(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Museum"

! 











JUL 1 5 1922' 



MVSEVM 



MVSEVM 



REVISTA MENSUAL 

DE ARTE ESPANOL 

ANTIGUO Y MODERNO Y DE 

LA VIDA ARTISTICA CONTEM- 

PORANEA 




VOLUMEN 



!' 

vV 



BARCELONA 

ESTABLECIMIENTO GRAFICO THOMAS 



RESERYADOS LOS DERECIIOS DE 
PROPIEDAD ARTISTICA Y LITERARIA 



N 



REPHOnUCCIONES Y KSTAMPACION DKL ESTAHLECIMIKNTO GRAFICO THOMAS - BARCELONA 




E. CASANOVAS 



EL BANG 



EL "PRIMITIVISMO' 



ENRIQUE CASANOVAS, un jovcn es- 
cultor espanol que divide su tiempo 
entre Paris y Barcelona, celebro poco ha (i) 
una exposicion del conjunto de sus obras. Kl 
acontecimiento deslizo- 
se dentro del ambiente 
apacible que preside 
nuestras manifestacio- 
nes artisticas cuando no 
van aparejadas con pa- 
siones completamente 
agenas a la estetica. Ca- 
sanovas. merecio los 
honores de una critica 
docentemente lisonjera 
y obtuvo la sancion 
efectiva representada 
por algunas adquisicio- 
nes; cerrado el corto 
plazo de la exposicion, 
el joven y animoso es- 
cultor, expidio sus 
marmoles y yesos a su 
taller de allende el Pi- 
rineo y en los anales artisticos de Barcelo- 
na y por lo tanto de Espana. esto fue todo. 

(i) En Barcelona desde el dia 26 de Octubre, al 8 de 
Noviembre de 1911, en las Gaterias del Fayans CataUk*. 




E. CASANOVAS 



A pesar mio, la exposicion de Casanovas ha 
venido sugeriendome dos series de razona- 
mientos. que han tornado cuerpo encarnan- 
dose en formulas definidas; el primer aspecto, 
nada tiene que ver con 
la obra del artista. pues- 
to que se reliere a la 
carencia de saber pre- 
sentar lo nuestro, con- 
tra lo que acontece con 
toda manifestacion ar- 
tistica de los paises en 
los que se registran las 
novedades, no como 
una rareza, (como es 
costumbre entre nos- 
otros), sino cual espe- 
ranza posible de salir 
de la normalidad defi- 
nida. sin recurrir a es- 
tridencias ni clamorear 
el nacimiento de un 

EL BAILE g enio - Las artes his P a - 
nicas, no tienen estado 

civil desapasionadamente registrado y por ello 
precisa un potencial excepcional para que un 
nombre llegue a los anchos ambitos en los que 
resuenan los vencedores de Paris o de Mu- 



1912. II. N. I. 




E. CASANOVAS 



RETRATO DEL PUGILISTA B. 



de carifio con un conjunto como el reunido 
en la exposicion de Bellas Artes de Barcelo- 
na, en 1907. A su lado, es larga la lista de 
nuestra inconstancia, pero no es necesario 
formularla aqui. Para mi tesis, basta con 
deplorar que a las reputaciones espontanea- 
mente mundiales, respondamos con un des- 
den que la posteridad no perdona ni ejer- 
ciendolo un Carlos Quinto, no escuchando 
las razonadas quejas de Cortes. Guardando 
la debida proporcion, nuestra indiferencia en 
arte nacional, en arte reconocido en los am- 
bitos del mundo, recibe el castigo que lenta- 
mente socava la gran figura imperial, pues a 
medida que crecen y se reconocen las perso- 
nalidades de nuestros pintores hostilmente 
menospreciados, va esfumandose todo rastro 
de quienes fueron los otorgadores de ostra- 
.cismos. 

Y si esto sucede a diario o cuando menos 
en cada exposicion importante. a que humil- 



nich, de Venecia, Viena, Bruselas o de cual- 
quiera otra ciudad que celebre exposiciones 
uniformemente aceleradas. En las nuestras, 
tan bien concebidas y organizadas como 
puedan serlo las mejores, nos interesa ante 
todo que no pase nada de particular y asi las 
sanciones necesarias a la consagracion de 
nuestros artistas, nosllegan a regafia dientes, 
voceadas una y otra vez desde grandes palen- 
ques extranos. Pudieramos opinar acerca de 
nuestros artistas, pero preferimos ensenarles 
la dureza de nuestra naturaleza aun discre- 
pando en exposiciones sucesivas, de opinio- 
nes en las que se basan definitivamente las 
que mucho mas tarde debemos respetar con 
la imposicion del hecho consumado. Baste 
un ejemplo, entre los muchisimos que pu- 
dieran citarse: el de Zuloaga, merecidamente 
agasajado y por primera vez en su patria, y 
relegado al nivel de un artista castigado, 
cuando correspondia a los anteriores avances 




E. CASANOVAS 



JUPITER 



de nivel no quedaran confinados los artistas 
cuyas obras no provocan ningiin trompeteo 
de la fama? Sin embargo, nadie llega a la 
cumbre de una reputacion merecida, sin an- 
tes haber dado senales de querer conquistarla 
y en este trabajo de ayuda meritisima, de 
sosten desinteresado. de cultivar nuestro 
campo deseando y procurando que en el 
crezcan lozanas 
plantas,casi todo 
esta por hacer en 
nuestra patria en 
donde todo pre- 
tende cerrarse 
ante los rompe- 
dores de moldes, 
salvo cuando un 
exito imponente 
multiplicalanue- 
va formula. Ksta 
f'alta de literatu- 
ra auxiliar, que 
se traduce en las 
exposiciones ex- 
tranjeras a las 
que concurren 
artistas espano- 
les, como puede 
demostrarse es- 
tudiando losuce- 
dido en diversas 
ocasiones en Pa- 
ris ( y especial- 
mente en 1900) y 
en otras grandes 
ciudades y muy 
recientementeen 
Roma, trascien- 
de tambien por 
fatal consecuen- 
cia, aun a nume- 

rosas obras maestras o ejemplares de nues- 
tras artes bellas o aplicadas cuando trasponen 
el umbral de nuestro territorio. Si nuestros 
pintores primitives contasen con las hojas de 
servicios comprobados de sus congeneres ira- 
lianos, alemanes, flamencos y franceses, que 
glorioso pasado gozaria nuestra pintura de 




E. CASA NOVAS 



las primeras edades ya espanolas! En cuanto 
a las artes menores en calidad, pero de gran 
importancia deductiva, raro es el ejemplar 
espanol que no pierde su naturaleza al figu- 
rar en las colecciones definitivas de los gran- 
des museos. 

Las alinidades que en nuestros diversos 
tiempos de esplendor han tenido las artes del 

cincel,del tejido, 
la ceramica y los 
vidrios con las 
que gozaban de 
mejor renombre 
y que por ello co- 
diciabamos y ad- 
quiriamos, solo 
han servido para 
que las obres es- 
panolas fuesen 
com prendidas 
entre las analo- 
gas de los demas 
pai'ses, no siendo 
posible desvane- 
cer con esplica- 
ciones verbales, 
lo que hasta la 
evidencia d e - 
muestran los he- 
chos, pero que 
no consta en par- 
tealguna. Asi su- 
cedecon dos her- 
mosos ejempla- 
res de vidrio ca- 
talan que posee 
el Museodel Lou- 
vre, en los que la 
etiqueta y los ca- 
talogos sostienen 
la falsedad de un 

pretendido origen veneciano que desmiente 
la coleccion Cabot, los ejemplares de la co- 
leccion del senor Conde Viudo de Valencia, 
en el Museo Arqueologico, el vaso del Museo 
Raymond de Tolosa de Francia y otros de 
los que quisieramos hablar en otra ocasion, 
Y con estas difusas quejas queda colmada la 



LA MUJER CON PENDIENTES 



primera parte argumental sugerida por la 
exposicion Casanovas. pues es indudable Ja 
grandisima parte que de la fa ma se debe a 
los articulos, folletos, libros y obras magnas 
publicadas acerca de artistas sin duda estima- 
bles, pero de los que en nuestra peninsula no 
se hablaria, no por no merecerlo, sino porque 
no se da quien se atreva a esperar que quien 
em pie/a, pueda Ilegar a algo: y si alguna 
excepcion asoma. no pasa de la fugaz formu- 
la del banqueteo, que se disipa poco despues 
de la ultima copa de champana. Casanovas 
es una esperan/a de este genero, cuando me- 
nos igual a la de muchos que ya son conoci- 
dos gracias al valor heterodoxo de las gran- 
des revistas europeas y al fervor con que se 
acogen los libros de arte en todas partes La 
austeridad prohibitiva de los juicios acerca 
de los artistas espanoles, o de los que han 
trabajado para Espaiia o en nuestra peninsu- 
la, constituye 
la unica re- 
gla; el primer 
librito ale- 
man sobre el 
Greco, acaba 
de publicar- 
se.comoesre- 
ciente laacla- 
racion de a- 
quella gran 
personalidad 
dc Van Aken. 
1 1 a m a d o c I 
Bosco entre 
nosotros;esto 
sin traer nue- 
vamenteaco- 
lacion la pu- 
blicacion de 
grandesobras 
casi defmiti- 
vas sobre te- 
mas espano- 
les, en len- 



jeras. Por es- 
to, al lado de 




E. CASANOVAS 



los trabajos de Beruete, Marti y Monso, Sen- 
tenach, Pelayo Qnintero, Gestoso, Sanchis y 
otros nobles paladines de las antiguas artes 
patrias, deploramos la ausencia casi completa 
de quien abogue ante el mundo entero (como 
hacen a diario franceses, ingleses, italianos, 
americanos y alemanes) en pro de los artistas 
que son la esperanza de hoy y que seran 
nuestra fuerza de manana y para ello no bas- 
ta la cronica, el ditirambo y aun menos los 
consejos que nadie pide ni sigue, prodigados 
en diarios y periodicos. 



La segunda observacion que moti\ f a el 
atento examen de la exposicion Casanovas, 
no la he visto formulada en parte alguna, 
pero esto no merece la menor atencion, ya 
que toda debe dedicarse a quien produce y 
no a los que hablamos de lo que otros hacen. 

Las figuras 
sana m e n t e 
bellas, armo- 
nicas dentro 
de una forma 
s c n c i I 1 a \ r 
fuerte, obras 
de voluntad, 
hijas de un 
cerebro bien 
poblado , es- 
culturas que 
reconocen ta 
citamente la 



de formulas 
que fueron y 
que reviven 
con las fuer- 
zas nuevas 
que indiscu- 
tiblemente 
producen o 
son caracte- 
risticas de 
nuestrotiem- 
po, todas las 
obras de En- 



ESTUDIO PARA EL RELIEVE EL BAND 



rique Casanovas, como las de otros modelado- 
res, dibujantes, arquitectos, musicos y pinto- 
res, revelan un nuevo credo que nos haceamar 
el siglo en que vivimos. Es posible que asista- 
mos a una renovacion artistica, hija legitima 
de las que ha sufrido la humanidad desde 
hace un siglo y 
que permite a- 
brigar el con- 
suelo de asistir 
a una evolu- 
cion duradera 
comparable a 
la de aquellos 
tiempos ad mi- 
rabies que fue- 
ron los del Re- 
nacimiento. Si 
losgrandes ita- 
lianosresucita- 
ran el clasicis- 
mo buscando 
en las pertec- 
ciones heleni- 
cas el ideal de 
suarte, hay en- 
tre los artistas 
modernos una 
fuerza irresisti- 
ble que parece 
buscar el apo- 
yo de una este- 
tica nueva, en 
los origenes 
que provoca- 
ron el esplan- 
dor de Grecia. 

Los primitives de todos los paises, van co- 
nociendose, estudiandose, se admiran y se 
aprovechan desde hace tan pocos anos, que 
bien pudiera decirse que el primitivismo es 
cosa peculiar de nuestro siglo xx, cuando 
menos como caracterizada corriente avasalla- 
dora. Esta nueva luz, se inspira en los cantos 
tradicionalmente nacionales y populares; 
pinta los pueblos, procurando atisbar lo que 
es la esencia de la raza; el rasgo genial del 
caracter, la precisa inflexion del movimiento, 




E. CASANOVAS 



el sello profesional del minero, del hombre 
que vierte la semilla precursora del oleaje de 
las mieses: el trazo conciso y sabiamente or- 
namental de aquellas ceramicas que la rapa- 
cidad de los grandes anticuarios y el gusto de 
esplendidos coleccionistas saca nuevamente a 

la luz; la frag- 
mentariaescul- 
tura de genios 
helenicos. asi- 
rios, egipcios, 
del Ex tre mo 
Oriente y de la 
America preco- 
lombina, que 
refrescan los 
ojosde una hu- 
manidad can- 
sada de robar 
sin tregua la 
misma formu- 
la de belleza, 
de una belleza 
que varias ve- 
ces ha hecho 
retroceder las 
artes, produ- 
ciendo todo lo 
que puede dar 
desi lamerare- 
sureccion,cris- 
talizandoenlas 
obras de Ca- 
nova,deThor- 
waldsen, y en 
JUNO los pu^les del 
neoclasicismo, 

que el mismo David desautorizo practica- 
mente, trazando sus magistrales retratos de 
perenne humanidad. 

Sin duda el primitivismo no es consciente, 
ni querran confesarlo asi los que puedan con- 
gregarse en sus avasalladoras huestes, pero 
ello es mas que un hecho voluntario: es una 
fuerza y una consecuencia logica del conoci- 
miento de la humanidad, puestoque precede 
como siempre, de la mayor fuerza que es la 
que se desprende de las cosas y de los hechos 



y que vienen glosando con mayor o menor 
fortuna los escritores geniales que fijan los 
verdaderos anales de los tiempos, al lado de 
las historias muertas de las cronicas. 

Y volviendo a Enrique Casanovas, aparto 
vigorosamente toda veleidad de poner en su 
obra el signo caracteristico del primitivismo, 
pero no rehuyo la apreciacion de que forma 
parte de la hueste; el, como muchos otros 
escultores contemporaneos, reconoce como 
obras definitivas, las del apogeo artistico he- 
lenico, la resurreccion de la gracia de Dona- 
tello y la de la fuerza y del pensamiento de 
aquel Miguel Angel unico. Y en todas sus 
obras mas recientes hermana las bellezas ar- 
caicas de los artistas dorios y los que fueron 
los luceros del mar Jonico con las formas y 
las pesadumbres de nuestros dias. 

Si el presente articulejo tuviese el tono de 
un discurso academico, yo podria comparar 
lo que acontece a mis primitivistas, con la fa- 
bula de Anteo: el arte recobra nuevas fuerzas, 
cuando se apoya en el solido suelo de la ma- 
dre tierra; en la trascendental belleza por la 



cual ban cenido laureles los artistas de cien 
generaciones, belleza siempre la misma pero 
contemplada, admirada, adorada, rebuscada, 
estudiada y finalmente comprendida por 
aquellos elegidos que poseen el luminar del 
genio; belleza, unica verdad de la vida y de 
las artes. 

Por otra parte, las obras de Enrique Ca- 
sanovas, no me ban revelado la existencia de 
un arte nuevo, ni de un jefe de escuela; solo 
he adquirido la conviccion de que en este 
como en otros muchos casos, tenemos en Es- 
pana artistas estudiosos que son de su tiempo 
y que merecen el modesto galardon de la 
consideracion, como los que por las mismas 
razones respetamos en las exposiciones, en las 
revistas y en los libros que en creciente ava- 
lancha nos vienen de todos los paises y ade- 
mas, y esto es lo que mas importa: que nues- 
tra cultura no ha de sufrir ningun menoscabo 
por la existencia de un artista espanol joven 
y ponderado que pueda figurar en este arte 
que me atrevo en caliricar de primiti vista. 

M. UTRILLO. 




VENUS 







F. BRANGWYN 



EN LAS ALTURAS 



DIBUJOS DE FRANK BRANGWYN 



DA tanto de si la personalidad de Frank 
Brangwyn, son tantas las facetas en que 
cabe estudiarle, que no sorprendera que hoy 
nos limitemos a hablar de el como anota- 
dor rapido y vigoroso, interesado en sorpren- 
der la vida para fijarla de modo resumido 
en el papel. 

b'ecundo, de talento ductilisimo, la varia 
labor a que se entrega es prod.iga en sorpre- 
sas. Sus pinturas jugosas contrastan, segun 
scan de paisaje o escenas donde el ser huma- 
no aparece como protagonista, y aiin en estas 
ultimas se diferencian las de costumbres, de 
aquellas otras concebidas suntuosamente para 



la decoracion de estancias. Y son, ademas, las 
aguas fuertes imponderables las que se su- 
man a la obra total del artista para decirnos 
que la energia de sus cuadros no sufren mer- 
ma, cuando de ellos desaparece el color para 
reducirse a mostrar en la plancha de cobre 
la firmeza de una mano briosa para sugerir 
la impresion de vida, y despestar sensaciones 
de opuesto linaje. 

Estudios para sus lienzos y las aguas fuer- 
tes son los disenos que acompanan estas li- 
neas, los cuales meten por los ojos, tanto 
como lo representado, la soltura peculiar del 
artista britanico. No busco este delicadezas 



de perfil, sensualidades de linea, ni dulzura 
de contorno. Lo que pretendio, despues de 
clavar la mirada en el modelo, f'ue recoger lo 
que en el hubo que pudiera servirle para 
aplicaciones en la obra deiinitiva, eliminando 
cuanto no convergia 
a acentuar el matiz 
en aquel entonces 
para el para el ar- 
tista -- interesante. 

De ahi que tales 
dibujos, antes que 
juzgarlosde valor in- 
dependiente, requie- 
ran ser contempla- 
dos como estudios 
preliminares y par- 
ciales de produccio- 
nes en vias de ela- 
boracion o tan solo 
embrionarias en la 
t'acultad creadora. Es 
la busqueda de una 
actitud, es un ade- 
man sorprendido en 
el natural y apunta- 
do como propio para 
el personaje de al- 
guna composicion, 
es un grupo tantea- 
do para ver si otrece 
buen acorde de li- 
neas, es un movi- 
miento acusado por 
una linea categorica- 
mente expresiva. No 
hay en esos dibujos 
mas trascendencia 
que eso. No hay que 
torturarse en darles 
mayor alcance. 

Son hojas de la 
cartera, notas inti- 

mas, recordatorios en los cuales el autor va 
recogiendo el caudal de impresiones que pue- 
dan facilitarle la solucion de la produccion 
decisiva, cuando la emprenda. Y es conve- 
niente poner en evidencia ese proceso de la 




K. BRANGWYN 



labor artistica, a fin de que se vea el trabajo 
preparatorio que es indispensable realizar, 
cuando se toma el arte en serio, antes de 
proceder a la solucion categorica, y, por lo 
tanto, final. Asi se vera, por quienes lo des- 
conozcan, que el ar- 
tista necesita ir aco- 
piando materiales 
para la gestacion de 
su obra, y que solo 
documentandose 
bien cabe que saiga 
lo mas airoso posi- 
ble. 

Esos apuntes con- 
tribuyen, en ocasio- 
nes, cotejandolascon 
la obra resuelta, a 
explicarnos las fases 
sucesivas porque esta 
o un fragmento de 
ella, fue pasando, y 
es curioso ver, las 
vacilaciones porque 
atraveso el autor, 
antes de aceptar lo 
que nos presenta en 
aquella como defini- 
tivo. Se sigue, asi, el 
misterio creador: es 
sumarse al espiritu 
del artista en los mo- 
mentos en que estu- 
vo atormentado por 
la duda o en que se 
encontraba perplejo 
ante dos soluciones, 
sin acertar, por el 
momento, con cual 
era la mas conve- 
niente. 

He ahi en lo que, 
sobre todo, radica el 
interesque puedan revestir esos dibujos. Son, 
con frecuencia, tal linaje de documentos gra- 
ficos, demostracion de los estados sucesivos 
porque fue transcurriendo la elaboracion de 
la obra, antes de presentarnosla, en aparien- 



EN MARCHA 




-o 
y 

w 
o 
a 

S 
o 
cj z 

u > 

a 5 



Z 

< 

h 



cia, como nacida de un golpe. Las propias 
rectificaciones en un mismo dibujo vienen a 
decirnos que, aun en esos estudios previos, 
busca el artista el perfeccionamiento que am- 
biciona, que le trae siempre preocupado. y 
que, antes de alcanzarlo, atraviesa por ins- 
tantes penosos, de descontento. Y afortu- 
nado quien asi es; ya que con ello demuestra 
que ve mas alia de lo que hace, no descono- 
ciendo que, por sobre de lo que a los prime- 
ros impulses surge, por espontaneo que apa- 
rezca, son dables modificaciones, que lo ha- 
gan mejorar. 

En las obras de empeno, esa labor prepa- 
ratoria es necesaria, imprescindible. Con ella 
se va madurando, razonando el bosquejo, 
y aun, las mas veces, 
obliga a efectuar en el 
transformaciones esen- 
ciales, debido a que, 
cuando llega el mo- 

mento de razonar los 

pormenores de la com- 

posicion, y de estable- 
cer entre ellos la con- 
juncion que es Ibrzoso 

impere, no hay mas 

remedio que solucio- 

nar sin subterfugios lo 

que en el boceto quiza 

se reduzca a un efecto 

de color, a una nota 

vistosa, colocada en su 

sitio, esto si; que hace 

bien, si se quiere; pero 

que no responde a 

nada concrete, siendo 

de necesidad justifi- 

carla adecuadamente. 
Con el estudio par- 

cial se va razonando 

todo; con el estudio 

del pormenor por se- 

parado llega uno a co 

nocer las entranas de 

el, a fin de aprove- 

charse luego de ese ra- 

zonamiento y de esta F. BRANGWYN 



intimidad. para sacar de ello, en el grado que 
se estime de rigor, lo extrictamente principal. 
Solo batallando de esa suerte, no cejando 
de hacer ensayo tras ensayo, consulta tras 
consulta, solo tanteando modificaciones, hasta 
el logro de la solucion que se apetece, es 
como se conseguira que los elementos de 
estudio previos scan facilitadores de la labor 
que luego se emprenda con tenaz empeno de 
acierto. Asi va madurandose paulatinamente 
la obra antes de que alcance la plenitud; asi 
el artista la va sacando del mundo de lo em- 
brionario, y la dota de aquellas circunstan- 
cias que estima han de asegurarla tanto la 
consideracion del momento, siempre apre- 
ciable, y con que es bueno contar, como la 




CON LA VASIJA A OTRA PARTE 



del porvenir, reparadora de injusticias, cuan- 
do se cometen. 

,;Se infiere facilmente de eso el amor y el 
afan con que debe procederse a esa investi- 
gacion, a esos analisis, y la sinceridad con 
que hay que recoger de la consulta lo que de 
esta se desprende? No se debe insistir mas 
en ello. pues no se escapara al buen juicio 
de todos. 

Si, en ocasiones, es el caracter lo que se 
desea inquirir, en otras es la expresion, y 
cabe que solo preocupe una linea general, 
acusadora de la vida en accion representa- 
tiva de un aspcclo de ella. 

Los mas de los dibujos que reproduci- 
mos, nos muestran al ser humano en la acti- 
vidad del trabajo, efectuando un esfuerzo cor- 
poral, y en este esfuerzo es la resistencia fisica 
puesta a contribucion, o la servidumbre del 
cuerpo a una labor manual, lo que el artista 



busco copiar. Ello, y que el perfil se recorte 
de manera que su acuse sobre el fondo plazca 
al espectador, se echa de ver que fue lo que 
le indujo principalmente a realizar la con- 
sulta ante el natural. En lo alto de la obra en 
construccion, con la pesada maza, los obre- 
ros de membrudos brazos taladran la resis- 
tente superficie, bien afianzados de pies, bus- 
cando en el gallardeo del cuerpo un mayor 
caudal de fuerza para con el acorn panar el 
golpe y hacerlo mas firme; otros llevan, sobre 
la cabeza, los brazos en alto, cajas de gran- 
des dimensiones o una cantara; hay quien, 
con ayuda ajena, carga en las espaldas un 
gran capazo del que rebosan frutas; otro, en 
actitud forzada por la necesidad del equili- 
brio, conduce, arrimada al pecho, enorme 
vasija de abultada panza; se da con uno que 
levanta pesado barreno de amplio ruedo... 
Tales disenos responden unicamente a eso: 




-ir- 



F. BRANGWYN 
12 



ESTUDIO (DIBUJO AL CARBON) 




REPRODUCCION, THOMAS-BARCELONA 



UNA COPA MAS, FOR F. BRANGWYN 




CON LA CARGA A CUESTAS 
FOR F. BRANGWYN 



a buscar en la arquitectura del cuerpo hu- 
manoaquella ponderacion de equilibrio y de 
resistencia en relacion con el agobio a que 
este sometido por ley del trabajo: el torax 
que se arquea, el cuerpo que desviase a un 
lado, los brazos que se arriman al costado, o 
accionan sueltos para describir un movi- 
miento rapido, acentuador de esfuerzo; las 
piernas que buscan apoyo con arreglo al 
juego del cuerpo en la actitud requerida por 
la labor a que esta entregado el protagonista: 
las manos que buscan atenacear bien lo que 
sujetan... Es el sentido de la vida que seiio- 
rea, que se propaga por todo el ser, cuando 
este hallase entregado a una labor en que 
las fuerzas fi'sicas entraron en accion. 

Se da, en cambio. con algun dibujo en el 
cual queda Hmitada la intencion a resolver 
el enlace de dos personajes, o la actitud de 
uno de ellos, en forma que resulte lo sufi- 
cientemente expresiva del acto a que estan 
entregados. 



Y un estudio curioso es, cotejar esas notas 
intimas con la obra para la cual despues se 
utilizaron (i). Vese, entonces, que no siem- 
pre esas consultas preliminares ante el mo- 
delo vivo fueron aceptadas textualmente, an- 
tes muy a menudo nos encontramos con que 
tan solo sirvieron de punto inicial, que el 
desarrollo y convivencia con otros elementos 
de la composicion obligaron a modificar; por 
mas que se vea en el estudio aislado la parte 
importante que le cupo en la solucion acep- 
tada a la postre. Ese Ilegarse a la vida, para 
ir sacando de ella, una vez concebida en blo- 
que la obra, lo que ha de contribuir a que 
esta posea aquel grado de apariencia de ver-' 
dad que se requiere para no caer en el artifi- 
cio y lo pueril, presta luego una libertad que 
permite aprovechar de la consulta lo que ver- 
daderamente se cine a la impresion que se 
trata de causar. Se establece, si vale expre- 

(i) Para ello consiiliense numeros de The Studio y el li- 
bro Frank Brangutyn, por Walter Shaw-Sparrow. 





K. BRANGVVYN 

16 



ESTUDIO Al. LAPIZ 




ESTUDIO DE ACTITUDES 
FOR F. BRANGWYN 



n 



>;' !%* 




V. BRANGWYN 



DE NIJEVO EN SU S1TIO 



Adviertase, pues, como esos dibu- 
jos, donde la mano agil y experimen- 
tada, y la pupila escrutadora, cuida- 
ron de recoger lo esencial, a la ma- 
nera como se compendia en una pa- 
peleta lo que interesa recordar de 
copiosa lectura, con objeto de que 
sirva de consulta para la obra que se 
trae entre manos. o se tiene unica- 
mente planeada en el cerebro, mues- 
tran queda ya indicado que tan- 
teos realize el artista, que dudas le 
asaltaron y que rectificaciones vino 
obligado a hacer, asi que la figura o 
el pormenor aislado fue a sumarse a 
los demas factores de la composicion; 
cuando del soliloquio, paso a tomar 
parte en la conversation que man- 
tienen los componentes de una obra 
en que son varies estos. Y valga el 
simil. 

Cuando de un artista famoso se 
trata, parcce que se aviva mas la cu- 
riosidad sobre el, conociendo parte 
del proceso de su production, algo 
de lo queguardan sus carteras, y que 
es lo intimo. sus elementos de estu- 
dio. lo que no siempre sale a luz. y 



sarse de esta suerte, una familiaridad en- 
tre cl artista y uquellas liguras de las cua- 
les se va documentando por separado, y 
ese conocimiento hace que luego sepa 
adaptarlas, sin perjuicio de mantener la 
vida particular que inquirio e inquiere 
del modelo, a las exigencias obligadas por 
la disposicion escenica, que senala a cada 
elemento y a cada pormenor, no un valor 
ni expresion libres, sino la servidumbre 
necesaria a la consecucion de un conjunto, 
que es lo que ha de imponerse en toda 
creacion artistica. A eso se llega, median- 
te el estudio particularizador, del que se 
acepta lo que conforme con el aspecto que 
a uno le interesa hacer que prevalezca. 




F. BRANGWYN 



EL POSTUI.ANTE 



18 




CURTIDORES, POR F. BRANGWYN 



que para aquel que acierta a leer en ello 
constituye el caudal mas elocuente del autor, 
ya que es donde se presenta bien declarada- 
mente, sin hacer concesiones al gusto ajeno. 
En ese respecto se juzgara que no andan 
desencaminados quienes otorgan a los estu- 
dios preliminares realizados por los artis- 
tas, antes de acometer la obra definitiva, la 
importancia que en rigor entranan para el 
conocimiento de su individualidad mas re- 
cdndita, que no cabe talsee cuando se docu- 
menta para si. cuando consulta el natural 
por cuenta propia, y, por lo tanto, muy dis- 



tante de pensar en que su trabajo haya de 
complacer a los demas. 

Por esto suponemos que los dibujos de 
Frank Brangwyn, que nos han dado pretex- 
to, no solo para hablar algo sobre ellos, sino 
para extendernos en consideraciones de ca- 
racter general, quiza no del todo pertinen- 
tes, pero de disculpa sirva que se vinieron 
por si solas a la punta de la pluma, cons- 
tituiran para muchos, dada la notoriedad de 
que entre nosotros goza este famoso artista, 
una fase de la labor de este, que les gustara 
conocer. 

MANUEL RODRI'GUEZ CODOLA. 




F. BRANGWYN 



BUENOS AMIGOS 



20 




PROF. BRUNO PAUL 



COMEDOR DE CASA DE CAMPO 



LOS TALLERES DE ARTES Y OFICIOS UNIDOS 



UE.MELINGEN i I1RKMEN ) 



AL recordar las empeiiadas luchas que se 
libraron quince aiios atras en 1897 
en el terreno del arte industrial, compren- 
dese que en aquella epoca la prensa profe- 
sional celebrase en articulos encomiasticos 
la fundacion de los Talleres Unidos, de Mu- 
nich, reputandola acto Salvador y aconteci- 
miento de trascendencia inmensa e inespe- 
rada cual pocos en el terreno del arte aplicado 
a la industria. La aspiracion general era abolir 
la imitacion puramente externa de los dife- 
rentes estilos historicos, y crear uno que fuese 
expresion adecuada al caracter de nuestra 
epoca. Casi toda una generacion de jovenes 
pintores y escultores se dedico con afan a esa 
tarea; aunque no tardo en convencerse de 
que, para lasolucion de semejante problema, 
no es suficiente la fantasia desbordada de un 
artista para sustituir las copias de modelos 



antiques. En evitacion de reincidir en el de- 
fecto de los decenios anteriores, cuando a los 
muebles y otros objetos de uso se les aplica- 
ban adornos exteriores, sin tener para nada 
en cuenta la construccion, se hizo necesario 
establecer relaciones mas estrechas que hasta 
entonces, entre el autor del proyecto y el 
obrero que lo habia de ejecutar. En una pa- 
labra: el arte y el oficio habian de permane^ 
cer en constante e intimo contacto. El per- 
fecto conocimiento de la tecnica y de sus li- 
mites, del modo particular de trabajar cada 
material y el dominio de la construccion, 
sin relegar a ultimo termino la utilidad 
practica y las necesidades del publico, t'ue- 
ron reconocidos como la unica base sana, 
sobre la cual podian desarrollarse formas 
vitales e independientes de las conocidas. 
Y estas bases fueron las que los Talleres 



de Artes y O/icios unidos trataron de ofrecer 
al artista. Pero para que los f'undadores pu- 
diesen cumplir integramente su programa, 
que consistia en hacer prevalecer en la casa 
un decorado artistico. armonico en todos los 
pormenores. fue menester que, ademas de los 
trabajos de ebanisten'a, se encargasen tam- 
bien del decorado de los muros. de las telas 
para tapizar los muebles. de las alt'ombras y 
de los aparatos de tluminacion, y que se aco- 
plasen los diferentes talleres, Ibrmando un 
solo organismo. 

Esta idea. qLie encontro cumplida expre- 
sion en el nombre misnio dc los Talleres tie 
Aries Y Oficios unidos. reviste, por lo tanto. 
un principio cconomico complctamente nue- 
vo. Al dibujante de modelos ha sustitLiido el 



artista de ideas propias; en vez de la usual 
separacion entre el proyectista y los talleres, 
se efectua actualmente el trabajo acorde, y en 
lugar de especializar lo particular de los di- 
versos oficios, estos se ban unido, a fin de 
efectuar trabajos desde el punto de vista ar- 
tistico de conjunto. 

No cabe duda de que la introduccion de 
esta nuci'a forma dc produccion en la practica 
de la vida economica, constitufa una empresa 
atrevida, cuyas fases de desarrollo se siguie- 
ron con creciente interes. Afortunadamente 
puede decirse en el dia que este ensayo alcan- 
7,6 el mas complete exito, segiin lo comprue- 
ban la importancia y la extension que ban 
adquirido actualmente los susodichos talleres, 
la sociedad de los cuales tiene instaladas ex- 




PROF. R. A. SCHROEDER 
24 



MESA Y SILLA PARA UN SAL6N 





PROF. R. A. SCHROEDER 



I'NTIMO 



posiciones permanentes en todas las capita- 
les alemanas. 

La importancia de los Talleres Unidos se 
refieja, ademas, en el hecho de que la idea 
fundamental de esta institucion ha sido apli- 
cada tambien por otras empresas. Debemos 
hacer constar que el vocablo talleres se ha 
hecho de moda en Alemania: pero desgracia- 
damente se emplea, tambien, para empresas 
que para nada se rigen por los principles que 
esa palabra indica. La industria del mueble y 
la de algunos otros ramos. que, al principle, 
se mostraron algo reacias, acabaron por re- 
conocer lo benelicioso del impulso que par- 
tia del nuevo arte industrial, y, a su vez, 
adoptaron. agradecidos. el reciente progreso. 
Era natural que los artistas se adhiriesen 
con gusto a la nueva empresa: de modo que 
apenas existe uno cuyo nombre no figure en 
los anales de los Talleres IJnidos. 

Entre los 1'undadores tiguran los profe- 
sores F. A. A. KrQger. Richard Riemersch- 
mid, Bernhard Pankok, .Martin Diilfer. Theo- 



dor Fischer y el escultor Hermann Obrist. 

De sus colaboradores mas antiguos cabe 
citar a Bruno Paul, Th. Th. Heine. Schmuz 
Baudiss, y a dona Margarita von Brau- 
chitsch, que actualmente dirige el taller de 
bordados de los Talleres Unidos; y de los 
mas modernos, a Rudolf Alexander Schroe- 
der, Emanuel von Seidl, P. L. Troost, 
T. R. Weiss, Josef Wackerle, T. Haiger, 
Karl Weidemeyer - Worpswede, y Karl 
\Valser. 

No se vaya a creer que, al encontrarse el 
capital necesario para la empresa, quedasen 
solucionadas todas las diticultades. No es difi- 
cil trabajar con un dibujante que comparezca 
puntualmcnte a la oficina para dibujar todo 
lo que pide el buen o mal gusto del publico. 
El artista con ideas propias, en cam bio, no se 
siente dispuesto al trabajo a horas fijas. Tam- 
bien acontece, a veces, que su exuberante 
fantasia concibe cosas de muy dificil ejecu- 
cion, tanto en lo que a procedimiento se 
refiere, como a lo que al material afecta, de 




PROF. BRUNO PAUL 
26 



COMEDOR DE CASA DE CAMPO 




PROF. R. A. SCHPOEDER 



VISTA PARCIAL DE UN SAL6N 



modo que no siempre es facil poner en con- 
cordancia las exigencias del artista con la so- 
lucion que permiten la tecnica y la naturaleza 
del material. Se imponia, a mayor abunda- 
miento, convencerde nuevoal publicoacerca 
del valor estetico de las obras artisticas. Por- 
que, entre los caracteres que ofrece una crea- 
cion nucva, se cuenta, precisamente, el de 
llevar esta consigo algo que no es familiar al 
prol'ano. y para cuya comprension es menes- 
ter cierta educacion estetica. Pero, aim asi, 
no quedan solucionadas todavia las arduas 
tareas inherentes al gobierno de una empresa 
como la que motiva estas lineas. 

Al ecliar de vcr el trayecto recorrido en 
quince anos por el modcrno arte industrial 
aleman. nosconvenceremosde que nose trata 
de la implantacion de un solo principio de- 
terminado: sino que reconoceremos que el 
arte decorativo aleman, aplicado al decorado 
de las habitaciones, ha conseguido llegar al 
grado en que actualmente se encuentra, mer- 
ced a amplio y complejo desarrollo. Para ser 
viable la empresa de los Talleres Unidos, 
habia de ir a com pas con el mencionado 
desenvolvimiento. y asi Cue. Puede decirse, 
sin caer en exageraciones que, precisamente, 
en ese desarrollo, los Talleres Unidos han 
desempeiiado hasta el presente un papel prin- 
cipah'simo, encaminando el arte y descu- 
briendo sendas nuevas. 

Los primeros modelos de los artistas pro- 
vocan ahora cierta sonrisa de indulgencia. 
Pero cabe recordar aqui, que esas produccio- 
nes representan la lucha de artistas sinceros 
que trataron de solucionar. de modo original, 
problemas que no habian sido aim aborda- 
dos, y consideradas en tal sentido, ot'receran 
mas interes que otras muchas creaciones mas 
resueltas. Uno de los principals meritos de 
los Talleres Unidos Cue, sin duda, haber con- 
tribuido a veneer los extravios de aquella 
epoca, enveredando en sus debidos limites la 
extraviada fantasia de los artistas. Estando en 
constante contacto con las exigencias del ofi- 
cio y las necesidades practicas de la vida mo- 
derna, reconocieron que el placer estetico que 
mspira un objeto con uso, ha de estar basado 

28 



en su utilidad material. Comprendieron. ade- 
mas, que no es indispensable inventar lormas 
originales, sino que es menester hacer resal- 
tar la belleza del material; poner en concor- 
dancia el matiz de las maderas, de las telas, 
papeles y alfombras empleados en el deco- 
rado de una misma estancia; no echar al ol- 
vido las dimensiones de esta para la cons- 
truccion de los muebles, y las dimensiones 
de estos calculado cada uno en relacion con 
los demas, y, finalmente, la adaptacion armo- 
nica de los pormenores a la habitacion a cuyo 
decorado estan destinados. 

Al describir Julius Meier-Graefe, en el 
ano de KJOI, la instalacion de la casa del se- 
fior von Heymel, en Munich, que corrio a 
cargo de los Talleres Unidos. segun proyec- 
tos de R. A. Schroeder. dijo que habian de 
tenerse presentes los principios del buen 
gusto y del sentido comun, antes que la 
novedad a todo trance, como lo hace supo- 
ner el prestigio de muchos artistas. En este 
sentido celebro Meier-Graefe aquella insta- 
lacion. que denomino un interior moder- 
no, considerandola como solucion eficaz 
que, probablemente, guiaria el movimiento 
moderno por el buen camino. En efecto, 
acerto. Lo que en aquella instalacion llamara 
la atencion de un modo tan poderoso, fue, 
precisamente, la sencillez de los medios, de 
la que hablamos mas arriba, y que formaba 
contraste con los trabajos modernos hasta 
entonces conocidos. Durante los anos siguien- 
tes se advirtio el afan de encontrar la ele- 
gancia dentro de la sencillez, con lo cual se 
llego a la solucion satisfactoria, relativa a 
nuestros muebles modernos. 

Durante los primeros anos, la empresa 
habia de contentarse con el apoyo desinte- 
resado de los artistas y de varies amigos del 
arte. Pero mas adelante, cuando hombres de 
vastas miras reconocieron la importancia del 
nuevo arte decorativo, aplicado al decorado 
de las habitaciones, para toda la vida econo- 
mica nacional, encontro en ellos un apoyo 
decidido. El primer industrial que acepto los 
servicios de la novel empresa, fue el Dr. Wie- 
gand, el director general del Lloyd aleman, 




u 



o 
u 




PROK. BRUNO PAUL 



SAL6N-FUMADOR. VAPOR "GEORGE WASHINGTON" 





^"^^ "T*i1. i. -=- .... 




PROF. F. A. O. KRUGER 



CAMAROTE DEL EMPERADOR. VAPOR "GEORGE WASHINGTON 1 




PROF. BRUNO PAUL 

de Bremen. Su ejemplo fue seguido por mu- 
chos otros representantes de la alta indus- 
tria. 

Atravesando el Oceano las grandes em- 
barcaciones comerciales provistas de insta- 
laciones en las cuales desde luego seadvertia 
la mano de artistas, pasearon por el mundo 
entero la fama del nuevo arte industrial ale- 
man. Kntre las instalaciones de vapores rea- 
lixadas por los Talleres Unidos, citaremos 
aqui las del Pring Kriedrich Wilhelm, 
K.ronpringessin Cecilie, Derflinger y 
George Washington*. 

A parte de esa especialidad, debe ser men- 
cionado otro ramo de la industria. al que se 
dedican con creciente exito los Talleres Uni- 
dos, y es la construccion de muebles segun 
dibujos de Bruno Paul. 

Dentro del desarrollo que ha tornado el 
nuevo arte industrial aleman, este tipo signi 
fica un punto culminante, porque en el se 
condensa, hasta cierto punto, la aspiracion, 
mencionada ya, de conseguir formas senci- 



SAL6N EN EL "GEORGE WASHINGTON" 

lias, basadas puramente en la utilidad prac- 
tica. Todas las ventajas del arte de Bruno 
Paul parecen reunidas en estos muebles como 
en un resumen, a pesar de la parquedad de 
los medios empleados: el calculo mas minu- 
cioso del tamano de cada mueble, en si y en 
relacion con los demas; el valor que procura 
dar a las propiedades peculiares y a la belleza 
del material empleado, y el delicado acorde 
de las maderas con los papeles, telas y corti- 
najes que adornan la estancia. La impresion 
armonica y el efecto que esta produce son 
aumentados aun por los aparatos de ilumi- 
nacion, cuyo dibujo concuerda con el de los 
muebles. Pero en la cuestion de adornos, el 
artista se muestra siempre en alto grado so- 
brio. Por estos medios, y evitando Bruno 
Paul minuciosamente toda exageracion en 
marcar su personalidad, se ha logrado que 
actualmente vuelva a construirse un mue- 
blaje, independiente de los caprichos de la 
moda, al que no llegaremos a aborrecer, y 
cuyos varios ejemplares regocijaran todaviaa 




PROF. BRUNO PAUL 

nuestros descendientes, segun ocurre con el 
de nuestros antepasados. 

Por mas que con estas formas sencillas, 
que casi merecen el dictado de clasicas, el 
nuevo arte decorative, aplicado al decorado 
de las habitaciones, habia llegado a dar de si 
cuanto era posible, es natural que el des- 
arrollo no habia de terminar forzosamente 
aqui. Al igual que en el arte pictorico el na- 
turalismo llego a ser el punto de partida para 
el desarrollo de diferentes tendencias, tam- 
bien el moderno arte industrial, al volver a 
adoptar las formas primitivas para los objetos 
de uso cotidiano, ha encontrado una base 
sana sobre la que pudo efectuarse la expan- 
sion, jamas sonada, de las mas diversas indi- 
vidualidades artisticas. 

La ultima fase del desarrollo del moderno 
arte decorative demuestra, que los principios 
de una tecnica solida son perfectamente com- 
patibles con el empleo de un rico adorno 
ornamental; que el arte del tallista, del tor- 
nero, del estucador, del pintor decorador y 



GABINETE EN EL "GEORGE WASHINGTON" 

demas, caben perfectamente dentro del cam- 
po del arte decorativo moderno, aplicado al 
decorado de la habitacion, siempre y cuando 
un exquisite tacto artistico les prescriba la 
forma y les mantenga dentro de sus limites. 
Asi en el dia contamos, no solo con el mue- 
ble utilitario, de reconocida construccion ar- 
tistica, sino tambien con el de caracter sun- 
tuario, construido bajo los mismos principios. 
Entre los artistas que de este modo avan- 
zaron. figuraron en primer termino los de los 
Talleres Unidos. Los grabados que acompa- 
fian estas lineas, reproduciendo los vestibules 
del salon para senoras y del comedor de R. A. 
Schroeder, ponen de manifiesto que el arte 
decorativo actual es capaz de solucionar difi- 
cultades sumamente arduas, en cuanto a sun- 
tuosidad y caracter representative se refieren. 
Cuando asi ocurre, los dibujos para los mue- 
bles, esculturas de madera, pinturas, telas, 
alfombras y aparatos de alumbrado, proceden 
de la mano del mismo artista. En cambio. 
tratandose de las estancias dirigidas por Bruno 



33 




PROF. R. A. SCHROEDER 



GAB1NETE DEL EMPERADOR EN EL "GEORGE WASHINGTON 




PROP. R. A. SCHROEDER 



DECORADO DEL CO.WEDOR DE PRIMERA CLASE EN EL "GEORGE WASHINGTON" 




PROF. BRUNO PAUL 



SAL6N EN EL "GEORGE WASHINGTON 1 ' 



Paul, cabc observar la cooperacion de un 
estado mayor de artistas. Bruno Paul suele 
dar el niarco arquitectonico; y artistas como 
Wackerle. Weiss, Walser. Kutschmann y 
otros, idean el decorado plastico, las pinturas 
nuirales, el dibujo de las al torn bras, las te- 
las. etc. Kl trabajo comun, armonico. de 
semejante grupo de artistas. representa una 
novedad tan completa, como extraordinaria- 
mente interesaiite. Antes se creia que una 
habitacion habia de producir un efecto ar- 
monico. solo cuando cada uno de los objetos 
salia de la mano del mismo artista; pero la 
circunstancia antes mencionada, demuestra 
que la itnpresion armonica puede tambien 
conseguirse con la cooperacion de varies ar- 
tistas, sin que ninguno de estos sacrifique su 
independencia y su personalidad. 

Otra observation se impone, al juzgar de 
las ultimas creaciones de los mencionados 
artistas, y es el empleo de las formas de esti- 
los historicos con amplitud. Sabido es que el 
movimienfo de que hablamos, se inicio para 

36 



combatir la imitacion inconsciente de los es- 
tilos antiques. Kl no iniciado podria suponer 
que con esto nuestros artistas nan renunciado 
a un valioso principio artistico. Pero esto 
seria una opinion erronea, y asimismo de- 
mostraria talta de comprension y hasta male- 
volencia querer poner a la misma altura las 
producciones modernas y los tan combatidos 
muebles de epoca, tan en boga durante los 
anos ochenta y noventa del siglo xix. Existe 
una cnorme diferencia entre el hecho de co- 
piar, por ejemplo, la fachada de un palacio 
italiano, y, guiandose por este motivo, apli- 
car, de un modo puramente exterior, esta 
fachada a un armario moderno; y el de que 
un artista, tomando por punto de partida las 
necesidades del dia y las pretensiones de los 
procedimientos modernos, logre adaptar a 
ello las formas conocidas ya, encontrando 
asi una solucion del todo original. 

Despues de haber purificado el estilo para 
nuestros muebles, empleando formas basadas 
unicamente en las leyes de la tecnica y de la 




PROF. BRUNO PAUL 

utilidad, no puedc considerarse como peli- 
groso el empleo de ciertos elementos de esti- 
los antiguos, especial mente cuando lo quese 
combatto, no fueron cstos estilos en si, sino 
su empleo abusivo. La inspiracion en los es- 
tilos historicos no ha de servir jamas para 
encubrir la talta de inventiva: ni debe con- 
ducir a la adulteracion, en cuanto a material 
y construccion concierne. 

Ademas, no debe echarse en olvido una 
consideracion. ^Es posible y permitido pasar 
en silencio, ante el rico tesoro de formas 
hermosisimas producidas en siglos anterio- 
res? Mas aiin: adaptando para nuestros fines 
lo antiguo que nos parece a proposito para 
ello, ^no es por que reconocemos que encierra 
principios necesarios para conseguir un sano 
desarrollo? Apenas habra quien sepa distraer- 
se al encanto de la cultura antigua al con- 
templar las creaciones de R. A. Schroeder. 

Estas comprueban que el amplio cono- 
cimiento de la buena tradicion no esta re- 
nido con la actividad creadora original. 



CAMAROTE DEL EMPERADOR EN EL "DERKI.INGF.R" 

Con esto no queremos decir. sin embar- 
go, que este es el unico camino que conduce 
hacia el (in anhelado. Los trabajos de van der 
Velde nos referimos a la interesante cons- 
truccion de la casa Osthaus, en I lagen (West- 
talia) las creaciones de August Endell, en 
Berlin, y de Bernhard Pankok demuestran 
que existen posibilidades ilimitadas para pro- 
seguir el desarrollo ulterior. 

Un at'amado analista de arte. de Berlin, 
dijo hace poco. reliriendose a la arquitectura 
moderna, que para conseguir el estilo nacio- 
nal unico, de nuestra epoca, faltaba ver 
unico. Nosotros no podemos suscribir esta 
queja. y mas pronto abrigamos la esperanza 
de que en siglos venideros, se considere como 
el estilo de nuestra epoca (si es que de ello 
se llega a hablar) la feliz expansion de gran 
numero de individualidades artisticas, tan 
variadas como importantes. 

Para terminar: volvamosa lanzar una mi- 
rada a los principios del movimiento, cuya 
historia, como hemos tratado de demostrar, 



37 



no solamente se refieja en la historia de los 
Talleres Unidos, sino que en gran parte se 
halla identificada con ella. 

No fueron solamente anistas alemanes 
quienes, a mediados del ultimo decenio del 
siglo anterior, se dedicaron al resurgimiento 
del arte industrial moderno. Sabido es que el 
movimiento partio de Inglaterra. Unode los 
artistas de talento mas vigoroso y original tue 
un belga. P^n casi todos los paises europeos, 
- Francia, Italia, Rusia y los reinos escan- 
dinavos hubo artistas de talento que abo- 



garon por el arte nuevo. Sin embargo, es 
Alemania el pais actualmente considerado 
como verdadero propagador del nuevo arte 
industrial aplicado a la decoracion de la casa. 
Es cierto que en Alemania han abundado los 
talentos; pero no es rebajar el merito de los 
artistas, el hacer constar que parte de sus 
e.xitos corresponde al espiritu de empresa y 
a la habilidad comercial germanicas, que 
supieron crear y dirigir una organizacion, 
como esa a que nos hemos venido refiriendo 
cs este articulo. 

DR. HERMANN POST. 



ECOS ARTISTICOS 



HOMENAJE A ZULOAGA. En Eibar se acaba de 
celebrar el triunfo obtenido por ese arlista espaiiol 
en la exposici6n internacional de arte de Roma. 
Desdc el tren acompanaronle a las CasasConsisto- 
riales, el Ayuntamiento en corporacion y veintiuna 
sociedades de recreo y politicas. El pueblo, que se 
echo a la calle, no ces6 de vitorear al pintor. Des- 
de el Ayuntamiento fue el artista al hospital civil. 

Luego se efectud un banquete, al que concurri6 
crecido numero de comensales. Entre estos, y 
ocupando sitio preferente junto al festejado, estaba 
el primer profesor de dibujo de Zuloaga, el octo- 
genario don Fausto Mendizabal. 

Al terminar el banquete, lo agradeci6 Zuloaga, 
leyendo unas cuartillas en que expresaba su emo- 
ci6n y alegria por las distinciones de que era ob- 
jeto. Seguidamente se le hizo eitrega de un album 
con mas de ocho mil firmas. 

Por la noche le obsequio el Ayuntamiento con 
otro banquete, de caracter oficial. 

AURELIANO DE BERUETE. I la fallecido en Ma- 
drid ese artista y critico de ane. Mas adelanie 
MVSEVM le dedicara el homenaje a que es acreedor. 
Por ello nos limhamos hoy a deplorar su muerte. 

LAS HABITACIONES DE FELIPE II EN EL EsCORIAL. 

En el Palacio del Real Sitio de San Lorenzo se 
esta efectuando, por iniciativa del Rey, una inte- 
resante obra. 

Tratase de la reconslitucion de las habitacio- 
nes que fueron del fundador del Monasterio de 
El Escorial. 

Mediante diversas obras literarias, y Memorias 
y cr6nicas, se ha llegado a tener completa idea de 
las habitaciones que ocuparon Felipe II y su hija 

38 



la Infanta Isabel, asi como de los principales mue- 
blcs que las decoraban, y colocacion de los mismos. 

Y reuniendo eslos muebles, cuadros, estatuas 
y demas elementos decorativos, que se hallaban 
repartidos por los Reales Palacios, se van rccons- 
truyendo poco a poco dichas habitaciones. 

Ocupan la parte del Monasterio conocida vul- 
garmente con el nombre de Mango de la parrilla, 
y se estan reconstruyendo con absoluia fidelidad 
historica, bajo la competente direcci6n del con- 
servador de la Real Armeria, senor Florit. 

La iniciativa del Rey estara muy en breve rea- 
lizada, y constituira, al par que un homenaje a la 
incmoria del fundador del soberbio Monasterio, 
un curioso e instructivo recuerdo de uno de los 
mas intcresantes periodos del siglo xvi. 

Esta interesantisima obra de reconstrucci6n 
histdrica y artistica, como otras muchas de que 
nos hemos ocupado, demuestra el amor de don 
Alfonso XIII a las glorias nacionales y al arte. 

DE I.A EXPOSICION DE ROMA. El pintor Her- 
menegildo Anglada ha rechazado el premio de diez 
mil francos que se le otorgo en la Exposicion de 
Roma, y funda la renuncia en que no se ha cum- 
plido el reglamento ni en la constitucidn del jura- 
do ni en la concesidn de las recompensas. A ello 
ha objetado el presidente del jurado que las modi- 
licaciones hechas en la constitucion del jurado, se 
realizaron con el consentimiento de los comisarios 
extranjeros, y que si no se ha concedido el premio 
de cincuenta mil francos, es a causa de que el ju- 
rado no creyo que hubiese obra alguna que mere- 
ciera tan crecida suma, por lo que decidi6 dividirla 
en premios de diez mil francos, a lo cual no venia, 
sin embargo, obligado. 




PROF. BRUNO PAUL 



PROF. BRUNO PAUL 



SALA DE FUMAR 




SALA DE FUMAR 
39 




A. CARDUNETS 

ARTK suizo. En abril proximo sc ce- 
lebrara en Bale una exposicion historica 
del Ante en Suiza. Los coleccionistas mas 
importantes han ofrecido su concurso. 

MANUSCRITOS Y PINTURAS ORIENTALES. 
En breve cabra estudiar en el Museo del 
Louvre, donde seran expuestos, preciosos 
manuscritos y pinturas antiguas del K.x- 
tremo-Oriente, traidos por el joven explo- 
rador M. Pelliol. 

CONGRESO ARQI'EOLdGICO. Del () al l6 

de oclubre del ano actual, tendra efecto en 
Roma un congreso arqueologico. Los dos 
anieriorcs se celebraron, respectivamcnte, 
en Atenas y en el Cairo. 

AllTE INDUSTRIAL GRIEGO Y ROMANO. 

La Academia de Bellas Artes y de Cien- 
cias, de Rotterdam, ha organizado una 
exposicion de artes aplicadas, de la anti- 
giaedad griega y romana. 

INICIATIVA PLAUSIBLE. En Paris se 
esta celebrando una exposici6n de dibu- 
jos originales del artista espanol Daniel 
Urrabieta y Vierge, el famoso ilustrador de 
Don Pablo de Segovia y de Don Quijote. 

40 



EXPOSICION EN PUERTA. La Sociedad dc los 
Amigos y Cultivadores de las Bellas Artes celebrara 
el ano actual, en Roma, la 81 Exposicion Interna- 
cional de Bellas Artes. Conformc las disposiciones 
testamentarias del Prof. Milller, la embajada de 
Alemania en la capital italiana empleara la suma 
de doce mil liras en la adquisicidn de una o mas 
obras, que en el pr6ximo certamen corresponde 
scan de pintura y originales de artistas tudescos. 

TUMBAS ETRUSCAS. En Perusa, al procederse 
a trabajos para convertirsc en hospital un antiguo 
convento, han sido halladas, a poca profundidad 
del suelo, varias uimbas etruscas. 

MUSEO CERNUSCHI. Ha sido inaugurada en 61 
una exposicidn de armaduras japonesas, consti- 
tuida especialmente por la colecci6n del Dr. Mene. 

Los PENSIONADOS EN ROMA Han sido remiii- 
das a Madrid las obras de los pcnsionados en 
Roma de la Real Academia de San Fernando, 
cuya lista de autores y asuntos es la siguiente: 

Capuz. Un estudio en yeso, de tamano doble 
del natural, representando a Paolo y Francesca. 

Oroz. Un retrato al aguafuerte y dos dibujos 
al carbon, de los que el primero es una reproduc- 




A. CARDUNETS 



TOLEDO 




ERNESTO VALLS 



DE LA IIUERTA 



cion de La Noche, de Miguel Angel, y el segun- 
do, un relieve anliguo de Las Tres (iracias, de 
Canova. 

Labrada. Una copia de un retrato del Ti- 
ziano. 

Nogue". Un triptico, formado por unas vistas 
del Foro Romano, del Palatino y del Puente 
roto. 

Hueria. Un autorelieve que consta de dns 
figuras desnudas (un hombre y una mujer), y 
que titula Naturalcza. 

Anasagasti. Proyecto de restauracion de los 
Templos de Vesta y de la Fortuna varonil. 

Y Landazabal y Arenal (composiciones). Di- 
ferentes trabajos musicales. 

Finalmente, el pensionado de primer ano senor 
Tusel, esta pintando un triptico que se titulara 
E1 bano, y sera remitido a Madrid en Marzo 
prdximo, segiin marca el reglamento. 

SOBBE LA RESTAURACION DE UN CUADRO DE MlJ- 

RILLO, EN SEVILLA. En cumplimiento de una 
orden de la Real Acadcmia de San Fernando, se 



ha reunido la Heal Academia de Bellas Artes de 
Scvilla, para examinar la restauracidn hecha por 
el artista sevillano senor Mattoni, en el cuadro de 
Murillo, conocido por la Conception niiia. 
He aqu! el dictamcn de la Academia: 
Kn la ciudad de Sevilla, a veinticinco de Di- 
ciembre de mil novecientos once, constituidos en 
el saldn principal del Museo Provincial de Pintu- 
ras, dependiente de esta Real Academia de Bellas 
Artes, en cumplimiento del acuerdo de la misina 
en la sesion celebrada la noche del dia anterior, los 
senores acaddmicos que suscriben, pertenccientes 
a su seccion de pintura, para dictaminar acerca de 
la limpieza llevada a cabo por el acade'mico senor 
Mattoni del cuadro de Bartolome Esteban Murillo, 
que es conocido vulgarmente por la Conception 
niiia, existente en dicho Museo, declaran: 

Primero: Que la unica operaci6n hecha en el 
cuadro por dicho senor Mattoni, ha sido una ligcra 
limpieza, de la que, a nuestro juicio, estaba muy 
necesitado, y que sin destruir nada, ni dafiar en 
absoluto la obra, ni quitarle su patina, antes bien, 
ha dado por resultado el despojo de toda suciedad 



4' 



que le perjudicaba, dejdndonos ver en toda su bri- 
llantez la frescura de su primitivo color. 

Segundo: Al ser despojado el cuadro de la su- 
ciedad que lo encubria, nos revela en la ocasi6n 
presente torpes retoques producidos en otras dpo- 
cas. 

Tercero: Por lo manifestado, aseguramos que 
no se han producido en el cuadro retoques ni pin- 
celadas en la actual limpieza. 

Lo que tencmos el honor de certificar y hacer 
constar en cumplimiento del mandaio recibido de 
la Real Academia. Gon^alo Bilbao, Jose Muno\ 
Esteve\, Jose Rico Cejudo, Jose Garcia Ramos. 

EL TESORO DE CORINTO. En la Academia de 
Inscripciones, de Paris, M. Collignon ha leido una 
carta de M. Emilio Bourget, quien manifiesta que 
ha descubierto el tesoro de Corinto. 

RODIN EN INGLATERRA. Ha sido adquirida por 
el gobierno ingles, a fin de colocarla en una plaza 
publica, una de las dos rdplicas de los Burffuescs 
de Calais, de Augusto Rodin. 

FELIX ZIEM. Ha fallecido ultimamenle este 
artista que habia gozado de boga inmensa. Sus 
cuadros representando, con colores placenteros, 
vistas de Venecia y Constantinopla, hubo un tiem- 
po que eran disputados. Tambie'n pint<5, durante 



una poca, paisajes de Holanda; pero volvio, lue- 
go, a los temas preferidos del publico. Habia 
nacido en Beaune el ano de 1821. 

Los estudios que ha dejado parece que seran 
distribuidos entre varies museos, principalmenie 
entre los de Dijon, de Beaune, de Niza y de Mar- 
sella. 

Dos RETRATOS DE TiciAuo. Los negociantes 
en cuadros MM. Agnew han adquirido los dos 
hermosos retratos originales de Ticiano que per- 
tenecieron a la coleccidn del pintor alemin Len- 
bach. 

Uno de ellos es el retrato de Felipe II, que ha- 
bia formado parte de la coleccion Habich, de 
Cassel; el otro el de Francisco I, que procedia de 
(iiustiniani, de Padua. Este es analogo al que po- 
see el Museo del Louvre, con la diferencia de que 
el representado aparece con la cabeza descubierta. 

EL RETABLO Y LA IMAOEN PERTENECIENTES A SAN 

PEDRO EL VIEJO DE HUESCA. El Ministro de Ins- 
truccion Publica y Bellas Artes, don Amalio Gi- 
meno, ha dictado, con muy buen acuerdo, una 
Real orden, dirigida a la Direcci6n general de lo 
Contencioso, a fin de que el abogado del Eslado 
entable la nulidad de la venta del retablo y de la 
imagen pertenecientes a la capilla de San Pedro el 
Viejo, de lluesca. 




ENTRE FLORES 





si' 











F. MESTKES 



VII.ABERTKAN 



LA PINTURA DE FELIX MESTRES 



realmente consolador en estos tiempos 
que haya quien consagre sus energias 
todas al cultivo del arte tal como lo enten- 
dieron los maestros consagrados por la poste- 
ridad, que procuraban antes de coger un pin- 
cel, tener un completo dominio de la linea, 
del claro oscuro y de la perspectiva. 

Un solo objetivo parece perseguir nuestra 
pleyade de jovenes pintores: la originalidad; 
para llegar a ella, hemos visto con dolor que 
algunos violentaban su temperamento, sin 
notar que la originalidad, mejor dicho, la 
personalidad, la lleva en si aquel que real- 
mente la posee, y no la dan ni el esfuerzo. 
ni la audacia, ni la rebeldia: solo el estudio 
solido y constante puede pulir, afinar y per- 
feccionar un temperamento, abriendole de 
par en par todas las escuelas, para que entre 



por la puerta principal en aquella que mejor 
se adapte a sus facultades y a sus aptitudes. 
Felix Mestres, pintor joven y laborioso, 
no se ha dejado arrastrar del todo por la co- 
rriente del impresionismo, y asi sus exposicio- 
nes respiran una gran serenidad y ofrecen un 
equilibrio encantador, apreciadas en conjun- 
to. Kl artista siente hondamente el colorismo 
y ama la mancha, que vibra a la luz, pero, 
no por ello deja de buscar la forma, aim en 
los trabajos mas sencillos; asi, hasta en el 
apunte de mayor simplicidad que nos ofrece, 
el trazo es seguro, y la nota de color, justa y 
precisa, no discrepa lo mas minimo de las 
proporciones que le corresponden por el mo- 
mento en que la traslado al lienzo o a la ta- 
bla, lo cual nos presenta a Felix Mestres 
como un pintor ingenuo y consciente, que 



1913. 11. N.o a 



43 



ama la verdad y que nos la ofrece franca- 
mente, tal como el la ha visto al traves de su 
temperamento, que tal es la mision de todo 
artista honrado. 

Y esa honradez que tenemos el derecho 
de exigir a cuantos cultivan el arte en sus di- 
versas manifestaciones, es una de las caracte- 
risticas mas hermo- 
sas de Felix Mestres, 
cuya reciente exposi- 
cion celebrada en el 
Salon Pares* puede 
senalarse con piedra 
blanca en los anales 
de la pintura cata- 
lana. 



Si tuvieramos que 
clasilicar el tempe- 
ramento artistico de 
Felix Mestres, diria- 
mos que es un clasi- 
co hondamente in- 
(luido por el moder- 
nismo sano y vigo- 
roso, pues si bien 
parece un academis- 
ta por el amor con 
que perfila, modela 
y compone las figu- 
ras, resulta un colo- 
risla excelente por el 
vigor y la soltura 
con que pone el co- 
lor sobre la tela. 

Kxaminad sus ra- 
pidas impresionesde 
paisaje tomadas al 
pastel con un garbo 
particularisimo.yve- 
reis resplandecer en F . MESTRES 
todas ellas al pintor 

colorista que busca la rapida vision del con- 
junto, y procura sujetarla a to'da prisa antes 
que se altere la brillante nota de color que 
ha herido su retina. Pero, contemplad luego 
una figura cualquiera de Felix Mestres, y 

44 




hacedla objeto de un analisis detallado: poco 
tardareis en descubrir la labor delicada del 
artista que ha estudiado hondamente el mo- 
delo; en la naturalidad de la pose, en la 
justa proporcion de las partes y en la sobrie- 
dad con que ha resuelto los detalles secun- 
darios, descubrireis un pintor que tiene tanto 
dominio del cuerpo 
humane como de si 
mismo. 

Y, precisamente , 
de ese doble domi- 
nio, productode una 
gran ductilidad, 
emanan aquel equi- 
librio y aquella grata 
serenidad de sus no- 
tables exposiciones, 
que hemos senalado 
como particularisi- 
ma al comienzo de 
estas lineas. 

Aun que le ha- 
llamos feliz en sus 
brillantes notas de 
paisaje, mejor dicho, 
en sus paisajes en- 
cerrados en el redu- 
cido espacio de un 
pequeno marco cual 
una fotografia colo- 
rida , no nos gus- 
ta tanto como en la 
figura, porque juz- 
gamos que es la figu- 
ra el fuerte de Felix 
Mestres. Sus telas 
E1 Primer Fill e 
Interior* son sua- 
ves y harmonicas: 
desciibrese en ellas 
una completa com- 
penetracion del fon- 

do y la forma lograda sin violencia alguna : 
el dibujo es perfecto, la composicion severa 
y el color se halla colocado con una seguri- 
dad digna de encomio y con una parquedad 
que solo puede producir efectos hermosos y 



CASTILLO DE ORANERA 



justos, cuando se posee tan completo domi- 
nio del mecanismo. 

Y aqui de la doble personalidad clasico- 
colorista, por no decir impresionista, que en 
Felix Mestres hemos senalado; doble perso- 
nalidad que se denuncia tambien en sus re- 



los fondos hallareis sus trazos seguros y vigo- 
rosos si os aproximais a la obra; mas, alejaos 
breves pasos y la figura se modelara rapida- 
mente por si misma; adquiriran las carnes las 
suavidades de entonacion que les correspon- 
den, y tomaran calidad las telas de los vesti- 




F. MESTRES 



tratos al pastel, hechos con singular donaire, 
sin apelar a las socorridas suavidades de mo- 
delado, tan faciles de lograr en este agradeci- 
do procedimiento pictorico, al que tan dados 
eran nuestros abuelos. 

Felix Mestres trata el pastel con valentia, 
a la moderna: cuando retrata al pastel dibuja 
tan solo, y en los rostros y en las ropas y en 



VALLE DE RIELLS 

dos y los objetos todos. Prueba inequivoca de 
que el artista conoce el valor de los colores y 
sabe colocar facilmente y sin vacilaciones 
cada cosa en su correspondiente lugar. Los 
retratos de su esposa, del nino J. T., de la 
senorita E. S. y del senor C. V. C., son 
pruebas inequivocas de lo que venimos di- 
ciendo, particularmente el ultimo, tratado 



con una desenvo'tura que revela la mano de 
un maestro avezado a emplear los colores a 
su antojo. 

Siguen en importancia a los retratos al 
pastel que Felix Mestres nos ha dado a cono- 
cer en su ultima exposicion, sus cuadros al 
oleo, en los cuales es donde mejor puede 
apreciarse la personalidad artistica del pintor: 
esos cuadros pagan, exceptuando uno, el titu- 
lado Diumenge de Rams, un tributo cabal 
al clasicismo, por la tactura y por la entona- 
cion, y recuer- 
dan las pintu- 
ras de nuestros 
maestros espa- 
noles que f'or- 
niaron escuela y 
que llenan las 
salas del Museo 
del Prado. Hide 

su hermanoyde 

un niodo espe- 
cial, el del ar- 

quitecto senor 

S a g n i e r , so n 

obras perfectas 

en su genero; el 

artista ha logra- 

do hacer mas 

que una repre- 

sentacion plasti- 

ca de las perso- 

nas retratadas ; 

ha alcanzado in- 

fundir a am has 

figuras caracter 

y vida, que tal 

es el secreto de 

los pintores re- 

tratistas. Nobas- 

ta que la fisono- 

mia resplandez- 

ca en un retra- 

to para que este 

pueda reputarse 

perfecto; es ne- 
cesario en nues- 
tros dias, que la 

46 



psicologia domine y subyugue a aquella. El 
infundir a un retrato un destello espiritual 
del modelo, siempre se considerara como 
una victoria artistica, y por haber alcanzado 
esta victoria repetidas veces, han pasado a la 
posteridad muchos maestros de la pintura. 



Y, vamos ahora a hablar de la obra mas 
trascedental de la exposicion de Felix Mes- 
tres, por el tamano, por la importancia de la 




F. MESTRES 



CASTELL-CIR 



composicion y por los arrestos que con ella 
demuestra tener el pintor. Se trata del cua- 
dro Diumenge de Rams, en el cual nos 
ofrece un grupo formado por unos mucha- 
chos, una nina, una senora y una muchacha, 
a pleno sol, de regreso del acto de la bendi- 
cion de las palmas. 

Solo un pintor eminentemente colorista 
podia haber emprendido una obra tan atre- 
vida por las dificultades tecnicas que ofrece; 
pero un pintor unicamente colorista hubiera 




F. MESTRES 



acabado por perder la nocion de la forma ante 
los problemas a resolver en cada reflejo de sol 
al herir el amarillo de las palmas, el azul 
obscuro de los trajes de los ninos, el bianco 
delantal de la muchacha, el vestido floreado 
de la senora y el rosado de la nina; la orgia 
de tonalidades era bastante a desvanecer una 
fantasia meramente impresionista, pero por 
fortuna, tras el enamorado del color apare- 
cia sin cesar el academico, que componia 
friamente cada figura, cada miembro. 

La lucha entre 
el color y la tor- 
ma debioser te- 
rrible para el 
pintor; el sol, 
un sol calientc 
de primavera , 
avanzaria len- 
tamente en su 
camino , cam- 
biando a cada 
paso los efectos 
de lux y som- 
bra en los cuer- 
pos del grupo, 
y en el fondo 
del cuadro, y 
los rellejos que 
arrancara al 
lienzo, a las se- 
das. a los paiios 
y a las palmas; 
el colorista lija- 
n'a rapidamen- 
tc la brillante 
m a n c h a alii 
donde apare- 
ciera, sin parar 
mientes en otra 
cosa, al par que 
elclasico procu- 
raria que que- 
dasen en su lu- 
gar, en el imico 
que les corrcs- 
pondia , linea, 

ENTRADA AL PARQUE GUELL Color y COntOr- 



47 




SAN QUIRICO SAFAJA, POK F. MESTRES 




CASTELLTERSOL, FOR F. MESTRKS 



no. Gracias a esa lucha titanica que podia 
sostener Felix Mestres por su doble tempera- 
mento, la obra pudo Hegar a buen termino, 
y acabar por ser una tela vigorosa, una de 
esas telas que bastan por si solas para dar la 
ejecutoria a un artista, presentundole como 
un pintor que se siente con sobradas fuerzas 
para trocar la paz y el sosiego de su taller por 
la pintura valiente al aire libre y a pleno 
sol meridional. 

Ksa es innegablemente la pintura mas vi- 
gorosa de Felix Mestres, pero no la mas t'eliz: 
el combate que ha sostenido consigo mismo 
al pintarla y las inmensas dificultades que se 
ha visto obligado a veneer a cada momento. 



han restado sentimiento a 
esta vez, a jui- 
cio nuestro, la 
plasticidad ha 
vencidoalaes- 
piritualidad. 

Diumenge 
de Rams, no 
obstante, re- 
sultara her- 
mosoalosque 
se paguen del 
magico efecto 
del conjunto, 
porque lo pro- 
duce realmen- 
tesorprenden- 
te por la reali- 
dad del tema 
y la brillantez 
del colorido,y 
lo estimaran 
como obra de 
tuerza los in- 
teligentes ca- 
paces de com- 
prenderel cal- 
vario porque 
hubo de pasar 
el pintor para 
dar feliz ter- 
minoasucon- 
cepcion: los F . MESTRES 



la obra, pues por 




unicos que podran ponerle algun reparo, se- 
ran los pocos espiritus cultisimos que quieren 
aspirar en toda produccion artistica el deli- 
cado perfume que solo puede emanar del 
sentimiento. 



Nosotros, que reconocemos excepcionales 
dotes de colorista a Felix Mestres, leamamos 
sin embargo mas en sus interiores de luz re- 
misa. de tonalidades suavemente harmoni- 
cas; y si bien le aplaudimos con entusiasmo 
por su Diumenge de Rams, obra que repu- 
tamos de una gran potencialidad pictorica, le 
veneramos respetuosamente cuando nos brin- 
da lienzos tan sentidos, tan felices y tan in- 

genuos como 
E 1 Primer 
lill y le ren- 
dimos el debi- 
do culto ante 
la noblezacon 
que pinta re- 
tratos como el 
del arquitecto 
senor Sagnier 
y el de su her- 
mano Martin. 
Sera por- 
que, dotados 
como el exce- 
lentepintorde 
un doble tem- 
peramento.te- 
nemos como 
el mas de cla- 
sico que de 
modernista, y 
no podemos 
sustraernos a 
las profundas 
impresiones 
que recibio 
nuestro espiri- 
tu alia en la ju- 
ventud, cuan- 
do nosdeleita- 
RETRATO DE DON c. v. Y o. bamos con la 



5o 



fe de un adolescente, en la contemplacion de 
las pinturas academicas, en la lectura de 
nuestros clasicos de la literatura, y en las me- 
lodias de los grandes maestros sinfonicos. 
For algo pertenecemos a una misma ge- 
neracion; a la generacion que precedio a esa 



gias y de una completa presencia de animo, 
para mantenernos en el justo medio que la 
logica y la razon reclaman. 

Los espiritus fuertes y compenetrados de 
su propio valer, son los senalados a marcar 
la linea divisoria entre la vieja y la novisima 




F. MESTRES 



pleyade de generosos y entusiastas revolu- 
cionarios de las artes y de las letras, que for- 
man una avalancha formidable, por algo nos 
sentimos solicitados por dos corrientes con- 
trarias, y necesitamos de todas nuestras ener- 



escuela de pintura que se quiere consagrar, 
pues del academismo frio, mecanico y rigo - 
rista, al impresionismo febril y obcecado, 
media una distancia inmensa que solo pue- 
den apreciar aquellos artistas conscientes y 

5i 



reflexives que. como Felix Mestres, saben 
conocer hasta donde debe llegar el acade- 
mismo y lo que puede ser aceptado del im- 
presionismo. 

Nosotros.que con harta frecuencia hemos 
fustigado a los que predican que el tempera- 
mento y la intuicion lo son todo en pintura, 
a los que se pagan de la nota de color mas o 
menos feliz y no 
desean verlaajus- 
tadaalarealidad, 
a la estructura, 
no podemos me- 
nosde recibircon 
el mayor gusto 
las obras de los 
pintores que, co- 
loristas por tem- 
peramento e im- 
presionistas por 
natural inclina- 
cion , conservan 
aun en el fondo 
de su alma el no- 
ble sentimiento 
de la austeridad, 
y buscan afano- 
sos el medio de 
dar a sus obras 
aquella consis- 
tencia que ema- 
na, no solo de la 
perfeccion en la 
estructura, sino 
de la personali- 
dad intangible 
del artista, man- 

tenida con egoismo, como tesoro propio. Este 
poder de la personalidad es tan grande en 
arte, que por el, andando los siglos, es por lo 
que se otorga alta consideracion a quienes 
lograron imponerla en sus producciones. 



Hoy, ante la labor exquisita de Felix Mes- 
tres, nos atrevemos a senalarle como un 
maestro digno de estudio, y no decimos de 
imitacion, porque la imitacion puede des- 

52 




F. MESTRES 



truir un temperamento que no sepa des- 
prenderse a tiempo del habito de imitar. 

Felix Mestres, por su doble aspecto clasi- 
co-moderno merece ser querido y respetado 
por cuantos siguen paso a paso la constante 
evolucion de la pintura en estos solemnes 
dias de transicion artistica, y, especialmen- 
te, por los jovenes, porque senala con su 

arte un momen- 
to de serenidad. 



Triunfan la pin- 
tura y todas las 
artesliberalespor 
el sentimiento de 
la belleza, por la 
inspiracion, fue- 
go sagrado que 
se tuvo en pasa- 
das epocas , por 
favor especial de 
los dioses y por 
refinamientossu- 
tiles del espiritu, 
mas tarde. 

Hizo surgir en 
la vieja Grecia el 
Partenon y creo 
la Venus deMilo; 
mas tarde ungio 
con el oleo santo 
del misticismo, 
las tablas bizan- 
tinas y goticas de 
las iglesias, y le- 
vanto en estasal- 

tisimas naves; cobro esplendor inusitado so- 
bre las telas, en pleno Renacimiento, y hoy,, 
como siempre, reina en las obras de arte que 
son producto de un temperamerjto debida- 
mente cultivado. 

A traves de todas las epocas y de todos los 
procedimientos, es posible dar con sus bene- 
ticios, y resurge, siempre, como filanta in- 
mortal, dando vida a nuevas escuela* que 
mas tarde habran de ceder su sitio a otras, 
en la constante evolucion de las ideas y los 



RETRATO DE 
LA SENOUA G. B. 




DOMINGO 1)E RAMOS, FOR F. MESTRES 



Q>l9(2>19Q>I9(iXS(2>^e>^GU^C9G>>L9G>>^GL>^C^^ 




F. MKSTRES 



RETRATO DE I.A SENORITA E. S. 



sentimientos. Por la belleza de 
sus obras, por dotarlas de la 
perfeccion que anhelan, es por 
lo que viven en constante in- 
quietud los artistas, y con difi- 
cultad quedan satisfechos, pues 
cntre lo que sonaron y lo que 
llegan a realizar, echan de ver 
diferencias que les convencen 
de cuan dificil se hace llegar a 
dar forma al ideal que la facul- 
tad creadora concibe; pero que 
no siempre la mano esta sumisa 
a evocar de modo definitive. 
El sentimiento de la belleza 
lo mismo cabe sea manifestado 
en esplendida pintura, que en 
el simple perfil de un apunte 
lineal; mas en uno y otro caso 
se impone que el artista se halle 
bajo el poder de la emocion, 
instante en el cual se diria que 




F. MESTRES 



RETRATO DEL NINO F. M. 



5 4 



los pinceles se manejan con 
mayor facilidad y sin trabas, 
y que el lapiz resbala resuel- 
to y carinoso al concretar la 
forma. Cuando asi ocurre, la 
obra nace como sin esfuerzo, 
y el menos perspicaz advierte 
en ella con que entusiasmo 
realize su labor el artista. 
Como por ensalmo fue sur- 
giendo la evocacion a que el 
autor dio forma sensible. 

La emocion se comunica 
entonces al espectador, quien 
percibe el encanto de lo que 
naciera amorosamente. 

Nos hemos permitido esta 
digresion, fruto del rapido es- 
tudio que acabamos de hacer 
de la ultima exposicion de 
Felix Mestres, para dar a co- 
nocernuestra leal manera de 
sentir respecto al arte picto- 
rico. MANUEL MARINEL-LO. 




K. MESTRES 



RETRATO DEI. ARQUITECTO DON E. SAONIER 



A PROPOSITO DEL "TEXTUS ARGENTI" DE LA 
CATEDRAL DE VICH 



EN el Museo epicopal ausetano, en las sec- 
ciones de orfebreria, llama la atencion 
un libro de venerable aspecto fastuosa- 
mente encuadernado con tapas de plata. Es 
un ejemplar de los volumenes que se utiliza- 
ban en el ceremonial liturgico de las iglesias 
y catedrales, los cuales eran llevados solemne- 
mente, presidiendo ceremoniosos cortejos 
eclesiasticos, por contener la palabra de Dios 
y ser como area santa, que era abierta por el 
ministro del altar para anunciar con toda 
pompa al pueblo la doctrina infalible y vivi- 
ficadora. Creemos que merece decirse algo de 
este libro de tapas de plata. que si no sobrepuja 
a los capolavoros analogos que existen en mu- 
seos, bibliotecas y colecciones arqueologicas, 



es, con todo, lo bastante caracteristico y espe- 
cial para serestudiado y admirado. Pertenece 
a la Catedral de Vich, y, por lo que manifies- 
tan los documentos, constituye una demos- 
tracion de la persistencia de la tradicion en 
nuestro pais; un dato mas para significar 
como se perpetuaron en el costumbres y tra- 
diciones artisticas. En el dia, ese inaprecia- 
blecodice, si no es utilizado en la liturgia 
activa, conserva todavia alguna solemne pre- 
rrogativa sobre los mas autorizados libros, 
por cuanto se emplea cada vez que un nuevo 
canonigo entra a formar parte del Cabildo 
vicense, a fin de que el prebendado preste el 
juramento canonico sobre el libro a que ve- 
nimos refiriendonos. Este libro, con su en- 



cuadernacion de plata, es obra de la segunda 
mitad del siglo xvi, lo que semejaria increi- 
ble, de no existir datos irrecusables que lo 
comprueban sin lugar a dudas, y que hemos 
encontrado en el archive de la Catedral. 

Pero antes expondremos algunos antece- 
dentes. La Seo de Vich poseia ya en el siglo x 
un libro de rica encuadernacion para el ser- 
vicio del altar mayor. Un inventario del 
ano 957, despues de la muerte del obispo 
Uladimiro, habla ya de texto / (i). En los 
comienzos del siglo xm, una relacion de las 
joyas pertenecientes al mentado altar da noti- 
cia de duo textus argenti* (2). El inventario 
de la Catedral, correspondiente al aiio de 1 343, 
cita /tcm textus evangeliorum cum cohopertis 
dargent*, y el de 1360 da pormenores de un 
evangelister de pergamins ab cubertes dargent. 
et IIII tancadors tots dargent, sobraurades c 
istoriades, lo qual digueren que dona en bernat 
de l.erc, (a a- 
tras al dit sen 
Pere. Item al- 
tro erangclistcr 
ab cubertes dar- 
gent. Item altro 
evangelister en- 
tich ab cubertes 
dargent (3). 

Por alia el 
a ii o d e 1480 
uno de estos 
tres volumenes 
luerehecho.ya 
que consta que 
entonces se 
gastaron cin- 
cuenta y cinco 

(II Jaime Villa- 
nucva: Viaje Lilera- 
rio, tomo VI, apn- 
diccXIV. 

(a) Archive Ca- 
pitular dc Vich: Li- 
ber Dvtationum. fol. 
CL1I. 

(3) Id. id. Anua- 
rio dc Tesoreria: in- 
ventarios. El can6- 
nigo Bcrnat de I.ers 
lalk-cio en 1343. 

58 




w _ v cctio cpifblc flxati pmi 
apoftoh . JVo 




MUSEO EPISCOPAL DE VICH 



florines, equivalentes a veinticuatro libras y 
quince sueldos, operi textievangeliiargenti(^). 
Los inventarios del siglo xv facilitan porme- 
nores que permiten hacerse cargo de la mag- 
nificencia de estos libros. Dice el que puede 
suponerse sea del ano de 1468, bajo el epigra- 
fe Los texts dargent: Primo un libre scrit en 
pergamins e apellat lo Test major en lo qual 
se contenen solament Euangelis cubert ab fulle 
dargent daurade, e ab quatre gaffets dargent 
daurats, e en la una part es lo crucifix cum 
Maria et Johanne e sent Pere sent Pan e sent 
Andrei/, e en laltre part es de Sede magestatis, 
e los quatre Evangelistes, e la Salutacio de la 
Verge Maria. Item altre libre scrit en perga- 
mins apellat lo text mija cubert de f Julie dar- 
gent daurat ab ymages hi ay un crucifix. Item 
altre libre scrit en pergamins dc letra antigue 
apellat lo test antich e maior, cubert de fj'ulle 
dargent blanch ab algunes vmages (5). 

De esos libros, 
a fines del si- 
glo xvi, solo 
existian dos, 
que habian si- 
do objeto de 
una renova- 
cion por ente- 
ro. Un inven- 
tario de los co- 
mienzos del si- 
glo xvn, algo 
posterioralano 
d e 1604, los 
describe a si: 
Item un text 
modern y en la 
cubertasquerra 
hi ha un Chris- 
to en lo mig y 
nostra senyora 
ha ma dreta y 
sant Joan en la 
squerra y en la 

(4) Secretaria Ca- 
pitular. Liber Posse- 
sionum: fol. 37, ret. 

(5* ArchivoCapi- 



dVnoflnJJf 

: qu.f cu crcdicJinuiejfcox p:c 
fcpite nutc.i|.popinqiiniiir. ( 
J|biia.imu6 ergo open tcncb:.irii: 
'4(nduAinur AniiA ludb: fie vr in 
Dicltondk .ibiilcnniQ..^ain co 
indationibus : ct dttictttilniejfco 
in aibilibue : mnipudiatiVfluTU 
in cdrctipnc: ct cmui.itTbnc.Std 
induiinimTOimnii fcfii xpin. 
^cquctiA (Hen (Biuingcli] : 
caiiictii J^ A ttixii , x x j . a , 



PAG1NA DEL "TEXTUS ARGENTl" 



tular: Inventaris. 



cuberta dreta hi es lo Salvador y sant Pere y 
San Pan y un lletrero en cada cuberta. Item 
altre text mayor y mes veil ab les cubertes de 
plata, lo simal de la cuberta squerra hi ha un 
christo en lo mig qui te un cap de mort als 
peus y nostra senyora a la ma dreta y Sant 
Joan a la squerra, ab quatre seraphins en la 
sumitat y en la part mes baxa Sant Pere y 
Saul Andreu y Sant Pau y demunt del pais 
quatre serafais y a cada pais ses greuadures de 
sglesies y torretes y altres fullatges, en la part 
squerra tambe sta cubert de fulla de plata ab 
la Jigura magestatis domini y quatre Evange- 
listes y quatre seraphins a la part superior v 
en la injerior la salutacio de nostra senyora 
del Archangel Gabriel ab un gerro de flos en 
lo mig. (6). 

De estos dos libros con tapas de plata el 
descrito con la denominacion de text modern 
es el en que nos ocupamos. Su descripcion 
se adapta perfectamente a lo existente, con- 
forme demuestran los grabados que acompa- 
namos. Otros documentos coetaneos le dan el 
titulo de text petit, y convienen en llamar al 
al otro text major. 

Hicimos cuanto nos Cue dable para en- 
contrar nuevos pormenores relacionados con 
este libro, siendonos favorable la rebusca, 
hasta el extremo de poder explicar con no 
pocas particularidades la confeccion del volu- 
men. En 6 de octubre de iSSy, y durante 
todo ese mes, y en distintas veces, se dieron al 
scriptor del text petit, Antonio Vilareal, pres- 
bitero, doce \\bras per principi de paga del text, 
mandandose hacer un mollo per lo dit Scriptor 
per tellar les pergamins. El propio pendolista 
habia ya hecho en i55y un epistoler, o libro 
conteniendo la lectura que hace el subdiaco- 
no en la misa mayor. La fotografia que re- 
producimos, de una plana de los 216 folios 
del voliimen objeto de nuestras investigacio- 
nes, permitira formarse concepto de la obra 
del escritor Vilareal, autor del Dominicale 
epistolarum ac evangeliorum totius anni se- 
cundum consuetudinem ecclesia; Sancti Petri. 
Tocante a la encuadernacion, hcmos tam- 
bien averiguado que el 30 de marzo de 1 558 se 

(6) Archive Capitular: Inventaris. 




PROYECTO DE JOYA, ORIGINAL DE SEBASTIAN SITJAR 

pago el cosido del text petit y la madera de 
las tapas que costaron veintiseis sueldos. 
Consta, ademas, que el platero Sebastian 
Sitjar recibio el mismo dia nueve libras y 
diez sueldos: Mes dit dia, a 50 de Mars, foren 
tretes del dit sach nou lliures deu sous que 
serviren per pagar a Mosen Sebastia Sitjar 
argenter per adobar lo text petit per Vllfonsas 
dargent y ha posades y per les mans. 

Transcurridos unos dos anos y medio se 
debio observar que el arreglo no era lo sufi- 
cientemente radical y el aludido platero pro- 
cedio a labrar las nuevas tapas de metal. Asi 
lo dice una partida que creemos conveniente 
transcribir por entero: 

.4 / Octubre i56i foren tretes del dit sac 
trenta liures nou sous per las mans de set marchs 
y dues unses per rao quatre liures quatre sous 
per marc, e mes dotqe liures a compliment de 
la valor del argent, per un march sinch unses 
y trenta argensos, per lo argent del text nou 




TAPA ANTERIOR DEL "TEXTUS ARGENTI" DE LA 
CATEDRAL DE VICH. MUSEO EPISCOPAL DE VICH 




TAPA POSTERIOR DEL "TEXTUS ARGENTI" DE LA 
CATEURAL DE VICH. MUSEO EPISCOPAL DE VICH 



que avem donat de argent vel a mossen cigar 
argenter dit dia. 

Jo Sabastia Sitjar argenter he rebut quoran- 
ta v dos liuras y nou sous, dich XXXXII lliu- 
res, VIII sous, y son per les mans del text, 
Vui i de Octubra 
i56i. (7) Las re- 
prod ucciones que 
damos permitiran 
form arse juicio de 
lo que fuc la obra 
del platero Sitjar, 
el cual, por cierto, 
no se acrcdita de 
ser un relinado o 
un granartista. En 
la orla de la placa 
del Cal vario se leen 
laspalabras: in: ma 

- mis tita s : do - 
my n : on - m 

- : = per - vlu, y 
unas palabras en 
esmaltc transluci- 
doverde, con letras 
de las cuales, por 
ser fragmentos de 
vocablos , no se 
puede deducir el 
sentido masquede 
las del nombre /e- 
sus. Kn la parte de 
la orla correspon- 
dicntc a los Apos- 
toles se dice: tit es 
petrus s : et : su- 
per : lianc == lic- 
dv/icabo ecelvam : 
meam. Kn distin- 
tos puntos de la 

obra de plateria se CATEDRAL DE VICH 
puede reconocer el 

punzon gg VIC, con que se demuestra, una 
vez mas, la organizacion gremial de los pla- 
teros vicenses. En el volumen segundo de 
pasantias del gremio de plateros de Barcelo- 

(7) Archive Capitular, Tesorcria: Comples de capes, vo- 
lumen II, dc tales fechas. 




na, folio 62, en la actualidad en el Museo de 
Arte Antiguo, instalado en el ex-palacio real 
del Parque de Barcelona, el dibujo corres- 
pondiente al numero 146 representa una joya 
que ostenta una A, constando que, en 1548, 

con este diseiio de 
orfebre, un tal Se- 
bastian Roure, por 
otro nombre Sit- 
jar, dio pruebas de 
aptitud para ser 
admitidoen la cor- 
poracion gremial. 
Este Roure, ciuda- 
dano de Barcelo- 
na, en 1 555 adop- 
to el nombre de 
Sebastian Sitjar, y 
en 1 5 de febrero 
de este ano trato 
con el Cabildo de 
la Catedral vicen- 
se, de la construc- 
cion de dos cande- 
leros de plata, de 
unos cuatro mar- 
cos de peso (8). El 
19 de noviembre 
de 1 55j acordo con 
el susodicho Ca- 
bildo labrar lacruz 
procesional de la 
Cofradia del San- 
tisimo Cuerpo de 
Jesucristo, de la 
propia Seo, la cual 
cruzdebiatenerde 
peso unos diez y 
seis marcos y la al- 

CRU2 PROCESIONAL LABRA- tUT3 de OtTO objetO 

DA POR SEBASTIAN SITJAR parecido, de la in- 

dicada iglesia. Esta 

cruz se conserva todavia, acreditando mas 
que el evangeliario (9) la pericia del autor. 
Consta que la tal cruz fue pagada el 20 de 

(8) Archive antiguo de Protocolos de Vich: Voliimenes 
de Capitols matrimonials del notario Salvio Beul6. 

(9) Id., id. 



marzo de iSSg, costando 125 libras y 4 suel- 
dos (10). 

En esta fecha el propio platero haria otros 
dos candeleros que costaron 71 libras, 4 suel- 
dos 4 dineros (u) y una cruz para la iglesia 
de Sarria, que sirvio de modelo al platero de 
Vich Pedro Parers para una de la iglesia de 
Gastelltersol, segun contrato de 3 de diciem- 
bre de i56o (12). Fallecio en Vich Sebastian 
Sitjar, e hizo testamento en 19 de julio de 
1572, siendo inventariados sus bienes el 30 del 
mismo mes, lo que indica su defuncion (13). 
No mucho despues de concluido el nuevo 

(10) Archive antiguo de Protocolos de Vich: Manual del 
notario G. B. Prat. 

II I) Archive Capitular de Vich: Comptes de Capes, vol. II. 

(12) Archive de Protocolos: Manual del notario G. B. Prat. 

(13) Vol. II de Testaments del notario Rcnito PuiR. 




]nftfto.f:mraimrcbi ciKmgtUftn'ccun 



Jur nuthpuion jwrfr auici&otf' 
cbnoi (UjEamontrm pjfla: nap 
___jiacitDunrluccnwm crpniif m 
fubmoDto.fc9iup aiTnlitounu ucliwr 
toiii 



uiiim toitt: cr 0iKtfficmr p.intm unn 
quuhccli*c(tinftftD 3p)ltoloj!im pin 

cobiscninoumtobainicm; 

Ulo mnpKciomr ib&sifn 



in caun. cr in me aTOircfn CD 




codex argenti de la Catedral de Vich se haria 
la renovacion del otro texto llamado major, ya 
que consta que a 13 de enero de :562 se paga 
el encuadernarlo (14). Un inventario de 1787 
detalla que de este libro se aprovecho el me- 
tal para hacer, en aquel entonces, unas sa- 
cras. De tal volumen se conserva en el dia, 
casi por entero, el texto y el armazon de ma- 
dera que formaban las cubiertas sobre que se 
montaron las planchas de plata. Es un volu- 
men de 322 x 235 milimetros, con 203 folios 
de pergamino, taltando el primero, el 141, 
el 142 y el 163. Contiene las epistolas y evan- 
gelios de las fiestas del ano, los passio y 
exultet, estos ultimos con notas musicales 
cuadradas sobre lineas roja y amarilla. Lo 
adornan abudantes iniciales con miniaturas, 
casi todas ellas presentando al- 
guno de los simbolos de los 
Evangelistas con dorados e in- 
tensas tintas que tbrman caulico- 
los que invaden los margenes de 
las planas. Las fotografias adjun- 
tas dan idea de lo que son las pla- 
nas de este libro que nos parece 
deben ser las del codice costea- 
do por el canonigo Bernardo de 
Lerc, segun resulta de la indica- 
cion contenida en el inventario 
de 1360 que hemos copiado. Este 
personaje ocupo su prebenda 
desde 4 julio de 1349 hasta su 
muerte, acaecida en 3 enero de 
1354. Del inventario de sus bie- 
nes resulta que, a 5 setiembre de 
este ano, se pagaron cincuenta 
sueldos al presbitero Bernardo 
Truyol, de ilia soldata sine lo- 
guerio quam sen quod mihi dare 
debebatitr pro textu cujusdam 
anengelisterii quod sibi scrip- 
si. (i5) Tenemos pues conocido 
el autor de este codice existente 
en el Museo de Vich. 




MUSEO EPISCOPAL DE VICH 



EVANOELARIO DEL CA- 
N6NIGO BERNARDO DE LER? 



(14) Archivo Capitular deVich: Comp- 
tes de Capes, vol. II. 

( 1 5 ) Archivo antiguo de Protocolos. 7n- 
ventarios. 

63 



Todo confirms que ]as tablas de madera 
estaban divididas en dos compartimentos, 
formando como sendos plafones superpues- 
tos, en los cuales habria asuntos diversos. 
Esto acuerda perfectamente con la descrlp- 
cion que antes hemos transcrito, y que se 
encuentra en el inventario algo posterior al 
afio de 1604. Es de advertir, que en la tapa 
anterior del cod ice, debajo de la guarda de 
pergamino, se lee una nota que, evidente- 
mente, se refiere a cuando en el siglo xvi las 
tablas fueron revestidas de planchas y traba- 
jos de orfebreria. Dice esta nota, que no es 
mas que una apuntacion para recordatorio 
sin duda del platero, Pesa largeti que te lo joite 
XII onces. 

Al contemplar este codice despojado de 
sus principales galas, no podemos menos de 
lamentar que, para proceder a la confeccion 
de unas piezas de orfebreria, que hoy se nos 



antojan de escaso interes, se echara a perder 
el revestimiento de sus tablas y la obra del 
orfebre del siglo xiv, toda vez que, aiin ad- 
mitiendo un pequeno arreglo algo laudable 
hecho en 1^62, de todas maneras daria la 
disposicion primitiva. Este ejemplar permiti- 
ria hacer comparaciones con las tapas de otros 
codices argenti conservadas en nuestras igle- 
sias, con las de tres de esos libros que figuran 
en la parte somera del retablo de plata de la 
Catedral de Gerona y con los evangelarios 
de Roncesvalles y Pamplona que pudimos 
admirar en la Exposicion Hispano Francesa 
celebrada en Zaragoza el ano de 1908; expo- 
sicion que permitio estudiar valiosos ejem- 
plares de plateria y orfebreria religiosas, re- 
unidos con gran celo en la seccion retros- 
pectiva, que de tan entusiastas y merecidos 
elogios fue objeto en aquel entonces. 

J. GUDIOL, PBRO. 



iTrno alinutia irr un'iri- (ay lapur.co 

ftnirm&ntcvtf rigF 



tii6iiirnnpiiiii!.criirnarciinnnit5iii 



mtdn jttroi. Jnrai DKD ufrtflimDir 

f 



* L etddtttttwronfaciripto/CDmima 



rj | uio rtnura: (Cnnis ihe tr fi - 

nwirjpiact infer mcDios fincc 
iirOH ' 
ung> , 



' ^ ixir mix luuilvu nil ifuolumi 



nculasicccrpiiniemigiruilgitini na; 
ctfufpiame in cciuni.ingnnHir. crair 




MUSEO EPISCOPAL DE VICH 
64 



DOS PAGINAS DEL EVANGELARIO DEL CAN6N1GO BERNARDO DE LER? 




Mis 



HUOS DE F. DE A. CABRERAS 



DISCOS CON BRILLANTES Y PERLAS 



ARTES DECORATIVAS 



PLATERIA Y JOYERIA 



YA introducido MVSEVM en la corriente 
bibliografica mundial, o cuando menos 
europea, creese obligada a presentar sus car- 
tas credenciales para ser recibido con los 
honores a que le 
da derecho el ser 
portavoz de las 
artes nacionales. 
Y si a menudo se 
honra ocupando- 
se en las mas no- 
tables produccio- 
nes plasticas o gra- 
ficas del extranje- 
ro, quiere hoy, en 
cambio, difundir 
hastalasmasapar- 
tadas regiones, el 
conocimiento de 
lo que en nuestro 
patrio hogar se 
concibe y se eje- 
cuta en punto a 
las artes decora- 
tivas. Y en estos 
albores del nuevo ano, en que los artifices se 
esmeran en ofrecer al presunto comprador 




HIJOS DE F. 

DE A. CARRERAS 



verdaderas tentaciones que le obliguen a va- 
ciar sus areas o sus bolsillos, antojasenos ser 
de gran actualidad tratar de la Plateria y de 
la Joyeria, ya que en Barcelona tienen su 

abolengo nobili- 
simo y celeberri- 
mos cultivadores. 
Nofuera, tal vcz 
tarea ociosa, la de 
hacer el resumen 
historico de esa 
rama del arte de- 
corativo, que es, 
indudablemente , 
la continuacion, o 
mejor, la decora- 
cion del indu- 
mento. 

Bastante vulga- 
rizados estan los 
conocimientos de 
las masprimitivas 
epocas o periodos 
de la historia. Asi 
sabemos todos 
que en Oriente las gerarquias sociales se indi- 
caban gracias a las joyas, gemas y amuletos en 



BROCHE 
CON BRILLANTES 



65 



piedras y metales preciosos. En Caldea, como 
en Egipto, el oro, la plata y la pedreria se 
introdujeron desde un principio. Los bajo 
relieves de Kuyundjik, indican que los asi- 
rios se adornaban con collares, algunos de 
los cuales han llegado hasta nosotros, llaman- 
do la atencion el hecho de que los decoraban 
con una forma 
parecida a la 
cruz de Malta, 
y a la ansada de 
Egipto. 

Asurbanipal y 
Nabucodonosor 
introdujeron en 
Persia el gusto 
por la joyeria. 
El persa, dicen 
los autores, llc- 
va muclias joyas 
en brazaletes y 
col la res. Su tiara 
resplandece de 
perlas y piedras; 
su tunica bor- 
dada finamente, 
de pedreria. 

I. os tirios y si- 
don ios labraron 
en Kenicia her- 
mosasalhajas de 
un gusto entre- 
verado de asirio 
y egipcio. Ensus 
collares y bra- 
zaletes aparecen 
temas realistas 
de grifos y ser- 
pientes,quemas 
tarde inspiraron 
a artistas egip- 

cios. Al par que los orientales, gustaron los 
egipcios de las joyas que ostentaban en vida 
y despues de muertos. Asi, despues de trein- 
ta siglos se han desenterrado las joyas en 
profusion. La sortija era el sello obliga- 
do, y la cadena el adorno femenino por ex- 
celencia, asi como el pectoral o joya que 

66 




IIIJOS DE K. DE A. CARRERAS 



pendia en medio de los pechos. En los mu- 
seos de Berlin, del Louvre y de Bulac, se 
puede confirmar cuanto acabamos de decir. 
Recuerdense las celebres joyas de la reina 
Aah-Hotep, especialmente la renombrada 
navecilla de oro y el pectoral. En el museo 
del Cairo encontraremos los cinco vasos ha- 

llados enTell-el 
Tinai.y en el del 
Louvre la trini- 
dad egipcia Isis, 
Osiris y Horus, 
en oro, perte- 
neciente al rey 
Osorkon II. Los 
motivos adopta- 
dos eran la flor 
de loto, el esca- 
rabeo, ocas, leo- 
nes y el uroaus 
alado. 

LeyendolaBi- 
blia se reconsti- 
tuye el arte del 
orfebre, en cuan- 
to se relaciona 
con la Judea . 
Mil anos antes 
de J. C. Salo- 
mon hizo,segun 
el libro de los 
Reyes, gran uso 
de vasos de oro 
y riquisimas va- 
jillas en su, no 
menos rica, casa 
delLibano.don- 
de tenia el trono 
de marfil y oro. 
Pero el monu- 
mento mas no- 
table es el templo de Salomon, mandado 
construir por el padre de este, el rey David, 
con las riquezas que le legaran, segun lo des- 
cribe el libro II de los Paralipomenos. Todo, 
revestimientos de planchas, clavos, techum- 
bres, querubines, area y candelabros, fue 
hecho por el fenicio Hiram, hombre apto 



COLGANTE DE COLLAR 



para tenir telas con purpura y labrar meta- 
les. Los mas antiguos ejemplares de joyeria 
encontrados en los paises griegos, acusan cla- 
ramente la influencia del Oriente. Los persas 
dejaron en manos de los griegos tesoros ina- 
preciables, como 
antiguamentelos 
caldeos dejaron 
a Sargon, asirio, 
segun dicen las 
inscripciones de 
Khorsabad , el 
trono en oro de 
su rey, su tiara, 
su cetro, su para- 
sol, su carro de 
plata y muchos 
otros ornamen- 
tos de gran peso. 
En la batalla de 
Arbeles, Alejan- 
dro Magno tomo 
a Dario todo su 
ajuar.compuesto 
de tan ricos ob- 
jetos, que arran- 
co al rey mace- 
donio exclama- 
ciones de asom- 
bro. Lo mismo 
refiere Herodoto 
de la batalla de 
Platea, en la que 
Pausanias apode- 
rose de infinidad 
de tesoros. 

Pronto los grie- 
gos pasaron de 
imitadores de 
los orientales, a 
maestros de los 
etruscos. Llega- 
ron a dominar la 
tecnica del oro y 
la plata a la per- 
feccion. Pocas alhajas han llegado a nuestros 
dias; pero en el museo del Ermitage, en San 
Petersburgo, en el Gregoriano de Roma, y 




HIJOS DE F. DE A. CARRERAS 




HIJOS DE F. DE A. CARRERAS 



en el Louvre (coleccion Campana) se hallan 
ricas colecciones. Uno de los principals se- 
cretos de la ejecucion, es el granulado, que 
consiste en fijar sobre una hoja de oro, pe- 
quenas perlas o granos de metal casi invisi- 
bles. Los griegos 
dieron mas im- 
portancia a la la- 
bor que a la ri- 
queza de las pie- 
dras. Distinguen- 
se los objetos por 
el uso distinto: 
unos de uso tu- 
nerario, y otros 
de usodiario. Los 
primerosadorna- 
ban los cadave- 
res, y eran muy 
delgados: masca- 
ras de oro, y co- 
ronas de laurel. 
Los otros, bellisi- 
mos, eran diade- 
mas stephane, co- 
ronas votivas para 
ofrendas.collares 
de varies hilos 
con pendientes, 
pendientes para 
orejas, brazaletes 
y fibulas para el 
peplos, decoran- 
do los pianos a- 
suntos mitologi- 
cos y amatorios. 
El Dr. Schlie- 
mann creyo ha- 
ber encontrado 
las joyas de He- 
lena, de que ha- 
blaHomeroenla 
Iliada. Este gran 

BROCHE ORIENTAL pOCta fud C l i.lS- 

pirador de los ar- 

tistas griegos. .Uno de los mas famosos fue 
Teodoro de Samos, a quien se atribuye la 
vina de oro, hallada por Gyro en el tesoro 



COLGANTE ORIENTAL 



6 7 



de los sardos. Tambien se dice de el que 
trabajo para Cresos, el celebre rey de Lydia. 

El gran Fidias busco el efecto artistico en 
la combinacion del oro y del marfil de sus 
estatuas criselefantinas, como la Minerva del 
Partenon, de cerca 12 metres de altura y la- 
brada 448 anos antes de J. C., cuya reduc- 
cion al l l k del 
natural, h izo 
ejecutar el du- 
que de Luynes, 
segun dibujo de 
Quatremere de 
Quincy, en el 
c a s t i 1 I 1 o d e 
Dampierre. Kl 
mismo Fidias 
labro el Jupiter 
de Olimpia, de 
18 metros, y la 
Venus Urania 
y la Minerva 
Frgane, de He- 
liopolis. 

De ese arte 
exquisite culti- 
vado por Lysi- 
po y Calamis, 
los etruscos no 
supieron com- 
prender las de- 
licadezas de cje- 
cucion. En Si- 
cilia y Magna 
Grecia se intro- 
dujo el arte he- 
leno, y se cuen- 
ta que la teoria 
del peso especi- 
fico inventada por Arquimedes, se debio a 
haber comprobado el de la corona de He- 
ron II, por medio del volumen de agua. 

Los etruscos iban cuajados de joyas lujo- 
sas, que les seguian a la tumba; la principal 
era el collar de bolas huecas soldadas en su 
centre, que servia de amuleto. Asimismo se 
rodeaban con cadenas de todas clases. Prefe- 
rian el volumen al valor. 

68 




HIJOS DE F. 

DE A. CARRERAS 



Los romanbs se aficionaron tanto a la jo- 
yeria, que durante la segunda guerra piinica 
publicose la ley Oppia, privando a las muje- 
res de llevar encima mas de media onza de 
oro (13 gramos). Segun testimonio de Plinio, 
iban cargados de oro en brazos, dedos, cue- 
llo, orejas, caderas y tobillos. No tenian cin- 

celados, granu- 
lados ni filigra- 
nas como los 
griegos; peroles 
daban valor con 
el peso y las pie- 
dras: esmeral- 
das, perlas, ru- 
bies y aun mo- 
nedas. 

De joyas pue- 
den calificarse 
las condecora- 
cionesmilitares 
de los romanos: 
\asphalerce, dis- 
cos en las co- 
rreasdel pecho; 
los torquis, co- 
llar de hilos a- 
rrollados en es- 
piral; y los ar- 
milla', brazale- 
tes pesados. 

Roma trabaja 
siempre bajo la 
influencia grie- 
ga, ejercida por 
los ejemplares 
admirados y ad- 
quiridos. Laco- 
leccion que el 

baron Edmundo de Rotschild ofrecio al Lou- 
vre, conocida con el nombre de tesoro de 
Bosco-Reale, consta de ciento dos piezas, en- 
tre las que hay vasos de estilo iliaco, espejos 
de plata (muy raros), jarros para escanciar, 
pateras, todo adornado con relieves, y com- 
pitiendo con el tesoro de Hildesheim, de 70 
objetos; y el de Bernay, de 60 piezas; con la 
Patera de Rennes, de oro macizo; y el Plato 



COLGANTE 
DE UN COLLAR 



CIERRE DE ESCOTE, DE CARACTER ORIENTAL 




de Otanez encontrado en nucstro 
suelo (Santander). La orfebreria 
bizantina y latino-bizantina, en los 
primeros siglos de la edad media, 
ejecuto obras de gran importan- 
cia en oro, plata y toda suerte de 
metales, como lo demuestra el co- 
nocido Disco de Teodosio, encon- 
trado en Almendralejo, y el escudo 
de Escipion, de tradicion romana, 
que se descubrio en el Rodano. Re- 
cuerdese el fausto de la corte de Justiniano. 
que se puso en evidencia al reedin'car Santa 
Sofia; el oro y la plata se derramaron a ma- 
nos llenas en los objctos de uso liturgico. En 
su palacio, las vajillas eran de oro, piedras y 
esmaltes, y el Crisolriclinium 6 Triclinio de 
oro, fue una ma- 
ravilla de habi- 
lidad y riqueza. 
Latonicadeesas 
artes bizantinas, 
fue el color; asi 
como la de los 
clasicos fue la 
forma. 

Siguieron los 
barbaros la tra- 
dicion bizanti- 
na, introducien- 
do las piedras sin 
tallar o cabujo- 
nes. Ejemplares 
valiosos de esa 
epoca son las CO- VIUDA E HUOS DE F. CABOT 




ronas visigoticas encontradas en 
Guarrazar, provincia de Toledo, 
entre las que se cuenta la bellisima 
de Recesvinto. Este tesoro, como 
es sabido, se halla parte en la Ar- 
meria real de Madrid, y parte en el 
museo de Cluny, donde puede ad- 
mirarse su riqueza y esmerada la- 
bor. San Eloy florecio en el siglo v, 
y se cree que el fue el autor del 
sillon del rey Dagoberto. La co- 
rona de Carlomagno que se conserva en el 
tesoro imperial de Yiena, muestra el adelan- 
to de la orfebreria que tuvo por cultivadores 
al monge Teoh'lo, autor del tratado Diversa- 
rum artium schcedula, y al artista que labro 
el caliz de San Remigio 6 Remy en Reims. 

En esa epoca se 
introduce el es- 
maltecliampleve, 
de Limoges, con 
fondos azules y 
verdes; y de la 
misma data el 
caliz de Santo 
Domingo de Si- 
los. 

Cuando el cis- 
ma de los icono- 
clastas, algunos 
plateros se fue- 
ron a Italia. A 
uno de ellos se 
debe.al parecer, 
DE CUELLO, SIGLO xvi la cclcbre Palla 




VIUDA E IIUOS DE F. CABOT 

d'oro, de San Marcos de Venecia, y el Pallio- 
lo, de San Ambrosio de Milan, retablos en 
oro y plata, esmaltes y pedreria, al igual que 
el de la catedral de Gerona, de que nos habla 
Schulz-Ferencz. Al siglo xi pertenece el altar 
de oro de Basilea, regalado por Enrique II 
de Alemania. Anteriormeme a esa epoca, 
renacen las artes visigoticas, labrandose la 
cm/ de los angeles donada por Alfonso el 




VIUDA E HIJOS DE F. CABOT 
7 



DIADEMA RUSA ESTIL1ZADA 

Casto en 808, que tiene mas de relicario que 
de cruz. Es mayor y mas rica la de la Victo- 
ria o de Don Pelayo, de Alfonso III en 908. 
El area de las reliquias de la Camara Santa 
de Oviedo, regalo de Don Eruela, es ejem- 
plar digno de su epoca. 

El estilo ojival se distinguio por la imita- 
cion de las formas arquitectonicas. Las ar- 
quctas de distintas igL-sias, como la catedral 
de Gerona, San Cugat del 
Valles, las Tablas Alfon- 
sinas de la catedral de Se- 
villa, obrade Maese Jorge 
(a quien cita Alfonso en 
sus Cantigas), lo demues- 
tran. Hay que apuntar 
los nombres de Maese Bar- 
tomeu, Ramon Andreu y 
Pere Bernec, en Cataluna. 
En el siglo xiv el gremio 
de plateros o de San Eloy 
tiene ya su representacion 
en el Consejo municipal 
de la ciudad. De esa epoca 
datan el Relicario de Pam- 
plona, el baculo de Pedro 
de Luna en el Museo Ar- 
queologico Nacional, y las 
joyas de la iglesia de Pe- 



BROCHE DE ESCOTE, SIGLO XVI 



niscola, conservandose el uso de los esmaltes 
transliicidos y la aplicacion de piedras y ca- 
bujones. Del xv data la silla del rey Don 
Martin de Aragon, las cruces procesionales de 
Toledo (Guion de Mendo- 
za), Barcelona, Gerona, al- 
gunos objetos inventaria- 
dos en el archivo de Pe- 
dralbes y otros en los li- 
bros de cueatas de la Dipu- 
tacion. La corte de los du- 
ques de Borgona es empo- 
rio del arte decorative y 
gran centre de produccion. 
En esa fecha precede a 
la aparicion de Benvenuto 
Cellini, Andrea deLVerro- 
chio, pintor, escultor y or- 
febre florentino, gran es- 
maltador, y son sus disci- VDA. E HIIOS DE F. 



pulos, artistas tan notables como Andrea del 
Pollaiuolo. Cellini (i5ji), fue discipulo de 
Antonio de Sandro y enamorado ferviente de 
Miguel Angel. En esa epoca se introduce el 
cincelado en la orfebreria. 
Francisco I le da una pen- 
sion igual a la de Leonardo 
de Vinci. Las principales 
obras que hasta nosotros 
ban llegado, son el celebre 
salero de Neptuno y Anti- 
trite (museo de Viena), y 
el celebre plato del Rapto 
de las Sabinas. 

Se hacen celebres en el 
siglo xvi los platerosde To- 
ledo, Sevilla, Valladolid y 
Barcelona. Va a la cabeza 
don Juan de Arfe y Villa- 
CABOT. COLGANTE tane, leones, de gran talen- 





MASRIERA HERMANOS 



COLLAR Y COLGANTE DE BRILLANTES Y ORO ESMALTADO 



7' 



to y creador del estilo plateresco. Alonso Be- 
cerril es autor de la custodia de Cuenca, y 
son celebres, ademas, Juan Ruiz de Cordoba 
y Diego de Vozmediano, Cristobal de Ordas 
y Pedro Hernandez. 

En Barcelona se distinguen Juan Balague, 
Perot Ximenis, Rafel Ximenis y Antonio de 
Valdes, brillando por cncima de todos el 
nombre de Jaime Matons, autor de los cele- 
bres candelabros de plata maciza, de la cate- 




MASRIERA HERMANOS 
7 2 



dral de Mallorca. En los siglos xvn y xvni el 
merito de las joyas se confia mas a la riqueza 
de las piedras, que al esmero de la mano de 
obra. Despues de buscarse los efectos en la 
combinacion de varios colores, se cae en la 
monotonia de las piedras blancas, diamantes, 
brillantes y perlas. 

Modernamente se busca la belleza en las 
lineas, en los relieves y cincelados y en la ri- 
queza o variedad de las piedras, asi como en 

los dibujos y 
esmaltes. La- 
lique y Ve- 
vers.enFran- 
cia, han dado 
la pauta de lo 
que aqui se 
labra. Los es- 
tilos se bara- 
janalternada- 
mente, pri- 
vando ahora 
el oriental an- 
tiguo. espe- 
cial mente en 
los pendent i/s 
ocolgantesde 
collar, en los 
cuales, a base 
de armazon 
d e p 1 a t i n o 
(mascaroque 
eloro),se bus- 
can efectos dc- 
corativos con 
multitud de 
brillantes de 
pequeno ta- 
mano, huyen- 
dodel farrago 
de grandes 
piedras, que 
caracteriza- 
ban los obje- 
tos orientales 
modernos, 
como las jo- 
yas embarga- 



COLLAR DE BRILLANTES MONTADOS EN PLATING 





COLGANTE DE PIEDRAS 

MARFIL Y 

ESMALTE TRASLUCIDO 



COLGANTE CON BUSTO 

DE MARFIL 

BR11.I.ANTES Y PIEDRAS 



COLGANTE 

CON BQSTO 

DE MARFIL, 

ORO 

ESMALTADO 
Y PIEDRAS 





IIEHILLA 
DE ORO 
ESMALTAUO 
Y PIEDKAS 

MASRIERA 
HERMANOS 




BROCHES DE 

MOTIVOS 
ESTILIZADOS 




J. MACIA 



das al sultan de Turquia. Al igual que en una 
composicion musical escrita, se obtienen etec- 
tos dc contraste con la interpolacion dc peque- 
nas y grandes piedras; 
ya es una perla, esme- 
ralda o rubi que sirve 
de tema a la composi- 
cion, y a la cual hacen 
adecuado acorn pana- 
miento los pequeiios 
brillantes o hilos de per- 
las; ya es una masa de 
estas que sirve de car- 
tela.delaque penden hi- 
los terminados en grue- 
sos brillantes, ya for- 
massimetricascomo un 
collar de tema circular; 
ya pendeloques, donde 
la escultura o cincelado 
de agatas y marliles, de 
coral o de metales, da 
el tema. La policromia 
natural de los esmaltes 
adorna, asi como enri- 
quece el todo, la in- 
crustacion de piedras. 
Hoy priva en Barcelo- 
na el estilo arcaico: una 
regresion a las joyas 
orientales, o a los esti- 
los franceses, sin que 




J. MACIA. COLGANTE CON PERLAS Y BRILLANTES 



deje de rendirse pleitesia al arte moderno, que 
entre nosotros tiene notables cultivadores. 
Veanse. en prueba de ello, los ejemplares que 
reproducimos, escogi- 
dos al azar entre lo mu- 
cho y bueno que se pro- 
duce en nuestra ciu- 
dad. Esa muestra no 
significa exclusivismo; 
mucho de lo bueno que 
no publicamos, es que 
no nos ha sido cono- 
cido. 

Al terminar estas no- 
tas debemos citar con 
elogio el buen gusto 
que estos ejemplares de- 
muestran, proclamando 
el talento de los respec- 
tivos autores, entre los 
que mencionaremos los 
senores Cabot ( padre 
e hijo), Luis Masriera, 
Francisco Carreras y 
Juan Macia, a quienes 
de todas veras felicita- 
mos. 

Ellos se ban inspi- 
rado en las ensenanzas 
que ofrecen los ejem- 
plares notables expues- 
tos en las vitrinas de 



74 



los principales Museos. Y 
ademas pueden haber con- 
sultado (como sin duda lo 
habran hecho), los celebres 
libros de pasantia del Gro- 
in io de Plateros de San 
Eloy, que guarda como oro 
en pano nuestra celosa Di- 
putacion Provincial. En 
ellos se encuentran proyec- 
tos exquisites de joyas que 
ban podido ser confundi- 
dos con ejemplares realiza- 
dos fuera de nuestro pais. j. 
El mismo Baron Ch. Davi- 
llier en sus estudios sobre el arte decorative 
de nuestro suelo, les dispensa todo el honor 




BROCHE DE KILIGRANA 

moderno. que 
de la moda. - 



que sus positives meritos 
se merecen. 

Los ejemplares reprodu- 
cidos permitiran formarse 
concepto del estado de la 
joyeria en nuestro pais, y 
como en ella se mantiene 
dignamente la tradicion 
gloriosa de un arte que tu- 
vo aqui ya, segun se ha ma- 
nifestado, notables culti- 
vadores en pasados siglos, 
sin que esa tradicion sea 
inconveniente a concebir 
y labrar joyas de gusto 
respondan a las exigencias 
- BUENAVENTURA BASSEGODA. 




COLLAR CON GRANDES SOLITARIOS 







IVO PASCHAL 



ECOS ARTISTICOS 



CONGIJRSO DE ARTE DECORATIVO. El CifCtllo 

dc Bellas Artes nos en via para su insercion el si- 
guiente anuncio: 

La seccion de Arte decorative, con la colabo- 
raci6n de las de Pintura, Escultura y Arquitectura, 
abre un concurso entre artistas espanoles para pre- 
miar dos frisos decorativos: uno en color, ejecuta- 
do en pintura por cualquiera de sus diferentes pro- 
cedimientos, exceptuando el pastel, o en mosaico, 
ceramics, etc., y otro ejecutado en escultura. 

He aqui las bases de dicho concurso: 

1. Los frisos tendran, necesariamente, carac- 
ter dccorativo. 

2. El tema que debera desarrollarse en el 
friso en color sera Las Bellas Artes y las Artes 
ornamentales, y en el de escultura, Trabajo. 

76 



3. Los concurrentes presentaran en !a secre- 
taria del Circulo, antes del dia i. de Mayo de 1912, 
los bocetos del friso definitive, con un lema, suje- 
tandose a las siguientes dimensiones: los de color, 
0,36 metres por 1,80, y los de escultura, 0,36 me- 
tros por 0,70, con el relieve que crean convenien- 
te. Acompanara a cada boceto un sobre cerrado y 
lacrado, con el lema correspondiente, conteniendo 
en su interior el nombre, apellidos y domicilio del 
autor. 

4. A la presentacion de este sobre y del bo- 
ceto respective, se expedira por Secretaria el opor- 
tuno recibo, en el que conste el lema y la indole 
del boceto presentado. (Escultura o color.) 

5. Los bocetos se expondran publicamente 
en el local que se designe. 



6. El Jurado, eompuesto del presidente del 
Circulo, presidentes de las Secciones artisticas que 
convocan este concurso, individuos artistas de la 
Junta directiva y la Mesa de la Seccion de Arte 
Decorative, elegira en la primera quincena del mes 
de Mayo, de entre los bocetos presentados, los que, 
a su juicio, merezcan esta distinci6n, quedando 
estos bocetos de propiedad del Circulo. 

7. A los autores de los bocetos elegidos se 
otorgara, para contribuir a los gastos que la ejecu- 
ci6n del friso definitive les ocasione, la cantidad 
de quinientas pesetas, pagadas en dos plazos: el 
primero, de trescientas pesetas, al dia siguiente de 
hecha publica la calificaciun, y el segundo, de dos- 
cientas, al hacer entrega del friso definitive. 

8. Para hacer efectivas estas cantidades, bas- 
tara la presentacion del recibo expedido por Se- 
cretaria. 

9. Los artistas premiados entregaran en Sc- 
cretaria el friso definitive, conservando el lema del 
boceto, antes de las doce de la noche del dia i . de 
Octubre de 1912. 



10. Los frisos definitives tendran: los de es- 
cultura, i, 80 metres de alto por 3,60 de largo, y 
estaran vaciados en yeso y patinados, y los de pin- 
tura, i, 80 metres de alto por 9 de largo, debiendo 
estar estos realizados por los procedimientos y ma- 
teria de una ejecucion definitiva, esto es, que no se 
trata del cartdn de la obra, sino de la obra misma. 

11. Estos frisos habran de sujetarse, en su 
composicion general, a los bocetos premiados, sien- 
do de la competencia del Jurado el declarar fuera 
de concurso a los que no se ajusten a esta con- 
dicion. 

12. Los frisos definitives se expondran en el 
local que se designe oportunamente. 

13. El Jurado otorgara, come premio, al au- 
tor del mejor friso escultorico la cantidad de S.ooo 
pesetas, y al del friso en color otra de S.ooo pese- 
tas, quedando los trabajos premiados por este con- 
cepto, de propiedad del Circulo, el cual los insta- 
lara provisionalmente en el salon que la Junta di- 
rectiva designe, mientras no se senale sitio adecuado 
en que luzcan con todo su valor artistico decorative. 




ivo PASCUAL 



PAISAJE 

77 




IVO PASCKAI. 



14. Si, lo que el Circulo de Bellas Artes no 
espera, las obras definitivas presentadas a este con- 
curso no respondieran con su valor artistico a la 
importancia del mismo y a las cantidades ot'recidas, 
el Jurado queda desde luego autorizado para decla- 
rarlo desierto u otorgar uno solo de los premios, 
pudiendo en estos casos, si asi lo estima justo, con- 
ceder a los autores que las merezcan, menores re- 
compensas que las ofrecidas, previa la aceptacion 
de sus autores de quedar estas obras de propiedad 
del Circulo. 

15. Cualquier duda que ofrezca la interpre- 
taci6n de estas bases, sera resuelta por el Jurado 
calificador. 

"6. Todos los acuerdos del Jurado se toma- 
ran necesariamente por mayoria absoluta de vo- 
tantes. 

OPOSICIONES A UNA PLAZA DE PENSIONADO. Ter- 
minados los ejercicios de las oposiciones a una 



plaza de pensionado por pintura, dotada con tres 
mil quinientas pesetas anuales, y costeada por el 
Circulo de Bellas Artes, de Madrid, ha sido conce- 
dida, por unanimidad, al joven artista senor Mo- 
re ira. 

MUSEO DEL PPADO. Durante el ano de 1911 
se nan producido 1.091 copias, de las cuales perte- 
necen a copiantes espanoles, 929, y a extranje- 
ros, 162. 

Estas ultimas en la siguiente proporci6n de au- 
tores: Velazquez, 79; Tiziano, 28; Greco, 10; Mu- 
rillo, 10; Goya, 7; Rubens, 5; Van-Dick, 5; Ra- 
fael, 4; Pordenone, 3; Ribera, 2; Durero, 2; Pou- 
sin, 2; Verones, 2; Correggio, i; Vicente L6pez, i, 
y Guercino, i. Total, 162. 

Resumen total por nacionalidades: extranjeros: 
alemanes, 56; franceses, 39; ingleses, 36; norte- 
americanos, 12; austriacos, 6; italianos, 5; hiinga- 
ros, 2, y holandeses, 7. Total. 162. Espanoles, 929. 




IVO PASCHAL 



BOLSAS DE ESTUDIO Y DE ViAjE. Kn la Acade- 
mia provincial de Bellas Antes se han celebrado los 
ejercicios de oposici6n a las Bolsas que costea la 
Diputacion provincial. La por Composicion deco- 
rativa (pintura) ha sido otorgada a don Alberto 
Martorell Portas; y la por Escultura a don Juan 
Carrera Dellunder. 

El pensionado en el curso anterior por Esceno- 
grafia, don Tomas Aymat Martinez, ha solicitado 
prdrroga de Bolsa. En vista del resultado obtenido, 
y que comprueban los trabajos que presenta, el 
tribunal censor se ha dirigido, por unanime acuer- 
do, al Cuerpo provincial, en pettcidn de que se le 
faciliten al aludido medios de proseguir los es- 
tudios. 

CoMUNICACl6N A I.A REAL AcADEMIA DE SAN 

FERNANDO. El academico correspondiente, don 
Enrique Romero de Torres, ha comunicado a esa 
corporacion que los hermosos capiteles hallados 



hace anos en Cordoba, pasaran el dia menos pen- 
sado a un museo extranjero; pues el Estado acordo 
hace tiempo adquirirlos, y no lo ha cumplido. 

Ha indicado, ademas, el seiior Romero de To- 
rres a aquel centro Acade'mico, las eondiciones en 
que se halla la curiosa Sinagoga de la susodicha 
ciudad andaluza, declarada monumento nacional; 
aunque todavia no ha sido puesta bajo la inspec- 
ci6n de aquella Comisi6n provincial de Monumen- 
tos, con todo y haberse dictado Reales 6rdenes en 
este sentido. 

DlSTINCION A UN PINTOR ESPANOL. El InStitUtO 

de Francia ha elegido a don Joaquin Sorolla para 
ocupar la vacante de Israels, el famoso pintor ho- 
landes. 

ARTE REGIONAL. El Centro Gallego, de Ma- 
drid, organiza una Exposicion de pinturas gallegas, 
la cual sera inaugurada el dia primero de Abril 



79 



pr6ximo, y clausurada el veinte del mes 
siguiente. 

Solo podran concurrir los artistas na- 
turales de Galicia. El plazo de admision 
de las obras termina el i5 de Marzo. 

En la secretaria del Centre Gallego se 
facilitara toda suerte de pormenores a los 
interesados. 

DOS PINTURAS DE RlIBENS. Un VC- 

cino de Jemmapcs poscia dos cuadros de 
los cuales tuvo que desprenderse por re- 
veses de fortuna. Resulta ahora que am- 
bas pinturas son de Rubens: una de ellas 
representa la Santisima Trinidad; la otra 
Lot huyendo de Sodoma. Esta ultima la 
adquirio por cien francos un negociante 
en cuadros belga. 

MANUSCRITOS COPTOS. Ha sido des- 
cubierta en el Fayum (Egipto), una im- 
portante coleccion de manuscriloscoptos, 
la mayoria de los cuales ostentan delica- 
das miniaturas. Los textos reproducen: 
unos, el Evangelio de San Lucas; otros, 
los libros de Isaias; otros, escritos y libros 
cristianos de todo linaje. Da, ademas, la 
circunstancia de que varios de esos ma- 




F. LABARTA 



NOCTURNO 







JOSE M. a XIR6 
80 



ENSUENO DE LAS OLAS 



nuscritos conservan aun la en- 
cuadernaci6n en bastante buen 
estado. Parece que pertenecie- 
ron a la biblioteca de un mo- 
nasterio a ultimos del siglo x. 
Tan curiosa serie ha sido ad- 
quirida por el multimillonario 
yanki Mr. Pierpont Alorgant, 
quien se propone mandar tra- 
ducir y reproducir los textos. 

EL ARTE EN LA ESCUELA. 
El senador francos M. Carlos 
Couyba, ferviente e incansable 
apdstol del arte en la escuela, 
trata de que se promueva un 
Congreso Internacional del arte 
en la escuela. 

Por la via diplomatica seran 
invitadas a concurrir Alemania, 
Austria-Hungria, Belgica, Bo- 
livia, Brasil, Canada, Chile, Co- 
lombia, Dinamarca, Espafia, Es- 
tados Unidos, Holanda, Inglate- 
rra, Italia, Japon, Luxemburgo, 
Mexico, Noruega, Portugal, Re- 
piiblica Argentina, Rusia, Sue- 
cia, Suiza, Turquia y Uruguay. 



LA PATRIA DE VALDES LEAL 



DOCUMENTOS INED1TOS 



DOS capitales andaluzas, Sevilla y Cordo- 
ba, venian disputandose hace tiempo la 
honra de haber sido la cuna de este ilustre 
pintor. 

Era debido esto, a que sus primeros bio- 
grafos, Palomino y Cean Bermudez, no estan 
de acuerdo; pues mientras el primero afirma 
que Valdes Leal era sevillano, el segundo 
asegura que era cordobes, pero tanto uno 
como otro hablan por referencias, no apoyan- 
dose en ningun documento digno de credito. 

Y aunque el testimonio de Palomino 
que por haber llegado a conocer y tratar al 
emulo de Murillo podria tener mas fun- 
damento que el de Cean Bermudez, no obs- 
tante, siguieron a este critico, quixiis por 
creerlo de mas autoridad, la mayoria de los 
escritores nacionales y extranjeros que mas 
tarde hablaron de Yaldes Leal, dandole por 
consiguiente carta de naturaleza en Cordoba. 

La noticia publicada por el notable ar- 
queologo D. Jose Gestoso en su Diccionario 
de Artilices del Padron que la ciudad de Se- 
villa hizo en i(565, para enviar gente a la 
t'rontera de Portugal, en el que consta que 
Valdes era natural de esta ciudad y dc 34 
aiios, si bien daba lugar a dudas, no era sin 
embargo decisive este curioso y unico dato 
oficial para resolver el pleito entablado entre 
las dos ciudades andaluzas. 

Los eruditos y aficionados a las cosas de 
arte de ambas poblaciones, se dedicaron en- 
tonces con ahinco a la busqueda de la partida 
de bautismo del artista y de otros documen- 
tos que aclarasen de una vez esta cuestion 
que a tantos interesaba; pero el resultado fue 
negative, distinguiendose muy especialmen- 
te el ilustrado publicista Sr. Gestoso, quien 
despues de una benemerita labor digna del 
mayor aplauso, hecha con sin igual teson y 
entusiasmo durante algunos afios, no pudo al 
fin ver realizada su laudable empresa, como 
el mismo maniriesta en el tercer tomo de 
su Diccionario de Artitices, cuando dice: 



Singular empefio hemos puesto investi- 
gando estos archives parroquiales, los del 
Arzobispado, Municipal y General de Proto- 
colos durante cinco afios, para encontrar la 
prueba decisiva de la naturaleza del artista; 
sin que nos hayan faltado inteligentes y ge- 
nerosos auxiliares en Cordoba y Cadiz, lugar 
el ultimo, en que ocurrio el fallecimiento de 
su hijo Lucas; pero tenemos que confesar, 
que la suerte nos ha sido adversa, si bien 
muy favorable bajo otros conceptos, pues he- 
mos reunido muchos e importantes docu- 
mentos cuya insercion reservamos para la 
biografia que nos proponemos publicar, 
cuando ya hayamos agotado todas las fuentes 
de consulta que aim nos quedan. Con lo ex- 
puesto, sin embargo, creemos que las sospe- 
clias mas fundadas para fijar la patria de Juan 
Yaldes, son hasta hoy favorables a Sevilla; 
quedando demostrado que existen muchas 
mas razones hasta ahora, para considerarlo 
hijo de esta ciudad que de la de Cordoba. 

Pero luego aiiadc: 

No deja de ser extraiio. que en los nu- 
merosos documentos ineditos de que posee- 
mos copias, en todos ellos, invariablemente, 
se hace constar que era vecino de Sevilla y 
en ninguno natural de ella. 

En estos trabajos de investigacion hallo 
efectivamente el Sr. Gestoso muchos y pre- 
ciosos materiales para hacer una detallada 
biografia de nuestro pintor, desde que este se 
establece en Sevilla por los afios i656 hasta 
su muerte; pero para completar el estudio 
biografico, faltaba lo mas importante, el lugar 
y fecha de su nacimiento y la partida de su 
matrimonio efectuado en Cordoba, datos 
hasta ahora completamente ignorados y que 
envolvian en densas tinieblas el primer pe- 
riodo de la vida del insigne artista. 

Por tal motivo no habia salido a luz hace 
ya tiempo la mencionada biografia que desde 
entonces tiene preparada el Sr. Gestoso, el 
cual guiado de su noble afan de que esta glo- 



1912. II. N." 3 



81 



ria del arte perteneciera a Sevilla y de reunir 
todo el mayor niimero de noticias para ro- 
busteccr su opinion, habia adquirido tam- 
bien un documento en el que certiticaban 
todos los seiiores Curas parrocos de Cordoba 
que no existia en sus rcspectivas iglesias la fe 
de bautismo del citado -imor, ni la partida 
di; su casainienio. 

' < va manifeste desde las columnas de 
.. :VM ia poca validez de esta certilicacion 
ai ocuparme en el estudio critico intitulado 
Valdes Leal del seiior Beruete y Moret, 
que tampoco resuelve el pleito, concretan- 
dose mayormente a seguir los datos biogra- 
llcos publicados por el senor Gestoso en su 
I)iccionario de Artifices y a creer, como 
aquel, que era sevillano el ilustre autor de 
l.as Postrimerias, fundandose en el Padron 
qLie mando haccr la ciudad de la Giralda 
en i(i()5 y en el tcstimonio de los senores 
Curas parrocos de Cordoba. 

Kstos dos unices documentos oliciales no 
podian decidir de ningun modo la naturaleza 
de Yaldes Leal; ni aim tcnian fuerza suli- 
ciente para considcrarlo sevillano, en vez de 
cordobes. El primero, porque hay que tener 
en cuenta la ligereza y poca escrupulosidad 
con que generalmente se confeccionan los 
padrones y mas en aquella epoca la 
mayoria de las veces no interviniendo en la 
redaccion de los mismos las personas intere- 
sadas, dando lugar a muchos errores como se 
demuestra en este m ism o Padron de Sevilla, 
donde consta que Valdes Leal tenia en i665 
trcinta y cualro aiios, cuando por aquella fe- 
cha frisaba ya en los cuarenta y tres. Y del 
mis mo modo que estaba equivocada la edad 
del artista ^no podia estar equivocado el lu- 
gar donde nacio? 

Porque no creo que el emulo de Murillo, 
que ya estaba casado y con hijos y no en es- 
tado de merecer, fuese de los que se quitan 
aiios para parecer mas jovenes, y mas en 
aquella ocasion en que seguramente no se le 
encomendaria a ninguna dama hacer la lista 
del Padrunpara enviar gente a lafrontera de 
Portugal. 

Respecto al segundo documento, aun su- 



poniendo que la busqueda de la partida de 
bautismo de Valdes y la de su casamiento, se 
hubiera hecho a conciencia por personas pe- 
ritas, cosa que no se hizo; pues la mayoria de 
los parrocos encomendaron este encargo eno- 
joso a los sacristanes mayores, algunos de los 
cuales dieron por vistos libros que no abrie- 
ron; y dado que, en efecto, no existiera en las 
iglesias de Cordoba, esto no era argumento 
para que Juan Valdes fuera de Sevilla; puesto 
que alii tampoco se habia encontrado su par- 
tida de nacimiento buscada y requetebuscada 
con singularisimo empeno durante muchos 
anos por personas muy competentes y aveza- 
das en esta clase de trabajos. 

No habia pues, ningunas pruebas conclu- 
yentes que resolvieran de un modo definitive 
la discutida patria de Valdes Leal. 

Creyendolo yo cordobes, no solo por tes- 
timonio de la mayoria de sus biografos, sino 
porque en Cordoba existen sus primeras 
obras pictoricas que recientemente he dado a 
conocer en MVSEVM; porque en esta capital 
habia desde principios del siglo xvn muchas 
familias que llevaban los apellidos Valdes y 
Leal con las que podia unirle algun paren- 
tesco; por la gran analogia que tienen sus 
primeros cuadros con el estilo del pintor cor- 
dobes Antonio del Castillo, su maestro, se- 
gun opinion de muchos escritores; unido a 
que, en los numerosos datos referentes a su 
vida descubiertos por el Sr. Gestoso, en nin- 
guno consta que fuera sevillano; ademas 
porque en el memorial que dirigio a la ciu- 
dad de Sevilla, al establecerse en ella en i658, 
pidiendo autorizacion para dedicarse al arte 
de la pintura, escrito de su puno y letra, 
se concreta a decir que es vecino y no natural 
de esta poblacion, en la que aparecia por pri- 
mera vez en i656, indujeronme a investigar 
en los archives parroquiales de Cordoba con 
la esperanza de encontrar algun documento 
elocuente que corroborara mi creencia y pu- 
siera termino al equivoco a que venia pres- 
tandose el lugar donde vio la luz el genial 
pintor. Tuve la suerte de hallar, a los pocos 
dias, la resolucion de este asunto, pero con- 
fieso honradamente que estaba equivocado. 



jCual seria mi sorpresa y decepcion al en- 
contrarme con la partida de casamiento de 
Valdes Leal y leer en ella que era sevillano! 

Este importante hallazgo, si bien me hala- 
gaba porque venia a dirimir al fin el pleito 



jos insignes el nombre de Juan Valdes Leal. 
La primera noticia de mi descubrimiento 
hube de comunicarsela al eximio literate don 
Francisco Rodriguez Marin, que estaba a la 
sazon en Cordoba haciendo tambien trabajos 




que no pudieron resolver ilustres investiga- de investigacion respecto a la tamilia del in- 



dores durante muchos anos, heria al mismo 
tiempo mi profundo amor a la patria chica; 
porque Cordoba desde aquel momento te- 
nia que borrar de la gloriosa lista de sus hi- 



mortal Cervantes, y, despues dc felicitarme, 
mostro deseos de ver el curioso documento, y 
una vez conocido tuvo la amabilidad de hacer 
su transcripcion, que dice asi: 



Juan Valdes Leal 

con 

D." Isabel Martinet 
y Morales 



En la Ciudad de Cordoua en catorge de julio de mil y seiscientos 
y quarenta y siete anos abiendo precedido en esta iglesia del senor San 
Pedro una de las ires monitiones que dispone el santo Concilio de 
Trento y dispensadas las dos en virtud de una Licenfia del senor Licen- 
ciado don Antonio Riberos vicario general de Cordoua refrendada de 
Bartolome Francisco de Bustos notario su fecha a tre^e del dicho mes y 
afio, yo el Licenciado Bartolome Mohedano Rector desta dicha yglesia 
dispose por palabras de presente que hacen verdadero matrimonio in- 
fafie eclesias a Juan Valdes Leal hijo de Fernando de Nisa y de Dona 
Antonia Leal Valdes sus padres natural de la Ciudad de Sevilla vecino 
desta collacion con dona Isabel martinez de Morales hija de Pedro de 
Morales y de dona Luisa Mathias su muger natural y vecina de Cor- 
doua a esta collaci6n en la calle de la feria por lo alto. Fueron testigos 
Pedro Junquito de gueuara scriuano publico de Cordoba y Pedro de Mi- 
randa su official y D. Luis Rufo vecinos de Cordoua y lo firme ut supra 
de que doi fe. Licendo Bar m 

Mohedano 
(Parroquia de San Pedro, Tomo 3. de Casamientos. Afio de 1647, folio 223 b.) (Rubricado) 



En i5 de noviembre de 
i655 anos llebaron fe para 
velarse en la Magdalena. 

(Rubrica de Moheda- 
no.)* 



Ya hemos visto en esta partida de casa- 
miento quc Valdes Leal se velo ocho aiios 
despues de casado en i655 en la parroquia de 
la Magdalena y que, siguiendo la costumbre 
deaquella epoca, prescinde de losapellidos de 
su padre y solo usa los de su madre invert! - 
dos; y que su mujer no se llamaba como des- 
pues aparcce en otras ocasiones dona Isabel 
tie Ciirrasquilla sino dona Isabel Marline^ de 



Morales hija de don Pedro Morales de la Cruz 
y de dona Luisa Matias de Navarrete, los 
cuales gozaban de una buena posicion social. 
Era el suegro de Valdes Leal, hijodalgo 
y maestro cuchillero y tenia una tienda en 
lo alto de la calle de la Feria, segun el Pa- 
dron de vecinos de la parroquia de San 
Pedro (Archive Municipal de 1646.) En ese 
padron se lee: 



Pedro garcia de Morales maestro cuchillero dijo ser hijodalgo 
liendi en que abita el dho P de Morales.* 



i65o. 



Y asimismo consta en el Padron de Nobles de los aiios 1649 J 

Pedro Morales de la Cruz hijodalgo. 
Pertenccian tambien a la nobleza los tes- quito de Guevara y D. Luis Rufo, como pue- 



tigos de 



boda dc Yaldes D. Pedro Jun- 




de verse en los mismos padrones de los afios 
^ 1647 y i65 3 . 

Era D. Luis Rufo, pin- 
tor, aunque no se conoce 
hasta ahora ninguna obra 
suya hijo del poeta Juan 
Rufo, Jurado de Cordoba, 
autor del poema epico-his- 
torico intitulado La Aus- 
triada que elogiaron Cer- 
vantes y Gongora en dos 
sonetos. Contrajo matrimo- 
nio este pintor con una 
dama antequerana llamada 
D." Isabel Maria de Rojas el 
4 de Marzo de 1642, y al 
poco tiempo se divorciaron. 
Murioel 8 de Marzo de 1653, 
y no en Mayo del mismo 
ano, como equivocadamente 
leyo el Sr. Ramirez de Are- 
llano (D. Rafael) en su Dic- 
cionario de artistas cordo- 
beses, y fue enterrado en la 
iglesia de S. Pedro. (Libro 
i." de Defunciones de esta 
parroquia, folio 380.) 

Don Pedro Junquito de 
Guevara, perteneciente tam- 
bien a una familia ilustre, 
era Escribano publico per- 

petuo y murio joven, en 8 

(v. PAG. 86) de Septiembre del ano i658 



84 



cuando su amigo Valdes 
Leal terminaba el hermoso 
retablo del Convento del 
Carmen Calzado. 

El tercer testigo D. Pe- 
dro de Miranda, oficial de 
Junquito, a la muerte de 
este llego a ser Escribano 
publico. 

Ocurre en estos traba- 
jos de investigacion cuyo 
principal factor es la suerte, 
como en todas las cosas de 
la vida que una vez em- 
pezados, a medida que se 
van haciendo descubri- 
mientos importantes, mas 
deseo y estimulo se sienten 
por hallarotros nuevos, no 
viendose nunca satisfecha 
la insaciable curiosidad en 



pliar datos, en escudrinar 
detalles, en acumular ma- 
yor numero de materiales, 
para la labor ingrata del in- 
vestigador que la va exten- 
diendo considerablemente 
hasta que tropieza con gran- 
des lagunas y obstaculos 
insuperables ante loscuales COPIA c 
tiene que rendirse con verdadero disgusto 
y contrariedad. 

Pero gracias a estos trabajos que por 
fortuna cada dia estan generalizandose con 
mas exito vamos reconstruyendo poco a 
poco todo nuestro pasado escrito sobre leyen- 
das y falsas tradiciones. Los textos de nues- 
tros antiguos historiografos aun aquellos 
de mas autoridad estan plagados de inexac- 
titudes y errores que la moderna critica va 
deshaciendo lentamente con profundo respe- 
to y escrupulosidad. Vivimos en una epoca 
de febril investigacion que indica un feliz 
resurgimiento de cultura al buscar la esplen- 
dorosa luz de la verdad, para que disipe las 
dudas, los secretos, las sombras y tinieblas en 
que esta envuelta casi toda nuestra historia. 



CJ QV ARTO, .DIKZ M.AK A V . 

rs. Afro z>s siit. Y sE*s<JxENTOi> 




/ ^^ -*fty*'m^C9sf * *t~ &-<fX* n h*m+-- ?? 



&j' ***>',!. -tf-.~- < vvo' 
^ 

? ">iC iTTP'^rt i-aw*O 




(V. PAG. 87) 

No estaba yo, pues, satisfecho de mi ha- 
llazgo, con ser este de gran importancia, 
queria yo ademas poseer el expediente matri- 
monial de Valdes para orientarme en que 
iglesia de Sevilla pudiera estar bautizado. 
Puseme al habla con el ilustrado canonigo y 
archivero del Provisorato D.Lucas Redondo, 
quien me dio todogenero de facilidades para 
ayudar mi gestion; pero tropeze con la tatali- 
dad de que un incendio habia destruido todos 
los legajos de mediados del siglo xvn. 

Sin embargo, vino a mis manos, tras de 
una detenida requisa de papeles viejos exis- 
tentes en la iglesia de San Pedro, la licencia 
de matrimonio de nuestro pintor dispensan- 
dole dos amonestaciones de las tres que or- 
dena el Concilio de Trento. 



85 



(COPIA B) 

E1 licen. do Don Antonio de Rivero f Vicario general de cordoua y su ovispado. Doy licencia al 
Rector'cura de la iglesia parrochial de Sanpedro de esta ciud. que abiendo precedido en ella una de las 
tres moniciones que manda el Santo Concilio en el matrim. que quieren contraer Juan baldez Leal hijo 

de fer. d de nisa ide Dona Anto- 
nia Leal baldez sus padres natu- 
ral de la ciud. de Sevilla, y Dona 
ysabel martinez de morales hija 
de pedro demorales y de Dona 
luisa martinez su mug. r natural 
deesta ciud. anvos contraventes 
Vecinosdeella sus parroch'ianos, 
y passadas dos oras dedada la 
primera monicidn, y no abiendo 
ni resultando impedim.'o Can6- 
nico que lo impida. Los despo- 
sen y Casen en forma de la ma- 
dre iglessia y lesden las Vendi- 
ciones nunciales della no, obs- 
tante, dicho contrayente sea fo- 
rastero, y noa hayanprecedido las 
dos moniciones restantes Por 
quanto por mi Vista cierta su 
form 0-1 de la livertad de dicho 
contrayente con las confesiones 
de anvos y fes demoniciones 
t'has. en la iglessia parrochial de 
San Vicente de la delaciud. de 
sevilla; y justas y razonables cau- 
sas que a ello me an mouido asi 
loe proveido i dispense con los 
susodhos en las dhas Dos moni- 
ciones y se les notilique no se 
junten acoabitar hasta tanto que 
ayan precedido y el dho matrim. 
se haga sabiendo los contraventes 
la dotrina Christiana en lo im- 
portante a su salvaci6n. Dada en 
Cordova a trece de Julio de mil 
seist. cuarenta y siete. 

Kll d. Don Antonio 

de Ribero 

(Rubricado) 

Porsum.t" 

Bartmc Fran co de Bustos 
(Rubricado) 

L. a de matrim. Con Unam. on 
pasadas dos oras. 




11*4 MT 

U* 6 <l( 

il* 6 GQJ* 

Ik 3% %. 
DuXt 

, 0^*i -, 

U a T- ^' 
{to 3- >^1 

Ui f >' 
U* **&\ 



COPIA n 



(V. I>AG. 87) 



Nos dice esta licencia matrimonial que en 
la iglesia de San Vicente de Sevilla leycronse 
las dos amonestaciones que le dispensaron 
en Cordoba a Valdes Leal en su casamiento. 



Cuando fui a aquella ciudad en busca de la 
partida de bautismo del artista tuve la satis- 
faccion de comprobar esta noticia en un 
tomo que empieza asi: 



Libro de amonestaciones desta Iglesia del Senor San Vicente de Sevilla empieza desde el ano 1640* 

En 21 de Abril 1647 anos Joan baldes Leal n. L deesta ciu 

dad de Seui. aa Hijo de Fernando 
de nisa y de D." Antonia Leal y baldes 

con 

D. Isabel martinez con de morales n.L y ve 
cina de la ciudad de cordoba Hija 
de Pedro de morales ide d.* Luisa martinez. 



86 



El ilustre critico aleman Dr. Augusto 
Mayer estuvo hace cuatro anos en Cordoba 
buscando con gran empeno en el Archivo de 
Protocolos la dote que aporto a su matrimo- 
nio D. a Isabel Martinez de Morales. El ha- 
llazgo de esta escritura de cuya existencia 
dio la noticia el Sr. Gestoso por otro docu- 
mentoanalogo de Sevilla en su Diccionario 
tenia entonces grandisima importancia, 
porque hubiera resuelto la naturaleza igno- 



rada de Valdes Leal; pero la suerte le fue ad- 
versa en sus investigaciones al ilustrado senor 
Mayer, como tambien a otros escritores cordo- 
beses que intentaron lo mismo, que no siem- 
pre la fortuna acompafia en estas rebuscas. 
Mas afortunado yo, he tropezado con la 
interesante carta dotal que doy a conocer, de 
la cual saco copia en 26 de noviembre de 1690 
la viuda de Valdes que ahora resulta llaman- 
dose Dona Isabel de Carrasquilla. 



Dotte 
Jn. de baldes 

a 

D. Isauel de caRas 
quilla su mug." 

T 

En cor. na en beinle y 
seis dias del mes de no- 
bicm c de mil y seiss s y 
nobenta anos en birttud y 
cumplimto de conpulsorio 
despachado por el Sr Lz do 
don Jn Joseph de Chaves 
y pereda alcalde m. r desta 
ziu d rrefrendado de Fran co 
fez de la bega ess. no del 
n." destta ziu. d su datta en 
beyntte y zinco nobi.c ano 
de mil y sss y nobentta di 
uraslado desta escrip. a a 
la p.t de D. Sr a Isabel de 
carraspuilla viuda de J. de 
Valdes v. a de la ciu. d de 
Sev." en papel del sello 
seg.do el p. pliego y el in- 
ttermedio comun de que 
doy fe el qual di como su- 
sesor en el ofizio nota y 
papeles de Pedro de Jun- 
quitto Guebara mi p.c y 
Sr. difuntto ess. no que t'ue 
del n. destta ziu. d de que 
doy fee 

Melchor junguitto 

ss. n pu. c 

(Rubricado) 



(COPIAS C, D, E, F) 

Sc Pan quantos esta carta vieren como yo Juan de Baldes maestro del 
arte de pintar Hijo lijitimo de Fernando de Baldes de nisa ques difunto 
y de dona antonia leal que t'ue su lijilima rnuger Vsos q u e fueron de la 
ciud de Sevilla digo que Por quanto mediante la boluntad de Dios nues- 
tro Sxp.t Susanto servizio yo Casse lijitimamente con Dona y Sauel de 
caRasquilla miesposa Hija lijitima de Pedro de la Cruz morales y de 
dona luisa Matias de nabaRete su lijitima muger Vsos que son desta 
ciud. de Cordova en la collacion de San Pedro y Por quanto Paraayuda 
a sustentar las obligaciones y cargas del matrimonio la dha miesposa 
ttrujo a mi Poder ciertos Vie'nes ropas y preseas de cassa y ottros Vienes 
Raises de los quales no se otorgado Carta de dote hasta ora q. me apedi- 
do que Por lo que dios ntro S. fuese serbido de dis Poneracuya divina 
Boluntad estamos dispuestos yo lo quiero hacer y Poniendolo en ex. an 
otorgo que recibi en dote Caudal y Casamiento con la dha mi es Possa 
ttres mil seiscjentos y ttreynta y c'inco Reales en Vienes apresciados a 
mi satisl'accion Por personas que dello saben y Entienden que para su 
mayor Balidacion y notoriedad Ruego a elpresente escribano pusiera e 
incorpose en esta escriptura los dhos Vienes y sus precios y asi se hizo 
que son como sigue: 
dos colchones de brain. tu ent'undados 

con lana en beinte y cinco ducados V 236 Rs. 

dos sauanas de crea con Randas 

en diez ducados V 1 10 Rs. 

dos sauanas de brain. tc en nuebe 

ducados V 099 Rs. 

Vn pano de cama y Rodapies co 

lorado con galon de plata en onsc dus" V 121 Rs. 

Vna colcha de tafetan amarillo 

y Rodapies de lo mismo en trese ducados V 143 Rs. 

Vna cama de nogal en seis dus" V 066 Rs. 

Vnas almoadas de gante con pun 

las enl'undadas En quatro ducas m" V 049 Rs. 

Dos pares de almoadas de crea 

en ttres ducados V 033 Rs. 

Vna camisa de muger labrada 

con pita en quatro dus y m" V 049 Rs. 

Ottras dos Camisas en seis dus" V 066 Rs. 

Ottra camisa labrada con seda 

negra en sesis ducados V 066 Rs. 

Vna toalla con puntas y Randas 

en quattro ducados V 044 Rs. 

dos toallas de crea en dos ducados V 022 Rs. 

dos tablas de mareles en 

dos ducados V 022 Rs. 

Seis serbietas en dos dus y m V 027 Rs. 

quattro sillas de nogal en 

dies y siete ducados V 187 Rs. 

Vn cofre tumbado nego en 

seis ducados V 066 Rs. 

quatro cojines del suelo dos de 

damasco en doce ducados V 132 Rs. 

Vna almilla de senpiterna ac.ul 

en tres ducados V 033 Rs. 



Vn jubon de tafetan doble negro 

en tires ducados V 033 Rs. 

dos tallecillos uno de tafetan Encar 

nado y otro de crea Endies dus" y m." V 027 Rs. 

Vna saya de Bollejo endos ducados V 022 Rs. 

Vnas enaguas de Rajuelo encar 

nadas en quattro ducados V 044 Rs. 

Vnas enaguas de Ruan en tres dus V 033 Rs. 

Vna pollera destamena de seda 

leonada y negra en ocho dus V 088 Rs. 

Vn manlo de seda nuebo diez dus" V 1 10 Rs. 

Otlro de mediado cinco dus" V o55 Rs. 

Vn beslido cntero de tatetan doble 

dado aguas negro quarenta dus" V 440 Rs. 

Vna sarlen y una caldera en 

tires ducados V 033 Rs. 

Vna suerte de olibar en el alcor 
de la sierra termino desta ciud. 

en el pago que dicen de los pradillos linde con el olibar que fue de Kr.eo pre deslaba y olibar que fue de 
fr.co Ruis franco y olros linderos como se contiene en las escripturas que originates" me enlrega el dho 
Pedro de morales de la cruz con cargo de ocho mil y selecienlos y ochenta mrs. de censo principal en 
favor del conbenlo e monjas de la consepcion desta ciud. apresciado en cien ducados conque son cum- 
plidos los dhos tires mil seis" y treinta y cinco Reales que aci Recibo como dho es en presenzia del 

preset' escribano y de los testigos 
desta carta de mio enttrego y Reci- 
bo el pres tc escribano doi fe porque 
se hizo en mi prescenzia y de los 
dhos testigos y porque sea a presen- 
tamiento de la dha dote de la dha 
mi espossa y por onRa de nuestro 
casamto le doi en aRas propter 
nunzias y pura donacion a la dha 
mi esposa seiecientos y selenla y 
cinco Reales que confieso caven 
en la decima parte de mis bienes 
y hacienda que de presente lengo 
y adelanle lubiese que juntos con 
la dha dote suman y monlan 
cuatlro mil y cuairocienlos Rs. 
eslos me oblige de tener en lo 
mejor y mas vien parado de mis 
vienes y hacienda y cada y cuanlo 
el dho malrim. sea disuelto y 
apartado enure mi y la dha mi 
esposa por muerle 6 diborcio 6 
por otro cualq r caso que el dr 
dispone day poder a la dha mi es- 
posa 6 a quien por ella sea parte 
para que los aia y cobre sin es- 
perar la dilacion del ano que el 
der" permite para bolber y Resli- 
uiir las dotes cuio benef"" Ren" y 
otro que me compela para lo asi 
cumplir y pagar oblige mi perso- 
na y vienes avidos y por aver doi 
poder a la justi.e de su majestad 
para su e.\ or i y cumplimtn como 
por sentenzia p.da e n cosa juzgada 
Ren." las leies de su favor y la 
general yo la dha Dona isauel de 
caRasq." aseto y Refibo esta es- 
cript. 3 en mi favor ques ff." en la 
ciud. de Cordoua ano del na- 
cim.w de salbador y Redemplor 
jesucristo de mil y ss. y cuarenta 
y ocho y el dho olorgante a quien 
yo el escribano doy fe que co- 
nozco lo firmo y por la aceptante 
un tt porque dijo no saver siendo 
testigos Pedro de miranda escri- 
(v. PAG. 87) bano de su maj.d Anton Sanchez 




COPIA K 



88 



de sepulveda cordoro y diego frs. molero cuchillero VSs de cor" y se otorgo a bcinte y ocho del mes 
i doy fe. 



de enero del dho ano doy fe 



Jn de baldes 
(Rubricado) 



Pedro de Junquito 

S pu 
(Rubricado) 



(Escribania de Pedro Junquito de Guebara ano de 1648. Protocolo 5o, folio 5g y 6o.) 



Por este documento venios que el padre 
de Valdes, Fernando de Nisa debio morir a 
los pocos meses de haberse casado su hijo, 
puesto que en la partida de casamiento de 
este, no aparece como difunto y ahora si en 
la escritura de dote. Tambien consta en ella 
que D. a Isabel de Carrasquilla no sabia lirmar 
y porconsiguiente mal podia serpintoracomo 
asegura Palomino, sin fundamento alguno. 

En este ano de iC>jX apa- 
rece Valdes Leal viviendo 
en la calle de In Feria, tres 
casas mas arriba de la de sus 
padres politicos como reza 
en el Padron de confesiones 
de la iglesia de S. Pedro 

Juan de Valdes 

Isabel poloniade morales sum. v 

La casa en que vivio, se- 
gun he podido comprobar 
en union del ilustrado archi- 
vero del Ayuntamiento Don 
Jose de la Torre, es la que 
hoy, ya reformada, lle\ r a los 
numeros 47 y 4<) de la citada 
calle llamada en la actuali- 
dad de San Fernando, y la 
cual reproducimos en graba- 
do en la pagina siguiente, a 
titulo de curiosidad. 

Sin duda hubo de ausen- 
tarse quizas para hacer al- 
gunos trabajos pictoricos en 
los ail os siguientes de 1649 y 
i65o; pues en los Padrones 
correspondientes a estas fe- 
chas solo aparece habitada 
la casa de Valdes Leal por 
una criada llamada Agustina 
Herrera y una hija de esta. 



Mucho tiempo vivieron en la calle de la 
Feria D. Pedro de Morales y D. a Luisa Ma- 
tias de Navarrete, desde 1633 hasta if>53 en 
que se trasladaron a la calle de Frias parro- 
quia de la Magdalena. Tuvo este matrimonio 
a mas de la mujer de Valdes Leal, que era 
la mayor, cinco hembras y un varon que 
murio de corta edad en 5 de enero de i65o. 
Padron de confesiones de S. Pedro de i(>4Q). 



^f^^e^^t^^ 




COPIA. F 



(V. PA.Q. 87) 



8q 



<?! morales de la Cruz 

O * Luisa mathias de navarrete sum.r 

Leonor maria h. 1. 

i uana. felix h. 1. 

Maria de Carrasquilla h. 1. 

Luisa Antonia h. 1. 

Manuel Francisco h 1 

Ilieronimo (criado) 

Andando el tiempo, los suegrosde Valdes 
con algunas de sus hijas trasladaronse a Se- 
villa y vivieron en 
compafiia de este en 
la casa que habitaba 
de la calle del Hos- 
pital del Amor de 
Dios. parroquia de 
S Andres. Yease el 
Padron de conle- 
siones de esta Iglesia 
del ano 1 117.4 que 
dice asi: 

Juan de Valdes 
1).'' Isabel de Morales 
Luisa de morales 
D." Anna leal 
Maria de castro 
Maria de Yaldes 
I >.'' Ku^enia de Yaldcs 
I).' Luisa de morales 
Lucas de Yaldes 
xptohal leamlro 
xptohal poroz* 

Apesar dc todos 
estos d o c u m e n t o s 
ineditos, t'altaba el 
nuis importante, la 
partida de bautismo 
para saber lijamente la techa de su naci- 
miento. que todos sus biografos, copiando 
a Cean Bermudez, aseguran que Cue en el 
ano de 1630, y estan equivocados. 




Ademas, la circunstancia de no haber sido 
hallada esta partida, no obstante la perseve- 
rancia con que fue buscada durante muchos 
anos, asaltabame la duda de que Valdes Leal 
hubiera podido nacer en algiin pueblo de la 
provincia de Sevilla, y no en la capital. 

Sin embargo, me traslade a esta poblacion, 
confiado en que la fortuna quizas seguiriamc 

favoreciendo como 
hasta aqui en mis in- 
vestigaciones y con 
cl decidido proposito 
de examinar deteni- 
damente todos los 
archives parroquia- 
les, a ver si por ca- 
sualidad daba con el 
tan deseado docu- 
mento Y en efecto, 
la suerte me lo de- 
paro al scgundo dia 
de mi estancia alia, 
al registrar los libros 



de 
Kstcban 



iglesia de San 



CORDOBA 



El hallazgo rcsul- 

to un acontecimicn- 
t o en la h e r m o s a 
ciudad de la Giral- 
da cuando el rcpu- 
tado literato seiior 
Chaves, Director de 
K1 I,ibera! de Se- 
villa, publico en este periodico la noticia y 
la copia de la partida que yo le cedi gus- 
toso -- suprimiendo la ortografia antigua 
como esta redactada en el original 



CASA DONDE vivio VAI.DKS I.KAI. 



.lnan 



(COPIA G) 

en^miercoles quatro de mayo de seiscientos y beinte y dos, as 

y Kl L,do j u martinez de toro cura des, r s,* estcbaii desta ciud Baptise 

a Ju" hijo de her. do de nica y de antonia de baldes su mujer 

vs" desta collacion fue su padrino don Juan ynfante de 

olibares vs" dista collacion al qual se le advirtio La 

cog.on espiritual y lo firme ffho e t supra 

Llicdo Joan Martinez 

de Toro 
(Rubricado) 



^Libro 2." de Bautismos, desde 1683 hasta 1626, folio 287). 



90 



fr^^jfif^A 

x" jf J^*, / 




No nacio el pintor en el aiio 1630, como 
afirma Cean, sino en 4 cle mayo de 1622. es 
decir oclio a/Ios antes. 

Entre los muchos papeles que he consul- 
tado en mis trabajos de investigation, a cada 
paso he tropezado con los apellidos Leal y 
Valdes que llevaban en aquella epoca bastan- 
tes familias cordobesas. A titulo de curiosi- 
dad consignare que en el Tomo 3." de Bau- 
tismos de Santa Marina, folio 302. apa- 
rece bautizado en 16 de Mayo de i5<)5 un 
Juan Valdes Leal, hijo de Bartolome \ aides 



y de Isabel Leal. Kn la parroquia de la Ager- 
quia se conservan varies tomos dc Diteren- 
tes Memoriales de Jenealoxias y Pruebas de 
Varios Cofrades de la Cofradia que t'ue de 
los S tos Martires f rente de la Parroquia 
de S n tiago y en el primer libro, con tech a 
26 de Knero de 1603, hay una instancia de 
Juan Sanchez Illanes que solicita ser admi- 
tido en la mencionada cofradia y hace cons- 
tar sus ascendientes en union de los de su 
mujer, y se expresa de este modo, que tex- 
tual m en te transcribimos. 



J- mi muger m' 1 haldcs hija legitima dc Francisco Leal 
Valdes ordinario que I'u6 desta ciudad a la ciudad 
de Granada y de maria Perex de sepulveda. 
} sus aguelos paternos fran co Leal \'aldes y in.' 1 dias 



^No pudiera ser este individuo el abuelo 
materno del pintor, al llevar los mismos ape- 
llidos que los de su madre, que induce a creer 
fuese cordobesa? 

Demas de esto, he averiguado que Anto- 
nio del Castillo y Saavedra, maestro de Val- 
des Leal, caso en segundas nupcias en 1649 
con D." Maria Valdes, hija de Simon Rodri- 
guez de Valdes, con el cual aparece viviendo 
segun los Padrones de confesiones de la Ca- 
tedral de 1647* un sobrino llamado Juan'. 

Todos estos antecedentes haccn presumir 
que el insigne autor de los cuadros Los 
muertos, aunque de padre portugues, era 



oriundo por la linea materna de Cordoba, 
donde indudablemente tuvo familia y paso sus 
primeros aiios; alii estudio el arte de la pin- 
tura y alii escogio la compaiiera de su vida. 
Asi pues, Valdes Leal, si bien es sevillano 
por naturaleza, es cordobes por su espiritu. 
Cordoba fuc la patria donde se educo, donde 
se formo su temperamento y aprendio a pin- 
tar, donde paso su dorada juventud, la cuna 
de sus ilusiones y de sus amores, donde los 
hermosos ojos de una cordobesa sirvieronle 
de estimulo al gran artista para elevarse mas 
tarde a las altas regiones del genio. 

ENRIQUE ROMERO DE TORRES. 



9' 




RAMON DE /I'BIAUIIRF 



CARMENC1TA Y ANGEI.1TA 



VALENTIN Y RAMON DE ZUBIAURRE 



LA pintura espanola. que en los tres lustros 
I'lltimos habia encontrado dura hostili- 
dad en la critica europea, la cual a cada ins- 
[ante la demostraba, con opinion casi una- 
ninic, aburrida e irritada por la superficial 
\ irtuosidad y la gracia mercantil de las obras 
de cuantos eran considerados como los mas 
genuinos representantes, semejaba condenada 
a permanecer relegada a un lado, durante 
largo tiempo, en castigo de haber sido con 
exceso aclamada, acariciada y remunerada. 
I'ero ocurre, que en las exposiciones inter- 
nacionales de arte, primero en Munich, en 
iyo<j. despues en Bruselas y Buenos Aires, en 
Venecia en iyio y ultimamente en Roma, 
triunfa de nuevo, con una variedad y pujanza 
de varias manifestaciones, de que ningim otro 
pueblo europeo puede envanecerse en el dia. 



Y de hecho, mientras la originalidad, in- 
tercsante y atractiva siempre, por cuanto bafo 
tormas muy diversas y de comprension mis 
o menos tacil e inmediata, seafirma, una vez 
mas, con nuevas telas del cerebral y podero- 
samente tipico Zuloaga. del esquisito y deli- 
cadamente scnsitivo Anglada, del sincere y 
elicaz realista Sorolla y del suave y sugestiva- 
mente poetico Rusinol; de otra parte, mas de 
uno de aquellos que. durante la juventud, no 
pudiendo y no sabiendo oponerse a lo que 
estaba en gran predicamento, vieron la salva- 
cion y el exito para sus producciones en la 
servil imitacion de la brillante manera de 
Fortuny, se esfuerza, con voluntad muy fir- 
me, y, quiza, no sin buen resultado, a hacer 
surgir, al tin, el germen de la desatendida 
individualidad propia, contemplando con los 




RAMON DE ZUBIAURRE 

ojos dilatados hombres 
y cosas, y emancipando 
el pincel de las mali- 
cias de que tanto sc 
abuso; a la vez que al- 
gim joven, aver igno- 
rado, y que, segun toda 
probabilidad, alcanxara 
manana renombre, se 
procura la alegria de 
una nueva y significati- 
va vision de arte, y de 
una tipicaevocacion del 
mundo y de los seres 
sobre la tela. Kntre es- 
tos ultimos, dos vascos, 
hermanos de nacimien- 
to. de aspiraciones y 
de produecion estetica 
identicas , Valentin y 




RAMON DE ZUBIAIIRRE 

CALLE MUERTA (SALAMANCA) 



EN I. A INTIMIDAD 

Ramon de Xubiaurre, 
ban sorprendido mis 
pupilas e interesado mi 
a tone ion, preterente- 
mente a otros, con al- 
gunas obras expuestas 
en Venecia, Bruselas y 
Roma, y es de ellos que 
deseo hoy hablar a 
aquellos fieles y pre- 
dilectos conlidentes de 
mis sensaciones y emo- 
ciones de arte. 



Valentin dc Zubiaurre. 
perteneciente a unaan- 
tigua familia vasca, na- 
cido en Madrid el 22 de 
agosto de 1879, y su 



93 




u 

05 
05 
D 
< 
CQ 
D 
N 



05 



o 

05 
O5 
-< 
Q 
Z 
O 

UJ 

Q 




R. DE ZliBIAURRE 



OHARRAS DE CANDKI.ARH) (SALAMANCA) 



hermano menor Ramon, nacido en 
primero de septiembre de 1882, en 
una pequena poblacion de Vizcaya, 
han heredado de su padre, viva e in- 
domable vocacion para el arte. 

El padre es un musico muy eru- 
dito, lo que le valio ser nombrado 
profesor del Conservatorio de Ma- 
drid, y llegar a ser director de la Ca- 
pilla Real. For una de esas cruelda- 
des del destino, sus dos hijos son 
sordos de nacimiento. 

Pues, bien; si el campo de sus sue- 
fios les era, por esa no corregible de- 
ficiencia sensoria, irremisiblemente 
cerrado,' se abrio el campo de la for- 
ma y los coloresa su vivaz ingenio, a 
su original buen gusto, y a su crea- 
dora actividad; y entrambos herma- 
nos quisieron y supieron ser pintores. 

Primero, la ensefianza en una es- 
cuela popular de arte, despues en la 
Escuela Superior de Pintura, de Ma- 



drid, fue donde aprendieron los ru- 
dimentos del dibujo, y para perfec- 
cionarse en el mecanismo pictorico 
permanecieron unos meses en Paris, 
estudiando horas y horas en museos 
y exposiciones, y fue entonces cuando 
visitaron algunas de las importantes 
capitales del contincnte, y las gran- 
des y pequenas ciudades de Italia, lo 
que determine en cllos la vision clara 
y la conciencia segura del programa 
estetico que, de retorno en su pais, se 
propusieron realizar en sus obras, en 
las cuales el calculado sentimiento de 
la composicion de los macstros anti- 
guos debia rimar con la representa - 
cion realista y la acentuacion caracte- 
ristica de los tipos de la vida rural 
espaiiola, con lo que llamaron pronto 
la atencion de los demas artistas y de 
los inteligentes, y vieron alternar los 
entusiastas elogios con censuras se- 
veras que atestiguaban, las mas de 
las veces, la aparicion de una nueva y 




I 




RAMON DE ZUBIAURRE 




.sutil sensibilidad de arte. Si he hablado en 
singular, es porque no deja dc ser asaz de 
dificil el poder distinguir. no solo en el pri- 
mer momento. sino aim despues de atenta 
observacion. en que se distingue, en su inte- 
resantc y caracteristica produccion, la respec- 
tiva personalidad de Valentin y Ramon de 
/ubiaurrc. Aunquc la idiosincrasia de los 
dos hermanos, meditativa 
y un poco melancolica en 
el mayor de ellos. e im- 
pulsiva y viva/, en el otro, 
apesar de la sordera que 
no contiene ni reprime la 
alegria expansiva, sea, por 
lo tanto, bastante diversa, 
el haber vivido siempre 
juntos, y la conformidad 
de existencia cotidiana. 
aparte de la tendencia ar- 
tistica, ha dado por con- 
secLiencia que la manera 
de Valentin, en muchas 
ocasiones, se pare/.ca de 
tal modo a la de su her- 
mano, y viceversa, desde 
el punto de vista de la 
inspiracion, y por lo que 
se refiere a la composi- RAMON DE ZUBIAURRE 



cion y la factura, que para 
acertar de cual de los dos 
sea la obra, es necesario 
fijarse en la firma. 

Verdad que un obser- 
vador analitico y pacien- 
te Ilegaria a dar con la 
diferencia caracteristica; 
pero mejor es aguardar a 
que, terminada la pri- 
mera etapa de su comun 
carrcra artistica. y lleva- 
dos por las contingen- 
cias de la vida a no vivir 
juntos, ni a influirse mu- 
tuamente, su respectiva 
personalidad alcance una 
lisonomia individual y 
bien suya. 

Los aspectos montanosos de la provincia 
donde nacieron sus antepasados, los tipos 
populares, las pinas callesy plazuelas, la zafia 
y grave gente del pueblo y los diversos villo- 
rrios ban inspirado. tanto a Valentin como 
a su hermano, la mayoria de las telas. 

Los labriegos, los artesanos, los vende- 
dores de truta y los pescaderos son evocados 



HO DK PEI.OTA VA!>CA 




LA PATINA DE LOS SIGLOS (DURANGO) 




CANDELARIO, FOR R. DE ZUBIAURRE 




RAMON DE /UBIAURRE 



PI.AZA MUERTA (SALAMANCA) 



con clicacia y fucrza 
representativa, y con 
dcspiadada virulencia 
de observacion de lo 
brutal y f,'rotesco, co- 
mo si se propusieran 
poncr dc manifiesto 
el caracter que apa- 
renta el hombre, ya de 
mono, ya de there, o 
ya de liera, que deja 
en la mente, de aquel 
que lo contempla con 
ahinco du rante un 
rato, imborrable re- 
cuerdo. Por lo demas, 
tal realismo rudo y 
vigoroso, aunque po- 
seyendo esos cuadros 
el merito poco comun 
deuna semejanza uni- 




RAM6N DE ZUBIAURRE 



ROMERfA DE CHAHRAS EN SALAMANCA 



iOO 




RAMON DE ZUBIAURRE 

da a una individual original idad artistica, 
enlaza a los hermanos Zubiaurre a la tradi- 
cion mas antigua y mas genuina de la pintu- 
ra espanola, y de otra parte les acerca a su 
ilustre paisano Ignacio Zuloaga, quien acier- 
ta con una transfiguradora fucrza dramatica, 
a base mordazmente pesimista, que se refleja 
en sus mas importantes obras, que sugieren 
singular fascinacion, aun en los incapaces, 
por naturaleza, o inexpertos por educacion, 
de apreciar y gustar de lo esencial de la be- 
lleza pictorica. 

Tan escrupulosa exigencia, y casi deses- 
perada sumision a la verdad, obtiene rara 
eficacia, no solo representativa, sino psicolo- 
gica. Contemplando aquel no se que de solem- 
ne, de severo y de reconcentrado que rezuma 
a veces, y el continente de los pequenos pro- 
pietarios y tenderos enriquecidos, presun- 



CHARRAS DE SALAMANCA 

tuosos y vanos, tiranillos de los poblachos 
montaneses inspiradores de los Zubiaurre, y 
que estos gustan de copiar sentados seria- 
mente junto a una mesa con manjares, vesti- 
dos con el traje de tradicion secular, tocada 
la cabeza, no sin cierta humoristica afecta- 
cion, con viejos sombreros de copa alta, 
mientras forman corro, con timida deferen- 
cia, pordioseros y tocadores de guitarra, nos- 
otros vivimos algo de su vida y penetramos 
en lo intimo de su alma, que a pesar del ro- 
dar del tiempo, y del continue cambiar de 
las costumbres, se ha mantenido, desde tan- 
tos aspectos, semejante a la de sus antepasa- 
dos. 

Y se da con otras telas de los Zubiaurre, 
donde su arte de admirable eficacia evocado- 
ra hace comprender la exaltacion delirante y 
el mistico abandono, manifestados en el grave 



mirar de los ojos piadosamente entreabiertos, 
en las manos juntas y apretadas, en actitud 
de plegaria de beata, orando enrededor del 
altar, sobre el cual aparece la imagen de la 
Virgen aureolada de oro y circundada de 
flores. 

Con el minucioso realismo conque estan 
reproducidas las figuras de las escenas que 
pintan am bos hermanos, se opone v contras- 
ta la voluntaria inverosimilitud. en aras de 
un singular y gran deseo de lo pintoresco 
entre arcaico y popular, con lo que ban esta- 
blecido el enlace dc dimensiones entre los 
personajesde pri- 
mertermino.que 
figuran como los 
protagonistas de 
los cuadros, y 
aquellos que, a 
manera de coro. 
se perfilan sobre 
el fondo de arbo- 
lillos, casuchas y 
montanas. Y he 
aqui que, arbi- 
trariamente, di- 
seminan por el 
suelo, sobre la 
mesa, o en el re- 
gazo mazos de 
flores, montones 
de fruta, y obje- 
tos de ceramica: 
platos, vasos y 
tarros con moti- 
ves azules cam- 
peando en la 
curva superficie 
blanca, a fin de 
poder saciar, 
aproximandose 

en esto, mas que a Zuloaga, a Hermenegildo 
Anglada, el deseo de ostentarsu nocomiin 
valentia de pintores de naturaleza muerta; 
que gozan, excesivamente, en copiar, con 
mano agil y firme, la amarillenta y humeda 
pulpa de los melones, la aterciopelada piel 
del melocoton, los malices vivos de los car- 




VALENTIN DE ZUBIAURKE 



nosos y redondeados petalos de las dalias y 
los crisantemos, y el lechoso relucir de la 
alfareria barnizada. 

De vez en cuando, los Zubiaurre, renun- 
ciando a inspirarse en la vida peculiar de los 
montaneses vascos, pintan, con mas desen- 
vuelta y delicada factura, por mas que con- 
servando siempre algo de su particular carac- 
ter brusco y expresivo. algunos retratos, o 
alguna escena de intimidad familiar, de que 
son ejemplo las telas, de no escaso merito, que 
exhibieron en la exposicion de Roma, en una 
de las cuales Valentin ha retratadoa su gcntil 

hermana tocan- 
doel piano, mien- 
Iras el padre es- 
cucha en espon- 
tanea actitud de 
reconcentrada a- 
tencion estetica; 
y en la otra pin- 
tura, del menor 
de losdos herma- 
nos, Ramon, pre- 
senta este a va- 
rias muchachas y 
jovenes que pa- 
sean , liablan o 
tocan la bando- 
lina en encanta- 
dor jardin, mien- 
tras la camarera 
vierte en las tazas 
el humeante te. 
Ademas de esos 
asuntos, segiin ya 
queda dicho, su- 
geridos por la vi- 
da popular vas- 
ca, hay otros que 
porlatipicaacen- 

tuacion de las fisonomias. por el modo com- 
pacto y enteramente especial de agrupar las 
figuras, hacen que las obras de Valentin y 
de Ramon de Zubiaurre, se reconozcan en- 
seguida por el colorido, en el cual la austera 
tonalidad dominante, ofrece espacios de un 
blancor ligeramente azulado, y es reanimada 



CABKZA DE JOVEN (RETRATO) 



103 



con un amarillo caliente, o un rojovibrante, son, ademas, los asuntos en que se compla- 
para el logro de una complejidad cromatica, cen, y donde hallan ocasion de manifestar su 



no exenta de encanto. 

Tales son las cualidades artisticas de que 
son dueiios los expresados artistas, y tales 



aspera personalidad inconfundible, su colo- 
rido severo y su amor a lo tipico. 

VITTORIO PICA. 



LOS ZUBIAURRE 



EL haz de la pintura espanola moderna, se 
esparce en distintos grupos que al punto 
se distinguen gracias a algun caracter especial 
que abarca el conjunto de las obras. Entre 
los rutilantes tonos dorados de los pinto- 
res valencianos, las 
mo re n as bellezas 
andaluzas de conte- 
nidavoluptuosidad, 
la estridente indu- 
mentariadomingue- 
ra de los labriegos 
de Castillay el eclec- 
ticismo algo inter- 
nacionalista de los 
artistas catalanes, 
luce a un lado el 
verde gris amari- 
llento de la penum- 
bra vascongada. 

Denl.ro de este 
velo general, vibran 
en las obras del ul- 
timo grupo los va- 
lores claros con as- 
pectos de tersas su- 
perficies 1 i m p i a- 
mente humedas y 
con mayor discrc- 
cion algunos rojos de sabor antiguo admi- 
rablemente amortiguados. 

Si los tonos ardientes de las impetuosas 
obras valencianas recuerdan las fulguracio- 
nes de las naranjas que brinda la huertaaso- 
leada, los malices frios pero mas jugosos, la 
tonalidad menos seductora aun siendo mas 




VALENTIN DE ZUBIAURRE 



rica en gradaciones de los lienzos vasconga- 
dos, son com parables a las coloraciones de la 
manzana, la fruta del Norte de aspero sabor 
para paladares meridionales, la que lleva en 
su seno la parca alegria de que disponen los 

paises privados de 
vid. 

Los Zubiaurre, los 
dos hermanos entra- 
nablemente insepa- 
rables en esencia, 
hace tiempo que se 
han abierto anchu- 
roso camino cobija- 
do en aquella colo- 
racion de su tierra y 
de su raza. La man- 
zana de Kuskaria, es 
casi la serial de sus 
obras como la flor 
del cerezo parece el 
sello de los artistas 
nipones. 

Otros pintores de 
parecida proceden- 
cia han conquistado 
dilatada fama gra- 
cias a la interpreta- 

RETRATO . , . . 

cion de vanadisimos 

aspectos de naturaleza sinceramente tradu- 
cidos con las dotes atavicamente poseidas; 
pero la fiebre de produccion y la premura de 
exitos forzados, ha desviado y amenaza ab- 
sorber la clara corriente de estas fuerzas na- 
turales. Al sedimentarse lo que se salve de tan 
avasalladoras imposicionescosmopolitas, sera 



104 




VALENTIN DE ZUBIAIJRRE 



AUTOHIDADES DEL PUEBLO 






evidente que la base mas solida de las repu- 
taciones que en ciertos mementos habran po- 
dido parecer universales se cifraban precisa- 
mente en el punto de partida, en un apoyo 
inquebrantable, en una palabra: en una fuer- 
za esencialmente particularista. Cuanto mas 
se aleja esta produccion arti'stica del hermoso 
manantial de donde broto espontaneamente, 
mas se pierde la nocion de que sus aguas son 
distintas de las demas; la personalidad artis- 
tica se desvanece, a medida que el pintor va 
enriqueciendo su saber con rasgos caracteris- 
ticos de otros talentos. 

Los Zubiaurre cuyo estrechisimo lazo de 
union artistica continua firmemente anudado 
aun en la lenta diferenciacion de la obra fra- 
ternal, deben su fuerza, su personalidad que 
crece sin distraerse en las orillas por las que 



discurren, a la mas intima y poderosa con- 
centracion. 

Su pintura no es el corto mediode expre- 
si(')n del artista grandemente habilidoso que 
por imposicion de su incompleto tempera- 
mento debe limitarse a la mera descripcion 
muerta de las cosas; de nada le sirveal artista 
de alma superficial, el recorrer incesante- 
mente toda la extension de una paleta opu- 
lenta; menor auxilio recaba todavia de los 
torturados movimientos dignos del ojo foto- 
grafico sin alma; sus dotes, su aplicacion in- 
cansable si la tiene, sus esfuerzos todos, solo 
produciran admirables ejercicios objetivos. 

Valentin y Ramon de Zubiaurre poseen 
un alma enteramente concentrada en la vi- 
sion y toman su fuerza en algo inmanente: 
en la esencia de la tierra que soporta los 

io5 



hombres y las cosas que pintan; los valles 
cortos, bajos y ondulantes de Vizcaya, sin 
grandes asperezas ni dilatados horizontes; las 
rias y ensenadas que deshilan las costas; las 
casas de ancho cuerpo solidamente afianzadas 
para resistir los ultimos cheques de galernas; 
las lomas siempre coronadas de nubes que 
ricgan el manto de los prados. Los dos her- 
manos, acentuan aim mas la protundidad de 
su arte dedicando la mayor parte de su obra, 
a la re p resen ta- 
ci(>n honrada- 
mente artistica 
del hijo mas legi- 
timode la mad re 
tierra: el aldeano 
que vive en re- 
ducido caserio. a- 
quel a quien sue- 
le llamarse cl pa- 
Iclo: hombre in- 
mutahle como la 
tierra de cuyas 
entranas vive, el 
ultimo quecubre 
su cabe/.a con la 
m ism a boina. 
montera o gorro 
secular, que cal- 
za su pie con la 
milenaria abar- 
ca, que cine su 
cuerpo de buena 
trabazon y mala 
fachada, con la 
taja atavica de 
tiempos heroi- VALENTIN DE ZUBIAURRE 
cos; aquel hom- 
bre que cultiva sus creencias, expresa sus 
amores, honra sus respetos y se remoza CM 
sus juegos en tal forma que por ser tradicio- 
nal es tan caracteristica como su tierra. 

Kstas cosas verdaderas pintan los Zubiau- 
rre, sin anadir floreos de artes trashumantes, 
sin gestos que al poner en evidencia a los 
hombres de la gleba se convierten en mue- 
cas, sin filosofias a la violeta que aniquilan 
toda sensacion en el espectador. Sus aldea- 

106 




nos, juegan, beben, bailan, oran y discurren 
por la vida, tal cual son en alma y cuerpo; 
los mozos y zagalas llenos de fuerza y vida, 
arrugados como la tierra cansada los viejos. 
En los fondos y en los costados de muchos 
lienzos se abren las casas chatas, con venta- 
nas que parecen ojillos curiosos abiertos a la 
vida exterior, con portales franqueados a los 
afectos de una existencia todavia primitiva. 
Am bos artistas, cultivan otros generos de 

pintura ademas 
del paisaje y las 
escenas de cos- 
tumbres de su 
tierra; se han aso- 
mado con ojos 
atonitos a las lla- 
nuras de la alti- 
planicie castella- 
na y han desen- 
traiiado la altivez 
de un paisaje, 
que desolado, 
cansado de haber 
sido campos de 
batallayde labor, 
todavia muestra 
a trozos que en 
otros tiempos to- 
do eran lozanias 
y vigor; campos 
de Castilla seme- 
jantes a un her- 
moso terciopelo 
usado que aun 
muestra pedazos 
de su antigua na- 
turaleza. 

Los Zubiaurre, avezados a la cordialidad 
del ambiente en que viven los caserios de 
Vizcaya sorprenden la vida de puertas aden- 
tro de las aldeas de Castilla. Familiarizados 
con el aspecto bonachon de las viviendas viz- 
cainas tan anchas que sus aleros parecen bra- 
zos abiertos, les parecen muertas o dormidas 
las mansiones lugarenas de Castilla, todavia 
aletargadas por la accion secular de los casti- 
llos despanzurrados y de los alcazares desier- 



ALC.AI.DE DE ZAMARRAMALA 




U 

cc 



<n 

D 

N 

Q 

Z 

Z 

w 



oi 

w 



UJ 

a: 




VALKNTIN DE ZHBIAURRE 

tos que parccen el remate obligado do toda 
cumbre. Y asi, las ventanas aparecen cerradas 
con bastidores mas recios que las rejas, las 
calles desiertas, el monte quebrado y los lu- 
gareims vistos mas despiadadamente, retro- 
ceden en su aspecto hasta los tiempos de la 
pintura de retablos. Kn su liliacion artfstica, 
es indudablc que los hermanos Zubiaurre 
procedcn de las escuelas primitivas espano- 
las, salvando con extraordinaria clarividencia 
la imitacion, que otra cosa no puede ser, de 
nuestros grandes maestros no superados en 
sus procedimientos por ninguna agrupacion 
ni individualidad moderna. 

Me apresuro a decir que en la ya vastisi- 
ma obra de los dos hermanos, menudean los 
ejemplares de excelentes pinturas completa- 
mente modernas, en las que su personalidad 
no desaparece; los bodegones de Ramon de 

108 



LAS DOS HERMANAS 

Zubiaurre, ostentan la intensidad y solidez 
de los maestros que a este genero se han de- 
dicado y no es arriesgado decir por ser cosa 
evidente, que en algunos de estos cuadros, 
ademas de la prot'undidad que sabe in- 
fundir a sus paisajes, ha trazado bodegones 
que forzosamente han debido ser combinados 
en Vizcaya; el jarro, ha de ser para sidra, las 
manzanas no faltan casi nunca, manzanas 
opulentas de huertas suburbanas al lado dc 
las que pende un pobre racimo de parra es- 
cualida; en otros. en los bodegones ciudada- 
nos la aristocracia de las flores, el estilo de las 
vasijas y el brillo de la plata, obligan a una 
tecnica muy distinta de la que usa el joven 
pintor y la maneja con tanto desembarazo 
como si le fuese peculiar. 

Ambos hermanos pintan retratos, en los 
que como es debido, saben desprenderse de 




Bi 
D 



D 



< 
"a; 




VALENTIN DE ZUBIAURRE 

su propia perso- 
nalidad paraacu- 
sar la del mode- 
lo; los de Valen- 
tin, tienen mu- 
cho caracter y se 
parecen al retra- 
tado, circunstan- 
cia indispensable 
que casi nunca 
poseen los retra- 
tos con caracter; 
Ramon, es tam- 
bien muy diestro 
en esta clase de 
pintura. Paraaca- 
bar con las ana- 
logias y diferen- 
ciaciones de los 
dos hermanos, es 
necesario anadir 
un genero en el 
que desde poco 
ha se ensaya Va- VALENT(N DE ZUBIAURRE 




BARRIO DK SAN NICOLAS (SEGOVIA) 



lentin de/ubiau- 
rre; substituyen- 
dolos paletos por 
senoritos y los 
surcos y vallada- 
resde los campos 
por amenos jar- 
dines y arboles 
d e a d o r n o , ha 
pintado algunas 
escenas de gran 
valor decorative. 
No pueden tener 
estasobrasla pro- 
fundidad de las 
telas pintadas en 
plena vision de la 
verdad, pero de- 
muestran la su- 
tileza del artista 
paramodilicarsu 
percepcion. 

Podria anadir 
una larga lista de 



FLORENTINA 



III 



recompensas, exposiciones a lasque ban con- aciertos. Los dos hermanos se hallan actual- 
currido los dos hermanos, los cuadros ad- mente en un punto de su camino artistico, 
quiridos para algunos museos y otros mu- en el que se advierten los peligros de bifur- 



chos prolijos porme- 
nores biograticos, pero 
prefiero aprovechar 
otra ocasion o liablar 
de todo ello en dis- 
tinto lugar. 

l)c todos inodos, 
es imprescindible se- 
nalar la curiosidad, la 
benevolencia, el exito 
elective con quo han 
sido recibidas lasobras 
de Valentin y Ramon 
deZubiaurre en luga- 
res tan distintos como 
Bruselas y Berlin, Pa- 
ris y Buenos Aires, sin 
mentar las ciudadcs 
espanolas en las que 
es conocida y respe- 
tada la labor de 
los dos herma- 
nos; las dotes de 
observadorsagaz, 
trabajador infati- 
gable y excelente 
enfocador dc es- 
cenas, parecen 
inclinar al publi- 
co de todos los 
paises, en favor 
de Valentin, pero 
los imprevistos y 
acertados arran- 
qucs de su her- 
nia no Ram on , 
quese manifiesta 
personal isi mo co- 
lorista cuando el 
tiempo no le a- 
premia con exce- 
sivas imposicio- 
n e s , p e r m i t e n 
sostener la espe- 
ranza de itjuales 




VALENTIN DE XIJBIAURRK 



EL ENANO CHUNK 



V. DE ZUBIAURRE 



caciones en las que se 
han malogrado otros 
talentos que hacian 
concebir no pocas es- 
peranzas y que po- 
seian excelentes dotes; 
su forzosa concentra- 
cion, la seriedad que 
les merece la vida que 
les rodea, y su agu- 
da fuerza de vision , 
en la que concentran 
todo su entendimien- 
to, toda su alma, per- 
miten esperar que se- 
guiran la mas segura 
senda. 

Con lo dicho, mas 
que explicar el arte y 
las obras de los dos 
hermanos, he de- 
seado afirmar la 
opinion que me 
merecen Valen- 
tin y Ramon de 
ZubiaurreyAgui- 
rrczabal ; pinto- 
res que no se li- 
mitan a copiar el 
natural, sino que 
m uchas veces 
aciertan en inter- 
pretar acentos de 
la vida oculta de 
la h u m a n i d a d , 
aquella otra vida 
latente, contem- 
plada entre los 
simples, los hu- 
mildes, los senci- 
llos, los verda- 
deros hijos de la 
tierra,losqueson 
su carne. 

EOLI EL PREGONERO, Y SU SOBR1NO CHUNK M. UTRILLO. 





u 
a; 
a: 



_) 

N 



UJ 
Q 



h 
z: 

UJ 



O 1 

X 




VAI.KNTIN DE ZUBIAURRE 



FIESTA CAMPESTRE 



ECOS ART1STICOS 



KDUARDO LI.ORENS MASDEU. Kste artista deco- 
rador, quo fallecio recientemente en Barcelona, 
senalo una epoca en la especialidad que cultivo. 
Knemigo de manit'estarse, de su labor callada y 
constante apenas si se enteraron mas que sus ami- 
gos y los interesados. 

Krulo de su volunlad tenaz fue el abrirse paso. 
Primero estudio en las clases de la Casa Lonja, 
luego, en cuanto pudo, en Paris, en el taller de 
(ilcyre, a la sazon en gran boga. Sus comienzos 
esiuvieron enderezados a la pintura de caballete. 
Kn iKi>4 prcsento en la Exposicion Nacional de 
Bellas Artes La procesion del Corpus en Cataluna y 
Judith; dos afios despues concurria a un certamen 
celebrado en Barcelona con el cuadro de genero 
Una demanda de promelatje, que le premio y 
adquirii') la Academia provincial de Bellas Aries, la 
cual lo tiene en el dia depositado en el Museo. 

Llovieron mas tarde sobre 61 los encargos de 
importancia, y le fue' encomendada la decoracion 
mural de edificios notables. Entre esas obras suyas 



deben ser mencionadas las pinturas del palacio 
que en Comillas tienen los marqueses de este 
nombre. En sendas composiciones de gran tamano 
represento: Inauguracidn del Seminario, Embarque 
de los I'oluntarios a Cuba, Bendicion de la capilla \ 
Visita de /). Alfonso XII. El autortuvo que luchar 
con la inmensa difkultad de retratar en esas obras 
a los personajes principales que asistieron a los 
actos conmemorados. 

Una de sus producciones mas capitales es la 
decoracion de la capilla de D. Francisco Prat en la 
basilica de Ripoll. En ella liguran tres plafones 
representatives, respectivamente, de la Muerte de 
San Joaquln, el Marlirio de Santa Margarita y un 
Milagro de San Carlos Borromeo. 

Otras muchas obras pertenecen al finado artista, 
entre ellas algunas en vias de realizaci6n, desde 
hace afios, y que dej6 sin terminar. Habiendo vivi- 
do en la dpoca en que se form6 nuestro ensanche, 
son en gran niimero las casas erigidas en ^ste, de 
las cuales tuvo encomendada la decoracidn mural. 



114 




S RETRATO DE MI PADRE, 
FOR VALENTIN DE ZUBIAURRE 



HALLAZGO DE UNA ESTATUA. Los escolares de Un liberto muy bueno la dedic6 a los Quinde- 

los ultimos cursos del Institute de Segunda ense- cenviros y al Vicario inspector de las cosas sagra- 

nanza, de Tarragona, bajo la direccion del profe- das de los Lares de la provincia de Tarragona 
sor don Martin Navarro, vienen realixando exca- Excelente legado que los Quindecenviros y el 

vaciones en aquella ciudad y los alrededores. El Vicario inspector de las cosas sagradas de los Lares 

dia 2Q de marzo, hallaron en lerrenos lindantes erigieron a la Tribunicia Potestad. 



con la plaza del Progre- 
so, una hermosa escul- 
tura de marmol bian- 
co, a la que le falta la 
cabeza y la mano iz- 
quierda, segun puede 
verse en el grabado que 
publicamos. Mide un 
metro ochenta centi- 
metros de altura. 

Acerca de su estado 
y merito ha escrito don 
Agustin M." (iibert, de 
Tarragona, pocos dias 
despues de ser exhu- 
mada: 

Por el conjunto v 
el naturalisimo plegado 
del ropaje, se entreve 
la mano de un artista 
seguro de su labor, es- 
pecialmente en la ma- 
gistral transparencia del 
modelado de la mano 
derecha bajo el pallium 
v en la de los senos que 
se dibujan y parecen 
latir bajo los delicados 
pliegues de la tunica; 
pero aim sorprendcn 
mas las linisimas arru- 
gas del pallium en la 
pane anterior del mus- 
lo de la pierna izquier- 
da en graciosa y ligera 
semiflexion. Toda ella, 
menos la parte poste- 
rior, de imperfecta la- 
bor, es una verdadera 
obra de arte. 

Se supone que estu- 
vo adosada aun muro. 
En el sitio donde ha 
sido encontrada hubo 
unas termas romanas, 
con patios y jardines 

que ostentaban estatuas de divinidades paganas, 
unas al aire libre, otras en ediculos Alii cerca es- 
tuvo el templo de Venus. En el plinto campea 
una inscripci6n latina, de la cual el aludido senior 
Gibert da las dos versiones siguientes: 




ESTATUA DESCUBIERTA EN TARRAGONA 



La estatua ha quedado 
deposilada en el Museo 
arqueoldgico. 

Por la reproduccion 
que acompana estas li- 
neas puede juzgarse fa- 
cilmente del merito de 
esa escultura tan so- 
berbia, que viene a en- 
riquecer la notable se- 
rie que posee aquella 
ciudad. La manera de 
estar tratado el ropaje 
revela la mano de un 
artista consumado. Los 
menudos pliegues acu- 
sadores de una tela li- 
jera, vaporosa, hallanse 
resueltos tan logica- 
mente y con tal calidad, 
que maravillaejecucion 
tan sabia. Y lo propio 
ocurre con la manera 
de estar revelada la fi- 
gura bajo el plegado de 
la tunica y el manto. 
En esto se echa de ver 
enseguida que se trata 
de una produccion de 
escultor distinguido. 

A la vez cautiva esa 
estatua por el aire de 
distincion y nobleza 
que de ella emana. 

Son acreedores a toda 
suerte de elogios los 
estudiantes del Insti- 
tute de segunda ense- 
nanza, de Tarragona, 
que, animados por su 
mentado profesor, de- 
dican sus ocios escola- 
res a practicar excava- 
ciones en aquella mo- 
numental ciudad. Ya 
anteriormente, descu- 

brieron fragmentos de columnas estriadas, mone- 
das y diversos objetos. Ello les movi6 a proseguir 
en su labor de exhumacion, habiendoles favorecido 
la fortuna con el hallazgo de tan importantisima 
obra como la que motiva esta corta informacion. 



116 




EMILE LENOBLE 

Exposici6N DE ARTE. En mayo proximo se 
celebrara en Londresuna Exposicion internacional 
de arte, a la que podran concurrir los artistasespa- 
noles. La seccion de Bellas Artes de la Exposicion 
latino britanica se abrira el i5 de mayo, cerrando- 
se a fin de octubre. Se admitiran pinturas al ejleo, 
acuarelas y pasteles con marco dorado. 

Las obras se mandaran al ministerio de Ins- 
truccidn publica hasta el dia 30 de abril. Los deta- 
lles de las obras que hayan de exhihirse seran 
entregados, escritos en pliegos impresos, en la 
secci6n de Bellas Artes, en los cuales se indicara el 
nombre y sefias del artista, asunto de la obra y 
tamano de la misma, incluso el marco y el precio. 

Exi'osiaoN DE ARTE FRANCES. For el gran 
duque Nicolas Mikha'ilovitch, ha sido inaugurada 
recientemente en San Petersburgo la exposicion 
centenal del arte francds, que ha organizado la 
revista de arte Apollon y el Institute) Frances de 
aquella capital. 

Una seccidn especial esta consagrada a los artis- 
tas franceses que ban trabajado en Rusia. 

DONATIVO ARTl'STICO IMPORTANTE. Los hcrt'de- 

ros y testamentarios del ilustre artista D. Cristobal 
Ferriz, que fue 1 vocal de la Junta Iconografica na- 
cional, han comunicado al ministro de Instrucci6n 
publico que dicho senor al morir dejo encargado 
que se distribuyeran algunas obras artisticas de su 
pertenencia de la manera siguiente: 

Doce mil estampas con destino a la Bihliotcca 
Nacional; una escultura de Pedro de Mena, de un . 



CERAMICA 

meYito extraordinario, para el Museo Arqueologi- 
co; y tres Goyas, que constituyen otras tantas joyas 
artisticas, dos bocetos pintados en cohre y una 
cabcza de mujer titulada La Feliciana, de me'rito 
relevante, con destino al Museo del Prado. 

Kl senor Alba acepto la ot'erta con el mas vivo 
reconocimiento en nombre del Eslado, y comisio- 
no en el acto al inspector general de Bellas Artes, 
1). Jos<5 J. Herrero, para que se hiciera cargo del 
donativo, y envie a los Centres designados por el 
senor Ferrix las susodichas obras de arte. 

PROTECTORKS DEL MUSEO DEL LOUVRE. En una 
de las placas colocadas en la rotonda de la Galena 
de Apolo, del Museo del Louvre, donde se inscribe 
el nombre de los principals donantes, sc anadiran 
el de los siguientes: KJI i. M. J. Pierpont, Morgan. 
u)i2. M. Leon Bonnat. 

LA DANZA, DE CARPEAHX. La famosa obra 
de este escultor frances, que decora la fachada del 
teatro de la Opera, de Paris, hallase en tal estado, 
que la comision del Paris Viejo ha resuelto quitar- 
la de su sitio, llevarla al Museo del Louvre, a fin 
de salvarla dc una destruccion completa, y susti- 
tuirla por una copia. Antes de adoptarse este acuer- 
do, M. Carlos Normand observ6 que, de seguirse 
tal criterio, no tardarla en verse reemplazadas obras 
importantes que decoran monumentos de Paris, 
por reproducciones sin interns, y M. Bonier pro- 
puso que se sustituyera el grupo lleno de movi- 
miento, de Carpeaux, por otro mas en harmonia 
con el conjunto del edificio. 



117 



Los AMIGOS DE LAS CATEDRALES. Bajo la pro- 
teccion de Monsenor Amette, arzobispo-cardenal 
de Paris, se ha constituido en Francia una socie- 
dad, con el fin de despertar interns por las catedra- 
les, propagando el estudio de las mismas, para lo 
cual, no solo organizara conferencias, sino que 
publicara monografias. 

LA ESCUELA ESPECIAL DE PINTURA, ESCULTURA 
Y GRABAUO. El Ministro de Instruccidn Publica 
y Bellas Artes ha dispuesto que inmediatamente se 
habiliten locales en el ala izquierda de la planta 
bajadel editiciode la Bi- 
blioteca Nacional, para 
que se reanuden las cla- 
ses del expresado cen- 
tro docente, y se pro- 
pone prorrogarel curso 
tanto tiempo como ha 
durado la interrupcidn 
del mismo, con objeto 
de que los alumnos no 
sufran en su ensenanza 
perjuicio alguno. 

DONATIVO AL MUSKO 

DEL LOUVRE. Con 
motivo de haber sido 
elegido M. Leon Bon- 
nat presidente del Con- 
sejo de los museos na- 
cionales, de Francia, ha 
donado al del Louvre 
tres dibujos. 

Uno de ellos es de 
Miguel Angel. En las 
dos carasdel papel apa- 
recen, y en di versos 
sentidos, varios bosque- 
jos a la pluma de la 
Virgen con el Nino. 
El olro es un retrato 
de Erasmo, por Alberto 
Durcro en 1620, durante el viaje que este hixo a 
los Paises Bajos. Y el ultimo es original de Ingres, 
y representa La familia Stamaty. 

ARTES JARDINERAS. La Sociedad Nacional de 
Bellas Artes ha hecho coincidir su Salon anual con 
una exposicidn de artes aplicadas a la jardineria, y 
a la vez, tiene proyectado celebrar en 1913 el tercer 
centenario del nacimiento de Le Ndtre con una 
exhibicion de cuadros representatives de jardines, 
de todas las 6pocas y todos los paises. Junto a las 
estancias donde se celebre esa exposici6n, una so- 
ciedad de amadores de los jardines reunira ma- 
queltes de parques y huertos. 




CHARLES RIVAUD 



EXFOSICldN DE BORDADOS FRANCESES CONTEMPOHA- 

NEOS. La esta organizando el Museo Galliera, de 
Paris, el cual cuenta ya con numerosas adhesiones. 

LA AsociACi6N DE AMIGOS DEL ARTE. La im- 
portante Asociaci6n de Amigos del Arte, que tan 
felices iniciativas ha realizado ya para cumplir sus 
nobilisimos prop6sitos de proteccion al arte espa- 
nol, se propone realizar en breve otro interesante 
proyecto, que ha de alcanzar un completo e'xito. 
Se trata de una selecta y curiosa exposicion 
de mueblaje espanol, que probablemente se cele- 

brark en un artistico 
palacio. 

La titulada Exposi- 
cion de la casa espanola 
en los siglos xv al xvn, 
ofrecera gran niimero 
de modelos y numero- 
sisimas obras de arte, 
y por tanto, abundante 
material de estudio. 

EL SALON DE LA Es- 
TAMPA. El sexto Sa- 
lon de la Estampa, ce- 
lebrado en Bruselas, ha 
dado pi6 para que sea 
reconocida la honrada 
labor que desde hace 
anos realiza Eugenio 
Smits, a quien ni los 
jovenes admitian entre 
los suyos, ni los artis- 
tas acade'micos consi- 
deraban de su grupo. 
Mas, ahora,con motivo 
de esa exposicion se le 
ha proclamado como 
dibujante atento a la 
perfeccion, respetuoso 
con la forma, que copia 
sobre el papel con cier- 
ta timidez, pero con plausible sinceridad. Correcto 
siempre, no busca impresionar con atrevimientos, 
sino con la sencilla verdad expresada sin afectacion. 
Concurrieron, ademas, a esa exhibicion, Jean 
Bautista Meunier, Ricardo Baaseleler, Victor Mig- 
not y otros, entre ellos varios Iit6grafos ingleses. 

CONCURSO PARA LA CONSTRUCCI6N DE UN PALACIO 

DE JUSTICIA. Al abierto por el Gobierno de Ate- 
nas con tal objeto, se han presentado doce proyec- 
tos. El jurado, compuestode arquitectos alemanes, 
italianos y franceses, ha concedido, por unanimi- 
dad, el primer premio de veinte mil francos, a dos 
proyectos en que han colaborado en comun el ar- 



COLGANTE PARA PERFUMES 



quitecto frances M. Guidetti, y el arquitecto griego 
M. Nicoloudis. 

A LA MEMORIA DE L-E-NoTRE. Una replica en 
bronce, del busto que Coysevox mode!6 para la 
tumba de Le-Ndtre, en Saint Roch, donde perma- 
necid hasta la Revoluci6n, sera emplazada sobre 
una repisa en la escalerilla que del jardin de las 
Tullerias conduce a la terraza de la calle de Ri- 
voli. 

VENTA DE DOS RETRATOS. Un coleccionista 
americano ha adquirido en Londres, por dos mi- 
llones quinientos mil francos, los relratos del rey 
de Espana Felipe III y del conde duque de Oliva- 
res, procedentes de la coleccion de la duquesa de 
Villahermosa. 

PINTURAS DE WoESTYNE. El Circulo Ariistico 
game's ha efectuado una exposicidn de telas de este 
originalisimo y discutido artista, que obliga a re- 
cordar a Jeronimo Bosch y a Breughel. 

EXPOSICION DE OBRAS DE CARLOS HERMANS. 

Este pintor ha exhibido setenta producciones su- 
yas en el salon del Journal de Lii'ffe. En esa expo- 



sicion reunio pinturas de su juventud y de las mas 
recientes, lo que prestaba singular interns a la ex- 
posicion, pues permitia conocer el camino seguido 
por el autor, el cual, aim dentro del m6rito des- 
igual de sus producciones, revela que es poseedor 
de cnvidiable talento. 



BIBLIOGRAFIA 

Die Sevillaner \1alerfchule. Beitrage zu ihrer 
gefchichtc von August L. .Mayer. Leipzig, 1911. 
Verlag von KHnkhardt & Biermann. 

Este libro del conocido hispanista aleman cons- 
tituye un valioso estudio consagrado a los maestros 
de la antigua escuela sevillana de pintura, respecto 
de los cuales, junto con puntos de vista propios, ha 
rccogido cuanto de ellos so ha dicho por los escri- 
tores especialistas espanoles, denotando con ello 
que sahe acudir a buenas fuentes para documen- 
tarse. 

A cada uno de aquellos artistas dedica, despu^s 
de trazar un cuadro preliminar y de citar nombres 
de pintores correspondientes al siglo xv, la aten- 
cicin requerida. Juan Sanchez de Castro, Juan Nii- 
fiei!, Alejo Keniandez, los Mayorga, los Sanchez 





CHARLES RIVAUD 



PECTORAL 



I 10 



de Guadalupe, Pedro Fernandez de Guadalupe 
merecen del autor del libro la atenci6n que, como 
precursores, ha de series otorgada. 

En el siguiente capitulo desfilan los pintores 
romanistas. Antes de hablar de los sevillanos senala 
la influencia de los neerlandeses Fernando Sturm, 
Franz Frutet, y sobre todo de Pedro de Campana 
(Peter de Kempcneer), del cual hace un detenido 
estudio. Cornelio Schutt y Antonio de Alfian si- 
gi.ien despues. Vienen, a continuacion, Luis de- 
Vargas, Pedro de V'illegas Marmolejo, Alonso Vaz- 
quez y Francisco Pacheco, suegro de Velazquez. 

Al licenciado Juan de las Ruelas, que tanto 
enaltecio la escuela seullana, estan dedicadas va- 
rias paginas, apareciendo bien estudiada su perso- 
nalidad artistica, que contribuyo a la formacion de 
Francisco Varela y de Pablo Legote. 

Al iracundo Francisco Herrera el Viejo. primer 
maestro de Velazquez, rinde el senor Mayer aquel 
tributo de que es merecedor el singular artista, 
como tambien se ocupa en el hijo de este Herrera 
el mo\p y en Sebastian Llano y Valdes. 

Con gran carino analiza, seguidamente, la figu- 
ra y obras de Francisco Zurbaran, y, luego, la de 
D. Diego Velazquez y la de Bartolome Esteban 
Murillo, presentandoles en la justa categoria pree- 
minente que les es reconocida por todos. 

Con gran minuciosidad habla, inmediatamente, 
de D. Juan de Valdes Leal, en cuyo estudio ha 
pueslo el director de la Pinacoteca de Munich pre- 
ferencia singular. Transcribense en el libro curio- 
sos documentos relacionados con varies de los pin- 
torus en el analizados. con lo que acrece su interns. 




MARGUERITE DE FELICE 



TABAQIJERA DE CUERO 




GRANDHOMME 



PLACA hSMAl.TADA 



Sesenta grabados se hallan una vez terminado 
el texto. Aparecen debidamente ordenados, a fin 
de tacilitar el estudio y la compresion del des- 
arrollo de la escuela de pintura sevillana, especial- 
mente en los siglos xvi y xvn. Entre las obras re- 
producidas figuran algunas poco populari- 
zadas entre nosotros debido a pertenecer a 
colecciones extranjeras. 

Si. James the less. A study in Christian 
iconography. By Richard P. Bedford. Lon- 
don: Bernard Quaritch, 191 i. 

Es un estudio^ monografico muy curioso. 
El autor analiza en el, despue's de tratar de 
las primitivas representaciones de los Apos- 
toles, los atributos con que aparece Santiago 
el Menor representado a traves de las mani- 
festaciones artisticas Un capitulo esta consa- 
grado a seiialar bordados, retablos, tablas, 
miniaturas, esculturas, vidrieria de color, 
esmaltes, estampas, relicarios, etc., en los 
cuales el santo sostiene una porra. Un nuevo 
emblema se le asigna en el siglo xiv, una 
suerte de arco semejante al con que se tane 
el violin. 

Dos apdndices completan esa excelenle 
monografia: uno de ellos sobre la iconogra- 
fia de la Sagrada Familia, y el otro trata de 
la fachada oeste de la catedral de Exeter. 



!20 



UNA NECROPOLIS ROMANA EN REUS 



RECONOCIDA ha sido siempre la impor- 
tancia que el Campo de Tarragona ha 
tenido en las esferas del arte y de la historia. 
Clima, situacion, suelo feracisimo y cielo 
diafano, han enriquecido una region que los 
hombres, con sus odios, ambiciones, activi- 
dad y talento, se habian apresurado a con- 
vertir en una de las mas opulentas del orbe. 
Solamente el Ager Romanus, durante la edad 
antigua, pudo rivalizar dignamente con el 
Ager Tarraconensis, y se explica que en 
tiempos del Imperio, soberanos como Cesar, 
Octavio y Adriano, fijasen temporalmente su 
residencia en Tarragona, y que nos dejascn 
en su Anfiteatro, en su Pretorio y en la mo- 
rada agraria de Centum-Cellace (Cenl-cellex) 
vestigios tan indeleblcs del arte y del poderio 
de la civilizacion romana. 

Hay autores que pretenden que la antigua 
Colonia Augusta Vixlrix Tarraco (hoy Ta- 
rragona), 11 ego a contar un millon de habi- 
tantes y asi se comprende, dadas las especia- 
les condiciones de emplazamiento que la an- 
tigua urbs romana ofrecia, que la ciudad 
tarraconen.se extendiese su radio hasta las 
faldas de la sierra del Mont-Sant y que la 
misma ciudad de Reus, no t'uese mas que un 
suburbio rural de la gran metropoli. Es cosa 
sabida de curiosos y erudites que la funda- 
cion de Reus se debe a la Edad Media, no 
hallandose vestigio de su existencia anterior 
al famoso documento custodiadoen el Archi- 
vo Municipal de Reus ('or;'. 2, leg. 5". Fueros 
y Senoriosj, del siglo xn por el que Roberto 
Princeps Tarraconensis hace constar que hace 
donacion de la Villa de Reus (de Reddis), 
a la Iglesia de San Fructuoso de Tarra- 
gona 

Dada la numerosa poblacion de Tarrago- 
na en la epoca romana, se comprende que los 
alrededores de la ingente urbe debian florecer 
con el cultivo mas intense de una explota- 
cion agricola inteligente y adecuada a la ri- 
queza del suelo. Por ellociertosetimologistas 
creen ver en el nombre de Reus, (abando- 



nando la opinion de los que suponen viene 
de Rheda. carro, y de Retis, reja o red), un 
derivado de reddo, cultivar, producir, redi- 
tuar, o rentar. D. (niillermo Maria de Broca, 
en su estudio Reus: etimologia de su nombre, 
recientes descubrimienlos, publicado en el Bo- 
letin de I. a Real Acadcmia de Ihtenas Letras, 
de Barcelona, (Enero-Marzo de njoy), aduce 
en pro de esta opinion varies vocables de la 
baja latinidad, como reddens, reddidentia, re- 
dimiitm. reddita, reddiluale y rcddities, todos 
ellos en el sentido de que Reus, mucho antes 
de su fundacion como poblacion indepen- 
diente, debio ser un paraje constituido por 
campos concedidos en cultivo para obtener 
rentas y que en ellos necesariamente habian 
de existir granjas, tal vez agrupadas algunas 
formando oppidum con las industrias que se 
desarrollaban en las grandes explotaciones 
agricolas romanas. 

No hay que rechazaren absoluto tampoco 
la opinion de los que pretenden que Reus 
debe su nombre a la voz griega I's'J?, (Reus), 
arroyo, fuente o caudal de aguas, pues, aun- 
que en toda la region no scan muy numero- 
sos los vestigios arqueologicos de civilizacion 
helenica, lo son los toponomasticos, ya que 
griegos son los nombres de Salauris, Calipo- 
lis, Tulcis. Oleaslron, etc., que corresponden 
a Salon, l-'rancoli, Cambrils, etc. Vemos, 
ademas, queen la Edad Media, se llama ya 
partida de las l-'onls. a lo que hoy comprende 
la calle de la Euente y circunvecinas. 

A I N'.E. de Reus y a i kilometre escaso 
de distancia de la poblacion existe la partida 
llamada de Vilar, derivacion de la Villa ro- 
mana y del Villarius de la baja latinidad. En 
ella se halla situado el llamado Horl lluny, 
que es propiedad del ilustrado arqueologo 
D. Fernando de Miro de Ortaffa, quien hallo 
ya en 1879 varias lapidas, sepulturas y frag- 
mentos de ceramica romanas, que dejan supo- 
ner que en tiempos del bajo imperio hubo alii 
una villa o granja de algun industrial alfare- 
ro, mejor que de un opulento patricio, como 



1912. II. N. 4 



121 



veremos pronto por los recientes descubri- 
mientos rcalizados en la misma. 

La partida del Mas \ 7 ilar (Hort Lluny), ha 
sido fecundisima en hallazgos arqueologicos. 
Desde uS55 hasta 1906 se ban practicado e.\- 
cavaciones superticiales y con el unico objeto 
de las necesidades del cultivo y sin ahondar 
a mas de un metro de profundidad, fueron 
hallados en las primeras excavaciones una 
lapida, un sepulcro y los fragmentos diver- 
sos de escultiira en piedra y alfareria ro- 
mana (lig. (>) que puede ver el lector. Las 
dos preciosas aras con inscripciones. que tam- 
bien reproducimos, lo propio que el notable 
busto en medio relieve hallado en las mismas. 
no proceden del /fort Lluny, sino del antiguo 
recinto romano Tarraconense y se hallaron 
empotradas en la antigua casa de Castellar- 
nau. Son ambas aras de marmol bianco, sin 
pulimentar y liguran actualmente en el atrio 
del llamado llort d'Olives, propiedad del mis- 
mo D. Fernando de Miro, quien ha reunido 
en esta tinea una verdadera riqueza de colec 
ciones de pintura, armeria, orfebreria, cera- 
mica, bibliografia y numismatica, que merc- 
cen estudio mas detenido. 

Kl ara romana (fig. 9) primera de la de- 
recha del atrio, mide i metro 32 centime- 
tros de altura por 95 centimetres de ancho, 
y conticnc la siguiente inscripcion : 




FIG. I 



GRUPO DK SEPULCROS ROMANOS, CON ORIENTACIONES DIVERSAS 



FVLVIAE PROCVLAE 

C. E. CELSIAE FLAVINIAE 

MATER CAR1SS1MA 

FILIAE. 

En la otra (fig. 8) se lee: 

L. SEPT1M1O 

MANNO 

C. V. 
CONCIL1VM 

P. H. G. 

Encima de esta ara, se hallo el busto en 
bajo-relieve de marmol bianco palido (fig. 7). 
que representa a un jlamen o sacerdote ro- 
mano, en actitud de apagar una antorcha. El 
cabello y Stephanos o diadema que lo cine, lo 
propio que el modelado del rostro, son en e.\- 
tremo interesantes, por los pocos precedentes 
que de los mismos se hallan en la escultura 
romana de los siglos i y n de Jesucristo. Mide 
este relieve 28 centimetres y forma un cua- 
drado. 

En la parte Sur del dicho Hort Lluny, se 
hallaron varias sepulturas formando reduci- 
das camaras mortuorias, cuya planta es rec- 
tangular y cuyos lados eran constituidos por 
cuatro tegulae inclinadas, que, en forma de 
techado, se tocaban en sus aristas superiores 
cubiertas por imbrici, enteros a veces, y otras 
procedentes de deshecho, mientras una tegula 
colocada verticalmente cerraba los extremos. 
Cada sepultura guardaba 
un esqueleto humano, 
siendo curiosa la circuns- 
tancia (como nota el se- 
fior Broca en el trabajo 
dicho,) de que los pies y 
parte de las tibias de uno, 
estaban metidos en la mi- 
tad inferior de un anfora. 
Ademas de muchos tro- 
zos de ceramica, encon- 
traronse tambien dos an- 
foras que contenian dos 
esqueletos de parvulos. 
Estas anforas aparecian 
cortadas o aserradas en su 
parte superior como me- 
dio para introducir el ca- 



daver. Despues de coloca- 
do este, fueron juntadas 
ambasporciones deanfcra. 

Figure al lado de estas 
sepulturas un mortero de 
piedra dura y que debio 
servir para pulverizar las 
substancias empleadas en 
el adorno y barnizado de la 
ceramica, un trozo de fuste 
estriado de columna y otro 
de marmol esculpido de 
forma rectangular, al que 
el Sr. Broca supone frag- 
mento de un pequeno FIG. 2 
cippos, con un circulo en 
relieve que parece ser una corona luneraria, 
un craneo y el hierro de un azadon, de epoca 
no muy posterior. 

Al pic de estas sepulturas aparecio un 
horno de cocer ceramica, semejante a los que 
Bouquiart describe en su 'J'racte dcs arts ce- 
rdmiques ct dcs poterises, y fueron hallados en 
Heiligenberg. Kl diametro del f'ornax del 
Ilort Llnny, de Reus, es de unos tres metros y 
en su centro aparecio una concavidad llena 
de piedras calcinadas y de la cual partia una 
ancha canal que, atravesando dicho grueso 
de pared, salia al exterior en una longitud de 
2 metros 42 centimetres y llegaba al pnvfiir- 
niiitn, de cuva construccion hay vestigios. 





FIG. 3 



SEPULCRO ROMANO HALLADO EN LAS EXOA VACIONES DE IQI2 



SEIM1I.CRO ROMANO DE CERAMICA, HAI.LADO 
EN LAS EXCAVACIONES DE [ f) 1 '2 

Partiendo del ni\ r el superior de la menciona- 
da concavidad, aparecen tres ranuras radiales 
que Servian para el escape del acido carboni- 
co que se desprenderia al calcinarse las pie- 
dras colocadas en la concavidad; calcination 
que debia servir de medio para comunicar 
calor a la camara superior. Kste horno debio 
servir para cocer ceramica vidriada. a juzgar 
por los trozos de arcilla cocida hallados en el 
mismo y varies fragmentos de barniz verde 
cristalizados en forma de carambano, por la 
accion del culor. 

I n segundo fornax (tig. 5) aparecio en la 
misma linca, en la parte Este, en forma de 
zanja, de cinco metros de longitud y uno de 
latitud y otro de profun- 
didad, con cuatro ranuras- 
respiraderos de horno a 
cada costado. Lo forman 
variosarcos de arcilla corn- 
prim ida con unas estre- 
chas separaciones que da- 
ban paso al humo. No hay 
lugar a duda de que las 
teguhv, imbrices, lateres y 
slructura' testacea;, lo pro- 
pio que la profusion de 
dnj'orae, urcei, dolia, y 
cadi, hallados en fragmen- 
tos abundantisimos alrede- 
dor de las sepulturas cita- 
das, se cocian y fabricaban 



123 



en este lugar. Otrosyb/vwcessemejantesse ha- 
bian hallado tambien en la partida llamada de 
Esplnga pobre, entre Castellvell y Almoster, a 
tres kilometres de Reus, y el diligente repre- 
sentante del Sr. de Miro, D. Alejandro An- 
guera, encargado de la administracion del 
patrimonio, hallo en el declive que el mismo 
Hart lluny forma con el torrente vecino, dos 
construcciones de durisimo hormigon, en 
forma de pila circular de mas de un metro 
de profundidad y dos metres de diametro. 
Puedese formular la suposicion de si tales al- 
gibes serviria para amasar el barro, pues apa- 
recian orlados de medio bocel, teniendo en 
el centro una concavidad circular. El senor 
Anguera dispuso se limpiase y pusiese al des- 
cubierto uno de estos algibes, con lo cual se 
pudieron apreciar todas las circunstancias 
enumeradas. 

Asi las cosas, los arqueologos formularon 
la opinion de que el Mas Vilar en la epoca 
romano-cristiana, era una dilatada explota- 
cion agricola, en la cual la produccion de la 
ceramica era inherente a las necesidades de 
misma, y que forzosamente una multitud de 
esclavos con sus familias debian ocuparse en 
las tareas propias dc tal predio rustico. La 
presencia de las sepulturas la explicaban por 
el hecho de que los cuerpos de los agriculto- 
res de la region fallecidos en ella, se enterra- 
ron en aquel campo, como hubieran podido 




FIG. 4 



SEPULCRO OMANO, HALLADO EN LAS EXCAVACIONES DE igi2 



serlo en cualquier otro, echando mano para 
la formacion de las sepulturas de loselemen- 
tos que la industria del lugar les ofrecia, es a 
saber: tegulas e imbrices para los adultos, y 
anforas para los infantes y parvulos. Pero en 
febrero ultimo, (1912), a pocos metres de dis- 
tancia delfornax, y con ocasion de plantar de 
vinedo el mismo campo, sin excavar a mas 
de un metro de profundidad, ban aparecido 
muchas mas sepulturas, analogasa las descri- 
tas, hasta el numero de catorce, en un espa- 
cio menor de veinte metros cuadrados. Dos 
de ellas (fig. 3 y 4) eran formadas por tres 
piedras sillares de diez centimetros de espe- 
sor. por un metro de ancho y cincuenta cen- 
timetros de largo, yuxtapuestas entre si, sin 
vestigios de argamasa, y con dos tegulas de 
forma especial tapando la obertura corres- 
pondiente a los pies. En cada una ha apare- 
cido un cadaver de adulto, pudiendose apre- 
ciar intactas todas las partes del esqueleto, el 
craneo inclusive, pero sin ningun vestigio de 
indumentaria, joyeria ni armeria, ni mucho 
menos vasolacrimatorio, medalla. ni moneda. 
En alguna de las tegulce de estas nuevas se- 
pulturas se ve una P. como marca esgrafia- 
da (fig. 2). Los fragmentos de ceramica halla- 
dos alrededor de estos en terrain ientos, son 
parecidos a los hallados antes en el mismo 
sitio, abundando especialmente los de anforas 
de grandes dimensiones. 

El dia 5 de marzo de 1912 
el Sr. Anguera invito a 
los representantes y aca- 
demicos de las de Buenas 
Letras y Bellas Artes de 
Barcelona, senores D. Gui- 
llermo Maria de Broca, 
D. Manuel Rodriguez Co- 
dola y al que esto escribe, 
para el acto de la apertura 
de los sepulcros y la ins- 
peccion ocular del terre- 
no. Les acompanaron el 
catedratico y Director del 
Instituto General y Tec- 
nico D. Mateo Garreta y 
Fuste, los catedraticos de 



124 




Fisiologia y Literatura D. Marcelino Cillero 
y D. Francisco Cabre, el Sr. Alcalde de Reus 
y Director del Diario D.Jose Ciurana Maijo, 
representantes de La Vanguardia, La Veu de 
Catalunya y de la prensa local, ademas de 
muchos foto- 
grafos y aficio- 
nados a los es- 
tudios de Arte 
e Historia. El 
joven artista y 
literate D. Ce- 
sar Ferrater sa- 
co varies dibu- 
jos a la pluma 
del con junto y 
pormenores de 
los sepulcros, 
que fueron o- 
t'recidos a los 
senores Acade- 
micos de Bar- 
celona para ser- ( IQ . 
vir de comple- 

mento a sus trabajos. El Sr. Anguera orga- 
nize con verdadcra precision los trabajos de 
excavacion y apcrtura de los sepulcros y bajo 
su direccion varios operarios procedieron a 
la dificilopera- 
cionde extraer 
intactos aque- 
llos, removien- 
doel terrenolo 
necesario para 
obtener nue- 
vos descubri- 
mientos. La 
aplicacion de 
una briijula de 
precision para 
constatar la o- 
rientacion con 
que loscadave- 
res aparecian 
colocados, (circunstancia utilisima para el ar- 
queologo y que lamentablemente se suele 
olvidar), no dio resultado alguno, pues en los 
trece sepulcros los cadaveres aparecian todos 



IIOKN'O DE COCKR CERAMIGA 



FIG. 6 



colocados en orientacion diversa y al acaso. 
Todos los presentes, (y nosotros lo hacemos 
muy et'usivamente desde las columnas de 
MVSEVM), agradecieron al Sr. Anguera sus 
atenciones y las facilidades dadas para el exi- 

to de sus in- 
"* vestigaciones y 
estudios. 

El original y 
extenso pano- 
rama que sir- 
ve de marco 
al ffort lluny, 
y que es de 
un gran etec- 
to pintoresco, 
o trece un cla- 
ro indicio de 
la esplendidex. 
y teracidad del 
Affer Tarraco- 
ncnsis, en don- 
de tan intere- 
santcs descu- 
brimientos se han etectuado para la historia 
de la dominacion romana en Cataluna y 
para la de los primeros siglos del cristianismo 
a la ve^, aunque siga en estado de litigio, 

apesar de la a- 
paricion de es- 
ta nueva necro- 
polis, el carac- 
ter religioso de 
estos enterra- 
ni ien tos, que 
n i n g u n d a t o 
concrete ha a- 
clarado hasta 
hoy, si eran pa- 
ganos o cris- 
tianos. De to- 
dos modos, el 
arqueologodis- 
creto y desapa- 
sionado, ante el resultado de estos hallazgos 
recientes y de los anteriores, puede resuelta- 
mente tbrmular las conclusiones siguientes: 
[.' La urbs tarraconense tenia en reali- 

125 




FRAGMKNTOS DE ESCIILTDRA Y ALFARERIA KOMANA 




FIG. 7 



KLAMEN O SAGERDOTE ROMANO, RELIEVE RE MAR.WOL 



ca preferian los materiales de 
construccion de la region a los 
mas lejanos. Respetamos, no 
obstante, la opinion de los ar- 
queologos que afirman que, es- 
pecialmente en la parte epigra- 
fica y escultorica, los materiales 
tambien eran traidos de Italia, 
como acontecia con las estatuas 
de la epoca anterior y posterior 
a Augusto, que llegaban a Ta- 
rragona procedentes de Roma, 
en donde eran labradas. Note- 
mos de paso que en los hallaz- 
gos de la partida de Espluga 
pobre, los materiales proceden 
de las canteras de Castellvell, 



dad la extension que ciertos historiadores le 
asignan y no es exagerada la cifra de un mi- 
lion de habitantes que en epoca de Augusto 
se le atribuye. 

2." La abundancia de primeras materias 
de construccion para las artes arquitectonicas, 
escultoricas y epigraficas, fomento no poco la 
produccion de los monumentos que aiin se 
conservan de la epoca romana. 

3.'' Concretando la aseveracion a los ha- 
llaxgos antiguos y recientes del //or/ Llnny, 
de la partida del Vilar de Reus, puedese afir- 
mar que la necropolis descubierta en el mis- 
mo, era formada por entcrramientosde gente 
esclava y de baja condicion social, lo que no 
obsta para creer que si se practicasen nuevas 
excavaciones no se diese con vestigiosarqueo- 
logicos que indicasen la presencia de otras 
sepulturas de gente de mas elevada alcurnia. 
I, as lapidas de marmol descubiertas en la 
misma partida, y otros fragmentos de mayor 
importancia, prueban cumplidamente este 
aserto. 

4 " Las piedras sillares que forman las 
dos sepulturas de la serie de las descubiertas 
en el corriente ano de 1912, proceden de las 
canteras que aiin hoy se explotan en el veci- 
no pueblo de Vilaseca, segun dictamen del 
maestro de obras reusense D. Pedro Vidiella, 
lo que indica que los constructores de la epo- 




FIG. 8 



ARA ROMANA DE MARMOL, EXISTENTE 
EN EL ATRIO DEL HORT o'OLIVES 



126 



que eran las mas proximas a la misma. 
5." La industria de la alfareria romana 
aparece en los hallazgos del Hort Lluny en es- 
tado muy basto y rudimentario. No hay ves- 
tigio que recuerde los primores de arte y de 
ejecucion que o- 
frecen las Terra- 
mar a del Delta del 
P6, ni los ejem- 
plares de cerami- 
ca sigillata que se 
ban hallado en 
Arretium.Sagun- 
to, y en las regio- 
nes del Aveyron 
y Puy-de-D6me, 
de Francia. La 
construccion de 
los hornos (for- 
naces), y prcefur- 
nia, acusa en cam- 
bio un grado de 
refinamiento en 
los procedimien- 
tos industriales , 
(no artisticos), de 
la produccion de 
la ceramica en a- 
quella epoca. Los 

recientes hallaz- 
gos de hornos de 

cocer ceramica en 

lacomarcadeBer- 

ga (Barcelona), 

pueden dar mu- 

cha luz sobre la 

historia de este 

arte en la Espana 

citerior romana, 

por mas que la 

estructura de los 

hornos de Berga 

preste indicios para suponerlos tres o cuatro 

siglos posteriores a los de Reus. 

6." Es cosa dificil, unicamente con los 

vestigios hallados hasta ahora, concretar la 

epoca de la necropolis descubierta en el Ilort 

Lluny de Reus, ya que lo mismo puede perte- 



' 

, 



/i m 

. \ 




necer al siglo n o in de Jesucristo que a epoca 
muy posterior, haciendo hincapie en la afir- 
macion de que no figura entre los objetos 
descubiertos ninguno que concrete la reli- 
gion que profesaban los habitantes de la re- 
gion enterrados 
en la necropolis. 
7." Del cotejo 
de los vestigios de 
civilizacion roma- 
na y de los trag- 
mentos hallados 
en la necropolis 
reusense, con los 
muchos e intere- 
santisimos que se 
han descubierto 
en el resto del 
Campo de Tarra- 
gona, puede de- 
ducirse evidente- 
mente la condi- 
cion social de los 
moradores de la 
colonia agricola 
reusense. Tam- 
bien, por la au- 
sencia de todo 
fragmento arqui- 
tectonico que in- 
dique alguna es- 
tructura suntua- 
ria o decorativa, 
puede aseverarse 
que los moradores 
de las granjas de 
losalrededores de 
Reus nada tenian 
que ver con los 
opulentos patri- 
cios que residian 
en la urbe tarra- 
conense. Las aras y demas fragmentos de 
arte decorativo, que se han hallado en el re- 
cinto reusense, confirman la opinion de los 
arqueologos que creen que nuevas excava- 
ciones mas profundas resultarian fructuosas. 

ARTURO MASRIERA. 

137 



FIG. Q. ARA ROMANA EXISTKNTE EN EL ATRIO DEL HORT o'OLIVES 




CATEDRAI. DE TARRAGONA 



I. A. PROCESION DE LAS RATAS 



LOS ASUNTOS PROFANOS EN LAS ESCULTURAS 
DE LAS IGLESIAS ESPANOLAS 



COSA extrana resulta, a primera vista, el 
que, como motivo ornamental, en la 
decoracion de los templos catolicos, se hayan 
empleado con Ire- 
cuencia cscului- 
ras, cuyo signili- 
cado parece rciii- 
do con la austeri- 
dad del culto cris- 
tiano. Pero, pcn- 
sando un poco, 
encuentrase laex- 
plicacion tacil- 
mentc, unas vc- 
ces, por el simbo- 
lismo, otras por 
la necesidad que 
siente el artista de 
manifes tarsus im- 
presiones, y otras 
por el deseode ha- 
lagar al personaje 
6 entidad que cos- 
teaba la obra, 6 
bien de ridiculi- 
zar a alguien que 
no le fuera simpatico; asi tenemos en algunos 
templos, sobre todo en los de la epoca me- 
dioeval, asuntos bien extraiios y alguno de 




SANTA MARIA DEI. FSTANY 



significacion dificil, pues lo mismo puede 
ser una representacion simbolica que una 
satira de algim suceso contemporaneo. 

Los principales 
asuntos profanes 
representados en 
nuestras iglesias, 
los podemos cla- 
siticar en seis gru- 
pos: simbolicos, sa- 
tiricos, de costum- 
bres, historicos, 
fanldsticos y qui- 
mericos. 

Cada unodelos 
grupos cultivase, 
mas o menos, se- 
gun la epoca, de- 
bido esto, tanto a 
las influencias ex- 
traiiascomoal me- 
dio ambiente en 
que vivia el artis- 
ta y a las necesi- 
dades decorativas 
que el estiloartis- 
tico desarrollado exigia. Asi tenemos que los 
maestros entalladores dieron la preferencia al 
genero simbolico en los primeros tiempos del 



CAPITELES DEL CLAUSTRO 



cristianismo, y despues cuando esta religion 
triunfa sobre las demas, y la soberbia huma- 
na, alterando la doctrina de Cristo, hace que 
surjan los cismas religiosos, aparecen la satira 
y la quimera ; asi 
como las luchas feu- 
dales y el deseo de 
perpetuar sucesos de 
actualidad engen- 
dran los cuadros de 
costumbrcs, tan f re- 
cue n t e s entre los 
maestros tallistas del 
siglo xv; del mismo 

modo, que la nece- 
sidad de perpetuar 

un suceso grande y 

de t ran seen den cia 

engendro la compo- 

sicion historica. 
En Espaiia, por 

lo tanto, encontra- 

mos las esculturas 

simbolicas entre los 

escasos restos de los 

templos primitivoso 

sea periodo romani- 

co y latino-bizanti- 

no, en que, a imita- 

cion de lo que hacian los cristianos de las 

catacumbas, vemos en los relieves murales, 

capiteles y sepulturas, ciertas liguras simbo- 




SANTA MARIA DE I.IPOI.I. 



licas, como el pe^ (simbolo de Cristo), la pa- 
loma, (que representa el candor), el lagarto 
(la soledad), el gallo (la vigilancia), el perro 
(la fidelidad), el conejo (la destruccion), etc. 

La escultura fantas- 
tica aparece en Es- 
pafia en los templos 
romanicos, alternan- 
do con la simbolica 
y con las luchas en- 
tre los hombres y en- 
tre estos y los ani- 
niales, asuntos que 
se repiten en capite- 
les y cornisas desde 
el siglo xi al xv. 

Las leyendas de 
monstruos asolando 
pueblos y campos, 
fueron muy vulga- 
res en la edad me- 
dia, y las vemos re- 
presentadas en mu- 
chas iglesias. 

En el siglo xn, tan- 
to en el condado de 
Barcelona como en 
CAPITEL DEI. CI.AOSTRO Castilla, iniciase un 
periodo de adelanto, 

y al unirse el monarca castellano con la hija 
dc Herenguer HI afianzase la pax y da lugar 
a la construccion de monumentos, como los 




TARRAGONA 



FRAGMENTO ESCULTURADO DEL CLAUSTRO 

129 



de Ripoll, SanCucu- 
fatedel Valles, Gero- 
na, Tarragona, etc., 
en que los artistas 
lucen sus facultades 
en este genero de es- 
cultura alternando 
con los asuntos reli- 
giosos, Ilegando asi 
hasta el final del pe- 
riodo ojival, en el 
cual son variadisi- 
moslos extranosani- 
males que forjo la 
imaginacion del ar- 
tista, empleados al 
principio timida- 
mente en gargolas y 
capiteles; que alter- 
nan luego, o son sus- 
tituldos por motives 
geometricos y vege- 
tales. En este periodo 
artistico y en los co- 
mienzos del Renaci- 
miento, o sea en los 
siglos xiv, xv y xvi, 
es donde hemos de 
buscar las esculturas 
protanas mas intere- 
santes. 

M. Maeterlinck, 
erudito arqueologo, 
director del Museo 
de Gante, en una 
obra que ha publi- 
cado recientcmentc, 
q u ie re demostrar 
que este genero de 
escultura nos Cue im- 
portado por sus pai- 
sanos; sin notar que 
antes de que estos 
estuvieran en rela- 
ciones con Espana, 
ya se producian es- 
culturas, que au- 
tores extra njeros atri- 




SAN BENET DE BAGES 



CAPITEL DE LA PUERTA 
DE ENTRADA 




TARRAGONA 



CAPITEL DEL CLAUSTRO 



buyen a sus artistas, 
cuando son acepta- 
bles, y califican de 
mufiecos cuando los 
creen de espanoles. 
No he de negar la in- 
fluencia que el arte 
flamenco ejercio so- 
bre la escultura es- 
paiiola; pero de esto 
a pretender, como el 
pretende, que hasta 
los refranes espano- 
les, puestos en accion 
por los entalladores, 
scan tambien flamen- 
cos, media gran dis- 
tancia; pues en pri- 
mer lugar hay algu- 
nos de tales apolo- 
gos que son repre- 
sentados en Espana 
con anterioridad a la 
influencia flamenca, 
y en segundo, vemos 
conocidos artistas fla- 
mencos que apren- 
dieron su arte en Es- 
pana, y hasta algu- 
no tue discipulo de 
maestros espanoles; 
no dcmostrando un 
a pel lido extra njero el 
que tambien lo sea 
el artista que lo llc- 
vo, puesto que artis- 
tas con nombres fla- 
mencos nacieron en 
Espafla y en ella 
aprendieron su arte, 
mientrasotros,como 
Gil Fernandez, cuyo 
nombre no puedeser 
mas espafiol, nacio 
en Flandes en el si- 
glo xv. 

Hecha esta peque- 
fia digresion, mo- 



130 




SANTAS CREUS 



CAPITEI. DEL Cl.AUSTRO 



tivada por el afan paternal de los extranjeros las 
que estudian nuestro arte someramente, y cor 
nos perdonan la vida, como el portu 
gues del cuento, seguimos nuestra 
relacion. 

En el claustro de la catedral de Ta- 
rragona, en San Juan de los Reyes de 
Toledo, en la Colegiata de Gervatos, en 
San Millan de Segovia, etc., etc.. abun- 
dan labrados en piedra los asuntos de 
oticios y costumbres y apologos como 
el del gato y los ratones, c! asiw Jlau- 
tista. la cigi'iena v la ^orra, viendose 
alguna vez representados los vicios y 
pecados, con tal naturalismo, que no 
es facil describir tales esculturas; pero 
donde verdaderamente pueden estu- 
diarse todos los asuntos es en las tallas 
de los coros, tanto monacales como 
catedralicios, pues siendo esta parte de 
los templos lugar en que habian de 
reunirse, bien los canonigos y benefi- 
ciados, bien los monjes, en <11 habia 
mas facilidad para que se viera la obra; 
puesto que en los retablos, la santidad SANTAS 



del lugar no permitia mas asunto que 

el religioso. 

Los primeros coros fueron senci- 
Ilos y obra solo de carpinteria, y los 
mas antiguos que ban llegado hasta 
nosotros son de arte mudejar y oji- 
val, pero sin que se labren con lujo 
hasta el reinado de los Reyes Cato- 
licos. 

Encontramonos con un grupo de si- 
llerias talladas, de arte ojival, analogas 
a las de Miraflores, Siguenza, Segovia, 
San Juan de los Reyes, Palencia, Bar- 
celona, Tarragona. Zaragoza, etc., que 
apenas si presentan entre sus tallas re- 
presentaciones humanas, estando sus 
paciencias 6 misericordias constituidas 
por agrupaciones de lollajes, alternan- 
do con aves de rapifia y frutos y con 
monstruos y animates variados en las 
de Oviedo. Seo de Zaragozu, Tarrago- 
na y Barcelona, que pertenecen ya a 
un periodo mas adelantado, en que 
tallas animadas van empleandose en de- 
ar los doseles y brazadas de los sillones. 




CAP1TEL DEL CLAUSTRO 
'3' 




CATEDRAL DE TARRAGONA 



CAPITELES DEL CLAUSTRO 




CATEDRAL DE LE^N 



CAP1TELES HISTORIAUOS 




ZAMORA 



En la catedral de Barcelona, vemos repre- 
sentada una miijer liando a tin diablo con una 
cuerda, (signiH- 
cacion de que la 
mujer es mas lis- 
ta que el diablo); 
hay tarn bien ca- 
ms humanas ges- 
ticulando, anima- 
tes fantdsticos, un 
ccrdo con /lores 
(significandoqui- 
zas la frase de 
echar margaritas 
a puercos), figu- 
ms soplando con 
/'uelles, otras li- 
rando de los bi- 
gotes a una gran 
car a barbitda, 
una pare] a amo- 
rosa, etc. , etc. 

La silleria del 

coro de Plasencia y todas las demas de su 
mismo tipo abundan en tallas de asuntos 
profanos, entre 
los que recorda- 
mos: MM hombre 
cepillando con 
una garlopa una 
pie^a de madem. 
chicos jugando a I 
moscardon, auto 
de /e, una mujer 
en cuclillas den- 
tro de barreno, 
suer te del loro, 
hombre peludo 
cabalgando sobre 
animal extrano, 
paje Iticliando con 
un oso encadena- 
do, guerrero a^o- 
tado par una da- 
ma, fraile hacien- ZAMORA 
do el amor a una 

mujer que hila con rucca, una mujer y un cer- 
do, etc. Todas estas tallas son del siglo xv, 



SILLERI'A DEL CORO 




y, por lo tanto tienen un caracter ojival bien 
marcado, y, por ende, inconfundible. 

En la catedral de 
Zamora halla- 
mos: lafdbula de 
la ^orra y la ci- 
giiena, osa con ca- 
chorros que acu- 
de a un panal de 
miel, f miles con 
alas de murciela- 
go, monos y dia- 
blos con mitra, 
cerdo tocando la 
gaita, mono to- 
cando el tambor, 
sahnistas cuyos 
cuerpos son odres 
de vino, etc. 

En laiglesia de 
Santa Maria de 
Najera vemos, a- 
demas de las ta- 
llas grotescas y de costumbres, escudos he- 
raldicos y una estatua de guerrero que repre- 

senta al rey Don 
Garcia, fundador 
del Monasterio, 
escultura muy 
bien tallada en 
alto relieve. Re- 
presentase al rey 
vistiendo cota de 
malla y armadu- 
ra completa, co- 
llar sobre lacora- 
za, manto real, la 
cabezadescubier- 
ta y en gallarda 
actitud, y el cas- 
co guerrero a los 
pies. Es una es- 
tatua muy bien 
proporcionada, y 
SILLER(A DEL CORO no se advierte en 
ellainfluenciaes- 

tranjera de ninguna suerte, y denota ya un 
gran adelanto precursor del Renacimiento. 



'34 




KbfKUDUCCION, THOMAS -BARCELONA 



LE6N. CORO DE SAN MARCOS 
DETALLE DE LA SILLERlA 




CATEDRAL DE SF.VII.LA 

Se encuentra colocada bajo un airosodoselete 
de caladas labores. rematado en un heraldico 
escudo con las armas de Navarra y las de la 
Abadia, que eran una jarra de azucenas, tres 
flores de lis, mitra, baculo y las cadenas. 

Las catedrales de Leon. Zamora, Astoria 
y Sevilla tienen los coros mas interesantes, 
desde el punto de 
vista objeto de este 
articulo. 

En tableros, bra- 
zales y misericordias, 
hay profusion de 
asuntos sumamentc 
curiosos, por ejem- 
plo: eldemonio en un 
conjesonario. figttras 
hilando, oti'as con los 
pies en un cepo. mu- 
jer dando de mamar 
a un asno, ccrdo to- 
cando la gaita, dama 
que ayuda a! galdn a 
entrarporla ventana, 
miisicos, panadcro , 
campanero, jugado- 
res de cartas, luchas 
con animates, pelea 
de muchachos, un en- 




SITIAL ALTO DEL CORO 

tierro \ otros muchos que representan vicios 
sociales; asi corno los citados son re francs en 
accion o cuadros de costumbres, Por no hacer 
la relacion interminable, concluyo citando 
un tornca a caballo cntre dama y guerrero. en 
que este es derribado por aquella (parece sig- 
nificar los foLmosos jiticios de Diosj, y una fies- 
ta que es popular en 
Andalucia, conocida 
con el nombre de 
gallumbo o toro en- 
maromado corrido 
por las calles. 

Retratos de per- 
sonajes tenemos en 
la silleria de San Be- 
nito de Valladolid, 
obra ejecutada en el 
ano 1628, segun ins- 
cripcion que existe 
en dos de los sitiales. 
Fue su autor el enta- 
llador castellano, co- 
nocido con el nom- 
bre de maestro An- 
dres, autor tambien 
de las de Santa Ma- 
ria de Najeray Santo 
CAPITKL Domingo de la Cal- 



i37 




zada. En los respaldares de los sitiales de esta 

interesante silleria, vemos diversas figuras re- 

presentando san- 

tos, perocon ellas 

alternan represen- 

taciones de perso- 

najesquesinduda 

fueron protecto- 

rcs del Monaste- 

rio y se quiso ha- 

cerconstarel agra- 

decimiento de la 

com u n id ad de- 

jando talladas sus 

imagenes y nom- 

bres en el lugar 

donde todos los 

dias habia de a- 

sislir. 

Los personajes 
representadosson 

ASTOR'iA 

los siguientes: Kl 
rey Don Garcia. 

I'undador del Monasterio de Benedictines de 
Najera, segun la inscripcion que entre los 
brazales se lee, y 
que dice asi: RLS 
GARTIAS FUN- 
DATOR BNE. M. 
NAGKRI. Pre- 
sentase la imagen 
de 1). Garcia vis- 
tiendo ropaje de la 
epoca del maestro 
entallador, ciiien- 
do espada y media 
armadura. Kn otro 
sitial aparece tal la- 
da una ligura de 
guerrero con ar- 
madura completa, 
espada corta y es- 
cudo y entre los 
brazales la leyen- ASTORQA 
da CID CATA- 
DINE. Enlasilla 

que hace el numero dieciocho esta una ligura 
con larga toga y un libro en la mano derecha, 



PACIENCIA DE LA SILLERIA. 
MUCHACHO ROBANDO PANES 




la inscripcion dice DON FERDINADS. 
Son muy interesantes las dos tallas que re- 

presentan, respec- 
tivamente, a los 
reyes D. Enri- 
que 11 y D.Juan I 
en traje de corte, 
y la del Gonde 
castellano D. San- 
choGarciacon in- 
dumentaria deca- 
ballero del siglo 
xv y un libro en 
la mano. La ima- 
gen de D. Fernan- 
do de Gundisal, 
lundador del Mo- 
nasterio de Ar- 
lanza, viste arma- 
dura com pleta, 
lanza con bande- 
rola y cruz, casco 
con cimera, com- 

puesta de pluma, corona de laurel, torre y 
un angel con cruz. El Conde Osorio esta 

representado con 
armadura, cota y 
malla y manto y 
en la mano un lar- 
go espadon y final- 
mente la del rey 
D. Juan II, vistien- 
do ropaje corto, 
bonete, manto, es- 
pada y cetro y la 
inscripcion REX 
10NES 2.MUNI- 
F1CUS*. 

En general, to- 
das estas escultu- 
ras, estan labradas 
con gran sobrie- 
dad y no son muy 
puras de lineas, lo 
cual les da un mar- 
cado as pec to de 

pesadez, que puede atribuirse a la poca prac- 
tica que tenian aiin los maestros entalladores 



PACIENCIA DE LA SILLERIA. 
MONO PEINANDO A ON NINO 



'38 





HERCULES NINO 



CARTHJA DE BURGOS 



LEON VORAZ 



en el modelado de la figura humana, cosa 
que no sucedia con trozos ornamentales, 
en lo que tenian mas evidente habilidad. 

Entre los a- 
suntos histori- 
costratadospor 
los maestros 
en talladores, 
son notables 
los tableros de 
las sillas bajas 
de la catedral 
de Toledo, o- 
bra del maestro 
Rodrigo ejecu- 
tada en el ano 
1496. Repre- 
sentanseen es- 
tos tableros 
distintosepiso- 
dios de la Gue- 
rra de Grana- 
da, tales como 
asaltos de for- 
talezas, entra- 
das triunfales, 
etc.,enlosque, 
si bien el dibu- 
jo y la perspec- 
tiva dejan mu- 
choquedesear, 
en camblo hay 
tal lujo de de- 
talles y es tan 




EjHBHj 




LEON 



movida la composicion, que resultan unos 
relieves sumamente curiosos e interesantes. 
Notase en ellos marcada influencia alemana, 

sobre todo en 
la indumenta- 
ria de algunas 
figuras. Las 
composiciones 
son de tal inge- 
nuidad, que, 
en algunas, el 
artista, que- 
riendo expre- 
sar bien claro 
el asunto, acu- 
mula unas fi- 
guras sobre o- 
tras y no con- 
tento con po- 
ner numerosos 
detalles, escri- 
be el nombre 
de la poblacion 
o asunto repre- 
sentado. 

Kn el relieve 
correspondien- 
te a la Toma 
de Alhama, ve- 
mos una puer- 
tade muralla y 
algunostorreo- 
nes: en aque- 
CAPITEL Ha un hombre 



CAP1TEI. 



descorre el rastrillo, en la parte alta del muro 
cuatro guerreros de luengas barbas se defien- 
den, con penascos y armas blancas, del ejerci- 
to asaltante, en el cual figuran dos soldados 
que con escalas de madera llegan 
a las almenas del muro; vemos, 
tambien, un ballestero en actitud 
de disparar, un trompetero, un 
artillero que da fuego a un canon 
y un sirviente de este con dos 
cargas. I'no de los asaltados pone 
como escudo el cadaver de otro 
soldado y en el fondo se ven caba- 
lleros que ya ban asaltado la for- 
tificacion y tremolan un estan- 
darte con la cruz. En un torreon 
se lee en letra gotica la palabra 
ALHAMA, y en el fondo se per- 
lilan caballos, cascos y ballestas, 
parasignificar un ejercitositiador. 

Todos estos pormenores estan 
presentados conforme a los datos 
que existen referentes a la toma 
de Alhama, en la que cl Marques 
de Cadiz dispuso que Juan de 
Ortega con 30 escaladores y 300 
hombres escogidos efectuaran una 
sorpresa; y asi lo efectuaron, dan- 
do muerte a los centinelas y fran- 
queando la puerta por donde en- 
traron, mientras que el grueso del 
ejercito sitiador asaltaba por el lado opuesto. 

En el siglo xv es cuando masapogeo logra 
el empleo de la 
escultura pro- 
fa n a en los 
templos, tanto 
en la talla en 
madera, como 
cuando escul- 
pen en piedra, 
siendo de no- 
tar mas la in- 
tencion de las 
figuras y su 
gran sabor de epoca que la perfeccion en el 
modelado y buena composicion. Implantado 
ya en Espana el arte del Renacimiento, des- 




CATEDRA.I. DE MURCIA 

i'll-ASTKA DE LAS SILLAS HAJAS 




CATEDRAI, DE SEVILLA 



aparecen estos asuntos como motive orna- 
mental de los templos, quedando solannente 
cl asunto historico y el retrato en las capillas 
o iglesias de fundacion o patronato, y el sim- 
bolo y alegoria empleado en igual 
forma que el arte romano, base 
de la decoracion plateresca. 

En la silleria de la Catedral de 
Burgos, que es una de las mas ti- 
picas del periodo plateresco, ve- 
mos en el respaldar de la silla ar- 
zobispal un relieve representando 
el RAPTO DE El'ROPA, extra- 
no asunto para una Catedral, que 
no sabemos si tendra un signifi- 
cado especial o sera solo muestra 
de la influencia del clasicismo pa- 
gano. 

* * 

Los maestros ental'adores de 
las primerasepocasde la escultura 
espaiiola distinguieronse por su 
modestia, no estorzandose nunca 
para que su nombrc pasara a la 
posteridad, ni desdcnandose en 
emplear su talento en obras de 
uso frecuente, y lo mismo escul- 
pen un Crucifijo que cincelan un 
caliz o decoran una puerta o un 
banco; y la mayoria de ellos nos 
serian desconocidos sino hubiera 
sido porque sus nombres quedaron escritos 
en algunos documentos; sabemos, por ejem- 

p 1 o , que los 
maestros.t/;. 
Mii^a y .-1/voH- 
di trabajaron 
en las tallas de 
La Seo de Za- 
ragoza por el 
ano 1412; Juan 
Milldn, natu- 
ral de Talave- 
ra, en San Juan 
de los Reyes de 
Toledo por el ano de 1494; Juan Navarro, 
Francisco y Antonio Gomar en la Seo en el 
ano 1446; Mafias Bonaje, en la Catedral de 



SILl-ERIA DEL, CORO. TOi-NEO ENTRE 
UN CABALLERO Y UNA DAMA 



140 




LEON. SAN MARCOS. DETALLE DEL CORO 



Barcelona en 1457; Maestros A ndres y Nicolas 
y los hermanosAmutio, en Santa Maria de Na- 
jera en el 1493; Martin de Ayala en la catedral 
de Coria en el ano i5i4; Maestro Teodorito en 
Leon en 1481; Maestros Roberto y Nicolas en 
Astorga por el i55i; Maestro Marco, Juan de 
Ecija, Nufro Sdnche^. Gon^alo, Gomes, Ho- 
ro^co y Juan Alemdn, discipulo dc Juan Fer- 
ndnde;. en la Catedral de Sevilla, desde el 
ano 1461 hasta el i5i2; Rafael de Leon, monje 
toledano que labro la sillcria del Monastcrio 
de San Martin de Valdeiglesias (hoy cate- 
dral de Murcia); el riojano Pedro Arbulo en 
San Asensio en i5f>g; el navarro Esteban dc 
Obrav con Juan Morcto y Nicolas Lobalo en 
la del Pilar de Zaragoza por el ano 1542, y asi 
otros varios, que con Andres de Ndjera. Cen- 
tellas. Vigarnv, Anc/ieta y Berruguele forman 
un plantel de maestros escultores cuyas obras 
merecen ser conocidas y estudiadas. 

Al terminar el siglo xv llegan a Espana las 
tendencias artisticas que tenian por base el 
clasicismo pagano y el estudio de la forma, y 
la evolucion se verifica porque el espiritu de 
la epoca asi lo exige, desapareciendo el mis- 
ticismo para buscar la realidad: se huye de la 
sencillez y se cae en la exageracion; existien- 
do un periodo de lucha, perfectamente defi- 
nido, entre las ideas antiguas y la tendencia 
llegada de Italia, y en el cual son indecisos. 
no solamente los asuntos desarrollados, sino 
tambien la forma de ejecutarlos. Pertenecen 
a este periodo los Coros de las Catedrales de 
Leon, Artorga, Zamora, Sevilla, Plasencia, 
Oviedo y otras, que contienen multitud de 
asuntos que son verdaderos cuadros de cos- 
tumbres, habiendolos, ademas, fantasticos, 
alegoricos y caprichosos, llegandoasi hasta el 
siglo xvi en que se entra en pleno Renaci- 
miento, siendo los asuntos tratados: histori- 
cos, biblicos y religiosos, presentados por lo 
general con realidad y sencillez. 

Sustituye a la ornamentacion ojival, la 
que recibio el nombre de plateresca, que dio 
origen al estilo arquitectonico asi denomina- 
do, en el que portadas, retablos, rejas cate- 
dralicias, sepulcros, etc., se dividen en varios 
cuerpos cuyas lineas generates estan dentro 



de las teorias de la buena escuela clasica; pero 
recubiertos los pianos de una profusa deco- 
racion compuesta de plantas, cartelas. bichas, 
monstruos, flguras humanas, columnitas, re- 
pisas, etc., genero a que hubieron de suje- 
tarse los maestros entalladores, tanto en pie- 
dra como en madera, y de aqui la gran im- 
portancia que alcanzaron los tallistas en este 
tiempo, profesion que no desdenaron los mas 
habiles escultores, puesto que la escultura de 
gran tamano no tenia por entonces campo 
donde desarrollarse. 

Por el ano 1453 vino de Bretana el escul- 
tor Lorenzo de Mercadante y labra en Sevilla 
el sepulcro del Cardenal Cervantes, dejando 
alii, entre otros discipulos, a Nufro Sanchez y 
a Dancart, que mas tarde labran la silleria 
del coro de la Catedral, en alguno de cuyos 
relieves se nota la influencia del maestro. 
Domenico Florentin trabaja en Alcala de 
Henares, Egas de Bruselas en Toledo, Cor- 




SANTO DOMINGO DF, LA CALZADA 

DETALLE DE LAS SILLAS BAJAS 



142 




m TALLAS MONSTRUOSAS Y FANTAST1CAS 
DEL CORO DE LA CATEDRAL DE PLASENCIA 




El. FUEGO DEI. AMOR 




1 

1 



DAMA Y CABALLERO CON PERROS 



EL DIABLO LIADO FOR UNA MUJER Y h'RAILES EXORCIZANTES 
CATEDRAI. DE BARCELONA MISERICORDIAS DE LA SILLERIA DEI. CORO 





ASUNTO BliRLESCO 




. 



DEVANANDO I T N OVII.LO 



MISER1CORDIAS DE I.A SILLERIA DEL CORO 





CATEDRAL DE BARCELONA 

nelis de Holanda en Castilla, y asi otros va- 
rios. que, atraidos por nucstras rique/as, vi- 
nieron a Espana buscando campo para el 
desarrollo de sus facultades. y formaron es- 
cuelas de las quesalieron maestros tan nota- 
bles como Alonso de Lima. I'ernando Garcia, 
Lorenzo Bonifacio. Chacon. Apontc, Bona/'d. 
y otros que florecieron al linalizar el siglo 
decimoquinto. 

En los comienzos del xvi, gran numero 
de artistas espaiioles se esfuerzan por ir a 
Italia, de donde venian las corrientes del Re- 
nacimiento, y entre los escultores mas nota- 
bles figuran: Berrugiiele. Vergara. Siloe. 
Obrar. Machuca. Damidn torment. Becerra, 
etc., que logran el progreso de la escultura 
espanola dentro del gusto plateresco, que a 
partir de aqui fue el predilecto de los enta- 
lladores que trabajaron en las iglesias, y entre 
los que sobresalieron: Andres de Nd/era. que 
trabaja en San Benito el Real y en Santo Do- 
mingo de la Calzada; Alonso Berrugitete en 
Toledo; Cornielis y Juan Rodrigo en Avila; 
Villoldo. Vigarnv y Giralte en Toledo; Cubc- 
ro y Jorge Common en Barbastro; Simon de 
Bueras. Jaqucs y Felipe de Borgofia en Bur- 
gos; Verdstegui y Juan de Verniete en Hues- 
ca; Doncel en San Marcos de Leon; Cristobal 
de Salamanca en Montserrat; Valdivia en 
Ubeda; Soils y Juan Anges en Orense, y algu- 
nos mas que ya hemos citado, y otros cuyos 
nombres no se ban conservado, y que conti- 
nuaron cultivando el estilo plateresco, en re- 



tablos, sillerias y portadas en todo el siglo xvi, 
perdurando los esfuerzos de algunos en el si- 
glo xvn; pero haciendose la decadencia cada 
vez mas patente hasta llegar al barroquismo 
en cuyo periodo muy pocos escultores supie- 
ron sobreponerse al mal gusto imperante y 
de cuya epoca no existen en las iglesias, mas 
obras escultoricas, que imagenes de santos, 
grupos de ninos y fantasias ornamentales, no 
volviendo a aparecer mas los asuntos profa- 
nos en la escultura de los templos, como no 
sea en los monumentos funebres, en los cua- 
les, adcmas del retrato, se desarrollan compo- 
siciones historicas y alegoricas. 



El mundo escultorico animo, pues, con 
donosas chanzas, con satiras que hoy nos li- 
brariamos de hacer, con burlas que no se 
emplcarian sin riesgo de levantar general 
protesta, lugares en los que nos choca hallar 
tales manifestaciones. 

Aparecen, pues. estas, a nuestros ojos, 
como cosa sorprendente e inesperada cada 
vez que damos con una de ellas. 

Quedan en estas paginas reproducidos va- 
rios ejemplos de burlescos asuntos tallados 
en paciencias de coros catedralicios o labra- 
dos en la piedra. El genio de lo comico no 
se detuvo en el umbral de las iglesias, sino 
que penelro en ellas sin cortapisas de ningun 
genero. 

A menudo, visitando un claustro, fijan- 



146 




F'ASTOK Y OVEJAS 




ASCNTO BIJRLESCO 



MISERICORDIAS DE LA SILLEBIA DEI. CORO 





CATEDRAI. DE BARCELONA 

dose en un capitel, o en la talla de una sille- 
ria de coro, se descubren representaciones 
que hacen asomar la sonrisa a los labios. 
Ocurre ello muy frecuentemente 

Muy curioso resultaria ofrecer, reprodu- 
cido en un libro, cuanto de caracter comico y 
grotesco dejaron en iglesias espanolas los ar- 
tifices medioevales. Constituiria una docu- 
mentacion interesante que habrla de sor- 
prender, por su caudal, y a la vez como ma- 
nilestacion del espiritu satirico en aquellos 
siglos en nuestro pals. Queda, todavia, mu- 
cho por hacer para que se propague el cono- 
cimiento de todas las facetas con que se pre- 
sento la decoracion escultorica. Agrupados 
por series y por epocas los asuntos, se facili- 
taria lo indicado, y tanto como elementos de 



AVES EXOTICAS 

consulta, fueran medio de mostrar en vision 
rapida y sistematizada lo que de tal linaje 
poseemos, y es solo conocido aisladamente. 
Claro que ello implicaria una labor vastisi- 
ma; pero no imposible: con tiempo por de- 
lante y buen deseo, cabria dar cima a ello, si 
se asociaran para realizarlo unos cuantos 
hombres de buena voluntad. 

Para la historia de la escultura espanola 
en particular, tanto como para poner de re- 
lieve manifestaciones del espiritu en aquellos 
siglos, no resultara obra baldia; por el con- 
trario, de utilidad y no escasa. Acrece, aun- 
que lentamente, ahora con algiin mayor em- 
puje, nuestra biografia artistica, y dicho se 
esta cuan dificil es hacerlo todo de una vez. 
PELAYO QUINTERO ATAURI 



148 







KhPKODUCClON, THOMAS-BAHCELONA 



BRAZAL DE UNA SILLA DEL CORO 
EN SAN MARCOS DE LEON 




(A) 



MALLA ANDALUZA SIGLO XVII 



ENCAJES A MANO 



LA intuicion artistica y especial aptitud 
que para las labores distinguen a la mu- 
jer, ban resultado adecuadas, mejor dicho, 
ban coincidido con la indole de la tecnica del 
encaje. La ejecucion de esta maravillosa y 
sutil labor, que exige paciencia suma en el 
agente productor y admirable rapidez para 
poner en accion los bolillos, sin imprimir al 
cuerpo el mas ligero movimiento, encajan en 
el modo de ser de la mujer, tanto en las que 
practican este arte en lujosas moradas, para 
mero pasatiempo, como en las campesinas. 
habiles artistas, que sentadas en el umbral de 
su vivienda, se entregan a la silenciosa labor; 
cuadro que constituye nota caracteristica y 
pintoresca de muchas poblaciones rurales, 
donde es compartido dicho trabajo con las 
faenas del campo y los quehaceres de la casa 
propios del sexo femenino. 

No es de sorprender, pues, que la aristo- 
cratica dama y la obrera hayan de consuno 
puesto el mayor cuidado y actividad para el 
progreso del arte de la encajeria a mano, lle- 
gando a perfeccionarla extraordinariamente 
e introducir tal linaje de labor en los palacios 
reales, en las estancias de los magnates, en 
castillos, conventos, escuelas, talleres y en 



los mas humildes hogares, siendo un pode- 
roso lenitivo en los momentos de tedio y 
desaliento de las clases poderosas, y haciendo 
mas atractiva, llevadera y util la vida con- 
templativa del claustro, y, finalmente, cons- 
tituyendo un medio de sustento de multitud 
de familias artesanas. 

Demas que, ha dado a conocer infinidad 
de ciudades, villas y pequenos lugares, que 
llegaron a imponer a dicha manufactura su 
propio nombre, y proporciono un medio de 
vida, una fuente de riqueza popular. 

El encaje se produce por cruzamiento y 
enlace de hebras de algodon, hilo, pita, seda, 
plata u oro, a la mano, por medio de aguja, 
lanzadera, palillos o bolillos, sujeto a un ar- 
tistico dibujo, resultando un tejido ligero, 
adornado de flores y follajesde borde u orilla 
dentellado (textum denticiilatum o bien una 
labor de randas entretejidas con gran acopio 
de hilos, con que se simulan figuras, flores y 
motives ornamentales, segun sea la tecnica 
especial que exija la clase de encaje que se 
pretenda ejecutar, de lo cual se desprende 
que el encaje, verdaderamente, no es mas 
que un bordado de fondo claro y esmeradisi- 
ma labor. 



Antes de estudiar los diversos procedi- 
mientos que constituyen la industria enca- 
jera, no estara de mas conocer su historia. 

El caracter de esta publicacion no permi- 
te entrar en excesivos pormenores; una rapi- 
da indicacion de las epocas y nacionalidades 
que practicaron la importantisima industria 
que nos ocupa. bastard a nuestro objeto; para 
lo cual recurriremos a las consideraciones y 
datos que sobre el particular nos proporcio- 
nen autores de reconocida competencia. los 
cuales, apoyados por otros de periodos prece- 
dentesal en que vivieron, fundamentaron sus 
asertos en antiguas tradiciones y datos his- 
toricos debidamente documentados. 

En los Libros sagrados se mencionan bor- 
dados y encajes de gran merito y extraordi- 
naria suntuosidad; en el ilxodo. en el Libro 
dc los Reves y en los l^rwerbios. se describen 
riquisimos paramcntos que adornaban los 
templos. o se usaban en ceremonias religiosas. 
Concedese a los egipcios maestria y extraor- 
dinaria aptitud en el arte del encaje, del cual 
se ad m Iran en el Museo de Lion notables 



ejemplares, procedentes de la antigua Tebas, 
capital del Alto Egipto la ciudad de las cien 
puertas, cantada por Homero, lo propio 
que de Menfis, y, por ultimo, de necropolis 
coptas. 

En Grecia y Roma tambien se rindio tri- 
buto al bordado y a los trabajos a la aguja, 
especialmente en los tiempos de Alejandro y 
Augusto, siendo el hilado, tejido y bordado 
preferente ocupacion de las jovenes de las 
clases elevadas. 

El bordado, conocido desde los tiempos 
remotos, aplicado a las telas tupidas decora- 
das con hilo y sedas de colores, y muy en 
boga desde el siglo xn al xv, fue lo que in- 
dujo a la ornamentacion de aquellas por me- 
dio de encajes con ellas combinados, ya como 
tondo, franja o entredos; que, segun su tec- 
nica especial, reciben diferentes nombres. Se 
impuso la nccesidad de cambiar el procedi- 
miento del bordado, que resultaba mono- 
tono, pues sobre tupido tejido la decoracion 
en hilo bianco o seda policroma no producia 
la impresion artistica que se deseaba; y de 




(A) 
152 



MALLA ANDALUZA SIGLO XVI (pRAGMENTO) 




IB) 

ahi el enriquecer las telas, combinandolas 
con el encaje, o supliendo espacios de estas 
con motivos de encaje. 

Las modificaciones que ha sufrido el pro- 
cedimiento del encaje, es facil indicarlas. Del 
bordado sobre tela o de tbndo tupido, se paso 
al de fondo cortado, eliminando tela del teji- 
do y elaborando con la aguja la red o malla 
de un nuevo tejido. Se verifican tantos re- 
cortes o cataduras como sean necesarios para 
constituir el dibujo, que se debe seguir a 
punto de feston. En un pedazo de cartulina, 
colorida por una desus caras y colocada sobre 
la tela, se calca el dibujo, o se pincha ligera- 
mente todo el contorno con un altiler, po- 



MALLA MUDEJAR (?) SIGLO XVI 

niendo la cartulina sobre la tela, y se vuelve 
a pasar. echando un polvo colorido, el cual 
deja trazado el contorno. Impresionado el 
dibujo, y fijado con allileres sobre la almoha- 
dilla, se traza alrededor del mismo una urdi- 
dura, introduciendo el hilo entre los de la 
tela. En esta disposicion se empieza el tra- 
bajo, siguiendo toda la urdidera con punto a 
feston. Se ven muchos ejemplares de punto 
cortado, enriquecidos con calados anadidos a 
la orilla del trabajo, para lo cual se observa 
lo propio que se ha hecho a feston, atrave- 
sandoen su extremidad un alliler, y se trazan 
tantos puntos a caballo, cuanto se consideran 
necesarios paracompletaroextender el dibujo. 




(c) 



PUNTO A HILO TIRADO. ITALIA. SIGI.O XVI 




(D) 

Tambien se saca determinado numero de 
hilos, dejando espacios para el dibujo, super- 
poniendo los otros grupos en cordoncillo o 
trencilla, o bien reservando las Mores y la 
parte ornamental, quitando la tela y siguien- 
do el dibujo de aquellas. Ademas se quitan 
los hilos longitudinalmente, y se borda sobre 
el fondo claro, asi preparada, lo que consti- 
tuye el bordado llamado a kilo tirado (c), pro- 
cedimiento usado en Oriente desde muy an- 
tiguo, y que Venecia aprendio y llevo a un 
grado de perfeccion admirable, segun vere- 
mos al tratar especialmente de los encajes de 
esta procedencia. 

Entre los procedimientos antiguos em- 
pleados en la decoracion de las telas de hilo y 
algodon, usadas en Espana, figura la malla 
(retis annulus) que consiste en un tejido claro, 
o de redes anudadas, ejecutado con aguja o 
lanzadera. En Italia fue conocida con el 
nombre de punto a maglia quadra (lads) de 
cuya procedencia figuran, en el Museo de 
Arte Decorativo y Arqueologico de Barcelo- 
na, los ejemplares que reproducimos, de los 
cuales dos son de principios del siglo xvi y 
uno del xvn. La malla bordada, decorada 
con hojas y filacterias dispuestas en sentido 
diagonal y paralelamente, dentro las cuales 

i5 4 



MAI.LA CATALANA DEL SIGLO XVI 

se lee la inscripcion Liberta (F), constituye 
lo tipico de uno de tales ejemplares. Otro esta 
decorado con leones heraldicos (B) rampantes 
y afrontados, separados por un motivo vegetal 
semejando un arbolillo, (este ejemplar tiene 
todas las trazas de ser mudejar, pero en el 
Museo consta como italiano) y la malla ama- 
rilla, bordada de bianco, del siglo xvn, cuyo 
motivo ornamental lo forman la vid y fruta, 
dispuesto horizontal y verticalmente para po- 
derse aplicar en ambos sentidos (i). Tambien 
Francia adopto este procedimiento, conocido 
en el siglo xvi con el nombre de resuils; con 
el de lads (trabajo de hilo entrelazado) en 
el xvii y xvni, y actualmente con el dejilets, 
habiendo alcanzado en la vecina nacion su 
primitiva importancia, aplicandose como ac- 
cesorios del mueblaje, sustituyendolos ta- 
pices, colgaduras, colchas y otros para- 
mentos. 

Espana ya hemos indicado que conocio 
este procedimiento decorative desde muy an- 
tiguo, siendo notables las mallas castellanas, 
y sobre estas las andaluzas y catalanas. 

En casi todas las catedrales de Espana y 
del extranjero se encuentran paramentos, mas 
o menos notables, algunos semejantes a los 
que reproducimos, y que corresponden a los 




MAI.LA ANDAI.UZA SIGLO XVI O PillNCII'IOS XVII 



siglos xv, xvi y xvu; y por lo quo relic-re a punto de malla bordada con ijuamiciones de 

nuestra region, son raras las iglesias rurales cncaje a la vez. 

y sufraganeas que no cuenten con palios, Al Museo de Arte Decorative y Arqueo- 

panos de altar y tohallas de comunion de logico pertenece el velo o palio del altar (n) de 




MALLA ANDALU2A SIGLO XVI O PH1NCIPIOS XVII (KRAGMENTO) 

1 55 



malla de hilo bianco y de industria catalana, 
que acompana estas lineas, cuyo importanti- 
simo ejemplar, de original dibujo, representa 
a la Virgen de pie, nimbada poligonalmente, 
en forma de capilla, teniendo a la diestra al 
Arcangel San Gabriel, con cetro en la mano 
derecha, mientras que con la otra mano pa- 
rece indicar el momento de iniciar la saluta- 








(a) 



MALLA ESPANOLA SIGLO XVII 



w 

1 56 



MALLA ITALIANA SIGLO XVI 



cion. En el propio lugar otra Virgen, en 
igual posicion que la primera, aparece ro- 
deada de angeles y querubines, los cuales 
campean, alternativamente, entre pajaros, 
jarros con flores y cruces. Asoman entre nu- 
bes, en la parte superior del lado izquierdo, 
el Padre Eterno, y en el espacio intermedio 
entre aquel y la Virgen, el Espiritu Santo. 
Pisan las susodichas figuras una orla ajedre- 










(H) 



MALI.A ESPANOLA SIGLO XVII 



cedencia, y de propiedad del coleccionista y 
vocal de la Junta de Museos D. Manuel Mo- 
rales Pareja. Una de ellas, del siglo xvn, es 
de hilo, bordada (A), y la decoran los motives 
ornamentales siguientes: el escudo de las ar- 
mas de Espana, Castilla, Leon, Cataluna, 
Navarra y en el centre el pequeno escudo de 
los Borbones timbrado por la corona real y 
cobijado por manto sembrado de armino, que 
lo cubre por entero, destacandose cerca de la 
orilla, y en el centre del manto, la parlante 



zada, dispuesta en cruces. Esta peregrina 
composiclon corresponde al siglo xvi, y, tal 
vez, se inspire en un paramento mas primi- 
tive. Precede del Convento de Religiosas de 
Castellfollit de Boix (Cervera). 

Para probar la bondad de las mallas de la 
region andaluza es suficiente fijar la atencion 
en los dos ejemplares de la mencionada pro- 




(0 



MALLA ITALIANA SIOI.O XVII 

I 5 7 



granada. Rodean el escudo dos ramas de lau- 
rel unidas por una lazada; a cada lado de la 
parte superior figuran sendas pifias en forma 
de hoja lanceada; dos ginetes en caballos em- 
penachados y afrontados se hallan inmedia- 
tos al escudo, y sujetan las bridas con la mano 
derecha, mientras que con la otra tremolan 
una banderita. Los espacios restantes estan 
decorados por dos grandes jarros conteniendo 
florones, uno por lado. A manera de orla, 
siguiendo toda la malla, se desarrolla un mo- 
tivo ornamental compuesto de pajaros y flo- 
res, alternados con aves de diversas formas. 
Corre casi por toda la orilla de dicho para- 
mento un fleco compuesto de borlas de forma 
triangular dentellada. 

No es menos importante la malla de hilo 
bordada, de propiedad del precitado Sr. Mo- 
rales Pareja (E). El motivo ornamental esta 
integrado por figuras de mujer cabalgando en 



ciervos, y por pajaros posados en la mano 
derecha con larga pluma en la cabeza, los 
cuales se repiten longitudinalmente en hilera 
en la parte superior. Separa los ciervos un 
jarro con follaje igual a la malla anterior, el 
cual se repite por mitad y en sentido contra- 
rio, al grupo central, ocupando los espacios 
intermedios flores, leones rampantes, y otros 
animales. Cierra la descrita composicion una 
guirnalda de flores y borlas que constituyen 
una orla, adornada por fleco deshilado en la 
parte inferior. 

Procedente de la nueva coleccion que 
formaba el profesor que fue de la Escuela de 
Bellas Artes de Barcelona, D. Jose Pasco, 
son los dos ejemplares analogos, consistentes 
en dos mallas bordadas, espanolas de ignora- 
da localidad (H). El motivo ornamental esta 
distribuido en tres secciones cuadradas, desta- 
candose en el centro de la superior una cruz 




GUGLIELMO CIARDI 

i58 



LA ADUANA DEL MAR EN VENECIA 




BEPPE CIARDI 



florenzada dentro de un jaquelado ormado 
por dos trianguios, encuadrado por porcio- 
nes semejantes a meandros adornados con 
florones. Rodean este grupo palomas afron- 
tadas, separadas por arbolillos, en numero 
impar; en la parte superior inmediata a lo 
descrito se lee repetido cuatro veces RE y, 
mas arriba, donde concluye la malla, a ma- 
nera de orla, campea la inscripcion Agnus 
Dei quitoli... (la S se halla dentro de la ante- 
rior decoracion). En la parte superior de la 
segunda seccion decorativa se leen letras de 
interpretacion dificil (C. R. ^D? T o R 
+ E. D. E. I. E. S. E. O. o N. + E R.) 



RAYO DE SOL DESPUES DEL HURACAN 

destacandose en el centro una cruz de base 
triangular desproporcionada, de fondo jaque- 
lado cobijada por hojas, al parecer, de parra, 
y, finalmente, la ultima e interior seccion 
esta formada por un floron radiado de gran- 
des follajes. Rodea la composicion total (de 
las tres secciones) una cenefa de follajes on- 
deados. 

La malla gemela de la descrita, se dife- 
rencia por el motivo ornamental de su pri- 
mera seccion (G), que representa el Cordero 
Pascual entre lacerias y vegetales, dispuestos 
en cruz, descansando en los angulos interio- 
res del cuadrado. CARLOS DE BOFARULL. 



ECOS ARTISTICOS 



CONGRESO ARTl'STICO 1NTERNAOIONAL. CuatTO 

grandes entidades artisticas de Francia la Socie- 
dad nacional de Bellas Artes, la Sociedad de artis- 
tas franceses, la Sociedad de Arquitectos y la Aso- 
ciacitfn Tazlor, secundando las iniciativas del 



Comite local de la seccion francesa, convoca a los 
artistas de los diferentes paises interesados en el 
movimiento artistico internacional, a un Congreso 
que se verificara en Paris durante los dias 14, i5 y 
16 de Junio. En i\ se trataran los temas siguientes 



1 5 9 



Reglamemo tipo de Exposiciones y Concursos 
internacionales. Reglamentacion del derecho 
de copia en los Museos de Arte moderno. De- 
rechos de reproduccion*. Propiedad artistica. 

Podran tomar parte todos los artistas que prac- 
tiquen el arte o la ensenanza del mismo. 

Cuota de un congresista: 10 francos para los 
adheridos y 5 para las personas dc la familia de los 
mismos. 

Los anistas espanoles que deseen tomar parte 
en el Congreso habran de dirigir su inscripcidn a 
una de las direccio- 
nes siguientes: 

Al senor presi- 
dente de la Sociedad 
de pintores y escul- 
tores, calle de los 
Canos, numero i; a 
los senores presiden- 
tes de las secciones 
de Pintura, Escultu- 
ra o Arquitecturadel 
Circulode Bellas Ar- 
tes, calle de Alcala, 
numero 7, o al secre- 
tario del Comiti per- 
manente, Don Jos6 
Garnelo y Alda, Pa- 
seodeRecoletos, nu- 
mero 5, antes del dia 
5 de Junio. 

Lascuotasseabo- 
naran en Paris al te- 
sorero de la Societ6 
d'Artistes francais, 
M. Focillon, Grand 
Palais des Champs 
Elysees, Cours-la- 
Reine, porte D. 

Exi>osici6N DE ARTE 
HIST6RICO. La Aca- 
demia provincial de 
Bellas Aries de Gra- 
nada, con la cooperacidn y apoyo material de aquel 
Ayuntamiento, convoca una Exposition de Arte 
histo'rico para el mes de Junio del presente ano, 
con motive de las fiestas del Santisimo Corpus 
Christi y Feria real granadina. 

La tradicion artistica de Granada y el gran fio- 
recimiento que en ella tuvieron antes y despues de 
la Reconquista las Bellas Aries e industrias deriva- 
das de las mismas, formaron una gran riqueza de 
este genero, que exornd iglesiasy palacios, llegando 
hasta las casas mas humildes, en las que no es raro 
hallar hoy objetos de interes historico y artistico, a 
pesar de la continua investigation de los anticua- 




MAXIMINO PENA 



riosy mercaderes, queadquiereny exportan cuanto 
encueniran de algun mrito o valor arqueol6gico. 
Pero tal cumulo de riqueza artistica, producida 
principalmente en los siglos xvi y xvn, es casi des- 
conocida de la aclual generation granadina. Dise- 
minada en su mayoria en las iglesias, conventos, 
palacios y casas principales de la ciudad y su pro- 
vincia, con6cense de ella tan solo las obras capita- 
les de pintura y escultura, por contados iniciados 
en tales verdaderos misterios de arte, siendo su 
vulgarizacidn una conveniente obra de propaganda 

local, no s61o entre 
los habitantes de es- 
ta ciudad, sino prin- 
cipalmente entre los 
numerosos viaje'ros 
que en todo tiempo, 
y con especialidad en 
la epoca de las Fies- 
tas del Corpus, visi- 
tan aquella ciudad. 
Por ello la expre- 
sada Academia, invi- 
tada a coadyuvar de 
algun modo al es- 
plendor y amenidad 
de dichas fiestas por 
el Ayuntamiento, ha 
creido que la mejor 
forma de hacerlo no 
era otra que la orga- 
nizacion de la expre- 
sada Exposici6n de 
Arte historico, que, 
gracias al esponta- 
neo y generoso ofre- 
cimienio del colec- 
cionistabelga M. Hu- 
berto Meersman, se 
celebrara en el nue- 
vo local construido 
por dicho senor, ex- 
profeso para Museo, 
en su finca Carmen 
de los Martires, de la Alhambra. 

La Exposici6n estara abierta desde el 5 al 20 de 
Junio, pudiendo figurar en ella cuantas obras y ob- 
jetos artisticos y arqueo!6gicos se hallen en Grana- 
da, comprendidos desde la 6poca prehist6rica hasta 
fin del primer Imperio francos en el siglo xix, y las 
de procedencia gianadina o referentes a su histo- 
ria que se encuentren fuera de aquella provincia. 

EL NUEVO CAMPANILE. El dia 25 de Abril fue 
inangurado en Venecia con gran pompa el nuevo 
Campanile, reconstruido con sujecio'n al que se 
vino al suelo en 14 de Julio de 1902. 



CABEZA DE ESTUUIO 



|60 




EI.I'AS SALAVERR(A 



LA 1>ROCESION DEL CORPUS EN LEZO 



EXPOSICION NACIONAL DE BELLAS ARTES. MADRID 



MIL doscientas son las obras de Pintura, 
Escultura y Arquitcctura, que compo- 
nen la actual Kxposicion. La seccion mas 
nutrida es, como viene ocurricndo siempre 
en esta clase de Certamenes, la de Pintura. 
Las otras dos no llegan, en el prcsentc, a un 
centenar de obras. 

Kl mayor ni'imero de expositores corres- 
ponde a la region valenciana; siguenle Ma- 
drid y Cataluna, Sevilla y Malaga; el resto 
precede de la totalidad de las provincias. 
Portugal ha enviado tambien unas cincuenta 
y tantas pinturas y esculturas. Invitados por 
el Ministerio de Instruccion Piiblica y Bellas 
Artes los principales artistas del pueblo her- 
mano, estos han acudido, haciendo honor a 
la invitacion con produccionessobresalientes. 

En la Pintura, mejor dicho, en la paleta, 
se nota una regresion hacia el casticismo 
valga la palabra, de las escuelas espaiiolas. 
Han desaparecido cuasi por conipleto las in- 
fluencias que ciertas colectividades y perso- 
nalidades de paises donde el abolengo picto- 



rico no tienc la importancia historica y este- 
tica que en la peninsula iberica ejercian 
sobre parte de la juventud. LI fntnrisino to- 
davia no ha asomado por aqui; y en mi juicio, 
y a ju/gar por las muestras que he podido ver 
de la nueva moda de que es portaestandarte 
Marineti, no alincara entre nosotros. Para 
profetizar esto, me ("undo en la potencialidad 
de la estetica naturalista que alienta en el 
arte espanol en general. Por lo que ataiie a 
los sujetos de las obras e.xpuestas en el pa- 
lacio del Parque de Madrid, ese naturalismo, 
a que acabo de aludir, ha inspirado las dos 
terceras partes de las pinturas y esculturas 
exhibidas. 



I'n Catalan, un guipuzcoano y un madri- 
leiio han alcanzado los tres primeros premios. 
Rusinol, por sus paises y jardines Glorieta del 
Fauno vie jo (Aranjuez), Glorieta (idem), Jar- 
din del Mon/orie (Valencia) y otras tres obras 
mas; Salaverria, por un gran lienzo que se 



191*. II. N. 5. 



161 



titula y representa la Procesion del 
Corpus en Le^o (Guipuzcoa); Martinez 
Cubells por varies cuadros de asuntos 
marineros: De vuelta de la pesca, Se- 
cando las velas, Marineros del Cantd- 
brico, etc. De Rusinol no he de ha- 
blar: su obra y su estilo son bien co- 
nocidos; de Salaverria, pintor des- 
conocido que alcanza por primera vez 
una medalla de oro, si dire que si 
bien no es, en mi juicio, una obra 
completa la que le ha proporcionado 
la alta recompensa citada, tiene, sin 
embargo, trozos magistrates dc color, 
de expresion y de factura. El grupo 
de los sacerdotes es muy bello, y algu- 
nas cabezas de los que van en la pro- 
cesion admirables. De Martinez Cu- 
bells es de alabar la justeza de las to- 
nalidades, la amplitud y simplicidad 
del toque, el sentimiento de la reali- 
dad que avalora todas las pinturas 
que presenta. 

Dignas de emparejar con las cita- 
das, han traido a este Certamen: Chi- 
charro, El jorobado de Burgohondo (Avila), 
cuadro notabilisimo por lo original de los 
tipos y del asunto, por el realismo que el pal- 
pita, lo que tambien es de admirar en el 




CARLOS VERGER 



EL CAMINO DE LAS CRUCES 




FELIX BORRELL 



mismo grado en La mo^a de la sandia y en 
El tio Carromato. En cambio, el retrato de 
la famosa bailarina Tortola Valencia es una 
nota funambulesca vista a traves de las com- 
binaciones de luces 
con que se presenta 
en sus bailes Loie Fu- 
ller; Alvarez Sotoma- 
yor, recuerda a cier- 
tos maestros neerlan- 
deses en su cuadro 
Paisanos gallegos, ca- 
lidamente dibujados; 
Alvarez Sala, nos da 
la vision de una esce- 
na de costumbres cos- 
tenas en el hermoso 
lienzo Pescadores de 
mariscos : vision de 
una realidad admira- 
ble; Cortes, tieneacier- 
tos de primer orden 
PAISAJE DE LA SIERRA en El ex-voto, cuadro 



162 



de caracter religiose, atavico. La figura del 
orante parecearrancada de un cuadro espanol 
del siglo xvn; la cabeza del obispo, es asi- 
mismo, una nota castiza de gran realidad; 
Huidobro acierta por complete en su cuadro 
El cane, escena naturalista de la goljeria de 
estas grandescapitales; Carlos Verger, tempe- 
ramcnto dra- 
in a t i c o , sino 
tan certero co- 
in o en pasa- 
das exposicio- 
nes, sin em- 
bargo ha trai- 
do una obra 
discreta titula- 
da Camino de 
las Cruces; Pi- 
nazo hi jo ex- 
pone un gran 
triptico que 
lleva por titulo 
Knredos del 
diablo y el re- 
trato de unase- 
norita. En el 
primero es dc 
notar el con- 
cienzudo estu- 
dio que de las 
(lores (rosas en 
su mayoria) te- 
las y naturalc- 
y.a. muerta, ha- 
ceelartista.sin 
que, al 1 la mar 
yo la atencion 
sobre este par- 
ticular, deje de 

reconocer que en tal triptico hay riguras, 
como por ejemplo el viejo del platon de la 
derecha, muy bien pintadas. 

Echague ha traido dos lienzos, uno de 
grandes dimensiones; tiene este por titulo La 
fiesta de los Cojrades en un pueblo de Cerde- 
na. Peca de monotono por la composicion y 
la indumentaria de los tipos, todos femeni- 
nos; pero tiene cabezas bien pintadas, y aim 




riguras enteras. Rodriguez Acosta presenta 
un cuadro mistico, En la celda. La natura- 
leza muerta es, en tal pintura, un acierto 
grande. La figura del fraile poco solida, sin 
embargo esta muy sentida. Mas solidas de 
color son Paquilla y Maria Luisa, dos lindos 
retratos de muchachas, del mismo artista. 

Moreno Car- 
bonero.que ve- 
nia con varies 
retratos todos 
notables y tres 
cuadros para 
luchar por la 
Medalla de ho- 
nor, se retiro 
otorgando su 
votoal maestro 
valenciano Pi- 
nazoel viejo. 
La obra delini- 
tiva de Mo re no 
Carbonero es, 
en mi juicio, la 
que titula Pri- 
mera parle de 
la escena del 
I'estin en la in- 
sula de! Gobier- 
no de Sancho 



JULIO ROMERO DE TORRES 



dro, por el co- 
lor y la dispo- 
sicion de la es- 
cena, por la fi- 
dclidad y acier- 
to con que es- 

LA SIBILA DE LA ALPUJARRA tan pintadas a- 

quellas frutas, 

dulces, fastuosa vajilla, parece obra de Fyt 
o de Snyders en colaboracion con figuras 
nobles de Villavicencio, aun cuando la de 
Sancho parece flamenca. Por alii cerca Lo- 
pez Mezquita tiene varias telas, una ya co- 
nocida de los barceloneses (el Retrato de Ca- 
rolinita), otra que diticilmente podra supe- 
rarse como estudio justo del natural, como 
nota sana de color, y que senala el Catdlogo 



.63 



con el titulo de La tia Sabina. Quiza no tan 
sincera de factura, pero no menos magistral, 
en lo tocante a la interpretation del modelo 
(una linda cabeza de jovencita, de ojos lumi- 
nosos y llenos de inteligencia es), llama justa- 
mente la atencion; I-'ruit d'ltspagnese titula, 
y su autor un notable artista barcelones, Car- 
los Pellicer. Tambien de mano de otro artista 
de Barcelona, para mi desconocido, hay en 
cste Certamen notabilisimo cuadro, que se 
dice Dexpiics de la Misa. Todo alii es bueno; 
color, perspectiva, sentido estetico, senti- 
miento de la realidad, luz. 

La Misa de los etnigrantes, de Barrau, es 
una escena Lin poco I'ria y gris; pero en donde 
hay u n conjunto de estudios fisionomicos 
digno de sincere aplauso; y de Fillol una 
elegia titulada / Y el mar siempre a^ul! poco 
solida de color, de modelado e incluso de 
verdad por lo que atane al titulo tambien. 
De los hermanos Zubiaurre son conocidos 



ya varios de los cuadros que exponen, por 
ejemplo Flores a Maria, Bodas de Oro y Ca- 
ciques y mendigos, ambas obras de Ramon y 
Valentin, respectivamente, y las mas intere- 
santes que aqui figuran, estan dentro, por 
completo, de la conocidisima manera que di- 
chos artistas tienen de interpretar los tipos de 
su region, de pintar y de ver la luz. Y tal 
acontece con los cuadros de Julio Romero de 
Torres. Este artista, como los citados herma- 
nos Zubiaurre, atenido a su estilo arcaico, 
exhibe un gran lienzo que titula La consa- 
gracion de la copla, otro Las dos sendas y tres 
retratos; el mejor, en mi juicio, es el de la 
Carbone. 

Cecilio Pla, Fillol, Gomez Novella, Go- 
doy, Frances y Mexia, y Labrada, han traido 
tipos sueltos y retratos todos notables, algu- 
nos sobresalientes. Yo quisiera recordar 
cuantas notas de valor hay expuestas para 
anotarlas aqui; pero, a lo dili'cil de tal esfuer- 




EUGENIO HERMOSO 



EN EL BERROCAL 




OLORIKTA (ARANJUEZj 

TOR SANTIAGO RUSINOL 



zo de memoria, se une el escaso espacio de 
que puedo disponer. Asi, pues. mencionare 
tan solo aquello que sobresalga notoriamente 
del conjunto. Tal acontece con las treinta y 
cuatro obras del maestro Pinazo que forman 
un grupo instalado especialmente. Aquella 
pintura que por encima de todas las lucubra- 
ciones modas, teorias y escuelas que se ban 
sucedido en estos ultimos veinticinco anos, 
recibe ahora la sancion del mundo artistico 
espanol, con la medalla de honor, cs la mas 
noble, pura y genuina expresion de la paleta 
valenciana realista y brillante, facil y t'resca, 
que conserva las cualidades que hicieron in- 
mortales a Orrente y Ribalta. Cuanto pueda 
decirse en elogio de los retratos que trazo el 
pincel de Pinazo, y en esa instalacion expues- 
tos; de aquellos deliciosos estudios de desnu- 
dos femeninos; de aquellos cuadritos y apun- 
tes, no rebasara de lo justo. 

Como considero justo apuntar que de 
Masriera (D. Luis) es digno de mencion el 
lienzo que titula El hijo prodigo. Bien agru- 



padas las figuras, discretisimamente dibuja- 
das, si un tanto falso de color en general, es 
este cuadro una obra recomendable. Mas no- 
ble en este particular del color es otro cua- 
drito de Brull y Vinolas que titula Ninfa, y 
dos retratos de muchachas, muy simpaticas 
ciertamente, llamadas Rosario y Angelita, asi 
como una figura que se titula Anoran^a. 

El paisaje esta baslante bien rcpresentado 
en este Certamen. De Cataluna proccden be- 
llas muestras de tal pintura. Rusinol trae seis 
paisajes; Meifren tres notas de una misma 
gama, Meifren es un poeta, y hace mas poe- 
sia que realidad; Cerda cuatro paisajes-mari- 
nas muy interesantes. Gelabert otros dos 
lienzos del mismo estilo. Baixeras seis car- 
bones dignos de su fama, que representan 
otros tantos lugares de Madrid Stolz varies 
paisajes solidamente dibujados. No menos 
dignos de encomio son los trcs que de Toledo 
exhibe Andrade. Quita Pesares es un cuadro 
que representa un perdon visto a pleno sol y 
pintado por Ibaseta. De Tolosa y Alsina son 




JAVIER CORTES 

166 



EX-VOTO 




VENTURA ALVAREZ 



PESCADORAS DE MARISCOS 







CARLOS REIS 



LA FERIA 



,67 



Hojas secas y Albores de Primavera, dos mo- 
mentos de la Naturaleza bien vistos. Vallcorva 
presenta una serie de mas de cincuenta im- 
presiones de viaje (paisajes en su mayoria) y 
una marina muy notable, de las costas de 
Asturias. 

El secretario de la Academia de Espana 
en Roma, el veterano Hermenegildo Este- 
van, tambien se hace presente, al cabo de 
largos anos de ausencia, con cinco paisajes de 



en la pintura de marina entiendo que debe 
comprenderse la vida del marinero, la de los 
pueblos costenos, la vida de a bordo, ademas 
del espectaculo del mar. Exceptuado Marti- 
nez Cubells, Pinole, que trajo un cuadro de 
tipos de marineros, y algun que otro pintor 
(cuyo nombre no recuerdo ahora) que ha 
pintado una cabeza de hombre de mar, lo 
restante de alguna importancia se debe a 
Martinez Abades, a Gartner y a Verdugo 




RICARDO IIRGELI. 

Italia, entre los cuales descuellan los titula- 
dos: Paisaje de Piedilugo y Lago de Piedi- 
litgo. Otro viejo maestro, Espina, ha traido un 
gran paisaje y varias aguafuertes notabilisi- 
mas, de paisaje tambien. Ferrandiz ha apor- 
tado un gran lienzo que titula Fajalausa. 

La pintura de marina, poco cultivada en 
Espana, tiene minima representacion en este 
Certamen. Me apresuro a hacer constar que 



EL ULTIMO ALFILER 

Landi. El primero, en Un golpe de mar tiene 
trozos muy justos del primer termino: el se- 
gundo exhibe un discrete estudio de mareja- 
da en aha mar: el tercero titula Puesta del 
Sol su cuadro y acierto en el efecto de luz y 
en la perspectiva. 

Llorens ha traido tres notas, dos de las 
cuales son del genero que venimos resenan- 
do. justisimas de color y llenas de poesia: 



1 63 



Felez, exhibe entre otros cuadritos, un Re- 
cuerdo de Venecia muy agradable: Bertodano 
varias impresiones de gran realidad entre las 
cuales descuellan las tituladas Noroeste y En 
la playa... Y aqui termino el relate, pues an- 
tes de poner punto final a tan ligera impre- 
sion, quiero decir algo de los artistas portu- 
gueses. jAh! Hermoso, aun cuando dentro 
siempredesLi 
notaycon los 
m ism os ti- 
pos, nos ofre- 
ce un cuadro 
co mo suyo. 
muy realista: 
En el berro- 
cal; y un a- 
cierto de co- 
lor, El plato 
a^ul. En la sa- 
la de los por- 
tugueses so- 
bresalen los 
retratos y dos 
cuadros. Son 
de esos ulti- 
mos los me- 
jores, los pin- 
tados por Car- 
los Reis. I'no 
es el retrato 
del Dr. Ave- 
lino Montei- 
ro, otro el de 
la Excelentisi- 
ma seiiora do- 
na Adelaida 
de Lima. Ks 
la paleta de 
Carlos Reis 
valiente y calida, y el artista sabe emplearla 
magistralmente y como conviene a los suje- 
tos. Ambos retratos son dos obras maestras. 
Tambien es muy bueno otro retrato que 
Malhoa titula Verissimo, y notables tres ico- 
nicas debidas a Bordalho Pinheiro. El senor 
Bordalho Pinheiro es una gran personalidad 
del arte. Distinguese por la elegancia con 




FERNANDO ALBERT! 



que dispone las figuras y por una vision del 
color, sino muy real, pues resulta un tanto 
seca su paleta, bastante simpatica. Mas jugo- 
sas me parecen la de Carneiro y la de Manoel 
Pinto, quien cnvia dos cuadros muy bellos 
de factura y de color titulados Boa Aide y 
A ceia dos porcos. Carneiro sobresale en un 
bello retrato de mujer (Retrato de Maria). 

Con el nume- 
ro i ,006 sefia- 
la el Catdlogo 
una hermosi- 
s i m a m e d i a 
tigura debida 
al senor Da- 
vid Estrella, 
que lleva por 
titulo La ora- 
ci/>n . y otra 
con el 1,007, 
I 'na vieja bea- 
la. no menos 
bien pintada. 
Las Aban- 
donadas de 
Constantino 
Fernandez 
merecen un 
a plans o por 
la verdad que 
en tal pintura 
resplandece. 
Especialmen- 
te en la ligura 
de la joven, 
esta visto el 
natural dc un 
niodo admi- 
rable. Feste- 

.[. KNJAMBRF. . , ,, 

jando o San 

Marlinho, obra de Malhoa, es un cuadro 
naturalista a la manera de los de Brauwer y 
Van Ostade. Tiene trozos soberbios como 
atisbos de la realidad, cuales son la tigura del 
primer termino y varias cabezas. L'hommeau 
gros net de Eduardo Alfonso de Vianna, es 
una bella muestra de pintura castiza, y como 
la mayoria de la portuguesa aqui representa- 

K39 



da, tiene intimo parentesco con la de las cla- 
sicas escuelas espanolas. A Feira, escena de 
la vida rural, recuerda asimismo la manera 
de interpretar nuestros artistas coetaneos al 
aire libre. 



Yo quisiera eludir de esta somerisima re- 
seiia, la de la seccion de Escultura. Ni limi- 
tarme puedo a senalar unas cuantas obras de 
las que ban merecido recompensa official, 
porque todas ban sido premiadas: caso ver- 
daderamente singular Mas como es precise 
decir algo, algo dire. 

Capuz (inlluido por Rodin) presenta un 
gran grupo que titula Paolo c I-'rancexca: el 
torso de ella esta noblemente modelado. Ade- 
mas tiene este artista otras cuatro obras, en- 
tre ellas el retrato de la esposa del pintor So- 
rolla. Canalias y Yintro se muestra discreti- 
simo en todas sus esculturas, cspecialmente 
en el busto Marino y en la estatua Pescador. 
Huerta es el autor de los tres tro/.os de escul 
tura mas a- 
certados de 
este (Certa- 
in e n , a u n 
cuando apa- 
rezca insegu- 
ro en la linea. 
Sus trabajos 
7or.vo(i ,097), 
Estudiodedes- 
nudo ( 1,095) 
y Naturale^a 
son notables, 
siq u iera en 
este ultimo 
haya que de- 
plorar el tor- 
so del bom- 
bre y el del 
dibujo de las 
piernas de la 
m u j e r. D e 
Marinas re- 
cuerdo un es- 
tudiodenino CARLOS VAZQUEZ 




muy blando de modelado; de Ynurria dos 
retratos, uno en bronce y otro en mar- 
mol, de Don Jose Montoya y de Lagartijo, 
ambos soberanamente modelados; de Ben- 
lliure un insuperable busto en plata de una 
hija del Sr. Morote; de Blay otros dos retra- 
tos: el del Conde de Romanones y el de Don 
Gumersindo de Accurate, y como cuanto pro- 
duce este artista, sobriamente dibujados y 
modelados; de Borras. un discrete retrato 
decorative en bronce, del comandante Capape, 
y una no muy afortunada estatua del poeta 
Zorrilla. 

Entre las obras de composicion figuran 
ademas de las primeramente senaladas, En 
siic/io, grupo con partcs discretas, pero no 
muy atbrtunado de dibujo ni acertado en el 
modo de ver el natural; Al fin. . tarde, esce- 
na de un realismo repugnante (un ahogado 
en una barca) pcro no exenta dc bellezas de 
ejecucion, obra de Jose Mateo Larrauri; Mo- 
numento a I'eelhovcn, muy discrete y en con- 
junto un tamo monotone; la tigura, sobre 

todo la cabe- 
za del excelso 
musico , me 
parece bas- 
tante acerta- 
da. De Perez 
y Perez es un 
grupo titula- 
do Per don; 
de Ri da ura 
hay una esta- 
tua muy dis- 
creta, que se 
titula Por la 
vida; de Pra- 
dell y Pujol 
unacabezade 
hom bre, en 
marmol, que 
es obra apre- 
ciable por la 
s i n c e r i d a d 
con que esta 
estudiado el 

LUNA DE MIEL ITlOdelo J del 



170 




VUELTA DE LA PESCA, FOR 
ENRIQUE MARTINEZ CUBELLS 




PLEGARIA, FOR MANUEL LOPEZ DE AYALA 



maestro Montserrat se cuentan dos obras, 
Dulce carga, una mujer desnuda con el nene 
sobre los hombros, y una buena Cabe^a de es- 
tudio, en bron- 
ce; de Sangui- 
netti.un valien- 
te retrato de su 
maestro el ma- 
logradoQuerol, 
lleno de carac- 
ter y vida; de 
los Herman os 
Osle, cuanto 
han enviado es 
ya conocido, 
pues lo princi- 
pal liguro en la 
Exposition de 
Barcelona de 
1911; de Arnau 
y Mascort re- 
cuerdo un mar- 
mol que tiene 
por titulo La 
old, y represen- 
ta a un joven salvando a una joven, de la ola 
que la envuelve. No son mas que dos cabe- 
zas, pero estan bien modeludas, aim cuando 
la del Salvador, que es notable, resulta un 




tanto inexpresiva. De Joaquin Bilbao son dos 
obras: la mejor una estatuilla marmorea de 
gitana, titulada Carmencita De Rubio Rosell 

(Roberto), hay 
tres esculturas 
blandamen te 
modeladas que 
tienen por titu- 
los, Oration y 
sueiio, Puesta de 
Sol y El hombre 
busto de niiio 
e s t a ultima, 
notable por el 
amor con que 
esta estudiado 
el natural. 

Seis estatua- 
rios portugue- 
ses han concu- 
rrido.Sus obras 
son discretas en 
treneral. DCS- 



JOSE CAPIJZ 



I'AOI.O E FRANCESCA 



cuellan un gru- 



po en yeso de 
Teixeira Lope/,, titulado A caridade y otro 
del mismo autor qLic lleva por lema Osvelhos. 
La primera de esas producciones representa 
una mujer del pueblo con dos pequeiiuelos 




TEODORO ANASAGAST1 




TEODORO ANASAOASTI 

desn udos en los bra/os. Thomas Costa 

varias producciones que reprcscntan 

Anadyomene (bajo relieve en marmol, 

Hebe, estatua de 

la misma matcria 

que la anterior. 

Por cicrto, que 

aquel desnudo tc- 

menil, tiene nuiy 

poco del aplomo 

y gusto clasicosde 

la antigua esta- 

tuaria griega. l)e 

Costa Motta es un 

buen busto en 

bronce retrato de 

Bernardino Ri- 

veirn. 



Ascienden a diez 
los expositores de 
la seccion de Ar- 
quitectura, y en- 
tre ellos ligura el 
sefior Anasagasti, 
acuarelista muy 
notable, ante to- 
do, de gran talen- 
to y e d u c a c i 6 n 
artistica, dequien 
mencionare un 
Proyecto de pose- 



MIGUEL BLAY 



RESTAURACION DEI, FORO BOARIO DE ROMA 

envio sion de recreo, donde la fantasia juega papel 
Venus importante, El leinplo del dolor, Restauracion 
y una de los templos df la I'orluna Viril y Mater 

Matuta, de Roma, 
trabajo este ulti- 
mo de singular, 
importancia, por 
diversos concep- 
tos. 

LosseiioresMa- 
thet y Rodriguez 
y Pla y Laporta 
han mandado al 
Certamen un Pro- 
yecto de reforma 
urbana en el inte- 
rior de Madrid; 
u n p r o y e c t o d e 
ediricio para Pre- 
sidencia del Con- 
sejo de Ministros 
y otros para Pa- 
lacio de la Dipu- 
tacion de Madrid. 
Los elementos 
graficos y plasti- 
cos rernitidos en 
abundancia por 
esos artistas per- 
miten formar al 
publico facil con- 
cepto de la im- 
portancia de los 




RETRATO DEL CONDE DE ROMANONES 



174 



susodichos 
proyectos. El 
senor Bellido 
esta represen- 
tado con el 
Proyecto de 
restauracion 
de la Casa de 
Cisneros; el se- 
nor A breu con 
el de Pa I a do 
de Justicia de 
San Sebastian; 
el senor Lllled 
con un Pro- 
yecto de Casa 
de Correos de 
Valencia; el 
senor Nebot, 
prot'esor de la 
Escuela Supe- 
rior de Arqui- 
tectura de esa 
ciudad, con el 
Proyecto de 
pla^a en la 
Acropolis de 
Barcelona: y 
el senor Perez 
de los Cobos 
con el pro- 
yecto de Una 
casa decampo. 



Como resu- 
men, manifes- 
tareque la im- 
presi on del 
Certamen es 
agradable. 

N u e s t r o s 
pintores ban 
hecho un alto 
en el camino 
que seguian, 
camino de las 
extra vaL'an- 




JUAN KOI. [A 



BUSOANDO BELLEZA 




RAFAEL KUBIO 



ENSUENO 



cias; y no son 
pocos quienes 
ban hecho al- 
go mas; ban 
evolucionado 
en busqueda 
de la realidad, 
sobre todo por 
loque se refie- 
re a la pal eta. 
Esperemos 
que es lo que 
dara de si la 
proximaexpo- 
siciondeArte, 
a tin de ver si 
los que ban 
concurrido a 
la presente se 
mantienen en 
s u s n u e v a s 
posiciones , y 
cualesde ellos 
adelantan en 
la tonica de 
que hoy hacen 
gala, y cuales 
otros toman 
por n u e v o s 
derroteros. 

Y aqui ter- 
mina esta ra- 
pidisima rese- 
iia, diciendo a 
los lectores de 
M v s E v M , co- 
mo lo hacian 
antaiio los sai- 
neterosal final 
dela represen- 
tacion de los 
respecti vos 
sainetes: per- 
donad sits mn- 
chas /alias. 

R. BALSA 
DE LA VEGA. 



i 7 5 





TIMBA1.ERO AZTEGA 



EMPERADOR PRESENCIANDO UN SACRIFICIO 



INDUMENTARIA ANTIGUA AMERICANA 



LOS pueblos amcricanos antcriores al dcs- 
cubrimiento fucron muy fastuosos en su 
exorno, tanto monumental como corporeo. 
Cuando los espanoles penetraron en Mcjico 
pritneramente, quedaron sorprendidos al vcr 
como habian apurado todos los elementos de 
que dispusieran, para el adorno de sus vi- 
viendas y el mas vistoso y rico personal ade- 
rezo. 

I. a policromia mas brillante lucia igual- 
mente en sus objetos suntuarios cuanto en 
sus trajes, pues no solo supieron tejer telas 
de vistosisimos dibujos, sino que utilizaron 
ademas para ello hasta las plumas de sus pin- 
tadas aves y los destellos de las piedras pre- 
ciosas. Gustaban, pues, del fausto y lo vistoso. 



Por esto las industrias textiles precolom- 
binas ofrecen en la America antigua ejem- 
plares de notable belleza y calidad extraordi- 
naria, pues las lanas de sus vicufias, sobre 
todo, permitieronles el hilado y tejido mas 
fino que puede imaginarse. Sus ponchos o 
Cumpi-uncus que se ban encontrado en las 
huacas peruanas, ofrecen una confeccion ver- 
daderamente admirable: algunos presuponen 
una paciente y continuada labor por largo 
tiempo, como que estaban encargados de los 
destinados a los Incas las virgenes nustas, es- 
pecies de vestales o monjas de la corte del so- 
berano del Cuzco. 

De estos existe en el Museo Arqueologico 
Nacional un ejemplar notabilisimo (senalado 



176 




CUMPI-UNCU, DE FINISIMA VICUNA, 
PRODUCTO DI5 LA ANTIGUA INDUSTRIA PE- 
RUANA. MUSEO ARQUEOt6lGCO NACIONAL. 



n 



con el numero 772 
de la Seccion). Esta 
tejido todo el de fini- 
sima vicuna, teiiida 
de varies colores a 
cual mas limpio y 
brillante, y tanto por 
la (inura de su tejido 
como por el gusto de 
sus dibujos y com- 
binacion de sus co- 
lores, constituye un 
ejemplar unicoyqui- 
zas el mas rico de 
cuantos se conocen. 
Todas esas esto - 
fas eran tejidasen tc- 
lares primitivos de 
altos lizos, siguiendo 
la tradicion de las in- 
dustrias textiles asia- 
ticas tan afamadas, y 
ejerciendo la indus- 
tria principalmente 
1 a s m u j e r e s , 
s i e m p r e mas 
activas entre 
ellos que los 
hombres, des- 
de el hilado de 
las lanas y el 
algodon hasta 
la conleccion 
de las prendas. 
Kjemplares cu- 
riosisimos de 
todo ello ofre- 
cen aim hoy 
los indios del 
Arizona y Co- 
lorado, tan no- 
tables por sus 
industrias, 
cuanto por sus 
ritos y masca- 
radas. Tejie- 
ron, pues, los 
antiguos ame- 




SACRIFICADOR AZTECA 



KIGURA EN CERA 




L 




EL SACRIFICIO GLADIATORIO 



MUSEO ARQUEOLOGICO NACIONAL 



ricanos maravillosa- 
mente las lanas, el 
algodon y la libra de 
otras plantas, con es- 
pecialidad del ma- 
guei o pita; pero des- 
conocieron la seda. 
M uy abundantes son 
por ello los malaca- 
tes o discos dc sus 
usos, algunos primo- 
rosamcntc exorna- 
dos, asi como otros 
enseres y objetos per- 
tenecientes a las in- 
dustrias textiles. 

Kl caracter domi- 
nante de los dibujos 
de las telas es el cua- 
driculado, llevado a 
veces a la estiliza- 
cion mas caprichosa 
y pintoresca de sus 
motives ornamenta- 
les. interpre- 
tando de tal 
inodo su llora 
ysu fauna, que 
llegan a las mas 
graciosas cari- 
caturas. 

X'ariante ri- 
quisima en es- 
tos tejidos fue 
el empleo en 
ellos de las vis- 
tosas y brillan- 
tes plumas de 
sus aves. Ksta 
aplicacion, 
oriunda tam- 
bien del Asia y 
extendida por 
las islas del Pa- 
cilico, tlorecio 
principalmen- 
te entre los me- 
jicanos.quelle- 



'79 




para envolver y abrigar severamente sus cuer- 
pos. Siempre ofrecieron por ello el aspecto 
de indios engalanados, mas que el de solem- 
nes personajes. 

La prenda mas general y extendida, sobre 
todo en los paises frios, fue el cumpi-uncu o 
poncho, especie de saco cuadrado con aber- 
tura superior para la cabeza y otras dos late- 
rales para los brazos, cinendo despues sus 
caderas con calanibex o nagiietas, constitu- 
yendo los atales o mantos cuadrados, su 
prenda mas exterior y de abrigo. 

Pero en el exorno y distintivos fueron, 
ciertamente, extremados, pues por ellos, se 



ANDKKS II ARGIA 



SAGRIF1CADOR AZTKCA 



garon a cxornar sus mas lujosas estancias con 
verdaderos tapices y cortinas de plumas, apli- 
candolas adcmas en sus armas, y mucho en 
su personal exorno. 

Kn algunoscasostambien ejecutaron hasta 
verdaderos cuadros con pequeiias figuras, va- 
liendose de los tonos de las plumas cual si 
fue ran los colores de la paleta. Kn el Museo 
Arquitectonico Nacional se conservan algu- 
nos primorosos tapices y cuadros de este gc 
nero, entre ellos la preciosa cubierta de ro- 
dela que publicamos. 

Con tales elementos Ilegaron a confeccio- 
nar trajes muy vistosos y elegantes, aunque 
siempre obtuvieron sus prendas mas el ca- 
racter de exornos que el de verdaderos trajes ANDRES GARCIA 




TAMBORILERO AZTECA 



1 80 



distinguian perfectamente las profesiones. 
Los trajcs sacerdotales eran esplendidos 
por su exornacion y policromia. Grandes 
plumeros tbrmaban una verdadera aureola 
sobre su cabeza; de sus orejas y nariz colga- 
ban ricos pendientes; anchos y repetidos co- 
llares, a la manera del oskh egipcio, rodeaban 
su cuello y pecho; la tunica terminaba por su 
borde inferior con cenefas y ricos flecos, y 
bajo ella aparecia el extremo del calambe a la 
manera del mandil real de los Faraones, 








SACRIFICADOR AZTEGA 



SACR1KICADOR AZTEOA 

como reminiscencia de ellos a traves de tan- 
tos siglos y lugares. 

Los guerreros ofrecian mas t'eroz aspecto: 
con sus cascos exornados con feas caratulas 
y agudas alas; con sus petos y esclavinas de 
defensa a manera de egidas, y sus mazas y 
rodelas, imponian al enemigo y hacianse te- 
mibles en las batallas. 

Mas el colmo del lujo y riqueza estaba re- 
servado para los monarcas, ya fueran los me- 
jicanos o los Incas, los mas poderosos de 
aquellos imperios. 

181 



En la gran fiesta del Roymi, o sea del 
solsticio de verano, todo el pueblo dirigiase 
al gran templo o Coricancha en el Peru, 
visiicndo sus mejores galas y ostentando la 
mayor cantidad posible de joyas de oro, las 
lagrimas del sol, se- 
gun las llamaban, a 
presenciar el sacrili- 
cio del Vama mas 
bianco que habia po- 
dido encontrarse. 

Al niedio dia en 
punto, subia el gran 
Inca, materialmente 
cubierto de alhajas 
y espolvoreados sus 
bra/os y busto con 
li nisi mo polvo de 
oro, a olrecer el sa- 
crilicio. 

Kn Mejico des- 
arrollose tambien el 
mayor In jo en todo 
lo concern! ente al 
vestido y exorno , 
tanto de ellos como 
de sus casas: pero 
aq LI el la manilesta- 
cion de arte y de ri- 
queza, heredada de 
las civilizacion.es an- 
teriores, obtuvo en- 
tre los aztecas, Lilti- 
mosdominadoresdel 
Anallac, un aspecto 
siniestro. 

Las preciosas li- 
guretus de cera, de 
las que existe una LICTOR AZTECA 
gran coleccion al 

iMusco Arqueologico Nacional, hechas en el 
siglo xvin, (ano de 1777) y lirmadas por Fran- 
cisco Garcia, nos revelan en este artista a un 
escultor de lo mas correcto y primoroso en 
sus obras que puede imaginarse, y de una 
exactitud tan precisa, que sus figuras pueden 
estimarse como verdaderos modelos etnogra- 
ticos de los tiposy personajesque representan; 




atento, ademas, a la arqueologia mejicana, 
reconstruyo con el mayor escriipulo los tipos 
antiguos aztecas, vestidos con todo rigor his- 
torico, valiendose de cuantos elementos de 
intbrmacion pudo tener a mano y de los 

modelos que mas 
conservaban los ras- 
gos de aquellas gen- 
tes. 

Unas veinte figu- 
ras de la numerosa 
coleccion de ellas en 
cera, que regalo al 
Museo Arqueologico 
Nacional el marques 
de Prado Alegre y 
que con gran esmero 
se conservan, dada 
su delicada materia, 
que con el tiempo 
se hace muyquebra- 
diza, representan los 
mas caracteristicos 
tipos de los sacerdo- 
tes y sus ayudantes 
aztecas, entregados a 
sus mas cruentas ce- 
remonias de los sa- 
criiicios humanos. 

El gran sacerdo- 
te, sentado, con sus 
grandes pi u mas en 
la cabeza y dos discos 
de lo mismo como 
broches de su man to 
al pecho, en actitud 
de presenciar un sa- 
crificiojsusguardias, 
a manera de lictores, 
con sus haces y ar- 

mas, de cuchillas de obsidiana; los sacrifi- 
cadores, enmascarados, para sujetar la vie 
lima, mientras el mas cruel de todos, con 
mascara de Hera y mandil de cuero de la 
misma, todo ensangrentado, hendia el nava- 
jon o cuchilla de piedra en el pecho de la vic- 
tima para extraerle el corazon aiin palpitante; 
los musicos con s:.s atambores (tunduli) y 



T 



HIGUR1TA EN CERA 



182 




GUERRERO PERUANO. FIGURITA EN 

BRONCE. MUSEO ARQUEOL6GICO NACIONAL 




timbales ahogaban los gritos del inmolado, y 
cuantos otros tomaban parte en aquellos bar- 
baros ritos, se ven fidelisimamente represen- 
tados: en un gru- 
po aparecen su- 
bidos sobre la 
gran piedra ci- 
lindrica, que el 
rey toltecaTizoc 
dedico al sol en 
accion de gra- 
cias por sus vic- 
torias, y que des- 
pues los aztecas 
utilizaron como 
una de sus prin- 
cipales aras de 
sacriticios, efec- 
tuando una de 
estas con todos 
sus horribles de- 
talles. 

I lasta uno de 
los mas crueles 
privilegios otor- 
gados a los mas 
heroicos prisio- 
neros de guerra, 
es objeto de un 
grupo especial 
de gran valorar- 
queologico. 

Representala 
lucha llamada 
por los cronistas 
espanoles el sa- 
cri/icio gladiato- 
rio mediante el 
que podian ob- 
tener la con- 
quistadesu vida 
algunos de ellos 
destinados al sa- 
crificio. Consis- 
tiaesteen la lu- 
cha cuerpo a cuerpo, entre dos combatientes, 
a espada, o mejor dicho, a maza con placas 
alternas de obsidiana, que era el arma mas 



CAPACETE DE MADEUA, USADO POR I. OS 
INDI'GENAS DE I.A ISLA VANCOURBF.RT 




CAPACETE DE MADERA, USADO POR LOS 
CACIQUES DE LA ISLA VANCOURBERT 



temible entre los mejicanos, por cuya lucha, 
hasta perecer uno de los combatientes, que- 
daba el otro libre; pero es de advertir que no 

se hallaban li- 
bres por comple- 
te en sus movi- 
mientos los que 
peleaban , sino 
sujetos por una 
cuerdaal pieque 
partia de la esta- 
ca clavada en el 
centro del cam- 
po, para que no 
pudieran huir el 
uno del otro, 
pero con dife- 
rencia del largo 
de la cuerda, la 
que proporcio- 
nabagran venta- 
jaa unodeellos. 
Aun asi, en cier- 
ta ocasion ven- 
cio un cacique 
prisionero y ata- 
do corto a cinco 
contendientes, 
lo que le valid 
no el perdon, 
sino el scr sacri- 
licado portemor 
a su venganza. 
Tan terribles 
espectaculos 
constituyeron 
las primeras im- 
presiones para 
los conquistado- 
res, los que in- 
dignados ante 
tanta barbaric se 
enardecieron en 
su venganza, 
creyendoatodos 
los americanos capaces de lo mismo, pero 
hay que decir, en honor de la verdad, que 
solo los aztecas fueron tan crueles, pues en 



184 



las demas civili- 
zaciones america- 
nas no se regis- 
tran tan cruentos 
ejemplos. por mas 
que en todas la 
crueldad fuera 
uno de sus carac- 
teres. 

Por represen- 
taciones graficas 
de los propios a- 
mericanos, en las 
que llegaron aeje- 
cutar verdaderos 
cuadros, podemos 
tambien conocer 
muchos de los as- 
pectosdelavidade 
aquellos pueblos. 

Los codices 
mayas, verdade- 
ros libros ilustra- 
dos, del mas ade- 
lantado arte pu- 
ramcnte america- 
no, nos propor- 
cionan datos in- 
controvertiblesso- 
bre sus trajes y 
enseres, sus in- 
dustrias y ritos. 
Oeellosposecmos 
e j e m p 1 a r e s tan 
preciosos como 
los llamados codi- 
ces Cortesiano y 
Troano, el prime- 
ro asi dicho por 
suponerse que lo 
trajo Hernan Cor- 
tes, y el segundo 
por habersido ad- 
quiridoal Sr.Tro 
y Ortolano. 

Son estos co- 
dices mayas unos 
rituales o calen- 




GIIERHERO PERUANO, liN ALABASTRO 




SACERDOTE PERUANO, EN BARRO 



darios en que es- 
tan senaladas las 
ceremoniaso con- 
memo rac ion es 
quecorresponden 
a cada dia o festi- 
vidad, explicadas 
por los indescitra- 
dos signos catii- 
H/C'O.V. puramcntc 
ideograricos, que 
sirven como de 
texto a la ilustra- 
cion queexplican. 
En la pagina del 
Cortesiano que 
publicam os, pare- 
cen reterirse a las 
industriascerami- 
cas que ejercen 
losobreros, repre- 
sentados delante 
de sus ruedas, y 
en actitud de tor- 
near ulguno de 
aquellos vasos en 
que hicieron pie- 
zas tan originales. 
Una corriente de 
agua parece caer 
para ablandar la 
niasa, micntras 
que el cjecutante 
im prime con su 
ma no un movi- 
miento rotatorio 
a la rueda, y con 
un instrumento 
da forma al vaso. 
Ouiza en los dias 
a que se refleren 
los catiines de tal 
pagina serian los 
dedicadosala fies- 
ta de losalfareros, 
o al comienzo de 
la epoca mas pro- 
picia para sus la- 

i85 



bores. En otras paginas aparecen tambien 
ejecutando grandes tinajas o tibores, en acti- 
tudes muy apropiadas. En varias se ven otros 
menestrales y personajes, a cual mas curio- 
sos e interesantes por su indumentaria. Pero 
co m o fuente de 
infbrmacion im- 
portantisinia de- 
be mencionarse 
la coleccion de 
veinte y cuatro 
cuadros en tabla. 
con un maquea- 
do producido por 
la incrustacion 
en la tabla de tro- 
zos de niicar, lo 
que proporciona 
un oriente y tras- 
parencia especial 
alorepresentado. 
Constituyen 
entre las veinte y 
cuatro una serie 
de paginas grali- 
cas de la conquis- 
ta de Mejico y de- 
rrocamiento del 
poder de los azte- 
casjejecutadasen 
Mejico por Mi- 
guel G onzalez, 
en i()()S, pero con 
tul lidelidad his- 
torica y arqueo- 
logica, que bicn 
pueden tomarse 
como verdaderos 
monumentos de 
la arq ueologia 
mejicana. Todo 
lo relative a los 
trajes, armas, tipos y enseres de los aztecas 
esta tan bien observado que ban sido y son 
arsenal precioso de datos por parte de emi- 
nentes artistas, para las representaciones de 
escenas de la conquista de aquel imperio del 
Nuevo Mundo. El que reproducimos, da, 




CUADRO REPRESENTANDO A 
EN VERACRUZ CON LOS 



ademas, una nota de rectificacion historica a 
la consabida version de la quema de las naves 
por Hernan Cortes. Segun el epigrafe y re- 
presentacion de tal hecho. no aparecen que- 
madas sino echadas a pique las naves. .n 

primer termino 
figura el Caudi- 
llo conquistador, 
comiendoconlos 
embajadores de 
Mohtezuma, ves- 
tidos estos con 
sus galas carac- 
teristicas. 

Aunquedeepo- 
ca mas moderna. 
tambien cuenta 
el Museo Arqueo- 
logico con una 
coleccion de ar- 
mas dc los caci- 
ques de Vancour- 
bert, de los que 
presentamos dos 
cascos curiosisi- 
mos. 

El estudio de 
las civilizaciones 
americanas ofre- 
ce cada dia un 
cuadro mas com- 
plete del pasado 
de aquellas gen- 
tes, que si bien 
realizaron obras 
v de arte desubido 
valor estetico, no 
exentas de origi- 
nalidad y carac- 
ter propio, obe- 
decieronen todas 
aquellas manifes- 
taciones de su mas adelantada cultura, como 
al eco de lejanas notas que les llegaban por 
tradicion y origen de centros muy apartados, 
donde destellaron primeramente aquellas 
luces que siempre ban iluminado al mundo. 

N. SENTENACH. 



HERNAN CORTES, COMIENDO 
ENVIADOS DE MOHTEZUMA 



|86 




' 






CUB1ERTA DE RODELA F.XORNADA 

CON PI.UMAS DE COLOKES FOBMANDO Dl- 
BUJOS. MUSEO ARQUEOI.6GICO NACIONAL. 




PAGINA DEL CODICE CORTESIANO. 
MUSKO ARQUEOL6GICO NACIONAL 



1 V .-; :-:: ':.'-. '-' -' "' '. -' -.-' ':" "i " :',[ :f'f- ': : ''' ,-- 4 .'.';. W 
"' : '"l^V- -at- ''''"''"' '"'" "->!*"'" v * ;: " jfc'*-'' : '.""*'i 

.- .,":"!' A 4 '- ^ i> ^'' -t - : ' -,'"-.." f :; '"'V 

-.te-t-^'.T ' - -^' -^ ! '-^ : ' ^ : ^' " -.-'' -^^x 1 V' 





FRISO DE MALLA Y ENCAJE BE HILO AL BOI.ILLO, GENERO RUSO EJECUTADO EN CATALUNA 



ENCAJES A MANO 



LOS encajes a mano se ejecutan a la a^uja 
y con bolillos, correspondiendo a los pri- 
meros el punto de Alen^on y Bruselas, y a 
los segundos el encaje de Malinas y Valen- 
lenciennes. 

Kl encaje al bolillo (boxet, en Catalan) se 
ejecuta sobre una almohadilla muy suave; 
sobrc la cual se fija una tira de pergamino, 
hule, o papel, que suele ser verde o azul, algo 
recio, en el que esta indicado el dibujo que 
se ha de seguir por medio de picaduras, 
donde se introducen alfileres que penetran 
en la almohadilla. 

Esta puede ser cuadrada o cilindrica; 
larga y delgada es la mas corriente, a fin de 
que pueda colocarse con mayor comodidad 
sobre las rodillas. Antiguamente, y sobre 
todo en el extranjero, se montaban sobre un 
tripode de madera, usandose asi principal- 
mente en talleres y conventos. Los bolillos 
son de boj, de fino torneado, pequeiios y del- 
gados, semejantes a diminutas manos de al- 
mirez, algo mas alargadas, y acusando en su 
extremidad superior la forma de bobina, a 
fin de recibir el hilo, el cual esta cuidadosa- 



mente devanado en los bolillos. Cada hilo 
tiene el correspondiente bolillo, el cual, en 
movimiento, torciendo y cruzandose los hilos, 
va formando el campo fondo o red del encaje. 

Kl numero de bolillos que deben em- 
plearse varia segi'm la clase de encaje que 
debe ejecutarse, la complejidad de los pun- 
tos, tamano y tupidezdel mismo. Cuando en 
el cruzamiento de los hilos se emplean solo 
dos bolillos o palillos, al resultado obtenido 
se le da el nombre de tren^ado simple; y tren- 
$ado doble cuando el cruzamiento esta com- 
puesto de cuatro pares de bolillos, que es el 
maximo. 

Kn la notable Kxposicion de Kncajes cele- 
brada en Arenys de Munt, en Julio de 1906, 
en honor al abolengo de dicha industria en 
esa poblacion, figuro una cortinilla de sagra- 
rio efectuada por una religiosa, en cuyo labor 
se emplearon mas de dos mil bolillos. 

Todo encaje esta limitado en su parte in- 
ferior por una cadena o corona formada de 
pequeiios puntos, en hilera en toda su exten- 
sion, y otra cadena a modo de encaje mas 
angosto y tupido, que sirve para asegurar los 



190 



puntos del fondo y 
une el encaje a la 
tela que debe apli- 
carse. En esos limi- 
tes, se desarrolla el 
fondo y el dibujo, y 
este ultimo se cons- 
tituye, entrelazando, 
con el hilo del enca- 
je, otro especial mu- 
cho mas grueso, el 
cual sigue los con- 
tornosdeldibujoque 
ya se ha dicho esta 
trazado de antemano 
en el pergamino, hu- 
le o papel fijado en 
la almohadilla 

El encaje al boli- 
llo ha seguido , sal- 
vo pequenas diteren- 
cias, igual proceso 
que el ejecutado a la 
aguja. En el sigio 
xvi, y el primer ter- 
cio del siguiente, los 
dibujos caracteristi- 
cos del punto de Ve- 
necia eran copiados 
en el resto de Italia, 
yporFrancia, Espa- 
na y los Paises Bajos: 
segiin lo atestiguan 
infinidad de ejem- 
plares que dc esas 
procedencias y epo- 
cas figuran en los 
Museosycolecciones 
particulares. Consis- 
tian los motivos or- 
namentales, general- 
mente, en composi- 
ciones geometricas 
dispuestas en combi- 
nacion con flores y 
figuras de sencilla 
factura, extendien- 
dose luego los folla- 




BARBA DE PITA E HILILLO DE ORO. ENCAJE CATALAN 
AL BOLILLO. SIGLO XVIII 



jes y flores de fanta- 
sia, sin relieve; adop- 
tando, luego, gran- 
des mallas como fon- 
do. Con el tiempo, 
van perfeccionando- 
se las mallas, ganan 
en finura, la red re- 
sulta mucho mas re- 
gular; y por lo que 
atane a la composi- 
cion decorativa, sus 
elementos reunen 
mejores condiciones 
artisticas: las (lores 
ya no son producto 
delaimaginacion.no 
se apartan, sistema- 
ticamente, como an- 
tes, de la realidad; 
en una palabra: en- 
tra el encaje en pe- 
riodo de notable me- 
joramiento, tantoen 
dibujo, como en eje- 
cucion. 

Esta industria to- 
rn a en cad a pa is ca- 
racteres especiales , 
dignos de estudio de- 
tenido, el cual, aun 
que sea a vuela plu- 
ma, es pertinente in- 
tentar. 

Cuando se trata 
de industrias artisti- 
cas importantes to- 
das las naciones pre- 
tenden atribuirse la 
supremacia de ori- 
gen,circunstanciade 
que no podia estar 
exento el arte del 
encaje, atendida su 
gran importancia en 
el campo industrial 
y su gran aplicacion 
a la indumentaria. 

191 



Limitandonos 
a Espana, muy 
opuestos son los 
pareceres respec- 
to de quienes fue- 
ron sus maestros. 
Unosloatribuyen 
a los arabes, otros 
creen que apren- 
dimos de Italia, 
por la gran im- 
portanciamercan- 
til y man'tima de 
Venecia. Lo mas 
probable, es que 
Klandes, que reci- 
bio de Espana las 
primeras inspira- 
cionesdelprocedi- 
micnto del punto 

a la aguja, en justa correspondencia le sugerio 
la idea de volvera ejecutar el encaje al bolillo. 

General men te el punto de Espana se re- 
(iere al encaje de oro y plata, alternando al- 
gunas veces con bordado policromo (B, c, n, 
G, 11.) El procedimiento del guipure de oro, 
plata y sedas policromas, supone un encaje al 
bolillo, donde el campo del mis mo esta for- 
mado de lineas transversales, en vezde mallas; 
esdecir, quesu tecnica especial, su caracteris- 
tica consiste en no tener la malla o red lina v 





(c) 



ESPANA. ENCAJE DF. H1LOS DE PLATA. TRABAJO Al. BOLILLO 

uniforme que distingue el encaje propiamen- 
te dicho; y. por lo tanto, el campo y lineas 
transversales de sus fondos son variadisimos 
e irregulares. Resulta un punto sencillo, un 
medio punto; es decir, el que se hace en el 
encaje al bolillo; en que el cruzamiento de 
los hilos forma cadena, y la trama acusa cua- 
drados o rectangulos con pequefias hojas 
ovaladas, de tupido tejido, o bien punto de 
arafia, que es el que resulta de la reunion de 
hilos simplemente trenzados alrededor de un 
alfiler, y que recuer- 
da de modo perfecti- 
simo una telaraiia. 
Al principio se dio 
el nombre de ginpure 
a toda labor que se 
ejecutaba con un gar- 
lic, instrumento usa- 
do por los cinteros, 
llamado guipoir, y 
consistente en pasar 
un hilo de seda sobre 
loq ue ya esta torcido, 
y torcerdos hilos pen- 
dientes de una fran- 
ja, formando un ver- 
dadero fleco sencillo. 



ESPANA. ENCAJE DE HILOS DE ORO. TRABAJO AL BOLILLO 



IQ2 



Igual nombre se dio a todo encaje de seda 
enrollada alrededor de un hilo grueso llama- 
do guipure, y mas tarde a todos los encajes 
sin tbndo, en que sus partes componentes 
estan liadas por un cordoncillo o cadenilla; y 



ejemplares de guipure de oro, plata y seda 
policroma, de punto de Espana, que en gran 
numero enriquecen el mencionado Museo; 
la coleccion del cual ha servido al digno y 
competente director del mismo. Mr. Cox, y 




(D) 



ORLA DE PANHELO. "GUIPURE" CATALAN. ORO Y PLATA 



cuando este encaje esta ejecutado en seda se 
le llama blonda. 

No pudo reproducirse en el anterior nu- 
mero las magnificas mallas que constituian 
la notabilisima coleccion de D. Jose Pasco y 
que hoy es orgullo del afortunado Museo de 
Lion, y por igual causa tampoco ahora los 



al no menos ilustrado Mr. Auguste Lcfeburc 
para conceder a KspaiTa la beligerancia en 
maestriayantiguedad, respectode la industria 
encajera, reconociendo dentro de la misma 
una tecnica especial propia, sin la mas ligcra 
inspiracion extranjera; circunstancias que 
justifican, una vez mas, la importancia que 



'93 




ha tenido la encajeria en la industria nacio- 
nal. Reconoce Mr Lcfebure, uno de los es- 
pecialistas mas distinguidos en esta materia, 
que Kspaiia ha adoptado, de antiguo, un 
trazo especial para el picado de sus dibujos, 
consistente en una malla cuadrada tormada 
por alfileres fijos colocados en la interce- 
sion de los hilos, muy diferente del trazo 
de la malla italiana y flamenca, que es de 
forma exagonal. Asimismo ratilica que se 
encucntran en Espana, en los primeros anos 
del encaje. los de oro y plata, que guardan 
caracter especial todos ellos, y que no pueden 
confundirse con los si mi lares flamencos e ita- 
lianos. HI que no se consuela, es porque no 
quiere. Consolemonos, aunque lamentando 
que no la retuvieramos, de que la coleccion 
Pasco este en Lion, ya que sirvio para probar 
la importancia y antigiiedad del encaje de Es- 



"GUIPUBE" CATALAN DE HILO DE ORO 

pana. Sabido es, que, apesar del renombre 
alcanzado, no se impuso el encaje de Espafia 
en los mercados extranjeros, en virtud de que 
las leyes no favorecian esta industria, y de 
que la indumentaria de las imagenes religio- 
sas. era tan suntuosa, que se aplicaban en 
ellas, y en los paramentos sagrados, los me- 
jores encajes, en lo que se consumia la mayor 
parte de lo tabricado, no quedando, por ende, 
existencias suficientes para el comercio exte- 
rior. 

A I'm de mejorar el estado decadente del 
comercio nacional, los Reyes Catolicos, poco 
despues de la expulsion de los judios, prohi- 
bieron la importacion de encajes de oro de 
Lucca y de Florencia, a excepcion de los des- 
tinados al uso de la Iglesia, conservandose 
aun los primeros librosde modelos y dibujos 
para encajes de oro y de plata, en cuya f'abri- 




(E) 
'94 



TRABAJO A LA AGUJA. PUNTO CATALAN 




(F) 



PUNTO CATALAN A LA AGUJA 



cacion eran peritisi- 
mos los judios. En di- 
cha epoca se ejecutaba 
aim el encaje de hilo, 
de cuyo procedimien- 
to se conserva todavia 
un riquisimoejemplar 
en la catedral de Gra- 
nada, consistente en 
una alba cedida a Uil 
iglesia por los men- 
cionados monarcas. 

Kn el reinado de 
Isabel llegaron a ad- 
quirirtanta importan- 
cia los encajes de se- 
das, bordados en oro 
y plata y colores, que 
11 c^aron a aplicarse 
en carrozas. muebles 
y en todo linaje de 
ricas telas, lo que pro- 
dujo recelos a los en- 
cajeros flamencos. 

El arte importado 
de Flandes era cono- 
cido en tiempos de 
Cervantes, loquecon- 
lirma que Teresa Pan- 
za escribiera a Sancho 
su marido que San- 
chica hace puntas de 
randas, gana cada dia 
ocho maravedis ho- 
rros,quelosvaechan- 
do en una alcancia 
para ayuda a su 
a.\uar; etc., etc. 

A ultimos del si- 
g\o xvn (1697), en el 
casamiento de Maria 
Luisa de Orleans con 
Carlos II Rev de Es- 
pana, lucio la despo- 
sada un elegante y rico 
mantode punto de Es- 
panadeoro. En F"ran- 
cia fue muy estimado 

I 9 5 




ENCAJE CATALAN 



PUNTO DE FLANDES 



el punto de Espana; desempeno un gran pa- 
pel en el adorno de los vestidos en las fiestas 
palatinas de Yersalles con motive del casa- 
miento del Duque de Borgona (i6<)8). Y en 
1722 se adorno de igual encaje la carroza en 
que el Rey de Francia hizo su entrada en 
Reims. 

Kn Cataluiia, desde muy antiguo. por lo 
que se reliere a Barcelona y a sus comarcas, 
ha ocupado, y aim octipa, relativamente, se- 
nalado lugar el cultivo de esa rama artistica. 

Es suliciente recorrer las aseadas e indus- 
triales ciudades y pintorescas villas costenas 
del Mediterraneo, en la extension de los 
ciento veinte kilometres, desde el desague 
del rio Tordera al Besos, y del Llobregat 
al rio Koix, respectivamente, para compro- 
bar en cuanta escala se producen encajes. 

Kn Barcelona se han laborado encajes de 
toda suerte: de oro, plata, seda, hilo, y pita, 
con la mayor perfeccion; compitiendo con 
los productos franceses e italianos, muy espe- 
cialmente las blondas. 

En 1683 Narciso Feliu elevo a la conside- 
racion del monarca Carlos II, un proyecto 
para restaurar la industria y comercio mone- 
tario de Cataluna que estaba en deplorable 
estado de decadencia, mientras que la enca- 
jeria aun se conservaba satisfactoriamente, y 
se defendia por ello Barcelona, en particular, 
del deplorable naufragio general. 

,96 



. \ctualmente, si los Poderes publicos se 
preociiparan mas en protejer los medios de 
vida, que las poblaciones y pequenas villas 
ru rales por sus propias fuerzas se proporcio- 
nan, se tijarian en lo que podria dar de si, y 
que ventajas reportaria a esas localidades, el 
deseado y facil renacimiento del arte del en- 
caje en Espana. que a tan gran altura llego 
al final del siglo xvi y a comienzos del xvn. 

Desde Tordera, cuya poblacion es conoci- 
disima por la bondad del encaje y la blonda 
que produce principalmente para Barcelona, 
y que expende a buen precio, hasta Villa- 
nueva y Geltru, rara es la poblacion del lite- 
ral indicado que no rinda tributo al artc e 
industria encajera, a cambio de no despre- 
ciables ingresos, constituyendo un verdadero 
tralico comercial con las demas provincias 
catalanas, del resto de Espana y de America. 

En Malgrat, Pineda y Calella dedicanse. 
en numero de dos mil quinientas, las muje- 
res y ninas a la produccion de encajes de es- 
merada ejecucion. Distinguense, por la finu- 
ra de sus labores, Canet de Mar y San Pol. 

Arenys de Munt produce cantidad extra- 
ordinaria de encaje y blonda y, al propio 
tiempo, se preocupa de la ensenanza, dispo- 
niendo de escuelas al aire libre para ninas, y 
los resultados son tan satisfactorios y nota- 
bles, que tal vez no alcance a una tercera 
parte la poblacion femenina que deja de de- 



"GUIPURE" CATALAN, DE HILO DE ORO 



dicarse a la confeccion del encaje. Tambicn 
merecen ser mencionados Arenys de Mar y 
San Acisclo de Vellalta. 

La industriosa ciudad de Mataro produce 
encaje y blonda muy recomendables y apre- 
ciados por la perfeccion de sus dibujos, ha- 
biendo llegado su influencia industrial y la- 
boriosidad a San Andres y San Vicente de 
Llevaneras, cuyas blondas y encajes de hilo 
y seda negra gozan de gran fama, lo propio 
que el encaje de Alella, Cabrera, Argentona, 
y del pequeiio pueblecillo de Orrius, de cuya 
ultima poblacion se reproducira un notabili- 
simo ejemplar en otra ocasion. 

Vilasar de Mar, desde muy antiguo, cuen- 
ta con escuela de ninas, donde se las instruye 
con esmero en la labor indicada. 

Premia es muy conocido por sus esqui- 
sitos trabajos, que merecieron en el siglo 
pasado ser exportados a America, especial- 
mente las blondas, en que sobresale. 

En el llano de Barcelona se dedican a la 



fabricacion del encaje San Baudilio del Llo- 
bregat, San Andres de la Barca, San Vicente 
dels Horts, San Clemente del Llobregat, 
Hospitalet, etc., etc. 

De modo que, si de cada poblacion enca- 
jera de la provincia de Barcelona se trazaran 
lineas rectas que coincidieran a ella y otras 
lineas de tales poblaciones entre si, se produ- 
ciria un verdadero encaje de malla o fondo 
irregular bastante espeso en determinados 
puntos; en tan gran numero son las pobla- 
ciones villas y lugares que practican el 
encaje como ocupacion lucrativa o como 
puro recreo y distraccion. 

Cataluna imito a la perfeccion el encaje 
extranjero; es un buen ejemplo la muestra de 
encaje mixto, de malla y bolillo de genero 
ruso, del cual figuran notabilisimos ejempla- 
res en la coleccion Pasco del museo de Lion 
(uno de ellos igual al de letra A y las mues- 
tras de punto de hilo a la aguja letras E, F, i, 
que constituyen unos de sus mas especiales y 




(H) 



"GUIPURE" DE HILO DE ORO E HILO BLANCO 

'97 



caracteristicos labores que producen el efecto 
de sutil telarana). Finalmente Barcelona eje- 
cuta aun, con toda perfeccion, la blonda 
blanca y negra aplicada a la elegante y clasica 
mantilla, la que, apesar de haberse reducido 
su uso, conserva lugar preferente en el indu- 
mento de la mujer espanola, siendo emplea- 
da en actos muy trascendentales de la vida. 

Cuando llegue el dia en que el sombrero 
sedivorciedel traje femcnino nacional, enton- 
ces la mantilla volvera a ocupar digno lugar, 
y el arte de la encajeria tomara de nuevo, sin 
dudaalguna, extraordinario desarrollo. Y esde 
desear que ocurra asi, tanto por el desenvol- 
vimiento que alcanzaria esa industria artisti- 
ca, como por el crecido numero de mujeres 
que en ella hallarian modo de agenciarse no- 
blemente, en labor dignificadora, el sustento 
cotidiano. Pensando en esto, ya comienza en 
Cataluna a iniciarse una campana en favor 
del arte encajera, para la cual, si lograra 
abrirse mercados. comenzaria una nueva era. 
La bondad de la mano de obra, es loabili'si- 
ma; solo requiere proteccion y facilidades 
para ser exportada a mercados extranjeros. 

En Barcelona y en algunas de las pobla- 
ciones ya nombradas. a principles del si- 
glo xix se ocupaban en tan primorosa y artis- 
tica labor mas de doce mil encajeras, entre 
mujeres y ninas; distinguiendose actualmen- 
te Sarria, que produce blonda negra, de gran 
perfeccion. De la provincia de Tarragona, 



Vendrell y Arbos elaboran blondas y encajes; 
principalmente este ultimo pueblo, situado 
en las margenes del Foix. Gozan de gran re- 
putacion sus producciones, por su ejecucion 
y finura. De la provincia de Gerona sobresa- 
len Blanes, Palamos y Lloret. 

En el resto de Espana practican esta in- 
dustria Valencia y Sevilla, principalmente el 
encaje de oro, aunque desmerece del que se 
hacia antiguamente; sin duda, por descono- 
cerse los procedimientos de su preparacion. 
Ademas, Almagro, Granatula y Manzanares 
de la Mancha ocupan de 12 a 13000 personas 
en la fabricacion de los encajes de seda; y 
particularmente la blonda de Almagro es co- 
nocidisima, y Ileva su propio nombre, siendo 
muy estimada. Asimismo merecen mencio- 
narse los encajes de Novelda, provincia de 
(Alicante), y Zamora. 

Antes de concluir estas lineas, debe ma- 
nifestarse que del articulo anterior hay que 
poner dos cosas en su lugar, que el buen sen- 
tido del lector subsanaria. La malla de en- 
caje que figuraba al comienzo del articulo, 
es del siglo xvm, y no del xvn, lo propio, 
por lo tanto, que el fragmento de la misma. 
En cuanto a la inscripcion que campea en la 
malla espanola (letra G y H), hay que leer en 
ella: ECCE LIGNVM CRUC1S AGNVS 
DEI QV1 TOL1S CRUX FYDELYS 
YNTER. 

CARLOS DE BOFARULL. 




GUARNICION DE PANUEI.O. TRABAJO A I. A AGUJA. PUNTO DE CATALUNA 



198 



ALMIREZ ARABE 



D1BUJO DE LA FAJA INFERIOR 



ECOS ARTISTICOS 



ALMIREZ ARABE. El Museo Balaguer debe la 
posesion de esa pieza a la munificencia del indivi- 
duo de su Junta directiva don Eduardo Jalon, 
XIII Marques de Castrofuerte y Castrofalle, gene- 
ral retirado del ejercito. 

Precede el almirez en cuestion del antiquisimo 
Castillo de Monzon de los Campos, a unos cuatro 
kilometres de Palencia, habiendo sido encontrado, 
hace relativamente pocos anos, en una do las maz- 
morras de la vieja ibrtaleza. Suponese que forma- 
ria parte del botin traido por los antepasados de 
los actuales marqueses en una de sus correrias por 
los reinos arabes de Espafia. 

En efecto, la genealogia, no interrumpida, de 
esta familia, se remonta a 
Barba de Campos, adalid de 
la cruz,que murio en la ba- 
talla de Clavijo. El marque- 
sado no fue creado hasta el 
tiempo de Felipe IV. 

En cuanto al valor de 
esta joya de la metalisteria 
arabe, nos limitamos a re- 
mitir a los lectores a las 
monografias que se dedican 
por Amador de los Rios y 
otros, en la coleccidn del 
Museo Arqueologico Nacio- 
nal, al acetre arabe, con ins- 
cripciones, a la lampara de 
Muhamad III, al ciervo con- 
servado en el Museo de Cor- 
doba y al Ie6n que pertene- 
ci6 a Fortuny, y que ofrece 
la particularidad de haber 
sido hallado tambi^n en Pa- 
lencia. Las piezas de bronce 
o cobre arabes, de algiin ta- 
mafio, son tan raras que 
constituye verdadera mara- 
villa acrecer la corta lista de 
las conocidas al presente. MUSEO BALAGUER 



Y, por si la fotografia no dijera lo bastante, mani- 
festaremos que el almirez se compone de un cuer- 
po central, perfectamente cilindrico, en el que se 
insenan, diametralmente opuestas, unas cabecitas 
de Icon, de cuyo cuello, agujereado, penden las 
asas, ademas, en la parte cilindrica se insertan 
hasta diez a modo de costillas, verticales, destina- 
das a facilitar el manejo del utensilio. 

Por encima de esta parte cilindrica, una faja, 
inferionnente inclinada hacia adentro, contiene 
una larga leyenda, de Ictras cuficas, intercaladas 
con adornos florales. En la parte interior, sirvien- 
do de base, y con inclinacion hacia afuera, otra 
t'aja algo mayor, lleva grabados, a buril, dentro de 




ALMIREZ ARABE 

'99 



circulos, conejitos afrontados y pajaros de vario 
linaje. 

Rstanos anadir que tan magnified ejemplar 
tiene las paredes de un grueso minimo de 3 cm., 
20 cm. de diametro y otros 20 de altura, midiendo 
las argollas 84 mm. de diametro y de cabeza a ca- 
beza de ledn, 32 cm. Su estado conservaci6n es 
perfecto, no teniendo, como senales de anti- 
guedad, mas que algunos rastros de patina -ver- 
dosa. 

Para poner mas relieve la generosidad del ilus- 
tre donante, importa anadir que el almirez asi 
como el Castillo en que fue encontrado, forman 
parte de los bienes vinculados con el titulo y que, 
para poderlo ceder al Museo Balaguer, ha sido 
precise recabar el asentimiento, inmediatamente 
obtenido, de los herederos del marquesado, yaque 
el noble procer no los tiene directos. 

Sirva tanto desinteres de estimulo a otras gene- 
rosidades para aumentode la riqueza arqueologica 
de los Museos piiblicos. 

POR L\ CONSERVACION DE LOS MONUMENTOS HIS- 

TORICOS ITALIANOS. Las Camaras italianas, a pro- 
puesta del Gobierno, han votado un credito de 
1,300,000 liras, para la conservacion y restauracion 
de monumentos historicos. De esa cantidad se des- 
tinaran 275,000 liras a restaurar las murallas de 
Ostia, las puertas fortiricadas, el arco de triunfo y 
el puente erigidos por Augusto; 120,000 liras a la 
terminaciiin, en marmol, de las fachadas de la cate- 
dral de Como; 2i5,ooo al palacio ducal de Mantua, 
que, no obstante el estado ruinoso en que ha per- 
manecido durante siglos, encierra interesantes res- 
tos de pinturas. La suma mas importante esta 
dedicada a Ostia, donde se trata de proseguir con 
ahinco las excavaciones que tantos hallazgos han 
venido proporcionando. 

JUNTA PARA AMPLIACION DE ESTUDIOS E INVESTI- 
GACIONES CIENTI'FICAS. Ha organizado un curso 
de vacaciones para e.xtranjeros, que se dara en 
Madrid. 

En ese curso figuran las siguientes lecciones de 
cosas de arte: 

El arte iberico, musulman, mo^arabey mudejar. 
Cinco lecciones, por D. Manuel Gomez-Moreno y 
Martinez, Profesor del Centre de Estudios Histo- 
ricos; con proyecciones. 

Ojeada sobre el arte espaiiol. Dos lecciones, por 
D. Manuel B. Cossio, catedratico de la Universidad 
Central; con proyecciones. 

Habra visitas a los principales Museos de Ma- 
drid. Las de los Museos del Prado y de Arte Mo- 
derno seran dirigidas por D. Manuel B. Cossio. 
Las del Museo Arqueologico Nacional y Real Ar- 
meria, por D. Manuel Gomez-Moreno. 



Se organizaran, ademas, excursiones a Toledo 
y El Escorial, dirigidas por D. Manuel B. Cossio, 
y a Avilay Segovia, por D. Manuel Gomez-Moreno. 

LA PUERTA DEL VlNO DE LA ALHAMBRA. El mi- 

nistro de Instruccidn publica D. Santiago Alba, 
ha dictado una real orden disponiendo que la Co- 
mision provincial de Monumentos de Granada 
llene todos los requisites legales, con objeto de que 
la propiedad del Estado quede perfectamente defi- 
nida en lo que se refiere a Puerta del Vino de la 
Alhambra de Granada. 

EL PATRONATO DEL MUSEO DEL PRADO. El de- 
creto de Instrucci6n publica firmado por S. M. 
el Rey, relative al Museo del Prado crea en dste un 
alto Patronato, que ejercera funciones semejantes 
a las que desempena instituciones analogas en casi 
todos los grandes Museos del Mundo. 

Constituido por personas de relevante autoridad 
en materias de arte o que hayan prestado notorios 
servicios a la riqueza artistica nacional, actuara 
con una gran autonomia, reservandose s61o el mi- 
nistro la aha inspeccion de sus trabajos. 

Se le encomienda especialmente la preparaci6n 
del nuevo catalogo; la revision de los antiguos 
inventarios de tantas y tantas obras de arte conce- 
didas en deposito hace muchos afios a corporacio- 
nes y entidades de diverse genero; la funcion social 
de estimular las donaciones al Museo, que tan 
extraordinarias proporciones alcanza en otros pai- 
ses; la organizacion de conferencias y exposiciones 
especiales; la comunicacion intima y frecuente con 
los Museos nacionales y extranjeros, para fines de 
cultura y divulgacion artistica, y la preparacidn, 
con tirmino de dos meses, de un nuevo plan de 
servicios que alcance a todos los del Museo, colo- 
cados despues bajo la gestion del mismo Patrona- 
to, sin restricciones de orden politico o burocra- 
tico. 

En suma, se crea una nueva instituci6n aut6- 
noma, fruto de la experiencia obtenida en otros 
paises, que permitira a nuestro soberbio Museo 
del Prado vivir, organizarse y crecer por si mismo, 
libre de dificultades y rutinas administrativas. 

S. M. ha firmado tambien los reales decretos 
nombrando las personas que han de constituir el 
primer Patronato, y que son las siguientes: 

Sres. Duque de Alba, D. Gustavo Bauer, Don 
Jose Lazaro Galdiano, D. Jacinto Octavio Picon, 
D. Pablo Bosch, D. Manuel B. de Cossio, D. Au- 
reliano Beruete Moret y D. Alejandro Saint- 
Aubin. 

Forman parte tambien del Patronato, como 
vocales de derecho, el director del Museo, senor 
Villegas, y el inspector general de Bellas Artes, don 
Jos Herrero. 




VELAZQUEZ 



CRISTO EN CASA HE MARTA. (NATIONAL GALLERY) 



EL HOMBRE DEL MAPAMUNDI, DE VELAZQUEZ 

(Mi;SEO DE RUAN) 



SON raras las pinturas absolutamcntc au- 
tenticas de Velazquez fuera de Kspana. 
La mayoria de ellas se cncucntran en Ingla- 
terra. En la Xational Gallery, de Londres, es 
dable ver: Crislo en casa de Marta; Cristoala- 
do a la columna; un retrato de Felipe IV. de 
cuerpo entero; otro de mcdio cuerpo; una 
Caceria de jabalies en el ffovo y la Venus del 
espejo. El retralo del Almirante Don Adrian 
Pulido Pareja se le debe asignar a Mazo. 
La Adoration de los paslores, que durante 
mucho tiempo liguro en el Catalogo como 
original del maestro, ha sido restituida a 
Zurbaran, con muy buen acuerdo, a nuestro 
juicio. Inutil es hablar del boceto: Duelo en 
el Prado, cerca de Madrid; y del lienzo titu- 
lado: Los Desposorios, ambos catalogados 
como del pintor de Felipe IV. El primero, 
indudablemente, no es de el; y el segundo es 
un remedo de su estilo, debido a Jordan. 



Ademas de los seis lienzos de la National 
Gallery, hallase en Inglaterra, una docena de 
obras originales de Velazquez. Como se ve, 
no es despreciable esc numero. En Londres, 
en Apsley House, y propiedad del duque de 
\Vellington, Dos muchachos comiendo, pintu- 
ra de la cual existen variantes (una en el Mu- 
seo del Ermitaje, de San Petersburgo; otra, 
en muy mal estado, en Paris); El aguador de 
Sei'illa. del cual hay una replica, por desgra- 
cia retocada, en Paris, en casa de los senores 
Trolti, y, por ultimo, el Retrato de un desco- 
nocido. de medio cuerpo. En la coleccion 
Wallace, en Hertfard House, una Caceria de 
jabalies, y el retrato del Infante Don Bal- 
tasar Carlos tomando leccion de equitacion. 
De esta ultima obra, se ve una variante, en 
Grosvenor House, en el palacio del duque 
de Westminster. Es poseedor Sir George Do- 
c aldson del retrato del hombre de placer Ca- 



1912 II. N. 6. 



201 



labacillas. En Richmond Lill, y propiedad 
de Sir Francis Cook, se halla la Vieja J'riendo 
huevos; en la coleccion Frere, figuraban una 
Purisima y un San Juan evangelisla escribien- 
do el Apocalipsis; en casa del conde de Rad- 
nor, en Longfort Castle, York, existe un re- 
trato de Juan de Pareja. Hace poco, se podia 
ver una replica de este ultimo cuadro, en 
Castle-Howard. York, en casa del conde de 
Carlisle, a quien pertenecia, ademas, un 
Principe Balta- 
sar Carlos. Am- 
bos lien/os fue- 
ron adquiridos 
porel Museode 
Boston . Otras 
obras de Velaz- 
quex, ban emi- 
grado a Ameri- 
ca. A si en Nue- 
va-York se ha- 
llan: en casa de 
la senora P. 
Huntington, el 
Retrato del Con- 
de- Dug lie tic 
O I i i> a r c n , d e 
cuerpo entero y 
en pie. que an- 
tiguamente po- 
seyo en Lou - 
dres el capitan 
(]. I,. Holtord; 
en la moradade 
M. Charles S. 
Sen I' un finsto 
dehombre, cuyo 
rostro es muy 

parecido al del Conde de Renavente, del Mu- 
seo del Prado; y en la de otros aficionados al 
arte pictorico: un Busto de chica, procedente 
de la venta R. Kaan, y el retrato, de cuerpo 
entero, de Felipe IV, el cual fue encontrado. 
hace poco, en Viena, en el palacio del duque 
de Parma; viniendose por ello en conoci- 
miento de que el lienzo de la Dulwich Gallery, 
de Londres, que tanto tiempo paso por ori- 
ginal, es antes una copia que una replica. 




VELAZQUEZ. RETRATO DE JUAN MATEO. (MUSEO REAL DE DRESDE) 



Por lo que se refiere a Alemania, en la 
Galeria de Dresde tiguran los retratos, en 
busto, de Juan Mateos y de Un desconocido; 
en la de Munich, el Retrato de un joven, tam- 
bien de medio cuerpo; y en el Museo imperial 
de Viena, un busto de la reina Mariana de 
Austria, dos retratos de la Infanta Margarita 
de Austria, y uno, de cuerpo entero, del Prin- 
cipe Don Felipe Prospero; no atreviendonos a 
certificar scan del gran pintor sevillano los 

o tros lienzos 
que en ese Mu- 
seo le son atri- 
buidos. 

En el Insti- 
tuto Staedel, de 
Francfort, se da 
con una replica 
de uno de los re- 
tratos de la In- 
fanta Margari- 
ta, del Museode 
Yiena. Ultima- 
men te cabia 
contemplar en 
casa del senor 
Heinemann, de 
M u n i c h , u n 
cuadro de Ve- 
lazquez: Los 
discipulos de 
Emaus, queper- 
tenecio ante- 
rior m e n t e a 
Dona Maria del 
Valle, viudadel 
senor Garzon , 
de Sevilla. 

Rusia, puede envanecerse de poseer, en el 
Museo del Ermitaje, de San Petersburgo, un 
Retrato del Conde-Duque de Olivares, de me- 
dio cuerpo; otro, tambien de medio cuerpo, 
del Papa Inocencio X, y la variante de los Mu- 
chachos comiendo, de la coleccion del duque 
de Wellington, a que aludimos antes. 

De Velazquez posee Italia: en el Museo 
de Modena, el retrato de Francisco de Este, 
duque de Modena; en el Museo del Capitolio, 



202 




RETRATO DEL PAPA INOCENCIO X 

POR VELAZQUEZ. ( I'ALACIO DOKIA 




VELAZQUEZ 



AUTO-RETRATO. (MUSEO DEL CAPITOLIO) 



en Roma, el Aitto-retrato, y en el palacio 
Doria el imponderable Retrato dc Inocen- 
cio X. 

For Francia paso el Retrato de un carde- 
nal, probablemente el cardenal Pamphili. Y 
al hablar de esta nacion no es cosa de hacerlo 
por segunda vez de los lienzos citados ante- 
riormente, que posee el Museo del Louvre: 
el retrato de la Infanta Margarita y el de la 
Reina Mariana. 

Aqui dariamos por listo ruiestro trabajo, 
si por una casualidad, tan extraordinaria 
como feliz, no pudiera el Museo de Ruan 
enorgullecerse de una de las mas notables 
obras de Velazquez. 

Es el retrato de un hombre que esta diser- 
tando a la vera de un mapamundi. La figura 



es de tamano natural, hasta 
las rodillas, y aparece en 
pie. Lleva traje pardo, ama- 
rillenta capa, y en el cuello 
gorguera blanca. La capa 
que le pende de las espaldas, 
la sujeta por delante con la 
mano izquierda; mientras 
con la derecha, senala el glo- 
bo terraqueo colocado cerca 
de si, sobre una mesa con 
dos libros. El fondo es de 
color neutro. El lienzo, por 
mas que ya algo obscureci- 
do, hallase aim en muy buen 
estado de conservacion . M ide 
de altura 98 centimetres y 
8 1 de anchura. 

Paso, durante muchos 
aiios, porser obra de Ribera. 
Sucesivamente, loscatalogos 
del Museo de Ruan, atribu- 
yen ese magnilico lienzo al 
maestro de Jativa. El error 
no deja de sorprender, aim 
mas cuando la galeria nor- 
manda posee dos pinturas 
de Ribera; una con la lirma 
del autor, y que es, por con- 
siguiente, de indiscutible 
autenticidad. Se trata de un 
notable retrato de hombre al cual se designa 
no sabemos por que con el nombre de 
Zacarias. La otra, energica y potente pintu- 
ra, representa El buen Samaritano; y en ella 
se inspire Agustin Teodulo Ribot, para el 
cuadro, representando el mismo asunto, que 
se halla en el Museo de Pan. 

Los dos lienzos de Ribera, especialmente 
Zacarias, com parados con el retrato de El 
hombre del mapamundi, parece que hubieran 
debido ilustrar la opinion de los directores 
que se ban sucedido al frente del Museo de 
la capital normanda. El conde Clement de 
Ris, no obstante conocerel Museo del Prado, 
cometio en su libro Les Musees de Province 
el mismo error, y aim, si cabe, de modo mas 
grave. Sin que dejara de dudar ni un instan- 



204 



te de la paternidad de Ribera sobre ese lien- 
zo, y luego de manifestar haberlo examinado 
detenidamente, afiade que ese retrato tiene 
todas las cualidades del eminente pintor y el 
especial merito de figurar un hombre con 
los cuatro remos, cosa poco frecuente en 
la obra de Ribera. Por lo visto jal notable 
critico se le volvio de espaldas el santo ese 
dial Uno de los ultimos directores del Museo, 
el senor Ed. Lebel, distinguido pinior y emi- 
nente aficionado al arte, no cometio el mis- 
mo yerro. En el Catalogue des outrages de 
peinture et de sculptures appartenant a la ville 
de Rotten, que publico en 1890, devolvio a 
Velazquez, no por eso sin algunas restriccio- 
nes, El hombre del mapamundi; por exagerada 
prudencia, y, escrupulo cxcesivo, solo lo atri- 
buyo al amor de Los Borracftos, no atrevien- 
dose a afirmar en absolute 
la paternidad. Esa reserva, 
por lo que se refiere a la 
atribucion de obras artisti- 
cas, no es corriente entre los 
directores de museos publi- 
cos, y mucho menos entre 
los aficionados, mas pro- 
pensos a exagerar en senti- 
do contrario, es, por tal 
razon, muy digna de ser 
senalada; a pesar de que, en 
este caso, haya de ser co- 
mentada. En el dia, no cabe 
ya duda de que dicho re- 
trato es obra indiscutible 
de Velazquez. ^ Que otro 
pintor, que no t'uese el de 
Felipe IV, hubiere podido 
modelar con abundancia de 
color, y tan soberbiamente, 
la cabeza del personaje re- 
presentado y la mano que 
senala el mapamundi, ni 
expresar con tanta armom'a 
y tanta precision las tintas 
negras, pardasyaceitunadas 
del traje? Todo lo ,mas, es 
dable mostrar alguna dureza 
y sequedad; lo que lleva a VELAZQUEZ 



suponer que ese lienzo fue pintado entre los 
anos 1626 y 1629. La factura recuerda la de 
los retratos de cuerpo entero de Felipe IV y 
de su hermano Don Carlos, pintados por esa 
epoca. Atestigua esa obra las mismas dotes 
de observacion y de sinceridad de esotras. Ya 
maestro consumado, cinese Velazquez al mo- 
delo, en ese lienzo grave y subjective. Ni in- 
vencion, ni artificio en el claro-obscuro: la 
unica preocupacion del autor reducese a bus- 
car la vida y la verdad. De ahi que posea 
tanta expresion ese rostro atormentado, ener- 
gico, de cabellos negros y abundantes, de 
ojillos chispeantes de malicia y hundidos 
bajo las cejas, de nariz gorda y hurona, bel- 
fo, y de boca sarctistica, medio cubierta por 
enhiesto y negro bigote. La mano, en actitud 
de indicar con un dedo el mapamundi. esta 




FRANCISCO II DE ESTE (MUSEO DE M6DENA) 

2O 5 




JOSE DE RIBERA 

sorprendida del natural; y rima perfecta- 
mente con la expresion del rostro, de singu- 
lar realidad. En el animo del espectador 
queda una duda: ^El personaje esta serio, o se 
burla del que le mira? 

No insistiremos lo bastante sobre la pro- 
digiosa ejecucion de ese cuadro, de tan so- 
brias y vigorosas tintas, y sobre su exactitud, 
su justeza absolula y el vigor de la ejecu- 
cion. 

En un folleto que publico, en el ano de 
iKKi, a proposito de las atribuciones dadas 
a unos cuantos cuadros de la galeria muni- 
pal, no pone en duda, el sefior Gaston Le 
Breton, director honorario de los Museos de 
Ruan, que El hombre del mapamundi no sea 
obra de Velazquez. En el rictus de ese hom- 
bre indicando con el dedo el globo terraqueo, 
en esa equivoca sonrisa, encuentra el critico 



EL BUEN SAMAR1TANO (MUSEO DE RUAN) 

de arte un muy cercano parentesco con la 
sonrisa del bebedor de Los Borrachos, en el 
momento de apurar la copa rebosante de 
vino. Segun el sefior Gaston Le Breton, el 
rostro, las manos, el cuello, estan tratados 
como en el retrato del Nino de Coria. Presen- 
ta el vestido los mismos colores y analoga 
hechura que el de Esopo. En fin, segun ese 
inteligente y perspicaz escritor, todo recuerda 
son sus palabras el toque firme, justo y 
craso del autor de Las Meninas. Pero no se 
trata de justificar que ese cuadro sea de Ve- 
lazquez. No hay ya quien lo dude. Se quiso 
ver en ese retrato a Galileo explicando la ro- 
tacion de la tierra, y, tambien, a Cristobal 
Colon mostrando el Nuevo Mundo que iba a 
descubrir; por mas que el personaje ningun 
parecido guarda con el tipo tradicional de 
esos grandes hombres. Demas que, cuadros 



206 




EL HOMBRE DEL MAPAMUND1 
FOR VELAZQUEZ. ( MUSEO DE RUAN) 




RETRATO, POR VELAZQUEZ 
(PINACOTECA DE MUNICH) 




RETRATO, POR VELAZQUEZ 
(MUSEO DE BERL(N) 



de tal naturaleza no fueron de la cuerda de antes las demas partes del cuadro. Y ello es 

Velazquez. Mas probable es que nos encon- muy posible. 

tremos frente a una de esas pinturas de bu- ^Como pudo esa obra de Velazquez llegar 

fones, hombres de placer, tan numerosos hasta Ruan? Nadie lo sabe. Al empezar la 

entre la servidumbre de Felipe IV y que, Revolucion francesa, en el afio 1789, se halla- 



amenudo, sirvie- 
ron de modelo al 
artista sevillano. 
En un articulo 
salido a luz en la 
Gazette des Beaux 
Arts en el afio de 
1893, dice el se- 
nor Gonse, que 
no sorprenderia 
que aiiosdespues 
de haber termi- 
nado Kl hombre 
del mapamundi, 
h ubiera Velaz- 
quez vuelto a tra- 
bajar en el, reto- 
cando o pintan- 
do de nuevo la 
cabeza, sirvien- 
dose para los re- 
toques de su cua- 
dro Pablillos de 
Valladolid, ligura 
de cuerpo entero 
del gran Museo 
de Madrid, uni- 
versalmente co- 
nocido. Losseiio- 
res Leon Bonnat 
y Don R. de Ma- 
drazo, sustentan 
igual opinion, 
que compartia, a 
su vez, Don Aureliano de Beruete: si no 
fuera por la barba afeitada, en el retrato de 
Ruan, escribe el docto historiador, exis- 
te parecido entre las dos fisonomias, y... es 
facilmente posible sacar la consecuencia, de 
que Velazquez en su incesante rebusca de la 
reproduccion veridica de sus modclos, reem- 
plazo la cabeza primitiva por la de Pablillos 
de Valladolid, dejando en el mismo estado de 




VELAZQUEZ PABLILLOS DE VALLADOLID. (MUSEO DEL PRADO") 



ba en el Bureau 
des Finances, 
construido a ex- 
pensas del carde- 
nal Jorge de Am- 
boise, en la es- 
quina de la plaza 
de la catedral y 
de la calle Petit 
Salut. ^Como fue 
a parar alii? Solo 
conjeturas cabe 
establecer. Qui- 
zas merced a una 
serie de circuns- 
tancias del co- 
mercio maritimo 
pasoeselienzo de 
Espana a Ruan. 
Sabemos que 
desde el siglo xvi 
cran frecuentes 
lasrelaciones por 
mar entre la pe- 
ninsula y la Nor- 
mandia. Tal vez 
lo trajeron de 
Klandes, que te- 
nia a la sazon las 
relaciones consi- 
guientes con la 
corte de Castilla, 
por ser espanoles 
susgobernadores 

y luncionarios. Probablemente cuando el de- 
creto del gobierno de la Repiiblica Francesa 
del 5 de Noviembre de 1790, mandando a las 
Autoridadesdepartamentales establecer el in- 
vcntario de los objetos de arte existentes en 
los edificios publicos, iglesias, castillos, y 
monasteries suprimidos e indicar los que era 
menester conservar, fue El hombre del ma- 
pamundi depositado, con muchos otros cua- 



210 



dros mas, en el convento de frailes dominicos, 
donde se instalo mas tarde la Prej'ecture de 
la Seine Inferieure. Ese es el motivo de que, 
desde el principle, formara parte del Museo 
de Ruan esa pintura, del cual siguio las vici- 
situdes. Desde el antiguo convento de los 



Por fin, en 1886, quedo definitivamente co- 
locada en el Museo edificado en la calle 
Thiers, frente al jardin publico. 

El hombre del mapamundi, al igual que 
muchas mas del gran pintor sevillano exis- 
tentes tuera de Espana, viene a pregonar las 




VELAZQUEZ 



PABLILLOS DE VALLADOLID (FRAGMENTo) 



frailes dominicos, paso la coleccion munici- 
pal a las salas de la planta baja de la Abadia 
de San Ouen; luego por decreto del XIV fruc- 
tidor del ano VIII, se ordeno se trasladara al 
antiguo colegio de Jesuitas, en la calle Bourg 
1'Abbe; en 1866 se dispuso fuese instalada en 
las salas del segundo piso del Ayuntamiento. 



alias cualidades de ese artista, que en pleno 
siglo xvn did resoluciones pictoricas a pro- 
blemas que centurias despues ban preocupa- 
do a los que, paleta en mano y pincel en 
ristre, inquieren las bellezas del natural, para 
fijarlas en el lienzo. 

PAUL LAFOND. 



211 



GREGORIO FERNANDEZ. SU VIDA Y SUS OBRAS 

(i5y6?- 1636) 



I 

TODO respiraba jiibilo en la ciudad de 
Valladolid al comenzar el siglo xvn. 
Asiento constante de monarcas habi'a sido 
aun con el caracter transitorio y movedizo 
propio de los antiguos reinados, hasta que 
Felipe II, desdenando el hogar en que nacie- 
ra, traslado sus reales a Madrid, al parecer 
definitivamente. Empero los vallisoletanos 
no olvidaban sus glorias pasadas, ni desapa- 
recia el enojo motivado por una pretericion 
que tuvieron por injusta y perjudicial a su 
ciudad, aguardando en silencio llegara oca- 
sion propicia para tomar satisfactorio desqui- 
te. La sucesion de la corona en el debil hijo 
de Felipe II les esperanzo de tal manera, que 
sin perdida de tiempo comenzaron a trabajar 
en su designio. Las riendas del Estado no 
fueron, en realidad, empufiadas por el nuevo 
monarca, sino por su favorito el Duque de 
Lerma, y tal arraigo gozaba este en Vallado- 
lid que en su valimiento depositaron todos 
una confianza plena. Asi, ocultamente pri- 
mero, publicamente despues, trabajo el de 
Lerma sin descanso hasta que Felipe III tras- 
lado su residencia desde las orillas del manso 
Manzanares a las del caudaloso Pisuerga. 
Aqui le ayudaban inuchos elementos de va- 
lia; la antigua nobleza que aiin conservaba 
un arraigo prepotente, el Ayuntamiento con 
su regidor D. Antonio de l ; lloa y muchos re- 
gidores de prestigioso nombre, entre los que 
descollaba el capitan D. Francisco Calderon, 
representante del Duque de Lerma; emplean- 
dose constantes embajadas, comunicaciones 
escritas e instrucciones confidenciales, hasta 
que vencidas cuantas dificultades salieron al 
paso, vieron cumplidos sus anhelados deseos, 
entrando los reyes en Valladolid el 9 de Fe- 
brero de 1601 para establecer aqui la corte de 
Espana, mucho mas efimeramente de lo que 
los confiados vallisoletanos suponian. 

Despoblose Madrid. Todos los aditamen- 
tos palaciegos; titulos nobiliarios, gente de 



armas, juntas y centres oficinescos, merca- 
deres, hombres de negocios, andantes en 
corte y hasta las mozas de partido; todos en 
tropel a Valladolid vinieron, sin faltar en el 
sequito real un escogido grupo de artistas y 
de poetas. El Duque de Lerma era inteligen- 
te en cosas de arte, aqui proyectaba grandes 
obras, y era muy natural que, ansiosos de 
gloria y de fortuna, acudieran a la nueva corte 
buen numero de pintores y escultores. 

No alcanzaba entonces Valladolid el es- 
plendor artistico irradiado en toda la centu- 
ria decimosexta. Berruguete, el mayor pro- 
pagandista del florido renacimiento escultu- 
ral, habia muerto bastantes afios antes; Juan 
de Juni, escultor eminentemente personal, le 
siguio despues al sepulcro, y el inmenso 
grupo de discipulos cuyas obras casi iguala- 
ban a las de los maestros, y los escultores que 
sin tomar residencia definitiva en la antigua 
villa, aqui dejaban las muestras de su inge- 
nio, ninguno pertenecia al mundo de los 
vivos. Esteban Jordan, lazo de union entre 
dos periodos, no debio ver el siglo xvn. 
.jQuienes quedaban? Francisco del Rincon, 
Cristobal Velazquez, Pedro de la Cuadra. .. 
algunos mas que destellaban efimeros fulgo- 
res insuficientes para establecer una gallarda 
continuidad en la historia de la escultura de 
la nueva centuria. 

La historia pictorica habia tenido menos 
resonancia. El mismo Alonso Gonzalez Be- 
rruguete que comenzo su carrera como pin- 
tor, casi llego a abandonar los pinceles para 
dedicarse a la plastica o la talla en absolute, 
y de entre los muchos que figuran en aque- 
lla epoca, solo Gregorio Martinez merece el 
senaladisimo lugar que investigaciones re- 
cientes tienen el deber de asignarle. 

Entre los escultores que vinieron a Valla- 
dolid con la corte, figuraba en primer lugar 
el milanes Pompeyo Leoni, quien en la igle- 
sia del Escorial termino de esculpir los pere- 
grinos sepulcros de las familias reales man- 



212 




CABEZA DE SAN PABLO 
FOR GREGORIO FERNANDEZ 



dados labrar por Felipe II. Seguia mas aun 
que al sucesor de la monarquia, al favorito 
del rey; pues el Duque de Lerma intentaba 
hacer en el monasterio de San Pablo de Va- 
lladolid una imitacion de San Lorenzo el 
Real, colocando tambien en el altar mayor 
dirigiendo sus preces al Altisimo, las efigies 
de sus nobles patronos y las de sus deudos 
los arzobispos de Sevilla y de Toledo. Leoni 
trajo consigo varios oriciales de los que con 
el habian trabajado, siendo uno de ellos Mi- 
llan de Vilmercati, milanes tambien y empa- 
rentado en cierto modo con Pompeyo al ca- 
sarse con la hijastra de este, D." Catalina de 
Mora. Ayudo Vilmercati a su maestro en la 
ejecucion de los modelos de yeso para las es- 
tatuas de los duques, y despues siguio ocu- 
pado en diversas obras. Cuando el nacimien- 
to del que luego fue rey con el nombre de 
Felipe IV, tuvo a su cargo algunos de los 
muchos trabajos decorativos que dieron real- 
ce a los suntuosos festejos celebrados para 
solemnizar tan fausto acontecimiento, enco- 
mendandole la construccion de un gran tem- 
plcle con nueve figuras alegoricas de tamano 
natural colocadas en su frontispicio, cuyo 
monumento, siquier fuera transitoriamente, 
habia de instalarse en el gran salon de fiestas 
y saraos del real palacio, trabajando unidos 
en dicha obra Millan de Vilmercati y Grego- 
rio Hernandez. Esto sucedia en el mes de 
Mayo del ano i6o5. 

II 

Aqui aparece por primera vez el nombre 
de nuestro artista como auxiliar o companero 
del milanes Vilmercati en obras de caracter 
profano, cuando luego hubiera de ser maes- 
tro singularisimo y afamado en la imagineria 
religiosa. ^Que noticias hay de el anteriores 
a esa fecha? ,jCual fue el lugar de su naci- 
miento? ^Cuando vino al mundo? ^Donde 
transcurrieron sus anos juveniles? 

Ni la historia se completa nunca con el 
cabal y exacto conocimiento de los hechos 
probados, ni hay estudio biografico que no 
deje lagunas inaccesibles a la mayor diligen- 
cia del investigador. Lo que se sabe de cierto 



hallase mezclado y confundido con suposi- 
ciones mas o menos razonadas, buscase el 
apoyo de autoridades que del asunto tratan, 
se alambican y sutilizan pequenos incidentes, 
o se recogen sino con fe al menos con respeto 
los vagos ru mores de la tradicion. Pero el 
trabajo resulta deficiente, no se llega al punto 
donde se queria llegar, no se sabe cuanto se 
deseaba saber. A veces estas penumbras, por 
logicas compensaciones humanas, prestan 
cierto misterio atrayente e interesante por su 
misma indecision, dando margen a congetu- 
ras y disquisiciones opuestas. 

Gregorio Fernandez nacio en Galicia. Asi 
viene diciendose hace mucho tiempo, aunque 
nadie senala con certeza el pueblo donde vio 
la luz por vez primera, y los que suponen 
tuese en Pontevedra tienen para ello el mis- 
mo fundamento que los que creen seria en 
Santiago, pues no hay absolutamente motive 
ni indicio alguno justificative. Solamente 
hace pocos anos que con razon se dirigen las 
miradas hacia la villa de Sarria en la provin- 
cia de Lugo, y lleguese con el tiempo a con- 
firmarse la presuncion o desecharla por en- 
contrar pruebas en contrario, lo cierto es que, 
hasta el presente, es la unica indicacion seria 
y formal, merecedora de tomarse en cuenta. 

Su origen es indeciso; pero documenta- 
do. (i) Cuando el celebre escultor ordeno su 
testamento ante el escribano Miguel Becerra, 
mando que se diesen ciento cincuenta reales 
a una iglesia de la villa de Sarria; su viuda 
paso largos anos sin cumplir esta voluntad 
solemnemente ordenada, y al testar ella a su 
vez el 21 de Abril de 1661, debiole remorder 
la conciencia tan lamentable olvido, por lo 
cual, pretextando no haber hallado ocasion 
de remitir el dinero, ni persona que lo lleva- 
se, mandaba desde luego se enviara dicha 
cantidad a su destino. Este legado hecho a 
un pueblo de Galicia tan distante de Valla- 
dolid, hace suponer la posibilidad de ser un 
recuerdo al punto de su nacimiento, a la 

(i) Los testimonies o pruebas de los hechos resenados 
en este aniculo, se hallan inscrtos en su mayor pane con una 
extension que aqui no seria propia, en nuestro libro Estudios 
Histfirico-A rtisticos. 



3I 4 




BAUTISMO DE JESUS 

FOR (iREGORIO FERNANDEZ 



iglesia misma donde recibiera las aguas del 
bautismo. Cierto es que, a consecuencia de la 
noticia, se han practicado en Sarria investiga- 
ciones sin resultado alguno; como no las dan 
en poco ni en mucho cuantas han intentado 
muy ilustrados y erudites gallegos para am- 
pliar la biografia de su esclarecido paisano. 
lamentando ellos mismos que dentro de su 
propia tierra les sea imposible contribuir en 
un apice a una empresa de orgullo regional. 
^Puede asegurarse el aiio en que nacio? 
Se ha partido hasta ahora de una base muy 
endeble cual es la inscripcion de su retrato, 
de que mas adelante hablaremos; y esa ins- 
cripcion no merece una ciega confianza. En 
este momento puede presentarse otro nuevo 
dato acabado de recoger en el archivo de la 
Real Chancilleria, dandonos una fecha tal 
vez completamente exacta o por lo menos 
muy aproximada, permitiendo anunciar que 
Gregorio Fernandez nacio el aiio ibjf>. Decia 
el escultor, actuando como perito en un liti- 
gio sostenido por su companero Pedro de la 
Cuadra el aiio 1610, que era de edad de 
34 anos, y la sencilla operacion de resta nos 
da aquella fecha. Pudierase arguir que estas 
declaraciones juradas nunca eran de una 
puntualidad absoluta; pero llama la atencion 
que siempre solian aiiadir el concepto de 
poco mas o meiws y Gregorio en este caso 
no empleo terminos dubitativos ni aproxi- 
mados, sino que manifesto en redondo los 
anos que tcnia: /);)' ser de edad de treinta e 
cuatro anos e lo firmo de su nombre. = Greg." 
Fernandez (2) Si pues nacio el i5y6 tendria 
25 anos el 1601 cuando Felipe 111 vino de 
asiento con su corte a Valladolid. 

,-Cual fue el verdadero apellido del escul- 
tor, Hernandez o Fernandez? Tan posible es 
la confusion paleografica, que en las escritu- 
ras de su tiempo se lee indistintamente de 
uno y otro modo; pero las mayores y eiica- 
ces pruebas obligan a denominarle Gregorio 
Fernandez, sobre todo por ser asi como el 



firmaba en cuantos documentos se registran. 
De su adolescencia, de su edad juvenil, 
no hay noticia alguna. Aparece en Valladolid 
trabajando para las obras reales el ano i6o5; 
pero antes de esa fecha ^que se sabe de el? 
^Estaba ya avecindado en la misma ciudad, 
o vino desde Madrid en compania de los de- 
mas artistas palaciegos? Lo ultimo parece lo 
mas verosimil, y no se contradice por los 
rastros que de ciertas obras han dejado algu- 
nos historiadores. El 8 de Abril de i6o5 le 
en cargo Felipe III un Cristo yacente, que se 
expuso al culto en el oratorio del palacio real 
de Valladolid, trasladandole a Madrid el si- 
guiente de 1606, cuando marcho la Corte, y 
gustandole mucho al Rey le conserve en su 
poder nueve aims, hasta el i6i5 que fue lleva- 
da la imagen en solemne procesion al con- 
vento de Capuchinos del Pardo, por lo cual 
se le conoce con el nombre de Cristo del 
Pardo. de donde se le mudo despues a la pa- 
rroquia del Buen Retiro de Madrid. (3) 
Tambien, aunque sin tijar el ano, consta por 
la autoridad de D. Bernardo de la Serrada, 
obispo de Indias, que Fernandez hizo una 
imagen de Santa Ana para la Congregacion 
de los Correos establecida en Valladolid, 
desde cuya ciudad se traslado igualmente a 
Madrid al regreso de los reyes, llevandose en 
hombros todo el viaje e instalandola en una 
capilla del convento de Carmelitas con gran 
veneracion y culto. Estos informes no al- 
canzan a retrotraer el nombre del escultor 
mas alia del ano i6o5, y siempre en Valla- 
dolid durante la estancia de Felipe II. 

Otro hecho debe mencionarse. En una 
capilla del convento de San Francisco de 
Valladolid, titulada de la Soledad, se leia an- 
tiguamente (hoy no existe esa iglesia) la ins- 
cripcion conmemorativa de sus poseedores.y 
a continuacion el ano i5oo. El retablo de esa 
capilla tuvo como historia central un her- 
moso grupo de la Piedad obra primorosisi- 
ma del insignc Gregorio Ferndnde^ (4). Si en 



(i) Toda la prueb:, documental relative a este punto, se < 3 > Utotori, del Santo Cristo del Pardo. Noticias remit,- 

incluiri en la serie de ariiculos que publicamos con el tltulo das por D. Enrique Serrano Fatigati. 
de PMto* de .\ rtistas en el BoMin de la Sociedad Castellana (4) Hlaoria del convento de San Francisco, de Vallado 



de Excursiones. 



lid, por Fray MatUs de Sobremonte. (Manuscrito). 



217 



aquel ano se hizo el retablo, ya entonces 
nuestro escultor labraba obras de primer or- 
den; pero notese que tendria alrededor de 
14 anos No, esa fecha determina la construc- 
cion de la capilla; pero el retablo debieron 
colocarle bastantes anos despues. 

Si es lamentable que de Galicia no ven- 
gan noticias o datos relatives a Gregorio Fer- 
nandez, tambien Madrid se encuent'a en 
igual caso. Kste vacio imposibilita conocer 
los principios de su historia, de su vida, de 
sus obras primeras; porque Gregorio debio 
ir de Galicia a Madrid donde contrajo matri- 
monio con Maria Perez, suceso que, aun alir- 
mandose tan solo por congeturas, hallase 
muy cerca de considerarse como verdadero. 
Su jovcn esposa t'ue hija de Santos de Palen- 
cia y Maria Perez, cuyo apellido materno 
conserve la hija, al igual de los demas her- 
manos. Llamaronse estos Magdalcna Perez, 
fallecida en Sevi- 
Ha; Catalina Pe- 
rez, en Madrid, 
dejando por hijo 
a Pedro Manso, 
el cual lue a las 
Indias, marchan- 
do tambien al 
mismo reino ha- 
cia el aiio 1630 
Juan Perez, otro 
de los Hermanns. 
Pues bien y es- 
to importa cono- 
cerlo para el caso 
prese n te los 
suegros de Gre- 
gorio estuvieron 
aveci ndados en 
Madrid, residien- 
do tal vez en la 
modesta casa de 
su propiedad si- 
tuada en la calle 
de la Paloma; alii 
la conoceriael es- 
cultor y en Ma- 
drid se casarian GREGORIO FERNANDEZ 




a fines del siglo xvi, tr.isladando muy pronto 
su residencia a Valladolid. Aqui les nacieron 
dos hijos: varon el primero, a quien pusie- 
ron el nombre de su padre, pero malogrose 
muy nino, pues le bautizaron el dia 6 de 
Noviembre de i6o5 muriendo el 20 de Junio 
de 1610; y otra hija llamada Damiana, que 
nacio el 24 de Octubre de 1607, de la cual 
lue madrina Ana Maria Juni, nieta del ce- 
lebre escultor de ese apellido. Vivia enton- 
ces el matrimonio Fernandez en una casa de 
la calle del Sacramento, feligresia de la parro- 
quia de San Ildelbnso, fuera de las puertas 
del Campo. 

,:Puede hacerse alguna indicacion respecto 
al maestro que Gregorio tuvo? Si, porque 
entre las nebulosidades que rodean su juven- 
tud, aparece un punto luminoso, y el nos 
indica que estudio la escultura en Valladolid, 
siendo discipulo de Francisco del Rincon. 

El historiadordel 
convento de San 
Francisco (5) dio 
interesantes noti- 
cias artisticas re- 
lativas a su casa, 
y hablando de la 
capilla dela Con- 
cepcion o de los 
Riberas, cons- 
truidaelanoiSGy, 
expresa q ue la 
imagen titular es 
hermosisima y la 
hizo un famoso 
escultor llamado 
Rincon, maestro 
del gran Gregorio 
Fernandez en sus 
principios. Quien 
escribia esto el 
ano 1660 alcanzo 
a conocer al es- 
cultor gallego, y 
aun suponiendo 
que no tuviera 



DESCEND1M1ENTO DE LA CRUZ 



(5| Fray Matias de So- 
bremonte. Obra citada. 



2l8 




GREGORIO FERNANDEZ 



LA DOLOROSA 



informes directos, complacese en manit'estar 
repetidamente que se los suministraba el in- 
signe pintor Diego Valentin Diaz, bien noti- 
cioso de artifices dc pintura v cscultitra: ana- 
diendo en algunos casos dudosos, que para el 
montaba mucho el juicio de Diego Diaz. Pues 
si este pintor colaboro en su arte respective 
en las obras de Gregorio Fernandez, los in- 
formes que diera tendrian caracter lidedigno, 
y asi no puede acogerse la alirmacion del his- 
toriador franciscano como una ligercza o una 
vulgaridad. El Rincon a quien alude, era 
Francisco, el que labro en piedra las estatuas 
de San Pedro y de San Pablo colocadas en el 
exterior de la iglesia penitencial de las An- 
gustias, y si no existen mas datos para com- 
probar las relaciones del maestro y discipulo, 
los hay abundantisimos que demuestran los 
intimos afectos sostenidos por las familias de 
Fernandez y de Rincon, pues ai casarse el 
ano i6i5 Manuel del Rincon, hijo de Fran- 



cisco. |'ue Gregorio padrino de la boda y del 
primer vastago del nuevo matrimonio, estre- 
chando constantementc ambas familias estos 
lazos de parentesco cspiritual. 

Admitido el hecho de que Francisco del 
Rincon t LI era maestro de Gregorio Fernandez 
en sits principles, resultarian dos hipotesis. 
Ese Rincon alcanzo el siglo xvn; pero se des- 
arrollo plenamente en la centuria anterior. 
<;Es que Gregorio estaba ya en Valladolid 
cuando vino Felipe 111 con su corte? Quiza, 
pero tampoco es inverosimil otra suposicion. 
Llego mozo a Valladolid, conocedor de su 
arte, oficial como entonces se decia, en el 
oficio de escultor y notese que en este 
concepto trabajo con Vilmercati siendole 
precise entrar en el obrador de algun maes- 
tro para perfeccionarse y ganarse el sustento. 
El escultor de mas nervio que existia, era 
Francisco del Rincon; con el se fue y con el 
trabajo, pocos anos seguramente, mas los 



-!: 



bastantes para crearse alii sinceros afectos, 
haciendo recordar luego a los que en su ju- 
ventud le habian conocido, esta primera epo- 
ca de su historia artistica. 

Ill 

Al ano siguiente de hacer Gregorio Fer- 
nandez las figuras decorativas para las regias 
fiestas, le encargaba directamente la fabrica 
de la iglesia de San Miguel en Valladolid 
que labrase la escultura del retablo principal, 
cuya parte de ensamblaje y talla se encomen- 
do a otros artifices. La imagineria constaba 
de nueve figuras de tamano natural, otras 
nueve mas pequenas y un Padre Eterno, 
todas redondas, es decir, de bulto aislado, 
obligandose a hacer previamente los modelos 
a gusto del mayordomo de la iglesia. Abona- 
ronle por la obra 4.280 reales y la escritura se 
formalize el 26 de Octubre de 1606, siendo 
uno de los testigos Juan de Mendoza, escri- 
bano de su Magcstad, hijo de Juan de Juni. 
Las relaciones con esta familia eran tambien 
de intimidad notoria como se detallara mas 
adelante. E\ templo de San Miguel, uno de 
los primitives fundados en Valladolid, con 
advocacion de San Pelayo, se reedifico por 
completo en la epoca de los Reyes Catolicos, 
y despues fue demolido, ignorandose el para- 
dero del retablo hecho en el siglo xvn, cuando 
la iglesia sufrio una nueva reforma. 

Seguramente por este tiempo Gregorio 
adquiria con diversas obras, gran reputacion 
y credito. Si es que vino a Valladolid. como 
tantos otros, a manera de escolta real, cambio 
luego de propositos, viendose con un nombre 
y una personalidad propia, suficiente para 
alcanzar por si solo honra y provecho. Dejo 
tranquilamente a la Corte que desandara el 
camino al retornar nuevamente a Madrid; y 
en Valladolid siguio y en Valladolid se arrai- 
go por completo, haciendo de esta ciudad, 
no su segunda patria, sino su patria princi- 
pal, su patria adoptiva. 

Imposible es dar noticias documentadas 
de cuantas obras hizo; muchas son de evi- 
dencia publica, algunas quiza no esten califi- 
cadas con acierto, otras han desaparecido; 



pero hay el suficiente caudal de ellas para ser 
bien estudiado y asignarle el relevante lugar 
que propios y extranos le tienen ya concedi- 
do en la historia de la escultura espanola. 

Gran popularidad alcanzaron en Vallado- 
lid las procesiones de Semana Santa durante 
el siglo xvn por el niimero y merito artistico 
de sus Pasos que figuraban en ellas, repre- 
sentando, como es consiguiente, imagenes re- 
ligiosas o cscenas de la Pasion de Jesucristo, 
llevadas en hombros por los cofrades. Ya en 
la anterior centuria se habian construido al- 
gunos; pero el escultor gallego dio un im- 
pulso especial a este genero de obras, destina- 
das a conmover las grandes masas de publico 
al recorrer por calles y plazas las efigies del 
Redentor, de la Virgen, de los Santos, y el 
obligado cortejo de sayones; uno tirando de 
la soga, otro con un caldero, aquel llevando 
un azadon; todos amenazantes, reflejando en 
sus caras innobles y patibularias el mayor 
extreme de degradacion fisica y moral. Estas 
figuras, bien construidas y con movimientos 
francos, llevando los mismos desgarbados 
trajes que los hampones y picaros descritos 
por Cervantes y Quevedo, eran el contraste 
necesario de los pasos, y al contemplarlos al 
aire libre, no solo los habitantesde Valladolid, 
sino los de los pueblos comarcanos que en 
tropel acudian a ver las procesiones, se pros- 
ternaban de hinojos ante las sagradas image- 
nes con devocion cristiana, alzandose luego 
airados al ver aquel los judios que escarnecian 
al Divino Redentor. Concluido el acto prp- 
cesional, volvian los pasos a las iglesias Peni- 
tenciales respectivas, Jesus, La Pasion, Las 
Angustias, La Cruz y La Piedad; desarma- 
banlos entonces y guardaban las figuras hasta 
el siguiente ano, para colocarlas nuevamente 
segiin instrucciones especiales que tenian 
anotadas en las cofradias. Con tan continue 
movimiento se producian muchos desperfec- 
tos, y ya se condolian, a fines del siglo xvn, 
de hallarse algunas figuras muy maltratadas. 

No es facil precisar entre las conservadas 
en el museo vallisoletano cuales son debidas 
a Gregorio Fernandez, y cuales a sus discipu- 
los o imitadores; pero de algunas, si. Una es- 



critura del ano 1614 nos dice que se obligo a 
hacer para la iglesia de La Pasion las image- 
ries de Jesus Xa^areno con la cruz a cuestas, 
Simon Cirineo ayudando a llevarla, un sayon 
tirando de la soga, un hombre armado y la 
Veronica, pagandole dos mil rcales solo por 



presentando el Descendimiento de la Cru^. De 
esta obra hay noticias incompletas, pues mu- 
rio Fernandez sin que la cofradia de La Cruz 
le pagase el importe, y aiin despues de falle- 
cer la viuda continuaban con el debito. La 
hija Damiana con su esposo nombraron pro- 




GREGORIO I-ERNANDKZ 



LA VIRGF.N DEL CARMEN ENTREGANDO LOS 
ESCAPULARIOS A SAN IGNACIO DE ESCOK 



el trabajo de manos. Con el sayon que lira de 
la soga hace juego otro muy semejante, sien- 
do excelentes y caracteristicos ejemplares de 
ese genero. 

Aun sale en el dia en las procesiones el 
paso que vulgarmente Hainan el Reventon, por 
ser una gran maquina de mucho peso y atre- 
vida composicion con numerosas liguras re- 



curadores para remover el asunto; mas si el 
litigio llego a la Chancilleria, no ha podido 
encontrarse hasta ahora ni en los pleitos fe- 
necidos ni aim en los olvidados, por lo que 
no puede saberse el resultado que tuviera ni 
los incidentes y particulares a que segura- 
mente daria motivo. Nos hemos de quedar, 
pues, sin conocer como acabo. 

221 



IV 

Una de las cualidades inherentes a la es- 
cultura religiosa en Espana es la policromia. 
Ya desde la Edad Media todas las imageries 
y la parte arquitectonica de los retablos se 
doraban, pin- 
taban y esto- 
faban. conti- 
n u a n d o d e 
igual modoal 
c a m b i a r la 
educacion ar- 
tistica con las 
nuevas doc- 
trinas del Re- 
nacim iento 
implantadas 
en Espana al- 
godespuesde 
comenzar el 
siglo xvi. Be- 
rruguete ve- 
il ia de Italia 
donde no se 
transigio con 
la escultura 
colorida.pues 
alii la mono- 
cromia impe- 
raba; sin em- 
bargo, liel a 
las tradicio- 
nes es pa no- 
las, en cuan- 
tasobrashace 
destinadas al 
cul to cnlaza 
en legitimo 
m arid a j e la 
pintura con 
la escultura y 
arquitectura 
de retablos GREGORIO FERNANDEZ 
como impres- 

cindible complemento. Prescindiendo de ra- 
zones esteticas, las cuales pueden dar argu- 
mentos a los partidarios de uno y otro siste- 
ma, aiin sin entrar en el estudio de los tiem- 




pos antiguos, en los cuales la escultura poli- 
cromada no era cosa desconocida, lo cierto es 
que esta ayuda a la imitacion de los objetos 
reales, sin abdicar por eso de las condiciones 
elevadas en que debe colocarse el arte. Esas 

imagenes de 
los pasos a 
que acaba de 
hacerse refe- 
renda <que 
efecto produ- 
cirian a las 
multitudes 
en la via pu- 
blica si tue- 
ran blancas 
como el mar- 
mol o entris- 
tecidas con 
los pardos to- 
nos de la ma- 
dera? Aiin 
siendo gran- 
de su merito 
artistico , no 
alcanzarian a 
mover la de- 
vocion ni el 
afectodel mo- 
do ingenuo y 
espontaneo 
que lo consi- 
guen las ima- 
genes pinta- 
das. 

Pero las o- 
bras de diver- 
sasepocasnos 
ensefian que 
el concepto y 
la tecnica de 
la policromia 
varioconside- 
rablemente 

en el transcurso de un siglo. Berruguete la 
considero como elemento decorative, nunca 
como fiel imitacion de la naturaleza: hace do- 
minarel oro deun modo absolute, y con el for- 



CR1STO ATADO A LA COLUMNA 



ma una gran masa en los panos, en la fauna, 
en los fondos mismos, pintando encima algu- 
nas partes y descubriendo luego el oro, por 
medio del grafido, para la imitacion de las es- 
tofas con adornos adamascados o romanos \ 
grutescos, to- 
do ejecutado 
con una deli- 
cadeza extre- 
mada produ- 
ciendo ricas y 
variadas corn- 
bin a c i o n e s . 
En cuantoa 
encarnacion 
pintura de los 
rostros y par- 
tes desnudas. 
era asi loen- 
cargan por di- 
versos contra- 
tos de lus- 
tre y pulimen- 
to remedando 
el esmalte. Kn- 
tonces el pin- 
tor de image- 
nes ordenaba 
sutrabajobajo 
un plan adap- 
tado al estilo 
dominante; 
las carnes se 
pintaban al 
pulimento, y 
en lodemas el 
oro briiii ido 
dominabacasi 
todo haciendo 
sobre el trans- 
flores colori - 
dos y adornos 
grabados, que lo enriquecian artisticamente. 
Al llegar la epoca de Gregorio Fernandez 
entro de lleno la escultura pintada en la imi- 
tacion de la naturaleza, rechazando los con- 
vencionalismos anteriores. No era el quien 
daba color a sus obras, sino un pintor que en 




GREGORIO FERNANDEZ 



algunos casos sabese que tue Diego Valentin 
Diaz, uniendo sus nombres las dos persona- 
lidades mas salientes que habia en Valladolid 
en el primer tercio del siglo xvn. Mas aun- 
que la reputacion de Valentin Diaz era noto- 

ria, aparece 
supeditado el 
pintor al es- 
c ul tor, pues 
en las condi- 
cionesestable- 
cidas de co- 
mun acuerdo 
entre am bos 
artistas el af.o 
1621 para cn- 
carnar \ pin- 
tar las figuras 
de \ucstra Se- 
fiora, el Nifio 
Jesus Y San 
Jose, destina- 
das a la iglesia 
parroquial de 
la \ irgen de 
San Lorenzo, 
donde aun se 
co user van. es- 
tablecese que 
se hara por 
la orden que 
diese el sefior 
Gregorio Fer- 
nandez . Ya 
en esta epoca, 
las encarna- 
ciones no son 
al pulimento, 
sino mates, 
diterenciando- 
las como mas 
convenga con 
toda propiedad, los vestidos coloridos al oleo 
con los mejores colores que se hallasen en 
Sevilla; el oro le gastan con tal parsimonia, 
que entra unicamente en el retoque de algu- 
na cenefa o en los cabellos del Nino, y no le 
emplean brunido como antes, sino molido 



SANTA TERESA DE JESUS 



223 



unicamente, observandose que no mencionan 
para nada el grafido ni el estof'ado, pues ya 
no tenia razon de ser. El idealismo a que 
obedecio la policromia de la anterior centuria 
habia dejado el sitio a una atenta y escru- 
pulosa imitacion de la naturaleza, y para 
que nada faltase, hasta los ojos los pintaban 
en cristal. Formado de esa nianera el gusto 
publico, acogian con entusiasmo asf los inte- 
ligentes como los indoctos en el arte, las ima- 
geries coloridas de Gregorio Fernandez, el 
cual, convencido de SLI propio valer y de la 
estimacion que de sus obras hacian, expresa- 
ba en esa misma escritura que el grupo habia 
de pintarse de la manera que mas convenga 
y dijere el dicho Gregorio Fernandez, como 
persona que desea que sus liguras luzcan 
bien y salgan como cosa tic sus tnanos. 

En el grande y hermoso relieve de A7 Rait- 
tismo de Cristo encuentrase algun resto de 
antiguos proccdimientos, pues asi el I'ondo 
como las penas sobre que asientan las liguras 
se doro primeramente en conjunto, para luego 
pintar y aim estofar. ya que sobre las piedras 
hay un grabado de lincas horizontales que 
descubren el oro, produciendo una vibracion 
colorida de tono caliente y armonioso. Tal 
vez sea este el unico ejemplar de la obra es- 
cultorica de Fernandez donde aparezca. aun- 
que modihcado desde luego, el gralido del 
siglo xvi; porque el caracter general y domi- 
nante de su policromia es el de la imitacion 
ingenua de la naturaleza, sin artilicios de 



ninguna clase. 



V 



Avecindado en Valladolid nuestro escul- 
tor, fue su popularidad en aumento rapido, 
saliendo de los limites regionales. Kl estudio 
u obrador que tenia en la callc del Sacra- 
mento era ya pequeno para las muchas obras 
que le encargaban, y encontro favorable oca- 
sion de instalarse en mas amplios locales, tan 
aproposito para las obras de escultura como 
que ellos pertenecieron en su tiempo a otro 
escultor bien famoso, a Juan de Juni, y esta- 
ban en la misma barriada donde por enton- 
ces Gregorio vivia, aunque mas hacia el ca- 



mino de Simancas hoy llamado paseo de 
Zorrilla en la calle que decian principal e 
iba desde la puerta del Campo al monasterio 
de Santiespiritus. Murio Juni, y heredaron 
las casas sus hijos legitimos; pasando luego a 
ser propiedad de Juana Martinez viuda de 
Isaac de Juni, hijo tambien, aunque habido 
fuera dc matrimonio, el cual fue escultor 
como su padre. La viuda creyo oportuno 
venderlas en publica subasta por si y como 
curadora de los hijos que habian quedado, re- 
cayendo despues de varios incidentes en el 
portugues Simon Mendez, bien conocido por 
las relacionesquesostuvo en Yalladolid con el 
autor de El Quijote. Com pro las casas el afio 
1602; pero al volver la Corte a Madrid con 
ella ma re ho Simon Mendez, quien las tras- 
paso en 1612 a su primitiva duena, la viuda 
de Isaac de Juni. disfrutandolas muy poco 
tiempo Juana Martinez, pues murio en el mis- 
mo ano. Los hijos que dejo, nietos por con- 
siguiente de Juan de Juni, acordaron luego 
enajenar las referidas casas, y precediendo las 
diligencias oportunas empezaron a echar pre- 
gones para el que quiera comprar unas casas 
situadas en la Acera de Santiespiritus fuera 
de la puerta del Campo que fueron y qtieda- 
ron de Isaac de Juni. Algunos hicieron pos- 
tura, pero Gregorio Fernandez las pujo en 
trescientos ducados con una carga de ocho 
ducados de censo perpetuo, y no habiendo 
mejor ponedor a el, le fueron adjudicadas el 
dia 23 de Mayo de if>i5. Que buen prove- 
cho y buena pro le haga, dijo el pregonero. 
Asi sucedio efectivamente. Ya con casa 
propia e instalado en sus nuevos obradores, 
consagrose el escultor con mayor entusiasmo 
al gran numero de trabajos que le solicitaban 
de unas y otras partes, complaciendose a la 
vez en los puros goces de la familia y en el 
afectivo trato de algunos companeros de pro- 
fesion. Con Gregorio vivia un hermano de 
distinto apellido, pues se le conocia por Juan 
Alvarez, era tambien escultor, y si puede sa- 
berse que murio el 8 de Marzo de 1630, se 
ignoran en cambio los demas particulares de 
su vida y las obras que hizo, seguramente 
L muy impersonales, pues logico es suponerle 



224 



solo como auxiliar de Gregorio Fernandez. 
Damiana, la hija de este, contaba ocho anos 
al trasladarse a la nueva casa; pero no habian 
de pasar mas de cinco para llegar a contraer 
matrimonio con el escultor navarro Miguel 
de Elizalde, dotandola Gregorio con mil du- 
cados para atender al sustento de las cargas 
matrimoniales, viviendo, no obstante, todos 
reunidos y trabajando Elizalde a jornal en los 
obradores de su suegro. 

Asi como son notorias las amistades de Fer- 
nandez y los descendientes de Francisco del 
Rincon, sonlo, igualmente, las intimas que 
sostuvo con los nietos de Juan de Juni, vien- 
dose tambien enlazadas ambas familias como 
padrinos de bodas y bautizos, liadores o tes- 
tigos en los contratos de obras de arte y, lo 
que es muy significative, testamentario Gre- 
gorio Fernandez de Juana Martinez, viuda 
de Isaac, el hijo 
natural y predi- 
lecto de Juan de 
Juni, el ano 1612; 
pero no tiguro en 
el testamento de 
este mismo Isaac 
de Juni, muerto 
al acabar el aiio 
1697, siendo, en 
cambio, testigo. 
Franciscodel Rin- 
con. Tal vez esos 
datos puedan to- 
marse como indi- 
cios de que en la 
ultima fecha, alas 
postrimerias del 
siglo xvi, no esta- 
ba aiin en Valla- 
dolid el escultor 
gallego, y vinien- 
do pocos anos des- 
pues conocio en- 
tonces a las fami- 
lias Juni y Rin- 
con , establecien- 
dose entre ambas 
afectos carinosos GREGORIO FERNANDEZ 



y conexiones artisticas. Tambien debe ha- 
cerse constar que fue muy su amigo Diego 
de Basoco, ensamblador y a veces escultor, 
vecinos que habian sido cuando Gregorio 
moraba en la calle del Sacramento. Caso una 
hija de Basoco con el joven escultor Agustin 
Castano, y al primer hijo que tuvieron saco 
de pila el matrimonio Fernandez. A este dejo 
por testamentario su antiguo amigo, y la viu- 
da de Diego de Basoco quedo tan pobre, que 
a su fallecimiento hubo de costear el entierro 
la sencilla y caritativa Maria Perez, la mujer 
de Gregorio Fernandez. 

Tales noticias se comprueban con muchos 
pormenores, hojeando los libros parroquiales 
de la iglesia de San Ildefonso, en la cual nues- 
tro escultor desempeno por algiin tiempo el 
cargo de mayordomo, manifestando su gene- 
rosidad al ceder como limosna el alcance 

que resulto en las 
cLientas de la pa- 
rroquia. De los 
buenos y cristia- 
nos sentimientos 
que le adornaban 
hay varias prue- 
bas, ya al dar co- 
mo enterramien- 



criadaquefallecio 
en su casa, una de 
las mejores sepul- 
turas de la iglesia, 
o mandando decir 
misas al expirar 
alguno de los oli- 
ciales que con el 
trabajaban. Cier- 
to dia encontra- 
ron a la puerta de 
su casa una cria- 
turita que alii 
habian echado; 
quien la dejo ya 
supo lo que ha- 
cia,pues Gregorio 
Fernandez no va- 
cilo un momento 




SIMON CIRINEO 



225 



en recogerla y criarla por caridad en el seno 
de la familia, aunque murio poco despues. 
Asi era el hombre. y como el hombre era 
tambien el artista en sus obras, sencillo, hon- 
rado, cristiano. 

Los escritores algo proximos a su epoca le 
califican de muy virtuoso, y recogcn la tradi- 
cion de que no puso mano en escultura al- 
guna sin prevenirse primero con la oracion, 
ayuno, mortificacion y penitencia. El en- 
granaje de los hechos personales que al azar 
se encuentran en diversos documentos, son 
minucias al parecer sin importancia alguna; 
pero ratilican por la misma expontaneidad 
con que cntonces se expresaron, los juicios 
de generaciones posteriores, haciendo ademas 
vivir a los personajes en el ambiente de su 
tiempo con una realidad tal, que no nccesita 
ser acompanada de comentarios ni aiTadir 
largas disquisiciones. 



Dona Mariana Yelez Ladron de Guevara, 
condesa de Triviana y viuda de D. Carlos de 
Alava, fundo en la ciudad de Yitoria el mo- 
nasterio de Nuestra Senora de la Concepcion 
de descalzos franciscos, concluyendose la 
obra de fabrica el ano 1617. Kn el siguiente, 
a 13 de Noviembre, se concerto la fundadora 
con Gregorio Fernando^, maestro arquitecto 
y escultor para que hiciera los rctablos 
del altar mayor y colaterales ajustados en 
14.849 reales. Terminada la obra y habiendo 
anadido algunas figuras mas de las conveni- 
das, aumentaron i. 800 reales sobre la canti- 
dad estipulada, cuyo total de 16.649 recibio 
el escultor el 28 de Julio de 1621. Dicese que 
las dos estatuas de piedra representando a 
San Antonio y San Francisco, colocadas en 
la portada, fueron tambien labradas por el; 
mas de ello no hay prueba alguna. Para la 
misma ciudad de Vitoria hizo otro retablo 
destinado a la iglesia parroquial de San Mi- 
guel, que se contrato el ano 1624, colocan- 
dole mucho despues, el 1632, y en cuya poli- 
cromia intervino su amigo el pintor Diego 
Valentin Diaz. 

Si la Condesa de Triviana deposito su 



confianza en Gregorio Fernandez para los 
retablos de su convento de la Concepcion, la 
vemos luego a ella y a sus deudos en cons- 
tantes relaciones con el artista. Tenia esta se- 
nora un sobrino llamado Juan de Orbea, 
monje en el convento del Carmen Calzado 
de Valladolid, sobrino asimismo de la Con- 
desa de Onate, hermana o cunada de la de 
Triviana, y de los bienes que a su falleci- 
miento dejo la de Onate, emplearon gran 
parte para obras de dicho convento, a condi- 
cion de que la comunidad diera a las perso- 
nas que senalase el padre maestro Fray Juan 
de Orbea, de entre las de la familia de ambas 
condesas, una capilla al lado de la Epistola 
donde se pusiera la imagen de Santa Teresa 
de Jesiis. Era Juan de Orbea devotisimo ad- 
mirador de Gregorio Fernandez, y a este en- 
cargo la escultura para colocarla en un reta- 
blo muy rico, celebrandose luego en esa ca- 
pilla tan suntuosa la canonizacion de la Santa 
con la mayor ostentacion, grandeza y auto- 
ridad que se celebro en el reino. El patro- 
nato de la capilla de Santa Teresa se concedio 
a la Condesa de Triviana y faltando sus des- 
cendientes, a los Condes de Onate. Terminan 
las escrituras que a esto se refieren, el 23 de 
Marzo de 1627. 

A la vez, y para el mismo convento, habia 
encargado Fray Juan de Orbea una imagen 
de Nuestra Senora del Carmen, eligiendo 
<;c6mo no? para artilice de la obra a Gregorio 
Fernandez, pues dice que es el mejor maes- 
tro que en estos tiempos se conoce. La ma- 
yor parte del gasto fue satisfecho por Orbea, 
quien empleo crecidisimas sumas proceden- 
tes de sus deudos, asi en las obras de arte 
como en las suntuosas fiestas celebradas en 
honor de Santa Teresa de Jesus. 

Fallecio la Condesa de Triviana el 17 de 
Noviembre de ese mismo ano 1627, y tenien- 
do que hacerse las tasaciones de los bienes 
que dejo, nombraron al amigo de toda la fa- 
milia, a Gregorio Fernandez, como perito 
para tasar las estampas y esculturas; por cuya 
operacion testamentaria llevada a cabo el 4 
de Enero de 1628, le fueron abonados cien 
reales. 



226 




m CRISTO DE LA LUZ 
FOR GREGORIO FERNANDEZ 



El afecto personal del carmelita Juan de 
Orbea con el celebre escultor y el entusiasmo 
que expontaneamente sentia hacia sus obras, 
le convirtio en verdadero propagandista de 
su fama, lo mismo en Valladolid que en la 
region de Guipuzcoa, donde residian los se- 
nores de la casa de Ysasi, parientes de Orbea. 
Fundaron aquellos, o tomaron el patronazgo 
del convento de religiosas franciscas en la 
villa de Eybar y dispusieron la ejecucion de 
un retablo para lo cual hizo la traza Pedro de 
Ayala, avecindado por aquellos contornos; 
supolo Fray Juan de Orbea, y en carta de 2 
de Agosto de 1624, le dice a su pariente Juan 
Lopez de Ysasi que se holgaria no tuviese 
prendas con Ayala, puesen Valladolid habria 
quien por la misma costa lo hiciera mas dig- 
namente; alude a los retablos del convento 
de Yitoria encargados por la Condesa de Tri- 
viana, los cuales no hubieran podido ejecu- 
tarse en aquella comarca ni por el mismo 
precio ni con la misma bondad, y refiriendo- 
se concretamente a la imagen de la Concep- 
cion que habia de figurar en el retablo de 
Kybar, recomienda a Gregorio Fernandez, 
de quien dice lo haria muy a gusto, por ser 
tan su amigo que echaria en ella todo su sa- 
ber. Contestale Ysasi bien convencido, pero 
temiendo que ese escultor no quisiera cncar- 
garse de todo el retablo pues seria para hom- 
bre de tanto primor muy pequena la cantidad 
de tres mil ducados, y Ayala no pasaria de 
ella. Debio a la vez mandar la traza que hizo 
este ultimo, pues al escribirle de nuevo Juan 
de Orbea dice que en Valladolid se han reido 
mucho al verla, y se la devolvera con otra 
que aqui ejecutaban. Nuevamente se ocupa 
de Fernandez, hombre de muy ajustada con- 
ciencia, y por la amistad que les une espera 
se conforme con los tres mil ducados para 
todo el retablo. Lo cierto es termina di- 
ciendo en la carta que yo deseo saiga esta 
obra muy insigne, y seralo de manera que 
muerto este hombre, no ha de haber en este 
mundo dinero con que pagar lo que dejare he- 
cho. Como es de suponer despues de tan en- 
tusiastas recomendaciones y expresivos elo- 
gios, el resultado fue encargarse Gregorio 



Fernandez de esta obra, pues por otra misiva 
de Orbea fechada en Valladolid a 28 de Di- 
ciembre de 1629 acusa recibo de ciertas can- 
tidades a cuenta del retablo principal y de los 
colaterales. 

Por aquel tiempo se ocupaba el mismo 
escultor en otra obra para fuera de Vallado- 
lid, pues de todas partes sucedian los encar- 
gos. Tratabase ahora de un retablo destinado 
al altar mayor de la catedral de Plasencia, el 
cual, sin duda, no le terminaba tan pronto 
como el Cabildo deseaba, por lo cual uno de 
los canonigos se valio del licenciado Juan 
Cabeza Leal, residente en Valladolid, a fin 
de que estuviese a la mira del trabajo. Te- 
mian en Plasencia faltase la vida a Fernandez 
antes de acabar la obra, pues tan apretado 
andaba en sus enfermedades que le desahu- 
ciaron los medicos varias veces, por lo cual 
convenia trabajase sin perdida de tiempo en 
la historia de la Asuncion, porque si muriese 
quedase lo mas principal del retablo hecho 
de su mano, como el mejor oficial que hoy se 
conoce en el reino. Pareciole a Gabeza Leal 
muy prudente la resolucion, como asimismo 
a Gregorio Fernandez por la quiebra ordina- 
ria que en su salud teni'a, y como lo pidieron 
lo hizo; redactando el comisionado dos me- 
morias explicativas del estado en que la obra 
se encontraba. 

Pero en el interin, varies canonigos ha- 
bian escrito directamente al escultor con se- 
nales de alguna reprension por la tardanza, 
lo cual le puso muy desabrido, y sabedor de 
ello Cabeza Leal le peso infinite, porque no 
era bueno trabajase el profesor disgustado en 
obra de tanta importancia. Y en la carta 
donde cuenta estos y otros pormenores el 
ano 1629, hace ver al Cabildo la importancia 
de Fernandez como artista, la consideracion 
tenida hacia el por los oidores, senores y 
grandes de Espana que le hacian encargos, 
asistian a verle trabajar en su obrador, y 
honrandole procuraban a la vez tenerle gus- 
toso y contento. Hase estado la iglesia sin re- 
tablo doscientos o trescientos anos dice 
algo amoscado el buen Cabeza Leal y te- 
niendole ahora a su cargo el mayor oficial que 



228 



se conoce, no se en que prudencia cabe que- 
rerle atosigar con prisas y palabras. 

Si en Plasencia le estimulaban para que 
concluyese la obra abrigando el temor de que 
le sobreviniera la muerte, con mas razon lo 
presentien los franciscanos del convento de 
Aranzaza, pues desde el ano 1628 estaba ha- 
ciendo el retablo de esa iglesia, y llego el de 
1635 sin darle por terminado. Temiendo que 
el dicho Gregorio muriese antes de acabar los 
retablos, el guardian del convento marcho a 
Valladolid con objeto de ultimar un con- 
cierto relacionado con el coste de las obras, 
poniendose de acuerdo 
para abonarle cuatro m i 1 
ducados en tiempo de 
dos afios, ademas de tres 
mil quinientos que ya 
tenia recibidos. La obra 
quedo concluida, pero 
ya tocaba a su fin la 
gloriosa carrera del es- 
cultor. 

VII 

Trabajada la natura- 
leza de Gregorio Fer- 
nandez con enfermeda- 
des continuas y el ejer- 
cio incesante de su pro- 
fesion, anos hacia que 
dudaban pudiese dar por 
concluidos los encargos 
pendientes. La familia 
que le rodeaba era muy 
reducida; su hermano 
Juan Alvarez murio el 
1630; Miguel de Elizal- 
de, casado con Damiana 
Fernandez, fallecio po- 
cos meses despues de 
contraer matrimonio, 
quedando ella viuda an- 
tes de cumplir los quin- 
ce afios y contrayendo 
segundas nupcias con el 
medico Juan Perez de 
Lanciego, que tambien GREGORIO FERNANDEZ 



murio, volviendose nuevamente a casar Da- 
miana el 7 de Febrero de 1633, cuando aun 
no habia cumplido veintiseis anos. Era el 
tercer marido, escultor, llamabase Juan Fran- 
cisco de Hibarne, y como su antecesor Eli- 
zalde, trabajaba asimismo en los obradores 
de su suegro; pero con igual desgracia que 
los dos primeros, bajo al sepulcro pocos 
anos despues del matrimonio. Viuda ella, 
con un nino de corta edad que nacio a fines 
del 1634, era la unica familia que con Maria 
Perez endulzaba las postrimerias del escultor, 
aunque acompanados de leales amigos admi- 




RETABLO QUE FUE DE SAN BEN1TO EL REAL 



229 




OREGORIO FERNANDKZ 

radores del artista, companeros de profesion 
y respetuosos discipulos. Lleno de fe cris- 
tiana y despues de hacer testamento, entrego 
su alma al Senor el 22 de Enero de 1636, en- 
terrandole en la sepultura del monasterio del 
Carmen Calzado, adquirida el 1622. 

Es muy frecuente decir que Gregorio 
Eernandez murio a los setenta anos, apoyan- 
dose para ello en la inscripcion de su retrato 
puesto en la misma iglesia donde yacian sus 
restos mortales, rodeado de las obras maes- 
tras que su cincel produjo. Esto necesita ana- 
lizarse para no caer en vulgares errores. Co- 
locose efeciivamente en las paredes del cru- 
cero un retrato de busto pintado seguramente 
por su amigo Diego Valentin Diaz; pero ese 
retrato no tenia letrero alguno. Transcurrie- 
ron los anos y creyendo necesario conme- 
morar debidamente el personaje retratado, 
pusieron la siguiente inscripcion: Gregorio 
Fernandez insigne Escultor natural \\ del Rey- 



LA PIEDAD 



no de Galicia vecino de Valladolid, en || donde 
florecio con grandes creditos de su || abelidad, 
y murio el ano de 1622 a los 70 de su edad. La 
techa del obito la equivocaron nada menos 
que en catorce anos de diferencia. ^Como 
tanta ignorancia? Muy sencillo. Los esposos 
Eernandez adquirieron la propiedad de una 
sepultura el ano 1622, y en la losa grabaron 
el nombre de los duenos y la fecha de adqui- 
sicion diciendo asi: ESTA SEPVLTV || RA 
ES DE GRE || GOR1O FERNA" || DEZ 
SCVLPTOR || Y DE MARIA PE || REZ SV 
MVGER || Y DE SVS HERE j| DEROS Y 
SVBCE || SORES, ANO DE || 1622. Por esa 
razon dispuso desde dicho ano de la sepul- 
tura para enterrar a su hermano Juan Alva- 
rez el 1630, diciendo la partida de defuncion: 
No hizo testamento porque no tenia mas 
hacienda que la que le dava su hermano, el 
cual le enterro en su sepultura en el monaste- 
rio del Carmen. Debio este Juan dejar un 



230 




REPRODUCCION, THOMAS-BARCELONA 



LA PIEDAD (FRAGMENTO) 
FOR GREGORIO FERNANDEZ 



hijo, y el 1632 dice el mismo libro: Murio 
un nino sobrinillo de Gregorio Fernandez 
escultor, enterrose en el Carmen en la sepul- 
tura de su tio. Fallece el tercer yerno de 
Gregorio en 1636, y tambien dice la fe corres- 
pondiente de Juan Francisco de Hibarne 
mandose enterrar en el Carmen en la sepul- 
tura de su suegro. En cambio, los que fina- 
ron antes del ano 1622; su hijo Gregorio en 
1610, y el primer yerno Miguel de Elizalde 
en 1622, se enterraron en la iglesia o en el 
monasterio del Carmen. Aim no tenia la fa- 
milia sepultura propia. 

Pues bien, al honrar su memoria las ge- 
neraciones subsiguientes ignoraban la fecha 
de defuncion. y procediendo con ligereza 
censurable, tomaron el ano puesto en la la- 
pida como data de la muerte. Sin embargo, 
el letrero del retrato que hoy se guarda en el 
Museo de Valladolid, no dice lo mismo que 
copio Floranes en 1786, puesse lee: Muri6 el 
ano de 1636 a los yo de su liedad, en 22 de 
Enero.v Cambiose la fecha a principles del 
siglo pasado, cuando divulgada la partida de 
defuncion por el libro de Bosarte, creyeron no 
era digno sostener ante el pi'iblico un error 
tan evidente, pues la fe de obito dice a la 
letra: 

En Veintidos de Henero de este dhoano 
de seiscientos y treinta y seis, murio Gregorio 
Fernandez el Ynsigne Escultor el qual Reci- 
bio los sacramentos y Hifo testamento y Co- 
dicillo ante Miguel Becerra escrivano de su 
Mag. d mando se enterrar en el monasterio 
del carmen calzado en su sepultura q les Pro- 
pia y por su anima cien misas la quarta parte 
en esta Parrochia a la qual tambien mando 
cinquenta Reales para ayuda de hacer la torre 
de limosna, testamentarios Maria Perez su 
muger y el P." Maestro fr. Ju." Lopez Prior 
del dho Conv. to y lo firme fecho ut s. a = El 
l. do Fran. 00 Nieto. 

Si al poner la inscripcion primitiva en el 
retrato andaban tan mal informados respecto 
a la fecha de su defuncion, cuando tan facili- 
simo era puntualizarlo a quienes residian en 
Valladolid, ^que autoridad puede tener el 
que alii tambien se diga haber muerto a los 



70 anos de edad? No, su vida fue mas breve; 
pues si como ya queda dicho debe colocarse 
su nacimiento hacia el 1676 no pasaban de 
60 proximamente los anos que tuviera al 
morir. Corta existencia para tan grandes 
obras. 

Solas quedaron las dos mujeres, madre e 
hija. y no es extrano que a pesar del fatal y 
prematuro desenlace experimentado por Da- 
miana en sus tres primeros matrimonios, to- 
davia aceptara un cuarto marido, pues no 
contaba ella entonces sino veintinueve anos 
no cumplidos. Llamose el ultimo esposo Juan 
Rodriguez Gavilan, era mercader de lenceria 
e liijo de mercaderes que debian gozar de 
buena posicion y tenian su tienda en la plaza 
del Ochavo. Al vivir alii el nuevo matrimo- 
nio, consigo llevaron a Maria Perez, la viuda 
de Gregorio Fernandez, la cual doto a su hija 
en dos mil ducados; pero sostuvose despues 
a expensas de esta y de su marido, porque 
tantas, tantisimas obras de arte, labradas por 
el celebre escultor, obras que como profetica- 
inente decia Juan de Orbea, despues de muer- 
to, no habria en este miindo dinero con que 
pagar lo que dejase hecho, no pudieron en 
vida crearle una regular fortuna para legarla 
a su buena y amante esposa. Esta le sobrevi- 
vio veintisiete anos, y tan larga viudez la paso 
al menos tranquila entre la nueva familia 
que se habia creado, y rodeada de sus hijos y 
sus nietos murio el if) de Marzo de 1663, 
uniendo sus restos mortales con los de su es- 
poso en la misma sepultura del monasterio 
del Carmen. 

PZntre los nietos que Fernandez dejo, me- 
rece consignarse a quien llevo precisamente 
el nombre del escultor, a Gregorio Rodriguez 
Gavilan, relator de la Chancilleria y cofrade 
de la penitencial de la Pasion, en cuya iglesia 
veria constantemente los celebres Pasos eje- 
cutados por su abuelo. Mucho figuro Gavi- 
lan por costear gran parte de las obras hechas 
para reedilicar el templo en los anos 1666 a 
1668, epoca en la cual, por el incesante movi- 
miento de estilos arquitectonicos, tocole el 
turno al periodo Churrigueresco, dejando 
alii su nombre el arquitecto Felipe Berrojo, 



233 



venido a Valladolid desde Medina de Rioseco 
para transformar una pequena iglesia de epo- 
ca y caracter muy distinto. Despues, pierdese 
ya toda huella de la descendencia de Grego- 
rio Fernandez. 

VIII 

Dificil es hacer un catalogo de las estatuas 
y relieves debidos al cincel de tan eximio es- 
cultor, pues la pluma se detiene ante la duda 
de que scan ciertas cuantas obras le atribu- 
yen, y la seguridad, en cambio, de igno- 
rar otras de las cuales no hay noticias. Sin 
embargo, documentadas unas por tradition 
constante, y razonada otras, hay bastantes 
para apreciar su estilo, sus caracteres, las cua- 
lidades que le distinguen. Muy sensible es 
no poderle encontrar en sus mocedades, pues 
desde las primeras esculturas de el conocidas 
se le ve ya residiendo en Valladolid, tbrmado 
el artista y en la plenitud de facultades, ad- 
quiriendo tal tatna, tal ambiente de popula- 
ridad como pocos escultores espanoles han 
alcanzado en vida. Felipe el Borgonon, Be- 
rruguete, Giralte, Juni y tantos otros de los 
que antes de el habian llorecido en Vallado- 
lid. si merecieron gran cstima de sus coeta 
neos, no se identilicaron tan estrechamente 
con el publico: tendrian quiza mas arte, mas 
ciencia, mas estilo; pero ni en lo humano 
eran tan humanos, ni en lo divino tan divi- 
nos. Ademas, fueron muchos, formaban le- 
gion , luchaban entre si teniendo unos y otros 
a su lado partidarios entusiastas, y, tambien, 
a veces detractores; la gloria, pues, se repartia 
entre varios, los discipulos competian en oca- 
siones con los maestros, y tan saturada de 
Arte se hallaba la centuria decimosexta, que 
aun el gran Berruguete destacandose por en- 
cima de todos y logrando elogios merecidos 
de companeros profesionales, no llega a des- 
pertar el entusiasmo general que logro du- 
rante su existencia Gregorio Fernandez. La 
epoca habia cambiado, ninguno de los escul- 
tores que llegaron hasta las primeras decenas 
del siglo xvn, ninguno de los auxiliares o dis- 
cipulos de Fernandez podia parangonarse 
con el maestro; encontrabase este solo y tini- 



co en Castilla, dominaba sin contraries, y 
cuando se veian en publico sus obras cons- 
truidas sabiamente e impregnadas de espiritu 
cristiano, todos las comprendian, entusias- 
mandose ante ellas con fervor religioso y 
con admiration hacia el artista que las habia 
creado. 

Muchos textos, muchas citas pueden en- 
tresacarse de su propia epoca que asi lo de- 
muestran, y no hay sino recordar lo que 
decian Juan de Orbea, Juan Lopez de Isasi y 
el comisionado de Plasencia; pero aun estos 
juicios coetaneos pudieran encontrar simila- 
res, si la investigation acertase a ver docu- 
mentos y cartas intimas relacionados con 
otros artistas; tampoco es excepcional que al 
pie de su retrato estampase la generation 
subsiguiente conceptos laudatorios; lo que 
sale ya de limites corrientes, lo que tal vez 
no se encuentre repetido, es la forma de re- 
dactar el parroco de San Ildefonso la partida 
de definition, pues no se contenta con decir 
el nombre, apellido y profesion del feligres 
fallecido, sino que escribe: murio Gregorio 
Fernande^ el insigne escultor, y cuando dos 
meses despues fallecio tambien su pequeiio 
nieto, vuelve a repetir el cura: Murio un nino 
de Doila Damiana Fernandez viuda, liija de 
Gregorio Fernandez el insigne escultor difun- 
to. Esta caliticacion expontanea, ajena por 
completo al formulario corriente, es una con- 
sagracion de la fama alcanzada por el insigne 
artista expuesta con la ingenuidad de quien 
a todas horas, en todos mementos, oia pre- 
gonar los relevantes meritos de Gregorio 
Fernandez. 

Gran numero de obras debidas a su mano 
tiene repartidas por Espafia, mas en Valla- 
dolid es donde puede mejor ser estudiado 
por el con junto de esculturas que hay, asi 
en el Museo como en las iglesias. El estudio 
de la anatomia habiase proclamado en el Re- 
nacimiento como condition indispensable, y 
Gregorio siguio los mismos preceptos; pero 
sin las exageraciones miguelangelescas que 
caracterizan a sus predecesores, modelaba el 
cuerpo humano con el razonamiento inteli- 
gente que proporciona el exacto conocimien- 



to de las formas, depurado con un fino sen- 
timiento artistico, y sin salir del Museo de 
Valladolid puede estudiarse bien como tra- 
taba los desnudos. Aqui esta el Crislo de la 
Lu^, bellisima imagen colocada antes en la 
iglesia de San Benito el Real, en la capilla a 
que dio nombre; el Bautismo de Cristo, uno 
de sus mas notables relieves, que precede del 
Carmen Calzado, en donde la figura casi 
exenta de San Juan Bautista acusa una mus- 
culatura delicada y varonil a la vez, contras- 
tando con el mayor desenfado que empleo en 
las de Los dos Ladrones Dimas y Gestas, del 
mismo modo que al sacar a escena los Sayo- 
nes escarneciendo al Divino Maestro repro- 
duce ingenuamente los tipos livianos, fuertes 
y groseros de los matones de su tiempo; y las 
Virgenes, los Santos, cuantas imagenes sa- 
gradas produjo su cincel, todas estan perfec- 
tamente construidas sin exageraciones de for- 
ma en las cabe- 

l 

zas, en las manos 
y en su con junto 
noble , alcanzan- 
do no solo la be- 
lleza fisica ideal, 
sino un espiritu 
cristiano, un sen- 
timiento de de- 
vocion propio de 
quien, como el 
Beato Angelico o 
nuestro Juan de 
Juanes, se prepa- 
raba religiosa- 
mente antes de 
comenzara repro- 
ducir las faccio- 
nes divinas. 

Porque la be- 
lleza ultraterrena 
eslacaracteristica 
de toda su obra, 
asi en la imagen 
de Teresa de Jesus 
hecha para el mo- 
nasterio del Car- 
men Calzado, GKEGORIO FERNANDEZ 



como en la Virgen sosteniendo al Senor en 
su regazo, hermosa Piedad que se conserva 
en el Museo, y de cuyo asunto hizo otro 
grupo analogo para el convento de San Fran- 
cisco, ignorandose hoy su paradero y el de la 
Conception que en la misma iglesia habia. 
Cuando en la penitencia de la Cruz le en- 
cargaron una Virgen de las Angustias la 
Quinta Angustia que decian bien debio 
conocer Gregorio Fernandez la construida 
por Juan de Juni para la otra penitencial de 
este nombre, donde en sus altares se la rinde 
culto. Ardua empresa era competir con el 
gran escultor del siglo xvi; pero la critica 
imparcial apartandose algun tanto de la opi- 
nion formada por la gran masa del publico, 
aim reconociendo en ambas cualidades y be- 
llezas de primer orden, se inclina a dar la 
primacia a la obra del siglo xvn. La accton 
de la figura esta concebida de un modo dis- 

tinto por am bos 
escultores, solo la 
cabeza elevando 
sus miradasalcie- 
lo en doloroso ex- 
tasis, es igual al 
parecer en ambas 
obras; pero si las 
dos tienen la mis- 
ma fuerza expre- 
siva y dramatica, 
hay tal vez un se- 
llo de mas delica- 
da belleza en la 
ejecutada por Fer- 
nandez, siendo 
hermana gemela 
de la Piedad antes 
citada. Tambien 
para la Cofradia 
de la Cruz hizo el 
Paso del Descen- 
dimiento, grande 
y movida compo- 
sicion de la que 
al principio he- 
mos hablado , y 
en la misma igle- 




LOS DOS SAYONES 



sia proxima hoy a desaparecer se guarda 
un bello Cristo atado a la Cohtmna encua- 
drado en pintoresco marco de retablo churri- 
gueresco. Otro hay tambien en la iglesia de 
San Nicolas, que se supone de Fernandez, 
y uno mas en el convento de Carmelitas de 
Avila. 

De los grandes bajos- relieves, fragmentos 
de retablos destruidos, solo se conservan en 
el Museo el ya citado del Bautismo, y otro 
que representa a \ucstra Senora dando el es- 
capulario a San Simon Stok, el primero de 
merito tan superior, de cualidades tan com- 
pletas y personales, que a su lado palidece 
y decae el segundo, en el cual se deja ver 
demasiado la mano de los auxiliares y dis- 
cipulos que forzosamente habia de emplear 
en los grandes y numerosos retablos cncar- 
gados, no solo de Valladolid sino de diver- 
sos puntos. 

Conservase en la iglesia de San Pablo una 
imagen de Santo Domingo, que como obra 
suya designan varies autores. Ks hcrmosa la 
expresion del rostro vuelto hacia el Crucilijo 
levantado con su mano izquierda; pero tiene 
la ligura mayor movimiento del que solia 
emplear en las imagenes sagradas. Ademas 
deadjudicarsela Bosarte, lo expresa terminan- 
temente quien escribia viviendo aim nuestro 
escultor (()), pues dice que el Maestro tray 
Bahasar Navarrete adorno la capilla de nues- 
tro Padre Santo Domingo, retablo y escul- 
tura artificiada por el famoso Gregorio Iler- 
ndnde^ v de las mas primorosas que obro. Eln 
el libro Becerro de San Pablo, no mencio- 
nan el autor; pero se hace constar que la ca- 
pilla de Santo Domingo esta al lado de la 
Epistola en la Mayor: es una de las dos cola- 
terales en la parte del crucero y su patronato 
recayo en los Torquemadas; si bien cuando 
despues llego a ser propiedad del convento, 
renovola a su costa poniendo retablo y reja 
de hierro el ano 1626. Esta fecha cae de lleno 
en la epoca de Gregorio Fernandez. 

Todas las esculturas de el conocidas estan 
talladas en madera. ^No labraria en otras 

(6) Fray Gonzalo Arriaga: Historia del Colegio de San 
Gregorio hasta el afio 1634. (Manuscrito). 



materias? Por excepcion se le ha visto hacer 
figuras protanas decorativas el ano i6o5, va- 
ciadas en yeso seguramente; mas no vuelve a 
encontrarse ningiin otro caso analogo. Sus 
compafierosen la primera decena del siglo xvi 
ejecutan monumentos sepulcrales de alabas- 
tro, y a Fernandez se elegia como tasador y 
perito de esas obras. Estimabasele, pues, como 
autoridad en la materia.aunque tal vez no se 
dedicara a ese genero por entregarse de lleno, 
y de u n modo absolute, a la imagineria reli- 
giosa. 

^Se inicio con Gregorio Fernandez la de- 
cadencia de la escultura castellana? Diversas 
opiniones se han emitido al analizar este 
punto, mas los hechos son evidentesya ellos 
hay que atenerse. Nadie podra decir en pre- 
sencia de sus obras que sea un artista de la 
decadencia; pero decadentes fueron sus in- 
mediatos sucesores; mejor dicho: no dejo 
descendencia. Sus discipulos sus imitadores, 
carecieron de arte y de verdadero espiritu re- 
ligioso: tomaron del maestro lo puramente 
externo y lo desvirtuaron hasta llegar a la 
produccion comercial y amanerada de las 
imagenes de restir. Tan publica tue, a raiz de 
su muerte, la diversidad entre unos y otros, 
que ya el aiio 1642 encargaba de v de Madrid 
la Duquesa de Alburquerque al pintor Diego 
\ alentin Diaz, le com prase una imagen de la 
Concepciun a la viuda de Gregorio Fernan- 
dez, pero que fuera hecha por este y no por 
el oficial que dejo, porque de unasa otras hay 
muy gran dijerencia. Manifestacion esponta- 
nca, con la cual, dandola caracter de mayor 
generalidad, hay que convenir al cabo de dos 
largos siglos. 

Gallego fue Gregorio Fernandez; pero no 
escultor gallego, sino escultor vallisoletano; 
la cuna de la nacionalidad oficial y esa gloria 
nadie puede combatirla, sin embargo, el des- 
arrollo artistico y la historia misma del insig- 
ne escultor hallase tan intimamente ligada 
con VallaJolid, que esta ciudad le considera 
tambien con justo titulo como hijo suyo y 
como uno de sus timbres mas esclarecidos. 

JOSE MARTI Y MoNs6. 



236 




MUSEO DE MUNICH 



OOFRE DE NOVIA, ESTILO ALEMAN. SIOLO XIV 



ECOS ARTISTICOS 



EL X CONGRESO INTERNACIONAL DE HISTORIA DEL 
ARTE EN ROMA. Kn los dias i<">, 17, 18, 19, 20 y 
21 del proximo mes de octubre se celebrara en 
Roma el X Congreso International de Historia del 
Arte, en atencion al voto emitido por el ultimo 
Congreso, que se celebro en Munich en septiem- 
bre de 1909. 

El que va a celebrarse en la Ciudad Eterna al- 
canzara una especial importancia, puesto que se 
ocupara de la Historia del Arte en sus relacioncs 
internaciones, y mas particularmente de la historia 
de las relaciones artisticas entre Italia y los demas 
paises. 

El Congreso, que tendra el apoyo oficial del 
gobierno italiano, y cuyo presidente de honor es 
el rey Victor Manuel, cuenta ya con numerosas 
adhesiones de los mas caracterizados propagandis- 
tas de los estudios historico-artisticos de todas las 
naciones del mundo. Las L'niversidades italianas y 
casi todas las extrangeras estaran representadas en 
el. En su primera reunion tratara el Congreso de 
determinar la posici6n que la Historia del Arte 
medioeval y moderno debe de tomar ante las re- 
glas historicas; lo que signifies establecer sus me- 
todos, sus fines y los limites de su desarrollo. 

En la misma reunion se tratara, tambie'n, del 
puesto que le pertenece a la Historia del Arte en 
las Universidades, en los Institutes superiores y 
polite'cnicos, en las Escuelas, en ias Academias de 
Bellas Artes y en los Seminaries eclesiasticos, y se 
adoptaran los medios mas oportunos y los meto- 
dos especiales mas convenientes para alcanzar el 
fin apetecido. 

En las reuniones sucesivas se tratara de las re- 



laciones artistico-internacionales entre los diversos 
paises, de problemas generales de metodo, y de los 
trabajos realizados por los que mas cultivan estos 
estudios. 

Las discusiones se dividiran en las siguientes 
secciones: 

i. a Historia del Arte paleo-cristiano y medio- 
eval hasta fin del siglo xiv. 

2." El siglo xv. 

3." Historia del Arte desde el siglo xvi hasta 
nuestros dias; y 

4." Periodo historico- artistico, disposiciones 
generales para las obras artisticas, investigaciones 
de tecnica artistica y organizacion del trabajo co- 
mun. 

El Comitd general, de acuerdo con la Junta or- 
ganizadora, designara dos ponentes de los temas 
de interes general para discutirlos en las reuniones 
generales. 

En el Congreso se admitiran los siguientes 
idiomas: italiano, frances, espanol, ingles y ale- 
man. 

Como complemento del Congreso, tendran 
et'ecto las siguientes Exposiciones: de reproduccio- 
nes fotomecanicas, de uno o mas colores, para 
ilustraciones de obras de historia artistica; de ejem- 
plares de periodicos italianos que tratan de inves- 
tigaciones de historia artistica; de publicaciones 
que no se pueden encontrar en el comercio (cata- 
logos de colecciones privadas de ventas, homena- 
jes, etc.), y de muestras de papeles especiales para 
obras de Historia del Arte 

El ministerio de Fomento enviara grandes me- 
dallas de oro para premios. 



237 



El congreso eoncedera a los bibliofilos que to- 
men pane en las tareas del mismo un diploma de 
honor. Los espanoles que hasta ahora se ban ins- 
crito son los siguiente;: 

Kn la seccion primera: 

Don Jos Puig y Cadafalch, Area geografica de 
la Arquitectura lombarda a tines del siglo xi. 

Don J. Gudiol, Los muebles liuirgicos en Ks- 
pana en el siglo xin. 

Don J. Pijoan, La pintura romanica en Hspa- 
ria, v sus relaciones con el Arte romanico en los 
demas paiscs: y 

Don Vicente Lampere/: Komea, Las Escuelas 
hispano-arabes de Arquitectura. 

Kn la seccion segunda: 

Don Luis Tramoyeres Blasco, Manifestaciones 
del Arte espanol en los siglos xiv y xv en Sicilia 
y Napoles*. 

Don Llias Torino, ^Relaciones del Arte llamen- 
co con los pintores espanoles del siglo xv. 

Don Salvador Sampere y Miquel, La escucla 
catalana dc Pintura a lines del siglo xv; v 



Don Josd Gestoso y Perez, Las ultimas cons- 
trucciones musulmanas en t)spana. 

Un programa definitive y detallado sera publi- 
cado en visperas del Congreso, y se indicara en el 
mismo el maximo del tiempo que se concedera 
para el desarrollo de los temas, ya en las reuniones 
de las secciones, o en las sesiones en pleno. 

Los congresistas disfrutaran especiales rebajas 
en los viajes por ferrocarril y por mar, en los mu- 
seos, bibliotecas, etc., segun se publicara oportu- 
namente con el reglamento del (Congreso. 

Para toda clase de informes y noticias referen- 
tes a los alojamientos, los congresistas podran di- 
rigirse al activo secretario general del X Congreso 
dc llistoria del Arte, don Roberto Papini, Via Fa- 
bio Massimo, 60, Roma. 

La Junta Dire-diva dc la Academia Nacional 
Lspanola de Bellas Artes prepara cordial acogida 
a los congresistas espanoles, y sin duda alguna 
que lo? t'estejos, organizados bajo la direccion del 
ilustre presidente de la Real Academia, senor Hen- 
Iliure, alcanzaran exito e.xtraordiiiario. 




JULIO MOISES 



CAMINO DE LA ERMITA 



238 



UN PINTOR NOVEL. Natural de Tortosa es el 
joven artista don Julio Aloises, cuyas son las tres 
obras pictoricas que reproducimos, una de las cua- 
les, Camino de la 
ermita, ha sido 
premiada con ter- 
cera medalla en la 
ultima Exposici6n 
Nacional de Arte, 
celebrada ultima- 
mente en Madrid. 
El senor Moises, 
que ha residido 
du rante m ucho 
tiempo en Anda- 
lucia, ha cursado 
en la Escuela dc 
Artes y Oficios y 
Bellas Artes de Ca- 
diz, y de sus con- 
diciones para el 
cullivo del arte a 
que se dedica, di- 
cenlo bien a las 
claras las telas de 
que se ha hecho 
referenda, y que 
figuran, en repro- 
duccion, en estas 
paginas. 

Se particulari- 
zan esos cuadros, 
por el caracter fi 
sico y moral de 
los tipos evocados 
con firmeza. 

CONCURSO DE CAR- 
TELES. El Sin- 
dicato hispano-ar- 
gentino de turis- 
mo abre un pri- 
mer concurso eco- 
n6mico de carteles 
patri6ticos, al que 
podran concurrir 
los pintoresydibu- JULIO MOISES 
jantes espanoles. 

Se establecen cuatro premios: uno de 3.000 pe- 
setas, otro de i.ooo y dos de 5oo, premios que nan 
sido donados generosamente para este fin por el 
senor conde de Artal y se adjudicaran por el jurado 
que designe el Circulo de Bellas Artes de Madrid. 

El tema es el siguiente: ^ p En que' forma ha 
de recibir la madre patria a una peregrinacion ci- 
vica de sus hijos ausentes? 

Los carteles premiados, que pasaran a ser pro- 




piedad del Sindicato hispano-argentino, han de 
servir para anunciar los viajes colectivos a Espana, 
que, con la base de una extricta cooperacion y mu- 

tualidad, han de 
realizarse semes- 
tralmente, partien- 
do las expedicio- 
nes de los puertos 
de Buenos Aires, 
Montevideo, Vera- 
cruz y la Habana. 
Los originales 
deberan presentar- 
se sin tirma, con 
un It ma v acom- 
panados de un so- 
brc cerrado que 
contenga el nom- 
bre del autor. Se 
recibiran origina- 
les hasta el 3 1 de 
octubre, a las doce 
de la nochc, en la 
secretaria del Cir- 
culo de Bellas Ar- 
tes de Madrid. 

JUNTA DE ICONO- 
GRAFI'A NACIONAL. 
En la ultima se- 
sion celebrada por 
esta Junta f'ue lei- 
da la Real order) 
en que se le atri- 
buye definitiva- 
mente el local que 
vieneocupandoen 
el Museo Arqueo- 
logico Nacional, y 
unacomunicacidn 
del Ayuntamiento 
de Caspe en que le 
piden noticias de 
retratos de los c- 
lebres compromi- 
sarios , quedando 
EL SANTERO acordado que los 
senores Tormo, 

Menendez Pidal y Velasco informen sobre el par- 
ticular, para contestar a la referida comunicaci6n. 
Se hizo constar en acta la satisfaccion de la 
Junta por la otorgacion del premio Martorell al 
ilustre miembro de la misma senor Marques de 
Cerralbo, por su admirable trabajo arqueologico. 
El senor D. Pablo Bosch manifestd que se han 
dirigido a el los senores que componen el Comite 
Van-Eyck, requiriendole para que inicie en Espana 



239 



la suscripci6n para el monumento a los hermanos 
Van-Eyck, que se elevara con ocasion de la Expo- 
sicibn Universal que ha de celebrarse en Gante el 
proximo ano 

En dicho monumento se esculpiran las armas 
de todas las naciones que contribuyan a su erec- 
ciun. Y alia desean que las de Espana figuren entre 
ellas, no solo por el carino que a nuestra nacion 
profesan, sino por la soberania que alii nemos ejer- 
cido durante tantos anos. Una de las condiciones 
es que los que se suscriban por 100 francos ten- 
dran derecho, 
mediante el pa- 
go de 25 fran- 
cos mas, a una 
medalla de pla- 
ta conmemora- 
tiva del monu- 
mento. 

Y co mo no 
habra mas meda- 
llas que las que 
los susc rip tores 
pidan, y se rom- 
pera 1 uego el 
molde, la Junta 
acordo suscribir- 
se por los 100 
francos y suscri- 
bir otros 25 para 
laadquisicion de 
una de dichas 
medal las, que 
conservaraen ho- 
nor de los gran- 
des retrat i stas 
hermanos Van- 
Eyck. Tambien 
acordo la Junta 
que en elComite 
espanol que con 
este motivoseor- 
ganiza, que em- 
pezara sus tareas en octubre, presidido por el conde 
de Romanones, y del que forman parte el duque 
de Alba, los pintores Villegas y Ferrant, los criti- 
cos de arte senores Domenech y Alcantara y otras 
ilustres personalidades, representen a la Junta dc 
Iconografia los senores D. Elias Tormo, D. Pablo 
Bosch y D. F^lix Boix. 

El secretario, senor Perez de Guzman, inicio 
luego la idea, aprobada por todos con entusiasmo, 
de celebrar para el prdximo ano, del 2 de mayo 
al i5 de junio, una Exposicion de retratos selectos 
de espanoles y de flores cultivadas en las distintas 
regiones de Espana. Y se acordo el nombramiemo 
de una Comision, que recabara del ministerio de 




JULIO MOISES 



Instruccion piiblica y del Ayuntamiento de Madrid 
los recursos necesarios para llevar a cabo la idea. 

BIBLIOGRAFIA 

/ discffiii del Museo Civico di Pavia. Colle^ione 
Malaspina. Renalo Soriga. 100 tavole riproducenti 
a colori i piu uotei'olli disegni della raccolta pavese. 
Aljiere &. Lacroix. Milano. 

De entre lo.; trescientos dibujos de que consta 
la coleccion que al expresado museo lego el mar- 
ques D. Luis Ma- 
laspina di San- 
nazzaro, falleci- 
do en 1835, nan 
sido elegidos 
cien de ellos que 
son los que, re- 
producidos, in- 
tegran este tomi- 
to de simpatica 
presentaci6n. 

Por escuelas 
aparecen clasifi- 
cados en la si- 
guiente forma: 
veneciana, 8; fe- 
rraresa, i ; bolo- 
nesa, 9; parme- 
sana, 12; lom- 
barda, 3 ; geno- 
vesa, 8; toscana, 
4; romana, 14; 
napolitana, 5; a- 
lemana, 12; fran- 
cesa, 8, y flamen- 
ca, 14. 

Nos permiti- 
remos se nalar, 
especialmente,la 
mayoria de los 
EI. PASTOR dibujos de auto- 
res alemanes, y, 

ademas, el de Stefano della Bella (1610-1664); Pae- 
saggio con barconi; el de Raimundo Le Fage, // 
serpente di bronco; el de Jos6 Ribera (?) // martirio 
de S. Bartolomeo, etc. 

Un conciso prefacio de don Renato Soriga, con- 
servador del Museo civico de Pavia, precede a las 
reproducciones, y en el advierte que la publica- 
cion obedece al deseo de dar a conocer los mejores 
ejemplares de la coleccion, y a obtener la compro- 
bacion de las atribuciones, propagando el conoci- 
miento de tales dibujos. 

En cuanto a las condiciones de estampacidn y 
reproduccion de las obras a que se ha aludido, 
nada dejan que desear. 



240 




EXPOSICION DE ARTE HISTORICO. GRANADA 



SALON DE INGRESO 



EXPOSICION DE ARTE HISTORICO. GRANADA 



LA Real Academia de Bellas Artes de Gra- 
nada, recientemente elevada a la catego- 
ria de primera clase, como las provinciales 
de Barcelona, Sevilla, Valencia y Valladolid, 
ha contribuido este afio al esplendor de las 
tradicionales fiestas del Santisimo Corpus 
Christi y feria granadina, organ izando, por 
iniciativa de su ilustre presidente, el ex-sena- 
dor y catedratico D. Jose Manuel Segura, 
una Exposicion de Arte historico, patro- 
cinada por el Ayuntamiento y celebrada 
con brillantisimo exito en el edificio que 
para museo construyo expresamente, hace 
dos anos, en su Carmen de los Martires 
de la Alhambra, el opulento propietario 
belga Mr. Hubert Meersman, quien galante- 
mente lo puso a disposicion de la Academia. 
Del soberbio aspecto que ban presentado al 



publico las salas de la Exposicion, dan al- 
guna idea las reproducciones en grabado que 
acompaiian estas lineas, en las que solo nos 
ocuparemos de lo mas culminante de aquella 
y que mas ha llamado la atencion de los vi- 
sitantes. Prevenia el buen animo de estos, el 
artistico efecto de la escalinata de acceso, 
flanqueada por columnas arabes y anforas 
mudejares, con hermosas plantas y flores. 
Traspasada la puerta de entrada, halagaba la 
vista el conjunto del primer salon, cubierto 
por hermosos tapices del siglo xvi, con esce- 
nas del Antiguo Testamento, pertenecientes 
al Sacro Monte, y otros del siglo xvn, tejidos 
en Bruselas sobre cartones de Rubens, que 
reproducen pasajes de la vida de Constantino, 
propiedad de la Hermandad de San Nicolas. 
Dos hermosas esculturas de tamano natu- 



1912. II. N. 7. 



341 




EXPOSICI6N DE ARTE HISTORICO. GRANADA 



ANGULO DERECHO DEL SALON PRINCIPAL 




EXPOSICI6N DE ARTE IIIST6RICO. GRANADA 
242 



RINC6N IZQUIERDO DEL SAL6N PRINCIPAL 



ral, representando a San Diego de Alcald y 
San Pedro Alcantara, respectivamente, pare- 
cian dar la bienvenida a los visitantes, ad- 
mirandose en ellas los primores realistas de 
la escuela granadina a que pertenecen, real- 
zados por inefable uncion religiosa. 

En unas vitrinas, que seguian a dichas 
dos estatuas de la iglesia de San Anton, se 
ban expuesto 

restos arabes 
yromanosdel 
M useo Ar- 
queologico 
provincial, y 
de particula- 
res, proce- 
dentes, en su 
mayoria, de 
Medina- El- 
vira, antigua 
ciudad con- 
tundida con 
Iliberis, pro- 
xima a Gra- 
nada y des- 
truida en el 
siglo xi por 
un incendio; 
siendo de no- 
tar entreellos 
una lampara 
y un candela- 
brodebronce 
y varias vasi- 
jas de arcilla 
vidriada con 
figurasdeani- 
males, consi- 
deradascomo 
las mas anti- 
guas en su 
clase que de 
los siglos ix 
y x se conservan en Espafia. Pero lo mas 
antiguo de la Exposicion, perteneciente a 
lejanisima epoca prehistorica, es la famosa 
diadema de oro native hallada por unos mi- 
neros, hace medio siglo, en una profunda 




EXPOSICI<5N DE ARTE HISTORICO. GRANADA. DETALLE DEL SAL^N 

PRINCIPAL, CON LOS BUSTOS DEL ECCE HOMO* Y LA DOLOROSA, 

POR J. MORA, LA CASULLA DE SAN FRANCISCO DE BORJA , Y LA 

PURl'SIMA DE CANO 



caverna cercana a Albunol, llamada la Cueva 
de los Murcielagos (i), sobre el craneo de 
una momia que vestia corta tunica de es- 
parto, y rodeada de otras con igual indu- 
mentaria, que tenian alrededor armasde pie- 
dra y otros utensilios, sin vestigio alguno de 
metal, excepto dicha diadema, que parece la- 
brada a golpes de piedra, y que el propietario 

senor Urizar, 
regalo des- 
pues de va- 
rios anos. al 
Colegio No- 
viciado de la 
Com pa fiia de 
Jesus, de la 
Cartuja de 
Granada; cu- 
yos Padres la 
han presenta- 
do en la Ex- 
posicion con 
otras tres ri- 
cas obras: un 
1 i e n zo del 
Greco; una 
casulla usada 
por San Fran- 
cisco de Bor- 
ja,quesecree 
bordada por 
su hermana 
la Santa Du- 
quesa de Vi- 
llahermosa,y 
seis vigas de 
unamezquita 
de Ceuta, de- 
coradas con 
adornoseins- 
cripcionesen 
talla del mas 
puro estilo 
granadino del siglo xni. Entre las restantes 
obras expuestas en el salon de ingresos, so- 
bresalian unas esculturas de tamano natural, 

(ii Antiguedades prehist6ricas de Andalucia, por don 
Manuel de G6ngora, 1868, pig. 29. 



243 




ECCE HOMO, FOR J. MORA 



estofadas, del 
siglo xvi, del 
convento de 
la Piedad,que 
representan la 
Virgen del Ro- 



sario y 



la 



Anunciacion; 
dosgrupos,en 
barro policro- 
mo, de Risue- 
no,yunacabe- 
za de San Pe- 
dro, del con- 
vento de Ca- 
puchinos;una 
litera del siglo 
xvu ; un reloj 
estilo Impe- 
rio, del senior 
Arroyo Pine- 
da; una Puri- 



un pano col- 
gadura,deter- 
ciopelo azul. 
del colegio de 
Santiago, con 
las armas de 




DIADEMA PREHIST6RICA 
HALLADA EN LA CUEVA DE LOS MURCIELAGOS 



esta casa y el 
escudo de Es- 
paiia borda- 
dos en platay 
sedas a gran 
realce; varies 
cuadros, li- 
bros, armas y 
dibujos, mas 
una baraja 
completa del 
afio i55i , de 
don Narciso 
Romo; y una 
urnacineraria 
romana, la- 
brada en aga- 
ta, de forma 
circular, ha- 
llada en las 
cercanias de 
Bracana, jun- 
tamente con 
pequefios ob- 
jetos de ador- 
no de aquella 
epoca, conser- 
vados por el 
CondedeGua- 




FOENTE Y VASIJAS VIDRIADAS. SIGLO X 



diana, propietario de tan interesante objeto. 
Enfrente del mismo llamaba la atenci6n un 
Calvario de hierro repujado y pintado, con 
anverso y reverse, remate de artistica verja 
del siglo xvi, perteneciente al Museo arqueo- 
logico provincial, lo propio que una ballesta 
arabe con incrustaciones primorosas. 

El salon principal sorprendia por su ta- 
mano y magnificencia. Tiene treinta metres 
de 1 o n g i t u d 
por diez de an- 
cho,y aparecia 
dividido a lo 
largo por una 
serie de vitri- 
nas, papeleras, 
asientos y pe- 
destalescon es- 
tatuas, entre 
las que sobre- 
salia la de San 
Juan Capistra- 
no con su roja 
banderola, 
grandiosa es- 
cultura de al- 
guno de los 
buenos disci- 
pulos de Alon- 
so Cano, perte- 
necienteal Mu- 
seo diocesano. 

Sin embar- 
go, lo masatra- 
yente de dicha 
gran sala se- 
gunda, ha sido 
el artistico tro- 
feo de la cabe- 
cera de la mis- 
ma, en el que 

se agrupaban las mas escogidas obras de la 
Exposicion. Servianle de fondo dos bellos 
tapices del senor Herrasti, coronandolos, a 
modo de dosel, rico pano de terciopelo 
rojo con el escudo imperial de la Universi- 
dad granadina, a la que pertenece, bordadr 
en sedas y oro entre las columnas de Hercu- 




BUSTO GRIEGO 



les y unas granadas en las esquinas. Bajo 
dicho pano se alzaba severa graderia cubierta 
de damasco encarnado, sirviendole de escudo 
el Pendon de Castilla que se tremola ante la 
tumba de los Reyes Catolicos y en el balcon 
principal del Ayuntamiento todos los ani- 
versarios de la Reconquista de Granada. En 
dicha grada, y en dos pedestales proximos, se 
han admirado las obras escultoricas indubi- 

tadas de Alon- 
so Cano, con 
otras joyas ar- 
tisticas inesti- 
mables. 

Son aque- 
llas, la precio- 
sa estatuita po- 
licroma de la 
Virgen de Be- 
len que el in- 
signe Racione- 
ro hizoen 1664 
para el facistol 
del coro de la 
Catedral,yque 
los canonigos, 
hallandolaaun 
mas bella que 
loPurisitna he- 
chacon el mis- 
mo destine y 
conservada 
luego en la Sa- 
cristia, laguar- 
daron, temero- 
sos de perder- 
la, en el tesoro 
de la basilica. 
Siguele la ad- 
mirable cabeza 
de San Pablo, 

tan bien esculpida como pintada por Alonso 
Cano, que parece viva porsu perfeccion y rea- 
lismo sorprendentes; cualidades que tambien 
resaltan en los estupendos bustos de Adan y 
Eva. Son de tamano colosal, y asi es su belleza. 
Fueron tallados por Cano en madera de pino, 
y no en corcho como erroneamente han divul- 



246 




VIRGEN DE MONTSERRAT 



gado muchas guias extranjeras, siendo pinta- 
dos despues de la muerte del maestro por un 
discipulo suyo, y colocados en unas horna- 
cinas circulares del arco toral de la Catedral: 
de donde. por primera vez, se han bajado 
para figurar en la Exposicion, constituyendo 
uno de los principales atractivos de ella; cuyo 
primer numero del catalogo y de interes para 
los visitantes ha sido, no obstante, otra obra: 
el famoso Triptico de esmaltes, del Museo 
provincial a cargo de la Academia, llamado, 
con poco fundamento, del Gran Capitan; 
pues solo consta que procede del exconvento 
de San Jeronimo, sin figurar en los primiti- 
ves inventarios del mismo, ni entre las dona- 
ciones de la esposa de aquel heroe, duquesa 
de Sesa, a dicha iglesia de su patronato. For- 
man esta rica alhaja seis primorosos y admi- 
rablemente conservados esmaltes de Limo- 
ges, atribuidos a alguno de los mas expertos 
artifices de la dilatada familia iimosin en el 
siglo xvi, y representan: el mayor del centre, 
al Senor crucificado entre los dos ladrones, 
en el momento de la lanzada de Longinos; 
el de la derecha inferior, a la Virgen con el 
Senor en los brazos, y el de la izquierda, la 



calle de la Amargura, figurandose en las tres 
placas superiores el Juicio final con la resu- 
rreccion de los muertos en el centro, y la en- 
trada de los justos en la Gloria y de los re- 
probos en el Infierno, a los lados. El tama- 
no, perfeccion del dibujo y composicion de 
las seis placas, su hermoso colorido sin de- 
fecto alguno de fusion del esmalte y su con- 
servacion admirable, hacen de este Triptico 
el mas bello ejemplar de su clase, y asi esta 
considerado por cuantas personas inteligentes 
en esmaltes y conocedoras de los mejores que 
existen eri todos los Museos, iglesias y colec- 
ciones particulars del mundo, lo han visto. 
Completaban el artistico trofeo del fondo 
del salon principal, una cabeza de San Juan 
nautista, de autor anonimo. y realismo admi- 




SAN ANTONIO ABAD 



247 



rable, colocada en bandeja de plata repujada; 
el escudo de Granada, cunoso bordado de 
gran realce, hecho el ano 1493; las mazas de 
la ciudad labradas en plata el 1619; un cuadro 
del siglo xvi, bordado en sedas, con la Virgen, 
perteneciente al Ayuntamiento, la mencio- 
nada casulla de San 
Francisco Borja; otra 
del venerable funda- 
dor del Sacro Mon- 
te. D. Pedro de Cas- 
tro, de tisii con las 
armas de este gran 
arzobispo; y dos ca- 
pas y una dalmatica 
de los maravillosos 
ternos rojo, verde y 
negro de la Catedral. 
bordados al romano 
con imagineria pun- 
teadadeoro por Juan 
Villalon, en los aiios 
15X4 al 87 el rojo; 
por Pedro de Le- 
guiramo y Juan Gar- 
cia de Fuentes, del 
1 552 al 57, el de ter- 
ciopelo verde altiba- 
jodeestilo mudejar. 
y a fines del siglo xvi 
el negro, tal vez tam- 
bien por Villalon. 
Destacabanse tan 
hermosos ejempla- 
res de ornamentos 
religiosos sobre ri- 
cas tallas de nogal 
de cuatro hojas de 
puertas del Cuarto 
Real, de los sefiores 
Davila, y un sober- 
bio armario del siglo xvn, encima del que 
aparecian un Ecce Homo y una Dolorosa, es- 
culpidos y pintados por Jose de Mora. 

Ademas de las mencionadas obras escul- 
toricas de Alonso Cano, ban figurado en la 
Exposicion otras cuatro pictoricasdel mismo, 
igualmente indubitadas, como son: la hermo- 




STA. CERTRUDIS, ESCOLTURA ATRIBUfDA A P. DE MENA 



sa Purisima, procedente del exconvento de 
San Diego de Granada, citada por Palomino 
como el mejor cuadro de este gran artista, 
propiedad hoy del Teniente de Hermano 
Mayor de la Real Maestranza, D. Luis An- 
drada; la Virgen del Rosario, propia de la Cu- 
ria eclesiastica, y los 
dos cuadros del Mu- 
seo provincial con 
San Bernardino de 
Siena y San Juan Ca- 
pistrano, uno, y San- 
ta Clara y San Luis, 
obispo de Tolosa, el 
otro; bustos admira- 
bles de hermoso co- 
lorido y elegante fac- 
tura artistica. 

De los discipulos 
del Racionero. cons- 
tan en el Catalogo de 
esta Exposicion: dos 
lienzos, de la Cate- 
dral. pintados por 
Pedro de Moya, que 
representan la Apa- 
ricion de la Virgen a 
San Julian obispo, y 
la Sagrada Familia, 
notandose en este 
ultimo la infiuencia 
del estilo de Van- 
Dick, de quien tam- 
bien fue discipulo 
Moya; una Corona- 
don de la Virgen, por 
Jose Risueno, del 
convento de Agusti- 
nas; Santa Maria 
Magdalena de Paxis, 
de la Colegiata, y 
una Virgen, de don Pedro Atanasio Boca- 
negra; un Nino Jesus, firmado por J. Cieza, 
y varios cuadros mas de escuela granadina 
muy recomendables, como un gran Cristo, 
de la iglesia de la Magdalena, y otro muy 
parecido al anterior, de D. Nicolas Marin; 
una Virgen con el Nino, de la Capilla de 



348 



Reyes Catolicos, mas un San lldefonso, atri- 
buido por muchos inteligentesal mismoCano; 
y otros varies Henzos de menor importancia. 

Del escultor Jose de Mora, cuyas obras 
compiten en realismo e inspiracion con las 
de su maestro Cano, 
se ban visto en la Ex- 
posicion, a mas de 
las dos medias (igu- 
ras del Ecce Homo y 
Dolorosa antes cita- 
das, otras dos cabe- 
zas del mismo asun- 
to, admirablemente 
talladas y pintadas, 
encerradas en carac- 
teristicas urnas del 
siglo xvn , con ador- 
nos de talla dorada 
e incrustaciones de 
marlil y concha, pro- 
piedad del convento 
de Agustinas, de G ra- 
nada. Tam bien se 
atribuye a Mora una 
Purisima. del senor 
Burgos, cuyo ropuje 
tiene grande analo- 
gia con la talla del 
habito de San Bruno 
de la Cartuja, obra 
del mismo insigne 
escultor. De un con- 
discipulo de este, 
tarn bien tamoso y 
emulo de su maes- 
tro Cano, Pedro de 
Mena, parecen ser 
un admirable San 
Francisco de Asis, del 
convento de Capu- 
chinas, otro cuatro 

veces mayor, de las monjas del Angel, y una 
lindisima estatuita de Santa Gertrudis, pro- 
piedad de D. Antonio Garcia Segura. 

Del mismo tamano que esta, pero mas 
antigua. es otra hermosa escultura anonima 
representativa de San Antonio Abad, y de 




SAN FRANCISCO DE ASIS 



dicho convento de las Capuchinas, que ha 
expuesto, ademas, una preciosa Asuncion, un 
Na^areno, un San Juan de Dios orante, una 
Virgen del Pilar en marfil, y los dos citados 
grupos, en barro. de la Virgen amamantando 

al \iiio Jesiis, con 
San Juan Bautisla, y 
San Jose con el Nino 
en bra^os, atribui'dos 
a Risueno, en la sala 
primera de ingreso, 
mas el busto de San 
Pedro de la misma, 
perteneciente a la es- 
cuela escultorica cas- 
tellana. 

De esta region pro- 
cede, sin duda. un 
magnifico Crucifijo, 
en talla, de D. Ma- 
nuel Bermudez. y 
de escuela granadina 
una Santa Clara, de 
las Capuchinas ; y 
dos Purisimas, una 
de la Universidad y 
otra de D. Pedro 
Arroyo, de quien son 
las papeleras del Re- 
nacimiento, sobre 
las que aquellasima- 
genes estaban, como 
una Virgen de marfil 
de la vitrina central 
del segundo salon. 
Dal sigloxvm son: 
un San Jose sentado 
en silla de la epoca, 
con el Nino Jesus dor- 
mido en su rega^o, 
dentro de fastuosa 
urna barroca coro- 
nada por San Miguel y varios angelitos, pro- 
piedad de D," Rosa Collado de Monies; y un 
San Rafael y un San Juan de Dios, del aca- 
demico D. Eloy Senan. 

Murillo ha estado representado por una 
de sus mas bellas Virgenes con el Niiio Jesus, 



ESCULTURA ATRIBUIDA 
A PEDRO DE MENA 



249 



de la segunda epoca de ese maestro, pintura 
propiedad del catedratico D. Jose Martos, y 
un Buen Pastor Nino, pintado en tabla, que 
fue puertecita del Sagrario del retablo tra- 
zado por Cano para el altar mayor de la 
iglesia del Angel de Granada, obra citada por 
Palomino en la pagina 422 del tomo 2." de 
su libro, y por Cean Bermudez en el tomo 2.", 
pagina 63 de su Diccionario, y propiedad hoy 
del academico gra- 
nadino senor Con- 
de de los Infantes. 

De Meneses, dis- 
cipulo de Murillo, 
ha habido un lien- 
zo. tirmado. con un 
bustodelaPwrz's/wa 
rodeado dc dngeles: 
y de buena escuela 
sevillana se han ex- 
hibido varies cua- 
dros. sobresaliendo 
uno de gran tama- 
no, muy elogiudo 
por el ditunto cri- 
tico y pintor don 
Aureliano Beruete. 
que representa La 
Circumcision, pro- 
piedad del acade- 
mico y exdiploma- 
tico D. Emilio Mo- 
reno Resales. 

Tres San Fran- 
ciscos, del Greco, 
han fi g u r a d o en 
esta Exposicion: el 
ya citado de los 
PP. Jesuitas, que 
una critica exigen- 
te caliticaria mas 
bien como bue- 
na copia o repeti- 
cion del que como 
propiedad de don 
SegismundoMoret 
Quintana, publica 
Calvert en su libro 




VIRGEN DE MARFIL 



acerca del pintor toledano; otro de la pri- 
mera epoca del maestro, propio de D. Agus- 
tin Caro Riano, muy parecido al que en 
dicha obra aparece en la lamina 45; y el 
tercero de la ultima manera del autor, cuya 
firma lleva y pertenece a D. Ramon Barre- 
cheguren. 

La iglesia de la Colegiata ha presentado 
un rico frontal de terciopelo rojo bordado, 

con aplicaciones de 
seday oro, deestilo 
Renacimiento;otro 
bianco bordado en 
sedas, plata y oro 
con imagineria, del 
siglo xvn ; un buen 
relieve del Ecce 
Homo en talla poli- 
croma de fines del 
siglo xvi, y, por 
ultimo, un lindo 
cuadro, original de 
Sassoferrato, repre 
sentativo de la Vir- 
gen con el Nino Je- 
sus dormido en sus 
bra^os. 

De Ribera, han 
expuesto, losseno- 
res Ocete, un buen 
cuadroconlafigura 
de San Pedro; apa- 
reciendoen una vi- 
sion de este mismo 
santo, lienzo pro- 
piedad de la senora 
viuda de Horques, 
bastantes caracte- 
res del estilo del 
Tintoretto; como 
la escuela venecia- 
na se refleja en un 
bellooleo, de asun- 
to mitologico, pro- 
piedad del presi- 
dente de esta Real 
Academia Sr. Se- 
gura, y la escuela 



de Rubens en dos 
tablas del Sr. Gon- 
zalez Sevilla,y la del 
Ticiano, en una Do- 
lorosa del sefior Mo- 
reno Resales. 

Dando un salto 
atras en el orden cro- 
nologico o de anti- 
giiedad de las obras 
reseiiadas, mencio- 
naremos, ahora. los 
cuadros mas anti- 
guos de la Exposi- 
cion. Es el primero 
una pequena tabla 
con la Virgen y unos 
dngeles, en ton do do- 
rado, que parece una 
pintura italiana del 
siglo xiv al xv, ha- 
biendo pertenecido a 
la duquesa de Sesa, 




que la dono al con- 
vento de la Piedad 
por el la fund ado, 
donde en el dia se 
guarda. 

Del Colegio de 
Padres Escolapios es 
propiedad otra tabla 
gotica, de gran ta- 
mano, con el Dcscen- 



VENUS, ADONIS Y CUPIDO. PORCELANA POLICROMA DEL 

RETIRO, PROPIEDAD DE LA REAL ACADEMIA 

DE BELLAS ARTES DE GRANADA 



la sala primera; y de 
Dona Mercedes de 
Gongora. es otra de 
la Crucifixion, de ca- 
racter mas indi'gena. 
Dealgun primiti- 
vo pintor espaiiol es, 
sin duda. el Triptico 
del Descendimienio , 
del Museo diocesa- 
no (procedente de la 
iglesia parroquial de 




DOS PAGINAS DE LA HISTORIA NATURAL DE ALBERTO MAGNO 



25 1 



San Ildetonso, como dos interesantes tablas 
de la Coronation de espinas y de Jesus atado 
a la columna, fechadas en 1494 y propias de 
D." Maravillas Barraute; siendo algo mas mo- 
dernas otra del Descendimiento. propiedad del 
sefior Andrada, y una de estilo valenciano con 
San lldefonso recibiendo la casulla de la Vir- 
gen, perteneciente a D. Francisco Echevarria. 
Una bella e interesante tabla, bastante 
parecida en su composicion y plegado de 



publico docto y profano la lindisima tabla 
del Sacro Monte representativa de la Virgen 
de la Rosa con el Nino Jesus en fondo de 
paisaje. descubierta hace varios afios por 
el sefior Gomez Moreno y Martinez, y casi 
desconocida por los competentes hasta aho- 
ra, y atribuida, con grandes probabilidades 
de acierto, a Gerardo David, como ha de- 
mostrado, en concienzudo trabajo critico, 
el academico seiior Conde de las Infantas. 




LLAVE DE LA ALHAMBRA Y LIBRO OENEAL6GICO 



panos a una Virgen del Museo de los Ofi- 
cios, de Florencia, y otras analogas atribui- 
das erroneamente a Hans Memling, es la de 
la Capilla Real que representa a la Virgen 
con el Nino, en un trono, y con dos angeles 
adorandoles, cuyos rasgos caracteristicos acu- 
san la mano de Thierry Bouts, habiendo 
sido una de las obras mas admiradas en la 
Exposicion por los inteligentes en pintura. 
Igualmente ha atraido las miradas del 



En opinion de este es deQuintin Metsys, 
otra tabla interesantisima que representa a 
San Jeronimo, y es propia del citado sefior 
Andrada. 

Figura, por ultimo, entre los cuadros mas 
antiguos de la Exposicion, una pequena tabla 
con la Virgen rodeada de angeles, firmada en 
i5go por Pacheco, el suegro y maestro de 
Velazquez, perteneciendo tan interesante 
obra a la Catedral, como otra mas pequenita 



con una cabeza de Virgen, de estilo flamenco. 
Entre las muchas curiosidades de la Ex- 
posicion, son de citar dos presentadas por el 
mencionado academico senor Conde de las 
Infantas. Es una, la interesante escultura en 
marmol del siglo xv, que representa a la 
Virgen de Monlserrat con el Nino Jesiis en 
bra^os, ostentando corona y cruz de oro y 
esmeraldas, sirviendoles de fondo una re- 
produccion simplificada de la famosa sierra, 



gran primor y conocimiento tecnico del arte 
escultorico. 

El otro aludido objeto es una Have auten- 
tica de la puerta principal de la Alhambra, 
que la familia Infantas guarda como cu- 
riosidad historica y testimonio de su escla- 
recido linaje. Segun consta en documen- 
tos del archivo de dicho senior Conde, uno 
de sus ascendientes, D. Caspar Varona y 
Zapata, teniente de la fortaleza, la recibio 





CA.LICES GOTICOS 



con detalles prolijos, cuya contemplacion es 
de sumo entretenimiento, por el gusto artis- 
tico con que estan esculpidos, viendose en 
los numerosos senderos que serpean la mon- 
tana, variadas y diminutas figuras de pere- 
grinos y viajeros que suben hacia el santua- 
rio, que aparece en el centre, como los pas- 
tores que guardan el ganado que pasta en el 
boscaje, y los monjes de las ermitas situadas 
en las crestas de la sierra; todo hecho con 



del Alcaide Conde de Tendilla, transmitien- 
dose a sus sucesores que heredaron aquel 
honroso cargo, con igual ceremonial que el 
don Caspar la recibiera, o sea, puestos ante 
la puerta principal de la Alhambra. que se 
supone seria la de la torre de Siete Suelos, 
considerada, a raiz de la Reconquista, como la 
entrada principal de la fortaleza, por la que 
Boabdil salio al abandonar sus alcazares, y 
que, despues, fue clausurada, volandola los 



25 3 



Franceses en el siglo xix, y recientemente des- 
combrada y puesta en condiciones de posi- 
ble reconstitucion por el academico D. Mo- 
desto Cendoya, arquitecto de la Comision 
conservadora de la Alhambra. La Have ex- 
puesta es, pues, una curiosidad historica y 
arqueologica interesantisima, siendo de igual 
trazay dibujoque 
laesculpida sobre 
la puerta princi- 
pal de la torre de 
Justicia. 

Otra obra cu- 
rios i si ma es la 
presentada por el 
seiTor cura de Pu- 
lianas, hallada al 
proceder a la re- 
construccion de 
la iglesia de dicho 
pueblo, acuyo tin 
se destina el pro- 
ducto de su ven- 
ta, habiendo ya 
ofrecido por ella 
crecidas sum as 
varios competen- 
tes anticuarios. 
Consiste en dos 
piezas unidas de 
imagineria hecha 
en pintura y bor- 
dado en seda 
blanca sobrepues- 
ta en terciopelo 
rojo.reproducien- 
do el Lava tor io y 
la Cena del Senor, con numerosas figuras en 
artisticas agrupaciones. Parece trabajo del 
siglo xvi, hecho para servir de cubiertas de 
un gran libro de coro. 



Gran ornato y suntuosidad han prestado 
a la Exposicion los tapices en la misma pre- 
sentados, descollando en la sala primera los 
mas antiguos de aquella ya citados, propie- 
dad del Sacro Monte, cuyas composiciones y 




DALMATICA NEGRA BORDADA. SIGLO XVI 



colorido recuerdan los famosos de los Hechos 
de los Apostolcs, del Vaticano y del Palacio 
Real de Madrid; y en el salon principal los 
cuatro primorosos de D. Isidoro Perez de 
Herrasti, que parecen ser de los tejidos por 
Coenot en Bruselas, por los anos de i65o 
al 90, para el marques de Herzelles y repre- 

sentan escenas de 
la His tor ia de Dia- 
na y de las Mcta- 
morfosis de Ovi- 
dio. 

En la sala ter- 
cera, ocupadacon 
obras y objetos de 
artedeMr. Meers- 
man, atraia las mi- 
radas de todos los 
visitantes el gran 
tapiz del testero 
principal que re - 
presenta la Coro- 
nation de Salo- 
mon. Tan hermo- 
sa pieza de tapi- 
ceria mide nueve 
metros de largo 
por cuatro de al- 
to, y file tejida en 
Bruselas por el ce- 
lebre Pedro Van 
den Hecke, el ano 
1730, sobre un di- 
bujo carton deLe- 
brun. En la mis- 
ma sala tercera, 
cupoadmirar seis 
tapices flamencos del siglo xvi, con escenas 
de la Historia de David y Bcthsabee, y cuatro 
de estilo del Renacimiento con Pasajes de la 
guerra de Coriolano; y en la sala cuarta, ocu- 
pada tambien por el propietario del edificio, 
se veian otros seis tapices de Bruselas, con 
asuntos infantiles en fondos de los jardines 
de Versalles. En dicha sala tercera llamaba 
la atencion un gran busto en bronce de Julio 
Cesar, propiedad del academico honorario 
senor Duque de Pedro Galatino. 





CAPA ROJA Y CAPA VERDE 
CON BORDADOS. SIGLO XVI 







TRlPTICO DE ESMALTES 




VIRGEN DE LA ROSA 
TABLA, FOR GERARDO DAVID 




SAN FRANCISCO DE ASlS, FOR EL GRECO 




LA V1RGEN CON EL NINO 

DORMIDO, FOR SASSOFERRATO 




VIRGEN CON EL NINO, FOR MURILLO 



De orfebreria ha habido hermosas mues- 
tras, comenzando por las joyas arabes del 
Museo Arqueologico y otras analogas que se 
hallaron en Bentarique hace anos, siguiendo 
con los hermosos calices de la Catedral y de 
la senora Marquesa de Tavares, y concluyen- 
do con un rico 
marco de fili- 
grana de oro, 
est i 1 o Luis 
XVI, del senor 
Fajardo. Una 
alhaja intere- 
sante es el me- 
dallon de cris- 
tal deroca, con 
un grabado 
que representa 
a Moise's reci- 
biendo las Ta- 
blas de la Ley. 
propiedad del 
academico se- 
nor Martinez 
Victoria. 

Varias pa- 
rejasde tibores 
antiguos japo- 
neses ban lla- 
mado la aten- 
cion de los vi- 
sitantes, en la 
instalacion de 
Mr. Meersman 
y en el salon 
principal, so- 
bresaliendo en 
este dos con 
adornos y figu- 
ras en relieve 
del senor Ro- 

sales Pavia, expositor tambien de cuadros, 
libros y abanicos. Asimismo se han expuesto 
porcelanas lindisimas, como el grupo poli- 
cromo de Venus, Adonis y Cupido, de la 
fabrica del Retire, propio de esta Real Aca- 
demia; blondas y encajes bellisimos de la 
senora Marquesa de Santa Casilda, a la que 




ALONSO CANO 



tambien pertenecen dos vasos etruscos y 
otras bellas obras diversas; y abanicos precio- 
sisimos de D. a Pia Heredia de Ambel, de con- 
cha y oro estilo Luis XIV. de D." Mercedes 
Pulgar, del siglo xvn, y de la senora Marque- 
sa de Casa Tavares, de marfil del siglo xvm. 

Dos magnifi- 
cos jarrones de 
cristalroca,del 
senor Conde 
de los Infantes, 
y proccdentes 
de la extingui- 
da fabrica de 
LaGranja,han 
sido los mejo- 
res ejemplares 
expuestos de 
esta industria 
artistica. si- 
guiendoles la 
rica coleccion 
de cristaleria 
tallada y do- 
rada de Bohe- 
mia, del senor 
Meersman, y 
otras piezasan- 
tiguas venecia- 
nas, como una 
linda concha 
de D." Angeles 
Lopez Marin, 
mas dos jofai- 
nas de vidrio 
antiqu isimo 
del Sacro Mon- 
te, y una jarrita 
verde.concua- 
LA PURI'SIMA tro asas, del se- 
nor Perez del 

Pulgar, y otra mayor de la senora Marquesa 
de Santa Casilda. 

Interesante ha sido tambien la seccion 
bibliografica de la Exposicion, sobresaliendo 
entre los manuscritos unode47i paginas, es- 
crito por San Juan de la Cruz con varias obras 
suyas, perteneciente al Sacro Monte, como 



261 




PEDRO DE MOYA 



otros siete curiosos codices y diez y scis obras 
incunables. D." Dolores Blacke. viuda de 
Tomas Estruch, ha presentado un incuna- 
ble de la Inslituta \ dos ricos ejemplares del 
Tcalrum Or bis terrarum e Ilistorice ocuhis 
geographic, por Abraham Ortelius; D. Jose 
Bueno Pardo, la Stirpium historia de Dodo- 
neo; el Colegio de Escolapios un Koran ma- 
nuscrito hallado en el Albaicin. y otros libros 
curiosisimos; y la Biblioteca Universitaria, el 
incunable de 1493, Rcgistrum huius opcris, 
impreso en Nuremberg, por Antonio Kober- 
ger, y el magnifico codice miniado con la 
Historia Natural de Alberto Magno, escrito 
en bajo aleman con caracteres goticos e ilus- 
trado con primorosas laminas en oro y 
colores que reproducen animales y plan- 
tas e interesantes escenas de gran realismo 
y valor para el estudio indumentario del 
siglo xiv. El doctor aleman Federico Win- 
kler, que ha venido a Espana para estudiar 

969 



SAGRADA FAMILIA, DE LA CATEDRAL DE GRANADA 

esta clase de obras, lo atribuye a Conrado 
Witz. asegurando que hay otras obras de 
este autor, aunque no tan ricas, en Basilea y 
Ginebra. 

Por ultimo, entre las armas. telas y mue- 
blaje, han sobresalido las del senor Herraste 
y senorita de Gongora, entre las primeras y 
segundas, y los ricos divanes Imperio de di- 
cho senor, mas los soberbios estrados de ta- 
piceria Aubusson, Luis XV, y de punto de 
Saint Cyr (Luis XIV) de Mr. Meersman, mas 
las papeleras Renacimiento del senor Arroyo 
Pineda y las areas del siglo xv de los senores 
Andrada y Contreras, el sillon del fundador 
del Sacro Monte y la litera para el Viatico 
del Museo Diocesano. 

Tal ha sido, someramente descrita, esta 
interesante Exposicion de Arte historico, que 
el publico ha acogido con gran satisfaccion y 
agrado, llenando sus salas durante los veinte 
dias en que ha estado abierta, demostrando 




EXPOSICI6N DE ARTE HIST6R1CO, GRANADA SALA TERCERA CON EL TAPIZ DE [,A CORONACION DE SALOM6N 




EXPOSICI6N DE ARTE HIST^RICO, GRANADA 



SALA TERCERA. INSTALACldN DE MR. MEERSMAN 



263 




EXPOSICION DE ARTE HISTORICO, GRANADA 

con ello su aficion 
a este genero de es- 
tudio y culto entre- 
tenimiento. que le 
haceacreedoraque 
por las autoridades 
y corporacioncs se 
piense en instalar 
decorosamentc los 
ricos museos pro- 
vinciales dc Ar- 
queologia y Bellas 
Artes, hace tiempo 
almacenados en el 
local provisional de 
la Academia, como 
a procurar que el 
Estado realice. 
y debiera realizar- 
lo cuanto antes, la 
prometida obra de 
cubrir el palacio 
de Carlos V en la 




EXPOSICI^N DE ARTE HIST(5RICO. GRANADA. SALA CUARTA 



RINC6N DE LA SALA TERCERA 



Alhambra. inaugu- 
randolo con otra 
gran Exposicion re- 
trospectiva. en la 
que, con mas tiem- 
po y espacio sufi- 
cientes para su or- 
ganizacion, seexhi- 
ba toda la riqueza 
artistica de Grana- 
da, de la cual solo 
se ha expuesto este 
a no una decima 
parte escasa, como 
se demuestra por 
el gran numero de 
iglesias, conventos 
y casas particula- 
res de esta ciu- 
dad, que no figu- 
ran en el Catalogo 
oficial de esta Ex- 
pocision de 1912. 



264 



De desear es que ese dia llegue, porque 
asi cabra apreciar con detenimiento el caudal 
inmenso que de obras artisticas de vario li- 
naje atesora Granada. Ninguna duda existe 
de que cuando tal exposicion se efectiie, 
pues es de esperar que se realice, ya que 
la esperanza es lo ultimo que debe perder- 
se, se vera lo mucho aun desconocido, o 



inventiva, su don de asimilacion cuando asi 
ocurrio, y su fuerza personal bastante para 
no dejar de imprimircon todo, en sus obras, 
el sello particular e inconfundible de la raza, 
aun en los mementos de lucha con corrientes 
venidas de otras partes. 

Demas que, es de conveniencia que mucho 
que por lo bien guardado que permanece se 




QUINTfN METSYS 

por lo menos poco popularizado, que posee- 
mos. De tal modo contribuira Granada a 
mostrar ante los extranjeros la herencia va- 
liosa legada en proporciones artisticas por 
nuestros antepasados, y a aumentar la admi- 
racion por los artistas y artifices espaiioles. 
Se pondra de manifiesto con ello, una vez 
mas, el genio peculiar de estos, su particular 



TABLA DE SAN JER6NIMO 

hace dificil, por no decir imposible, estu- 
diarlo, sea sacado a la luzdel dia, facilitando 
asi a los historiografos conocer bien intima- 
mente tanto y tanto que todavia no ha sido 
incorporado a la historia del arte nacional. 
Mucho se trabaja en este sentido, incalcula- 
bles son los esfuerzos personales que se vie- 
nen realizando para ir documentando debi- 



365 




LA VIRGEN CON EL NINO Y DOS 

ANGELES, ATRIBUIDO A THIERRY BOUTS 







00 



02 
Z 



V) 

W 
Q 



N 
W 



u 







ADAN, FOR ALONSO CANO 




EVA, FOR ALONSO CANO 



damente las fases sucesivas porque atraveso 
nuestro arte; pero no todo ha de quedar re- 
ducido a eso, sino que es deber patriotico 
contribuir a facilitar labor tan importante. 
Y nada igual a la celebracion de exposiciones, 
en las que quepa estudiar, a la vera unas de 
otras producciones que, cuando se consi- 
guen ver, es aisladamente, haciendose por 
ello imposible 
la compara- 
cion con las 
similares; de 
lo que tanta 
luz se saca fre- 
cuentemente. 
Sea suficien- 
te lo d ic ho 
para ponderar 
los beneficios 
que reportan 
las manifesta- 
ciones artis- 
ticas como la 
que con noble 
afan y entu- 
siasmo dignos 
de ser imita- 
dos, ha orga- 
nizado Grana- 
da. Actos de 
tal naturalexa 
dicen mucho 
en favor de la 
cultura de 
una ciudad. y 
cuando se rea- 
lizan del mo- 
do como se ha 
realizado el ALONSO CANO 
que nos veni- 

mos refiriendo, aun acrece su valor; que ha 
sido reconocido por cuantos han visitado la 
exposicion, tan variada de ejemplares, tan 
rica en objetos, que ha despertado la admi- 
racion de los inteligentes. 

Recoge por eso MVSEVM en sus paginas, 
para recordatorio de tal esfuerzo patriotico, 
y para conocimiento de parte de lo que figu- 




ro en esa manifestacion artistica, estas breves 
notas, a las que acompanan diversos graba- 
dos que permitiran hacerse cargo de la ex- 
posicion en conjunto, y de algunas de las 
valiosas joyas que esta contuvo. 

Si periodicamente, y, por turno, se fuesen 
celebrando exhibiciones cual la granadina 
en las mas importantes cupitales espafiolas, 

iriase viendo 
como.aundes- 
pojandosenos, 
como se nos 
despoja, de 
nuestro tesoro 
artistico, aun 
quedan en tie- 
rra hispanica 
producciones 
artisticas bas- 
tantesparadar 
envidiaaquie- 
nes con ellas 
desearian au- 
m^ntar, en 
otras tierras, 
sus coleccio- 
nes publicas y 
privadas. 

Podria ser 
ello, induda- 
blemente, ce- 
bo para atraer 
extranjeros, y 
ocasion propi- 
cia para que 
estos nos fue- 
ran conocien- 
do como en 
realidad de 
verdadsomos, 

y no como dieron en pintarnos algunos que 
hicieron que cundiera sobre Espana concep- 
tos muy distintos de como es. Viendonos de 
cerca, analizando como procedemos, juzgan- 
donos, en una palabra, no con espejuelos 
desfiguradores, sino con mirada sincera, y 
sin colaboracion de la fantasia, se aprendera, 
sin duda, a reconocer que no vivimos en tan 



VIRGEN DE BEI.EN 



2 7 



gran atraso, como de fronteras alia muchos 
se imaginan. 

Este mismo amor que sentimos por de- 
fender nuestras joyas de arte, este afan que 
nos mueve a mostrarlas para que sirvan de 
estimulo al presente. les dira que si nos enor- 
gullecemos de 
lo que hicie- 
ron los artistas 
y artifices in- 
digenas del pa- 
sado, deseosos 
estamos deque 
los presentes 
no les vayan 
en zaga, y si- 
gan honrando 
a su tierra. 



Una vez orga- 

nizada una ex- 

posicion, una 

vez se abre al 

publico yaeste 

es dable juzgar 

de lo que se 

exhibe, pocos 

son los que tie- 

nen concepto 

exacto de lo 

que representa 

haberla reali- 

zado. Requerir 

el concurso de 

los unos, des- 

vanecer infun- 

dados recelos 

deotros.atraer- 

se la voluntad 

de los mas rea- 

cios y acabar por convertirlos en colobora- 

dores entusiastas de la obra que se empren- 

de, es tarea previa que em plea tiempo y obli- 

ga a sembrar simpatias por doquier en favor 

del proyecto que se acaricia, a fin de poderlo 

llevar a feliz termino. Viene, luego, la pre- 

ocupacion que trae el ir disponiendo conve- 




ALONSO CANO 



nientemente cuanto se facilito para ser ex- 
puesto; el ordenarlo en forma que nada sufra 
quebranto en su respective merito por la 
vecindad de algo que por su coloracion o na- 
turaleza se muestra en pugna con lo que tiene 
al lado, y el conseguir conjuntos que hala- 

guen la mira- 
da, sin que sea 
en detrimento 
del valor do- 
cente de la ex- 
posicion. 

De ahi que 
la suma de tra- 
bajo que repre- 
senta, desde 
que se lanza la 
idea hasta el 
momento en 
que se da acce- 
so al publico, 
para que con- 
temple lo reu- 
nido, el orga- 
nizar una ex- 
posicion, solo 
cabe sea apre- 
ciada poraque- 
llos que se en- 
cuentran con 
la responsabi- 
lidad de que 
un proyecto 
que patrocina- 
ron acabe por 
convertirse en 
realidad. 

Las inquie- 
tudes que se 
sufren, la re- 
nunciaal amor 

propio, el prurito de reducir al menor nii- 
mero posible aquellas inevitables deficien- 
cias que en toda labor humana es dable ad- 
vertir, el afan de que no haya quien quede 
descontento, el cuidado a que obliga como 
si fuese cosa propia, cuanto se facilito por 
sus propietarios, restan sosiego; que poco 



CABEZA DE SAN PABLO 



2 7 I 



existe tan dificil como harmonizar todos los 
pareceres, como que se reconozca que se 
obro con ecuanimidad, y no movido del de- 
seo de favorecer a alguien en perjuicio de 
otro. 

En esta exposicion celebrada en Granada, 
no hubo a quien dejara de impulsar el entu- 
siasmo. For esta circunstancia afortunada, 
que refleja el amor que a la ciudad se siente, 
t'ue posible a la Real Academia de Bellas Ar- 
tes reunir cuanto ha figurado en la manifes- 
tacion art ist ica, 
que. por iniciati- 
va de SLI digno 
presidente. segun 
queda dicho, ha 
sido realizada. 

Recorriendo 
las estancias don- 
de tantamaravilla 
de orden tan va- 
rio, dentrodel te- 
rreno artistico. 
habtase agrupu- 
do, no hubo gra- 
nadinoconocedor 
de cuanto ateso- 
ra de produccio- 
nes de arte la ciu- 
dad de Granada, 
que dejara de en- 
tusiasmarse, tan- 
to como por lo 
que se exhibia, 
como por lo que 
aun cabia reunir 
de importante, y 
que en esta mani- 
testacion no figu- 
ro. Por esto, aun- 
que sea insistir 
sobre ello, no es- 
tara de mas vol- 
ver a indicar las 
ventajas de vario 
linaje que habria 
de reportar una 
exposicion donde 



se sacara a luz lo que permanece en recintos 
conventuales, en templos y en colecciones 
particulares. 

Posee Granada aureola de simpatia en to- 
das partes. Su nombre solo, espolea la ima- 
ginacion, y a esta ciudad andaluza acuden 
constantemente viajeros procedentes de los 
mas encontrados parajes. Si a esos visitantes 
que acuden atraidos por la hermosura de 
Granada y del Palacio de la Alhambra, se 
les brindara una exposicion que fuera estu- 

che de cuanto es 
tesoro artistico de 
esta tierra, ven- 
drian en mayor 
numero que a la 
presente vinie- 
ron. Si de esta 
manifestacion ar- 
tistica se hicie- 
ron lenguas, de 
esotranotendrian 
palabras de entu- 
siasmo bastantes 
para proclamarla 
desusada. 

Que scan testi- 
gos de esto cuan- 
tos pusieron su 
empeno en que la 
empresa que aco- 
metimosahorare- 
sultara de tanta 
importanciacomo 
resulto, es lo que 
hay que desear. 
Poco existe que 
complazca tanto, 
como ver que 
por iniciativas an-- 
teriores, se logre 
a la postre, y con 
el tiempo, algo de 
mas superior re- 
sultado, despues 
de haberse obte- 
nido uno ya mag- 
nifico. Convenci- 




SAN FRANCISCO DE ASIS, ATRIBUIDO A PEDRO DE MENA 



272 




LA CENA 



PINTURA Y BORDADO DEL SIGLO XVI. 



EL LAVATORIO 



CUBIF.RTA DE LIBRO DE CORO DE LA IGLESIA PARROQUIAL DE PULIANAS (GRANADA) 



dos del que se alcanzaria con otra exposi- 
cion, es por ello que quisieramos transmitir 




MOISES RECIBIENDO LAS TABLAS DE LA LEY. GRABADO EN CRISTAL DE ROCA 



nuestro entusiasmo para que cristalizara en 
la realidad el proposito que nos anima. Con 
esta esperanza cerramos esta 
nota; esperanza que por el 
entusiasmo de todos los gra- 
nadinos amantes de las co- 
sas de arte, no hay duda 
alguna de que vendra el 
instante que sea un hecho. 
Cuando este dia llegue, 
sorprendera a muchos, ya 
maravillados con lo que se 
alcanzo esta vez, lo que se 
guarda en Granada, sin que 
ni por asomo se tenga por 
la generalidad exactacuenta 
de lo que representa como 
valor artistico y documento 
historico. Por esto, insisti- 
mos, es muy de convenien- 
cia que, con toda calma y or- 
denadamente, se efectue una 
exposicion, de la que haya 
sido la que aqui conmemo- 
ramos, basede experiencia. 
DIEGO MARI'N. 



2 73 




\ 



SAN FRANCISCO DE 

ASlS, FOR EL GRECO 




SAN FRANCISCO DE 
ASIS, FOR EL GRECO 



ECOS ARTISTICOS 



EXPOSICI6N DE ARTES ALEMANAS. Con mOtlVO 

de la inauguracidn del nuevo museo destinado a 
exposiciones artisticas, construido en la plaza del 
Chateau-Royal, en Stuttgart, va a ser celebrada una 
manifestation de artes alemanas, a la cual habra 
aneja una secci6n de arte internacional. 

Esa exposicidn durara desde primeros de mayo 
a ultimos de octubre del ano de 1913. 

La exposicitfn abarcara la pintura, la escultura 
y el grabado. 

Los artistas nacidos en Wurtemberg, o aquellos 
que habitan o trabajan en aquel pais, habran de 
someter sus envios al examen de un jurado. For 
lo que se refiere a los extranjeros, solo podran re- 
mitir aquellas obras que les scan de antemano de- 
signadas por los organizadores del certamen. 

Para compras se destina la suma de trescientos 
mil francos. 

Antes del 20 de Marzo de 1913 ban de estar en 
Stuttgart las producciones destinadas a la expre- 
sada manifestacion artistica. 



N DE UN pREMio. La Academia de 
Bellas Artes, de Paris, ha concedido el premio 
Bordin, de tres mil francos, destinado a recom- 
pensar la mejor obra de historia de la pintura o su 
esttica, a M. Renato Schneider por su libro sobre 
Quatremere de Quincy. 

EL CUADBO DE MONFORTE. Mcdiante acta que 
suscriben el superior de los Escolapios de Mon- 
forte, Rdo. P. Franciscano Fernandez, el gober- 
nador y el secretario del Gobierno y el alcalde, ha 
sido formalizado el depdsito del cuadro de Van de 
Goes La adoration de los Reyes, segun lo dispues- 
to en real orden del ministerio de Instrucci6n de 
21 de julio ultimo. 

En su virtud, el Padre superior del colegio se 
obliga como deposilario a custodiar dicho cuadro, 
que habra de permanecer en la residencia donde en 
la actualidad se encuentra, evitando su deterioro 
y procurando su perfecta conservacion, quedando 
sujeto a todas las consecuencias que en el orden 
legal se deriven bajo las reponsabilidades civiles y 
criminales que la misma impone. 

DE LA VENTA DE UNAS jOYAs. El ministerio de 
Instrucci6n publica ha dictado dos Reales ordenes 
dirigidas al ministro de Hacienda, a fin de que por 
la Direcci6n general de lo Contencioso se den ins- 
trucciones precisas para entablar por la via que 
resulte pertinente, aquella acci6n que compete al 
Estadopor la adjudicaci6n, hecha a don Jos6 Maria 
Vega, de dos joyas de oro antiguas que habian sido 



adquiridas en la cantidad de S.ooo pesetas para el 
Museo Arqueologico Nacional, y que el vendedor 
se ha negado a entregar ultimpmente, so pretexto 
de haberlas enagenado a un tercero con ante- 
rioridad. 

OFERTA A UN MUSEO. El propietario del cua- 
dro Dejeuner dans I'atelier, de Manet, ha sido 
ofrecido por su dueno a la Nueva Pinacoteca de 

Munich. 

EL GENERALIFE. En virtud de una Real 
orden dirigida por el ministro de Instruccion pu- 
blica al de Hacienda, para que se notifique el 
estado en que se halla el famoso pleito que se viene 
sosteniendo hace mas de medio siglo respecto a 
El Generalife, de Granada, la Direccion de lo 
Contencioso ha aciivado el expediente y en breve 
se celebrara la vista y se diciara sentencia, consig- 
nando en ella los motives de las dilaciones que ha 
sufrido el asunto. 

CONCURSO INTERNACIONAL PARA LA CONSTRUCCI6N 

DE DOS PALACIOS EN SopfA. El Gobierno de Bul- 
garia anuncia un concurso para la construccidn de 
un Palacio de Justicia y de un Palacio Real en la 
capital. Se otorgaran varios premios. Para el Pala- 
cio de J usticia: uno de 6,000 francos; otro de 4,000, 
otro de 2,5ooy otro de i.zSo. Para el Palacio Real: 
uno de 10,000 francos; otro de 7,000; otro de 4,600 
y otro de a,5oo. 

Para informes, la Legacion de Bulgaria en Paris. 
Los proyectos han de mandarse al Ministerio de 
Trabajos Publicos de aquella nacion, antes de 
primero de Diciembre pr6ximo. 

SAL6N DE OTONO. Se inaugurara el primero 
de Octubre. Ofrecera, el interns de constar de una 
Exposici6n retrospect iva de retratos de artistas del 
siglo xix, a partir de David. 

EXCAVACIONES EN GRECiA. En las que en el 
tumulo prehistdrico de Hagia Marina, en Focida, 
viene efectuando M. Sotiriadis, ha sido encontrada 
una gran cantidad de fragmentos de ceramica mi- 
c6nica y premic^nica. 

EL ARTE EN LA ESCUELA. Con caracter oficial 
han marchado a Alemania treinta individuos de la 
sociedad francesa del Arte en la Escuela. Deella 
forman parte decoradores, artifices y directores de 
centres de ensenanza. Visitaran las escuelas pii- 
blicas, las profesionales y los museos de arte indus- 
trial mas importantes. 



276 




REOOYOS 



DANZA VASCA 



DARIO DE REGOYOS 



ANTES de dar a MVSEVM estas lincas, nos 
ha asaltado la duda de si, hasta cierto 
punto. no fuera temerario para un extranjero 
el hablar de un artista cspanol en una revista 
hispanica. Lo temcmos una pizca; por m;is 
que abrigamos la esperanza de que el publi- 
co nos perdonara, y de que no quedara des- 
contento en demasia de nuestra tentativa. 
Disculpenos el amor que tenemos al arie es- 
pafiol de todas las epocas y en sus diversas 
manifestaciones; y esa aficion es tan profun- 
da, que ella nos servira de excusa. 

Lo que conviene observar en la pintura 
contemporanea, sea espaiiola o extranjera, 
son las manifestaciones nuevas; lo que im- 
porta estudiar son los artistas que van en 
busqueda de un camino que no sea el trilla- 



do. A esos pertenece, sin duda alguna, Dario 
de Regoyos: su obra, personal, inesperada y 
sincera, es delas merecedorasde toda suerte 
de atencion. Se ha desviado de la veneranda 
rutina; ha derribado antiguas barreras; ha lu- 
chado, y aim sigue luchando ,;pero no es esa 
lucha necesidad inexorable, y anuncio de la 
victoria definitiva? Sus lienzos, que, por su 
novedad sorprendieron al publico timorato 
hace algunos afios, no le aturden aliora tanto. 
Al autor no le preocupa esto: en el recogi- 
miento y la soledad, distante de los aplausos 
que ya empiezan a oirse y de las griterias que 
van apagandose, se da cuenta de su fuerza. 
Por lo demas, nadie como el odia y desprecia 
el reclamo; huye desde mucho tiempo de la 
baraunda de las exposiciones, donde su pintu- 



1911. II. N. 8. 



277 






ra no tiene nada que hacer. Con tal que pueda 
trabajar incesantemente, queda satisfecho. 

For raro que desde luego parezca, la obra 
de Dario de Regoyos constituye la verdadera 
tradicion de la pintura: bajo las apariencias 
de un novador, damos con un clasico. Si- 
guiendo el ejemplo de los maestros, busca 
no lo que estos hicieron, sino como lo hicie- 
ron. Parece 
haber medita- 
doy puesto en 
practica aquel 
admirable pre- 
ceptode Puvis 
d e C h a v a n - 
nes, que dice: 
De los maes- 
tros han de 
imitarse las 
vi rtudes; no 
las formas. 
Kfectivamen- 
te: no se trata 
decontemplar 
la naturalezaa 
traves de las 
producciones 
de nucstros 
antepasados, 
segun los cua- 
dros de los 
museos.cuyos 
coloresaltera- 
ron el tiempo 
y los barnices 
ennegrecidos 
y mugrientos. 

Al arte de 

sus predecesores anadio Dario de Regoyos 
su personalidad un punto intransigente, su 
temperamento suavemente obstinado, su ob- 
servacion violenta, y, al mismo tiempo, in- 
genua, aplicada casi exclusivamente al aire 
libre. Huelga, en efecto, decirlo: no es Re- 
goyos de los que en su taller van buscando, 
a favor de ropajes cuidadosamente arregla- 
dos, una claridad rara, una disposicion agra- 
dable, para conseguir la aprobacion de los 



REGOYOS 



aficionados y suscitar sus aplausos. Huye 
de la habilidad, de la destreza de la pincela- 
da, de la complacencia en la ejecucion, que 
tueron tan del agrado de los imitadores de 
Fortuny. Se diria que, por el contrario, quiere 
mostrarse poco habil y aun torpe, para reac- 
cionar de los juegos de los acrobatas y los 
exagerados fuegos artificiales del autor de La 

Vicaria, y sus 
discipulos. 

DariodeRe- 
goyos tildado 
d e v i o 1 c n t o 
por algunos, 
es, en rigor, 
unsincero.Su 
vision, justa y 
sana, dc los 
.^eres y las co- 
sas, imposibi- 
lita en su obra 
el uso de mol- 
dcs rebusca- 
dos, de con- 
v e n c i o n e s 
sem piterna- 
mente e m- 
pleadas. Sues- 
tudiodelaluz, 
del tono real, 
sujetale a pro- 
cedim ientos 
nuevos. Lo re- 
petimos; esta 

Regoyos con- 

vencidodeesa 
verdad, dema- 
siado olvida- 

da, de que inutil es volver a empezar lo que 
ha sido hecho, de repetir lo que ya se hizo. 
En ocasiones le echaron en cara que sus 
cuadros quedaban demasiado abreviados. Es 
un error. Pocos pintores buscaron la suti- 
leza de la expresion, tantocomoel. En sus 
lienzos, los pormenores yuxtapuestos y fun- 
didos dan por resultante una sintesis. El he- 
cho particular, anecdotico, tiene la impor- 
tancia estrictamente indispensable. Si repro- 




ALMENDROS EN FLOR (MALAGA) 



278 




duce escenas de la vida rural o urbana, 
siempre anega en el conjunto al ser humano 
o irracional. De ahi que se vea, en sus obras, 
por lo general, que el hombre es menos cau- 
tivador que 
la naturale- 
za exterior. 
A d e m a s , a 
f u e r z a d e 
querer el ar- 
tista aba n do- 
nar a todo 
trance las 
form as con- 
sagradas , la 
fi g u r a h u - 
m a n a a d - 
quiereensus 
pinturas al- 
go de primi- 
tivo, de bar- 

REOOYOS 

baro, de una 

absoluta simplificacion. Esta deseada senci- 
llez, siempre original y atrevida, hace que las 
figuras alcancen, a veces, innegable grandio- 
sidad: el caracter forjado en la rudeza, y la 




A LA PESCA DEL ATUN (ONDARROA) 

apariencia de lo por concluir. Pcro, antes de 
proseguir ,;no fuera util dar algunos apuntes 
biogralicos acerca del pintor? 

Nacio Dario de Regoyos en Rivadcsella, 

en tierra de 
Asturias. A 
los vointe a- 
fios, en 1877, 
fue a Ma- 
drid , donde 
entro en la 
Kscuela Su- 
p e r i o r d c 
Pintura, Es- 
c u 1 1 u r a y 
Grabado , y 
en el taller 
del paisista 
Carlos d e 
Haes, quien 
principle, en 
la Peninsu- 
la, a dirigir sus alumnos por la via fecunda 
del estudio de la naturaleza. No sabemos si 
fue ese profesor, de origen flamenco, quien 
le aconsejo marchara a estudiar a Belgica. 



SALIDA DE LAS LANCHAS 



279 



Pero, en 1879. despues de permanecer dos 
anos en Madrid, atraveso Francia, y fijo su 
residencia en Bruselas, donde muy pronto se 
dio a conocer, logrando la consideracion de 
unos cuantos jovenes pintores enamorados 
del aire libre y de la libertad. Formo parte, 
desde la fundacion, del grupo del Essor, cu- 
yas exposiciones, presto organizadas, no pa- 
saron por alto al 
publico inteli- 
gente, suscitan- 
do no pocas con- 
troversias y dis- 
cusiones. Al poco 
tiempo, varies de 
los del Essor. en- 
contrando anti- 
cuadas las ideas 
de algunos com- 
paiieros, consti- 
tuyeron otra aso- 
ciacion; intcgra- 
da por veinte 
miembros, a la 
cual por eso lla- 
ma ron Lcs Vingl. 
Dario de Rego- 
yos y el pintor 
griego Pantazis, 
fueron los uni- 
cos extranjeros 
admitidos en esa 
agrupacion. No 
eraabsolutamen- 
te necesario ser 
de Los Veinte 
para tomar parte 
en las exposicio- 
nes que celebraban. Pero los otros artistas 
que en estas figuraron los mas eminentes 
maestros del arte moderno, en el verdadero 
sentido de la palabra: Degas, Wisthler, Ma- 
net, Renoir, Sisley, Pissarro, etc., fueron 
invitados. Las exposiciones realizadas duran- 
te diez anos, de 1883 a 1893, favorecieron 
ericazmente la propagacion en Flandes de 
las ideas sobre arte moderno. 

En 1890 salio Dario de Regoyos de Bel- 




REGOYOS MEZQUITA DE SAN MILLAN DE LA GOGULLA 



gica para regresar a Espafia. Desde Bruselas, 
habiase llegado a Holanda, a Inglaterra, y 
viajado por Francia. En Paris se entusiasmo 
con las obras de Millet, Corot, Rousseau, 
Diaz y Puvis de Chavannes, y aumento su 
admiracion hacia las de Manet, Degas, Mo- 
net, Renoir, Pissarro, etc., de quienes, segun 
hemos ya manifestado, habia visto algunas 

producciones en 
las exposiciones 
de LosVeinte, 
en Bruselas. 

Desconocidos 
durante muchos 
anos, empezaban 
esos maestros a 
ser muy aprecia- 
dos. Lasexcomu- 
niones. en arte, 
no duran eterna- 
mente. Su trato 
con los pintores 
Franceses, sus re- 
laciones con los 
jefes de las es- 
cuelasmodernas, 
ejercieron en Re- 
goyos una in- 
lluencia muy 
provechosa. Su 
paleta, un poco 
negra en los lien- 
zos pintados en 
Belgica, se ilu- 
mina al contacto 
de Pissaro; su co- 
lorido se matiza 
merceda Renoir. 

Al igual que esos maestros, aprende a expre- 
sar el movimiento de los seres y de las cosas 
al resplandor de la luz; el aspecto de un rin- 
con frondoso, de los arboles y del agua, se- 
gun la hora del dia; el ardor mas o menos in- 
tenso del sol, segun las nubes, etc. 

Hombre humilde y errante como le 
llama Juan de la Encina, uno de suscriticos, 
pasa Dario de Regoyos su vida, desde que 
volvio a su patria, andando de un lado a 



280 




EL MERCADO t>E DAX 

FOR DARfO DE REGOYOS 




otro: va donde le atrae su capricho pictorico. 
Recorre Castilla, Andalucia; hoy esta en Na- 
varra, rnanana pas.i el Bidasoa y permanece 
unas semanas en el Beam o en las Landas. 
I'ltimamente se instalo en el bonito pueblo 
de las Arenas, cerca de Bilbao. ^Hasta cuando? 
Nadie, ni cl, puede de- 
cirlo. Hombre humilde 
nadie mas sencillo 
y errante, puede serque 
se marche maiiana. In- 
terpretasu pais.de Cadiz 
a Irun, de modo incom- 
parable. Kn sus corre- 
rias por Kspana, parecen 
las provincias vasconga- 
das haberle sujetado y 
conmovido mas que las 
restantes de la peninsu- 
la, todas ami tan distin- 
tas e interesantes. Kn 
ese privilegiado rincon 
que se halla entre el Bi- 
dasoa y el Nervion, ha 
descubierlo sus mas no- 
tables motivos, susasun- HEGOYOS 



tos mas expresivos. 
E1 otro dia escri- 
bia a un amigo desde 
Madrid, donde se ha- 
llaba de paso, est Li- 
ve en el Pardo y entre 
aquellos arboles que 
han crecido mucho, 
no pense en Goya, ni 
en sus majas, ni en 
Velazquez, ni en sus 
princesas que algun 
dia pasaron por alii 
en litera; pense en un 
pcdacito de campo 
verde de Guipuzcoa 
o Yizcaya, y que, en- 
tre caserios, bajo un 
cielo gris, me dejaran 
pacer como las va- 
cas. Nacio mi 
arte en las provincias 

vascongadas anadia Regoyos. No nos debe- 
mos, por cons : guiente, sorprender de que 
haya observado y copiado con atractivo tan 
especial y tan particular, las cumbres eter- 
namente coronadas de nicve de los Pireneos 
cantabricos, cuvas lineas rectas u onduladas, 



LA PROCESION DE FUENTERRABIA 




EL MANZANARES Y EL GUADAKOAMA 



282 




SAN SEBASTIAN DESDE UL\A 
FOR DARIO DE REGOYOS 



desarrollanse en un cielo purisimo y res- 
plandeciente; de que siga con amorosa aten- 
cion la carrera de la sombra en las arrugas de 
las montanas, el temblor del viento en las 
frondosidades de los robles, de las hayas, de 
los abetos y de los castanos agrupados en 
aquellas pendientes. 

En ese pais bienaventurado, presenta 
amenudo la naturaleza una energia aspera y 
montaraz. No son siempre las sierras amables 
y risuenas. Dario de Regoyos interpreta con 
igual fortuna. la tristeza de sus cimas, el rui- 
do de sus torrentes, la desolacion de sus valles 
durante los largos inviernos frios y brumo- 
sos. Sus arboles, con hojas o despojados de 




CONVKNTO OF. LA MAIJRE DE BIOS (CORDOBA) 



ellas, corresponden perfectamente al terreno 
donde estan plantados; sus cabanas, sus case- 
rios alegres o tristes, viejos o recien edifica- 
dos; sus chozas y sus alquerias, risuefias o me- 
lancolicas, viejas o flamantes, son la prolon- 
gacion necesaria, obligada del suelo que ocu- 
pan y que aprisiona sus cimientos. Sus cielos 
se presentan ligeros, protundos, rcspirables; o 
tiemblan cargados de borrascoso calor; o se 
espacian en nubes prensadas cuando sopla 
viento, o se deshacen en aguacero. Sus cam- 
pos, segiin las regiones, las estaciones del 
aiio, y las circunstancias, son amarilios, ver- 
des, rojos, violaceos satui'ados de agua o con- 
vertidos en carrizales; sus lejanias vaporosas 
o firmes. sus peiias aspe- 
ras se erigen en medio 
de sombras siniestras o 
sc est'uman entre clari- 
dades transparentes. 

Kvocaamenudoel pin- 
tor la hora del medio- 
dia, y separa entonces 
con crudeza los objetos 
sin medias tintas, ilumi- 
nados por un sol impla- 
cable que cae perpendi- 
cularmente, y suprime 
las sombras. De algunos 
de sus lienzos emana tan 
intenso calor, una im- 
prcsion tan fuerte de 
ahogo, que diriase care- 
cen de aire. Mejor, 
exclamaria Degas, 
es inutil la atmosfera. 
Lo sabemos; no le im- 
portan a Regoyos las 
convenciones de compo- 
sicion, el equilibrio de' 
lineas. No le inquieta ni 
le perturba nada un pri- 
mer terminoenteramen- 
te rectilineo. represen- 
tative de un campo de 
coles o de patatas, de 
unas plantas de maiz, 
de un muro de cascajo. 



284 




o 
o 
id 

a: 



Q 
O 

5 

Q 



O 
0- 



O 
O 
UJ 

t/J 



U 

z 

UJ 

O 



No elige su vision, la recibe. La ejecucion 
incisiva y aspera de Dario de Regoyos, presta 
a ]os objetos un relieve no exento de seque- 
dad; por esto, desde cerca, son frecuente- 
mente sus lienzos rugosos. ^Que importa? A 
distancia conveniente, vibran; y por ellos, 
corre el aire, 
se propagael 
sol, se vola- 
tiliza la luz. 
Son sus 
p a i s a j e s o 
marinas per- 
fect os tra- 
suntos de la 
naturaleza: 
el sincero, 
formal y ab- 
soluto estu- 
dio de la rea- 
lidad los do- 
ta de cmo- 
cion inolvi- 
dable. Lasdi- 
mensiones, 
que no bus- 
co el artista 
con particu- 
lar empeno, 
son adecua- 
das a los lu- 
gares, al me- 
todoconque 
fueron estu- 
diados. La 
justedad de 
los valores, 
la exquisita 
sensibilidad 
de las lineas, 
loindetermi- 
nado de su 

claridad les dan una importancia sin par. 
Alcanza el artista a expresar lo dramatico a 
fuerza de sencillez, de sinceridad, y de volun- 
tad para ver unicamente lo que se debe ver. 
Fue Dario de Regoyos de los primeros en 
nuestra epoca que sintio y tradujo la ex- 




REGOYOS 



presion plastica de la luz sobre los objetos 
que ilumina, en los espacios que llena; y 
tambien ha sentido y traducido la descolo- 
racion que produce esa misma luz. 

Quiza, piensa, con Pissaro y los demas 
pintores Franceses a quienes hubo un momen- 

to que se les 
<: a 1 i fi c 6 d e 
intransigen- 
tes, que la 
luz es amari- 
lla y la som- 
bra morada; 
quiza abusa 
tal vez del 
anaranjado . 
Sin embar- 
go, conviene 
decir en su 
favor que ca- 
si unicamen- 
te usa esas 
coloraciones 
en la inter- 
pretacion de 
los cam pos 
burgaleses, 
cuyas tintas 
son unifor- 
memente a- 
marillas. Le 
sobra, en es- 
te caso, la ra- 
zon. En las 
composicio- 
n e s d o n d e 
impera la H- 
gura huma- 
na, siempre 
muestra Da- 

PROCESI6N DEL CORPUS (RENTERIA) HO de RegO- 

yos su sim- 

patia por los humildes y los pobres. Es el 
pueblo el que sirvele casi exclusivamente de 
modelo. Veanse esos pescadores desembar- 
cando el pescado; esas aldeanas rezando el 
rosario, siguiendo una procesion, ludiendo 
las rodillas en asperas gradas de escalera que 



286 




EL FARO DE PASAJES 

FOR DARIO DE REGOYOS 



conduce a una ermita; esos jovenes y esas 
chicas bailando la jota en las plazuelas de los 
pueblos vizcainos, o en las playas vascon- 
gadas. 

Senalemos, de paso, algunos lienzos del 
artista: Una calle de Burgos, E1 monte de 
Haya, l ! n pueblo vascongado, cuadros 
que figuraron, durante el invierno de 1906, 
en una exposicion de la galeria Druet, de 
Paris, con otras impresionis de Castilla y del 
pais vascongado, K1 baile del antiguo San 
Sebastian*, E1 dia de dit'untos, E1 Tajo 
de Ronda, Otofio, exhibidos en una 
exposicion bilbaina tbrmada de cincuenta 
obras de Regoyos y etectuadu en noviembre 
de i<(O(), E1 tunel de Pancorbo, La 




Sierra de Bejar, Mercado en Exlremadu- 
ra, La procesion de Fuenterrabia, Carre- 
tera de Miranda, A1 salir de los toros en 
San Sebastian*, En la orilla de un rio gui- 
puzcoano. No olvidemos unas cuantas vistas 
de un pueblo castellano con su iglesia maciza, 
especie de fortaleza, sus alias murallas, sus 
casuchas arruinadas y sus campos estudiados 
en diversos aspectos: por la manana, al me- 
diodia, por la noche. ^No ha pintado Monet 
diez o quince fachadas de la catedral de Ruan, 
a distintas horas del dia? 

Hablemos ya de los dibujos de Dario de 
Regoyos, notas rapidas y expresivas. Los mas 
reprcsentan tipos caracteristicos y escenas 
significativas dc las regiones donde paso. De 
los mas sencillos, a ve- 
ces avivados con lige- 
ros toques de pastel o 
de aguada, red License 
esos dibujos a unas 
cuantas lineas nada 
mas; pero siempre son 
csas lineas buscadas y 
queridas. Luego que 
logro la expresion que 
se propuso, se detiene 
el artista en su labor. 
^Por que insistir mas? 
Olras lineas serian in- 
utiles, quiza perjudi- 
ciales; el unico resul- 
tado fuera hacer fati- 
goso el dibujo sin ven- 
taja alguna. Dicen lo 
que han de decir, y 
basta. Son esas obras 
de Regoyos, vistas de 
monies, playas, esce- 
nas de campo, inte- 
riores de labernas, ca- 
rros con bueyes unci- 
dos, episodios de pro- 
cesiones, regresos de 
romerias, liposde pes- 
cadores o de pescade- 
ras, de aldeanos, de 
campesinas, de ancia- 



I 



I.AS l.AVANDERAS DEL URUMEA 



288 




TRICROMIA, THOMAS-BARCtLGNA 



MERCADO EN DURANGO 

FOR DARIO DE REGOYOS 



nos mendicantes, de viejas mujeres vascon- 
gadas, tan arrugadas y hechas una pasa que, 
segun observa el escritor belga Kmilio Ver- 
haeren, parecen haber asistido a la ugonia 
de Cristo. De semejantes dibujos esta lleno 
el libra que, en colaboracion con este ultimo 



propio amor a las harmonias luminosas. Al 
igual que sus antepasados, quiere el autor ver 
en la naturaleza, unicamente lo que tiene ver- 
dadera importancia, expresar solamente lo 
esencial, lo detinitivo; no insistir mas queen 
lo imprescindible. Conoce la importancia 




REGOVOS 

literate, publico Regoyos con el titulo: Es- 
pana negra. 

Llego el momento de resumir. El arte de 
Dario de Regoyos, tan sincere, de tanta con- 
viccion, tan ingenuo y docto al mismo tiem- 
po, tan desligado de convenciones de doctri- 
na, de ensenar.zas oficiales, es hijo (ya lo 
hemosmanifestado)del arte de losadmirables 
maestros espanoles del siglo xvn; tiene el 
mismo sentimiento del colorido calido: el 



NOVILLOS EN RENTERIA 

capital de los sacrificios. Como sus antece- 
sores, trata de alcanzar la verdad, y de expre- 
sarla sin omision ni anadidura. 

Toda clase de innovaciones, dicho se esta, 
desconcierta. Lo que viene contra las cos- 
tumbres. la rutina, el medio ordinario de 
pensar o de vivir, es una mortificacion para 
gran niimero. For eso necesitan los aficiona- 
dos, el publico, algun tiempo para entender 
la obra de Dario de Regoyos, para advertir 



291 



que es un adelantamiento la evolucion que 
notamos en sus obras. Muchos asi lo entien- 
den: con el tiempo seran cuantos se interesan 
por las cosas de arte. 

Pasando la mirada por los grabados que 
acompafian estas lineas, cabe formar concep- 
to de parte de la extraordinaria labor reali- 
zada por Da- 
rio de Rego- 
yos. Merced 
a ellos se vera 
la diversidad 
de los temas 
que le ban 
interesado, y 
como la vida 
inmediata 
tue la que le 
atrajoarepro- 
ducirlaensus 
lienzos. El ar- 
tista es como 
un paseante 
que se detie- 
ne un mo- 
men t o pa ra 
gozar de un 
espectaculo 
popular o de 
u n e f e c t o 
transitoriode 
lanaturaleza. 
Por esto sus 
cuadros ad- 
quieren un 
sello distinti- REQOYOS 
vo, que nace 

de la intensidad con que se trata que se ma- 
nifieste la impresion que el autor recibiera, 
y que deseo reflejar sin paliativo, mediante 
acorde relacion de colores 

Esas obras tienen por tal circunstancia la 
cualidad de aparentar cosas vistas rapida- 
mente, y rapidamente anotadas para conser- 
var integra toda la fuerza expresiva que de 
siibito hiriera al artista. Quiza sea esta una 
de las facetas mas particulares del talento de 
Dario de Regoyos, que acierta a impresio- 




narse facilmente, y sabe traducir con no 
menor facilidad la impresion que le produ- 
jo, ya un violento contraste de luz, ya la sua- 
vidad del misterio que esfuma seres y cosas. 
Con solo pasar revista a las obras suyas 
que reproducimos. es dable comprobarlo. 
Diversiones populares y ceremonias religio- 

sas, paisajesy 
marinas se ve 
que adquie- 
ren valor de 
arte en la pro- 
duccion pic- 
torica que las 
evocan, gra- 
cias a la emo- 
cion con que 
fueron vistas. 
He ahi pues, 
cuantonosha 
sugerido la 
labor, ya co- 
piosa, del ar- 
tista indepen- 
diente, que 
da el ejem- 
plo de haber 
manten ido 
en toda oca- 
sion sus con- 
vicciones, y 
de marchar 
resueltamen- 
te por donde 
consideraque 
no contradi- 
ce su perso- 

nalidad. Resultado de la conviccion que tiene 
de que su credo artistico podra no ser sus- 
tentado por los demas, pero que, en realidad, 
es el que cuadra a su idiosincrasia artistica, 
son la multitud de pinturas suyas en que la 
individualidad del pintor es bien categorica- 
mente puesta de manifiesto. Ser personal, y 
mantener la personalidad aiin a costa de sin- 
sabores, ha sido lo que se ha impuesto el 
artista a todo trance. 

PABLO LAFOND. 



MANANA ORIS EN ONTANEDA 



292 




ami 



: ->'";> 

i 



VIERiNES SANTO EN ORDUNA 
FOR DARIO DE REGOYOS 




NATQRALEZA MUERTA 



PINACOTECA DE MUNICH 



LOS Cl'ADROS KSI'ANOLES H KCIKNTEM ENTK ADQUIRIDOS 



DURANTE los dos aiios y medio en que 
estuvo al frente de los Muscos bavaros el 
malogrado Hugo von Tschudi, adquirio para 
la Pinacoteca antigua nada mcnos que ocho 
cuadros de la escuela espanola; o sea mas de 
la mitad del numero que para aquella com- 
prara. Se trata de un Antolinez, de un 
Greco y de seis cuadros de Goya; todos de 
gran importancia. El del Greco es un her- 
moso ejemplar de El Expolio, que precede de 
la coleccion Abreu, de Sevilla. Hasta aqui fue 
tomada generalmente esta pintura por una 
replica muy buena del famoso lienzo existen- 
te en la Sacristia mayor de la catedral toleda- 
na, y asi se lee aim en el libro de D. Manuel 
Cossio. Pero cuando se estudian los dos cua- 



dros mas detenidamente, se ve, no sin gran 
sorpresa, que el de Munich es mucho mas 
que una replica sencilla: es la resolucion de- 
tin itiva de aquella escena por el Greco. Segu- 
ramente fue pintado unos tres o cuatro anos 
despues del susodicho lienzo de la Sacristia 
mayor de la catedral de Toledo. Porque 
cuanto caracteriza el arte del Greco hallase 
mas acentuado en el cuadro de Munich que 
en esotro. Es decir: las proporciones del 
lienzo, como la de las figuras sueltas, son ya 
mucho mas alargadas. Ademas, ofrcce no 
pocas variaciones en los pormenores; por 
ejemplo: el anciano del lado derecho, visto 
de frente en el cuadro toledano, esta repre- 
sentadoaqui de espaldas. Y hay queadvertir, 



294 




LA REINA MARJA LUISA, FOR GOYA 




EL DESAFIO, POR GOYA 






que casi todas las otras replicas y copias tie- 
nen por modelo, no el cuadro de la Catedral 
de Toledo sino el que forma ahora parte de 
la Pinacoteca de iVlunich. Indiquemos, ya 
que la ocasion se presenta, que el ejemplar 
pequetio , de 
que Cossio no 
conoce el pa- 
radero actual, 
y que, segun 
la opinion del 
ilustre escri- 
tor f'uil- pinta- 
do antes del 
cuadro gran- 
de en Toledo, 
se halla en po- 
der del faino- 
so profesor 
D. Carlos Jus- 
ti, en Bonn, y 
no tiene nada 
que ver con el 
Greco. Es una 
imitacion bas- 
tante lloja. 

Aparte de 
El Expolio, ca- 
be admirar el 
grandiose 
lienzo Lao- 
coonte que un 
aficionado ale- 
man ha depo- 
sitadoen la Pi- 
nacoteca para 
durante tres 
afios. Los jo- 
venes artistas 
ad mi ran cada 
dia mas esta 
obra estupen- 
da, que muestra, con todo el poder de su 
fuerza y claridad, el ultimo estilo del maes- 
tro. Muy interesante es el cuadro de Jose 
Antolinez, firmado ANTOL1NEZ, que regalo 
al museo D. Segismundo Rochrer. Su factura 
es de gran amplitud, y se nota muy bien la 




DOMENICO THEOTOCOPULI 



influencia de Las Meninas de Velazquez, 
en la manera como esta tratada la luz. Cree- 
mos que este lienzo no es anterior al ano de 
1670, y que corresponde, por lo tanto, a la 
mejor epoca del artista. Hace tres anos la 

Pinacoteca no 
tenia aiin ni 
un cuadrito 
de la mano de 
Goya. Actual- 
mentepueden 
ser admiradas 
seis obras ma- 
gistrales de es- 
te genio de la 
pintura espa- 
nola. En pri- 
mer termino, 
llama la aten- 
cion un retra- 
to de la reina 
Maria Luisa. 
Como trozo 
de pintura, y 
fuerza de ex- 
pres ion , es 
una obra insu- 
perable. Luce 
la reina el mis- 
mo traje y el 
mismo peina- 
do que lleva 
en el cuadro 
del museo del 
Prado La fa- 
milia de Car- 
los IV; pero 
la postura es 
otra. Segura- 
mentefue pin- 
tado este lien- 
zo en el pro- 
pio ano que el del Prado; es decir, en 1800. 
Ostenta en la mano el abanico, no como una 
cosa ligera, sino a modo de cetro, y en la 
cara se lee tambien el orgullo, el deseo de 
dominar, tanto en el mundo politico, como 
en el del amor. El traje con sus colores fan- 



EL EXPOLIO 



298 



ie>^@xse>^<2a^e>^e>^@>^e>^<2>^<2x9G>se>^ 




H 3 



1 
Z a. 

bl O 

S U 



'* 



w 

f- 



l(5XS&7Tre<57rraS7TraGX9 (5X3 GTrreSTTreS^TraG^rre <5?rra6 



tasticos, rememora la piel de una serpiente. 
En conjunto aparece esta gran rigura de la 




I'INACOTECA DE MUNICH 



SAN LUIS, OBISPO DE TOLOSA 



historia espanola a lines del siglo xvm como 
diablesa que surge delante del espectador. 
El segundo cuadro que la Pi- 
nacoteca posee de Goya tam- 
bien guarda relacion con uno 
del museo del Prado. Repre- 
senta un pavo desplumado y 
unas sardinas, y fue pintado, se- 
guramente, al propio tiempo 
que el Pavo muerto (numero y5i 
del Catalogo) del Prado; esto es, 
en la ultima epoca del maestro. 
El cuadro de Munich antes 
desconocido porlos historiogra- 
f os , esta firmado. Por su ca- 
racter artistico recuerda obras 
di Chardin. Imponderable es 
el contraste de la carne jugosa, 
de color de rosa, con el tono de 
las sardinas y del fondo. 

De los ultimos anos del maes- 
tro son, indudablementc, los 
cuatro caprichos, pintados sobre 
madera. Cada uno muestra la 
fuerza inaudita, inquebrantable 
del viejo y terco pintor; cada 
uno es, apesar de su reducido 
tamano, de colosal grandiosi- 
dad. El desajio tiene relaciones 
intimas con la litografia que 
Goya dibujo tambien en los ul- 
timos anos de su vida. El co- 
lorido es de una frescura pri- 
morosa; tanto el verde del fon- 
do, como los tonos azulados dc 
las fajas. En cuanto a El herido 
cs, en realidad, una obra maes- 
tra emocionante, por la expre- 
sion del pobre moribundo No 
aparece muy claro el sentido de 
la escena; que semeja represen- 
tar una especie de auto de te. 
Lo que mas interesa en esta 
obra es el colorido, tan moder- 
no, especialmente el azul del 
traje del hombre situado a la 
izquierda, que ya contiene, al 
igual que el resto de esta pro- 



300 



duccion, cuanto nos ha dicho despues Manet 
en sus obras. Finalmente, una creacion verda- 




PINACOTECA DE MUNICH 



deramente genial: El sermon del J'raile. jQue 
fuerza de expresion, que sentido mas profun- 
do, que estilo, que grandiosidad 
mas demoniacal Y el colorido 
lo mismo que el dibujo de 
una gran abreviacion. Estos to- 
nos grises-negros y amarillentos, 
ricos y delicados, revelan todo 
el genio pictorico del personali- 
simo hijo de Aragon. 

No queremos concluir estas 
lineas sin hablar de dos tablas 
primitivas que hace ya casi un 
siglo estan en la Pinacoteca; 
pero que se tuvieron hasta hacc 
poco por muy otra cosa de lo 
que en efecto son. Se trala de 
un San Luis, obispo de Tolosa, 
y de San Ambrosia. Fueron ad- 
quiridas estas tablas en Nupo- 
les, y consideradas obra de An- 
drea Solario. Pronto se echo de 
ver que no eran debidas a este 
pintor napolitano, y se clasifi- 
caron como de la escuela lom- 
barda. 

En los ultimos aiios se cam- 
bio de nuevo la atribucion, y, 
mas cerca de la verdad, se da- 
ban por originates de un maes- 
tro del Sur de Francia. Pero, 
estudiando las tablas detenida- 
mente, no cabe la menor duda, 
a nuestro juicio, de que se trata 
de obras de un pintor Catalan, 
ejecutadas por el aiio de i5oo. 
Lo denota el sentimiento, la 
tecnica, la preparacion plastica 
de los atributos dorados sobre 
yeso y, por ultimo, los colores 
regionales: el oro y el encarna- 
do de la capa de San Luis. 

Tales tablas demuestran, de 
nuevo, las relaciones vivas, ar- 
tisticas que, por tanto tiempo, 
mantuvo Cataluna con Napoles. 
Rcsultan, pues, documentos in- 
SAN AMBROSIO teresantes. -AuousroL. MAYER. 



301 




F. GAUZI 



EL MF.KCADO DE FRONTON 



u 



LTIMA EXPOSICION DE LA SO- 
CIKDAD DE ARTISTAS MERI- 
DIONALES FRANCESES 



Se esta a dos dedos de crccr que la evolu- 
cion del arte en Erancia, hallase local iza- 
da en Paris; y que solo en el manifiestase la 
expresion artistica del pueblo Frances. Mas 
cuantos siguen el actual rcnacimiento del 
arte plastico y de las artes aplicadas, otorgan 
la parte correspondiente al regionalismo. No 
hay mas que recordar el admirable desarrollo 
literario, conocido con el nombre de Eeli- 
breria, que naciera en Provenza al impul- 
so del gran Mistral. Ese movimiento cundio 
en todas las regiones, y la literatura del dia ha 
recibido de ello bienhechora influencia. Lo 
propio ha acontecido en lodas las ramas del 
arte, y cabe afirmar que es precisamente al 
regionalismo, por los h ombres que ha tor- 
mado y las obras que ha producido, a quien 
debe la capital de la nacion su exito. 

En la actualidad existen centres poseedo- 
res de bastantes elementos para revivir su 



propia vida, y escuelas se han constituido, 
que, como la de Nancy, en el Este de la na- 
cion, y la de Tolosa en el Mediodia, han lle- 
gado a ser poderosas para, a su vez, atraer y 
retener las energias locales, que les dan un 
caracter especial, en perfecto acorde con la 
idiosincrasia de la raza. En Tolosa, mejor 
que cualquieren otra parte, el espiritu de las 
razas latinas, prendado de equilibrioy de cla- 
ridad, unido al sentimicnto de la forma, se 
maniliesta en las distintas producciones de 
los artistas del pais. 

La Sociedad de Artistas Meridionales llego 
ya a su octavo ano de existencia, y durante 
ese ciclo, relativamente corto, acerto a agru- 
par en torno suyo los mas diversos elementos. 
Arquitectos, pintores, escultores, artifices de 
todo linaje han acudido; y por sus trabajos 
justilican la evolucion de un arte tolosano 
perfectamenie caracterizado, de que no se 
encontraran otros ejemplos sino retrocedien- 
do a la epoca del goticismo. 

Con independencia de sus muy intere- 
santes exposiciones anuales, los artistas del 



302 



Mediodiade Francia realizan una propaganda opera en todo. Industrials y artistas meri- 



activa y organizada, valiendose de libros, con- 
ferencias, congresos, etc. Veamos, a continua- 



dionales fueron los primeros en trabajar mue- 
bles de bellas lineas arquitectonicas, en los 



cion algunasde las obras de la ultima exposi- cuales el recuerdo de la tradicion va unido a 
cion de la Sociedad de Artistas Meridionales. un modernismo racional. realzado con delica- 




MUEBLES. El arte del mueblaje fue, en 
otros tiempos, de los mas florecientes en To- 
losa, y los hermosos muebles que nos dejaron 
los Bachelier y su escuela, atestiguan aiin el 
espiritu inventive y el talento de los artifices 
de esa region. En el dia, una renovacion se 



da decoracion. El mueble de M. Alet, per- 
mite formar juicio de ese arte, tan local, 
que no se deja influir por el exotismo o el 
germanismo, que caracteriza los muebles 
calificados de modernos. 

GRABADO. CINCELADO. El colgante que 



303 




presenta el cincelador Balou csta destinado a 
una cantante. La harmonica disposition de 
los pormenores de esta delicada obra, inspi- 
rada en la cigarra languedociana, simbolo de 
la poesia meridional, esta avalorada por una 
factura perfectamente adecuada a la materia, 
y no es solo esto el linico merito de esa 



joya, en la cual 
el autor demues- 
tra que los artis- 
tas meridionales 
aciertan a encon- 
trar en la flora y 
la fauna indige- 
nas motivo a una 
expresion de arte 
caracteristico y 
con color local. 

RETRATO. Un 
pintor que haem- 

, . , pleado su vida en 

v, ^^09? ^^HHfci 

copiartodoslosas- 

>. ,'lt^E i 

pectos de la cam- 

pina de Montau- 
ban. M. A. Faure, 
hase complacido 
esta vez en una 
obra de intimi- 
dad.dondeafirma 
sus cualidades de 
colorista sutil y 
deescrutador pro- 
fundodel alma fe- 
menina. La natu- 
ralidad de la acti- 
tud, tan perfecta, 
que no permite 
entrever la cien- 
cia del arreglo in- 
dudable; una fina 
harmonia de ne- 
gros y grises, ha- 
cen de ese retrato 
una produccion 
completa, ante la 
que se siente no. 
poder reproducir- 
la en color. 

PlNTl'RA DE GENERO Y DECORATIVA. LaS 

tendencias de M. F. Gauzi son declarada- 
mente regionalistas. Una parte de su vida 
transcurrio entre los humildes, y mejor que 
nadie supo reproducir la entcra y sencilla 
poesia de la vida de los labriegos enraizados 
como arboles al suelo natal. Los ha evocado 



LA COSECHA DE LA PARRA 



34 




J. RIGAL 



LOS CARENADORES 



entregadosa la la- 
bor entre blandas 
planicies que sc 
extiende desde 
Tolosa a los Pi- 
reneos, y los ane- 
goen la atmosfera 
lluida y colorida 
de ese hermoso 
pais de Laura- 
gais, amado de las 
musas y los tro- 
vadores. 

Un mercado en 
Fronton hace re- 
vivir a nuestros 
ojos la vida local 
de algunos pue- 
blos del alto Lan- 
guedoc. Esa pin- 
tura que el sol de 
julio acaricia con 




H. PARAYRE 



PREOCIIPAGI6N 



luz calida y en- 
voi vente.demues- 
tra una ciencia se- 
gura de los valo- 
res, tanto como 
una observacion 
profunda de la 
naturale/a. 

ESCUI.TVRA. 

El estilo particu- 
lariza conjunta- 
mente a la epoca 
y al individuo. Es- 
triba en el justo 
surgir de la for- 
ma, basada en un 
principio de sen- 
timiento, al igual 
que en el periodo 
ojival, o de belle- 
za plastica como 
entre los griegos. 



305 




M. PARAYRE 

El estilo debiera ser el fin de los esculto- 
res meridionales; y el se afirme, en efecto, 
por la intensidad emotiva basada en el mo- 
vimiento, en el bronce Los carenadores, de 
M. J. Rigal, o se manilieste de modo fatigoso 
y conciso como en el marmol Preocupacion, 
y en la estatuita .\octurno, de II. Parayre, 




MME. ]. RIVIERE 



aparece como el constante anhelo 
de los artistas que sienten circu- 
lar en sus venas el genio de las 
razas greco-latinas. 

BORDADOS. Los bordados de 
Madame G. Riviere, expuestos en 
el Salon de los Artistas Franceses 
y en el Museo de Artes decorati- 
vas, son la contirmacion de un 
principio decorativo muy frances 
y no menos meridional; de ma- 
nera, que, por mas que muy mo- 
dernos, se enlazan directamente 
con las bellas producciones del si- 
glo xvin. A la ciencia de la com- 
posicion, en ocasiones caprichosa, 
en otras severa, segun haya de 
adaptarse a un traje o a un mue- 
ble, se anade el encanto de los 
bellos muares de tonos cambian- 
tes, de los gruesos terciopelos dis- 
puestos con gusto seguro y dis- 
creto. 

HIKRRO FORJADO. Al igual que 
en Cataluna el trabajo en hierro 
alcanzo en el Languedoc un gran 
florecimiento desde el siglo xv al 
xvin. Cabe convencerse de ello 
recorriendo algunas calles de la vieja To- 
losa, donde se ven balcones de hierro for- 
jado y dorado, y contemplando la reja del 
coro de la catedral de San Esteban, poco co- 
nocida, y que es un monumento de un orden 
perfecto y de un sentimiento decorativo ex- 
traordinario. Aunque exhiban objetos de ca- 
racter mas modesto, demuestran los 
artifices tolosanos que no perdieron 
la tradicion local. 

En resumen: la interesantisima ex- 
posicion de los artistas del Mediodia 
de Francia pone de relieve que sus 
esfuerzos no fueron esteriles, y que 
las provincias pueden aiin, asi que 
se lo propongan, luchar con ventaja 
contra el espiritu centralizador do- 
minante en Francia. Cuando se con- 
siga en absolute, y sea cuanto an- 
ALMOHADON tcs, habra que felicitarse. J. H. 



NOCTURNO 



306 



c 



ABEZA DE SAN PABLO, FOR 
JUAN A. VILLABRILLE (i). 



Existia en la iglesia conventual de San Pa- 
blo, en la ciudad de Valladolid, entre las 
diversas creaciones artfsticas que como tan- 
tos otros monasteries atesoraba, una her- 
mosa cabeza de escultura, representando al 
apostol martir, obra que por fortuna no ha 
desaparecido aunque no este en su primitive 
sitio, pues se traslado al Museo donde facil- 
mente puede ser apreciada. 

F'acil cosa ha sido conocer el nombre del 
autor, la fecha y lugar en que tal obra se 
hizo, pues en ella hay una inscripcion que 
dice asi: Ju." Al." V." Abrille y Ron Fa.' Ma- 
tritis. 7707. 

Corresponde, pues, a los principios del si- 
glo xvin, por lo que entre este y el anterior 
debe colocarse la existencia de Villabrille; no 
habiendo absolutamente noticia alguna de la 
vida de tan notable escultor, ni de otra obra 
suya mas que la ya mencionada. Y es muy 
extraiio al ver fechada la obra en Madrid, 
donde otras muchas debio ejecutar segura- 
mente, que de ninguna de ellas se haga la 
menor indicacion por los historiadores de Ar- 

(i) Por error involuntario de ajuste se ban insertado en 
el artlculo destinado a Gregorio Fernandez, y como obras 
suyas, el grabado relative a esta Cabeza de San I'ablo, y otro 
que se dice Retablo que fue de San Benito el Real. En cuanto 
a este ultimo y rectificacibn correspondicnte del tltulo, se es- 
tudiara en un articulo destinado a la Sitleria del convento de 
San Benito el Real, en Valladolid. 



te. Pertenece esta cabeza a un estilo eminen- 
temente realista; pero cuya ejecucion es de 
gran delicadeza y depurado gusto. Los deta- 
lles, todos los pormenores de aquel rostro, 
hasta los del interior de la boca, estan nimia- 
mente estudiados, y, sin embargo, no hay 
nada de mezquino, ni nada sobra; el conjunto 
es noble y grandiose, su expreston, la del ex- 
tasis religioso de un moribundo, aunque con 
ligeros destellos de la vida que desaparece, y 
todo contribuye a producir efecto inmenso, 
realzado por la policromia que ayuda y con- 
tribuye al mayor naturalismo. 

En epoca de conocida decadencia para la 
escultura, es grato encontrar una obra de este 
genero. Los inteligentes, los verdaderamente 
conocedores que tengan amplio criterio sin 
sujecion a estilos determinados, haran de ella 
el debido elogio; aquellos que se dobleguen a 
formulas precisas, tal ve/ pongan reparos y 
distingos. En cambio, la opinion general del 
publico, no discute, unanimemente admira. 
Preguntad a cualquiera que visile el Museo 
de Valladolid por las impresiones que haya 
recibido; os citara algunos cuadros, algunas 
estatuas, quizas hayan pasado inadvertida- 
mente ante sus ojos tales o cuales obras maes- 
tras; pero el recuerdo de la cabeza de San 
Pablo le tienen muy vivo, porque ha quedado 
grabado de una manera profunda en su espi- 
ritu. 

JOSE MARTI Y MONSO. 




GOTIERREZ-LARRAYA 



CABECERA DE SECCldN DE REVISTA 

37 



LA PANTERA V1KJA 
GIJTIERRKZ-I.ARRAYA 



(ILUSTRAOON DE UNA NOVEi.A 




ECOS ARTISTICOS 



HALLAZGO DK UN TFSOPO. Kn una pohlacion 
dc la Husia meridional, correspondiente al Gobier- 
no de Poltava, dos muchachos acaban de descubrir 
por casualidad, a poca profundidad del suelo, un 
enjambre de objetos de orfebreria, de incalculable 
valor. Ese tesoro, por lo menos gran pane de el, 
ingresara en el Museo del Ermitaje. Los campesi- 
nos que tomaron por cobre el oio, y por estafio la 
plata, destruyeron algunos objetos, haciendolos 
pedazos. Afortunadamente se ha logrado salvar lo 
mas de lo exhumado. 

Entre esto figuran vasos y copas de oro y plata 
esculturados, joyas, armas y arneses de caballo. Los 
hay del siglo iv y v de la Era cristiana, y producto 
de este arte; y otros son labor del arte sasanida y 
anteriores al siglo vn. 

Considerasc que ese tesoro pudo perter.ecer a 
algiin jefe de los pueblos nomadas, bulgaro quiza, 



que vagundeaban por las estepas de la Rusia del 
Sur, v que, en mas de una ocasion, estuvieron al 
servicio del imperio persa para asolar el pais bi- 
zantino. 

EXOAVAGIONES EN CARTAGO. El R. P. Dc- 

lattre ha enterado a !a Academia de Inscripcio- 
nes, de Francia, por mediacion de M. Heron d-e 
Villefosse, de las investigaciones realizadas en las 
dependencias de la gran basilica de Damas-el-K.a- 
rita, las cualcs comprendian dos capillas y multi- 
tud de estancias sepulcrales, donde ha encontrado 
sarcofagos, mosaicos y diversos objetos. En una 
zanja abierta en oposicion al camino de Sidi-ben- 
Sa'i'd ha dado con una construccion circular de 9 a 
i5 metros de diametro, en el cual cabe penetrar por 
la parte superior. Las excavaciones efectuadas mos- 
traronle enseguida la disposici6n de esta rotonda 



308 



subterranea, pavimentada de mosaico, y que anti- 
guamente estuvo circundada de dieciseiscolumnas 
graruticas, que flanqueaban nichos de gran altura. 
Constituye en el dia tal monumento una de las cu- 
riosidades mas importantes de Cartago. Suponese 
que en un principle fue un baptisterio, mas tarde 
convertido en capilla. 

VIAJE CIENTI'FICO. Ha permanecido algunos 
dias en Barcelona el doctor Hubert Schmidt, di- 
rector del Museo Etnografko de Berlin y muy co- 
nocido por sus trabajos de prehistoria y sus exca- 
vaciones en Troya, Asia Menor, Cucuteni (Ruma- 
nia), etc. Dicho senor llego acompanado del profe- 
sor Schulten, director de la misidn alemana en- 
cargada de las excavaciones dc Numancia, y se 
halla realizando un viaje cientifico por toda Espana 
y por el Mediodia de Francia, con objeto de estu- 
diar las cuestiones ret'erentes a la prehistoria de 
ambos palses. 

EL GRAN CAMAFEO DE FRANCIA. El conser- 
vador del Gabinete de medallas, de Paris, M. Ba- 
belon, ha podido encontrar, en los almaccnes de la 
Biblioteca Nacional, la montura de bronce dorado, 
en forma de portico sostenido por dos leones aga- 
chados, desaparecido durante la Restauracion, y 
que para el gran camafeo sobre agata El Triunfo 
de Germanico, habia mandado ejecutar Napoledn 
al orfebre De- 
lafontaine, en 
sustitucionde 
la primitiva 
mon tu ra de 
oro esmalia- 
do, decorada 
de simbolos 
c ri stianos, 
que fud fun- 
dida a la sa- 
zon de ser ro- 
bado tal ca- 
mafeo. 

Esa joya 
form6 prime- 
ro parte del 
Tesoro de los 
Cesares, en 
Roma, y des- 
pues del de 
los emperado- 
res bizan li- 
nos. El empe- 
rador Baldui- 
noII,deCons- 
tantinopla, lo 
cedio a San 



GUTIERREZ-I.ARRAYA 



Luis, quien hizo construir la Santa Capilla para 
conservarlo. En 1431 lo mand6 Felipe de Valois a 
Avinon para el papa Clemente VI. Fue restituido 
a Francia por Clemente VII, y Carlos V lo deposito 
en la Santa Capilla. La Asamblea Nacional, en la 
era de la Revoluci6n, ordend guardarlo en el Ga- 
binete de las medallas, de donde lo robaron. 

En un tris estuvo que fuese vendido por 
300.000 francos a Amsterdam; pero la policia del 
Emperador logro detener a los ladrones, con lo que 
se evito la venta. Desdichadamente la montura 
habia sido ya fundida. De ahi que Napoleon man- 
dara que hiciera otra Delafontaine, discipulo de 
David. 

Esta montura es la que hal!6 recientemente 
M. Babelon. 

POR EL ARTE DE LOS JARDINES. Para festejar 
el tercer centenario de Le Ndtre, la Sociedad de los 
amadores de los jardines y la Uni6n Central de las 
Artes dccorativas, de comun acuerdo, han resuelto 
organizar en el afio de 1913 una Exposici6n del 
arte de los jardines, y a la vez celebrar dos con- 
cursos. 

La manifestaci6n comprendera dos paries, una 
retrospectiva y otra de la jardineria moderna. 
Aquclla comprendera tapices de los siglos xm, xiv 
y xv representando jardines; pianos de Ducerceau, 
grabados, pinturas; pianos de Le Notre y su escue- 

la ; mueblaje 
de jardi nes 
delsiglo xvm, 
etc. Tocante 
al otro aspec- 
to de la suso- 
dicha exposi- 
ci6n, atende- 
raa cuanto se 
relacione con 
el jardin mo- 
dernoy su de- 
coracidn. 

De los dos 
concu rsos 
que se anun- 
cian, uno de 
ellos sera de 
proyeclos di- 
bujados y de 
modelos, y 
tendra efecto 
en el mes de 
diciembre del 
ano actual en 
el Museo de 
Artes Decora- 
tivas; el otro 




EL DIVINO AMOR HUMANO 



309 




GUTIERREZ-LARRAYA 

de obras realizadas segun los modelos premiados 
en el anterior concurso, y so verilicara del i . de 
Mayo al 31 de Julio de 1913. 

El autor del libro Les jardins de I' Intelligence, 
Luciano Corpechot, es el organ izador de esta ma- 
nifestacion del arte de los jardines. 

UNA PINTURA DE JACOBO BELLINI. El profe- 
sor Cortini ha reconocido como obra de Jacobo 
Bellini una pintura que decora el altar mayor de 
una antigua capilla de Santernotal, poblacion cer- 
cana a Bolonia. El cuadro representa a la Virgen 
con el Nino en los brazos. En la pane baja corre la 
inscripci6n siguiente: ^1448. Has dedit ingenua 
Belinus mente figuras.it 

Reconociendo la importancia que reviste esa 
obra, sera expuesta en la Pinacoteca de Bolonia, 
una vez se proceda a su limpia en Roma, donde, de 
momento, y a este efecto, ha sido mandada. 

AcADEMIA DE BELLAS ARTES DE GRANADA. 

En virtud de lo que previene el Real decreto de 



fundacidn de las Academias de 
Bellas Artes, se ha dispuesto que 
el numero de individuos que en 
la actualidad componen la de Gra- 
nada se eleve a veinticuatro, y que 
el Presidente de la misma propon- 
ga las personas que nan de ocupar 
los cargos de nueva creaci6n. 

MONUMENTO A CERVANTES. 

Se ha dictado recientemente una 
Real Orden para que por la Sub- 
secretaria del Ministerio de Ins- 
truccion Publica y Bellas Artes se 
proceda a anunciar, en el termino 
mas breve, el concurso de ante- 
proyectos del monumento que 
para conmemorar la publicacion 
de E1 Ingenioso Hidalgo don 
Quijote de la Mancha se erigira 
en Madrid, por suscripcion vo- 
luntaria, en honor de Miguel de 
Cervantes Saavedra. 

FRESCOS EXHUMADOS. En una 
capilla de Pisa acaba de ser descu- 
bierto un hermoso fresco de Be- 
nozzo Gozzoli que representa a la 
Virgen rodeada de cuatro arcan- 
geles. Cerca de Perusa, en la igle- 
sia de San Crescentino, en Morra 
Castello, se ha conseguido, qui- 
tando cuidadosamente la capa de 
estuco que cubre los muros, dejar 
de nuevo visible dos frescos, atri- 
buidos a Signorelli, de los cuales uno representa 
la Crucifixion y el otro la Flagelatibn. Se espera ir 
poniendo al descubierto las restantes pinturas. El 
hallazgo reviste importancia artistica, pues tales 
frescos son de gran viveza de color. Los trabajos se 
realizan bajo la direccion del arquitecto Viviani. 

EXPOSICION EN FLORENCIA. En la Academia 
provincial de Bellas Artes se han recibido boletines 
de inscripciones y reglamentos de la VIII Exposi- 
cion de artistas italianos, de Florencia. 

El certamen se abrira en primero de marzo de. 
1913 y finiri el 31 de octubre. Los artistas extran- 
jeros solo podran concurrir con una sola obra. El 
plazo para el envio de obras comenzara el pri- 
mero de febrero de 1913 y terminara el i5 del pro- 
pio mes. Habra jurado de admisi6n que lo com- 
pondra el consejo artistico en pleno de la Asocia- 
ci6n de artistas italianos. 

Para los demds informes que se deseen, hay que 
dirigirse a la direccion de la Asociacion de los ar- 
tistas italianos, Palazzo Strozzi, Florencia. 



310 



EL COFRECITO DE MiRAMAMOLfN. Con motive 
de la exposicidn arqueologica celebrada en Burgos, 
se dijo que sorprendia que en ella no figurara esa 
famosa arqueta, de oro repujado, con piedras pre- 
ciosas incrustadas, cogida al rey moro Miramamo- 
lin por las huestes de Alfonso VIII en la batalla de 
las Navas de Tolosa, la cual arqueta se vino a su- 
poner que aun la poseia las Huclgas de Burgos. 

Apropdsito de esto se ha recordado que de ese 
cofrecillo se apoderaron las tropas francesas, y, 
ademas, ha sido sacado a colacion lo que en 1843 
escribio don Juan Arias de Miranda en sus Apuntes 
historicos sobre la Cartitja de Miraflores, donde el 
autor, apropdsito de la referida arqueta, manifiesta 
qu no pudo librarse... de los franceses en la de- 
sastrosa guerra de los franceses*, y anade sobre tal 
joya, los siguientes interesantes pormenores: 

Tenia de largo tres cuartas, dos de ancho y 
otras tantas de alto; estaba montada sobre cuatro 
leones, y en las dos cabeceras habia dos guardias 
con turbantes que remataban en cimeras de media 
luna, vestido morisco y armados de lanzas. Para el 
uso del interior tenia en el frontal 
tres puertecitas que le daban en- 
trada; su adorno consistia en dos 
columnas laterales, sobre las cua- 
les se levantaba un arco arabesco. 
La mayor parte de las piezas eran 
de oro, ya macizo, ya de gusani- 
llo; tenia otras de plata dorada, y 
muchisimas piedras preciosas. Tal 
es el dibujo que tenemos a la vis- 
ta, disefiado por una persona que 
ha tenido ocasiones de ver el area 
diferentes veces, y con 61 concuer- 
dan las relaciones que hemos oido 
de boca de otras personas que la 
han manejado. 

Anade en otro parrafo: Mas 
esta alhaja de valor tan subido... 
ha desaparecido de Espana y ha 
sido llevada a enriquecer el veci- 
no reino... las tropas francesas se 
apoderaron de ella, y cuentan que 
fue presentada al Emperador. 



COMPAS DE ESPERA. En vista 
de la invasion de monumentos 
que amenazaba con no dejar sitio 
en plazas, jardines y otros sitios, 
el Municipio de Paris ha acordado 
no permitir que se erija un mo- 
numento sin que hayan transcu- 
rrido por lo menos diez anos de la 
muerte de aquel a quien se trate 
de glorificar, y que en adelante no 
se otorgue ningiin nuevo permiso 



de emplazamiento ni en los Campos Eliseos ni en 
el Parque Monceau. De ahi las dificultades que se 
ofrecen para levantar en la capital de la Republica 
francesa un monumento a Eugenio Carriere, el 
pintor de la inquietud maternal. 

DE RIMINI. Es sabido que a Segismundo 
Malatesta se le inculpaba de haber mandado colocar 
el retrato de una amiga suya, acompanado de una 
oda loando su belleza, en la catedral de Rimini. 
Tal profanacidn fue negada por los historiadores, 
mas ahora acaba de descubrir ser cierta el director 
general de Bellas Artes, de Italia. El senor Ricci ha 
encontrado, ocultos detras de una placa de bronce 
la aludida inscripcidn y restos del bajo relieve que 
representa a la amante de Malatesta. 

A la vez ha dado con otras dos inscripciones. Por 
la una queda confirmado el aserto de que la de- 
coracion escultdrica es de Agustin de Duccio; por 
la otra que el arquitecto del interior del templo es 
Mateo de Pasti, de Verona. De Leon Bautista Al- 
bert! es, pues, solamente la arquitectura exterior. 




GUTIERREZ-LARRAYA 




GUTIERREZ-LARRAYA 



PLACIDEZ 



BIBLIOGRAFIA 

Collection des Grands Artistes des Pays-Bas. 
Les Mostaerts. Jean Moslaert, dit le Maitre d'Oul- 
tremont. Gilles et Francois Mostaert. Michel 
Moslaert, par Sander Pierron. Librairie Nationale 
d'Art et d'Histoire. G. Van Oest et C. ie , editeurs. 
Bruxeles - Paris. 

El autor de esc libro es conocido ya entre nos- 
otros por sus periodicas criticas de arte en L'lnde- 
pendence Beige, criticas que se distinguen por !a 
serenidad en el juicio y una perspicaz compresion 
de las tendencias que en la actualidad luchan en el 
campo del arte. En esa obra suya que acaba de 
salir a la luz, demuestra que tambien posee condi- 
ciones no comunes para esclarecer en la historia 
del arte puntos que reclamaban quien derramara 
sobre ellos claridad que evitara la confusi6n rei- 
nante. 

De ahi que merezca el dictado de meritoria la 
labor que representa haber sacado de la sombra 
que la envolvia, la venerable personalidad de Juan 
Mostaert y la de sus descendientes Francisco y Gil, 
hijos gemelos de un sobrino suyo. 

Juan Mostaert comenzo su carrera a la saz6n 
de llegar de Italia a los Paises Bajos las primeras 



influencias del Renacimiento, y Cue 1 el primero que 
reflejo en sus producciones las vagas tendencias de 
la nueva corriente. Puede, por lo tanto, conside- 
rarse como un precursor. Francisco murio a los 
26 anos de edad, gozando de gran fama como pin- 
tor. Su hermano Gil fue uno de los creadores del 
paisaje moderno, lo que no le impidio cultivar, a 
la vez, la pintura de genero al modo de Jean Man- 
dyn y de Geronimo Bosch. De la personalidad de 
Gil hacese en el libro un concienzudo estudio. Se 
presenta luego la figura de un hijo de ese artista 
llamado tambien Gil; pero de quien apenas se tie- 
nen noticias como pintor. 

Sale luego al encuentro Miguel Mostaert, esta- 
tuario, que se dedico muy especialmente a la pin- 
tura criselefantina, y que firmaba una obra en 1671, 
pero de quien se ignora el grado de parentesco que 
le unia con los antedichos. 

Muy interesante resulta el capitulo consagrado 
a indentificar a Juan Mostaert con el Maestro de 
Oultremont, a senalar sus obras y a analizar las 
cualidades particulares de su arte. 

La emprcsa, pues, del sefior Sander Pierron es 
digna de elogio: ha derramado sobre la dinastia de 
los Mostaert claridad mayor que hasta aqui los 
iluminaba. 



312 




GUTIERREZ-LARRAYA 



Un catalogo de las producciones de los Mos- 
taert y una nutrida nota bibliogralica cierra ese 
volumen, el cual va ilustrado con una serie no es- 
casa de reproducciones clasificadas en la siguiente 
forma: Obras de Juan Mostaert; obras del taller de 
Juan Mostaert; obras de la escuela de Juan Mos- 
taert; obras atribuidas a Francisco Mostaert; y 
obras de Gil Mostaert. 

Petites monographies des grands edifices de la 
France. La Cathedrals de Lyon, por Lucien Begu- 
le. Paris, H. Laurens. 

El autor ha reducido en esa edicion las propor- 
ciones de su monografia sobre la predicha catedral, 
facilitando que llegue a todas las manos lo subs- 
tancial de su estudio, que constituye una guia ex- 
celente para recorrer aquel interesante ejemplar de 
arquitectura religiosa. La obrita esta presentada en 
forma recomendable. 

L'CEuvre de Guslave Moreau. Introduccion por 
M. Georges Desvallieres. Paris, J. E. Bulloz, 
60 pi. en heliograbado en i vol. in-fol. 

El discipulo de Gustavo Moreau que ha escrito 
la introducci6n que precede a las reproducciones 



que integran ese album, despues de rendirle tribu- 
to de consideracion, sale en su defensa, rechazando 
que la obra pict6rica del maestro sea hija exclusiva 
de la literatura, y proclamando las cualidades mo- 
rales que encierran. 

Las obras que se reproducer: son de las que for- 
man parte del museo Gustavo Moreau, del museo 
del Luxemburgo y de varias colecciones particula- 
res. Y figuran no solo producciones definitivas, 
sino, ademas, acuarelas, bosquejos y dibujos. 

Mitsees el Collections de France. Le Musee de 
Luxembourg. (Les Peintures), por Leonce Bene'di- 
te. Conservador del Museo Nacional del Luxem- 
burgo. i vol. con 389 reproducciones. H. Lau- 
rens. Paris. 

El ilustre conservador del mentado museo nos 
historia, con amorosa detencion, cuanto entiende 
puede interesar acerca de tal colecci6n artistica, de 
la cual ofrece el inventario minucioso de las pin- 
turas, particular a que se contrae esa obra. Con 
atinada seleccidn, y ofrecidas con arreglo a un me- 
todo plausible, brinda, luego, cerca de cuatrocien- 
tas reproducciones de lo mas notable, por diversos 
conceptos, que posee en producciones pictoricas, 



el aludido museo nacional francos. Constitute, por 
lo tanto, amable recordatorio de e"ste, por lo que 
se refiere a obras de pintura. 

Watteau. Des Meister Werke. (182 reproduccio- 
nes. Introducci6n por E. Heinrich Zimmermann). 
Sttugart et Leipzig, Deutsche] Verlags. Ans- 
talt, 1912. 

Viene este libro a enriquecer la serie de los Klas- 
siker der Kunst, que tanta aceptaci6n ha merecido, 
debidoaconsli- 
tuir cada tomo 
una verdadera 
monografia del 
artista que pre- 
senta, amen de 
ofrecer toda su 
produccion co- 
nocida, con lo 
que resulta, a 
la postre, un 
caudal de docu- 
mentacidn gra- 
ft cadebidamen- 
te ordenada, 
que tacilita se- 
guir el proceso 
del autor. 

Este flaman- 
te volumen per- 
mitc estudiar, 
en lo que cabe 
hacerlomedian- 
te reproduccio- 
nes, la labor ex- 
traordinariadel 
amable pintor 
(Vance's del si- 
glo xvin. Sus 
pinturas apare- 
cen con arreglo 
al siguiente or- 
den : obras de 
juventud; obras 
anteriores al 
Embarque a Ci- 
terea;e\ Embar- 
que a Citerea y 
las pinturas co- 
etaneas a 6sta 

producidas por el propio artista; obras de la pos- 
trera epoca de Watteau; copias; pinturas falsamen- 
te atribuidas al pintor; grabados originales; etc. 

Rome et la Renaissance de I'antiquite a la fin 
du XVHIe siecle. L. Hautecoeur. -- Paris, Fon- 
temoing et C., editeurs. Un volum. en 8. 




BASILIO COSTANTINI 



Tratase por el autor de senalar cual fue' el grado 
de inspiracion de la antiguedad en el arte de lilti- 
mos del expresado siglo, y la parte que a ello alcan- 
z6 a Roma, especialmente, en ese retorno al clasi- 
cismo. Al autor le movio el deseo de esdarecer esa 
parte de la historia del Arte; lo que le conduce a 
buscar por doquier considera puede encontrar un 
dato que contribuya al propdsito que persigue. Y 
uno de los extremes que con mas afan indaga, es 
el que afecta a la influencia de Roma, mejor di- 

cho, de sus mo- 
numentosde la 
antiguedad en 
a q u e 1 1 a reac- 
cion, antes de 
que Herculano 
y Pompeya fue- 
sen ex hu ma- 
das. Con acier- 
to dice el autor, 
respecto de la 
man ifestacidn 
artistica que 
analiza: Cuan- 
do laensenanza 
no se limita a 
trasmitir la tec- 
nica necesariaa 
la expresion de 
nuestros sue- 
nos, sino que 
pretende fijar 
para siempre 
un estilo de be- 
lleza y de ver- 
dad, esa ense- 
nanza dogma- 
tica neutraliza 
las originalida- 
des y desalienta 
para toda bus- 
queda.s 

Old Chinese 
porcelain and 
works of art in 
China. A. W.' 
Bahr. Londres, 
ESTUDIO Carsell, 1911. 
Un vol. en 4." 

El texto es breve. Limitase a dar suscinta des- 
cripcidn de los ejemplares que enumera, y que 
figuraron en la importante Exposicidn celebrada 
en Changai en 1908, bajo el patronato de la 
North-China Branch of the Royal Asiatic Society. 
Constituye, por lo tanto, un interesante catalogo, 
que ilustran 120 reproducciones de gran limpidez. 



3'4 




ANSEI.MO MIGUEL NIETO 



RETRATOS DE LA MARQUESA DE ARGUESO Y SUS HIJOS 



EL ARTE DE ANSELMO MIGUEL NIETO 



LA ultima exposicion realizada por Anselmo 
Miguel en Madrid, daba idea completa 
de un gran temperamento artistico, acusaba 
una personalidad definida y simpatica. La 
critica y el publico coincidieron en aplaudir 
al joven pintor que trae a la pintura espanola 
una nota fastuosa, elegante y refinada, rara 
en la escuela hispana, sobre la cual pesan, en 
demasia, los asuntos tristes, los ascetismos y 



negruras de los grandes maestros, temas que 
se ban ido perpetuando hasta los tiempos 
presentes. Jamas acerte a explicarme la pre- 
ferencia de nuestros artistas por los asuntos 
liigubres, dramaticos y tragicos. 

En el solar espanol el cielo y la tierra tie- 
nen notas luminosas, alegres, ricas y opulen- 
tas de color, que pocos ban sabido ver y me- 
nos exteriorizar. Afortunadamente parece 



igia. II. N."9 



316 



iniciarse una reaccion en favor de la pintura 
sana, desde que cayo en descredito la pintura 
de historia. En Valencia y en Andalucia, re- 
giones asoleadas y ardientes, hay paletas que 
rerlejan las magnificencias de color de que 
aquellas tierras rebosan. Sorolla y Bilbao han 
cantado un himno a la luz, y Rusinol, al re- 
correr los jardines de Espafia, ha ido per- 
diendo insensiblemente los grises parisinos 
de su paleta, conservando tan solo aquella 
melancolia dc poeta sonador que siente su 
alma al solazarse en los jardines siempre 
abandonados, solitaries, porque Rusinol es 
un poeta idilico y romantico ante el paisaje. 
y poeta satirico ante la figura humana. 

Anselmo Miguel noesasi. Siente la poesia 
del paisaje, y siente, tambien, la poesia de la 
mujer y de los niiios. El nino, la mujer, las 
(lores, los frutos, el Sol, la luz, todo lo ver- 
daderamente hermoso de la vida lo adora 
Anselmo Miguel, y por ello quiere perpetua- 
mente retenerlo en la tela. Es un hermoso 
ideal para un artista querer eternizar la be- 
lleza de las cosas terrenas que, inexorable, 
destruye el tiempo. Persiguiendo el propio 
ideal alcanzaron la 
inmortalidad los 
poe tas artistas deto- 
daslasedades. Digo 
los poetas artistas, 
porque cntiendo 
que dentro de los 
gran des artistas hay 
siempre un excelso 
poeta que no escri- 
be, pero que canta, 
rima o describe en 
el marmol o en la 
tela la estrofa viva 
que no sabe apri- 
sionar la palabra. 
Ese sentimiento 
poetico, cuando se 
expresa con since- 
ridad por un poeta 
artista, llega a la 
muchedumbre. al 
gran poeta anoni- 




ANSELMO MIGUEL NIETO 

RETRATO DE DON 



mo de corazon semejante a caja harmonica 
que agranda la vibracion de toda nota afina- 
da de arte purisimo. Asi se explica el exito 
que alcanzo Anselmo Miguel. Todos, doctos 
e ignorantes, sintieronse subyugados por la 
fascinacion de la pintura, sana, optimista, 
panteista en cierto modo, del artista caste- 
llano. Y es natural y justificado el aplauso 
que le tributaron el publico y la critica, por- 
que el examen de algunas de sus obras bas- 
tara, al menos avisado, para que se convenza 
de que los estudios y retratos son verdaderas 
obras de arte, por mas que, siendo las re- 
producciones monocromas, no pueda el lec- 
tor tormarse idea exacta del colorido, que es, 
sin disputa, el principal merito de las pin- 
turas que motivan el presente articulo. 

A raiz de la exposicion en los circulos ar- 
tisticos y literarios de Madrid, aficionados, 
pintores y criticos hablaban con elogio de las 
pinturas de Anselmo Miguel, de quien yo, 
por aquel entonces, no conocia mas que un 
cuadro lindisimo que hay en el rnuseo de 
Barcelona. Pues bien, debo confesar que, a 
pesar de que el recuerdo de aquella pintura, y 

de que los elogios 
al susodicho artista 
me habian prepa- 
rado tavorablemen- 
te, la primera im- 
presion que recibi 
ante las pinturas 
de Anselmo Miguel 
fue de asombro. 
Formaba el nu- 
cleo de la exhibi- 
cion buen golpe de 
retratos, descollan- 
do, entre todos, el 
del poeta don Ra- 
mon del Valle In- 
clan. El rostro en- 
juto y caracteristi- 
co del escritor esta 
pintado con segu- 
ridad, y es de pare- 
cido y exactitud de 
color admirables. 



RAM6N DEL VALLE INCLAN 




RETRATO DE LA SENORA DE LE2CANO 

FOR ANSELMO MIGUEL NIETO 



El personaje vive en su idealidad, en su color 
y en su forma. Anselmo Miguel ha pintado 
algo mas que lo externo; ha pintado el cuer- 
po y el alma del escritor. Lo que da mayor 
caracter a la descarnada faz, de pensadora 
frente, de Valle Inclan, es la mirada inquisi- 
torial, investigadora, inquieta, que centellea 
tras las chinescas gafas de carey; pero el pin- 
tor sabe. como Rodin, que, ademas de la 
cabeza, la mano revela al hombre, y, poreso, 
despues de pintar magistralmente la cabeza, 
ha pintado, mejor, si cabe, la diestra llaca y 
nervuda de ese escritor que, dominando el 
lexico del habia castellana al igual que un 
autor del siglo de oro, posee la compleja 
espiritualidad de los tiempos modernos. Hay 
en el fondo del cuadro la poesia vaga del 
crepusculo. La 
luz de la natu- 
ralezu, en un 
ocaso dorado, 
con tintas ver- 
dosas y opali- 
nas. como las 
del Ticiano, 
combinacon el 
resplandor de 
un farolilloque 
i 1 u m i n a u n a 
imagen tradi- 
cional. Kl am- 
biente senoril, 
placido y grave 
del fondo, en- 
cuadra una fi- 
gura llena de 
vida interior 
i n t e n s a , que 
encuentra lu- 
cha en la hu- 
manidad y pla- 
cidez y arro- 
bamientos de 
mistica quie- 
tud en la natu- 
ra. El retrato 
deVallelnclan 
es una obra de 




ANSELMO MIGUEL NIETO 



Museo, digna de parangonarse con las del 
Greco. Conste que, al decir tal, no es que 
haya, por parte del retratista, imitacion servil 
de composicion ni de factura. Evocan los re- 
tratos del pintor candiota, en primer termino, 
el modelo y, despues, la espiritualidad viril 
de la testa y la maestria, seguridad, nobleza y 
austeridad seiioril del porte del poeta. 

Kl retrato de la Senora Marquesa de Ar- 
gueso y de sus hijos, es una pintura en la 
cual los terciopelos, los encajes, las gasas y las 
joyas estan pintados con un dominio de tec- 
nica y simplicidad poco comunes. Las carnes 
tienen delicadezas y veladuras exquisitas, y el 
conjunto del cuadro es de una riqueza y har- 
monia de color deliciosas. Hay raspados y ve- 
laduras hechos tan sabiamente, que serian la 

dcsesperacion 
de copistas e 
imitadores. No 
obstante, a mi 
e n t e n d e r , la 
composiciones 
artiticiosa , la 
colocacion de 
las figuras las 
prestaaireestti- 
tico, y el dibu- 
jo peca, en oca- 
siones, de rigi- 
dez. El segun- 
do termino y el 
fondo son qui- 
zas demasiado 
cuidados. 

Si la obra an- 
terior no tiene 
filiacion espa- 
nola, en cam- 
bio el retrato 
de la Senora de 
Lezcano es es- 
panol hasta la 
medula por su 
composicion, 
el dibujo y el 
color. No hay 
necesidad de 



RETRATO DE DONA MARGARITA CALLEJA 



3'8 




a SINFON1A EN ROSA 

FOR ANSELMO MIGUEL NIETO 



conocer al modelo para saber que es espa- 
nola de pura cepa esa senora a la cual deben 
aplicar.se los versos de Balbontin: 

Con la fresca sonrisa de una fontana 
y el fulgor de un lucero, cruza Sevilla 
una cara niorena de sevillana 
prisionera en los pliegues de la mantilla. 
Al pasar entre blancas casitas viejas, 
vertiendo en el ambiente de las callejas 
argentinos raudales de clara luz, 
la saludan, temblando, desde las rejas, 
los claveles del barrio de Santa Cruz 



El autordel retrato cs un descendiente de 
Goya que retrata a las nietas de aquellas du- 
quesas que, sin 
perder su con- 
tinente aristo- 
cratico, rivali- 
zaron, en vive- 
za y en gracia, 
con manolas y 
majas. Esa pin- 
tura es un so- 
beranoacierto; 
es una estrota 
luminosa y vi- 
brante escrita 
con pincel go- 
yesco . 

De caracter 
completamen- 
te moderno es 
el retrato de la 
senora Mar- 
quesa de Am- 
boage. Aqui la 
dama aparece 
de pie, en ac- 
titud gallarda 
y magestuosa. 
El fondo del 
cuadro revela 
conocimientos 
de perspectiva 
y las aficiones 
decorativas del 
pintor, ansioso 
de buscar dili- 




cultades para resolverlas telizmente. La figu- 
ra destaca sobre un fondo dorado, de luz ar- 
tificial, y aparece, por obscure, como aureo- 
lada. La cabeza y principalmente las manos 
son un prodigio; todo tiene calidad, y el co- 
lor es rico y jugoso, opulento, magnifico. 
La senorita D." Margarita Calleja ha sido 
reproducida en un panneau. Lasmismascuali- 
dades resefiadas en la descripcionde las obras 
precedentes tiene esta pintura al aire libre, 
luminosa y bella. La tigura se apoya en una 
balaustrada, teniendo, por fondo, un paisaje. 
La ductilidad del talento de Anselmo Mi- 
guel se demuestra en el retrato de la bailarina 

Rita Sachetto. 
La clasica be- 
lleza de la ar- 
tista perduraro 
en esa tela pin- 
tada con una 
simplicidad, 
una holgura y 
una elegancia 
propias solo 
de los grandes 
maestros. 

El retrato de 
la famosa bai- 
larina Tortola 
Valencia, evo- 
cadora de dan- 
zas arcaicas, es 
de un dibujo 
solido, correc- 
toy de una fac- 
tura amplia y 
facil. Es justi- 
sima la evoca- 
cion pictorica 
del efecto de 
luz verdosa, 
que el proyec- 
tor arroja so- 
bre las blancas 
carnes,de laar- 
tista y las gasas 
de seda trans- 
parentes,cuan- 



ANSELMO MIGUEL NIETO. RETRATO DE LA MARQUESA DE AMBOAGE 



330 



do esa hallase en escena. Puesto a emitir opi- 
nion dire que, en mi concepto, esta obra 
ganaria si el pintor suprimiera el tripode y la 
pantera que, para componer el cuadro. ha 
colocado. Este reparo no tiene gran impor- 
tancia, porque la inquietante mirada de 
esfinge, la sonrisa entre sensual y perversa y 
el movimiento 
triunfadory fe- 
lino de la artis- 
ta tienen talca- 
racter, que la 
vision de la no- 
table danzari- 
na es preci^a. 
sin que pue- 
dan completar- 
la otros sim- 
bolos ajenos a 
aquella tigura, 
que hace revi- 
vir. en Occi- 
dente, las dan- 
xas sagradas, 
amorosas y he- 
roicas de los 
viejos pueblos 
orientales. 

N i n 6 n y 
L ionela son 
dos esbeltas 
muchachas so- 
fiadoras que 
miran fijamen- 
te al especta- 
dor, como si 
quisieran adi- 
vinar algo mis- 
terioso que tie- 
ne la fascina- 
cion de lo ignoto. Este retrato-estudio, y otro 
titulado Merceditas, son impresiones perso- 
nales de rapsodias de artistas florentinos y ve- 
necianos. En cambio, la Cabeza de estudio 
y el Estudio para un cuadro son documen- 
tos de taller, demostrativos de la fuerza del 
artista ante el natural, cuando estudia el mo- 
delo vivo para conocerlo antes de idealizarlo 




ANSELMO MIGUEL NIETO 



en la pintura definitiva. en la cual Anselmo 
Miguel pone ese conocimiento previamente 
adquirido, visto al traves de su sentimiento 
personal, subjetivo, de artista. 

For ultimo, el cuadro Sinfonia en Rosa 
es una de las obras mas notables de la expo- 
sicion. La poesia del crepusculo, que tine 

de oro y rosa 
el ambiente de 
esascuatroher- 
mosas muje- 
res, radiantes 
de juventud y 
de belleza, esta 
interpretada a 
maravilla. Ese 
cuadro es un 
himnoa la mu- 
jer espanola. 
El pincel de 
Anselmo Mi- 
guel, al dibu- 
jar esos cuer- 
pos. losrecorre 
suavem ente, 
como una luz 
ardiente revela 
y pone de ma- 
nifiesto cuanto 
toca. Anselmo 
Miguel a m a 
todo loque tie- 
ne caracter y 
belleza, y por- 
que ve en las 
criaturas y en 
la naturaleza la 
belleza y el ca- 
racter, las ama 
cuando pinta, 
y por eso, al pintar, su pincel las acaricia, 
dando a cada cosa su calidad, armonizando y 
fundiendo las bellezas parciales en forma 
que refleje la hermosura de conjunto, que 
apasiona y encanta al verdadero artista. El 
pintor castellano sabe que la pintura no ha 
de estar sola, aislada sobre un caballete, sino 
que ha de formar parte de un interior em- 



L.\ BA1LAR1NA TORTOLA VALENCIA 



321 



belleciendolo y decorandolo; por ello encua- 

dra sus telas con marcos que decora con es- 

tofados, donde el oro toma apagados reflejos, 

y suavidad las tintas, de tonos de esmaltes 

antiguos, con lo cual el marco no recorta la 

tela, sino que la une y enlaza con los demas 

elementos decorativos de la habitacion. Me- 

rece ser tenido muy presente este aspecto, 

que viene en de- 

mostracion de 

como la obra ar- 

tistica hadeacor- 

dar con el sitio 

en que haya de 

ser colocada ; o 

sea, que es un 

e 1 e m e n t o mas 

que acude a su- 

marseaotrosfac- 

tores para llegar 

a la consecucion 

de una harmo- 

nia. No todos los 

cuadroscuadran 

en una misma 

e s t a n c i a , sino 

queen esta unos 

maridaran per- 

t'ectamente con 

lo que les cir- 

cunda, mientras 

otros cabra que 

discrepen en 

ella, con lodo y 

tener los prime- 

ros y los ulti- 

mos el mismo 

merito artistico. 

De ahi que ese 

sentimiento, innato en Anselmo Miguel Nie- 

to, del logro de una harmonia predominante 

en sus lienzos, le lleve despues a procurar 

que el marco que los encuadre no disienta 

de esa harmonia, y que la obra pictorica no 

destruya el conjunto donde tenga que ir a 

emplazarse. 

Anselmo Miguel es un artista del Renaci- 
micnto. Cree, como el principe de Una tra- 




ANSELMO MIGUEL NIETO 



gedia Jlorentina de Oscar Wilde, que el ha 
nacido solo para amar las cosas bellas. No 
hay en sus telas una sola pintura que no sea 
el asunto un canto a la belleza. Miguel pinta 
la hermosura de jardines y carmenes espaiio- 
les y la tez aterciopelada y fresca de mujeres 
bonitas que, si son ninas tienen el encanto 
de capullos en flor, y, si son damas, el incen- 
tive de perfu ma- 
das frutas en sa- 
zon. El arte de 
Anselmo Mi- 
guel, siendo pro- 
fundamente na- 
cional, es latino 
porque acusa o- 
rigen italiario y 
es griego por su 
serenidad. No se 
puede pedirmas 
noble abolengo 
a una obra de 
arte. 

Algo existeen 
la obra del pin- 
tor vallisoletano 
queleasignadis- 
tinguidisimolu- 
gar entre los ar- 
tistas del dia, 
compatriotassu- 
yos. Es lasupre- 
maexquisitezde 
su labor, el enno- 
blecimiento de 
su arte, el ocul- 
tar el oficio para 
solo hacer pa- 
tente la verdad 

poetizada que triunfa en sus pinturas como 
obra de un espiritu delicado, de una vision 
agudizada para percibir sutilezas de color. 
En este si que obra milagros. Su paleta, re- 
bosante de matices, es rica sin estrepito, es 
abundante sin empalago. Tocante al meca- 
nismo, su labor es reflexiva y ^expontanea al 
mismo tiempo. A lo que va, es a la obtencion 
de un resultado que cautive quedamente; a 



N1N6N Y LIONELA 



322 




ESTUDIO PARA UN CUADRO 
POR ANSELMO MIGUEL NIETO 



lo que se dirige, es a dar trasunto de una vi- 
sion embellecida por quien en ella acerto a 
atisbar lo que encerraba de dulcemente poe- 

tica y senoril. 

* * 

,jC6mo ha logrado el joven artista caste- 
llano tener una cultura estetica tan fuerte y 
una paleta tan rica? El pintor vallisoletano 
hizo sus primeros estudios de arte en su ciu- 
dad, copiando, del natural, las obras de Be- 
rruguete y demas maestros escultores del Re- 
nacimiento espanol. 

Aqui no se ha estudiado quizas bastante 
aquella epoca tan corta en duracion, como 
importante en calidad. Las obras del Renaci- 
miento espanol son de un sentimiento deco- 




ANSELMO MIGUEL NIETO 



rativo perfecto. Comparandolas con las pro- 
ducidas en igual periodo en las demas nacio- 
nes, a mi ver las aventajan; porque son me- 
nos pesadas que las labores alemanas, menos 
afeminadas que las italianas, menos amane- 
radas que las francesas. En las obras del Re- 
nacimiento ibericas, existe una gallardia y 
elegancia sin par. Se funden en nuestro estilo 
el realismo y la fantasia por modo incompa- 
rable y unico. Empieza una figura humana 
el escultor imaginero, y la termina el deco- 
rador estilizando fantasioso la flora y la fau- 
na. Ese nexo entre la realidad y la fantasia es 
la medula de nuestro arte; asi lo demuestran 
todos los fuertes artistas, desde Quevedo a los 
nuestros, desde Murillo a Goya, desde Berru- 
guete a Salcillo. Ha estu- 
diado Anselmo Miguel la 
forma y el sentimiento 
decorativo en los esculto- 
res imagineroscastellanos 
del Renacimiento; apren- 
dio la distincion y el refi- 
namiento en la Italia de 
Rafael y de los maestros 
venecianos y florentinos, 
y el color lo ve y lo siente 
porque se nace colorista. 
como se nace poeta. 

La cultura estetica es 
fruto de un viaje rapido 
a Francia, y otro mas de- 
tenido a Italia. El oficio, 
el mecanismo es resulta- 
do de una tenacidad y 
una laboriosidad hijas de 
una voluntad fuerte, re- 
veladora de un caracter. 
Miguel, despues de pintar 
por la manana en los jar- 
dines del Retire en Ma- 
drid, dibujaba o pintaba 
figura por la tarde, y des- 
cansaba por la noche, 
pintando acuarelas. 

Anselmo Miguel es un 
gran artista. El retrato de 
Valle Inclan o el cuadro 



ESTUDIO 



324 




LA BA1LARINA RITA SACHETTO 
FOR ANSELMO MIGUEL NIETO 



Sinfonia en rosa bastarian para aseverar la 
anterior afirmacion. Si prosigue trabajando 
con igual ardor y en tusiasmocomo hastaaqui, 
sera un gran maestro y su fama sera mundial. 
En la legion escogida de los pintores espano- 
les aparece Anselmo Miguel como artista de 
grandes alientos cuyas cualidades principales 
son la solidez del dibujo, un sentimiento del 
color extraordinario, una cultura artistica 
poco comun y un gusto de decorador exqui- 
sito. Domina en el conjunto de su obra una 
tradicion de arte hispano que formo la base 
de sus estudios. 

Constituye una satisfaccion poder hablar 
asi de un artista, y aumenta esa satisfaccion 
por tratarse de uno que nos pertenece. Su 
labor le va abriendo paulatinamente paso; 
mas segun avanza, y avanza con tirmeza, se 
expande el merito de su produccion. Su la- 



bor delicada, la conciencia que pone en su 
trabajo, y, especialmente, la emocion con 
que le avalora, no seran en balde. Con tales 
condiciones, el dia del triunfo definitive se 
acerca. Que este llegue cuanto antes, para 
que asi el talento de Anselmo Miguel Nieto 
sea reconocido sin discrepancias. 

Tendra ese triunfo doble valor: de un lado 
la consagracidn de una personal idad artistica, 
de otro la de una tendencia sana y reflexiva, 
en la cual, a las cualidades innatas del autor, 
hay que sumar lo que es producto de un es- 
tudio bien encauzado, de una disciplina que 
condujo a esos admirables resultados obte- 
nidos, que despiertan la admiracion de in- 
teligentes y profanes. 

Por lo tanto, que prevalezca tendencia 
tan equilibrada y emotiva, solo debe produ- 
cir contento. J. FAHRE Y OLIVKR. 




ANSELMO MIGUEL NIETO 



MERCEDITAS 



326 




CARL BANTZEK 



DANZA DE ALDEANOS EN HESSE 



CARL BANTZER 



CONTEMPLANDO la actual pinturu ale- 
mana en bloque, se presenta divididu 
en dos grandes masas o tendencias capi- 
tales. A un lado, la pintura nacida a raiz 
del impresionismo Trances, por el cual los 
alemanes han demostrado gran susceptibi- 
lidad, y cuyos actuates representantes se lla- 
man Liebermann, Slevogt, Corinth, etc.; y 
al otro, la pintura de los artistas que, con 
todo y haberse aprovechado de las ven- 
tajas que el impresionismo nos trajo, han 
permanecido fieles a la tradicion, siguiendo 
las huellas de los venerables maestros alema- 
nes modernizando, naturalmente, los medios 
tecnicos y de expresion. A estos ultimos per- 
tenece, sin duda, nuestro biografiado Carl 
Bantzer. Su pintura atrae desde el primer 
momento por su hondo sabor aleman, y este 
atractivo no desaparece al analizar los medios 
tecnicos de que el pintor se vale, pues que 
todos ellos estan basados en una firme y salu- 
dable tecnica pictorica que satistace las exi- 



gencias mas relinadas que en este terreno 
pueden presentarse. 

Nacido en Ziegenhain, pueblecillo de la 
interesante comarcallamada del Schwalm, en 
la provincia de Hesse, ha conservado vivo y 
entero el sentimiento del pais natal, siendole 
la tierruca su principal estimulo artistico. 
En su querido Schwalm ha encontrado su- 
ficientes motives para sus obras, inagotables 
escenas dignas de ser trasladadas al lien- 
zo. Tanto el paisaje como los habitantes han 
fascinado su alma 'egitimamente alemana, 
conduciendole a eternizar el tipico labrador 
de Hesse. Hay en estos tipos de aldeano ale- 
man algo de originariamente vigoroso y 
brusco, algo de eternamente fuerte y sereno 
como la tierra misma donde viven y trabajan. 
que se ha conservado puro sin ser atacado 
por la moderna civilizacion. 

Para comprender mejor los cuadros de 
Bantzer hay que conocer y estudiar los mo- 
delos que le sirven para el desarrollo de sus 



327 



concepciones artisticas. En la antedicha co- 
marca del Schwalm, se ban conservado los 
trajes tipicos de la gente del pueblo a tra- 
ves de muchas generaciones, formando en el 
conjunto del pueblo aleman actual una nota 
tipica de color local. Las mujeres con falda 
corta, medias blanquisimas, ligas bordadas 
colgando a grandes lazos, y zapatos de piel 
adornados de reluciente hebilla; la juba car- 
gada de color hasta el abigarramiento, y la 
caracteristica toca encarnada a la cabeza, sir- 
viendo de remate al sencillo y primitivo pei- 
nado. 

Los hombres con sus calzones blancos, 
larga blusa azul y polainas: para la danza 
con guerrera abigarrada y gorra de pieles; 
para la iglesia con sombrero de tres picos 
y levita azul con grande botonadura dorada. 




CARL BANTZER 



328 



Los habitantes corresponden perfecta- 
mente al paisaje: un paisaje aspero con 
indescriptibles hayales banados en luz ver- 
de diafana y que dan la impresion del fondo 
del agua; a trozos surge de en medio una 
mancha de bosque negra, son los altos abetos 
serios y melancolicos, en cuya espesura selva- 
tica apenas es dado a la luz penetrar en ella. 
Nada hay que de una imagen mas clara para 
la comprension del caracter aleman, como 
estos bosques sin flores y sin plantas aroma- 
ticas, con sus arboles inmensamente altos y 
simetricos envueltos a menudo de niebla su- 
tilisima y rodeados de un silencio y misterio 
impenetrables. No falta por esto la nota idi- 
lica, consistiendo en las frescas y risuenas 
Waldn'iesen, las praderas rodeadas de bosque, 
de un sabor inexpresable, sobre todo al caer 
de la tarde cuando en 
la tranquila soledad del 
crepusculo afluyen los 
ligeros corzos a pacer en 
ellas. 

En ese medio-ambien- 
te es donde Bantzer ha 
creado sus obras princi- 
pales. Estos hombres al- 
tos y energicos, de andar 
lento y seguro, con el 
rostro de facciones pro- 
nunciadas, han sidosor- 
prendidos y interpreta- 
dos con una sinceridad 
digna de encomio. En 
el genero del retrato, en 
las fiestas tipicas del pue- 
blo como la danza, las 
originales bodas, salidas 
de la iglesia, descanso 
del trabajo, etc., ha con- 
servado siempre el ca- 
racter Hondo aleman, la 
fuerza originaria germa- 
nica en cuyas cabezas de 
estudio parece haberse 
recogido para ser guar- 
dada de invasiones ex- 

NOVIA ALDEANA, DE HESSE 




ALDEANA DE HESSE EN LA 

IGLESIA, POR CARL BANTZER 



En el Schwalm se halla Bantzer en su 
elemento; alii pasa todo el verano y parte del 
otono, alternando amigablemente con las gen- 
tes sencillas y es- 
tudiando al mis- 
mo tiempo su ca- 
racter y sus incli- 
naciones innatas. 
Cada ano son im- 
presiones nuevas 
las que trae de 
su estancia en el 
campo, las cuales 
traduce siempre 
en nuevas y lier- 
mosas obras. La 
sinceridad y es- 
crupulosidad ar- 
tistica de Bantzer 
llevanle a estu- 
diar la naturaleza 
en todos sus as- 
pectos y variadas 
modalidades; asi, 
antes de resolver 
en la tela deliniti- 
va el cuadro por 
el largo tiempo 
sentido y proyec- 
tado, elabora con 
todasolicitud una 
serie de esuidios 
fragmentarios, los 
cuales sirven de 
preparacion a su 
labor final. l ; na 
de las obras que 
ha dado mayor 
popularidad a 
Bantzer ha sido 
La Comunion, 
adquirida por la -'^.^ 
Galeria National, 
de Berlin. Es una CARL BANTZER 
obra sacada de la 

entrana de su pais natal. En una iglesia de 
aldea, algo humeda y enmohecida, los aldea- 
nos con sus bellostrajes de iglesia reciben de 




manos del viejo y barbudo pastor el pan y el 
vino de la Eucaristia. La escena dene un en- 
canto indecible, la sencilleza y fervor campe- 

sinos estan obser- 
vados y descritos 
con una gran fuer- 
za de expresion. 
El cuadro de su 
familia titulado 
Primavera, po- 
see caracter com- 
pletamentedistin- 
to; pero no por 
esto menos atrac- 
tivo. Una escena 
campestre,esplen- 
dida de color; con 
mucha luz y aire, 
(lores y perfumes. 
Es un cuadro que 
comunica el opti- 
mismo del vivir. 
Pero tal vez son 
los retratos lo que 
dan la impresion 
mas grande de la 
li rmeza artistica 
de Banlzer. El re- 
trato del labrador 
Kalk, por ejem- 
plo, es una obra 
im perecedera, 
que comunica en 
alto grado la fuer- 
za y energia in fle- 
xible del tipico la- 
brador de Hesse. 
Es una obra defi- 
nitiva. digna de 
figurar al lado de' 
los retratos de los 
maestros anti- 
guos. 

LABRIEGO DE HESSE Posee el artista 

aleman, en quien 

nos ocupamos, un don especial para que el 
caracter fisico conjuntamente con el estado 
de animo del personaje, queden enseguida 




Q 

J 



Ed 



z 
< 



co 
c/5 

p u 

1 2 



bien patentes. En esos cuadros suyos que 
mas celebridad le dieron, fue sin duda lo in- 
dicado aquello que conlribuyo en alto grado 
a cautivar al publico y a los inteligentes. Esa 
luerza con que cada tipo queda en sus trazos 
peculiares diferenciado, y la vida particular 
de cada una, impresionan de modo extraor- 
dinario. Es lo que hiere mas pronto cuando 
se contempla la mayoria de las pinturas de 
ese autor tan bien dotado, de percepcion tan 
justa para desglosar de entre lo contingente 
lo substantive. No son personajes indiferen- 
tes plantados ante el artista para que este los 
reproduzca; son seres sorprendidos en su 
vida, animados en el rostro por sus pensa- 
mientos, con la mirada viva, expresiva. 

Por tal circunstancia, no cabe pasar indi- 
ferentemente cerca de esas producciones, que 
obligan a detener el paso y a lijarse en ellas. 



Pero ademas de eso, sorprende la ejecu- 
cion magistral, imponderable. Hay que ver 
la manera como construye ese pintor, el gran 
convencimiento que tiene de la forma, lo 
que le asegura la obtencion de esotras cuali- 
dades a que hace poco nos referiamos. Este 
dominio formal que tanto se echa de ver en 
sus cuadros, es extraordinario. Solo asi cabe 
llegar a la consecucion de resultados como 
los que alcanza; solo dibujando como dibuja, 
solo poseyendo ese sentido de la simplicidad, 
y unicamente sabiendo de la figura humana 
lo que el sabe, se obtiene representarla con 
tales acentos de verdad artistica. 

El estudio serio que para el logro de tal 
resultado es menester, solo es capaz de com- 
prenderlo quien haya luchado con las diti- 
cultades del oticio, quien sepa la gimnasia a 
que obliga llegar a esa dificil facilidad, a esa 




CARL BANTZER 



PRIMAVERA 

333 




A LA SALIDA DE LA IGLESIA, 

EN HESSE, FOR CARL BANTZER 




ALDEANA DE HESSE, POR CARL BANTZER 



resolucion pictorica que tanto se elogia en 
Bantzer. Cuanto pinta es macizo, se siente 
bajo las vestimentas el cuerpo, que se acusa 
de modo natural. No es de quienes sufren 
desmayos que les privan de redondear sus 
producciones, dejando en ellas partes descui- 
dadas en relacion con otros pormenores; por 
el contrario, semejan ejecutadas en su con- 
junto bajo un mismo estado de animo. 

Dar trasunto de la plasticidad de lo repro- 
ducido, mueve, tambien, al autor, y en este 
concepto es innegable que triunfa de modo 
soberano, como cuando pone empeno en la 
consecucion de vibraciones cromaticas, de 
que es ejemplo su lienzo Dan^a de aldeanos 
en Hesse, donde el sol poniente anaranja la 
composicion y enciende las coloraciones de 
la pintoresca indumentaria de los labriegos 
entregados apasionadamente al baile. I'na 
vez visto, no es posible dar al olvido el colo- 
rido sonoro de esa obra, desde otro punto de 
vista tan animada, tan rebosante de movi- 
miento. 

La vida artistica de Bantzer es una vida 
de trabafo constante, caracterizada por la 



energia. Merced a ella ha alcanzado un do- 
minio tecnico que le permite emprender 
toda suerte de empresas artisticas, en la se- 
guridad de salir triunfante. Una gran honra- 
dez artistica acompano paralelamente esa 
energia y el amor al trabajo. Habiendo estu- 
diado en su juventud en Berlin y Paris, se do- 
micilio pronto en Dresde, donde, desde 1896, 
presta su cooperacion como Profesor en la 
Real Academia de Bellas Artes. Muchas de 
sus obras se hallan en los principales museos 
de Alemania, entre otros los de Berlin, Dres- 
de, Darmstadt, Hannover y Breslau. Ultima- 
mente ha aumentado su popularidad la eje- 
cucion de un cuadro de enormes proporcio- 
nes, donde estan representados, de tamano 
natural, los concejales, con su presidente, de 
la epoca en que se construyo la nueva casa 
Ayuntamiento de Dresde, a sala de sesiones 
de la cual esta destinado. 

En cuanto a sus cualidades como pedago- 
go, no son inferiores a sus dotes artisticas. 
Seriedad y constante trabajo es lo que exige 
de sus discipulos, a quienes favorece con 
sanos y positives consejos. A. B. E. 




CARL BANTZER 



LA TARDE 



336 




RETRATO DEL LABRADOR 
FALK., FOR CARL BANTZER 




(A) 



'GUIPURE", ENCAJE DE ESPANA. TRABAJO AL BOLILLO Y A LA AGUJA 



ENCAJES A MANO 



EN el anterior trabajo de esta serie prome- 
timos a nuestros lectores la reproduccion 
del notabilisimo ejemplar de guipure, que va 
en este niimero (A y B), encaje de Espafia, 
enriquecido con finos y artisticos calados, 
ejecutado al bolillo y a la aguja, y que, por 
exigencias de compaginacion del texto, no 
pudo incluirse en su correspondiente lugar. 

Esta fabricado en el pequeno y pintoresco 
pueblo de Orrius, (al N.O. de Mataro y N.E. 
de Barcelona), y constituye un rico mantel o 
pano de altar procedente de la Ermita de San 
Andres de Orrius, y, en la actualidad, perte- 
neciente a D. a Mercedes Casanovas de Torrus. 

Asimismo, como nota complementaria al 
hermoso guipure fabricado en Cataluna, se 
reproduce la muestra (c) ejecutada al bolillo, 
que figura en la nueva coleccion de enca- 
jes formada por D. Patricio Pasco, muestra 
muy parecida a un ejemplar de la colec- 
cion Pasco (D. Jose) que adquiriera el museo 



de Lion, y a la cual nos hemos referido repc- 
tidas veces, pues merced a ella se perpetuara 
la gran importancia y merito de la industria 
encajera espanola, no solamente por el punto 
y encaje originario y especial de Cataluna, 
sino, tambien, por las imitaciones fieles y 
perfectas de los encajes extranjeros, conforme 
lo atestiguan los encajes rusos y escandinavos 
que figuran en el precitado Museo, proce- 
dentes de la repetida Coleccion Pasco (don 
Jose), y el de propiedad de D. Patricio Pasco; 
muy parecido al encaje Slesvig (Dinamar- 
ca, (D). Y con lo hasta aqui manifestado, da- 
mos por terminada la rapida ojenda a la in- 
dustria encajera nacional, para ocuparnos en 
la de otros paises. 

ITALIA. En el pleito existente, respecto 
del origen y, por lo tanto, antiguedad de la 
industria encajera que varias naciones recla- 
man para si, como timbre particular de glo- 



338 



ria, es Italia, el pais mas privilegiado de la 
Europa meridional, la que se atribuye la 
prioridad del encaje a la aguja. 

Abundan los pareceres respecto de tal 
cuestion, y por cierto de acreditados autores: 
unos opinan que los italianos aprendieron 
el arte de los trabajos a la aguja de los grie- 
gos, y advierten. en apoyo de este criterio, 
que, casi todas las ciudades que mantenian 
relaciones con el imperio griego, son precisa- 
mente aquellas donde comenzo la ejecucion 
de encajes, y donde estuvo mas floreciente 
esa industria artistica. Otros, entre ellos Xar- 
di, que ha he- 
cho un estu- 
dio especial y 
muy medita- 
do de esta 
cuestion, son 
de parecer de 
que los italia- 
nos aprendie- 
ron el arte del 
bordadodelos 
sarracenos de 
Sicilia , igual 
queEspanade 
los moros de 
Granada, cre- 
yendo justili- 
carloy probar- 
lo, en que en 
italiano y en 
espanol la pa- 
labra ricama- 
re-recamar, 
respect i va- 
men te, que 
derivadel ara- 
be, tiene el 
mismo signi- 
licado de bor- 
dar, no en- 
contrandose 
aquel vocablo 
en otro idio- 
ma europeo. 
Pero respecto 







a que los sarracenos dejaron su influencia en 
la clasica Sicilia, apesar de ser asi, no fue 
menor la que ejercieron los griegos, cartagi- 
neses, romanos, godos, normandos, etc., etc., 
de los cuales quedan infinidad de vestigios, 
entre ellos los monumentos y antiguedades 
de Agrigento (Girgenti), Selinonte, Taor- 
mina y Siracusa, y entre los cuales podria, 
tambien, atribuirse a algun otro laensenanza 
del encaje a Italia, por la influencia que 
igualmente ejercieron sobre ella. Dejando al 
tiempo el hallazgo de algun documento de- 
terminativo del pueblo al cual quepa asignar 

la prioridad 
en el arte. y 
en el interin 
autores y co- 
leccion istas 
vanacopiando 
los resultados 
de sus estu- 
dios, nos limi- 
taremos a los 
datos conoci- 
dos hasta la 
techa, y que, 
atendido su o- 
rigen , mere- 
cenconfianza. 
En su Ilis- 
loiredelaDen- 
telle transcri- 
beMme. Bury 
Palliser algu- 
nas interesan- 
tes noticias 
cronologicas 
e historicasde 
la curiosa o- 
bra de Anto- 
n i o M e r 1 i : 
Origine ed 
uso delle Tri- 
ne a filo di re- 
fe, publicada 
en 1864. Cita 
una cuenta 
que se conser- 



FRAGMENTO DEL "GUIPURE", ENCAJE DE ESPANA (A) 



339 




(c) 

va en los Ar- 
chives Muni- 
cipales de Ke- 
rrara, fechada 
en 1469, que 
parece rcferir- 
se a cncajcs ; 
pero la pruc- 
ba de mas ca- 
lidad queadu- 
ce, estriba en 
un documen- 
tode 1 493, q Lie 
posee la fami- 
lia Sforza, en 
que la palabra 
tarnctc (anti- 
gua forma de 
trina), se re- 
tiere a los tra- 
bajos ejecu- 
tados sin in- 
termision. co- 



"GUIPURE", ENCAJE DE ESPANA AL BOLILLO 

mo resulta en 
un encaje al 
bolillo. Ade- 
mas Firenzuo- 

la, poeta flo- 
rentino , que 
escribio en 
1530 a 1636, 
dedicounaele- 
gia a un cue- 
llo de encaje 
hecho por su 
prometida , y 
musa de sus 
inspiraciones. 
El precita- 
do M. Merli 
hace mencion 
de una pintu- 
ra sob re una 
placa de loza, 
estilo de Lu- 

(E). CUADRANTE DE PUNTO DE VENECIA, DF. GRAN RELIEVE. SIGLO XVII CC3 della Rob- 





ENCAJE DE GENERO RUSO, EJECUTADO EN CATALUNA, SEMEJANTE AL ENCAJE SLESVIG 



340 



bia, representando, rodeada de una guirnal- 
da de flores y frutas, una dama, de medio 
cuerpo, vestida con rico traje de brocado del 
siglo xv y con cuello de encaje bianco. Es de 
advertir, que si bien Lucca della Robbia co- 
rresponde al periodo de tiempo que media 
de 1400 a 1482 sus descendientes fabricaron 
ceramica hasta epoca posterior a la citada, 
prescindiendo de que podria estar equivoca- 
da la atribucion del ceramista que fabrico la 
placa de referenda. Asimismo se recuerda 
un cuadro dela gale- 
ria de Venecia, obra 
de Gentile Bellini, 
que ostenta la fecha 
de i5oo, en la cual 
pintura se ve repre- 
sentada una dama 
que lleva cuello de 
encaje bianco. 

Los encajes blan- 
cos y de oro se usa- 
ban en Italia en el 
siglo xvi, justitican- 
dolo el celebrado 
cuadro de Lavinia 
Fontana, que tigura 
en la Galena Zam- 
beccari, representa- 
tive de la Visita de 
la Reina Saba a Sa- 
lomon*, la cual rei- 
na viste riquisimo 
traje guarnecido de 
encajes blancos y de 
oro, notable ejem- 
plar que pertenece 
a la epoca precitada. 

Considerada Ita- 
lia como maestra en 
encajeria, es perti- 
nente sujetar el es- 
tudio de este arte in- 
dustrial a las proce- 
dencias de fabrica- 
cion mas importan- 
tes, como son Vene- 
cia, Milan y Genova 




subsidiariamente, Florencia y Napoles, y por 
afinidad tecnica e historica Rat;usa. 

Venecia, soberana de los mares, ciudad 
que ha sido la mas fastuosa y politica del 
mundo, y esposa simbolica del Adriatico du- 
rante siete siglos, que concluyeron a fines de 
1797, debia necesanamente manifestarse de 
modo extraordinario en las artes suntuarias, 
y sus creaciones no podian menos de llevar 
el sello de su refinado gusto artistico. Asi fue 
que al conocer el encaje, ya introdujo infini- 

dad de variantes en 
su ejecucion, a algu- 
nas de las cuales ya 
se ha aludido en los 
anteriores articulos 
que llevo publicados 
en estas paginas, yen 
otras ocasiones; pero 
que cumple ampliar 
en el caso presente. 
El encaje que es co- 
nocido por puntode 
Venecia presenta va- 
riados procedimien- 
tos, algunos ya indi- 
cados anteriormen- 
te. Respectoasu enu- 
meracion, noslaaho- 
rra hacerla porcuen- 
ta propia, M. Merli; 
quien ha realizado 
una labor de clasifi- 
cacion que debe ad- 
mitirse sin reserva, 
pues, ademas de la 
garantia de fidelidad 
y acierto que llevan 
aparejados sus estu- 
dios arqueologicos , 
ha tornado para ello 
notas de los sesenta 
librosantiguosdedi- 
bujos y modelos pu- 
blicados en Venecia. 
He aqui la clasifica- 
cion a que nos refe- 
rimos: Punto a reti- 



TRABAJO VENECIANO A LA AOUJA 



34' 




(Gl 



PUNTO LLANO I)E VENECIA, OECOHADO CON MOTIVOS ZOOMORFOS Y FITO.MORFOS. SIGLO XVI 



cella (igual al punto griego, por cuya razon 
nos permitimos incluir en los puntos italia- 
nos el punto de Ragusa, atendida su afinidad 
tecnica e historica con aquel); Punto tagliato; 
Punto in aria (modernamente guipure, ya 
descrito); Punto tagliato d fogliami (de doble 
o triple relieve. (K y F) de menos relieve, que 
Colbert importo a Francia, y se convirtio en 
industria del 
pais, al poco 
tiempo de su 
introduc- 
cion); Punto 
d gropo o gro- 
pari (o sea a- 
nudado) pare- 
cido al macra- 
me de Geno- 
va, que se ex- 
pi icara mas a- 
delante; Pun- 
to d maglia 
quadra ( ma- 
lla), ya rese- 
nado; Burato, 
tejido duro, 
bordadosobre 
canamazo; 
Punto de Ve- 
ne^ia (propia- 
mente dicho, 




de infinidad de variedades, letras G, H, i, j, 
K, L, M, N) y otros que estan reproducidos al 
tratar especialmente de ellos. 

La moda, en sus caprichos veleidosos, 
alguna vez acierta en sus cambios de proce- 
dimiento y estilo. Afortunadamente para 
Venecia, asi sucedio respecto a sus puntos vi- 
gorosos, de gran relieve, que tan estimados 

fueronuniver- 
salmente.cual 
lo comprueba 
que se impu- 
sieran en to- 
dos los merca- 
dos a princi- 
pios del siglo 
xvn, y que las 
sustituyo por 
los artisticos y 
delicadospun- 
tos de rosa y 
rosalina. La 
prefere n cia' 
d a d a en el 
m u n d o e 1 e - 
gante a los en- 
cajes finos de 
Alenzon y Ar- 
gentan, apli- 
cadosa los tra- 
jesdeCorte, y 



PANUELO BATISTA PUNTO LLANO, GRIEGO-VENECIANO. SIGLO XVII 



342 




demas prendas suntuosas, es lo que produjo 
el desmerecimiento del puntodegran relieve 
y aguijoneo el espiritu mercantil de Venecia, y 
su predominio artistico en aquella industrial 
a cuyo efecto sustituyo los trorscos pronun- 
ciados y flores de relieve por delicados folla- 
jes y diminutas flores, trocando la vigorosi- 
dad del conjunto del encaje, por otro de fini- 
simas y transparentes condiciones que dis- 
tingue el punto de rosa, y, principalmente, 



CUADRANTE DE PUNTO DE VKNECIA. SIGLO XVI 

el rosalina, pequefia variante del primero. 
La caracteristica de este punto, ademas de su 
acertada y delicada ornamentacion. estriba 
en la finura y multiplicidad de lineas que 
cruzandose unas con otras, enroscandose y 
ensortijandose constituyen un campo, de 
condiciones artisticas superiores, que por si 
solas, ya forman sutilisima red. Sobre aquel 
descansan y se destacan delgados roleos, de 
pequenos follajes, en disposicion simetrica, 



343 




GUADRANTE DE IMiNTO LI.ANO DE VENECIA. ULTIMOS DEL SIGLO XVI 



resultando un encaje elegante y vaporoso, 
apesar de no haberse desprendido de sus t'es- 
toneados. Kste punto cuenta con una notable 
y ligera variante, segiin queda dicho, cono- 
cida con el nombre de rosalina, llamada asi 
porque su principal motivo de decoracion lo 
constituye una diminuta flor semejante a la 
rosa, alternando con la flor del ranunculo (en 
Catalan francesilla) que ligeramente se desta- 
ca sobre la superficie del campo del encaje, 
causando et'ecto extraordinario aplicado al 
tocado femenino, en atencion a la suntuosi- 
dad resultante del conjunto. (Letras o, P, Q.) 



Kntre las variantes del punto de Venecia, 

encaje a la aguja, figura el llamado punto de 
marfil. (que Florencia ejecuto a la perfec- 
cion), en virtud de las condiciones especiales 
!de su ornamentacion, que acusan una tona- 
lidad especial. La aparente blancura de sus 
li'jieas, algo redondeadas, se asemeja a los 
cincelados sobre marfil. Es uno de los puntos 
mas suntuosos de la encajeria veneciana (R). 

1 El Museo de Arte Decorative y Arqueo- 
logico, de Barcelona, en su recomendable 
Seccion de reproducciones, cuenta con un 
notabilisimo ejemplar. Se trata de una guar- 



344 



nicion de encaje florentino de punto de mar- 
fil, que se supone dibujado por Benvenuto 
Cellini, y que adornaba la banda de tercio- 
pelo carmesi que llevaba Leonor de Tole- 
do, esposa de Cosme I de Medicis. Esta 
reproducida con asombrosa fidelidad y pul- 
critud por la senorita D. a Maria Bartolozzi. 

El punto de Burano, 
llamado de tal suerte 
por proceder de la pe- 
quena isla de este nom- 
bre, distante dos leguas 
de Venecia, y que for- 
ma parte del Archipie- 
lago de la Laguna, cons- 
tituye un fino encaje a 
la aguja denominado, 
tambien, punto a reti- 
cella: distinguese por el 
campo, el cual lo tor- 
man mallas cuadradas, 
ejecutadas en hilo de 
lino o de finisimo algo- 
don. En el fondo cam- 
pean las largas flores es- 
playadas, de relieve, 
quecaracterizan el pun- 
to de Venecia, unas ve- 
ces formando un tejido 
llano muy analogo, ro- 
deado, sin embargo, de 
un cordoncillo imper- 
ceptible, y otras veces 
un tejido realzado por 
un cordoncillo bordado 
que le da especial soli- 
dez. Los encajes de Bu- 
rano, de h'na ejecucion, 
tienen un gran pareci- 
do con el punto ga$e y 
con el de Alenzon por 
la sutil red que loscons- 
tituye. Se diferencian 
de los primeros por su 
factura, y de los segun- 
dos por la forma de su 
malla. El punto anti- 
guo de esta proceden- (K) 




cia no solo se conoce por el estilo de su apro- 
piada ornamentacion, que esta inspirada en 
los mejores modelos del Renacimiento vene- 
ciano, sino que los ejecutados enteramente a 
la aguja tienen la apariencia del encaje mas 
fino ejecutado al bolillo: tan extraordinaria 
es la flexibilidad de su fondo que al primer 
momento, y sin un de- 
tenido examen y consi- 
guiente estudio, se con- 
funde con los encajes 
de Malinas, error muy 
sufrido en infinidad de 
clasiticaciones. Estos en- 
cajes se t'abrican cons - 
tantemente en Burano. 
Algunas otras naciones 
lo ban ejecutado; pero 
nadie con tanta perfec- 
cion y riqueza como 
los belgas, con la linica 
diferencia de que solo 
los ejecutan en hilo de 
algodon. En la isla se 
ocupaban en este traba- 
jo la mayor parte de 
las jovenes, pagandose 
a gran precio los repe- 
tidos pedidos que exi- 
gia su extraordinaria de- 
manda, tanto que eran 
ajustados con alguna 
antelacion. Se aplicaba 
dicho encaje al ajuar 
de novias y a canasti- 
llas de recien nacidos. 
Aiin Burano conserva 
su antigua importancia, 
y bajo la direccion de 
la Condesa de Marcilla 
se ha desarrollado una 
escuela, verdadera ini- 
ciadora del renacimien- 
to del encaje veneciano, 
donde se empieza por 
ensenar el punto a las 
ninas. Ha contado Bu- 
rano con Jesurum, fa- 



PUNTO LLANO DE VENECIA. SIGLO XVII 



345 




w 

bricante veneciano, Director e Inspector de 
las escuelas oficiales venecianas que estan 
bajo la proteccion de la Reina de Italia, y 
que se diferencia de aquella otra Escuela, en 
que Jesurum ensena a reproducir un dibujo 
por complicado y dificil que sea, ya encarga- 
do o para dedicarlo al comercio en general. 
La coleccion de nuestro museo la adqui- 
rio a Jesurum la Comision organizadora del 
Museo de Reproducciones e Industrias Artis- 
ticas, por mediacion del Sr. Sampere y Mi- 
quel, vocal de dicha Comision. Venecia, Bu- 
rano y Florencia han restaurado esa indus- 
tria y reproducido los ejemplares antiguos, y 
a este movimiento se debe la notable y unica 
coleccion de dibujos de encajes venecianos 
publicados en los siglos xvi y xvn, repro- 
ducida por la casa Ongania, de Venecia. 



TIRA DE PUNTO GRIEGO. SIGLO XVI 



La industria encajera milanesa se remon- 
ta al siglo xv; fecha justificada por una escri- 
tura de particion de bienes otorgada por los 
hermanos Sforza Visconti, donde aparecian 
inventariados, velos de hilo deoro, aplicados 
a paramentos de cama, de tejido de hilo bor- 
dados a punto de redecilla, punto anudado, 
a la aguja, al bolillo y otros diversos procedi- 
mientos que se encuentran ya en el siguiente 
siglo, en libros de patrones y modelos. Ma- 
dame Bury Pallisser dice, que, a principios 
del siglo xvi, Enrique VIII, llevaba un traje 
de seda violeta, tramado de oro de Venecia y 
guarnecido de pasamaneria de seda de igual 
color y oro hecha en Milan. Tanta impor- 
tancia debia tener la encajeria milanesa cuan- 
do inspire recelos a Francia, en terminos 
que en un decreto correspondiente a Marzo 




(o) 
346 



PUNTO DE ROSA VENECIANO 




(N) 



BERTA DE PUNTO VENECIANO. SIGI.O XVII 



de 1613 se prohibio el uso 

particular de la pasamane- 

ria y encajes de dicha pro- 

cedencia, so pena del pago 

de una multa de mil libras 

al contraventor de la indi- 

cada disposicion. Decrecio 

en los ultimos aiios del si- 

glo xvn la exportacion de 

encajes, debido a medidas 

restrictivas de otras nacio- 

nes y a la decadencia gene- 
ral que sufrio el encaje en 

toda Europa. (s, T, u). 
El Museo de Barcelona 

cuenta con un ejemplar im- 

portantisimo de dicha pro- 

cedencia, correspondiente 

al siglo xvn, de esplendido 

dibujo, tal vez de Vecellio, 

y que constituye una transicion del punto ocupaciones preferentes de las damas y lo 

milanes y cl llamado fond de neige, tan en prueba una elegia del celebrado poeta floren- 

boga en el indicado siglo, si bien se encuen- tino Firenzuola dedicada a un cuello de ves- 

tran, aiin que pocos, algunos ejemplares de tido, ejecutado por una dama. del cual deter- 

la centuria anterior (v). Tambien se conocio mina la clase de labor (scolpito in basso rilie- 

de antiguo en Florencia la industria encaje- vo). Algunos autores transcriben documentos 

ra. El punto de relieve constituia una dc las de diferentes epocas que ayudan a ratificar la 

existencia de dicha indus- 
tria. Enrique Y1I1 concede 
a los florentinos el privile- 
gio de importar de su pais, 
durante tres aiios, todo li- 
naje de franjas y galones, 
scan parecidos al guipure 
de oro y plata, scan de otros 
procedimientos. La herma- 
na de Francisco I adquirio, 
a mediados del siglo xvi, 
una importante cantidad 
de encaje florentino para 
su uso particular, y Cata- 
lina de Medicis, recien lle- 
gada a Francia, introdu- 
ce el encaje de su pais, y 
lo aplica en sus lujosos y 
esplendidos trajes de Corte. 
Respectoasu propagacion, 

(M) BERTA DE PUNTO VENECIANO. SIGLO xvn los conventos de Florencia 




347 



establecen escueias, donde se admitieron a 
las ninas desde la edad de ocho anos, a las 
que simultaneamente les eran ensenados el 
bordado y el encaje. 

Sigue Siena el mismo camino que Flo- 
rencia, y en sus primeras labores ejecuta la 
malla conocida en la Toscana con el nombre 
de modano ricamato, o sea malla bordada, al 
propio tiempo que practica, con satisfactorios 
resultados, los encajes al bolillo. En el con- 
vento de Santa Maria de los Angeles aun se 
usan en las grandes festividades ricos traba- 
jos al bolillo y bordados en oro y plata de 
admirable ejecucion y belleza, principalmen- 
te de principios del siglo xix, que se atribu- 
yen a dos religiosas genovesas. Cuenta asi- 
mismo con algunas escueias, mereciendo 
citarse la maestra Francisca Bulgarini que 
ensenaba a ejecutar toda suerte de encajes, y, 
especialmente, en lo cual era una notabili- 
dad, el punto a rcticella veneciano. 

Pasemos a Napoles. A fines del siglo xvi 
ya comerciaba con el encaje, por mas que no 
puede asegurarse si se fabricaba en el pais. 




(P. Q.) 
348 



CUELLO Y ADORNO FARA TOGADO DE PUNTO ROSAUNA. SIGLO XVII 



En el siglo siguiente no existe duda alguna 
de que ya era conocida su fabricacion, pues 
entre las cuentas del casamiento de la Prin- 
cesa Isabel con el Elector Palatino, en 1612, 
se hace mencion del encaje napolitano en 
seda negra. 

Cesar Vecellio hace grandes elogios de los 
encajes de hilo de la hermosa isla volcanicay 
mediterranea Ischia, situada al norte de la 
bahia de Napoles. Se conocia esta industria a 
fines del siglo xvi. Actualmente produce el 
encaje para servicio de mesa y cortinajes, y, 
aunque resulta sencillo, es de muy correcto 
dibujo. Napoles ha perdido importancia y 
solo fabrica encaje vulgar, que es vendido en 
sus calles. 

Respecto de la industria encajera genove- 
sa, conocense pormenores que senalan la fa- 
bricacion de encaje en el siglo xv. Despues 
de las imitaciones que Genova ejecuto en los 
trabajos de hilo de Chipre, emprendio la ela- 
boracion de los encajes de oro y plata; pero 
gravado el hilo de oro con un impuesto de 
cuatro dineros por cada libra de valor del 
metal empleado, que lie- 
go a importar en nueve 
anos setenta y tres mil 
trescientas ochenta y 
siete libras, produjo el 
decrecimiento de la en- 
cajeria y la emigracion 
de las obreras. 

A partir del primer 
tercio del siglo xv, y 
hasta principios del xvn, 
siguio fabricandose es- 
casamente el encaje de 
hilo de oro y plata, y 
continuadamente el de 
seda negra y colores, re- 
produciendo los puntos 
de Venecia hasta la mi- 
tad del siglo xvn, en que 
el encaje de Genova es 
de uso general en Euro- 
pa aplicado a la indu- 
mentaria femenina en 
cuellos, delantales, pa- 



fioletas, bandas y panue- 
los. Vuelve en el siglo 
xvin el encaje de oro, 
plata e hilo y el punto de 
Genova a ser una indus- 
tria preferente del co- 
mercio genoves. La pro- 
hibicion por las leyes si- 
cilianas de la Republica, 
de usar encajes de oro y 
plata en el interior de la 
ciudad. produjo resulta- 
dos beneficiosos a los en- 
cajes de hilo, que consti- 
tuian, por su perfeccion, 
los adornos de los lien- 
zos y telas mas ricas. Al 
igual de Flandes y Ve- 
necia, se resintio de las 
patrioticas disposiciones 
de Colbert en favor de 
la encajeria francesa. 

A mediados del si- 
glo xix, la industria en- 
cajera genovesa habia de- 
crecido de manera nota- 
ble; apenas existian cen- 
tros y empresas que co- 
lectivamente trabajaran 
encajes. Las operarias eje- 
cutaban en su casa los 
encargos de los comer- 
ciantes con el material y 
dibujos que estos les en- 
tregaban. La fabricacion 
se extendia a todo lo lar- 
go de la ribera de Geno- 
va, Albisola y Santa Mar- 
garita. Actualmente son 
los centres mas impor- 
tantes de esta fabricacion 
Luxada, Santa Margarita 
y Rapall. Se dedican a la 
elaboraciondel encaje las 
mujeres e hijas de la 
gente de mar, y, princi- 
palmente, de los pesca- 
dores de coral, pues se 




PUNTO DE MARF1I. 



distraen en parte, de la 
inquietud en que viven 
durante las largas y peli- 
grosas ausencias de sus 
maridos y padres respec- 
tivos, y. al propio tiempo, 
contribuyen, asi, a las 
atenciones de la fa m ilia. 
En los libros parroquia- 
les de Santa Margarita se 
encuentran partidas que 
perpetuan donacioneshe- 
chasa la Iglesia, de enca- 
jes destinados al culto, y 
entre dichosdocumentos 
tigura unaofrenda votiva 
de las postrimerias del si- 
glo xvi, dando gracias de 
una provechosa y abun- 
dante pesquera de coral. 
En Chiavari se ejecuta 
encaje de hilo bianco, de 
muy buen gusto, y de va- 
riadisimas calidades, que 
exportan a America. Con 
el tiempo se hizo. ade- 
mas. una Honda negra, 
imitncion de Chantilly 
quese extendio prodigio- 
samente y alcanzo gran 
aceptacion en todos los 
mercados de Europa y 
America. A mitad del si- 
glo xix empezaron a de- 
dicarse a la fabricacion 
del guipure, que expor- 
taban a Francia, dedican- 
dose a ella. no solo casas 
industriales encajeras, si- 
no tambien la clase me- 
dia. Los maestros enca- 
jeros y destajeros reciben 
los pedidos de los comer- 
ciantes, se encargan de 
hacerlos ejecutar, facili- 
tando, como se ha indi- 
cado, a los encajeros el 
material (seda o hilo) el 



349 




(u) 



ADORNO DE PUNTO DE MILAN PARA MANGAS. SIG1.O XVII 



hacian primores, no 
percibian por su es- 
merado trabajo mas 
que un franco y me- 
dio de jornal. 

En Albisola, villa 
de hermosos jardi- 
nes a orillas del Me- 
diterraneo, situada a 
cortadistancia de Sa- 
vona, se ejeeutan en 
hilo bianco, negro y 
en seda de diferentes 
colores, estimados y 
artisticos encajes que 
ban sido objeto de 
considerable expor- 
tacion, muy particu- 
larmente a Espana. 
Data de antiguo. En 

la mayor parte de las iglesias de Albisola se 
conservan algunos ejemplares importantes de 
su fabricacion, ofrendas de damas piadosas 
que corresponden a principios del siglo xvn; 
y se han encontrado pergaminos dibujados y 
picados para encajes al bolillo pertenecientes 
a la segunda mitad del siglo xvi, algunos ex- 
traordinariamente sencillos. Utilizabase la 
mayoria de ellos para 
adornar coquetona- 
mente los delantales y 
velos; que, seguntra- 
dicional costumbre, 
las jovenes de la alta 
nobleza elegian entre 
los encajes de Albi- 
sola adornos, con oca- 
sion de su boda. 

En la epoca prospe- 
ra de este encaje, los 
principes y senores ita- 
lianos hacian deman- 
das importantes de en- 
caje de Albisola, y muy 
amenudo.cuatroenca- 
jeras trabajaban jun- 
tas en un mismo ace- 

ADORNO DE PUNTO DE MILAN PARA MANGAS. SIGLO XVII HCO O almohada, Cm- 



cual se pesa al cntregarlo para elaborar el 
encaje, y se vuelve a pesar al devolver el tra- 
bajo, con objeto de que no quede duda de 
que se ha consumido todo el material en- 
tregado. (Jrandes fueron los rendimientos 
que produjo el trafico de los encajes genove- 
ses: llegaron a hacerse tbrtunas; lo cual no 
ha de sorprender. pues aunque las encajeras 




3 5o 




(s) PANOLETA 1)K PUNTO 

pleando sesenta do- 
cenasde bolillos. Las 
mujeres de Albisola, 
lo propio que las cata- 
lanas, recurren al en- 
caje para aumentar 
los ingresos del ho- 
gar. Como en pobla- 
ciones de nuestro li- 
toral, cada maestra 
empleaba y dirigia 
en su casa. o tuera de 
ella, a determinado 
numero de opera- 
rias, proporcionan- 
doles los patrones 
que pican ellas mis- 
mas, asignandoles 
un jornal, que oscila 
de diez sueldos a dos 
liras. Recuerdan con 
orgullo las viejas en- 
cajeras que en Albi- 
sola ejecutaron los 
hermosos y delica- 
dos encajes que en- 
cargaron los comer- 
ciantesde Milan para 
la coronacion de Na- 
poleon I. Fueron tan 
habiles los encajeros 
italianos que duran- 
te algun tiempo se 




(T) 



PETO DE PUNTO DE MILAN. SIGI.O XVII 



DE MILAN. SIGLO XVII 

dedicaron a la imi- 
tacion de los encajes 
antiguos; y los ven- 
dian, como tales, a 
los viajeros. Nocon- 
tenta la encajeria ge- 
novesa con ser con- 
siderada como maes 
tra de los procedi- 
mientos indicados, 
quiso progresarmas, 
y facilito al comercio 
un elegante y lini- 
simo punto llamado 
argentella, de campo 
variadisimo , donde 
hermanase lajloreci- 
lla de Drcsde y el ojo 
de perdi%, caracteris- 
tica de la porcelana 
de Sevres de la epoca 
de Luis XV. Al pre- 
sente es muy esti- 
madisimo este enca- 
je. Raras veces se en- 
cuentra en el comer- 
cio; y cuando apare- 
ce, esta en manos de 
anticuarios que pi- 
den por ellos lo que 
se les antoja. Los al- 
deanos de Albisola 
fabrican el encaje de 

35. 



fibra de aloes en su color natural o tenido 
de negro enteramente, igual al del llano de 
Barcelona, con la sola diferencia de que el 
italiano no puede sufrir el blanqueo. Esta 
circunstancia no es rara en la encajeria, pues 
todos los puertos y ciudades de importancia 
maritima antigua presentan casos como el 
referido, y muchisimos encajes analogos a 
los extranjeros se ejecutan en Cataluna, que 
se clasifican como tales, o viceversa. 

Como consecuencia de lo que se acaba de 
manifestar, respecto de la igualdad de proce- 
dimiento en diversas naciones, seria imper- 
donable pasar por alto otro trabajo genoves, 
identico o semejante al que se elabora en Es- 
paiia, y especialmente en Castilla y Cataluna, 
y que hasta tiene la propia aplicacion. Nos 
referimos a un ingenioso y bonito trabajo 
que se fabrica mucho en los pueblos de las 
orillas de la costa de Genova, en sus escuelas 
y conventos. Consiste en anudar los hilos del 
tejido siguiendo un dibujo geometrico, for- 



mando una larga tranja. Se aplica en los ca- 
bos de los manteles y servilletasadamascadas. 
Se conoce con el nombre procedente del ara- 
be, macrame. Se ejecuta a la perfeccion en 
Chiavari y en el Albergo de Poveri de Ge- 
nes*. Tambien se dio el nombre de macrame 
a una franja de algodon, seda negra o hilo 
con que se guarnecen los abrigos, vestidos, 
velos y otras prendas de indumentaria feme- 
nina. 

Las franjas macrame del Albergo de Po- 
veri se hacian antiguamente de forma cua- 
drada. A mitad del siglo xix la Baronesa 
de Asti llevo de Roma un mantel ricamente 
adornado, que sirvio de modelo, lo que dio 
resultados muy satisfactorios. Actualmente 
se ejecuta una variadisima coleccion de dibu- 
jos, y se hacen verdaderas maravillas en este 
linaje de adornos, que sirven para enriquecer 
paramentos destinados al culto, algunos con- 
servados en nuestros templos. 

CARLOS DE BOFARULL. 




(v) 
362 



TROZO DE VOLANTE DE ALBA. ENCAJE ITALIANO. SIGLO XVII 




MANUEL BENEDITO 



Ki. SERMON, EN SAI.VATIERRA DE TORMES 



MANUEL BENEDITO 



VALENCIA sostiene en la actualidad su 
tradicion pictoricacon intensidad y bri- 
llantez. Aquella tierra privilegiada continua 
produciendo pintores en cadageneracion, que 
sorprenden al mundo artistico con su gloria 
alguno, con su talento todos, y que son viva 
muestra de una raza escogida y fecunda en 
creadores. 

En Valencia nacio Manuel Benedito 
cuando ya eran maestros Pinazo, Domingo, 
Mufioz Degrain y Sala, y cuando otro valen- 
ciano muy joven entonces, casi nino, comen- 



zaba su aprendizaje, que pocos anos despues 
habia de dar tan brillantes frutos que hicie- 
ran famoso su nombre y glorioso una vez 
mas el arte espanol. 

Benedito mostro desde luego una decidida 
vocacion y disposicion poco frecuente para 
el dibujo. Dedicaronle a la pintura, y a los 
doce anos ya era alumno de la Escuela de 
Bellas Artes de San Carlos, en su ciudad na- 
tiva. Curso con brillantez los estudios de 
aquella Escuela, trabajo bien y mucho, dis- 
tinguiose entre sus condiscipulos; pero nada 



1913. II. N. 10. 



353 



mas. El, que poseia un temperamento refi- 
nado, que necesitaba para el desarrollo del 
arte que bullia en su juvenil inteligencia, 
horizonte, campo, innovacion, algo que no 
podia improvisar y mucho que era imposible 
que le inspirara la ensefianza de una Acade- 
mia semioficial, por escogida y eminente que 
sea, como lo es sin duda la de San Carlos de 
Valencia, se encontraba en uno de esos mo- 
mentos de indecision, de desaliento porque 
han pasado tantos artistas, y del que la fortu- 
na, la casualidad o la constancia, la constan- 
cia las mas de las veces, es la que marca al 
fin el camino 
seguro y firme. 
En este caso 
no fuc otra cosa 
la que habia de 
determinar el 
impulso al jo- 
ven pintor, mas 
quelaaparicion 
de su paisano 
Joaquin Soro- 
lla, realizando 
un arte nuevo, 
pintando alaire 
libre en la pla- 
ya del Cabanal. 
Sorollayahacia 
algunos a n o s 
que habia sali- 
do de Valencia 
pensionado por 
aquella Diputa- 
cion. Habia es- 
tado en Italia y 
en Paris, y esta- 
bleciose por ul- 
timo en Ma- 
drid. Tambien 
el habia sufrido 
momentos de 
vacilacion y de 
desaliento. Por 
verdadera adi- 
vinacion habia 
pintado a los MANUEL BENEDITO 




veinte afios El dos de Mayo, copiando sus 
modelos puestos al sol; pero despues vacilo 
en la tendencia que habia de seguir, y mo- 
mentaneamente cedio ante el arte de com- 
prension mas tacil, mas en consonancia con 
los gustos de aquellos afios y las preferencias 
del publico y de los jurados oficiales. Esta 
transaccion la representa su obra El entierro 
de Cristo. Pero las vacilaciones de Sorolla 
fueron pasajeras. Volvio a la sinceridad pic- 
torica tan en consonancia con sus inclinacio- 
nes; desecho todo amaneramiento y transi- 
gencia, y se lanzo convencido de que para 

el no habia mas 
maestro que el 
natural, a su es- 
tudio, con tal 
empuje que po- 
co despues con- 
solidaba en a- 
quel sentido un 
renombre uni- 
versal. 

Cuando tra- 
bajabaenlapla- 
ya de Valencia, 
despues de su 
peregrinacion, 
ya era el autor 
de Otra Marga- 
rita, y se dedi- 
caba entonces a 
la ejecucion de 
sus dos mas no- 
tables cuadros 
de aquella epo- 
ca: Bendicion de 
la barca y La 
vuelta de la pes- 
ca; con el ulti- 
mo de los cua- 
les obtuvo en 
Paris al ano si- 
guienteuname- 
dalla, la catego- 
ria de hors con- 
coursy el honor 
AUTO-RETRATO de que el cua- 



351 




CLEO DE MERODE 

FOR MANUEL BENEDITO 



dro fuese adquirido por el Estado trances 
con destine- al Museo del Luxemburgo. 

Sorolla pintando al sol, copiando de ma- 
nera sencilla, energica y hasta violenta a ve- 
ces, cuanto se presentaba a su vista en aque- 
lla luminosa, pintoresca y tan intensa de luz 
y color, playa levantina, fue para Manuel 
Benedito un mundo de arte totalmente nuevo 
que se abria a sus ojos como revelacion ma- 
gica, descubier- 
ta, no obstante, 
en la mayor sim- 
plicidad, tan solo 
con la presencia 
de aquel hombre 
modesto , diria- 
se un trabajador 
mas de aquellas 
playas, de cuyos 
pinceles manaba 
la reproduccion 
fiel de la verdad 
y la luz que a to- 
dos los envoi via 
en aquella exu- 
berante natura- 
leza. 

Benedito, des- 
de aquel instan- 
te, se dejo guiar 
por Sorolla. El 
maestro por su 
parte distinguio 
en su nuevo dis- 
cipulo condicio- 
nes muy salien- 
tes para la pintu- 
ra. Unoy otrosu- 
pieron apreciar- 
se, y al regresar a Madrid Sorolla, siguiole 
Benedito, y trabajo durante algim tiempo 
identificado con el arte de su maestro. Hizo 
algunos retratos, paisajes, estudios de varios 
generos y se dio a conocer como artista so- 
bresaliente en la Exposicion General de Be- 
llas Artes de 1897, en la que le fue concedida 
una tercera medalla. Varias son las obras con 
que figuro en aquel certamen, la mas impor- 

356 




MANUEL 
BENEDITO 



tante era El aseo despues del trabajo, en la 
cual, si bien se echaba de menos cierto es- 
tudio y buen gusto, que ya se advertian en 
otras obras de este joven valenciano, mos- 
traba un temperamento y un aliento en su 
autor, poco vulgares. A seguida de este su 
primer triunfo, continue trabajando con asi- 
duidad y entusiasmo, siempre bajo la direc- 
cion de Sorolla. Su nombre se hizo pronto 

conocido.expuso 
en diferentes cer- 
tamenes y dio di- 
bujos para diver- 
sas publicacio- 
nes. Asi, cuando 
dos anos mas tar- 
de, en 1899, as- 
piro a una de las 
plazas de pensio- 
nados en Roma, 
la obtuvo en jus- 
ticia. 

Era aquella la 
primera vez que 
Benedito salia de 
Espana. Con ha- 
ber sido mucha 
su admiracion y 
entusiasmo en 
Roma y en Flo- 
rencia ante las 
creaciones prodi- 
giosas de los pri- 
mitives italianos 
y las de los ge- 
nios del Renaci- 
miento, habia al- 
go en Italia que, 
por afinidad de 
sentimiento artistico, habia de seducirle y 
enamorarle mas que todo: el gran arte ve- 
neciano, ya conocido en parte por el en 
sus visitas y estudios en el Museo del Pra- 
do. De los cuatro anos que duro su pen- 
sion, dedico casi uno entero a la ciudad de 
Venecia. No se contento con estudiar en 
aquel Museo y en las iglesias de la ciudad 
los cuadros de los maestros de aquella escue- 



lr\ 







la, sino que tambien produjo obras, y una puesta en el certamen internacionalcelebrado 
muy notable: La vela veneciana, que fue ex- aquel ano alii mismo. La luminosidad del 

lienzode Benedito, 
su atrevimiento en 
aquel contraste de 
los colores amari- 
llo. el de las velas 
de las barcas de la 
laguna, y elazul in- 
tenso del agua, hi- 
cieron que la obra 
se colocara en sala 
aparte, por estimar 
losorganizadoresde 
la Exposicion, el 
grave perjuicioque 
ocasionaria tanta 
luz y colorido a los 
cuadros inmedia- 
tos. La obra fue ce- 
lebrada y adquirida 
en aquel entonces. 
Durantc la epoca 
que duro su pen- 
sion, visito por vez 
primera Paris y Ho- 
landa. En Paris 
comprendio y estu- 
dio todo el alcance 
y trascendencia que 
representaban para 
la marcha del arte 
las obras de los pin- 
tores franceses mo- 
demos, y casi toda 
la escuela de los 
impresionislas. La 
Olimpia, de Manet, 
y los paisajes y figu- 
ras al aire libre de 
Monet, Sisley, Pis- 
sarro, Renoir y to- 
dos aquellos que 
forman la colec- 
cion Caillebote, en 
el Museo de Lu- 
xemburgo, fueron 

EL ORGANISTA DE SALVATIERRA p3Ta el nUCVa leC- 




MANUEL BENEDITO 



359 



cion, que debia confirmarle en su camino 
pictorico. Y puede recordarse quealgunosde 
sus compaiieros de viaje, artistas espanoles, 
jovenes asimismo, no participaban de los en- 
tusiasmos dc Benedito ante tanta innovacion, 
y unos y otros sostenian curiosas charlas y 
discusiones 
acerca del 
p o r v e n i r y 
orientacio- 
nesdcla pin- 
tura. La Ex- 
posicion l.I- 
n i versal de 
H)00, aqucl 
c e r t a m e n 
tan impor- 
tante desde 
el pun to de 
vista artisti- 
co, Cue visi- 
tado por Be- 
nedito, y alii 
pudo com- 
placerse con 
el t r i u n fo 
conseguido 
por su maes- 
tro Sorolla, 
el cual, con 
su medalla 
de honor ob' 
t e n i d a d e 
man era tan 
b r i 1 1 a n t e y 
u n a n i rn e , 
q u e d a b a 
consagrado 
como unodc 
los pin tores 
mas saliente 
de todos los paises. Volviose luego a Italia 
nuestro artista, donde debia terminar su pen- 
sion. Ksta finalizaba en 1904. Es aquella fe- 
cha memorable en los anales de la pintura 
espanola moderna. En ella presentaron sus 
trabajos, dando por terminados los estudios y 
la pension, tres pintores notables: Benedito, 




MANUEL BENEDITO 



Chicharro y Alvarez de Sotomayor. Benedito 
presentaba, Canto VII del Infierno del Dante; 
Chicharro, El poema dc Armida y Reinaldo; y 
Sotomayor, OrJ'eo perseguido por las bacan- 
tes. Las tres obras, con ser muy distintas en 
todo, excepto en merito, tenian, no obstan- 

te, cierta se- 
mejanza en 
la tenden- 
cia y en la 
concepcion , 
mostraban 
un caracter 
poetico.nue- 
vo entonces 
en el arte es- 
paiiol , que 
denotaba ha- 
ber sidocon- 
cebidas en 
medio ana- 
logo y bajo 
las mis mas 
influencias. 
Al ser ex- 
puestosestos 
trabajos en 
Roma, tu- 
vieron felici- 
sima acogi- 
da. Despues 
fueron cono- 
cidos en Ma- 
drid en laEx- 
posicion Ge- 
neral de Be- 
llas Artes de 
1904, y todos 
recuerdan el 
exito alcan - 
zado enton- 
ces por los tres jovenes pintores. Porlo que se 
reliere a nuestro artista, su obra reflejaba un 
marcado progreso en relacion con las que 
hasta entonces habia realizado. Conservaba 
todo el realismo que caracterizaban sus obras; 
pero habia ganado en el manejo del material 
empleado, en el dominio de la tecnica, en 



RETRATO DE LA SENOR1TA M. L. B 



360 




VIEJA HOLANDESA 
FOR MANUEL BENEDITO 



sabidun'a del oficio, y mas parecia aquello 
de mano de consumado artista, que de joven 
maestro. Era asimismo un acierto como ex- 
presion de aquel episodic, uno de los pasajes 
mas profundos y bellos del infierno tragica- 
mente poetico que 
nos dio a conocer 
Dante. Con este lien- 
zo obtuvo merecidas 
recompensasy hono- 
res. Lo adquirio un 
Museo americano. 

Instalado de nue- 
vo en Madrid el pin- 
tor, hizo algun retra- 
to y cuadros de tipos 
castellanos y andalu- 
ces. Deseoso de dar 
mas novedad al co- 
lorido de sus cua- 
dros, estimando, en 
su legitimoafan pro- 
gresivo, algo duras, 
escasas de ambiente 
aquellas produccio- 
nes suyas, achacando 
esto en cierto modo 
a los modelos y al 
medio en que cnton- 
ces producia, y quien 
sabe si por alguna 
otra razon que, in- 
conscientemente, le 
arrastraba a una na- 
turaleza diferente de 
la suya, Benedito 
marcho, animoso y 
decidido, a realizar 
en Bretana una serie 
de obras, en las que 
dominaran.exterior- 
mente la atmosfera MANUEL BENEDITO 
suave tibia y envuel- 

ta de aquella pintoresca peninsula, y en la 
vida interior de los modelos y en su alma, 
algo de la naturaleza persistente e inmutable 
de aquella raza que permanece, despues de 
quince siglos de posesion de la tierra armo- 

362 




ricana, con su eterno idealismo que les ayuda 
a conservar su personalidad manifestada en 
su traje y sus costumbres, en su lengua, sus 
creenciasy supersticiones. Para una mentali- 
dad refinada, es aquel pais un pais de ensue- 
nos y de amores, y 
un latino, un levan- 
tino espanol como 
Benedito, tenia que 
encontrar en aque- 
llos modelos, espe- 
cial mente en las tan 
singulares mujeres 
bretonas, inspiracion 
para su arte. Y asi 
fue: Pescadoras bre- 
tonas es un lienzo so- 
brio y sencillo, en el 
cual su autor dio la 
nota pintoresca de 
las escenas que se 
desarrollan en aque- 
llas costas. Otras 
obras menos impor- 
tantes como tamafio 
y composicion, pero 
mas intensas y acer- 
tadas, como Madre 
bretona, completan 
la serie de las obras 
del artista, pintadas 
durante el ano de 
igo5 en la costa me- 
ridional de aquella 
region francesa.espe- 
cialmente en el puer- 
to de Concarneau. 

Siempre son feme- 
ninos los modelos de 
aquellos cuadros; por 
excepcionapareceun 
RETRATO modelo de hombre; 
se ve que el artista 

estaba impresionado ante aquellas mujeres 
singulares de belleza particular. El pintor es- 
panol, por instinto, por simpatia, tal vez por 
diferencia, se compenetra con aquel femenino 
tan seductor, y no olvida facilmente a las mu- 




PEQUENO PESCADOR 

FOR MANUEL BENEDITO 




JUNTO AL MOLING 

FOR MANUEL BENEDITO 



I 




o 

3 

U! 
U) 



W 
D 
z 



O 
a. 













TIPOS HOLANDESES 
FOR MANUEL BENEDITO 




g 

3 
u 

w 
a 

j 

Id 

a 

< 
s 

A 

2 



o 

u 
ct 



jeres bretonassencillamente vestidasde negro, 
con sus caprichosas cofias blancas, cuyo recuer- 
do intenso y poetico perdurara eternamente 
en su temperamento observador y sensitive. 
En los anos siguientes, Benedito entusias- 
ta admirador de los grandes pintores espano- 
les del siglo xvn, sobrios de tecnica, de eje- 
cucion robusta y fuerte, aspira a dar a sus 
obras estas cualidades, de que adolecen, a su 
sentir, en cierto modo. Busca en estos anos 
ante todo sobriedad. firmeza, construccion 
en su manera de hacer, y en busca de am- 
biente y modelos los mas propios para lucir 
estas cualidades, va a la provincia de Sala- 
manca. Dos campanas le ocupan en esta 




MANUEL BENEDITO 



orientacion, la una en Candelario, donde 
pinta entre otras obras las que titulo El Bau- 
tii(O, y La alegria de la casa; el ano siguiente 
trabajo en Salvatierra de Tormes, y de alii 
trajo los conocidos cuadros: El organista de 
Salvatierra y El Sermon. 

En su afan progresivo, en su deseo de 
adelantar siempre, en la inquietud natural de 
todo artista moderno que persigue un mas 
alia, algo mejor, el cree ver en aquellas obras 
de tipos salmantinos ciertas durezas, rigidez 
y pobreza de color, y con objeto de suavizar 
su paleta, de dulcificar su modalidad expre- 
siva, busca nuevo campo de accion y marcha 
a trabajar a Holanda en 1909. 

Su estancia de cinco me- 
ses en Volendam, pue- 
blecitode pescadores ho- 
landes, a orillas del Zui- 
dersee, es juzgada por el 
propio pintor como la 
campana mas aprove- 
chada de su vida. Vuel- 
ve en ella a contrastar 
su naturaleza latina, es- 
panola, con la de sus 
modelos mas extranos 
aiin todavia para el en 
Holanda que en Breta- 
na. Multitud de apun- 
tes, de cuadros, de cabe- 
zas de tipos singulares 
son el producto de su 
trabajo en esta tempo- 
rada. Por su importan- 
cia descuella entre todas 
Sdbado en Volendam, una 
escena de barberia de 
aquellos pescadores, que 
despues de pasar la se- 
mana entera en el mar 
se preparan a un dia de 
reposo y de beberia, en- 
domingandose cumpli- 
damente. Tambien Inte- 
rior holandes es otra no- 
ta intensa y fuerte que 
PESCADORES HOLANDESEs avalora la produccion 



370 



del artista en este viaje. En 1910, Benedito 
expuso en el local deBlanco y Negro, en 
Madrid, gran parte de aquellas obras, confir- 
mando unavez mas sus triunfos en Espana. 

De entonces aca se ha dedicado mas espe- 
cialmente al retrato, en Madrid, y en Paris, 
donde estuvo gran parte del aiio 1911. El re- 
trato de Cleo de M erode, y otros muchos de 
esta su ultima epoca demuestran un esfuerzo 
del pintor tras una nueva tecnica simplifica- 
da, al menos en su apariencia. Procede por 
ligeras veladuras sobre la base del bianco del 
lienzo, conservando bien el dibujo fuerte, y 
buscando la caracterizacion del personaje. Se 
advierte que esta es su 
preocupacion, el movil 
del que pudieramos lla- 
mar nuevo y reciente 
estilo del pintor. 

En los ultimos aims 
sus triunfos continuan 
sin interruption. En la 
Exposicid de Retratos 
de Barcelona, de 1910. 
y en el ultimo certa- 
inen artistico celebrado 
en Valencia, fueron sus 
obras acogidas con en- 
tusiasmo legitimo. 

Como puede adver- 
tirse por esta sucinta 
relation acerca de Be- 
nedito, sus anos de ju- 
ventud han sido de la- 
bor intensa. En ellosha 
habido no pocos cam- 
bios, unos de ambien- 
te en que envolver sus 
producciones, sin duda 
en busca de novedad. 
Ir a buscar novedad en 
la interpretation de los 
tipos y el paisaje bre- 
ton u holandes estimo 
que fue un error. Aun 
cuando las obras que 
de alii trajera fueran 
notables, como seran MANUEL BENEDITO 



siempre las de este artista, no son, no pueden 
ser reflejo de aquellas razas tan diferentes de 
la nuestra, faciles de sentir, dificiles de co- 
nocer, y casi imposibles de expresar para 
quien no este identificado con el alma y la 
modalidad tan singulares de aquellos paises. 
<jEs que Benedito fue alia por huir de se- 
mejanzas que pudicran resultar de sus obras 
con otras espaiiolas que retrataran tipos na- 
cionales? Esto es inadmisible. El tiene talen- 
to sobrado para dar a sus creaciones perso- 
nalidad siempre. Ademas, Espana es tan 
varia, que en unas y otras regiones encontra- 
ria algo nuevo que le impresionara y que 




SABADO 



371 




MANUEL BENEDITO 

pudiera hacer suyo, mas original segura- 
mente, mas identificable con su espiritu cas- 
tizo que los tipos bretones u holandeses, tan 
reproducidos ya unos y otros por los pintores 
de casi todos los paises. En cuanto a los 
cambios de tecnica, que en Benedito hemos 

372 



MADRE BRETONA 



senalado, son mas que excusables: su afan 
de ir siempre mas alia en el dominio de su 
saber y de su maestria los explican cumpli- 
damente. No hay que olvidar que, a pesar de 
la production ya numerosa de este pintor, 
y de ocupar justamente uno de los prime- 







MANUEL BENKDITO 



LOS ABUELOS I'lK 



ros puestos entre nuestros 
mas insignes artistas, el 
aiin es joven. Por tanto, 
si ha titubeado alguna vez 
en estos anos, la falta es 
de poca monta y no em- 
pafiaria siquiera la bri- 
llante carrera y porvenir 
que le aguardan. Kl cono- 
ce perfectamente el buen 
camino, el que mas cua- 
dra al temperamento pic- 
torico espanol en general, 
y al suyo, ya tan mani- 
liesto, en particular. Pero 
insistir en lo mucho que 
se puede esperarde Bene- 
dito, seria tal vez indicar 
que el es mas una espe- 
ranza que una realidad. 
Senalar lo mucho que 
este pintor es hoy, y tra- 
tar, aun cuando no fue- 
ra mas que ligeramente. 
de su desarrollo artistico 
hasta el presente, fue lo 
unico que me propuse. 
A. DE BERUETE Y MORET. 




MANUEL BENEDITO 



EL INF1ERNO DE DANTE 



375 




(A) 



TIMPANO DE LA CAPILLA DE SAN MIGUEL 



FERRER BASSA 



DE LAS CONFERENC1AS DE ARTE ORGANIZADAS FOR EL MINISTRO DE INSTRUCCION PUBL1CA, 

EN EL ATENEO DE MADRID 



LLAMADO a tomar parte en el Curso de 
Arte organizado por el Ministro de Ins- 
truccion en el Ateneo de Madrid, aun cuan- 
do no se me impuso el tema, creime especial- 
mente indicado para hablar de pintura cata- 
lana y de los maestros a quienes se llama los 
Primitives de la pintura; ya que tras de haber- 
les dedicado dos tomos como cuatrocentistas, 
tenia y ten go en publicacion los trecentistas. 
De no haberlo entendido asi, tal vez hubiers 
preferido hablar de nuestra pintura del Re-- 
nacimiento, tanto o mas desconocida que la 
medio-eval hasta la publicacion de mis obras, 
y, por lo mismo, causa de que se manifieste 
en libros y en discursos que no se pinto en 
Cataluna en el siglo xvi; que esto dijo mi 
companero de conferencias el doctor Mayer 
del Museo de pintura, de Munich, obligan- 
dome a rectificarle. Pero como de esa pintura 
yo no he publicado sino mi estudio sobre el 
maestro Pere Serafi, llamado el Greek por 
sus contemporaneos, a causa de lo castigado 
de su dibujo, no crei que se me llamaba para 
tratar de los maestros del Renacimiento, sino 



para ocuparme en los Primitives de la pin- 
tura catalana. ^Pero, que iba a hacer en dos 
conferencias ni aun en tres como resultaron? 

Siendo imposible, ni con celeridad, pre- 
sentar los primitivos catalanes, a contar del 
siglo x en que se dan a conocer, y los he 
dado a conocer en mi obra en publicacion, 
La pintura mig-eval catalana, teniendo que 
circunscribirme, y considerando que es mate- 
ria nueva la que estudio, y que, por ser nueva, 
causa maravilla que nadie la hubiera tocado, 
considere mas de conveniencia cenirme a 
un momento dado de nuestra historia picto- 
rica, a la epoca de los trecentistas, ya que 
tan glorioso resulta para la cultura y pintura 
catalanas: pues fuera de Italia no hay otra es- 
cuela trecentista mas que la nuestra; de suer- 
te que solo de nosotros se puede decir, con 
verdadero conocimiento,queseguimos, desde 
luego, la tonica regeneradora de la pintura 
que dene por maestros a Gioto y a Simon 
Martino. 

Todavia me era necesario reprimirme 
dentro del tema de los Trecentistas; pues, 



376 



atin para una lectura, sin comentarios, de lo 
que tengo publicado sobre ellos no disponia 
de tiempo con las dos conferencias, ni con 
las tres. ^Cual fue, en definitiva, mi reso- 
lucion? Desde luego, de no mirar mas que 
al exito personal, lo aseguraba con cenir- 
me a dar a conocer la obra de dos maestros: 
de Ferrer Bassa, el maestro del Convento de 
monjas de Pe- 
dralbes, de las 
c e r c a n i a s d e 
Barcelona, y de 
Jaime Serra, el 
maestro de las 
monjas del San- 
to Sepulcro de 
/aragoza; por- 
que esta pin- 
tura yo la he 
visto y fotogra- 
liudo y publica- 
do; pero puedo 
decir que nadie 
mas la ha vis- 
to ni la puede 
ver, porque si 
yo consegui del 
senorObispode 
Barcelona Car- 
denal Casanas 
permiso para 
entrar en el 
Convento de 
Pedralbes, tam- 
bien lo obtuve 
del senor Arzo- 
bispo de Zara- 
goza tras dos 
anos de ruegos, 
siiplicas y gas- 



Ya esto por delante, vi entonces claro lo 
que habia de ser fin de mis conferencias, esto 
es, el conocimiento cierto que he alcanzado 
de nuestra pintura trecentista; pues, con solo 
anadir, a los dos maestros dichos, a Pere Serra, 
iba a resultar de toda evidencia esa escuela 
trecentista honra y gloria de Espana, porque 
los tres juntos responden por sus obras vis- 
tas, documenta- 
das, a esas tres 
fechasqueabra- 
zan todo el si- 
glo: 

FERRER BASSA 




'343 

JAUME SERRA 



(B) DECORACION DEL ARCO. LA CASTIDAD 



tar inlluencias, 

y aim cuando estos permisos pueden reno- 
varse, yo que los hubiera necesitado de 
nuevo para solventar dudas, que casi siem- 
pre resultan al dar definitiva forma a los 
apuntes, no he podido conseguirlo por ha- 
berse acumulado las restricciones con que 
se detiende la clausura monacal. 



PERE SERRA 
'393 

Cierto que ha- 
ciendolo asi me 
p e r j u d i c a b a ; 
pues en lo hi- 
potetico, como 
atribucion a es- 
tos yotros maes- 
tros, quedaban 
hermosisimas 
tablas y muy 
hermosas mi- 
niaturas; pero, 
por lo mismo 
que en ellocabe 
discusion, crei 
que era mejor 
quecargaracon 
la critica de ha- 
ber dejado de 
ladolos lazosde 

union entre estos tres maestros entre si, y los 
del primero con los trecentistas del primer 
tercio del siglo, puesto que transcurrido ape- 
nas.ya comparece en obras desgraciadamente 
perdidas, a lo menos a mi conocimiento, que 
no dejar en el animo del publico, aunque 
docto, sin preparacion para tanta novedad, 



377 




w 
o 
i 
z 



-J 



U 

<c 

u 

Q 

OJ 

O 

5 
u 
h 

2 




u 

D 
O 



CO 

w 
Q 



o 



Q 
OS 

g 

5 
u 
h 
z 



la duda de si habia llegado al conocimiento 
cierto de nuestra pintura trecentista, ya que, 
cinendome a los tres maestros citados, no se 
podia negar que por solo ellos sabiamos lo 
que fue nuestra pintura en el gran siglo de su 
verdadero renaci- 
miento. Penetrar 
en el misterio de 
nuestra propia 
restauracion ar- 
tistica, a mi mis- 
mo se me anto- 
jaba dificil , aim 
cuando era de to- 
da evidencia que 
Pere Serra no po- 
dia haber pintado 
como pinto sin ha- 
ber estudiado, o 
con los maestros 
o con la obra de 
los florentinos, y, 
en particular, con 
la de los Sieneses. 
Esto ya lo dije en 
mis Cuatrocentis- 
tas, con aproba- 
cion de todo el 
mundo, menos 
de la tierra de mi 
campanario mu- 
nicipal, pues u n 
infeliz com pan e- 
ro, infeliz porsu 
desastroso fin, 
lo llamo nove- 
la, porque para 
el nuestro arte 
cuatrocentista era 
teutonico. Pero el 
dia en que conse- 
gui penetrar en 

Pedralbes y ver la capilla de San Miguel, cu- 
yas paredesguardan las unicasobras que tengo 
conocidas de Ferrer Bassa, el misterio habia 
desaparecido, porque en donde yo habia pene- 
trado era pura y simplemente en una peque- 
na, modesta capilla, es cierto; pero no por eso 




distanciada, hasta romper la menor relacion, 
de aquellas grandes , incomparables capi- 
llas, la alta y la baja de Asis y la de Padua, 
verdaderos museos por si solas del trecentis- 
mo italiano. Es decir, dentro de la capilla de 

San Miguel de Pe- 
dralbes, me en- 
contre en plena 
Italia, no delante 
de un Giotto y de 
un Martino, sino 
delante de un dis- 
cipulo de las dos 
grandes escuelas 
toscanas, la de 
Florencia y la de 
Siena. 

No por acto re- 
flexivo, sino por 
mera impresion, 
deduje, desde 
luego, que el au- 
tor de las pintu- 
ras muralesde Pe- 
dralbes capilla 
de San Miguel 
habia vistolaobra 
de Martino, que 
era la que mas 
le habia afectado. 
Pero ^ donde pu- 
do verla? Ense- 
guida pense en 
Avinon. 

Esa escuela sie- 
nesa de Avinon 
hice lo posible 
para acreditarla 
en mis Cuatrocen- 
tistas. En Avinon 
habia pintado 
Martino; Avinon 
esta a nuestras puertas, y con Avinon, en el 
siglo de los Trecentistas, tuvimos un papa 
nuestro: Benedicto XIII. Segun cabe ver, en 
el fondo de la capilla, (c, D), hoy sala de re- 
cibo de los afortunados a quienes es dado 
admirar las bellas pinturas de la misma, cuel- 



SANTA BARBARA 



380 




LA ANUNCIACI6N 



ga un cuadrito, y dentro de ese cuadrito Sor 
Anzisu, la erudita autora de las Fulles histo- 
riques del Reial Monestir de Santa Maria de 
Pedralbes, ha puesto el contrato original ce- 
lebrado, entre la Abadesa y Ferrer Bassa, en 
agosto del ano 1313. Ahora bien, Simon de 
Martino no paso a Avinon hasta el ano 1344; 
por lo tanto, nuestro maestro habia estudiado 




(o) 



en Siena, en Asis, la obra de su gran maestro. 
Y si habia estudiado bien y a fondo, y en sus 
detalles, la pintura sienesa-florentina, nos lo 
dice, desde luego, el sistema decorativo de la 
capilla de Pedralbes, verdadera copia de lo 
que se hizo en Italia durante el siglo xiv. La 
distribucion de los cuadros, el adorno del 
arco con sus ramajes de hojas de maiz, sus 
mazorcas y medallones, 
sus mosaicos pintados 
de colores puros, (A, B), 
todo esto era de Padua, 
de Florencia en la igle- 
sia de la Santa Cruz, de 
Asis, de Siena, de Na- 
poles, etc. Y por si que- 
daba duda alguna que 
desvanecer, ante mi sc 
ofrecia, como arranca- 
da de una muralla sie- 
nesa, la pintura de La 
Anunciacion, (K) en la 
cual todo, todo, la Vir- 
gen.en dibujo, en gesto 
y en el color de sus ves- 
tidos, y el ediculo con to- 
dos los pormenores deco- 
rativos, era pura imita- 
cion dc la obra de Mar- 
tino y de sus discipulos. 
Pero ^como negar que, 
en donde miadmiracion 
por el profundo estudio 
de Ferrer Bassa subio de 
punto, fue al encontrar- 
mecon su Santa Barba- 
ra (E) que es imposible 
dejar de creer que no 
saliera de la celebre San- 
ta Catalina de Martino? 
Llevando por delante 
la idea de probar la es- 
trecha relacion de Fe- 
rrer Bassa con la escue- 
lasienesa, naturalmente 
que nada podia contri- 
buir tanto a cllo como 
la exhibicion de las dos 



coRONAci6N DE LA 






grandes composiciones La Coronation de la 
Virgen (G, H) y El triunfo de la Virgen (i), 
temas de la epoca, especialmente el ulti- 
mo, en el cual midieron sus fuerzas en la 
propia Siena, Duccio de Boninsegna y Si- 
mon Martino. Claro esta, que F"errer Bassa 
hallase mas cerca de Martino que de Duc- 
cio. El movimiento que hay en la com- 
posicion, que es lo que dio el triunfo a 
Martino, lo hay en la pintura de Ferrer 
Bassa; pero entiendase bien siempre en la 
relacion de maestro a discipulo que no avcn- 
taja ni suple el maestro. 

Esas pinturas, tocante a composicion, no 
se apartan un apice de los canones sieneses, 
y lo que representan entre nosotros es ya el 
esfuerzo hecho y afortunado de llegara la re- 
presentacion libre y concertada, esto es: eman- 
cipacion de aquel arte rigido y ordenado que 
tiene su apoteosis en el mencionado Triunfo, 
de Duccio. Esas grandes composiciones, de 
haberse proyectado en colores, todavia hu- 
bieran aumentado la protunda impresion que 
ya acusan en negro como obras representati- 



vas de un arte del que habian de ser, entre 
nosotros, las primeras manifestaciones; por- 
que riqueza de color y contraste lo hay gran- 
de, aun sin ser excesivamente variada la pa- 
leta de los trecentistas. 

Presento como la mas bella composicion 
de Ferrer Bassa la Oration en el Huerto, (j) 
en la cual se ve, o yo vi, por primera vez 
en nuestra pintura, en la figura de Jesus, 
la creacion del pintor romano Cavallini, obra 
del docentismo, que ha de reinar sin con- 
tradiccion en todo el siglo xiv, perpetuan- 
dolo entre nosotros, Jaime Serra y la minia- 
tura. Es de ponderar sin reservas esa com- 
posicion, pintada en 1346. hasta este ano 
no cumplio Ferrer Bassa el compromiso 
que habia contraido con la Abadesa de Pe- 
dralbes en 1343, porque no hay ni una 
ligura que no este en situacion, y no solo 
esto, sin que no exprese su presencia en el 
acto. De alii, que la suprema serenidad de la 
figura de Jesus se destaque ya por si sola, y 
triunfe en la obra, por lo castigado de su di- 
bujoy la gran delicadeza de su pintura; yaque 




CABEZA DE ANGEL, DE "LA CORONACION DE LA VIRGEN" 



383 



aquellas sus incorrecciones en manos y pies 
son de las que tardaron en corregirse, y aiin 
en tiempos modernos son dificultades para 
los mejores maestros. 

La composicion Jesus con la cru^ a cues- 
tas (K) hubo de causar asombro entre nues- 
tros pintores, pues es de lo mas sabio y 
justo, y, sobre todo, de lo mas sorprenden- 
te; de ahi el asombro que produgera por 
su movimiento, por su marcha adelante con 
estar contrastadas todas sus (iguras. Aqui el 
progreso no es solo en relacion al arte anti- 
guo; el progreso es ya maestria. Esa com- 




0) 



posicion es de las que ganan cuando mas en 
detalle se examinan; porque Jesus marcha, 
los sayones tiran y vigilan su victima, los 
soldados avanzan, el centurion, bella figu- 
ra, impone orden en el publico, y las Ma- 
rias marchan arrastradas por la corriente 
sin mas esperanza que en el cielo. Esta 
bella obra, rica de color, no se olvida una 
vez se ha visto, principalmente al recordar 
que fuc pintada el ano 1346. 

Quiero, en este resumen de mi primera 
conferencia, presentar la escena de El Cal- 
vario, (L), para que, dentro de su italianis- 

mo marcadi'simo, 
resulte evidente 
ese contraste que 
presentan las o- 
bras pictoricas del 
Trescientos en Ita- 
lia, y entre nos- 
otros por su des- 
igualdad de dibu- 
jo; pues la falta de 
proporciones en 
los pianos y en las 
m ism as figuras, 
cuando no quere- 
moso no podemos 
admitir la inter- 
vencion de segun- 
das manos, no se 
explica sino por 
el hacer presto, 
que en todos los 
tiempos deslustra 
las obras de com- 
posicion en serie. 
En esta pintu- 
ra, como en la an- 
terior, llama la a- 
tencion, desdelue- 
go, la indumenta- 
ria. No es arqueo- 
logica ni contem- 
poranea de Ferrer 
Bassa ; pero hay 
de todo. Esta ten- 
TRIUNFO DE LA viRGEN dcucia a dar a la 



384 




(J) 



JESUS EN EL HUERTO 




(K) 



MARCHA AL CAI.VADIO 



obra valor historico, constitnyc otro 
de los grandes avanccs del Trcccntis- 
mo, del que tampoco nos quedamos a 
la zaga. Hubc, tambicn, de poner dc 
relieve en la obra de nuestro maestro 
aquello en lo que, no menos alto 
que en la forma, brillo la cscuela 
sienesa y fue causa de su decadencia 
y ruina: la expresion. 

La pintura de etectos, de senti- 
mientos, es, sin duda, la perfecta, 
la gran pintura, y a su representa- 
cion no llego el arte pictorico hasta 
tener valor sustantivo. No es perfecto 
el artista, sino cuando puede hacer 
decir a sus figuras lo que ban de decir 
en relation a si mismas caracter, 
alma, y lo que han de decir en re- 
lacion con el asunto en que intervie- 
nen. Veanse el San Jose de la Noche 
de Navidad (M) y, en particular, El 



sepelio de Cristo (o), y veanse una por 
una sus figuras y el esfuerzo gran- 
de, y conseguido, de imprimirlas 
todo el dramatismo de la cruenta esce- 
na representada. Tal vez no se llego a 
mas; tal vez ya en esa pintura hay 
exageracion en la expresion del do- 
lor desesperado. Asi puede afirmarse 
que Ferrer Bassa no se detenia delan- 
te de ninguna de las dificultades que 
cabia le salieran al encuentro. 

Guardemonos de censurarle por 
sus arboles y montanas inverosimiles 
y su absoluta falta de perspectiva. Es- 
tos no son unicamente defectos co- 
munes a todos los maestros de aquel 
tiempo, italianos o espanoles. Es lo 
que massorprende del resultado de la 
estetica de su tiempo, y del descono- 
cimiento de la ciencia de la fuga de 
las lineas. Nadie sabia de perspectiva. 
(jPero por que razon habian de ser 
siempre verdosos los fondos? ,;Por que, 
para pintar un arbol, se habia de pin- 
tar primero de negro, y luego se le ha- 
bian de pintar de amarillo ramos de 




EL CALVARIO 



386 




(M) 



SAN iOSt EN EL CUADRO DE LA 
ADORACI6N DE LOS PASTORES 




(N) 



SAN MIGUEL Y SAN JUAN BAUTISTA 



hojas? Porque asi lo ensenaban los preceptis- 
tas; asi lo cnscnaba el maestro que a ultimos 
de siglo nos escribe el tratado de la pintura 
del Trescientos: Cennino Cennini. No he- 
mos salido todavia de lo convencional en 
pintura, y ese convencionalismo ha de per- 
durar todavia mucho tiempo. Claro esta que 
despiertan risa esas yerbas de los campos, se- 
mejantes a (lores arrojadas o a plantas de hor- 
telano; mas no por esto nos reimos de Ferrer 
Bassa, sino de nosotros mismos, esto es, de lo 
que los hombres somos capaces de dejar pa- 
sar en virtud de la tradicion, que casi siem- 
pre no tiene en su fondo sino vicios de inca- 
pacidad y de ignorancia. 

Lo que hemos de lamentar es que Ferrer 
Bassa, que nos enseiia de manera incuestio- 
nable que sabe pintar, no nos haya puesto en 
una de sus composiciones esas figures magis- 
trates que vemos en sus pinturas (o, p, Q, R). 

Sabido es que la escuela sienesa llevo a la 
pintura el canon antiguo de la figura restau- 

388 



rado por Nicolas de Apulia y sus discipulos 
los Pisanos. Esta restauracion dio a su obra 
ese valor de idealidad que tanto se admira; 
ese valor escultural que no traiciona su gene- 
sis. ^No sera el canon de Policleto que el Re- 
nacimiento creyo haber encontrado, dando a 
sus figuras nueve cabezas, pues el Trecen- 
tismo como lo ensena Cennino Cennini le 
da a la figura ocho cabezas y dos tercios? 

Con arreglo a este canon estan dibujadas 
todas las figuras de Santos y Santas aislados, 
esto es, como imagenes, iconas; y por eso 
en Pedralbes, al igual que en Italia, se queda 
uno parado delante de tanta gracia, belleza y 
magestad de lineas, y tan desesperado aqui 
como en Italia cuando, en los cuadros de 
composicion, se prescinde de dibujar segiin 
reglas. ^Mas como no advertir en San Mi- 
guel y San Juan Bautista (N), esa busca de 
la caracterizacion, tan propia de la escuela 
sienesa? ^Que no dice ese contraste entre 
la figura plastica de San Miguel y la ascetica 




(ol 



SEPELIO DE JESUS 



del Rautista? Es que hemos entrado ya en 
plena individualizacion, en la plenitud del 
arte representativo. La escualida figura del 
Bautista y la plena figura del San Miguel 
marcan los dos polos: el cielo y la tierra, el 
arte real y el arte ideal. Los giotistas scran 
realistas; los sieneses no fueron sino expre- 
sivos. Ferrer Bassa, en esa admirable pin- 
tura de San Miguel y San Juan Bautista, esta 
mas admirable que en otras por el contraste 



del color, lleno de alegria en el angel; triste, 
sombrio, con el velloso traje del hombre del 
desierto. 

Si en la pintura San Miguel y San Juan 
Bautista (N) hay falta de proporciones, en 
San Esteban y en Santa Elisabeth, (p, Q), 
toda la prestancia de las figuras es poca para 
llevar ami con toda su gallardia lo suntuoso 
de sus indumentos. Considerariamos \aSanta 
Elisabeth un retrato, si la cabeza no estuviera 



3*9 




SAN ESTEBAN 



(Q) 



SANTA ELISABETH 



dibujada de completa conformidad con los 
canones de Cennino Cennini; quien fija al 
milimetro, permitasenos expresarnos de esta 
suerte, todos los detalles de las facciones. Y 
aun seria mas de ver en esa magna cabeza del 
San Alejo, (s), porque aqui no advierto tanto 
el modelo como en las otras figuras reprodu- 
cidas. El verismo de esa cabeza estara cierta- 
mente en su energico dibujo <;pero quien, a 
su vista, no sentira, asimismo, al pintor? 



,jNuestro modernismo puede ir mas alia de 
lo que fue Ferrer Bassa en la expresion del 
ascetismo? No; en este particular Ferrer Bas- 
sa no encontro el modelo en Italia. No re- 
cuerdo una figura de tan intensa expresion, 
tan genuinamente espanola. Es Bermejo, es 
el Greco, es Zurbaran quienes se anuncian en 
el San Alejo de Ferrer Bassa. En esta pintu- 
ra, hasta nuestro maestro dejo de lado aque- 
lla regla, a la que aqui solo falta, a la que 



39 




no faltaron jamas los 
trecentistas nacionales 
y extranjeros, de som- 
brear los rostros con 
tintas verdosas; de ahi 
el aspecto enfermizo 
que tienen las per- 
sonas representadas. 
Aqui se llega hasta al 
negro, a ese color odio- 
so para todos los maes- 
tros coloristas, y que, 
entre nosotros, ha res- 
taurado el culto mo- 
dcrno que se ha dado 
al Greco. Y en Pe- 
dralbes, no comparece 
porque ahorra traba- 
jo, sino para mayor in- 
tensidad de la pintura. 




(s) 



SAN FRANCISCO Y SANTA CLARA 

Kn mi conferencia di 
a conocer, por entero, 
la obra de Ferrer Bas- 
sa, porque no hay en 
ninguna de sus com- 
posiciones, ni aim en 
la mas floja, algo que 
no merezca ser anali- 
zado. Me es imposi- 
ble reproducir aqui to- 
das las tablas. porque 
de mi liberal editor 
no podia pedir tanto; 
aim tratandose de la 
divulgacion de una 
gloria catalana, a las 
que tan fervoroso 
culto rinden los pa- 
triotas del Avenq. 
SAN ALEJO S. SANPERE Y MIQUEL. 




(A) 



MOSAICO HAI.LADO EN EMPURIAS 



MOSAICO CON PECES DESCUBIERTO EN EMPURIAS 



Amediados de Septiembre, cuando ya casi 
se daba por terminada la campana de 
excavaciones del ano 1912 emprendidas en 
Empurias por la Junta de Museos de Barce- 
lona, aparecio, cubriendo la abertura de una 
cisterna, un fragmento de hormigon con un 
trozo de revestimiento de mosaico, con peces 
marinos (A), arrancado de su sitio, quiza 
de un noble pavimento de una camara de 
bano, ya en la antigiiedad, y utilizado para 
este servicio vulgar de cerrar el pozo de en- 
trada de una cisterna. En el resto de este 
mosaico asi conservado, hay varios peces sur- 
cando el fondo del agua; en una roca se ve 
un pajaro pescador, que tiene cogido con el 
pico un pececillo y se ve parte de una lan- 
gosta. Ha sido trasladado al Museo de Barce- 
lona ese fragmento del mosaico de los peces 
de Empurias; el cual fragmento solo tiene 
ochenta centimetros de largo por sesenta de 
ancho; pero, con todo, es una de las cosas 



mas interesantes que ban sido exhumadas en 
el lugar de referencia. 

Los mosaicos de las casas de Empurias 
estan generalmente decorados con solo temas 
ornamentales romanos; el unico mosaico con 
representaciones figuradas, ademas de este de 
los peces, es el del Sacrificio de Ifigenia, des- 
cubierto hacc mas de veinte anos, y que se 
encuentra aun en el sitio en que se hallo (i). 
Ambos son de una tecnica muy fina, tanto el 
mosaico de Ifigenia, como el de los peces, y 
estan ejecutados en pequenas piezas de mar- 
mol; los dos parecen obra de un mismo taller 
o de un grupo de habiles mosaicistas roma- 
nos, del primer siglo del Imperio, que, pro- 
vistos del repertorio helenistico a la moda, se 

( i ) Acerca el mosaico de Ifigenia, que reproduce un cua- 
dro del pintor jonico helenistico Timantes, vease la impor- 
tantc comunicacion de M. Heron de la Villefose en el Bulle- 
tin de la Societe des antiquaires de la France. 1892. Viase 
tambien el artfculo, exponiendo el estado actual de la cues- 
ti6n, de M. Michela, en Ausonia. Roma 1909. 



392 



instalaron acaso en Empurias el tiempo su- 
ficiente para ejecutar dos o tres encargos de 
obras finas. 

Un mosaico algo deteriorado, tambien 
con peces, analogo al de Empurias, se en- 
cuentraen Palestrina, en el santuario comun 
a todo el Lacio (2). A un lado del gran patio 
del templo de la Fortuna existe una peque- 
iia gruta con una estalactita que se conserve 
en su estado rustico, acaso porque la tradi- 
cion emplazaba alii algun recuerdo dealguna 
divinidad local. El suelo de la pequena gruta 
esta cubierto de un mosaico con peces. y el 
agua que cae de la estalactita contribuve, con 

V2) Vease sobre el templo dc Palestrina y el mosaico R. 
Delbriick, Ilellenistische Bauten in Latiuin. 1909-1912. Re- 
produce el mosaico en la fis. 5o del Primer volumen. 



el reflejo que produce la humedad sobre el 
pavimento, a dar la impresion de realidad al 
mar figurado en el mosaico. Se ven unas 
rocas en primer termino y unos crustaceos, 
dos langostas en un agua poco profunda; mas 
lejos los grandes peces del fondo del mar, 
algunos muy parecidos a los del mosaico de 
Empurias. 

Un mosaico bellisimo del mismo estilo y 
con peces, se encuentra en el Museo de Na- 
poles; otro, tambien con peces, sirviendo de 
fondo a una camara de baiio. de 14 m. cua- 
drados, se descubrio en Roma en 1888, en un 
huerto de San Lorenzo de Panisperna (3). 

(3) Sobre cl mosaico de San Lorenzo en Panisperna, 
vcasc el Bulietino delta Comissione d'archeologia communate. 
1888. pag. 263. 




ROMA 



MUSEO DE LAS TERMAS. 



393 



Las paredes de la estancia estaban revestidas 
de otros mosaicos con hojas y volutas de 
acantos llenas de pajaros; en el mosaico del 
fondo, que era muy fino, despues de una 
faja de dentillones, habia la representacion 
del agua con peces. El mosaico fue muy des- 
truido al arrancarlo; quedan pocos fragmen- 
tos en el Museo de los Conservadores, en el 
Capitol io (4). 

Dos fragmentos casi cuadrados de un 
gran pavivento, con peces, se encuentran en 
el Museo de las Termas en Roma (B). Otro 
muy hermoso del mismo tipo se descubrio 
en Ostia; otro en Pompeya: emblema circular 
de 58 centimetres, con peces bellisimamente 
combinados para llenar el espacio (5). Como 
ejemplo tambien de tecnica fmisima, publi- 
camos un fragmento de mosaico del Museo 
K.ircheriano,de Roma, que debia tbrmar par- 
te de otro pavimcnto analogo a los anterio- 

(41 Ilabadedlos Hclb'g. 7 &krer cturcls die SammluKgen 

Klassischer alterturmer in Rom. Ibaud 1912, pag. 070. 

(5) Sobrc cl mosaico dc Ostia y cl dc Pompeya, vcasc la 
correspondicnte nota en la Noti^ie degli scavi. Al publicar 
cl de Pompeya, sc hace referenda al epigrama de Marcial III. 
36. Artis Phidiaca toreutna clarum - 1'isce aspicis: adde 
aquam, natabunt. Pero cs facil que el poeta sc rcficra mas 
bien a una copu dc onix con varies estratos de camafeo como 
la copa Farnesio; crecmos oportuno recordar la copa del 
tcsoro real de Francia, con peces en relieve blancos sobre cl 
fondo verdc. 




ROMA 

39 1 



res (c). Vemos, pues, que los mosaicos con pe- 
ces eran frecuentisimos. (6) Era un tipo hele- 
nistico de decoracion que se debio inventar en 
la gran epoca de los mosaicos en el segundo 
siglo antes de Jesucristo, cuando se crearon 
los tipos que uso mas tarde el ane romano. 
Su empleo parecia indicado para una ca- 
mara de bano; el mas antiguo, que parece 
ser el de Palestrina, tiene tambien el agua 
que se escurre por encima. Podria ser un in- 
vento de Alejandria, pero muchos de estos 
tipos helenisticos, son de la Jonia y del Asia 
Menor; el inventor, por ejemplo, del tipo de 
mosaicos con desperdicios, huesos y basura 
en el suelo, era un artista de Pergamo. Acaso 
tambien del Asia fuera el inventor del tipo 
de mosaicos con peces, porque el Lacio, don- 
de esta el mosaico de Palestrina tenia, antes 
del Imperio, mas relacion artistica con la 
Jonia que con Alejandria. Los encontramos, 
sin embargo, tambien en Pompeya y Ostia, 
sucursales del helenismo alejandrino, ver- 
daderos suburbios de la capital griega del 
Egipto. 

Es facil que el tipo primitive tuviera en 
los hordes una parte representando rocas y 
la orilla del mar; en el mosaico de Pales- 
trina se ve hasta el resto de edificios cerca 
del mar; en el centre debia aparecer mas 

profundo (7). El 
efecto que se con- 
seguia responde a 
la idea de ensan- 
char con una ilu- 
sion de profundi- 
dad el area de la 
habitacion. 



(6) En cl Inventaire des 
mosaiques de la Gaule et de 
I'Afrique, son muy abun- 
dantes los descritos con 
orlas de peces, o peces en 
elcentro. 

(7) Que todos estos mo- 
saicos con peces proceden 
dc un tipo comun, lo indi- 
ca, tambien, la semejanza 
en el color. Todos tienen 
una cntonacimi grisea, ya 
que los verdes y amarillos 
son dominadoi por el gris. 



MUSEO KIRCHERIANO. (c) 




EXPOSICION DE VENECIA 



SALA ETTORE TITO 



LOS ARTISTAS ITALIANOS EN LA X EXPOSICION INTERNACIONAL 

DE ARTE DE VENECIA 



LA X Exposicion de la ciudad de Venecia 
ha sido la menos internacional de las ce- 
bradas. El arte italiano se lleva la palma con 
la nueva generacion que sobresale merced a 
la ensenanza de estos certamenes venecianos, 
que la indujo a encontrarse a si misma, aban- 
donando las imitaciones, no solo del arte an- 
tigiio, sino de los artistas modernos transal- 
pinos. En gran numero son, en el ano actual, 
las exhibiciones colectivas, lo que no deja de 
ser una gran comodidad para la critica. 

En primer termino encontramos el conjun- 
to de obras de Tranquillo Cremona (-J- 1878), 
de los contados que retuvo con ciencia la for- 
ma indecisa de la figura humana en penum- 
bra y el contorno est'umado de lo reprodu- 
cido; pero conservando el caracter y el alma. 



Sus personajes estan copiados directamente 
de la realidad y son vivientes. Y esto es 
necesario manitestarlo, en una epoca en 
que el arte italiano estaba sumido en el mas 
deplorable amaneramiento. El colorido de 
Cremona es delicado, el contorno, mor- 
bido, ofrecese tenuamente borroso. Especial- 
tnente sus acuarelas se particularizan por la 
espontaneidad; por el mecanismo vibrante 
y desenvuelto. Con todo eso cabria suponer 
que las obras de este maestro no alcanzaran 
nunca en el mercado artistico las sumas fa- 
bulosas que se ban dado ya por un Monticelli 
o un Segantini. 

Se impone, luego, la coleccion de Caetano 
Previati, quien. segun dice el fogoso critico 
de arte Vittorio Pica es, por derecho propio, 



. II. N. ii 



395 




KXPOSICION DK VKNEC1A 



SALA PIETRO CANON1CA 



proclamado el campeon mas ferviente, mas 
convencido y mas original que del idealismo 
cupo poseyera Italia en el dia. Cultivael ge- 
nera mistico y el fantastico, uno y otro con 
personalidad. Nadie en su pais posee, como 
el, el ritmo de la linea y a la vez el sentido de 
la grandiosidad. Citemos, sobre todo. Noc- 
lurno, Leda, Sueno, algunos brillantes cua- 
dros de flores, etc. 

Kttore Tito es el artista veneciano mas 
apreciado en el extranjero. Sus cualidades 
especiales las posee muy envidiables son: 
la elegancia del dibujo, la rapidez de ejecu- 
cion y el sentido original y moderno del color. 

Ks, ademus, un retratista excelente, segun 
lo confirma su retrato de la princesa Borghe- 
se. Beppe Ciardi y Giuseppe Carozzi vinieron 
a nuestra exposicion con un conjunto procla- 
mador de su originalidad. El primero ama 
los extensos prados y las lagunas, que repro- 
duce con grandiosidad, y las embarcaciones 
desparramadas entre las remotas islas de Ve- 
necia. El segundo pinta la solitaria majestad 

396 



de las altas montanas. Su vigor armoniza de 
modo admirable con los glaciares y las gra- 
niticas rocas de la Suiza. 

Alma singularisima de los viejos paisistas 
piamonteses es Vittorio Avondo, que salido 
de la amanerada escuela de Calam, logro 
emanciparse deestearidocamino, para seguir 
a los grandes paisajistas de 1830: los Corot, 
Daubigny y Harpignies, sin perder por ello 
su original y delicada vision de la naturaleza. 

Excesivamente acromado y duke es el 
joven piamontes Cesar Maggi, de tecnica 
completa, voluptuosamente lirico; pero care- 
cedor del sentido grandioso de la naturaleza. 
En la propia sala encontramos a Jacobo 
Grosso, que, si le iguala al pintar al ser hu-' 
mano, superale en dulzura, siendo en Italia 
uno de los primeros pintores de la figura 
femenina. 

Felix Carena es grandioso en la concep- 
cion, y eclectico en lo demas. Los torsos de 
mujer, que evoca con delicadeza en el mode- 
lado, son siempre algo palidos, al extremo de 




ADOLFO MATTIELLI 

hacer de el, antes un escultor que un pintor. 
Entre los venecianos, De Stefani maniliesta 
variedad en su labor. Distinguimos el retrato 
de una dama, ataviada de negro, delicada- 
mente caracierizada en sus lineas sensuales; 
varias flores muy decorativas y otros intere- 
santes cuadros de la primera epoca del autor. 
No es cosa de echar al olvido a Dall'Oca 
Bianca, pintor jovial y defensor energico de 



NOCHE DE NAVIDAD 

la Verona artistica. De los retratistas italia- 
nos, citemos al varonil Mancini y a Lino 
Selvatico, ambos algo monotonos en el colo- 
rido, lo que acostumbra a suceder en los cul- 
tivadores del genero de retrato. 

Saliendo ya de la parte de la exposicion 
consagrada a individualidades, nos encontra- 
mos con Felix Casorati, el psicologo de las 
muchachas aiin en estado de capullo que va 




DOMENICO TRENTACOSTE 



CRISTO YACENTE 
397 




a dejar de serlo, pero que ya olfatean la per- 
versidad, y presienten las pasiones que ma- 
tan, y Plinio Nomellini, que exhibe dos obras 
llenas de brio 
decorative y 
pictorico. Su 
tecnica , muy 
personal, se 
basa en el di- 
vision ismocro- 
matico. Acorta 
distancia, sus 
telas , con los 
verdes brillan- 
tes del aire li- 
bre, funden las 
tintas paracon- 
seguir la vision 
por el artista 
deseada. 

Uno de los 
contados artis- 
tasquepasaron 
delajuventud, BEPPE CIARDI 



y que se mantuvieron fieles a si mismos, y 
que, por ello, aun despiertan interes, es Sil- 
vio Rotta, el pintor mas lugubre de Italia, el 

pintor de las 
almas infelices 
y de las pesadi- 
llas nocturnas. 
Quien exami- 
na, solo lleva- 
do de prejui- 
ciosde tecnica, 
especialmente 
la ultima parte 
del triptico En 




EL CABALLO BLANCO 



puede, no.sen- 
tir el soplo 
helado de la 
muerte, que 
Rotta despier- 
ta con solo la 
evocacion del 
ambiente; sin 
la usual y es- 




ENRICO LIONNE 



LOS PERDIDOS 



398 




fi EL TRAYECTO DE LA 

LACUNA, FOR ITALIE BRASS 



tupida representation, empleada por algu- 
nos de los pintores seudo fantasticos. 

De los poetas de la ciudad de los dogos, 
figuran en primera linea Scattola, Bonivento, 
Moggioli, etc. Sutil observador de la vida 
veneciana moderna, es el impresionista Itali- 
co Brass; en cambio, Emma Ciardi evoca 
una argentada Venecia del siglo xvm. Es de 
advertir que Venecia, aunque ciudad lacustre, 
da un gran contingente de paisistas energi- 
cos, entre ellos 
el lirico, pero 
no suave Tra- 
jano Chitarin. 

El mas ele- 
gante y nervio- 
so de los pinto- 
res de la vida 
femeninaen el 
tocadory en las 
tertulias mim- 
danas, es Ga- 
milo Innocen- 
ti. Supaleta,de 
colorido des- 
lumbrante, es, 
en parte, efi- 
cazmente divi- 
sion ista. Adol- 
fo Mattieli se 
distingue en el 
\\enzoNocliede 
Navidad, obra 
queentranaun 
merito, no co- 
mun, de for- 
ma y de efec- 
to. Sea tambien recordado Enrique Lionne. 

Cerremos la lista de los pintores italianos, 
con los plafones de Pieretto Bianco, artista 
lleno de fervor, que, por primera ve r , se ma- 
fiesta decorador. Intitula su plafon: El des- 
perlar de Venecia. Consta de cuatro partes 
principales: Los fundadores modernos. Los 
constructor es. El Arsenal. El Puerto. 

Poco, y representado no en la forma que 
era de apetecer, esta el arte extranjero. Se 
hace dificil, por ejemplo, formarse concepto 




CAVULI.O INNOCENTI 



exacto del arte contemporaneo en Francia, 
Inglaterra y Alemania. Esta ultima solo cabe 
verla a traves de Hengeler, Dettmann o Bar- 
tels. El mas interesante es el decorador de 
Munich, Fritz Erler; el cual exhibe los pla- 
fones ejecutados para el Rurhaus de Wiesba- 
den. La pintura es desahogada, de tonos ori- 
ginal isimos; por mas que recuerda algo el arte 
del cartel. Se echan de menos los grandes de- 
coradores monumentales del otro lado de los 

Alpes.especial- 
mente Hodler 
y Egger Linz. 
Francia esta 
representada 
porLucianoSi- 
mon , Gaston 
La Touche y 
por J. E. Blan- 
che, quien, en 
esta etapa, bus- 
ca imitar a E. 
Vuillard, muy 
superioraelen 
sinceridad pic- 
torica. Una sa- 
litapequenaha 
sido reservada 
a Menard, de 
quien vemos 
puestas de sol 
fulgurando so- 
breel mar opa- 
lino, bosques 
de un verde 
obscuro y gra- 
ve, animados, 

en ocasiones, de mujeres desnudas que con- 
templan el ocaso. El conjunto esta visto a tra- 
ves del temperamento de un cincuencentista. 
Inglaterra vuelve otra vez con su acade-. 
mismo peculiar. Distinguimos, entre los que 
ha mandado, un retrato de aire moderno, 
magistral, original de Fergusson: representa 
una senora vestida de bianco y tocada con 
sombrero amarillo. Simple y sentido es el 
cuadro, de R. Cayley, que evoca un pescador 
a la luz de la luna. 



ANTE EL ESPEJO 



4OO 




LOS PRIMEROS CELOS 

FOR TRANQUILLO CREMONA 



Un conjunto de obras exhibe 
una pintora: la sueca Ana Bo- 
berg, conocidisima en Italia, 
enamorada de las nieves y las 
notas crepusculares del Norte. 

Hungria, con su pabellon 
dorado, sugeridor del ambien- 
te deun transatlantico, muestra 
un arte por mitad trances y es- 
lavo. Distinguimos las habilisi- 
mas pinturas al pastel de Poll, y 
las altas montanas nevadas, de 
Szlanyi. 

La nota mas genial de la sec- 
cion belga, que por cierto con- 
tiene algunas producciones im- 
portantcs, en las cuales no pode- 
mos entretenernos por carencia 
de espacio (las obras de Khnopff, 
Oleff, Hens, etc.), la da Kugenio 
Laermans con sus cielos nubla- 




PLINIO NOMELLINI 




ITALICO BRASS 
402 



EN EL CAFE 



OTONO EN VERSILIA 

dos, bajo los cuales sus grandio- 
sas figuras parecen empujadas 
hacia la desventura por el vien- 
to. Logra Rysselberghe excelen- 
tes efectos con su puntillismo no 
llevadoal extremo, especialmen- 
te en la Dama del espejo demues- 
tra que aiin con esa tecnica, que 
a muchos antojaseles brutal, cabe 
pintar un atractivo retrato de 
mujer. 

Convencional es la Wiener 
Kiinstler Genossenschaft, donde 
predominan la vulgaridad y el 
academismo, salvo contadas ex- 
cepciones, tales como las pintu- 
ras de Kasparides, Grille y Pon- 
tini. 

El arte espanol esta solamen- 
te representado por Angel Zarra- 
ga con su Ex-voto y El muneco, 
cuadros antes misticos, que re- 
(lejo de la vida real. 

Por ultimo, vayan unascuan- 
tas palabras acerca de la escul- 
tura y las artes graticas. 




f- 

M 



a! 
O 



00 

o 
u 

a; 



u 

Q 



CO 
Qi 



hi cscultor Rodin ha hecho acto de pre- 
sencia con algunos de sus maravillosos bus- 
tos. En cambio, el belga Rousseau muestra 
un conjunto de obras, en las cuales alardea, 
con sentido exquisito y aristocratico, de co- 
nocimiento de la forma femenina y juvenil. 
Entre esus esculturas pueden admirarse, ade- 
mas, varies retratos de ninos, de sabor cin- 
cueccntista. 

Dignisimo de atencion es D'Havelosea, 

que exhibe una bailarina llena de vida. 

Entre los italianos menos conocidos, so- 
bresale Jose Grazioni con Loba, que repre- 

scnta una mujer desnuda, de formas sensua- 

les, en actitud 

de lanzarsc a 

lo desconoci- 

do. Bien cono- 
cidos son, aim 

fuera de Ita- 
lia, Bistolli y 

Trentacoste, 

que con Ca- 

nonica, quien 

tiene una sala 

para el solo, 

constituyen el 

trio mas im- 

portan te del 

arte escultori- 

co nacional. 
Los dibu- 

jos y grabados 

ocupan en es- 

ta ocasion di- 

versassalas, lo 

que permite 

ver mejor lo 

expuesto. Por 

sus dotes pro- 

fundamente 

humanas, es 

Laermans, 

violentoy dra- 

matico , uno 

de los conta- 

dosaguafortis- 

tasqueseraco- ANTONIO MANCINI 

404 




nocido por las generaciones venideras. Opues- 
to a el es Edgar Chahine, que abandona esta 
vez la parisiense elegante, para presentarse un 
valiente reproductor de la vida obrera de los 
barrios miseros de Paris. No omitamosal he- 
roico Brangwyn, a Baerstsoen, a Werhschu- 
nidt, a Sullivan, a Pennel ya Bonazza. 

Uno de los mas energicos dibujantes ita- 
lianos es el fantastico Alberto Martini, que, 
junto a obras de caracter que linda con lo 
perverse, al extremo de recordar al poeta 
Oscar Wilde, exhibe retratos tan severa- 
mente dibujados como el suyo, el de Vit- 
torio Picca y el de Hans Lerche. 

Balsama Gui- 
do Stella es, 
sin duda, el 
mas brioso de 
los jovenes ita- 
lianosquecul- 
tivan el gra- 
bado al agua 
fuerte. Graba 
con valentia, 
sin timidez al- 
guna. Atracti- 
vos nocturnos 
venecianos, 
encan tad ores 
por su poesia, 
nos muestra 
BrunoCroato. 
Pongamos fin 
a estas lineas 
manifestando 
que, si bien la 
dec! ma expo- 
sicion vene- 
ciana, senala 
un paso ade- 
lante, esde es- 
perar que en 
los anos veni- 
deros, desapa- 
recida alguna 
incertidum- 
breen laselec- 
RETRATO cion de quie- 




JOVENCITA, FOR FELIX GASORATI 






nes se les otorga 
salas especialcs, 
alcance el noble 
resultado que se 
p r o p o n e n s u s 
entusiastas pro- 
movedores. 

Estos, que han 
conseguido yi\ 
que las exposi- 
ciones que cele- 
bra la hermosa 
ciudad de Vene- 
cia constituyan 
solemnidadesar- 
tisticas de reper- 
cusion univer- 
sal, poco esfuer- 
zo han de poner 
para lograrloan- 
tedicho. Porque 
cuanta mas exi- 
gencia se pon- 
ga en tal parti- 
cular, tan to mas 
estimado sera el 
honorquesedis- 
pensa , y tan to OAETANO PREVIATI 




ENSUENO 



mas, asimismo, 
ganara el con- 
junto de la ex- 
posicion. Man- 
tenercon el pres- 
tigio de los pa- 
sados, y aun su- 
perarlos si cabe, 
los certamenes 
venideros, ha de 
ser el empeno 
mas noble de 
quienes los or- 
gan izan. 

La sin igual 
ciudad de Vene- 
cia , glorilicada 
por pintores y 
cantada por los 
escritores, agra- 
decera siempre 
que en las cosas 
de arte a que se 
une su nombre 
prestigioso, solo 
prevalezca lo in- 
tachable. 

L. BROSCII. 




GIUSEPPE CAROZZI 



FONS PURISSIMA 



406 




PORTADA DEL CLAUSTRO 



ESTILO ROMANICO 



LA CATEDRAL DE HUESCA 



LA catedral es el tipo mas caracteristico del 
arte trances, denominado impropiamen- 
te ojival o gotico. La fachada en las antiguas 
basilicas, era sencilla y desnuda; en el arte 
romdnico fue monumental, llegando a su 
grandiosidad y riqueza en el arte frances, 

En la parte inferior de la fachada princi- 
pal rasgaron tres ingresos, la profundidad de 
los cuales, a pesar del espesor de los muros, 
por la pcrspectiva de las arquivoltas, queda 
disimulada. 

Asi como en el romanico los arcos de me- 
dio punto arrancaron de capiteles ornamen- 
tados con trazos geometricos o relieves histo- 
riados, en el ojival sustituyeron las columnas 
por estatuas, sobre las que se elevan las area- 
das ya rotas en la parte superior para acusar 
mas o menos pronunciada la ojiva, y segun 
las porciones de circulo se hallan distancia- 
das en su arranque. Como en el romanico, 



fueron decorados los timpanos con historia- 
dos relieves. 

En la parte superior de la fuchada, gran- 
des ventanales y el consabido roseton calado 
de grandes dimensiones, que tambien existio 
en el romanico, se encargan de la ilumina- 
cion del interior del edilicio, tamizada por 
vidrieras artisticas, policromadas. 

Coronan la masa petrea grandes galerias, 
quedando como vigias la pareja de cam pa- 
narios, verdaderas filigranas, cubiertos por 
piramides en forma de flechas que parecen 
pretender la dominacion del lirmamento; 
siemprc influidos sus constructores por la fe, 
que si ya por entonces no estaba reglamenta- 
da por el monacalismo, era sentida esponta- 
neamente por aquellos grandes maestros que 
dirigian numerosos obreros inteligentes, que 
para obtener el perdon de sus grandes de- 
bilidades, laboraban graciosamente en las 



407 



construcciones dedicadas al Todopoderoso. 
Si el espectador va inspeccionando todo 
el exterior de una catedral no desfigurada por 
intrusiones posteriores, encontrara en la ex- 
tremidad del transepto, sobre la cima, una 
serie de arbotantes y contrafuertes embelle- 
cidos con ele- 
gantes pinacu- 
los, interrumpi- 
da solamente 
para dar lugar a 
las portadas la- 
te rales. 

Algunas cate- 
drales tuvieron 
parono atrio de- 
lante de la fa- 
chada principal 
o rodeando al 
edificio, costum- 
bre que parecc 
fue tomada del 
arte griego. 

El interior de 
la catedral ad- 
mira, en primer 
termino, por la 
originalidad de 
lasbovedas.atre- 
vidisimas, auda- 
ces en la expan- 
sion de su vue- 
lo: las de Char- 
tresy Reims mi- 
den de altura 
treinta y ocho 
metros , la de 
Amiens se eleva HUESCA 
hasta cuarenta y 
tres, sumando cinco mas la de Beauvais. 

Los soportes son robustos sin ser pesados, 
porque aminoran su espesor, aparentemente, 
las columnitas que generalmente los rodean, 
y que se transforman en la parte superior en 
nerviosidades, enlazando los arcos de la bo- 
veda a sus respectivos apoyos. 

En las naves colaterales, rasgaron una se- 
rie de galerias con arcos y antepechos, llama- 

408 







das triforium (i); hay ejemplares en que este 
ocupa todo el ancho de los muros colaterales 
y tambien existen otros en que se reduce a 
una galeria estrecha adosada a la techumbre 
de las naves laterales; ademas de que tales 
galerias tenian un servicio marcado y compo- 

nian un motivo 
ornamental ar- 
q uitectonico, 
formaban'un ar- 
botante conti- 
nuado, destina- 
do a contrarres- 
tar el empuje de 
la nave central. 
En la extre- 
midad de las na- 
ves situaron el 
coro, reservado 
al clero que an- 
tes solo quedaba 
separado de la 
iglesia por una 
baja balaustrada 
que llegaba has- 
ta los muros del 
absideyquedes- 
pues se aislo, 
cerrandolo con 
muros que fue- 
ron enriqueci- 
dos por la Pin- 
tura o por la Es- 
cultura , resul- 
tando conjuntos 
admirables co- 
mo el maravi- 
LA CATEDRAL lloso extcriordel 
coro del Salva- 
dor, de Zaragoza. El altar mayor se halla 
frente al coro, y asi como en las basilicas era 
sencillo, en las catedrales del gusto Frances, 
u ojival, sirvio de motivo para esculpir joyas 
asombrosas. 

Es posterior la galeria abovedada en la 
que se abrieron las capillas absidales; habia 

(I) La unica catedral de Aragon que tiene triforium es 
la de Taraiona. N. del A 



una en el axis del edificio destinada a la Vir- 
gen, que, por sus proporciones, era como un 
templo pequeno. 

Recuerdan los claustros al antiguo atrium; 
se edificaron comunmente en uno de los 
lados laterales del templo. Abrieron en ellos 
capillas que sirvieron no pocas veces de en- 
terramientos y tambien dibujaron arcos se- 
pulcrales. Tales claustros rodean un patio de 
planta cuadrada, al que se le concedia impor- 
tancia suma, valiendose de la escultura orna- 
mental y de la estatuaria historiada. 

Como las catedrales gallegas, y las de Al- 
cala, Avila y Siguenza, hubo bastantes que 
tuvieron caracter militar por su fortilicacion 
para el caso de defensa contra una invasion. 

Tambien a la sacristia mayor se le conce- 
dio importancia: las hay suntuosas, situadas 
unas en la planta baja, y otras en un tercer 
piso; algunas catedrales tienen tres sacristias 
distribuidas en otros tantos pianos super- 
puestos. Las catedrales tuvieron tambien una 
cripta, de poca elevacion, abovedada, donde 
emplazaban los sepulcros de martires y de 
santos, y se custodiaban las arquetas conte- 



niendo reliquias. Fue la sala capitular otra 
dependencia de capital importancia: estaba 
dividida por naves cuyos arranques se apo- 
yaban generalmente sobre columnas, y sus 
sillen'as, como las corales, resultan en no 
pocos casos verdaderos monumentos. 

La techumbre plana del crucero se susti- 
tuyo por la cupula, de la que es modelo de 
riqueza la elevada en el Salvador de Zaragoza 
por orden de aquel gran caracter, el aragones 
Pedro de Luna y de Gotor, algun tiempo 
acatado por reyes y varones, mas tarde cano- 
nizado como Papa con el titulo de Bene- 
dicto XIII, en los albores del siglo xv. Estas 
cupulas, o cimborios, descansan sobre los 
arcos formeros del crucero, a la cabeza del 
templo, el cual, segun la fecha de su cons- 
truccion, es de una nave, de tres y de cinco; 
la catedral de Barcelona ditiere de la genera- 
lidad de sus congeneres, en que su cimbo- 
rio file construido en el extreme opuesto al 

testero. 

* * 

La catedral oscense tuvo paron, y puede 
dccirse que aim lo posee. Al principle, estaba 




CORONAMIENTO DE LA REJA QUE CIERRA LA CAPILLA DE SANTA ANA 



ESTILO PLATERESCO 
409 



limitado por una barbacana o antepecho, in- 
terrumpido tres veces, una en el centra frente 
a la puerta mayor y dos en los costados, casi 
tocando a los ingresos laterales, uno de los 
cuales desaparecid para edificar mezquina 
capilla y otro que, a pesar de hallarse tapiado 
y de su estado lamentable, aun dibuja sus 
contornos. El paron actual es mas reducido 
y se halla limitado por bella reja moderna de 
estilo ojival. La portada principal, en total, 
esgrandiosa, monumental; el espesor de sus 
macizos muros consiente la perspectiva com- 
puesta por siete arcadas apuntadas, que van 
reduciendo su tamaiTo. 

Arrancan las arquivoltas por encima de 
las estatuas del Apostolado; y en su orna- 
mentacion alternan hojarasca y estatuillas y 
guardapolvos, sirviendo de bellisimo marco 
a tal conjunto un fronton con calados que 
rodean bello roseton, quedando interrum- 
pido el vertice por un alero que Quadrado, 
en Aragon, lo llama nistico coberti^o: el ma- 



logrado y cultisimo escritor mallorquin debio 
de verlo mas que de prisa, porque, si lo hu- 
biera estudiado, seguramente convendria en 
que aquel alero es bello ejemplar de la car- 
pinteria artistica por sus vigas, que presen- 
tan canecillos esculturados. La mision de 
aquel raj'e esta muy distante de oficiar de 
pegadizo: indudablemente se coloco para 
resguardar la grandiosa portada, y, ademas, 
como parte complementaria del paron, que 
oficiaba de atrio de espera, como los hay, 
entre otras catedrales, en el repetido Salva- 
dor, de Zaragoza. Conviene no olvidar que 
antes la nave central del templo, no tenia la 
elevacion que en el siglo xvi le dieron. 

En el timpano, de alto relieve tambien, 
esculpieron escudos heraldicos, la Adoracion 
de Reyes, la Virgen madre y la Aparicion de 
Jesus a Maria de Magdala. 

Tal portada debio labrarse en los comien- 
zos de la centuria decimo cuarta: ^Quien fue 
el escultor? ,;Olotzaga? 




PANTE6N DE LOS LASTANORE 
410 



SIGLO XVIII 




RETABLO MAYOR, ESCULPIDO 

POR DAMIA.N FORMENT 



Es un punto muy discutible, porque a el 
tambien se considera como arquitecto y, aun 
que hay casos excepcionales en epocas muy 
posteriores, es dificil su comprobacion. 

Desde el bello tejadillo, ya la arquitectura 
pertenece a la aurora del siglo xvi: flanquean 
este segundo cuerpo dos robustos torreones, 
y otros dos mas airosos distribuyen en tres 
paiios el frontis, cuvo centre lo ocupa un 
oculo decorado 
\, a ambos la- 
dos, dos lindos 
ajimeces; porde- 
bajo deelloscru- 
zaunaanchagre- 
ca decorativa. 

A la derecha 
de la fachada es- 
ta el campanario 
que presenta in- 
trusionesde epo- 
cas diversas; ro- 
deando el editi- 
cio, elevando la 
vista para ver su 
remate encuen- 
transe los bota- 
reles construi- 
dos para servir 
deestribo y para 
romper la mono- 
ton fa de la linea; 
un arco ojival, 
rasgado con sen- 
cillez, indica el 
huecodeun por- 
tico severo, que 
en su parte mas 
elevada presenta 

efigies esculturadas; en los muros laterales 
labraron, sobre faja decorativa, las tres Ma- 
rias en un lado, en otro el Sepulcro del 
Senor custodiado por el Angel, y en el tim- 
pano, Maria madre, S. Juan y el Crucilijo, 
nota tipica, que frecuentemente encontramos 
en las obras del siglo xin. 

Kl interior de este bello templo, reforma- 
do a principios del siglo xvi, esta subdividido 




KETRATO DE GERONIMA DE Al. KOREA, ESPOSA DE FORMENT, 

ESGUI.P1DO EN El. BASAMENTO DEI. RETABI.O MAYOR 



por tres naves, la central mas amplia y ele- 
vada que sus colaterales, que son bajas y re- 
gularmente espaciosns; estas conservan la bo- 
veda primitiva; en aquella, que siempre fue 
mas alta, sustituyeron su techumbre de ma- 
deras por la bella boveda de cruceria decora- 
da con Horones dorados, que, en su mayoria, 
se retormaron en el siglo xvn al llevar a efec- 
to el encomiado enlucido de la iglesia, en 

cuya fecha tam- 
bien desapare- 
cieron del pavi- 
mento los baldo- 
sines de reflejos 
metalicos colo- 
cados en el si- 
glo xvi, paraafir- 
niar marmoreas 
piedras, que, al 
igual de las del 
Salvador de 7a- 
ragoza, parece 
que pretenden 
reflejar las ner- 
viosidades y cla- 
vesdela boveda. 
Del siglo xvi es 
el crucero, que 
no tiene cupula 
y si una boveda 
plana con belli- 
sima estrella. A 
la misma epoca 
corresponden 
las vidrieras pin- 
tadas de los ocu- 
los y ventanales 
del abside y cru- 
cero. 

Es amplio el presbiterio. Muy reciente- 
mente cubrieron su pavimento con marmoles 
bianco y negro, desapareciendo las lapidas 
de los enterramientos episcopales menciona- 
dos por Quadrado. 

En el fondo del abside, de cinco pianos, 
levantase hasta 16 metres de altura por 10 de 
ancho, el gran retablo de alabastro, sin esto- 
fas, que acaso lavaron en la epoca del famoso 



412 



y lamentable enlucido, destacando en aquella 
semiobscuridad que lo esfuma, del fondo rojo 
de los tapices, de fines del siglo xvm con gre- 
cas bordadas, que penden de los muros late- 
rales. 

El basamento del retablo, ademas de un 
pequeno zocalo, se compone de tres bandas 
superpuestas, esculturadas, limitadas en los 
angulos laterales por puertas que se perfi- 
lan en arco ca- 
nopial. En lapri- 
meradivisiones- 
culpioForment, 
en sendos meda- 
llones.su retrato 
y el de su espo- 
sa; en la supe- 
rior, relevo esce- 
nas del Nuevo 
Testamento, es- 
tando sobre ta- 
lcs composicio- 
nes el Apostola- 
do, que preside 
el Senor; coin- 
ciden sobre las 
dos puertas de 
este basamento 
las estatuas, se- 
dentes, de los 
santos Lorenzo 
y Vicente. 

Admiran en- 
tre estos asun- 
tos. por el mode- 
lado y por la li- 
nea, Jesus oran- 
do en el huerto, 
y por sus pro- 

porciones y dibujo, Jesus en la columna, a pe- 
sar de que en este el desnudo es algo robusto. 

Una faja de cresteria corona el basamen- 
to; desde ella arrancan cuatro grandes pi- 
lastras con haces de columnas, basas y ga- 
bletes cortados por parejas de figuritas muy 
del Renacimiento ; tambien en las partes 
superior e inferior, hay estatuitas aisladas 
colocadas sobre mensulas y bajo doseles. 




AUTO-RETRATO DE DAMIAN FORMENT, 

ESCULPIDO EN EL BASAMENTO DEL RETABLO MAYOR 



El asunto principal de este retablo es Jesus 
crucificado, rodeado de los ladrones en el 
momento de recibir la lanzada de Longinos, 
y de caer desmayada la Madre. Forment, en 
tal composicion, hizo alarde de sus conoci- 
mientos anatomicos en los crucificados, sin 
duda influido por la escuela de Miguel An- 
gel; la efigie del Redentor supera a todo lo es- 
culpido en tan grandiose retablo; en su exa- 

geracion de de- 
talles, en la mi- 
nuciosidad del 
plegado de la in- 
dumentaria de 
las figures y, so- 
bre todo, en las 
actitudes pasio- 
nales, un tanto 
dramaticas de 
puro realistas, 
como aquel sin 
par artista cu- 
yas obras admi- 
rablesexisten en 
Roma, parece 
iniciar Damian 
la tendencia al 
barroquismo. 

Sobre el Cal- 
vario esculpio 
dos conchas, nu- 
bes, la paloma 
simbolica, cabe- 
citas de queru- 
bes, rasgando so- 
bre estos porme- 
noresel oculode 
rigor en los re- 
tablos aragone- 

ses, por donde se ve la luminaria del Santi- 
simo reservado en el camarin, rodeado de an- 
geles vestidos, llevando instrumentos musicos 
y sobre este grupo, aparece el Padre Kterno, 
cuya cabeza es muy notable. Un dosel de n'li- 
granas, con resabios del goticismo, aunque 
de bien marcado Renacimiento, ornamenta- 
do, surcado de estatuas, corona esta gran faja 
central del retablo. 



En el alto relieve del lado del Evangelio, 
el Salvador aparece cargado con el lenoso 
madero, camino del Calvario, insultado por 
la soldadesca y seguido del pueblo, destacan- 
do de un fondo con edificio del sigloxvi; por 
encima de este asunto hay arabescos, coro- 
nandolo el dosel monumental algo mas re- 
ducido que el del cuadro central e igual que 
el del ladoopuesto, cobijador del Descendi- 
miento. 

Kstas tres composiciones, donde hay tigu- 
ras interesantisirnas, quiza resulten amino- 
radas en valor artistico, debido a la endeblez 
de la perspective de los terminos secunda- 
rios. detallados con exceso, lo cual priva que 
destaquen lo sulicicnte los personajes prin- 
cipales. 

La pulsera que rodea tan singular reta- 
blo (2) aunque contiene algunas estatuas, es 
perfectamente ornamental. 

Pasando por la primitiva sacristia e ingre- 
sando en la principal, elevadisima, con bo- 
veda de cruceria, donde se guarda la plata en 
un armario, sobre cuyas puertas tallaron muy 
delicadamente niiios y flora, se asciende por 
angosta escalera de espiral. al camarin del 
sagrario, del trasaltar mayor, y valiendosede 
una vela cncendida, por ser muy escasa la luz 
que pasa por pequena vidriera artistica, se 
puede admirar otra obra de Forment, colo- 
cada en un sencillo retablito plateresco. 

Indiscutiblemente labro este alto relieve 
el escultor valenciano, no Berruguete como 
algunos, sin documentar, han aventurado. La 
manera de agrupar y plantar las liguras, sus 
proporciones, morbidez, asi lo hacen creer; 
las cabezas de Maria y del Nino, el rey negrc 
muy bien caracterizado, el Mago que adora, 
destacan por su belleza de forma peculiar en 
Oamian. 

Al mismo estatuario atribuyo el monisi- 
mo retablito dedicado a Santa Ana y situado 
al pie del templo, aun cuando tambien se in- 
cluyo en el catalogo de producciones del gran 

(2) Scgun la capitulacion suscrita en 10 de Septiembre 
dc 1620 por el notario senor Garcia Lafuent, clausula XII, el 
Cabildo abou6 al maestro cinco mil ducados, digo, ciento y 
diez mil sueldos, buena moneda corrible en el reino de Ara- 
g6n. N. del A. 



escultor castellano, de quien dicen que vino 
a Huesca por conocer a Forment personal- 
mente, despues de haber admirado su obra 
del Pilar. 

Cierra dicha capillita (3) de Santa Ana, 
preciosa reja, fechada en i525 por Arnau 
Guillen 

En el templo, despues de los retablos ci- 
tados, quedan en lugar muy secundario las 
demas capillas alrededor de sus murosyen 
el exterior del coro. 

La del Santo Cristo de los milagros, inte- 
resa por su efigie, no tan antigua como la que 
existe en el Santuario de las Martires, situado 
a extramuros de la ciudad, y por sus pinturas 
hechas por Vicente Berdusan. Inmediata a 
esta capilla, se encuentra la dedicada recien- 
temente a \uestra Senora de los Dolores; en 
su redticida sacristia arrinconaron el pri- 
mitivo retablo subdividido en siete tablas 
historiadas, estando la central dedicada a 
la Coronacion de la Virgen. Es de factura 
amanerada, dulce de color, de linea y de 
composicion rutinarias, sin estar por estas 
delicicncias, desprovistos de encanto y de be- 
lleza los asuntos en ella pintados en el si- 
glo xiv por Pere fuera. 

Este retablo y dos mas que existen en la 
Magdalena, que desapareceran sino se ante- 
pone el patriotismo al interes, puesto que en 
aquel templo solo se celebra culto el dia de 
la titular, debian colocarse en el exterior del 
testero del coro, que da frente al ingreso 
principal de la catedral para retirar un muy 
pobre, pero grande retablo del siglo xvm, que 
desdice de aquel lugar, donde la severidad y 
el arte se maridaron. 

Hay lienzos y estatuas interesantes en las 
capillas del Rosario, de Santa Catalina, de 
San Joaquin, etc., en su mayoria hechas en 
los siglos xvn y xvm, leyendose los nombres 
de Fr. Bayeu, de Carlos de Salas y de Luzan. 

Por su portada, por los ricos marmoles, 
por las pinturas, gusta la capilla, que fue pa- 

(3) No es este limitado articulo el sitio indicado para en- 
trar en disquisiciones sobre el tema dc Forment-Berruguetc. 
Sobre cl he escrito un extenso articulo que publican! muy 
pronto el Boletin de la Real Academia de la Historia. 
N. del A. 



414 




a: 

o 



o 

03 

< 
H 
u 
A 



O 
a. 
oi 

U 
D 
U 



H 
Z 



O 

< 

Qi 



rroquia, fundada por los hermanos Lastano- 
sa. Por ella se desciende a una pequena crip- 
ta, de la que no se tiene noticia si existio 
antes del siglo xvn; epoca en que la destina- 
ron a panteon de familia, decorandola con un 
retablito cuyo frontal ostenta bellos azulejos, 
con lapidas y relieves y con las estaluas oran- 
tes de los fundadores Orencio Juan y Juan 
Vicente Lastanosa. 

La sillcria coral (4), labrada por Nicolas 
de Verastegui y Juan de Verrueta desde iSHy 
a i5g4, en conjunto, interesa aunque, en ge- 
neral, sus estatuas de bajorelieve, adolecen de 
la falta de bclleza y del estilo que encontra- 
mos en las magistrales sillerias como la del 
Pilar de Zaragoza. 

Hay, sin embargo, dos atriles y algunas 
liguritas que destacan por el dominio del di- 
bujo y del modelado y los motives decora- 
tivos delicadisimos. 

En el archivo de la catedral existen per- 
gaminos, codices y libros corales magnificos; 
se guardan tres exquisitas arquetas con es- 
maltes de Limoges, de las cuales me ocupare 
en articulo aparte en MVSEVM; grandes relie- 
ves que componian un altar portatil de plata, 
y otros objetos de interes arqueologico que es- 
tudio detalladamente en mi libro, en prepa- 
racion, del que no es mas que un esquema 
muy sintetico, que anticipo, el presente tra- 
bajo. 

Saliendo del templo por la puerta inme- 
mediata a la capilla de los Dolores, ingresa- 
mos en el claustro 

Este ingreso lo decoraron en tiempos del 
arte romanico con tres arcos de medio punto, 
en perspectiva, los cuales descansan en capi- 
teles esculturados con robustos pero esbeltos 
fustes. Ocupa el timpano, Maria Madrey dos 
angeles oferentes, que destacan de un fondo 
pintado donde aiin se ven figuras de bien- 
aventurados. 

Esta portada es la mas antigua; siguele en 
turno la otra lateral, y queda detras la prin- 

(4) Esta sillcria coral es la mas importante dc Huesca. 
En el exconvento de Santo Domingo, hoy parroquia, existe 
otra que a pesar de su importancia, ningun escritor cila. - 
N. del A. 

416 



cipal: pertenecen a los siglos xn al xm 
y principles del xiv, respectivamente. En 
cuanto a belleza y dominio del dibujo y del 
modelado, las tres, no pasan de un arte rudi- 
mentario, aunque las dos primeras, por su 
sencillez y gusto en la distribucion de masas, 
resultan severas y bellas, y la mayor, por su 
grandiosidad, hace que se mire con deleite. 

El claustro, en la parte donde nos encon- 
tramos, aunque en su primitiva epoca fue 
romanico, se transformo, elevando sus muros 
y construyendo boveda de cruceria por ini- 
ciativa del mitrado Sr. Fenollet, llevada a 
efecto en los comienzos de la segunda mitad 
del siglo xv. 

En el muro correspondiente al templo 
catedralicio dibujaron arcos apuntados y re- 
levaron tumbas; en la otra ala del claustro, 
rasgaron ventanales por donde se recibe la 
luz. 

Precisa pasar por una puerta que tiene 
signos esculturados, de gusto romanico, para 
ver el resto del primitivo claustro cubierto 
por techumbre lenosa en vertiente; y que 
ofrece interrumpida la monotonia de las pa- 
redes, en el lado de la derecha, por arcadas 
que preceden a espacios que sirvieron de ca- 
pillas; y, en el opuesto, aunque barbara- 
mente tapiadas, algunas arcadas que conser- 
van sus toscos y grandes capiteles y robustos 
fustes. 

En el extreme de este claustro, donde 
pueden leerse inscripciones lapidarias inte- 
resantes, se halla la sala de la Limosna o del 
Mandato, en la que tantas necesidades se so- 
corrieron en tiempos de grandes calami- 
dades. 

Esta sala tiene su capilla colocada sobre 
una tribuna determinada en el exterior por 
dos arcadas con decoracion plateresca. Inte- 
resa el pulpito con ornamentacion mudejar. 
Se retiraron el retablo dedicado a San Mar- 
tin, plateresco, de labor no mas que aprecia- 
ble, y unas tablas pintadas, cuyas efigies 
tienen nimbos dorados, que ahora se guar- 
dan en un departamento de la iglesia. 

En el centro del claustro, en nuestros 
tiempos, se edifice una iglesia, de una nave 




ai 
O 



O 

CO 



o 
a. 
a: 



u 

oi 



Ct 

a. 



UJ 

a 

Q 

H 




O 



a; 
tx< 



con crucero, siguiendo 
el gusto ojival, dcdicada 
a parroquia, en cuvo tes- 
tero colocaron un lindo 
retablo entre gotico y 
plateresco, la obra mas 
admirable que se labro 
para el que Cue suntuo- 
so monasterio-fortaleza. 
Monte Aragon; en el dia 
convertido en ruinas.que 
apenas recuerdan tantas 
grande/as perdidas, mas 
que por la inclemencia 
de los tiempos, por la 
incuria y la avaricia de 
los h ombres. 

Constituye uno de los 
muchos lamenlables ca- 
sos de nuestra dejadez. 
Tantos y tantos anos 
transcurridos sin conce- 
der a nuestro caudal ar- 
tistico aquellas atencio- AKUARIO 





RETABUTO DE LA CAPILLA DE SANTA ANA 



ESTILO RENACIMIENTO 

nes que son de rigor, para conser- 
varlo, hicieron en contra de el un 
daiio incalculable. Ksto, anadido a 
la rapacidad reinante, contribuyo 
en gron manera a que la riqueza 
monumental y la artistica sufrieran 
lo indecible, cuando no han pasado 
a podcr cxtranjero para verguenza 
nacional. 

Atbrtunadamente, de un tiem- 
po aca se advierte en esferas eleva- 
das un mayor interes que hasta 
aqui. De ello habremos de felicitar- 
nos todos, porque, a la vez que se- 
iiala un mayor grado de cultura,. 
viene a demostrar que se llego a 
comprender cuanto importa otor- 
gar los debidos cuidados a todo lo 
que constituye signo de nuestro 
abolengo y de nuestro antiguo 
amor a toda suerte de manifesta- 
ciones artisticas. Consuela esto, 
porque se ve que no fue en vano 



418 




X 

c 
o 



bJ 

Q 

<t 
bJ 




ADORACI6N DE LOS REYES. ALTO RELIEVE DEL RETABI.JTO DEL CAMARIN DEL ALTAR MAYOR. SIGLO XVI 



reclamar incesantemente por los viejos mo- 
numentos, por las obras de nuestros artistas 
y artifices. Costo tiempo, es cierto; pero de- 
monos por muy satisfechos cuantos a esa la- 
bor de propaganda ayudamos, al presenciar 
que esta sirvio para despertar el adormecido 



interes por las cosas con el arte relaciona- 
das. Por esto no hay que desmayar nunca, y 
aunque se vea que de momento las empre- 
sas nobles no prendan, hay que persistir en 
ellas una y otra vez, hasta obtener lo que 
se pretendia. ANSELMO GASCON DE GOTOR. 



420 




AURELIANO DE BERUETE 



VISTA DE MADRID 



AURELIANO DE BERUETE 



AL cumplirse el aniversario dc la muertc 
de ese artista quiere MVSEVAI, con gran 
acierto, enalteccr su memoria. \n en vida 
penso consagrarle un estudio. Encargado de 
escribirlo, t'ue mi deseo presentar los ultimos 
del pintor madrileno, pues Beruete, a pesar 
de sus anos, era un artista infatigable y solo 
el mal tiempo le ooligaba a estar ocioso, ya 
que Beruete no tenia otro estudio quc el 
campo. Pero cuando mas novedades mostra- 
ban las pinturas de Beruete era despues de 
sus excursiones veraniegas. 

Llego el otono de 1911, vi los ultimos 
cuadros del pintor madrileno, mas hermosos 
y mas interesantes que los que habia produ- 
cido antes su pincel. Una serie de trabajos 
me ocupaban por aquel entonces y hasta bien 
entrado el invierno no pude comenzar el ar- 
ticulo destinado a esta Revista. A punto de 
concluirle murio Beruete. 

El dia 4 de enero recibi una carta suya en 



la que me hablaba del proximo Congreso 
Internacional de Arte en Roma. Unas horas 
despues moria repentinamente el pintor. 

Aquella noche, como todas, habia asistido 
a su tertulia del cafe Suizo; cerca de las doce 
se retiro a casa, sintiose repentinamente in- 
dispuesto, y murio. 

El artista madrileno pertenece ya a la His- 
toria de nuestra pintura; pero no podemos 
desprendernos aun de la idea de que vive 
entre nosotros. Dificil es colocarme en el 
punto preciso de enfoque para abarcar por 
completo y ver con toda precision los carac- 
teres del temperamento artistico de Beruete. 

El escrito que hace un aiio pudo ser un 
estudio parcial de su obra, y en el que podian 
tener un lugar preferente los juicios provi- 
sionales y el entusiasmo caldeado por la 
amistad de un trato continue e intimo con 
el pintor, hoy ha de ser un trabajo de con- 
junto escrito con la frialdad con que debe- 



421 




AUREL1ANO DE BERUETE 



EL TAJO EN TOLEDO 



mos colocarnos ('rente a (rente de los hechos 
y de los personajes historicos. 



La vida de Beruete puede ser escrita con 
muy pocas palabras. Hijo de una familia 
aristocratica madrileiia, hizo sus estudios en 
la Universidad, graduanJose de Doctor en 
Derecho el aiio 1867. Alterno sus trabajos 
universitarios con los de arte bajo la direc- 
cion de don Carlos Mugica, y mas adelante 
con el celebre paisista Haes. 

Ilizo su educacion artistica estudiando 
directamente el natural y copiando las obras 
maestras del Museodel Prado. En i8y4acom- 
pafio a don Carlos Haes en una excursion 
pictorica por Alsasua y Aranzazu y mas tarde 
por las hermosas tierras de la isla de Mallor- 
ca. Fue esto el comienzo de las correrias artis- 
ticas de Beruete por Espana y el extranjero 
buscando siempre nuevas modalidades del 
paisaje. 

La posicion aristocratica de nuestro pintor 
le llevo al campo de la politica; fue dos veces 



diputado a Cortes en ticmpos de la revolu- 
cion Septembrina. Aquelloera una cosa con- 
traria a su temperamento, y por fortuna para 
el y para el Arte tuvo la serenidad de juicio 
y la voluntad suficiente para abandonar la 
senda facil de la politica que hubiera acabado 
con su libertad espiritual, condenandole a 
vivir sujeto a los convencionalismos de un 
partido y a convertirse en una rueda mas de 
nuestra complicada maquina administrativa. 
Siempre libre pudo condicionar su vida 
solo para el Arte y la familia; fueron estos los 
dos unicos ideales de Beruete. Siempre libre 
y gozando de una excelente posicion econo- 
mica, pintaba lo mismo en los rincones mas 
hermosos de nuestra Espana pintoresca, 
como en los de paises lejanos, y no hubo 
Museo europeo. coleccion privada o Exposi- 
ciones de Arte, que Beruete dejara de visitar, 
siempre acompanado de su esposa y de su 
hijo. Realmente no concibiamos los amigos 
de Beruete que este visitara un Museo ex- 
tranjero sin la compania de los suyos, y que 
en el campo frente a un rincon de la natura- 



422 



leza y de un trozo de lienzo no tuviera la 
compania de su esposa. 

Estos detalles de su vida intima los con- 
signo no solo por lo que tienen de anecdoti-- 
cos, sino por la perfecta concordancia que 
hay entre ellos y el temperamento del pintor. 

No busco Beruete los exitos faciles en su 
arte. La conquista del aplauso del publico y 
las mercedes oficiales no turbaron jamas la 
serenidad de su espiritu. Por esto no llego a 
ser un pintor popular y en el haber de sus 
honores oficiales hay lo menos que pudo 
otorgarselc: la gran cruz de Isabel la Catoli- 
ca, el haber sido caballero y oficial de la Le- 
gion de Honor, contar en nuestras Exposi- 
ciones de Arte con dos terceras niedallas (1878 
y 1884) y una segunda (1901); igual recom- 
pensa tuvo en Chicago (1904) y en otros cer- 
tamenes extranjeros. 

En las Exposiciones I'niversales de Paris, 
de 1887 y de 1910 t'ue miembro del jurado. 
Cuadros suyos los hay en muchos Museos 
(Madrid, Luxemburgo, Barcelona, Sevilla, 



San Sebastian, Pau, Amsterdam, etc., etc.) 
Su labor en la literatura artistica es de fama 
mundial; sus articulos y fblletos estan co- 
ronados por un libro que es un verdadero 
monumento de critica y de historia escrito 
para estudiar la vida y el arte de Velazquez. 
Publicose en Paris en 1898 magniticamente 
editado por H. Laurens con un prologo de 
Bonnat; la edicion se agoto rapidamente. En 
1906 era traducido al ingles siendo esmera- 
damente publicado por la casa Met/men and 
Co., de Londres, y mas tarde, la Plioto- 
graphiiiche Gesellschaft, de Berlin, lanzaba 
al mercado una edicion soberbia, traducida 
por Valeriano von Loga. 



La obra da Beruete era realmente poco y 
mal conocida del publico. Es verdad que en 
algunas Exposiciones habian ligurado cua- 
dros suyos; pero son estos de un arte tan sin- 
ce ro y tan intimo y sus proporciones siempre 
pequeiias, que ante los ojos de las gentes 




*.*>. . , 

I4 >" / ' , 

r ' *.-,. > - v 




AUREL1ANO DE BF.RUETE 



MONTE DE EL PAR DO 



425 




AUREI.IANc) DE BRRIIF.TF 



quedaban ocultos por las telas pintadas para 
atraer fuertemente las miradas del publico. 

Era conveniente hacer una Exposicion 
con el mayor numero posible de obras del 
pintor madrileiio. Esta empresa ha sido rca- 
lizada por su hijo con la colaboracion de So- 
rolla. 

En dos grandes salones del nuevo estudio 
del pintor levantino se colocaron mas de seis- 
cientos trabajos debidos al pincel de Beruete 
y que son un tercio de su produccion total. 

Los cuadros se instalaron con un gusto 
muy delicado, y un sentido admirable de su 
ponderacion cromatica evitando que las co- 
loraciones de unos lienzos aminoraran o des- 
truyeran el efecto expresivo de otros. 

La Exposicion se organize atendiendo, no 
solo a esa finalidad estetica, sino procurando, 
ademas, mostrar, en forma serial la evolucion 
pictorica de Beruete. 

La primera sala contenia las obras de sus 
ultimos anos; en el segundo salon estaba 
compendiada toda su historia artistica; en el 

4*6 



LA HUERTA DEL TIO PICHUCtll. AVILA 

testcro del fondo habi'a, sobre una rica con- 
sola, los libros y folletos que constituyen la 
produccion literaria de Beruete, y alternaban 
con cllos ibtograt'ias del natural en la que se 
ve al maestro pintando en el campo, unico 
estudio que tuvo durante toda su vida. 

En el angulo de la izquierda de este salon 
estaba el soberbio retrato del artista pintado 
hace algunos affos por Sorolla; y en el an- 
gulo de la derecha, el amor filial, la admira- 
cion y el carino del amigo colocaron, como 
reliquias, el ultimo lienzo medio abocetado 
por Beruete, su tripode y silla de campo, la 
paleta usada por el maestro y la caja para los 
tubos de color, cubierta de flores. 

Las obras mas antiguas del artista que 
han ligurado en su Exposicion datan del 
ano 1873, y son una serie de estudios de la 
Casa de Campo (Madrid); seguian, luego, 
algunas de las pinturas ejecutadas en aquellas 
excursiones que por tierras del Norte y de 
Mallorca hizo Beruete con su maestro Haes. 
En el catalogo de las obras exhibidas, es- 



tas fueron clasificadas en cuatro grupos. El 
primero comprende las pintadas desde 1873 
hasta el ano de 1877; las del segundo, hasta 
1887; las del tercero hasta 1902 y las del 
cuarto, hasta la muerte del pintor. 

Gracias a esta admirable clasificacion y a 
una segunda forma de agrupamiento en las 
ejecLitadas durante el ultimo decenio de la 
vida de Beruete, tomando en cuenta los si- 
tios donde pinto (Vichy, Suiza, Andalu- 
cia, Segovia, Avila, Cuenca, Toledo y Ma- 
drid), pudo estudiarse la obra de Beruete 
de un modo muy complete y a satisfaction. 




AURELIANO DE BERUETE 



428 



Fue el pintor madrileno un temperamen- 
to perfectamente equilibrado y rectilineo; 
una inteligencia cultisima, una voluntad te- 
naz para realizar su vida y un sentimiento 
sutil para las emociones artisticas. 

La Exposicion desus obras recientemente 
celebrada ha mostrado de un modo claro las 
cualidades pictoricas de Beruete y el proceso 
de su evolucion. 

La sinceridad persiste en todos sus traba- 
jos, desde los realizados en los afios de apren- 
e hasta aqucl, en cuya ejecucion le sor- 
prendio la muerte. Esa ca- 
sual idad de ser sincere es, 
en el tiempo presente, una 
nota muy rara. A raiz de 
la Exposicion celebrada en 
KJII en Barcelona me es- 
cribia un amigo mio, tan 
cxcelente pintor como 
liombre de juicio recto, las 
siguientes palabras: Des- 
pues de visitar detenida- 
mente todas las salas en 
que se exhiben las obras 
espanolas y extranjeras del 
certamen, me he conven- 
cido de que sus autores 
luchan demasiado en bus- 
ca de la originalidad vi- 
viendo a expensas de la 
preocupacion ajena y pro- 
pia y muy poco o nada 
mostrando su propio tem- 
peramento para que sus 
obras no scan naturalmen- 
te suyas y no prohijadas, 
y a las que solo se les pres- 
ta su nombre. Con esa 
impresion llegue hasta los 
cuadros de Beruete y en 
ellos vi una nota intensa 
de sinceridad. 

Un simil fijara mejor 
ese juicio mio. Imaginese 
usted que durante bastan- 
te tiempo hubiera estado 



LA HOZ DEL HUECAR. CUENCA 




Id 

Id 
3 

x 
Id 
CO 



o 



Id 
A 
D 



u 
z 

u 
D 
u 



u 

-D 

J 

U 
Q 

N 

O 

I 




AIIREL1ANO DE BERUETK 



TOLEDO DESDE LAS COVACHUELAS 



sometido a sentir la fragancia de las llores, 
ver la rica coloracion de sus petalos y gus- 
tar el sabor de sus frutos gracias a una se- 
rie de productos quimicos extraidos, no cier- 
tamente de las flores ni de los frutos, sino, 
de la hulla. La primera impresion seria de 
extraneza, luego nos maravillariamos del es- 
tuerzo colosal de la inteligencia y la volun- 
tad del hombre que supone el fabricar qui- 
micamente el aroma y color de las flores y el 
sabor de los frutos, sin flores ni frutos; pron- 
to acabariamos sintiendo la nostalgia de no 
ver la madre tierra que produce arboles y 
plantas que encantan nuestros ojos, y cuyos 
trutos son un regalo para nuestro paladar. 
[Con cuanta alegria recibiriamos entonces el 
presente de una canastilla de flores frescas y 
frutos sazonados! 

Transcribe las palabras del pintor amigo 
mio porque no solo expresan bien claramen- 
te esa nota tan tipica de sinceridad de las 
obras del artista madrileno, sino tambien 
porque revelan en el pintor que las escribio 
un alma sincera y recta de juicio. Hay en la 
produccion total de Beruete una forma rectili- 

430 



nea de evolucion 
y tipicamente per- 
sonal. En suscua- 
dros y estudios 
primeros se ve la 
influencia de sus 
maestros, de Haes 
primero, y de 
Martin Rico des- 
pues. Lo que vie- 
ne a distinguir en 
esos anos de apren- 
dizaje a los artistas 
dotados de tem- 
peramento de a- 
quellos otros fal- 
tos de el, no es 
precisamente el 
que exista o falte 
en sus obras la in- 
fluencia del maes- 
tro, sino, el que, 
ademas , haya o 

no en ellos un esfuerzo personal para ex- 
presar el sentimiento artistico que producen 
las cosas en el artista novel. 

El examen detenido de las obras juveniles 
de Beruete nos hace ver la existencia cons- 
tante de ese esfuerzo suyo en traducir su pro- 
pia vision pictorica de las cosas. Su lenguaje 
artistico es poco personal; hay en el frases, 
giros de construccion y hasta modismos del 
lenguaje pictorico de D. Carlos Haes y mas 
tarde de Martin Kico. Pero, como ademas de 
esto existen en esas obras de Beruete verda- 
deras ideas pictoricas, no tuvo su autor el pe- 
ligro de estancarse prematuramente en un 
arte rutinario. Sus ideas tuvieron que encar- 
narse primero en un lenguaje pictorico que 
no le pertenecia; pero, poco a poco, supo 
formarse un lenguaje propio luchando te- 
nazmente en esa empresa. 

Si solo mentaramos las influencias de 
Haes y Martin Rico, nuestro juicio sobre el 
arte de Beruete seria incompleto. 

El artista madrileno fue hombre dotado 
de una alta cultura pictorica. No existe ma- 
nifestacion moderna y contemporanea de este 



arte que no fuera conocida a fondo por Be- 
ruete. Pero tuvo el talento de conocer tam- 
bien las cualidades de su temperamento y 
jamas se dejo alucinar por una tendencia 
pictorica que no estuviera en perfecta con- 
cordancia con el. 

Despues de lo dicho, el nombre de la es- 
cuela de Barbizon acudira a la memoria del 
lector; y tal vez se unira a este recuerdo el de 
los paisistas ingleses de lines del siglo xvm y 
y comienzos del xix. 

Me pensado muchas veces que es ma- 
yor la inlluencia que sobre Beruete ejercie- 
ron los maestros de Barbizon y los antiguos 
paisistas ingleses que Haes y Martin Rico; 
porque mientras la de estos fue pasajera, res- 
balando por la superlicie del temperamento 
de Beruete, la de los otros fue profunda y 
constante. Tal vez a muchos les parezca es- 
travagante la afirmacion de que Beruete de- 
bio mas a Gainsborough que a don Carlos 
Haes; yo creo que esto es cierto. Hay en el 
proceso de formacion del pintor ingles mu- 
chos puntos de contacto con el de Beruete si 
se recuerdan las obras de Gainsborough del 
periodo de Ipswich y de Bath, mas tarde, se 
vera que mi afir- 
macion no deja 
de tener funda- 
mento. Siademas 
recordais los pai- 
sajes del pintor 
ingles existentes 
en algunas colec- 
ciones de la Gran 
Bretana, podreis 
llegaros a conven- 
cerde loquedigo. 
Eso si; es precise 
que en la compa- 
racion se descar- 
ten aspectos dife- 
renciales que na- 
cen de las condi- 
ciones de raza y 
de tiempo de uno 
yotropintor. Pero 
en lo que se re- AURELIANO DE BERUETE 



Here a la tecnica de ambos, en su modo de 
estudiar el natural, en la justa anotacion cro- 
matica del paisaje, y en el trabajo de ir rec- 
tamente solucionando esos problemas hay 
mucha semejanza entre ambos pintores. Qui- 
zas a esa influencia de Gainsborough deba 
unirse la de Constable, sobre todo en epoca 
bastante avanzada de la vida de Beruete. 

En las obras antiguas el detalle es seco, la 
entonacion sorda y la paleta un tanto sucia: 
ademas, conviene anotar que su factura no 
tiene nada de energica y si un poco mezqui- 
na, premiosa y hasta infantil. 

Poco a poco, y en un proceso tan regular 
como armonico, la paleta va limpiandose, los 
tonos son mas vibrantes, los matices aumen- 
tan, los acordes se hacen mas perfectos y 
ricos, la factura va siendo mas suelta y ener- 
gica, se pierde el valor de los detalles y se 
aumenta y depura el valor del conjunto. 

Al llegar a este periodo de evolucion pic- 
torica de Beruete hay que recordar a la es- 
cuela impresionista y las conquistas mas bri- 
llantes del plein-air. El pintor madrileiio, 
que desde el principle de su vida artistica no 
tuvo mas estudio que la naturaleza y siempre 




TOLEDO. PUENTE DE SAN MARTIN 



43' 




AURELIANO DE BERUETE 



CUMBRES DE LA JUNGFRAU 



al aire libre, hallo en las conquistas de los 
macstros Franceses del impresionismo. mu- 
cho material para afirmar y mitrir su tempe- 
r amen to. 

Rapidamente, las cualidades del arte de 
Heruete, antes apuntadas, toman un rico des- 
envolvimiento. La vision de conjunto del 
paisaje se impone en absolute en sus cua- 
dros; su cromatismo se enriquece, los tonos 
son fuertemente saturados o de unas delica- 
dezas griseas admirables; el toque se hace 
pequeno, rapido y vigoroso; pinta con tnu- 
cha pasta de color y el aire y la luz ane- 
gan y banan esplendidamente sus paisajes. 

fambien al llegar a este momento de su 
evolucion artistica hay que recordar otro 
nombre: Sorolla. 

Nuestro publico conoce poco la vision e 
interpretacion del paisaje del gran maestro 
levantino. Cuando yo escribi un ensayo so- 
bre el, no lo documente graticamente con la 

432 



copia de paisajes suyos; jes tan pobre la foto- 
grafia y el grabado para reproducir las obras 
eminentemente pictoricas que vale mas no 
intentar la empresa! 

Kn los cuadros de Sorolla el paisaje no 
desempena el papel de simple escenario, an- 
tes al contrario, el trozo de Naturaleza que 
hay en sus obras es un personaje mas de 
ellas. La perfecta concordancia que nace de 
la penetracion del hombre con la Naturaleza, 
ha dado lugar en Sorolla, a un proceso de 
caracterizacion y vitalidad del paisaje como 
nunca se habia hecho en Espana, en tan alto 
grado. La estructura y las cualidades todas' 
de forma, luz y color que pone Sorolla en el 
rincon de la Naturaleza pintado porel, hacen 
que el paisaje tome una expresion tan poten- 
te y propia como si fuese el retrato de un 
hombre. 

He aqui una cuestion de gran trascenden- 
cia en el paisaje moderno: hacer el retrato de 



un trozo de la Naturaleza cuya fisonomia 
propia scan los rasgos de su estructura mate- 
rial, y cuya alma se manifieste en la luz y el 
ambiente que banan y envuelven el paisaje. 

El trozo de la Naturaleza pintado en esas 
condiciones deja de ser un elemento pura- 
mente pintoresco para adquirir un valor mas 
elevado e intimo; yo me atreveria a decir 
psicologico. Pero no de una psicologi'a pura- 
mente subjetiva. sino objetiva tambien, (y 
perdoname, lector, lo pedantesco de la divi- 
sion. ) 

El paisaje, segun su condicion, produce 
en nosotros un estado emotivo cuyo caracter 
es variable segiin el estado de animo en que 
nos encontremos. El artista frente a un trozo 
de la Naturaleza, si sabe sentirla, escuadrifia 
entre sus repliegues materiales los elementos 
de excitacion emotiva para ver en el paisaje 
algo mas que forma, luz (con ella el color) y 
ambiente. Y esa emocion del artista la tra- 



duce pictoricamente en forma de cuadro y la 
hace sentir con energia al publico. Ese estado 
emocional queda alii para siempre como la 
impresion de un sello; este es la emocion del 
artista y la materia sobre la que se ha apli- 
cado el sello, es el trozo de la Naturaleza que 
forma el paisaje; esta es su fase del subge- 
tilismo psicologico de que antes hablaba. 

Pero aun hay. mas. El paisaje cambia in- 
cesantemente de aspecto. Cada estacion pro- 
duce en el una mudanza, cada hora del dia 
un cambio de aspecto. La luz, segiin la ex- 
presion de Manet, es el protagonista de todo 
cuadro, y nosotros podemos anadir que es el 
alma del paisaje, como las estaciones del ano 
son las epocas de su vida y los cambios at- 
mosfericos son la expresion de su caracter 
moral, tan pronto tranquilo y equilibrado, 
como enfurecido por la colera , o radiante 
de alegria. Visto asi un trozo de la Natu- 
raleza, adquiere en la obra de arte un valor 




AURELIANO DE BERUETE 



AL PIE DE LA JUNGFRAU 
433 



intensamente expresivo y esto es lo que ha 
hecho Sorolia en sus paisajes, y esta es la 
solucion esplendida del proceso arti'stico de 
Aureliano de Beruete. 



He procurado mostrar como fue torman- 
dose su temperamento, a la manera como 
podemos ir siguiendo el proceso de constitu- 
cion y desarrollo de un ser organico. 

En la critica historica del arte esta es una 
cuestion fundamental, y los hechos y docu- 
mentos no son mas que simples medios para 
llegar a ese fin. 

La critica no puede creer en la existencia 
del artista como un producto de generacion 
espontanea, y que se nutre solo a expenses de 
sus elementos organicos. Hoy lo que podria- 
mos llamar la personalidad del artista la ve- 
in os de muy distinto modo en su proceso de 
formacion y desarrollo. Esa personalidad 
tiene su origen, por el que se encadena a 
otras personalidades artisticas, y tiene su des- 
envolvimiento preciso nutriendose con cuan- 
tos elementos encuentre en su exterior v 



pueda asimilar su constitucion organica ar- 
tistica (el temperamento). 

Del mismo modo que en los seres organi- 
cos de la Naturaleza no hay falta de origina- 
lidad porque hayan sido engendrados por 
otros y se nutran de elementos naturales, asi 
tambien, en el concepto nuevo de la critica, 
no se supone falta de originalidad en un ar- 
tista porque en la formacion y desarrollo de 
su temperamento hayan intervenido otras 
personalidades artisticas. 

Me falta espacio para anadir en este estu- 
dio otra modalidad de Beruete, y es la de su 
condicion de critico e historiador de nuestra 
pintura. 

Tambien me falta espacio para que, desde 
una conveniente lejania, pueda abarcar la 
obra de Beruete dentro del conjunto de 
nuestra pintura contemporanea. 

Queda todo esto en suspense para mas 
adelante en que, de nuevo, desocupado lec- 
tor, volvamos a platicar sobre ese artista tan 
altamente interesante, que hizo de toda su 
larga vida una labor intensa de educacion y 
de sinceridad artistica. RAFAEL DOMENECH. 




AURELIANO DE BERUETE 
434 



EN EL VALLE DE GR1NDELWALD 





NECR6POLIS FENICIA EN PUNTA DE VACA (CADIZ) 



DESCUBRIMIENTOS ARQUEOLOGICOS EN ESPANA 



EN la Necropolis Fenicia de 
Punta de la Vaca (Ca- 
diz) desde epocas muy remo- 
tas vienen encontrandose cons- 
trucciones funerarias, analo- 
gas a las descubiertas actual- 
mente. 

Ya Suarez de Salazar, en el 
ano de 1610, describe minu- 
ciosamente los sepulcros de los 
Fenices gaditanos. En nuestros 
tiempos, los descubrimientos 
mas importantes se han efec- 
tuado con ocasion de los des- 
montes para el tendido de la 
via ferrea y de las obras de los 
astilleros de Vea-Murguia, y 
por su excepcional importan- 
cia los han estudiado eruditos 
arqueologos nacionales y ex- 
tranjeros. 

En el ano de 1891 se descu- 
brieron siete loculi de un hipo- 
geo, en los cuales se encontra- 
ron algunas de las joyas que 
en el dia se guardan en el Mu- 
seo Provincial de Cadiz; pero 
como el hallazgo no fue hecho 
con motivo de excavaciones 
cientificas, sino para determi- 








JOYAS ENCONTRADAS EN LA NE- 
CR6POLIS DE PUNTA DE VACA 



nadas obras de los citados asti- 
lleros. quedo sin terminar el 
descubrimiento; limitandose el 
Estado a nombrar un guarda, 
el cual. desde entonces, ha ve- 
nido cobrando su sueldo hasta 
el pasado ano, en que se supri- 
mio la iniitil prebenda, puesto 
que las aludidas tumbas esta- 
ban por completo abandona- 
das. a pesar de las incesantes 
reclamaciones de la Comision 
de Monumentos, en vista de lo 
cual la Sociedad de Turismo 
gaditana decidio, con loable 
ejemplo, continuar los descu- 
brimientos y atender a su con- 
servacion, a fin de que pudie- 
ran ser visitados tan interesan- 
tes restos. 

En los primeros dias de sep- 
tiembre comenzaron los tra- 
bajos, apareciendo otros dos 
loculi semej antes a los ante- 
riores, que solo contenian res- 
tos pulverizados de osamen- 
tas, pudiendose apreciar que 
el cadaver fue colocado sobre 
un lecho arcilloso, cubierto 
con cal viva. 



435 




A! irse descombrando de tierra. aparecie- 
ron en aquellos lugares otros loculi de una 
sepultura con igual orientacion a las ya exhu- 
madas y de igual largura (dos metros), si bien 
de distinta estructura. pues tiene unaanchu- 
ra de g5 centimetres, por 5o de alto; de ma- 
nera que, comparada con las demas. resulta 
con capacidad analoga, pero 
invertida, puesto que la ge- 
neralidad alcanza un metro 
de altura por 60 centimetros 
de ancho, y los sillares cstan 
revestidos de gruesa capa de 
estuco bianco. El dia 20 del 
susodicho mes de septiembre 
se procedio a levantar dos de 
los sillares que forman el lo- 
culi, dejando al descubierto 
un esqueleto de hombre de regular esta- 
tura, tendido en el lado izquierdo de la se- 
pultura y con los brazos colocados a lo lar- 
go del cuerpo. Por el examen del craneo 
y de la dentadura, suponese corresponde 
a un hombre de 30 a 
40 anos. Kl cuerpo apa- 
recia sobre una capa de 
arcilla oscura, y proba- 
blemente estuvo embal- 
samado, a lo que se debe 
el mejor estado de con- 
servacion, y que no se 
note la capa caliza sobre 
el cadaver que se veia 
en los otros. Sobre el 
cuello, debajo de la man- 
dibula inferior, se en- 
contraron: un anillosig- 
natorio de plata, un 
amuleto de oro y bronce 
con una piedrecita roja. 
y un colgante de oro; 
joyas que excusamos describir porque repro- 
ducimos con estas notas. 

En la proximidad de esta sepultura, se 
ven las piedras de otra de mayores propor- 
ciones, los sillares de la cual forman parte de 
la ya descrita, demostrando que este hipogeo 
fuc construido para alguna importante fami- 

43 6 



ANILLO SIONATARIO 




ALHAJAS HALLADAS EN PUNTA DE VACA 



lia, y que de su total descubrimiento y estu- 
dio quizas dependa el esclarecimiento de la 
primitiva historia de nuestra peninsula. 

El Estado debiera ayudara la Sociedad de 
Turismo que se propone conservar el Monu- 
mento en forma de que pueda ser visitado. 
Kilo puede constituir un aliciente mas para 
cuantos van a conocer la lin- 
da ciudad gaditana. 

Las excavacionesquese ban 
practicado hasta aqu! ban co- 
rrido a costa de la menciona- 
da Sociedad de Turismo, la 
cual las tomo a su cargo por 
iniciativa del entusiasta y doc- 
to profesor de la Escuela de 
Artes y Oricios y Bellas Ar- 
tes, D. Pelayo Quintero, bajo 
cuya direccion se han realizado con exce- 
lente resultado, conforme se desprende de lo 
susodicho. Han sido suspendidas por el mo- 
mento, debido a oponerse a que prosiguieran 
el propietario del terreno colindante. Las se- 
pulturas siguen todavia 
a cinco metros de pro- 
fundidad. 

Es de desear que este 
pequeno obstaculo sea 
vencido, pues es obra 
patriotica facilitar las ex- 
cavaciones que se efec- 
tuan con alteza de mi- 
ras, como las aludidas, 
movidos quienes las di- 
rigen por el linico deseo 
de esclarecer y docu- 
mentar, por lo tanto, 
debidamente, extremos 
relacionados con la his- 
toria de nuestro pais. 
Felicitemonos de lo que 
cundio la aficion a las excavaciones arqueo- 
logicas; en Empurias, en Merida, en Sagun- 
to, en Cadiz, se han realizado con brillante 
resultado. Y lo que semejaba imposible que 
entre nosotros despertara interes, contempla- 
mos con jubilo que lo despierta entre no 
poca gente y lo aviva en los aficionados. 







SAN CUCUFATE DEL VALLES 



VISTA EXTERIOR 



SAN CUCUFATE DEL VALLES 



UNA de las excursiones mas interesantes 
que cabe realizar en Cataluna, y, por 
cierto, una de las que con mas comodidad es 
dable hacer desde Barcelona, es la visita a la 
antigua abadia de San Cucufate del Valles. 
El aficionado a las bellas construcciones le- 
gadas por el pasado encontrara alii una igle- 
sia magnifica, interesante para el estudio de 
las formas que adquirio el arte ojival al intro- 
ducirse en el pais, y un claustro romanico 
que es, sin disputa, el mas excelente de cuan- 
tos existen en Cataluna. Y en la antigua igle- 
sia monacal, son deadmirar, tanto el hermo- 
so conjunto arquitectonico, como los sepul- 
cros y altares, y, a mayor abundamiento, 
notables objetos de interes para el arqueolo- 
go, y dignos de atencion para el artista. 

Desdichadamente, parte de la antigua ri- 
queza que se libro de los incendiarios y sa- 
queadores del convento en 1835, ha sido en 
nuestros dias desperdigada. Facil es imagi- 
narse cuanto aumentaria el interes de una 
visita a San Cucufate del Valles si aim con- 



servara las joyas vendidas, no siempre con 
extricto espiritu de justicia y derecho; las que 
fueron cambiadas, y aquellas que pueden 
considerarse salvadas por el pais, debido a 
estar depositadas de antiguo en sitios donde 
se les ha otorgado la estima en que, en reali- 
dad, hay que tenerlas. El Archive General 
de la Corona de Aragon guarda unos noven- 
ta importantisimos codices procedentes de 
esa abadia, la parroquia de San Cucufate, de 
Barcelona, una magnifica area de plata repu- 
jada, para reliquias, que honra nuestra orfe- 
bren'a trecentista (i), y el Museo Provincial 

(i) Es indudablc que la urna actual fu<! momada en 
cl siglo xvn con plancbas de un objeto del siglo xiv, dorado 
y con esmaltes. En varias partes deeste interesanie ejemplar 
de orfebreda existen hucllas de una gran cercenadura de las 
planchas, a fin de adaptarlas en forma que cubricran la 
actual armaz6a de madera. Para ello mutildronse varios ca- 
lados y tuvic'ronse que colocar los simbolos de los evange- 
listas, que hay en la parte posterior, agrupados de modo que 
no hay preccdentes de ello en nuestra iconografia, y los Ange- 
les del frontis vienen a quedar como oprimidos entre dos 
compartimentos. Coasta que en 1306 un tal Bonanat Basct, 
dic'i sus bienes para construir el area que guardara las reli- 
quias de San Cucufate. 



igia. II. N.ia. 



437 



de Barcelona una curiosa urna de madera 
dorada y decorada con relieve de yeseria, 
obra no posterior a la primera mitad del si- 
glo xiv, que contuvo las reliquias de San 
Candido (2). 

De antiguo origen cabe que blasone San 

(2) Esa urna resulta un interesanteobjcto de arte hecho 
a poca costa. Es muy verosimil que su construcci6n se hi- 
ciere despute dc la invencirin de las reliquias que debia 
contener, lo que tuvo efecto en 6 de marzo dc 1292, scgun 
maniliesta la propia caja: Anno domini M.CC.XC.I! nonas 
maii ini'encio sacratissimi corporis sancti Candidi, militis 
xpi. et martiris. En la pane de la tapa bien conservada, cam- 
pea el Creador, rodeado de los simbolos de los Evangelisias, 
y dos angeles orantcs. En el t'rcnte del dcposito de rcliquias 
aparcce San Jaime, prcdicando a sus discipulos; a los la- 
dos, San Candido delante del tribunal, y en la pane pos- 
terior, la dccapitaci6n de San Candido. En el catalogo del 
Museo Provincial ostcnta esc objcio los numcros 832 y 092 



Cucufate del Valles. Mucho se ha hablado 
de si el emperador Cesar Octavio Augusto 
establecio alii un Castillo o palacio que se de- 
nomino Castmm Octavianum, y sirvio de base 
al monasterio medioeval. Lo cierto es que el 
P. Jaime Villanueva (3) en loscomienzos del 
siglo xix vio un sarcofago romano clipeado y 
con estrigiles (4), y que, debajo del campana- 
rio actual, existen restos de una construccion 
bien diversos a lo que sobre ellos descansa, y 
que podrian, tal vez, ser de la epoca impe- 

(3) Viaje lllerario a las iglesias de Espafia Vol. XIX, 
pag. 21. 

(4; Figura cste sarcofago en el Museo Provincial dc 
Barcelona, tenicndo en el catalogo el niimero 872. En los 
extremes del frente hay columnas estriadas y en medio un 
clipeo con busto dc hombrc sobre dos cornucopias. 




BARCELONA 



ARQUETA EX1STENTE EN LA 1GLES1A PARROQUIAL DE SAN CUCUFATE 




BARCELONA 



ARQUETA DE LA IGLESIA 1)E SAN CIICUFATE 



rial. Varies coleccionistas de inscripciones 
antiguas ban aludido, como hallada en San 
Cucufate del Valles, a una lapida romana de 
un Quinto Valerio Castricio; de la cual en el 
dia se desconoce el rastro, y como es dema- 
siado expresiva, creemos que hay que dudar 
de su autenticidad. Hase dicho y repetido, 
adcmas, que en aquel lugar fueron martiri- 
zados San Cucufate, Obispo de Barce- 
lona, San Medin y Santa Juliana y 
Semproniana; tambien, sobre este par- 
ticular existen puntos oscuros para que 
puedan otorgarse nuevos titulos de ho- 
nor al monasterio. sosteniendo que se 
erigio sobre el oratorio levantado para 
guardar las reliquias de aquellos mar- 
tires y senalar el sitio regado por san- 
gre de cristianos. 

En las estancias de la actual rectoria 
de la parroquia de San Cucufate del 
Valles, antigua morada abacial, conser- 
vase un capitel de marmol bianco que 
encierra gran interes para corroborar 
como en aquel sitio existieron varias 
construcciones muy anteriores al famo- 
so monasterio. Es ese capitel, de baja 
epoca romana, transformacion visigo- 
tica del capitel compuesto, con cuatro 



grandes hojas de acanto recortado tos- 
camente, decorando un nucleo estriado 
que va ensanchandose, y que remata 
en una moldura decorada con ovas, 
sobre la cual se perfilan unas volutas. 
Ese marmol mide unos treinta centi- 
metres de altura, y constituye bello 
testimonio de una lujosa construccion, 
que corresponde al siglo v o al vi. 

De concederse credito a lo que ma- 
nifiestan cronistas e historiadores del 
monasterio, habria de admitirse que la 
restauracion de la iglesia dedicada a 
San Cucufate al culto cristiano, debio 
etectuarse hacia el aiio de 780, siendo 
arruinado en distintas ocasiones a causa 
de nuevas incursiones moras. Citase un 
privilegio del rey franco Lotario con- 
firmando en el ano de 987 las concesio- 
nes precedentemente hechas al referido 
cenobio por Carlo Magno y Luis el Piadoso; 
pero aim es mas exacto que desde las postri- 
merias del siglo ix cabe darse por comproba- 
da la existencia de la iglesia y monasterio de- 
dicados a San Cucufate, resultando indubi- 
table la mencion de sus abades. 

El edificio actual no puede referirse a esos 
tiempos de reconquista de la tierra catalana. 




BARCELONA 



ARQUETA DE LA IGLESIA DE SAN CUCUFATE 



439 




MIISRO PROVINCIAL I>E BARCELONA 



ARQUETA DE LAS RELIQUIAS OF. SAN CAND1DO 




Loquerestadcl vic- 

jo monasterio no es 

posible relacionar- 

lo a cpoca anterior 

al siglo xin en sus 

partes mas anti- 

guas, abundando 

aiin lo que cabe se- 

nalar conio de fc- 

chas posteriores. 

Fuc deslruido lo 

que estuvodestina- 

do a archivo, don- 

de habia un bellisi- 

mo artesonado po- 

licromo con el timbre hcraldico del abad 

Pedro de Bosqueto (1351-1385), viendose 

todavia en construcciones posteriores ven- 

tanales con calados y moldurajes de la bue- 

na epoca del arte ojival. La casa habitacion 

del encargado de la parroquia no se hace 

dificil imaginarsela sin los vanos del Renaci- 

miento y con sus torres, el tejado almenado 

y las repisas para sostener barbacanas y ma- 

tacanes, fijos o de madera, segun las necesi- 

dades. Desconocemos que la iglesia posea 

440 



CAP1TEL HALLADO EN SAN CUCUFATE DEL VALLES 



un documento que 
permita establecer 
la fecha de unacon- 
sagracion, o la epo- 
ca en que fue cons- 
truida. El triple ab- 
side exterior poli- 
gonal delata un pe 
riodo en el cual im- 
peraban las mane- 
ras de construir ro 
manicas, que, en 
vano, querian dete 
ner los impulsos de 
la moda del estilo 

ojival, ya adueiiado de las construcciones de 
otros paises. No vamos a atrevernos a supo- 
ner anterior al siglo xm el comienzo de esa 
construccion, aun admiticndo la grande y 
calada ventana central, del abside principal, 
como adicion hecha con posterioridad; pero 
no anterior al siglo xiv. La parte baja del 
campanario es, tambien, obra romanica, por 
mas que terminada, tal cual esta en el dia, 
en el siglo xvi sin atender a las disposiciones 
que exigia la construccion primitiva. 



El templo dedicado a San Cucufate tiene 
tres naves soportadas por ocho pilares de sec- 
cion geometrica, y sus dimensiones son: cin- 
cuenta metres de largo por veinte y dos de 
anchura. Presenta, sostenido por cuatro pila- 
res inmediatos el abside (5), la cupula y cim- 
borio octogonal, con arreglo ya a medios 
goticos, si bien vacilantes y usados insegura- 
mente. El arte 
romanico pesaba 
como un recuer- 
do agradable so- 
bre los construc- 
tores de esta par- 
te de la iglesia, 
que responde a 
nuestras normas 
constructivas de 
principios del si- 
glo xiv. Perodes- 
de ahi a la facha- 
da, todo obedece 
a la nueva ma- 
nera, acreditan- 
do el triunfb de- 
finitivo del arte 
Frances, con sus 
peculiares linea- 
mientos. 

La portada ex- 
terior que pre- 
senta una gran 
abertura partida 
por sencillo pi- 
lar, se expande 
en una serie de , 
oncearcos apun- 
tados, formando 

un gran molduraje. Un pinon obtuso la re- 
mata con escasa gracia, quizas para no res- 

(5) El presbiterio dc la iglesia dc San Cucul'atc del Vallcs 
forma un semipoligono dc siete lados, con ligcros relieves 
formando hornacinas, y columnas con arcos que van a 
reunirse en lo alto de la boveda absidial en un scmicirculo 
sin clave. Cabe pcnsar que csta parte de la obra debi6 termi- 
narse en fecha un poco anterior al abad Galceran de Sola 
(1306-1333), de quien se dice que mandd construir el altar 
mayor primitive, que costo cinco mil libras catalanas. (Caye- 
tano de Barraquer: Las casas de religiosos en Cataluna, 
tomo I, pag. 106.) 




SAN CUCUFATE DEI. VALLES 



tar visualidad al gran roseton ricamente ca- 
lado, que ocupa e ilumina por complete el 
testero de la nave central. Tanta esplendidez 
en la rosa hace resaltar mas la exagerada sen- 
cillez de la puerta, que, en otros tiempos, 
armonizaria mejor con aquella; por cuanto 
el liso timpano de hoy se presentaba enrique- 
cido por una composicion pictorica represen- 

tando la Adora- 
tion de los Reyes, 
que, por lo que 
cabe distinguir 
con di fie ul tad 
bajo una capa de 
color amarillo, 
puede juzgarse 
como magnitica 
pintura debida a 
uno de los me- 
jores trecentistas 
catalanes. Es, en 
verdad, una las- 
tima que no se 
halle el modo de 
poner de niani- 
fiesto ese decora- 
do pol ic rom o, 
que daria no po- 
co en can to a la 
portada y la real- 
zaria soberana- 
mente. 

Se ban encon- 
trado en la igle- 
sia restos del an- 
tiguo solado de 
azulejos del si- 
glo xiv, forman- 
do entrelazos de cintas azules y blancas ador- 
nadas de tallos serpenteantes, parecidas a 
otros descubiertos en Cataluna, y que es de 
suponer eran importados desde Valencia y 
otras tierras vecinas, donde moros y moriscos 
ejercian la industria alfarera. 

Hasta hace poco estuvo el coro en el cen- 
tre de la iglesia, en realidad de menguada 
importancia, ya que la silleria, que lo mas 
podria ser atribuida a ultimos del siglo xv, 



ABSIDE DEL MONASTERIO 



44' 



presentaba solo como digno de mencion el 
doselete de la silla abacial. Con la desapari- 
cion de ese coro, de paredes con exceso altas, 
el templo ha ganado en visualidad y belleza. 

El retablo del altar mayor esta en la ac- 
tualidad formado de elementos no siempre 
bien combinados, perteneciendo a una gran- 
diosa obra, en la que la pintura ocupaba 
preeminente lugar. K\ ya citado P. Villanue- 
va lo hallo ya asi con anterioridad a la guerra 
de la Independencia. Restan solo las tablas y 
las imageries escultoricas de San Pedro y San 
Cucufate, delatando todo que aquel que hizo 
el arreglo carecia de nocion clara de lo que se 
quiso hacer al construirse el retablo. 

Dice el autor del Viaje literario que en 
ese retablo hubo antes unos cuadros de la 
historia del Santo 
Patron del mo- 
nasterio, que el 
vio ya fuera de 
su sitio, habiendo 
encontrado una 
nota en la que 
consta que ha pin- 
It) un Maestro Al- 
fonso en /./7.) par 
precio de yoo flo- 
fines. (f>). Esta in- 
dicacion del nom- 
bre y precio de 
la obra, aunque 
dados incidental- 
men te y sin espe- 
cificar. como des- 
conociendo la im- 
portancia que en- 
tranabalanoticia, 
sirve para senalar 
la fecha de unade 
las mas sobrcsa- 
lientes obras de 
pintura antigua 
halladas en Cata- 
lufia. Es solo una 
tabla lo que res- 
ta de un conjun- 

(6) Vol. XIX, pag. 23. 

442 




SAN CUCUFATE DEL VALLES 



to pictorico que debio ser importantisimo, 
aparte de un San Jorge armado, que, por 
mas que bastante repintado, forma parte 
de la coleccion de D. Matias Muntadas, de 
Barcelona. La tabla representando el marti- 
rio de San Cucufate es, de todas suertes, lo en 
rigor de verdad interesante para la historia 
del artc Catalan, y lo que da idea de un gran 
maestro pintor; formando actualmente parte 
del Museo de Arte antiguo de Barcelona, 
siendo posible contemplarla afios atras, en la 
casa rectoral de San Cucufate del Valles, no 
acertando todavia uno a explicarse como no 
se malvendio para el extranjero, como tantas 
otras cosas de tal iglesia. La Junta de Museos 
de Barcelona adquirio esa pintura, la pose- 
sion de la cual honra a la Ciudad Condal. 

El P. Villanueva 
t cuenta que vio 

otros comparti- 
mentos, al hablar 
de que en las pa- 
redes colalerales 
del altar mayor 
habia antes unos 
cuadros con la his- 
toria del Santo 
Mdrtir que hoy es- 
tan en el archivo. 
El abad Jose Gre- 
gorio de Montero 
y de Aids (1788- 
i8i5) mandaria 
sacarlos de lugar, 
movido del pro- 
posito de adornar 
con damascos el 
presbiterio (7). 

(7) Pertcncccria a ese 
retablo una pintura so- 
bre tabla que durante el 
siglo XVHI cxistia en el 
claustro, represeotativa 
de las santas Juliana y 
Scmproniana dando se- 
pultura a su maestro 
San Cucufate. Un ma- 
nuscrito de la epoca 
pondera la belleza de 
color y los dorados de 
los ropajes, que pare- 



FACHADA DE LA IGLESIA 



La tabla del marti- 
rio de San Cucu- 
fate da pie a afiorar 
las demas en que 
se explicaba grafi- 
camente la vida del 
confesor de Cris- 
to; lascuales tablas 
alternarian con las 
hornacinasque co- 
bijaban imageries 
escultoricas ; pues 
es de suponer que 
los tres cuerpos de 
talla del actual re- 
tablo estarian sepa- 
rados por plafones 
debidos a Maestro 
Alfonso, con el co- 

rrespondiente bancal con imagenes de Santos. 
Es de creer que el tantas veces citado autor 
del Viaje Lilerario se lijo bien en lo que es- 
cribio cuando citaba el nombre del pintor, lo 
que daria motivo a pensar si las esculturas y 
tablas serian de otras manos, y no debian 
computarse en el prccio de novecientos llo- 
rines, que resulta ser una de las cantidades 
mas elevadas que conocemos se haya pagado 
antiguamente en nuestra tierra por una obra 
de pintura, toda vez 
que unicamente sa- 
bemos el sobrepre- 
cio del retablo de 
Granollers del Va- 
lles, de los Verges, 
y el que se contrato 
con Antonio Mar- 
ques para la Mer- 
ced de Barcelona, 
todos de epoca in- 
mediata a la cons - 
truccion del retablo 
de San Cucufate. 



clan acababan de salir del 
taller del artista, tal era su 
estado dc conservation. 
(Cayetano de Barraqucr. 
Las Casas de Religiosos en 
Cataluna. Vol. I, p. 119.) 




AZULEJO HAI.LADO EN SAN CUCUFATE DEL VAU.F.S 




AZULEJO HALLADO EN SAN CUCUFATK DEL VALLES 



Escasas son las no- 
ticias que poseemos 
de Maestro Alfon- 
so. En el padron de 
la milicia barcelo- 
nesa de 1466 se le 
cita como residen- 
te en el cuartel del 
Mar, segun consta 
en el Archivo Mu- 
nicipal de Barcelo- 
na. El canonigo 
Sanchizy Siveraen 
una monografia so- 
bre la catcdral va- 
lenciana ha mani- 
festado que en 1467 
un Maestro Alfon- 
so pinto una tabla 

para Valencia, no siendo facil identificar este 
personaje con el de Barcelona y con el autor 
del retablo de San Cucufate (8), conocida es 
la disputa que hubo ent:e los tratadistas de la 
untigua pintura catalana, sobrc si Maestro 
Alfonso debio o no ser considerado entre los 
pintores indigenas catalanes. De las discusio- 
nes no surgio la luz, y en el dia desconoce- 
nios la existencia de algun documento que 
resuelva la cuestion de la personal idad del 

autor del retablo. 
Ese continua como 
ser misterioso, que 



(8) Don Salvador San- 
pere y Miqucl ticne rcco- 
gidas otras noticias rcla- 
cionadas con Maesc Al- 
foi.so, a las cualcs se ha 
reterido en las confercn- 
cias que sobrc antiguu 
pintura catalana acaba dc 
dar en Madrid. Espera- 
mos que esc incansable rc- 
buscador de nuestra do- 
cumentacion artlstica, en 
el suplemento de su ob r a 
dcdicada a los cuatrocen- 
tistas catalanes dani a co- 
nocer tales, noticias, que, 
con todo, desconocemos 
que den por resuelta la 
cucsti6n de origen del ci- 
tado pintor. 



443 



no sabriamos relacionar con ninguno de sus 
contemporaneos de los que aiin quedan obras 
en nuestro pais. Y por mas que diste ello mu- 
cho de ser evidente y palpablemente demos- 
trable, confesaremos que encontramos mas 
indicios para suponera Maestro Alfonso un 
forastero, un pintor procedente de la parte 
opuesta del Ebro, que no un Catalan. Cabal- 
mentc en la epoca en que se hizo el retablo 
de San Cucufate 
comenzaban a 
abundar estos ar- 
tistas en nuestra 
patria. 

La reproduc- 
cion en tricromia 
que acompana es- 
taslineas hace por 
complete inutil 
entretenernos en 
la descripcion de 
la tabla represen- 
tativa de la Dego- 
llacion de San <AI- 
cu/'atc. Permite 
adivinar las belle- 
zas del original, 
la hermosura dc 
la composicion y 
el cuidado que se 
puso en el estu- 
dio y resolucion 
de los personajes. 
El Santo degolla- 
do revela porten- 
toso estudio del 
natural en sus fac- 
ciones lividas, en 
sus ojos en bian- 
co, y en el ner- 
vioso movimien- 
to del cuerpo al ser herido mortalmente por 
la cuchilla del vulgar verdugo, que aprieta 
los dientes, mientras con la una mano lira 
de los cabellos al ajusticiado en consecucion 
de que levante la cabeza, a fin de que pueda 
hundirle el instrumento homicida. A izquier- 
da de la composicion hay un grupo de oficia- 

444 




SAN CUCUFATE DEL VALLES 

ESTADO ACTUAL DEL RETABI.O DEI. AI.TAK MAYOR 



les encargados del cumplimiento de la sen- 
tencia dada por el presidente Rufino, legado 
imperial de Maxim iliano, si hay que creer en 
viejas memorias. Uno de ellos ataviado con 
sobrevesta de brocado, cota de armino y ju- 
bon de seda parece apartar la vista del espan- 
toso homicidio, como pretendiendo distraer- 
se con la conversacion que sostiene con un 
personajeque medioabrigado con unacapa, y 

empunando grue- 
sa vara, tiene el 
aire de indiferen- 
cia de los jueces. 
Mas atras, vese la 
cabeza barbuda y 
despeinada de 
otra figura, al- 
go mas atenta a 
la operacion del 
verdugo que a la 
charla de sus dos 
compafieros. Un 
perro perdiguero 
aparece en pri- 
mer termino, a la 
vera de los vesti- 
dos del Santo, ca- 
biendo contem- 
plar a la derecha 
el capazo con los 
arreos del ejecu- 
tor de la senten- 
cia, y, en el fon- 
do, la reproduc- 
cion de la iglesia 
del monasterio va- 
llesano en el esta- 
do en que se ha- 
llaba en el ano 
de 1473, en que ' 
se pinto esa tabla. 

Las almenas que actualmente cercan el edi- 
ficio tenian en aquel entonces, con sus saete- 
ras, disposiciones mas conforme con el gusto 
del periodo ojival; el campanario era mocho 
al abrirse los ventanales de las campanas; la 
parte nueva del cimborio ostentaba un rema- 
te mas parecido al que presentan monumen- 




RETABLO DE TODOS LOS 

SANTOS, FOR PEDRO SERRA 




SAN MIGUEL ARCANGEL Y LOS ANGELES 
PEL RETABLO DE TODOS LOS SANTOS 




I. OS PADRES DEL ANTIGUO TESTAMENTO 

tos romanicos catalanes, saltando cntrc cl 
campanario y la ci'ipula Lin arco semicircular 
que desconocesea que obcdecia. El celajc del 
cuadro no es dorado, en contradiccion esto 
a la moda tan querida por los catalanes hasta 
principios del siglo xvi, sino que, muestra, 
en tonos algo arbitrarios, una imitacion del 
espectaculo de la naturaleza. En este cielo 
azul aparecen dos alados angeles con largas 
tunicas volanderas. sosteniendo un lienzo 
donde campea, en una aureola oval, arrodi- 
llada y con las manos en actitud orante, el 
alma del martir. Ni por asomo la disposicion 
alargada que es tradicional a los retablos ca- 
talanes, cuando se presenta el espiritu des- 
prendiendose del vaso corporal. Aqui Maes- 
tro Alfonso retorna a un tipo iconologico pri- 
mitivo, respondiendo por entero a las leyendas 
piadosas de los siglos bajos de la Edad Media. 
Y dejando ya el altar mayor y el ara, en 



DEL RETABLO DE TODOS LOS SANTOS 

realidad notable por sus dimensiones (3'62 
por 2'o5 metres), pasemos a decir algo sobre 
otro retablo afortunadamente complete y 
conservado hasta hace poco en la iglesia del 
monastcrio y, en el dia, trasladado a la sa- 
cristia, donde no sufrira la humedad ni el 
abandono de otros tiempos. Esta dedicado a 
la Madre de Dios, Reina de todos los Santos. 
I'na tbtografia dara a comprender su dis- 
posicion: prcdella y tres cuerpos separados 
por pilares con hornacinas e imagenes pinta- 
das como todo el retablo. Desgraciadamente, 
una mano torpe ha pasado sobre esta obra, 
repintando no pocos fragmentos, especial- 
mente los vestidos de las imagenes. 

La hermosa figura de la patrona del reta- 
blo preside en el compartimento central con 
su Hijo sentado en la rodilla izquierda, mos- 
trando un capullo de rosa en la mano dere- 
cha, sentada la Madre en sitial con cojin y 



447 



tapiz dorsal. Seis angeles, de tunicas roza- 
gantes y decoradas, hacen musica con instru- 
mentos de cuerda y viento, para com placer al 
Nino y a la Yirgen Maria. A los pies de esta, 
vese arrodillado, un viejo monje con la co- 
gulla bcnedictina y la tonsura monacal. Hase 
pretendido identificar este personaje, que 
sera quien costeo el retablo, o, por lo menos, 
aquel que lo mando construir, con Fr. Jaime 
de Moncorb (1411-1415), fundandose para 
esto en el escudo existente en la parte somera 
de los pilares del retablo, y en el cual escudo 
se ha querido ver un cuervo, siendo asi que 
a lo mas deberia reconocerse una ave noctur- 
na, pues no se ha reparado que el nombre 
Montcorb o Montccurvo se enlaza antes con 
la topografia que con la fauna heraldica. 

Encima se encucntra la escena del Calva- 
rio, en un compartimento formado por un 
arco ligeramente apuntado que remata en 
frondosas hojas de talla. A la derecha del 



Crucifijo muerto y exangiie aparece Maria 
desmayandose entre cuatro santas mujeres; a 
la izquierda San Juan, el Centurion y los 
soldados; como aludiendo a la distincion me- 
dioeval de los fieles person ificados por la 
Madre de Dios y sus compafieras, y al pueblo 
judaico representado por San Juan, y el gen- 
til por las figures de los sayones o verdugos. 
L;i tabla de la derecha contiene cuatro 
compartimentos. En el superior, en forma de 
timpano gotico, cam pea n siete angeles presi- 
didos por el principe de las milicias etereas: 
San Miguel. Este, a guisa de arma, ostenta 
una cruz astada y con bandera, vistiendo mas 
lujosamente que los que le siguen, rica tuni- 
ca, collarin, amito y amplia ^ona. En el in- 
mediato compartimento aparecen los Santos 
de la Antigua Ley, delante de ellos uno que, 
mas que Adon, semeja ser San Juan Bautis- 
ta: viste pieles y le aureola nimbo circular; 
como a quien debia admitirse como participe 




LOS SANTOS 

448 



DEL RETABLO DE TODOS LOS SANTOS 




tOMIA, THOMAS-BARCELONA 



Iff 



MARTIRIO DE SAN CUCUFATE, POR MAESTRO 

ALFONSO. TABLA DEL MUSEO MUNICIPAL DE BARCELONA 



H 



ya de la gracia que trajo Cristo. Acompananle 
siete Patriarcas, entre los que se distingue a 
Moises con las tablas del Decalogo, destacan- 
do las cabezas de todos ellos en sendos nim- 
bos poligonales propios de los varones de los 
tiempos anteriores a la venida del Salvador. 
Mas abajo se da con la comitiva de los San- 
tos, precedida de San Pedro vestido de pon- 
tifical y con la tiara y Haves, reconociendose, 
entre quienes van con el, a San Jaime el Me- 
nor con el nudoso baston con que le mata- 
ron, San Bartolome con la cuchilla con que 
se le despellejo. San Matias con el cortante 
con que fue decapitado, y San Esteban, ves- 
tido de diacono y con la piedra con que t'ue 
lapidado. Quedan aiin, sin tan categoricas 
caracteristicas un Santo escritor, quizas el 
Evangelista San Mateo, y otro, que puede 
sea San Simon con la sierra que se le des- 
cuartizo. En el compartimento inferior hay 



las Santas con la Abuela de Jesus al (rente y 
Santas Catalina, Ines, Clara, y otras cuatro 
dificiles de precisar, pues no acertamos a dis- 
tinguir bien sus respectivos atributos. 

En los pilares de esta parte derecha en- 
contramos las figuras de San Tadeo con la 
doble cruz, Santiago vestido de peregrine, 
San Cristobal, un profeta (Isaias?) y las San- 
ta Agueda con el platillo con los pechos cer- 
cenados y Maria Jacobe, esta ultima con el 
unguentario y el salterio. 

La tabla de la izquierda ofrece identica 
distribucion a la descrita. En la parte alta, 
cuatro angeles. entre ellos San Gabriel con 
el lirio de la Anunciacion y San Rafael am- 
paro del joven Tobias. Yienen, seguidamen- 
te, los patriarcas presididos por uno que debe 
ser San Joaquin, padre de Maria Santisima, 
donde, entre los siete, David Rey, con el sal- 
terio; siguen los Santos precedidos por el 




LAS SANTAS 



DEL RETABLO DE TODOS LOS SANTOS 

4 5i 




LA VIROEN MADRE Y EL DONADOR 
DEL RETABLO DE TODOS LOS SANTOS 




* 



CALVARIO DEL RETABLO 
DE TODOS LOS SANTOS 




LOS ANGELES Y ARCANGELES DEL 
RETABLO DE TODOS LOS SANTOS 




I.OS PATRIARCAS 



DEL RETABLO DE TODOS LOS SANTOS 



Discipulo Amado y Evangelista San Juan, 
figurando en el cortejo San Buenaventura 
cardenal, San Pablo Apostol, San Francisco 
de Asis, un Obispo que tal vez sea San Nico- 
las, Santo Domingo y San Luis de Valois, 
obispo de Tolosa; completando este conjunto 
la serie de siete Santas, comenzando por 
Santa Eulalia, Santa Magdalena, Santa Bar- 
bara, Santa Lucia, Santa Ursula, una que 
pudiere str Santa Salome, y una Virgen y 
Martir, diticil de personal izar. 

En los pilares vense: un Profeta que debe 
representar al autor de las Lamentaciones, 
Jeremias, una Santa Virgen sin caracteristica 
para identilicarla, Santa Margarita matando 
al dragon con la cruz astada, San Andres con 
la cruz en aspa, San Antonio Abad con el 
distintivo de la tau y el diacono San Lorenzo. 

En la predella aparecen nueve medias fi- 
guras cobijadas por arcos lobulados. Repre- 
sentan San Pedro, San Benito, Santa Cata- 



lina, la Madre Dolorosa contemplando a su 
Hijo, hecho Varon de Dolores, que ocupa el 
lugar central de esas representaciones, te- 
niendo al lado al Evangelista San Juan, tam- 
bien en triste actitud, una Virgen Bienaven- 
turada, que lleva una cruz y puede indicar a 
Santa Margarita, Santa Escolastica y San 
Pablo. 

Este importantisimo retablo, delicioso por 
su antiguo colorido, por lo cuidadoso de la 
cjecucion e interes iconologico, ha dado ya a 
estas fechas motives a discusion, en virtud 
de haber sido atribuido a determinado artis- 
ta. Este, por lo que es posible deducir de su 
obra, seria antes un hombre del siglo xiv que 
del xv, pudiendosele considerar de entre los 
liltimos trecentistas. No creemos que quepa 
dar una obra como esta al egregio Luis Bo- 
rrasa, pues carece de la dulzura, el colorido, 
la iconografia y el dorado de las obras carac- 
teristicas e indubitables de aquel impondera- 



4 55 




LOS SANTOS 



DEL RETABLO DE TODOS LOS SANTOS 



ble pintor. Fundadamente, a nuestro juicio, 
don Raymundo Casellas (9) y don Emilio 
Bcrtaux (10) han considerado probable que 
el retablo de la Virgen Madre de San Cu- 
cuf'ate sea del pintor Catalan Pedro Serra, 
de quien tenemos alguna obra bien cono- 
cida para permitir establecer la identidad 
del autor. 

Sabemos que Pedro Serra suscribio en 
1363 un contrato para pintar, con su herma- 
no Jaime, un retablo dedicado a Todos los 
Santos y con destino a Santa Maria de la 
Aurora de Manresa (11); y que en 1368 tam- 
bien con su hermano, se avino a hacer otro 

(9) La ornamentalidad dorado, de los retablos catalanes, 
pag. 17. 

1 1 01 Ilistoiredel'Artdepuis les premiers temps Chretiens 
jusqu'd nos jours. Vol. Ill, pag. 749. 

(11) Boletin del Centra Excursionista de la comarca de 
Rages, 1 5 de fcbrero de 1907 y febrero de 1910. Documentos 
publicados por Jaime Sarrct. 

456 



para la Virgen de Pedralbes (12); que al si- 
guiente ano se comprometio para otro desti- 
nado a la capilla de San Bartolome y San 
Bernardo, de Santo Domingo de Manresa; y 
que en 1399 estaba concluyendo uno para la 
cofradia de San Gabriel de la Catedral de 
Vich (13). Conservase el retablo del Santo Es- 
piritu de Manresa, y creemos poder identifi- 
car una tabla de San Bartolome y San Ber- 
nardo del Museo Episcopal de Vich, con la 
central del retablo del convento de Santo 
Domingo, tambien de Manresa. Entre estas 
tablas manresanas y la de San Cucufate exis- 
te identidad de procedimiento, de dibujo, de 
colorido, de iconografia, y aiin delos hierros 
que sirvieron para los labrados de los dora- 

(12) SorEulalia de Ansisu. Hojas historicas de Santa 
Maria de Pedralves, cap. V. 

(13) Archive antiguo de Protocolos de Vich. Protesta- 
tionum. 1398 1401. 




RBPRODUCCION, THOMAS- BARCELONA 



FRAGMENTO DE LA TABLA DEL 
MARTIRIO DE SAN CUCUFATE 




LAS VIROENES 



DEL RETABLO OE TODOS LOS SANTOS 



dos. No consideramos necesario entrar en 
mas pormenores sobre este extreme, pues 
nos parece evidentisimo y casi diriamos in- 
dubitable al parangonar las fotografias de 
esas obras. 

No debe pasarse por alto que Pedro Serra 
se mostro en toda ocasion mas italianizante 
que Luis Borrasa. La figura de la Madre Do- 
lorosa, de la predella de San Cucufate, es una 
bien clara demostracion de ello. 

Este retablo de Todos los Santos estaba 
anos atras colocado en un altar cerca de la 
entrada de la iglesia de San Cucufate del Va- 
lles, a la parte derecha. Con el combinabase 
un frontal interesantisimo que nosotros to- 
davia pudimos ver, hace unos anos, en la 
casa del Parroco, y que, en el dia, ha desapa- 
recido de nuestra tierra, pues fue vendido a 
cualquier precio a un anticuario, quien cui- 
do de que pronto pasara la frontera, dicien- 



dose si esta en Londres, donde, por cierto, 
no ha sabido dar con el un queridoamigo 
nuestro que paso en aquella Capital larga 
temporada. Pertenecio al arte del siglo xm, y 
dcbia cuadrar bien en uno de los absides de 
la iglesia, resultando una obra de madera y 
yeseria recordatoria de los modelos metalicos 
segun el gusto romanico; pero en el cual el 
arte gotico comenzaba a alborear. Es casi se- 
guro que este frontal no era del altar mayor, 
que es de suponer fuere metalico (14), antes 
seria del altar de la Virgen que sabemos, por 
un codice del Archive de la Corona de Ara- 
gon (i5), que fue consagrado en 1274, reem- 
plazando a otro del ano 1099 que estaba 

(14) Hizo un legado para este ornamento del altar ma- 
yor, en 1010, el conde Armengol de Urgell. A/area Hispa- 
nica, Apindice CLXIII. 

(15) Cfidigo 47 de los pertenecientes a San Cucufate del 
ValKs. Resulta ser el misal de este altar de la Virgen. Fo- 
lios 4 y 104. 



4 5 9 



dedicado al abad Obis- 
po de Barcelona Beren- 
guer Folch. Creemos 
muy posible que cl 
frontal sea el que colo- 
co en sti sitio el Obis- 
po de Barcelona Ar- 
naldo de Gurb en epo- 
ca del abad Pedro de 
Torrella, bendiciendo- 
lo y decorandolo con 
reliquias santas. Sus 
condiciones artisticas 
inducen iguahnente a 
atribuirlo a la segun- 
da mitad del siglo xin. 
Este frontal presen- 
taba en el centro, en 
una aureola amigda- 

loide, la imagen de la Virgen con el Nino en 
la falda, dando homenaje a la Deipara los 
simbolos de los Evangelistas. Junto a estas 
representaciones habia dos ordenes de tres 
hornacinas distribuidos en compartimentos 
de tamanos diferentes, segun la exigencia de 
los asuntos que debian contener. Veianse la 
Anunciacion, el Nacimiento y la participa- 
cion de la Buenanueva a los Pastores, en la 
parte superior de la derecha; y, en la infe- 
rior, un asunto que tal vez representara los 
Tres Reyes contemplando la estrella prego- 
nera del Nacimiento de Jesus, la Epifania y 
el aviso dado por el angel a los Magos para 




DETALLE DE LA "PREDELLA" 



DEL RETABI.O DE TODOS LOS SANTOS 




FRONTAL DEDICADO A LA VIRGEN. SIGLO XIII. ANTIPENDIO DE MADERA LABRADA, METAL Y PIEDRAS 
460 



que no regresaran por el mismo camino de 
Jerusalem Las hornacinas superiores del lado 
opuesto contenian la Circunsicion, los Reyes 
pidiendo a 1 [erodes que sabia del Nacimiento 
del Redentor, y la orden que este inicuo rey 
dio de matar a los ninos bethlenitas. En la 
parte inferior podian contemplarse la Huida 
a Egipto, Jesus entre los doctores y la Muerte 
y Asuncion de Maria. Por lo dicho queda 
evidenciado que todos los asuntos estaban 
relacionados con la Madre de Dios; motivo 
para admitir que este frontal seria el que de- 
coraria el altar a ella dedicado al erigirse la 
actual iglesia monasterial del Valles. De este 

frontal que- 
dan hermo- 
sas fotogra- 
fias, y una 
no muy de- 
tallada re- 
produccion 
que aun ca- 
be ver en el 
M useo Ar- 
queologico 
y de Repro- 
ducciones 
de Barcelo- 
na. Aquellas 




FRAGMENTO DE LA CAPA DEL ABAD 
ARNALDO DE BIURE. (1348-1351) 




TKOZO DE LA DEC.ORAC10N DEL ALTAR DEL ABAD ARN'AI.DO DE BIURE 



y esa demuestran quo 
al constructor del an- 
tipendio le movio el 
dcseo de lograr efec- 
to de riqueza, por lo 
cual le aplico, en 
cuanto pudo, vidrios 
simuladores de pe- 
dreria, y de loscuales 
algunos nos parece 
recordar que tenian 
reliquias; unas leyen- 
das ocupaban los cha- 
tlanes de las orlas que 
establecian la divi- 
sion de los asuntos y 
de su interesante ico- 
nografia, en la cual no 
faltan alusiones a las 
interesantes leyendas 
populares sacadas de 
los evangelios apocri- 
fos de los primeros si- 
glos del cristianismo. 
Al tratar de este 
notabilisimo frontal, 
hemos de ponderar 
.de nuevo, no ya solo 
su interes por constituir, a nuestro juicio, 
una muestra del arte Catalan en la segunda 

463 




If 



CRUZ O RELJCARIO ORIENTAL 



mitad del siglo xin, 
sino su importancia 
capital para realizar 
el estudio de conjun- 
to de los frontales de 
altar catalanes. El de 
San Cucufate del Va- 
lles no es mas que 
una imitacion, hecha 
en nuestro pais, de 
las obras de esmalte- 
ria y repujado de co- 
bre lemosinas; deahi 
que no cabe dude- 
mos, por lo que dicen 
antiguos inventarios, 
de la existencia de ta- 
bulae altaris hechas 
de opere lemovicensi. 
Si quisieramos esta- 
blecer una suerte de 
cronologia entre los 
frontales de altar que 
resultan imitados 
en ese linaje de tra- 
bajos de metal, diria- 
mos que este frontal 
de que hablamos es el 
ultimo de una serie 
que juzgamos empie- 
za en Ripoll, en el an- 
tipendium conservado 
en el Museo Episco- 
pal de Vich, que pue- 
de considerarse como 
del siglo xi, aunque 
su decorado sea pos- 
terior, por lo menos 
en dos siglos. Sigue a 
este frontal de ma- 
dera esculpida, otro 
que afios atras pu- 
dimos encontrar en 
un rincon de los Pi- 
rineos, en Santa Ma- 
ria de Tahull, y uno, 
muy deteriorado, que, procedentede la fron- 
tera aragonesa, guarda el ya citado Museo 



vicense, ambos del siglo xn. El del monas- 
terio vallesano, mas que el esculpido en pie- 
dra, de la catedral de Tarragona, conserva 
la disposicion que podriamos llamar clasica 
en los frontales medioevales, con su aureola 
amigdaloide, los simbolos de los Evangelitas 
en las enjutas y las 
hornacinas, de las 
que, de todas suertes, 
ha desaparecido ya el 
hieratismo de las fi- 
guras aisladas y como 
aplicadas, para dar 
paso, a las escenas de 
interes para los es- 
tudios iconologicos, 
con variedad de per- 
sonajes, que los pin- 
tores romanicos ha- 
cia tiempo que pro- 
digaban en la deco- 
racion de los fronta- 
les sobre tabla lisa. 

Anos atras, entre 
los interesantisimos 
ejemplares de carac- 
ter arqueologico que 
era dable estudiar en 
la iglesia de San Cu- 
cufate, figuraban el 
alba y la capa pluvial 
que usaba el abad 
Arnaldo Ramon de 
Biure en el momento 
de ser asesinado por 
unos bandoleros ca- 
pitaneados por Be- 
renguer de Saltells, 
el dia de Navidad del 
ano de 1350, a la 
hora de maitines. 

Lascoleccionesde 
las Constitutions y al- 
tres drets de Catalu- 
nya, entre las or- 
denanzas superfluas, 
contrarias o corregi- 
das contienen el tex- VIRGEN EN ALABASTRO 




to del proceso hecho en las cortes de Perpi- 
nan (16), en tiempos de Pedro IV el Ceremo- 
nioso, en 1351, con motive de la muerte 
del abad Biure, dando curiosos pormenores 
sobre este sacrilego crimen. El Prelado se 
hallaba en lo cor de llur Esglesia la cadira sua 
acostumada, e estant 
veslit de vestiduras sa- 
cerdotals e a la ccle- 
bratio matutinal de 
aquella matexa festa 
entencnt, lenint lo 
front cubert ab las 
mans pensant en la 
lied (sermon), la qual 
de proxim en lo cor a 
lahor de Den haiiia de 
dir. Entonces alguns 
fills de perdiiio, per 
aquell cor, dcsembay- 
nadas las spasas, e 
ab barbas fictilias en 
trants, e en lo dit A bat 
sobtosament ab aque- 
llas spasas irruinls, 
aquell en lo cap cruel- 
ment han nafrat, lo 
qual pensant la nequi- 
tia de aquells irruents, 
de inferir ma I a ell, 
per reverentia del al- 
tar, e de las reliquias, 
las quals en'aquells so- 
len esser refrenats, 
sobtosament confugi 
al altar, e reebent en 
aquell una Creu del 
senyor, la qual en lal- 
tar era, e aquella en 
sa defensio als seus 
pitsposant, gira si ma- 
teixdavantlos irruents 
contra ell, los quals lo 
seguian detras ab las 
spasas desembayna- 

(16) Constitutions de Ca- 
talunya. Vol. Ill, Lib. IX, 
FINAL DEL SIGLO XIV lit. II. 



463 




BOXES RELICARIOS 



das, c ell axi slant una allra Creu dc Deu 
en aquell altar Jicada, en la qual era del fust 
de la vera Creu, dc la part del fust deuant 
aquell Abbal miraculosament se gira, axi com 
consta per depositions de algnns. Ells empero 
no temenls Deu, ne lo altar, o Creu del senyor 
vcncrants. ne encara la indignatio nostra es- 



SIGLOS XIII AL XV 

guardants, en aquell pus inhumanament que no 
Haitian comenfat, ab annas sjbrcan, no ces- 
sants ell, e lo altar, c la Creu del senyor ab las 
spasas concassants aquell de molts colps a qiti 
feriren, lo qual mix viu, e spaordit demanant 
sufragi humanal, corrent al dit cor, en lo qual 
alguns monjos estaitan spauordits torna, los 




SAN CUCUFATE DEL VALLES 
464 



CLAUSTROS 



dits scelerats aquell inseguints, los quals a ell 
dins aquell cor de tants e tant greus colps ab 
langas, e spasas feriren que aqui mateix caygue 
mort. 

En la iglesia del monasterio se conserva 
la tumba de Raimundo de Saltells y Jacoba, 
su esposa.considerados como padres del asesi- 
no del Abad. 
Dicese que a 
causa de los 
bienes lega- 
dosporel pri- 
mero al mo- 
nasterio de 
SanCucufate 
ocurrio el su- 
ceso que aca- 
bo tan tragi- 
camente, y 
que ha he- 
cho famosoel 
texto de las 
cortesde Per- 
pinan, que 
transcrito 
queda con al- 
guna exten- 
sion, porcon- 
siderarlo per- 
tinente. 

Los orna- 
mentos pon- 
tificales del 
abad Biure 
debieronque- 
dar empapa- 
dosdesu san- 
gre. La capa 
pluvial y el 
alba, tal co- 
mo han llega- 
do hasta nos- 
otros, conser- 

van bien las huellas del horrendo crimen. 
En la actualidad dista mucho de estar inte- 
gra esa capa; y, en cuanto al alba, quedo 
reducida a un fino lienzo bianco de lino, 
casi informe y con restos de la decoracion 




SEPULCRO DEL ABAD OTH 



que ostentaba en la parte inferior, en el pe- 
cho, en los hombros y en los punos, de la 
que aiin nosotros llegamos a ver bastantes 
trozos, que fueron a parar, como muchos de 
la capa, a museos y coleccionistas. Reprodu- 
cimos un fragmento que creemos pertenecio a 
estos adornos, de caracter arcaizante, de hilo 

de oro y seda 
roja.Tal foto- 
grafia fue he- 
cha hara dos 
afios en la ca- 
sa parroquial 
deSan Cucu- 
fate del Va- 
lles. La capa 
pluvial esta 
tejida de oro 
deChipre, se- 
da verde e hi- 
lo, dando co- 
mo motivo 
del fondo 
unos losan- 
gesenloscua- 
les alternan 
unos meda- 
llones con 
leones pues- 
tos de dos en 
dos y en acti- 
tud de ata- 
que, y com- 
binaciones 
de pequenos 
rombos con 
listas de pal- 
mas. Por el 
centre del 
dorso de la 
capa descien- 
de una fran- 
ja que ofrece 

una combinacion de trazos rectilineos, que 
podrian tomarsecomo sacados de una leyen- 
da arabiga. Cabe sea del siglo xm este tejido, 
o poco anterior a la fecha en que fue asesi- 
nado el abad Biure. Su fabricacion parece 



465 




SAN CUCUFATE DEL VALLES 



FRAGMENTO DEL CLAUSTRO 



europea, y fue, al decir de algunos tratadistas, 

trabajado en Alemania; segi'm otros, debese 

a Italia; siendo muy dificil establecer exacta 

clasificacion. La capa, no obstante la mutila- 

cion sufrida, permite apreciar la forma del 

ciicullum, que 

origino el es- 

cudo dorsal 

del pluvial de 

nuestras igle- 

sias. 

Se ha dicho 
si perteneceria 
al propio abad 
Biure unacruz 
relicario , que 
se abre como 
una cajita, de 
unos 93 centi- 
metres de lar- 
go una vez ce- 

rrada; presentando en una tapa el Crucifijo, 
vestido con el colobium sin mangas y unas 
figuritas que representaran a la Virgen y San 
Juan, amen de las figuraciones del sol y de 

466 




VISTA DEL CLAUSTRO, DESDE LA PUERTA DE LA AULA CAPITULAR 



la lima; y en la parle opuesta, la Virgen in- 
tercesora en actitud orante, y los bustos de 
los Evangelistas. Tratase de un encolpiiim 
oriental que algi'm peregrine piadoso trajo, 
quizas, de Siria, y que puede corresponder 

a cualquier fe- 
cha de la Edad 
Media. 

En la c a s a 
parroquial es 
dable contem- 
p 1 a r s e a u n 
otros recuer- 
dos del pasa- 
do. Entreellos, 
unaseriedeca- 
piteles y deta- 
lles ornamen- 
tales de anti- 
guas construc- 
ciones; varies 

fragmentos de tejidos, y azulejos y algunos 
hierros que no dejan de tener interes. A 
nosotros nos llamo especialmente la aten- 
cion una imagen, de alabastro, de la Virgen 




AZULEJOS CATALANES DE FINES DEL SIGI.O XVI 



Maria con su Hijo en los brazos. hallada en 

una ermita cercana a la parroquia, de 80 cen- 

timetros de altura, aproximadamente, y que, 

dentro cierta elegancia, imita los trazos ca- 

racteristicos de las imageries italianas del si- 

glo xiv; no obstante lo cual hay que admi- 

tirla como obra de imitacion labrada en Cata- 

luna en las 

postrimerias 

de aquel si- 

glo. Tam- 

bien nos pa- 

recieron de 

importan- 

cia tresbotes 

para reli- 

quias, de los 

que coloca- 

banse en las 

aras al efec- 

tuarselacon- 

sagracion . 

Unode ellos 

es de alfare- 

n'a, y tiene 

el aire de ser 

una alcancia de tierra vulgar barnizada; los 

otros dos son delicados trabajos de torneria 

en madera, el mas pequeno hermosamente 




SEPULTURA DE LA FAMILIA SALTELLS 



pintado, imitando concha, y el mayor deco- 
rado con una imitacion de leyenda cufica, lo 
que les presta no escasa singularidad. Podrian 
atribuirse a tiempos anteriores al siglo xv. 
En la misma casa rectoral es dable con- 
templar, encerrada en un pequeno viril, una 
Hostia que antiguamente se conserve en el 

sagrario de 
la iglesia y 
que estuvo 
en venera- 
cion; pero 
que hoy, al- 
go corrom- 
pida ya, esta 
guardada en 
elarmariode 
las joyas per- 
tenecientes 
al servicio 
divino. Mi- 
de cerca cua- 
tro centime- 
tres de dia- 
metro , pu- 
diendo aun 

entreverse en ella el monograma XPS, en le- 
tras que hay que admitir como del todo ro- 
manicas. La tradicion dice que en el ano 993, 

467 



entrando los sarracenos hasta las costas del 
norte de Cataluna, tuvieron que huir los ha- 
bitantes. El abad Oton del monasterio de San 
Cucufate del Valles, al pretender salvar de 
una profanacion la reserva eucaristica, es- 
condio la Sagrada Forma envuelta en unos 
corporales, que, despues, pasado el peligro, 
encontro ensangrentados. Desconocemos el 
fundamentoen 
que descansa 
esta tradicion; 
lo u n i c o que 
manifestare- 
mos, es que, 
por lo que hoy 
puede recono- 
cerse, creemos 
esta Hostia an- 
terior al siglo 
xm. El P. Vi- 
llanueva , que 
se hizo eco de 
esta narracion, 
declara haber 
visto entre las 
joy as del mo- 
nasterio una 
cajita exagonal 
con relieves cu- 
riosos y varias 
figuras de mar- 
fil, contenien- 
doalgunasreli- 
quias. Estc ob- 
jeto, que pare- 
ce seria italia- 
no y del siglo 
xiv, y un cofre- 

cito para joyas y guantes de los que se entre- 
gaban como presente los novios, lo creemos 
perdido, como lo estara, tambien, una copa 
o caliz que llaman de Carlo Magno y aunque 
no lo fuere es muyantigua. Tiene un palmo de 
elevation en todo: el crater conico tiene ocho 
dedos de didmetro y la mitad de profundidad: 
acompana una patena con escudo de esmalte 
en el centra que representa una mano en 
ademan de bendecir, que extiende sus dedos 
468 



CAP1TEL Y LAPIDA CON LA IMAGEN Y NOMBRE 

DEL ESCULTOR BERNARDO CADEL1- 



sobre la cruz (17). En la iglesia de San Cucu- 
fate existen varios interesantes sepulcros. Re- 
clama la atencion la laude sepulcral del abad 
Bernardo Estruch (1416-1419) empotrada 
actualmente en una pared de la iglesia (18). 
Tambien merecen sercitadas, por ostentar la 
figura yacente del abad Pons Burguet (1298- 
1306) vestido de pontifical, otra piedra sepul- 
cral en el dia 
colocada en el 
claustro(i9),y, 
sobre todo, el 
sepulcro exis- 
tentedentrode 
la iglesia, en la 
nave del Evan- 
gelic, del abad 
Oton, obis- 
po de Gerona 
(986-1010) que 
semeja ser del 
siglo xiv, y re- 
presenta una 
hornacina con 
pinon en angu- 
loagudo, cala- 

( 1 7) Viaje Lite- 
rario, XIX; pag. 24 

(18) Dicelains- 
cripci6n sepulcral : 
Hiciacet rei'erendus 
fr. bn. struct decre- 
torum doctor ab 
bas huius monaste- 
rii qui prius fuerat 
ab bas monaste- 
riorum sce.marie de 
rosis sci.stephani 
kalneolarum et sci 
petri rodensis et 

obiit VI die septembris anno dni. Millesimo Quadri gente- 
simo XVIII. anima eius in Pace requiescat, amen... 

09) La inscripcidn dice: Anno dni MCCC VI. Xlll KaC. 
septembris obiit vener.fr. poncius Burgueti, del gratia abbas 
Sancti Cucuphatis... fama prec/arus, opinions mirabilis scien- 
tia et moribus adornatus,cuius corpus in hoc presentitumulo 
requiescii. Amen. En la sacristia sc encucntra una piedra del 
abad Gcraldo Casclari.quesecree proceder del altar dcTodos 
los Santos, concebida en cstns tirminos: Hie iacet frater Ge- 
raldusde Casclarino abbas sancti Cucuphatis, qui hanc ca- 
pellam edificavit et dotavit, et obiit 1111 Kalendis Nonembris, 
annodomini MCCXCIIII, cuius anima requiescat in pace, 
amen. 








CAPITEL DE LA EMPRESA DE ROCABERT1 



OTRO ASPECTO DEL CAPITEL ANTERIOR 



do, albergando el lugar donde esta la hermo- 
sa estatua yacente del mucrto, que ostenta 
las insignias del Abad mitrado. El epitafio 
de esta ultima sepultura resulto ilegible has- 
ta la fecha. -c- ^ Arzobis- 

po de Paris, ,( T' Jfife Pedro de 

Marca (20), / t'^-~$ mjh publicouna 
curiosa ins- *^^ ' ^ ./Tr^ij c r i p c i 6 n 
metrica la- \A ,'f. -\ '' : tf tina que ha 
sido repeti- Illy damenteco- 

piada, to- V \ ''-' 'fijjjjl] mandoseco- 
mo si fuera \U/V la del sepul- 

cro; pero V ^*J^ ^i''\ I que se reco- 
geriadeuna \$^E^W tablita de 

madera que \130llr antigua- 

mente esta- \ijjjj> ja ba colocada 

al lado del panteon eri- 

ESCUDO DEL CAPITEL , 

gido para DE ROCABERTI contenerlos 
despojosdel Abad-Obis- 

po. Por lo que puede leerse en la losa sepul- 
cral se trata de una reduccion del elogio hasta 
al presente publicado, y como este escrito en 
versos latinos, que nos ha sido imposible com- 
pletar. Ya en el afio 1818 las dos lineas de 
letras que constituyen la inscripcion no pu- 
dieron ser leidas por los monjes vallesa- 

(ao) Marca Hispdnica; csls 422 y 423. 



nos (21) por lo que es de creer que tampoco 
lo serian cuando el citado autor de la Marca 
Hispdnica compuso su libro. Una vez vistas 
esas y otras cosas, queda aun el claustro para 



llamar pro- 
te la aten- 
bien mere- 
t o en p r i - 
no, como 
cho al prin 
todos los 
talanes del 
manico. So- 
recer deque 
momen to 
inadmisi- 
de que el de 
fate del Va- 
parte o en 




ESCUDO DEL CAPITEL 
DE ROCABERTI 



fundamen- 
cion, elcual 
ce ser pues- 
mer termi- 
hemos di- 
cipio, entre 
claustrosca- 
periodo ro- 
mos de pa- 
ya llego el 
de dar por 
bles la idea 
San Cucu- 
lles sea, en 
c o n i u n t o , 



de la epoca del abad Guitart (1007 - io5o); 
puesto queen 1013 este hizo algunas ventas 
de bienes del Monasterio, a fin de completar 
esa obra. En el cartulario de San Cucufate, 
que guarda el Archivo de la Corona de Ara- 
gon, figura una curiosisima escritura donde 

(21) Fr. Antolin Merino. Espana Sagrada, TomoXLIII, 
pig. 1*77 1*9. 



469 




SAN CUCUHATE DEL. VAI.LES 



CAPITELES 



consta que en tal ano deseosos el susodicho 
Abad y los monjes, de enterarse de como ha- 
bian de arreglarselas qualiter perficere potuis- 
sent opera de ipsa claustra quod habebanl in- 
choata, consultaron con los obispos vccinos, 
quienes aconsejaronles la venta de algunos 
pequenos predios id ex eontm pretio edificas- 
sent ipsa claustra. Quizas ese documento, an- 
tes que a la materialidad de lo que en el dia 
llamamos claustro, se refiera a la clausura 
monacal; mas, aun no entendiendolos asi, 
hay que advertir que es imposible que a 
principles del siglo xi pudiere existir en Ca- 
taluna tal perfeccion en el arte del ornamen- 
tista y el escultor, como deja suponer el 
claustro de San Cucufate. 

Tiene este mas caracter de acercarse al si- 
glo xui que a los tiempos anteriores, causando 
la imprcsion de haber sido construido, sino 
de una vez, por lo menos con escasa alterna- 
tiva de tiempo. No nos atreveriamos ni a 
considerar labor de dos manos aquel conjun- 
to de ciento cuarenta y cuatro capiteles e 
igual numero de bases, ya que existe en ellos 

470 



unidad tal, que admira y, por cierto, no 
siemprc se encuentra en los grandes claustros 
catalanes. Tan solo el ala claustral corres- 
pondiente a lo largo de la iglesia, tiene algu- 
nas mensulas de las arcaturas que en la parte 
exterior aguantaban y decoraban primitiva- 
mente el alero del tejado, algo diferentes de 
las otras tres partes; pudiendo ser que tuere 
esta la por donde comenzo la construccion, 
pues, ademas, contiene una seccion de capi- 
teles mas afiligranados que los restantes del 
conjunto. Cada ala del claustro esta como 
dividida en tres partes por unos machones 
que, a la vez que dan fuerza a la construc- 
cion, detienen el empuje de las bovedas de 
canon que cubren las galenas interiores. No 
siendo esto aun bastante firme, en epoca 
posterior a la construccion hubo necesidad 
de poner tirantes de hierro, en evitacion de 
que se abriera la pesada boveda. 

Al ponderar la belleza de ese claustro se- 
iialamos ya la notable labor de los capiteles, 
los cuales son de un buen gusto extraordi- 
nario y de un trabajo ornamental singular. 





SAN CUCUFATE DEL 
VALLES. CAPITELES 




SAN CUCUFATE DEL VALLKS 



CAPITELES 



Las combinaciones de motives estilizados o 
de estudio de la fauna y flora producen un 
efecto merecedor de todo elogio, demostran- 
dose el gusto depurado y la habilidad de 
quien dirigio y labro aquellos capiteles. 
Combmanse con los motivos ornamentales, 
figuras humanas, las cuales a menudo for- 
man bellisimas composiciones inspiradas en 
los libros biblicos o evocadoras de costum- 
bres de la epoca. Entre los asuntos biblicos 
mencionaremos, en la parte oriental, los re- 
latives a la infancia de Jesus, tales como la 
Presentacion, la Anunciacion, la Epifania y 
la Natividad, los tres Reyes y Herodes, y, 
ademas, el Lavatorio de los pies de los Apos- 
toles; al lado occidental, se da con la para- 
bola del rico Epulon condenado y el men- 
digo Lazaro gozando en el seno de Abraham, 
y Sanson venciendo un leon; al sud, la 
muerte de la Virgen, representacion de los 
Apostoles, las piadosas mujeres en el sepul- 
cro de Cristo, la Cena de Emaus, la entrada 
de Jesus en Jerusalen, la multiplicacion de 

472 



los panes y peces, la degollacion de los Ino- 
centes, la huida a Egipto, la Anunciacion a 
los pastores, Abraham y la aparicion de los 
tres angeles, Noe construyendo el area, la 
paloma volviendo a esta con el ramo de oliva 
en el pico, la maldicion de Cain, la Creadon 
de Adan y Eva, su pecado y la condena a la 
ley del trabajo. y, finalmente, la representa- 
cion del Omnipotente. No faltan escenas de 
costumbres relativas, ya a la vida monastica, 
ya a la del campo y a la guerra, y aiin esce- 
nas burlescas como la de los gimnastas que, 
al son de instrumentos, hacen ejercicios ma- 
nos al suelo y pies en alto. 

En la parte oriental, dos capiteles encie- 
rran para nosotros particular interes. En uno 
de ellos aparecen dos guerreros luchando 
con dragones, siendo de notar que en los 
escudos con que se protegen, hay insignias 
constitutivas de verdaderas empresas heral- 
dicas o escudos de armas. Uno de estos es- 
cudos, de forma alargada y curva, ostenta de 
modo muy visible seis rocas, empresa que 




semeja aludir a la familia 
Rocaberti, aquella de la 
cual la leyenda dice que 
uno de sus antecesores 
forma ba parte de los nue- 
ve Barones de la Kama, 
siendo el vencedor de un 
horrible dragon que aso- 
laba nuesira tierra En el 
escudo del otro guerrero 
aparece unasuertedecua- 
drupedo o cornupeto, co- 
rnendo y rampante. ro- 
deado por orla campo- 
neada, que parece corres- 
ponder a los vizcondes de 
Cabrera (22). Esta escena 

(22) 1 or mas que esc animal 
del escudo no posee todo el cardc- 
ter que permita suponer sea una 
cabra. no acertamos a encontrar 
mejor correspondencia a la empre- 

sa heraldica que la indicada en el texto. El notabilisimo vo- 
lumen injnuscrito y miniado relativo al blason, debido a 
Bernat Mestre y titulado Libre o blas6 de les armes dels 
Canalers, obra del siglo xv, conservada en la Biblioteca del 
Insiituti) de Cstudios Catalanes, dibuja el escudo del vescom- 




SAN CUCUFATE DEI- VALLES 



de la lucha del hombre 
con un grifo o dragon la 
encontramos tambien en 
el claustro de la Catedral 
de Gerona, en un capitel 
semejante a ese, aunque 
en estotro no es visible 
una determinada signifi- 
cacion heraldica. Sabido 
es que el combate del 
hombre con el dragon 
dio origen a leyendas que 
tueron traducidas en mo- 
tivo ornamental repeti- 
das veces y por todos los 
pueblos. En nuestro pais 
tenemos esta leyenda dan- 
do origen a la denomina- 
cion de la casa Voltrega, 
en el llano de Vich, y 
constituyendo timbre de 

/.( de Cabrera (folio 44, dibujo cuarto) que corresponds al ca- 
pitel de San Cucuface del Vane's, diciendo que Her* en campo 
de or una cabra de sabla passant, bordea camponia de sabla. 
Los colores con que fue 1 pintado este escudo del capitel 
coinciden perfectamente con lo que dice la obra de Mestre. 



CAPITELES 



473 



I 







3 SAN CUCUFATE DEL VALLES 



CAPITELES 







SAN CUCUFATE DEL VALLES CAPITEI.ES 

<3X3GXd(5?rre<57TrQ<5>ra<57Tre<5>^<5?ra<5>^G?Tra<5TTrs<5^ 




SAN CUCUFATK DEI. VA1.I.KS 



CAPITELES 



honor para los Viladomat, segiin dice el pue- 
blo al explicar una representacion que decora 
una de las antiguas portadas de la Catedral 
de Barcelona. 

La existencia de motivos heraldicos en el 
claustro de San Cugat, constituye ya indicio 
de que la obra es rayana al siglo xin y que 
no pLiede atribuirse mas alia de fines del 
siglo xn. Mr. Kmilio Bertaux (23) ha razo- 
nado su parecer de que esta obra debe de ser 
de fines del siglo xn. El seiior Jose Balari y 
Jovany dio noticia de que Guillermo de 
Claramunt, en su testamento del ano 1090, 
dej<') mil sueldos barceloneses al cenobio de 
San Cucufate del Valles para la obra del 
claustro, y ademas el mulo que condujese su 
cuerpo (24). 

Otro capitcl digno tambien de mencion, 
por mas que, como tantos otros del claustro, 
miserablemente mutilado, ostenta la repre- 

(33) Histoire de I'Art, vol. II, pagina 214. 

(34) Archive de la Corona de Arag6n. Alfons I, numc- 
ro 544, citado OHgenes AisMricos de Catalufia, Giviliza 
cidn, IX, pag. 610. 

476 



sentacion de un escultor sentado en un tri- 
pode, y en actitud de labrar un capitel. A 
esta representacion, colocada en uno de los 
angulos, quiso su autor darle valor docu- 
mental, desusado en nuestra decoracion an- 
tigua. Por ello, junto al obrero puso una 
lapida, equivalente a la firma, pues dice: 

I fee est Arnalli 
Sculptor is forma Catelli 
Qui claiistrum tale 
Construxit perpetuate. 

A esta inscripcion, manifestativa de la sa- 
tisfaccion del autor por su obra, debemos 
que se conozca el nombre de Arnaldo Ca- 
dell (26), el autor del claustro de San Cucufa- 
te. Adviertase que al precisar claiistrum tale, 
semeja que pretendiera indicar que todo el 
claustro, sino obra suya, habia sido dirigido 

(25) El nombre del autor del claustro de -San Cucufate 
ha sido leido de diversas maneras, dicie"ndosc que la inscrip- 
ci6n debia interprctarse Gatelli, sogun unos y Celi scgun 
otros autorcs. Creemos no hay lugar a duda leyendo Catell, 
que corresponde al apellido Catalan Cadell. 





SAN CUCUFATE DEL 
VALLES. CAPITELES 



por el, que habria labrado los capiteles o la 
mayor parte de ellos. 

Es cosa de fijarse en que varies capiteles 
de este claustro presentan huellas de decora- 
cion pictorica: de encarnado en las caras de 
las liguras, y toques negros en los puntos sa- 
lientes, al objeto de imprimir mas vida al 
conjunto. Tratase de un ejemplo mas sobre 
el empleode la 
pintura, con- 
tribuyendo a 
losefectos ima- 
ginados por el 
constructor y 
el arquitecto. 
Estan tapiadas 
la puerta de la 
sala capitular 
y sus ventanas 
laterales que 
dan al claus- 
tro. El sitio de 
reunion del ca- 
pitulo mona- 
cal esta al pre- 
sente converti- 
do en capilla 
del Sacramen- 
to. Se advierte 
queantes.en el 
siglo xiv, seria 
una sala cua- 
drangular con 
cupulasosteni- 
da por trom- 
pas e ilumina- 
da por ungran 
ventanal cala- 
do, analogo a 
los del cimbo- 

rio de la iglesia; pero esta abertura fue cega- 
da para abrir un abside en el testero, a fin de 
colocar alii un altar. Estas modificaciones se 
realizarian en epoca del gotico florido, quizas 
en tiempos del abad Pedro Sort (1451-1461). 
En los escudos que hay en las mensulas de 
los arcos campean tres fajas que parecen 
corresponder a este personaje. Con todo, el 

478 



SAN CUCIIFATE DEL VALLES 



abad comendatario Pedro Angel Despuig 
(1539- i558) tambien contribuyo a esa obra. 
La puerta de ingreso a la iglesia desde el 
claustro, tambien reviste interes. Resulta 
una obra de arte romanico rezagado, y sin 
gracia alguna, que no se puede clasificar de 
anterior al siglo xin, correspondiendo aiin 
quizas al siguiente. Fue en el siglo xvi cuan- 

do se quito el 
tejado que se 
apoyaba direc- 
tamente sobre 
la boveda del 
claustro, con 
objeto de cons- 
truir encima 
nuevasgalerias 
cubiertasycon 
arcos iguales , 
concebidos 
con vcrdadera 
elegancia , en 
conformidad a 
loscanonesdel 
Renacimiento, 
y siguiendo el 
llamado orden 
toscano. Se tie- 
ne noticia de 
que trabajaba- 
seyaentiempo 
del abad Pedro 
Angel Despuig 
y de los Vica- 
rios generales 
que goberna- 
ron la abadia 
por vacante en 
los anos de 
1573-1589 (26). 

Lo manifestado sera suficiente para conside- 
rar cuan interesante resulta una visita al mo- 
nasterio de San Cucufate del Valles. Haber 
despertado el deseo de realizarla, fuera para 
el autor de esta monografia una satisfaccion 
inmensa. 

J. GUDIOL, PBRO. 

(26} Barraquer. Obra citada, pag. 120. 




PUERTA DEI, CLAUSTRO 



IN DICK 



<f*l 



INDICE 



FOR ORDKN ALFABKTICO DE AUTORES 



TEXTO 



B. E. (A) 

Carl Bantzer 

Balsa de la Vega (R.) 

Exposicion Nacional de Bellas Aries. Ma- 
drid 

Bassegoda (Buenaventura) 

Artes decorativas (Plateria y Joyena) . 

Beruete y Moret (A. de) 

Manuel Benedito 

Bofarull (Carlos de) 

Encajes a mano i5r ; IQO 

Broseh (L.) 

Los artistas italianos en la X Exposicion 
Internacional de arte de Venecia 

Domenech (Rafael) 

Aureliano de Beruete 

Fabre y Oliver (J.) 

El arte de Anselmo Miguel Nieto . 

Gasc6n de Qotor (Anselmo) 

La catedral de Huesca 

(iudiol Pbro. 

Apropdsito del Textus Argenti de la 

Catedral de Vich 

San Cucufate del Valles ...... 

H. (J.) 

Ultima Exposici6n de la Sociedad de Artis- 
tas meridionales Franceses .... 

Lafond (Paul) 

Dario de Regoyos 

El hombre del Mapamundi, de Velazquez 
(Museo de Ruan) 

Marin (Diego) 

Exposicion de Arte Historico. Granada. 

Marinel-lo (Manuel) 

La pintura de Felix Mestres .... 



I'AGS. 

327 

161 

65 

353 

, 33 

395 
421 

3'5 
407 



57 
437 



302 

277 

201 
241 

43 



Marti Monso (Jose) 

Cabeza de San Pablo, por Juan A. Villa- 

brille 

Gregorio Fernandez. Su vida y sus obras . 

Masriera (Arturo) 
Una Necropolis Romana en Reus . 
Mayer (Augusto L.) 

Pinacoteca de Munich. Los cuadros espa- 
noles recientemente adquiridos. 

Pica (Vittorio) 

Valentin y Ramon de Zubiaurre . 
Post (Dr. Hermann) 

Los talleres de Artes y Oficios Unidos. 
Hemelingen (Bremen) 

Quintero Atauri ^Pelayol 
Los asuntos profanes en las esculturas de 
las iglcsias espanolas 

Rodriguez Codola (Manuel) 

Dibujos de Frank Brang\vyn .... 

Romero de Torres (Enrique) 

La patria de Valdes Leal (Documentos ine'- 
ditos) 

Sanpere y Miquel (S.) 

Ferrer Bassa 

Sentenach (N.) 

Indumentaria antigua americana . 

Utrillo (Miguel) 

El Primitivismo 

Los Zubiaurre . 



37 

212 



294 



128 

7 

81 
376 
,76 

i 
104 



Anonimos 

Bibliografia 119,240,312 

Descubrimientos arqueoldgicos en Espana. 436 
Ecos artisticos. 38,76, 114, i5g, 199, 237, 276, 

308 

Mosaico con peces descubierto en Empu- 
rias 392 



GRABADOS 



Albert! (Fernando) 

El enjambrc .... ... 

Alfonso (Maestro) 

Fragmento de la tabla del Martirio de San 

Cucufate 

Martirio de San Cucufate 

Alvarez (Ventura) 

Pescadores de mariscos 



4 5 7 
449 



167 

Anasagasti (Teodoro) 

Restauracion del Foro Boario de Roma . 174 

Villa del Cesar '73 

Bantzer(Carl) 

A la salida de la iglesia, en Hesse . . . 334 

Aldeana de Hesse en la iglesia . . . . 329 

Aldeana de Hesse 335 

Dan/a de aldeanos en Hesse .... 327 

Estudio para la danza de aldeanos en Hesse 331 

Labriego de Hesse 33 

La tarde 33 6 

Novia aldeana, de Hesse 3 2 

Primavera 333 

Retrato del labrador Falk 337 

Benedito (Manuel) 

Apunte 

Apunte ... 
Auto-retrato 
Cleo de Merode 
1 infierno de Dante 



1 organista de Salvatierra . 

1 sermon, en Salvatierra de Tonnes 

amilia bretona 

Interior holandes 

Junto al molino 

Los abuelos Pik 

Madre bretona 

Pequeno pescador 

Pescadores holandeses .... 

Retralo 

Retrato de la senorita M. L. B . 

Retrato 

Sabado 

Tipos holandeses 

Vendedores en Volendam (Holanda) 

Vieja holandesa 



Beruete (Aureliano de) 

Al pie de la Jungfrau . 

Cumbrcs de la Jungfrau 

El Tajo on Toledo. 

En el valle de Grindehvald. 

Espinos en flor .... 

La hoz del Huecar. Cuenca 

La hoz del Jucar. Cuenca. . 

La huerta del tio Pichuchi. Avila 

Monte de el Pardo. 

Toledo desde las Covachuelas . 

Toledo. Puente de San Martin . 

Vista de Cuenca .... 

Vista de Madrid 



Berruguete 

Retablo de San Benito el Real 



357 
365 

3^4 
355 
375 
? 5o 

368 
373 

375 
372 
363 
37 
356 
360 
362 
37' 
367 
369 
361 



433 
432 
422 

434 
427 
428 
429 
426 
4 25 
43 
43' 
423 
421 



229 



Blay (Miguel) 

Retrato del Conde de Romanones . 

Borrell (Felix) 

Paisaje de la Sierra 

Bouts (Atribuido a Thierry) 

La Virgen con el Nino y dos Angeles 

Brangwyn (F.) 

Apunte al lapiz 

Buenos amigos 

Buenos amigos. 



174 



102 



266 



1 1 

20 

2! 



Cargadores '5 



'9 
1 8 

8 
18 

12 

16 

'7 

9 

'3 



Curtidores. 

El postulante .... 

En las alturas .... 

En marcha 

Estudio 

Estudio (Dibujo al carbon). 
Estudio al lapiz 
Estudio de actitudes 
Tanteo de composicion 
Una copa mas .... 

Brass (Ualico) 

El trayecto de la laguna 399 

En el cafe 4 2 

Cabot (Viuda e hijos de F.) 

Broche de escote, siglo xvi 70 

Cierre de escote, de caracter oriental . . 69 

Colgante 7 1 

Diadema rusa estilizada 70 

Vuelta de cuello, siglo xvi 99 

Cano (Alfonso) 

Adan 268 

Cabeza de San Pablo 171 

Eva 269 

La Purisima 261 

Virgen de Belen 270 

Capuz (Josd) 

Paolo e Francesca 173 

Cardunets (A.) 

Toledo 40 

Toledo 40 

Carozzi (Giuseppe) 

Fons Purissima 406 

Carreras (Hijos de F. de A.) 

Broche con brillantes 65 

Broche oriental 67 

Colgante de collar ... ... 66 

Colgante oriental 67 

Colgante de un collar 68 

Discos con brillantes y perlas .... 65 

Casanovas (E.) 

El Baile i 

El Bano i 

Estudio para el relieve el Bano. ... 4 

Juno 5 

Jupiter 2 

La mujer con pendientes 3 

Retrato del pugilista B 2 

Venus. . 6 



pAcs. 

Museo Balaguer. Almirez arabe . . . 199 
Museo Episcopal de Vich. Codice Evangela- 

rio del canonigo Bernardo de Lerc. . . 63 
Museo Episcopal de Vich. Dos paginas del 

Evangelario del can6nigo Bernardo de 

Lerc 64 

Museo Episcopal de Vich. Textus Argenti 

(Pagina del) 58 

Museo Episcopal de Vich. Textus Argenti 

de la Catedral de Vich (Tapa anterior del) Go 
Museo Episcopal de Vich. Textus Argen- 

ti de la catedral de Vich (Tapa posterior 

del) 61 

Museo Kircheriano. Roma 394 

Necr6polis fenicia en Punta de Vaca (Cadiz) 436 
Panoleta de punto de Milan. Siglo xvn. . 351 
Panuelo batista punto llano, griego vene- 

ciano. Siglo xvn 342 

Peto de punto de Milan. Siglo xvn . . . 361 
Pinacoteca de Munich. San Luis, obispo de 

Tolosa 300 

Pinacoteca de Munich. San Ambrosio . . 301 
Punto a hilo lirado. Italia. Siglo xvi . . 133 
Punto Catalan. Trabajo a la aguja . . 194, 195 

Punto de marfil 349 

Punto de rosa veneciano 346 

Punto llano de Venecia, decorado con mo- 

tivos zoomorfos y fitomorfos. Siglo xvi. 342 
Punto llano de Venecia. Siglo xvn . . . 346 
San Benet de Bages. Capitel de la puerta de 

entrada 130 

San Cucufate del Valles. Absidedel Monas- 

terio 441 

San Cucufate del Valles. Capitel y lapida 

con la imagen y nombre del escultor 

Bernardo Cadell 468 

San Cucufate del Valles. Capiteles. 469, 470, 471, 
472, 473, 474, 475, 476, 477, 478, 479 
San Cucufate del Vallds. Claustro . . . 460 
San Cucufate del Valles. Escudos labrados 

en el capitel de la empresa de Rocaberti. 463 
San Cucufate del Vallds. Estado actual del 

retablo del altar mayor 444 



PAGS. 

San Cucufate del Valles. Fachada de la 

iglesia 442 

San Cucufate del Valles. Fragmento del 

claustro 462 

San Cucufate del Valles. Puerta del claus- 
tro 480 

San Cucufate del Valles. Sepulcro del abad 

Oth 465 

San Cucufate del Valles. Vista del claustro 

dcsde la puerta de la sala capitular . . 466 
San Cucufate del Valles. Vista exterior del 

Monasterio 437 

San Marcos de Leon. Brazal de una silla 

del coro 149 

San Marcos de Le6n. Silleria del coro. (De- 

talle.) 135, 141 

Santa Maria del Estany. Capiteles del claus- 
tro 128 

Santa Maria de Ripoll. Capitel del claus- 
tro 129 

Santas Creus. Capitel del claustro . . . 131 
Santo Domingo de la Calzada. Sillas bajas 

(Detalle de las) 142 

Sepulcros romanos, con orientaciones di- 

versas, descubiertos en Reus . . .122 
Sepulcro romano de ceramica, hallado en 

Reus 123 

Sepulcro romano, hallado en Reus. . .123 
Sepulcro romano hallado en Reus . . .124 

Tira de punto griego. Siglo xvi . . . 346 
Trabajo veneciano a la aguja . . . .341 

Triptico de csmaltes 266 

Valdes Leal (Partida de casamiento de). . 83 

Valdes Leal (Licencia de matrimonio de) . 84 

Valdes Leal (Carta dotal de la esposa de) . 85, 

86, 88 y 89 

Valdes Leal (Casa donde vivio en Cordoba). 90 

Valdes Leal (Partida de bautismo de) . . 91 
Venus. Adonis y Cupido. Porcelana policro- 

ma del Retiro 25i 

Virgen de marfil s5o 

Virgen de Montserrat 247 

Virgen en alabastro. Fines del siglo xiv . 463 



ESTA PUBUCACION, KDITADA, (JRABAI1A 

E IMPRESA EN I. OS TAI.I.KHES THOMAS, 

1>E BARCELONA, Fl'K COMENZADA E[, 

XV 1)E ENERO I)E MCMXH; TER- 

MINOSK 1)E IMPR1MIR KSTE 

SEGIJNDO VOLUMEN EL 

XXXI 1)E DICIEMBRE 

DLL MIS. Ml) 

A NO 



N 
7 

MS 
v.2 



Museum 



PLEASE DO NOT REMOVE 
CARDS OR SLIPS FROM THIS POCKET 



UNIVERSITY OF TORONTO LIBRARY