 
ee responsable, «ob arreglo á las leyte sanitarias, de cualquier oomuníeacion antes 
de ser vieilado y lOblener pláüoa. Ea ledo caso será multado por sob el hecho 
en 83^ ps. En el de aiiKílío quedaran los que se lo presten sujetos á la misma 
iocmDttnÍQaeiop. 

3.* En el acto de la yiaila manifeslari el Capitán la patento de sanidad del 
pverto de su procedencia» y oarociendo de ella un colifico oreparado por el mismo, 
donde declare si e\istía en a(|nel enfermedad eontagioea aJ tiempo de su salida, y 



el estado y aconlecimienlo^ üe salud da lodos los individons con que emprandíó lá 
navegación. El equipage y pasageros se presentarán en la borda para ser examina- 
dos y satisfacer á las preguntas que juzgue propias el diputado de Sanidad. 

Manifestará igualmeate la patente ó registro del buque para hacer constar su 
nombre, nación, capitán, toneladas y üliacion, dando asimismo noticia de la proce- 
dencia, escalas, fechas, destinó, armamt'.nto, carga, consignación y notables aconte- 
cimientos. 

Entregará lista firmada de todos los individuos de tripulación y pasageros, es- 
presando la clase y destino de estos con sus pasaportes. 

Para evitar dilación y equivocaciones deberá el Capitán formar d certifico de 
Sanidad y la lh\í\ de individuos, con anticipación á la visita de puerto. Por toda 
inexactitud en la declaración sanitaria y numero de individuos de la espresada lista 
ó simulación en la clase de las personas, incurrirá aquel en la multa de 250 ps. 
por cada una. Si en el aclo de la visita no tuviese el Capitán formados estos do- 
cumentos no podrá el buque obtener enlrsida hasta der de nuevo visitado. 

La correspondencia pública la entregarán los Capitanes al comisionado de la 
oficina de correos, que en servicio general asiste á la visita. Dichos Capitanes re- 
cibirán de la misma oficina el importe de la conducción según tarifa que se le$ 
presentará en aquel acto. 

i.^ Todo buque que quede incomunicado á cuarentena, se sujetará á fas re- 
glas que se le prefijen, manteniendo arbolada al tope de trinquete la bandera ama- 
rilla ó de señal. Toda infracción será juzgada por las leyes, y «1 Capitán pagará 
la multa de 560 ps. aun cuando el caso fuese sin consecuencia. 

5." Al desembarcar el Capitán tiene obligación de presentarse al del Puerto 
para ser dirigido á la autoridad con los pasagert^, y de no cumplirlo, incurrirá 
en 5ps. de multa. Las personas de distinción serán - ecsimidas de acompaiiár al 
Capitán, y advertidas de las prácticas del país en la visita. 

6.^ En los fondeaderos no se permite oonservar cargada la artillería, ni hacer 
disparos sino en. los casos de pedir auxilio ó con permiso previo. Los contraven- 
tores pagarán 20 ps. de multa y 40 ps. por cada disparo además de los gastos 
de socorro, auxilio &c., que produzca el acto por equivocado concepto de seiiaL 

7.0 Todo Capitán debe presentar al Gobierno un consignatario, fiador ó fianza 
de 506 ps. para responder del cumplimiento de este reglamento, y h) liará en el 
término de 30 horas después de la visita en Manila y 48 en Cavile ó Canacao. 
Pasado el plazo será multado en 50 ps. con amonestación. 

8.0 Todo Capitán para lastrar ó deslastrar so buque pedirá permíBo ^ del 
Puerto, y tanto si le fallase este requisito, como si arrojasen al agua dÑ^o lastre, 
escombros ú otro efecto sumerjible, pagará una multa de 400 ps. en Bahía y dOO' 
en ios Puertos de Cavite y rio de Manila. 

9.0 El individuo de cualquier clase que se pon>sa en comunicación coa loa 
buques entrantes incomunicados, pagará la multa oe 215 ps. y 50 ios Capitanes de 
los buques cuyos botes incurran en lo mismo, sin perjuioio de las penas á que el 
hecho dé lugar. 

lO.** Desde las 11 de la noche no traficarán los b^les ni bancas en ios íhh 
deaderos. á no ser con permiso previo ó que la necesÍ4lad lo exija. El Capitán de 
bote mercante, y pasajero ó diteno de la banca que infrinja este artículo, ^tk mul^- 
tado en 25 ps. Los buques fondeados pueden por su parte detener las bancas aoa^^ 
pechosas que se Ita aprocsimen desde la espresada hora. 

Los marineros que se encontrasen en tierra vagando á deshoras» aeran arrea* 
tados y castigados por cualquier desorden con arreglo á las teye». 



1 4 * Al entrar lo9 boques en él rio dobci» entregar á dcpósilo la pólvora, cer- 
rados y< tnare^doi ios eiabi6ed¿ y per oada líbra^ que cooservea á bordo en contra^ 
wnoíoii^ serii lok GapiUioes midíados eo un peso. 

12. Desde las 8 de la noche no podrán eslar encendidos los fosones deolro 
dbl fti>y ni habrá luces {oera do fiírol, ba^a' la ihuilá de 5 p.i» < 

> Queda abseilutameite prohibido 'el que derilrodcl misno rio se ofüíente abordo 
de los buques, nt leo tancttaió bote, alquitrán, brea, sebo y toda «ira otese<oom^ 
bustible; y por Jos que oontra^vengan/ pagarán sus Capílaaee 35 0.^ 

13. Queda prohibido á los Gapilanes desembarcar en todo o en parte el' ar^ 
mámenlo de ningún buque, y será multado ó castigado según los casos el que bajo 
cualquier concepto, sin esceptuar el deslastre de cañones, incurra en tales desembarcos. 

1 4. Nadie puede imponer castigo á indígena ó radicado en el pais por faltas 
que cometiere trabajando á jornal en carena ó faenas de los buques. Correspondiendo 
estos juicios al Capitán del Puerto, serán los contraventores multados á favor de los 
que sufrieren en proporción á cada caso. 

15. Ningún indígena puede releerse, á. bordo de los buques contra su voluntad, 
ni serán válidos los contratos que pretestasen los Capitanes para amparar desertores. 

16. Se prohibe á todo Capitán admitir pasagero sin pasaporte del Gobierno bajo 
la multa de 250 p.^ Se prohibe a<3¡mismo dejar en tierra furtivamente ninguno de 
los que condujo, por lo que pagarán la multa de 100 pesos, siendo obligación de 
los Óapitanes obtener del Puerto legalmente el desembarco. 

Es prohibido del mismo modo el trasbordo de individuos de equipage de los 
buques, sih conocimiento del Capitán del Puerto, con el fin de evitar deserciones, 
perjuicios á estos y confusión á la oficina del Puerto. Por esta folla serán los que 
delinquiesen multados en 10 p.^y responsables á las reclamaciones del buque per- 
judicado. 

Los consignatarios, fiadores ó fianzas quedan responsables en la permanencia 
autorizada y hasta la salida del pais, de los hombres de equipage que queden en 
tierra por enfermos ú otra causa con permiso. 

Son los Capitanes igualmente obligados bajo 10 p.^ de multa si no participan 
al del Puerto las deserciones de su gente para procurar su arresto; y si este se ve- 
rificase prócsimo á la salida, responderán los consignatarios de los gastos que oca- 
sionen desde su aprehensión hasta la salida del pais. 

17. En el caso de fallecer á bordo de los buques cualquier individuo, deben 
los Capitanes participarlo por escrito al del Puerto, con espresion de la causa de su 
fallecimiento y solicitud de enterramiento. Será multado en 24 p.^ por el hecho do 
arrojar un hombre al agua ó enterrarlo sin permiso, sin perjuicio de los procedi- 
mientos civiles ó sanitarios á que dé lugar la ocultación. 

18. En circunstancias ordinarias de habililacion para salidas, se presentarán 
los Capitanes en el Gobierno con dos dias de anticipación, provistos de la lista de 
tripulación visada del Capitán del Puerto. La oficina de esto no los despachará de- 
finitivamente hasta que se presenten los oertíficos de estarlo por el Gobierno, Aduana 
y Correos, como requisitos previos. 

El buque que saliere sin ser despachado pagará una multa de 2 p.^ por tonelada. 
Los buques salientes los indicará anticipadamente una bandera de sena al tope 
mayor, y por el descuido pagarán 6 p.^ de multa. 

19. En toda circunstancia particular se prestarán los Capitanes á las visitas 
eslraordinarias que ecsijan las autoridades civiles de Puerto, Hacienda 6 Sanidad. 

20. Los Capitanes no dejarán saltar en tierra á los individuos de e(iuipage 
de quienes 00 respondan por las deudas que en tierra contrajeren. 

9 



¿I. Después de dar la vela los buques, obrarán los efeclos de este regiamenlo 
contra tos fiadores hasta la cantidad de la fianza, repartiéndose por prorata las re* 
clamaciones producidas, quedando la acción contra la persona de ios infractores que 
regrese al naís. 

S2. Las multas se duplicarán en los casos de reincidencia sin perjuicio de 
obligar al culpado á la reparación de los daños que irrogare, y de proceder á la 
formación de causa, si circunstancias agravantes diesen Ittgar á ello. 

23. Quedan derogados los reglamentos y tarifas anteriores en lo que sean 
contrarios al presente. = Narciso Clavería. 



*\^i^t,^ 



>t<i 



>> ' ij t 



p I' 



M -' 



. ) 






* ' 



■ « » I I 



• i 



I > 4 



f ; 



I ■ 



i ' »' 



• ■'■i'- 



I I' ' ' ' 



l! • t ... 



', I 



í II 



' i¡ ; •) 



. í '• 



I • 



t i • • 



•• . /I 



' • » 



,1 



CU4DER\0 i 6. 



>^e>#«^#«<t 



REAL HACIENDA. 

4.^ Inlendencia de FUipinas. 

Variaciones que ka sufrido. 

Caíeoorw de los htendenles. 
2.^ Cuerpo ae empleados. 

Fuero, derechos y exenciones. 
3.^ Parle legislativa y reglamentaria. 
4.0 División territorial económka de las rentas. 

Antiguos impuestos. 

Rentas que se han estinouido. 

nenias que se han creado modernamente. 
S.^ Presupuestos de gastos i ingresos. 
6.^ Resguardo general. 

Lo que ha costado en diversos tiempos. 

Variaciones que ha tenido en su planta. 
7/ Capital fijo que tenían las Rentas de Tabaco y Vinos, en edificios y embarcaciones. 






au/:íi:)/!í .ia:i;{ 



t 



«• * 



o 



" ; 



«. 



•'/ 



•••••••■■■'D!5;.!l.il\Tf>:ppií:;, •;*.,■ ■'. .;'^;; 



I.. »':• '.i: '. I •; -i.- 




I ■< 



é I 

La Real Hacienda no tuvo gefe propio iojdiípfmdüoitlf^* d«l fifUMn^» ,y GapiUiní«l 
l(enetfal:ielf esUs kla&,'h«$la que.lpor ladffoalira ^rdbniesido 17 y 86i de Jutio4kil784 
fué creada una Intendencia de i¿jér*ík>/ y^ tmida^ á/ olí» Ja finporinlon4€|iciA:.8ubn 
deiq§;ad&.''!' «m^ fi.¡/ r/: . ' ¡ (. <>; j ; " - Tí •/• í.i!. : ' • !. -^ '•>.,', ,i-. •; .¡...;.. \ 

El agraciado con estos dos deslinos rué.4itt.iQÍdor df^Mla RMl¡iAiMli4M1rai'l|ua 
oita.al iitaisnio. liomptí 49C4(Hr ¿eneral ii|e .G(>bKiriM» ihHnillo.!D<i(Gi|riaeo,rim^^ 
Tajpl,i.cilT'¿uaJi.llahia;>liyM}fido mitoho! al gobei«atV)r iBaaeo ;en < el esUbleciüiieMo y. 
«stanbardel ¡Tabaoq, .foffiliando las Hi^rucekinwi y Mnjan^a «uoha$' diflcutM<leatHi>& 
surgieron como sucede siempre cdtv .tfKla^co«lí^»líe,^jf. !. ir: v :.. j; • '» it l. 
I r»'£adoctinientosí./)iueí>heK¡^ ae j|^íMe:U:toiim 4la pofMÍpa.;d0 Ii^mi CirMOOl á fí- 
BfgíflcL aMren .i|oe jM «i^píüiorohí.iUdffyaWs. óndettfai dil34ls; : pf r^ les: pa^:4m«^Qii 
Mi» fa^ya Alguna .e4MÍbfíCA€Ípn;;^r/ (|tier.BflsoiiiitrOH>i(d(KW«U« .tonio iSupQrifttencknt^ 
mucho tiemfpiiilti^p^iies.i.UoD 4ft .ttllbs. y^ bíM. nbiAW^H^s.ol. ^pfNi.^iófiMléiiftcM o«i 
Vigah.O IO^de.jF;Qbraf0.de/17.85?ort»ndftUD¡)H(|co9.una ?airt^ Ta- 

baco á la que subordinó las Administraciones foráneas t4lePanga8uiaq,/2afib4M 
y Qaigayánvi Á.40Ade);itt<'U)jl<Si jMUmIer tambicA tí eaUM^QP. .; .i . pvj ,t, .. u:\ 

En 41 de Julio pidieron los dos directoreS'4|U0()0iao«ee^;ihalNavntlflvaff>eltefrr 
tanco á Camarines y Albay en virtud del artículo 1 1 de sus Instrucciones, á cuya 
efecto debían publicarse los bandos que en otras provincias habian anunciado i 



II »♦ 



los naturales esUVliilir(IMfc¿':n/i;i:;! 1^ / ! V\ /tM)/M/M/I> 

Hubo desacuerdo sobre la publicación de ellos entre el Gobernador y el In- 
IHid«ntai.plretaudielido¡d-prHlien)f:i|uef4M>riMpQiidm andíA que 

{HiáíQtt láteclu' f4;4i)den,i.iy.<6l<í9egliD4o^ueiQeifes9^^ 

rentas. í.; .p:: I -\\\Á M 

- ifipt«/flostéular¡ifaiéeathDtfdlaban!.awndtt porqtft Ion ü^nafiTs tebiam.oaiiflíado; 
eit A 7£a.. nilllblecitfOti<plieiki dteilMI €k^ 

«iii3BDíaál0:íi^estahkcevtHr6irtiDai;prM •0^pAlia|l)|lvAnifft»«l ,i.i);(:ii r.dut » 
Mip i^oiqüe f0l4n rjfkt.idfeiKndadaii Ja«fJfiilM«ionf«í ée¡UQO»!<y oliWi)ivonKNi.«qiifir4i| 
fiolMnaéor*!^ mioii;iDQn»!iviieoil«akei0ii,i«fia:)diti^^ pMjwte^ 4hU MtaMa) 
dad de la nueva autoricfad de Hacienda pues k) que solo era efecto de ecihi^ ;0»^ 
dieron; pintavlb én Ja. Górteícono ifürjodioíal tf fftrvisioij) y^ anadieiMloiilo. (\\kt{ ade- 
náq 9etliaUaftíauiiifeiiUdo;iiosijea8loa, eúbar.sabaj^ .eita:.iiOtiluoiQii;iy.i'vol)vt)f U^ir^ 
aeceíDiity auDerlQtMdibQili d« laiiHifteodaiA;|Q^/(iQbera«riom<Gi^^ 

€nÉII:4SIKedÍuiifMM aios.klCBpues» J vA.,\ iij'l ^i^l mIi j^r ¡: /!;.'!' <' 'I ;t! i t i.-{./ 

*'.ipEaíf8laalonprtipM»;xl.iliilptídeMefi^^ ¿i& ill.(lai.6iMeídi lde:iuBli Inlan 
dencia en llocos, otra ea 4kMiaf¡i^ •Moá^co^iCk^MN .y^^ l\^\\\ !> 

••!.ii;.<E9la idii![iaNHl itnriloitttlntMiMgMl A tlai.iáft.;JasMÍIíóo8flt9t ^ 
V^ Nlieta »tfláoeies«i; poA). etÉ {jvapeclatii'la^do.iCebi .voC' tserM<||e < latía • eilenakNi 
MUflkii mlna,oh«b#j dQ«dívtdí|^bi'>ieft dtb i|nM(lih«tis.do>jproviiiciai9O0un .^^ / 
1 1 .£n!>cadá whi^ndencia ihika dhihdberi doitirficiakp BmÍ!m^4mi asa«or)y<.ifA frdr 
motor tiscal. í>í »ii u. • .: 



Todo lo aprobó S. M. m rrí^' ór*|i/de jei| dq; Noviembre de 1786, man- 
dando que los gastos que originaí^d dsíé pian y er de las casas Intendencias, se abo- 
nasen de los productos del estancar ' ^'^ 

El Ministro Galvez que dispuso el estanco del Tabaco en Ultramar sosttivo á 
Basco que tan exactamente habia cumplido csle encargo en Filipinas. El Marqués 
de Sonora sucedió á Galvez á principios de 1786 declarándole S. M. Superinten- 
dente general de Indias y todo el tiempo de su ministerio fué de prosperidad para 
C^vviijáljf ftproMi^^kí'tó qufc'píiipDiiiai ' ',' i'« ': viiw/ rM- ii ' M » i 
' ^^ PeÍH> Ái'diói ntíevji planta éto'Secrétanría' de !lndi0s< 'erdáiKlósé 4áñ 



en^ lidiar 4rl'!úhienifti^ é*isliír; yj efllonces' vaírió t<*lo. ).:•'! i. :• .í ..^) ...» 

Entraron en ellos el 8 de Julio de 4787 Valdés que era Ministro dcMapilo;. 

^^Cai^vaj&l* Y du> Y^kn'Üo^intMáeneíaS' lió pudieron sobr^Kír; mubhofá.ita icaida 
(te^'M^ní{«és^'ló<eierlo ^^ ntfe éuatro 'mo<^& después'^ 'ái]prifTrrtóiJ«<InlKindenbia ¡qiuy 
seniria>Óairvajht) y^ilni'iiies ffi^sadelirnteia^ cuatro 'de provincias rpor ^rdalfesltórdoote» 
de 23 de Octubre y 20 de Noviembre d« 4787. '; '•'< < " ' í i im;> 

'> ^ Putfo libbéií dido^ grató i efile JacaAte¿im-lei<lo'*¿ Iki^có 'en ^laiieri ivolria á ilecaer 
Ift t SuperiMíendonüíaT I in^ro^^ ik üemTfoS'' habhm ^ eamtAado ly ' >1>4 Feliic Rgrenguer dé Martí 
qbinÁ füd' nornbrád^^ Gobernador ^dSapTitain giánerml y'Siuperrflflendénto, de ' cuyos ^dtétim» 
Ir* dí6't(K)^^n' ij^ri^ló' (jue-inléi^irió:^ unos siete méseos luiáta ^ ilégadfj ¡j h • : 

i' í ltl<irquiii]a^t(Ah6 pósts'ion' de» 4 .4 A^JúWú de 4 78S • y bdais 'las «'cosas 'de Hacieiidá 
vi9l|vl»oíi al'-^eWdO'' (iue'!antíS».''j;!'"' -/"''f.'.'..:»:-; •.'• 1/ i ^ "i m.I.;- -í,"; ¡J ;. ir„.\ 

Tal es en compendio taí'ltfiMtiria dó'lB^^.^ lnteMtenéia^>f(uC'^h«li02'eQ.:MaiqU^ / 
fi >>/^oQosf'IcüBtrdMIM(9n(lellte^wleí^|lrov^ vmiíp !á lis bbái pero 

no tomaron posesión, siendo el uno promovido á Nueva-España y el olro>í4Í)(4cádb 
a^uií'sWvd(j|aGÍM|i:dra'''ito 'SOOOíJps/ '^^^ •-« *> - í "-^i')'\^:'\ '.!:•. ••!» ii ui 

y no i'. ,^'í:í.jÍ'J'"í' ■:! -. ' 'ii« If <)i i \'/iv> I-»!. í..'.. . / //''iiA / >'.;.í;,m»í;') jí ".'Uir.J 

2.a SEPAUACKÍN DE LA SUPEIIINTENiDENGIA; » <.!..ii..ii . I 

Mij' ipitüirta y 'üni'^ilMis^^tp^rmanec'M^ifif Ja«:cosasi', 

eil ^Ñfmi^^ ornó j^r^ ^ilnteiwiéiiei^ 'leiví^ la^^Saperinlendencíia . GdnftriéBdota !á]l «nkie| 
D. Luis Urrejola. >; .» :n 

M)[)i:iAnt^»9un4ttbM ít^fé^^e^ do¡ S^iOleí Máreií'ode/didhiíiafío'^ideíiSu U^ íg|wíjM^^ se- 
pttiiaráu lí^ireiat)v(^iá> lanHüci^da lie füilpln^i^el ^iobienA) fpKtrciy y¡ NUita^i:i|ii& 
estaba unida, creábanla IrfterideDoifl ite^'mni|aiOMf5.00üt8!j;«lh^ 
^aiitti|)ga«ln§/d6«<f^riK)rfo('iq(ié» fMmbrffUáipari!eUai(«l>?y!ft;bit«donpór> ehJ1iewl|^ que 
f«bdi;:«ii $kAt vóMiMÍpKi'j no'débMidtf'pagftr Media arvnata' por ^s^ Mipled 4e ¡MévÜ 

-'i 1 Pnii' o(^a^v0alíMen{ de'24f 'de lí^DvifembrQ^iifh mísmó{A^ío^6elIfeGlfavdrspparBdll 
ki!Sii()eiiiilisiHl(Hicíiíder)6dbiei^iió yt^OapiU^ gobonul/^AiaiiddndoiienciMiiquft páim 
evitar' itesatonéiifáás %* «¿^ 46 dé iKcietnbn:de /480a)eM 

que se declara la independencia de los Intendentes en; -todo- i(» eem^mid0fy7''gokKrr 
nativd deiAeU Háoteada/ly ifti üifoi^ifiaoídá bl'íQtpíllni geMfvliirnoto'doibeiíníonle 
al mando, sei$uHáaé>yidb(én9a «áé 'lo9iejéiiéitos^'f ipiíttvu^^ -' i hm í.* .i 

1^ '<)^fiks¿ doiimáatiii ams^* tuKro<gbarAad«lesla ¡rea!' orden l;Dw butri UrrtjoIa,£^3uando 
puBoimi' datarelo ^n <]ue<'4e itíkiúira !ra2¿ní deiettiif ^en te» oAoipasofiietTüér.á'HlA dp 
Agesto dei^43e44i( 4ijo»q)ue ho^fto hábM ik^ uMesipbrbontepIdario inírwtHátoqoíi 
«1 tjempoi^dift^te nceuBtituéidiii qeí» líégía* 'cu Mahrlá OKniido.. tomó; |)rtegi6n »de.1a In- 
tendencia. I •:•-/.' í'^ui 



El Sr. U rrejola halHA venida aquí pof* Marsella y éh dicha eiodad le obligó 
á jurar la constitución el Cónsul español tanto i él oamo i D. Manuel Romero 
que venia de allegado suyo. ' < 

También habia sido declarada de Ejárcito y Hacienda esta ünlendencia que por 
m se Ütula general, en ftlal óirden de S8 de Marzo de 4830. 

Suprimió Urrejoia .la Faetoríb Adminislraíeion general dé la renta del Tabaoa 
y , de ese modo liivo;oasa donde irivir, 'donde poner aaéficina y celebrar s«s juntas, 
pmes kiiqüB Carvajal haUa «cUmpradio en sn lidnipó' se destinó para Audiencia. 

Los asuntos contenciosos de Hacienda se. Isépararon en üempo del Sr. Urréjolt 
déla lateodeocia en cuyaa fiinciooes jodloialos dio punto el ao dé Bnero óe 1823 
pasando, lae cansas, pendientes ral lúea letracto á quien correspocidian* 

Coa la oaida del sistema, comtíluetoual Volvieron otra vez i la intendencia los 
asuntos judiciales y conteneiosiEi de las Fentaa.. 

Por Real orden, de 14 de Setiombro de 4824 se unió otra vez la •Superinlen'^ 
deneja á la Capitaoía general y fué nombrado el general D. Mariano Rioaforl para 
servir estos destinos, ñero como no llegó á estas Islas haaia Octubre «guíente vino 
á tener Urrejola la áuperintendencia cosa de un ano. 

Esta fué ¡k^' pri»era . vez * que se' hierba dM iutdrídfcdes ^(idriofés on Hacienda 
pues Urrejola quedó siempre como Intendente subordinado en el ejercicio de sus funciones. 

El Sr. Bicafoft oompneodió qudi.uuidfi; las das estaba detoas pues poi^ de- 
creto de 9 dei Ennro de 1826 deolaisó que el Intendente .miaolrai» S. M. no deter- 
minase otra cosa, quedaba reducido á pasar los balncesi presidir la íunta de Al-^ 
monedas y dar los informes que le pidiese el Siiperintendenle. 

En 1828 sucedió al Sr. Urrejola el Sr. Enriques y ya! se le ranead ieroa mas 
facultades que á su antecesor. 

3.' SEPARACIÓN DE LA SUPERINTENDENCIA. 

Por Real cédula de 27 de Octubre de 1829 se mandó que eu lo subcesivo 
fuese servida por el Intendente de Ejército y Real Hacienda de ostas Islas, en cuya 
virtud el aSo dei 30 se hizo oairgo de ella el Sr. Enriqnez. ' 

Sucedió á este el Sr. Urrejola segonda vez, el cual fvté relevado por el Se-- 
ñor Matta, en' cuyo tiempo ^ unió la 'Superintendencia otra vez á la Capitanía ge- 
neral por decreto del Regente el 26 de Setiembre de 1842, quedando el Sr. JMatta 
de Intendenta' todo el tiempo qtie duró la unión. ' 

■ • * 

. 4.» Y ÚLTIMA S^PARAÜON DE LA SUPERINTENDENCIA. 

I 

Cerca de un aSo duró este sistema pues la Superintendencia volvió á ^l^rse á 
los ](ntendentcs en 18(4» con^ricaclQse estos destinos; á D. Feliz D' Olhabarriacue 
que tuvo por subccsorcs á los Señores * , • 

D. Gervasio Gironélla. 

D, Miguel Bclza. : 

V. Juan Manuel de la Malta, segunda vez. 

categoría de los INTENDENTES. 

• I 

• I 

Los Inundantes son unos Ministros disttngoido& de quienes . S. M. hace muebl 

CDafianza, arlícub 303 de :1a ordeMuá de 4786. -" * 

«I 



Á loB de Filipinas hay que mirarlos bajo tres aspectos que soi): 
Como SuperínlendeiUes. 
Como Intendentes del Ejército. 
Como Intendentes dé Hadenda^ > > :. '. 

En el primer concepto no hay nada determinado itobre so categoría, cayo ori- 
gen sel füada en facultados de un orden elevado do que i están revestidos por esfpresa 
deiegaeioft del Hinistro de Hacienda de quiénes son Subdelegados éh la Superinten^ 
dencja que este tiene sobre todos lo^ ramos de la Hacienda pública , la cual lés 
oooíriere para. el territorio de estas Islasr ' 

iGoano Intendentes de Ejército les señalan bts ordenanzas de Intendentes de 
Nueva Espaiia y las ordenanzas del Ejercita, á que aquellas se refieren, los mia- 
mos honores militares que tienen los Mariscales de Campo y se les dá igual guar- 
dia que á estos con arreglo á los artículos 8 y 40 de los títulos 4 y . 1 .<* tra- 
tado 3.9 de las segundas (véase el artículo 30% de las primera.^.) 

También cuando fallecen se les hacen los mismos honores fúnebres que á los 
referidos oficiales generales. 

' . > i ' 

COMO INTENDENTES DE PROVINCIA Ó DE HACIENDA. 

Gozau la graduaciota, honores, prerreigativas y uniforme de comisarios orde- 
nadoresv además el tratamiento que senab el artículo 3.^ título 6.<>' tratado 3. « de 
la^> ordenanzas del Ejército, que dice así: 

Tendrán tratamiento de Señoría. 

Los Marisealés de Campo. 
Brigadieres. 
Coroneles. 

Intendentes.' / 

Comisarios ordenadores. 

, ; , Títulos de Castilla. . ;¡ . 

. .^ Hijos de grandes de Espaua. ....,! 

Lá' guardia de Coroael según el artíciulo , 43 título I.*" tratada. 3.<^, ! 
. ,. Los honores fúnebres seguu el artículo 52 título $.^ ti*a|ado 3.? con referen- 
cia al. 50 que dice deben acompañar el cadáver un Teniente coronel y. Qu.atro com-; 
pánías. . 

Estos Intendentes y los de Ejército go^an el fuero militar, . asi como sus mu-* 
geres, hijos y criados, véase el artículo 86 de la ordenanza de Intendentes y los 
de la del Ejército á que se refiere.. 

Todo eito está vigente en el día, y con respecto al fuero, repetido por varías 
Reales órdenes. 

Eín cuanto al unifoí'me de cofníisário ordenador, cohio esta clase se há supri- 
mido en Empana, tiénfen toa Intendentes su uniforme propio, cot) un entorchado 
en la manga los de provincia y dos los de' Ejército y provincia siendo, én 16 demáá 
iguales en todo. 

El pantalón es de casimir blanco asi como el chaleco con j^alóh y filete de 
plata mezclado con oro, lo mismo que el uniforme; pero como en estb país se re- 
siste tanto toda tela calurosa, re^^ularmente se p^nen los Intendentes ó los que tie- 
nen sus honores centro 'de' algodón u hito blanco. 

La graduación militar de los de provincia no se ha de buscar hoy en la clase 
de comisaría ordenadores porique no existe, sino en la de Intendentes Militares de 
S.* clase donde ingresaron aquellos^ los euales por el Real decreto orgánico de 47 



de Julio de 1 S37 'flá (we <e mtoM Toñtür d £ftcilifoa jgeneral ÚpI Cuerpo adminislni- 
tivo del Ejército y clasificación de los individuos (^ue servían en él, y Real orden 
aprobatoria de S6 de Febrero de 183^ fueron considerados como Brigadieres. 

Con la circunstancia de que habiéndose creado también de 3.* clase con la 
graduación de Coroneles, quiso S. H.-que los.ordjBnadores ingresaran en la del.* 
no obstante que no hahia mas qué cuatro, mandando que quedasen de ,Sup6rni;pae- 
raríos los demás para ser colocados en las vacantes. ... . 

, Se deduce^ de aquí qiw u ^ bub'^n cpnsiderado. no .ma$ que como Corooe- 
leA 'i los ordenatiores se les hubiera hecho ingresar en la clase de Inleodefilcs mñi* 
t^res da 3.* clase que tenian esta graduación. : , 

Ño sé si me engauaré en el juicio que formo de este asunto; wro quede sen- 
lado que por ta ordeoanxa de Intendentes .se lea seBala guardia de Coronel y la 
graduación de comisarios ordenadores, sin espresar» que graduacioi) es uta en el 
Ejército. ■ , ^ ' , ■ 

Y por' oí decreto orgánico ya citado ingresan los ordenadores existentes enton- 
ces en la clase de Intendentes militares de t.* clase que tienen graduación dq Bri- 
gadieres; de consiguiente "parece que los ordenadores antiguos \uvieroo esta copsíde- 
racion y que la conservan en el dia los Intendentes de provincia. ' , i 

El usar estos uo entorchado eo el cuello y manga es otro daio á mi «aten- 
der de la analogía de clase. 



/ • 



(mm M mmkm m mi umm. 



< 

1 » . 






» t 









SE, COMPONE pTE , , .,, 

1 Intenáenle. ' ' •' 
4 Sccrcldrio. 

47 Cóniádóreá (lyc son á .mayores, 1 do Haóifind^ civíí y áiil¡iar;\4 rfe rentas y í Q 

'■ •'• ' 'de éiáriienv ■"■• ' ' ' ' "''•'.' '''',■■':.' ' "' 

3 Tesoreros que son el de Hacienda civil ttiiUiaí-, él de Estancadas y el ;ecau- 
1' dadoir die la Aduana. . " • i , 

• 2? Directores ■ ftue son el general de Estancadas y el dó labores .'quplií está su- 
•' ' l)brdinado. 

1 8 Administradores de rentas inclusos los dos generales de. Adpanas y Tríbulos. - 

21 intenenloriss, , ........ .,i .. , , 

,3 Oficiales (le Inlervencion. , ^^,, . , 

4 Oficiales mayores. " V . . .' . 

48 Oficiales 1.o«á5.'>«. ' / / '. .' ; V:. . . '., 
5 ' Archiveros. ' ■ , 

1 2 Almstceneros. 

19 Ayudantes. 

1 Oficial de Tesorería. 

2 Cajeros. 

4 Tenedor de libros. 
4 Inspectores de fábricas. 

1 Inspector Interventor. 
14 Aforadores. 

3 Vistas. 

2 Fieles colectores. ♦ ♦ 

4 Conductores. i . N 

3 Visitadores. v . « . 

189 Total personal, inclusos los gefést 

Hay además otros funcionarios que manejan grandes caudales de la Hacienda 
y sin embargo no pertenecen al cuerpo de empleados de ella; tales son: 

Los colectores de tabaco. 

Los Subdelegados. 
Pertenecen al cuerpo 

Los empleados del Juzgado. {*) 

Los pensionistas que quedan, cuya clase se ha mandado suprimir. 

Los meritorios admitidos con los requisitos prevenidos por reglamentos. 

Los Carabineros. 

Los cesantes, jubilados y pensionistas del Monte-pio. 

Hay otras clases que no se enumeran en el cuerpo de empleados porque no ad- 
quieren derechos ellos ni sus familias, y sin embargo están ocupados en el servi- 
cio de las rentas y en las oficinas, que son: 

Los escribientes, porteros y faginantes. 

(*) Después de escrito esto, se ha estingoido la Fiscalía de Hacienda, que se ha unido & la de lo civil 
de la Real Audiencia en cumplimiento de lo que previenen las leyes de Indias. 



Ik)«>'fi«N;IIé és^éttt^'V rd^'é^qiiilléro^: '/^ 






Los caudillos, cosecheros matriculados dM ym ;V los mtinángU^loro^;. ^ i : .. 
••• 'las;ti4éríerts^yü(kclga^^iflerd#y^^ V ;- '• v •"; — '';; -'«/' " 



:> 



Todos los empleados están suje(b^'^;W-*riidrtf ^(l(^'tfe¿;éhdá'''i$ij lo'^b'oViii^rtioVAe'a 
su oficio y al ordinario en lo que les sea personal y no proceda del cumplimiento 
de sus deberes como funcionarios públicos. 

La ordenanza de Intendentes artículo 88 y todr)s los demás reglamentos que 
tratan de esto, están basados en la ley 6/ título 9/ libro 6/ de la Novísima Re- 
copilación. 

Los empleados en la Contaduría y Tesorería general de Ejército y Hacienda, 
gozan en lo que do procede de sus oficios el Tuero militar (artículo 87 de la or- 
denanza.) . 

Lo mismo lo gozan los demás empleados en las Intendencias de Ejército y Ha- 
cienda de Ultramar; asi lo declaró S. M. en Real orden de 26 de Diciembre de 1803, 
que es la ley 1.* título 4.* libro 6.* suplemento de la Novísima Recopilación, y po&* 
teriormente de resulta de consulta del Intendente de Puerto-Rico en Real orden de 
10 de Julio de 1832. 

Los empleados con Real nombramiento tienen derecho á cesantía y jubilación 
sirviendo los aSos que prefijan los reglamentos y con arreglo á la escala de sueldos 

3ue los mismos establecen; pero es necMirio para obtener una ú otra del último 
estino haber permanecido dos años deJali^fSandolo porque sino solo se les regu- 
lará por uno de los anteriores en quB jf hj^pBUpnado este requisito. 

En caso de fallecimiento del em j)reád<]r« léá que pertenezca á clase activa ó pa* 
siva, su viuda é hijr>s perciben una lAHQ||^|0f|^ arreglo al reglamento del monte-pío 
y Reales órdenes posteriores. Esta peñsiiQ^ solidaria y recae íntegra en unos por 
muerte de otros hasta estinguirse en el último que sobrevive. 

Los que sirven al tanto por 100 como los fieles y estanquilleros, no Ueneo de- 
rechos; pero gozan algunas esenciones como son la de no pagar tríbulo y la de no 
hacer polos, ni servicios personales en sus pueblos. 

En un decreto de la Capitanía general de 5 de Junio de 1837 se dioe que 
estaban esenlos de polos y servicios personales, los cosecheros y manangueleros de todas 
las provincias á petición del común de principales de Liogayen y representación 
del Administrador; pero en el dia en unas provincias lo están y en otras no. 

Esenciones análogas á las de los cosecheros y manangueleros tienen los escri- 
bientes, faginanles y demás subalternos que gozan un sueldo fijo diario ó mensual. 

Las esenciones de cargas consejiles y vecinales de que por regla general gozan 
también todos los empleados en rentas, están igualmente basadas en la ley 7/ ti- 
tulo 9.* libro 6.* de la Novísima Recopilación, para que no se les ocupe ni dia» 
traiga de sos encargos; y aunque esta gracia se habia anulado, fué deanes resta- 
blecida como consta de la 23 título 18 del dicho libro 6.^ 

Los empleados de cargo, sean de la dase de sueldos fijos ó de la de remu- 
neración eventual tienen el privilegio de no poder ser presos mientras no entreguen 
su cargo á quienes sus inmediatos gefes disponen. 

Es muy conveniente que los Alcaldes mayores y tenientes de gobernadores, 
tengan presente esta disposición para no atropellar á los fieles y estanquilleros de las 

3 



renU3, pues por no haberlo hecho asi á \^ce& f& Itan origiudo competwqas rfeuel- 
tas siempre con Ira 1^ justicia orjinaria..' i , ,, , . '■ 

Lo nías séncilto cuando hay buena armoi)ia (s que ^ el jupz que ba de proce- 
der, pase un oficio noticiándoselo así al gefe mas inmediato del empleado para que 
nombre persona que se haga cargo de los intereses de la^ renta?. ., . , , 

DespoW'ffúbí •6í,\Án aburados 'lóá baddftle^ y ereciM puede él ]úe^ proceder 
contra los Beles y estanquilleros según h eesija la naluraleza del asunto. 

Tiene encargado S. M. á los Intendentes que se guarden á todos los empleados, 
las prert^Üvas y espetones que, .les perlODecw. (; . ■■•■.- r i ^ : 



.,¡1 ..|. i! V ■.■■■:'.■ T 

Mil ',-Ai ■' :-'■' ■■ 

lili ^'i;:- .-n'/. ' y-'[ 

.1 i: 'i-:\' irt v i 



;■/ !■■. 



I 






nm LGfiiSLATfVil Y RESUMENTlUtU. 



;, ^.POirit elnGiobíemo, Dilación y matep de los dítersos ramos «y rontt»' ({01 
constituyen lalUcieoila publioa, so. han espedido órdenes Reale» endivir&od tlMif 
po^i ( ya, maoddDÜv. guardar en tsta^ lalas neglaiiiento& hechos para otiw> jn^j^es en 
la;/pi|rlQ i^i^piaM^, ya j aprobando lo6!fopmad<» a^uí, ur faíeii! delermiilaiMlo con ár^ 
reglóla lo 4ue se decidía 4>or elMinifilerio do Haciendav, regularafCRte^ei» eas^daéo^í 
.lü), íQ^ antiguo qoe hay- ea esta materia^ son to pinísimo' qoo¡ las itoyedid^- 
Indias tratan de estas Islas, los muchos aecrelos.<|UQ daban '1^ Gobernadores Oapi- 
iaaes|[en«rales,eQ su cpalldad de gefes do Hacienda; y aquellas Realeo eédolbs tan 
razonai^asi como veüvían' antes, r . . . . » ' ■! ^ « '-• "•••» 

^ .Cre<^. :1a A^ Inteiide«cJa en lien^po del Sr. Basco y prinoípiardn* é bbser- 
vars» las prdenan^a^ da Intendentes do Buent^B-AiiHfe^ á las que siguieron iasd» 
Nii^va> /E^aqa de 4786 que soj) Jas que están vigente^; pcfro para la ¡orgániztfciob 
()e . 1,38 1 (kfi^ juntas superiores que ecsielen rigen; ios artíouias t3 á^ 19: de* otrar ler^ 

cerAprdeAan^a de Intendentes doi 1BQ3; . . > ...!.!*• 

..{.; Cónig^, U; referida . ordenanza. <le 4786 « hizo para Aioériea^, es mueh<» llo¿*qú¿ 
di9 ^ijai.no está aaui vigeotéi por no . ser aplicable; además se ha allemdo^ mndto «ii 
t^ for |a^ -idéalos ordeiMis.quQ han. variado, modificado ó supt^imido mochos ''¡d^ 
süi^ arUpulojí; por esta.«i cansas se ha maidadcv crear una junta par iléal' orden de ' 
3 de Junio de' 1848 de que es presidente el Sr. D. Juan Manuel :dé li Blatla 
p^Tfi la. nHlBQciqn ,d^l proyecto, de iioa onlenanea para ' catas' Hlas. > " i I 
^ ; . jjlnlfetaüto rige ía parte que de pllai eslá.vigeote, lo^ dccratos de tffrlhtetdeniua* ya 
como tales ó como SuperátendoMcSt \lo9 Adiitfdoa da la lunta'Siiporior€ttbepnditiTdi 
Illa pfoviidencias.,gQe en uso de sus.fociillAdes -«eonomicas dan Jos i^efeb de^Haciinda y 
relatas y Jos^ reglamentos deUs respectivas dépaiidencias, de loi cuales lunos habtftado 
m^ipwsorilos. otro^ han aloaa^ado- los tb^nofies.de la impresión, y: úh dios hi^ Uiay 
aprobados por S. M. y aprobados solamente por las* autoridades i Jochké. - r ¡o! ..i 

,. .Esta 4egi^4(OU dfi Kaciendat diíaaiinaAa.^eo diversos' cuerpob, Hrunba-v< vV^enle ' 
no vigente, dudosa en muchísimos casos, está pidiendo qde sé laireunayí «aeiftfrnlÉ 
^ f^ tin Uíáo homoeéneo fov ramos, como- ha becho hA la Jhbana -el: Srl Za- 
mora, lo cual sJmpKficaría mucho;^! trabajo dalas tficinas y au* 'ifo ta!<iiisma'tto> 
tendencia, tendría menos espuestas á los empleados á cometer errores invetMta-»- 
r¡04t:y ii?4wdana en 61tiroOi resultada en que ú aervicitiae majararíaiitorfa máyorlfacili- 
dad y prontitud con que podrían resolverse los espedion tefe, Mr lugar d)e quo;ak<iira 
para evacuar un informe en que. w. haya de osCudiárunó 6 hhís abMedtnté^ híly que 
perder in)uch(> tiempo en busoarlo fwrquft los- apahivaá ooi.^edaii estar' loiift^ados 
mientras haya esla coñfuaíon» • ■.,....• . .., •!.-.. .•! «ir.n:»! umI 

. '.^.. cierta que parola nueva planta qae se ha dado i lasiofloiiNis r4 airt(id dé 
U .R^alórdea do 40 ide Agosto de 4849 se han mandado tiabeek-vaii ih¿titieokNM 
iBoderii|M»( pero adamas de qNeoA el poooi tieoipa qbe; hatequa rígái lamisufridA 
variadíoiA^, 'siampre habrá: que recurrir té muchas «caBaai nd^ prer^-taMs <ó Ho es- 
prqsadpsij^a eílosr i I9 que esté mandado, y sieoipro .venimos, ái parar ¡cu '4a nm^ 
sidad de recoger y recapitular con orden y claridad lodo lo antiguo. ('') 

{*! Omio pftieba de lo quo digo citoró c4 articulo S45 do U referida insirucoio» qipa ryü -paiilos Admi- 
niftlradiire^ do Rentaü Es^tancadas y ra romo siguo. 

•Eo lodoA [09 c,9í<no9 que ocurrieren y no e^n prevlUo^ en CHlns iiiMlruoc¡(inoa so iibNidráiii é loa tu- 
periore^ derretoa y diffprMÍctones vigeni««A, iH>iMultaiido i la Din^crinn tos que ofriH*ieron dudas.* 



Diré lo que» sepa sobre algiíftas oficinas. ; ' ^ ; ^ ; • ' j 

Las instrucciones de Conladórcs' tóayores son de ¿5^ de Abril de <776 y les 
previene S. M. que en lo que ño fuese contrario á ellas se arreglen á las leyes de Indias. 

Diez anos después se publicaron las ordenanzas de Intendentes de Nueva España 
en que nada substancial se innovó y lo dispuesto en el artículo 243 quedó sin efecto 
fot haberse reslabtecido la Sala de ordenanza en qxie se idéspacllal^íiMok a^úrilos de 
juslicia ^a. sea por reibision del tribunal ó ^r reeurso de las pelrtes. (^)! ^<'^'' " 

Despu^ se noandó que el Contador, oficíalos Reales y el Préndenle' > se- larrft^ 
gla^n i la: instrucción de lá Contaduría general tle Indias de 3 de SéCiéíilbíré d<il'f76?' 
mandada observar por circular de 2S de Octubre de 1787 sin perjuici<y dé mi^'e! 
Tribunal se arrqf;laso á las funciones en que la cotistiluyen las leytes y las itaslruc- 
clpnes parlicuianes del Contador mayor. (*♦) ^ • •'» / ' ••'''•' 

. Eoliendo pok* esto que la fuerza dé osa instrucción de Espafia és sb^iletoHa ^<(si 
como las leyes de Indias en cuanto no se opongan á las ordenanzas de f7?.6'} *' 
. Coo e&te fliismo carácter y á fin de que pueda servir de iiorma'en loS'Cás<is que 
ocurran y no estén previstos en las inslnicciones, recibió el Ti^ibnffial con Reaf órdér} 
do 23 de Marzo do 18^0 dos ejemplares de la Real cédula dé 4<) ^é N<»vílé6fiHfe 
de 1828 en mt se establece la planta y atribuciones deF Tribunal mayor tíe* Cuantas 
déla Península: una innovación importante ba sufrido parte do esto' y eé'cjfüenos 
Gonladores mayores no pueden boy despachar ejeetieion por alcances^ri qué lamparle 
no oslé . conforme sin consultar antes con la Sala de ordenanza, (^^) 'qííé 'ábriqbe Mi 
está sunrijnida se hallan refundidas sus funciones en la J^nU Supeiiér -C^leMcibsáJ 

El Tribunal ha recibido nuevas instrucciones do S. M. Con la última plátifá cftié 
fie.lif ha dado. • i • . . «m I so 

La renta del Thbaco ha carecido de una compilación de providMcia§i qúeié^-r 
0)asKW sus iftstmccjoneB, porque son varias las que andan disemitiadas íóbM^ ábntos 
díveiraoSi é ineontables lasque ha formado aquella Contaduría, - \' ' •^•-''f 

Las primitivas que están impresas y reimpresas, son las apr'obadas pdr Si Wi 
en iteales órdenes de 15 y 16 de Mayo de 1781^ conteniendo ^as obKgaciohesí'^tte 
los Directore»!, Contador y Tesorero, de los Factores, Adniihislradores, dér lM ¥?3i^ 
tadores y .basta de ios tadmeadores* ' ' • » ; ' ' ; ''' i* 

... JEscusado es decir que muy poco de ettae.' estaba vidente eua^ndo sé %^rimió 
k Díreecion especial de la renta. : . ; f • » i ' -y < • 

\ Guando so creiau'on lalerventóres. se formaron instrucciones i\nb eistáu' riprtfcádá^ 
por la Superintendencia en 7 de Octubre de 1837 é impresas' eotí fecha Q cie'l^ 
vi€Nnib!re..,i '•..■;■,. ',"...'•- • ' . .". ■.. •: '«j .>.• '•■'.:'"! 

En Eneró 9p. de (839 se aprobaron las' iesUuceioms formadas pafrtl Ik iniei^:^ 
Kencíonide la ooieocinn de. Gagayan. ^j ■'■'' : » i h •• j / !;\ 

. , .En 5 de Julia fais del de la Nueva Yiacaya. > ! rr--i ; : m / • . , 

^. i. Cuando se ba. tratado de acopiar labaeo en cualquier puoio de i|a4'<Istll^' stt. 
han formado instrucciones, también para su conducción de <Gapah y (fe ótím^'lítíH^ 
lAs, p^ra fes cnleclorei nuevos qne se ha^n- idd; creando vparii \ai' aférndorés, en 
smn>>piuia iodo el mmdo^t^cquoTáyilcránd' lio formé mas cónstttucíbnél&'ptit'afla^^Eil^ 
r«fp«4.qnnla Dir^ion yGontadprb.del Talnico las haiti formulé' i^^a^sUiletti^ 
.. Jfero .donde lostei pmnito de iegistai* !>l(e^ á «d ooh^ fdé, Oft-^la r«Mft^ ale! 
vino; asombra ver.las.inatrncoíones. que bábia; eon miyas* fechas ^lam«Mt(r'litfir¿4 



' f »• 



n 30 do Ago8locle1793. . . ■. . I -.., - ;yi. - . I. .r. 



* 

nado algunos pliegos de paMi, baste deeir a>Je tolavía eu ef Ifibaco regía una ins- 
trucción para todos ios empleados de igual denontinacion, por ejemplo Administra- 
dores, Interventores &c.; pero en et vino cada provincia tenia la suya ó cada dos 
Administraciones, ó cada tres. (^) 

Es muy curioso el fnforme que sobre esto dio el Sr. Urrejola, siendo Inten- 
dente, al Superintendente Ricaf^rt, con ocasión .de podirse apMuieionr para t otras 
instrucciones sobre las que babia; dijo así: 

''Que lo que se presentaba leran tros inslrucoKMies en lagar de ana, la que 
unida á la qiie se formó en 1 800 para los de Almacenes, resultaban cuatro iastrac* 
ciones de inlcrvento>'es." 

''Que las de la renta formadas el ano de 1794 se hallaban coa la misnMi 
falla de método porque cada Administración foránea de las que entóneos eompo^ 
nian el estanco, tenia una instrucción particular oooio sí las dMigaciones de los Ad- 
ministradores no pudiesen comprenderse en una sola." 

"Que asi los empleados no tendrían mas instrucción qne las del panto donde 
servían y no sabrían dislinguir las obUgacione.s generales concernieoíles á los em* 
picados de las particulares correspondientes á los destinos." 

"Concluyo diciendo que pueden aprobarse int9riii se forma una íAstrueeion generaL" 

Escusado es decir que esta no llegó á formarse nuntfa. 

En el decreto orgánico de 21 do Diciembre de 1840, mandando se uniesen las 
rentas del tabaco y vino, se prometió que se darían instrucciones nuevas á las Rentas 
Estancadas v tampoco se le dieron en los Ireiata niesies qne duró aquel sistema. 

La Administración general por. su parte hi20 lo que pudo formando pro?H 
sionalmcnte instrucciones para sus subalternos y dando las bases que sirvieron para 
unir las rentas en catorce provincias. 

Reunidas hoy otra vez se han aprobado porS. M» las instruocíonee formadas 
por el digno Gefe que las dirige con arroglo á la: nueva planta que se hn dado 
á las estensas dependencias que fprjnan sus muohos ramos y talleres* 

Pero seria necesario hiacar de aqni en adelante con las instrucciones de * todas 
las oficinas de Hacienda lo que so practica con los aranceles; que -es revisarlos cada 
cinco ó diez aii;)s, refundirlos de nuevo y no contar con lo pasado como si no 
hubieso estadio ra el inundo. .,::.• i i ^ ^ ' 

De este modo se perdería la costumbre de regirse por reglamentos en parte 
vigjBntes y en parle deregadoa cuyes malos bttiitos hemos adquirido con los años 
que llevamos de estar así, y puede deciree qne nos hemos connaturalizado ya á 
llevar esa vida, del mismo modo que se vive tranquilo sobre las rocas» al pié de 
los precipicios y en la falda de los volcanes; todo por la fuerza de la costumbre. 




mt^m^ 



(*) L% úlUma iitttniccioo de fiek» y e^upquiUero» (t de 1M$ «probiNla por b Junia Superior en It d» 
Selítfoibre. 



MVISIOiS mMU DE RENTAS. 



En it PeDiosiila. se ajaste csla división á la civil y judicial; pero en Filipinas 
aun no se ha hecho, asi es que los límites de las Administraciones, no' son iguales 
á ios de loa gobiernos y alcaldías en coyas provincias están situadas ^ ui los de 
unas rentas han sido iguales á las de otras. 

En 1840 á consecuencia de la unión de las de vino y tabaco se arregló esto 
M algunas provincias; pero vueltas las cosas al estado antiguo, quedó todo otra vez 
como estaba. 

Del tributo y demás contribuciones directas nada hay que decir pues estando 
la recaudación á cargo de Subdelegados de Hacienda cuyo destino desempeñan como 
una comisión y mediante nna retribución que se les paga, los gefes de las provin- 
cias, es igual la división del territorio de estas rentas á la civil y judicial. 

Lo mismo sucede con las rentas de bulas y papel sellado, pues en provincias 
se halla su espendio á cargo del Administrador del tabaco donde hay estanco, ó 
del gefe de la provincia donde no lo hay. 

La Aduana tampoco tiene en provincias mas dependencia que la subalterna de 

Zambnanga. 

La renta del correo se lialla 4'fi igual caso, sin embargo aunque no tenga es- 
tafetas en provincias tiene hecha su repartición particular del territorio, dividiéndolo 
en cuatro carreras generales , cuyos dias de salida y entrada pueden verse en la 
Guia de Manila. 

De estas carreras, tres son (¡jas y una eventual. 

De lastres fijas, una es diaria solamente para Cavite, y dos semanales que 
comprende toda la Isla de Lwzm y parte de las Visaras. 

La eventual ó de tiempo imleterihinado comprende el resto de tas Visayas y las 
Marianas. 

« 
■ • 

RKÜiTA HEIí tabaco A «IIB BATA VIVIDA LA BB PAIíVOBA. 

Comprar la hoja , eluvorarla en cigarros y venderlos al público son las tres 
operaciones que constituyen el manejo interior del estanco y se conocen en Manila 
por los nombres de colecciones, fábricas y administración. 

No obstante quo el estanco del tabaco comprende una sola parle de las Fili- 
pinas ó lo que es lo mismo, no se ha llevado aun á todas las provincias, sus de- 
pendencias en ellas son estensas. 

En unas partes compra hoja y vende cigarros, como en Capan, llocos y Pangasinan. 

En otra parte compra hoja y no vende cigarros como en Visayas, Cagayan 
y Nueva Vizcaya. 

Últimamente hay muchas provincias y son las mas donde vende cigarros y 
no compra hoj.i, como en Tondo, Bularan, &c. 

Donde vende tiene fábricas, pero no donde compra; y esta convinacion falta to- 
davía á la renta. 

Ni las colecciones ni las fábricas, admiten división territorial porque son lo- 
calidades especiales que se han preferido para comprar, elavorar y nada mas: no 
hay pues territorio que dividir en porciones; .Ja Administración, si lo tiene, y deeHa 
vamos á tratar. 



Antes diremos en conclusión que las. ooleccioncs so hallan establecidas al norte 
de Manila, en Nueva Ecija, Niieva Vizcaya, Cagayan, Batanes, e( Abra y Panga- 
sinan. Y al aur en Víaayaa. 

ADMINISTRACIÓN. 

• « 

La división administrativa comprendió en un principio 8 provincias solamente, 
dependientes de una factoría, que lo' estaba de la DWeccion. 

Después se crearon dos factorías, una al Norte y otra al Sur de Manila , que 
abrazaban el resto de las provincias. 

Dichas tres factorías se suprimieron con el tiempo aunque no de una vez y 
las provincias que administraban los factores por medio de empleados quedaron ei^ 
la dependencia directa 6 inmediata de los Directores de la renla: Diclios empleados 
800 los Administradores. 

Cada Administración, comprende una provincia en cierto territorio. 

Hay Administración que comprende dos provincias en otro. 

Esto consiste en que para la mejor Administración de justicia y mejor gobierno 
de ellas, se han ido creando nuevas provincias y la renta no ha creado nuevas 
Administraciones. 

Por esta causa el Cobierno. contaba 17 provincias en el territorio del estanco 
cuando este solo enumeraba i i. 

Las H Administraciones que habia en las 47 provincias, se dividían en tres 
clases que eran i .», 2.« y 3.* 

Las de 1." eran 4 y se comprendian pn las 4 provincias de Tonda, Bulacan, 
Pampanga y Pangasinan. 

Las de 2.^ 5 y se comprendian en las 7 provincias de la Laguna, Camarines Norte, 
Camarines Sur, Batangas, llocos Norte, llocos Sur y Cavile. 

Las de 3.^ 5 y se comprendian en las 6 provincias da Bataan, Albay, laya- 
bas, Mindoro, Zambales y Nueva Ecija. 

Todas las Administraciones llevaban los nombres de las provüicias donde estaban 
situadas, menos la de Nueva Rcija que se titulaba de Capan, cuyo partido hace 
poco se agregó á ella pues siempre perteneció á la Pampanga. 

Las 3 Administraciones que tenian á su cargo 6 provincias tomaban el nombre 
de una de ellas ó del que tuvieron aptíguamenlQ y son: 

Knv!"o-! t íiííf ^' • 1 Administración de Tayahas. 

rrovincia de Mioduro. «... ) ^ 

Provincia de Camarines Sur... ) tA^i^iat^^^i^^ a^ r«»i«.*:».A« 
Provincia do Camarines Norte. I Admmistracion de Camannes. 

Provincia de llocos Sur ) kA^i^ic^í^^^n ac. ti^ru. 

Provincia do llocos Norte ! Admmistracion de llocos. 

De las 1 4 Administraciones 8 estaban situadas en las cabeceras ile las provin- 
cias y 6 en pueblos distintos, que son: 
La do la Pampanga eji Guagua. 
La de Bataán en Orani. t 

La de Tonflo en Binondo. 
La de la Laguna en Sta. Cniz. 

La de Zambales en SUi. Cruz. (Tambion ostnvo en Bolinao. ) 
La de Nueva Ecija en Gapan. 

Las 3 que tienen á su cargo .6 proviocias estaban situadlas del woAú sígniente: 
La de Camarines, en la cabecera de la (^rovniotadel Sur. 



La de llocos, en la cabecera do la provincia del Sur. 

La de Tayabas, en la cabecera de esla proAincia. 

Se dividen las Administraciones de provincia en Fielatos que vienen éi ser* la» 
Administraciones de partido en España. 

Los Fielatos están subdivididos en estanquillos cuya planta varía frecuentemente, 
por supresión ó aumento de algunos. 

reivta'de Ik^lWOS y jlicóres. 

I 

I 

No hay semejantes vinos, pues el llamado de coco, el de ñipa y el ron, cuyos 
tres ramos estancados constituyen esta renta, se obtienen por destilación y se n)¡den 
ios grados con un pesa licor: de consiguiente ló que la renta compra y vende es 
aguardiente del país, sacado de una palma que se cria en los esteros, llamada ñipa, 
con cuyas hojas se techan las casas; de la palníera elevada del coco, bien conocida 
de todos y de las melazas del azúcar. 

Esta renta no tiene en su dependencia fábrica alguna pues compra ya liechos 
los licores que espende, de consiguiente solo tiene á su cargo los dos ramos de co- 
lecciones y espeñdio 6 Administración. 

Las primeras, asi como las del tabaco, no admiten división territorial, porque 
son localidades escogidas en las cuales se han reunido porciones de cosecheros, con 
sus alambiques é inmediatos á ellos, la renta ha fabricado sus almacenes para re- 
cibirlos al precio de contratas. 

Dichas localidades, son 4 pueblos en la provincia de la Laguna, situados en sus 
montes. 

Un pueblo con muchos bari'ios en Camarines Sur, tres pueblos de la Pampanga 
y uno de Bulacan que junaos forman una colección. 

Un pueblo y diversos barrios de Tayabas. 

Uno con los suyos de Albay. 

Cinco pueblos de Pangasinan. 

Los alambiques no tienen número fíjo pero pueden calcularse én un miliar. 

Las colecciones están á cargo de los Administradores, y en e^to también se di- 
ferencia el gobierno económico interior de esta renta, de la del tabaco, pues aquella 
tiene las colecciones separadas. ' 

ADMINISTRACIÓN. 

■ 

La estension del estanco era 1 8 provincial, esto es tina mas que la del (abaco 
donde solo habia 17. 

Dicha provincia es la de Cagayan. 

El territorio de las ^8 provincias se dividió en 17 Administraciones clasifica- 
das de i .a, 2.a, 3.a y 4.a cíase. 

Las de l.a eran % una en la Laguna y otra en parto de Tondo llagada de 
Manila. 

Las de 2.a son 4 que comprenden 5 provincias á saber: Pampanga, Pangasi- 
nan, Albay, Camarines Norte y Camarines Sor. 

Las de 3.a son 8 y comprende las provincias de Bulacan, Cávite, Miúdoro, 
llocos Norte, llocos Sur, y parte de Tondo y la Laguna. 

Las de 4.a son seis, que están en las provincial de Batangas^ Tayabas, Bataan 
Nueva-Ecija, Cagayan y Zambales. 

Hay Administraciones que comprende d territorio de una provincia. 

Hay otras que cMipreiiden dos provincias. 



. >' iY;0(iftrmwlAhftbk4rt6Addi¡mstraMnjids«n iks piwíacUbj r '^ * . ; 

. Toda^ las AdHiimsUraeifnes lleráacrt nombre de la^'^ ^vinoiAs itmnle ^^ii'* 
siluadas, menos la de Nueva Ecíja que se ululaba de Gapm, la de W^ndo d6 Mih' 
uÜa, y l^ídePasíg.!: • . ' ' 

Las cuatro provincias d&Camarine&.é ' llocos • formaron dds Admihi^aciortM lo^ 
mismo que en el tabaco. La de Pasíg estaba enclavada en las de la Laguna y 
Tondo comprendiendo los pueblos del macimfenM' del rio y sus inmediaciones. 
^ De las ,17 Adm¡p)stracioi\es Talaban situadas en .las cabecera» de laa provin- 
cias', fas flos de Ilqcos y Camarines en' Jas cabeceras de Jas .del .sur, y, 8 cniKie- 
blo6 dislíiilos, qoe son: .....•' 

La de Manila en Binondo^ .. 
La de Pampanga eii Guagua. 
- . .I^de Aibay eD^G^miobataní - • '■ i ; • ' - * 

! / . Lade Pas^en.et>|>tieblodél1A)í^hi0 nmibré. ' '- ^ i., i 

. La. do Batangasi en San iPabh; '. . • .. ' . ' r ... j . . ,. 
La de Tayabas en Lucban. 
La de Nueva Eci)&' en Gapan. 
.La de Zambalos en Sania Cru^^ . .,•;., ! . • <• .: -.n 
*'"-'lo Vnfí^Q qt(c'en la' reptil" d^l tabaco so subüividen l^¿ Auii^inísJfáciqnos del 
v¡Oocirfic!a(úfe'y>>lí¿nq.iTilloa. * ' ''^"'Z' ..\. ■, T.V;. , . V, ' ; 

• 2000 cstánqniflfls de ambas rentas fue el' dató '/jue se. tuyo |}ce$an^, iWi;^84C| 
(íara'rcnnlRos én'tiná'sota. '•'••' '^ '• " ..'.;•!• - ^l *.. 

Entonces se papaban do comisión dc.venlfi 1,00.^000, peso^ ai\uale^',prúfc>imameníe 

jpáü-jícroD: por 

responsabilidad que iban á tener en la venta deP tabaco y vino. ^ 

De este modo cada estanquillero auedó dotado con 75 pesos anuales ó lo que es 
lo mismo se los calculó con arreglo a las ventas de un quinquenio, un tanto por 
ciento que e(|u¡ valía prócsimamente á esa cantidad. 

La Hacienda pública se ahorró 25,000 pesos al ano por este concepto, indu- 
dablemente. 

Por la unión de las rereridas renta9.en el aiio de 18i1 se crearon las Ad- 
ministraciones siguientes, estinguiéndose las ^ntiguas de tabaco y vino. 

Tondo, Laguna, Pampanga y Pangasinan. 

De 2.» CLASE. 
Albay, Bulacan, Cavile, llocos. 

De 3.* CLASE. 
Camarines, Valangas. 

De 4.* CLASE. 
Tayabas, Bataáii, Zambales, Pasig y Gapan. 



5 



La Junta Superior babta «andado estaUeoer ana Adiñínislraeion en Calamba; pero 
k consulta del Administrador general 6 in^ruido el oportoao espediente se consideró 
mas oonveniente que fuese en Pasig. 

Vueltas ahora á unir las rentas en virtud de la Real orden de 10 de Agosto 
de 4849, se ha adoptado la siguiente división y cla<áflcacion. 

Db 4.* CLASE. 

De las 4 del primer plan se ha eliminado á Pangasinan, y se han colocado 
á Bilácan que era de i.^ y Pasig que era de 3/= Total 5 y de consiguiente re- 
sulta una mas. 

De 2.* CLASE. 

De las 4 del primer plan están las tres qoe quedaban puesto que se separó 
Bulacan, y además se han aiadido Batangas y Camarines que era de 3/, Pangasinan 
que era de 1 .^, é llocos que era de 2.*= Total 6 y da consiguiente resultan dos mas. 

Db 3.^ CLASs. 

De las i del primer plan no queda ninguna y so han creado las de Nueva 
Ecija, Bataán, Tayabas y Zambales que eran de 1.* clase resultando dos de mas. 

Por este segundo plan no hav Administraciones de 4.^ clase y siendo cinco las 
del primero quedart compensadas las diferencias é igual número de Administraciones 
en ambas nlantillas. 

Ademas hay tina Adtninislracion de vino en Gagayan, 

El plan de estas Administraciones no es fijo como el otro, pues variará su 
clasiAcacion según que [lor las ventas asciendan á clase superior cuando lleguen á las 
eautidades prefijadas en las instrucciones. 



/ 




WH 



I 



. í 



• • 



•í • 



• * : 



I . ' 



i'.'ji • ' 



■ ■ 



' '* . • I 



ANTKi'os imiEsm 

IBÜTAS OIIK SK HIM CinM IDIEViUKint T US MK St Wl tSTIWlllM. 



El tributo debió ser el impuesto mas aniíguQ, (^) asi como el Almojorifazgo que $9 
conoció en Filipinas, pero el primero fué el único de importancia y sin embargo ao 
bastaba para cubrir las pocas atenciones de estas Islas, cuyo déficit se saldaba con 
un situado anuat que venía de Méjico. 

Por Real cédula de 16 do Junio de 1675 se mandó que este fuese de 200,000 ps. 
en dinero y cincuenta mil en géneros. . , * 

Parece que después vino siempre en dinero. 

Las cajas de Méjico pagaron además los crecidos gastos que originó la fortifi- 
cación de Manila. 

El Donativo dé Zamboanga que es medio real que paga cada tributo, es tam- 
bién unodel(»s impuestos antiguos, puesto que se remonta al auo de 1635 en que 
lo estableció la lunta Superior para atender á los gastos de la conquisla de JoIó que 
emprendió el Capitán general D. Sebastian Ilurlado de Mendoza, y también para los 
de defensa de estas Islas. 

El Donativo de Vínias es otro voluntario de los bulaqueiios y pampangos que 
consiste en medio real y una gánla de palay por tributo desde 1781, aprobado por 
decreto de 7 de Enero de 1782. 

En 17 1 2 se estableció el estanco del vino del páis limitándolo ¿ algqnas pro- 
vincias cercanas á la Capital, arrendaitdo el privilegio de su espcodio en dic^o año 
en sotos diez mil pesos: asi se dice en el presupuesto de valores presentado á las 
Cortes do que ya he hablado en otra ocasión. 

En el mismo se añade que la renta del tabaco, cuyo establecimiento es do 1782» 
dejaba ya libres desde 1 808 mas de medio millón de pes4»s anuales. 

Pero debo advertir que en un principio los productos de esta renta no oonsUilu-^ 
yeron ingreso alguno para estas cajas y de consiguiente n3 poiUa dársc^lcs aplicación. 

Viendo Basco que el estanco abierto etn Marzo, solo vendió 2201 pesos 11 cuar* 
los y estaba ya en dotiembro en 23,2&3 pesos 2 reales i cuartos, y que había sin 
destino, en la Tesorería 1GG,823 pes)s 3 reales 7 cuartos, se decidió á hacer al Bey 
la primera remesa d^ plata, en cuya virtud embarcó en la fragaU Asunción ISO.OOOps: 
que llegaron á .Madrid y le dieron por ello las gracias en Real orden do 17 dehi- 
lio de 1784. 

Por otra de 10 de Abril de 1786 reiterada en 1787, mandó Glrlos III que los 
productos dé esta renta so remitiesen a España para alivio y socorro de ^u Erario* 

' Después se mandaron entregar estos producti^s á los Directores de la compa- 
ñía 4le Filipinas, por cuenta de las acciones (|ue habían tomado en ella el Rey y 
el Prí{ici|)e. 

IJIlímamenti' se mandaron apKcar esclusi\ amenté á la Marina. 
. . Y para estos tros objetos se remitieron á España hasta 1.297,772 pesos. 

ToiU» esto fue hasta el año de 1795 en que se mandaron aplicar á las alencio- 



^Ki»**»*><^»^MM lililí II lili 



1*^ Kn su origMi pagulm cada liniilia un pMo; pero (lospuM m anm^ntó á dioi n^let por la prerúiion de 
liacA*r triMiU- á 0»Ntoa cooaMtorablM: vi^im» la ley €5 líinlo 1^." Itbro 6.^ dr bv dt^ indias. 1^ mimia auligai^d 
liene i*l medio n*al qaa p^gaii Un rmervad*» por dieiMu^, puea to cobran coa armglo á I» ley ciMda. * 



nes de eslas cajas, de cons¡guifp|p;.»to ií?sdc. jqsa fecho ip la puede considerar como 
renla del pais. . ' J : n - ' : ^ m - r 

, Kn, 4JBi3a ^e..lu£a una allpr^iyn ifpporlAntíshn» en ia. (;ii(^aoJDD;dQ l(^ ^qhjiios 
qué soío pagaban" 6' pesos al ano de Iribulo, de rosullas de una memoria que se ai- 
rigió al Gobierno, manifcsiándoltrs grandes utílidadcs qué lograban en el comercio. 

Ya desde 1783 por Decreto de esle Superior Gobierno de 23 de Octubre se 
había mandado que los mestizos de sangley pagasen doble tributo que los natu- 
rales, y asi se practica solamente en lo que pertenece á la Real. Hacienda que es 
rigUrosatDDntc lo qiae corisliluyb el tributo, pues én eiiánlo aI.Santorufli,y'cájas de 
fcom\inidad' pagan Jos mestizos lo. mismo que loa naturales. ". .'...• 

Las medias ármalas y mesadas Eclesiásticas, y los rattios de bulas y papel se- 
llado proceden del mismo origen que en Ja Pcriínsida. ' ' . ' '' ,. , ,. ' 

* La Rérita de gallos según la memoria del' SrJ Contador mayor 'D.y Bonifacio^ 
Yizmanos, estuvo por asiento antes del establecimiento de lasde tabaco,, vino y Longa* 
y. no pasó en un principio de 8000 pesos hásla los últimos del r¿¡nado dé CarlpslII 
en' que' llegó á rematarse en 14,798 pesos, aiío quinquenal. Dcs^iucs'se puso en 
Administración y como no se notó aumento se volvió al asiento aunque sjémpre 

ha habido de uno y otro.- '" . ' . /'.*../'./,... 

La órdenartzá de Intendentes y Rales óí-dcnes posteriores, regulan lamparle qii6' 

peTlcnecc á la Hacíendía de los comisos, .la Administración del ramo de pólvora que 

pone' á cargó de* los AdminíslraÜores del' tabaco y otriis cosas sobre' diversas rcijlas. 



!l 



•■ / . ' /:. 



RENTAS nuevas: 



'( ■: I , ' I ' ■ / '. 'i '«.' • 'Jrl- 



Viniendo á tiempos mas modernos, lepemos otrósimpuestos míe datan.de fiicbas 
réctóntes^'y soh los siguietitesr . ' ' " \\ / ' ' '\ ''' ^'' ' =^ 

KÍ'impuestA gradual del sello sobre ^osdóciinientos qtié 'sá eáljidnn para ét |ird 
de caudales- recae 'sobre las lelras de cambio; libhinzaS á'la órdc'n, pagaV<?á V' cartas 

^ \ 1 / f. .«11/». Tí.. *• J_i Jl «^ '- I '. 1. f'k I • d Téi x.\ ••'I' 




nos 
por 

y aprobado 
asíentor ya ' 

- Dó'i847 es el reglaménló qiie 
gar los buques á su entrada en este Puerto. , , , , * '' ,,^' 

•" ! 'Suíwbjcto'éi '?'ufráí»ar fo^^gaátós del Món^'^ilmt'á''^^ litfy 'ÍÍhiV;IiiWar la 
barrtl del Pá^iíT, cuyo' cOstó'yí éri' el'hfur(le''18'ffl''ótV*iiné sé'rfefi cépiídichlji^áía 

.. pcso.^'' '^ '*';'v''V 

an, imponiendo á los ' 

,...j''d(;r''suérdrf'tfó'-átiil 

^^ ^ ^ o "- "- r-v-v-^ v.« Tondjí^ segiih ól'áfffculo -,« «v* 

Réglatherflo fortftado' pór^el'Escmo;* 8K' 'D: Nartísó' CiáVería, dé '^éuéfdrt'Un la 
Superintendencia dñ. 9 de SeLiembce deL-1848, el r.nal fué .publicado por B a ndo . — 

L . L >. ' ii.1 11 I .M i'ii' I t — ■ ...li ' i! "ii . i . l ;l ' ' " ' M ii H ■■ j ii'i' i 1"' . ii l i ti iM I li l ilí, ■ iÉ ini i i lÉitM 

i*) líAjí io4i&<ite'jaaO'<eacpito< ekclrilcadenioii). FrüKttibo i&triqUe2.*"<^'' > '"' •<• ;''; "í' " *' '^ '*" ^ '*' ' 




. . No hd \i«lo el, e^^edíeDle que se ereé para esto y de comúgMiwite no. aé u se 
Uivon prestóle que los criados de los españoles estáo exentos 4e tributos^» polos y 
servíQioSí.pefsoDales. • f; i. 

Consta esto de un auto del Oidor Juez numerador de tríbulos D. Pe^ro. Evc 
riquez Caldearon, su fecha 21 de Enero de. 1744 eo que así lo bmiuIó. . ; 
\ ^H aunque después se estableció .la. ordenanza de liUendeales de 4786;, quyo^Af- 
líenla 3J, previene que. paguen :,tribiiilo lo» criados ^o puand» lo.seao ^ persoya^ 
paderosas,.quieiies babráa de descontarlo y bacer se entregue al E^ctor, w susppodi^ 
todo oobnofor k> poco que produeJa y los ihucIk^ ineopvenienles queoQa&ipo|iba« sogaf 
dispuso la; iunta Superior, lif.iteal líaoíeada lea S6. de Octubre de 4790 da lo ci^ 
so día cuenta á S. Al. ^ 

) la Sociedad Ecooóoiica bA impuesto á sus .socios. Ja obligación de.dar un pew 
aiensual;! . pere; debe advertirse i|U0 .pof los aslftlutosi antiguos -sq pagaba eia 
cMitributlíonf mas ikk per;lQs aiadei'nos aprobados por S« M;: además. bay.elinooor 
veniente do que I no se pueden, imponer cootríbuciones por disposición sofaoiente de 
las aiütorídades.lodales^' así esique mos han. pagado y lOtros oo^i...... ( _ .* 

Por üeal disposición.) «as modeciia se ha ma)ndad.(v oobraceJiídiea .por «ÍMlia 

do adnufíislracioQ. para la I&eal Haoieada de ; los > propios y arbjilríos .de lofi pueblos. 

; La-cDutribuoÍQn dd oarruages, <Hni aplioaoioo i .tompesieioii do; calles de la Car 

pilal y «slratnuros, se estableció teniendo presente lo. díspuesb» ca {leal urden' de Ude 

Agosto >de 1846^ y resuello, lea. Junta Supflriar. Directiva de 49 de Selieinbrede*48i9i 

£1 . Roglaroento fué: formado, por el .Escnto; Sr. D. Attaaio llrbiztondo daaoHerr 
do. con ^ 8r. Inteadenle D.' Juan Manuel de la Mallay pubkcado por Bando para 
só bbservantia. en.3 de AkosIo deJSSO. ;. . r' i . . .. 

; -linalmeflilese 1)a establecido en estas Islas uaa Lotería pieriódiea. mensual i \irtud 
de la Real érdea. de 39..dot Enero de; 48aa, cuya uididad pau/jel ÉMrío ja ^omr 
pone el remaBCQleride. la. cuarta; paito del vafee de los hiUeles :. que sbi emiten « caso 
éoiveaderae (odosi.ro bún los proníosqMe pwdaií caet á ;la repta en hm numeras 
dejados. ♦. . . 

' Bl primer plan. do sorteos ha sido bajo h base de 4 0,000. billalda 3 peseteada 
woi pero viendk) el busa éesito.iy aíicíoii' oneciente á cale joagp^ se ba prefijado el 
número en 42,000 billetes al .mi9¿» pieoio para el se^nódo aameslreí de 4S»4i sia 
perjuicio de taaoer al aib uno ó dos sorteos estraordinarios por doble, .cantidad y 
duplicados premios. . . . < . 



REimSQUE SE IlAN ESTINGUIDO. 



'!! 



No estoy seguro sí la renta de la bonga se suprírofó en,t847 ó 48 19,^ solo sé 
que <4) el de'4a43 aosistía iodavia, pues en la oitada memoria dct Srj.Viamanns se 
pide 3u oilineion prttf los perjwcios. que causaba á los naturalea. . . 

Primero estuvo por asiento muchos ailos hasta que los oficiales *lleales pordar 
ai. Erario público mayores rendimientos pidicrnn ¡su administraeioa. . t .. , 

• Rl aiio de: 18 12^ produjo 50,661 pcaos^do los: chales solo ingresuon en cajea 
24,000, pees los 26,464 se fueron en gastos. ii 

Imposible es que fuese buena la dirección de esta renta queiooskibaí mas de( ciento 
por. diento! de Administracioo, seguo el dalo que .antecede. - ...i 

. EA impuesto ó derecho de cabotagc que ae eobitba per ellrálico queneiacia 
de provincias con la Capital, Uá establecido en 40 de Dioiembredie 188d y porfos 

Krjuioios que oausaba en su e^^iceioii se suprimió a los poeos anos: asi so dice en 
^.presupuestos ya citados. . . . -> 

6 



' < Peiv>en'feí ttMiiftria del^r. Eiiriquer se fija sw eslablertmíeiUó cu Enero (le^lSSO, 
66 dice. (|He"fúé s^rogado bajo oha forma de cuoia Tija y asi^ srguio pendiefile dtí 
Real aprobación desde 1.^ de Enero de 1835, basta 6 de Enero de 1836 que:se 
abolió U^, íleál orden. ' 

Los deseueinlos de medias annálas y oíros que se hacían á los empleados, ce- 
saron de resullas de la nueva planta que se di¿ á las oficinas en el aiio de 4841, 
pero ios iMerelsados no cogieron d fruto benéfico de esta medida porqqe la Sope^ 
vihtiBniítencia tot precaución, mandó que continuasen manteniéndose pn depósito 
tjASla la resmucion de 8.' M.; y aunque posteriormente nuestra augusta Sobera- 
na nos ha libertado dé este gravamen á todos los empleados, no se ha' promovido 
nada que yo sepa acerca de la devolución de aquellos depósitos y es lástima que 
asi ' no se naya beclto pues de la eíiuidad dd Gobierno y de ia inunifieencia 4e la 
fieina Nuestra Señ^raj podra e^)6rarse este reintegro si el asunU^ se presentase á su 
Real* consideración con la claridad tlebida, mucho mas si para inclinar su Real áni- 
mo se k hiciese presente com todo el respeto debido que se nos' cobró además el 
18 pS de remisión á B^pafia, 'Siendo ast que et cantb'to estaba al par sobre la Pe- 
irfftsuia como está hasta hoy; y con beneficio sobre las plazas oxtrangeras. 

' Et rodullo de poder comerciar los gefes de las provincias, era una pena pe«- 
cuñiairia ó- multa que se les imponía por la infracción de la ley, pues catándoles pro- 
hibido todo tráfico por varias y particnlarniente por las SO título &.<> y 54 titulólo 
librog.o y SAtítolo 2 do la recopilación de Indias, B. M. no Obstante esto se sirvió couh- 
cedetteS'permiso para oomeráar' por cédula dada en el buen Retiroá 17 de Julio de 1754. 
i ' ' Cerca de un siglo ha durado esta permisión qué ha cesado, y de cohsiguíenlc 
la ecsaccion del indulto por el Real decreto de '23- de Setiembre de l'SU* y cédula 
ele* ^3 de OicMbre siguiente^ en cuyo artículo 45 se ies> prohibe 'el oomíerGio y ádqui- 
Tir propiedodiBá, > restableciendo en toda su fderza y vigor las referidas leyes! . 
^ Ha habido tumbieil otras supresiones que ajunque no fiígurában en*el oalálogo 
de las rentas derpaiis* porque percibían sus productos algunos particulares, no por 
eso ilejaban de ser impuestos para el público (|ue los pagaba. 

^n iel tiempo d¿l Sr. Intendente j>. Francisco £nrii|uez; tuvieron lugar 1^ si- 
guiebies según el euadrp que de los actos' de su tiempo nos dejó escrito estoiseiior, 
cuando- Id dejaroii cesante: ¡copiaré sus mismasi palabras. < • 

V' 'Por resolución de la Superintendencia delegada de 3 de Diciembre de 1833 fueron 
suprimidos los derechos que se ecsigian en ciertos negocios en la Contaduría mayor 
con título de partes; los cuates haciendo poco honor á las oficinas causaban danos 
al público, y S. M. por' (as mismas, razones se dignó apiiobar esta medida en Real 
orden de 3 de Agosto de 1834. 

!*Por resolucíoA-^deb de Noviembre do 1830 se suprimieren en la Contaduría 
general los< derechos que eun el Ululo de paules so ecsijian en ferjdicio púbtíco y 
de su instituto, cuya providencia fué aprobada porS. M. en> Real óixlcn de 27 do 
Febrero de 1802.^ 

Por reisolucinn^de 3 de Diciembre de 1833 fueron suprimidos los derechos que 
de^de itiempes remotos se eosiyraiy ihdevidamenté por gage de esci^iHíentes iks chinos 
que se presentaban con pasaporte, cuya disposición fué aprobada por Real ódden de 
««•de» Agosto* de' *83i; ■' ". ■!''.• • m 

También habla el Sr. Enriquez déla supresión- de la cscribam/a de la Aduana 
tfúfííe$i orden de 9'de:{Kciembré ide4834, mosti^ándobc oontrario ata conveniencia 
dé esta m^dá, jkíes asegura que tuvo que subscribir á opinión agena. 

i Tal vez rpor eslo y porgue «Bff dural)an en su tiempo las reclanipciones del 
escribano, no enumeró la supresión de derechos; poro contó después ha-: quedado 



sancionado así, ilcbi> añadirii) yo alitlra, porque se auprimiú un iiopueálj) de i9 pesos 
y reales que pagaba cada' buqae que enlrfiba en balifa. 

Con raspéelo á vejáoienes pMuniaries que sufríM los cbinoá, también se baa 
eslinguido en su mayor parte ya coo Ja supresión de ta escribanía y cabocitlaje 
de Champanes, ya con las refornus hechas en la Alcaiccria; pero todo esto per- 
tenece i tiempos posteriores. 






PRESiniSiTflr BE ÍASTÍS r JIfiW», 






'•;■ r ' í: •: 



•» k.. 



Por Real orden de 8 de Mayo de 1833 se previno que el Capitán general de 
estas Islas, el Regente de su Audiencia y el Intendente, se reuniesen á fin de me- 
ditar y proponer cuantas medidas de economía pudieran adoptarse en todos los ra- 
mos. Que se formase con individualidad el presupuesto correspondiente de todos ellos 
y que se diese cuenta para su examen en consejo de Ministros. 

£1 24 de Diciembre siguiente se puso el cúmplase á la referida Real orden y 
encargó el Intendente á los gefes de rentas que al dirigirle los presupuestos los acom- 
pañasen con las notas ó reflecsiones que les dictase su celo en beneficio de la mas 
estricta economía. 

En Real orden de 15 de Marzo de'i%35 se mandó otra vez la formación de 
presupuestos de valores y de obligaciones M;ré£lándose para la primera á las bases que 
se acompañaban y sujetándose en cuanto Sí.\m segundos á lo que igualmente se pre- 
venía en otras Reales órdenes de la miánhá fecha. 

En Junta Superior de 23 de Setiétfítffé'^^dc' Noviembre) de 1836, se acordó entre 
otras cosas que al pié del resumen general íún acuerdo del Intendente, se pusiese nota 
aclaratoria de lo en que consistia la diferencia de gastos de un ano á otro y además 
que se formasen por triplicado para remitir á la Corte por duplicado y el tercero 
archivarlo. 

La Junta Superior dio unos modelos para las oficinas en 1838 en que decía se 
formasen estados numerados concluyendo con un resumen en que apareciese la suma 
del presupuesto de obligaciones. 

No sé si serian estos modelos los que vinieron de Madrid con la citada Real 
orden de 1 5 de Marzo, porque son muchas las veces que se ha variado ya el or- 
den y método de formar los presupuestos. 

En Junta Superior de 20 de Noviembre de 1838 se acordó al aprobar los de 1839 
que en lo subcesivo estuviese acompañado el de gastos de una memoria análoga y ra- 
zonada. 

El Sr. D. Juan Manuel de la Matta siendo Contador general, presentó con el 
presupuesto de las rentas y ramos que se administraban entonces por dicha oficina» 
una estensa memoria para 1840 en que hizo la historia de cada uno de ellos. 

Otra memoria por este estilo se presentó á las Cortes por el Gobierno Supremo 
con los presupuestos que he estractado en la parte eclesiástica y militar de esta obra. 

Después ha habido mas ó menos lujo y gala al escribir estas memorias. 

Durante algunos años ha habido dos juntas para examinar y aprobar los pre- 
supuestos, la una civil y la otra militar, ¡presidia la 1 ^ una el Superintendente y la 
otra el Capitán general. 

Hoy entienden dos juntas en los presupuestos en virtud de lo que determina la 
Real orden de 16 de Febrero de 1850 que son la Superior Directiva de Hacienda 
para examinar y revisar y la de autoridades para examinar y censurar. 

La de autoridades está revestida de muchas facultades, principalmente por las 
Reales órdenes recibidas en el corlo tiempo que ha desempeñado el ministerio de 
Hacienda el señor Seijas Lozano y por las anteriores del señor Rravo Murillo. La 
preside el Capitán general, y son vocales de ella el Arzobispo, el Intendente, el Re- 
gente de la Audiencia y el Comandante general de Marina. 



El Sucretario.ilc! .esU JutvU es ,el foidffio qpe.ddela olr>. y ^demád. alisten á 
ella para dar las esplicaciones que fueren oonducqoles el Goolador mdfor Dec^ooddl; 
Tribunaf dj Cuenta^ y el. GoDlador general do, Ejército y Hacienda* 

Previene la inferida Real ¡orden de 16 de Febrero de 1850 que los presu- 
puestos generales de ingresos y de gastos han de quedar examinados y concluidos 
por las referidlas jiintas duraote.el noes de Junio de cada año, para remilirse por 
el correo de Julio, al Miriisierio de Hacienda, y que deben ^r formados con arre- 
glo á los nuevos modelo^ qne se ha^ recibido.. , i 

En virtud de eslas disposiciones ha decretado la Superintendencia con respecto 
á los que deben regir'^t-a 1862, con fecha Id de Marzo de 1851, que para el 
i/ de jMayo* siguiente eslío ya en Ta Cóníaduría general los pre^upufstospt^i; cua- 
Iripficédo que^ ¿ebfen fdnnai' 'Ips ^fes.dc oflcitiás á firí 'c!e ' qué ' dlclfa iflon^dur^ 
forme el general se^un preíviene d artículo (T.^ de la enuncrada Real orden; ; 

En el mismo decreto previene el Sr. Superintendente que se espresen isuditíta- 
mente K)8 motivos pi'obábtes det aumento 6 disminución si !o^ hubiere, fbsp^cto de 
los a?Í06 anteriores y qii6' procuren dar los gefes' todas aquellas noticias qqe scari 
teohduéentes á la mejor intefígettcia dtel fundamento de los ingresos y dé los gastos; 
de la probabilidad de su aumento. ó (disminución, dp las causas qne thflftiyert'd puedeoí 
iülluir ep' ellos; y de la .necesidad ó eonvbniencia de'siiprímir ciertos gastos, si los 
hubiere, y de adoptar medidas qne ' produzcan aurticnfe de valores/! ' / 

Entre loá gástd^é' ingresos de Pilipihás stem|)re ha habido diMich úo obstante 
que no siempre ha aparecido en ios estadas y memorias an^guas- nt en los iño4e!rrío^ 
p(tstrpuies(t^,']rónitie'rio hiinr'ilgUrado en ello^ las ' oblfgaci<;nes quti el gt^biérrib* tenia 
para con (ás obins^ías y* otrbsfoAdos particulares que en diversos tiempos y ocá^ 
siones de apuro le hicieron suplementos graciosos/ á reintegrar "celando h) poripitiese 
el ésiadó de las wjiíi. ' . • • « \ ^ 

Todavía ert trefmpo derSrJ Enriques según drce eq du memoria; tse pagaron 
por deuda atrasada 393,634 pesos y en libranssas 150,609. ' i v' '* 

Esto era en 1836 y en fSitVque escribió el Sr. I^ita Pizarro, ministro que fué de 
Hacienda, dice que hasta el aW áhtetior había griiadó el gobierno contra las cajas de 
Filipinas, las libranzas sig^iébi^s: ^ ' ' ^ 

' .':... !•• >ESOS. 

*• '*■ f 

I «.. > ' Eb. Í'8u3&. ^< • .i^«. .. • .1 i. ' 4fl6,000l : ' ' i: ( : I i' 

.'i i 1 - • '18h3$/.. .. .-(. •;• ». . j,. .i1A)83di .'•!«'- i I ' 

. . 483'7.« •..••.••••<• ; . 4(86^850. < 

j .' f , I» I . ., ; ■ I .. 483&i-^;.. K'« .••• • • -i y 44420^454. • 

1839 , .. . • a.329;954. 



w • p 



%lal: ..':;■. '4.482.091. . , 

De cuya s^ima hhbiá'sido pagado solo- hasta fin de 1888'Tá be'74t;8di sia 
perjuicio, de |as atenciones de tas Islas y de la remesa de muy considerable edntidad 
de tabaco á ía. Fenmsnia. 

El mismo ^ministro' se bueja de la inexactitud del presupuesto para f B)§ que 
habia sido remitido der eslas Islas. * 

Cuyos valores eran- de-/. •'. . .- . t / v f.33í;f M •« 12. 

¥ Mé gastos. . . V . ;; . . ; .•. . .. . . í.406,4i» 7 U. 






HélicU 3a.96« i 2. 

7 



Siendo así qae el 'presupuesto de gastos formado para 'el mism) aso por el 
Ministerio de Hacienda, arrojaba el siguiente resultado: / ' 

Atenciones de Gracia y Justicia. .... 36i;023 4 21 

de Hacienda 1.668,245 3' 24 ' 

• - de Gobornacion. . . . . . . .' 4,424 5 30 ' ■ 

• • de Guerra. ..: 1.246,'! 49 2 i ' -' 

1' de Marida i...... 186,151 30 

Tropa de las provincias.. 67,09» O 7 ' • ■ 

.. , . . ,,: ; Tol aL . . .... ■■ 3.533,0^6 3; M > - ' 

., El.Sr. .Pila dice que no podía ^splicar en que consisUa esta inexaclilqd .por U 
fálíá de! ésp'eciíicaéiqó de ios documentos ,que había podido, reqonqopr iu^erca de Ja natura-- 
leza.y(X)ndicu)n délas rentas públicas.. r i- .' ¡ 

, Yo que he examinado el pormenor del. referido presupuesto pprque Jo insería 
^9)1 obra elSri Pita, be visto que la equívocficion consiste en un tr^^torno que haq 
hecho los ' copistas, do partidas de pagos con otra de ingresos de. modo qijo.np, han 
deijado cosa, en su lugar- * • 

; £1 dato que. cita el Sr. Pío Pita es lon^ada del presupuesto que en aquel aüo 
presentó el Gobierno á las Cortes según el cual había un sobrante disponible pfir.4 
el Tesoro de 976,332 pesos,, pero téngase presente lo que he dicho sobro ías obligacio- 
nes de estas cajas que nQ figuran en. los presupuestos. ,, ., , 
,. ,£n. el.ano de 1813 formii el Copiador mayQr un astado demostralivp de ló$ 
productos. que habiad tenido lodos los ramos de R^' .Hacienda eo q| de 4,8.1^. conló^ 
gastos. que había habido, resultando un déficit da 5091 pesos, ; . * 

En uno de los espedientes de unión de rentas visto en Janl9 Superior de Ha* 
Qienda, en el ano.de ^^340 s-3 dicequ^ los.productosrdj.ia Hacienda ide.Filipiinas desde 
¿1 siglo ^pasado habían ^¡do íi» siguientes: ... j , ^ ,: . . , 

,■, .^ , . ,,^. .,,, ......... ¡^ ,1^.16. ....,;..;•. í,09i,.255, ,:... ...r, .,ih . .;■ i: 

<825 1.5;íQ,27;I. .,,.., ■ ; ,,-■ ..;:•',.., ^ 

1830 2.980,940. 

1837 3.853,371. 

Si hay en esto ecsaclUud cúifrobora lo que digo en otro lugar sobre que los pro- 
ducios de la renta de tabacos nó- figuraban como renta de( país hasta al año de 1795. 
No siendo compatible oon tos límites de este capítuloesiendérme sobre esto como 
permite la materia, diré en conclusibn lo que en el arioprócsimo pasado de 1850 ha 
importado el presupuesto de obligadbnes, á saber: 

A€ORD.%DO EIV MABRIH. 

jjiStdciO •• •■• • •'-. •- » -•-•--• .' •■ •— • - -ov,olo z 

, Gracia y.Juatida^ . a28,2H .1 

Gobernación 2íi,929 = 9 í^^^.í^^,^^:?; 

Jiarjna» vi.. .' «i . •«..•.<..%• ./..•.{.;.:.. 7fii,633 51 . -r , 
Guerra. . 1;528,948 i J , , . ; . 

El Secretario do goNerno «cobraba antes por la Hacienda ci\il y aliíorá dis- 
fruta 3000 pesos como Xloronel. (^) 



i 



i*H*«. 



(*) So roflere arflnadtr Sfñ^tt Foflsiruiiita:' *"* 



Un Teniente Coronel, un Capitán de Artillería un oficial 1 .'' y dos segundos 
aumei)ta<los para la Dirección y contabilidad de la nueva fábrica de pólvora por 
Real orden de 11 de Noviembre de 1848. 

En el abono de gralificacion de forraje para los caballos que se hace i los 
gefos y oficiales de caballería y de las dos compañías de Artillería de la 1.* 
brigada por Real 6rden de 22 de Julio de 1848. 

En el mayor precio á que se remató la contrata del arroi. 

Hay de nienos el abono que anles se hacía por persecución de malhechores 
que figura ahora en los sueldos de la Seguridad pública. 




•«»«• 



• I 



I 



1 



• 1 1 



■i 



I 

< I • 

•I 



• • 



• I 



I 



KESGliARDa. 



Esto cuerpo es el que mas regjamenlos Im lepido, iq^s .aitoo^ciHo ^^ n , el gcrsonjil 
y material de él; no hi^y'olro f^lguno on Filipinas cori que qoaii^ararlo. . \ 

Ei prifnen) que pensó ^n la posibilidad de up buen reg^mi^nio p(ira el rpsguardo 
que cubriese todas las alencjones <jlel servicíQ, fue D. Pcdrp Gabrraga^ l^aiqués.de 
Villa mediana, dueño de la Hacienda de Macali y Director del (abaco: su piau pre- 
sentando al Intendente Carvajal fué aprobado por S. M. 

El Sr. Marquina que como he dicho tomó posesión del gobierno y de la Su- 
perintendencia que se le unió en Julio de 1788, lo primero que hizo fué unir en uno 
todos los resguardos pero duró poco tiempo su obra ó mejor dicho la obra de Galarraga 
por que habiendo representado los oBciales Reales á S. M. fundándose en que con 
esta medida bajaban las rentas, fué desaprovado lo hecho por Marquina en Real orden 
do 15 de Setiembre de 1789 y volvieron las cosas al citado que lenian. 

Por decreto de 13 de Agosto de 18 13 se mandó que el resguardo de Gapan 
se gobernase por las instrucciones de 19 de Junio de 1810 aprobadas en 19 de Julio 
siguiente, y que no se permitiese á una ronda ó partida estar mucho tiempo en una 
provincia, particularmente á visitadores, tenientes y calos mayores por las relaciones 
de amistad que adquieren. 

Antes de esto, se hablan creado dos rondas para Cagayan. 

Pocas simpatías debía tener en aquellos tiempos este cuerpo pues el Contador mayor 
representó contra él á S. M. y el asesor de gobierno y Hacienda D. Rufino Suarez 
hombre muy entendido y de nombradía en el Pais, puso un informe terrible contra él. 

La Real orden de 19 de Agosto de 1817 que ha regido siempre sobre retiro de 
guardas tuvo oríf^en en la necesidad de reemplazar algunos ya ancianos para quien 

{ledia el factor alguna pensión, la cual se negó en Junta superior asi como la jubí- 
ación, pero se mandó formar un reglamento de retiros. 

El resguardo tuvo por gefes natos á los de las rentas de tabaco y vino por los 
respectivos á los de su dependencia; pero en el tabaco no lenian por gefe al Direc- 
tor, sino al factor general que tenia la graduación de Teniente Coronel. 

Cuando se abolió la factoría por decreto de 8 de Enero de 1821 se dijo quo 
el resguardo de tabaco lo mandaría un visitador nombrado por el Director; pero en 
21 de Junio siguiente nombró el Intendente Urrejola para ello á D. Manuel Romero que 
lo era del de Rahía. 

Entonces principio la emancipación de esta Comandancia de los gefes de la renta 
del tabaco, que en vano hicieron ios mayores esfuerzos para impedirlo. 

La emancipación de las rondas de provincias que tenian alguna dependencia in- 
mediata de los respectios Administradores siguió á la anterior, y últimamente se en- 
cargó al resguardo formar las sumarias que antes incohaban eo la suprimida fac- 
toría y en las administraciones. 

Las representaciones de la Contaduría y Dirección del tabaco sobre todo esto 
fueron sin número, hasta que al fin se verificó una reacción, ponjue tan rápidamente 
se habia separado el resguardo que la Intendencia se vio precisada i contener su 
marcha mandando que la Contaduría del tabaco interviniese los gastos del cuerpo 
y que el Comandante pasase con frecuencia á ver al Director para acordar con él antes 
de consultar nada; que se diese á los Administradores el auxilio que pidiesen y que 
las propuestas las hiciese el Comandante por conduelo del Director. 



El mayor aumento qae tuvo cdle cuerpo fué en 1822 en que so crearon mas 
guardas de á caballo, hasta el número de GOO plazas que importaban 86,400 pesos 
anuales. 

Con fecha 25 de Octubre de 4 825 se presentó y fué aprobado con algunas peque- 
ñas variaciones la instrucción para el resguardo marítimo, refundiendo en ella las de 
1817 y 1819. 

En 1 828 costaba el resguardo del tabaco que como se sabe ha sido siempre el mas 
numeroso siguiente: 

4 Comandante en comisión 500 

2 Visitadores á . . . . 1200 2,400 

3 Tenientes á 720 2^60 

4 Subtenientes á . . . . 480 1,920 

G Cabos mayores á. . 360 2,160 

60 Cabos fijos á .... 180 10,800 

45 Guardas volantes á id 8,100 

555 Guardas fijos á. . . 120 56,600 

84,640 



RESGUARDO DE MAR. 

i 6 pairónos de falúas á 444 ¿,264 

4 dicho de Panga á. . . 60 60 

90 marineros á 36 4 ,080 

236 grumetes á 24 5,664 

4 bogadoresde Panga i 48 492 

2 calafales á 72 4 44 



9.404 



RESUMEN. 

De (ierra 84,640 

IV mar 9,404 



Tolal 94.044 



«aw 



Los dos visitadores se suprimieron des pues creándose en su lugar dos oficiales 
do Gofiladuría & las órdenes del Director para hacer las visitas. 

Ya desde el año de 1824 principiaron las partidos militares enausilio del res- 
guardo, cuyos pluses de aumento á la tropa figura en los presupuestos del cuerpo 
por ser un gasto de la Hacienda civil y no de la militar. 

El Sr. Enriquez en a\\ memoria del año de 1836 dice que entonces cons- 
taba esta tropa ausiliar de 20 oficiales y 500 hombres cuyas graüficKiones irro- 
gaban un gasto anual de 15 á 16 mil pesos. 

Que el resguardo del tabaco se componía de 1 7 oficiales» 7 48 plazas montadas, 
53 de i pie, 22 embarcaciones menores tripuladas por S23 marineros, lodo lo cual 
sin incluir el imprevisto de carenas de falúas, su renovackin y dcaas, costaba al aiio 
pnScsiniamente 127 mil pesos. 

8 



Qué et resguardo M vino se eomponia de i56 plazas inclusos 7.^ marineros 
que goarnocüin'náeve embarcaeiones^ menores y costaba i4,&80 posos. 

Que el resguardo de bahía constaba de un cabo mayor, 10 menores y 60 
guardan con 2 falúas tripuladas por 38. hombres y costaba '1 3, 37¿ pesos. • 

Según estos dalos el costo del resguardo entonces en su totalidad ya que lio so puede 
deslindar el personal del material ni el de tierra del de mar, era el siguiente: 

Del tabacoi . 127,000 V 

De la tropa de auxilio. . . 15,500 / o^/v i-m 

Pclvino 44,580 r^""'*^^ 

De la Aduana. ....... 13,375; 

£1 grande espediente para dar una nueva organización á 'este cuerpo ha durado 
desde que se espidió la Redi orden de 8 de Junio del S2I luchando con mil con- 
trariedades, de lo cual se' quf ja el enunciado Sr. Enriquez y dice terminantemente que 
'necesitaba para allanarlas, mayores facultades que las que tenia 

No cita otra Real orden de 10 de JUniode 1825 en que dice S. M- entre otras 
cosas que se le informe sobre si será 6 no conveniente la reunión de resguardos de 
c]ue procedian tañías (|Uéjas entre el* Intendente y ca¿i todos (os geíes de Real Ha- 
cienda y cual seria el remedio oportuno para atajar los funestos resultados las dichas 
desavenencias. 

Por fm se espidió la Real orden de 18 de Octubre do 1837 por la cual se 
sirvió S. M. la Reina Gobernadora autorizar al* Intendente del modo mas amplio 
para que efectuase la reunión en uno, de todos los resguardos, organizándolos de la 
manera mas conforme' al estado del pais y á lo que ecsigioscn sus necesidades. 

El resguardo del tabaco, se unió por fin al del tino por decreto del Sr. ürrejola 
de 25 de Abril de 1839 mandando que desde 1.»de Junio sigtiíonte tuviese efecto 
dicha disposición y qiie todo él se pagas3 por la Tasorbría dcrtabaco con cargo á 
la del vino de 35,196: pesos que costaba este todos los arios. 

En su virtud sc^ hizo cargo el Sr. D. Antonio Bravo de lo4 tres resguardos de 
tabaco, vino y bahía. - - 

En 4 de Junio do 1 &'41 se formó el reglamento de todo el cuerpo que se impri- 
mió y circuló á las oficinas^,* menos la parle penal que quedó pendiente de aproba- 
ción, pero solo de él hay en el dia vigeiMerel acuartelamiento, el uniforme y otras 
cosas pequeñas, pues en lo esencial ha variado hasta el nombre, recibiendo por la 
nueva organización militar «qtie se ha dado á el cuer^io tel .4|tulo de Carabineros de 
Hacienda, en lugar del ád Resguardo general de. Hacienda que era el que tenia por 
el referido reglamento.- 

El otro que se formó dc^ues es de 17 de Mayo de 1843. 

Pero todos ellos fueron refundidos en los nuevos trabajos que se principiaron en 
lá47 -que *n paite rigieron y en parte , no-. í 

Por fin la ReaF orden rife 26 -de Setiembre dd 1849 fijó las bases {)ora anaor^ 
gan1za<!tion definitiva, cuyos trabajos sometidos á la aprobación de S. M. {ifenden 
ée rííSolucion «ofcerana. 

Entretanto rige una organización provisional decretada por la Soporintendencia»' 
ó ííftejor dtchíé el cuerpo está recilMendo una roforma provisi^mal prm|!ue mví admi- 
tMM bajo iMíevas condiciones los que van pasando de Jo que puede llamarsa el nos- 
guardo viejo al resguardo nuevo que so está formando. : 
^'^^ 'El :lnt^od<eh|te es Inspector del cíuerpo cuya ^ana mayor consta de;Ain primer 
lldmanda^tef, u>fii2.<^v un Ayudiintoiy un cirujano en camisioD'. : í 

> '* tlay'HiníTeiifeMlel pmnwro y varías>2.9^ oñ c^lmis¡on^;ad«ta)ás oficíalos del. <\^foitaty 
oficiales del antiguo resguardo pendientes de la reforma q^)Oiioslá,(r€l'ibieii(ií0.f4,«<4erf()*' 



El ISSI MsUki k sigiifitf. 

Resguardo terrestre . '. 482,^18.' ' 

Resguardo marítimo 26,920. 

Material 21,750. 

Tolal pesos 230,898. 

De estos soa 52,000 para pluses de Iropa, 972 para talas, 4000 para arma- 
mento de buques, 3000 para cunslrucciones, 1150 varias atcncioncsy 49l8graulica- 
cioues i cuadrilleros de Albay y 500 para gastos de escritorio. 

SE COMPONE EL RIESGÚXrDO DE MAR DE 

20 Falúas. 
.2 Pancos, ea Tayabas. 
4 Paraos, en Pangasinan. 
4 Pangas. 
2 Barolos en Camarines. 

32 Embarcaciones. 

TRIPULACIÓN. 

32 Patrones. 

406 Marineros. i ' i 

31 G Grumetes. 
6 Carpinteros. 

460 Hombres. 

, , .1,11 



í ' • . 



• • > • 




• • 






• ■ • 



• • 



I I 



i» át l«s edileios, noebles, ilensilios, enbarc«cioies y iriuieil* ie It leiU 
del UibMo en 1838 y 39. 



1838. Pwo«. Rs. Ctos. 

Casa dirección con utensilios avaluados en 464 ps ¿9,164 » » 

GAPAN. 
4 Casa factoría 



1 Lasa laciona i 

4 AÍmaiVes *. .!.*.*!".( ^^ ®®^ ^' ^ "*^*'''<>s * ^ *'980 » 



2 Cuarteles. 



GAGAYAN. 



20 BÍ?an1íy¿: :;:::::! con 4526ps.de utensilios.... 13.426 » 









» 



» 



BINONDO. 



Fábricas y almacenes con 842 ps. de utensilios. . . • . • . • 230,24:9 «i n 



ADMINISTRACIONES. 



Bulacan una casa '9,000 ,, ,t \ 

Balaán ..... . 8,000 ,» ,, 

Pampanga 5,000 ,, ,» 

llocos 5,000 „ », 

Cavile ...;.. : 7,000 

Laguna • • •« ^0,000 

layabas ,..;.' 8,000 „ „ ). ..81,179 6 6 

Balangas S,000 „ „ 

Camarines 10,000 „ „ 

Albay 1,700 

Muebles y utensilios 228 5 

23 Embarcaciones del resguardo 14,794 1 6 

1 Carenero en San Fernando 457 ,, ,, 



478,991 6 6 



•J 



AVIfBIVT* BB B»inCf*9 felV tSS». 



ii 



- < CAPAN. 

f I ■ • • 

• • • • < 

i CáWirt'te: ^ ¿ . 7,(161 •!• 



» 



• 1 



I •• 



CA6AYAN. 

2 Prensas. .^^.^^, ^^ .^^^^,,^^^.^,^,..^.,.... , -^-{.v.. . 8,400 .» ,.» 

BINONDOv ; 



•♦ / 



1 Fábrica de menas fimsi •' 24,800 » • 

" • • • • i I I 

El ano anlerjor i i * . ; i7M9< »> ' • 



I l| t M I ■ f|i II i 



Capital ajo de b nota .i . . 51 3,853 » 



I 



14$ 2» EJtf B^^RCfCIONES A QUE SB REFIERE EL ESTADO ANTERIOR SON 



7 Pancos. . . .J . ..á 350 . | í.45rt ^W ' „..^ 

4 Pangas. . . i . . á: 25 iÓO i^ l'^ •'•^^ • 



I *• 






Velamen, |)ldq» &c. •^ .,• • • • ROO 

41 Resones. ./. . . á* 6 ... . (U • ' i> 

i09 Piezas de bronce.. .,...,. 4,434 « n 

446 Fusiles y carabinas á 2 . . : 232 r^ 

• ^ 44 Bayonetas. ' 8 2 

, 4iq' Pií^loUs,, • /r • .. 4 4.. * r«. ........ .., .60 w>.^ 399 ,6. 

. 146 SabipSi. ...... á » \ 6 . ^. • ... . . .,' •^ 87 ^ I 

400 Lanzas .4 • 4 42 4) 

.. : { Qiin)Sa.St .x^\^om, YI vaijio^ «i^n^o^r • • • ¡v - r.- - • f • :• **?• i » • • > 



. I 



« 'fóAi/, ; ;•. i .' . V' ii.Tfli^ «! 



; : 1 • • -• • ••'■.-•.'.!•.•■'•.;/ ! 

* • ■ í t t • . . . '■> I' ' , t «!'.»' 

I >. ' '■ K / • . • 

Ufoáafi* \íümái jie its eAldts, ueMes, rtewilis, eabvMdti^s l'iraMÍíit* fie 
ptseiiÜi Iei4« de Víms j Licores ei Its ilos it I8SS á 18^9 j riitilitiyn 



POMW. Rii. TjnA. 



Una casa sita en el pueblo de Binomio estramuros donde se ha- 
llan las oñcinas principales do i^ Administración general. 
Contaduría y Tesorería; las de )a Administración dd casco 
de Manila v sus almacenes de depósito, inclusos 1 077 ps. 2 rs. 

9 



itnpirlG (le los muebles y utensilios (|ue líenen de dota- 
ción ledas las oficinas y almacenéj.'i/. i^ 31,077 

Dn camarín de manipostería frente á la casa Adminislracíon 
genoríJi (|ue sirve para t9ller.de vasjjerí?... ...,.,.... ÍA.ftQQ: . 

Un almacén de mamposlería en el mismo sitio para depósito 
de roo y otros enseres de la rept^,.^cj)i3^ 796 ps. 6 rs. 
importe de los utensilios. ..'...'.!.. 2,019 

tOBbE¿PbSSIENTt! AL ESPKnHO « ADMIHISTttACltflV. " ' 

Una casa en la provincia de CaV?(á''i^(ié -1 
sirve de casa Administración y un al- 
macoBí^..;.;. .,...,,. — ........ 7,2p5-*!.. 

Otra id. en la de Bulacan 7,500 » 

■' Olra iit.':enflá de.Paaig 9,000.»- . 

— Otm-ith «ft ifr de Salangas 3.939 3 9'/,! 

- Qlr a id.- ftn' íá tÍTayabae.'.. .';:i2i3ÍÍO * •<iit 

"Oirá i3. "enla" de la Laguna con un al- 
macén 15.380 » 10 

Olra id. en la de Gapan. . . 2.200 « , H00,t)^2 7 '«A 

Olra id. en la de : , 2,818 ,4 9 

Olra id. en la t^e ¡nán. . ..*."..".*.' 3]78\;;2' 7 ■ 

• Otra idi.'-tiii:la.dc'l :...■....■.•.*. G,»"!^ 2"12- 

Otra id. en la tk . ...:..:: . . . 3t8 2' i , , 

Ulra id.^pp la de I. nés." . . . . . .' . 2,ílp 1' Jt' 

Muebles, utcnsirins y vasijcría' dé la dotación' ' ' ' . 

de dichas Admlnisíraciobes.". :......" 29,2Q5 6' IO 

\ i- y " . //. '.', .", "". , ''■'' M*W'9- .'^i^^^'A 

' Mpofia el GapiíálJlJoque la reala posee én editicios*; la i»ntidad<(fti't:í¿ai6''cua- 
rentajy Iresmit ciento' cij|í(renta y nueve'pesos, t^es reales dtcz y ocho yttiéditfícijártos. 

Capital fijVjdeJa Ailmimstnidon generat de 'tullas' IKs' Ifeiilaá'BíiUDeadilS"IÍé fliU 
pipasjiut^ 1^" (le Eiero deiiSfl ft saber. 

Por valor de diez casas Administraciones con sus utensilios 
de oficina, veinte y tres embarcaciones del Resguardo de 
mar y un carenero que componen parn del inventario letra A 



■'I 


if 


i.'l 


í 


',)( 


rt 


tO- 


.íiLÍ- 



mmm i?. 



■m^g^^m- 



RESECA DE PROVINCIAS. 



1.^ Nombres de las cabeceras, población que tienen y la clase de sus habitantes. 

Distancia de las cabeceras á la capital. 
2.^ Provincias 'Dor él orden de su población de mayor á menor. 

El pueblo mas grande de cada vrovincia. 
S.^ Pueblos y provincias que son mas ó menos sanas por ' comparaciones con la 

mortandad. 
4.^ Provincias donde las mugeres son mas 6 menos fecundas j deducido de eom-- 

paraciones con los nacidos, por cada matrimonio. 
5.0 Curiosidades naturales del país. 

La cueva de S. Maleo y lo (lue sobre ^ciity y Silang refiere el P. Murillo. 
Lo que dice el Sr. Aragón ael volcan de Taal y de un monte de llocos. 
Particularidades de la provincia de Bataán según el ensayo físico des* 

crtplivo de ella. 
El Sitio supersticioso del Jambujan v las cascadas del Bumbun^n. 
Lo que de varios pueblos de la Administración de los Agustinos se dice 
en su plan de almas. 
6.^ Mejoras materiales que se Aan hecho en estos últimos años en ¡as principales 
provincias. 



' \ . 



*l 



« ' I 



. \ '\ «.1 >\ f ' 



» ' 



» '« .» • 



\ I 



«». 



«1 



i* 



. ^ > 



» . \ 



• \ 



NOmES 
le las calecerás de las provincias, pebladoi que (¡encB y la clase ü 

sos habitantes. 

NUEVA VIZCAYA. Aim«. 



*W*^^B— W<P«V— «■ 



15 de Noviembre Camüran. Se compone so fioUacion de Iribulanles ni*- 
de '4850. turaled^ moros, chinos insolventes, reserva- 

dos de ambas clases, ínfleles reducidos ... 1,715 

BATANES. 

/ 



• I 



12 de Enero de^ 5fo. ¡hminfo fiejBasto. Se compone de Iribulanles ná- ., 
1850. («rales (odos reservados por privilegio. .. 2,797 

CAGAYAN. 

I 

7 de Noviembre Tuguegarao. Se compone de tribuíanles y reservados 

de 185&. . I de ambas clases, lodos f^alurales^i, ma^ 8 de ; 

mestizos de sangley» 8 de chinos', 4 mesU- .' . 

Z09 espaSotes y un e^anol radicado 15,166 

■ • • • 

ILOCOS NORTE. 

1 1 de Noviembre Lanag. Componen la población naturales y reservados, 
< * dé 4850. . kMkiMSlizf» de sangley» 8. de español, un , 

europeo y tres hijos del país radicados y . 
, up mejicano. 29,056 



» t 



I t ISLA DE negros;. 



^ 



4 de Noviembre Macolod. Naturales y mestizos de sangley, reservados 
de 1850. de ambhd tlftses, un chino, 5 mestizos es- 
. . pañoles y un espaRol radicado 11,604 



CEBÚ. 






1 1 



22 de Octubre de Ciudad del mismo nombre. Mas de la tercera parte de 
1850. asta ^UaeiMi es de n)ef(iiM,id^ sMSIey.jr. 

de cspafioU 2 lerei^ride naturales, hay «Uí 

30 chinos y 4 españoles radicados, su po- 

blacioa sumadas sus. distintas clases es de 

' . 4978 almas, y eo aofa del gefe de la pro- 

' : > ; 'i vincia dioe (^uedebe multiplicarse por dos 

' ' y media, 4t «wiga<enle son 12,445 



L 



• I 



SAMAR/ Almas. 



i, (Je Agostó da. C¡apb€h§an. Sotó hay 5 tticifilíaos espafolas y H^íJ^if. ., - < í , • 
1850. bulantes mestizos de feangle'f esláó tt\ '|Író-' ' ^*^' ^ 

porción d0'i)Ba:6.^.parle con los naturales. 5,354 



CAPIZ. 






i de Noviembre Pueblo del mismo nombre. Hay 15 españoles radica- 
de 1850.' dos y k)s demás aalttrale^.,no. |i^y iffifií^r,. / . i, \ ; 

- ' • zos. : . . . . . . . . . • í' . . 4j, ..^I,íj66 

^ I ; * 






ANTIQUE. 

- ;.''/J7:¡ 

Agosto 31 de 5. José de Buena Vista. Solo hay 33 tributantes mes- 
. .4530. ' ■' ' lizüs de sanglcy V !? dé' espolióles/ un-.bhimxt I • ;. a 

' '- I "-' ' 'y un estt*arig6rt) rkdkeádos, los demás sounv^r 

naturales 5,962 

// {/:^¡:' 

ILOILO. 

12 de Diciéiiíbfe .'Pií^Wa ád 'mismo nombre. ¥iiBíy'^\ españoles radicQt^^r ;>b 
, de J85á. ' ' ' ' dos, 94 mestizos de tó., 7 tributantes mes- 

* " ' ' . < » í ' -Uzos He/sangíeyy 4 thinos, los demás son 

naturales 5^975 

qARAGA. 

, • • ' '';■ ■ ■'■ ; '• • • ■ ■ •: ••• •; .» m-.í.\ ■•:!,. „-../. .>!,. i ' 
16 de AUiil áé Suríga6..Cátí tódod' son ¿fllMrailei u../'i1^50 

TICAO t MASBATE. 
Noviembre 5 de Palanog. Todos 'naturáits /.'/'. 1,118 

\fltLí\ 

16 de Enero de 5. Fernando. Todos naturales. .' 5,149 

1851. 



j,Tr-. 



ALBAY. 

'■■ ■'•'■•■! '••■•■■i "i •:•-:■' -.'• ■ .••• '■■' J.i.UVW.!. JiJüLÓ <,|, f-y 



, I' 1 >" 



6 de NÓYÍeíntrré nir^ftfó tfí?/;'»/í>mt) wiHtíftri?. ios' .m^ están en pro-or;tíi 

de 1^50. ;' ^ -'/ '- 1''" poreton|dSe uh >ftp^!con los naturales aun- 

\\ ' " i '{ ,.í qiiíí se ''pune én el 'Estado su población de 

*;' * r ; ' ', ' '48íieaíalttltts, mwU equivocación, pues el 

;^ '•' '' ' ' ' ttílmero'de'lhlíulios^iue el mismo enumera 



flue 



' ''solé deben ser inoluyendo el puerto ó pue- 



I I « 



Wi* vfejí) de Albay . ; 8,165 



20 de Dicícmbrtf Bumy. Sé Miiii]p0fi6 casi toda ki población de íi 

de 1850. ' ' " reducidos y aoos 545 tribuios de naturales. 6,717 



I ' 



i '. f I. ♦! 



• -I .i 



TAYABAS. 



23 de Noviembre Pueblo del mismo wm^e. Toda la población es de 



iwmpre, 
eáf'Ú6\ 



de 1850. nalaralesy '120 inlieles reducidos. . . ; . . 22,265 

. ' CAMARINES NORTE. -.i 



»: 



I 



Noviembre 4 3 de . Üaet. EsQaplo 6 mestjxQs cap afioles y un español ra- 

1850. 4ic9da|y todos spA. n^^irales 5,618 

' ■' ^ : . .TONJ)0. 



Noviembre 15 de Pueblo del mismo nóhittñ. ' iUha tercera parte casi son 
1850. . mestizos de sangley, 2 terceras de nalura- 






les; 105 mestizas* cspauoles, mttchos ^pa- 
noles y chinos. . . . .' : 28,445 



♦ í « I 



UÜLACAN. ' 

El estado oiiciMá ímUo d4l mkm nmbr». S«hra.iin 5 pg son.4nesth r.i . 
.Mí tiene (eqha. . . 7QS,'hay. lo$ espaiiúlv^tradicados 11,365 

ILíWOá ^ÜR. 

1 1 de Noviembre Yigar^. Una tercera parle de (a población son mesíizqs . 
, 4p ;1850. ' ' de sahgley^ hay H6 mestizos españoles, 
" 19 chinos, 46 españoles radicados 16,866 

14 de Noviembre; Cfúapún. 506 tributos de naliimle»* y eso unido á Baoo , , 
r.tfeiit850. ^ , . y^ $ubi»i», Jo^iiuebarin 1,500 

7 de Diciembre Pa¡^sanjan. Mas de'U niitad dt^ la* pobladoit se com- 
de^ 1850. ' pone de'iíiest^os de sangtey^ hay además 
' " • 36 mestizos españolea y 2 chinos 4,738 



, .,»♦•»" 



ITATA^GAS.' 

25 de Nov|cmI)r^ Pnem^^del t/itf mo . fK^fn^f;^ ,, y^..^^^^ ^^ naturales; . , 
de 1850.. . , i balará uiu^ 46f) tribiuántcs mestizos de san- 

5 r . I gley, iO mestizos WIV>'^^ y 42 españoles ra- 
dicados 22,185 

2 



■ < . 



• • • 



.'í .-/ *■ CAVIÍE. AlmA4 



Noviembre 4 5 de Ciudad del mi^o nombre. Hay «mcb^s españoles y chi- 
1B50. nos algunos mestizos de, unos y otros y mu- 

chos naturales reservados por privilegio, de 
consiguiente la población es numerosa, pro 
la numerada como tributaria solo asciencle á 4 ,955 






BATAÁN. 



Noviembre 20 de Salanga. Cerca de la tercera parte de su población 
1850. SB compone de mestizos de sancjley; hay ade- 

más 223 infieles reducidos, l|hs españoles ra- 
dicados, los mestizos españoles y cinco ohinÁs 
total 341 3, pero debo advertir que aunque no 
hay nota en este estado como en el de Cebú, 
debe también multiplicarse por 2Vi Po - • • 8,532 

ZAMBALES. í 

23 (le Nov^bre ¡ba. Son muy pocos los mestizos, hay algunos infie- 
. de ,1850. les reducidos. . ' Í.837 

NUEVA ÉCIJA. 

3 de Diciembre CabanaUían. En la proporción de un 9 pg están los 

de 1850.'' '. ' ' < mestizos de sangley cm tos iributanles na- ' 
*• '» - turaíes.. ví . J. 9,496 

MISAMIS. 

15 de Noviembre C'ai^ayan' Muy pocos son los mestizps españoles y. san- , . , 
de 1850.. gleyes siendo de naturales la mayor parte de '. 

la población '5,83* 



• •#.'.» 



PANGASINAN. 

1 .0 de Diciembre Lii\gayen. Una sesta parte de la población se compone 
de ISniO. * ^' ' ' de itiestieos de sangleycs, hay 83 mesUasos ' 
" ' ' {Te éspáSole^ y 86 españoles radicados . . / tM29 

PAJfPANGA. 






1850.. . .^ .., ^acolor. C^rca ^e. np^ ter.cera parte son m^tizos, de, « 

• . . • * sangIéy,.lasdos.lírcera^ naturales, hay po(» ., ., 
^ ; j ..,.,' ip^is de 100 mestizos españoles. ....... 9,023 

ZAMBOANGA. 

• . * 

tO de Diciembra Pueblo del mismo nombre. Se compone casi toda |a 

de 1850. póblabion de reservados de tributos por pri- ^ * 

vílegio, hay también lU infieles reducidos, * ' 
44 mestizos españoles y 903 tributantes na- 
' ^ * ^* turales. . ; , .-. 8,194 



CAHAitlNES SUB. 



13 de Seliembn Nueta Cácer'n. Sta. Cruz, Tabuea y Naga reUDÍdos 
de 18(0. lleviD este nombre casi todos soo naturales 

y bay 1 4 chinos radicados 6>844 

UAUIANAS. 

3 de Diciombrc S. Ignacio de Agaña. Hay 987 niestizna e«fiaifolesát]ue 
de 1849. ; - llaman ehamorrns, i|ihí fiírman casi la 5.* 
partrde la población, los demás son natu- 
rales reservados por privilettiu, total 5,G20 

CALAHIANES. 

18i9. Tatfte^. No hay porawnoreii -los doeutoeab» r|ue se 

' líeDen a la vista. . . . 1,541 

LEITE. / 

1848. Maa^m. Ne hay pormetior i.fiuc referirse 13,169 

M'EYA GlIPÍiZCOA. 

Dabao. tÁk mandado que sé establt-zca aqui, la cabe- 
I cera: no hay oolicia ninguna de su población. 

NOTA. 

Tudas las noticias que anlecnlen son lomada: ■a remitidos 

por Ins fíefps de las reápectivas provincias al Superini i por lo res- 

pectivo i 29 de estas y un disirílo, afines del aHopri Xjueseban 

hecho las últimas lii^idacioncs de tributos. Si bien en imero de al- 

mas pnr ellos hay la variación que ya he hecho cor a obra que 

trata de la población, es decir que no todos se hi individuos 

por tributantes ó cinco por tributo entetxt de dos esto he en- 

contrado una «(uivocaclon tan nútoria qus no cal anotándolo 

asi como sucedo con Aíbay, cuya cabecera fio p as como le 

pone aquel Goberiyulor en el E^do, cuando edu sde 3,000 

tributantes. 

Donde estas diferencias á mi entender son cortas, no me h% parecido nacesario 
hacer variación alf^una: .con i^pccto á Zamboanga, Camarines Sur, Marianas y Ca- 
lamianes se han tomado las noticias de ks estados de fines de 1 849 por no haber de 1 850. 

De Leite son ile liíics de 1848 por no haber oslad» mas moderno. 
■ V c(^ respeelí) ú Nucya Guipúzcoa no hay de ningitnaño. , 



fifi 



DISTANCIAS DE LAS CAtiÜdftAS A LA CAPITAL. 

' ' Li«iia3. MiUu. 
f 

Camaran i8 t. 

■ Saolo Domingo lía Rasco. , \ , 

,. Tuguegarao. ............. 63 1. 

Lagag . . , C!) i. 

.Bacoloíl ..,.......,.,. 90 

Cebú. ...'... lO.S S. 

Capbalogai). . . .-..:. ¡.i-: ;,.'. . . Í03 

Cápiz 68 

■i ■ .8» José de Büflnavi»ta> . ;. . ^ . ; 79^i. ..\ 

I Zamboanga .. v ,. . 4' ^ .> . 153 1. 

Nueva Cáccres S3 

San Ignacio de Agaílá.' 1 1 
Cuyo. 

■ ■ Maasiii. .... ...:... . .'. Í2I ■•> i. 

Dabao. . . ...... . . 176 í. 

Pagsanjan . / '. '.' í'-. ''.■ .' ! ■. '/'. it 1. 

.Bataneas 17 

■ ' ■ Cavile.. . . ....... ..■.■. ; í' ^1. 

'■ Balanza'. ;'. .'; . . . . '. .■.' ;• . 8 1. 

Iba , . ., 84 1. 

Cabanaluan .....■.''.'.... 18 

, ,i, no 1. , 

, ,' ■ :.[. , ■;. . .,.;;..■;': m "2. '; -■' ■:■ 

: . : ..'.'■: ."."..:.';■. lo"^^ : ' 

:;■■' ,,V,,; :.'■;■.■'; .;.'.;:.■'.■.:: %v. «.',■■'": 

' ." ' ',' ■ ■;'.■ . .'. ./.' .'■. '.'136 '"1.- ■": ■," 
. ,' ■ :„' ■■;■.. .■ .''.'.■ :'. ':'-.-,7S"'"'' "■"'' ■■■', 
".'-',' I ■ : : .'.: .'.: VV". '., W " ' '■ •■' 

■ ;■ •■:; ', ■;; '. ;':'.'.';,.;■.■ ;cfe ■■■■*;■' ■■•^'- 

, '■.: : :::.;■, ■:/■.■ :'^ í'ss,- 



-:l 



Las distancias <[»q antecedeo' sbn'lo'madas ''éh Ida éscéléntés planf^'di^ Sr( Ho- 
raU, de consiguiente tienen toda ia ocsactitud que puede desearse. 

Dichas distancias son en la visual ó sea tirando una línea recta en el plano 
desde la Capital á las cabeceras resffftcliTftá^ y aiidíondo después eo la escala la 
distancia con tin compás. 

No se puedo hacer esta operación de otro modo; pero el viagero y el na- 
vegante deben contar después de saber ya lo que separa las cabeceras de Manila, 



ctfD fo tpiff annAiUráíi lu vid^m ; iiti«gipj<m. Iw «misicWet y-r^TiiflUia it ]m 

caminos y ríos, asi como' lá derrota que ha de llevar el pilólo siendo víage por niw 
pues como á ninguna parte se ví- en línea recta, siempre será mayor que las sé- 
Baladas el número de leguas que tenga que correr para llegar al Qn de su viage. 
> Lo mas admitido es el aumento de una quinta parte por las sinuosidades de 
lostaminos: asi se dice en una estadística de París que tengo á la vista. 

Eo laá i grandes hoja^ de los rpfcildoi planos, no están las Marianas» Us Ga- 
lamianes ni las BaUnes, por lo cual no se nan podido tomar las di^ncias de «is 
cabecwab. ' 



ftioYiNcns POR n (Mewn de su muam mtkm A leiüOR. 



4 

■i 

3 

4 

5 

6 

7 

8 

9 

10 

11 

12 

13 

14 

15 

16 

17 

18 

19 

20 

21 

22 

23 

24 

25 

26 

27 

28 

29 

30 

31 

32 

33 

34 



i . t 



^ « 



Cebú. 
imó: 

Tondo 

Pangasinan^ 

Batangas 

Bulacan 

llocos Sur 

Cápiz 

Pampanga « • • 

Laguna. ... 

llocos Norte 

Cavile 

Samar 

Leile 

Anlique. ... i 

Albay 

Tayabas 

Negros 

Nueva Écija 

Union 

Cagayan 

Misamis 

Zambales 

Abra. . . . , 

Caraga 

Nueva Vizcaya 

Camarines Norle 

Mindoro 

Balaán 

Calamianes 

Batanes 



Zamboanga 



Marianas 

Ticao y Masbale 



. Númoro 
tlo-nhiias. 


1 


# • 


♦ 




Pueblo' ma^ grande 
lie cada Provincia. 


8^,682 . 


• * • ' i • » 


. . S» Nicolás. 


872,867 . 


^ * 






. . Jaito. 


290,767 . 






* 




. . Tambobr^. 


238,98a . 






* 




. (**) S. Carlos. 


221.606 . 






• 




. . Taal. 


210,458 . 






. 




. • Malolos. 


165,560 . 






. 




. . Candon. 


149,562 . 






• 




. • Cápiz. 


149,257 . 




• 


• < 




. . Macabebe. 


136,716 . 




• 


» 




. . Majayjay. 


136.313 . . 


f 


ft 


• < 


t ( 


. . Laua. 


124,029 . 


. 


k 


■ 


• 


. . Indan. 


111,455 . 






. 




. . Guivan. 


105,690 . 






. 




. . Maasin. 


96,744 . 






• 




. . Si balón. 


93,975 n 






* 




. . Albay. 


84,473 . 






. 




. . Tayabas. 


78.208 . 






• < 




. . Dumaguele. 


78,024 . , 






1 1 


> 1 


. . Gapan« 


69,238' . 






• < 


1 < 


. . Bangar. 


61,545 . 






» 4 


■ < 


. . Tuguegarao. 


47,121 . . 






k 1 


i 


, . Catorman. 


44,204 . . 






1 1 


■ < 


. . Bolinao. 


31,682 . . 






1 < 


> 1 


. . Pidigan. 


31,346 . . 






■ 


1 


, . Surigao. 


22,261 . . 






1 




. . Bambang. 


21.589 . . 






» t 


■ 1 


. . Daet. 


18.167 . , 






> a 


1 1 


. . Boac. 


14.272 . . 






< 


■ 


. . Balanga. 


13,809 . . 






. 


• 


. Cuyo. 


9,038 . . 






. 


• 


. Sto. Domingo. 


8,618 . . 






. 


• 


. Zamboanga. 


8,569 . . 






. 


• 


. Agana. 


7,717 . . 






a 


■ 


Mobo. 


OBRE CEBÚ i 


ILO 


ILO. 









Debo manifestar que aunque la primera provincia tiene algunos tributos menos 
que la segunda, le escede en población por el escesivo número de reservados que 
hay en ella, y también por el mayor número de infieles reducidos, por lo cual he 
adoptado los cálculos del gefe de la provincia que me han parecido ecsactos. 

{*) Nota. He arreglado esta población de Albay multiplicando los tributantes que enumera el Estado 
rvcibido en Diciembre último que son 87,590 por SVs- 

(**) Como este paeblo hi sufrido una do.ímembracinn de muchos barrías para formar el nuevo pueblo ám 
Vrbinoiido, tal vet DO sea el mayor en el día y lo sea Luigayeo. 



Hdy en las Islas aclualmente 1^ pueblos de 20,000 iÍO,000 aímas, el mayor 
^slá en Balangas, y es: . 

Taal que tiene 40,890. 

El 2.0 os MalaboD 34,629. 

El 3.<> Malolos-. ,....' 34,312. • , 

El 4.0 Bauau. , , .\ 34,264. 

El 5.0 Jaro . 30 ^'OS?. 

El 6.^ Binondo 29,118. 

El 7.0 Laua .*.:... ... 29,095. ' 

El 18.0 Tondo. . . \ . 1 : , 26,216. 

El 9.0 Balangas. .-. J2Í,003. 

El lO.'Baligual. .. 21,0i7. 

El II.* Bantavan 20,890. 

Y el i¿.' S. Nicolás 20,503. 

OBSERVACIONES. 

Resulla de oslo que de los 12 pueblos de mas crecido vecindario de las Islas, eslán: 
3 en la provincia de Balangas. 
') en Ídem de Tondo. 
2 en la de Ceba. 
2 en la de Bulacan. 
1 en la de Iloilo. 
1 en llocos Norte. 

La primera tiene además los pueblos de S. Pablo y Lipa, cuya población ae 
acerca á los 20,000 habitantes. 

La segunda en el mismo concepto lie^^ á Pasig. 

La cuarta á Agonoy. 

La quinta á Dumangos y á Pololan. 

La sesla á Vigan, Candon y-Narvacan. 

También se acercan á la referida ooblacíon de 20,000 almas, Lingayen, Bima-* 
ley y San Carlos en la provincia de Pangasinan , Gapan en la de Nueva Écija 
é Indan en la de Cavile. 

Laua que ocupa hoy el 7. o rango en población se ha tenido antes por la pri- 
mera de las Islas; pero indudabirmenle las emigraciones de ilocanos, no han permi- 
tido aumentarse aquella gran población en proporción i las otras. 

Ninguna provincia presenta el cómputo de tantos pueblos grandes entre los 
pocos que la componen como Balangas que sola enumera Í6 y de ellos 9 son de los 
mas poblados y de crecido vecindario de las Islas. 

Hay muchas provincias cuyos pueblos son pequeños. 

En Zambales el mayor esceptuando i Bolinao que tiene 7352 almas, apenas 
pasa de 5,000. 

En Bataán escede poco el mayor de 6,000. 

En la Laguna hay muchísimo pueblo pequeño, Majayjay, Sta. Cruz, BiSan y 
Naccarlan son los mayores y de ellos solo el i. o llega á 10,000 almas, habiendo va- 
rios como Polillo, Anjsono, Barras, Jalajala y los del Baybay que apenas pasan de 
4,000 almas; y Sta. María solo tiene 800. 

En Mindoro hay todavía pueblos de muchísima menos población. 

Los pueblos de Cagayan hablando en general también son chicos. 



, Lo misino lo^ de^^. Tizcay»,, jos. <]fl Balines, y los de ambys Qamariiie^ bat- 
íanles de Tayab'as y casi todos los de Visayas, Calamiancs y Itfarianas, si seescepluan 
Iloilo que tiene baslaates pueblos grandes, Cebú que tiene alguno y Gápiz y Albay 
donde los hay de mediano Técindarío. 

Proviicias, Alcaldías majares y Gobiernes p«lflícos Silitares que (ienni una poblicloi 
mas nfloerosa j las que soa mas pequeflas. , 

Provincia mas, grande. Ceból 

Distrito de nicnos población '. Ticao y Masbate. 

Alcaldía mayor de mas población. ........ Cebú. 

ídem de menor ídem .............. Batanes., 

Gobierno de /niayor población. :...,. ; . , ,. . Iloiló. 

ídem de menor.. , . .. Marianas. 



PUEBLOS OiJE SON US A lENOS SAKOS POR COUPmCMMS 

CON U IMTANMD. 



A^O DE 1848. 

En 721,033 tribuios enloros hay 97,395 muertos á el año que corresponden 
á 7 % familias 6 tribuios enteros por uno que fallece ó sea que cada 7 anos y 
7 meses prócsimamentc muere uno de cada familia. 

A50 DE I8i9. 

De cada 4 i Vsa individuos, muere uno á el año ó sea el Vi de la poblacioD 
prócsimamente. 

Dá estos resultados la población de 3.698,730 almas, partida por 83,986 
muertos. 

Dividida la población por cinco, dá el número de familias 739,746 y partida 
por los mismos 83,986 muertos, dá el Bíguiedte resultado. 

Por cada 8 % familias muere un individuo á el año ó sea á cada familia corres- 
ponde 8 Vi de un muerto ó bien cada 8 años y nueve meses muere un individuo de 
cada familia. 

A.SOCOMli\. 

Del anterior bienio podemos tomar el siguiente promedio para saber el año 
común. 

1848 7 años 7 meses. 

1849 8 años 9 idem. 



■Mi^* 



Suman 16 4 

• » 

Su mitad 8 H termino medio. 

Resulta que corresponde á un muerto por familia en cada 8 años y dos mese». 

En el ensayo Físico descriptivo de la provincia de Balaáo que ya he citado 
otras veces se dice que el cálculo generalmente admitido es que: 

De cada 39 personas muere una, oslo es ecsactísimo pues yo saco 39 Vt ba- 
hiendo tomado un año cualquiera respecto á que dan este resultado las 7 ^^ '^ familias 
ó tributos enteros multiplicados por cinco en el año que cito de 1848. 

En el siguiente de 1849 saco 44 y una fracción, esto ei algo mas, es cierto, pero 
de ellos solo puede deducirse el que en aquel año murió mas gente que en un año 
común, lo cual debe atribuirse á tas viruelas que no solo se llevaron entonces á los 
párbulos sino también á los adultos. C") 

Conocida ya la martandiül en general, vamos á saberla también en sus detalles 
y para ello tomaremos los pueblos de una provincia cualquiera, pues de hacerlo coa 
todas sería necesario escribir un volumen, y por otra parte candaría su loctura sobre 
ser innecesario lanía guariámo^ pifes una ve2 coaocído el mébido de hacer est^ tra* 
bajos estadísticos cualquiere puede aplicarlos á las' demás provincias ó pueblos que 
quiera. . 



tmmmmm»» 



(*; DuD lUnuel R<»iucro hombro &• t*\»d, muy conocido en IÍ«nil«i. fu«> uno tlf* elWs. 



; lacwe'á'liíífá, será tóhiír ni» provincia graüde qir^ tenga niuofe^s inKdik^s, 
pQF ejemplo la de Tondorcuyo* resultado de mayor á menor, el siguienlo: 

Macali nkuere uno década.. 21 V,3 

Pateros...... -id..*.,, id.... id... 25 Vs 

Paco id.... id.... id... 26 Vsa 

Tondo id.... id.... id... 26 % 

Tagui 'id.:., id.... Id... 31 %6 

Pandacan... id.... id.... id... 31 ^Vig 

• Hcrmila id.... -id.... id... 33 V34 ' ' 

Pasav . 1 ■'* id.... id... 3.3 ^.^g 
Anlipolo.... id.... id.... id... 33 Vio 

' . ■ ^ Lás-PiBas. . id.... id.... id... 39 V^o 

Pasig....... id.... id.... id ,. 40 V^ 

' ' » S. iMaleo.... id.... id.... id... 4l *Vi5 

Bosoboso.... id.... id.... id... *2^%2 

• •■';:■■ NaK,t.::: í '"•••■"- '■>•.• "% 

Monlínliipa. tJ.!.. id..':, id... 46 ^/¿ 

Párañaque . ) . ; \a \ f*i 1/ 

Malibav l^^'V ^^"' ^^^'" ^'^ '« 

Calocan id.... id.... id... fiO'Vn 

Taylay id id.... id... 63 V^^ , 

'' ' • ' • ' Cainla id....' i(í.... id... 74 *;, ' ' 

Mariquina.. id.... id.... id... 145 Va» 

Resulta de esto que el pueblo mas sano es Mariquina y ei :mas mortífero Macati. 
Esto último no deja de ser eslrario, pues regularmente los pueblos situados en las alturas 
gozan de un aire libre y sano muy bueno para la ^lud, y además no corresponde su 
mortandad á las de Anlipolo^ Bosoboso y Calocan, situados, igualmente en terrenos 
^vailoa. , . , 



/ 



c 



PR0\1[^Cf A!^ DOl^DR LOS MUERTOS E^RDE?Í A \M NACIDOS. 

♦ 849. 



Pampanga, Bataán, ("*") Nueva Yizcay(^ y Batanes, en estas dos últimas ^n mu- 

d>a caotidad. 

' • . . . » . 

^ PROVINCIAL DONDE LOS QUE ISACRN Y LOS QUE MIEREN SON CASI EN IGÜAÍ NtMEBÓ. 

Marianas y Mindoro^ 

PROVINCIAS DONDE MUEREN MUY. POCO? EN COMPARACIÓN DE LOS QUE NACEN. 

' Botacanj Batangas, llocos I^orte, Camarines Norte,: Leite, Sanar, lloilo, Gapi^, 
Atitique^ Misamís. 

V) Na. «i «si en BaUaa on otroa a&cu puei se dico en el cUado EQ>ayu que de 26 personas 
77 centesimos naco una y dn 30 y c\iptro ceoi^simo*^ miLere un:) de consiguiente escedian los nacidos á 
loa muertos en el año df*1 cAtculo. 



^ 



fin Albdy es muy* poca k aiortandad. 

En Zaniboánga lo mismo. ... • . . . . 

Eq Cebú solo muere una tercera parte de los que nacen. 
.Renato de: e^is eotnpiracíonte que Zaébdanga, Albay y (k\A, eot Ul vtz las 
provincias mas sanas de las Islas. 

NOTA. 

No se deduzca de lo que digo sobre la Pampanga y Balaán que estas provincias 
son mal sanas, pues pasin pjr muy saludabloá. 

Tal vez en ei aBo a que me retiero^ babríji alguna epidemia en ellas. 




r. 



* I 



PROVINCIAS MNDE L4S MUOERES M lAS Ü lENOS FECUI^AS. 

DBDUGiM W GOlPmCIONES COK IOS K401D08 POR €484 II4TÍUI0M0. 



p p»»»! ^^^ A *^ •♦&■ o © c^>» 



V 



V 



4 Sis. 



Repartidos todos los hijos que en este año habia en las Islas entre todos los 
matrimonios, les tocaba á 4%! & cada uno. 

Pero en unas provincias tenian los matrimonios mas hijos que en otras en la 
proporción ó escala siguiente: 



Batanes 

Antique 

Marianas 

Pangasinan. . .. . 

Bulacan 

Tondo . 

Zambajes. ..... 

Cavite ^ . 

Hocos Sur 

Misamis 

Negros 

Galamianes. . . , . 

Tayabas 

llocos Norte. . . . 
Tieao y Masbate. 

Cagayan 

Mindoro 

Laguna , 

Batangas 

Pampanga 

Nueva Écija . . . 

Bataán 

Abra 

Leite 

Iloilo 

Camarines Sur. . 
ídem Norte. . . . 

Albay 

Cebú 

Samar 

Zamboanga 

Caraga 



1 

2 

2 
2 
3 
3 
3 
3 
3 
3 
3 
3 
3 
3 
3 
3 



V. 



9 

9 



30/ 

/31 
15/ 

/|9 



V, 



87 
4 



6/ 
/10 

% 

6/ 

i'" 

/l7 

V. 



V, 



8 



'V'. 



6 
22 



V. 



V: 



6 



'/,. 



63/ 



% 
»/ 

/i 4 



«/ 



6 
5 

7 



6 
/13 



OBSERVACIONES. 

La prueba que nos ofrece Batanes de su miseria es bastante convincente por 
que cuantos economistas han escrito de estas cosas, están acordes en que la población 
crece mucho, donde los matrimonios se facilitan y esto pende de la abundancia de 
mantenimientos principalmente. 

Marianas presenta un cuadro análogo y en ambas provincias, ó mejor dicho en 
ambos grupos de Islas é Islotes, los pocos hijos que nacen están acreditando las doc- 
trinas de los economistas por que si la abundancia vivifica, la pobreza y la miseria 
producen efectos contrarios. 

Parece por otro lado que con la distancia á que se hallan del centro les vá fal* 
tando el calor como sucede con las estremidades que son las que se enfrian primero* 
Esliéndase un mapa sobre una mesa y se verá esto bien claro en el centro, Manila 
lleno de animación y de vida en el cstremo norte separado de Luzon por mares tem- 
pestuosas, las solitarias Batanes y en el mar Pacífico distantes de Visayas mas do 
300 leguas, las no menos desiertas y aisladas Marianas. 

Panga^inan debemos considerarla ya entre la mayoría de las demás provincias 
que tienen tres hijos, pues el quebrado ^%f es casi un entero; verdad es que su po- 
blación ha crecido mucho; pero debe tenerse presente que los estraBos han contribuido 
á ello, como se vé en pueblos enteros de I lócanos que se han formado en Pangasinan 
de las emigraciones del norte. 

Zamboanga presentada ya como una de las provincias mas sanas, se vuelve á 
encontrar aqui en armonía con su buen temperamento que parece propio, según vcBU» 
á fecundizar las mugcrrs mas que en otros territorios. 

Ptero lo que escede á todo es Caraga situada como la anterior en la costa de 
Mindanao ¡¡mas de 7 hijos por matrimonio!! esta es la providencia de Dios que bajó 
sobre la tierra. 

Si el interior de Mindanao es lo mismo que las playas, no debemos estraffar que 
hormiguen montos por todas partes. 



^^^m&i^ 



ciMOsiDADES mm\m del país. 



El Padre Murillo, Jesuila, en la censura que puso á las crónicas de la provincia 
de San Gregorio de religiosos descalzos de estas Islas, dice así: 

«Tres cosas bien singulares, entre otras, be visto en eatas Islas. La primera, sa- 
liendo de Basey rio arriba como tres leguas, se encajona el rio entre dos paredo- 
nes altos, blancos y derechos que son de piedra mármol, y al pié se vén muchas 
concavidades como cuevas y se representan varias figuras formadas en las piedras: 
pasada mas de inedia legua se entra con la embarcación por debajo de un arco pe- 
queño formado de la misma piedra, luego se sigue un espacio como un patio grande, 
luego se entra debajo de un arco muy grande, alto y ancho que forma el mismo 
monte de piedra llamado Socolón que hace alli como un puente por donde pasa el rio, 
y por arriba está cerrada y lleno de árboles, y desde el caSon de la bóveda hasta 
el piso de la tierra, creo que habrá como veinte varas, y mucho mas de una puerta 
á otra que es como lo largo de dicho puente; y lo ancho de pared á pared tendrá 
como díe¿ varas, y por en medio pasa el rio y deja márp;cn para caminar la gente: 
dicho monte y puente es de jaspe, y está continuamente destilando por las paredes y 
el techo donde hace como arranque. El puente está concavo, ya por lo que roban las 
avenidas y ya por lo que se aumenta con lo que se cuaja de la destilación. Se repre- 
senta áia vista una Iglesia grande, asi por el álrio y entrada que. dije como 
por que en el cuerpo mismo parece se vén columnas, ventanas claraboyas, pulpito 
y varias figuras/ La segunda, es en Silang donde hay un monte por cuya cima vá 
el camino real, y por debajo pasa él rió Cabac de bastante agua, que metiéndose 
en una cañada por. debajo del monte sale á distancia de dos ó tre? tiros de escopeta, 
por la otra banda un grande arco de piedra como si fuera el Guadiana^ de estas 
Islas. La tercera, es en San Mateo en donde á distancia dé dos leguas de dicho 
pueblo se juntan dos montes de piedra que llaman Pamilinan, haciendo por su fal- 
da camino á un rio, y se parece á la puerta de Arenas no lejos de Granada y en 
el monte que e>tá á la ¡z(|uierda como se sube hay una cueva, cuya puerta mira 
hacia el Sur. El monte tendrá como cincuenta brazas en línea perpendicular y la 
cueva estará como á quince brazas distante del rio, la puerta eslá casi cubierta de 
enredaderas que parece melena ó colgadura: es arqueada, y desde alli sube un 
paredón de mármol, alto y derecho cómo fachada de Iglesia, y la cima remala en 
una como capillita muy blanca. Al entrar á la ^mano izquierda hay un agujero que 
pan ce gatera: entramos con muchos hachones y farol<'S. El camino de la cueva es 
llano y mas de dos brazas de ancho: la altura ordinaria es como de tres brazas 
aunque en varias partes está muy alta y muy ancha y hace como salas, ó pa- 
tios: tiene muchas pinas pendientes formadas de lo que continuamente destila el monte; 
son de varías figuras y tamaños, hay muchas de mas de brazas acanaladas de figura 
de mazorcas de cacao, otras hay mas piramidales, cuyas bases están en el techo, 
una hay que parece aguja. En algunas partes hay arcos que se puede pasar por 
debajo y por encima: no ha mucha distancia de la puerta: al lado derecho hay como 
una escalera de pulpito, y subiendo ñor ella se halla un aposento grande, en cuyo 
lado derecho se divide otro camino, el cual dejamos y andando por el aposento ade- 
lante, encontramos otra escalera por donde bajamos y volvimos al camino princi- 
pal: hallamos muchos murciélagos durmiendo colgados de la pared con una ala: vi- 



mas muchas bovedítas en el techo y cuevezuelas. En algunas partes encontramos 
tierra y Imlo en el suelo, pero lo ordinario era piedra pura y dando recio con los 
bastones sanaba i hueco que parece hay otro camino por debajo. Habiendo andado 
como medio cuarto de legua oimos un gran ruido, y de alli á poco encontramos un 
rio de agua buena, clara y fresca, y llevaba como dos bueyes de agua y por la 
misma madre del río tirando com^ al noroeste prosigue la cueva y el rio se despena 
hacia el sueste: desde allí nos volvimos por ser ya tarde; no sentimos viento: el cañón 
de la bóveda era como de arco apuntado, fuera de algunas otras bovedillas menores 
y medias-naranjas que se formaban, se representaban varías columnas penetradas 
entre sí que parecía arquitectura gótica. Creó que es de las cosas mas singulares 
que hay eo las Islas f¡or su materia, forma y circonstancias.'' 
Hasta aqui el Padre Murillo. 

El volcan de Taal en la Lapiuna de Bombón provincia de Batangas se cree 
que antiguamente fué un monte de todo el tamaño de la Laguna que habiéndoso 
hundido, dio paso á las aguas que forman boy esta, quedando solamente visible la parle 
mas alta de el que es lo que se vó en medio de la Laguna. 

Muchos han examinado este volcan y les he oido que subiendo al monte se vé 
en el fondo del cráter una agua verdinegra que ocupa el fondo de 61 rodeado todo 
de ceniza. 

Rl Sr. Aragón dice sobre sus erupciones, lo siguiente: 

"Muchos años habia que ni aun fuego se notaba en él y asi se utilizaban ea 
sacar azufre, pero en el mes de Agosto de I75i empezó á esplicarse y asi siguió 
aumentándose en sus erupciones de fuego, arenas, piedras, cenizas y todo ooo grandes 
temblores y terremotos hasta el dia 1 2 de Diciembre del mismo año que principió á 
ceder, y abrió nueva boca, además de lo que ensanchó la antigua." 

«Los pueblos de Tanauan y Taal, fueron enteramente destruidos, y asi se tra^* 
bularon nuevamente en los sitios que actualmente ocupan como también las demás 
poblaciones que se hallaban prócsimas al indicado volcan.» 

uEI agua de la Laguna es salobre, á veces turbia y otras clara, y aunque no 
buena para beberse si lo es para labar.» 

El referido Sr. Aragón se espresa así en la descripción que nos dejó escríta 
de las provincias de llocos. 

uLo singular que se advierte por la parte Sur de la población de Santa María, 
es un peñasco concavo del cual sale un brazo de agua salada y caliente, que 
i cierta distancia desagua en el rio grande; pero hasta el presente ninguna e\-* 
periencia ni análisis se ha hecho, cuando tal vez podrá ser útil para algunas en- 
fermedades, usando de sus baños. Do lo que si no debe dudarse es» que siendo 
estas aguas cálidas y salinas, contienen milerías nitrosas y sulfúreas que las im- 
pregnan.» 

uA la distancia de hora y media de camino y al poniente del pueblo de Can- 
don so descubrió en el año de 1816 por uno de sus umIíos principales llamado Don 
Salvador Aballa, un m^nte dividido de resultas do un temblor, y habiendo ejecu- 
tado una corta excavación, encontró piedras que aunque morecian ensayarse para su 
investigación nada se ha hecho.» 

«La elevación de esta montaña será de sesenta varas con corta diferencia, su 
(ierra gredosa; una parte de ella de color coniziento y la otra eucarnada.n 



E 



Q el ensayo Físico descriptivo de la provincia de Balaán, sé dico asi: 

PUTICdLARIDADES DE ESTA PROVINCIA. 



^Al Norte de la Hacienda de Dioalupijan, y á distancia de dos horas de la po- 
blación se levanta en el llano un monte aislado, que los naturales llaman Malasimbo, 
de 250 á 300 varas de elevación sobre el nivel del mar. Su fígura cónica es un pseudo 
volcan y en su cima (según los Aelas) tiene una depresión que forma un lagunajo, 
en el que se encuentran caracoles de agua dulce. En dirección al Oeste se hallan 
otros, dos montes de la misma figura.» 

Sobre el camino en las inmediaciones de Malasimbo se vén unos pantanos, á 
hoyas de agua de poca profundidad, cuyas márgenes y parte de sus aguas están 
teñidas de un color rojo que lo forman unos animalejos microscópicos llamados 
según un inteligente la Galionella ferruginea, iguales á los que se crian en los pan- 
tanos de los desiertos de África, y que los vientos déla brisa transportan roas de 300 
teguas al mar en las cercanías de las islas de Cabo Verde, y de cuyo polvo rojo se 
han visto muchas veces cubiertas el velamen y molduras de tus buques, al pasar por 
aquellas latitudes.» 

vEn el camino de Orani á Llana Hermosa se encuentra un sitio llamado la mina: 
el mineral son unas bolitas pequeñas como guísagantes que ss hallan desparramadas 
por la superficie del terreno. Es el hierro hydrolado ó hydroride de hierro pisiforme. 
Lo usan para pintar las paredes como lo están las de la Administración del tabaco 
de Orani, y también sirve para la preparación que los pintores hacen para pintar los 
carruajes.» 

» En las inmediaciones de este mismo sitio se nota una especie de circo, estanque 
<) laguna de agüá que debió ser formado en tiempos antiguos por las aguas que 
descendían suavemente de los montes, y es un terreno de arcilla, del que se saca 
para hacer los pilones que se cuecen en oí horno de Orani. En la barra de este 
mismo pueblo hay un grandísimo banco de conchas muertas (*) del que se sacan can- 
tidades inmensas para hacer cal, ya para las obras de cantería de la provincia, ya 
también para la manufactura del azúcar y añil. Junto al desembarcadero, y al al- 
cance de la agua salada surge un manantial de agua dulce del que en las mareas 
bajas sacan los naturales para los osos comunes, y p3r cuya particularidad llaman 
fuente de la Virgen.» 

»)En el terreno cerca del pueblo de Oriong hay. un tremedal como de dos caba- 
Kta^ de eslension imposible de atravesar, pues los que intentaren hacerlo tanto hom- 
bres como animales, se hundirían en el fango ó arenas de que se compone. Otro 
tnas pequeño existe en el sitió de Ogon terreno deBalanga.» 

»En la parte al Oeste del pueblo de Mariveles en medio de las sementeras de 
palay hay un terreno de doscientas varas poco mas ó menos que suena á hueco 
y con él se levanta una altura como de veinte varas: en su centro hay un poco de 
agua tibia y desabrida. Compone todo este terreno una cantera de piedra que val- 

(J Este banco merece la atención de lo) intoligintos para quo pueda esplicarso la acumulación en un punto 
d« tantos moluscos, cuya muerta debió sor efecto de algún desastre repentino. 



garmcnte so llama mármoles de Hariveles blancos, y rojizas con vetas ú ondas, y 
do las quo so hizo el pedestal y columna de la estatua de Garlos lY que se halla 
en la plaza principal de Manila y el pavimento de la Iglesia de los PP. Dominicos. 
Los naturales lo llaman el pozo del anito. Sus aguas tienen en disolución la sílice 
y otras substancias que aposándose, forman dicha piedra por capas, como se vé en 
los ejemplares que se tiene, debiendo el color rojo al hierro y son el cuarzo con- 
crecionado de los mineralogistas. Esta clase de fuentes son propias de los paises 
volcánioos: las hay en la isla de San Miguel, en las Azores, en Italia, en la Islandia y 
también en Tibe provincia de Albay en el sitio que llaman de Masarraga y quizá se 
encontrarán en otras partes. En la punta de S. Miguel término del mismo pueblo se 
ha abierto una cantera de la que se sacan sillares para las obras de fortificación de 
Manila y se corlan tosas para los andenes de la misma y ex^tramuros. Es un Irachito 
blanco y gris. De esta piedra es la masnífica pila bautismal del pueblo de Balanga 
con la circuDstaacia do ser monolista o de una sola pieza, y también el monumento 
erigido á Magallanes en el muelle del Istmo de Santo Domingo.» 
Hasta aqui el ensayo sobre Balaán, 

El Jambujan en un sitio supersticioso que se halla entre Tayabas y Batangas. 

Yo fui á verlo por curiosidad y publiqué lo que vi en el Amigo del Pais pe* 
riódioo que salía todas las semanas en esta Capital: la relación dice asi: 

«Llegamos á los 4 harrigues que quedan del cuartel y alli dejamos los caba- 
llos, en seguida bajamos á una grande hondonada llena de árboles que facilitaban 
sombra para comer, se limpió y quemó un pedazo de sitio y mientras preparaban la 
comida, volvimos á subir para ir al Jambujan: antes bebimos agua purísima de 
un manantial á que se dio por broma el nombre de fuente de la Salud. 

Al pié del monte S. Cristóbal hay una sima profunda, cuyo ascenso es difícil y el 
descenso peligroso por una bajada muy pendiente» sumamente estrecha y tortuosa y 
entre dos precipicios. 

Al poco tiempo de estar descendiendo se sienten temblar las rodillas del cansan- 
cio y no debe mirarse abajo porque se vá la vista tras de aquella profundidad. Solos 
los cuatro curas y yo bajamos, agarrándonos con las manos fuertemente y arrastrándo- 
nos por el socio;, cuando se está á los dos tercios de la bajada está casi cortada á 
pico la tierra; pero entonces no se puede subir ya sin que lo hagan los de arriba 
por que no cabe mas de uno; no hay mas remedio que seguir: asi lo hicimos agarrán- 
donos de unos bejucos gruesos que hablan amarrado los indios en las raices ó [nedazos 
de tronco. 

Cuando se llegó á las cuatro quintas parles de la bajada se veía el fondo de la sima y 
la voz del que llegó primero que gritó de alegría por haber salido del peligro: entonces 
miramos hacia abajo y vimos las personas del tamaño de monos y como si se vieran 
do una alta torre. 

Cuando eslubimos abajo habia fresco y bebimos el agua cristalina y pura quo 
corre allí entre piedras gruesas y lisas de que es todo el fondo, no ocupando el tor- 
rente que se despena entre ellas sino una cuarta parte de la anchura que será ensa 
totalidad como una calle regular: I ) demás se anda saltando de piedra en piedra; á 
la derecha de la bajada hay un sitio dond3 el agua tendrá la profundidad de braza 
y media; aquel es el bailadero Jambujan el Jordán donde quedan purificados los que 
en él se bañan y habia seiiales de ello, por que vimos gogo y unos palos: también 
habia scSales de haber cocinado sobre aquellas piedras. 

Inmediato hay un derrame de agua de las piedras y maleza, que por ser alli soca- 
badas y venir el agua de arriba ^e perpendicular como si la derramasen apropósito, y 
este es el sitio del bautismo de S. Juan seguu algunos ablucioneros. 

G 



Enlre el sUio del baño y el del bautismo, hay una cueva pequeña y elevada como 
una vara del suelo á la que se sube gateando por el tronco de un árbol que se ha caido 
en su entrada y sirve de escalón: En las endiduras de ella dicen que se oye una música 
celestial que es la de la Gloria: nosotros no oímos nada, pero sirvió á algunos la 
cueva de refugio contra un aguacero que aumentó la lobreguez y horror que causa 
el verse metido en las entrañas de la tierra. 

Á el lado opuesto de la cueva hay una hendidura natural del terreno que forma 
allí como una pared por estar cortada perpendicularmente y se llama la raja de las 
almas fOT que dicen que por alli salen las ánimas del purgatorio, mediante la limosna 
que echan como si fuera en una alcanci»: hay gotas de cera en las piedras. 

Otras muchas supersticiones usan los indios que concurren allí de muchas provincias 
á estos sitios; pero es di&cil saberlo porque lo niegan y no solo no dicen nada á los que 
preguntan, sino que avisan á los que están allí los viernes partitíularmenle, para que 
se oculten: sospechamos que esta fué la causa de habernos estraviado los comisarios 
cuando salimos de Dolores. 

La longitud de aquella sima no es fácil saberla, pero debe ser toda la que lierd 
el rio que corre entre San Cristóbal y Majayjay que se divide en dos, formando 
una Y aunque tal vez no sean accesibles estos sitios sino por el lado del primer monte 
que es por donde descendimos, y por el opuesto que es donde bajan los que vienen de 
Tayabas, en cuya jurisdicción está el Jambujan: no adquirimos noticia de otra bajada. 

Pasaríamos una hora en registrar aquellos lugares y principiamos á subir descan- 
sando á trechos todos á un tiempo por que solo así se puede. La subida no ofrece los 
peligros que el descenso por que no es tan fácil perder de un resbalón la cresta tortuosa 
que sirve de escala, en la cual está el peligro; pero es mucho mas cansada y quedan 
doloridos por algunos dias ios tendones de los muslos y del ante-brazo. 

Nos metimos en el guayabal y salimos á el sitio del cuartel donde estaban nues- 
tros caballos, siguiendo la senda que baja á la fuente de la Salud y después subiendo 
á lo interior del bosque donde comimos.» 

Este cuartel fué construido de orden del Gobernador D. Pascual Enrile para abrigo 
de un corto destacamento que se puso alli en su tiempo con objeto de evitar el con- 
trabando que se hace de Tayabas y Batangas, pasando los cstrav-iadores del tabaco 
por la garganta ó puerto que forman los montes S. Cristóbal y Majayjay. Con el 
mismo objeto so fundó el pequeño pueblo de Dolores, es decir con el deseo de llevar 
gente á poblar aquellos sitios. 

« 

Las cascadas llamadas del Bumbungan en la provincia de la Laguna son también 
dignas de enumerarse entre Iíih cosas curiosas del pais; yo lube la dcs^zracia ó si'a 
contratiempo cuando fui á verlas de estar el rio con avenida y por osla causa no pude 
llegar hasta donde ot^os han llegado; pero diré lo (|ue apunté en mi diario que es 
como sigue: 

ESPEDICION Á LAS CASCADAS DEL BüiMBLNGAN. 

El 2 dia de la Candelaria fui á ver las cascadas del Bumbungan. 

Salimos de Pagsanjan en una banca (y otra de respeto á cau^a de estar el rio 
con avenida) á eso de la sy, de la mañana, el visitador, el oticial de Intervención 
de la Administración de la Laguna y yo. 

La primera cascada ya estaba con mas corriente que de costumbre por la avenida, 
y esto nos impidió ir muy adelante como hubiéramos <|uor¡do; la segunda se pasó con 



trabajo; pero á fa tercera que algunos cuentan por cuarta fué imposible vencer la resís* 
tencia del agua que caía entre piedras, precipitándose con gran ruido y una cor- 
riente velocísima. 

Pero deseosos de pasar mas adelante, saltamos en tierra y por entre arbustos en 
un terreno pedregoso y salimos á la parte superior de ella, donde nos volvimos á 
embarcar. 

Para pasar las bancas se echaron al agua los bogadores y enpujándolas con 
los hombros, casi cargándolas afirmándose en las piedras, las llevaron arriba del Tor- 
rente. 

Alli forma un remanso el agua que está tranquila y se puede ir, adelante sin 
ninguna dificultad, pero el rio se vá estrechando cada vez mas y las orillas escar- 
padas corladas á. pico.^. elevan á una altura considerable: algunos ángulos salientes 
forman tomones naturales que parecen hechos apropósito por la mano del hombre y 
no por naturaleza. 

Un enorme y corpulento Bíakie se eleva sobre una piedra pelada á algunas 
brazas de altura del agua, rodeando á otra piedra con sus raices que la circundan y 
cuelgan de ella: tiene esti» árbol de particular (además de estar sobre una piedra, 
que es propiedad de él) su magnitud que denota una grande antigüedad; adema? 
como sus raices están todas en el aire algunas han subido á el tronco é ingerían- 
dose en sos ramas han florecido y echado hojas siendo al mismo tiempo raiz y 
rama del mismo árbol. 

Una isletilla formada por una enorme piedra en medio del rio que mas ade- 
lante es sumamente estrecho, forma dos canales por donde en tiempo regular se puede 
pasar, pero la avenida formaba alli un torrente impetuoso de difícil pa^o: sin embargo 
á el abrigo de una punta saliente en la orilla llegamos á hacer altó con la banquilla 
que quedó sugeta por la proa amarrada á una raiz 6 tronco que en el mismo rin- 
cón habla. 

Entonces se contempla con quietud aquel parage tan sombrío como magestuoso. 
El sol no puede penetrar en tan estrecho recinto encallejonado por dos paredes de 
roca viva que parece van á perderse en las nubes. El ruido de los torrentes que 
se han dejado y que hay adelante con la idea de que hay que volver á pasarlos 
con eminente riesgo de volcar, dan á aquellos parages un aspecto imponente: se dis- 

[taró una escopeta que apropósito se llevaba cargada y el ruido del tiro es tal por 
a poca espansion del aire que no puede dilatarse por los lados, que pareció se ha- 
bía disparado una gruesa pieza de artillería. 

Repasamos las 4 cascadas con la rapidez propia de la corriente natural que 
produce la altura de que cae el agua y la velociaad que la avenida habia aumen-' 
tado: los banqueros gritaban al aprocsimarnos á el peligro encargando el patrón á 
los bogadores el mayor cuidado para que no se atravesase la banca á el descen- 
der; caímos de una cascada á un remanso y después á otra y las pasamos todas 
con una prontitud admirable. A las H regresamos á Pagsanjan. 



Las "aguas termales que hay en estas Islas, son muchas siendo las de más nom- 
bradia en Manila las de la Laguna de Bay en el sitio llamado Losbanos por ser á 
donde iban los enfermas y van todavía, aun que no en tanto número, para curarse 
de sus dolencias. 

El antiguo hospital que tuvieron alli los PP. Franciscanos tiene una historia 
muy larga para ser contada en esta compendiosa historia. 

Pero no es solamente en la referida provincia donde hay aguas medicinales con 



propiedades varias; en el mapa general de almas de los PP. Agustinos se iée qae 
hay aguas termales en algunos sitios del pueblo de Taal en Balangas y también en 
el de Baguan, particularmente en punta azufre en donde se observa que hierve el 
agaa del mar estando sereno el tiempo. También las hay en Alimodian provincia de 
Iloilo y en otros varios parages. 

En el pueblo de Maasin de esta misma provincia hay una cosa particular y es 
que dá nombre al pueblo {*) un arroyo de agua saladísima que nace en un mon- 
lecillo y de ia cmal hacen uso los naturales en sus comidas con lo cual no nece-- 
sitan poner sal á ningún guisado. 

En los montes del pueblo de Dingle se vén escavaciones y cuevas prodijiosas 
que ya forman la figura de un templo 6 ya otro caprichoso edificio; se encuentra 
alli alabastro, cristal de roca y piedra tan dura como la berroqueña. 

También en varios parages de Batangas hay mármoles de varias clases, cris- 
tal de yeso y alabastro. 

El talco se encuentra en la cima del monte Bulusan en S.- Nicolás de Cebú. 

Otro objeto curioso de historia natural hay en B:>ljoon puebto de la misma pro- 
vincia y es la higuera Silvestre llamada La^nub donde se encuentra (a goma-laca 
que es obra de unos insectillos: (También he oido últimamente que se habla encontrado 
en Butaca n.) 

Otra cosa curiosa refieren de los montes que dividen á Iloilo de Antique y es 
que en el término de Tambunao llamado Alibonan hay un grande árbol al pió de 
cual nacen dos ríos que se separan siguiendo un curso opuesto: el uno es el Ja- 
laur que vá jpara Iloilo y el otro el Panay que corriendo por entre los montes vá 
á enriquecer la provincia de Gápiz. 








láViTr^á) 






n Maasin quiero docír salado. \. 



lEMius umup p se m recbo en estos aiiios 

; , ; : , tSos EN Dnusis runtwus. 



I '/ 



« ' i I I ■ ' 

Na $icndomo. posiblq dílal^rme ea esla raaleria todo lo que qi^siera, vofi lí- 
miUré á lo mas precisf) debiendo advertir para gobierno del lector que los datos y no- 
ticias (jue voy á dar son lomadas: 

\,^ De los parles oGciales que los, gefes han dado á el Superior gobierno en lo$ 
auosdc 18i7, 1848 y 1849, cuyo eslracta se ha publicado de órd^o detqiisino. 

2.^ De las noticias que. yo me he procurado por medio de oiis relaciones^ ya 
parlicularcs y ya con un carácter scmi-oticial. 

Y 3.^ De los diversos artículos que sobre la materiji han insertado los pe* 
r.iódicos de esla Capital. 



• • I 



ISLA DE NEGROS., 

I . . ■ • ■ . • 

Alcaldía ma^or de, Negro^.^AMhQ de recibir la atenta com¡uoicac¡on de V S. 
del ^0 del mes. prócsimo pasado relativa á ia publicación que. ha empegada de. la 
^sladi^ti^ de eslasl^das y como veo qiie entra oo su ilustrado y. patriótico . deseo . dar 
lugar en ella á las mejoras materiales verificadas estos últimos años me permito vaya 
adjunto, el Qstado dq las que ba logrado esla provincia en I0S veinte nie^ qllimos 
que se halla coniiada á bm cuidado. 

Su archivo es muy pobre de documentos que tengan ét mérito de peregrinos é 
raros, y asi considero como uo deber no a)oieslar su aleni;iQn con noticias que su- 

Emgo bario conocida^ de V« S.:=Dios guarde a V. S. muchos auos^ Bac^loí} 31 df 
iciembr^ de 1850.= Manuel Y. .Morqufcbo.=;Sr. D. Aafael Díaz Arenas. , 



t . • • 



JVOTlfJA 

' ét hs nefiNrM rnteriiies qie ha alcaando estit pretlnria <les4« (iríiripiw/ le Wkp 
dt {t\% que me encargue de sa Alcaldií hasta la fecha présenle. 

El cura párroco de Jimamaylán Fr. Agustín Olmedillas del Gáraen del órdm 
de Agustinos descalzos oscilado por mí como (os demas.de la provincia al importante 
hecho de la reducción de infieles, oyendo coma era de esperar este voló de ia hu- 
manidad, de la religión y del siglo se dedicó eon el celo apo^lico que le dislingoe 
á (HNHittislar por medios leves las bandas ó tribus quei bmitf n ' constaolameole estable* 
cídá su residencia á tres lep;uas do aquella población; y en efecto, ha caleauíiado y 
conrerido ya el saoramcRrto del bauüsma á ciento eMcuaotamonteaes de ambos sexos 
y da edades difercnlm oon los que se ha foroiado en el mismo punto la poUaoiM 
qw lleva el nombre de la Isabela. 

No menos soiíciio el dervolo cura párroco de Cakancajan Fr^ Andrés Gobaaralir 
gioso del mismo órdto en el dtsempeno de áu augusto ministefio ha logrado laüliien 
Ja reducción ile ciento 4mnlA y formar un barrio en «1 camino que oomhioe á la 
i3osla Oriental que h^ denoninado Taratana. 

7 



. > liitef epa(tQ mi;^mfn(e m (^ :s(TbKm) obra y no nu^Qog sdIícíU) por cierto mfA' 
cum|)fifnifenlo'dé iu tieber el devólo cura párroco dé Tayásan Fr. \nlonio Moreno de 
las Mercedes, ha enriquecido esla sociedad é inscripto en puestra creencia religiosa 
á ciento cuarenta y uno. Á su eñcaz cooperación debo el haber reunido en varias 
rancherías la población semi-salvage que va^ba á los alrededores de los pueblos de 
Manjuyud, Ayungun y Jímalalud, rancherías que por disposición del Escmo. Sr. 
Gobernador y Capitán general de estas Islas acaban de elevarse á barrios con los 
nombres de Málaga, Burgos, A^ranjuez, Medina del Mar y S. José. 

Investido Fr. Toitoás de la Virgen de Lagunas con el curato recientemente cri- 
l^ido'en el pueblo de Siatón, ha consagrado no obstante resistirlo su estado valetudinario 
todo el lleno de sus virtudes evangélicas á tan santo propósito y gusta ya la satis- 
facción tan pura como inefable de tener en la clase de neófitos ciento noventa y uno 
contando entre ellos varios principales ó personas influyentes que por el poder de su 
palabra y mas aun por el del ejemplo han do aumentar mucho aquella grey que forma 
ya par^e'de la nueva fundación de Malarjpar y es también la fecunda semilla de otra 
qué verá unido á so nombre el agrupamiento de otros muchos individuos. 

Resulta pues que en dichos veinte meses se han arrancado al infeliz estado de 
la naturaleza en que vivian seiscientos once salvages colocándolos en el camino de 
ser hombro útiles á si mismos y á la sociedad y civilización en que han entrado. 

Este servicio prestado con tanto desinterés mundano como con una modestia digna 
de ser enaltecida parece que reclama algún galardón y el mas propio y digno que 
encuentro en éstos momentos és que sus nombres no queden olvidados en la obra que 
el saber y la laboriosidad de Y. están formando con tanto deseo como beneplácito 
di^ público. 

Pudiera decir á V. también que en la misma fecha se han erigido dos cura- 
tos y que es mas que probable se pida al instante á esa Superioridad la creación de 
tres toas. 

Si de estos hechos en que figuran conio principales actores algunos párrocos se 
trasladasen la atención al recuento de mejoras de otra clase, podría hablarse de la 
Aindaciot) del pueblo de Valladolid: del barrio deMarayo^eon pretensiones también 
por los tributos que cuenta, de entrar en la categoría de pueblo con el nombre de 
Pontevedra: y de otro centro de población llamado Miranda. 

Situadas todas tres en el yermo de cinco leguas y media que separaba los pue- 
blos do Qago y Ginigaran, aquel solitario lugar tan rico por la feíacidad de su suelo 
como triste y verdaderamente imponente y aun peligroso al caminante^ es ya en el 
dia no solo un punto donde logra un seguro abrigo y una sencilla hospitalidad, sino 
también un campo donde una abundantísima cosecha de palay no arrancada por cierto 
de su seno por la folíga y el trabajo condona liberatmente y eon grande profusión 
los pequeños cuidados consagrados en su busca. 

Se han establecido también algunas cabecerías con gente venida de las Islas in* 
mediatas en el Cabo Norte que es el mas hermosa y fecundo de este territorio en ei 
que á poca costa vé el hombre centuplicadas las semillas arrojadas so^re su. super- 
ficie virgen aun. 

< Otra de las disposicioses q^e reclamaba el informe estado administrativo de esta 
frovihéi^ era el destinde y' amojonamiento de los términos territoríales de sus pueblos, 
lo que se ha llevado á cabo felizmente en todos ellos eslirpando de este modo mil 
odiosas: cuestiones y previniendo el renacimiento de dudas y conflictos que tanto mo- 
iestabah y entorpecían la atención de la autoridad y el despncho de otros asuntos. 
< GoBipanera de tal dispbsicion era la de insGribir en el padrón de (ribatantes á 
tantos individuos que por la lojania de su bogar del centro del pueblo ó por su vida 



siso v^gaimindSi erraile; no pagabao iribulo y e^Ua se lia logrado antes de la . forma- 
ción del padrón con apellidos, obteniendo el auinenU) de luil ^ms ciedlos Iribuíio» en el 
aao que vi á espirar. 

Era necesario ^ ue á ella siguiese la de reunir jos p^eblos alrededor de la igle-^ 
sta parroquial para proporcionar de fsle modo inmensos bcneíicios á toda dase de 
personas y edades; y esta disposición aunque encuentra en los hábitos de estos na* 
lurales sino resistencia una pronunciada repugnancia, llegará á tener un écsito afor- 
tunado. 

La Administración de justicia como encomemlada hasta a(|ui á personas cuya pro- 
fesión no había nido el estudio dft derecho sino los negocios mercantiles, exigía grandes 
reformas y en efecto algunas se han logrado ya no siendo la menor la de haber pros- 
cripto en lodos los casos y sin escepcíon alguna la absurda y horrorosa práctica de 
la flagelación, justtñcable si se quiere en Larache ó Magador pero anateuializada por 
nuestras leyes y maldecida de consuno por la cultura y la ilustración del siglo. 

Á esta lamentable aberración se ha sustituido el verdadero procodindento judicial 
que aunque pausado en su curso, y e(|uivocaddmente según se cree, indulgente con el 
delito porque no se desentiende de ciertas formas protectoras, es sin embargo aun pres* 
cindíendo de la justicia de que de él sale, mas eficaz en sus efectos, mas espíalurio y 
á no dudarlo mas ejemplar también. 

Los buenos resultados recogidos en la gloriosa jornada de Balanguingui desar- 
rollando una confianza que i fuer de ilimitada merecía el nombre de temeraria, había 
producido entre otros males el completo olvido y aun abandono de la conservación 
de sus Barangayanes; y no podiendo aprobar tal acto de imprevisión y teniendo en 
cuenta además que tales buques son necesarios en los pueblos para atender á mil ne* 
cesidades nue reclaman las circunstancias, he ordenado su construcción y idbnwnada- 
mente no nay pueblo que de él carezca. 

El estado de los caminos y su necesaria mejora tampoco ha sido desatendido 
si bien no se ha alcanzado su perfección ponqué esto solo puede deberse i un au- 
mento grande de población. 

Prestándose poco los caudolosos ríos y rias de este territorio al levantar en ellos 
puentes construidos con la imperfección propia de su poco conocimiento en las ar- 
tes, se han jiiecho balsas de madera en las (|ue se encuentran felizmente combinadas 
la seguridad y comodidad del caminante. 

Isla de Negros 31 de Biciembre de 1850.= Manuel V. Morquecho. 



NOTA 

de las birríes meviaflite tmé^ en la parrM|iia ie Tiyian r*MrMi fM el 

MBbre de las Nisíaies. 

Co$ia Oriental. 

Burff^ 1 ^(^'^^'^'^'^ ^^' pueblo de Manjuyud. 

Aranjuez id. id. Tayasan. 

Medina del Mar id. td. Agiingun. 

San José jd. id. Jimalálud. 

idetfi Occidental. 



■ Tambieh acaban de crearse en fil inmeíiso yermo, que existía ínlre H pueHo de 
^ago y Oinlgaran el pueblo dé Valladolid: et barrio, priíxtino Cambien ásor pue- 
blo, (|ite lleva el nombre de Marayo, y se han echado igualmente los fundamentos 
de unít liucva población conocida ya con el nombre dé Miranda. 

W* de Negros Diciembre de' í8aO.= Y. Moríiueclio. ' 



CmRlBiES BRTE. 

cuando el Sr. D. Manuel Eslrada entrega el mando 
ortacln, que á continuación se inserta, dá una cir- 
ras que lá provincia recibió en aquel licnipo. 
Manila. 
de Í83t. 

layor consideración y aprecio; reunidos ya los da- 
er dar una exacta noticia dc los adelaníüs y mejoras 
hechas en esta provincia durante el memorable mando del Sr. D. Manuel K^lraüa 
y .Campos, secretario honorario de S. M.j tengo el mayor placer ile ponerlo ín co- 
nocimiento de VV. para que si ábien lo tienen le den publicidad en su aprepiable Diario. 

' ', OBRAS HECHAS EN DAET. ' 

Bn d de Marzo dé 1Si6 se empezó un magnifico puente dc mampi^tcría so- 
bre el. rio de Daet de S2 varas de largo, 8 id. de ancho c^n tres áreos dé á 13 y 
mcilia Varas de , luz, quedando todo ét concluido en ef coriísiínr) tiempo dc 107 dias 
y nonlínÜndoIo S. Narciso, pudiéndose asegurar ser uno do los bonitos dc Filipinas, 
empleándose en él 62,221 sillarctcs planos de varias dimensiones; este magnífico puente 
al año siguicnlti Tué destruido por una grande avenida' ocasionada por un tuerto 
b;iguío, y al poco tiempo se dio principio á construir otro' dc mayores dimensiones 
itn poco mas arriba del destruido, coti banqueta corrida en sus cimienlos. Los ar- 
ranques y estribos san de piedra, y el piso ile mailcra muy dnrabl^ y escogida y 
los sillarctes empleados en él fueron 33,700. Kn la m'cdíanía dc la calzada que di- 
rige á la visita de Basud hizo un bonito puente con piso de madera y*los estribos 
y cimienlos de piedra; tiene de largo 21 varas, empicándose en él 5,200 sillaretes. 
Se ha compuesto la iglesia que estaba pn estado de ruina y una gran reparación en 
la Casa Real; ademas una calzada de c'arViiage de 16 varas de anclio y media legua 
(|b l^rgp tjesde:,e:4la<,«abt(^i'a ha^ta 1% división del pueblpi de Ta|»sayy «itra callada'd^e 
la misma cabecera dc 8 varas de ancho y 1 .',\ leguas de largo hasta la visita de Basud, 
y en la medianía de esta, otra del mismo ancho y una legua de largo hasta la vi- 
sita de Galasgasan, todas de carruage. 

PUEBLO DE TAUSAY. 

Sobre el no qne atraviesa la oalzada que se dirige á la cabecera, im hermoso 
puente dc un arco denominado Isftbsl II: tiene de largo iO varas y 1 4 id. de luz 
el arco. c:t todo de piedra y se' orap'eanon en él A 1 ,300 sillaretes; otro puente tam- 
bién de piedra sobre el río de Burususcan que cruza la misma calzada tiene de 
largo 18 varas y un ojo dc 7: se emplearon iOOO sillaretes. La iglesia que antes 



era nn camaria de oipa es ahora una bonita ¡^ia de piedra, de 51 varas de 
largo sobre 12 de ancho, y con una vistosa torre á un lado de la portada; las 
puertas, ventanas, pilastras y torre están revestidas de sillares planos habiéndose 
eiDpleada 13«400. En la actualidad se está haciendo el tribunal de dicho pueblo 
mm el cerco de piedra y el cuerpo principal de madera, cuyos materiales están reti- 
■ídas; además una calzada de 1 6 varas de ancho y media legua de largo hasta la 
áí?í8oha de la cabecera. Otra de 8 varas de ancho y media de largo hasta la di* 
visoria de Indan, y otra que parle desde la divisoria basta la visita de Lico de una le- 
gua de largo; todas de carruage. 

PUEBLO DE INDAN. 

El puente llamado María Cristina sobre el río de Aiinao en la calzada que desde 
la visita de Lieo sigue á Lavo, los eslrives arranques y banqueta son de piedra 
y el piso de muy buena madera; tiene de largo 47 varas y el claro entre los es- 
írívus de 21 varas; se empicaron 14,200 sillarctes, una calzada de 8 varas de aacho 
y media legua de largo basta la dívisoría de Talisay y otra también de media legua 
desde la visita de Lico hasta el puente de María Cristina divisoria de Lavo. 

PUEBLO DE LAVO. 

La iglesia de piedra de 49 varas de largo 15 de ancho y 10 de alto con su 
correspondiente torre sobre la portada, habiéndose invertido al revislir las puertas, 
ventanas, &c. 38,000 sillaretes planos. También la calzada hasta la divisoria de 
la visita de Lico dé media legua de largo y. 8 varas de ancho de carruage. 

PUEBLO DB S. VICENTE. 

Una bonita capilla de piedra de 37 varas de largo 12 de ancho y 7 de alto, 
habiéndose empleado 2 mil sillaretes planos. También se hizo el camino de herra- 
dura desde dicho pueblo á la visita de Lico de Vi de legua. 

PUEBLO DE PARACALE. 

Una hermosa iglesia de piedra de 55 varas de largo y 1 4 de ancho con una 
elegante parlada adornada con una vistosa cornisa y ocho columnas con sus dos 
torres á ambos lados, en cuya fábrica se invirtieron 49,200 sillares. Un campo 
Santo de 60 varas en cuadro con una bonita capilla en su centro, con el corres* 
pendiente osarío al espaldón de ella. 

PUEBLO DE MAMBULAO. 

El tribunal de piedra de 31 varas en cuadro y 7 de alto, con una hermosa 
sala, tres cuartos; cocina y cárcel, empleándose en dicha obra 2 mil sillares. Tam- 
bién se recompuso su iglesia y la de Capalonga que estaba en estado de ruina. 

De todas las referidas obras han sido hechas á cosía del Sr. de Estrada el 
puente de S. Narciso que se destruyó, el de Isabel 11, la gran obra de la Casa 
Real y la capilla de S. Vicente. 

La siguiente planilla es un estado comparativo de la población, sementeras y 
abacales que habia en la provincia al tomar el mando de ella el Sr. de Estrada ea 
1846 hasta Marzo de 1851 que entregó el mando de ella. 

8 



Números de 

tributos 

FUEBLOS. 1846. 

Dael 1079 

Talisay 470 

Indan 711 

Lavo 558 

S. Yiceole. ... 411 

Paracale 729 

Hanbulao 750 

CapaloDga i 45 



Idom 
i 851. 



Cavanf« de 

sementera 

1846. 



ídem 

en 

18S1. 



/2 



1/ 



1 / 



1296 
472 
793 
692 
125 
727 
721 
1G0 



223 
149 
253 
164 



V, 



2 



fí 



11 



» 



» 



428 

238 

442 

271 

64 

10 

U 



Tronco* 

do abacá 

1846. 



137,000 
97,006 

72,000 
68,300 



Idom 

on 
1854. 



« 



465,000 
382.500 
438,100 
295,000 
205,100 



4554 y. 4986 \\ 



789 



1467 374,300 i.485,700 



Tal es el estado de la provincia al cnlregar el mando de ella el Sr. D. Ma- 
nuel Estrada á su sucesor el Sr. D. Hipólito Fortacin el dia 17 de Marzo. Enu- 
merar aquí los trabajos, afanes y sacrificios que el Sr. de Estrada ha tenido que 
sufrir, seria muy largo de contar y baste solo decir para satisfacción de tan digní- 
simo Gefe aue puede estar seguro de las simpatías y agradecimiento do los que 



han tenido la dicha de ser sus gobernados. 



Vn suscritor. 



umm. 

RelidoD de lis nejoras llevadas acab» y obtenidas en esta provincia de Bataigas 
desde 1." de Diciembre de 4847 hasta la fecha <i sea en el tienpo que ha 
sido Alcalde de ella, U. José Paez asi en obras de nauposterta ejecutadas, 
cono en el anmeito de pobladon y rentas pibücas. 

N.o de sillares N.'demIUres 
invertidos. preparMlos. 

EN LA CABECERA. ' 

En una alcantarilla de 124 varas de largo en la plaza de esta 
población para dar salida las aguas 2,000 

En seis puentecitos ó alcantarillas de distintas dimensiones en 
el camino que dirige á Bauan 1,617 

En el puente de Calansayan en el camino que dirige para 
S. José montándolo de arco 5,201 

En el de Patay en el mismo camino y para el propio objeto. 2,084 

En la Casa Tribunal de 45 varas de frente 19 de fondo y 9 V* 

de elevación con su cocina en cuerpo separado, pozo y cerca 

de 80 varas de frente y 99 de fondo. = Este edilicio íia sido 

levantado desde los cimientos 28,150 

Para hacer circular la plata-forma del fuerte hay preparados 

í» s?? pió 150 



N.« iUi «iUares ^* d« ttlUrM 
iavoriidos. preptradot. 

SuíM de la vuelta. . . . 39,115 150 
BAUAN. 

En rehacer de arcib el ioroedialo á la garita en el camino 

para Salangas S60 

En el de Bulojan 530 

En el de Magjínao camino del mismo pueblo 1,000 

En el de Dajílig id. id 100 

En el de Sarobat 650 

En Ires alcantarillas dentro del pueblo 165 

En el inmediato á la garita camino de Taal 360 

En la nueva Casa Tribunal que sacada de cimientos tiene ya 

una vara sobre estos 2,100 

Hay preparados para su continuación hasta 4,500 

TAAL. 

En su Casa Tribunal do 3 i varas de frente cuyos cimientos 
estaban puestos desde 816 y que en i\ día se halla cuasi 

concluida de tejar 8,97? 

En el puente de Basilong camino para Bauan 1,880 

En el do sitio llamado Capitán Pablo 400 

En los dos de arco camino do Calaca 576 

BALAYAN. 

En el puente do Lagunas camino de Taal 11,100 

En uno de los del sitio do Pínagcurusan camino de Lian. 4,30U 

S. JOSÉ. 

En el puente de Malaquinlubig que venia en oonstruccioo 

desde fecha anterior 3,950 

En el de Banaybanay * . . . • 600 

En la nueva Casa Tribunal , . i,^o 

Preparados con el propio objeto • . 8,400 

LIPA. 

En la nueva Casa Tribunal 1,^00 

Hay preparados al propio fin 4,800 

En el puente camina de Tanauan 1.039 

En el labadero y baño 1,500 

En el estanque priplíco , í92 

"80,884 1 1 ,850 



N.^ de sillares N.^ de sillares 
invertidos. preparados. 



i ... • 



Suma de la vuelía 80,884 41,850 

STO. TOMÁS. 

Ed la composición del puente de la barranca de Yiga... •. 300 
En el nuevo de arco en el rio de Monting-Ilog camino de. . 

Calamba • . . a,75p - ^ 

En la alcantarilla de Yagalan . . * 7Ó 

Para la nueva Gasa Tribunal hay preparados 900 

En el nuevo puente de Sta« Cruz Divisoria de Lipa Sto. To- 
más y S. Pablo 5,450 

S.PABLO. 

En el puente de arco de Balatuing camino de la cabecera. 3,000 

En seis nuevas alcantarillas dentro del pueblo. . . /. • 1,900 

En componer las cuatro que ya existían. 1,100 

En el aqueducto para el pueblo 500 

En componer la escalera y zaguán de la Casa Tribunal. . • 900 

En la puerta ó bantayán para tiaong construida de nuevo. 3,800 

En la calzadfi dentro del pueblo 4,000 

ROSARIO. 

En la presa del rio de dicho pueblo 500 

En la nueva Gasa Tribunal .* . 320 

Preparados para igual fin 820 

S. JUAN. 

Preparados para la nueva Casa Tribunal que nó se ha dado 
principio 4,050 

IBAAN. . 

En el nuevo puente del rio camino de Batangas. . . . . 330 

En la nueva Casa Tribunal. .... i !......... . 500 

Hay preparados para continuarla 1,700 

TANAUAN. 

En su nueva Casa Tribunal que ya se halla á dos varas de 
altura 3,200 

Preparados para su construcción .:...: 800 

En la reconstrucción del puente del rio de S* loan en el 
camino para Sto. Tomas . 4,625 

Toiales generales 114,129 20.120 



Como el lérmino medio de pies cúbicos de cada sillar de los empleados de va- 
rias dioiensiones son dos y medio, resulla que el total de píes cóbicos de las iuvet'- 
lidas es prócsimamcnle 285,822% y el de las preparadas 50,300. 

A lo dicho deben agregarse rebajas y ensanches de mucha consideraoioo en las 
calzadas; una nueva de legua y cuarta desde el puente de Galaosayaa al pueblo de 
S. José; otra de legua y media con tres puentes de madera para el pueblo de Ca- 
latagan, partiendo desde la calzada principal que dirije á Lian. Por este camino se 
podrá ir en este mismo año á Calatagan en carruage y antes era peligroso hacerla 
á caballo. Tres cuartas de legua de nuevo camino entre Taal y Calaca^ evitando 
las cuestas y barrancos del Malaasnabayan cuya niejora es muy notable por el mu- 
cho terraplén que ha necesiudí» en terrenos bajos. Debe auadirse que so hallan reu- 
nidas gran parte de las maderas que se necesitan para las casas en construcción y 
lo mismo la cal. 

De puentes de caSa ó madera en bruto, composiciones de Casas Tribunales de caiía 
y ñipa aunque en gran número no se hace mérito por ser cosa de todos los dias é in- 
signiñcante.= Añadiré por último que en la misma época ha sido construida la muy 
buena cárcel que existe en la cabecera. 

Por Superior decreto de 20 de Junio último se ha creado el nuevo pueblo do 
Taisan en jurisdicción (|uc era y con 635 V2 tributos del pueblo de Rosario que lle- 
van almas 28 i7. 

POBLACIÓN. 

En mi contaba ^provincia [ J^f «S^'sS ^^ 

V io-A .1. (Tributos 47,929 V, 

En 18o0 cuenta ( ^,^3^ 218,106 . 

RENTAS. 

En 4847 por tributos v sus anexos propios y arbitrios . . 6^155 

En 1850 por id. id. id 72,658 2 18 

Diferienda en mejora 7,503 2 18 

I mil *^ 

José Paez.=Cerl¡llco: que lo que antecedo me consta de vista y ciencia propia 
y su pormenor está conforme con lo que resulta de los respectivos espedientes que 
existen en el archivo de esta Alcaldía. Y por ser así yo el Escribano publico de esta 
provincia lo fínno en Batangas á dos de Diciembre de mil ochocientos cincuenta años.= 
Ignacio Trillanes. = Es copia, Paez. 

ILOCOS SIR. 

• • • 

Faltaríamos al deber de historiadores imparciales sino dijésemos que las obras 
hechas en esU provincia han sido de importancia y algunas puede decirse colosales, 
debidas á la actividad conocida del Alcalde mayor D. Gabriel de Llamas, al celo de 
los párrocos de la misma y á la cooperación <^licaz de los pueblos de ella. 

Pero nada do cuanto pudiéramos decir sí>bre este superarla á el mérito (|ue r^ 
salta en la siguiente relación oficial donde S3 enumera el costo parcial y el total de 
dichas obras, asi como los recursos con que para ellas ha contado el referido Alcalde: 

9 



Alcaldía mayor de llocos Se/r. =Enlerado de la comunicación de V. S. de 20 
del pasado le remito la adjunla manifestación de las obras públicas que he consiruiílo 
en esta provincia durante el tiempo que la he mandado, debiendo advertirle (|ue todos 
los puentes de que se hace mención son de mamposlería y que la colosal obra de 
Agayayos ha sido reconocida por el Teniente Coronel de Ingenieros D. Pedro Mu- 
narriz de órdcn del Rscmo. Sr. D. Narciso Clavoría. 

Dios guarde á V. S. muchos años. Vigan y Diciembre 4 de < 850.= Gabriel 
de Llamas. =Sr. D. Rafael Diaz Arenas, Intt^ndente honorario. Director cesante de 
la Renta del Tabaco y Contador de la R?al RiMita de Lotería. 

PROVINCIA DE ILOCOS SüR. 

laiireslacioD de las obras qae el Alcalde Bayor Dos Gabriel de Llanas ha hecha 
duraile el tieiipo qie ha estado tiaidaiido la referida previicia. 

Obras dr /n» cuales se ha dado parte y remitido cuenta al Superior Gobigruo. 

VAixa 

Puente de Vanrell en la jurisdicción del pueblo de Narvacan 30,0 lo 7 18 

Puente de Lapting en el pueblo de Lapo. 2.461 3 6 

Puente de Avusan en Vigan i, 336 6 12 

Puente de Cuta en Vigan 1 ,i50 6 <9 

Puente de Aggay chico en Bantay 1,187 1 • 8 

Puente de Isabel II en San Ildefonsr) 9,858 2 7 

Dos puentes en el rio Toppeng en Sinait 13,657 2 10 

Puente en el pueblo de Tinguianes de Llamas 2 436 i • 

Camino y ocho puentes de Agayayos jurisdicción de Santa 92,000 » i 

Puente segundo de Ayusan en Vigan 2,826 2 » 

Calzada de Narvacan' á Abra 6,286 2 17 

Cuartel de Llamas 3,349 . » 

Dos puentes en la calzada nueva de Cabugao 31,558 1 16 

De lo gastado en la recomposición del polvorin del Cuerpo de Ar- 
tillería en Vigan 100 » » 

ídem por un camarin de mamposlería para víveres de los presus y 

habiUcion del Alcaide. . 1.083 1 4 

198,637 3 i 

Obras de las cuales se ha dado parte al Superior Gobierno y m se han remitido cuentas. 

Diez fuertes ó torreones de manipostería para defensa de los moros, 
construidos por dis|)osicion del gobierno, graduándose en qui- 
nientos pesos cada uno, habiéndose facilitado por los pueblos los 
materiales y trabajadores 5,000 » » 

Dos y media leguas do calzada nueva para carruage que se abrió 
d¿de Rantay á la bocana de Abra, graduándose en mil pesos legua. 2,500 » • 

Una les^ua de calzada nueva para carruage desde Cabugao al puerto 
de Salomague. 1,000 • * 

Tres leguas de calzada nueva para carruage desde Narvacan á 
Clavería, Misión de Llancas y pueblo de Vanrell. 3,000 • » 

1I,500~ n 



Obras de las cuales no se ha dado paríe al Superior Gobierno ni se ha remiiido cuenta. 

* 

Veinte y dos imbornales de manipostería en distintos sitios; de la 
provincia, graduándose á cien pesos cada uno entre chicos y 
grandes, facilitados por los pueblos los materiales y trabajadores. 2,200 , » 

Por lo gastado en la composición de los cuarteles de infantería v 
caballería en varias ocasiones ". 250 » » 

2,450 I» » 
RESUMEN. -—— — 

Obras de las cuales se ha remitido cuenta < 98,637 3 1 

ídem de las que no se ha remitido cuenU 14 ,500 » • 

ídem de las que no se ha dado parte 2,450 » » 

"212,587 3 < 
Advertencia 1.* 

Para la construcción de las obras espresadas se me han dado tres mil y qui- 
nientos pesos (3500 p^.) de Cajas de Comunidad y seis cientos posos (GOO ps.) de multas 
de los jugadores: t >do lo restante hasta el total á que ascienden las obras ha salido 
de arbitrios que he buscado y de materiales que han facilitado los pueblos. 

Advertencia 2.^ 

Debo hacer justicia á varios curas párrocos que han estado al frente y dirigido 
las obras que se han hecho en sus pueolos. 

£1 M. R. P. Fr. Nicolás Vanreh, cura de Narvacan, lia estado al frente de la 
obra del puente de Vanrell y dirigido la obra de las calzadas desde Narvacan á Cía- 
vería, Misión de Llamas, y el pueblo de Vanrell, con dos puentecitos en la calzada 
de Narvacan á Cía vería. 

Ei M. R. P. Pr. Dámaso Yieyles, cura que fué de Santiago y San Estevan, diri- 
gió la obra de los dos fuertes que se hicieron en la costa de los referidos pueblos 
para defenderse de los moros, y dirigió la obra de ocho puentecitos ó imbornales de 
mampostería que se hicieron en el camino Real. 

El M. R. P. Fr. José R)cendo, cura dcTagudin, dirigió la obra del fuerte aue 
se construyó en la costa de su pueblo para defensa de los moros, cuya obra aae* 
más de su solidez y estar arreglada al plano que se recibió del Superior Gobierno, 
se distingue do todas las demás de la provincia por la finura y perfección C3D que 
está rematada. 

El M. R. P. Fr. Agustin Echavarri, cura de los pueblos do Bintay y S. Ilde- 
fonso, cuidó de la calzada que so abrió desde Bantay á la bocana de Abra, y tra- 
bajó bastante en el puente de Isabel li. 

El M. R. P. Fr. Antonio J:)rdá, cura del pueblo de Cabugao, dirigió la obra de 
la calzada nueva para carruage desde su ptieblo al puerto de Salomague y la que 
Se abrió nueva también para el pueblo do Sinait, y estaba al frente de la obra de 
un puente de mampostería de veinte y cinco varas. 

El presbítero D. Gerónimo Bonifacio, cura del pueblo de Lapo, ha dirigido la 
obra del puente de mampostería on el rio Laj)lin?. 

Yigan i de Diciembre de t851.=G(ibnrl de Llamas. 



El Sr. D. Felipe Govanles, secrolrário, honorario de S. M., sucesor en la Al- 
caldía mayor de llocos Sur de D. Gabriel Llamas, ha levantado á su costa una 
columna alegórica en medio de la plaza de Vigan, de elevación de siete varas para 
perpetuar la buena memoria de nuestro compatriota el Sr. Salcedo, con cuyo motivo 
pronunció la alocución siguiente en que también se hace mérito de otros dos monu- 
mentos: 

"Habitantes de la Fernandina, Yigan, ilocanos del Sur, hoy quedan pagadas las: 
deud^3 de gratitud que teníais con trahidas, y deseabais vivainente satisfacer á D. Juan 
Salcedo primer- español que pisó este suelo, y os trajo la religión católica verdadera 
y santa (|ue profesáis, madre de la civilización. Á ese hombre á quien recibisteis 
con los brazos abiertos, dando asi una evidente prueba al mundo de ser fieles por 
naturaleza c instinto, á ese hazañero á quien á pesar de los años transcurridos desde 
su muerte entre vuestros antepasados, no habéis olvidado, dedicamos hoy esa pi- 
rámide alegórica, la que si bien no es de necesidad, porque vuestra gratitud será 
eterna, vivificará y refrescará no obstante la grata memoria del héroe Salcedo. En 
esa misma pirámide también tenéis el nombre de Pineda, naturalista aventajado, vivió 
y murió entre vosotros, y sus restos fueron trasladados por sus amigos á un mo- 
numento que existe en el paseo de Paco á Malale: que su memoria sea eterna. 

Mas allá, en ese pueblo de Banlay que se enlaza por su procsimi<Iad y vis- 
tosa posición con esta Ciudad Fernandina; tenéis también otra pirámide alegórica 
dedicada á D. Miguel Vicos, mestizo español, coloso de fidelidad y valor, el 
que acompañado de Bnecbuec y previa la invocación de María Santísima, mató do un 
trabucazo al traidor Diego Silang, el cual levantando la negra, sucia y as(|uerosa 
bandera de la insurrección, puso en prisión á varios Ministros d^l Señor, primer 
blanco de sus hediondos tiros. Ilocanos que á todas horas, y en vuestras tribulaciones 
mas, ten<;nis presente los grandiosos legados que esos hombres os dejaron, y coq ellos 
el amor á la Augusta Reina, y el desvelo que por vuestra felicidad tienen las auto- 
ridades, séais felices, pues á ello estáis llamados y abiertos los caminos que al bien- 
estar conducen. = Felipe Govantes» 

El Sr. Govantes llevado de un loable celo por los adelantos de su provincia, 
ha promovido lo conveniente para ello, ya sobre el importante ramo del añil y ya 
sobre la construcción de presas y aprovechamiento de aguas con otras cosas de 
interés general de los ilocanos. 



MINDORO. 

Por la relación que sigue se verá lo mucho que ha trabajado el Sr. Bañuelos 
para desarrollar los manantiales de la riqueza pública de la isla de Mjndoroy la de 
Marindpque, teniendo que luchar con la falta de población deja primera que es 
un obstáculo grande c insuperable para todo. 

Nada he (|uerido suprimir de la citada rel$cion no obstante que se me aulor 
riza en ella para publicar lo que crea útil, porque todo me^ parece que lo es. 

Akaldia mayor de ifinJoro. ^Enterado de la comunicación de Y. S. de 20 
del pasado mes paso á contestarla. 

Las obras hechas en esta provincia durante el tiempo que tengo el honor de 
mandarla son las siguientes: 

En el pueblo de Galapán y frente de la cota á la parte 0. de la misma, se 
ha liecho una hermosa plaza cuadrada quitándose las casas ruinosas que antes ha- 



bía, consiguiéndose con esto mayor venlilacíoD y ornato público, coya plaza trató 
en buen tiempo de cubrírJIa con paletada y adornarla con calles de árbuieB. En el 
mismo pueblo he hecho un puente de palma braba y madera cubierto de ñipa que 
sirve de paso para la mayor oarte de las sementeras de la parte Sur y también 
para conducir los cadáveres al (Üampo-Santo, lo que antes los pasaban el rio qod bas- 
tante trabajo. El baluarte de la cota del mismo pueblo aue mira al N. y O. ha 
sido techado de nuevo y su piso puesto de paletada haciendo en su centro uo sub* 
terráneo con buena luz que sirve de prisión segura y cárcel de este Juzgado principal. 
Eb el mismo pueblo se han aumentado las casas y se ha establecido á la bocana y 
barra del río una casa para un continuo vigilante que cuida del haitta bandera y 
de locar continuamente de noche una campana colocada en elovacíon para que lai^ 
embarcaciones puedan dirigirse con acierto al sitio de la barra. Dicha campana está 
en comunicación con otra que hay en el baluarte antes citado que so toca por el vt* 
gílante de la guardia de los presos. En los demás pueblos de la isla de Mindoro se 
han aumentado caseríos y se han hecho Gasas Tribunales nuevas en alguno^ de ellos. 
Aunque contando con escasísima población, por lo tanto con pocos brazos y la apa- 
tía de estos naturales, se han abierto algunas comunicaciones por Jos montes dnde 
Puerto Galera pasando por Abra de llog, Mamburao, Paluan, Sablayan, Irírum hasta 
Mangarin. La escasísima población, con mas lo monluosi del terreno han entorpecido 
mis proyectos de hacer un camino para toda la isla. En el pueblo de Mangarin se 
ha concluido un hermoso baluarte de piedra techado de cana que sirve de fuerte 
para cobijarse en él los naturales si se viesen acometidos de moros ó tulisanes, y 
últimamente en la jurisdicción de este pu(Mo de Calapán y en dirección á la de Naujan 
se ha abierto camino de media legua de largo teniendo que hacerlo por el centro 
del monte y que corlar corpulentos árboles. Este nuevo camino faciUla el poder tr 
hasta Naujan á caballo con alguna comodidad, lo que antes no sucedía y facilita tam- 
bién poder trasportar sin mucho trabajo al pueblo los efectos que conduzcan los bar- 
cos que para abrigarse del O. fondean en la punta Leste ó sea el sitio llamado Silonay. 
En el pueblo de Luban se han aumentado algún caserío y se ha hecho una nueva 

Í espaciosa Casa Tribunal de tabla, su techo de cogon: se ha compuesto el camino desde 
uban á Tilic y so han hecho de madera los baluartes de Tilic y Agcanayan. En el 
pueblo de Boac isla de Harinduque se ha concluido la espaciosa hermosa Gasa Real 
de tabla cubierta de cabonegro: se ha aumentado algún caserio: se ha compuesto la 
calzada qne hay desde el pueblo á la barra, haciéndose tres puentes de tabla cubiartoe 
dcfOgón y últimamente con la desgraciada pérdida do un trabajador, se ha cortado 
el elevadísimo cerro que habia á la inmediación del pueblo, quedando este camino que 
tiene de ostensión mas de media legua, en disposición de andarse en carruage todo él. 
En dicho pueblo ^e han aumentado las siembras alimenticias y también de cocos, 
abacá, algodón, cacao, cafó, plátanos, ararú, cogiéndose en sus montes aceite de balao 
y algunas resinas. En el pueblo de Sta. Gruz de la misma isla se han hecho tam- 
bién siembras como en el anterior; pues la orden de esta Alcaldía mayor fué circular 
Era toda la provincia. En dicho pueblo se ha concluido una hermosa falúa mayor que 
^ de la división, arbolada do Pay Icbot y coronada con siete piezas de artillería de distintos 
calibres: se ha hecho una ancha calzada de cerca de 652 brazas de largo, distancia que 
hay desde el pueblo al desembarcadero en el que también se ha hecho un cómodo mué* 
He do madera cubierto de cogen para la carga y descarga de barcos grandes y 
pequeños. La calzada está toda cercada basta el pueblo y tan. llana y bien concluida 
que puede correr un carruage sin mucho movimiento: se ha compuesto la Gasa 
Real de dicho pueblo: se ha compuesto la Escuela-pia techándola de nuevo: se han 
lechado también de nuevo los dos baluartes del fucrtí del pueblo: se ha hecho 

10 



üD puente de fuertes tnaderasen dire<!cion al Campo-Sánlo, techado: sus dimensiones 
son de 13 varas de largo y 2Vá'de ancho; se ha cubiorto de paletada 25 varas de 
largo por 7 V^ de ancho frente de la Casa Real: se ha formado de nuevo un ba- 
luarte de madera nominado S< Juan en el sillo de Talan<j:nan y se eslá haciendo olro 
en el de Casangaten^ con el objeto de (]ue por senas de bandera se sepa con bastante 
anlícipacíon en> el pueblo los 'barcos que se dirigen al mismo: se ha hecho un só- 
lido, cubierto y hermoso puente de madera de baslante elevación en la calzada antes 
•Citada: se han hecho sobre 50 casas nuevas dentro del pueblo: se ha abierto en 4 4 
varas de ancha el camino desde dicho pueblo hasta <londe concluye su jurisriíccion al 
de Mogpog derribando grandes árbt)les, y resta muy poco para dejarlo muy om- 
pletaotente arreglado desde el sKio llamado Lamesangbaló en la medianía del bo>- 
<]ue hasta ta^semenlerii^Doydoy'en la comprensión en Sta. Cruz: se ha abierto una 
comunicación en el monte llamado S. Antonio á la parte S. de dicho pueblo, consi- 
guiéndose con esto dar pasó á una estensa llanura en la que puedan hacerse gran- 
des siembras regadías.^ En el presente ano se han hecho las siembras siguientes 
9,958 pies decoco,;t3;593 de abacá, 4,355 de cacao, 215 de café, 11,450 de 
píatenos y ^en abimdancia otras varias semillas alimenticias. 

En el pueblo de Mogpog de la misma isla se está construyendo por cuenta 
del pueblo una casa parroquial de tebla de 12 varas de largo y 7 de aneho: so ha 
construido una calzada ó camino en dirección al pueblo de Boac, habiéndose hecho 
en el mismo un puente de maderas fuertes de 3 pulgadas de grueso sostenido so- 
bre 6 harígues y techado de cogón de 8 varas de largo y -5 de ancho. Ahora 
se está echando piedra pequeña en la calzada para su mayor solidez: se ha cons- 
truido otro puente de madera en el camino del referido pueblo para su barra, 
sostenido sobre 6 harigues lechado de hojas de cogón con barandillas; tiene 10 
varas de largo y 5 de ancho: se ha agrandado la Casa Tribunal de dicho pue- 
blo: se ha cortedo un elevado cerro que habia frente de la ¡iglesia, consiguiéndose el 
ensanche de la calzada que conduce á aquella y la bajada del pueblo hasta el puente 
que dirige á la barra. Dicha calzada tiene 610 varas de largo y 10 de ancho en 
línea recta* Solo en este año se han levantado 36 casas pí>r aquellos habitantes; 
se ha hecho una nueva Escuola-pia de 1 4 varas de largo y 9 de ancho y última- 
mente en el mes de Setiembre se han sembrado bástanlo ponos de abacá, cacao, café, 
cana-dulce, cocos, mongos, plátanos, ubi, camote, gabi y otras legumbres para la 
subsistencia de aquellos naturales. 

En el pueblo de Gazan de la misma isla se ha hecho una nueva EscueJa-pia 
para los niños, de 12 varas de largo por 3 de ancho y alto: se ha cercado lodo el 
pueblo de troncos de caña con punta de 3 varas de alto haciéndose cinco garitas 6 
sitios abanzados; el círculo del pueblo tiene 1 1 92 varas castellanas: se ha hecho un 
purnie de madera cubierto en el sitio de Bambáng, siendo las maderas de su suelo 
de 12 pulgadas de grueso y tiene de largo 10 varas castellanas por 3 de ancho: se 
ha hecho una calzada en dirección al pueblo de Boac y empieza en el baluarte de Cauil 
y concluye en el río del pueblo de Gazan inmediato al cercado de este, teniendo 
dicha calzada de largo 7520 varas castellanas y de ancho 8 varas. En el pueblo 
de Boac se ha concluido una hermosa falúa maynr que las de primer orden de la 
división d Real Armada, laque con siete piezas que monta y la de Sta. Cru7 arriba 
dicha, puede servir para el crucero de la costa de Marinduque. 

Otras obras de ntenos utilidad se han hecho en virtud de las repetidas circu- 
laras qtie ha pasado la Alcaldía mayor para ver de desarrollar cuanto antes todos 
hy manantiales de la riqueza pública. Muchas de estas órdenes se estrellan en el in- 
conveniente de pQca p iblacioo y en la grande apatía de eslos naturales. Hay mas, esta 



provincia no puedo gobernarse por ningún Alcalile con d celo qne ínlei*esa á su ho^ 
ñor y delicadeza, y la razón lo es por componerse (oda ía provincia de 5 islas dic- 
tantes entre st unas mas que otras denominadas Miodoro, Marinduque, Luban, Ilíng 
y Semírara. 

Como las comunicaciones de los pueblos mas ricos de la provincia tienen que 
ser por mar hay ocasiones en que la Alcaldia mayor no recibe oorrespondencia en 
Un mes ó dos y á veces nías como sucede con Luban en cuanto empieza la monzM 
de ' los Nordestes. Otras muchísimas razones hijas de la esneriencia podrían citarse, 
pero creo (|ue las manifestadas serán mas que sufícientcs a demostrar ante la \lú^ 
Iracion de V. S. tan entendido y práctico en el pais que sino se hacen roas obras 
en esta provincia y sino han hecho mas otros Alcaldes en otra época anterior no 
habrá sido por falta de celo y pundonor en el cumplimiento do su deber, y si, por 
el aislamiento en que en ocasiones lo tienen en la cabecera sin correspondencia do nio- 
guna parte por los malos tiempos y mucha mar en las travesías de unos puntos á olnos. 

Tendré la mayor satisfacción y honor en haber llenado en algún tanto cuandq 
menos los deseos que aparecen en su lina y atenta comunicación do veinte del pasado. 
' Si algún otro dato de esta provincia necesitase para ilustrar su esclarecida 
obra que se está publicando bajo el título de Memorias histuncas y esladísiicas di 
Filipinas puede dignarse pedírmelo, pues ^uslnsí>in)o se lo daré sí lo encuentro en 
el archivo de esta Alcaldía ó en el conocimiento de personas práclicas en el pais. 

En vista del informe do las obras hechas on la provincia de Mindoro durante 
mi tiempo V. S. tendrá presente lo que le parezca útil al publicar la entrega en 
que hable de dicha provincia. 

Dios guarde á V. S. muchos años. Calapán !) de Diciembre de 1850.= José 
IHaría Bañuelos.== Sr. D. Rafael Diaz Arenus, rednclor de la obra titulada Me- 
morios histAr iras y nlniliMiea^ de Filipinas. 



TAYABAS. 

Ciohierno militar y Político de la provificia de Tayabas, rz^yto siendo el tiempo 
de que estoy encargado de osla provincia mas que cuatro meses, conocerá V. S. no* 
ser el snüciente para dar los datos y noticias con la ecsactilud que requiere, ei objeto 
con que V. S. me indica en su atenta comunicación 20 de Noviembre úIUdoo; pues 
seria esponerme á cometer un error aunoue contra mi voluntad. Lo único que podré 
decirle (y de cuya certeza respondo) es de que desde que me encarga de esta pro^ 
vincia procuré adelantar la plantación de café y cacao, y que de lo primero coenlo 
con lo menos cuatrocientos mil pies ya plantados los que están repartidos á veinid 
y cinco plantas por tributo, además de las que tenian antes de roí venida: ignal nú*- 
mero y en igual forma de lo secundo está la mayor parte en semillero por no ser 
fa estación propia para el trasplanto. También las calzadas se están adelantando de 
un modo que puedan ser útiles en todo tiempo; por cuya razón no puede esta obra 
marchar eon la rapidez que yo quisiera. 

La gran obra que tiene esta provincia, que en esta cabecera se acaba de cons*^ 
truir antes de salir mi antecesor D. Manuel Biel, y que merece ocupar un lugar 
en la estadística de o^las Islas, os un puente' sobre el rio de Malagonlong eamino de 
esta cabecera A Paghilao: esle puente es lodo de piedra tiene cinco arcos y sns 
dimensiones son, 70 vara^ y ^ ^ de fi'onln a las ajenan, rmlínunndo dicho puente 



hafila la orilla Norte que hay un arco pequeño como auxiliar para las grandes 
avenidas, es su tolal largo de 1 48 varas y V4 ^^ ^^cho en la superficie 6 varas y 
inedia, allura 15 y Vi» I^z del primer ojo 12 varas, del segundo y tercero, 11, del 
cuarto 10, del quinto 6. diámetro de cada pilar 5 varas desde la parle baja de la 
corriente de las aguas hasta la punta dd diámetro que forman los estrivos de cara 
al corriente de las aguas: tienen 1 6 varas cada uno. Esta magnífica obra no se hu- 
biera llevado á cabo si la filantropía del reverendo cura párroco de esta cabecera y 
vicario foráneo de la provincia, no hubiese facilitado los fondos para pagos del 
maestro y canteros que han trabajado, que tengo entendido no ha sido poco, y que 
yo mismo le he oido decir al espresado párroco que nada le suponía el haber gasr 
tado lodos los ahorros de sus economías con tal de haber hecho un bien á la hu- 
manidad en general y en particular á sus feligreses; pues raro era el ano que do 
sucedían desgracias en el espresado río al vadearlo. Si no temiese ofender la deli- 
cadeza de dicho religioso me estendería para manifestarle ( según informe tengo de 
persona respetable) á cuanto se estiende su piadosa caridad con sus feligreses. 

Dios guarde á Y. S. muchos anos, layabas 22 de Diciembre de 1850.= 
José María de la 0.= Sr. D. Rafael Diaz Arenas, Contador de la Real Renta de 
Lotería de Filipinas. 



GEBll. 

La estensa y rica provincia de este nombre ha recibido mejoras en los úl- 
timos aiios, en la escala que espresa el siguiente oficio, debidos al celo y eficacia de 
su actual Alcalde mayor el Sr. D. R«imon Llimos y Manso, Auditor honorario de 
departamento, al de su antecesor el Sr. D. Nicolás Enrile, Secretario honorario de 
S. M. y propietario de la del Superior Gobierno y Capitanía general de estas Islas, y al 
de los reverendos y devotos curas párrocos de la provincia, sin que debamos ol- 
vidarnos porque haya dejado de ecsistir, del Sr. Brígadier D. Manuel de la Canal, 
Gobernador Intendente aue fué de las Islas Yisayas, cuya residencia en la cabecera 
de la provincia de Cebú debió animar naturalmente todas estas cosas. 

Insertaré primero la relación deí actual gefe de la provincia y después la que 
este cita en ella de su antecesor, suprimiendo de la primera lo que es referente al 
aumento de población porque de esto se trata por separado en la presente obra. 

Alcaldía mayor de Cebú.=Eí\ contestación á su atento oficio de 20 de Noviem- 
bre del ano último, paso á manifestar á V. S. por si fuere de alguna utilidad para la 
publicación de la obra á que se refiere aquel, que durante mi mando en esta provincia 
desde 9 de Enero de 1848 se formó el pueblo de fialamban en la contracosta de la 
isla de Cebú, separando su lerrítorio en lo temporal de su matriz Jinolauan; en el 
presente ano de 1 851 , del territorio de Balamban se ha segregado parte con la que 
«e ha formado el nuevo pueblo llamado Carmelo, perteneciente en lo espiritual á la 
diada matríz en Jinolauan. En 1849 se erígió la parroquia de Bogó d^membrando 
su territorio de la de Bantayán á que pertenecía. En el año de i 850 se ha formado 
el pueblo de Ipil en Bojol, separándolo en lo civil de su matriz Talibon. En 1848 se 
creó del pneblo de Catigbian en la propia isla de Bojol una parroquia, desmembrando 
este territorio en lo eclesiástico de su matriz Calapé. En 1850 en la contracosta de 
la isla de Cebú se ha formado el pueblo de Alegría separando en lo temporal su 
mitorio de su matriz Malaboyoc; el de Julayao en los propios términos de su ma- 
Iñz Barilí, y la nueva parro(|uia de Pinangomajan, cuyo territorio en lo civil y 



eclesiástico se ha segregado igualmente de Barili. Advierto á V. S. que antes de practi- 
carse estas segregaciones 6 formaciones de nuevos pueblos se han construido, según 
está dispuesto por las leyes y reglamentos vigentes, las Iglesias, Gasas Parroquiales, 
Reales, Tribunales y escuelas, lo cual no específico por menor^ para no molestar 
su atención en demasía. También se han formado varios barrios creándose con Su- 
perior aprobación sus tenientes y demás ministros de justicia necesarios, que no enu- 
mero por considerarlo de menor importancia. 

En virtud de decreto del Superior Gobierno de 31 de Enero de 1849 se es- 
tablecieron los límites de esta ciudad , los cuales se modificaron por otro Superior 
decreto de 18 de Diciembre del mismo ano, suprimiéndose la parroquia y pueblo 
del Parían, y su anejo de Lutaos, creándose al propio tiempo un gremio de mes* 
tizos en la misma ciudad , y erigiéndose en parroquia el pueblo de Talamban que 
dependia en lo espiritual del de Opon, cuya iglesia y demás edificios públicos se 
construyeron en el sitio llamado Banilad. 

En el mes de Febrero de 1850 se ha concluido en esta ciudad la obra del tri- 
bunal de naturales, cárcel de la provincia y dos galerías con tiendas en la plaza del 
mercado, que fué pensamiento de mi digno antecesor el Sr. D. Nicolás Eiiríle, y en cuyo 
tiempo se hicieron las tiendas y galería de la derecha, y el edificio del tribunal y cár- 
cel, quedando por techar este, poner los pisos y puertas, y hacer sus dos patíos, 
pozos y cocinas, y las tiendas y galería de la izquierda, que se edifica después y 
todo se terminó en el referido Febrero; habiendo estado paralizada esta obra en mi 
época por espacio de un ano por falta de fondos: creo que en su clase será de las 
mejores. 

También se ha dado principio durante mi estancia en esta provincia á la obra del 
Hospital de Lazarinos en esta ciudad, presupuestada en cerca de nueve mil pesos la 
cual tiene en el día casi por concluir las parodes del mismo y casa para el capellán, 
y sus dos aljibes de cabida de mil tinajas de agua cada uno, y reunidos ya vanos 
materiales de todas clases; las paredes esleriores son de piedra de Heicaguayan, y las 
interiores de Guadalupe; este edificio filantrópico que podrá contener mas de cien 
enfermos cómodamente con toda separación los hombres de las mugeres, principió con 
los recursos de dos mil pesos, prcxlucto del ramo de resellos de la provincia; mil de 
donativo del Escmo. é limo. Sr. Obispo de esta Diócesis, y mil y tantos de limosnas 
de varios párrocos y otras personas piadosas; en Diciembre último se han concedido por 
el Escmo. Sr. Gobernador y Capitán general otros cuatro mil pesos para la misma 
obra hasta completar el importe del presupuesto, de los sobrantes del ramo de ma- 
tanza de reses de la provincia. 

En el sitio de Tímago de esta ciudad se han abierto dos calzadas nuevas, cons- 
truyéndose en ellas dos puentes de madera, y se- Im hecho otra en el estero de Is 
fagina por la calzada de la gallera, de ocho brazas de largo tres y media de an- 
cho. Así mismo se ha hecho fuera de la población un cementerio con cerco de piedra. 

El pueblo de S. Nicolás tenia ya terminadas sus buenas calzadas y puentes ea 
tiempo de mi antecesor, faltándole sin embargo una por los barrios de Basac y tanque 
que con sus alcantarillas y tres puentes de madera se concluyó en Setiembre de 1849. 
En 1850 se hizo asi mismo en el referido pueblo y estero de la fagina, un puento 
de madera de doce varas de largo tres y media de ancho, acabándose igualmente 
la obra de un magnífico cementerio de piedra proporcionado á su población de cuatro 
mil tributos que se principió en 1848. También en el baluarte de Cauit se ha cons- 
truido una batería a barbeta para dos cafiones del calibre antiguo de á 14. En el 
propio auo de 1818 se puso en el referido pueblo su alumbrado, con faroles por las 
calles. 

11 



En el pueblo de Talisay se ha lerminado su calzada con el colateral de Naga« 
y se está construyendo de nuevo un puente de madera de bastante dínoension en el 
río Paguigui, y otro igualmente se edifica de nuevo por dos pueblos referídos en el 
río de Inayagan su divisoria. 

En el pueblo de Carear se terminó con el de Sibonga su calzada. 

En Sibonga se ha ediflcado una buena Escuela de piedra con techo de teja, sin duda 
de las mejoras de su clase, y se sigue la obra déla casa parroquial, de que carece. 

En Argao se ha concluido su calzada con el pueblo de Sibonga en gran parte 
por manglares, y la cual se sigue perfeccionándose, y en la que se han hecho dos puen- 
tes grandes de piedra; igualmente se ha construido otro puente de madera de diez 
y seis varas de largo, cinco de alto y seis y media de ancho. Se ha abierto una 
nueva calzada para el interior del monte, y edificado otro puente de madera de diez 
y ocho varas de largo, ocho de ancho y cinco de alto. 

Se están concluyendo las obras de las iglesias d^ piedra en Guinatilan, Hala- 
boyoc, Bantayán, Poro, Naga y Loon, y se ha reparado la de Tagbilaran. 

En Daan Bantayán se ha hecho su iglesia de tabique pampango. 

El pueblo de Carmen ha hecho y concluido su calzada por medio de manglares, 
en gran parte con el pueblo de Danao, y asi mismo ha concluido un tulay para 
el embarcadero, de mas de cuatrocientas brazas de largo. 

\ü pueblo de Danao también ha terminado su calzada con Carmen por la misma 
clase de terreno, obra de gran utilidad por haberse evitado el malísimo y largo ca- 
mino que antes habia entre ambos pueblos. En dicho Danao han hecho igualmente 
los puentes de piedra llamados de los Alegres, del Rosario, de S. Isidro Labrador, 
del Carmen, de Slo. Tomás y de S. Miguel: otro también de piedra en el rio Maslog 
de veinte y una brazas de largo, nueve varas de ancho y siete de alto; y otro deno- 
minado de Magallanes de diez y media brazas de largo, nueve y media varas de an- 
cho y seis de alto. 

En Liloan se ha hecho la casa parroquial de que carecia. 

En Siquijor, Tabogon y Calapé las Casas Reales. 

En Talibon un tulay para el embarcadero de mas de doscientas brazas de largo. 

Se concluyó así mismo la calzada de Talamban. 

En Mandaue se reformó un puente de piedra, se edificó otro y una alcantarilla; 
se reedific() igualmente su tulay para el embarcadero, y se está haciendo de piedra 
la Escuela para los jóvenes: también se está construyendo un tulay para poder pa- 
sar la calzada por un estero de mar entre este pueblo y Liloan. Se hizo asi mismo 
en su baluarte, una batería á barbeta para un canon del calibre de á 12. 

Se concluyeron en Pamimitoan y en Loay dos largos puentes de madera, y otro 
de grandes dimensiones en Guindulman. 

En Bantayán se abrió una calzada entre el pueblo y la visiia de Laniz. 

En todos los pueblos están mejorando sus caminos y calzadas según lo permi- 
ten las diversas dificultades que presenta la mucha eslension y escabrosidad del terreno. 

Se ha abierto un canal entre el pueblo de Bogó y el de Daan Bantayán, por 
el que ya pasan banquillas, á fin de evitar el largo rodeo de la punta de Bulataqui. 

Todos los pueblos á escepcion de los de Vilar, Batnanan, Candijay, Catigbian y 
Balilijan que están en el interior, y de los de Jinolauan, Balamban, Carmelo, Talamban 
y Bogó, tienen uno, dos, y aun tres barangayanes para el servicio del común y 
para guardar sus costas. En Enero último el Escmo. Sr. Capitán general ha ordenado 
fuesen á sus inmediatas órdenes á Zamboanga veintiuna de estas embarcaciones. 

El principal artículo de comercio de la provincia es el azúcar; produce poco 
palay, mayor cantidad de maiz, borona, cacao, sibucao, algodón y algo de abacá; 



y en el ano de 1850 habiéndose probado en Boljoon el plantío de las papas por su 
reverendo párroco Fr. Yiclor González, se ha esperimenlado que se producen en sus 
montes, continuándose estos plantíos á fio de poderse conseguir su aclimatación por el 
beneficio que reportaría al pueblo. 

La ciudad de Cebú es el centro del comercio de la provincia y aun de la costa 
Este do la isla de Negros, de la del Oesle de Leite, y de parte de la de Misarais, 
esportando sus frutos para la capital de Manila. 

Por último haré presente á V. S. que recuerdo haber leído en 1847 en los dia- 
rios de esa Capital, un comunicado escrito desde esta ciudad referente á varias obras 
y mejoras hechas en esta provincia durante el mando de mi citado antecesor el Sr. 
Enrile, con el objeto de que si Y. S. adquiriese un ejemplar, pueda igualmente ser- 
virle de antecedentes si lo estimase oportuno. 

Dios guarde á Y. S. nuchos arios. Cebú 10 de Marzo de 1851 .=:Ramon Llimos y 
Manso. =Sr. D. Rafael Diaz Arenas, Intendente honorario de provincia de Ultramar. 

GOBIERNO. INTENDENCIA Y CAPITANÍA GENERAL DE YISAYAS. 

Escmo. Sr.=Ayer á las doce de la mañana el Alcalde mayor D. Nicolás En- 
rile hizo entrega del mando de la provincia al aue S. M. se ha servido nombrar 
para que le sustituya el licenciado D. Ramón Llimos y Manso. 

Al ponerlo en el superior conocimiento de Y. E. me hago un deber de rigo- 
rosa justicia, recomendar el distinguido mérito que ha contraido en los cuatro anos 
el e\-Alcalde, capitán graduado de segundo comandante de escuadrón D. Nicolás 
Enrile. En ellos se han abierto calzadas en todas direcciones, construido 32 puentes, 
16 alcantarillas y 58 imbornales de piedra, con 7 de los primeros de madera. Se 
ha abierto una calzada para cstramuros de la ciudad que conduce directamente i 
la de Mandaoc sin necesidad de pasar por medio de ella y Parían; y lo que es mas, 
se ha facilitado á los agricultores y comerciantes un medio de conducir sus efectos 
á la playa sin necesidad de rodeo. 

también se han construido en su tiempo mas de 20 barangayanes, y si el mé- 
todo que ha establecido en los pueblos de la misma para los padrones y cobranza 
del Real haber, se generalizase en todas las provincias de Filipinas se puede ase- 
gurar sin tomar de e(iuivucarse, que el aumento sería considerable y el Superior 
Gobierno tendría dentro de muy pocos anos un conocimiento esacto del número de 
habitantes con r|ue cuentan las Islas dependientes del Gobierno de S. M. 

El arre;^li> de las calles y construcción de puentes, tribunal, cárcel, tiendas y 
calzadas de la ciudad y pueblos limítrofes; son obras suyas, y obras que solo el 
con su celo, carácter (irme y conocimiento en arquitectura y arqueología, ha po- 
dido emprender y llevar adelante; pues los mejores deseos sin la reunión de circuna- 
tancias que concurren en dicho gde, nada hubiera conseguido, nada adelantado. 

Tal es en estracto Escmo. Sr. lo que D. Nicolás Enríle ha conseguido en esta 
ciudad y provincia; adelantos que bien merecen la consideración de Y. E. y de que 
S. M. les premie con mano pródiga, porque son dignos de su Real munificencia, 
y para que sirva de estímulo á los gefes de las provincias Yisayas, á 6n de que 
puedan ser algún día productivas, como feraces son sus camjpos. 

Por separado daré á Y. E. el conducente parte cuando lo reciba de haberse 
efectuado la insinuada entrega. 

Dios guarde á Y. E. muchos años. Cebú diez de Enero.de 18i8=Escmo. 
Sr.=Manuel de la Canal. =Escmo. Sr. Gobernador y Capitán general de estas Islas. 



LEITE. 



La relación que sigue manifiesta que el gefe de esla provincia tiene que luchar 
asi como el de Mindoro con la falta do población, y de consiguiente con la escasez 
de brazos y de recursos necesarios para emprender grandes cosas. 

CALZADAS Y COMUNICACIONES DE LA PROVINCIA DE LEITE. 

Las calzadas que existen en esta costa Oriental empiezan desde esta cabecera, 
y se dirigen hacia el Sur por los pueblos playeros de Palo su visita S. Joaquín y 
pueblo de Tanauan, pasando después á los del interior Dagami y Buraven y vol- 
viendo á caer á la playa donde se halla situado el pueblo de Dulag. 

Desde el de Palo arranca otra calzada por el interior y hacia al N. toca en Alang- 
alang y Jaro, y desde este último punto hay dos calzadas, una en dirección al pueblo de 
Baru^o, otra en dirección á Carigara pueblos unidos entre sí por otra calzada quo 
continua hasta Capo-ocan en donde empieza el camino que atravesando por la cor- 
dillera de montes que separa una de otra costa, se pone en comunicación con la Oc- 
cidental terminando en Ormoc. 

Desde Dulag á Abuyog hay camino de herradura y desde el último á Hinunan- 
gán, solo propio para estos naturales, pues el terreno no permite otra cosa. 

COSTA OCCIDENTAL. 

Desde el pueblo de Ormoc hasta Baybay y desde este á Indang, mal camino 
de herradura. De Indang hasta Maasin atravesando por los pueblos de Hongos, Baló, 
Malalom y Calagnaan, hay una calzada abierta úllimamente y en la que continúan 
trabajando por permitir el término ser espacioso y cómodo en casi toda su estén* 
sion. Desde Maasin al nuevo pueblo de Malitbog y á la costa Oriental Sur camino de 
herradura por no dar lugar el terreno á otro mejor. 

OBSERVACIONES. 

Las calzadas de esta costa Oriental fueron abiertas por mi antecesor en los úl- 
limos años de su mando, asi como también se empezó á trabajar en su tiempo la 
que atraviesa por los montes poni'^ndo en comunicación una costa con otra. En tiempo 
del que suscribe la calzada de esta cabecera á Dulay se ha terraplenado en toda su 
eslension, en unos punios ha sido preciso darla mas anchura, y en otros variar su 
dirección por ser esla ventajosa. Se ha formado la que dirige á Casiruman visita 
de esta cabecera y de la que dura como tres cuartos de hora: se continua hoy dia 
trabajando en las de Jaro, Barugo y Carigara, asi como en la de este último á Ormoc 
ique no es posible sin gastos de alguna cuantía, y que los pueblos no pueden sufra- 
gar, pueda concluirse de una manera sólida y estable, por las muchas dificultades 
que ofrece el terreno. En general las calzadas espresadas tienen como tres bra- 
zas de anchura. 

Los obstáculos poderosos que se oponen á que las calzadas no se hallen en el 
buen estado que es de desear son, el corto número de habitantes que tienen los 
pueblos, la considerable distancia que media de unos á otros no pudiendo atender sus 
naturales á la par al trabajo de sus sementeras y al gran terreno jurisdiccional que 
abrazan: agregúese á esto los destrozos que causan todos los años las aguas y los baguios. 



PiejKes k Míen CMStníte desde el mts de Dídeakre de 1848, épeci ei fu 

teaé pesesNi el Alcalde aelnl, histi It fecha. 

COSTA ORIENTAL. 

Tacloban.=i.=EI mayor de 16 varas i de anchura. 

Palo. =8 puentes. =E1 del pueblo 85 varas de largo, sy, de ancbo. El de S. 
Joaquín, visita, 100 varas de longitud 4 de anchura. El de Halírong camino de 
Alangalang 46 varas de largo, 37, de ancho. Otro en el mismo camino 18 varas 
3V|. Los restantes son de dimensiones menores. 

Tanauan.=10.=SobreeI rio Calogcog 1 de 78 varas de longitud 5*/, de an- 
chura. Otro inmediato al pueblo de 52 varas y 4Vs- Se está construyendo otro so- 
bre el rio Daguitan de 84 varas de longitud y 4 de ancho. Los demás son de di- 
mensiones mas pequeñas. 

Buraben, Dagami y Dulag tienen en sus respectivas jurisdicciones 13 puentes, 
el mayor de 1 varas de longitud y cuatro de anchura. 

Carigara 2; uno en dirección al jpueblo de Capo-ocan otro al de Barugo.=E1 1 .» 
tiene 76 varas de longitud, 5 y palmos de anchura.=El 2.* 58 varas y V\: estos 
dos puentes pueden con propiedad llamarse colgantes, pues se hallan sostenidos cada 
uno de ellos por 4 harigues apoyados en ambas orillas del rio; vienen i unirse en 
el centro y sobre el mismo rio formando dos ángulos sobre los que descansan las ba- 
tangas del lecho y de las aue por medio de pilaretes y travesanos de madera se sos- 
tiene el piso, todo de tabla. Preciso ha sido acudir á esta construcción que con 
buen éxito ensayó en un puente de Barugo hace como 3 6 4 anos, su reverendo pár- 
roco Fr. Timoteo Calderón, evitando de esle modo que las avenidas de ios ríos des- 
trozasen los puentes, lo que antes sucedía todos los anos. 

• • • 

COSTA OCCIDENTAL. 

Maasin camino para Cajagnaan un puente de 20 varas de longitud 4 de anchura. 
De Indang á Hongos 5 puentes: el mayor de 1 6 'varas de largo y 3 de ancho. 
Los demás son menores asi como 4 que se hicieron dentro del pueblo de Hon- 
gos, y 3 en el de Ormoc. 

MUELLES. 

. . . . • • 

En el puerto de Panalaron se oonduyó uno de piedra empezado por mi ante-- 
cesor. Tiene 21 brazas de longitud 2Vs de anchura. 

CASAS REALES. 

De piedra. =Maastn probablemente se terminará esle ano la que dieron prin- 
cipio en tiempo de mí antecesor. 

De tabla. = Se han terminado la de Buraven é* Indang, y se están levantando 
en DaRami, Carigara y Salompon, por hallarse en muy mal estado las antiguas. 

Tacloban 49 de Febrero de /^5/=Martinez Pisón. 

12 



ALB4Y. 

Increíble parece el gran número de puentes, alcantarillas y otras obras de piedra 
que se han hecho en esta provincia. 

Tengo á la vista quince estados donde están circunstanciados estos trabajos, 
oon las dinaensiones, silioSy nombres que se les han puesto, años en que se han 
principiado y concluido; en suma con todos los detalles y pormenores posibles á 
escepcion del costo que no se dice cual ha sido; pero la lástima es que no puedo 
insertarlos en esta obra tal cual están y yo quisiera por que me ocuparían un es- 
pacio de que no puedo disponer, asi es que me limito á formar el estracto siguiente, 
advirtiendo que aunque los referidos estados no tienen fecha, los recibí con oficio 
de 15 de Enero de este ano y comprende toda la época en que D. José Yelarde 
ha gobernado la provincia. 

CABECERA. 

Puentes de piedra 11 

Alcantarillas de id 47 

Canal de id 1 

Escuela de id 1 

Posesiones de piedra. 

Cerco de la plaza de id. 
Dos de los referidos puentes son de dos ojos, de 45 y 35 varas de largo sobre 
6 y 7 de ancho y los demás de un ojo. 

Las alcantarillas son de una á 3 varas de largo y algunas tienen 31 varas de 
ancho. 

El canal tiene 3013 varas de largo sobre 5 de ancho y 5 de alto. 
No se dice cuantas posesiones son, pero miden de frente C7 varas. 

Pueblo de Bacacay í íf °^s í^ P¡^^^: J» 

^ (Alcantarillas de ídem 16 

ídem de Malilipot. , í Jf "'f ^ P'^"-^.' J 

^ ( Alcantarillas de ídem 4 

ídem de Tabaco \ Py«"t !|« P'*^"*?-, J 

( Alcantarillas de ídem . 7 

ídem de Malinao. . • . í If""^ .{^ Pi^™; : J 

I Alcantarillas de ideA 4 

ídem de Tibi '• !??'"f í? ^T^, ! 

( Alcantarillas de ídem 6 

ídem de Cagsaua ! ír*f í ^f'-^ 1? 

^ ( Alcantarillas de ídem 3f 

Ademas un canal de 1616 varas de largo sobre V/^ de ancho y 7 de alto. 

'"* ^ c-"" { Kri«Td.¿; ; ; ; : ; •. : : 3? 

"« * ^'^ • • • • • íKráLMT*».- .•.•.•.■.■;.■; á 

Este pueblo se agregó á Albay en el ano de 1847. 

p«*.o * pcangni. ....... ■ .{ZZ.L'^"^: : .: / .v.: f 



Esle pueblo se agregó á Albay al mismo liempa que el anterior. 

Pueblo de Bacon Puentes de piedra 9 

ídem de Jubat ídem. . . . ídem 1 

ídem de Bulusao ídem. . . . idem 2 

ídem de Sorsogon idem .... idem i 

Alcantarillas de idem 21 

De los ochenta puentes referidos hay 1 8 que pasan <le 30 varas de largo. 
Hay 1 de 3 ojos, 7 de 2 y los demás son de 1 . 
El mayor es el del pueblo de Gubat de 2 ojos que tiene 96 varas de largo. 
Sigue el de Camalin que tiene 63. 

NOTA. 

La comunicación oficial á que me refiero, dice así: 

Gobierno M. y P. de Albay. =k su debido tiempo recibí la atenta comuni- 
cación que se sirvió Y. S. dirigirme con fecha 20 de Noviembre último y cumpliendo 
con sus deseos para la redacción de la Estadística de estas Islas que está publicando, 
adjunto le remito quince estados de otros tantos pueblos en que se han hecho diferen- 
tes puentes y alcantarillas de piedra en el tiempo que tengo el honor de mandar esta 
provincia. 

Dios guarde á Y. S. muchos aSos. Albay 15 de Enero de 185t.=Jos6 Ve- 
larde. =Sr. D.Rafael Diaz Arenas, Intendente honorario de provincia. 



GAVITE. 

lejons qoe se hai hecho ei esta i^roviicia desde qie li gaUena el Sr D. ligíel laca. 

En I84i se quitaron de esta plaza como setencienlas casas de ñipa que había, 
sin dejar ni una sola, en cuya disposición se han libertado de ser algún día pasto 
de las llamas porción de edificios del estado, conventos, iglesias y casas de particu- 
lares que constituyen la población: el propio ano y el siguiente, se terraplenaron y 
arreglaron sus calles; por manera que hoy están que después de transcurridos cinco 
minutos del mas fuerte aguacero puede salirse á ella seguro de no ensuciarse los za- 
patos para lo cual con nada contribuyeron los vecinos de la plaza ni las Cajas Reales. 

En 1848 ^ concluyó un cuartel para infantería el mejor que hay hoy en esta 
isla: En el actual ano acaban de construirse sobre el camino que vá de esta plaza 
i la Capital tres espaciosos puentes de madera, los caminos de la provincia desde 
1843, han recibido mejoras de suma consideración, en el dia se puede transitar por 
ellos en ruedas escepto de Indan á Sitan que se hallan situados en terreno de- 
masiadamente quebrado. 

En 1846 se construyeron tres puentes de mampostería en el camino que de 
Naic se dirige á Haragondon. 

En el monte Sungay jurisdicción de Silan y en el Pancin que lo es de Indan 
se han hecho en los años 1847 y 1849 dos cuarteles 6 establecimientos militares 
capaces de poder alojar sesenta infantes, edificios que nada costaron al Estado ni i 
los moradores de la provincia. 



Aclualmcnle se está abriendo un nuevo cansino de 5 leguas de largo para que 
con la mayor comodidad transiten carruages del pueblo de Sta. Cruz de Malabou 
al de Indan. 

A principios de 1840 se anunció en los periódicos la construcción de un noer- 
cado en la píaza de Gavite, compuesto de 57 tiendas que debían situarse en el terreno 
comprendido entre el baluarte de Sermeño y el de S. Juan, dejando una calle de 8 
varas de ancho entre el caserío y la muralla. El presupuesto sobre el cual se ad- 
mitían mejoras ante la Real Junta de Almonedas, fué de 3702 ps. 5 rs. y 2 mrs» 

NOTA. 

No hice mención en la parle Militar al tratar de la guarnición de Gavite del 
magnífico cuartel á que se refiere uno de los párrafos anteriores sobre mejoras en 
la provincia y sobre el cual me escriben de allí que es ma.^nífico aun comparado 
con el de caballería que es el mas estenso de los de Manila: de consiguiente tengase 
esta nota como adición á la parle militar. 



NIEVA nZCAÍA. 

Las principales mejoras de esta provincia son esas reducciones, esa pacificación 
del tiempo en que D. Mariano Ozcariz ha gobernado aquel territorio y que puede de- 
cirse sin pasión formarán época en los anales de la provincia. 

Véase lajumínosa memoria que escribió el M. R. P. Fray Francisco Gainza 
del orden de Sto. Domingo, y se conocerá lo que era aquello y lo que es hoy. 

En 1.<> de Marzo de este ano de 1851 ha aparecido un artículo que habla 
.en el mismo sentido; y dice así: 

Señores Redactores del Diario de Manila. 

Nueva Vizcaya 1 ."* de Marzo de 1 851 . 
Muy Sres. míos: Ruego á VV. tengan la bondad de dar cabida en su Diario 
á los siguientes renglones, que no dudo serán gratos, é interesantes al público 
cristiano. 

En los días 26 y 27 del mes próximo pasado se celebró en el pueblo de 
los infieles Mayoyaos de esla provincia una solemne fiesta con motivo de la dedi- 
cación y bendición de la Iglesia, Tribunal y Gasa Parroquial, que en muy oorlo 
tiempo han levantado dichos infieles bajo la dirección del celoso é incansable misio- 
nero dominico el P. Fr. José Tomás Vilanova. 

La iglesia (que es de tabla, igualmente que el tribunal y casa parroquial) tiene 
mas de treinta varas de largo, con su anchura correspondiente, y se halla adornada 
con un aliar pintada, que tiene por titular la Sagrada Virgen de los Dolores, pa- 
trona del pueblo, á quien parece se ha dado la nomenclatura de Nueva Ocaña. 

Lucidísima fué la función que refiero, pues además del digno gefe de la pro- 
vincia asistieron á ella varios padres religiosos, y otros españoles, con un crecido 
número de principales de casi todos los pueblos vecinos^ acompañados de las mar- 
ciales músicas de. los pueblos Gamarag yBagabag, que contribuyeron en |gran manera 
á realzar el brillo de la solemnidad. 

£n la mente del observador mas superficial que la presenciaba surgía una in- 



finidad de ideas á cual mas asombrosas, considerando ia fíosta que sc ceiebrába 
y lo que poco antes era el terrilorio en qne se celebraba. En efecto, (|uien (en una 
época no muy remota) hubiera osado augurar que en Febrero del 51 «o verían los 
fieros Mayoyaos alternar (en su propio pueblo) wñ los ci4stíanos, celebrando con ellos 
una Gesta con cordial armonía.... ? Los May ovtos» qne antes del gobierno del señor 
Oacafiz perseguían tan enoarniaadamenla é los cristianas, sin permitirles seguridad 
ni aun «n el pequeio recinto de sus bogares! Es muy cierto, que si antes de dicho 
gobierno alguien hubiese prcdicho lo que aliora vemos, no hubiera dejado de in- 
currir en la nota cuando mcMS. de Misionario 6 pondoralivo. Sin embargo, la rea- 
lidad de lo que presenciamos, aoredtta que faabria sido una profecía llena de ver-> 
dad. ]S(! Ya el estandarte del Crucificado se ostenta victorioso en el centro mismo 
de les Mayoyaos. Ya d demonio se vé lanzado de un pais en donde por tantos s¡* 
|[los ejerciera sa tiránico imperio. Ya se oyen resonar las alabanaa angélicas en un 
sitio, en que por una séríe de añes incalculable aolo resonaran los roncos aliulti-. 
dos de los que triunfaban, ostentado sobre sus picas las cabezas sangrientas de al* 
ganos de sus hermanos. 

Y ¿i quién es debida transformación Un admirable? ¡Ah! seamos juntos recch 
nociendo en esta victoria el poder de la diestra del Excelso: y en su consecuencia 
demos gracias á Dios que en su misericordia inelino sus ojos compasivos hicia 
h» cristianos atribulados; Gracias también ai glorioso Patrifrca Domingo de Guz- 
man, que se digna conservar eu sus hijos álgun destello del celo apostólico que lo 
abrasaba. Loor al Sr. Oacariz i quien estaba reservado oeiiirse los laureles de tan 
bello Irirnfo. Grata memoria al malogrado P. Rodríguez del Álamo: que con tanto 
calo trabajó en allaiiajr los •bsláoukw, para que pudiera verificarse lo que vemos 
realizado. Dignos parabienes, en fin, y alabanzas al P. Vilanova, que con su celo, 
y prudencia ha sabido llenar el hueco, y soldar la falta, que con su fdlecimiento 
dejara el P. Álamo mencionado. 

Quiera Dios que las ideas religiosas se ensefioreen de km corazones de los Ma- 
yoyaos, [Mira que con tan fuerte, á la par qne suave lazo, la paz y unión, que al 
presento tienen con los cristianos, sean e^bles, duraderas, sin fin. 

Soy de VV. S. S. Q. B. S. M.=: Un Suscritor. 

En el tiempo del Sr. Ozcariz se ha construido un ftierte en el territorio Quian* 
gauv siendo ^ notar que los mismos infieles ayudaron voluntariamente i los trabajos. 

Se han hecho seis casas tribunales que son dos de piedra en constmocton, mas 
«na concluida de lo mismo y tres de tabla. 

Se han abierto cuatro caminos para los territorios de Mayoyaos, Pungían, Quian- 
gan y Silipan. 

El aspecto de los pueblos ha mejorado con la construcción de muchas casas, 
desde que se disfruta de seguridad. 

En el pueblo de Angadanan, se ha construido una hermosa iglesia de Ladrillo. 

Los infieles de Mayayao y Pungian han fabricado casas de tabla para los mi* 
sloaeiis f además ios primeras, Om Tribunal é Iglesia. 

Guncluíré hi refereMe á esta provincia, copiando de la Eneranza número 766 
lo apw se insertó en artículo de fondo reftirente k la venida de Mayoyaos y otrcís infie- 
les a esta Capital. 

MANIU %\ DE ENERO DE 4849. 

La venida á esta capital de los principales Mayoyaos y de otras tribus de infieles 
que habitan los montes de Nueva Vizcava, enemigos tanto tiempo de los cristianos, es 
un hecho que debe llenar de orgulto a los que han tenido habilidad bastante para 

43 



realizarlo, pue^ revela tálenlos díplomálicos, y sobre todo una buena fé en los con- 
tratos con esas terribles tribus, tan relevante cual se necesita para inspirar confianza 
á los que siempre han sido desconfiados, para amanzar á los que siempre han sido 
feroces, y finalmente para dejar entreveer un porvenir de cultura y civilización á 
los qué' siempre han huido de la gente civilizada. . u 

Solo ^a mana y sobre todo esa buena fé de parte del cristiano esplica el es- 
peclácalo que* presenciamos el. Jueves, de ver entre nosotros con la mayor «confianza 
un puñado de hombres que se han puesto en nuestras manos^ que viejnen « á pres- 
tar bomenage en nombre de sus pueblos al gefe e^p^ol que igoMOroa lasJIsias^^ de 
consiguiente á la Reina de España á quiep representa. ' • ^ i¿ ^ 

Para ios que tuvieron ocasión de verlos nada, diremos, á iM que no'\os hall 
visto los remitimos á esos Isleños del mar del Sur que trae retratados el 'viagerb 
universal y que también se encuentran en las .láminas del viage de la Perouse y 
del capitán Cook, pues son en sus adornos un simil de aq^ieilos. 

Los unos tienen un ancho brazalete en el brazo izquierdo. 

Otros vimos con pulseras formadas de un grueso alambre enroscado coa aH^ 
cbas vueltas en la niuffeca. 

También tos habia con pendientes de concha nácar de unos dos dedos de 
ancho que le caian encima de los hombros. 

£1 collar que vimos en uno de ellos era formado de pequeños ^ círculos de 
hueso ó piedra blanca agujereados en el centro y con presillas que formando una 
cadena, le daba dos ó tres vueltas al cuello terminando de un modo bastante ele- 
gante. ■ ^ 

No todos los que vimos eran lampíííos, algunos tenían barba negra y vigote 
aunque rio muy espeso. 

Por supuesto que el trage era muy parecido al de nuestros primeros padi^es en 
el paraiso, solamente que en lugar dé la hoja de higuera se substituyó un baja- 
que á que vulgarmente se llama taparrabo. 

£i color es igual al d& los cagayanes. 

Gomo estos nuestros amigos del monte no se irán tan pronto como desde^ luego 
suponemos^ es probable que con sus rarezas nos den lugar á que de ellos nos ocu- 
pemos algunas veces; entretanto solo sabemos por que lo oimos que después de 
bailar á su usanza en la plaza de palacio delante de sus balcones, se retiraron á ei 
colegio dé Sto. Tomás, cuya puerta se cerró y como no creemos^que fuesen á estu- 
diar latín suponemos que alli les darían de comer y descansarían que bastante* 
necesidad tenían de ello. 



.TOYAEOJA., ... .r" ■ 

La siguiente relación recibida de aquella provincia manifiesta* las mejoras que 
la Nueva Ecija ha recibido en el tiempo en que se halla al frente 'de ella el licen- 
ciado D. Aniceto Muñoz, Caballero de la orden Americana de Isabel la Católica. 

Tomó el mando de la provincia de nueva Ecija el 31 de Mayo de 1846. 
La cabecera era el pueblo de Bongábon, mal situado y miserable, tenia solo una 
calzada de poco mas de un cuarto de legua hasta Santor y en mal estado, y con- 
taba la provincia distribuidos en diez y seis pueblos con los que estaba in- 
comunícacla dicha cabecera en lo fuerte de las aguas y con dificultad comunicaba en 
el do secas por sus malos caminos de herradura. Todo era bosque y sus habitan- 



les entro los que tenían asflo seguro, los desertores y fugados de todas partes: mas 
parecían hordas, hornadas, cazadores y pastores dispersos por sus breñas, que iriiem- 

k' bros da pueblos civilizados. Los cabezas y justicias eran poco obedecidos y su acción 

ac> era casi nula ni para corregir ni menos para obrar mejoras. Tenia una compañía 

de dotación de cien plazas distribuida en cuatro pueblos distantes y pobres sin reía- 

f cion ni enlace en sus operaciones ni objeto en su servicio, fuera del destacamento 

del Caraballo para asegurar el camino á Nueva Vizcaya y Chayan contra las cas- 

i- tas salvajes que cortaban la cabeza á los transeúntes. La ptovincia tenia que recibir 

basta dicho año la peiision de «il pelaos de la Pampanga pura cubrir sus cargas. 

L Tomada posesión de la Alcaldía por el aciual Alcalde, redujo á setenta plazas 

^ la referida dotación v Ja distribuyó convenientemente señalando á su fuerza ei ser- 

r, vicio roas adecuado a la seguridad de los pueblos 4}tte se consiguió oompletamenleí 

y el cubrir sus gastos la provincia con sus propios recursos,' desapareciendo el sub- 
sidio de la Pampanga. Trasladó la cabecera á Gabanatuan pueblo que- Ib es * en 
la actualidad. Colocada asi la cabecera, dio fuerza y energía á la justicia y go^ 

i. bierno de los pueblos, hizo cárcel de piedra, Casa Real de tabla, calles hermosas 

en el pueblo, calzada de cinco leguas hasta Bongabon para carruageen todo tiempo, 

I á pesar de lo áspero do los monlesv ui) puente colgante de bejucos sobre el rió Ca- 

buu sobre. fA que corría un carruage coo dos parejas, sustituido ahora con uo her- 

^ raoso puente de madera y cinco |)uente^ mas sobre otros tantos esteros todos c«- 

biertos con techo que sirven de posada á los viageros; recompuso la nueva calzada 
de un cuarto do hora á Sanlor que habiaen la provincia; sus imbornales y cuairo 
puentes desde dicha cabetora; hizo otra calzada de dos leguas hasta el rio Tahua-* 
tjn, entonces, jurisdicción de la Pampanga; sobre la que se cuentan en el .día tres mag* 
níQcos puentes de madera y cubiertos que son otras tantas escelentes habitaciones para 

^ viajeros, habiendo anle^ tenido en di$ho Tabuatin un puente colgante mejor (|iie el 

' de Cabuu, por un ano« hasta ^ sustituí rio con el de madera actual. Desde dicha ca- 

becera abrió otra calzada ó carretera hasta el pampán del rio Ano de Pangasínan 
frente á. ViUain que tiene diez y ocho leguas, toda buena y para carruage en 

, todo tiempo. Cuenta quince puentes "buenos de madera^icubiertos, mas de otros tant 

tos tulayes y treinta imbornales desde cerca de Lupao. Partiendo dp dicha calzada» 
parle otro ramal al pueblo de S. : José de tres leguas con seis puentes buenos y 
en todo tiempo transitable para carruages: desde la misma frente de Bacal 

Íarte otro ramal al pueblo de Palusapis de m^'dia legua con un tuláy, 
uena toda ella para carruage: dicha calzada pasa por Lupao y Umingan y une 
esta cabecera con Villain de Pangasínan , incorporándose á la general de llo- 
cos. Fundado el nuevo pueblo de Aliaga, ha abierto una calzada desde esta cabe- 
cera 4 dicho pueblo, la cual "cqenta ocho puentes buenos de madera cubiertos y m«k- 
chos imbornales, siendo dicho, pueblo en la actualidad de mil quinientos tríbulos cuando 
antes era uo bos(|ue impenetrable; sus sementeras soiv de regadío y es el granero de 
la provincia San Isidro, Aliaga, Umingan, Caranglan y Pantabangan, con regula- 
res Casas Reales tiene al concluir el de S« Antonio y mejorada los de los demás 
pueblos. Hizo dos fuertes de piedra en Baler y Casiguran varios de madera en di- 
chos pueblos y Binangonnn antes de separarse y en el sitio de Umiray con varios 
camarines en los caminos de herradura mejorándolos todos ellos para auxilio de los 
transeúntes. Ha hecho las calles de buenas calzadas en todos los pueblos: fundado 
el referido de Aliaga de barrios miserables que contaban quinientos veinte tributos 
y coo llocos y pangasinanes llegan hoy á mil quinientos: el barrio de Baloc y Pan* 
lansian sobre la calzada de Cabanaluan á Pangasínan trayendo la población á los la- 
dos de todas las calzadas para conservarla y seguridaitde los transeúntes que en su 






mayor parte las hacen unas verdaderas callea, haciendo desparecer la gente mala 
efm Iftl 9Í8te|M y convirtiendo en sitios deliciosos los que mies eran peligrosos por 
\m iuii&ams ó bandidos como Tabaatin y Cabon que son también barrios en la ac- 
Viíaiídad. También ha formado otro llamado Yaga-grande entre Bonjtabon y Panta*- 
bangan solm una caissada de medía legoa, y tiene en plantas la de oíros para acor- 
tar la^ distancias y facilitar las comunicaciones. Ha anxíliado á la fundación de la 
bonita iglesia do S. Isidro bocha por su actual párroco y tiene ai acabar de ftin^ 
dar ios pueblos de Salvajes reducidos de Dipaculao y Designanan en la contracosta, 
siendo cérea de mil tributos los reducidos de los montes en dos^penosas espediciones 
que ha hecho dando por resultado el bien de estos desgraciados, su tabaco á la Ha- 
eienda y la seguridad para los pueblos cristianos, habiéndose levantado hasta el dea* 
tacamonto del Garaballo aue estaba situado en Caranglan para acompañar los cor-- 
m^os: de suerte que habiéndole quodado entre lo antiguo y a^rregado diez mil qui-^ 
nientos tributos, finiquita la provincia este ano cerc^ de diez y seis mil, cayo au- 
mento de cerca de seis mil en cuatro años se dt'be á dichos trat)ajos y el porvenir 
brillante que ellos la aseguran y mas ahora hecha colección de tafoiM^, ensayándose 
en Umiirgan y en los montes de los llongoles. 

Unidos en 10 de Junio del 48 por Superior decreto á esta provincia los poe^ 
blos de Oapm, S. Isidro, Cabiao y S. Antonia de la Pampanga constantes de seis 
méi y pico tributos y segrefrados Binangonan de Lampen y Polillos que se unienHi 
á la Lagvna y Palañan á nueva Vizcaya con 4408, biso la calzada á S. Isidro 
desde el Tabuatin de dos It'guas y media y otra media á Capan desde el punto 
en que se divide y cuenta tres magnílicos puentes de nnadcra cubiertos sobre oliw 
tantos esteros y varios imbornales. Desde el ilicho S. Isidro hizo otras dos leguas de 
ealzada á Cabiao de gran trabajo por haber tenido que hacer terraplenes de f 8 va* 
ras de base y ocho de alto y lado con un buen puente continuando la calzada haatá 
el Maai^alad jurisdicción de * la Pampanga tres cuartos de hora, en cuye tramo úl- 
timo falta poco para quedar perfecta. 

Desde Gapan á la divisoria de Bulacan ha hecho otra calzada dé dos leguas 
con des puentes de tabla cubiertos y varios imbornales de buenas maderas. Esta 
calzada tiene ancho donde menos doce varas convalcado de árboles de algodón que 
le hacen parecer la calle de un jardín bien cuidado y se une á la hermosa car- 
felera de Bulacan cfue pone en comunicación Manila con esta provincia, Pangasinan 
é Nooos, y desde que se abrigó, viene por ella el correo oon gran ventaja de los pue-- 
blos y éá servicio. En el pueblo de S. Antonio hay una calzada que le one coa 
& Isidro dc: tres cuartee y las ha becho para todos sus barrios como igualmente 
para lo& de S. Isidro y otra desde el f .^ al de Aliaga que ya tiene dos leguas f 
tres puentes )mmA no bajando de ocho leguas las hechas en diclio pueblo con sus* 
huvm. En Caranglan pasa de cuatro leguas* de calísada para el Carabalh) por la 
oemunieacion con N. Vizcaya y Cagayan y para Pantabangan^. Ha hecho el tribu- 
nalt dc Cabiao. 



ík&mL 



En los anos de 1848 y 4849 en que fué Alcalde mayor de la Laguna Don 
Pedro Tejada recibieron los caminos y calzadas muchas mejoras, habiéndose dado mas 
anchura á muchísimos do ello'. 



Pero la obra de mas imporlaiicia íav una calzadd nueva dpsde Los-baños hasla 

Calamba de tres mil cuarcnla varas de largo sobre doco de ancho, na por i^u lon- 
gitud que es de poco mas de media legua como se vé, sino por el terreno montuoso 

que bubo que romper para hacerla. 

El estracto que sigue manifiesta las obras bechas en cada pueblo: 

Cavintc Varías alcantarillas. 

Pililla 2 garilas, 2 calzadas. 

Lumban.... Alcantarillas. 

Mavitac Ensanche á las calzadas. 

Majayjay... Se ha facilitado el tránsito para carruagcs á la cabecera desde el año 
de 18i5. 

Nacarlan... Una ascquia de cal y canto que pasa por medio del pucbtu para re- 
cibir el agua limpia y clara que baja del monto S. Crisl(»bal, 
tiene 7 puentes también de piedra. Casa Real do cal y canto de 33 
varas de frente y 13 de ancho, con su correspondiente caída, co- 
cina y azotea. 

Pacte Puente de piedra en el sillo de Casili: limpiaron la barra del rio, obras 

de coosíderacion in la iglesia, ancharon las calzadas. 

Panguil Se ancharon las calzadas. 

Siniloan 3 puentes de piedra. 

Pila Puente de piedra. 

Tunazan.... i puentecítios. 

Lilio Principio de una zanja de 672 varas para recoger el agua. 

Paquil Ensanche de calzadas. 

Luisíana.... Escuela de piedra. 

Calauan.... Alcantarillas, caminos de herradura á los Nayoncs. ensanche de ca- 
minos, conclusión de un puente. 

Calamba.... Calzada para Los-baños. 

Magdalena.. Ensanche de la calzada, Campo-Santo, con estacas de madre cacao; 
continuó la fábrica de la ígttrsia. 

Víilan Ensanche de la calzada. 2 puentes de piedra, calzada de 10 varas para 

Tunazan, puente colgante de madera. 

Sla. Cruz... Se principió un cimíno para Pila, calzada del yuMa al embarca- 
dero hasta donde llegan los paraos. 

Cabuyao.... Puente de piedra del estero Lanlaya. 

Sla. Rosa... $v. abrió una cnizada en el barrio de Calibaga con día-ccíon al po- 
niente para facilitar la comunicación wa varios vecinos de las se- 
menteras do aquella parte. 



ADICIONES Y SIPLEMENTO 



k US 



SaSSIDXMS MStiiaeiVS i XSt&MSSlSJlS 



DE FILIPINAS. 



ImprenU del Diario de laaila. 



AL CAPITULO I. 



El compendio de la Historia de Filipinas que se imprimió en 1803 fue es- 
crito por un religioso Agustino y no Recoleto como he dicho, cura del pueblo 
de Paranaque y provincial de su orden, padrino de misa del actual obispo de 
Nueva Cáceres. 

El P. Vivet, también AguiUno, cura que ftié de Baligual y de Tondo, escri- 
bió en España una sucinta memoria sobre estas Islas, que siento no haber visto. 

También me hablan de Nueva Vizcaya de un escrito muy curioso de un tal 
Deni's sobre las minas de oro de los Igorrotes de Pangasínan y de una reseña del 
Mayoyao, que tampoco he tenido proporción de ver. {*) 

Bajo el anónimo de "un verdadero español'* se publicó en Madrid en 1838 
un opúsculo que se dice ser del P. Vitlieoriai A$(iistino, cuyo título es sucinta me- 
moria que contiene el estado actual de las Islas Filipinas. Hay en él noticias muy 
buenas S')bre la cspedicion del P. Urdaneti y de Legaspi á estas Islas, sobre las pro- 
ducciones de estas, la industria de sus naturales y otras cosas curiosas. 



AL CAPITCLO 1 



'-rW-í- 



Segun se rectificó ya en el Diario de 2 de Noviembre de 1850, las Islas Ba- 
buyanes pertenecen á dos provincias que son Gaiayan y Babuyan-claro á la de Is- 
las Batanes. Camiguín , Fuga y Dalupirí á la de Cagayan. 

Las Islas Calamianes son de la Diócesis de Gobú. 



VILLA DE LIBÓN. 

No hice neieíon de ella en el cnerpo de esta obra por ignorar que tenia esto 
título. Fué fiwdada por D. Jua«i de Salcedo y D. Pedro de Chavea coa otros esp»« 
itoles, en Julio de 1573. Esta villa perteneció á Camarines Sor y se baila situada 
eomo legua y inedia de la mar en un gran llano y i orilla de uno de los riachue* 
loa que entran en el Viool. Ahom corresponde á la provincia de Albay; fues m 
uno de los pueblos que pertenecen á la I raya. 

'*) P«v4(eríonnonlA ha tenido la bondad do nnndarme e^tos nMoiucrilot ol Sr. D. Mariano Oictríz, Go« 
bernador MiliUr y Polílico de aquella provincia,- nao do los cualoi au acompaAi en copia. 

1 



CIUDAD DE NUEVA C ACERES. 

Esta de que ya hablé en las ñfemprias^ fué fundada por D Pedro de Chaves ba- 
jando con los españoles por el ría VÍe(d año. de 1576. Eslá situada entre los ríos 
Yícol y Naga inmediata al pueblo de este nombre que habiasido reducido y en el 
que habia predicado la luz del evangelio ef P. Fray Juan de Alba que primero plantó 
la fé en la Isla de Masbate y á quien llaman las crónicas Aguslinianas el Apóstol 
de dicha Isla, 



« I 



PUEBLOS NUEVOS. 

]^l ipwlAp de ;Urbizton()o sp ha fundado á la inmpdjacion. del. rio^Agno, pro- 
vincia de Pangasiban, con uuos 800 tribu los. segregados de los barrios djcl de^. Carlos. 



' ' ^ ' 
^ > ^ \ 



AL CAriTllLO 4. 



Hay muchos datos para no dejar duda de que el curato de Bacor en la pro- 
vincia de Cavite es mucho mas antiguo que la Real cédula que he citado, pues 
consta que principió el pueblo de 1671, siendo su primer gobernadorcillo D. Ma- 
leo Masacayan. Y aunque los ingeses incendiaron su casa parroquial en 1762 ó 63, 
todavía hay un fragmento de libro do baulismofi <)ue comprende el período de diez años 
desde 9 de Enero de 1736 hasta 19 de Junio de 1746, cuya primera partida y 
todos las del fragmento están fírmadas pof el cura Bachiller D. José Jiménez. 



4t CAnmo 5. 



-=^0^^ 



/í 



■ i 



.. I > 



i . t 



La costumbre de incluir en los estados que vienen de provincia á los nuevos 
cristitnosi en. ja tasiUaic^rifespondionle'iá jos chinos, ha cauibdo afores qu0 «áCiara- 
i)o$ después se ha vislo oDnttsUrien'eso.. 'habida jai causa ,f i lénga^b ^ reoIlfícatMD 
dtt k) que sobre esdo' se fea .dáoha > con refereeo^ ;á; Hisamfis.y: áí llocos .Norte, -quis 
4NI k primera pnováneia 84la<hay ocbos 6 muavQiOhinosM y en la ségiuida, laeg^ln itiia 
ii4a {Miesta^eti el bstadoidefotillaQion ¡dis i^iQiilitbia'enlbncoB siete; poro según nid 
tian tkrilb de alli los padres ya no bay :en jeljxlta ningui^. -. ¡ . . 

K) fKieblo del Alame- ^ei^ Nueva Vkeaya ^e-loFmó-eefr Gaddafies: sirva de rec- 
líáviickHi á lo qup he dicho de que fué coa Quiangí»nes.,. 



^^^ 



• I 



I . . 



La Ranchería de negribis llamada Dutnaguele, me ha esorilo aquel Gobernador 
que cree sea una de 88 tribuios de llongotes formada á cinco horas de Carig ha- 
cia el nacimiento del rio Gananal y que se denoaúoa Dumanisí* 

El mismo Sr. Gobernador se ha servido remiüraie el estado que sigue donde 
consta el empadronamiento de la población ioiiel de Nueva Vizcaya. 



EslMlo de la pobiaciei 
espresiejí de raías. 



em^draiaiU eo la pravueia de Nmw Víieayt cea 



CASTAS. 



Hayoyaos 



PUEBLOS. 



Gaddanes bravos.: 

ídem mansos 

Qotanganes 

^lipanes 

Pungían 

Catalangañes 

Ileabanes^ Ifumangícs y Auaes. . . 
Ibilaos 



llongotes. 



«■i* 



Ozeariz , 

Yilanova 

Nueva Ooaita!. 



ÁlamoyNallubb.* .. 



N .•* <1<* perso- 
nas mayores 



lii » 



907 
748 
730 

%980 
280 

4000 

49¿ 

842 
880 




Camarag i lU Maya de 1851 ,-r Mariano Ozcan'z. 

Nota. Con eseepeion de anos pooM GalaUogiitM todo» tu» demás inriek6 se han 
empadronado doble <>lauo 4847. 



AL CAPITILO 6. 



o 



Los ríos de Lauag y Sarral en lloco» Norle que segon el Comandante de 
fn«(áiíero5 D. Ildefonso Aragón se ha dicho ser dos; no es díno tfno solo, que pa«^ 
Mndo pir el segundo pueblo baja direetamenle á el j^rimere. 

Con respecto á la entrada de la Bahía de Marfila hay una instraceion para na^ 
vcgar en ella y reglas que ríj^eo en sus fondeaderos la cual ha tenido la bondad 
de facilitarme el Sr. D. Juan Mesias capitán del Puerto, y es como sigue: 

bslncdoi pare Mv«gar ei li Mia ée liiila, y reglas qot rigei n^is fMdeaderis. 

t 

9 

YiRNTos. En las bocas de esta bahía reina miicha parto del aae el viento del 
pHmer CuadraMe ; bonancible en lo^ pri menos meeea de la monion propia , aíunque 
interrumpido por fuertes nortadas que duran de uno ¿ tres di«á: freacachoa eata-^ 



blada ya lá monzón, particularmente desdo antes de embocar hasta el morid íaao in- 
terior de punta Limay, desde donde para dentro, es mas bonanoibie^ ocurriendo po^ 
cas veces encontrarse flojo en las bocas y fresco en la Bahía: calmoso al ir termi- 
nando la monzón, con turbonadas por las tardes del SE. & y SO. que indican el 
principio de los variables y virazones del tercer Cuadrante, las. que alternan coa 
aquel viento y entablan en todo Junio; desde entonces se esperimenlan los NE. y SE. 
bonancibles, que calman á las ft ;ó 10 de ia mañana para entrar el viendo ele ftiera 
por el S. ó SO. fijándose por el O., en los intervalos de las collas, que sontos SO. 
frescacbanes, coa cerrazón, cbuvascos y lluvia; estas duran 6, 8 y 10 días, y se 
lan esperitDentado hasta por 20 ó 30. De dichos tiempos, que principian regular^ 
nenie también par Junio y cesan por Setiembre, suele haber pocos claros. 

Los terrales en la Costa SE. de la Bahía^ al principb de la monzón del NE. 
son del £.: desde Febrero llanian al SE. por lo general frescos, levantan mar en las 
bocas, y obligan á lomar rizos, particuliarmeole en Boca chica, por las fuertes ra- 
chas que despiden las quebradas del Corregidor; entran á las 4 ó 5 de (a tarde, ba« 
iando desde punta de Fuego al Sur fuera de la Bahía, hasta punta Limay al N. 
dentro de ella, y cae» antes de la media noche; cuando retardan su ^entrada, velan 
mas y duran á veces hasta bien entrada la mañana: desde Abril suelen ya ser calmosos. 

En el seno septeatrtoral llamado de la Pampanga, salta el terral del N. sobre 
h media noche; y cuando es fresco sobre dicha costa, alcanza y se generaliza á casi 
toda la Bahía. Este cae á la salida del sol, para entablarse el viento del primer coa- 
arante en la monzón dd NE., ó los variables si es buen tiempo do la del SO. 

En las estaciones medias se encuentran NO. fuera que pocas veces se internan 
én la Bahía, en cuyas épocas y en particular en la de Setiembre á Noviembre, suefen 
esperinsentarse los tifones ó baguios de estas mares, los cuales no guardan regla 
|)ara su giro, y á veces no los indican los barómetros hasta romper. 

Cuando TCfnanlos N. y ISO. duros generalmente no hay te rr ales, pero -fuera 
de estas circunstancias pueden considerarse constantes dentro de Bahía. 

Marba t eoRRiBNTBS; Las mareas son muy irregulares y únicamente sucede con 
algún orden la pleamar en la conjunción y oposición entre 11 y 12 en la barra de 
Manila, y media hora antes en la Isla del Corregidor. Las sucesivas son muy in- 
constantes en épocas y duración. La mayor elevación de las aguas es de 6 pies en 
las grandes mareas. Las vaciantes ec las bocas de la Bahía ayudadas por los desa- 
gües de los ríos y los NE. frescos entablan una corriente, acaeciendo no crecer enton- 
ces el agua en 1 2 ó 1 4 horas. . 

Las crecientes, con tiempos duros de la monzón del SO. también aumentan su 
duración ordinaría. Al SO. de la Isla del Corregidor se reúnen las aguas que desem- 
bocan por ambos canales, siguiendo hileros en dirección á la Isla de Cabra: debe 
evitafse bordear oon NE. y vaciante en dicho arruH)bamJento,dei Cprreg|dori(á no 
atracarse mucho). y verificarlo entonces sobre la Costa entre pímtádejFi^pgos y Lim* 
bones, áonde la corneóte es moderada, 6 por d O. del CorregidorV&i ^e .haee el 
paso por Boca Chica qui9 es el preferible con ios NE. 

Costas jsstbriobes bblíi^ Bahía. Las Costas N. y S. de la boc^ fuera del Cor* 
regidor son limoias hasta - punta Luzon y ¡punta de Fuego. Puede bordearse sobre 
ellas evitando solo aproximaciones imprudentes. 

Monja... La mop ja* puede rascarse. 

LeghÓnes. Los Lechones tienen' una roca coh 6 pies de agua á un cable S. 8.^ O. 
éé\ mas E.: por lo ámm son limpios. ; ^ 

PuBirras R^TBRioREfi. Fuera ét la Isla del Corregidor hay los Piierlios ^ Mari* 
veles y Harnüo. El i.^^ conligoo al NO. de fo. Isla, se; halla su plMH) cpn e| de la 



Bahía y suele tomarse en la monzón del NE. para e&per«ir la marea 6 qne aboüanxe 
el viento, fondeando sobre la cosía Oriental y precaviéndose á la entrada de las ra-« 
chas duras que se esperimentan: con SO. siempre es necesario fondear en su cosía 
Ocddental para coger algún abrigo. El Puerto de Hamilo, muy seguro y Cícil de 
tomiir en el primer período de un tifon, está en la cosía meridional entre punta 
de Fuego y: timbones, y como 5 millas al S. de esla última, en el fondo del pri- 
mer seno, donde so verán unos Farallones que dan abrigo al Puerto. Para buscarlo 
desde la boca de la Bahía de Manila, se descubrirán al S. dos Islotes de losouales el 
del N. próximo á tierra, tiene ta figura de una fortaleza ruinosa. Ptiede pararse 
por entre ambos Islotes ó por el S. de ellos, y al estar próximos á la restinga dé 
Farallones que es limpia, se dejará por estribor, gobernando al B. por medio eanni, 
con 48 y 20 brazas arena, seguirá para dentro hasta donde lo convenga según el 
tiempo, siendo el fondo en lo interior de 9 y 8 brazas fango y hasta 4 muy cerca 
de berra. Es necesario precaución para tomar este Puerto viniendo de fuera; pues 
proyectados los Islotes pueden confundirse con otros desque hay mas^alS. iambieif 
á la boca de otro seno, que sin abrigo y con fondo piedra, eslá próximo á la punta 
de Fuego, (fue es desde donde la costa mete al SE. 

toocA CHICA* La costa de Mariveles es limpia hasta el meridiano occidental del 
Corregidor, donde cuando mete para el N. empieza á despedir algún bajo fondo pie^ 
dra, en que sin embargo de ao salir mas que de tres á cuatro cables por frente 
de las ensenadas, han barado algunas embarcaciones, por confianza ó de noche. 

Isla Ael coaaEoiDoa. Esta Isla es limpia escepto so parte E., de cuya punta 
sale un Farallón con restinga para el S. en sentido perpendicular á esta lengua de 
tierra hasta la mitad de la distanda á Pulo Caballo. ' 

Pulo gakallo. El Pulo Caballo tiene en su parte SO. un arrecife en pro- 
longación de su figura, con estension de un cable á fior de agua y siguiendo 
con 2, 3 y 5 brazas hasta qtte se enfile el eslremo SO. de la Isla del Corregi- 
dor con la punta de Hornos (amogolado de la costa N.) fuera de cuya erifilaoíon 
se. está franco de dicho arrecife. La punta NE. despide poco bajo, y la mitad 
del canal desdo ella al E. del Corregidor, es paso espedilo pero hay bastantes remo^ 
linod de corrientes. ^ 

El frailb. Puede rascarse, es tajado á pique. 

Boca. GRAjkDZ. En la costa Sur basta el límite de la tierra alta solo hay que 
precaver unps piedras que despide la %^ punta al E. del Islote Sinalan*, por el itteri- 
diano del Fraile, y como hasta media milla de la costa; pero rebasada la tierra afta 
sale el pOco fendo mucho y no conviene barloventear sobre ella con buques de al- 
guti oalado^ Para . grangear por esta boca con B. y SE. es lo mas convenfente aira*» 
earse i la costa entre Punta de Fuego y timbones, y sobre bordos cortos ganar el 
Islote Limbones ó Sinalan, y se podrá iDontar Pulo Caballo. 

Advertbncias para bordear dentro. Montado Pulo Caballo, ó el Corregidor* 
por cualquiera b^oa qué se entre, es ilomas común entre los prácticos con los B. 
y NE. barloventear al N. á fin de alcanzar en la noche el terral de aquella costa, 
á no ser bu({ue muy fino quo considere grangear muclu>, debiendo tener entendido 
que regularmente mientras tnas al S. le escaseará mas el viento. 

Bajo db San Nicolás. Este bajo se encuentra en línea entre el telégrafo de 
la Isla del Corregidor^ y las torres de Cavile y en su mi^dianía, comprendiendo de 
espacio oomomillay modia; en su parte NBé tiene su meAor fondo (una braza) au- 
mentando hacia el NO. N., y NE. á 3, 6, 12 y 48 en noeo mas de un cable, y 
para los deáias rumbos siguen *iiplaoerado particularmente al O.S.O: ff«(e es pafn donde 
massiO! es^ieiide, la oaiidad aparente del bajo és arena; pero tod^ él, asíf'eomo el ea« 

2 



nal y h^sU la. c*)3ia S. , es piedra cubierta de arena y cascajo: las demoras del 
menor fondo son: 

/ Telégrafo de la Isla del Corregidor. . . N. 72 35 E. 

n^A. oi P"'^ Caballo N. 62 » B. 

"®^® ^ i Telégrafo de Punta Palibuyo (Cosía SE.) N. 24 » O. 

' Del Monte Arayat S. i 47 E. 

GiNAL kh S. DHL BAJO. Ei paso poF el S. del bajo puede haeerse con viento 
largo» conservando la Isla del Corregidor al O. hasta que el telégrafo da Punía Pa- 
libuyo demore al SSE. que se gobernará al NE.: toda aquella costa desde Mari* 
gpodon hasta Salinas, tiene poco fondo y sucio. 

Costas dei^ E. y N. Estas costas son aplaceradas, indicando la sonda el res- 
guardo que debe darse á las tierras, que en mucha parte son rasas y las últimas 
anegadizas. Ponen (arrales de pesca á distancias largas de la orilla, pero no avi«- 
sando ía sonda nada hay que temer, pues estos son de caña y no pueden perjiídí^ 
f:ar ^n njngun c^so. 

Abüigo de la costa o. En la costa Occidental de la Bahía, desde ia punta 
lim^Y (|ue es la mas saliente al E. de la dioba para el N. basta el paralelo del 
monh Orion, es. buen fondeadero para abrigarse en los temporales dé la monzón del 
Sp.; sin Atracarse mucho á tierra se encontrarán 10 ó 12 brazas arena. 

Fondeadero pb Gavitb. Si se entrase en Bahía con tiempos duros ocoidenla^ 
los. riecesilase comiinioar pronto con tierra, ó tuviese amarras de poca confiania, debe 
iljrigirse á GaSacao, quei es la ensenada formada entre punta Sangley y la Plaaa 
de Cavite. Para fondear, búsquese la punta Sangley dicha, que es rasa y de arena, 
dándole un pequeño resguardo, puede fondearse entre puntas por i brazas mas den- 
tro ó mas fufira, según que s(ia buque de menor 6 mayor calado, y Quedará oocí 
s^uridad y en disppsicion de ser visitado y auxiliado, cuando esto se hace á. ireoes 
Impracticable en la b9rra de Manila. 

., FQjyDiApevp D& MAMLA. Para tomar este fondeadero solo hay que tener oui-- 
daijod^poc^^iic^n la barra del rio> que desagua por el N. de la^ Plaza, pero la 
sonda y linterna darán la guia necesaria en todo tiempo. No se baje de 8 bra- 
zas hasta que demore la linterna en el 1.^^ Cuadrante y- conservándola en él, sí- 
gase Jiasta qu^ la (orre de la Catedral (si sd viese) también en ef iJ^ Cuadrante, 
DO pase. ()^^ ENE. para el £. y. la Casa Hacienda de Navotas al N,; pBro si es- 
tuviese muy. cerrado 9 1 bajar de las' 8 brazas, deberá fondear. En la monzón del 
Ñ$,. podrán . «jirpearse : mas al rio según el calado; porque los vientos son de. tierrn;- 
PI¿ro. co: la! del. SO..; y cslacioHes medías un que acaecen tifones, ¡conviene anolar 
cómo vá di^ho alga qfuera, y si lo verifioan á ábs andas N. S., y separa<k)s de 
ios demás que quedan regnlarifienle sobre cma. 

,: \V RÉJjGÁS QUÉ RIGEN EN ^L^^ 

, A,l /ondear hs buques, ciHdarán sus Capitanes nO; se< dejen caei^ sbs: an<^s 
sobre las amarras.de otros, ni estorbwdo 4x ^i)drneo.jQuedaD los mismos en Iq 
p^ligaojon; (le ' enfufípdars^ ininediataamile que aIb kiole cualquiera/dé estasifáltas. 
. 1. Sí el ÍMgar ep que 90 jiUien los. buqués, no fuese -cónvenieúle pm-i'rkionésídei 
8fg;ur|idad;óf Dpliqífii,, qi^ediar4n asi mismo loa* capitanes obligados á eomeodirles, se*" 
gun ^, ípS; de$ígD#, por el t del Vuerto.; ;.;://.< <; ' • 

FfHu)pd^.M« buque,) nH» podrá vatían^ sitio,, sía previa venia^ fuera decasds vr^ 
gj^Qtef,( ]o que.p¡.%ráteq k ofioin» .4elr Patrio, «uanda Jas áreunstaiícia!^ áo permitafl: 



<. 



En ei fondeadcrd de la barra do Manila, donde p5r esoeso de confianaa siMa 
mucha gente en tierra en buenos tiempos, y ocQrrdn accidentes que retardan 6 
fmpiden su regreso á bordo, tendrán siempre ias embarcaciones un anda lista para 
dar fondo. 

En la ensenada de Gafíacao, dentro de puntas, fondearán los buques con dos 
anclas NO. SE.; y fuera no se interpondrán entre los telégrafos de Gavite y Manila. 

Para entrar ó salir loá^ buques del rio deberán los capitanes solioitario del Puer* 
lo^ quien les hará las adrortencias convenientes, y proporcionará práctico y auxilios* 

Los buques entrantes y fondeados, en los casos que se espresan á eontinuaáoD 
6 semejantes, pueden hacer oará' conocimiento y de sus dueños ó consignatarios, 
las siguientes señales, y serán socorridos á falta de aquellos por la autoridad del 
Puerto, siempre que las circunstancias lo permitan. Los cailonazos pueden repetirse 
con algún intervalo, manteniendo las banderas. La bandera que deberán usar es la 
nacional y si necesitasen dos, otra cuaíquiera de señal ó un encerado en su fal- 
ta, &c. T ' . ) f' 

AUSILIOS QDB NECESITA. * BANDERAS. CAÑONAZOS. 



Gable Una en el bauprés 1. 

Ancla Id. id. en la jarcia de trinquete 1. 

knf^u V í»nWn ( W. CU U dc bauprés \ - 

f"rf*iT ^°*.^—t V- tlrf:.;en la jároía de trinquete;.... u; , ) ^• 

Lancha Dos en el tope 'de trinquete .1 • 4.. / 

Hay motin Una en la jarcia mayor 1. 

l?c(ndi" - .•..?- Dos en ^1 t^.!íiayor.--v., ,,,mví..-vv %- ., I 

Manila 9 de Setiembre de 18i4. ^ j . 

• • • - 

Sobre el Puerto de Sangirin en la Gontracosta; se publicó en el periódico la 
Esperanza, la siguiente'defecripclóir: 



i * ^«» ■ . I < I. f • 14 






•I 



Pe^iefla deseri^ta ielifurt* dt Slagirit m It ish U Altbit, irtvíidt de XajAis. 

TEste peqnefio pero ihenat»^ y segjiro ¡puerto bb' halla situado tti la parte J)f. O. 
de'0sta Isla, el que después de tener uniendo regular de 10 á 7 brazas Lama, 
est á lu n y a e an ti ladó y f e sguawlad o d é to do s los vientos desde el Sur hasta el O. S. O. 
de suerte que solo queda abierto al S. O. aunque también se puede uno resguardar 
bastante de este último •siM' en*' Milii m direcetotí *áf lóamenos (te la mayor parte de la 
mar que este viento pueda levantar en un fuerte temporal de este parte, atracan- 
dosef bastante á la parle N.' Oj éel puerto, donde también hay baMatite 4Biido; 

• En frente i Ja boca, en su dirección S. O. y como á medio cdnaLeoIre la 
costa y la isla Alabat, hay un bajo casi al flor de agua el que se estiende como del 
E. ü^. É. al 0. S. 0. en una cslension como de una* y. media á dos nnillfii. En 
esto ba^o.es muy probable reviente la mar del S. O. por lo que no debe llegar 
roAiy:>viyá denlra .dk-pui^rt^. Krt la pequeHá punta N. O. de la Isla hay un arre- 
cife pagado á la costa que desatraca de ella cosa de qqa milla; percí su, viril psl muy 
acaqiliíaidó y se conocen perfectamente sus límites por ser el ag.uá muy ,vcr()e¡ pues 
no tjipne dc foncló mas que una braza. \ ■ :i . .. • . ♦. • . i 

* No puedo dar mas descripción que es(á de esle puerto, pues no sienÜo intelí- 
gnnih ..ti la í%t^xi\\%A nn mp itnnAJrfflrA Pf^n conocimleotos para clIo; poro el deseo de 



qie este refugio en esta costa sea tionoeido, pueft creo ifo bmceQ meneioq de él nuestros 
•planos, y conociendo que si el capitán de la Fragata inglesa Medusa, en vez de 
haberse metido en Binangonan de Lampón, hubiera tenido conocimiento de estelan 
hermoso puerto y se hubiera refugiado en él, sin duda ninguna que de ello le hu- 
biera resultaJdo muchas ventajas y se puede asegurar que en el baguio del 45 de 
Junio prócsiniK) pasado , este buque no hubiera padecido tanto como me han di- 
cho sufrió en aquellos puntos. Creo con esta pequeña descripción hacer un bien 
¿ los navegantes, única idea que me ha servido de móvil y me impulsa á dirigir 
á VV. esta corta reseña por sí se sirviesen darle cavida en su apreciable periódico. 
Mauban i.^ de Mayo de 1848.=Francisco Bodriguez.=Sres. Redactores de la 
Esperanza. 



AL CAPÍTULO 7; 



Se acompaña el estado demostrativo del despacho de los negocios de la Real 
Audiencia de estas Islas del año de 1850. 

Estados denostntiws del despacho de les negocios de la Audiencia y Ghaieilleria 

Real de Filipinas. 

Pleitos fallados en vista y revista • 56. 

Artículos de especial pronunciamiento en los mismos 8. 

. (¡ompeiencia . entre jjjeces ile la jurisdicción Real ordinaria I. . 

Apelaciones del Superior Gobierno i. 

Recursos estpaordináries de providencias de los jueces de i •* instanda;... 37. 

' ' ^ ' Tófal. W7 



' I 



. I 



wm«i^l^^mm . ^E MJkm casha» «UMiMAftA^. 



GáuBáB falladas en definitiva* y ejcóulariadas en tddo el año. ...... 4 ,060. 

Ídem sobreseídas. «..•.. i. . . . < aB7. 

• : * T(knL:..: ..T^mtT 

ídem pendientes de sosthnciacioh. . . . • ' 4». 

' , . toial:.....:.... \M% 

• Tí 

I • 

Causas venidas en consulta. • ..' 1,314. 

^ ' ídem enapelítcioh ...../. . . / 153^ 

. ídem que han corrido tres ipstancias. 6. 



1 I • » .-r í I M ' ' ' 



. í 



^Micmm MH. BBAi. jkewfmmmf 



I • I 



Espedientes corisíilfivbs,' gubernativos y económicos! / ' ibi. 

. . Numerp jle iueces .de. 1 .Mnslancia (ive han jurado 11. 

ídem de subalternos del tribunal que han tomado posesión 3. 

Ídem de escribanos que iiari jurado 3. 

ídem de abogados ^ue. se han recibido- .^. . i .:.«..... . '4. 



« * «ni ■■!■ » 



Total:.- •.:;.•..•........ 485. 

. lili pi p ^pw» ili'li m ii imtmé^m^i^mmmm^mérmmmt 

ManíU .2. de JEjiero de 185.1.;=;A^^ino. i/or/úi, Seef'élarío. 

WKLWwmm é '■■¿■os p^m tes «b ha pbo€b»|»«. 

Asaiio** • ^» *•••••• •••••••••*•• ••»•••••••»••••••'• • «¡«'^ «4 • oOa 

' Adulterio ^ % •. . . . . ;. \ . • . . 4. 

ApreasioD y 4i8a de armas* prohibidas. .... .......... . 45. 

Atajamiento. . . . . . . . . •. : • • • •! 87. 

Eseesás y faha de e mp lead o s tb ti ejercicio de sus funciones 24. 

Envenenamiento. * i!..^a*« ^.. .-.^ •.*.... ••••«* 1. 

. Estupro violento ¡14. 

^tu pro' simple. W\\ \ 1 ". 1 .' '. I \ W '. i 7. 

^ EalsetTad y' perjuru). . .' .* . • I ..'. .' ." /,/ ..*. . \ *. *• 2. 

Fratricidio ,...-• •., <• 

fli¿a de . presos y de presidarios 24. 

Falsificación de documentos públicos .6. 

Falsiflcacion de docutneittos privados; ::: \.\\'.\ :::... . 4. 

Gofpeí y malos tratamientos de obra; . •. •.;:.•.••.;:...'. ,16. 

. Homicidio voluntario. .•...:..•.•.•;..;•....••......• 133. 

fiomicidio casual. •... ; . ..:....... 42. 

Heridas y contusiones. ...... .^ 120. 

Infanlícídio.".' ...'!.*...'. 3. 

Incendio; •. •.*.*.• / / ; ; *. . . ; *. ••• / •. .-. : : ;. ... ..... |^7. 

Insulto. •.• .• '. '. *.• .• .*.•.•..•;•..*.•;'•. .* . . . •.'.'. . , • 2. 

• Incesto.* ; : ; \ \ '. \ ..... \ \'. ..... . . . . . • . ". . '6. 

. Inmoralidad y escándalo 17. 

Juegos pr(thtt)idos. . r.- • « * 66. 

Matrimonio clandestino. • •'.'•*«'••;.;•*••.'..'•'••; 1. 

Pfesquines. . « • •••#..•••» r » . '• 2. 

Perjurio» •••...••• ^ ••••••«••• •• 4. 

Prevaricato, r • « • • 2. 

Rapto • . . 14. 

Recepción de malhechores. •••...«: 11. 

Resistencia y icilta de rcsjicttr á la justicia. ..• •••••. 33* 

' Robo, hurto y estafa. .. ...... .^ • . « ,. 466. 

Robo en sagrado. • • • . . 2. 

Robo en cuadrilla. • 3. 

Saqueo. . . . • • * 110. 

Suicidio. V. 12. 

Vagancia y mala conduela 20. 

Total 1,417. 



A presidio. 
A wteion 



Delitos cometidos en pt*!fcd6;? ." ; \ '; * i . V". : » 1,005. 

. ídem, ídem en despoblado 412. 

•;' ' Tolai Í, »17, 

■* , . ... _ . . 

A #rB lt.%X MDO CO!tDB»ADDÍI tOM WLWÍOM PROCffSADDfl E.^ El. AÍ« DE f MM. 

. . . ' ' ■ ■ . 

Á muerte en garrote vil ^ .......•,••••••... .' '5. 

611. 

frision eorreccional . 792. 

Á azotes por las calles públicas. ..••.•..* é .'.«..«••'. •• '88. 

A azotes correccionales en los juzgados 34. 

A estrañamienlo.^ ;' \W:: .•?•■..'.'.'. .V\ ..;'/.... 2. 

: A confinamiento.. ^ ..«:.....,«.. . ^ '» 

k vergüenza pública ., , • . » 

' A suspensión y .privación, de oficio. ..•..•..«.....«•»...».•• ! /14. 

íA multas y. resarcimientos pecuniarios. •; . .<. ...j. •« 4,:« ¿ ¿ . • 137. 



• ■ ♦ 



I .... ESTAMSTICAS BB BEO» P»«CCaADMI «M ISlM > 

i 'Reos mayores de edad. ...... . ... . . . . ... . . .'. ^^903. 

; ídem menores; : : ; .•....'... : . . ; . ..........,.', 466. 

: ídem de quienes scMgtioran' cálás circunstancias. .... . i . I .'....' 'liS. 

Total. , .^ ...,..,. 3<pp7. 



. Reos solteros: .'.*...*.*....'.... • , , .• ........ . 870. 

\ ídem * casados'. ..*.'.'. . . . ... *. . ...^ '. . .' /. . . . ... . n • •- *»3P** 

! Ijjem viudos.'.' .* .' í .W ..'.'..' ..\ ... . . . . . ,/, , ^ ^ . \ • ^p5. 

. ídem dé quienes se ignoran estas circunstancias.* . . • , ^ # • « • ^ ^ . 7ÍI8. 

r Total...... , ... , . . . , ; . , . • . . a,087. 



^ Reos présenles. ... .............. . .' . . . . . . . . . ., . 2,3^9. 

Ídem ausentes conocidos. . , » * . .. .... . .... ..i i.» • • • .• • • • • &85. 

' ídem id. no conocidos! ...... ..... . . . . . . . .' ..\ . .... 483. 

• ■^— — ■ I . 1 I I . I 

. Reos díruhlbs*. '..'.',»'. ¿ ,'.','.'.'.'.'. . '. '. '. '. . ", . . . . . . . .. gg, 

. . Reos .procesad(¿ por jpfimera xe?. ., *.. *. . . .". ,'. . . .. .........> . 8,1097 

.i Idem.id..reincidenl(^.eji.díUnqiur, ...... ................. itS. 

. Idem.id./eincjdenle? pn. pl .ipiífmo . delito. , s , -i..-. , . 72. 

.. ídem .de quienes. §e. ¡gngr^n jes)a$ ciccunslaucias. . . . . . . ... . 718, 

: T»íal.- .-.•.. . . ; ; . . 3,Ó67. 



I I 



Absuellfts déla instancia. ....Í."g<'."'>re8. .. .. r .. . ...., .... . .•. 5f8. 

( Mujeres . . , 49. 

ídem . id/ libremente..... .'.■.(íl?"í''':<'s- .;.;...:... ..'.. 723. 

( Mugeres 84. 

Tolffll 3,087. 



. « * 



( iLabradofes.. ...... ¿ .. & ^ . . 4,258. ' 

Artesanos 407. 

• Comeroiántes. "98. 

-Marineros 42. ' 

< Joriitierop* j .......... 1 i ... .- ;......•.:.• 799« 

' BAiquéros.' . ... . .• í i. •. . J ..... * ... 45- 

Sim! oficio. . ;..... 80. 

Reos ausentes do quienes se ignora esla circunstancia 718. / 

* ■ ' ' ' Tatal. 3,087. 

EstaSá 4el número de cmndn mmindes itierminúdas en todú* ti ^ño 4e 49S0 
en la Real Auitiéncia de Manila, con espremn del término minimío ¡(^ máximo - 
' • ' de $tí, dnracion. ■ • : ■ > í 

Én t\ ppTÍodó dé * En el pcrioán do i En el período da En d período de En al período de' 
un fp0». / iñs nmm- . anís tmm^.. . «bato. nms4e un tA^ . 



C9i. 466. 539. . 15. 3. , 

Mfi wnmiiiiHia— Mi^. mmmmammam^imím ' ^mmmmmHmimmam mÉmmmmmmtmmmk immmmmmmmmm 
' •• ' . - . . • . . .... ' 



Al CAP ÍTIILO 8; lí D. 



'*^r^mt * \ 



I ' 



Se acompaiia como adiccioB al reglaineiilO/ de niías el Decreto, del Sr. Urbizr 
tondo que á la letra sigue: , 



• I 



iBspeceíoD de nioasiiB. Its Islas Filipins. 

fil Bsctno. Sr. tíobe^irad&r y Gai^iian general de estas tsla9"en tiitúd dé con- 
sulta 4e esta ii)Sfeoci6n y después de oído er parecer del Sr. Asesor de Gobierna, 
se'^ra servido deeretaf con fecha de ayer lo siguiente, entendiéndose ^esta determina* 
oiofi con el caráttler de interina hasta (a resolución de S . M . . 

4.^ Son de libre aprovechantietito, sin necesidad de licencia oí de otra ferma- 
lidad, las arena» auríferas, cualesc[o¡era otras produfcoienés minerales de 4o8 rios y 
placeres, si no se hacen estas operaciones en estAbfecimienlQ^ Ajes.' . < * 

8.0 Se admitirán registros o dennitcios de pertenencias de arenas auríferas cuando 
los soliellantcs manifiesten querer -hacer las operaolones en grande, pém no sé con- 
cederán hasta estar consU'urao el esiaUeeimienlo fijo en donde poder beriiflciariasv en<* 
tendiéndose por tal los edificios con Iqs apáralos necesarios para beneficiar en ellos 
á lo menos doscientos quintales de arenas al día, sea cualquiera el método adoptado; 
debreitdo uií ingeniero del distrito certificar lá posibilidad' de su ejecución. ' 

3.«> ínterin no se halle construido el establecimiento fijo y en disposición de 
Amcionar^ continúa siendo de libre aprovechamiento e) téireno registrado en los piYn 

Eií)s términos qne el qtlc lo esté, escoplo aquella parle que el Ingeniera del Go- 
¡erno, comisionado para el rcconocitnientd, conceptué eslridamenle necesario seña- 
lar para el objeto expresado en la rcghi anterior, si al peticionario conviniere esta- 
blecer sus oficinas de beneficio en el punto registrado para la esplolacion. ' 

kfi '• El dei'echo de prioridad al terreno registrado corresponde al priraero que 
Ib baya solicitado. 

5.<> Se concederá á los registradores como el má^imun el termina (Ijo de tres me^' 



ses para laconstrucok)fh^el^e8taUeáfn<Mito*Aj(^'f»^^ beneficio; en la in- 

leiigeifciá que de no cumplir ambos cstremosea aquel período, se pierde el derecho 

pudiéndo adquirirle el. itimediato registrador ó. solicitanleu 

^ ^.^ Podrá prorogarse por el Superior Gobierno .el plazo seulMio en el* artí- 
culo -anterior para la conservación. del. derecha de. obtener pertenencias en terreno de 
arenas auríferas, cuando por moti.vos justos, tales como, esperar, máquinas ó. apa- 
ratos de Europa,, estar ya construidos en las Islas en su mayor parta etc: ele. fuese 
indispensable, .debiendo los . interesados probarlo competentemente ante la Inspección 
y 4aír esta su informe. : . 

7.^ No puede adquirir derecho á boieficiar arenas o aluviones auríferos, ni 
ppetoiidef príonclád', e( miimu que 4>btenga ó haya obtenido concesión para otra clase 
de miner^e^ en la proiimiidad de las arenas ó aluviones i}ue dabeo opnsiderarse |n* 
dependientes, .^¿lU) la ley de los criaderos implantados* en roca firme.: 

8.^ La ostensión de una pertenencia para esplotar arenas auríferas será en lo 
sucesivo de cJBcuenta mil vara^ superficiales, que podrán designarse en forma de i^n 
cuadrado ó rectángulo, 6 bien por la reunión de cuadrados de veinte y cinco varas 
castellanas de lado cada uno; adoptados unos á otroásin dejar espacios, cerrados ín- 
term e d i ó sy y acomodaodoles^lel^nodo qué mejor convéngala los interesadoSt quienea de- 
berán espresarlo en la designación, acompañando sí es posible el plano por duplicado que 
demuestre su posición y la topografía del terreno con inclusión de las pertenencias colin- 
dantes sí las hubiere, ó espnesioi) teritiinanta de lindar (Sdtt terreno franco. 

9.0 Para la instruccFon dé los éspcdientes^ en solicitud de terrenos auríferos y 
construcción de fábricas de beneficio sin contravenir las disposiciones que preceden, 
se llenarán todas las formalidades prescritas en el reglamento vigente en estas Islas 
y lite MeiHbs qiie ''M mbiidanMi ébsérvár en lo futu^^ 

Manila 4 de Abril de 185l.=:Isidro Sainz de Yaranda. • <. 

•'■*,' ^5 ••• •■ •■ OtfO; * •'• 
.'; . GjL fisemot Sr^ Gobemadqr y .Capitán geqeral de' estas Islas en virtud de con- 
sulli» j()e.est«.inspeeeioQj y diespues de^ oído el parecer del}Sr. Asesor general de Go^ 
biwnO', se ha servMo cqh fecha de ayer decretar que á las Sociedades compiie^taa 
de cuatro ó mas persona? se les concedan en losi lavaderos tre^ pertenencias pero 
cpnla eslension que determina el artículo 8. "^ de Instrucciones sobre aprovechamiento 
de terrenos auríferos aprobada por dicha superioridad en 3 de Abril úlüma. 
Manila 31 de de Mayo de 4851.=Flsidro Sainz. de Yaranda. 

No deja de ser curiosa U noticia que se dá de las minas de oro de Pangasínaa 
e0.1a siguiente esposioion dirigida al M. I. Gobernador D. Rafael María de Aguilar» 

M., I.' S. 

En atención á bs gastos tan crecidps que se han ocasionado a| Real Eraría» 
p^ra la defef|¡s4 y /^on$ei;v.ac¡on de. la monarquía, nuestro amabilísimo Soberano se 
li^ visto prjBcisado á pedir á sus vasallos un donativo gratuito , á fin dp poder dai; 
abaMq á las urgencia de. la presente guerra; y como quiera qqe nadie se habrá es* 
cusado conlribuyéodq-en lo que cabe para los fines espresados,, me parece según los 
antecedentes que teojgo, que sin salir de estas Islas de Luzón, y hasta el pie? de. Junio 
del ano entifanta de.tqil 0(ihocient06, se .i)odria juntar de una sola provincia, otro 
tanto, 6 algo mas de lo que habrá producido el donativo he^ho en esta plaza sus 
arrabales y en todas las provincias, hasta el dia treinta de Junio de ^te presepte 



Se mM «}• (HMiUüTp (|iie M J«, pr4Y¡noiA de PaogMíMOi ^k wmr, renglón del 
eos^emot ed Algro d^.v^ite y dos qu^iale^ ijue b»jan Ia&7¿<>rrot¿ del moQ(e (todos 
¡0$ jiBo») ba^iLingayéai que Ua^.la.canliaad.que ,s§ (és pide, seao quipce, diez 
Y^tíkfi^ 4'ivel^ jnU pesoi'en plata que tován^éa cambio^ de los meslizos que bar- 
jíilao m loft piKíblM de §. . iMrpt SaUsa, Bioipaley, ÓagupaPt . Mangáldan, S. Jac¡QlG[, 
S. Fabián: estai siete pv^blos cpo los de km&j AriÁgay, Caba ,> Baoanf^ S. Feruaudo. 
$, JfiiM y BaeociUKi: que, ^separaron de la proyÍDcia de llocos,, al fieíiipc) que go- 
bernaba estas Islas el Sr. D. Siysé Vasco, y se agregaron á esta próvipcía de Panga- 
mm, tedoa GM^mo» Ia ^uimU cordillera que e$ la. mas ioa^edla la, ajos /nenies 
aii 910. babitan loe Igofrote^.Xos ludios que viven eo los uueblosde tingayéo. cabe* 
cera de dicha pcavincia, .CaJaciaiO> $i Carlos, Maíasiqu'^, fi^yaiobah^ Paníquf^ Baru^, 
Paeduy^waD, Manpagí y $ta,.jQarbara,. cuypa^ pueblos, form^ii la primera Qord ¡llera, 
auelea tontar alguft qto m J^ambiei de carabaos, vacias, cerdos^ sal, ^rroz y maotas cofi 
la» que forroau los igprroles si4s. ropas de vesür. 

Abofa: biea tse^aat pu^ diez y siete mil y quinientos pasqs en plata» tomaqdo uh 
medio proporcional de quince á veinte, qne son los que sepultan los Igbfroles anüaí- 
jpente^ y eoaiaM^, d^e, el. ago.de.mil quinientos señala, y .()ch'Qf qiao /empezarián esté 
ftweroio^ baa fa^do ,dos cjeoiltos vei^nte^ y >ii\ anD; qí^e íippórtau tres mUIq^e^ ' ochop 
oifailea seseota y, siete md y qqiuieni^s.feses que estos ^píi^lesc üeáep sepu1tád(^; sil en 
lina solai pcovíAcia ^ feípcuentra dicha cantidad» que.ser4n en bdas las demás .provinctaai. 

Un ja bisloria.d^ 4Fdíp'»W3 esoríla pof;. el M^Il P- f r/ U/Xn. de )$ /Cóncepcioii 
&• A- D^lw^rVí qiHOla parla, papUiuo *V , j?iaj¡* 103,* díflíe:^ «No era eri vanó él 
mwamjento .del S^r^enlo inayor D. Erancisqó ^(^rreilí d)^ Yatdés/, cabo ' superior ffe 
4m( frovinoiiis ijb. Paogasinaa ly dé Uo^oi^; | ei\. qúf ,^jfQaMÍ^ & la Capitanía * ¿enerál 
é^ hacer una entrada, i Jo8 mmles que if^p^n. lo^ íjifieles jígorró^s; su corifigura- 
cion y cohr claro te hacia cqfcebi^ eran. desc^fUe^tes d(^. la. escuadra destruida dé 
«Uaiiahfln, a<|W{ eálebilp qve quiso apoderarse dp/está^a^ísla^» y fué derrotado tiUima- 
«nenle.e^ Lingayen; qi)e:nQi ¿uflíeaqj» embar/i^ar^e todos. se iai,podeí*a|ron .de estas aspe* 
KfiftSwide49ubríer.^j>.y..éfJH»^zai;o|| 4 beneficiar |U|iás míoifY^e 9.ro con qué taníah ub 
fr4ieeD (COfu^roio coi^, bs, vf^ff'ma^i; cQi9(^i4.a,|la. licéiiqía^i^ i^^ i^mpresa que 3C¡ .coa- 
mderaba'mMK Vilii« junl¿eTvs4\provioGÍar,geqÍ^ (|e guer/i(¡y;,CQn euá mai^chó 6nT)ue|Q 
4ldeniMll días; al octayo.llegü alsilia dc^ Las i^mas^ qon ^0$ h'opas, acuarleliSse aquí 
Mi buena !d^p>sicioa; eioéoídier^a los Igpif^rples. la ^^ácultad d^ acometerles, "y la de 
daCifldefse^.ai eraa inyadídoa, .<H»ñ Iq qu^ rpcufnefon á dolosas^ ari^; trataron los iu* 
Mes di! reQonoi|iapiP»(M, oCcecieroo paf yi sugecipa, con. lo que él iucauto C&bb coh 
aiayx>r.->Qoiirianzi^ de U\ qiieycpnveoia« descuida con el cuidado que paas iittjpórtaba; 
lograiroiv I09 infielea. la jsatislaopiofi,, y^acqmptein funosamei^le/ aprovechando los des- 
•aidoS', fiaiando é birÁeftdi, y de^rienandp en faga; f^é ipuerlo el maestro de Campo 
mayor principal de los Indius. Herido el sargento may¡or pudo e^apar de la misn^ 
suerte; rehizo sus tropas fugitivas en un fuerte sitio y se contuvieron los tgorrotéa: 
faltaban abastos, acercábanse las aguas, tiempo tan importuno para tales espedicionea» 
especialmente en lugares montuosos, que tuvieron la retirada por conveniente difiriendo 
la espedicion para hacerla c)Qi;iiayer. ^ijcrfoly i^^^r prevención al año siguiente. 

Fué repetida en él, la misma espidifion mas bien dirigida, y encargóse de ella 
el general Alons3 Martin Qaerante. Tenia el enemigo infiel cortados ó impedidos loa 
tUA diBcilés pases donder fuá falerosa ia rasistenaia; paroi qai.el acometimiento ar- 
diente y bien orrienado) v«en«iélo todo fian au pencía. d Cabo general, y se acuar- 
telé donde el aio anlas^ btliloándeae natiy bien en el mismo sitio; de aqui salían 
MejlaoMiMítos que eioaaiiienlafon da Diodo i l«s> Igorroles que. ya no tedian iüuop 
'fara presentarse. < - < ^ ! 1 -1 



; • El aflo de 16*4 por tn'iietle^ (íél Sr. Golfertaífór ' W^ Alormrt. rajailín, entró á 
gobernar las armas D. Gerónimo de Sitva y lo polfficb la Real' Acudíencia; la ^rn 
mera disposición fué mandar relirar la Infantería que se ocupaba W pácnficar i iok 
Igorro^s j que pasase á Cagnyab á sosegar el ajamiento; pérdH)6ee# ellla lo ádelan^ 
tado de SQ espedicíon,' y el poner y poblar de gcniebnerya áqneltas *rioa$ minas en 
que los Igorroles tanto' se han interesado' y se interesan reprens'rbtemenfe ' oonsef* 
vandolas en sü independencia los Alcaldes mayores de lasr dos pMvmelasi porque eft 
ellas está su utilidad. .'. i - • ^ ; r:. . . 

Ahora, separándose des! las providencias tomAdas por el* G^rahdor tfe lád ar- 
mas D. Oerótíimo de Silva, fueron buenas ó malas: si ios Alcalde <t&ayores de las 
dos provincias se utilizan; ó no se utilizan r lo qw es ;(le' ^admirar; ^ tía/í* pite- 
asente á V. S., es que si eti aquella época etique lá trdpá ¿ra en tiíénor n¿(ner(^ y 
'menos disciplina y menos aguerrida que h que tenemos en 'fa áctucílidaé, iuvíérbn 
ppr entonces^ suficiente valor de apoderarse en e) término dé odio díasde las diiras, 
y héchose duej!os . de ellas, cuanto mas se podría esperar en el dra éi 1í6r iémlprebéndiese 
de huevo su conquista. . ■ . , 

Téhjo entendido por haberlo oido decir qué en el tiempo -q^ié ^bernaba á «sta& 
Islas' el Sr. D. Simón de Anda y Salazar, se corrió especíente sobré Me parUiMlar 
por p. Francisco Salgado y D. Antonio de la Cucela; cuyos dos sujeiiw erantes^ 
lante prác^ticos é inteiigeh&s er^ apuntos de minas, y que' tal veis no <sé J^ daría 
)Curso por entonces álcitado espediente con ihdtivo de la fscc'ts «de tropas y caudal^ 
qué hubo, pues que á mi Hígada eo^ dfchiis Islas, que fufi el dia ^7 deA^sto del 
,aipo' 76, estaban los géfes y capitanea á media' paga y los subalternos 4 dos' ter* 
cerais partes; lo que'sq verificó hasta eldia i>de Ocíobre fW mi^o aBo, qW i»r 
jbaber venido de regreso el.NaVío ()e'Acapulco,se dieron Ihs pagas por fenlero; y • creo 
iquó dicho espediente para eií la Secretaria de este Gobierno; '; ' * 

. Ko obstante de haberse ' corrido el citado espediente en los tA*(biHtí» que Heivb 

^sp^estos, como basta el presente nó ha resoiratjlo erecto ál^iínO) en eóhéidtoraeioo á 

tas ventajas que se puedan esperar á beneficio del Real Erario cDmo el de atraerse 

.para el gremio de la Igtesta^á tantos infieles c^ue andan ^^af^ando en les* reftmtes 

montes; quisiera qué por la sijperiór compréhension de Y.' S. sé estírAatifi''de MI mi 

pensamiento, y que mereciese su superior aceptación; 'y en todo caso icArnidOilOB 

efectos que pueda producir no correspondan á tni deseo; espero de ' lá * aupefior 

benif^oidad de Y. S. disculpará la idea que me be fortiladó para ^togftuHó, 

con la buena voluntad que me ha movido i representarlo en servicio de ' Dios; dtl 

iftey y de estos Dominios oomó católico, solHado, criado deS. M'. y menor ^(ibdilo^dtf Y. S. 

Nuestro SeRor guarde y prospere á Y. S. los dilatados ^nos qué le süjpMM jr 

es menester. =Manila 23 de Agosto de 4799. =:M. I. S.— Jaime Demz.=rM.'!. »;=£!>. 

Rafael Varía dé Agúnar.=:Bs copia, O^cariz. 



• ' t .\ •'{ 



I < • ■ r • ' 

• • • j i I . 



AL CAPITULO 10. 



r 
• . * -i : . •• • I 



' Á lo dicho sobre la Iglesia de S. Miguel debo añadir que. trasladado el ipueblo 

del sitio que hasta hoy se llama S« Miguel Yiejo, al terFíterÍQ en qtie'aclualtnenteejtí, 

' los clérigos que fueron sus> primeros curas, abrieron ba oimientos. de' la Iglesia, y 

'levantaron sus paredes . empleanda en estas obras su oorto tpatrimooio, «atna.tüaii el 

P. D. Ignacio Crislino^ cuyo desprendimiento y celo estimaron en.laiitú.JeaiseQfras 



Mayo y Ponce vecinos de dt^Dff fuMd, \ fM .ptimeiq dooó al irse i EspaSa la casa 
en "que vivia y al segundóse debe parte 'del 'terreno' en que está plantaao el edificio. 

Sobre la Catedral debe hacerse la debida distinción entre la erección canónica de 
ih Iglesia y áti edüIcaeiqn^idateriaL fidtáno >se Torificd ¿9 MMlcfa h|«ta;*d »g(i)ierno 
idel célebre Daamanias y. no se concluyó y dedioé M<^ poc el oyutoi. Aroobiaio 
D. Diego Vázquez Mercado p#ioier D«m qac' babia sida de Míe* Cabildo. La erwr 
indn ó' transfbTniricioo de lai parroquial ettCalednil fué w SI de Día^oibiie de .4 581 , 
y se hóstoon iilguiiQBw décigos queiprobabfanente traería el prelado encangado* de 
la erección, pues no solóse dice asiiOi'dgiiaüs mannscilitos.MJN» e»,el ¡arobiso-..^^! 
Cabildo Eclesiástico que los nombra. 

DespuesdB Ib qtle escribí sóbfe el^cdlfiícib dé fe Adáank'^ví qnééf sénor In- 
tendente D. Francisco Enriquez, nos dejó consignado en el cuadro de so admioisr 
tracion aue el costo fué de 223,99? ps. 

Y el tecbarlo con teja cA lugiar del zinc que hubo en un principio 4 4,000 

^ ' ■ > ~ ' Toloi. . .- . . . .. • . f57.9 97 

I I ' É < ■< '» <^ * f f I 



• • ' . , I I i • * 



la hilandería de Calaliáng írabarja por (crnqino medio según noUcias posterior^ 

) t]ue di,' f áe ctiya ésactitud respondo^; 20 quíntales de hik> al mes, ,'cMno d 

Í(jue ai présenle hacb^ y siendo de número kas- grueso,' 40 quintales* 



1 

,;'■; :;■■ ;. al wm^- . ;;;':::,■■ '; 

\[ '- £nel infohnes6bre la canaf dulce [Irescyntado ppr el finado D. Domingo Kqjaa 
,^ ta Sociedad' Económica, se dice qóe su Qultivp era en las provincias ^tíientea: 
1 F^mpahga^ Balaan, Paogasinan, Toodo,'Bulácat), Batangas, Laguna, llocos Suf 
,éii la Isla de Luzon, Cebú é Ilóilo en yisayas/ | 

[[ Que sobte 1100 leguas cuadrabas que podría, leiier todo ese territorio; las 7 
Ipctavas partes le ocupaban los pueblos, montes, cambios» pedregales, lagos, ríos. &c. 

Que dé e$t^ 8.^ parte que estaba en cultivo, solo '25 i 30 pg lo escaria co^ 
.asacar, de laJCiial babia un sobrante que se esportaba de 415,974 Quíntale)} térr 
,mino medio' dbspues. de atender al ^onsomo del pajs. 

Que los procedimientos del beneficio eran los que de muy antiguo tutrodujerof 
jioschuios. * . . 

^ue la !eSa cada vez estatei mas cara. ! ' i 

ue cada trapícl)e daba al dia 4 a 5 pilooes ,*^e .5 arrobas, 
ue en 1832 se usarou en Callamba y Jala jala/ bof nos de reverbero' para que; 
^már d bagase. 
I Que tanto 
líos con fuerza 
' y horizontales movidos por animales! 



en ^iciías haciendas' como en Cálatagan! se.phmtaron buenoí homi- 
motriz de sangro y agua^ y en Jalábala ciliodros de hkrro Veilica^s 



Finalmente míe la docirfoa ^goida^^ ora la de Bofolme y Cail 



Al cArnuio «3 



' D^e 'en MW «apílalo que l« tropa de iloUcioii de les proviuiís- había reeibido 
VW' Dueva organiuclOD y en su virtud so acompaña' un eeudo de^ au dialribuoiaa 
acUial jioF el cual dicha Tuerza se ka reducido mucbe. : . < m 

iEb el reglauento orginico i{ue es de I." de Noviembtv .ée^iiSM,' se dice 
'que 'loe tereieS'de policía no llene carácter militaF, sino usa or^Ditacion dfioa 
'qne depende' del gobierno PoUlioo escluaivaaienle. 

I Mrikwin.iie (Meriit leoerles tercios U rolicia de las rroyiiicias.. 

■•: ■■- . .'. ". ¡- - 'i ■ ' , ' ■'■ ' ■' ■•', ■ ■ 

' " ■ ' ' ' '1 'I 'I S»rg." 1 Ctbtm. f '_^-'' ' ' ' ' ctefo . ' 

BBO VptfIAS. § I Si"r*." J i." S." I I M«iiHiü 'aduJ' 

Bolsean "i 1 ( I S SO S6 99 6 1197 O 

Pampanga !■ 1, » '(■. S: JO 26 99 6 1197 O 

Pangasinan i 1 I I S JO 26 99 6 1197 d 

llocos Sur 1 1)12 m 20 99 6 1 197 O 

«90» Nnrl^. . , . . I 1 ) 4 í 20 ,M 99 6 ,M97 O 

«nevaEcija,. ,.;.,:. ', 1112)22 W ü« )96 t 23580 

Nueva yizcaia. . . ,. i 1, . i 1 i 3 6 6 400 tu t75 i , 5706 

Cagayan ; 1 4 1)2 20 26 99 6 1497 O 

laguna 1 4 4)2 20 26 99 6 4(97 O 

BaUngas 1: . » 4 4 í 20 26 99 6 1197 O 

Tayabas 14)42 20 26 99 S 4)97 O 

Camarines Sor. ... 1 4 4 ) 2 20 26 99 6 1197 O 

Camarines, Norte.,,. . ,1 4 4 4 4 16 21 ,996 

'Mif,, ■■■... ... i 4 4 4 2 20 26 11970 

Zajnbáleí, ...... ' .1 ,4 4 ) 2' 20. '^6 ' ),I97 O 

Balaán. ....... f I ) ) 2 20 26 1197 O 

.... 1 1 ( a ) 2 2 tO 50 ' 2358' 6 

. . . , , 1 , 2, 4 ) 2 2i -M ' ; 1H3 O 

..,;., , )■ o á 2 2 2 ■ ÍO 5t *í96 O 

■f VI .' : ., i 2 4 4 2 «r 31 . 'tt'J.Í 

. . {"24)? 2í ' 3* " ," l'l(yi) 

alfa:. .....': ." ' í ■ 'T' 4' ) 5 '20 ie ... !«I7 p 

Samar 1 2 ) . 2 2 27 , ,35. )3|| 6,"'I58f O 

Leyle ..•. ,.. ,,,1 .2 \ i ,2 , 2Í. '35 |5!:Í , '«8) O 

CalanfiMeíl- , ' < 2 1 % '.i i ♦ ■.' 7» 90 áu O :»92 o 

Cai^ga:.' 2 2 ) i"í 32 4) ■)6í O ,' Í9U O 

Hi^amis.. ...... 1 4^4(355 78 100 3960 17320 

Nuév^ ^Ifipuzsoa. . .. i 12^(355 78 ) 00. 3960' (7520 

Masbale.. ..... . ' ' t 4 ) 4 4 16, ,2i., '83 O . . pñ ,0 

, . ,» 7 at i 6 50 38 52 70 »U )M68t68S J.t6<iP22 O 



' OBSERVACIÓN BS AC6RCA' DE ZAMBOANGA. 

■ • » 

1/ Dande dice. = "El eslada mayor se compone de un Gobernador y un ayo- 
danto con otro en >Basilaii."l. 

f'Dcée decir. s::El^esl&dd'fDay(tf se cdropono de !in Gobernador que es al misoM) 
titfiñpd primer gtíé de la& compañías do M. li. que componen su guarnición fija, un 
cdpitán pi^iner ayudante de estados mayores de plaza, (|ue es mayor de la de Zam- 
boaqgb.y declattidq se^do gtffe de las oiladas compaHias, y un teniente de la clase 
de segundos ayudantes de estados mayores, que lo es (ayudante de plaza) que 
etlá''maiidado roída lan la Isabela. 

2.^ Donde dice. = "Guarnición/' debe relacionarse de este modo: 
^'i Dos'coalpsnías de M. JD. de Infantería oada una con iiO hombres de (uerza 
(esta es fija.) 

^^Vhh (¡ídem de infabtena : veterana que sd releva anualmeale, la cual está man- 
dador iijie reekla dn el fuerte de Isabel II ea la Isabela (esta, oo es fija. ) 
^i"l 5b «aplálleras que jtatibieo 86; relevan .anuakaente, mandados por un oficial de 
Mióla» de iqniente^ do los: olíales wn destacameolo á las órdenes de un aargeni^i 
también reside en el fuerte dicho de Isabel II. 

^-3l*t DbadBi dioe eh. la ñola correspondiente á esta llamada {*^). "En tiempo 
dcl^ lijeherat^fiUiYéríaiBfi.ba railndado que el Gobernador de Zamboa liga resida :en el 
fuerte de Pasanhan en la isla de Basilan." 

(^ ^Dfrtmidecirvmfifi'tíeiBfpo del geaeral Clavería se suprUnió el empleo de Go- 
bernador de Pasanhan, dividiéndose la poblaoton en cristiana que se denominó ''Imt 
bela/' y mqr^qQe*9eMnandó.retuvie8e el nombre de "Pasanhan:*' y luego posterior- 
mente en fines del ano 49 con el. qbjelo do acrecentar la población cristiana^ deter* 
ntind'qHela^'isaboia^' desde fA A.? de Enero cto 850,. foese la cabecera de la pro- 
vincia, trasladando á ella su residencia el Gobernador, debiendo vivir en los pabe- 
llones que tiene el fuerte de Isabel H. • 



AL CAPITULO IS. 



.* 



He hablado en este capítulo de las pérdidas de Naos que tanto perjudicaron al 
progreso de las obras-pías; ahora se enumeran los naufragios y apresamientos de 
aquellos buques, de que he podido adquirir noticias y es como sigue: 

Los navios que apresó Drake fueron en tiempo del Sr. Sande y debió ser en 
4576 ó 77. 

El navio Sla. Ana fué apresado por Echadesch en su recalada á la costa de 
California en 1586 (no estaba fundada la Misericordia; pero si las obras-pías de 
San Agustin.) Este inglés entró (dice la historia) en Inglaterra con velas de da- 
masco y jarcias de seda. 

El galeón San Felipe arribó al lanon y por impericia del práctico ó con da- 
ñado intento de aquellos naturales, baro y se hizo pedazos en un banco de arena 
del puerto de Urando, apoderándose el Emperador de todo su cargamento que aa 
estimaba en millón y medio de pesos, conlrir el derecho de gentes, levantando ade- 
más una persecución en aue martirizaron á los PP. Franciscanos y otros cristianos, 
cuya festividad celebra la iglesia con la advocación de los Santos mártires del 
Japón» 1597. 

5 



De dos Naos que salieron para Acapulco se perdió U una e* Catanduanes» vi- 
niendo de arribada y la olra fué lomada por los naturales de una de las Marianas: 1600. 
>lA Nao Sta. Margarita se perdió en Marianas. 

La Nao San Francisco se perdió en las costas del Japón 1600. 

El galeón San Francisco Javier se perdió en la costa de Samar 1651 ó 55. 

En Gavite se prendió fuego á la Nao Concepción; pero no sé si estaba cargada: 1630. 

El navio Slo. Cristo de Burgos salió en 1693 y no se ha vuelto á saber de él. 

El galeón San José naufragó en Luban, toda la hacienda se perdió mas 40 per* 
sonas que se ahogaron: 1694. 

La Almiranta que venia en convoy con el Sr. Cruzal y Góngora, naufragó. a 
Marianas. 

El galeón San Francisco Javier naafragó muy interesado y no se ha leoido no- 
ticia ni aun de las reliquias del naufragio 1705. 

La Almiranta apresada en las costas de California por los ingleses co .1710. 

Otro Galeón Santo Cristo de Burgos se perdió en la isla de Tioao, i 71 8, . 
' La Nao Nuestra SeHora de Covadonga, fué presa del almifanle Adboii después 
def batirse y perder sesenta hombres: cogió Aiison millón y niedio de pesoa ea plaM 
efectiva. 

La fragata Pilar salió para Acapulco y no se ha sabido mas áA elkt, 1752. 

La Trinidad volviend4)í de arriba fué cogida por la escuadra de Draper 1762. 



'I 



-^ En \m derechos de Aduana, no hice mención de las disposícioaes vigéults so- 
brei la plata y el oro que son las siguientes: 

Paga la plata aomlada en su esportacion en bandera eslrangera 4 pg. 

En bandera española para el estrangero 2 p§ . .. ' 

El oroeo tejos y en polvo es libre de derechos para todas partes y eA toda bandera. 



. '■ ¡ 



U\ i- 



í ■ 1 ■' • 







H 



'h » ' • ' I ' I. , 
* ! ' 



^i.'.j . : 



' : I 



I « 






• i 



I I 



I' 



I 

'- " '■ '. f • » ." .. í,- 



I 



i . ' 






I J" ■ • -;•! I 



I . • 



i I 



. i . í 



« ■ 



Il\DICE de las H4Teill4S C01\Te!\IDAS EN ESTA OBRA. 

CAPÍTULO I. 

Una noticia circunstanciada de las nHichas obras que se han improBO y publi- 
cado sobre Filipinas en diversos tiempos por autores nacionales y eslrangeros, así 
como de los manuscritos y otros trabajos que se bailan inéditos en poder de par- 
ticulares, ó en los archivos. 

capítulo n. 

1 / Primitivos nombres con t^é Tueron conocidas las Filipinas. 

S.« Antigua, Pi Vision ,Terrilor¡íiI. 

3.® Alteración de í(mil< s por las nuevas provincias. 

4.<> Nombres nuevos que se dieron á al;;unas provincias antiguas.' , , 

5.<> Fundación de seis Ciudades y dos Villas. 

6.0 Número de provincias en que están divididas actualmente las Filipinas. 

1.^ Fechas de la creación de algunas provincias. 

8.0 Pueblos agregados recientemente i otras protincias y creados en. los últi- 
mos 40 años. 

• CAPÍTULO liff. 

1.0 Estension de la Isla de Luzon y 'de las del litoral. 
<: S.or lEslension de las principales Islas Yisayas,. de las Galarntanes y Marianas. 
3.0 Situación geográfica de algunos puntos principales. 

5.0 Clima. ' I . . 

capítiHéO iir« > ' ^ 

1 .0 División territorial Eclesiásli(!á. ' i , • 

2.* Juzgado provisoral. 

3.0 Tribunal de Cruzada. - ^ '<? • - • ' 

4.0 Subdivisión del lerritoi;io en partidos . Foráneos , 

5.0 Iglesias/ tía(n1las, Conventds/Seminarlos y Colegios.' ' ' 

í .' [que reside eo Manila. . . > ■ 

g o V Cloro Regular.... | qué reside en Provincias. 
' ) r * *! 'que reside fuera de las Islas. 

ViBesáiien il^W número de Rfi^giosos, . . . L . 

Íni^^r. qL»u^ ( no Parroquial. ' 
Clero Secular... | p^^roquial. 
ftesúaKii M núniera <ie elérigoB empleados y total de ámbo^ cleros. 
8.0 Nota sobrer ¡curatos y Misiones. ' 
,9.0 Beaie» disposiciones antiguas sobre Misiopes y caratos. ' 

10.9 Dütaaion tiél culto y clero. 
11.0 BalMsion de Mas Diócesis en España. 



CAPÍl^UIiO V. 



••I 



I I 



, , PQBUCV)N-=ID10JIA, 

1.* Población de Filipinas en diversos tiempos. 
2.0 Españoles en j^Ykicias: '■ 



:i - 
6 



m * 



•i 



J 



3.0 Nalurales.- - ' • ' ; ' ;. ' • ' • ^ • . 

4 * Mestizos españoles. 

5.0 Mestizos de sangley. 

6.0 Chinos. 

7,0 Fsiraiigeros. 

8.0 Restos de háofragfts y blros forasleró??. ' * - ' ^ 

9.0 Nómbresele las castas que habitan lo.^ montes. ' 

10. Gastas cuyo ivómero so ha podido calcular. ' ' 

41. Resumen de observaciones sobre la población. 

12. Idioma 

Ríos, MONTES, LAGUNAS, PUERTOS T BAHÍAS. J 

1.® Ríos. • 

El Pasig sus esteros y pueales. . . ; 

Píjcnte grande. . . ' ;« 

Esteros y puentes de la izquierda del Pasig. , . * \ : 

Pijeplea, rios. y esteros de la derecha de id.. ! 

Resunien áe puentes. . i : 

Otros ríos principales de Luzon y de algunas Islas adyacentes. 
2.0 Montes principales de XozAn y dcMindoro. 

Altura y siluacioi). de, algunos no^nle^: !>.,'.' < [ ; 

a.9; Lagupa^ prn^cip^les de Ltizop, donde 9P hallan^ y; qüejesteiiBuin tienen. 
4.0 Bahías y puertos. de Luzon y de l«s l^la^ «dyaowlf». i. - vr. 

Instrucciones para entrar en la baliía de Manila y puertos de CavíIo ^ Hativeles. 

Puertos déla costa Occidental y del Norte. * . j 

Contracosta y parte Sur drdiOX)ii . .. ^ 

Descripción de la Contracosta por Hp};sbourgji ; ,, , .., ;[ 



i • 



.,....) V f 



4.0 



CAPtTVO Til. ,:.,.■.:> .;/ '.■•,,. I ' 

Juzgados ordinarios dé 1';* instancia..;....:; .<.... í |" ¡*? J^^.^'f '•«• 

I > I ' 1 / rk_ t\ • ^' 



2 



' '..; ■'•].■., -M . ' /De Guerra, i 

. v\ Ue Artaierta. 



1.0 Juzgados privilegiados por rázon de fas personas.' \ ír | ^IT^ 

.... ¡ :*• ' • De Marma. . i 
,3^0,^ {wiS9i^o .priyilqgindo 'fAf razQO de Jas' cósase... Vi !Üii! Hattimilli; 
4.0 Juzgado privilegiado por razón M ;las' causds.* > Dcri G^intíroío. ' ^ 
5.0 Juzgado ^prÁYftliv#, ^pecitl y- ú«icok<iw;i,u:..<. .>*<»;.. De bieoéade (tifánlos. 

. .1 ) V ,^iHfal' AüUMiciá.ot 

6.0 Superiores ;:;:... :.\.v:.^..;..: i. ::;H"'Í^^^ 

^ I Junta gubernativa, 

.9 O I > :. x^ I \ Junta de competencia. 

7.0 Papel sellado. ,. .^ , ,. , 

8.0 Autoridades y corpArtéíomjs que' Vienen an* carácter gubernativo y lasque 
ejercen funciones administralivís.: , ... s i,. .:. ;¡M .1 i' ivici M M 
9.0 Algunas Reales ordene^ referentes a es§ €¡dpít4^o^ . ^ ...m .{ i 



o 



CAPfTiJii# irm. 

MINAS. 

Preámbulo. 

Minas de oro en llocos. ! 

DL^scubrimienb de la de Paracale en Camarines Norte. ! 

Informo sobre la mina de Mambulao en la misma provincia. • / 

El ancla de oro, sociedad para esplolar las minas de moBleiCaloccod de Mambulao. 
Precios del oro en Camarines Norte. . , ^ 

Oro en Gapan. ^ ' 

Minerales de oro que el Gobierno de eslas Islas remitió al ministerio de Fomento 
de 18.34. ! . . 

Oro de varias provincias. 
Informe sobre el establecimiaolr di uimítMa^ moneda. 



• I 



CAPtTCIiO tJL. . : I 

MINAS. 
Piala y azogue. 
• C(hn de llocos. 

Real orden de 96 áe Marso éer 1831. 

Cobre en varios parages. , 

Descubrimiento del criadero de cobre de Mancayan por D. Manuel Covalles. 
Minas de hierro. T ' 

Esposicion de D. Lorenzo Calvo al ministro de Marina^ Comercio y Gobernación 

de mniñhp. •; ' • •.-:!»:;....■■ 

Descripción de las minas d^ Camachin por D. José, del Barco* . 
Ulla o oarboii ik píednl. * • 
Reglamento de minas. 



t • 



I 
i.^ Edificios públicos y deslino que tienen. 

2.® Los de Manila al Norte de la calle de Paifiaii. 

3.® Los de Manila al Sur de la misma calle. 

4.^ Los de Extramuros, m^ífla^'ftitnR'ñA^lel Pasig. 

5.<» Los de Extramuros, Atrilla! Odreclia'dé «idem. 

ñ."" Resumen de ediGci(^ ;.,.,. i . 

ARTES Y PRINCIPALES INDUSTRIAS DEL PAÍS. 

Cordelería. 

Tintes. ' 

Tejidos. 

Fundición de metales y su aplicación á tas artes* * 

Campaneros y latoneros. 

Plateros, joyeros y diananlíslas. ' 

Herreros. 
Menage de casa. 
Muebles. 

Objetos de alfarería. 
Carruages. 



* i 



1 I 

. . > ¡ 

• x 



*. • 



i 



Preparación de pieles de ajúivles) - r ; : * y 
Salazones de cueros. 

Cueros para cola. , 

Tañerías. — Curlidos. ^ ' 

Las tres nobles artes. 

Pintura. 

Escultura. 

Y Militar. 
1 Civil .1 

Arquitectura. Hij,.¡„,j^^ . .. .. 

vNaval.. ■ ' ,''."'• \\^ 

Fabricación de papel, seria conveniente en el pais. ' 

Otras industrias i 

LABRANZA, CAZA Y PESCA. 

Labranza. .* . .. - - - 

Esfuerzos para prolejerla. ;- 

Estrado de un espediente. : ,; / í 1 

Respuestas del P. Revollo á las preguntas que hizp..la ^iédti Econó- 
mica, sobre los otetáculos que embaraza, jos. progf^ 4DÍa agripuilMra'.: 
Sobre cosechas. ;;.!.• 

Varias^-di^sicioues. ; , .: . ; ,i ,., . . 

" Frutos que están ed decadencia. 
• , . / 'AniL , ,-, , :,. ; , . i . : ... . 

Defectos de su beneficio: memoria de D. Francisco de Paula fi.«ierrai 

Moreras. .*, •. .. ' ,¡ . . .; ' -.• \ '[-. ^. ■*. » . :. « 
Plantíos que hubo antiguaniente según el fjBierí(|o.p^ Sk^pUo.u •. > 
Pimienta. ;, . ¡. : !. ;í 

Productos de los montes j¡ ^qh|M9¿ r » 
Caza. 
Pesca. 



' • I 



1,1» . , » V 1 " 



Aprovechamientd Ué* los 'mariscos. 






ti i" 



t . . j 



A 



. » • 



'1:1 



PARTE MlLlirA*. - = : I 

«I 

Gobernadores Capitanes generales de estas Islas; 
Segundo gcfe militar, j, ^^ - , , j.,^ > 

Substitución al mando.* 

Sub-.kep*ciowis.> / » r' . ' i'M ^!.í; !i.i'^;'i /- •'"■ 

Plazas de guerra. 

Manila y su guarnición. 

Cavile y su guarnición. .^' ; i I 

Zamboanga y su guaffliciQq. , , ., , . ; r,. ; ; ;. \ mí h. •• . ' f i 
Milicias provinciales. «.i,.: / r. .: . •. > 

Tercios de policía de las provincias. . \, \. .mi; :, / . . ' . ' I 

Fuertes de Visayas. : 1 1 .;¡ 

Dependencias militares. »^ > !• s r.i'^ 

Presupuestos. >. • ; :' 

Gefes y oficiales que babia en 18i9. ^ .,« . ; ^ ; :o 

Pólvora. ..,, , ísj 



MARINA. 

1.0 Aposladcfro de Filipinas. 

Personal. 

Varías dopondencias. 

Tropa do .Marína. 
2.0 Arsenal do Cavilo. 

Buques quo so han conslruido en él y en otros punios de estas Islas en 
el presente siglo. 

3.0 Buques de la Real Armada. 

Vapores do guerra. 
4.0 Harina Sutil ó Corsaria. 

Su origen y vicisitudes. 

Divisiones de lanchas y falúas. 

Personal. 

Arsenal suprimido de la Barraca. 
5.0 Presupuestos comparativos de varios años. 

Apéndice á Guerra y Marina. 

Partes oficiales de las acciones de Batanguiugui y de Joló. 

PARTR MERCANTIL 

1.0 La Nao y el comercio antiguo. 

2.0 Fundación de las obras pías. 

3.0 Comercio que siguió al do la Nao. 

4.0 Mo<lificacion de las leyes de Aduanas. 

5.0 Aranceles. 

6.0 Protección que el gobierno dispensa al comercio. 

7.0 Construcción de buques mercanles en estas Islas. 

8.0 Buques que forman la matrícula do este comercio y toneladas que 

9.0 Precios corrientes en tns épocas distintas. 

10. Productos naturales é industriales que sirven al comercio. 

r.%piTi;ii9 nvi. 

REAL HAQENDA. 

1.0 Intendencia de Filipinas. 

Variaciones que ha sufrido. 

Categoría de los Intendentes. 
2.0 Cuerpo de enkpleados. 

Fuero, dereclms y exenciones. 
d.o Parle legislativa y reglamentaria, 
l.o División territorial económica de las rentas. 

Antigwis impuestos. 

Rentas que si' han (slinguído. 

Rentas que se han creado m'>dernamenle. 



5.0 Presupuesto de gastos^ é íngres»».. 
6.0 Resguardo general. 

Lo que ha costado en diversos tiempos. 

Variaciones que ha tenido en su planta. 
7.0 Capital fijo que tenían las Rentas de Tabaco y Vinos, en edificios y em- 
barcaciones. 

CAPITULO ILVII. 

• RESE5ÍA DE PROVINCIAS. 

1 .0 Nombres de las cabeceras, población que Uenen y la clase de sus habitantes. 

Distancia de las cabeceras a la Capital. 
2.0 Provincias por el orden de su población de mayor á menor. 

El pueblo mas grande de cada provincia. 
3.0 Pueblos y provincias que son mas ó menos sanas por comparaciones con 
la mortandad. 

4.0 Provincias donde la^ mugeres son mas ó menos fecundas por compara- 
ciones con los nacidos por cada matrimonio. 
5.0 Curiosidades naturales del pais. 

La cueva de S. Maleo y lo que sobre Basey y Silang refiere el P. Murillo. 
Lo cpie dice el Sr. Aragón del volcan de Taal y de un monte de Uooos. 
Particularidades de la provincia de Bataán según el ensayo físico descrip- 
tivo de ella. 

El sitio supersticioso del Janbujan y las cascadas del Bumbungan. 
Lo que de varios pueblos de la Administración de los Agustinos, se dice 
en su plan de almas. 

6.0 Mejoras materiales que se han hecho en estos últimos anos en las príncí- 
paks provincias. 

Suplemento y Adiciones. 

En este cuaderno que es el líítimo de la obra se han hecho rectificaciones á va- 
rios capítulos de ella, conforme con los deseos manifestados por algunos suscritores, 
y también se han añadido por el autor algunas cosas. 




Lista de soseríUres por el nisno Ardei eei fie se b» |miUí- 
cade eo les ferkkliees ^le es a^iel eei qie se kai \é» 
siscribiende. 

fl 

El Kscmo. Sr. Gobernador y Capitán general. 
El Escmo. é Iluslrísimo Sr. Arzobispo, por 4 ejemplares. 
El licenciado D. Narci«) Padilla. 
El licenciado D. Eduardo Resureccion é Hidalgo. 
D. José María Buslainanlc, del comercio. 
D. lorge Slu9rd, dd coinercio. 
D. José Gabriel González Esquivcl, del comercio. 
D. Leandro Grnet, del comercio. 
El licenciado^ oidor honortrío, Sr« D. Juan Lecaroz. 
D. Cristóbal Arlegui, del comercio. 
El licenciado D. Julio Guevara. 
£1 licenciado Di José Corrales. 
El licenciado D. José Ramirez Flvrenlino. 
D. Juan B. Irrisarri^ del comercio. 

D. Francisco Paulino Alvarez, empleado en el depósito mercaolil. 
D. Felipe Santiago Blanco, empleado de la Aduana. 
El Doctor D. José M. Jugo. 
D. Miguel Montenegro, Administrador de Rentas. 
El licenciado D. Vicente Arríela, relator. 

D. Manuel Marques y Fernandez, empleado en el cuerpo administrativo de Artillería. 
Fr. Camilo Barrios, cura de Sampaloe. 
D. Bartolomé Barretto, del comercio. 
D. Jorge Sturgis, del comercio. 
El licenciado D. Felipe Vidal Marífosqui, relator. 
D. Francisco Benabent, del comercio. 
El liceociado D. Tomás Fuentes. 
Fr. Simón Alarcin, lector en S. Agustin. 
D. Pascual Cia, Prior del Tribunal de Comeroio. 

El Intendente honorario, Sr. D. Juan Bautista Marcaida. ■ . 

D. Antero Tronquet, Comandante de Carabineros de Seguridad PúbUca. 
El Sr. D. Francisco de Paula Enriques y Sequera, Conde de la puebla de Pbrtogal. 
D. José Acuna, empleado de Loterías. 

El Presbítero D. José Herrera, vicario foráneo y cura de Maríquina. 
D. Genaro Rionda, Administrador de Rentas. 

D. Eduardo Geminard, Administrador de Rentas, comisario de guerra honorario. 
El Intendente honoraríe Sr. D. Juan Antonio Orbeta, Contador niayor. 
Fr. Francisco de Paula González, cura de S. Miguel. 
Sres. Rojas é hijos, del comercio. 
D# Benjamín BoUer, del comercio, por I ejemplares. 
D. Manuel Binuesa, Comandante de Carabineron de 
El P. procurador general de S. Agustin, por % ejemplares. 
El P. procurador general de Reooietos. 
D. Tomás Balbás y Castro, del comercio. 

El Intendente honorario, Sr. D. Luis Estrada, Contador mayor Decano, 

8 



D.^José Várela, del comercio. . 

Sr^iP. iLllv) Amusco, Fisieaí;dc; Marina -y) Asesor ¡Qterino>^e ,Haoierida: * 

Sres. Guichard é hijos, del comercio de joyería. 

D. Hipólito Forlacin, Alcalde mayor de la provincia de Gamariiies Norte. 

£1 Intendente y Secretario de S. M. honorario, Sr. D. Manuel Telesforo de Andrea, 
Contador general de Ejército y Hacienda. ' » .1 , 

D. Nicolás de Keiser, Tesorero general.* 

El Sr. D. Felipe María Govantes, Secretarig. honorario de S. M. y Alcaide mayor de 
llocos Sur. . ' ' ; . 

Fr. Ignacio Miranda. 

El Intendente honorario de Marina, Sr. D. Juan Ignacio Berríz, director geoeral 
de Estancadas. .' * 

El canónigo, Padre D. Juan José Zulueta. 

El Intendente y Secretario de S. M. ^lohoráríó, Sr. D. I>ar¡o de Ortpaechea, Con- 
tador de examen de primera clase. 

D. Antonio Barredo, empleado de Hacienda. 

Sr. D. Alfredo H. P, Eduars, Cónsul de los Erados Unidos de América. 

D. Juan de Mendoza y Grajales, Arquitecto de Hacienda. 

La Secretaría de la Intendencia y Superintendencia, por 2 ejemplares. , '' 

Fr. Joaquin Alvarez, provínciall de'S. Juan de Dios. '• 

Sr. D. P. Jpnny, del comercio; - • 

Sr. D. L. Eugster, del comercio, por 2 ejemplares. 

Sr. D. James Levis, del comercio. 

Sres. K,er y Compañía por W. G., por 2 «jcmpFarcs. 

Srés; Petérs y Compañía,* por :2 ejemplares: 

El Secretario honorario de S. M., Sr. D. Bartolomé Clenfucgosl . ; 

£1 Licenciado D. Agustín de León. ' '; 

Fr. Hipólito Huertas, cura de Quingua provincia de Bulácán. . ' ' ' 

D. Antonio Ganáis y Llinas. ' * 

Fr. Demetrio Cobos, cura en Otón en Iloilo. 

El Escmo. Sr. Mariscal de Campo D. Antonio María Blanco i.^'^Cabo y Sub-^ 
inspector general. . ' * * 

El Ilustrísimo Sr. Obispo de Nueva Cáceres, por ^ ejemplares. . ' * 

D. Lorenzo Alberto y Alonso, de Binan, por 2 ejeriiplares; / ; 

D. José Píiez, AlcJafdc mayor de la provincia 'de Balangas/ ' .; ' . ' \ 

fV. 'Pedro Cufestai ¡céfádel pufeblo y cabecera de Ba^angas. • ' .*' . 

Fr. Marcos Antón, cura de S. José, en id. . .' ' / 

Fr. Manuel Loppz,. cura de Lipa, ' en id. • ' ' '* , \\ 

Fr. Martin Ruví, cura de Tanauan, eh id. ' * '' 

I).'P(5dhvL(íibá; éura- flerRtísário-, en id: ' 

D. FcrminAltarezOffttedo, Comandante de JÍiliciasP.'D. tfeB?tánga§^ ^or '2 ejem- 
plares. ' •.»!;• 

D. Ignacio Santiago Trillanes, escribano del Juzgado de la misnia proViñcia. 

La procuración de S. Francisco. . . V 

Fr. Bernardino* Melendreras, cura de Libmanan en Camarines Sur. 

Fr. Carlos Tena, cura de Bay en lá Laguna. 

Fr. Joaquin Coria, cura del pueblo y cabecera de Pagsanjan. 

D. Mariano Ozcariz, Gobernador Militar y Pojftrcodeb provincia de N. Vizcaya.. . 

D. José Marfá Vwen), Administrador de ReiHas de Píasig. 



D. Manuel Covallea y Bermudez, sogunda Comandante del Acogimiento Ihfanterfa dé 
España núra. 5, (hoy Comandante de Milicias de Pangasínan.) * 

D. Pedro Reyes, residente en Mccsica provincia de la Pampanga. 

El Doctor D. Pedro Pelaez. * 

Bachiller D. Mariano Gómez de los Ángeles, vicario foráneo y cura de Bacoor, pof 
2 ejemplares. 

El Sr. Coronel D. Manuel Iparraguirre, Comandante de MíHcias de Pangabinan, por 
2 ejemplares, hoy i.'^ Comandante del Regimiento Inrantería num. 2. 

Fr. Gabriel Pérez, cura de Lingayen. 

Fr. Manuel Alvarez del Manzano, cura de Manga taren. 

Fr Francisco de Paula Martínez, cura de Agó y Slo. Tomás, por 2 rjem-^ 
piares. 

D. José Cortés, Comandante de Ingenieros en la plaza de Manila. 

D. J. Ladislao Reyes, residente en Apalit. 

El Illuslrísimo Sr^. D. Fray Vicente Barreiro, obispo de la Nueva Segovia, por 2 

: ejemplares. . 

El Sr. provisor y vicario general de dicha Diócesis, por 2 cjemplan^s. 

Fray Isidro Champaner, cura de Lauag, por 2 ejemplares. 

D.' Gabriel de Llamas, Alcalde mayor de llocos Sur. 

El P. D. Cecilio M. López, cura de Bangui en llocos Norte. 

El P. D. Domingo de kvs Reyes, cura de Pasuquin en ídem idem. 

El P. D. Andrés do León, cora de Pauay en idem idem. 

Fray Rafael Cid, cura de Gabugao en llocos Sur. 

Fray Agustín Echevarría, cura de Baolay en la misma provincia, por 2 ejem- 
plares. 

D. Domingo Ignacio, cura de S. Vicente en idem idem. 

El cura párroco del pueblo de Cauayan en idem ídem. 

Fray Pedro Torices, cura de Santa, por 2 ejemplares. 

El tura' párroco de Sania María en idem idem. 

El P. misionero de Nueva Coveta en idem idem. 

D. Carlos Florentino, cura interino del pueblo de Santiago cu idem ídem. 

El cura párroco del pueblo de Tagudin en idem idem. 

Fray Nicolás Vanrell; cura de Narracan, por 2 ejemplares. 

El cura párroco del pueblo de Banguel, provincia del Abra. 

El cura párrocD de Taytim en la misma provincia. 

El P. D. Silvestre Lazo, cura de Namacpacan provincia de (a Union. 

El cura interino de la cabecera en la enunciada provincia. 

El cura interino de Bauan en idem idem. 

Fray Francisco Maestre, cura de S. Fabián. 

D. José Fcrrer, Comandante de Milicias de la Pampanga. 

D. Felino Gil, capitán do Milicias de idem, residente en el pueblo de Porac, por 2 
ejemplares. 

D. José M. de la O., Gobernador militar y político de Tayabas. 

Fray Andrés Alvaicz,* cura de Saryaya en fa misma provincia, por 2 ejemplares. 

Fray Esteban Mena, cura de Alimonan en idem ídem. 

Fray Francisco Costa, cura de Gumaca en idem idem. 

Bachiller D. Anastasio de Castro, cura de Mara^ondon provincia de Cavite. 

Bachiller D. José Dío^no, cura de Indan en idem idem. 

Bachiller D. Julián de Castro, cura de Silan en idem* idem. 

D. Jacinto de Borja, cura tl(^ S. Francisco de Malabon en idem idem. 



Q, HiguftV Gabriel Goh*, cura de Sla.Gcuz do Malabon en ¡dep idemí 

D. Mamerto Mariano, cura del Rosario en idcm ídem. 

D. José García, cura de Slo. Touiás, provincia de Salangas. 

Fr. Pftlegrin Prosper, cura de S. Pablo en idem ¡dera. 

Fr, Sebastian de Brozas, cura de Tiaong en idem idem. 

I). José María Baiiuelos, Alcalde mayor do la provincia de Mindoro. 

Fr* Pedro de Solo, cura de Calapán en la enunciada provincia. 

£1 Sr. D. José María de Yillanueva, secretario honorario de S. M. y Alcalde mayor 

de Misamis. 
D. Aniceto Muñoz, Alcalde mayor y colector de la provincia de Nueva Écija. 
Ft- Alberto Planas, cura de Abucay y vicario foráneo de la provincia de Bataán. 
D. Hilarión Hilario, cura de S. Mateo, provincia de Tondo. 
D. Manuel Estrada, Alcalde mayor de Camarines Norte, por % ejemplares. 
D. Gregorio Bautista, relator jubilado de esta Real Audiencia* 
D. Manuel Y. Morquecbo, Alcalde mayor de la provincia ¿e Isla de Negros. 
Sr. D. Ramón Llimos y Manso, Auditor honorario del Departamento de Marina y 

Alcalde mayor de la provincia de Cebú. 
Fray José Alvarez, comendador de la orden americana de Isabel la Católica, Vica- 
rio Foráneo y Juez Eclesiástico de las provincias de Antique é Iloilo y cura par* 
roco del pueblo de Jaro. 

Fray Pedro Montenegro, cura de Tuguegarao en Cagayao, por 2 ejemplares. 

Fray Manuel Concha, cura de Cabug en la misma provincia. 

Fray Tomás Alonso, cura de Cabagan en idem. 

Fray Pedro Alcántara, ci^ra de llagan en la provincia de N. Vizcaya. 

Fray Pedro Coello, cura de Piat en la de Cagayan. 

Fray Francisco Ruiz, cura de Tuao en idem. 

Fray Joaquín Pascual, cura de Malauet en idem. 

Fray Mauricio Ballestero, cura de Iguit en idem. 

El presbítero D. Prágedes Ochoa de la Cruz, cura interino del pueblo de Alcalá en idem. 

Fray Claro Arroyo, cura de Nassipin en idem. 

Fray Policarpio Bermejo, cura de Lallo en idem. 

Fray Juan de Dios Rico, cura de Bagag en idem. 

Fray Julián Belinchon, cura de Aparri en idem. 

Fray Francisco Fons, cura de Abulug en idem. 

Fray Joaquín Alvarez Mansano, cura de Pamplona en ídem. 

Fray Pedro de Sta* Catalina, cura de Camalaniugan en idem. 

D. Andrés González, Administrador de rentas de llocos. 

£1 P. cura de Tayub, provincia de Pangasinan. 

D. Marcelino Resureccion é Hidalgo, residente en el pueblo de Vigan en llocos Sufi 
por 2 ejemplares. 

D. Manuel Marcas. 

Fray Benito Pérez, cura de Carear en Cebú, por 3 ejemplares. 

Fray Celestino Romero del Carmen, cura de Taiibon en id. 

Fray Geróqimo Millan, vicario de Bamban en la N. Vizcaya. 

Fray Antonio Xabel, vicario y misionero de Dupax en idem. 

Fray Ruperto Alárcon, misionero de Bunjían en el Mayoyao, provincia dicha. 

D. L. M. Conde. 

Sres. W. R. Paterson y Compañía, por 2 ejemplares. 

El Escmo. é lllmo. Sr. Obispo de Cebú, D. Fr. Romualdo Jimeno. 

SI Escmo. Sr. D. Sinibaldo de Mas, enviado extraordinario en China. 



D. José Bosch, del comercio. 

1). Nicolás Saavedra, empleado de Hacienda. 

El cura párroco de Romblan provincia de Cápiz. 

El R. P. Ex-Provincial de S. Aguslin Fr. Julián iMarlio, cura do Tigbauao, pro- 
vincia de lloilo, por 2 ejemplares. 

Fr. Nicolás Harlínez, vicario foráneo y cura de Iba en Zambales. 

D. Ricardo Éntrala, Administrador de Rentas Estancadas de Cavite. 

D. Venancio Martínez Pisón, Alcalde mayor de la provincia de Leile, por 4 ejemplares. 

El cura párroco del pueblo de Guimbaí, provincia de Iloilo, por 2 ejemplares. 

D. Pablo Matías, de Pandacan, por 8 ejemplares. 

D. Florentino Francisco, de Pandacan. 

El Sr. Coronel de Caballería D. Manuel Cortés. 

D. José Pablo Fernandez, del comercio. 

Fr. José Mielgo, cura de Opon en Cebú 

Fr. Pedro Payo, vicario foráneo del partido de Biíian en la provincia de la Laguna 
y cura párroco del pueblo de Sta. Rosa. 

El licenciado D. FelíK Valenzuela, cura párroco del pueblo de Biuan. 

I). Epifanio Marcelo, cura párroco del pueblo de Tunasan. 

D. Mariano Gómez, cura párroco del pueblo de Cabuyao. 

D. Rufino de la Cruz, cura párroco del pueblo de Calamba. 

I). Fermin de León, cura de Calauan. 

D. Pedro Manrique, vicario foráneo y cura párroco del pueblo de Albay , por 2 
ejemplares. 

D. Ivo Mella, cura de Bacacay en la provincia referida. 

D. Pedro Bonicelí, cura del pueblo de Tabaco eu ídem idem. 

D. Pedro Belza, cura de Ti vi en idem. 

D. José Azada, idem de Malinao en idem. 

D. Mariano Bersala, idem de Malilipot en idem. 

D. Martin Martinez, idem de Libog en idem. 

Fr. Modesto Sesma, idem del pueblo de Masinloc, provincia de Zambajes. 

D. Silvino Isac, cura interino del pueblo de Sta. Cruz en la referida provincia. 

Fr. Esteban Madurga, cura de Balicanguin en idem, por 2 ejempla^res. 

Fr. José Tornos, cura de Sarapsap en idem. 

Fr. Juan Medrano, idem de Bolinao en idem, por 2 ejemplares. 

D. D.iminíi;o Pérez de los Ángeles, cura interino de Banni en idem. 

Fr. José García, cura párroco de Agno en idem. 

D. Santiago Hernández, cura interino de Botolan en ídem. 

D. Rufino Fermin, idem idem de Gabangan en idem. 

Fr. Alberto Serrano, cura párroco de S. Naroiso en idem. 

Fr. José Alonso, idem de Subíc en idem, por 2 ejemplares. 

0. Ignacio Tolentino, idem de Polavit en idem. 

D. Marcos Sola, Teniente de Gobernador de la provincia de Albay , por 2 ejem- 
plares. 

D. Leandro Cardano, Administrador de Rentas de la enunciada provincia. 

La Comandancia general de Marina. 

La Biblioteca Militar. 

El Sr. Cónsul de Inglaterra D. J. \i. P. Farren. 

D. Agustin de la Cavada, Tesorero de la Renta de Aduanas. 

Fr. Segundo Cherta, cura párroco del pueblo de Sta. Ana, provincia de Tondo. 

Fr. Raimundo Cueto, cura párroco del pueblo de Tambobong en la misma provincia. 

9 



Bachiller D. Saoliago del Rosario, cura párroco del pueblo de Boac. en la isla dé 
Marinduque, provincia de Mindora. 

D. Clemente Ignacio, cura párroco de Ga^an en la misma isla y proviada. 

O. Rafael Dárvin, Mrnislro Contador de^ Ejército y Hacienda booorarío, subdelegado 
de la provincia de. Cavile, 

Fr. José Beloso, vicario foráneo y cura párroco del pueblo de Panay en la provin- 
cia do Cápjz, por 2 ejemplares. 

Fr. Benito Tesouro, cura párroco de! pueblo de Bagnotan provincia de la Union. 

D. Juan Mendoza y Fonloya, Alcalde mayor de llocos Norte. 

D. José Velarde, Gobernador Militar y Político de la provincia de Albay. 

D. Gregorio do Sta. Ana, cura párroco del pueblo de Bacon en la referida provincia^ 
por 2 ejemplares. 

D. Juan de la Cruz, idem de Bulusan en la referida provincia, por 2 ídem. 

D. Remigio de Vera, idem de Bulan en idem. 

D. Mariano A<;uirre, idem de Juban en idem. 

D. Hilario de Vera, idem de Casiguran en idem. 

Fr. Tomás de Alfafara, vicario foróneo y cura párroco del pueblo de Ligao provin- 
cia de idem, por 2 ejemplares. 

Fr. Ceferino Quintanar, cura de Guinobatan en idem, por 2 idem. 

Fr. Miguel Antonio Barceló, cura de Cafinalin en idem, por 2 idem. 

Fr. Vicente de Lillo, cura de Cagsagoa en ídem. 

D. Mariano de la Soledad, vicario foráneo y cura de Dael cabecera de Camarines N. 

D. José Arríela, Teniente de Gobernador de Zamboanga. 

Fr. Clemente Sanz, cura párroco del pueblo de Naujan provincia de Mindoro. 

Fr. Fulgencio de S. José, cura de Sablayan en la misma provincia. 

Fr. Tomás Antonio de Guadalajara , vicario foráneo del partido de la rinconada en 
Camarines Sur y cura párroco del pueblo de Buji, por 2 ejemplares. 

D. José Eslella, Administrador de Rentas de ambas provincias^ de Camarines. 

D. Francisco Espíritu Ramos, cura de Mabatobaló en Camarines Sur. 

Fr. José García, cura de Rilad en Bojol provincia de Cebú. 

Fr. Mariano Macian, cura de Davis en idem idem. 

Fr. Valero de S. Sebastian, cura de Tagbilaran en idem idem. 

Fr. Pedro Polo, cura de Tubigon en idem idem. 

Fr. Fernando Rubio, cura de Inabangan en idem idem. 

Fr. Narciso Hernández, cura de Guindulman en idem idem. 

Fr. Mariano Gutiérrez^ cura de Hagna en idem idem. 

D. Ramón Manuel Locsin, cura de Bacolod cabecera de la provincia de isla de Negros. 

Fr. Andrés Cobos, idem de Cabancalan en la misma provincia. 

D. José Goriz, idem de Dumaguete en idem idem. 

Fr. Ramón de Patrocinio, idem de Amblan en idem idem. 

El Teníeüte Coronel D. José Francisco Lizaso, primer Comandante del Regimiento 
de Granaderos de Luzon. 

D. Antonio González, cura de Catanauan provincia de Tayabas. 

D. Félix Dayot, residente en Albay. 

D. Francisco Rodríguez, fiel de rentas del partido de Mauban provincia de Tayabas. 

D. Pedro deOcampo, fiel de rentas del partido de Arayat, provincia de la Pampanga. 

El Sr. Coronel D. Pedro de Zárraga, Gobernador Militar y Político de la provin- 
cia de Iloilo, por 3 ejemplares. 

Fr. Joa((uÍD López, cura párroco del pueblo de Camando de la enunciada provin- 
ciji, por 2 ejemplares. 



Fr. Florencio Hartin, idem áú pueblo de Laglag en idem, por S idein. 

D. Vicente Bíco, det comercio, radicado ea dicha provincia. 

El Sr. C»r>ne[ D. Miguel Boca, Gobernador Militar y Político de la provincia de Cavile. 

D. Dámaso Ibarra, fiel de rentas del partido de Tabaco, provincia de Aibay. 

D. Joáé Víctor Figueroa, Escribano del Juzgado de la provincia de Bütaán, por 

i ejeroplareá. 
D. José Miguel del Bivero, fiel de rentas del partido de Lava en llocos Norte. 
D. Manuel Baena. fiel de rootas del partido de Bolinao provincia de Zambajes. 
D. Manuel Cavello, Q^ de rentas del partido de Sto. Toous provincia de la Unioa. 
D. José de Uíva, fiel de renlai del partido de Tananan, provincia de Batanga». 
Fr. Juliao Nuiet, cura párroco del pueMo de Sibaloo, provincia de Anbiiuo, por 

i ejemplares. 



r\ 



■ -1.. 
■ .1 



*•- ..♦■•* 



^v 



' *^ w 



THE BORROWER WILL BE CHARGED 
AN OVERDUE FEE IF THIS BOOK IS 
NOT RETURNED TO THE LIBRARY OH 
OR BEFORE THE LAST DATE STAMPED 
BELOW. NON-RECEIPT OF OVERDUE 
NOTICES DOES NOT EXEMPT THE 
BORROWER FROM OVERDUE FEES. 

Harvard Collaga Wldanar Ubrary 
Cambridga, MA0213S (617)495-2413 



í