(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Monografia del Departamento de Potosi(bolivia) por el"centro de Estudios" de ..."

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 



^// r^ 6 y^.¿L 



l&arbaríí CoUege lífiraru 




FROM THE FUMD 

FOR A 



PROFESSORSHIP OF 

LATIN-AMERICAN HISTORY AND 

ECONOMICS 



ESTABLISHKD I913 



Tr 



*>> 



V 



4^ 



,V 



T 



'fe 



-v^ 



Digitized by 



Google 



MOlTOaKAFIA 

• DEL " 



í^l!AIl%K|VI^|n|^ \^ 



íBOLIVIA) 

-CENTia) DE ESTUDIOS" 
fie J^o-Jf^si. 



Obra destinada para la Exposición colombina de Chicago, presen- 
tada oficialmente á la H. Municipalidad de Potosí, el 10 de 
Noviembre de 1892. 



potosí 1892. 

lili}» »](• Kl Tio:n|'<'" Culo TiHloj>n;dcncift SH 



Digitized by 



Google 



S'A>r7o4*«^ 



Harvard Oollege Llbrary 

Apr. 5, 1915 

Latin limerican 

Prol'essorship fuad 



Digitized by 



Google 




x^^ 



^ /F^cf^ 



INIPiODUCCION. 



e liando se considera d la hiunanidad bajo el punió 
de vista de su desarrollo contemporáneo^ cansa no 
poco asombro el forado de prosperidad á que ha 
llegado con sus recientes adelantos. — La intelijencia 
es ya incapaz de abarcar estas múltiples rnanifesta-' 
dones del espíritu del siglo^ ni atín en sus lineas nurs- 
generales, y por cotisecuencia las investigaciones se- 
concretan y especializan. En este nuevo canipo^ el 
jénio desciende d detalles, antes imperceptibles ó rC' 
putados insignificantes, y sorprer.de nuevos descubrid 
i7iicntos, qtte lo conducen d concluciones precisas y 
trascendentales, que acaban por fijar el sentido prác' 
tico y positivo de la civilización moderna. Lójica» 
mente, los trabajos monogrdjicos no solamente han 
llegado d ser necesarios, sino de inapreciable utilidad^ 
porque ponen de manifiesto, de un modo concreto y 
analítico, los objetos particulares que ellos abarcan. 
Los pueblos mas adelantados han localizado S7is 
, obser'Sfaciones.— La población, cada industria, lasar» 
Íes, las ciencias, el comercio, los Estados lo mismo 



Digitized by 



Google 



n 

que las provincias y caniojies, lian pasado por el exd^ 
77ien cspcrimental en su desarrollo, su liistoria y aC' 
tital situación, y tan extensamente en cnanto era pO' 
sible considerar sus faces y elementos. La estadística 
ha hecho el resumen y en cifras ha ofrecido los resul- 
tados finales por periodos y por circunscripciones ter- 
ritoriales. ¡Cuántas conchiciones es posible arrancar 
de estas cifras! — Con la combinación de estos guaris^ 
inos se penetra el porvenir, se puede señalar las crisis 
y la ínarcha próspera ó decadente de los pueblos. — 
¿Quien no podrá calcular la suerte de un Estado en 
posesión de condiciones geográficas favbrables, de ter- 
ritorio rico en productos, y habitado por razas supe" 
rioresP — Y quién no podrá predecir dias sombríos pa^- 
ra los pueblos que carecen de estas condiciones ó las 
tienen en grado iuediocre.^ 

En posesión de estos datos, reunidos y clasificados 
por la ciencia, ordenados por el análisis y apreciados 
por la experiencia, es sin dzida tarea muy fácil hacer 
la monografia de una provincia. (Desgraciada^nente 
en (Bolivia carecemos de tan preciosos recttrsos, y el 
csttidio de la (República, en cuanto se refiere á su geo^ 
grafia estadística, historia, riquezas naturales, etc., 
etc., apenas ofrece ensayos imperfectos, observaciones 
deficientes y tal vez apreciaciones fantásticas, inspi' 
radas por el calor del patriotismo. En tal estado de 
cosas, la Monografía del departamento de Potosí, 
es un trabajo de la mayor importancia, que si bien no 
ofrece un criterio rigurosamente científico y estadís- 
tico, al menos reúne, en compendio, datos preciosos en 
todo orden, que harán conocer dentro y fuera de la 
República la importancia de aquella rejion, en otro 
tiempo de universal faina. 

Sube de punto la utilidad de la Monografía del 
departamento de PoTOsl^ si se tiene presente que el 



Digitized by 



Google 



111 

gé?tio industrial, ávido de empresas, busca nuevos 
campos de acción, donde emplear los cuantiosos recur". 
sos que ofrece la Europa, Con los elementos que se 
han compulsado concienzudamente en este libro, d 
pesar del escaso tiempo empleado por cuantos han co^ 
laborado, y d pesar también de la carencia de fuentes 
de consulta, se verd que esta rejion de (Bolivia contie» 
lie riquezas naturales abundantes; está llamada d 
figurar como ítno de los centros productores mineros 
más notables del inundo; y se presta, en fin, d combi' 
naciones indtistriales de ganancias seguras. 

En este sentido, la Monografía que nos ocupa 
puede reputarse no solamente como trabajo literario y 
patriótico, sino como guia inapreciable para el comer" 
cío, la industria, para apreciaciones históricas y cien' 
tíficas, aparte de que será un attxiliar para las espe- 
culaciones del Jiombre de Estado. 

En apoyo de esta mtestra opinión trazamos d 
grandes rasgos el conjunto de esta obra. 



El departamento de (Potosí se halla comprendido 
entre los grados de latitud Sud ly^ — ^^' y 2j^, j' y 
de lonjítud occidental de (París de 66^ 34' y yi^, 46' . 
Coínprende uyia superficie de ^00,100 kilómetros cua^ 
drados, y está subdividida en nueve provincias, d sa-» 
her: Cercado. — Linares. — (Porco. — ¡Ñor Chichas.— 
Sud Chichas. — Chayanta. — Charcas. — J^or Lipez — y 
Sud Lipez. 

La provincia de Atacama formaba parte de la 
Intendencia de ^Potosí, y desde los primeros tiempos de 
la conquista fué conocida con la división de Atacama 
Alta y (Baja, confinando con el ^Pacífico, (Poseía varios - 
puertos y caletas, siendo los principales Cobija— Me= 
jíllones — McrrO'Moreno — Morro Jorge y JJuestra 



Digitized by 



Google 



IV 

Señora. UlliinaaurJe se ¡iabili:arc:: /t\T f^íicrUz Je 
Antojagasta y de Tocopila. 

La ocupación bélica de esta proz':::c:a y zzi a:u\xioii 
accidental d la vecina ^Jiepública, ¡la privado al depar' 
lamento y d la Ji ación entera del único litoral por don^ 
de podia mantener libre comunicación con el inundo 
civilizado. Como territorio perderia ^Bolivia niaz de 
4,000 leguas cuadradas. 



El departamento de Ootosí, que coiíjlna con las 
costas del -Pacíjico, donde la lluvia jamás c.:e. situado 
ademas en la planicie más elevada de los ^-Indcs, tie^^ 
ne U7ia fisonomía especial: el cielo es gci:eraln:ente 
puro y diáfano en la mayor parte del año, las lixivias 
escasas, el aire varó á causa de la elevación de les 
lugares, el frió intenso en las ncclies con:o el sol a^íe- 
mante en el medio dia. Los vierJos recios son frc' 
cuerJes en los meses de Agosto, Setien:bre y Octubre. 
Los campos son tristes y áridos y los paisajes de aS' 
pecto de apacible inelancolia. Cuando un viajero 
atravie^ja estas rejiones la monotonía de sus impresiO' 
nes apenas es interrumpida por lejanas chozas de in^ 
dios, por grupos de llamas que pastan ó tropas de vi' 
cuñas que aparecen á lo lejos. 

La dilatada extensión de sus llanuras cu la prO' 
vincia de Lipez, cubierta de arenales y capas de sal, 
presenta fenómenos de refracción curiosos, simulando 
lagos, islas, carabanas, pueblos 6 auíncíitando el ta' 
maño de los objetos, con las bizarras variedades de un 
espejismo, semejante al que describen los viajeros de 
los desiertos del África. 

En la parte agreste ó accidentada se levantan 
cordilleras extensas, separadas por quebradas pro^ 
htndas, laderas tendidas y cañadas anchas, donde el 
viento reina al caer el dia^ chocando en las altas y 



Digitized by 



Google 



Curiadas peñas y produciendo el vtismo ruido que de 
lejanos y abundosos torrentes. 

Los campos están sembrados de raquítica vejeta" 
cion, de paja, ttola, yaretay otras plantas de los luga' 
res elevados y de los climas fríos y secos. Son sole^ 
dades apacibles, tristes y casi impregnadas de un aire 
de misterio, que trae d la imajinacion aquel poder 
paternal de los Incas, que por siglos prevaleció en toa- 
das estas r ejiones, y que hoy sólo vive en la historia 
y algo en la tradición. 

Las provincias de Cliarcas, Stid y J^or Chichas y 
Linares son agrícolas. En stis quebradas corren rios 
torrentosos en el verano. El calor es abrazador, y en 
los fundos ribereños hay vej elación corpulenta y se 
cultiva la viña, el maíz, el trigo y varios árboles fru- 
tales. 

La geolojia del departamento no ha merecido aun 
un estudio detenido, y apenas conocemos opiniones ais-* 
ladas d3 viajeros y observadores científicos. 

Un examen de la estratificación de los terrenos, 
la observación microscópica de las diversas clases de 
rocas, la reunión y clasificación de los fósiles, serian 
los elementos que pudieran conducir á precisar la 
geolojia de esta zona. En breves términos pongamos 
sin embargo lo notable que conocemos en este partí" 
cular. 

La masa ftmdatnental se compone de rocas sedi" 
mentarias del periodo jurásico y cretáceo, y en parte 
cubierta de rocas arenizcas; hacia el Este y Sud del 
departamento, precisamente en la r ejión agrícola, la 
estratificación es del periodo siluriano. En tiempos 
posteriores sobrevinieron las erupciones volcánicas, 
grietas y rajaduras que han arrojado á la superficie 
la "iuateria que ha formado las rocas ertiptivas. Toda 
la altiplanicie se ha levantado con regularidad y ma- 



Digitized by 



Google 



VI 

sas de dacita han ido cubriéndola cu ¿oda cu Lítiliui. 
En otras partes las eriipcioms de andcsita formaron 
cadenas de montañas, y en jin en muclios puntos tu- 
vieron lugar en épocas relativamente modernas erup- 
ciones de riolita ó pórjidu, que lian sido después el 
asiento de los principales minerales. 

jllgtinos fósiles del periodo demoniano y otros de 
la época jurásica y terciaria han servido de base para 
estas conclusiones, (Partic7ila7'mente en el Cerro de 
(Potosí, en el lado Oeste, d una altura de y}, 200 metros 
existen — fósiles de plantas en rocas areniscas 
de grano mtiy fino, color gris, iguales d las plantas 
que todavía se encuentran en la América tropical. 
Y como estas plantas no pudieron desarrollarse en 
esta altura fueron petrificadas antes y arrojadas por 
una erupción. Los fósiles pertenecen al periodo ter^ 
ciarlo, lo que prueba que el Cjrro de ^Potosí es poste ^ 
riario ó sea de formación moderna. 

Estas enormes guasas eríiptivas, que forman la 
costra estertor de la altiplanicie, las cerranias y cor^ 
dilleras del departamento, al enfriarse, dejaron raja^^ 
duras ó grietas, interesando hasta las rocas adyacen» 
tes que han sido teatro donde los elementos químicos 
han trabajado activamente por siglos, formando los 
filones metalíferos que lioy se llaman vetas de plata, 
estaño, bismuto, etc., etc. 

El ancho de estas vetas es muy variable desde 
una pulgada hasta un metro, y se las encuentra con 
mayor ó menor riqueza casi en todos los cerros de 
orí jen volcánico.— Las vetas que son de plata se las 
clasifica en tres categorías generales, piritas — galenas 
— y blendas. 

Las vetas se encuentran formando filones en lar' 
gas extensiones, ó bien en zonas limitadas, y en fin 
cerno rodados ó bolsadas: — Jslaturalii:e72te en la in» 



Digitized by 



Google 



vil 

iiumerabU cantidad de vetas de diversas clases de 
minerales, las íuds son de baja ley, desde un marco 
hasta 25 marcos por cajón; pero en determinadas mi' 
ñas, ya conocidas por sus producciones, los minerales 
son de ley subida, en unas de jo d 100 marcos por ca- 
jón, y en otras dj joo a 1 ,000 marcos por cajón. 



Examinando los elementos étnicos del departa- 
tnento de ^Potosí, hallamos tres grupos caracterizados: 
la raza blanca ó española, la mestiza y la indíjena ó 
aboríjene. 

Es sensible que no sea posible precisar la propor- 
ción en que Jigiiran estas tres razas; y en defecto de 
un censo autorizado, diremos que a juzgar por las po- 
blaciones, la renta de los impuestos y algunos datos 
parciales, los españoles entran por un 2j ^j^, los mes- 
tizos por un 2j °/o y ^^^ indíjenas por un jo ^/q. 

Los primeros proceden de los españoles que en 
tiempos de la conquista anuyeron d (Potosí en consi- 
derable número, atraidos por el crédito de sus minas 
de plata, — Merece i^nencionar que en Potosí han teni- 
do domicilio españoles distinguidos y algunos con tí- 
tulos de nobleza. 

(De la mezcla de esta raza con la indíjena ha re- 
sultado la clase m,edia ó mestiza, en la que se encuen- 
tran los obreros, artesanos, peones, contratistas de la- 
bores mineras, comerciantes de la clase inferior , agri- 
cultores y otros oficios útiles en la vida social. — La 
escasa ilustración de esta clase, que apenas sabe leer 
V escribir, es causa para que se haya ínantenido en 



Digitized by 



Google 



VIII 

uji nivel íuoral nudiocre. Se guía por ^;/j afeccionen 
ó intereses, carece de enerjia, sil capacidad prodiicti' 
va es limitada, su influencia en el desarrollo induS' 
trial escasa, y sus espanciones se confítnden general-' 
mente con las fiestas relijiosas. 

La raza indijjna es la orijinaria de estos países^ 
y en 400 años que pasan desde la conquista ha per^ 
uianecido estacionaria. — La única ^modificación que 
ha esperimentado es indudablemente la relijiosa, 
cambiando el culto del Sol por el del Catalicismj. — Es 
inferior en intelijencia, en condiciones físicas y mo' 
rales; su ignorancia no tiene comparación, vive mal, 
viste peor; su estado habitual es el silencio y la triS' 
teza, y trabaja d lo sumo para pasar' el dia. — Stí' vida 
es limitada y sus aspiraciones mayores se reducen á 
pasar alguna fiesta relijiosa, en la que hace de prin^ 
cipal actor, embriagándose en compañía de sus cama ^ 
radas con el uso abominable del alcohol. 



Toda esta raza que puebla principalmente la 
campiña es paciente, sufrida y digna de simpatía por 
su humildad. En la economia social deseynpeña un 
rol que no carece de importancia para el observador 
imparcial. — Como contribuyente concurre en toda la 
'Hepiíblica en una tercera parte en los gastos del Es' 
tado, deseynpeña el servicio de postas, arregla los ca^ 
minos y es el auxiliar obligado para la traslación y 
movilidad del ejército. 

(Durante el año se ocupa en la agricultura y ga' 
nadería, y en proveer d las poblaciones y establecí' 
míenlos mineros de combustible, sal y de algunos ar= 
tículos de consumo. 



Digitized by 



Google 



IX 

Como elemento político es nulo y se mantendrá en 
esta condición hasta extinguirse, en virtud de la ley 
fatal de que las razas superiores vienen dominando y 
destruyendo d las inferiores. 

Si la población es el alma que inspira la concicu' 
cía nacional, bien se comprende que el departamento 
de ^Potosí, con aquellos elementos heterojéneos, ha sido 
tin departamento pacífico y de lento desarrollo. — En 
su larga historia de cuatro siglos apenas podemos ci' 
tar dos hechos gloriosos: la insurrección del año 1810, 
en apoyo de la causa de la independencia, y la revolu- 
ción del año i8jo contra la tiranía que entonces im- 
peraba. El departamento de (Potosí en estas dos oca- 
siones derramó sangre generosa para la causa de la 
libertad y del derecho. 

La raza blanca ó española es la que do^nina en 
todo orden: en política, literatura, comercio e indus» 
tria. Y en nuestra época contemporánea ha contado 
con representantes que no solamente honran á ^Potosí, 
sino á la ^Repiíblica entera. — Qon José María Lina- 
res, conocido por antonomacia por el (Dictador, uno de 
los caracteres mejor tallados, alma infatigable, posei- 
da del sentimiento de lo Justo, después de larga y ar- 
diente lucha, ejerció el meando supremo con el noble 
ideal de moralizar al pueblo. Llenó su programa 
concienzudamente, combatiendo todas las prevarica- 
ciones y llamando al servicio público d todos los ciu- 
dadanos notables y patriotas. Su sistema, más que 
todo represivo y puesto en práctica con exesivo rigor, 
fue tal vez la causa para que sucumbiera en la con^ 
tienda. 

Oon Tomás Frías ha sido el representante del 

Digitized by VjOOQIC 



sistema contrario: político sereno, de ¿argos y brillan- 
tes servicios, optimista, filósofo, amigo de la libertad 
y de las instituciones democráticas, liizo cuanto hu-' 
manamenie era posible paya poner cu práctica "ana 
política constitucional y para inspirar al pueblo coS' 
tumbres república ::as. 

Hay otros muchos ciudadanos potos inoc que han 
sido justamente celebrados por sus talentos y por sus 
servicios y que en el curso de este libro se hallan 
^nencionados en honor del departamento. 

En literatura podemos citar á ^Don José Vicente 
Caba, autor del ^'Testamento de ^Potosí'\ producción 
injeniosa á la par que notable para su ¿poca. ^Por el 
corte y fondo sentencioso de sus décimas y versos que'= 
brados, recuerda las celebradas canciones de Manri» 
que. - . 

El Sr. Ignacio de Sanjines, que ha tenido la glo' 
ría envidiable de haber producido nuestro ''Himno 
JVacional'\ 

Y los señores José Manuel Cortés, José (David 
(Berríos y (Daniel Campos, distinguidos poetas líricos. 



En el ramo de instrucción publica, el departamen- 
to de (Potosí ha dado pasos muy avanzados en estos 
últimos años. (Bajo la dirección del (Dr. Modesto 
Omiste y la colaboración de varios jóvenes intelijentes 
y entusiastas, se ha conseguido sistemar la enseñanza 
primaria con implantación de nuevos métodos y la 
creación de un cuerpo de instittUores. 



Digitized by 



Google 



XI 

Actnalmetite concurren 2ji8j niños d las escuelas, 
y sin temor de incurrir en exajeracion, podriamos ase- 
l^nrar que ^Potosí ocupa un Inflar honrosísimo en este 
ramo importante de la administración pública,. 



Si las industrias de nn país son las que la natu- 
raleza de su territorio y clima crean, bien se compren ^ 
derd que, siendo el deharla^nento intensamente mi'nC' 
ralójico, la industria dominante es la minería:. Se 
explota oro, plata estaño bismuto. 

yí fatta de datos estadísticos Jijaremos aproxima- 
damente el valor de esta producción, con referencia al 
año i8gi, 

^,0^2,500 marcos de plata, con ttn va» 

lor de (Bs 2 0.j7j,ooo 

33,goo quintales de estaño ^' ^^50,000 

%isnntto con un valor de '^ :00,00o 

Oro '•' 20,000 

Totai'. (35. 17.04^^,000 



Mds ó menos las dos terceras partes de la pro- 
ducción de toda la ^República; lo que manifiesta la im = 
portancia de este departamento en nuestro movimien^- 
to comercial ¿ industrial. 

La industria minera se reduce d la explotación y 
exportación al estranjero de los minerales de mds sU" 
bida ley, hasta de jo marcos por cajón, en todos los 
asientos al alcance de las vias berreas; v al trata- 



Digitized by 



Google 



XII 

miento y beneficio de Los minjrales pobres en ¿os di-- 
versos establecimientos inetaiúrjicos del Ü^eparla^ 
mentó. 

Otirante el réjimen del monopolio^ forzosamente 
los mineros tenían que beneficiar síes tninerales y ven^ 
der sus productos al Estado, y la minería, entr '^aia 
así a sus propios recursos, se mantuvo estacionaria y 
en condiciones mezquinas. En i8j2 fue abolido estí 
sistema, y desde entonces se han fundado compañías 
con capitales cuantiosos, y la minería ha esperimenta- 
do una imptdsion poderosa. 

. La exportación de minerales, para sutratamien^ 
to en los establecÍ7nientos metahirjicos de la costa y de 
Europa, tiende en aumento constante bajo el estímulo 
de los trasportes baratos, impuestos reducidos y menor 
pérdida consiguiente d su tratamiento en estableció 
Tuientos que gozan de todas las ventajas de Estados 
prósperos y abundantes en todo género de recursos; 
m^ientras una política absurda y anti-patriótica opri» 
me la metalurjía boliviana con impuestos fiscales y 
^municipales y con otras dificultades propias de la 
úfnarcha general de las cosas, sin tener en considera'- 
cion que la creación y mantenimiento de cualqtiier 
injenio en el departamento demanda perseverante 
trabajo, erogaciones cuantiosas y está sujeto d las "^nil 
.dificultades que provienen de jaita de personal com- 
pétente, m>ateriales y elementos. 

La metalúrjia potosina, particularm>ente en los 
métodos de amalgamación, ha hecho escuela y no son 
pocos los viajeros que han visitado los injenios del 
departamento, observando y estudiando estos procedió- 
7nientos para implantarlos en otros países. Es fama 



Digitized by 



Google 



XIII 

que los beneficiadores potosincs, trasladados d la capi- 
tal del VireinatOj en esperimentos practicados en coni^ 
petencia con el (liaron de JJordenflihtj dieron brillan^ 
tes resultados, porque en efecto tratando minerales de 
igual ley y cantidad, mientras el ilustre CBaron^ en q 
dias, habia obtenido 4 marcos y 4 ochavos de plata, con. 
pérdida de 22 libras,. 8 onzas de azogue, los beneficia- 
dores potosinos, en 11 dias, habian producido 6 mar' 
eos, 2 onza 4 ochavos^ con perdida de 7 libras j} onzas 
de azogue, lo que probaba el grado de adelanto d que 
ésto:; habian llegado con su larga, experiencia. 

Tres etapas ha recorrido la metalurjia potosina: 
!a ;? que consistia en el beneficio por patio, que para 
311 época y la clase de minerales que se trataban, debió- 
:.er floreciente, d juzgar por los innumerables injenios, 
cuyas ruinas se contemplan en todos los asientos fni' 
ñeros; la 2^ el beneficio por fondos, molienda por aU 
inadanetas y cloruracion. — Este sistema, requerido- 
por los sulfures, siendo costoso apenas ha podido eS' 
tablecerse en determinados asientos y se halla hoy en 
plena decadencia y próximo también d desaparecer. — 
La j^ y títtima es la acttial, fundada en el sistema- 
Francke^ y cuenta con algunos injenios dotados de ti^ 
ñas, baterías y molinos automáticos y hornos de re-- 
verbero para la cloruracion. 

Si vamos d juzgar por los resultados que conoce* 
mas los procedÍ7nientos de amalgamación se han per» 
feccionado notablemente: las operaciones se verifican 
con precisión: la pérdida en la ley de los minerales 
varia de 12 d 15 ^j^, y en el azogue de 1 d 3 onzas 
por marco de plata pura, y el costo de(Bs. 60 d(Bs. 2 jo 
por cajón de jo qqs. 

Es de interés nacional fomentar y conservar la 



Digitized by 



Google 



XIV 

industria metalúrjica cu Solivia, porqitc no soicnncri' 
te se mantiene así la práctica y las /tientes de la mU' 
teria prima para la amonedacionj sino también por» 
que los grandes establecimientos honran al espíritu 
obrero del país, dando ocupación d multitud de tra^ 
bajadores y foínentatido al propio tiempo al comercio 
de exportación. 



La agricultura no lia hecho mayores progresos 
desde los tiempos del coloniaje, ora por la falta de es- 
tímulo y enerjía en los industriales, ú ora también 
porque grande parte de la propiedad territorial se 
halla en poder de la población aboríjene, cuyas aspi^ 
raciones se linútan á cultivar lo estrictamente nece»^ 
sario para las necesidades del año agronómico. To" 
mando por base de nuestros cálculos la contribución 
decimal y las ganancias probables de los licitadores, 
la producción agrícola del departamento itnportaria 
(3s. 8yo,ooo. 

La industria ganadera representa un valor no 
despreciable en el departamento. Son innum^erables 
las llamas, alpacas y cabezas de ganado lanar que 
pastan en las diversas provincias. 



En lo relativo al comercio de ifnportacion care- 
cemos de datos, y solo fundándonos en cálculos aprO" 
xim^ativos podemos asegurar que el valor de. merca* 
derias importadas, tanto del cstranjero^ cuanto de los 
demás departamentos, no debe ser inferior de ^.^00,000 
^s. anuales. 



Digitized by 



Google 



XV 

^4L concluir esta introducción no podemos nieno^ 
que preguntarnos ¿qué fué de aquella antigua y afa^^ 
mada opulencia de -Potosí?— Sabemos que (Potosí era 
sinónimo de riqueza^ lo que le valió el título aristO" 
crético de Villa Imperial. — Esta fama debió haber si' 
do relativa. — La A'ínérica no tenia todavía la impor^ 
tanda industrial y comercial que ahora la tiene, y la 
hacienda pública como la particular estaban reprC" 
sentadas por valores reducidos. Solamente el cro»y 
la plata, guardando su relación primitiva y cotiza}!^' 
dase d la par, eran los factores y los signos de riqueza 
y prosperidad. — En tales condiciones ^Potosí produ»- 
ciendo de 1556 d 1^78 por término medio 2.227,782 
pesos anuales y ^.gg4,2^8 pesos anuales' desde i57g a 
17^6 ( Humboldt),ciertamente debió haber sido. el país 
próspero por excelencia y la meta de las aspiraciones 
de los colonos europeos. Y segtiramente era parte 
para esta fama no sólo los rendimientos del Cerro de 
^Potosí, sino de las minas de toda la audiencia de 
Charcas, porque en aqttellos tiempos esta producción 
se concentraba en las cuentas de (Potosí. 

En apoyo de nuestra opinión tenemos del año 17 gg 
un estado de la producción de plata, autorizado por el 
gremio de azogueros, según el cual las diversas pro» 
vincias figuraban en esta forma: 



Cerro de ^Potosí. 


^55 A^^ • 


Ma 


'reos anual 


Provincia de Chichas. 


5^^595 




(( (( 


'' aporco. 


38,go2 




(( íi 


^^ Chayanta. 


^7Ó54 




(i (i 


'' Lipez. 


2 2,g64 




{{ íí 


Qruro y Chucnito. 


111,275 




(í (< 



4g8j5oi Marcos anual. 



Digitized by 



Google 



XVI 

Que ci: esjuiño i:::po}'íaba 4.2jjf2g4 pesos acziña^ 
dos. ' * • 

Hoy^ únicamente la producción del departamento 

de "Potosí figura por el triple valor y sin embargo 
aquella renombrada celebridad no se restablece. 

Ha cambiado pues la época y en todas partes las 
fianzas kan tomado proporcic^tes asombrosas. — Los 
intereses de las Ji aciones y hasta de los particulares 
se computan por millcmSj y en medio de esta prospe^ 
ridad la producción de ^Potosí ya no llama la atención 
universaL 

í. A pesar de todo, la minería es la tínica industria 
que ha experimentado un progreso aprecialle en este 
departamento, y esto mismo es sólo de nuestros dias y 
se debe d la abolición del moíiopolio, d los impuestos 
equitativos, reagravados por desgracia últimamente^ 
d la nueva lejislacion minera, obras todas de las be^ 
neméritas Lejislaturas de i8j2 y iS8o. 

Este movimiento ascencional continua y parece 
sistemarse con el aflujo de elementos ftuevos, Y si la 
población del departamento comprende la evolución, y 
abandonando su inercia se hace partícipe como emprC'* 
saria y obrera, influyendo en la pro-teccion de la in.» 
dustria metalúrjica, para que se radique en el país 
como amalgamación, fundición, lixiviación ó concen^ 
tracion, y modificando las costttmbres de la clase 
obrera en tal forma que haya disciplina y sobriedad, 
esta población decimos está llamada d otro periodo de 
prosperidad, 7nayor en miicho d los renombrados tieni" 
pos del antiguo ^Potosí. 

La política influyó siempre en la suerte de los 



Digitized by 



Google 



XVII • 

fueblüs. (Durante el coloniaje, la administración en 
el orden económico no dejó de inspirarse en fuentes 
serian y en el estudio de ¡as necesidades prácticas. El 
monopolio mismo tanto dj la producción minera cuan^ 
to del comercio de importación fue la exprecion de la 
época y de la política de conquista. En aquellos tieni" 
pos en que las comunicaciones con Europa eran difí" 
ciles y llenas de peligros, en que los industriales no 
podían procurarse materiales ni capitales,, la Corona 
asumió por la fuerza de los hechos la tutela, pariicu^ 
¿annente para ¡a industria minera, y dicho sea en 
honor suyo que llenó sus deberes lealmente,. haciendo 
los oficios de habilitadora ¿ introdttciendo procedí^ 
mientos útiles y técnicos en el ramo de metalurjia.. 

Ca>nbíadas las condiciones sociales éindusiriales, 
de las colonias, aquella administración fue calificada 
de decrépita y opresiva y la política en que se fundaba 
de retrógrada y egoísta. — La independencia se impU' 
so como solución. — Consumada esta gloriosa evolución, 
raros han sido los Estados que han creado una demo^ 
cra-cia sana y un Gobierno regular y liberal capaz de 
garantizar la- marcha normal del progreso político y 
social. 

Los demás fueron, presa d^e la anarquía y deLdes^^ 
potismo y todavía se debaten en la. vía dc\su canstitu-- 
dan definitiva: 

En Solivia los grandes propósitos perseguidos 
por la guerra de la independencia distaron mucho de 
ser puestos en ejecución. Sobrevino el periodo del 
desorden y de las ambiciones vulgares, y este departa -^ 
'>nento esencialmente minero é industrial fue la vícti^ 
ma; porque ni el antiguo réjímen quedó abolido ni los 



Digitized by 



Google 



XVIÍI 

Í7chi¿r::c: ejerciere :i ¿:: 'jív^r de :::s :::urese3 la fo^ 
líiica de frcíeccicr. v rc^.z:,z::^r.. ^'ír.ics hien^ con 
raraz exce^cl\.:ie:j fiicvcr. :;r,.i'::ui::dc cx.icc:ci:cs cdio^ 

¿az atte ccíccarcr. Lz r,::r,¿r:¿: tt: Jcr cx!re:::cz de ¡a 

* 

ruina y de la i::izeria. 

En este zi^jlc e:i que les /t.-cJ-.V." Jc l.\i:: Liprcxirrui- 
do, en que el coíjzercio cxtier.de z::z oe::e 'Icios d ¿odas 
parteZj en que el ey^iprezario c::en:a cc:i capitales d. 
zola condición de honradez y *^ara::*ia, en que la i:i = 
du siria z':i'e de sus reczirsos é inz*es::gaciones; en este 
ziglo, en fin de libertad y de rtieccic:: toda política 
de opresión y de viole^zcia es un triste retroceso. Lo 
que necesita el departamento es administración seria 
y honorable en todo orden y representación amplia 
cu los consejos donde se clavo ran las leyes y regla - 
mentoz qi:c pueden afectar szts intereses. 



Digitized by 



Google 



I--', r^ 



DSL DEPARTAMENTO DE FOTOSI. 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



CAPITULO PRIMERO. 



SECCIÓN lí^ 
Periodo Incásico y Colonial. 

I 

SrMARIo — PrimitivoH híilütantí^B — Tios Charcas — Los Ciiiobas — Los Lipez 
ó Ataoatnas — Kl liu-a V¡rrtc.o<«hM — 'Jjiiilumnrea y Porco—De-sculiri miento del Cerro 
de PotOHÍ— Fundación ile la ViJla. 



Primitivos liabitailtes. El Departamento 
de Potosí, que debe su nombre al majestuoso y rico Cerro 
á cuyas faldas está situada su capital, se hallaba ocupa- 
do en la época anti-incásica por varias tribus de in- 
dios aborijenes, llamadas los Charcas, los Chichas y los 
LiPEz ó Atacamas, que vivieron independientes de toda 



Digitized by 



Google 



— 2— 

dominación hasta 1373, en cuya fecha fueron subyugadas 
y sometidas al gran imperio de Tagnantin-suyu, por el Inca 
Inca-Ripac, llamado también Viracocha, quien después 
de haber derrotado á los que se rebelaron en el Cuzco, 
contra su padre, el Inca Yagnar-huahac, llevó su ejército 
vencedor hasta el Tucumán, sometiendo á su autoridad 
á todas las tribus dispersas que • moraban en los territo- 
rios de su tránsito. 

CíVlltuinarca y Porco,— Entre las muchas 
agrupaciones ó tribus de indios que se formaron, ba 
jo el gobierno de los Incas, en estas rejiones, eran no- 
tables la tribu de Cantu marca, entregada á la vida 
pastoril y agrícola, y la de Colque-Porco, compues- 
ta de industriales mineros, ocupados en extraer y fundir 
los ricos minerales de plata que contienen los cerros de 
esa localidad, y en llevar sus abundantes productos, co- 
mo tributo de vasallaje, al Inca, y como piadosa ofrenda 
al Ser Supremo, simbolizado en la imajen del Sol que se 
adoraba en el templo de Cori-cancha. 

Cuando el Inca Hnaiua-CaiHic vino desde Quito, en 
1462, á tomar los renombrados baños de Tarapaya para 
reparar su salud quebrantada, tuvo ocasión de pasar por 
CavtHuiarca para dirijirseá Volque- Porcoy de cuyas rique- 
zas deseaba imponerse personalmente, y fue entonces 
que se detuvo á admirar un magnífico Cerro que por su 
forma regular, cónica, su inmensa altura, y la sorpren- 
dente variedad de sus colores, le llamaban los naturales 
de Cantumarca Sumar-orco (Cerro hermoso.) 

Ajuicio del Inca, esa gran montaña debia contener 
mucha plata en sus entrañas, y para descubrirla mandó 
de Colque-Porco, á los más expertos de sus vasallos, con 
encargo de practicar las investigaciones precisas, y cuan- 
do las practicaban, sobrecojidos de un secreto temor, 
creyeron oir en él ruidos subterráneos, aterradores, que 



Digitized by 



Google 



-3— 

parecía decirles: no saquéis la j^Iata (Je este Cerro, por que 
■esta dastínada para oíros s^.ñorrs. En el acto desistieron 
de su intento, y al informar al Inca de lo ocurrido, se va- 
lieron, para explicar su estupor, de la palabra Poroc si 
(estruendo ó reventazón estrepitosa), de la que tomó su 
orijen el nombre de Potosí, que hoy corresponde al Cer- 
ro y á todo el Departamento. 

Descubrimiento del Cerro de Potosí. 

La superticion mantuvo ocultas^ de esta manera, por el 
espacio de 83 años, las riquezas del Ckrro de Potosí, 
cuyo descubrimiento posterior fue debido al indíjena 
Gualca, quien apacentando sus llamas, subió al flanco de 
la montaña, y la casualidad puso á su vista un rico filón 
de plata nativa; de lo que apercibido el Capitán don Juan 
de Villarroel, minero de Porco, comprobó personalmente 
el descubrimiento, y en 22 de abril de 1545 rejistró la 
primera veta con el nombre de Descubridora ó Centeno, 

Fundación de la Villa- — Cimentada la do- 
minación española por el conquistador del Perú, don 
Francisco de Pizarro, y dirimida la cuestión entre Piza- 
rro y Almagro, por el hecho de armas de Salinas, el 
vencedor don Hernán Pizarro, hermano del conquista- 
dor, recibió en calidad de encomienda, el dominio y go- 
bernación de estos territorios, en la circunscripción de 
Chaqui y Puna. Se le señaló la renta de mil pesos sema- 
nales, sin perjuicio de los muchos marcos de plata que le 
llevaban los indios de Porco, en cuyas minas también es- 
taba interesado; y fue bajo su autoridad que se fundó la 
Villa, en 1546, por don Juan de Villarroel, los Capitanes 
Diego Centeno y Santandia, y el Maestre de Campo Co- 
tamito, habiéndose confirmado, en favor del primero, el 
título de descubridor del Cerro y fundador de la Villa de 
Potosí, por el rey de España, Carlos V, mediante cédula 



Digitized by 



Google 



de 28 de enero de 1547, despachada en Ulma, en la que 
se le concedió el título de Villa Imperial y se le desig- 
nó el escudo de arn^as que debia servirle de blasón. 

El territorio de los Charcas fue entregado á don 
Gonzalo Pizarro, otro de los hermanos del conquistador. 

Después que el primer español, don Juan de Villa- 
rroel, dice el cronista Martínez y Vela, como descubri- 
dor y primer estacado en el rico Cerro, comenzó á sacar 
la plata, siguióle, en el mismo ejercicio, el Capitán Diego 
Centeno, y por él se llamó á aquella descubridora y acau- 
dalada veta, la rcia de. Centeno, que hasta hoy es conocida 
con ese nombre. Estos dos caballeros, juntamente con el 
Capitán Santandia y el Maestre de Campo don Pedro 
Cotamito, fueron los que alentaron á los demás españo- 
les á que comenzasen la fundación de la Villa, y para el 
efecto, buscaron y agregaron otros indios, por que de los 
que allí habitaban no quedó ninguno, pues todos se reti- 
raron á los valles vecinos. Eran ya tantos les hombres 
que á las noticias del Cerro descubierto venian, que por 
estar llenos los aposentos de indios, vivian en los páramos, 
haciéndoseles intolerable el rigor del frió, de que murie- 
ron algunos. Por esto procuraron todos formar algunas 
caserías, como lo hicieron por el mes de diciembre de 
1545, á los once meses que el indio Gualca descubrió el 
Cerro. 

En el espacio de 18 meses se edificaron más de 
2,500 casas, para más de 14,000 personas que habia en- 
tre españólese indíjenas. A los 28 años de su fundación^ 
por orden del vireydon Francisco de Toledo, se dividió 
la población de indios de la de españoles, mediante la 
canalización del agua de la ribera, quedando la primera 
hacia la falda del Cerro, y la otra hacia la planicie del 
norte; se ensancharon y rectificaron las calles, derribando 
las casas que fue preciso; y creció la población de tal 
manera que llegó á tener dos leguas de circunferencia. 



Digitized by 



Google 



sin incluir los arrabales llamados Guachaccalla, Cumuri- 
rancho, Agua de Castilla, Cantumarca y otras poblacio- 
nes de indios, que están próximas ¿i la ciudad. 

II 

Sumario — Alonso de Urhina. — Pnni*»rns nufotidadop — Orjjnnizn<Mon <le] Ca- 
hilílo — Deneiideiiciii de líi Audiericui de Charca» — Gobierno i»ropiü — Corregidores 
<le Poto8Í. 



-A-lonso de XJrbina. — Cuando Gonzalo Pi- 
zarro marchó al encuentro del Gobernador del Perú, Va- 
ca de Castro, llevando un ejército de Charcas, un capi- 
tán español, llamado Alonso de Urhíiut, atacó el naciente 
pueblo de Potosí [1548] para reducirlo á la obediencia 
de Gonzalo Pizarro. — Este logró derrotar á Vaca de 
Castro, en los campos de Añaquito, y se hizo nombrar 
Gobernador y después Rey del Perú. 

El asalto de Alonso de Urbina fue tan esforzado que 
quedaron destruidas y reducidas á escombros muchas 
de las casas que habia principiado á edificarse; fue 
preciso reedificarlas después; y entonces se señalaron los 
barrios que debian ocupar respectivamente las distintas 
parcialidades de andaluces^ estremcnos, vascongndos, portu- 
gueses y los españoles procedentes del Perú y de México, 
con cuyo motivo quedó mejor diseñada y distribuida la 
ciudad, que se llamó Villa Imperlvl de Potosí, en ho- 
menaje al Emperador Carlos V. 

El el mismo año de 1 548 principió la construcción 
de los antiguos templos de San Francisco, Santa Bár- 
bara y San Lorenzo. 

Primeras autoridades—A principios de ene- 
ro de 1 549 fue recibido en la Villa de Potosí el Licencia- 
do don Francisco Esquivél, en calidad de Primer Justicia, 



Digitized by 



Google 



— 6— 

habiendo llegado el año anterior, munido del titulo de Al- 
calde Mayor de la Real Justicia; fue el primero gue go- 
bernó por el Rey, pues que durante los años anteriores 
el gobierno de esta Villa fue sucesiva y anormalmente 
desempeñado por Hernán Pizarro y sus secuaces, sin su- 
jeción á ley alguna y en medio de los desórdenes consi- 
guientes a la guerra civil que estalló en el Perú entre Pi- 
zarros y Almagros.' 

El Mariscal Alonso de Alvarado, Justicia Mayor de 
Potosí, en 1555, fue el pacificador de los rebeldes que se 
levantaron contra el rey, é hizo dar muerte á Vasco Go- 
dines y otros hasta el número de 400. 

Esa primera insurrección contraía autoridad del Rey 
de España, inmediatamente después de la pacificación 
del Perú y del afianzamiento del virey don Pedro de 
Gasea, que luego fue reemplazado por don Antonio de 
Mendoza, estalló casi simultáneamente en Potosí y Chu- 
quisaca, proclamándosela independencia de estos reinos. 

El General don Pedro Hinojosa, Correjidor de Chár- 
• cas, fue asesinado por Sebastian del Castillo, quien se 
proclamó jefe supremo y mandó que el jefe militar Egas 
•de Guzman se le sometiese, segundando el movimiento 
revolucionario operado en Potosí, por Vasco Godines, á 
lo que se negó abiertamente, y dio motivo á que fuese 
descuartizado por la soldadesca de Castillo.- La tropa 
se alzó luego, asesinó á Castillo y reconoció en su lugar 
á Godines, que a su turno fue batido, preso y ahorcado, 
por el Correjidor de Potosí, Alonso de Alvarado, quien 
continuó fusilando á los prisioneros, a seis por semana, 
desde junio hasta noviembre de 1554. 

Entre tanto, volvió á revolucionarse Chuquisasa, a- 

1. Carbajal, litio <íe los mas esforzados y ganpiii navios Generales de Pi- 
zarro, t»btuvo un completo triunfo sobre Centeno, que «e revolucionó en La 
Pinta á favor «leí virei Blasco Nuñez. y represó á Ijima después de la cani- 
l»aiia. no sin h«il»er sacado bastante platn de i"R mintuf de Potosí [Historia 
de Bolivia, por M. Oniiste, Potosí, 1875— Pág. 6.] 



Digitized by 



Google 



— 7— 

caudillado por don Francisco Hernández Jirón, que reu- 
nió en torno suyo á los descontentos, se hizo nombrar Ca- 
pitán General y Procurador del Rey, y vino á tomar mi- 
litarmente la Plaza de Potosí. Después de algunas vic- 
torias obtenidas sobre Alvarado y las fuerzas realistas^ 
Jirón fue abandonado por sus tropas y huyó á los arena- 
les de la costa, donde fue tomado y después ahorcado, en 
el Cuzco, por orden de la Real Audiencia. 

A Alvarado sucedió el Lisenciado Polo Ondegardo, 
en calidad de Justicia Mayor [1556]; y á éste el Licen- 
ciado Arias de Aponte, en 1567. 

A principios de febrero de 1573 vino á Potosí el 
Maestre de Campo Damián de la Bandera, Caballero de 
la orden de Santiago, Justicia Mayor de la Plata y de es- 
ta Villa Imperial, y fue alcalde Mayor de minas del Cer- 
ro y Visitador general de los Injenios que se estaban 
construyendo en Tarapaya y Tabaco-ñuño. Fue el pri- 
mero que obtuvo la vara de Alcalde mayor de minas, con 
tres mil pesos de renta anual. Justicia que instituyó don 
Francisco de Toledo. 

Organización del Cabildo. La primera 

autoridad constituida para el gobierno y administración 
de la Villa, fue el Ayuntamiento compuesto de seis Reji- 
dores, nombrados por el Cabildo de Chuquisaca, de en- 
tre sus Ministros, hasta que el rey Felipe II lo indepen- 
dizó de aquella jurisdicción y le dio las mismas preemi- 
nencias de que gozaba el Cabildo de Sevilla, señalando 
doce Veinticuatros^ y con las demás autoridades anexas 
al gobierno local, se formó el nobilísimo y honorífico Ca- 
bildo de la Imperial Villa de Potosí, presidido por El 
Justicia Mayor. 

Dependencia de la audiencia de 

• Charcas. Antes de que se hubiera establecido el 



Digitized by 



Google 



— 8— 

\yunta:nioiuo y Cabildo de que se ha hecho referencia, 
el L;\)i>icrno de la \'il!a era desempeñado por Correjido- 
res residentes en Chuquisaca, que á la vez lo eran de a- 
quella ciudad, y la justicia era administrada, en Potosí, 
pv^r lín teniente Correjiuor. un Alcalde mayor, otro .Vl- 
caMe ordinario y un Juez de provincia; y los Correjido- 
res sólo esta: iecieron su residencia en esta \ illa de Po- 
tosí cua:ido se instituyó la Real Audiencia de Charcas, 
y no i!i.:n a Cliuquisaca sino para posesionarse del cargo.^ 

GrObicrno propio. La manera cómo se in- 
doy^er.dlsv'» !a \*i!!a Imperial de Potosí de la jurisdicción 
do I.:s ar.toridades de Ciruquisaca, es digna de conocerse. 

Los mas r.otal.les vecinos de Potosí celebraron una 
soler.v.u* o.;: i:i.lac:on con el Conde de Nieva y los Comi- 
sar:v\> Pr:i rivs.^i de Muñaiones, \'ár;:^as de Carbajal y 
Ortega de Melgv^sa: y en provisión real, Techada v^u Lima 
á 21 de noviembre de 1501, se declaró que IVncsí ten- 
dría i;obÍLrno projdo, mediante el servicio anual pecunia- 
rio iie ^ 20,000 de plata ensayada, que pa«;ar¡a á las Ca- 
jas vlol virey vle Liir:a. P-n virtud de diclias capitulacio- 
nes prir.ci;*:o d funcionar su ¡lustre Cabildo, en i? de 
enero de 1502. 

Lra entonces virey del Perü don Dieijo López de 
Zuñida. V Procurador oxM^^'ral de la \'illa de Potosí, don 
Francisco de Lacorna. 

I* no de los antiguos cronistas do Potosí, dice á este 
respecto, lo si o u ¡ente: 

\ ^^^ K^*l .\n'íi»M>ci« o^ eh,'iv<*4»* í^ instituyó ^u 1,V»0. y «1 *í^. j;ieni<*iite 
•^^: i\ ».' «r'.V "*i? /-.^M ci'*»'^^^ *A)*.mtno;».K «ii(« «¿o» «io^j^utri d* U erección del 



Digitized by 



Google 



— 9— 

^\->tosí d oücAcccr d lo:^ Cor rcj ¡dores de Ctiii^jitizaca. 
Viendo después el Cao:! do de CJiíiqvdsaea e! dezciiido 
de los funcionarios de ^Potosí cii 1:0 Jiaoer fornuido :;;: 
(Rejiniiento d nombre de S. J*l ., trató de introducir zn 
dominio d esta Villa con, pr electo de q::e se nonVorace 
un jnez oficial real para que atendiese d la- liacienda 
y quintos de S. Jd ., introduciéndose d ello los Cujiilores. 

^Isí dispuestas las cosas, el f^eneral Ilinojosa inno 
cor. tres L^tejidores, formó Cabildo, v.omVoró Tesorero, 
Oficial real^y quedó liecl:o el ^¡tejimiento de Potosí por 
el Correjidor y deudores de Cl::!quisaca. 

Hicieron una se;iunda Jur.ta y elijieron otros seis 
(Rejidores de los z'ccinos de la Villa, para ter.srlos cor. - 
tentos. Propusiéronles que para uis juntas y detcj'" 
minaciones /^raz'cs avisasLU d Cnuquisaca d los tres 
(Rejidores para que viniese;: d la deterniinacion^ ó d lo 
ir.enos el decan.o^ sin. el c::al 1:0 pí'drian nacer juntas 
de importancia. Esta determinación r.o /^udo n:enos 
que ser :'r,t sen::llero de liiscordias y con:retcnc:as en^ 
tre d^otos: y Chuquisaca. 

yisi se mantuvieron, por el espacio de 70 años, 
hasta que en. ijOj se determinaron los ^líejidores de 
Chotos! d desairraigar aquella ocasión, de dis<;usto. 

Sucedió, pues, que para la eleccioi: de ^llcaldes 
crdir.afios en este año, vin.o de Chuquisaca don. juan. 
Lucero Ci/^^ales, dejidor de aquel Jlyuntamiento y de^ 
cano del de ^Potosí, trayendo dos (¡tejidores que debian 
ser electos para esta Villa, cuando los vecin.os de eluí 
ya se fijaron en otros, lo que dio orijen d graves di^ 
senciones en el acto de la elección., Jiasta que los seis 
(Rejidores de d^otosi sacaron sus espadas y acometieron^ 
d don Jttan Lucero, derribándole muerto de dos eS" 
tocadas, 

Antilaron la elección de los candidatos de Lucero 
y proclamaron los siiyos,^ 



Digitized by 



Google 



—10— 

. Llevado el asunto d la (keal Atidieiicia, se siguió 
un pleito ruidoso entre ambos Cabildos. El de esta 
Villa determinó desunirse y desechar de sí aquella 
opresión^ y el de Chiiqnisaca insistió en mantener sii 
predoviinio^ hasta que los (Rejídores de esta hnperial 
Villa ofrecieron d los de CJiíiqttisaca una porción con" 
siderable de plata para que desistiesen de sus preten^ 
dones y quedasen separados. 

JNo fue necesario pasar de la propuesta^ al ruego j 
pzies al plinto avino en ello el Cabildo de La aplata y 
recibió treinta mil pesos, y con este dinero edificaron 
sus casas de Cabildo. 

"Potosí trató de reorganizar síí Cabildo^ y para iliis= 
trarlo^ engrandecerlo y perpetuarlo^ acudió d Felipe II 
informándole de todo lo ocurrido^ quien co^tjiruió la 
nueva formación de su Cabildo y le concedió las inis= 
mas preeminc::cias de que goza el de la ciudad de Se-= 
villa j por cédula de 20 de agosto de 2^6^, en la que 
taViibien le señaló su escudo de armas. 

(Dada la cédula^ y afinque en ella se dice hayan 
de ser 24 Veinticuatros^ se hizo costumbre que no pasen 
de doce. 

Ademas de los dichos Veinticuatros entran en esto 
Cabildo el que preside con el oficio de Correjidor y 
justicia Mayor y título de General, los dos Alcaldes 
ordinarios, otros dos Alcaldes de la Santa HermaU' 
dad, el Alguacil Mayor, el Alférez Cieal, un Alcqfidc 
^Provincial, ^in Procurador General, un ^Depositario 
General, un Fiel Ejecutor, el Tesorero de la Casa de 
Moneda, el Contador de entre-partes y el Escribano 
de residencia. 

Por todo eran 26 Ministros de los que se compo^ 
itia el Ilustre Cabildo. Entre los dichos Veinticuatros 
se repartían anualmente, por turno, varios oficios y 



Digitized by 



Google 



—11— 

administraciones para el buen gobierno de la ciudad^ 
con varias cantidades de rentas que percibian. 

Correjidores de Potosí. El primer Cor- 

rejidor de Potosí, durante su dependencia del gobierno 
de Charcas (año 1553) fue el General don Pedro de Hi- 
nojosa, Gobernador también de Chuquisaca, asesinado 
por Sebastian del Castillo. 

El segundo, bajo la dependencia de la Real Audien- 
cia de Charcas (1564)^ lo fue el General Carrion ó Car- 
rillo, que se hizo notable por su codicia y las exacciones 
que cometió, abusando de su autoridad. Refieren las 
crónicas que publicó un auto ordenando que todos los 
que tuviesen indios á su cargo, empleados en los traba- 
jos de las minas, acudiesen el i9 de cada mes, con todos 
ellos, á casa del Correjidor para que los visitase por sí 
mismo, y que diesen dos marcos de plata por cada uno de 
sus indios el mismo dia de la visita, que debian serle per- 
sonalmente entregados, para que él comprase manteni- 
mientos y los distribuyese en persona á los indios^ so pe- 
na de que si así no lo hiciesen, serian multados por la 
primera vez en cuatro mil ])csos de a nueve reales, por la 
segunda, en ocho, y por la tercera en perdimento de in- 
dios y demás bienes que tuviesen. En sólo cuatro meses, 
que por satisfacer su codicia se lo permitieron, llegó á 
percibir treinta y dos mil marcos, de cuatro mil indios 
que habia en esta Villa, tributarios de españoles, sin que 
ellos hubieran sacado más provecho que recibir cada dia un 
puñado de maiz, y una manta ó camiseta cada i9de mes. 

Los demás Correjidores que se sucedieron, después 
de que Potosí se independizó de la Audiencia de Charcas, 
fueron los siguientes: 

El General Abendaño ó Aviñon (1569). 

El General Pereira, Caballero del hábito de San- 
tiago (1576). 



Digitized by 



Google 



—12— 

Don Lorenzo de Oquendo, Caballero del hábito de 
Santiago, que fundó el Convento de las Carmelitas des- 
calzas de Santa Teresa de esta Villa (1580). 

El General Marcelino ó Marcos Lino (1582). 

El General don Eulojio Alonso de Zúniga y Figue- 
roa(i584). Bajo este gobierno, (5 de mayo de 1586) 
la Real Audiencia de Charcas sentenció á muerte de hor- 
ca y pérdida de bienes, á Diego Carbajal y Juan de Lu- 
dueña, por el delito de conspiración contra el Rey, per- 
petrado en esta Villa de Potosí; así como á sus cómplices 
Juan Crespo de Maca y Francisco Montano; al primero á 
diez años de galeras á remo y sin sueldo, y al segundo á 
servir en la guerra de los chiriguanos por un año (Libro 
de acuerdos de la Real Audiencia de Charcas). 

Don Juan Ortiz de Gárate, Caballero del hábito de 
Calatraya [1591] 

El Licenciado Juan Diaz de Lupidana, Oidor de la 
Real Audiencia de La Plata [1595] 

El General don Alvaro Patino (1600) 

El General don Pedro de Lodeña (1603) 

El General don Pedro de Córdova Mejia (1607) 

El General don Rafael Ortiz de Sotomayor, nom- 
brado por Felipe III (1611). Bajo este Gobierno (año 
161 7) se dio en Potosí el primer grito de independencia 
por Alonso d". Ihañcz [ó Yañes]), que fué ahogado en 
sangre por el Correjidor Rafael Ortiz de Sotomayor, 
quien hizo degollar al castellano Alonso de Ibañez, al al- 
férez Zapata, gallego, al capitán Moreno, al alférez Flo- 
res y otros criollos ( }[endihuro). 

El General don Francisco Sarmiento de Sotomayor 
(161 8). Bajo este gobierno principiaron las rivalidades 
y sangrientas guerras llamadas de Vicuñas y Yascovíja- 
dos, cuya historia ocupa una gran parte de los anales de 
Potosí. 

El General don Felipe Manrique (1623) 



Digitized by 



Google 



lo 

El Factor don Bartolomé Astete de Ulloa [1624] 

El General don Carlos de Bazan, Caballero del há- 
bito de Calatrava [1632] 

El General don José Saenz de Ordiiy, Caballero del 
hábito de Alcántara (1635) 

El General don Juan Vasquez de Acuña, Caballero 
<iel hábito de Calatrava (1640) 

El General don Juan Velarde Triviño, Caballero de 
la orden de Calatrava [1648] 

El General don Francisco Sarmiento de Mendoza, 
'Oidor de la Real* Audiencia de los Reyes (1654) 

El General Gomes Dávila, Caballero del hábito de 
•Calatrava [1660] 

El General don Luis Antonio de Oviedo y Herrera, 
Caballero de la orden de Santiago, titulado después Con- 
de de la Granja (1667) 

El General don Pedro Luis de Enriquez, Caballero 
de la orden de Calatrava, Conde de Canillas (1680) 

El General don Fernando de Torres Mesia, Conde 
de Belayos (1694) 

El General don Tomás Chacón de Medina y Sala- 
zar, Caballero del hábito de Calatrava (1707) 

El General don Francisco Tirado de Cuenca, Caba- 
llero de la orden de Calatrava (171 2) 

El General don Manuel de V^illavisencio y Granada 

[1718] 

El doctor don Juan Bravo de Ribero, Oidor de la 
Real Audiencia de Charcas, Superintendente de Casa de 
Moneda y Mita [1724] 

El General don José Fernandez Baldivieso [1725] 
El señor clon Matias Angles (1730) 
El General don Pedro Prieto (1738) 
El General don Manuel Urbano Camita (1748) 
El señor don V'^entura de Santelices y Venero, Mi- 
nistro togado del Consejo de S. M, (i 750), bajo cuyo go- 



Digitized by 



Google 



—14— 

bierno principió á construirse el actual edificio de la Casa 
de Moneda. 

El señor don Jaime de San Juste, ex-gobernador 
del Paraguay [1761] 

El señor don Jorge Escovedo [1777]. Bajo este go- 
bierno ocurrió el levantamiento de Tomás Catari, en 
Chayanta^ [año 1 780], uno de cuyos interesantes episo- 
dios fue el reto de guerra lanzado desde las alturas de las 
Tres-Cruces (inmediaciones de Yocalla), por el indio ToJa^ 
á la cabeza de los insurrectos, a las autoridades y tro- 
pas realistas que guarnecian esta plaza de Potosí, y cu- 
yo resultado fue la captura de Toht, y su condenación á 
la pena de horca, fue ejecutada por el coronel coman- 
dante de armas, don Juan Bernardo de Inda. 

El señor don Juan del Pino Manrique (1781). Bajo 
este gobierno se separaron varias provincias del vireina- 
to del Perú, inclusa la de Potosí, para hacer parte del vi- 
reinato de Buenos Aires. 

III 

iSrMAlilo — VirL'iuato tlel Rio de la Plata — Fisonomid histórica. 

Vireinato del Rio de la Plata. El V¡- 

reinato del Rio de la Plata fue creado en 1776, habiendo 
dependido antes, hasta 161 8, de la superitendencia gu- 
bernativa del Paraguay, y después, del vireinato del Pe- 
rú, bajo el nombre de * 'Provincia del Rio de la Plata." 

YA vireinato del Rio de la Plata comprendia la reu- 
nión de los gobiernos del Paraguay, Charcas, Tucumán, 
Cuyo y Rio de la Plata, bajo el mando de un virey resi- 
dente en Buenos Aires. La estension de ese vireinato 
representaba algo más de la cuarta parte de la América 
Meridional, considerada ésta desde Panamá hasta el Ca- 
bo de Hornos. Comprendia lo que es hoy la República 



Digitized by 



Google 



—la- 
Argentina, gran parte de Bolivia, Paraguay, Estado O- 
riental, las Misiones Guaraníes, las Islas Malvinas, los 
territorios sobre el Estrecho de Magallanes, la Tierra de 
Fuego y algunas otras posiciones/ 

En 1782 se dividió el vireinato del Rio de la Plata 
en ocho Intendencias, una de las cuales fue la Intendencia 
de Pofosí. 

Sus límites fueron señalados por cédula real de 22 de 
agosto de T7VS3, y comprendía todo el territorio corres- 
pondiente a la Provincia de Porco, en que está situa- 
da la \'illa Imperial de Potosí, y los partidos de Chayan- 
ta, Atacama, Lipez, Chichas y la provincia de Parija. 

Esta fue separada de la Intendencia de Potosí y agre- 
gada al ObisDaclo de Salta, por cédula real de 17 de fe- 
brero de 1807, que si bien tuvo cumplimiento en cuanto 
á lo eclesiástico, no la tuvo en cuanto á lo político y ad- 
ministrativo, por hal)er sido resistida por el Caljildo de 
Tarija. 

Tenia entonces la Villa Imperial de Potosí 24,206 
habitantes, según el censo levantado por el Gobernador 
don Jorge de líscobcído. 

Era virey en lUienos Aires [1704] don Nicolás del 
Campo, Márquez de Loreto, cuando g(jbernabala Inten- 
dencia de Potosí el señor don Juan del Pino ?>Ianrique, 
cuya alta ilustración, sagacidad y acierro en la adminis- 
tración de los negocios públicos, hicieron notable su go- 
bierno, lin un magnífico informe dirijido al virey, con 
fecha 16 de diciembre de 1787, hizo una descripción com- 
pleta de la Villa de Potosí y de los Partidos sujetos á su 
Intendencia, bajo sus distintos aspectos, histórico, geo- 
gráfico y económico. 

Hablando de él, don Pedro de Angelis, hace el si- 
guiente merecido elojio: 

1. 0<»nso pe.ii^ral «le la Provincia «lo Bnerins Airrp. vevificn<lo hr\]o la 
Ailininisiracíon del doctor don Dardo Kocln— Buenos A¡i\8, 18SJ— PÁgiiik 84. 



Digitized by 



Google 



— IG— 

^i)o;i y lian del <1'íko Jvlanriqtic, hijo de una 

:ioblc familia dd Jvldlaga, paso d Cr ranada d /reciten' 
íar las aulas de ^I)erecJio, y cuando Iiiibo adquirido 
los cor.ociviientos necesarios para emprender con JiO' 
ñor la- carrera del foro, fue d Madrid^ donde' se le 
¡h"indJ con el título de S¡ibdele^.:;ado para acompañar 
d Lima al Visitador general de tribunales y liaeienda, 
'Lon fosé Antonio de breche. En esta delicada mi' 
sior. desempeñó el cargo de Fiscal, para el cual se ne^ 
cesitaba un gran fondo de irJegridady talento. ^W;;¿ = 
brado Fiscal de hi Audiencia de CJidrcas^ acreditó 
tarJa pericia en el manejo de los asuntos mas espino^ 
sos^ que se le miró como inio de los Ministros mas 
ilustrados de su época. Igual concepto mereció de los 
consejeros de la Corona; y cuando "í'acó el gobierno de 
'j^'otosí, poj' la projnocion de don jorge Escobedo d Vi^ 
::itador general del ^^\'ri:, se le llamó d ocupar aquel 
destino, u::o de los mas importantes del ^l'erú,y al que 
se asceudia :io por favor ^ino por mérito. Sus prim-C' 
ros cuidados se dirijieron d regularizar el servicio de 
las of ciñas públicas, y d desembarazar la Casa de 
Ó^Ior.eda de ur. cúuiulo de obligaciones qu^e gravitaban^ 
sobre ella, liasta liacer de la Tesoreria 'u:ia propiedad 
particular del Conde de Casa Úeal y del Clor.asterio 
d<-l Carmen, ^.'ero pror.to se apercibió de la insu i^ 
ciencia de estos re:nedios, u:ien:ras r.o se oin'ase un 
cam,oio raaico-L e]i Ci ariC ae i>ene ¿cuir ¿os meLa¿es. j^os 
eoLOé'cs Cl^u que as.^ucí^ Cl cuaaro ¿auien taole de^ i'sta--^ 
do de la mineria e:: el 'Cerú, despertó de su apatia a 
la Corte de lís'^aña. v L: induio a enviar uua Cou:í^ 






gada de arbitrar medidas eJca' 



s causa a os : 



^,,r 



(. f 



saeior.yia :gnoraue:a. '.or mas mortr:can,e que ¿e 
era sol:e::ar, güera lIs sus Jistaiios. ¡:o:::¡fres capaces de 
Henar esta m:sion, r.op::e posible evitarlo; y la líspa^^ 



Digitized by 



Google 



-1<- 



ña^ diitíuz esclitsiva de las pr'uicipaíc^ ;:ii::as del rlcho, 
i::vo que dirijirse d extranjeros para restaurarlas} 

Cuando el Gobernador Intendente de Potosí, don 
Juan del Pino Manrique, fue promovido al alto puesto 
de Alcalde de Corte de la Audiencia de Lima, en 1 788, 
lo reemplazó Don Francisco de Paula Sanz, quien go- 
bernó esta Intendencia de Potosí hasta 18 10, en que se 
operó la revolución por la independencia. 

La Comisión científica cuya venida á Potosí fue pre- 
parada y dispuesta por el gobernador Manrique, llegó á 
esta Villa durante el goI)ierno de Paula Sanz. Su per- 
sonal fue el siguiente: Mr. Hclms, primer ensayador de 
la Casa de Moneda de Cracovia; el Barón de Norden- 
flicht, hábil mineralojista sueco y director de las minas de 
Mizcanagora del mismo distrito. La misión del primero 
fue enseñar los nuevos métodos inventados en\'iena para 
la fundición v amalgamación de los metales; v el se<am- 
do fue destinado director general de las minas del Perú. 

Esta Comisión científica, asociada con los señores 
don ^liguel Rubin de Celis y don Pedro Antonio Servi- 
ño. expresamente enviados por el virey de Buenos Aires 
para colaborar á sus trabajos, fue la que practicó los es- 
tudios científicos para la realización de la gran obra de 
perforar la base del Cerro de Potos^ continuando el tra- 
bajo del Socavón /irrrin, perteneciente al antiguo minero 
Antonio López de Ouiroga, con el nuevo nombre de 
lical Socfiroi/r 

A consecuencia de la revolución por !a independen- 
cia, operada en la ciudad de Potosí, el 10 de noviembre 
de 1 8 10, después de la victoria de Suipacha, obtenida 
tres dias antes sobre las armas realistas, por el primer 

1. í\>l(»»'cio!i <1i» oluM*? y ílocuineiitoy rel.itivtís A Iji 1 listoi-ju AiítiírUM y 
Mo-lenm «Ih bis Provlní-.JHS «1^1 Kio «Im la iNata. iliisrrail<>«< nui notas y «liserta- 
cioii»»:*. i»or iV.lro «lo Aiiír^^Hs Htioiios Aii"»*s. lni[)rt»iira «1 «I l*l<ra<l<» 1S3(). 

2. **(Juón'h:as Potosí xas'' ]M»r .\[. Oinistn. Tomo 1.', entrega 2", p-gi- 
nas 1(51 y !{>'). — Potosí Inipitíiita tie. "Ki Tumiijio" — ISÜl. 



Digitized by 



Google 



—18— 

ejército auxiliar argentino, el Gobernador Intendente, 
don Francisco de Paula Sanz, fue aprisionado en pleno 
Cabildo, por el intrépido patriota don Manuel Molina, y 
el 15 de diciembre del mismo año, fusilado en la pla- 
za pública, juntamente con Nieto y Córdova.^ 



Fisonomía llistórica. El carácter domi- 
nante de esta época histórica, durante el gobierno de les 
Incas, se revela en el es])iritu de conquista de la raza 
quichua que vino estendiéndose desde la primitiva capital 
del imperio peruano, el Cuzco, hasta las lejanas comar- 
cas de Tucumán y de Chile, por este lado del Sud, y fue 
hasta Quito por el Norte, envv")lvicndose la narración de 
esos hechos entre el misterio y la fábula, como sucede 
con la historia primitiva de todos los pueljlos d:í la tierra. 

El periodo colonial está caracterizado por el espíri- 
tu aventurero de los conquistadores españoles, su desme- 
dida é insaciable ambición de riciuezas; el Intolerante y 
cieg'o fanatismo relijioso; el predominio de las ideas caba- 
llerescas, en unos, }' la brutal preponderancia de las más 
innobles pasiones en otros: de donde provino la dura ser- 
vidumbre á que fue sometida la raza indíjena; la ignoran- 
cia absoluta en que se la mantuvo sistemáticamente; la 
propaganda del fanatismo y Oc. la su¡)erticion relijiosa, 
hecha por clérigos y frailes, materializando los purísimos 
ideales del l'A'anjelio de (^risto; los hechos heroicos con- 
sumados por la hidalguía y el valor españoles; los espan- 
tosos crínienes perpetrados por los aventureros que bus- 
caban riquezas sin trabajo; las rivalidades y odios profun- 
dos que engendró entre los mismos dominadores de A- 
mérica la sed del oro y la concupisencia del poder; en fin, 
todas las grandes virtudes y los grandes crímenes, cuyos 

1. "Memoria Histórica" de lo.* acofjl-«>oirrieTitos ocnmílos en Potosí, 
en 1810 — Por Modesto Omiste. liupíeiita Municipal — Potosí, 1877. 



Digitized by 



Google 



—19— 

relatos llenan los anales de Potosí, reconocen como cau- 
sas únicas las ¡deas dominantes que caracterizan aquella 
época histórica. 

SECCIÓN 2'? 
Periodo RevoUscionario. 

IV 

SrMARIO— El 19 <1« noviembre «le ISIO— Siuíp^os iiotablos de la guerra <le los 
1^* jifio« en Potosí. 



SI 10 de noviembre de 1810. En esa 

memorable fecha, la ciudad de Potosí dio el primer 
grito de independencia contra la dominación colonial de 
España, bajo la iniciativ^a y dirección de los esforzados 
patriotas Salvador Matos, Pedro A. Ascárate, Eustaquio 
Eguivar, Alejo Nogales, Mariano Nogales, Joaquin de 
la Quintana, los hermanos Millares, Manuel Molina, Ma- 
riano Subicta, Melchor Daza, Diego Barrenechea, Pe- 
dro Costas, Mariano Toro, Manuel Orosco y Bulucua. 

Fueron depuestas las autoridades realistas, reducido 
á prisión el Gobernador Sanz, tomados los cuarteles de 
artillería; y se organizó la Junta del Gobierno local^ 
nombrándose á don Joaquin de la Quintana, Goberna- 
dor interino y Presidente del Cabildo. 

La revolución se operó con el apoyo de la próxima 
llegada á la ciudad del ejército argentino, vencedor en 
Suipacha bajo las órdenes de Casteli, representante de 
la Junta de Gobierno de Buenos Aires. 

Pocos dias después fueron fusilados los prisioneros 
realistas: Presidente Nieto, General Córdova y Gober- 
nador Sanz, de la manera más injustificada, manchándo- 
se así, por el estravio de la pasión política, la gloria de 
la revolución libertadora, en cuyo hecho no tomó partid- 



Digitized by 



Google 



— 2C— 

pación felizmente el nol)le pueblo de Potosí, y mas bien 
lo reprobó con enerjia. 

Así quecUS abierto el periodo de la j^ucrra colosal de 
los quince años en el departamento de Potosí. 



Sucesos notables de la guerra de los 
quince años, en P^otosí. La matau.Hi <Ir Jos 

■portólos ocurrida en esta ciudad de Potosí, en los dias 5 
y 6 de aj^osto de 181 i, fue uno de los más notal^lcs y 
desgraciados acontí':cimientos (¡uc rííjistra la historia. 

Cuando por diversidad de cau^^as sol)revino la desin- 
telijencia, }' después el odio, entre la masa del pueblo po- 
tosino y los saldados aro-c^ntinos cjue rei^resaron disper- 
sos y casi d js.)ro-ani/ados del desastre de Muaijui, ];rodü- 
jose una esp^itosa colisión, que dio por resultado la ma- 
tanza, á pie:lra y palo, de más de cien.to cincuenta solda- 
dos porteños, en las calles de la ciudad, y dií siete crio- 
llos muertos á I)aia. Los detall 's de tan esoantosa car- 
niceria caracterizan el frenesí de la venijanza popular, 
cuando el poder abusa de la fuerza/ 



El seí^undo ejército auxiliar argentino que vino á 
las órdenes dc^l q-eneral lielgrano, en 1813, fue batido en 
los campos de Vilcapujio, por el ejército realista mandado 
por el general Pezuela; y la batalla subsiguiente de Ayo- 
ma, en que también fueron derrotados los patriotas, im- 
pusieron a Potosí enormes sacrificios de liombres y de 
dinero, para aumentar el numero del cíjército auxiliar ar- 
gentino y proveer á su conveniente equipo, así como 
para proporcionar los elementos precisos de subsistencia 
y de trasporte á los restos del ejército, en su retirada á 
las provincias argentinas, fuera de los sufrimientos perse- 

1. Veas*» lí\ ^f KMOllíA IIí'íTmH'V iI'í lo< noi'mf.í»{*lmioMlo«* omrr'ilos (mi Po- 
tosí. «iilRll, |K»r MütleMo piiiistw.— iiuineiitii Muiiici}»jil — Poto«¡, ]87t>. — Pñ^ina 
32 y 8ií;u:entes. 



Digitized by 



Google 



21 

cucioncs y graves perjuicios que le impuso el altivo ven- 
cedor, al ocupar nuevamente esta plaza, que fue designa- 
da por ambos contendientes como lugar estratéjico y 
centro de operaciones militares hasta la definitiva conclu- 
sión de la guerra. 

Varias poblaciones de Chayanta fueron saqueadas y 
quemadas; los patriotas emigraron en masa, llevando 
consigo sus familias y abandonando sus bienes a la con- 
fiscación que fue decretada sobre ellos; en fin, calamida- 
des de todo género aflijieron á todo el Departamento de 
Potosí, en ese tristísimo periodo de la guerra. 

Los caudillos patriotas Betanzos y Zarate, dieren 
días de gloria á Potosí, en 1814, afrontándose al formi- 
dable poder de los realistas victoriosos, sin más ejército 
que las comunidades de indios de Porco y Caiza, arma- 
das de palos y de hondas, y sin mas elementos bélicos 
que su ardiente patriotismo y el odio profundo á sus es- 
clavisadores, aunque sucumbieron víctimas de tan heroi- 
co esfuerzo, ante las mortíferas armas de los enemigos 
que los caudillos ¡ndíjenas se propusieron combatir y 



En 1 81 6 concurrió al Congreso del Tucumán, en 
calidad de Diputado por Chichas, el señor don Andrés 
Pacheco. En ese Congreso se firmó el Acta déla Inde- 
pendencia (9 de julio), declarando rotos los vínculos que 
unian á la metrópoli, los pueblos del Vireinato de Bue- 
nos Aires, los cuales se constituyeron en Estado sobera- 
no é independiente. 



Se hizo notable la intrepidez y arrojo del guerrillero 

1. Véjis»^ Mkmjkl BrtaxZos [Onurlíllo li^ la InilopeinlencÍR en Potosí | 
Ai»nntes liisTÓriros, ]Mir ^í. Oiiiistn — Pul»lifn«*ioii liPi-liu en el "Aliiiaim(|iit) de- 
"•Kl Tiempo"' jmni IHSil — Iiiijueiitu d« "El TieMH>o'' — Potcsi — Pní^iim 17. 



Digitized by 



Google 



—22— 

don Pedro Arraya, que con solo cien jinetes de Chichas 
tuvo en constante alarma á 500 soldados españoles que 
guarnecían Tupiza, al mando de Ricafort; y las proezas 
que luego ejecutó, en esta ciudad de Potosí^ entre las que 
figura la captura del jefe militar de la plaza, el goberna- 
dor Carratalá, de en medio de su tropa, llevada á cabo 
por él solo, montado á caballo, que partió a galope con el 
prisionero ala grupa (13 de julio de 1824). 



A fines de 1820 la Villa de Tupiza fue teatro de una 
horrible carniceria mandada ejecutar por el General rea- 
lista Antonio Olañeta, á consecuencia de haber descubier- 
to una conspiración de los patriotas, que debía dar por 
resultado la defección de los batallones Caiaihrvs y Par- 
tidarios, y su incorporación al ejército independiente de 
Salta. 



La sublevación del Coronel don Casimiro Hoyos dio 
principio al año 1822. — El Gobernador de Fotosfera don 
Francisco Jáuregui, durante cuya ausencia momentánea, 
á las inmediaciones de Potosí, su lugar teniente don José 
Esteves fue reducido á prisión y se proclamó la indepen- 
dencia con el apoyo de una guarnición de 300 hombres, 
la que fue derrotada en el campo de San Roque [La Can- 
tería] por las fuerzas realistas que vinieron de Chuquisa- 
ca á órdenes del general don Rafael Maroto. Cayeron 
prisioneros el jefe de la revolución don Casimiro Hoyos, 
el Coronel don Mariano Camargo, seis oficiales y cinco 
paisanos, que fueron fusilados todos, el 21 de enero, jun- 
tamente con los cabos y sarjentos de la guarnición suble- 
vada, por orden del sanguinario Olañeta, nombrado Jefe 
Superior de las provincias del Sud. 



El General Olañeta, teniendo conocimiento de ha- 
berse proclamado en España la monarquía absoluta, can- 



Digitized by 



Google 



-23- 



'Celándose el rejim^n cDiistitucional que imperaba en 1823, 
intimó al Gobernador realista de Potosí, General don 
Santos La Hera, ponga á sus órdenes los 300 hombres 
de guarnición que tenia la plaza, á mérito de haber sido 
nombrado jefe de las provincias argentinas hasta el Desa- 
guadero. La Hera resistió á la intimación y se fortificó 
dentro de la Casa de Moneda, la que fue asaltada y ren- 
dida por Olañeta. 

Las diferencias que surjieron entre el virey La Ser- 
na y el General Olañeta, con motivo de la actitud asumi- 
da por este, á nombre del rey absoluto de España, fueron 
allanadas en la entraristít de Tarapaija, que se realizó el 9 
de marzo de 1824, entre el General don Jerónimo V'aldez, 
encargado de La Serna, y el referido General Olañeta. 
Se convino en prestar juramento de fidelidad al rey al)so- 
luto; en el retiro y reemplazo de las autoridades de Po- 
tosí y Chuquisaca; en dejar a Olañeta el mando de las 
provincias del Alto Perú; y en que este daria al virey de 
Lima un subsidio mensual d j diez mil pesos y un refuer- 
zo á't tropas cuando se le pidiese. 



Sin embargo del avenimiento anterior, sobrevino 
luego el rompimiento de los Generales realistas, abrién- 
dose campaña en forma entre los ejércitos de ambos, cu- 
yas peripecias se desarrollaron en Chuquisaca, Potosí, 
Cinti y Tarija: y después de varios combates sangrientos 
terminó la lucha por una capitulación en La Lava, en cu- 
ya virtud se dejó á Olañeta el mando de las provincias 
del Alto Perú, á condición de que envié al virey un con- 
tinjente de dos mil hombres. 



Entre tanto, la victoria de Junin, alcanzada por el 
Libertador Bolívar, el 6 de agosto de 1824, sobre ejérci- 
to realista de Canterac, y la de Ayacucho, obtenida por 



Digitized by 



Google 



—24— 

el General Sucre, el 9 de diciembre del mismo año, sobre 
el grueso del ejército del virey La Serna, aseguraron la 
ind.*i)'jn:lLíncia d ^ Am'jric.i y cerraron el periodo revolu- 
cionario, después de 15 años de una guerra sin tregua 
sostenida en todo el continente. 



Iii liulepfiult-iicia — l''isoii()inÍH iiissióiu-a 



La acción de Tatniasla.— Mientras la gue- 
rra se desenlazaba en Junin y Ayacucho, el General Ola- 
neta se mantenía en estas provincias d<\\ Sud a la cabeza 
de una división de 4,000 hombres con la que había resis- 
tido á los suyos, propios, hasta la capitulación de La Lava. 

Cuando recibió en Cochabamba la noticia de la. ac- 
ción de íU'mas de Ayacucho y las insinuaciones de varios 
jefes realistas ([ue aún conservaban en el Perú algunas 
fuerzas organizadas, para unirse á ellos y continuar la 
guerra contra los independientes victoriosos, espedicionó 
sobre la Paz y Puno con el resto de sus fuerzas, pero tu- 
vo que detener sus operaciones en virtud de la capitula- 
ción celebrada por el Cieneral Sucre, con los vencidos en 
Ayacucho, y acordó un armisticio de cuatro meses, que 
quedó sin efecto. 

De regreso á Potosí, Olañeta reconcentró sus fuer- 
zas preparándose á continuar la guerra, previo un Conse- 
jo de Oficiales Generales, en cuya virtud el Coronel Val- 
dez fue á ocupar Chuquisaca con los restos de su divi- 
sión; el batallón Camdorf^s marchó á Cotagaita; y el ba- 
tallón Clúchas á Tumusla, al mando del Coronel Medi- 
naceli. 

A la aproximación de la vanguardia del ejército li- 
-bertador, comandada por el intrépido teniente coronel. 



Digitized by 



Google 



—25— 

don Pedro Arraya, Olañeía dejó Potosí, el 28 de marzo 
de 1825, tomando la dirección al Siid. Luej^o que ocu- 
pó esta ciudad el (ieneral Sucre, le dirijió una intima- 
ción, por conducto del dr. Manuel María Urcullo, para 
que depusiese las armas, bajo concesiones mucho más 
amplias que las acordadas en la capitulación de Ayacu- 
cho; pero antes que se realizara esa neg"OC¡acion, se tra- 
bó un combate, en Ti/ml'sla (2 de abril de 1825), entre 
las fuerzas que mandaba el Coronel Carlos Medinaceli 
y las de Olañeta, en que éste fue herido y muerto. Con 
esta victoria de las armas inde[)endientes, o]:)tenida den- 
tro de la circunscripción de los territorios de Potosí, 
quedó definitivamente terminada la L;-uerra de la inde- 
pendencia, y aseourada para siempre la emancipación 
americana. 



A-^sa-mblaa coiíGblt-iya'abD.— l^^í Con^j^re- 

so constituyente se reunió en Chucpüsaca el 24 de junii> 
de 1825, bajo los auspicios del Cieneral Sucre, ([uien pa- 
ra [garantizar la libertad de sus augustas deliberaciones, 
alejó de su resinto los cuerpos del ejército, distribuyén- 
dolos en destacamentos que envió de guarnición a Oru- 
ro. La Paz y Cochabamba. K\ mismo partió de esta 
ciudad de Potosí, á la de Chuquisaca y pase) á La Paz, 
después de instalar el Congreso y de haber hecho oir su 
voz en el. 

Como Diputados por el Departamento de Potosí» 
concurrieron á ese primer Congreso constituyente el se- 
ñor don Melchor Daza, el señor don Manuel José Ceilde- 
rón, el señor don Manuel Antonio Arellano, el señor don 
Manuel Ancelmo Tapia, el señor don Manuel Martin, el 
señor don Manuel Argote, el señor don José Antonio 
Pallares, el señor don José Eustaquio Gareca, el señor 
don Manuel Maria García, el señor don José Mariano 



Digitized by 



Google 



—26— 

Enriquez, el señor don Isidoro Trujillo, el señor don 
Juan Manuel Montoya, el señor don José Martiniano 
Vargas y el señor don José Ignacio de Sanjines. 



ÍDeclaratoria do la Independencia. 

En conmemoración del primer aniversario de la victoria 
de Junin^ la Asamblea cleliberante del Alto Perú (des- 
pués Bolivia) sancionó, en 6 de agosto de 1825, el Artn 
de Ja (Jrrlarariou de la independencia^ suscrita por todos los 
Dipulados, cuya parte declarativa contiene, en resumen^ 
lo siguiente: 

El Alto Perú queda emancipado del poder del Rey 
Tremando VII, y deja de ser colonia de España; 

Se erije en Estado Soberano ¿ Jndependienfe de todas 
las Naciones del viejo y del nuevo mundo, bajo la forma 
del gobierno republicano unitario. 

Por ley de i r de agosto del mismo año se dio á este 
nuevo Estado el nombre de líepiddiea Bolicar^ ponién- 
dolo bajo la protección del Libertador Simón Bolívar. 

En la Diputación permanente que se organizó, a in- 
dicación del Libertador, como cuerpo consultivo para los 
actos de su gobierno, figuraron los Diputados de Potosí 
Juan Manuel INIontoya y José Ignacio Sanjines. 

Potosí fue desde entonces uno de los Departamen- 
tos de Bolivia, bajo délos límites de la antigua Intenden- 
cia, excepto el partido de Tarija, que llegó á constituir 
otro Departamento.^ 

FísoilOinia histórica. El periodo revolu- 
cionario, cuyo resumen acaba de hacerse, está caracteri- 

1. V(»nn5e el Supremo Decreto do 23 de enero d*» 1S20; la» Iteres de 5 de 
retiemblo del mismo año, y 24 de setiembín de \K\\: la 1* ('onstitucion df»l 
Estado y lo» Regiamenlos de 10 de diciembre de 1829 y 28 de setiembre de 1831. 



Digitized by 



Google 



—27— 

zado por el supremo esfuerzo que hizo un pueblo oprimi- 
do, vejado y expoliado por la secular dominación de sus 
conquistadores, para emanciparse de ella y obtener la 
libertad. 

Si el pueblo en masa no concurrió a la labor común, 
inspirado por el sentimiento de su emancipación política, 
á consecuencia de la ignorancia en que estaba sumido y 
de la abyección moral en que fue educado, colaboró en 
la medida de lo posible á la noble iniciativa de los cam- 
peones que levantaron la bandera de la Libertad, y sa- 
crificaron sus vidas, sus haciendas y sus familias, sin re- 
serva alguna, para luchar, en guerra colosal y desespera- 
da, contra sus opresores de tres siglos. 

Ante -esos heroicos ejemplos de abnegación y cons- 
tancia, quj durante cjuince años se repitieron diarian.ien- 
te, en todas partes, despertó y se propago el sentimiento 
de la patria y la aspiración á la libertad, hasta que los 
esclavos, se armaron de sus propias cadenas para destro- 
zar los cráneos de sus verdugos, y levantar sol)re ellos 
su propia ,sohrr((ui(h La fisonomía de este periodo his- 
tórico es, pues, el de la epopeya de la América. 

SECCIÓN :]'•} 
YI 

SUMARIO — Oi-iraui/ncioii po'ir'cn. aflniijii'^traiiva. jiidii-ial y rc.iesiást¡<'a — 
Preíectos Departamentales iios. lo LSLÍ.3 hasUi 1M)2 — ÍSiis al; ibuciohe.s 

Organización política, adzninistra- 
tiva, judicial y eclesiástica.— El Departa- 
mento de Potosí constituye, en lo político y administrati- 
vo, uno de los nueve en que se halla dividida la Repúbli- 
ca de Bolivia, y todo él se halla sujeto á la autoridad de 



Digitized by 



Google 



—28— 

un Prefecto, dependiente inmediato del Supremo Gobier- 
no de la Nación, que ejerce autoridad política y militar, 
en calidad de Comandante General del Departamento. 

Está dividido en nueve Provincias, inclusa la del Cer- 
cado, ijobernadas por vSub-prefectos, dependientes del 
Prefecto del Departamento. 

Cada Provincia está subdividida en Canton2S, reji- 
dos por Correjidores y Alcaldes. 

Los Prefectos y Sub-prefcctos son nombrados por 
el Presidente de la República al principiar el periodo 
presidencial, pudiendo ser reelectos los del periodo an- 
terior. 

Los Correjidores son nombrados á propuesta del 
Sub-prefecto, y los xAilcaldes directamente por éste.^ 

Va\ lo judicial, existe una Corte Superior de Distri- 
to, cuyo asiento es la ciudad de Potosí, capital del De- 
partamento; tiene cinco Vocales y un Secretario de Cá- 
mara. 

Hay dos Jueces de Partido en la ciudad y uno en 
c':ida una de las Provincia de Linares, Nor-Chichas, 
Sur-Chichas, Chayanta y Charcas. 

Hay tres Jueces Instructores en la ciudad, y uno en 
cada una de las sij^uientes capitales de Provincia ó de 
sección: Linares, Xor y Sur-Lij)ez, Porco, Chayanta"^* \'i- 
tichi, Sur y Xor-Chichas, San Pedro, Sacaca. 

Los juicios verbales de menor cuantia y los de poli- 
cía correccional son atendidos por los Alcaldes Parroquia- 
les, depcndienles de los Jueces Instructores y nombrados 
á propuesta en terna de éstos por los Concejos y Juntas 
Municipalcis. 

1. Ví';m^«» lo» nrts. L'6 y 27 de la Loy »Io orgiiiiiziicion política, (ic 3 «It* 

*J. S(ni tr.^!* .Imppos Instructores, los q»ie reconoco p.ini Cliayuntn ei Pr<4 
.supuesto depjatíinifiit.-il v¡j«i.te. 



Digitized by 



Google 



—29— 

Funcionan doce Alcaldes Parroquiales en la ciudad 
de Potosí, y dos en cada una de las capitales de Provin- 
cia, cantones y parroquias cuya población pasa de 500 
habitantes. La Villa de Tupiza y el pueblo de Colque- 
chaca tienen cuatro Alcaldes Parroquiales cada uno. 

Hay ademas Alcaldes de Barrio en las capitales de 
partido y de provincia y en las Villas y Cantones, y Al- 
caldes de campo en las parcialidades y aillos, nombrados 
anualmente por las respectivas Municipalidades: son a- 
jentes de la policia municipal y judicial y conocen á pre- 
vención con los Alcaldes parroquiales de las demandas 
civiles que no excedan del valor de Bs. 4 en dinero ó de 
Bs. 8 en especies. 



¥.n lo eclesiástico, pertenece el Departamento de 
Potosí á la jurisdicción del Arzobispado de La Plata.' 

Está dividido en Curatos ó Parroquias, y hay un Vi- 
cario foráneo en la ciudad y uno en cada provincia, con 
atril)ucioncs muy limitadas; y casi siem]:)re fuiícionan por 
•deleg'a^ion especial del Metropolitano, en cada caso 
ocurrente. 

L:xs funciones del parrocjuiado la comparten 1(js Cu- 
ras con sus Ayudantes ó Sota- curas. 

Ha)' en la ciudad de Potosí tres Ca[)ellanias, un 
Convento de frailes franciscanos de prííjKuiatida fule, un 
Monasterio de Remedios y otro de Carmelitas descalzas. 
Los demás conventos que existian en la época dcil colo- 
niaje, fueron suprimidos bajo el Cjül)ierno del (General 
Sucre. 

Prefectos Departamentales desde 

1S25 iiasta 1892. — Luego (jue la plaza de Po- 

]. Pm- l:i lov a»í IS «Je sprieinlup <le 18.M. <« njniuló oii.'ir muí Ct'iHJiatji 
-le «•'njóiii::í>s en In ciii la«i <le Potosí; pero es.i ley quedó frin ul'ecto ]»or íulta. 
<ie fi»u«l'i>"* V ííiroi inotivds. 



Digitized by 



Google 



-so- 
tosí fue ocupada por el ejército libertador, comandado 
por el General Sucre [29 de marzo de 1825], fue nom- 
brado primera autoridad política el doctor don Lkandro 
DK UzíN, con carácter transitorio y con el título de Pre- 
sidente de la Villa, en vez de Gobernador Intendente, 
como se llamaba antes la autoridad realista. Tomó po- 
sesión del cargo el 30 de dicho mes. 

Le sucedió en la misma calidad de Gobernador Pre- 
sidente propietario, el General don Glíllkrmo Millkr, 
el I 2 de mayo del mismo ano, con nombramiento en for- 
ma espedido por el General Sucre.' 

Después del General Millcr. fue reconocido como 
Presidente, el i? de enero de 1826, el doctor don Casi- 
MiKM Olañkta, sobrino del (jcmeral realista don l^xlro 
Antonio Olañcta, muerto en el combate de Tumusla, y 
contiiuió ^■o])ernanuo en igual carácter hasta el 13 dci le- 
brcM'o del mismo año, en que fue noml)rado el General 
don Lkon Gai.ixim) en calidad de Prefecto 

Por decreto de 23 de enero de 1S2Ó, er,peuido en 
CluKiuisaca, por el General Antonio José de Sucae y su 
Secr(.:tar¡o I^^acundo Infante, se crearon las Prrfcdnras, y 
los jefes civües que debian gobernarlos, con la denomi- 
nación de Preíectos. 

El siguiente cuadro manifiesta el personal de los 
Prefectos que se han sucedido, de 1826 hasta 1892, su 
título ó calidad, y las fechas en que tomaron posesión del 
cargo, sin otro vacio que el periodo de 15 años, 'desde 
1844 hasta 1859, por no existir en la oficina del Tesoro 
Público, los libros de tomas de razón, correspondientes a 
dichos años, según informe del actual Administrador, don 
Adolfo Bonifáz. 

1. Kxisfe í»n la S'»''rt»t:íria ílel Conrpjo Mninci|'nl un innfrnííifo retinto 
litoíjrftfijulo úp\ Geiicrnl Miliar, qne fue iciiiitiilo de (bsiquio, en lí80. por 
el fceñor don José Guerra, de La Paz. 



Digitized by 



Google 



—31— 
Prefectos. 

1826 F*ebro 13 — General — León Galindo. 

1826 Dibre. 18 — Abogado — Casimiro de Olañeta. 

1828 Julio 16 — Coronel — Diego Barrenechea. 

1828 Agto. 16 — Abogado — Anjel Mariano Moscoso. 

1828 Nobre. 18 — Coronel — Diego Barrenechea. 

1829 Enero 5 — Ciudadano — Manuel de Ayala. 

1830 Nobre.27 — Coronel — Manuel Antonio Tardio 

1 83 1 Julio 19 — General — Mariano Armaza. 
183 1 Ocbre. 19 — Ciudadano — Manuel Molina. 
1834 Enero 4 — ,, — Hilarión Fernandez. 
1836 Julio 7 — ,, — Nicolás Dorado. 

1839 P^ebro. 14 — Abogado — José Maria Linares. 

1839 Junio II — Coronel — José Manuel del Castillo 

1839 Nobre. 20 — Abogado — Mariano Zilveti 

1840 Mayo II — Coronel — Manuel Landivar. 

1 84 1 Junio 16 — Ciudadano — Pedro Nolasco Costas. 
1 84 1 Scbre. 21 — Abogado — Mariano Terán. 

1 84 1 Dibre. 10 — Ciudadano — Manuel H. Guerra. 

1842 Abril 30 — ,, — Rafael de la Borda. 

1843 J^^l'o 20 — Abogado — Mariano Terán. 

1843 Sebre. 24 — ,, — Tomás Frias. 

1844 Abril 6 — General — Dámaso Vilbao la Vieja. 
1844 Agto. 16 -Abogado — Tomás F'rias.^ 

Jefes; Políticos. 

1859 Enero 3 — Coronel — Narciso Campero. 

1860 Abril 18 — Abogado — Manuel Maria Vicenio. 

1 86 1 Abril 18— ,, — Feüx Baldivieso. 

1861 Nobre.27: — Coronel — Hilarión Ortiz. 

1862 Marzo 12 — Ciudadano — Jermán F>ontaura. 

1. Ija .Ipsaparioion i1<» lo* lilivns fie tóniai» <le rft7on. de 1« oficina del Te- 
soro público, eií el ppiiütio tie 1844 n IS.'íD, nos ha íuijkmI ido ]¡ei:ar este vacio. 



Digitized by 



Google 



—32— 

1 862 Marzo 30 — Ciudadano — José Gabriel de Quesada 

1862 Julio I? — Abogado— Aniceto Arce. 

1862 Obre. 30 — „ — Pedro H. Vargas. 

1862 Dbre. 30 — „ — Manuel José Cortés. 

1863 Marzo 30— Ciudadano — Juan H. Lagrava. 

Prefectos. 

1863 Julio — Ciudadano — Juan H. Lagrava. 

1865 Enero 20 — Abogado — Félix Amaro Revilla. 

1865 Junio 12 — Coronel- -Manuel Othon Jofré. 

1865 Julio 13 — Ciudadano — Jermán Frontaura. 

1865 Agto. 25 — Abogado — Félix Amaro Revilla. 

1866 Abril 19 — Coronel— Ignacio Castedo. 

1866 Abril 24 — Abogado — Manuel de La Lastra. 

1867 Sebre. 10 — „ — Manuel A. Daza. 

1868 Abril 29 — ,, — Pedro Arancibia Nogales. 
1868 Dibre. 16 — ,, — Andrés Corsino Balza. 
1870 Julio 27 — ,, — Ildefonso Lagrava, 

1870 Ocbre. 22 — ,, — Pedro H, Vargas. 

1870 Nobre 20 — Ciudadano — Jermán PVontaura. 

1870 Nobre 29 — Abogado*— Andrés Corsino Balza. 

1871 Febro i? — ,, — Pedro H. Vargas. 

1 87 1 Abril I? — General — Luciano Alcoreza. 

1 87 1 Julio 27 — Abogado — Pedro Garcia. 

1871 Nobre 19 — ,, —José Manuel del Carpió. 

1872 Julio 31 — Coronel — Miguel Castro Pinto. 

1873 funio 9 — Abogado — Luis Guerra. 

1874 Enero 16 — ,, — Juan Crisóstomo Carrillo. 

1874 Julio 31 — ,, — Rudecindo Carvajal. 

1875 Mayo 21 — ,, — Tomás Baldivieso. 
1875 Sebre. 13 — General — Narciso Campero. 

1875 Mayo 4 — Abogado — Samuel Vclasco Flor. 

1876 Agto. 10 — ^Coronel — Jacobo Aillon. 

1878 Febro 15 — Abogado — Francisco Buitrago. 



Digitized by 



Google 



-33— 

1 88o Enero 4 — Abogado — Modesto Omi^t^'^ 

1880 Febro. 9 — ,, — Emilio Fernandez Costas. 

1880 Abril 5 — ,, — Rufino Vasquez. 

1880 Junio 27 — ,, — Pedro H. Vargas. 

1881 Enero 15 — ,, — Modesto Omiste. 
1 88 1 Marzo 4 — Médico — Napoleón Raña. 

1 88 1 Junio 10 — Abogado — Rufino Vasquez. 

1884 Agto. 22 — Coronel, — Mariano Morales. 

1884 Sebre. 11 — Abogado- — Samuel Achá. 

1885 Dibre. 28 — ,, . — Emilio F'érnandez Costas, 

1886 Dibre. 17 — .General^ — José Manuel Rendon. 
1888 Ocbre. i?—, Médico^ osé Nava Morales. 

1888 Ocbre. 24 — Abogado — Juan Francisco Velarde. 

1889 Julio 10 — Ciudadano — José Manuel Torrico. 

1 89 1 Enero 7 — Abogado — Enrique Borda. 

1892 Febro. 23 — Médico — José Nava Morales. 



Atribuciones de los Prefectos. Según 

la Constitución política del Estado, el gobierno superior 
en lo político, administrativo y económico del departa- 
mento reside en un majistrado con la denominación de 
Prefecto, dependiente del poder ejecutivo, de que es a- 
jente inmediato, y con el que se entiende, por el interme- 
dio del respectivo Ministro de Estado, y le están subor- 
dinados en dichos ramos y en todo lo que pertenece al 
orden y seguridad del departamento, todos los funciona- 
rios públicos, de cualquier clase y denominación que fue- 
ran y que residan dentro del territorio departamental. 

La Ley de organización política de 3 de diciembre 
de 1888 determina sus atribuciones, especificándolas de- 
talladamente. 

Las funciones de Comandante General son anexas 
al cargo de Prefecto. 

El Prefecto de Potosí es también Superintendente 



Digitized by 



Google 



—34— 

de la Casa Nacional de Moneda, y sus atribuciones, como* 
tal, están detalladas en el Reglamento de dicha Casa, de 
13 de julio de 1877^ puesto en vijencia por el Supremo 
Decreto de 31 de enero de 1880. 

VII 

Si'MAnio — Iii-ititucíon Municipal — Instrucción púbiica. 

Institución Municipal. La Institución mu- 
nicipal trae su oríjen de la Constitución de 1839, que la 
creó, en reemplazo de los antiguos Ayuntamientos del 
réjimen colonial, que fueron suprimidos por Ley de 2 1 
de junio de 1826. 

Fue suprimida en 1841 y reinstalada en 1848. 

El gobierno de Melgarejo la suprimió nuevamente 
en 1865 hasta 1868, en que fue otra vez reglamentada. 

La organización y funciones de las Municipalidades 
están rejidas, en la actualidad, por la Ley de 21 de no- 
viembre de 1887. 

Administran los intereses de su respectiva localidad 
en lo concerniente al ornato, aseo, comodidad, salubridad 
é instrucción primaria. 

En el ejercicio de sus funciones, la Municipalidad es 
independiente de toda otra autoridad y ios miembros que 
la componen son.elejidos directamente por el pueblo. 

Instrucción Publica. En cuanto al ramo 
de Instrucción Pública^ el Departamento de Potosí hace 
parte del Distrito Universitario de Chuquisaca. 

La Instrucción está dividida en tres grados: prima- 
ria, secundaria y facultativa. 

La Instrucción primaria está entregada á la acción 
del Concejo Municipal yde las Juntas de Provincia, en 
cuanto á lo económico, administrativo y disciplinario. 



Digitized by 



Google 



—35— 

La Instrucción secundaria se da por cuenta del Es- 
tado en el Colejio Nacional de Pichincha, que existe en 
la ciudad de Potosí. 

La Instrucción facultativa se da por profesores par- 
ticulares, en escuelas libres. 

Se ha fundado, últimamente, una Escuela de Minas, 
que aún no se halla debidamente organizada. 

VIII 

Sumario— Sucesos políticos — P^írRoiiaje* notables. 



Sucesos políticos. La invasión peruana 
que holló el territorio boliviano bajo las órdenes del Ge- 
neral Gamarra, en 1828, determinó un movimiento de con- 
centración de las tropas que se hallaban dispersas en di- 
ferentes lugares de la República, con el objeto de com- 
batir al invasor. 

Se hallaba en Potosí el Coronel Pedro Blanco, á la 
cabeza de una división compuesta del Rejimiento Caza- . 
dores de a caballo y un cuerpo de milicias organizado 
por los bravos jefes chicheños. Baspineiro y Villegas. 

El Coronel Blanco, bajo la presión de un exajera- 
do sentimiento de nacionalidad, para librar á su patria 
de la influencia colombiana y verla gobernada por un hijo 
del pais, favoreció la invasión extranjera, dejándola paso 
franco hasta el interior de Bolivia, pues lejos de llevar la 
división de su mando á unirse en Oruro con el ejército 
del General Urdininea, tomó rumbo opuesto, mar- 
chando á Cotagaita; y obligó á éste á venir en retirada á 
Potos!, desde Sorasora, sufriendo considerables pérdidas. 

Perseguido Blanco por el General López, se dirijió 
á Chuquisaca y luego al cantón de Macha, donde recibió 
un refuerzo del invasor Gamarra, y volvió al Sud á situar- 



Digitized by 



Google 



—36— 

se en la villa de Puna, para obrar de acuerdo con éste» 
que avanzó entre tanto con el ejército peruano hasta Si- 
poro. 

Bajo la presión de tales acontecimientos, se firmó la 
Capitulación de Piquiza, lugar situado á dos leguas 
de Siporo, entre los plenipotenciarios bolivianos Miguel 
María Aguirrey José Miguel de Velasco, y los del Perú^ 
los señores Lira y Arguedas, en 6 de julio de 1828; y se 
convino en que las fuerzas colombianas saldrían de Boli- 
via, dentro de un término limitado; que se reuniría un 
Congreso para admitir la dimisión del General Sucre y 
nombrar a su sucesor, el que debia señalar el plazo en 
que el ejército peruano evacuarla el territorio boliviano. 

Pocos dias después, Gamarrá ocupó la ciudad de 
Potosí, y se situó en Bartolo el cuartel general del ejér- 
cito de I3olivia. 

En Potosí se dictaron las órdenes convenientes pa- 
ra la ejecución de los acuerdos de Piquiza, por los Gene- 
rales Urdinínea y Gamarra, reunidos al efecto. 



El 9 de febrero de 1839 se pronunció, en el pueblo de 
Mojo (Sud-Chichas), el General José Miguel de Velasco 
contra el Gobierno de Santa Cruz, antes de tener cono- 
cimiento de la derrota de Yungay. 

Esa fue la revolución llamada de la Hestaiiracioyi, 
por que se propuso restaurar la independencia de Bolivia 
de las complicaciones políticas á que la sometió la Con- 
iederacion Perú-Boliviana, que el Gobierno protectoral 
quizo plantear. 

El Batallón Quinto y el escuadrón Guias, sirvieron 
de base á ese pronunciamiento, que luego fue segundado 
por el General Ballivian, en el Norte, y logró echar por 
tierra la dominación de Santa Cruz. 



Cuando el Presidente de la República, General Jo- 



Digitized by 



Google 



—37— 

sé Miguel de Velasco, se encontraba en esta ciudad de 
Potosí, se recibió aviso de la sublevación del Batallón 
Lejion, en Oruro, encabezada por Ballivian y cooperada 
por los sarjentos Guardia, Pecho, Garcia y Melgarejo, 
que no alcanzó el éxito deseado, y dio por resultado el 
confinamiento de los jefes que pudieron ser capturados, 
y que hubiese sido quintado el Batallón Lejion (año 
1840). 



Consumada la revolución contra Velasco, por el Co- 
ronel don Sebastian Agreda, con el calificativo de Rege- 
neracioth en favor de Santa Cruz, la ciudad de Potosí fue 
la primera que proclamó al General Ballivian, Presiden- 
te provisorio de la República, contra los propósitos de 
Agreda. 

Velasco se presentó en Tupiza, organizó una fuerza 
de resistencia de 1,200 hombres, la que se dispersó, a la 
sola aproximación de Agreda, que vino del Norte á re- 
primir los movimientos revolucionarios de Potosí y 
Sucre, así como también se dispersó una columna de 300 
hombres que el doctor Mariano Serrano traia de Sucre 
para reforzar la plaza de Potosí. 

Tales complicaciones tuvieron su término con el pro- 
nunciamiento del Batallón Quinto, acantonado en Laja, 
proclamando, presidente de la República al General don 
José Ballivian, el 22 de octubre de 1841. 



Cuando el General Urdininea ocupaba esta plaza 
de Potosí, en calidad de Jefe Superior del Sud, estalló 
en Sucre un movimiento revolucionario en favor de Ve- 
lasco, el que fue debelado con una horrible carnicería por 
las fuerzas que mandó Urdininea, bajo las órdenes del 
•Coronel Manuel Carrasco (24 de octubre de 1841}. 



El 15 de octubre de 1848 fue depuesto de la Prefec- 



Digitized by 



Google 



-sa- 
tura y confinado á Chichas el General Bilbao, por don 
Juan Gualberto Lagrava, y se consumó la revolución 
contra el Gobierno Ballivian, proclamando el réjimen 
constitucional de 1839, en favor del General Velasco, y se 
operó igual movimiento en la provincia de Cinti, en esa 
misma fecha, por el capitán José Chopitea; y dos dias 
después en Chuquisaca, por el ciudadano Mariano Mo- 
rales. 

El General Ballivian, que se encontraba en La Paz, 
asumió la dictadura, dictó la ley marcial y se puso en 
marcha sobre Potosí, al dia siguiente de haber recibido 
la noticia de la revolución [23 de octubre]. 

A la aproximación de Ballivian, los revolucionarios 
se retiraron hacia el Sud. Ocupada la plaza de Potosí 
el 5 de noviembre, Ballivian hizo fusilar a Pedro Villa- 
monte^ Matias Avila y Guillermo Pereira, que fueron de- 
nunciados como espias, ppr el Prefecto Pareja; y después 
de tales ejecuciones continuó la marcha hasta La Lava 
(nueve leguas de la ciudad), donde su vanguardia, a ór- 
denes del General Silva, en la madrugada del 6, sorpren- 
dió y deshiso á un Batallón de nacionales mandado por 
el General Narciso Irigoyen; y al dia siguiente se libróla 
célebre batalla de Vttichú que dio por resultado el triun- 
fo definitivo de Ballivian sobre las fuerzas revolucionarias, 
a cuya cabeza se puso á última hora el coronel Agreda. 
El combate duró dos horas y media; el ejército de Balli- 
rian tuvo cien bajas personales entre muertos y heridos, 
y más del doble los revolucionarios. 

El Batallón Quinto, que marchó á guarnecer Tupiza, 
a las órdenes del General Silva, se defeccionó y saqueó 
la población, pocos dias después. 

Luego que el General Ballivian abdicó el man- 
do supremo, en la persona de Guilarte (23de diciembre), 
salió de Sucre á la cabeza de una división del ejército, á 



Digitized by 



Google 



—39— 

debelar la revolución que estalló en La Paz á favor del 
General Belzu; pero habiendo recibido en Pocoata cre- 
denciales de Ministro Plenipotenciario en Chile, se sepa- 
ró, en ese luj^ar, del mando militar, y tomó el camino al 
exterior (29 de diciembre). 

Pocos días después se revolucionó el Rejimiento 
Coraceros, en Vilcapujio, proclamando á Belzu. 

Consumada la revolución del 48, se llamó al Gene- 
ral Velasco á la Presidencia de la República, quien vino 
de Jujuy y expidió un decreto, en Moraya, reasumiendo 
el poder y nombrando Secretario general al doctor Casi- 
miro Olañeta. 



El General Velasco movilizó un escuadrón de caba- 
llería y una fuerza de infantería, después de la disolución 
del Congreso ocasionada por la revolución de Belzu, y 
se dirijió á Chuquisaca, donde se libró el combate de 
Quirpinchaca, en que fue destrozado el antes victorioso 
batallón Carabineros, que se declaró en favor de la revo- 
lución (18 de octubre de 1848). 

Durante el curso de la misma revolución, el coronel 
Pelaez organizó en Chayanta una pequeña fuerza, la que 
unida con los restos del batallón Carabineros derrotó en 
Pocoata al coronel Cosme Rivadineira, que sostenía el 
gobierno de Velasco (30 de octubre). 

El 1 1 de noviembre arribó á Potosí el General Bel- 
zu á la cabeza de las tropas revolucionarias, que en su 
mayor parte eran cuerpos de linea, y algunos formados 
de gente colecticia, reunida en las provincias del Norte. 

A la batalla de Yamparaez que decidió la contienda 
en favor de la revolución, concurrieron, entre otras, varias 
tropas organizadas en Porco y Chichas, cuya adhesión 
al gobierno de Velasco era conocida (6 de diciembre). 



Digitized by 



Google 



—40— 

Con el triunfo de Belzu en Yamparaez quedó abier- 
to un nuevo periodo revolucionario, en que la guerra ci- 
vil llegó á ser más sostenida y encarnizada. 

Después de los levantamientos de Oruro, La Paz j 
Cochabamba, surjió en Potosí la revolución del 12 de 
marzo, en favor de Ballivian, que triunfó con el pronun- 
ciamiento en Bartolo del batallón Yamparez, acaecido esa 
misma noche; pero sólo subsistió hasta el 29 del mismo 
mes, en que se operó una reacción en favor de Belzu, con 
noticia de igual desenlace de los demás pronunciamien- 
tos que se habian verificado en el resto de la República. 



El General Velasco expedicionaba entre tanto sobre 
Tarija, á la cabeza de otras fuerzas revolucionarias que se 
organizaron en Chichas; y mientras el General Belzu se 
dirijió al Sur, pasando por Potosí, a batir dichas fuerzas, 
el General Agreda apareció á su retaguardia, por un mo- 
vimiento estratéjico, pero no pudo ocupar esta plaza de 
Potosí, por que el General Telles resistió el ataque, ence- 
rrado en la Casa de Moneda, hasta que regresó el Ge- 
neral Belzu de su espedicion del Sur [18 de mayo]. 

El 10 de julio de 1853 se libró una batalla en Mojo 
(Sud-Chichas) entre una fuerza revolucionaria organiza- 
da por Velasco y Linares, que vinieron con escasísimos 
elementos de guerra de la República Argentina, donde 
se hallaban emigrados, y el batallón Chorolque mandado 
por el coronel Jorge Córdova, hijo político del Presiden- 
te Belzu. El resultado de ese combate fue favorable 
á éste. 



Hallándose de guarnición en Potosí el General José 
María de Achá. con un rejimiento de caballería, se revo- 
lucionó contra Belzu, el 14 de noviembre de 1854, procla- 
mándose Presidente provisorio de la República, mien- 



Digitized by 



Google 



-41— 

tras los pueblos designen al que debia ejercer el poder 
constitucionalmente. Esa revolución, que fue apoyada 
por igual defección de otro Rejimiento que se encontra- 
ba en Paria, tuvo un desenlace desastrozo en el combate 
de Sutimarcay donde el mismo Córdova obtuvo la victoria. 



El 8 de setiembre de 1857, el señor Linares se apo- 
deró de la fortaleza de Oruro y de las fuerzas existentes 
en esa plaza, revolucionándolas á su favor, contra el go- 
bierno de Córdova. 

Ese movimiento fue seguido por iguales pronuncia- 
mientos en Cochabamba, La Paz y Sucre. 

La columna de guarnición de Potosí espcdicionó so- 
bre Sucre, á órdenes del General Molina, y fue batida 
en Ccuchihuasi por las tropas revolucionarias que le salie- 
ron al encuentro, comandadas por el coronel Narciso 
Balza (29 de setiembre), cuyo hecho de armas puso esta 
plaza á disposición de los revolucionarios. 



El motin del 21 de noviembre de 1859 fue consuma- 
do por los dos jefes de la columna de guarnición, Avila y 
Hoyos, hallándose de Jefe Político de Potosí el coronel 
Narciso Campero^ quien ostentó una admirable sereni- 
dad y valor personal, al preferir ser fusilado antes que 
firmar la orden de rendición de la Casa de Moneda, don- 
de se encerraron los sostenedores del Gobierno imperan- 
te. La Casa de Moneda no se rindió sino mediante la 
estratejia de que se valieron los revolucionarios, falsifi- 
cando la firma de Campero, quien fue puesto en prisión 
hasta el desenlace de los sucesos. 

Ese movimiento revolucionario fue debelado por 
una columna que vino de Sucre, á las órdenes del coro- 
nel Morales, la que libró combate en la Cantería con los 
insurrectos, á cuya cabeza se puso el coronel Ravelo. 



Digitized by 



Google 



—42— 

Durante la administración del General Achá [uno 
<le los triunviros que dieron el Golpe de Estado á Lina- 
res], estalló en Sucre una revolución encabezada por el 
doctor Ruperto F'ernandez, quien destacó sobre estapla- 
-za de Potosí, una columna de 150 hombres, c. las órde- 
nes del Coronel Morales, la que fue derroi.tda por el Ge- 
neral Agreda, en la madrugada del 3 de diciembre de 
1 86 1, habiendo muerto en la refriega, el doctor Napoleón 
Agreda, hijo del General. 



Tres meses después, espedicionó sobre Potosí el 
ejército revolucionario, !i ...mado de los marcistas, ¡proce- 
dente de la Capital Su( r donde varios jefes y oficiales 
retirados, de acuerdo ccri el teniente coronel José Benito 
Canales, consumaron uuü revolución invocando el nom- 
bre de Belzu, el 7 de marzo de 1862. 

El combate se trabó en la Cantería y fue derrotada 
la columna de guarnición de esta plaza, que estuvo co- 
mandada por el General Agreda y el Coronel Ortiz. Es- 
te fue muerto, al fugar del campo de batalla, y el jefe re- 
volucionario, Aguilar, murió también dias después, á 
consecuencia de una herida de bala que recibió de la 
Casa de Moneda, al entrar á la ciudad á la cabeza del 
ejército victorioso. 

Los revolucionarios regresaron á Sucre, á la aproxi- 
mación de las fuerzas del Gobierno, que vinieron del 
Norte, á las órdenes del General Pérez, quien debelo la 
revolución, en Sucre, mediante un combate en la noche 
del 3 al 4 de abril. 



Cuando Melgarejo consumó en Cochabamba la re- 
volución contra Achá, el 28 de diciembre de 1864, Poto- 
sí opuso resistencia, y sólo se sometió al nuevo orden de 
cosas, después del combate de Oseara, en que las fuerzas 
de esta plaza, á las órdenes del Coronel Morales, vencie- 



Digitized by 



Google 



—43— 

ron al General Avila y á Velasco Flor, sostenedores del 
Gobierno de Achá. 



Bajo el gobierno de Melgarejo, el General Palores 
consumó en esta ciudad una bien combinada revolución, 
proclamando la Constitución de 1861, de acuerdo con 
las que estallaron en La Paz, Cochabamba, Oruroy Su- 
cre, á cuya cabeza se pusieron Arguedas, Santivañez, 
León y Balza sin dejar á Melgarejo mas que el terreno 
que dominaba con su ejército. 

Esa revolución tuvo un desenlace desgraciado, con 
la derrota de la Cankria, en esta ciudad de l"*otosi, y la 
de las Letanias en el Norte. 

En el combate de la Canfcria, que fue el 5 de se- 
tiembre de 1865, hizo fusilar Melgarejo, desi)ues de la 
victoria, y en el mismo campo de batalla, á los distingui- 
dos é ilustres prisioneros, Emilio Moyano, Manuel Vila 
y Néstor Galindo. También fue herido y muerto en su 
fuga el doctor José Cortés Caballero. 



A consecuencia de otro pronunciamiento contra Mel- 
garejo, ocurrido en Sucre, el i 7 de diciembre de 1S68, 
las fuerzas revolucionarias que vinieron á apoderarse de 
Potosí, á las órdenes del doctor Reyes Cardona, fueron 
batidas y deshechas en esta plaza, {)or la Columna de 
guarnición, comandada por el General Rendon (24 de di- 
ciembre), con el sacrificio de muchas víctimas. 



El más sangriento y deplorable acontecimiento ocu- 
rrido en Potosí, durante la brutal dictadura de Melgare- 
jo, fue indudablemente el Combate de las liarricadaSy he- 
cho inicial y determinante de la estrepitosa caida de aquel 
tirano. 

EL 22 de octubre de i^yo^ el Gc:ieyal (P.eiidc:, co- 
mandante 77:: ¡i tar de la plaza, se apoderó ítV ;;;; hata = 



Digitized by 



Google 



—44— 

llon, que habia llegado pocos dias antes, y se proclamó 
jefe de la revolución; desconoció la atitoridad usttrpa^ 
da y despótica del gobierno de diciembre, y creó una 
junta provisoria compuesta de los señores Lucas Men^ 
doza de la Tapia, Marciso Campero y José Mamiel 
(kendon, para la gerencia de los negocios piíblicos. El 
pueblo en masa toTnó parte activa en la provisión de 
elementos de guerra y en la construcción délas barril 
cadas que se levantaron para defender la plaza, Mel^ 
garejo, que se hallaba en La (Paz, se puso en marcha 
sobre ^Potosí con lo más granado de su ejército, el que 
dias antes caynbió sus fusiles con armas de precisión 
moderjzas. Llegó y acampó en la Cantería, al frente de 
las barricadas; sitió la ciudad durante ocho dias, 
hasta que dio el asalto el 28 de noviembre, empleando 
la intrepidez de una soldadesca ebria, estimzilada con 
la esperanza del saco; y después de ocho horas de san-' 
griento combate, se hizo dueño de la plaza, día que 
entró pisando cadáveres y encharcándose en la san' 
gre de numerosas é ilustres victimas. El saqueo y la 
^natanza de pacíficos ciudadanos coronaron esa victo-' 
ria infausta} 

Ksa gran revolución no terminó con la derrota de 
las Barricadas, y llegó á tener feliz desenlace, en La Paz, 
donde fue deshecho el ejército de Melgare^jo y arrojado 
éste del poder, el 15 de enero de 1871, por el Coronel 
Agustín Morales. 



Mientras se aproximaba Melgarejo a La Paz a debe- 
lar la revolución encabezada por Morales, los derrotados 
de las Barricadas tomaron la plaza de Sucre: formada 
allí una columna, se incorporó ella á las columnas de Pu- 
na, Cotagaita, Tupiza, Cinti y Tarija — las que, comanda- 

1. TliíTOTUA ilí» BoLiviA, por Mo«iesto Oiiiiste — Potosí, 6 de agosto ile 
1875— Tip.sj;niüa de "Kl E^rogreso." 



Digitized by 



Google 



—45— 

-das por el General Narciso Campero, que se presentó en 
las fronteras de BoHvia— dio un combate al General A- 
greda, Jefe de las fuerzas melgarejistas de esta plaza, en 
el campo llamado Alpacani próximo áesta ciudad y vol- 
vió á tomarla el 19 de enero de 1871. 



En los solemnes momentos en que el pueblo hacia 
uso del derecho de sufrajio, nombrando al que debia re- 
emplazar al Presidente de la República, doctor Tomás 
Frías, en el periodo constitucional de 1876 á 1880, el 
doctor Samuel Velasco Flor, de acuerdo con los Jefes y 
Oficiales de la Columna de guarnición, y puesto á la ca- 
beza de una turba de gentes del pueblo, consumó la re- 
volución llamada del 4 de mayo, en favor del General 
Hilarión Daza, habiendo estallado simultáneamente, en 
los demás departamentos de la República, una conflagra- 
ción general mediante una hábil combinación preparada 
de antemano. Ese gobierno llegó á ser uno de los más 
funestos para Bolivia, por sus desastrozos resultados en 
la política interna y en el desenlace de la cuestión inter- 
nacional con Chile. 



A la caida de Daza, se operó en Potosí una pacifica 
evolución política, proclamándose la Presidencia proviso- 
ria del General Narciso Campero, mediante el buen sen- 
tido con que procedió el Prefecto de entonces, don Fran- 
cisco Buitrago, quien convocó una asamblea de ciudada- 
nos notables del país, para informarles de lo ocurrido en 
Tacna, La Paz y Oruro; y esa asamblea encomendó el 
ejercicio de la primera autoridad política y militar del 
Departamento de Potosí, al Presidente de la Municipali- 
dad, que era entonces el doctor Modesto Omiste [4 de 
-enero de 1880]. 



El último hecho de armas ocurrido en esta ciudad es 

/Google 



Digitized by ' 



—46— 

el combate de Kari-kari, que se libró en las inmediacio 
nes de Potosí, entre el ejército del Presidente don Ani- 
ceto Arce, y las fuerzas revolucionarias que vinieron de 
Sucre, encabezadas poj el doctor Belisario Salinas [8 de 
octubre de 1888]. Ese hecho^ rarísimo en la historia 
militar de los pueblos, fue notable por la circunstancia 
fenomenal de que la victoria alcanzada por los revolucio- 
narios en el choque del grueso de ambas fuerzas, en que 
salieron derrotados y deshechos los dos únicos cuerpos 
de línea con que contaba el Presidente Arce, se convir- 
tió en derrota para los victoriosos, quienes en vez de ha- 
cer un pequeñísimo esfuerzo para completar su triunfo, 
dispersando los grupos de jente colecticia que formaban 
la reserva del Gobierno, y ocupar la plaza inmediatamen- 
te, prefirieron pernoctar toda una noche en una cruda 
cordillera y emprender al dia siguiente una desastroza re- 
tirada hacia el pueblo de Chaqui, donde se desbandaron 
sus fuerzas y todos se entregaron a la fuga. 



Personajes notables. Después de los dis- 
tinguidos ciudadanos, que tuvieron la felicidad de con- 
currir á la primera Asamblea constituyente de Bolivia, 
en calidad de Representantes del Departamento de Po- 
tosí, vamos á consignar los nombres de los que han bri- 
llado en la vida pública contemporánea, por su ilustra- 
ción, su intelijencia y sus relevantes virtudes cívicas; en 
cuyo sentido Potosí es uno de los Departamentos privile- 
jiados de Bolivia, por haber dado á la patria muchos 
hombres de altísima importancia, que la han servido efi- 
cazmente en el interior y la han honrado y enaltecido 
en su vida internacional. 



Una de esas prominentes personalidades potosinas 
es el doctor don Tomás Frías, cuyo nombre está ligado 
á los más notables y fecundos acontecimientos de nuestra 



Digitized by 



Google 



—47— 

historia contemporánea, desde el gobierno del General 
Sucre hasta nuestros dias; y su memoria es hoy mismo 
respetada, por todos, sin excepción, por considerársele 
como al filósofo austero, de inquebrantable probidad, y 
de abnegación incomparable, cuya vida entera estuvo 
dedicada, sin reserva alguna, al servicio de su patria, 
donde fue el ejemplo vivo de la honradez política^ del 
patriotismo desinteresado, y del antiguo espíritu caballe- 
resco, tan raro en nuestros dias. — Brilló en la tribuna, en 
el foro, en la diplomacia, en el gabinete, en la prensa y 
en la alta política, y fue, en dos ocasiones, Presidente de 
la República. 



El doctor JüSK María Linares, mas conocido por 
el Ilustre Dictador, natural de la Provincia de Porco, 
vino á ser una de las primeras figuras de Bolivia, desde 
que llegó á ocupar la Presidencia del Congreso del 49. 
Su clara intelijencia, su vasta erudición, la rectitud de su 
conciencia, la nobleza de sus sentimientos y su carácter 
inflexible y perseverante para las grandes empresas, Ic 
asignaron el puesto de adalid de las libertades públicas 
y de los derechos del hombre, para combatir las tiranias 
que sojuzgaban al pueblo, defender las instituciones pa- 
trias, moralizar las costumbres y correjir el funcionamien- 
to irregular de los Poderes del Estado. Cumplió su mi- 
sión debidamente, como caudillo revolucionario y como 
jefe supremo de la Nación, hasta que una oleada del mar 
proceloso de la política personalista lo envolvió entre sus . 
ondas, y lo sumerjió en el abismo. 



Las Ciencias matemáticas y la Química, la Oratoria 
parlamentaria, la Diplomacia, la Economia política y la 
Ciencia del Gobierno, no han tenido mejor representa- 
ción, en Bolivia, que la del doctor don Rafael Bustillo, 
hijo dePotosí, cuyo privilejiado cerebro parece haber sido 



Digitized by 



Google 



—48— 

organizado tasadamente para las altas concepciones de la 
•ciencia y para el encadenamiento lójico de las ideas so- 
metidas al choque de una ardiente discusión, en la que 
el hombre salia siempre victorioso ante sus adversarios, 
cuya moral y sentimiento eran avasallados por la dialéc- 
tica y el razonamiento del contendor. 



El ilustre chicheño, doctor Manuel José Cortés, 
se distinguió como literato y como poeta, como escritor 
y estadista: ha producido interesantes obras, en prosa y 
•en verso; entre ellas el **Ensayo sobre la Historia de 

BOLIVIA." 

Se dio su nombre á una Sociedad Literaria, fundada 
en Potosí, en 1877, y á una E?>cuela Municipal de Ins- 
trucción primaria, para perpetuar su memoria y ofrecer 
á la juventud estudiosa un modelo digno de imitarse. 



El General Narclso Campero, nacido en el pueblo 
de Tojo, provincia de Sud-Chichas, ocupa un altísimo lu- 
gar entre las notabilidades bolivianas, por la superiori- 
dad de su intelijencia, bien cultivada, su valor y talentos 
militares á toda prueba, su intachable honorabilidad, la 
nobleza y caballerosidad de sus sentimientos íntimos y 
su intenso amor á la patria, á cuyo servicio ha consagra- 
do la mayor parte de su vida, con tanta abnegación y 
desinterés, como lo manifiesta su actual situación, preca- 
ria y estrecha de recursos, que toca casia la extrema po- 
breza. Como Presidente de la República, es comparado 
con el General Sucre, y ocupa la misma línea que Balli- 
vian (Adolfo) y Frias, y su administración ha sido una 
de las más honradas y fecundas en resultados benéficos 
para el país, apesar de las tempestades internacionales 
que la ajitaron. 



Otro notable chicheño, que llegó á ser Presidente 



Digitized by 



Google 



-49— 

"de la República, es el señor don Gregorio Pacheco, na 
cido en Livilivi, cuyo espíritu industrial y su intelijente 
perseverancia en el trabajo le han proporcionado una 
respetable fortuna, que sabe emplearla con una filantro- 
pía digna de encomio. 



El doctor Antonio Qui jarro, cuya vida pública es- 
tk señalada por el trabajo incesante en servicio de Boli- 
via, llama la atención de sus contemporáneos por sus re- 
levantes dotes intelectuales, que se han manifestado en 
la prensa, en el foro, en el gabinete, en la tribuna, en la 
diplomacia, en las finanzas, y en la política. 



Cuenta también Potosí, entre sus notables estadis- 
tas al doctor Manuel María Vicenio, al doctor Pedro 
H. Vargas, al doctor Demetrio Calbimonte y á otros 
que se podria enumerar sin ofender su modestia. 



Como jurisconsultos y abogados de nota puede se- 
ñalarse á los señores Mariano y Agustín Montoya, Fran- 
cisco Bust dios ^ lidefunso Lagrava, Ignacio Sanahyia(p3.dre) 
y otros. 



El sacerdocio potosino que más se ha distinguido 
por su saber y virtudes evanjélicas, podria personificar- 
se en los Canónigos Juan Manuel Afontoya, Martin Santa 
Cruz y Simón Vargas Calero; el Obispo de Santa Cruz 
de la Sierra, Agustin Gomes Cai/czas; el Vicario y Cape- 
llán de Monjas, Pedro MuñoZy el Cura Manuel Ulloa, y 
otros pocos, pero dignísimos sacerdotes. 



Como industriales y empresarios de minas, en alta 
escala, cuenta el Departamento de Potosí, á los señores 



Digitized by 



Google 



—50— 

Mariano Ramírez^ Avelina Aramayo, Romualdo de La Ri- 
va^ Manuel Inocente Rnmirez, Gregorio Pacheco, Demetrio- 
Calbimonte y Jacoho Aiilon, 



Muchos son también los que sobresalen como Médi- 
cos, Literatos, Escritores» Pedagogos y Artistas, cuya 
enumeración seria tal vez fatigosa. Pero no puede pa- 
sarse en silencio el nombre del doctor José Ignacio de 
Sanjincs, autor del "Hinmo Nacional de Bolivia." 

IX 

Sumario — Sistema inonehirio — Instituc.ioii<»R de créilito — Instituciones 
relijií)sas — ln(iiistrias. 

Sistema monetario. — La Casa Nacional 
de Moneda, fundada en 1592, cuyo edificio actual se 
construyó en 1753 á 1773, está situada en la ciudad de 
Potosí, y es el único establecimiento donde se labra 
moneda. 

El sistema monetario vijente esta determinado por 
la Ley de 24 de noviembre de 1872, según cuyas pres- 
cripciones la ley de la moneda es de 900 milésimos de fi- 
no, con los siguientes tipos: 

El holivKuiOy con 25 gramos de peso. 

El mcdio-boUriano, con 12 gramos y 500 miligramos. 

El (j/íinfo de holiriano, con 5 gramos. 

El décimo de holiriauo (un real), con 2 gramos, 500 
miligramos; y 

El rijésimo r/(í hoJiviauo (medio real), con i gramo, 
250 miligramos de peso. 

Corren también centavos, y dobles centavos, de co- 
bre; y piezas de nickel de cinco y diez centavos. 

Hace algún tiempo que ya no se emiten holiriauos 
fuertes, y solo quintos y medios holivianosy con el 8 por 
ciento menos en su peso ponderal, por expresa autoriza- 



Digitized by 



Google 



—51— 

-cion de la Ley de 25 de noviembre de 1874, y la de 20 
de octubre de 1890. 

No se ha amonedado oro desde el año 1857, en que 
se emitió por el valor de $ 16,917.^ 

Instituciones de crédito.— Hay en Poto- 
sí dos oficinas sucursales de Bancos de emisión, y tres ajén- 
elas de Bancos Hipotecarios. 

El Banco Nacional de Boltvia fue establecido en 
virtud del Supremo Decreto de i? de setiembre de 1871, 
y jira en toda la República de Bolivia como Banco de 
-emisión, depósitos, descuentos y préstamos. Tiene su 
domicilio legal y su oficina principal en Sucre. 

Su capital fue al principio un millón de holiviavoSy di- 
vidido en diez mil acciones, que luego se aumentó hasta 
la suma de dos millones seiscientos mil bolivianos de capi- 
tal efectivo y quinientos sesenta mil bolivianos de fondo de 
reserva, con que cuenta hoy. 

El Ba.vco Potosí fue establecido por Ley de 24 de 
octubre de 1884. Su capital efectivo es de un millón 
ciento cincuenta y tres mil cien bolivianos y su fondo de re- 
serva de veintiún mil ochenta y cuatro bolivianos noventa y 
siete centavos, según la Memoria semestal de 3 de febrero 
de 1892. Y en virtud de la autorización lejislativa de 
28 de octubre de 1890, ha aumentado últimamente su ca- 
pital con seiscientos cuatro mil doscientos cuarenta y dos bo- 
livianos diez y ocho centavos, sobre el que tenia al 31 de 
diciembre de 189 1. 

Los dos Bancos Hipotecarios, situados en la ciu- 
dad de La Paz, y el Banco Hipotecario Garantizador 
DE Valores, cuya oficina principal está en la Capital Su- 
cre, tienen en esta ciudad de Potosí, simples Ajencias, 
que sirven de intermediarias para recibir y trasmitir las 

\. ''Cróxícas Potostnas'*, por ^íodesto Omiste. — Tomo 1? — Eiitref^al* 
— Páginas 55, 89, 95 y 97— Potosí, li91. 



Digitized by 



Google 



—52— 

peticiones de préstamos, pagar dividendos y cobrar 
cuotas. 

Instituciones irelijiosas. Existen en la 
ciudad de Potosí, un Convento de Frailes^ dos de Mon- 
jas, y algunas Hermanas de Caridad. 

El Convento de San Francisco^ cuya institución tiene 
por objeto propagar la fe sobre las tribus salvajes de 
nuestras fronteras, estableciendo misiones, remonta su 
oríjen al año 1547, en que se construyó su primer tem- 
plo, que fue también el primero que se levantó en la Vi- 
lla Imperial de Potos!, para adorar al verdadero Dios. 

Este Convento fue elevado al rango de Colejio de 
Propaganda fidc, mediante un Breve pontificio, fechado 
en 23 de marzo de 1853, que lo obtuvo el P. Vicente 
Belenger. 



El Conrtnitoilc Santa Teresa, ó de las Carmelitas Des- 
cabasy remonta su oríjen á 1616. Fue fundado por don 
Lorenzo Nariondo de Oquendo y su esposa doña Ana 
de Oquendo. 



El Concento de Santa Mónica, llamado también de 
Remedios ó á^ \diS Agustinas, fue construido en 1661, á 
espensas de doña Ana Maria de Casia, y fue reedificado 
en 1701. El número de relijiosas disminuye considera- 
blemente en este Convento, como en el anterior, y con- 
cluirán por estinguirse en poco tiempo más. 



Las Hermanas de Caridad, que están dedicadas al 
servicio del PJpspital y del Colejio Santa Rosa, pertene- 
cen á la institución de las Hijas de Santa Ana. Las del 



Digitized by 



Google 



—53— 

Hospital llegaron á esta ciudad en 1883, y las del Cole- 
jio Santa Rosa, en 1886. 

Zndu?strias. La principal industria del Depar- 
tamento de Potosí es la minera, y se hallan situadas en 
su territorio las más grandes empresas mineralójicas de 
Bolivia, y quizá de la América del Sur, tales como la de 

Au LLAGAS, HUANCHACA, GüADALUPE, ReAL-SoCAVON y 

otras de reconocida importancia, sin contarla multitud de 
empresas de segundo orden que se hallan en actual tra- 
bajo, en sus múltiples y estensos distritos mineralójicos. 

Los principales minerales que se explotan son la 
plata, el oro, el estaño, el bismuto y el plomo. 



La industria agrícola se halla muy descuidada, ape- 
sar de la feracidad del suelo, de la gran estension de ter- 
renos cultivables y de las favorables condiciones climato- 
lójicas de sus valles, sus sierras y sus esteros. 

No se cultiva más que lo muy necesario para el con- 
sumo de los habitantes del Departamento, sin pensar en 
el comercio de exportación. 

La carencia de instrumentos de labranza, modernos, 
y la falta de un conveniente sistema de irrigación, debi- 
litan considerablemente la fuerza productiva de la tierra. 

Igual descuido se nota en cuanto á la ganadería, 
pues sólo se consume el producto espontáneo de la natu- 
raleza^ sin tratar de mejorar ni cultivar las razas de ani- 
males, cuyo desmejoramiento se nota todos los dias. 



El comercio exterior se mantiene con el intercambia 
de las mercaderías de ultra-mar ó de las que se impor- 
tan de los paises vecinos, con los productos metálicos que 
se obtienen en el departamento. 

Las principales aduanas están situadas en Tupiza, 
capital de la provincia de Sud-Chichas, y en Uyuni, ca- 



Digitized by 



Google 



—54— 

pital de la provincia de Porco, cuyas operaciones están 
sujetas al Reglamento general de aduanas de 20 de ma- 
yo de 1888. 



Apesar de la capacidad natural de los naturales del 
Departamento de Potosí, y de sus aptitudes especiales, 
las industrias manuales y mecánicas no han progresado 
en la medida de los adelantos modernos, por falta de una 
educación adecuada, pues se carece en el pais de una Es- 
cuela de Artes y Oficios, de profesores idóneos, de ins- 
trumentos y máquinas, y aun de modelos que podrían 
imitarse. 

Sucede lo propio con las Bellas Artes; y si existen 
algunos músicos y pintores sobresalientes, se han forma- 
do por si solos, sin la suficiente preparación técnica, ni el 
cultivo de sus aficiones y talento natural. 

X 

Sumario — Vías líe coniinicacior. — CApaciilad rentística — Fisoiiomia histórica. 

Vias de comunicación. Existen caminos 
de herradura interdepartamentales é interprovinciales, 
tan primitivos como los de la época del coloniaje, sin que 
hubieran mejorado, en nada, apesar de las reparaciones 
y limpias que se hacen frecuentemente, exceptuan- 
do los que se han destinado para el tráfico de ro- 
dados, que sólo son tres; de Potosí á Tupiza, á Uyuni 
por Cotagaita. y a la ciudad Sucre, que tampoco reúnen 
las condiciones apetecibles, pero que mejoraran á impul- 
so de la necesidad. 

La primera via férrea que ha penetrado á Bolivia, 
atraviesa el departamento de Potosí, por las provincias 
de Lipez y Porco, uniendo el puerto de Antofagasta con 
la ciudad de Oruro. 



Digitized by 



Google 



-55— 



Existen varios proyectos en tramitación para cons- 
truir ramales ferrocarrileros de Uyuni á Potosí, y otro al 
asiento niineral de Colquechaca. 

El ferrocarril central argentino aún tardará algún 
tiempo para llegar á la frontera de la Quiaca y penetrar á 
Bolivia, por nuestras provincias del Sur. 



El primer alambre telegráfico se estendió entre la 
Quiaca y Tupiza, prolongándose después hasta la ciudad 
de Potos!; y ha llegado á formar una red de comunica- 
ción con casi todos los departamentos de Bolivia y con 
los paises vecinos. 



Los correos se hallan bien establecidos, mediante 
dos oficinas centrales que funcionan en la ciudad de Potosí, 
y en Uyuni, una sub-administracion en cada capital de 
provincia, y ajentes especiales en les cantones de mayor 
importancia. 

La comunicación es semanal. 

Capacidad rentística.— Segun^ la ley fi- 
nancial vijente, hay dos clases de rentas públicas: las de- 
partamentales y las municipales, perteneciendo parte de 
aquellas al Tesoro nacional. 

Las rentas públicas departamentales y municipales, 
según los presupuestos correspondientes al último quin- 
quenio, están representadas por las siguientes cifras: 



Años! 



1888 
1889 
1890 
1891 
1892 



lientas DApnrtA 
nientnles. 



83180,49482 



321,690 
321,690 
313.010 
269,122 



82 
82 

85 
82 



Rentas Mnniciimlf»-' 
1el& Capital. 



BS165.328I53 
104,017 



119,384 
69,146 

95.593 



68| 
96 



Totales. 



35345,82335 
425,70850 
441,075125 
382,157:81 
364.715:84 



Digitized by 



Google 



— 5G— 

El termino medio de las rentas pertenecientes á las 
Juntas Municipales de Provincia, tomadas en conjunto, 
alcanza á la suma de Bs. 68,095. 26, por año, según la 
siguiente demostración, tomada de los presupuestos de 

I ¿90: 

Iifijitas Municipales de Provincia, en el año 1890. 

Chayíinta Bs. 31,771. 41 

Charcas (las 2 secciones) 5*465. 92 

Linares 4»927. 05 

vSud-Chichas 7,460. 70 

Nor-Chichas [las 2 secciones] 13,465. 80 

Porco 5,004. 38 

Total Bs. 68,095. 26 



Fisonoiuia. histórica. El periodo de La 
RKri'HLiCA está caracterizado por la labor constante em- 
pleada en la organización de un nuevo orden de cosas, 
totalmente antagónico al que se derrumbó con la decla- 
ratoria de la independencia nacional; en cuyo trabajo se 
han puesto en actividad todos los esfuerzos intelectuales 
y físicos de los ciudadanos libres, en que se transforma- 
ron los colonos de España, venciendo 1^ obstáculos se- 
culares acumulados, durante tres siglos, por la domina- 
ción csrranjera, bajo el réjimen monárquico, diametral- 
mente opuesto al de la república; sin que hasta hoy se 
hubiera conseguido perfeccionar el mecanismo institu- 
cional que rije las democracias, apesar del tiempo tras- 
currido y los esfuerzos empleados. 

Ese periodo, que principió con el predominio del 
elemento militar, que se mostró soberbio con los laureles 
obtenidos, alimentando ambiciones personales exajeradas 
para el ejercicio de la suprema autoridad nacional, como 



Digitized by 



Google 



—57— 

el gaje de sus victorias, presenta el cuadro desconsolador 
de la guerra civil permanente y de los combates san- 
grientos, que se libraban todos los dias, llegando á cons- 
tituir, ese estado de cosas, como el modo de ser normal de 
la República, sin que de ello se hubieran sustraido tam- 
poco las demás Naciones del continente sud-americano, 
que nacieron, como Bolivia. de entre las ruinas del colo- 
niaje español, después de un gran cataclismo político. 

Pasada la infancia, con todas sus vacilaciones y ca- 
prichos, con sus debilidades y estravios, se aproxima fe- 
lizmente Bolivia á su época de madurez, en que aleccio- 
nada por la experiencia, obrará con cordura, y ya no 
sostendrá sangrientas querellas por motivos efímeros y 
ambiciones personales, sino que entrará de lleno en el 
terreno de su desarrollo normal y progresivo. 

Esperamos que ya no combatirá sino por sostener 
su independencia nacional^ la integridad de su territorio 
y el honor de su bandera; y por el imperio absoluto y ve- 
rídico de sus leyes é instituciones, para cumplir la ley 
histórica que rije el destino de las Naciones. 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



CAPITULO SEGUNDO. 



f(a^ci.!á pt*iii\itiva^ y actuales. 



Sl'MARIO— Unidad de lu especie, humana — Einipjraciones del antiguo Conti- 
nente. 



Unidad de la especie haiiiaiia. Para 

nuestro objeto, solo tendremos que tocar la tan controver- 
tida cuestión, del monojcmsmo ó poJigenísmo, que tanto ha 
preocupado á ilustres sabios, que se propusieron investi- 
gar, si la especie humana fue una sola en su oríjen, ó si 
hubo varias especies autóctonas. 

Por una y otra de estas hipótesis ó teorías, se han 
acumulado argumentos y observaciones, que tienen más 
ó menos probabilidades de verdad. 

El habitante primitivo de América ha dado nuevo 
aliento á este debate, de la unidad ó diversidad de oríjen 
de la especie humana. 



Digitized by 



Google 



—59— 

Se sabe que Colón, en los cuatro viajes que hizo, en- 
contró las tierras que tocaba^ pobladas por Caribes. — Tal 
es también la opinión de Restrepo Tirado. 

Más, en el gran continente que se estiende del uno 
al otro polo, en sus cordilleras y valles, habitaba una 
multitud de tribus que tenian costumbres, idioma y tipo 
muy diferentes. 

¿De dónde pudieron venir estos habitantes? Es esta 
la cuestión en cuyo estudio se han ocupado, filósofos, his- 
toriadores, arqueólogos, etnógrafos y filólogos, como 
Humboldt, Hamy, Cassani, Bachiller y Morales, Chave- 
ro, y otros igualmente notables; sin que haya ni dos, que 
estén del todo conformes. 

En nuestra opinión — dice destrejo Tirado: — to^ 
dos aquellos, que sólo han querido ver en el J^iievo 
Mundo, ^ina emigración homojénea: están errados. 

(Debieron llegar d la América, antes de su descit" 
hrimiento, distintos pobladores, por vias diferentes. 

Hay también quienes suponen la creación de otra 
pareja autóctona, contemporánea de la creada en el an- 
tiguo mundo; si bien es hipótesis improbada é improba- 
ble. 

Entre los naturalistas modernos, la mayor parte es- 
tán de acuerdo con la narración bíblica, en cuanto á la 
unidad de oríjen de la especie humana, rechazando por 
consiguiente, las teorías opuestas de Haeckcl. 

Esta unidad^-dice Soler — tiene su más firme apoyo 
en razones sicolójicas, que son, las que desarrolla y con 
las que, prueba su afirmación, en su ^'Ensayo Etnoló- 
jico'*. 



De todos los estudios hechos en este orden, puede 
deducirse la verdadera unidad de la especie huma- 
na, viniendo á ser las diferencias que después caracteri- 
zaron las diferentes razas, nada más, que rasgos distinti- 



Digitized by 



Google 



— GO- 
YOS de las modificaciones sufridas, á consecuencia del me- 
dio ambiente, en que aquellas vivieron y siguen desarro- 
llándose. 

Tenemos en apoyo de esta unidad, las escrituras sa- 
gradas, las tradiciones de todos los pueblos, y en ambos 
mundos, las que nos señalan, uniformes, el Asia como la 
cuna del hombre: testimonio que podemos afirmar que es 
el más autorizado. 

Asi, pues, los pobladores de América no pudieron 
ser sino una emigración que vino del viejo continente, y 
no hubo en consecuencia, raza americana primitiva. 



Mas fácil seria — dice Restrepo Tirado— señalar, cua- 
les fueron las razas, que no vinieron á la América; que 
decir, con exactitud, las que la poblaron, viniendo del an- 
tiguo mundo. 

Según Horni, se podría probar, que la raza negra, 
nunca vino á este continente; aun admitida la unión de 
América con el Sur de África, por la Nueva Zelandia, y 
Australia. 

Y, aunque los conquistadores hubiesen encontrado 
en Méjico, en Venezuela, en las costas, y más aún, en el 
Brasil, tribus de color muy oscuro, como los Caribes, no 
se notaban en aquellas, los rasgos distintivos de la raza 
verdaderamente negra. 

Ninguno, entre varios autores, encontró esos rasgos 
característicos en aquellas tribus. 

Por otra parte, suponiendo su existencia, no puede 
creerse en su desaparición tan completa, que no hubiese 
dejado ninguna huella de su existencia anterior, ni vesti- 
jio de su pasado. 

Si bien, alguno de los autores citados admite la 
existencia del hombre negro en Méjico, ello no está pro- 
bado. 

La pintura negra que usaban allí los sacerdotes, no 



Digitized by 



Google 



—61— 

puede, en rigor de lójica, hacer presumir- -como lo hace 
dicho autor, ---de que fuese ello un recuerdo de los pri- 
meros ó primitivos habitantes; puesto que no solamente 
usaban el color negro, sino el rojo, el amarillo y el azul, 
indistintamente, para pintarse el rostro. 

La prueba que en apoyo de su aserción, nos presenta 
Chavero, es la de la cabeza jigantezca de Ilueyapan, en- 
contrada cerca de las costas del Golfo Mejicano: S2i Upo 
— dice — es enteraírzejtfe etiópico. EL contorno facial del 
rostro^ tiene la forma de tin losange; rasgo fisonómi' 
co, el r,:ds característico, de la raza mongólica: tiene 
ademas, los ojos muy distantes entre sí^ y la barba 
muy saliente. 

Entre los caracteres enumerados, los únicos de la 
raza etiópica, son: la nariz,^ la barba y el color, el que, 
tampoco debería tomarse en cuenta, por lo que dijimos 
de la pintura de los sacerdotes. 

Las semejanzas observadas entre las costumbres y 
tradiciones de los indios americanos con los negros ac- 
tuales, pueden esplicarse, muy naturalmente, por la ob- 
servación comprobada, de que individuos de raza distin- 
ta, colocados en lugares diferentes, siendo iguales sus ne- 
cesidades, pueden y deben tener industrias y formar cos- 
tumbres y hábitos semcíjantes; sin que por ésto, una ra- 
za haya copiado á la otra, sino independientemente de 
toda imitación, y de una manera del todo espontánea. 

Y así como podría afirmarse que no vinieron negros 
á la America, antes de la conquista española, también 
puede afirmarse que la invasión judia, que algunos han 
supuesto, no ha existido. 

Brasseur de Boubourg admite, sin embargo, la inva- 
sión judia en América. 

La opinión más aceptable es la de Restrepo Tirado, 
que admite tres grandes invasiones: — la mongólica, la 
fenicia, y la escita, y algunas otras^ pero muy parciales. 



Digitized by 



Google 



—62— 

En casi todas las tribtis de Siid América que habi' 
iaban — dice — la banda occidental de la cordillera de 
los AndeSj se observaron grandes setnejanzas físicas, 
con la raza mongólica. En la actualidad, entre los 
Cunas hay tipos, que cualquier etnógrafo clasificaría 
como tales; por stt óvalo craneano, el contorno facial, 
las sienes y la frente deprimidas, los ojos negros y oblí' 
cuos, con zina vaga espresion de estoicismo; la nariz 
ancha, con las ventanillas muy abiertas; los cabellos 
lacios y negros, y el cutis, amarillento. 

La misma conclusión saca Naxcra del estudio com- 
parativo del dialecto de los Otomíes (en Méjico) con el 
idioma chino; pues los otomíes y los chinos son los úni- 
cos representantes del idioma monosilábico: sus reglas 
gramaticales son casi las mismas; hay muchas palabras, 
¡guales ó de raiz común: ambas tienen ima inmensa can- 
tidad de letras en su alfabeto, y son de pronunciación 
completamente nasal. 

Testimonios respetables aseguran también haber 
encontrado en los geroglíficos americanos muchos de los 
caracteres chinezcos. 

Ademas se sabe que los peruanos usaban los quipm^ 
ó tejidos de distintos colores, como un verdadero alfabe- 
to para conservar, por medio de esa especie de escritura., 
fechas ó sucesos: tal como sucedió en el Celeste Imperio: 
se usaba allí también un procedimiento análogo y con el 
mismo objeto. 



Eniigracioiies del aiitig^uo Continen- 
te. Consignados estos puntos de semejanza, de donde 
han podido desprenderse las deducciones que hacen ve- 
nir una emigración negra á la América, podemos aceptar, 
con más certidumbre, la opinión que sólo admite, como no- 
tables, las tres grandes invasiones que indicamos antes: 
la fenicia, la mongólica, y la escita; sin escluir las peque- 



Digitized by 



Google 



—es- 
ñas de algunas otras razas, que pudieron venir antes ó 
después de aquellas. 

Brunnet también nos habla, entre otras emigraciones, 
de la asiática. 

Según Horni los primeros hombres debieron pasar 
á este continente después del diluvio, por medio de los 
estrechos helados. 

II 

Sumario: IjA Atiáutida — Fenicio?», Caribes y Escitas — DificultAil de uiía 
«lasifícftcioii concreíA. 



La Atiáutida. Dando por admitida la opinión 
de que nuestro continente estaba, en un tiempo, unido 
por el Occidente, con África y Asia, tendríamos que men- 
cionar solamente la debatida cuestión de la existencia de 
la Atlántida, ó sea el istmo inmenso que lo comunicaba 
por el Oriente, con Europa y Asia. 

Las tradiciones todas de la antigüedad desde las 
ejipcias conservaban algo del recuerdo de un cataclismo 
que sumerjió todo un continente. — Aristóteles habla de 
ello en sus versos, y Platón describe aquellas tierras, y 
las coloca separadas de las columnas de Hércules, por 
un angosto estrecho. 

Viera y Clavijo, antes que Dupreux, afirmaba tam- 
bién la unión de los dos continentes: el último hasta se- 
ñalaba científicamente la dirección de aquel estrecho. 
África, dice Dupreux, y España, — añade Restrepo Tira- 
do — estaban unidas á las Azores y estas á las islas Ma- 
dera, á las Canarias, á las Lucayas, San Martin, Santa 
Lucia, y Jamaica. 

En las Antillas existía la tradición y creencia de un 
trastorno tan extraordinario en la naturaleza, que sumer- 
jió la tierra toda y que al retirarse las aguas sólo dejaron 
algunas islas. 



Digitized by 



Google 



—64— 

El mar de zargazo ó flora stib^marina — observa 
'(kestrepo Tirado — y que forma una cadena de fncus 
no interrumpida, desde las costas occidentales del 
áfrica, hasta la América: la corriente poderosa del 
Gulf Stream, que desde el Golfo de Méjico arroja sus 
aguas tibias hasta las costas europeas, no serian otras 
tantas pruebas de la remota existencia de la Atldn^ 
ti da? 

En uno y otro continente se han encontrado fósiles 
de grandes paquidermos. — Edgar Quinet dice al respec- 
to: estos animales necesitaban para su subsistencia, de 
uni7iundo proporcionado d su inmensa talla; desaparea 
ciendo ese r.iundo d travcz del que, hacían sus cm.i-^ 
graciones; desaparecieron también los 'Jiónstruos de 
esa f atina colosal. 

M. Hamy —deduce igualmente la unión de los dos 
continentes del estudio que hizo de los reinos animal y 
vejetal de la época terciaria en ambos mundos; y más que 
todo sus observaciones geolójicas. 

¿Cómo esplicarnos sino — dice L'ies/repo Tirado — la 
for^nacion de los tres grandes depósitos lacustres que 
existen en España, de un esper.or de joo pies y de una 
superficie de i.jj. 000,000, metros cúbicos^ 

Tan asombrosa cantidad de sedivdcnto, sólo pudo 
ser arrastrada allí, por ¡uuy caudalosos rios, los que d 
su vez habrian debido atravesar inmensas rejiones. 

¿Y dónde están esas aguas y esas tierras? Todo 
desapareció. 

Platón da noticia de que la ciudad principal del con- 
tinente sumerjido estaba situada en un lago. 

Según Chavero, por lo menos nueve de las poblacio- 
nes mejicanas eran lacustres, como lo demuestra en su 
obra **Méjico á travez de los siglos''. 

También será oportuno recordar aquí que en las tra- 
diciones teogónicas del África, Hórmes, el dios del Co- 



Digitized by 



Google 



— 6ü— 

mercio, es hijo de Atlas y de Maya, y dice uno de los 
autores antes citados — Atlas, la montaña de África, es re- 
presentante de la raza de esa rejion, y Maya es la raza 
del Yucatán: la raza americana. 



Fenicios, Caribes y Escitas. Si aceptada 
la existencia de la Atlántida se pregunta, ¿qué raza pasó 
por alli? algunos autores creen que \os fenicios; otros que 
los escitas y otros que allí habia una raza distinta de la 
del viejo mundo. 

Esta es una cuestión insoluble por falta de datos, 
claros y exactos. 

Diodoro, refiriendo un viaje de los fenicios, dice que 
una nave cartaginesa salió fuera de las columnas de Hér- 
cules, y llegó, después de larga navegación, á una gran 
isla. 

Aristóteles cuenta otra navegación semejante. 

Estos Cristóbal Colón del Mediterráneo, como se ha 
llamado á los fenicios, no retrocedian ni ante el asesinato 
para ocultar las vías que descubrian, en sus audaces es- 
pediciones marítimas. 

Chavero afirma que el oro, los monos y los papaga- 
yos que llevaban aquellos á la Corte de Salomón, eran 
evidentemente de América. 

Del estudio hecho de los dialectos en las Lucayas se 
ha deducido que fueron pobladas por fenicios. 

Ofir, según Votablo, era la isla española de donde 
éstos llevaban el oro. 

Cuando Colón tocó aquella isla, encontró socavones 
de 1 6 millas de largo, que según Pare no fueron hechos 
por los indios, quienes no conservaban ni tradición de 
quien los hubiese trabajado. 

Para Horni, fueron los escitas los que vinieron por 
el Norte, entrando por California. 



Digitized by 



Google 



—66— 

Esa raza, numerosa en el antiguo mundo, y esencial- 
mente belicosa, vivia errante y en eterna guerra. 

Se perseguian sin tregua entre las distintas tribus 
•que eran del mismo oríjen, y seguramente algunas, huyen- 
do del vencedor, debieron lanzarse á buscar un asilo se- 
guro en rejiones distantes é ignoradas. 

No nos queda duda de que los Caribes de las Anti- 
llas y de nuestras costas — dice Restrepo Tirado — y las 
tribus del Meta, del Orinoco y los indios del Brasil, fue- 
sen de la raza escita. 

* 'Relaciones modernas refieren que los escandinavos, 
en la ultima mitad del siglo IX, conquistaron la Islandia 
y de allí pasaron á Groenlandia. 

Enrico el Rojo, en 986, puso pie en este continente, 
y su hijo Leif llegó á Terranova y Maryland. 

Después del año 1000, llegaron otras espediciones á 
Massachussets, Rode-Island, Connecticut, New York y 
New Jersey/' 

Fuera de estas emigraciones, es posible que otras 
más hubieran pasado ese mar llamado tenebroso ó mar 
<ie zargazo, en busca de una existencia más tranquila y 
de seguridad contra sus enemigos. 

En 2^31 tina débil barca pasaba de tina' d otra de 
las Canarias y , arrastrada por el temporal, llegó d 
fondear en el Orinoco. 

En los siglos que trascurrieron antes del descii-- 
briniiento de la América ¿no pudo suceder que barcos 
salidos de España, ó de las costas de África, Imbiesen 
sido arrojados d las nuestras por los vientos ó las cor=' 
vientes marinas? 



Diflciiltad de una clasificación con- 
creta. Hoy seria difícil, sino imposible, al observar una 
tribu cualquiera de este continente,*^ determinar á cual 
•de las diversas emigraciones pudo pertenecer. 



Digitized by 



Google 



—67— 

La guerra constante en que encontraron los españo- 
les á las diferentes tribus que hallaron, era el resultado- 
de la estension quc^ callas tomaban, y de la diversidad in- 
definida de su orijen, lo que las hacia demasiado hostiles 
entre si. 

En la época ¿r, la llegada de los conquistadores, di- 
ce el autor antes citado, liabian poblaciones que eran una 
verdadera liabcl; i)or la diversidad y confusión de las 
varias tribus ó familias cjue las habitaban. 

Ahora, con mis razón, la clasificación de las distin- 
tas razas, sci^un su orijen, se hace imposible; pues que 
todas las i)rimitivas se mezclaron sucesiva e incesante- 
mente con varias otras, y principalmente con la blanca y 
negra. 

III 

Si'MAi:i(':--T)ivi<i(.ii ircueral — Kcizn.s nntocloii.-t.s — Quií-iiuas — Aiinarncs — 
Ciioilott — AL*¿ti,.u.s o eiioiD.s. 



T)ÍVÍs5o2í f;*esi<^ral. l'iguier clasifica la pobla- 
ción americ:i!ia en la raza roja (rouge) y La Rama Meri- 
dional: la ramajueridional la divide en — andina, lyauípaena 
ó pampay y f/iiannií. 

La andina comprende á los quicJuias ó qqucchuas, an- 
tis y araucanos. 

En esta familia de qniclmas ó incas se distinguen los 
atacamas y los chajtyos. 

El color dominante en estas razas es el moreno os- 
curo. 

Los Antis se ramifican en varias tribus ó clases, tales 
como los moccfcneSf yuracarés, etc. 

Los antis son propiamente los que habitan en la cor- 
dillera de los Andes, en Bolivia. 

Mitre ^ señala cinco razas que pueden reducirse á 

1 "Historia del General San Martin j de !a EmHüc'i ación Siid Amtrican 
T. 1?— cap. IV 



Digitized by 



Google 



—es- 
trés — dice — y que poblaban la América meridional al 
tiempo de estallar la revolución de la independencia. — 
Los españoles europeos, los criollos hispano-americanos, 
los meztizos y- los indios indíjenas y los negros, proce- 
dentes del África. 

Los criollos son los descendientes directos de espa- 
ñoles, modificados por los enlaces con los nativos. 

Los meztizos forman la raza intermediaria, entre los 
criollos y los indios y negros. 

Los indios y los negros formaban la raza servil y 
esclava. 



Al circunscribirnos ahora á las razas que existieron 
en el Alto Perú ó Bolivia, para limitarnos después á la 
observación de este departamento de Potosí, ncs guiare- 
mos solamente por lo que la tradición, y la historia, defi- 
cientes en este orden, pueden darnos. 

No conocemos nino-un estudio etnooráfico hecho en- 
tre nosotros, y que Inibiera podido servirnos para estos 
apuntes; es decir, algo nacional y concreto respecto de 
Bolivia. 



IRazas autóctonas. La raza más numerosa 
y civilizada en esta parte de la América, fue la de los hi- 
jos del Sol, llamada quichua ó de los Incas. 

En el siglo XV era la raza dominante en todos los 
pueblos peruanos: intelijente y de jeneroso carácter, y 
hospitalaria por lo general, se distjnguia de las otras ra- 
zas que poblaban la América del Sur. 

Las tradiciones cuentan que los Incas, alcanzaron 
una civilización relativamente muy adelantada. 

Tenían su literatura propia de la que algunas refe- 
rencias nos revelan un grado de cultura que parecería 
imposible. 

A juzgar por los restos de los monumentos que aun 



Digitized by 



Google 



-co- 
existen se ve que no les eran estraños los conocimientos 
de escultura y arquitectura. 

Tuvieron leyes, oradores y poetas. 

Su historia la escribian y conservaban por medio de 
representación simbólica, los quipus. 

En lo relijioso, si bien adoraban al Sol, reconocían 
en él, al soberano y sólo principio creador, idea que en- 
trañaba desde luego la de la unidad del Supremo Ser; lo 
que demuestra que en el fondo de su sentimiento relijio- 
so, existia mucho de espiritual. 

Esíe culto al Sol, que se encuentra en los mas le- 
janos tiempos prehistóricos j era también el de los arios. 

-S. Tylor nos da d conocer uno de los más antiguos 
rezos de esa raza que dccia. — Meditemos sobre la an- 
siada luz del divino Sol, para que eleve nuestra inte- 
¡ijencia. 

Se conoce igualmente el culto de los (Brachmanes 
indios \ 

K^te punto de unión relijiosa entre aquellos y los 
Incas ó hijos del Sol se prestaría á muchas consideracio- 
nes que simplemente las enunciamos. 

La escritura simbólica propia del Ejipto, se encuen- 
tra también en los monumentos mejicanos antiguos. 

Dice Figuier: ellos atestiguan que la civilización 
de los Mejicanos y Peruanos era más vieja, que la de la 
antigua España ó Iberia. 



Los españoles que creian encontrar solamente salva- 
jes, cuando desembarcaban en las costas americanas, no po- 
dian suponer que existiera una raza tal como la incásica. 

Los indios de América que se asemejan en algo á la 
raza amarilla (jaune) del Asia, aunque hospitalarios y je- 
nerosos por carácter, son crueles é implacables en sus re- 
sentimientos. 

1 £«lw«ni Trlor— ••AütropoU.jia". 



Digitized by 



Google 



—70— 

En cuanto á la conservación de los caracteres en las 
razas, dic e Tylor: 

En realidad, los ejipcios de la antigua raza que 

• construyó las pirámides y cuya laboriosa vida ordina^ 

ria se halla pintada en los muros de los sepulcros, se 

hallan aun representados, con leves diferencias, por 

los labradores 

'*Tipos análogos á los etiopes de los primitivos bajo- 
relieves ejipcios se hallan aun en las tribus del Nilo Blan- 
co; mientras que en las figuras de los fenicios ó cautivos 
israelitas se reconoce todavia el característico perfil del ju- 
dio moderno. Pruébase de este modo que una raza puede 
conservar, sus caracteres especiales, plenamente reco- 
nocibles durante treinta siglos, ó sea por un centenar de 
jeneraciones. 

Y esta permanencia de tipo se presenta, en mayor 6 
menor escala, cuando una raza emigra fiíera de su primi- 
tiva morada, como cuando los añ^icanos son trasportados 
á la América" 



Las grandes diferencias que se notan en cuanto á la 
forma del cráneo y el color de la piel, entre los diversos 
pueblos ó tribus de indios, nacen de su mezcla indefinida. 

Refiérese que en un antiguo vaso se encontró la 
pintura de un Inca, que era en todo semejante a los in- 
•dios actuales; lo que hace deducir, que después de cua- 
tro ó cinco siglos, esta raza no se modificó en modo al- 
guno, ni se mezcló por consiguiente. No obstante, esta 
prueba no es del todo concluyente. — La raza que perma- 
nece sin mezclarse, es mas bien la aimaráy de la que ten- 
dremos también que ocuparnos en estos apuntes. 



Nuestros indios se diferencian en mucho respecto de 
los indios de la América del Norte; desde el color, que en 



Digitized by 



Google 



—Ti- 
los primeros es amarillento y más frecuentemente more- 
no oscuro; y en los del Norte es rojo. 

Se afirma, pues, fundadamente, que éstos tuvieron por 
antecesores á europeos. Positivamente — dice Figuier — 
los escandinavos han tenido relaciones con América en el 
siglo décimo. 

La formación del cráneo en aquellos, es menos oblon- 
ga; la nariz menos prominente que en los indios del Sur 
y los ojos los tienen frecuentemente oblicuos. 



Quiclllias. En el indio quichua, cuya igno- 
rancia es absoluta, en todo orden, se reconoce al primiti- 
vo habitante de estas rej iones, pero dejenerado: es casi un 
salvaje. 

Vive perdido en las breñas de nuestros cerros, don- 
de construye su choza; dedicado á cuidar llamas ii ovejas, 
ó sembrando terrenos, que le darán fruto, si la lluvia ha 
sido abundante. 

Algunas veces se reúne en pequeños pueblecillos ó 
rancherpis, de aspecto del todo rústico y salvaje. 

Frecuentemente las mismas labores del campo son 
hechas por las indias, que trabajan á veces más que ellos, 
sino lo hacen por lo menos igualmente. 

La llama les suministra casi todo lo necesario para 
vivir. 

Les sirve como vehículo ó medio de trasporte para 
sus productos ó cargas; la lana les da el vestido que ellos 
mismos se lo tejen ó fabrican; de ella hacen su arma de 
guerra, la honda. 

La llama les da el sebo que les sirve para su alum- 
brado; y por fin su carne que no siempre forma parte de 
su alimentación, frugal hasta no más. 

Lo más indispensable para su existencia y para so- 
portar el trabajo y la fatiga, es la coca, que nunca aban- 
dona. 



Digitized by 



Google 



—72— 

Por carácter y por su condición misma actual, el in- 
dio es receloso, desconfiado, y parece envuelto en una 
absoluta reserva. 

Es propiamente, aún en nuestros días, el ilota que 
tenemos. 

Su resistencia para caminar á pie, distancias incalcu- 
lables y por los más inaccesibles caminos ó sendas, es 
asombrosa. 

Los conquistadores debieron encontrar principal- 
mente esta raza, que al explotarla, le trajeron, es ver- 
dad, lo que entonces era toda una civilización. 

Más, el despotismo y la presión produjeron la gran 
lucha sud-americana. 

El eminente historiador argentino Mitre dice, ha- 
blando del "bast;irdo réjimcn colonial", y recordando al 
Oidor Aguirre (México\ C^cnsaha:i q::c i¡:¡c::¿ra:: 
existiese iiji zapatero de Castilla con mi r.izilo^ ese .za-^ 
fatero con sii mulo tenia el derecho d¿ <;ot>r'r::ar toda 
¿a ^yitérica. La r.iadre patria no era- ni podia sci' 
para los air.cricanoSj ni ttna patria^ ni :i:ta madre; 
era tí na m.adrastra. 

Un rey absoluto y por lo conitín imbécil era el 
tínico plinto de contacto entre el mundo esplotado y la 
nación esplotadora} 

De aquí la grande esplosion que esta raza indíje- 
na hizo, en 1780, levantándose en el Perú contraías con- 
quistadores, con Tupac-Amaru, descendiente de los 
Incas. 

Más el desdichado indio ha ganado algo con el 
nuevo estado social? No. 

En la actualidad aún es la victima cómoda de todas 
las clases sociales. 

Desde el Cura de almas, hasta el patrón de finca, y 

1. Bartolomé Mitre, Obm antM citada. 



Digitized by 



Google 



—73— 

desde la mas burlezca autoridad de pueblo, hasta el últi- 
mo que se dice militar: todos hacen pesar sobre este des- 
heredado la superstición mas grosera ó las mas inicuas 
obligaciones esplotando sus fuerzas y su trabajo. 

Y todavia el pobre indio es tributario del Estado; 
de ese Estado que no le garantiza, como debiera en justi- 
cia, ni su trabajo, ni el escaso fruto de él, y alguna vez ni 
su vida misma. 

Verdaderamente es una iniquidad, tolerada con el 
más estraño estoicismo, la condición en que vive esc em- 
brutecido ser que se llama indio entre nosotros. 

Son dignas de reproducirse, á este respecto, las apre- 
ciaciones que hace un periódico de Estados-Unidos.^ 

Existe en la América Española^ dice^ tina gran 
"¡nasa de hombres, para quienes ni la independencia 
tuvo beneficios, ni la ^República aseguró derechos, 7ii 
el progreso llamó nunca d sus puertas; viviendo hoy 
como vivieron hace dos siglos 

(kaza perseguida, y csplotada siempre y siempre 
víctima de los mas fuertes, arrastra sn existencia en 
perpetua lucha con la sociedad civilizada, en la cual 
encuentra enemigos y sufre inclinando la cabeza. 

Un abismo que jamas se procura salvar, separa, 
en lo referente d ellos, la doctrina de la realidad; la 
ley escrita de sn verdadero cumplimento; y anqne esos 
pueblos adelantan, esa numerosa porción no se muC' 
ve ni avanza, encerrada en los dobles muros de la ig' 
norancia y de la natural reserva y desconfianza que el 
inveterado abuso ha fomentado en su corazón. 



Los rasgos que distinguen a nuestros indios son ge- 
neralmente: — cabeza oblonga, frente estrecha y deprimi- 
da, la faz alargada, prominente la nariz, la boca saliente 

1. Tomamos estos pslrrafos d« la "Entrelladc TariJR"N® 1,103. 



Digitized by 



Google 



-74— 

y provista de dientes de tal persistencia que los conser- 
van hasta la decrepitud. Quiere esplicarse esta especia- 
lidad en ellos por el uso constante de la coca y su fruga- 
lidad proverbial. 

El cabello lo tienen absolutamente negro, grueso y 
largo, descendiendo hasta muy abajo a los lados, y sobre 
la frente que casi está oculta. — Otro rasgo notable es el 
desarrollo del tronco, que anuncia una organización pul- 
monar propia para vivir en las mas elevadas alturas de 
estas rejiones, que son los que parece prefieren para ha- 
bitar, y buscan con placer. 



J^izxiaraes. Después del indio quicJvfa, coloca- 
mos la raza aimard; cuyos descendientes, existen aun 
sin mezcla alguna en algunos pueblecillos que se encuen- 
tran en varios puntos de este departamento. 

Los aimaraes ó aimarás se parecen á los quichuas, 
por el aspecto general y por el rasgo más remarcable de 
su organismo: el ancho y la lonjitud del pecho, proporcio- 
nado al extraordinario desarrollo pulmonar que caracte- 
riza á las dos razas y que les permite vivir en las altu- 
ras de nuestras cordilleras. 

Se asemejan ademas a los quichuas, por la forma- 
ción del cráneo, por sus facultades intelectuales, costum- 
bres, vestidos é industria; pero en su arquitectura y sus 
construcciones, se diferencian mucho de los incas ó qui- 
chuas. 



Criollos. Con el trascurso del tiempo, los hijos 
del Sol se mezclaron con las emigraciones que vinieron 
sucesivamente, y en especial con los españoles; resultan - 
tando de aqui, la raza espafiola-amerirmiay que es la que 
actualmente forma la clase social más culta y civilizada 
de nuestras poblaciones, y cuyo nivel intelectual raya á 



Digitized by 



Google 



—75— 

la misma altura á que han llegado los pueblos del viejo 
Mundo. 

En su aspecto físico, el español-americano, con dife- 
rencia del color, que es moreno generalmente, es el mis- 
mo que el de las razas europeas, y especialmente las que 
son de orijen propiamente latino. 

Los signos ó caracteres de la raza latina son 
con pocas variedades: talla media, cabellos y ojos negros, 
color susceptible de ennegrecerse por la acción del sol, 
si bien hay algunas variedades. 

Más ó menos, tales son también los rasgos físicos 
distintivos del español- americano ó criollo. 

En la formación del cráneo, que es regular, se ma- 
nifiesta el desarrollo del cerebro, que da la medida de las 
facultades mentales, si hemos de admitir las deducciones 
del ángulo facial. 

Ademas, aquel debe corresponder al desarrollo del 
sistema nervioso y encefálico, tal como se ha notado en 
la raza verdaderamente blanca y de mayor potencia in- 
telectual, y esto implica necesariamente una organización 
apropiada á las mas elevadas funciones de la intelijencia. 

Ex¡sfi\ lÍícc Tylor^ :r,ia relación íntíuia cutre iin 
sisiarid r,:d:'; cor,:piCto y coniplicado de cclitlas y fibras 
cerebrales y ur.ay.iayor fuerza ij::elecl::al, er^ las ra^ 
zas a::e se l:a:i elevado ci: la escala de la civilizador. 

l'^loieer ¡:acc :in cdr,:p:íto :!:edio del contenido de 
los crdr.eos er, pnl^^^adas cnbicas: rc;^;:;;: dicJio cór*íf:ito 
el cráneo del ansíraliar.o iicjic --o rnlí\zdas. el del a- 
-'ricar.o Si v el del enrof^eo 02. 



Más si bajo su aspecto intelectual y moral la raza 
española de America se halla al nivel de la más avanzada 
civilización de nuestros dias, se nota sin embargo algo 
que parece esterilidad de pensamiento y de intelijencia. 



Digitized by 



Google 



—76— 

No hay aquí labor paciente, trabajo científico soste- 
nido que manifieste largo aliento intelectual 

Esto se esplica por varias causas que debilitan y es- 
terilizan las más felices disposiciones y los mejores ta- 
lentos. 

Concurren á ello la indolencia, el desaliento, y en 
parte el carácter mismo de la raza: la impaciencia es el 
distintivo de nuestra manera de ser y obrar. 

Parece que nuestra divisa fuera: hacer pronto ó no 
hacer. 

Además de todo ésto ¿existe acaso la recompensa 
merecida que corone el esfuerzo — como en todo pais ci- 
vilizado? — ese esfuerzo que se consagra al estudio, á la 
meditación y á obtener el fruto de una lenta y larga ela- 
boración intelectual, que se manifieste, por ejemplo, en la 
producción de un libro? No. 

Sabe, quien se dedica á una vida de estudio y de 
tareas puramente científicas ó literarias, que no encon- 
trará ni el apoyo del público, ni recompensa moral ni 
ninguna. 

Es ésta otra causa por qué las las fuerzas intelectua- 
les no se manifiesten entre nosotros como podrían hacer- 
lo, y se queden latentes ó se dan á conocer en raras ó li- 
jerísi ñas producciones^ que no obstante pueden dar la 
medida de la fuerza que les dio nacimiento y que dormi- 
ta hasta adormecerse por completo muchas veces. 

No tenemos sino como raras excepciones hombres 
que se hubiesen consagrado á trabajos intelectuales pa- 
cientes y á especulaciones científicas que demandan tiem- 
po y labor perseverante. 

He ahi por qué existiendo las mejores aptitudes en 
lo general ó en la mayor parte de los habitantes de nues- 
tros pueblos, se nota sinembargo esa lamentable esteri- 
lidad. 



Digitized by 



Google 



—77— 

Mitre, en la obra antes citada, dice hablando de la 
raza criolla. Esa raza, en la que se acumzilaba la fuer" 
zaj residía la pasión y germinaba la idea revohiciona^ 
ria, como una semilla nativa del suelo, formaba el 
nervio social. 

Los criollos, enérjicoSj intelijentes, imajinativos, 
aunque con vicios heredados, teiiian patriotisuto in^ 
nato. 

Los criollos dieron, pues, la dirección día einan=' 
cipacion americana. 

(kaza elástica, asirtiilahle y asimiladora, era tí:i 
vastago robusto del tronco, de la raza civilizadora in^ 
dico'europea, d que está reservado el gobierno del 
mundo. J^uevo eslabón agregado d la cadena etnoló' 
jica, con su orijinalidad, stis tendencias nativas, y síí 
resorte moral propio, es una raza superior y progrc' 
siva, d la q:te ha tocado desempeñar una misión en el 
gobierno humano, en el lieclio de completar la demO' 
cratizacion del cojitiiiente am.ericano y fundar z¿n ór^ 
den de cosas niícvo destinado d vivir y progresar. 

Los criollos inventaron la hidcpendencia Siid' 
Americana y fundaron la ^Ilcpública, por s: solos, y so- 
los la Jiicieron tri:ínfar, imprimiendo d las mtevas na^ 
cionalidades que de ella stirjieron su carácter típico. 
^Por eso la revohicion de su independencia fue ge- 
n:iina7nente criolla. 

Citando estalló, en 2810, con sorpresa y admira- 
ción del mzmdo, se dijo que la América del Sur, seria- 
inglesa ó frcAicesa, y después de su triunfo presajióse, 
que seria bárbara. O^or la voluntad y la obra de los 
criollos, fue americana, republicana, y civilizada. 



ly£eztÍZOS ó oliólos. Descendiendo de la 
raza española-americana ó criolla, encontramos al cholo, 



Digitized by 



Google 



—78— 

que es el indio mismo, pero que ha subido algo sobre el 
nivel del indio propiamente dicho. 

Es ésta la raza meztiza. 

Los meztizos, según la expresión de Mitre, consti- 
tuyeron la carne de cañón en la gran lucha americana, y 
los cholos de la parte montañosa del Perú que se deci- 
dieron por la causa del rey, podían equipararse, según 
testimonio de los mismos generales españoles, a los pri- 
meros del mundo. 

Más, si en cuanto á su heroísmo y valor podría cre- 
erse que son los mismos, moral ó intelectualmcntc consi- 
derado el cholo actual, no ha avanzado en su progreso 6 
talvez ha dejenerado. 

Su instrucción, si alguna tiene, es deficiente; ape- 
nas sí como obrero, comprende bien su oficio. Hay, es 
verdad, algunos que pueden llamarse obreros entendidos 
y que tienen alguna instrucción relativa, pero estos for- 
man la menor parte de esta raza, que representa ó cons- 
tituye la mano de obra en nuestros i)ueblos. 

Verdad es que podemos esperar que en poco tiempo 
más, y merced á la difusión de la enseñanza primaria, que 
ya se viene haciendo una verdad práctica, esta clase de ar- 
tesanos ú obrera, se levante, se instruya y se dignifique. 

IV 

Suma uto: — Re-súmen — Inniijiraciün extiaiijt rn. 



Hesúmen— Inmigración extranjera. 

En resumen, puede decirse que existen entre nosotros, en 
este departamento, cuatro razas, ó especies distintas que 
se diferencian más ó menos profundamente, por el color, 
la intelijencia y su grado de cultura. 

Los españoles-americanos ó criollos, los cholos, los 
indios quichuas, y los aimarás, sin contar uno que otro de 



Digitized by 



Google 



—79— 

la raza llamada propiamente mulata^ que resulta de la 
unión de la raza india con la negra. 

Como inmigración extranjera, tenemos algunas redu- 
cidas colonias de varias nacionalidades del viejo mundo. 

Inmigración atraida por el deseo de buscar trabajo 
y fortuna. 

Hay en nuestro departamento franceses, ingleses, 
alemanes, españoles, etc. 

La colonia más considerable por ahora, entre noso- 
tros, es de ingleses. 

Los trabajos de la Compañía Inglesa, en este Cerro, 
han traido un buen número de mecánicos y trabajadores. 

También es la colonia más numerosa en la Provincia 
de Chayanta, en Colquechaca especialmente; donde tie- 
nen trabajos de minas de plata y empresas de su pro- 
piedad. 



Digitized by 



Google 



CAPITULO TERCERO 



I 

Sumario. — Idiomas que so hablan — Lengua Ai mará — Leugna quechua *» 
Tieiir^a española. 



Idioznas que se hablan. Hn el Departa- 

mentó se hablan tres idiomas: el español, el quechua y el 
aunará, de los que vamos á ocuparnos separadamente. 



Xjengua iLiznará. El Aimnrd es uno de los 
idiomas que se hablaban en el Alto-Perú, hasta que los 
Incas impusieron un idioma distinto, obligando á los que 
hablaban aimarcí á retirarse á lugares determinados, pa- 
ra conseguir el fin que se proponían, esto es, que el que^ 
chua se hable en todo el Imperio Incásico. Al presente 
todavía se habla el aimará en algunos puntos muy deter- 



Digitized by 



Google 



—81— 

minados del Departamento de Potosí, tales como en To- 
mave y Yiira; en ciertas parcialidades de las Provincias 
de Lipez, Linares, Chayanta, Charcas, y en el pueblo lla- 
mado Urmiri, Vice-Canton de Yocalla; y aun en estos 
puntos es usado tan sólo por un pequeño numero de in- 
dividuos, pues que el quccha se habla con preferencia. 

Admirable es, por cierto, la concentración del uso 
del atinará en puntos muy reducidos, como enclavados 
entre los pueblos donde dominan el quechua y el español; 
pero esta circunstancia se explica muy bien, por haberse 
impuesto el idioma giiechua. por el gobierno de los Incas, 
como el más á propósito para la civilización del indio; em- 
pero la hipótesis más aceptable es la que atribuye a la ins- 
titución de la RIiTA la presencia de parcialidades aima- 
raes, situadas, como oasis, entre los pueblos quechuas del 
Departamento. La 3Iifa consistía en la obligación im- 
puesta á los indios aimaraes de todo el Imperio Incásico, 
á venir, en número de cuatro á cinco mil, á trabajar en 
las minas del Cerro de Potosí, debiendo permanecer por 
espacio de un año, después del cual quedaban en liber- 
tad completa para volver á sus países ó quedarse en el 
lugar donde trabajaban. Parece, pues, muy razonable 
creer que muchos de aquellos indios prefirieron quedarse 
en los distintos pueblos del Departamento, puesto que 
venían con sus familias para permanecer por largo 
tiempo; á lo que debe añadirse la hipótesis que atribuye 
á la política de los Incas, la trasposición de la raza aima- 
rá, últimamente conquistada, á los centros poblados de 
la civilización quechua, a fin de asimilar las nuevas tribus 
conquistadas, á las leves y costumbres de los hijos del 
Sol. 

Sin pretender dar un fallo decisivo, apoyados no más 
que en la esperiencia. y juzgando por lo que hasta ahora 
acontece, podemos decir que el aimará, en un tiempo 
más 6 menos largo, desaparecerá por completo del De- 



Digitized by 



Google 



-82— 

partamento: pues que el quechua y el español, más ge- 
neralizados y aceptados, tienden á sustituir á aquel. 

En efecto, el ainiará jamás ha podido invadir á los 
pueblos vecinos, ni éstos han querido aceptar un idioma 
que no tiene, relativamente al que ellos hablan, gran im- 
portancia para los usos sociales; esto no quiere decir que 
no existan individuos, aún en los mismos centros de po- 
blación donde imperan el quechua y el español, que po- 
rrean algo del aimará; no obstante, esta circunstancia re- 
conoce causas del todo ajenas al propósito de fomentar y 
propagar aquel idioma. Sucede que varios individuos, 
especialmente los hacendados, por la necesidad que tie- 
nen de utilizar el trabajo de aquellos indios para sus ne- 
gocios particulares» hablan el aimará; pero lo hacen sólo 
con las palabras que les son imperiosaUiente necesarias 
para hacerse entender por ellos, y nunca propenden á cul- 
tivar ni á aprender más de lo que les conviene. Nadie 
más que esos hombres debian esforzarse en civilizarlos; 
pero tal vez teman que, comprendiendo los indios el ex- 
cesivo trabajo obligatorio que se les impone, no se con- 
tentarían con el miserable pre que se les da; cxij irían una 
remuneración justa y equitativa á sus trabajos; más en 
cambio los propietarios de fincas tendrian a sus órdenes 
hombres intelijentes y civilizados que con mas ventaja 
que ahora podian mejorar sus mismas propiedades. Des- 
graciadamente no sucede así, siempre, pues siempre el 
indio será esclavo del patrón y condenado á no salir de 
su ignorancia, ni adelantaren su idioma. 

Es oportuno hacer mención, en este lugar, del res- 
petable Cura Carlos Felipe Beltran, que comprendiendo, 
en su alta filantropía, la necesidad de levantar el nivel in- 
telectual y moral del indio, cultivando su propio idioma, 
ha escrito y publicado varios diccionarios, cartillas, li- 
bros y opúsculos de distinto género, en quichua y aima- 
rá; pero es sensible decirle, que ni los gobiernos, ni los 



! 

L 



Digitized by 



Google 



—83— 

hombres públicos de Bolivia hubieran prestado atenciort 
á los trabajos del Sr. Beltran, ni cooperado de ningún 
modo á su benéfica labor. 

De lo espuesto se deduce, cuan útil y ventajoso se- 
ría levantar y civilizar á nuestros indios aimaraes, culti- 
vando su propio idioma y enseñándoles algo de más de 
lo poco que saben; de lo contrario, tendríamos el senti- 
miento de verlos siempre en el atraso actual en que es- 
tan, ó tendríamos que cspectar la desaparición del idio- 
ma aimará con la extinción paulatina de la raza misma 



Lenguaje quechua. El quechua es un idio- 
ma más usado que el que anteriormente nos ha ocupa- 
do, y lo vemos desde su aparición en el Alto Perú, 
manifestar su superioridad y dominio sobre todos los 
idiomas y dialectos que existían en la patria de los Incas, 
y actualmente es más aceptado y hablado, con pocas ex- 
cepciones, por todos los habitantes del Departamento. 
Estas solas consideraciones nos demuestran el distinto 
grado de civiHzacion que existe entre uno y otro lenguaje; 
pues, que el aimará es hablado tan sólo por un pequeño 
número de individuos, circunscribiéndose no más que en 
puntos muy reducidos y determinados; existiendo en un 
estado estacionario y tal vez perjudicando la libre difu- 
sión de otros idiomas que contribuirían con más éxito al 
progreso. 

Cierto es que el quechua ha esperimentado muchas, 
modificaciones desde que se implantó en América» mos- 
trando sus ventajas para el adelanto y civilización del 
país. Así se ha mantenido por espacio de tantos años, 
hasta que los habitantes de la Iberia vinieron á alterar la 
pureza de un idioma tan rico en sus conceptos como fe- 
cundo en sus manifestaciones. 

En efecto, la introducción del español en el Alto Pe- 
rú, destruyó la pureza del quechua, proporcionándole di- 



Digitized by 



Google 



—84— 

versos modos de expresarse, según el concepto y aprecia- 
ción que hacían los indios de las palabras nuevas que 
oian, combinando unos de distinto modo que otros sit 
idioma propio con el que trajo la conquista; resultando 
de esto muchos modismos y provincialismos peculiares a 
cada localidad, tanto en un idioma como en otro, y se ha. 
convertido el quechua en una mezcla de español y que- 
chua, aunque prevaleciendo siempre éste á aquel. En Po- 
tosí, no solamente reconocemos esta causa para la adul- 
teración del quichua, sino que también apreciamos como 
una razón perentoria la influencia de la mita, tal como 
hemos descrito en el párrafo anterior; pues, que viviendo 
los indios aimaraes en comunicación directa con los qui- 
chuas, es muy razonable deducir que unos y otros hubie- 
sen mezclado su lenguaje, alterando la pureza y natu- 
ralidad de ambos idiomas. 

Actualmente sigue produciéndose aquella combina- 
ción del quechua con el español, que talvez ya será un 
dialecto especial: resultado del poco cuidado que se tiene 
de la educación infantil. Los padres de familia, los maes- 
tros de escuela de las diferentes circunscripciones de 
las Provincias del Departamento, y los párrocos, á quie- 
nes, sino exclusiva, pero directa y obligatoriamente 
les incumbe vijilar por el adelanto intelectual y moral de 
nuestros indios, se descuidan casi por completo de llenar 
los deberes que les corresponde como á tales; parece que 
se contentaran con aquella educación superficial y pasa- 
jera que plantearon los que en la antigüedad comenza- 
ron á esparcir entre los indios la]semilla de la civilización. 
Lo más natural seria establecer escuelas quechuas, en los 
centros de población de los indios, para cultivar su pro- 
pio idioma, asi como existen escuelas españolas entre 
criollos y españoles americanos. 

Mostraremos la dificultad ocasionada por la altera- 
ción del lenguaje, con un ejemplo práctico y de cotidiana 



Digitized by 



Google 



—85— 

repetición. A un niño indio se le exije que pronuncie la 
í y da el sonido de la e, se pide el de la ó y nos hace oir el 
de la ti y vice versa; si esto sucede con letras aisladas 
qu9 no manifiestan ninguna idea ¿qué diremos respecto á 
la pronunciación de palabras que expresan un pensa- 
miento? Eso es aún más lamentable. Sin insistir 
más sobre este punto, veamos solamente lo que sucede 
con algunos nombres; por ejemplo, los esdrújulos, Espíri^ 
tu, Maquina, Dámaso etc. el indíjena siempre pronuncia- 
rá Es2)cretu, Maquina, Dámaso y esto con tanta tenaci- 
dad, que al parecer dejenera en un capricho y terquedad 
que aburre hasta á los más pacíficos: causa pues gran 
lástima ver á los instructores exijir una cosa que está fue- 
ra de la voluntad de esos niños. Ksplicándose este in- 
conveniente por la costumbre arraigada que tienen los in- 
dios de marcar sólo los acentos que tienen en su idioma; 
es decir los graves y agudos, careciendo por completo de 
los esdrújulos. 

Está, pues, visto y probado por la esperiencia de 
maestros laboriosos, que más de una vez han puesto en 
juego su competencia y aptitudes y más que todo su pa- 
ciencia, que aquella manera de querer civilizar á los in- 
dios quechuas, enseñándoles el español, trae consigo in- 
mensas dificultades para que se aprenda siquiera media- 
namente cualquiera de los dos idiomas que se mezclan. 

Se comprende esta dificultad si se tiene en cuenta 
las diferencias sustanciales de construcción y de fonética 
que existen entre ambos idiomas. Exijir á un indio que- 
chua el aprendizaje de una lengua distinta de la que 
aprendió desde la cuna, es no más que gastar el tiempo, 
pudiendo y debiendo aprovecharse con más éxito propen- 
diendo al desarrollo natural del idioma propio para culti- 
var después el ajeno. Convengamos que semejante mé- 
todo se puede emplear cuando se quiere extender y pro- 
pagar un idioma civilizado; pero hayque distinguir la cla- 



Digitized by 



Google 



—86— 

-se de individuos a quienes se enseña, y si éstos pueden 
fácilmente sustituir con otro idioma el que han aprendi- 
do, por que es cierto y evidente el antagonismo que exis- 
te entre idiomas que reconocen distintos orígenes; por 
ejemplo, cuánta dificultad tienen los Alemanes y France- 
ses para hablar el español! Si este inconveniente existe 
con individuos que conocen ya de más cerca las ventajas 
de aprender los idiomas de las naciones civilizadas y cu- 
yas intelijencias están más desarrolladas, por cierto que 
será mayor la dificultad en los indios, que para qIIos no 
hay nada más ventajoso y bueno que su humilde choza, 
sus monótonas ocupaciones y .^u idioma imperfecto. 

Creemos conveniente recordar la opinión del R. 
Padre Franciscano Angélico Dardanelle, que viendo la 
imposibilidad de civilizar al indio por su propio idioma, 
indicó la necesidad de unificar el lenguaje en toda la Re- 
púbHca. generalizando el español y suprimiendo el que- 
chua, que considera como obstáculo para la civilización 
del indio. Pero al emitir esta opinión, nuestro distin- 
guido Padre no tuvo en cuenta que un idioma, cualquie- 
ra que él sea, es susceptible de adelanto y progreso, si se 
cultiva y se propone elevarlo al nivel de otros idiomas. 
Partiendo de este principio, debemos conservar, estudiar 
y fomentar el desarrollo del quechua, si queremos que 
adelanten y progresen los indios y sepan algo más de lo 
que poseen. Seria pues conveniente proporcionarles en el 
idioma de ellos todos los medios de instrucción que hoy 
tenemos, sirviéndonos de base los muy dignos trabajos ya 
citados del laborioso y benemérito Sacerdote Beltran; de- 
bemos traducirles los textos de instrucción primaria que 
tenemos en nuestras escuelas; proporcionarles algunos 
medios más fáciles y metódicos para que aprendan á leer 
y escribir el idioma quechua, como se hace con los niños 
que hablan el español: en una palabra, hacer con los unos 
lo que se hace con los otros, sólo variando el lenguaje; es- 



Digitized by 



Google 



—87— 

tamos seguros que entonces la intelijencia de los indios- 
sé desarrollaría muy pronto y daría á luz ¡deas dignas de 
admiración, tanto tiempo encerradas en sus cerebros pri- 
vilejiados. 

Puede decirse que el idioma quechua no posee ese 
caudal de voces y diferentes modos de expresarse que 
tiene el español, especialmente en las ideas metafísicas; 
pero es de advertir que esto sucede por que quizá nadie 
se ha preocupado de inventar palabras especiales para el 
caso, ni descubrir caracteres de imprenta correspondien- 
tes á la pronunciación gutural fuerte del quechua; empero, 
en el día, merced á una idea digna de encomio, el Con- 
greso de Americanistas, que desde hace años sesiona 
anualmente en las grandes capitales europeas, ha llega- 
do en sus conclusiones á establecer la necesidad de hacer 
un estudio razonado y progresista del quechua, iniciando 
para la escritura un alfabeto adecuado que exprese las 
diversas inílecciones fonéticas del idioma. En cambio, el 
(juechua tiene una manera particular de expresión y ma- 
nifestación, que con pocas palabras queda el indioy cual- 
(}uiera que posee el idioma, muy satisfecho de que sus 
conceptos y sus sentimientos quedan bien manifes- 
tados. Ks, pues, el quechua un idioma que conservando 
su caríícter primitivo, tiende á la imitación fonética de los 
fenómenos de la naturaleza; es pues de índole altamente 
onomatapéico; á la vez idioma muy .sentimental, expresa 
los afectos humanos en toda su intensidad y de un modo 
conciso, lo cual le da también el carácter especial para la 
poesía, presentando tan al natural todos los sentimientos, 
que traducidos al español pierden mucho su fuerza, ener- 
jía, claridad y concisión asombrosa. Nos servirán de 
ejemplos algunos versos que copiamos al fin del capítulo. 



Ijengua española. Por lo que corresponde 

/Google 



Digitized by ' 



—88— 

al español, sólo diremos que hay en el Departamento tres 
clases sociales que hablan de distinto modo. 

i^ La alta sociedad, ó jentc instruida» habla el es- 
pañol; pero con la diferencia de que confunde ya por 
costumbre la pronunciación de las letras b y v; c s y z. 

2^ La clase media, ó jcnte de poca instrucción, que 
ademas de confundir las letras anteriores, tiene muchos 
errores en los principios de una buena construcción; se 
descuida en especial de la concordancia y emplea como 
palabras naturales al idioma, muchos modismos, dando 
particularmente á los verbos distintos giros, de los cuales 
ponemos algunos ejemplos á continuación. 

3*? La plebe, ó jente baja del pueblo, que apesar de 
ser el quechua, ya adulterado, su propio lenguaje, también 
habla el español, pero con mucha imperfección, hacien- 
do una mezcla de quechua y español, y resultando de esto 
una especie de dialecto popular sólo comprensible para 
los que poseen ambos idiomas. 

II 

Sl'MARIo: — K.i*»»nf)lo* iIp }>iilnl»ra« y vpiíms <|n»»r]iníií». qn*» mnnirio«st;i!i o] i-n- 
láctor <>[M>inHrop«'yiri» del iilionia: su lüfirulínii <ie ví*rtir¡(»s mi español. ronsTVMtMlo 
Kii jnopio Mi;niíii'Mílo; y pus romhiíini-itinps í-oii el esimfiol — Vuiíms p}n«l»r»s »'««|)míi() 
hxA tiii|»t'(»piiis: iitodisni'in y provniciaÜMinoM us)i«1<>k en *-] DcjiíiriHiiifíiti» de PotoM'. 
toiiiu(iu8«le un niaiiU5crit(> míÓiÜIo — V*»if*ifii.'!u:Í4»ii tiiiuiír.i. 



Ejemplos dr palabras y versos quechuas que mani- 
fiestan EL carácter anomatopeyico del idioma, 
su dificultad de vertirlos al español, conser- 
vando su PROPIO significado, y sus combina- 
ciones CON EL ESPAÑOL. 



Musphnsian — Se dice de uno que delira. 
Thautisian— Se dice de uno que habla sin sentido. 
Chirüsimi — Se dice de una persona que divulga los 
:secretos. 



Digitized by 



Google 



—89— 

Kalhllallasian — Se dice de una cosa fresca, que está 
en su vigor y lozanía. 

LUuglliug — Con esta palabra se indica el relámpago. 

Versos quechuas en los que no entra ninguna 
palabra española. 

lina phuyun jacJcai pJiuyu, 
Yanaijaspa h uasaicamun; 
Mamaipa huachiininchari 
Pliiujiiman tucuspa jamuu. 



CJi'anUtítaviíoiaconx'alqui, 
( ^kauUata recsicorccniqui\ 
Chairaicu hnarma sovccoita 
Ckcinllaman copurccaiqíii. 

Versos alternados entre qttechua y español. 

Amañapis muuahuaichu 
Ya después que me has querido; 
P'matacc chechuasunchacc 
El gusto que hemos tenido. 



Chnvpun ima caschanquecca^ 
Corazón de uchú moi'occo; 
En tanto llorar por vos 
Hasta el ojo tengo ttocco. 

Versos alternados entre quechua español, y don- 
de entran palabras españolas con infleccion 

QUECHUA. 

Mayuta pasasacc nispa^ 
Toda la noche nadando, 



Digitized by 



Google 



—90— 

Amornüta cutichihuay. 

No quiero yo andar penando. 



Thanta sapatoiquis cani 
Chucha chuchu huigchunaiqui ; 
Mosocnnüquí nanachisocctin 
Chuchi chuchi viaschanaiqui. 



Chay mamaiqui timón cunea 
Mañanas suegraichu cancha; 
Pitañachus huaraccancc i 
Socola vara challunhuanccu. 

Versos onomatopeyicos. 

Nochap ¡s yachan itaccm in , 
Chullupiacc yachaininta: 
Chulluchiíy cnulluchii nifíjuí. 
Paran j^ciranta huachachiita. 

Varias palabras españolas, impropias; modlsmos y 

provincialismos usados en el departamento de 

Potosí, tomados de un manuscrito inédito. 

Ahoritita ó ahorita — Son palabras impropias, porque 
los adverbios no tienen diminutivos. 

Arrayar — Por — rayar. 

Curioso — a adj. — El que gusta averiguar las cosas; 
pero lo usan para indicar que alguna persona es hábil ó 
ingeniosa, señaladamente en las artes mecánicas. 

Celebre — Lo que tiene fama 6 renombre; pero tam- 
bién se dice de alguna persona exéntrica. 

Cukindro — Deberla decirse culantro ó bien cilantro. 

Dormpia — Por dormitorio. 

Darse humos — Por darse ínfulas. 



Digitized by 



Google 



—91— 

JEmbromar — Meter broma y grezca, usar de chanzas 
y bromas con alguno, por vía de diversión; pero se usa 
por fregar y fregarse. 

Fatuo — a. — Falto de razón ó entendimiento; pero 
nosotros le hemos dado la acepción de vano, ufano, pre- 
sumido, sobervio, etc. 

Gastar prosa-- Es un provincialismo. Frase con que 
se expresa que un hombre gasta palabras y ponderacio- 
nes para expresar lo que es de poco momento; ó un hom- 
bre que tiene una conversación impertinente ó molesta; 
ó un hombre que gasta dinero con orgullo, ó que tiene 
una actitud afectada para manifestar superioridad. 

Chafalonia — Por plata labrada. 

Herraje r—Vor herradura. 

Hombre temerario — Usamos por hombre atrevido, 
audaz 

Jarana — Se usa por bulla, grezca, divercion, ó baile 
de confianza. 

Lacrear — Por lacrar. 

Mojason —Debiera decirse — mojada ó mojadura. 

Mate — Por una infusión de cualquier yerba. 

Mata — Se usa por matadura. 

Pedante — El que se precia de sabio no teniendo más 
que conocimientos cortos y superficiales. En lugar de 
simple, pedante y mentecato debiera decirse: culto y culte- 
rano. 

Picasena — Debiera decirse — picazón y pique. 

Picotón — Por picotada ó picotazo. 

Pifiar — Por dar zumba, embromar, burlarse, es un 
barbarismo. En Bolivia se pifian hasta los votos en elec- 
ciones, y nada más común que oir hablar de votos pifiados. 

Raga — Hablar en raga; lo he dicho en raga; no es 
más que una raga, son otros tantos provincialismos. 

Retobar — Usamos por envolver alguna cosa en cuero. 

Rajar — Por hablar mal de alguno. 



Digitized by 



Google 



—92— 

Revolcar — Por confundir á alguno, dejarlo sin res- 
puesta; es un provincialismo; lo propio parece que sería 
aplastar. 

Ser el pato de la boda — En español se dice pagar el 
pato. 

Topetear — Por topetar. 

Tenemos por provincialismos: te voy a echar un caba- 
llo; te voy (i dar una zurra; te voy á echar una raspa. 

Las fraces: jugar un rol en la sociedad; desempeñar 
un rol importante en política, son impropias; pues, Mol 
no mas que lista, nómina ó catálogo. 

Tirititar — Por tiritar. 

Tirar — Entre las numerosas acepciones de este ver- 
bo también le damos el de engañar, estafar. 

Velorios — Por quimeras. 

Versificación aimará. 

Cunataquiraqui 
Chuimama churista, 
May uro payuro 
Munasiñastaqui. 



Hankko^aZnma 
Chinar nairani 
¿Hachir uñjasa 
Cusisictati? 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



CAPITULO CUARTO. 



f^elicvc del ^uclo y yiiciii\ici\to^«í 

ii\íi\eralc!á. 

I 

Sumario:— l«lt»a fren «»ral — Il»>liov(» (!»•! s;:ejü. 



Xdea.S;enoral. l^na i^ran parte, casi todo el 
territorio que constituye el Dc¡)arLairicnLO ele Potosí, se 
extiende por más de un centenar do leguas sobre la gran 
Altiplanicie de Bolivia, cuya altura, por térn;¡no medio, es 
de 13,000 pies sobre el nivel del mar. A esta colosal al- 
tura, que en otras rejiones es la de las nieves perpetuas, 
se creería que los ventisqueros dominan, la nieve ha re- 
emplazado al musgo y los témpanos á las rocas; sc creería 
que algunos felinos polares y unos pocos hombres, son, 



Digitized by 



Google 



—94— 

•Como los felinos y esquimales del Norte, los iinicos mo- 
radores de esta parte del Sud de América; pero no, la zona 
en que se encuentra la Altiplanicie ha hecho que la vida 
sea posible y aún cómoda en ella; que sus llanuras sean 
favorables al cultivo y en sus valles no sean escasos los 
frutos tropicales. 

Más si pobre es relativamente el Departamento de 
Potosí en los reinos vegetal y animal, tiene en cambio un 
otro título que ofrece á la curiosidad, al estudio y aún á la 
admiración de los hombres de ciencias: su riqueza mineral. 
Abundan en su suelo la plata, el oro y cuanto metal y 
sustancia inorgánica se utiliza en la industria. Tantos y 
tan ricos son los filones de plata que desde hace más de 
cuatro siglos se explotan del suelo de Potosí, que este 
nombre ha llegado á ser proverbial y conocido en el mun- 
do entero. Tantos y tan ricos son los filones que aún 
quedan por explotarse, que bien merecía que se les hu- 
biera hecho conocer en toda su extensión y realidad; es 
decir, en toda su grandeza, de la cual apenas si podremos 
dar somerísima idea, tanto por la estrechez del tiempo 
cuanto por la deficiencia de datos de que hemos podido 
disponer. 



•Relieve del suelo. La gran Cordillera de 
los Andes que, como ha dicho alguien, es la columna 
vertebral de América, se divide, al atravesar el territorio 
boliviano, entre los 21° y 22^ de latitud austral, en dos 
grandes sistemas, el occidental y el oriental: el iV sigue 
sU curso por la costa del Pacífico; el 2?, declinando hacia 
el E.,se extiende en vasta red por toda la República, con- 
verjiendo luego, hacia el N., en la parte conocida por el 
nudo de Apolobamba, desde donde vuelve á confundirse 
con el tronco común. 

El sistema oriental, que también se llama Cordillera 



Digitized by 



Google 



—95— 

real, se compone de varias cadenas paralelas, siendo las 
principales, que corren por el Departamento de Poto- 
sí, las siguientes: — La Cordillera de Portuga/ete. — Esta 
cordillera atraviesa de O. á E. la Provincia de Sud Li- 
pez, donde los cerros principales son: el San Antonio, 
Moroco. Bonete y el Santa Isabel (muy parecido este ul- 
timo al Cerro de Potosí); se interna en seguida ala Pro- 
vincia de Sud Chichas, donde se descompone en varios 
ramales: el de Chichas, Chocaya y San Vicente, distin- 
guiéndose entre todos los cerros de estos grupos el gran 
Chorolque, que se eleva á una altura de 19,600 pies. 

La Cordillera de LUca y Tahua. — Se desprende de 
los Andes occidentales entre los 19^ y 20*^ de latitud aus- 
tral, atravieza la Provincia de Ñor Lipez de NO. á SE., 
hace una infleccion hacia el N. y se introduce en la Pro- 
vincia de Porco con el nombre de Cordillera de los Frai- 
Icst, en la ique, entre otros picos elevados, se encuentra el 
Mal misa. 

Esta Cordillera de los Frailes se bifurca en dos ra- 
males: el I? se dirige hacia el N. y se junta á los Azana- 
ques de Condo, en el Departamento de Oruro; el 2? si- 
gue la dirección NO. hasta confundirse con el grupo de 
Nazacara. 

En esta parte, es decir, entre las Provincias de Por- 
co, del Cercado y de Linares, se levanta una región tai- 
vez la más montañosa del Departamento y que podria 
decirse que es su macisn central. Este maciso de algunas 
leguas de extensión y forma casi cuadrangular, se halla 
formado por los siguientes grupos: — al NO. el de Naza- 
cara, en el que se distingue el pico del Turqui; al N. el 
de Tinguipaya, donde se encuentra el Huaina Potosí; al 
NE. el grupo de Siporo, en el que son de notarse el ce- 
rro de Piquisa y el de Machacamarca (el i9 por su tradi- 
ción histórica y el 2? por sus varias minas de plata); al 
SO. el grupo de Potosí, donde, ademas del Huaina Po- 



Digitized by 



Google 



—96— 

tosí ^ y de las cerranías de Kari-Kari y Chalviri, se en- 
cuentra el hermoso y legendario Cerro rico de Potosí; al 
S., finalmente, el grupo de Porco donde son de particu- 
lar mención los cerros de Apo-Porco y Huaina-Porco, 
conocidos desde los tiempos incásicos por sus numerosas 
y ricas vetas de plata. 

El sistema oriental de los Andes ó Cordillera Real, 
después de formar el maciso central, se prolonga al S. y 
SO. por la Provincia de Linares y las de Chichas, encon- 
trándose en la lí.^ de éstas el mineral de Andacava. Se 
prolonga al NE. hasta la Provincia de Chayan ta, en cuyo 
territorio se encuentra el grupo de Aullagas, asiento de 
las más ricas minas de plata que han rendido y rinden fa- 
bulosas riquezas á los empresarios que las trabajan. En 
este grupo se encuentran numerosos cráteres estinguidos^ 
siendo el principal aquel que se encuentra al pie del Ce- 
rro Hermoso, que es el más elevado entre los de este 
grupo. 

II 



IToticias geológicas. Dejando las rocas 

dioríticas eruptivas, a ice J^lr. ^A?'i¡i:rr p\ Wcnaí en 3¡i 
obra ^'Tlic C\'tüs:, (¡íouvÍl: Sí¡z\:r (¿J:s¿ric¿'\ que forma 
la [)laya inmediata al Pacífico, el geólogo encuentra sú- 
bitamente rocas jurásicas hasta que llega ala primera 
cumbre de la hilera occidental de la cordillera. 

tlsta se encuentra enteramente compuesta de rocas 
modernas erúpticas: tiene una anchura media de ico mi- 
llas y contiene elevados volcanes en actividad que alcan- 

1 Kxisten cuutjo cpno« con p1 i'oinhi-pilf» Hiininn Potosí: el «^ontiViu» .'ii 
Orto rico <le Ptitosi, ♦»! que se eTictienlra en TiiiirMÍp:»yM. «quel que se IjHÜa hu ¡a 
Oonlillem <ie ¡o» Frailes, so Ino *•! raniino .i»» í'oio-i a't Seljunvo y, íinaliiieiiie. el 
Huaina Poto»í próximo áJos grandes picoH Illinitini c llianijiu. 



Digitized by 



Google 



—97— 

zan á una altura de más de 20.000 pies. Pasando al tra- 
vés de los desfiladeros de los volcanes, se encuentra la 
gran Altiplanicie de Bolivia, compuesta en su totalidad de 
tierra esquistosa y arenisca, jurásica y cretácea, con unos 
pocos yacimientos calcáreos y á veces carboníferos. So- 
bre toda la Altiplanicie se encuentran grandes masas de 
aquello que David Forbes llama traquitos y el autor 
fWendt) examinándolas con microscopio las ha designa- 
do con el nombre de dan'fcs. Estas grandes masas han 
sido evidentemente arrojadas de anchas hendiduras; tienen 
una superficie uniformemente nivelada y á menudo están 
cubiertas de arena brillante, por resultado de su descom- 
posición. Al estremo oriental de la Altiplanicie se en- 
cuentran muchas y muy variadas rocas erúpticas, pero 
principalmente andrsitas y riolitas; avanzando más al E. 
todavia, se encuentran pizarras silurianas. Se ha demos- 
trado por Forbes, que ha visitado la parte setentrional de 
Bolivia, que la gran cadena de montañas que se estiende 
del Illimani al Illampu, cuyos enormes ventisqueros ali- 
mentan las cabeceras del Amazonas, son de la edad silu- 
riana y no se hallan en esas montañas, que son de las más 
grandes del mundo, rocas eruptivas, de las cuales no se 
encuentran sino en las faltas occidentales de aquellas, ha- 
cia la Altiplanicie. Sin embargo, más al^Sud, á la latitud 
de Sucre, los Andes están compuestos de grandes picos 
de rocas eruptivas que tienen de 18 á 20.000 pies de al- 
tura, y las pizarras silurianas confinan generalmente con 
la falda oriental de estas montañas. El agua de éstas vá 
al rio de la Plata, mientras que las aguas de la gran ca- 
dena de colosales ventisqueros del N. de Bolivia, se diri- 
gen al Amazonas. 

En las rocas eruptivas que penetran en la Altiplani- 
cie, están situadas las más valiosas minas de plata. 

Unas 20 muestras de rocas eruptivas de Bolivia han 
■sido examinadas por Mr. James P. Iddings, y en su infor- 



Digitized by 



Google 



—98— 

me dice: '*Los 20 trozos parecen provenir de una serie 
estrechamente li<jada de rocas eruptivas. Casi todos e- 
llos están caracterizados por cristales profíricos de cuarzo^ 
feldespato y biotito, con cristales microscópicos relativa- 
mente anchos de apatito polvoroso. En algunos de los 
trozos hay sanidina ü ortoclaso; pero en la mayor parte de 
ellos lo que más abunda es (^\ playioclos. En varios trozos- 
se presenta el cuarzo en pequeñas cantidades; en uno no 
se ha encontrado señal alguna y si más bien abundante 
hor)ihle)f<J(f. Por tanto, según clasificación mineralógica, 
se tendría: desde las rocas cuarzo— orioso-hiot ¡ios con algo 
de plagiorlay, á las rocas cuarsc-pJcujiodas-hioiiios, y, en 
un ejenipiar, á una roca de honihIcnJa-hiofifo-pJagiorlas, 
Esta variación mineralógica puede tener lugar en un só- 
lo cuerpo de roca, en cuyo caso, aquellas variaciones que 
no forman sino una pequeña porción del todo, no serian 
más que faces mineralógicas de la roca.'* 

Todas las principales rcígiones mineras trabajadas 
en Bolivia, parecen estar ya en rocas de rioh'fa ó (hisiíay 
gencíralmente en estas últimas. Sucede esto en la gran 
mina de Huanchaca y también en las no menos notables 
de Colqucíciíaca. Es una particularidad de todas las ro- 
cas eruptiva:; d<! liolivia, que casi invariablemente contie- 
nen fracmentos angulares de rocas sedimentarias al tra- 
vés de las cuales se han abierto camino; siendo también 
particular que esos fracmentos aumentan en numero cer- 
ca de la línea de contacto entre las rocas eruptivas y se- 
dimentarias, hasta que en ciertos sitios se forma, entre 
ambas especies de rocas, una verdadera conglomeración. 
No se puede fijar con seguridad la causa de este fenóme- 
no, á menos que no sea porque á tiempo de las erupcio- 
nes, las rocas sedimentarias de Bolivia se encontraban 
en una condición comparativamente blanda y friable. 

Se han determinado las rocas sedimentarias del Ce- 
rro de Potosí por fósiles hallados en todas ellas, con ex- 



Digitized by 



Google 



—99— 

cepcion de las de formación jurásica. Forbes pretende 
haber probado que estas rocas eran jurásicas, y las ha 
señalado asi en su mapa geológico de Bolivia; y cierta- 
mente son una copia exacta de las rocas jurásicas que se 
hallan más lejos, hacia el Norte. Las rocas sihirianas no 
aparecen en los mapas del Cerro de Potosí, pero se en- 
cuentran á las 20 millas, hacia el E., en Calza ó sus cer- 
canías. 

A Mr. Federico A. Canfield pertenece el honor de 
haber hallado los fósiles terciarios en el Cerro precitado. 
Una gran colección de plantas fósiles se halla ahora en 
manos del Profesor N. L. Britton, quien ha escrito lo si- 
guiente: Llz cclcccio:: cor,:prend¿ tinas 200 viítcsiras 
de hojíZs, fnitos y frac::it'i:LOS q:ic rcpreccniaii cerca de 
2-; cc>ec:c3 di^crcrJcs. ^I'arecc a:ie ¿odas fcvtcncccn d 
rcíicroc rjiviciiics que cjt la actualidad- se er.c:íevJran 
en otras partes de los Ande:. Todos estos Jiechos indi'- 
can que el depósito fue en la reciente edad terciaria. 
Entre los géneros estaje, representados la casia, amicia 
y suicia de las leguminosas; la lotmatia de las proteá- 
ceas^V la dodónea de las sapindáceas. 

Estos fósiles son de gran importancia, puesto que 
prueban que la erupción, no solamente del Cerro de Po- 
tosí, sino de todas las rocas eruptivas de esta parte de 
Sud America, ha sido post-ferr {aria y no post jurásica y 
pre- terciaria, como suponen Forbes y d' Orbigny, que 
han, estudiado la geología de Bolivia. 

Se han encontrado fósiles que caracterizan las rocas 
cretáceas. Los notables fósiles satúricos ó devonianos, 
descritos é ilustrados en el trabajo del Profesor R. P. 
Whitfield, vienen de la cadena de rocas que se estiende 
á las 25 millas el E. del Cerro de Potosí. Las ortóceras 
fueron halladas, cerca de Quechisla, á las faldas del gran 
cerro Chorolque, cerca del sitio en que están las minas 



Digitized by 



Google 



—100- 

de bismuto. También se han encontrado braquiópodas 
cerca del camino á Sucre. 

Es evidente que los cerros de Chalviri, compuestos 
enteramente de una erupción de anclesitUy levantaron las 
capas de los depósitos de estructura estratificada que hay 
en torno de Potosí y las dejaron en su estado actual. 
Subsiguientemente, la riolita del Cerro de Potosí, se a- 
brió camino á través de esas capas, casi destruyendo, de 
este modo, las piedras arenosas terciarias de grano fino 
que van juntas con la erupción riolítica. Según el Pro- 
fesor J. S. Neswerry, estas capas terciarias son induda- 
blemente una pequeña hoya local. Después de esta erup- 
ción, la gran masa de material conglomerado, al contacto 
de la roca eruptiva y sedimentaria, debe haber tenido 
tiempo para endurecerse completamente y formar una 
roca sólida antes de que se abriesen las grietas, que en 
seguida fueron llenadas por las sustancias de las vetas. 
Estas grietas tienen una dirección general de N á S. y 
parecen irradiarse de un punto inferior al centro del Cer- 
ro, casi semejantes á las venas de un ramo de palma. In- 
dudablemente tienen un origen común: cortan al través 
de las riolitas las piedras areniscas terciarias, sea hori- 
zontalmente ó en ángulo pendiente, asi como las conglo- 
meraciones riolíticas y las esquistas arcillosas y piedras 
areniscas jurásicas; forman, en laestcnsion de la palabra, 
verdaderas vetas hendidas y á veces tienen una estructu- 
ra á listones. El límite de las grietas hacia el N., pare- 
ce ser el límite de los torvellinos glaciales; hacia el S. su 
límite parece estar á la falda S. de la principal montaña 
riolítica ó sea el Cerro de Potosí; pues no se estienden al 
pico del S., que es una porción déla misma erupción rio- 
lítica y en parte está compuesto de ceniza riolítica. 

Los cerros de Chalviri y Kari-kari, compuestos en- 
teramente de andesitas, como se ha dicho^ y, por término 
medio, á una altura de 1500 a 2000 pies, más altos ,que 



Digitized by 



Google 



—101— 

-el Cerro de Potosí, fueroq antiguamente el sitio de enor- 
mes ventisqueros. No se sabe á qué atribuir la desapa- 
rición de ellos, pudiendo ser la causa, ya un descenso 
general de la elevada Altiplanicie ó un cambio climatoló- 
gico. En el N. de Bolivia, los grandes ventisqueros del 
lllimani é Illampu comienzan á una elevación de cerca 
de 18,000 pies, teniendo la! misma cordillera una altura 
media de 23,000 pies y elevándose á mayor altura los pi- 
cos; los cerros de Chalviri tienen actualmente una eleva- 
ción máxima de cerca de i8,ooo pies, pero los antiguos 
ventisqueros bajaban á cerca de 15.000 pies sobre el ni- 
vel del mar. Es, pues, verosímil que la desaparición de 
esos ventisqueros se deba á un cambio de clima. 

Sabido es que la gran Altiplanicie de Bolivia conte- 
nia, en otro tiempo, un enorme mar interior de muchos 
centenares de millas de larj^o, estendiéndose hacia el S. 
hasta las montañas de Lipez, y hacia el N. mas allá déla 
laguna de Poopó, hasta el lago de Titicaca. En el fer- 
rocarril de Huanchaca al Pacifico, las faldas de las mon- 
tañas muestran todavía las señales del antiguo lago, cu- 
ya estension y profundidad se evidencian, ademas, por 
la existencia de un depósito de agua de cal en el lecho 
de ese mar desaparecido. ¿Puede atribuirse á esa 'desa- 
parición, el cambio de clima y la desaparición de los ven- 
tisqueros? 

Los grandes moraine^ cerca de Potosí, dan á este 
ais un aspecto que impresiona. Esos moraine que tan- 
to llaman la atención, rodean toda la mitad meridional 
de Bolivia, hecho que comprueba la existencia de un pe- 
riodo glacial para esta parte de Sud América. Grjandes 
moraine se encuentran á las 100 millas al S. de Potosí 
en los cerros de Huanchaca y también al N. cerca de 
Colquechaca. 

1. Restos do (Uvei*saft rosas acumuladas por la acción do los ventisquros. 



Digitized by 



Google 



—102— 

Según el mapa adjunto á la obra de Mr. Wendt; for- 
mado por éste y Mr. Canfield, la estructura geológica, 
del Cerro rico de Potosí y sus inmediaciones, es la si- 
guiente: Al N. y NO, se encuentra una zona de terreno 
cretáceo, que partiendo de los baños de Miraflores com- 
prende Totora, Tarapaya y la quebrada de San Bartolo- 
mé, hasta cerca de Santa Lucia: al centro de esta zona y 
entre Tarapaya y San Bartolomé, se nota una faja de pi- 
zarra rojiza. Al O. de esta zona el terreno es traquítico 
y al E. jurásico, abarcando este terreno las fincas de Je- 
sus-valle, San Antonio, asi como el Pampón; este mismo 
terreno jurásico circunda la ciudad al NO., y se prolon- 
ga al N¥., por el camino á Sucre. Al K. de Cantumar- 
ca se halla una pequeña cinta de pizarras azules, y al S. 
y SO. de ese arrabal, todo el terreno es jurásico, esten- 
diéndose hasta la falda occidental del Cerro de Potosí y 
el Huaina, rodeando el Lipez--orco y prolongándose por 
el SO. hasta el cerro de Condoriri. 

Los terrenos que se encuentran al S. y E. de la ciu- 
dad de Potosí, son de formación casi enteramerite erúp- 
tica. En efecto, partiendo de la linea formada por los 
cerros de Chalviri y Kari-kari, se ve que éstos, asi como 
la Canteria, están compuestos de rocas designadas con 
el nombre de andcsit^s: después de esta cerrania viene 
lo que Mr. Wendt llama región glacial y en la que se en- 
cuentran las Lagunas y los grandes moraine: este terre- 
no desciende hasta la misn.a ciudad, comprendiendo todo 
su perímetro, con excepción del cementerio publico, que 
es donde comienza el terreno jurásico. Al S. de la ciu- 
dad se encuentran rocas rioliticas, que son las que for- 
man el Cerro de Potosí, con excepción de sus faldas o- 
riental y occidental, cuyo terreno es terciario. Final- 
mente, al SO. de la ciudad, en Lipez-orco y un poco más- 
al S. de este cerro y al O. del camino que conduce á Por- 
co, se encuentran rocas eruptivas llamadas dacitas. 



Digitized by 



Google 



—103— 
III 

Sr.MARIo: — C»»rro rico de Potosí, resrmuMi liistórico — Descripción geolói;ica 
-Vetas — Mi iif talen — Metalurgia. 



Cerro de Potosí, resúmon histórico. 

^;Potosí, se deriva de la palabra quichua Ppotorsi. nombre 
que los emisarios del Inca Huaina-Capac dieron al 
Cerro, refiriéndose á los grandes ruidos que en él oyeren 
(83 años antes de su descubrimiento por los españoles). 
La etimologia de Potosí creen encontrarla otros en Or- 
cko-Ppotocchi, que significa cerro que brota plata. 

Una casualidad reveló la existencia de las riquezas 
de este Cerro al indígena Diego Guallca, por cuyo medio 
tuvieron noticia de ellas los Capitanes Juan de Villarroel, 
Santandia, Diego Centeno y el Maestre de Campo Pe- 
dro Cotamito, quienes comenzaron á trabajarlo en di- 
ciembre de 1545, once meses después de su descubri- 
miento. 

La veta Descubridora ó Centeno fue la primera que 
.se registró en abril de i 545, y desde este año hasta 1572 
fueron inmensas las riquezas que se obtuvieron, habién- 
dose concretado la explotación, en esos primeros años, á 
la plata nativa y pacos (cloruros) que se encontraban en 
la superficie del Cerro. 

En 1556 el Gobierno español creo el impuesto del 
quinto; y aunque su cobro no' puede darla medida exacta 
de lo explotado, para formar una idea siquiera aproxima- 
da, bastará considerar, que, hasta 165 1 [en 107 años de 
explotación] ese impuesto produjo á la corona de Espa- 
ña la enorme suma de 3,240.000.000 de pesos fuertes. 

En 162 1 terminó la obra de las Lagunas, en número 
de 32, para proporcionar el agua necesaria á los ingenios 
y á la ciudad, con un costo de 2,500.000 pesos. En e 
día no existen más que 20 lagunas en buen estado. 



Digitized by 



Google 



—104— 

La prosperidad de los mineros, que hasta 1623 habia 
sido siempre creciente, decayó en este año con ocasión de 
la guerra civil entre vascongados y andaluces. 

En 1626 [3 de Mayo] les acaeció otra desgracia: re- 
ventó la laguna de San Ildefonso; quedaron en pié 6 in- 
genios de los 150 que entonces había; perecieron 2,500 
personas y sólo en el valor de los edificios destruidos se 
calculó una pérdida de diez millones de pesos. 

En 1633 recuperó un tanto la minería con el descu- 
brimiento de varias vetas, y entre ellas la Moladera, has- 
ta que en 1636 se rehabilitaron 136 ingenios, en los que 
podia molerse de 40 á 50 toneladas por semana. En esta 
época se habian destinado 4.700 indios al trabajo de las 
minas, y los pleitos á que éstas daban lugar ocasionaban 
un gasto de 200.000 $ anuales. 

En 1650 murió el minero Sinteros dejando una for- 
tuna de 20.000,000 de $. Al año siguiente fue ajusticia- 
do, por monedero falso, el minero Francisco de la Rocha, 
quien quiso recurrir á la clemencia del Rey y ofreció, 
mientras volviera la resolución de España, mil pesos dia- 
rios. En 1699 murió Antonio López de Quiroga, quien 
habia pagado por el impuesto del quinto la enorme suma 
de 21.500,000 $. ' ^ 

En 1 7 19 se desarrolló una espantosa epidemia de, 
fiebre amarilla y perecieron, en 10 meses, 22,000 habi- 
tantes de los 60,000 que entonces contaba la Villa Impe- 
rial de Potosí; desde entonces decayó sensiblemente la 
industria minera, hasta que en 1739 fue necesario reducir 
del 20 °{q que era el impuesto sobre la producción de la 
plata, al 10 ^[q. 

En 1759 en que la producción anual se habia redu- 
cido á 2.500,000, y á 55 los establecimientos en trabajo, 
los azogueros presentaron un informe al Rey, en el que, 
después de manifestar que los trabajos hasta entonces 
verificados constituían un verdadero laberinto, y que en el 



Digitized by 



Google 



—ios- 
tercio superior del Cerro no existía una sola veta que no 
hubiera sido trabajada, concibieron, como medio de res- 
taurar la grandeza pasada, la primera ¡dea de correr un 
socabon á planes, que cortara todas las vetas y desaguara 
las minas. En 1778 el Gobernador Escovedo comenzó es- 
te socavón al E. del Cerro, trabajo que fue suspendido en 
1790 por indicación del ingeniero sajón Nordenflicht, 
quien opinó por la continuación del Real Socavón inicia- 
do por el minero Berrio. Este socavón corre paralelo 
con las vetas que se encuentran al N. del Cerro, se dirije 
al centro de este y á los 2,250 pies de su cima. 

En 18 10 estalló la guerra de la independencia; todos 
los trabajos se suspendieron, inclusive el del Real Soca- 
vón, que no pudo restablecerse de una manera seria has- 
ta el año de 1857 en que D. Avelino Aramayo organizó 
una Sociedad, la misma que ha servido de base á la actual 
Compañía Inglesa The Itoijal SU ver Mines of Potosí, lio- 
liria, Limifeflj úni^a, que por hoy promete un gran por- 
venir, porvenir que ya en 1821 era anunciado por el acre- 
ditado minero U. Alartin jáuregui, en estos términos: 
En jin-^ que si en 26j^ año3 produjo el Cerro, zeg:in li- 
bros de las oficinas reales, la cantidad de y2S,¿j:S.0y4 
^, en 2y6 años a riieses que azín hay 'para trabajar, 
calenlar.do la. masa de metales sólo en la base del Ce^ 
rro, producirá todavía la suma de yj^ojO^'jjj ^. 



Descripción geológica. En Cerro de Po- 
tosí se encuentra á los 19° 22* latitud S. y 65^ 32' longi- 
tud O. al meridiano de Greenwich. Su eK-vacion es de 
I 7,006. pies españoles sobre el nivel del mar, 3,107 pies 
sobre el nivel de la plaza de la ciudad; su base mide un 
circuito de 25,563 pies 6 seanó, 988 metros, y su cúspide, 
casi circular, tiene un diámetro poco menos de 30 pies \ 



1 Ver ciiadro I f. 153 de las Crónicas potosioas. Tomo 1? Eiitref;a II. 



Digitized by 



Google 



—106— 

Visto desde la ciudad presenta una forma perfectamente 
cónica, cuyo eje es de 700 metros perpendiculares. Su 
color de un rojizo moreno y embellecido por innumera- 
bles desmontes de forma y colores variados, y entre los 
cuales se descubren como 5,000 boca-minas. 

EL Cerro de ^Potosí, dice J\lr. Q. Gmekling, esta 
compuesto de una roca volcánica (riolita) que proba-^ 
blentente penetró las pizarras, de color gris y azul, en 
el periodo terciario y siih^terciario. 

Cerca de las masas de contacto y también en la 
masa de la riolita 77iisma, se enciícntran fracmentos 
de esta pizarra que nos demuestran que sólo después 
déla formación de las pizarras, lia tenido lugar la 
ertipcion del Cerro, la cual es una de la^ 7nds nuevas 
en la ¡listoria de la tierra. 

La pizarra, penetrada por la roca volcánica, con'= 
tiene un gran numero de petrificacior.es de hojas, ra' 
"mos y frutas que hacen aparecer á veces negra la pi'- 
zarra, á consecuencia de los restos orgánicos descom- 
puse st os por separación del elev,:ento del carbón, e:ici= 
r,ia y dentro de las capas estratificadas. En el lado 
J\^0., la pizarra cubre la tercera- parte del Cerro y dos 
terceras partes en el S, O. 

Segiín reconocimientos científicos hechos por En^ 
gelhardt, en ÜJresde, estas petrificaciones de hojas y 
f rujas son^ propias de las plantas que actua¡r,:e:iíe se 
enc:ient¡-i::i aún en plantas tropicales, en el ^lirazil, 
en la ^4 me rica Central y en las tintillas. 

Estos restos orgánicos se manifiestan en las piza- 
rras de color gris y amaj'illo del lado SC. del Cerro, 
y no así en Ui parte visible de las pizarras azules del 
J<!E. 

La riolita se encuentra en trozos de color gris- 
blanco, con partículas de cuarzo que se conocen fácil' 
mente por el lustre y estructura. 



Digitized by 



Google 



—107— 

Ademas se notan partículas cristalizadas depla^ 
^ioklas que probablenteítte se encnentran en descom-r 
posición. JVo se ha podido ver, en los pedazos, sanidi-- 
no, viica, aínfibolita {horblenda) ó attgita. 

Muy interesante es la pirita de fierro que se en^ 
ciientra irregiilarmente disentinada en -la riolita y d 
veces en guias de algunos milímetros de grueso. 

Hacia la cumbre del Cerro, la roca, d consecuefi' 
cia de la descomposición en la superficie^ demuestra 
un aspecto distinto de la del interior; es de color ama' 
rillOj gris ó algo rosado y encierra granitos de cuar" 
zo. También se nota más feldespato. Estudiando 
bien la masa se nota que está compuesta de partículas 
r,zuy fi.nas de color blanco, colorado y oscuro, que /cr- 
oman el producto de descomposición de la pirita, pues 
xie esta última no se ven nada en esta parte del Cerro. 

La roca de la cumbre demuestra un aspecto mds 
distinto aiUi de la verdadera riolita, siendo ésta la 
mds descompuesta. 

Las aguas atmosféricas lian extraído casi todas 
las bajes dejando únicamente la sílice y el cuarzo con 
pequeñas cantidades de silicato. El aspecto del ctiar^ 
zo no ha variado, mierJras que el criadero forma una 
masa calsedonica que muestra muchos huecos en los 
cuales se notan los restos de lamasafeldespdtica. La 
cantidad, de sílice de esta roca es de SS^Jq. 

La roca del interior del Cerro y la de media fal^ 
da no es 7nuy dura; pero esta líltima es muy resisten-- 
te al 'tiiolerld. 

En esta piedra se cncztentran también estaño y bis^ 
77iuto, en pequeñas cantidades, y probablemente plata. 



TTetas. Según observaciones de los SS. Rük é 
Isidoro Aramayo, se distinguen tres clases de vetas en 
el Cerro de ^Potosí: tinas qtie pertenecen al pórfido, 



Digitized by 



Google 



—108— 

otras d la pizarra y, finaUnentCj aquellas que perte^ 
necen d ambas formaciones de rocas. Las dos prime^ 
ras clases han sido todas de una calidad mtiy noble, 
rica en plata; esta calidad no puede mantenerse sino 
parcialmente en la j? clase, y esto, en tanto que las 
vetas se encuentran d una gran distancia de la linea 
de contacto. ^Igu7tas de las vetas, que pasan de una 
formación de rocas d otra, degeneran en metales pO" 
bres al otro lado de la linea de separación. 

Son más de 6o vetas, fuera de innumerables ramos, 
las que se han trabajado; de éstas, las más notables son: 
la Descnhridora ó Centeno^ la Rica, la Esiafio y la Mendida. 
Todas estas vetas tienen una dirección de N. NE. á S. 
SO., con una inclinación hacia la profundidad de 75 gra- 
dos por término medio, Inicia el E. 

Se han notado los siguientes dislocadores que acci- 
dentan las vetas: i? al N. de la cúspide del Cerro, en la 
parte conocida con el nombre de *'La Cueva," su direc- 
ción es de E. á O., con inclinación de 80 grados hacia el 
N.; 2? al S. de la cúspide, en la mina Guailla- Cuasi, 
con la dirección é inclinación que el anterior; 3? á las jt, 
varas al N. de '*La Cueva"; el ultimo, finalmente, á las 
50 varas horizontales al N. del anterior.^ 



I^inerales. El geologista Mr. Earie, dice: La 

roca ígnea que por la masa irUerior del Cerro, está 




Jk'» «J^-II 1 lili • ±.'^i^\ I|llll1lt>l(*. J_l% »-JI.-l I 411 10 T-| *.» »,^- <ll ■.- ■ I 1 ¡Cl I f.'-T» • I .— t\J V ir i, i'.- 1 I tA\.i- 

íiipi — IS Míi'/o- C'rir/ «le <^)?h1hi;.'\ IP ("rnrein "Apiia líi» (.'ivií'os" — Í^Ü Wa7o Ci ir/. 
<io Veíanle — '21 Annnas — lí'J S.-u) Miguel — l\'i Miserirdiiiía — 124 Asinita — L'ó í^íin- 
1<» Tonu'us — 'IQ CincciM "Shii Geíónuno" — 27 San Jot-é — 28 San Loreiiy.o — líÜ Na- 
tiyitiatl — 30 Carinen— 31 Gua<ialupe— 32 iSnn Vicente. 



Digitized by 



Google 



—109— 

imprcpiada de vuziertas metálicas en todas dirección 
neS; contiene metales de piorno^ estaño , cobre^ hier7'0f 
pero se distingue principalmente por sti gran abtin= 
dancia de uncíales de plata en el estado de cloruros y 
sulfuro:. Eíitre éstos notare^nos el plomo ronco [Ke- 
rarjryriti, un protocloruro] q7{c da en algunos casos 
15^ lo ^^^ plata; el rosicler [Pirargyrite, un sidfuro an- 
iinioniosii\ que da de ^g á 64^1^; y el cochizo (Argirose, 
un sulfuro) que arroja de 75 d Só^j^, fuera de otros 
¡nuchoi' compuestos de plata y también masas de plata 
nativa. 

Las vetas Tajo-imlo, Pestaño, Ciegos, San Miguel se 
distinoruen por su abundante metal de estaño. 

Además, en varios lugares de la superficie del Cer- 
ro, se encuentran grandes depósitos de rodados de jyJata, 
y en su parte superior, en los intermedios de las vetas, 
minerales llamados brozas, en lugar de la roca estéril. 



2^otalÚrgÍa. El beneficio de los minerales ha 
variado con la naturaleza de ellos. Los progresos alcan- 
zados en este orden han sido tan lentos, que, aún en el 
dja, los procedimientos de beneficio que se emplean son 
todavia muy imperfectos, siendo la Compañía del Real 
Socavón la única que, contando con los recursos necesa- 
rios, ha podido plantear los únicos perfeccionamientos co- 
nocidos por la ciencia metalúrgica. 

Desde 1545, en que se descubrió el Cerro, hasta 
1570, no se explotaron más minerales que los que se lla- 
maban tacanas [plata nativa ó cloruros de subidísima ley]; 
se beneficiaban ellos según el procedimiento inventado 
por los indígenas, en hornillos41amados guaira- chinas, de 
los cuales se habian construido hasta 6,000. Este trata- 
miento se reducía á una simple copelación: introducido el 



Digitized by 



Google 



—lio- 
mineral en el hornillo, se le fundía, sólo ó mezclado con 
soroche (mineral cargado de plomo), hasta que corría la 
plata, quedando depositada la escoria. 

Agotada la tamna, Pedro Fernandez de Velasco in- 
trodujo en 1572 el beneficio por azogue, ó sea el del pa- 
tio, procedimiento que 1 5 años antes se habia inventado 
pDr Bartolomé Medina, minero de Pachuca, en Méjico. 
Este sistema se redujo al principio á triturar el mineral, 
mezclar su harina con una porción igual de sal y la can- 
tidad suficiente de azogue, que se incorparaba á la masa 
á fuego lento; esta masa se lavaba en seguida en grandes 
pozos ó bateas en los que era depositada \di pella, que se 
amoldaba en forma de panes de azucaró j»m<iev; finalmen- 
te, se quemaban éstas para la exhalación del mercurio. 
Kn 1 586 se perfeccionó este sistema por Carlos Corso de 
Leca, que fue el primero en hacer uso del hierro. 

Sólo en 1609 comenzó a trabajarse los negrillos 6 
súlfuros: el procedimiento de su beneficio es el del /owr/o, 
inventado casualmente por don Alvaro Alonso Barba, 
Cura de San Bernardo de Potosí. 

Desde entonces, los únicos métodos que se practican 
por los mineros de Potosí, son los del patio y fondo, ha- 
biéndose adelanlado muy poco en su perfeccionamiento. 
Estos método^, ademas de tardios, ocasionan gran pérdi- 
da de azogue y no se consigue extraer toda la plata de 
los minerales, quedando casi una tercera parte en los re- 
laves. 

IV 

Sumario:— YnoimientíiR ininí»r;ile» «n ^1 (i#»í)i»rtn!ne!ito — Clííircas — Chnyant» 
— Porco — Linarw^— Ñor y Siui Cuit-luis — Ñor y 8ud l^iuez — (yercnilo. 



La naturaleza de este trabajo apenas permite la enu- 
meración de los principales asientos mineros del Depar- 



Digitized by 



Google 



—111— 

tamento de Potosí, con una lijera indicación de los cerros, 
minas y minerales que se encuentran t:n cada uno de 
ellos. 



Provincia de Charcas. 

Yaco — Cerro grande, se explotan minerales pacos 
cobrizos [cloruros de plata]: existen trabajos antiguos. Se 
organizó no ha mucho una Sociedad anónima que parece 
no ha alcanzado buen éxito, por falta de capital. 

Existen también otras minas de plata, aunque de 
pequeña importancia, en Sacaca, San Pedro,* Toracarí y 
Malcocota. En San Pedro hay un criadero de alabastro. 



Provincia de Chayanta. 

OcL'RÍ — En los cerros de San Salvador y San Anto- 
nio hay varias yetas de plata, trabajadas de antiguo. 

TiTiRi — Sus vetas de plata han sido y son trabaja- 
das por los indios. Fracasó la Sociedad anónima que se 
organizó para el trabajo de este mineral. 

También se trabajan minas de plata en Achacocha^ 
Choquecayara, Maragua, Vilacota, Marcoma y Cerro- 
Hermoso. Se trabajan minas de estaño en Llallagua y 
Uncia. Hay cinabrio en Izucollo y alabastro\en Toroca. 

Amavai^ampa — Hay varias vetas de oro con muchas 
minas aguadas de conocida riqueza: existen dos socavo- 
nes antiguos. 

Capasina — Tiene ocho vetas de oro y un socavón. 
En el descenso de sus aguas está el lavadero de Chucuis- 
ta, que ha dado mucho oro. En su inmediación, en los 
rios de Ancolaimes y Morachaca, se ha sacado bastante 
del mismo metal. 



Digitized by 



Google 



—112- 

SuRPO— y otros cerros inmediatos contienen también 
vetas y ramos de oro. ^ 

CoLQUECHACA Y AuLLAGAs — Se hablará de este im- 
portante y riquísimo mineral en el párrafo siguiente. 

Pxovincia de Forcó. 

Cantón P(^kc'o — Este opulento, afamado y antiquí- 
simo mineral, fue descubierto en 1543. Es abundante en 
vetas de hierro, estaño y plata, especialmente de este úl- 
timo metal: se encuentran cloruros y súlfuros en todas 
sus variedades, plomo-ronco, rosicler, cochiso, polvorilla. 
Estos minerales finos ó de gran ley se encuentran gene- 
ralmente en clavos h ojos, manteniendo la continuidad de 
las vetas el chumbe, que es el mineral más abundante en 
Porco. En los cerros Huaina-Porco, Apo-Porco é Iru- 
putungo son numerosísimas las minas que se trabajan ó 
han sido abandonadas. En los dos primeros cerros hay 
varios socavones y uno en el último. 

Se han organizado muchas sociedades anónimas pa- 
ra el trabajo de este mineral, tales como la Compañía 
Porco, la Torno-Huaico, la Soras (que estableció sus tra- 
bajos en el cerro de este nombre, distante media legua 
del pueblo de Porco), la Compañía Renacimiento, la 
Constancia y el Hundimiento. l)e todas estas empresas, 

1 ••Tj:is lejioiies aun'feins (i<» Kolivin, (Urr' Mj-. T. H. Arnle?'í:on. piiHileii iH- 
vi<lírso on «los j^rjimleszoims. liitMi «U'tiuiílas y unirás er: su fonnarlon. Una «l*» ttllüN, 
)a más (»OTH>fi(l;4. titMiesu oríjoii en el N. O. en la Provhu-in «le >íuñern«< y se ex - 
tii»n(le al 8. K- atraví^zamlolas i'rovitK'ins de Lareoaja. Yuncías. IíM]u¡sive, el tU^- 
parramentode (JochaWainí'A. Imsta perderse en el d© Santa (>ruz. extremo oriental 
d« la Kf pública. La <dra zonatien»» su «n-íjen en el S O. de la Provincia de Lipez. 
s*» exiien<le inci¡nan«io.** un poco al Sud de Tupizíi y Cinti. hasta j>enetrar por ei N. 
E. del departamento iÍh Santa Crtiz, formamlo en esta rejion el vértice del iinjjnlo 
con la otra zona del N. O. anteriormente descrita. Esla ancha faja ya unida pene- 
tra en el Hra/il siemlo la zona más rica de la Re]níhl¡ca. como también d«»l Br¡«7.ii. 

lOn el centro do este vasto triánjrnlo etu'orvado ñor esta.s dos /onas .-inrifera» 
converjentes y tan ric.is en el metal mrís precioso, se halla situada la anchÍ5(ima fa- 
ja arpentífera'de Bolivia, (juc corre paralela con la gran cadena de los Andes y üu»- 
derivacione»"' 



Digitized by 



Google 



—lis- 
ias dos primeras son las únicas que prosiguen sus traba- 
jos, con éxito variable. 

Pu LACA YO — Es el mineral trabajado por la gran 
Compañía Huanchaca, de la que se hablará en el párrafo 
siguiente. 

Ubixa — Cerro grande con muchas vetas de plata: no 
hay establecido ningún trabajo formal En el cerro con- 
ticTuo, MouserratCy se molía en quimbaletcs. Se encuentra 
en su inmediación el cerro San Juan-Ckasa, con un so- 
cavón. Kn sus faldas, la lomada ó cerro Orcko-pata, cu 
vas minas se dejaron por aguadas; dando una producción 
abundante de mineral acerado de 120 marcos por cajón. 

Tomavk, Mukrtos y Car(;uatcoll() — Son minerales 
antiguos, contienen minas de plata: no existen hoy tra- 
bajos de consideración. 

Mai.misa y Turquí — Cerros grandes en los que a- 
bundan vetas de plata. El primero casi no ha sido tra- 
bajado; el segundo lo ha sido mucho antiguamente: tiene 
socavones, y sus mejores minas están aguadas. 

YirRA — Su rio contiene oro; existen también algunas 
vetas de este metal, que los indios ' las trabajan alguna 
vez. 



Provincia Linares. 

Machacamarca -—En este mineral floreciente, no ha 
mucho y de donde han sacado fortunas de consideración 
algunos empresarios, existen socavones y muchas minas 
de plata: es decadente el estado en que hoy se encuen- 
tran. 

AxDACAiJA — Antiguo mineral, con muchas minas y 
vetas poderosas de plata. Actualmente son trabajadas 
por una Sociedad anónima, sin resultado favorable hasta 
hoy. 



Digitized by 



Google 



—114— 

Caiza — Hay laviideros de oro, trabajados por los in- 
dios del lugar. 

Provincia de Nox y Sur Lipez. 

En estas provincias existen huellas de grandes y an- 
tiguos trabajos. La rejion del antiguo Lipez ha gozado 
casi de tanta fama como el mismo Potosí, por su riqueza 
mineral. Habian más de 30 injenios y lo menos otros 
tantos trapiches, que se arruinaron desde la gran peste 
que en 1719 asoló el pais; también entonces se aguaron 
muchas minas, de las que hoy apenas se conserva me- 
moria. 

Para el conocimiento del aspecto general de esta im- 
portante rejion minera, nada mejor podemos hacer cjue 
ceder la i)alabra al l)r. Demetrio Calbimonte, que, con la 
galanura cjue le distingue, decia así, en 1872: 

''VA dia I? de Mayo, emprendimos nuestra marcha 
del pueblo arjentino Santa Catalina, hacia la hacienda de 
Rochaguasi, para penetrar a la cordillera de Lipez. Mar- 
chamos al poniente de aquel pueblo, por los llanos y co- 
linas que, formando un ascenso insensible, nos conduje- 
ron á una garganta elevada. 

**Desde esa garganta .se goza de un espectáculo im- 
ponente, pues á lo lejos, y de improviso, se ve toda la 
cordillera de Lipez, que desde el gran grupo de Suniqui- 
ra en el poniente, se estiende al levante hasta el cerro de 
Azulejos. El grupo de Suniquira, situado á los 22^ 5' de 
latitud Sud y á los 69*^ 28' de lonjitud Oeste de Paris, 
tiene una elevación de 5902 metros sobre el nivel del man 
sus faldas abrazan una grande estension de terreno y sus 
ramales dilatados son otras tantas montañas de primer 
orden; su cúspide ocupada por nieves eternas, casi siem- 
pre está oculta en las nubes. Uno de esos ramales, que 
lleva el nombre de Todo Santos, ha sido trabajado y se 



Digitized by 



Google 



—115— 

han esplotado cloruros de plata. Siguiendo hacia ef 
oriente, los últimos estribos de Suniquira se tocan 
con los primeros de **San Antonio del Nuevo Mun- 
do de Lipez". Este es un verdadero grupo en el 
que sobresalen tres montañas principales llamadas. 
Nuevo Mundo, Jaquegua y Lipez. Esta que está 
situada á los 21° 58' de latitud meridional y á los 
69"^ 10' de lonjitud, se eleva 5,682 metros sobre el nivel 
del mar. Los respectivos ramales y estribos de estas 
tres montañas, se tocan y entremezclan, formando* un 
conjunto tan variado como imponente. Las cúspides de 
las tres montañas determinan un triángulo escaleno cuya 
base mide una legua y media, y su altura media legua; y 
este espacio, ocupado por ramales y estribos, presenta a 
lo lejos la imájen de un inmenso cuadrilátero flanqueado 
por sus puntos culminantes nevados y de formas ya re- 
dondeadas ó ya agudas, y cuyo recinto está ocupado por 
formidables derrumbaderos, profundos torrentes ó cam- 
pos de nieve, coronado todo en los dias que allí estuvi- 
mos por nubes negras que ruedan de un precipicio á 
otro, ó desde una de las grandes elevaciones á la otra. 
''Este golpe de vista que se goza de las vertientes me- 
ridionales, en las que estamos, cambia por completo 
cuando se le contempla del lado norte^ presentando un 
panorama no menos interesante. 

'^Siguen inmediatamente á este grupo las grandes 
montañas Moroco, Bonete, Santa Isabel, Esmoraca y A- 
zulejos, picos principales que coronados de nieves sedes- 
tacan en la soverbia cordillera, cuya continuidad se con- 
serva, por medio de otros picos y cúpulas inferiores, for- 
mando todo el conjunto más imponente y majestuoso que 
puede imajinarse. 

**Estas montañas nevadas forman una línea de más 
de 20 leguas; los costados de ellas se apoyan en ramales 
<le gran elevación, y á éstos siguen varios estribos impor- 



Digitized by 



Google 



—116— 

tantes. Contra los flancos de éstos descanzan grandes 
depósitos cuaternarios, formando una zona de más de 
diez leguas de ancho, que cortada casi bruscamente, pre- 
senta una barrera inmensa á cuyo pie se desliza, como 
una raya blanca, el rio de San León. Este rio es la linea 
divisoria de dos estensisimos territorios. A su derecha 
se desenvuelve una comarca baja, formada de veneros de 
oro; mientras que en las rej iones altas de ella corren las 
poderosas vetas auríferas que se desprenden de la Rinco- 
nada. A su izquierda está la gran cordillera argentífera 
que corre desde Suniquira hasta Azulejos, que tantas ri- 
([uezas ha dado y está destinada á causar una revolución 
•económica con las cjue dará." 

Los minerales de este Distrito son los siguientes: — 
San CristóhaiJ — En esta sección existen las si- 
guientes minas: lí Santa iíosa, antiguamente trabajada: 
contiene pacos, cloruros de plata, con una masa ferruji- 
nosa por criadero — 2Í^ Mina Candelaria', tiene un soca- 
vón; su veta contiene buenos metales de plata, en criade- 
ro de sulfato de barita y peróxido de hierro — 3? Mina 
Badirosa, sobre el Achocaya y más al O. de la anterior. 
Esta mina es el resultado del empalme de dos vetas: la 
del N. es la guia que corresponde á los metales calidos\ la 
del S. es la guía de galena con mezcla de piritas de fier- 
ro y cobre, el ancho de esta ultima es de más de 30 cen- 
tímetros. — 4*.^ Mina Tesorera, ha sido más trabajada que 
la anterior: tiene dos vetas, la una de galena y la otra de 
pacot;, con una potencia de 50 á 60 centímetros. — ^^ Mi- 
na Hedionda, llamada así por los gases deletéreos que de 
ella se desprenden: es de poca importancia. 

Yaqukgua. — Contiene cinco minas principales; la i?, 
comenzando de la base del cerro, tiene metal paco, en 
criadero de sulfatos de barita y hierro. La 2? se encuen- 

1 . Ehtnu'lo ilel informe «le !ft "Compfiía Exploradoi-a de Lii>«»z'', por 
Don Francisco lAlrilU— 188($. 



Digitized by 



Google 



—117— 

tra á los lOO metros de altura de la anterior, su veta es 
angosta. La 3? se encuentra á los 1 50 metros de altura: 
contiene el mismo metal que las anteriores, pero es de 
más importancia. La 4? á 50 metros de la anterior: la 
veta es mas formal; metal y criaderos los mismos. La 5*.^ 
se encuentra al O. de las anteriores: está aguada. 

ToiJ)í)s — Contiene tres minas antiguas: Mina N? i., 
Mina Alota y Mina Toldos: el metal en todas ellas en 
criadero de peróxido de hierro oscuro, abundancia de 
cuarzo cristalino y cristalizado en grandes prismas, así 
como el sulfato de barita. La formación geológica de 
este mineral es como la de San Cristóbal: masa ígnea fel- 
despática. con mica y cristales de feldespato; masa gris y 
rosada. Se encuentran cristales de barita incrustados 
en pórfidos compactos. 

Mulatos — Son tres las minas: v) Mina Rosarlo, con- 
tiene metales compuestos de sulfato de barita, carbonato 
de cal y peróxido de hierro, con cloruros aparentes; su 
ley es de 25CLmarcos por cajón [50 qq.] 2? Mina Santa 
Rosa y 3? Mina Boliviana, en ambas existen trabajos an- 
tiguos á tajo abierto, pero son inferiores a la i? 

Sahl'alchk y Cobrizos — Sahualche contiene varias 
vetas: metal, sulfato de barita con óxido de fierro; poca 
ley. — Cobrizos contiene trabajos superficiales, metales: 
cobre nativo, rosicler de cobre, carbonato azul de cobre; 
labores á tajo abierto. 

San jKkÓNiMO — Este mineral es caracterizado por 
un cerro elevado, cónico y bastante abrupto, que se ve á 
larga distancia. Dos son las minas más accesibles: el 
metal es paco color claro; en los desmontes se encuentran 
sulfato de barita y cuarzo. 

Colcha — Hay lavaderos de oro en sus inmediacio- 
nes, y en el cerro Chuquisaca se encuentran guias de 
aleña con mucha blenda y peróxido de hierro cristali- 
zado, 



Digitized by 



Google 



—118— 

San Francisco v Acua de Castilla — En el cerro 
San Francisco hay dos minas: Sarita Rosa del Rosario^ 
con metal ferrujinoso, amarillo oscuro (paco) y la mina 
iSVíu Fravcisco, donde hay muchísimas vetillas de 2 á 5 
c(Mitímclros. con metales pacos, bastante ferrujinosos y 
cristales dtí sulfato de barita, y en muchos casos plata 
blanca con cloruro de plata: hace 20 años que fue des- 
cubierta esta mina. — Las minas de Agua de Castilla con- 
tienen j^alena laminar, acompañada de sulfato de plomo y 
molibdato d(í plomo, con criadero de sulfato de barita y 
cuarzo. 

San Antonio dk Lipkz. — El establecimiento de San 
Antonio se halla á poca distancia del <íran cerro del mis- 
mo nombre, cuya altura es de 5,580 metros. Sus vetas 
tienen una dirección de E. á O. El aspecto esterior del 
cerro es interesante: por todas partes boca-minas, des- 
montes, y á los flancos dos pueblos en ruina y durante 
un espacio de 3 á 4 leguas más de 40 establecimientos 
de beneficio en ruina. El trabajo reciente de estas mi- 
nas corre á cargo de una Sociedad anónima, cuya única 
tentlencia ha siilo trabajar la Mesa de Plata, plan que le 
ha sido funesto como se verá en el párrafo siguiente. 

Mkstizos. — Las vetas son abundantes pero estre- 
chas y ramificadas. El criadero es cuarzo blanco, ó ama- 
rillo cuando lo acompaña el fierro: la estructura celular, 
sino compacta. 

Ni Kvo MiNOo. — Estas minas están á una altura de 
5»ScK> metros y la más elevada es de 5,982 metros. Es- 
tas minas tienen poco trabajo: su descubrimiento es mo- 
derno. Contienen metales de un sulfuro múltiple (cobre 
gris» polibacita) de antimonio, cobre, fierro más ó menos 
argentífero, que dá de 50 á 80 marcos por cajón. Le 
acompañan piritas de fierro y cobre, y blenda negruzca. 

BüKKA Vista. — Contiene dos minas: i? mina San 
Jnan de Dios que está en la altura del cerro; tiene súlfu- 



Digitized by 



Google 



—119— 

ros de plomo, cobre, fierro, zinc y de arcenico (refaljar), 
en masas ó cristalizados. En general, el metal argentí- 
fero forma una guia al centro de estos compuestos. 2í? 
Mina liueita Visfíij ocupa la media falda del cerro: tiene 
tres boca— minas sobre su corrida; tiene un socavón enrie- 
lado. Los metales de esta pertenencia son blenda y súl- 
furos de antimonio, broza (piritas de fierro y cobre) con 
cuarzo: su ley común varia entre 40 y 80 marcos. 

Santa Catalina. Ks formación esencialmente au- 
rífera, que se estiende hasta los confines de la Rincona 
da, por Esmoraca, Estarca, Chilco y también San Anto- 
nio de Esmoruco. En esta sección se encuentran las si- 
guientes minas: i? Mina de AzulcSy se han encontrado 
en ella pepitas de tres a cuatro onzas: la ganga es de 
cuarzo blanco lechoso, con peróxido de fierro, algunas ve- 
ces en cristales epigénicos. 2''} Mina Torno, (hoy la Per- 
dida); hay una infinidad de filones, vetas y guias. El te- 
rreno está sembrado de cuarzo, que abarca leguas ente- 
ras; buscando con detención se encuentran en él ()artícu- 
las de oro. 3;^ ''.Placrrr.s^ de Tagarete: el oro se encuen- 
tra en depósitos de trasporte, siendo el terreno primitivo 
que le sirve de fuente. Por los trabajos se ve que los 
antiguos han sacado bastante oro. 

MoROCJo, KL BoNETf:, San Antonio dk Es^ioiíuco. 
En esta sección el pico más elevado es el Mona o; se notan 
en seguida los picos San Remo, San Mateo, Torreón y 
Roca-negra. Los filones yacen sobre las faldas de estas 
crestas; cuatro son los más notables y 'corren paralela- 
mente: Consuelo, Oriente, Americana y otro sin nombre. 
Hay im socavón para cortar todas estas vetas. Lamina 
**Americana" es la principal; existe en ella el socavón 
Juárez; sus metales son piritas de fierro y cobre, blenda 
común (chumbe), peróxido de fierro y manitoso, galena 
con cochiso (sulfuro múltiple argentífero); criadero el 
cuarzo. — Bonete, debe su nombre á su forma característi- 



Digitized by 



Google 



—120— 

ca. Dos son las principales vetas: Peñasco y San Ju- 
lián, metal acerado. No hay trabajos. En las inmedia- 
ciones del Bonete existen dos trabajos de reconocimiento: 
HucasaiUy y Barrahaico — San Antonio de EsmorucOy se 
encuentra oro en sus quebradas, y es aquí en donde se 
beneficiaban los metales del Moroco y cerros adyacentes. 

Santa Isabel. — Este cerro ofrece gran interés al 
minero; su forma es de un cono perfecto y tanto al C). co- 
mo al E. está cubierto de desmontes. Sus principales 
minas son: la San Juan, la Colorada y la Bosicler. Los 
metales que se han esplotado en ellas son piritas de co- 
bre y fierro, galena y blenda, cochizo y rosicler, este úl- 
timo ha dado hasta 7,000 marcos por cajón; el criadero 
cuarzo poroso. 

Santa Jt-ANA. Tiene dos minas trabajadas a tajo 
abierto: sus minerales son siempre piritas de fierro y co- 
bre, galena y blenda. 

En Otaros, Liña, Rosario, Inga-hnasi y Conchi exis- 
ten veneros de oro, habiéndose esplotado cantidades de 
consideración, especialmente de Conchi. 

Provincias de Ñor y Sur-Chichas. 

NoR-(^HlCHAS es, realmente, pobre en minerales. 
En (Juerhisla se explota bismuto, con grande beneficio 
para los empresarios: el mineral de bismuto se funde en 
pequeños hornos, <^n los cuales se colocan crisoles de gra- 
fito, de tamaño variable; como reactivo se emplea la 
colpa [sustancia alcalino-terrosa], el carbón de madera y 
el granel ó llampo de bismuto. Este íiietal se purifica 
por medio de tres fundiciones y finalmente se le refina 
fundiendo la masa purificada en calderos de fierro. Ac- 
tualmente se obtiene un producto de 4 á 5,000 libras 

En Vichada hay cobre. En Tasna poderosas vetas 
de plata. Una Sociedad trabaja este ultimo mineral; y 



Digitized by 



Google 



—121— 

si no ha obtenido hasta hoy los resultados que se pronie- 
tia, es por falta de capital. 

En 8üd-Chichas hay muchos minerales, y son de 
particular mención: 

Choroma.. — Existen trabajos antiguos; se han ex- 
plotado súlfuros en abundancia. Hay algunos socavones. 

PoRTUGALETE Y Tatasi. El mejor mineral de los 
cinco partidos en que se había dividido el antiguo Chi- 
chas. Existen varios cerros con socavones y muchas 
minas de plata; todas ellas se trabajan hoy por la Com- 
pañía Guadalupe, que merecerá particular mención. 

Chocaya. Esta rejion es compuesta de un terreno 
eruptivo, en contacto con la pizarra solevantada. Se di- 
vide en tres secciones: r? Chocaya h Gramlcy 2'} Anrma.s 
Chocaya 3!^ Chocaya ¡a Vieja. 

Chocaya la Grande. — Hay varias minas, y las 
principales: 1? Mina Conjita'a: filón muy esplotado, en 
sus aspas se encuentran muchas vetas, más ó menos 
trabajadas. Tiene un socavón llamado Clarines y su es- 
tension es de 200 metros. Sus metales, en criadero de 
sulfato de barita , cuarzo y carbonato de cal, dan una ley 
común de 50 á 60 marcos por cajón. 2!^ San linríolomé. 
— I^os trabajos son limitados y mal llevados. Están a- 
juados los planes y la estraccion se hace por des mala- 
cates. Metales: piritas de hierro y de cobre, chumbe 
(sulfuro de zinc), galena más ó menos argentífera. 

Chocaya Animas. La mina Animas es la princi- 
pal en este mineral. La vertical de sus trabajos es próxi- 
mamente de 2,500 metros. El laboreo es el sistema an- 
tiguo de chiflón: recientemente se inician los piques y ga- 
lerias. Contiene los siguientes metales: piritas de fierro y 
otros súlfuros; Ir guia es un compuesto de galena, cochi- 
zo y rosicler. La ley del metal común es de 40 a 50 
marcos. Mina Santa Hosa, se encuentra á 300 metros 
de la anterior: tiene tres vetas, sus metales son piritosos 



Digitized by 



Google 



y galenosos, con ramificaciones de óxido de estaño. 

Chocaya la Vieja. Es tradicional la importancia 
de este mineral; se cree que sus minas aguadas conte- 
nian rosicler. El estaño es muy común en esta rejion; 
estos metales tienen un aspecto amarillo de peróxido de 
fierro. 

Chorolqük, San Vicente y Esmoraca. Habla- 
remos de estos minerales en el párrafo siguiente. 

Cerro de los cuatro evangelistas. Contiene 
buenas vetas de plata, trabajadas por los antiguos. Hay 
varios socavones. 

En Concepción y Sagrario. Se explota el bismu- 
to, aunque en pequeña escala. 

Hay veneros de oro en Chilco, Nazareno, Suipacha, 
Esmoraca, Cuchu, Soroyoco, Ircalaya y otros lugares. 
No se trabajan por falta de capitales. 

CoRlMAYO. Todas sus quebradas contienen oro 
más ó menos abundante^ y ha sido motivo de industria 
para los indíjenas, en especial; no hay por consiguiente, 
ningua explotación seria. En este radio y hacia la mon- 
taña, se encuentran minas de sulfuro de antimonio. 

Pi-oviiicia del (U*rc.ado. 

Cerros de Chalviri y Tabacoñuño. Contienen 
muchas minas argentíferas trabajadas de antiguo. La 
Sociedad anónima que se formo para trabajar las minas 
de Chalviri, no ha conseguido hasta hoy éxito favorable, 
siendo causa para ello tanto la pequenez de su capital 
como el desacierto en su administración. 

Ctítarigüari. Antes de ahora se han explotado 
buenos metales de plata. Los trabajos de hoy se hallan 
en decadencia. 

TiNGüiPAYA. Existen muchas minas argentíferas de 
poca consideración. 



Digitized by 



Google 



—123— 

Challactiri — Se han trabajado en esta rejion mi- 
nas de plata y sinabrio. 

ChulchüCANI — En los cerros Cobre y Guaricancha 
se han encontrado recientemente metales de cobalto. 

V 

SrMARIo:— Priiicipnlen eiiinretiis ininArafi — llaniM-hHrn — U«'n1 S^envon «1« 
. PotoHÍ — Colqiifclmcu — AnUnj^iiK — CtuiuliilnpH — Shii Vicente — Kei?ii«)i-iie« — Vieja Lí- 
[»«/. — Nut^VH liipeK — (¿uecItisUiy Chorolqiio. 



HüANCHACA ^ — La abundancia y creciente riqueza 
dejos minerales que se explotan de Pulacayo; la facilidad 
de la exportación de sus productos por medio del ferro- 
carril construido en beneficio directo de esta Empresa; la 
corrección en su administración técnica y mecánica; la 
perfección de las máquinas que se han puesto en planta; • 
y, finalmente, los grandes dividendos que desde hace 
muchos años distribuye entre sus accionistas, dan á esta 
colosal Empresa el indisputable título de ocupar el pri- 
mer lugar no solo entre las de Bolivia, sino también en- 
tre todas las de América y quizas del mundo entero. 

Dos filones son los más notables: Santa Rosa y Pu- 
lacayo propiamente dicho, ó el Tajo. Esta ultima mina 
es la única que se trabaja. Santa Rosa tiene grandes la- 
bores antiguas sin ningún reconocimiento moderno. 

Mina Pulacnj/o, Tiene un gran socavón cjue fue 
principiado por el minero Ramirez, cuya dirección es S. 
N. Sus labores están divididas en cuatro secciones: Pu- 
lacayo viejo, Rotdschild (ó Ramircz), San León y Mon- 
te-Cristo. 

Esta mina tiene un laboreo horizontal (jue pasa de 
1. 200 metros y su laboreo total no baja de 14.000. Hay 

1 Gniii parte de e^te pútrnfo ¡o henion eMtra<<rado «Ifl interesimti» trnhaj» 
pul/iicailo por D. Kainoii C AlsM'reca, con el título de "Mt*uion:iA de tiu viaje por 
«Igunas miiins de F^olivia". 



Digitized by VjOOQIC 



—124— 

en Pulacayo 6 galerías: galería Esperanza, galería Inves- 
tigadora, galería 99, galería 116 y galería 176; tienen 2 
metros de alto por 2 de ancho, la más larga es la galería 
Esperanza, que pasa de 800 metros y comunica con Pu- 
lacayo viejo. Tiene 4 piques. El ancho del (Jar coi ns en 
las galerías es de 22 centímetros. — Esta mina tiene 40 
labores en actividad, de las cuales por lo menos 35 en 
beneficio. 

Las tres vetas que fueron tomadas al nivel del soca- 
vón, se han empalmado en los planes, formando un trozo 
de una veta poderosa que muchas veces excede al ancho 
de la corrida. Los metales de esta mina son la pirita de 
hierro, el hronce ó pirita de cobre, la blenda [chumbe], 
galena hojaldrada, el cochizo (sulfuro doble de bases va- 
riables). El criadero es, por lo general, cuarzo, bajo dis- 
tintas estructuras, cristalizado, compacto, hialmo li opaco 
[calcedonioso]. La calidad de los metales ha recorrido 
una escala científica perfectamente acentuada: de los 
chumbes á los arseniosos, que actualmente son los carac- 
terísticos, pasaran las vetas en seguida á la zona de los 
antimoniosos y silíceos. 

Se ha probado que á cada 50 metros de profundidad, 
la ley de los metales sube de 15 á 35 marcos. Así, en 
1865 la ley de ellos no pasaba de 13 á 14 marcos por ca- 
jón; esta ley ha ido subiendo gradualmente, hasta que el 
año 89 las brozas eran ya de 50 á 80 marcos y las guia.^ 
de 150 á 230; de manera que á una profundidad de 400 
ó 500 metros más, es probable que se tengan brozas de 
200 marcos y guias que igualen á las de Colquechaca. 

La mina tiene una estension reconocida de 1,000 
metros a cada lado del corte. Las labores están concen- 
tradas hoy á los clavos Montecristo y Rothschild, únicos 
puntos en los que se ha alcanzado una profundidad que 
no pasa de 300 metros. 

El agua de planes es muy pequeña comparada coix 



Digitized by 



Google 



—125— 

la potencia de la máquina á vapor que sirve el cuadro 
central. Y el gran túnel proveerá del aire suficiente cual- 
quiera que sea la estension de los trabajos. 

El sistema de pozos verticales de largo tiro, con a- 
creontes cada 30 metros, para establecer las galerías de 
explotación, es el establecido en el laboreo. 

La chancadora á vapor y un número de 200 á 300 
brozeadores, proveen á las necesidades de la selección y 
concentración. 

Para la fácil traslación del mineral al establecimien- 
to de beneficio, se ha construido un túnel que une el so- 
cavón de Pulacayo con Pacamayo, las dimenciones de 
ese túnel son: 2.62 metros de ancho, 2.75 metros de alto 
y 3,310 metros de largo. Pacamayo está unido con 
Huanchaca por una línea férrea esterior. De esta mane- 
ra, el metal de la mina pasa sin tardanza al ingenio de 
Huanchaca. 

50 á 60 . pisones (almadanetas). muelen 14 cajones 
diarios de metal en flor. Estos pisones son movidos por 
una máquina á vapor cuya fuerza es de 60 caballos. El 
metal molido pasa a los hornos de calcinación [Jeiberg], 
que son 18. Los gases que se desprenden en la calcina- 
ción, se condensan en chimeneas de concentración, en cu- 
yas paredes se deposita un hollín aríjentífero que anual- 
• mente se recoje, y produce algo más de 40,000 Bs. 

De estos hornos pasa el qurmadiUo á las tinas (sis- 
tema P'rank) donde se verifica la amalgamación. ■ Un eje 
provisto de paletas de radio pone en movimiento la ma- 
sa de 50 quintales que contiene cada tina. La ebullición* 
se obtiene por un grifo de vapor que se introduce á lati- 
na. Últimamente se ha introducide una gran mejora: la 
aplicación de la electricidad dinámica, con la cual bastan 
hoy 3 á 4 horas para un beneficio. 

Terminada esta operación, se obtiene la peVa me- 



Digitized by 



Google 



—126— 

diante una prensa hidráulica; se queman las pellas en sie- 
te hornos dispuestos á este propósito. 

Sin embargo de los perfeccionamientos alcanzados 
según la relación que precede, y sin embargo de que en 
el Asiento se beneficia cuando menos una sesta parte de 
lo que es capaz Huanchaca, entre ambos establecimientos 
son impotentes para despachar el metal que produce Pu- 
lacayo. 

Esta producción alcanza hoy á 50 cajones ó sean 
2,500 quintales diarios. De éstos apenas se envían 20 ó 
30 cajones á Huanchaca y el Asiento, el resto se exporta 
ó se acumula al depósito formado desde hace años y cu- 
yo valor se calcula en 10 millones, que agregados al de 
los macisos de labor [puentes] y al de los chlñis [gran- 
zas], se cree que llegue á 50 millones, fuera de los des- 
montes y clavos que quizas sea otro tanto. 

El movimiento económico de esta gran Compañía, 
en el año de 1891, según balance de 31 de Diciembre 
próximo pasado, ha sido el siguiente: 

Piigado al Fisco por inipuesto 
sobre pastas y inineniles Hs. 427,332. 78 

Gastos de explotación y benefi- 
cio 1 .2.342.603. 82 

" (le Admin istnicion 333.G32. 57 

Pago <le patentes uiineras 7,995. ** 

Caminos, telégrafos, ferrocar- 
ril, obras, etc 912,370. 60 

Productos por minerales v pas- 

tas ^. Bs. 4.023,934. 77 Bs. G.7H7.G90. G7 

Utilidad en ventade menraderías. 175,954. 15 

" diversas cnentjis 476,440. 35 

Oanancia líquida en eí ano 1891 . 3.416,150. 40 

Bs. 7.440;0tí5rT7 7.440,085. 17 

A esta ganancia de Bs. 3.416,150. 40 centavos, se 
agrega un saldo liquido del año 90 de Bs. 1.613.220. 53 



Digitized by 



Google 



—127— 

centavos, forrfiando un total de Bs. 5.029,370. 93 centa- 
vos, de los que se han distribuido en dividendos Bs. 
1.742,714. 26 centavos, y ha quedado un saldo sobrante 
•de Bs. 3.286^656. 67 centavos. 



Real Socavok de Potosí — La seriedad de la Com- 
pañía Inglesa, ^^The Rotjal Silver Mines of Potosí, Boli- 
via, Limite(V\ que trabaja este Socavón; las máquinas de 
que dispone y el clásico mineral en que opera, asignan á 
-esta empresa un lugar prominente entre las principales 
de Bolivia. 

Cuestión largamente debatida ha sido la de saber si 
•continúan ó nó las vetas hasta la profundidad del Cerro 
de Potosí. Recle y otros hombres científicos que lo han 
visitado, opinan por que las vetas continúan á los planes, 
con más formalidad que en la superficie y con minerales 
generalmente ricos. Esta opinión se halla corroborada 
por lo que sucede en otros distritos minerales: Aullagas, 
Pulacayo, Portugalete, CarguaicoUo, etc, cuyas condi- 
ciones y formación geológica son iguales a las del Cerro 
de Potosí. 

Después de un sin número de obstáculos, ha conse- 
jjuido la Compañía Inglesa instalar un gran Estableci- 
miento modelo, á los pocos metros del Socavón. 

El aprovechamiento de la gradiente del agua (que 
baja desde las Lagunas), le ha dado dos turbinas que des- 
arrollan una fuerza de 150 caballos. Ks la primera ma- 
quinaria de tal fuerza en el pais. 

Esa fuerza motriz ha sido aprovechada en una ma- 
quinaria compresora de aire, con la que se ha conseguido 
dar movimiento á cuatro perforadoras que siguen el tope 
del socavón; proporcionar la ventilación de lugares que 
sin este recurso no podrían trabajarse; mover las baterías 



Digitized by 



Google 



—128- 

de los pisones, los ejes de las tinas, de los lavaderos; por 
último, es aprovechada en las maestranzas. 

La maquinaria sólo es deficiente en sus baterías de 
pisones, por que con sólo dos de á 5 pisones y el peque- 
ño recurso que ofrece una antigua rastra en el injenio de 
Quintanilla (que también es propiedad de la Compañía), 
no se puede obtener más de 4 cajones diarios: cifra pe- 
queña para la magnitud de la empresa, aunque bastante 
á sus necesidades de hoy. 

Todos los perfeccionamientos modernos se hallan 
planteados en el Real Injenio. 

La torrefacción tiene lugar en 10 hornos de kilns: la 
carga de cada kilns corresponde por dia á 30 quintales 
de metal crudo, y la pérdida de peso alcanza á 10. 15 por 
ciento. 

Hl apisonamiento es automático, evita toda polvare- 
da y la formación de granzas. 

La cloruracion tiene lugar en hornos de reverbero. 
Se ha colocado un malacate de aire comprimido en el de- 
partamento de los kilns, para bajar por este medio el me- 
tal calcinado á la batería. 

La amalgamación se verifica en tinas del sistema 
Franke, con ciel-to mejoramiento al proceso de beneficio 
empleado en Huanchaca y otros minerales. Se ha insta- 
lado un lavadero con tres Jiggers para concentrarlos me- 
tales llamados llampns. 

Después de cuidadosos estudios sobre la molienda, 
cloruracion y amalgamación se han alcanzado los siguien- 
tes perfeccionamientos: iV en la amalgamación se emplea 
solamente azogue y sal, mientras que antes se hacia usa 
de zinc, sulfato de cobre y cal; 2? se extrae el 78 al 80 
^¡Q de la ley de los minerales; 3? se pierde de 4^<2 á 5>í 
onzas de azogue por marco de plata de i.oooiooo; 4? la. 
ley de las barras, que antes eran de 400 y 5001000», ha 
subido á 800 y 900(000. — El costo del beneficio, com- 



Digitized by 



Google 



—129— 

prendiendo sólo, sueldo de empleados, valor del combus- 
tible y demás materiales, es de Bs. 64. 50 centavos por 
cajón. 

La instalación de maestranzas, oficinas, almacenes y 
todo el servicio administrativo, es completo, sin notarse 
deficiencia alguna, gracias á la intelijente dirección del 
Representante General de la Empresa, Dr. Eliodoro Vi- 
Ilazon. 

En las labores mineras se ha mantenido las tres di- 
visiones hasta ahora conocidas, á saber: Cotamitos, Real 
Socavón y Forzados. 

En Cotamitos se ha profundizado el chiflón hasta el 
nivel de la tercera galería. Se ha abierto un cuadro de 
26 metros de profundidad y se ha corrido en este nivel 
hacia el N., hasta el encuentro con el chiflón. En el fi*on- 
ton de la galería 2? se ha corrido sobre la veta Mendieta, 
la cual se presenta todavía con metales pobres y cuando 
más con algunas manchas de cochizo. Se ha explotado 
la veta indicada, entre la i? y 2'? galería, en la extensión 
de 800 metros cuadrados. 

En las zonas comprendidas entre los cuadros se ha 
preparado una estension de 3,200 metros para la explo- 
tación futura. 

Las vetas que actualmente se trabajan en esta mina 
son la Mendieta, con el ancho de 2 a 5 pies; un ramo de 
la misma, en dos pies de ancho; y la veta Rica cuyo an- 
cho es de 3 pies. 

J'Jn el Real Socavón. El trabajo se ha limitado á 
avanzar el fi-onton principal hacia el E.; los metales ex- 
plotados son siempre pobres, por lo cual se ha continua- 
do el recorte ''Bolívar"; la veta alcanzada en este recorte 
así como la Mendieta que .se ha encontrado al E. no han 
dado hasta ahora metales que costeen. 

En las minas de Forzados se ha avanzado el socavón 
hasta cortar la veta ''Alcco-barreno''. 



Digitized by 



Google 



—130— 

La producción que actualmente se obtiene es ya 
bastante para cubrir los gastos de la empresa; por térmi- 
no medio es de 3,000 marcos mensuales. 

Los directores de esta empresa han incurrido, des- 
graciadamente, en el error que ha producido y produce 
la ruina de los mineros bisónos: el de haber empleado la 
mayor parte de su capital en la instalación de un gran 
establecimiento de beneficio, sin haber asegurado antes 
la explotación de los metales que iban á beneficiarse, lo 
cual ha sido abandonar el éxito á las eventualidades de 
la casualidad. Los trabajos actuales en el Real Socavón 
se han mantenido en la misma zona estéril en quefi^ieron 
abandonados por los antiguos, siendo asi que el porvenir 
de la empresa está en los planes, en la profi.mdidad del 
Cerro, en cuyo sentido parece que aún no se ha hecho 
ningún trabajo serio y que pudiera ser trascendental. Li- 
na vez que las labores se sitúen en zona metálica, y te- 
niendo que cortarse las principales vetas del Cerro, es 
probable que se cumplan las predicciones del minero don 
Martin Jáuregui. cuyas palabras hemos consignado al fi- 
nal de la líí parte del párrafe III. 



CoLQUECHACA-AüLLAGAS — lín la extremidad Sur 
del grupo A lili a gas — dice el Dr. Demetrio Calbimonte, 
en un interesante escrito publicado en 1885 — donde 

estalló el fuego de las entrañas de la tierra y encen' 
dio los cráteres que hoy se ven inermes^ se encuentran 
las ricas vetas de rosicler y de plata nativa que hacen 
la desesperación de los tinos y la felicidad de los otros, 
estimidando d los demás á hacerse partícipes del rica 
botin. ^ 

Lo demás del grupo, la mayor parte de él, en la 
que la mencionada acción volcánica no alcanzó d 
romper la corteza de la tierra, constitttye tin poderoso 
levantamiento, que por lo general afecta la forma de 



Digitized by 



Google 



—131— 

tí7i baitl, intei'riimpida en partes^ por algunas ctipulas 
y d efe rviac iones qzte la accidejztait. 

Levantamiento y cráteres pertenecen d la misma 
edad geológica, como lo demíiestra la identidad de las 
rocas qtic en ambas regiones se notan, como lo atesti^^ 
gtta la figura misma del grupo que apesar de sus 
grandes accidentes, conserva iin conjunto que deter'- 
mina iin solo cuerpo, un todo nniforyne; y como lo 
prueban otras muchas circunstancias que sería largo 
detallar. 

Lo que acabamos de esponer, se notara sin difi'' 
cuitad, siempre que se observe el grupo en su gran 
conjunto: pero difícilmente se formara esa idea, si las 
observaciones son parciales y sin las referencias in^- 
dispensahles. 

Siendo cierto la dicho, resulta qite la misma onda 
Ígnea, las mismas corrientes eléctricas y magnéticas é 
idénticas afinidades, se agitaron en esa parte de nues= 
tro globo y acumularon las sustancias de que se com- 
pone el grupo de A tilla gas. 

(Dedtícese de esta teoría, que si las vetas que apa'- 
recen en los cráteres contienen plata blanca y roja, las 
que se encuentran en el gran levantamiento, deben 
Ía7nbie7t contenerla. 

Los trabajos ejecutados por los españoles en las 
alturas de ese grtipo, y tal vez por los Incas, así cotiw 
los ejecutados bajo el imperio de la ^eptíblica hasta el 
presente j no han hecho otra cosa que rozar una pe- 
quena parte de las alturas del Grtipo Aulla gas, por 
que las empresas se han instalado sobre las vetas que 
cortan las paredes del cráter principal, á una altura 
aproximativamente igual á la de la cúspide del Cerro 
de (Potosí. La empresa que más profundidad ha al- 
canzado es la de la ^^ Compañía Colquechacaf^ pero no 
ha bajado sino pocos metros del nivel en que ha tontas 



Digitized by 



Google 



—132— 

do asiento el pueblo de Colquechaca, lo cual, relativa^ 
úñente d las cimas de los valles profundos y d la es-» 
tensión del grupo, no tiene significación apreciahle. 

En esa rejioii, famosa ya en los mercados de Euro- 
pa por la riqueza de sus minerales, se han organizado 
muchísimas empresas: muertas unas por lo reducido de 
sus capitales ó mala dirección de sus trabajos; otras que 
languidecen por las mismas causas; y otras, en fin, que 
habrian llamado la atención en cualquier otro distrito mi- 
neral y que aparecen hoy oscuricidas ante la nueva Em- 
presa unificada, que por sus gigantescas proporciones, es 
la ímica que merece particular mención. 

Esta nueva Empresa, compuesta de las antiguas 
Compañías Colquechaca, Aullagas, Consuelo, Porvenir, 
Flamenca y Carmen Oriental, se ha constituido en socie- 
dad anónima bajo la denominación de ''Compuíiía Colque' 
<'hwa-Aid¡(i(jas de J3ol¿ría\ y está dividida en 12,600 ac- 
ciones, que representan un valor nominal de 12.000, 
600,000 Bs. 

Los trabajos de esta Compañía se han inaugurado 
el I? del presente mes. El territorio argentífero de que 
es propietaria [el más rico del Distrito de] Colquechaca] 
mide muchos millares de metros cuadrados. Posee seis 
socavones y varios kilómetros de vias férreas dotadas de 
los respectivos trenes de carros. Tiene cuatro máquinas 
de vapor y dos maestranzas. Dispone de dos establecí 
mientos de concentración y de dos metalürjicos dotados 
de los edificios, máquinas y útiles necesarios. Es dueña 
de grandes estensiones de turberas, con las que Tendrá 
combustible por muchos años. Tiene una dotación com- 
pleta de cancha-minas, almacenes, oficinas de administra- 
ción y técnicas, casas de habitación, etc. 

Se calcula, que solamente tres de las empresas uni- 
ficadas, con un trabajo algunas veces interrumpido, han 
producido en los últimos diez años, más de cuarenta mi- 



Digitized by 



Google 



—133— 

dlones de bolivianos. Las otras empresas unificadas es- 
tan vírjenes y, por consiguiente, en aptitud de rendir 
j)íngües producciones. 

Los metales de plata que produce el mineral de Col- 

quechaca [según clasificación hecha por don Santiago 

Pascoe, al remitir muestras íi la exposición de París del 

.89], pueden conprenderse en las cuatro clases siguientes: 

1^ Barra opiata natira. 

2? Phmo ronco ó plomería — Silver glance (Ag. s.) 
Hardingoe — ''Argentite.'* 
Flany — Sulfuro de plata. 
3Í? líosicler — *'Rubi Silver.", sulfuro de plata (3 
Ags. bs. 3). 

Phillips — ''Brittle Silver." 
Gloelver — ''Pirargyrite" 
Flany — Sulfuro de plata antinioniada. 
4'? X/>íz— "Brittle Silver (6 Ags. sb 3) 
Hardinger — Stehaniete. , 

Flany — Sulfuro de plata negre antimoniada. 
Los minerales de la 3?^ clase son los que predominan 
en el mineral de Colquechaca. 



GüADALPE. — La empresa de este nonibre ha con- 
centrado en sus manos todas las propiedades particulares 
que habian en el mineral de Portugalete, y hoy es la úni- 
ca que explota ese inmenso depósito metalífero, cuya tra- 
dicional riqueza aún no se ha desmentido. 

Este mineral es cruzado por numerosas vetas que 
desgraciadamente son muy accidentadas; de manera que 
las zonas metalíferas alternan con las estériles, y hasta 
pasar éstas y alcanzar aquellas se hacen gastos fuertes 
de exploración. 

La veta principal es trabajada mediante el socavón 
<juadalupe ó Tatasi, que con un trayecto de 2,400 me- 
tros ha desaguado suficientemente la mina, asi que la 



Digitized by 



Google 



—134— 

poca agua de los planes es fácilmente extraída por la má- 
quina á vapor que sirve el cuadro central, siendo esta 
máquina á vapor la i? que funcionó en las minas de Bo- 
livia. 

Las vetas Santa Lucía, San José, la Mercedes y la 
Vetilla apenas han sido reconocidas á un nivel que no 
pasa de loo metros de la superficie. Trabajos de explo- 
ración sobre numerosas vetas que antes de ahora fueron 
trabajadas, darán á esta Empresa un estenso campo de 
labor. 

Las obras esteriores responden á las necesidades de 
una gran empresa. El establecimiento de Guadalupe es 
uno de los más bien montados y mejor administrados, en 
prueba de ello basta saber, que el costo de beneficio no 
pasa de 82 Bs. por cajón; la pérdida del azogue emplea- 
do en la amalgamación, no pasa de dos a media onzas 
marco; y las pastas de plata pina que se obtienen tienen 
una ley de 996 y 998 milésimos. 

La quema de los minerales en hornos Jeiborg, se 
verifica rápidamente, pues obtienen hasta cuatro horna- 
das diarias. La chimenea de concentración de los hor- 
nos, preserva de guaseo al injenio. 

El beneficio se hace en tinas, que se establecieron 
quizá antes que las de Huanchaca. Las lobaterias de 
pisones y la poderosa máquina á vapor que sirve á las ti- 
nas y maestranzas, dan la capacidad suficiente para sos- 
tener una corriente de 10 cajones diarios. 

Las propiedades rústicas que posee el establecimien- 
en sus inmediaciones, le dan gran economía y facilidades 
en el trabajo. 



San Vicente. — La mina sobre la que ha estableci- 
do sus trabajos la **Compañía San Vicente de Bolivia/" 
Jic está en el mismo pueblo de ese nombre, sino sobre. 



Digitized by 



Google 



—135— 

las antiguas labores de la veta San Francisco, que dista 
un cuarto de legua del pueblo. 

La competencia del Directorio de esta Empresa, ha 
sabido preservarla de la ruinosa suerte que ha cabido á 
las demás empresas de formación reciente. 

Con un gasto de 1 50,000 $, ademas de las obras es- 
teriores necesarias para la administración, peonada, de- 
pósitos y canchas, han profundizado, en reconocimiento, 
un cuadro vrtical de 100 metros y han trabajado otros 
dos aviadores de 50 metros cada uno. 

La veta San Francisco, de tradicional riqueza, es la 
que actualmente se explota y da minerales cuya ley es de 
looá 130 marcos por cajón. Ademas de esta veta, tie- 
ne la Empresa, al E. las vetas Independencia y Blanca, 
trabajadas por los antiguos; al O. la Cochiza (llamada 
así por sus ricos minerales); la Tajo, la Remedios y otras 
muchas que sólo necesitan un esfuerzo perseverante para 
entrar en metalización, en el terreno porfídico. 

El vasto y rico campo de labor de que dispone esta 
Compañía y la dirección tan científica como económica 
que la favorece, hacen esperar de ella un éxito favorable 
casi seguro. 



EsMORACA. — La actual Compañía Esmoraca se or- 
ganizó con un respetable capital, invirtiendo parte de él 
en la compra de las minas y establecimientos de benefi- 
cio, así como en la adquisición de máquina á vapor para 
el desagüe de los planes. 

La mina Buena Vista, situada á una legua del pue- 
blo de San Pablo, y á 15 leguas del establecimiento de 
Esmoraca, que se halla á la cabecera del rio Suipacha, 
contiene una veta cuyo ancho, en la parte metalizada, es 
•de 30 á 50 centímetros y hasta de un metro en la parte 
basofiada. 

Esta Compañía, sin embargo de estar en posesión 



Digitized by 



Google 



—136— 

•de una excelente mina, con una veta reconocida en una 
estension de 400 metros y con metales de 100 marcos por 
cajón; sin embargo de haber dispuesto de un respetable 
capital para el trabajo, ha sido la i? en abrir la serie de 
los fracasos, todo por la mala dirección y por haberse 
desperdiciado ingentes sumas en trabajos totalmente inú- 
tiles. 



Vieja Lipez. — La Compañía minera organizada con 
este nombre, se propuso trabajar las antiguas y renom- 
bradas minas de la Mesa de Plata, mineral situado en el 
cerro San Antonio, Provincia de Sud-Lipez. 

La riqueza de la rejion en que la Empresa situó sus 
trabajos y el gran capital de que disponía, hacian espe- 
rar que ella fuera tanto sino más que el gran Huanchaca; 
así se lo prometían los accionistas. 

Desgraciadamente, tanta esperanza halagadora y ese 
grandioso porvenir se han trocado en una amarguísima 
decepción; en la decepción de encontrarse con cargas y 
huecos, después de correr un socavón de 1,800 metros; de 
cortar una veta de lama de siete metros de ancho, des- 
pués de un trabajo de siete años y un gasto de más de 
900,000 Bs. 

Tan triste resultado se debe, esclusivamente, á la 
ineptitud é inercia del Directorio; al desorden en la ad- 
ministración; ala falta del estudio y conocimientos cientí- 
ficos en la dirección de los trabajos. 

Otros intereses tiene esta Compañía en el cerro Mo- 
roco, de pórfidos metalíferos de la mejor calidad. Allí 
se han corrido dos socavones, el Arce y el Juárez, que 
también han cortado en mal estado las vetas esplotadas 
por los antiguos. Con todo, si las atenciones de prefe- 
fencia que se han consagrado á la Mesa de Plata, como 
depósitos más abundantes, se hubieran dirijido al Moro- 



Digitized by 



Google 



—137— 

co, es posible que hubiera sido otro el éxito de la Em- 
presa. 

Nueva Lipez. — El cerro de Santa Isabel en la Pro- 
vincia de Sud-Lipez, es de un aspecto tan mineral, que 
de muchas leguas de distancia se distingue; y en su for- 
ma y aspecto es tan parecido al cerro de Potosí, que en 
los anales y memorias de los Vireyes se llama el cerro 
de Santa Isabel del nuevo Potosí. Cruzado por numero- 
sas vetas de plata, ha dado metales de muy subida ley, 
principalmente en las vetas Colorada y Rosicler, explo- 
tadas por los antiguos. Fuera de estas vetas, hay otras, 
como la Blanca, San Juan, San Jerónimo y otras muchas. 

La suerte de esta Empresa ha sido semejante á la 
de la Vieja Lipez. Se ha labrado un socavón sobre una 
veta falsa, después de una corrida de 1,400 metros, se 
ha reconocido que estaba a los 18 de la superficie, y tan 
apartado del eje del cerro, que iba á salir por un costado 
de él, sin cortar ninguna de las vetas conocidas por su 
riqueza. 

Este socavón, que no es más que un canal que entra 
por un costado del cerro y sale por otro; 3 cuadros verti- 
cales, tan inútiles como aquel; edificios lujosos, con ador- 
nos y molduras, pesebreras^ con cristales, etc., cuestan a 
la Compañía 700,000 Bs., suma que, mejor empleada, ha- 
bría servido para atravezar el cerro de E. á O. y de N. á 
S., después cíe hal^er reconocido las principales vetas y 
tal vez tomado los antiguos clavos, en cuya busca están 
hoy. 



OuECiiisLA V Chokolque. — El establecimiento de 
Quechisla es notable, tanto por ser el único en que se 
emplea la fundición de los metales como sistema de bene- 
ficio, cuanto por ser también el único en que se beneficia 
el bismuto, metal que se descubrió en el cerro del Espí- 



Digitized by 



Google 



—138— 

ritu del Chorolque, el año de 1867. Merced á haberse 
conseguido limitar la producción del bismuto, y al mono- 
polio establecido para su expendio en Europa, los accio- 
nistas de esta Empresa disfrutan de dividendos. 

El establecimiento de Quechisla está provisto de una 
pequeña máquina á vapor para las necesidades de la fun- 
dición, de un alto horno de fundición, de dos baterías de 
pisones y tinas para el beneficio. 

También se ha encontrado bismuto en el cerro de 
Tasna, y es indudable que de este metal hay gran abun- 
dancia en nuestras cordilleras. 



Chorolque. — En el pico de este nombre se trabaja 
una mina de estaño, a los 19,000 pies de elevación 
sobreseí nivel del mar. Evidentemente, es la mina más 
alta del mundo; es la rejion de las nuves, del viento, del 
frió y de la rarefacción atmosférica; es hasta donde pue- 
de llegar la ambición humana y el valor del minero." 

Se puede formar idea de las dificultades para la ex- 
plotación de esta mina, teniendo en cuenta que en el 
inaccesible Chorolque cada pedron es una mole, como 
una casa, y donde estos pedrones superpuestos, ruedan, 
al menor desequilibrio, hasta los planes, produciendo un 
espantoso ruido. Este fenómeno sólo es propio del Cho- 
rolque y del cerro Poderoso, frente á Santa Isabel (Sud- 
Lipez). Estos terrenos se llaman en el lugar salles y for- 
man vastas estensiones del cerro. El minero tiene que 
subir estos salles y trepar esos pedrones valiéndose de 
calles y guiadores que lo sostienen en su ascención, en 
medio de un frió que lo entumece y de un viento que lo 
voltea y arrebata sino se sostiene firme en los calles. 

Igual dificultad que para subir se tenia para bajar 
con el mineral á cuestas, de donde resultaba carísima la 
explotación. Este inconveniente se ha superado en par- 
te colocando desde la boca-mina hasta el socavón San 



Digitized by 



Google 



—139— 

Bartolomé un andarivel. Por este ferrocarril aereo de 
'^50 metros, se baja el mineral y ascienden los trabajado- 
res, no sin grande riesgo, puesto que los hombres que- 
dan pendientes de un alambre de 850 metros, á una in- 
mensa altura. 

' La veta de estaño que se trabaja en este cerro es 
poderosa, se ensancha hasta 3 y 4 metros. El estaño se 
encuentra en estado de óxido y da un rendimiente de 30 
á 50°io. Además del estaño, el Chorolque es un yaci- 
miento variado de vetas de plata y bismuto. Todas es- 
tas vetas presentan el defecto de ser anchas en la super- 
ficie y angostas á la profundidad. El agua abunda, lo 
^ue aumenta la dificultad para el laboreo de esas alturas. 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



CAPITULO QUINTO. 



Población. 

I 

SUMARIi»: — Sitiiaí-ioT — Tjínú'n-s — ^v.\)( ríit-io. 



Situación- líl Departamento de Potosí, uno 
de los nueve en que se halla dividida la República de Bo- 
livia, ocupa la })arte austral de ésta; y conserva, con es- 
cepcion de los Partidos de Tarija y Atacania,^ de los que 

1 Hnf'\Mn«'lo <]o AtacMP ;i. 1). ^'."Iro d*» Ajiirf'is <*'» sii Dií'cionntio Ooo^M-áfi- 
ro. cVm***: "Vasta porción «i«'i l'fui. tirira <1«' los Olipp^. ^nWi»» ¡a ront.» »ií»l l'a -iik-ií. 
í-ul»io!to i'Ti i;n«ii i'urtM do ar»Mial»'< y «iHH'.fnov . Su ii¡;;y«'r ri«¡u»-za «mui^jsTp eu' uu 
haiK'i» iímiriisoíie hu'ri<». <-nya í^xiNlni-ia iu'»H»i-.ti(Hí mi?* aiiriiriH»>Jial»itMiir»'s. y qn»* 
lilLSta poco!«nñf»s lia queihi'io ()cu¡t<» á 'm< timhvíjs. So in)inlt"..»haii inin-iio ¡ag jni;ias 
<le oro y plata ne ««stu jiroviin-ia y iiftdie 8í ocupaba (ie lo ([uo con el tiempo leseiá 
iiiuelio más pioveciioí*o". 



Digitized by 



Google 



—141— 

hoy Tarija forma un departamento y Atacama es el De- 
partamento Litoral, las delimitaciones y divisiones que 
tenía cuando por la Real Ordenanza de Intendentes, de 
1782, ampliada por la de 22 de agosto de 1783, constitu- 
yó una de las provincias del Vireynato de Buenos Aires. 
Vasto en su extensión, y rico por sus naturales pro- 
ducciones progresará mediante el trabajo y alcanzará un 
porvenir de grandeza y bienestar. 



La situación geográfica del Departamento se halla 
entre los paralelos 17^ 53' y 23'^ 3', latitud austral, en el 
punto Sa/)f(Jc(/l; y entre los 66'^ 34' y 71^ 46' longitud oc- 
cidental del meridiano de Paris (Mapa Oficial de los SS. 
Ondarza y Mujía). 



ZLríSHitOS. Sus límites generales son: — Al N. el 
Departamento de Cochabamba. por ,su provincia de Ar- 
que, mediante el deslinde practicado entre los cantones 
de Sacaca, de Potosí, y Ouircjuiavi de Arque, por el Co- 
misario Nacional Dr. j. Ignar.io Lccmi, en 28 de Octubre 
de 1882 \ Al NF.. con las provincias de Cliza y q\c. Miz- 
que, del mismo Dt^partaincnto Óki C(^r!iahamh:i. siendo el 
límite arcifínio el Río Grande, ó Cni:i[)ay, (juc las se[)ara 
de las de Charcas y Chayanta. — Al ]\. con el D(!j)arta- 
mento do Chucjuisaca, por su provincia de Yamparáez, 
hallando-;-: la líiu::idivis/.<r!a <.'nlrc los cantones Palca, Sap- 
si y Poc[»í) (le Yai'.i;)a:'á:íz y l^.-; ¿c GiuiiccHua, Chaira- 
pata, Pil'inlnra y ]\I(;ronvM-o (]c ClLiyíin.ta: el rio Pilco- 
mr.yo se[):u-a la provincia Linar.*s di: la de Yamparáez: 
desde el vi/- cantón San ](y'/u ^-n la provincia de Tomina, 

1 Vóíisc al anuario de in meiiciona'U fecha. 



Digitized by 



Google 



—142— 

Departamento de Cl\iiqiiisaca, sigue una línea conven- 
■cional sinuosa con rumbo al O., que separa la provincia 
de Linares de la de Cinti [Chuquisaca] y que se halla en 
los cantones de Santa Elena de Turuchipa, Oueluyo, A- 
yoma'y Calcha. Con Cinti limita, igualmente, por las 
provincias de Chichas, continuando la línea convencional 
por la Palca de Higueras sobre el rio Cotagaitay las ha- 
ciendas de Osmorque y Mochará hasta el rio de Morjya: 
desde este punto corre el límite con el Departamento de 
Tarija hasta el territorio argentino. — Al S. limita con la 
República Argentina, por una línea que, partiendo de La 
Ouiaca, pasa por la serranía de Esmoraca y el vicecan- 
ton Susquis )' termina en el punto llamado wSapalegi. — 
Por el O. confina con el Departamento Litoral, por una 
recta imaginaria, desde Sai)alegi hasta la cumbre del ce- 
rro El Pabellíjn, desde cuyo punto prosigue la linea al N. 
hasta el paralelo 19^ 23' (límite del Departamento con la 
provincia de Tarapacá, de la República del Perú). — Dos 
líneas rectas que forman vértice en el lugar Ihunado Ira- 
nata sei)aran ¡jor el X. Lipez y Porco de las provincias 
Paria y C:ir:mg:is del Dep::rlamento de Oruro. — Al O. 
de las provincias do Charcas y Chajanta sigue la línea 
divisoria con la ¡ rovincia de Paria, y el Cercado de Oru- 
ro, por una scrr.inía cu\os jjicos i)rincipaies son: Chocta, 
Payavilcjue, IVuias, Cóndor Apacheta, Pabellón y Car- 
pan i. 



SupGrf Icio. De X. a S. el Departamento mide 
135 leguas y de K. á O., en su mayor ancho, 130 leguas 
y 75, en la menor. Deducida la irregularidad de los lí» 
mites esta calculada su touil superficie en 8,750 leguas 
cuadra'.ias, ó sea 300,510 kilómetros cuadrados. Es tan 
vasttj el Departamento como la tercera parte de Francia 
ó como la mitad de la Península Escandinava. 



Digitized by 



Google 



—143— 
II 

Sumario:— Población. 



Fololacioil. Como lo hizo ya notar el Sr. Da- 
lence cmi su Estadística, la incuria lamentable de los go- 
biernos en mandar practicar los estudios geográficos y 
estadísticos que den á conocer nuestro suelo y nuestros 
elementos de desarrollo, imposibilitan por completo la a- 
preciacion exacta de la población del Departamento y ele 
la ciudad de Potosí. Para dar una idea aproximada de 
dicha población, tomamos el censo practicado en 1880, 
censo cuya exactitud es muy problemática. 

Según él, la población total del Departamento es cle 
237.755 hal)itantcs: de ellos 94,644 son pertenecientes á 
la raza indígena. 

Si se tomasen como exactas las cifras consignadas 
por el Sr. Dalcnce, el Departamento, que, en 1831 se ha- 
llaba poblado por 192,155 habitantes, en 184Ó alcanzaba 
á tener 243,268 habitant(ís; habiendo sido el aumento de 
población en 15 años de 51,113 habitantes, ó de 3,407 
por año. De esos datos resultaría que de 1846 á 1880 la 
población, en vez de aumentar, ha disminuido en 6,513 
habitantes; lo cual no es admisible y sólo se es^Jica por 
la deficiencia del censo de 1880. X'erdad es (juc múltiples 
causas, en esa serie de años, han concurrido por modo 
accidental para impedir el normal desarrollo de las leyes 
del incremento de población. 

'Las consideraciones apuntadas y los cálculos que de- 
rivan del acrescentamiento de la industria minera en los 
últimos diez años; del ensanche que toma la corriente de 
inmigración; de la fundación reciente de la ciudad de U- 
yuni y de la prosperidad creciente de Colquechaca dan 
fundamento para afirmar que, al presente, no baja de 
260,000 habitantes la población dei Departamento. 



Digitized by 



Google 



—144— 
III 

Sumario: —Descripción (JeograficR — Divisiones. 



IDescripcion s-ográSica. ^^ ^'^v ^^"^ ^^<-' 
latitud aiiztyal, ui Cordiücrii Lícd!, n^iyJr.idocc de la 
Occidental de les A::dcc, fcr;iiA el <:ra:: ¡::tdc de 'dor- 
¿::¿^alete, c::yo centro ce halla e:i el cerrc Cacrclane, y 
decde el cual ce ectiende:: al J\. lo:: ra:::alec /^araleloc 
de c accaya, s ac:ia y ^ oDia (ccrd.'i.era ae l r.uaa.'J^, 
a:ie, re::::ié::dcce d Ice jc'^ de lat:t::d e:: la aara de 
Lrnacacc (::::c de Ice /^crtillcc ;;:dc elecadcc di I ;;::;;:- 



/ 



da), c. 

Frailee hacta Ice ic^.^^il ?:. de la ccrdillera de Ice 
Frailee y d ccnti;:::acic:: de lae :;:c::tañae de Chicliae 
la Cordillera Cíeal ''onna el ::::do de O otee: y '?crco, 



7 , 



cerdro de lae i::c::tañae del :::ie:::o r.cniore y de ¿a 
Cliayar.ta fRiick]. 

El Do;):irtcinuMUo de Potosí, situado como sií ve, en 
los ramalea principales de la Cordillera Real, ofrece un 
suelo muy accid^^atado qu(í ocasionada diversidad de sus 
climas y de sus productos en los reinos v(!';cítal \' animal. 
En el seno de sus montañas se c:ncuenLran exulcerantes 
riquezas minerales. Las nieves perpetuas blancjuean las 
altas cimas dcí sus cordilleras y desde los lícjuencís pola- 
res, de la ¡jarrl'i y de la paja brava, la Flora potosina se 
estiende hasta la sabrosa chirimoya, la caña d(í azúcar y 
otros frutos tropicales. Las aguas que corren por las ver- 
tientes de sus montañas, y que cruzan sus numerosos é 
intrincados valles, dan onVen á los rios Pilcomayo y Gua- 
pay, ramal principal del Madera. 

La ciudad de Potosí es la capital del Departamento: 
situada á las faldas de su famosísimo y bello Cerro, á los 
19° 42' 44" latitud Sud y 67° 51' longitud O. de Paris, 



Digitized by 



Google 



—145— 

su plaza principal se alza á 4,146 metros sobre el nivel 
del mar y la cunibre del Cerro á 4,830 metros. Su de- 
clinación magnctica es de 10° 24' al E. Su clima, muy 
variable, es ri¿;ido durante el invierno; pero soportable y 
aún benigno en el resto del año. 

Alcanza su población á 15,000 habitantes que viven 
en 1,286 casas. 

Es la residencia de las autoridades departamentales, 
que son: el Prefecto y Comandante General de Armas, 
la Corte Sujx^rior y l'iscal del Distrito, el Concejo Mu- 
nicipal y un Delegado (K^l Consejo Universitario de Sucre. 

Adema:;, en lo judicial, el servicio público se desem- 
peña por d.)s ju'jce.s de Partido, por tres jueces de Ins- 
trucción, p.)r alcaldes parroquiales, alcaldes de barrio y 
alcaldes de ca;n})o. P^l Ministerio Publico se halla re- 
presentado jx^r un Fisjal de Partido y un Agente Priscal. 

La policía se ejercita por comisarios de la policía, 
de seguridad bajo el mando del Intendente de Policia, 
que es taml)ic:n Sub-prefecto del Cercado, y por la poli- 
cía municipal. 

Hay un Tesorero departamental y un Tesorero mu- 
nicipal. La Casa de Moneda, cuyo Superintendente es 
el Prefecto del Departamento, tiene un Director, un Te- 
sorero, un Rescatador, P^iel, Tallas, Ensayadores, Guar- 
da Vistas etc. 

Existen varios cursos de enseñanza libre, en los que 
que se estudian la medicina y la jurisprudencia. — La en- 
señanza secundaria es oficial. — La instrucción primaria, 
esclusivamente encargada al poder municipal, se da en 
varias escuelas y su estado es floreciente. 

Son bellos y notables los siguientes edificios: la Ca- 
sa Nacional de Moneda, el templo de la Matriz, el Cole- 
jio N. de Pichincha, la Casa de Gobierno, la Casa Muni- 
cipal, el Palacio de Justicia y la Administración de Cor- 
reos. 



Digitized by 



Google 



—146— 

Cuenta con un Colejio de Propaganda Fide, á car- 
go de relijiosos franciscanos; con los monasterios de 
Monjas de Remedios y de Carmelitas descalzas; con una 
Sociedad Humanitaria de San Juan de Dios y con la 
Sociedad de Socorros Mútaos de San V'^icente de Paul. 
Las Hermanas del Instituto de Santa Ana prestan sus 
servicios en el Hospital de San Juan de Dios y en el Co- 
lejio de Educaudas. El Centro de Estudios y la vSocie- 
dad Alonso de Ibafiez son asociaciones científico litcra- 
rarias. A cargo del Ayuntamiento están el Teatro Mu- 
nicipal, el Mercado y casa de Abasto, el Museo minera- 
lógico y la Biblioteca popular. 

Sus lagunas artificiales proveen de agua á las fuen- 
tes públicas y privadas de la ciudad, así como dan movi- 
miento á los ingenios de la Ribera, á cuya cabe/a se ha- 
lla el del Real Socavón, acaso el mejor de Boüvia. 



Divisiones. — Se divide el Departamento de Potosí 
en nueve Provincias que son: el Ccrraíhf, Liiuivas. Porro, 
í^or— Cinchas, Sttd-C.'hicJias, C¡ia¡j{iuta, CJiárcas, JS^or -lA- 
pez y Sntl-Lipez, 

El Cercado. — La provincia del Cercado, con 27288 
habitantes, tiene por capital la ciudad de l^otosr Sus 
cantones son: T¡)t(jiii¡)a!)fi, vice cantón Yocaila; Tarapa- 
ya, vice cantón Santa Lucía; Chalchiicaui, vice cantón 
Manqniri; SaVuins de Yocalla, vice cantón Uniiin. 

Limita la provincia, al N. con la de Chayanta, al 
E. y S. con la de Linares y al O. con la de Porco. De 
N. á S. mide 25 leguas y 10 de E. á O., ó sea una su- 
perficie de 250 leguas cuadradas. 

Su aspecto climatológico general es muy variado; 
su suelo abraza las producciones vejetales y animales de 
la puna brava y de los climas templados. Entre sus mon- 
tañas ocupa lugar preferente el Cerro de Potosí, de pro- 
verbial riqueza: son también notables los cerros de M d- 



Digitized by 



Google 



—147— 

misa en Tinguipaya, el Turquí, en Salinas de Yocalla, el 
grupo de Guarujuari en Chulchucaní y el de Chalviri en 
la cordillera de Kari-Jtari; todos ellos abundan en oro, 
plata, hierro, cobre, estaño y plomo. Se encuentra már- 
mol en el cantón de Tarapaya. En Chulchucani se no- 
tan vestigios de carbón de piedra y, generalmente, en to- 
da la provincia se encuentran grandes depósitos de tur- 
ba, arcillas finas de varias clases, cal, yeso y sal, en vetas, 
mantos y masas considerables; la ¡jareta y la cJieuna que 
son combustibles muy apreciados. Existe una grande 
variedad de liqúenes y plantas medicinales y se obtienen 
por el cultivo las legumbres de excelente calidad, la qui- 
noa, las ocas, 23 clases de papas de esquisito gusto, las 
habas, arberjas, el trigo y maiz (en Tinguipaya), la ceba- 
da, la alfalfa. Tiene pasteas al;undantes. Entre los fru- 
tos se obtienen la guinda, la ciruela, la manzana, el du- 
razno, las tunas y las fresas. Son notables sus fuentes, 
termales de MirafJorcs, Totora, Caijara jj Tingaipaifa. 

Casi por enmedio de la ciudad pasa el rio de la Ri- 
bera ó (j/iíu'/ia maiju, que nace en las lagunas artificiales 
y que incrementando sus aguasen las cercanias constitu- 
ye el Tarapaija^y (jue confluye con el Salinas de Yocalla, 
formando desde ese punto el Pilconunio. En el camino 
que conduce á los deparlamentos del X. de la República, 
en el vic ecanton Yocalla, se encuentra el renombrado 
puente de este nombre, de hermosa y sólida construcción, 
hecha hace mas de un siglo. 



Linares.^ — Su capital la villa de Talavera de Puna, 

1. El P. Techr», [pepun teptiinoiiio «i« P. Tui Aiipeli»] en su Historia <k4 
PamcuMV. libro S". se pon»» s'r¡a*mMit« á calcular la c;xnti<la(i de plata que f»l 
rio <le Tarapaya liaría arrt^b.tado a los mineros de Potosí, en el espacio <le OG 
afioR, «ÍHs«le 1546 (mi que se descubrieron lan minas ha-^ta 1611, y h»ce subirla 
cuenta 4 40 millones que se sepultarían en Us arena-* del Pilconiayo 

2. Se llama así «n homenaje á la memoria del Ilustre Linares, Presiden- 
te de la Kepública. 



Digitized by 



Google 



—148— 

situada á los 19° 47* latitud S. y 67^ 53' longitud O. Es- 
ta provincia tiene 44,700 habitantes y se 'halla dividida 
en los cantones de Fuuaj vice cantón Belén; Cliaqui vice 
cantón Paras i; Bartolo, vice cantón Qnirincha; Siporo, 
vice cantón Macliacamarca; Pofohamha; Tacohamha, vice 
cantón Auronia; Mica^paj/a; K^qniri, vice cantón Duras- 
nos; Otiujo, vice cantón LJanta-apachetn; Tuero; Turuchi- 
¡m; Pocoporo; Vihtcaynj vice cantón Otavi; Caiza^ vice 
cantones Tactapnri y Cncha Inycnio, 

Limita: al Norte con la provincia de Chayanta y la 
de Yamparaez [Chuquisaca]; al Este con la provincia de 
Tomina (Chuquisaca); al Sur con la de Cinti [Chuq.] y 
Ñor Chichas y al Oeste con la de Porco y la del Cerca- 
do de Potosí. Separada de Porco, la linca divisoria en- 
tre ambas provincias comienza desde la abra de Chaqui- 
lia [camino carretero del Sud] que dirijiéndose cal S. O. 
asciende á las alturas de Cona-cona y baja por unas lo- 
madas hasta la quebrada de Carma, en el punto de Chur- 
qui-huasi, de donde vuelve á ascender a las alturas de 
Coraguari y Chichoyo, rumbo S., hasta llegar á Ouinsa- 
mojon, que es punto divisorio entre los cantones de Cai- 
za, perteneciente á Linares, Porco de la Provincia del 
mismo nombre y Toropalca de Ñor Chichas. — De N. á 
S. tiene 20 leguas de estension y 36 leguas de E. á O. 
Superficie calculada 700 leguas cuadradas. 

Las profundas depresiones y relieves del suelo dan 
lugar á la inmensa variedad de sus climas y producciones. 
Su vejetacion alcanza hasta á los frutos tropicales, en los 
terrenos que baña el Pilcomayo. Produce cebada y al- 
falfa en abundancia, trigo y maiz de diferentes clases, va- 
riedad de papas, ocas, habas, arberjas y todos los gui- 
santes: en general todas las legumbres, y en especial la 
col, la cebolla, el tomate, el ají verde. Igualmente se 
produce el maní, el garbanzo en Pocopoco, Otuyo y Tue- 
ro, la uva esquisita y variada de los cañones de Mataca, 



Digitized by 



Google 



—149— 

Otuyo, Pocopoco y Turuchipa, uva déla que se elaboran 
vinos y singanis,^ que superan en calidad a los de Cinti. 
Entre los frutos predominan la ajipa, el yacon, la achira, 
el camote con sus distintas clases^, variedad de manzanas, 
peros, peras y bergamotas, duraznos, albarillos ó albari- 
coques, almendros, granadillas, granadas, tumbos, higos, 
naranjos, limas, limones y cidras, el pacay, la palta^ 
membrillos y lucmas, el níspero, el olivo y la palmera. De 
Turuchipa á Oroncota se encuentran la chirimoya el plá- 
tano y la caña dulce. Posee la provincia diversas made- 
ras de construcción, como el algarrobo, la jarea, el sauce 
real, el sauce común, los eucaliptus, los alamos, los mo- 
lles, la tipa, el soto, el tarco, el ceibo, el nogal, el satac- 
chi. el mague, la caña hueca y la' caña brava, Se produ- 
ce el lino, el cáñamo y el índigo y nuiltitud de arbustos 
y plantas me'dicinales; algodón en Pocopoco, las sandias 
y nielones. 

Se levantan en Linares la cordillera de Andacaba, 
casi toda mineral, y en la que se hallan las 32 lagunas 
que irrigan los cantones de Chaqui, Puna y Caiza con- 
tribuyendo en gran parte al movimiento de los Ingenios 
de la Ribera y de Cucho Ingenio; la cordillera de Lique 
que va de N. á S. y penetra en Cinti, también metalífe- 
ra; el cerro de Nuqui; la cordillera de Guaraguara y el 
grupo de Machacamarca. 

Algunos rios como el Mataca, que tiene muchas ca- 
beceras, el de Pocopoco, el de Turuchipa, el Siporo, que 
son tributarios del Pilcomayo; el Caiza, el Vilacaya que 
llevan sus aguas al Tumusla. 

Sobre el Pilcomayo y en el camino de herradura á 
Sucre existe un puente de madera, cal y piedra. 

Brotan aguas termales en Chaqui, Don Diego, Tí- 
rispaya, y Caiza. 

1. 8e lUma a^f el a{;iiardientA de pura ura que ha tomado su noiu- 
l)re de ]a finca bingani en que se elabora. 



Digitized by 



Google 



—150— 

¡ Existen en esta provincia fincas de enorme estensicn 
y rendimiento, como las de Otavi, antiguo marciuc^ado, 
La Lava, La Cancha, Ticala, cuna del Ilustre Linares, el 
antiguo condado de Conapaj^a, Oroncota y el marvjueza- 
do de Siporo. 

Sus abundantes pastales mantienen numerosos reba- 
ños de ganado vacuno, ovino y cabruno. Últimamente 
se han introducido alpacas y merinos, cuyg progreso es 
creciente. 

Merecen especial mención en esta provincia los már- 
moles finos de Tirispaya y del cantón Tacobamba. 



Pqrco — Su capital la nueva ciudad de L^Yrxi, de 
donde parte un ramal del ferrocarril al mineral de Pula- 
cayo; 'ciudad de reciente fundación, su organi/acuon es 
aím imperfecta. Esta provincia tiene 25,893 halíitantcs, 
se halla dividida en cinco cantones: Porro, vice cantón 
Cumia; Ynin; Tomare, \ncz Ccinton el Aslr.iío; Toic:j.((inj)(fy 
vice cantón Haancliaca y P alacayo; Corointty vice cantón 
Carr/aairollo. , 

Limita al Norte c!on la provincia de Paria del De- 
partamento de Oruro; al ííste con la provincia del Cer- 
cado de Potosí y la de Linares; al Sud con la de Ñor 
Chichas; al Oeste con Ñor Lipez. — De Norte á Sud tie- 
ne 35 leguas y 40 de Este á Oeste. vSuperficie calculada 
1,400 leguas cuadradas. — La parte más vasta y llana de 
esta provincia, se halla colocada en la altiplanicie andina; 
esa parte ofrece un suelo generalmente arenoso y deso- 
lado, ya con todos los caracteres del desierto de Atacama. 
El clima en su generalidad es causado una vejetacion ra- 
quítica y muy limitada. — En la parte llana, especialmen- 
te en Tolapampa, abundan la paja brava, la thola, princi- 
pal combustible de todo el Departamento, la lampaya, la 
grama dulce, la achacaría, la cJioquecanUa, el aira, el ai- 
rampo, la isla (especie de cebadilla, propia de la finca de 



Digitized by 



Google 



—151— 

Chaquilla), la charJiftcoma, la pupusa, varios liquenesi y 
otras plantas, medicinales y de uso doméstico, muy apre- 
ciadas. En la parte cultivada, — pequeña con relación al 
territorio de la provincia, — se obtienen la quínoa, poca 
cantidad de papas de inferior clase, habas, cebada y al- 
falfa, en las rej^iones templadas. En el corto valle de 
Yura se produce el tri^o, el mai:^ y algunos ^árboles fru- 
tales. 

Son abundantes sus rebaños de llamas; pero son ca- 
si insig-nificantes los ovino, cabruno y vacuno. Existen 
(judiiufos^ vicuñas, tortugas y avestruzes. 

En cambio, la pobreza vegetal y animal de la pro- 
vincia es pingüemente compenzada por sus ricjuezas mi- 
nerales que, desde la época incásica han causado admira- 
ción, en talcís términos que ya el cronista Cieza de León, 
decía en 1550: Y i':i tw'c- cerro de ^?orco, q:íL cztd ccr-^ 
Cii de Lz v:-ia de C\\i:a^ Ji-.zoij diiulIS dor.de :::eieaba:i 
plata \'ird lo:^ señores; y djniiar. que r.iiiCiUi della 
q::e estaba en el ter.iplo del Sol de Cbricaiieha fue sa» 
cada de este cerro; por r.iar.era aite ^l\'reo fue a:iti' 
r::ar:e::te cora- riquísima, y a^^^ora lo es^ y se cree que 
sera para sie:::pre. — La Cordillera Real, aparte de la «/tí 
los Frailes, f(>rma en esta provincia el nudo de Porco, mi- 
neral descubierto y trabajado por los Incas mucho antes 
que fuese descubierto el cerro de Potosí y que por largos 
años dio grandes rendimientos por el sistema de las ¡^/írn*- 
racliiuds^ único conocido por los indios. Al pie del Gtíai- 
na- Porco se encuentra el antiguo pueblo de Porco, don- 
de se notan los vestigios de las casas de D. Hernando 
Pizarro, de los P^igueroa, Olmedo, Astoraique, Rodas, de 
los padres de vSanta Rosa de Lima y de otros ricos mine- 
ros de aquel asiento. 

Son también notables los cerros minerales de Crosu- ' 
y7a, Gaasaco, el Cuzco, el Jarro- urna, Santa Juana y Car- 
guaicollo en Tomave; el San Pedro en Coroma; JJhina y 



Digitized by 



Google 



—152— 

el gran Pidacayo.- En ellos se encuentran plomo, estaño, 
cobre y plata, alumbre y azufre. Kn Tomave se hallan 
vetas considerables de hereuguela, cal y yeso. 

Son poces y de escaso raudal los rios que fluyen en 
la provincia: el Yura, cuyas aguas arrastran arenas aurí- 
feras en el parage de Callama, el Carma, el del Asiento, 
el Guahu'hi y el Márquez^ que es atravezado por un puen- 
te que dá paso al ferrocarril. — Tiene varias lagunas de 
agua dulce, como las de Chaqiíilla, VtJarota y Cht.silla- 
chicha; las tres artificiales de Huanchaca, cuyas aguas 
son recojidas al través de túneles que se han perforado en 
tres cerros. En la hoya del Tiijmi brota una vertiente 
caudalosa de agua, aprovechable para el cultivo y en di- 
versos ciénegos se produce la UnUnchn^ 6 hepática de los 
pantanos, apetecida como alimento y provechosa por sus 
cualidades medicinales; tMi otros se recoje el bicarbonato 
de potasa, denominado voVpa. Los cantones de Tolapam- 
pa, Coroma y Tomave tienen participación en el lado o- 
riental del gran lago de sal llamado Tnnapa, que termina 
en el Departamento de Oruro. — Se hallan aguas terma- 
les en el baño de Saraf/ani, en CaJicnirs de Coroma; en 
Carniff de Porco; en Chanque^ Chaquefaca, Ccalasa;j<i, La- 
cutan i y otras en Tomave. 

La explotación de la sal constituye una industria pe- 
culiar de esta provincia. Con la sal peregrinan Ic^s in- 
dios, durante una época del año, a los valles de Chichas, 
Tarija, Chuquisaca y Cochabamba para hacer (íI inter- 
cambio con el maiz, trigo y otros alimentos que les niega 
su estéril suelo. 



Ñor-Chichas — Limita al N. con las provincias de 
Linares y Porco; al E. con la de Cinti [Chuquisaca]; al 
S. con la de Sud Chichas, mediante una linea que, con 
rumbo E. á O., parte desde la abra de Maso-cruz y pasa 



Digitized by 



Google 



—153- 

por las pampas de Mochará hasta la abra de la cuesta de 
Almona, de donde prosigue, con rumbo N. O. a la ran- 
chería de Tutamari, media legua más arriba de Cotagai- 
tilla y continúa, rumbo O., por la quebrada Chavisay la 
serranía de Atocha. — La provincia afecta la figura de un 
triángulo irregular, cuya superficie calculada es de 500 
leguas cuadradas. — Se divide, administrativamente, en 
dos secciones: la i?, cuya capital es la villa de Saktiago 
DE CoTAGAITA, situada á los 20^ 58' latitud S. y 97^ 58' 
30* longitud O. de Paris, con 32^989 habitantes. — Son 
cantones de esta sección: Cofaga^ta, vice cantón Rio Bhin- 
co; Vlchnclcu vice cantón Toda; CalrJia, vice cantón Pu- 
lacsi ji Toropalccu vice cantón Titmusla, 

La 2'? sección tiene por capital el pueblo de Vttirhe 
con los vice cantones Palca de Plores y Aijoma^ notable 
por la feria de Pentecostés. 

Entrecortada la provincia por varias serranías, entre 
las que descuellan las de Caipa y Lliqui, la de Tasna, el 
cerro virgen de Qucso-orcco y la parte oriental del Cho- 
rolque, su clima es variado: frío en las alturas y templado 
en los valles y quebradas, dando por resultado la diver- 
sidad de sus productos vegetales. Se obtienen el maiz 
abundante, de muchas clases, la alfalfa, el palqid ó haba 
silvestre y todo género de hortalizas; el ají pequeño ó 
(/anflca. En l\^ropa]ca y Calcha son inmejorables los 
duraznos y demás frutos de clima templado. V^itiche es 
especial por sus curtimbres y toda la provincia por la fa- 
bricación de excelente queso. Tiene fama la mantequi- 
lla de Mochará. 

Por sus pastos y prados artificiales hay grandes re- 
baños de ganado cabruno. 

Bañan la provincia, aparte de pequeños rios, el Tu- 
viKsItí^ cuyas fuentes se hallan en la Cordillera Real; el 
Cntafjaifa y el Calcha. El Cotagaita es notable por su 
saturación en sales de magnesia y soda. Existe en Vi- 



Digitized by 



Google 



—154— 

sicsa una fuente termal. La villa de Cotagaita es la cu- 
na del ¡lustre estadista y poeta Dr. Manuel J. Cortés. 



Süd-Ch£CHAS — Límites: Al N. Ñor Chichas; al E. 
Cinti [Chuquisaca] y el Departamento de Tarija; al S. la 
República Argentina; al O. Sud Lipez. — Se extiende 30 
leguas de N. á S. y 32 de E. á O.; con superficie total de 
de 960 leguas cuadradas. 

La villa de Tüpiza es la capital de la provincia que 
se halla situada á los 21^ 45', 30" latitud S. y 67^ 49 , 30'* 
longitud O. de Paris y tiene 3,000 habitantes. Posee 
la villa el hermoso edificio de la Aduana Nacional. — La 
provincia se halla dividida en seis cantones que son Tu- 
piza, vice cantón SaipacJia; Moyajja, vice cantón Mojo; 
LiviJivi; Taiina, vice cantón Erque; Podugalete, vice can- 
tón Ato''ha; Esnioraca. Población 31,980 habitantes. 

Asentada sobre el nudo de Portugalete, del que se 
desprenden los ramales paralelos de Chocaya, Tasna y 
Ubina, ofrece la provincia un aspecto general montaño- 
so, coa escepcion de la parte oriental que es llana. Cli- 
ma muy variado; productos vegetales los mismos que en 
Ñor Chichas. — LiviUvi posee viñedos, Sorocha es espe- 
cial por sus manzanas. 

Hay abundantes ganados ovuno, cabruno y vacuno. 
Es lástima que haya decaido la cría caballar, que puede 
constituir la riqueza provincial, y se haya extinguido la 
de camellos y merinos. 

En el reino mineral es una de las provincias de im- 
portancia. Son notables las minas de Portugalete, Ta- 
tasi, Atocha, el gran Chocaya, San Vicente, Vetillas, 
Santa ¥é de Esmoracá, Choronía, Tasna, Chicorqiie, 
Montserrat y la parte occidental del Chorolque, abun- 
dantes en plata y bismuto; Cuchuchilco y la quebrada de 
Livilivi en oro; el estaño se encuentra en Chocaya y el 



Digitized by 



Google 



—155— 

cobre en Vilques. No ha sido raro encontrar piedras pre- 
ciosas en las faldas del Chorolque, 

La bañan los rios de Suipacha, Sococha, Tupiza y 
otros riachuelos que forman el Pilaya. — Tiene aguas ter 
males en Estarca y en la región comprendida entre Es- 
moraca y Santa Isabel. 



Charcas — Limita al N., NE. y E. con el Departa- 
mento de Cochabamba; al S. con la provincia de Chayan- 
ta; al O. con el Departamento de Oruro.— Su extensión 
de N. a S. es de 25 leguas y de 26 de E. á O. Superfi- 
cie total 650 leguas cuadradas. 

La provincia se divide en dos secciones: la r? tiene 
por capital á San Peduo be Buena Vista y comprende 
ocho cantones: San l^^cdro; Toracarí; Acacio^ vice cantón 
Arampampa; Torotoro; Carasi; Micani; Mosca)), vice can- 
tón Tacaraní y Sají Marcos. — La 2? sección tiene por ca- 
'pital Sacaca y dos cantones que son: Saraca, vice canto- 
nes Can'j)nc¡/o, Sautiaíjo ij San Autonw; Chayania^ con los 
curatos de Chayiudacas y Lcilnirs. 

Cruzada por serranías elevadas, desprendidas de los 
nudos de Porco y Potosí, su aspecto físico se caracteriza 
por una variedad al)soluta de climas y producciones. Pro- 
vee de las mejores papas, de las (jue se conocen 68 cla- 
ses en esta región, y áo: chuño á los Departamentos de 
Potosí y Chuquisaca; y casi á todos los de la República 
de granos y harinas, siendo excelentes y reputadas las 
de Qtdnaniara. — Produce diversidad de frutos y de hor- 
talizas: sus chirimoyas y granadillas son de esquisito gus- 
to y las mejores de Bolivia — Abunda en pastos y en ma- 
deras de construcción: en los huecos de sus árboles se 
halla en gran cantidad la miel llamada de charcas, elabo- 
rada por las abejas silvestres. 

En el reino animal posee las mismas especies que 



Digitized by 



Google 



—156— 

en la provincia Linares, — En el Rio-grande se obtienen 
muy buenos pescados. 

En minerales posee las nanas de plata de Sacaca, 
San Pedro, Makocota, Toracari, Yunga-churu y un cria- 
dero de alabastro en San Pedro. 

Sus principales rios son: el liio (jrande. que la sepa- 
ra de Cochabainba y cuyos afluentes son: el Tacanini, 
el ,SV/.7 Pp(h'o, el Moscañ y el Jannata, — Aguas termales 
en San Pedro. 

Se asegura que el célebre caudillo Camargo fue na- 
tural de San Pedrf) de Buena \'ista. 

CriAVANTA. — Limita al N. con la provincia de Char- 
cas; al E. con el Departamento de Chuquisaca; al S. con 
las provincias de Linares y la d(il Cercado de Potosí; al 
O. con v\ l)(^partament(5 de Oruro. — Su extensión de X. 
a S. es de i8 leguas y de 25 de \í. á O. Superficie: 
450 leguas cuadradas. 

Su capital es el pueblo de Coí.íji'kí iíac a, con io,coo 
l"Kd)itanles, situado á los iK"^ 40' latitud S. y 6'P 12' lon- 
^gitud O. de París. — La provincia sc^ halla divieüda en 12 
cantoncís (jue son: Cohjucrlun'd, vicc: cantón T())¡}(i¡¡o; An- 
lí<i;f(fs: Pi¡c(K(f(t; A¡m(U!((; Pan(U'(irI}¡: (^Iiaijdla: Sarunii {no 
tab!(.' por su feria]; J^iia^ford: (inaiconui. vice cantones 
Ocfiri V Marrff/ti(¡; Moyonioro: jl(irh(f, \'icc cíUUon Ayonta: 
(J/i(ítrrt}}(!¡(í. ^\ia¿ cantón (íUínldlnpr. 

Su aspecto gentiral es mas niontañoso y accidentado 
que hi pro\'incia de Charcas; p^ero, con igual variedad de 
climas y producciones. 

Sobríísale en esta provincia la riqueza mineralógica; 
siendo notables la vetas, veneros y aventaderos de oro 
de AmaynjHUifpd, ( ^ijiac'uca, ( Itof/aaild, Chiiita^ Taconi, 
AhcKinjiíL Aniamp-ínípn^ .L!iqu¡ífrj)(fhí, CoiKCiirion, Mecha, 
¡f I\)r(((iía. P^xisten los minerales de plata de An¡l(t(/as, 
Cerro Hermoso (cpie se eleva á i 7, i i 7 pies sol)re el nivel 
del mar), Ssu Mateo dv Colqacchaca, Tifirij Marcoma^ Ma- 



Digitized by 



Google 



—157— 

ragiuij Onirí, Vilacota, Uncía, y la parte N. del Mahnisa, 
Se encuentra sal gema en Ayoma, cinabrio en Ichocollo; 
alabastro, en Toraca y el rio de Chiuta; estaño en Llalla- 
gua y otros lugares; antimonio, hierro y turberas en toda 
la provincia. 

Sus rios principales son: el Rio grande, que la limita 
con Cochabamba; el Morachaca, que se forma de los rios 
hlanco !/ colorado; el Pocoata, (aurífero); el Guadalupe-, el 
Surumi; el Pitantora, el Toroca; el Uníala y el Guaicoma, 
que llevan sus aguas al liio grande: los de Ayoma, Jani- 
na, Challamara, Yuruhamba, Sorcoto, Marcoma, que for- 
man el Cachimayoen Chaunaca. — Agua termal en Chiuta. 

LiPEZ. — La antigua y rica provincia de los Lipez\ 
se divide hoy en dos provincias. 

La de Nor-Lipez limita al N. con Paria del Depar- 
tamento de Oruro; al E. con Porco y Nor-Chichas; alS. 
'Con Sud-Lipez, partiendo la linea divisoria del O. al E. 
minutos más al N. de San Pablo; al O. con la provincia 
de Tarapacá de la República del Perü. Su capital es 
San Cristóbal y sus cantones San Cristóbal vice cantón 
Colcha; Llica y Tagua. 

La provincia de Sud-Ltpez colinda al N. con la de 
Nor-Lipez; al E. con Sud-Chichas y con la República 
Argentina; al S. y O. con el Departamento Litoral. Su 
capital es San Pablo y sus cantones son San Pablo, vice 



L " íJpez, y MÓ OJ'tprz pertpii»*«T á la jiiris-liccion <lo P«»tosí y se ];alla 
<»,iitr« lf»s jmriiílos «le TíiruiMcá. Paria, (Üiioiías y AracHiii i. S.i c.ipit.il «.h lá.i!i 
Antonio «le Ijipe/., «;in«líni tan «ípiilHnm f*n orr<»s tinniiK»». «muiio |n»l»i'»* y .-iitmi- 
naila aln^rn. \i\< niinns «l»^ nluri «le Sin (JristVn.il. «ie A<'.li ila. «le Snita Lsnlif»! 
y «lo lo» Enc(nnen<l«*roR. fonipt^nan ei: ii«]nt»y.a con el mismo CVrn» «le P«>i<,si. 
ilabía taml>i«»n vetas «le oro cerca «1»^ la Asuin:iou <1« Colcha, en «'.nyH iinne- 
(liacioTí Be llalla un volcan liannulo .T«)lca. «^n la conlillera que pasa pnV la fron- 
tt»rH tle Paria Tiene una llannni «le nuiH «le «esenta leiriiaH «'uadruiias. t-mia 
v.iiliierta «le una sal tan Wlai'M y trin-ípareiUi^ «juh pirece cristal. 1).* aquí !♦• 
viene el Komhre il-^ Ijip^'.. «> \\\\< 1» «.i í/íftl. cjiín en l»*ni;u¡i í|ni«-liiia uninn* 
«lecir "rcitcllt'í". L'i capai'roH:\ se llama piedra lipw*z''. — D. Pedko DK AN(ír:LIs. 
l)¡ccif>:iariü Geo'ráíico. 



Digitized by 



Google 



—158— 

cantón Sitsquis; San Antonio del Nuevo Mundo y Gua- 
dalupe. 

Ambas provincias se extienden 87 leguas de N. á S. 
y 50 de E. á O., con una superficie total de 4,350 leguas 
■cuadradas y población de 16,000 habitantes. 

El principal rio que cruza esta región se halla for- 
mado por varios afluentes que derivan de Marco-cueva, 
Ouetena, Atoe-cueva, San Antonio del Nuevo Mundo, 
Relave y San Pablo en Sud Lipez; Todos Santos y Vis- 
•cachillas en Ñor Lipez; juntándose todos esos afluentes 
en Carhuari, á siete leguas de Avilcha, constituye el Rio 
grande que dirijiéndose de S. á N. se pierde en el gran 
lago de sal. Hay también otros rios de poca considera- 
ción, como el de Cerda, Lequepata, Chacala y el Salado 
que nacen en la provincia de Porco. 

I Para hacer conocer la topografía general de ambas 

provincias estractamos la Relación que de ellas hizo el 
distinguido potosino, nuestro consocio, Dr. Demetrio 
i. Calbimonte. 

x\ El dia primero de utayo^ emprendimos nuestra 

\ ^iiarcJia del pueblo arjentino Santa Catalina, hacia la 
{ \ Jiacienda de ^Rochagitasi, para penetrar d la cordille' 
r í ra de Lipez. Marchamos al poniente de aquel pueblo, 
¿I fyor los llanos y colinas que, formando tin ascenso in=- 
■;. ' sensible, nos condujeron d una garf;anta elevada. 

Qesde esa garganta se goza de im espectáculo im^ 
: ponente, pues d lo lejos, y de improviso, se ve toda la 
• 'i cordillera de Lipez, que desde el gran grupo de Suni^ 
""*; qiiira en el poniente, se estiende al levante hasta el 
s- » cerro de Azulejos. El gr::po de Suniquira, situado d 
'"."'|'/ci5 -?J? y de latitud Sud y a los úif 2<?' de lonjituui 
^- i ueste de ^?aris, tiene una elevación de r,,co2 metros 
^^'\sobre el nivel del mar; sus faldas abrazan una gran= 
de estension de terreno y sus ramales dilatados son 
viras tantas montañas de primer orden.; su cúspide 



Digitized by 



Google 



—159— 

ocupada por nieves eternas^ casi ^ievipre está oculta 
oi las iiiihes. Sií^'^ieiido hacia el oriente, los 2Ílti'iiios 
estribos de Si:iiiq::ira, se tocan' cor^ los primeros de 
''Sar. ^4rJoi:io del jYiievo Svliir.do de Lípez'\ Este es 
■:i]i verdadero ^riipo e:: el que sobresalen tres i:io::ta^ 
■ñas prineipale: llamadas JV::evo S^l:i::do, jaqne^^^na y 
Líper:: esta qne .esfd situada a los ji° j¿" de latitud 
merui ^ona¿ v a ¿os (\j ri' ae ,ok' ¡ íulí , se CíCíuz y.t-Vj 
inetros soo¡'e Ci m-od. líCí :::ar. I^os respeaivos rar.ia = 
íes V es.j'Uh's oie estas ^¡\'s uu^utar.as^ se focan y en ¿re^ 



pOé'^i.'n.e. i^as citSf^^i^i^j lll ^^.s ¡¡'es ¡noüLíinas ae¡^et'¡n¡'^ 
nan :í¡: t¡'id¡:^;ulo escaleno c::va ihrse ¡nide n::a /(/;:;.: 
V n¡eii¡a, v en a.^n¡'a ¡nea¡a n/'^na; v <.'sw í's .'^aa l\ L\'n^ 
pado \k" ¡-amaice y cst¡'ÍL'os. r¡'ese::.a d lo lepes la, i:::d- 
Je¡: de nn inn:e¡:so cnad¡\lLÍ:i :'e dana:u-ado yor s.is 
puntos culminantes nevados y iie /ormas ya redondi-a^ 
íias o ya l^'I'uo.lU^. v cuw* ¡'ec¡n¡!o es¡a L^cu/^aoL' y^.*r w"-^ 
m i a L¿ (.\ es >.i e ¡' ¡m m i\ia e ¡\w y ¡\^ ' u n ii os ¡ o ." ¡'c n ¿es t' ca m s^s 
ae n ¡e i'c .eo¡'oj' a ao riv/c' en ¿l's íUlIS l^uc í'!:¿¡ em U'Z'h ¡UlS 
yor nuiw: neyras que ¡meda:: de un p¡'ec:yicio d i':;v, 
ó desde :n:a de las ^yandes ele-caeiones d la mra. .Y.\\ 
f:^olpe de \'is:a q::e se :^o.:a lie las \'e¡-tii nt^ s nuridii.'^ 
na.íS, í'/j ¿as tmi' t.\\i.^mi'S. elimina .'W" c^'m'^Li'ÍL' cuan — 
ao se iC Cl' ¡ ' iC m "^^ lI l^c^ ¿u.^-Ik' ni'¡n<.'. ""/'tW/.'jL.'/W.t' .*.'/* "lZ- 



6\-. ■•.■:.■;.• .";:;;;.• 






C' . L.'. .•■ > Lí . . wJ 



;í'c . . u.: ..w: lIC¿: : 
^/IsjUi e\w ywos y¡n naya^ íS que cawmaes ae n n i\\: Cc 
aesíacan en lU sooe ¡'i^ia co¡'an ^ e ¡'a . cuya cena ¡2 u ¿ a ^z ^ 
se co¡w¡e¡''i 

T!0 ¡\'S , j anua nao iolio d Ci'jy un w nms ¡ mya^c '2 1 l' " 
majestuoso que pueda in:ajinarse. 

Visto este esyectdculi^ desde la raryanta e:: tj:: 
€stdban:os s:t nados, se t:ene al J ¡'ente ;/;: terreno c¿\Z' 



Digitized by 



Google 



—160— 

r.zinentc deuiarcado: prcr^entdndcsc d 7ina allitra /"ro-^ 
diiiosa las montañas nevadas de la cordillera, fcr¡::an 
::\ia linca de uids de 20 Icf^na:': loe co.Uado:: de ellas 
:v apoya!'^ en ramales de lyran elevador, ^ y d eslos j:/- 
^tícn varios esíribos importantes, Contra los planeos 
Je éstos desear.san ^"^randes de \>siti's cnaternarios, 
'ormar.do nna zona de mas de :o le^ynas de ar.elio, qne 
cortada, casi brnscamente, preser^ta nna barrera in 
:::ensa d cuyo pie se desliza, eon:o :r.:a raya. (h\:r.ea^ el 
'.'10 Ue San j.^eor.. liste r:o es la- ,:nea l: ronw'u:- ae 



/ . í : ¿i ¿^ í^ i. t ( /» ( y (. .• til t / l 



i'ncive nna eonuirea oa/a,^ 
rr^itr.iras ane en ¿as j'i\!iOnes a^ías i.e Ci.a eo!'ri!^ ¿as 
yderosas vetas anri/eras tjne se di'sprender. de la- 
*v* í . Le i..¿¿ii í.. . ^1 . .; n.-íj n L L i i..a <. . , a i c '^ * ¡.^ n i c . i. i » 1 1 < ¿^ 
I i. < < c- 1 * ¿ . -t / ti . í/ . . c/ L >. / i (.• u t .' ti £. V ; 4 . /. ► t -» é / t. /i v:. 1 4.4 ^ ^ ,_• . 4 » í *=• 

_ c'. . l/.,;c- it7/»tt7.> ,¡Uíie:ja. i. a aano \ c..uj t.t . .►*.\'i.ic' u- 
eansar n.'^a re'',.\'i 2uno!¿ eet^iU'n^ 'ca í\\'j ttj." iy»/t' o.ara. 

Oc^í^ ». . .>.c'.- ii ,.:t ¿ ¿ ro L ^it/2 1 no ^ c'í e n i. i e lí\j »/.w ^^¿¿c- 
^'^«..t o tyíjc L t ,.ia t ¿ ¿ít.^. i\'. ¿t' t i.aa j ..a* é.o, a^n t . »t. t7^,~L'-^ 
j.'tit.'L' t'/.^ 1 1 '." (.'t'/ttZtifc'/ ¿Tt' ¿¿3 eo/\! ¿ i i e ra . ^^a aSi.'on i^e tas 

t. «^ ...tío ^,' ¿. t í L'o L'» y l \. t. / c <..¿ t wi í.» t //. t . i / í í t '.> /» t. tí c L i ti i í .. =" 

^tZtÍL^ de tal modo esa zona, ijne l:a formadiS p}\i'nndos 
y torínosos valles, y ha cortado el terreno tv: a^^;njas^ 
cilindros, en mías v t^lataforn:as, etc., v ha prodncido 



El trayecto de ^l!ocha^:;nasi a San^ ^4r.tor/:o de Es = 
momeo, es de clinuí f^eneralmcnje frió; l:ay alypma 
población indijena diseminada en, estancias; se cria 
bastante llama; hay al^^^nn.as mancadas de corderos y 
cabras; y er. las partes bajas, se cultiva la cebada, la 
papay la químia; hay abundancia de pastos, de paja- 
brava; i7iiicho combustible de quenña, tola-j yareta y 
ncha. 

jNos sittiamos en el pueblo de Esmoriíco^ antig:¡a 



Digitized by 



Google_ 



I 



—161— 

capital de la provincia de Lípcz, con clima templado^ 
iglesia pobre, de construcción regular, cárcel, enterra^ 
to7'io público, casa parroquial y otra de gobierno. ET 
pueblo es un grupo de pocos ranchos, está situado en 
la orilla derecha del rio que baja de Jaqueguacon tni 
caudal de agua capaz de inover dos ruedas de iitjenio. 
Hay tierras para sembrar forrajes, papas, habas, etc., 
los habitantes, que viven dispersos en sus estancias, 
poseen crias de llamas y de ovejas; hay combustible 
abundante en las irtrinediaciones. Este pueblo seria 
ten gran recurso para fomentar los trabajos minera^ 
lójicos de Lípcz, pues aunque en la actualidad tiene 
pocas provisiones a causa del abandono de aquel mi" 
neral, si él se restableciera, desplegaria sus recursos. 

En esta localidad, se cncuentra^t los yesos, la cal, 
y la arcilla para construir ladrillos, elementos precio- 
sos que pueden servir en el mismo San Antonio de 
Esmortico, ó que, consuma falilidad, podrian condii^ 
cirse d ^^San Antonio del J\uevo Mundo de Lipez/' 

La quebrada del ^Pedernal es un torrente que des- 
ciende de las vertientes meridionales del cerro Moro- 
co; este torrente recibe otros que bajan de las vtismas 
vertientes, y disminuyen conforme se aproximan d su 
orijen que se encuentra ya en pequeños manantiales, 
ya en ciénagos, ó ya en fin, en aglomeraciones súbala 
ternas de nieve; disperso todo d grandes distancias en 
las faldas del Moroco; en algunos plintos esos contiu" 
jentes de agua bajan desde las cumbres nevadas de la 
7nontaña. 

El Moroco es la misma montaña de primer ór* 
den que M. Hugo (keck ha marcado con el nombre de 
Guadalupe en su mapa topográfico de la altiplanicie 
central de (Bolivia. Las cuidadosas informaciones que 
d este particular he tomado, me han convencido de qtte 
la montaña ó gran pico, se llama Moroco^ y uno de sus: 



Digitized by 



Google 



—162— 

ramales solaViiente lleva el nombre de Guadalupe^ tO" 
^nado de una mina aittigua en que se esplotaban clo^' 
ritros de plata de ley subida. Al fie de esas minas 
existe actuabnente nn pneblejo llamado Guadalupe, 
por ese pueblo pasa tin curso de agua {el que inñuye 
la quebrada (Pedernal;) en él se notan las ruinas de 
dos injenios; en estos, en otro situado en el pueblo de 
San Anto7iio de Esnwruco, y en otros dos que están 
cerca del pueblo de San ^Pablo de Lipez en las vertien^ 
íes setentrionales, se beneficiaban los cloruros esplota^ 
dos de Guadalupe, Remedios, Mulatos. 

Hay cuatro cerros que corren d la orilla izquier^ 
da de la cañada de San José, cuyo curso va de oeste al 
este: el i9 Jaqucgua, el 2? Vcgoüa, el ft de la Estrella, 
y el 4^. de Torno-pata. Estos cerros están separados 
por tres torrentes qtte bajan del norte y desembocan, 
en el San José. 

ÜJe la parte setentrional de la cordillera se pre* 
scnta un paisaje totalmente distÍ7ttoy muy caracterís' 
tico, pues se desplega una llanura uniforme y tersa 
presentando la imájen de un círculo dilatadísimo, cU' 
ya circunferencia se confunde en partes con el espacio, 
como el océano, pero que en otras se limita por los pi' 
eos lejanos de la cordillera real, de la de Atacama^ 
presentándose los nevados como blancas nubecillas. 

Esa llanura es una de las más importantes loca^ 
lidades de (Bolivia: su clima aunqiie frió, y las cor^ 
Tientes de agua que la cruzan, la hacen aparente para 
el cultivo de la papa, de la cebada, la haba, la quínua^ 
y en algunas partes el trigo; está cubierta de la paja 
llamada iru que es un excelente pasto para el ganado 
lanar; hay una lujosa profusión de tolares, que amas 
de ser un buen combustible, tiene propiedades balsá^ 
micas; alimenta numerosos rebaños de llamas y de 
corderos y sirve de refujio á algunas familias de indi' 



Digitized by 



Google 



—163— 

jcnas orijinarioSj que viven tranqinlas en aquellas SO"^ 
/edades conservando la ptireza de stt raza y de síís 
costumbres patriarcales, sin abandonar sus sencillas 
y tan útiles ocupaciones. Otro poderoso elemento de 
riqueza que encierran aquellas llanuras, son las sali^ 
ñas abujuiantísimas que ocupan espacios esíensos. 

La pampa es lina localidad i¡nporta:itc; los ele=' 
rnentos que en ella se encuentran para zoztcner la vi^ 
da material, los he indicado; pero lo que impresiona 
fuertcmc:ite, es la topograjia. La pampa es una vas = 
la superficie apenas interrumpida por ezcazas y l:jc = 
ras ondulaciones, propia para cruzarla de licclio y en 
todas dircccion:s pjr carruajes dj toda clase. i*\'r- 
man :;;; dilatado círculo los minerales de Car.elias- 
Cilancas, Sa:i Cristóbal, Salinas de Lrarc:a-Srl'endo:;a, 
'^ulaeayo, Ub:::a, Tasna, Clioeaya, Cliorolque, Cañi-^ 
:a, San VicenJe, S\lonserrate, Santa Fe, Tulur,:a, ^?or^ 

(gran distrito aurfero), 
moraca. Santa Isabel, el CJ curte, el 



Ui:aíc:e. Cerriuos, L' a i Ico 



^1 :j.:: L /L\ , i^o féíjra*, a , Oitsi^.i i . aL>e¿ , e. ^jL\:r.e, c. ^^^l' 



'oco, -at/uegua, e. J^ue-z'o ^^ur.ao, 
'íua 



E,:,.,\ 



I 



(dietrito cupr:/ero y arjcntífero) y otros, ^l'uede tam = 
i^ien eeplotarse azufre y otras sustanciae. .•// ce:: tro 
de estos minerales, q::e cada u:io de elloe fo;-:::,: :':a la 
ria::eza p::blica de otros paises n:ds ariela::tadoe, esta- 
la pa:::pa. Cada- u::o de ellos seria el :rib::tario de la- 
ciudad q:ie ee fu::dase en la pa.:;:pa, y s:i reciproca in^ 
fíicncia alimerJaria el centro de prod:tccio:i minera 
:::ds poderoso de Cjolivia y talvez del nrando todo. 

San Cristóbal, como asiento mi::eral, es muy no=- 
table; de sus ricas minas se han sacado ca:idales i:i^ 
jentes: en la actualidad, todas ellas están abandona = 
das, y las causas de ese abandono no son otras que el 
laboreo imperfecto y la presencia de los sulfures. Los 
cerros Savalchi Grande, Savalchi-Chico,S^Iulatos,Sa)i 



Digitized by 



Google 



—164— 

<jerónimOj el ^Rosario, y Todos Santos^ lian sido los bo» 
yantes; y los trabajos en ellos ejecutados^ son someros. 
^'/ las tres leguas corre el rio grande de Santa Catali' 
:ia^. y en el no se notan sino los restos de un injenio, 

^Partimos, en fin, con dirección d la ciudad aban^ 
donada de San ^íntonio del JJuevo Sv[::::do de la pro= 
viíicia de Lipcrj, tcnnino de nuestras aspiraciones. 
Cruzainos niicva^ncntc la parsipa de norte a sur, y 
después de tres dias de niarclia, íuvinios el placer de 
pisar la celebre Salera- de aplata, y de co::ten:plar las 
ruinas de Lipe::, tjue a la safjor. estaban.. n:edio cuPoier=^ 
tas per la nieve. La c¡::dad ocupa un espacio rclati- 
va:ne:ite pcaUi'ño. pues de sur d norte j:o se csticnde 
:nds lJuc un l::ió¡ueiro y n:ed:o, y de este a oeste n:edio 
J:ilon:ctro. lír. cauíbio, les edificios están tan. ap:í:a^ 
dos, las calles u:an:\csían liabcr sido tan. estreclias, y 
liay tal carencia de plar.-as y lugares z\icos, qu.e bien 
se co:npreudc ijue ese reducido rccinfo euccrraba ujia 
población nruy dc::sa. ^AJiora la rica, la populosa 
ciudad es!d herida por la muerte; c:i sus cdiplcios de^ 
rruidos reina el desamparo n:ds co7::plcto. ^■lauellas 
rumas c^'vo suaamo es ¿a jíwí'c,' cslki lorren^es cuvaa- 
gua esta paralij^ada por el frió; el viento que jime va^ 
gar.do por enti'c les escon:bros. o qu.e ruje arjctando los 
plaucos de la gra:i n:oj:taña; esos dias r.cl^ulosos y el 
aspecto imponente de esa masa de pórfido, llamado ce= 
rro de Lipez, dan d aquel cuadro los tirJes mds se- 
veros. 

La meseta llan:ada Mesa de Vl^t^ esta situada al 
noreste d^el pico principal del grupo de Lipes:, -un le^- 
vantaniiento suave y poco elevado que corre de sur d 
norte la lia accidentado, formando iin ir^faínierJo que 
xiivide la meseta en dos secciones. 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



CAPITULO SESTO. 



Cliii\a y c^oi\dicíoi\e$ l\igiéi\tc*a$. 



Sumario: — ConHi-lerncioti^^R fr^nernlfí» — Clima — Tí»inperfttnni — Ilumeilníl — 
Estaciuiiej»— Vientos— Prfi»iürj — Klt5<:tnciiU«i — O/oiio— Purf/.u «iel aire. 



Consideraciones generales. No es ta- 
rea sencilla dar á conocer con exactitud científica los ele- 
mentos característicos ó constitutivos del clima de esta 
ciudad, la más elevada del globo, cuyo nombre para la 
generalidad sólo recuerda, ó las ingentes riquezas de su 
histórico Cerro, ó su frió proverbial. 

Si se carece hasta hoy de un observatorio meteoro- 
lógico, tampoco se posee observaciones detalladas, que 
abracen un lapso de tiempo más ó menos largo, sobre la 
temperatura pstado higrométrico, eléctrico, ozonométri- 
co, presión barométrica de la atmósfera, dirección preci- 



Digitized by 



Google 



—166— 

sa de los vientos etc., cuyo conocimiento es indispensable 
para determinar con certeza técnica el clima. Es por ello 
que este capítulo se halla condenado a ser deficiente, no 
sólo por escasez de datos, sino también por la naturaleza 
misma de la materia, de suyo erizada de dificultades. 

En efecto, no basta el punto de vista astronómico, 
ni el puramente meteorológico, ó el botánico, para deter- 
minar el clima de un lugar, en relación á las modificacio- 
nes de la vida de sus habitantes. Aún la misma tempe- 
ratura, la pureza del aire y su estado higrométrico, dada 
una zona isothérmica, son alterados por diversos factores, 
como la dirección de los vientos, la altura sobre el nivel 
del mar, la orientación y naturaleza del suelo, la existen- 
cia de montañas elevadas, ó de bajas colinas, 6 de esten- 
sas planicies, la presencia de masas considerables de a- 
gua, etc. Hasta los diversos liarnos de una ciudad tienen 
diferentes condiciones higiénicas, por modificaciones del 
clima, al parecer insignificantes. 

Sí pues, el estudio climatológico de Potosí y el de 
sus condiciones higiénicas, ha de redundar en beneficio de 
la salud del pueblo, si ha de constituir la base positiva de 
sus reglamentos policiarios de salubridad, cís menester 
(jue ante todo se inspire en la observación atenta de un 
todo complexo, difícil de abarcarlo por el momento, pero 
que en no lejano porvenir podrá ser analizado en la mul- 
tiplicidad de sus componentes, con la exactitud deseable. 



OÜraa. La ciudad de Potosí se halla situada á 
los 19° 42' 44" de latitud Sud, y á los 67° 51' de longi- 
tud occidental del meridiano de Paris. Su altura sobre 
el nivel del mar es de 4,146 metros. 

Hacia el Norte, á poco más de un kilómetro de la 
ciudad se levantan las colinas de Jesus-Valle y déla Le- 
chería: al Sud confina con la base del argentífero Cerro 
que le ha dado su nombre: al Este se destacan en primer 



Digitized by 



Google 



—167— • 

término las crestas, poco elevadas, de la Cantería, y en 
segundo término, la cadena de cerros de Kari-Kari; y al 
Oeste, la colina de Pari-horkco, tras de la que se cstien- 
de el pueblo de Cantumarca. Hacia esta parte se distin- 
gue en lontananza la nevada Cordillera de los Frailes. 

El caserío se encuentra construido en un plano in- 
clinado de Este á Oeste, que ofrece una superficie casi 
horizontal en el sentido de Sud á Norte. El suelo es hú- 
medo, el terreno arenisco, entremezclado con piedras de 
acarreo )- cruzado por algunas rocas calizas: el subsuelo 
presenta á poca profundidad una capa imp(n'meable arci- 
llosa, razón por la que los pozos, que existen en nuichísi- 
mas casas, dan agua á ])Oca distancia de la superficie te- 
rrestre, conteniendo dicha airua, ^feneralmente, sulfato dcí 
cal en solución. 

El clima de Potosí es frígido, no obstante de encon- 
trarse h.'icia el Sud, dtmtro de la zona tórrida, y entrevias 
líneas isothermas de +25^ y de +15^, qu(í comprenden 
á los climas calientes, según la clasificación isothérmica: 
y es que se encuentra á una inmensa altura sobrci el ni- 
vel del mar, (]ue haría la ciudad inhabitable si, además, 
su latitud fuescí mayor \ — Su atmósfcM'a es límpida, y los 
celajes vespertin(.-s de su cielo, de singular belleza. Las 
noches serenas de luna son nui\' claras. 

La (k^scripcion primitix'a del clima (pie se estudia, se 
halla en los "Anales de la \'illa Imperial de Potosí", y 
data de 1555 — uicc- rcAv 

*'P'stá PoU.tsí en 25^ y 20, de altura: su antí|)oda es 
el pueblo de. Tamexi, cpie según la tabla 94 de Abraham 
Ortelio, está la tierra dentro del golfo de líengala, Les- 
te, Oeste, de Mandor, en la Lidia Oriental. Y si allí cría 
Dios (especies aromáticas, con oro rico en Arabia Pelíz; 
y produce abundancias en cam[)os fértilísimos, y en fio- 

1 S^" ;i<liir.t«» ir»*MHr.-iliMPiito. com > t'-raiiiio inedia, que lu t ;nipe'.atr.iM b i,rt 
un grailo jxir caiia 17U iiictios de elevación. 



Digitized by 



Google 



_163— 

restas incultas, de que pintan paraisos Diodoro, Herodo- 
to, Bartomano y Pedro Gilío, su antípoda, Potosí, cuanto 
engendra es plata, y no se ocupa en yerbas; no cría nada 
de leñoso, y tiene cuanto el apetito finje regalado. En 
Potosí vemos, que como tiene la cosecha de plata, traen 
cuanto se coge en la redondez del mundo, y ella com- 
prende cuantas curiosidades y regalos cubre el cielo; y 
con estar Potosí en la tórrida zona, aunque en los pos- 
treros del Trópico, cosa rara, es tan frió como Flandes, 
donde los aires frios destemplados siempre en invierno 
hielan, y en verano resfrian, siendo el Tomaabí, viento 
que corre y reina desde mayo hasta setiembre, más for- 
zoso que el zierzo, aunque sean de las mismas propieda- 
des; jamas agasajan, nunca acarician, todo lo secan, y á 
todos ofenden; pero aunque cielo y aires ofenden al gus- 
to, conservan la salud y preservan de corrupción, así á 
los mantenimientos, como á otras cosas''. 

Si bien por esta relación se viene en conocimiento 
de lo glacial del clima de Potosí, y de sus inconvenientes 
anexos, en los primeros años de su fundación, no sumi- 
nistra datos precisos climatológicos, que pudieran servir 
de punto de comparación con lo que hoy al respecto se 
observa. La reflexión y el análisis que caracterizan el si- 
glo XIX, requieren en la materia mayor suma de concre- 
tos detalles, en armonía con los progresos de la ciencia. 

Los elementos constitutivos de un clima son referen- 
tes, á la temperatura, htiny^dal estacione ^^ vientos^ presión, 
electricidad^ ozono, pureza del aire. 



I Temperatura. La mayor baja de temperatu- 
ra se observa en los meses de mayo, junio y julio, en que 
el termómetro centígrado marca, al aire libre, hasta 5^ 
bajo O., á la salida del sol y á la entrada de la noche, 
fluctuando, en el curso del dia entre 3*^ 5^ y 7° sobre O. 
Desde el mes de agosto disminuye la intensidad del frió, 



Digitized by 



Google 



—169— . 

y los meses de setiembre, octubre y noviembre son los 
mejores del año por su ambiente templado, esperimen- 
tándose en este último mes dias calurosos, en los que el 
termómetro señala hasta +18°, y no baja de +12° y 
10°. — En los meses de diciembre, enero y febrero, que 
corresponden al verano, vuelve á bajar la temperatura en 
todos los dias lluviosos; pero en cambio se goza de un cli- 
ma agradable en los dias que no llueve, y en los meses 
de marzo y abril, en los que han cesado las lluvias, ó son 
muy escasas. 

Se tiene pues, que la temperatura máxima se eleva 
hasta +^8^, y la mínima desciende á — 5°. Sin datos so- 
bre la media diurna, mensual, estacional y anual, aprecia- 
da, ya al termómetro seco, ya al mojado, al sol etc. etc., 
es forzoso limitarse por hoy á designar, por cálculo muy 
aproximado, la temperatura media ^inual de -{-15^. 

Ha preocupado la atención de los observadores la 
diferencia que se nota entre la temperatura actual y la 
que se esperimentaba en los primeros años de la funda- 
ción de Potosí, habiéndose emitido, con este motivo, varias 
opiniones para esplicar la causa de tal fenómeno meteo- 
rológico. 

Es plausible el propósito de los que, como el Dr. 
Mariano B. Arrueta hijo, consagran sus estudios á la in- 
quisición de la causa científica que hubiese determinado 
la modificación de temperatura en esta comarca del glo- 
bo. Al enviarle una palabra de estímulo al distinguido 
Dr. Arrueta por la ingeniosa teoría que últimamente ha 
-desarrollado, es preciso limitarse, por hoy, á enunciar el 
fundamento de aquella, reserv^ando todo juicio en el fon- 
*do, por la circunspección á que obliga materia tan deli- 
cada. 

Afirma el Dr. Arrueta: que los geólogos han demos- 
trado que la parte sólida de nuestro planeta se hunde gra- 
dualmente en el océano: que el continente sud americano 



Digitized by 



Google 



—170— 

penetra en el mar 39"' i43'""'- por cada siglo de trascurso: 
que cuando Potosí fue fundado estuvo á 98'" de elevación 
sobre la curva de congelación, mientras que al presente 
se halla á 38'"- debajo: que el continente se aproxima ha- 
cia el centro de la tierra, aumentado en consecuencia la 
presión atmosférica: que j)or cada ^^'''' de descenso, au- 
menta la temperatura un grado. Todos estos factores, 
según razonamiento matemático de esta teoría, constitu- 
yen una de las causas del fenómeno del cambio favorable 
del clima. 

Al resj)ccto se hace necesario considerar algunos da- 
tos, y obsctrx'acioncs de diverso gcncíro, cuyo |)rol¡jo aná- 
lisis puede (juizá conducir á un rt:sultado ])os¡tivo. 

Refiere la crónica qucí al calor de la fogata (mcendi- 
da por e! indio (uialcci, en una noche dcíl mes de enero 
de 1545, I)rol6 brillante riel de plata dcíl Cerro de Potosí: 
y (¡lie dicha fogata fue ahinentachi con j)f(¡(f y ramas du 
/i'cítfiff, árbol que al)r.ndaba en (^1 Cerro. Parejee, pues, cpie 
la vida vegetal n(y era imposible en aquc^l ent(>nces, y 
auníjue la kcuina hubiese afectado solo la forma de un 
arbusto (!<) (jur e\s más probabb-), no es pro])io confundir- 
la, fit(^!(v>¡cam(MUe, con los líduenes v otros \'e<>-etales de 
vid.'i rud¡mentari;i, ímicos (|iie exi >ten en las elevadas 
montañas, l):\jo un frió estrtMPaclamei]t(! riguroso. Ad- 
viéríascí (jue donde crCce la keuna, puede también culti- 
varse algún cereal, como la cebada, y algun:i leguminosa, 
como el haba. 

Se lee en los anales de Pc^osí: — '*i557. — I'lste ano, 
por agosto, cayó en Potosí una nieve tan es¡)antosa, ([iie- 
habiendo durado once días CíMitínuos, llegó á subir nías 
de una vara de alt(\ Inie tan terrible el frió cierzo ó t(^- 
maabi, qu(! así se llama en Potosí, que se helaron muchas 
gentes. Continuábanse^ estos fríos de tal suerte, (m los 
primeros de su fundación, cjue totalmente no vivian las 
criaturas; pues al punto que nacian del vientre maternc^. 



Digitized by 



Google 



—171— 

se helaban, por lo cual las señoras vecinas se salian á pa- 
rir y criar sus hijos en los valles. Duró este rigor cua- 
renta dias". 

Esta descripción da, en efecto, una idea cabal del ri- 
gurosísimo frió que se esperimentaba en aquella época, y 
que al parecer no puede compararse con la temperatura 
de hoy. Más^ la debida apreciación de ciertas caiisas que 
han pasado desapercibidas, por su apariencia accidental, 
puede esplicar en gran manera aquella diferencia de cli- 
ma. 

Es de suponer que las primeras habitaciones se cons- 
truyeron á la ligera y en la misma falda del Cerro, sin 
condiciones de abrigo eficaz, y sin el menaje necesario. 
Estas desventajas, unidas á la acción frigorífera de los 
vientos australes, y de las aguas cenagosas del próximo 
llano, influían, indudablemente, de una manera poderosa 
en la mayor intensidad del frió, (jue incomodaba tanto á 
los primeros moradores de Potosí. 

Además, el piso de las casas (jue después se edifica- 
ron en la planicie, entonces fangosa, hacia el Norte, de- 
bió ser muy húmedo, mucho más que ahora; y está de- 
mostrado cuánto influye la humedad del suelo de las po- 
blaciones en la baja de temperatura. 

En las fuertes nevadas, debió ser insoportable el /)/o 
cierzo ó tomaahí, con tan i)ésimas condiciones para la 
vida. 

Los recursos que hoy ofrece al hombre la civilización 
del siglo, contribuye en gran manera á neutralizar la ac- 
ción incómoda, ó nociva, de las influencias atmosféricas, y 
siquiera Potosí no posea en la actualidad muchos de aque- 
llos, la comodidad de sus casas, la acción solar más libre 
en ellas, por puertas y ventanas de grandes dimenciones, 
relativamente á las antiguas que eran muy pequeñas, ha- 
cen que su clima sea, hoy, más benigno para sus habi- 
tantes. 



Digitized by 



Google 



—172— 

Respecto a que hoy no se verifican las frecuentes y ter- 
ribles nevadas que refiere la crónica, debe hacerse cons- 
tar: que el 15 de Julio de 1873, cayó tanta nieve que lle- 
gó á cubrir los techos de las casas, y las calles de la ciu- 
dad hasta la altura de 30 centímetros, habiendo perecido 
de frió, en las cercanías, muchos indios que perdieron la 
ruta por consecuencia de la nevada: que en un invierno 
de no ha muchos años hizo tanto frió, que el termómetro 
llegó á marcar 18° bajo cero; y que el fenómeno de las 
oscilaciones y modificaciones de temperatura obedece á 
•causas múltiples y complexas, que determinan, por ejem- 
plo, diferencias notables de frió en un invierno respecto 
de otro, en una misma localidad y en años seguidos. 

El distinguido climatólogo francés, Mr. Jules Ro- 
<:hard, á propósito de la posible variación de los climas, 
espone: que todas las observaciones al respecto son de 
tal naturaleza, que le afirman en la convicción de que 
<iesde los tiempos históricos no han cambiado los climas, 
y que las perturbaciones aparentes que ellos han sufrido 
:son debidas á causas locales y transitorias. Considera 
como causas generales, la latitud, la altura, la configura- 
ración y las relaciones con el mar. 

2 Humedad. — En general puede decirse que el 
aire en Potosí es seco y frió, por lo mismo que no llueve 
sino en los meses de diciembre, enero y febrero, y muy 
poco en marzo. Durante la estación lluviosa la atmósfe- 
ra se pone húmeda y fria. 

En invierno es cuando se siente más la sequedad del 
aire, sino viene á ser humedecido transitoriamente por 
una nevada. 

Se carece de observaciones higrométricas que nos 
<lieran á conocer el grado de humedad máxima, mínima 
y media de la atmósfera. 



Digitized by 



Google 



—173— 

3 Estaciones. — Consideradas éstas meteoroló- 
gicamente no coinciden con las estaciones astronómicas, 
y menos en Potosí, donde á juzgar por las impresiones 
•que determinan y por la observación directa, aquellas se 
verifican de la manera siguiente: la primavera compren- 
de los meses de setiembre, octubre y noviembre; el vera- 
no, los de diciembre, enero y febrero; el otoño, los meses 
de marzo, abril y mayo; y el invierno, los de junio, julio 
y agosto. Se nota la particularidad de sentirse el frió 
invernal desde principios de mayo hasta fines de agosto, 
lo que da mayor duración al invierno. 

Las transiciones de una estación á otra tienen lugar 
de una manera insensible, sin esperimentarse esos brus- 
cos cambios de temperatura, muy peligrosos en climas 
de otras latitudes, ni los estreñios ¡de calor ó de frió, en 
plena estación. 

Sin tomar en cuenta los equinoccios y solsticios, 
-debería propenderse a una división exacta de las esta- 
-ciones meteorológicas de Potosí, limitándolas respectiva- 
mente desde igual distancia del grado máximo y mínimo 
medio de temperatura, de cada estación. 

4 Vientos. — El viento sud y el sudoeste, son los 
dominantes en la ciudad. Es obvio comprender que cuan- 
do se presentan intensos y de larga duración, bajan con- 
siderablemente la temperatura. 

El invierno es la estación más ventosa del año, y 
en veces, aunque raras, soplan los vientos australes con 
tal intensidad que desprenden las tejas de los techos, y 
oscurecen la atmósfera con el polvo que levantan. Los 
seis meses, de octubre á marzo, son los menos ventosos. 

Los vientos norte y nor-oeste soplan en el verano, 
especialmente cuando las. crestas de la Cordillera de los 
Frailes se hallan cubiertas de granizo. 

5 Pbeiion. — La altura de más de 4.000 metros á 

• Digitized by VjOOQIC 



—17 

que se encuentra Potosí corresponde á una diminución^ 
considerable de presión atmosférica, respecto á la del ni- 
vel del mar, lo que da aproximadamente una. al tura baro- 
métrica de 477 milímetros. 

Se carece de datos que den á conocer la amplitud 
de oscilaciones de la altura barométrica, la máxima y mi- 
níma en las horas trdpirasy la media diurna, mensual, esti- 
val, invernal, etc. etc. 

6 Electricidad. — Se carece aún de medios para 
determinar la tensión eléctrica habitual de nuestra at- 
mósfera, y aj^reciar debidamente las diferencias climaté- 
ricas relativas al maravilloso agente físico, que viene 
prestando tantos servicios á la humanidad, y que ejerce 
influencia poderosa sobre los fenómenos de la vida. 

En cuanto á la frecuencia de las tempestades, se 
puede decir que son numerosas en Potosí, durante el ve- 
rano, y que parece existir una zona que cruza la ciudad 
'de norte a sud, donde caen de preferencia los rayos, re- 
petidamente, ocasionando no pocas ¡desgracias. 

Por lo demás, sólo se puede afirmar á. j))ior{ que es 
fuerte la tensión eléctrica habitual, por la elevación de la 
ciudad, pues se sabe que aquella crece en las altas rejio- 
nes de la atmósfera. 

7 Ozono. — La influencia del ozono (ó sea el oxíge- 
no modificado por la electricidad) sobre el clima y el or- 
ganismo humano, es actualmente objeto de numerosos 
csperimentos, cuyas deducciones, cjue serán de grande 
utilidad en climatologia, han sido formuladas por el Dr. 
Berigny, de la manera siguiente: 

r? La curva del ozono está en razón inversa de la 
temperatura. 

2? Ella se mantiene en razón casi directa de la 
tensión del vapor y de la humedad relativa. 



Digitized by 



Google 



—175— 

3^^ Ella está frecuentemente en oposición con la 
•del grado de serenidad del cielo. 

Ademas, se ha observado que el ozono y la electri- 
cidad atmosférica, siguen la misma marcha y se mantie- 
nen en relación constante. 

Estos datos deben servir para las ulteriores obser- 
vaciones ozonométricas de la atmósfera de Potosí. 

8 Pureza del aire. - A la altitud de 4, 146 me- 
tros no puede ser el aire sino muy rarefacto, siquiera 
conserve constante su composición química, como la ob- 
servación lo demuestra. Mas, la diminución de presión 
atmosférica y las alteraciones del aire, provenientes, ya 
de causas generales como los vientos, por su proceden- 
cia y lugares que atraviesan, ó por los gérmenes é impu- 
rezas que pueden contener, — ó ya de causas locales por 
las emanaciones del suelo, y por el humus urbano que 
flota en las capas inferiores atmosféricas — influyen de 
una manera tan especial, en el organismo y en el clima, 
que su acción debe ser considerada más oportunamente 
bajo el punto de vista higiénico, en la segunda parte de 
este estudio. 

II 

SrMAUTo:~Con«lioiones liinjuMuca» — Circuiifufia — Ingesta — E«oi*eta — Aplica 
ta— PerceiitH — Gesta — Conclusi«/ii. 

Condiciones higiénicas.— Estéril sería 
todo conocimiento meteorológico sino se estudiaran 
las modificiciones que determina, en la manera de ser hi- 
giénina del hombre. Tal es la influencia de los agentes 
cosmológicos sobre la naturaleza viviente, que prescin- 
•diendo de ellos no se comprendería la peculiaridad de las • 
razas, de la salud, de la población, fecundidad, enferme- 
dades, longevidad, carácter de los pueblos, y ni aún la 



Digitized by 



Google 



—lie- 
de su estado social y político, según las diversas regiones ^ 
del planeta que habitamos. 

Es á este propósito que siguiendo el método clásico 
de los higienistas se expondrá la materia en el orden que 
aparece. 

Circunfusa. — El hombre es cosmopolita y á 
virtud de este axioma vive en Potosí tan bien, como en 
cualquier comarca del globo, alcanzando no raras veces 
una longevidad que no ha dejado de llamar la atención 
de los observadores. El hábito imprime al organimo una 
segunda naturaleza, y le hace apto para vivir, ya bajo el 
frió glacial de los polos, ya en medio del calor asfixiante 
de los climas ecuatoriales; ya al nivel del mar de los tro- 
picos, ó á la inmensa altura de los Andes y el Himalaya. 

Más, de ello no se deduce que la salud no sufra mo- 
dificaciones ostensibles, según los climas; así, la perma- 
nente rarefacción del aire en Potosí y la diminución de su 
presión barométrica, fatigan los aparatos de la respira- 
ción y circulación, predisponiendo á las enfermedades de 
la mucosa bronquial, y á las del corazón. En las autop- 
cias cadavéricas que se practican por diversos motivos, 
se encuentran siempre manchas lácteas y engrosamien- 
tos del endocardio, así como las lesiones manifiestas de 
hipertrofia ventricular. 

Los naturales del país tienen en lo general las me- 
jillas rojas, un tanto violáceas, por efecto de las anterio- 
res causas y del frió. 

El mal de las montañas ó sorocchi se manifiesta en. 
los recien llegados con sfntomas atenuados, bastante incó- 
modos, pero nunca mortales, Al respecto, es indispen- 
sable hacer constar en lo que consiste aquel mal, que se 
presenta en las ascenciones rápidas á las altas montañas, 
desde un nivel muy inferior, y acerca del que se ha es-- 
crito mucho de falso y no poco de exajerado. 



Digitized by 



Google 



—177— 

La rarefacción del aire, y sobre todo la falta de pre- 
sión atmosférica, determinan primero aceleración de los 
movimientos respiratorios, y luego lentitud, si bien en 
este periodo el movimiento de inspiración se verifica más 
profundo. La hematosis pulmonar se hace hasta cierto 
punto incompleta y el riego sanguíneo no estimula con- 
venientemente los centros nerviosos, ni las estremidades 
periféricas, donde el éxtasis de la sangre, por deficiencia 
de control mecánico de presión, determina en la piel, lo- 
mismo que en la superficie de las membranas mucosas, 
una hinchazón ó tumefacción, que comprimiendo los file- 
tes nerviosos de contigüidad produce dolor. El males- 
tar, desfallecimiento, las nanceas, vómitos y hemorragias, 
obedecen á aquellas mismas causas, y á la presencia de 
exajerada cantidad de ácido carbónico en la sangre. A- 
demas, en cuanto á la debilidad orgánica, debe no per- 
derse de vista, que en las subidas á grandes alturas se 
gasta esfuerzo muscular considerable, y el organismo tie- 
ne que producir no sólo el calor para el sostenimiento de 
la vida, sino también el que consume el dispendio muscu- 
lar, en virtud de la ley de compensación de fuerzas. 

Si los síntomas espuestos se producen con intensi- 
dad, ocasionan la muerte por sorocchi; aunque ésto sólo 
puede tener lugar cuando la transición es súbita, por 
ejemplo, desde Tacna hasta Huailillas y el Tacora, ó des- 
do Moliendo hasta Vincocayo, por el N., y desde Antofa- 
gasta hasta Ascotan por el OE. de la altiplanicie andina. 

Apesar de todo, el aclimatamiento en Potosí no es 
difícil, y la pureza y frescura de su aire, indudablemente 
tónico, serán convenientes á los tísicos en el primer pe- 
riodo de su afección. 

El aire de la ciudad se altera con frecuencia, espe- 
cialmente cuando la atmósfera se encuentra tranquila, 6 
húmeda, por la presencia incómoda y nociva de gases 
desprendidos en la calcinación de metales argentíferos, 



Digitized by 



Google 



—178— 

que contienen, azufre, cobre, antimonio ó arsénico, y que 
se benefician en los ingenios que se hallan dentro del ra- 
dio de^ lapoblacion. Se nota también en algunos bar- 
rios principales, de vez en cuando, la acción nociva de gas 
mercurioso, proveniente de la requema de pinas de plata, 
que contienen azogue. 

El interés de la salud publica y el de la industria 
minera se hallan en pugna, y aunque la Municipalidad 
ha dictado algunas ordenanzas para impedir una tan da- 
ñosa alteración del aire, ellas no han llenado su objeto. 
Menester es que este asunto preocupe con toda preferen 
cia al poder encargando de velar por la salud del pueblo. 

Los estudios microbiológicos sobre las mirladas de 
millones de seres orgánicos microscópicos y de gérmenes 
que flotan en la atmósfera, abren en la actualidad esten- 
sos horizontes á la ciencia médica, bajo el punto de vista 
profiláctico, etiológico y terapéutico de las enfermedades. 
Cuan interesantes serán para la Medicina las investiga- 
ciones al respecto, en las ciudades de la altiplanicie, donde 
es de presumir que los microorganismos sufran modifica- 
ciones de trascendencia en sus múltiples manifestaciones. 
Feliz la edad contemporánea que asiste á la creación de 
una ciencia, que partiendo desde lo infinitamente peque- 
ño llegará á grandes descubrimientos, en beneficio de la 
salud y vida de la humanidad! 

Kn cuanto á las pésimas condiciones higiénicas de 
Potosí, ligadas á la infección del aire, es oportuno consi- 
derar que varios de sus factores podrían ser removidos 
con ventaja, á virtud de los siguientes medios, llevados á 
la práctica con perseverancia y firmeza: 

i?-^La construcción de tuhos de (henaje permeahles en 
la zona suburbana haría completamente seco el suelo de 
Potosí. Estos verdaderos socavones subterráneos darían 
libre paso á las aguas superficiales, cargadas de materias 
orgánicas, que se detienen en el suelo de la población. Allí, 



Digitized by 



Google 



—179— 

•donde el drenaje se ha implantado con todo vigor, afir- 
man notables higienistas, hace menos frió, el suelo es se- 
co y aireado, existen menos reumatismos, menos fiebres, 
y la cifra de tísicos ha disminuido manifiestamente. 

2? — La implantaeion de un sistema adecuado de al- 
cantarillas, de que hoy se carece por completo. Los ca- 
nales para el efecto, distintos de los tubos de drenaje, 
deberían ser perfectamente impermeables, por lo mismo 
que estarían destinados á dar curso á las aguas llovedi- 
zas y á todas las inmundicias de la población. 

3? — La conveniente construcción de letrinas en to- 
das las casas, y la de retretes públicos, en comunicación 
•con las alcantarillas, mediante tubos igualmente imper- 
meables. 

4? — El alejamiento de los muladares, de los subur- 
bios de la ciudad, destinando para depósito de las bazu- 
ras un terreno declive, con una pared alta en su parte 
superior, de tal manera situado aquel, que los vientos do- 
minantes no acarreen sus emanaciones sobre el pueblo. 

5? — La reedificación del cementerio publico confor- 
me á las prescripciones más adelantadas de la Higiene. 

6? — La construcción del Hospital, según el plano pro- 
yectado, en la parte noroeste de la ciudad, y líi clausura 
del que ahora existe, tan concéntricamente situado. 

7? — El establecimiento de un matadero público, su- 
jeto al reglamento respectivo, que garantice la buena ca- 
lidad de la carne, y evite la fermentación de materias pu- 
trescibles, que infectan la atmósfera. 

8? — El alejamiento excéntrico de los establecimien- 
tos incómodos, como las velerías, chicherías etc.; de los 
nocivos, como los de calcinación de metales de mala cali- 
dad; y de los peligrosos, como las polvorerias y depósi- 
tos de dinamita, etc. 

9? — El alumbrado público por la luz eléctrica, y la 



Digitized by 



Google 



—180— 

colocación de para-rayos, cuando menos, en los principa-^ 
les edificios. 

ID? — El ensanchamiento y declive conveniente de 
las calles demasiado angostas, procurando la igualdad de 
superficie del empedrado, de tal manera que las piedras 
estén unidas con cemento, sin dejar intersticios profiín- 
dos entre ellas, para evitar todo estancamiento de lodo. 

Tales son las principales indicaciones higiénicas, cu- 
ya enunciación equivale á haber manifestado los gravísi- 
mos defectos de salubridad de Potosí, en cuanto se rela- 
ciona con las causas que alteran ó infectan su atmósfera 
urbana. 

Los cuarteles N. y OE, de la población son los más- 
abrigados, y los del S. y el E;, los más frios, por encon- 
trarse éstos á mayor altura y sufrir directamente la ac- 
ción de los vientos dominantes. — Las cortas dimenciones- 
de la ciudad y las de las calles, permiten la libre circula- 
ción del aire en todos sentidos. 

La mayor parte de las casas del centro y muchas de 
otros barrios son de dos pisos; las demás, sólo de uno. — 
Todas las habitaciones espuestas al S. son muy frias. — 
Es general el uso de azoteas y de grandes patios en lasr 
casas, y muy reducido, el de estufas en los aposentos. 

Si las clases acomodadas gozan de regulares condi- 
ciones higiénicas, por la conveniente distribución de sus 
habitaciones, la mayor parte de la clase obrera se halla 
espuesta á contraer graves enfermedades no sólo por la 
falta de hábitos de limpieza, sino también por el hacina- 
miento en que vive, á tal punto, que una familia numero- 
sa, con más sus animales domésticos, habitan una tienda,, 
ó un cuarto pequeño que sirve de dormitorio, cocina, co- 
medor, despensa, taller, almacén, etc. — Tales aposentos 
son las causas de la grande mortalidad de esta clase so- 
cial en las epidemias, y serían focos permanentes de en- 
fermedades infecciosas, que diezmarian la población, á en- 



Digitized by 



Google 



—181— 

contrarse ésta en otras condiciones de calor y densidad. 

En cuanto á las enfermedades endémicas, ó propias 
del lugar por causas permanentes, podrian citarse, las del 
corazón, de los pulmones, de los bronquios, las hemorra- 
gias uterinas, las disenterias en cierta época, las gastral- 
gias y las gastro-enteralgias. 

Los gérmenes de la fiebre amarilla, ni los del cólera 
morbus, jamás han llegado á la altura de Potosí. 

La viruela, escarlatina, sarampión, difteria, coquelu- 
che y la influenza, son las enfermedades que como epidé- 
micas hacen estragos en Potosí, excepto la última que en 
el año 90 se presentó muy benigna. 

Las últimas grandes epidemias de viruela corres- 
ponden alósanos 1868 — 1879 — 1889. — La difteria se 
manifestó intensa en 1885. — La coqueluche, en 1875, y 
es epidemia que, actualmente, recien declina. 



Ing^OSta. Los principales alimentos que se usan 
de una manera permanente son: las papas, de muy bue- 
na calidad, y de diferentes clases; el chuño, especie de 
conserva de papa, preparada al frió; la harina de trigo, en 
sus diferentes confecciones, muy rica en gluten; las habas; 
el arroz, la quínua, el maiz. Las carnes, de vaca, de cor- 
dero y de cerdo. 

Es general el uso del café, y más restrinjido el del té 
y del chocolate. 

La clase acomodada bebe vinos estranjeros, aunque 
en pequeña escala, prefiriendo la generalidad el vino de 
Cinti. — La clase obrera hace grande consumo de chicha. 

La cerbeza es también bebida de grande uso, asi co- 
mo el aguardiente. Aquella es importada en su mayor 
parte del Exterior, no obstante de existir algunas fábri- 
cas en la ciudad. 

Sería cansado hacer una enumeración minuciosa de 
todos los alimentos y bebidas que se puede tener en Po- 



Digitized by 



Google 



1 



—182— 

tosí, y que la industria y el comercio, los importan, no 
sólo de las comarcas vecinas, sino hasta de Europa, aun- 
que á precios subidos: es por ello que esta sección se li- 
mita al simple enunciado de los que sustentan la vida de 
la generalidad, único punto considerable en higiene con- 
creta de un lugar. No obstante, se dan á conocer algu- 
nas particularidades, dignas de tomarse en cuenta. 

A fines de la primavera y durante el verano se obtiene 
esquisita Jiortaliza, cultivada en la misma ciudad, no a- 
bundante por la incuria de los vecinos que prefieren ha- 
berla en el mercado, donde se espende también buena. 

Las guindas se producen, asimismo, muy sabrosas, 
en varios jardines y patios. 

Hay grande avidez en la generalidad para tomar la 
fruta, no sazonada, que se'interna ala entrada délas es- 
taciones, causa por la que no son raros los casos de indi- 
gestiones, diarreas y disenterias. 

La policia bromatológica no se cuida de vijilar la 
buena calidad de los alimentos, y apenas si llama su a- 
tencion el peso del pan, masque su calidad.- De esta 
negligencia resulta: que la leche se halle casi siempre 
adulterada; que no se prohiba el espendio de frutas inma- 
turas, ó muy dañadas; que no se compruebe la buena ca- 
lidad de las carnes, de las harinas y de otros alimentos de 
primera necesidad, ni se vijile el material de las marmi- 
tas, ó cacerolas en que se condimentan para el público, 
apesar de que no faltan reglamentos previsores al respeto. 

El ngua que se consume en Potosí procede en su 
mayor parto de lá de lluvia, que se deposita durante el 
verano en las célebies Lagunas que se hallan hacia el sud- 
este de la ciudad, en situación dominante, y á distancia 
de poco mas de dos kilómetros la más próxima. Como 
esta misma agua sirve para mover las máquinas de los 
ingenios de la ribera, sucede que cuando el año es poco 



Digitized by 



Google 



—183— 

yuvioso, se carece de aquella, hasta para los usos más 
premiosos, en los meses ile octubre y noviembre. 

Pero en estos meses no sólo escasea el agua, sino 
que es de pésima calidad, de olor y sabor desagradables, 
l»or el enjambre de animal illos y materias orgánicas en 
descomposición, que contiene, que se notan á la simple 
vista — La ingestión de esta agua, sin precaución alguna, 
ocasiona, gastralgias, diarreas y disenterias generaliza- 
das, durante la primavera. 

Para obviar estos graves inconvenientes se lince in- 
dispensable proceder, en primer lugar, á la limpia de to- 
das las lagunas. Después debe preocuparse la Municipa- 
lidad do la con -.luccion subterránea del ngua, hasta la 
población, mediante caüerias y tubos perfectiun en te cer- 
rados, cimciliando su aireacicm. En seguida, debe pro- 
ciiríU'.se su Cípiitativa distri})ucion entre las necesidades 
déla industria y las del pueblo, evitando el verdadero 
derroche que hoy se hace del agua. — La construcción de 
cubiletes en los reserv^orios respectivos facilitaria nque- 
11a distribución, y el vecindario no carecería jamás de 
agua limpia y potable, si ademas, circulase esta por acue- 
ductos bien cerrados, sin la posibilid.'id de mezclarse con 
el agua de los desperdicios urbanos, 6 con las inmundi- 
cias de establecimientos insalubres; sin cuya precaución^ 
el precioso líquido que lleva al hombre la salud y la vi- 
da, se convierto, como sucede, en el funesto vehículo do 
enfermedades infecciosas. Es un hecho que la mayor 
parte délas fiebres tifoideas en Potosí, es producida por 
el uso del agua impura. — Cuan urjente es alejar el hos- 
pital del centro de la población! 

Felizmento se tiene el recurso do las aguas de ver- 
tiente de San Martin, Carhuaillo y San Roque, do muy 
buenas condiciones para el uso, pero de escaso caudal. 

Los aguardientes de caña y de uva que se consu- 
me en grandes cantidades, adquiren propiedades noci- 



Digitized by 



Google 



—184— 

vas cuando se depositan por algún tiempo, como sucede^ 
en Potosí, en tinas de aleación de estaño y plomo, aun 
cuando este último metal entre sólo en las soldaduras de 
las planchas. — Las sales saturninas que llegan á conte- 
ner en solución, producen cólicos violentos en los bebe- 
dores, como ha acontecido ya varias veces. 

Él Municipio trató de remediar el mal, y sus inves- 
tigaciones le convencieron de la presencia de sales plúm- 
bicas en los licores. — La resolución que ordena la susti-^ 
tucion de las tinas nocivas con cubas de madera, em- 
breándolas entre tanto aquellas, parece que hasta hoy 
no se cumple, apesar del reclamo de la salud pública. 

Pero hay otro agente pernicioso de mayores efectos 
desastrosos, si cabe, el alcohol que se importa en creci- 
dícimas cantidades del Perú y de Chile, y del que la raza 
indígena de nuestro pais hace preferente consumo, esti- 
mulada probablemente por la baratura del precio, por la 
perversión del gusto, ó por la concupiscencia del vicio. — 
Este envenamiento en grande escala de toda una raza, 
digna de mejor suerte, es y debe ser objeto de seria 
preocupación de los hombres públicos. 

La austera equidad aconseja la prohibición absolu- 
ta de toda internación de alcohol al pais, no sólo bajo el 
punto de vista de la salud> sino también bajo el de las 
conveniencias de la industria nacional. Empero, exis- 
ten vijentes tratados internacionales, y aunque ellos es- 
tén en via de modificarse, mantienen los funest.is efec- 
toS; tanto tiempo ha denunciados por la opinión pública. 

Mientras las exijencias de la justicia sean satisfe- 
chas, se debe elevar el impuesto de internación á tal es- 
tremo que eftta no se verifique, ó proceder al estanco por 
cuenta del fisco, para encarecer su precio y hacer difícil 
su adquisición para el uso interno. 

La clase obrera, y toda la gente del Cerro, como 
<nquí se dice, se entregan a la embriaguez con el alcohol 



Digitized by 



Google 



—185— 

acre, fabricado con granos, féculas, tubérculos sacarinos, 
etc., que vieue de fuera. 

La embriaguez entre los proletarios, principalmen- 
ite entre las mujeres, reviste todos los repugnantes ca- 
iracteres del vicio estremoso- 

La policía no es severa con los borrachos, ni vigila 
Jas casas y tiendas de bebida, de tal manera que la im- 
punidad por una parte, y la falta de examen de los lico- 
res por otra, acrecen cada día más el número de los ebrio- 
.sos, y el de organismos débiles, enfermizos, ó predispues- 
tos a graves dolencias. — La embriaguez, esta plaga so 
cial que enerva el espíritu y desmoraliza, no sólo las ma- 
esas, debe ser combatida por medios eficaces y enérgicos. 



Escreta. La generalidad de la clase obrera, 
principalmente sus mugercs, no se distingue por su aseo 
personal, siendo así que la limpieza del cuerpo y de los 
vestidos contribuye en mucho á la conservación de la, 
. salud. 

Corresponde al Municipio establecer baños,püblicos 
-en la ciudad, que no serian muy costosos, dada la canti- 
dad de agua de que se puede disponer gratuitamente. 
Acudiría allí, el pueblo y aún la clase acomodada á lim- 
piarse con frecuencia, sin juagar nada, ó por un precio 
muy módico. — Y no se crea que el frío fuera un incon- 
veniente para los establecimientos balnearios, puesto que 
los baños frescos vigorizan el cuerpo y le hacen menos 
susceptible á la impresión de la baja temperatura. — A- 
demás, podría templarse el agua, aprovechando de tan- 
tos factores de calor que emplea la industria en la fun- 
dición de estaño. 

Otra necesidad piiblica es la creación de lavaderos, 
donde el menestral pudiera lavar con frecuencia su ropa 
interior, por \m precio mínimo. 

Ya que en Potosí se vive en condiciones tan des- 



Digitized by 



Google 



—186— 

ventajosas para la salud, respecto de los depósitos de es- 
creciones humanas, por las nocivas emanaciones que des- 
prenden, será muy conveniente la desinfección frecuente 
de las letrinas por medio del sulfato de hierro, tan abun- 
dante en el Cerro.— La policía municipal debía emplear 
ifíual procedimiento para desinfectar esos sumideros que 
tan inconsultamente se han colocado en el promedio de 
muchas calles. 



^plicata. Las observaciones y preceptos hi- 
jriénicos respecto á la naturaleza y forma de los vesti- 
dos, tienen más aplicación en higiene privada; así que, 
en orden á ellos, sólo se limitará esta sección á hacer no- 
tar, que la generalidad en Potosí se abriga bastante con 
vestidos de telas estranjeras de lana, á excepción de los 
ti-abajadores liel Cerro que usan con más preferencia las 
telas de lana pura, del país 

La administración pública debe tender por todos los 
medios posibles al abaratamiento de la ro{)a, como con- 
ilicion de bienestar y salud de las clases pobres. 



IPorcopta. La gi*ande influencia que las causas 
morales ejercezi en la fecundidad, nacimientos, longevi- 
dad, mortalidad, matrimonio, celibato, atentados contra 
el pudor, locura y suicidio — ha llamado siempre la pre- 
ferente atención de los higieni.stas, .siquiera algunos de 
los espresados objetivos correspondan más bienal domi- 
nio de la Medicina Legal. 

Para tratar con acierto cuestiones tan delicadas res- 
pecto á la población de Potosí, sería indis})ensal)le po- 
seer datos i)recisos de estadística, paia presentar los he- 
cbos en sus netas relaciones de causalidad. Ahora bien, 
si faltan aquellos, preferible es pasar en silencio materia 
tan espinosa, que lanzar al criterio general conjeturas, ó- 
afirmaciones más ó menos aventuradas. 



Digitized by 



Google 



—187— 

Concretaráse esta sección á ligera» consideraciones 
sobre el modo de ser social del vecindario, con rel.v-cion 
á los modificadores higiénicos que le rodean. 

Felizmente, hoy la dirección de los establecimientos 
de instrucción pública no pierde do vista la educación 
física de los escolares, y corresponde á la administración 
respectiva impulsar esta acertada tendencia, prescrita 
por la higiene, dotando á las escuelas y colegios de todo 
el material gimnástico adecuado. 

En Potosí se nota la falta absoluta do paseos públi- 
cos que ofrezcan ejercicio agradable al cueipo, solaz al 
espíritu, y estrechen las relaciones sociales, permitidas 
por la moral y la cultuia; factores todos qne tanto influ- 
yen en la conservación de la salud. 

La vida retraida a que obli.s^a el frió, la falta do es- 
pectáculos públicos, la aridez del suelo, etc., imprimen 
en el animo de los vecinos cierto carácter reservado y 
uraño, que por cierto no atrae, poro ácuyo través se en- 
cuentra sinceridad y nobleza. 

Es proverbial la altivez de los montañeces y su 
amor ingénito á la libertad y hi patria. El grandioso 
espectáculo de los Andes, la perspectiva de sus inmen- 
sas llanuras, los bellísimos celajes de su límpido cielo — 
«levan su carácter. 



Gi'SSta. — El estudio de las modificaciones que el 
ejercicio de cada profesión imprime á la salud, haría ya 
muy estenso este capítulo y tampoco ofrecería grande 
interés, por que los tratados de higiene pública se ocu- 
pan especialmente de la materia. Los datos meteoroló- 
gicos espuestos y las condiciones higiénicas peculiares 
de Potosí son puntos de partida suficientes para colegir 
cuales sean los modos do ser de la salud de los: aboga- 



Digitized by 



Google 



—188— 

-dos, médicos, religiosos, sacerdotes, comerciantes, inge- 
nieros, mineros, agrimensores, banqueros, estudiantes, 
militares, farmacéuticos, notarios, procuradores, fundi- 
dores, escultores, encuadernadores, grabadores, fotógra- 
fos, relojeros, carpinteros, sastres, zapateros, barberos, 
plateros, albañiles, pintores, liojalateros, obreros en las 
fábricas de cerveza, cigaros, velas, fideos, pan, chocolate, 
etc. etc., que ejercitan sii oficio en la localidad. 

Los movimientos esforzados y sostenidos por algún 
tiempo, como la marcha en la ascención hacia los barrios 
elevados de la ciudad, la carrera, el salto, etc. fatigan es- 
tremadamente los órganos centrales de la respiracien y la 
circulación, por lasr causas espuestas al tratar del mal de 
las montañas. — No es raro que en las calles caigan 
muertos de asficcia los caballos, cuando caminan hacia 
arriba muy rápidamente. 

El ejercicio muscular bien dirijido en los estableci- 
mientos de educación, está llamado á mejorar el desarro- 
llo físico de los naturales del pais, que en general deja 
algo que desear. — La natación y la equitaci(»n debieran 
gencM'alizarso entre todas las clas/^s socií\lcs. 

Hay una enfermedad peculiar de los mineros, troya 
onccoi (enfermedad de las minas), que la adquieren los 
barreteros y los que permanecen demasiado tiempo en el 
interior do las labores. Existe la pernicio.^a costumbre 
que obliga á aquellos á trabajar ;}2 horas en el cóncavo 
do las minas: privados de la acción química de la luz so- 
lar, respirando un aire viciado, saturado do humedad, 
mal alimentados y al)usando siempre de la coca y <iel al- 
cohol, faltos de sueño, ó rendidos por él, tendidos sobre el 
suelo frió y húmedo; en ciertos parajes, desnudos y cu- 
V)iertos de sudor, sumergidos siempre en u!ux atmósfera 
caliginosa, para esponerse luego sin precaución alguna al 
frió esterior — ¿cómo no ag'oviarse la organización más 
robusta al peso de tantos elementos patogénicos? 



Digitized by 



Google 



—189— 

Se presenta la enfermedad afectando la forma de 
un tenaz catarro bronquial, con adelgazamiento notable 
del paciente y palidez terrosa del rostro; el pulso se hace 
frecuente, aumenta el calor de la piel, y se nota exacer- 
vaciones febriles vespertinas, inapetencia, sed intensa; 
la dificultad de respirar no corresponde á las lesiones 
que se aprecian, por la percusión y la auscultación. Es- 
te estado que cada dia se agrava más dura unos seis me- 
ses, para luego presentarse sudores nocturnos, especto- 
racion abundante de esputos grumosos, ahscosos, de as- 
paeto puriforme; laauscultaeionMescubre en este periodo 
ruidos cavernosos diseminados, ee presentan vómitos, en 
veces diarrea colicuativa, edema de la cara y de las es- 
tremidades inferiores, hasta que el enfeinio, general- 
mente joven aún, sucumbe por inanicioii. 

No se ha tenido propósito de hacer una historia 
completa de la enfermedad, ni de discutir su natur<ileza 
tuberculosa, por que ello no es propio de este lugar. El 
objeto de haber dado á conocer la compasible suerte del 
barretero, es hacer (¡ue la ley mejore su penosa situación, 
que se reglamente el trabajo, al que no debe dedicar un 
líombre en las entrañas de la tierra sino unas diez horas 
diarias. Está en el interés de los empi'osarios aprovechar 
diez horas de verdadero trabajo, y no del Ficticio de 
treinta y dos; pero sobre todos los intereses están los do 
la salud y de la vida, y es menester disminuir, 6 hacer 
(jue desaparezcan los casos de ccoyn-ovccoi, modificando 
sus causas de la mejor manera posible, 



Conclusión. — Los puntos de mira de la clima- 
tologia y la higiene son tan variados como estensos y no 
es dado sino bosquejarlos en los estrechos límites de un 
capítulo, siquiera éste se haya concretado á sólo la ciu- 



Digitized by 



Google 



-190- 



dad de Potosí. S¡ este deficiente estudio puuiera semr 
de base para ulteriores descripciones del clima y condicio- 
nes higiénicas de las diversas comarcas de este tan vasto 
Departamento, se llenaría uno de los objetos á que debe 
propender hoy el espíritu de los pueblos, en resguardo 
de lo que mas les interesa, la salud y la vida. 



Digitized by 



Google 



CAPITULO SÉPTIMO. 



SrVARio: — Hidrolejia — Aguas sulfurosas — Aguas ferrujinosas — Aguas salinag. 

Sidrolojia. Una de las partes importantes de 
la hidrología médica, es el tratado de las aguas termales- 
ó minerales, en cuyo estudio nos limitaremos únicamente 
ádar una idea de ella y describir someramente las princi- 
pales del Departanlento. 

Estas aguas contienen ciertas sustancias fijas á las 
que deben sus propiedades curativas, y son el medica- 
mento general de las enfermedades crónicas. 

Apesar de la opinión generalmente admitida sobre 
la necesidad de conocer el análisis de las aguas termales, 
hay muchos que creen que no es necesario^ y que curan 
por otra cosa que no se ha visto, y no por sus componen- 
tes químicos. 

Así es que las aguas minerales pertenecen á la clase 



Digitized by 



Google 



—192— 

de los medicamentos complejos, á la polifarmacia. De 
manera que cuando decimos que una agua es ferrujinosa, 
no escluye que tenga otras sales distintas, aun que sólo 
presenten indicios. 

Recordaremos lijeramente el papel importante que 
el agua en general desempeña en el cuerpo humano; 
puesto que constituye los dos tercios de la economía [el 
70 por 100]; y que la cantidad de agua ingerida cotidia- 
namente en el adulto, debe ser de 3,000 gramos, inclu- 
yendo aqui los principios acuosos contenidos en los dife- 
rentes alimentos. 

Además, el agua contiene aire y sales: siendo el pri- 
mero de absoluta necesidad para hacerla potable, siem- 
pre que contenga de 25 á 50 centigramos de gaz por li- 
tro, debiendo estar compuesto de 8 á 10 por ico de áci- 
do carbónico, de una mezcla de oxígeno y ázoe en la pro- 
porción de 30 {i 2>7 ^^^ primero, por 63 á 70 por 100 del 
segundo. Respecto á las sales es necesario que lle- 
guen á lo menos a 0,50 centigramos por litro, para que 
el agua sea potable. 

Las recientes investigaciones bactereológícas, han 
dado á conocer un gran número de micro-organismos 
contenidos en el agua; de los que, asimilando unos el car- 
bono, eliminan el oxígeno del ácido carbónico, y airean 
el agua; por el contrario, otros ponen en libertad el ázoe 
en forma de amoniaco y constituyen las aguas pútridas: 
tal es el papel de los micrófitos de la putrefacción. — Por 
último, el agua contiene gérmenes de muchas enfermeda- 
des infecciosas: tales como el cólera, la malaria, etc. etc. 

Limitando ahora nuestra atención á las aguas mine- 
rales propiamente dichas, se puede asegurar que el De- 
partamento de Potosí es uno de los más ricos y abundan- 
tes de Bolivía. 

La rejion volcánica que se extiende hacia el Norte 
y Sud del Cerro de Potosí, y los desprendimientos . de la 



Digitized by 



Google 



—193— 

gran masa de montañas de la cordillera de Kari-Kari, el 
Malmisa y otros, contienen una variedad de aguas ter- 
males, tanto por su temperatura, cuanto por la diversidad 
de sales que contienen, constituyendo así un recurso po- 
deroso á la higiene y á la terapéutica. 

De pocos años á esta parte se ha generalizado mu- 
cho la fama de estas aguas; asi es que no solamente los 
médicos las recomiendan á sus enfermos, sino que los pa- 
cientes que han esperimentado sus benéficos resultados, 
vulgarizan sus propiedades altamente curativas. De ma- 
nera que apesar de no existir sino imperfectos estableci- 
mientos balnearios, en cuya construcción se han omitido 
hasta las más triviales condiciones higiénicas, la concur- 
rencia es cada dia mayor y los resultados satisfactorios. 

Las aguas minerales se emplean: en bebida (tomada 
al pie del manantial), en baños locales y generales. 

Dificultades insuperables imposibilitan presentar un 
análisis perfecto de todas las aguas del Departamento. 
Es de desear que la autoridad respectiva organice una 
competente comisión dotada de los elementos necesarios 
para fin tan laudable. 

Por esto pasamos á describir el análisis cualitativo de 
las principales aguas minerales. 

üguas sulfurosas. 

Baño de Don Diego [a 25 kilómetros de Potosí]. 
Análisis — Acido sullhidrico — libre 
Sales de potasa. 
** ** sodio. 
** ** magnesia. 
. ** ** calcio. 
Monosúlfuros de sodio. 
Materia orgánica. 
Esta agua pertenece á las llamadas sulfhídricas sul- 



Digitized by 



Google 



—194- 

furadas, y se emplean en las erupciones cutáneas en ge- 
neral, en la sífilis, gota, reumatismo, accidentes mercuria- 
les y de plomo. 

Baño de Santo Tomás (Tarapaya 25 kilómetros 
de Potosí). 

En esta agua domina el hidrógeno sulfurado y con- 
tiene nitrógeno libre; por lo demás es análoga a la ante- 
rior y se usa en los mismos casos. 

En igualdad de circunstancias se hallan las aguas 
termales de Caiza [cerca del pueblo de este nombre, 65 
kilómetros de Potosí] de Sayarani (cerca del pueblo de 
Tomave, 1 50 kilómetros de Potosí). 

ügraas ferruginosas. 

Baño de Totora (Cerca de Tarapaya, 30 kilóme- 
tros de Potosí). 

Análisis — Acido carbónico — combinado. 
Sales de hierro * Peróxido". 

** ** magnesia. 
Cloruros de sodio. 
*' '' calcio. 
** '* potasio. 
Sulfatos de cal. 

** ** magnesia. 
Crenatos y apocrenatos. 
Sílice y materia estractiva. 
Esta agua pertenece al grupo de las ferrujinosas — 
crenatadas, y se usa en todos los casos de debilidad, en 
la clorosis, las convalescencias, desórdenes menstruales 
(dismenorreas, amenorreas), flujos uterinos, ciertas diar- 
reas, dispepsias, neuralgias, y en general, en todas las en- 
fermedades que reconocen por causa el empobrecimiento 
de la sangre. 

Las aguas de Chaqui y Tinguipaya, que también son 



Digitized by 



Google 



—195- 

ferrujinosas tienen mucha analogía concia anterior y se u- 
-^an en los mismos casos. ^ 

j&.g:uas salinas. 

Baño de Mira-flores (Cerca de Tarapaya). 
Análisis — Sulfato de sosa. 
** ** potasa. 
'* ** magnesia. 
'* *' calcio. 
Cloruros de magnesia. 
Carbonatos. 
Materia estractiva. 
Esta agua pertenece á la clase de las salino-sulfo- 
carbon atadas. 

Se emplea en las dispepsias acidas, en las enferme- 
•dades crónicas del hígado, del bazo, de la vejiga, en el 
cólico hepático, en los reumatismos crónicos, en los enve- 
nenamientos por las emanaciones del mercurio, plomo, 
arsénico, en el raquitismo y la escrófula. 

Laguna de Tarapaya. 

Esta agua tiene mucha analogía con la anterior y se 
la prescribe en los mismos casos. — Las aguas termales de 
Salinas de Yocalla, son igualmente análogas con las an- 
teriores y tienen iguales propiedades medicinales. 

Tirispaya. 

Las aguas termales de este lugar son ferrujinosas 
unas y salinas otras, notándose las sales calcáreas que 
<k)minan en ellas. 

1 Cerca de Coroma, en Cülientes, existe Urabíen una ligua termal feíTuji- 
noea* 



Digitized by 



Google 



—196— 

Yurimata. 

Análisis practicado por el Dr. G. Vaca Guzman. 
Reacción — neutra. 
Densidad 1,007. 

Composición. 

Cloruro de magnesia — Cantidad notable, 
.i sodio 
** ** calcio sensible. 

Sulfato de cal , ** 

'' *' soda *' 

Carbonatos alcalinos y terreos — vestijios. 
Materia orgánica '* 

Esta agua pertenece á la clase de las salino-terniales: 
que se usan en los mismos casos que las anteriores. 

En Cauma sabemos que existen aguas termales sali- 
nas y ferrujinosas, lo mismo que en EsMORACA, cerca de 
Santa Isabel. 

No dejaremos de hacer mención del rio que corre 
cerca del pueblo de Cotagaita, cuyas aguas contienen un 
exceso de sales de potasa y magnesia, constituyendo una 
agua purgante muy apreciable en las enfermedades cró- 
nicas del estómago, hígado, bazo; en las personas que pa- 
decen enfermedades del corazón, acompañadas de hincha- 
zón anasarca; en la plétora en general (robustez) y en los- 
amagados de conjestion cerebral. 

En la hacienda de Santa Bárbara, cerca del cantón 
Esquiri (Provincia de Linares), existe' igualmente un ma- 
nantial que tiene mucha cantidad de sulfato de sosa y 
magnesia, gozando por tanto dichas aguas de las propie- 
dades purgantes de esta sal, donde la industria utiliza, 
aunque en pequeño, para estraer esta sal (sal catártica) 
y espender en Sucre, Potosí y varios puelos de Provincia^ 



Digitized by 



Google 



CAPITULO OCTAVO. 



í)e!Sc^i'ípcioi\ i^oológica. 
I 

Sl'MAlilo: — Medio «imUientH del r»?ino :iii¡mn¡. 



Medio ambienta del reino animal. 

Agrestes y elevadas cordilleras, desnudas y fríjidas pam- 
pas á la par que profundos y calurosos valles, forman el 
suelo potosino. 

Todo parece contribuir al desarrollo de una fauna 
rica y característica en el Departamento de Potosí^ pues 
hasta en los lugares elevados donde la extrema rarefac- 
ción del aire no permite respirar á los otros animales, vi- 
ven la chinchilla, la viscacha, el huanaco, la llama, la al- 
paca y la vicuña. 

Los pastos y demás condiciones de vida, que influ- 
yen en el desarrollo y propagación de los animales que le 



Digitized by 



Google 



—198— 

son propios, harían de este Departamento, digno de me- 
jor suerte, un país más rico y feliz, si sus habitantes se 
dedicaran á la ganadería. 

II 

Sumario: — Vertebrados — Mnmiferos. 



Primer tipo Vertebrados ' 

CLASE I? mamíferos. 

Primer grupo Mamíferos modelfos. 

SECCIÓN I? UNGUICULADOS. 



ORDEN I? BIMANOS. 

Hombre — Caracterizado este orden por el único gé- 
nero y especie, el hombre, se encuentra dividido en ra- 
zas, de las que, sólo dos, en sus variedades, habitan el 
Departamento. 

SüB-RAZA Aria ó Europea — Es esta snb-razfl, 
que pertenece á la Caucásica, la que en su variedad his- 
pano americana, puebla la mayor parte de la ciudad y ca- 
pitales de provincia: sus caracteres harto conocidos no 
merecen particularizarse. 

SüB-RAZA Meridional — La raza Americana, cobru- 
na ó bronceda, dividida en dos sub-razas, sctentrional y 
meridional, en su segunda división, es la que puebla la 
mayor parte del Departamento. Las variedades de ésta, 
conocidas con los nombres de quechuas y aimaraes, son 
las únicas que se encuentran: las primeras ocupan casi to- 

1 Veit6bra(1o9 d«r^piriieíon pulmonar. 



Digitized by 



Google 



—199— 

do el territorio, y las segundas los Lipez, Porco, parte de 
Chayanta y algunos otros lugares. 

En la totalidad de los habitantes, se encuentran las 
mezclas conocidas con los nombres de cholos, mestizos, 
etc. 

ORDEN II CUADRUMANOS. 

Mono — Los animales de este orden, muy pocos po- 
see el Departamento y sólo podrían citarse, unos monos 
de pequeño tamaño, color pardo amarillento, de ajiles mo- 
vimientos, frugívoros, fácil de domesticación y de cola 
prensil, como todos los del Nuevo Continente. Habitan 
en los lugares cálidos de la provincia de Charcas. 

ORDEN III QUEIROPTEROS. ' 

Murciélago — Animal insectívoro, de tamaño de un 
ratón, con membranas interdijitales en las extremidades 
superiores, que le sirven para volar; tiene el cuerpo cu- 
bierto de pequeño pelo, fino y de color pardo: busca su 
alimento por la noche, y durante el invierno se aletarga, 
prendiéndose en las rocas, de sus largas uñas que le va- 
len de dedo pulgar. Se le encuentra en casi todo el De- 
partamento. 

Vampiro. — Animal de mayor tamaño, de cabeza re- 
donda, hocico corto y obtuso, con un repliegue de la piel, 
en la parte anterior y superior de la nariz; la bocamc^dia- 
na, con dientes cónicos y puntiagudos, su lengua está eri- 
zada de púas córneas de las que se vale para horadar la 
piel de algunos animales por donde les chupa la sangre: 
su color es más oscuro y se le encuentra en Linares, 
Charcas, Chichas y algunos puntos del Cercado. 

Ckacka-tata — De parecidos instintos y particula- 
ridades semejantes á las de los animales anteriormente 



1 Por etimolojÍA ue Kcip brazo y Tpov-ala, segnn varios aiiture». 



Digitized by 



Google 



—200— 

citados: pero con la diferencia de tener el color café ó ca- 
si negro, orejas más grandes: busca su mantenimiento en 
la oscuridad, gusta mucho de la media luz y anida en el 
fondo de las cuevas. 

ORDEN IV carnívoros. 

Los animales que comprenden este orden, se distin- 
guen por su género de alimentación, siendo para ellos, la 
carne el constitutivo esencial de su manutención, aunque 
algunos, en estado de domesticidad, puedan hacerlo con 
otras sustancias. 

DIGITIGRADOS. 

Caninos, Zorra — Animal muy semejante al perro, 
de piel lanuda y color amarillento; de cola poblada en su 
extremo, voraz y astuta;. se alimenta con la carne de ani- 
males que hace preza, gusta mucho de la miel y la uva, 
penetra en los corrales y viñas, descuidando á hortelanos 
y dueños, los que, para cojerlo, se valen de una trampera 
llamada toclla, en la que cae instigado por su rapacidad. 
Anida en lugares apartados: la hembra pare generalmen- 
te seis y espera en su cueva el alimento que debe pro- 
porcionárselo el macho. Su cuero curtido y pelado, es 
empleado por los indios para retobar sus cajas y tambo- 
res: goza este animal de tama de mal augurio, pues, creen 
los del campo y la gente del pueblo, que cuando los cru- 
za de izquierda á derecha, en el camino, es señal inequí- 
voca de alguna fatalidad futura ó del mal éxito en el viaje 
ó la empresa que se persigue. Se le encuentra en todo 
el Departamento. 

Zorrino [anattüya] — De tamaño de un perro pe- 
queño, hocico delgado, 'de color amarillo oscuro, mezclado 
con negro; las patas con uñas fuertes, que le sirven para 



Digitized by 



Google 



I; 



—201— 

escarbar; se alimenta de gusanos ó carne podrida, exhala 
un olor desagradable proveniente de lá orina, de la que 
utiliza como arma de defensa contra los que lo persiguen, 
pues, su olor acre y amoniacal, hace huir ó produce cier- 
to aletargamiento en sus ofensores. Habita en lugares 
solitarios de los que se aparta, sólo para buscar su ali- 
mento: su fetidez anuncia su paso y no tiene utilidad co- 
nocida. 

Perro — Animal doméstico que presta grandes é 
I importantes servicios al hombre; es leal y cariñoso, y em- 
plea todo desinterés y esfuerzo en servicio de su amo; es 
carnívoro por naturaleza, pero se acomoda fácihuente á 
la alimentación del dueño. Se puede dividir d los per- 
ros, c:i tres clases por razón de su pelOj dice un autor. 
— La primera j es la de los que tienen el pelo corto ^ la 
segunda la de los que lo tienen largo j y la tercera lade 
los que no lo tienen. Entre los primeros, se puede con- 
tar al galgo que, recientemente importado, se generaliza 
en el pais; al mastin, destinado al cuidado de la casa, y 
varios otros que difieren en tamaño y color: entre los se- 
gundos, merece mencionarse al perro del pastor; al AIrko 
ó perro americano, según opinión autorizada, de fidelidad 
á toda prueba, de instinto muy desarrollado, cuida con 
asiduo interés el rebaño que se le confia, su frugalidad, 
amor y obediencia le hacen el inseparable compañero del 
indio; éste lo utiliza, como guardián de sus propios inte- 
reses, ó como centinela abanzado^ que lleva la delantera 
de sus llamas, para anunciarle los peligros y conservar 
íntegro el redil; con un poco de tostado lo tiene sujeto a 
su dominio, cuya autoridad no cambia sino con la muer- 
te: en último término citaremos al faldero (choco) de her- 
moso color blanco y fino pelaje, que aunque ha sido im- 
portado, progresa y se generaliza en poder de las fa- 
milias. 

Entre los últimos se encuentran unos de piel negra, 



Digitized by 



Google 



—202— 

roja ó manchada con blanco; apenas miden de 40 á so- 
centímetros, su cuerpo lo tienen completamente desnudo, 
mantienen exteriormente calor, pero ellos siempre es- 
tan ateridos de frió. El olfato lo tienen fino y son pesa- 
dos é indolentes. Se les emplea para varios usos y son 
considerados como medicamentosos. 

Entre los servicios que presta el perro es importante 
el que dispensa á los mineros, pues á algunos les llevan 
la comida al Cerro, con escrupulosidad y cuidado: su fa- 
cilidad para domesticarlo, acostumbrándolo a distintos u- 
sos, lo hace más importante aún. 

Felinos — G-ato — Animal doméstico de cabeza re- 
donda, orejas y hocico corto, lengua con púas córneas^ 
cuello estrecho y patas con uñas retráctiles, se le emplea 
para estirpar ratones, en la ciudad y el campo. El gato, 
dice Buffon, es ini anhiial domésíico que no se conser' 
va sino por necesidad, para oponerle d otro animal 
domestico av.n mas incómodo. Estos animales tienen 
lina molicie innata^ iin carácter falsOj iin natural 
perverso, que la edad aumenta y la educación no ¡tace 
-mas que disfrazar . . . ^Saben ocultar su marcha, disi' 
viular su designio, espiar 'las ocasiones, esperar, elejir, 
aprovechar el instante de dar el golpe, huir en seguid 
da del castigo y ^mantenerse lejos hasta que se les lla^ 
vía: no llegan d tomar cariño, sino en la apariencia; 
se conoce en S7ts movimientos oblicuos y en sus ojos; 
minea miran de frente d la persona amada; sea des^ 
conjianza o falsedad, to:nan siempre rodeos para acer^ 
carse, para buscar caricias, d las cuales no son sensi' 
bles sino por el placer que les causa. 

Gato montes — De tamaño mayor que el gato do 
méstico, de color ceniciento ó pardo, con rayas negras, de 
cola larga; se alimenta con aves de corral 6 pájaros que 
busca de noche ó durante el dia, permaneciendo oculto 
en los matorrales, hasta encontrar el momento oportuno; 



Digitized by 



Google 



—203— 

anida en lugares silenciosos; su instinto carnicero y su 
voracidad le hacen perjudicial para el campesino. 

Leopardo — Felino de cabeza redondeada, orejas 
cortas, ojos vivos y grandes; de color amarillento con 
manchas, ó fajas negras, más oscuro por la espalda y casi 
blanco y uniforme por el vientre y el pecho: se le encuen- 
tra en las provincias de Linares, Charcas y Chichas; se 
alimenta con aves de corral y alguna vez instigado por el 
hambre se atreve aíni á los rebaños. Su tamaño es ma- 
yor que el del anteriormente descrito y vive en los cer- 
ros ó en las alturas cu]:)iertas de espesa vejetacion. 

TlTl-MlCHI — De menor tamaño, color más claro, o- 
jos grandes y brillantes, al parecer inmcSviles; de visia 
penetrante y astucia de zorra; l^usca s.u alimento per la 
noche! y habita en cu^'vas y madrigueras aisladas. 

Puma ' — De piel parda amarillenta. c(ui listas ne- 
gras, pie! i*:na, suave, y de pelo corlo; cuerpo \-(;!um¡nc\sv:) 
y ájil para la caza, intr('[)ido y audaz cuando ataca, é in- 
ofensivo para el liombre ciuindo está hartado. Se la en- 
cuentra en las proviiu:ias de LinareF, los Cli¡cli:is y Char- 
cas, en cu)'os valles habita. 

CrrurANLo — íín esta ultima provincia se cncu.cntra 
este aniinal, que en a-í^o se asemeja al Icón, nemi)rc con 
el que le conocen los del lugar; su tainriiu) es pequeño y 
su melena más corta cjue ki del verdad.ero, tiene un ins- 
tinto cobardee y feroz. 

XoCTURNO — Tanibien es de citar este anim.al, carni- 
cero y salvaje, semejante aL leopardo; pero de hábitos 
que esplican su nombre. 

MuSTELlNOS — IIuuoN — En los valles de las provin- 
cias antes citadas, se le encuentra; es de un color gris, 
amarillento por el pecho y vientre, cola larga y calda, ca- 
beza casi plana, y de color negro, por la parte superior, 

1 Tigre r.moricano. 



Digitized by 



Google 



—20 

•orejas cortas y hocico delgado; ojos vivos, negros y re- 
dondos y anda moviendo siempre inquietamente la cabe- 
za: es enemigo de conejos y viscachas y su cuerpo largo 
y sus patas cortas le habilitan para penetrar en las más 
ocuhas madrigueras. Duerme constantemente y al des- 
pertar busca su alimento con avidez. Se le emplea en la 
caza y, entre algunos, goza de fama muy supersticiosa. 

Nutria — En el punto de Chicchi — dice el Sr. Da- 
lence, donde el "Pilco^nayo corla la Cordillera de Tiri^ 
na, hay un estrecho donde habitan innumerables JJú'^ 

trias que devoran el pezcado Es de un color pardo 

oscuro, de piel luciente, fina y muy estimada, tiene la ca- 
beza redondeada y hocico corto, vive en las orillas de los 
rios ó lagunas y nada con admirable facilidad, por tener 
membranas interdigitales, lo que no le impide andar. Su 
alimento principal es el pezcado y cuando no lo encuen- 
tra, se alimenta con la corteza de los árboles y aún con 
yerbas: anida en cualquier agujero y reúne allí restos de 
peces que hacen hedionda su morada, lo que le obliga á 
renovarla con frecuencia. Su piel sedosa y fina hace que 
se la persiga. 

Entre estos animales, se encuentran otros, no clasi- 
ficados aun, pero de piel y hábitos, en poco diferentes. 

PLANTÍGRADOS. 

Tejón — Cuerpo largo, piernas cortas y uñas fuertes, 
son los distintivos de este animal; hace escavaciones tor- 
tuosas y oblicuas donde forma su madriguera, allí perma- 
nece durante el dia, ó se introduce para librarse de las 
persecuciones: sale de noche á buscar su alimento, en el 
nido de las avispas y cuando no lo encuentra, lo hace con 
ratones, lagartijas, etc. 

OsiLLO — Animal de cuerpo voluminoso, patas ro- 
bustas y cortas, pesado y tardío al andar, de bastante 



Digitized by 



Google 



—205— 

fuerza; su color es oscuro, y la voracidad lo distingue de 
los demás. Es conocido con los nombres de Hhcuhku ¡ 6 
UttunmcUy y el terror que causa á los indios por los j)eli- 
gros á que los sujeta y por estar rodeado de mil anécdo- 
tas fantásticas, que le inspiran espanto y desconfianza, 
hace que se le conozca muy poco. En los valles de Char- 
cas y otros lugares se le encuentra, en madrigueras (|ue 
construye en lugares apartados. 

ORDEN V. INSECTÍVOROS. 

Musaraña — Animal más ó menos de la talla de un 
ratón, de hocico delgado, cuerpo grueso; generalmente de 
cola larga, el cuello lo tiene corto, su color es pardo roji- 
zo ó pardo ceniciento, vive en lugares subterráneos, don- 
de fabrica su nido; hace escavaciones valiéndose de las 
robustas uñas que arman sus patas cortas. Se alimenta 
de insectos, que los encuentra debajo de la raiz de las 
plantas. 

Topo — Entre estos animales, se encuentran unos 
que tienen el color pardo rojizo y otros negruzco; fino el 
pelo en el cuerpo y desnudas sus extr(!midades; cons- 
truye madrigueras subterráneas, con bastante habilidad: 
su tamaño es de 15. á 25. centhuetros: los ojos los tiene 
muy pequeños y aunque las orejas no se le advierten, go- 
zan de un oido fino. Se alimentan con gusanillos y otros 
insectos. 

En este orden existen varias familias, muy útiles á la 
agricultura, por que limpian las plantas de innuinera- 
bles y perjudiciales insectos. 

ORDEN VI. ROEDORES. 

Muy conocidos los caracteres de estos animales, pa- 
rece obvio el describirlos; se dividen en ( 'Inriaihidos y 
Aclcitlos, entre los primeros citaremos los siguientes: 



Digitized by 



Google 



—206^ 

Ratón — Animal de color pardo, tamaño pequeño, 
muy conocido en todo el Departamento, por perjudicial 
en el campo y molestoso en el poblado. 

Rata — De tamaño mayor, color pardo oscuro por la 
espalda y más claro por el vientre, ele cola larcja, se la 
encuentra en las provincias de Porco y los Chichas. 

AcniocvKALLA — Dc orejas casi desnudas y de forma 
semi-circular, de color gris amarillento, tamaño de lo. á 
12. centímctror,: la cola cul)ierta de pequeño pelo, es lar- 
ga. Habita en las grietas ó agujeros que forman las ta- 
pias de los canchones; se la encuentra aún en las cerca- 
nias de la Ciudad. 

ClKx'K-cHoiil — Scn:cjant.e al anterior, dc color gris 
oscuro, pelo fino, con cola lanuda, de ojos vivos, orejas 
largas y hocico semejante al de ¡a visc:ich.a, se alimenta 
de pasios, vive en los lugares próximos a l(\s sembradic^s» 
es muy perjiívlicial á la agricullura. Las i)rovincias Li- 
nares. Chichas, etc. forman su morada. 

Tojo. De tamaño de lo. á 15. centímetros y del 
extremo de la cola á la punta del hocico dc 15. á 25, tie- 
ne la cabcv.a chata, hocico obtuso, ojos peqnenus y re- 
dondos, cí^n dos aberturas oblicuas en la nariz; la boca, 
con cuatro dientes encisibos dos en cada ma.iuh'bula , fi- 
los, largor, y cort:u!()s en bicel; el interior de ella está K;r- 
mado por un re[)H'.'g-ue d»! la piel cubierta de un ¡)elo pe- 
queño y íino en cuyo cc:rilro interior se encu.entra un ag'u- 
jero circuLu* que forma el esófago, dc donde sale la len- 
gua, obtusa y carnosa; kis orejas, en las partes superiores 
Y laterales de la cabeza, son pequeñas \' de forma ojival. 
La piel, de color [)ardo, con pelo suave, las patas cortas, 
con cinco dedos de diverso tamaño, con uñas largas, de- 
primidas en su parte longitudinal é inferior en las delan- 
teras, y cóncavas cilindricas y cortadas en sección oblicua 
de la punta á la base, en las traceras; la cola desnuda en 
su extremo. Habita en subterráneos, llamados tojcras ó 



Digitized by 



Google 



—207- 

tojales, donde construye inmensas galerías muy espues- 
tas para los viajeros, por los huecos que forma dejando 
una débil corteza en la parte exterior del terreno: se ali- 
menta de hierbas y raices. 

Vizcacha. Roedor de cabeza pequeña, hocico cor- 
to y estrecho, con las extremidades anteriores más cortas 
que las posteriores: es de color orris por la espalda y ama- 
rillento por el pecho y vientre: sus orejas largas; con cer- 
das que le salen de la maníbula superior y por las partes 
anteriores y laterales; así como su cola larga y poblada 
por su extremo, de pelos gruesos nc^^rí^s la distinguen 
de cualquier otro animal. Es ájil, sociable y curiosa; ani- 
da en los lugares escarpados y su carne • salerosa, hace 
que se le persiga en la caza. La particularidad que se 
observa en su nacimiento es digna de notarse, pues es 
y^eneral que nazcan siempre, hembra y maclu): otra de las 
particularidades, es, que la hembra es de color más claro 
y que á los de un año, i)ar(xe que los marcan en la oreja, 
con un corte ó agugerillo, lo que hace creer á los indios, 
que seres infernales, los señalan. Su pelo fino, lanoso y 
suave, es empleado alguna vez, en la fabricrcion de som- 
breros. 

CllIXCHTLLA. Oriunda de las provincias de los Lípez 
y Porco, habita en los lugares frios, es de un color gris 
azulado muy hermoso, de piel fina y sedosa, que el más 
ligero soplo esparce sus i)elos; mide 40. centímetros: ani- 
da en las grietas de las rocas, es sociable y se la encuen- 
tra casi siempre acompañada. ''Las pieles de estos roe- 
dores, dice Blanchard, eran muy estimadas por los anti- 
guos peruanos, que hacian de ellas, vestidos de mucho va- 
lor." '*Se encuentran entre estos animales, otra variedad, 
de color amarillo verdoso, con ondas negas teniendo al- 
gunas partes adornadas con un amarillo de oro." Su car- 
ne sirve de alimento á los indios de las provincias citadas 
y si ellos se dedicaran á criarlas, tendrían no poca utili- 



Digitized by 



Google 



—208- 

dad, porque á más de emplearse esa tan estimada pieU 
para abrigo, es también objeto de lujo y adorno. 

Entre los sei^^undos, podrán enumerarse. 

CONKJO. ((ko¡). El de cria, es de color negro, 
blanco, amarillo ó manchado con una ó dos de estos colo- 
res, su carne sabrosa y su fecundidad, hace que con esti- 
mación se dediquen á criarla; difiere del conejo de campo, 
por el tamaño, éste tiene la piel de color gris ó gris 
amarillento; su pelo es suave y reluciente, habita en ma- 
drigueras sublerráneas construidas con suma habilidad; 
pucís para c\itar la persecución de animales mayorps, lo 
hace en z¡r :a" y con entrada estrecha: allí la hembra ha- 
ce su nido oculto, donde cria á sus hijuelos hasta habili- 
tarlos para la vida; es entonces, cuando recien les hace 
conocer á sii [)adre. La caza de este animal, es casi la 
única que so practica en las cercanias de la Ciudad. 

Entre estos, se pueden citar otros, como el conejo de 
castilla que ya se le puede ver entre los animales domes- 
ticos, etc. 

ORDEN VIL DESDENTADOS. 

IIoRMiJ jniií). Caracterizado este orden por los ma- 
míferos desjM'ovistos de incisivos ó por los que carecen 
completamente del sistema dentario, se encuentra en la 
provincia de Charcas y en los valles de algunas otras, el 
Hormiguero, de tamaño de 6o. centímetros más órnenos, 
de hocico largo y delgado, de lengua estrecha que se rc- 
piela en el interior déla boca, cuando está dentro de ella; 
de cuello y patas cortas, éstas armadas por fuertes y des- 
arrolladas uñas, su paso es tardo y se alimenta de hor- 
migas introduciendo su lengua viscosa, donde se encuen- 
tran estos insectos, los que se pegan á ella y le proporcio- 
nan su mantenimiento. Al andar, arrastra su larga y 
poblada cola y solo la levanta para guarecerse de agua y 
abrigarse durante el sueño. 



Digitized by 



Google 



—209— 

Quirquincho. Semejante á los Tatos ó Armadi- 
llos, es de un color pardo claro, cubierto de una coraza 
rugosa y en fajas horizontales que cubre la espalda y la 
parte superior de la cabeza, su consistencia córnea, no 
impide á que tenga pelos gruesos de 4. á 6. centímetros 
que le salen de trecho en trecho; su cuello es corto y su 
liocico puntiagudo; las mandíbulas desiguales, y el órga- 
no del oido, entre la coraza y la piel: mide de 20. á 25. 
centímetros; sus patas son cortas, su cuerpo pesado y la 
cola cubierta de pequeñas escamas. Habita en lugares 
subterráneos y su alimentación la busca fuera. Su car- 
ne es comestible; la superstición le ha dado una fama fa- 
tídica siendo objeto de temor para el pueblo y alguna vez 
de odio: la coraza, la emplean para hacer la caja de un 
instrumento músico especie de guitarrilla, llamada chn- 
rartf/o. Se le encuentra en las provincias de Linares,. 
Charcas, Chayanta y los valles de Chichas. 



SECCIÓN SEGUNDA. 
Mamíferos luoiiodelfos uiigiilado». 

SrM Aillo: — Paquidermos. — Huraiant^s. 

Los animales que tienen pesuña y los dedos unidos 
y cubiertos por envolturas consistentes, forman esta 
sección. 

ORDEN VIIL^PAQUIDERMOS. 

Perisodáctilos-Caballo. Este hermoso y útil a- 
nimal, que presta inapreciables servicios al hombre, se 
encuentra distribuido en todo el Departamento: desde su 
importación por los españoles, en época de la conquista, 
se ha aclimatado perfectamente y apesar de la prohibi- 



Digitized by 



Google 



—210— 

cion ibérica, tan supersticiosa como las de entonces, de 
que el indio no tocara este animal, por hacerlo infecundo, 
hoy se encuentra aún en poder de los prohibidos que lo 
utilizan como bestia de carga. 

Mulo. Importado [jeneValmente de la República 
Argentina, se encuentra en abundancia, es importante su 
utilidad, por que á más de empleársele en los viajes, en 
los minerales ló destinan para dar impulso álosvialcicates. 

AsNO-(BuRRo). Este animal de tardo y penoso an- 
dar, de económica y frugal alimentación, es el vehículo 
que el indio emplea para trasportar al mercado el fruto 
de sus sudores; es el compañero de sus viajes y constitu- 
ye una riqueza y elemento de vida para los arrieros, lín 
las provincias de Chichas, Linares, Charcas y otros luga- 
res, presta servicios importantes. En los minerales, se 
utiliza su fuerza y mansedumbre, haciéndoles acarrear me- 
tal, barrilla, etc. al lugar del beneficio, entonces, se les 
*dá el nombre de ccuniun's^ 

Artiodáctilos. 

Cerdo. El ganado que forma la cria de ésto im- 
portante animal, es de preferente estimación en el campo; 
y algunos pueblos hacen comercio con su carne y su gra- 
sa: su tamaño varia de igual modo que su color; su carne 
sabrosa, estimada y alimenticia, es buscada, y los comesti- 
bles que se preparan con ella, constituyen una industria 
separada. En la provincia de Porco y algunos puntos 
délas otras, se encuentran unos cerdos feroces y en esta- 
do salvaje, sirviendo alguna vez de insuperable obstáculo 
para los viajeros. 

ORDEN IX. RUMIANTES. 

A éstos animales, caracteriza la propiedad de rumiar 



Digitized by 



Google 



—211— 

-es decir, de volver el alimento á la boca, después de de- 
gluido, para una segunda masticación; tienen cuatro es- 
tómagos. Se divide este orden, en Camélidos^ Eláfidos^ 
Camelo- Leopardídiuos y Bóvidos, 

Ca22iéliáos. 

Camello. Importado este animal, se aclimató con 
la mayor facilidad en la provincia de Sud Chichas, pres- 
tando así, un nuevo contingente á la Fauna Departa- 
mental. 

Llama.^ Tan rico y variado es este orden en las dife- 
rentes familias naturaK:s del pais; comienza su importan- 
cia, con el Llama, animal de cabeza casi plana, rostro pi- 
ramidal, hocico obtuso, ojos grandes, rebordados por 
desarrolladas y curvas pestañas, cuyo iris varía, según 
la color del animal; su pupila es larga, formando casi el 
radio menor de la elipce que f.)rma el globo del ojo: tie- 
ne las orejas largas que se encucnLran en constante mo- 
vimiento; estas varian de dirección, según los sentimien- 
tos que experimenta el animal; así la curiosidad indica 
la inclinación hacia adelante; el temor y cólera hacia a- 
tras: el cuello es largo y un tanto encorvado por su par- 
te media; al andar lo inclina hacia delante, siendo mayor 
la inclinación, cuanto más rápido es el movimiento: su 
cuerpo se halla cubierto de áspera lana, cuyo colores ne- 
gro, blanco, café, pardo, manchado, etc.; su vellón es de 
8 á 20 centímetros más ó menos; tiene la cola corta y cu- 
bierta de la misma lana: sus patas son delgadas- y media- 
nas, casi desnudas ó más bien, cubiertas de espeso y pe- 
queño pelo; son bisulcos y de pata hendida, con la plan- 



1. Colocado ente ani muí en la familia ile los Oamnlirlos. ymr Lineo. Ili- 
%eTO "^forraa un género «eparado con el nombro ile Anrhenia; como Much«>nia lla- 
ma, auchenia ricuña, etc. corapiendiendo en él, á el llama, la alpaou, la vio.uüa.etc 



Digitized by 



Google 



—212— 

ta formada por una especie de callosidad: su tamaño es 
de 1.30 centímetros más ó menos, la gestación dura 6 me- 
ses y a la cria se le da el nombre de ccnchiL 

Vive en los climas frios, las cualidades de sus patas, 
le hacen propio para trepar las más agrestes pendientes 
y los caminos impracticables; Lipez, Porco, el Cercado y 
otros lugares del Departamento, forman su habitual vi- 
vienda; el indio es el que lo cria y utiliza en grandes re- 
baños, como bestia de carga, que por su pausado andar, 
trasporta cosas delicadas, pero de peso pequeño; anda 
de 16 á 18 kilómetros por dia, y su carga, no pasa de 
cuatro arrobas; cuando necesita descanso dobla con cui- 
dado las rodillas y se acurruca, de modo que no desconi- 
ponga la carga; se levanta al silvido de su dueño ó al 
¡arre! del que lo conduce; pero cuando se le fatiga, qui- 
tándole el reposo ó evitando que descanse, prefiere la 
muerte y en su desesperación, dá de golpes su cabeza 
contra el suelo: si se le irrita, arroja una saliva, que con 
la colera se hace cáustica: su carne alimenticia y sabrosa, 
es el alimento cotidiano del que lo posee; su lana ya teji- 
da ó trensada después de hilarla, cubre su desnudez ó le 
sirve de soga para asegurar su carga; su cuero lo empica 
en su calzado llamado ojota y después de curtido para re- 
tobar su caja, instrumento músico especie de tambor, con 
el que acompaña ^w flauta 6 zampona, en sus fiestas más 
comunes; la parte correspondiente al cuello, es de suma 
consistencia y se destina á objetos de mayor duración. 
Sus huesos sirven para determinados usos y particular- 
mente los largos son empleados para apretar los hilos del 
tejido y se conoce con el nombre de kuichuña: su grasa 
denominada unfOy se utiliza en pomadas. Su escremento, 
llamado hucha o taquia le sirve de abono, y más importan-- 
cía le dá como combustible, para preparar su frugal co- 
mida, en los trechos donde campa en sus viajes, conocido 
con el nombre aojara ó pascana: la particularidad de te- 



Digitized by 



Google 



—213— 

ner sitios conocidos, donde deponer, facilita para rt^.unir la. 
hféf'.ha y vender en carguillas, destinadas ala ^/í^^z/ía ó fun- 
dición de metales; la propiedad de esparcir un calor fuer- 
te, hace estimable y á propósito este combustible. 

Este hermoso animal, es el inse¡)arable compañero 
de los indios de la altiplanicie de los x-^ndes, su manera 
de alimentación le hace económino el viaje, pues se nutre 
con*pequeños pastos que saca A pellizcos del suelo^ 6 con 
dura paja llamada irJiu: busca por sí el ni;.intenim¡ento, yá 
sea en su tránsito ó en el pastoreo y puede estar varios 
días sin beber: con motivo de su cria, tiene el dueño va- 
rias fiestas; por ejemplo el ^Zví///?/, que se rechice A marcar 
el rebaño cortándoles un pedano de kuMeja: v\c]iiJp¡^ en 
ponerles adornos en el cuello y orejas, á los animales que 
se encuentran próximos al servicio: su difícil procreación, 
constituye un verdadero trabajo en el indio. Su carne 
seca y salada, nombrada rharqH'\ es uí:il¡zal.)le en varios 
potajes y para él, su constante alimento: su valor es de 5. 
á 10 Bs. y múltiples su utilidad y servicios. 

Alpaca. I )e tamaño, cabeza y orejas, más peque- 
ñas que las del Llama, tiene el hocico y cuello cortos, el 
cuerpo voluminoso y cubierto de abundante y fina lana; 
las patas delanteras de menor estencion que las traceras; 
son bisulcos estos animales y tienen entre los dedos una 
membrana cutánea que los une; son delicados al andar, 
pues el pisar un terreno áspero y pedregoso, les hace bro- 
tarsangre de sus pies: su color varia, pudiéndose encontrar, 
blancas, negras, cafés y aún amarrillentas: su vellón por 
mil motivos tan estimado, tiene pelos de 20. á 50. centí- 
metros. — Su carne sirve de alimento y por el esquileo, 
viste á su dueño y proporciona materia prima, para un 
tejido fino y de duración: habita por lo regular á la prilla 
de aguas estancadas, ó en los ciénegos ó pantanos. El 
indio se dedica á su cria y los grades rebaños en don- 
de los sujeta á su dominio, le dan buena utilidad, porque 



Digitized by 



Google 



—214— 

pueden trasquilar 2 veces al año y en cada operación ob- 
tener 10. á 15. libras de lana, por Alpaca. En las provin- 
cias de los Lipez, Porco y Chayanta, es donde mejor se 
ha aclimatado y progresa; es de allí mismo, de donde 
traen á la ciudad y venden un cuero en 10. Bs. más ó me- 
nos; pero procuran con preferencia la exportación al ex- 
tranjero. Nada más productivo, ni económico que el 
criar este precioso rumiante; su utilidad se hace, tanto 
más grande, por el producto que proporciona, cuanto que 
muy poco cuidado requiere el poseerla; pues, por si mis- 
ma busca su alimento y el pasto duro y la paja le sirven 
perfectamente; es tan domcsticable, que conoce su mora- 
da y al cerrar e! dia, sino vuelve á su corra!, se une con 
sus compíiñcras y permanece agrupada, sin retirarse, 
hasta que el dueño la busque. 

VicL'ÑA (ArJicnia rtcuíia). — Este precioso é impor- 
tante animal, que desde la época de los Incas, ha sido 
contribuyente para algunos adornos reales, por la suavi- 
dad de su lana, su hermoso color y sus singulares propie- 
dades gozaba de privilejios; pues entonces, hasta la caza 
fué prohibida y sólo en ciertas épocas del año, un nume- 
roso cordón de indios, rodeaba el lugar donde podian en- 
contrarlas, para cojerlas al centro y trasquilarlas: última- 
mente, se refiere cjue el Libertador Simón Bolivar, dictó 
una ley con igual prohibición, permitiendo tan sólo el es- 
quileo. 

Es de I á 10 centímetros más ó menos, tamaño in- 
termedio entre la Alpaca y el Llama, tiene el cuello lar- 
go, los ojos negros, vivos y grandes, las orejas medianas 
y el hocico delgado y corto; la parte superior de la cabe- 
za, del cuello y del cuerpo, es de un color amarillo rojiso, 
al que ha dado su nombre; la inferior del cuello y la in- 
terna de los miembros, de un ocre claro; en el vientre y 
el pecho existen pelos, hasta de 14 centímetros de largo, 
siendo generalmente cortos y crespos en el resto del cuerpo. 



Digitized by 



Google 



—215— 

Es muy agreste y vive suelta en las montañas: por 
Febrero, pone un hijo, que á poco tiempo tiene gran aji- 
lidad y se halla apto para aquellas carreras rápidas y por 
enriscados sitios. Si se logra el domesticarla es amoro- 
sa; pero cuando encuentra ocasión vuelve á su vida libre y 
natural: cuando se le injuria arroja una baba dañosa y a- 
bundante; es sumamente curiosa hasta el extremo ele se- 
guir el carruaje lí objeto que por primera vez ve, y se reti- 
ra, cuando se cerciora y conoce; apesarde su natural timi- 
dez. Su carne es alimenticia y su lana muy estimada; 
curtida la piel, se empica, en abrigvos, sobrecama:; y otros 
objetos de lujo: su lana hilada y tejida presta gran utili- 
dad al viajero, ya sea en las bufandas, ponclics de cami- 
no, cogoteras, etc., que mejor c]ue cuakiuier lana resguar- 
da del frío, conservando i)rimor()SP mente el caler ó ya 
con ei tdiffclo, especie de car^.'ta 6 antifaz, que usa para 
impedir que el frió dcí la Ailiplacicie, dañe la cara. 

Su propiedad eléctrica es muy conocida, de igual 
modo que la [particularidad de cambiar de terreno 6 mo- 
rada en ciertas estaciones, así durante los frios del invier- 
no, se reiiionta hacia las (ih'ii^u-ornillercs y desciende en 
vcTcino á l(\s valles. Este aniínal es tíin social;Ie que an- 
da siempre en grupos numerosos, por lo general inq^ares, 
sieiido maclio el (jue carece de p.'uvjí;; é^Ui marcl:a po;* 
delantií, da li ví)Z Cic alarma a sus compañeras, les ad- 
vierte; ios peligros y cuando vé objetos desconocidc-s ó 
extraños, s(i ci¡;r()xiriia Ji:\sta ver lo que es, para partir 
después y darles el a\ iso á las que lo esperan, anuncián- 
doles de lejos el resuUado de su investigación. 

Para cazarlas, se valen de unos lazos colgados con 
pedazos de lienso ó adornados con trapos de diverso co- 
lor, para después arrearlas, hacia ese semi-círculo que 
forman los lazos tendidos, las que, por miedo no se ani- 
man á avanzar el espantajo y se hacen víctimas de sus 
perseguidores: también se cubren con alguna tela de bri- 



Digitized by 



Google 



—216— 

liante color, que llame la atención á la vicuña, la que ins- 
tigada por su curiosidad, se aproxima hasta ponerse á 
tiro 

La exportación de su [lana es tan admirable, como 
sencible el descuido en que se encuentra, no siendo obje- 
to sino de la caza y de su completa destrucción. 

Guanaco. — Animal agreste y arisco, de pelo corto 
y hocico delgado, semejante á los anetriormente descri- 
tos habita en las rejiones frias y gusta de lucir su ajilidad, 
en las alturas más peligrosas; la velocidad en su carrera, 
es proverbial, y .se' refiere, que el punto de Tiai-guanaco, 
debe su nombre, á que en tiempo de la conquista, cuan- 
do recien los españoles pisaban el territorio de les Incas, 
un emisario ó rhn.sqni, se presentó muy fatigado y des- 
pués de una marcha forzada y rápida iba a dar la mala 
nueva á su señor; el que haciéndole gran honor, mandó 
se sentara á su lado para referirle lo ocurrido, y lo hizo 
con estas palabras: ''tiai-hvaiiarof pues en ellas, manifes- 
taba la suma ligereza ccn que habia llegado ante su real 
persona. 

KLÁFIDOS. 

Comprende esta familia, los rumiantes de cuerno só- 
lido que lo mudan cada año^ las hembras, carecende éste 
apéndice: viven en las alturas de las montañas, bajando 
al valle, sólo en busca del sustento. 

Vknadc) ( Tarucd). — Precioso en su forma como rá- 
pido en su carrera; tiene la cabeza pequeña, cortas las 
orejas, los ojos grndes y el hocico delgado; su cuello es 
largo, el cuerpo i)ocd voluminoso, cubierto de pelos sua- 
ves y untosos de color gris por la parte superior y amari- 
llento ó pardo por el viente y pecho; sus extremidades 
son delgadas. Vive en estado salvaje, pero es suscepti- 
ble de domesticación; su carne alimenticia, su apreciada 
piel y el almizcle que proporciona, le hacen muy perse- 



Digitized by 



Google 



—217— 

guido por los indios y cazadores. Habita en los lugares 
elevados y parece que mejor le conviene el clima frió, 
pues, se desarrolla en la puna de las provincias de los Li- 
pez, Linares, Porco, Chayanta y aún en el Cercado: se 
alimentacon hierba y gusta más de los primeros retoños, 
siendo de esta manera muy perjudicial á la agricultura. 

Entre estos animales, se encuentran otros quc^se di- 
ferencian por el tamaño y color. 

BÓVIDOS. 

Se eneuentra caracterizada esta familia por los ani- 
males que tienen cuernos huecos, sostenidos por prolon- 
gaciones del hueso frontal, están formados de materia a- 
náloga á la de sus pesuñas y crecen de una manera con- 
céntrica. 

Buey. — El ganado vacuno aunque no en abundan- 
cia, se halla distribuido en todo el Departamento, la uti- 
lidad que tiene y los servicios que presta, varian sobre- 
manera; su carne alimenticia y nutritiva, es de consumo 
diario; sus cuernos, se empican en la facción de peines, 
sus pezuñas para el vidrcadado de objetos de alfareria y 
aún sus huesos se utilizan para hacer adornos y dijes imi- 
tando al marfil: el cuero lo destinan para fabricar cola y 
también para enzurronar metales ó barrilla para la ex- 
portación. El indio hace de la piel sus lazos y arreos de 
viaje y también su calzado; á éste presta mayores bene- 
ficios en la agricultura, porque lo destina para el arado; 
llamando yunta al par de estos animales, que abren el sur- 
co, para arrojar la semilla, y por pobre que sea se esfor- 
za en poseer siquiera una yunta. 

En las provincias en que se encuentra con alguna a- 
bundancla, es en las de los Chichas, Charcas, Linares y 
Chayanta, mereciendo citarse la última y Sud-Chichas 



Digitized by 



Google 



—218— 

por el pueblo de Mochará que tienen la industria de fa- 
bricar mantequilla. 

Oveja. — Los llanos y clima templado, son los luga- 
res donde prospera este importante animal; se le encuen- 
tra en rebaños y al cuidado de los indios, los que duran- 
te el dia, les hacen buscar su alimento, pasteándolos en 
el campo: es necesaria y muy reconocida su importancia, 
y más para el indio: porque su lana le sirve de abrigo, 
su c:scrern(!nlo utiliza para abonar el terreno (jue posee, y 
y de su c:irnc, hace el chanjftr ;/ la rJialona.^ 

En l'orco, Charcas, Sud-Cliic^as, Chayanta y a];:;u- 
nos otros puntos se la encuentra en mas ó men( s canti- 
dad y no siendo extraño, encontrase en algunos lugares, 
el ?derino y la Cabra de Angora. 

Su piel llamada curro, sirve de Icclio ó colchón al in- 
dio y á la í;('ntAí i)ol)re y en T:ira¡)i:ya, cantón d<!l Cerca- 
do y ()Lr,)s lug-irt-^s, (íiuijlcín s;i lairi para la fabricación l!j 
s;):nl)"jr.):-: r.n X^iticlii capllal de la segunda seCv::on de 
Nor-Cli!(/r.a^>, hilándola iraiy ^:íK^'::c'dtc^ l-r.cíMMiu.uiriS i>a- 
ra hoinla'cs )- nifu'^; y Píukl r''a;';:J ci'^ Lini^res y otrc'ís 
punios; la cle.,ti:ian al t(ji(.!v.\ It. !r;iul(^ el gc-nc-ro llanuido 
(irrí!' V la bavcu'i c-ue vislci li li''r:;cio/, cu/iiominada //fP'c'- 
ia de ¡a tirria. 

Cwv.w. — Los lugares ci'li-if's, (■(^r.c!(^ el ;/.'o;.'iV destru- 
ye y ani([i:ila el velK-n de hi Ov(^ja y (K>n(le pe-r la eleva- 
da tcmpeniLura, se ve exiMiesta a ocultar dentro su lana 
mil clasc^s de sab^ir.dijas, se encuentra la Cabra, ájil y li- 
jera, de prlo suave, pero gnu.iye., su carne es alimenticia y 
su grsasa llama scho, de mucho C(^ra(M'cio y empleo cons- 
tante, en kis velas comunes, la sa[)onifjcacion, el sohujue, 
etc. las peñas más al)rui)tas y escarpadas breñas, transita 
sin dificultad y con rapidez. 

Nor-Chichas, Linares y algunos otros puntos de 

1. Cnnio salailfl; y secada al sol. 



Digitized by 



Google 




5- 

er 
in- 
ca, 
ara 
S y 

^ llan- 

vueso 

%.; ani- 

^ ^•ticu- 

^^s; las 

V:3tevior 

HOepar- 
x-a con 
lo rápi- 

as mi\s 
un agu- 
rapido 
^ -idiciilar- 
"V ver con 
sobrepu- 
^^ su cola 
la cabe- 
piernas 
^'te garras: 
~X- un color 



nocturnas^ 



**.ft.i i"^ 



4b* 



Digitized by ' 



—220- 



dominal, puede contener hasta 1 2 huevos que introduce 
para robar; aHí los mantiene á sus hijos, los que no le im- 
piden en sus escursiones y rapacidades; roba con frecuen- 
cia y es la plaga de las av^es de corral: sus tetas dentro 
la bolsa, son por lo reg-ular pequeñas. Existe en las pro- 
vincias de Linares, Charcas, Chichas, etc. 



Segunda Parte. 
CLASE n. AVES. 

S"JMAKlo: — lí.i?)aoo.^ — ?.raro^— Trepa.Iora< — Gallin:íc«.'as — Zíineu-ias — Píilmípctas. 

La hornilolojia deo:irtamental, está poco cstu.üada 
apcsar de la inmensa variedad que p:;'jbi:in los bosqu::íS^ 
la^'os. estancjucs y surcan con.^tantemenle el aire; al ha- 
blar de las aves dice un autor: Sj:: t?;:; ;;:.:/. 'J í'':'/j.:.\\ cj 
decir, dJ JJ3 r:j3, oí':/'. 
::c:i pl:í::i.13 y a..i:,. o:; lV 
pd:\i :■:: d'::::ij, Jii:- cz \\Kdr: c\::, a\i: rj:.::: r:::í.zd.:j 
d Li ;::::jd del cuerpo, el c:izl ej de! \:dj ¡ideíd de!e::i' 
ie^ d :¡:i cjidjr :::dor el aire, eelreede hdeiet eilrd-:;, y 
ier::i:::ddj er. :i:ia eelz Jiie sirve de li:::e::, y 5e^':;j;;j 
lJ i' dz'e, c^íei'ie^j ¿::íe ¿ÍL..ie> ee ^e'e^i/i,i^i:> pei¡\z d'^e^^ir d^ 
aire: tiene respiración doble. 

ORDEN L RAPACES Ó AVES DE RAPIÑA. 

Comprende á to'.las las aves de pico í,^^^.nchudo y de 
punta aL,^uda y encorvada; con pies cortos y rol^ustos, 
con dedos libres y armados de uñas fuertes y aceradas, 
llamadas (/(irras; su género de alimentación, que es la car- 
ne, hace su estcSma^i^o apropiado. Se las divide en diur- 
nas Y NOCTURNAS. 



■^^ 



Digitized by 



Google 



—221— 

DIURNAS. 

CÓNDOR. — Como todas las aves do ésta familia, tie- 
te ol pico robusto y con cera; la cebeza oval y los ojos 
briliantes colocados en las partes laterales de ella; su 
vista es })enctrante; su vuelo rápido y elevado; anida eu 
las alturas de las montañas. Kste liormoso animal oriun- 
do do la amoiica, es muy semejante al Ap^uila por su 
vuí^lo, pues, se ciei'iie mansamente sn las más altas re- 
jiones: tiene el cnello desnudo y aun l:i ca])ezíí, cubiertí^ 
<le poqueñis j)luniillas, i-<^m:ita en cr<\st:i su i)arte mé- 
tllay al terinia:ir el cuello i^s adornado con j)himas blan- 
cas: es de un color negro reluciente y íuif), mide <le 1. á 
1.5') d(» altura y con las a]:is abivU'tas, [)uctlc medir más 
de o. n^/t:^)s: los pies, lunía el tars >, se (un-uentran re- 
vestidos de [)iumas; }>rcsiMit¿K trns (¡«mÍos ad*í!anto y uno 
aVras, cubiertos do una es[>eci(í de c^scama iici^'rusca y ar- 
ma los vio íiias í^-arra-í. Jlabita oii lu,Li;a]'cs frios y j)are- 
ce i[\\o la alli[)!anicio de los An'les, !'.í es pi'o¡)ia, porque 
ne(*«^s:ta an<;iio cariií)o y mnclio ain!>i(Sit<\ Su voracidad 
satisface «-nn ovejas (¡uc arr^'vata dei r<*'iii: con piuiuo- 
ñas alpaí:a.s y vicuñas, no obslaiite d(» liacíM'lo con cadá- 
veres y rarne (^'sc(.v.v^>U('^ta. J^ira cazai'lo, em[)lean la 
tdhd'i'fj'i (\ ([U'vi consiste en IIímku" de lab:e.:o la caiaie (}ue 
le <lei»t* s:'r\'¡r Cu^. alimento, con la que s<'. marea- y le |>ro- 
duc'.' ana e>;)«Mr.e de al(*tar,u'amiento (jue le inrpide el vo- 
\:\\' y liei'enderse: es entonces cuando con Tiicilidad se lo 
coje. 

Fuera del Cóndor de los Andes, te.n míijestuoso ó 
iniponentt\ (existen otros, de eoloi- ])ardo. plomo y aun 
blanco, no direrenciándose sino en el cuello que á gaiisa 
de p^ola les r:)dt.^a. La utilidad de estos aninndes es muy 
limitada y solo su .í>rasa es empleada para los dolores 
reiunáticos: su vuelo se eleva hasta nuevo mil metros. 
Porco, Lipez y aun el Cercado, cuentan con él y 



Digitized by 



Google 



222 

sus variedades. IjVí piedra del Cóndor, es buscada y con- 
siderada como amuleto para ios indios; pues, encontrán- 
dose en el buche, esta piedra de forma circular, y pe- 
queña, promete prodijios al supersticioso que la posee. 

Buitre. — Se conoce con este nombre á un ave de 
color negrnsco de tamaño de 4-0. á 8ü centímetros mas 
ó menos; de pico robusto, pero muy poco encorvado, de 
tarso cubierto de plumas pardas; el cuello con pluma 
l)lanca; muy voraz, se alimenta con carne muerta y ani- 
da en lut»-are8 elevados. 

CuKUVo/ — Animal de mediana estatura de color 
negro y pico cónico, patas n^^gras ó amarillas y rápido 
vuelo, tiene las ahis basta la mitad de la cola; audaz y 
carnívoro que se atreve aún a animides vivos, anda siem- 
pre en corapañíii, y su graznido es voz de llamada para 
sus compañeros,, su olfato linísimo, le advierte general- 
mente los lugai-es donde mejor la conviene vivir: es aris- 
co y astuto, inofensivo cuando la víctima lo advierte y 
tenaz cuando encuentra medio de atacar; sigue la carre- 
ra del animal que persigno y enconti'ándoso asediada a- 
pela al vuelo; cuando la víctima huye, este la pei'sigue, 
conservando la distancia precisa para pcMier ciavar su 
pico y hcndir sus garras en la piel de su acometido, ]>er(> 
sin ser dañado; est.) lo hace, descuindando al animal y 
momento á momento. 

Su carne es dura y de un olor desagradable. 

Muy parecidos á éste, so encuenti-an otros, do color 
pardo, cafe y bhmco con negro, conocidos con los nom- 
bres de AlcJiamarí, Cl'arcl'aiiclio, etc. 

GrALLiXASO. — Aniaud de vuelo sostenido y alto, do 
cabeza casi pelada y color negro o pardo, anida en las 
cuevas y se alimenta do carne descompuesta; tiene la 

1. Segnn opinión <lf» varios nat'irftli.ttMS, éstos nnimnloí:. tío perfí^neren 
á los pájaros, por su tamaño, género de nlinieiitiicion y por ser nada apios pura 
«1 canto. 



Digitized by 



Google 



—223— 

particularidad de aj'udar la digestión, dando á vuelo pre- 
cipitadas vueltas en derredor de su comida, para des- 
pués volver á devorar con más apetito, grazna al comer 
y lo hace cojiendo su presa entre las ufuis. 8e encuen- 
tran entre estos animales el Serinto, la Kcarckaña, etc., 
etc. Su carne, dice el Sr. Montalvo es metlicinal para 
la tisis y su sangre para las enfermedades nerviosas y 
del corazón. 

Águila. — Ave de cabeza ovni y ojos muy brillan- 
tes y hundidos, tiene el pico encorvado, el cuello grueso 
las alas largas y el cuerpo cubierto <le pluma áspera; ani- 
da eu las roiííis más eleva las, tenieiulo su nido la particu- 
laridad do no ser concavo como el de las demás aves; las 
patasrobustas armadas de fuertes uñas, siendo la posterior 
más larga: es suceptible de educación; pero su voracidad 
le hace poco consecuente. Se encuentran en el Depar- 
tamento, de tres colores: plomisa, parda y negra con 
manchas cafe.s: su carne es blanquecina y su vuelo rápi- 
do y alto. 

Halcox. — Carnívoro que anida en las rocas mas 
escarpadas, en las vertientes más peligrosas; en un agu- 
jero o en una concavidad: su vuelo es tendido y rápido 
y no se^acerca á tierra, sino para caer perpendicular- 
mentó sobre su víctima y después de asirla, volver con 
igual rapidez. Su valor y su vista penetrante sobrepu- 
jan á su tamaño. Sus alas llegan al extremo de su cola 
y su tamaño es más que el de una gallina; tiene la cabe- 
za redonda; el pico agusado, corvo y grueso, las piernas 
cortas y los dedos nervudos y armados de fuerte garras: 
la hembra, es de mayor altura y ambos tienen un color 
plomiso manchado de pardo y café. 

NOCTURNAS. 

Buho (Juco) — Como todas las rapaces nocturnas. 



Digitized by 



Google 



224 — 

tiene el cuerpo voluminoso, la cabeza redonda y grande, 
los ojos circulares guarnecidos de pequeñas plumas y a- 
propiados para la caza en la oscuridad; colocados en la 
parte anterior; el pic(.) encorvado y robusto; todo el, cu- 
bierto de pluma Hoja y fina. 

Vive en las cuevas, y sale á l^uscar su alimento en 
los crepüscuk)s; no siendc^ extraño, verlo tender su vuelo 
en la oscuridad más espantosa. 

Su plumaje es de un cok>r rejo parduzco, manchado 
de negro y aiii arillo, mas oscuro por el lomo que por el 
vientre. Su lú-ulr/j giTiznido, )• el .^-er habit;irile de los 
solares, de l')s '-;:ir.p!os derruid;. s, los j-:M-itconc-; y las rui- 
nas, le han d::do una triste ce!ebriil:i.l: sien'.l;) \islo, como 
ave agorer.i )■ (jn.í prosajia bi muerte: su poca frecuencia 
de bajar al \\.\nn y i^enctnu' los lugares p(íl)lad()s, le dan 
un aspectv) t ::"i jbroso, íy^.c, infunde terror al ca:::;;C: :no y 
á nuestra gíiTce df^l [uieblo con si: presencia. 

]\r()C]í;TJ.{). — Ave O.i) cuello corto y coIím' plcmiso 
manchado, liiMe los ojos hundido.s, de .'is[;(!rLo heMTiivle y 
de mucha \{.):\Lc!d.i 1 , r,'.t encuentra en las j.)rovinci:is de 
•Ch¿írcas, Linares )- Chichas, etc. 

Entren \(^-A Inilu;:;, hry una esj^ecie de color pardo cc- 
nicento coi^* [í^cho blanco, cjue se encuentra en Charcas. 

Pl].\i;i'A. — Rapaz nocturna de un tamaño de 7. ];ul- 
gadas; de color gris, pluma suave; pico encorvado y uñas 
corv^as; tiene la particularidad, de no vérsele los ojos y 
parece que no los tuviera , por encontrarse cubiertos de 
plumas que como penachos rodean todo el órgano de su 
vista. 

Anida en lugares ocultos y no carece de habilidad 
en la construcción de su nido. Entre otras, puede citar- 
se la Chusecka, etc. 

ORDEN II. PÁJAROS. 

Son innumerables las aves que forman éste género,. 



Digitized by 



Google 



—225— 

sólo citaremos los más conocidos: Loz fajarüs: dicen 
lí\> tz:;/(^;-c'j del '''^j:r\^n ■;::cdL}'iio" — ¿ic^ic:: p^tdz L:c!<;a = 
dtZS', díhücz y c^'::for::icíddz de la :::a}:c:\i ord:::d r:d, 
cz de::r^ i:: pd!}:::eidcíz, i:: L:r:::ddiis de ;í;;t:.:: edrvds y 
ñi€rtei\ ::': '^ro!c::''\idiij e:: íorr.ia de ::a::coz v cc:i ;;;: 
SJÍJ dedj Jideiei- díreiz. 5:; p:ej e:. dé¡):l ree'j, y rjcj o 
nada c:::crüado: s::e alas cc:i haz'a^i-e ¡^ra^idiS^ e:i ji:i, 
tcdoe. ee:i de :::ed:d;:a Lilla, y ílcue:: /.t lo ;^e;:eral 
foy:::az eeoelíae y li^^e'/dz. L '.ice. ce::- :::eeeLvo:\'e , ctyc3 
gra:: yed}\'e y c/:\'e c::: :::-L'L';\'e, j:.:: ee.'e c'i\iv:i ee CíKC" 
ca:\ Ijde: l.e a::::;:e:lee cantores, j/ /.: ;;:dyer ydrie de 
¡as az'ee Lie pase. vSe dividen en Conirrostros, l)enl:r- 
rostros, Fisirrostros, Tenuirrostros y Sind.iclüos. 

COXiRROSTROS. 

I7rj:A'/A. — Prt'ciív^o animal, granívoro y de pina. aje 
hermí.;'o de tam:ino de lo. ó 20. centímetros; fácil de do- 
mesticación: anda á saltos y es comunmente muy intrépi- 
do: habita en los cumas cáüdos; en Cliárcas y la prc'vin- 
cia Linares. 

TAnACCllT. — Ave de trino n^.elcdioso, de color plo- 
mo y rojizo, o-ranivoray ájil, anda en manadas y no cons- 
truye su nido. Habita, donde i)uede encontrar fácilnien- 
te su aliniento; tiene la particularidad de despK)jarle al 
hornero de su nido. Ivsta razón hace que, á los juga- 
dores sin domicilio fijo, se les de este nombre. 

HoUNJ^Ko. — Pájaro de 4. á ó. centímetros de tama- 
ño, de color pardo claro ó amarillento bronceado y plu- 
maje fino; construye su nido en las partes elevadas de 
los árboles y los edificios, haciendo con arquitectónico 
gusto, un horno sólido, grueso y de forma semi-hesférica, 
donde el animalito despliega toda su habilidad; allí depo- 
sita la hembra sus huevos, con ella trabaja, y mientras el 
macho hecha los cimientos al edificio, su compañera pisa 



Digitized by 



Google 



—226— 

el barro, lo mezcla con guano y lo hace propio para la 
construcción. Para fabricarlo, ambos dos se ayudan sir- 
viendo la hembra para llevar la materia confeccionada en 
su pico y patas. Cuando el Taracchi se apropia, por la 
fuerza, de su morada, ambos dos durante la noche, traba- 
jan encerrándolo y haciendo que paj^ue su expoliación con' 
la vida, y lo dejan morir tapiado dentro el laberinto que 
forma su horno. Habita en climas templados y no es 
raro encontrarlo, en Chichas, Linares, Charcas, etc. 

Sordos. — Pájaros ncLjros, de collar amarillo, con pi- 
co pequeño y cónico, su canto es dulce y torpe su acción; 
porque el órirano del oído lo tiene poco desarrollado. 

Krrerincka. — De color nec/ro cenicento, con pin- 
tas azules, de tamaño común y busca su alimento duran- 
te el dia y la noche, su canto se reduce al Ker, de donde 
le viene el nombre. 

Cabe. — Granívoro de color amarillo pajizo, con man- 
chas oscuras y negras, en la parte superior de la ala y en 
las pennas: su tamaño es de 6. centímetros su vuelo rápi- 
do y muy armonioso su trino; se le encuentra, aún en las 
cercanias de la ciudad. Parece que será una variedad 
del canario. 

Jilguero (chiiüo) — De color negro de terciopelo, 
con el vientre, pecho y rímijes de color amarillo, canto 
melodioso y suceptible de domesticación. 

Tico. — Pájaro de cabeza negra, alas plomizas, cue- 
llo y vientre amarillo, en las remijes y pennas de color 
oscuro y algunos de un plomo azulado. 

Entre otros, se puede citar el Kdla-pisco, el Papa- 
chiuchi, el Mirlo, Tiquitiqui, Guichico, Guaichu, Ange- 
lito, Terciopelo, etc. etc. 

DENTIRROSTROS. 

Tordo. — Se conoce con éste nombre á un pájaro de 



Digitized by 



Google 



—227— 

color hermoso de negro aterciopelado, su plumaje es bri- 
llante y atornasolado, variando del negro intenso al azul 
más hermoso; su canto es de una melodia melancólica y 
su trino muy prolongado. Habita en los valles de nues- 
tras provincias. 

OROPÉNDOLáL (Ckella-piscTío), Sw color es amarillen- 
to en casi todo el cuerpo exceptuando el pecho y vientre 
que lo tiene plomizo, se alimenta de gusanillos y aun vá 
á buscarlos á la orilla de los rios. En verano se alimen- 
ta de frutas, siendo la apetecida la guinda. 

Es muy crecido el número de los pájaros de esta fa- 
milia y entre estos sólo citaremos, al Algarrobero, al 
Chiru-chiru, etc. etc. 

FISIRROSTROS. 

Golondrina. — Ave pasajera que anuncia el verano 
á su llegada, es muy común en nuestras provincias y aún 
en la ciudad se la ve, cuando el tiempo empieza á mos- 
trarse benigno. 

Monja. — Más ó menos del tamaño de la Golondri- 
na, de cabeza pequeña y .pico que apenas se le advierte, 
su colores negro atornasolado, con el vientre y pecho de 
un color blanco plomizo; los climas templados constitu- 
yen su morada, ele. 

TENUIRROSTROS. 

Picaflor (Colibrí). — Entre estos preciosos y pe- 
queños animalitos, se encuentra una variedad infinita, 
que semejando á piedras preciosas que vuelan, jiran en 
torno de las flores con cuyo dulce se alimentan. Entre 
estos se encuentra el Ckori-qkenti, cuyas plumas servían 
al Inca en el Llauttu, de diadema real. 

PÁJARO MOSCA. — Pequeño y de pico casi igual á su 



Digitized by 



Google 



—228 — 

estatura, con cola larga y de preciosos colores, se le vé 
hacer curvas sinuosas en el* aire. 

Largo seria enumerar estas vistosas avecillas que 
rivalizan en iorillo con los metales más pulidos. 

ORDEN III. TREPADORAS. 

CKAQKriv-Dc verde hermoso, adornado de variados 
y vistosos colores, pico abovcxlado y amarrillcnto, de co- 
la larga y granívoro. 

l^oiio. — Plumaic! fino, colores avip'arrados v el do- 
mesticarse con facilidad, distingue á e'sta av(,': j-ucde ar- 
ticular varip:; p:d:d)ras y aún á veces imita la vez de su 
dueño )' la d.; ;Jgui:os animalc^s. 

T?::\:i'.: >. ((j!:-c]firli¡), — Peíjucfio, de color verde os- 
curo y íilgiuios d:: \-erde claro, pico encorvado y lengua 
carn-v-a; vik^!:i con rapidez y sele puede encontrar aun 
en las cercr.nias. 

La \;\ricd:ad cukí presentan estos animales, hace muy 
cansado el enumerar. 

ORDEX IV. GALLINÁCEAS. 

Entre estas, se encuentran, el Gallo y la Gallina en 
estado doriiéstico y salvaje; el Pavo; las Palomas, de di- 
verso color y tamaño; como las domésticas, blancas y ce- 
nicientas; la Tórtola de distintos tamaños y colores, etc. 

Palo:\ia TOiiOAZ. — Plstablece su morada, yá en las 
llanuras ó en las montañas según las estaciones; es de 
tamaño menor que el de una gallina, de color plomo os- 
curo; vuela en vandadas y es muy sociable, se posa en 
los árboles, su arrullo es mas fuerte que el de las domés- 
ticas, diferenciándose de estas por el color, y las patas 
que casi siempre son oscuras y no rojas como las de nues- 
tros palomares. Construye su nido con pedazos peque- 



Digitized by 



Google 



. —229— 

ños de palo, pajas y plumas, y en la parte más espesa 
del follaje de los árboles. Su carne sabrosa la hace muy 
perseoruida. 

Tórtola. — ''Las tórtolas, dice un naturalista — son 
el símbolo de la inocencia y de la fidelidad en las afec- 
ciones; no hay en efecto ave alguna que pueda disputar- 
los este bello privilejio. Cuando el macho ha elctjido una 
compañera, no la deja ya, ni cesa en e! afvícío (lue le pro- 
fesa: es un dulce lazo q\\^: la naturaleza ha formado, cpae 
estrecha y que sólo ella pucMle romper; cuando uno de 
los dos muere, el que le sobrevive, jime continuamente y 
no quiere yá, según dicen, forniar nueva sncicd.ul; el res- 
to de su vida, no e:^ más qu:.í una triste viudez".. ..es de 
tamaño pecpieño, cuerpo vo!umii^:so, jjata-; cortas )' ro- 
jas; su color, pardo manchado con cafe ó i)lomo c^ n par- 
do: anida (mi los árl)o!es ó en Ic-s huecos de los edificios ó 
del campo. 

Kl amor á sus hijuelos, es común á t:)J:is lis pr.¡.^- 
mas. y mientras la una inculca, el olvo L■on^i¡;.;■ue el ali- 
mento; turnándosí.', hasta en proptvrcionarlo á :-.i:s ;)r:que- 
ñuelos v en todo, llevan una \'ida común, solidaria \' 
tranquila. Entre estas, existen otras. 

.Pí:í:diz ( P/)¡sarka). — Del tanaaño de una ,':;-:dHna 
más ó menos, patas cortas y desnudas, de carne sal>r(jsa 
y alimenticia; de alas j^equc'ñafi y que le sirvrn i^M-j p:ira 
ayudarse en la carrera: su pluma fina y con jas|íes ó 
manchas; varia de color, encontrándose entre la víiriedad 
que forman, múltiples clases; pero casi del mismo tamaño; 
entre estas, se encuentran, el Ouibe, Yuttu, etc. 

\'iven en los lugares fríos y templados, generrJ- 
mente en los puntos arenosos ó con mucha piedra, allí 
hacen sus nidos y ponen sus huevos, de hermosa forma 
ovoidea , y de los colores, verde, pardo, plomo, morado 
oscuro, etc. cuya superficie, es lisa y brillante. 



Digitized by 



Google 



—230— 
ORDEN V. ZANCUDAS. 

**Estas aves se distinguen por sus tarsos muy altos 
y por sus piernas desnudas por abajo, disposición que les 
hace aparecer como subidas en cancos y que les es muy 
favorable, tanto parala rapidez de la carrera , como para 
vadear aguas poco profundas. Su talla por lo general, — 
es alta, sus piernas delgadas y la longitud de su cuello es 
tal, que apesar de lo elevadas que se hallan sobre sus pa- 
tas, pueden sin bajarse, cojer del suelo sus alimentos." "En 
esta división se colocan las aves de ribera, que frecuentan 
las orillas del aguapara coger gusanillos; pero que no na- 
dan. Tienen los pies hendidos, de donde procede el que 
se \\d.mcn ftísqjedcii^; los muslos y las piernas muy largas 
( imantópedas j\ un pico largo y \)wnt\2ig\\áo { csc(dopácidas)\ 
no tienen plumas debajo de las rodillas, á fin de entrar 
más fácilmente en las ai^^uas cenaí^osas: iq^ualmente seco- 
locan en este orden, algunos otros géneros que no habi- 
tan en las inmediaciones de las aguas y que se parecen 
á las anteriores en su conformación. 

Es numeroso y vanado este orden y se encuentran 
entre otras, las familias siguientes: 

BREVIPENNAS. 

Avestruz (Suri), — Orijinario de las provincias de 
los Lípez y Porco, de menor talla que el de África: tiene 
el cuello largo y con poca y pequeña pluma; el cuerpo 
voluminoso y cubierto de plumas blancas y plomizas; la 
cola corta y las patas con tres dedos desiguales: ésta 
construye nido é incuba sus huevos, es voraz y se alimen- 
ta con cuanto encuentra; es sociable, pero lo hace muy 
lejos de donde habita el hombre; se le puede domesticar 
con facilidad. Su grasa se emplea como resolutivo y pa- 
ra las lucsaciones: sus huevos son comestibles y la casca- 
ra se emplea para varias enfermedades. 



Digitized by 



Google 



—231- 

PRESIRROTRAS. 

Becada. — Se conoce con este nombre, á una ave de 
color gris parduzco, de pies medianos y que frecuenta las 
orillas de les ríos y lagunas, donde recoje gusanos para 
alimentarse: pone su nido en el suelo é incuba por vera- 
no. Su carne es sabrosa y muy apetecida: rara vez vue- 
la y sólo se ayuda de las alas para correr. 

CULTIRROSTRAS. 

Gaiíza KEAL.^De color negro atornasolado que va- 
ria en verde; cuello largo, anda encorvándolo, sus patas. 
con uñas robustas, la del dedo central acerrada en su 
parte inferior; el pico largo del mismo color que el resto 
del cuerpo: se la encuentra aún en el Cercado. 

Gaüsa. — De un blanco hermoso, con las rémijas y 
l^cnnas de color negro ó plomo; la orilla de las lagunas 
ó aguas detenidas, es el manantial que le proporciona 
su manutención. 

ParicjüaNA. — Ave de ribera que tiene un color plo- 
miso, con cuello y patas largas y cuerpo pequeño, anida 
en las deltas de lo.-, rios y cuando vuela, sigue su cause. 
para introducirse al agua y sacar con suma rapidez el 
pescado ó animal con que debe saciar su hambre. La 
hembra se distingue por que no grazna. Su carne es a- 
limenticia y se la encuentra en las provincias de Lincires, 
Charcas y Chichas. 

Hokca. — Ave que frecuéntala orilla de rios y lagu- 
nas; generalmente se la encuentra en las ultimas; es de 
un color negro, de pluma fina, apretada y untuosa; tiene 
la cabeza elíptica, los ojos vivos, el pico de 2. centíme- 
tros, negro, abovedado por su parte superior, y de forma 
cónica; rostro deprimido en la base del pico; cuello conoi- 
deo y mediano; alas cortas y cola poco desarrolla; patas 



Digitized by 



Google 






de lo á 12 centímetros de color rojo y escamadas; cuatro 
dedos, separados con uñas cónicas, puntiagudas y negras, 
correspondientes á la longitud de los dedos; en cada fa- 
lange tiene un reborde membranoso, que le hace propio 
parala natación: su tamaño, es de 65. a 70 centímetros; 
ave de ribera, que alguna vez penetra á los lagos en bus- 
ca de su alimento. \í\\ Porco, Lipez etc. se la ve siem- 
pre solitaria. 

Entre otras, comunes en nuestros rios y lagunas, se 
hallan, la Gaailaíahx Mayu-pn.'-xi etc. etc. 

LONGIRROSTRAS. 

ClIOliLITO. — De pico largo, muy sociable, pues se le 
encuentra en manadas, buscando gusanillos en lo^'> panta- 
nos: sus patas delgadas y largas, le hacen ülil para la 
carrera: es amarillento con manchas pardas. 

Teuo-TKIIO. — De caracteres casi parecidos al ante- 
rior; pero de color más claro, íVecuent:i loslngiu'es pedre- 
gosos y los sembradíos, donde l)usca su alinujnto; corre 
aijrien'-i(.) las alit;is y generalmente haciendo ^clas. 

(.'KZ-üL ::;a. — De taníafio de una i'-alHna; tiene la 
cal)e/.a negra y el cuerpo Ijílanco, de phuua íina; el pico y 
pat:is largas, é ^tas de coloi^ rojo: se alimenta con gusíinos, 
c[ue coje en los rios, donde se la vé de dia y de noche; es 
ave D :is;iiera \ emi'>'ra seeun las estaciones. 

T]":i:o-T]:í:;) (Ji:nt:xkla. — De color blanco, con plu- 
mas plomisas en las alas; de tamaño de 15. á 20. centí- 
metros: se alimenta de gusanos en los rios; tiene la parti- 
cularidad de dejar oir su can.to, á cualquiera hora de la 
noclie, inmediatamente que siente ruido, razón por la 
cual, le dan el nombre de C(!ut'n(cl.(r. su carne, tiene lama 
de poseer principios medicinales anticililiticos. 

Pljcu-pucu. — De 15. a 20. centímetros de tamaño; 
color tcrro:so, corre con frecuencia, y se le encuentra en 



Digitized by 



Google 



—233— 

las quebradas ó lugares arenosos, confundido con la tier- 
ra; anida en los huecos que encuentra á su paso. Tiene 
la particularidad, de andar á la entrada y puesta del sol, 
repitiendo siempre (Apacii-pucay de que le viene el nombre. 
Entre otras, se encuentra el Jaccaclluj que vive en 
climas templados. 

ORDEN VI. PALMÍPEDAS. 

''Aves esencialmente nadadoras: patas cortas y si- 
tuadas en la parte posterior del cuerpo, tarsos comprimi- 
dos para hendir mejor el ai^-ua; dedos reunidos por mem- 
branas para oponer más superficie á la resistencia de di- 
cho elemento; plumaje ai^retado e iraprei^'nado de un jii- 
g-Q oleoso c[ue le hace impenetrable á la humedad, y pcr- 
mice al ave nadar sin mojarse; todo nos muestra en las 
¡)Ui:i¿j[j'?<hii las condiciones de una vida especialmente a- 
cuárica". Cuenta este cSrden cuatr.) íamihas: Jica^liras, 
Lo:i;/¡t)r}r,ias^ Tolip^i-m rs ;/ Ldinrüir^^sirds: enlre ellas, se 
encuen_ran las si;;-u¡entes en el Departamento: 

BUZAD O RAS. 

C:í::llumi\V. — Derdas cortas, patas muy traseras 
quu le impiden andar en tierra; cola corla; de color ne- 
í^^ro, plomiso 6 pardo vive en ¡as L:i;.n.inas y r^ira wiz pe- 
netra a los ríos, se introduce en e! a^"iia y puede perma- 
necer allí, hasta recorrer lar¿"os e ip.icios, ([ue le libran de 
la persecución, etc. 

LOXGIPENXAS. 

G-.VVIOTA. — Se conoce con este nombre, áunapalmí- 
peda de color blanco, con plumas plomisas y azuladas en 
las alas; de vuelo alto y rápido, que anida en los mator- 



Digitized by 



Google 



—234— 

rales; se encuentra en la provincia Linares, y muy parti- 
cularmente en la laguna de Tala-clcoclia cerca de Puna. 
Entre estas existen otras, de color plomo entero y aún 
negro, y entre las otras sólo citáronlos las más comunes 
y de importancia conocida. 

LAMELIRROSTRAS. 

Pato. — Al hablar de este útil y doméstico animal, 
dice Buffon: El ho^iibrc ha Jiccho zíiia doble cc;iq:tista, 
c:uz!IlÍo !:j ::o:i:cl:dü c:::h::cilcs lj:íc Jiabitdn d :í:i í;:/¿^- 
i::o tic:i:po lo¿ d:rcr> y <'/ í;;,''.\'¿t. Libres e:i cjíos doj 
í'cZo 'l^j c.V;;:c';:'l^j, '^ro/'icj i^::ial::tc:itc "^ara tc:::.ir lo3 
cd::::::o3 de la a::::d:fcra, para marcar laj del ;::ar J 
:-:;;;:c'r;;;\:c' cr. la:: cla¿:, Jj/ízj a-vc.: parecui lj::c dcbia'»i 
L'zcapdrccr.j.: para z:c:::prc^ y q:íc na podría:: aco¿l::ra.= 
orar:.' d víair ro:: r.oco'ro.:, y c;:j¿:i, cj::c colarla:: 
::í':::p:'o liyo: do la tierra. AIí:;::::o3 l:::o-'oo:> oojldoj o:: la¿: 
a^yaao. o::tro lao, La:':aj y lo¿\j::::ooc y dados d :::c::!u::' 
d ::::a :::adro ojtraíia q:ío los adopta, ha:: ^rod:icldo 
til :::i p r :::o:p:o o:: :::íco2:'os oor:'a.^cs^ a::::/:a^LS cayz'a 
Jos, braalos, /::^::t:oos, y s::: osrar i;:ij:::otos por o::oo::' 
trar s:: l:i.\'!'tad: pi :'o dosp:u'S do :::ia o dos f;o::e:'ao:o'' 
::os o:: ol asilo do:::Jstioo, oslas :::is:::as a^oos^ c :::e'or 
a::::, s::s doso::dio::tos. se ha:: í':;://j r/:ds apaoiblos. 
i::ds t:'atablos v ha:: ''rod::oido d ;:::ost:'os o'os rar^as 
do:::ostioadas. 

El Pato común 6 de cria» es de dos colores, blanco, 
negro ó mezclado; el pico lo tiene ancho, sus plumas her- 
mosas y sus patas anchas, palmeadas y de color amarillo; 
nada con rapidez y es pesado al andar. La hembra es 
más pequeña, tímida y cariñosa para con sus hijuelos. 

Entre los de esta familia, se encuentran. 

El Pato iieal. — Pardo, manchado con amarillo y 
pardo oscuro formando sombra; claro por el pecho y vien- 



Digitized by 



Google 



—235 - 

tre, siendo más oscuro por la espalda; la cabeza ovoidea 
y de un gris jaspeado y hermoso, que varia de intensidad, 
entre el cuello y la parte superior; mide de 45. a 50. cen- 
tímetros; las alas de color uniforme de 30. centímetros de 
largo y llegan á la mitad de la cola; entre las rémijes 
se encuentran, blancas, negras y atornasoladas plumas. 
El pico, plano por la parte inferior y abovedado por la su- 
perior, de color negro en esta y rodeado de püas córneasi, 
y rojo en aquella; oculta una lengua, rodeada en su base y 
partes laterales, de iguales púas, pero muy pequeñas: sus 
patas son cortas y se la encuentra en Porco, Linares, etc. 

El Rojo. — Palmípeda de color pardo rojizo por la 
espalda y de gris á fajas, uniforme y hermoso por el vien- 
tre y parte inferior de la cola: la cabeza ovoidea y ama- 
rillenta, con pluma levantada y negra por la parte supe- 
rior; el pico recto, azul, ú oscuro por la punta, la parte su- 
perior abovedada y la inferior con hendidura longitudi- 
nal; la lengua se encuentra entrcí laminillas córneas que 
rebordan la mandíbula superior; es carnosa y con hendi- 
dura que la divide en dos partes y á lo lar¿í;o: su tamaño 
es de 40. centímetros; sus alas con plumas hermosas, su 
cola corta, sus patas negras. 

Pato zonzo. — De 35. centímetros más ó meno.s, de* 
color pardo leonado; de cabeza blanca ó gri.s, grande en 
la apariencia por la pluma y de un color claropor el vien- 
tre; las alas oscuras y con plumas atornasoladas en los 
extremos; el pico amarillo con mancha negra central; las 
patas negras. 

Navajero. — Mide de 40. á 45. centímetros de tama- 
ño, cuello corto^ cabeza gris; pico recto, abovedado por 
la parte superior y negro; el color, amarillento manchado, 
de pardo oscuro, que hace sombra con el café; el pecho y 
vientre, plomizo amarillento ó amarillo sucio, con man- 
chas oscuras; las alas hasta la mitad de la cola, ésta corta 
y las patas negras. 



Digitized by 



Google 



—236— 
TeiCDra Parte. 

CLASE 3? REPTILES. 
ORDEN L QUELONIOS. 

Reptiles que se distinguen por una especie de coraza 
ósea que encierra y proteje todo su cuerpo; entre las que 
5e encuentran en el Departamento, mencionaremos, sólo 
las Tortugas, terrestres y fluviales de las Provincias Li- 
nares y Charcas. 

Tortuga terrestre. — Animal de cabeza parabóli- 
ca y casi plana; coraza de color oscuro, con manchas ne- 
gruzcas y amarillentas, no se les distinguen los párpados, 
ni el conducto auditivo, ni los dientes; sin embargo de te- 
nerlos cortantes. Se mantiene de hiervas, caracoles é 
insectos. Se la encuentra en los valles y alguna vez en 
las montañas. Su carne es estimada y comestible. En- 
tre las fluviales, existen pocas. 

ORDEN n.. SAURIOS. 

I 

Entre estos, pueden mencionarse, el Lagarto peque- 
ño, de color oscuro y que habita los lugares cálidos, y 
las distintas lagartijas, de color verde, plomo, pardo, ama- 
rillento, etc. de pequeño tamaño y muy ligeras. 

ORDEN III. OFÍDIOS. 

Las vívoras, conocidas con el nombre de actrrillos 
-abundan aún en las cercanias de la ciudad y las de ma- 
yor tamaño, venenosas y de multitud de colores, se en- 
cuentran en los valles de Charcas, Linares, Chichas y 
Porco; no siendo estraño encontrar muy gruezas y de un 
tamaño más que regular. 



Digitized by 



Google 



—237— 

Cuarta Parte. 

Segundo grrupo ó sub-tipo. 

CLASE CUARTA— BATRACIOS. 

Animales de respiración branquial transitoria, que 
tienen dos clases de vida, por lo que se les dio el nombre 
de anfivios; primero viven en el agua y desarrollados yá, 
pueden vivir en tierra. 

Entre estos se encuentran la Rana^ el Sapo, etc. 

Quinta Parte. 

QUINTA CLASE. PECES. 

Divididos en óseos y cartilajinosos, sólo podremos 
contar, entre algunos fluviales que tenemos; el Dorado, 
el Suche, el Sábalo, la Sardina, etc. 

Segundo tipo— Articulados,^ 

PRIMER GRUPO ARTRÓPODOS. . 

Animales de sangre de color, con extremidades ar- 
ticuladas, y esqueleto exterior. 

INSECTOS. 

Divididos éstos animales, en tetnipteros, ápteros y díp- 
teros, se encuentran entre los primeros; los Coleópteros, 
que como el Escarbajo, de color negro y pardo en los lu- 
gares frios, son de multiplicados, hermosos y lucientes 
jaspes, en las provincias, Linares, Charcas y Chichas; la 



Digitized by 



Google 



—238— 

Luciérnaga y el Abejorro de climas templados y cálidos; 
la Cantárida común hasta en nuestros campos el, Gorgo- 
jo, etc. Los Ortópferosy como el Ichu-ichu, de color a- 
marillento oscuro, de patas largas y forma muy iregular, 
el Saltamontes ó padrecito, que produce un cascañeteo al 
volar; la Lagosta, que de poco tiempo a esta parte salien- 
do de los valles, aún en la ciudad se la ha visto, y el Gri- 
llo, molestoso insecto que chirra durante la noche; en las 
provincias citadas, se le encuentra en abundancia, Los 
Hemípteros. como la Cigara, el Chinche, la Cochinilla y 
una gran variedad. Los XenrópferoSy como la Hormiga- 
leon, la Nina-nina, de veneno muy activo; la Chaca y 
muchos otros. Los Hiiiiciioptfj'os, como la Abeja, labo- 
rioso animal que ha hecho célebre la provincia de Char- 
cas, por la miel que lleva su nombre, la Avispa, la La- 
chiguana, etc., que se encuentran en las provincias que 
tienen valles. Los Lepidópteros, que constituyen una in- 
finita variedad de colores y tamaño, desde los colores más 
vivos, hasta el enorme Ttaparaco de color oscuro. 

Entre los segundos, se encuentran las Moscas, Tá- 
banos, etc., con mucha variedad, hasta los más peque- 
ños, que habitan en los pantanos. Entre los Ápteros, la 
Pulga, la Nigua que se introduce en la carne humana 
produciendo vivos dolores, se la encuentra en los valles 
de Charcas y Chayanta: la Garrapata, parásito que varia 
de tamaño, según el animal en el que vive, siendo nota- 
ble, el de la Llama, etc. 

ARÁCNIDOS. 

La Araña común, que varia en el cuerpo y longitud 
de sus extremidades, según habite en clima frió ó tem- 
plado^ siendo más desarrolladas, las del primero. Apa- 
sanca, de gran tamaño y veneno mortífero, encontrándo- 
se en los Chichas, Linares y Charcas, hasta el tamaño de 



Digitized by 



Google 



—239— 

un pollito; de color oscuro, esqueleto oseo y con pelo pe- 
-queño en el cuerpo. 

Alacrán ó Escorpión, de diversos colores y tamaños, 
muy venenoso; se le encuentra aún en las cercanías de la 
ciudad. 

Mico-micOy animal pequeño y de color rojizo ó ne- 
gro; pero de un veneno muy activo; con la particularidad 
de que, si pica al hombre, muere con su víctima 

MIRIÁPODOS. 

El Cien-pies, de climas cálidos, cuerpo largo y co- 
lor amarillento, se le encuentra en los Chichas, Linares, 
*^tc. 

CRUSTÁCEOS. 

El Cangrejo, que se le encuentra en jas aguas del 
Pilcomayo y del Rio Grande de Chichas; el Ttio-ccuro ó 
Cochinilla de la humedad, etc. 

SEGUNDO GRUPO. GUSANOS. 

Entre éstos, se encuentran multitud de variedades, 
•desde los más pequeños, hasta las Lombrices de tierra y 
-éntrelos helmintos, diferentes Tenias, y la Triquina, etc. 

Tercer tipo. Moluscos. 

Los Gasterópodos, como el Caracol, en su variedad 
más extensa, se encuentra en el Departamento, no dejan- 
-do de existir; otros animales pertenecientes á éste Tipo. 

Cuarto tipo Zoófitos. 

Seria necesaria una clasificación especial, sobre los 



Digitized by 



Google 



—240— 

infusorios que, son los únicos, podremos decir que se en- 
cuentran entre estos animales; la variedad que encierra 
nuestros ríos y lagunas, y los microbios patógenos de 
nuestros pantanos y ciénagos, merecen ser estudiados 
con detenida atención. ^^^^■''\^WK 

Concluimos repitiendo las palabras de Langlebert, 
al hablar de los animales: ^^La vida de un hombre^ no 
bastaría para estudiarlos individualmente^' } 



1. NOTA — Tjn» nombre» de la mayor parte <1elo« anímale.*, 8on con lo» qne 
se conocen en el lugar, siendo preaiao un estudio detenido parn la verdadera 
uomenclatura. 

El orden V. delon ve^'tebradot — {Aniríos ófofdeeot) — no existe #n el Depar- 
tamento, la iiumeraciou, no ha sido alterado. Eutre \oé Cetáceos, no euenta 
uiuguno. 



Digitized by 



Google 



CAPITULO NOVENO- 



SECCIÓN 1? 
j^Lgricultura. 

Sumario: —Belacicu <lel terreno cuItivabU con la estensioii absoluta á% 
la superñcit). 

El Departamento de Potosí es uno de los más favo- 
recidos de Bolivia en las producciones animal, vejetal y 
mineral. — El accidentadísimo relieve de su suelo; las es- 
peciales condiciones meteorolójicas de su latitud y su si- 
tuación en la zona tórrida, determinan una variedad ab- 
soluta en sus climas; las que a su vez influyen, junto con 
la naturaleza peculiar del suelo; generalmente abundante 
en sales de abono, y en la varia producción de los vejetales. 

Predominan entre los climas el muy frió ó de puna^ 



Digitized by 



Google 



—242— 

el templado ó cabeceras de valle y, en corta estension, 
el valle propiamente dicho. 

En estos diversos climas se pueden obtener frutos de 
diversas clases y en grande cantidad; lo cual no sucede 
por falta de suficientes lluvias y por descuido de los agri- 
cultores que, en su mayor parte, se dedican al trabajo de 
las minas; no se preocupan de la industria agrícola en 
debida forma; apenas cultivan para obtener el sustento de 
sus personas, por este motivo no existe aun la exporta- 
ción comercial de los frutos del Departamento. 

El Departamento de Potosí, que tiene una superfi- 
cie de 9,450 leguas cuadradas, apenas es cultivado en 
una tercera parte, teniendo en cuenta que el asiento de los 
lugares habitados y la área de las cordilleras que atra- 
viezan su suelo ocupan otra tercera parte, resultando co- 
mo tierra cultivable, la inmensa estension de 6,300 le- 
guas cuadradas. 

Terrenos de grande estension, cuya propiedad se 
halla concentrada, generalmente, en manos de propieta- 
rios desprovistos de toda iniciativa industrial e ignoran- 
tes de los procedimientos con que el arte agrícola moder- 
no incrementa el valor rural, no son cultivados, sino en 
pequeña escala, suficiente para mantener invariable su 
pequeña renta. Las conclusiones de la Economia Polí- 
tica, confirmadas por las que la experiencia acredita en 
paises florecientes, establecen que la división parcelaria 
de las propiedades rurales es un elemento de prosperi- 
dad para la industria agrícola. 

Pero esa misma división parcelaria y el sistema en- 
fitéutico de las propiedades trabajadas en comunidad 
por los indios á causa del estado de abatimiento en que 
estos se encuentran, de la sobriedad ingénita de la raza, 
de las pequeñas necesidades que esperimentan en su es- 
tado actual de cultura, son causas que concurren al esta- 
do deficiente en que se encuentra nuestra agricultura. 



Digitized by 



Google 



—243— 

El indio apenas cultiva en sus tierras lo estrictamente 
necesario para subvenir á su escaso alimento, al pago de 
la contribución que le impone el fisco y a costear las fies- 
tas relijiosas que sus hábitos y la codicia de los párrocos 
les imponen. 

Teniendo todas las ventajas necesarias para fomen- 
tar la prosperidad de la agricultura, no se ha preocupado 
-el esfuerzo humano en hacer los trabajos necesarios con 
•que se podrian sacar ventajas muy satisfactorias obtener 
caudales inmensos. 

Ya el Sr. Dalence en su Estadística hizo notar la 
imposibilidad material de determinar con exactitud la re- 
lación de la superficie cultivable y cultivada con relación 
á la superficie total del Departamento. — Esa imposibili- 
dad, subsiste é impide al presente asignar con exactitud 
los límites que separan la parte cultivable y la parte esté- 
ril de nuestro suelo. 

Arbolado. — En este Departamento, se encuentran 
árboles y arbustos frutales, como el Manzano (pyruas ma- 
lus), el Guindo (prunus aviun), el Ciruhelo [prunus do- 
mestica], el Durazno (amygdalus pérsica), el Albarico- 
que [prunus armenica], el Albarillo [prunus insititia], el 
Almendro [amigdalus conmunis], el Chirimoyo [anona- 
trypedale], el Granado [púnica granatum], el Guayabo 
[pródium pormíferum], la Higuera (ficus carícum), el Li- 
monero (cítrus médica), el Limero (cítrus médica lime- 
Jla), el Naranjo [cítrus aurantium], el Memhi-illo (sidonia 
vulgaris), el Olivo [olea americana], el Pacay [mimosa 
inca], el Peral [pirus comunis], etc. 

Arboles de construcción. — El Algarrobo [proso- 
pis algarroba], el Cedro [pinus cedrus], el Ceibo (aqui- 
folium oficinarum), la Chonta (astrocarium chonta), la 
Jara(ledun palustre), el Laurel real (prunus laudo cera- 
sus), el Molle [schinus molle], el Nogal [nux juglans] 
^1 Sauce real (salis)^ Sauce llorón [salis babilónica], el 



Digitized by 



Google 



—244- 

Eucaüpto (eucaliptus globulus), la Queuña [polílepis ra- 
semosa], el Saúco [sambucus nigra], el Alcornoque 
(quercus súber), el Aliso (almus nicaná), el Quebracho 
(arpídos perma), el Tarco, el Pino (podocarpus augachi 
polia), el Churqui, la Yuca, el Satacchi, el Soto, la Tipa, 
y algunas, de la familia de las palmeras. 

Cereales. — La producción perteneciente á Cerea- 
les es en pequeña escala, no al cansa para el consumo 
de la localidad, teniendo necesidad imperiosa los ha- 
bitantes, de proveerse de los departamentos inmediatos: 
produce Cebada en grano [ordeum vulgare], Trigo de 
diferentes clases [tríticum sativum], clMaiz en su múltiple 
variedad (zea maiz). 

LEOU^reuES. — En legumbres existen una variedad 
de clases y de buena calidad como la Haba con sus di- 
versas variedades [utia paba], la Arberja (pisun satirun), 
el Fréjol de muchas clases [phaseolus vulgaris], la A- 
choccha (leonia cornuda), la Azelga (rumese azelosa(, el 
Achicoria [sichoryum intibusj, la Lechuga [lachua sati- 
va], el Repollo ó col de varias clases, (hamia olerácea), 
la Alcachofa (^sinara scolinus), el Tomate, el Ají verde 
de varias clases (piper lonjijolirino), la Racacha (comium 
mascithun), la Cebolla varias clases (allium sepa), el Ajo 
(allium satirum), el Rábano [raplanus sativusj, el Yu- 
yo 6 armuella (planta de la quínua), la Zanahoria (dau- 
cus carota), el Apio (apium graveleos), el Berro [mostu- 
rtium officinalis], el Espárrago [esparragus oficinales] 
el Navo, el Garvanzo, etc. 

Otil\s plaxtas y frutos qür suministra sustan- 
cias ALIMENTICIAS. — La Papa en inmensa variedad (so- 
lanunm tuverosum], la Achera 6 papa violácea, la Ajipa, 
el Yacon, el Camote [combalbulus patata], la Oca varias 
clases (oxalis tuverosa), la Papa-lisa, varias clases [ullu- 
cus tuberosus],la Quínua (quenopodium quinua), la Ca- 
nagua, el Maní (avachís hipogaca),la Tuna [cactus ofun- 



Digitized by 



Google 



—245— 

tia], el Airampo, el Cardo (Er¡ngu¡n),el Anís (pinpéne- 
llaanisum), el Ajonjolí (sésamo) la Fresa ó frutilla. 

Hacemos mención especial entre los productos agrí- 
colas, del chuño, que se saca de la papa, el kahui, de la 
oca, la chochoca del niaiz; el chuño cuya fabricación se 
hace por la acción del hielo; la papa que se usa para esta 
fafricacion es la más inferior, los agricultores hacen la 
separación siguiente de la papa: al tiempo de hacer la 
cosecha, la mejor papa lo separan para semilla; la de se- 
gunda clase para el espendio al público; la de tercera pa- 
ra el consumo de sus personas, y la cuarta para la fabri- 
cación del excelente chuño; el fruto este es inmejorable 
y muy apetecido en Bolivia, es un alimento de un grado 
muy superior; al menos para los niños: el kahui de la oca, 
es especial, lo fabrican por medio del calor del sol, este 
fruto es dulce sirve para masamorras, etc, la chochoca 
es fabricada del maiz, especialmente en los Chichas, el 
modo como lo fabrican consiste; momentos después de 
sacar de la mata del tronco ó caña, los hacen cocer muy 
de lijero, después de esta operación hacen secar en hor- 
nos muy calientes; es todo el trabajo que observan para 
este esquisito alimento. 

Medicinales y especies. — El Azafrán [crocus sati- 
vas], el Amorseco (tribulus), la Escorsonera (familia de 
las sinantereas), la Altamisa (artemisa bulgaris), el Ajen- 
jo [abrintiun officinales] la Amapola (papaverrom sor mi- 
niferum), la Altea [althea officinales], la Borraja (borrajo 
officinales), la Cancha-lagua fcentaura minor), el Inojo 
ffiniculum officinalesj el Toronjil [melisa officinales], la 
Lampaya, el Ricorrico, el Cardo santo, el Cedrón [berve- 
na olorosa], el Chamico, la Grama, la Choquecanlla, la 
Hediondilla, Malvas de muchas especies, la Hierva de 
Santa Maria, etc. etc. 

Liqúenes de diversas clases como la Huirahuira, el 
Hurpo, la Linaza ó el Lino, Cáñamo, la Manzanilla de 



Digitized by 



Google 



—246— 

diversas clases, la Ruda [ruta 'graveloens], la Hierva 
buena [menta piperita], el Paico, el Añil (indigofera 
añil), la Llullucha ó alga. 

La Ciudad de Potosí y su Cercado. 

En esta localidad se encuentran, árboles y arbustos 
frutales de diversas clases; como los Manzanos, Guindos, 
Durasnos, Cirhuelos, etc.: entre los árboles de construc- 
ción el Churqui, la Queuña, el Molle, el Algarrobo, el 
Eucalipto, y otros: El árbol de Manzano dá fruto y 
muy especial en el punto llamado Mondragon distante" 7 
leguas de esta Ciudad, en bastante porción, y en una 
que otra parte en pequeña escala; del Guindo, también 
se obtiene fruto en pequeña escala, de buena clase; el 
primero no dá fruto y se encuentra de adorno en las ca- 
sas particulares de la ciudad y en todo el cercado; el Cir- 
huelo, en pequeña porción; entre los árboles de construc- 
ción, que generalmente se usan como combustible, entre 
otras plantas se encuentran: la Tola, la Vareta emplea- 
das en los trabajos de los Ingenios, de beneficio y esta- 
blecimientos públicos y privados. 

Cereales. — En cereales se encuentran Cebada en 
grano. Trigo de diferentes clases, el Maiz, en poca escala, 
la cebada en grano en bastante cantidad en proporción 
de su terreno y de buena calidad, pudiendo obtener el 
doble de lo que hoy se obtiene con otra clase de cultivo; 
lo que no sucede por la dejadez de sus agricultores, y la 
deficiencia de capitales. 

Legumbres. — Existen la Haba^ de muchas clases; 
la Arbeja, el Fréjol de muchas clases, la Achoccha, la 
Azelga, la Achicoria, Lechugas, el Repollo ó Col, la Al- 
cachofa, el Navo, el Yuyo ó Armuella, la Zanahoria, el 
Apio, el Berro y otras plantas y frutos que suministran 
sustancias alimenticias. La papa más de 30 clases, como 
la papa Imillas, Negra, Rosada, Blanca, la Runa negra y 



Digitized by 



Google 



—247— 

colorada, la Cunurana, la Tuni, el Coyllo, la Alcacoyllo, 
Dominguillo, rosquete, Manzana, Chiüculi, Guarm apupa, 
Guarmasonco, Cuchichupa, Papa curaca, Mnllca, Sapa- 
llo, Solimán, Condori, Sacampaya, Maleadlo, Palama, pa- 
paColorada, Luqui toro, Quelluluqui, Pichia, Yurac luqui, 
y otras muchas de menos importancia; estas papas tam- 
bién producen en las otras provincias, pero la mayor 
parte de éstas, en el cantón de Tinguipaya y se creo que 
las papas que tenemos en este Departamento son líis 
mejores casi de todo el mundo por su sabor, olor y cali- 
<lad especial; es un fruto indispensable^ para el uso del 
boliviano el que no puede pasar sin la papa: es uno d% 
los productos lojí timos de América y hasta que Par- 
mantier no introdujera en Europa, no se conocía, en el 
Viejo Mundo tan precioso y alimenticio vejetal, hoy es 
•1 alimento de la gente pobre y en la actualidad, cada ir- 
landés, consume 7 libras de papa por día. También se 
encuentran: la Oca, la Papa liza, la Quínua, la Tuna, el 
Airampo, el Cardo, etc. 

Medicinales y especies. — El Amorseco, la Escor- 
sonera, la Altamisa, la Lampaya, el Ajetijo, la Amapo- 
la, la Borraja, la Canchalagua, el Cedrón ó vervena, la 
(xrama, el Llautíen, Malvas de varias clases, el Toronjil, 
la Yerv^'i de Santa Maria, la Huira-huira. la Jjinaza, la 
Manzanilla, la Zarzaparrilla, la liúda, la Yerva bnena, 
el Paico, la Lhdlucha ó alga, y otros: todas usadas c<»mo 
alimento y medicina. 

La estension del terreno produciría más, si el agri- 
cultor empleara sus esfuerzos en el cultivo do la tierra. 

Plantas forrajeras. — Se encuentran: la Cebada 
en ver.sa, Alfalfa, Avena y Pasto, la cebada en mucha 
cantidad. 



Digitized by 



Google 



—248— 
PROVINCIAS DE CHAYANTA Y CHARCAS. 

Estas provincias gozan de la variedad de tempera- 
mentos, por cuyo motivo producen de los árboles fruta- 
les los siguientes: Manzano, Durazno, Albarieoque ó 
Damasco, Albarillo, Almetidro, Chirimoyo, Granado, 
Ouayavo, Iguera, Limonero, Limero, Naranjo, Mem- 
brillo, Olivo, Peral, etc. todos estos frutos producen en 
bastante cantidad, y de buena clase. 

Árboles de construcción y otros. — el Algarro- 
bo, el Cedro, el Ceibo, la Chonta, el Churqui la Jara, el 
Laurel real, la Jarea, el Molle, el Nogal, el Quebracho, 
el Sauce real, el Sause llorón, el Satacchi, «1 Soto, la 
Tipa, el Pino, el Tarco, la Quéuña, el Alcornoque; al- 
gunas de la familia de las palmeras; todos estos el uso 
que tienen es como combustible en el gran mineral de 
Colquechaca, como también la Tola, la Yareta teniendo 
estos últimos el mismo uso que los anteriores, y se en- 
cuentra en nuiclia cantidad, se podrían utilisar en otras 
construcciones lo que no sucede por falta de capitales y 
hombres que lo trabajen. 

Cereales. — Perteneciente a cereales, producen In 
Cebada en grano en mucha cantidad, y de buena clase, 
son las provincias que producen más, por sus terre- 
nos apropcSsito. en la parto de la puna, tan bastos; sin 
embargo de la buena producción de cebada que hay en 
estos puntos, se podria obtener el doble de lo que actual- 
mente proporciona, con un cultivo mas activo; igual co- 
sa sucede con la pi'oduccion del Trigo, y Maiz que es 
en buena cantidad y de buena clase, pero no lo hacen 
por la dejadez de los dueños, teniendo terrenos tan vas- 
tos para toda clase de producciones. 

Legumbres. — En legumbres, se cultiva la Haba 
con sus diversas variedades, la Arbeja, el Fréjol, el Gar- 
vanzo, la Azelga, la Lechuga, el Repollo ó col de varias 



Digitized by 



Google 



—249— 

clases, la Alcachofa, el Tomate, el A ji verde, la Cevolla, 
el Ajo, el Navo, el Rábano el Yuyo ó Arniueella, el A- 
pio, el Berro, la Papa, la Papa liza, la Achera, la Ajipa, 
el Yacon, el Camote, la Oca, la Quínua, el Maní, la Tu- 
na, el Cardo, el Ajonjolí, el Anis, etc. 

La variedad de sus productos vejetales liae* impor- 
tantes estas provincias; el Chuño de diveri>a clase, el Ca- 
hüi y otras preparaciones exceden en cantidad y calidad 
á algunos olrros puntos del Departamento. 

En plantas medicinales y de especie prosperan los 
que siguen: el Azafrán, el Amorceco, la Escorsonera, la 
Altamisa, la Lampaya, la Amapola, la Altea, la Borraja, 
la Cancha-lagua, el Cardo santo, el Cedrón 6 vervena, 
la Grama dulce,la Choquecanlla, el Inojo, el Lhaiten, 
Malvas varias clases, el Toronjil, todos estos tiene usos 
muy conocidos y casi todos son muy eficaces; ademas 
la Linasa, la Manzanilla, la Ruda, la Yerva buenn, el 
Paico, el Añil y otros. Abundan en pastos inmejora- 
Jbles, cebada alfalfa, etc. etc. 

PROVINCIA DE LINARES. 

Esta Provincia es igual á las anteriores: en su va- 
riedad de climaS; por cuyo motivo pioducen: el Man'/a- 
no, el Durasno, el Alvaricoque ó Damasco, el Aibarillo, 
el Guindo, el Cirhuelo, el Chirimoyo, el Granado, el 
Guaj^avo, la Iguera, el Limonero, el Naranjo, el Mem- 
brillo, el Olivo, el Pacay, el Peral y otros, todos estos 
son de los árboles frutales que produce esta Provincia, 
dando frutos muy particulares y que surten al mercado 
de Potosí en su mayor p.irte: también existen árboles de 
contrucciíhi de muchísimas clases como el Algarrobo, el 
Cedro, el Ceibo, la Chonta, el Churqui, la Jara, el Lau- 
rel rea,l la Jarea, el MoUe, el Nogal, el Quebracho, el 
Sauce real, el Sauce llorón, el Satacchi, el Soto, la Ti- 



Digitized by 



Google 



—250— 

pa, el Pino, el T<arco, el Eucalipto, la Quenña, el Sanco,, 
el Alcornoque el Aliso, etc.: la mayor parte se emplea 
como combustible. 

Cereales. — Entre estos, s« encuentran: el Trigo en 
abundancia, siendo de mencionar, las inmensas Pampas 
que producen de superior calidad y que son casi las que 
surten el mercado potosino; ya en estado de harina para 
la fabricación del pan, 6 yá en el de semilla. El 
Maiz que proporciona, es de buena calidad y abastece al 
consumo, ya en estado tierno llamado el choclo, ó en hari- 
na y grano; su fértil suelo y la situación en que se en- 
cuentra, son apropiadas para mayor producción y mejor 
cultivo: la chahí delchoclo, es empleada como alimento 
y el marlo, como forraje. 

Legumbues. — Las plantas leguminosas que produ- 
ce ésta provincia son: el Garvanzo, la Azelga, el Rába- 
no, el Tomate, el Maní, la Haba, la Arbeja, el Espárra- 
go, la Zanahoria, el Ajo, etc., etc. 

La variedad de plantas alimenticias y medicinales, 
los abundantes pastos y el sin número de vejetales des- 
conocidos hace importante su cstension y producciones: 
es de citar el punto llamado Singani. por la buena uva 
que dá y el excelente licor que se fabrica. 

PROVINCIAS DE SUD Y NOR-CHlCHAS. 

La variedad df^ su terreno y la desigualdad de su 
suelo, hacen vario su clima, de igual modo que sus pro- 
ducciones, allí se encuentran desde los valles de Ñor— 
Chichas, hasta las pampas del Sud. 

Árboles frutales y de construcción. — Entre el 
innumerable conjunto que forman las producciones de és- 
tas provincias, se encuentran el Granado, el Naranjo y 
los citados en las anteriores; el Cinque, el Falque, etc. 
excelentes combustibles; el Cedro y una variedad de ma- 



Digitized by 



Google 



—251— 

deras, que desde los primitivos tiempos del Coloniaje, 
proporcionaron materia prima para la construcción de 
ruedas, cárcamos, etc. de los Injenios, en la Gran Villa 
Imperial. La uva de muy buena calidad, merece men- 
cionarse, pues que, abastece á algunos puntos del Sud, 
de igual modo que á los minerales de Huanchaca y Col- 
quechaca, etc. 

La Ciudad recibe el contingente de carbón, útil pa- 
ra los usos domésticos como para la fundición de estaño 
y otros metales: Calcha, y otros puntos de la provincia 
de Nor-Chichas, son los contribuyentes de este impor- 
tante combustible. 

Legumbres. — El abandono en que se encuentra la 
agricultura, la falta de medios y la imperfección de útiles 
y procedimientos, impiden el progreso de varias familias 
vejctales, en especial de las leguminosas, que fuera de 
las otras provincias, muy pocas, forman el punto resal- 
tante, del trabajo de sus habitantes. 

Cereales. — El trigo es el producto que en abun- 
dancia nos dan estas provincias, y el maiz, de diversas e 
inmejorables clases, llevando aún el nombre de la bebida 
que con la harina de este cereal se prepara; algunos lu- 
gares, por su situación y constante riego, son muy á pro- 
pósito para mejor y variada producción. 

Plantas forrajeras. — La abundancia de pastos y 
otras hierbas propias para la alimentación de los gana- 
dos, vacuno, cabrio, lanar, etc., hacen importantes estas 
provincias y dignas de mejor suerte. 

PROVINCIAS DE ÑOR Y SUD-LIPEZ. 

La latitud en que se encuentran estas provincias, su 
altura sobre el r¿vel del mar; su terreno accidentado, la 
Cordillera de los Andes que las domina, y los vientos 
frígidos de la Altiplanicie, que frecuentemente soplan su 



Digitized by 



Google 



—252— 

territorio, hacen estéril su suelo é infecundas las alturas. 

Entre los productos vejetales, pocos árboles cuenta, 
siendo mayor el número de arbustos: la Quínua, el Man- 
zano y otros árboles frutales, producen con escacez y de 
mala calidad; las plantas herbáceas, de clima fríjido, pro- 
gresan; y entre otras pueden mencionanse: la Quinua de 
excelente gusto y mejor clase; la Oca, la papa, y algu- 
nas otras; entre las Gramíneas, el Grano, con pequeña 
abundancia; la Grama, y algunos pastos apropiados para 
los animales que viven allí. Los liqúenes abundan y en- 
tre otras, la Llullucha, etc. 

Estas provincias ricas en el reino mineral, escasean 
en el vejetal; pues, fuera de la paja brava y pastos raquí- 
ticos, muy poco podría citarse como producto espontáneo. 

PROVINCIA DE PORGO, 

Tan antigua como conocida esta provincia, tiene el 
•clima templado y en algunos lugares fríjido; producien- 
do tan sólo una vejetacion raquítica y poco abundante; 
el Cirhuelo, Manzano, y otros frutos, le son característi- 
cos; el Trigo, el Grano, la Quinua, la Papa, la Oca y 
otras, forman las plantas herbáceas propias dfe su suelo; 
lugares abundantes en pasto y pampas dcisnudas, así co- 
mo infructuosas breñas, forman el conjunto de ella. 

La Queuña y otras plantas leñosas, utilizadas como 
combustible, son el producto más apetecido y mejor em- 
pleado; fuera de la Vareta, etc., que sirven para \r quema 
y fundición de los metales. 

Entre plantas tintóreas, son dignas de mención, la 
gran variedad de la familia de los Cactus; como el A¡- 
rampo, etc. 



Digitized by 



Google 



—253— 
CUADRO estadístico 

De los producctos del Departamexto y sus valores 

EN UN AÑO. 



49o;chipas 


Ají verde 


á 5B: 


2,450 


30osestos 


Ají colorado seco 


4 


1,200 


500 chipas 


Angelinas 


2 


1,000 


500 cargas 


Arbejas 


1-50 


750 


1 so'chipas 


Achiras 


3 


. 450 ■ 


50 qq. 


Anis 


20 


1,000 


200 


chipas 


Ajipas 


4 


800 


700 


canastas 


Albarillos 


2 


1,400 


.100,000 


cargas 


Carbón 


2-40 


24,000 


300 


id 


Camotes 


3 


900 


600 


id 


Cocos 


5 


3>ooo 


1, 200 


id 


Chirimoyas 


10 


12,000 


3>ooo 


id 


Choclos 


1-20 


3,600 


500 


id 


Chochoca 


6 


3» 000 


5,000 


qq. 


Chuño 


8 


40,000 


800 


id 


Despepitados 


8 


6,400 


1 0,000' cargas 


Duraznos 


I 


10,000 


óoocanastas 


Frutilla (6 fresa) 


5 


3,000 


200 cargas 


Granadas 


2-50 


500 


30,000 


qq. 


Grano 


2-50 


75,000 


50 


id 


Garvanzo 


12 


600 


30,000 


id 


Harina de trigo 


7 


210,000 


8,000 


id 


id de maiz 


6 


48,000 


5,000 


cargas 


Habas 


6 


30,000 


500 


qq. 


Harina maiz blanco 


6 


3»ooo 


1,000 


canastas 


Higos 


2 


2,000 


500 


cargas 


Huayavas 

A la vuelta. . . 


4 


2,000 




485,450 



Digitized by 



Google 



—254— 



« — : 


jJe la vuelta. . 


á t5^ 


4«5.45o 


1, 500 cargas 


Lacayotes 


I 


1,500 


800 


¡d 


Lechugas 


I-2D 


960 


150 


¡d 


Limas 


3 


450 


500 


¡d 


Limones 


3 


1,500 


50 


id. 


Linazas 


12 


600 


1,000 


id 


Lizas 


1-50 


1,500 


200 


id 


Locotos 


3 


600 


400 


id 


Lucmas 


2 


800 


200,000 


id 


Leña 


I 


200,000 


4,000 


id 


Líctas (de la papa 


8 


32,000 


10,000 


qq. 


Maiz amarillo 


6 


60,000 


800 


id 


id blanco 


7 


5,600 


600 


id 


id pelado 


7 


4,200 


500 


cargas 


Maní 


8 


4,000 


10,000 


qq. 


Manzanas 


2 


20,000 


50 


id 


I\Iantequ¡lla 


30 


1,500 


3,000 


cargas 


Membrillo 


3 


9,000 


3,000 


id 


Naranjas 


4 


12,000 


1,500 


id 


Ocas 


1-50 


2,250 


800 


id 


id secas [cagui 


5 


4,000 


500 


id 


Orejones 


8 


4,000 


200 


id 


Orégano 


8 


1,600 


60,000 


id 


Papas 


3 


180,000 


800 


qq. 


Pasas 


10 


8,000 


3.000 


cargas 


Peras 


2 


6,000 


1,000 


qq. 


Queso 


12 


12,000 


10,000 


id 


Ouinua 


9 


90,000 


400 


cargas 


Repollos 


2 


800 


2,000 


id 


Sapallos 


2 


4,000 


60 


id 


Sandías 


6 


360 


10,000 


id 


vSebollas 


2-50 


25,000 


150 


id 


Sidras 

Al frente 


5 


750 




1.180,420 



Digitized by 



Google 



-255— 







Del frente 


B'' 


1.180,420 


3,ooo 


qq. 


Trigo 


7 


2 1 ,00o 


1,000 


id 


id pelado 


7 


7,000 


2,5oo¡cargas 


Tomates 


2 


5,000 


2,000 id 


Tostado 


6 


1 2,000 


3,000 


id 


Tunas 


1-50 


4,500 


2,000 


canastas 


Uvas 


1-50 


3,000 


200,000 cargas 


Vareta 


50 


100,000 


50 


id 


Yacones 


1-50 


75 


1,000 


id 


Yuyo ó armuella 


50 


500 


100 


id 


Zanahorias 

Total 


5 


500 




'•333.995 



Creemos que son muy oportunas para nuestro De- 
partamento las observaciones hechas por Ricardo Napp 
en su obra ''La República Arjentina" — El estado ac- 
tual de la Agricultura no es satisfactorio en manera algu- 
na; sin embargo los elementos indispensables para el éxi- 
to en la industria rural abundan, una parte de la cosecha 
se pierde generalmente. Por ejemplo, el trigo es sega- 
do cuando está demasiado maduro, las espigas cortadas 
son colocadas en partes elevadas ó lugares llamados he- 
ras, donde se forma un acervo: en seguida se hacen pe- 
netrar en ese recinto asnos y muías que pisan las espigas 
corriendo en un cerco, procedimiento que se llama trilla. 
Muchos granos quedan bajo la paja; la cosecha queda es- 
puesta á la intemperie; un huracán ó viento fuerte puede 
destruirla. Para separar el grano de la paja emplean los 
agricultores unos palos largos llamados trinches ú orqui- 
lias con los que remueven la hera, arrojándola por palo- 
tadas al aire; la acción del viento y la diferente densidad 
de la paja y del grano lo separan. El grano es condu- 
•cido á los trojes para ser conducido al molino. 



Digitized by 



Google 



—256— 

La abundancia del Durazno, del Higo y de la Oca 
determina una pcciueña esplotacion agrícola; pues esos 
frutos secos, conocidos con el nombre de jmsas y moco- 
chinches para los primeros, y de cagui para el tercero, son 
apetecidos por los habitantes. 

La cultura de los árboles frutales y de construcción 
generalmente permanece embrionaria. Los agricultores 
se abandonan á la espontaneidad de la naturaleza. 

El cactus (le cochinilla ó airampo, que espontánea- 
mente crece en nuestros campos, no espera más que un 
cuidado especial i)ara ser objeto de una útil esplotacion. 



En cuanto al cultivo ele las flores en los grandes- 
centros de población se despierta recientemente el gusto 
por él. Es de admirar que en la ciudad de Potosí se en- 
cuentren hermosas flores exóticas, debidas solamente al 
esmero de las familias. Figuran entre éstas los hermo- 
sos claheles, los pensamientos, raros por su tamaño y va- 
riedad, la rosa de varias clases, los f/eranios, las /necias,. 
las pedargoniasy los alelisy el receda, la violeta , las ambari- 
nas, el tacov, etc. etc. 

Para el incremento de nuestra agricultura es nece- 
sario que los grandes propietarios de tierras, consultando 
sus propios intereses, busquen cuidadosamente agricul- 
tores adecuados en Europa. 



Segunda Parte. 

ganadería. 

Sumario: — Gnnailo vncuno — Gnnado Ijiiiar — Gauado caballar — Ganado ca 
brío— Guuailo porciuo. 

El Departamento de Potosí, variado en su clima y 

Digitized by VjOOQIC 



—257— 

accidentado en su suelo; presenta un benéfico elemento 
para la Ganadería; si su desarrollo es pequeño y los ani- 
males que la contribuyen de raquítica organización, de 
casi ninguna importancia en sus producciones, es por la 
escacéz de cultivo, producida por la dejadez de sus habi- 
tantes y la práctica rutinaria que emplean en la cria de 
los diferentes animales que forman este beneficioso ramo. 

GANADO VACUNO. 

Hasta hoy pequeña ha sido la preocupación, de los 
distintos hacendados y habitantes de nuestras provincias, 
para incrementar este ganado, cuya importante utilidad 
daria mayor valor á la riqueza agraria y más comodidad 
á los vecinos, fomentando algunas industrias y facilitan- 
do el intercambio nacional, sin tener que recurrir al ex- 
trangero. 

Las provincias de los Chichas, Charcas y Linares, 
son las que poseen en mayor escala los animales que 
comprende este ganado; pero su reducido número, hace 
que no sean consideradas como parte de industria; y sí, 
los puntos de Mochará y Chayanta por laesquisita man- 
tequilla que fabrican, aunque en pequeña cantidad. 

El indio es el que los posee, como a compañero y útil 
de agricultura; lo emplea en el arado, llamando Yunta,. 
al par; abre el surco en la tierra y merced á ellos, obtie- 
ne el pan para sí y su familia, mediante sólo este trabajo: 
su carne le sirve de alimento; su cuero k) calza y propor- 
ciona sus arreos de viaje: sus cuernos y pesuñas, los em- 
plea como útiles domésticos, y su escremento como com- 
bustible. 

- GANADO LANAR. 

Se mostró pródiga la naturaleza, al distribuir en el 
-suelo potosino, localidades varias, con sus correspondien- 



Digitized by 



Google 



—258— 

tes animales, ó mas bien, con condiciones de vida para 
los que habitan en la Altiplanicie, como para los que en- 
cuentran su desarrollo en el valle y la puna. 

Oveja. — El ganado ovino cuenta su residencia en 
las provincias, Linares, Chayanta, Porco y el Cercado; 
el vellón que produce, es de regular calidad, siendo su 
mérito el ser espontáneo; pues, el indio que general- 
mente lo posee en rebaños más ó menos numerosos, no 
dedica sus cuidados á su mejora, desconociendo comple- 
tamente, toda regla ó procedimiento técnico. El labra- 
dor utiliza su lana, para cubrir su desnudez; el arriero 
para construir sus sogas y no pocos para la exportación: 
su carne es de consumo diario y su piel empleada en de- 
terminados usos. 

Merino ó cabra de Angora. — Las provincias de Por- 
co, los Chichas y Linares, poseen este valioso animal; 
desde su importación, se aclimata fácilmente y progresa 
cada dia; siendo de desear imiten este ejemplo los otros 
lugares, cuyas condiciones ventajosas facilitan su adqui- 
sición y cria. 

Llama. — Esta acémila americana puebla con bas- 
tante abundancia las provincias del Cercado, Porco, Cha- 
yanta, etc. La frugalidad en su alimentación, sus con- 
diciones de vida, y el ser apropiada para vivir en las re- 
jiones frígidas y montañosas, hace que en los despobla- 
dos campos de los Lipez, se la encuentre en rebaños muy 
crecidos, al cuidado de los indios, á quienes proporciona 
alimento con su carne, vestido con su lana, combustible 
con su excremento, instrumento músico con su piel y con 
su paciencia y fuerza, elemento de trasporte y carga. 

Su lana larga, compacta y abundante, da materia 
prima para diversos tejidos, destinándose generalmente, 
para la trama de los distintos vestidos y abrigos que sir- 
ven al indio. 

Alpaca. — Este animal se aclimata perfectamente 



Digitized by 



Google 



—259- 

•en lugares templados y frios; y las provincias de Charcas, 
los Chichas y Porco, son por hoy los lugares donde ha- 
bita: forma grandes rebaños, que se encuentran al cuida- 
do del indio; su extremada sociabilidad facilita á los due- 
ños la conservación y acrecentamiento; su hermosa y fina 
lana, el largo vellón que produce y las innumerables apli- 
caciones a que se la destina hacen importante y produc- 
tiva su cria; tanto más, cuanto que muy poco ó ningún 
cuidado demanda y con sólo un lago ó depósito de agua, 
donde puede bañarse; un poco de paja ó hierba que en- 
cuentre á su camino en el pastoreo, le bastan par su des- 
arrollo y multiplicación. 

Su abundante lana 'es un objeto de retorno al Ex- 
terior, su valor crecido y la mucha demanda de su cuero 
dificultan su adquicision y aumentan el precio. 

Si todas las provincias del Departamento se dedi- 
caran al cultivo de esta industria, en poco tiempo mejo- 
raría de condiciones el pais y aumentarla su riqueza rural. 

Vicuña. — Si bien hasta hoy ha sido un problema á 
resolver, la domesticación de este importantísimo animal; 
muy poco ó nada se ha conseguido hasta ahora; puesto 
<iue se encuentra en completa libertad, vagando errante 
por los riscos y encumbradas crestas; pero, apesar de to- 
do, proporciona para el mercado y aún para la exporta- 
ción, su fina y sedosa lana; materia prima de gran precio 
y estimación, con la que se fabrican muchos objetos de 
abrigo, que atenúan los sufrimientos del viajero, y otros 
de lujo, que por sí son dignos de exhibirse entre los de 
más refinado gusto. 

Su alimentación frugal, la pequeña cantidad de pas- 
to que consume; su sabrosa y alimenticia carne, su lana 
tan apetecida, hasta para la fabricación de finos sombre- 
ros, darian utilidad á los que se dedicaran á criarla; pero 
han sido inútiles las tentativas, porque parece que su 
misma naturaleza le llama á esa vida sin redil^ libre y a- 



Digitized by 



Google 



—260— 

greste; puesto que alguna vez se ha visto que aprove- 
chando del momento oportuno, apela al campo para no^ 
volver más. La lana se consigue por la caza. 

Huanaco. — De costumbres parecidas, pero más a- 
greste y poco sociable la velocidad de su carrera impide 
aun cojerlo: más el tenerlo á nuestro servicio proporcio- 
naria utilidad de no poca importancia. 

GANADO CABALLAR, MULAR, ETC. 

Como propucto del pais, es escaso el que seria dig- 
no de enumerar, particularmente entre los caballos, cuya 
adquisición se hace de los departamentos vecinos ó del 
Perú y la Argentina, estp, apesar de encontrarse gusto 
por estos animales. 

Mulo. — En iguales condiciones que el anterior, es 
destinado al trasporte; y empleado para viajes, movimiento 
de malacates y otros usos; carece de importancia entre los 
que se obtienen en el pais. 

ASNÓ (burro). — Infatigable compañero del indio; 
útil en la mineria.como cumuri, es poseido por Ips prime- 
ros para llevar al mercado sus productos agrícolas y tras- 
portar mercaderías a los centros de comercio; al cuidado 
de éstos, poco progresa, sin que ésto desmejore la cifra 
que posee el Departamento 

GANADO CABRIO. 

Cabra. — La mayor parte de nuestras provincias, 
posee este importante animal; en unas partes se encuen- 
tra al cuidado de los indios, en rebaños más ó menos 
crecidos, que los alimentan mediante el pastoreo, y en 
otras, bajo el de los dueños de haciendas y propiedades 
rurales; pero, ni unos ni otros se preocupan de su propa- 
gación y acrecentamiento, pues, ningún procedimiento- 



Digitized by 



Google 



—261- 

técnico emplean para ello, debiéndose su aumento, tan 
sólo á la generación espontánea. 

Nor-Ohichas y Charcas merecen particular men- 
ción; puesto que en la primera de estas provincias es 
donde se utiliza su grasa, haciendo con su comercio, una 
industria más ó menos importante; se curte su piel, dán- 
dole el nombre de cordobán . cnhritillay etc.; otras veces, 
fabricando pellones, de no pequeña estimación: de su le- 
che, hacen quesos, siendo mny conocidos los de Santia- 
go [nombre de la capital]. En la segunda, son dignas 
de enumeración, las distintas salazones y el sebo que sur- 
te al mineral de Colquechaca. 

El indio emplea su escremento, como abono para 
fertilizar el terreno que debe proporcionarle el sustento. 

Si se hiciera algún estudio, se reemplazaría á los un- 
güentos sulfurosos y mercuriales, con otras sustancias y 
mejor tratamiento para combatir las enfermedades que 
aquejan los ganados, influyendo así á la mejora y aumen- 
to de ellos. 

GANADO PORCINO. 

Cerdo. — Casi todo el Departamento cuenta con es- 
te productivo cuadrúpedo, siendo objeto de especulación 
su sabrosa carne y su grasa de empleo cotidiano: la fe- 
cundidad que naturalmente tiene, aumenta su número, 
sin que los dueños procuren hacer mayor su producto, 
mucho menos sacar las ventajas de que puede ser objeto. 

En las provincias de clima templado y cálido, es 
donde la procreación es más considerable y á más de en- 
contrarse en estado doméstico, se halla salvaje en la de 
Porco, que por su ferocidad, hace peligrosa su existencia. 

Para dar una idea aproximada del estado de la Ga- 
nadería departamental, copiamos el cuadro levantado 
por la comisión de 1 889, en lo referente al Cercado, sin 
ningún comentario de su progreso. 



Digitized by 



Google 



—262— 
RIQUEZA PECUARIA. 



1 

Cantones 


CftbttUoB 


Y<*(fuo» 


MUIUB 


Bury«t» 


Víwas 


Biirrus 


Llatnas 


OToja8 


Cubru^ 




Turnpaya 

Tiíjpruipuyu 

CliulflJUfani 


7 
4 


3 


4 

28 

8 


393 
173 
270 


77 
153 

5 


482 

430 
520 


4373 

1900 

310 


7360 
1700 
3980 


510 

320 

1470 


36Í 
50; 
19! 


, Sumas 


II 


3 


40 


836 


235 


1432 


6583 


13040 


2300 


105 



Digitized by 



Google 



CAPITULO DÉCIMO. 



Oi^gai\iÍ!^acioi) de podei'e^ y ^eiMcíío 
público eí\ el depkrtiiii\ei\to. 

SECCIÓN 1? 
Parte Nacional. 

I 

SuMAiiio: — Proclainacion de Estatlo — Formación de Gobierno»— Departameii tos. 

Antes de dañina idea de la organización de las di- 
ferentes ramas del servicio publico en el departamento, 
y para que ella sea más comprensible, es preciso espli- 
car esa organización en su aspecto nacional, de donde 
se deriva lo depar'tameníal. 

Digitized by 



Google 



—264— 

BoHvia es un Estado independiente y soberano, pro- 
clamado tal el 6 de Agosto de 1825 por su congreso de 
ese año. Su forma de gobierno es la republicana demo- 
crática y toma su nombre del Libertador de la América 
Meridional, Simón Bolívar. 

La nación está dividida en nueve departamentos 
que son: Chuquisaca, su capital y también de la Repúblí- 
¿a, es la ciudad Sucre; Potosí, capital Potosí; La Paz, ca- 
pital La Paz; Cochabamba, capital Cochabamba; Oruro, 
capital Oruro; Santa Cruz, capital Santa Cruz; el Beni, 
capital Trinidad; Tarija, capital Tarija; y el LitoraJ, capi- 
tal Cobija. 

Parte de este último departamento, está ocupado 
por Chile, según el pacto de tregua de 4 de abril de 1884, 
ajustado en Valparaiso por los plenipotenciarios bolivia- 
nos Belisario Salinas y Bdlisario Boeto y Aniceto Ver- 
gara Albano, de ministro relaciones exteriores de Chile. 
Pacto aprobado por el gobierno de Bolivia en 8 de Ma- 
yo; documento en el que se lee estas noíabbles pala- 
bras: Sin perjuicio de lo estipulado en la cláv.svAa se^ 
gíiuda, declai^a que djolivia no re:tintcia á su sohe-^ 
rania sobre los territorios rejidos y ocupados por Chi- 
Icj como se deduce de la naturaleza 7nisjna del pacto 
de tregua. 

El Congreso del mismo año aprobó, en 20 de Se- 
tiembre, dicho pacto y el adicional de 8 de Abril, en la 
forma de la resolución expedida por el Ejecídivo. Con es- 
tos antecedentes, es lógico deducir que Chile abusa y es 
infidente á lo pactado, legislando sobre esos territorios 
en sentido de asimilarlos al suyo.^ 

1. Boiivia. legisla por e^o con ]»erfecto <lt^reí*ljo íle soberano ROí»r« eson 
territorios. Asi sh lee. entre otra* leyes, en el artiVnlo 2? üj> 1h Ley orsanira 
de niunicipRli<iade.i5, estn» pnlabr»»*: "/i/i ti Departamento Litoral habría Bola- 
mente juntan innnicipaUa compuestas (le nicne miembros en los puertos de Coftija, 
Tocopil/a, Mejillones y Antofaf/asta ctr." Esta ley es dada en 15 de iiovieiiilne 
^le 1S87, tro» aiioá después de celebrado el pacto de t^-egua. 



Digitized by 



Google 



—265— 
II 

Sumario:— Pcíler le^inlativo— Cámara tle Senadores— Cámara de Diputa- 

• «los — Congreso — Atribucioues. 

Los altos poderes de la República son: el Legislati- 
vo, el Ejecutivo y el Judicial. El Legislativo funciona di- 
vidido en dos cámaras: cámara de Senadores y cámara 
de Diputados, y en casos se reúnen á deliberar ambas 
cámaras. 

Senado. La Cámara de senadores consta del doble 
'de el número de departamentos, pues cada departamento 

• da dos senadores, se renueva por tercios cada dos años, 

• de manera que en 6 años queda totalmente cambiado 
: su personal. El mandato del senador dura 6 años. La 

nación paga á cada senador, durante las sesiones de ca- 
da Congreso, un sueldo de Bs. 200 mensuales; con el 
nombre de dieta, y les da para gastos de viaje cuarenta 
-centavos por quilómetro por viaje hecho, con nombre de 
viático. Son atribuciones de la Cámara de senadoTes: i? 

• oir las acusaciones que hace la otra cámara contra el Pre- 
sidente y Vice-presidentes de la República, Ministros de 
Estado, de la Corte Suprema, y ajentes diplomáticos, li- 
mitándose á decir si hay ó nó lugar á la acusación pro- 
puesta y poner al acusado á disposición de la Corte Su- 
prema, para que juzgue; pero si se trata de ésta, el sena- 
do la juzga: 2^} proponer ternas al Ejecutivo para Arzo- 
bispo y Obispos y ante la otra cámara, para I^Iagistrados 

•de la Corte Suprema: 3? Elejir de ternas del Ejecutivo, 
generales y coroneles y de ternas pasadas por la Corte 
Suprema, á los Ministros de las Cortes de Distrito: 4? 
Rehabilitar á los que hubieren perdido la calidad de bo- 
livianos ó ciudadanos: 5:^ Permitir á los bolivianosla acep- 
tación de honores, títulos ó emolumentos extranjeros: 
6^ Dictar premios y honores por sarvicios á la República: 
7? Pasar al Ejecutivo ternas para vocales del Tribunal 



Digitized by 



Google 



—266— 

nacional de cuentas: 8? Aprobar la creación ó supresión 
de impuestos que hagan los Concejos y Juntas munici- 
pales. 

CÁMARA DE Diputados. Los diputados son eleji- 
dos por distritos electorales distintos y son representan- 
tes más bien del pueblo que territoriales. Esta Cámara 
se renueva cada dos años por mitades. El mandato del 
diputado dura 4 años. Tiene un sueldo y gastos de viaje, 
exactamente igual al de Senador. 

Son atribuciones de esta Cámara: i? acusar ante el 
Senado al Presidente y Vice-prcsidentes de la Repúbli- 
ca, Ministros de Estado, de la Corte Suprema y diplo- 
máticos por delitos funcionarios: 2^ Elejir Ministros de 
la Corte Suprema de las ternas que le pasa el Senado: 
3? formar ternas para que el Ejecutivo elija al Fiscal ge- 
neral. Son de su privativa iniciativa las leyes sobre im- 
puestos, fijación de gastos de la administración pública, la 
fijación anual de la fuerza militar en tiempo de paz, auto- 
rizar al Ejecutivo la contratación de impuestos, recono- 
cer las deudas públicas y determinar el modo de cance- 
larlas. 

Son atribuciones comunes á ambas cámaras: i? dic- 
tar, abrogar, modificar é interpretar las leyes: 2? crear 
departamentos, provincias etc: 3!^ fijar el pesd^ tipo valor 
etc. de la moneda: 4^^ conceder garantías de interés á las 
empresas de vialidad: 5? permitir el tránsito de tropas 
extranjeras por el territorio nacional: 6Í permitir que 
cuerpos del ejército residan en el lugar de las sesiones ó 
dentro de diez leguas de su circunferencia: 7? permitir 
que tropas nacionales salgan de la República: 8*? crear ó 
suprimir empleos: 9? decretar amnistías: 10? decretar in- 
dultos: 1 1 aprobar ó desechar tratados y convenios de 
toda especie. 

Congreso. (Se llama asií, cuando se reúnen las 
dos Cámaras á deliberar) El Congreso se reúne: pa- 



Digitized by 



Google 



—267— 

ra abrir y cerrar sus sesiones: para escrutar la elección 
de Presidente y Vicepresidentes de la República, procla- 
marlos ó elejirlos en su caso: para recibir el juramento á 
éstos: para aceptar ó negar sus renuncias: para aprobar 
ó negar los tratados ó convenios públicos celebrados por 
el Ejecutivo: para reconsiderar las leyes observadas por 
éste: para decretar la guerra: para aprobar ó no la cuen- 
ta del Ejecutivo: para determinar el numero de la fuerza 
armada: para dirimir por dos tercios de votos, la compe- 
tencia que le sucite el Ejecutivo ó la Corte Suprema y 
por simple mayoría, la sucitada entre estos poderes ó las 
Cortes de Distrito con la Suprema. 

Facción de leyes. Las leyes pueden tener ini- 
ciativa en cualquiera camera, si el objeto no está atribui- 
da especialmente á alguna de ellas; el proyecto aprobado* 
por la una es revisado por la otra. Si el pensamiento prin- 
cipal, el proyecto mismo, es rechazado por la Cámara re- 
visora, vuelve á la de origen, la que debe mantenerlo por 
dos tercios de votos; si no lo mantiene, ó la revisora insiste 
por dos tercios en el rechazo, cae el proyecto y no pue- 
de volverse á él sino en otra Legislatura ordinaria. Si la 
cámara revisora sólo hace modificaciones ó correcciones, 
sin rechazar el proyecto mismo, se reúnen las dos cáma- 
ras en congreso para perfeccionar la ley. 

Los Congresos se reúnen ordinariamente cada año 
el 6 de Agosto en Sucre, capital de la República, salvo 
que el Ejecutivo, por graves razones, convoque áotro lu- 
gar, con cargo de cuenta. La sesiones deben ser 6o úti- 
les, prorogables á 90. Extraordinariamente puede reu- 
nirse cuando él se convoca ó lo hace el Ejecutivo, de- 
terminando lugar, tiempo y objeto. Deben siempre fun- 
cionar simultáneamente ambas cámaras. 



Digitized by 



Google 



—268— 
III 

SUMVRIO:— Pod-r Ejecutivo— Pregidente — Vice -presidente j Minístrt»<i é% 
E.sUdo — lientas públicAft liMciotiale^. 

Según el texto Constitucional, el Poder Ejecutivo se 
encarga á un ciudadano con el título de Presidente de la 
República y no se ejerce sino por medio de los Ministros 
Secretarios del depacho. 

El Presidente y dos V^ice- presidentes (i9 y 2?) son 
elejidos cada 4 años por votación directa de los ciudada- 
nos, proclamando el Congreso á los que obtengan plura- 
lidad absoluta. Si ningún candidato obtiene esta cuota, 
d Congreso toma tres de los que hubiesen tenido más 
votos y elije por mayoria absoluta de Congresales. El 
periodo presidencial es de 4 años, con prohibición de ser 
reelejido inmediatamente. La nación paga al Presidente» 
porque la administre según las leyes, Bs. 18,000 anuales» 
al 1er. Vice-presidente Bs. 6,000 anuales; al 2? Vice-pre- 
sidente Bs. 5,000 anuales. Los Ministros Secretarios de 
Estado son cinco, y se distribuyen, según la competencia 
personal^ previo decreto del Ejecutivo, el despacho de 
Relaciones exteriores, Colonias, Gobierno^ Culto, Ha- 
cienda. Industria. Justicia, Instrucción pública y Guerra. 
Cada Ministro tiene de sueldo Bs. 5,000 anuales. 

Son atribuciones del Presidente de la República: ne- 
gociar tratados con otras naciones, ratificarlos y canjear- 
los previa aprobación del Congreso: dirijir las operacio- 
nes de la guerra, mandando personalmente las fuerzas: 
concurrir á la formación de leyes, mediante iniciativa y 
concurrencia parlamentaria de sus Secretarios: convocar 
el Congreso ix sesiones extraordinarias: ejecutar y hacer 
cumplir las leyes mediante órdenes y decretos, pero sin 
definir ni alterar derechos: cuidar de la recaudación, ad- 
ministración ú inversión de las rentas nacionales por or- 
den escrita y autorizada por el Ministro de Hacienda, 



Digitized by 



Google 



—269— 

-citando la ley: presentar anualmente al Congreso la 
cuenta de gastos y el proyecto de presupuesto: velar so- 
bre las resoluciones municipales, especialmente sobre 
rentas é impuestos, denunciando ante el Senado las con- 
trarias á la Constitución: conmutar la pena de muerte: 
hacer cumplir las sentencias de los tribunales: decretar 
amnistías por delitos políticos: conceder jubilaciones y 
montepios legales: ejercer el patronato nacional: elejir 
Arzobispo y Obispos de las ternas pasadas por el Sena- 
do: nombrar dignidades, canónigos y prevendadds de los 
cabildos eclesiásticos, previa terna de éstos: nombrar 
Vocales del Tribunal Nacional de Cuentas de ternas pa- 
sadas por el Senado: nombrar todos los empleados cuya 
elección ó propuesta no señale la ley á otro poder: expe- 
dir todo titulo de funcionario público: nombrar interina- 
mente, en caso de renuncia ó muerte, á los empleados 
que elije ó propone otro poder: conservar y defender el 
orden interior y la seguridad exterior de la República: 
proponer al Senado, en caso de vacante, ternas para co- 
roneles y generales de ejército, pudiendo, scSlo en guerra 
extranjera y en campo de batalla, conferir estos grados á 
nombre de la Nación: conceder, según ley^ privilegio ex- 
clusivo temporal á los que inventen, perfeccionen ó im- 
porten procedimientos ó métodos útiles á las ciencias ó 
artes, ó indemnizar, en caso de publicarse el secreto: 
crear y habilitar puertos menores. 

Pertenece á este orden del poder público, el Tribu- 
nal nacional de Cuentas, que consta de tres vocales con 
Bs. 3,000 anuales cada uno; un Secretario con Bs. 1,200, 
cuatro primeros contadores fiscales con Bs. 2,000 cada 
uno, cuatro id segundos con Bs. 1,000 cada uno, un ofi- 
cial 1? con Bs. 600, un archivero con Bs. 480, un portero 
con Bs. 240, gastos de escritorio é imprenta Bs, 840. 
Este Tribunal funciona en Sucre, capital de la República. 

Rentas. Las rentas publicas están divididas ea 



Digitized by 



Google 



—270— 

tres categorías: nacionales, departamentales y miin 
pales, y su administración y distribución obedece ta 
bien á la división. 

Las rentas nacionales son: el producto de aduai 
por importaciones ó exportaciones: impuesto sobre mi 
rales y pastas; patentes por pertenencias mineras; i 
puesto sobre alcoholes extranjeros: papel sellado y t 
bres de transacciones; impuesto sobre sociedades anc 
mas y letras hipotecarias; imi)ortacion de animales 
gentinos y el adicional sobre la coca y exportación de : 
ma elástica; producto de estampillas postales, telégrafc 
correos y otros de carácter muy variable. Estas ren 
atienden, al servicio legislativo, ejecutivo, diplomj 
co, aduanas, correos, telégrafos, casa de moneda, Co 
Suprema, L^iscal general, ejército, Tribunal de cuenl 
ingenieros, obras publicas, algunos colejios y servicio 
empréstitos y deuda interna. 

IV 

Sumario:— Poder Judicial— Culto. 

Este poder está desempeñado por la Corte Sup 
ma (de casación), las de Distrito y demás jueces, 
que se tratará en la 2'.^ parte, por ahora solamente de 
Corte Suprema Esta se compone !de siete vocales, 
cuya elección intervienen las dos Cámaras legislat¡\ 
como se ha expresado antes. El periodo de cada 1 
nistro es el de diez años y no está prohibida la ree^ 
cion. Las atribuciones de esta Corte son: conocer, 
recurso de nulidad y fallar en lo principal de la ci 
tion, según los casos: conocer en única instancia ei^ 
asuntos de puro derecho, cuya decisión depende d^ 
constitucionalidad ó inconstitucionalidad de las leyes, 
.cretos y cualquier género de resoluciones: juzgar al '. 



Digitized by 



Google 



—271— 

fcnte y Vice-presidentes de la República, Ministros de 
lado y Diplomáticos, cuando los acusa la Cámara de 
Nitados y el Senado declara haber lugar á la acusación: 
íocer de las causas de responsabilidad de los ajentes 
iomáticos, consulares, comisarios nacionales, vocales 
Corte de Distrito, fiscales de Distrito, vocales del Tri- 
ktal de cuentas y Prefectos, por faltas cometidas en el 
iHcicio de sus funciones: conocer de las causas conten- 
bsas, que resulten de negocios, contratos y concesiones 
H Poder Ejecutivo y de las demandas contencioso 
lainistrativas á que dieren lugar las resoluciones del 
biio: conocer de las materias contenciosas relativas al 
Ironato nacional: dirimir las competencias entre conce- 
ímunicipales: proponer ternas al Senado para vocales 
lias Cortes de Distrito: elejir jueces de partido y de 
ítruccion de las ternas propuestas por las Cortes de 
btrito. 

Esta corporación se compone de 7 vocales con Bs. 
>oo anuales cada uno, un secretnrio con Bs. 1400, dos 
íciliares c<m Bs. 480 cada uno, un portero Bs.300, gas- 
i extraordinarios y de coijjueces Bs. 800, gaceta judi- 
il Bs. 90 y un subauxiliar Bs. 480, gastos de esoito- 
^Bs. 240, portero del palacio de justicia Bs 240. — 
iuciona en Sucre, capital. 

El Fiscal general, es elejido por el Ejecutivo de 
terna que forma la Cámara de diputados, su periodo 
también de diez años. Es jefe del ministerio públi- 
. Concurre con opinión con la Corte Suprema á las 
sisiones que da ésta, y con el ejecutivo en asuntos de 
ttiimstracion. Propone ternas al Ejecutivo para la 
>vision de los demás fiscales de la República.El suel- 
de este funcionario es de Bs. 4,000 anuales, el de su 
cial auxiliar Bs. 600 y para gastos de escritorio Bs. 
0. 



Digitized by 



Google 



272 

V 

Culto. El culto está servido por un Arzobispo^ 
tres Obispos sufráganos, cuatro coros capitulares y el 
parroquiado. El Arzobispado de la Plata cuyo asiento- 
es la ciudad Sucre, al que pertenece Potosí, lo forman 
los departamentos de Chuquisaca, Potosí, Oruro, Lito- 
ral y Tari ja. 

SECCIÓN SEGUNDA. 

Orgraiiizacioii politicu adiuiíiistratiYa 
y policiaría. 



SVMARlo: — Kl Departninento — Su división — Su repre*eiita':ioii en lu» Ck- 
mams — y su ím*r/ii eleciorui — Ketitas ilepnrtnineiitHifa. 

El Departamento de Potosí esta dividido en 9 pro- 
vincias que son: el Cercado, Linares, Porco, Ñor-Chi- 
chas, Sud-lMiichas, Sud-Lipez, Nor-Lipez, Chayauta y 
Charcas. 

Es representjido en el Senado por dos senadores 
elejidos por todo el Departamento, y en la Cámara de- 
diputados por 11 diputados de les que 4 elije la ciudad 
con el Cercado. 

Su fuerza electoral, en his liltimns elecciones do pre- 
sidente y Vice-presidentes de la República, y senador 
del departamento que tuvieron lugiir este año, es de 
6,304 votos, cifra que se descompone así: ciudad y cer- 
civdo 1,544, Linares 288, Porco 1,144, Nor-Lipez 24, 
Sur-Lipez 18, Nor-Cliichas 633, Sud-Chichas 1,017. 
Chayanta 78i, Charcas, en sus dos seccioues, 888. 

Todo hombre, mayor de. 21 años, que sabe leer y es- 
cribir y tiene una renta anual de Bs. 200, puede iiiscri- 



Digitized by 



Google 



—273- 

birse en elrejistro cívico y tiene derecho a votar luní so- 
la vez en cada elección: el voto es secreto y personfil. 

Rentas. Los ingresos que forman la caja depar- 
ttimental para atender el servicio público sjn: 
Contribución iudijenal de las 9 

provincias Bs. 168,722. 82 es. 

Diezmos y primicias „ 69,600. 00 

Impuestos de tabaco „ 700. 00 

Pensiones escolares ,, 3,600. 00 

Prestación vial „ 7,000. 00 

Herencias indirectas „ 3,000. 00 

Papel especial de títulos , 1,400. 00 

Extraordinarios „ 2,500. 00 

Suma Bs [j69JI22. 82 es'. 

La primera autoridad departamental, dependiente 
del poder Ejecutivo, es el Prefecto que á la vez es Co- 
mandante general, al que están subordinados los funcio- 
narios públicos, de cualquiera clase y denominación re- 
sidentes en el Departamento. Son atribuciones del Pre- 
fecto: 1? cumplir y hacer cumplir las leyes y decretos y 
las órdenes y resoluciones del ejecutivo, cuidando de su 
publica\;ion y circulación. 2^ mantener bajo su respon- 
sabilidad el orden público y protejer las personas y la» 
propiedades de los ataques de lieclio; para esto tiene 
facultad de requerir la fuerza armada del ejército ó de la 
guardia nacional: 3? convocar á elecciones populares se- 
gún las leyes:49 elevar, con informe ante el ministerio 
respectivo, las peticiones de los funcionarios del ramo ad- 
ministrativo, político, municipal y policiano del departa- 
mento: 5? vijilar las oficinas y establecimientos de admi- 
nistración pública, dictando medidas para corrcjir faltas 
y regularizar el servicio: 6? cuidar de que los jueces y tri- 

1. Gantiáadv» t oma<la» del presupuesto vijeiite. 



Digitized by 



Google 



—274— 

bunales de justicia ejerzan sus funciones el tiempo deter- 
minado por ley, pudiendo dirijir advertencias verbales 6 
escritas: 7? organizar procesos administrativos contra 
los funcionarios omisos en el cumplimiento del deber, pa- 
ra dar cuenta á los superiores de que dependen: 8*? con- 
ceder licencia á sus subalternos y á los jueces y fiscales 
de provincia, con la limitación de ley: 9? remitir, con infor- 
me, al Gobierno las actas de escrutinio y proclamación de 
senadores, diputados y munícipcs del departamento: 10 
poner en conocimiento del Gobierno las ordenanzas y 
acuerdos municipales, acompañando comprobantes: 11 vi- 
jilar á los Sub-prefectos, pedir su remoción y someterlos 
ajuicio: 12 solemnizar los dias cívicos nacionales, de a- 
cuerdo con las municipalidades: 13 prestar á estas el au- 
xilio que soliciten: 14 cooperar á la apertura, reparación 
ó mejora de caminos: 15 cuidar de la conservación de los 
edificios públicos y promover reformas: 16 visitar la pro- 
vincias é informar al Gobierno de las necesidades: i 7 di- 
rijir la policia de seguridad sobre el cumplimiento de sus 
leyes, reprimiendo abusos: 18 promover la construc- 
ción y reparación de cárceles: 19 poner cúmplase en los 
títulos y despachos expedidos por el Gobierno para el 
servicio departamental, para que se tomen razón en las 
oficinas fiscales: 20 calificar y aprobar las fianzas que de- 
ben prestar los administradores de los tesoros, sub-pre- 
tectos y recaudadores de fiondos fiscales, previo acuerdo 
de la mesa de almonedas, á la que preside: 2 1 otorgar 
las escrituras de adjudicación de impuestos á los arren- 
dadores, previa aprobación del Gobierno: 22 dictar órde- 
nes para la recaudación de los impuestos ó de emprésti- 
tos internos: 23 hacer que los Sub-prefectos y recauda- 
dores hagan los empoces en el tesoro dentro los términos 
de ley: 24 tramitar y resolver los juicios coactivos contra 
los deudores á la hacienda pública: 25 decretar el paga 
de presupuestos de los sueldos de empleados departa- 



Digitized by 



Google 



—275— 

mentales: 26 vijilar la conducta de administiadores, asen- 
tistas ó cobradores de rentas fiscales: 27 autorizar, con 
la limitación legal, los gastos extraordinarios departa- 
mentales: 28 preparar y tramitar los asuntos y reclamos 
referentes á impuestos de carácter nacional: 29 dar cum- 
plimiento á las providencias, resoluciones é instrucciones 
que expida el Supremo Tribunal de cuentas: 30 rubricar 

• con el fiscal de distrito y el notario de hacienda los libros 
principales del Tesoro público y suscribir las dilijencias 

• con que éstos se abren y se cierran: 31 examinar al prin- 
cipio de cada mes el balance, tanteo y corte de cuentas 
del Tesoro departamental y dictar las órdenes para su 
verificación, firmando con el fiscal y notario, previo exa- 
men prolijo de comprobantes: 32 mandar que se forme á 
principio de cada año inventario de toda la existencia per- 
teneciente al fisco: ^^ dar al Gobierno, un mes antes de 
que él Congreso funcione, un informe de la administra- 
ción del año, con el estado de ingresos y egresos depar- 
tamentales: 34 entender en las solicitudes de adjudica- 
ción de vetas para la esplotacion de sustancias minera- 
les, mientras no se hagan contenciosas': 35 tienen tam- 
bién la obligación, mediante los Sub-prefectos, intenden- 
tes y correjidores de atender á la subsistencia de tropas 
de ejército que transitan por el departamento, reprimir 
los abusos que cometieren y proporcionarles alojamiento 
ó cuartel precisos: 36 nombrar correjidores: 37 nombrar 
conductores de balijas: 38 vijilar la conducta de emplea- 
dos de correos y telégrafos. 

SüB PREFECTOS. Despues del Prefecto, siguen en 
jerarquía en el orden político y administrativos los Sub- 
prefectos, cuyas atribuciones son: las designadas á los 
prefectos con los números i, 2, 3, 5, 6, 7, 10, 12, 13, 14, 
15, 23, 27, 35 y 38 en lo referente á la provincia que go- 

1. Cnanc)o ^nfas petiftinn^ft «e hacou oontencioffAA, conoce t\ juez <1« par 
'tiilo cl« U CNpital del de|)Ai'tani«iit.o. 



Digitized by 



Google 



—276— 

biernan. Tienen, además, las de ejecutar las órdenes y 
resoluciones comunicadas por la Prefectura: certificar al 
pié de los presupuestos que presentan los empleados de 
la provincia, informando á cerca de su conducta: propo- 
ner a la prefectura ternas para correjidores y darles po- 
sesión: nombrar alcaldes de campaña con arreglo á ley: 
dirijir y vijilar la conducta de los correjidores, reprimien- 
do sus abusos: visitar anualmente todos los cantones de 
la provincia é informar á la prefectura sobre sus necesi- 
dades. En algunas provincias, el cargo de la policía de 
seguridad es anexo á la Subprefectura y en otras hay in- 
tendentes de policía subordinados á aquellos. 

Correjidores. A los Sub-prefectos, siguen los- 
Correjidores; funcionario que hay uno en cada cantón de 
provincia y también en algunos vicecantones. Sus atri- 
buciones son: las del Prefecto N** 12, 13 y 15 y ademas; 
ejecutar las órdenes lejítimas que le comunique el Sub- 
prefecto: recaudar los impuestos evitando abusos en su- 
percepcion: vijilar que los alcaldes parroquiales adminis- 
tren justicia, dando á la municipalidad parte de las faltas 
que notaren: ejercer la policia de seguridad del cantón: 
dirijir y vijilar á los alcaldes de campaña. El cargo de 
Correjidor es consejil, dura un año y nadie puede escu- 
sarse sin causa legal. 

Alcaldes de campo. Los últimos funcionarios en 
este orden son los Alcaldes de campo (cargo consejil) 
subalternos de los Correjidores, con las atribuciones de 
ejecutarlas órdes legítimas del Sub-prefecto: recaudar, 
sin abuso, los impuestos: ejecutar las órdenes que le co- 
munique el Correjidor, en lo relativo al servicio público. 
Tienen ademas los deberes que impone la ley de policia 
de seguridad, á los comisarios, y concurrir con éstos y 
los trabajadores precisos, á la apertura y composición de 

1. Cargo consejil se lUnia «I qu« no m rentado. 

Digitized by VjOOQIC 



—277- 

caminos públicos, cuando la autoridad política ó munici- 
pal lo ordene con arreglo a ley^: velar sobre la conserva- 
ción y reparación de puentes, calzadas, caminos y postas: 
impedir se obstruya ó embarace la via pública con zanjas, 
plantaciones, cercos, etc: vijilar la comodidad, segundad 
y provicion de las postas establecidas en su jurisdicción: 
impedir se causen daños en los cementeras y plantacio- 
nes y hacer indemnizar administrativamente tales perjui- 
cios: protejer á los viajeros y auxiliarlos en caso preciso 
y perseguir y capturar á los asaltadores, y las atribucio- 
nes 6^ 7^ 8?, 9'?, I o, I í, 12 y 13 del artículo 8 de la ley 
de policia. 

Policía. Ya que tantas veces se ha citado esta ley 
necesario es dar una idea de ella*"*. Su artículo i? define 
su objeto en estos términos: ^^La policia de seg^tridad 
tiene por objeto la conservación del orden piíblico, el 
resguardo de las garajttias personales y reales, la 
prevención de los delitos y faltas y la persecución de 
delincuentes y ciUpablcs, para entregarlos d juez coni^ 

1. Taí frt/ efe }C} <le Orftihre (/<t 1^80, esfuhlece: qii« toiloR Iok hotul»ra<« }wil»i- 
tJintPR d(« la UtjpúblicH eMtaii ohlitrHuoH. t)eH<!elort j.S linAtn los 40 míio^ á trniíH 
jar (loA <iin8 al nfu» «ti Ih apertui-H y coiiMervarion iIh lu';* viits |iú)>]¡<*ms: c]uc lus 
qiit^ (»or SHA ociipnc/iotioH lu» |»in»<leii coiifiirrir p^iAoiiHiniHiire. |»)i;;ueii ío.h jonta- 
IrH n':*pe<*tivo« ai precio corrÍHiilH de la )o«*aliiíad: qu»« r?*ioH f(»iif}i>M 8t» r»»eaii- 
tlí'ii por laM juiífA^ iiiitnii'.i)ialHo y He ft<liiiinÍKlr(*n W.ijo la »ni>*»riiii«Mii»*n<Ma de iog 
•Co»n^»*jps iiiunicitmler«: que e««t<».H foiidi»H no piiHilfii iiivurtir.^e en otros ol>JHto< 
▼ qiid laA HiitoridadeH tpie di^pu^iereti j^uuBÍvaiDeut» de ellos, quedan sujetos ú, 
la resfMMiftahilidad eivil. 

2, Kl arríenlo <r¡tado diee: ''Síin atrihueioiie» del InTeiidenle de pidiein: 
1** coitnniiear al Prefecto ó Sub-prefecte. Iííh o<'.urrencia» de ptdiria. el parte 8«- 
rá esciito. y otro al niii:wterio púhlieo: 2? vijiiar y rorrejir la eoinlurta de Ion 
</Otnif>ertoK y Celadores: U? Cert.ifir«r al pm de losi prnHupueKtoK tiieiiAUMÍe:« Kobr» 
el conipf»rt4iniieiito de ku» depeiidieiiten: 4? librar ónleneApor fserito para i*»ptu- 
)-n de deiiucneiit^s y ponerlos á ilif«poKÍcion de autoridad: 5? espedir ordene» por 
ew.rito, de requiza v allanamiento en loa easoa ]ire visto» por ley: 6? imponer 
Hiultaa de ]wdieÍH y llevar laeuenta: 7v franqnenr pagaportex en los easoa tleni^na' 
don |>or esta lev: S? conocer y denidir los reclamos de transeúntes. hott^IeroM y puna 
derf*:(eii loreUtivo á deudaa pwr mantención, lifwpeilaje. fon a j«» liasta Ra. 50: 9V de* 
nidir Ins «Ufereiicias siicitadas entre patronea y sirvientes relativas á Malarios 
)iasta Bs 50: 10 jiix^ar y c^stijjcar Iom burtos. «-stafa y fraudes basta Hs. 50: IL 
llevar el libro en que se anotan las ^^enf^ralea de vendedorea y conipradoroa d« 
«luajas y aniiii*le« ea cnaa* de juejro y en las feria:». 



Digitized by 



Google 



—278— 

pétente/' Esta ley obliga á nacionales y extranjeros, á 
transeúntes y habitantes de la República. Los infracto- 
res no gozan de fuero ni privilegio, ni se puede alegar su 
ignorancia. Todos los jefes de familia, colejio, hoteles, 
fabricas, etc, tienen obligación de matricularse en la po- 
licia cada quinquenio, expresando las personas que habi- 
tan en la casa. Tiene también el deber de dar parte de 
las personas que llegan á la casa ó se ausentan. 

Al tratar de los Prefectos, Subprefectos, Correjido- 
res y Alcaldes de campo, se dijeron ya algunas de las o- 
bligaciones y atribuciones que establece esta ley. Los 
Intendentes son jefes de policia dependientes del Prefec- 
to (ó del Sub-prefecto en su caso). En otra sección al 
terminar el personal que sirve la policia, se dará algunos 
detalles más en este orden. 

SECCIÓN TERCERA. 

Prefectura. 



SUAíAUTO: — Personal que sil ve en lo político, a<lmiiii»tríitivo, policiRrio j 
■as ntribueiuiies. 

Determinadas ya las atribuciones legales de estas 
autoridades es necesario conocer el número de personas 
que las sirve. 

La Prefectura y Comandancia general del departa- 
mento, está servida por el Prefecto con Bs. 4,000 anua- 
les, un secretario con Bs. 1,200, tres auxiliares con Bs. 
400 cada uno, un conserje portero y ordenanza, con Bs. 
360, gastos de escritorio Bs. 300, servicio de la casa Bs. 
300. 

Policía e Intendencia. El Intendente en la ciu- 
dad, es primer jefe de la columna militar de guarnición. 



Digitized by 



Google 



—279— 

La organización de la policia es: un Intendente y Sub- 
prefecto del cercado, con Bs. 2,000 anuales, un primer 
comisario con Bs. 600, cuatro comisarios con Bs. 480 ca- 
da uno, un plumario Bs. 240, gastos de escritorio y alum- 
brado Bs. 120. 

Cuerpo de Celadores: un capitán Bs. 1,020 anua- 
les, un teniente i? Bs. 960, un teniente 2? Bs. 900, dos 
sarjentos primeros Bs. 672, dos sarjentos segundos Bs. 
648. cuatro cabos primeros Bs. 1,248, cuatro cabos se- 
gundos Bs. 1,200, gastos de mayoría y compañía Bs. 200, 
treinta soldados Bs. 8640, alumbrado de cuartel Bs. 372. 
El gasto de armas etc. se imputa á la caja nacional. 

Rondines. Un jefe Bs. 1,000, un ronda mayor Bs- 
720, veinticinco rondines Bs. 9,000, abrigos Bs. 125. 

En los cantones desempeñan esta policia los Corre- 
jidores, alcaldes de campo y sus ajen tes. 

Los deberes de los comisarios son: i? ejecutar las 
órdenes lejítimas comunicadas por el Sub-prefecto ó In- 
tendente: 2'} observar y hacer cumplir el reglamento inte- 
rior, el de rondines y el de celadores: 3? verificar apre- 
mios y cobrar multas: 4Í trasmitir por medio de sus su- 
baíternos las requisitorias, mandamientos y pliegos que 
las autoridades dirijan: 5'? cuidar que rondines y celado- 
res cumplan sus deberes sin abuso: 6? dar cuenta á sus 
superiores de lo ocurrido durante las 24 horas: 7? denun- 
ciar á los vagos y mal entrenidos y trasmitir á sus supe- 
riores las denuncias que recibieren. 

También dependen del Prefecto, como que éste es 
el superintendente de hacienda y minas del departamen- 
to, y que tiene la supervijilancia aun do los funciona- 
rios que dependen directamente de los ministros de Es- 
tado, la oficina del tesoro departamental, la Casa Nacio- 
nal de Moneda, Correos^ Telégrafos y colegios. 

Tesoro. Está servido por un administrador con 
Bs. 2,000 anuales, un contador é interventor Bs. 1,200, 



Digitized by 



Google 



—280— 

liquidador Bs. 720, auxiliar Bs. 480, otro id Bs. 360, ar- 
chivero Bs. 360, gastos de escritorio Bs. 240, escribano 
de hacienda Bs. 240, escribano de minas Bs. 2Ch3^ porte- 
ro Bs. 1 20, copia de comprobantes Bs. 200. 

Moneda. Esta casa está dividida en cuatro ofici- 
nas y servida cada una, como sigue. 

Primera, — DiUECClON. un director contador con Bs. 
2,640 anuales, un oficial tenedor de libros Bs. 1,320, un 
compra materiales Bs. 600, dos auxiliares Bs. 504 caila 
uno. portero de la casa Bs. 240, un guarda de rejistros 
Bs. 288 — Segunda,-()FiClNA DE rescates oficina de com- 
pra de pastas: un rcscatador Bs. 1320, dos oficiales fun- 
didores Bs. 480 cada uno, un requemador y ayudante Bs. 
288, un aprendiz Bs. 240 — Tercera-FlELATüUA, un fiel Bs. 
2,400, dos guarda vistas Bs. 260 cada uno, un ingeniero 
mecánico Bs. 2,400, aprendiz maquinista Bs. 240, un maes- 
tro de cilindros Bs. 816, dos maestros de prensa Bs. 420 
cada uno, un maestro de gráfilaBs.400, un talla mayor Bs. 
844, aprendiz de talla Bs. 240, un ensayador primero Bs. 
1,840, un ensayador segundo, beneficiador y balanzario 
Bs. 960, un aprendiz Bs. 300. — Cuarta. — Caja un cajero 
Bs. 1,320, un auxiliar Bs. 360, portero marcador Bs. 240, 
gastos de escritorio y contabilidad Bs. 150, gastos id dt^. 
la oficina de rescates Bs. 50, gastos id de la fielatura Bs. 
50, gastos id de la d(í ensayes Bs. 50, gastos id de la de 
caja Bs. 50, pérdidas de caja Bs. 100, gastos en materia- 
les» jornales etc. Bs. 40.000. Los gastos de esta casa gra- 
vitan sobre el Tesoro nacional, 

(yOTiHKo. En la ciudad hay una administración prin- 
cipal de la que dependen las sub-administra* iones de 
Puna, Tupiza y C()l(|ucchaca, en las otras provincias y 
en los cantones sólo hay receptorias, que las sirven los 
oorrejidores sin mas retribución que el porte de la corregí- 
pi>ndencia. Ksta oficina v.n la ciudad está servida por 
un administrador c(Mi Bs. 1,440 anuales, un interventor 



Digitized by 



Google 



—281— 

Bs. 800, oficial de estadística Bs. 500, tres ofici?iIes au- 
xiliares Bs. 360 cada uno. portero auxiliar Bs. 300, dis- 
tribuidor de cartas Bs. 300, servicio de conductores Bs. 
2,880, bagajes de correos Bs. 15,568. 60 es., servicio de 
postas Bs. 3,080, gastos de escritorio, alumbrado, guias, 
patentes, libros, moviliario etc. y premio por venta de 
estampillas Bs. 2,000. — También este gasto pesa sobre 
la caja nacional. 

TelégrafOí Inspector general Bs. 1,400, conta- 
dor secretario Bs. 800, gastos de escritorio Bs. 120, li- 
bros, fórmulas, moviliario Bs. 700. La oficina de despa- 
chos está servida por un jefe telegrafista Bs. 800, otro 
segundo B. 600, guarda hilos Bs. 480, mensajero Bs, 
240, gastos de oficina Bs. 60. También se paga esto de 
la caja nacional.. 

Colegios. — Nacional de Pichincha, de instrucción 
secundaria. Rector y profesor Bs. 1,200', cinco profeso- 
res Bs. 1,000 cada uno, un profesor de idiomas Bs, 600, 
un partero Bs. 192, gastos de escritorio Bs. 24. 

CoLEJlo DE Minas, de enseñanza facultativa. Un di- 
. rector y profesor de mattnuAticas Bs. 3,000, profesor de 
física y química Bs. 2.400, profesor de dibujo y francés 
JBs. -2,400, portero Bs. 240. 

SECCIÓN CUART.\ 



Sumario: --OrííHTii/.Mcion jmlieial — Ministeiio públ'o. 

Después de la Corte Suprema de justicia, de la que 
se habló en la primera sección de este capítulo, siguen er* 
el orden judicial las Cortes de Distrito. Para ser Vocal 
de esta Corte se requiere ser ciudadano en ejercicio, ma- 

1. .Ahom 0%tik «fp]irA<1o *•] r<»ctor»f1o «I»*! prolcsorjulo. El Dr. Ni«*.«i>or C»- 
jrñAgíit Í^tin«»r Ai't'ial, }ih renuncia ^c i^I Hueldo pni-a Micjorus; matt-risiles de lu i^msíi. 



Digitized by 



Google 



—282— 

yor. de treinta años y haber ejercido por ocho la profe- 
sión de abogado con crédito. Los elije el senado de las 
ternas pasadas por la Corte Suprema. 

Estas Cortes, conocen en materia criminal, en apela- 
ción: de los sumarios cuando se trata de la libertad pro- 
vicional o de la competencia del juez: délos autos de acu- 
sación: de sentencias dadas por los jueces de partido, y 
en consulta, de los autos de sobreseimiento, sentencias 
absolutorias ó que condenen á la pena capital: juzgan á 
los jueces y fiscales de partido, subprefectos y municipa- 
lidades por delitos funcionarios. En materia civil, cono- 
cen en apelación de todas las causas de que conocen en 
primera instancia los jueces de partido, y en nulidad de 
las que estos conocen en apelación; las primeras son re- 
curribles de nulidad ante la Corte Suprema. Conocen 
también en recurso de fuerza, á solicitud de parte, cuan- 
do la autoridad eclesiástica se entromete y procede en 
causa que no es de su jurisdicción; cuando conociendo 
con jurisdicción no observa los procedimientos legales, ó 
cuando niega ü otorga recursos que concede ó prohibe 
la ley. 

Reciben exámenes de Abogados, Notarios, secreta- 
rios, actuarios y de sus procuradores. Propone ternas á 
la Corte Suprema para jueces de partido é instructores 
de su distrito, y ante el gobierno para rejistrador, nota- 
rios, y procuradores. Nombra á los subalternos de la 
oficina, y previa terna de los respectivos jueces, a los se- 
cretarios, actuarios y subalternos de los demás juzgados 
del .distrito. 

El tiempo que dura el periodo de Vocal de Corte es 
el de seis años; no está prohibida la reelección. 

Jueces de partido. Estos funcionarios son nom- 
brados por la Corte Suprema de las ternas propuestas 
por la de Distrito, y ante éstas presentan el juramento de 
ley .Se requiere haber sido juez instructor ó ájente fiscal 



Digitized by 



Google 



—283— 

por tres años ó haber ejercido con crédito la profesión de 
abogado y no haber sido condenado á pena corporal. 

En caso de impedimento se suplen uno á otro en 
el mismo lugar ó el del más inmediato. 

En materia criminal: conocer en apelación de las. 
causas correccionales falladas por los inferiores; délos su- 
marios que les remiten los instructores para dictar acusa- 
ción 6 sobreseer, en este caso consultan á la Corte: or- 
ganizar el plenario y celebrar debates y sentenciar en los. 
delitos que merecen pena corporal, el juez que dicta 
acusación es distinto del que termina el plenario: juz- 
gar á los Intendentes, correjidores y empleados subalter- 
nos del ramo administrativo, sin previo permiso del Go- 
bierno. Las sentencias absolutorias y las que condenan. 
a la pena de muerte ó presidio, se consultan á la Corte.^ 
En materia civil: conocer en primera instancia, de todas las 
causas por acciones personales, reales y mixtas, que no 
sean de menor cuantia ó no correspondan á otros jueces: en, 
apelación de las que conocen en primera instancia los jue- 
ces instructores; proponen ternas ala Corte para el nom- 
bramiento de sus subalternos: reciben examen de sus 
procuradores, en provincia. 

El periodo de sus funciones dura cuatro años^ pu- 
diendo ser reelej idos. 

Jueces Instructores. Son jueces inmediatamen- 
te inferiores álos de Partido. Se requiere para ser Juez 
Instructor, haber ejercido con crédito la pofesion de abo- 
gado, ó como tal, las funciones de Alcalde parroquial ó 
la secretaria de algún juzgado. Son nombrados j)or ía 
Corte Suprema de la terna pasada por la de Distrito;, 
prestan el juramento de ley ante el Juez de Partido. El 
periodo es de 4 años y puede ser reclejido. 

1. Por precepto constitucional esta pena se aplica «n trrí* cjitíoft: a^esinii- 
to. pnn-lcitlo y traición á la jiátrin, entendiétiílose por tnl lu complicidad cou el. 
enemigo durante el ebtudo de guerra extranjera. 



Digitized by 



Google 



—284— 

En materia criminal, forman sumarios en las causas 
iniciadas dentro de su jurisdicción: conocen en apelación 
de las correccionales falladas por los parroquiales. En 
materia civil, conocen de las causas por acciones persona- 
les, reales y mixtas sobre bienes muebles ó inmuebles, en 
juicio verbal y con apelación ante el Juez de Partido desde 
loo á 200 bolivianos, y en juicio escrito desde 200 á 300 
bolivianos, con igual recurso y el de nulidad ante la Corte 
del Distrito. Son jueces de apelación de las sentencia- 
das por los alcaldes parroquiales. Conocen de los inter- 
dictos de amparo de posesión y en todo juicio de adqui- 
rir la posesión S con recursos de apelación y nulidad. Si 
funcionan fuera de la residencia del juez de partido, pue- 
den admitir toda clase de demandas, aún de mayor cuan- 
tía, y tramitadas hasta el estado de sentencia, remitirlas 
al Juez de Partido. Intervienen, mientras, no se hagan 
contenciosos, en los procedimientos de adopción, emanci- 
pación, seguridad de bienes de ausentes, inventarifac- 
cion, partición de herencia, petición de alimentos, discer- 
nimiento de tutela y cúratela, separación de bienes ma- 
trimoniales, informaciones nd prrpctuamy juicio de jactan- 
cia, bienes vacantes, pobreza de solemnidad. Conocen 
verbal y sumariamente de las demandas de desahucio 
con recursos de apelación y de nulidad, este ante el Pre- 
sidente de la Corte. Proponen á esta ternas ¡jara el nom- 
brcimiemto de sus subalternos. 

En los lugares donde hay dos Jueces Instructores, el 
primero despacha en materia civil y el segundo en mate- 
ria criminal. Donde hay tres, el tercero, en demandas 
civiles verbales y en los tribunales de apelación en mate- 
ria correccional. En caso de impedimento, se suplen 
unos á otros, 6 el del lugar más inmediato. 

Alcaldes ó jueces parroquiales. Estos jueces 

1. Artículo 47 de la Ley tle 27 de Diciembre d^ 1882. 



Digitized by 



Google 



—28 

son nombrados por el Concejo ó Junta municipal, de ter- 
nas pasadas por el Juez Instructor, ante quien prestan ju- 
ramento. Debe preferirse á los abogados ó practican- 
tes juristas, tener competencia y moralidad renonoci- 
das. Es cargo censejil: dura un año: nombran su alguacil. 

Donde no reside el Juez Instructor, practica las dili- 
jencias que éste le encomienda, conoce 4 prevención con 
éste de los juicios de desahucio. En este caso la apela- 
ción es ante el Juez de partido. 

En lo civil, conocen de las demandas sobre bienes 
muebles hasta el valor do 20 bolivinno.s, sin ningún re- 
curso, y con los de apelación y nulidad ante el Juez Ins- 
tructor y Juez de partido respectivamente, hnsta óon bo- 
livianos. En las acciones reales y mixtas, de bienes in- 
muebles por valor de veinte á cien bolivianos, conocen, co- 
mo en las anteriores, con ambos recursos, y sólo con el 
de apelación, cuando el valor no excedo de 20 Bs. — Un 
materia criminal^ hacen parte de la poli(?ia judicial; en ca- 
so de delito infraganti, orgíxnizan sumui'ios criminales; 
Juzgan y castigan como tribunales C(>recrionales los de-' 
litos y faltas comprendidos en el i'eglamento de policía: 
conocen con apelación ante el Juez instructor y ] mu- 
dad ante el de Partido, de los delito.s (instigados con pe- 
na de arresto, ó pena no corpoial ó pecuiiaria, como: la 
sujeción á la vijilnncia especial de las autoridades, la de 
dar fianza de buena conducta, retra(;tacion, satisfacción, 
apercibimiento ó reprensión judicial, oir píiblicamente 
la sentencia, corrección en ima casa de esta clase para 
mujeres ó menores de edad, la de nnilta y la pérdida de 
algunos efectos; funcionan con testigo de actuación que 
lo nombríin ellos. 

Alcaldes de barrio. Los alcaldes de barrio ó de 
campo, son nombrados por el Concejo ó por la Junta mu- 
nicipal, á propuesta del Ájente cantonal': prestan jura- 

1. Ájente municipal. 



Digitized by 



Google 



—286— 

mentó ante la Municipalidad. Es cargo concejil: dura* 
iin año á turno entre los vecinos de un barrio, aldea ó- 
parcialidad. Se requiere ser mayor de edad, vecino del 
lugar, poseer en el alguna i)]'opiedad ó ejercer alguna 
profesión ó industria. 

Son ajentos de la policia judicial j municipal. Co- 
nocen á prevención con los jueces parroquiales de las 
demandas civiles que no excedan de cuatro bolivianos 
en dinsro, ó de oclioen especie. Estos juicios no tienen 
recurso alguno 

Ministerio público ó fiscal. Lo forman los fis- 
cales, cuyo jete en ©1 departamento es el de Distrito. Los 
fiscales son ajentes del poder ejecutivo y en los tribuna- 
les y juzgados, representan á la sociedad y exijin el 
cumplimiento de la ley. En el dei)artamento se ejerce 
este ministerio por el Fiscal de Distrito» los de partido y 
los ajentes fiscales. Como representantes del Estado 
demandan ó contestan las demandíis que le interesan, in- 
tervienen en los asuntos de enseñanza y beneficencia pii- 
blica, conninidades, indíjenas, menores de edad, mujeres 
casadas ó inhábiles para contratar. 8on parte en las cau- 
sas criminales. El Fiscal de Distiito dictamina en estos 
asuntos ante la Corte; en lo admiíaistrativo, vijila la 
administración del Tesoro publico y forma parte do la 
mesa de almonedas. El Fiscal de Partido en los asun- 
tos actuados ante el juez de partido, ante la prefectura y 
ante la municipalidad. El Ájente fiscal, dictamina ante 
al juez instructor. 

Con excepción del Fiscal General, todos los demás 
son nombrados \n)V el Gobierno á propuesta en terna de 
aquel, y terminan sus funciones, cuando termina el 
Gobierno que los nombra. 

Hay on la ciudad un Registrador de derechos rea- 
les, lleva libros donde se inscriben los derechos sobre 
inmuebles, los que so crean sobre bienes reales ólosgra- 



Digitized by 



Google 



-287— 

van, todo contrato que importa traslación de propiedad, 
garantió ó derecho espectaticio. — Para posesionarse del 
cargo, dá fianza de Bs. 8,500. Su periodo de duración 
es de cuatro años. 

Los notarios son funcionnrios que autentican los 
•contratos y actos civiles, llevándolos en registros anua- 
les. Son de treá clases: de primera, sei^unda y tercera, 
seíTun que sirven donde hay Corte, juzgado do partido ó 
solamente juez Instructor. Sus funciones duran 4 años, 
pudiendo ser reolejidos. Dan fianza do Bs. 1,000. En la 
•ciudad haj" dos notarios de primera clíiso. 

. Para el servicio de los que jestionan ante los juzga- 
dos, especialmente íinte la Corte, hay ociio procuradores 
que pi'évio examen y tianza de 400 bolivianos ejercen el 
cargo. 

III 

Sl'Hario: — Servicio «le juRticia — T)«l ininieterio públioo — y retribucioiieí. 

La jurisdicción de la Corte se estiendo á todo el de- 
partamento. La componen cinco vocales con Bs. 2,000 
anuales cada uno, un secretario Bs. 800, dos auxiliares 
Bs. 240 cada imo, portero Bs. 180, gastos do escritorio 
Bs. 99. 

Jueces de Paktido. Hay dos jueces en la ciudad: 
:su jurisdicción abarca la ciudad, el cercado y las dos 
provincias de Lipez.^ Tienen Bs. 1,440 cada uno. Ca- 
da juzgado tiene un secretario con Bs. 192, dos auxi- 
liares con Bs. 144 cada imo, un portero alguacil Bs. 120, 
gastos de escritorio Bs. 48 

Juzgados de Instrucción. Son tres: 19 2? y H?; su 
jurisdicción se estiende ala ciudad y el cercado. El 1? 
•está servido por un juez Bs. 900, actuario Bs. 180, por- 

l. l^j de 8 de Octulre de 1887. 



Digitized by 



Google 



—288— 

tero Bs 96, gastos de escritorio Bs. 2i — El 2? un juez. 
Bs. 960, actuario Bs. 18, portero alguacil Bs. 96, gastos 
de escritorio Bs. 24. — El 3? un juez Bs. 960, actuario 
Bs. 360, auxiliar Bs. 120, portero Bs. 96, gastos de es- 
. critorio Bs. 36. 

Hay dos cárceles en la ciudad, una de decidores y 
otra de criminales. El alcaide de la primera tiene Bs. 
240, y el de la segunda Bs. 360. No pueden cobrar de- 
rechos de escarcelacion. 

Fisoat.es. El Fiscal de Distrito está retribuido 
con Bs. 2,000, tiene un auxiliar con Bs. 200. gastos de 
escritorio Bs 60. 

Fiscal de partido con Bs. 120, gastos de escritorio 
Bs. 40. 

Ájente fiscal con Bs. 960, gastos de escritorio Bs. 
38—40 es. 

SECCIÓN QUINTA 
Servicio del Culto. 

Sl'MARIO:— Servicio del Culto. 

Este ramo está recomendado á los pfirrocos, que en- 
la ciudad son cuatro: el de la Matriz, el de la Concep- 
ción, el de San Juan y el de San Pedro. 

Entienden en la celebración de matrimonios con 
arreglo á las le^-es canónicas y al rito católico: en algu- 
nos impedimentos impedientes pueden conocer, y otrc^s 
los remiten á la decisión del Arzobispo. Hay un vicario 
foráneo, que generalmente es el cura párroco de la Ma- 
triz; lo nombra el Arzobispo; a él ocurren los matrimo- 
nios en casos de disturbios y en las dilijencias de divor- 
cio; su jurisdicción se estiende ala ciudad y el cercado. 

Está encomendado á los párrocos, llevar el rejistro 



Digitized by 



Google 



—289— 

del estado civil en los libros donde se sientan las parti- 
das de bautismos, matrimonios y defunciones. Los cer- 
tificados que da un párroco, refiriéndose al correspondien- 
te libro, merecen £e ante los tribunales de justicia y au- 
toridades administrativas, en la decisión de derechos/ 

SECCIÓN SESTA 
Institución Municipal. 

I 

Sumario:— Su organización legal — Bienes y sus fuentes —Administración de 
feudos. 

La Constiuicion del Estado establece Concejos Mu- 
nicipales en las Capitales de departamento, Juntas en las 
capitales de provincia ó de sección en que éstas están di- 
vididas, y ajentes municipales, dependientes de concejo ó 
junta, en los cantones. 

La constitución les atribuye: i9 promover y vijilar la 
construcción de obras públicas, 2" establecer y suprimir 
impuestos municipales, previa aprobación del senado 3? 
crear establecimientos de instrucción primaria, dirijirlos, 
administrar sus fondos, reglamentarlos, nombrar precep- 
tores y señalar sus sueldos. En los establecimientos del 
Estado les concede el derecho de inspección y vijilancia: 
4? Establecer la policia de salubridad, comodidad, orna- 
to y recreo: 5? cuidar de los establecimientos de caridad: 
6? formar el censo real y personal de su distrito: 7? for- 

1. Pevo Rucede con frccnen(íia, que didios libros están llevados con cri- 
minal descuido, encomendados á vecr>8, al cantan* ó al sacristán que apenas en- 
tiende el español, y resulta que no tíe han sentJido las partidas ó q\i% lian deaa- 
^•Mrecido las hojas sueltMS en que se anotaron, ocasionando aai gra\*es perjuicios 
páralos interenailos. £s pues ur jen te que se díctela lev que evite este dea- 
cuido, creando funcionarios encargailoa de llevar el rejistro .Iwl estado civil: 
determinando la localidad en que ejer/jín sus funciones, las responsaUilidades- 
á que están sujeto:!» y la garantía necesaria para desempeñar tan delicado cargo. 



Digitized by 



Google 



—290— 

mar la estadística departamental; 8? hacer el repartimien- 
to de reemplazos para el ejército, que hubiesen cabido á 
su territorio, conforme á la ley de conscripción: 9? reque- 
rir la fuerza publica para hacer cumplir sus resoluciones: 
10 recaudar, administrar é invertir sus fondos: 11 acep- 
tar legados y donaciones y negociar empréstitos: 12 viji- 
lar la venta de vivieres, teniendo por base el libre tráfico: 
13 nombrar jurados, para juicios de imprenta: 14 nom- 
brar alcaldes parroquiales, de las ternas pasadas por los 
jueces instructores, ajentes municipales y á los empleados 
de su dependencia. Entre los Concejos pueden celebrar 
contratos para promover obras ó empresas de vialidad 
¡nterdepartamental. 

Para ser munícipe ó ájente, se requiere ser ciudada- 
no en ejercicio y vecino del lugar. No pueden ser muní- 
cipes los clérigos ordenados i)i sacn's, ni los funcionarios 
públicos, excepto médicos y abogados sin jurisdicción. 
Los cargos municipales son concejiles. 

•La Ley orgánica les da también las atribuciones: i?^ 
. nombrar su presidente, vice-presidente y secretario: 2? 
exijir y calificar fianzas para la recaudación, administra- 
ción é inversión de sus fondos: 3? señalar en su presu-' 
puesto anual, los sueldos de sus empleados, sin poder al- 
terarlo durante el año: 4^ remover cuando convenga los 
empleados de la administración municipal que no sean de 
su seno: 5!^ nombrar alcaldes de barrio y de campo délas 
ternas pasadas por sus ajentes: 6? aprobar los arrenda- 
mientos y licitaciones de fincas y arbitrios de cada locali- 
dad: 7? promover exposiciones industriales y acordar pre- 
mios, votando los fondos: 8^ vijilar por el exacto cumpli- 
miento de los aranceles parroquiales,, de los judiciales y 
de los recudimientos fiscales, para la percepción de los in- 
gresos públicos: g^ conceder permisos para rifas, sorteos, 
martillos y espectáculos públicos: 10 cuidar de que la me- 
dicina y farmacia se ejerzan con titulo legal y no ala vez, 



Digitized by 



Google 



—291— 

incitando al ministerio público para el enjuiciamiento de 
los contraventores: 1 1 obligar a los médicos titulares, á 
que presten á los pobres asistencia esmerada y gratuita 
en sus domicilios: 1 2 visitar mensualmente las boticas y 
farmacias, informando al Ministerio de Gobierno ó al Pre- 
fecto, puliendo también por sí adoptar las medidas que 
•estime convenientes: 13 establecer el alumbrado público 
y mejorarlo: 14 prohibir que en el centro de la pobla- 
ción se depositen ó vendan sustancias que comprometan 
la seguridad ó la salubridad del vecindario: 15 dirijir y 
reglamentar en lo hijiénico y económico los enterratorios 
y cementerios, debiendo emplear los fondos de fábrica, 
administrados por los párrocos: 16 expedir los certifica- 
dos de vita ct mor ¿bus en los casos exijidos por ley. 

Todas las atribuciones de los presidentes son ten- 
dentes a hacer ejecutar esta ley, obligando á los conceja- 
les y subalternos al cumplimiento de sus deberes. El i? 
'de Enero de cada año debe presentar el presidente ce- 
sante im informe detallado de los actos de su administra- 
ción del año anterior y elevarlo al gobierno. 

La sesiones de Concejos y juntas son públicas y or- 
dinariamente dos veces por semana, sin perjuicio de po- 
der reunirse extraordinariamente; para que haya sesión 
se necesitan dos tercios de miembros. 

Bienes, sus fuentes: terrenos baldios y solares; he- 
rencias vacantes; bienes mostrencos y los que adquie- 
ran por otros títulos; los bienes que poseyéndose sin títu- 
lo legal reivindican judicialmente las municipalidades. 
Son sus rentas el rendimiento de sus bienes, el producto 
de rifas, patentes y licencias para diversiones ó espectá- 
culos públicos; el producto de nichos y mausoleos de los 
^enterratorios; las multas impuestas por delitos de impren- 
ta y por los tribunales y juzgados de justicia, y las que 
resultan por infracción de sus reglamentos y ordenanzas: 
y los impuestos no fiscales reconocidos como municipa- 



Digitized by 



Google 



—292— 

les y cobrados por estas con arreglo á leyes vijentes. 

Administración de sus fondos. Los Concejos 
administran sus fondos con independencia y con sujeción 
á los presupuestos anuales: aprueban ú observan los 
presupuestos de las juntas, con revisión ante el gobierno. 
Las juntas deben aplicar sus fondos en beneficio de to- 
dos sus cantones y en proporción á la importancia de ca- 
da uno, atendiendo con preferendia la instrucción prima- 
ria. Los concejos deben exijir, examinar y glosar en su 
tesoro, las cuentas de las juntas provinciales y remitirlas 
al Tribunal Nacional de cuentas, con sus comprobantes. 

Las juntas deben remitir en enero, al respectivo con- 
cejo, el presupuesto general del año económico, los ba- 
lances mensuales en los primeros quince dias del mes si- 
guiente al en que corresponde hacerlos, y al fin del año, 
el balance general hasta 15 de Knero del siguiente año. 
En caso de no hacer tales remisiones, el Fiscal de Distri- 
to las someterá a juicio, con la incitativa del Concejo. 

El Presidente, Secretario y Tesorero son mancomu- 
nada y solidariamente responsables de todo pago indebido 
y observado por el Tribunal Nacional de cuentas y se 
hacen efectivos coactivamente, no obstante los recursos. 

Las municipalidades pueden decretar extraordina- 
riamente, sin cargo de cuenta, hasta 50 Bs. de gasto, y 
en ningún caso, contraviniendo á lo presupuesto. 

II 

Sumario:— Organización del servicio municipal en la ciudad ]de Potosí. 

Dada la idea de la instalación municipal en Bolivia, 
por las leyes citadas. Es tiempo de ver como está orga- 
nizado este servicio en la Ciudad, con el Concejo. Se- 
siona ordinariamente los miércoles y sábados: si no 
hay quorum^ se sesiona al dia siguiente y extraordinaria- 
mente, cuando convoca el presidente ó á petición de los 



Digitized by 



Google 



— 2&3— 

concejales, con designación, de dia, hora y objeto. Las 
sesiones secretas se califican previamente y se resuelven 
por mayoria y las permanentes por dos tercios. Ningún 
asunto se discute sin previo informe, sino cuando lá ma- 
yoria dispensa los trámites. Todos los empleados están 
obligados á asistir á las sesiones, bajo pena de descuento 
del sueldo del dia. 

Toda solicitud ante el Concejo se hace en papel se- 
llado, sino, no se da curso; las de reconsideración de mul- 
tas, son hechas previo depósito de lo reclamado. 

El Concejo está dividido en 1 2 comisiones perma- 
nentes que son: i^ Policia disciplinaria y juicios coacti- 
vos: 2? Constitución y Administración municipal: 3*? Ha- 
cienda é industria: 4V Instrucción pública y recreo: 5^ 
Justicia, culto y beneficencia: 6? Caminos y obras públi- 
cas: j^ Estadística y conscripción militar: 8'.^ Censo y a- 
lumbrado público: 9? Rifas, pesos y medidas: 10 Salu- 
bridad, enterratorios y cárceles: 1 1 Lagunas, fuentes y 
cañerias: 12 Ornato, aseo y limpieza. — Ademas hay la 
comisión, también permanente^ de inspección de la casa 
de abasto, pero que es llenada á turno por los 1 2 conce- 
jales. 

Las rentas del Concejo municipal son, en el presen- 
te año, según presupuesto aprobado y vijente Bs. 95,593. 
02 es. provenientes de 

Benfas. 

1 Importe del remate del im- 
puesto sobre harinas 9,960. ,, 

2 Id. id. sobre licores del país. 8,600. ., 

3 Id. id. sobre licores extran- 
jeros 1,825. „ 

4 Id. id. sobre internación de 

ganado vacuno 1,016. ,, 

A la vuelta Bs. 20,795. „ 

Digitized by VjOOQIC 



—294- 

De la vuelta Bs. 20,795. ,, 

5 Id. del impuesto sobre inter- 
nación de víveres 7,009. ,, 

6 Id. id. sobre alumbrado al 2 

°[q s[. la renta 2,311. 15 

7 Id. id. sobre bultos de mer- 
caderías 1,700. ,, 

8 Id. id. sobre impuesto pre- 
dial urbano 2,108. 70 

9 Id. id sobre patentes de co- 
mercio 6,000. ,, 

10 Venta de metales del Museo. 3,000. ,, 43,520. 85 

Intereses. 

1 Sobre principales censíticos 
de fundos ubicados en Porco 

y Linares 538. 65 

2 Id. id. en Sud-Chichas 326. 30 

3 Id. id. en Chayanta 416. 60 

4 Id. capital de la Escuela 
Hernández 470. ,, 

5 Por intereses censíticos de la 
casa de N. May ora y com- 
partes 7. 20 

Id. por la de Pedro P. 

Loaiza 9. 60 

Id. id Domingo Rodrí- 
guez 19. 20 36. ,, 1,787- 5S 

Asignación del Presupuesto Nacional. 

I Para la construcion del Hos- 
pital nuevo 5,000. ,, 

Al frente . . Bs. 5,000. „ 



Digitized by 



Google 



—295— 

Del frente Bs. 5,000 ,, 

2 Subvención al Hospital, par- 
ticipación en primicias 1 2,000. ,, 

3 Reparación de los diques de 

las lagunas 4,000. ,, 2 1,000. ,, 



Eventuales. 

1 Derechos sobre rifas, reali- 
zaciones, sorteos, etc 125. ,, 

2 Importe de remates de sitios, 

para la corrida de toros 250. ,, 

3 Id. id coliseo de gallos . 42. ,, 

4 Id. sobre albazos^ calendas 

y dobles 500. ,, 

5 Id. id. patentes de disfraces 

para el Carnaval 102. ,, 

6 Id. id. patentes para perros. 10. ,, 

7 Bienes vacantes y terrenos 

baldios • 100. ,, 

8 Animales mostrencos 50. ,, 

9 Concesión de agua para pilas 100. ,, 

10 Multas municipales — . 200. ,, 

11 Id. judiciales 250. ., 

12 Alquileres de propiedad mu- 
nicipal 80. ,, 

13 Patentes para espectáculos 
públicos 50. ,, 

14 Derechos de egreso de prác- 
tica forence 80. ,, 1,939. 



Créditos pendientes, 

I Impuestos por cobrar desde 
1885 á 1890, Bs. 13,565. 48 



Digitized by 



Google 



—296— 

es. calculando su cobranza en 

un 75 Ojo 10,099. II 

2 Por intereses adeudados des- 
de 1885 a 1890BS. 4,620. 20 
es., calculada su cobranza en 

un 75 ^lo 3,480. 68 

3 Varios deudores de años an- 
teriores al 1891 Bs. 5,928. 74 
es., calculada su cobranza en 

un 25 °[o 1,482. 18 

4 Derechos del año 1891 7,863. 80 

5 Impuesto sobre alumbrado, 

por cobrar de 1891 2,311. 15 

6 Id. predial urbano por id. . . 2,108. 70 27,345. 62 

Total de Ingresos Bs. 95» 593- 02 

SUS GASTOS SON: 

Secretaria. 

Un prosecretario con Bs. anua- 
les 780. ,, 

,, Actuario oficial 1 9 648. ,, 

,, oficial auxiliar 480. ,, 

„ conserje. ------ 432. „ 

Gastos de escritorio y alum- 
brado 200. ,, 

„ de imprenta 1,000. ,, 3»540. „ 

Tesorería 

Un Administrador 1,440. ,, 

Interventor 840. „ 

Al frente Bs. 2^280. „ 



Digitized by 



Google 



—297— 

Del frente Bs. 2,280 „ 

Oficial auxiliar 480. ,, 

Gastos de escritorio 1 20. ,, 

id extraordinarios 149. ,, 

premio de recaudaciones 992. 32 

•derechos de recaudación 118. 57 4,1139.95 



Policía municipal. 

Intendente é inspector de fuen- 
tes 960. „ 

4 comisarios á Bs, 600 ciu 2,400. ,, 

Inspector de lagunas 756. ,, 

Relojero 192. ,, 

8 celadores y uno antiguo 2,390. 40 

ropa para los celadores 500. ,, 

tres peones laguneros 936. ,, 

maestro de cañerías 288. ,, 

aprendiz de id 1 80. ,, 

barrido 300. ,, 

gastos de escritorio 60. ,, 

alumbrado 73. 20 91O35. 60 



Casa de Abasto. 

Administrador 700. 

Sobrestante 630. 

5 celadores 1,225. 

2 porteros 480. 

gastos de escritorio y alumbrado 60. 

compra de útiles 45. 20 

Hnpieza, reparación y manten- 

x:ion de caballo 197. 20 3,337.80 



Digitized by 



Google 



—298— 

Alumbrado público. 

Costo de belas, kerosenne y fa- 
roles 2,600. ,, 

déficit anterior 315. ,, 2,915. 15. 



Hospital Bs. 1 2,000. ,, 



Salubridad y Cárceles. 

Subvención á botica 800. 

2 médicos titulares.. .. 1,920. 

oficial de cirujia . ;..... 190. 

vacunador 240. 

gastos de escritorio 24. 

á los presos de las cárscclcs. - 2,200. 



Revisión Catastral. 

Un director 

Agrimensor 

Secretario 

Gastos de escritorio 



"^y^zi^- ,^ 



600. „ 




360. „ 




360. „ 




120. ,, 


1,440. „ 



Instrucción pública. 

Inspector depfirtamental , i>5i2. ,, 

Bibliotecario y Secretario 648. ,, 

Oficial auxiliar 

Premios 

Gastos de escritorio, imprenta 

y compra de útiles 

Reparación de edificios de las 

Escuelas i, 500. ,, 

Compra de muebles .. 300. ,, 



300. 
200. 

180. 



4,640. ,^ 



Digitized by 



Google 



—299— 

CoLEjiO Santa Rosa. 
A 8 hermanas á Bs. 40 cada 

una mensuales 3,840. ,, 

Pensión para 3 gratuitas á 180 

Bs cada una 540. ,, 

gastos de escritorio, útiles y 

limpieza 240. ,, 

gastos extraordinarios 100. ,, 

sueldo á una sirvienta 120. ,, 4,840. ,, 

Escuela Padilla. 

Una profesora 840. ,, 

Auxiliar 480. ,, 

Gastos de escritorio y limpieza 180. ,, 1,500. ,^ 

Escuela Cuiza. 

Profesora 840. ,, 

Auxiliar 480. ,, 

Gastos de escritorio y limpieza 180. ,, 1,500. ,, 

Escuela Hernández. 

Profesor , 840. ,, 

Auxiliar IV 480. ,, 

Id 2° ..^ .---.--- 360. „ 

Gastos de escritorio y limpieza 180. ,, 1,860. ,, 

Escuela La-Riva 

Profesor 840. ,, 

Auxiliar 480. ,, 

Gastos de escritorio y limpieza 180. ,, 1,500 ,, 

Escuela Bustillos. 

Profesor 840. ,, 

Auxiliar 480. ,, 

Gastos de escritorio y limpieza 180. ,, 1,500. „ 



Digitized by 



Google 



—300— 

Escuela Bolívar- 

Profesor 840. ,, 

Auxiliar 480. „ 

Gastos de escritorio y limpieza 180. „ 1,500. ,^ 

Escuela Cortés. 

Profesor 720. ,, 

Auxiliar 420. ,, 

Gastos de escritorio y limpieza 180. ,, 1,320. „ 

Gastos generales para escuelas 
Compra de libros, textos, úti- 

fes y muebles 3,000. „ 

Obras Públicas. 
Construcción de un Hospital 

nuevo 5,000. ,, 

Reparación del Puente Pilco- 
mayo 500. ,. 

Id de edificios municipales., i.ooo. „ 
Id del Cementerio público... 1,000. 
Renovación de las placas y nu- 
meración de las calles y plazas 300. 
Obras pendientes y otras que 
deben promoverse 2,00o. ,, 9,800. 

Lagunas y Cañerías. 

Reparación de éstas 4,000. ,, 

A creedores. 
Adeudado por gestiones desde 

1880 á 1890 1,381. 93 

Id por el año 1 89 1. 7,659. 65 9,041. 58 

Gastos Extraordinarios. 
Para los que ocurran en el año 7,806. 94 

Total Bs. 95»593. 02 



-'• M 



-'• I» 



99 



Digitized by 



Google 



—301— 

SECCIÓN SÉPTIMA. 
Provlbclas. 
I 

Sumario:— El Careado— Gaatoncf. 

La provincia de este nombre la constituí^ la ciu- 
•dad y los cantones Chulchucani, Tarapa^-a, Alinas de 
Yocalla y Tinguipaya. 

Elije con la Ciudad cuatro diputados. 

Su autoridad política de provincia es el Sub-prefec- 
to, que es á la vez el Intendente. 

Hay 8 correjidores: en la Matriz, Concepción, San 
Juan, San Pedro, Chulchucani, Tarapaya, Salinas de Yo- 
calla y Tinguipaya. Hay Vice-correjidor ó correjidor 
auxiliar en estos vice-cantones: Posta de Yocalla, Ac- 
tara, Huailulu, Alcomilla y Talula y el cantón de Chul- 
chunaci, Manquiri, Paranturí, Ocoruru, Huarihuari y 
Cantumarca. 

En Salinas, la posta, Urmiri. 

En Tarapaya, Santa Lucia. 

Cada cantón es una parroquia, y en los vice-canto- 
nes y pueblos expresados, hay viceparroquias y capillas, 
que dependen del Vicario foráneo de la Ciudad. 

En lo judicial, dependen de los jueces de Partido é 
Instructores; hay un alcalde parroquial en cada pueblo, 
lo mismo que alcaldes de barrio. — Para este último ser- 
vicio la ciudad está dividida en cinco secciones ó cuarte- 
les: en el primer cuartel hay 17; en el 2?, 19; en 3?, 28; en 
el 4?, 18; y en el 5?, 12. La jurisdicción de cada alcalde 
de barrio es de dos cuadras más ó menos. 

II 

Sumario: — Prorincín Linares — Cftiiionea. 

Esta provincia fue creada por ley de 20 de Noviem- 



Digitized by 



Google 



—302— 

bre de 1883, según la que se dividió la antigua provini 
de Porco en dos. Linares contiene 14 cantones. Lie 
su nombre por haber nacido en uno de sus cantones, 
que fué presidente dictador D. José M'? Linares. 

Elije un diputado que la representa en la legislatuj 

La Sub-prefcctura está servida por un Sub-prefec 
con Bs. 1,600 anuales y gastos de escritorio Bs. 48; 
policia está servida por 4 celadores en los que se gas 
Bs. 584, y en vestuario Bs. 96 

Hay una Sub-administracion de correos que es 
servida por un Administrador con Bs. 240 anuales, ga 
tos de escritorio Bs. 36. 

Hay un Juez de Partido, cuya jurisdicción se estie: 
de á la provincia de Porco: con Bs. 960, secretario B 
160, auxiliar Bs. 120, Portero alguacil Bs. 96, gastos ( 
escritorio Bs. 48. 

Un Juez Instructor con Bs. 680, actuario Bs. 120, po: 
tero alguacil Bs. 96, gastos decritorio Bs. 48, una cárcc 

Un Fiscal de partido con Bs. 960, gastos de escrita 
rio Bs. 38 — 40 es. Hay un notario de 2? clase. 

Un vicario foráneo, que por hoy es el párroco c 
Miculpaya; á esta vicaria corresponde también la parn 
quia de Toropalca, que en lo político, judicial y muni< 
pal pertenece á la provincia de Nor-Chichas. 

Municipal, tiene una junta compuesta de cinco mier 
bros, que tiene un Tesorero, Intendente, Sobrestán! 
Prosecretario, un portero y dos vijiiantes. 

Hay dos escuelas de hombres en Puna y otra de m 
jeres 



Puna. capital, hay un correjidor. Una parroqui 
tiene cuatro alcaldes parroquiales, un párroco; sus 
nexos con capillas son: Belen^ Inchasi, Socachavi, T 
risa, Chilcani y Molomolo cada uno con Alcalde de can 



Digitized by 



Google 



—303— 

p y Correjidor auxiliar, Yascapí é Igualani cada una 
ib alcalde de campo. 

. Chaqüí. Tiene correjidor, tres alcaldes parroquia- 
B, dos ajentes municipales, un cura párroco, coaun ayu- 
linte: dfjs vice-cantones que son: Pacasi, con correjidor 
üxiliar y Coipasi con alcalde de campo; aldeas con cá- 
filas son: Samasa-alta, Chico-chico^ Serda, el Baño, el 
'pdero; todas con alcalde d^ campo, y sin capilla Silapi, 
liiqüipaya, Palomar, Zapatara y el Agua-caliente, con 
Icalde de campo cada una. Hay una escuela municipal 
e \-arones. 

Caiza. Tiene correjidor, tres alcaldes parroquiales, 
ps ajentes cantonales y un cura párroco. — Dos vicecan- 
Ipes que sori: Tuctapari y Cucho-ingenio, con correjidor 
||uez parroquial cada uno. — Anexos con capilla son: 
acoche, Cliilma, Ocoruro, la Lava, Kcara-kcara, Palca, 
^Icatuyo, con alcalde de campo cada uno. — Aldeas 
pi: Churqui-churqui, Janpalca, Questuche, Cauque, Ar- 
pmoco, Chinquillanito, con alcalde de campo cada una. 
[ay una escuela municipal para varones. 

i ViLACAYA. En este cantón hay un cura párroco, un 
lirejidor, tres alcaldes parroquiales, dos ajentes munici- 
Uts. Sus vice-cantones son: Otavi, Qkepalla, con corre- 
JDr auxiliar y juez parroquial cada uno. Anexos con 
blla son: Muquina, Escallani, Santa xA.na, Santa Vera- 
liz, con alcaldes de campo cada uno. — Aldeas son U- 
áiuíra, Tagla, y Ccasamayo, con alcalde de campo ca- 
t una. 

Tacobamba. Tiene un cura párroco, correjidor, 
is alcaldes parroquiales, y dos ajentes municipales. Su 
:ecanton es Ancoma, con Correjidor y Alcalde parro- 
líal. — Sus anexos con capilla son: BiJacota, Tirina, Ju- 
na, Huanichura, Vikivila, Colabi-alta, Colabi-baja, 
larichari, Mollepunco, Huacchi, Cajas-alta, Cajas-baja, 



Digitized by 



Google 



—30 

Coló, Yaguacari, Tacuara, Oroya, con alcalde de camp 
cada uno. Sus Aldeas son: Perasani, Carqueri, Kcara 
kcara, Savilico, Chalama, Vinavi, Jututu, Añaguayo, S^as 
tfl-lo-uno, Cgpiso, Mixmo, Mayumayu, Chillajagua, Cea 
sapata, Chacoma, Chaupi-mayu, Villaloma y Huanichun 

Bajrtolo. Hay un cura párroco, Correjidor trc 
Alcaldes parroquiales, dos Ajentes municipales, y un 
escuela municipal de varones^ un vice-canton, Quivinch 
con Correjidor auxiliar y Alcalde parroquial. Sus anx( 
con capilla son: Trapiche, Cconapaya, Mojotorillo, co 
Alcalde de campo cada uno. Las Aldeas son: las Paír 
pas, Mallca, Coipasi, Quiviquivi, Cocahua, Inca-I^ca-ka 
Mayutambo, Licalicay Mamaota. 

PoTOBAMBA. Hay un cura párroco, un Correjidoi 
tres Alcaldes parroquiales y dos Ajentes municipales. S 
Vice-canton es Teccoya, con un Correjidor auxiliar y u 
Alcalde parroquial. Sus anexos con capilla son: Tiris 
paya, Mojopoco, Puita y Terrado, con Alcalde de camp 
cada uno. Sus aldeas son: Rumirrumi, Despensa, Fue 
yuni, Puca-kcakca y Moca. 

OtüYO. Tiene un Cura párroco, un Correjidor, de 
AJcaldes parroquiales, y dos Ajentes municipales; Lian! 
apacheta, vicecanton, tiene un correjidor y un alcald 
parroquial. Sus aldeas son: Pampa-Soico, Ccucho-Soid 
Ermita, Tanana, Chaupi-molino, La-Pampa, y Rum 
checcona. 

ESQUIRL— Tiene un C^ra párroco, un Correjidd 
tres Alcaldes parroquiales, dos Ajentes municipales y uij 
escuela municipal para varones. Duraznos, su vicecaf 
ton, tiene Correjidor auxiliar y Alcalde parroquial. S< 
anexos con capilla son: Queluyo, la Cancha, San Pedn 
y Rosario, con Alcalde de campo, cada Uno. Sus aldeí 
son: Calapaya, Huaillajarar Huairuru y Lajas. , 

TüRüOHlPA. Tiene un Cura párroco, un Corrd 
dor, tres Alcaldes parroquiales y dos Ajentes municip 



Digitized by 



Google 



—sos- 
Íes. Sus anexos con capilla son: Oroncota, Súmala, Vi- 
sanchi, Chicchi, Huañumilla, con Alcalde de campo cada 
uno. Sus aldeas son: Tulmisa, Piedra-grande, Pucará 
Jarca-mayu. 

POCOPOCO. Tiene un Cura párroco, un Correjidor,. 
dos Alcaldes parroquiales y dos Ajentes municipales. Sus 
anexos con capilla son: Santa Elena y Churabamba. 
Sus aldeas son: Huanuhuanu y Tambillos. 

MioULPAYA. Tiene un Cura párroco (que ahora es 
el Vicario de la Provincia), un correjidor, tres alcaldes- 
parroquiales, dos ajentes municipales, y no existe la es- 
cuela que está decretada por la Jw^ta; hay una cárcel. 
Tiene seis capillas públicas de haciendas, que son: Ulti,. 
Ticala, Cruz -pata, Thuruquiña, Colocólo, Charucci; y a- 
néxos los tres últimos y Suquicha, Caíala, Parota y Hua- 
tina, con alcalde de campo cada una. Sus aldeas son: 
Ttanta-cancha, Chacabuco, Chinoli, Yanahuara, Yana- 
Kcaka, Ubila, Sinisini, Corpuni, Suquichas, Vallemayo, 
Cuchicani y Suquicha, con alcalde de campo cada una. 

SiPOrto. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos- 
alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales. Su vice- 
canton Machacamarca, tiene correjidor, un alcalde parro- 
quial y dos ajentes municipales. Sus anexos con capilla 
son: Churonoca y FlorlQ^, con alcalde de campo cada 
uno. Sus aldeas son: Piquisa, Tamlíillos, Huaillani, Pai- 
rumani y Ancomarca. 

Tuero. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos. 
alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales Cásin es- 
su único anexo con capilla. Sus aldeas son: San Anto- 
nio, Sappaya, Llavejara y Medialuna. 

"I 

SÚMÁRlo:^Prov¡ncia Poreo— Cancones. 

Esta provincia tiene seis cantones con Uyuni, que son.- 



Digitized by 



Google 



—306— 

Uyiiní [capital], Porco, Yura, Tomave, Tolapampa y 
Coroma. Fue creeda por la ley de 20 de noviembre de 
1883, q^ic dividió ta antigua provincia de Porco en dos. 

Da un diputado á la Legislatura. 

Tiene un Sub-prefecto con Bs. 2400 anuales, gastos 
de escritorio 48. Su policia está servida por un Inten- 
dente con Bs. 2400, diez celadores á ün boliviano cada 
uno, son Bs. 3,600, vestuario Bs. 300. Tiene una Admi- 
nistración de corifeos que está servida por un Administra- 
dor con Bs. 2000, un interventor contador con Bs. 1200, 
dos oficiales auxiliares con Bs. 800 cada uñó, portero Bs. 
600, bagajes de correos Bs. 800, gastos de escritorio Bs. 
300, libros y útiles Brs. 100, alquiler de casa Bs. 600, mo- 
viliario 1000, premio por venta de estampillas lOO Bs. 

Hay un Juzgado de Instrucción, oficina que está 
servida por un juez con Bs. 1400 anuales, un actuario 
con 600, portero alguacil con 300, gastos de escritorio 
48 Bs. 

Un ájente fiscal con Bs. 1400, gastos de escritorio 
Bs. 38 — 40. Hay un notario de tercera clase. 

En los juicios de mayor cuantia y en el plenario de 
las causas criminales, conoce el Juez de Partido de Lina- 
res. El telégrafo es de empresa particular. 

Hay una junta municipal que consta de cinco perso- 
nas. (Lo demás de este servicio, no ha sido posible' cono- 
cerlo en Uyuni, por carencia de datos). 

Hay un Vicario, que por hoy es el párroco de To- 
mave. 



UyünI [capital] asiento de las autoridades política, 
judicial, municipal, etc. 

Porgo. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales. Su vice- 
canton Carma, tiene alcalde de campo. Lo demás se 
ignora. Hay escuela de varones. 



Digitized by 



Google 



—307— 

YuRA. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos* 
alcaldes parroquiales, dos ajenies municipales. Lo demás 
se ignora. Hajj^escuela de varones. 

ToMAVE. Tiene un cura párro(;p, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales, dos ajentes .municipales. Su vice 
cantón, el Asiento, tiene alcalde parroquial. Lo demás se 
ignora. Hay escuela de varones. 

ToLAPAPMA. Tiene un cura párroco, un correjidor, 
dos alcaldes parroquiales, óos ajentes municipales. Sus 
vicc-cantonesson: Huanchaca y Pulacayo, con correjidor, 
c].)s alcaldes parroquiales y una escuela en cada uno. 

CoROMA. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales y una es- 
cuela de varones. 

IV 

Sumario: — Prorincia Xor-Chichas— CíiiitoneB. 

Esta Provincia se creó, dividiendo en dos la antigua 
de Chichas, por ley de 28 de Junio de 1863 y Decreto de 
26 de Agosto de id. Es representada en el Congreso 
por un ;diputado. 

La Sub-prefectura está servida por un Sub-prefec- 
to con Bs. 1400 anuales, gastos de escritorio Bs. 58; y su* 
policía por 4 celadores con Bs. 96, vestuario Bs. 1 20. 

El correo está servido por simples rcceptorias. 

El telégrafo, por un jefe telegrafista con Bs. 600 
anuales, guarda hilos de 2^ clase Bs. 360, mensajero Bs. 
1 20, gastos de oficina Bs. 48/ 

Tiene un Juzgado de Partido con jurisdicción en to- 
da la provincia, y está servido por un juez con Bs. 960 
anuales, secretario Bs. 160, auxiliar Bs. 120, portero al- 
guacil Bs.96, gastos de escritorio Bs 48. 

1. EhUk pnrtiiUs de pr«*upne»to no n^ pn^inn ni ^e atiende á lo« telé- 
grafos del EdUulo, dando lugar á que se arrujaen iaa liuea^. 



Digitized by 



Google 



—308- 

Tiene un Fiscal de Partido con Bs 960 anuales, gas- 
tos de escritorios Bs 38 — 40. Hay un viqario foráneo. 

En cuanto á los juzgados de Instrucción, está di- 
vidida la provincia en dos secciones, lo mismo que en la 
municipal [Por ley de 7 de diciembre de 1888.] 

1? Sección, comprende lo§ cantones, Cotagaita (ca- 
pital) y Vichada. El Juzgado de Instrucción está servi- 
do por un juez con Bs 680 anuales^ actuario Bs 120, 
portero alguacil Bs 96, gastos de escritorio Bs 48. Hay 
un notario de 2? clase^ 

Respecto á lo municipal, solo se sabe que existe una 
Junta compuesta de cinco munícipes, sin policía. 

En la 2? sección hay un juzgado de Instrucción ser- 
vido por un juez con Bs 680 anuales, actuario Bs 1 20, 
portero alguacil Bs 96, gastos de escritorioBs 48. Hay 
un Ájente Fiscal con Bs 680, gastos de escritorio Bs 38 
— 40 es. Hay un notario de 3? clase. Su policía de se- 
guridad está servida por dos celadores con Bs 24 cada 
uno anuales, vestuario Bs 30 cju. 

A esta sección corresponden los cantones Vitichi, ca- 
pital, Toropalca y Calcha. La junta Municipal se com- 
pone como en la primera sección. 

Cotagaita. (Villa de). Tiene un cura párroco, un 
correjidor, cuatro altaldes parroquiales, y alumbrado pu- 
blico, una escuela de varones y otra de mujeres. Sus vice- 
cantones son: Rio-blanco, Cornaca, y Palca de higueras. 
Pampa-grande, el Rancho, Vicchoca y San Ambrocio, 
con alcalde;^ de campo y alcaldes parroquiales en ciada 
uno. 

VicHACLA. Tiene un cura párroco, un correjidor, 
dos alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales y una 
escuela de varones. A4deas: Tocia y Chacachaca con 
alcal^ parroquial cada una. 

V iTiCHi, (capital de la 2? sección), tiene un cura pá- 



Digitized by 



Google 



—309— 

rroco, un correjídor, tres alcaldes parroquiales, escuela 
de hombres. Su vice-canton con capilla, , Ayoma, tiene 
un correjídor auxiliar y alcalde parroquial. 

ToROPALCA. Tiene un cura párroco, un corrcjidor, 
dos alcaldes parroquiales. Sus vice-cantones 6 aldeas 
son Chati y Tumusla, con alcalde parroquial cada uno. 

Calcha. Tiene un cura párfoco, un corrcjidor, dos 
alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales. Sus vice 
cantones y aldeas son: Ara, Concepción, Totoca, Chin- 
chola y Pulacsi, ccyi alcalde parroquial cada uno. 



Sumario: — Provincia Sud-Chichas — Cantones. 

Esta provincia es la mitad de la antigua de Chiclias, 
que fué dividida por ley de 25 de Junio de 1863. Su 
capital Tupiza (Villa de) 

Es representada en la Cámara de Representantes 
por un diputado. 

La Sub-prefectura está servida por un sub-prefecto 
con Bs 2000 anuales, gastos de escritorio Bs 48. 

Su policia de seguridad está servida por dos comisa- 
rios con Bs 480 cada uno, cinco soldados Bs 24 cada uno, 
gastos de compañía Bs 20, alumbrado de cuartel Bs 36, 
vestuario Bs 150. 

El correo está servido por un Sub-adminístrador con 
IJs 960 anuales^ gastos de escritorio, alumbrado, útiles, 
embalaje Bs 120, libros, guias, partes, rótulos etc. Bs 100. 

El telégrafo está servido por un jefe telegrafista con 
Bs. 800 anuales, guarda hilos Bs. 480, mensajero Bs. 180, 
gastos de oficina Bs. 60. 

Hay un Juzgado de Partido ({lie lo sirve un juez con 
Bs. 1,200 anuales, secretando Bs^ 160, auxiliar Bs. 120, 
portero alguacil Bs. 11 o, gastos de escritorio Bs. 48. 



Digitized by 



Google 



—310- 

Un Juzgado de Instrucción servido por un ju,ez con 
Bs. 960 anuales, actuario Bs. 180, portero alguacil Bs. 
100, gastos de escritorio Bs. 48. 

Un Fiscal de partido con Bs. 1,200, gastos de escri- 
torio Bs. 38 — 40. 

Hay un notario de 2? clase. 

En la capital de la provincia existe también la ofici- 
na de Aduana, servida por un Administrador con Bs. 
1,800 anuales, vista y contador con Bs. 1,200, un liquida- 
dor con Bs. 360, un auxiliar Bs. 300, portero guarda al- 
macén Bs. 360, garitero Bs. 300, gastos de escritorio Bs. 
300, reparaciones de edificio Bs. 1000. Y un resguardo 
en la frontera de la provincia con Bs. 4,000. Una jun- 
ta municipal 

La provincia en el culto la sirve un vicario foráneo. 



TüPlZA. Tiene un cura párroco, un correjidor, 4 
alcaldes parroquiales y escuelas de hombres y de muje- 
res, regular alumbrado público. Vicecanton Oploca. 

Talina. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. 

PoRTüGALETE. Tiene un cura párroco, un correji- 
dor, dos alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales. 
Sus anexos son: Chocaya (mineral). Atocha [estableci- 
miento de beneficios], San Vicente [mineral], Cilco (mi- 
neral de oro), Oro-injenio (dejado), Chorolque, Guada- 
lupe (establecimiento), Tatasi [minerai], con correjidor 
auxiliar, y alcalde parroquial cada uno. Hay curacas y 
alcaldes de campo en Chocaya, Atocha, Chorolque, San 
Vicente y Chilco. 

EsMORACA. Tiene un cura párroco, [parroquiíS á la 
que está provisionalmente anexado San Pablo, que es ca- 
pital de la provincia de Sud-Lipez] un correjidor, dos al- 
caldes parroquiales, dos ajentes cantonales. 



Digitized by 



Google 



—311— 

LiviLivi. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. 

MoRAYA. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. Su vice 
cantón Nazareno, tiene correjidor auxiliar, alcalde par- 
roquial y alcalde de campo. 

VI 

Sumario: — tíud Lipez — Cantones. 

Esta provincia fue formada por la división de la an- 
tigua, renombrada y rica provincia de Lipez, por ley de 
4 de Diciembre de 1885. 

Las dos provincias Lipez, es decir, Sur y Nor-Lipez, 
están representadas en el poder Legislativo por un solo 
diputado. 

Tiene un Sub-prefecto con Bs. 1,800 anuales, gastos 
de escritorio Bs. 48 

El correo está servido por receptorías. 

Las dos provincias Lipez, sólo tienen un Juzgado de 
Instrucción servido por un juez con Bs. 1,400 anuales, ac- 
tuario Bs. 204, portero alguacil Bs. 156; gastos de escri- 
torio Bs. 48. 

Un ájente fiscal que sirve • ambas provincias Lipez 
con Bs. 1,400, gastos de escritorio Bs, 38 — 40. 

En las cuestiones civiles de mayor cuantía, y en el 
plenario de los juicios criminales ambas provincias per- 
tenecen á la jurisdicción de los jueces departido de la 
ciudad de Potosí. Hay una escuela de varones. 



San Pablo (capital), con correjidor, una junta muni- 
cipal, dos alcaldes parroquiales. Sus anexos son: San An- 
tonio de Lipez y San Antonio de Esmoruco. Sus aldeas 
Quetena, Suqucs y el Rosario, con alcalde de campo ca- 
da una. 



Digitized by 



Google 



—312— 

Guadalupe^ con correjidor, alcalde parroquial y a- 
jente mnnicipal, y una escuela de varones que estableció 
el Sub-prefecto Félix Infante. 

VII 

Sumario: —Ñor- -Lipez— Cantones. 

Esta provincia fue erijida por ley -de 4 de Diciembre 
de 1 885, dividiendo el antiguo Lipez. Las d3s Lipez con 
representación por un sólo diputado. 

Tiene un Sub-prefecto con Bs. 1,800 anuales, gas- 
tos de escritorio Bs. 48. 

Como se ha dicho en el párrafo anterior, las dos 

provincias Lipez, tienen un juez Instructor y un ájente 

Fiscal. En el plenario de las causas criminales y en 

las de mayor cuantia de las civiles, conocen los jueces de 

partido de la ciudad de Botosí. 

Tiene junta Municipal compuesta de cinco miembros. 

Pronto se creará y establecerá para el servicio de 
«stas dos provincias un notario de 3? clase. 

San Cristóbal (capital), tiene un cura párroco, cor- 
rejidor, dos alcaldes parroquiales, un vice -cantón, Colcha. 
Sus anexos son: Ajencha, Santiago, San Juan, San Pe- 
dro y Coconi, con correjidor auxiliar y alcalde parro- 
quial. 

Llica. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales. Tiene un 
vice-canton y un anexo qué son Tagua y Chuntuni, con 
correjidor auxiliar y alcalde parroquial cada uno. 

VIII 

Sumario: — Provincia de ChKjAnta — Cantones. 

Esta provincia, tal como está hoy, es el resultado de 



Digitized by 



Google 



-ais- 
la ley de 3 de setiembre de 1880, que dividió en dos la 
antigua de Chayanta« Se compone de doce cantones y 
cuatro vice-cantones. 

Es representada en las Cámaras legislativas, por un 
diputado. 

En lo político y administrativo está servida por un 
Sub- prefecto con Bs 2,400 anuales, gastos de escritorio 
-Bs 48, y alquiler de casa Bs 300. 

Su policia de seguridad la sirven un Intendente pri- 
:mer jefe con Bs 1200 anuales, dos comisarios con Bs 180 
^cada uno, veintiún soldados con gasto de Bs 6,048, gas- 
tos de compañia Bs 40, alumbrado y cuartel Bs 36, ves- 
tuario Bs 750. 

El correo está servido por un Sub-administrador con 
sueldo de Bs 960 anuales, gastos de escritorio y alum- 
brado Bs 48, libros, guias, rótulos, etc. Bs 1 2, alquiler de 
casa Bs 240. 

El telégrafo lo sirven un jefe telegrafista con Bs 800 
anuales, guarda hilos Bs 480, mensajero Bs 240, gastos 
<de oficina Bs. 60. 

Judicial. Este ramo está servido por un Juez de 
Partido con Bs 1600 anuales, secretario Bs 160, auxiliar 
Bs 1 20, portero alguacil Bs 96, gastos de escritorio Bs 48. 

Un Juez Instructor en lo civil, con Bs 1200, actuario 
Bs 144, portero alguacil Bs ico, gastos de escritorio 
BS48, 

Otro Juez Instructor en lo criminal con Bs 1200 a- 
nuales, actuario Bs 240, portero alguacil Bs 100, gastos 
•de escritorio Bs 48. 

Ministerio público. Un Fiscal de partido con 
Bs 1600 anuales, gastos de escritorio Bs 38 — 40 es. Un 
ájente fiscal Bs 960 anuales, gastos de escritorio Bs. 
j8 — 40 es. 

Hay tres notarios de segunda clase. 

Municipal. Su Junta se compone de nueve miem- 



Digitized by 



Google 



—314— 

bros, un intendente, dos comisarios y cuatro vijilantes. 

Culto. El vicario foráneo es por ahora el párroco 
de Sacaca (capital de la provincia Charcas); de manera 
que las provincias de Chayanta y Charcas tienen un sólo 
vicario. 



CoLQUECHxVCA [capital]. Tiene un cura párroco, un 
correjidor, ocho alcaldes parroquiales, treinta alcaldes de 
barrio, alumbrada público, dos escuelas municipales de 
varones y una de mujeres y cinco escuelas particulares, 
un local de policki, otro para sesiones municipales, casa 
de abasto, templo y hospital en construcción. Hay una 
sociedad de Socorros Mutuos, otra **Am¡gos del Pro- 
greso". 

Macha. — pueblo comercial y laborioso. Tiene un 
cura párroco, un correjidor, dos alcaldes parroquiales, 
tres ajentes municipales, una escuela municipal, templo 
en construcción. Sus vice-cantones y anexos son: Rosa- 
rio, Ayohuma y la Palca, con alcalde parroquial y ájente 
municipal.^ 

PocOATA. Antigua capital de la provincia, tiene un 
cura párroco, un correjidor, dos alcaldes parroquiales, 
tres ajentes municipnlcs, escuela municipal, local para 
oficinas públicas y cárcel. 

Chairapata. Tiene un cura párroco, correjidor, 
dos alcaldes parroquiales, dos ajentes cantonales. Su 
vice-canton Guadalupe tiene correjidor auxiliar y alcalde 
parroquial. 



1. En loi cantones de esta 'provincia, se encuentra la diviüioii en 
el órilen económico, en dos panialidaiif-» tionorainmias Ci-insm/a y AriinstiJ/n. <> 
Mas'ují y Alasai/'C, cada ]>arc;;\li<íaii se tlivid© en Aillos ó (•oratiiiidadi»H y ^sias 
en lOsTancias. Por ojamplo. o\ cantón Maciía. estix dividido en pnrciaiiiiíid«H 
M(ijas'if/a y ^iitani/,t: el carjtnn <'!iairaj»ata. en parci«li«lades Mojtipihhn y Alaiñ'^hn, 
Kn lo «conóniicu, la<» «•oinunidades son: Kofrario. la Palca, Aroma, Tjtiri, Pum- 
puri, Itocurroejí, Cho'iuecayara, Esquena y otrcs. 



Digitized by 



Google 



-315— 

MoROMORO. Tiene nn cura párroco, correjidor, dos 
ajenies y dos jueces parroquiales. Sus vice-cantones son: 
Maragua y Tomoyo, con correjidor auxiliar y juez par- 
roquial cada uno. 

HüAlCOMA. Tiene un correjidor, dos alcaldes par- 
roquiales y un ájente municipal. En lo eclesiástico de- 
pende del curato de Poroma, cantón del cercado de Sucre. 

Chayala. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales y tres ajentes municipales. 

ZuRUMl. Tiene un cura párroco, dos alcaldes y 
dos ajentes cantonales. 

PlTANTOKA. Tiene un cura párroco, correjidor, dos 
alcaldes parroquiales y tres ajentes municipales. Hay 
una escuela particular. Su vice-canton Ocurí, asiento 
mineral de importancia, tiene un correjidor, alcalde y a- 
jente cantonal. 

Panacachí. Tiene un cura párroco, correjidor, dos 
alcaldes parroquiales, tres ajentes numicipales, una es- 
cuela municipal y otra parroquial. 

AlMAYA. No tiene templo, tiene cura párroco, un 
correjidor, dos alcaldes parroquiales, dos ajentes munici- 
pales, una escuela parroquial.' 

AuLLAGAS. Tiene un cura párroco, un correjidor, 
dos alcaldes parroquiales, dos ajentes municipales y una 
cárcel. 

IX 

SUMAUlo:— Provinciii de Chairas— Ciintoiics. 

Por ley de 3 de Setiembre de 1880, ya citada antes, 

1. K*»s]i(»otn á e-^tc ".antoTi. í« I*»»» ou nn fo'leto <lel T>v. Palio Ft*rtj«Ti 
4\q'¿: "Kíílá ííhumIo ú ¡a» 17 l**<r;i;,M al N. «íh (' iiqn»'<úia''a. Su tMiíipio se qneiiió 
liafO 25 años. La ley rt»í 12 «U noviemlnH <1h 1S8-, ííí^j»:u(> el cantón Chayante de 
«wtA pi'ovincin la. nnió ron ISacMca. la 2'.' lección (1« iii de (Mmivap, uor í'sto Ai- 
iniiyA esta inÚ!^ nllá do la [novincia de Chati'.asy niny tlistanie <le la de Cha yan- 
t« á la que pertenece. 



Digitized by 



Google 



—316— 

se erijió esta provincia de una parte de la de Chayanta. 
Está dividida en dos secciones. A la primera pertene- 
cen los cantones: San Pedro [capital], Acacio, Torotoro, 
Toracari, Moscarí, Carasi y San Marcos. 

A la segunda sección pertenecen Sacaca [capital], 
Chayanta, Santiago y Caripuyo. 

La provincia es representada en las Cámaras por un 
diputado. 

En lo político y administrativo está servida por un 
Sub-prefecto con Bs i, 600 anuales, gastos de escritorio 
BS48. 

El correo está servido por receptorías 
Tiene un juzgado de partido desempeñado por un 
juez, con Bs 960 anuales, secretario Bs 166, auxiliar Bs 
1 20, portero alguacil Bs 96, y gastos de escritorio Bs 48. 
Hay un Fiscal de partido con Bs 960, gastos de es- 
critorio Bs 38 — 40. 

En la primera sección hay un juzgado de Instruc- 
ción servido por un juez con Bs 680. actuario Bs 120, 
portero alguacil Bs 96, gastos de escritorio Bs 48. 

En esta sección la policiaestá servida por tres cela- 
dores con Bs 00 ^'Vi(X) diarios cada uno y vestuario Bs 24 
cada uno. Hay dos notarios de 2? clase. 

Hay una Junta municipal compuesta de cinco indi- 
viduos. 

Dos escuelas: una de hombres y otra de mujeres. 

En la 2'? sección, hay un juzgado de Instrucción, 

que lo sirve un juez con Bs 680 anuales, un actuario con 

-Bs 1 20, portero alguacil Bs 96, gastos de escritorio Bs 48. 

Un ájente Fiscal con Bs 680 anuales, gastos de 

escritorio Bs 38 — 40. Un notario de 3ÍÍ clase. 

La policia está servida por dos celadores con el mis- 
mo sueldo que en la primera sección. 

Tiene también su junta municipal y escuelas: 



Digitized by 



Google 



—317- 

San Pedro. Tiene un cura párroco, correjidor, 
tres alcaldes parroquiales, i6 alcaldes de barrio, una es- 
cuela de varones. Su vice-canton Quinamara, tiene co- 
rrejidor auxiliar, un ájente municipal y alcalde parroquial. 

Acacio, tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. Su vice- 
canton Arampampa, tiene un correjidor auxiliar y dos al- 
caldes parroquiales. 

ToROTORO. Tiene ayudante del cura de Carasi, un 
correjidor, dos alcaldes parroquiales y dos ajentes muni- 
ipales. Lo demás se ignora. 

ToROCARl. Tiene un cura párroco, un correjidor, 
dos alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. Lo 
demás se ignora. 

MosCARÍ. Tiene un cura párroco, un correjidor, 
dos alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. Su 
vice-canton Tacarani, tiene correjidor auxiliar y dos al- 
caldes parroquiales. 

MiCANl. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. Lo de- 
más se ignora. 

CarasÍ. Tiene un cura párroco, un correjidor, dos 
alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. Su vice 
parroquia Torotoro. 

San Marcos. Tiene un cura párroco, un correji- 
dor, dos alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales 



Sacaca (capital de la sección y asiento de sus auto- 
ridades). Tiene un cura párroco, un correjidor, tres al- 
caldes parroquiales y escuela de varones. Sus vice-par- 
roquias son Santiago, Caripuyo. Lo demás se ignora. 

Chayanta. Tiene un cura párroco, un correjidor, 



Digitized by 



Google 



—318— 

dos alcaldes parroquiales y dos ajentes municipales. Lo 
demás se ignora. 

Santiago. Tiene un correjidor, dos alcaldes parro- 
quiales, dos ajentes municipales, lo demás se ignora. 

CARlPrYO. Tiene correjidor, dos alcaldes parro- 
quiales y dos ajentes municipales. Lo demás se ignora. 

Además tiene otro pueblo llamado Colloma que por 
su población numerosa, tiene un alcalde parroquial. 



Digitized by 



Google 



CAPITULO UNDÉCIMO. 



PÍiátiidíjSticli Con\crc^íiil, Indii^ti'iiil 
y de jVIinlijá. 



SECCIÓN r.^ 
Indiiwfria iflíncra. 



SlTMAKlo: — K<tfi'lo arhidl «le \¡i miiieria— CompM'iU iiijjlfsii JpI K»al Soca- 
■von — .Sociedail La ¿liivíi y Conipaíiiü — Clmlviri. 

Estado actual de la minería. En la ac- 
tualidad, el mineral de Potosí se encuentra en malas con- 
diciones respecto á la explotación de metales de plata: 
fuera délas dos empresas: "Compañía Inolesadel Real 
Socavón" y casa *'La-Riva v Compañía" los deriiás tra- 
bajos se hacen en muy pequeña escala. Sin embargo, es 



Digitized by 



Google 



—320— 

opinión general que Potosí volverá á su antiguo esplen- 
dor, siempre gue haya capitales que fomenten el desarro- 
de la industria minera. Sus antiguas riquezas han asom- 
brado al mundo, pues basta tener en consideración, que 
desde el año 1556 hasta 1651 ha rendido a la corona de 
España por derechos de quinto la suma de 3,240 millones. 

El mmeral de estaño es el que hoj'' en dia se explo- 
ta en gran cantidad, pues la mayor parte de los mineros 
dedican sus esfuerzos á la explotación y fundición de es- 
te metal. 

De entre la multitud de empresarios que trabajan 
minas de estaño, sólo son diez los que se encuentran en 
buenas condiciones por la abundancia y buena ley de los 
metales. 

A cinco leguas de la ciudad, via del Norte, en el 
punto llamado Chulchucani, se ha descubierto hace poco 
varias vetas que contienen cobalto. Parece que en Bo- 
livia es primera vez que se ha encontrado este mineral. 

El Departamento de Potosí, por el que cruza la 
cordillera andina, es poderoso en toda clase de minera- 
les. Bien dijo un gran científico, que Potosí descansa- 
ba sobre un lecho de plata sostenido por columnas de oro. 

Al Sudoeste de esta ciudad, está situado el cerro 
Machu-Andacaua, que se cree que contiene inmensas 
riquezas: tiene trabajos en dilijencia y los empresarios 
se han dirijido á varios sindicatos estranjeros a afecto 
de buscar capitales que afianzen el desarrollo de esos 
trabajos. 

Compañía Iiigrlesn del Real Socavón. 
Los antiguos trabajos del Real Injenio de Potosí fueron 
entregados á una Compañía Inglesa, en el año de 1886. 

El capital do esta nueva empresa, se compone de 
300,000 £. Las acciones están divididas en dos series. 
La serie A y la serie B, y se componen de 36,000 accio- 
nes, con el valor nominal do £ 10 c[u. 



Digitized by 



Google 



—321— 

Pone á la circulación diaria Bs. 1,000 más ó menos 
y el personal de empleados y dependientes se componer 
poco más ó menos de mil individuos. 

Según datos verbales que hemos podido obtener, la 
producción actual desde Mayo último ha subido á 5,000 
marcos mensuales, advirtiendo que desde su instalación 
es primera vez que se ha conseguido ese producto, lo que 
se deberá sin duda a que los metales han subido de ley 
pues los que antes se beneficiaban, alcanzaban sólo á 
dar 22 marcos por cajón; ó á que los beneficios se hacen 
ahora con más perfección, pues sabemos que en este or- 
den ha obtenido la Compañia una notable diferencin, 
merced á los estudios y ensayes que dia á día se perfec- 
cionan en el establecimiento, y que serán á no dudarlo 
los que den un éxito satisfactorio á la Empresa. 

Se sabe que desde Europa los Sres Frauk hacen 
estudios sobre la materia, tendentes al perfeccionamien- 
to de los beneficios metal urj icos de esta Compañía y cu- 
yos ajentes son en esta ciudad los Sres Braun. 

Los beneficios se hacen por tinas. 

Los planes del Cerro, no han sido tocados hasta hoy, 
y es posible que la riqueza adquirida por los aiitiguos 
quede muy abajo i'especto de la que aún puede producir. 

El trabajo de la Compañía Inglesa del Real Soca- 
vón está localizado en los parajes de Cotamito y Pampa- 
Oruro, que son los que ocupan la baso de los trabajos, 
operados hasta hoy. 

El año pasado se practicó una comunicación del so- 
cavón Pampa-Oniro al del Real Socavón, por una corrida, 
vertical de cien meti'os. 

Esta dilijencia ha simplificado el trabajo, haciend 
que la esplotacion de minerales se practique en carros 
por el último socavón. 

Los parajes ladicados en el socavón Forzados? aún 
lio lia tocado la Compañía, teniendo aquel las ricas vetas* 



Digitized by 



Google 



—322- 

Smi Miguel, Alcaco-haneno y otras do importancia. 

Estas vetas serán esplotadas tan luego que se ter- 
mine la comunicación que se trabaja por el socavón Vic- 
toria, situado 39 metros verticales más abajo que For- 
zados y cuyas rieles se hallan perfectamente tendidas. 

Sociedad Lu-Uiva. y Oompaufa. Esta 
empresa que hace largos años viene sirviendo al píiis, es 
debida á la perseverancia y conocimientos del Sr. Ro- 
mualdo de La-Riva, y á los capitales de los Sres. J. M. 
Basabe y E. Hernández. 

Pocas empiesas en Bolivia han pasado por las alter- 
nativas que ó^Ux Piíra demostrarlo consignaremos un 
sólo dato, y que bastará por sí para demostrarla riqueza 
del mineral [)or la prosi)eridad que alcanzó la empresa. 

HuV)o un tiempo, en que ya para agotarse ó agota- 
dos quizá los cai)itales de los empresarios, era tan mala 
la situación de esta casa, que sólo por liabilitacion de 
pan pai-a los trabajadores, debía al Sr. N. Alcoba la su- 
ma do Bs. 16,000. Puede deducirse de este sólo hecho 
el crecido número de acreedores que espectaban á los 
empresarios, esperando el residtado de los trabajos. 

En 8 de Agosto do 1857 firmaron sociedad los tres 
señores arriba indicados — Es en este año que la perse- 
verancia de los empresarios comenzó á alcanzar un cam- 
bio en su situación económica. Los trabajos se pusie- 
ron en buen estado y después las minas Areuas y Bey- 
Socaron, no sólo respondieron al pago de su pasivo, sino 
que comenzaron á dar crecidos dividendos á los empre- 
sarios. 

Desde aquella fecha hasta el presente, con alterníi- 
tivas, pero ya no sensibles, es una empresa que ha enri- 
quecido a sus socios y favorecido en gran escala al 
pueblo. 

Actualmente cuenta con 20 minas, siendo las prin- 
cipales: La-Riva^ Caracoles, Arenas y Rey Socavan. 



Digitized by 



Google 



—323— 

Los establecimientos que pose son tres: Huailla- 
Jiuasiy donde se benefician los metales de plata, por el 
sistema de fondos, dando una producción mensual de 
mil doscientos a mil seiscientos marcos, más 6 menos. 

La Trinidad y San Miguel^ en que se funden meta- 
les de estaño. 

El número de trabajadores con que cuenta, entre 
cerro ó iujenios no baja de 150 á 200 individuos. 

Clialviri. En el cerro de este nombre, situado 
al S.E. de la ciudad, se organizó una sociedad anónima, 
en el año 18S5, bajo la razón social de: Compañia Clial- 
viri. 

Dicha Compañía se compone de 1,000 acciones de 
las que, 500 son contribuyentes é iguales en derechos y 
obligaciones; 400 privilejiadas con la exoneración del 
40 ^[o correspondiente á his primeras cuotas; y 100 son 
completamente gratuitas, adjudicadas á los dueños de la 
propiedad. 

En la actualidad, parece (jue por falta de capital, se 
ha visto esta Compañía obligada á reducir sus trabajos. 

II 

SlTMARío: — Provincia «le CiinyanU— Conipniíía Auilaga-^ — Cv>ini»ftfiía Cohino- 
cIiRca— C<»ui|iafiia Oullofa. 

Provincia do Chayanta. La Provincia 
de Chayanta, favorecida por la naturaleza en el reino 
mineral, tiene en su seno varios metales de oro, plata, 
estaño y otros muídios. 

El asiento preferente por su riqueza en esta provin- 
cia, es el pueblo de Colquechaca. 

Apuntaremos lijeramente los pocos datos que he- 
mos podido recojer. 

Compañía ^uUagas. El Sr. Jacobo Ai- 
'llon. Presidente de esta Compañia y su principal accio- 



Digitized by 



Google 



—324— 

nista, viene de algunos años á esta parte, trabajando el 
''SocAYON Amigos" en una sociedad anónima compues- 
ta de 2,500 acciones con el valor nominal de Bs. 1000 cju» 

La sociedad tiene un Directorio, cuyo asiento es la 
ciudad de Sucre, y consta de un Presidente, Vice-Pre- 
sidente, tres Vocales propietarios, dos suplentes y un 
secretario. Ademas tiene un Administrador general, un 
Contador y sus Ajentes en Paiis, Londres, Tacna y An- 
tofagasta, á más de que sus relaciones comerciales, que 
se operan en grande escala, la vinculan con muchos mer- 
cados de Europa y América. 

La empresa lleva ya algunos años de boya, y el ul- 
timo resultado de su producción en el año 1890 es de 
157,799 marcos, 2 onzas de plata pina. 

Para manifestar la verdad de lo que produce la em- 
presa que nos ocupa, copiaiemos textualmente el párra- 
fo de Utilidades que se rejistra en la Memoria presentada 
por el Sr. Aillon á la Junta General de accionistas, ell^* 
de Abril de 1891. 

UTILIDADES. 

Las reportadas por la Compañía en el 90, según lo 
comprueba el detalle de la cuenta de ganancias y perdi- 
das, en productos, exportación de metales é intereses 
ganados alcanzan: 

A la suma de Bs. 1 742,907. 65 es. 

que con el saldo de 31 de Di- 
ciembre del 89 de „ 473,050. 26 

hace al debe total Bs. 2.215,957. 91 es. 

En el referido año 1890, la compañia ha distribuido 
entre sus accionistas el 35 ^{q de dividendos. 

Compañía Colquechaca. En 1878 se 
verificó la fusión de los intereses de la antigua casa * Ar- 
teche'' y los de los Sres 8olá, Cornejo, Tiaña, Urioste y 



Digitized by 



Google 



—325- 

Vidal, y se foi'mó la actual compañia anónima denomi- 
nada Compañía Colqufxhaca. 

El Socaron San Bartolomé es el que está situado á 
mayor plan que todos los demás del distrito de Colque- 
quechaca y da una gran importancia á la Compañía. — Su 
dirección es de NE. á SO. y en su trayecto corta las ve- 
tas San Agiistivy Carmen, Empresa^ San Mafias y Embudo. 
Todas estas vetas han producido metales ricos, pero la 
que principalmente ha contribuido á la explotación du- 
rante los últimos años, es la veta Embudo. 

El año 1887 se han explotado 6,983 qq. que han 
producido 1 12,576 marcos. 

La Compañía está dividida en 2,797 acciones de Bs. 
1000 cada una. 

La veta Embudo no está trabajada sino á los 100 
metros de profundidad desde el nivel del socavón San 
Bartolomé. 

La gran cantidad de agua de estos parajes hace en 
estremo difícil el trabajo, pues da tres litros por segundo. 

Compañía G-allofa. Esta gran zona, así 
como todas las de Colqucchaca encierra un poder injente 
de riqueza. 

Los datos que manifestamos son tomados de los tra- 
bajos que se operaron en el? ño 91. 

De esta fecha á la presente se compone la Compa- 
ñia Gallofa, en sociedad anónima compuesta de 2,500 ac- 
ciones de el valor nominal de Bs. 1000 cada una. 

Lo que importa á cada accionista, el valor de cada 
acción, pagadas las 7 cuotas que se han pedido es de Bs. 
265 cju. 

Tiene la empresa, para sus trabajos una turbina de 
rueda vertical de la fuerza de 10 caballos — y una compre- 
sora de aire. 



Digitized by 



Google 



-326— 
III 

Sumario:— Mineral de Porco— Mina Torn oh uaico— Compañía Soras Je Por- 
co — Compañía Hunncliaca de Bolivia. 

Mineral de Porco. Este distrito mineral es 
de la más remota antigüedad, y ha sido trabajado por 
los Incas — La mayor parte de sus numerosas vetas son 
de plata; las hay también de oro y estaño. 

El distrito mineral es muy estenso. Sus cerros prin- 
cipales se llaman Porco, Huaina-Forco y Apo-Porco, 

En el pueblo de Porco ha existido antiguamente ca- 
sa de moneda y hospital. 

Los Incas y posteriormente los españoles han traba- 
jado en los cerros de Porco y Huaina- Porco — el cerro de 
Apo-Porco está aún vírjen. — Los españoles que trabaja- 
ban en Porco se alejaron poco á poco de este distrito mi- 
neral, con motivo del descubrimiento del Cerro de Po- 
tosí y de las fabulosas riquezas que se encontraron en él. 

En la actualidad el importante distrito mineral de 
Porco está en completa decadencia y sólo existe una mi- 
na en trabajo activo, la mina Tornolmaico, perteneciente 
á la Compañía Tornohuaico. 

Hace poco tiempo que la Compañía denominada 
*'CoMPAÑrA PoECo" ha suspendido sus trabajos con la 
esperanza de formar una Compañia europea con nuevo 
capital. 

El pueblo de Porco está al SO. de la ciudad de Po- 
tosí y a las once leguas de distancia. 

Mina Toriiollliaieo. Tornohuaico está situa- 
do á distancia de una legua del pueblo de Porco y al SO. 
entre la quebrada que forman los cerros ^l^o- Porco « /ni- 
putungo. 

No se sabe quien fue el primer dueño de esta mina, 
como sucede en la mayor parte de las minas de Porco. — 
En 1S84 los Sres. Isidoro Aramayo y Ciriaco Gironás 



Digitized by 



Google 



—327— 

formaron una sociedad anónima para trabajar la mina 
Tornohnaico; sociedad á la que le dieron el nombre de 
''Compañía Tornohüaico". 

La Compañía Tornohuico está divididad en 520 ac- 
ciones de Bs. IODO cada una. Hasta 1889, año en que 
principió á darse el dividendo del uno °{o mensual sobre 
el valor nominal de las acciones, cada una habia contri- 
buido con Bs. 155 de cuotas. Desde 1891 los accionis- 
tas están contribuyendo con nuevas cuotas para la conti- 
nuación del trabajo. 

La Compañía posee 30 hectáreas en propiedad. So- 
lo trabaja la veta Tornohiiairo que tiene la dirección de 
NO. á SE. y en reducida estension. El socavón que cor- 
ta la veta tiene 225 metros. — Desde este nivel se ha tra- 
bajado, sioruiendo la incHnacion de la veta, que es de j^^^ 
hacia el NE. hasta la profundidad de 130 metros. El tér- 
mino medio del ancho de la veta es de o — 30 centímetros. 

La actual Compañía se concreta á explotar metales 
db ley subida, de suerte que la explotación es muy redu- 
cida. Asi el año 89 sólo se explotaron 474 qq. los que 
produjeron 5,515 marcos, correspondiendo la ley del me- 
tal á 582 marcos por cajón Metal broza, 20 marcos pue- 
de explotarse hasta 20 cajones diarios. 

(Joilipañisi Soras de PorCO. Esta sociedad 
dio sus estatutos en el año 1885. 

Su objeto es explotar y beneficiar los metales de plata 
que se encontraren en el cerro denominado "'San Juan 
de Soras' situado en el cantón Porco. El capital de la 
sociedad es de 60,000 bolivianos distribuidos en 600 ac- 
ciones del valor de Bs. 100 cju. De estas acciones 5C0 
son contribuyentes y ico gratuitas, ó liberadas de cuotas 
hasta el valor de Bs. ico por cada acción. Esta Compa- 
ñía ha reducido sus trabajos por la causa que casi todas 
las demás empresas mineras; la falta de capital. El mi- 
neral de Porco, es celebrado por sus riquezas desde hace 



Digitized by 



Google 



—328— 

muchísimos años, y es seguro que con un capital que res- 
ponda á las exijencias del trabajo, la CoMPÁÑíA SoRAS 
DE Porgo, obtendrá resultados satisfactorios. 

C^ ECuanchaca de Bolivia. Pulacayo si- 
tuado á los 69° de lonjitud O. del Meridiado de Paris y 
á 20° 2& de latitud austral, es un mineral reputado como 
el primero en Sud- América, por sus vetas de gran esten- 
sion, así como por la buena calidad de su metales. 

De muchos años á esta parte los lugares en que se 
han beneficiado los metales de Pulacayo han sido Hnnn* 
chaca, el Asiento y Challa, quedando ahora, sólo el esta- 
blecimiento de Huanchaca, 

Sus minas se denominan Pulacayo, el Asiento y U- 
bina. 

Estas tres minas se han trabajo constantemente, pe- 
ro con buen resultado, tan sólo Pulacayo. — En la actuali- 
dad Huanchaca ha llegado á ser un lugar de poca impor- 
tancia á consecuencia de que los metales que se benefi- 
ciaban en este establecimiento son hoy exportados casi en 
su totalidad por el ferrocarril de Antofagasta. 

Es probable que el establecimiento que se construye 
en las proximidades de Antofagasta reemplace a Huan- 
chaca con ventaja. 

Siendo Pulacayo la mina que ha levantado la colosal 
empresa "Huanchaca de Boliyia'' la determinaremos 
con algunos de sus antecedentes y su actuaHdad. 

La altura de la boca-mina está á 4,620 metros sobre 
el nivel de mar. La entrada á la mina se practica por un 
socavón que lleva por nombre San Leauj y que está á 
446 metros más abajo de la cima del cerro. Este soca- 
vón tiene 650 metros horizontales, hasta el lugar de don- 
de se desciende á los actuales sitios de esplotacion, que 
tienen de profundidad vertical 326 metros. El rumbo 
general de la veta que se llama ''Tajo" de es E. á O. 



Digitized by 



Google 



—329— 

La potencia de la veta, apesar de ser variable, se la pue- 
de estimar en 8o centímetros comunmente. 

Esta mina fue trabajada á fines del siglo pasado y la 
abandonaron sus propietarios en el siglo presente á causa 
de la guerra de la Independencia. 

En 1832 el insigne minero práctico, don Mariano 
Ramirez, la restableció con íntimo convencimiento de la 
riqueza que ella encerraba, convencimiento posteriormen- 
te apoyado por don Avelino Aramayo. 

En 1873 se formó la actual Compañía Huanciiaca 
DE BoLiviA dividida en 6,000 acciones, siendo el valor 
nominal de cada una Bs. 1,000 valor que en la actulidad 
.puede ser realmente de Bs. 5,000 

La propiedad consta de 598 hectáreas. 
La explotación diaria es de 25 á 30 cajones de metal, 
habiendo llegado en los años 86 y 87 á 47 cajones diarios. 
El costo de explotación por un quintal de metal se 
calcula de Bs. i — 20 a Bs. 1 — 40. 

Desde 1874, año en que dio 47,092 marcos, hasta 
1883, en progresión siempre creciente, ha producido ese 
.año 596,209 marcos. 

En resumen, se puede asegurar que en 14 años cor- 
ridos desde 1872 á 1886, se ha sacado de Pulacayo una 
producción cuyo valor es de 40.255,680 bolivianos y una 
utilidad líquida para la empresa de Bs 16.264,916. 

Del último balance, tomamos algunas cifras que son 
bastantes á manifestar el estado de prosperidad siempre 
creciente en que se halla la empresa. 

Las sumas del activo de la Compañía alcanzan á Bs. 
25.085,594. 62 y el saldo de ganancias y pérdidas a Bs. 
3.286,656. 67. 

La ganancia líquida de un año es de Bs 3.416,150. 40, 



Digitized by 



Google 



—330— 
IV 

Sumario:— Provincia Linares — Compafíia Anilacnba de Bolivia. 

Compañía ^ndncába de Solivia. Se- 
gún la opinión del padre Albaro A Barba, podemos ase- 
gurar la gran importancia de este mineral, por que en 
una de sus obras, literalmente dice: Las minas dt Anda- 
caba, cuyas labores también antigvMs^ admitirán con sil 
'profundidad, disposición y reparos^ d los r,:ds cxperi^ 
'mentados mi::eros^ con su niuhitiíd y abundancia^ a- 
segnrar^ por -muchos siglos metales de plata, en cuya 
saca, pueden ocuparse iodos ¿os indios de la mitad de 
eSiC reino. 

Hace 28 años, que el Sr. A. Arce, tomó de su cuen- 
ta el trabajo de este importante mineral, el que 1884 fue 
materia de una í^ran sociedad anónima establecida sobre 
5,000 acciones, de las que 1,000 son gratuitas en favor 
del Sr. Arce, en razón de haber cedido éste todos sus de- 
rechos sobre las pertenencias mineras que posee actual- 
mente Andacaba, lo mismo que, por lasecion del estable- 
cimiento de Cucha Iif jen io con todos sus enceres corres- 
pondientes. 

El capital social de esta empresa, consta de cinco- 
millones de bolivianos y el valor nominal de cada acción 
es de Bs. 1,000. (Es de notar que sólo cuatro mil accio- 
nes son contribuyentes). 

Cuenta la compañía con 350 pertenencias ó hectá- 
reas en los cerros: Machaca-Fina^ Orcko-Pelado, Belcn- 
Kasiri, Uichurata y Andacaha. 

La altura del cerro Andacaba, en su cúspide está á 
5,060 metros sobre el nivel del mar. La boca-mina (So- 
cavón Bravo) que atraviesa las vetas Andacaba y Zapate- 
ra, está situada á los 4750 metros sobre el nivel del mar. 
El Establecimiento de Beneficio está situado á 14 kilo»- 



Digitized by 



Google 



—sai- 
metros de la mina y a un nivel inferior de mil metros. 

El rumbo general de la corrida Andacaba, es de 
JVO. SE. La Zapatera al J^E. con el mismo rumbo: 
ambas vetas tienen sus respectivas y constantes indi« 
caciones. La Zapatera al SO. y la Andacaba al J^O. 
de tal modo que estos dos filones acercándose iino á 
otro^ vienen a empalmarse d la entrada del socavón 
de explotación^ para repartirse después. 

De la explotación de este mineral, sólo sabemos que 
el año 1888 al de 1889, se han sacado más de mil cajones 
de metal, con una ley media de 28 marcos á toda broza. 

En el año 1889 los metales s(í componían de gale- 
nas, blendas y cochizos, con una ley de 25 á 60 marcos, 
por cajón de 50 quintales. 

Estos metales molidos en una batcria de 10 pisones 
pasan á los hornos de reberbero situados en un plan in- 
ferior, y de allí á las tinas donde se opera la cloruracion 
que dura de cuatro á cinco horas. 

El combustible que emplea la -Compañía es la tnrha 
y la Yarela. Posee muchas turberas en el punto de Laja- 
tamboy que está á dos leguas del establecimiento, y de allí 
es trasportada la turba en carretas de la misma empresa. 
Su costo no pasa de 40 centavos quintal^ puesto en el 
mismo establecimiento. 

Una máquina de vapor y una turbina dan impulso á 
las tinas, baterias y maestranza, y su fuerza es de 40 á 
45 caballos. 



Sl'MAlilO:— Provincias do Chichas — Xov-Chicímí!. 

Provincias de Clliciías. Se hallan situa- 
das al Sud de esta ciudad, y sus riquezas son de tradicio- 
nal prestijio. 



Digitized by 



Google 



—332— 

El asiento mineral de Portugalete ha llamado la 
atención de todos los científicos estranjeros que lo han 
-visitado. 

Lo estrecho de nuestro trabajo no nos permite en- 
trar en grandes apreciaciones y nos conformaremos ci- 
tando algunos personajes que han trabajado en esa rejion: 
tales son N. Campero, ex-presidente de la República, Gr. 
Pacheco id id, José S. de la Reza, Avelino Aramayo y 
otros muchos que han dejado su nombre como verdade- 
ros industriales. 

Después de muchas viscitudes por las que atraviesa 
toda empresa minera, hoy en dia la C? Guadalupe de 
BoLiviA, ocupa en Chichas asiento preferente entre las 
empresas de gran aliento Dn. G. Pacheco, su principal 
accionista ha perseguido esos trabajos desde muchos a- 
ños á esta parte. 

Los últimos datos que tenemos recojidos respecto á 
esta Compañía son que su producción mensual no baja 
en la actualidad de 9 á 10 mil marcos de plata pina. 

Nor-Chiclias.— Posee un ^establecimiento 
lie beneficio en el punto denominado Quechisla, con 
los recursos de la ciencia moderna, tanto en sus aparatos 
como en la manera de beneficiar sus metales. 

En el año 1868 se estableció una empresa con el ob- 
jeto de trabajar minerales de plata, bismuto y estaño, en 
las reiiones llamadas El cerro del Espíritu Smito y Tasna. 
Debe notarse que hasta el presente, sólo esta em- 
presa h:\ exportado el metal de bismuto. 

Sabemos que en el Cerro del Chorolque ha adquirido 
la empresa citada muchas propiedades que en la actuali- 
dad responden con buen éxito á sus trabajos. 



Digitized by 



Google 



—333— 
VI 

Sumario: — Provincias de Sur y Nor-Lipez. 

Provincias de Sur y ITor-ILiipez. 

Estas provincias situadas al SO. de la ciudad de Potosí, 
son de fabulosa riqueza por su valor en el reino mineral. 

Desde antes de la conquista española, se sabe que 
-esta rica rejion de la cordillera andina, ha producido in- 
calculables riquezas, ya para los Incas, ya para los espa- 
ñoles y ya también para los combatientes de la guerra 
•de los 1 5 años. 

Hoy dia llama la atención de los industriales euro- 
peos y americanos, que distribuidos en grupos más ó me- 
nos significativos, estudian su riqueza exterior y aún se 
profundizan a las perforaciones hechas por los antiguos, 
con la conciencia íntima de que sus esfuerzos serán coro- 
nados con buen éxito. 

Una de las empresas que más ha llamado la aten- 
ción en la época presente, es la denominada C^ Lipez, 
•compuesta de 6,000 acciones con el valor nominal de Bs. 
1,000 ciu. 

La riqueza notoria de esta parte de la cordillera y 
los estudios que se han hecho al respecto, fijaron la con- 
tinuación de los trabajos antiguos, comenzándolos en el 
lugar denominado San Antonio de Lipez y estendiéndolos 
.á rejiones inmediatas. 

Por la quinta memoria presentada por el presidente 
del Directorio, por la del Administrador General y sus 
correspondientes anexos, tenemos conocimiento de que, 
■después de cinco años de trabajo esforzado han gastado 
los accionistas la suma de Bs. 1.000,000 más ó menos y 
•que cada acción ha acuotado Bs. 230. 



Digitized by 



Google 



—334— 
VII 

Sumario: — A;ijud¡caciones en Chayanta. 

Razón de las pertenencias 6 hectáreas^ 

concedidas ni la prorinria da Chaynnta desde Enero 3 
de 1883, hasta diciemhrc 14 de 1889. 





NO a.» , 


i 


1 i 
IL oon H. «1,.. 


En l<i> 


! 


ASIENTO MINEUAL 


H»-..tú- (LAMÍ DE 


IL Am 


F. af-lsisti- rrilm 


Con opo (.'ailuea- 




reas I METAL 

1 


|»:i nulas 


Carjfo 


ilas 

80 


nulo» 


hirioii das 


Colquechiicci. 


3609 Plata 


345'l4G8 


32' tí5'l619 


Pocoata. 


2r)l '' 




100' ! i 151 


(i 


420io 


15 


20: 1 


4 o 


n 


8' Estaño 








8 


Ai maya. 


137¡Oro 


22 








115 


i( 


116 lis taño 




54¡ 






62 


(( 


20¡Plata 








20 


Titiri. 


280 '' 




150 


130 


(¿ 


4Estañ() 




4' ' 


Ocurí. 


4Sr)Plata 




180, ; 305 


(( 


33 Estaño 






1 ! 3:í 


Marngua. 


655 Plata 




80 


• 575 


u 


36| Estaño 




! 


6| 30 


li 


4! Plomo 




1 






4 


Yaco de Cliarcas 


316'Plata 




20()i 




116 


Aulla gas. 


229¡ *' 




^1 




223 


C hay ala. 


Í59| " 




75 




84 


Surumi. 


84 " 




20 






()4 


Ohambi. 


30, " 




20 






10 


Siscapa. 


2|0ro 




2 






1 


Cliiuta. 


105 " 




60 








45 


Panacaclii. 


30 


U 




20 








10 


Sanivisa. • 


6 


u 










6 





Digitized by 



Google 



—335— 





N? de 






H. con 


H. de- 


BnlM 






ASIENTO MINERAL 


H«!l&. 


CLAKK I>B 


H. Aw. 


I», de 


ai»ti- 


Tribu 


Con opo 


Caditeo- 




reas 


METAL 


puradtts 


Cargo 


da« 


nales 


Btciun 


dos 


MoUemolle. 


5 


Oro 










5 




Chairapata. 


98 


Plata 












98 


Sallaco. 


50 


(i 












50 


Chachacomiri. 


25 


(i 












25 


Macha. 


84 


U 












84 


(( 


2 


Plomo 












2 


Pitantora. 


24 


u 












24 


n 


76 


Plata 












76 


n 


r¿h 


Estaño 












13i 


Vilooco 


74 


Plata 












74 


Laronia. 


32 


Oro 












32 


Tuconi. 


50 


Plata 












50 


u 


62 


Oro 












62 


Irpairpa. 


80 


u 












80 


Areranga. 


10 


ii 












10 


Chuquita. 


10 


it 












10 


Tacaraní. 


30 


11 












30 


Sanaliuma. 


30 


ií 












30 


Tacota. 


30 


Plata 












30 


Turagüi. 


50 


(( 












50 


Chihna. 


10 


(( 












10 


Colpamayu. 


5 


ti 












5 


Guaicoma. 


2 


(< 












2 


Vilacota. 


2 


U 












2 


Calasaya. 


2 


Estaño 












2 


Paria. 


12 


(( 












12 


Ppugni. 


8 


u 












8 


Moromoro. 


30 


Plomo 












30 


Pucaloma. 


10 


(( 










86 


10 




7557 




382 


2459 


80 


32 


4518 



Digitized by 



Google 



—336— 

SECCIÓN 2? 

Coiuercio é Indiistrias. 

Careciendo casi por completo de datos que puedan 
dar conocimiento exacto del movimiento comercial é in- 
dustrial del pais, anotamos los pocos que hemos podido- 
recojer. • 

Existen almacenes de comercio: 
i6 y pagan en total un impuesto municipal 

de Bs. 1, 68o. 

103 Tiendas de comercio 861. 

2 Bancos de emisión 400. 

4 Agencias de Bancos de crédito 280. 

4 Boticas 140. 

8 Cigarrerias 40. 

3 Imprentas 53. 

35 Tiendas de coca 355. 

22 Bodegas 381. 

232 Pulperías 653. 

5 7 Chicherías 216. 

9 Confiterias 52. 

1 2 Panaderías 200. 

5 Tambos de posada 70. 

II Hoteles, Clubs y billares 345. 

60 Trapiches 360. 

4 Fábricas de cerveza 60. 

1 Fotografía • 20. 

2 Canchas de Pelota 16. 

3 Establecimientos de fundición 35. 

3 Fondas 14. 

En el año 1891 se han internado 17,659 bultos de- 
mercaderias, la mayor parte de ellos venidos por el ferro- 
carril de Antofagasta y una pequeña parte por la vía del 
Rosario, proveniente de resto de carga que quedó allí, de- 



Digitized by 



Google 



—SSl— 

la internación que se hacía por la República Argentina.. 
Dia adía se nota que el comercio de Potos! se in- 
crementa notablemente con las facilidades que ofrece el 
servicio del ferrocarril de Antofagasta — El menor tiempo- 
que se emplea para recibir las mercaderias venidas del 
exterior, el precio relativamente más bajo de fletes, y el 
buen servicio en las Aduanas de Antofagasta y Uyuni,. 
harán que pronto el comercio de esta plaza alcance un. 
desarrollo notable y que dé beneficios al país. 



Nota de la Estadística profesional de la Ciudad 

Potosí. 

Abogados 57 

Médicos io« 

Curas 4. 

Presbíteros 4 

Farmacéuticos 3 

Injenieros 4 

Agrimensores 4. 

* Procuradores &- 

Notarios 4 

Oficios. 

Sastres, con taller abierto 42 

Plateros ,, ., 21 

Boteros 36 

Carpinteros 38- 

Cerrajeros 1 8- 

Sombrereros 23 

Guitarreros 4 

Pollereros 28 

Juboneros 5 

Peluqueros 17 

Modistas 16 

Tejedoras 50 

Labanderas ^^ 180- 



•»• 



Digitized by 



Google 



—338- 

Relojeros 2 

Albañiles 100 

Alfareros 20 

Hojalateros 14 

Talabarteros 4 



De la estadística de Tupiza, capital de la Provincia 
de Sud-Chichas, del año 85 tomamos los datos siguientes: 

Oficios y Profesiones. 

Labradores (hombres y mujeres) 359^ 

Criadores 673 

Tejedores é hilanderas 341 

Comerciantes 90 

Sastres, sombrereros y zapateros 10 

Carpinteros y herreros 14 

Albañiles 5 

Abogados 4 

Eclesiásticos i 

Preceptor ^ i 

Chicherías y panaderías 33 

Oficios manuales 118 

Estos datos, informes, recojidos de documentos dis- 
tintos deficientes todos ellos, y de datos personales; ape- 
nas darán idea del objeto que nos hemos propuesto. 



V 

\ 



Digitized by 



Google 



CAPITULO DUODÉCIMO. 



Pe^o3 y ii\edida$ ti$u<i1e^. 

SECCIÓN 1? 
Hacienda pública. 

Sumario: — Cnnüiileracimips (r<>ner»l»o — BsiiUv Nacional»* — RxiitA* il»p«r 
tamentales — Keiitas uiuiiicipalm — Chumir de la decHtlencia lU remas — liidicaciouet» 

Consideraciones g^enerales.— El de- 
partamento de Potosí participa de las imperfecciones y 
deficiencias que afectan á todo el orden hacendario de la 
República. 

Heterogénea mezcla del sistema colonial con insti- 
tuciones aisladas de los sistemas modernos, y el acina- 
miento de leyes, contradictorias unas, inadecuadas otras, 
y las más no cumplidas, han dado por resultado el desór- 



Digitized by 



Google 



—340— 

den financiero y la irregularidad de la administración. Los- 
Gobiernos de la República casi siempre ocupados exclu- 
sivamente de mantener su poder y el orden público, age- 
nos al desarrollo económico de otros paises, no han cui- 
dado, como hubiera sido de deseaf, de buscar soluciones- 
definitivas y completas á nuestros arduos y complejos 
problemas hacendarlos. 

En los sesenta y siete años de vida independiente 
que lleva la nación, muy poco, casi nada, se ha progresa- 
do en materia tan importante; hecho tanto más notable, 
cuanto que las Repúblicas vecinas han realizado en el 
mismo tiempo progresos rápidos en todo lo concerniente 
á la producción, percepción y distribución de la riqueza 
publica. En la historia del pais son notables los años 
8o y 8i por la tendencia patriótica del Gobierno y de la 
Representación nacional, en sentido de proceder á una e- 
volucion completa y de organizar el sistema rentístico de 
la Nación, de un modo que se concille con el estado ac- 
tual de la ciencia económica y con las aspiraciones de la 
opinión. 

Con mengua nuestra, subsiste el odioso réjimen tri- 
butario de los indios, triste reminisencia del Coloniaje, 
Hoy, como en aquellas atrazadas épocas la raza índíjena, 
constituye una de las fuentes de la riqueza pública. El 
impuesto territorial ó canon enfitetútico, que por el abuso 
llegó á dejenerar en un verdadero impuesto personal^ 
subsiste; subsisten el diezmo y la primicia, cuyos resulta- 
dos, aparte de los abusos á que dan lugar, recaen direc- 
tamente sobre el indio productor. Tan monstruoso ré- 
jimen da por consecuencia lógica, el estacionarismo de la 
agricultura, la decadencia del valor territorial y el incre- 
mento de los malos hábitos, de la indolencia y del abati- 
miento en que se encuentran los indios. 

Han reconocido estas verdades muchos Gobiernos- 
bien intencionados del país y han propendido á consolL- 



Digitized by 



Google 



—sil- 
dar la propiedad territorial en manos del indio, sustitu- 
yendo al tributo el impuesto proporcional sobre la renta 
y la contribución personal que afecte igualmente á todos 
los ciudadanos de la República. Desde el decreto dicta- 
torial de 22 de Diciembre de 1825, que extinguió la con- 
trihucion indijenal, numerosas son las leyes tendentes á 
verificar la evolución indicada; pero, las resistencias que 
derivan de toda transición brusca; la influencia política 6 
partidarista que paraliza toda acción patriótica, y, en ge 
neral, la ineptitud de los funcionarios encargados de cum- 
plirlas, han sido los obstáculos que hasta ahora impiden la 
cancelación del antiguo sistema y el ingreso á un nuevo 
sistema hacendario. 

Sin estendernos en consideraciones de mayor deta- 
lle, entramos al examen de nuestro movimiento rentístico. 

Rentas liacioiiules. — Sobre la base de la 
descentralización rentística, los fondos de la Repúblia 
se dividen en tres clases: Vi: Fondos Nacionales; 2^ Fon- 
dos Departamentales; 3? Fondos Municipales. — Confor- 
me al tenor del artículo 2? de la ley Financfal de 21 de 
Noviembre de 1872, son Fondos Nacionales las utilidades 
de la Casa de Moneda; el producto de las Aduanas Na- 
cionales; los derechos sobre exportación de plata y otros 
minerales; los impuestos sobre sociedades anónimas, le- 
tras hipotecarias, aguardientes y alcoholes peruanos, al- 
coholes chilenos, alcoholes de otras procedencias, perte- 
nencias mineras, papel sellado, timbres de transacciones 
y estampillas postales, peaje y patriótico del Sud, dere- 
cho adicional sobre la coca, el rendimiento de los telégra- 
fos del Estado, de los correos fluviales del Beni; el im- 
puesto sobre la goma elástica; la moneda de bellon; el 
derecho sobre las aguas de Jalaqueri; y lo computado 
por derechos extraordinarios. — El valor total de todos es- 
tos rendimientos se halla calculado en el presupuesto ge- 
neral de la actual gestión, en la suma de Bs. 3.640,820. 



Digitized by 



Google 



—342— 

Examinando los documentos financieros de la República 
y los últimos informes presentados ante la Representa- 
ción Nacional por el Ministerio de Hacienda; haciendo 
los cálculos sobre el mínimum posible de cada ramo, cree- 
mos no ser aventurados al afirmar que el Departamento 
de Potosí concurre á la renta nacional indicada con la 
suma de Bs. 719,819. 34 es., cuyo aproximado detalle es 
el siguiente: 

Por el impuesto sobre alcoholes Bs. 3,000. — 

,, exportación de barras y barrilla 

de estaño , ,, 21,000. — 

,, peaje y patriótico del Sud ,, 24,000. — 

,, utilidades de la Casa de Moneda ,, 8,000. — 

,, papel sellado. -•- ,, 9,116. 66 

,, timbres de transacciones ,, 16,666. 66 

,, estampillas postales ,, 7,000. — 

,, patentes de pertenencias mineras ,, 18,370. — 
,, rendimiento de la Aduana de 

Tupiza. „ 44» 740. — 

,, lotes vendidos en Uyuni „ 2,200. — 

,, ingreso de telégrafos „ 3,000. — 

,, moneda bellon ,, 16,666. 66 

,, derechos sobre la exportación de 

pastas y minerales de plata. ... ,, 500,000. — 
,, impuesto sobre letras hipotecarias ,, 2,833. 33 
,, id id sociedades anónimas ,, 53,226. 03 

Total Bs. 719,819. 3 4 

La recaudación de estas rentas, según las leyes que 
reglan la hacienda publica, se verifica, por empose di- 
recto en la Caja Nacional, por empose de las Tesorerías 
departamentales, autorizadas para el efecto; por licitación 
para los impuestos de alcoholes, exportación de pastas y 
minerales de plata^ peaje y patriótico del Sud; por el 
Notario de Minas para las patentes mineras y por los je- 



Digitized by 



Google 



—343- 

les de las oficinas de correos y telégrafos. La inversión 
de las rentas nacionales se halla establecida por el pre- 
supuesto de cada gestión económica: los pagos se cubren 
por el Director de la Caja Nacional, previa orden escri- 
ta del Ministro de Hacienda. La cuenta general debe 
ser presentada anualmente, con glosa é informe del Tri- 
bunal Nacional de Cuentas, al Congreso ordinario. 

Rentas departamental es. — El presupues- 
to Departamental, que forma parte de la Ley Financial, 
que anualmente vota la lejislatura, señala y clasifica los 
ingresos y egresos, ó sea el movimiento rentístico de 
Potosí. 

Teniendo á la vista los resultados obtenidos en el 
último quinquenio, se deduce la marcha que han tenido 
las finanzas departamentales. He aquí el cuadro corres- 
pondiente á los ingresos. 

CUADRO 

(lelas Rentas departamentales de Potosí en el último 
quinquenio. 



<\\ 



o 

o 



g I 



ili 



Z = ,.2 ¿ I r — ' i •= i ^ "t i '^ 



Ch 1 = 



c? iHl-i I 






1HSS||B, 

l«H9! 

IS90! 

1891 

1H<)2!| 



1(>1.779;^-j! 1 ()')(). 15S i.". AODi 11 101) 

ir){).7L'j SL''i.")()oi) i4()[)!í 70í) io;r)fiíi'noo 

ir)6.722:SL>;4:)0{)l),14r)00l 700 103508 IlOOl 

i()S - - 

1(W 



;.()j-jiSi>'ó:u)oo,i4r)0!) 7onl 
.72.2iSi2|:):{0ooiir,(iOf>! 700! 



i(;i.7Ví*S'2 
|37i.r)í)o!si> 



, I G00|:j()00¡7000' UnOOliOOOt LMJfi" 1 22'8_ 

"jr)OOi;U)Ool7oor» nooo :íooo.!|-2()9. 12'J'k-ji 



NOTA — Los vnciof* quf* s« notan en alíiiiníiK cnsillns d*»! cna'lro anterior, de- 
penden d« los Presupuestos NHcionales que varian en algunos detalles eada año. 

Resulta del cuadro que antecede que el incremento 
progresivo de los ingresos departamentales es casi insig- 
nificante. Ellos, en el quinquenio, dan por término me- 



Digitized by 



Google 



-344— 

dio el total de Bs. 271,824. 42 es. La sola inspeccipn 
del cuadro acredita que, la mayor parte de la suma indi- 
cada es proveniente de los odiosísimos impuestos, conde- 
nados por la ciencia económica, que son la contribución 
indijenal^ los diezmos y las primicias. 

La administración y manejo de los caudales depar- 
tamentales se hallan á cargo de un funcionario, que, para 
la recaudación de la contribución indijenal es ayudado 
por los Sub-prefectos de provincia, que semestralmente 
5e hallan obligados a verificar el empoce ó á enterar la 
contribución y rendir la correspondiente cuenta. Los 
diezmos y el impuesto sobre el tabaco que se interna en 
el Departamento se recaudan mediante licitación. 

El Tesoro Departamental paga todos los gastos de 
administración publica, consignados en el presupuesto, 
previa orden de la Prefectura, puesta al pié de la nómina 
respectiva. He aquí el detalle de los egresos con arre- 
glo al Presupuesto vijente. 

CUADRO 

DE LOS EGRESOS DEPARTAMEMTALES EN 1892. 



Servicio de Gobierno. 
Prefectuní y Comandancin 
Oonoial 

Snb pretectiirn de Linares. 
** Ñor Lípez. . 
'^ Sur Lipez . . 

" Poroo 

'•Ñor Cincha.^. 
'; Sur Chichas. 
'' Chayanta . . 
" Charcas. . . . 
Alquiler ole casa para la Sub 
prefectura ele Chayanta 



n 

u 
íi 
n 
n 







7,360 


.< 






B. 1,648 












1,848 












1,848 












2,448 












1,448 












2,048 












2,448 












1,Ü48 












300 


(< 


15,684 


U 







Digitized by 



Google 



—345— 



Policírt de lii Capital 


B. 




31,585 


i» 






" " Ñor Chichiw. 


1,908 












Snr Chiclms. 


2,606 












" " Chayanta... 


10,330 












•' " Linares 


680 












" " Poi-co 


6.300 












" " Charcas .... 


850 


t( 


22,674 


(( 


77,303 


a 


Servicio de Hacienda. 










Tesoro público de la capital . 






6,120 








Devolución de vnlores y ser- 














vicio <le intereses á Monasts. 


9,000 


(t 










Premio de recaudación de la 














contribución Indijenal 


3,374 


45 










Revisitas 


14,000 


44 


26,374 


45 


3,2494 


45 




Id de Justicia. 










Minist" público de la Capital. 


4,498 


40 










" "♦' Linares 


998 


40 










,* '* "NoriSurLipez 


1,438 


40 










" " " Porco 


1,438 


40 










«' " "í^or Chichas.. 


998 


40 










" •' Sur Chichas . . 


1,238 


40 










" " Chnyanta .... 


1,638 


40 










" " "Chan-as 


998 


40 










" " " la 2? Sección 














de V. Chichas 


718 


40 










" " Ajentes de 














•Chayanta y Sacaca 


1,716 


80 


15,682 


40 








Administración de Justicia. 










Corte Superior y Coiijueces. 


11,956 


u 










Juec«»s de Paitido é Instruc- 














tores de la Capital 


8,268 


n 










Cárceles 


600 


i( 


20,825 


H 








Jut'ces de Partido de Linares 


1,384 


u 




" " Ñor Chichas . 


1 ,384 


t( 






• i 


" "Sin- Chichas.. 


1,670 


(¿ 






j 


1 



Digitized by 



Google 



—346- 



' (Jhayuntsi .... 


2,024 


»k 










" ""Charcas 


1,384 


u 










'• Instructores de Linares 


941 


(í 










" ",NoriSurL¡pez| 


1,808 


a 










" "Porco ! 


2,348 


u 










" " Chftvanta . . . .! 


4,024 


u 






i 




" " N. Chs 2? sciiJ 


944 


íi 






1 




" " "S.Cliichas. ...1 


1,28.^ 


iC 










""Cl)arca8 , 


1,888 


ií 










Cárceles de las Proviii:;¡as. . 


1,880" 1 










Gastos compleiutíiitarios.. . .■ 


76 


.< 


23,046 

1 


U 


59,552 40; 

1 1 


Servicio de Instrucción j>í<hlica. 






1 








Coipjio X. do Pichincha ' 

1 










7,016 


¿( 


1 
Id del Culto. \ 














Congrua y f álíi'lcas de los cu- 














ifitos (1« \n Capital 






2jr)0" 1 






Id id dü las [)rovii)cifts 

1 




! 


890 


u 


;i,640 


(< 


A sitpiacionri espccitdcs. 


\ 




A la Mnr.ici|>ali(lnd para la 














construcción <!** un hospital..' 


5,000 


*í 










Parad Hospital de iSn Jaan' 






i 








de Dios .i 


12,000" 


i 








Para la repataciou de ios di-i 


; 


i 








qiies do las lagunas ' 


4,000 


4* 1 

j 

i 
i 


,21,000 
69,610 


ií 

_i 


1 




Para diver.sos objetos i 




90,610" 


1 




, 


270,61 5l85 


Ingreso presupuestado 




1 


i 


269,212 


82 


Déficit ; 


i 


B. 


1,493 


03 



Digitized by 



Google 



—347— 

Figuran en el Presupuesto Departamental asigna- 
ciones á servicios especiales cuyo monto alcanza á la su- 
ma de Bs. 90,610, de los que, 40,000 son destinados ai 
Coro Metropolitano de la Plata: erogación injustificable 
en Questro concepto, que no satisface ninguna necesidad 
peculiar del Departamento y que con yeñtaja podría a- 
plicarse al servicio de la Instrucción primaria. 

El presupuesto vijente acusa la cifra de Bs. ' 1,493 
09 es. como déficit departamental; cifra pequeña que en 
concepto nuestro podrá ser cubierta al hacerse efectivo el 
presupuesto. Es, pues, de estrañar por consiguiente que 
en el trascurso de muchos años las asignaciones especia- 
les que redundan en pro de los intereses materiales y 
morales del Departamento, hayan sido casi siempre vo- 
mi nales. 

lientas Municipales, — La Municipalidad, 

que es la genuina y verdadera representación de la de- 
mocracia circunscrita á las diversas parcialidades y cuyo 
engrandecimiento importa el engrandecimiento de una 
nación, ha sido en Bolivia como una planta parásita. Ha 
vivido con intermitencias, dependiendo casi siempre de 
la voluntad de los déspotas que han dominado el país. 

Su vida normal ha principiado desde 1871; es desde 
entonces que se ha dcyado sentir su acción más ó menos 
benéfica, según que el interés altamente patriótico ó mi- 
ras personales ó partidaristas, han determinado la elec- 
ción de los concejales. 

En el Departamento de Potosí, hay un Concejo Mu- 
nicipal compuesto de doce miembros, cuyas funciones du- 
ran dos años y son renovados por mitad cada año; y una 
Junta Municipal en cada Provincia, compuesta de cinco 
miembros y ajentes en todos los cantones. 

El Concejo Municipal tiene la libre administración 
de sus fondos, con absoluta independencia y con sujeción 
cxtricta á sus presupuestos anuales y á las leyes fiscales 



Digitized by 



Google 



—348— 

que se hallan en vijencia, (artículo 37 de la Ley Orgáni- 
ca de Municipalidades de 21 de Noviembre de 1887). — ' 
Tiene la facultad de aprobar ú observar los presupuestos 
de las Juntas Municipales de provincia. 

Sus bienes son, según la ley arriba sitada, todos los 
terroios baldíos y solares comprendidos dentro de la cir- 
cunferencia trazada por el radío mayor de cada ciudad 6 
pueblo, tomando como centro 6 punto de partida la plaza 
principal; hs herencias vacantes y tos bienes mostrencos; las 
que adquieran por cualquier título legal; todos los bienes 
que poseyéndose sin título legal fuesen reivindicados ju- 
dicialmente por las municipalidades á sus expensas. 

Sus rentas son, según la misma ley, los productos ó 
rendimientos de sus bienes; el producto de las rifas, paten- 
tes y licencias para diversiones ó espectáculos públicos; 
el producto de los nichos y mausoleos de los enterratorios; 
las multas impuestas por los delitos de imprenta y por los 
tribunales y juzgados de justicia; las multas impuestas 
por infracciones de sus reglamentos ü ordenanzas; todos 
los impuestos que np siendo de aplicación fiscal ó nacional 
se cobren por las municipalidades; todos los fondos mu- 
nicipales reconocidos como tales por leyes vijentes y las 
asignaciones decretadas á favor de la municipalidad so- 
bre el Tesoro público, según el presupuesto Nacional. 

Las Juntas municipales tienen como fondos propios 
los impuestos que gravitan en sus respectivas localidades 
y están reconocidos por leyes vijentes como fondos mu- 
nicipales. 

El movimiento de las rentas municipales resulta del 
cuadro siguiente: en él tomamos el último quinquenio. 



Digitized by 



Google 



—349— 

CUADRO 

(le las rentas municipales del Departamento en el último 
quinquenio. 









f 



L'.T:ll,ii'Jt.\7:íl 

i^'>:>¡4Ei 



2:i2:i 'ífif ■j,'iS37íí ji^íiiM.i-j 



7.1 



.771|4I 



3 X 



. r 



Íí3,¿."il>¡'.KI 

n,'í!;ifi|ni 









7.^tíll.: 



7(1 






Jti.:ifi(}|íil(; 






Ik;.47!1íjJ 



"* S«iiii:)iiyó en este pregnpn^ísto todo lo qne ilebia el Tesoro DepArtnni^^nlal 

Í»oi' Aiibvencioiies que alcaiizíiba a B^. 64,349. 93 c(. suma i I uxoria, y Oii*o.s crc<1itos 
HííobniblrtK, razou per la que solo entraron en las arcas del Tesoro Manicipal Bs. 
101,478. GO — 44,459. 71 según el informe de ese año. 

De él resulta, que es casi insignificante el desarrollo 
rentístico en el Departamento, con excepción de las pro- 
vincias de Chayanta y Porco, en las que es notable el au- 
mento de las rentas de las Juntas Municipales y que por 
•consiguiente pueden atender con esmero á todas las ne- 
cesidades de las Provincias mencionadas, principalmente 
al importante ramo de la Instrucción primaria. — De él 
también resulta la dolorosa convicción de que en los Li- 
pez no ha tomado aún asiento la Institución Municipal, 
ó si existe, no cuenta con fondos de ninguna clase, pues 
no están representados por cifra alguna, durante el quin- 
quenio que examinamos; esto, entre otras causas, depen- 
de del poco ó ningún cuidado que han tenido por ellas los 
Gobiernos de la República; de la inmensa distancia á que 
están de los centros poblados de Bolivia, y finalmente, 
•del estado de atrazo en que se hallan sus habitantes, 
no obstante la buena disposición para el adelanto moral 
é intelectual que los caracteriza^ debido á las causas arri- 



Digitized by 



Google 



—350— 

ba indicadas. Se nota también algunos vacíos, debidos- 
sin duda al descuido de los encargados del cumplimiento 
de esJte deber. 

El término medio del rendimiento anual de las Ren- 
tas Municipales en el Departamento, es de Bs. 1 86., 2 70. 
61 es ; con cerca de la mitad de esta suma se atiende á la 
Instrucción primaria, y sin embargo se puede asegurar 
que aun se ha hecho muy poco por ella. 

Con estas rentas atiende la Municipalidad la Ins- 
trucción Primaria, Hospital, enfermos á domicilio, lagu- 
nas, fuentes y cañerias. cárceles, obras públicas, aseo y 
ornato, alumbrado público, conforme al cuadro siguiente. 

CTJ^DRO 

délos eyreísos municipales de 1892, sc'(jan cl presupuesto 

viyenle. 



¡Servicio lio fSecietariíi- . .:| 
'' '' Tesorería. .. Jl 
*' ** Policía muni i, 

cipa I ¡i 

*' " la Casa de A-i 



i( 



basto . 






I 1; 



<),o;]5 



95j 

.1 
II 

GOii 



*' Alumbrado! 

público. . . . - J 

'' Salubridad yt 

CtU-celeí:' I 

^* ** liev^ision ca-' 

tastral \ 

'* '' Instrucción 
primaria .... 
Pov gastos generales. . . . '4,64í)j' 
Colejio Santa Rosa j4,84(r II 



!! 3,337|80 



1= 2,9.15.15' 



¡i 1,0 I o ¡! 

li i 

i, 1,440." 



Digitized by 



Google 



-351— 



líscuela Jr^adilla. 
" Cuiza.. 



Hernnnde: 
LaRiva. . 
Bnstillos... 
Bolívaí'- - 

Cortés 

Otros gastos 






Servicio de Obras piíbli- 

blicas 

** ** Ingiinas y ca- 



1,500- I 

l,860l*^ I 
1,500¡^^ I 
l,500r^ I 

1,500; ' 

1,320¡" 
3,000f^ 



ñerias. 



Acreedores 

Oastos extraordinarios. 



23,160 



9,800^ 

4,000 
9,041 58 
7,80ü:94 



95,59302 



De los datos arriba indicados se puede concluir que 
la Hacienda publica del Departamento está representada 
-en la suma de Bs. 1.180,400. ^y pertenecientes 

Al Tesoro Nacional Bs* 719,819.34 



,, ,, Departamental 

,, ,, Municipal.., 

A la Junta Humanitaria de San 
Juan de Dios, sin incluir la subvención 
Municipal por estar ya comprendida 
•en las rentas Municipales 

Total 

Cansas de la 



271,824. 42 
186,270. 61 



2,486. — 
Bs. 1.180,400. 37 



decadencia de la Ha- 
cienda publica. — El Departamento de Potosí, ape- 
sar de producir para la Hacienda publica la suma de Bs. 
1.180,400. 37, es uno de los más desatendidos. — A so ser 
por la benéfica influencia de la Municipalidad, nada se 
habria hecho: es á sus esfuerzos que se debe el mejora- 
miento de la Instrucción Primaria, que en 1886 merced á 



Digitized by 



Google 



—352— 

la patriótica iniciativa de su Presidente en ese año, el Dr. 
Modesto Omíste, se sustituyó los antiguos sistemas con 
los más modernos y aconsejados por la ciencia pedagójica, 
poniendo de este modo la Instrucción primaria, en la ciu- 
dad de Potosí, en un nivel muy superior al resto de la 
República, pero sin haber podido extender su benéfica 
influencia al resto del Departamento por la carencia de 
fondos. 

Ademas, la Municipalidad ha atendido, con bastante 
regularidad, el servicio de alumbrado, de lagunas, fuentes 
y cañerías, hospital, enfermos á domicilio, y la conserva- 
ción y ornato de las obras públicas, cárceles, etc. todo- 
conforme el cuadro anterior. 

Por lo expuesto se ve que la Municipalidad es la i¡i- 
nica que ha hecho algo por la hacienda pública; pero 
tampoco, corresponde á la importancia del Departamen- 
to, tanto con relación á su población como á las rique- 
zas de que es productora. 

En nuestro concepto son de dos clases las causas 
que determinan el estado hacendario del Departamento 
de Potosí. — Unas que obrando directamente en la masa 
de los ciudadanos, contribuyen aunque de un modo indi- 
recto en el estado financiero de un pais, y otras que ema- 
nan de las leyes que rijen un pais y de su manera de ser. 

Entre las de la primera clase comprendemos las si- 
guientes: el atraso intelectual de la mayoria de los habi- 
tantes del Departamento, atraso que trae la falta de pre- 
visión y cálculo y que los obliga á gastar en el dia toda 
lo que ganan y muchas veces más de lo que ganan, em- 
pobreciéndose de este modo la mayor parte del pueblo; y 
un pueblo empobrecido mal puede pagar los impuestos 
que le corresponden. — La decadencia de los trabajos mi- 
neros, que después de un entusiasmo febril por las em- 
presas mineras, y después de haber consumido todos los 
ahorros de la mayor parte de los ciudadanos, ha caidó en 



Digitized by 



Google 



—353- 

cotnpleto desprestijio, merced á los malos Directorios que 
con trabajos impremeditados y sin conocimiento de nin- 
gún género, se puede decir que han botado capitales 
fuertes, que con una buena dirección habrian estado sos- 
teniendo la mayor parte de las empresas y quizá algu- 
nas ya con provecho para sus empresarios. — La baja de 
la plata en Europa, que trae como consecuencia lógica la 
alza de los artículos de primera necesidad. — Kl fanatismo 
relijioso desarrollado y sostenido por los Curasen las cla- 
ses bajas de la sociedad, empobrece y corrompe al pue- 
blo con las innumerables fiestas y consiguientes bacana- 
les a que los obligan y en que pierden un precioso tiem- 
po, perdida que es perjudicial para ellos mismos, para las 
empresas ó industrias en que sirven y para él pais. — ^^Co- 
mo complemento de tan triste estado de cosas ha venido 
la política corruptora de los ricos que sacando al menes- 
tral de un trabajo diario, lo sumerje en las sentinas de la 
ociosidad y^ del vicio. 

Las de la segunda clase, son: la carencia de datos 
estadísticos que sirvan de base á un buen sistema hacen- 
dario: con conocimiento exacto de la población, de los ca- 
pitales en movimiento, del valor de la propiedad raiz tan- 
to urbana como rústica, y de la renta que producen estos 
capitales; seria entonces que se pueda andar en camino lim- 
pio y seguro — de otra manera es andar siempre á oscuras 
y á tientas, con conjeturas y cálculos sin jamas aproxi- 
marse á la verdad: depende todo esto de la poca seriedad 
de nuestros gobiernos y hombres de estado, que han mi- 
rado hasta hoy con indiferencia la cosa pública* 

Otro de los males de nuestro sistema hacendario, es 
la imposición de impuestos á los artículos de primera ne- 
cesidad, atacando en muchas ocasiones con impoéStiDfs 
crecidos á nuestras industrias nacientes, cuando ios pro- 
ductos similares de las Repúblicas vecinas, se internan en 
nuestros mercados libres de todo gravamen, lo que pare- 



Digitized by 



Google 



—354— 

ce que trata de favorecer á los productos de las repú- 
blicas vecinas, deprimiendo las nuestras. 

Xndicacioxies. — Para salvar de este estado de 
cosas, creemos oportuno hacer las siguientes indicaciones: 
que Gobierno y Municipalidades^ procedan á la foraia- 
cion del censo exacto de la ])oblacion, del catastro de los 
bienes raices, urbanos y rústicos: que se ocupen con se- 
riedad de sostituir los antiguos sistemas con los que la 
civilización y el estado actual de la nación requieren en 
armonia con los principios de la ciencia moderna: que los 
gobiernos en vez de poner toda su atención en sostener- 
se en el poder, cumplan la ley y cuiden por el sistema 
hacendario del país: y el Departamento de Potosí progre- 
sará rápidamente. — ^Que, en fin, se supriman los impues- 
tos de la contribución indijenal, del diezmo y la primicia 
y sobre los artículos de primera necesidad, es nuestro más 
firme anhelo. 

SECCIÓN 2'.^ 

Si«fciita »toiiet:irio.^ 

Rl'MARTO: — Tipo monetario colonial — Monetin «?o In Re|ml»iicii— fionñaoion 
*'.lan<l«^nl»níi <lo 3839 — lipslahicriiuiento <1h la l<»y nioneraria- 8ií«tonia tlccinial— 
Iju moneda "Mel«rftrejo " — ('miveisiotí «le la moñuda [oW.e — Tentativas i»ani me- 
jorar el sistema de amonedación — V^arias leye;i sobre moneda. 

Nuestra legislación monetaria es variada, y seria 
largo é infiructuoso seguir paso á paso examinándola-7- 
Nos limitaremos á recordar las principales leyes y decre- 
tos que se han dictado sobre la materia y que correspon- 
den á los cuatro tipos de moneda de plata que se han a- 
cuñado hasta hoy. 

Tipo zrtonotario colonial,— Desde el afio 

1. Kstrt trabajo portenfce al socio de número del "Centro de Kstudios*', 
4loctor Jcsé Manuel Aponte, 4Ue lo ha enviado detde la ciudad de .IBauta Cruz. 



Digitized by 



Google 



—355— 

1728 la moneda de plata que se labraba, era de 1 1 díne- 
ros y 4 granos de ley; con la tolerancia de uno á dos gra- 
nos en cada labor. — La de^oro, con la ley de 22 qiiilates 
y la tolerancia de granos de fuerte á feble. 

Moneda de la República.— Proclamada 

la independencia de la República, el 6 de Agosto de 1825, 
el 17 de ese mismo, la Asamblea General Constituyente, 
dictaba ya una ley, disponiendo se batieran monedas de 
oro y plata, con el mismo diámetro, peso y ley de las es- 
pañolas; pero con la modificación de que en vez de las 
armas de España y los demás emblemas, se grabase en 
el reverso el árbol de la Libertad y cinco estrellas coro- 
nándole, con dos alpacas sentadas, frente á frente, y la 
vista fija en la copa del. árbol La moneda fuerte con- 
servaba la denominación de Peso, dividido en ocho soles 
en vez de reales. La moneda de oro, no debia tener en 
su cuño otra diferencia de la de plata, que llevar grabado 
en el reverso el escudo de armas de la República con dos 
pabellones á los costados y los trofeos militares al pie del 
escudo. 

Esta Ley fue ampliada por Ja de 20 de Noviembre 
de 1826, en la que se dispuso que se aumentase en el re- 
verso de las monedas de plata la inscripción de líepúbli- 
ca Boliviana, y en el anverso el busto del Libertador: al 
derredor, la inscripción de Libre por la Constitución, y al 
pie del busto, BoJivar, 

Las monedas de oro, debian tener en el anverso el 
mismo emblema que las de plata y en el reverso las ar- 
omas de la República, 

Unas y otras, llevarían en el cordón esta inscripción: 
AyacHclío: Sucre: 1824. 

Ambas Leyes fueron reglamentadas por Decreto de 
27 de Julio de 1848, por el Gobierno del General José 
Miguel de Velasco. Desde entonces la Casa Nacional 
<le Moneda tuvo su reglamento especial, en orden al me- 



Digitized by 



Google 



—356— 

canísmo de sus oficinas^ quedando así abrogadas las an- 
tiguas ordenanzas españolas. 

Acuñación clandestina de 1830. — 

Durante cuatro años, á partir de 1826, las monedas de 
oro y plata, se labraron con la ley y peso indicados; pero- 
en 1830, so pretesto de aumentar el medio circulante, co- 
menzó á acunarse moneda feble, clandestinamente, pues 
no existe Ley ni disposición alguna Suprema que altera- 
se la anterior. ^ 

Desde luegp, la moneda de plata, si bien conservaba, 
la forma primitiva, disminuía en la ley, por qwe sólo era 
de 666 milésimos, ó sean 8 dineros, 7 adarmes, 18 granos; 
en los tostones ó cuatro reales y asi sucesivamente hasta 
las fracciones de medios reales; lo cual evidentemente 
Gonstituia un fraude contra el póblico y el comercio en 
particular, que sufría un quebranto en los mercados ex- 
tranjeros; pero que dejaba una positiva utilidad al Go- 
bierno de entonces, que lo fue el Jeneral D. Andrés San- 
ta Cruz, cuyos planes ambício&os respecto á la Confede- 
ración Perú-Boliviana, obra suya, demandaba enormes, 
gastosi 

Los Gobiernos subsiguientes, Ballivian,. Velasco,, 
Belzu y Córdova, de los que el tercero derrochaba los 
fondos nacionales, encontraron cómoda esta alteración le- 
gal; por manera que desde 1830 hasta el año 1859, ó sea 
en el espacio de 29 años, continuó acuñándose moneda 
feble, que se denominó corhatoaes. 

Bestablecliiiieiito de la ley iitMieta- 

VÍÍ\. — Empero este mal no pasó desapercibido, por que 
en tiempo del Gobierno Belzu se había dictado, el 6 de- 
Octubre de 1 849, un decreto, restableciendo la purera de 

1^ lia elAn#)e84hií<l4(l>f .qn^M Feft#r» «I aittor. ^s en el i»etitMo cU no iw- 
jifftrnrfle en la (JoleoiMon óíiciftl ley ni «Urrtto n1};inio qiifi antori%e dicha eii^i • 
yinn: pero se encontró ««n el«r<*.Íiive «U^ U i'^n. Nneioiiiil iIh Moneiln. aJ ilerreio 
<\m\ Ministro I Ara. Aa 10 <U «nM^Ure •!• 1820. {féause Uí$ "Crániai$ ViÁoiim** ff^t^ 
JU. OmUte, Tom. V* p(hjina(i2 y »í¡^dentt$ ) 



Digitized by 



Google 



—357— 

la amonedación. Desgraciadamente no se llevó á efecto, 
hasta el año 1859, bajo la incorruptible administración del 
Dictador Dr. José M? Linares. 

El probo Ministro de Hacienda, Dr. Tomás Frías, 
elaboró el Decreto de 1 7 de Agosto de ese año y mandó 
la ejecución del Decreto de 6 de Octubre de 1 849, obra 
del eminente estadista Dr. Rafael Bustillo, Ministro de 
Hacienda en la administración Belzu. — Dicho Decreto, 
restableció la moneda de 10 dineros 20 granos de ley ó 
sean 903 milésimos y 11 adarmes 4 granos de peso; si- 
guiendo esta proporción en la moneda sencilla ó fraccio- 
naria. 

Esta inoiieda fue conocida con el nombre de Pesos 
Frias. 

Asi quedó en todo su vigor la ley monetaria de 1825, 
en cuanto á la plata, y restablecidos los 903 milésimos de 
aqiiella. 

Sisteiua deciináj.— Hasta aquí el tipo mone- 
tario era el antiguo, es decir el de pesos y reales. 

Por Decreto Supre;íno de 27 de Diciembre de 1861, 
se aumentó el preció de las pastas de plata, á diez pesos 
seis reales el marco, de ley suprema, y á esta proporcioir 
d,ebia pagjirse la de iijjferior calidad; y se crearon dos- 
Bancos auxiliares, destinados al rescate de pastas, para 
la Casa Nacional de Moneda, uno en la ciudad de La 
Paz y otro en la Villa de Tupiza, que serian adminis- 
trados por empresa particular, mediante propuestas. 

Pero la verdadera resolución monetaria que echó 
por tierra el tipo anterior, data del año 1863, fecha 29 de 
J.uaio, medisinte Ley de la Asamblea Nacional Extraor- 
dinaria, que reconoció el sistema decimal y trató de im- 
plantarlo. 

Dispuso esa ley que la moneda nacional de plata se 
acuñase 'coii 900 milésimos dé metal puro, y reconoció 
cinco clases de tipos: El Boliviano, con el peso de 500 



Digitized by 



Google 



-358— 

granos del marco castellano; el medio holiciano 6 medio 
peso, con 250 granos; el fomhi, ó sea el quinto de bolivia- 
no, con ICO granos; el décimo de boliviano ó real con 50 
granos de peso; y el medio real con 25 granos. En cuan- 
al valor quedaba dividido el Boliviano en 100 céntimos ó 
centavos. — La tolerancia de esta moneda, para la fundi- 
ción y acuñación, no excedía de tres milésimos. —La re- 
lación entre dicha moneda y la feble, seria de cinco á 
cuatro ó 100 á 80. 

En cuanto á la moneda de oro, seria igjualmente de 
900 milésimos — La onza tendria 500 granos de marco 
castellano; la media onza, 250 granos; el doble escudo, 
100 granos; y asi sucesivamente hasta el medio escudo, 
df:í 25 granos. La tolerancia, no excedería de un milésimo.. 

En cuanto á la forma y dimensiones de una y otra, 
seriíui las que relativamente correspondan á las antiguas 
españolas. 

El tipo ó cuño de ambas monedas era el siguiente: 
en el reverso una corona de dos ramas de laurel y olivo, 
entrelazadas, y en el centro el valor de cada pieza, un Bo- 
liviano^ medio holiriano. Debajo 500 granos, 250, según 
el valor de la moneda, y en otro renglón **9 décimos fino.'* 

En el anverso, el escudo de armas de la República; 
y en el cordón esta inscripción: -*Bolivia libre é indepen- 
diente — 1825" 

l^ira las monedas de cobre de uno ó dos centavos, 
el tipo seria el siguiente: En el anverso, la misma coro- 
na y en números, un céntimo ó dos ccníimos; en el reverso 
y en el campo cental esta leyenda: la anión es la fuerza. 

La misma Ley autorizo al Ejecutivo para poner en 
subasta pública y adjudicar al mejor postor la dirección y 
servicio, por empresa particular, de las oficinas de fundi- 
ción y fielatura de la Casa Nacional de Moneda. 

Lia moneda Melgarejo. — Aún no habia 

producido mucho efecto la Ley anterior, cuando a fines 



Digitized by 



Google 



—359— 

de Diciembre de 1864, un golpe audaz, echaba por tier- 
ra el Gobierno Constitucional del General José María de 
Achá, que fue reemplazado en el Poder por la brutal ad- 
ministración del Jeneral Mariano Melgarejo. 

La Nación protestó en masa y los movimientos poli- 
ticos se sucedieron simultánea ó aisladamente en todas 
partes, para derrocar al usurpador. 

Para sostener en pie de guerra un Ejército numero- 
so y disciplinado, recurrió Melgarejo, al medio espedito 
de acuñar moneda feble de 666 milésimos ú 8 dineros, 
que denominó oficialmente con el titulo de medallas, pues 
contenia su busto y el de uno de sus Ministros; por cuya 
razón, el público las llamaba ''dos caras' — Pudo asi con- 
tar con mayores fondos á costa del crédito nacional y de 
la depreciación de su moneda. 

Derrocado Melgarejo en Enero de 1871, el Congre- 
so de esc año, anuló, por Ley de 14 de Agosto, todos los 
actos administrativos de Melgarejo. 

Conviene recordar que un subdito italiano, Dn. Cle- 
mente Torretti, habia obtenido antes, en 1867, autoriza- 
ción para sellar por su cuenta, en moneda sencilla, 50,000 
marcos, con la ley de 6 dineros, en piezas de 20, 10 y 5 
centavos. — Al efecto, debia importar una maquinaria á 
vapor, que se instalaria en La Paz, en el local conocido 
con el nombre de Moneda. 

^ Melgarejo aceptó la propuesta en todas sus partes y 
no sólo se limitó á otorgar esta defraudación, sino que 
hasta cambió los emblemas de las monedas. 

Poco después, creyó conveniente Melgarejo, com- 
prar la maquinaria traida por Torretti y hacerla trasladar 
á esta^ciudad, donde se inauguró con gran pompa, en 
1868. 

Hay que notar que habiendo sido contratada para la 
acuñación de moneda sencilla, contaba apenas con una 



Digitized by 



Google 



—seo- 
fuerza de 40 caballos; y que por tanto, era inadecuada 
para acuñar moneda fuerte. 

Preocupado Melgarejo con la ¡dea de ampararse á la 
sombra de la Representación Nacional y lejitimar sus ac- 
tos, convocó en 1868 una Asamblea Constituyente, com- 
puesta de individuos que le eran adictos. 

Ese Congreso, penetrado del mal que producia la 
presencia de la moneda feble, dictó el 11 de Setiembre 
de aquel año una Ley, prohibiendo la emisión de toda 
moneda que no estuviese conforme á las prescripciones 
de la Ley de 29 de Junio de 1863; debiendo amortizarse 
el feble flotante, mediante un empréstito extranjero, á c- 
fecto de cubrir los gastos de reamonedacion. 

No tubo efecto esa Ley por que ni era conveniente 
á las miras de Melgarejo, ni habria encontrado el capital 
que buscaba para la conversión. 

Un mes después de su caida, su sucesor el General 
Agustín Morales, ordenó se destruyesen por completo 
los cuños, troqueles y matrices que llevasen el busto de 
Melgarejo; y por otro Decreto, de 20 de Marzo, mandó 
igualmente se sellase con sujeción á la Ley de 29 de Ju- 
nio de 1863. 

Conversión de la moneda feble. Con 

el objeto de desalojar del mercado la moneda feble, que 
circulaba con profusión, el Congreso de 1871 dictó una 
Ley, mandando la acuñación de 500,000$ en moneda de 
plata, en fracciones de 20, 10 y 5 centavos, con la ley de 
900 milésimos y 25 granos de peso, proporcionalmente. 
Y, por Ley de 21 de Octubre del mismo año, se autorizó 
al Ejecutivo para que contratase en Europa un emprésti- 
to, destinado á la amortización de la moneda feble y para 
atender otros servicios. 

Para facilitar la inmediata ejecución de estas Leyes, 
la Asamblea Nacional de 1872, autorizó al Ejecutivo, por 
Ley de 2 1 de Noviembre, para que contratase con el 



Digitized by 



Google 



—361- 

Bartco Nacional de Bolívia b oan cualquier otro Banco ó 
•empresa particular, la conversión del feble circulante, en 
el término de un mes, debiendo rccojierse de la circula- 
ción toda ella y entregarse al contratista para que se re- 
dujese á barras fundidas, salvo el caso de haber quien la 
-exportase, en estado de moneda,: debiendo garantizarse 
►entonces que dicha feble no volvería al mercado nacional-. 

La Ley de 24 de Noviembre del mismo año intro - 
'dujo algunas modificaciones á la de 29 de Junio de 1863. 
La ley de la moneda de oro, sería dé 900 milésimos ó 
sean 9 décimos fino, y el peso de logramos, 129 miligra- 
mos, y diámetro de 28 milímetros, para la moneda mayor 
-que se denominaría *^BoUva/\ cuyo equivalente en plata 
quedaba fijado en Bs. 10. 

En cuanto á la moneda de plata, quedó subsistente 
la ley y peso de la antigua, pero se modificó el diámetro, 
que es de 23 milímetros en las monedas de 20 c[. 

La moneda de cobre sólo debía ser del tipo de un 
centavo. 

Por Resolución Suprema de 26 de Noviembre de 
1875 ^s ordenó la acuñación de medios bolivianos; con 
la tolerancia ponderal del 8 °i^. 

A mediados de 1877, prohibió el Gobierno la expor- 
tación de la moneda feble, pues aún no se habia reempla- 
zado con la moneda legal y el país se habia desmonetiza- 
do; pero, dos meses después, prometía el mismo Gobier- 
no la libre exportación de toda la moneda feble. 

La libre exportación de pastas y minerales de plata, 
•sancionada por Ley de 8 de Octubre de 1872, venia oca- 
sionando la disminución de la internación á la Casa Na- 
-cional de Moneda, y el medio circulante habia disminui- 
do no sólo por falta de materia prima, sino por que tam- 
bién se exportaba en grandes cantidades la misma mone- 
da sellada. 

Para evitar la crisis económica que ya se presentía,. 



Digitized by 



Google 



—362— 

fue que, la Asamblea Constituyente de 1878^ dictóla Lejr 
de 21 de F'ebrero de ese año, obligando á los mineros a 
internar forzosamente a la Casa de Moneda, la cuarta 
parte de sus pastas; y en caso de que no cumpliesen con 
este precepto, quedaba autorizado el Ejecutivo para es- 
tablecer el estanco por dos años. En cuanto á la expor- 
tación del dinero, quedaba gravada con ^ 12 ^¡^ sobre 
los bolivianos fuertes y sobre los medios bolivianos y el 
6 ^[ó sobre las otras, especies. 

El mismo Gobierno Daza dictó también otras medi- 
das administrativas referentes á la acuñación y circula- 
ción de la moneda de cobre y de nikel, para las peque- 
ñas transacciones. — Y la Ley de 18 de Agosto de 1880^. 
autorizó al Ejecutivo para que mandase acuñar, en Euro- 
pa, moneda de vellón, es decir nikel y cobre, en piezas 
lie I y 10 centavos, hasta la suma de 200^000 Bs. 

Tentativas para xaejorar el sistema 

de aiZlOUedacioxi. En distintas ocasiones se han 
hecho estudios para mejorar el actual sistema de amone- 
dación, introduciendo reformas importantes. Una de es- 
tas es la de sustituir la fuerza motriz del vapor, con la 
electricidad ó con el empleo de la fuerza hidráulica. 

La otra iniciativa pendiente es la de aumentar la 
fuerza motriz, a 60 caballos, para la elaboración de pesos 
fuertes ó bolivianos. 

Con este objeto, ^e dictó la Ley de 6 de Setiembre 
de 1883, autorizando al Ejecutivo para contratar un em- 
préstito que no exediese de 200,000 Bs., destinado á la 
adquisición de una máquina de amonedación adaptable á 
los sistemas ya indicados, al establecimiento de una maes- 
tranza necesaria para el mantenimiento de aquella y para- 
la reparación de todo el edificio. 

Varias leyes sobre moneda. No hare- 
mos mención en este resumen de nuestra legislación mo- 
netaria de muchas otras Resoluciones Supremas dictadas 



Digitized by 



Google 



— 36íJ— 

hasta hoy desde la Ley de 6 de setiembre de 1883, y 
nos Hmitaremps á indicar el Decreto de 17 de enero de 
1888 que prohibió terminantemente la exportación de hi 
motteda sellada, cuya ausencia del mercado nacional se 
dejaba sentir de un modo alarmante, explicable por el 
crecido premio con que se cotizaba en las vecinas Repú- 
blicas. AHÍ también se recordaba á los mineros la obli- 
jjacion en que estaban de internar á la Casa Nacional de 
Moneda la cuarta parte de las pastas que i)roducen los 
establecimientos de beneficio, bajo la multa de im 25 ^"i.^. 

Esta última parte del citado Dcícreto. ha quedado 
modificada con la Ley de 9 de octubre de 1S90, (in la 
que, dicha oblÍL;arion de internar past;;*^, ([ucda reducida 
á la ([uinta parte de su e\[)lotarion, autorizándose, ade- 
más, al ííjecutivo para contratar con uno de los Bancos 
constituidos del país, un empréstito de Hs. 100,000, des- 
tinado exclusivamente ))ara fondo del 'r(^s(>ro de la Casa 
de Moneda, es decir, i)ara el rescate de pastas, tomando 
por base el precio del comercio y por tipo los mil milési- 
mos de ley fma. 

Fue á virtud de esta. Ley, que el (Gobierno obtuvo 
del **Bat^iCO Potosí" en 9 de enero de 1891 un avanctí en 
cuenta contente [)or la suma (h; Hs. 150,000; l'ondo des- 
tinado para la Casa Nacional de Mon(ída, que s<» amorti- 
za s(ímestralmente con Hs. 30,000. i)rocedentes dcrl im- 
puesto sobre pastas y metalrs de la ''Com[)añía minera 
Aullaiji^as"; quedando encariñado dicho Hxanco (1(^1 recojo 
de la 5'> parte que los mineros están obligados á vender 
á la Casa de Moneda, al precio corriente y en moneda 
sellada. Así consta de. la Memoria del Ministro de Ha- 
cienda é Industria, presentada á las Cámaras Legislati- 
vas di: 1891. 

En cuanto á la moneda sePicilla, el mismo Ministro, 
ha informado á las Cámaras que en ejecución de la 
Ley de 26 de octubre de 1890, el l^jecutivo expidió el 



Digitized by 



Google 



—364— 

decreto reglamentario que determina el peso, ley, diáme- 
tro y demás condiciones de la moneda de nikcl, que últi- 
mamente se ha acuñado en Europa, hasta la suma de 
200,000 Bs. 

En la Memoria del mismo ramo, correspondiente al 
año 1890, encontramos avaluado en Bs. 50,275, el costo 
total para las innovaciones más urjentes que demanda la 
Casa. Y allí mismo se expresa que la fuerza que desar- 
rolla actualmente la máquina, no pasa de 25 caballos, con 
«1 consumo de 384 qq. de combustible diario, trabajo de 
10 horas y el gasto mensual de Bs. 1,843. 20 c[. en 25 
días. 

SECCIÓN III 
Sisiteiua lie penosi y Hieilidas 

Sumario: — Pesos y medidas antiguos — Medidas especialen — Sisteuia mé 
ir ico decimal. 

Pesos y 2XiedÍdaS antiguos.— En el De- 
partamento de Potosí, así como en el resto de toda la 
República, existe una gran variedad de pesos y medidas, 
fundadas todas en el sistema español, que fue implanta- 
do en América desde la conquista. 

Estos pesos y medidiis son los siguientes: 
Moiie<la ailtiji'ua — usada aun por una parte 
del pueblo en las transacciones. 

Moneda de pr,ATA. 



I peso feble que vale 



2 1 oslónos 


A t omine.'* 


8 reales 


16 medios 


I 


2 „ 


4 '• 


8 ., 




I ,. 


2 .. 


4 " 



Aún se encuentra en el mercado la moneda de dos 
caras, llam:\da Melgarejos, por haberse emitido en la ad- 



Digitized by 



Google 



-365— 

mlnistracíon de este personaje y que fue depreciada el 
^ño 1877. 



I peso melgarejo vale 


2 inetUcM |HM4M 


4 tomines 


Orc«lc« 


12 medio* 




I « M 


2 M 


3 •• 


6 .., 






I .. 


I 


3 » 
2 „ 



Moneda de oro. 

Sólo ha existido en nombre, pues que, desde el año 
1856 no se ha sellado en la Casa Nacional de Moneda. 



Xonxa (UvidWUi en 


2 tnediiM onuiif 


^aolihinHi» 


8 *i«-uao!«| I 6<»wU<M (>M-n<l<»M| rnlia I J pesos | 




I .. 


2 „ 


4 


.. 


8 ,. 


8.4rls 






I M 


2 
I 


•• 


4 •• 

2 

I 


4.* M 

2. I „ 
I. i 



Medidas de tiempo. 



-Siglo Años Oias , Horas 


Minutos 


Segundos 


I 


IDO 


36,500876,000 


52.560,000 


3,153.600,000 




I 


365 


8,760 


525,600 


31.536,000 






I 


24 


1,440 


86,400 








I 


60 

I 


3,600 
60 



Medidas de circunferencia. 



Circunferencia 
I 



Grados 
360° 



Minutos 

21,600^ 

60' 



Segundos 

1.296,000" 

3,600" 

60" 



Terceros 
77.760,000"' 
216,000 
3>6oo 
60 



Digitized by 



Google 



— 86G— 

Medidas de lonjitud. 

La unícUid principal es la vara castellana ele Burgos. 



Leguas Cuadras Varas I Pies ; Pulgadas Líneas 
40 666673: 20,000 240,000 2.880^000 
I i66;/3¡ 50o| 6,000. 72,000 

I i 3! 36; . 432 

' 1 12. 144 

! 1 1 12 



Hedidas de siPEaFroiE. 



Vara ; Pié Pulgada! 




cuadrada icuadradolcuadrada Línea cuadrada 




J 1 9 ; 1,296 1 186,624 




1 I ! 144 : 20,736 




! . ^ 144 





]MeDIJ)AS Ax^iAlHAS. 



Fanegada i Celemines Cuartillos Lstadales!\^'^ cuadrdas 

I 12 i 4^"^ I 57^ ¡ 9,216 ' 

I ¡ I ¡ 12 • 192 

I \ ' \ 16 



Medidas de ^ías rso ]:n el Depaiítamknto. 



l'anegacia Almudes | Varas cuadradas 
I 12 ¡ 4i»472 i 

. , . H 456 • I 

VA cato poco usado en la capital tiene | 1,296 1 



Digitized by 



Google 



—367— 
Medidas TopoaRÁFrcAH. 



Leguas cuadradas 

I 



Millas cuadradas! Varas cuadradas 

9 ! 44-435.556 

937.284 



I 



Medidas de volumen. 



\'''\ cúbicas Pies cúbicos Pul<;adas cúbicas 



46,656 



Líneas cúbicas 
80.621,568 
1,728 i 2.985,984 
I ¡ 1,728 



Medidas de capacidad paha los líquidos. 



Cántara Cuartillas 


Azumbres 


Cuartillos 


I 4 

: 1 


8 
2 


32 
8 




I 


4 



Mkdidas de capacidad para los sólidos. 



Fanej^ja 



Almudes Cuartillos 



12 
1 



48 
4 





Medidas de peso. 




Tonelada 

I 


Quintales 
20 

1 


Arrobas' Libias 

80 2,000 

4 I 100 


Onzas .Afíanneji 
32,000Í5I2,000 

i,6oo| 25,600 


Granos 
18432000 
921600 






1 


25 

I 


400 
16 

1 


6,400 

256 

16 

I 


230400 

9216 

576 

36 



Digitized by 



Google 



— sos- 
Medidas DE PESO PABA LA PLATA 



Libras 


Marcos., Onzas 


Ochavos 


Tomines 


Granos 


I 


2 


i6 


128 


768 


9216 




I 


8 


64 


384 


4608 






I 


8 


48 


'576 








I 


6 

I 


72 
12 



Medidas de peso patía el oro. 



Libras 


Marcos 


Castellanos 


Tomines 


Granos 


I 


2 


100 


800 


9,600 




I 


50 


400 


4,800 






I 


8 

I 


96 
12 



Medidas papa el peso de las drogas. 



Onzas 
I 



Dracmas 
8 

I 



Escrúpulos 
24 

3 
I 



Granos 

576 
72 

24 



Medidas especiales. 
Derivadas del sistema español que acabamos de exa- 
minar, se han establecido en el Departamento de Potosí^ 
varias medidas especiales propias de algunos lugares y 
son las siguientes: 

Pata la harina de trigo. 

La fanega en Potoeí tiene ^ 6 fl) 10 

„ „ Chayanta ^j 10 ft 20 

y, „ y en Charcas también..^ 10 Ib 20 
Para el niaiz se usa. 
En Potosí el quintal de ^ 



Chayanta y Charcas la fanega de. 



/c¿ 



4 
12 



Ib — 

Ib 20 



Digitized by 



Google 



—369- 

Chíchas sacos compuestos de <® 5 Ib — 

Pilcomayo ,, ,, ,..® 6 tt) 15 

Para las papas se usa. 

En Potosí el quintal compuesto de ® 4 ft) — 

En Chayanta y Charcas sacos com- 
puestos de <® 9 Jb — 

Hay en el Departamento un clase especial de medi- 
das para los metales y es la sijj^uienté: 

quintales. 

El cajón compuesto de 50 

Y el medio cajón ó aillo que consta de. , 25 

Se llama fo/)(?o en minería, medir el metal pallado 
(escojido) en medidas deterniinadas que por lo regular 
contienen de 4 á 5 ®. 

Para el vino hay una medida especial en el Depar- 
tamento y es la botija que contiene 55foó 36 botellas co- 
munes y se divide en medias botijas, cuartillas. &, 
Sistema métkico decimal. 

El sistema métrico decimal, se está estableciendo en 
el Departamento de Potosí lenta y paulatinamente. El 
año de 1870 se dio por la administración del General 
Mariano Melgarejo, la ley y decreto Reglamentarios, para 
la conversión del sistema antiguo, al métrico decimal: ley 
y reglamento que quedaron sin efecto por haber anulado 
la Convención de 1871, los actos de la administración 
Melgarejo. 

En la Casa Nacional de Moneda se ha adoptado es- 
te sistema que nos ocupa, tanto en la moneda misma, co- 
mo en la compra de metales de plata. 

Asi mismo, el sistema métrico decimal se ha adopta- 
do en todas las oficinas fiscales — Creemos que con un 
pequeño esfuerzo por parte del Gobierno y de las Muni- 
cipalidades, quedará establecido por completo este siste- 
ma de tan benéficos y útiles resultados. 

Este sistema es como sigue: 



Digitized by 



Google 



—370- 

Medidas de lonjitüd. 

Uiiiclad principal, el metro igual á la diez millonésima 
parte del cuadrante de la tierra. 

Miriámetro equivale á io,oco 

Kilómetro ,, i,coo 

Doble Hcctómetro 200 

Hectómetro ico 

Medio hectómetro 50 

Doble Decámetro 20 

Decámetro 10 

Medio Decámetro 5 

Doble Metro 2 

Metro I 

Medio metro 500 

Doble decímetro 200 

Decímetro 100 

Centímetro 010 

Milímetro 001 

Medidas de SuFEEriciE ó Age.abtj^s. 

M«>tn>8 MiHii>«<ni« 

rUHclmdofl rtiudriMlo* 

Hectárea equivale á 10,000 

Área ., 100 

Centiárca, igual á i metro cuadrado i 

])ecímetro cuadrado loooo 

Centímetro ,, 100 

Milímetro ,, i 

Medidas de Volumen. 

Unidad principal el metro cúbico ó csterio. 

Esterios 

Decasterio, igual á 10 

Medio decasterio 5 

Doble esterio 2 



Digitized by 



Google 



—371— 

Estcrio * I 

Medio esteno . 50 

Decisterio . 10 

Medidas de capacidad para los sólidos y los 
líquidos. 

Litros 

Kilólitro, equivale á r,ooo 

Hectolitro ,, 100 

Decalitro ,, 10 

Litro, unidad principal, decímetro cubico. . i 

Decilitro o 10 

Centilitro. o 01 

Medidas de peso. 

Tonel de mar igual á........ loookgs. 

Quintal métrico 100 ,; 

Miriágramo loooogms. 

Kilogramo 1000 ,, 

Hectógramo 100 ., 

Decágramo 10 ,, 

Gramo — el peso de un cm. cúbico 

.de agua destilada a la temperatura de 4grs. i ,, 

Decigramo 10 deg. 

Centigramo 01 

Miligramo 001 

Según el sistema métrico decimal se ha hecho el 

^cuadro itinerario, que va á continuación, para saber las 

distancias que median entre las capitales de los demás 

departamentos y la del de Po'tosí. 

Kilómetros, 

A Sucre 163,825 

„ Tarija 463*230 

„ Cobija 892,565 



Digitized by 



Google 



—372— 

Santa Cruz 664,319» 

Oruro 367.'94 

La Paz 644,002- 

Cochabainba 53i>0'9 

Trinidad 1-937^% 



Digitized by 



Google 



CAPITULO DECIMOTERCIO. 



ft\stituc'io]\es de c^i'édíto. 



I 

BüMARlo: — runtitucion lie los Bniicog ile emUion — Báltico» actu^Vs de •tHÍ> 
8Íon, flepÓKitoH r doAcuentofr — Brii'ao Nm-ioiial «lo BoHvin — Su* i>érdi(la8 y í;ii- 
iiHiiciai — B«iK'.o Pftosi — Sus jinriUdüA y g:iiiaiicias. 

Institución de lop Bancos de emi- 
sión. — La institución bancaria, tan benéfica para todas 
las industrias y para todas las clases sociales, que fue fun- 
dada^por Juan Law, en 1716, bajo la rejencia de Luis 
XIV, recien fue introducida en Bolivia el año de 1867, 
bajo la dominación de una de las tiranias más terribles: 
la de Melgarejo. 

En Bolivia sólo' existen dos clases de Bancos: los de 
emisión, préstamos, depósitos y descuentos, y los hipote- 
carios. 



Digitized by 



Google 



—374— 

El primer Banco que se fundó en el país fue el **Ban- 
'co BoLiVANo", por concesión que otorgó el Gobierno de 
Melgarejo, en 24 de enero de 1867, al ciudadano chileno 
Dn. Eusebio Lillo, con el privilejio de 15 años, entrando 
como accionista el Gobierno, y con otras franquicias mas. 
Se estableció con el capital de $ 500,000; no tuvo sucur- 
sal en esta ciudad, y subsistió hasta el ó de junio de 1872 
en que el Gobierno aprobó el convenio celebrado en Val- 
paraiso, el 14 de mayo del mismo año, entre Dn. Enri- 
que Meiggs "único ¡propietario del lianco Boliviano^ y el 
Consejo de Administración del Banco Nacional dk Bo- 
LiviA, por el que aquél transfirió a éste todos los privile- 
jios, derechos y franquicias de que era concesionario. 

Bancos actuales de einision, depó- 
sitos y descuentos. — Actualmente funcionan en 
la República los Bancos '^Nacional dk Boi.ivia" y *'Po- 
Tosí", con domicilio legal ^li la Capital Sucre; ambos tie- 
nen oficinas sucursales en esta ciudad de Potosí. 

Banco ITacional de Bolivia.— Fue crea- 
do este Banco por concesión hecha por el Gobierno de 
Morales, autorizado por ley de 17 de agosto de 1871, á 
una sociedad anónima representada por el ciudadano bo- 
liviano vSr. Mariano Pero, y se estableció con privilejio 
exclusivo de 15 años, sólo en el Departamento de Cobi- 
ja, y con doble domicilio legal en Cobija y Valparaíso, 
con un capital nominal de Bs. 3.000,000, que se elevó a 
10 millones, por resolución de 17 de setiembre de 1872* 
El corte de sus billetes es de Bs. i, 5, 10, 20^ 50 y 100. y 
la proporción para emitirlos es del 150 por 100 del 
capital. 

Como se ha dicho anteriormente,' el Banco Nacio- 
nal DE BoMViA adquirió todos los privilejios y franqui- 
. cias del Banco Boliviano, el cual quedó trasfuiidido en 



Digitized by 



Google 



—375— 

q\ Banco Nacional; quedando una oficina del Banco Bo- 
liviano en V^alparaiso, como sucursal del Nacional de Bo- 
livia en Cobija. El convenio de transferencia, fue cele- 
brado en Valparaiso, el 14 de mayo de 1872, y aproba- 
do por el Czobierno boliviano, en 6 de junio del propio 
año. 

Ese mismo año se estableció una sucursal de dicho 
líanco en esta ciudad, que funciona ahora, en casa propia, 
calle Junin. 

Por Decreto de 24 de febrero de 1874. el domicilio 
leual del Banco fue trasladado á la ciudad de "La Paz." 

Según Decreto de 21 de octubre de 1876, se apro- 
bó la separación del Baxco Nación \í. di: Boí.ivia del 
''Co\soLTi,)Aí)o DK Ckií.i:" v se trasladó su domicilio á la 
Capital de la República, donde debia tener su asiento la 
oficina principal. 

El movimiento económico de la sucursal que funcio- 
na en está ciudad de Potosí, se manifiesta por el siguien- 
te cuadro de Pkrdidas y Cjaxancias, seiuestrales, desde 
su establecimiento, hasta el primer semestre de este año; 
dicho cuadro demuestra que la oficina de Potosí, pagó el 
tributo de toda institución cpie en los primeros años de 
su establecimiento sólo tiene perdidas, y las ganancias se 
obtienen des[)ucs ác regularizadas sus operaciones, y a- 
costumbrado el pue1)lo, sin proocupaciones obstruccionis- 
tas, al desenvolvimiento gradual de las industrias: en los 
tres primeros semestres la perdida asciende á Hs. 7... 1.39. 
8 es., siendo el 2? semestre del 73, el de la mayor pérdi- 
da; y desde el 1er. semestre de 1874 la sucursal obtuvo 
las ganancias que arroja el cuadro, siendo de notar que 
el 2" semestre de 18S4 arrojó la mayor ganancia de lis. 
31,592. S¡ es., y el semestre de menor utilidad [Bs. 
2,195. oj] corresponde al 2? de 1878. 



Digitized by 



Google 



—376— 

BANCO NACIONAL DE BOLlVIA. 

Oficina de Potosí. 
Sus perdidas y gaiinticias, desde su instnlacion á la ftcJia. 



Fechas 



1872 Diciembre. 

1873 Junio 

** Diciembre. 

Total de pérdidas. . 



1874 
1875 
1876 
1877 
1878 
1879 

(i 

1880 
1881 
1882 

(i 

1883 

1884 
ti 



Junio 

Diciembre. 

Junio 

Diciembro. 

Junio 

Diciombre. 

Junio 

Diciembre . 

Junio 

Diciembro . 

Junio 

Diciembre. 
Junio 



31 
30 
31 



30 
31 
30 
31 

30 
31 
30 
31 
30 
31 
30 
31! 
30 



Diciembro 31 



Junio 

Diciembre. 

Junio 

Diciembre. 

Junio 

Diciembre . 

Junio 

Diciembre . 



30 
31 
30 
31 
30 
31 
30 
31 



Detalle 



Pérdida 



Ganancia 



<< 

n 



tí 

ti 

(t 
ti 
tt 



Sumas. 



Bs. 7,43908 



Bs. 1,53478 
169 
5,735 



Bs. 6,426 
20,184 
18,565 
19,634 



«,62061 



12 
18 



19 
58 
24 



86 
50 
80 
28 
01 
27 
30 
24 



11,342 
12,152 

5,170 
11,537 

2,195 

5,797 

5,932 

8,466' 

4,24266 

5,67447 
14,81092 
16,09260 
14,35058 
13,517 
11,51604 
18,09941 
31.59283, 



Digitized by 



Google 



—377— 



Pechas 



1885 
1886 
1887 
1888 
1889 

ti 

1890 
1891 



1892 



Junio 

Diciembre 

Junio 

Diciembre 

Junio 

Diciembre 

Junio 

Diciembre... 
Jimio. ....... 

Diciembre 

Junio 

Diciembre 

Junio 

Diciembre 

Junio 



Total de ganancias. 



30 
31 
30 
31 
30 
31 
30 
31 
30 
31 
30 
31 
30 
31 
30 



Detalle 



Ganancia 



it 
ii 

ií 
n 
n 
ít 
ti 

ít 

tí 
ii 
ii 



Bs. 



Sumas 



Bs 19,420 



22,920 
21,40032 
22,09631 
16,6606] 
13,002 
5,622 



11,90926 



9,603 
9,139 

10,037 
9,951 

11,093 



7,06695 



7,376 



461.22009 



51 

18 



19 
15 



06 
01 
78 
20 
56 



11 



Han administrado en propiedad, succesivamente, esta 

oficina sucursal, y por distintos periodos, los Sres. Heri- 

berto y Lisímaco Gutiérrez y Mariano Enrique Calvo; 

.corno interinos en diferentes periodos y por cortos plazos, 

;los Sres. Francisco Gutierres y Ariístides Moreno; y de 

-cinco años á esta parte, como propietario, el mismo Sr. 

Francisco Gutiérrez, que la administra en el dia. 

Sanco Potosí. — I^a Ley de 24 de octubre de 
1884 autorizo la creación de este Banco, al peticionario 
Sr. José Antonio Infante, quien trasfirió los derechos ad- 
quiridos a una Sociedad anónima, cuyos Estatutos fueron 
aprobados por Resolución gubernativa de 22 de junio de 
1885, con domicilio legal en la Capital Sucre y con el 
.capital de Bs. 500,000, no pudiendo aumentarlo sin pré- 



Digitized by 



Google 



—378— 

via aprobación legislativa, como lo han sido los dos au- 
mentos de capital, el 1? a un millón de bolivianos, según 
Ley de i6 de noviembre de 1888 y el 2? *'hasta un mi- 
llón de bolivianos más sobre el. millón con que actual- 
mente jira,*' según Ley de 28 de octubre de 1890. 

El corte de sus billetes es de Bs. i, 5, 10, 20, 50 y 
100, siendo la proporción para emitirlos el 150 por 100, 
sobre el capital. 

La oficina sucursal de esta ciudad, establecida en el, 
primer semestre de 18S8, ha sido administrada en pro- 
piedad por el Sr. Jorge de (iumucio. y actualmente por 
el vSr. Telésforo Reinokls. l^u)ciona desde su instala- 
ción en casa alquilada, calle Cobija 

Su movimiento económico se manifiesta por si si- 
guiente cuadro, advirtiéndose que su utilidad menor es 
de Bs 484. 64 es. en el semestre de su establecimiento. 
y la mayor que alcanzad Bs. 8,882. 28, corresponde al 2V 
semestre de 1889. 

Bu^Nco potosí. 

Ojicnta de Potos}. 
Sf(s pcnh'dds y (jauioidns desde sa iusicdnciou d la fecha. 



Junio 


;ío 


I88S 


r 


tilidad 


Bs. 


484. 


04 


Dicieni'.tio 


:n 


í '• 








4,090. 


84 


eriiiiio 


?,0 


1889 








4.828. 


63 


l->¡cieiiil»i'e 


;n. 


i( 








8.882. 


28 


.Imiio 


;]() 


1890 








7,619. 


90 


Diciembvtí 


81 


'■ 








0,087. 


28 


Junio 


¡JO 


1891 








3,415. 


35 


Dicieuibro 


'Al 


( ( 








7,198. 


90 


Junio 


'¿0 


1892 
l'otal de 


íj.'inancin. 




4,680. 


27 




Bs. 


47,292. 


15 



Digitized by 



Google 



—379— 

Fuera de estos dos Bancos, se ha autorizado por el 
Poder Legislativo la creación de otros Bancos, como el 
*'Paceño", el **Orientar\ el ^'Minero", el de *'Oruro" y el 
'*del Sud"^ y otros cuyas concesiones han caducado casi 
todas sin alcanzar á instalarse. 

II 

Sl'MAUlo;— liav.cos ni}»olooai ios— Ki Dantu. 

Bancos HEipctecaricS. — Existen en Boli- 
via tres instituciones de crédilo de esta clase: el '-Crédí- 
To HiPOTECAKio i)K Boi.ivíA," cou domícüio en La l^az, 
fundado con el capital nominal de Bs. lo millones, y con 
autorización otorgada por el (.johicrno Mc-li^arcjo, en 22 
de julio de 18Ó9, á los Srcs. Lorenzo Claro y Enrique 
Meigg's, para establecen- una sociedad anónima; e! ''Ban- 
co ííirüTKCARio Garantí/ador i.>k X'ai.okks", autoriza- 
do á Dn. Juan Antonio T^ernande/, por Ley de 28 de 
octubre de 18S6, se fundó en Sucre, su domicilio legal, 
con el capital nominal de 10 millones; y el ]>a\cc) Hipo- 
tecario Xacioxai, creado por Ley de 7 de noviembre 
de 1889; obtuvo la concesión el Sr. Adolfo BalHvian para 
e.sLal^lecer una sociedad anónima y fundó el Banco con 
domicilio en La Paz, con (.'1 capit¿»l de Bs. 4000,000. 

El L? y 2? tuvieron sus ajencias en esta ciudad, en- 
comendadas á la casa comercial del Sr. Juan Antonio 
P'ernandez, hasta hace pocos meses ([ue las han suspen- 
dido estableciendo tan sólo casas comisionadas para el 
cobro de dividendos semestrales y pago de cupones; el 
OhédíTO HíPOTEC-Artio DE BoLTVTA, ocupa la casa de los 
Srcs. Urriolagoitia y O} y el Banco Cíarantizador dk 
Valores, al Banco Nacional de Bolivia. El BA^X'0 Hí- 
roTECAKU) Nacional tuvo también su AJencia encomen- 
dada al Dr. José David Bcrrios, que la ejerció por poco 



Digitized by 



Google 



—380— 

tiempo; y después al Dr. Adolfo F. Vargas, hasta el i? 
il't marzo de este año, en que clausuró la ajencia, por el 
mal estado de las operaciones de la institución. 



Antes de concluir, y tratándose de cuestiones de 
prestamos, creo conveniente hacer una lijera reseña de un 
sistema di! ellos, conocido en el bajo pueblo desde la an- 
tigüedad c )n el nombre de llantu, y que consiste en la 
sií.niient(i combinación, que tiene, bajo cierta faz. hasta el 
ciracter dt una caja dr^ depósitos provisional. Todo in- 
dividuo (|iic quiera obtener prestada una cantidad, por 
<?¡emplo ri'^n boliv'ruio^, tiene la obligación de depositar, 
diiu'iiimcnte, un boliriano en m:inos del prestador» y pa- 
sados treinta días recibe la suma de loo bs., con descuen- 
to dííl intv'ircs djj 2 °[q. continuando el depósito dia.r¡() de 
u'i hoUrifinif hasta amortizar la cantidad prestada. En 
caso de falta de cu nplimiento en el depósito diario, cae 
ol ihíudor en ilelito de estafa y es acusado y juzgado con 
arrv^glo á la ley pjiial, quedando responsable á la devo- 
lución de la sumí recibida, y si incurriese en esa falta al- 
guna vez, por casualidad, antes de recibir el dinero, pi.ír- 
d(í las sumas qii^ hubiese dado anteriormente. 

Como no conocemos á fondo este negocio, no pode- 
mos apreciarlo con reflexiones serias. 



Digitized by 



Google 



CAPITULO DECIMOC UARTO. 



\ledio$ de c^oii\ii^tcacHoiv 

SECCIÓN 1? 
€aiiiino!(. 

I 

Si'MAUIO:— Mvu gtMioval — La coiiiunicacion t.Milre los linas. 

Idea general. Kl carácter y la manera de ser 
lie un pueblo, se conocen por la facilidad que tiene ]>ara 
comunicarse. Las vías de comunicación para un país, 
son como las arterias para el cuerpo animal, por las qu<í 
circula el proj:;reso considerado bajo todas sus faces para 
su desarrollo intelectual y material. "Los buenos medios 
<le comunicación estrechan los lazos sociales, y Ivceu 



Digitized by 



Google 



—382— 

participar en comiui á los pueblos de su industria, de sus 
riquezas y su bienestar." 

Potosí, cuna de la libertad é independencia americana, 
por el pronunciamiento hecho por Alonso de Ibañez en 
1617, en favor de las libertades públicas, y que fue sacri- 
ficado cruelmente por los ajcntcs del poder español; sue- 
lo privilejiado por la naturaleza, con especialidad en el 
reino mineral, ha sido el primer departamento de Holivia 
que ha secundado los progresos realizados por la inteli- 
jencia humana en el sij^lo XIX. justamente llamado si- 
glo del vapor y de la electricidad. Sus hijos se enorgu- 
llecen por haber presenciado la implantación del primer 
poste telegráfico en su territorio y la inauguración de la 
primera línea ferrocarrilera que cruza sus escarpadas 
montañas y atravieza el camino (pie conduce á las rqio- 
nes del Oeste. 



r\ie constituido el Alto Perú en República, el ano 
1825, y desde entonces, hasta 1880, el personal del Po- 
der lijccutivo se renovaba con frecuencia: ya por que se 
cometía algún atentado en !a persona del Jefe de Estado 
ó ya por las revoluciones continuas que surjian ))ara der- 
rocarlo. Los gobiernos para recobrar el poder hacian 
uso de los dineros de la Nación airotando los escasos rcr 
cursos que poseia el ICrario. Algunos de éstos, desauto- 
rizados por laoi)in¡on pú!)l¡ca, pero sí, íipoyados per la 
fuerza bruta, lian sido los que más han alnisado del pue- 
blo derrochando sus fondos en la forma indicada: mien- 
tras tanto, no se preocu[)aban de dar impulso y ensan- 
che á las vias de comunicación por haber malgastado 
las sumas destinadas para su arreglo. 

El Señor José Lucero, en 1872, decia: Ala ;;;tT- 
ncraqiic :;;: torrc:iíc se despeña de precipicio ci: prc^ 
cipício, azi Uioliviii lici €3:adj cnye::dj si:i cecar de rC' 
volición e:i yevoliicioii: y que iioc Ji.zii producido cllas^ 



Digitized by 



Google 



— 8S3- 

— Jdiseria, bancarrota^ sangre^ atraj^c, vcrgiicnza, ti'* 
ranía. Si toda esa adivídad tan r.ial empleada la 
hubiéramos consagrado al trabajoj otra habría sido 
nuestra situación: ricos^ dichosos y respetados por 
nuestros vecinos, no seriamos lo que hoy; la capa del 
pobre, pues, quien disputa tal parte de nuestro territo" 
rio, quien nos quita aquella otra, quien reclama ésta: 
codicia d Tarija, Mojos y Chiqziitos — no se habría 
dicho que somos la ^Polonia ^^nericana.P Estas fraces 
tan bien meditadas no carecían de fundamento por que 
manifestaban la Verdad en toda su significación. 

Resumiendo lo espuesto, resulta: que la principal 
causa del atrazo de las vías de comunicación y la remora 
para su desarrollo, ha sido la instabilidad de los gobier- 
nos en el poder. 



Multitud de leyes y decretos supremos ocupan las 
páginas de nuestros anuarios, desde la fundación de la 
República hasta la fecha, respecto á la mejora y apertu- 
ra de vías de comunicación, y que no se han cumplido 
por motivos conocidos. Sin embargo, no todas las ad- 
ministraciones que se han sucedido, han sido tan estéri- 
les — y si no se han llevado á cabo proyectos de gran in- 
terés, no solamente para Potosí, sino para toda la Na- 
ción, muy fácil es conocer las causas. 



La Agricultura y la Ganadería, no son conocidas en 
en el estranjero, atenta la razón de que no se han expor- 
tado sus productos por la falta de vehículos indispensa- 
bles para su traslación y por el excesivo costo del flete á 
lomo de la llama y del burro, que desempeñan papel im- 
portante en la actualidad como en la época del coloniaje. 
Seguimos sitiados, sin poder hacer permuta de ningún 
jénero de estos productos, con objetos que internan del 



Digitized by 



Google 



—384— 

exterior y que nos son de necesidad^ concretándonos á 
hacerlo con la plata que producen nuestras minas. 

La COJlliiiiiCiVcioii oiitrivlos liirns. Pa- 
ra dar una ¡dea exacta de los medios que empleaban, 
nuestros antepasados en conrunicarse, nos es muy satis- 
factorio reproducir, á continuación, un fracmento intere- 
sante de la obra — Historia de la Conquista del Perú por 
Guillermo H, Prescott: es como sigue — los canvinos de 
los Incas deben clasijicarse entre las obras 7nds titiles 
y estupendas que en eiialquier tientpo haya construido 
la fjiano del ¡lombre. 

Un niíevo adelanto hicieron los soberanos del 
(Peni en el sistema de comunicaciones que establéele^ 
ron en sus dominios, introduciendo las postas del nüs^ 
mo modo'qne se conocian entre los astecas. Si]i eir.^ 
bargo, las postas pernar¿as, establecidas entre los gran." 
des caminos que condnciari. a la capital, estaban f:nZ' 
dadas en un plan m-ds vasto que el que rcjia en Jilé" 
xico. En toda la estension de estos caminos se liabia 
constríiido edificios pequeños, d distancia de cinco ini'^ 
lias uno de otro\ en cada vr.io de los cuales se hallaba 
estacionado cierto niímero de correos, ó chasquis como 
los lla^nabar^ en sn idior,ia, para trasportar los des-^ 
pachos del gobierno? Estos despachos eravu ó verba^ 
les, ó se trasmitían por medio de los quipus, e iban a 
veces acompasados con ini hilo del ceñidor rojo que 
ciíbria la frente del Inca, y que se miraba con el viis- 
mo respeto y sumisión que el anillo de iin déspota 
vriental. 

Lo5 chasquis, vestían un traje particular que in=- 
dicaba su profesión. So les educaba para este oficio y so- 
les escojía por sn rapidez y fidelidad. Jonyj la distan^ 

1. No pasaba la «lÍ!«tan<»ia iinucn «If» tiTs cuarto» (1« l<»<¡fu;i. 

2. Monteciiios diré: vk(i»¡n¡. #»iguifirn: "uno que icoibu una cosa"* Peilro- 
Oarciiaso: "uno que hace un caiiibio." 



Digitized by 



Google 



—385— 

cía que cida correo tenia que recorrer ercí corici, y ro:::o 
tcniei tiertipo de sobr^ pctrct dcscdusar e:i ¡cis e::íacionec^ 
salvaban la distancio, cor. r^ran velocidad y las nol:' 
cías se llevahar. por los cansinos ¿i raz:or. deciento c:n = 
cuenta anillas for día. El empleo de loe chasquis j:o 
se lir.iitalhz d trasmitir noticias y comunicaciones 0/1=^ 
dales. Cor. mucha frecuencia trasportaban^ vanos 
objetos para el cons2!n:o de la corte; y por este medio 
el pescado del remoto Océan.o, frutas, caza y dijeren'^ 
tes productos de las calidas rej iones de la costa, llega=' 
han d la capital en buen, estado, y se servían frescos d 
lainesa real} Es nruy notable que esta i?nportantc 
institución fuese conocida enJvléxico y en el ^Penl al 
íuismo tiempo, sin que liubiese comunicación, entre cm^ 
hos paises: y que se ¡¡aya encoíitrado establecida en. 
dos yIacion.es barbaras del J^Juevo JJundo niiucho aU'- 
tes que se adoptase entre las naciones civilizadas de 
Europa. 

^?or medio de estas salvias invenciones de los Licas, 
las partes mas remotas del vasto imperio del ^?eríl se 
ponian en intimo conJacfo un.as partes con. otras. Y 
mientras que las capitales de la cristiandad, separa= 
das solamente por algunos centenares de millas, per= 
manecian tan est rañas entre sí como si las hubieran 
separado los mares; las grandes capitales del Cuzco y 
de Quito estaban en correspondencia constante por 
medio de sus magníficos caminos. Las noticias de las 
numerosas provin.cias se trasmitían en. alas del vien-^ 
to ala metrópoli peruana, gran foco en. que se reu'= 
nian todas la lineas de comunicación. JVo podia octt= 
rrir nn movimiento de insurrección, ni una invadan. 
de la más remota frontera, sin. que la noticia se co-^ 

1. Moiitecino» iWc.f*'. "si^rvíjipc on In «lOsn real popoíulo rojiuo á cien 
legims d« la capi*nl, veinticiiftlrn liorns ileHpues «!« sacnrlo <lel O'jéniío". Mato 
«á tleina-siado nipiílo para toilo lo que no sea un ferrocarril. 



Digitized by 



Google 



— 38G— 

municase cu el acto d la capital; y ai instante se pO'- 
nian en^i^narcha los ejércitos imperiales por los ^nag'^ 
níjicos ca:::inos del país para restablecer el orden. 
Admirables eran las disposiciones adoptadas éor los 
déspotas americanos para ir.antener la tranquilidad 
en toda la es tensión^ de s::s dominios. Esto nos rC'* 
cuerda las instituciones análogas de la antigua (Roma 
cuando bajo el imperio de los Césares era señora de 
:nedio mundo. 

Uno de los principales objetos de los grandes ca- 
ini:ios era^ facilitar las comunicaciones militares. 
Formaban nn ramo importábate de su política militar 
que es tan digno de ser estudiado como el de la mim.i^ 
cipa I . 

II 

CaiuisiOK €:iri-e(oro84 

SrMARro: — Tjf'pi.s lili- ion — Junta «K' <'/iini:iff — Propiioslns— C'.í.sific-Me'u'n <ií» 
los criMiiiios — Ivoilndos — Ueglaniento — Diit-fcion — Asii^naoiunes Dncioiinlct. 

Xjejislaciozí. Antes de nuestra emancipación 
política, los caminos, eran intransitables por ser sendas 
muy estrechas, y por consiguiente, se hacia difícil la 
traslación individual y el trasporte de objetos indispen- 
sables para el consumo; por que las autoridades de Fer- 
nando VII, se oponían á su arreglo, para tenernos en 
perpetua esclavitud. 

En posesión de nuestra libertad é independencia, 
era preciso, proceder al arreglo de las vias públicas; y 
en efecto, el i8 de diciembre de 1825, primer año de 
nuestra soberanía, el Libertador Simón Bolívar espidió 
un Decreto para que se abran caminos para carruajes: 
entre Potosí y Atacama; Potosí y los límites de Salta.* 

[*'| Est^ RÍ;;no iuilica quo no se cumplió 



Digitized by 



Google 



_387— 

El Congreso de 1826, por Ley de 13 de octubre, 
.autorizó al Poder Ejecutivo, para que promueva la aper- 
tura de caminos, formación de puentes, canales y todos 
los medios que faciliten la comunicación. 

En 1829, se ordenó a los Prefectos, hagan poner, 
donde se junten uno ó más caminos, una columna 6 ma- 
dero, con una tarjeta, en la que diga camino para tal parte, 
y para que indique la legua una pilastra de piedra ó 
madera. 

En 1832: se dispuso que los Prefectos llamen á lici- 
tación para el establecimiento de carros entre Cobija y 
Potosí, * haciendo componer, previamente el camino 
xle Cobija al interior. 

Por decreto de 12 de febrero del 38, se crearon con- 
sejos departamentales y de provincias para impulsar la 
construcción de las obras públicas. Cesaron en sus fun- 
ciones por decreto de 15 de abril del año siguiente. 

La Ley de 4 de noviembre del 44, autorizó al Ejecuti- 
vo, para establecer por medio de empresas particulares, 
ó por cuenta, del Estado, carretas de Cobija á La Paz y 
Potosí. * 

En el año siguiente se crearon, juntas de propieta- 
rios en departamentos y provincias, con el objeto de cui- 
/iar la reparación de los caminos y apertura de otros nue- 
vos, y se suspendieron estas juntas en 1848. 

En 1864, se creó un cuerpo de injenieros de cami- 
nos en cada departamento con organización militar. 

Por orden de 12 de setiembre de 1866, se mandó la 
.apertura de un camino carretero entre Sucre y Potosí. 

En diciembre del 78, se ordenó la concurrencia de las. 
comunidades de la Provincia de Nor-Chichas, al trabajo 
^e la carretera entre ésta y Huanchaca, 

La Convención Nacional de 1880, el 16 de octubre, 
dictó la ley, por la que todos los habitantes de la Repú- 
blica, del sexo masculino, están en la obligación de tra- 



Digitized by 



Google 



—388— 

bajar dos dias cada ano en Ja apertura de camines. 

Por (Srden de 5 cic novienil i\- de 1809, s'j constíiu- 
yer(»n Jinilas en Sucre )' VvAvj^i, c« :-ij.A;(:sías v/c Ues in- 
dividuos para clirijir el camino carreííerc. 

En 20 de marzo de 1890, se instalcS en esta ciudad, 
dicha Junta. 

No obstante de las condiciones diíícÍR.;. por las que 
atravesaba el país con motivo de mis cuestiones interna- 
cionales con Chile, desde el año iPn^'o, se operaron gran- 
des evoluciones en Bolivia, y se transformaron de tal ma- 
nera las ideas de nuestros mandatarios, que quisieron 
cicatrizar la herida que tenían abierta, con dar paso in- 
mediato al progreso, abriendo las puertas á la civiliza- 
ción mediante los caminos }' telégrafos. 

Junta, de caaiiHOS. Por orden especial de 
II de agosto de 1S81, se creó en esta ciudad una Junta 
de Caminos y Telégrafos para facilitar el trabajo de la 
carretera al Sud é implantar postes telegráficos^ bajo la 
dependencia de la Prefectura y Municipalidad. El 16 
de octubre, se instaló i:olem neníente en el salón prcfec- 
tural, compuesta de los más notables vecinos de la locali- 
dad, lín 8 de marzo del año siguiente, aprobó el Eje- 
cutivo los Estatutos que formuló para su réjimen interior. 
Bajo sus auspicios, terminó la construcción del camino 
carretero de ésta, hasta la Ouiaca. Se proyectó ejecu- 
tar la apertura del camino carretero á Oruro y se mandó 
practicar los respectivos estudios y no pudo llevarse á 
cabo por la absoluta carencia de fondos. El año 1887, 
clausuró completamente esta Junta, siendo de notar que. 
durante el tiempo que funcionó, obró con toda actividad 
para cumplir el cometido que se la encomendó sin esqui- 
var esfuerzo ni sacrificio, habiéndose hecho acreedora al 
recuerdo perpetuo por los progresos que se hicieron en su 
administración: de interés general, de vital hnportancia 
y utilidad práctica. 



Digitized by 



Google 



—389 -. 

Propuestas. Numerosas son las que se han 
tramitado en los estrados prefecturales y ministeriales. 
p:ira I.i ap:i';i;'.iiM d^ la^ vías d'j comunicación. 

Por resolución de 14 de lebrero de 18Ó3 se concedió 
á Juan ForasUil y C'.\ autorización para construir un ca- 
mino carretero de Cobija á la Ollería, debiendo prolon- 
garse hasta Potosí, bajo condiciones muy favorables pa- 
ra la Nación, compronietiéndose la Compañía, 4 entregar 
el camino concluido á los 3 años 6 meses desde la fecha 
de la aceptación de la propuesta. La Ley de 1 1 de julio,. 
aprobó lo obrado por el Ejecutivo. 

Esta resolución y los estatutos que debia rejir a la 
Sociedad, fueron publicados en 28 del propio mes, prece- 
didos de un lucido artículo del señor Juan Ramón Mu- 
ñoz Cabrera, sobre la importancia trascendental de esta 
propuesta y los beneficios que reportaría á Bolivia con 
su implantación, por que la estension que media entre 
Cobija y Potosí es la más rica de la República en los tres 
reinos.* 

Trascurrieron 16 años de la concesión, y en la mis- 
ma fecha, el 14 de febrero de 1879, Chile cometió el ne- 
fando crimen ele conquista, apoderándose de nuestro her- 
moso Litoral, que desde entonces administra. 

En I? de abril de 1868, se aceptó la de Francisco 
Pizíirro para construir un camino carretero, entre La 
(¿üíaca y Potosí, y un puente sobre el rio Suipacha * 

En 24 de febrero de 1876, la de AdoHo E. Carranza 
para la construcción de caminos carreteros, entre La. 
Ouiaca y Tarija: La Quiaca y Tupiza; Tupi/a y Potosí; 
Potosí y Sucre; además se le autorizó establecer men- 
sajerías y chatas para facilitar la marcha de estas; edifi- 
car un local en La Quiaca etc. percibiendo el proponen- 
te por el valor de todo lo construido hasta su cancela- 
ción, los derechos que debía ingresar al fisco por esta a- 



Digitized by 



Google 



—390— 

duana, debiéndose entregar al servicio público todas es- 
tas vias, a los 3 años del otorgamiento. * 

Bolivia, y especialmente Potosí, lamenta las figuras 
fatídicas de Melgarejo y Daza, por que estos fueron los 
culpables, para que no se hayan realizado obras de tanta 
magnitud, derrocando á los gobiernos de Achá y Frias, 
quienes autorizaron a Forrastal y Carranza, la apertura 
de las vias expresadas. 

En 3 y 12 de diciembre, obtuvieron permiso, res- 
pectivamente: Adolfo Palacios, eepresentanbe de una 
empresa mineía de Lípez, y el Gerenta d© la Compañía 
Hnanchaca, para construir caminos carreteros, de Alota 
al mineial de Todos-Santos y de Huanclmca á Ollagüe. 

En 1891: Feliciano Abastoflor, se propuso ligar: 
San «Tuan [Oamargo] conCucho-Injenio: y Palacios y 
O?, Huari con Coíquechaca, por medio de carreteras. 

Clasificación de los caminos. Se con- 
sideran en: vecinales, cantonales, provinciales, departa- 
mentales y nacionales, según el artículo 17 del liegla- 
monto de la prestación vial. 

Todos los caminos, á excepción de los que vamos á 
ocnparaos, so encuentran casi en las mismas condicio- 
nes que cuando el gobierno de los reyes. 

Caminos carreteros. La ciudad, posee dos: 
uno que parte con dirección al Sud hasta La Quiaca, 
que es el límite entre la Repiiblica Argentina y Potosí, 
atravezando las villas de Cotagaita y Tupiza; y o- 
tro al Este hasta la Capital Sucre. La estension del pri- 
mero es do 73, leguas ó 365 kilómetros, y la del segundo 
29 leguas, 6 145 kilómetros. Terminóla construcción del 
camino del Sud en ]883, y el del Este en 1891: ambos por 
cuenta esclusiva de la Nación y bajo la supervijilancia 
do juntas especiales creadas para el efecto. La canti- 
dad exacta invertida en estas construcciones no es fácil 
señalar, por haberse publicado las erogaciones hechas 



Digitized by 



Google 



-391— 

por parcialidades, en hojas sueltas y que no ha sido po- 
ífilble reunirías. 

Estos caminos so encuentran en coucliciones po- 
cas satisfactorias por el descuido y faltadevijilancia de 
las autoridades, y por no haber empleados especiales 
que se dediquen solamente a su conservación. Ademas, 
**el espíritu do especulación, llevado quizá más allá de lo 
justo, ha desvanecido muchas esperanzas y malogrado 
algún tanto la solicitud del gobieino y los sacrificios del 
pueblo," en la obra del camino á Sucre. 

El camino al Korto se dio j)rincipio á su trabajo en 
1889 y paralizó la obra por wo haber fondos disponibles 
para su continuación. Un kilómetro próximamente es 
todo lo que se hizo. 

La Provincia do Nor-Chiehas posee la carretera al 
mineral de Huanchaca. 

El ancho de estos caminos, es de ocho metros en 
terreno plano y siete en quebrado. 

llodados- Desde el 20 de abril último, quedó 
e.stablecido este servicio entre esta ciudad y Sucre, á 
caigo del empresario Sr. Isaac Fernandez Córdo^'n, en 
mérito de la autorización suprema do 21 do enero del 
presente año. 

Se vcriíicó la contrata por el término de tres íulos: 
lii f V.ja Nacional, subvenciona á la em})rcsa con J/s. 
10,000 anuales. Las estaciones establecidas son: Ir.s do 
Potosí, Xegro-Tainl).», Chr.cabuco, Tanana. Clíi'-!;a- 
i^ilcomayo, Salancaclii y Sucre. Se cí>bra Bs. 1() por 
viajero, cuu derecho al trasporto libre do 25 libras, y 
por peso exedente Bs. 1. 00 p-.-r íirroba: en los puntos 
intermedios, 60 centavos por cada legua. Se hace el via- 
je en 20 a 30 hora.s. Los dias sábados paite la dilijencia 
y r(?grcsalos viernes. Su servicio aún deja mucho que 
desear. 

l^eginilieilto. La Ley de 16 do octubro de 



Digitized by 



Google 



—392— 

1880, fué reglamentada por el supremo decreto de 37 ile 
mayo del año signie'nte; fue el primer reglamento de ca- 
minos que so expidió, merced á la laboriosidad del en- 
tonces Ministro de Hacienda Dr. Eliodoro Villazon. Se 
modificó éste por iguales decretos de 2o de marr./> de 
1888, 6 de noviembre de 1889 y 12 de marzo do 1890, 
siendo csce último, el que rij^ cu la actualidad. 

No nos incumbe comentar en todas sus partes sobre 
*sí se cumple este leglamento por los encargíidos de velar 
por su íiel observancia, y es por esto que nos abstene- 
mos do hacerlo. 

lios estrechos límites do este capítuio, no nos per- 
mií"eu lia?:3r conocer, detalladamente, la reglamentación, 
sob7*e cada una de las secciones que nos ocupa, y tan só- 
lo, no:s concretamos á citar la fecha de su promulga- 
ción. 



En el Dopartamcnlo, el producto do la prestación 
l)ersonal, se hn calculado para el año en curso, en la can- 
tidad do Bs. 7,000. Nos parece oxí<^aui la suma presu- 
puestada, en atención al número d(^ liabitantes que tiene 
Potosí. — La Policía de Seguridad, liaco efectiva esta o- 
bligacion. So i'rnor.-v el pi'oduclo total que .se recauda., y 
])or consiguienl(% el inímei'o de iiulivííluos (¡no cumplen 
este deber, poi' no haber visto la luz pública documento 
alguno. 

DireccioiS. Las olu'as de virdidad en toda la 
República, dcpcnflen directamente del ]\Iiiiis.t<*riodo (to- 
bierno y Oolonizaeiou, cuyas atribuciones e.stan detalla- 
das en Li Ley de Organización Política de 22 noviembre 
<le 1888, promulgada en 3 de dicieml>re de dicho añe»; 
del **Cuer2)o de Jiijenieros*', que se rije en el ejercicio do 
sus funciones ]K)r el Reglamento de 12 <le marzo do 1889; 
Fe sitúa en el lugar donde recide el gobierno, salvt> 



Digitized by 



Google 



_393— 

que tenga qiio ejecutar, y vijilar la construcciou de carre- 
teras, ferrocarriles, telégrafos y todas las obras públicas 
que se hicieren por cuenta de la Nación. El personal 
«jue lo compone os: uu lujeniero en (ifefe, con ladotacion 
(le Bs. 10,000 anuales; un segundo injeniero, con 5,000; 
uu dibujante, con 2,400; dos auxiliares y un portero con 
(iOO cada uno. Además, dispone de Bs. 720 para gastos 
de escritorio, de 2,000 para pago de b;igaje8 y de 3,000 
para gastos en jornales; haciendo uu total do Bs. 24,920 
el costo de osto cuerpo científico. En el departamento, 
esta encomendada, la vijilancia de los caminos, aun Di- 
re :toi' a:;..';:nou:;or y un auxiliar, 4:íuya dotacioix anual del 
primevo os de Bs. 1,200 y del segundo GOO En la mis- 
ma partid:;, asigna c1 Presupuesto vijente Bs. 210 para 
l)a.!:.\J3^ y Otros gastos y 5,000, para el pago de jornales 
y premios. 

Asi^'íiaclOilCS, La Ley íinancial reconoce 
•cu itro pavíi.las para la consorvaci<in de los caminos en 
ol Donartamoiitu; Bs. 20,000 en las asignaciiones nacio- 
irilo^ V S,0 :) ) on la departamental |)ara el caníino á lan- 
ero: 1 OJO para el de esta a La (¿uiaca: y 1,000 para el 
. <le (! .:i.'ip:iya á Caiza. Sumadas estas cifras, con más los 
5,0 •■) di la partida, ])ara el p(ff/o de ¡fjntu! 's y prcnn'o.^'AiiX' 
(!v)ii un total de Bs. ;{5,000. .No tennmos conocimiento si 
serAn realizabl s estas cantidades 6 puramente nomi- 
nales. 

L:i Sooioilad de Obras Públicas, podría intervenir 
en la reparación de los oa niños por que esíá re 'onocida 
oficiabnoiite; y cd n^ihmo pre.'rUj.ucsto le asigna B?. 1,000 
[)ara su> primeros trabaj >s. 



Digitized by 



Google 



—394— 

II 
Puentes. 

Sumario: — Onj«ri <le Ior puentes Pilcomnyo y Yoralln— Proyfclo íie \\n 
inicLti sobre el (JUiclia-Piicomuyo — Pucíites diversos— Pro|nie4in». 

Orijende los Fuentes Filcoxuayoy 

7ocalla« La leyenda se ha apoderado de la oscuridad 
histórica creando relatos fantásticos de mera iniaji- 
nacion, fundados en la tradición oral del espíritu supers- 
ticioso de los iiidíjeuas de la ;\ntigüodad, inventándose 
diferentes versiones sobre el oríjen de estos puentes. Es- 
tos, do iiutablo arquitectura, fueron construidos por un 
indíjena<|UO era do instintos feroces, sany:uinario, carác- 
ter iracibio y agresivo, que lo condujeron al crimen, pues 
cometió varios asesinatos. La justicia se apoderó de el, 
lo sometió á juicio y lo condenó á la pena de horca, quo 
en aquellos tiempos estuvo á la orden del dia. Para librar 
su vida el criminal, ofreció construir un i>uente sobro el 
rio Pilcomayo, tí>do de cal y piedra, do dos arcos y un 
pilar al centio, con la condición do quo se lo auxiliaí-e 
con los materiales necesarios, brazos y herramientas pa- 
ra el tráigalo. El (Gobernador do Potosí, de acuei-do 
con la Audiencia de Charcas, aL-cedió condicionalmento 
á esta solicitud para conmutarle la pena en caso de que 
cumpla su promesa. 

Poco tiempo después «1 ]Miento estuvo construido 
con admirable corrección arquitectónica y la solidez a- 
pctecible en esta clase de obras' 

Trascurridos algunos años, so derrumbó uno de los 
arcos de cal y piedra, y fuo reemplazado por un puente 
de madera, subsistiendo hasta hoy el otro arco. 

Más tai'de, el mismo indíjena.^ reincidió en el cri- 
men, que lo condujo al peligro del cadalzo, del que vol- 
TÍó á librarse, construyendo otro puente, que se conoce 



Digitized by 



Google 



—395— 

con el nombre de Yocalla, en el camino al Noite, a distan- 
cia de 30 millas do esta ciudad, con todas las apariencias 
de lina obra recien concluida por un arquitecto <le pri- 
mera clase, tanto por la corrección matemática de sus 
líneas, como por la superioridad do los materiales em- 
pleados en su construcción, siendo admirado por cuantos 
lo conocen. 

He ignora la focha de amb;\s construcciones, pero 
so §uponeque so veriíicarian haco dos siglos. 

El autor fuo natural del Cantón Potobainba, Pro- 
vincia Linares, Ihuna-lo Diego Sayago, á cpiieíi no pue- 
de atribuírselo conocimientos de arte en materia do ar- 
quitectura, y sólo un talento n disoosieion nalu]*al, coii 
que próiliga la naturaleza dota á los hombres en algunos 
ramos do! sabor iumiano. 

Jia etiniolojia del .nom)>re d(} Yocalla, row que hc^y 
S(' conoce, n<> solíimente el puente, sino tapibi(?n el pue- 
blo (jue está á sus inniodiaciones y <juo es uno de los 
cantones de! (J-iroalo do esta (íimlad, so explica asi: un 
casi(|uo (¡e los nnis notabh?s de aíiuella eonuniidad tuvo 
ocasión d^ c )ni)'v'er h>s d)s puenlí's, y j^ara ex p:'«\^:ir la .su- 
perioridad y nnm'idíioeni:ia did priniei'o sobre el segundo, 
al contemplar exchnnó: ((dhr i/ocrdU'Uf, [éste es su nm- 
chacho.] 

Proyecto de usa. puente sobre el Cali- 
cha Pilcoxnayp. La ^Municipalidad de Potosí, 
en el íiüo 188t>, j)or órgano Ony. i^u Presidente l)i'. Mo- 
desto Omiste, inició la con>truccion de un puente sobro 
el Chicha-Pilcomayo para facilitar la comunicación con 
Huero. Invitó al Jí. Ayuntamiento do esta ciudad, 
<iuien después de acej)tar la idea, declaró que considera- 
ba por su ]>ari:o nuiy áiduo y <]iiíci! el ]>royeeto y <pie lo 
aplazaba para cuando ^ea opíuluno intentar el arldtra- 
miento de fondos. Nuestra Municipalidad dio respues- 
ta que por su cuenta esclusiva ejecutaria la obra. Man- 



Digitized by 



Google 



—sóc- 
elo practicar los estudios que demauduba el caso, do una 
manertí satisfactoria, con el Injeniero Mr. Soux, quien 
hizo también los planos respectivos, calculando el peso 
del puent'O de fierro en 56764 kilos y el costo, puesto en 
Potosí, en la cantidad de Bs. 55,442. 80 y Bs. 33,557. 20 
para la compra de maderamen, materiales, construcción 
de pórticos y caminos de acceso, pago de obreros, direc- 
ción y otros gastos, arrojando en total de Bs. 100,000 
que debia costar todo concluido. 

Estiv iniciativa quedó frustrada por las condiciones 
<le su Hacienda en ese año. 

Por resolución de 3 de abril de 1888, se autorizó á 
los Concejos Departamentales de Sucre y Potosí contra- 
ten en cualquier fábrica europea ó americana el material 
del puente colgante para su colocación en el rio Pilcoma- 
yo, íitendiendo á su valor con el importe de 10 centavos 
sobre los bult>s de nnrcalerias que se internen á ambas 
ciudades.* 

Ea 1891, el Cuerpo de Injenieros de la República, 
presentó dos proyectos para la construcción del puente: 
lino de viaducto sobre columnas de fierro del sistema 
Mitchell y otro caígante, sistema compensado. El Go- 
bierno se decidió por este último cuyo presupuesto arro- 
ja la suma de Bs. 150,000. La lonjitud del puente debe 
^er de 150 metros y el ancho del rio do 170. Se lleva á 
cabo esta propuesta, y es de imperiosa necesidad, recla- 
mada por todo el comercio del Sud, su c<mcUision y ade- 
más completará la carretera entre ósta y la Capital Sucre. 

El Presupuesto Nacional que rijo reconoce Bs. 
50,000 para este oi)jeto. El Gobierno encomendó la ins- 
pección de la obra á la Municipalidad de Sucre. La de 
Potosí no tiene participación ninguna, sinembargo de 
<pie fue la inisiadora 

Fuentes dÍTrersos. En el camino al Norte 
V en la quebrada de Han Bartolomé, á distancia de 20 



Digitized by 



Google 



—397— 

kilómetros de esta ciudad existen 5 puentes; en el del 
Snd y en la comprensión de Laja-Tambo á Cucho-In- 
jenio, que mide 10 k. 19-1 m., se construyeron 5 puentes 
en 18 3; al Este, on el camino á Sucre y hasta el .punto 
de Tanana existen 29; al Oeste, en el de Uyuniá Oruro 
se han construido recientemente G sobre los rios: Salado, 
Cuzco-seco, Tolapalca, Mulatos, Márquez y Sebaruyo. 

Propuestas. En enero 2 de 1891, Ezequiel 
Concha, y en abril 10, Casimiro Mallea y Zenon Patino 
propusieron construir un puente sobre el Rio Tacarani 
que une las Provincias de Chayanta y Charcas, solici- 
tando el primero la eschisiva de 20 años para el cobro 
de i)ea3e, y los segundos 25. Estas propuestas están en 
tramitación. 



La construcción de puentes no está sujeta á nin- 
gún reglamento. 

Posta»* 

SíTMA rio: - 0«>n«'uleracion(»s — Postas pxi.«tent«*í\— Tarifrt»— Reglamento — A- 
•»igii:n'iotií»s iiaiMoimles. 

Consideraciones. Todas la órdenes y reso- 
luciones sui)remas referentes al epígrafe que lleva este 
párrafo han que<la<lo escritas y demás seria que nos pro- 
pusiéramos c(msignarlas. Nos concretamos á expre- 
sar que el estado actual en quo se encncntran es nada 
satisfactorio en to<lo respecto y no ofrc(íen c<nnotlidad 
ninguna en sn servicio, por que el Tesoro Nacional no 
satisface las subvenciones que reconoce en favor suyo La 
ley financial de cada año. 

Postas esístentes. El J)epart^imento está 
servido por 25 postas: 8 en el camino al Norte, en los 
pimtos: Tarapaya, Yocalla, liOñas, Actara, Macha, Col- 



Digitized by 



Google 



—398— 

capiijio, Carucnra y Challonia; 11 al Siitl: Laja-tambo^ 
Caiza, Saropalci^ Quirvc, Escara, Totora, Almona, Ta- 
piza, Nazareno, Mojo y La Qúiaca; 4 al Este: Negro- 
tambo, Bartolo, Quebrad a- honda y Pampa-tambo y 1 
on la ciudad. En ios caminos áUvnni, Tariía v Cinti 
lio existe ninguna. 

Tarifas. Por las cinco primeras legnns de sali- 
da de la ciudad se cobra 4Ü ceiitavos por el flete de una 
bestia y 20 por el pro del postilion por cada legua: en 
las siguientes una mitad. Los que vinjan en comisión 
oficial y los conductores de correos, gozan el |)rivilejio 
de pagar 20 centavos por bestia y 10 por postilion en las 
5 primeras; 10 y 5 por las subsiguientes. 

lleg'iaiuesito- Por Decreto de 20 de enero do 
1872 se expidi') el Tv.>glament() de Postas, que fue mo- 
dificado por decreto de 15 de abril de 1SÍ)0 c ir.corporado 
al de Correos, que detalla las atribuciones de los Maes- 
tros, Posiiiioncs c Inspectores que perteiiccen a este ra- 
mo. Los nombramientos de los primeros i)roeeden del 
Poder Ejecutivo. El sei'vicio de postillones lo prestan los 
iudíjenas de las tierras de coniunidiid exvincuiadas y es- 
tán exentos del pa.go de la c.nitribucion. El personal de 
inspectores no existe 

jfiLSignacionas. El Presu])\iesto vijente re- 
conoce eu las asiguacioin^s nacionales Bs 15,000 paaa. la 
refacción y conservación de i)ostas en toda la Kepú])iica. 
y Bs. o.OSi) [)ara su ^'servicio'' en el departamento. 

SECCIÓN 2? 
Pera'ocarriles<. 

Sumario:— Prinif^niri tíísitati/as y proye»«ios fiacjr/.aáos — Fríiocanil t](\ 
Antofii^fiHtH á Oruro — l*roioTif;a<'.:()ii iit-l iVirocanil Hif;enlino — l*io|)uot;tHs— Kví- 
p^luiucnio — Itineiario-* — Tarifas. 

Primeras tentativas. En ISGOse tuvo la 
idea do ostablocer ferrocarriles en Bolivia, merced á la 



Digitized by 



Google 



—399— 

iniciativa del señor Avelino Avamayo, que consiguió que 
cu la administraciou del Dr. Joso María Linares, estan- 
do dé Ministro de Estado, don Tomás Frins, se espida 
el decreto de 3 de setiembre, que consistió en que se 
contrate un empréstito de un millón de libras esterlinas, 
aplicables a la apertura de una via de comunicación en- 
tre Bolivia y el Océano Pacitíco, canalizando el rio Desa- 
guadero. Tanto el proponente, como el Ministro, y el 
::i:indatari() de la República, fueron hijos de Potosí, que 
quisieron dotar al pais de elementos poderosos para su 
desarrollo y progreso. 

Fracasada esta iniciativa y con el áuin-io de llevar á 
cabo sn proyecto, Araniayo, en 1862, so. propuso cons- 
truir un ferrocarril que partiendo de una de las ciudades 
del Pacífico, termine en los departamentos del interior, 
utilizando la navegabilidad del rio Desaguadero y de los 
lagos de Titicaca y Pampa-AnlUigas. Con tal motivo 
dio á la luz [)úblic:;i folletos importantes, que contenian 
apreciaciones de interés general, fundadas en la expe- 
riencia y en la suma necesidad de abrir la via expresada. 
La ley de 12 de junio de 1808, autorizó al Poder Ejecu- 
tivo la realización de esta propuesta. A los 30 dias re- 
cibió A.ramayo plenos podeies para buscar los medios de 
hacer efectivo su proyecto; organiz.ir una Comisión cien- 
tífica que verifique los estudios y negociar nn emprésti- 
to de lino ó dos niiilones de libras esterlinas. En 16 de 
junio del año siguiente,, celebró en Londres un contrato 
con los constructores do ferrocarriles, para que establez- 
can lineas férreas, empezando del Puerto de Cobija ó de 
la Babia de Mejillones á Calama, San Cristóbal, Quilla- 
cas, Lago-Pampa- Aullagas, Potosí, Sucre, Oruro, La 
Paz y Cochabamba; ó partiendo del pueito peruano I- 
quique, termine en Pampa-Aullagas. En mayo 28 del 
ü5, la comisión nombrada adhoc, en esta ciudad, aceptó 
la contrata, con pocas modificaciones.* 



Digitized by 



Google 



—400— 

Eu 3 do agosto (lo 1868, obtuvo permiso Roberto* 
R. Browii para construir un ferrocarril de Cobija á Po- 
tosí* 

La Loy de 19 de octubre do 1871, autorizó al Eje- 
cutivo, mandar construir, por cuenta del Estado, 6 por 
empresas particulares, vias férrens en el interior. He- 
cha la convocatoria á propuestas, se tramitaron más de 
doce para imir Cobija con Potosí: entro ellas, la más 
ventajosa fue la de Artola Hermanos, que se propuso 
hacerlo sin fianza, ni garantía de interés alguno, solici- 
tando si, la adjudicación de tierras sobrantes ó baldias 
en la ostensión de 60 leguas por lado * 

Ferrocarril de Aiitofagnstn. En 4 de 
diciembre de 1884, se j)ensó en ligar el mineral de Huan- 
chaca con un ferrocarril, que tenga su i)unto de partida 
en cualquiera ciudad de la costa chilena. Esta idea S6 
recibió con frialdad énel ánimo de la mayor parte de 
los bolivianos. C(msultadas las opiniones de las muni- 
cipalidades do La Paz, Oruro, Sucre j' Potosí, informa- 
ron éstas, en el sentido de no ser aceptable la propuesta 
bajo ningún punto de vista, por no convenir á los in- 
tereses generales de la Nación en lo económico, moraí 
y material, y que podria ser un ferrocarril e^ratéjico 
y un peligro para la independencia de Bolivia, en vista, 
del procedimiento que observa Chile en sus cuestiones 
internacionales. En 2 de setiembre de 1885, el apode- 
rado de esta jestion elevo nota de retiro de esta pro- 
puesta ante el Gobierno, habiéndose admitido por reso- 
lución de 11 del propio mes. 

En 15 de noviembre de 1887, seconvocóá propues-^ 
tas para el establecimiento de \\i\^ férreas. 

En 19 de julio, se aceptó la propuesta de la Com- 
pañía Huanchaca, para construir un ferrocarril de As- 



Digitized by 



Google 



—401 - 

cotau á Oruro, pasando por Hnancliacn, sin (¡ayanfia 
uingiiiia. La ]jey de 29 do noviembre ratifico esta con- 
cesión. De las bases de esta, estractamos lo que sigue: 
La C? podrá establecer ramales de la línea férrea :i ciial- 
quiet' centio de la Repiiblica, siendo preferida en caso 
de concunencia do otras solicitudes; entregará el ferro- 
carril en HuanclÑica á los 30 meses, y en Oruro á los 
6 años, desde el dia que llegue á Huancliaca, compro- 
metiéndose á abonar 100,000 Bs. en caso contrario; las^ 
tarifas sei-án fijadas anualmente entre el Gobierno y la 
Compañía, debiendo el flete de bajada ser siempre la 
mitad del de subida: el mínimum del de subida por cada 
quintal méti'ico será de un centavo poi* kilómetio, y el 
máximum del de bajada 2 centavos; el uso de la línea 
telegráfica será piiblico, cuando las otras líneas sufran 
interrupción; el gobierno pagará la mitad de la tarifa es- 
tablecida; los que viajen en comisión oficial serán tras- 
portados, pagando así mismo la mitad del precio fijado;^ 
la traslación de las balijas de correos, será gi'atuita. El 
gobierno cede k la empresa: terrenos paia la construc- 
ción de almacenes, estaciones y depósitos de agua, pre- 
via mensura oficial y terreno de la corrida de la línea- 
férrea, en toda ^ u ostensión, permitiéndole la expropia- 
ción di propio uides particulares, mediante indemniza- 
ción; lü pre&tíirá npoyo para hacer respetar sus derechos. 
El personal ocupado en el ferrocarril; estará exento 
del servicio militar. Serán libres de' derechos aduane- 
ros los materiales para la obra, equipo y conservación 
de la linea, debiendo intervenir el gobierno. La empresa 
queda exenta por 25 años desde la fecha en que llegue el 
ferrocarril á Huanchaca, de todos los impuestos fiscales 
y municipales, tales como los que recaen sobre las socie- 
dades í\m>nimas, renta de las empresas industriales, pa- 
tentes municipales y otros de idéntica naturaleza, sin 
que esto importe liberación de derechos aduaneros de 



Digitized by 



Google 



—402— 

patitas y mineraios arjeutífeíos, moneda sellada, cobie, 
estaño y otros del mismo jénero. Las nuevas industrias 
y poblaciones que se desarrollen ala sombra del ferroca- 
rril, estarán sujetas á los impuestos establecidos. La 
Compañía podrá trasterir sus derechos y acciones; el go- 
bierno será preferido en caso de venta vohuitariadel fe- 
rrocarril/' 



En 27 de febrero do 1889, se aprobó el trazo, de- 
biendo ser do Ascotan á Oruro por la via de Uyuni, es- 
tendiendo de este punto un ram.d á Allita. 



En 21 de niarzo so resolvió la venta de los derechos 
y prerog.itivas que adquirió la Compañia para construir 
un feí'rocarril de Antofagasta á Oruro á The Avtofifgas- 
fa and Boliria Ilailwan dompcm'jf, ven 18 de julio de 
1891), se aceptó la transferencia en este .sentido. 



Al Congreso de 1S60, se intiodujo un Mensaje es- 
pecia^, por el Presidente de la República, para garanli- 
zíir el capital invertido en la construcción de la linea de 
Uyuni á Oruro, en el concepto, de que la empresa que, 
tiene á su cargo la contratn, entregue en el término do 
dos años, ahorrando de fal manera 4 de los 6 en que se 
comprometió hacerlo. Esta idea dio lugar al Congreso 
á una madura y ccmcienzuda deliberación en la que se 
ocupó durante cuatro dias por haber opiniones disiden- 
tes entre sus miembros, dando por resultado la ley do 
80 de octubre, que concedo á la Compañía Huancbaca 
de Bolivia una garantia de interés del seis por ciento a- 
nual, por el terminó do 20 años, sobre el capital que so 
invierta en la constrncio]i del ferrocarril de Uyuni á O- 
ruro, debiendo ser obligatoria desde que se entregue en 
Oruro. El costo de la linea será coraptobado por el 
Cuerpo Nacional de Injen'eros. La Compañia entrega- 



Digitized by 



Google 



03- 

YLX el ferrocarril en Oruro á los Jos años, pagando la 
multa de Bs. 400,000 en caso contrario. 



En 25 de noviembre se entregó al servicio público 
el ferrocarril de Ascotan á Uynní. El costo de esta li- 
nea es de 260,000 librns esterlinas. La estension que 
inedia es d© kilómetros. La tioclia es angosta de 75 
centímetros. 



En 29 de diciembre se aprobó la tarifa de fletes y 
pásales del ferrocarril de Antofíigasta á L^vuni para 
1890. 



En 7 de marzo de 1890 dio principio el trabajo de 
L^vuni á Oruro. 



En mayo se inanguró el ramal de Uyuni á Pulaca- 
yo, que mide 82 ^dlóiuetros y cuyo importe ha sido de 
Bs. 865,188. 01; en este año se liizo otro á Pacamayo 
mediante un tunol que mide 4 kilómetros, c importó 
Bs. 152,383. 09. Estos dos ramales no son dol dominio 
piiblico, siendo exclusivamente propiedad de la Compa- 
fiia Huanch'aca, que los hizo para el* niejor servicio do 
sus intereses. 



En 10 de abril do 1890, se í^onccdió ñ la Gompañia 
un nuevo termino de 90 dias para la entrega de la linea 
á Oruro, por razones fundadas. 

En 17 de octubre, se convocó á propuesta para es- 
tablecer linea de Uyuni si Potosí. 



El 15 dfí mayo del pr6'sétito ano, terminó la cons- 
trucción del ferrocarril de Uyuni a Oruro, cuya esten- 
sion es de 314 kilómetros, y las erogaciones hechas, has- 



Digitized by 



Google 



-404— 

ta el 8ij lie abril alcauzíiron á la suma de Bs. 5.150,782.. 

20. es. 



Frolongacioxi del ferrocarril arg:en- 
tino» Eii29 do mayo de 1883, el Dr. Modesto Omis- 
te, en su earáctei* de Ministro Plenipotenciario de Boli- 
via en la República Arjentina, celebró una convención- 
ferrocarrilera con el propósito de acordar algunas medi- 
das referentes á la prolongación del ferrocarril Central 
Norte Arjentino hasta el punto que se df^termine en la 
República de Bol i vi a. 

FerrocniTll con tinenta]. La Ley de 7 

de noviembre de 1890, aprobó el acuerdo sobre ferroca- 
rril continental, suscrita en la conferencia internacional* 
de Washington por el Representante boliviano. 

Propuestas. Varias lian sido las propuestas 
ferrocarriles qne han habido en los últimos diez años 
para ligar el departamento: por ser numerosas omitimos- 
consignarlas. 

Propuestas aceptadas. En 1890 la del 
Sr. Isidoro Aramayo para arrancar un ramal de un pun- 
to aílecuado del ferrocarril de Uyuni á Ornro y termine? 
en Colquechaca. En 10 de junio de 1891, la del Sr. Li- 
címaco Gutierre-/, para el raudal de Uynni a Potosí. 

Regfl amento. El servicio de ferrocamles, es- 
tá rejido por el reglamento de 17 de febrero de 1892. 

Los siguientes cuadros demuestran el número dees- 
taciones que hay entre Antofagasta y Oruro; la distanciiu 
que media entre cada una de estas; el itinerario de las- 
horas de salida y entrada de los trenes, y las tarifas 
que rijen en la actualidad para el cobro de) trasporta- 
personal y otros objetos. 



Digitized by 



Google 



-405— 
ZTENSHAHIO DETHBITES 
Sección de Uyuni á Orüko. 



Kilóiiiein»» 


fcSubiilii 


^Misio número 2") 


Kilómetros 


ha jada 


Ahsto 


N> 20 
Miúro<»lci* 


Totnl Piirt'iul 


K!(tn<'Uni**i« 


Aüiríen, .Iuó\ w, S«li:nl<i 


T«tiil Punía 


Kütufútüoi* 


y 


VitTtn'a. 








a., ni. 




1 






a Im 


6:0 




Uvuni sale 


71 


924 





Oruro Hale 




OúlO 


761 


151 


Stíhaiuvo ,, 


nV2C 12 


S75 


49 


Poonó ., 




s;lo 


801 


40 


HuMii 


120 


813 


C2 


rhftllHlVfttH,. 




10,15 


813 


12 


Cliullai»atn,. 


Í45 


801 


12 


Hmirí 




10 40 


87.' 62 


l'oi»|»ó 


3 ÓO 


761 


40 


Se^wiruvo ,. 


n? 2."» 


31i.. 


í)24i 49 


Ornro lleffM 


ñ|:íO 


610 


151 


Uyunillftía 





f).. 



MOVIMIENTO DE TRENES. 

í martes ^ 
BcBíDA Á Oruro < jnév<»s / 

( sábado ) 



Bajada A üyuni 



lunes 

miércoles 

viérucs 



Digitized by 



Google 






— r r: x .r: 



^m '^ '" ' ■-' ^~' -'-— —-»*»" 



5? 









^ í4 -^^ - £ - '. - '- ^ n z - ^ - 1. 5c fí • 'r 

< ^ ^ ¿ J, ,-. ^ 5 í 5 z 5 '^ 






W « ^ - 



Digitized by 



Google 



o o^ o o o o 
Tt5 íc co (^i íri 1-2 o 



ce 
bí) 

ce 
O 

o H 

ce 
o -^ . 

o ri :;■ i 



o o o o o o 
o ao "^r c: 'M o 

r: 'M ím' — í -^ o 






' -i;l 



O O O c: O 
o r I X -í- o 

ce TÍ r-^ r-i o 



.1 






&0^ 









O OiT O 

I- -f c; o 









/: 



^ < r: i! 21 



'' .- r^. 



f2 I ,=?:;: : 
— O ; : : : 

! ! i !r4 ¿¿ 5 71 



'T'iiE':^:: ^ 











^ 


■ 1 1 o • "^ 


o Cv ::^ .-~ 


'-' 


r* 


' V 














































, -■: 


. c o o 


'— ^-" r— ' "M 


,•" 


:n 


:,— 






























~ !^- 




• 


• 111 






I!-/. 


<5 


^L 


: : : ; 


. . 


1 






.-_.n.: 




r _-.-•'-- 


I 


! 
1 




rr. 




2 rp 




I 








i 




i 






1 


C i 


i 


I:s¿ §-• 


i 


1 

i 




< ■ 






^ i; -^ c: . 








1^ . 




-I- ^ --- i- 


X . . r. c • 




! 


il 


y. 


1 


< 5 t: "i^ 


i 


1 
i 







. Tl-t l- 



'•: -f ¿5 7 



&. Q. í 5 'I 



•T3 

O 



Digitized by 



Google 



—408- 

Ferrocarril de Antofao:asta. 

Tarifa de equipajes y encomiendas. 



Por cada 20 Kilogramos ó fracción. 



¡¡Importe. 



Entro Antofagasta y (Juevitas -i^ cli.l 

Salinas'.. 

Sierra Gorda 

Calama 

Conclii 

Ascotan 

Ollaí2:na - 




























— 


4Ü| 


... 


60 




80 


] 




1 


25 


1 


50 


1 


80i 



Los pteciüs sou en raonedu Oliileua. 



Entre Ollagnn, y Chiguana. 

" julaca 

'' Rio Graiule 
" " Uyuni^.. 



Bs.— 


30 





501 




m 


1 


— ' 



Jjos precios son en moneda Boliviana. 



TARIFA PROVISIONAL DE 

PASAJES, EQTTIPAJES, C^AROA TESORO ETC. 



Sección de Uyüni x Orüro. 
Pasajes. 

Uvuiii. CevM'wvo, llunri, (^liallnpnta, Poojxj. Oniro. 

EsTACiONKS r! 2" 1"! 2' 1* 2* I" 2" 1" 2'» 1=^ 2* 

Uvnni — — Ü.20 5. 9.30 6 .lO 10 10 7. 13.20 9.:i0 U. 9.40 

Sévaiiivo 7.20 .1. — — 2.20 1.50 2iH) 2. (>.I0 4 20 S.OO ó.UO 

Jliiari ' O 30 (i 50 2.20 1.50 — — 0.80 0.50 3.90 2.H0 « 30 4 40 

(^jallanatii 10.10 7. 2 90 2. O.SO O 50 — — 3 20 2 20 5.íi0 ."..9o 

I'oopó 13.20 9.20 0.10 4.20 3 90 2.80 3 20 2 10 2.40 1.70 

Oniio ]*. 9.40 8.50 5.90 0.30 4.40 5.G0 3.90 2.40 1.70 ► 



Digitized by 



Google 



-^409— 

Equipajes 
üyuui á Cevanij'o Bs. 80 ] 
,, Hunri 1.80) 

,, Challapata 1 50 > Por c\. 20 kilómetros. 

Poopó 1.90 ) 

Omro 2.30 J 

NOTA — El equipaje (lelH) }>er en tr«*f;ado oii esta Estación día nnleiior tU la 
-saliila <te los treneti. 

FERROCARRIL DE UYUNI Á ORURO. 

Tesoro. 
El Tesoro pagará medio por ciento [i^ld <1© flote 
-entre Uyuni y Oruro sobre su valor declarado, sea billo- 
'tes de Banco, plata n oro sellado, joyas ú otros objetos 
(le valor. — Pagará, además, ol flete correspondiente á su 
•peso, según tarifa de equipajes. — En ningún caso el fle- 
te será menor del que con-esponde a Bs. 200. 
La plata pina ó barra pagará como signe: 
Entre üyuni y Oruro, los 100 Ks. B.s. 9. 50. 
„ „ y PoopíS „ „ 8. — 

„ „ y Challapata „ „ 6. — 

Carga Pública. 
Pagará un centavo de subida por kilómetro y me- 
aIío de bíijada; los 100 Ks. 

Animales. 

L^n animal vacuno ó caballar pagará entro üyuni y 
'Oruro Bs 18 de subida y Bs 9 de bajada. — Las crias 
])agarán la mitad. 

En ningún caso se dará carro para menos de 4 ani- 
males y sin obligación de la Empresa para conducirlos. 

Los cerdos, corderos, cabros, etc, pagarán Bs. 3 de 
subida y Bs. 1. 50 de bajada siempre queso conduzcan 
en carro completo; en caso contrario pagarán doblo flete 
xlel indicado. 



Digitized by 



Google 



—410— 

Los animales pequeños se conduciráü como las a- 
ves en gallineros, canastos ó cajones enrejados y su flete 
se cobrará por medida 6 lazon de odü decímetros cúbi- 
cos por quintal métrico. 

Sin comentario, leproduciuios la noticia íiatibfactc- 
ria que contiene A informe de la Compañía Hiianchaca 
coiTcspondicnte al presente año, dice así: el ferrocarril 
íi Uyuui produjo en 1891 Bs. IM0Í),G18. 48 con un gas- 
to do Jis. 2.279,525. 57 dejando una ganancia do Bs. 
I.lo0,()92. 91 cu el tiafico y aj^ñ'^gados otros conceptos 
resulta u::a ganancia lí([uida de Bs. 1 147,()G1. 87, la cual 
reprorsenla sJ»:v el capital de ií 1.8]9,(»(K).— Bs. 20 mi- 
l!ono.^ 442,852. í)4. caícnladí^s á 21 U d , cambio del :il 
de diciembro de ÍH91. uu intojc.^ (le 5. Gl ^|^-. 

.La..iccvi.sta del Moicado de l^.s Sres. Aülon, Aia- 
mayo y (\)n]pa7'iía do Londres, de 22 de julio, luice lo- 
feroncia «lo la ii(.»licia anterior, con nuU la sii^uiente, (]ue 
n(>.s peruiitimos trascribirlo litrral mente: 7:: :_y iíci t\^r- 
rit':::,- ('::!:c) Ir.vr .';/í;\:;' ¡^i J:í:::^ o¡\::::iríi':a de accíc- 
¡::c:.:: d: /.: ^\\';:/j;7.\7 An^'/diiar^d (Cr.-U) and Boli- 
via Raiiway, Limited. 'T^r dic í:::^:::^: lU ij::e id <\':i:rd=' 
í::\: I{::d::cdded ¡uiidd \:;i\u\' c\v: i\ ^;:\i:i':ddd t'/ :;:- 
¿l:\':' .\'í';"(' i\ c'lT/'j.Jí : ::\\'r: :dc y d:!í ;.\' .\' /ujcd /t^v;--* 
do i;;.'t- dp^id." d !d /^drduiiir di'! C-d!dc^r::c. cjr/u i\\\Z' 
f'itd! ¡::virl¡dd c:: !d cd'dfríd de dy;::d :io preddcc iC' 
ddvíd ciíírddd:, pcrd ouc \e ¿rdiuroe ts^d:: prd^::■;::cs 
d Lc:ic!:rrjL\ C:u ¡d l\';;:/¿z;:/j ¡w 5c ¡:d jicdio cayf!;o 
a:l:i de ¿d ee/ejíju:: del fcrrocdrr:- d Oyv.rc, ::: ce ¡:a 
iíeeJic ad:: id. e:::is:d::' por el cd/^lUil de € '^-gü.cdo 5¿7;:- 
cid::ddd: que ei::. d::da la e:KÍsío¡: se Juird prdxird.d" 
i7ie;:¿e per íds pereonds iuteresdddj rs d::e ¿d íir.ea prc-- 
vdeíe ser p¡'dd::e¿¡dd. 



Digitized by 



Google 



—411— 
SECCIÓN 31^ 
Tei^grnros. 

Sl'MARTOi—Primenis iniciutivaí — Telc«rrafo Carrfsnza— Prolinigacion «le l«a 
lineas — M.'ttenalrs y útilf» — (V.nvt'neion telt*gráíi<*a — Corsstrncoioii de VRiiaR li- 
liPUK — NtiüVns linens j>n»y»'t'la<las — Or«::inizHcu)i\ í1<*1 st^ivicio lol('«írnfico — li<*j;la- 
iiif^iito — A.sijrtiíieioijHs y |iresuj»u<»5to — FiHta«Ío actual de (ha ofíeinaff y d« Iuk iiiieas 
— lÍHcuela ttílfgiáíica — Teiej^iMÍistad — Tarifas— Horarios — KstadiRtica—- Esteusioii- 
de liis itfr,.s. 



Primeras iniciativas. Eií el periodo dic- 
tatorial del l)r. José María Linares, se sometió \iii pro- 
yecto ])0V la SOOTF.OAI) INTER^^^CIONAL DE TET.EGKAFIA 
ELÉCTUTí^A. para construir en el territorio boliviano li- 
neas teioí^rálicas, el cual hw. areptatio por re5>-oliicion de 
20 do noviembre do .1858.* l)iú:i desde esa techa la 
primera iniciativa para el establecimiento de una línea 
telefjraíica en Bolivia. 

Telégafo Carranza. En diciembre 22 de 
1875, l>njo la administración del Sr. Tomas Frias, «o a- 
coptó líi propuesta de Adolfo E. Üarrnnr.a. para construir 
nna linea telegráfica do La (^Juiaca á Tu[)i/.n, comprome- 
tiéndose el proponente entre^arhi al servicio níiídico a 
los dos años de su ororí^amiento. Esta propuesta la lii- 
zo Carranza en virtud de la. obligacií)n (]ue ccrntrajo con 
el Gobierno de la Rejmblica Arjentina, en KJ de octu- 
bre, cuando tomó lisn (*nrgo el trabajo de la linea de Ju- 
j{\\ á La Quiaca. De la contrata de su refetencia tras- 
cribimos dos cláusulas de importancia: — S^ El cojilra" 
tirUa (A. E. Carranza)obt€iidrd del Gobierno de (Boli' 
via la coucciv.oii necesaria para prrlo::gar el telcp^ra- 
fo liasta ^?o:os: ó S::cre, y e:: el lér:u:::o que en se/jtii"* 
da s¿ expreza. tendrá concluida y dada- al servicio pií" 
hlico la sección entre La Quiaca y Tv.piza, quedanda 
con la ejecncion de esta última parte char.celada stv 



Digitized by 



Google 



—412— 

fianza; g^ El contratista deberá terminar la cons» 
trtíccion de toda la linea hasta Titpiza d r,ids tardar 
en el término de dos aiios^ contados desde ¡a fecha de 
la celebración (de la contrata) con el (Poder Ejecutivo. 
Ea 4 de julio do ISSl, el Ministro Pleiiipotencinrio 
de Bolivia en la Arjentinn, fue invitado por el Sr. Mi- 
nistro de Relaciones Exteriores, ú una conferencia para 
buscar ios medios de facilitar la aprobación definitiva de 
la Convención telegráfica ajustada en 10 de setiembre do 
1880, reuDviendo ios obstáculos que oponia para ello el 
Sr. Carranza, propietario de la linea entre La Quiaca y 
Tupiza, quien ofrecía vender al gobierno arjentino la 
mencionada linea á razón de 600 pesos fuertes oro cada 
milla. El Gobierno arjentino estaba dispuesto á aceptar 
la propuesta á fin de adquirir el telégiafo para el Gobier- 
no de Bolivia, aplicando su valor á buena cuenta de la 
subvención do 60,000 $ fuertes que se obligó á dar para 
el establecimiento de una red telegráfica en el int,erior 
de Boiivia, conforme á la convención citada. El Minis- 
tro do Bolivia, Dr. Modesto Omiste, aceptó la proposi- 
ción á condición de que so fije el precio de la linea en 
relación á su est:nlo do entonces y á la cali<lad de los 
matei'iales, después de una prolija inspección, sobre cu- 
yas ba^iOS se concluyó el negociado. 

En cumplimiento de esto, el Director General de 
Correos y Telégrafos do la República Arjentina, en 25 
de noviembre, ordenó al Inspector de Telégrafos de Sal- 
ta, Dn. Le^ii S diopinski, se traslade á L:i Quiaca í\ verifi- 
car la inspección y examen déla linca ostíiblecida i>or el 
Señor Carranza, para conocer si se lialla enlas condicio- 
nes déla linea que liga aquel pnnto con la cindad de Ju- 
jui que f uo construida por el mismo Carranza. En enero 
y de 1892, envió de Tupiza. ol comisionado un detallado 
informe de su cometido. En este me.s el Sub-PrefectK> 
<le Tupiza, cumpliendo las órdenes de la Legación, nom- 



Digitized by 



Google 



—éVS— 

hvb al Dr. Quintin Escalior por parte de Bolivia para el 
reconocimiento é inspección de esta linea. 

En la ciudad de Buenos Aires^ en 28 de diciembre, 
el Ministro de Relaciones Exteriores de la Kepública 
Arjentina, el Ministro Plenipotenciario de Bolivia y don 
Adolfo E. Carranza^ después de tomar en consideración 
los informes de los comisionados, acordaron lo siguiente): 
i? (.2ne la diada ¡inca (de La i)uiaca d Ttipiza) se 
ejiiregaria iuiiicdiataníCJite al gobierno boliviano por 
sn propietario *hn, Adolfo E. Carranz'a; 2^ Ignoran-' 
dose la distancia- exacta que inedia entre los puntos 
ij:dicados (La Qniaca y Tiipiza) siguiendo el trayecto 
de aquella para determinar la es tensión de la linea, 
se no:i:brardn dos peritos, tino por el propietario Sr. 
Carranza y otro por el Gobierno de (¿jolivia ó sti jyíi" 
nistro; j^ Se pagará al Sr. Carranza por la enajena^' 
cion de la linea el precio de 600 ^fuertes oro por mi» 
Ha; 4^> El Gobierno A rjenJino entregará á aquel, en 
la fecha, la suma, de 28,000 S fuertes oro integrándose 
respectivamente el saldo que resulte á favor ó en con-' 
tra, según el resultado de la medición. 

Este contrato .se llevó a debido efecto en cnm- 
pHmiento de la convención de 10 de setieml)re de 1881. 

Prolongación de las lineas. En 3 de 

agosto do 1881, la misma Legación organizó en Buenos 
Aires una comisión es[)écial compuesta de los ciuda- 
danos bolivianos Samuel F. Sánchez, Benjamin Davales, 
Manuel Dorado y Sixto Benguria, para que estudie el 
medio práctico do ligar por medio del telégrafo las ciu- 
-dades (le Potosí, Oruro y Suero con Tupiza y La Qnia- 
ca. El estudio del>ia comprender los siguientes puntos: 
2^ determinar con exactitud posible los distancias en'" 
ireTupizay ^Potosí, entre ^Potosí y Sucre y entre PotO" 
sí y Oruro; 2^ el numero de metros de alambre que se 
necesitan para ligar cada uno de esos puntos; j" cL 



Digitized by 



Google 



—414 - 

mUiicro de aisladores que se reqtiierc, terciando for ha^- 
se la distancia aproxiinativa de los postes; ^" el nit' 
mcí^o de pilas precisas en cada punto, asi como las eS' 
taciones que coiivcíiga establecer, indicando los luga' 
res donde pncdan situarse; y j;^ el cdlctdo del peso total 
de los materiales, i^iíniero de bultos que couipre:ida y 
siuna del importe de su trasporte desde (litienos Aires 
d Tiipiza, 

iSegun el informo ele la Comisión referida, se calcu- 
laron los niaterialt^s precisos para estender la linea do 
Tiipiza á Potosí en la siguiente foi ina: 

Alambre ingles 594,000 metros 6 sean 1,485 rollos^ 
de á 400 metros cada uno; 2,970 aisladores ingleses; 20 
trensadores completos; G aparatos de trasmisión; 12 pi- 
las ó baterías. Se establecerian oficinas en Tnpiza, Co- 
tagaita y Potosí. 

Materiales. En 9 do diciembre do 1891 se des- 
pacharon de Buenos Aires con destino á Tupiza 300 ro- 
llos de alambre para la prolongación de la linca basta 
Potosí, según la siguiente faclnra: 
390 rollos alambre do telégrafo á Bs 4. 25 Bs 1,275 — 
(j-ast)s — EmbaniiK?, sollos y carretaje — Fie- 
te hasta el Rosario , 79 80 

Seguro marítmio 1,500 á ?b ^[^ 5 63 

Nuestra comisión 2lá°[o 31 87 

Su valor .$ oroT592J(> 

Diciembre 12 — (firmado) Lawson y C!?^ 
Se obtuvo también del gobierno arjentino las órde- 
nes necesarias para el libre trasporte de los materiales 
telegr?ificos destinados a Bolivia, en el ferrocarril Nacio- 
nal del Norte. 



Digitized by 



Google 



-415— 

Factura de iniprcsiones hechas en Buenos Aires por Juan If, 

Kidd2)ara el servicio de las oficinas del Telégrafo Na- 
cional de Bolivia. 

F. N.' 1. 1000 Blok«s (lesnachos enviados con 200 i^\i\ á 44 os. $ 440. 

ü. JOOO ,, ,; mibKlos ,, ,, ,. 44 440. 

3. 100 .. ., coTittiíítHíMon |>atía<U ., 00 *>0. 

4. .1000 Libre tus recibos \>hy¡k lei¿^rniiíu« ,. 20 250. 
f). 200 ,, ,, pistos .. 2") 50. 
(j. JOOO .. .. importo lio telóíxrninas 25 250, 
7. 3000 Fónmi las- estaño <ie dosi'Xiolios esneiüílo» S 24. 
8 3000 ,, ,. ,. roi'ibblns H 24. 
ü. :»üliO ,, , ,, para ]»orte O J8. 

10. r.OO ., ,. ,, papos H 4. 

11. 500 ,, ., ]íara ¿gastos per jiiefi 08 5 2. 50 

12. 1000 ,. Moviinu-nto <io la olí fina 7 7. 

13. 2000 MHnioiaM'luin. i»nra aviso <le tolégrania» H 1(5. 

14. lOJOO:) S»bre3 imprtRos, luii á 2. >^0 280. 

15. 32 Cajours á' 2. Oí) 83. 20 

$ 1948. 70 

DesíMioiitn 4M. 70 

Total 1900. — 

y^ticnibre V/j de l.'^D2. 



Eli 19 de abril de 1888 se hizo el pedido de mate- 
riales telegráficos que á coutinuaoioii se expresa, á Euro- 
pa, })or la ]jegacion aludida. 

10 Rallos alambre galvanizado para cimarrar el hilo 
á los aisladores. 
1000 Itollos alambre galvanizado — Siemens n^ 7. 
200Í.) IMetros alambre con gutapercha doble. 
lOOOl) Aisladores de porcelana con pernos y tres torni- 
llos de fierro, para postes de madera. 
400 Tensores pnra alambre. 

-í Aparatos Morso-Siemens, para oficinas interme- 
dias, de 2 hilos. 
4 id de traslación. 
4 id portátiles para construcción de lineas y sus 

pilas de doble fuerza. 
4 Conmutadores suizos de 16 botones. 

4 Galvanómetros. 

5 Baterias, c^u con 60 elementos, con cajas de á 10. 



Digitized by 



Google 



—416— 

4 Cajas con lierramieutas surtidas. 
4 Chapas de cobre con sus cables pnra tierra. 
4 Pararayos para las mesas de las oficinas. 
4 Ruedas paní papel Morse. 
12 Lámparas para soldar. 
4000 Discos papel aparato con 100 metros c[u. 
100 Frascos tinta. 

Tanto las fórmulas impresas, como los útiles preci- 
sos y otros materiales para las oficinas se recibieron en 
Tupiza y esta ciudad, de los que, las más de las fórmu- 
las se han agotatlo completaníente, quedando otras á que 
no les han dado aplicación ninguna los funcionarios de 
nuestras orí ciñas telegráficas. 



Convención telegráflca. En 10 de se- 
tiembre de 1830, el Dr. Antonio Quijarro en su carác- 
ter de Ministro Plenipotenciario de Bolivia en la Repii- 
blica Arjentina, celebró una convención telegríifica con 
esta Nación, cor.cerniente a la implantación de lineas te- 
legráficas en Bolivia y para el buen servicio en lo futu- 
ro eiir ambas Repxiblicas. Lá Ley de 29 de julio' de 1881 
aprobó est<^ pacto internacional. 

En 10 de agosto de 1881, so celebró un protocolo 
adicional y aclaratorio á esta convención, modificándose 
muchas de sus cláusulas y agregando otras que lo dieron 
el carácter de una nueva. Esta fue suscrita por ol Ple- 
nipotenciario Dr. Modesto Omiste. 

En 7 de noviembre, se promulgó en Buenos Aires 
la Loy aprobíitoria de la Convención teicgrátiea estipu- 
lada entre el gobierno íirjentino y boliviano en 10 de se- 
tiembre de 1880, así como el Protocolo adicional de 1881. 

Por Ley de 9 de noviembre de 1883 y Decreto de 4 
de marzo de 1884, se aprobó y confirmó el protorolo adi- 
cional expresado, por parte de Bolivia. 

Coiistr ii€cioii de varins lineas. En 1883, 



Digitized by 



Google 



—417— 

S8 construyo la línea telegránca de Tnpiza á Co'agnitit 
por cuenta de la Nación. 

La misma Junta de Caminos y Telégrafos, creada 
por decreto de 11 de agosto de 1881, estendió^ bajo . su 
supervijilancia las lineas de Cotngaita a Potosí y do Po- 
tosí á Oolquecliaca. Ternñnó la construcción do la pri- 
mera linea en agosto G ele 1883, y de la segunda en oc- 
tubre de 1884. "Las erogaciones hechas, fuera del valor 
de alambre, aisladores y tensores, fue de.Bs. 10,673. 7ü 
y Bs. 13,924. 12, respectivamente. 

En 1883, se acepto la propuesta de las Compañías' 
**Huíinchaca, Cohpiechaca y Giiadalupo" i^ara construir 
una linea telegráfica entro Sucre y Potosí, bajo las bases 
siguiente.s; que estractamos del texto: La linca se en^ 
trcgard al servicio público el dia 24 de julio próximo, 
y no siendo posible d los 6 rieses de sn otorgamiento; 
las oficinas de (Potosí y Sucre, recibirán, y trasmiti- 
rán partes oficiales con la rebaja del f}0^¡Q sobre la 
tarifa ordinaria; las Compañías tendrán la propiedad 
de la linea y sus dependencias por 2^ años, contando 
desde el dia en que ella se entregare^ al servicio públi' 
cOj después de cuyo término será gratuitc^mente cedí' 
da al Estado; e:t cualquier tiempo el gobierno podrá 
entrar' en posesión de la linea, pagando previamente 
su valor total; el gobierno concede á las empresas cor.' 
tratistas, el derecho de expropiar terrenos, indemni" 
zando su justo precio; las Compañías fijarán la tarifa 
con aprobación suprema; el gobierno se reserva^ el 
derecho de hacer concesiones análogas á la presente, 
-para el establecimiento de otras lineas entre Sucre y 
(Potosí ó para erijirlar por su cuenta propia. 



En 21 do agosto de 1885, se ordeno la proloiíga- 
oion de la liriieá de Cotagaita a Camargo ratificando la 
orden de 5 de junio. En 25 de lioviembré la Juiíta Mit- 



Digitized by 



Google 



—418— 

iiicipal (le Caniargo convocó á propuestas para la cons- 
trucción por su cuenta. 



En 19 do agosto ele 1889, so acept(5 la propuesta do 
la Compañia Huanchaca para construir otra linea entre 
Potosí y el Asiento. En este año ternuno la obra de 
Ascotan á Huanchaca. 



La ley de 29 de noviembre do 1888, antorlzó a la 
C^ Huanchaca, para estender ramales de linca férrea íi 
cualquier punto de la República, comprendiéndose por 
€on.siguiüute el establecimiento de hilos lelegráíicos. 



El costo total do las lineíus telegráficas de Hunn- 
<*,haca íi Ascotan, Tupiza, Potosí v Sucre fue de Bs. 
154,028. 60. 



En 7 do enero de 188S se mandó la construcción de 
la linea do Camargo á Tarija. Esta orden fue modifica- 
da por la de 28 de abril, en el concepto de que se haga 
de Tupiza á Tarija por convenir mejor á los intereses 
comerciales. En 1? de enero de 1890 se inauguró esta 



nueva Imea 



Nuevas lineas proyectadas. Por orden 
de 9 do octubre do 1885, so verificaron estudios i)ara la 
construcción de Potosí á Oruro y de Colquechacaá Oru- 
ro, por la Junta de Caminos y Telégrafos de esta ciudad. 

Por orden de 18 de febrero de 1886, la misma Jun- 
ta ""debió ocuparse del trabajo de estender la linea do 
Oolquechaca á Chayanta, tocando el pueblo de San Pe- 
dro de Buena Vista. 

En 24 de mayo de 1887, se ordenó que se prolon- 
gue de Colqu«cliaca á Oruro.* 



Digitized by 



Google 



—419— 

En 21 de julio, de Coiquechaca a Cocliabamba, pa- 
sando por Sicasiea.* 

En 3 de diciembre, se concedió á Adolfo Palacios 
permiso })ara que construya la de Alota á Todos Santos. 

En 3 do julio de 1890, se pidió el plano respectivo 
til Inspector <le Telégrafos para ligar la provincia do 
Linares con el cantón Oaiza.* 

En 19 de enero último se expidió un decreto para 
entregar a la C.^ Huancliaca la administración de las li- 
neas nacionales.* 

Org^aiiizacioii del servicio telegráfico 
El Departamento de Potosí posee 21 oíicinas telegráfi- 
cas: 4 de propiedad déla Nación — en la Ciudad, Coique- 
chaca, Cotagaita y Tupiza; 9 de la C? Huancliaca, en la 
ciudad, Asiento, Huanchaca, Pulacayo, Uyuní, Ascotan, 
Tatasi, Grimdalupe y Tapiza; 8 de la Compañía del fer- 
rocarril, en Uyuni, cTulaca, Cliiguana, Ollagüe, Ascotan, 
4Sevaruyo, Huari y Challapata. 

Cí\si todas nuestras piovincias goznn de los benefi- 
<:ios del telégrafo. Hubo también oficinas en Alota, Pu- 
jíos, Purilari, puntos pertenecientes á los Lipez. 

Dd la ciudad parte la línea por la oficina nacional 
al Norte y comunica con Coiquechaca; al Sud con Cota- 
gaita; éste con Camargo y Tapiza, desprendiéndose hi- 
los de este punto á Tarija y La-Quiaca. 

De la oficina de la CV Huanchaca; al Este con Su- 
cre; al Oeste con Asiento, Huanchaca, Pulacayo, Uyu- 
ni y Ascotan. Huanchaca con Ciuadalupe, Tatasi y Tu- 
piza. Uyuni con Oruro, Ascotan y oficinas intermedias 
que sirven también de estaciones del ferrocarril. 

La comunicación de las lineas particulares es direc- 
ta entre una y otra oficina. 

Los aparatos que se usan en todas las oficinas son 
del sistema Silvertom y las pilas Leglancbé: alfabeto 
Morse. 



Digitized by 



Google 



—420— 

Potosí y Pulacnyo son los lugares donde reside el 
personal de la inspección de las lineas nacionales y par- 
ticulares. Los adniiíiistradores de éstas están subordi- 
nados A la Dirección é Inspección General do los telé- 
grafos del Estado. Las oficidas establecidas en estos 
puntos tienen el carácter, cada una de ellas, de ''central." 

El servicio de telégrafos, en toda la República, de- 
pende del Ministerio de Gobierno y <le la Dirección Ge- 
neral, que por decreto do 10 de setiembre último so ha 
encomendado ni Gefe del Cuerpo Nacional de Lijenie- 
ros, habiendo sido desempeñado antes por el Director de 
Correos; en el Departamento, de la Lispeccion General 
V en las oficinas de Gefes, con el título de telegrafistas 
de 1? y 2? ciase. 

Reglamento- La Junta de Caminos y Telé- 
grafos que funcionaba en esta ciudad, eb».V() por órgano 
do la Prefectura, al Ministerio de Gobierno, tn el año 
3884, un proyecto de Reglamento para sn aprobación, 
Ci cual qnedó archivado en esta Secretaria. 

Hasta el 5 de febrero de 1891, fecha en la que se 
expidió el Reglamento de telégrafos, se ííbservaba en el 
servició rutinario de las oficinas más uniformidad y mas 
método en todo orden. 

El Reglamento que rije en la actualidad contieno 
108 artículos, detalla en ellos las atribuciones de la Di- 
rección é Inspección General, íífefes de oficinas, correc- 
tores ó Guarda-hilos y mensajeros; clasifica los telegra- 
mas, fija portes para la trasmisión de éstos; establece 
penas pai'a los destructores de lineas y reglas para el 
sistema de contabilidad. 

asignaciones y presupuesto. El 
Presupuesto del año en curso, reconoce á favor do esto 
servicio la suma cíe Bs. 78,342, distribuida en la siguien- 
te forma: 

Personal. Inspector General Bs, 1,400 auuafcs, se-- 



Digitized by 



Google 



. —421— 

cretario, 800, 3 telegrnfistas de 1? claso en Potosí, Col- 
quechaca y Tapiza á 800 ciu., 2 telegrafistas do 2" c!aso 
en Cotagaifca y Potosí; éste coü el carácter de anxilav á 
600, 3 guarda hilos ó correctores en Potosí, Colqiieclia- 
cha y Tapiza á 480, un corrector en Cotngaita 360, 3 
mensajeros en Potosí, Colqnechaca y Tiipiza a 240, un 
mensajero en Cotagaita cou Bs. 120. 

Gastos de escritorio de la Inspección 120, á GO pa- 
ra Potosí, Colqnecliacay Tapiza, 48 para Cotagaita. 

Compra de libros para las oficinas, 500; moviliario 
de la inspección 200; viático de id 500; repai ación de 
aparatos 200; rcconstraccion y, arreglo do las lineas 
4,000; .1,000 para el estableeiniiento de oficinas inter- 
medias entre Potosí y Cotagaita, Tnpizíi y Tarija; 900 
para compra do 9 muías y 1,314 para la inanatencion de 
éstas; 2,000 para adquisición do aparatos. 

Bs. 50,000 para ia construcción dQ lineas interde- 
partamentaies y 4,000 para la trasmisión de telegramas 
oficiales. 

Está calculado en Bs. 5,000 el producto de telé- 
gramas. 

Estas asignaciones varían annalmente. 

No tenemos conocimiento del número de empUados 
de las oficinas paiticuhires; sueldo mensual que goza ca- 
da uno, y asigiíacioncs que tit^nen. El personal de la ofi- 
cina de esta ciudad se compone do un gefe,. un auxiliar, 
un corrector y un mensaiei-o. 

Sstado actual de las lixieas y de las 

oficinas. Lns lineas y oficinas nacionales se enruen- 
trati en un estado lamentable; por que la Caja Nacional 
no satisface las samas presupuestadas para su servicio; 
por la negligencia manifiesta de los encargados de su ad- 
ministración en unos, é incompetencia en otros; por la 
carencia absoluta de útiles indispensables en las oficinas; 
y por otros motivos poderosos que seria muy fácil reme- 



Digitized by 



Google 



—422— 

iliarlos. Sensible es cleoiilo, pero es la verdad, que lan- 
guidece cu todo respecto este importante ramo que pres* 
tó en época no lejana servicios positivos al pais: so ob- 
serva uua verdadera gradación de masa menos. 

Las interrupciones consecutivas de 60, 90 dias 
son muy comunes. Sino se procedo al formal arre- 
glo, en un término perentorio de 100 dias, Potosí, deplo- 
rará la destrucción completa de su comunicación tele- 
gráfica con el Atlántico, con el Deparlanienta ilo Tarija 
y con las provincias de Cotagaita, Tupiza, Colqucchaca 
y Ca margo. 

Jí se líela teleg'ráflca. En 1885, se estable- 
ció en esta ciudad una escuela telegráfica, creada por la 
Junta de l'aminos y Telégrafos. Clausuró á los dos ó 
tres meses, poi-que elJSuprcmo Gobierno se negóá orde- 
nar el pago de los haberes del Profesor que la rejenta- 
ba, por no reconocer el Picsupuesto esto funcionario. 
12 alumnos recibieron lecciones que no dieron fruto 
alguno. 

Telografistas. Pocos, n)ny pocos, son los que 
so han dedicado al aprendizaje de la ciencia telegráíica 
práctica y científicamente tal como lo requiere ser estu- 
diada. Sin embargo de esto, no podemos dejar en silencio 
los nombres de los jóvenes potosinos Antonio Rúa, Kze- 
quiel Sanz, Tomás AmatUer/Avelino Gordo va Y. y otros 
muchos que han desempeñado las getaturas de las ofi- 
cinas con reconocida competencia y honradez acrisolada. 
El primero, adquirió los conocimientos más indispensa- 
bles y perfeccionóse luego, en la oficina central de Bue- 
nos Aires, cuando fue de adjunto honorario de la Lega- 
ción de Bolivia, en 1881, y ha sido el único potosino que 
llegó á ser Inspector General en 1885. 



Digitized by 



Google 



—423— 



Telégrafos de la Compañía Huan- 
cliaea de Bolivia. 



TARIFA. 



ill'OK LA LIA KA DKL'|P«ir Unen d»! 
II PIJKUOCAUIJIL 1 1 KHtHilo 



Do Sucre á Antofagasta, decena de!j 
palabras, libre dirección y fii'mn.j 
*• Sucre á Oficina chileinL 
*' Potosí á Antofíuiasta, 
^' Potosí á Oficina chilena. 
** Tapiza (i A nlofayasta. 
" Tapiza a Oficina chilena. 
** Huanchaca á Antofagasla. 
** Haauchara d Oficina chilena. 

Las fracciones de 1 á 5 palabras se contarán como 
medias decenas, cobrándose por ellas la mitad de la Ta- 
rifa y las de 6 á 10 palabras como decenas completas. — 
Si debe usarse del cable por petición del interesado, así 
como de otras lineas intermedias, éste pagará ademas 
las correspondientes tarifas por al)onarsi> a aquellas. 









1 Bs. 


Bs. 




-i 0. 80 






20 i 0. 80 






-i 0. 80 






20' 


0. 80 






1 

1 


0. 80 






20: 


0. 80 






80¡ 


0. 60 









GO 



TARIFA. 



i l'OK US l'ALA- 
Ü IMÍAS 



De Ascotan á Huaucbaca y oficinas interme-¡ 

dias de Alota, Pnrilari, Pujioa, Pulacayo 

y Asiento. JBs. O 40 

** Ascotan á Tapiza, Guadalupe v Tatasi. i *' 0. 60 

*' Ascotan á Potosí. ' h* 0. 60 

** Ascotan á Sucre. i *^ 0. 60 

** Ascotan á Tai ija. i ** ]. — 

^' Ascotan á Colquecbaca. ¡ ** 3. 20 

'' Ascotan á Camargo. 1 '* 1. 80 



Digitized by 



Google 



-424— 



Telégrafo del Ferrocarril de Aiitofa- 

gasta. 

TARRIFA (RECTIFICA^DA 

El Telégrafo del Ferrocarril de Antofagasta en sus 
oficinas (le Antofa.í^asta, Calama y Añil, admitirá tele- 
gaiuius del publico para los siguientes puntos deBolivia: 

Alota, Pujíos, Tupiza, Tatasi, Sucre, Caniargo, 
Tari ja. 

Purilari, Huanchacn, Guadalupe, Potosí, Colque- 
chaca, Asiento. 

La Tarifa os como sicrue y en moneda chilena: 














— 




i,.M«i:(iiii'ahlo i:samlu 


la li;i»>n 


















«le lu (.':* H»".!. 


do Il«l5viu iMi- 




DE 




A 










|trf Asiriito y l'otüsí, de la 


















l'ur Isiíí l.Mi. 10;l*or 


•I- imln- 


















jxiluhrat*. 




xodrnto 


AMUír;iiXí«.sui, 


Uiliuii; 


, A\\\\. 


A.SCOIHII. 










ü. 04 


<< 




'• 


Alota. Purilaii. V 


iijios. 


lí 


uní» 














v\vM\:\ ó Asiíi 


ito. 








•' 0. üf 


•' 


0. 09 


♦• 




•' 


rnp;z;i, U ínula hipe v 


T 


at 


ISI. 


- 1. IC 




0. 11 


... 






l'otosí. 










•• 1. 10 


'• 


0. 31 


•• 






Siu;re. 








1 


'• 1. 10 


n 


0. Jl 


'• 






(^»¡íju«cliacii. 








: •• I. HO 




0. JS 


• < 






O;iin;irj;o. 








;; •• 2. ót» 


•■' 


0. 2.1 






" 


r.nijv 








1 •• 1. (>0 


«• 


J6 


^3=^^m::^ 























Por todo tüiegr:iina que no alcance á contener diez 
palabras, se cobrará el valor de media decena de una á 
cinco palabras y de una decena por 6 a lü i)alabras no 
se cobra dirección ni firma. 

La tarifa que fija los precios de los telegramas d¡- 
rijidos á Bolivia es susceptible de ser variada cada mes, 
según varié el tipo del cambio. 

Antofagasta, Agosto G de 1887. 

NOTA, — Todo telegrama concebido en menos do 
diez palabras pagan'» como decena las medias decenas se 
contaran solo después de diez palabras. 

Aiwohada por Decrdo de Abril 4 ile 1888 — Sucre. 



Digitized by 



Google 



—425— 

Horarios. El articulo 52 del Reglamento vi- 
dente, dice: Las oficiruis telegráficas estarán á disposi' 
cion del piihlico desde horas S a. vi. hasta horas 7 p. 
1)1. — En los dias feriados de 8 á u a. ni, y de jj á j p. 
ni., salvo circnnstancias extraordinarias tí órdenes de 
la autoridad política. 



Las oficinas de la Compañía Hnancliaca, concurren 
al trabajo diario de h. 8 á 10 a. m.; de 11 >^ á 5 p. m., 
y de 7 á 9 p. m. — En los dias feriados de 8 á 10 a. m., y 
de 7 «^ 8 p. m. 

estadística. El breve resumen que á 
continuación estractanios correspondiente á 1891, dí\ á 
conocer el movin)ientt) telegráfico de las dos oficiníis os- 
tableciílas en esta ciudad, advirtieudo que la oficina na- 
cional durante todo el año, ha percibido por (iecena de 
palabras 10 centavos, en conformidad á la tarifa de 5 de 
febrero, que lia sido modificada en 1? de agosto del año 
en (Hirso, q ue la insertamos en otio lugar. 



l'ortifnhiri'H 
eitpiMÜcli».-* 

T'T 
■t ■ í 



iPartiiMiIan-H 
recibidcM 



Ofiomlos 



'Oflc'u'.esí 'srrvpuis 









IM 



- 1 






Sc»rvií"íos 
ni'ilniltiM 



.")7-'l¡ r)7.:3í MI) (f: 8 .'f in»7 V¿M 
14l70'7.'>n.tí'.Jl 247' II" ^ •>«.;> M'.»(l l''>H.4i I 



s 


,^ 


^ 


a 























"^ 






i 1 














'A 


A 


c- 


T.:.A 


<;*KJ 


1'MSO 1 



NOTA — Jius rifnií* 'i« l.i liíusí sujuínor |iarleiieeeii ú lu oLcim nuciv-iHil, y 
la» <lo la 8!í;^ainlji á ¡a <le íh Coni^>afiia líuanchaea. 

El valor anotado por los **oficiales espedidos" por la 
oficina partitMilar es efectivo; además lia tenido de in- 
í^reso Bs. 2,301, producto de la locación de las lineas 6 
conferencias telegráficas, que cobra Bs. 8 por cada hora. 

El cuadro siguiente demuestra el numero de kiló- 
metros que ocupa el alambre eléctrico en el Departa- 



Digitized by 



Google 



— 42G— 

monto de Potosí con las anotaciones de los quo pertene- 
cen a ]a Nación y empi-esas paiticulares, comprendién- 
dose quo una legua lineal equivale á 5 kilómetros: 
estas distancias no están conformes entre algunas ciuda- 
des con el itinerario quo registramos en el párrafo res- 
pectivo, por que so ahorra el alambre según el trnyecto 
-en que so estieiule uua linea telegráfica. 



Lineas Nacionales. 


Potosí á Coiquechaca 


Hü kilómetros 


,, Cotagaita 


170 




Cotagaita á Camaigo 


90 




,, Tupiza 


90 




Tapiza á La Quiaca 


90 


* 


,; Tari ja 


190 


.',' 770 


Lineas de la Comr 


ViXÍA HUANCHCA. 


Potosí á Suero 


140 




,, Asiento 


135 




Asiento á Huancliaca 


40 




Huanchaca á Pula cayo 


11 




Pulacayo á Uyuni 


32 




Uyuni á Aseo'tan 


267 




Huanchaca á Tupiza 


250 




Tupiza á Guadalupo 


90 




íluadalupe á Talasi 


45 


,',' 1010 


Lineas de la Compañía del 


Febeocab 


Uyuni á Ascotan 


267 


;> 


p Oruro 


314 


,. 581 


Total 




k 2ÍÍ61 



Digitized by 



Google 



—427- 

TELÉORAPO NACIOK ai- 
Tarifa EN VIJENCIA DESDE EL V DE AGOSTO DE 1892. 

1? Por primera serie do diez palabras, ex- 
clnyendo dirección y íirinn, se cobrará en mo- 
neda de Ley Bs. 30cs, 

Por cada decena ,sul)siginente 20 *' 

2'.* Tolegi-amas reconiondados ó con acn- 
á$e de recibo pajearán, á mas de ¡a taza ordinaria, 
un derecho fijo de 30 ** 

3? Despachos *'urjentes'* pagarán el tri- 
ple do la tarifa. 

4? **Respncsta pagada'' so cobrará, á mas 
de la taza ordinaria el valor de las palabras 
que quiera so lo conteste. 

^5? **MiiIliples." Amas ocla taza ordi 
naria se cohraiá por cada co[)ia (|uo deba en- 
tregarse 20 '' 

G? ^'Colacionado" pagará el cuádruple 
de la tarifa. 

7'^ Telegramas on *'Codigo*' 6 idiomas es- 
tranjeros pagar?in taza, doble. 

S? Despachos para la prciísa tendrán i'o- 
baja do 50 ^[^. 

9? Locación de lineas primeros 35 mi- 
mitos - Bs. 4 „ ** 

(*ada cinco m.inutos subsiguientes 1 20 *^ 

10 El reparto de telegramas so hará gratis en la 
ciudad () en un radfo de 10 cuadras, debiendo abonar el 
recibidor ]>()r cada ]0 cuadias siguientes hasta 30 1a 
cantidad do 20 cts ; á más distancia se remitirá ¡lor cor- 
reo, ó el pago será convencional. 

11 El valor de todo telegrania qr.e se presentare 



Digitized by 



Google 



—428— 

para su trasmisión deberá pagarse anticipadamente. 

Todo telegrama espedido do la oficina de oríjen, 
además del importe de Jas laiifa?, debe llevor tim- 
bre de un centavo en conformidad al art. 33 de la Ley 
de timbres de 25 de octubre do 1880. 

HECCTON 4í 
Correos. 

Sumario; — v)niMna9 i>viiicínales He correos. siib-AilniinÍAtraciones y recep- 
toriaK — Dirección — KaitAuípiílHí* — Coiiv<»nci<»up« pontale» — Union |i<m1ul iitiiverfuil 
— R«iglani«»!»to — Subvenciones y ¡resuprn^pto — ln;!if^os y K^tscf— Cacilleíof — 
i'JarteroA — Euconiicndas — Seualei> de nvigo — Itinerarios — Movimiento de correos 
— Tarif.!». 

Oficinas principales de correos, sub- 
administraciones 7 receptorias« El De- 
partamento de Potosí está servido por dos oficinas prin- 
cipales, una en la ciudad y otra en Uynni, capital do 
Porco\ creadas por resoluciones supremas especiales; 
por una sub-administracion en cada provincia y por re- 
ceptorias en los pueblos pequeños. Las dos primeras 
son rentadas, tres de las segundas, y las demás prestan 
sus ser\ncios percibiendo por remuneración el valor do 
la fraiicatura de la correspondencia que se despacha por 
sus oficinas. 

Dirección. La supervijilancia de este ramo 
en toda la Repíiblica está encomendada al Ministerio do 
Oobiorno; á la Dirección (xeneial que reside en La Paz, 
desempeñada por el señor Dr. Mariano Donato Muñoz. 
Se encuentran en el dia las oficinas bien organizadas. 

1. Por decreto ;!<» G d<» febrero de 1889, í« eftnlilrció nn coireo dirrcio 
entre lln:mcliaca y Anlofapista. <].;edflndo \:\ oilciríu de Huanflific» elevada ni 
niupjo lie "principar' con ars^glo al aruerdo jxwtal celebrado con ('hilo, en fi <t«5 
,invi«nil»re últÍMio. Por cojivMiiir á los intereses generalas se trasladó esta oíi.jna 
^'j üy.mi, por orden de 20 de julio del 8í), 



Digitized by 



Google 



—429-- 

Estampillas. Para lafrancatvira tle la corres- 
pondencia epistolar, so espidió un decreto, en 21 de fe- 
brero de 1863, relativo al uso de estanipillns para la re- 
misión do cartfis por correo, y se convoco á propuestas 
para su provicion* En 12 de maizode 18G7, sa pidie- 
ron al estrnnjero por el v¿ilor de 5, 10, 50, 100 y 500 cen- 
tavos, liabiendo llegado en 19 de febrero do 1868, y es 
desde esa fecha, que el porte so paga en estampillas 
Hoy se usan de 1, 2, 5, 10, 20, 50, 100 y 500 centavos. 
También existen sobres postales con estampillas de 5 
y 10 centavos y tarjetas de 1 y 2, cuya introdaccion en 
el pais, data de 15 de febrero de 1887 en que se ordeno 
su uso. 

Coiivei>CÍOIies postales.— Para el buen 
servicio do las oficinas de coireos, se han celebrado 
hasta la fecha las siguientes convenciones con las Repú- 
blicas vecinas. 

La ley de 12 de octubre de 1864, aprobó la primera 
Convención Postal celebrada con el Perú en 25 de mayo. 

La de 21 de setiembre de 1868, aprobó la celebrada 
con Chile, en 24 de setiembre de 1866. 

La de 7 de octubre de .186S la celebrada con la Re- 
pública Arjentina en 6 de julio. 

La de 10 de agosto d« 1881, la celebrada con el 
Paraguay en 20 de octubre de 1879. 

XTnion Postal XTniversál.— La ley do 

17 de octubre de 1880 autorizó el Ejecutivo para quo 
B:jUvia so adhiera á la Union Postal Universal, acor- 
dando la subvención necesaria* 

En 21 de noviembre de 1884, se nombró á don Joa- 
quín Caso para que represente á Bolivia en el Congreso 
postal de Lisboa (Portugal), quien cumplió en debida 
forma su cometido. En IS de junio do 1885 se aprobó 
la conducta del Delegado y se le trasmitieron instruccio- 



Digitized by 



Google 



so- 
nes para que coiiFereucie con el gefe de la oficina inter- 
nacional de Berna. 

Por la ley de 23 de noviembre se adhirió Bolivia á 
esta institución, y se aprobaron los protocolos adiciona- 
les firmados por el Plenipotenciai'io boliviano en el Con- 
greso Postul de Lisboa, en 21 de marzo. 

En 12 do enero do 1887 se aprobaron las tarifas 
formuladas por la Dirección (.xeneral para el pago de la 
correspondencia al exterior. 

En 180], tuvo lugar, en Viena, la rennion ordinaria 
do Delegados de cada, uno de los paises. que coricarreu 
á la formación de la Liga á la que Bolivia no envió re- 
presen tanto. 

En 8 de junio del presente año so espidió nn decre- 
to declarando (jue Bolivia sb adhiere á la convención 
l^rincipal reglamento de órdon y detalle y protocolo fi- 
nal, sancionados por el Congreso Postal do Viena, el 4 
de julio do 1891. 

Hoy ofrecen seguridad plena todas las oficinas por 
donde so despachan las comunicaciones a mérito de la 
incornoiacion de Btdivia á la L^nion l^>stal universal y 
es por esto que gnzanios de todos los beneficios qne pro- 
porciíma la Liga á los paises que la (^omponen. El tim- 
bre boliviano circula por todo el globo, sin que fácil- 
mente pueda estraviarse la comunicación más insignifi- 
cante que so envié por correo. 

8ufaga II las necesidades que demanda esta institu- 
ción el Erario: con Bs. 2,000 para el servicio internacio- 
nal, 2,000 para el transito do correspondencia y ],000 
para impresión de fói muías. 

llegiailllH'llto. — Las leyes de 5 de noviembro 
de 1833 y de 12 de noviembre del 4-1, autorizaron al E- 
jecutivo para que i'egUunentc á la brevedad posible el 
servicio de correos* 



Digitized by 



Google 



-431— 

En 22 Je marzo de 1867 se espidió el primer Re- 
glamento general de Correos. Este fue modificado por 
otro, en 7 de octubre do 1878. 

El qne rije en la actualidad es el "Reglamento de 5 
de íibil de 189U que derogó el anterior y que satisface 
Jas necesidades que demanda esto servicio ímportant.e. 
El Ministerio de Gobierno comisiono á la DireccionGe- 
ncral para (lue lo redacte, y esta dio cumplimiento es- 
tiict:), habiendo remitido en tiempo oportuno los oriji- 
nales. 

Subvenciones y Presupuesto.— La 
fíumado Bs. •^2,184. 60 arrojan las asignaciones y presu- 
]>uoyfco cu el d-3partamento, en el ano que rije; cantidad 
distribuida en la siguiente forma: 

Oínuna de Potosí: sueldo anual do ] administrador 
Bs. 1,410, 1 ií)terrentor 800, 1 oficial 1? de estadística 
500, tres- oficiales auxiliaies á 3G0, J portero y 1 curre- 
'fero á 300, conductores 28S0. 

^ . Bs 12,568. (iO para pago de bagajes y 1,300 para 
' gaátos do escritorio, impresión de fórmulas, moviliario 
déla oficina, premio de la venta de estampillas, etc* 

Oficina de Uyuui: 1 administrador Bs. 2,000, 1 in- 
terventor l,2l)J, dos auxiliares á 800, 1 portero 600. Ba- 
gajes Bs. 800 y 1,200 ]>ara gastos de escritorio, etc. 

OHcina de Tupiza: 1 sub- administrador Bs. 960 y 
220 para gastos de escritorio, etc. 

Oficina de Colquechaca: 1 Sub-administrador Bs. 
960 y 300 para gastos de escritorio, etc. 

Oficina de Linares: 1 sub-administrador Bs. 240 y 
36 para gastos de escritorio. 

Las asignaciones nacionales leconocen Bs. 2,000 
para el establecimiento de nuevos correos y otros gastos. 
Bs. 3,000, para lafrancatüra de la correspondencia de la- 
Stcretaria privada del Presidente do la llepüblicay Mi- 
iiistros de Estado, no obstante de prohibirlo expresa- 



Digitized by 



Google 



—432— 

mente el artículo 14:1 del Reglamento, qne dice, que no 
goáa de franquicia la correspondencia epistolar de estos, 
altos funcionarios. 



Todas las asignaciones y sueldos correspondientes á 
los empleados de los diferentes ramos de caminos, pos- 
tas, telégrafos y correos se pagan por la Cíga NacionaL 

Ingresos y Eg'l'^HOS-— El estracto siguiente 
manifiesta la cantidad de ingresos y egresos do la ofici- 
na do esta ciudad en 1891. 

Ingresos, ^ 
Producto de la venta de estampillas v otras fórmu- 
las de franqueo. Bs. 10,821. 38 

Recibido en dinero 7,895. 6Ji 

Sobrante de 1890 88. 15 

Bs. 18.805. 16 

Eyreso^s. 

Sueldos á los empleados Bs. 5,569. 68 

„ á carteros y ajenies subalternos 5,280. „ 
Compra de lítiles, gastos de escri- 
torio, etc 1,676. 76 

Bagajes de correos 3,558. 80 

Subvención á las postas 2,719. 92 

Bs. 38,805. Í6 



CSlcillérod.— Cualquiera tiene derecho á ocu- 
par una caci lia en su respectivo numera, abonando 5(> 
centavos íneiísitáles ón la oficina. 

Carteros. Hay dos: lino oficial que goza de 
sueldo, y el que desea ocuparlo, satisface prévimento un 
boliviano mensual en la oficina, cuyo producto hace par-> 



Digitized by 



Google 



—433— 

te de los ingresos; y otro particular qiio tiene poder am- 
plio paríi recojer la correspondencia de los que utilizan 
sus servicios; el pago es convencional y no^stá snjelo 
á remuneración fija. 

SncoxniendaSy etc. — El rejístro para enco- 
miendas, dinero, certificadas 6 impresos, se cierra á h. 2 
p. m. — Para las demás correspondencia á h. 4. 

Señales de avÍSO«— Para indicar la llegada 
de los correos se acostumbra colocar en la esquina de la 
oficina, banderas de distinto color: la boliviana para el 
correo de Sucre, Santa Cruz, el Beni*y provincias; la de 
color verde para el de Uynni y el extijrior via Antofa- 
gíista; la colorada para el Norte, y la Arjentina para •! 
^e todo el Sud. 



Digitized by 



Google 



— 4:i4 
lTiHKT?A1?TO. 

El a^íterisc»^ % ^ ■ inuíca los uneblos. 



l^fJMttf 



A A ni a«-i»u lita H 



A Tanijííiya .1 

Lrf:;is 7 

('nlt.i 4 

Ay4»inft ^ 

J\»coíitíi 4 



Bartolo 


-f 

í 


I^t^'ii 11 lilas 
Fnsnibir 


4 
7} 


4'íilera 


Ti 


>>i!cro 


íj 



DK l'OTOM Á OlURO 



A Tarnr«n\a 
1 íM'nila 

I^n<riin illas 

To!aj>alca 

Vílífapnjio 

Aiica»'ato 

ratariri 

J^lzña 

MíiíJiacaniarca 
Orino 



7 

7 
4 
4 
í) 

5 
.1 . 
f) 
í) 
G 



A T.u-arai.i 11 

Moscarí 12 

tíaii Pedio 4 



; Dk Potoí á Pina 
!,A ('Iinqüí 7 

"i Puna 7 



>«ri Juau* 
T.r.a 

San l^r^azo* 
Jar .".I 



JO 

K 
4 
6 

4 



1)K Potosí á Hcan- 

CHACA 



Aí.'oiuloriri 
Sn en saca 
Viloyo 
Tonmv6 
Tolapnmpa 
lluanclia'ca 



4 

12 

i) 

4 

li7 



\ Tarannva ."» 

Y<ir»nll» 4 

Ai-tara 12 

í{ osario í) 

'Jülqiiffií.'ica 2 

32 

I>f Potoní ú Tarija 

A lifiJMtnnil'O 6 

Kl rincón fi 

Otavi 8 

Sivinguinayo R 

Tncnqiiira* ' 9 

Cinti 5 



A l^jataiubo ^ 

S;4r..:u>a ñ 

i: c..:» a 

Tot.-ra 4 

>.-:i Miffií^l JO 

7Vp'r«* 5 

Sixipa*-ha* 5 

1-a Qri'a»-a S 
75 

vINt Sucre ) 

A Sur re ' 29 

Rnfrta ChiiiíTurá 2Ü 

A Aiqui'.ft <> 

r l'.T.iquiilí» 4 

, Aj^ua vei»!e <> 

íliiU)ii -I 

Alt o lie 8an I*fftl i i 1 1 o á 

Tas.ijos :i 

' PaiiipÁ Ora mío 4 

¡.V.nllecito 4 

; Sniuaipiita 4 

i 1.213 abrr.s 4 
j.Pií! de la cii«»tu áo Pelac-fi» 8 

¡■Aüpostui-a 3 

{•Tnruina G 

'¡Moni* Amonte 5 

¡Torno ;*» 

¡H oro as 3 

|!6Ví#^i CVr'3 4 

156 



Digitized by 



Google 



—435— 

MOVIMBIITTODÉ COHHSOS 
De la Oficina principal de Potosí, 

segun las tUtimas Disposiciones Adminisiratiras. 
EISTTHAN - 

Día Lunes 6 a. m.— De Sucre, Santa Cniz, El Be- 
ni, Padilla, Tarabuco, Ocui], Yaniparaez, Guáriguari, 
Bartolo, Uyuni, Pulacayo, Huancljaca, Ñor Lipez, Tola- 
pampa, Tomave, Asiento, Yiira, Agua de Castilla, y 
Exterior, via Antofagasta. 

Día Martes horas 8 a. m.— De Tupiza, Cotagaita, 
Guadalupe, Tatasi, Quirve, Toropalca, Caiza, Cuchuln- 
jenio, Exterior, via Kepública Arjentina, y Sud Lipez. 

Día Martes horas 12 m. — De Puna, Viticlii, Mi- 
culpaya y Yilacaya. 

Día Miércoles 6 A. M. — Do La Paz, Oruro, Co- 
cliabaniba, Exterior, via Tacna y Panamá, Salinas de 
Garci Mendoza, Cliiillapain, Poopó, Colquecliaca, Ma- 
cha, San Pedro, Acasio, Pocoata, Sacaca y Chayanta. 

Día Miércoles horas 12 m. — De Cinti, Tarija, sus 
Provincias y Tinguipava. 

S A L. B £T 

Día Martes horas 6 p. m — A Uyuui, Pulacayo, 
Huancliaca, Ñor Lipez, T(»lapampa, Tomave, Asiento, 
Yura, Agua de Cnstilla, y Exterior, via Antofagasta. 

Día Miércolks horas 6 p. i^r.— A Sucre, Santa 
Cruz, El Beni, Padilln, Tarabuco, Ociirí, Yamparaez, 
Guáriguari, Bartolo, Tupiza, Cotagaita, Guadalupe, Sud- 
Lipez, Toropalca, Caiza, Quirve, Cuchu-Injenio, Puna, 
Miculpaya, Viticlii, Vi lacayo, Exterior, via Arjentina. 

Día Jueves, horas 6 p. m. — A La Paz, Oruro Co- 
chabamba, Exterior, via Tacna y Panamá, Salinas do 
Garci-Mendoza, Cliallapata, Poopó, Colquechnca, Ma- 
cha, San Pedro, Acasio, Pocoata, Sacaca, Chayanta, 
Cinti, Tarija, sus Provincias y Tinguipaya. 

Por iiltimo decreto <lel ff<^birtnio se Im rpütnbUcidn <»1 correo int4>rnift«)io «ntre 
•«stA ciudad .V Sucre, que shU los dias sábado horas 2 p. m. y llt^gn los miércoles. 



Digitized by 



Google 



—436- 



De la Repúbiicade Bolivia. 

TARIFA PARA EL INTERIOR DEL PAÍS. 
Franqueo Obligatorio. 



Cartas, por cada 15 gramos ó f laccion de esta 
unidad tie peso 

Tarjetas postales, sencillas — 

id id con respuesta pagada — 

Diferentes inpresiones: circulares, prosptctos^ 
cartas de visita y precios corrientes, por 
cada 50 gramos ó fracción - 

Libros encuadernados 6 i\ la rustida, folletos 
de interés particular ó para ntigocio, por 
cada50 gramos ó fracción 

Muestras, por 50 gramos ó f raecióti 

Encomiendas, hasta 80 gramos 

Id. de 31 á 460 

Id. de 461 a 4,000, por cada 460 gms. 

Certificación, derecho fijo, ádemi^s del porte 
ordinario . . * - L 

Avisos de recepción 

Remesas de dinero, de Bs. 1 á Bs. 25 

Id. „ ,, de Bs. 25 á Bs. 50 

/(/. „ „ de Bs. 50 á Bs. 100. .. . 
Id. „ „ de Bs. 100 a Bs. 50a por 
cadft- ciento 

Y por las fracciones de centenas, én propor- 
ciona los tres casos anteriores. 

De Bs. 500 para adelanto, por cada ciento. - 



|Kiifroan 


Kmr* la 


departa- 


capital y 


mento y 


provineias 


«tro de 


de un init- 


laKepiV 


mo di»f ar- 


bbca. 


taiuento. 


' (!entn- 


Centavos 


{ TOi 




10 


05 


02 


01 


04 


02 


02 


02 


03 


03 


10 


10 


20 


20 


40 


40 


20 


20 


20 


20 


05 


05 


30 


30 


eo 


60 


100 


lOO 


100 


100 


80 


80 



Digitized by 



Google 



—487— 

Tarifa para las liepiíhltcas deJ Perú, Ar(/cnti)ta y proviucia 
de Tacna esclufdas por su proximidad del sobre porte 
establecido para la demás correspondencia internacional 

Bs. Cs. 

Cartas — por cada 15 gramos ó fracción 05 

Tarjetas postales, sencillas 02 

Jd. id. con respuesta pagada 04 

Diarios y otros impresos — por 50 gramos o 

fracción * 01 

Papeles de negocios^ por id id id 01 

Muestras de mercader ins, id id id 01 

Derechos de certificación, ademas del porte 

ordinario 10 

Aviso de recepción de certificado 05 



* Lr>fi )rnpivflM« aI Peiúnon libres do porto, ciinlquíflra qn« 5c su ))^«o- 
A Chil#, Hoii libr«4 liusta 50 grumos, pasando «bt<d pe^o, füluii siijelo^ 
Á 1a tariín corriente. 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



CAPITULO DECIMOQUINTO. 



Culto, li\sti^iiccion Piíblidií, >fovi 
ii\iei\to literario* 

SECCIÓN 1? 

Sumario: — Culto catí'lier — Tiiflr.prn-.ía rt'lijiopa — Kl CIíto t el Cullo < 'olí- 
venlos y Moiíastonos— riobtiis rLÜjiosaa— Cosucntcnos públicos. 

El Estado reconoce y sostiene la religión católica, apos- 
t-ólica, romana; 2)rohihi(:n(lo el ejercicio pitblico de todo otro 
culto. Tal es el precepto establecido por el artículo 2? 
de la Constitución Política de la República, precepto 
que viene repitiéndose desde la primera Constitución 
sancionada en noviembre de 1826 y cuyo proyecto fue 
concebido y presentado por el mismo Libertador Simón 
Bolívar. 



Digitized by 



Google 



—439— 

El Departamento de Potosí, uno de los ocho que 
forman la República de Bolivia está, como los demás, su- 
jeto al imperio de aquel mandato constitucional y en to- 
do su territorio no puede tener cabida otro culto que el 
católico, apostólico, romano. 

La Ciudad de Potosí primeramente fundada por los 
conquistadores españoles en la región central de Sud A- 
mérica, fué también la primera que ostentó en las faldas 
de su famoso cerro un templo católico. Este templo, se- 
gún Vr, Angélico Martarelli, en sus Noticias Históricas 
del Colegio de San Francisco de Potosí y sus Misiones 
[pág. 26), fue el de San Antonio de Padua (más comun- 
mente llamado San Francisco) fundado en 1547. 

A treinta templos llegaron los que se construyeron 
en la época de mayor opulencia de Potosí, divididos en 
trece Parroquias y con un Cura exclusivamente destina- 
do para los esclavos, según el mismo religioso y docu- 
mentos fehacientes consultados por el Dr. Modesto O- 
miste en varias noticias que ha publicado. 

Estos datos y el haber sido construidos tantos tem- 
plos y conventos con los donativos de los ricos mineros y 
íizogucros de Potosí, demuestra el espíritu religioso que 
predominaba en aquella época, muy análogo al que pre- 
dominaba en la Metrópoli. 

En el momento presente, nuichos de esos templos se 
hallan en completa ruina y en estado de escombros, otros 
amenazan destruirse y sólo unos doce puede decirse que 
están perfectamente conservados y habilitados para el 
servicio del culto. Débese este cambio á múltiples cau- 
sas como la reducción de la población á un diez por cien- 
to de la que tuvo la Villa Imperial en tiempo de su ma- 
yor prosperidad, á la decadencia de las minas y la incuria 
de los Curas Párrocos, que más atienden a su beneficio 
personal que al esplendor del culto publico. 

En el resto del Departamento sólo existen las Igle- 



Digitized by 



Google 



-4-iO— 

sias parroquiales en la cabeza de cada curato, casi siem- 
pre en ruina ó en un estado de desasa próximo á la rui- 
na, por causas análogas á las que se deja señaladas Mu- 
chos santuarios y capillas que se encuentran en las fin- 
cas, esparcidas en todo el territorio, hállanse en me- 
jor estado de conserv^acion, merced á la devoción de algu- 
nos fieles ó al cuidado de los propietarios rurales que 
por devoción ó conveniencia los atienden; porque la in- 
fluencia de un templo es siempre considerable entre la 
gente del campo. 

lilfllieiicia religriosa. Tanto en la capital del 
Departamento como en todas las provincias que se es- 
tienden en su vasto territorio, la influencia del sentimien- 
to religioso, como se entendía antiguamente, ha disminui- 
do mucho en exajeraciones, pero ha ganado en cultura, sin 
que por esto pueda decirse que hayan desaparecido las 
prácticas groseras y chocantes de un fanatismo materia- 
lista é ignorante, muy especialmente entre los cholos é in- 
dios aborígenas. 

Al fanatismo feroz que dio vida en otro tiempo á la 
Inquisición se va sustituyendo una tolerancia cada día 
más amplia que da por resultado el respeto de las ajenas 
creencias, sin perder las propias, con la sola restricción 
del culto público que es uno, como se ha dicho, en toda la 
República. 

Muchas causas han contribuido á este resultado. La 
mayor civilización del pueblo, su contacto mas frecuente 
con los demás pueblos de la tierra, á cuyo influjo se halla- 
ban cerradas las antiguas colonias españolas, las discu- 
siones en la prensa, en la tribuna y en las aulas, todo es- 
to ha contribuido, aún sus mismos abusos, á despejar la 
atmósfera del pensamiento y la conciencia. 

Kl punto de partida de este movimiento fue á no du- 
darlo la guerra de la independencia, cuyos principales 
iniciadores y directores se inspiraron en la filosofía exa- 



Digitized by 



Google 



—441— 

jerada del siglo XV'III que representaba la reacción con- 
tra el poder inquisitorial y la absorción del jesuitismo.. 
Por esto dice acertadamente Don Manuel José Cortés en 
su Ensayo de la Historia de Bolivia (páj. 299): — 'Han 
vuelto á tomar su imperio las creencias religiosas que los 
hombres de la revolución, imbuidos en la filosofía del si- 
glo XVIII, consideraban como una debilidad. Hemos 
dicho lífs creencias, porque el fanatismo es imposible en 
el estado actual de la civilización, ó no existe sino en el 
populacho." 

Kl <?lero y el culto El clero secular y regu- 
lar preside y dirijc el culto, y en su gcrarquia, disciplina 
y organización está sujeto á las leyes canónicas, así como 
en sus funciones. El clero secular ejercita la verdadera 
autoridad eclesiástica. 

El Departamento de Potosí en lo eclesiástico forma 
parte del arzobispado de Charcas ó La Plata y está so- 
metida á la autoridad del Arzobispo y el Gobierno Ecle- 
siástico (juc residen en Sucre, capital de la República, 
donde existe la facultad de teología para la formación de 
los sacerdotes que hacen el servicio del culto en toda la. 
arquidiocesis. 

La división eclesiástica de curatos en el Departa- 
mcMito es análoga á la división política y así cada Cantón 
de Provincia forma generalmente \u\ Curato y en cada 
Provincia hay un Vicario P^oráneo, que es la autoridad e- 
clcsiástica superior de ella y que reside, casi siempre, en 
la capital de la Provincia, sin perjuicio de la cura de al- 
mas para el que la desempeña. Los Curas tienen á sus 
órdenes a los sacerdotes que les sirven de Ayudantes y 
cuyo número varia según la estension y proventos del 
curato, y sin que sea obligatorio para el Cura el tenerlos. 
A la autoridad del Cura están sujetos también los funcio- 
narios subalternos como son los sacristanes, cantores, 
pantconeros y otros. El Vicario P*oráneo ejerce^ casi 



Digitized by 



Google 



—442— 

siempre, por delcgacioii, la autoridad eclesiástica en las- 
demandas de divorcio y otras de igual ji^enero. 

La Ciudad de Potosí esta dividada en cuatro Cura- 
tos, siendo actualmente el principal el de la Matriz que 
toma su nombre de este hermoso temj)lo, uno de los me- 
jores que existe en Sud America por su arcpiitectura y 
solidez. Los otros curato^; son la Concepción, San Pe- 
dro y San Juan. Hay un Vicario I^^oráneo para la Ciu- 
<lad y este cargo lo desempeña el sacerdote mas respe- 
talóle aunque no sea Cura. También rxisten vari(\s cai:e' 
llanes de monjas y de cofradías n ligiosas. 

Rcs[)ecto á las costun^iores, nu'.ralidíui e üustnu.ícn 
del clero sensible es decir que tieja muciio (¡ue desear, 
salvas honro.sas excepcieue.s y ([ue [)( r esla ci.usa v per 
<ú espíritu de exagerado lucro i[uc aninia á les sacerdcv 
tes las prácticas rc:'¡g¡f-sas no inspiríin a les üvlcy. rcs¡)elo 
jii entusiiismo. / 

A este respecto, Vv. Jo.^é Cm^Iúí^, liablando uc. las 
costuml)res del clero en su lil.ro de ''Las Mi.sicncs PVan- 
ciscanas eiilre los infieles de Bolivia" dic^! (paj* i^:;): — La 
rclí^líc',:, /.T cc:is:¡;:::c::!c, ij::.\:o J ais: í-JvÍíicuÍíI avuty 

habUíiiíh. 1:0 luibia cj'ii-dr.dc :::iíz lJiic su ciiUo t'^rfc" 
riorj ó ;::ij ¿:V/: ;:;; 5::::::u!Ci'o lA' ¿r/c'A'j c:i!ío,y leda" 
via íiHt ;::d!cr¡al y fríj^i-ii^adc. que ::o rarcir. vrccs 
scrv:.: de p/clrxío -p^ira /cDUntar ::::.is cc:ii!i:ibrcs qi:e 
le ereiv. del iodo co¡:ír(:yu:s y que per iodaz parles re- 
ficjahar. la i^j:ordj:eia y el disdrdeii e:::ctt::tcs, y pye" 
saj¡aba:i im fimeslo y deseonccla^ile forveyAr, ¡Triste 
espeeíde:íio el de :::: pueblo iue::per:o abaudcuado ci ¿i 
Tij :::::: o! 

Conventos y Monasü^rios. De los seis 
conventos de religiosas dominicos, agustinos, merceda- 
rios, jesuítas, juandedianos, betelemitas y franciscanos 



Digitized by 



Google 



—443— 

que existían, sólo queda el de estos últimos. Los demás 
fueron suprimidos, sucesivamente, comenzando por el de 
lo ^jesuítas, y tal supresión favoreció la desvinculacion de 
una jjran parte de la propiedad territorial, gravada en 
favor dj aquellas instituciones. 

Lo i edificios que servían á los conventos suprimidos 
li i:i sido destinados para Colcjío de niñas y niños, escue- 
la;, hospital, cárcel y otros objetos icjualmente benéficos. 
Lo; templo-; sub;isten Iribilitados [).ira el culto, excepto 
<*[ de San A;^'astin y 13:^len tleitinados sucesivamente pa- 
ra Teatro. 

El convento existente de San h'rancisco cuenta con 
un nú.u'ciro varia!)le de religiosos, (pur no pasa de 24. 
Goia de bastante influencia y repuLacion. Kstá compues- 
to en su cisi totalidad de italianos. Desde el año 1887 
en qu.' se fíindó, (*sta bajo la dirección del convento de 
Sin Francisco d^ Potosí la Misión tle Cuevo, territorio 
([uc como el d .' Ib ) es objeto de disputa entre los Depar- 
ta n.v.itos de Ciuiquisaca y Santa Cruz. Según datos re- 
cojidos, est?. Misión ó reluccion de salvajcts al cristianis— 
m) s? en:u ultra florecient.*, apivsar tljla ultima subleva- 
ción di díjlio; sálvales. 1^; inJuJable cpie los religiosos 
convcrsorj ; prestan, civilizando y cristianizando esas tri- 
bus errantes ch salvajes, un j^i'^-^^^ servicio a la humanidad, 
al país y a la r.-ügion, la cual i>ajo csl': aspecto es más 
venerable y sim[)áLÍca. 

M )n isteri.)s ó Cv^v/enlos de nionjas existen sólo dos 
en la Ciudid de Potosí: Las carmelitas y las agustlnas 6 
mSnioas. Li vid i i)aranvvite conLcMnolaiiva á que éstas 
se entregan y la exajeratla clausura á qu:* están sujetas, 
obe.leciendo á nece;;:lades ficticias y a un misticismo in- 
móvil, eslraño á l.i época, son ra-'.ones (lue alejan á las que 
pulieran ingr^.:>a.r en (!sas caí.is, nniy recomendables por 
otra parte. P ire':e qoe <"io; conventos están destinados 
á esting'iirse en una época no Mnuy lejana y por propia 



Digitized by 



Google 



—444— 

consunción, apesar de que ellos mismos ofrecen el dote 
necesario á quienes desean profesar. 

Hay, también, en la Ciudad, una casa de recojimiento 
bajo la denominación de Copacabana. Sirve de asilo á 
señoras pobres, niñas huérfanas ó mujeres casadas sepa- 
radas de sus maridos por voluntad propia ó por acción de 
la ley. No están sujetas á clausura y trabajan individual- 
mente siendo comunes, solamente ciertas prácticas espi- 
rituales. 

Desde el año 1887 ha tomado carta de naturaleza 
en la Ciudad, la benéfica institución de las Hermanas de 
la Caridad, Hijas de Santa Ana, á cuyo cuidado y dh'ec- 
cion se encuentran encomendados el Hospital de San 
Juan de Üios y el establecimiento educacional de niñas, 
denominado Cok't^io Santa Rosa, Las hermanas fundado- 
ras han venido de Itah'a, pero ya sc^ cuenta entre ellas 
muchas hijas del país. Las reíalas de su institución y su 
misión simpática son conocidas en todo el mundo. 

En el resto del Departamento no existe ningún con- 
vento ni monasterio. A las provincias, y solicitados por 
los párrocos, suelen ir en la c[)Oca de cuaresma algunos 
religiosos, con el nombre, de c/tffírswa osy á predicar, con- 
fesar y fomentar el (espíritu religioso en esas temporadas 
de penitencia prescrita por la Iglesia Católica. 

Fucsias rellg'íOsas. Sin entrar en un estudio 
de costumbres, que no es de este lugar, puede decirse 
que las fiestas religiosas, expresión fiel de las creencias, 
no dicen h\v.•^, Mor lo gimiera!, de la culluradel país. Sin 
eml^ariro, tal afirmación es relr.íiva como tiene que serlo 
cuancio se trata de un jMieblo cjue, por democrático que 
sea, está n:''lur:'.!niente dividido en clases sociales, que sin 
romper la univLid del conjimio, tienen costumbres diver- 
sas según esíiivrso el grado ue su adelanto. Así, la clase 
llamada ilnslnula en nada se diferencia de la clase ilus- 



Digitized by 



Google 



—Uo— 

tracla de otros paíse^s y en lo tocante al culto desplega 
respeto, sincera fe religiosa y buen gusto. 

Son notables en este concepto las festividades reli- 
o'iosas de Semana Santa, el Mes de María, el C(M*pus, las 
procesiones dr. Mercedes y el Rosario en que brilla ver- 
dadera devoción y c'squisita corrección en laclase ilustra- 
da, (jue <ís la que toma parte principal en tales fiestas. 

En cambio, lo grotesco se hace notable en las fiestas 
de cholos e indios, [>uesto que es un verdadero fetiquismo. 
y el alcohol desempeña el papíí! principal. .l'Vjrzosamen- 
te hay profusión de petardos, colietes, cajas y mogigan- 
gas, que convierten en mortificante bufonada lo (jue de- 
biera ser res|)etal)le manifestación de una creencia cuyos 
fieles se extienden \)Ov el mundo. Lo cstraño es, que los 
sacerdotes de esa religión scí presten á ser los princi¡:ales 
actores en tales meloch'amas al aire libre, los cuales les 
fomentan para auiViCntar sus proventos, 

Kl indio ignorante halla maiy natural tc^do este apa- 
rato cpie hiere su inculta im:iginacion. perú no debiera 
hallarlo así el sacerdote católico ilustrado. ]{1 indio ar- 
rastra una \'ida de miseria i)or ahorrar dinoro para jtasar 
fi^'^yíns (jue se conviert(ín en verdaderas sal\H*na]<rs, con 
grave detrimento de su moralidad, de su salud y de su 
bolsa. Cu:and() men(vs una te!-cT:ra [-arte del ano la em- 
pica en est{>s regocijos y de ahí ciue sufren graves perjin'- 
cios las labores y trabajos en que forzosamente se le em- 
plea como á único obrero en el país. Sin embargo, nóta- 
se bastante decadencia y disminución en tales prácticas, 
que sólo hará desaparecer la instrucción difundida y la 
holganza reprimida por el trabajo y la moral. 

CeiUClíterios pilblicos. ílmple'ase en la in- 
humación de los cadáveres el sistema primitivo de cavar 
un hoyo de dos varas de profundidad por dos de largo y 
una de anclio, en el suelo del panteón, que és un campo 
situado á extramuros de cada población, inculto, insegu- 



Digitized by 



Google 



— 44G— 

ro, y suinainente desaseado y cuando más con una mura- 
lla de adolíe alrededor. 

Las ceremonias religiosas (]ue acompañan la inhu- 
mación son sencillas y apropiadas entre la ícente culta; 
pero aíin conservan muchas practicas exajeradas entre la 
oyente ¡inorante. Las plañideras, que acompañan los ca- 
dáven^s con deprecaciones y sollozos pajeados, no hacen 
buen efecto. 

Se conduce los cadáveres al panteón á pulso ó á 
honibro, no existiendo ninq^un servicio de carros fúnebres, 
salvo casos excepcionales en cjue se improvisa. La mayor 
parte de las inhumacionc^s de personas espectables, des- 
pués de fingir hacerse públicamente en el j^anteon, se ha- 
cen clandestinaniente en las iglesias, mediante condes- 
cendencias l)ien remuneradas. 

SECCIÓN 2-^ 
liii9tB*iircion sislblica. 

Org^an^zacíon. La instrucción pública en el 
Departamento de Potosí está dividida, como en toda la 
República, en tres grados: la primaria 6 popular, (jue es la 
única gratuita y obligatoria según la Constitución Políti- 
ca: la s(;cun(laria ó preparatoria y la facultativa para ob- 
tener el doctorado en Derecho, ídedicina 6 Teología, úni- 
cos diplomas literarios que espide la antigua y célebre 
Universidad de San PVancisco Javier. — Últimamente se 
ha establecido oficialmente, en la ciudad de Potosí, una 
Kscuela de Minas que por su mala organización inicial 
no promete resultados completos y prácticos. 

La instrucción en todos sus grados es libre y puede 
cualquiera acreditando su competencia abrir clase de ¡ns- 



Digitized by 



Google 



—447— 

truccion secundariei ó facultativa. Para la iiistruccion 
primaria no se exije prueba ninguna. — Así es cómo exis- 
ten clases libres al frente de los establecimientos oficia- 
les. — Esta libertad, tan l)uena en principio, ha producido- 
muy malos resultados en la práctica, por la falta de una 
reglamentación acertada, habiéndose relajado la discipli- 
na y condiciones de enseñanza hasta el punto de que a- 
lumnos que no concurren una sola vez en todo el año á 
sus clases, con solo llenar la fórmula de la inscripción, rin- 
den examen aíui residiendo en un Iiigar distinto á aquel 
en que funciona la clase ó curso á (jue pertenecen. 

llistrii(!ei<>ll Priiunria. Ksta ha alcanzado, 
desde hace siete años, un regular desarrollo y mejora- 
miento en la ciudad de Potosí y también en alguna pro- 
vincia del Departamento, pero las demás provincias no 
han conseguido mejorarla aún, apesar del vivo descoque 
constantemente han jnanifestado, por la falta de recursos 
pecuniarios y la proverbial pobreza de los Tesoros Mu- 
nicipales. 

El sistema de enseñanza que predomina en las Es- 
cuelas Municipales de la ciudad de Potosí, es el llamado 
natural, espontáneo, experimental ó práctico, sistema que 
se desarrolla acertada aunque paulatinamente por la falta 
de medios pecuniarios bastantes para la adquisición de 
los textos y útiles indispensables para esta clase de ense- 
ñanza; pero es indudable que no está lejano el día en que 
se hagan tales adquisiciones dando así un impulso decisi- 
vo en tan importante ramo. — Es un hecho digno de aten- 
ción que apesar de las ardientes luchas de la política, tan 
exajeradas en el país, los partidos que sucesivamente han 
predominado en el Concejo Municipal, que se forma por 
la elección directa del pueblo, han consagrado toda aten- 
ción á este ramo y respetado su marcha tranquila y nor- 
mal, probando así que la escuela se halla sostenida por la. 
conciencia popular. 



Digitized by 



Google 



—448— 

Actualmente existen en la ciudad ocho estableci- 
mientos de instrucción primaria, de los cuales tres son pa- 
ra niñas y cinco para niños, establecimientos que cuentan 
con un número total de alumnos que poco varia al rede- 
dor de seiscientos. — Es un hecho característico en la ca- 
pital del Departamento que, en las fiestas y actos patrió- 
ticos, la nota más simpática la dan las escuelas, despertan- 
do en el vecindario el mayor entusiasmo é interés. — lis 
indudable que al presente las escuelas primarias "de Po- 
tosí, se encuentran en el mayor grado de adelanto con 
relación á todos los demás pueblos de la República, en 
cuanto á la calidad déla enseñanza. 

La atribución tercera del artículo 126 de la Consti- 
tución Política del Estado, faculta á las Municipalidades 
para crear establecimientos de instrucción primaria y di- 
rijirlos, administrar sus fondos, dictar sus reijlamentos, 
nombrar preceptores y señalar sus sueldos. — En virtud 
de esta atribución constitucional las Municipalidades di- 
rijen independientemente de toda otra autoridad la marcha 
de la instrucción primaria en el territorio de su jurisdic- 
ción; el Concejo Departamental directamente en la Ciudad 
y provincia del Cercado y las juntas Municipales en la 
Provincia ó sección respectiva de provincia. — El Concejo 
Municipal funciona en la Capital del Departamento y sü- 
pervijila en ésto, como en la administración de fondos, á 
las Juntas Municipales, conforme a las atribuciones que le 
confiere la misma Constitución. 

En virtud de tales facultades el Concejo Municipal 
de Potosí dictó, en noviembre de 1886, un Reglamento 
General para las Escuelas de Instrucción Primaria del 
Departamento, que actualmente rije en la ciudad, pero 
que no ha podido ser aplicado todavía, en toda su pleni- 
tud, en las Provincias, por falta de medios y especialmen- 
te de maestros debidamente preparados. 



Digitized by 



Google 



—449— 

Conforme á dicho Reglamento las escuelas están or- 
ganizadas en la forma siguiente: — 

Todo padre, tutor ó persona encargada de algún ni- 
ño 6 domestico que hubiera llegado á la edad escolar, es- 
tá obligado á darle, cuando menos, el min'nnum de ins- 
trucción (jue se indica en el Reglamento. — I^a edad esco- 
lar comienza á los cinco años y termina a los catorce pa- 
ra el varón y á los doce para Ja mujer. 

lia.s Escueuis .Munioipnles, conforme al Estatuto gc- 
iioi'iil d^» iiisírufrcitm prim!uia,S(>n do t!<^s clases: primera, 
Esctíeliis Jiifíiulües <'» de iMiseñan'/a incomplofa: segnu'lu 
Escuelas EivomcntHh^s o completas y terceru E.scuela.s 
Sapei'iorcs ó «!♦*. ensfiíauza. primaria 8U¡>«rior. — El curso 
de estudio.:^ jsj divitlo cu diez grados, ^•omprendiendo 1 ;,s 
cuatro piimeíos las escuelas infantiles, los tres siguientes 
las elementales y l<»s tres últimos las .superiores — Cada 
Tuaesíro uo puede enseñar más do un grado que no pase 
de ciuouanta alumnos. — Los <]irecto\-es do escuelas par- 
t.icíilaros esíaii obligadi»s á dai* aviso do la organización 
do sus establecimientos á la Municipalidad lespcctíva y 
están soinetidos (x lasupervijilancia de ésta, mediante las 
autoridades esccdaros. 

El personal docente ¡o comp(»nen ol Inspector De- 
parlamental de Instrucción Primrn'ia, los maestros y to- 
llos los que por razón do sus funcionas prestan servicio 
en ost(^ ranío. — l-^l Inspector, nombrado por el Concejo 
Muuici])ab es el jefe inmediato de los establecimientos 
de enseñanza priniaiia. siendo responsable de su direc- 
<Vion y marcha ©n el oideu económico, moral y docente, y 
^s supervijilado por el Concejo, mediante su Conli^ion de 
instrucción. — Los maestros Sím igualmente nombrados 
por líis Muuicipalidades y su dotación se fija anualmente 
al votarse el presupuesto nmnicipal respectivo — En la 
capital del Departamento la dotación de l(»s directores 
<lo estableciniieuto fluctúa al rededor de 70 bolivianos 



Digitized by 



Google 



—450— 

mensuales y la do sus auxiliares al rededor de 40 boli- 
vianos. — Eu las Provincias es más variable, bajando has- 
ta Bs. 10 sin pasar de 50. 

Los establecimientos que existen actuabnente en la 
ciudad de Potosí son los siguientes: el Coiejio Santa Ro- 
sa, establecimiento de niñas con ocho profesoras que di- 
rijen los siete grados que c(mipono la escuela infantil 
y la completa; en h\ actualidad este C(deji<) lodirijenhis 
Hermaníis de la Caridad liijas do Santa Ana y cuenta 
-con ciento sesenta aluninas, más o menos: — la Escuela 
Padilla, con dos grados do enseñanza infantil, cuenta con 
dos profesoras y un nnmeio aproximado de cincuenta a- 
lumnas: — la EscuelaOuiza también de niñas: — la Escuela 
Hernández, con tres grados y tres profesores, es la vínica 
escuela do' enseñanza elemental completa para varones: 
— la Escuela Bolívar de varones como las que siguen, 
con dos grados y dos profesores de enseñanza infantil: — 
la Escuela Bnstillo con dos grados y dos ))r<ifcsores do 
la misma enseñanza y las Escuelas Jia-Jtiva y Cortes i- 
guahnente organizadas. 

Los nombres que llevan estos estal)]ecimientos son 
los (le ]>r6('(3res dtí la independencia nacional, ].otosinos 
ilustres en las letras, ú h(mll>r<^s benéficos al país, como 
La Riva y Hernández. 

En el resto del Departamento (d número de escuo- 
las y de maestros fluctúa y vaiia demasiado y dependo 
-en gran parte del patriotismo y entusiasnio de los cliles 
H quicmes el pueblo entrega, mediante su voto, la direc- 
ción de asuntos tan importantes. — El cnadro estadístico, 
que á continuación se verá, demuestra el estado general 
de la instrnecion primaria en todo el Depaitamento do 
Potosi en el año 1890 y es el más completo que se ha for- 
mado, estando tomado del informe que, al fin de f^se año, 
presentó el Lispector Departamental ante el Concejo 
Municipal de Potosí. 



Digitized by 



Google 



-451 — 



KSTADISTICA GEXKRAI. 

ile los Edíúúeciminitos de Instrucción Primaria, municipales- 
j¡ particalare.s, del Dcpartamentn de Potosí, en el í/«o 1890. 



r 



"K 



'Varone.« 

= 'MiXtHiJ 



¡V^KJ-OIlt'."»' 









^^r! 



íf r. - " 



cr. I 



=3 









1 I 



3I 



r y 
2. 


3 

(i 


ti 





1 
1 
5 


»• 




7 


6 


.. 








i: c I 
s r ' 

o 



23 

9 

18 



50 



14 i C 



L ¡Torjil ! L>G 



4 
1 


i 


3 


1 


1 


<^ - 


" 


4Ü 
]8 


r. 


1 


:í 


í) 


7 


G .. 




1 7S 



V'uioiie> ¡31 y i2U0 i 4 ) jiol 33 
!2I3 il33 I 23 I 3G. ' ., 



< 'Total 



\y.Vl i333 i G3 1187 i 33 1130 ,305 



145 I.SM 



45- 



I9{) 



40 



•23 1 



1435 
572 



20í)7 






=3 
o 

os 
Ou 

3 
O 



y, .V'aiiiuppj 
= I Mixtas 



^ IL 

_^rr«.tni__|i _4 I 

j ! Vjiroii»'8i! 2 I 
l'Muriv.! 

¿ ¡Total 



3 

í ■ 


;: i ;; i ;; 
. 1 .. 1 .. 


ff 


'• 


1 




f » 


>• 
»» 


3 


.. 




.. 


.. 





«. !V':ir«»iios 
I ¡\Iiijt;r«.« 



c 

c 
E 



< |Tot>il 

« ;VaroM**>i¡ 8 

-='Mnjeresi¡ 3 

= :Mixift8 ;| 2 



4 ■ 3 I 

►írTiTití" 

5S h{)(\ 



n 



11 



ltí9 
6 



175 



^iTotHl II 13 



8 


1 1 


2 

T 


1 
•• 


11 


~2 



1 i 4 í 



4 1 
1 1 
4 5 


n 

6 
G 


tt 


- 1 
,/l 


2Ü 

9 

20 


í) \ 7 


,, 


58 



■ l\'Hri>i»*t.« 
I 'Toml 



Muj«rfp 



¡371 
!210 



:< ¡Total ¡590 



30G 
133 



439 



63 



151 
3G 



I «7 



33 



125 
16 



G i G 

.l.i....'. 



245 
60 



141 305 



_7 i_6 

145*118? 
45 i 46 



190 '234 



55 
20 



I •■75" 



1604 
578 



2182 



Digitized by 



Google 



—452— 

En este mismo informe se encuentran las siguien- 
tes apreciaciones muy sinceras y verídicas hecluxs por 
aquel funcionario. — Es menester, dice, cscluirtodojiii-' 
cío apasionado y reconocer qnc la instrucción f rima' 
ria ha prosperado mnclio en este país, si se tiene en 
cuenta el tiempo y los medios con que ha contado para 
sil desarrollo, de cttatro años d esta parte; pero es 
preciso no olvidar, tampoco, los sanos principios de la 
pedagíifia moderna, por los que se reconoce lo mucho 
que falta hacer para colocar la escuela primaria á la 
altura que se debe y que ha alcanzado en otros países 
dignos de ser imitados, 

lividentemente , la evolución educacional acen^ 
tuada entre nosotros desde iSSó marcha adelante con 
paso acelerado. — El ^ayuntamiento se esfuerza paíi^o^ 
ticanierJe en impulsarla cor. acierto; el pueblo se ad' 
hiere d ella y comienza d rodear el santuario de la t'5- 
cuela con su cariño y respeto; el majisierio se ilustra 
y dignifica; la enseñanza se hace sÍ7:ipdt^ca para io- 
dos y los locales atrayentes, y por fin la niñez ocupa 
con placer los bancos de las clases e:i grupos atropC'^ 
liados y entusiastas, que hacen pensar en el inmer.so 
terreno ganado d las preocupaciones insanas y en la 
marcada diferencia entre la vieja y nueva escuela. 

Mas, por bello y ¡lalagiieño que sea este espectdcu^^ 
lo, es menester no hacerse ilusiones y mirar el reverso 
de la medalla. — Falta aún el conociniierJo metódico y 
completo de la- ^Pedagojia y la Escuela jYormal; faltan 
los medios aconsejados por la cievxia de la educación 
para seguir marcliando adelante y evitar un funesto 
retroceso; faltan las bibliotecas y museos escolares, los 
útiles y textos requeridos para no desnaturalizar los 
métodos y sistemas adoptados acertadamente y muchos 
otros medios igualmente indispensables, — La honrada 
y perseverante labor suple, por el ^noniento, las defi^ 



Digitized by 



Google 



—453— 

ciencias; pero esa labor y pcysevera:icui^ sin Jiiefo^cs 
c'stírsiíilcsy viedics.dccli:iar¿íj prcbahle7nevJe, vías iar" 
de ó mds l€iiiprano, 

lias es(3iielas de la Ciudad funcionan en edificios 
propios, regularmente conservados y cómodos, pero en Ins 
Provincias no cuentan con ningún local mcdianameut'i 
aseado. — El personal do los maestros decampo deja mu- 
cho que desear en orden á moralidad é ilustración. 

Hasta (jue las Munici})alidades so crearon y cjgíiiJ 
zaron con la independencia que actualmente tiencj, ]¿i 
instrucción primaria esla})a encomendada al Gobierno 
Nacional y se daba en las escuelas llamadas del Estado. 
— El resultado no podía ser mas desastroso, por que los 
gobiernos ocu¡»ados de su i)r(jpia coiíservacion y de so- 
focar las ajitaciones de la turbulenta democracia bolivia- 
na, poco ó nada bacian en beneficio de las escuelas pri- 
marias (juo se bailaban en un lanunitable estado de atra- 
so. — ])<iísde la creación de las Municipalidades la instruc- 
ción popular ha mejorado notablemente, por ]a sencilla 
razón do que los Ayuntamientos so componen siempre, 
en su Ccisi totalidaíl, de ¡)adres de familia directamente 
interesados en la buena educación de los niños. 

Instrucción Secundaria. Esta se da única- 
mente en el Colejio Nacional de Picbincba,que existe en 
la ciudad de Potosí, fundado por el Gran Mariscal de 
Ayacucbo y que funciona en el local que antiguamente 
sirvió de Convento a los relijiosos Betelemitas. 

Esto Colejio, como los demás de instrucción secun- 
daria que existen en las demás ciudades de la República, 
es oficial y está sostenido con fondos nacionales y el 
nombramiento del liector y Piofesores so bace directa- 
mente por el Gobierno — En lo técnico y disciplinario 
obedece al Cancelariato de Sucre, por formar parte del 
Distritito Universitario de Cbuquisaca. — Ptro parece 
que no está lejano el dui en quo el Departamento de Po- 



Digitized by 



Google 



—454— 

tosí constituya cu Distrito Uuiveisitiirio ¡uciepeudieute, 
como conviene á sus interese?. 

E! Colej'o está <liviiliilo cu seis clases coniprou- 
diendo cada una de ellas la enseñanza de ciencias y le- 
tras, con un profesor para cada uno de estos giur.os de 
asiíjnaturas.— El programa de materias y sistema de en- 
señanza uiejora paulatinamente, pero so hallan muy dis- 
tantes de los sistemas modernos univei'snlmente ac<»pta- 
dos. Varios hombreas eminentes del })aís han comen'/a- 
<lo allí, como prol'esores, su carnM'a j)nl>lica y han s;ilido 
d(* sus aulas jóvenes distinguidos. — l^]] lulmero total do 
alumnos con (pie runcit)na el establecimiento varia al i'c- 
dedor <le ciento. 

Para interesar en la iiistniccion secundaria so re- 
íjuiere haber vencido la instrucción elemental c(ím¡)ieta. 
— La instrucíMon secundaria comprendo con [)oras vavia- 
ci<mes las mismas materias que la primaria, como S(.n: 
gramática española, historia sagrada, ^eoj^raiía, aritmé- 
tica, áljel>i*a, jeometría y t]i¡L;onometría, físie?» y qními 
ca. historia natural, hish^ria univeisal y de líolivia, lilo- 
sofía, idioma francés y Utei'atnra, todo como eslu<]io ole- 
mentid supei-ior. — Para pa^:;r úo. una clíise ?i otra sí^ ni*- 
«•(v-íila, haber cur>a(h) el año t'scolíir en la ar.tcii^r y len- 
diuo examen al iln del cur.so y merecido ainobacicn. — 
101 año escolar se cuenta des<]e mediad(;r dtd mes de di- 
ciembre hasía ne'dia<los del mes de oirtubre. 

Ven(íi<]os los seis ciu'sos escolares desde lasesla cíase 
liust.i la priíuera, pueden los estudiantes obtener el ^rado 
de Paejiülcr en Letra^*, mediante un examen f>en«ral do 
todas las asignatmas que compuende la insli'uccion se- 
cundaria 

Las mesas examiruuhíras piesididas j)or el Héctor 
d<d (Jolejio, que es Delegado nato del Consejo Universi- 
tario, se compone de otros delegados nomlrrados por és- 
te y do profesores del mismo Colejio. — Una do las cau- 



Digitized by 



Google 



sas que mas iafluencia ejerce eu la relajación de la clÍ8- 
-cipliiia escolar y en la falta de aprovechamiento con que 
los alumnos pasan de una clase á otra, es la exesiva to- 
lerancia con que proceden los tribunales examinadores, 
la falta de preparación osiiecial de los miembros que lo 
^iomponen para examinar debidamente en las distintas 
asignaturas y poder <*iprcciíirel grafio de aprovechamien- 
to de los examinandos; pues no es raro que formen es- 
tos tribunales personas que no tienen competencia y que 
fallan sobre lo que no conocen, resultando aprobados a- 
lumnos que no dan una sola contestación satisfactoria y 
faltando así la base para los ulteriores estudios. 

La iiltima provisión de los profesorados s© hizo por 
una llamada oposición, á que concurrieron como postu- 
lantes los últimos profesores nondn'ados por el Gobierno 
y uno ú otro que se resigno á arrostrar ima situación 
desairada, ante mesas examinadoras demasiado compla- 
cieHtes y poco preparadas para apreciar debidamente es- 
te jniícro de j>ruebas. 

El Ministro do Instrucción Pública er, en toda la 
Itepública, el Superintendente d« este importante ramo: 
dicta los progtamas tío enseñanza y todas las medidas de 
organizacio]! y disciplina que estima convenientes.— -Esta 
facultad ánipiia dol Superintendente de Instrucción Pii- 
blica, lejos de ser vMitajosa es desfavorable, por que cada 
Ministro ])ret<:ndc luiíror im[>erar sus ideas, casi sieni}>re 
po:;o njedi tallas dictando mc«]idas inconsultas y de de- 
sastro'^os efectos en la practica. — l^as Memorias que cs- 
t'íS ahos funcionarios presentan anualmente ante el Con- 
greso Na.ídoiuil, sohi-e este ramo, demuestran tan amarga 
verdad; por que ellas se reducen á simples esposiciones 
tcoriíUis sin base solida por la falta de dat<»s ó informa- 
ciones precisas sobre las delicadas cuestiones de ense- 
ñanza y lo.j medios que el país requiere para hacerla 



Digitized by 



Google 



-456— 

profícuíi. — A esto se añaile la deficiencia de los fundos 
níicionales, agotados en atender necesidíides ficticias. 

En las Provincias del Departamento no funciona 
ninguna clase ni establecimiento de instrnccion secun- 
daria y los padres de familia qw tienen proporciones y 
recui-sos pecuniarios para darla á sus Ijijos, losenvian id 
Oolejio de Potosí ó á los Colejios de Sucre y de los de- 
mas Departamentos, sef>:un sus alcances — A'lgnna que 
otra tentativa para establecer clases de instrucción se- 
iiundarla libro en las Provincias, ba fracazado por la fal- 
ta de medios y del número de ahimnos netíesario para 
establecer legabnente una clase, puesto que las leyes res- 
pectivas fijan el número vunimiuí de seis ; himnos para 
0'stai)lecer. cualquier curso, sea de instrucción media o 
facultativa. 

Instrucción Facultativa. Como so ba 
diclio anteriormente, la instrucción facultidiva se divide 
en tres ramos o facultades: Dereclio, Medloinn y Too- 
logía,y venciendo los '-ursos respectivos se obtienen les 
títub>s profesionales de AI)ogado, Medico y Doctor en 
Teolo«^ín. 

Iji Facultad de Derecbo está dividida en cinco cur- 
sos o clases, de h\s cuales cada una const'.tuye un año de 
e^tuílio, como en la instrucción secundaria, y csnecesniio 
vencer los ciiíco cursos para obtener el diploma o título 
de abogado. — Las materias que se estudian en toda la 
faeulía/l s^ui: Derecbo Natural, Derecbo Penal, Código 
Penal, Derocbo R una no, Cóiiigo Civil Boliviano c(un- 
paralo con el Coiligo Civil de las Repú'dicas limítrofes, 
Dereclio Canónico, Economía Política, Finanzas, Esta- 
dística. Código MfM'cantil y Código de ^liuería V)olivia- 
nos, Dtnecbo Públii^o, (Constitución del Ksta<]o comi^'i- 
rada, DrM*ecbo Administrativo, Dere<dio Intcrnacionnb 
Tratados de la líermblica c(m los Estados limítrofes. 
Organización Judicial, C(3digo de Procedimientos Civil, 



Digitized by 



Google 



—457— 

Criminal, Militar, de Comercio, tle Minería, Canónico y 
Administrativo, Nociones de Medicina legal, Práctica y 

Oratoria Forense. 

Para ingresar á la Facultad de Derecho es indispen- 
pable la presentación del diploma do Ba.cliiller en letras.. 
— D3:>pues de rendidas los oxjimenes de primero y se- 
gundo ano es obliga torio obtener el grado y diploma 
do JíaciiiKor en Derecho, — Vencidos el 3? y 4? año es 
igiuiimentí» (djligatovio oi)tencr el diploma y grado do, 
Jiicenciaílo en la inisma facultad. — El (piinto año es pro- 
piamente una. clase do piáctiea íoreni^fc quo lia venido á 
.sustituir, aunientando un año do estudio, las antiguas a- 
oademias en las ípio la i>nv*tica íoronce so bacía sinuil- 
táncamento con el estiuliodol o? y 4-í' año do la facnltad. 
— Ki gv;i<lo de lioo-nciaJo es indis[íensa]>!e para roeibirf^o 
doa]>'.»',;a'lo y pr/*sontarse al (íxámen genei'al do íí)í]nslas 
malirria-; d'» la rncnlta'.! ante cuabpiieía do ¡as Corles 
Hui'Oiioros de la Kopública. í[Uo son Ins qne espidon el 
títrlo de abogado en jírovision ijacional. — Adcnuis, exis- 
te el giado de Doctor on Dot'ocIio llannulo giado mayor, 
y [>ara obtenerlo se jiecositababer venci<lo iodos los cúr- 
eos, ser licenciado on la f.'nniltad y sosíenín' tros to.^is to- 
madas á la snoite, esoril)ioiido una divortacion sóbrete- 
me libro. — La a-bjuisioio]) do este grado es euíerannmto 
voluntaria y son muy i>()Cos los^jue obtienen este simple 
título de honor. 

La enseñanza de la FacuUa<l de Medicina debe ha- 
cerse en siete años y {)ara inglesar en ella es, también, 
indispensable el diploma de JJachillor en letrns — En las 
siete clases deque osla formada debe estuoiarse física mé- 
di(*a, historia míturnl medica, anatomia descriptiva, geno- 
ral y top(»grntioa, íisiolojía, hijiene y ))atolojía general, 
medico quiriirjica, }Kiiolojía externa, cirujía y medicina 
opcratori.i, obstetricia, tratados do aparatos y vendaje*, 
patolojía especial interna ó médica, íisiolojia patolójica^ 



Digitized by 



Google 



— i58— 

aiKitomia palolójica, materia médica ú favmacolojía, (e- 
rapeiitica j^eiieral y especial, fai'mácin, química juódica^ 
mediciíia legal, clínica me^lica y <iiiiníj'jica c liisloiia de 
la medicina. lOu esta facnltad c! linico grado (*s el do doc 
tor Olí moíliciiia y cinijíi, y para obtenorlo, después de 
haber vcr.v:ido tí^dos ¡os (íursos, dt:l)en los a.*i})iiantos sos- 
tenor tres tósis lomadas á ¡a suerte sobre las matei'in.s ar- 
riba indicadas y escribir una diserlaciou sídjre cuaujuicr 
trma do ]\ic<¡icina. — Puede estudiarse, se[)aradíímentc, 
ilai'a'it^3 tres nüos, ¡iai'a olitcüer el tílulo de vai'uutceúiiciK 

En la Facultad d{) Teolojíu ];i ensc^fianza <ísla sujeta 
ii la ro.ú"l:umMifr!c;on do los J)ioí-e;:.;',nos, pei'o para ing-re- 
sar a elh' ^.-s in<iisp{Mis;ib!(\ 4'orao para la.^- deniüs, la ¡h'í*- 
sentacion (bd di:)!o¡na do .BacliiÜcf en leír:ís. — En esta 
facuUai l>s ^■c¡(i;l(];^^o^; libados c<'nsisri3n, i'i'opiírmcntc, en 
las órdoncs sacerilolalí.^-i. — ICl estudjo <b* i;is ui:»1ci"iíih. (¡\-:o 
comin'oü'.io l;i ra;-nllíid, c? um; son Dcirclio ( •an-'iiíico, Ue- 
rocbo jvdcsíáslico, Iji.sloi-ia d*? la i;.i'Iesi:i, ^hu'al y oírüs, 
se hace í*n cuntro añ<!s. — (^Ir^os do '^Pcolojía en el Arzo- 
l)is})ado, eu oiio está comjv.íMidiíto .Polo-.í, soloexiiten 
cu Silcri^, rtísidicncia del ^\rzobIs¡io, donde coiicuri'cu lo- 
áoslos a-j)iraiiL.>s al sactívdocio, cxcoplo el cb.M'o i*ei;*ular 
<*>uy«'S as[)ír;int(v-; lineen sus eslvid.io.s en los (*onvcntos 
<loni[í^. in«.':rcs:in y ^í')lo (toiicunvMi á l;i r^'sideiícia del Av- 
/obisno á recibir !as rM*d(^íics sMcei'dtítab.s. 

lOn* la ciu'lad de Potorí no existe or.uanizada oficial- 
mentó niuKU.na <lo las facultndes do ep.sefianza, solo exis- 
ten clases libres do Dereclio y ]\Iedicin;i, ijuo rinden sus 
pruebíis, para pnsar de un curso áotro ú obtener forados, 
ante mesas especiales presididíis y org-nnizadas por el 
R<H:tor dtd ("olejio <lo Piídiinclin, como Deleitado nato 
del Consejo, l"niversilari<i; pero los t]lub>s ó diplomüsso 
espiden por el Cancelario del Distrito Universitario do 
Ohuquisr.rn, que reside en Sucre. — Aetunlmonte existen 
<Ios clases do medicina v dos de dereclio. 



Digitized by 



Google 



—459— 

Vonv) queda dicho al principio de este párrafo^cs la- 
mentable ol estado do la enseñanza f acal taiti va por la fal- 
ta de disciplina, organización y vijüancia, que da por re- 
•sultado una decadencia intelectual sensible en las profe- 
siones literarias, puesto que obtienen títulos de aboga- 
dos y médicos alunmos comidetamente ignorantes, quo 
rara vez asisten á sus respectivas clases sólo para llenar 
una vana fórmula. 

En las Prtivincias del Üe]>artamento no existo nin- 
gún curso hnniltativo, como es d« suponerse. 

Respecto al numero de abogados, médicos y sacei*- 
dotes que existen en el Departamento, no es tVicil hacer 
una estadística exacta, i>or la falta de dates precisos y 
por la fluctuación constante del cambio do doniiciiio; po- 
ro puede asegurarse, sin temor de equivocación, quo los 
abogados son los más niiuierosos, vinitmdo en soi^uida los 
sacerdote-; y después los mélicos- — iín la sola ciudad de 
Potosí existen constantemente al rededor de sesenta a- 
bog.ulos, veinticinco sacerdotes y tr^íce mé iicos. — VÁ , 
número de abogados es exesivo cí>n relación al movi- 
miento com(M*ciaI y á la ])oblaciou de la ciulad. — Este 
número oxesivo de abogados determina falta do trabajo 
para todos y la necesidad en (jue se encuentran los que 
son poco ocupadlos d(i as])irar á los fuiestos piiblicos, con 
P'.)CO ó ninguu mereci miento, creándnso ;i8Í el vicio do la 
empleomanía que es uno de los iniilcs, que corrí>en el f'i- 
ganismo social del país, alejando hombres útiles <lo otro 
género de labores nrls produclivas para el comercio, la 
industria y hi riqueza gt^neral 

Tambi»».n es di^^na de notarse la tendencia en igual 
sentido de las otras prof^^sionrs; pues no es i'aio ver mé- 
dicos y sacerdotes que abamlouando ó descuidando la 
especialidad do su ministerio se dedican con aid<ír a las 
luchas do una poh'tlca callojeira y sin alcances benéíiccs 
para el país. 



Digitized by 



Google 



—460— 

SECCIÓN 3? 

]TIoviiüíeii(o Lil^rnrio. 

Sr.M ario: — ,1 uic.io comp.irnti vo— 1 ^ Pivn«i — 8ocíe<]ft«ies Literari.is — Teii- 
ti'o— liibüotfícn y Muüco. 

Juicio COXnparatiTTO. Si se compara el mo- 
vimiento iitevario eu el Departamento do Polbsí ccm el 
i\e otros países, resulta casi nulo; pero si .*^e compara 
con el lio alirun(»s Departamentos de ia República ó con 
el que antes ha habido en el mismo de Potosí, j>udra no- 
tarso algún progreso tanto en cantiihid romo en calidad» 
-en la producción literaria, por haberse despertado desde 
hace algún tiempo algnn gusto i)or cierta clase do estu- 
dios, especialmente historiemos y geográfiros, c<mn^ lo 
prueba el presente lil)ro y algunos otros trabaj(íS, aun- 
«]\ie cortos, que han visto la luz pública — Los más abun- 
dantes y quo más apasionan la opinión son los de carác- 
ter político; pero raras veces so encuentra vn ellos la 
. mesura, tino y prepaia<'ion que requieren, y generalmen- 
te se convierten en fnente de difamación jjcisonal incul- 
ta.-^ Esto se esplica tVuilmen te por la ajitacion ))erma- 
nente de los espíritus y por la monon^anía de la mayor 
parte de ocuparse de la llamada política, en su peor sen- 
tido. — Vasi siempre escriben para el júlílicí» no los que 
saben sino los que |)ueden .6 neiieii algún interés paiti- 
cnhir que sostener y esto sin nHMiit.tcion y sin más con- 
sejero que la pa.sion del momento. — Verdfid es qu»» el o- 
ficio de escritor público es el más desuraciado rn el país, 
porque no ofrece ningnn aliciente honorífico ri mnclio 
menos pccnniario. 

La Frensa. Aunque todo lo que puede decirse 
sobre esto particular está resumi<lo en t;is anteriores lí- 
neas, podría afnidirsc para mejor conocimiento alguno 
que otro dato y apreciación ilustrativa. 



Digitized by 



Google 



— 4G1 — 

El periódico, que es la fonna más popular delupro- 
ilucciou literaria, tiene eu el país una vida efímera que 
aumenta eu iuleusidad, como la fiebre, en las épocas elec- 
torales. — Entonces apai-eccn y .su multiplican este género 
fie [)ubli jacio.ies con programas l)oml>asticos y llenos Je 
promosas que no se cumplen. — No es ^strnño ver liojitas 
periodísticas, que miden uiui cniírta de tamaño y aiia- 
recen qu'ncenahnente, ofro.riéndose como órganos políti- 
cos, cieiitíHcos, inoustriales, comerciales y noíicios<.»s,sin 
que el espairit) mateiial les alcance ni ]>nra ladifan)acioii 
del alvei'savio (pío es el objeto pr¡m!Íi»al que se proponen 
o la puldic:i«íiou de algunos ver.sos amor<jsos y prosaico.'S, 
8Í son muy j()venes los escritores 

Pocos son, como (juetla diclio, los escritores que n:a- 
uejan el {MMÍodismo con prei^-aracion y nifísr.i'a; la mayor 
parte es.rrib^^ sin conocer ni siquiera las retólas más ele- 
mentales del idioma [>áti'i(); pero os curioso observar en 
las disidencias sociales como la priuici-íi iunenaza (|uc se 
hacen los advei'sarios es la de lanzarse á la ¡rrensa, an)e- 
naza á la (pu") casi siempre >víj;uí^ la realidad, exhibiendo 
á los conlendicntes bajo el nuis desgraciado as})ecto. — El 
anónimo (.'oljardo es al tíuis usado ])ara esía clase de i)0- 
lemicas. — ]ja^ contiendas jurídicas son también uno 
fuente fecunda i>ara estas exhibieiones. 

Es natural one (.\sta ütei'atura burda, si así.juiedo 
llamarse, ejerza una influencia desastrosa i>ara el desíir- 
roUo del l)uen gusto y de la cultura social, especialmen- 
te en las clases poco ilustradas, que ganarian más sin la 
lectura ni conocinr^ento de esta chisede producciones. — 
Los escritores competentes, j^or lo niismo que lo son, ra- 
ra vez so aventuran en tan resbaladizo torreiu), síibíendo 
<pie la recompensa que les espera es la iudiferencia,si so 
ocupan do m iterias ciontífieas ó aríísticas y los resenti- 
miento:^, his prevoneiones y, frecuentemente, hasta las 
porsecucion©s,si se ocupan con claridad y enei'jia de los 



Digitized by 



Google 



—462— 

niteresos públicos, censiiiando los vicios de la adminis- 
tracioi) ó de las costninUres. 

No existe nin.i?una bibüoofrafia forninda del periodis- 
mo local, para poder liacei' un estudio más detenido so- 
bre este ])iint() y seria muy difícil formarla, por lo efí- 
mero de la existencia de las ])nl)lica^*.iones periodísticas, 
([ue no dejan tras sí huella uiuguua y mueren antes do 
ser medianamente conocidas. 

E] folleto, qne deja nna liudlamás duradera, tampo- 
<:o ofrece fíi<nlidad para un tjaliajo biblicígráfico, por no 
existir una biblioteca bien oigauizuda ni archivos parti- 
culares completos. 

Existen actualmento en Poíosí dos publicaciones- 
periodísticas <jue llevan alíjennos años de vida, siendo la- 
principal el semanario titulado '*E1 Tiempo" <pio cuenta 
ocho años de vida y <pie sale con una exactitud inusita- 
<la en el i):iís y g'enoralmonte con material nniy cscojido, 
distinguiéuflose )H)r su cultura y buenas condi(!Íones. — 
Ei otro semanario so titula **La Opinión". — También vo 
la luz ])úbiica * La Gaceta. Municipar en la qucserejis- 
tran las actas, acuerdos y <locnmnntos muniínpales. 

í^]l libro todavía no ha hecho fortunn, y el presento 
puede considerarse como el primer ensayo do nna obr::i 
oi-ijinal, prcíiedida do algunas i-eimpresiones de libros do 
instrucción. 

Existen en la ciudad cuatro impreiitas, no habiendo 
existido hasta ahora pocos años nuis (jue nna — Este so- 
lo hecho prueba el aunuíuto do pnldicacion<\sy el mayor 
movimiento que ha adquirido la prensa — En cada nna 
de las capitales de las provincias do Chayaiita y Sud 
Chiclias han funcionado por poco tiempo <los pequeñas 
imprentas instaLadas ctm propósitos electorales, las cua- 
les, á la fecha, ya no existen. 

Las imprentas que funcionan en la ciudad son: la 
Je '4Í1 Tiempo" í[ue es la más moderna, mejor dotada y 



Digitized by 



Google 



— 4G3— ' 

<le tarifas más subidas: la del "Porvenir", la *'Itnliaiury 
la de la tíociedad *'Alonsu do Ibañez" que es muy pe- 
queña y reducida. 

8ocie<la<les IjiteraiMas. El espíritu de a- 
sociacior. con fines literarios no está muy desarrollada 
en el país y muchas tentativas que se han lieclio parjk 
formar asociaciones de este genei o, lian fracazado ante- 
la indolencia y falta de perseverancia de los abociadí sy, 
sería cansado enunjerar las sociedades que después de 
ima existencia efímera lian dcs:tp?ir€CÍdo, dejando ccnu»» 
resultado la <]t:^.sc()nfian/a en este género de colectivida- 
des, en las que no siempre han reinado el entusiasmo y 
cordialidad <jue les da vida. 

Actualmente existen en la ciudad de Potosí dos a- 
sociaciones literai-ias denominadas la una, ^'Sociedad A- 
lonso de Ibañez" en homenaje á la memoria del manir 
que dio el [nimer jolito de indei>endencia en la América, 
y la otra '*C\»ntro de Estudios". — La Sociedad "Alonso 
da Ibañez", qne cuenta tres años de existencia, esla for- 
mada de jóvenes socios de número, de caballeros respe- 
tables y señoritas con el título de socios honorarios, que 
forman un total aproximado de setenta .socios.-*— Esta so- 
ciedad se ha distinicuido por el patriótico entusiasmo con 
que ha contribuido á festejíu- los fechas memorables de^ 
la historia nacional, dando á conocer grandes cualidades 
que son una prenda de progreso si se cultivan con per- 
aseverancia. 

El '^Centro de Estudios" foi'iuado poi- los nuis nota- 
bles estadistas del país y nuichos jóvcnefi estudióse is 
cuenta apenas un año de existencia, poro de fecunda y 
provechosa labor, siendo la prueba de ello el presento li- 
bro, primer ensayo serio de esto llenero de trabajos des- 
tinados a hacer conocer el país bajo su verdadera faz. — 
Si sus trabajos ulteriores corresponden á este primer en- 
aayo, es fácil augurar que el 'X'Cntro de Estudios'' será 



Digitized by 



Google 



—464— 

uu elemento píxlerOvSo do proojreso e iluslra<!Íon. — ftiís fi- 
nes no pueden ser nuis nobles pues (jno el artículo fiin- 
(lamontal de sus Estíitutos es: el cciiidio cL' lac citectiC' 
ncs cíc:it:"¡cas v artíríid::; de iiuf^ortauciay de cf^crt'.i" 
rJdiid pdrii el p.Ü3j y en e:>pccial U: jeriiiaeicu de ira" 
bajos tendentes d la difusión y n:eioran:iento de la iiis^ 
iritecicn púhliea en todos s::s í;rados^ y la for:naeio:: 
de la Historia y Oeof^rarla- ^laeional, y con razón su 
Presidente, en el primer informo anual, ha dicho de este 
progrnma: — Este plan es dcínasiado vasto y no podra 
desarrollarse sino en' larí^o tienipOj eon tend:j perseve" 
rancia y paciente labor, y mediante detenidos estudios 
hechos por jodos y cada uno de los asi'ciadcs. — Esta a- 
.sociacion tiene ofrecido como un nuevo fruto de sus la- 
bores un Hhro dt lecturas primarias )utcwif(d(%^,áK^^t\i)[\do {\ 
la ihistrac¡<m y educación de la niñez. — Es de creer que, 
después del primer ensayo, la nueva obra s?d<lrá más cn- 
rrectxi y armónica que la presente. Kl *'(/entro do Es- 
tudios', á diferencia de l;is nsociaclones similares, ha te- 
nido el \men .«sentido do constituirse y funcionar priva- 
damente sin anuncios altisonantes, esperando c<mtestnr 
á todas las aspiraciones con realidades ([ue le conquisten» 
nierecidatnente,un puesto en la representación de las le- 
tras holivianns. 

En las i>rovincias se han formado algunas veces a- 
sociaeiones inapreciables por su efímera existencia. 

El movimiento literario del mundo, tanto en la cien- 
cia como en el arte y también cu la industria y el cu- 
niercio, no es desconociólo i)or los pocos hombres de le- 
tras que CNisten en el pais y os seguro que en líi evolu- 
ción tranquila de las sociedades la de Potosí irá levan- 
tándose poco á poc'j al nivel que han alcanzado muchos 
pueblos colocados en condiciones más deslíivorables. — 
No os del caso ni de este lugar disertar sobre las ideas 
y sentimientos que deben predominar en la ciencia y eu 



Digitized by 



Google 



— 4()5— 

©1 arte, y hasta lo diclh) para hacer comprender las ten- 
dencias í]no predominan en el movimiento literario ac- 
tual. 

Tiííitro. ^luy poco e:s lo (pío [mode decirse 
á este respecto. — El Teatro iiacioiial, á cnya fundíiciou 
no pueden aspirnr ni las naciones Americanas más ade- 
lantadas» monos lia ptxlidí) ni «shozarso en uni>aísdetan 
incipiente desarrollo inteloctual. — >Se lian Iiecho algunas 
teutativars :vprecial)les,oii scntidí) de tratar bínolaformu 
dramática asnntus do (Miáí-ter n;ícíonal, [»ero distan ma- 
cho de l'iV-i exijencia^ dcel art>. mo-ierno y de aquellos re- 
íinamienios [n-opios do socit-liulví en que el buen gusto 
está tan ^^'eneralizaílo por la ilusii-jicion y la costumbre 
creada por obras d;» m:n'iío indisj>utab!e y por actores de 
fama universal. 

Existe en la ciuihid de Potosí un peipieño ieatro 
mun;c'pa\ que Qátá muy lójos de reunir l:is ('(ajuiciónos 
a.rtí>^tica.s indisi/Onsables hasta j>aríi un riiediauo éxito — 
De tnr.lo (?n tarde suv'len proseritíirí:e en su escemn-io 
compañías dramáticas y de zarzuela, foinnid.is en la Ko- 
pública Arjentina, en Cliiln ó en el Perú, entre artistas 
de orden niu}' se^un'la.rio.rpn^ realizan la ardua emprescv 
de vencer los in('(»nveM.io)ites (p.ui se ofrecen j^ara pene- 
trar en un país tan me.liron^.-ieo y .-lo viabllid.id y con- 
dici<mes de exÍN^(^ncia bií^n <l¡fÍL-i!os. para los que están 
acostunibradíis á la comodidad y Faciüdades de oí ros paí- 
ses nrás abiertos al comercio universal. En los largos 
ínterreí;*nos cf)n que se presentan eslas compañías, los a- 
i{cio)i(rIos representan de la mejor manera, posible algu- 
nas obras dramáticas en que, más <pio la facilidad de su 
ejecución, se consulta, el menor número de porsonajes. — 
Las obras re]n*osentadas no siempre salen bien inoradas 
on estos ensayos de actores improvisados, muchas veces 
en la víspera de la representaclcm. — ]\[ás, en cambio, es- 
tas exhibiciones, bastante raras, proporcionan al publico 



Digitized by 



Google 



—466— 

forniaJo por la parte duis culta ile la sociedad, una de las 
escasas ocasiones de reunión y espansion social en iin 
país en el que el aishuniento es la norma commi de la 
existencin, sólo soportable por la necesidad y la cos- 
tumbre. 

Potosí, la Villa Imperial de (Mrlos V, en la época 
de la dominación española, no podia permanecer cstraña 
al gusto dominante en la jMtít!opoli,y así (>u aquella épo- 
ca se i'epresentaban en el teati'o autos sacramentales y 
bis comedias de capa y espada.. —En los tiempos de pros- 
porid¡iil y rirpieza do Potosí, los mineros pay,'aban una 
contri bncion de medio real por mai-co do jdata-piña para 
sostener el teatro, y bacian venir desde España C(nnpa- 
ñias (¡no representaban aquellas obias. — Entre las rui- 
nas del anti\icuo Potusí, se señala una <[ue fué el Teatro 
de la opulenta Villa. — Mas tarde éste ^o trasladó al local 
del templo do fían Agustin, y boy el Ti?atro t\stá insta- 
lada en el local que sirvió de templo á los relijiosos Be- 
telemitas. 

En algnnas capitales do Prí)vinc:a, para el festejo da 
fecbas notables, suelen improvisar lo?; ajlriofiados escena- 
rios al aire libro para la rej)resentaeion d-^ ce,m'.\lias, con 
un éxito, naturalmente, muy inferior al que se obtiene 
•en la Ciiubul. 

BíblioííM^a y ]Mllse(>. Propiamfuite bablan- 
do,no existen bien organizados ni la una ni el í>tro. ]Cn el 
año J88(), la Municipalida<i d© esa éi)oca, en cebíbracion 
del aniversario dj. la inde[)endenoia de jíolivia, fundó la 
I>equeña biblioteca existeníe, recogiendo algunos libros 
del Estado que s;3 encontral.)an cmpoiva(b>s y próximos 
á desaparecer por pérdidas y ostra vios, del Colegio do 
Picbincba, para v\ (pie fueren adquiridos ijor el gobierno 
nacional. A esta base se añadieron los donativos ];arti- 
culares solicitados por la Munieipalidail (jue preparó el 
local y menaje indispensables. Con estos elementos sei 



a 



Digitized by 



Google 



— 4G7— 

instaló hil>il>l¡otoea municipal do Potosí, qno desde íique- 
11a época ha aumentado su caudal con ad(iuisiciones muy 
raras é iusigniticantes. Coníarii, apioximaílamente con 
unos mil doscientos volúmenes, entre los que se encuen- 
tran pocas obras completas y de imi><»rtancia. La bi- 
blioteca está actualmente encardada á la Inspección De- 
partamental de lustrucciou Primaria, que tiene su <les- 
paclio en el mismo local. Será difícil que progrese mien- 
tnis no cuente con un fondo suficiente para liacer nue- 
vas adquisiciones. El númei'o do lectores es muy esca- 
so y los pocos que concuiren lo hacen para solicitar las 
pocas novelas que en ella existen ó los periódicos nacio- 
nales, que se reciben con mucha escasez 6 i r regida ridad- 
El Museo mineralógico que se instaló, conjuntamen- 
te con la biblioteca, ha tenido igual sino peor suerte, 
pues que desde los días de su instalaci(m no ha vuelto á 
abrirse sino para tazar el valor do los metales con pro- 
pósito de venderlas i)ara adquirir con el producto textos 
y útiles para las escuelas nuniicipales. 8c fi>rmó con los 
donativos de las ompresas mineras y. á ser posible su 
prosi)eridad, podía haber llegado á ser de los más ricos 
y variados del mundo: puesto que el Departamento de 
Potosí C3 un inmenso y variado museo mineralógico y 
los elomontos sobraban. Soián la falta de perseverancia 
y do pe<iueños recursos his causas (jiie hagan desaparc- 
<;er tan atinada fundación. 



Digitized by 



Google 



CAPITULO DECIMOSEXTO. 



Kdifi^ios Públicos. 

SECCIÓN 1? 
Kcliflrio» iVHCÍoiiale.<«. 

Sr.^^AI^!0: — Dnzíts — Pus**''»?* |n'il»licos— Tailjirio •!♦• (íoIm'itihí— ('íJ.<n «li» .Iii.sli- 
cia — (.'olfjio l'irliincha — Cr9i\ «le (.'onvos — (Jn^u do MoiiimÍ:i — ('iiait«'l — (Vne«»!e». 

Lo.s monumentos y odificios i)iil)lic().s s(íii i;nu de 
las fiiontcs pnnci]>:iles «le l:i liistoriíi. 

Ellos nos lian jí conocer el ^rado de civilización do 
los pueblos que los construyeron; sus ideas políticas, so- 
tíiales y relij^iosas so manifiestan en sus obras, asi como 
los medios de q\u> disponiíin para pcri)etuar sus liccbos 
o dar forma A sus pensamientos. 

Puesto que los monumeutos complelau y rcch'fican 
la liistoriíi, merecen un detenido examen; por eso, y 



Digitized by 



Google 



—469- 

ya quo so trata de dar á conocor á la lilstonca ciudatl 
tle Potosí, liaremos una revista do todo lo más impor- 
tanto ({ue rejistra en edificios y estd»leciu]ientos pii- 
Idicos. 

•Desde liieti^o se nota multitud de edificios, \i\ mayor 
pai'te destinados a objetos religiosos, lo que muestra 
claramente que fueron ediiicados en el tienii)odo la con- 
quista do America pnr los espafhíl^s. 

Los edificios de Poti>sí, en su niayor i)arte, sino lo- 
dos, pertenecen á la épí)ca del coloniaje; establecila la 
República, no se \v\ Iieclio otra cosa que restaurarlos o 
anlicarlos á fines diferentes de bvs de su constrnc</ioii. 

Para dar mayor claridad á esta descr¡])cion^, nos 
ocuparemos primei'o de los edificios nacionales y dos- 
l)ucs de los municipales. 

Plasa 10 de ITcvicmbrc. La Phiza 10 

de Noviembre, llamada antes Santa (.'rnz, y en tit^mpo 
dí^l coloniaje delKeiíOcijo, (pn^ e^ la ))rincipa!, lleva por 
nombro la fecha en cpie Potosí dio su primer grito do 
independencia. 

lístá sitnada casi en el centro de la población; por 
el Norto la forman, la fachada de la i^A'-esia Matriz y 
tres casas ¡)articulares; todo el Oeste lo ocnpala (*asa ó 
Palacio de Gobierno; (d KSud, la ('asa Consistorial y la 
Casa de Justicia; y el Este, media cuadra casas pariicn- 
lares, y la otra mitad los arcos que cieri'anla Plaza 6 do 
Agosto. 

La Plaza 10 do Noviembre, tiene poco míis do 
"70 metros 3 centímetros de lai'go, por otros tanto.s de 
ancho; en su centro se eleva el pedestal de nn Monumen- 
to á los héroes del 10 de Noviembre de 1810, cuya pri- 
mera piedra so puso el 10 do Noviembre de 1890; el i»c- 



Digitized by 



Google 



70— 

(lestíil tiene 4 metros cuaurados ele base, y 4 metí os de 
altura; se compone do un dado cnya baí^e es nn metro 
cuadrado, y cuya altm-a es de 1 metro 35 ceii time! ros, 
apoyado sobro tres escalones; su baso está adornada con 
óbalos en relieve y su coi'nixa toscana con Ingas y lan- 
zas; en las cuatro caras del dado se han f(»rmado cuadros 
huecos aprv)piados para llevar inscrij)ciones, j^ero sólo 
en la (]ue nnra al O. se ha colocado una piedra larvijue' 
Ja\ con la sij^uiente inscri})cion IIoxoii AL PUEr»LO DE 
Potosí, 10 de NovíEXHun-: de 1810. 

El pedestal es de ])icdra silier¡a% de]>e estar coro- 
nado por una estatua de bronce, representando la Li- 
bertrul que alumbra el mundo 

Esto M<mumento lia sustituido á una colunina de 
])lomo, con base de piodirn, del orden corintio, quesosie- 
nia un f.irol ([ue aluuibraba mal el centro d.e la piaza; 
esta colunia lia sido trasladada á la Plazuela 25 de Ma- 
yo; antes de 6>ta, ocupaba rl centro de la Plaza, el Mo- 
numento (.pac Belzu hizo traslada!* á la Plazuela G do 
Agosto. 

Phiza (> <le Ag'osto, Está situada al Este do 
bii>laza ]ui]U'ipal, ocu])ando \i\ mitad de la manzjir.n, 

En este sitio so habi;j construido, en 1G25, l;i ilise- 
ricorilia; derruido el templo, se formcS In plazuela, fer- 
rándola con -Mrnrcos d^'l orden toscano; su forma es la 
<le un paraielom-amo i'oclan.^'idar, cuyas liases eí>i res- 
ponden a la plaza y á otra, plazuela mas hacia al E. en 
la (pie está la fuente |niblica llanuida j)ila fíe PLliiurlun 
ordinariamente se coirLunden ambas plazuelas, llamándo- 
la dtí Pichincha, nombre que ant(»s ha llevado la de G 
de Aíjosto, deja esta plazuela a ambos lados calles para 
<d tránsito. 



2. Sac.iluíiü los arcos culateralcs del derruiílo templo de In Companía. 



Digitized by 



Google 



—471— 

Eli el centro S9 levanta una columna cuyo pedestal 
es uu /lado <iue descansa «obr:? tres alloa escalones; 6ii 
sus cuatro caras hay unas planchas de plomo con ins- 
cripciones en relieve doradas; en la del E. se lee lo si- 
guiente: 



MOVtMKVl'O 

mandado crijír cu inrinoria del Libertador i 
Siman BoUTap • 

por la ley de 11 de Agosto de 1825 y trasladado de i 
la plaza por orden del Capitán General Presidente | 
de la República IVIanu3l Isidoro Bezu, en 1851 
►Siendo Prefacio el IM*. D. J. Sí. Valda. 



En la del Norte; 



Ejército patriota vencedor en Ayacucho 
el 9 de Diciembrj do 1824. 

Csncral «XI Jefe el Grxan Mariscal Anto-io Josó de Sucre 
J»'r«« il«l K. M. Ci. #•! General A|;ufttiii GaiuHrra, 

rilovtt a hi ilinrha 



(\li'itrttS 

lf¡'isio>i M'Urr al reutio 
i I 'is ir^.t tic JitHÍn 
(i I itinnienin .Ir ( 'olotahía 
Jl.'titrcx df ¡'i 

Ait'ilh r¡a ül jr-ntr 



\ Dicixiou ¡.a Mar á ht izquierda 
l.ctfoii J*er liana 

id .V>^ 2.' 

i id XP Á.^ 

I Di r¡ xión Lara en tctcrra 
I lUi rt/os 
I l'f»ed<n-(8 

I irñe¿ 



fn rañoii de d ruati^o 

Fuerza r(»r?il 5,7*>ü h'^nibrt^s. 



Digitized by 



Google 



—472— 

En la del Oe?íte, fA relieve representa una mujer 
ílesnuiln, con una l>anclera en la nnino cuyos pliegues la 
senii-envuelvou; sobre su cabeza se lee: BoLiVA, á sn iz- 
quierda el nin^estuoso lllimain, á su derecha una llama 
y el hernioso Cerro de Potosí, y encima el Sol y un 
Cóndor; ccmio se ve, el relieve es muy alegórico. 

En el lado Sud: 



Ejército IJealistu vencido cii Ayaciicho 
el 9 de Diciembre de lh24. 

G^onsral «n Jefe Vlr«7 del IPesú, ID. José de la S»niA 
Jofo «lo R. M. U. Tenleiiie Ooneral Jot»** C'ant^rac. 



lar. /Itital/on litoyos ¡ 
I. iti dtl I Mr Uf¡ÍM¡Cii(0 

lUttalíon (ttii<t¿ ¡ 

¡t/ í'iftonu ' 

J>¡l'¡«Íoil l'ifltílltftOJt ' 

1er. /iatalioH firwaa \\ 

1» - i,l ¡d : 
Jnr JSat'if/oH ife/ \ov rjímíent** * 

2V id del imperial \\ 

llatnlloH Ffru'indífio» i i 



litiinion ¡'erras 15<)0 ('{thnlltí 
firtntadrrfMf déla (¡uarilut 
llúittrrtide Ftvmmdo Vil 
Jh'n'jntHi^ de l'í Vnlnn 
J'Wiunlrott de S. Carlos 
id df (d(dmrdero9 
OKNKHAL ('AfHO 
24 ptfiH* df artiUerin 
DirUi.ni l'u/dfz 4 Iftttalhmet 
1'.' del Jmperidl Contahriu 
Crntrif ('u.ttro. 



PiuM/,a Totul 13,000 hn I nbres. 



S(d)re el dado hay tres toros superpuestos sobre los 
que descansa la coinnina peifeetamente };avibida con 
Curnizn dórica, a lorna.la cou tresóoalos á cadahuh); so- 
bro la piala íornsa <pie sostiene la coi'niza se :d/.a una 
informe e.siátua ale»;órica d<í Bolivia, co:i una lanza en 
la mano d^^reclui on la que estíi colgatlo el gorro frigio/ 

Su Color venios© muestra que rs de bronce. 

El aspecto do! monumento, todo 61 de piedra aspe- 
rón, es muy e oirinte, y se advierte mucha proporción 
onlre sus diver.-v.-; partes. 

1. Kl arquitecto fué <loii .lose Mari»» Tri^<í Proreíor de MAtemáticA'. 



Digitized by 



Google 



. ( 



.J' . — T-^-. 






r^AfiOOrj Públicos. Kl único r,no lia teaido 
I '/<'/'./ )ri ' i/h <rl l!;nn,v]o ^7vV /VW^;*', V decimos ha teni- 



Digitized by 



Google 



—474— 

do, por que on la actaiiHdad está complot ameu te Jos- 
triiido. 

El Pref<».cto do Potosí, Señor Melchor Urquidi, se 
Iiabia insinuado con e! Presidente Belzu, para que pro- 
porcionara un paseo donde los potosinos pudieran re- 
crearse. Belzu accedió y destinó los fondos necesarics 
para la obra. So cüjio el estremo Norte de !a ciudiul, á 
la saüda del camino que conduce á la capital; se ence- 
rró Uíi parale! ógramo rectanjLíulnr, bien grande por cier- 
to, con una corrida de íin:os que por sus ruinas s<i íui\ ier- 
te qu(^ pcrteneciriu al orden .íí;óti(!<»; va\ (Nida la<lo, los ar- 
cos forinnban de'sde el medio do mavíu- a menor, liácia 
los estreñios, presentando una A'ista (H'ijii¡al y. elrL^anle; 
el (icntro do! para!«^ló¿;ranK) estnba aíraves:u]o ];or nn;i 
doblo i^*a:oria, con ai"é(^s que sosleijiíin un 1err;u1o ó azo- 
tea, C'.v.'i-ado por una eleganíe ba]ímsti'a<la; de eso terrado 
abarcaba la visla una cnnsiiler'ab:o (."^tensión de terreno; 
el resto del parjtlelo^'ramo tiuiia á rind)os lad<5s de la í>'a- 
leria. central jardines ca¡nicbos()s, adornados con esta- 
tuas alej;óricas"de estafjn, y dos grandes pilas, una ácada 
lado, en cuya diVoccion había, habitaciones de descanso 
para los paseant'-s; tenia, el Pr¿ido sois pucj'tas, de las 
qur^ las principales eran la del K. y la del (>,; há^'ia este 
iillini:) la-lo hiibia á ambos costaíios oti'os dos jardines 
más peqiioüos, coirados también con arijos y con irale- 
rias hacia el E. Este paseo no serviíi sir.o páralos de á 
pie no habia lugar para los que paseaban á coche ó á 
caballo. 

Tal ora el Prado, mandado construir por Bolzu; 
costó la obra, más de 60,000 pesos, hoy todo está <*om- 
pletamoníc destruido: los arcos y t:r''''leíias desmoríJiiadííS-; 
ni una só'a estatua ni plant.i en loque eran jardines; 
presenta un aspecto deplorable, tanto masque las' galti- 
rias y jardines están convertidos en caballerizas y corra- 
les; la destrucción de tan hermoso y costoso paseo es 



Digitized by 



Google 



-^475— 

debida no tanto ala injuria del tiempo como á In pasión- 
política que, por odio á B«lzu, ha dejado destruirse uua 
ol>xa que embellecía á Potosí. 

La necesidad de uii lugar ;do paseo, liace que el 
público se dirija ctuí ¡^referencia &1 comienzo de un ca- 
mino carretero al Norte, mandado construir, cuestos íil- 
thnj3 años, por el Prefecto Señor Juan Praucisco Ve- 
' larde; el ser relativ^amonte templado y el tener agua su- 
ficiente esi> lugar, que está hacia ei O., muestran que no 
seria difícil hacer ahi un bonito paseo, puesto que Poto- 
sí carece completamente de un lugar de recreo. 

Palachi de G(>bierii<>. E.sto edificio cierra 
la Plaza por el Oeste, ocupando toda la ostensión de la 
caadra. 

No se ha poílido encontrar datos acerca de la fe- 
cha en que se couitruyó este edificio; solóse sabe que 
el la época colonial funcionaba en su recinto el Cabil- 
do, que regía la Villa Imperial; todavia algunos lo cono- 
cea c on ese nombre. Ha}'' fundadas presunciones de 
que el Virey Dn. Francisco de Toledo, fue quien, en su 
visita á esta ciudad, mandíS construir el edificio que nos 

ocupa. 

' Después de la Independencia, el Cabildo p;isó á ser 
residencia y despacho de los Prefectos del Departamen- 
to; entonces la Casa de Gobierno, no ocupaba simS dos 
terceras partes de la cuadra; el re.sto do la izquierda, mi- 
rando de la pl«zn, estaba ocupado por cnsns particulares; 
sólo en la Admirjstracion dtd General Belzu, se com- 
praron las casas que habia al lado y se le reconstruyó 
en la forma que hoy se ve. 

Desde la plívza es hermosa y elegante la vista que 
preseiita; es indudablemente el mejor edificio que la a- 
dorna, en la actualidad, tanto por su uniforme arquitec- 
tura como por su ostensión. 

El Palacio es de dos pisos, incluyendo el de la plan- 



Digitized by 



Google 



—476— 

ta baja; todo ol frente lo ocupa uua galería de 16 a^08^ 
<5ayas bóvedas están sosteniílas por pilastras toscanas 
que tienen sobrepuestas, en el exterior, otias pilaistras 
iuás delgadas, con capiteles, ai*quitrabes, frisos y eoriíiza 
<lol (Srden toscano; en esta galería se abren las puertas 
ile lo que se llama con propiedad la Prefectura, y d^ o- 
tras dependencias del Palacio de Gobierno. La galeria 
superior está cerrada toda ella con tabiques de ladrillo; 
tintes de ahora liabia sobi-e cada arco un grande y car- 
comido balcón, cerrado con vidrios; á principios d*í /íste 
ario, merced á los esf ueri:os del Prefecto Señor Borda, 
se han sustituido esos balcones con elegantes tribunas, 
jnás pequeñas, que han dado al conjunto una apariencia 
mas as^radable. En esta galeria superior están las ofi- 
cinas (lela Prefectura y las destinadas á la Comandan- 
cia General; esta» últimas suelen servir de Cuartel á la 
juventud potosina, en casos de conmoción en la Repú- 
blica. En la galería superior, las pilastras sobrepTiefetes^ 
correspondientes á las de abajo, están adornadas eon ca- 
piteles jónicos y tiónen pedestal, ^\ bien incompleto, 
pues está cortado en el dado qne se apoya en la coí*niza 
inferior. El edificio estaba coronado de una especie de 
ático que formaba ondulaciones: se ié lia sustituido con 
otro que es de mejor gusto arquitefjíóníco, con j)ilastras 
que sostienen grandes perillas dé greda cocida, cubiertas 
do uu barniz vitrioso. Cotoo en la mayor parte de los 
43d¡Hcios públicos, en Potosí ha estado pintado al oleo de 
blanco, tratan lo de imitar el mármol, aunque sin conse- 
guirlo, y de color plomo las pilastras y domas ornamen- 
tación; sobre las tribunas se han pintado pequeños escu- 
dos con. el Cerro de Potosí al centro, adornados con ca- 
pricliosos dibujos rojos de muy mal gusto. Tal es el as- 
pecto exterior del Palacio de Gobierno. 

En cuanto al interior, se puede decir que no corres- 
ponde al exterior, tanto por las divisiones (pie tiene, co- 



Digitized by 



Google 



—477— 

DIO por SUS habitaciones y patios ptíquencs. Los altoi> 
están divididos entre las oficinas de la Pret'cctura, Co- 
mandancia General y las habitaciones destinadas para 
ol Prefecto: la Pretectnra, propiamente llamada así. tie 
lie toda la mala construcción y dependencias do nna ca- 
sa particular; ocupa proximanionto la mitad del edificio. 
á la izquierda; sólo es notable en esta casa nn salón es- 
pacioso, uno do los mejores do la ciuda<l por su capaci- 
dad. En ol re^to, á la derecha, esta ol Cuartel <le la Co- 
lumna de guarnición. 

En el [>iso bajo estáu varias oficinas i)úbli<ías, con 
puertas á lag'aleria de la p!a'/a, y son las siguientes, co- 
menzando de la izquierda: la Notaría do Minas; la Bi- 
Ijboteca Departamental; la Piefecturíi; la Intendencia 
de Policia, cun su dependencia pura los c(nnisarios; !a 
Comandancia. (ícnerai: y el Cuartel. La Notarla, la Bi- 
blioteca y la Policia oi-upan escasas habitaciones, y si no 
tienen la comodidad necesaj'ia, por lo menos su situa- 
ción es muy conveniente. 

Nos resta hablar sólo del Cuartel. 8u foinia no 
difiere do la de una casa paítieular, patio jciauLO en 
cuyo í'ondo so ve un casi derruido coiredor; habitacio- 
nes sucias y desmanteladas y })or cierto nada higif^-nicas: 
tal es el Cuartel, ocupado p(M* la Colunuia de .guarnición 
compuesta, de 100 hombres puco mas 6 nnuios. l^os 
soldados, })ertenecientes en su totalidad á ía clase indíje- 
na y á la ciiolada, viven contentos y sin estrañeza, ya- 
que conservan sus hábitos y costumbres, pues comen y 
duei'men en el suelo lo mismo que en sus chozas y casas. 
L:\ legendaria rabona es la que atiende al soldado, pues 
en esta Columna aun no se ha implantado el sistcnu'i do 
rancho que la Administración Arco ha establecido en 
los Cuerpos de! Ejército do línea, moralizando aJ solda- 
do con la es|mlsion d*' la rabona y haciéndolo adquirir 
hábitos de cultura. Los de esta Columna se distinguen 



Digitized by 



Google 



—478— 

por (los cualidades comunes al soldado boliviano: son 
frugales y muy fuertes para la marcha, y además son 
notables los progresos <|ue hacen eu la táctica moderna; 
ol aseo en sus. personas y la limpieza do sus armas son 
dignos de aplauso. 

Penetramos al Cuartel en nn dií^en rpie se limpia- 
ban las armas: notable fue ©1 espectáculo (jue se no.s 
presentó á la vista; nos hizo el efecto de un cuadro her- 
nv>s'). con un marco destrozado y sucio; los soldados, 
ílisper.sos en o! ])alio princi()al, formaban í^rnpos los mas- 
variados; cual laviiba el canon del rifle, cual limpiaba la 
]nira, cual armaba ya su fusil, hacia ejercicios del ma- 
nejo; otros sentados en el suelo deltinte de una tienda do 
campana ^e entretenían jugando con naipes, que mostra- 
ban a las claras su largo y frecuente uso; nn pintor ha- 
bria hnllado nna bella ocasión para cojuar del natural 
nn cnaflronle costiimbios militnres de Bolivia. 

Es sensible que hasta ahora no so liaya podido ha- 
cor un (^iMítel cómodo, y solare todo hijiénico. 

Casa de Justicia, La actual Casa de Jus- 
ticia es l:i, que fue la primera Casa <le ^[oneda en Poto- 
sí, (puí principió á construirse á fines de 3 572, y funcio- 
nó hasta rA liüo de 1750, en que se Inzo insuficiente; so 
resolvió entoncf:S construir un nuevo edificio de mayo- 
Tes dim.:ínsionos, y después de muchas c«)ntradi(!CÍones y 
íí.istos inútiles, se elijió para la nueva Casa do Moneda, 
la Plaza del (;íato. 

Fundóse entonces, en el local do la antigua, por el 
Correjirlor SanteHces, el R^al Banco do Kescates, lla- 
mado después de San Carlos, cuyo objeto ora comprar 
las pastas do plata, en pinas y tejos, por moneda efecti- 
va, para pasarlas á la líeal Casa de Moneda. Este Ban- 
co subsistió hasta 1872, en que la Oficina de Rescates 
fue trasladada, por Supremo Decreto de 27 de setiembre 
le 1873, á la Casa de Moneda; entonces la antigua Casiv 



< 



Digitized by 



Google 



79— 

iíe Moneda se transformó en la actual Casii i\o Justicia, 
á petición <1« la Municipaütbd ile ese año, por Decreto 
tic 27 de setiembre de 1872. 

Ya hemos señaladf) el lado de la Plaza eu que está^ 
pot 8U apariencia modesta no es fácil con<»cer que eu 
ella funciona el Poder Judicial del Departament<i; sii 
frente es de poca estenslon; la portada está en el medio, 
adornada con columnas y cornizamiento corintio; encima 
se ve un gran balcón cerrado con vidrieras; a cada lado 
tiene dos tribunas á las que corresp<mden, cu el piso ba- 
jo, otras tantas ventanas cerradas con rejas de UietTO. 
En el piso supericu* tiene entre las veíitanas, sobrepues- 
tas column.is cí>rintias, con pedestales que se apoyan en 
la comiza del entresuelo; en dirección de estas columnas 
siguen abajo una especie de pilastras, qnc no llegan al 
suelo, sino que están cortadas á cierta altura, incompren- 
sibles adornos que no corresponden á ninguna arqui- 
tectura. 

En el interior del edificio, que :es bastante espacio- 
so, funcionan: h\ Corte Superior del Distrifo, los Juzga- 
dos Primero y Segundo de Partido, los Jnz<rados de 
Instrucción Civil y Criminal y las Notarlas. El salón 
de la Corte Superior y sus dependencias, que están en 
los altos, tienen verdaderame^^ite un carácter democráti- 
co, tal es la sencillez y pobreza de sus muebles; las de- 
más oficinas guardan perfecta armonía con las de la 
Corte, con la diferencia que son más reducidas las ba- 
bitaciones que ocupan. Este edificio es digno do ser 
visitM'wlo para conocer las incomodidades que soportan 
los Juoce.^. aparte de l^)s que les acarrea sn misioiL. 

Colejio Piclatincha. El ovíjeu dol Culejio 
Nacional de Pichincha, se remoutíi al 1er. imt^ de la Ke- 
pública; la historia de su fundapion es niuy curiosa; 
lia sido naipada con elegante sencillez pin- un literato 
potosino; he aquí, en pocas palabras, esta tradición: 



Digitized by 



Google 



J 



—480— 

El MarisGaVde Ayacucho, Aiitt)iiio Jusé do Hncrer. 
habia llegado á la Imperial V^illa ele Potosí, el 27 de m;ir- 
zo do 1825, y el Libertador S'unon Bolívar, el 5. de: oc- 
tubre del mismo año; de modo que se encontrabliu reu in- 
dos, en Potosí, ios Libeitadorejs, en ei mes en que se c-e^ . 
lebraban sus más grandes solemnidades religiosas. Pa- 
rece que de intento se postergo las fiesta de la Vírjeu do .. 
Mercedes (llamada patriotiu así como era tenida por . 
realista la del Rosario), para que asistieran á ella los . 
prohombres de la América* Concurrieron, piies, á hu 
Misa solemne da la fiesta," rodeados de extraordinarios, 
honores. 

Después del Evangelio, subió al piilpito el jóíveu. 
sacerdote, Doctor Juan Manuel Calero, y sin citar tex,to . 
alffuno, como es de'costumbre, exclamó ¡viva la libertad [ 
y siguió desí^i'rollando su discurso, cxiyo plan era mos^ 
trar la analoíjla entre la libertad de los cautivos, misión .. 
de los Mercedarios, y la libertad de Sud América, llevar. 
da á cabo por Bolívar y Sucre* 

Calero era un orador notable; así, no.es est.raño qiiQ 
después del sermón fuera telicitíido por toi^cs los concilr . 
rrentes, incluso Bolívar, que le ofreció una silla c«üoni- 
cal en el Coro jMstropolitano, y le dijo pidie^^e la gracia , 
que quisiera; Calero respondió que no deseaba otra cosa 
que un Colejio donde se educaran sus paisanos,, sin te- 
ner que abandonar la ciudad para ir á estudiar ala Uni-. 
ver.5Ídad dé San I^ancisco Javier, de la ciudad de Lí\ 
Pliita. El Libertador otorgó, la solicitud^ encargándole 
elijiese el local, asignándole, los fondois njecissarios^ q,u^, 
fueron las rentas siguientes: $2,580 que. tenia el Depavr 
tomento en líi caja general, de censos; $ 1.78Ü de la,s rep- 
táis de S. Agttstiu^ nombróle 4u}emás Rectw di^l Golejio 
dé Pichieha. Calero, aprovecho, de los claustros, absfij^^ 
don ados por 1 os BefckeJmi tas.^ , liste'. coav<mt o pi;i^<^¡ pió 
á *constru i f se,^ j antaraeute .con el rt ^ni^plo,. que^ hoy. es. te^^ 



Digitized by 



Google 



-481— 

U'o, en 1,700 [kuw quo sirviera tíimbieii de liospical; 
terminó la obra en 175í>, haciéndose la fnndaciou por 
Frai R xlriijo de la Cruz y Fr. Andi-es de la Cruz, con 
doce religiosos mV;. Kn el año de 1825 ya estaba aban- 
donado. 

E¡1 í>j". C.doVv) dirijió las obras de aproi)iacion para 
Colejio, qii • be hiííietvni on extraordinaria rapidez, tai 
qne el 7 de niiyo de ISiíi .se pudo instalar el Colejio de 
Pichincha con treinta y tres alumnos, siendo Prefecto del 
.Dapart.uniMito el distin;;c*iido oradoi* Dv. Casimiro 01a- 
ñeta. 

M io!i:is y ri;.vsc?u ií>ni:ales i'.^formas ha sufrido des- 
de ent:>:u.;(is el (J )U\j¡o Picliinoha, ospecialnienle en su 
part3 dis-ipliniria y en el inví'.)do de enseñanza. 

Dospiies de su instalación se <lej() que el edificio se 
íleteriora sin refaccionarlo nunca; hasta rpie en 1851, cí 
Presidente Boizu. á <juien (;l país le es deudor do impor- 
tante:; obras púbiicas, ordene) su reedificación, que fue 
concluida e:i l.S5'J, q¡^3 dando ol local en muy buenas 
condiciones:' pero la incuria de los (iohieruos, el poco 
cuidado de algunos Rectores y el haberse convertido va- 
rias veces en cuarfcJ. hizo que nuevamente se arruinara. 
En !(^s últimos años lia sido ohjeio de pequeñas refac-» 
(íiones <)ue no han heí^iio sino evitar su completa des- 
trucírion; sMo (^n la actualidad acaba <le recibir impor- 
tantes reparaciones que lo han })uosto en condi(doncs so- 
portables para el clima. ]jas reparaciones han sido pro- 
movidas y dirijidas por el intclijente y activo Rector ac- 
tual; Dr. Nicanor J. ( /areacca: antes de ahora las clases 
desaseadas, con los muros denef^ridos, sin pavimento, 
con bancos de ladrillo para asiento de h^s alumnos, sin 
una mesa ni asiento para los Profesores, con las venta- 
nas desprovista? do vidrios, hacia quilos que visitaban 
el establecimiento tuviewn compasión do profesores.y 
alumnos; poro hoy se ha reparado todo, se han empape- 



Digitized by 



Google 



—482— 

lado las paredes de las clases, se ha entarimado el piso 
de ellas con madera, y en fin se ha hecho todo lo necesa- 
rio para que sean medianamente c<Smodas y tengan con- 
t(Mit<) el espíritu de los niños qno se educan en este Oo- 
lejio.^ 

El o lifiijio es de muy buena apariencia; está situado 
en la esquina Níll. de hi Plaza 10 <le Noviembre; la puer- 
ta principal da á la Plaza 6 de Agosto. 

Ij-i planta dnl edificio tiene una cuadra de largo por 
ni'^dia de ancho; de este paralolóicramo, mas de la mitad 
esta ocupado por A Colojio propiamente dicho, el resto 
por lo que se llama el liect orado. 

El exterior del edificio no presenta nada nota- 
ble: en el lado O. sns aUas pai*ed<\s forman con las 
iguales de la l-^lesia Mati-iz un callejotí angosto y muy 
frío; á causa de e>?ta circunsUmcia, es casi intransitable 
eulosm3SMsdo niayo, junio y jnlio. Piu* el N. í;us 
mií'os tienen m3U')S estension; d(fsde luego se advier- 
to marcada de^proporcioit entre el piso bnjo y el alto: á 
disran<;ias ignales, éntrelas^ ventanas, luiy pilastras dóri- 
ca^, sobrepueNtas con estrias que ostentan so1)re cada pi- 
lastra, en el f i'iso, pequeños escudos nacionales en relie- 
ve; el rí\sto <le' friso está ad(UMiado c(m rosas y ramas 
f'>rnnndo ondula<*ione.s. Tja {)ortíida princi|)al esta ador- 
jai Iv taml)icn con pilastras que tienen, a cida lado, una 
espacie de pedestal inclasificable qno sostiene el nno, 
lina llama y el otro un informe ahulor; eu ]i\ parte supe- 
rior hay un óbalo de madera, en el que, en letias en relie- 
ve dor¿\diis, soleo lo siguiente: CÓLEJio DE Pechincha 

DEnrCADO i L\ ME:\IOniA DEL INVICTO (IrATi HuCRE, xi. 

1S23 D^^bajo del óbalo se estiendo capi'ichosamente, á 
ambos lados, nna cinta de madera con letras también 
dorad.ís. en las que se lee: RRKmFICADO BAJO LA AD- 
MINISTRACIÓN DEL Presidente Manuel Isidoro Bel- 
zu, EN 1851 , 52 y 53. Después de un vestíbulo, á cuyos 



Digitized by 



Google 



—48;;— 

l;ui«rt< *íKtÁu ]:i Secretaria v el Mu.<ieo, te encneutia nna 
H"ífiiii#ia ¡Kirtíiíla, encima Ae laimal hay an escodo en re- 
li*5ve 611 «I íjfio Ke adivina á Minerva; debajo de este es- 
cudo se lee la Hgiiiente inscripción latina: Sapientia mii- 
Jiravít Mtri domHUi. 

KI interior presenta ahora nn aspecto elegante; el 
¡Kitío principal tiene unos 15 metros en cnadro, está ro- 
d'^'ido por una esjKiciosíi gsileria, cuyos arcos están sos- 
tíjníílo» (íor pilas^tras toscanas, que tienen en su exterior 
otras pilantras nnty delgadas^ con estrias. En la galena 
Kiil^frior, lí>H arcos que hi sostienen son despropor- 
cionailoH, pues son muy anchos con respecto á su altnra, 
y loH píes derechos que los sostienen, más anchos que las 
(Mlastras de abajo, lo qnc les da mal aspecto; este defecto 
arquit<.'cU')nico proviene de qyo primitivamente, á cada 
arc/O inferior correspondían dos pequeños arriba, lo que 
por cierto era muy ))roporc¡onado. si so tiene en cuenta 
o ue los lechos del piso superior son más bajos que los 
•línfwrior, si bien debieron ser muy oscuros los corre- 
ore.«, pero ^e quitó una pilastra en cada dos arcos y se 
aumentó el aicho de los pies derechos, con objeto de que 
se corrospoutlierau exactamente los arco» superiores; los 
pies doi'bcJios tienen sobrepnestns medias columnas co- 
rintia*, con escudos nacionales en relieve en el friso, 16 
í{UO muestra su posterior construcción, por que no hay 
armonia entre la arquitectura del piso superior y ládeP 
inferior. 

En la f^aleria inferior se abren las puertas- de las 
habitaciones donde funcionan las clases; son seis peque- 
ñas para talases particulares, y una grande pata dase ge- 
nn-aJ: cada dase puede <Yont.ener por término medió ííO 
alnnmos, y U general 150; m\ ósfa se lia colocado un lé- 
trato, de tamaño natural, del Gran Mariscal de Ayuciiho, 
como que á sn memoria está deiUcftílo el-Colejio, puei^. 
lleva el nombro de una de sus más brillantes victorias*- . 



Digitized by 



Google 



—484— 

Posee el Colejio una candía do pelota^ en refacción 
actual; el Rector hace esfuerzos por dotnrlo ¡do algunos 
útiles de gimnasia, tan indispensables para la educación. 

El Colejio de Pichincha fur.ciona tan sólo en el piso 
bajo, el alto haciíi muchos años que esiaba completa- 
mente abandonado. El Congreso del año pasado <lecie- 
tó que se estableciera eñ eso locnl un Colejio de Miueriiu 
que se instaló a principios de Abril de esté año. 

titiles de enseñanza no posee el Colejio casi ningu- 
no, por eso la enseñanza ^0 reciente de teórica. De! es- 
tado disciplinario y deí método de enseñanza, se trata en 
otro capítulo de esta obra, 

Tal es el Colejio do Pichincha, queá grandes rasgos 
hemos descrito: ha pasado por muchas vicisitudes; tan 
pronto ha sido Cuartel, como Colejio de Minas ó A3ÍI0 
de huérfanos. Merece el recuerdo de todos los bolivia- 
nos, por que do ese establecimiento han salido muchos 
hombres que honran á Bolivia. 

Casa dé Córteos. La administración de Co> 
rreos, en la éppca colonial, hacia parte de las Cajas Rea- 
les; parece que toda esa manzana era de edificios fiscales, 
como lo es ahora de edificios Nacionales y Municipales. 
La apropiación para Casa de Correos se hizo por la Ad- 
ministración líelzu. 

. La Casa de Correos está situada al final de la pri- 
mera cuadra de la calle Lanza, que se dirije al Sud de la 
esquina SO. de lá Plaza. 

Nacía hay que admirar en su exterior, si se exceptúa 
la portada, pues es tan modesto como el dé las casas par- 
ticulares de la ciiidád. 

Su portada está adornada con dos pilastras que tie- 
nen capitel<ís corintios^ con arquitrábeifrisoy comiza, en 
dirección de las pilastras: dos semi-esferas que sustentan 
dos aves de rapiña, una dé ellas con una carta en el pico; 

1. Local <lel j'iejfo de pelota. 

Digitized by CjOOQIC 



—485— 

al medio un escudo nacional adornado con banderas, lan- 
zas y el gorro fríjio, en el centro el cerro de Potosí con 
la siguiente inscripción debajo: Administración Gkxl- 
RVL DE Correos. 1850 — Siendo Prefecto el D. D. J. 
M. Valda. 

Después del zaguán, se encuentra á la izquierda un 
pequeño corredor con dos arcos, en cuyos muros se colo- 
can las listas alfabéticas de la correspondencia; delante 
de este corredor está el patio, muy pequeño por cicrt > 
para una Casa de Correos. A la derecha están las ofici- 
nas de recepción y despacho; son muy reducidas y pron- 
to serán insuficientes con el movimiento de Correos que 
naturalmente aumenta; el píililico recoje su correspon- 
dencia de una pequeña antesala, dividida por el ra-^iilcrn, 
que tiene casillas con no poca incomodidad; en la pared 
exterior hay dos buzones que desembocan en el salón 
principal, el uno para las cartas y el otro para los impre- 
sos. En el fondo está la puerta del segundo patio; á ca- 
<la lado tiene una habitación, la de la derecha donde se 
espenden los sellos de correo y la de la izquierda ocu- 
pada por el portero. 

En el segundo patio funciona la Oficina de Telégra- 
fos Nacionales; de ella parten las lineas que ponen en co- 
municación á Potosí con Colquechaca, Cotagaita, Tnpi- 
za )' la Quiaca. La Oficina es suficiente para el movi- 
miento Telegráfico actual. 

Casa de l^OXieda. Comenzó la construcción 
de este edificio el 8 de noviembre de 1753, y terminó 
veinte años después, el 31 de julio de 1773» habiendo 
costado la obra 1.148,452 $ 6 reales. 

Ocupa el lugar de la antigua Plaza del fía to^ 6 del 

1. Til pnliiUra Gato 0:4 íHlnU^raoíon il«» la ex prepon qnífliirn CCATU. que 
^\frn\ñ'-ti pneato |ij\ra wntn fio coniestibles. ni pornuMior; d« I» qij«* tanilóen se 
•leriva ¡a palalnvi vulear OaTKUa, fon qüí» p»» Uanju á Ía« mujeres qn»* r»» ocu- 
pan, cu fl tn«iT.nd<>, M tráfi'*o «le vívpr«s Xota tomada dt "La Casa DEMoXKDA*'^ 
de las CiiÓXICAS POTOSIKAS" por rl Señor Omiste. 



Digitized by 



Google 



—486— 

BaraliUo; su i)lanta es de un paralclógranio rectangular, 
de dos cuadras de largo por una de ancho, forma esqui- 
na en el NO. de la plaza principal. Su aspecto exterior 
es imponente; sus estensos y elevados muros son de cal y 
piedra de sillería, casi toda labrada; sus ventanas cerra- 
das con ^oble reja de hierro de barras gruesas; su tercer 
piso con ventanas-troneras; su gran puerta de gruesos 
tablones con atravesaños de fierro; todo en fin le da el 
aspecto, más bien de una fortaleza de la Edad Media, que 
de un establecimiento nacional do industria; efectiva- 
mente ha servido varias veces de punto de defensa; siem- 
pre que esta Plaza ha sido atacada, se han encerrado en 
su recinto los que debían defenderla. 

El edificio en parte es de tres pisos; su techumbre y 
entrezuelos están formados de la mejor madera de cedro 
del país, siendo digno de notarse las dimensiones extra- 
ordinarias de las vigas y tablones; tiene grandes patios y 
hermosos salones, con toda la coniodidad necesaria para 
el beneficio de la plata y acuñación de la moneda. 

La portada es soberbia, toda ella tallada en piedra 
con columnas de piedra de una sola pieza y relieves muy 
bien ejecutados; frente ala puerta principa!, sobre el arco 
que da acceso al segundo patio, se encuentra un gigan- 
tesco rostro humano^en relieve, de yeso, y pintado al 
oleo, (pie es tomado por el prototiiío de la fealdad en el 
país; pues en el pueblo llaman moneda-liuyirA las pt rso- 
nas estremadan.ientví feas. 

Cuartel. VA edificio que en la actualidap sirve 
de Cuartel, fue construido por el historiador de Potos!, 
José de Acosta, en el año de 1590 para convento de la 
Compañía de Jesús, habiendo durado la obra diez años. 

Después de la Independencia, se dividió en dos par- 
tes, la una que se conoce con el nombre de Casa del A s¿- 

1. Títllíwio ].or »*] artisfa Mr. Motilnn. f^mplemlo de la C¡is.i. 

2. Haya, palabra quiuhr.a que s'.gnifK'a cara. 



Digitized by 



Google 



—487— 

7o, contigua á las ruinas del templo, y la otra es el edifi- 
cio qu? nos ocupa: es bastante espacioso y podrian vivir 
en él hasta 2,000 hombres, pero el estado ruinoso en que 
está, le hace inhabitable; sólo es ocupado cuando los cuer- 
pos del ejército de linea llegan de paso á esta ciudad. 

í.as celdas de las jcsuitas están convertidas en dor- 
mitorios para los soldados; se distinguen por el deplora- 
ble estado de desaseo en que están, con las ^paredes de- 
negridas que aumentan la oscuriclad de los salones, 

Si el Presupuesto Nacional asignase una suma para 
la reparación de este local, podria hacerse, en el estenso 
campo qiie hay en él, un hermoso cuartel, con todas la^ 
condiciones de comodidad é hijiene necesarias, puestb 
que según la aspiración nacional, pronto llegará el dia en 
que el servicio militar obligatorio^ reclame cuarteles en 
. armonía con los adelantos moderhos. 

Cárceles* La Iglesia y Convento de Santo Do- 
mingó se edificaron en 1547, por el Correjidor de la. Vi- 
lla Imperial de Potosí, í)on Pedro de Hinojosa. El con- 
vento es hoy una de las dos cárceles que tiene la ciudad; 
hablando con propiedad no merecen ese nombre, porque 
su construcción y el método qiie se lleva en la reclusión, 
están muy lejos del sistema penitenciario correctivo que 
el progreso moderno reclama. 

La Cárcel, llamada de Santo Domingo, es un edifi- 
cio en el que sólo de tarde en tarde se hacen las más iir- 
jentes reparaciones; por consiguiente su estado e:s deplo- 
rable; las celdas y patios dejan mucho que desear, tanto 
por su estrechez y mala construcción, como por su desa- 
seo; pero lo más sensible es, que están reunidos en un 
sólo edificio, sin la conveniente separación, los presos de 
distintas catcgorias, si asi puede decirse, pues los arres- 
tidos, los simplemente detenidos, los condenados judicial- 
mente, los que tienen juicio pendiente, los sindicados, los 
grandes criminales: todos se hallan confiíndidos; además 



Digitized by 



Google 



-488— 

viven <:Q.Tiplctamente entregados á la ociosidad, de donde 
se orijinan vicios de toda clase. 

La otra Corcel es la llamada de mujeres. Está si- 
tuada al E. de la población, calle La Paz, separada del 
centro: en ella se encierra alas mujeres criminales yá 
los hombres condenados por deudas, hay en ella la misma 
confusión, con más la promiscuación de sexos, que en la 
de Santo Domingo. 

Los presos son socorridos por el Tesoro Municipal. 

Es necesaria una reforma radical en nuestro sistema 
penitenciario, tanto masque nuestra Constitución, limi- 
tando la i>cna de muerte á sólo tres casos, ha hecho ne- 
cesaria la construcción de cárceles propias, por su solidez, 
para los condenados á largo presidio. 

Es evidente que los presos no huyen de nuestras 
•cárceles porque no quieren hacerlo, pues ellas no pre- 
sentan ninguna seguridad para su custodia. 

SECCIÓN 2? 
£diacioji» ,Jfliiniei|»ale«. 

Sumario: — Cusa ConsiRtorial — EíitMieíAs — Ilonnifal— T«Atro. 

Casa CoilHÍ8ti>rÍa1. En el mes de diciem- 
bre de año 1572 se dio comienzo á la construcción de 
las Oajm Reales, por orden del Virey Don Francisco de 
Toledo. 

Este edificio, después de la proclamación de la Inde- 
pendencia, tuvo diversa suerte, sirviendo no pocas veces 
de cuartel en los trastornos del pais, unas veces en poder 
de la autoridad política, otras en el de la Policía, hasta que 
quedó en poder de la Municipalidad, que lo destinó para 
Casa Consistorial; pero no refaccionó sino una parte de 
él, arreglando en una de sus dependencias un pequeña 



Digitized by 



Google 



—489— 

salón para sesiones, con puerta directa á la plaza, lo que 
le da la apariencia de una tienda; con otras habitaciones 
para Tesoreria, Secretaria é Intendencia Municipal. Que- 
dó el resto del edificio completamente abandonado, y su 
destrucción era inevitable, hasta que la Municipalidad de 
1890 resolvió reedificarlo. 

Va se ha indicado el lugar que ocupa en la Plaza: la 
mitad de la cuadra del lado Sud. 

El aspecto que presentaba anteriormente, no era na- 
da atraycnte; no sólo estaba desprovisto de toda belleza 
arquitectónica, sino que era completamente irregular; 
para la reconstrucción se deshizo completamente el pri- 
mer cuerpo; pero como las paredes del edificio antiguo 
• eran tan irregulares que formaban una convexidad, las 
nuevas del piso superior conservan esa forma, jpues pa- 
ra tirarlas a cordel era indispensable rehacerlas desde los 
cimientos, y sin duda la imposibilidad de darles la soli- 
dez de las antiguas y la escasez de fondos no ha permi- 
tido liacerlo así. 

Exceptuando la parte superior que da ala plaza, to- 
do está derruido por la acción del tiempo, y sobre todo por 
que ha sido indispensable destruir, para hacer las nuevas 
construcciones. 

En todo el frente que da a la plaza se ha formado 
un salón de 38 á 40 metros de lonjitud, que siguiendo el 
cstijo italiano, se reúne en la esquina, formando martillo, 
con otro de unos 25 metros de largo; el ancho de los sa- 
lones no pasa de cuatro ó cinco metros, fácil es pues 
comprender, que .sólo el de la calle resulta regular, [)ues 
el de la plaza es excesivamente angosto, con relación á su 
lonjitud; en el ángulo debe colocarse la testera; será el 
primer salón de su género en Potosí. Este salón tiene 
siete ventanas con tribunas elegantes á la plaza, y otras 
tantas al interior; la luz se halla, pues, perfectamente dis- 
tribuida; las ventanas de la plaza están adornadas coa 



Digitized by 



Google 



—490— 

cartelas, dintel y comiza del orden corintio; á los lados 
hay unas cabezas de león con cordones y borlas en relie- 
ve, lo que constituye un adorno muy elegante; los inter- 
medios de las ventanas están ocupados por columnas so- 
brepuestas sin pedestal, con' capiteles corintios protejidoé- 
por una comiza que sostiene un ático, adornado con guir- 
naldas y pilastras, sobre las que ostentan perillas de gre- 
da cocida y vitriosa: el gusto del pais parece inclinarse á 
los áticos, pues se le ve en todos los edificios de construc- 
ción reciente, no obstante su ninguna belleza arquitectó- 
nica. Las paredes se lian pintado de verde claro, y la 
ornamentación de blanco mármol y de amarillo oro 

Si como es lógico esperar, se aprovecha del inmen- 
so local de las antiguas Cajas Reales y se sigue con la 
ornamentación descrita, la Casa Consistorial será el pa- 
lacio público el más cómodo y más bello de la población. 

lÍ8CllOlas. Dos son de los edificios ocupados 
por las Escuelas, que particularmente llaman la atención: 
lá Casa (le Asilo y el Colcjio Santa Rosa ó de Etlucau' 
das. 

El primero, construido en 1590, hacia parte, como 
se ha dicho, del Convento de la Compañía de Jesús y es- 
tá contiguo á las ruinas del templo. Después de la In- 
dependencia, el Prefecto Urquidi estableció en el Salas 
de AsilOy que no duraron mucho; la Municipalidad pos- 
teriormente aprovechó de este local para sus í^scuelas. 
No es muy grande, pero suficientemente cómodo, para 
que funcionen en él las dos Escuelas que lo ocupan ac- 
tualmente, fuera del Salón general de las Escuelas, que 
en determinadas circunstancias, como en los exámenes 
reúne á todos los alumnos de Instrucción Primaria, y en 
et se dan las Confiirexcias Pki)A(;ójicas. 

El edificio es cuadrangular; todo el primer patio, 
está rodeado «por una galena sostenida por columnas 
cósicas, con capiteles toscanos, y encima un friso, arqui- 



Digitized by 



Google 



—491— 

trabe y dpble comiza; los corredores superiores sólo tie- 
nen píes-derechos. 

En el piso inferior estg. eljsalon general de las Es- 
cuelas, y en el piso superior la Escuela Bolívar y la Es- 
cuela Li-Riva, con más jas hat)itaciones ocupadas por un 
Profesor. 

Todos los locales de las Escuelas son semejantes 
con pocas diferencias. Un salón de 15 6 más metros, 
que en uno de sus estreñios tiene un estrado ó tribuna 
con mesa y sillón para el Profesor; en el resto, en unas 
á ambos lados y en otras al medio, una ó dos filas de . 
bancos-escritorios, á lo largo, con bancos de dos asientos 
para los alumnos. Las paredes, están cubiertas de cua- 
dros murales, llenos de dibujos de objetos; como en Po-, 
tosí se ha adoptado resuelt^nientp el método óq e^isenan^ 
za objetiva, se han hecho esfuerzos por dotar á las Escue- 
las, Áz lo mis indispensable para esta enseñan^ y se ha 
logrado en parte, no obstante las . dificultades, con que 
han tenido que luchar los iniciadores de tan importante 
mejora. 

Son dignas de visitarse las E^scuelas, no por sus e- 
dificios qu2 sDn demasiado modestos, sino para observar 
el laudable empeño que se tiene para hacer la Instrucción 
cada vez más práctica y provechosa. 

El Colcjio Santa Eosaódc Kámamlfis fué creado 
por ley de 4 de marzo de 1826, en el local antiguo de la 
Casa de Recojí miento [que había sido edificada en 1645 
por el Licenciado Dpn Manuel de Savañes] asignándole 
para sus rentas, conforme al Decreto de 19 de diciembre 
de 1825. la suma de $ 4,097. 

Está frente al AsUoy y es un edificio que, como bien 
observa el P. Martarelli, en su obra '*E1 Colejio Francis- 
cano de Potosí" da la idea de una reunión de varias ca- 
sitas. 

Posee este establecimiento una Capilla llamada Sanr 



Digitized by 



Google 



—492— 

ta Rosa, de construcción antigua, con retablo dorado de 
madera. 

ECóspital. El Hospital de San Juan de Dios, 
el único que tiene Potosí, es el antiguo Convento de los 
Juandedianos, que se construyó en i6i i, y se reedificó 
por Don Francisco de Ortega, en el año 1 700. 

Como edificio no tiene nada de particular, pues ape- 
nas podria compararse con una casa común de la ciudad. 
Sus patios estrechos, habitaciones de techos bajos, an- 
gostas y sin la ventilación necesaria, son demasiado in- 
salubres; cuatro son los salones donde se asiste á los en- 
fermos, dos de ellos para varones y los otros dos de mu- 
jeres, fuera de algunas habitaciones separadas para de- 
terminados enfermos; en cada salón hay su correspon- 
diente altar, ya sea con un San Juan de Dios ó con una 
Virgen de los Remedios; no hace mucho que los salones 
no tenían sino covachas de ladrillo, con poyos de adove, 
para los enfermos; merced al celo de la Junta Humani- 
taria de San Juan de Dios, se ha logrado dotar á algu- 
nos de los salones de catres de hierro que permiten con- 
servar más aseo en ellos. 

La asistencia del Hospital corre a cargo de las 
Hermanas de la Caridad **Hijas de Santa Ana"; la intrp- 
-duccion y establecimiento en el país de esta orden bené- 
fica es debida al Sr. Aniceto Arce, qiie las mandó traer 
de Europa, el año 1884; antes de ese año el Hospital es- 
taba servido por empleados rentados por la Municipali- 
dad; esa subvención es percibida ahora por las Hermanas. 

El Hospital y su administración están bajo la viji- 
lancia de la Sociedad Humanitaria. 

Hace años que al O. de la población se levantaron 
los cimientos para la construcción de un Hospital en la 
plazuela Aroma; se han hecho esfuerzos para proseguir 
esa obra y se han formado nuevos planos; hay fundadas 
>esperanzas, de que en época no muy lejana podrá cons- 



Digitized by 



Google 



. —493— 

truírse en ese lugar un hermoso y sobre todo hijiénico 
Hospital. 

Teatro. El Teatro Municipal ^iie tiene Potos!, 
es el antiguo templo de los Bethelmitas, construido en 

i 753. ... 

La apropiación para Teatro se hizo en el año 1862. 
Fácil es suponer que de la forma y condiciones de 
un Templo, no se puede hacer un gran teatro; así ha su- 
cedido con éste, pues es demasiado defectuoso é incómo- 
do. En lugar del Presbiterio está el Procenio, poco ele- 

. vado, estrecho y sin comodidad para la decoración; la 
antigua sacristia es hoy el vestíbulo; en lugar de las capi- 
llas laterales^ se han construido dos filas de 2;^ palcos, con 

. pasadizos estrechos; la platea tiene por butacas bancos 
de 8 asientos; caben en ella 400 personas; spbre los pal- 

. eos opuestos al Prosenio está el ParaisOy galería de ter- 
cera clase llamada Gallmero. El Teatro no puede con- 

. tener más de 800 personas; es muy pequeño para la po- 
blación de Potosi. 

Carece de decoraciones y tramoya escénica, pues, 
no tiene sino unos cuantos bastidores, mal pintados y 
peor colocados. 

Asi, pues, como Teatro no tiene nada de notable; lo 
digno de admirarse son: sus gruesas paredes de piedra, 
sus bóv^edas de ladrillos parados, con relieves también de 
ladrillo, formados á tiempo de la construcción, y su por- 
tada despiedra canteada, con columnas labradas y capi- 
teles corintios, frisos y comizas, con tallados muy finos; 
y en el arco superior que proteje la portada, el águila 
imperial de dos cabezas con un escuelo en el centro en 
el que se lee **i753" orlado con un delicado relieve. El 
Campanario que estaba sobre la portada, no existe; pro- 
bablemente fue destruido. 

1. Uno (le los altnres de éstas se encuenfr.1 en ^a Capilla <le Santa Liiciu,. 
J&UCA del Cercado; y otra en la iglesia de San Benito, de esta ciudad. 



Digitized by 



Google 



—494— 
SECCIÓN 31^ 
Oli*o» edificios y eoliiitriiceioncs. 

8LTMARI0:-Templ05— Ln Matriz-Los ileniás templo» de la chia«a-li«gwDas— 

IÍUÍI1H.«. 

Templos. Do los 32 templos y 10 conventos 
quo existían en esta ciudad, al principiar el presente si- 
glo, ho}' sólo quedan 23 templos y 3 conventos de trai- 
le3 y monja"?, muchos de ellos próximos á desaparecer 
por el mal estado en que se enoiiontran. Se ye clara- 
mente que el espíritu religioso de la atitígua Villa Impe- 
rial de Potosí se ha debilitado gradualmente, siguiendo 
«1 curso do las ideas modernas. Hoy no se construyen 
ya Iglesias, apenas si se conservan lns existentes. 

ÍLa Matriz. El más notable es la I¡/lesta Ma- 
triz, servilla i3or un Cura y Vicario Foiflneo. ^ 

Los cimientos de la antigua Matriz, so abneron ei 
mismo día quo los de la primera Casa do Moneda y las 
Cajas Reales, en el mos dé diciembre de 1572, habiendo 
<;oíocadola primera piedra el Excelentísimo Señor Don 
Francisco de Toledo, 5? Virey del Perú, ,^^r^n 

Se estrenó en 1575, habiendo costado la obra 13U,WU . 

Era de adobe en su mayor part«, inclusas las torres, 
por eso se amiinó muy pronto, tal que en 1806 necesito 
una lijera reparación que la hizo, el fabriquero L>. Pejlro 
Arrieta, con el gasto de $ 10,000; entonces pontifico la 
misa de estreno el Arzobispo Mojó. _ , '■ 

La reparación que se hizo en 1806 no podía impedir 
su destrucción, debida sobre todo á su mala construc- 
ción; así fue qué el 16 de febrero de 1807 se desplomo 
la torre y con su caida comenzó la ruma totaVdel templo. 
•' Potosí, pueblo esencialmente religioso, prociwo re- 
construirlo y al efecto se llamó de Moquegu« al arqui- 
tecto Fr. Manuel Sanauja, quien comenzó la obra el b- 



Digitized by 



Google 



—495— 

de setiembre de 1808. El Arzobispo de la Plata, Don- 
Benito Mojó, fue quien puso la primera piedra, el 15 de- 
diciembre de 1809, en presencia del Presidente de la 
Audiencia de Charcas, Don Vicente Nieto. 

Los gastos de la obra se hicieron con fondos prove- 
nientes de inipuestos creados esj^cialmente para su. 
construcción y con los donativos de los fieles. La ad- 
ministración dejos fondos y la dirección de la obra, co- 
rrieron á cargo de D. Fernando Rannrez. 

La construcción del templo terminó en 1836, y fue* 
consagrado, el 4 de abril de 1838, por el limo. Arzobis- 
po de la Plata, i). José M? de Mendizahal,hab¡«^rido sido- 
padrino el Presidente de la República, General D, An- 
drés Santa Cruz, y Cura Rector y Vicario, el Señor D. 
Santiago José de Costas. 

La cúpula, capiteles y curnizaniiento, se doraron et 
año 1850; ftntes de esa fecha estaban pintados de rojo jr 
otros colores. 

Es opinión general que entre los templos de Sud* 
Anierica, íá Matriz de Potosí es el primero, por la cor- 
rección de su arquitectura y la elegancia de sus decora-^ 
dioúes. 

Su plano representa una cruz latina; tiene tres na- 
ves entre las que se advierte alguna desproporción, las- 
laterales étín muy angostas con ilación a la central; a- 
párte de ésa pequella desproporción es graiidióso é im^ 
ponente el espectáculo del templo; (Jos sentiinientoa en- 
contrados se producen á su entrada, uno de pequenez y 
otro de grandeza: de pequenez al consideríirhi ruers^ de£ 
sentimiento religioso que obliga a) Ijombre á hacer obras: 
grandiosas y el otro djél podei^ de} hoinl>re que; sabe rea- 
lizarlas. ' Sxis Jsdi>erbiá» bolumnas, sus magestuosas tó- 
vedas y su beJJó altar, admiran y llaman poder jsamen te- 
la utenci^u. Las bóvedas están sostenidas pprocKo co- 
lumnas del orden compuesto, pero de ima arfgiimli<la<l. 



Digitized by 



Google 



— 49e— 

tal, que iDuestran qae el arquitecto que las ooucibió era 
un verdadero genio; cada columna está formada por cua- 
ti-o medias coluüiñas,' que armonizan perfectamente 
la solidez con la elegancia; no tienen pedestal: En su ba- 
se ostentan incrustaciones vitriosas de colores blaiióo y 
azul; sus capiteles de muy elegantes foruias, su arquitra- 
be, friso y comiza inuy correctos; se ve en los frisos la 
tiara pontificia y otros eiiiblemas relijiosos, en relieve; 
«obre las comizas están las arquivoltas que sostitíien lo& 
ai'cos de las bóvedas, lo que hace creerá muchos qiíe'tii¿- 
'líen doble capitel. Los mutos están adornados por Hiix 
cornizamente que da vuelta al tehaíplo, formando hrcós 
ao^bre los altares laterales; corresponde á la ómamenta- 
CTon de las medias columnas de las pal*edes, que con las 
colamuas centrales sostienen las bóvedas. 

Tiene á cada costado tres altares laterales, del or- 
^en compuesto, can cuadros pintados ál óleo de inaispiíi- 
tafeie mérito artístico; pero so ha tenido la niala i<tea, de 
^^Wnr déllmte de estos cuadros, santos dé madera* y 
yeso ique cofAtrastan singiilarmeñte por su fealdad. 

Todo el tetnplo pétténéce^al tóás severo y et€%áíife 
de los ordénes de'árqttitectura, -al c¿w/»/fs/^ 
"4io de eStá grave a1-ttiotiia, es tiWa neta discordante la ar- 
quitectura del altar mayor, que jpérténece ál tóás capri- 
choso y fantástico de ios órdenes, al áñlhi potito Canau- 
la fi» Átisehtó sin conchiir su obra; a eso se debe esta ir- 
regularidad, pues se biíso el altar actual bajo otra dírec- 
ieioA K|né no se preócitpó de la'áíindñm del templo, sisó- 
lo de la beileáfa del altar; efefetitaníente es fantástica su 
vis*a:il»s 5(>jivas, sUs minAíétes, sus cnprfehdsós dibujos 
y su larga flecha, que casi toca la cúpula, rematando en 
üim eáfém qite'éostiéne tifia crus(, le dan un áispécto que 
4»ii^ttta á t^ydos Ctiatitds lo veta* Sobre las puertas |>rili- 

* Con planos «nría«1oii «1^ Mía chi*linl. »e !>* ooní«ti:iii«lo en la Iglesia do la 
<a«á|i«fiU dé iWi^biftiU, iiii Altar semojiinee ni do \ík Matriz. 



Digitized by 



Google 



—497— 

-cípales liay un coro para músicos y cantores, sostenido 
por tres arcos: el del medio es magnífico. 

Tras el altar mayor, se encuentra un<:oro, con to- 
das las condiciones necesarias para que puetlan funcio- 
nar Canónigos, si se estabUciera una Silla Episcopal en 
esta ciudad. La ley de 18 de setiembre de 1855 mandó 
establecer una Colegiata de Canónigos en la Iglesia Ma- 
triz, pero quedó sin ejecución. 

Kl frontispicio del templo es magestuoso^ notable 
por su regularidad; con uiia torre a cada lado, todo el es 
de piedra do silleiía labrada; el resto tel templo esta 
construido do cautos rodados. 

Tiene tres pucrtaií, a<lornadas con columnas del óxr 
den compuesto; el re¿^to.dol frontispicio presenta un mu- 
ro demasiado árido desprovisto de toda ornaníent:\cion; 
sus .torres son muy elegantes, divididas en dos cuerpos, 
el inferior cuadraugular y el superioi' octogonal con cla- 
ros para las campanas; en la torre del O., está colocado 
un reloj con cuatro esferas, distribuidas conveniente- 
mente; es creencia general que Sanauja pensaba dar ma- 
yor elevación á las torres; tienen 35 metros 27 centíme- 
tros de altura, sobre el nivel medio de la Plaza*. 

El atrio del templo está foruuido por una verja do 
bronce, sostenida por pequeños pilares de piedra. 

Tal es el mejor templo do Potc^i; los demás no son 
notables sino por que acusan un sentimiento religioso 
muy pronunciado en el pueblo potosino. 

Otros. teXKXploB. Respecto á los demás tem- 
plos, copiixmos los datos históricos y descriptivos publi- 
cados por el Sr. Modesto O miste, en un almanaque de 
1888 , . 

San Francisco, /*'íjg consíruido el año 2^47, junta^ 
ntcnle con el convento, y ha sido el primer templo 

* Segan una timng!tIa(^ion (>ra'2tic;ul«i {tpvel injeuieroEoU«»garoy- en 1888» 



Digitized by 



Google 



—498— 

.donde se adoró al verdadero (Dios. En i6g2, (b. An^ 

ionio "López de Quiroga hizo edificar una capilla para 

.Muestra Señora de la Concepción, con el costo de ^ 

r}OjOoo, En ijoOj (D. Santiago Ortega hizo construir 

otra para el Santo Cristo de la Vera^Cruz, 

El acttial templo principió d constriurse el 14 de 
fnayo de ijoj, por el (??. (P. Fr, Juan ^Bur ruega, viz^ 
caino, relijioso de ejemplares vir tildes y heroica fe, sin 
"más recursos que los que se esperaban de la piedad de 
> .los fieles, y sin utas funda7nento que la confianza en 
<Dios. 

El ^adre ^Bnr ruega fue Guardian del convento 
por dos ocasiones, y en ambas demostró su jénio eni' 
prendedor ¿ infatigable; en la primera vez, hizo conS' 
truir, con solo las limosnas de los vecinos, -un magní" 
fico retablo de madrera tallada y cubierto de oro, que 
costó ^ 20,000; en la segunda, emprendió la obra del 
nuevo templo, cuyo plano fue levantado por el mismo, 
con entusiasmo indescriptible. 

Cuando tiraba, los cordeles para señalar los ci' 
''mientes, contaba apenas con veinte pesos en caja, sin 
que la magniiiui de la obra y la carencia de recursos 
hubiesen bastado d arredrar el animo de ese printiti" 
voyankee. 

Cuentaii las crónicas que pocos días después que 
la obra eslemba iniciada, le anunció :in Juirmitaño, que 
un caballero, le esperaba en sú celda: acudió eKPadre; 
y encontró que le traia ^ 4,000 para los gastos de ella. 
• Un sábado por la tarde, estando preocupado y 
triste el ^Padre por no tener con qué pagar al día si' 
guiente los jornales senuvnales de cuatro maestros aU 
.bañiles, cien peones y varios canteros, se le presentó un 
hoíubre con una esquela en que un Oficial real le decía 
4jue mandase recejar ^ j, 000 que un ^niñero de Lipez 
.enviaba de Mínosna. 



Digitized by 



Google 



-499— 

Sucedió, en otra ocasión, que el calero instaba al 
^adre para que le diese ^ jo, qtie los necesitaba con 
tírjencia para sacar tina hornada de cal, en momentos 
en que no había un centavo en caja. Se presentó día 
sazón un joven mercader y dijo al (Padre que el calero 
esperase mientras iba d. traer ^ 2,000 que tenía desti'^ 
nades para ayttdar la obra. 

Con estos y seinejantes auxilios se concluyó el edi* 

Jicio después de ig años de trabajo, el ai de^nayo de 

1726, en que se puso la clave d La última bóveda, ha^ 

biendo costado ^ 110,000, sin la torre^ que después se 

hizo, 

El_ limo. Sr. (D. ([). (Pedro Vasquez de Velasco, í^- 
bispo de Santa Cruz de la Sierra, colocó la piedra 
fundamental, con todas las solemnidades del rito, en 
4 de agosto de i'joy. 

El (Padre (Burruega no tuvo el placer de ver ter^ 
minada su obra, por' haber fallecido antes de su con^ 
clusion. La continuó y terminó el (R. (P. Fr. Juan 
Arrieta, natural y vecino de esta Villa. 

El j de octubre del propio año 1^26, se estrenó la 
iglesia con la acoslu%nbrada procesión de los ^atriar^ 
cas y :vísperas suntuosas. (Duraron las fiestas once 
días, durante los cuales hubo misa y sermón diarios. 
Los oradores sagrados que mas se distinguieron fue^ 
ron el ^. CP.TPriordé Santo (Domingo, F. Juan de los- 
(Reyes, y el (R. (P. Fr. Simón Garavito, del orden será^ 
fleo. El gasto de cada uno dé esos días fue 'hecho por 
%in azoguero rico, entre los que se distinguió el Capi-' 
tan (D. Francisco (Roinero. 

En i8jji 4 fue refaccionada Ja iglesia por el 'CR. (P. 
Guardian Fr. Juan (Beiltran, de respetable memoria, 
con el gasto de.^ 11^000, proporcimiadoís €n su mayor 
parte por la piedad pública. Se hizo anionceseljiltar- 



Digitized by 



Google 



—500— 

del cenlro y los d¿ las naves colaterales, y se estucó el 
interior del tcuiplo *. 

Santa Bárbara, se edificó en el mismo año ij4y, 
para parroquia de indios. Hoy se halla vtuy deterio' 
rado, 

. San Lorenzo, se construyó en el propio año de 2^4^, 
para iglesia Matriz. Es notable stí portada de piedra 
por su esqnisito tallado. Se halla en servicio y en 
buen estado. 

Santo Domingo, se construyó en i^4j, así como el 
convento de los dominicos, que estaba situado en el lo* 
cal que hoy sirve de cárcel. La obra fue iniciada por 
el Correjidor <D. (Pedro de Hinojosa. Es hoy tino de 
los 7nds hermosos templos de la ciudad. 

La Merced, se edificó en 2553, así como el conven * 
to de los niercedarios- que ocupaba el local en que hoy 
se hallan dos casas contiguas hacia el O. Esta inuy 
bien conservado. 

San Francisco (el chico) se construyó en 2^7g' 
Esta deteriorado pero hábil. 

San Pablo, se construya en el mismo año i^jg. 
Estd completamente destruido. 

San Sebastian, se edificó en i^So,yfue reconstruid 
do en lyjj. El Sr. Cura ©r. Cef crino de Quesada Icr 
reconstruyó en 28J4. 

San Pedro, /wtJ construido en 2^82. Es parroquia 
de indios. 

San Agustín y el convento de los agustijtos se consy 
truyeron en 2J84, d espensas de los vecinos de la Villa, 
en un lugar que servia de trapiche para beneficio de 

* El Tetiipln w «1« tre» n»ven toilo ile cnl. y punir*, miiiqiie im> toila (•»iit<*aila: 
1a iimvw «•.i^ntml tiene oiire vi<riiA <ii* micho t rtitenfnta ffifot li* •Turifo. -Su VóimiHuv 
t-Hifl iN»ii¿iiiln y iiriai;»iit(io^« í^lífóniía^lM^criiz^larihu, '•ftiif)M mú <»riiiitk>fit:i«*i«>n: 
tw»# U «R«)>eci}ilMn*l *\« tei|»«r oiirf rupuIaiH, tr*»« gnitMÍ(*^ *n t*l «ruaero, y oclm ^mí- 
qU«»fiíui corrcs»6fMnUenre« á Us fiávé» I«rol-Hlí»'i 

P. rr. )§arí9irU¡. 



Digitized by 



Google 



—501— 

metales. Fueron sus fundadores Fr. (Diego de Castro^ 
Fr, Juan del Canto, Fr. Juan Chavez, Fr. Melchor 
Flores y Fr. Juan Vizcaíno. Hasta los 2^ años des» 
pues de su fundación alcanzaron los donativos d ^ 
SojjOOO. El convento estaba situado donde hoy son 
las casas particulares de (D^ ^na Tapia de HernaU'- 
dez y (Z). Jerónimo Qucspia. El templo está hdbil, 
pero muy deteriorado. 

Santiago, se edificó d la falda del Cerro en ijJík 
Hoy se halla completamente destruido desde el incen" 
dio de lygS. 

San Juan, se edificó en 2^86. Se llalla bien con» 
servado y es parroquia de indios. 

San Benito, se construyó en 2j}Sy; es todo de bóve» 
da. Se halla ^ntiy deteriorado pero en servitio. 

San Bernardo, se edifi.có en ijcw. Es todo el de 
bóveda. Sirve actualmente de capilla del cementerio 
público. Se halla muy deterioradlo. . 

Copacabana, se construyó en 2^00. Tiene anexo 
tm beaterío derruido. Fue reparado el templo en 28^4 
por el Sr. Cura (Úr. Ceferino de Quesada. Uno de los 
primeros curas fue el (k. ^P. M. Fr. Antonio delaCa^ 
lancha; natural de Chuquisaca, cronista del orden de 
San Agustín en el ^Perií. 

La Concepción, se edificó en 2J02. Es parroquia 
de indios. Se halla en servicio, pero en deterioro, 

San Cristóbal, se construyó en 2jg2. Es el templo 
mas distante del centro de la población. Fue reparado 
en 28^6 por el Sr. Cura (Dr. Ceferino de Quesada. 

El Calvario, en deterioro. 

San Martin, se construyó en 2^í]2. Está en regu^- 
lar estado de conservación. 

, San Juan de-Dios. El templo y convento dvejuan^ 
dedianos fueron fundados en 2622, y ^reedificados en 
2yoo por (D. Francisco de Ortega. Existe el templo 



Digitized by 



Google 



—502— 

bien conservado; el antigua convento, es hoy el Hos-^ 
pital de San jiian de (Dios. 

Santa Teresa jy el convento de las carmelitas, se 
fundaron en 1616 por (b^ Ana de Oqtiendo y sn esposo 
fl). Lorenzo J7ariondo de Oqnendo, con un gasto de ^ 
1.000,000 tomados de la dote de la fundadora. Cope- 
ra d la obra el Alférez real Ú). Jtian de Urdinza Ar- 
belaez. Las primeras monjas fueron la Madre JO' 
sefa de Jesús Marta, d qi:ien la trajo de la ciudad de 
la aplata (D. Francisco Martínez Vela (historiador de 
d^otosí). y (D'} Margarita Chirinos Vela, hija de éste, 
natural de ¡a Villa de d'^ o tosí. Terminó la obra el 16 
de mayo de 16c 1. 

La Misericordia, situado donde ahora es la Oui' 
ziiela de ^Pichincha, fue construido en i62¿). Hoy no 
existen ni sus vestijios. 

Santa Mónica, el templo y convento de las agv.sti= 
ñas, se construyeron en 1661, en tier.ipo del Sr. O con. 
Arzobispo de la aplata y del ^'residente jWestarej, con 
la linios:: a que dejo ^Jj-} Ar.a María de Casia, cuya 
disposición testamentaria fue para que se fundase un 
convento de Santa ^Jjríjida, P'^-ue reedificado en i^joi , 
y entonces se eViContró, al remover el terreno, ei esque- 
leto de un Iiombre que diú^ron ser de tin ntédico, d lo 
que hace referencia un cuadro que existe en los clauS' 
tros. Existen e¿ teuiplo y el convento enu:uy buen es* 
tado de conservación. 

Jerusalen, 5c.' construyó en lóój, con las lir.iosnas 
de los fieles, para dar culto d la imdjen de la Cande^ 
¿aria que allí se venera. PJstd situado al Oeste de la 
ciudad, frente d la iglesia y cemcrzterio de San (lier--- 
nardo. r2n 166J se fundó el Oratorio de San Felipe 
J^eri, entre cuyos reüjiosos fue el uuís notable ciprés^ 
bítero d). Francisco de Aguirre, de venerable memo^ 
ria. La congregación sólo subsistió hasta lOg^j, en 



Digitized by 



Google 



—503- 

que se arruinaron el templo y el convento. En i'joz 
fue reedificado el templo por (D. Francisco de Ortega, 
d iniciativa del presbítero Lázaro de Lima. Terminó 
la obra en lyoS y fue estrenado el 12 de febrero d^el 
propio año. Se halla hoy regularmente conservado. 

San Roque de vilacirca, (paredes rojas) en la faU 
da del Cerro, se construyó en 166S. J^o existen más 
que sus vestijios. 

Las Recojídas, el templo y la casa conocidos con 
zstc nombre fueron fundados en 168^, por <D^ María 
SuareSj á espensas del Liscnciado (D. Manuel de Sal" 
vanes, su confesor. El templo está en servicio, pero 
deteriorado. La casa sirve de Colejio de.edAicandas. 

San Roque, del ttio (arena) se edificó enió^jpa* 
ra parroquia de indios. (Z). José de Herrero fue su 
primer Cura. Está en buen estado de conservación. 

Belén j'tV convento y hospital délos belermitas, 
donde hoy existe el Colejio ^Pichincha, principiaron d 
construirse en lyoo. Los fundadores del convento fue-- 
ron Fr. ^Rodrigo de la Cruz, Fr. Andrés de la Cruz, 
•con 12 relijiosos más. Terminó la obra en ly^j. El 
templo sirve hoy de teatro. 

Zjasunas. B<ara será la pei*soDa que habiendo 
visitado la Instóñca ciudad de Potosí, 110 haya paseado 
sus famosas lagunas, puesto que es una de las particu- 
laridades de la localidad. 

Es hermoso el paisage que ofrecen las lagunas en 
los meses de marzo, abril y mayo, en qne se encuentran 
llenas de agua hasta el borde dQ las murallas; espléndi- 
do os el espectáculo de la estensa y tranquila superficio 
de las aguas, movidas a{)enas por un aire suave, en las 
que se ven vogar numerosas aves acuáticas de diferen- 
tes especies; forman el marco de este hermoso cuadro, 
una cadena de ásperos cerros en los que por toda veje- 
tacion so ve pajonales y espinos, y un pequeño césped 



Digitized by 



Google 



—sost- 
en las faldas deJa$ montañas; de las boyadas ó quebra-^ 
<líis descri^nden varias <M:>rri^tes de agua cristalina se- 
mejando) jigautescíií^ serpientes de plata. 

El origen de estas lagunas #$ el siguiente: Potosí 
se babia» fundado eu las fsdilas del gran Gerro; el interés 
de los primeros babitantes^, era estaí lo más cerca posir 
ble de las minas de platfa, sin píeocuparso de los demás 
elementos do vida, desarrollo y progreso para la pobla- 
•cían, entre los que, el.priiK5Ípal es el agtia. Apenas si 
babía ea bi Villa, algunas vertientes naturales que man- 
tenían á sus babi tientes, tales como la dé Flamencos^ * 
CkotrrilloSy üargnaili^t Cantería y .Sav Moque. 

Más tarde, con el incremento que tomaion los tra- 
bajos metalúrgicos, se hicieron los primitivos aparatos 
de: beneficio, llñmadosg uairachinas, y Jiabiendose agota- 
do, los metales de. fundición, era necesario cambiar ■ el 
sistema de beneficio, y á indicación del Virey Don 
Francisco de Toledo^ eu 1572-,: resolvieron ]os mineros 
constituir íwijfcmV de motor hidraiilico, en el ralle de Ta- 
rapaya, á leguas al O. de la ciudad* 

Construidos los 'fw^mW, comenzó á molerse en ellos,, 
en el mes de octubre de 1574, pero pronto se vio que e- 
ran grandes los inconvenientes que resultaban de tras- 
portar á tant'i distancia los metales; para evitarlos, reu- 
nidos nuevamente los mineros nota^ks, resolvieron fabri- 
car la rivera cerca de la Villa, y á sus cabeceras grandes 
Zfl¡y««rts, para que recojiendose en ellas las aguas de las 
fuentes y de las lluvias^ pudiese moverse los molinos de 
la rivera. Felipe II les asignó, por cédula de 1574, 
veintñ mil iWeo^ perpetuos para la obra. 

Las lagunas, son grandes depósitos de agua, fabri- 
cados en la cerranía de Kari-lcari, al E. de la ciudad. 
Las aguas provenientes tanto da las vertientes como de 

* Hoy M llama CrUtaU»^ al O. <iel Oerrot «ns aguas ««"an tan estima<]a8 en esos 
hiéranos quo una botija (l« ellní». ralla ocho reales. 



Digitized by 



Google 



—sos- 
ias lluvias, so r<)presan por medio de murallas muy sóli- 
das, provistas de compuertas, fácilmente manejables. 

Las murallas están fabricadas por lo regular de 
cinco órdenes de lienzos verticales: el priviiero es tí7t 
ninro de piedra seca, destinado d recibir el choque de 
los ínovinticntos del agua estancada; el segundo es de 
greda impermeable; el tercero es de cal y piedra, si-- 
guiendo otros dos más, de arcilla y cal y piedra, mas 
bajos y de menor espesura que los anteriores. El an^ 
cho total de estas cinco murallas, que forman un sólo 
cuerpo, sin solución de continuidad^ es de lo d 12 mC' 
tros, ofreciendo ur.a superficie bastante para^ quepuc^ 
dan caminar sobre ellas, de frente, 6 caballos, con ji' 
nete 



* 



Una admirable red de acequias, sólidamenfú 
construidas, de cal y piedra, y perfectamente nivela- 
das sobre las sinuosidades y asperezas de tina cerra ^ 
nía tan accidentada cano la de Kari^kari, pone, en 
coj:hirJcacion unas lagunas con otras, y trae el agua 
hasta los irjenios y pilas de la ciudad, recorriendo zt' 
na estension de más de 5 leguas, en cuyo trayecto cxis- 
ten no pocos túneles de gran ester.sion, abiertos cnpe^^ 
ña dura, para dar paso d las acequias en su corres^- 
pendiente nivel. 

Las antiguas compuertas eran muy imperfectas 
pues consistían cu nnas enormes palas de madera, adhe- 
ridas á una vip^a quo se movía mediante palancas, para 
bajarla ó f:ubirla. Las compuertas actuales son de una 
plomada quo, suspendida por una viga y una cadena, se 
mueve mediante una tuerca de fierro, sin gran esfuerzo 
y con mucha precisión. 

Las lagunas que sirven á la ciudad pueden dividir- 

* Toíloeste DÚrv.'ifo lo liemos estraí^Utlo, y en pnrte copia<lo, <lel folleto *-Ln- 
pniia* y Fueni o*" publicado por el Dr. Movlcato Omiste, perteneciente n su obra 
Crónicas Potosinas. 



Digitized by 



Google 



—506— 

se en 3 í^ecciones: l?.al Norte, 7 lagunas, situadas en dos 
quebradas: quebrada San Josc, con una del mismo nom- 
bre y las llamadas Llama- micu, (iuacani y Providencia; 
quebrada Atocha ^con una del m^smo nombre y otras do» 
Candchiria y Santa Lucia. 2? al Este, 8 lagunas, en dos 
quehradiis: en la una San Ildefonso, San Pablo y San 
Fcrnanilo. y en la oti-a Jlasirni, Cnizisa. Mañiza, Planilla 
y San Sebastian receptora de dos secciones; y 8'.^ al Sud 
<!on 5 lagunas en dos quebradas: ou la una Chalviri ó 1- 
lliiuani, y en la otra Lobato, [lií<tia y Ppischo-ckocha. 

Una de las primeras lagunas que se consti'uyó, on 
1573, fue la llamada Chalviri o Tagua-ñuño (Tabaco- 
fufño), á costa del Rey en p;»rte, y de los mineros de 
Porco, Capitán Illanez, Capitán Don Iñigo do Mendoza, 
Don Sebastian de Arles y el Contador Villat'ranca. Su 
construcción duró 3 años. 

Muchos años después la laguna y su acequia fueron 
inmensamente mejoradas por el Cori-egidor, General Don 
Rafael Ortiz de Sotoniayor, con $ 30,000 de gasto, ter- 
minándose la obra en l()1(i. 

A la obra do Chalriri concMU'rieron 20 maesti»os al- 
bañiles y seis mil liombres (peones), gastándose millo- 
nos en salarios y materiales. Potosí tenia entonces cien- 
to veinte mil habitantes, sogun el censo mandado hacer 
por el Virey D. Francisco thi Toledo. 

La laguna de (.l¡ah'iri tiene una muralla de 282 :| 
varas de ostensión; su cii-cuiiferencia mide 4,905 5 varas 
de circuito; su profundidad es do 10 varas: contiene a- 
gua para 150 días, fluyendo día y noche, para el servicio 
de los ingenios y de las pilas; dista Í5 leguas, de camino 
escamado y de puro ascenso. 

La laguna de San Ildkfonso ó de Kari-hari, acá-' 
vóde construirse á principios de octubre de 157G, junta- 
mente con la do San ScbastiaUy y otras tres menores. 
Tiene una capilla de bóveda (la primera construcción d#^ 



Digitized by 



Google 



—507— 

este genero), que antes estaba rodeada de agua por 
todas partes y se comunicaba por un puente. Mide d© 
circunferencia 3, -161 varas. Tiene su muralla 751 ¿ va- 
ras de est^iiision; su profundidad es de 10 varas en la 
compuerta y de 18 varas en el cent?o; coatieneagua pa- 
ra 40 días, fluyendo noche y día. Costo !a obra 700,000 
pesos fuertes, sin las acequias. 

El domingo 15 de marzo de 1G26 sucedió la reven- 
tazón lU esta laguna; sus aguas se desbordaron con irre- 
sistible fuerza, precipitándose hacia el SO. de la ciudavl 
por la rivera do los ingenios. La causa de tan calami- 
toso suceso fue el haberse roto la muralla, en el mismo 
sitio por donde se desaguó la laguna, en 1599, por orden 
del doctor Arias y ligarte, para ai-reglar la obstrnccion 
de la compuerta. La inundación destruyó 125 injenios, 
de los 132 que existían entonces; -16 habitaciones de es- 
pañoles, 370 casas; 800 ranchos de indios; los muertos 
pasaron de 4.000 y la pérdida total de valores se calculó 
en 12.000,000 de pesos fuertes. 

La laguna de S.VN Pablo ó de la lieina, está conti- 
gua á la de San Ildefonso y la separa <le ella una muralla 
intermedia que sostiene las aguas de ambas, y es tan 
ancha como la de San Ildefonso. 

Las aguas de la laguna San Pablo no tienen otra 
salida que á la de San Ildefonso, mediante una compuer- 
ta situadla al centro. Ambas lagunas se construyeron 
simultáneamente, y costaron 700,000 pesos. 

Las dimensiones de la laguna S(ñi Pahlo son las si- 
guientes: 2,3-1:0 varas de circunfenuicia; su muralla 294 
varas de estension: su pi'ofundidad es de 6 y ¿ varas en 
la compuerta, y 10 en el centro: contiene agua para 30 
días. 

La laguna de San Pedko ó Planilla so halla al E. 
<3e la de San Sebastian, de la que se hídla separada por 
lina muralla cu va estension os de 130 % varas, y es tr¡- 



Digitized by 



Google 



—508— 

biitaria de ésta. Su circunferencia mi<le 1,730 varas; su 
profundidad 7 varas; tiene agua para 8 días. 

La de San Lázako está un cuarto de legua más a- 
rriba; recibe dos gruesos arroyos de los cerros conti- 
guos; es trii)utaria de la dn San Sehastían, por intermedio 
de la de San Pedro. 

La de San Sebastian, que es la más próxima á la 
-ciudad, pues sólo dista media legua, es la receptora ge- 
neral de las demás lagunas, de donde se distribuye el a- 
gua a las pilas é injenios. 

La laguna de Siut Sebastian [antes San Salvador] 
juntamente con la <le San Pablo ¡/ San Lázaro acabaron 
de construirse el 12 de octubre de 1576, habiendo cos- 
tado 900,000 pesos. Tiene de circuito 2,18o J varas; su 
muralla, ia estension de 2-16 ¿^ varas; profundidad 9 va- 
ras. Contiene agua para 30 días. 

Siguiendo el ascenso de la cordillera, hacia el E., se 
encuentran las lagunas siguientes: 

MüNiZA tiene una muralla de 267 varas; su circun- 
ferencia es de 2,002 J varas; su profundi<lad de 7 varas, 
y contiene agua paia 12 días. 

Crüciza tiene una muralla <le 80 varas; su circuito 
os do 2,980 varas; su profundidad de 8 varas; contiene 
agua para 12 días. 

ÚlIkSTía d Palos tiene una nmralla de 23-i J varas 
de estension; su circunferencia es de 2,242 J varas; su 
profun<lidad de G varas; contiene agua para 30 días. 

En la sección del Norte, hacia Saniasa, á distancia de 
5 leguas, está la laguna Hüacani ó Hnanraniy que tiene 
una muralla de 213 % varas; una circunferencia de 2,763 
varas; su profun<lidad de 8 varas, y tiene agua para 30 
días. Las aguas de la sección d<3l Norte vienen directa- 
mente á ia rivera, sin pasar por San Ihhfimsom por San 
Sebastian. 

En la misma sección del Norte está la laguna Atocha 



Digitized by 



Google 



-509— 

cuya muralla es Je 116 varas; tiene un circuito de 2,124 
varas; profundidad de 4 ^ varas; contiene agua para 15 
días. 

Existen otras lagunas de menor importancia, que las- 
que liemos citado ya, y no merecen descripción es- 
pecia]. 

Se emplean para mover dos cabezas de injenio, 
28,800 pies cúbicos de agua por hora, formando 691,200 
pies cúbicos en 24 horas; [)ara surtir las pilas se gastan 
14,400 pies cúbicos. 

Por una cédula real, consta que el Yirey Toledo 
mandó construir 18 lagunas. 

Calancha sólo hace mérito de 5. Ahora tenemos 20- 
lagunas en servicio, de las (jue se hallan en buen estado 
4, en regular estado 7, y casi inservibles 9. 

Se gastó del caudal projiio de los azogueros, en la 
construcción de las lagunas, más de dos // medio millQues 
de pesos ensayados, sin contar las injentes sumas emplea- 
das sucesivamente en el reparo de sus nuirallas, com- 
puertas y acequias. 

Los que más se han distinguido en estos últimos 
tiempos en la reparación y mejora de las lagunas han si- 
do los Señores (juillermo Schmidt, liliodoro \'ilIazon y 
Narciso Mayora: este último lia servido 30 años próxi- 
mamente de JjfK/tfnero Majiory con el mejor éxito. 

Existen en la ciudad 227 fuentes ó j)ilas, de las que 
pertenecen á plazas y establecimientos públicos 50, y á 
casas particulares 177. 

Hu:nas. 

TORKE DE LA CoMPAÑÍA. La más celebre de las 
ruinas de Potosí es la conocida con el nombre de Tone 
de la Compañía. 

La torre construida, en 1590, para el templo de la 



Digitized by 



Google 



—510— 

Compañía de Jesús, una cuadra hacia el O. de la Plaza, 
era de adobe y ladrillo y tan mal fabricada que se des- 
plomó causando la muerte de tres jesuítas. En 1 700 se 
propuso reconstruirla Don José de Ouiroz. 

Este célebre minero empleaba sus ingentes riquezas 
en obras relioriosas y de caridad, por eso se decidí: después 
fin Dios Qn'no^. Ouiroz habia hecho dorar el retablo de 
la Iglei?ia de la Misericordia, con un gasto de 16,000 pe- 
s):; füjrccs; hizo reedificar la capilla mayor de San Agus- 
tín, construir dos bóvedas subterráneas y un magnífico 
retablo con el gasto de 25,000 pesos fuertes; y fue ét 
quien mandó construir la actual Tonr de la Compañía á 
su exclusiva costa, con un gasto de 40,000 pesos fuertes, 
habiéndose comenzado en 1700 y concluido en 1707. 

Esta monumental Torre esta formada toda ella de 
piedra de sillería primorosamente labrada; se halla repar- 
tida en tres cuerpos, de los que los dos superiores tienen 
17 claros |)ara otras tantas campanas y un reloj. Tiene 
20 varas de elevación próximamente. A ambos lados se 
encuentra adornada con hermosas columnas monólitas, 
de forma salomónica, con relieves que representan raci- 
mos de ubas; todos los capiteles, arquitrabes y comizas 
ostentan primorosos tallados, ¥a\ el friso del corniza- 
miento del 2? cuerpo se lee, tallada en alto relieve, lá si- 
guiente inscripción: Ahihado sea vi Smiüsimo Sacramento 
del Altar; hay otras inscripciones que la acción del tiem- 
po ha borrado. 

Esta Torre, que es verdaderamente unajoya artísti- 
ca, debería conservarse restaurándola del mejor modo 
posible. El atrio está convertido en corral y pesebre, lo 
que por cierto es sensible, porque contribuirá al dete- 
rioro de ese monumento que muéstrala pasada grandeza 
<le Potosí. 



Un marco de ruinas rodea á la ciudad de Potosí, que 

/Google 



Digitized by ' 



—sil- 
seria difícil describirlas por lo numerosas que son. Las 
más notables son las siguientes: 

Casa del Pagamento. Se daba este nombre á un 
inmenso edificio donde semanalmente se hacían los pagos 
á los trabajadores de las minas del Rey. Apenas se con- 
servan vestijios de él. Está situado en la falda del Cer- 
ro, hacia el N. E. 

CÁRCEL DE Mitayos. Cerca del Rey Socavón se 
encuentran estas sombrías ruinas, hacia el E., donde ca- 
da año perecían innumerables indios, víctimas de la codi- 
cia; lo más notable es un vasto salón, donde indudable- 
mente se encerraba á estos desgraciados. 

Palacio Encantado. El pueblo dio en llamar así 
á la Casa-convento donde vivian los Caballeros de San- 
tiago, por ciertos escándalos nocturnos que con frecuen- 
cia se producían, siendo fama que las jóvenes que pene- 
traban en el no volvían á aparecer. Apenas se conocen 
sus ruinas. Estaba situado en la falda del Cerro hacia el 
S. O. junto á la Iglesia de Santiago. 

Casa de Quikoz. Está situada media cuadra al S. 
de la Plaza, no es una ruina, pero está trasformada com- 
pletamente; se ha subdividido en varias casas, de la que 
la principal es hoy un establecimiento de panadería; to- 
davía ostenta en su portada el escudo de armas de Don 
José de Quiroz, tallado en piedra. 

Injenio del Rey, Este basto injenio está situado 
al O. de la ciudad, á menos de una legua de distancia, 
en el pueblo de Cantumarca, hasta donde se cstendia la 
antigua ciudad. El camino que conduce á Tarapaya pa- 
sa por medio de estas ruinas; no se ven ya sino paredes 
de adobe derruidas y grandes patios empedrados; sobre 
un arco se conserva un escudo de armas de España, ta- ' 
liado primorosamente en piedra; las autoridades locales 
nunca se han preocupado de recojer esta joya para el 
Museo. 



Digitized by 



Google 



CAPITULO DECIMOSÉPTIMO 



l/^ojá y dojStuii\tn'e^. 



Süii A Rto:— Clases sociales— La oUse elevada — La clase media — La clase iiidíjenn. 

Clases ::&OCÍales. Muy difícil, sínó imposi- 
ble, os condensar, ei) pocas páginas, la diversidad de cos- 
tumbre.^ de un pueblo que encierra múltiples clases óa- 
grupaciones — que difieren en usos y hábitos, si bien té-, 
nuemente, de una manera bastante sensible, para sor di- 
versificados. 

Entro tanto, hay, en el Departamento de Potosí, 
un fondo comiiu [por decirlo así] de usos, generalmente 
establecidos, que podrán constituir la trama, sobre la 
cual se extiendan ¡os matizes que la adornan y dan va- 
riedad. 

Como las otras regiones de Bolivia, tiene, este De- 
partamento, tres clases sociales bien distintas: la clase 



Digitized by 



Google 



—sis- 
elevada ó liispano-americana; la media, á cuyos indivi- 
duos se llama cholos, y laindíjena. 

Cada una do estas clases tieiió su ficionomía particu- 
lar, cuyo examen podrá dar iiua idea de la diferencia de 
sus costumbres. 

ÍjIX clase elevada. La clase elevada, en fuer- 
za del pi'ogreso general, y de la comunicación franca 
con las Naciones civilizadas del Viejo mundo, comuni- 
cación que se hizo plena, desde la declaratoria de la In- 
dependencia, lia adquiridlo todos los usos y hábitos eu- 
ropeos modernos; conservando, empero, ciertos resabios 
de las costumbres coloniales. 

Es, por lo mismo, muy exacto lo que el historiador 
boliviano]) ManuelJose Cortés dice, en su '^Ensayo 
sobre la Historia de Boliviaf' "la civilización de r.uestrsi 
época, que ha difundido unos mismos principios, ha uni- 
formado en todas partes las costumbres." 

Sabido es que las costumbres peculiares á cada a- 
grupacion do hombres, sean salvajes ó civilizados, de- 
penden del predominio que en ellos tienen determinadas 
virtudes ó especiales vicios. En consecuencia, la dete- 
nida observación de esas virtudes ó vicios, dará por re- 
sultado el cuadro completo de las costumbres de un 
pueblo. 

El Dí^'spartamento de Potosí no presenta, en sus híx- 
bitantes, la pereza, rasgo distintivo de los que viven en 
los valles; y, aunque participan de cierta indolencia ca- 
racterística de los americanos, son* relativamente, más 
activos y laboriosos que los de otras regiones. 

Puede ésto ser resultado del clima, rígido en la ma- 
yor parte de su extensión, ó de las tareas mineras á que, 
gran parte de sus hijos, se dedica. 

La misma influencia climatológica puede ser la can- 
sa de la reserva y casi frialdad de la mayor parte de los 
potosinos. Y á la verdad, un cielo casi siempre nubla- 



Digitized by 



Google 



—oli- 
ólo, ó de un azul intenso cuando está sereno; empinadas 
y agrestes sierras, cuyas faldas estériles no ofrecen más 
vegetación que la paja; sábanas inmensas de arena; a- 
bruptos despeñaderos que forman estrechas cañadas: en 
suma, una naturaleza tan accidentada como la de esto 
Departamento, no puede monos que producir, en los qno 
la contemplan desde la infancia, cierta propensión á la 
melancolía. 

De ello residta esa casi repugnancia á las espancio- 
nes ruidosas, á las reuniónos S()ciales, y ese aislamiento 
en que, por lo general, viven los habitantes de Potosí, 
reduciéndose á limitado número de personas, casi siem- 
pre ligadas por los lazos del parentesco ó amistad estre- 
cha, sus raras reuniones y relaciones sociales. 

Entre tanto, este rasgo distintivo que podría creer- 
se productor de malas pasiones, como el odio, la envi- 
dia y otras, no obsta para que los habitantes de nues- 
tro Departamento, sean afectuosos, hidalgos, escrupulo- 
sos en respetar los fueros del honor y de la ¡imistad: he- 
rencia, sin duda, de la proverbial honradez castellana y 
de la no menos proverbial honradez de los Incas y sus 
vasallos, cuya salutación expresiva, era, como se sabe, 
la siguiente frase: ''A)íí(í stía, amaqhclla, anuí Vullay y la 
respuesta: '^ Ckampis jinalJataf^ — es decir: ''X¿ ladrón, ni 
perezoso, ni enihnsfero^^ — ''Seas tu lomismo'^ 

El amor al país natal, tibio en algunos hombres 
(pie, sin trabajo se alejan de su tierra, lleg^ando á hacer- 
se verdaderos cosmopolitas, es intenso en los potosinos. 
Raras veces abandonan definitivamente el país de su na- 
cimiento; y, si las circunstancias les obligan á ello, su 
más ferviente anhelo, su deseo más vivo es tornar á mo- 
rir en su querido hogar. Esto, dadas las condiciones fí- 
sicas del Departamento, donde tal vez faltan las como- 
didades que, en otras partes, abundan, recuerda el pro- 
fundo pensamiento de Tácito que, al mencionar el ape- 



Digitized by 



Google — 



— 5.1 5 — 

go de los Germanos á su sudlo natal, dice: ¿**quÍ€n que- 
rría abandonar el Asia, la Italia, el África, por un clima 
riguroso, por uu país triste, y que no se podría amar, á- 
menos de ser la propia patriaf 

El sentimiento que se desborda en rumorosas ex- 
panciones exteriores, es siempre vehemente é intensa 
que el que so reconcentra y madura (si es permitida la. 
palabra) en el recóndito y ardiente foco del corazón. 

Las mujeres, hasta pocos años ha, modestas y po-- 
co vacas, van llegando á adquirir afición peligrosa al lu.- 
jo, cuyos funestos resultados se ven en otras paites. 

Losj sencillos vestidos de percal ó muselina que a-^ 
graciaban á las jóvenes, están dejajido su puesto á la 
seda y al terciopelo, costosas telas que, sin alimentar 
un quilate á la gracia natural y al pieciado joyel de la 
virtud, acre.«cMVntan, si no arruinan á les condescen- 
dientes padres de familia, cuyas hijas, para obligarles á 
tamaño sacrificio, se escudan con la moda, sobeíana ti- 
ránica que unce á su carro la modestia, la virtud, la 
honra misma de estas incautas mariposas que aman la. 
lumbre enemiga y se abrasan en ella! 

La verdad es que los progresos traen, como torren- 
te desbordado, revueltos, en sus ondas, tanto agua cris- 
talina como lodo. 

En los raros bíinquetes y saraos que so verifican, 
se nota generalmente cultura y buena educación, excep- 
tuando la n)ny reciente y desgraciada aparición de los . 
lindos que, con el nombre de pepes, se hacen enfadosos; 
porque, creyendo de buen tono brillar en sociedad, se . 
introducen en los salones y, sin guardar miramiento al- 
guno á la gente de edad, se apoderan del baile y de las 
pollas, codeándose con hombres de írerarquía social ele- 
vada y hombreándose con ellos. Resultado inevitablo^ 
de la harto descuidada y mimosa educación del hogar. 
En los bailes, llamados de etlquda, se danzan, solamente,^ 



Digitized by 



Google 



—516- 

las danzas europeas: cnailnllns, walzes, polkas etc; y re- 
gularmente, concluj'en al rayar el dia. 

Es achaque de vanidad que, en semejantes reunio- 
nes, se sirven siempre licores extranjeros, no solamente 
inferiores sino hasta más nocivos que los del país. Por 
que, lo que, con nombre de vinos, sean de Oporto, del 
Kliin, () de todos los Chateaux del departamento bórde- 
le» de Francia; ó de cognacs de cualquier procedencia, que 
importa el comercio, cubren toda su falsificación con la 
dorada etiqueta ó rótulo que llevan las botellas: y resul- 
ta que el almibarado joven que creería degradante be- 
ber un trago de aguardiente de caña, se ingurgita de al- 
cohol puro, más ó menos disfrazado con un jsonoro nom- 
bre extranjero; por que lo que el comercio llama vino,, 
•no es tal vino, ni tiene en su composición un átomo del 
jugo descubierto por Noé. 

Y, en cambio, tiene el país, licores lejítimos, no ra- 
ra vez superiores á los mejores de Europa. 

En tertulias familiares, se bailan los breves bailes 
llamados í/«í/V;ra, cuyo origen, á no dudarlo, son las jo- 
tas, cachuchas, jaleos^ etc. de la íintigna poseedora de A- 
mérica; y la cueca, vulgarmente llamada chilena, bien 
que sea usada en toda la costa del Pacífico. Para estos 
bailes se requieren mucha gracia, agilidad y aiie. 

No es de olvidar la Mecapaqiteüa, cuadrilla bolivia- 
nizada que, conservando la forma, el orden y las figu- 
las de la europea, se baila al compás más acelerado de 
los aires nacionales llamados f/tiaitlosó ccaJnyus\ entrela- 
lazando graciosa y caprichosamente manos y brazos las 
parejas, lo que le da un aspecto agi-adable y vivo. Re- 
gularmente, la mecnpaqueua es el baile que cierra, estas 
tertulias familiares y es como la señal de despedida. 

Xja clase media. El cholo (; vendrá esta de- 
nominación del español chulo 6 será corrupción de criollo, 
según define la palabra el Diccionario, diciendo que es 



Digitized by 



Google 



—517— 

el mestizo de padres europeo éindiof), es la segunda clas% 
social queso encuentra en el Departamento. 

Difiere de la primera clase, por su menor instruc- 
ción, su modo do vivir y hasta por el vestido. 

Usa, regularmente la chaqueta; y, y por abrigo el 
poncho. 

La chola víate la antigua soya española, llamada 
provincialmente, pediera, y el \nanto que so denomina re- 
hozo^ entrambos do bayeta; aunque, entre las jóvenes c- 
legantes (que también las hay en esta clase) el manto 
de bayeta es reemplazado por el pañuelo extranjero, y 
la pollera es de tala de merino, y hasta de seda y ter- 
ciopelo. 

El cholo se consagra, principalmente, á los oficios 
mecánicos; y el artesano potosino descuella por su habi- 
lidad en varias de estas artes, apesar de la insuficiencia 
de los utensilios y herramientas que posee, y de la ca- 
rencia absoluta de maestranzas que les proporcionen 
instrumentos adecuados á cada otício. La platería, la 
oitebrería y carpintería son las ])rofesiones en que más 
se distinguen los artesanos -de Potosí, habiendo ocasio- 
nes en que un trabajo en filigrana de oro ó plata, si no 
excede, puedo rivalizar con uno extranjero. 

El cholo, sin embargo, es indolente; y, por hábil que 
sea, se limita á trabajar, para satisfacer las mas premio- 
sas necesidades de la vida; y, por desgracia, el feo y ha- 
bitual vicio de la embriaguez, (vicio que, entro parén- 
tesis, tiende (\ disminuir, gracias a la instrución prima- 
ria que se difunde morigerando las costumbres), fomen- 
ta su ocio. 

Por efecto de cáh indolencia, se ve, casi siempre, 
en estrechez; y su familia desprovista de lo necesario, 
muchas vezes mal vestida, y tal vez desnuda y descalza. 
Urgido por la necesidad, se pone á la tarea, febrilmente, 
y trabaja hasta en los días de fiesta, gana lo necesario 



Digitized by 



Google 



—518— 

y, luego, festeja á San Lunes, patrón de la mayor parte 
de los menestrales, bebiendo hasta el exceso, con lo cual 
pierde uno ó dos días mas en la semana. 

Pocas vezes tiene reuniones, exceptuando las cliisi- 
cas fiestas del Carnaval y la Pascua, en las cuales, for- 
ma pandillas, llamadas rnedus; las que salen á los cam- 
pos, fuera de la ciudad, pasan el día, en danza y bebida, 
y penetran, luego, en la población, presididas i)or músi- 
cos que tañen harpas, guitarras y flautas del ])riis, lla- 
madas qhenas: van, casi siem})re a la plaza principal y 
formando la rueda, circulo dt^hombres y mujeres, alter- 
nados y tomados d© las manos, en cuyo centro se colocan 
los músicos, comienzan ora el canto del aireonrnavales- 
co, ora los bailecitos, que los danzan, sucesivamente to- 
dos los de la pandilla. 

Fuera de estas grandes fiestns, para ol cholo no hay 
otra que la que origina un matrimonio, un cumpleaños, 
(y esto raro), ó, ¡cosa rara! un mortuorio y más que to- 
do una fiesta religiosa. 

Dejando la última, para cuando se trate del indio, 
pues ambas (*lasos, vtiifatis nnitnndis y con menos excoso 
en el cholo, tienen la misma su[)ersticion; debe, sola- 
mente, doídrse que, en esas reuniones, su(!edc, á menu- 
do, lo que tan t'ostivamente describe Fígaro en su artí- 
culo "Un diado <lías'\ a consecuencia de la falia íie co- 
modidades que tiene esta clase, y la de cultura y educa- 
ción. 

El ciiolo es sobrio^ en los días en que no se entre- 
ga al culto de San Lunes, fuerte, sufrido. Es, en ge- 
nera!, inteligente, honrado; pero, poj- desgracia, de^de 
pocos años há, viene haciéndose intei'csado, con la mal- 
hadada invención del cohecho, on las luchas electorales. 

Tal virus ha emponzoñado alguna parte de la clase 
obrera, la que, sin la suficiente inteligencia de esas fun- 
ciones ni del verdadero patriotismo, tent^ado, además, 



Digitized by 



Google 



—519— 

por su propia pobreza, se ha habituailo á la venalidad 
de sil voto. Retribuido por su adhesión á un partido 
político, ganando, sin trabajar, un pré ignominioso, a- 
bandona, con placer, su hogar, su taller, y ejerce sin re- 
pugnancia h)S oHcios do esfúa, de corredor de sufragan- 
tes. Pero hay que halagar la esperanza de que esta 
perversa costumbre se modifique, si se modifica, en los 
as2)irantos al poder, este procedimiento corruptoi*. 

liJl clase illdíjeiía. La cUise indíjeua del 
Departamento, como la de otros de la Kepública, ha 
<iae(lado hasta hoy casi totalmente separada de las otras. 
Y, aunque menos agreste,* taciturna y desconfiada que 
la <le raza almará: lleva «1 sello de la profunda negligen- 
cia de las autoridades civiles y elesiásticas, en procurar 
su civilización. 

Manteniendo casi íntegras, las costumbres de sus 
progenitores, ligeramente modificadas por el cristianis- 
mo, mal enseñado por quienes debían hacei'lo y peor 
<5omprendido per el indio, vive como una raza absoluta- 
mente apartada de las otras, no conociendo líi ley sino 
])or su parte pesada; como raza nacida para servicio de 
las otras. 

Es cierto que desdo la declaratoria de ia Indepen- 
dencia, se han dado leyes piotectoras déla clase indíje- 
na; pero ellas, como sucede siempre en Bolivia, han que- 
dado escritas, sin eficazia alguna, contra los abusos y la 
tiranía del Coi-regidor, del Párroco y del Juez Parro- 
quial: los tres sultanes de todo cantón. 

Si se quisiese trazar un cuadro minucioso de las 
costiunbres de la raza indíjena, tan disgregada <in el De- 
partamento, no se conseguiría ello sino en crecido vohi- 
inen, tales son los matizes que presenta en cada locali- 
dad, en cada aldea, en cada aillo ó comunidad. 

Es forzoso I-educirse á rasgos generales, comunes & 
todas esas agrupaciones. 



Digitized by 



Google 



—520— 

En lo físico: es una raza fortísima, resistente á las 
inclemencias de las estaciones, frugal, hasta el extremo. 

Su veábido, sencillísimo, con algn mis diferencias en 
las diversas Provincias. El indio viste regularmente 
una camiseta de la grosera bayeta tejida en el país, un 
calzón corto ó pantolón que le baja hasta el tobillo, de la 
misma tela: raras vezes chaleco y chaqueta, la cabeza 
cubierta con un sombrero fabricado en el país, en cier- 
tos lugares, con montercfs (\e ciierOy i)RÍio ó pauilla\ de 
varias formas, en otros. General mente, su calzado es 
.la sandalia ú ojota, sea de piel de buey, do suela y hasta 
de madera. 

Es tan vigoroso para caminar á pió que, falto de a- 
limento, y con sólo el auxilio de la coca (toniroritum pe- 
•niv'umum), que siempre van mascando, soportan fatigas 
increibles y hacen viajes largos, llegando hasta cruzar 
veinte leguas por dia, sin que parezca que sufran can- 
sancio. 

Los emisarios [chasquis], I0& postillones son siem- 
pre elegidos de esta i'aza, y desempeñan sus comisiones 
riel y rápidamente: tanto ])or su fuerza para la caminata 
pedestre, cuanto por los atajos |)or ilonde acortan el ca- 
mino, y por donde sería materialmente imposible que 
pasasen las caballerías. 

La mujer india ha conservado, más rigorosamente, 
el vestido de sus antepasadas, que consiste en una túni- 
ca, que le llega hasta un poco más arriba del tobillo, 
con manp:as anchas; <le una manta tejida que se pono de 
un costado sólo, por debajo de un brazo, y prendida a 
ambos lados del cuello por grandes alfileres, con cucha- 
rilla, llamados topos y ceñida, juntamente con la túnica, 
á la cintura por una faja ancha y })astante larga pai-a 
rodearla con muchas vueltas: una manta más corta y 

1. En algunos piiebloi« «le Chayantn usan nltcrnntivamente «1 aombre- 
;ro Y la montera «egun la estación. 



Digitized by 



Google 



—521— 

i 

cuadraila, también tejida, ó una de bayeta española, le 
sirven de manto con el nombre de jypcmta. 

Aparte de las ocupaciones domésticas, la india ayu- 
da vigorosa y eficazmente al indio en las faei)as pastori- 
les ó agrícolas, empleándose en ellas como el hombre. 

Estas son las dos principales ocupaciones de la cla- 
se indíjenn. 

El pastor, habitante de las frias y elevadas planicies 
de Lipez y Poi'co, pasa la vida guardando sus rebaños 
<lo llamas, sembrando lo pieciso de la qn'niua para su 
sustento, viajando larguísimas distancias en meses en- 
teros do peregrinación hasta los valles de las Provincias 
<le Linares y Tomina (perteneciente al Departamento 
<le Chuquisaca), llevando la sal que se produce en esas 
frías regiones, para traer en cambio maíz, trigo ó cebada 
en grano. 

En estos viajes marcha toda la familia, hombres, 
muj<M'(»s, niños, no siéndoles fatigoso, puesto (jue cami- 
nan al tardo paso do la llama que jamás avanza más dé 
cuatro leguas al día, amén de la fortaleza de esta raza,. 
})ara las caminatas. 

El lal)ra(lor cultiva su pequeño terreno, sea propio,, 
si os originario, sea arrendado en alguna linca; de su ca- 
si siempre^ exigua cosecha, se¡)ara lo ju'eciso })ara el sus- 
tento propio y de su familia y lleva el resto al mercado. 

En estos últimos tiempos, los indios de ciertas lo- 
calidades se han hecho arrieros, y *'como todo el que 
viaja, en expresión exacta del Señor Cortés, en su obra 
citada, eleva su carácter y extiende la esfera de sus co- 
nocimientos." 

Las habitaciones do los indios, desparramadas en 
largas extensi(uies de terreno, s(m chozas de barro, pie- 
dra ó adoves, cubiertas con lecho de paja, á cuyo lado, 
en general, está el aprisco de su ganado menor. 

Toda la familia vive, regularmente, en una sola ha- 



Digitized by 



Google 



-522— 

biraciói}, lo cual mu/iü ocasionar algunos delito» y no po- 
cas cnformcda<ies. 

Aimquo los in^lios viven en sobrada escasez, no so 
encuentra, entre ellos, la absoluta indigencia que se ase- 
gura que so ve entro los hzzaroni de Ñapóles ó los sara- 
gafes de Méjico. 

Kl vigor y la fortaleza do la ry.za indíjena, aparte 
de depender do su irisma organización, son debidos al 
modo con que so crían los niños. Expuesto á laintoni- 
perio, sin más vestido quo una camisa de bayeta que l«s 
llega a me lio muslo, pasan hasta la edad de oclio 6 diez 
años: do manera que su piel resiste, sin dificultad, todas 
las variaciones atmosféricns. 

En lo intelectual y moral, la clase indíjena se en 
cuontra casi en el mismo estado, si no está más degra- 
dada, que aquel en que la encontraron los primeros con- 
quistadores. 

Ello es debido á la servidumbre que lo impusieion 
los españoles que no cuidaron de la educación del indio, 
llegandoel desdén quo por él sentían, hasta el absurdo 
extremo de que graves teólogos, on gravísimas asam- 
bleas se preocuparon de discutir, c<m todas las formas 
de la Escuela, sobro la tesis singular de sí los indios e- 
ran hombres ó no pertenecían h la raza humana. 

Los socerdotes, cuya misión bien y evangélicamen 
te entendida era, precisamente, la civilizadora, no sola- 
mente descuidaron, antes bien degradaron á esa raza in- 
feliz. 

Y esa misma escuf>la os seguida, en nuestros días, 
por el clero del siglo XIX, en plena República. 

La religión del indio no es tal. Se llama cristiano 
por nombro únicamente. No tione la más ligera idea de 
la moral religiosa, y si no es una raza espantosamente 
criminal, es debido á su índole pacífica y ala moral na- 
tui'al del hombre. 



Digitized by 



Google 



^--523— 

No conociendo ni comprendiendo los preceptos mo- 
rales religiosos, muí pueden comprender los dogmas del 
catolicismo. 

En consecuencia, su religión es un conjunto de 
prácticas supersticiosas y fanáticas qne si no aprovecha 
y antes bien perju<lica al indio, os un filón que, sin tra- 
bajo, explota el Párroco. 

/ casar nna fiesta, covao so dice en el país, es un tim- 
bre de honor para el indio; y os vojatlo y «lespreciailo el 
que no ha llenado ese deber. 

La fiesta se reduce á la Misa y procesión celebra- 
das por el Cura, quien por ü3a ceremonia, no cobra solo 
el estipendio debido, sino que lo recibe de cuatro, seis y 
más aún, de los alferezes, celebrando la fiesta, en una 
sola ve/, para todos. 

Pasada ésta, los anfitriones y toda la muchedumbre 
reunida, á vezes, de algunas leguas á la redonda, se reti- 
ran á su cabana y forman una vertladera <ngia. Dura, 
regularmente, la zambra por tres 6 cuatro días, mientras 
so consuma la {ibundante provisión de chicha y aguar- 
diente que acopian. Hay indio que, en cada una de es- 
tas fiestas gasta 400 ó 500 bolivianos que, so comprende, 
os ingente caudal para ól; quedando reducido á escase- 
zes durante algunos años. Pero.... se ha salvado el 
honor. 

Durante estas fiestas, bailan los indios, al son de la 
qkena ó el (íArtraw^ro, especie de guitarrilla diminuta, con 
cuerdas de tripa solamente; al compás monótono y me- 
lancólico, si bien agradable do los ccaluyos, á los que a- 
comodan versos quechuas de siete ú ocho silabas, eróti- 
cos los más, y en vezes satíricos y burlescos. Pero esas 
mismas danzas y cantos los usan sin entusiasmo, y más 
bien con gravedad que contrasta con la fiesta. 

Y en tanto ¿qué hace el Cura? Encerrado en la 
casa parrO'iMial, guarda sus proventos en metálico, ol- 



Digitized by 



Google 



—524— 

vi «la sus tleberes apostólicos, fomenta la entendida hon- 
rilla de ser alférez, deja al indio ignorante de sus debe- 
res morales, impone, á vezes, por la fuerza la obligación 
de estas ruinosas fiestas; y si no consiente el concubi- 
nato, único punto moral de que se preocupa, no en mira 
de la moral sino de los derechos que, por matrimonios, 
cobra. 

En estas fiestas es muy notable una odiosa gabela 
impuíísta, generalmente; por los Párrocos, álos alferezes. 

Se llama ricnrhicu (obsequio ó presente), y consisto 
en que el que pasa la fiesta, lleve al domicilio del Cura, 
todas las provisiones necesarias: papas, ganado lanar, 
bovino, cabruno, leña, etc, etc, según el lujo de cada 
uno, fuera de los derechos de arancel, caprichosamente 
impuestos por el Párroco. 

El horrible derecho feudal de pernada, parece con- 
servarse, bajo otra forma, en las Parroquias de campo 
pues la prometida, cuando se va á verificar un matrimo- 
nio, es depositada en la casa parroquial, y, no pocas ve- 
zes, se refieren abusos que ruborizan, cometidos por los 
Párrocos, cuya moralidad es muy problemática, con ra- 
rísimas y por lo mismo, muy laudables excepciones.^ 

Al marcarlas llamas, ovejas ú otro ganado, reúnen 
con sumo cuidado los fracmentos de las ovejas, el pelo 
de los animales, los entierran en un hoyo, en que depo- 
sitan la coca mascada y lo riegan con chicha ó aguar- 
diente: igual libación, vertiendo algunas gotas de esos 
licores sobre la tierra, á quien ¡laman pacha mama [ma- 
dre Qomun de todo lo existente], hacen al emprender un 
viaje ó al volver de é!. 

Creen los indios, con supersticioso pavor, en las 
brujas, duendes, trasgos y el diablo; y á vezes, aunque 
raras, ha sucedido que han asesinado cruelmente á los 

1. Comprobante de lo que decimos eR In Circulnr del m<>8 do Mayo úUímo, 
dínjída por el Arzobispo á los Vicarios, tendente á cortar el abuso. 



Digitized by 



Google 



—525— 

quü reputaban hechizcros, atribuyéndoles haber lieelio 
mal ele ojo á ellos ó á su j^anado. 

Material i '/adas sm.j creencins, tienes» ideas muy va- 
gas do Dios, de laPiovitlencia y de las ideas al»strartas, 
y tienen inás fe en ÍSanliago que en la Divinidad. 

K\\ el diaen qne se celebra la fiesta do este Após- 
tol, que cuenta con l:i universal devoción «ie la claso in- 
díjena, tieno lugar, en varios punt4)siltd Deparlamento, 
y, especial mente en lar, Provincias í'e Chichas, el juego 
llamado del rabrito: dos hombres á caballo, ó a pió en 
otras |)a!tes, puestos freuto á fíente, toman por las pa- 
las un i-abrito niuerto y parten al escape en dirección 
contraria: el que por su niíiyor fuerza que<la con el ca- 
brito, procura llegar al tcimino scn.ilado ile antemano; 
])ero los del bando opuesto le disputan el cabrito siéndo- 
dí»!es permitido derribar al contrario, que no sale airoso 
sino cuando además de tener mucha fuer/a, es [si está 
á caballo] gran ginete. 

Es digna de mención, parad:ir íin á este ya largo 
capítulo, una costumbre patriarcal de los indígenas del 
cantón do Toropalca. Cuando Re concierta un matri- 
monio, todos Ins veciní»s de esa comunidad, so apresu- 
ran á hacer -sus presentes, conforme a sus recursos, A los 
novios: quién les ofrece las ollas, los cántaros ú otra es 
pecio de vasijas; quién les trae la leña; quién la semilla 
de maís y otros ceieales; de suerte que quedan provistos 
abundantemente, para el primer aña de su matrimonio, 
durante el cual son los niños mimados do todos. Pues, 
cuando llegan las épocas del barbecho, do la siembra y 
cosecha, acuden todos con sus yuntas de bueyes, sus 
instrumentos de labranza, y cultivan el terreno de la 
joven pareja, lecojen su Cosecha, con todo esmero y en- 
tusiasmo. 

En resiimen: la chise in«lígena, no sólo es suscepti- 
ble de eJu •ición, sino qao ofrece condiciones admira- 



Digitized by 



Google 



—526— 

ble.^ para su de-arrollo iiitolectnal y nioial. Si os nriscn, 
(losjonfi.ulíi, hurnñ I, os debido a la servidumbre secular 
eu que vive; á la su[)ersticiosa y jrroí^era ignorancia en 
que el Párroco la conserva; al despotismo brutal del 
Correjidor y Juc/, autoridades que, saliemlo, casi geno- 
ralnientü de la misma ra/.:i, por el cambio de la ojota eu 
zapato, y por cierto barniz de lectura y escritura, son 
liis que, conmássiiña oprimen al indígena: cumjdién- 
dose, á la letra, el adagio vulgai': ''No liay mejor cuña 
que la del njismo p:do." 

Opcmen algunos, como dificullad insuperable a la 
civilización del indio, su ignorancia del idioma castellano. 

Sin desconocei- la diticultad, no la creemos insiipe- 
lable; la civili/arión r.o doporde <lc los idiomas: htdjlo 
cualquiera do ellos, es el hombre apto p:ira ilustrarse: y 
siendo, como es. el idiímii quechua rico, fleccible, \aria- 
<lo, os tan á propósit ) como cualquier otro, para la ex- 
posición de todas las verdades morales ó científicas. 

Los laudabilísimos «'sfuerzos del nunca bien alaba- 
do Párroco de Condo-c<»ndo — l)r. Carlos Ftdipc Beltran, 
p:\ra <]ar caracteres y signos á los idiomas querhna y ai- 
mará y para redactar los Dicci(marios de ambos; pero 
tan indiferontemente vistos por los g<»biernos y tan desde 
ñosamente recibidos por el público; ya deniueslian cuán- 
to podría hacerse en este sentido si hubiese buena V(dun 
tad por el bien y cariño, y cari«lad p(U' la clase indígena. 

ojalá que, en lo posterioi*, se preocupen los Gobier- 
nos, las Municipalidades, los Párrocos, míis de este (ilan- 
trópico tema que de otros pequeños intereses que hasta 
boy los han pr(H)Oupado. 




Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



APÉNBICE 



i^eal Cédula de fui\dacHoi\ y título de 

VILLA ZMPEHIAIi DE LA CIUDAD DB P0T08I. 



Don Francisco de Toledo, Mayordomo de sn nía- 
gestad, su visorrey, gouernador y capitán general en es- 
tos rreinos y provincias del Pirú, presidente del atidien- 
ciíi y cancillería rreal de esta ciudad do los Rreyes etc. 
Por quanto por parte de Rodrigo de Esquiuel en nom- 
bre y como procnríidor que es do la Villa imperial de 
Potosí me fue fecha rrelacion diziendo que la dicha Vi- 
lla avia capitulado C(»n el conde de Nieva visoriey que 
fué ílestos rreinos, y comisarios á esta capitulación en 
que se levanto de la ciutlad de la Plata y sirvió por ello 
cá su magostad con setenta y nueve mili pesos de plata 
ensayada, la cual dicha capitnlacion presento an^e mí 
signada do Juan García escriuano público desta ciudad 
dü los Rreyes que es del tenor siguien1;e=Primeramente 
que dicho asiento de Potosí se faze y nombra la Villa 
Imperial de Potosí, se faze libre de la subjecion que tie- 
ne el dicho asiento a la dicha ciudad de la Plata para 
que sea esenta, y se nombra de su magestad y se le da 
término para que haya enella dos alcaldes hordinaiios en 
cada un año que tengan la jurisdicción cebil y criminal 
de la dicha Villa y ns termino mero mixto ymperio, los 
quales nombre y elija el cavildo é rrejimiento de la di- 
cha Villa.=Item que alja en la dicha Villa seis rrejido- 
res helejidos por cada un año y no más, los quales a do 
non)brar el dicho cauildo y rregimiento en cada un año 
y esto por espacio de treinta y cinco años primeros si- 



Digitized by 



Google 



II 

gnioittcs contados desde el pi'¡n:ero día del mes de enero 
del año venidero de nñll é quinientos y sesenta y dos años 
fasta que sean cumplidos y acabados, y pasado el dicho 
tiempo los dichos rregimientos sean a proueer á su ma- 
jestad. =ltein que de dicho cabíhlo y rrejimiento se adc 
proueer el alcalde de minas de la dicha Villa imperial de 
Potosí el qual se ade proueer en uno de los alcaldes hor- 
dinarios que fueren de hi dicha Villa =ltem que en el 
dicho cabildo ó rrejimiento de la dicha Villa seade ar- 
lendnr la pregonería y la ade proveer porque es suya y de 
sus propios perpetuamente para siempre jamás. =ltem 
porque se fa/e merced tila dicha Villa imperial <lc 
Potosí de la mitad de la correduría de lonja perpetua- 
mente la cual la ade arrendar y proveer el dicho cauildo 
como sus propios de la dicha Villa, de lo cual le fazo 
merced. =Item, porque se faze meiced á la dicha Villa 
Imperial de Potosí concejo y rregimiento dtlla de la fiel 
executería de la dicha Villa para siempre jamás, para 
que el dicho concejo y rregimiento hi provea en la perso- 
na que le pareciere. =Por ende, por todo lo susodicho e 
por virtud del dicho poder y del usando en el dicho nom- 
bre de la dicha Villa e asiento me obligo e obligo á los 
dichos vezinos y moradores del de dar y servir pagar a 
su magostad o a sus oficiales rreales 30 mili pesos en pla- 
ta ensayada y marcada desvaler cada un peso de cuatro- 
cientos y cincuenta maravedises, los cuales dichos trein- 
ta mil pesos se au de dar y pagar a su majestad como 
abaxo yrá declarado y a las personas que los dieren y 
pagaren y prestaren para el dicho hefecto se les ando 
dar y pagar de la rrenta que rrentaren (ó valiere) la mi- 
tad^de ía dicha correduría do lonja y pregonería que se 
dá por propios á la dicha Villa y asiento. Y por la mi- 
tad do la dicha correduría de lonja perteneciente á su 
magest«d la tomamos por arrendamiento por tiempo do 
treitita años primeros siguientes que comienzan acorrer 



Digitized by 



Google 



III 

y 86 coütar desde el diciio dia primero de enero del tmo 
venidero de mili é quinientos y sesenta y dos años y poi* 
el dicho arrendamiento de la mitad de la dicha corredu- 
ría ande dar y pngar los dichos vezinos de la dicha Villa 
o asiento á su magostad treinta y cinco mili pesos 
de oro en plata ensayada y mateada por todo el 
tiempo de los dichos treinta nños los cuales pasados y 
oumplidosquo de la dicha mitad de la dicha correduría 
para su magtístad.=Item por dos escrivanias del niimero 
y publicas y la una de estas del concejo de la dicha Vi- 
lla y ambas del Juzgado de las justicias que allí oviere 
y rresidieron en la dicha Villa y asiento las cuales sirvan 
«los escriuanos los cuales nombre y señale yo el dicho 
Francisco de la Cenia el uno sea escriüano público y el 
asimismo escriüano público y del concejo y cabildo y otro 
que estos dos escriuanos piiblicos sean de! número do los 
escribanos públicos de !a dicha Villa y lo sean por tiem- 
po de quarenta años primeros siguientes y dentro deste 
tiempo no se acreciente ni ponga otro escriüano alguno 
y conque renunciando en tiempo los dichos escriuanos ó 
cualquiera de ellos su exelencia del dicho señor Virrey 
ó gobernador que lo fuere destos dichos rreinos y no le 
abiendo el presidente y oidores de la audiencia rreal de 
los Charcas ó desta dicha ciudad pase los dichos officios 
en las personas en cuyo favor se rrenunciaren y les den 
título dellos y muriéndose rrenunciar conforme á la ley 
que el dicho officio del que así muriese a proveerlo su 
majestad y por esto y desta manera doi catorse mili pe- 
sos en plata ensayada y marcada por los dichos oficios. 
— Yo Juan García de Nogal escribano de su majestad 
público y del niimero desta dicha ciudad doy fée y tes- 
timonio que en una escritura de obligación que Francis- 
co de laCerna Procurador de la Villa Imperial de Potosí 
fizo o otorgo como tal Procurador en que se obligó de 
dar y pagar a su magostad y á sus oficiales rreal es en su 



Digitized by 



Google 



IV 

nombro sctentuy nueve mili pesos por la jmistliccióii y 
asiento de la Villa imperial «lo Potosí y ofKcios pábl¡c»)« 
(lella, en la dicha escritura y obli<:ación está inserta una 
capitulación y concierto que es <iel tenor y do la manei'ív 
«le la (le arriba contenida comomns largamente en la di- 
cha obligación se contiene y para qu:3 dello conste do pc- 
dimiento de Rodrigo de Ksq nivel en nombre de la dicha 
Villa Imperial de Potosí di la presente fee que es fecha 
en esta ciudíid de los rveyes á veintiquatro dias «leí mes 
«le enero demill e quinientos e setenta años en fée do lo- 
i^ual fize aqui mi signo en testimonio de verdad. Juan 
Garcia de Nogal escriuano público. — E por mi vista la 
dicha capitulación mandé daré di la presente por la qual 
oa nombre «le su magasta 1 y por virtud de los poderes y 
«lelas comisiones rreales que de su magostad tengo con- 
lírmo la dicha capitulación suso yncorporada e mando a 
todas e cualesquier justicias ansí de la dicha ciuda«l de la 
Plata comiO á todas las demás «lestos reinos y provincias^ 
«leí Piríi que guarden y cumplan la dicha capitulación y 
asiento según y como en ello y en él se contiene fasta 
tanto que su magestad otra cosa mande ó yo en su rreal 
nombre atra cosa provea y que contra el tenor y formai 
de la dicha capitulación y asiento no vayan ni pasen ni 
consientan ir ni pasar en manera alguna sopeña de cada 
dos n)ill pesos deoro para la cámara de su magestad. Fe- 
cha en los Rreyes á diez y seis de febrero de mili o qui« 
nientos y setenta años. 

Don Francisco de Toledo. 

P«>r man<lato de su Exelencia 
Diego López de Herrera. 



Kn la Villa ymperial de Potosí en vointi tres dias 
«leí mes de mayo de myll é quinientos y setenta años ne 
presencia de mi Melchior de Vitoria escriutrno público y 



Digitized by 



Google 



«liguaail ilestu dicha Villa estando en la plaza pública 
della dehatxle las casas do cabildo estando presento el 
muy magnífico señor don Gerónimo Luis de Cabrera co- 
rvejidor e^ justicia mayar en esta Villa y provincia de 
los Chai cas y los señores Domingo tle Azangutí alcalde 
horoinario y Antonio Diaz Marcos Mnños y Baltazar 
Ortiz y Gaspar Verdugo y Juan de Gamboa rregidores 
desta Villa que ^.cababan de salir de su cabildo y ayiwi- 
tamiento luego por su mandado yo teniente pregonero 
oEHcial publico del conci^jo por merced de los dichos se- 
ñares justicia y Rregidores pregoné la dicha cédula á al- 
tas e yntelijibies vocos presentes mucas personas y por 
fin del dicho pregón díse ó mandase pregouai» pública- 
mente por que venga á noticia de todos y nynguno pre- 
tenda ygnoranoia y antes y después do aberse- pregona- 
do so tocaron trompetas y atabales y los dichos señores- 
mandaron poner el dicho presión al pie de la dicha cédu.-: 
la y fueron presentes por testigos Francisco do Castro y. 
Juan.de Herrera vezinos de la Villa. 

MELCHOJ^rDE.VrrORlA. . 



tincado y iirii\a$ de líi 

VIL!. A ZMFBRZAXi DE POTOSÍ. 

Don Francisco de Tídedo, Mayordomo do^ S: M\ , 
sur vissorrey, gobernador y Capitán íreneral en estos 
rreinos y provincias del Pirn y Tierra Firme; Presiden^ 
te do la Audiencia rreal que rrcside en la ciudad de los 
Reyes, & Por quanto estando en la dicha Villa ym- 
perial de Potosf, en prosecución de la visita jeneval que- 
p>rmi persona haiga en estos rreinos, por parte déla 



Digitized by 



Google 



VI 

dicha villa me fué fecha Rolaciun: que ya me heía noto- 
rio el bien universal que se avia seguido y seguía de ha- 
berse poblatlo la dicha Vilhi y asiento della, para la la- 
bor y beneficio de las minas de aquel cerro rrico y ol 
mucho acrescentamiento que tenía hi hazienda rreal do 
de ísu magestad, en los quintos y derechos rreales que 
allí se le pagaban: y que para que la dicha Villa tuviese 
el autoridad y nob I eci miento que se le devía y para que 
sienipre se pudiese conservar con él, como los vezinos y 
moradores della lo pretendían, me pedía y suplica va fue 
se servido, en nombre de su niagestad, do C(»nceder á la 
dicha Villa y darle por armas un escudo en campo ama- 
rillo en el cual pudiessen tener y poner en la dicha Vi- 
lla las armas rreales de su magestad, con dos castillos y 
dos Leones, y el toisón en el pocho de una águila ym- 
perial con dos cavezíis cortadas y una corona en medio 
de las dichas dos cavezas, y dos colunas ymperiales á 
los lados de las dichas armas con una letia que dixeso 
Plvs vltra, y el dicho cerro rrícó de Potosí con un 
blasón a la nedonda de todo el escurlo que dixes€=C(E- 

SARIS POTENTIA=PRO REXIS PRUDENTIA=ISTE EXCELSÜS 
MONS ET ARGENTEUS=ORBEM DEBELARE VALENT UNIVESI 

suNT=como me constaría por vista de ojos las dichas 
armas y blasón qu« en un escudo dolías se vieren ante 
mí, ó por mi visto, é teniendo consideración á lo que di- 
cho es y al noblecimientx) de la dicha Villa y á que por 
las causas susodichas es justo que su magestad en todo 
lo que oviere lugar le haga merced. En su rieal nombro 
y en virtud de sus poderes y comisiones y de su persona 
rreal yo hago merced á la dicha Villa y le doi poder y 
facultad para que en ella, para su noblecimiento y auto- 
ridad, puedan tener y poner las dichas armas y blasón 
que de susodicho y rreferidoen el dicho escudo con el di- 
cho campo amarillo y ponerlas en los lugares públicos é 
iglesias que la dicha Villa hiziere, en las puertas princi- 



Digitized by 



Google 



vil 

pales delliis y <ic la diolui Villa y en las demás partes 
donde se pudieron y dovieren poner para el ornato y 
nobloci miento della; y abrir un sello do las dichas armas 
con ol dicho blasón con el cual pnedan sellar y séllenlos 
despachos que se obraren á su niagestad y á sus vissorre- 
yos y govornadoros y otras qualesquier que el dicho ca- 
vildo despachare, en que convenga ponerse el dicho se- 
llo para su autoridad y secreto siemlo necesario doí á la 
dicha Villa poder y comisión en forma qual para el caso 
se requiere y mando que en ella no se pueda poner ni 
ponga impediuíento alguno so pena de dos mili pesos de 
010 para la cámara de su magostad. Yo en su rreal 
nombre lo otor-c^o si por bien Fecha en la ciudad de A- 
requipa a dos dias del mes de Agosto de nuil e quinien- 
tos y setenta y cinco años. =Va entre rrenglones, no, y 
tostado e. 

Don Francisco de Toi.kdo. 

Por numdato de su Excelencia. 

Alvaro Rinz de Navamitfh 



Digitized by 



Google 



"CENTRO DE ESTUDIOS'» 

potosí 

1 Fundado el 12 de octuhro de 1891 { 



BE SOCIOS FTTKDADOieES 7 ACTIVOS 



Dr. Modesto Omiste — Presúlehte 

,, Anjel C. Valda — Vice-presidente 

.., Luis F. Manzano — Tesorero 

,, José M. Aponte 

,, Juan M. Saracho 

„ Jermán Zambrana 

„ Eliodoro Vjllazon 

,, Demetrio Calbimontk 

„ Nicanor F. Careaga 
Gregorio Díaz 

„ José David Berríos 

Dn. Juan José Montero 

„ Pastor Reinolds 

„ Macedonio Araujo 

„ Samuel Inarra 

„ Donato Dalence 

„ Juan de Diqs Ameller 

Dr. Rufino Calderón 

„ Néstor Denevil Morales— /Secretorio 

Dn. Juan W. G^kcó^— Secretario 



Iinp. de "Kl Tiempo "—rotctí. 



Digitized by 



Google 



ÍNDICE 

Introducción 

(PorEliodoro Villnzoli) 

Capítulo I 

{I/oi- MüUcsto Otniste) 

Sinopsis histórica. 

SECCIÓN 1? 

Periodo i»eá»ivo y colonial. 



Páginas 
I 



I SHwaWor—Priinitivos lialiitntitcí— Ij*>s Clií'uvnt — 1-109 Liper. ó AlacAtiins — 

El Inca Vinutoclm— (;ji!itiiiiisir«a y Poivo— IHíscuUiimiento de C«r 
ro lie rotofti — Fuuilacióii »l« lii Villa 

II Sumario— A\ouao de Uriiinn— Prinn»ra« autoridadoí»— Orpranizaciou del 

Cabildo— l)e|ipndeiicitt d« la Avuiieneia de Clká reas— Gobierno pro 
pío— Corrfjiíioro» de Potosí, 
jíl 5tt»iaM0— Viroiiiato d«l Rio de la Plata— Fisonomia Histórica. 

SECCIÓN 2í^ 



5 

14 



Periodo revoliieionnri». 

IV Sumario— Ki 10 de noviembre de 1810— Suce8(»s notables de In gtierra- 

de loa 15 años ^^ 

V Samario—ljíi acción de Tninnsla— Aí»aniblea constituyente— Declárate 

ri.\ do la Independencia- Fisonomia histórira 24 



SECCIÓN 3? 
téU KepúbUra. 



VI 5í*mano— Orjrnnizai'ion política, administrativa, jiidicial y eclesiástica 
— Pre^'ectos departamentales, desdo 1825 basta 1892— Sus atribu- 
ciones, r» . 

YAi— Sumario Institución Municijwl— Instnveion Pública. 

VÜl— Su»wir/o— SiiKVHOs polílicfs— Personajes notíbles 

IX 5u//iíiria— Sistema moiiolario -Institiiciüiics de crédito— Instituciones 

relniosas— vlndnstrÍHS. 

X 5tt-/i.tao— Vias dj on iiivvivi -'^..i:>iiilil rontística— Fisonom a his- 

lórica. 



27 
35 

50 

5 

4 



Digitized by 



Google 



]I 

Capítulo II 

(Toi NVstoi D. M«.inl.-s| 

KaziiH priinitivas y nctiialos 

I Sumario — Un'umil do 1« espacie huinniin — KinigincionoB tlol AniigiioOon- 

'•tiiieiire Tí) 

II Sumario— Im Athifititla — Fenicios, CnribfS y Eneitas— DificuUn»! de uiia 

(•lMsilir*ii('i()ii c'iicipta 63 
lU,^Sttmario — División c**neral — Razas uul6ctonas--(Jiiicliuii8— Aiuinrneii — 

('rioili*i« — Mesti/.o.H ó (/hojos 67 

IV 5KW«no— líosúuicJi— Inniijjrncion Kxlianjora. 78 

Capítulo III 

(Por Pastor R«in:)Idíj 

Idiomas dominantes. 

I Sumario — Idiomas quo so hablan — Lcnptia Aimará — Ijpn<;ua Queobt;a — 

li(Mi);ua Kspañola. ^-0 

II Sumario — Ejemplo» dp palabra» y v«r«os qtiot-hunfi, qne inanifíctitan el 

caráfti'r onoinatopóico del iiUonia; pu dificnltad de veri irlo» al 
vppafiol. con^ervandí» su propio si^niíirailo; i»u« combinacioneii 
con o! eMpañoi — Varia-* palaiiraH ejvpaño! as impropias; nio«iÍHnioA y 
provini'ialisnios usados en el Departamenro de Potosí, tomados de 
un maiiuserilo inédito Veri«iñcacion aunará 88 

Capítulo IV 

CPor Jermán Zambrana) 

Relieve del suelo-7acimientos 
minerales. 



1 Sumario —hl^fi peneral — Relieve del suelo. 03 

H Sumario — Noticias R*»olóji''a>» 90 

III Sumario — Orro ri«'o de Potosí, rosúnif^n histórico — Descripción peol^ji* 

ca — Vetas Minerales— ;,Metalúrjia. 103 

TV ^ama/io— Yaí'iniientos minerales en el Di»partamento - Cliárcas— Cliayan- 
tn Porco — Linares — Nur y Sud-Ohicbas — Ñor y 8ud-Jjipe7. — Cer- 
cado ' 110 
V 5tf nfrrw— Prinííiiíalcs ompresa.' minera* — Hnan«'h.ica — R^al soí-avou do 
Potosí— Aullabas — Gnathilupe— San Vicente — Etinonu-a — Vieja Li • 
pe7.— -Nueva Lif-o/.— Qrfechisla y Clíorolqnc. J23 



Digitized by 



Google 



III 

; ; Capítulo V 

[Por Luír F MaiiTitno] 

Descripción seográfica, Lixnites 
7 Población. 

I Sumario — Situación fjiíniteg — Superficie. 140 

H Sumario — PciliiiuMoii. • 143 

III 5v /nano— Descripción geográfica— Di visioiii»8. 144 

Capítulo VI 

(Por Gregorio Diaz) 

Clizna 7 condiciones hijiónicas. 

I Sumario — ronsideraciones j^nneralM. Clima. Temperninra. Huine<l'iil 

K<<tacioiie8. Viento». Presión. Electricitlad. Ozono. Pnieza 
<1h] nirn 165 

II Suntario Condicionen liigiénic'i» Circunfusa Ingesta Esoreta ApHcata 

l*ercepta Gesta Conclubion. 175_ 

Capitulo VII. 

(Por Nicanor Careaga) 

.^guas minerales. 

Sumario Hidrolojia. Aguas sulfurosas. Aguas ferrnjinosas. Aguas 

salinas 191 

Capítulo VIII 

(Por Junii W. Chacón) 

Descripción Zoolójica 

I Sumario Medio atnhiente del reino anima) 197 

II Sumario Vertehrsíios. Mamíferos 198 

III Sumario Paquidermos. Kuiuiantes 209 

IV Sumario Marsupiales 219 

V Sumario Ave». Rapaces. Pájaros. Trepaderas. Gallináceas. Zancu- 

das. Palmípedas 220. 

VI Sumario R^ptiiea 236 
Vil Sumario Batracios 237 



Digitized by 



Google 



IV 

Vi 11 Humano Pecw 237 

IX Sumario Articula«l«»H. Moriscos 237 

Capítulo IX 

I Por Jiinn .1. Montero] 

jA^gricultura y G-anaderia. 
SECCIÓN 1? 
Agrrieiiliiirn. 

I Sumario RhIucíoii ilel terrotio cultivable con la e.stcii)^)(»n nbsoiutn de )k 

«uperfíeie 241 

II Humarit) Cuadro «studÍKt'u'o «lelos i»roliict.o8 del r)«»|iartamento y sus 

valorea en un año 253 

SECCIÓN 2? 

' Craiiaderia, 

r ■ • 

III Sumario Ganado \ acuno — Ganado lanar Ganado calmllnr Ganado ca- 

brio Ganado porcino 256 

Capítulo X 

[Por Anjel C. ValdaJ 

Org^aiiízacioii de poderes y servicio 

publico en el Departaineiito. 

SECCIÓN 1? 

Parte ¡¥acional» 

1- Suwiarío— Proclamación de E&tado. Formación de Gobiernos. Dejmrla- 

nientos 26S 

II Sumario — Poier lejislativo. Cámara de Senadore.**. Cáintra de Diputa 

doa. Conjfresi». At.ribncionf»a 265 

III Sumario Poder *»j<»f.utivo/ Presidoutn. Vice-presidente y Ministros do 

Estado. Kent4\8 públicaM naí'iunalea 268 

IV Sttmario Poder judicial. Culto 270 



Digitized by 



Google 



SECCIÓN 2? 
Or¿«:Hiilzacioii política, auliiiiiiistrativa y policiaria 

I Sumarlo FÁ D<*irirtninAnto. Sti división. 811 repredontAnion en las Ca- 
mama y BU fiit-rzíi electunil. Rentas departamentales 272 

SECCIÓN S? 
Prefectura 

1 Sumtrio Personal que sirvo en lo político, ndininistrativo, policiario y. 

(«US atribu'siunes 278 

SECCIÓN 4? 

i iÁun:u-io Oi8:ant7.acion judicial. Aftiiisterio púbiico 281 

lí Sumtrio St)rvicio «lo justicia. Del Ministerio público y retribuciones 2H7 

SECCIÓN 5? 
Servicio del Culto. 

tiumario Servicio del Culto 288 

SECCIÓN 6? 
Institución Municipal. 

I Mamario 8u organización legal. Bienes y pus fuentes. Atlministracion 

de fondos * 289 

ti Sumario OrganÍ7.acioM del servicio municipal en la ciudad de Potosí 21)2 

SECCIÓN 7? 
FroirinciaB. 

I. Sttwarío— El Cercado, C«nton«»B 301 

II SM/n/ino— Piovincia Liniire». Cantónos 301 

III ASí/warjo— Provincia Porco Cantones :t05 
iV 5«m«Wo— Provincia Ñor ('liirlias. Cantones 30*7 

V iS/im/iWo— Provincia Sud Chichas. Cantonea 309 

VI Sumario— Sut\- lj\pe'¿. Cantones olí 
Vil /S/i/ftiíÁo— Nor-Lipez. Cant-ones 3P2 
VIII «awario— Provincia de Chjiyanta. Cantones 312 
JX Humano — Provincia de Charca!?. Cantones 315 



Digitized by 



Google 



VI 
Capítulo XI 

(Por JuAiidoDioa Aine)l€i) 

Estadística C<Hiiercial, Iii<lii8trial 
y do Minas. 

SECCIÓN 1? 

Industria Minera 

X SAn%río Kitatlo autiial <Ih 1 1 minen' i. CMiipnñía Tn:;lesa «iul Real S-ica 

von. Sociedaii Li Uivji y Cojn|>jtfr.M. ('híilviri 3ll> 

II Sn.nütrio Provincia de Ohiyantji. Ooinp:iüir« Auilfi^im Compañía Col- 

quechac4i. Compriñui Gj l'ofa 323 

III Su ni'-io Mineral de Porco. Mina Toriiohaaico. Ci»'np:iñia í;Joraa do 

Poiv.o. Compañi'\ Huancliací <h^ B<»iivia 326 

IV Humario Provincia Linare.**. Compañía Andncava do Bolivia 330 

V Huíiuino Provincia do Chicha«. Ñor Chichas 331 
V[ Siunario Provincias tío Sm y Noi- Ijipez 333 
VII iiamarto Adjndicacn»n»ís en Chnyanta 3ÍJ4 

SECCIÓN 2? 
Comercio é Industrias 

Cnadro e-stadístico de la ciudad 336- 

Entadística profesional 337 

Kstadísrica de Tupida 3%^ 

Capítulo XII 

(Por los señores Kuñno Calderón y José M. Aponte) 

Sacienda pública-Sistezna Mone* 
tario. Pesos 7 Medidas usuales. 

SECCIÓN 1? 
Sacionda pública. 

Hnmario Consideraciones peñérales. Kentas Nacionales. lientas Pe- 
pártame ótales lientas Municipales. Causas de la decndencia de 
Rentas. Indicaciones 339 



Digitized by 



Google 



vil 

SECCIÓN 2? 
Sistema Monetario^ 

Sattaiítio Trtto nrosioUno oo«(MtiuJ, Moiiecla fie ia Rtti»úi»l)eá Anufm.- 
oioii clainletitiiin <le IHI.O. KegtitblociiiiiMito ile lu ley inoiie^nnn. 
8Í8leiiia «leciiual. La iiioneiia "Melgarejo". ConverHÍoii de )a 
niofieiU feble. Tentativas pni a int-jorav el sisteiua de ainot¡e<la- 
eioii. Varins leyes sobre moiieiia !Ü)4- 

SECCIÓN 8? 
Siabezna de Pesos y Medidas. 

Su.tMtri^ l\>sos y Mediiias «nii^uoH Medidas citpi'ciaioff. Si^tellla iné 

ti ico decimal .%4» 

Capítulo XIII 

V Por Samuel l:iarra) 

IiistUiicloiies de Crédito 

I Hnmuvío institución de lo» Bar.cos de oininion. Ha nett.s actual en de enii> 
sion. depósitos y d»*8cueiitos. B.iiu*.o Níicional de Solivia. Sus 
pérdidM.H-y gatianciai*. Banco Pcto-sí. fSus pérdidaH y ganancias 37^- 
VÁ I^lnntu '¿7^. 

Capítulo XIV 

CPov Macedonio Aratijt») 

Medios de Comunicación. 

SECCIÓN]? 
Caznizios* 

t Sainario—hieti general — Ija oomunioacion *»ntr« los Incas 381 

lí Suinario — Cauwnoi* carreteros — liejÍKlacioii--Jnnta de Caminos — Propues 
ta» — Clasificación «le Wm caminos— Kodadi)S — Keglamenlo — Dive»;- 
eion — Asiíf naciones nacionale)* 38(> 

fll 5«m«Wo— OriJHH d« bis |iiicntcs il«« Pilconiayo'y Yocalla — Pro _v«»c.t o de 
un puento sobre Cbichu- Pilconiayo — Puciítes diversos - Propues- 
tas ' 394 

IV Su m río Consideraciones — Postas existetites — Tarifjis — Rcglpu'.ento — A- 

s¡ guaciónos uai'iouale« 397 



Digitized by 



Google 



VIII 
SECCIÓN 2? 
Ferrocnrrile» 

Sumatio — Pnrof^roft lentativaM y proyn-los fiac'TA/toK-^Fen'ooarnl íia 
Aiitofai^HMta á Oriiro — Prolotif;»cioii il^l ffrrornrrí} orgcntiiio— 
l'roptie»raK — Reglamento — liitieiiiiti>ii~Tnrifnf( íííW 

SECCIÓN 3? 

Í'«»ía»ví)--Prímfra« iiiicintivnf»— Tflépiafo í'MiTnnxn— rr<iloiip:íicion <lo la» 
lir.PMH — MHt«*tin1*'a y útiles — Coiivoiirion t»»lpgráfirn — CoiiPtriicrioii 
«le variitA liii^n» — Niievaa liiicaR ]>ro\e(*tNdii8— Organización del 
forvicio telt'gi'áHco — lit^cUinento— AHitrnacion y FreHupuetto — 
Entallo nrfual de la» ofícinnit y de la* linea» — Escuela telegrá- 
fica— Telegraflatas—Tnrifiw— Horarios — Eítailístioa — ERter.sion do 
la« lineaa 411 

SECCIÓN 4? 
Correon 

Su atavio— O^K:\\\tifK principaleí, d*í correo», siib adiMÍni«>trnc.ii>nes y recep- 
toriag — Dirección — Kftnnipiiiasi — (>«n venciones poftaleí»— vünion 
poatal nnivei-sal — ReglMni«»nto — Subvencione» y presupuesto — 
Ingreso» y KgreKo» — Cm«iIiero«— • ^atiero» — Encotniendii<« — Seña- 
les do aviso— Itinerarios — Moviinisnto do correos — Tarifas 428 

Capítulo XV 

(Por el dr. «Turu M. Sarneho; 

Culto — Instxuccion pública— Movi- 
xniento literario. 

SECCIÓN 1? 

Ciillo. 

"Sumario — CuUo católioo— Influencia relijiopa— El Clero y el Cullo 

<^ohvcnto»y Monasterios — Fiestas reí ijiosas— Cementerios púLlicoi 438 



Digitized by 



Google 



IX 

SECCIÓN 2? 

ln»triiccioii Píiblica. 

.s'ídMí.T'fi— Of pai-izMc-.i.n-— íupti nc« i<«i» pi iinnriR— IiiFl rucricu wcuiuíin!:; — 

Ir:sfrii.-fi»ii f:iciilt.iliv« "^^S 

SECCIÓN 3'? 
MüviiiiitMDto liiierario 

Sa,n u'to—,) .iu-\o roiiiprnaiivo ha Prcjissi, S<»c*c<lnl» s liternn.ní». Tei- 

tro. líbliote<*a y Meses ^^^' 

CiPÍruLO XVI 

[Por fl st'üor Donato Daleiici'l 

Kdiñcios Públicos. 

SECCIÓN 1? 
liiiificios ¡VHcioiíaleü. 

Sumario --V'.a/j\A. Taüpos ])úMic»s. Pal-ifio «l« Gobierno. Casa «lo Jus- 
ticia. Ooltíjio Pitíhiiiclia. C.«s:i »l« Cütreoá. Ca^:i <lc Moiit-Ja. 
('iiart»»l. (.Vuveu's* ■ ^^^ 

SECCIÓN 2'? 
B<]<lificio$ ifliiiiic¡pal€f9. 

Sanario Casa ('.i!jHÍ:«torinl—E.scue'aí»—IIo.«|»itai— Teatro. 488 

SECCIÓN 3? 
Olro.^ esliílcio?^ y €o:i9triiecioiie9. 

.V(.Ht;;j-T»ím:>lo5»— lii XIatrÍ7.—Ii'»s .U»niá* tomólos «Ic la i-iu'líi'l - Kagu- ^ 
U518— Kuijias '*'■* 



Digitized by 



Google 



X 

Capítulo XVII 

fPorelilr. Jjsó Davi.l Benioc) 

Usos y (jostiimbres. 

Butnarlí) — Clames 80c¡nles— La cIhso clevaiU— I<a c1rs« rnoilia— La claso 

indijetiN. r>l2 



Datos sobre la República de Bolivia 

Apéndice. 

CéDÜLAS UEALKS REPERKHTES A LA PaNDACÍON DE LA ViLLA IMPERIAL 
i)E PdTOSf, Y A SU Est;üD0 DE ARMAS. 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 



m 



: / 




' mf*- 



^ %Jt 



^ 



l< 




C. k- 



r 



M^ 




^ 



1 



V 






dlBH