(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Obras liricas y comicas, divinas y humanas, con la celestial ambrosia del admirable poema sacro de Maria Santissima. Segunda impression, corregidas y enmendadas de los muchos yerrors que en la primera havia cometido el descuido de la imprenta. Anadidas algunas obras, que segun la bibliotheca de Nicolas Antonio refiere, se tienen por ciertas y verdaderas del autor. Dirigidas por mano de Ambrosio Cano"

IP 






PRESENTED TO 

THE LIBRARY 

BY 

PROFESSOR MILTON A. BUCHANAN 

OF THE 
DEPARTMENT OF ITALIAN AND SPANISH | 

1906-1946 



/ 9 <^ y 



{,C^>L4^. y' C^l^ 







f>^" 



^ 



^ 



// 



o B'^R A S 

L Y R I C A S, 

Y CÓMICAS, 

DIVINAS , Y HUMANAS. 



\ 



ir IV i^~\i^y^ 




AS 



líricas , Y CÓMICAS, 

DIVINAS , Y HUMANAS, ^ 

CON LA CELESTIAL AMBROSIA 
DEL ADMIRABLE POEMA SACRO 

DE MARÍA SANTISSIMA, 

ULTIMO SUAVE DIVIMO ALIENTO 

de aqiicl canoro Cifne, el mas pulido , mas aíTeado , y el mas 
Cortefano Cultor de las Muías Caftellanas. 

D. ANTONIO HURTADO DE MENDOZA^ 

Comendador de 7.ítrita , del Orden de Calatrava , Secretaria de Cámara , y 
dejufiícia de la Mageftad del Rey Don Phelipe ly, en la Suprema 

Inquijícion, 

SEGUNDA IMPRESSION , CORREGIDAS, 

y enmendadas de los muchos yerrog que en la primera havia 
cometido el defcuido de la Imprenta. 

AÑADIDAS ALGUNAS OBRAS , QUE SEGÚN LA BIBLIOTHECA 
de Nicolás Antonio refiere , fe tienen p/or ciertas , y verdaderas 

del Autor. 

DIRIGIDAS POR MANO DE DON AMBROSIO CANO 

AL EXma. SEÑOR DON JUAN BAUTISTA CENTURIÓN 
Urílno Arius Fernandez de Cordova Mendoza Carrillo y Albornoz , hiJQ. 
Primogénito del EXi^cc Señor Marques de Eíiepa , y ,^ 

Ahnuña , &c. uN^^^"^ 

CON PRIVILEGIO. %^ 



«MwMMM 



EN MADRID : En la Oficina de Juan de Zuúiga , á cofta de Francifco Medel del Caf-. 
tiUo , Mercader de Libros. Haliaiáíe c» fu cafa , en iaPlazuda de la calle de U Par. 



PQ 



iípLn-'-': 




. ot 



ÍAL TX^o SEÑOR DON TUAN BAUTISTA 
Centurión Urfino Arias Fernandez de Cordova Mendoza 
Cafrilloy Albornoz, hijo Primogénito del Exmo. Señor Mar- 
qués deEftepa, y Almuña,dela Aulla, Vivóla, y Monte de Bay, 
Señor de la Villa de Pedrera , Noble Patricio de la Serenirsima, 
República de Genova , Señor de las Varonías de Torralva, 
y Beteta , Patrón del Colegio Mayor , y Univeríidad -^ 
de Bolonia, &c- 

EX^o SEÑOR. 




A continuación de mi bucndefeo , y 
precifa obligación de agradecido , cali 
lia libertad me ha dexado para elegir 

3 : P^-: 



Patrón , y Tutelar ^ a cuya fombra ^ y amparo 
pueda hacer que fe repita al publico el Fénix Caf- 
tellano^ las 0¿r¿íi Lyricas del agudo ^ y diícreto 
Ingenio de Don Antonio Hurtado de Mendoza, 
que con tanta razón fe merecen las publicas y y 
mas difcretas atenciones *, porque haviendo con- 
fagrado al Excelcntifsimo Señor j, y "^adre de V.E. 
el Señor Marqués de Eftepa _, mi Señor , el Libro 
que á mis expenfas fe dio a la cilampa el año paf» 
fado dé veinte y tres de efte figlo , cuyo titulo 
era : Aventuras de ^elemaco : viendo el buen éxi- 
to que tuvo , y los créditos que fe grangeó ^ por 
haverle patrocinado fu Excelencia con fu nombrc> 
y fobrenombrc efclarecido^ por eíFo me deteiv 
miné a dedicar eíle Libro, en rendido obfequio 
a V. E. como heredera en todo de fu Excelen- 
tifsimo Padre. 

Efta voz Centurión íígnifica lo mifmo que Ca- 
leza y o Capitán de ciento ; y como repitió el infig- 
ne Telemaco , muy centenadas fus hazañas tan 
famofas , capitaneando el nombre de fu Excelen- 
cia los caraóteres , que las publican , nos las hace 
muy prefentes fu Tutela, dándoles el valor de vi- 
vas , con el favor de fu amparo. Y fi en fraíTe del 
Concilio 6. Conftaminopolitano , efta voz C^;?- 

tu- 



tur ion dice Grandeza : Ceñturio vocafur 
magnus y fiendo V. E. el legitimo Centu- 
ríon.dt fu Nobilifsirua Cafa , me aíTeguro^ 
que con el abrigo de fu grandeza correrán; 
también fin embarazo alguno las difcrcta^ 
Obras de Mendoza , que intento repetir a la^ 
cilampa , para que no carezcan del aplaufo/' 
que lograrán con tan grande patrocinio. 

La mayor gloria de los hijos fon fus 
padres^ por fus nobles procederes : Gloria Trev.i-j.^- 
jiliorum y f aireo eorum. Con que la mayorr 
gloria de V,E. ferá feguir las huellas de fu 
Excclentifsimo padre y en fr.vorccer con fu 
protección ella obra , haciendo alarde de 
haver fido atrahido del buen olor y que le 
dexó fu gcnerofa piedad , quando benig- 
no reciba efte rendido obfequio y y pue- 
da decir como buen hijo á fu amado padre: 
Trahe me pojl te y tn odorcm currernus un- 
guentorum tuorum. Y en eíla prenda tan 
heroyca debe poner V. E. la mejor y y la 
mas noble hypotéca de fu merecida ala- 
banza y fegun lo enfeiió Boecio : Nobilitas 
efi qudsdam laus y "vcnims de meritis fa- f/^'f¡¡^^ 
rentum. , í'^^I-^- 

f4 Aqui 



CitKt.Z. 4. 



■ Aquí me paliaba el corazón a decir al- 
go de lo mucho que iluftra ta Nobilifsima 
Cafa de V. E. pues la hallo tan efclarecida, 
y eminente y como adornada dePontifices, 
y Reyes , Obiípos , y Cardenales y que 
iluftraron con fu acertado govierno el ef- 
tado Eclefiaftico , y Secular v mas havien- 
do vifto y por acafo y lo bien que fe expla- 
yó la delgada pluma de Don Juan Baños 
de Velafco y enla fexta parte de la Hifto- 
ria Pontifical y a cerca de la calidad y dig- 
nidad _, y méritos de los Nobilifsimo Pro- 
genitores de V. E. me pareció no era ra^ 
zon poner con mi tofca pluma , ó groíTe- 
ra brocha algún borrón a fu delicado pin- 
cel. Solo puedo añadir fer V. E. por fus 
prendas elevadas y la Corona de ílis No- 
frov,ii.^. bles antepaíTados : Corona fenum filij ji^ 
liorum. Y fin lifonja alguna y digo y que 
le adequa ^ y le viene muy propio a fu 
Excelentifsi-ma perfona el renombre de Co- 
rona y perfona coronada , porque la No- 
bilifsima familia de los Centuriones tiene 
fu raíz en la Real Corona de Francia y de- 
ducida por linca reóta del Gran ClodoveOy 

fu 



fu legítimo Abuelo , y primer Rey Chrif- 
tlano de Francia. 

No degenera V. E. fino antes bien iluf- 
tra en toda linea el luftre de fu familia 3 y 
la grande Chriñiandad , heroycas ^ y ama- 
bles prendas , que adornan fu Excelen- 
tlfsima perfona , fon la Regia Corona, 
que corona todos los laureles ^ que han 
iluftrado fu Real Afcendencia y hafta aora, 
con cierta cfperanza de que los corona- 
ra mas y y mas en adelante y j fera Co- 
rona de Oro y como la que fe mereció 
Mardoquéo y por fus nobles , y piado- 
fas hazañas : Re^mm Diadema fupcr ca- tfihcri.%, 
put fuum y engañada en piedras preciofas, 
como la del Santo Rey David : Coronam p/.zo.r.4. 
de lapide pretiojo. Y finalmente y paíTeen- 
fe y los que guftaren _, por los Jardines de- 
liciofos de las Efcrituras Políticas , que 
no hallaran flor y que mejor acredite fu 
raíz y ni mas honrado hijo , que .mejor 
corone fu Cafa. ^ 

Prendado y pues y de tanta fobetania, . 
fu plica mi rendido afeito a V. E. patro- 
cine con fu aceptación ^benévola j cfte Li- 
bro^ 



bro y que a fus plantas pongo , para que 
gane eftimacion entre los difcretos ^'vién- 
dole tan claficamente patrocinado. Dios 
guarde la efclarccida perfona de V. E. en 
cl mayor auge de fu grandeza los mu« 
chos aiios y que mi cordial afeóto ie de- 
fea. 



Excelentifsimo Señor. 



Befa los pies de V. E. 

Francífco Medel del 
Cajijlto^ 



AFRO-- 



APROBACIÓN DEL REVÉ- 

renáifsimG Padre Antonio de Zamora , Lee* 

tor Jubilado de los Padres Clérigos Reglan 

res y Minijiros de los Enfermos ^ y Prefcóía 

de fu Cafa de Nuejlra Señora de la 

Affumpcton in Damafo de 

ejla Corte. 

M. P. S. 



DE orden de V. A. he vIQo eftas Obras Poéticas, mmuefcrí- 
tasde Don Antonio de Mendoza , las que havkndo regif- 
trado con cuidado, uofolo no hallo que cenrurai\fino es que luega 
que las lei,advercí,que en eíle Autor íe vecumpiido lo que Orado 
cfcrivio de los Poetas, dice:Qi'.e eftos con fu e^oquencia, 6 inten- 
tan divertir , y recrear , ó aprovechar á quien los oye , ó uno , y 
otro juntamente, 

Aut prodejje volunt , atít delegare Poetfy 

autjiwul , (^ jucunda , & idónea dicere vit£» 

y al ver en eftas Obras la rjiodeftia , y difcrecion de fus dif- 
curfos , veo , que no folo recrea con fu elegancia , fino es que 
puede fervir de gran provecho á la juventud mascorüefana, la vi- 
veza natural con que expreíTa fus conceptos: Y afsi por eOa,como- 
por no hallar cofa qucdefcüga de nueftra Santa Fe ,\ buenas cof- 
tumbres , moi^jarece puede V. A. dar la licencia que fe pide, para 
que las impriman : Salvo melíori. Dada en efta Cafa de Nueftra 
Señora de la AíTumpcion , de Padres Clérigos Reglates , Minlf- 
tros de los Enfermos , á 30. de Mayo de 17 28, 



Oraf. ctt\r 
a Pícinello, 
tom. 2. 
rnund.fimb, 
¡ib. 21. §. 
50. 



Antonio de Zanjora, 
Frefeiio, 



FEE 



PRIVILEGIO. 

Tiene Privilegio del Rey nueflro Señor , Don Juan de Lainii, 
vecino, y Preceptor át. Gramática en efía Corre , por tiem- 
po de diez años , para poder reimprimir Jas Obras de Don Ao- 
tonio Hurtado de Mendoza , que ha corregido , y añadido coa 
prohibición , para que ninguna pcrí'ona pueda reimprimir , ni 
Venderlas fin fu confentimiento , baxo de graves penas , conteni- 
das en dicho Privilegio , que para en fu poder , defpachado por 
Don Lorenzo de Vivanco Ángulo , Secretario de fu Mageftad, 
fu fecha en Madrid á ficte de Odubre de mil fececientos y veíate 
y ocho años. 

CESSION DEL PRIVILEGIO. 

Tiene hecha cefslon de efte Privilegio Don Juan de Lama pof 
el tiempo de los diez años , que fu Magcftad le concede a. 
Franclfco Medél , Mercader de Libros en efU Corte , para que fo- 
lo él , y no otra perfona pueda imprimir eftas Obras de Don An- 
tonio Hurtado de Mendoza , fu fecha felí de NqviembK de mil 
fctccicu^s y veinte y ocho. 



FEE 



FEE DE ERRATAS, 

ESte Libro de las Obras de Don Anto- 
nio Hurtado de Mendoza jr^corref- 
ponde con fu original. Madrid ^ y Odu- 
bre 30. ác 1728. 

Lie. Don Benito del Rio 
Cao de Cordido, 

Corf eítor General por fu Mageftad, 

II I M il ■ I «-■!<■ 

SUMA DE LA TASSA. 

TAíTaron los Señores del Real Confejo 
de Canilla efte Libro , intitulado: 
Obras Lyricas ^ y Comieas j fu Autor Don 
Antonio Hurtado de Mendoza y a ochó ma- 
ravedís cada pliego y como mas largamente 
confía de fu original. Dada en Madrid a i o^ 
de Noviembre de 1728. 

Don Miguel Fernandez 
Manilla. 

PRO^ 



PROLOGO AL LECTOR. 



E 



Stas Obras Lyricas , y Cómicas ^ que 
con tanta erudición ^ viveza ^ uti- 
lidad , y dulzura j efcrivio Don. Antonio 
Hurtado de Mendoza y Secretario de Cá- 
mara de la Mageílad Catholica de Pheli- 
pe el Quarto ^ renacen oy a la luz publi- 
ca para recreación de los Ingenios , que 
atentos al eftimable eftudio de las letras 
humanas _, hallaran en eftas Obras mficho 
que admirar ^ y nada que reprehender. 

Sale enriquecida efta reimpreísion de 
otras Obras del mifmo Autor , que la in- 
juria del tiempo havia obfcurecido y tan 
abundantes de bellifsimos conceptos , co- 
mo hijas de tan elevado erudito Cultor 
de las Muías Caftellanas ; y como la va- 
riedad es el plato mas fazonado al guflo 
de los difcrecos _, me ha parecido combi- 
darte con el fuavc ne¿rar de fus Come- 
dias y 6 por mejor decir y Oráculos de la 
erudición : Y fobte todo , con la ccleftial 
Ambrosia del admirable Poema Sacro de 
la Vida de Nueílra Señora , ultimo alien- 
to 



to de efte canoro Cifne ^ que mas pa- 
rece infpiracion divina y que compoficion 
humana : l^lon enim arte ^ fed divina ir? f- 
piratione y d'ixo Platón. Y aunque efta im- 
preílo en diftintos exemplares ^ merece 
reimprimirfe en todos los corazones ^ pa- 
ra que tan fonoro canto firva mas a la 
inmortalidad ^ que á la muerte de fu Au- 
tor. 

Cigni funt puri , d^• candidt , canuntque fuávtfsimum meloSy 
Cigneyon verjibiis bene fenantibus, Alciato , emb. 145. 
VALE. 



DE- 



DECIMA, Q^UE HIZO 

el Autor y para que precedief- 
íe al Romance , dirigiéndole á 
la Virgen Santifsima Mana, Se- 
ñora Nueílra , concebida fin 
mancha de pecado original, 
en el primer inflante -de 
fu Ser. 

T 7Ueftra Vida , ógranMaria! 
^ Primero milagro al mundo. 
Milagro ferá fegundo 
El fer buena , Tiendo mia? 
Pero en la eminente guia 
De tu Vida Celeftial, 
Que fupo en gloria inmortal 
Obrar , j vivir mas bien. 
Milagro ferá también, 
Que aun yo no la efcriva mal. 

VI- 



Pag. I 





co -^w^ ^V}^ ^^^ -^^d^ ^}^ -^f*}^^ eu 

VIDA 

DE NUESTRA 

SEÑORA. 

INTRODUCCIÓN. 

[Uciente fecunda Eftrella 
Del mar , donde en vez de püerto'j 
Navegante Sol humano 
Bufeo tierra , y halló Cielo*, 

2 En íícmpre ocultos juicios 
Formada Muger primero 
Que el Hombre , y que fueíTe el Angeí 
'Defpeííado de si mefmo. 

3 Prevención felicitada 
Contra, el ardiente veneno 
De aquel Serafín bizarro, 
Antes luz , y ahora fuego. 

4 Cuya tierna planta hcrmoft. . , 
Pifa ^e el Dragoneas fíero '. 
El voraz , rugiente , altivo, 
Saiíudo , erizado cuello. 

4 Gloriofamcnte ceñida 
De mas candidos Luceros 
Que Eílrellas cofto a los Orbes 
Un folo bayben fobervio. 

6 Cejegial dulce MARÍA, 

A Cuyo» 



z- Yida de Nuejlra Señor a^ 

Cuyo nombre , aun en los lenes 
Del morir , vida introduce, 
Y aun efperan^a en lo muerto. 

7 Que en el primero delito 
Pudo , á mas glorias atento, 
Quedar prefumido el daño 

De que en vos nos dio el remedio. 

8 Que el fer hfjos de la culpa 
Ko es mal con el bien de veros 
De DTos Madre , haciendo deudas 
Hafta de los males mefmos, 

9 O vos nunca perezofa 
Al clamor , al dcíconfuelo, 
Por quien vive, en quien refpira 
Tanto humano defaliento! 

I o Vos , tantas veces llamada 
Fuente de Gracia , que inmenfos 
Profundos mares de gloria 
Margenes le fon pequeños. 

I I Bañad mi voz , dexad puros 
Invüca^. j^j^ j^|^j^3 ^ efclareciendo 

Del Alma tiníebla tanta, 
y tanto horror del ingenio. 

1-2. Yo que en dcfperdicios viles 
Tanto traté , como ágenos, 
A mis años , que de tantos 
iNi un folo inflante me debo. 

1 3 Cobre ya de mi efte íbíojí 
Ultimo advertido aliento, 
Cuefte muchos defengaños, 
Mas no impofsibles , lo cuerdo. 

14 No fe alimente la vida 
En íiernpre morir , no en yerros 
Atine folo el fentido, 
)sío fe dcíyele con íueuos. 



(wn*. 



de Don Antonio de Mendoza. 

I ^ Divina fcnda caminca 
Mis paíTos , no las plebeyos^ 
No los profanos aííumptos 
Tengan la dicha de necios. 

1 6 Mayor Eftrelía me guie, 
Que a ios tres , que llama fueron 
De mas lumbre , y de k Iglcíia 
Claros faroles primeros. 

1 7 OíTado , mas no atrevido, 
Navegación grande emprehendo, 
Rumbos foberanos bufeo, 
Golfos fagrados navego. 

1 8 Nunca, o Virgen Madre, nunca 
De mas confufion fe dieron 

Veces al jamás negado 
Celeftial focorro vueñro! 

19 En la mifma orilla hermofa 
'Abyfmos tantos encuentro, 

Que de abundancia de luce$ 
Ciego voy , y tierra pierdo. 

20 Alta mar es la ribera, 
Y de incauto marinero 
Encalla en profundidades, 
En glorias peligra el leño. 

21 Si eíle favor no afíanca 
Las ancoras , y el intento, 
Bafta para lo anegado, 

Si no el peligro el refpe¿lo. 

22 Para hablar dé vos , vos mifm» 
Sed voz , acordad mis verfos; 
Pues del hacer confonancia 
Hombre , y Dios , fois inftrumcnto. 

23 Sed Norte , pues fois Eftrellaj 
Que en vos , el amparo nueftro, 
JEntrc alcanzarle, y pedirle, 

A X N^ 



^ 'Vida de T>luejlrd S^eñora^ 

No cabe diñancia en medio. 

24 O quanto íiempre os merece 
El puro , fencillo afe¿io ! 
Que obediencias "le tributan 
Calmados los Elementos 1 

2^ Como en el punto efpumantej; 
Que en erguidos montes ctefpo, 
Injurias defcogc el Auftro, 
yiolenciás deíata el Euro. 

26 La mifera navecilla 
Socorréis , templando el ceño 
A los Notos gemidores 

Los zefiros lifongeros. 

27 Afsidc mis confufioncs 
Calmáis los mares , y en ellos 
De paz fe mueftran las ondas, 
De l3uen ayre fopla el viento. 

28 Ya , pues, al grande Occeanó 
De vucftras glorias me entrego; 
Que es ya el terror de las velas 
Ocio , y lifonja en los remos. 

■p ^ r 2-9 Óld de vueñras grandezas 

^ Sola una linea , un difeño, 

Un atamo á tanto Sol, 
Una Uam.a a tanto fuego. 

30 Si bruto pie violo el campo. 
Donde empezaron tan preño 

Concepi¿ j^ tener los apetitos 

yiv5lorias de los preceptos. 

31 No profanó indigna planta 
El cerrado íitio , ameno 
Jardin de Dios , no pifado 
De feñas de humano Invierno. 

32. De cuya loca oíTadia, 
¡Vano labrador groííero, 

Qué-j 



Clon, 



Clon, 



de Don Antonio de Mendoza. 

C^.cdar pudo arrepentido, 
Si mereciera efcarmientos. 

3 9 En la Concepción tan pura, 
Que ú Legislador Supremo 
Para todos hizo leyes, 
y para vos privilegios. 

34 En cuya valiente Imagen, 
De Dios pincel fin defectos. 
Son todas las gracias fombras, 
Son todas las culpas lejos. 

3 5 Qi^^ ^ nació a fcr vencida 
Eva fin pecado ; es cierto 
Que la que nació a vencerle . 
Aun fe Goncebió con menos. 

36 La duda , mas no la culpa 
Se atrevió , y por necia tengo 
La duda ; que a razón nueva 
Sus leyes poftra el derecho. 

3 7 Tributo , y ley pecar todos 
En uno fué , de que infiero 
Que una j en quien todos fe libran, 
Rompe fias lazos al feudo. 

58 Quebrarle no fué mas culpa 
El precepto a Dios , primero, 
Que es gracia el fer de Dios Madre, 
Ni fué Adán de culpas lleno. 

39 Y es toda llena de gracias 
MARÍA, y en el exceíTo 

No inundar aquel delito, 
Pudo a efi'e merecimiento. 

40 Pafib a todo lo imponible 
Hizo Dios ; tres campos íceos 
Flores dieron en tres frutos 

De Rifa , Aurora , y Lucero. 

41 En Jeremías , y Qn Juan 

A 3 Na- 



Vida de l>lmjlra Señora, 

Nacer fanto -5 y parto entero, / 

Y puro en MARI Á , en Chríílo 
Hombre , y Dios en un fupuefto. 

42 En fu Pafsion el Criador 
A la criatura fu jeto 

Eftuvo , y a lo increado 
Dio principio un nacimiento. 

43 En folo accidentes cupa 
Sangre , Vida , Alma , y Cuerpo 
De Dios en el mas gloriofo 
Grande , mayor Sacramento. 

44 Una Concepción íin culpa 
Quedaba ociofa , y fin fueros 

De Madre de Dios , debiera 
Ser de MARÍA el trofeo. 

45 Que en méritos defíguaics 
Hizo Dios varios falteos 

A lo impofsible ajuftando 
A obediencias los portentos. 

46 Si para batir los yugos 
Del Pueblo de Dios , opreflo 
De tantas efclavitudes, 

En no mas que un cautiverio, 

47 Defunió el tnar , y las ondaSjf 
Quebrando fu ley , cedieron, 

Y enjuto pie holló la crefpa 
Cerviz de tanto elemento. 

48 Pues refpeílivas las olas 
En si mifmas fe encogieron, 

Y en un mar, no aun vio fus guellas 
Salpicadas de un rezelo. 

49 Quien duda,quien gran MARÍA,' 
Que libre , fino el Bermejo, 
PaíTafte aquel de la culpa 

Mar , tan juítamente negro? 

A 



de Don Antonio de Mendoza. 

%o A menos fin cedió el Soi 
^ Jofue , cedío el incendio 
A la niñez. Tenga el humo 
Refpeíílos , que aprendió el fuego. 

5 1 Que en pruebas de la limpieza 
"De MARÍA, los fuceíTos, 
Los íiglos aun mas le afsiften, 
Que en exemplares., en ruegos. 

%% De íu Concepción lo puro 
Ha querido Dios deberlo, 
No á la Fe , íino al difcurfo, 
No al fanto , íino al difcreto. 

$3 Si la mas perfe<íla Madre 
Le convino ,, y pudo hacerlo, 
Y fon perfección , y culpa 
Los dos Polos mas opueftos. 

^4 No puede dudar la duday 
Que fué lo puro , perfedlo 
For^ofo ; y no hacer lo juño 
En Dios fuera muy ageno. 

5 5 La original culpa en todos 
Es caufa , origen , fomento 
Del pecado aáual , que es viva 
Centella de aquel incendio. 

.56 En MARÍA de .a£lual culpa 
Ni aun leves feñas fe vieron j 
Sin duda faltó la caufa, 
Pues ccííaron los efe<5tos. 

57 Qije de efta opinión, con tantas, 
Aquel Fénix de alto buelo 

Oy fuera , y oy tremolara 
Vanderas por el myftcrío. 

58 Que un nuevo Thomas fegundo, 
También Geronymo nuevo, 
Bautiíla , y Evangeliíla, 

A 4 En 



g Vida de Isluejlra Señora, 
En pluma , y voz de Evangelios, 

59 Vueííra fagrada limpieza 
Defendió con alto esfuerzo, 
Luz de Eípaña , cuya Mitra 
:De Eftrellas formó el Capelo. 

60 \ Que Lanuza iluftre , y fanto 
Magno , como el otro Alberto 
Dominico , en favor fuyo 

Le dexó votado el pleyto. 

6 1 Gran M A R I A , en juicio libríe 
No vueftras glorias pleytéo; 

Y qué dicha , íi yo en mi, 
Vueftras purezas abfuelvo ! 

62 En la vueñra, ó quanta gloria; 
A la difputa debemos, 

Que en ella da tanta parte 
Al humano fentimientol 
.63 Vos rama del tronco anciano^; 
Nathi' Q^^ ^^ ^^ÍQ nevado Cierno 

dad. De la edad fruto nacifteis 

El mas hcrmofo , el mas tierno. 

64 En quien la naturaleza 
Hizo tan dudofo empeño, 
Que a no fer de Dios Palabra, 
No la obedeciera el tiempo. 

6 5 Que en los feílivos albores 
Que en vueñra Aurora nacieron, 
Noticias del Sol cobraron 
Las fombras de tantos viejos. 

66 Cuyas fieles efpcranps, 
Cuyos fufridos defeos -i 

Por Lis guellas de los figlos ' 

Dieron pafTos nunca inciertos. 

6j Luces refpiró el abyfmo, 
Parte corrió de fus velos, 



de Don Antonio de Mendoza* 

Y del ya vecino día 

Sintió el profundo los ecos. 

b'^ Pci'czofos , y efperados 
Refplandores desliicieroa 
Nieblas, que íblo a Fe tanta 
No turbaron los efpejos. ^ 

69 ILillo en SI naturaleza 
Un nuevo divino aliento, 
En los termipLOs humanos 
Gloriofamente eftrangero. 

70 Si bella fué , ya es gloriofa 
El Alva, que al nombre vemos, 
Que en vez de aves la faludan 
Puros Serafines bellos. 

71 MARÍA, también es Ave, 
Pero de tan alto buelo, 

Que es fu nido toda Eftrella, 
Y anidó en ella el Sol mefmo. 

72 Como ayrofas refucitan 
,;Del Alva al primer defcuello 

Las flores , que en la tiniebla, 
Fueron cadáver de yelo; 

73 Afsi de la felva antigua 
Los que troncos florecieron 
Ya marchitos , oy recuerdan 
De tanto dormir defpiertos. 

74 Qiie al rayo de nueílra Aurora 
cerca ya reconocieron 

- El Sol , que de vos MARÍA, 
Nunca Dios quifo eftar lejos. 

7 «5 Creciñeis , ó planta Virgen, 
Cedro incorruptible , Cedro 
Que altas Regiones corona, 
Sin tocar humanos vientos. 

76 De quien fe labró aquella Arca, 

No 



■í o Vida de Nuefira Señora^ 
No del Viejo Teílamento, 
Sino de un Dios Hori:bre , íiempre 
Vivo Teílamento Nuevo. 

7j Ni aquella , origen fegundo , 
En los collados Armenios, 
Del Sol primeros teftigos, 
Del mar últimos defprecios. 

78 Sino ia que le reftaura 
Sobre los montes excelfos 

De la gracia , quando anegan 
Diluvios de culpa el fuelo. 

79 No fean^no, glorias vueflras 
Virtudes , que fer pudieron " 
Romano aplaufo , que ocupa 

Las auras leves del Pueblo. 

80 Ni el fobrado , ociofo dia 
Al vano prolijo afleo, 

Crédito infiel de tantos 
Oracuios del efpejo. 

^i Que en vueftras decencias puras 
No es blafon , no es lucimiento 
Aun fer el trage teftigo 
De eminencias de lo honeflo. 

Pre renta- ^^ ^"^ peligros , perfecciones 

c/¿,^, Al Templo os llevaron, íiendo 

Vos el mas Tanto , el mas digno 
De Dios venerado Templo. 

83 Donde el primer Virgen voto 
Mereció mas por perfe¿i:o, 

Que por deberle el principio 
Tan grande , ignorado exemplo. 

84 Ya que en vos, ó íiempre Santa, 
De Dios deícaníar pudieron 

Las proiiieíílis , que apoftaron 
Dilaciones con los tiempos. • 

Re- 



de Don Antonio de Mendoza. 1 1 
8$ Reposó de tantos Padres 
La efpcranca , que del ruego 
Pafsó tan largas diftancias, 
Sin jamas llegar al miedo. 

86 Que es lo que promete Dios 
Mas fixo , que el firmamento, 
Conftante , inmoble , y atado 

A confianzas de eterno. 

87 Llegado el tiempo , y no el día 

De obrar prodigios el Verbo Defpofi^. 

( Al Ángel mas prefumido ^^^^.' 

Bien retirado Myfterio. ) 

88 Difpufo el gloriofo , Virgen, 
Santo Defpoforio vueftro, 

Para efcondcr Dios en uno 
Otro mayor Sacramento. 

89 Del Real Tribu juntando 
Los Jóvenes mas honeftos, 
Nobles ruinas de tanto 

Feliz j defdichado Cetro. 

90 A una floreciente vara 
La elección piden , y luego 
La de Jofeph cuenta en flores 
Las excelencias del dueño. 

91 Aprueba el Cielo el mas jufto, 
Santo , dichofo , mancebo, 

Cano en virtudes , y de años 
Tan folo en decencias viejo. 

92 El mas iluftre , que nobles 
Tantos Reyes fus abuelos, 
Quanto en Dios fon mas lucidas 
Las virtudes , que los Reynos. 

95 Los parabienes , y Eípofa 
Recibe , y folo eíle empleo 
El Alma , aunque de fcrvirfa 



I a Vtda de Nuefira Señora, 
No quedo excluido el cuerpo. 

94 O la mayor confianza 
Que del Hombre Dios ha hechot 
Que fe la da por cuidado 

Y ie la dexa por premio. 

95 Lograba Jofeph lo Efpoíb 
En purezas , y en refpe¿i:os, 

Y en altas veneraciones 

Su proprio , cedido imperio. 

g6 Lo fuperior de marido 
Cobraba en obras de íiervo, 
Iiiperiofo en el cftado., 
y en la voluntad fu jeto. 

67 Y en íiempre largos afanes 
Le daban breve el fuftcnto 
Las reíiftencias de un tronco, 

Y las porfías de un hierro. 

98 Pagaba fu dulce Efpofa, 
Coi mayor, fu rendimiento, 
Hallando entre fus grandezas 
La mas de eftimarfe en menos. 

99 Permitiendofe al humano^ 

Y t'or^pfo miniílerio 

De íias dos honeftas vidas. 
Mas deuda , que no alimento. 

1 00 Dios fe le libraba a Elias 
En el pajaro funefto, 

Meior en defconfíancas ' 
Enfeñado , que en remedios. 

loi Ya MARIA,y Jofeph todo 
En fus fatigas , teniendo 
Pobres , dechados , y humildes 
La virtud en los extremos. 

loz Taque rendían fus manos 
Al dia el prolijo cenfo, 

Que 



de Don Antonio de Mendoza. \ y 
Que era neccísidad todo, 
Con fcr virtud todo en ellos. 

103 En la Ccieftial MARÍA 
Pába , con dudoío acierto, 
Señas de tenerla el mundo 

La viña , mas no el eftóo. 

104 Ya Dios entregando enteras 
Negadas noches al fueño, 

De fu amor folicitando 
El juílo , efperado exceíío. 

10^ Las mifericordias fuyas 
Aclamaba , mereciendo, 
Que ni entonces le negaííen 
Sus obediencias los Cielos. 

106 Quando bañado de luces ^ .^-¡, 
Con rayos peynando el viento, ^^^^ 
Por crefpas ondas furcando 

Golfos de oro en fus cabellos. 

1 07 Reverente, hermofo, humilde 
Le aparece Joven tierno, 

Fiel Miniftro , á quien hacen 
Poca guerra los fecrctos. 

108 Pafmos en él fon de gloría 
QuantQs en MARÍA fueron 
Recatos , y todo calla 

En los dos , fino el filencio. 

109 Ya la voz Gabriel defata, 
Y en el celeftial objeto. 
Tantas grandezas pronuncia, 
Quantas veneró fufpenfo. 

lio Oyendo excelencias tantas, 
En el turbado , fcrcno 
Efpirito de MARÍA 
La humildad baxó a fu centro, 

m Y altamente recogida 



14 Vida de Nuejlra Señor a y 

A todo fu penfamiento, 
Piélagos fonda el difcuríb, 
Orbes penetra el fuceíío. 

1 1 2 No temas , 6 Gran MARIA¿ 
Que hallafte en Dios gracia , viendo 
La tuya , y reíponder puedes : 
Temiendo a Dios , nada temo. 

1 1 3 Un Hijo de Dios , y tuy^ 
Te propongo , tan Eterno 
Como fu Padre , y que el fin 
Defconoccra fu Reyno. 

114 Informafe , y no rcíiíl^ 
Al foberano Decreto; 

Oye no en todas obediencias 
Quiere Dios fentidos ciegos. 

115 Pregunta el modo, y las dudas 
Las fufre íu entendimiento; 

Pero no fu caílo , puro, 
Sagrado , inviolable pecho. 

1 1 6 Ignora varón , mas fabe¿ 
Que al elegir por fu acuerdo 

El fer de Dios Madre , ó Virgen, 
Se pondrá la duda en medio. 

117 Y aun dudo , que lo dudara^ 
Que tiene en mas alto precio 

La pureza , que la Gloria, 
Dcxando a Dios por Dios mefmo. 

1 1 8 Todo lo feras , que Madró 
De Dios , no pudieras ferio 

Sin fer Virgen , que aun ayudan 
A Dios tus merecimientos. 

1 1 9 Hará el Efpiritu Santo 
A tu Sol gloriofos cercos, 

Y el Altifsimo hará fombra 
Al menor de tus cabellos, * 

El 



de Don Antonio de Mendoza. jf 

1 20 El Santo, que es de Dios Hijo, 
Nacer de ti le veremos, 

De alegrías coronando 
Los gemidos de fu Pueblo. 

121 Ifabél tu eíleril Prima 
Ya fecunda en el poftrero 
Confín de fus largos años, 

Si no igual , es grande exemplo. 

122 Dios no conoce impofsibles, 
Que al gran poder de fu dedo 

Es la tierra , el Cielo , y todo 
Luciente blafon pequeño. 

123 Transformo la Efclava en Reyna 
La humildad , y obedeciendo 

Lo humilde como infinito. 
Quedó capaz de lo inmcnfo. 

124 Quedando,pucs,<le Dios Madre, vi/tton 
Ya es precifa deuda ferio ^¿^^^ 
De Piedad , que a una voz fola 

Parte Dios , y llega prefto. 

125 Entra en las nobles montañas 
De Judca , y al encuentro 
Le fakíi glorías , prodigios. 
Años , y agradecimientos, 

1x6 La fcne¿lud florecida 
Reverdece mas, oyendo 
De Aura cclcftial los dulces. 
Blandos , amigos requiebros* 

127 Refplandores bate alSo) 
El Lucero , y mas Lucero 
Rayos tremola pifando 

Su antiguo eftandarte negro. 

128 Si luces fragrantés debe 
A un jazmín el campo fcco, 

3[a de un clavel encarxudo 



1 6 Vida de NueJJra Señor a. 

Rayos recibe mas bellos. 

129 La tierna flor efcondida, 
En alegres movimientos, 

A nueva influencia paga 
De adoración frutos nuevos. 

130 Exclama la efteril Madre,' 
Gran voz , gran caufa rompiendo. 
En fértiles alabanzas 

La claufura k los myflerios. 

151 De Santo Efpirito Uenaj^ 
Aun efta reconociendo 
Su indignidad , que porfía 
Lo mas fanto a mas modefto. 

132 Eftraña , venera , admir~a, 
' Tan foberanos portentos; 

Que Juan es la Voz de un mundo, 

Y ella es la viíta de un ciego. 

133 La cafa de Zacarías 
Luces , milagros , contentos 
Inundan , que le da el Al va 
Todo el Sol en un reflcxo. 

Magnifi^ 134 Dios a MARÍA engrandece^ 

táv, Y ella a Dios , ílilud , aliento 

En quien fe alegra, íc anima 
Su nunca efpiritu enfermo. 

135 Miró Dios la humildad fuya, 

Y enfaícada , el Univerfo 
La bendice en dicha tanta 
Que mereció merecerlo. 

136 El q es Santo h afta en el nombre 
Con gran poder , grandes hechos 
Obró en ella , no fiada 
A los femblantcs del ricfgo. 
. 137 Continuas mifericordias 
De gente en gente , cií aquellos 



de Don Antonio de Mendoza. 17 

Que le temen ira obrandoj 

Que en temiendo a Dios no ay miedo. 

138 Moílró el poder de fu brazo 
Derribando , deshaciendo 

Los de corazones vanos, 
Tan baxamente fobcrvios. 

139 Depuíb a los pod^roíbs 
De fu prefumido afsiento, 

-Enfaldando á los humildes 
Tan altamente pequeños. 

140 Los ricos dexo vacíos 
De todo , y de bienes Henos, 
De riquezas, y de hartura 

A los ya de nada hambrientos. 

141 Reconocióle por hijo 
Ifrael , memoria haciendo 
De mifericordias fuyas; 

Bien que en Dios todo es acuerdos, 

142 Como a nucftros nobles Padres 
Lo dixo , y al grande nueflro 

Abralian , y a quantos íiemprc ^ 

Le irán venerando abuelo. 

143 De elevaciones tan altas^ 
Donde en ardientes afe(5los 

De amor , no ay llama fin voz, 
Ni ay palabra fin incendio. 

144 Al cortés , noble hofpedage, 
Y a MARÍA defcendiendo, 

Si antes los vííita Santos, 
Ya lo^ comunica deudos. 

14$ Tres Lunas cuenta la Aurora, Nacfmic' 

El inflante previniendo, to de San 

Que tuvo ^i las obediencias Juan. 

Los impofsibles atentos. 

14Ó En las plumas délos dias 

1} Bue- 



1 8 Vid^^ de 'Nue/ira Señora^ 

Buelan los mefes ligeros. 

Y lo que no cupo en figlos, 
Pendiente efta de momentos. 

' 147 Quando toco la efperan^a 
Su poftrer linea , falicndo 
Lo íanto de fu promeíTa, 

Y lo efteril de fu empeño. 

148 Del duro rugado tronco 
Rompe los caducos fenos 
Tierna flor , que fera hermofa 
Población de los deíiertos. 

149 En los brazos de MARÍA 
Nace Juan , defconociendo 

La tierra , para que íea 
Su primera cuna el Cielo, 

150 Del Santo incrédulo Padre 
La voz defanuda , abriendo 

La puerta , que defendian 
Tantos muros de íilencio. 

151 A ofrecer la voz^ , y el hijo,' 
En favores tan diverfos, 

Parte al Templo , y mas Dios halla 
En fu alvergue , que en el Templo. 

152 Unos milagros con otros 
Se pagan , que en el terreno 
Sembrado de defengaños 
Efperan^as florecieron. 

153 Sin vida eterno el Baptifla, 
Gloriofo , y vencido el viejo 
Quedan , y un Abril florido 
Formado de los Inviernos. 

154 Si a los paíTos de MARÍA 
Tantas glorias fe debieron, 

Qaé no hará el folicitarlo, 
Si á Dios le baila el quererlo? 

Con 



de Don Antonio de Mendoza. ip 

i^^ Con tan feftivos aplaufos, 
En tan hermofo bofquexo 
La Omnipotencia dibuja 
Otro mayor Nacimiento. 

156 Ya en el fegundo morir 
Mal vivo , y de amores muerto 
Que es imagen de la muerte, 
Antes la auíencia , que el fueño. 

I $ 7 No repoía el tierno Efpofo,.' 

Y buclve a cobrar entero 

Su corazón , que en MARÍA 
No pudiera baftar medio. 

158 Breve huefped fe defpide 
Sin que les quede debiendo 
Nada en parabienes largos 
Ni el amor , ni el párentefco. 

I 5 9 Buelve a fu folar dos glorias^ 
Qne parte harán de tormento, 
Una que halló defvelado, 1^ 

Y otra que ílibra durmiendo. ^ 

160 Rcftituyefc en finezas 
Quanto del vivir pudieron 
Soledades tan coftofas, 

Que fué toda el Alma el precio. 

161 Con veneración feaunda 

o 

Su Efpofa recibe , y fiendo 
Continuado el bien , que alcanza, 
Siempre le admira por nuevo. 

162 Eftando en paz toda el Alma 
Tan feliz , tan fatisfecho, 

Que halló en fu efpiritu mifmo 
Las regiones del fofsiego. 

163 Nueva guerra la faitea, 
Tan nueva , que el duro aíTedio 
En la viña cupo aora, 

Bx Y 



a o Vida de TSlueJíra Señora, 
y nunca en el penfam tentó. 

164 En el Temblante excedido 
Del clauftro puro hace efe¿lo 

La fofpecha , y el tenerla 
Solo acufa por exceíTo. 

165 Señas vé , que imaginadas 
Bañaran k fer portento, 
Tiem^bla el difcurfo , y la Fe 
Todo lo puebla de esfuerzos. 

166 La imaginación fe atreve 
A fer pena , a fer defvelo, 

A fer cuidado , a fer duda, 
Mas no íe atreve a fer miedo. 

167 No al entendimiento nicgi 
La razón de eílar temiendo, 

Mas no querer confeíTarla 
Lo debe al entendimiento. 

168 Zelos parece el cuidada^ 
No lo es ; que toma dellos 

La parte , que hace advertidos. 
Mas no la que hiciera necios. 

169 A los fentidos confuirá,. 

Y todos , que en el confejo 
De parte eftan de MARÍA, 
Votan por los fentimientos. 

1 70 Fuga y 6 rigor aconfcjanj; 

Y fíen do el Fifcal fe vero 
Jofeph , no tiene MARÍA 
Otro Abogado en el pleyto. 

171 Los ojos juzgan crueles 
■■ A la mifma caufa atentbs,. 

Y en favor deñe juicio 
Todo efta , fino es el feífo. 

172 O crudo eílado de un maí, 
Cine es fufrirle el mayor yerro. 



de Don Antonio de Mendoza^ 2. 1 
Y el vengarle , y aun creerle 
Fuera el mayor defacierto! 

173 Ve la novedad , conoce 
Lo puro , ignora el fecreto, 
Teme , fia , duda , y halla 
Conformes tantos encuentros. 

174 No el duro accidente ignor* 
MARÍA, y calla , atendiendo, 
Que íi liga un Matrimonio, 

Jamas , tantos Sacramentos. 

i7<j Encubrir glorias tan alt^s 
rué modcília , no precepto^ 
Que en íoberan\as fuyas 
Los mas grandes hablan menos. 

176 Siente Jofeph , y M A R I A 
Padece con mas aíe<5lo 

Quinto es en lo amante ííemprc 
Mas delgado el fentimiento. 

177 También íiente en fu pureza 
De fu Efpofo lo perplexo, 
Enfeñada a que la ignoren 

Los inftantcs de los riefgos. 

178 Con Fe , y humildad lo calU 
Con humildad \ encubriendo 
Glorias , que aun las eílrañara 

Su mifmo merecimiento. 

179 Con Fe ; fabiendo que Dios 
Por Jofeph mira , y fabiendo 
Que para hacer defcngaños, 
Sobra Dios , y baila el tiempo. 

180 Novexiad en Dios parece 
El tardar en los coníliclos, 

Pues le halla el primer gemido 
A las efpaldas del ruego. 

281 Y \ Jofeph fe los dilata 

B3 Por 



ai Vida de Nuejlra Señora, 
Por mas piedad , conociendo 
Que en bien padecidos males 
Triunfa Dios , y vencen ellos. 

182 Causo un amor dos milagrcsy 
Que uno á otro fe encubrieron, 
Glorias ella , eftando alegre, 

Penas el , eftando tierno. 

183 En cafa , en que Dios habita; 
Quien halló deíaÜbfsiegos? 

Ni en Dios , que es fuente de vida 
Bebió efcondidos venenos? 

184 Que glorias para dar glorías^ 
A Jofeph havra difpuefto 

Dios en él , íi glorias bufca 
Aun para darle tormentos? 

185 Trifte , admirado, confuíb, 
Sin hallar un paíTo abierto 

Al conforte , a la efperan^a, 
Al difcurfo , ni al remedio. 

186 Abre, difcurre , penetra 
La Fe tan anchos fenderos 

Que dudas inaccefsibles 

Le hacen paíTo , y le dan puerto. 

187 Mas huye de lo que pienfai^ 
Que de lo que efta íintiendo, 

Que no fe atreve a quedarfe 
Con tan altos penfamicntos. 
4 1 88 Mas fiado a la efperan^a 

Que a la vifta , y defmintiendo 
Señales tantas , que dicen 
Verdad , pero no \o cierto, 

189 Bizarro con fus temores, 
Y altamente introduciendo 
Que fea lo confiado 
JJna vez lo mas difcreto, 

Pri^ 



de Don Antonio de Mendoza. 23 

190 Primero que una indecencia 
En MARÍA, dlxe , creo 
Prodigios , antes que culpas 
Eípcrar milagros debo. 

191 Quanto fe niega al difcurfoi 
Quanto fe efconde al progrefíb 

De naturaleza , y quanto 
Huye a noticias del fuelo. . 

192 Todo cabe , y no una culpa, 
^ En M A R I A , en quien , íi veo 

Sin exemplar , lo que miro, 
Lo que adoro , es fin exemplo. 

193 Concebir fin varón puede 
Muger , que pafla los flieros 
Humanos , y a glorias fuyas 
Limites feñala eternos. 

1 94 Pues como foy fino amante.* 
Y como , {{ a verla llego 

De SI mifma defendida, 
Yo de mi no la defiendo ? 

19^ La Fuerte Muger bufcada 
No puede otra fer , ni el freno 
Inmortal yugo de nieve 
Del Siete Nilos de fuego. 

196 Yace fegura , y glorioía. 
En todo , y en mi la temo ? 
Tembló un enemigo al verla: 

y yo al culparla no tiemblo? 

197 Qué me altera? Qué me turba? ' 
Qué me recata , pudiendo 

Ser tálamo de Dios mifmo 
La pureza de fu pecho? 

198 Mas como en glorias tan mías 
Pienfo ? y fi en las fuyus pienfo, 

A fus méritos le ofrecen 

B 4 Los 



a4 Vida de l^Iueflra Señora, 

Los números campo eftrecho. 

199 Pero yo Efpofo , yo dignó 
' De eftc bien ? Todo lo efpero 

En MARÍA , folo dudo 
En la parte que foy dueño. 

200 A qué duro examen llega 
Mi Fe , que nada creer puedo 
Con los ojos , y he de fiarme 

A quanto yo no merezco? 

201 (¿é baxel, que entre las ondaf 
Eftremecido , y deshecho 

Sitio ignora , y le plcytean 
O ya la esfera , 6 ya el centro? 

202 Su efpiritu combatido 
Iguala , que en los mas fieros 
Efcollos deftrozo es flaco 

De la faña de los vientos. 

203 Tal borrafca en los fentldoSj 
Duramente obedeciendo 

Mil tempeftades una alma, 
Un dolor muchos imperios! 

204 Paíuiva el gran Varón, quando 
Del afán rendido al pcfo. 

Con el falfo lo dormido 
Engañaba a lo defplerto.* 

20$ Celeñial luz , que refpira 
Calmas en los ya ferenos 
Mares de aquel mas divino, 
Turbado animofo pecho. 

206 Hijo de David , no temas, 
Le dice : O quantos eílrcchos 

El valor navegaría, 

Pues le acordó tanto abuelo! 

207 Que no cfta zelofo intenta 
Moítrarle : O grande argumento! 

Def. 



de Don Antonio de Mendoza. 25 

Defpertole , y pues dormía, 
Ya fe vé , que no eran zelos. 

208 Jofeph , a lo que a tus dudas 
Lqs cuefta un defaíTorsiego, 

Debe el Ciclo adoraciones, 
AíTombros paga el infierno. 

209 Eíl'e impofsible edificio 
Es de Artífice Supremo 
Fabrica , y Piedra , que es fola 
De la íglefia el fundamento. 

210 El material fanto , y puro 
Tu conforte fué , poniendo 
Dios lo poderofo , y Sabio, 

Y MARÍA lo perfeao. 

211 Obra es de Dios , hijo es fuyo 
Lo que ignoras , que primero 

En palabras le engendraron 
Tantos íiglos a fus pechos. 

2 1 2 Jefus ( que gloriofo nombre! ) 
Le llamaras , fera el medio 

. De abrir los Cielos , a fola 
Tan alta efperan^a abiertos. 

213 La falud fera del mundo, 

Y al remedio dcfatentos 
Mas enfermaran los malos 
Siendo vida a todo enfermo. 

214 No efcogio a Jofeph tan Santo 
Dios , en orden al empleo 

De Padre en fombra , y de Efpofo 
En verdad , y en lucimiento. 

2 1 «; Qvjz fus inmenías virtudes 
En efta ocafion firvieron, 
No para la fan ridad, 
Sino para el fufrimiento. 



2 1 6 HuiUr glorias en MARÍA 



To. 



^6 Vida de ISlueJlra Señora, 

Todos fupieron fabiendo, 
7ví.is glorias dudando , folo 
Jofcph acertó con ello. 

2 1 7 Vio claro , lo que no puda 
Dudar , ignoro encubierto 

Lo myftcríofo , y honrado 
"^ Dudas no fufriera al rieígo. 

2 1 8 Fiarle a Dios , y a fu Madre. 
Por menor blafon lo tengo, 

Que en tan gran cafo fiarle 
Decentes los penfamientos. 

219 Finezas debió MARÍA 
A Joíeph , que no pudieron 
Dcberfe a Dios ; que ignorando 
Aun creyó mas , que creyendo. 

220 Creyera, fino ignorara 
Que todo era Dios , y dentro 
De fu ignorancia creyó 

Que no pudiera fer menos. 

221 Dios la conoció tan fanta 
Sin ver repugnancia en elloj 

Mas Jofeph embarazado 
De el mifmo conocimiento, 

222 La creyó perfe¿la en todo, 
En fu ignorancia tan dieftro, 

Que el ignorante , y Dios Sabio, 
Con Dios compitió el acierto. 

223 Dios por gracia hizo impecable 
A M x'\ R í A , y el concepto 

De Jofeph lo halló juñicia 
Contra fus teftigos mefmos. 

224 Todo en gloria de MARÍA, 
Que Santa defdc ab eterno 

Dios la examinó , y Jofeph 
En pocas horas de dueño. 
/ Vien- 



de Don Antonio de Mendoza. 27 

22^ Viendo Jofcph feñas tantas 
D*e Madre de Dios , y íicndo 
Inculpable el ignorarlo, 
Se acufa de no entenderlo. 

226 Tan cortefes las fofpcchas, 
Tan hidalgas anduvieron, 

Que de luz neccfsitaron, 
Mas no de arrepentimiento. 

227 No intenta fatisfacioncs, 
Que dcxara , con hacerlo, 

De lo nunca delinquido 
Efcrupulofo el refpeto. 

228 Si veneró lo ignorado, 
Con qué Fe á lo deícubierto 
Daría en adoraciones 
Dcfatados fus rczelos ? 

229 Si antes refpetando el voto, 
, y el Tanto conforcio honefto. 

Aun los Polos no midieran 
La diftancia de los cuerpos. 

230 Con qué reverencia aora 
Mirara el gloriofo objeto, 

"Mas proprío , quanto le mira 
Pe si mifmo mas age no? 

231 Tanto Dios defcubrc en todo, 
Ya defcogido eíle velo, 

Que cada ignorancia fuya 
La traduce en vn myñerio. 

232 La tierra embidia pifada 
De MARIA , y de aver pueño 
El fus labios en fus guellas, 
Agravios le finge al fuelo. 

233 MARIA viendo a fu Efpofo 
Tan altamente contento. 

Que glorias , como antes penas 

Le 



2 8 Vida de 'Mué Jira Señora, 

Le examinan ya en lo cuerdo. 

234 Pues de Eípofo en lo penado 
Arte inventa de difcretos, 
X de Padre en lo gloriofo 
Hizo efcuela de modeftos. 

2 5 <j Di gracias , ó fe las prcíta 
Al Cielo , que íin el tierno 
Pecho íiiyo hada de glorias 
Huérfano fe cuenta el Cielo. 

236 Exercitando virtudcsj, 
Y méritos añadiendo, 

Si lo mas , (\ lo infinito 
Recoaoce algún aumento. ^ 

237 Efpera el felice día 
En que a la noche veremos, 
No apoftar luz con el Sol, 
Sino Deidad con Dios mifmo. 

238 O efperan^as , que en edadol 
No han cabido , y ya en fu feno 
Breve caben , de Dios todo 

Aun no depofíto eftrecho! 
Ua ^ 239 Ya de la ambición Romana 

Belm* El vano imperiofo eftruendo, 

Que en fu orilla inquietó el Ganges^ 
K Que en fu margen turbo el Rhcno. 

240 Del Jordán los convecinos 
Convoca , y los Nazareos 
Tributarios reconocen 

La obediencia , y no el imperio. 

241 Parten a Belén , llevando, 
Mejor que a Cefar , el cenfo, 

A dciKÍás , y aníias de Dios, 
De Dios todo el defcmpcno. .. 

242 Corta familia , y mas corta 
Prevención camina , abriendo 

' Por 



de Don Antonio de Mendoza. zp 
Por los campos de la noche 
Confuíiones del Invierno. 

243 Hallan a Belén , y bufcaa 
No ricos , ñimptuofos techos, 
Faifa gloria del Romano, 
Loca oftentacion del Griego. 

244 La parte deDios,y aun deHombre 
Ceden , ñtio apeteciendo, 
Grande injuria al mas humilde, 
Gran defdcn al mas pequeíío. 

245 La comodidad perdonan. 
La defenfa no al violento 
Aquilón , que en nieve ayrada 
Va defpeñando fus ceños. 

246 Solicitan peregrinos 
El amigo umbral , y el deudo. 
Que oyen para fer mas fordos. 
Que vén para eñar mas ciegos. 

247 Llaman , fiendo la refpueíla 
Del villano injufto Pueblo 

La mas piadofa el defvio. 
La mas cortés el filencio. 

248 Toda puerta efta cerrada. 
Que fe recogen muy prefto 
Deudos , y amigos en todas 
Tempeftades de los tiempos. 

249 Nadie admite a Dios. 

O quanta indignidad le debemos^ 
Y quan teaiprano padece 
La indecencia de los ruegosí 

250 Es amante y oirá defdenes: 
Pobre ; le huirán los confuelos: 
Hombres bufca *, hallara ingratos: 
Dichofos i feran groíTeros^ 

251 El Cielo, el ayre, el Deciembre, 

La 



3 o Vida de JSlueJrra Señora, 
La noche en iras creciendo, 
Y el humano defamparo 
Zozobrando ya ea fu extremo. 

I "5 2 Bien íin elección eligen 
Tan baxo retiramiento, 
Que bufcandole el cuidado, 
Antes la hallara el defprccio. 

253 Aqui fe refuelve Dios 
A aquel grande heroico hecho, 
Que íiendo humildad la embidia, 
Causo cfpiritus fobervios. 

254 Y aqui , O nuevamente grande 
Aflumpto mió, aqui buelvo 

A fubir lo mas profundo, 
A ceñir lo mas inmenfo 1 

256 Y aqui de Deidaddes tantas. 
Que mas luz reconociendo 

En las camparías del ayrc, 
Baten vanderas de fuego. 

257 Las mas alentadas plumas. 
Los mas florados denuedos 

o 

Se deberán mis temores, 
Ya que no mis efcarmientos. 

258 No eftraño , que inmeníidades 
Abrevie Dios en el pecho 

De una Virgeii , que hafta efclava 
No le fio tanto Reyno. 

2«j9 No adniro , que fin horrores 
En obfcura cárcel prefo 
( Bien que gloriofa ) defate 
Ágenos humanos yerros. 

260 Que alii mayor , mas divino 
Yace , que ea el Clauftro Regio, 
Que iiullran campos de luces 
Ineíublcmcate amenos. 

Que ^ 



de Don Antonio de Mendoza. 31 

261 Que en la virginal claufura, 

Y pn el ceñido emisferio, 
Donde el Sol lucido en nubes 
Bufeo esfera , y halló centro. 

262 Mas bien hallado eíla Dios 
Que hallando en si los ethereos, 
Sin numero las Deidades, 

Y las edades fin tiempo. 

263 Solo me aíTombra el prodigio 
De efperar a Dios refuelto 

A nacer , donde el morir 
Halló lecciones tan prefto. 

264 Si en aquel fagrado monte 
Las penas fe le atrevieron, 

Y la muerte de impofsibles 
Armó fus atrevimientos. 

265 Treinta y tres años de efcuela 
pe Hombre quitarle pudieron 

La novedad , y en los males 
Fabricarle tan Maeftro. 

266 Pero trasladarfe Dios 

De Dios a Hombre , y fin medio 
Poner de glorias a penas 
Tan vecinos los extremos. 

267 Paffar de inmcnfas grandezas 
A eñár de miferias lleno, 

Y a necefsitar de todo 

El qíie de todo es el dueño. 

268 De la mente fobcrana 

Del Padre baxar atento * 

A merecer acogida 

En las piedades del heno. 

269 Que tiernas admiraciones 
No folicita ! PaíTemos 

Al aííombro de los ojos 

Los 



32 Vida de Nuejlra Señora, 

. Los pafmos del penfan-iiento. 



miento. 



270 Partía el campo la noche, 

Y el crudo Bóreas gimiendo 
Dcxaba de tantos montes 
Acreditado el afsiento. 

271 Milagrofamcnte firme 
El Portal , al ayre expucfto, 
A foplo mas leve , a un íoplo 
Dudara fu fundamento. 

272 En tempeílad competida, 
Émulos ya de los Cerros 

Los valles en crefpa nieve 
Montes los fabrica el viento*. 

273 Al Ciclo niega la tierra 
La diftincion , prcfumiendo 
Gitanas obñinaciones 

En pirámides de yelo. 

274 Las rotas nubes,queenblancas 
Furias fe van deshaciendo, 

En vez de negar en copos, 
Se defpeñan en exceflbs. 

27^ Los Paftores en tan nueva 
Saña el temblor repartiendo, 
Parte dexan para el frió, 
Mas todo lo roba el miedo. 

276 En bruta piel efcondidos. 
Ni al Roble fían , ni al Frefno 
Socorro , que aun de ofrecerle 

Se recata el mifaio aliento. 

277 Mal difcernidos los can:ipos, 

Y ios ríos , los Corderos 
Beben yerva , y agua pacen 
De fed engañada hambrientos. 

278 En mas horror de la noche 
^cl Dcciembi'e en lo mas ñero^ 



de Don Antonio de Mendoza. 3 3 
Qiiando quiere todo el ayre 
Ser batalla , y no elemento. 

179 Luz mas bella , flor mas pura, 
Paz í»as floble amaneciendo, 
Ni vence , yela , ni abrafa, 
Ni horror, ni guerra , ni Invierno. 

280 De Virgen , nevada Rofa 
Un jazmín de amor ardiendo 

A todos nace , y de todos 
Poco ayudado el incendio. 

281 Como en las flores defata 
Del zefiro el movimiento, 

Los aljofares mas puros, 
Del Aiva indicios mas beHos. 

282 Como al refpirar del dia 
Blandamente va cayendo 

Dulce vapor , que en la Aurora 
Fué generación del Cielo. 

283 Como en candida azuzena 
Los rizos dorados vemos 

Dcxar mas limpio el luciente, 
Fecundo , inviolado cuerpo. 

284 Ofrece la flor mas pura 
- El concebido primero 

Roclo hcrmofo , que oftenta 
Mas fortaleza en lo tierno. 

285 Las mífmas fecundidades 
Mas purezas añadiendo. 

Nunca manchada la luna, 
Mas criílal quedó el efpejo.. 

186 Mejor que el árbol corona . 
En el Xlayo placentero 
De las flores los brillantes, 
Lozanos . erguidos cuellos, 

1^7 La eñeril paja enriquce 

C El 



5^ Vida de Nuejlra Señora, \^ I 

El mayor fruto , el mas bueno, I 

Que fe planto para humano, 
Y fe coge para eterno. 

288 Apenas las mifmas penas 
PoíTeísion de hombre le dieron 
A Dios , que al nacer le ofrecen 
Antes campaña , que lecho. 

289 Quando furiofos le embiften 
De los Deciembres , y Eneros 
Deííiiedida la coftumbre, 
Afectado lo violento. "" 

290 Con¡\^radas tempeftades 
A mas rigor compitiendo, 
Las nubes nevaban rayos, 
Los ayres filvaban truenos. 

291 Tanto aparato de maks^ 
Tantos rigores feveros, 
Muchos para demaíia, 
Y .empezados para empeño. 

292 Contra que feroz gigant^,^ 
Turbador , oíTado , feo, 
Del Pueblo de Dios membruda 
Montaña horrible de hueíTos. 

293 Si no contra un Niño hermoíb,^ 
Que efta folo defendiendo 
La torre de una Doncella, 
La muralla de un cabello? 

294 Purpureo clavel con alma, 
Sin vello dulce Cordero, 
Dios humilde y mas parece 
Vid:ima , que nacimiento. 

295 El Santo Jofeph , que mira 
Que en deftemplados empeños 
Por mar de furias el ayre 
Olas levanta de yelo. 

Co. 



de Don Antonio de Mendoza. 3 jr 

296 Conoce (y qué bien conoce! 
Pero no blafona dello) 
Que en humanas tempeítades 
Solo ay templanza en fus zelos. 

Z97 Tormentas dó amor padece 
El temprano Marinero, 
Que íera , que quando ílirque 
Borrafcas de fangre el Leño? 

198 La tierna , piadofa Madre 
Del pobre , decente aííeo, 
Rico de poder , pues cubre 
Un defnudo Dios entero. 

299 El celefte manto aplica, 
Aun' mas luciente por eílo, 
Que por defpojar los Aftros 

De luz , de honor , de ornamento. 

300 Vé , que es piedad , no focorrO 
Que el frío , erizado , yerto, 

Que oíliira , contra un defnudo. 
Si á un Sol le pierde el refpcto? 

301 Con los brazos , con los ojos 
Le abriga, y guarda , emprehendiendo, 
Si no concebirle , entrarle 
Segunda vez en fu pecho. 

302 Quanto Dios tiene,y Dios puede 
Le falta , ó niega , y teniendo 

A MARÍA , todo aora 

Le fobra , y confíeíía Dueíío. 

303 Que Eftrellas, Sol, Cielo,y Luna, 
Todo en ella mas perfeíflo 

Se vé , que en el puro , hermofo 
Engarce de tantos Ciclos. 

304 O, quan ¡unamente el hombre 
Fía todos fus remedios 

De M A R I A , fi aun Dios fe halla 

C z Pen- 



3<í Vida de T>IueJ}ra Señor a- j, 

Pendiente de fus confuelos! 

5 o «5 Que a faltarle a Dios MARÍA,' 
Ya que en lo inmortal le vieron 
Vivir Dios ; en lo pafsible 
Hombre muriera en lo hambriento. 

306 A Dios le fobra en fus brazos 
Para en todo parecerlo, 

Que en voces lo avife el Ángel, 
Qufe en flores lo diga el tiempo. 

307 Ya fueííe efta luz , ya fueífen 
Tantas como en Dios nacieron, 
Que en partes de luz la noche 
Dudas movió de no ferio. 

308 Al refplandor los Paftore$ 
Defpiertan de aíTombro llenos, 

Y en temerfe mas dormidos '" 

Se ve, que fe hallan deípiertos. 

309 Aun mas de glorias bañadosj 
Que dd roclo , y oyendo 

Voces menos conocidas 
Del oído , que del íueño. 

310 Feftivos , y alegres parten 
Al fagrado Portalejo, 

Ya esfera de un Sol que brilla 
Grandezas en lo pequeño. 

3 1 1 Sonoros competidores 
De los Angeles hicieron 
Cortefanos los ya iluftres, 
Montaraces inftrumentos. 

3 1 2 Paftores , Angeles todtí 
Es un ex^rcicio en ellos, 

y no los divida el nombre. 
Ya que ios junto un afedo. 

3 1 3 Dios bufcado , Dios férvido? 
T^nu Deidad cabe en ello^ 

<iue 



de DoM Antonio de Mendoza. 37 

Que á fer efpiritu paíTa 
La mortalidad del cuerpo! 

314 A racimos , a manojosi 
Primicias de figlos nuevos, 
Dercienden Eftrellas puras, 
Baxan Serafines tiernos. 

3 1 ^ Rico el Diciembre de frutos, 
.Fértil de glorias el heno, 
Al Agoílo de milagros 
En troges no bafta el viento. 

316 El Portal defconocido 
pe noticias , y de techos, 
Tanto como al ayre , á tantos 
Prodigios Tantos abierto* 

317 Ni al Ciclo igualdad le fuft^J 
Que tiene un Dios Hombre dentro 
Y detenerle ha de coftarle, 

De eíle Dios la muerte , al Cielo. 

3 1 8 Que es tener a Dios I Que uií 
Pobre Portal de riquezas, lleno. 

Aun en glorias eíla humilde, 
Ni aun poderoío es fobervio. 

319 Humano poder , que en vano 
Se templara , que en los rieígos 

De si mifmo él íblo , él folo 
Se bufcara por defpeño! 

3 20 Dichoío el figlo , que alcanza 
De la fortuna tan dieftro 
Seguro , íabio Piloto, 
Que en fus golfos lleva el puerto! 

321 Tan temprana fu dodrina 
Como fu fangre en exceííos 
De amor , y obediencia paíTa 
De todo , íjno es de el mefmo ? 

jzz A Dios , M A R I A , y Jofeph, 
C 3 Oíía 



38 Vida de ISlueJira Señora, 

Oíía tener los contentos 
Un Portal , quando' bañarles 
No lo prefumiera un Templo. 

323 Al de Salomón Dios lleva 
Su obediencia , y tan fujeto, 
Que Dios no ligado á leyes, 
Rindió la frente a un exemplo. 

324 Que preílo el Soldé arreboles 
De fangre , y nieve cubierto 

Se defnudo lo nevado, 
Mortal le hallo lo fangriento. 

325 Jefus ( ya lo dixo el Ángel ) 
Se llamara , nombre excelfo, 

Que á los Cielos fera aplaufo^ 

Y pavor á los infiernos. 

326 O, quanto nueftros olvidos^ 
Acufa ! Que hacer le vemos 

En deuda , que no fué fuya, 
Tan temprano los remedios. 

327 En ocho dias de vivo 
Tantas noticias de muerto, 

Y caber tanto pafsible 

En la inmeníidad de eterno! 

328 Milagros , milagros llama 
Teftigos , y íliyas íiendo 

•Las glorias , negaríe a ellas 
Fué el mayor que cupo en ellos. 

329 Quanto mfis Dios los encubre 
Mas fe declaran , que luego 

Que la noche en luces blancas 
Rompió fus parpados negros. 

330 Entre el hombre,y Dios publica 
\Jn. luciente Pregonero 

Paces , que armó de batallas 
El rebelión de un precepto. 

En 



de Don Antonio de Mendoza. 3P 
331 Ea ondas de luz navega 
Al Oriente un marinero, 
Que lleva en flota de rayos, 
Judian xie conocimientos. 

352 La noticia foberana 
Lleva el novel menfagero 
A tres Reyes , que afleguran 
Los mas fabios , en mas buenos. 

333 Refiere en cifra el gran cafoi 
Y.defcifrale al momento, 

Y en fer celeftial dirpcnfan 
Con las dudas de lo nuevo. 

334 Novedad para efcuchad^ 
Divina ha de fer , que a menos 
Bien , fe duda , aunque a los Reyes 
Se -la proponga un Lucero. 

335 A una voz del Cielo fola 
Tres Reyes obedecieron j 

'Que a I)ios cueftan cortas voces 
Los fabios , y los difcreíos, 

336 Gran nueva ! Que ya los Reyc$ 
Verdad en la tierra oyeron; 

Pero atreviófe a decirla 

Una Eftrella , y defde el Cielo. 

337 Por el celeftial avifo 
Parten con valor mas regio; 

Que en Dios fe arma de impofsibles 
La ofladia de un esfuerzo. 

338 A vifta de un Rey zelofo 
Otro apellidan , y luego 

La turbación dio camino 
A defpeííados confejos. 

339 La verdad de una pr®puefta, 
Que animofa en los defcuellos 

Se empeña con ver que tiene 

C 4 Ef- 



40 Vida de 'Nmjíra Señora, 

Efcajrmcntado el denuedo! 

3 40 Rey nuevo , y mayor publican, 
La Eftrella cobran , y viendo 
Florido el ayre , y que pule 
De Auroras la noche el ceño. 

341 Entran , y vén mas que cupo 
En íu efperar , defcubriendo, 

Si en lo menos lo mas grande, 
Mas ser en lo mas fujeto. 

342 Reverentes vén , y admiran 
El Hijo , y Madre , midiendo 

A Mageílades la tierra, 

Y a Coronas el refpeto. 

343 Antes que los pies , los labioi 
Del fuclo noticias dieron, 

Que mas que fu planta ocupan 
Su boca , y fu embidia el fuelo. 

^ 344 Altamente derribados. 
Aquel celeftial Portento 
Adoran , acreditando 
De mas Fe lo mas fufpenfo. 

345 Tefaros , y corazones^ 
A la par grandes , y abiertos, 
Antes dados , que ofrecidos; 
El mundo no baftó al precio, 

346 Tafsolos Dios en s\ mifmój 
Que de un fanto , y noble afeólo 
No es menos que Dios el coto, 

Ni en pagas de Dios ya menos. 

3 47 Hombre, Rey, y Dios le aclamaü 
En myrrha , en oro , en incienfo, 

Y en un ser , y un íitio encuentran 
Miferia , Deidad , y Reyno. 

348 De la pura, cxcelfa Madre 
Ea el íanto , iluílre aípe^lq 



de Don Antonio de Mendoza, 41 
Aun mas miran , aun mas hallan 
Que les prometió fu empeño. 

949 A la Fe de los Paftores 
Mas Fe los Reyes crecieron, 
Que la vida de los Reyes 
Es alma de muchos cuerpos, 

3^0 A fu femejan^a todo 
Se compone j que a fu aliento, 
O reynan las perfecciones, 
O pr eliden los deferios. 

3^1 Que adoraron los Paftores 
A Dios , no ay duda ; mas de ellos 
No fe dixo , bien dexado 
A la Fe de los íilencios. 

352 Y de los Reyes lo advierte; 
( Que explayado I ) el Evangelio^ 
Porque empiezan mas feguros 

De los Reyes los exemplos. 

353 También oftentan los dones^ 
Que los Principes fupremos, 
Gloriofos , grandes , fe cuentan 
Mas a piedades , que a Reynos. 

3«j4 Buena ya otra vez la nocliCy 
Voces mil , y coros ciento 
Son fin con fufa armonia 
Babyicnia de inftrumentos. 

3 5 «5 No cíírañan Cetros Reales 
Los paítoriles falterios-, 
Que fupo fer un cayado 
Bafton Erme , y jufto Cetro. 

3 $6 Los huefpedes fcíteJAndop 
De fegunda'S glorias llenos, 
A fu amor ningún aplaufo 
Quedó a deber el contento. 

257 Reyes, Paíloreá , que oficios 

Taa 



42 Vida de NucjJra Scíiora, 

Tan parecidos , que atentos 
Igual confervan , y eíquilaian 
Sus ganados , y fus pueblos! 

35S Piadofos , y liberales 
Con Dios : Felices aquellos, 
Que viven a fu coftumbre, 
Que refpiran en fu imperio! 

3 > 9 O , iluílres , primeras plantas 
De la Igieíia , que en fus Cedros 
Os cede eminencias muchas 
El Líbano mas fobervio ! 

3 60 Si hafta el Sol haveis crecido» 
Guardad los fagrados cuellos 
De fegur ya enfangrentada 
En tyrano penfamiento. 

561 Nuevo feguro camino 
Les advierte Dios durmiendo, 
Qiic de fus amigos todos 
Siempre Dios vela en el fueño. 

362 A fu región buelven ricos 
De glorias , y de trofeos 

Siendo Dios de fus tcforos 
Cambio juño , y logro inmenfo. 

363 Albricias , pobres , albricias! 
Que havcr ya no puede hambrientos^ 
Que aun tem.porales ion ricos 

De MARÍA a los remedios. 

364 Jofeph de Dios, y MARÍA 
Humano ya Theforcrg, 

Aunque mas ejercitado 

Que en theforos , en rnyfteríos. 

36^ Piadofo reparte, y jufto 
Qnanto ios Reyes le dieron. 
Como liberal , con prifa, 

Como noble con fecreto, 

I 



de Den Antonio de Mendoza. 43 

366 Lo mas perícdlo excrcita 
De excelente límoíncro, 
Proprio quanto diilribuye; 

Que de Dios nada es ageno. 

367 Qaarenta Auroras el Alva 
Efpera en aquel deshecho 
Albergue , que en fus embldias 
Lat>rar puede un firmamento. 

368 Sin nccersidad for^ofo 
Cumple MARÍA el precepto, 
Que hacer del exemplo ultrage 
No es gala del privilegio. 

369 Purezas al Templo lleva 
Hijas de fu parto mefmo; 

Que lo puro de MARÍA 
Es de Dios ., y no del Tiempo. 

370 Lleva , íi no el de la Ley 
El que ha de hacerla , Cordero-, 
Antes en milagros muchos 
Señalado , que en un Dedo. 

371 Blancas Tórtolas ofrece, 
Copiando en breve bofquexo 
Su gran candidez la ofrenda, 

Su corta fortuna el feudo. 

372 Del theforo ya expendido 
No fe valiera , a traerloj 

Que lo rico deuílido, 
Aun Dios fe recata dello. 

373 Que bien alumbrado aparto! 
Que todo el Sol defcubierto 

Luz fué fuya , y mas de glorias. 
Que aun de luces baña el Templo. 

3 74 Aora , aora en paz fanta 
Lleva , Señor , a tu íiervo. 
Que a tu palabra impofsibles 

Debe 



Prefenta- 
fion,y Pu" 
rijícacion. 



Nunc di- 
mittis. 



44 Vida de Nucjira denota. 
Debe ía Fe de un ciefeo. 

37<5 O, gran Dios! queen tupromcíTa 
Tu Talud mis ojos vieron, 
Vida de los íiglos , y alma 
De tan altos Sacramentos ! 

376 Que en la preíenda de todas 
Las gentes tu lumbre has pueño, ■ 
Dicha , y gloria de Ifrael, 

Tu elegido , amado Pueblo. 

377 Dixo el Santo , noble Anciano/ 
En fus años difponiendo 

A tatito Efpiritu Santo, 
Jordán tanto a tanto Viejo. 

376 Blanco Ciínc , que cantando 
Su muerte en dulces lamen t-os, 
Anuncia también la herida 
De un hierro de muchos yerros. 

379 Cuchillo agudo , que en Alma 
Santa , mas fu injuílo acero 

Hará eílragos , que aun no quepan 
En todos los f.^ntimientos. 

380 Que el corazón mas confiante^ 
Sagrado , puro , íincero, 

Si no zozobrare , furque 
Tormentas dé mas tormentos» 

381 Del profetico peligro 
Muerte ¿it Qué tempranos defempeños! 
ksJmcetJ- Que empieza de Dios la vida^ 
^^^' Antes que en vivir , en riefgo, 

3S2 Qué cobarde fe aííbgura,' 
Y qué en vano un reynar fiero 
En lo cruel ! Que a un tyrano 
Le corona folo el miedo. 

383 Tempeñad fangrienta mueve 
Ayrado Noto Idumeo, 

.Que 



á^ Don Antonio de Mendoza. 4 j 
Que en leche el mar , ya en borrafcas 
De fangre íera el Bermejo. 

384 Del nuevo inocente campo 
Los blancos., verdes Almendros, -^ 
Mülograda , hermofa pompa 

De anticipados Febreros. 

385 Defpoja feroz , y como 
Sañudas iras del Cierno, 

Que en hojas le cuenta el campo, 
Y en filvos las gime el viento. 

386 Afsi , afsi en deftrozos duros 
Furiofo Aquilón violento 

De florida , infante felva ' 

Derriba pimpollos tiernos. 

387 Mal fatisfecha la faña 
De tanto nevado , íeco, 
Plantel verde , aun no efcondldo 
Del cuidado en todo el feno, 

388 La £or , que es vida de todos, 
Buíca el tyrano fediento 

De fangre ya vinculada, 

A roxas flores de un huerto. 

389 En la inundación furiofa 

De un clavel flamante al yelo, Hui^a 4 

Encarga Dios fu defenfa, ^^P^' 

'Ko al milagro , fino al miedo. 

3 90 Dios fe aparta del peligro, 
O mil veces loco , 6 necio, 
El que a Dios quiere empeñado 
adonde fe b;ifta el mefT.o! 

391 Con Jofcph ,y conMARIA ( 

<2u£ feguro , aunque primero / 

Bien de congoxas arado 
Todo el campo del recelo. 

39J1 A las Gitanas regiones 

-Se 



4<^ Vi^<i de Ni4ejira Señora, 

Se entriega , que no al deftierro; 
Que es fayo el mundo , y no ay patria 
En que Dios fea eílrangero. 

393 Angeles le firven folo 
De guías , y compañeros, 
Hombres no , que Jofeph hace 
Numero , y doctrina en ellos. 

394 Dios peligra. O, quanto caben 
Mejor , que en Sion , en efto 

De mas triftes Hieremias 
Los íiempre quexofos Threnos! 

395 Tu myíleriofo Judio, 
Que baxel mas pobre en remos 
Viíte fluctuar al grande 
liuftre caudillo Hebreo. 

396 Quando del Nilo las ondas 
Del fumo peligro hicieron 
Seguridad bien fiada 

A los ánimos de un miedo, 

397 Y tu Gentil loco , y vano^ 
Que mirafte , y miró Lesbos 
Fugitivo al mundo , en íolo 

El magno , infeliz Pompeyo. 

398 Que en la nunca Fe fegura 
Gitana , un vil confejero 
Deudas le pago entregadas 

A olvidos de Rey mancebo. 

399 Qué admiración es,quc entrambos 
En el Nilo , y el Egeo, 
El uno busque focorros, 
Y ^^isotro encuentre efcarmientos, 

400 Si aora , aora fus campos 
Vén a Dios del hombre huyendo 
A fagrado de lo eílrafjo, 
A vecindad, de un deücrto? 

Di- 



de Don Antonio de Mendoza. 47 

401 Díchofa Memphis , mas alta 
Ya por los tres foraíleros, 

Que para las altas memorias 
De íus vanos Ptolomeosl 

402 A fu celeílial entrada 
En triunfo , y recibimiento, 
Lo infenfibíe , y lo obftinado 
Yace vcftido de afe¿los. 

40 3 Que Templos , Torres , y Muros 
Baten con gloriofo eftruendo, 
En vez de Éftandartes varios, 
CJue ondas furcan. en el viento. 

404 Ídolos , que en falfo culto 
.Religión barbara hicieron 
A Faraones , de origen. 
Aun mas que fu Nilo incierto. 

40^ Que a fu divina prefencía 
Todos poñrados cayeron, 
Y aun padecieran las vidas, 
Si huviera efpiritus muertos. 

406 Si a vifta de la Arca Santa 
íPrecipitado , y deshecho 

Dagon fué , profano aíTombro 
Del triunfador Filifteo. 

407 De Dios a los oJQS mífmos 
^Serian íos rendimientos 

Mas terribles al eftrago, 
Mas poílrados al refpeto. 

408 Si la fombra en luces breves 
Obró tan grandes efeíí^os, 

Qué hará el Sol , quando es fu oficío 
A impios rayo , lumbre a ciegos? 

409 A las antiguas tinieblas, 
A los prodigios feveros 
Contra un Rey , que Rey , y duro 

Me- 



4-8 Vida de 'Muefira. Señora, 

Merece prodigios nuevos. 

410 Qué lucientes dcíagravíos 
Lleva Dios ! Rcfplandeciendo 

Lo que fe vio tanto abyfmo 
De horrores , y de portentos. 

411 Ya Gitanas , ya no fea. 
Curiofo , ignorante cebo, 
Superíticion vana , ó rifa 

De la ocioíidad del pueblo. 

41 z La vueftra buena i^entura. 
Que no al engaño plebeyo, 
Sino al gloriofo hofpedage, 
Es Dios hado , y raurel vueftro, 

413 Que faifa gloria ! Qué Egypt0 
De un hermofo vituperio! 

Blaíbne a Roma n*es veces 
Un triunfo , y dos incendios. 

414 Quandó el tyrano del.mundo^ 
Vencedor triunfante , y prefo 

Mas fe vio > que de los hados, 
Detenido de un cabello. 

41 ^ Quando en el rendido Antonia» 
Hizo a fu ambición mas pefo, 
El fcr fiel á una hermofura, 
Que el fer balanca \ un Imperio, 

416 Quando el vi(5toriofo Augufto» 
Que en el duro parentefco 

La hermandad flechada en guerra 
De mas iras arma el deudo. 

417 Ya oprimido Antonio quifoi 
'Al carro de fus trofeos 

Ligar la beldad , que unida 
Aun mas a la fe , que al cuerpo. 

418 Al precio de un morir fino 
Refcato el ultrage , haciendo 

Dé 



de Don Antonio de Mendoza. /\.(f 

De amor , lo que en otra herida 
El afpid fuera de zelos. 

419 No profanas glorias cuente 
Quien ya en tan divino empico i 

A guellas , 4 luces mira 
Zelofos los firmamentos; 

410 Que a las plantas de Maria . 
Y íü huefped luftro , y micdxí 
En patria competir puede 
Los blafones Nazarenos. 

42 1 Eftos ü los tuyos fean, 
Graa Memphis , no mas honeílo 
Egypto vano en Cleopatra, 

Que Chipre arrogante en Venus. 

422 La Virgen , fagrada efpiga,; 
Siete Agoftos dio al terreno, 

Qne de muchos fué fu grano 
Fértil amparo en un fueño. 

423 Pero el reparo de todoSii 
Es el preciofo alimento, 

Que a fus inmortales frutos 
Los íiglos feran eílrechos. 

424 Ya paíTada la avenida 
De crueldades ( que excedieron 
Toda la margen de humano. 
Todo el campo del exceíío.) 

42^ De aquel Principe baftafdo 
Que antes vio fanguinolento 
Hartas de muerte fus manos, 
Que fus ojos fatisfechos. 

426 Mas la piedad mayorazgo 
Es de Reyes , que defe¿lo 

De la mifma piedad fuera 
Tener a Herodes por dueño. 

427 Padre infiel , que por vil padre 

D Me* 



50 Vida de 'Hmjlrd Señora, 

Mereció el baldón difcreto 

De un padrafto ,•• pero Auguílo, 

De la adopción de Tiberio. 

428 Buelven los tres Peregrinos 
A Nazareth ; íi en tan recios 
Temporales a íu vida 

Sufre Dios arcos ferenos. 

429 El corto fagrado alvergue, 
Caía mayor de apofento 

De Dios , aora alajada 
De prodigios de Loreto. 

430 Sus dueños Santos recíbCj 
y con menores reflexos 
Huefpedes fon de la Aurora 

Los alcázares de Febo. 

431 Quando de Dios pende toda¿ 
Ya de Jofeph Dios pendiendo, 

En fu afán no mas afirman 
Sus ancoras tres alientos. 

432 Que de fu trabajo folo 
Dios vive , y íu Madre , lleno 
De verdad , y de exercicio, 

El alto blafon Paterno. 

433 Si es de Jofeph común gloría 
El decirlo , fea el ferio 

Medido a palmos , a embidias 
Raya de el merecimiento. 
JB¡ Niño 434 Que fin treguas el cuidado 

prdído* Se reílituye á lo inquieto ! 

Que amor , y temor no aciertan 
A tener los fuftos quedos. 

436 A Gerufalen los llama 
Grande ocaíion , y perdiendo 
El Sol , que no el Norte, queda 
Bien derrotado el fofsiego. 

a 



de Don Antonio de Mendoza, ^ i 
456 El Niño pierden ,y todo 
Sino £s la paciencia , y cuerdo 
El dolor de madre ajufta 
A templanzas los extremos. 

437 Bufcanle , y hallar noquierea 
NI un alivio , y no pudiendo 

Ai amor , le dan entera 
Satisfacción al defvelo. 

438 Ni a la diligencia un paíío 
A deber quedan , cuaipliendo 

Su pena con lo infinito, 

Y aun quedó quexofo el zelo. 

439 Hallan a Dios bien hallado 
Con Sabios , íi Sabios fueron 
Hombres , que a fus ojos mifmos 

A Dios imaginan lexos. 

440 En profetizadas luces 
Mal viftos , peor expertos, 
Su voluntad liíongea 

Con nieblas fu entendimiento, 

441 Enfeñados los Doiftores 
De un Niño , a examen puíieron 
Los íiglos en la noticia 

De Ja Fe no mas enfermos. 

441, La verdad oye MARÍA 
Pleytcada de argumentos, 
y mejor que de razones 
Suftentada de fas pechos. 

443 Entregaron á la caricia 
La admiración del fuceífo, 
Jofeph cobra de fu hallazgo 
Mas que oíso efperar el premio. 

444 Hijo ., por qué dolor tanto 
A mi , y a tu Padre has hecho? 

D z Dice^ 



5 ^ Vida de T^uejlra Señora^ 

Dize , quien a Dios da en Madre 
Humano , gloriofo aumento. 

445 Si fué a fu lifonja Hijo 
De David , de David Nieto, 
Solo Hijo de MARÍA 

Es mas alto cognomento. 

446 No fué la refpucfta efquiva^ 
Que alhagos , y magifteríos, 

Que impropios en quien fe hallaba 
En Cathedra de Maeftrol 

447 Tres vezes Dios a fu Madre 
Muger la nombra , anteviendo 

Que íi al Sol quando eclipfado 
El mas do£lo Lince Griego, 

44 g Le reconoció mas luces, 
A no eftar a la Fé atento, 
No de el Sol mifmo , a fu Aurora 
Le contará un rayo menos. 

449 Tanto el grande Areopagita 
Admiró , y dudó perplexo, 
TaíTando en Dios , lo que en Madre 
No le dio mas corto el precio. 

450 Prevenido á glorias tantas 
De Muger , crédito haciendo 

A ía Humanidad, y al nunca 
Jgualado honor materno. 

451 Tres veces á Dios le cueña 
Haíla al parecer fevero. 

La maternidad gloriofa^ 
Blafon , y favor excelfo. 

4<;z De Maria, ó quan tempránci 
Quiíb entrar Dios defmintiendo, 
Y triunfando del que bruto 
Pfsó negarlo blasfemo!, 

Chrifá 



de Don Antonio de Mendoza. ^j 

453 Quenoay doria de MARÍA, 
En que á Dios no fe contemos 
Glorias , en él mas gloriofo, 
QLianto en ella mas períeíílo. 

4«J4 La anciani-dad eníeñada 
De la niñez , paíTo abrieron 
Por bien ciaras profecias 
A ocultos , altos fccretos, 

4<^«; Si obligaciones le paga 
El Hijo al Padre ab eterno, 
También al nombre , que en fombi*as 
La tiene a luces cubierto. 

4$ 6 Reverenciando el de Padr^í 
En Jofeph , ya va excrciendo 
Los íégundos , también Tantos, 
Paternales mandamientos. 

457 En una voluntad mifma 
Lo trino copia en el fuelo, 

Al que es i un dibujo fuyo 

La eternidad corto liento. ^ 

458 Subdito Dios en virtudes 
Crece , pero no creciendo 

En Dios a fu aplaufo unido 
Lo temporal , y lo eterno. 

459 Si de Chriílo a las acciones 
Se dieran números ciertos, 

Breve le fueran , y corto 
Volumen los emisferios. 

460 Quatroluftros,quatro (6 grande 
Prodigio ! ) Soles diveríbs 

En reíplandorés fe ocultan, 
Sin mas mibe que un myfterio. 

461 Aquel pincel, que elegante 
El vivo dolor intenfo 

D3 Pa- 



54 Vida de Nuejlra Señora, 

Paternal remitió fabio 

A la eloquencia de un velo. 

462 Muchas lineas a mi pluma 
Le enfeñe , donde fe vieron 

En Tanta omifsion poblados 
Grandes myfteriofos yermos. 

463 Que íi en voces ño fíarotí 
Lucas , Juan , Marcos , Matheo, 
Tanta Fe , difcurfo tanto 

Fian al difcurfo nueílro. 

464 Quanto obraron Hijo,y Madre 
En largos recogimientos 

( Caudal gloriofo á mas largos, 
No mayores Evangelios. ) 

465 , En lo que callan no dicenj 
Ya que en tan altos empleos 
Quedó rica la voz , quede 

Rico también el filencio. 
,^ ,. , , 466 Rompaíe ya vez fegunda 

Cl ■ 'fío ^^^ ' ^^^ detectos; 

* Que ,el Cielo efclarece á coros 

Quanto yo desluzco a verfos. 

467 No repofe , no la pluma; 
Que en tan celeftial fujeto, 

Los Aílros mira en abyfmos 
Su mas baxo , y corto buelo. 

468 Djez y ocho Mayos la fíemprc 
Flor oculto , y no encubierto 

El fruto gozó , que eíluvo 
En todo eílando en si mefmo. 

469 La fazon , y la obediencia, 
Promptas ya , va defcogiendo 
Virtudes , á quien faltava 

No exercicio , íino tiempo. 

% 



de Don Antonio de Mendoza^ 

470 Y ya cumplido el precífo, 
Obediente , y no violento, 
Continuava fus prodigios 

Bn milagros de no hacerlos. 

471 No fe moftrb Dios tan grande 
Al mar ceniza poniendo 

De arena ( que en lo mas flaco 
Ata Dios lo mas fobervio. ) 

472 Aquel Nembrpth desbocado, 
Oprimido en leve freno, 

Que en torres de loca efpuma 
Oííaba efcalar el Cielo. 

^473 Como en detenerla inmcnft 
Mageftad del Hijo \ y íiendo 
Mayor que entrambos los Orbes, 
Se efcondio en si mifmo el Verbo,. 

474 Como el raudal detenido^ 
Mas veloz corre a fu efecto, 

.Qjando mas pronuncia el campo 
JLa cíleril quexa de feco. 

475 Salea fecundar el níundo 
Dios , y a fu paíío primero" 

Le obedecen , y le aclaman 
Los impofsibles por dueño. 

476 Defpues que fagro las aguas 
Del Jordán , con mas trofeos 

Del Bautifta , que del bravo 
Segundo Jofue del Pueblo. 

477 Defpues que pobló de ultrages 
Al curiofo , oíTado , y necio. 

Que fino a lo arrepentido, 
Llego diablo al efc^rmiento. 

478 Canaa en primera abundancia. 
Le admira honrado , y luciendo 

P4 Co- 



11 



Bautifmo 



Tentación 
en el de^ 
Jierto» 

Bodas de 

Can a a de 

Galilea* 



^6 Vida de 'Nucjira Señora^ 

Como Autor de todos , uno 
De fus grandes Sacramentos. 

4-79 La neceísidad , que en tod®s 
Toca el limite poftrero. 
Fuera tic io humano bufca 
Los amparos del remedio. 

480 Ninguno a Dios reíiftio, 
Pender entonces quifieron 

De una interccfsion , que tiene 
Bn la Omnipotencia imperio. 

481 De intercefíbra MARÍA 
Poííefsion toma , teniendo 

A todoji Dios vinculado, 
Aun á faña de fus ruegos. 

482 Dios accepta a gloria vifta' 
Quanto el hombre libra en ellos, 
Que en fu exercicio difponen 

De lo humano , y de lo inmenfo. 

48 3 Que fantos , que exercitado* 
Defde lo que eña pidiendo 
A lo qu€ alcanza MARÍA, 
Bs largo , corto el momento. 

484 Ninguno íin gracia nueva 
Las guellas fantas íiiguiendo 

Del Hijo , a milagros fuyos 
Es mas que teftigo , acuerdo. 

485 Si Dios no puede olvidarlos 
Ya que eii fu brazo fupremo 
Tiene el poder , en fu Madre 
Quiere hallar íiempre los medios. 

486 Las piedades , que en las fuyas 
Para todos íiempre ardieron, 

Ya para si neccfsitan 

De recoger todo el fuego. 

Ti 



de Don Antonio de Mendoza. 57 

487 Ya la guerra efta encampana 
Al mifaio Dios ' , y exerciendo 

Sus licencias el peligro, 

Aun íe cita cobarde el riefgo. 

488 Ya el flechado vaticinio 
Del grave Anciano , efgrimiendo 
La efpada , acuerda los íiempre 
Mas velados fentimientos. 

489 Prevenid , ó gran MARÍA 
Los mas crudos , los mas fieros, 
Los todos ; que ya Señora, 

Ni os falta , 6 cabe uno menos. 

490 Vueftro Hijo, que en milagros 
Se va fiempre efclareciendo, 
Quando todo en ellos vive, 

El folo peligra en ellos. 

491 Defpues que la mas iluflre 
Penitente en los afectos 

De otro amor , Fénix de llanto 
Renovó en Dios fus incendios. 

492 Aquella mas fina amante. 
Que folo , con paífo inquieto 

En el continuo exercicio 

De amar íiempre , halló el fofsiego. 

493 Reííauríi, y dos veces logra 
.Todo el aroma Sabeo; 

Pues quanto vertió a fus plantas, 
Lo cobraron fus cabellos. 

494 Un mifcro en defperdicios, 
QuQ en fuavldades molefto, 

^ías que la fragrancia , inunda 
Su querella el apofcnto. 

495 Con los pies de Dios fe enoja; 
Pues quanto en vü dcíacuerdo, 

No 



Lo antee e^ 
dente a la 
Pafsion de 
Cbrijio. 



Conver- 

jíon de la 

Magdalc" 



na. 



5 8 Vida de Mu'Jira Scmra^ 

No fe derraT)a en fu mano, 
Eí) ira en un avariento. 

496 O , largo en la quexa lo corto 
En la venta , y el concierto! 

Que coftofo en lo apreciado ! 
Que barato en lo íin precio ! 

497 O, en lo mas, gloriofa,y grande 
Segunda Muger , cediendo 

A una Tola , que aun el nombre 
No QQiáib de fer el meímo. 

498 Leve toda voz , y pluma 
Sea en el tuyo , figuiendo 

Los embozados primores 
Der cortes , íanto Evangelio. 

499 Solo peligros feñala 
De una Muger ., defcubriendo 
De Magdalena virtudes. 
Llantos , venturas , y premios. 

500 Su nombre no ie publica 
Sino en finezas ., poniendo 

En una muger la culpa, 

y en Magdalena el exemplo. 

501 Ved la fegunda María 
Quien es , que al paíío primero 
\)n. Dios , un Dios la efclarece, 
Si la infama vn Farifeo. 

502 De Maria folo el nombre 
Fué éoi^Qñídi , y el eftruendo 

Ser muger noble , en quien hace 
Efcandaío un peníamiento. 

503 Dos Marias prefervadas 
Nos mueftra Dios , deteniendo 
A la una en fu pecado, 

A la otra en el ageno. 

La 



de Don Antonio de Mendoza. ^p 

504 La Aurora , ni un folo inflante 
Se vio fm luz , ni ^'.xlió el fuego 

En la Fénix , cuya llama 
Humo preño a fus dcfcuellos. 

505 Defpüesqueen vosciio una vida. 
Sin coftarle algún aliento, 

Que para humanas memorias 
También ay polvos mancebos. 

506 A lagrimas , a gemidos 
Revoca del monumento 

Lq. amigo , que mas que a fiebres 
Se creyó á tardanzas muerto. 

507 Al grave, ruidofo , marmol, 
A íu obediencia ligero, 

La embidia en flacos oídos 
Sufrirle no pudo el pefo. 

$08 Muerto no los turba , y vivo 
Los congoxa , y vén íerenos 
A un hombre en obfcuridades, 
Que al verle en luz todo es ceños. 

$09 Por Lázaro defatado 
Se ligan los mas protervos 
Ánimos , y el beneficio 
Paga al peligro íus feudos. 

5 1 o Quien feguro , y defendido 
No fe creyó en lo bien hecho? 
Pero hafta Dios en el mundo 
Se aventura en un acierto. 

«5 1 1 Porque hace Dios , le compiten 
El hacer en un : Qué hacemos? 
Que los malos que hacer pueden, 
A Dios desharán en ello. 

512 La Humanidad de Dios hombre 
No Jo niega, deshaciendo 

Su 



BefurreC' 
cion de el 
Lijo de la 
viuda de 
Nain. 

He Curre c- 
cion deLúL' 
. z.aro» 



Concilio, 



6o Vida de Nuejlra Señora, 

Su vida en morir taa duro, 
Que fué el matar lo mas tierno. 

^13 Prefurofos , y alterados 
A remediar el remedio 
Se juntan , y a un voto rinden 
Su frente muchos confcjos. 

$ 1 4 Que muera Dios fe decreta,' 
Y ay del mundo , y del fuceíTol 
Si a la intención no le hurtara 
La Providencia el decreto. 

^ I «j El bien de Dios mas penfadoi 
Le difpone un facrilegio, 
^ y el mayor favor fe fía 

AI mas crudo , injuílo medio. 

^16 Ya la provéchofa culpa 
Se explica , que ella queriendo 
De Dios el querer mas puro, 
Le mancha en fingre un afe(5lo; 

517 Del Farifeo Concilio, 
Aora mas Farifeo, 
La intención es menos limpia, 
Con fer Judio el Colegio. 

$18 La innocencia fentenciada 
Los paííos , y los defeos 
Aprefura , que les cabe 
. A todos muchos portentos. 

^19 Retirado a los mayores 
Obrar quiere los poílreros, 
Que dias , y horas le vienen 
Eílrechas a fus myfterios. 

520 Nuevo morir , que cjel Alvá 
DefpsdU Antes fe efta defpidiendo ' 

mentó. Que de la vida , que foío 

Aufente amor íabe hacerlo, 

Ohriílq, 



de Don Antonio de Mendoza. 6i 
^11 Chrifto,yMARIA,fonahia 
Uno de otro , y dividiendo 
Lo amante , al fcntir entrambos 
Mejor que al morir , murieron. 

522 Dios de MARÍA fe aparta, 
Y hafta en Dios ( decirlo puedo ) 

Si fe aparta de MARÍA, 
Qué vecino que efta el riefgol 

523 Promptos fe ven los peligres^; 
Pero fe van deteniendo, 

Que aun no a vifta de MARÍA' 
Se atreven a fer intentos. 

5 24 Por darles licencia á todos. 
De ella fe defpide , hiriendo 
Una Alma privilegiada 
Sino a dolores ágenos. 

5 2 «5 En ternuras , gran MARÍA 
Id de efpacio , deteneos, 
Que largo , grande exercicio 
Tiene en vos el fufrimiento. 

^26 Ya que baño de humildades 
Su Deidad , también ciñendo 

De aííom.bros , y de obediencias ÉlLah^H 

Las repugnancias de Pedro. torÍQ. 

•^17 (Si bien fe reíifte , como 
Se enoja Dios ? ya lo entiendo; 
Con Chrifto apoíló lo humilde, 
Y eíTe fué primor fobervio.) 

528 En fin nos amo haíla el fin^ 
Tantas finezas vertiendo. 
Que a todo bailan perdidas, 
Sino á fu arrepentimiento. 

'529 Las ceremonias legales 
Satisfechas , que excediendo 



6z Vida de l'Iiie/lrd Señora, 

Myfterlos , y manfedumbrcs, 
En >i copió lo cordero. 

530 El gran blafon inftltuye 
De todos los Sacramentos, 
Con quien exceder al Ángel 

Es del nombre corto afcejiío. 

531 De amor trofeo tan alto,' 
Que al poder de Dios le ha puefto 
Columnas , mejor que al mundo 
Las pufo el puntal del Cíelo. 

532 De Fe milagro conftantc, 
Oculto a linces defpiertos, 

Que. fe defcubre , y fe mira 
A luces de ojos mas ciegos. 

533 Santifiimo aun mas que el nombre 
Qíie a evidencias los efedos 

No paíícin , porque a la Fe 
Le quede el merecimiento. 

534 Ya que para el ho^ibre folo 
Aun faé manjar , que perpetuo, 

Si el A'ígel le vio en e;T]bidIa, 

>Jsfo le mereció en fuílento. 

5 3 5 El Águila en los abyfmos 

S- embofca de el Sol , batiendo 

Pluma , y luz , que en Patmos buela 

E:i pafnos de entendimiento. 

5r6 De un falfo obligado amigo 
Venta de r ^^.^^ j.^^.^ ^ j^.^^ j^ ^^ ^^^ s 

"' En íu prila , y traición gimen 

Dilaciones los momentos. 

537 Los del Seííor ya taíTados 
A mas breves , quanto él íiendo 
Lifiel , mas los ciñe , mas 
Los cílrecha fu defeo. 

Se^: 



de Don Antonio de Mendoza. 6^ 

538 Segunda vez fe retira 
Con Pedro , con Juan , y Diego*, 
Que en feguras confianzas 
Quiere Dios íiempre unos mefinos» 

539 Si á glorias , también a penas 
Los llama , a lo igual atento, 
Ponga el hombro á la fatiga 
Quien la mano puíb al premio. 

^40 Ya le mira en mar de fangre 
Un arroyo , concediendo 
A batallas de agonía 
Anchurofo campo el Huerto. 

541 Ora , y pide , mas no alcan^aj 
Pero efíb mifmo es confuelo; 

Que Dios , quando fe reíifte, 
^íicga íiempre a mas acierto. 

542 Generofo , el que dio íiempre, 
y una vez pide , entendiendo 

Que aun eíTa no ha de alcanprlo; 
Sude fangre de temerlo. 

543 Mas en públicos afanes 
Se vén miniílros durmiendo; 
Que quando el Principe vela, 
Bien fe entrega todo al fueik). 

544 La infolente armada turba 
Dulce voz , roílro fereno 

La turba , quando debiera 
Turbarla el atrevimiento. 

545 El Difcipulo , que aleve 
Señas dio , y tomo de ferio, 
De la maldad mas infame 

A fus labios fio el fello. 

549 El vario , alentado Apoñol, 
CJue fino efgrimio el acero! 

Bravo 



Or.iclon de 
el Huerto, 



Blprendi' 
miento» 



6^ Vida de Nuefira Señora, 

Bravo cxeciita la herida, 
Que no le enfeñó el Maeftro. 

$47 Del Principe a vifta , ó quanto; 
. Pelea el vaíílillo aliento ! 

Y a fus erpaldas , ó como 
Aííbn-tbros debe el denuedo ! 

$48 Con fu Rey, Pedro, efquadrones 
Defdcíío con alto esfuerzo, 

Y dei aufente , a una efcíava 
yi\^^ rogaron fus miedos. 

549 Embayna , Pedro , que Dios^' - 
A no quererfe indefenfo, 
Fuera el hombre , fuera todo 
Segundo nada a fu empcíío. 

$<jo Con fu voluntad fe entrega 
A la ítá de aquel perverfo 
Efquadron , en mas hartura 
De fu fangre , aun mas fediento. 

551 Ligan fus gloriofas manos, 
Mas no a beneficios nucftros 
Se las atan , que es fu Amor 
La priíion j pero no el prefo. 

5 $ 2 Qué aíTombro! Que Dios fe mire 
De los hombres priíionerol 

Y en todo , fino es de culpa, 
• Qué libres fe hallaron ellos I 

^, .„ <<3 A la ínjufticia le entregan 

r d' el inociencias en el Reo 

pQntiJce. Coronado , hafta el teftigo 

De fu grave, liermofo geílo. - 
5 «5 4 Sacrilega , oííada mano 
Labofeta- Le profana en brazo fiero, 

da, Y en fu roftro , en fu paciencia 

El mirarlo fué mas bello, 

p. 



de Don Antonio de Mendoza. 

5^5 O barbara mano ! ó cruda! 
Que ai faiiudo golpe horrendo 
Quebró en fu faz criítalina 
La furia , íino el efpejo. 

«j 5 6 .De Jefus en efte ulrrage 
Los Orbes íe eílremecieron, 
Todo fe altero , y del folo 
El fe:nblante eftuvo quedo. 

«^57 Su amor quanto mas vendado, 
Tiene mas vifta , y queriendo 
El nudo apagar fus luces, 
Dos veces quedó mas ciego. 

5 <j8 Con Dios juegan , y de herirle 
Hacea entretenimiento, 
Qué fera al furor , y al odio 
La rabia que firve al juego? 

5 59 El Difcipulo inconftante, 
Defpues íirme , que guerrero, 

Y flaco batió defmayos 
Quantos blafonó ardimientos. 

5 6o Del Señor la profecia 
Cumple , y niega , y miente , y luego 
En agua quebró la culpa, 

Y en ayre el ofrecimiento. 

561 Canta el gallo, y Pedro Hora,; 
Todo el llorar , y creciendo 
Siempre el llanto , y llorar íiempre, 
Jamas lloró lo poftrero. 

562 El llanto , y dolor porfían, 

Y á mas grande compitiendo, 
Sin ceder jamás alguno, 
Qualquicra venció en fu extremo. 

563 O lagrimas bien vertidas ! 
No fe digan los provechos 

De llorar bien , que fer baíían 

E la-: 



65 



Véndanle 
elrofiro, • 



Negación 
de San Pe^^ 
dro» 



Lkvanle 
a PilatOyy 
Herodes, 



La vefti' 
dura. 



^Azotes, 



66 Vida de Nuejira Señora, 

Lagrimas para fer premios. 

564 ProceíTan los mas culpados 
La inociencia •, mas el plcyto 
Es , que el proceíTo infinito 
Es de fus facros portentos. 

565 Pilatos no le halla culpa, 

Y Herodes no le halla feíFo; 
Porque á un Rey , Dios fer no quifo 
En milagros lifongero. 

i^Cib Trage le viften de loco, 

Y haciendo el poder talentos, 
En no hablando al favor fuyo, 
Naufraga en defdcn lo cuerdo. 

'^Sj Si para templar las iras 
Fieras lluvias defcendieron 
De azotes jamas colmados 
Los torbellinos Hebreos. 

568 Qué fuera en execuciones 
De fu rigor ? Que tremendos 
En él , fino los verdugos. 
Bien fe hartaron los tormentos. 

•íféc) Si eterna fe celebrara 
La Pafsion de Chrifto , ardiendo 
En amor los corazones. 
En fentir , y amar eternos. 

<)70 Cien mil mundos no midieran 
Lo menor que padecieron 
Su Amor , y dolor , que hallaron 
Nunca el fin , fino el exceíTo. 

571 Su honor en entrambos Orbes 
Corona de Reynando , en Corona , Cetro, 
ifpnas. Y vil Purpura , fué folo 

Su Monarquia el denuefto. 

572 Rocíos purpúreos bañan 
Su Cabeza , guarneciendo 



de Don Antonio de Mendoza. 6y 
De fangre* aljofares puros 
Su nevado , hermofo cuello. 

573 - Sino fon razimos rojos 
Sus pardos lucientes crefpos, 
Son rizas , fangríentas ondas 
De mares ya mas bermejos. 

574 En vano el Juez mal piadofo, 
Relaxadamente entero 

Aplaca el furor , que fíempre 
Se mitiga en crecimientos. 

575 Por librarle de una injuria 
Muchas permite , y pudiendo 

Ser la muerte m.as barata, 
Mas que el rigor , coftó el zelo. 

57Ó O eítado de un perfeguidol 
Qiie es mas peligrofo medio 
Defenderle , que entregado 
Jefus padeciera menos. 

$77 Al pueblo mueftra fus llagas, 
Y no en los ojos cupieron ElEcce 

Humanos , cabiendo en folo Homo, 

Sus divinos fufrimientos. 

^78 Mira el Hombre , dice. 
O quanto fué neccííario el recuerdo! 
Que dcsiuítrado , y fufrido , 
Dado fuera el conocerlo. 

579 Clama el pérfido, el infame 
Tumulto , la Cruz pidiendo 
Para el cafcigo , que eftaba 
Mas prompta para el remedio. 

5 80 Duda en Barrabas,© en Chrifto 
Al indulto , aun no fufrieron, 
Que el cambio iniquo , y mas loco 
Fué atinado , y jufto en ello. 

E z Obre, 



6S Vídd de TSlueJira Señor a, 

581 Obre , obre el dcfatino 
El abominable trueco, 

Quede , quede en el , íiquiera, 
Inocente el penfamiento. 

582 En vez del jufto , prefieren 
Al mas culpado , aprendiendo 

De poderoía coílumbre 
Su ruin elección el pueblo. 

583 Por at^cion , no por culpa 
Le condenan , que no es nuevo 
Que el juicio en las atenciones 
Qucxas grite de violento. 

$84 El Preíidente confulta 
Uinfcrip Q^^ ^^ alvedrio el Letrero 

cíon de ía t r • 1 1 i* • 

Cruz. Infpirado , que publica 

La Patria , el Nombre , y el Reynb.; 

585 La fedicion lo reíifte, 
Ambiciones oponiendo 
A Jefus , que cedió Rey 
El poder , «las no el derecho. 

•586 A fu porfía el Romanó 
Rcfuelve lo ya reíuelto, 

Y fu conítancia acredita 

En Latin , Hebreo , y GricgOo 
* 5 87 Efpiritu foberano 

Obró el acertado acuerdo, 
Que el Miniílro defendía 
Su Rotulo , y no fu acierto. 

588 Del poder, ó gran peligroí 
Hacer obñinado emp'eo 
Del diclamen , que oy advierte 
Su exemplo tantos exemplos. 

«J89 Sabe que es Chrifto inocente, 

Y oprimeie , defendiendo 

Lo 



de Don Antonio de Mendoza. _ 6^ 

Lo Rey , que ignora , que eílaba, 
A fus ojos tan incierto. 

590 JEl Rotulo , porque es proprio. 
Le fuftenra , y en fu empeño 
Defampara lo inocente, 
Con fer de Dios y por ageno. 

.«J91 Tanto el poderofo pugna 
Porque llegue al cumplimiento 
Su voto , y fáltele al voto 
La razón , mas no el efe(íl:o. 

592 Si Cielo , y tierra en un foplo 
Suyo fe efta manteniendo, La Cruz 

Y firmes penden los Aftros ^''''^'''= 

Del arbitrio de fu Dedo. 

$93 Que admiración les haría 
Ver oprimir un madero 
Sus hombros , a quien le fueran 
Muchos mundos fíaco pefo? 

$94 La Cruz fixa en ellos , baxaa 
En mas prodigiofo agüero, 
De fus ojos las Eftrellas, 
Bien derramadas al fuelo. 

$95 Quando todo fe fuftenta 
Solo en él , y el firmamento 
Yace feguro en fu mano, 
Todo Dios no bafta a un Leño. 

$96 Si mar , tierra , Cielo , y todo; ^, ^. , , 

Para obrarlo , y mantenerlo, teo.'^ 

Solo Dios fe valió , folo ' 

De fu poder fiempre excelfo. 

597 Para la Cruz necefsita 
De un comprado Cirineo, 
Que ayude mas que al alivio, 
Ciue ayude a morir mas prefto. 

^l Hc^6 



ha Ver O' 

nica. 



70 Vida de Iludirá, ^^nora, 

$98 Hollado , y obfcurccído 
Su roílro traslada a un liento 
Tres , á quien lo mas hermofo 
Modeftias coíló de feo. 
-N 599 O , gran muger , que focorres 

La fatiga , y defaliento 
Del mifmo Dios , que Dios miftno 
Te es ya deudor de fu esfuerzo! 

600 Qiic correfpondér tan fuyo I, 
Pues hace Dios grato , y bueno 
Teftigos de un beneficio 

A tres agradecimientos. 

601 En la crueldad imperiofa 
Del Pueblo mas duro , y terco, 
En rebeliones de llanto 

Ay túmulos de ojos tiernos. 

6oi De Sion las hijas lloran^ 
Y fus lagrimas fe fueron 
¿Mas a prifa á la inocicncia, 
Que al dolor , con fer ínmenfo. 

603 El delinquente impofsiblc 
Las calles íigue á los reos 
Ofrecidas , mas pifadas 

CJue de fus pies , de fus pechos. 

604 Arrañrado , y no llevado^ 
Colmando los improperios, 

Sino en fu poder , ^n todo 
Arbitro fué lo violento. 

mcdvc^ J""^ Llegaal Calvario, y ya Üegi 

^.¡^ El mayor mal , que veremos 

El mayor bien , tan preciofo, 
Que un mundo valió el defprecio. 
606 Defnudanle , y el gloriofo 
JTulto a taata injuria expueíloj^ 

Sí 



910 



de Don Antonio de Mendoza, j.ir 
Si ya fue jazmín nevado, 
Clavel ít moftró fangriento. 

607 Parte de fus yeñiduras 
Rafgando , y encrudeciendo 
La intención , íino la mano, 

A mas fe atrevió el defeo. 

608 Yálaque labró MARI4 
La entereza concedieron, 

En atención myfteriofa 
Dé'fer parto de fus dedos. 

609 Clavado de pies , y manos 
Nos da mas frutos , y hecho 

De rubíes un razimo 

Pagó el nombre de Sarmiento. 

610 La Cruz de fu imperio es Trono^; 
Donde al perdón atendiendo, 

El Trono le oftenta en penas, 

Y el mando le goza en ruegos. 

611 Por fus enemigos pide. 
Que no es visoria el vencerlos, 

Y cJ hombre porque perdona, 
Blafona de Dios en ello. 

6 1 2 Borrar con ladrones quieren 
Lo inocente , lo perfedlo, 

Que a íiglos , que a eternidades 
Quedó en bronces de Fe impreíTo. 

613 Blasfemanle ambos , y el uno 
De la cumbre de un madero 
Defcubre en Cielos cerrados. 
Sentidos , y Cielo abiertos. 

614 A un prodigio de efperan^as Conver^ 
Quien defeíperó , avariento yj¿,^ ¿e el 
Dexa el lugar , defpachado Buen La* 
Sin mas dilación , que un : Luego. dron, 

E4 O 



72 



Vtda de 'Huebra Sc/iora, 

6 1 «í O gran Dimasl Que bien logras 
El Inftante que te .dieron ! 
Nadie eftreche a Dios , que en Dios 
En qualquier tiempo es a tiempo. 

6i6 Subílituye a Juan por Hijo 
De MARÍA , y íi heredero 
De Dios mifmo aver pudiera, 
Sol© Juan pudiera ferio. 

617 La Virgen Ave le admite 
El alto eminente buelo, • 
Que de un Fénix , pues no ay otro, 
El Águila afciende al precio. 

618 Segunda , pues Redemptora^í 
Por el fin quiere el cfe¿lo 

De morir Dios , bien que girpe 
La inociencia , y facrilegio. 

619 Sed tiene de mas fatigas,; 
Y una petición quiíieron, 
Quando todo fe le niega, 
Concederfela en tormentos. 

620 Quien probó fus cora^ones^ 
No eílrañar pudo el acerbo 
Socorro , que de afligirle 

Ellos eran los fedientos. 

621 Del defamparo fe quexa 
De fu Padre , no pudiendo 

De fu Madre , en cuya vifta 
•pufo fu poílrer aliento. 

622 Chrifto muere , y en mirando 
Aquel gloriofo compuefto 

De Alma , y Cuerpo de Dios Hombre 
Dividido , y no deshecho. 

623 Toda la naturaleza 
Alteró el paílb , rompiendo 



de Don Antonio de Mendoza. 73 
De fu travazon fus firmes 
Amarras los elementos. 

624 FliKÍluando entrambos Orbes, 
Derrotado el firmamento, 

El Sol fe anego en tinieblas, 
^Y Murió en Dios , 6 en si mcfmo. 

625 El timón perdió la Luna, 
Salvando el lucir poílrero 

En mejor Luna , hecha entonces 
EfcoUo de fentimientos. 

626 Zozobró el dia encallado 
En fombras , el emisferio 

. Dio al través , y ya no foplos, 
Gemidos refpiró el viento. 

627 La xarcia de las Eílrellas, 
Marañado fu manejo, 
Vacilante el Norte al rumbo 

Le fué cftorvo , y no govierno. 

628 Padeció el mayor naufragio 
El baxel del univerfo 

^ Y el deftrozo del velamen 
En rafgos le efcrivió el Templo. 

629 Corrió todas las tormentas 
El Piloto , que no el Leño, 

Bien que fiempre fe vio el Árbol 
Coronado de San-Telmos. 

630 Bramó el mar , abrió la tierra 
Sus duros , temblados fenos, 

Y en ya cadáveres vivos 

La vida cobró fus muertos. 

' 651 El Athenienfe mas fabio, 

Por el borrado contexto 

De obfcuridades , las dudas 

Leyó claras en el Cielo. 

El 



Tinishlítí, 



'^afgdfe el 
velo. 



Refucitan 
muertos. 



Conocí» 
miento d^ 
San Dio^ 
nyfio. 



Tdel Cen- 
turión, 



Senttrnkn 
to univcr- 
Jal. 



Soledad de 
N, Señor a. 



jjí¡^ Vida de Nucjlra Señora, 

632 El fiel Erpañol , que en mares 
De agravios mas turbulentos 

Miró al naufrago alentado, 
Confiante arribó al myfterio. 

633 Al gran Hacedor de todí> 
Todo pagó fentimicntos, 

Tierna en lagrimas la esfera 
Roto a fufpiros el centro. 

634 Fuera de él fe hallaba todo, 
La tierra al mar fufrió exceíTos, 

Oe leve íc olvidó el ayre, 
Tibiezas aprendió el fuego. 

635. Las picdras,y hombres cambiaron 
Su natural , y cedieron 
Ellos fu fentir en ellas, 

Y ellas fu dureza en ellos. 

636 Nada era, nada eft aba, 

Y el edificio primero 
Del Globo , mas parecía 
No formado , que defierto. 

637 Nada eñaba en fu cxcrcicip, 
Nada yacia en fu afsiento. 

Aun hafta el dolor del hombre! 
De fer algo eíluvo lexos. 

638 Éftaba junto a la Cruz 
MARÍA fuerte , imprimiendo, 
Infpirando otra vez Madre, 
Vida nueva en aquel cuerpo. 

639 Muerto le venera vivo; 
Que en el temporal mas fiero 
Toda la Fe , y Efperan9a 
Solo en ella hallaron puerto. 

640 Conftancia faltó en los otros," 
No en MARÍA , que en fu entero. 

Par- 



de Don Antonio de Mendoza. j 5 
Partido corazón grande, 
Cupo el golpe , y no el eflruendo. 

641 Llora,6Muger mas valiente! 
Pero no querrás hacerlo; 
Que grandes lágrimas íirven, 
Antes que al llanto , al remedio. 

'641 Las tiernas inundaciones 
Mejor corren hacia dentro, , 

Que los ojos pierden muchas, 
Y todas las logra el pecho. 

643 Sola eílas , y acompañada 
De dolores mas intenfos, 

Todo el refpirar cerrado 
A candados de tormentos. 

644 En tu Soledad contigo 
Lo vacio queda lleno, 

De quanto por el criado 
Deudor fracafo en el Dueño. 

645 Que Eñrellas, Sol, Cielo,y Luna 
En tu ííempre heroyco afpe^to, 

De tantas olas turbados. 

Se acogen á eftar ferenos. j^^ ¡anca- 

6^6 Aun no ceíían las borrafcas, ^^, 

Que aunque tan bañado el fuelo 
De lluvia , el rigor oftenta 
Siempre arreboles fangrientos. 

647 Sobre el morir ( que no cab€ 
. Mas herida ) defatento, ^ 

Feroz ( que deí alumbrad o 
Es menos viña , que ciego. ) 

648 En el pecho mas defnudo ^ 
De defenía, y culpa , un hierro 

Profana , y abre el fagrado 
Archivo de los aciertos. 

Dos 



'já Vida de Nuejlra Señora ^ 

64^ Dos fueros rompe una ian^a, 
y el mas crudo atrevimiento, 
Ni a Dios valió el de inmortal, 
Ni a Chrifto valió el de muerto. 

650 Firme peñafco recibe 
El golpe , y obedecieron 
Diílinííias fuentes , que apagan 
Mas fed , q^e bramó el deíierto. 

651 Los dolores que fobraron 
A Chrifto , fubftituyeron 

Toda fu herida en fu Madre, 
Que ella quedó a padecerlos. 

6^1 Ninguno vago , ó quexofo 
Dexa , que todos hicieron 
A ganancia de dolores 
En fu corazón afsiento. 

6^3 Chrifto ya impafsible baxa 
Tan defnudo , y mas deshecho 
Segunda vez a fus brazos, 
Dos \'cces para el mas tiernos. 

6-^4 En naciendo en ellos vive, 

Y en ellos yace en muriendo-. 

Que no ay para Dios , y el hombres 
Mas acogida , que en ellos. 

655 Todo es folcdad , y todo 
Es dolor , y para ferio, 

Y fer mas grande , en MARÍA 
Solo aprendió a fer intenfo. 

656 O la mas pura , mas fanta 
Alma iluftre , yo os concedo 

La mas trifte , la mas fina, 
Pero mas fola , os lo niego. 

6^7 Mas que vos todo efta folo;' 
(Juc fi no ay Fe , no ay esfuerzo, 

Sino 



ds Don Antonio de Mendoza. 77 
Sino en vos, mas felones quanto 
De Efperan^a vive agcno. 

658 Nadie , fino en vos efpera 
El prometido , tercero, -' 
Seguro dia , que en todos 
La margen tocó de incierto. 

6^9 Efperanp , que eti tres días 
Su gloriofo cumplimiento 
Aguarda , que breves mira 
Las diftancias del confuelo I ' 

660 Pues todo íe llame folo, 
Gran MARÍA , fino vueftro 
Firme corazón , en donde 

La Fe fe quedó en fu centro. 

661 Mas ay 1 que en vueftra fineza, 

Y amante dolor el veros 
Aufente de Dios , en figlos 
Se tafsó corto un momento. 

662 Para vueftro amor , medido 
Lo folo en vos , un pequeño 
Breve inflante íoledades, 

Y penas corló de eterno. 

663 Bien os llamáis \% mas fola: 
Pues en vos Tola de inmenfo 
Dolor , y amor cabe quanto 

En Dios cupo de tormento. 

664 Los dos piadofos Arhigos 
Le fepultan , y íirvieron 
Angeles , y Aílros de luces 
Primeras al raonumcntoj 

66<, Inta£lo fepulcro eligen, 
En imitaííion , y acuerdo 
De fu Madre , también marmol 
Aora OÍ el fufrimiento. 

Tierra 



Entierro^ 
y feímlcro 
deCbriJto, 



jS Vidd de Quefir a Señora y 

666 Tierra%a nadie negó el mundo, 
.Que todo es patria de un muerto, 
*Y haíla fu entierro le cueña 
A un difunto Dios un ruego. 

66 j Tr<^ Mugeres , tres Varones 
Son pompaba! mas grande entierro 
Quedando '^el mayor difunto 
Mas divinó en m.as funeílo. 

668 Rey de la vida , y la muerte 
Le ungen , y el maufoleo 
Humilde , padrón de embidias 

Fue al fepulcro mas fobervio. 

669 Ficilitando impofsibles 
Seis tiernos , píos afe¿tos 

En fola una piedra erigen 
A fa nombre inmortal Templo. 
Mándale- ^7^ ^^ ^"^^^ larga en la fineza, 

na Víi al Qije cn la vida , que muriendo 

fepukro^ Todo en Clirifto , fu Fe íiempre 

Llego a tiempo , y venció al tiempo. 

671 Magdalena , en cuyos ojos, 
De amor , y de ley trofeos, 

Mas el llanto , que la viña, 
Es deuda , y oficio en ellos. 

672 ( Nada en Magdalena muere, 
Fe , ni Efpcran^a , ni Afe<£loj 

Que todo penetró vivo 
Los abyfinos de lo muerto.) 

673 Los prevenidos aromas 
Xleva , y aunque ociofos fueron. 
No de lo preciofo en fino, 
Malogró nada el intento. 

674 Halla el día , mas no el Sol 
Bufcado mas , que primero 

Ama- 



de Don Antonio d(i Aíendoza. ']</ 

Amaneció a mas forcoíb, 
Claro , divino emisferio. 

67$ Oye en favor,como en coílumbre 
Dvbió amanecer mas preílo 
En fu Oriente , que en fu Madre 
Aun mas fué deuda , que deudo. 

6j6 Refucila de si mifmo, 
No qual Fénix heredero 
De fus cenizas , que folo 
De fu am.or fe formó el fuego. 

677 Que unidamente a si proprío 
Se bolvió , tomando entero 
Su ser , en él ya cobrado 
Triunfante , gloriofo Cuerpo. 

67^ La refurreccion del Sol, 
De los campos mas amenos 
Alma luciente , que a fombra 
De fu luz refpiran bellos. 

679 Es un tenebrofo amago, 
Es un adufto remedo, 
Es un zelage efcondido, 
Es un relámpago negro. 

780 De los arboles hermofos 
Del Sol Jcfus , renaciendo 

A no morir , bien que nunca 
Ocafo tuvo lo inmenfo. 

781 Ayrc , tiera , mar , abyfmo 
Alienta en luz , y furgiendo 

Los nunca defamparados 

De eíperanca , aunque de puerto, 

782 El Valle de la Efperañ^a 
Aun mas verde en tantos viejos, 
Que íiempre nevado , nunca 

Le marchitó tanto Invierno. 

De 



Refídrrecm 
cim de 
Chrijio, 



Chriflo 
baxa a ¡os 
infiernos^ 
y faca ¡as 
Animas de 
los Santos 
Padres, 



V'ifttA a 
fu Madre, 



Aparición 
a la Mag- 
dalena, , 



8p' Vida de ISlucfira Semra^ 

683 De luz fcciinda , y fus troncos 
Solo ya de llanto ' íceos 
Traníplanta en glorias veftidos 

De Abriles tantos Eneros. 

684 Los felizes parabienes 
A fu Madre da , cumpliendo. 
Con íli Hijo en las caricias 
Con lo Dios en los conílielos. 

^^5 Qué bien merecidas glorias 
De fü Fe , y Amor , que ardieron 
Mas vivos , quando mas todo 
Bañó fu Efperanca en yelosl 

686 Si le vio teñido en fonibras. 
De íangre , de horror cubierto, 
Contando amargas heridas 
A dulces fuípíros tiernos. 

6S7 De reíplandores le mira 
Coronado ya , efparciendo 
B.ayos , que impafsibles toman 
Nueva poírcfsion de eternos. 

6^^ La patria de la alegría 
(Nunca vecina del ñielo; 
Que de alegrías el mundo 
Siempre fe contó, deíierto. ) 

689 El corazón de MARÍA 
Es oy de glorias tan lleno, 
Quanto de penas , que en vivo 
Mas morir cupo , que en muerto, 

690 Si del dolor a lo fumo 
Llegó ayer , oy del contento 

A lo infinito en virtudes 
Colmados ambos extremos. 

691 Pagadas ya las finezas 
De fu Madre , y fatisfechos 



de Don Antonio de Mendoza* 8 

A colmos de gloria tantos 
Fides , conftantes defeos. 

692 A la fegunda María 
Papa el puro amor , que intenfo 
Midió á lagrimas eternas 

Sus infta.ntcs mas pequeños. 

693 En el disfraz myíleriofo 
De embozado jardinero, 

En lo fixo de aquel llanto 
Eílrellas cultiva el riego. 

694 Defalumbradas Eílrellas 
Son íus lagrimas , pidiendo 
Por hurto el Sol , que de vifta 
Se dexa conocer menos. 

^95 Si no puede fer fin viíta 
Amor , que en Dios hace afsicnto, 
Oy en el llanto íus ojos 
Dos veces cobran lo ciego» 

69Ó Mas fe entiende , mejor habla 
Que no con la voz , con ellosj 
Que a lagrimas romper fabe 
Corazones , y íilencios. 

6<)j vSbcorre el Señor fus añilas, 
Conocer fé dexa , y luego 
La Garp y que en plumas de oro, 
Mas que el ayre , aílalró el Cielo. 

6 98 A fus pies buela por nido 
De íus finezas , y de ellos 
A fus dichas buclve el paffo, 
A fus glorias toma el buclo. 

6^g Refíílenfcle , aunque faben 
Shs pies quedar priíioneros, 
Sin tregua a fus labios , y ojos, 
Sin nurr.cro a fus cabellos. 

700 Sí pregón de fus piedades 

F Fué 



8 



^Aparece 
en etCma," 
culo. 



[Aparece A 
¡os Difci- 
pulos , que 
iban d £- 

maus. 



Vida de Nuejlra Seiíora, 

Fué Magdalena , oy la vemos 

Voz de ÍLis triunfos , que en todos,' 

No en ella , oíTaron fer miedos. 

701 La Apoftolica embaxada 
Le ordena del cumplimiento 
De fus vi(í^orias , que aun viílas 
Arman de dudas lo cierto. 

702, No fe la encargó a fu Madre^ 
Que en Reyna era corto empleo, 

Y en fu verdad ya paíTaran 
Las dudas a facrilegios. 

703 Creyeranla , mas perdiera 
La providencia los medios 

De correr , fufrír , curar 
De fu flaca Fe lo enfermo. 

704 Sus Difcipulos faluda, 
Que en fu retiro fecreto 
Mirándole , aun no fe atreven 
A fiarfe el conocerlo. 

705 La rudeza de fus ojos, 

Y ojos tan mal dcfpiertos, 
Que á la luz de luces tantas 
Se les efconde el Sol mefmo. 

706 El Señor aluixbrar quiere, 

Y en el admirado encuentro 
Del Caílíllo , que en fu Mefa 
Todo el manjar es myfterios. 

707 Al partir del pan conocen 
Su Rey , fu' Amparo , y Maeñro, 
Su Dios , aue en fus manos toma 
Semblante de Sacramento. 

708 Ignoranle en refplaníloresj 
En grandezas , en trofeos, 

En glorias , y en beneficios 
No mas le confieíTan Dueño. 



Ti 



de Don Antonio de Mendoza. 83 

709 Ya fea el brillar fus Llagas, 
Ya el generofo difpendio 

De fus manos , pt)r las manos 
Mas bien oftentó fu Imperio, 

710 Sofpecharaale tyrano, 
Si con todo el alimento 

Se quedara , y en partirle 
Moílró Magcílad , y Reyno. 

7 1 1 Tribuíanle adoraciones, 
Y el mas vifto , y defcubierto 
De fu Fe , a fegundo examen 
Corrió á fu Deidad los velos. 

712 Ocuítafe , y los ya übr^bs 

De fus fufragios poftreros ' 

( Que en temores , mas que en mares 
Toda tempeftad es viento. ) 

ji'x De lo incrédulo de un folo , , 

lie duro , mas no protervo ^ ,^ ^ , 

Los oye , el baxio admiran 
En que fracafaron ellos. 

714 Thomas , que en fu Fe baílarda 
Ser pudiera fu defcifto 
Crédito a un Rey, que reíifte 
El ver por ojos ágenos. 

7 1 5 Informaríe con los fuyos 
Quiere , y lo confígue , haciendo 
A la Fe tan gran lifonja, 
,Y al defear tan fabio exemplo. 

716 Refucitado , y gloriofo 
Le defeaba , y difcreto 
En fu bien , y en fu aníia mifma 
Perezas fufrio al dcfeo. 

7^7 Aun paíTar del ver intenta 
Para el creer , y avariento, 
Haña fentido de viíta 

F 2 Qui. 



84 Vida de ISlucJlra Señor a j 

Quiíb tener en fus dedos. 

718 Sonda los piélagos altos 
De aquel mas profundo pecho, 
Que el emprender fus regiones, 
AuB de un Águila fué fueíío. 

719 A coíía de fu coílado 
Los ojos le dexa abiertos 

Dios , que aun gloriofo no huye 
Sus heridas a un remedio. 

720 El paíTo a todas las dudas 
Se cierra en Thomas , abriendo 
Ancha puerta a las conñantcs 
Fieles verdades del Credo. 

721 Bien labrados , y bien firmes 
En la Fe todos , aviendo 

De falir a olas turbadas 
Fragües , coftofos leños. 

722 Su partida foberana 
Difponc á gozar fus premios, 
Que el Cielo no les baftara 
Si en él no eftuvieron ellos. 

723 Que aun fin fer Dios hombre,; 
Solo por íu inociencia , fu intenfo 
Padecer , nada pudiera 

Llenar fu merecimiento. 

724 Poteílad fagrada influye 
En todos , y en documentos 
Soberanos , de fu nombre 
Franquea el poder inmenfo. 

725 Lleva en si , mas no confígo; 
A fu Madre , que fí en Pedro 

Dexa Piloto a la Nave, 
Farol en ella al govíerno. 

726 Que a foledades de Chrifto,' 
Solo puede fer dcfcuento 

MA. 



de Don Antonio de Mendoza. 8 jr 

MARÍA , que de fer Dios 
Es lo que f'^ aparta menos. 

727 En fu virtud mifraa fubc 
Primogénito , primero .^ ^ 

En toda gloria , y ninguna deChr^o 

Mayor que el ir en si mefmo. 

72,8 En Deidades logra el ayre 
Del Cielo todo el defpueblo, 
Es del Sol Ocafo el dia, 
Es Ciudad de pluma el viento. 

729 Llega imperiofa a las puertas 
Celeftiales , y al cftruendo 

De un Triunfador de la muerte, 
Ni el Cielo eftraíja el imperio. 

730 Abrid , Principes, al grande 
Rey de la Gloria , y íi dueño 

No le cobrara en conquifta. 
Señor le aclamara el Cielo. 

731 La dieftra del Padre ocupaj; 
De cuyo inmortal afsiento. 

Que aun no le miden los íiglos 
Los inflantes a lo eterno. 

732 Hará fegunda venida 
Rey inviílo , Juez fevero. 
De rayos armado el roftro, 
De efpantos formado el Cetro. 

733 Defatarafe aquel nudo 
De las dudas , feran premio, 
y caftigos difpcnfados 

Por arbitrio nunca ciego. 

734 Y íin permitir mas fraudesy 
Dios ajuftara el gran pefo. 

Que a cargo del mundo , tanto 
El fiel peligro en extremos. 
375 *A1 univcrfal conflido 

F 3 En 



8(í Vida de Tsluejlra Señora^ 

En Cccéano de miedos, 
Derrota Tanta es el Norteí^ 

Y MARÍA fera el puerto. 

736 Que en todo humano peligro^ 

Y en el que ícra poftrero, 
Solo es MARÍA , ella es folo 
Remota región del rieígo. 

757 Y por dexar íin alguna 
Los fuyos , dexa con ellos 
Su Madre , no Préndente,. 
Sino Reynante al Colegio. 
' 738 Aufencias de Dios dos veces 
En ella cobradas fueron, 
Reprefentando en MARÍA,, 
Ya triun£indo , ya muriendo. 

7^9. Con los Apoñoles queda 
Para doctrina , y aliento; 
Que aun no feguro^ , faltaran, 

Venida de Ya que no a la Fe , al esfuerzo. 

el Efpiri- 740 Aquella enigma de nieve^ 

tu Santo. Glo|iofa Deidad d-c fuego 

Tercer Perfona ,, efpirada 
A formar folo un Dios mcfmo. 

741 Blanca Paloma dcfciendé 
El Divino Paracleto, 

Que efcuela erigió a mas do<ítos. 
í)e una au-ía de tantos Legos. 

742 A los Difeipnlos fantos. 
En toda ciencia , y perfe¿lo 
Saber , mas qué los gradúa, 
Los corona de Maeílrros. 

743 La Cathedra de Dios Hombre 
MARÍA fubftituyendo. 

De la Ley fué Libro , y Alma 
InapreíTa ya en doce Cuerpos. * 



de Don Antonio de Mendoza. 87 

744 En la plaza confifcada ^^^ ^^''■ 

De un traydor confuirá haciendo, toias. 

La fuerte llenó en Mathias 
Numero , y merecimiento. 

74^ De Chrifto la primer joya ^^^ ^. _ 

Diamante fondo , fele^lo, ^^^^ 

Labrada piedra con muchas, 
TaíTado en Dios todo el precio. 

746 De fus piedras forma un muro 

De la Igleíia , en Vafo nuevo • S^nPahh^ 

De elección , que a lo mas alto 
Afccndió con un defpeño. 

747 Pluma, y canon, que es defenfíi 
De fu fuerte , y con perpetuo 
Batir deshace dos campos, 

Uno Gentil , otro Hebreo. 

743 Llenos de Efpiritu Santa, 
Y de fanta ambición llenos, 
Parten el mundo , y mas munda 
Es el paíío de mas Cielo. 

749 Unidos en fu Fe mifma 
Los once fe dividieron 

A poblar de luz los vagos 
Abyfmos del univerfo. 

750 Pobres, dcfnudos, armados 
De fola voz , emprendieron 
Conquiílar el mundo , ikñres 
Campioncs del Evangelio. 

751' Poteílad llevan de halkíT 
Obediencia en el Averno 
Rebelado , y de imponer 
Ley de vida en los venenos. 

7 $2. Juan, queda a ferde MARÍA: 
Amparo en hijo , cumpliendo 
La manda ,. que en vez de rico, - 

Gran- 



8 8 Vida de ISli^iejlra Señora, 

Grande formo un tcftamento. 

753 Aquel myfteriofo efpacio, 
Que las plumas omitreron 
Sagradas , perteneciente, 

No a la Fe , íino al myfterío. 

754 En íiempre ininenfas virtudes 
Excrcitada viviendo, 

Solo cuenta lo que vive 

La eternidad , que no el tiempo. 

755 ^^^ ^^ paffado un inílante 
Sin merecer , no le fueron 

Los años mas que teftigos 
De merecimientos nuevos. 

756 Llegando a fer ya infinitos 
Tranfíto Y Dios , que los crece , fiendo 

de Mario, Deudor de infinitas glorias 

Santifsí-- Que a todas bafta uno de ellos. 

'^^^ 757 La feliz hora previene 

De gozarlas , que al entero 
CoIqio de fus glorias falta 
De fu Madre lado , y premio. 

758 De Cielo , y tierra convoca 
Lo mas fanto , y profiguiendo 

Los peregrinados grandes, 
Apoítolicos progreíTos. 

759 De alados baxeles fantos 
Por gloriofo minifterio, 

De Jerufalen en golfos 
De peligros toman puerto. 

760 El Tranfito de MARÍA 
Los llama para el poftrero 

Paíío humano , en ella todos 
Divinos fiempre , y perfc£los. 

761 Si el exemplo de m.ortal 
No fe le huviera Dios hecho, 

Ella 



N 



d^ D^on Antonio de Ivícndoza. %<j 
Ella en d, vivir hiciera 
De eternidad el exemplo. 

762 Queíi Dios quifo por Hombre 
Morir , también quifo en ello, 

Que en íli Madre Muger , fueíTe 
Mas que Deidad , privilegio. 

763 Como , en defvios del Sol, 
De la rofa el defaliento 

Retira en defmayo hermofo 
Lo brillante , y no lo bello. 

764 Aísi la Flor mas luciente 
De Cielo , y tierra , en fereno 
Fallecer de mas florida, 

Ni un refplandor tuvo menos. 

'](:><^ De horrores tan prefervada 
Del morir , como del cenfo 
De Adán , armó de exempciones 
Las dos campañas del feudo. 

yéb Defengar^arfe la hermofa, 
Pura unión , no diftinguiendo 
En bella paz , íi es la muerte 
Vida nueva , ó leve fueíío. 

•jbj Si en la muerte de DiosFIombrc 
Se ignoró a si el univerfo, 
Pagando en turbadas fombras 
Luces al conocimiento. 

^76% En la de fu Virgen Madre 
Oaro , dulce , alegre , quieto, 
Brillando Orientes fu Ocafo, 
Refpiró en arboles nuevos. 

769 El mas puro , fanto, grande 
Efpiritu entrega luego 

Al Hijo , que Angeles fueran 
Depoíitarios pequeños. 

770 Su ceieñial mano fola 

Re. 



po Vida de ISIticJlra Señora, 
Recibe el alma en dcfcuento 
De tantas veces gloriólo 
DepoíitQ de fu Cuerpo. 

771 Sagrada nube circirnda 
El fuyo inta(5lo , cubriendo 
Con muchos fus refplandores 
Mas lucidos , que cubiertos. 

772 En decencias foberanas 
Efclarecido , y compueño, 
Mas en triunfos de gloriofo, 
Que en aparatos de muerto. 
' 773 Matronas iluílrcs hacen 
El noble , piadofo obfequio 
Ungida Reyna en la muerte, 
Conio antes del nacimiento. 

774 Feftivas lagrimas fantasi 
Gemidos de alegres pechos, 
En los doce no defcubren 
Si es clamor , ó íi es confuelo. 

j'j') Soledad íegunda íienten. 
No/ ya triÍTCs , íino tiernos, 
Tanto á fus glorias conformes,^ 
Cpmo anhelantes , y atentos. 
[Afump* 776 Mas fequito que Dios lleva 

MARÍA 'j que antes fubicndo 
Chriílo , que oy baxa , le haze 
Mayor fu recibimiento. 

7J7 Palma , aun mas que de mas 
Virgen , los méritos excediendo 
Angélicos lleva , que es 
El mayor laurel del Cielo. 

778 Aquella unión foberana 
Que en el Hierarchico af^iento, 
En conformidad eterna, 
Amar todo es un ñja meftno. 

Se- 



Clon, 



de Don Antonio de Mendoza. pi 
, 779 Segunda iid ( bien que fanta) 

Mueve en los divinos premios, 

. . . "-^ 
Sagradamente ambicioíbs, 

Mcritamente fobervíos. 

780 Qualquiera en fu Gerarquía 
La pretende , prefumiendo, 

Que en fu Coro fus virtudes 
Son parte , pues fon aumento. 

781 Los Serafines porfían, 
Que a fu amor toca cfte aícenfo; 
Que amando ella mas que todos, 
De fu Claííe quedan ellos. 

782 Alegan los Querubines, 
Que la plenitud , y empico 
De fu faber , creció en ella 
Difcurfos , y penfamientos. 

Defpues de efla Copla 782. quería contU 
nuar el Autor , como fe colige de la ad^, 
vertencia, que fe pondrá al fin, 

783 El grande iluftre Ildefonfo, 
Blafon mas claro del Clero, 

Que en triunfo igual una noche 
Eíle dia cambió al Cielo. 

784 Con temeridad piadofa 
Dixo ( que admirable afeólo 

De fu devoción , y de ella 
Qué oíTado , gloriofo empeño ! 

78 <5 Que en la ocafíon dcílas gbrias 
De MARÍA , de tormentos 
En fufpeníion impofsible, 
Tregua , y paz gozó el Infierno. 

78 ó Que en gracia de glorias tantas 
De lo impofsible excediendo 

La 



pi Vida de Nuejfra S^enora, 
La margen de afaa , entonces 
. Lo penado quedo exernpto. 

787 Que efperan^a en fus abyfmo^ 
No concebirá el eürecho 

Campo de vivir , fiado 

A fu amparo nunca incierto? 

788 O feguro mar , ó playa 
De abrigos en tan deshecho 
Temporal , tu piedad fola 

Es ancora de mis yerros \ 

EJie Romance , haviendo alcanzado tan 
elevado punto de piedad , y eleganciay 
aun no conjiguio la, ultima de mano de 
fu Autor \ afsi fe colige de lafguien- 
te advertencia , que efa en el manuf 
cripto al fin, 

Hafe de pintar la porfía de los Coros de 
los Angeles , fobre de qué Gcrarquia 
havia de fer la Virgen •, íi del Amor de 
los Serafines , y afsi de las demás vir- 
tudes de las otras Gerarquias , y que 
fué el primer pleyto en que todos tu- 
vieron razón. Y también que los Pa- 
triarcas , y Profetas bufcaron alli emi- 
nencia de fus Virtudes , y fueron di- 
buxo de las que en aquel genero tenia 
MARÍA. 

FIN DÉLA VIDA 

de Nueíti-u Señora. 



AL 



% 



s-€ 



Pag. I 






-i^ 



^¿ BAUTISMO DEL PRINCIEE 
Don Balthdfar Carlos. 




Y que el águila Real 
\ve para doslmperios 
Fcnix fe renueva her- 

mofo 
£n el agua , y no en el 
fuego. 
De mas alta Monarquía 
Oy le fenalla heredero. 
Que es mas Principe Chriíliano, 
Qiie Rey de infinitos Rcynos. 
Roma , y Efpafia igualmente 
Le ofrecen aplaufos nuevos. 
Una , que le nace amparo, 
Otra , que le efpcra dueño. 
Albricias Efpaña , albricias primero 
La Iglefia , y el Mundo, los hom- 
bres , y el Cielo, 
Todos las demos. 
Pues nacer un hijo vemos 
Gloria de los años bellos 
De Felipe , y de ífabel, 
Que á todo el Sol,que ay en el 
Un rayo le bafta dcUos. 
Honre , imite , y crezca 
De Padres , y abuelos 
Las virtudes altas 
Los gloriofos hechos. 
De Fernando el Quinto 
Religión , y zelo. 
Animo invencible. 
Superior govierno. 



Del primer Felipe 

En los anos tiernos 

Grandeza , á quien mueftre; 

Mas liícnja el tiempo. 
Del invicto Carlos 

Triunfos, y trofeos. 

De rebeldes yugo, 

De Africanos miedo. 
De Felipe el Sq,bio 

]ufticia , y confejo, 

La igualdad conftantc 

Del rigor , y el premio, 
Glorias , y fortunas 

De Felipe el bueno 

En amor mandando. 

Con virtud venciendo. 
De Felipe el Grande 

Valor , y defvelo. 

Rey en el cuidado, 

Y Ángel en si mefmo. 
Sea como todos 

Con di'-ino esfuerzo 

De la Iglefia muro 

Del Herege freno. 
Albricias , &c. 

Al falir la Rey na a Mijfa de 
parida. 
ROMANCE. 

A Ofrecer á Dios el fruto. 
Que flor de la tierra es, 

A En 



En Li fiefia de María 
Al Teip.plo fallo Iñibcl. 
Lleva un Vúndyc en los brazos, 
En el corazón un Rey, 
Todo un Imperio en la mano, 

Y dos mundos en fus pies. 
Lleva un Cielo en fu hermofura, 

Y un Ángel en lo muger, 
En la virtud un milagro, 

Y mas que todo en fu fe. 
Diole Dios un hijo hermofo 

De gran padre, y gran poderj 

Y ella fe le reftituye 
De mas precio, y mejor ley. 

Quantos Reynos le coronau. 
Le dan menos alto ferj 
Que ofrecerle a Dios aora 
Es mas que reynar dcfpues. 

Sombra de otro hermofo dia, 

Y el mas grande defpues de el 
De la tierra lleva el Sol, 

Y del mundo lleva el bien. 
Sea para bien, 

Y á Efpaña fe le den, 
Ya toda la Mojiarqula, 
Que porx'l en folo un dia 
Siglos de gloria fe \en. 
Sea para bien, 

Sea para bien , &c. 
Sea como fus abuelos 

De todos los Reyes zelos, 

Aífombro, embidia, y defdeii; 

Sea pj.ra bien , &c. 
R-enueve con fus victorias 

Sus liizañas, y fus glorias, 

Y f.:s virtudes también, 
Sea para bien ,&c. 

Imite el valor temprano 

De fti Prdre , en cuya mano 
El Cetro ajulla mas bien, 
Sea para bien , &c. 



Obrds 

Pues de Carlos toma el nombre, 
Iguales en Rey , y en hombre. 
Triunfos , y hazañas cílen, 
Sea para bien , &c. 

Debelando los Infieles, 
Sea en gloriofos laureles 
Jofue , David , y Moyfen, 
Sea para bien , &c. 

Del olvido de Rey tanto 
Defagravie el marmol fañto, 
Defpene á jerufaleri, 
Sea para bien , &c, 

Carlos fea en el blafon, 
Bakhafar en Religión, 
Y en la cdL'.d Marufalén, 
Sea para bien , &Ck 

Los padres , que nos han dado 
Un hijo tan deíeado. 
Vivan mil ílglos amen. 
Sea para bien, &c, 

A ¡os anos de la Reynade 
Ungria» 



ROMANCE. 

E" N los años, que fin ellos 
!j Un Abril celebra el Julio, 
Por hacer lifonja a un Cielo, 
Alegre íe miiefira el mundo. 

Dichoíos los pocos años. 
Que folo uní Aurora pudo 
Hacerles ( mejor que el Cielo ) 
Antes t ternos , que muchos. 

Mas larga fu hermofa vida 
La hará , q.ie edades huvo. 
Un dia de íer tu due'.o, 
Un inrc.inte de fer tuyo. 

Sus tiernos- riori.;!os'años 
En beUifsimos tributos 
Serán tuyos ílempre , y folo 

Para 



de Don Antonio de Mendoza, 3 

Bellas una glnaciones, 

Celebrad con fieí^a , y rumbo 
Dios, que aun íiédo mas q todos, 
Son mas eo fer para uno.- 



Para amarte fcrai Cuyos, 

Para coyunda á tu Efpofo 
Entre bellos lazos puros 
Tus brazos de crlfial tierno 
Son mas fuertes para yugo. 

yivan en largas edades, 

Siempre mas eftrecho el nudo. 
Las almas como una íola, 
Los años como ninf^unos. 

Nunca íalgan de galanes, 
Y dulcemente caducos 
En duplicadas nlñezes 
Ande el aima , brille el gufto. 

Su poírefsion venturofa 
Amante dexe fcguro 
Gala para una efperan<ja. 
Primero , en que no ay fegundo. 

Y tu pol' -ora nevada, 

Pimienta roxa, en que juzgo. 
Si tan hermolo lo blanco, 
Tan faWo lo blanco , y rubio. 

Ea . defcoje bizarra 

Entre vcrd ores maduros 
Decentes los alborotos, -*• 
Galantes los diíVImulos. 

La moza \ cinte y dos anos, 
El garlón veinte y dos juftos, 
Quatro ducados de novios, 
Amor,no os valdrán efcudos. 

Mientras fuena trompas Marte, 
Amor en blandos arrullos, 
Quanto blafono de ciego, 
Ya fe precia de fer raudo. 

Si goza fu invicto padre 

Ya del Norte , y del Danubio 

Vitorias tantrs , María 

De Fernando es mayor triunfo. 

Mas es reynar eti Maria, 

Que en muchos Imperios juntos. 
Que en tanta parte de Ciclo 
pcfdcña Imperios del mundo. 



A la convalecencia del Rey por 
Abril de 6 16, 

ROMANCE. 

A La falud de Fileno 
Grandes fie ñas fe previenen; 

Y la mayor es fu vida 

Siempre triunfe , y viva ficmprc. 
Lo mas florido á kr nace 

Deuda hermofa de fu frente; 

(}ue en el me rito no faben 

Otro Htio los laureles. 
Al Sol reciben fefílvas 

Las flores, aves, y fuente?, 

Quando en vez de arder en rayos^. 

Todo en lu¿es amanece. 
Afsi en gloriofas templanzas 

Fileno á todos fe ofrece, 

Que ni aun diferencia el nombre 

A los Soles , y á los R.eyes. 
Todos fe alegren, 

Qiie es del grá Fileno la vida Tolo 

La q tiene, y quiereiv,y vivé todo^ 

Todos fe alegren. 
Corno en la aufencia del Sol 

Monte , y campo fe entriftcccn^ 

Sin ver a Fileno, el día 

No menos fe cuente aufentc 
La bellifsima Belifa, 

En mayores parabienes. 

Pocos fon los infinitos, 

Si le dice los que íiente. 
La belleza , y la fortuna. 

Que en ellos templan fus leycá 

Si le embldia no le ^ücan^a 

A 2 Mucho 



Mucho mas \o que amáfiéce. 

A la verdiid de fus glorias 

Lifonjas , niaplaufos mienten, 
Que haíia en fus lucidos años 
Los Abriles fon mas verdes. 

Todos fe alegren , &c. ■ . 



Copla, 

NO fe enmendará jamás 
De amores mi corazón. 
Que culj3as de la razón 
Cada día crecen m:is. 

Crecerá cada momento 
El quereros , y enojaros. 
Que eílc deliro de amaros 
Todo cs,niña, entendimiento: 
Tomad la ofcnfa, y intento 
Mañana mejor que aora, 
Que es uno mifmo , feñora. 
Saber mas , y amaros mas; 
No fe enmendará jamás , &c. 

De agravios tantos afsi 
Igual culpa eftá en los dos. 
Toda la ocafion en vos, 
Y todo el acierto en mi; 
Tan altas razones vi 
De amar vuefiras perfecciones 
Que fobra en tantas razones 
La de mi amor que aun es mas; 
No fe enmendará jaiiiás , &c. 

Pftjííadiendo a una Dama , q^iie no 
fe cafajje. 

ROMANCE. 

DEfdlcha , hermofura , y nobio, 
Ni^a di 1 mirar mas bel. 
Si el alma tiene enaiiigos. 
Nadie negará eílos tres» 



Oirás 

El dulce nombre , que engaña 
La no advertida niñez 
A breves paíTos defcubre 
Sus embofcadas de niel. 

La voz fuav^ de efpofo 
Señora armonía es, 
Mas las falCis , que ay en ella. 
Salen mal , y fuenaa bien. 

No ventaja tan coílofa 
En conocerte le dts, 
Que todos te admiren An gel, 
Y uno te llam.e muger. 

Deidad te creemos todos, 
Pero tu quieres por él, 
QvtC fu groíTcra noticia 



Defengañe niieílra fe. 

Quando ydno te efcarmicnteíi 
Exemplos tantos,con quien 
Enriquece el defengaño 
Su mas huérfana pared. 

Tu imaginación te aíTombre, 
Y ella te focorra , y pues 
No fe puede hacer fin ti. 
Ser defdichada con el. 

No fin rezelar tormentas. 
Fácil te dcxes correr 
Por ias ondas de marido. 
Temprano ayrofo baxél. 

Anu burla incauto leño 
Del mar la ferena tez, 
Que arroja en azules montes 
\^erdes gigantes fobre él. 

En la playa de marido 

Es blando el mar,y es cruel 
En la altara, que en fu golfo 
Qualquier ola es defcortés. 

Menos niebla turba un Cielo, 
Menos pefar un placar, 
Menos nube eclipfa un Sol, 
Menos mal desluce un bien. 

Sugeta verás la altiyaj 



O 



de Don Antonio 

O la templada erqulvéz, 
A un gufio fin refiftewcia, 
A un apetito fin ley. 

La coftumbre de una dicha 
En la beldad mas fiel. 
Ya myfteríos no los halla. 
Ya milagros no los vé. 

Diremos que en tu hermoüira 
Biifque mas que apetececí 
Si belleza , ya la Ignora, 
Si novedad , ya íe fué. 

Lo que en fcñas del refpeto 
La pureza efcondlo ayer, 
Oy de un antojo profano 
Ni aun favor ferá cortés. 

El que fué jazmín fagrado 
En fu hermofa candidez, 
En flor verá deshojado 
Los deílrozos de un cla\'él. 

En fiendo muger , lo dama 
Depondrás luego, y tal vez 
Tu el galán , pagarás miedos 
A la ofenfa , y aFdefdén, 

En vez de finezas fuyas, 

Y aun de caricias en vez. 
Tomarás adulaciones, 

Y aun cortcfias también. 
Tu,qiie de las almas todas 

Satisfacción puedes fer, 
Aun no bailarás de un cuerpo 
A las villanías de él. 

Sblicitará inconftante, 
Qiiantos pudieren beber 
Falfos venenos , que fían 
A incendios nuevos la ítá. 

La fé partida en ninguna 
Viile con manchada piel 
Variedades , que los Tuyos 
Son artículos de fé. 

P quantas vczes , ó quantas 
¿ii lo que no es de ^uerg; 



de Mendoza, i 

Adulador el aplaufo 
Te mentirá cada vez! 

Hafta en Injurias del gufto 
El dolor te ferá Infiel, 
Cobarde en fufrir primero, 
Traydor en llorar defpucs. 

Azccharás los enojos, 

C^ic aun no caufafte , al tener 
En los enfados , que miras. 
Las razones , que no vés. 

'A tu ha'mofura atendida 
Del mundo verás pender 
De un femblante,quc culpado 
Los ceños tenga de Juez. 

Que él viva en ti agradecido 
El amor lo puede hacer; 
Mas quien podrá difculpar 
Morir tu quexofa en él? 

Si le ainares , ferá Ingrato, 
Que para que fiempre efté 
Mal regida una ventura. 
Aun necios no ha menefter. 

No podrás , fi le aborreces. 
Lograrlo , que fi él no cree 
Que le aborreces , no logras 
El fabor de aborrecer. 

Antes lifonjera en todo 
Lasque havlas de ofrecer 
Iras á tu hermofa mano, 
Alhagos veri.n fus pies. 

Si te mereció por fuerte. 
No te querrá merecer 
Por gala , que flor de novio 
Ni el Abril la guarda un mes,; 

En qué Templo de ventura 
Lainparas fe vén arder. 
Que de belleza dichofa 
Obligadas fcñas dtn? 

Largo es el día , Leonida. 
Para penar , guárdate, 
, gue en tu edad qualquier dcfdkhá 
Al T^ 



Obras 



Te empieza al amanecer. 
Mas fola en la compañía 

Te hallaras , pues luego que 

Se cafa una libertad. 

Entra á contar fu viudez. 
Ni fcrás niña , ni aun moza 

Serás , que en fácil tropel 

Con libertad priíion bufcas. 

Sin años tomas vejez. 
Del paxarillo , que el viento 

Pcyna ufano , y pifa Rey, 

Y dulce , y fefti\ o aííalta 
Las almenas de un Laurel. 

En el lazó ya es gemido , 
Lo que fue voz , y el que fué 
DefcoUado buelo al ayrc, 
Ya es torpe nudo en la red. 

Ai si tus libres, y ayrofas 
Plumas verás encoger 
En obediencias de plomo, 

Y en preceptos de cordel. 
Rompe , 6 galante avezilla, 

Los que te quieren poner 
Lazos , fi grillos no fon 
De hierro , que tanto es. 

Mi daño , aunque mas terrible, 
antes le perdonare 
Que el tuyo, para quien guardo 
Todo el fentir , y el temer. 

No mi embidia , no mis zelos 
Te dan Yozes,que .itender 
A mi m.al , es precio indigno 
De un bien , que no le ay íin el. 

Con quererte, á toda el alma 
Satis íicion la d^re; 
El te goze por ventura. 
Yo te adore por merced. 

Entre brazos enemigos, 

También te hz de amar , por ver 
Que en tu dcídicha mayor 
Mas perfección amare. 



Tus pefares folo gimf ñ 
En mi pecho , y yá fe vé 
Que no les debo unientlf 
Por pagar tu padecer. 

Ni aun las venturas agenas 
El dolor me han de deber, 
Que 6 me matará elperarlas, 
O con ellas moriré. 

Que importa que yo te pierda. 
Si amarte no he de perder? 
Que no quiero para dicha 
Mi amor , íino para fe. 

A una, Dama , que preguntan-^ 
dolé porque no hacia agrade- 
cidos , refpondia , que por no 
hacer ingratos, 

ROMANCE. 

QUexofa tienes , ó Liíis, 
De tu nueva humanidad 
^ Tu belleza , que tu fola 
Le dudas lo celeftial. 

Con que arte , ó fajfo efíudio 
De temor , que no tendrás. 
Siendo un bien tan entendida. 
Has hecho tan necio un mal? 

Atrevafe ía hermofura 
A fer fiereza , y crueldad, 
A fer peña en lo gloriofo, 
A fer Cielo en lo inmortal. 

Mas no fe atreva á fer mundo. 
Que aun entre lazos de amar 
Se deberá la hermofura 
Defcuellos de libertad. 

Tu temes ingratos , quando 
Le pudieras recatear 
Tanto defpojo á tu planta, 



Tanto eftrago á tu beldad? 



NingiUV 



de Don Antonio de Mendoza. 



Ningún exemplo merece 
Tu rezelo , que jamás 
A lo fiemprc foberano 
Pufo ley lo natural. 

Las experlaicias tal vez 
Llegaron a cfcarinentar 
Lo gentil , no lo divino, 
Lo hcrmofo , mas no lo mas. 

No bafta el común gemido 
De la hermofura vulgar, 
Qiie á defmentirte de humana 
Aun te fobra lo deidad. 

SI en defigualdadcs bellas 
Solo li ti nacifte igual. 
Superior á baxel tanto 
Plía el golfo, y huella el mar. 

O no cfperada cÓrañeza! 
O prodigio hallado y.i! 
Que ha menefter ia hermofura 
Esíueri^os de vanidad! 

Peligra en dos defaciertos 
Quando rezelando eftás, 
Lo propueüo es oííadia. 
Lo temido indignidad. 

Menos que dos impofsibles 
Al daño no bailarán, 
Venturas no las permites, 

Y méritos no los ay. 
Muchos impofsibles junta 

Quien oílarc imaginar 
Su gloria , y tu rendimiento, 
Su rigor, y tu piedad. 
iTan prevenida indecencia 
Como fe atreve a penfar 
Que fuya fea la dicha, 

Y de ambos la necedad? 
El no hacer agradecidos 

En vez de temor , fcrá 
De una alma no merecida 
Defatenta ociofidad. 
El bien que fe defmerece. 



7 



Es ingrato , es desleal. 
Que el exccíTo de la dicha 
Obra como enfermedad. 

Tu de nadie merecida 
En efte rieígo fatal 
Te hallarás aun no fegura ' 
En tani;a divinidad. 

Goftofos agradecidos 

No ha meneiler quien tendrá 
Solo en permitir que mueran 
Contentos fin falfedad. 

Si aun hace el numero en ellos 
Error , que fe llamará 
La baxeza del fuceífo. 
La culpa de la verdad? 

Lifi , a tanto peregrino 
Raro, y nuevo, y fingular 
En belleza, no en ventura 
Le niegues la novedad. 

Al que tu elijas por tuyo, 
Que aciertos le faltarán 
O nacidos de fu gloria, 
O hechos de tu voluntad? 

Al que tu méritos dieres, 
Soberano fe verá 
Hafta del error en dicha,' 
Haíla con el hado en paz. 

Miedo tu de ingratitudes? 
No pongas efta fealdad 
A lo bello , ni le quites 
Efto hermofo á lo galán. 

Dexa , dexa a nueftro amor 
( O Lifi ) el defconfiar 
A tu razón lo invencible, 
A nueñra fe lo inm.ortal. 

ROMANCE. 

PAíTaba el Diziembrc frío 
Por una felva Mengullla,- 
Que defprcciaba del Mayo 
La prefuncion mas florida. 

A 4 AlnuiS 



Obras 



Almas en vez cíe corderos 
A Exrremos lleva la niña, 

Y íi bufcára el de hermofa. 
Ella le tiene €n si miíina. 

Ganado lleva del Tajo 
Ser la bella Paftorcilla 
De todos la mas amada, 

Y de todas la mas linda. 
Las del fértil Guadiana 

Riberas íiempre mas rica$^ 
Si por flores las produce. 
Por e^eraii^as las pifa. 

En los montes Luíitanos 
Lospaftores campos mira 
De la Cañellana tierra, 
Siendo el Cielo de Caftilla» 

Los convecinos paftorcs. 
Viendo fu veldad divina. 
En mitad de fus auroras 
Hallan foraftero el dia. 

y dicen á fu hermofura, 

Y íiempre belleza efquiva, 
Quando reciben paftora 
La que viene peregrina. 

"^á no feí á Portugués 
El amor , Zagala , ya, 
Que el dcfden en tus ojos va, 

Y el amor fe queda en tus pies» 

A una Dama , que taaufeti' 
taran. 

ROMANCE. 

Sin aufentarfe Amarilis 
Eñaba lexos de amar, 
Qae mas la ufencia la efconde. 
Mas no la retira mas- 
Bellifilma fugitiva, 

Si huyendo de amor te vásy 
Mis peligros tu los llevas,, 



Que los toyos no los ay; 
Mi amor á ninguna aufencta 

Templanzas no debe ya. 

Ni a figlos deberá olvido 

Memoria tan inmortal, 
Y á fu prefencia le debo. 

Que en dulce guerra,y en paz 

Eftaba el peor morir, 

Pero no el mejor matar. 
Que en tu prefencia , pues veo 

Tu fiempre hermofa beldad 

Es, aunque menos lucido. 

Mas aprovechado el mal. 
Muera yo folo a tu \'ifta 

( Señora ) que en ella eftá 

A -mejor luz el morir. 

De mas buen ayre el penar. 
Deudora le queda el alma 

A la gloriofa crueldad 

De tus ojos , que mi muertfc 

Les cuefta lo celeftial. 
Tu imperiofa hermofura. 

Tu bella feveridad 

Todo lo perdona al ver,. 

Todo lo paga al mirar. 
Ni una quexa , ni un gemido 

Mis dkhoí as penas dan; 

Que pad'ccer , que hace embidurj; 

Por que ha de bufcar piedad? 
Corta para amor tan largo 

La Vida llego á llamar 

El Puílor , cuya firmeza 

Pobló de exemplos la edad» 
Ya mi efpGrai>Y^ t y i^i vida 

Mi .imor les perdonará 

No caber ningún vivir. 

Como quepa tanto amar. 
El tií'ir.po , de quanto ^'ive 

HuHiaP.o eilrago íciíal. 

De quien por ligarfc al Cíelo» 

No tiebla k eternidad. 

Todo 



de Don Antonio 

Todo lo defíroza , y folo 
Mi fe permanecerá, 

Y folo eftandartes firmes 
Tremola mi voluntad. 

La nunca Región hallada 

Del contento, á cuyo afán 

Ni efcollos niega el peligro. 

Ni fenos referva el mar. 
Hallanla, feñora , todos 

En vivir , en cfpcrar, 

En el poder , en la dicha, 

Y yo en quererte no mas. 
La lifonja, y la mentira, 

Que en florida vanidad 
Milagros fingen de nieve. 
Rayos mienten de criftal. 

Créditos lucientes bufqucn 
A la hermofura vulgar. 
Que a tu belleza, Amarüis, 
Mal le paga una verdad. 

Fuifteámi conocimiento 
Perfección al Cielo igual, 
A mi cuydado hermofura, 
A mi refpeto deydad. 

Que alimento , qué fortuna 
Mi rendido amor tendrá 
Engendrado en el íileneío. 
Nacido en la foledad? 

Paífaron años , paífaron 
Edades , y paflarán 
Siglos , fin dexar de alivio- 
De mudanza una fcnal. 

Siempre m.e hallaron amante 
La fineza , y la lealtad; 

Y la cfperan^a , y porfía 
Nunca me hallaron galárr.^ 

Qué dichofo m i amor íncrai 
En pena tan defigual. 
Si ver pudiera fin vifia. 
Como fin \ oz puedo hablarí 

.Ya mudo > ya ciego fea. 



de Mendoza, 

Por premio me baña ya. 
Si rñerecerte no puedo, 
Que no te puedo olvidar. 

Endechas, 

HErmofa Zagala, 
Ninfa , en quien nació 

Un defdi n al mundo, 

UnaembldlialSol. 
En cuya belleza 

La hermofura vio 

Las primeras feñas 

De la perfección, 
Defde mi fílcncio 

Qué de vozes doy. 

Que del alma fueron,^ 

Que del \ icnto fon! 
Dicente mis ojos 

En muda pafsion 

Laftimas fin quexás. 

Palabras fin voz. 
Como folo amarte 

Mi amor pretendió. 

Solo de quererte 

Bien pagado cfioy. 
Mal aya el primero. 

Que amando eípcrcr, 
- - Que del alma quita 

Méritos de amor. 
Servir por el premio, 

Y amar por favor. 

Son commodidadcs^ 

Que finezas no. 
A un amor confiante 

Todo es fufpcnfion. 

Mengua en la efperafv^a^ 

Crece en el temor. 
Las dcfconfianyas 

Nadie Lis culpó, 

guitan ú engaño^ 



m 



I o Obras 

Yáqae no el dolor. 
Impofslblcs quiero, 

Qiie fi amarlos yo 

Tengo porpofsible. 

Que mas galardón? 
Juila es la efperan9a, 

Quando fe fundo 

En querer mas bien,- 

Sien amar mejor. 
iTan hidalga pena, 

Tan divino ardor. 

Tan crecido mal, 

Tan dulce pafsion. 
Señora , bien dicen 

Que yo tuyo foy, 

La boca lo niega, 

Mas no el corazón. 
En la villanía - 

De los que aman oy. 

Valga la lifonja. 

Pueda la rraycion. 
Que }N3 folo quiero 

Morir por favor, 

Perder por dcídicha, 

Y amar por razón, 

ROMANCE. 

POca tierra , y muchas flores 
Ciñen una felva umbrofa. 

Primero galán teRigo 

De la rifa del Aurora. 
Del Sol los primeros paíTos 

La pifan con luz medrofa. 

Que por el favor del viento 

Le dan licencia las hojas. 
En fus claras fue ntcci lias 

La nieve del Sol quexofa 

Acude i bufcar fu yelo 

Ya defatado en las ondas, 
pe íuspaxaros el Alva, 



Qué en blancas nubes repofa, 
Efcucha el primer requiebro. 
Oye la primer lifonja. 

Huefped de aquella Zagala 
Cafa tierna , planta íola 
De las mudanzas de Abril 
A los campos defenoja. 

Amarilis, que bizarra 
Dulcemente defdeñofa 
Pifa del mundo las quexas. 
Niega de amor las \idorias. 

No concede a las eílrellas 
El común imperio en todas. 
Que ellán en fu pecho ciado 
Flacamente poderofas. 

Sus gallardas perfecciones 
De leyes defpreciadoras 
De un PartorciÜo la voz 
De cfta manera ocaíionan. 

No blafones de libre. 
Niña del valle. 
Que haze amor cadenas 
De libertades. 

Ay nopaífes , niña. 
Aquel monte grande 
De fer tan amada 
A fer.tan amante. 

Porque pretenfiones, 
Y defprecios grandes 
Defpiertan las iras 
En pechos cobardes. 

No te burles fobervia 
Con tus donayres, 
Que hace amor cadenas 
De libertades. 

Aunque de tus ojos 
tantas armas falen. 
Sirviendo tus cejas 
De dos eílandartes. 

Tal vez los Gorfarios 
£n inquietos mares 



Son 



de Don Antoni 

Son vencidos, íicndo 

Vencedores antes. 
Nunca las tbrtiinas, 

Niña, fon ¡guales. 

Donde ayer venturas, 

Oy defdichas nacen. 
Teme tus peligros, 

Mira no te engañes, 

Que hace amor cadenas 

De libertades, 

ROMANCE. 

LA mas bizarra , y hermofa 
Zagala de Man ;fanares. 
Que aun no les dexo a las feas 
El focorro áéi donayre. 

Antes que la Prim.v\\.ra 
Alegre á los campos fale, 
Porque no puedan las flores 
Decir que nacieron antes. 

De nieve , y zafir fe vifte, 
Por fer galas naturales- 
De el Cie'-o , y al fin parecen 
En fu Cielo novedades. 

Siendo cuidadofo , y nuevo 
Su gallardo ayrofo traje. 
Todo parece que foío 
Mueflra defcuidos al talle. 

El fuelto cabello hermofo 
Lograba al defordenarfe 
Toda íu hermoíura al dueño. 
Todos fus rayos al ayre. 

No haré yo lifonja al Sol 
Con tas ojos cclefliales, 
Porque el Sol muere , y en ellos 
Siempre vive , y fiempre nace. 

No me deberá el Aurora, 
Que á fu boca fe lo llame. 
Ni teman fus dientes bellos 
C^ue con perlas los agravie. 



O de Mendoza, 1 1 

En fus bellas manos tiene 

Blancas , lindas , y agradables, 
Mucho que fentir la embidia, 
Nada que enmendar el arte. 

Oyendo fu voz divina 

Los campos , montes , y valles^ 
A no tenerla por Sol, 
La recibirán por ave. 

ROMANCE. 

LOs mas bellos ojos negroS 
DeíafíabanalSol 
A rayos de mil á mil, 

Y á Cielos de dos en dos. 
El Sol mil vezes rendido 

Antes que competidor 
La viólorlu les prefv r.ta, 
Pero la batalla no, 

Hermoía Deidad mor na. 
Cuya bella perfección, 
Solo pueden competirla * 
Mí deídicha , y tu rigor. 

Defpues que te adoro , firvc 
A males el corazón, 
A folo llanto los ojos, 
A folo quexas la voz. 

En eñár mis penfamientos 
En tan di\'ina priíion, 
Su gloria rae deben ellos. 
Mi pena les debo yo. 

En tan alta parte adoro, 
Que es impofsible el favor; 
Quiero bien tan cuerdamente. 
Que loco de amor cíloy. 

Dos milagros tiene el mundo 
De una mifma admiración. 
El mayor en tu hermofura, 

Y el mas feguro en mi amor. 
Piedad , que fe abrafa el alma, 

Ccííe , Clori , d disfavor, 

Piedad, 



la _ Oh 

ríe dad, quien ama tan cuerdo, 
Piedad , pero no perdón, 

pues que mi alma te adora. 
Que es el mérito mayor, 
Derraerc7xa por fer miau 
^ Mas por adorarte no. 

Bellos .ojos , en amaros 
Dlchofo fuera con vos. 
Sí tuviera la ventara, 
Como tengo el corazón. 

ROMANCE. 

COn íus trapos Inefilla, 
Sin gran dan.o del xabon, 
Tefildo dexaba el rio, 
Manchado dexaba el Sol. 

(Quando por la puente aíToma, 
Un íirviente de un Do¿tor 
Lacayito con vergüenza, 
Gillegito con perdón. 

Hombre para de fu tierra 
Moderado bebedor, 
Que de dos cueros de vino 
Aun dexa vino en los dos. 

Medio herido falib el mozo 
Do cierta honrada queÜion 
Sobre no sé que verdades 
De mas borracho fois vos. 

para cuya herida fueron 
De gran confideracion 
Los milagros del foslayo, 
Y aquello de qnifo Dios. 

Por un canto de un real 
Diz que al otro no mato. 
Pues la herida pafso apenas 
Dos leguas del corazón. 

pero en eño de eflocada. 
Perdone efte ci^eador, 
A fu colada me atengo, 
pero á fu tizona uo. 



ras 



Inefilla refponde , no tanto rigor. 
Que en lo que es coladitas, oygan 

lo que foy; 
Yo foy labanderita de honra , y 

provecho, 
Porque lavo los trapos , y el vino 

cuelo. 
Era del Señor Toribio 
Condifcipulo en amor. 
Cierto hidalgo jabalí 
De los montes de León. 

Y de una hoja de vidrio 
Tan bizarro efgrimddor. 
Que entiende el ángulo corvo 
Mejor que el que le invento. 

Vio que Inefilla dexaba 
Con gran donayre, y primor 
Huérfano un anciano cuello 
Del ya gozado almidón. 

Y que el Gallego Narcifo 
Defataba á íu favor 
Siifpiros de tres en tres, 
Requiebros de dos en dos. 

Amoftazado de zelos. 
Diré amoftado mejor. 
Que ardor zelofo en lacayos 
Humos de lo caro fon. 

A media rienda el enojo 
El Afturiano le dio 
Con la boca una mohada. 
Con k villa un antubion. 

Y afsi le dexo, teniendo 
Un Efquívias en la \'oz. 
Un Yepes en el boftezo, 

Y un San Martin en la tos. 
Quádo yamos al rio yo,y Magdalena 

Yo llevo los paños,y ella me lleva. 
EíTo hidalgo es muy mal hecho. 
Que foy hombre de bien yo, 

Y Aunque es boacé muy honrada,- 
^ío tiene boace razón. 



de Don Antonio 

Es honrada eíTaíenora, _ 

Y la tengo obligación, 

Y cinco palinoí de hierro 
Nadie los tiene mejor. 

Digolo porque lo digo, 

Y no mas , que en la ocaíion 
Todos fon hombres de bien. 
Todos fon hombres djí pr6« 

Yá le daba la rcfpuefta, 

Y an refuclto Embajador, 
Que en fas embaxadas í^alla 
Poca proía un moxicon. 

Quando Dominga ^ una moza. 

Por cuya cuenta , y miísion 

Corre la falud de un page 

Su lindo trabajador. 
Y tiene de mas :i mas 

Con razón abiejo ardor 

Para fus necefsidades 

Eñe requiebro frifon. 
Colérica la Ineíilia 

De ramera la trato, 

Aunque en efto de rameras 

Ambas dos eftán á dos. 
Ceceo 5 y determinada 

La cara le achínelo, 

Que es por la chinela Inés 

MygtT muy hombre por Dios. 
En efto VA\ ayre de oreja 

Quiero decir un foplon 

Denos que falvan a pocos 

Apar de San Salvador. 
Quiío meter fu tenaza, 

Pero el concurfo fregón 

Reduxo a caftañetada 

La reyerta, y el rigor. 
Cantófe de lo famofo , 

De lo fino fe bayló, 

Y bebió fe de lo mucho 
Tras una , y otra canción. 

Rameritame llama la picaruela. 



de Mendoza. i j 

Siendo de aqueílas ramas una 
alameda. 
La chinela me tira,y es graperdiclon^ 
Que me tire con una , quien no 
tiene dos. 
Preftela ella , pues lo puede hacer. 
Que en fu cara con una la he de-: 
xado tres. 
Miente la Inefilla, m.icnte diez vczes. 
Miente , y con remiente , tártara- 
miente. 

R O M A N C E. 

PAílorcs , que me abrafo. 
Encanto ay en las felvas. 
Peligros en las flores, 
Veneno ay en las ycrvas. 
Criftales difsiniulan 
Engaños de Sirenas, 

Y ef."fto de mudanzas 
Lo» firme de las peñas. 

Quanto fe toca es fuego, 
Quanto fe efcucha , quexas, 
Qiianto fe ve , milagros, 
Quanto fe fiente , penas. 

Yo \i del Sol los rayos 
Ceñir mayor esfera, 
Al Alva en una rifa, 
A 1 Ci elo en dos eft relias, 

Hermoía cazadora 
Tyranizó la fierra. 
Debiendo el campo flores 
A breves plantas bellas. 

De un arco defendida 
En tina aljaba encierra 
MU flechas para una alma,' 

Y una alma eii cada flecha, 
Temedb , pues , Zagales, 

Qiie trata fu belleza 

Las fieras como á hombres, 

Los hombres a)mo á ficr^ 

m 



14- 



Obras 



Efcarmentad de verme 
Tcínieiido fu violencia 
Con voz'sis porque efcuche. 
Con p.iííos , porque bnelva. 

Cazadoii enemiga, maume, y vete. 
Que mis fieras defeas,!! me abor- 
reces^ 

Al Conde Duqzte , havieiido vijio I a 
Comedia , de un Cajiigo dos ven- 
gandas, 

ROMANCE. 

Sin Rey , fin \ os , y conm'go 
( iVliiud con quien, y fin quien ) 
Siglos hace vueftra aufencia 
Del cario folo de un mes. 

Conde generólo , y fabio 
Sin lifonja el mas fiel, 
Sin prefuncion el mas grande. 
Sin violencia el mas cortes. 

En cuyas manos mas limpias 
Que la milma candidez 
Es no havcr mancha , ni culpa 
Articulo de otra fe. 

De tan gran fortuna haciendo 
Religión , donde fe vé 
Tan Capuchino el defeo. 
Tan dcfcal^o el ínteres. 

■Juntando en dos impofsibles 
La modeflia , y el poder, 
Y en templanzas anegados 
Los anhelos de la fed. 

pue ninguna edad , ni tiempo 
Hallo tan cuerdo el querer. 
Miro tan juflo el Imperio, 
Ni vio tan barato el bien. 

^uyo defvelado amor, 
Cuyo zelo puede fer 
So&ego de mayor mundo^ 



Dcfcanfo de tanto Rey, 

Efíe gloriólo mancebo. 
Donde con (eíuda prez 
Cada diacs un cuidado. 
Cada acción es un laurel, 

A quien tanto Elpaña debe 
Quz reynar fegunda vez 
Lo hi'cieramos elección, 
A no fer deuda, y fer ley. 

León , que al primer bramido 
Le atiende , y refpetalé 
La rapofa V^tneciana, 
Le tiembla el maftin Francés, 

Caterva injufta de gozques,. 
Que en vano intentan morder 
El feguro , el defcoUado 
Valiente Efpañol lebrel. 

Que la fagrada cautela, 

Y el parcntefco infiel 
Son á paxaro tan grande 
Corta liga , y flaca red. 

Mirando en valor inmenfo 
Con noticia lo que fué, 
Con fexoJo que ferá, 

Y con prefuncion lo que es 
Que fí no bailara él folo, 

Sus hermanos pueden fer 
Muchos Soles i fu fombra, 
Muchas victorias con él 
Que fueltos de la trabilla, 

Y piguelas , har-4n que 

El tigre tiemble Africano, 
Amayne el nebli Olandés 
Mas dexando eftas verdades, 
Qiie todas fe podrán \ ér, 

Y aun apagado el gemido 
De la gran JerufaUn. 

Fui , Señor , á la Comedia 
Eíla tarde , donde halle 
Poco es pcrtfar , un Madrid, 
N^da es decir , un Babel. 



Has 



de Don Antonio de 

Has vifto en Santiago el Verde 

El átomo de Aranjuez, 

Saco de la Corte , y fu reo. 

Que baxa en cada baxel? 
Jofaphat íiii juicio el rio. 

Ciudad el campo, y todo él 

Valle de lagrimas , golfo 

Sin agua de vinos cien? 
Has viflo el Soto en la noche. 

Que florida la ancianéz 

Defempeña hcrmofo Juan 

Las tardanzas de líabél? 
Que de una , y o:ra merienda 

Los viles tratos fe ven. 

Campando el pcrnll de bravo, 

Y de galán el paftel. 

Afsi en gradas , y apofcntos, 

Y en la cazuela miré 

Del pleveyo pafto humano- 

Señas , y turba í'ckz. 
Senos , retretes , retiros 

Se inundaron de muger, 

De hombrc,y frayle. Frayle digo? 

Llenófe todo con él. 
Celofias recoletas 

Fueron campaña , y vergel 

De la mas cuerda matrona, 

Y del mas rígido juez. 
No aquella civilidad 

tan dicha de un alfiler 
Cupiera , ni aun tu ambición. 
Que es lo menos que yo sé. 

No vio ya triunfante Roma 
El grande Scipion de aquel 
Mas cfcandalo Romano, 
Que Aníbal Cartaginés. 

Mayor aplaufo , mas grito, 
Mas favor diciendo de él 
Todo el pueblo, qr.e es jríllcla, 
Los Poetas , que es merced. 

- El vidor , el buelva , y torne. 



Mendoza^ J 5 

El gran cofa, el 6 que bfeft, 
De la menos buena copla » 
Se lo cal^a cada pie. 

De un caftigo dos venganzas 
No fe llame , llamefe 
El fécula feculorum 
El íiempre jamás , amen. 

Yo me rindo , aunque la moza 
Entro con baxa altivez 
Por camino mv.y Gallego 
Al eftrago Portugés. 

Los dos gozan a las dos, 
Qual mas cayo dudafe. 
Si el uno caso dos vezes, 

Y el otro murió una vez • 
Pero del Rey celebrada, 

Y de ti , feñora , también. 
Sus Mediéis rinda Encifo, 
Mendoza fu Montañés. 

Que tu con gran juizio en todo 
Oy fevero , y leve ayer 
Hizo admiración tu ingenio. 
Como aora hiciera ley. 

Aunque he vengado mi aufencla. 
Conde , con efte papel, 
Es mi amor tan galán tuyo. 
Que es mayor en mas defdéa» 

Dexar folo al Secretario 
Bien pudiera merecer 
Comedica de la zurda, 
Que de alegría es vejez. 

Defio que hiciera el Santoyo 
El Ruiz , Vivanco , y Muriel, 
Caramancheles de abaxo 
De la gracia de fu Rey. 

Mil íiglos el nueftro viva, 

Y tu fir siéndole eñés. 
Donde , yá que nada temas, 
To los mil gracias te den. 

De Madrid á \ einte y íiete 
No el Antonio, íino quien 



D0 



i6 

De tu cfclavo tiene el nombre, 
Y hace folar de tus píes. 



Obras 



^Al Dii^us de Medina de las Torres 
en ¡a ¡ornada , que hizo a Q¿íí^ 
za-ndo. 

Otro. 

SEñor P.amiro Phdípez, 
,__^ No aya Niüiez ya , no flores; 
Entre Fernandos , y Alfonfos 
Oy menos luces que entonces. 

Tu, que en Tos hidalgos tiempos 
De los p/andcs Ricos hombres 
Mj-s hondas i'ueron tus zanjas, 
M:\s airas eran tas Torres, 

Que oy acomodan bonete 

ívíuchos que ( 6 figlos tr¿ydores!} 
Ni era empezada fu cuna, 
Ni amanecido fu nombre. 

O qian pocos , 6 qaan raros 
Ni aun íonaiites Infan-^ones 
De la infancia de CaíUlla 
Pifaron la margen noble. 

Quando tus claros Giizmanes 
En tjmpranos arreboles 
Mas alia de los Canillas 
DefcoUaron fus Leones. 

Si fuera vi*, o el , ó tu, 
Aqui vinieran de molde, 
Si ambos mundos fon bailantes 
DiÜancia de tus blafoncs. 

O quancos defpues la inerte 
Del polvo , que defconocen, 
Aleo eftatuas, formo Adanes, 
A íemejan^a de Condes! 

O quantos , aunque ninguno 
Aya de comer , ni come, 
Eran humo , y no calderas. 
Eran ayre , y no pendones! 



O quantos , que ayer vivieron 
Reales refplraclones, 
En fj mefnada eran nada! 
La ci'.'ilidad perdone. 

O q- autos aora yacen 
En defdeñados rincones, 
()ue lifonjas Afturianis 
Aflaz los mintieron Diofes. 

En que Java , y refplandezca 
Verde fau'ze , y gemidores 
Lobos ncgros^que en ^'izcaya 
Sin Vcq;a todo eran Lodcs. 

En venganza de los vivos, 
En qiicxas, y disfavores. 
En tanto anciano fepulcro 
Cruxa el marmol, brame el brózc. 

Cubra modeflo filencio 
Del tiempo iasíinrazones, 

Y cierren ya negras llaves 
Eflas iras , y eftas vozes. 

Mas dexando , gran P.amiro, 
Tantos peligrofos topes. 
Que tu fercno ios miras, 

Y aun foberano los oyes. 
De nueftra jornada efcucha 

Los paitos, mientras coronen 
Mi pluma los de Rey tanto. 
Mas vczes jove que Joven. 

El Miércoles a la Aurora 
Partió de Madrid al trote 
Del fefior Antonio deAlva 
Juan Matheo de los coches. 

En f:ís Uracanes , digo 

Hipogrifos feis , que halcones 
Les juro el viento , y cometas 
Los vio el Auftro, y tcblo el Norte 

Reboso di\ inidades 

De V'^elez , y Calderones, 
Que á lo crefpo rizan rayos, 
Que á lo dulce nievan flores. 

Pintenfe ellos una vez. 



de Don Antonio de Mendoza. 



Y a los modernos trcfoncs, 
Qiie en tan bernardinas Teñas 
Bufen truenos , huelen coces. 

Torno al camino , fi puedo 
Seguir el dodo galope 
De Antonio gran Nebrlfenfe 
Del vil arte del azote. 

Comió en el Álamo amo 

Del gran Gonzalo, que fobre 
Lo menguante de una Luna 
Lleno de honor losChacones. 

Aquel que coartante íiempre 
Los ya muertos refplcndores 
Siguió , qué en Palacio nadie 
Llega , fino baílala noche. 

Moralidades pafíemos. 
Que los atentos reloxes 
En ley nujica din la una, 

Y ofrecen ficmpre las doze. 
Durmió en la Torre de Eílevan 

Piguela , que aun reconoce 

Al lofantado edificio 

Corto el viento á tanta torre, 
yá goza teftigo iluñre 

Entre Vargas , y Butrones 

De un paxaro , cuyas plumas 

Son yá tan altos virotes. 
De paííb pafsó a Efcalona, 

Donde en fegundos albores 

Bruxulean Mageftadcs 

Los Pachecos , y Girones. 
Defpojo del gran Maeftre, 

Que de cmbidias , y favores, 

Coronado , á la fortuua 

Pufo el ombro , y perdió el hóbre. 
A todos los figlos grande 

Mil vezes Varón, que al golpe 

De livfuerte auijt las miferias 

No íe=oíIaron mirar pobre, 
Luna hermofa , que bañada 

En fangrieatos tornafoki 



17 



Tuvo én táñ fieras mudanzas 
El alto efpiritu hi móvil. 

Vueftra generofa mano 
A Caftilla de Señores 
Dexó inundado el filencio. 
Que les venera los nombres; 

Comió en Amorax el Rey, 

Y en fedientas aflicciones 
Bebió el ayre por llegar 
Con Sol confino á los montes» 

Halló con aplaufo , y grita 
Los Martínez , y los Ponces 
Validazos de las feh'as. 
Sumilleres de los bofques. 

Luego fecundum Matthaeuní 
Todo fe guifa , y difpone, 
Silveftre deidad , que arraílra 
Montarazes atenciones. 

Prendieron entre montefes 
A tres Cides capeadores 
Deftas viñas, enque alfantoj 
Su verde capa le rompen. 

Mató el Rey los dos , haciendo,' 
Hafta en acciones menores. 
En fus aciertos coílurabre. 
Si ay menor en fus acciones»; 

Apenas el plomo ardiente 
Los fenos tocó ferozes, 
Quando al Chriftiano Rugerof 
El bruto fué Rodamonte. 

Hafta el aíTonante mifmo 
Me brinda con tentaciones; 
Naufiragando el conceptazo 
Entre cerdofo , y Adonis. 

Vi<íí:oriofos , y bizarros 

Bolvieron los tres Garlones 
Átomos los dos del uno, 

Y fombras, mas también Solesj 
El gran Carlos, y Fernando, 

Qiie fi las plumas defcojen. 
Quintos ferán , quintos amboí 



i8 



A 1, 



A '05 rfiíüifos Hrpañotes. 
Al dcílro70 llego el pueblo, 
y cada res bruta , y torpe 
Tanticoinas que en la felva. 
Creció en las adulaciones. 
Ya del Marques de Villena 
Grandezas, y prevenciones 
En la obediencia templada 
Aun por fuya fe conoce. 
Hiiefped atinado , y leve 
La gran CaftlUa compone 
De oftcntaclon fin faftidio. 
De abundancia fin deforden. 
Todas las noches triunfantes 
De eftos fieros calidones 
Buelven , huérfanos dexando 
Tejos , encinas , y robles. 
Dlípueño el marcial remedio 
Entre la converfa , donde 
Lo real , lo foberano 
Ep lo efparcldo fe encoje. 
En parlados maridajes 
Señorías , tues , 6 voíTes, 
Altezas , y Mageftades 
Es todo chi fpas al tope. 
Haña yo entonces mancebo. 
Gentil , fino gentil hombre. 
Que cediendo al también Duque, 
Es Príncipe de lo Conde. 
En travieíTa cfcaramuza 
Sus colorados verdores 
Con bizarría los juega. 
Con deftrozo los recoje. 
Nueílro galán Alcañlzes 

Que en fus decentes fazones 
Hace gran vez en palacio. 
Es gran troi:o de la Corte. 
Un eíloque de feis hojas 
Diz que le hirió , y pafsóle 
Sin punta el pecho , y muy hondo 
C^iedó embaynadoe] eñoque. 



Ohras 

Con general fentlmiento 

Se bol ió , que aim fusfi-efcores 
De fu obligación , y fangrc 
Tremolan teíligos nobles. 

El Señor Don Luis de Haro, 
Que no ay tino , que le ignore, 
NI gran parte , y que caduca 
En tempranas difcrcciones. 

Teniendo advertido , y cuerdo 
Entre vifos zumbadores 
Embozado lo fobrino. 
Moderado lo nepote. 

Y no goza , que renueva 

. Los antiguos mancebones 
Bondad no defguarnecida 
De garbos , ni de primores. 

Añober diez veces Padre 
De unos Hlrcanos Piñones 
Mordió , y ballefteado 
De los Juanes cazadores 

Al Conde fu feñor jura 

Por los mlfmos partos onze. 
Que á Madrid los pinoncltos 
Pensó llevarlos en dote. 

El famofo Condenable, 
Que los altos efplen¿ores 
De fu cafa entre modeíHas 
Al lucirlos los efconde. 

El Carpió mas veces bueno 
Que tantos, D. Diego Lopcz, 
De Cartilla los Santiagos, 
Y de Aragón los San Jorges. 

El fiempre noble , y honeño ^ 
Que en faz de den Senadores 
En verde afable hermofura 
Neobar recoleto forbe. 

Ya que á rccogerfc toca, 
De tu parte los acoge. 
El quarto efcudo columna 
Defcanfo de tantos orbes, 

Eíle que feliz en años 



Se 



de Don Antonio 

Se acomoda en perfecciones, 
Qne el tiempo(quc aun no le vive) 
Inmortal le reconoce. 

Efte que á todos los figlos 
Entre los grandes varones 
Sei'á él íolo, á cuya Imagen 
Se formarán los mayores. 

Que aun viendo por ellos campos 
Prevalidas ambiciones 
Señas tantas á fu anhelo 
Una templanza de bronce, 

Dexando gloriólas culpas, 
Que un diícreto reprimores 
Los Hamo ; trifte difcreto, 
Qiie nadie fupo fu nombre. 

La fegunda Corte forman 
Los Tebcs , los Alarcones, 
Sí la flor de Secretarios, 

j Lo Almendro de Embaxadores, 

Vafconcelos , Grimaldico, 
, Herrerilla , que yo al toque 
De fus dedos le fiara 
Los Reyes como los Roqwes, 

La Enana , Alcalde Ronquillo 
De lodo fueño bodoque. 
De rofa, y tronco de azucaír. 
Sal de flor , chifte de azogue* 

Balfain , Aranjuex , Pardo, 
En quien tienen fus deportes 
Xodo el poder , porque todo 
Enanamente fe goze, 

Vayan juntos los tres niños 
Calabazas , Domingote, 
SapitiHas , galgo de años, 
, Con quien los figlos fon gozques. 

El Saüago , y el Francifeo 
Donayres {^iti quemazones 
Se tiran ^ que el bel donayre , 
Ha de hacer feña , y no golpe. 

En los cientos de Us burlas, 
gneüii íin es juego ,. y iiii doblesj , 



dcMcndoza, 



ip 



Sino fon leves los piques, 

Son pefados los capotes. 
Parce gallardo Ramiro 

Eftas con mil relaciones 

Con tu madre fe divierten 

NecetUdes á los Diofcs. 
EíTa mas gloriofa hembra, 

Que imitando al gran conforte^ 

Servicios toma por p.remios, 

Y afanes por galardones. 
No folo vence impofsibles 

De fervir á dos feñores, 

Sino a tres , poblando al mundo, 

Y á la íe de admiraciones. 
Cuidando al Sol fus Eftrellas, 

Y de fus luzes mejores 

ipn £a aurora , en cuyos ojos 
La noche ignoro la noche. 

La fiempre hermofa ííabela, 
Qiie Efpañaen amor conforme 
En fu reynar íe compite 
A Templos , y á corazdhes. 

Buelve el Rey mañana á verla, 
Aunque oy fe cerro de horrores 
Tanto el Cíelo , que aun no cupo 
Noticia en los Orizontes. 

Pero efta tarde ha falido 
Un Alcalde , que revoque 
Las fentencias de los Reyes, 
Qiic le hicieron los Oy dores. 

De San Mirtin , donde a fondo 
Se han ido tantos , y donde 
Llevan á jorro , y no i jarro 
Mil correos Galeones. 

Don xAntonio de Mendoza, 
Que del Conde , y tuyo ponc? h 
Un efclavo por empreíía, 

Y no lo niego por mote. 



f^^. .-i^^^ ^^^* ..- 



h% 



RO^ 



ao 



Ohras 



ROMANCE. 



Compitiendo con las fclvas, 
Donde las flores madrugan. 
Los paxaros en el viento 
Forman Abriles de pluma. 
De una Serrana engañados 
Por Aurora la f aludan, 
Y viendo fus bellos ojos» 
Quedan vanos de fu culpa,, 
Q¿ie Amarilis es mas bella 
Aun los Cíelos no lo dudan, 
Aun^para verdad , no es grandes- 
Sola viéloria no es mucha. 
De quantos fin dicha viven, 
P^Drque no la efperan nunca. 
Con el acierto de amarla 
Nadie muere fin ventura. 
No folo es belleza en ella. 

Beldad grande, y deidad fuma. 
Que hafta nueftras mifmas quexas 
En ella fon hermofura. 
Con fus proprias perfecciones 
Que mucho que loprefuma. 
Si hafta el agravio,que esnueílro. 
Es también belleza fuya? 
En orejas , que en lo hermofo- 
Hacen perfección fegunda. 
No es forda la que no oye, 
SiíiO' aquella , que no efcucha* 
De Anrarili el dulce nombre 
Cobarde amork pronuncia, 
Y aun fobran piedades fordas 
Donde es l;í eípcran^a muda. 
Mas folo morir por ella 
Mil finas verdades bufcan. 
Que ya no fe pierden todas, 
En quien no premia ninguna, 
O quanto liermofura puedes! 

Siempre ingrata , fiempre I»jufía^ 



Siempre cruel fin o(ctíC7iy 

Siempre vana fin locura. 

No pagar obligaciones 
Delito en amor fe juzga, 
Y lo ingrato en la belleza 
Aun no ha menefter difculpa.- 

Dichofa el alma mil vezes, 
Que muere á penas tan juilas. 
Que no tan gloriofos males 
Los merece la fortuna. 

Campos , Cielos , flores , y aves 
Todo lo alegra,y lo alumbra» 
Solamente una cfperan^a 
Queda eu fu prefencia efciira* 

ROMANCE. 

A Fuera , que Mariflores, 
Embaynando fus defdenes^ 
Mete mano á fus donayres, 
Sieinpre faifa, y linda fiempre* 

Ponen fu gala , y fu brio 
En los mirones alegres 
Penfamicntos colorados, 
Pero no efperan^as \ erdes* 

SI hemos de pintar ía moza. 
Las admiraciones tiemblen. 
Las competencias defmayen^^ 
Y las cmbidias comiencen, 

Blanca , y rubia es la muchacha^ 
Si eladita me la remen. 
Lo rabio embida centellas, 
Chifpas levanta la nieve. 

Pelea la tefia hermofa. 

De quien tantos lazos penden. 
Cara á cara con el Sol, 
Con la Lum frerfte á frente. 

El efquadron de fus cejas 
Prt'fenra en tropa-s kcientes 
La batalla á los cabellos, 
Qiue ellos tiiunfan, y ellas vencen¿ 

De- 



de Don Antonio de Mendoza. 



%l 



Defembaracen los rayos . 
A los ojos , que no quieren 
Herir con armas de fuego 
Dos mancebos tan valientes. 

No le neguemos los zaynos, 
Porque mas que mata íictes. 
Almaradas fon de amor, 
Puñalitos de la muerte. 

El trafto de las narizes 
Entre fecundo , y efterll 
En paz hermofa divide 
Dos campañas florecientes. 

Bien dixera yo moneante 
De criftal en grana , y leche. 
Mas cofa vieja en la niña. 
Ni aun en conceptos fe atreve. 

En fu boca, en quien efcrive 
La perfección el mefecit 
De jazmín a todo el crmpo 
Puertas pufo de claveles. 

Líbrelos de perlefia 

A fus lindos blancos dientes. 
Que en fus labios no hacen noche 
Las auroras que amanecen. 

Venga la barba , que aun no 
Por ella lo hermofo miente 
Donde folias los ojos 
Al hoyo baylan mil vezes. 

La mentira , y tanto embude 
Es oy verdad tranfparente 
En fu {garganta, en quien todos 
Nevadas injurias beben. 

Los dcfpeños de la viíla. 
Ricos fenos del deleytc 
Los milagros lo Imaginen; 
Que lag venturas no pueden. 

Secretos , que no fe fian, 

Myfteríos , que no fe entienden, 
Claufura , donde fe ignoran 
Los hierros, mas no las redes. 

gye el cuerpo brinco de peda^ 



Criílallno ramillete, 

Guerra efcondida publica 

En la Olanda mas rebelde* 
En fus dos nevadas manos 

Sin fobornos del afey te 

B-cfguardos para una fea 

Tiritan muchos Diziembres; 
El ingenio, el gufto, el garbo. 

La travefura,el faynete. 

El celefte , y celeftino. 

Demonio de lindo temple, 
En lo que llaman buen ayrc 

Algo en volumen tan breve 

Avrá , que naturaleza 

Añada , mas no que enmiende»; 
Callan el Cier90 , y el Julio 

En lo ayrofo,y en lo ardiente, 

Y en lo deidad , y en lo fola 
Mienten el Ángel , y el Fénix.; 

En tantas , pues ,.dulces flores. 
De fu condición la fierpe. 
Mas que rofas deshojadas,; 
Iras defcogidas vierte. 

Trece años la quifo Antón, 

Y uno firme , y otro fuerte 
Ella fe eftuvo en si mifma, 

Y el majadero en fus treze. 
Hojas en blanco pagando 

Dcfde el folio diez y nueve,; 

Y facando deftas lides 
Palmas, pero no laureles. 

Pragmáticas bien guardadas 
Solo en fus manos cortefes 
Se vieron , poniendo en todo 
El fentido , y ella leyes. 

y en mas levantadas olas 
Crefpos llegaron á verfe 
Occeanos erizados 
A fu margen obedientes.; 

Apagbfe ya la llama, 
£ero en cenizas tan leves 

Pj Micdoi 



1^ 



Obras 



Miedos ardcñ,qiie traydores 
Dercuklan,pero no duermen. 
Quien de Antón fe laílimare, 
Trayga el Dios nos libre, y plenfe 
Que en efclavitud tan fiera 
No ay embidía que no reyne, 

R OMA NCE. 

AL as vozes de un filenclo 
Su pena fía un dolor, 
Para que muera tin callar 
Baila defcubrir la voz. 

Que en ^'ano el amor fe encubre 

' Que inútilmente callo! 
Pues el no querer decirlo 
Dice mas bien que es amor. 

Ni aun callar puede el fdcncio, 
NI que vos , Celinda , fois 
La caufa , pues ya lo dicen 
Callar , morir , y amar yo. 

Para encubrir un cuidado, 
Qualquler esfuerzo es peor. 
Que d amor puede cftár mudo. 
Mas lo enmudecido no. 

Siendo callar, es cuidado, 
Siendo cuidado , es pafsion. 
Siendo pafsion , es amor, 

Y fíendo anrior , es á vos. 
Ni en los ojos ay recato. 

Que en vano fe les quito 
El ir á bufcar fu eílrella. 
Si fe viene al alma el Sol. 
Lo fnudo del fentimiento 
Es im fccrcto traydor. 
Que eftá callando por uno, 

Y ñutiendo como dos. 
De lo que otras vozes dicaí 

O quanto el alma ignoro, 

Y mi voz quan poco fabe 
De lo que habla ei corazón! 



Entre muchos ímpofsibíes. 

Que en mi amor juntando voy^ 
El decirlo es el mas grande. 
El remedio es el mayor. 

En otro mi amor fobrára, 

Y en mi no le bailan óy. 
Ni fer caricias de un niño. 
Ni fer verdades de un Dios# 

Al refpeto , y no al fuceíío 
Quiero deber mi temor 
Defengaños no los pido. 
Que yo mifmo me los doy. 

Señora , dos vezescreo 
Vueflro inhumano rigor, 
En vos, porque todo es jufto. 
Conmigo porque es razón. 

No he mcneííer defdeñarmc 
Para no efperar favor. 
Que los. deméritos mios 
Altas efperan9as fon, 
' No hable mas lo que yo callo. 
Que en las noticias que doy. 
Que obrará vueftro caftigo. 
Si aun yo me niego el perdón? 

ROMANCE. 

LOs montes de Fueníalida, 
De temprano ceño armado^ 
Efcalas de nieve al Cielo, 

Y muros de aííombro al campo. 
En lo firme , y en lo trifte 

Me ofrecen mas erizados 
Flaca emulación fus nubes. 
Corto exemplo fus peñafcos. 
Sus pequeños arroyuelos 
Soberbiamente intentaron 
Ser ríos en el Oétubre, 

Y fer mares con mi llanto, 
Cruxen los •. icnros , y gimen 

Las altas cumbres dexando 

Troncos, 



de Don Antonio 

Tróficos , y peñas , y nada 
Tcmi fino mis cuidados. 
Quien vio en un mal tantos males, 
Tantas penas en un daño 
Tantos tiempos en un punto, 

Y en un día inviernos tantos? 
A mayores tempeftades 

Mi fufrimiento enfeñado, 

Mi aufencia,quc no efíos montes. 

Es folo el puerto que paíTo. 

Hermofifsima Jacinta, 
Cuyos ojos bellos claros, 
Quando fe ven , fon ellrellas, 
Quando fe miran , fon rayos. 

En tus divinas memorias 
Mis fentidos fabricaron 
Sol florido , Cielo hermoíb, 
Ayrc alegre , y dulce Mayo. 

Mi cobarde peníamiento 
Tus bellezas contemplando, 
Luces refpira en tus ojos, 
Auroras tiembla en tus labios. 

Mas en peníar que te veo, 
Coftofos alivios hallo. 
Que muere el alma dos veces 
De tu auf encía , y de tu engaño, 

Y defcubriendo en la cumbre*. 
Que en horrores continuados. 
El Sol niega el nuevo Cielo, 

Y el Cielo el fer Caftellano. 
Laílimado el caminante 

A los ya vecinos prados, 

Afsi les dice muriendo. 

Por fcr poco fufpirando. 
De la nueva Gaftilla no miro alegres, 
' Ni celajes azules , ni campos 
verdes. 

O males nuevos. 

Donde á vueftra verdad fe míente 
el Cielo! 
Ay dura fuerte! 



de Mendoza. a 3 

Tiemblen las verdades,íi un Cielo 
miente. 

Si un Cielo a todos fiel, 
Y apacible, le hallo aora 
Tan crudo ,que hará, íeñora. 
Tu Cielo fiempre cruel? 

Si hailafie mudanza en el, 
Tendré , fi queda, efperan^a, 
Pero temo la mudanza 
De un deíden á mas defdenes. 
De la nueva Cartilla , &c. 

De eftos montes el rigor. 

Aun no le eftraño en fu cumbre^ 
Que le creyera coftumbre. 
Si en ti no fuera mayor. 

No quiere amor que en amoc 
Ninguna dicha fe fie, 
Que entre lagrimas fe ríe 
De que un amor otro efperc; 
De la nueva Cartilla , &c. 

Si de la nueva Cartilla 

( Cruda , y nueva maravilla ) 
El Cielo fiempre apacible 
Fiero le hallo , y terrible. 

De Jacinta el Cielo hermofo. 
Que fué fiempre rigurofo, 
Qi¡e fiempre fañudo fue. 
Como le hallare > 
Ay , ay , como le hallaré ? 

Segunda, 

1A frente ferena en cruda 
_i Ha mudado el Cielo amígo^ 

Y el tuyo fiempre enemigo. 
Ni fe templa, ni fe muda. 

Todo es mudan9a , y es duda. 
Sino es mi fe , y tu rigor. 
Ella es milagro de amor, 

Y el de crueldad maravilla, 
Si de la nueva Cartilla , &c. 

^4 ^fi^. 



14 

^Jie mifmo Romance mudAdo, 



LOs montes , &c. 



Obras 

Oy vera en los dos el mundo 
Dos milagros foberanos, 
Sin mudanza una hermofura. 



7- 
8. 



a, , Jl ^ Compitiéndole dos vezes 

Vencieron , que no igualaron 
Mi ardiente fuego fus yelos, 
Mi firmeza fus peñafcos, 

^3 . Sus pequeñas fuentecillas,&c. 

4, Cruxen los vientos , &c. 

i 5. A mayores tempeñades , &c. 

6, Hermofifsima Jacinta 

,. Entre peligros tan claros. 
Entice horrores tan obfcuros, 
Y en un dia inviernos tantos? 
En tus divinas memorias , &c. 
En bellas amenidades 
Mis penfamientos llegaron 
JPor mas luzes a tus ojos, 
Por mas flores á tus labios. 

'jp.' En mis tenebrofas noches 

, Tu hermofura imaginando. 
Yo te hallaba con fufpiros, 
Tu me alumbrabas con rayos. 

'10. Mas en penfar que te veo , &c. 

4 1. De Guadarrama en la orilla 
Eftaba triíle embidiando 
Oy las riberas de Henares, 
Si ayer la margen del Tajo. 

'12. Los que mi amor reíiflieron 
Un impofsible intentaron, 
Porque amor,que eftá en un firme. 
El eílorvarle es en vano. 

Dos milagros oy , Señora, 
Que no es pofsible igualarlos 
Mi amor , y f e , y tu belleza 
EsíJolo mayor milagro. 

Y© perdono á la fortuna 
Injurias , penas , y daños, 
Que.fií es })or tu caufa , llevo 
Muy barato los agravios. 



Y una dicha fin ingrato. 



Q! 



ROMANCE. 

Ue me queréis defdichai! 
Que los pefares tienen 
Condición de cobardes 
En venir tantos fiemprc. 

Si prefumen los males 
De altivos , y valientes, 
Gaftenfe en los dichofos. 
Compitan con los fuertes. 

Mas no con un rendido, 
Que fin nuevo accidente 
Morirá de fu vida 
Mejor que de otra muerte. 

Acabando la mia 

De acabarme , y perderme. 
Quedo parte en mi pecho 
De que morir mas vezes. 

Que me alegre me dicen, 

Y para que lo intente. 
Yo veo que no quiera, 

Y d alma qae no puede. 
La caufa de le trifte 

Mereciera correrfc. 

Si á folo aconfejado 

Fiara yo lo alegre. 
La necedad dichofa 

De un contento, qui^n quiei^ 

Sufrirla , y quien la dicha 

Pefada de un alegre? 
l*4o poder alegrarfe 

Se alcanza fácilmente. 

Mas fabcr eftár triíle 

Que pocos lo merecen. 
Bcliifsima Celinda, 

Eji quien mi voz ^diente 



En 



de Don Antonio 

En duro pecho labra 
Poblaciones de nieve. 
En tu beldad glorlofa 

Quantomasme aborreces. 
Mas perfección adoro. 
Que es eí aborrecerme. 
SI de amada te canias, 
Gran íinrazon parece, 
Teniendo tu mi vida, 
Querer que yo la enmiende. 
Si por deíden la dexas, 
Side piedad la buelves. 
Para qué quiero el alma. 
Si no es para quererte? 
Si amarte yo es injuria. 
Qué alivio tercer puede 
Un amor , que rendido 
Con aciertos ofende? 
Como puede mi alma 
Amando eternamente 
Merecer ya tan poco. 
Si lo mejor merece? 
Si de eterno , y de folo 
El Fénix nombre tiei>e, 
Llamefe para íerlo 
Antes mi amor, que Fcníx. 
Sí de gloriólo origen 
Mis triftczas proceder», 
Bafta alegrar una alma 
Lo mifmo que padece. 

ROMANCE. 

OYd Paftores dei Tajo, 
Los males del querer ble». 
Porque ya como defdicha 
Es culpa ia buena ley, 
Agraviófe de querida 

Una hermoítira , que amé. 
Que de efcarmentar finezas 
Vive muy falfo el defdén. 



de Mendoza. a ^ 

Como , fi nació divina. 
La belleza es tan cruel? 
Mas qué importa el fer deidad,; 
Si la govierna mugcr? 

Mal me va de querer bien, 
Ay de mi 1 
Que de acertar me perdí. 

Tan lexos de arrepeiitirmc 
Vivo ya , que cada vez 
Que eíle amor naciera en mi. 
Muriera mil veces de él. 

El que dexo de fer fino 
Nunca lo ha llegado a fer, 
Puesquanto firvió. primero,' 
Todo lo infamó deípues. 

Del merecer con fervir 
Poco fiempre me fié. 
Mas por ninguna ventura 
Dexaré yo el merecer. 
Mal me va de bien querer , &c. 

Beldad , que fe defmerece 
Con el amor , guardefe. 
Que hará cafligo , ó coftum brC 
Que fe merezca fin él. 

De fer mi amor defdichado. 
Solo llego yo a temer 
El miedo , y el efcarmiento 
De quien mis verdades vé. 

Nada peligra conmigo. 
Pues llegando á conocer. 
Que es mi remedio, no pienfa 
Enmendarme de la íe. 
Mal me va , &c. 

Otro, 

C Ampos de mi bien teílígos 
Oy lo fereis de mi llanto 
Que fi en vos la gloria tuve. 
También el tonnento paflb. 
Tan dichofo os pisé un tiempo, 
Quanto aora defdichado. 



Qge 



z6 



Obras 



que han trocado las defdichas 
Las glorias en defengaños. 

Mucho le d'jbo á la fuerte, 
Quexanne en hacer agravios 
Aunque a cofta de mi vida 
Se acrediten mis cuidados. 

Defconaados , y trines 

Siempre han vivido penando 
De verfc tan mal creídos, 
No de verfe malogrados. 

Prefumidas quexas tiene 

Quien íe precia de eng iñado. 
Que yo nunca le he debido 
Ningún rcfpito al engaáo. 

Quaudo íe padecen prnas, 
Que urv'cn di" mis dcfcanfo. 
Solo fe teme el remedio. 
Porque es de eftimar el daño. 

Tanto a una caufa divina 
D be un mal bien empleado, 
Que nunca en vano fe muere, 
Aunque mas fe muera en vano. 

Las iras de hermofo dueño 
Son de la ventura alhagos, 
Que á un muerto ya de las luzes 
No tienen que herir los rayos. 

EJ^^ndo un cavallero con unitfeñora 
y una hijafuya , av ¡Jaron que 
eftíxha alli un Aftrologo , de que 
tlhguftxiha, mucho ^ y fue necejfa^- 
rio , que fe efconáiejje ^ y también 
la hija , y en la pieza d que ft 
jue , hallo la moza , que fe ofen- 
dió de que huviejfe entrado , don- 
de ella ejlaba. 



H 



DÉCIMAS. 

Uyendo de las cílrellas 
De un Aftíologo perdido. 



Tope al Sol mas efcondido 
En tantas noticias bellas: 
Gloriofas divinas huellas 
miraba , mas no feouia. 
Que no ay can loca oíTadia, 
Que llame defcaminado, 
Con la luz defalumbrado, 

Y perdido con el dia. 
Quando el fobrado denuedo 

No fuera tan deslucido, 
Yo nunca fuera atrevido, 
Donde es mas bizarro el miedo: 

Y tan difcuipado quedo, 
Que porque ofendida eftás, 

Y no enojarte jamás. 
Antes que entrara, y te \'iera^ 
De mi mifma vida huyera, 

Y de tus ojos, que es mas. 
La ventura fin bufcarla 

No es fobervia diligencia. 
Ni culpa con advertencia 
Una dicha , que í'e halla: 
El creerla, yefperarla 
Fuera ignorante porfía, 
Pero que culpa feria 
( O enojada la mas bella ) 
Que huyendo de tanta eílrella,: 
Encontraífe con la mía? 

Defnuda en humanidades 
Hallo Anteon efcondida 
La Dioía , mas no veftida 
De tantas divinidades: 
Si caftigan las deidades 
Un loco entretenimiento. 
Yo con paffo defatento 
Pufe el pie mal advertido 
Donde íKinca prefumido 
Se atreviera el pcnfamiento. 

Si fue el entrar demaíia, 
O no entre , ó fue fin mi. 
Sifué defdlcha yo fui, 



SI 



de Don Antonio de Mendoza. ^J 

Quien, tenlentlola qucxofa. 
Quien mirándola ofendida 
Vive con alma atrevida ? 
Qué vivir quien la ofendió? 
A y Ciilos , no deba yo 
Tan necia vida á mi vida! 



SI fué ventura , no es mía; 
Previene el añrologia 
El amenazado mal. 
Mas fi es fobrcnatural. 
No l^afta difcurfo humano 
A un enojo foberano, 
A un peligro ccleftial. 
Toda,s las culpas me niego. 
Si me avifas lo burlado, 
Pues que acercara un errado, 

Y que pudo ver un ciego? 
Milagros , y aííombros luego 
Toparan glorias, y enojos, 

Y unos mudos labios roxos 
Tanto reípcto pulieron, 
Qiie para ver lo que vieron. 
Falto licencia á los ojos. 

No quiero el refpeto no 
Deberle a tu luz íevera. 
Pues fin que ella me le diera. 
Todo b llc\'ára yo: 

Y aunque tu deidad bailo 
Al refpeto , que afíegura, 
A viíla de luz tan pura, 

Y de horrot tan lifonjcro, 
Temi mi temor primero, 

Y defpues a tu hermoíura. 
Caftigado de ofenderte 

Me vi en tan dichofa parte 
Arrepentido de hallarte; 
Pero quien podrá deberte 
Perdón , íi libre de muerte 
Verá un Rey aun Tiendo humano^ 

Y es pri\ ilegio mediano 
De que ofrecer es fon^ofo. 
Quien reyna íiépre en lo hcrmofo 
Quien es el roas foberano, 

l^eliifsima rigurofa. 

Que infinitamente bella 
No sé qual es mas en ella, 
ho rcípctada ^ ó lo hcrmoiá^ 



A unas feñoras , que le combida¿ 
ban d cenar, 

ROMANCE. 

O Tu qualquiera que feas. 
La que el romance me emblas, 
Confejera de mi eñado, 
Quando fifcal de mi vida. 

Dime , a qué fieftas me llamas? 
O a que guftos me combidas? 
Con qué delcytcs me cebas? 
O con qué glorias me brindas?, ' 

Sino a fer todas las noches 
Mira Ñero que te ahitas, 
Fantafma de toda cena. 
De todo plato eftantígua. 

Para quien puede fer fieíla 
Ver á una felva de Ninfas 
Hacer raxas las quixadas. 
Hacer los dientes haftillas? 

La honcñidad de mi boca 
Ha de andar con las perdidas, 
.Que andan fiempre cotorreras 
Cena abaxo , 6 cena arriba? 

Que uqas bocas foberanas. 
Que de la Aurora á la rifa 
Dieron zelos , den aora 
A tanto lebrel embídía! 

Un nabo en la boca hermoía 
De una dama ( qué mancilla! ) 
Que bat,illa nabal fea 
Quien es la Pafqua florida! 

QueaunosUbios , <jue.con miedo 

" £1 



8 



Obras 



El penfamicnto los mira, 
Qualquíer chorizo los befa, 
Los g07,a qiialquier morcilla! 

Siempre bordando meriendas 
Y pefpuntando comidas! 
Juro á Dios que han enfeñado 
Liada labor á las niñas. 

Las Damas, que yo bufcarc. 
Un eftomago de pita 
Han de tener Tolo , y folo 
Han de hartar fe de si mifmas- 

'Altas cofas apetezcan, 
Merienden cofas pulidas, 
' Cuidados en efcabechc, 
O fufpiros en almibar, 

\Jna pena confitada. 
En agraz una caricia, 
Un dolor relleno de almas; 
. Una fe de amor podrida. 

5on platos de gran fuftancla. 
Son regalos de alta gulfa. 
Que en los banquetes de amor 
Aun es dulce una defdlcha. 

tsío he de entrar en eíía junta. 
Si Júpiter no fe Inclina 
A transformarfe en gigote. 
En paftel , 6 albondiguillas, 

^Yo no puedo en eftas damas 
Entrar , fm fer goloíina, 

Y fea por el gaznate. 

Si no puedo por la viña. 
¡Que es ver un palmo de flores, 

Y aun jeme de maravillas 
Caberle en tantico cuerpo 
Todo un Gigante Gollas! 

pue mientras yo engullo penas, 

Y mientras mafco mohínas, 
Eftá mi mefa comiendo 
Pemiles de algarrovlllas. 

^Jefus , que ha de parecer 
Andar mi fccretaría 



Saltando de cena en cena, 

Ojalá de linda en linda! 
Por ventura caminaron 

Por efta fenda baldía 

Los mefurados Contreras, 

Los tenebrofos Llrlzas? 
Tenga vergüenza en mal hora. 

Que eífas gloriofas boquillas 

Canfadas de fer celeñes 

Ya fe han buelto Celeftlnas. 

A la Condefa de Cantillana en 
nombre de el Marques de Li^ 
che. 



ROMANCE, 

SEñora la Cantillana, 
Mas bizarra , ayrofa , y bella," 
Que en la plaza vueñro novio. 
Almas rinde , y haftas quiebra. 

Yo el feñor Marques deLIchc, 
A quien vueftra copla agena 
Es memorial , 6 es memoria, 
Que ningún alivio acuerda. 

Refpondiendo á vueílra priíía, 
En quien me admira , y me alegra 
Ver la deidad tan curlofa 
A la beldad tan atenta. 

Digo que a vueílro defpacho 
Camina con tanta flema, 
Que hafta ea tardar en búfcaros. 
Anda la dicha muy nueva. 

Hablé al Conde mi feñor, 

Y he encontrado en fu Excelencia 
Poco padre a ruegos míos. 
Mucho fuegro á caufas vueftcas» 

Prefumo que fe ha canfado 
De las muchas diligencias, 
gueáUfenadaleña 

guíCíi 



de Don Antonio 

Quien todo lo Übra en ella* 
•Efperanv^a , que nofufre 
De dilación horas treinta. 
No es rri'iy íixa de Palacio 
Tan Prefuroía Doncella. 
Tan colérica eíperan^a 

No un negocio la merezca; 
Sino un amor , que en inflantes 
Años mucre , y íiglos cuenta. 
Mas para un deíco hidalgo 
Fino , y valiente , la eterna 
Inmcníidad de los tiempos 
Aun es diíliancia pequeña. 
Apenas miráis enjutos 

Los ojos, que en tantas penas 
Fueran lañima á la embidia. 
Fueron dolor á las piedras. 
Quando en vez de hablar en íolo 
Mil dichoías norabuenas 
De mi dolor merecidas, 
Pagadas de mi fineza. 
Me bufcais con memoriales. 
Que indigna dudofa mueílra 
De vueftraley , y á la rpia, 
• Que alentada , r j^uftá ofenfa, 
Dexad que elalmarerpire 
En eíla fallid , en efla 
Reftitucion de mi vida 
Aun con la amenaza muerta» 
Dexad que dé al Cielo gracias 
De concederle a la tierra 
La vida , de quien pendían 
Masía mia» y tintas nueüras. 
Dexad que a los pies del Conde, 
Mi padre , y feñor ofrezca 
Segundo amor , que dcícubra 
Nuevo afeito , y ahiu nueva. 
Dexad que acompañe aora 
La alegría , gufto , y fiefta 
De mi madre, no- í'egunda. 
Sino en mi amor la primera» 



de Mendoza, 2y 

X)t:xad que firva , y feíleje 
A la parida mas bella, 
De quien defato fu aurora 
La Ror mas temprana, y tierna; 

Dexad , que trate de fo'o 
Su hermofa convalecencia. 
No enfermero de fu parte. 
Sino galán d^ fu puerta. 

A buena fazon por cierto 
Preteníiones en completas. 
Que a la intercefsion convocaü 
Santa tía , y íanta abuela. 

Yo foy fevero miniílro, 

Y toda la parentela. 

Ni en lo injufta me perfuadc. 
Ni en lo indecente me ruega.* 

Solo ya conmigo puede 
La cnida fa?. palanqucna. 
Que en nariz bercugcnofa 
No ay palabra fin emblema. 

Ruégame Nuñez , que dice 
Siempre lo que fe defea, 

Y Henerilla , que lo incierto 
Se lo parlan las eftrellas. 

Hafta el Peres poca cofa. 
Me manda con mas licencia 
La prudente , la efcondida 
Síizcn del funefto Herrera» 

Eílos fon ya para mi 

Los amigos , las pancnras. 
Que puío Dios al acic rto 
En manos > que tanto yerran, 

Pero no fe aíTufít nadie 
( Mi feñora la Condcfa ) 
Que el negocio , á que daisprlíla,; 
Camina en vos , y en mi buela. 

Siendo ^ os tan fina amiga, 

Qiie os recata , qué os defpierta?. 
Pues tienen \ucfiros negocios 
Amigos , que no fe duerman. 

No os tardará el defpacho^ 



3 o Obras 

Pwícs en H tendt\>í5 por prenda 
Del MarquÉ-s m'.^chos cuidados, 
y del Coiidü una proííicíTa, 



DÉCIMAS. 



Tidib el Conde de Sirmla al Dti^ 
que de MediJU di las Torres^ 
que decidle [fe una qusftion del 
Conde de U Roca j en que fe 
. pre^imt^ba , qual era mejor ^ 
eftar cerca un galán ds fu Da^ 
ma y y a las efpaldas ? d kxosy 
y enfrentf \ 

DECIMA, 

E una ágcna, adulación 
El de la Roca movido. 
Señor Duque , me ha pedido 
De eíla ^^^i^i laelecclom 
Yo depongo mi*opinioii 
En tan eícondida ciencia, 
Suplico á vuefir^i Excelencía- 
Me de parce , en lo que alcanza, 
Y;á trueque Jefta alabanza 
Perdone cfta diligencia. 

^Décima del Duque, 

COiide , mi opinión es ef^a, 
Que al de la -Roca por fe 
Mas en todo lo darb ' 
r Adínimcion , que refpueftaí 
' Vueílrá ociofidad modefta 
. Los golfos de rumbo Inderco 
- - Me fia , y fi poco experto 
íso atinare en todp mar, 
A loque no debo errar, 
Le qukro-guardar mi adereo* - 



A Unque en tan fútil , y aguda 

J~^ Quertion,nos em^>eña unCode, 
Si es duda , un Marques refponde, 
Que todo lo es , y no duda, 
De fe , de atención defnuda 
Su aioxaíiilento fagrado. 
Ni es vecino , ni apartado. 
Ni con diftancia medido. 
Ni mas albergue ha tenido 
Que el refpeco , y el cuidado. 

Si el otro Rey generofo 
No haUo fevero » y legal 
Efpaldas en lo Real, 
Minos las tiene lo hermofo; 
Lo foberano , y glorlofo, 
La ley fegura^ y valiente, 
Cara á cara , frente a fl-ente 
En toda parte lo efpera. 
Que deidad , que fe venera. 
No tiene fitios de aufente. 

Un. amante á folo amar 
Atento , no ha de tener. 
Ni ya por ciego , que ver, 
Ni por fino , que mirar; 
y en lo inmediato ha de eftáí 
Tan dudando á 1© vifible. 
Tan mintiendo lo poísihle. 
Que han de penfar los cuidados^ 
Que pifan los retirados 
Dcílertos de lo impofsible. 

Mas qnc oífado defvario 
Bufcar la commodidadj 
Prefumlr la vecindad 
Taffada de fu alvcdrío: 
Menos imperio le íio 
A mi elección , que no se- 
Doade mejor eftare, - 

Solo 



de Don Antonio de Aíendoza. 

. Palabras tan fin decoro, 
Y vozes tan fm myftcrio? 

Sobrada viüa promete, 
S¡ ceguedad no fe llama. 



Solo no llegó á ignorar, 

Qiie en 1q mejor vengo a eftár. 

Pues efíoy , donde mi fe. 

Quexa tan acomodada, 
Que procura fcr oida, 
Primero que en lo creída, 
Se confía en lo efcuchada: 
GrolTera, indigna, infamada, 
Diligencia , que la q¡iexa 
Mérito ninguno dexa. 
Que en el feno del fentido 
Dolor del dolor oído 
Ko ha mcncñer otra rexa. 

Baxamente de fus ojos 

Pienfa el , que los tiene atentos, 
, No a f-ís propios- fentimicntos, 
Sino á.cllrangeros enojos: 
Los dulces nobles defpojos. 
Que atienden folo á fer mas. 
Vén , lo que miran , no mas, 

Y de lo que aman pendiendo. 
Solamente han de eftár viendo 
No fer mirado ya mas. 

Corto examen.de fu fe 

Ha hecho, el que necefsita. 
Que la viña le permita, 

; Lo que íin verlo fe vé: 
El alma , que origen fué 
De mejor luz , y mas clara 
Sin ínftrumento mirara, 

Y arrebatada á fu esfera 
Aun fm objeto quinera, 

Y aun fin noticias amara. 
Licencia , ó mufa le des 

De que pueda vn dulce mal. 
Si es amor tan íin igual. 
Que fienta á lo Portugués: 
Señor Conde , íi un Marqués 
En los Condes.ttene imperio, 
Donde 4iall6 el varón Requerió, 
Cuyo gran feio ao ignoro. 



3^ 



El defcubrir en fu dama. 
Cogote , efpalda, y rodete: 
Un roftro , que mata fiete. 
Poca cofa , que unos llenos 
De rayos ojos ferenos, 
( Que yo sé ) mataron mas 
Con un rayo atado atrás, 
, Y un palmo de hermofo menos. 
Rodete , efpalda , y cogote 
( Ella es copla de repente } 

Y lo obüquo es excelente 
Para g'ofado en un moíei 
La eclíptica es gran virote. 
Aunque mayor lo propinquo. 
Lo demás todo es un brinco, 
Salud , y gracia fepades 
Leer cftas necedades, 

Y faber quantas fon cinco. 
Sin Miffas de San Gregorio 

Lo inmediato es voz hurtada 
A Don Pedro de Granada, 
A fu real abolorio: 
Eílo de lo tranfitorio. 
Sino es devoto es-galán, 

Y él verá a fé de Guzman, 
Pues fu ingenio confidcras. 
Si dice , qiíe habla de veras 
Miente el Ángel de Don Juan. 

Bolvamos á lo fexudo 
Del cafo , y decidafe 
Eíla materia át(h 
Mas que en lo docílo, en lo mudo: 
Lo Eícoto fútil , y agudo 
Del Conde , quando no aíTombrc 
El competirle por hombre 
Será oífadia no poca, 
Porcjue le firva h R©ca 

Mas 



32 



Oh 



as 



M3.S a lo (irme , que a! nombre. 

Con ingenio tin deíplerto 
Siempre cílare con foriniido, 
Y fino con lo acercado, 
Con que mereció el acierto: 
La nave á fu norte al puerto 
Mira íiempre , que es deíliyrc- 
Por campanas de agua, y ayrc 
Eftár fiempre al norte atento, 
Que fo!o le pido al viento 
Un morir de mas buen ayre. 

Los Soles ,. a quien no alcan9a 
Sombra , que fu luz emboce, 
Sus zelos fe los conoce 
SoiameiTt^h efperan^a: 
'Ad , cí«íííldellemplan(j^a 
Material inteligencia, 
Pcnfar que hace la prefencla 
Lo viílo , y no lo íentldo. 
Que para lo defvalido 
Hafta la vifta es aufencia. 

Mal nivelados tenemos 
Los afedos , que bufcar 
Temporales en amar 

• *A deílcmples , y no a extremos- 
Como , pues , ajuftaremos 
Defigualdad temporal, 
Donde llegue el Sol igual? 
Ni que invierno , ni verano 
En temple , que es íoberano, 
Un rigor , que es celcílial? 

Solo fe le ha permitido 
A la elección lo inclinado 
A lo mejor para amado, 
Pero no para efcogido: 
. O nuevo error prefumido 
Para íi el imaginar 
Mas bien h.allado lugar, 
Y que pienfe merecer 
Un liceiKiofo querer. 
Lo c^ue no un rendido amarl 



Atrcvcrfcnn dcfvarío 

A valcríe a si , que en vano! 
Sí es bien, como cftá en mi mano? 
Si es iicieito , como es mió? 
Ha de oíTar un alvedrio 
Hallar un Cielo en el fuelo, 
^''ec!ndadcs , que defvclo! 
Que igual , feguro , y conftante 
EíH vecino , ydiftante 
De todas partes el Cielo! 

El ver , aunque ni el fentir, 
Ni el aniar le han menefter 
( Conde mío ) eftá en el ver 
A mejor luz el morir: 
Yo al norte que he de feguir 
Quiero ver , que el alto empleo. 
Que aun , Cm mirarle , le creo. 
Grande impofsible adi- ino, *• 
Quanto en la fe lo imagino. 
Mas en los ojos le veo. 

\4l facar los brazos al 
Principe, 

DIALOGO. 

1, I ^E Felipe á un brazo no ma§ 

Xv^ Mil triunfos viéndole eftoy. 

2, Qiial fcrá de oy mas , fi oy 
Dos le defcubren mas? 

I. Quales fon no me dirás 
Para alegrarme con él? 

3, Son los brazos de un dosel. 
Que mil íiglos defpues de él 
De fus glorias participe. 
Uno defcanfe á Felipe, 

Y otro acompañe á IfabeU 

Coplas, 
1, f^^ On Tolo un bra/o, yeonfigd 
V-^ Dsñcnde ál mudo, y a Dios. 

3. Pues 



de Don Antonio de Mendoza. 



33 



Pues ya falen otros dos 
A enfrenar otro cnenriígo. 

'3. El orbe ha fido teftigo. 

Que el de todos fe defiende. 
Se , que de fu brazo pende 
Qiianto mundo viendo eftás. 
De Felipe , &c. 

[i. Eños brazos tan tempranos 
Tiernos fon para defenfa. 

t» Q\¿Q oy fon amenazas pienfa, 

Y mañana fcrán manos, 
ii. En los triunfos fobcraiios 

De fu padre el folo ha fido, 

Y la Iglefia no ha tenido 
Mayor amparo ya mas. 
De Felipe ,&c. 

j, Eílos brazos, aunque tiernos. 

Valor tienen de fu Padre. 
2. Pues en virtud de fu madre 

Bien fabrán hacerfe eternos. 
ii. Celares íerjn modernos 

A la Efpañola efperan^a. 
2. No perderá en la crianza 

Quantos anuncios le das. 

A una Dama , a quien embio un 
galán en fangria unas confer- 
vas , y confites , y en una fal- 
va un diez., * 



ROMANCE. 

Dios conferve á vueface 
En fu gran bellaquería, 
En quien lo hermofo derrama 
Tasto veneno de almivar. 
Pues aun en conferva dulce, 
Miente el Ángel, y es antigua 
Efl'i habilidad fábrofa 
Pefer dulces las mentiras. 



Lifcüja dulce una dama? 
No me emblára tal langria, 
Doña Mayor de Toledo 
De trozo de tantas guindas. 

Que ma'lre de Cantíllana 
Labro en fu dulce oficina 
Olla, que por mal pagada 
Dexo á fu dueño podrida? 

Que Poitugal mermelada. 
Que Valencia en miel de gita 
De tu condición amarga 
Azucaro tanto azibar? 

Confitan las falfedades, 

Y hacer dellas golofina; 

Por Dios que temi en campaña 
La malvada peladilla."^ 
En que bautifmo aldeano 
Se hallacanelon de tripa, 

Y en flaco azúcar trigi:eñ o 
Mal embaynada la cidra? 

jQue mas aplaufo tuvieíTe, 
Si en cada confite brilla - 
Un trozo , un pedazo bello 
De lo candido , y lo niña? 

Pues el diez no pudo embiarfe 
Aun veinte y quatro , y podía 
Ser lucimiento embidiado 
De un Melgarejo en Sevilla. 

A cuentas vienes conmigo? 

Vén , que aun las arenas mifmas 
En numero eftán cobardes 
A tantas finezas mias. 

Qué diré de la falveta 
De plata , y de plata fina? 
Fina , y vueilra , dueño mío, 
Por Dios q aun miente la mifma. 

Eílo de fenor de falva 
Gran cofa para la villa. 
Dosel temo á otro prefente. 
Para un Conde con vigilia, 

yá entenderéis lo Vizconde, 



34 



Obras 



Y no es cofa tan falUda, 
Que al Porras no b.ifte menoS 
Para qualquler feñ orí a . 

De tierna , y de enamorada 
Señas pido , y no de rica. 
No en plata quiero memorias. 
Sino tn flores de caricias. 

De perlas vaya un concepto, 

Y fi fuere bizarría 

El dar plata , y negar perlas, 
Vueftra boca no lo diga. 

Para que nació en el mundo 
La fácil menguada cinta. 
Verde población ayro^a 
De tan anciana toquilla? 

Dinos , qué dirán las gorras, 
Quando necedad pagiza 
Sobre murallas de Gafa 
Tremola el favor embidias? 

Donde yacen los dos hueíTos, 
Quando la carne traía 
Mil témporas de efperan^a, 
Donzella honrada en Caftilla? 

Galianas en Toledo 

Que fe hicieron ( que manzilla! ) 
Que en las Moras fe ac:íbaíren. 
Tan haccndofas amigas? 

El mundo eftá ya acabado, 
Qué es de la cinta , y la clfr. > 
Seco pafto , en que rumiaban 
Engaños tantos los días. 

Ya no ay labrar ricas mangas. 
Las venturas Sarracinas 
Murieron , y de donzellas 
Se qucxan las almohadillas. 

De blanco , morado , y verde 
No ay banda, con que falla 
Un rabanico de Olmedo 
El buen Duque de Medina. 

Bellifsiraa dtfcuidada. 

Que en tu piedad efcondida 



Sufres tributo de humana 
Al grave imperio de linda. 

Negaríí.^ banda á un fangrado 
Es negarle á un bien fu embldia, 
A una Monja fu villetc, 
Y aun requiebrito el mi vida 

Lifion leonado me fecit, 
Como también fe enropilla. 
Señal de congoja , y luto 
Por fus crueldades divinas. 

Juego de cañas me efpera, 
CayaíTe en elio la niña, 
Forzoía ocaíion cseüa 
Para Don Juan de Caftilla. 

Letra» 

DEl amor lo mas ardiente, * 

Huyan todos de fu fuego, 
Si es un Sol , que abrafa , y lueg© 
Mejor un yelo , que miente. 

Coplas^ 

HAce grande batería 
Efía pólvora ne\ada. 
Que dexa nieve abrafada 
Traydoras feñas de firia: 
Peligrofa artí Jería 
De efcondidos rayos llena, 
Qiie abrazar con llama agena. 
Que fe eftá viendo , &c. fe íiente. 
Del amor lo mas ardiente. 
En belleza , que refpíra 

Defmayos , que no hacen fe. 
Lo que efcondido fe vé 
Aun mas de loque fe mira: 
En la fabrafa mentira 
Defte dcxaniiento efqulvo. 
En la aufeíicia de lo vi\o 
Toda el alma eftá prefente. 

Del 



de Don Antonio 

Del amor lo mas ardiente. 
Un defaliento enganofo, 
Un ardor defanimado 
Hafta en lo mas dcfcuidado 
Defcubra lo mas hermofo: 
Enemigo peligrofo 
En íbfsíego mas temido. 
Enfriado , mas encendido. 
En tlbiezas,mas valiente 
Del amor lo mas ardiente. 

Letra, 

Niña hermofa , y celeftial, 
Ni ofendiendo tratas mal. 

Coplas» 

Niña colérica , y leve, 
De amor lifonja cruel. 
Toda chi fpa de clavel. 
Toda pólvora de nieve: 
En cuya hermofura bebe 
Milagros la te fedienta. 
Dulzuras toda en pimienta. 
Toda almibares en fal, 
Niña hermofa , y celeftial. 
Ni ofendiendo tratas mal. 

Enojada , como bella, 
O qual ferá la enojada 
En cuya liizientc efpada 
Cada filo es una eftrclla! 
De jazmin pura centella. 
Rayo In^'encible de amores. 
Veneno hermofo de flores, 
Efcandalo de criftal. 
Ni ofendiendo tratas mal. 

Guerra de una , y otra vida. 
Que en paz dexa, quando mata, 
Perdonadamente ingrata, 
DulcemcBte agradecidaj 



de Mendoza. 3 jT 

Del morir mas bella herida. 
Del alma eftrago mas juño. 
Mejor batalla del güilo, 
De amor mas vivo puñal. 
Ni ofendiendo , &c. 

Milagro bafilifqueño, 
Alpid dos vezes rofado. 
Crueldad veftida de agrado," 
Y gloria cmbaynada en ceño, 
Del fentir mayor empeño. 
Del Ciclo mas nueva parte 
Mas alta linea del arte, 
Belleza mas natural. 
Ni ofendiendo , &c. 

Hermofura foberana, 

Que en perfección peregrina 
El aplaudirte divina 
No ha dexado quexa humana, 
Aurora de luz temprana. 
Sobre le impofsible hermofa¿ 
A los Cielos ventajofa, 
A las deidades igual. 
Ni ofendiendo , &c. 

Labyrinto de hermofura, 

Qiie entre tantas perfecciones 
Nueftras imaginaciones 
No hallan falida fegura. 
Que ciegas en luz tan pura 
Pierden entre el tino el tiento. 
Que en ti hafta el entcndimicnto¡ 
Es bellifsimo animal. 
Ni ofendiendo , &c. 

Injuria mas difculpada, 
Defdicha mas venturofa. 
Que en elección tan hermofa 
No puede fer defdichada. 
Perdición aprovechada, 
Que hafta el daño hace dichofo, 
Hafta el penar gloriofo, 
Hafta el morir inmortal, 
j^¿ofendiendo , &c. 

C a, EpI- 



^6 Obras 

Epitome fobcraño 

Que llamamos de beldades. 
Golfo de divinidades, 
Dulce íerafín Hircano, 
Gloriofa duda a lo humano, 
Crédito á lo blanco , y rubio 
De perfecciones diluvio, 
Y defden univerfal. 
Niña hermoía , y celeftial. 
Ni ofendiendo tratas mal. 

ROMANCE. 



CElia trifte , y todo alegi-e! 
No se que laftima tenga. 
Si á lo hermofo enternecido. 
Si a lo necio , qué íe alegra? 

En las mexillas las manos 
Hacen dukifsimas treguas 
Crudo Enero , y Mayo herm©í<>> 
Blanca nieve , y flores bellas. 

Los ojos , que hafta con rayos 
Entran en batalla tierna, 
Eríojados con fu Cielo 
Lloran de venganza eílrellas, 

Blandosfufpiros defata, 
Defcoje gallardas penas, 
O quan necio habla un dolor 
En lomudo de la lengual 

Penfativo fe fufpende, 
Y quien pefares le cuefra. 
Que groíTero , y que dichofa 
Quien merece lo que pienfal 

Dentro ele fu penfamiento 
Con figo á íolas fe queda. 
Quien poijdra paz en un campo, 
Qiie todo ayuda á la guerra? 

No fe quexa aunque ofendida. 
Porque una hidalga belleza 
Aventurará primero 
Muchas vidas, que una quexa* 



No es ofenfa en la hermofurá 
La que puede en mano agena, 

^ Lo que ella fufre , y permite 
Solo puede fer ofenfa. 

La mala ley en amor 

Quien la tiene la padezca. 
Que andan faifas las rray clones^ 
Que nadie las efcarmienta. 

La altivez quando querida 
En la hetmofura es baxeza, 
Con quien fe atreve a no amarla 
Es ayrofa la fobervia. 

Vengue un extremo á otro extrem0j¡ 

Y también el mundo tenga 
Perfecciones que fe agravien, 
Si ay glorias que fe merezcan. 

Entre alegres Celia trifte, 

Y todas mirando a Celia 
Tomaran por fu hermofurá 
Su defdicha, y fu triílcza. 

Letrilla, 

Al cabo de los años mil 
Buelven mis penas por do folian Ir¿ 



A' 



Coplas, 

L mar de Filida bella 

La fiempre igual hermofurá 
No es parte de la ventura. 
Si no es razón de mi eitrella; 
Pensé hallar fagradoen ella, 
Y en piedad bufcada en valde 
No ay peílafía fin alcalde. 
No ay ceja fin alguacilj 
Al Cabo , &c. 
Una eterna inclinación 
En foberana belleza, 
Quando fe adniite,es fineza, 
Quando canfa , obñinacion; 

Efté 



de Don Antonio de Mendoza, 



Eí}<e fino Corazón 
Defcal^o , y duro en amar 
O es barbudo en el Paular, 
O es motilón ea San Gil. 
Al cabo , &c. 

Eíla áulce ficmpre mía 
Pena, que culpa fe llama. 
Yo conozco bleip , que ama, 

' Y Fillda que porfía; 
Mas dirán de mi oíTadía 
En caufatan celeftia!, 
Que el fugeto es criminal, 
Mas' no que el güilo es civil; 
Al cabo , &c. 

Mil contrarios Imagino 
En un rafgo foberano, 
'Ver tan glorlofo lo humano. 
Ser tan a'uel lo divino; 
Natural lo peregrino, 
Eftrangero lo dichofo, 
Tan fiero ficmpre lo hermofo, 
Y tamaño lo gentil; 
Al cabo , &c. 

Un ^rano de Cielo es 
Eüe Demonio angelado. 
El ángel endemoniado 
El Sol de nevados pies. 
De efte hermofo grano,pues. 
Lo ii)oílaceriO me alcanza. 
Sin que goze mi efperan^a. 
Ni un poco de peregllj 
Al cabo , &c. 



37 



D 



ROMANCE. 



E las galas del Abril 



Reycndofe el Mayo eftá, 
()uc de agua , y viento venido, 
Es ayrofo , y no es galán. 
Hiiciendo amores el alva 
í-a empiezan á ínuimura? • 



Las fuentes , que también finge 

Quien es alma de criftal. 
Los zcfíros , que á las flores 

Caricia fueron , fon ya, 

Si i la mañana Üfonja, 

A la tarde tempeílad. 
Las aves , que el verde ramo 

Albergue les fue , y folar. 

Si algún ayre le eftremcce, 

Defamparanle , y fe van, ,^ 

Reciben del Sol las plantas 

La florida hennofa faz, 

Y luego les quita un rayo 
Todo el vefdor que les da, 

Hafta los defiertos miro 
Poblados de falfedad. 
Menos peligro en lo mtnoij^ 

Y en lo mas feguro mas. 

Solo ay verdad én mi amor, í 

Solo ay firmeza en mi maí, 
Sok) en Fllida hermofura. 
Que no fe acaba ya mas. ; 

De las miefles cuida el año 

Con fiempre fcdiento afán; 

' Y aun la efperan^a les miente. 

Que ni en frutos ay verdad. 

Donde vive , donde hace 
La fencilléz natural. 
Alma de hombre tiene todo,* 
Guerra , y embidia eii fu paz,. 

DÉCIMA. 

COn el Alva a buenas nochéá 
Mas folos nos ha dexado. 
Que un día fin Sol el prado. 
Que llovió langas de coches, . .. ; 
Que madrugues otras noches,' 
Que llore el alva , 6 que ría, 
Siempre le haces compañía, 
^líjia en el alva empie?a, ,....;.; 



38 



Oh 



ras 



Y en efta cofi mas belleza 
Empieza , y acaba el día. 



£n un combíte que hizo a los Se- 
cretarios 'del Conde-Duque 
de Olivares, 

Coplas en Us manteles, 

COn dares , y con tomares 
Eftas meías de manjares 
Oy fe hallarán para vos 
Llenas por gracia de Dios, 
Y del Conde de Olivares. 

En el plato del Protonot ario D, Ge- 
, ronimo de Villanueva* 

El Señor Protonotarlo 
Gloria de lo Secretario, 
Aunque el concepto me riña. 
Pues no apetece bafquiña, 
Pongafe efte efcapulario. 

En el de Don Baltbafar de Alamos, 

Aunque ni un folo confite 
El alamos ha de dar, 
Propongámosle el embite, 
Pero en efto de combite 
No querrá fer Balthafar. 

En el de Antonio Carnero, 
Da el noble Antonio Carnero, 
Qual yo por el matrimonio, 
•^Mas balidos, que un cordero. 
Dando á lo tentado fiero 
Sino lo Santo, lo Antonio» 

En el de Francifco Gómez de 
AJperilla. 
Mes del bUndo , y dulce AfprlUa 



La pluma , como es notorio. 

Es el martyr fin manzilla. 
Sea como de Sevilla 
Afsiftcnte de Efcritcrio. 

En el de Don Pedro Coloma, 

Ya le efpera el merecido 
Premio con algo de Roma, 
Que le quieren dar buen nido. 
Aunque viene con paloma. 

En el de Pedro de Olivares, 

No parece que en ayunas 
Con galas tan Angulares 
Anda el Pedro de urde algunas. 
Aunque ya los Olivares 
No gaftan fus azeytunas. 

En el de Pedro de Villanueva, 

Si al Villanueva imitare 

Pedro en el ingenio , y ciará 
ModeíVia el Conde le ampare, 
Mas fea fino echare 
Villanueva de la Xara. 

En el de Juan del Caflillo, 
Virtud cafta aqui me humillo, 

Y fer quifiera galán 
Para callarlo , ó decirlo 
En Secretario tan Juan, 

Y en lo demás , mas Cadillo. 

En el de D, Antonio de Mendoza, 

Cinco al matrimonio infieles 
• Oíd , y entre eftos manteles 
Seafnos yá , y fin pcfares 
Vos el Marques de Comares, 
Yo el Alcalde de los Donceles. 

Primer 



de Don Antonio 

Primer brindes, 

A Los dos mejores amos, 
Hechos modeftos razimos 
El primer brindes hagamos, 
Que pues por ellos vivimos. 
También por ellos bebamos. 

A levantar la mtfa al Protonotario, 

ESte es el primer farol 
i -Del gran plumage Efpañol, 
Banquete en vano fe nombra, 
Que del tuyo es una fombra, 

Y yo un rafgo de tu Sol. 

A la bendición de la mefa, 

A Dios, y al gran Rey le demos, 

Y al Conde gracias no pocas, 

Y con glorióles extremos 
En fu alabauí^a gaftemos 
Lo que queda de las bocas. 

l4 una merienda , que dio a unas 
Damas, 

EL muchifsimo Mendoza, 
Picaro de gran primor. 
Que a toda gallarda moza 
En fu bodegón de amor 
Le huele , fino le goza. 
Murmure el corto aparato, 

Y en calumnias fe defquite, 
Pero no podrá el iiígrato 
Dar efte golofo plato, 
Aunque empañe fu confite. 

Copla va , que \zi arrojo, 
Válgame Apolo el galán, 

Y tapado de medio ojo 



de Mendoza. 3P 

También M?.rtin de Guzman, 
Que aun es planeta mas rojo. 

La Luifa hafia en lo fevera 
Bellamente lifonjera. 
Cuerdo el faber, fábio el. modo 
Nos mueílra apacible en todo 
Embaynado lo Cabrera. 

La hermofura foberana, 

Que en Juana con beldad pura 
A todas de mano gana. 
Primero quiere fer Juana, 
Para fer mas hermofura. 

La bellifsima Arellano 
Primera flor del Verano,' 
A fu perfección quexofo 
Corto le viene lo hermofo> 
Y jufto lo foberano. 

La bizarra Peñalofa 

Gentil, defpejada , ayrofa,; 
Linda , aliñada , y galante, 
Hafta el mifmo confonante 
La efiá confefl'ando hermofa; 

La Pacheco en lo alentado 
En la fazon , y frefcura 
Digna es de qualquier cuidado. 
Porque un defpojo atinado 
Puede llamarfe hermofura., 

La Ifabel , que pueden della u; :\ 
Aprender gracia los Juanes, 
Pues no folo en gracia bella 
Vive el cavallero della, 
Sino parió a los Gracianes. 

Si huviera muchas parido 
De Antonio la madre madre,' 
Qué gran dicha huviera fidól 
Si bien fe holgara fu padre. 
Mas fe huelga fu marido. 

El de Hi jar paciencia ten. 
Que aunque merezca defdea 
Efta merienda fatal, 
Quando aqui anochezcas njaí, 

C4 Yq 



^.o 



Obras 



Yo se que amaneces bien. 

Antonio , que en bizarría 
No tienes comparación, 
Dale a cíla merienda fría 
XJn poco de tu fazon, 
Será fabrofa , aunque mía. 

Las damas prevengan furtos. 
Que ha de havcr ante comida. 
Como otro Gonzalo Buftos 
En dulce copla efcondlda 
Pimipnta de tantos guftos. 

Yo Antonio, pero no el Franco, 
Sino mas civil que un fuegro. 
Quiero deftas coplas manco 
Quedarme una vez en blancOj 
Tiren buaccdes al negro. 

Con tanto cada feñora 
Salud , y gracia fepades, 
Defcubra fu plato ahora, 
Que hallará tantas frialdades^ 
Qiie fobre la cantimplora. 

Letra, 

Hagamos de amor donayre, 
Y de fus veras pa'ílor, 
Que los cuidados de amor 
Aunque fon fuego , fon ayre. 



Q.^ 



Coplas, 

Ulen mas vivamente muere, 
Y arde en. mas fegura llama. 
Ya no quiere lo que ama, 

Siao am.a :o que quiere; 

Qualq^aiera de amor efpere 

Una cxperienda qucxofa, 

Porque la fe mas ayroía 

Se paga con un dcíayrej 

Hagamos , &c. 

Mudando amor de elemento^ 



Las plumas , que por coílumbré 

Ardían en fina Icmbre,' 
Se apagan en falfo viento: 
Los ojos , que en rendimiento^ 
Mares formaban de penas 
Surcan golfos de Sirenas " . 
Ya no el agua , fino el ayre; 
Hagamos , &c. 
Amor labrador de engaños 
Entre campos de afperezas 
Anda eÜerll de finezas, 

Y fértil de defcngaños: 
Cada día con los años 

Mas niño , mas loco, y ciego. 
Flechas que armaban el fuego» 
Todas las difpara al ayre; 
Hagamos , &c. 
No ay cofa que mas fe vea-, 

Y á eílo íoio amor me obliga,^ 
Que una traycion , que lo diga, 

Y una verdad , que lo crea: 
No ay parte * en que menos fea 
Amor que en las almas Rey, 
Quien anda de mala ley, ^ 

No puede andar de buen ayrc. 

Al Conde-Duqp:e , porque la Con-. 

defa no quifo recibir anas 

beatillas^ 



A 



Tus^ acciones debemos 
Oy un- excmplo excelente, 
Qiic has puefio glcriofamente 
Vii'tiid harfka en los extremos,. 
Que aigradecer no podemos 
Con demoílracion alguna 
Ti> grandeza , que ninguna 
Quieres de quantas alcanza-, 
So^o cabe en la alabanza, 
Y barato en la fortuna. 



• de Don Antoni 

A ^í fcñora emblc 

Dos beatillas ( qué dolor! ) 
Porque ha mcneíler , fcñor, 
Poco aparato la fe: 
No las qiiiíb , defdcn fué; 
Pero.él precepto , que das. 
No fe ha dei'ntender y^ mas, 
'Aunque quadre nuevo , y fanto. 
Con quien no ha querido tanto. 
Ni quiere pedirte mas. 

Alcí' ReyítA de Ungria , quando e/Ia- 
ba en Madrid el Principe de Ca- 
lez, 

DÉCIMAS. 

SEñora en eña ocaíion 
Ningún recato lo dude, 
Qne á lo San Carlos ayude 
Del nombre la devoción: 
Vos harcis divina unión 
Del Santo , y Carlos , en quanto 
Seréis del Herege efpanto. 
Pues quien (quádo amor negocia) 
Debe lo Carlos áEfcocia, 
A Efpaña deba lo Santo. 
Pues á tdn gloriofos fines 
Son los r*. tiros ya ingratos 
Debéis también los zapatos 
A quien dtbcis los chapines: 

Y de cfpofa en los conhnes 
Por buen aOTrro tomad 
Gracias ii fu Mageilad, 

Que en fu bien^y aplaufo tanto. 
Yo foy quien os coy el Santo> 

Y Carlos (u Ma-eÜad. 
Ko en v: no la Iglef a os ña 

De redimir el oíicio. 
Que tan gloriofo excrcícío 
Empieza íiemprc en Maxla; 



O de Mcr.dozct. 4 1 

Y otro Carlos algún día. 
Pues á cargo otra vez roma 
Dilubios nueva Paloma, 
Como yo fi amor no yerra, 
Se le doy á Inglaterra, 
Vos í'e le daréis á Roma. 

Al Duque de Medina de lai 
Torres, 

ROMANCE. 

Luílre , y grande Ramiro, 
Que feliz juntando eftás 
A las palmas de 01I\ares 
Los Laureles de Toralj 

Tu que en dilubio de ííglos 
Por naufragio de la edad 
Pura , y alta confervafte 
La gran fangre de-Guzman, 

Y aora a tu excelía nave 
Con bella fcrenldad 
Truxiíle la hermofa Ollvaj 
Que tus hados pufo en paz» 

La efclareclda María 
Atención uniberfal, 
Y a la rilayor efperan^a 
Mayor defempeño ay. 

Efplritii hcrmofo , y puro. 
Que en dudoía humanidad^ '"* 
Si es modeftia el fcr humana. 
No es diida lo cclcf.ial. 

Hija de aquel Varón Grande, 
Que a fu fortuna le dá 
Corta riv nda , paffo efírecho 
Quanto mas ceñida , mas. 

Deípicrto , labio Piloto, 
Que entre tanta tcmpeftad 
Por dcfayudaclos vitntos 
Piia el golfo , y huella e^ mar. 

Jan atado al timón fiempre. 



4^ 



Qiie a! d'rrveío , y al afán 
Ombro Infatigable arrima, 
Cuidado emplea inmortal. 

No turbado , aunque advertido 
Del eípantofo uracan 
Del Norte mas erizado. 
Del mas fino vendabal. 

Y no menos hija hermofa 
De aquella virtud capaz 
De dar á fombras humanas 
Luces de divinidad. 

Su heroyca madre, que iguala 
Con humilde Mageílad 
Al L'fpirita mas Tanto, 
El animo mas Real. 

Efta , pues , glorlofa rama 
De fu tronco , que fe va 
Trafplantando eftrella , y antes 
Que luz , floreció deidad. 

Se refervó a tus grandezas 
Negada a fu mifma edad. 
Halla que en ti le ofrecleíTen 
Lo mas lucido , y igual. 

.Tanta dicha merecida 
No fa\ or fe ha de llamar. 
Sino defagravio tuyo 
No perdonado ya mas. 

jQae á no pagarte la fuerte 
Efta deuda de llegar 
A tal grandeza , quedara 
Qiiexofo lo natural. 

Siendo tan cortes la dicha 

En ti , que aun viftiendo eílá 
La polTefsIon del marido 
Efperan^a de galán. 

Goza gloriólo Ramiro 
La juila felicidad, 
Ya de acierto^ prcfumlda. 
De ti acreditada mal. 

<^e entre la modeftia noble 
Tus grandezas crecerán 
A razones de fer tuyas. 



Obras 

Y á méritos de fer mas., 
Qbe ambiziofa es la. templan9a 

Del grande , que haver podrá 
Mas que fer mas del fer menos, 

Y deuda la eternidad! 

Y oy que acelebrar tus años. 
Quien defea celebrar 
Siglos tuyos , que los figlos 
Avifen la brevedad. 

Toda eíla cafa fe alegra 
Mas tuya, que aquel folar 
Sierra iluílre, que aun la pierde 
De vifta la eternidad. 

Aquel no folo principio 
A tanto Godo Alemán, 
Sino a tanto hcroyco Rey 
De Caftilla , y Portugal. 

Ya que las ramas al tronco 
Se buelven , como á fu mar 
Grandes rios , que le rindan 
Tanto imperio de criftal. 

Gozad , 6 gloriofos mares 
De amor , y ley inmortal. 
De dos almas , y una vida 
Tan pocas veces verdad. 

Vivid Ramiro , y Maria 
Inmortales a la paz 
De vueftros padres , que huellen 
Tanta ambición temporal. 

Y en fucefsion venturofa 
Guzmanes á Efpaña dad, 
Enriques , Pedros , Ramiros, 

Y antes de un año un Gafpar. 

Y dando al Cielo , y la tierra 
Capitanes , tenga en paz 
Calahorra otro Domingo, 

Y Tarifa otro -obraban. 

Y afsi no me deis íilencio, 
Porque nunca he de tallar 
En vueftra digna a]aban9a 
Siempre en mi voz inmortal. 



Al 



de Don Antonie-dc Mendoza. 



43 



]áI Duque de Lerma defde Aran- 
juez, 

ROMANCE. 

SEñor Duque , Señor Duque, 
El que preciado tenéis, 
Afsi dormidos los ojos, 

Y afsi roncando la fe. 
Que ceño , y tibieza es efta. 

Que yá os llegan á efcoger. 

Lo dichofo para olvido. 

Lo bello para defdcn? 
Vos tan fiera ingratitud? 

Vos defvio tan cruel? 

Si ion achaques de Duque, 

Yo me retiro á Marques. 
Qiiando a faber no llegara 

Lo bien que os llego á querer. 

En que vos me tratéis mal. 

Supiera que os quiero bien. 
Con las Celias , con las Filis 

En coros me juntare 

A quexarme de un tres Duque, 

Y harto engaño para tres. 
Ya se que en Madrid por vos 

Cañas jugaban ayer 

Sarracinos , y Aliatares 

Ocho á ocho , y diez á diez. 
No juegen oy los amigos, 

Quexas no llegue a tener 

En vueftra amiílad fegura 

Defdichas la buena ley. 
¡Tírfo olvidado fin cauía? 

Yo con vos ? yo pediré 

Sufpiros á una María, 

Vengan9as a una Ifabel. 
Lo que cruda Ana Carrete, 

Con qué rabia os lo diré! 

Por feñas de cjue en el mundo 



Nunca fe ha dicho otra vez. 
Tócame en locortefano 

Qiie no me efcrívais , ni habléis^ 

Mas no reíponder , me ha dado 

En todo lo montañés. 
Si Don Francifco de Arguello 

Yace doliente , ya que 

Sin él no fabcis vivir. 

Bien podréis amar fin él. 
Para la correfpondiencia 

Se hicieron cartas , mas fué 

Quien primero lo Introduxo 

Majadero muy cortes. 
Qué pefadamente amigo, 

Qué atento , necio , y fiel, 

Qué molcfto que feria, 

Y necio feria también! 

Yo os perdono el no efcrivlrme. 
Si fué buen gufto , y fi es 
Disfavor , campaña dice. 
Venga Alcalde , y firme el Rey, 

Pero yo tener olvido 

De vueftra amiftad , de quien 
Igualdad fufren los orbes, 

Y aun la eternidad defpues. 
El buen Pilades , y Oreftes 

Me perdonen , que aunque sé 
La hiíloría deftos feñores. 
No quife hacerles merced. 

No hagáis foiedad tanta. 
Como la que vos me hacéis. 
Ni a la Monja fu viilete. 
Ni á la Dama fu papel. 

No me alegra en eftos campos 
El fitio dos veces Rey, 
En lo hermofo , y lo florido, 
O por el dueño , ó por él. 

No me divierten , y alientan 
De fu bizarro tropel 
Tanta fallida cfperan^a. 
Luciente engaño de un mes. 

No 



44 



Obras 



No tinto hermoíb aparato 

De Abrí íes en el pages, 

Verde paíslon, que defmiya. 

Si ©¿tabre le mira el pie. 
No tanto jardín , en donde 

Sufrieron Chipre , y Babel 

Tanta vulgar pefadumbre. 

Tanta plunu defcortcs. 
No el ver entre flores tantas 

Del uno , y otro vergel 

Tan galán , y ^fino el Tajo 

Haila morir Portugués. 
No el feguir la ayrofa huella 

Defle mas hombre , de aquel 

Joven , que en paz bclicofa 

A triunfos mide los pits. 
No temas , que Adonis llame 

A Narcifo , que no\el 

Todo lo marcial defcubre 

Con un rafgo lo montes, 
^enos cerdofo el cochino, 

Por quien anduvo por el 

Tan civil un Dios , que ayrado 

Se ^•engb de una muger. 
La obligación , y el refpeto 

Hace leve quanto veis. 

Que bebe en vano apetito 

El peligro de la fed. 
De vueftro gufto no os pido 

Quenta , ni parte , ni efteis 

Falfo con hallar tan fino 

Ángel tanto de oropel. 
No hablo en roxas Deidades, 

Porque yo defenderé i 

Que el Sol con ella en lo hermofo 

Es un Flamenco de pez. 
Acordaos , que como a Eneas 

Aquella efpada os dexé. 
Mas que por arma tan mía. 
Por fer alhaja del Rey. 
NolaperjiaÍ3,nii buenDuque^ . 

©r-í 



Ko la perdáis , p'j<ís fabeis, 
Que el amor no tiene olVidoí,-^ ''x 
No tiene auíencia la te. 
Deüe íitio , que fe llama, 
Aunque ci vil lo llaméis. 
Por mérito Paraifo, 

Y por fu nombre Aranjuez, 

ROMANCE. 

LAs tormentas apacibles 
j Navegue de un mar de amor. 

De nubes ceñido el Cielo, 

De ceños armado el Sol. 
Contrarios vientos de ofenfa, 

Crefpas ondas de rigor 

En todo hicieron peligro. 

Solo en mis finezas no. 
Tanto aparato de males, 

De penas tanto efquadron 

En vano huvieran nacido 

A no haver nacido yo. 
Todos en mi fe lograron, / 

Todos mi fe los fufrio, 

Y á todo eftuvo conftantc 
Mi feguro corazón. 

Serenoíe ayrado el Cielo, ; ' 

Y templado defato 
Mas rayos para la herida, 

Y menos para el dolor. 
De paz miro aquel femblante, 

Oii.e en debida prefuncion 
En bello , y civil dexaba 
Hermofa duda en los dos. 

Defpuesde clerYOStan crudos 
Blando el zefiro quito 
M?-s defalientos a un alma, 
Que dcfmayos a una Pior. 

O quanto el alma recibe 
A confeiTarme , que eO:oy 
F^ivorecidp ,;que el alma 

Auflk 



de Don Antonio de Mendoza. 4 5 



Aun ño la fia á la voz. 
Ni mi filencio , feñora. 
Callara mis glorias oy, 
Que encubrir no puedo el premio 
Si os debo el morir de vos. 
Razón es que eflrañe , y dude 
Que vueftro valido íby, 
Que fi aun no cabe en la dicha. 
Menos puede en la razón. 
Por mas Impoísible tengo. 
Por mas nieva preteníion. 
Que alcanzarlo poca dicha, 
Coníeguirlo mucho amor. 
Negarfe favorecido 
Es decente fin razón, 
Y es mas bien que confiado 
Ser corteímente traydor. 
A un agrado íoberano 
Una aierda efilmacion 
Le ponga , donde fe adore. 
Mas donde fe crea , no. 
Las partes de agradecido 
Regiílrelas el temor, 
Que de flaquezas de barrO' 
Suele arraarfe un galardón» 
En maá tiernas confidencias,. 
Y mas bien logrado ardor 
Gala para una efperan^a 
Ha de fer la paílefsion. 
Quando fe merece un bien 
Aun no bien fe mereció. 
Que a no creído fe dexa 
El mercccrfe mejor, 
Hermofifsima Señora^ 
Caricia tan fuperior 
Quanto el refueto la niega, 
T^ntQ la venero yo. 
Duda merece dos veces 

El favor , que hallando- voy. 
El fcr mió es la mas juña. 
El fer vueílro es la mayor» 



Piedad vueílra , y dicluí mia 
Con igual admiración, 
Primero fea impofsible, 
Y defpues ferá favor. 

Ya que al nombre de*favores 
OíTado crédito doy. 
No ferán méritos míos, 
Que milagros vueftros fon. 

Endechas a los años» 

A Los anos bellos. 
Que Amariles goza. 
En quien ion los días 
Todos una aurora. 
La difcr.cta Nize 
De la felva umbrofa 
Junta la hermofura, 
Y belleza toda. 
Salen á la fiefta 
Quatro labradoras 
De las flores vida, a 
De los campos gloria; .! n'j ^i 
A fuera que fale 
Jacinta brípfa. 
De los hombres guerra. 
De los ayres pompa. 
Aparta que llega 
Beliíarda ayrofa. 
Que á fu gracia mucha 
Todaembidia es poca, 
Defvia que viene 
Filida quexofa. 
Que preí unía el Alva 
Competencias locas. 
Hagan plaza , que entra 
Antandra ,. que en fombra 
Dexa todo el Sol 
Su hermofura fola. 
yán quatro mancebos 
En gallarda tropa. 



Mas 



\ 



4<^ 



Obras 



Mas que á competencias 

A rendir visorias. 
Imitan fus lazos 

Las aguas fonoras, 

Que en confufo enredo 

Los prados coronan. 
Los zefiros dulces 

Nuevo tono Informan 

A las tiernas aves 

Y a las verdes ojas. 
Eftos rayos Efpañoles 

Nuevas de amor alegrías 
£n la edad no parecen dias, 

Y en la hcrmofura fon Soles. 
Entre el bello refplendor 

De los campos de luzes mayores 
De Amirlles nacen las flores, 

Y es Belifa de todas la flor. 
A mudanzas nuevas 

Todos ocho tornan. 

Que mudan9as íiempre 

Unas llaman a otras. 
NCoa en las Deidades años fe cueta. 

Mas los tuyos, Zagala, fon deidad 
nueva. 
Bellos impofsibles tus anos hacen, 

Y creer tu hermofura fon los mas 

grandes, 
A milagros los dias miden tu roílro, 
Que fcr puede mas bello lo mas 

hermofo. 
Mas belleza , que tienes , no puede 

averia, 

Y en tus años miramos , que ay 

mas belleza. 

Mote, 
Es el engaño traydor, 

Y el defengaño leal. 

El uno es dolor fin mal, 
y el gtro es mal íin dolor. 



Glofa,. 



Quien mas engañado ha íido 
Es mas culpado en fu daño, 
"' Y de sí quede ofendido, 
Que el mayor, fino es creído, 
Nunca puede fer engaño: 
S? ninguno le confiente. 
Será ociofo adulador, 
Mas tanto el guño fe miente. 
Que fiempre ayudadamentc 
Es el engaño traydor. 

Ofro al mi fino. 

Si tu engaño ay quien le crea 
Bufque lo culpado en sí. 
Pues quando mas lifongea. 
Si yo no quiero que fea 
El no puede fer fin mi; 
Con quien en todo accidenté 
Siempre eípera lo peor, 

Y nunca á si no íe miejitc 
Dos veces Inútilmente 
Es el engaño traydor. 

Otro al mifino. 

Con lo humilde , y lo rendido 
El engaño vive ociofo. 
Que es fu error tan prefumido,- 
Que huye lo defvalldo, 

Y bufca lo poderofo: 
Anda en tragc de amiílad. 
Para fer traydor mejor, 

Y en dichofa flilfedad 
En femWante de lealtad 
Es el engaño traydor. 

Aplaufos de üfonjcro 

Halla el engaño enemigo, 
y el defengaño fevero 

Tiene 



de Don Antonio 

Tiene derdkhas ¿t amigo, 

Y culpas de verdadero; 
Como advierte el defcngaño 
Su bien , y íi adula el mal, 
Siempre el engaño a fu daño 
Queda traydor el engaño, 

Y el dcfengaño leal. 

Otra. 

La mentira llfonjera 

No he temido del engaño, 
Ni á la verdad mas íevera, 
Puesqaando nunca le huviera. 
Yo me hiciera el defengaño: 
Como el conoce fu error, 

Y el cn.^año deíigual, 
Conia mentira es mayor. 
Siempre el engaño es traydor, 

Y el deíeiigaño leal. 
Ha de airar con rigor 

El dcfengaño , que tibio 
Es el engaño mayor, 
Uno enferma en el alivio, 

Y otro fana en el dolor; 
Quantos el alma confiente 
Todos con dolor igual 

Son maksj en quien lo fíente, 

Y de todos folamcnte 
El uno es dolor fin maU 

Es el defengaño atento 
Que dolor fin daño dexa. 
Mas no el engaño violento. 
Muere uno con el contento, 

Y el otro vive en la quexa. 
Efte parece impwtano, 

Y aquel fiado ¿ fu error 

Es mas daño , om ninguno. 
Dolor íin mal es el uno, 

Y el otro es mal íin dolor» 



> 



de Mendoza. 47 

V, S. tiene fu gJoJfa , alguna con 
verfos duplicados ^ fiV, S, quie- 
re ayudar a fu opinión , trabaje^ 
y no le aventure fu pereza al def- 
lucimiento de mis coplas , que 
aunque fiempre feran de V, S, 
y e fiaran a fu férvido , no todas 
veces a fu breve obediencia j que 
comofoyingeniofofocorrido^ lle- 
gan otras priffas mayores , pero 
ninguna de mas gufio , y obliga- 
ción \y af si fuera la groffeta , co- 
mo difcreto el papelito ,j/ atienda 
V. S, c^ue no es de fenda vulgar la 
obra , y cofas lleva , que las toma- 
xa yo paramias, 

A una hermofa trigueña muy da- 
da a las coplas , y en celebrar^ 
los que fe le efcriven. 

DÉCIMAS. 

, , Enos que tuyo el intento 
JL No pudiera fer , Señora, 

Que tu fola has hecho aora 
Diehofo el entendimiento: 
Bien mereces rendimiento 
De impofsibles ya es locura 
Negar ingenio , y ventura, 
Que haces baila en eílo hermofa 
A la difcrecion dichofa, 
Y difcreta la hcrmofura. 
La vulgar dcfconfian^a 
Es efía , mas iTn cfeto 
Das al metro lo difcreto. 
Lo pides en tu ahb^nza. 
Que nada de ingenio alcan9a 
Quien no te admira > y fe emplea 

En 



48 



Obras 



En ta vcldad viva idea 
. De glorio fa pcffcccíon, 
QuQ aun fuera tu direreccion 
Defdgravio de una fea. 
SI celebniíi tu hermofura 
Los profeíTores de Ovidio, 
Mas , Señorajes cmbldio 
Que el ingenio la ventara: 
Mas fi tan alta hermofura 
No alaban , ni les prometo. 
Ni embldia , ni lo difcrcto. 
Yo eonhelío , que es en fuma 
El crédito de la pluma 
Lo excelente del fugeto. 
iTu acreditada color, 

Que ya en fer tuya lo digo 
Es el mas bello teíligo 
Contra el rubio pecador: 
Cumplió fu precepto amor 
En no fer necia , ni fria, 

Y en ayrofa bizania 
'Xa obiigaclon de morena, 

Y en fer para fu-mpre agena 
Todas las leyes de mia. 

A la mayor gloria igualo 

La de los verfos , que el arte 
Si te tiene de fu parte. 
Nada puede tener malo: 
Ni por premiado feñalo 
Quantos en marmoles baña 
El Tibre en roxa campaña. 
Que ya de mas glorias lleno, 
No es verd^ , fino moreno 
El laurel , que les da Efpaña» 

Si huyendo lo rubio folo 
Daphnes fugitiva yace, 
Avifele , que ya nace 
Con rayos negros Apolo: 
Los tuyos en nueílropolo 
El numero iluftre crecen, 
guc á Ipalia defprecio ofrecen,' 



Y tantos por ti fe alaban 
Qi.:e de rxivcrtíríe no acaban. 
Que te amen fi lo merecen. 

Solo me dá pefadumbre, 

Claro honor de la s morenas. 
Que te ha de llamar Mecenas 
La coplinecia coltumbre; 
Gloriofo fa'^x^r , y lumbre 
De las que llaman infufas, 
Del favor queden confufas 
Que en tus laureles , y palmas 
No han merecido las almas - 
Quanto les das á las Mufas. 

Al Marques de Heliche , embian^ 
dolé un Romance , que fe hizo d 
un pro^ojito que le dio* 

ROMANCE. 

^Bedicncias , que no eligen, 
_ Sino el ferio , el rlcfgo tocan 
De que yo á tu acierto falte, 
A tanto tu imperio fobra. 

Que tus bien delgadas lineas. 
De que pinceles perdonan 
A prefuuciones fútiles 
Aun los peligres de tofcas. 

Mandas , que en las tuyas bellas 
Torpe carácter imponga, 

Y á no dar tu las difculpas^ 
Yo las vengara fin otras. 

Que yá que fufra la pluma 
Sus ignorancias for^ofas 
La defvelada fineza, 
Ni aun fin culpas fe conozca; 

O generofo Ramiro! 

Qne el Sol de mejor efpofa 
Primero que á las eftrellas 
\^ debiílg á cus auroras. 



f 



de Don Antonior 

Que el refphndor , que recibes, 
No te le dan, te le toman. 
Que para grandeza tanta 
Tus luzcs te hicieron fombra. 

Como á.los fecundos mares 
Las corrientes caudalofas, 
Los rios fe «íftituyen 
Mas por deuda , que por gloria. 

!Afsi el Betls reconoce 
En ti fu cuna dichofa, 
y en tu mar con rio tanto 
No hacen novedad las ondas, 

¡Que en el Real Occeano 
De tu fangre generofa 
Tributos de la Fortuna 
Ni crecen , ni alteran olas, 

y en finezas dexar puedes 
Tu poííefsion venturofa. 
Gala para una cfperan^a,. 
Y dodrina para todas. 

y en fuperior obediencia 
El cejudo nombre borras 
Al parentefco , y dos vezes 
De gran hijo te coronas. 

O mayor temprano Alcides, 
Qi_ie no de íiete deñrozas 
En cabezas fuccefsivas 
La fiera íiempre efpantofa! 

Sino al monflruo de ocho ventas. 
Que dominando fe poftra, 
P atiendo humilde las nunca 
Otra vez rendidas bocas. 

Templan Jo el valor , y clareo 
Tan nivefedo , que toma 
La autoridad de la maña 
Lo que baftó á la vldoria. 

Tan grande para tu Rey, 
Que le fon menos gloriofas 
Quantas el Francole embidl¿i, 
Quintas el Belga le llora. 

gue ai ano de ciuco luílros^ 



de Mendoza, 4p 

Que feliz Efpaña nombra, - 
Deíde los altos principios 
Le defdeúan las memorias. 

Finezas fon de tu fexo, 

Que en nada tendrá quexofa 
La elección , qae la prudencia 
Nunca encaneció tan moza. 

Exemplo el modeflo paíTo, 
Que en feñas defambiciofas 
Le defmiente á la fortuna 
Tantos teftigos de loca. 

La dicha debe á tus añps 

Lo cuerdo ignorado en otra. 
Que también tiene la dicha 
Sus defaciertos de hermofar 

Nada a mi alaban<^a debes. 
Ella te queda deudora, 
Qiie porti no es lifongera. 
Ya que por mi fue tan poca; 

Vozes , que aplauden los vicios. 
Son vihnente aduladoras, 
Y. premios fon las que acUman 
Las virtudes flempre heroicas» 

Juilas oy tus alabr.n^as 

Las hago yo en lo que obras. 
Si me engañares mañana. 
Tu me las harás lifonjas. 

Ad\'ertencias fon cortefes 
Las alabanzas , que informan 
El merccerfe , y previenen 
Que fu camino conozcan. 

Qiie atento a nueílros peligros 
Los minutos perfeccionas. 
Que aj^ovechando los dias. 
No agi^Vdan años las horas. 

No figo de los preceptos 
La eloquencia licenclofa, 
Qiie en oñentaclon de fabja. 
Lo que ha de callar , ignora. 

Para templar las acciones 
giencU es tu fangre famofa. 



D 



Agudo 



Agudo es tú efiténíllmiehto, 
Y cada inftante es viclorla. 

pilando Tolo grande , y folo 
En atención poderofa, 
Se imagine a mis retiros, 
Pufe ley , mas no con poca. 

CJuandó mas bueno, que grande 
Te defcubri , a tus gloriofas 
Partes bien nobles afeAos 
Siempre acierto , y deuda aora. 

'Antes el conocimiento 

Que el Favor planta imperiofa 
Pufo a la te , y para yugo 
Sin el baftára ella fola. 

La obligación en vil fangre 
Semblantes íola apriíiona. 
Que á los palios del fuceíTo 
Fuerte yace , 6 pende floxa. 

y ata en coyunda tan firme 
La noble , que en lazos toda, 
Como nunca degenera. 
No es pofsible que fe rompa. 

Señor , no es el beneficio, 
Quien todo el animo roba, 
Solo es fe la que fe hace, 
Pero no la que fe compra. 

La confi>:n^a difpone 

Del alvedrio , y aun logran 
Las travleífas , pues con ellas, 
Por fer mayor fe conforma. 

La faz , que fcrena un tiempo 
Sañudas feñas arroja, 
No hace a la fe menos fuerte. 
Mas hacela mas coñofa. 

Si el feño me la examina, 

No en tanto empeño fe engolfa 
El Ponto , que es alto , es vano 
La Inmobil conüante roca, 

Pue8 fcgura , entera , y firme 
Triunfará dcfpreciacíora 



Obras 

El paíTo luciente eí^orvan 

Fíame tuyo , y tu mano 
Arbitro común diíponga 
De mi fuerte , que es toda ayre, 
Con quedar una fe ayrofa. 

Nadie a tus felicidades 

Paga mas jufto , y no cobran 
Ellas lo grande en lo grande, 
Sino en modeftas la gozan. 

De tu Amarilis divina 
En dulce florida copla 
Corone vuertro Hymcneo 
Temprana feftiva pompa. 

En fruto de tantas flores 
Rayos defcuelle una rofa, 
Y de árbol tan fobcrano 
Efírellas fean las hojas. 

Con las dos las nunca aufentes 
Dos vidas , que el Cielo adorna, 
Menos unidad parezcan, 
Yá que fon menos hermofas. 



c 



ROMANCE. 

Obarde , pero no huye 
Mi amor, feñora, de vos, 
Que tiene de vueílras Iras 
Valientes miedos mi amor. 

Tantos feveros enojos 
Hacen fin nueva ccafion 
Fiero eftruendo á los fentídos, 
Pero fentimiento no. 

Que impofsibles de fufrir 
Parecen llenos de horror 
Vueflros rigores , y al alma 
Que fiícÜcs de amor fon! 

No empeñéis tantos rigores 
Sobre el eílrago menor. 
Oye para defconfíarme 
Yo sé , que me ba'lo yo. 



De opueílos montes , que al Cíelo Tan obediente , y rendido 



A 



de Don Antonio de Mendoza. 



51 



A vueílras iras eftoy. 

Que hallándoles vueftro guílo. 

No les bufeo la razón. 

SI los rayos fon c.'Qigos, 
Ya quiere mi perdición 
Mas que la vida,el peligro. 
Mas que el remedio, el dolor. 

SI mi firmeza examinan, 
No bafta en pefo mayor 
La crueldad para un gemido. 
La injuria para una voz. 

Por mi , feñora , no puedo 
Tener mérito , mas oy 
Por bien amado , y íufrldo 
Me le da vueftro rigor. 

Mas gracias , que a mis finezas 
A vueftros rigores doy, 
Que en darme á merecer tanto 
Les debo la finrazon. 

Hacer el favor dichofo 

Es coftumbre , mas yo foy 
Quien folo a los desfavores 
Les merece obligación. 

Quando comohermofo mata. 
Acredita el desfavor, 
Quando, como ayrado ofende, 
Acufa la condición. 

Mas templa , 6 Liíl, la faña. 
Pues que parece mejor 
Beldad, que naturaleza 
Ley fea , y coftumbre no. 

A mal infcxrmada quexa 
Bafte por fatisfacion 
Morir entonces fin culpa, 
Como aora fin dolor* 

ROMANCE. 

ANton qulfoblen á Menga, 
Y ella quifo al dicho mas. 
Mal año en 1;^ obligación, 



Que bien fabe pagar maL 

FueíTe Antón a otra cabana 
Peor fufirido , que galán, 
Que no ha de tener amando 
Todas las cofquIUas Bras. 

Según fue /ii fentlmiento. 
Mucha fué fu voluntad, 
Que quien tiene mas amoe," 
Teme , que le ofendan mas, 

Cj'Jpan fu refoluclon, 
Si valiente honrofa ya, 
Qiie quien un agravio fufre,; 
Otro debe de efperar. 

Dizen , que los zelos fon 
Algo , que fin fer eftá. 
Mintiendo formas, que naccíí 
De un cobarde Imaginar. 

Mas fi los engendra el pecho 
En el temor , y en amar, 
Zelos fon los que fe tomarte 
Pero no , los que fe dan. 

No paíTan de los oídos. 
Para declrfe verdad. 
Porque fi á los ojos llegan, 
Menga , otra cofa fcráru 

Zelos úcfte Antón fi íiié; 
Bien aya amen el zagal. 
Que en tu crédito ponía 
Mas amor , que en tu beldad. 

No fe eftima el cuerpo hermofo, 
Paftores, fin alma Igual, 
Que es una lifonja breve 
Para la viña no mas. 

No vive el gufto en la quexá. 
Tenga la razón , que amar. 
Nadie de fu ofenfa haga 
Su propria civilidad.' 

Averiguo Antón fus zelos. 
Sobrado necio fcrá 
Quien , fin nada , que temer, 
[Tiene mucho , que dexar. 

D 2 toa 



52 

Los que de zelos , y amor 
Efectos queréis juzgar, 
Bien íi aufente , quien fe olvida, 
Peor íi buelve , quien fe vá. 

Al Conde Duque, 

DÉCIMA. 

POr falud muy juflo es. 
Que á ks piernas el humor 
Trayga , quien tray por valor 
La vanidad en los pies: 
Si ei poder , fi el Interés 
Pilas a tti gloria atento, - 
No haga ningún afsiento 
En la cabeza el dolor, 
Qut no ha de tener vapor 
(^íen no tiene ningún viento. 



Obras 



L 



Otra al mifme» 

As horas , manfa Inquietud 
Deíle relox fin engaños 
Quifiera embiaros de años 
De defcanfo , y de falud: 
Si le falta la virtud 
De andar ajuftado , ya 
Siendo vueftro , lo andará. 
Que en vos laurel , aunque diva. 
No ay alhaja , que reciba. 
Solo es vucílro lo que dá. 

"^A una Dama, que embio a un Caba- 
llero un corazón de crijial , y le 
dix® , que no fe le tratajfe nm,L 

DÉCIMAS. 



TO fiáis , fenora, mal, 

ISi es avsucurado el modo. 



Por otro , que es alma todo. 
Un corazón de criftal: 
No es copia , es original 

Corazón tan duro , y frió, 
Pero mas alma , y mas brio 
Me dirá en el mal,que os'mueílro^ 
Tan muerto , y elado el vueftro. 
Que tan encendido el mió. 

Que un bien os le trate mal. 
No temáis con faifa mueftra 
Quien , por fer de mano vueftra. 
Siempre trató bien el mal: 
Tan yeio , no tan criftal 
Vueftro corazón Ibfpecho, 

Y el mió en amor deíecho 
Pienfa , y no lo píeufa en vano. 
Mirando un yelo en mi mino. 
Que le mira en vueftro pecho* 

V^ueftro corazón avaro 

Del bien , y del mal feguro 
Yo le tomara tan duro. 
Por conocerlo tan claro: 
De un marmol,no digo,paro^ 
No fe eftraña la dureza. 
Pues fabe naturaleza 
' Con que fe labra , y fe ignora 
Con que arte,ó amor, feñora. 
Se ablanda vueftra dureza. 

Culpar, feñora , no quiero 
La prevención en reraer, 
Quc-aun bien le havia de hacer 
Acogida de eftranger©; 

Y aunque nunca en lo groflero 
Peligre por ventnrofó, 

Con el vano , y peligi'ofo 
En dichas deciros puedo. 
Que pri-mero hagáis ti miedo, 

Y haced defpues el cüchofo. 
Vueftro corazón , en qc^icn 

La materia fola es clara, 
Por feí Yueuro , le tomara 

Au|i 



de Don Ant07?io 

Aun mas bien , que j>or fer bkn. 
El vueílro , y mío fe ven 
En peligro diferente, 
Que el vueílro , que nada fíente. 
No fe duele de mi mal, 
Y el mió es mas, que criílal. 
Pues padece eternamente. 
Del bien , que nunca me fío. 
Por fer vuefl:ro,teneis miedo. 
Que el le deíconozca,y puedo 
Defconocerlo por mió: 
Alma , vida , y alvedrio 
Dichofamente os rendi. 
Nada , feñora, efcondi 
A la dicha de adoraros. 
Solo el acierto de amaros 
He tomado para mi. 

A un ReloXyjf una. muerte , que al 
fin de una amiflad quedó en po- 
der de una Dama y ó (k un ga- 
l^n y que .a medida de ambos 
van cortadas coplas, 

RElox en mis defvcnturas 
Siempre con la muerte eílás, 

Porque en la muerte no mas 

Eftán las horas feguras. 
¡Tus horas , ay penas mías! 

Son mas breves , y traydoras, 

Pues en penfar en las horas 

Solo fe paífan los dias. 
En la muerte del vivir 

Son las horas deíigualcs, 

Pero en codo fon ic^aales 

En la vida del morir. 
Relox , tu mano me advierte. 

Que aunque es mi vida menor. 

Ninguna ferá mayor 

£» Us hor^ de U muerta» 



de Mendoza. 53 

Oícnfa mal prevenida 

La nu?erte , y relox ha fído, 
En quien fe ignora el olvido, 

Y en quien no fe ve la vida. 
Mas quiere mi amor conftantc 

En efta g'.oria,qiie pierde. 
Que cada hora me acuerde, 

Y me acuerdo cada inflante. 
Mas piedad huvicra fído 

En eíla perdida gloria, > 

Que remedios de memoria. 
Hallar lecciones de olvidp. 
En tan peligrofa vida. 

En quien no ay bien, que fe efpere,; 
Qué fácilmente fe quiere, 

Y qué difícil fe olvida! 
Halla de cera un amante 

Las puertas en el amar, 

Y defpues para olvidar 
Puertas halla de diamante. 

Si en mi dcfvalida fuerte. 
Sí eti mi penar , y fentir 
Fuera defcanfo un morir. 
Como es tormento una muerte?' 

Pero la muerte aunque ya 
Por conveniencias fe tiene. 
Como á todas horas viene, 
Efta en ninguna fe va. 

Tu que mi muerte no ignoras 
Bien canfada , y mal íentlda,; 
Sino me has dexado vida. 
Para qué me dexas horas?^ 

Mas , 6 triftes defengaños! 
Ad\ erridjdefdlchas mías,- 
Que el vivir no tiene dias, 

Y el no vivir todo es años. 
Vivir fin querer ya mas 

No fon remedios ágenos, 

Y tener de vida menos 
Es tener de vida mas, 

Para uiía vida aíÜgida, 



54 Obras 

Y VA1 amor conñantc , y fuerte, 
Qiie buen remedio es la muerte, 



Si le alcan^alíc en la vida! 

Si á h muerte llaman dueño 
De las horas del morir, 
Por defcanfado vivir 
Ninguna me debe el fueño. 

En corazón defvelado 

Con tus for9ofos defpojos 
La coftumbre dc^los ojos 
No la obedece el cuidado. 

Si llamas trance mas-fuerte 
Las pocas horas de vida, 
Qué fentirá la ofendida 
Con tantas horas de muerte? 

Terrible naturaleza, 
Eílraña ley de vivir, 
Pero no acaba el morir 
A la vida , que no empieza! 

Tántalo me confidero 
De morir en mis enojos, 
Pues con la muerte en los ojos, 
Sin poder vivir , no muero. 

Si es eterno el no vivir 
Y el vivir no llega á fer, 
Las horas fon menefter 
En la región del morir. 

Aunque vivirlas no cfpero 
Eñas horas, que recibo, 
Tcngolas , fino hs vivo. 
Para ver como las muero. 

Penfamiento , que juez 
I^e mi tormento pareces, 
Si le acuerdas tantas vezes, 
Quien le olvidará una vez? 

Otras, 

EL papel , que osembie. 
Raigáis con rigor tan fiero? 
Bueno á fe de cavallero! 



Que peca ferá la fe 
Con eíías manos crueles 
De amor nevados arpones, 
Rafgad niña corazones. 
Si , niña , que no papeles. 

A una mozAy que fe ahogó, 

ESconde por varios modos, 
O rio , eíla moza bella, 
Qi-ie por toparle con ella 
Ya querrán ahogarfe todos. 



T 



DÉCIMA. 

Antas horas de un abano 
De si mal fe harán pagar 
A un Marques por heredar, 

Y á un Códe,que hercd* en vano, 
A eíTe defvelo Italiano 

Lo hermofo bufca fediento. 
Reciba el leve iníirumento 
Tu modeftia , y tu donayre. 
Que en ti fobra para el ayre, 

Y en las otras para el viento. 

A una Señora , que eftorvaba a un 
galán , que e fiaba con una Dama 
llamándole a cenar. 



MEdia cena era por filo. 
Las onze daba el relox, 
Cenar de priffa en Madrid 
A los Ponces de León. 
Quando entraba por la Hila 
Un tremendo Embaxador 
Con fcniblante de enfalada 
Sonan :'o platos la voz. 
Blzan-etona Francifca 

Perdona , qtie aun el mayor 

Sera- 



de Don Jntonio 

Serafín con mala nue\'a 
Aun no merece perdón. 
Quando y^LCC un pobre amante 
En gloriofa íufpenfion 
Arrebatador mis Cielo, 

Y encendido ri mejor Sol. 
Quando un cuerbecito tierno 

En la gloriofa , y mejor 

Carne pura , aun mas que el pico, 

Cevando eílá el corazón. 
Liega la eílupenda nucua 

De la cena , y el rumor 

A mis oídos tan recio 

Del Philofopho Platón. 
O vigilias , y quarefmas, 

Que cortefanas que fois. 

Si como no tenéis cenas, 

No tuvierais colación! 
Que trompeta de ¡uizio 

Hará tan horrendo fon, 

Como una cuñada ambrlentá, 

Y un íóbrino gruñidor? 
Aquel Efpañol de Oran 

Para que vivos dexo 

A los vencidos cenetes? 

yíih. Pafcua les de Dios. 
El fuego que metió en Troya 

Aquel ca vallo traydor, 

vYá quiero que me le llamen 

Todos el Griego Zenon. 
A Zenobia mala hembra. 

Quien celebra tu valor? 

Quien tu nombre no aborrece, 

Pues empieza por Zenon? 
Señoritos de Madrid, 

No me deis ningún tenor. 

Aunque vengan de Guinea 

Centinelas de Aragón. 
Duques , Condes , y Marquefes 

Fugite ; mas ay Antón 

Del Marques de Caracena 



de Mmdozct. jT % 

Te Ubre nucRro Señor. 

Si penas , y folcs matan, 
Maten ; mas por que razón 
De la cena , que otra cena, 
He de quedar muerto yo? 

Que lo que otro ha de comer 
Me ahite a mi,no lo halló 
El hierro mas cmbaynado 
En la ciencia de un DoAor. 

Las que cílorvan los amantes 
En vez de penas , defde oy 
Serán Doñas Catalinas 
En defmaña , y condición. 

Derrívar toda la cena 

Pienfo ya que Herodes foy 
De tanto tierno innocente 
De Venecia, y de Eftremóz. 

Hermofa cafa de campo, 
Caygate mi maldición, 
Florido alquitrán te abraze, 
Si tuvieres cenador. 

O jardin de Juan Fernandez! 
Verde campaña de amor, 
Y encarnado defaMo 
De una a una , y otra á dos. 

Derriba tus cenadores, 
Deñierralos , que fino, 
De tu prefuncion Romana 
Seré fegundo Nerón, 

Huerta bizarra del Duque 
De aquel deftrozo feroz, 
En que el tiempo, y la fortuna 
Se armaron de fin razón* 

De tanto eftrago me pefa. 
Solo holgandome eíloy 
De ver a tus cerradores 
Hechos cadáver de flor. 

Y tu celeftlal en todo 
Angélico merendon. 
Que aun la humanidad cenante 
í>ío te dcüniente lo Dios, 

P4 Coft 



56 



Obr 



as 



Con que alma al otro entriegas 
La bien ]o::írada atención, 
Y- aun almas dexas rumiando 
Soledad, pena , y dolor? 

Señora , que no feñora 
De tanto olvido , y rigor. 
Como á la quexofa Urraca, 
Me defagravie un rincón? 

y vos Rinconete mío, 

Que al Palacio en efplendor 
A la miüna Mageftad 
La podéis llamar de vos? 

Efperad mas fazonado 

Muza , que palabra os doy, 
Que el alma os íirva de pluma,; 
Y la fazon de íazon. 

A una Dama , que miro a un hom- 
bre muerto , por no mirar d un 
vivo» 

DÉCIMAS. 

UNa obílinada crueldad 
Sirve en la acción mas piadoía 
De dexar mas fofpechofa 
Que lucida la piedad: 
No mientas á tu deidad, 
Liíi , blafon tan incierto. 
Que en ver en cadáver yerto 
Por no verme te apercibo 
Que dexafte al nunca vivo. 
Que mirafte al menos muerto. 
OíTas turbar atrevida 

Los términos de la fuerte 
Dando dentro de la muerte 
Paííos ,que ignoro la vida: 
EíFa ya luz efcondida 
Su llama cobrará en ti. 
Si caber pudiera en si; 
Mas quaiido piadoía eres. 



Perder un milagro quieres, 
Antes que hacerle por mi. 

Y tu Ángel bello 4, y cruel. 
Que de tu mirar efquivo. 
Pues vé lo muerto , y lo vivo¿ 
Todo ha de morir ron él: 
Laftima , y pena iníicl, 
Que tus divinos enojos 
No me permitan deípojos 
De tu piedad lifongera, 
Porque de mi vida muera 
Primero , que de tus ojos. 

No verme por no n^atarme 
Dafme coftoíb el vivir, 

Y pierdo todo el morir 
Si muero de no mirarme: 
Dexa , o Lifi , aprovecharme 
Del m.al, pues el bien ignoro. 
Que ya padezco , y ya lloro 
Tu rigor , y nii tormento, 

Y fuframe , lo que íiento. 
Morir oy de lo que adoro. 

Si a tu güilo fatisfaces 

En ver los muertos no mas, 
O que faifa que dirás. 
Que afsi miras , lo que hacesl ^ 
O qiie duramente aplaces 
A tu rigor , que tyrano 
Eñraña, adm/ira,y no en vano 
Que caber pueda en la vida 
Ni una muerte ,nl una herida. 
Que no fea de tu mano. 

En los fértiles , y amenos 

Campos del morir quien nace 
Seguro ? quien libre yace 
De tus gloriofos venenos? 
En los dilatados fenos 
Del morir, qué alma efcondida 
De ti vi\ e ? y mes rendida 
La mia en amarte , y verte. 
Si huyes tu \ illa á mi muerte. 

Niegas 



de Don Antonio 

Niegas tu imperio á mi vida. 

Llegar á peor eludo, 
Que morir aborrecido 
Solo yo lo he merecido. 
Que íby muerto , y no mirado; 
El privilegio delgado, 
Qiie el morir defcanfo llama. 
En mi íe altera , ó fe infama. 
Que en mal,q no ay bien,q efpere. 
Nada bafta lo que muere. 
Sobra todo , lo que ama. 

Quando tu imperio t}'rano 
Querrá , que en tantos enojos 
Cobre el morir de tus ojos. 
Deba la muerte á tu mano? 
Siendo en mi tan foberano 
Tu poder , todo me ignora, 
O de ambas vidas , feñora. 
Ya ninguna me coníTente 
Muerta por lo que no íiente, 

Y viva por lo que adora. 
Mirar al muerto , y no á mi. 

Ni fue piedad , ni atención. 
Sino juña admiración, 
Como puede fer fin ti: 

Y fin permitirle alli 
Mas vida , afsi blafono 

Tu prcfuncion ; no efté , íio 
Eííe ya dcílrozo humano 
Vano de fer cuerpo vano. 
Sino de mirarle yo. 
No queriendo concederle 
Vida , que le puedes dar. 
No has qiierld-o perdonar 
El milagro de no hacerlo; 
Mirarle íobrando ti verle 
Para morir , y no hacerlo 
El mió mejor en ello, 
^ Que en fu error, y fu iealdad, 
• Se coniierra mas deidad 
C^ie el recibirlo , en el verlo. 



de Mendoza. 57 

Si admiración te cofto. 

Que el muerto murió fin ti. 
La mifma me guarda á mi. 
Pues fin ti he vivido yo: 
Vida que amante nació 
Sin ti , no vive , y recibe 
Engaño el alma , fi efcrivc. 
Que ay mú morir , que adorartéj; 
Que fi puedo fiempre amarte, 
Eíía es la vida , que vive.* 
No queda amor ya ofendido. 
Que le paguen con defdén. 
Si puedes tu hacer un bien. 
Que, no fea agradecido: 
No creo ningún fentido. 
El morir nunca difpierto» 
Ni el cuerpo de ahna defíerto. 
Porque folo ea fer mirado 
De ti , y ño haver refpirado. 
Le acreditará de muerto. 
Si á folo cenizas frias 

Tu llama hermofa, no á sí. 
Tu huyas , que en mi de mi 
Aun no hallarás íeñas mías; 
Huellaste ofrezco mas frias 
De otro morir mas efquivo. 
El femblante fugitivo 
Buelve , que refuelto eftoy, 
Y yá tan en nada foy 
Polvo de amor , fiendo vivo. 

A Antonio de Aloza , e ¡I ando enfer-i 
mo el qiie k efcrive. 



ROMANCE. 

Nntoñico , mi Antoñico, 
Qué bien cuidas de mi mal! 
Tu eras cxcmplo de finos. 
Tu milagro de amlflad. 



A 



Enfermo me dexas , quando 



Aquella 



Aquella :.l campo fe va 
Grande bízarní valiente 
Madruga- la magcñad. 

Aquel de ícl .a Eípañola 
Real Adouis , que yá 
Lo \cnatorio apercibe 
EAruendos a lo marcial. 

Que es de tu virtud , con quien. 
Sin fer altivo yá mas, 
Tienes obligado aliiuindo, 
Tienes a la cmbidia en paz? 

No te laftiman mis años, 
Que con fácil brevedad 
Los paífo , mas no los vivo. 
No llegan , y yá fe van? 

O fano eltomago perro 
De Luzbel el capitán 
Cyclope , y vizco de boca 
Con íolo un diente no mas. 

En que obligañe á los Cielos, 
Que te dio falud igual, 
Que tus alientos defmientcíi 
A los íiglos de tu edad? 

Si pienfas que tengo cmbidia 
A tu verde ta'etan, 
Tu falud me tenga yo, 

Y tus galas Sutan is. 
O Prior de Sari Lorenzo 

Patriarca del Efcorial, 
Poílrera ambicion,que admite 
La fraylefca dignidad! 
San Martin, Yepes , y Efquibias 
Den á tus jarros folaz, 

Y á tu plato facrifique 
Deíde el Carnero al Faifan. 

Gozes quanto de un Rey pudo 
La oíTada infigne piedad, 
Ultima linea , y aílbmbro 
Del animo mas real. 

Nada te embidlode tanta 
Copiofa paternidad. 
Sino el monte de falud 



Obras 

De tci dI!u\io camal. 

Tus folcmnes hypocondrios 
Que poquito cuid -rln 
De la achicoria , y borraja, 
Del murico , y del tarayl 

De Almagro á ti que te importa 
£1 agua en fu mineral, 
Por quien es f imofo Gambo, 

Y folemnlzado Afpá? 
A no haver apologías, 

Los frayles te llamarán 
Nueftro infinito Prior, 
Nueftro Padre eternidad. 

Franccfa debe fer 

Mi Antonio, la enfermedad. 
Si en nueftro Conde amedranta 
Un corazón tan Guzmán. 

Que defprccie gencrofo 
Quanto rinde liberal 
En pardas venas la tierra, 

Y en verdes fe nos el mar! 
Que en fus acciones padezca 

Hom.bre fin duda inmortal, 

Y que tenga en la falud 
Librada la humanidad! 

Yo no puedo parccerle 
En lo bizarro , y galán. 
Ni en lo grande merecido 
De aquel vencido puñal. 

No en las feveras coftumbres. 
Pues con fanta \ oluntad 
Defeo , lo que me niegan, 

Y tomo lo que me dan. 
Mas parezcole en lo enfermo, 

Y en el fufto otro que tal. 
Que en mi rincón vive Dios, 
Que el Conde no grita mas 

Defta cama , donde efpero 
Huefped de la foledad. 
Que Serna me defanime, 

Y me confucle Mathan. 



M 



de Don Antonio 

Al Cura de Camarma^ que embio 
un prefente de conejos , y capo- 
nes , llamafe Don Francifco de 
Reynofo , Colegial Mayor en San- 
ta Cruz de Vallad ol id. 



ROMANCE. 

LA de vncílra rcccbl 
Vcjciis \ alcdnie vos, 

Y con ella gran merced, 

Y mas grande á fer menor. 
Tan grande , y por excelencia 

Fue , que etta cafa cubrió 
En preíencia de tres Reyes 
De prodiga admiración. 
Quien hizo Cura á Alexandro, 
Que íii magna condición 
Es la que ha menefter cura, 

Y aun el cura curador? 
Son por dicha las Camarmas 

La tierra de promifsion. 
Que es un razimo de pluma 
Fértil carga de ombros dos? 

No es bonete , que es capilla 
Tn prebenda , que pobló 
De mas efquadrones de aves 
Las campanas de la voz. 

No puede lo fiorian 
Defdeñar ya lo capón, 
Que en fuftancia paga el hombre, 
Si frutos mentió ía flor. 

Ya de tan valiente mano 
Ni el conejo es ya lebrón, 
Aunqne tantos en quadrilla 
No mintieron el temor. 

Seis para un juego de cañas 
Era baftantc cfquadron, 
C^ue la plaza mas abierta 



?P 



'di Mendoza. 

De un gazapo regidor. 
Con dadivas tan perdidas 

Quebi-antar pretendéis oy 

Mas que las leyes, y peñas 

De tu alma el corazón» 
Que dirá Marigarüa 

De tan brava perdición, 

Que tu abundancia , y fu quexa 

Todo dice aqui de Dios? 
Divida el noble apellido 

En dos partes tu valor, 

Para el animo la una. 

La otra para el blafon. 
Con dodrina , que fe pega, 

Y hace tanta de* ocion, 
Convertirá un marmol duro 
El Padre Predicador. 

Si el predica de cftas ferias. 
Todos en tan gran fermon 
Serán muy buenos oyentes. 
Mas ninguno buen Óydor. 

Mal embaynado en fu bota 
Vino el mofcatel traydor. 
Pues nos da con tierno alhago 
Tan dulcifsimo antublon. 

Quintillas , imitando las del Cie-^ 
goj porque fe pidieron en eftc 
ejlilo. 

Soberana encantadora, 
Qi.ie amarrado á tu refpeto 
DexMs al que mas te adora 
Con femblante hermofo , y redo 
Mas retado , que Zamora. 
Tu fa\'or me prcfla en tanto 
Qiie llorando á lo que canto. 
Cuento con manfa paciencia 
AíTombros de mi obedienc'a, 

Y prodigios de tu encanto. 

Era 



6o Obras 

Era tan ñorlda , y bella, 
Qu^: thbx { de cmbidia della 
El iví:iyo dcfi-nayaria) 
A la perla perleíia, 

Y al Cielo zsios de bella. 
Era taa linda efta boca, 

Que la oda va maravilla 

Es coi a poca , y tan pocsa, 

Que en queriendo competirla, 
, . Toda beca punto en boca. 
A eíla , pues , boca divina. 

Que para oiría , y mirarla 

Es ccleíle , y celeílina, 

Y que hiciera con mirarla 
Milagros Don Juan de Efplna. 

En una cara \ ivia 

Una boca mu}' hcrmofa 

Dotada en bellaquería, 

Que en 1® menos que decía 

Se defataba un pedrofa. 
Otra boca falió á verk, 

Pero tan poco falida. 

Noramala para ella, 

Que la dexo mas donzella. 

Que el Conde de Fuenfalida. 
Havicndo plato tan bello 

Un combidado inocente. 

Que antaño no íolia ferio, 

Hizo pafto de un cabello. 

Dio bocados a una frente. 
Eñaba el hermofo muro 

De beldad , el dulce erario 

De flores tan bello , y puro, 

Que aun no eílu viera íeguro 

El mifmo Protonotario. 
Y el combidado donzel 

No defcuido qualquicr cofa 

Del bello jardín novel, 

Ni una cereza de rofa. 

Ni una guinda de clavel 
O cortes paciencia infamej» 



Q^ie la obeclencía no clame; 
Ni de una boca blasfeme,^ 
Que íi pronuncia tcm:mc, 
Eílá diciendo béfame! 

Boca , que fi con razón 
Un befo ayrado le dan, 
Prefumicndo de galán 
Pucíde Donjuán de Alarcón 
Ser Duque de Boqulngan. 

Penfarán vueflas mercedes. 
Que el liombre no tenia maña, 
O amor ! amor quanto puedes. 
Que en la mas fola campaña 
Pones torno , y finges redes! 

Lo de la remora , y nave. 
Que mucho, íi enfrenar,pucSg 
Un fiero apetito fabe 
Solo un enojo fuave. 
Solo un precepto cortes, 

Eílaba el mozo mal quedo, 
Y ella mas fría que el ampo 
Entre la licencia , y miedo 
Pudo folo con un dedo 
Ponerle puertas al campo. 

Quedofe la boca bella 

Huerrana , que lo eñrañada 
Yá fe lo tenia ella. 
Teniendo a quedar befada 
Buena aurora, y mala eftrella. 

El Doncellon temerario 
No fupo aprender allí 
Lenguage tan necenTarlo, 
Teniendo cerca de si 
Tan lindo bocabulario. 

SI efta lengua a faber liego, 
Nadie con embidla, y mengua 
Oííará llamarme lego, 
Porque es mas do(fta una lengua. 
Que eílá en hermofo,q en Griego. 

pue es lengua difícultofa, 
No ay nadie, que no lo crea. 



de Don Antonio de Mendoza. 



6i 



Y aprender no es fácil cofa. 
Una habilidad tan fea. 
Una lengua tan liermofa. 

Que mas menguada heregia 
Que de una boca me vieíTe 
A muy breve puntería, 

Y que nunca le pidicífe 
Merced á fu feñorial 

Preílame otra \ ez tu aliento, 
O til belleza , y donayre 
G\orlofo encarecimiento, 
Qtie ílnore gano el viento. 
Toda diligencia es ayre. 

O vos dulcemente fabios. 
Del Aiva fe ñas mas puras. 
Que folo en llamaros labios 
Su confonantc es de agravios 
De las dema^ hermofurasl 

A vos fofamente invoca 
\Jn Poeta Luterano, 
Que con obediencia en vano 
Primera que ávueftra boca 
El ntcio fe fue á fu mano. 

En lo duro,y lo luciente 
Tentando criftal de roca. 
Aunque no en lo tranfparefite. 
Padecía amargamente 
Dulce tormento de toca. 

Teníame la taymada 

Libertad , y hambre enfrenada 

Como á rocín racional 

A k viña celeñial 

De tan gloriofa cevada. 

Pero ceífe aora el cuento, 
Mientras las vivezas bellas 
Me dan fegundo argumenta. 
Que mal pudo errar en eUas, 
El que tuvo, tan buen tienta. 

De la que el Fénix femeja 
Polla,el galk) menos rufb 
]La liermofa pechuga dexa 



Por el pefcuezo de un tufo. 
Por el alón de una oreja. 

El perdón , que le pidió 
Deíla celeñiai bofqueja, 
A otrg romance fe dexa, 
Pero no dcxare yo 
Eternamente efta quexa; 

Dame Reyna fobcrana 
De la hcrmofura nn par. 
Pues te lo pido de gana, 
Aplaufo mas que el vulgar 
Al Conde de Cantillana. 

Relación muy verdadera 
De un amante mefurado. 
Que por dentro,y por defuera 
Con boca mas bachillera 
No fupo andar licenciado. 



s 



DÉCIMA. 

Eñoi-a , de vucííro tratt> 
Se quexa toda la gente, 
Y Juan Vayle caramente 
Se quexa de fu barato: 
Ha\'er heclio eñe lionato 
Con todas no lo permito. 
Ni el defahogo maldito 
De las viudas , y por Dios, 
Que en hallandofe fía vos. 
Ha de enviudar el garito. 



A una muger muy her mofa , que pa^ 
rió otra hermo Cura, 



o 



DÉCIMA. 

Fue milagro , 6 ventura. 
Que una beldad prodigiofá 
Quedó hermofa, qiiando hermofa'- 
iparió la mifma htrmofura: 
Yo ea novedad tan fegura 

MJ 



6^ Ohrai 

Mi admiración no acomodo, 
Solamente admiro el modo 
De arrojarlo , y no perderlo, 
Pues dando todo lo bello, 
3e fupo quedar con todo. 

ROMANCE. 

GRacejar con los Infantes, 
Mantenedorcilla faifa. 
Las Damas lo pueden folo, 
Pero no quien ya no es Dama. 
Yo como Real perfona, 
Defender quiero bizarra, 
Si a Doiii Pedro le pluguiera 
Hafta Infantes de Granada. 
Que me ha revelado el Cielo 
Que Reyes tiene eii fu cafta. 
Aunque el no lo ha dicho á nadie. 
Que es hombre q hafta efto calla. 
Que una palabrica fola 
De lo Regio de fu Cafa, 
Nunca fe le oyga , no ííendo 
Mudo fu Alteza , á Dios gracias! 
Gran modeftia , gran filencio. 
Que lo Muza , que lo Audala 
Su lengua lo encubra, quando 
Aun no lo niega fu barba! 
Dios premiará efte fecreto. 
Dios bolverá por fu caufa, 
Que fi lo calla un Don Pedro, 
Lo revelará una Infanta. 
Qiie con Conde fe contenta 
Nos dice,que gran templanga! 
Bruxuleando en fu linage 
Mas Reyes , que en diez barajas. 
Que un Vice Infante no alcance 
Lo Vizconde, grande maña! 
Por Dios les pide , feñoras, 
Que no lo fepa la Allambra. 
Su lanja , y adarga tema 



Toda Condefa Chríftiana, 
Que no caben en cien pliegos 
Lo menor de fus hazañas. 

Nadie con el fe me burle. 
Que la realenga profapla. 
Si Alá quiere, que fe eílime, 
También Mahoma lo manda. 

Margarita , Margarita 
Venera fu barba larga, 
Y un Alfaque te convierta. 
Pues nos predica un Zapata. 

QuartetAS a lo mifmo, 

A Fuera, afuera burlantes 
De la grandeza Andaluza^ 
Que entra el valerofo Muza 
A bolver por fus Infantes. 

Quien yá no es Dama, no puede 
Tener galante defpejo. 
Que de Infantes el gracejo 
Solo a lasDamas fe quede. 

Yo qual regia , y principal 

Hembra, bueho por fu agravjo,' 
Que fin fuego, dixo un fablo, 
Hierve la fangre Real. 

Que eftá una Infanta obligada 
A defender en fu Aldea 
A todo Infante, aunque fea 
Del Muladar de Granada. 

Su dcfenfaaora toma 
Mi denudo contra vos. 
Aunque por gracia de Dios 
No debo nada á Mahoma. 

Lo Real con caícabeles 

Nos dicen exemplos hartos. 
Que es grá moneda,au en quartos 
De Zegries , y Gómeles. 

Ninguna humma belleza. 
Burle de fu Infantería, 
Qiie ha citado íu Señoría 

Cleíí 



^3 



A una Dama , que fe retiro por una 
fufpccha. 



de Don Antonio de Mendoza. 

Cíen varas de fer fu Alteza. 
Por Infante le tened. 

Aunque diga , y aunque efpere 

Qiie es nueftro deudo, íi el quiere 

Hacernos tanta merced. 
Aunque por linea fuprema 

Tiene encima del ámete 

Al Infante Don Hamete, 

Y al Principe Don Zulema. 
Mas, ó fortuna inconftante 

TravieíFano se por donde, 

Ni, para quien \ á Vizconde, 



ROMANCE. 

len fiado errante lleno 
A las iras procelofas 
A fu conftancia le ofrecen 
Pequeño examen las ondas; 
El AuUro , Euro , y el Noto 
Exceífos nuevos Convocan, 



B 



Nunca llega un Mee Infante. 

El Cuellete , y barbas largas, 
Qiie prcfta con lo lampiño. 
Con balona , y dcíaliño 
Es Don Fradique de Vargas. 

Ninguno me le haga mal, 
Que yo se de Barba Roxa, 
Que jura , quando fe enoja. 
Por »ni Corona Real. 

Si de tanto Reyezuelo 
Nieto negándole eñán. 
Rey íe dice que fue Adán, 
Y efte yo sé que es fu abuelo. 

Grande conftanciaEfpañola, 
Que defle regio capricho 
En Palacio nunca lía dicho 
Ni una palabra tan fola. 

Gran callar ! modeília en fin 
Digna de inmenfa alabanza. 
Solo el Duque de Bergan^a 
Diz que lo ha efcrito en Latin. 

Y defte Real fugeto 
No fupieramos los dos, 
Si á mi no me huvicra Dios 
Revelado eñe fecrtto. 

Nadie le pierde el decoro. 

Que aunque hóbie de buena ley, 
Si le negamos lo Rey, 
Se nos Solverá á fer Moro. 



Y fu ambición del cftrago 
Aun las ícñas no perdona. 
El mar en treguas del Cielo 
Sus altos confines roba, 
Defconociendo atrevido 
Que imperio cürangero toma; 
Leyes , y margenes pone 
A los Aftros , y á las Zonas 
A términos foberanos 
Lucientes limites borra. 
Abyfmos , y orbes juntando 
No ay quien fu centro conozcaijí 
Qiie no perciben diftancias 
Las Eft relias , y las olas. 
En violencias empeñado 
Defata las mas furiofas, 
Qiie guardó para venganzas. 
Que es poco para victorias. 
A tanta invaíion conftante 
La nave imaginan roca, 
Y medido á fu firmeza 
No lo fufren por lifonja. 
A tanto aífalto invencible 
Ser puede en rabia mas loca 
La reíiftcncia de un leño 
Crédito para una Troya. 
Del mas inmenfo Occeano, 
O para inundar fu popa, 
O para cfcalarla juzga 

Flaco 



¿4 

FLico el viento , el agua poca. 

A mas reveros enojos 
Igual pcrfevera , y cobra 
De los mas crudos Temblantes 
En mas.peligros mas glorias. 

Senos de olvido navega, 
Donde la faña le arroja, 
Mas para mirar íu norte 
Ojos debe á fus memorias. 

Canfafie el mar de caní'aríe. 
De paz las velas corona, 

Y mejor que por coílumbre. 
Por premio fe defenoia. 

Las alasde lino , y plumas 
De cendal creípas , y ayrofas 
A los vientos fe defcojen, 
A los ayres fe tremolan. 

Mas lifonjeros en tilos 

Los fafíros , que en las hojas 
Verde pre función del prado. 
Lo que fue guerra , ya es pompa. 

Leves ondean las aguas 
Como la florida copla 
De la felva a k primera 
Refpiracion de la Aurora. 

Playas fe mueftran los golfos, 

Y los vientos , que fu proa 
Defconoccn , de buen ayrc 
LJfonjcan íu derrota. 

No fon montes de Neptuno, 
Sino campos yáde Flora, 
Que adulaciones azules 
Bien compiten ñores roxas, 

'A la fiel navecilla, 

Para no fer venturofa. 

Ni el Anílro ia defayuda, 

Ni aun la coflumbre la eftorva. 

Todo ia obliga , y conduce 
A la ribera , en que goza 
SI venturas por contante, 
ISío ericmigos por ulciiofa. 



Obras 

En los brazos de la orilla 
Feliz yace , y en gloriofas 
Dtfdichas de la fort na 
Es mas dcfenla , que hiftorla. 

Feliz , tal exemplo , y tanto 
Mi fe, y tu rigor compongan, 
A una alma folo no falte 
Picdad^que aun leño le fobra. 

Mi con'lancia, que á la nave 
Sufre femejan^as cortas. 
Aun de los montes hiciera 
Imitación defdeñofa. 

Que tormentos ha ignorado 
Mi vida ? que rigurofas 
Fieras embidias me huyen? 
Que tempeíiades me ignoran? 

No le queda á la Efperan^a 
Injuria , que dcfconozca, 
Ni crueldad , que íé pcrmitaj. 
Ni fer breve, ni fer fola. 

Tanto aparato de males 
Si todo el baxel dertrozan, 
Dexan ia fe , y la paciencia 
Toda entera, y firme toda. 

Serencnfe , pues , ó Filis, 
Tus rayos , feñas efcojan 
De paz , que en llamarlos Soles 
Aun no les pagan las fombras. 

O nunca fe diga , ó nunca 

Que el mar en ley íe anteponga 
A la beldad , que lo fiera 
No es precepto de lo hermofa! 

Dichas en arena embidia 

Mi efperan^a , quando a folas 
Mis venturas le fiara, 
(;>ue pudieran fer tan pocas. 
Filis , obftinacion no fea 
Lo injuüamente quexofa, 
Que en el amor no ay enmienda 
Qi:C fufrimientos te enojan. 
y?erdpiume el ofsiidcrais, 

Yo, 



de Don Antoi 

Yo por tí me acufo acra, 
CHieiiempre el brazo.que agravia, 
Es quien mas tarde perdona. 

Pues aun a mentidas culpas, 
Hírmoíifsima Señora, 
Mas fatisfaciones debes, 
Que yo rigores á todas. 

Almas reílituye al alma, 
Quanto le dieres le tomas. 
No fean faifas las dichas, 
Baftalcs fer perezofas. 

La hermofa luz no retires, 
El dulce favor no efcondas, 
Cuefte impofsibles, mas no 
Vengan<^as, lo que fe adora. 

De tu hcrmofo fiempre ceno 
Severas leyes fe rompan, 
Y tantos , como defdenes, 
Defate Abriles tu boca. 

¡Viva mi alma pendiente 
■ De los rayo», que deshoja. 
En que prefuman los figlos 
De mas breves,que las horas. 

Letrilla* 

De la niña de amores tyrana 
Penfareis,que anda fin amores. 
No digáis mentira , paftores, 
Yo se bietij quien adora á Juana. 

Coplas, 



Niña de tanta lindeza. 
Que tiene ya por defpojos 
Toda la gracia en los ojos. 
Todo el Sol en fu belleza. 
Decirme , que en fu entereza 
Alguna vez no fe humana, 
Y que íu pompa lozana 
Nunca ha uf;;^do de rigores, 



úo de Mei^Joza. 6 5 

Ko digáis mentira paftores , ^c, 
A los hóbrcs, ni joyas, ni galas pido, 
Porq todos fe \ iften de tomadillo, 
A les hóbres no importa pedirlos. 
Pues fin dar , qualquier enamora. 
Pues aun los mas galanes aora 
Se viílcn de tomadillo. 
Y fi nada os pedimos, galanes mazos. 
No diréis por lo menos gracias 

de todos. 
Nada les pido. 

Porque aun todos fe viften de 
tomadillo. 
Mozalvillas , fi fuereis difcretas. 
Apelad temprano a las galas. 
Que la edad viene con alas, 

Y el interés con muletas. 
Ojeriza han tomado todos con el 

dar. 

Que ninguno por padre ya co- 
noce Adán; 

JNo dices verdid, 

Porque ya en lo defnudo qual- 
quicra es Adán. 

Hijas aun los padres^eílán 

Oy negando los hombres : pues q 

Todos tienen a Noe, 

Y ninguno tiene a Adán: 
Ojeriza, &c. 

Con el dan han tomado ojeriza 
Todo galán focaron, 
Pero yo con efte carbón 
Les pienfo poner ceniza: 
Pues de valde nos quieren bien,' 
Que poquito aprovecharán. 
Todos tienen á Noe, 

Y ninguno conoce á Adán. 



E 



DECIxVIAS. 
Rafe una feñorita 
De hechura de cañamón,- 

E Qí?4 



66 



Obr 



Que deldlacíitalicon 
Siempre cafi nccersita: 
En íu ayrecito de pita 
Mas que alma tiene almarada. 
Hecha de amor xeringada. 
En cuyo bebido rayo 
Mira al buen güilo al foslayo, 
Quifo fueíre,y no huvo nada. 
De fu cuerpo fiempre atento 
Al efpiritu alentado 
De todo por lo delgado 
Puede hacer entendimiento: 
Flaquirsimo fundamento 
Fiarfc á lo defcrecida, 

Y darfe por entendida 
Con fon faca , y con cautela 
Mcnguadamente confuela, 
Muy mal lo paíTa la vida. 

En fugeto hacia abultado 
Todo ya clavel mentido 
Bien puede fer encendido, 
Pero no podrá encarnado: 
De fus manos lo ayudado 
Candido focorro leve. 
Poco csfuerí^o al arte debe. 
Que en taracea fútil 
Son moldura fin Abril, 
Son carámbano fin nieve. 

Defengaño perezofo, 

Y en fu cara aprefurado. 
No llega a deíen ganado, 
Quando ha paííado de hcrmofo; 
O fiemprc engaño dichofo, 
Que á tantos avlfos recios 
Pagas con vanos dcfprecios! 
Que en cvror tan prcfumido 

Lo que muta á un entendido 
Es falud a tantos necios. 
Efcotifsima , y prcciofa 
Sutileza , que aunque eftá 
Entre las efplnas , ya 



as 

Todos le niegan ía rofa: 
Qiiicn dexo de fer hermofa. 
No fe fufra , que lo crea 
Para fer dos vezes fea, 
Que fer hermofa , y no ferio, 
A ella toca el creerlo, 

Y al tiempo , que no lo fea. 
La garganta , que á fu cholla 

Es pyramide luciente, 
Pues tanta carne no miente. 
No es garganta la holla: 
PaíTe efte chine en la folla 
De tanto dislate , en que 
No eftoy holgando, y no de 
Teftimonio de no verlo 
La gargantead e fu cuello. 
Que apelo á la de fu pie. 

ROMANCE BAYLB. 

QUatro enfermas del amor, 
Y faifas del ínteres 
, "" Tullidas de voluntad, 

Y mancas de buena ley. 
Digo quatro enfermedades 

De todos cuyo defden 
A la mano dexan viva. 
No dexan fenticio en pie. 

Tentando , y cayendo empiezan 
Un bayle de Aranjuez, 
Muletillas fin alivio, 
O y trage , y foc«rro ayer. 

Mas embarazan con ella. 

Que ayudan , pues viene a fer 
Travefurn , y no defcanfo, 

Y un pie mas contra los pies.-. 
Jamas fe ha viílo en el irfiindo 

Talcorrtípoiídcncia , y fe. 
Que la traen unos per otros 
Per el ufo, y no per e!. 
Tantos las muletas caufan 



Que 



de Don Antonio de Mc?ídoza. 



67 



Que es ya meiícñcr hecec 
Muleta contra muletas, 
Qt'.c dcfcanfe á quien las vé. 
Con maletín van algunos 
Mas canfados , que fin el, 
Dando en los ojos á todos, 

Y en ello ninguna vez. 
Tropezando unas en otras 

Hacen que van á caer, 
Engaño es fuyo , y los hombres 
No faben caer en el. 

Quando mas dolientes nacen 
Del amor , que fingen bien, 
Sucltinfe con ayre , y folo 
No queda ayroía la íe. 

O que bien convalecen! 
O que mal también! 
A quien matan primero 
Sanarán dcfpues. 

Quando tropezando fe ven 

Las que informan las vidas agenas 
Todas fe tienen por buenas. 
Que han meneíler muletas, 
Tienen mal , pero hacen bien. 

Quintillas, 

A Nadie puede efpantar. 
Que fe qucxe un defdichado. 
Pónganle en mejor eftado, 

Y permítanle moftrar 
La fuerya de fu cuidado. 

La quexa del corazón 

Sentido coftofo medio 

De refpirar la pafslon 

Sufrafecomo razón, 

Pues no paíTa por remedio. 
No me quexa de la mano, 

Pues me mata por mi gufto, 

Solo parece inhunlano 

C^ue hago en morir lo mas juflo. 



Y liego á morir en vano. 
Dar qucxas de aborrecido, 

No es razón , aunque tan muerto 
De vueftro defden , y olvida, 
Qae fuera error prefumido, 
Quexarme de vueftro acierto. 
De fer imperiofa herida, 

Fla^;o triunfo , y corta palma. 
Es rendir fola una vida. 
Pues ve morir toda el alma, 

Y aun vive de arrepentida. 
Yo reformara el dolor, 

Si no fupicra , que dexa 

Mas amor , pena mayor^ 

Que en fin todo amor es quCxa, 

Y toda quexa es amor. 
Quando mueftro el fentimiento, 

A mas firmeza me obligo, 
Qiie publicar mi tormento 
No es,que digo,lo que fiento. 
Sino , que hago lo que digo. 

Como dueño foberano 

Hiere , quien en fentir dexa 
Larga rienda , y libre mano; 
Que es matar como tyrano. 
Poner imperio en la quexa. 

Nueva , y cruel tyrania 
El querer muda una pena, 

Y fobervla demafiada. 
Siendo toda el alma agena. 
Que aun la qüexa no fea mia# _ 

No es cuidado embarazofo 
Quexarfe de la ventura, 

Y es lifonja al dueño hermofo 
El publicarle un quexofo. 
Que es otra nueva hermofura; 

Tan foberano rigor 

No intentó Deidad alguna 
En un defdichado amor. 
Que es mejorar el dolor. 
Sin mejorar la fortuna. 

£2 lÁÚ 



^8 

Mal penfare remediarme 
Con fus favores ya mas. 
Que refueka á no pagarme. 
Aun la voz quiera quitarme. 
Que es mia , y ayre no mas. 

Fácil faber os feria 

Mi dolor , m.:s ñ es en vano, 
Sufra en fu entera porfía 
El bien, que eftá en otra mano, 
La quexa , que eftá en la mia. 

Si en el mérito fe liuviera 
De fiar la confianza. 
Quien eíperar prefunaiera. 
Que no folo oclofa fuera. 
Sino inútil la efperan^a. 

Si efperais fer merecida 
De vos mifma fer querida. 
Que amaros yo no podré, 
y al alma no pediré 
Lo que no cabe en la vida. 

'Auivquc á amaros me he atrevido. 
Nunca pensé en mereceros. 
Que no foy tan prefumido. 
Mas lo mas he merecido, 
Que es merecer el quereros. 

Otras. 

DEfcul^u huviera tenido 
En per^far en. mereceros. 
Con fer error prefumido^ 
pues lo mas he merecido 
Que es merecer el quereros. 
Kodes á prueba la gloría 
Del morir m.i fentimiento, 
Que es lifonja del tormento 
Quererle para memoria. 
Siendo todo entendimienta. 



Obras 

Loa de la Comedia , que fe hiZQ 
en Palacio y quandof acarón los 
brazos al Principe Nuejlrofe^ 
ñor. 



■*** 



^^* 



*** 



ALbricias Palacio iluílre, 
Dexad,que a tocios os pida 
Un piélago de al\ orozos, 
Un Occeano de albricias. 

Ya no eftén las efperan^'as 

Ni embaynadas , ni encogidas. 
Que un mar de gloria é los brazos 
Oy defcubre nuevas Indias. 

Ya la Aya generofa 

En fu fangre efciarecida. 
En fus anfias de hacer bien 
Hará \all entes conquiftas. 

Que fi Camarera fola 

Ha íido , eterna obra pía * 

Ya cafado mas que Lope 
En tantas fardas divinas. 

De dos brazos ayudada 

Hará , que los Reyes midan 
Con íu mano fu grandeza 
Hafta en fus migajas rica. 

Que los Reyes no fon grandes 
Por las grandes Monarquías, 
Qi-ie en virtudes , y mercedes 
A fer gloriofos caminan. 

No fe me aufcntcn las Damas, 
Que no ayan miedo vufias. 
Que el Padre Predicador 
Encargue fusceduliilas. 

Que las Damas es tan alta 
Soberana Gcrarquia, 
Que es merced , que lo apetecen 
Con fus años cada día. 

Que favores no merecen 
Yá madres para fus hijas. 
Para fus nietas abuelas, 
Y para fus deudos tiasl 

Qué 



de Don Antonio 

Que la fombra de los Reyes 
Eftá iluftrando familias, 

Y formattcio corazones 
Eftá produciendo vidas. 

j^i las de fegundo trono 
Serafines Camariftas, 
Hidalga esfera, en quien arme 
Todas fus honras Cartilla. 

Boda ine fecit tremolen 

Juntas la tropa , y bafquiña. 
Todo fobervia en Granada, 
Barba pompofa en Sevilla. 

Garnacha ha de haver tremenda, 
Modeftia embozada en chifpas, 
En Valladolid con ceño, 
Con capotillo en Galicia. 

Licenciados , y no Condes, 
Que hace en las Chancelarias 
\]\\ fu merced mas volumen, 
Que en Madrid cien feñorias. 

'Animo todo criado. 

Que es fortuna muy lucida 
Servir al Rey , y tal Rcyna, 
Que almas es bien, que los firvan. 

Dos brazos tiene Palacio, 
Que en gcnerofa porfía 
Uno aliente la efperan^a, 

Y el otro aliente la dicha. 
K) para quanto has nacido 

Garlón Real , que fe inclinan 
A tu nombre las eftrellas 
Aun no de ocuparle dignas! 

Que fi Principe nacifte 

De dos mundos , mas altiva 
Es tu eílrella , fjiie tus Padres, 
Ellos mas luz , que ella mifma. 

Crece de Felipe al lado, 
Rayos de azero fulminn, 
Monftruos del Norte degüella. 
Gigantes del Sol derriba. 

gue ya fiado de tu Padre 



de Mendoza. 6p 

Verá el mundo , qyc le admira 

En el Filipino eftoque 

La Carlos Qiilnta cuchilla. 
Que muro la Iglefia tiene, 

Si no es tu Padre , en quien libra 

La religión fu pureza, 

Santa , hermofa , clara , y limpia? 
Que en faliendo , y fin que falga. 

Las demás rebeldes Islas 

Del Norte con las del Oriente 

Se llamaron Filipinas. 
Fielo todo á fu brazo, 

Y a Dios mas , que fi le obliga 

Águila noble á fus garras. 

Todas ferán fabandijas. 

Y mas llevando en campaña 
A Carlos , en quien fe fia 
Tanto al valor , como al nombrí,' 
Alma en filencio efcondida. 

Y al generofo Fernando 
Sol de luz tan peregrina, 

Que en cada acción f uya,y todas. 
Rayos de efperan^a brilla. 

A tu padre yá contigo 

No ay quien el buelo le Impida^ 
Que cada pluma en fjs alas 
Hará , que una hazaña efcriva. 

Dichofo el dia , que al mundo 
Tu madre gloriofa , y linda 
Le dio inundando eífas calles 
Mil diluvios de alegría. 

Siendo univerfal la gloria. 
Con particular caricia 
A cada puerta llamaba 
El alvorozo , y U dicha; 

O quanto Efpaña le debe 
A tu madre ! 6 quanto eftimai 
Reyna , que rw ay corazón. 
Que no fea fu provincia! 

P quanto IfabM merece 
jCa gala diícreta , y fina 

Ei Dé 



70 Oh 

De Felipe , qué en amarla 
Haña de Rey fe acrtdital 

Quien oy os hace la fíefta, 
Es alma tan entendida, 
Que el ferviros como á Reyes 
Solo en fu acierto fe atina. 

Que a fer los criados mejores, 

Y de ley mas conocida, 
Ni la lifonja lo inventa, 
Ni lo negara la em.bidia. 

Gozad del Principe hcn'mofo, 

y tanto Infante le íiga. 

Que aliente,anime,efclarezca, 

La Efpañola Infantería. 
No aya filencio , auditorio. 

Sino mil vozes , que digan 

Felipe , Ifabll , y todos 

Eternas e^lades vivan, 
yivan mil figlos, y aora 

La Loa perdón os pida 

En folo una hora eíludiada, 

Y en folo un inftante efcrita. 

Décimas dfu muger, 

Llndifsima Doña Clara, 
Al campo te defafio 
A pelear brío a brío. 
Pues no puedo cara á cara: 
Tu de favores abara, 

Y liberal de defprecios. 
Con defdenes menos recios 
Miran tus ojos hermofos. 
Que los maridos dichofos 
Siempre han de parecer necios. 

Si en amor no vale 

Un amor eterno. 

Sienta la hermofura 

Los errores menos» 
Pues en lo mas fino 

El amor ve menos. 



ras ^ 

En lo mas hermofo 
Que fea mas ciego. 

Decimas de Luis Vekz, 

RTÍy muy difcreto feñor, 
Don Antonio de Mendoza, 
Cayo ilullre ingenio goza 
Dignamente el Real favor: 
Lauro vueftro fer idor 
Sin dinero ha amanecido 
De una familia oprimido. 
Cuyo pefo extraordinar'o 
Derrengará un dromedario. 
Que es para venia un marido. 
Efta falta Ibcorred 

Con algo de lo que os dan. 
Seréis deíle Tetupn 
Mi Frayle de la Merced: 
El criado conoced. 
Que ha íido \aieftro ciado, 

Y con el á efte firíado 
Qualquier focorro cmbiad, 

Y dad á la vecindad, 

Culpa , Celio , defte enfado. 



Decima del Autor en refpuejia^ 



L 



Aura , ya mas importuno. 
Pues íiempre obligáis pidiendo. 
Ciento van , y recibiendo 
Vos nos dais ciento por vno: 
Tan gran lifonja a ninguno. 
Sino al amigo ofreced, 
Y el fervácio os prometed 
Solo , de fola hidalguía. 
Que á qualquiera ftñorla 
Hace fuño la merced. 



*** 



**^ 



*^* 



RO. 



de Don Antonio de Mendoza. 7 1 

Con la obligación engeiidrau 
Merecidas confían^. 

Guerra dicen los Franccfes, 

Guerra , guerra , y no defmayan,; 
Aunque tantos efcarmlejitos 
Han debido á fus campañas. 

La bre\'cdad del alTalto 

Perdió el nombre de batalla, 
Qi.ie en competir fu preíleza 
Solo batalla fe llama. 



ROMANCE. 

DElfemblante de Felipe, 
De Carlos la invida efpada 
Menor numero en fus años 
Los dias, que las hazañas. 

Los muros de San Quintín 
Ciñe con tantas cfquadras. 
Que fon los campos Franccfes, 
Segundas calles de Eípaña. 

Ordenan los cfquadrones, 

Guarnecen las fuertes mangas 
De iurcabuceros las piezas. 
Que fon diamantes con alas. 

El ejercito fe ordena. 
Acreditan la vanguardia 
A pefar de tantas glorias, 

Y tanta embidia de Italia. 
Arma , foldados , arma. 

La artillería planta. 
Bate , bate los muros, " 
Que noay bronzes feguros. 
Sí Efpaña los aííalta. 

Arriba, Efpaña , arriba. 
Rompe , mata , derriba, 
Deílruye , quema , y canta 
En glorias virtud tanta. 
De Felipe la gloria, 
Qiie aun es mas el valor, 
Que la vidori<i. 

Los valientes Efpañoles 
AíTaltando las murallas 
De poiíefslon las coronan 
Primero , que de efperan(ja. 

Los ojos del Rey pelean 

Por muchos , íiendo en campaña 
Teftigos de brazos fuertes, 

Y aliento de manos flacas. 
Los principes , que no íiguen 

yi6l:orias aun no heredadas. 



Otro, 

A Las murallas de Túnez 
El gran Carlos (^into llega; 
Con quien el primer Romano 
Pudo fer Julio , y no Cefar. 

Y a la primera trompeta 

Efcalas ponen, y fus muros tleblá; 
Guerra , Efpañoles , guerra, 
Los fieros Traces mueran. 

Al arma , al arma , al arma, 
Efpaña , Efpaña , cierra. 
Cierra Efpaña , cierra ', cierra, 
Pues el miedo es fuyo, y la vido-; 
ría nueftra, 

A fola la voz de Carlos 

tanto Importó fu prefencla. 
Que con mirarle , prodacen 
Un Efpañol cada almena. 

Las van Jeras Efpañolas 
Al valor del Rey atentas 
Plcnfa , que agravia la fuya¿ 
Quien no pone la primera. 

Tierra, y fangre ciñe el foíío, 
Y de barbaras cabezas 
Son el numero fangriento 



Las principales arenas. 



^^^ 



^^^ 



^^^ 



£4 



Loa 



%0A para la Comedia del Marido 
hace muger y que fe hizo en Pa- 
lacio por Febrero de el año de 

Sal. \ Rias,q decís? .4W¿í/. Salinas 
-tjL No ha de replicar,ni havcr 

Para el Rey tan folo un vcrfo? 

O mal valíallo ! ( Ar. ) no fue 

Mas leal Arias Gon9alo. 
Sal, Pues como , traydor , fin él 

Puede haver Loa en el mundo? 

Dios le guarde un figlo amen. 
l/ír.Yá fabe el ivey,q es Rey grande, 

Y que á todos fabc hacer 
Tantas ventajas por hombre, 

" Quantas pudiera por Rey. 
Que el mundo , que atento mira 
Sus acciones , á qualquier 
Merecimiento en fu mano. 
Es nuevo triunfo a fu pie, 
Pero efta no es fieña fuya, 

Y aunque todo fuyo es, 
Oy del Garlón fomos todos 
Sombra fuya , y luz también. 
El aya ( eftaba en fecreto ) 
Salinas , que yá fabeis. 
Que en faltará tanto Imperio 
Aun la duda es defcortes; 
Me dixo ayer , que la Loa 
Solo el Principe ha de fer. 
Que aúque en fus heroicos Padres 
Tantas grandezas fe ven, 
Yá les han dicho mil luzes, 
Que fe encierra, y dicen bien, 

-Toda la hermofura en ella, 

Y todo el valor en él. 
SaL Vive Dios , que he de alabarlos 

¡yo etemainepte , que.se 



Ohras 

Raras perfecciones fuyas, 

Y eífa gloria de muger. 
Madre Santa,que en Octubre 
A la Aurora , Aurora , pues. 
Dio eterno día en un Sol, 
Dio gran Mayo en un Clavel. 
Qué alabanzas no merece. 
Infinitas ? y mas quien 
Reyna primero en las almas, 

Y en los xaíTallos defpucs? 

Y el gran Carlos,y Fernando, 
En cuyo valor fe vé 
De dosQiúntos la efperan^a, 

Y de los nueve un defdén. 
No a^ rá una copla de garbo? 

Ar. El precepto que tomé 

Se ha de guardar, q en fus glorias 
La mas grande viene á fér. 
Que el Rey los conozca humanos 
Mas que en la fangre en la fe. 

SaL Y al Conde. {Ar.) por Dios que 
fuera 
Lifonja indigna para él, 
Que quando al Rey,y á la Reynaji 

Y á los dos Infantes vés 
Excluidos de la Loa, 
Lealabaramos la ley. 
El zelo , el amor , y afán, 
Con que en fediento ater^der 
De fudarfe en mas férvidos 
Toma filia por merced. 

Sal. Y á la Condefa , que iguala 
A fu marido en tener 
Igual cuidado , y defvelo: 
O qué altamente llegué 
A encarecer fus finezasl 

Y que de fu amor fiel 
Pende tanto, una coplílla 
No llevará? {Ar.) no psrdíez. 
Pues ella pufo eí precepto. 
Como todo, cayga en él. 

Sa¡. 



de Don Antoriio de Ivíendoza. 

Sa!. Y la Salvatierra? {Ar,} hermano Sal. K\úcn duda , que le diré is 



73 



ha de feguir las giiellas 



De ella referir pensé. 

Del amorofo cuidado, 

Con que el hermoío Jo- ;l 

De Efpana trae fiempre al cuello, 

Y aun pensé decirle ayer, 

Qwe en la Luna viene el SoU 

Pero efía vez quedafe 

Sin mil alabanzas fuyas, 

Que ya las ha de perder, 

Pues pidió , qiie la quitaflen 

De la loa. ( Sai, } y Fray Miguélj Vueftras cíperan^as paíían 

Que anda aturdido , y canfado. Aun mas alia del poder, 

Y al derecho 



Aquello del marmol fanto, 
Y la gran Gerufalén, 

De aquel inclyto Francés, 
Cuyo exemplo oy no ha ceñido 
Ni al herege , ni al infiel? 
Ar. Mas le diré , y mas merece: 
Hermofo niño , atended. 
Pues no ay femblante en el mñáó. 
Que a vos atento no efté. 



, y al revés 
Sufriendo los Lorencicos, 
Y la gigante altivez 
De la Enana , que hace almenos 
Mas defcanifado el papel 
De valida , qiie fe aprende 
En la cátedra cortés 
De fu amo , v tanto ^rito 
Del mimnaje cruel. 
No tendrá fiquiera un vcrfo? 
j^r» Salinas , dexemosle 
Defcanfar al fanto Fravle, 
Que bien lo avra mencíler. 
• Sal. Y a las Damas , y Señoras 
De honor , en que Loa, en qué* 
Ocaíion faltó alabanza? 
Ar. El apacible Aran juez. 
Patria del Abril , que ofrece 
Siglos de ffores a nn mes, 
Con ellas fus perfecciones 
Les cuente , y numero dé" 
A virtudes , y excelencias 
De'los feñores también. 
Mas tanta deidad perdone. 
Que la ley no -romperé. 
Para la mayor guardando 
Lengua, vo/, alma , y pincel. 
5tf/» Llega al Prineipe.(/¿r.j yáUcgo, 



Y de gloriofos aiuuicios 
Se coronan vucílros pies. 

Si principe de dos mundos- 
Nacirteii? , ved qual nacéis. 
Que el Cielo os h:cc mas graníie 
Para conveniencias de él, 

Gran hijo del mayor padre 
Será ( defpues de vencer 
El mundo ) el fer hijo fuyo 
Vueftro el irras grande laureL 

Defde vueftra celera 
( concepto perdóname ) 
Dais mas luz a lo efcondldo. 
Dais zelos de hombre a lo Reyv 

Que viendo vueñra hermofura. 
Tanto amor por vos hacéis. 
Que en vueftro apacible agradoj 
Vive ociofa vueftra ley. 

Tanto arrebatáis á todos, 
que el vaífaíage , que fué 
Deuda univerfal , le paga; 
El alma fegunda vez, 

A vueñso feliz retiro 

De I'o mas niño al poder, ^ 
La embarazofa caricia 
De vueftra hermofa niñez. 

Vueftra iluñre , jrgenerofa 
Aya , coa U noble íed 

Pe 



7+ 

De ferviros , admitiendo 
Solo tan alto ínteres, 

Oy fegunda ficfta os hace, 
Y.aunque de Inferior plantel. 
Heredad fuya, es íori^oío 
Que acierte á fervlros bien. 

No pido íilenclo á nadie, 
Vozes si , y que aplaufos den 
Al gran trueno de Felipe, 
Al gran rayo de Ifabél. 



Lo que fe canto defpues al 
Principe, 

A Un que todos celebren. 
Niño , tu nombre. 

Menos que las glorias. 

Serán las \-ozes. 
Silas cfperiní^as 

Se llaman dudas, 

Todas las merecen. 

Sino es las tuyas. 
El valor de tu podre 

Tienes feguro, 

Pues faltar no té puede 

Ser hijo fuyo. 
pe Ifabel las verdades 

Todas las tienes, 

De Felipe las glorias 
. Las figues íitmpre. 
Si es nacer de tu padre 

Dicha divina, 

La crianza en fu modo 

No es.menos dicha. 
Eíla fieíla recibe, 

Que de tu aya 

No ay fm fe movimiento, 

Nfaccion fin alma. 



Obras 



DÉCIMAS. 



f^^. 






***. 



SEñora , favoreced 
Efce de smor flaco indicio. 
No en tomarlo por férvido. 
Sino en darlo por merced: 
Vulgar yugo , humana red 
No es para imperio tan bello. 
Mas que futrirlo es temerlo. 
Quede en pazquantoos adoro. 
Que en mi para lazo de oro 
Bailaba folo un cabello. 

Si la llaneza te enoja. 
La civilidad dorada 
Perdona , fiendo fagrada. 
Yo te perdono h roja: 
Pues quanto el Mayo deshoja 
Clavel puro , es defigual 
A la verdad celeftlal. 
Que en ti no dexa mentir 
Ni lifonjas de zafir, 
Ni en aplaufos de criftal. 

Con tu accidente violento 
En flacas mucftras mi amor. 
Si tu me das el dolor. 
Yo me tomo el corrimiento; 
Que al bellifsimo fangriento 
Dellrozo de criftal puro. 
Aunque ya minado el muro 
Celeftial en ti fe vé. 
Solo eflribando en tu pie 
Todo el Cielo eftá feguro. 

ROMANCE. 

A Recoger los fentidos 
Tocaban losi?tnfamIentos 
De amor en tantas batallas 
Dulce guerra de si mifmos. 
Flacamente fe pele^, 

No fe temen los esfuerzos, 

Donde 



de Don Antón 

Donde quedan los cuidados 
> Peor vencidos , que muertos. 
De temprano efcarmentados 
No blafonan los defeos. 
Que á colla de coda una alma 
Desbarato un cfcarmiento. 
Tarde fe retiran todos. 

Que para que el rendimiento 
Cobre defperdicios tantos. 
Han tomado poco tiempo. 
Para un corazón altivo. 
Flaco parece el tropheo 
De liaver de morir rogando. 
De haver de vencer huyendo. 
Que efpiritu generofo 
Podrá militar contento 
En guen-a , que de bizarro 
Eftá prefumiendo el tiempo? 
Duras licencias de amor 
Dará i lo cobarde alientos, 
Y que en ellos porfiados 
No quieren llamarfe necios. 
Queden en paz losfenti dos. 
Que \\ blandos üfongeros 
Me buícan nuevos cuidados, 
Deílos amigos los menos. 

Mote, 

procures , ó no ofenderme. 
Pretendas , ó no engañarme. 
Fuerza ha de fer confiarme 
De quiai es fuerza vaJerme. 



Glofa, 

I Fe nunca efcarmentada 
De qnan mal en ti fe fia^ 
Mil veces fiemprc engañada. 
Por no dexar de fer mia, 
O ferá fer defdidiada. 



M 



io de Mendoza. 7 5 

Y aunque venga á efcarmétarmc, 
Bien merezco yo deberme 
El que no fepa quexarme; 
Intentes , ó no engañarme. 
Procures , ó no ofenderme. 
No peligra en efperan^a 
La mia , ni yo me ofrezco 
En todo lo que padezco, 
Eííiique de ti fe alcanza, 
Que es deuda mi confianza: 
Yo-no quiero focorrerme 
De que puedes tu ayudarme. 
Sino de mi fe valerme. 
Procures , 6 no ofenderme. 
Pretendas , ó no engañarme. 
Aunque en mi fe fe verá 
Qiian vanamente porfía. 
Jamás quexofa eftará; 
Porque fiempre quedara 
Premiada , quedando mía: 
Tan grande aliento es el mía. 
Que para folo ayudarme. 
Por lograr el defvario. 
Que de quien nada me fio. 
Fuerza ha de fer confiarme, 
Que mi confíauí^a fea 

Injufta, aun no querrá el daña. 
Que el peor fuceíTo crea. 
Porque mi razón pela 
Contra el niifmo defengaño: 
De ti es ioryofo ayudarme 
Para el valor de ati'e\'erme 
A querer de ti fiarme, 
- Quando es firer^a confiarme. 
De quien es fuerza valerme. 

Mote, 
Son de Ifabel los dos Soles 
De un Sol , que fola Ifabel 
Puede hacer otro , que de el 
Aya Soles Efpañoles. 

Ghjfa. 



j6 ' Ohrds 

GJüfa, 
T~\E Ifahcl los ojos bellos 
i J Son b perfecdoíi mas bdla, 

Y tanta luz nace della, 
Que muchos Soks en ellos 
Es la menor lux en ella: 
El día feliz , que al fuelo 
Rayos le dora Efpañoles, 

Y de la embidiaal defvelo, 

Y de luz al mayor Cielo 
Son de líabél los dos Soles. 

Sí dos Soles hacer puede 
De un Sol el Cíelo , ya mas 
Quifo que el excmplo quede, 

Y áílabcl íe lo concede, 
Porque en ella luzcan mas: 

. Si al Sol preguntan , fi el 

Puede hacer en luz gentil 

Nacer muchos Soles de el? 

Refponderá , que hacer mil 

De un Sol, que es fola Ifabél. 
Para hacer naturaleza 

Dos Soles , que en mil defpojos 

Fueífen luz de fu pureza. 

Dos Soles hizo en fus ojos 

De lolo el de fu belleza: 

De v.n Sol bello de líabel 

Su hermofura fabrico 

Nuevo Sol , y igual con el, 

Qjje naturaleza no 

Puede hacer otro , que de cL 
El mundo ya fatisfecho 

De fus bellos rayos roxos, 

Efpera en amor defecho 

Tantos Soles de fu pecho. 

Como nacen de fus ojos: 

La luz , que en fus ojos vés, 

Formará no menos Soles, 

Que aurora fus nuevos piesj 

Porque de un rayo Francés 

Aya Soles Efpañoles. 



Seguidillas»- 

A La. mas feguidita. 
Niña de Madrid 

Solo en Seguidillas 

La quiero efcrivir. 
De los mal pagados 
-V Yo foy el grande. 

Sígame la rueda 

De los galanes, 
Linda es la venganza,' 

Bueno el partido, 

A una Luifa muerta 

Diez Juanes vivos. 
Ay vengado Angelillo,' 

Si en tanto aprieto 

Como vos el villano,' 

FuerayoelticíTo. 
Todos pienfo matarlos, 

Taymada hermofa. 

Que no como la lan^a 

La efpada es floja. 
Yo me llaino Francifco, 

No foy Antonio, 

Pues foy feo , y flaco. 

Si frió , y flojo. 
Si ay para feguiros 

Tanto Juan aquí. 

Para perfeguiros 

Yo he de fer el Gil. 
Para no alcanzarme 

Tanto feguidor. 

Plegué a Dios q?ae featjí 

Todos Gil de Gois. 
XJnoiS coplitas mías 

Lo dirán todo. 

Mientras vienen galanes, 

y a de negocios. 



Ve 



de Don Antonio 

Décimas a la muerte de Don Fran- 
cifco, 

QUando ya mas floreciente 
Efte prado , á cuyo aliento 
" Daban florido alimento 
Ayre blando , y Sol luciente. 
Calma cftíva , rayo ardiente 
Tiranizo fus verdores, 
Nube obfcura fus albores. 
Noche breve tanto dia. 
Tantas luces fombra fria. 
Viento ayrado tantas flores. 

O fiempre lucido en vano 
Campo de vivir,que en breve 
Paflbs del invierno mueve 
Por la región del veranol 
Lo mas florido, y temprano 
Derriba íoplo violento: 
O guerra del nacimiento! 
Como pelean , íi humano 
Parentefco tan cercano 
Tiene la vida , y el viento? 

Francifco animofo , y fuerte. 
Menos deudor á los hados 
Heredo de fus paliados 
El valor , fino la fuerte: 
Al nuevo mundo la muerte 
Fio el rendir fu Iones 
Brabo efpiritu á fus pies, 

Y debió fruto tan fiero 
A la defdicha primero, • 

Y al accidente defpues. 
De un prado en la verde cuna 

Dio tanta flor la montaq^a, 
Que honro la felva de Efpaña, 

Y el campo de la fortuna: 
No fe vio c.Tipaña alguna 
Sin flor fuya tranfplantada 
Por valiente mano ofada 



77 



de Mendoza, 

Con heroica maravilla 
De los campos de Caftilla 
A la \'ega de Granada. 
Fueron Caudillos Leonefes 
Contra exercitos vencidos 
De los un tiempo temidos 
Alman^ores Cordovefes: 
Nuevos Martes Montanefcs 
Logro fu ayrada cuchilla, 
Clavijo en fu verde orilla. 
Primero fangrlento eftrago. 
En que íiguioSan-Tiago 
Los pendones de Canilla. 
Chantas Chrlflianas randeras 
De fu valor conducidas 
Poblaron cfclarecidas 
Las A nd aluce s> riberas? 
Las efperán^as primeras, 
Que Don Juan al Reyno daba,; 
Deshizo la mano brava 
Del cruel Pedro , por quien 
Aun oy gimiendo fe ven 
Los muros dj Calatraba. 
Seguir los paíTos no dudo 
De aquel gran niíío de aquel 
Muro valiente , y fiel 
Del Ordoño, y de Kermudo, 
Del Reyno invencible agudo 
Por el perdieron el miedo. 
De Cordova , y de Toledo 
A tanto el Orbe efquadron 
Las "campañas de Leen, 
Y las almenas de Oviedo. 
Si á los exerfiplos ancianos 
Falto , porque en vcrfo eftá, ' 
Que en ocio repofan ya 
Los aceros Caftcilanos; 
De quanto avarientas manos 
Concede la paz , Juez 
Ser pudo una , y otra vez 
A la §1 an Valladolid, 



Obras 



70 

A la Plaza de Maclrid, 
O ni campo de Aran juez. 

No de^:6 el ocio á la fama 

Mas gloria , que la que encierra 
La mentida , ayrofa guerra 
De los brutos de Xamara; 
De juvenil viva llama 
Quien dio rayo mas luiiente? 
Que en efte excrcicio ardiente, 
Aunque feftivo le llamen. 
Las burlas hacen examen 
De las veras del valiente. 

De tanto antiguo \'aior, 
De tanto eípiritu altivo 
Nada queda entero , y vivo, 
Sino el llanto , y el dolor: " 
O peligros de una flor. 
Ninguna ya mas fegura, 
. La virtud en la ventura, 
En la eirimacion el fabio. 
El valor en el agravio, 
V en el premio la hermofura! 

Loi^ , que reprefento Pedro de Vi' 
llegas en ¡a Comedia , queje hi- 
zo en Palacio por las nuevas de 
Bredd. 

HE de entrar , feñor Granados? 
Dequandoacá portería? 

Que el Conde no tiene puerta 

Cerrada como la Villa, 
A un Toldado , como yo 

Empellón , y bazuquinha? 

Sabrálo el Conde, que á nadie 

Negó la oreja , y la filia. 
Te ngafe , entre , o buen Simón, 

C^e fin hacer fimonia 

De par en par te hallan fiempré 

Puerta abaxo , y puerta arriba. 
Zámpeme , Jefus , que es ello? 



Que todo eíle quarto brilla 
De píazer , y de contento 
Unos a otros fe brindan. 

Al quarto del Rey corriendo 
Va el Conde , y fin muletilla, 
Sin duda fon buenas nuevas, 
Pero no tomará albricias. 

Pedro de Contreras bayla. 
Salta Don Diego Mexia, 
Infauíle canta , y Gorgean 
Roxas , Carnero , y Aíprilla. 

El ingeniofo Rioja 

Lo pondera , y folemniza, 

Y Peñarrieta lo alaba, 

Y rézalo Zapatilla. 
Gracias a Dios eftá dando 

La Condefa , y la Alcañízas 
Viene alegre , y la del Carpió 

^ Ha entrado con Lechuguilla. 

La Monterrey no ha llegado, 
No es perfona ^an de prifa. 
Que el Prefidente le ordeaa, 
Que repofe la comida. • 

La hermofa heredera ofrece 
Dos mil MiíTas , que a porfía 
Hija , y madre por fus años 
Se eftán deftruyendo a Miífas. 

Del Rey todo el apofento 
Se alborota, y vemos rifa 
Aun hafta en Marvan , que no 
Lo merece qualquipr día. 

Pedro del Yermo no cierra, 
No quiere dormir Mathias, 

Y ha dado albricias Calero, 
Qiie es la poñrer maravilla. 

A befar ti Rey la mano 
Entran fus hcrmanos,vivan 
Para befarfelas fiempre 
Tan bellas dos du'ces vidas. 

No ay tan bellos tres hermanos 
En toda la hermaneria. 

Felipe, 



de Don Antonio 

Felipe , Carlos , Fernando, 
Bello tronco, hcrmofa trinca. 

En el vientre de Ifabel 

Rcyna la hermofura miüna 
No el Infaiis , Principe si 
Exultavit de alegría. 

Dale a el Rey mil norabuenas, 

Y ella le buclve infinitas, 

Y tantas lleva en fu cara 
La hermoriíslma Maria. 

Las Damas , que fer no pueden 
Mas bellas , ni mas lucidas, 
Sufren tributo de alegres 
Al grax imperio de lindas, 
Y aunque todas fon iguales, 
Veo que una fe alboriza 
Singnlarmcnte , y gallarda 
Aun mil parabienes pilla. 
Por vida del mifmo Aquiles, 
Que es la Policena hija 
Filio la del mifmo Marte, 
Que ya Efpañol fe eterniza. 
Con bra o Te üei:m laudamus 
Refide al Rey la Capilla, 
Cantándole el Nuncio, y le oye 
Mas de alguno , que le grita. 
Que ícrá todo, eñe aplaufo? 
Por alli efcucho , rendida 
Queda Breda ; zapatetas. 
Sépalo Italia , y la Liga. 
Mas peíiatal , tanta cofa! 

Rendirfe á Kfpaña una Villa, 
Enfcnada á vencer fiempre 
Tantos Reynos , y Provincias? 
Efpaña , que ha vifto a todos. 
Cállelo i en cuya armería 
La Vota Saxonia puede 
Ser de otro Duqcc ceniza. 
Efpana , de que una tierra. 
Ni diez mundos fe le rindan, 
Y «las con Felipe al lado. 



de Mendoza. 75? 

Qué mil ya laureles pifa? 
Mas pleguete Chrifto , amen, 
Que no ay vidoria mas digna 
De eftimacion , pues ya podra 
Las fabricas de la embidia. 
Quando á ellorvarlo fe opone 
Con fiera efpada enemiga 
Todo el mundo rebolviendo 
Toda la humana pifcina. 
A pefar del mundo todo 
Breda en íus almenas mira 
Las banderas Efpañolas 
Siempre de victorias ricas, 
Efpaña nunca pelea. 

Con folo uno que en la Villa 
Le cmbifcen , que contra Efpaña 
Todo el mundo es Pichelinga. 
O quien tuvii ra aqui el Rey, • 
Aunque fuera en ccloíia, 
-Para decirle admirando 
Tan altas partes di\ inas! 
Gran Felipe , fi hafta aora 
Tu hermofa Ifabel en cinta, 
Por Chriílo, que a todo el mundo 
Le has de meter en pretina. 
La valerofa Ifabela 

Efpañola Flamenquiña, 
En quien defmience á las tocas 
La varonil alma ín\ icla. 
Madre del valor nos mueftra 
Fuerte,fab!a, efclarecida, 
Que aun es un rayo tu efpada ^ 
En las manos de una tía. 
Otras \ ictorias efpera, 

Que no ay tan remoto clima. 
Donde tu nombre no arbole 
Sus vencedoras inílgnias. 
Ducientos mil hombres mafcan 
Oy tu fiieIdo,que en íu antigua 
Grandeza, nunca •. ió tantos 
La Roaiíina Monarquía. 

Mas 



b'o 

Mas no fíes Tolo en ellos, . 
Sino en Dios , que fi le obligas. 
Águila noble en tus garras 
Será todo fabandijas. 

Eííe diluvio de velas 

Querrá Dios que fe derritan 
A tu Sol , y que tus playas 
Lqs den tumba en vez de orilla. 

Que ya de ti conquiftadas 
Las duras rebeldes Islas 
Del Norte , qual las de Oriente, 
Se llamaron Fcliplnas. 

No cnibaynes Lcon , y fiero, 
Los flacos Gozques caftiga. 
Que cft fe de tu real coftumbre 
' Seguros fe precipitan. 

Dcfnuda el ardiente enojo, 
Vcirá Eípana ( que te admira ) 
En el Felipino eüoque 
La Carlos Quinta Cuchilla. 

Rey n es mil figlos , y tengas 
En tu Ifabel peregrina 
Cien hijos , y el uno fea 

¿ Prefidente de CaftUla. 

ROMANCE. 



CUraban cinco Galenos 
Dos enfermos en unpulfo, 
Y en una falud hermofa 
Todas las vidas del mundo. 

Haljofe entre los Dodores 

Lo que fe perdió entre muchos 
El Dios acierto, que nunca 
Tanto fe debió á ninguno. 

La voz menos lifonjera 
Defabrochando fus nudos. 
Cantaros llueve de gloria, 
Torrentes vierte de gufios. 

yá la noble medicina, 
Afsi le dicen algunos. 



Obras 

Fe defmayadadel pueblo, 

Y anciana quexa del vulgo. 
Ya fon todos accrtadores 

Los Dolores, 
Q|c antes , fino los faludas. 
Con licencia de fus muías 
Todos eran erradores. 

Quedo claro , quedo hermofo 
En Santa-Cruz lo mas turbio, 
L o mas logrero en Palanco, 
En Nuñez lo mas ofcuro. 

Perdone el divino Herrera, 
Si la antigüedad le turbo. 
Que yá que no va primero. 
No le conozco fegundo. 

Sanferna también perdone, 

Y Dios nos libre que juntos 
Nos hablen con lo callado, 
Nos refpondan con lo mudo. 

Los feñorcs Dodorandos 
Para ganar con íu eftudio 
La cathedra de la purga. 
Todos probaron fus curfos. 

Tanto fe les debe á todos, 
Que ferá embidiado , y fucio 
El que en la purga pidiere 
La parte , que allí le cupo. 

O quan bien todos merecen! 
Ó como querrán , y es jufto. 
Pues redimen nueftros votos. 
Que fe los paguen en juros! 

Los que' eligió la prudencia 
Deftc acreditado abufo. 
Para defenfa broqueles 
Sean para premio efcudos. 



Letra. 

Yo moriré primero, 

Q^e fepais , que por vos m ucf o; 

Clofa. 



de Don Antonh de Meridoza. 



8i 



GJofa. 

EKtanto amar , y temer 
Quiero ya que me debáis. 
Que en mi íilencío ignoráis 
Lo que havcis de aborrecer: 
Que nada os pueda ofender 
Lo prevengo yo en raí daño, 
Que aun en daros defengano 
.. Embarazaros no quiero. 
Yo moriré primero. 

Siendo amores defvario, 

Que os haveis de enojar íiento 
Mas que de mi atrevimiento. 
De ver un acierto mió; 
Mas no puede el alvedrio 
Conoceros fin amaros, 
Que al veros fin adoraros 
No os puedo fer lifongero. 
Yo moriré primero. 

Quedará m.i fe callada 
Con nc llegar a olTadía, 
Porqi^e no fea por mía, 
O por verdad defdic}i»ada: 
Pues mi amor no es para nada, 
Efcufarle determino 
A Irs dcfdichas de fino 
Peligros de verdadero. 
Yo moriré primero. 

Con fer morir , obligaros 
Quificra fin ofenderos, 
Baile morir de quereros, 
jNo muera yo de agraviaros, 
Qi^ie aunque morir por amaros 
Será fiempre lo mas jufto, 
Temo haceros eíle gufio, 
Porque ha de fer el poítrero, 
Y^o moriré primerp. 



DÉCIMA. 

A Don Antonio de Mofcofo , Mar- 
ques de Villanueva de el Fref- 
no , haviendole prometido unxfs 
guantes por las informMíones 
del abito de fu hijo. 



A 






.*'^* 






Ntonio muy liberal 
Unos guantes me ofrecifíes. 
Pagarlos , pues los perdiftcs. 
En emplearlos tan mali 
PaíTc el chiíle puntual. 
Venga el concepto fevero. 
Que pues fui vucRro enfermero; 
No dudo vueíiro cumplir. 
Pues folamcntc el mentir 
Os falta de cavallero. 



A Don Gerónimo de Villayzan^ 
porque todas las Comedias^ que 
fe reprefentaban , y ha<:íAn y fe 
decía , que eranfuyas. 



Quien mato al Comendador? 
Fuente ovejuna , es error, » 
"Que Comedias de primor 
Se las quitan a fu autor, 

Y á fu nombre fe las dan? 
Villayzan. 

Quien hizo, y quien hace cargas 
A los Poetas amargas, 

Y quien fin darnos dcfcargaS 
Coniedias , que en dudas largas^^ 
Ni las conoce Galbán? 
yillayzan. 



8a 



Ohr¿íS 



Qukn gano á Gerufalen? 

Quien fue paftor á B jlen? 

Qiiien fera Matafalén? 

Quien ha fido el otro,y quien 

Es el pecado de Adán? 

Villayzan. 
Quien es Pedro de Urdemalas? 

Quien Birimbao con fus galas? 
' Quien las Comadres Ayalas? 

Y quien Don |ofeph de Salas, 
Pellicer , y Montaiván? 
Villayzan. 

Quien hace con tanta medra 
Las Comedias de la piedra? 
y trepando como yedra 
Es Don Juan de Saavedra, 
Que mentimos el galán? 
Villayzan. 

(^len es aquel encubierto 

Templando al primer concierto, 
Qiie hereda,loque no ha muerto? 

Y quien , pues , todo es Incierto, 
Metió la pefte en Milán? 
Villayzan. 

Quien de las triflcs doncellas 
Con mas belillas , que eftrellas 
En fuperfticiones bellas 
El nombre , que efperan ellas. 
Es la nociie de San Juan? 
Villayzan. 

Quien es el que fatisfecho 
Mete la mano en fu pecha, 

Y con torcido derecho 
Hace lo que nadie ha hecho, 

Y lo que todos harán? 
Villayzan. 

Pnien gana íiempre la rifa? 
Quien inventa la engañifa? 
Quien es gorda , y es Xarlfa? 
Quien executa en Tarifa 
La hazaña del gran Guzman? 
' yülayzaii. 



Qf-iien juega la carambola? 

Qviien venció la chirinola? 

Quien fue del Francés mamola? 

Qifien C9 la gloria Efpañola, 
. Que adq lirio el gran Capitán? 

Villayzan. 
Quien deftrozan Jo vanderas 

En navios , y galeras 

Domino naciones fieras? 

Y q lien gano hs terceras 
Sin Don Albaro Bazán? 
Villayzan. 

Quien el fugcto aciago 
Hizo el fangrieato eilrago 
Muy feñor defta , y Buytrago 
Dio fu famofo q tártago 
Al primero Rey Don Juan? 
Villayzan. 

Quien haciendo hazañas fumas, 
Que aun no caben en las plumas^ 
Mundo rompiendo , y efpumis 
Fue de treinta Motezumas 
El mifmo Cortes Fernán? 
Villayzan. 

Quien es todas las hazañas, 
Que por naciones eftrañas 
Han hecho nueflras Efpañas? 

Y quien los juegos de cañas,. 
Qlie en la Corte fe errarán? 
Villayzan. 

Quien es viento por las proas? 

Quien es íilencio en las loas? 

Quien es bayles fadas boas? 

Quien en Comedias bramoas? 

Quien en autos libia tan? 

Villayzan. 
Quien es el uno entre mil? 

Quien á moco de candil? 

Quien í?or de almendro en Abril? 

Y quien ( 6 quexa civil! ) 
Será mucho en ganapán? 
Villayzan, iQuIen 



de Don Antonio 

Quien la cofa peregrina, 
Qiie á tenerla en fu oficina 
El Señor Don Juan de Elpina, 
Ni la oliera Celeílina, 
Ni la viera el Tamorlan? 
Villay¿an. 

Quien es Poeta de ayuda? 
Quien mas fabio,que la ruda? 
Qjiicn arrope lo que fuda? 
Quien la prodigioía duda, 
En que los hombres eftán? 
Villayzan. 

Quien pensó la j^ran Tragedia? 
Quien efcrivio en hora , y media 
Efta perpetua Comedia? 
Quien nueñra paciencia aíTedia? 
Qiiien hizo el perpetúan? 
Villayzan. 

Quien de Lope efta en el quicio? 
( Yo le conoci edificio ) 
Quien trompen del juicio?^ 
Quien el pecado fin vicio, 
Que ufurpa lo que le dan? 
yillayzan* 

ROMANCE. 

HErmofa niña , que el Cielo 
Mas atento á fu poder^ 
Todo el Sol pufo en tu cara, 
Luces ella , y fombras él. 

Quexofa tienes la vida, 
Y la cftimacion , por ver 
Que ofreces victoria ig lal. 
Que a lo fino , á lo infiel. 

Ayer te dexó tu amante, 
Oy te bufca , y halla , bien 
Perdonará lo mudable 
Quien fufre lo defcortes. 

Irfe á conocidos brazos 
Mayor def^cato fije. 



de Mendoza, ' 8 3 

Que aun no quifo difcalparfe 

En lo nuevo del placer. 
No es la mayor hcrmofnra 

La beldad , fino el íiiber 

Juntar con fevero agrado 

Lo apacible , y lo cruel. 
Solo líamarfc belleza 

La cuerda hermofa altivez,' 

No folo rebelde á injurias. 

Sino a fij-jezas también. 
Aquel defpojado , y bello 

Florido verde laurel. 

No le dio la eftimacioñ 

El amor , fino el deídén. 
Fuente , que el monte defpidé 

Buela en confuíb tropel, 

Y a fus brazos ofendida 
No buelve fegunda vez. 

Si ya piso en falfo ramo 
El tierno amorofo pie. 
Avecilla efcarmentada, 
No fe fia mas en el. 

. Si ahora que eres del Cielo 
( Defcontenta , 6 faifa eftes ) 
Lo mas bello, que en el mundo 
Salió de las manos de el. 

Qiiando fon tus ojos bellos 
Auroras de amor , en quien 
El Sol deslucido en rayos 
Es lo menos , que fe vé. 

En tiempo que el apurar 
Quiere en tu boca aprender, 
A trasladar todo el Mayo 
En dos hojas de un clavel. 

yá que hermofa defafía 
Bien íegura de vencer. 
Del blanco jazmín tu mano 
La nevada candidez. , , 

Si ahora en fin , que eres niña, 

Y una perfección dcfpues 
{)cfde el Sol de la cabeza 

F2 Haílá 



84 



Ohr 



Hafta la lona del píe. 
No das á temer tus bríos, 
Y ofla defdtñarte aquel, 
Qiie ni el amor le hace fírme, 
Ki la obligación cortes, 
¡Qué ferá quando reciba 
Mentida mal del pincel 
En aníias de mocedad 
Vanos focorros la tez? 
Quando ya para efcarmientos 
Derrotado de altivez 
En la playa de los años 
Perdido anciano baxel? 
SI á varios defpojos rindes 
Las armas de la niñez. 
Será contra ti mañana 
Lo menos niño , que ayer. 
Oj ha de Cer la bizarra 
Lucida hcrmofa efquivez, 
Que un dia mas dará mas 
Que prefumir , que temer. 
Dirás , qLie no le llamañe. 
Que mayor b.ixeza , que 
Sufrir , que le trayga ufano 
El gozar , y no el querer? 
El coníentir , que en fu mano 
La paz , y la guerra eftc, 
El rogar , y el perdonarle 
Es mas , que morir por él. 
En el imperio tyrano, 
Y en la fuga efclavo ten 
Miedo,que todas te embitüen 
Tan fino gal n doncel 
A fu fe no le agradezcas 
Venirte rendido a ver. 
Que le boKÍQ a tu hermofura 
El antojo , y no la fe. 
Coydar de tí , cuydado 
No es amor , ambldía es. 
De quien te obligue mejor. 
De quien te íirva mas bien. 



as 

Que ofenfa , que á tu vi ¿borla 

Tan cortas >'ii^orias dé. 
Que halle fu fazon el gufto 
No en eílár , íino en bolver! 

Sufre coyundas de agravios 
Quien fuya dexa de ferj 
Qué no puede ? al alvcdrío 
Aun Dios no le pufo ley. 

Quantaslaftímas , que hacia. 
Siempre yo lo lloraré, 
Solo Dama en el peligro, 
Y en el defprecío muger. 

Buelvc , buelve por tus años. 
Guarda para la yejez, 
No deber el dcfenojo, 
Ni al amor , ni al interés. 

DÉCIMAS. 

FUera piedad rigurofa 
El ver tus ojos , fi luego 
No fe focorrieífe el fuego 
De agua de tu mano hermofa,; 
Con atención milagrofa 
Previno el Ciclo.no en vano,- 
En fu iiKcndio foberano 
Para templar fus defpojos, 
De tanto ardor de tus ojos 
Tanta nie- e de tu mano. 

Con alma tanto fe mueve 
Tu amor , y es tan defnuda 
De amor el alma, que duda 
Qiial es alma , 6 qual es nieve? 
Feíliva el agua fe atreve 
A fer en mis ojos tanto 
Favor , y luego me efpanto, 
( tal es el rigor , que veo ) 
Que ni por fa'.or lo creo. 
Ni es menefter para llanto. 

En traveíTura modefta 
La bella acción atribuyo. 

Antes 



de Don Antonio de Mendoza^ 



85 



Antes que á cuydado tuyo, 
A licencia de la ficfta: 
Aquella caricia honcfta 
Por la coftumbre del día, 
Con fer de materia fria, 
Pienfa cl alma , y aun la íc. 
Que defperdiciada fue 
Primero que fueíTc mía. 
Aunque es todo perfección, 

Y en ti no ay parte vulgar. 
Mas que favor , fue lograr 
La eternidad ocaíiou: 

En divina fufpenfion 
Los fentidos ocupe, 

Y contrarios los halle. 
Que mas atentos los vi. 
Que á los yelos,que fenti, 
A los rayos , qie mire. 

Las propiedades del Cielo, 
Señora , en todo has tenido. 
Que entre nubes efcondldo 
Con agua amenaza el Cielo: 
Flechas de lucido yelo, 
Llama ardiente , y nieve pura 
A la razón aflegura 
Del Cielo accidentes varios, 
Oy íiendo afedos contrarios. 
Es una mifma hermofura. "* 

Nacen Invierno , y Verano 
De un Cielo , y la tierra debe 
Efto mifmo en Sol,y en nieve 
A tus ojos , y á tu mano: 

Y tu Cielo , ai quien en vano 
Solicita mi dolor. 

De tu yelo , y de tu ardor 
Introducido ha dexado 
En tu defdén no nevado, 

Y lo encendido en mi amor. 



^ ^ 



*** 



^**. 



**^^ 



A Antonio de Alofa , Secretarlo 
de Cámara , i quien toca guar^ 
dar los dulces , que embian ai 
Rey. 

ROMANCE. 

EL mi Antonio , cl mi Antof/io, 
Que de tu edad en la flor 
De crédito , y falud goza 
Dos privilegios de Dios. 
Afsi como eres aora 

Del Rey mas bueno, y mejor 
Secretario de los dulces, 

Y mas dulce , que ellos fon. 
Un nuevo Arroftigal feas, 

Y con modefto valor 
Sigas principio de tanta 
Virtud , y moderación. 

Afsi á los claros exemplos, 
Con que al mundo vemos ojjf^ 
El interés defterrado, 

Y pifada la ambición. 
No cedan los verdes años 

Pues mueftras , no con rigor^^" 

En talle tan Narcifero 

Tanto amago de Catón. 
Siguiendo en feganda esfera 

Dexe fe la perteccion. 

Sino á luz de tan gran daño 

Átomo de tanto Sol. 
Enfin afsi cada dia 

Crezca la noble opinión 

De fer cuerdo en la efperan9a^ 

Y modeílo en el favor. 
Pues la piedad acompaña 

A todo infigne varón, 

Y mas propio en el mas bueno 
Pefcubre fombra , y temor, 



u 



Obras 



Que creas, que efloy muy m alo, 
Comb malo , que aun no eftoy 
Dentro de mi propia vida, 
Que vivo fuera de yo. 
Y íi robuño defprecias 
{ Malaya fií difcrecion ) 
De la (agrada hypocondria 
El hypocrita dolor, 
y engaránme de tu perra 
Salud enemigos dos. 
Las tardes el matrimonio, 
Y las noches el falon. 
EíTe batel de ladrillo, 

Mas no torre de Nembrot, 
Pues que no ay en el fobervla ^ 
Locura , niconfuíion. 
EíTe golfo de paredes 

Klas húmido , y no menor 
Que el mar propio , y navegadc^ 
En la cama de un colchón» 
Del vomito defta tarde 
Tiemblo de dedr mejor. 
Mas aliviado me ííento, 
Pero ya bueno , ciTo no. 
Si no faÚere mañana 
Del vientre deíle rincón. 
Harta para mi vallena. 
Que Gongorico que eftoy! 
De los humanos te acuerda. 
Ya mi vida albricias doy,. 
Que de bufcar la falud 
En curarme del Dodor» 
De la vieja morería. 
Quien parece que nacia 
Dentro , y primer montañés 
Repentiísimo Señora 






DÉCIMA. 



A un libro entitulado , Amor Pa* 
terne. 



D 



El amor , no de la ciencia 
De fer buen Padre la gloria 
Aprende , y en tu memoria 
Lo aprenderá la experiencia; 
Si bien con arte , y paciencia 
El paterno amox^tratafte, 
En ti miímo le eftudiafte, 

Y dirás que fabio fuiile 
Amando, lo que efcriviíle, 

Y efcriviendo, loque arnaíle; 

ROMANCE. 

A el Rey, 

NUeva guerra de los campóJ; 
Roxo numero cu las flores. 
Bello terror de las felvas, — 
Verde galán de bsibofques. , 

Marte de Apolo veftido. 
No ya repetido Adonis, 
Que ofenda á tu bizarría 
La lifonja de los montes. 

En efía mentida guerra 
Jmita losefquadrones, 
Exercicio de tu mano, 

Y cuidado de tu nombre. 
La campaña coronen 

Los díeñros cazadores. 
Finjan armadas telas. 
Murallas , y trincheras. 
Las efpias imiten 

Los fabucíTos, que avlííén, 

Y los fuertes lebreles 
Efpañoles valientes» 

Sean voclnas roncas. 



Las 



de Don Antonio de Mendoza. 



87. 



Las trompetas fonoras. 
Lo que tocan á prlfa 
Que es la belícofa paz la mótcria. 
Mientras á tu heroyco brazo 
Perdonan las ocaíioncs, 

Y das iluílre materia 

A las plumas, y a las voces. 
Mientras de tu bifabuelo 

Alta memoria del orbe 

Por fu generofa imagen 

Sus hazañas te conocen. 
Sigue con templado aliento 

EíTa cofturabre tan noble, 

Que el ocio es mayor peligro 

En los Reyes , que en los hóbre^. 

La campaña , &c. 
Tanto paíTan de efperan^as 

Tus ya logradas acciones. 

Que el acierto las publica, 

Y la admiración las oye. 
En folo un año has vivido 

Tantos íiglos , que recoge 
El mundo dé tus aplaufos 
Mas que mereció hafta entonces. 
Corando fabia noticia 

\^ive íicmpre , y íiempre legren 
Tus virtudes los laureles, 

Y tu memoria los bronces. 
La campaña, &c. 

Romance burkfco a Cupido, 

DE que ccguezuelo vano 
Tienes tanta pre función, 
S¡ no ay picaro fin ella, 
Cupidiilo , que haré yo? 
No es ta padre Vulcancjo, 
Aquel fufrido varón. 
Que al fin en fiendo marido, 
No le aprovecho fer Dios? 
Nd es tu madre aquella honrada. 



Cuya blanda condición 
Si bien la fupo tu padre. 
Muchos la faben mejor? 

Eftará muy falfo Adonis, 
Como fi fuera el amor 
Victoria para ninguno, 
Y hermofura para dos. 

Y eñarás tu muy preciado 
De flechas fevero harpon 
Contra un vinculado pecho» 
A toda flecha menor. -^ 

Herirte , que no debieras, 
ERe pobre corazón 
A lo principe , á lo grave,* 
A lo noble , á lo feñor. 

De unos retirados ojos, 

Que en fuperior mundo foS 
De la orden mas eftrecha 
De efperan^a , y de favor. 

Para que , rapaz defnudo, 
Para que ciego traydor. 
Tanta munición de rayos. 
Tanto flechado de Sol? 

Cavallero de Ciudad 
Mi penfamiento nació, 
Muy gran hombre de la Villa,' 
Que es mas nueva religión. 

Quien me traxo , donde dicen 
Que es la licencia mayor? 
Lengua , niegafelo tu, 
Ojos , decirfelo vos. 

Ello es ley , que fin dcfeo 
Se ha de amar ; y qué razofi? 
Bacíiillerias fon tuyas, 
Mientes niño , vete , á Dios. 

Mas fi es verdad , mátateme, 
O faifa imaginación! 
Que morir por no morir 
Es un cobarde rigor. 

Quiero fcr bien entendido, 
gue es de necios ( con perdoíi ) 
^ F 4 FÍ2ué 



88 



Obras 



Fiar de fu fentlmlento 
Menos , que de fu dolor. 
¡Vivamos donde el recato 
Ha mil anos que murió, 
Donde el íilencio es un (imple, 

Y el defeo un hablador. 
Mas íi también en la Villa, 

Vendadillo rapagón, 
Dieron fufpiros fin fruto 
Mis efperan^as fin flor. 
Cien ducados tengo, amigos. 
Que vsííallos míos fon. 
Hallare favor en ellos, 
,Yá que en vueflras Cortes no. 

ROMANCE. 

A la convalecencia de una 
Dama. 

COn la falud vei:-turora 
De la mas hermofa niña 
Muerta vive la venganza, 

Y enferma queda la embidia. 
De las mas beHas Zagalas 

Es embidia, y mal quiíla. 
Por cometer contra todas 
La culpa de fer mas linda. 

Las auroras , que faltaron, 
Reñituye con fu vi!ta, 
Que en fus bellos ojos vienen 
Los defagravlos del dia. 

Xas iras del accidente 
La dcxaron mas lucida, 
Tan perfeda , tan hermofa. 
Que no fallo de sí mifm.a, 

Refpetaroii fu belleza 
Con ííar^ofa corcefia. 
Que los mnles no fe atreven 
A jurifdiclon divina. 

Pe fu dolor , y fus penas 



Primero tuvo noticia 
El alma de Bclixardo, 
Que de Gerarda la vida. 
La enfermedad quifo verfc 
Para lograr dos fatigas. 
En Gerarda executada, 

Y en Bclixardo fentida. 
La vida del tierno amante 

Entre el llanto , y las carlclaá 
En el fentlmiento folo 
Daba feñas de eftár viva. 
Concedió treguas el Cielo 
Por ver folo merecida 
Belleza tan foberana, 

Y una fe tan peregrina. 
Aufentofe Beiixardo, 

Sin q-Ac el alma en fu partida 
De obligación defculpada 
Qiiede infamada en lo fina. 

Que trifte , amante , y aufente 
Sus finezas acreditan 
La firmeza en el aufencia 
Bien dudofa , y mal creída. 

Mas no ceíTaron los males. 

Porque fiempre á eüas porfían 
En la hcrmofura , y amor 
Bien halladas las defdichas. 

En eílas ocupaciones 
Venturoío le Imaginan, 
Qiie no ven los defcuydados 
Los engaños de la diclu 

Endechas, 

Rlfueña fuentecilla. 
Que dcfatadabuelas 
A gozar los floridos 
Amores de una feba. 
Que mucho que íeftiva 
Defcubras tus finezas 
En requiebros de plata. 



X 



de Don Antonio de MendozA. 



Y en caricias de perlas. 
Si dexas deftos montes 

Las duras afpcrezas, 

Y los valles te ofrecen 
Su dulce margen bella. 

Ay triftc del que dexa 

Mas bello capo, y felva ma^ alegre 

Y por defdicha aufentc 

Huye de flores , á morir en peñas! 
Bellifsima Gerarda, 

No folo Primavera, 

Sino poblado Cielo 

De Abriles , y de eílrellas. 
Si bu el ve cada dLi 

El al va , que fe aufenta, 

Y el Ruyfeñor es todo 
Enamoradas quexas. 

Que lentirá una \ ida 
Mas amante , mas tierna. 
De mas hermofa aurora 
Tantos figlos de aufencia? 

Aunque no es impofsible, 
Qut á ver tus ojos buelva. 
Tu aufencia Belixardo 
La llora como eterna. 

A Chriftcrjal Ciego , Poeta de re- 
pente con eminencia , que afsi/iia 
en cafa del Marqués de jfiíte 
Jglejias Don Rodrigo Calderón, 

ROMANCE DE REPENTE. 

CHriílovalillo , que tienes 
El mejor feñor por dueño. 
Sino eres ciego del Rey, 
Eres el Rey de los ciegos. 
Toma eíTe luto , aunque digas 
Qt-ie yo no foy Cavallcro, 
Ni á lo moderno , ni al ufo. 



8p 



Pues cumplo lo que prometo. 

Por el habito del tic, 
Vifpera yide fu pecho. 
Que anfi también te le diera, 
Quando fulera el tuyo un rcyno; 

Tiene muy grande nobleza, 
Que viene á fer por lo menos 
Martin Pclaez la ropilla, 
Don Rafura el ferremelo. 

Agradécelo Chriftovál, 

Qne aunque es ya tra^tlo , y viejo 
Por fer dado , y no tardarfe. 
Es punto menos de nuevo. 

Pontelo fi quiera un día, 
Y fi lo vendii-Tes luego 
Podrás decir fer Mendoza, 
Siempre fe venden los negros. 



D 



ROMANCE. 

|Efpucs que muerto por vos, 
Qiiiero yo \ ivir conmigo,; 
Que íi dcxára de aniaros. 
Me aborreciera yo mifmo. 

Si el quereros es oí'enfa, • 
Es error muy entendido. 
Que no amaros , quien Un necio 
Querrá acabarlo confígo? 

El adulador primero. 

Que á las hermofuras dixo. 
Que de queridas fe ofenden. 
Muy poco á las almas quifo. 

Sea ley , y no defdicha, 

Que ofenda con lo que digo. 
Mas canfut con lo que muero 
En ningr.n trille fe ha dicho. 

Si Dcy-iad , que no refponde 
Infama los facriíicios. 
Que córteles fon mis penas. 
Que aun nunca piden pido! 



Si 



90 



Obras 



Si amor no puedo , Señora, 
La mayor gloria , que miro, 
Qiiexareme yo, que el Cielo 
Me dio en vano los fentidos. 

La mayor belleza adoro, 
Y es honrofo defatino, 
Que aun quifo el oido ponerme 
En los aciertos delitos. 

El mirar tanta hérmofura 
Para quien fuere cafligo, 
Que para los dcfdichados 
Puede haver males divinos. 

El no morir es recato, 

No mi eílrago , y mi peligro. 
No fe conoica la caufa, 
Que íbio en morirla digo, 

Eftc amor aun del filen ció 
Medrofamentc le fío, 
Que de un caHar tan fori^ofo 
Pueden nacer los teñigos. 

Con lo que decir no puedo 
.Eílár no puede efcondido, 
Que elfervos porqiúen lo callo 
Qlialqaiera fabrá decirlo^ 

yanos eftaban los males 
De buTcar dueños lucidos. 
Mas ya no tienen bi.en guño, 
.-Pues le precian de fer mios. 

D« defdichado íe q'jcxa, 
Que yo le deíacredito, 
Pues haÜa los deídichados 
Tienen parte, que yo embidlo. 

O males de amor dlchofos, 
Que el tormento mas cfquivo 
De morir tan altamente 
Negar no puede un alivio! 

O nunca tenga otros bienes, 
Que es parte de defvalido 
Querer mas , fi las dcfdichas 
Nunca embarazan lo fino. 

Por ley de advertida eílrelU 



Quiero bien , y en tal peligro 
Lo menos libre del alma 
Es lo mas del alvedrio. 

Pajfando por Valencia en U jornal 
da que hizo el Rey por Mayo 
de i5j2. 

ROMANCE. 

HErmofifsima Valencia, 
Mas del Cielo , que del Cid, 
Babylonia de efraeralda, 

Y confufion de jazmin» 
Que de Azahar tanta toirre 

Efcala en olores mil, 
Al Cielo, que fe halla el Cielo 
Mas en Valencia, que en si. 
El pie befo al Turla , quando 
Es Granadino el Xcnil, 
Es el tajo Portugués, 

Y Andaluz Guadalquivir, 
Todis las regiones goza 

En tanto clima feliz 
El año por patria , y íiemprc 
Es V^alenciano el Abril. 
No fabe otra lengua el Mayo, 

Y en verde aflbmbro gentil 
Amor fe admira, 6 fe engaña 
( Sin acción en Chipre ) aqui. 

Con ceño toda la tierra 
Mira al Cielo , y tu pais 
Con lifonjas, que aun lifonjas 
No fe atreven á mentir. 

Glorias refpiran tus calles, 

Y en lo mas vulgar alli. 
Defperdiciar Paraifos 
Es lo menos de jardin. 

Aciertos darás al mar 
En tu eípejo de zafir. 
Si narciío de Clavel 

Te 



de Don Antonio dt Mendoza. 



Te enamorares de ti. 
SI á tus vientos vinculado 
Vive el »:eíiro fútil. 
No ferá mucho que gozes 
El buen ayre de Madrid. 
O fiempre bella, y mas bella 
Por un peligro que vi! 
Que muger para deidad 
Le fobra lo fcrafin. 
El dueño , como el dolor 
Bien le pudiera decir. 
Porque una aima no embaraza. 
Ya que una eíperan^a si. 
Tu nombre, 6 graciola caufa 
De tan gloriólo morir. 
Vive eterno en mi filcncio, 
Y no muera todo en mi. 

A Ias cortas feñas , que hallo el 
Rey en el Caflillo de Monvie- 
dro , ruinas de la antigua Sa- 
¿unto , haviendolafubido a ver, 

ROMANCE. 

AQuI donde fué Sagunto, 
Lo que tantos años quentau, 
Merced ferá de los ojos 
Perdonarlo a las orejas. 

Nada yace, donde yace. 

Que fabrica muda , o muerta 
Aun las dudas las reliquias 
No faben hallar por feñas. 

De oftentaciones Romanas 
Falta teíllgo, una cuefta 
Cobra en gemidos el paflb. 
Que aun oy fin riefgo fe quexa. 

Quien perdidos paíTos llora. 
Na mas que deflos fe acuerda. 
Que han def<^uÍciadoá los %Ios 



9 



Fe, que prefumio de eterna. 
De fus vanos edificios 

Las mas divifadas guellas. 
Si el crédito no las halla. 
Ni aun la villa las íbfpecha. 
A los que de antigüedades 
Bafcan noticias fobervias, 
Efcarmiento es de ceniza, 
Y defengaño de yerva. 
Mas barato ívk. á Cartago 
Rendida , que aora verla. 
Venció , lo que fe refifte, 
Pero no loque fe niega. 
Puntas , qvie fueron he rniofa 
Turbación de las eílrellas, 
Yá no embidla fu venganza, 
O numero a las arenas. 
Pulpito donde las aves 
Les predican íii quarefma 
A las que van en eí vienta 
Torres defcolladas rcynan. 
Negafte en recato efquiva 
Admiraciones , y puertas 
Al eñrangero, y aora 
Hafta con deftrozos niegas. 
O tu de moralidades 

Exemplo de imagen necia, 
Efpaviento a las fortunas, 
Y pavor á las bellezasl 
Si te perdiíle arrogante, > 
Bien ch polvo eílás deshecha. 
Si fina , aun oy triunfas mas, 
Quando yaces mas en tierra. 
Mas de tus fuertes varones 

Los hechos grandes no quedan 
En memorias , c]ue fe fían 
A necedades de piedr^. 
Sino en lajnmortal noticia i 
De los hombres , que a la cxccifa 
Conftante vlrti:d,.al tiem.po 
No bate ninguna alpiena. 

Aim 



92 



Obras 



Aun la anrMcion necefsita 
De Uunrcs obras , aquellas 
Qiie en el valor fabricadas 
Aun la eC'. rnidad las tiembla. 

No tu fe , fino tus muros 
La fiña Cartaginefa 
Aíialto, no te venciendo 
La efpada, fino la guerra. 

A^encer enfeñó a Cartago 
Sagunto , que ya fangrienta 
Le permití 5, que vencieíTe 
Lo que perdono á si mefina. 

Mas debes a tus ruinas 

Que a tLís gíorias,que oy no befas 
Pie africano , que del pa¿lo 
Sagradas coyundas quiebra. 

Sino de Felipe el grande 

Llevas la atención , que apenas 
El mífmo Anibjl oííara 
Merecerla fus vanderas. 

iGIofias a todas edades 
Sagunto ferás en ellas 
Tus marmoles ferán fombra?, 
Tus hazañas ferán lenguas. 

^^ajfando el Collado de Balaguer en 
las afperif simas montañas de Ca- 
taluña, 

ROMANCE. 

Montañas de Cataluña 
Que del CoU de Balaguer 

También faiteáis el Cielo 

Gigantes fegunda vez. 
Sagrado enc^nigo donde 

En efquadron infiel. 

La tierra es fangrienta mano, 

Y el mar alevofo pie. 
En vano africano leño, 

P pedernal montañés 



En aÜuto foragído, 

Y en renegado baxel. 
La libertad , 6 la vida 

De un paíTagero emprendéis 
Cautivo a bienes de un gufto, 

Y muerto á males de nn bien. 
Eftrivillo , PaíTagero , &c. 

De todo triunfa un prodigio 
De herraofura , y de defdén 
Vandolero de criílal, 

Y pii'ata de clavel. 
Un Valenciano peligro, 

Que dulcemecte cruel 
Mata fin dolor, que hermofa. 
No ay mas arma,que muger, 

O necio el eme en la hemoíura 
Bufca modo , y pone ley. 
Llama el alma herida , fea. 
Que efto fobra para fe. 

Y vos fiempre a todas bella, 
Celeftial feñora,en quien 
La perfección , que fe mira,; 
Es lo menos , que fe vé. 

Permitid a pocas hojas 
Efta gloria del querer. 
Que el morir es de juílicla„ 

Y el amaros de merced. 
O playa de Tarragona 

( que rico defvelo fue 
Al ambiciofo Romano, 

Y altivo Cartaginés.) 
No fe turben tus arenas. 

Aunque el mar aífombros de. 
Ni vivan miedo tus ondas 
En tantos vafos de Argel. 
C^ue en la V^alenciana orilla 
Mayor riefgo Laura es, 

Y quanto fe adora en ella, 
Tanto fe perdona en éU 

E/irivillo, 
PaíTagero tened. 



Pues 



de Don Antonio de Mendoza, y ^ 

Pues os piden la vida , y el alma Ni defignio lo Chriíllano, 

también: Ni el bueno dcfeaba recio. 

Quien , qaien , quien? Ni andaba ¿cia cá lo fanto. 

Un vandolero hermofo , y ctucI. Tardaba un íiglo en fer verde 



Quien , quien , quien? 
Una pirata , luciente , y noble, 
Que dos veces íakeador 
Saltea con el amor, 

Y mata con el defden. 

Xacara, 

VA de Xacara , y de gufto. 
Si alguno ha quedado ogaño 
Entre pcfares ron muchos, 

Y entre defabridos tantos. 
Diz que eftá acabando el mundo. 

Que cofa para tacaño? 

Que es fuerca, que aumentos téga 

Tan grandiísimo vellaco. 
Yo conocí al feñór Mundo 

Muy bien entendido, quando 

Era lo rubio delito, 
- Y lo gordo era pecado. 
Aun no era mentir a todo. 

Ni Don HueíTo el Caftellano 

Lloro en lucientes enaguas 

Tantos Franceícs agravios. 
Que anclias de conciencia viven 

Las faldas , que en rico engaño 

El pabon es carne poca, 

Y es todo plumas el gallo. 
Mal huvieíTe la cadera. 

Que en fabuloío aparato 
Gorda fe miente, y fer quiere 
La fieftecilla ckl trapo. 

La verdad , doncella honrada, 
Aun no empezaba a hacer afeo 
Al gaLinre cavailero. 
Ni era necedad lo hidalgo,^ 

No era la virtud negocio. 



Una efperan^a de antaño, 
Y ahora es todo en amores 
Floridas culpas el Mayo. 
Enamorabafe entonces 
Un efpiritu bizarro 
Con íilencio hafta en lc6 ojos. 
Porque no fe ufaban labios. 

No andaban en aquel tiempo 
Los pcnfaroicntos tanfalfos. 
Los aniniostan caídos, 
Ni los Condes tan baratos. 

Alcance yo á las mercedes 
Gente de punto , y de garbo, 
Y no tienen ya mas honra. 
Que los montes de Palacio» 

Amaba yo pecador 

Los artefones mas altos. 
Perdonando á mis fentidos 
Por lo mejor lo mas vano. 

O qué moza , 6 que peligro! 
Deydad fola no le llamo. 
Ni menos Sol,quc aun aurora 
Le cuento á miedo los rayos. 

Tenia entre mil bellezas 

( Que efcaf' mente le trato! ) 
Lo hermofo Forrado en Ángel, 

Y lo vivo fondo en Diablo, 
Alma grande en corto fitio. 

Tan gigante lo tamaño. 
Que plantaba en Jas eOrellas 
Los jazmines de ¡ásmanos. 
Bate vandcrasla nie' e 

A fu roílro lindo , y claro, 

Y entre copos de centellas 
De embidias arde lo blanco. 

Su pardo cabello dice. 
Yaya al rollo el pelo vayo. 

Siendo 



Síciido en condición Erizo 
Todo el Serafín caíl.ino. 

Haílael movimiento mifmo 
Es amenaza , es amago. 
Si mira , derrama eílremos. 
Si habla , refpira milagros. 

No dio la fazon al guflo 
Tan dulce fabrofo plato 
Adviento , que en los dcfeos 
Beben ayre , y forbcu llanto. 

Enamoraditos nuevos. 

El me muero , y el me abrazo 
Aqui yacen , Dios perdone 
Lo amar , y morir en vano. 

Galanes de otras bellezas, 
S'i tiene amor Igual trato. 
En la eílacada le efperan. 
Parta el Sol,y mida el campo. 

í^mayne toda hermoíura, 
Que al yugo de fu zapato 
No ay feguro ningún cuelo. 
Ni cíla floxo ning in lazo. 

Efto ÍKVd lo q.ie yo qniíe 
Tan íin hacerle embarazo. 
Que le dexe para todos 
Enteros los defen ^anos, 

Tenipeftad de mis ícntidos. 
Que en efte hcrmofo naufragio 
Amarrado a mi refpeto 
Caíi zozobra el recato. 

Perdición hcrmofá mia, 

Que en folo un mirar a\'aro 
Dg tus ojos bellos queda 
Eftrcmecido lo humano. 

Si canfo con lo qu€ muero, 
Si muero con lo que callo. 
Si callo con loque digo. 
No puedo mas que amar tanto. 



Obras 



H^ 



f^^^. 



^^^ 



'■ ir - 



^^* 



ROMANCE. 



Todos dicen que te quiero, 
Pefame que mientan todos. 
Que vivo muy enfeñado 
A lucidos teftimonios. 

Por diíc-rttazo me tienen 

Los que pienfan que te adoro, 
Mas no quiero en lo entendido 
Tanto peligro de loco. 

Antes pienfo aborrecerme, 
Para ver fi te enamoro, 
Porque necedad tan grande 
Hacer merece un dichofo. 

Si es dicha , y entendimiento 
Amarte , feñora , como 
Pueden vivir , y cftár juntos 
Lo entendido , y vcnturofo? 

ROMANCE. 

En Aranjuez , dia de Santiago el 
verde , año de i<í 33. 



E' 



N blanca roxa batalla 

Cara á cara, y frente á frente 
Las deydadcs á las flores 
Le dan el San-Tiago verde. 

Los campos de Aranjuez 
Son campaña floreciente. 
Donde triunfadores todas 
Mas almas que flores vencen. 

De la mas florida felva 

Las fcveras Ninfas fiempjre 
A tan debidas vidorias 
No permiten fus laureles. 

El primero he rmofo dia 
Del mas galán de los mefes 
A recibirle defpicrtan 
J^as que á otros cuydados duerme. 



de Don Antonio 

Efirivillo. 

NO es el Mayo, y tiempo alegre 
Lo que A rail juez ofrece. 

Que en fus campos á todas horas 

Le nacen blai7cas auroras, 

Soles negros le amanecen» 
Pierdefe quanto fe vive, 

Quanto fe adora , y padece, 

Y folo en ellos íc logra 

La rezón , con que fe pierde. 
No es el peligro mas grande 

Amar donde fe aborrece. 

Sino faber que en amando. 

Aun los aciertos ofenden. 
No ha\ er mérito en amor. 

Con aínor fufrir fe puede, 

Pero no que injuria fea 

Tener el que fe merece. 
Debe ccht divino imperio 

Los afeábos , que fe tienen, 

Cafligalos la hermofura, 

Pero no los que fe deben» 
No es el Mayo , &c, 

A los Reyes ,y a las Damas de Pa- 
lacio , que fe bailaron entonces en 
Aranjuez, 

ROMANCE. 

EN el Pardo claro el día, 
Y en Aranjuez el Parda, 
El Enero , y el Abril 
Qaedan yá defagrav lados. 
Uno dcfpojando el monte, 
Y otroíloreckndo el campo 
La gran Deydad , que mas reyna 
En las almas, que en los prados. 
Si al Hebrero auna de flores 



de Mendoza. p ^ 

De nieve corona el Mayo, 
La hermofifsima Belifa 
Alma de Fileno el mas-no. 
En quien altamente vive 
Tanto Rey en nombre tanto» 

Defia , pues , mejor Diana 
En coros íiempre fagrados 
Competir quiere la feiva 
Las auroras de Palacio. 

Si a Marte en A donis vieron 
Dar en el f^ftivo enfayo 
Ayrofas lldantes fenas 
A las deudas , que fu brazo 
Yáenvezde novillosííeros 
Hermofos , pero mas bravos 
Luceros tronca Xarama, 
Serafines reyna el Tajo. 

En cobro íe pongan todos. 
Que en ceños tan erizaclos 
No hieren las medias lunas. 
Sino matan foles tantos. 
En el Prado , &c. 

La gcnerofa Mendoza, 

Qlic el Sol traslada en un rafgOj 
De competirfe en lo bello 
Se defdeúa lo bizarro. 

En la valiente hermofura 
De la gallarda Arellano, 
Donde es pólvora la nieve 
No fon meneñer las manos. 

Igualar en perfección 
A la gloria de V'elafco, 
Yá que la razón no puede, 
Picnfelo folo el engaño. 

La entendida Benavidcs, 
Que en bello ayrofo aparata. 
Para lucir un defayrc 
Le fobra hermofura al garbo. 

En k noble Pímentela 
A fus ojos bellos claros 
No ay pkyte^^rks el alva, 

Ni 



(^6 Obras 

Ni aun el .uirora en fus labios. 
La eílrelLi de Gnadalcazar 

Dcfcubre en ft^vei-q agrado 

Catidal para mucho liermofo, 

En dcfcogiendo los rayos. 
La divina Porta^uefa 

Blaíbn de Mora ", y de Caftro, 

Quantos no Ic cuento curemos, 

Le debo contar agravios. 
Gar^a dcfcollada , y bella 
~ No dexa el notnbre agraviado 

La Bcacriz , buelo impofsible 

De los nebü-wS mas vanos. 
Da una Bárbara hennofura 

Ai inundo un gran defengaño, 

De que fabe hacer lo hermofo 

Dulces paces con lo fablo. 
Es en la Moneada iluílre 

Lo Catalán mas gallardo, ~ 

Y lo bellifiimo en ella 
Sube fer mas foberano. 

En lo celeílialde entrambas 

Quanto hermofo celebramos. 

Deuda fon , y fon aciertos, 

Que es poco decir aplaufos. 
En mar de tanta hermofura 

La Bazan es el naufragio, 

En donde peligran todos. 

Si fe zozobra en milagros. 
Mas ciclo que puerto alegre 

Un Serafín Luíitano 

Copia el Sol en rayos negros, 

Y al al va en jazmmes blancos. 
De Villa-Real la Aurora 

Centellea en breve paíTo, 
Tan temprana hermofa lumbre, 
Que aun es incendio el amago. 
Eílas fon las luces belb.s, 
Que en roxo florido aííalto 
De Aranjuezálas flores 
Le 4an el vef de San-Tiago. 



En fus mas !• cientes plumas 
Dos Fen¡\ fe han retirado 
Al nido de para en uno, 
Fénix de hcrm.ofura entrambos. 

La Deydad de Cantillana, 

Que lo mas iindo , y temprano 

A Montemayor retira, 

Si mayor íícmprc , oy mas alto. 

De Fromeíl:a la flor bella. 

Que abeja fe ha transformado. 
Ya de un colmenar , en quien 
Son flores haíla los años. 

A fer en otra deydades 

Qucxas , que folas quedaron. 
Siempre hallaron en si mifmas 
Sus gloriofos defengaños. 

A la Conde fi Duque fa. 



VOs , que mas que Camarera 
Mayor , fois mayor milagro 
De la muger , y alta embidia 
De los varones mas claros. 

Vos , en quien folo ha ávido 
Tan cuerdo lo cortefano. 
Tan galante lo fe vero, 
Tan apacible lo fanto. 

Vos , que igual al gran conforte 
^n finezas , y en cuyd idos. 
El fcirvicio en que oy fe anheU 
Eflo nuevo, es el defcanfo» 

De cuyos fiempre gloriofos 
Afanes , fiempre baratos. 
Los figlos feran el premio, 
Y la fama el mayorazgo. 

Recibid deílas Deydades 
La pintura ; y fi agraviado 
De efperarfe mas divino 
Ardiera algún Sol humano. 

De Velazquez á las fombras 
Apele , á cuyos retratos 

Debe 



de Don Antonio 

Deben en los teftimbníos 
Fixas lifonjas los Falfcs. 
Dalaiics , íi en Manzanares 
Subió á los montes Palacio, 
Ya en competencia hermoía 
El Cielo ha baxado al Tajo. 

DÉCIMA. 

^A una Dama embiandok unos 
verfos. 



E 



Stos de tantos antojos 
A fedos defperdiciadoá, 
Eílos nunca bien logrados 
Sufpiros , fino en tus ojos, 
Van á rendirte defpojos, 
O Fénix nuevo , y darás 
Vida a qaanto muerte das. 
Que en ti finezas de amor 
Todas fe logran mejor^ 
Y todas fe pierden mas. 

ROMANCE. 

EN vano , divinos ojos, 
Eftais de rigor armados, 
Que en un muerto de las luces 
No tienen que herir los rayos. 

Aunque fe pierda el quereros. 
No ay mayor dicha que amaros. 
Pues aunque en vano os adore. 
Por vos no íe muere en vano. 

puando aumentéis mas caüigos, 

.{. Quando flechéis mas eftragos. 
Negar no podéis la gloria 
Del morir de vuefíra mano. 

Lo que merecéis de amor, 

Ni aun con toda el alma os pago. 
Que es en lo que un alma os debe 
jL Q nieaQ¿ ainados t^atp,. 



ds Mendoza. p7 

Al dcfengaño los cuerdos. 

Que mal, que bien le llamaron. 
Que fí os le debe , y le tengo. 
Nunca es bien el defengaño. 

Ofcnder.con lasofenfas 
Es un acierto villano, 
Pero es hidalga dcfdicha 
Hacer con amor agravio. 

Qiie baratamente muero, 
Qj-ie poca atención os gaílo. 
Pues ni aun coíló lo piadofo»; 
O lo cortes de un engaño! 

A fu bellifsimo Dueño 

Un trifte con muchos labios,; 
Ya que no puedo diciendo, 
Afsi digo fufpirando. 

Laura , Laura , no huya 
También tu nombre. 
Que beldad fin oídos 
No teme voces. 



M 



DÉCIMAS. 

11 higas en efcabeche 
Les diera, y mil moxíconés,; 
Y en vez de gratos capones 
Muchas zarazas de leche; 
Menudos , no rayos fleche, 
Yá Don Juan falga á campaña 
Tanta hermoíura tacaña, 
Que es huir de una morcilla 
Las Deydadesde Cafiilla, 
No haver Damas en Efpaña; 

Otraalomifmo, 

SI quatro Deydades váfi 
Huyendo del dulce nombré 

De un menudo , gentil- hombre. 
En qtié fe fia un galán? 
yá el generofo Don Juan 

G No 



p8 



No morcilla, rayo fleche, 
Higas les de en efcabeche . 
A cftos Angeles cenones, 
Y en vez de graíTos capones, 
Muchas zarazas de leche. 

"^A una Dama nevaiifsimay abraza- 
da de Sí mifma, 

DÉCIMA. 

ANtaftdra , no es culpa leve 
Que tanto fuego veamos 
En vos , y folo te ngamos 
Noticias de ^ ueftra nieve: 
Si á vueílros labios fe atreve 
El fuego en llama efcondida, 
O boca hermofa encendida 
De tanto ardiente clavel! 
Avifare á Don Gabriel, 
Que fe quema la florida. 

ROMANCE. 

DE un Obifpo de criftal. 
De un Licenciado cíe perlas. 
De i\n Corregidor de rofa. 
De un Alcalde de azuzenas. 

De un jazmin en fu garnacha. 
De un clavel en íu efpetcra. 
De un al"a en fu oriente mlfmo. 
De un Cielo en fu altura mefma. 

Yo pecador nada errado 

Me enamore , y tan de ^■eras, 
Que anda amor de capa , y gorra. 
Ceños vine , y cal^a flechas. 

Quando efpere , que en la niña 
Brillando tintas bellezas 
Florecía el Sol auroras. 
El Cielo nc aba efírcll'as, 

¡iaUo en la injufla rapaza, 



Obras 

Pero todo hern-jofo en ella, 
Defnrido loCKumacero, 

Y flechado lo Conrreras. 
Que oy Dorazo en buen retiro 

Mofiro la faz tan fevera 
Entre lifonjas de yeflb, 

Y entre mentiras de piedra. 
Que mlniílro feco , y duro 

De los que en dudofa audiencia 
Caducan una cfperan^a, 
Granizan una refpue; a. 

Fue mas crefpo , y mas elado 
Que vos ( el tu g'/arda f era ) 
Que \os digo , Anírlfa hermofa, 
Gloria mía hafta en mi pena. 

Bello ferafin togado, 

Que entre madreíi,y entre fucgras 
Tremola en dulces meluras 
Ancianidades tan tiernas. 

De un milagro de hermofura. 
Como una hermofa tan fiera 
Nacía, fiendo herencia fuya. 
La perfección , en que reyna. 

Bellifsima den mil xtccs^ 

( Que pocas fon para vueílras ) 

Y otras cien mil veces cruda. 
Que muchas fon para ciertas. 

Fria pólvora de azúcar 

En blanca , y rubia pimienta, 
Juíticia de Dios en flores, 

Y Cielo gozado en quexas. 
Mentira hermofa de yelo. 

De amor glorlofa cautela. 
En cuyo incendio erizado 
Vidas arden , y almas tiemblan; 

Qijando en almibar de nieve 
Caer manfamente dexas 
Palabras, que en tibios labios 
Tan ayrofanicnte queman. 

Quando en tu purpurea boca 
Eii iuckntcs primaveras 

Se 



de Don Antonio 

Se baña la virta , y Flora 
Donayres chifpa en tu lengua, 

Quando en floridos balcones 
Tanta aurora centellea 
Efle rifueño prodigio, 
Qnicrud flaca , y traycion bella. 

Cuya voz , que entre dcfmayos 
Bnafas pronuncia , y navega 
Golfos de ñor , y en efcollos 
De rofa, y jazmín fe quiebra. 

Tan ardiente batería 

Hace en mi pecho, que apenas 
Dexa en mi noticias vi' as. 
Sino eti la fe nunca muerta. 

Quando ¡os fentldos tienes 
£n dulcifsima converfa 
SuíJDenfos , y en tus palabras 
Venenos bebe la oreja, 

A tus bellos ojos digo, 
Soles tened competencias 
De una boca, que habla rayos 
En tempeftades difcretas. 

Si en piélagos de hermofura 
A quien te ve con tormentas 
En diluvios defazones. 
El que te efcucha , fe anega. 

Si en fin a ningún fentido 
Tus perfecciones no dexan 
En paz , y quanto refpira 
Tocas arma,y mueves guerra. 

Que ha de hacer un alma tuya. 
Que te llama , y te confíeíFa 
Deydad si, porque es jufticia. 
Dueño no, por que es fobervia? 

Pero que te adora humilde 
Aun las aníias no le niegan, 
Qiie cobardes , quando finas, 
Aun fe eñán negando ofenfas. 

O venturofo aquel dia. 

Que yo te adoré , aunque fea 
Morir defaprovechado. 



de Mendoza. j^y 

(^le ya logra lo que acierta, 

Hcrmofifsima Señora, 

Que en dulce tropel de inmenfas 
Beldades , á tus beldades 
Aun la inmenfidad es deuda. 

Con la ley común de amantes 
Ofenda el vivir , ofenda 
Todo , pero no permita 
Profanar vulgart s gnellas, 

Pero el amor con refpedo 
Haga ley , y ley tan nueva, 
Qiie folo en los impofsibles. 
Quien los creyere, Ion ven9a. 

DÉCIMAS, 

LO que aun los mifmos antojos 
, No otTaron pedir ya mas, 

Y mas que todo lo mas 
Te oíTaron de ver mis ojos: 
Que á los nevados defpojos ; 
De tus beldades , en vano 
Afpirára intento humano. 
Que en folo en fi; de una fe 
Obedeciera á tu pie, 

Al imperio de tu mano, 
Efcondida perla hermofa 
En concha de chamelote, 

Y entre efpinas de anafcote 
De nieve armada una rofaj 
Comparación es quexofa 
De aquel beliifsimo empleo- 
De los ojos de un aííeo, 
Trage de auroras veílido, 
A guerras toca el fentido, 

Y á paces llama el defeo. 

Otra, 

lOn el fueño no dormir 
Poca admiración le cabe 

Ga Aua 



I oo Obras 

Aun defvelado , qite fabe 
Con la vida no vivln 
Perder no quiere el morir. 
Con que fe ignora mi llama, 

Y lo que vivir fe llama, 

Y por vivir fe recibe. 
No fe cuenta en lo que vive. 
Sino folo en lo que ama. 

^Al Buen-RetirOy que fabrico el Con^ 
de Duque en San Gerónimo de 
Madrid^ 

DÉCIMAS. 



Coplas, 



ESte edificio en tu acierto 
Altamente fabricado, 
De todo efplendor poblado. 
De toda ambición defierto, 
Fielteftigo , y nunca muerto 
Sera , de que nada ea vano 
Obrará tu foberano 
Deíigmo,y ingenio excelente, 
SI donde pones la mente. 
Pulieres también la mano, 
/Que eíla fabrica dudofa 

Al tíempa, á la vifta,y quanto 
Es también dudado efpanto 
En lo grande , y en lo-Iiermofa, 
De ^na templanza gloriofa 
Señas fon , que en novedad 
Valida una íoledad. 
Que fíie noche,y campo eílrechc^ 
De una raodeflia le has hecho 
Capaz de unaMageftad* 

Letra,. 
'Aborecedme , y ya mas 
Moílreis los ojos ítTenos, 
Que no es deberos menos 
]L^ razoR de yeco^ vs^at^ 



EL acierto de perderme 
Adoraba yo en mi mal, 

Y en vos adoro otro igual. 
Que es, Señora, aborreced me: 
NI aun la laílima de verme 
Sin \'ida , y remedio, os pido; 
Porque aun vivo prefumldo 
De embldia de los demás: 
Aborrecedme,&c. 

Amaba yo vucftras bellas 
Perfecciones cclcíliales, 

Y adoraba yo en mis males 
El bien de morir por ellas, 

Y crece mi amor en ellas, 
O amor que bien fe padeccl 
Que en lo que ¿mi me aborrece^ 
Nueva perfección le das: 
Aborrecedmc , &c. 

No folo á querer nació 

Mi amor ( pues me aborreccb \ 
Las beldades , que tenéis, 
Sino las que os caufo yo: 
Eftas me debéis , mas no 
A que las paguéis me atreva. 
Que h.ifta lo menos que os debo;. 
Quiero en vos quererlo mas: 
Aborrecedme , &c. 

"BJírago a la montana de Sornas 



Q 



DÉCIMAS, 

Uanto un mote gíme,b brama. 
No defpierta nueftro oído 

Ni enciende en nueftro fentido 
Ninguna luz tanta llama: 
O como , 6 que bien fe Hama 
Rebelde el hombre, 7 villano. 
Que un afifombro inteta en vsxiá^ 



de Don Antonio 

Que prodigios le recuerden. 
Si vozes de Dios fe pierden 
En un corazón humano! 
Mas ya que no avifa el ruego 
Entre el horror , y el efpanto, 
Perfuada en defcuydo tanto 
Efta éloquencia de fuego, 
Lumbre fea á tanto ciego 
Un monte , que Incendios llora, 
Que pues, íin Dios, tanto aora 
Nueftro olvido fe eterniza, 
Cuefte arroyos de ceniza 
£1 polvo , que ya fe ignora. 

Quartetas» 

AUnque no acierte la dicha 
A atinar tanto , el cuydado, 

Y mi elección le ha quitado 
Todo el riefgo de defdicha. 

No lo podrá fer ya mas 

Quanto yo padezco , y quanto 
Yo muero, que á morir tanto 
Le quedo debiendo mas. 

Nada procuro , ni efpero, 

Y bufca mi inclinación 

Mas gloria , y mas ambición. 
Que acertar en lo que quiero. 

Que bien , Señora , coníigo 
£1 bien , que efpera mi amor! 
Que el bien de amar lo mejor 
Siempre quedará conmigo. 

Elle acierto eftá en los des, 

Y folo es mío el bufcaros. 
Que acertando yo en amaros. 
La razón toda eftá en vos. 

lY para vivir no fientb 
Que vivir €s meneíler, - 
Que bafta folo tener 
Por alma el conocimiento. 

Ül mió, que 4 tan lucida 



de Mendoza, - loi 

Muerte me conduce aora, 
Me paga con lo que adora, 
Quanto fe pierde en mi vida. 

Amariles celeftial, 
Si de vos adoro yo 
Quanto en vos conozco , aun no, 
Bafte en mi amor lo inmortal» 

Amores , en efte empleo. 
Eternidades íabrá 
Mi vida, y fiempre eftará 
Quexofo lo que en vos veOf 

Mi elección fin vos ociofa. 
Aunque peligrar fe viera. 
Que fin vos nunca pudiera 
Ser acertada , mi hermofa. 

El amor la fe , que os mueftro,' 
Mi amor , nunca os pedirá 
Que lo agradezcáis , que eílá 
Todo en vos , y todo es vueftro,; 

No es bien menos foberano, 
Ni menos ventura es. 
Que morir á vueftros pies. 
El no morir á otra mano. 

Que fi pudiera a la agena 
Morir con alma entendida,' 
Allí quedara mi vida, 
Y a vos llegara mi pena. 

Tardo el refpeto en moñrarós; 

" Que os amaba , y aunque yo 
Me perdía , no perdió 
Ningún Inflante el amaros. 

Que en mi muerte , que ya en van(^ 
Sin \os á temerla llego. 
La caufa pafsára luego 
■ A bufcar en vuefira mano. 

Para triunfo á mis defpojos 
A tanta luz os mire, 
Qiie no tuvo ni aun la fe 
En que ayudar a los ojos. 

Dos impofsibles mi amor 
Os^onfíeífo, en conoceros. 



I02 

El mas grande en mereceros, 
El amar á otra , el mayor. 

No esrazon de luces llena 

Quien mas hermofa os entiende, 
Que vueftra beldad no pende 
De razón , ni luz agena. 

pues íí con necia locura 
Tuviera otra voluntad, 
Aun hafta mi necedad 
Os diera mas herinofura. 

Lo ventajofojlo bello, 
Que pende folo de sí. 
En vos folo eftá , y en mí 
La dicha de conocerlo. 

Con tan defvalida fuerte 
Os quiero , y tanto fe miden 
Mis cuydados, que aun na pldeft 
Las noticias de mi muerte, 

Belifa hermofa , que iguales 
Vez en amiihid tan pura 
De efta impoísible hermofura 
Los eftremos celeñiales. 

Si en la gala , fi en el modo 
Tiene deydad por amiga. 
Un defdichado , que obliga 
A defobligar de todo. 

Sepa, Amarilis gloriofa. 
Por ti mi amor , pagare 
Con eternidad de (h 
Eternidades de hermofa, ■ 



Obras 

Con Saftago en un fufpíra 
Con velada en un efpanto. 



N 



DÉCIMA. 

Adíe en pagar os Iguala, 
Aunque es pagar el dinero 
Mal tráge de cavallero. 
Que no es al ufo , aunque es gala; 
Y aníi os llevan de mala 
El de Caílro , que con tanto 
Faldón , en coleto , y manto 
Campar puede , y Jbacer tiro 



De otro modo, 

NAdle en pagar os iguala. 
Aunque es pagar el dinero 
Mal trage de cavallero, 
Que no es al ufo , aunque es gala: 
EíTa del Caftro no es mala. 
Porque fea leve amparo, 
Quando m.aneje al Sol claro 
El arcabuz , y el rocín 
El montaraz ferafin 
Del feñor Don Luis de Haro, 



z 



ROMANCE. 

Agala de lindos ojos, 

Tan lindos, que dcllos dlcefí 
Que cobra la muerte vida, 
Porque otra vez fe la quiten. 

Siempre yo fus luces vea, 
y en fus inñantes peligre. 
Porque merezca una muerte, 
' Que muchas veces la cmbidíe» 

No puede una alma deberte 
Mas razón de no fer libre. 
Ni mas alta hermofa cauía 
De perdonarle Impofslbles» 

Morir tan aprovechado 
Aun á mi fe me permite. 
Pues quanto en mi vida mueré^ 
En mi entendimiento vive. 

Los verdes campos del Tajo, 
Que primero , que los pifes, 
A las nuevas de tus plantas 
Hacen deudas fus Abriles, 

Tan lifongcros te cfperan. 
Tan alegres te reciben. 
Que, ñ no animadas flores. 
Almas floridas te rinden. 

Mote 



de Don Antonio de Mendoza, 103 

Mote, Amo yD,por conocerlo. 

Es mas gloriofo el deberlo 
Yo he fido tan peregrina Al acierto , que al amor: 

D e uno folo , que ya mas Ya no me fufriera fer 

Qiiife ni menos , ni mas, Menos rara , menos fina. 

Cofa mas , ni menos digna. Ni en tan alto padecer 

OíTará mi alma querer 
GloJJa, Cofa mas , ni menos digna,; 



PEregrina yo en amar, 
Tan alta caufa bufquc 
Para fentir , y penar. 
Que muriera , á no igualar 
Razón tanta a tanta fe: » 
No a la caufa,que rae inclina, 
Le perdone la divina, 

Y ferá defmcntirfe humana, 
Ella fue tan foberana. 

Yo he fido tan peregrina. 

lY tanto lo llego á fer, 
Que íintiera el confiar 
Lo querido , que un querer 
Por lo vecino al temer 
Eftá lexos de el amar: 
Que jamás de mi favor 
Prefumió , quando fue mas? 
Que jamás hizo eíle error? 
O quan digno es mi amor 
De uno folo , que jamas! 

El miedo en lo mas querido 
Siempre fué lo mas ayrofo, 

Y aunque tan galante ha fido 
En amor lo agradecido. 

Es mas galán lo quexofo: 
Menos mérito que vi. 
No me baftará , y jamás 
Para venerarle en si, 
Ni para vencerle en mi 
Quife ni menos , ni mas. 
Aunque fiempre es lo m.ayor 
Lo que fe ,Ama , y lo mejor 



Otra. 

TAn peregrina he nacido. 
Que mi amor fiempre bufcoí 
Lo mas en lo mas querido, 
Pero fin razón me pido. 
Que mayor que amarlo yo! 
La caufa noble , que inclana,' 
Mejor una fe acrifola, 
Y tierna , contante , y fina. 
En que ella fueíTe tan fola 
. Yo he fido tan peregrina. 

Quien faber lo que he querido 
Quifiera , las feñas fon. 
Que jamás , jamás le olvido, 
Que de el nunca he pretendido 
Mas razón, que mi razón; 
Que jamás he de poder 
Ohidarlo , y que no mas 
De una vez íe ha de querer. 
No es duda , ni que he de fec 
De uno folo que jamás. 

Lo que amé , lo que admití 
Lo mas , lo mejor nació. 
Ni menos caufa que vi. 
Ni la pudiera amar yo. 
Ni la fufriera yo en mi: 
Hallar mas no pudo fer, ^ 

Que amar, y menos jamás 
Se pudiera en mi temer. 
Que para un folo querer. 
Ni qnife menos ,.ni mas. 

G4 Ea 



lo^- Obr 

En la elección de un dolor 
Tál-vezfehamiradoel gufto 
Infamado en el error. 
Que mas veces que fer juflo, 
Sabe el amor fer amor: 
Yo ame con vez fiempre fina 
La caufa mas peregrina; 
Que menos no me vencler.1, 
Ni mi amor querer fupiera 
Cofa mas , ni menos digna. 

Ctra. 

DE amor yo Fénix mejor 
Toda entregada a nn cuydado. 
Siempre eterna en mi dolor 
Aun ceniza no he dexado 
Para formar otro amor: 
Ella nace en fu ruina, 

Y mi fe mas fe acrifola, 

Y mas fiempre , y en lo fina 
Si la firmeza fue fola, i 
Yo he fido tan peregrina. ^ 

,Yo quife lo que nació 
Mas amable , y cierto fue 
Poco firme , fe engañó 
La dicha , el alma , y la fe, 

Y todo , y el guño no: 
Que jamás ley amorofa 
Guardó , es fu nombre ivD mas. 
Yo a todos defdeñofa 
Amante foy , y q^exofa 
De uno folo que jamás. 

Pagando á mi inclinación 
Lo mas lucido pensé. 
Que cabe en una afición, 
Qiie para fer elección 
No pende de otra una ie: 
En mi güilo mereció 
Lo que otra dicha jamás, 
Ni aun loca lo imaginój 



Qué párá VéñCermé yo, 
Ni quife menos , ni mas. 
Sin que mi amor lo aprobara, ^ 
Era digno del mayor, 
Pero mi amor le bañara, 
Quando otra razón no hallara 
Para merecer mi amor: 
Aunque ofendido , fineza 
Hizo mayor , y aunque indigna 
No defmereció lo fina, 
Que no amara mi eñrañeza 
Cofa mas , ni menos digna. 

ROMANCE. 

DE vos la hermofa Maruja 
Grandes querellas me dá% 
Porque publicáis las coplas 
Gloíiadas , y por gloffar. 

Yo glofse por vos el verfo, 
Que dulcemente fatal, 
Yá que no fineza en dicha. 
La mentió la eternidad. 

Yo, quando en los campos fuilié 
Mucha , y dudofa deydad. 
Si era Diana lo hermofo. 
Si era Adonis lo galán. 

Montes á vueflro retiro 
Efcrivi , y en anfia igual 
Labramos en vueftra auíencia 
Templo á nueftra foledad. 

Quando vos eonverfadora 
Levemente defatais 
Almivares en pimienta, 
Sabrofos montes en fal. 

Para celebrarlo todo 

Mudo admirado Baufair, 
Vozes fon mas repetidas 
Losaplanfos del callar. 

Quando os bailaba mi pluma, 
pue fué la gala , y foláz. 



De 



de Don Antonio 

De Palacio , antes que f i.eíTc 
En ti Apolo Vil'ayzan. 
Sin fcr Paüilia en Toledo, 
Vueftra copla desleal 
Le . anto aora en Madrid 
Segunda comunidad. 
VoscoiTinncvo , Maruja, 

Que á priinores , que en vos ay, 
Tributos de adnríiracion 
Les paga la novedad. 
Vos, que en excelencias tantas. 
Porque di^'ina quepáis 
En los conFines de hirmana. 
Se hace el mundo mas allá. 
Vueñras altas puridades 
Con tantos comunicáis, 
Quando es avara de si 
La menor div/inídad. 
Eílo de fer para todos 
Júntelo en fu Jofaphat 
Sin juicio ninguno , en tantas 
Necedades Montalván. 
Pero vueñro pcnfamiento 
PeregrlnOj y fingular 
No en figura de Romero 
Le entienda qualquier Galbáft. 
Y aora queréis que fea 

La copla , que vos no dais. 
De la mas bella , y temprana 
Tortoliila de criftal. 
Mas íi en eíla quexa os debo 
Otra mayor deslealtad, 
Malaño en la obligación. 
Que bien fabe pagar mal. 
Que viendo , que es pena agena 
El diablillo celefti^l. 
Que de Angeleta, ó demonio 
En duda tit ne lo mas. 
Vos tercera del primero 
Con muy verde ancianidad 
HabUndok eílais al alma,.. 



de Mendoza. i o y 

Mejor que el zan Riera el zas. 
Entendido es el mancebo, 

Y galante otro que tal, 

Y en tornando en fu mefura, 
Vellaco de par en par. 

Pero la centella en rayos, 
Chifpa de nieve en agraz 
Sobre las torres mas vanas 
Tremola fu libertad. - 

Mas fi ^a fangre fin fuego, 
( Vaya efta civilidad ) 
Gallegas fon , no Alabcfes 
Los panales de Almazán. ' 
O altifsima Varonía, 

Mas gigante , aun mas a tras,; 
Yo folo te guardo c! puente 
El gayanazo de Orgaz. 
Y en Mendoza , y limpia cuna. 
Si eüo campa, fuclto va 
Lo montañés \ con el Sol 
Apollara yo el Solar. 
Pero fi el amor es lumbre, 
Y viento la vanidad. 
Salga él de buen ayre , y yó 
Arda en fu fuego inmortal. 
Mas ya no ay guerra en fu guerra,' 
Que el celefte Satanás 
En todo lo negro arbola 
Blancas vanderas de paz. 
Quando yo puliendo creaba 
El defalino infernal 
Deñas copletas , que fiempre 
He pecado en efte hám. 
Las vucftras llegan , en quien 
La fentencia pronunciáis 
Contras un amor innocente, 
Que fué mudo , y ciego ya. 
Vos foisla Condefa Claros, 
Que decis con claridad 
Lo que hacéis , y en vos la niña 
Caduco eft á lo rapaz. 

De 



loó 



Obras 



De vos yo valcrme , fuera 
Tan gran remedio infamar, 
Y es fallid muy peligrofa, 
Qnien fer puede enfermedad. 

Valed en lo mas valido; 
Mas tate , que por acá 
Myfterios encierra el bofqué, 
Miente el Diablo del lugar. 

Quanto pafla , y que no paífa 
Se fabc en todo Zaguán, 
Con fu habla , y la de todos 
Muere qualquier voluntad. 

Los amantes de chlton 

Qiié fe hicieron ? Donde eílán? 
Pregones fon de Caílilla, 
Saudades de Portugal, 

Yo marquefias, Maruja? 
Modefta culpa en verdad 
Para una alma concebida 
En hidalgo original. 

El Señor con fus alturas; 

Que a mi en templada beldad 
Me fobra en caducas telas 
Bien guifado el tafetán. 

iVayan á muchos las muchas, 
Ya hebrero la variedad, 
Que mi fe ( loado fea Chriílo ) 
Dios pronuncia , que no Alá. 

Una fola quiero , y fola 
Eterna en mi amor fcrá. 
Venciendo al Cielo en fírmeza5 

Y á los figlos en edad. 
Mas tan cfcondidamente, 

Que exceda en callado amar 
Los antaños ( que Dios aya } 
Los nuncas , y los yá mas. 
Si queréis las feñas , vos 
Solamente , perdonad, 
La mas hermofa es del mundo, 

Y aun le quedo á deber mas. 



Copla, 



Iros á cazar , no es iros 
A tirar , fuio hacer tiros. 

Glojfa, 

CAzadora foberana, 
Que hacéis en campo efcódido 
Mil harpones de Cupido 
De una flecha de Diana, 
En toda la felva humana 
Del vivir fois traycíon bella, 
Que apuntáis con una eftrelia,- 

Y matáis con dos Safiros; 
Iros á cazar no es iros 

A tirar , fino hacer tiros. 
No tpede ni parte alguna, 

Ni elemento , en que mi muerta 
Seosrefifta, que mi fuerte 
Es mas h'era que ninguna. 
En la tierra mi fortuna. 
En el agua mis intentos. 
El ayre en mis penfamientos, 

Y en el fuego mis fufpiros, 
Iros , &c. 

Retiraros defdeñofa, 

Mas que retiro , es defpego, 

Y huir de no oir el ruego 
Se llama flaqueza hermofa. 
Una efperan^a quexofa 
Fabrica la reditud. 

Que íino es de la virtud, 
No fon buenos los retiros. 
Iros , &c. 
Yo que en Medina de ogaño 
En vuefíra opinión naci, 
Bien que hacéis por el, y en mi 
Baüarda injuria al engaño. 
Socorred con defengaño 
Tan diftijius opiniones, 

gué 



\ 



de Don Antonio 

Que k fe de los Antones 
No fe topa en los Ramiros; 
Iros , &c. 
Si vidas queréis rendidas 
A vueflros pies , emplead 
Tan feveía ocioíidad 
En mas gencrofas vidas; 
No queden no prefumldas 
Las que os íirven las floreftas. 
Que os cueftan bufcarlas , y eftas 
Se os rinden , á no rendiros; 
Iros , &c. 
Adonde güilo infernal 

Las arraftra, aun mas inclina, 
Todas pican en Medina, 
Y en Saftago original; 
Niña hermofa , y celeílial 
La f¿ de Antones iguales 
No fe ceba en los artales. 
Ni fe topa en los Ramiros; 
Iros , &c. 

ROMANCE. 

QUe bien fe quiere Celinda! 
O que buen güilo que tiene! 
Y que bien fe han concertado 
Tanto Riego , y tanta nieve! 
Que bien templa , y bien defcuyda 
Los yelos de fns defdenes, 
Y á f u ira las efpe randas 
No mas fe permiten verdes! 
De ninguno merecida 
Ella fola fe merece; 
Mucho en si que amarle queda. 
Aunque efte queriendo íiemprc. 
Que bien em.pleado vive! 
Que bien por ella fe muere! 
Bien lo calla , quien lo dice. 
Bien lo fufre , quien lo fíente. 



de Mendoza. 



107 



E/lrivilío, 
Bien te quieres, y mas te debes. 

Bien te quieres niña, y bien. 
No se qual fe emplea mejor^ 
O en tu perfección tu amor, 
O en mi pena tu deíden. 
Sola una dicha le falta 

En las muchas de quererte. 
Que aun amandofe á si mifma 
Por si mifma no padece. 
Penfar amor que es amor 

Donde no ay alma , que petie,- 
Donde no ay vida , que muera ¿ 
Miente el amor , fino miente. 
Hermofifsima Celinda, 
Lo que vives no te quieres. 
Que no cabe algún vivir 
En la vida de quererte. 
En no motir de tus ojos, 

O que aciertos que te pierdes] 
Que eftán á tu amor fiados 
Los créditos de una muerte. 
Tus d i vinas luces bellas 

No dudo yo que te alienten, 
Que en ti mifma a todas horas 
Nuevas glorias te amanecen. 
Mas fi por ti no fufpiras. 

No te yelas , no te enciendes, 
No , Celinda , en tu hermofura 
Te pagues , lo que te debes. 
En penas , en fentimientos 
Tanto quedas a deberte. 
Que no coftarte ninguno 
A. todo el dolor ofendes. 
Pero gloriofa en ti mifma. 
Ni penar , ni fentir puedes. 
Otro mas fea en pagarte 
Los impofsibles, que vencC:* 
y fepan ya tus favores, 

gue 



io8 



Qi¡c han podido mcrecerfe 

Y fcpan , ílqulera un día, 
S.er ayroíbs tus defdeaps. 
Bien te quieres , &c. 

DÉCIMAS. 

EMbaynada en falfo yelo 
Mil veces inas bella aurora, 
Pues mentio, mienta en bué hora 
El Ángel, pero en el Cielo; 
Yo tan prefumido el bnelo 
MI barquilla en golfo incierto 
Olas navega fin puerto! 
lyicntis Demonio cngelado, 
Que no fe bufca oleado, ^ 
Quien va de otras manos muerto. 
¡Vueíl:ra.hermofura gloriofa. 
Que la beldad ha nacido 
Mas bella, feriía querido 
La mentira mas hermofa. 
Fénix Real , mas generofa. 
No teftimonio á un humano 
Levantéis tan foberano; 
Bafte que en divinos modos • 
Levantéis , Señora , a todos 
Kcnfamientos tan en vano. 

ROMANCE. 

f A Fuera que una muchacha 
J^\^ ■ Centella de roía , y nieve. 
Los pies lleva en dos Abriles, 
Pero en si las flores fiempre. 
Nevadas floridas guellas 
Señas de fu planta ofrecen, 

Y las aves , y las hojas 
Todos fon incendios verdes. 

Libre , y hcrmofo el cabello 
Con mejor ley obedece 
A Us Ucencias del ayre. 



Obras 

Que á los preceptos d el peyne. 
Del Fcnix lo peregrino, 

Y lo eftraño todo miente, 

Y en ella en lo folo hermofo 
Es folo verdad el Feñix. 

Batalla de los fentidos, 
Dulce tyrana , florece 
Mas á vidorias , que á yervas 
El campo de tus defdenes. 

Defveladas á tus luces 

Las almas, y noches tiene, 

Y en tus bellifsimos ojos 
Los mifmos Soles fe duennen. 

Que á la vida llamen fueño 
Que mal , y que bien parece; 
Pues no repofa un inflante. 
Que todo en amar fe muere. 

La vida , el fentido , y el alma, 

Y todo llega a pcrderfe 
Por ella , y todo fe logra 
La razón , en que fe pierde. 

¡Quanto fe padece , y ama, 
Se cobra en lo que fe quiere, 

Y no ha meneíter mas premio. 
Quien querer lo mas m. crece. 

Nada nos debe en amarla. 

Que es dicha,es gioria,y es fuerte; 
Solo en fer aborrecido 
La conformidad nos debe. 

pulen es la muchacha hermofa 
Ninguno ignorarlo puede. 
Que en lo mas cuerda,y mas bella 
Su nombre digo dos veces. 



% 



DÉCIMA. 



AUnque á picarte no llega,' 
Hermoíifsima Señora, 
Ningún chocolate aora. 
Que fe toma , 6 que fe juega,; 

^i que aiiiQi; t^iiibicu te mega 



Su 



de Don Antonio de Aíendoza, 



Su picazón , toma aquí 
El uaype , entretente , y di. 
Que de un alma que ha ganado. 
Lo perdido , y lo pecado 
Todo queda para mi. 



oy 



I 



Otra, 

Nes , que en bella beldad 

Quieres mas al trifte Antonio 
Mirarle en im tcílimonio. 
Que verle en una verdad. 
Solo tu hermofa beldad, 
A un alma dexo liK'ida; 
Pero tanta varia herida 
Quando en tan nueva afición 
Me quepa en todo lo Antón, 
No me cabe en una vida. 



BJía décima ,j/ las dos que comien- 
zan , emhaynada enfalfoyeio^fon 
a tina gran hermofurá , c^uefin 
mas fundamento , que penfarlOy 
dexó eyiganarfe de un hombrey 
que a una embarcación foberana 
daba también fu okadita. 

Al Licenciado Femando de Soria 
Galbarro , Chantre de Cordovay 
(ombidandole d comer, 

DÉCIMA. 

FErnando de amables partes. 
El miércoles con primor 
Nos quitará tu favor 
El agüero de los Martes, 
Procuraré que te hartes 
Solo de tener templanza, 
Y por cuna tu efperan^a, 
C2,ue k b^iíUrá por doce 



A tan leve Don Quixote 
El mas flaco Sancho Pan^a. 

A mifeñora Déna Juana de Boha- 
diUa, -viuda del Licenciado Ama- 
dor de Molina^ del Confejo Real 
de Caftilla, 

DÉCIMA. 

PUes mia no ay copla alguna 
Que á \ os no os padezca errofji 
Mirad íi efcrivo mejor. 
Que en romance , en azeytnna; 
Preguntadles una á una. 
Quien fon ? ll les dexa el fufto 
Refponder , aunque es mas juÜ6 
Paca vueftra impertinencia. 
Que tenga buena paciencia. 
Que no que tenga, buen guíl«v 

DÉCIMA. 

N lo bello , y lo garbofb 
j De la mano bren veftido 
El dulce prefente ha fido. 
Aunque eltrage no fue ayroCc^ 
Mas en lo claro, y lo hermofo 
Del gentil d.ueño gall^irdo, 
Digalo , que me acobardo. 
Toda efperan^a fe pierde. 
Que fu caricia mas \erdc 
Belloticas ion del Pardo. 



A 



Otra, 

Mor , que medrofo llega 
A tu nombre nunca amígOj> 
Sí feas traydor conmigo. 
Baña loco, y fobra ciego, 
A perdonarte me entrego. 



%i 



lio Oirás 

Si me pierdo blein en ti 
Algo de la dicha S!, 
Pero de la culpa no, 
Sea lo que amare yo 
Cuerdo en el, y digno en mí. 



Otra, 

EL darle que- le darás," 
Fue porfía, y mas porfía, 

Y todo en tu bizarría 

Es mas grandeza, y aun mas; 
Fieíta de guardar jamás 
Lo quieras fabtr bella Inés, 
Que en dar tenipeílad cortes • 
Es que entre tus manos mefmas 
Temblando eftán las Quarefmas 
De que por Paíquas las des. 

Otra, 

SI un fayor tuyo , mi bien. 
Experiencias permitiera. 
Noticias- fuy as me diera 
Lo que adoró tu defdcn; 
Que ñ es tan gloriofo bien 
El padecer tu rigor, 
O quan grande en tu favor 
Seria la dicha en mi! 
Que en hn puede haver en tí 
Mas gloria , que la mayor. 

ROMANCE BURLESCO. 

POr vosFrancifca gallarda 
La fe verdadera tengo, 

Y de amante Catalino 
Soy mariano cavallero. 

Si el chocolate os picare 
( Perdonad eñe concepto ) 
Mucjío mas á mi me picaii . 



Vücftros ojos , Diablos bellos. 

Sin azafate os le embio. 

Que á nadie Igualar os quiero. 
Pues en bella , y en belleza 
Sin Igual os hizo el Cielo, 

Bufquemonos algún dia, 

Mas no á guiía de convento. 
Que hacer locutorio el campo 
Sino fon rexas , fon yerros. 

La bendita travefura 

Siempre adoro, y reverencio. 
Que no es bien gaílar las almas 
Sin lifonjas de los cuerpos. 

Las coplas fon de repente, 
Miniilrandome en el tiempo 
El Fénix de los anúgos 
Mejor ama , y mejor dueño. 

A Dios quedad, rubia hermofa, 
Y tened á los rincos 
Lañima , ya que no amor, 
Pues quedo conmigo mefmo. 

Coplas, 

De la niña de amores tyrana. 
No penfeis que eftá fin amores, 
No digáis mcnrira Paílores, 
Yo sé bien que adora á Juana. 

GJofa, 

NO hallareis beldad fegura 
De algún verde fencimiento,- 
Qge fe precia el efcarmiento 
De hacer tiro á la herm-ofura; 
Mas gloriofa , y mas pura 
Señas defcubre de humana. 
Porque ya no ay flor temprana. 
Que paífe la vida en flores: 
No digáis , &c. 
Mo hallareis beldad fegura, 



de Don Antonio de Mendoza. iii 

Muriendo pienfe mí vida 
De otro dolor prefuniida 
Que muere masque de si, 
Defpues , &c. 



Que una verde deílemplanga 
SI es altiva por venganza 
Es noble por defventura: 
Pues ama toda hermofura, 
Efte la eíperan^a visa, 
Porque la noble , y altiva 
Trueca en amor los rigores: 
No digáis , &€. 
Aunque no halle un roftro hermoío 
C}üien le fepa merecer, 
Merkos no ha menefter 

N.idie , para fcr dichofo: 

La íuertv. de un venturofo 

En la belleza mas vana 

Con batería temprana 

Eílragos hace mayores: 

No digáis , &c. 

Letra» 

Defpues que mi bien perdí, 
Quiero , fin querer mas bien. 
Perder mi fuerte también. 
Pues quiero morir de mi. 



L 



Copla* 

Ifi , pues }'á no he deverte. 
Muera yo de mi triíleza, 
Que morir de tu belleza 
No lo merece mi muerte: 
Si fe lograre en quererte. 
Ya la quiero tan perdida, 
Que mnrltndo de mi vida 
Aun pierda el morir de ti, 
Defpues , &c. 
Si en el bien que me flilto 
Tan indignamente miicro. 
Pues no es por lo que quiero. 
Sino porque quiero yo: 
Muera mi vida , mas no¿ 



ROMANCE. 

ACynthia he vifto,Partores, 
Que pardiez no tiene par. 
La mas hermofa del mundo 
Aun fe quedo i deber mas. 

En fu aldea , y en la villa 
Tuvo el Cielo por igual, 
Tuvo al Sol por competencia, 
Tu\'o el Mayo por galán. 

Sin dueño , y fin efpcrarle 
Soberana a qnantos ay 
Sobre el mérito mas alto 
Tremoló fu libertad. 

Quanto vi- c , y quanto mucre,; 

Y fabe fentir , y amar. 
En fus bcUiísimos ojos 
Todo yace , mas no en paz; 

El pecho, el fentido, el alma 
Todo es gemir , y penar, 

Y folo el quererle bien 
No fe qiiexa de efiár mal. 

Con que padece la \ ida, 
Quanto mata fu b.ldad. 
En el morir en fus ojos 
Mas peligra lo Inmortal. 

Sos ojos mil veces bellos 
En gloriofa temperad 
AíTombros de luz fe cuentan," 
No fe llaman foles ya. 

En tanto humano pe>igro, 
Que armado en la vida cñá, 
Dichioía el alma , que muere 
En rieígo tan inmortal. 



RO- 



112 



Obras 



ROMANCE. 



A Competirle íii nombre 
A la florida falio 
Toda la flor fin el Mayo, 
Sin fegiindo todo el Sol. 

Ayrado , y crudo el Hcbrero 
Su pardo ceño templo 
A, violencias de fus ojos, 
Y á milagros de fu voz. 

,Tan montero ferafin. 
Como rayo cazador 
Vivir llama lo que mata, 
Pero lo que vive , no, 

De tres peligros de fuego 
Armado en igual rigor. 
Si nada rcfifle al uno, 
Menos perdonen los dos, 

Qiie fagrado hallaremos oy, 
Qie íagrado , qae, 
Que ninguno fegnro fe ve 
Cazadora que nadie peligra mejor 
Que dos veces dulce tyrano, 
Qiianto cri el ayre vence fu mano. 
En la tierra guella fu pie. 
Que fagrado , que. 

Melancólica la niña 
Bufca el retiro mayor, 
Si es porque algo quede bello,' 
Decirlo no puedo yo. 

Al campo fe defafu, 
Valiente con fu dolor, 
que en vano.fi es guerra el miüiio, 
Treguas bufca el corazón. 

Al que dice , c!ue os adora. 
Lomas diciendole eíloy. 
Que por lo menos me fia 
Un acierto , y el mayor. 



*«* 



*** 



*** 



Al falir la Reyna a Mijfai 

ROMANCE. 

LA mayor Reyna del mundo, 
i A la que en la tierra , y Cielo 
A Serafines , y Eürelhs 
Cuenta el ayre fus cabellos. 

A la mas gloriofa , y ?.lta 

Reyna , que hallando luceros 
Serlo todo , y mas que todo 
Es de fus glorias lo menos. 

Parte ofrecer gcnerofa 
El fruto, que de fu pecho 
Dulcemente fe compite 
Al mas herm.ofo, y mas tierno. 

Una aurora en otra aurora 
Bellas dudas pone al tiempo. 
Si va en los dos lo mas fa^.to, 
O en entrambos lo mas bello. 

y en varios iníkumentos. 
Que ciñen las nubes. 
Que pueblan los vientos. 
Armonías fonoras , y fuaves 
En dulces, en altos, en tiernos, y 

graves 
Nuevos acentos coronan liis aves, 
A voces repiten mirando de un 

Ángel 
El bello tributo , y viendo en fus 

Padres. 
Glorias en elhi,tnunfos en el. 
Partan, partan el laurel, 

Y en figlos fe lo anticipe 
La religión de Felipe, 

Y la piedad de Ifabel. 
Hija de fu íangre en aguas 

O le dan mas alto el premio. 
Que en Los Efpañoles Reyes 
Lo Chriftiano es mayor Rcyno. 
Imperio mas íobtraiio 



de Don Antoyiio 

Oy debe á efte Sacramento, 
Que otro deberá mañana 
El jufto efperado Imperio, 

O Catholicos Monarcas, 

Vueftras guellas figue el pueblo, 
Pues en los Reyes govierna 
No la ley , fino el exemplo. 

Venceréis tanto enemigo 
Con la religión , y zelo. 
Que embidiofos mas os mlrefi, 
gue á competencias , á miedos. 

ROxMANCE. 

^ A ^^^ vientos, y a las ondas 
JÍ\_ Valiente fe muefíra un faucc. 
Que en el tronco rompe el agua. 
Que en las hojas quiebra el ayre. 
No es guerra , fino lifonja. 
Que céfiros , y criftales 
En las ramas ponen treguas, 

Y á la planta ofrecen paces. 
Enamorado , y alegre 

Narcifo de pluma un ave 
En dos impofsibles bucla 
Uno libre , y otro amante. 
Aquella flor , que deslucen 
Tempranamente las tardes. 
Mañanas goza , en que vive, 

Y auroras tiene, en que nace. 
Todo vive, y refpira, folo mis males 

Sufrir,calíar,morir,y penar faben, 
No , pues la aurora lo ignora , lo 
fepa nadie. 
Dos prifiones mis fentidos 
Padecen en una cárcel. 
Una fuya,en que íe pone, 

Y otra mia , en que fe calle. 

Letra, 
Aportemos , niña, que acierto, 
gue teaei§ cb ?1 pcnftaiicnt<ÍB 



de Mendoza. 

Glojfa, 



113 



Sin aliento el corazón. 
El cuydado divertido, 
Defanimado el íentido, 
Y turbada la razón, 
Tiernos penfamientos fon. 
Que no los calla el callar. 
Que el fdencio fabe dar 
Muchas vozcs en deficrto: 
Apollemos , &c. 
SI el mar de amor amedrantas,- 
No huye quien muere á folas,; . 
Que dentro va de las olas 
Quien lleva en si la tormenta. 
No menos peligros cuenta 
El miedo, que el mifmo brío. 
Que también qualquier navi» 
Sabe perderfc en el puerto: 
Apodemos , &c. 

A Mariana Vaca , mnger de An^ 
tonio de Frado , Authar de re- 
prefentar , haviendola mordida 
un perro , y ofreciendofe d Ia 
venganza un Conde, 

DÉCIMA. 

UN blando en todo concícrt*,^ 
Filis , Conde vengativo. 
De que un perro queda vivo 
A viíla de tanto muerto, 
Del can,que te hizo el tuerto,- 
Si derecho le refpondes. 
Te venga , y fi correfpondes 
A quien eres , y a quien es. 
Mas fcguro es que te des. 
A los perros, que á los Candes; 



B 



Wj. 



114 



ROMANCE. 



QUe feftlvo el arroyuelo 
Al prado baxa de un mofite 
"■ Prefurofo por las peñas 
Detenido por las flores. 
Por lo ameno fe dilata, . 
Por lo erizado fe encoge, 
Y en. el valle fon caricias 
Las que en la cumbre fon vozcs» 
Si por no fufrir femblantes. 
Ni afperezas , ni rigores 
Saben huir los arroyos. 
Que deben hacer los hombres^ 
En ceííos, y en defagrav ios. 
Que fe mIran,no fe oyen. 
Todos ferán fugitivos 
Arroyos , y corazones. 
íAmorofo arroyueIo,que libre corres. 
Siga, ííga tus paíTos, quien los co- 
noce. 
Que en las duras peñas , y tiernas 

flores. 
Que bien dices qucxas , que bien 

amores! 
Huye , y no tornes. 
Tu razón no muere , como tit 
nombre, 
JZelinda. en lo hermofo , y dulce 
De tus bellas perfecciones. 
Alma , que de amarlas vive. 
No cuenta el morir de entonces. 
Que bien fe detiene una alma 
En los floridos albores 
De tu cara , en cuyos ojos 
La noche ignora la noche! 
Pero en los pcñafccs duros 
De tus fieros disfavoi*es 
El arroyo buela , y trifle 
Ondas quicbra,y alas rompe» 



Obras 

Si alhagos quiere, y no irás 
La fuente infenfible, y pobre, 
Qye harán en blandos fentidos. 
Vidas tiernas , y almas nobles? 

Amorofo arroyuelo , &:c. 



DÉCIMAS. 

Niña , defpues que te vi 
Cantadorclta , y defpues 
De todo temo que des 
Muy m.dla cuenta de mi: 
Ma^ nunca, Antandra,tcmi 
Cantar en ti Ce tan poca. 
Ni que Alcañlces con toca 
Fueras , partiendo crueles 
A mentiras , y a claveles 
Su imperio hermofo tu boca; 

Efcandalo temerario. 
Que oííe defdeñar aora 
Una rubia cantadora 
A un trigueño Secretarlo? 
Aquí del Prothonotarlo, 
SI mi cuydado me alcanza. 
Que en larga defconfian^a 
Fino , tierno, trifte, y loco. 
Ni aun en fus paíTos tai? poco 
Le alcan9ará mi efperan^a» 

Niña de mi corazón. 

Ya sé que fuifte ( qué afrenta! ) 
Perfona fiempre de cuenta, 
Pero ya ni aun de razón; 
Sus promeífas ( atención } 
Todas fon cuento de cuentos. 
Los millares mis tormentos. 
Que a mi efperan^a , y mis penas 
Alas fuman las arenas, 
Y las confumen los vientos. 

Contigo en fobervia vana 
De la hemiofura que goza, 
Es Calatea una moza. 

Leve^ 



de Don Antonio de Mendoza. 



IIjT 



Leve, apacible, y chriftíana. 
Que tu me anegas tyraiia 
Defpues del golfo en la orilla! 
O norte de mi barquilla. 
Para que yo me lamente, 
Quexas me de un pretendiente. 
Gritos Don Juan de Caílilla. 
Bellifsima , en quien jamás 
La alabanza es mentirofa, 
Del mundo la mas hermofa, 

Y aun te quedo á deber mas; 
Como entre efperan^asdás 
Penas,defvios, y engaños, 
Que fe pudren los antaños. 
Sin que en promeíTas tan vanas 
De tus palabras livianas 
Quepa un Dios en tantos años. 

Lo celefíial , lo fevero. 
Lo foberano , lo judo, 
Pafíb, que empeño en el guño. 
Todos los dio en el primero: 
En lo grande no ay poflrero. 
Que anduvo todo el camino 
Quien permitió a fu dellino 
La primer guella temprana, 

Y es la parte mas humana 
Engañar á lo divino. 

Gloria de mis penfamicntos, 
En mi ley , y en tus engaños^ 
Como días , mefes, y años 
Ay no cuente yo efcarmlentos! 
Que eílán los íiglos atentos 
A ver fin quexa , y fegura 
Una íe , ( 6 mas bella, y pura 
Dcydad ) lalogra en fineza, 

Y mi amor en tu belleza 
Cuente mas efta hermofura. 



A 



ROMANCE. 

Parrado de tus ojos, 
BeUifsimo du^ño mía. 



Antes \ Ivire lo muerto. 
Que fufra contar lo vivo. 

Eternidades los dias 

O los padezco , 6 los mido; 
Que en tu foledad las horas 
Aun fe agraviarán de figlos. 

Los inflantes de no verte 
Llorados , mas no fufrldos 
De mi amor todo lo eterno 
Competir quiere conmigo. 

Tomen , tomen yá mis quexas 
En tan rebeldes retiros 
De tus bellifsimos ojos 
Venganzas en tus oídos. 

Celeftial feñora , efcucha 

De un largo amor lo mas fíno^' 
De una pena lo mas tierno. 
De un alma lo mas rendido. 

O fiempre gloriofa Antandra, 
En quien íiempre mas lucido 
Del mereccrfe en tu roílro 
Aun vano eftá lo divino* 

Que en tu fe vera hermofura 
Lo defmayado , y lo tibio 
Forman todo lo perfed© 
A milagros de lo lindo. 

En cuya región nevada 
El Mayo en lucientes vlfos 
En feñas arma lo hermofo, 
Y en efcarchas lo florido. 

Tan natural lo mas bello. 
Tan proprio lo peregrino^ 
Que el fervirlo , ó fer Antandra 
Ninguno dudo lo mifmo. 

Que en tus altas perfecciones. 
Que apueftan con lo infinita. 
Que paíTan lo foberano. 
Aun es quexa , quanto digo. 

Oye , pues, de un folo amante 
Las lagrimas , los gemidos. 
Que aun quando fe pierdan todos; 



lió 

No fe arrepiente lín fufplro. 
Defpues que á tus luces bellas 
De obediencia , 6 facriíicio 
Me niego todo entregado 
De un mal á tantos avifos. 
Los deílertos fon del fueño 
*MIs ojos , y lo dormida 
Mas por lomuerto que tiene. 
Que por defcanfo , lo embidlo. 
En mis penas , y en mis llantos 
Lo que á mi pefar refpiro, 
Por tener feñas de vida, 
Me lo. quitan por delito.. 
Xodo mi mal fe cxccuti. 
Todo contra mi lo mira, 
Y folo , en quien folo adora. 
Tenso ociofcs los alivios. 
Quien íera , quien tan oOado, 
Quien tan loco, y prefumido, 
Quien tan vano,quien tan neciay 
Quien tan hallado condgo. 
jQue los ojos , y los paíTos 
Le de al amor mas indi 
De ventaja, y libre dexa 
El campo de los defignios? 
O barbara confianza! . 
O modeñodefatlnol 
Que eftragos eftán gimiendoí 
Los defdeñados peligros! 
Afsiftcncias , y ocafiones^ 
Aííakos fiempce continuos 
De homenages de diamantes 
■: Murallas harán- de vidrio. 
Otro afsifte á quien yo quiero. 
El favor no le averiguo 
Pero el muere á luz mas buen%. 
Donde es parte algún teíligo.. 
Que trabajada , aunque firme. 
Yace mi fe , que a delirios- 
O fe entregue , 6 viva fiempre 
A paufas , y paraíifoaos* 



Obras 

No en quitarme los temores. 
No impedir fus defvaríos. 
Padecer yo las fofpechas, 

Y otro crecer los indicios» 
Que deíigual , que tyrano 

Injufto infeliz partidol 
Si eftremece loefcucliado. 
Qué ferá en mi amor lo vino? 

Mas que baxo miedo es efte? 
De ti , mi bien defconfio, 
Quando á glorias-, que en ti vive. 
Es deuda lo mas que admlrol 

Tu , que celeítial en todo 
Vencer puedes, yo lo afirmo, 
A pureza las eftrellas, 

Y á claridad los zafiros» 
O herraofa Fénix de nieve. 



indigna 



Que en plumage íiempre altivé- 
Todo el Sol batido en rayos 
Va tremolando en tus rizos. 
Perdona en amor , perdona 
Los recelos de un olvido, 
Los defacuerdos de un loco» 

Y los temores de un niño. 
Tu noble trato deshace, 

" Quanto intenta lo enemiga,. 
Que de tu fe en los milagros 
No triunfan los Bafilifcos, 
Solo á tu nombre Ic falta, 
Confiarlo que has podida 
En tus bellifsimos labios, 

Y en tus luceros di vinos» 
No me aífuñan, no me alteran 

Las avenidas del rio, 
Ruydofo caudal en riegos 
Crece, y mengua en eílos ríos. 
Que de tu gloria en los mares 
Son ayroíos fugiti\os, 
Que err pebres íecas prifiones; 
Nunca paífan de urreília. 
Tu,^ mi Cielo ,, tu engañarmeí' 



íti 



de Don Antonio 

Ni temerlo , ni decirlo, 
Que íí para miedo aíTombra, 
Qtic hiciera para caftigo? 

Solo á tu razón le flilta 
El crédito efclarecido, 
Que en tus bellifsimos labios 
El nombre fufrlo de amigo. 

En grande iluftre fugeto 

No ay corto empeño, ya digo 
Que tiene imperio en los fines. 
Aunque adquirió el principio. 

Hcrmofífsima Señora, 

Quanto Tiento , y quanto fío. 
Toda la te , que merece, 

Y todo el ten\er ha dicho, 

A hope de Vega. Carpió en fus elo- 
gios ; murió en 20, de Agofto 
de ló^^y, 

DÉCIMA. 

TU ingenio , que celeílial 
Sv". mide , fe ciíra , ó fuma, 
De alma , que fobró á tu pluma. 
Te fabrica lo inmortal; 
Altamente defigual, 

Y quanto el humano alcan^a^ 
Se tu mayor aliban^a. 

Tu nombre eterno , y oficio 
Será la embidia exercicio. 
Será ocio á la efperan^a. 

Otra, 

EL aplaufo , en que jamás 
Te podrá bailar la fama. 
Lo mas del mundo te llama, 

Y aun te queda á deber masj 
A los íiglos quedarás 

jPor duda , y 4efcof4fían93j 



de Mendoza. 117 

Por coftumbré á la alabanza, 
A la embidia por oficio, 
Al dolor por exercicio. 
Por termino á la efperaa^a. 

DÉCIMAS. 



NTña , que de hermofos daños 
_ I Tan bellas noticias das. 
Sin duda has crecido mas 
En perfecciones, que en años¡ 
A. tan altos dcfengaños 
Naces , que en defconfían^a 
Pones la igualdad, y alcanza 
A tanto tu beldad pura, 
Que eres coto á la hcrmofura; 
Que eres quexa á la efperanYS. 

Celeftial retirada,niña del Cielo, 
Ser perrito blanco quifiera un 

negro. 
Veo niña hermofa, viendo tábieií 
Aun mas bello , y mas niño todo 
lo muger. 

No sé , niña hermofa, y pura,' 
De eftremos tantos ceñida 
Qual has hecho mas crecida 
A mi dicha , ó tu hermofura: 
Quando miro mi ventura. 
Creo que es mas lo dichof<j, 
Quando veo el roftro ayrofo,; 
Me digo luego jamás 
La dicha puede fer mas. 
Ni tanto podrá lo hermofo.; 

Celeftial Diablillo, 
Que eftás humano, 
A eñe Ángel le pido 
Todo el milagro. 

y á de veras corazón. 
Que para quedar pagada 
Dicha de nadie efperada; 
goca^s l^s (¿efdichas fon: 



1 1 8 Obras 

Tenga mi amor por blafotí 
La eíperan^a, que fegura 
Mi fe á tan alta hermofura; 
Y tantas dichas la efperen. 
Que los íiglos fe ponderen 
A los pies defta ventura» 



ROMANCE. 



o: 



S' 



ROMANCE- 

siguiendo voy un dcfeo, 

Y quando efpero alcanzarle. 
La tierra, que voy íiguiendo, 
Toda es hiego,y toda es ayre. 
O de las manos fe me huye 
Una gran dicha, que íltbe. 
Que en mi dos veces íupiera 
No fer dicha,y no fer grande. 
Siendo inmeníos los gemidos. 
Siendo infinitos los males. 
Aun mas quedan á deberfe 
' A la califa de que nacen. 
Que en vano los campos. 
Que en vano los mares. 
Hacen numero á mis pefares. 
Que fon á mis penas , que fon i 

mis voces 
Pocas las arcnas,menos las flores^ 
Las olas de mi efperan^a 
A las delmarfemejantcs 
En montañas aparecen, 
Y en efpumas fe deshacen* 
De la dulce mi enemiga 

Al-bello efqui o fcmbíante. 
Todo mi morir le cucña 
Solo quexas de fer tarde. 
Cielos vengan^ajó paciencia, 
Aunque ya ninguna es fácil. 
Que hacr guerra a viento,y nieve 
Es peor que á fucgo,y fangre» 
P^e en vano , &c* 



Uerida, yzelofaniña. 
La mas bella del lugar. 
Los zelos en vos no es menos 
Que otra coníian'ya mas. 
Vos amada , y vos quexofa. 
Sin duda es querer moílrar. 
Bien mio,que en vos tambiefi 
Es linda la falfedad. 
Temores en la hermofura! 
Dcme albricias la fealdad, 
Alegrefc la defdicha, 
Defcanfe la cmbidia ya. 
Tanto miedo en tanto hermofa 
(^le impofsible humanidad, 
Quíindo a feñas de di\ ina 
Os ruega lo eeleftiall 
Que traycion , y que crueldad, 
Que nuevo eílraño rigor. 
Que Heroinjufto defden 
Matar quexofa también. 
La que hermofa mata mejorj 
Yo se que es mentira, 
Yo se que es verdad. 
Niña , y mas deydad; 
Yo se que es mentira. 
Yo se que es verdad. 
Yo lo se muy bien, yo lo se mejot 
Que es mentira el miedo. 
Que es verdad mi amor. 
Novedad no fuera mucha. 
Que una dicha hiciera mal, 
Pero hacer vos un dichofa 
Fuera grande novedad. 
Teneros a \os quexofa 

( Que no es poísible jamis ) 
Que primor, que dicha fuera. 
Sino fuera necedadl 
No ay mas acierto que amaros, 
Que mas quifiera en amar. 

Que 



de Don A?itonio de Mendoza* 

Que una culpa de dlchofo, 

Mil ofenfas de galán. 
Dudar vos de fer querida. 

La razón fe quexará 

Del Cielo no fentir bien, 

De las almas decir maL 
Que tracción , y que crueldad , &c. 



^9 



ROMANCE. 



M Conde Duque haviendole dicho, 
que le imitaba en tener en cafa 
males, en ocajion , que ejinvieron 
enfermas mi Señora la Condefa, 
y mifeñora, Dona Clara* 

DÉCIMAS. 



NAda puede fer mas cierto 
_ Que nada te ferá igual, 

Y que imitarte en el mal 
Aun fe tendrá por acierto: 
Que aun en los golfos es puerto 
El feguirte, y tinto atino 
Va entre paílb peregrino. 
Que el afortunado empeño. 
Que ha (ido en todo dcfpeño. 
En ti no mas es camino. 
Lo fino, tierno , y galante 
Difte á enfermero, y marido. 
Si de Rey también férvido 
Algo te fobro de amante; 
Yo con dolor femé jan te 
En aníia mil veces mia 
Afsiftió á mi compañía 
Venerada en tal muger, 
Qiie no te puedo deber 



Un milaí'ro cada dia. 



**^ 



^^* 



*^^ 



•)t^^ 



^^^ 



^^* 



EL dia hermofo del Ángel, 
De Madrid bella ettaclon, 
Al dia faiieron todos, 

Y al Ángel no mas que yo. 
La guerra de aborrecer. 

Es un villano dolor. 

Que ha menefter fentim lentos, 

Pero los fentidos no. 
Calle la hermofa Narcifa, 

En guerra con un dolor, 

Que has meneíler fentimlentos, 

Pero los fentidos no. 
De un groííero á fus oídos 

Efperan^as fe atrevió, 

Y que hiciera en todo el guftc^; 
Quien no lo fufre en la voz? 

Con ei criílal de una mano 
Refiílir intenta dos 
Tempeftadcs de fus ojos. 
Que ríos , 6 rayos fon. 

No las manos pongas,en los ojos no. 
No las pongas no. 
Mira que fon nieve , quítalas del 
Sol. 

No lagrimas , fino Iras 
Vierte, niña tu furor. 
Que ofenfas aborrecidas 
Las ignora un corazón. 

Padecer porquien fe quiere. 
No es muy pefado rigor, 
Pero es fufrir lo que canfa 
Defdicha de finrazon. 

SI. aborreces , aborrece. 
Que no hace menos fazca 
Un ceño en lo aborrecido. 
Que en lo dexado un favor. 

Para mas hidalgas penas 
£1 tierno llanto nació 

H4 N'? 



lio - Oirás 

Mo llores de tu defden. 
Pues no puedes de tu amor. 
1^0 las manos , &c. 

DÉCIMAS. 

Aunque figlos ayan íido 
Lo que tu gloria ha tardado, 
Pues ya la dicha ha llegado, 
Kingun inftante ha mentidoj 
De un bien nunca m crecido ^ 
A merecer fus verdades 
Aun no bailan las edades, 
Qiie á fus breves dulces horas 
Aun deben quedar^eudoras 
Las mifmas eternidades. 

I-a menfidad de quererte 
Siempre a mi amor retirada, 
Que de exceííos es pagada 
En un inftante de verte! 
Que ferá fin merecerte 
Lo que efpcro ya no en vano, 
y en favor tan foberano 
Que harán tus paces hermofas, 
Quando aun fueron tan dichofas 
Sol© heridas de tu mano! 

En tu gloriofa hermofura, 

Que en impofsibles fe alcan9a. 
Mas que la mifma efperan9a. 
Será fina la ventura: 
Rendida, eterna,y fegura 
Siempre á tus pies la verás, 
Y á fus veras le dirás; 
En nadie halle el merecer, 
Pers". ha tí ¿gado á querer 
Ko mas que el quererme mas. 



D 



ROMANCE. 

E los engaños de Lifis, 
Antoa fe quiere apartar. 



Mal año en la obligación, 
Qbc bien fabe pagar mal. 

Lo bizarro de un deídén 
Vence ayrofo lo galán, 
Pero lo civil de un trato . 
Es guerra , que dexa en paz. 

Con el disfavor defpide 
La gcncrofa beldad. 
Mas con el arte no es menos 
Que un deslucimiento mas: 

Avifar , avifar, 

Corazón , que no ay que amar. 
Que todo eícarmienta ya. 
Bien lo faben mis herrores, 
Qiie la altura de los amores 
O que baxa que cílá , 6 que baxa 

que eftá: 
Avifar , avifar. 
Corazón , que no ay que amar» 

En un paífo los dio todos 
La decente voluntad, 
Y en fus caminos es tanto 
El partir, como el llegar. 

Mas infiel , por mas lucida, 
Sin peligros de Deydad, 
Que hirió el eñrago primero 
Una culpa celefual. 

En baxc:?a de una ft 

Gran venganza es no efperar. 
Que bien queda quien fe huye. 
Por ñ bu el ve , quien fe va. 

Avifar , aviíar , &c. 

Al Conde Duque a i<^,de Mayo 
de j6^6. 



DÉCIMA. 

Ejor habla el que mas fía, 
Y firvc en canta fineza 
La menor de tu grandeza 



De 



de Don Antonio de Mendoza. 1 2 i 



Dé entera efperan^a mía; 
Canfan el anfía , y porfía 
Qne ya no he de entrar jamás 
En fu efcuela , que á demás 
De las razones que llevo 
( Sobre lo mas, que te debo ) 
No quiero deberte mas. 

ROMANCE. 



Del Padre Fray Ignacio de Vic- 
toria. Agiiftino y injigne Pre- 
dicador , emhiando a pedir con 
ocho vidrios de conferva , la 
relacioft que fe efcrivib por or- 
den de fu Magejfad , de losfu- 
cejfos del Señor Cardenal In- 
fante Don femando en Picar- 
día de Francia , y en Italia del 
Marques de Leganes , Gover- 
nador de Milán en x o. de Oóiu- 
brede 1636, 

NO fe halla una pizca Antandro, 
Defta , que cara no es oy. 

Por un ojo de la nueRra, 

Para admirarla con dos. 
De relación vaeílra digo, 

Prodigiofo Antandro, honor 

De pluma , atan varias luces 

Multiforme glrafol. 
Pluma , que afuera de tanto 

Vulgar talento roedor, 

Efcafo habita agogero 

De un folo aíTuiito ratón. 
Sino Sarraceno el genio 

Aiiarar la difcrccion, 

Ocho á ocho, y mdl á mil 



Boernos paíTos jugo. 
Que en lo ferio , y lo jocofo 
Ligado , 6 fuelto el renglón,* 
La variedad todo aciertos, 
Y todo es copia el primor. 
Bobeda es blanca el papel, 
Donde la fama efcucho 
A fu voz en vueílros cccos 
Mas fonora , que fu voz. 
Si alli heroyco Ferdinando 
Regio purpureo efplcndor. 
Tan antes que Joven , Jove 
Mavorcios rayos vibro. 
Si alli fm fer Móntennos *V ■ 

A cuchillo , qual melón, 
Cató a Francia , y a París, 
La Ciudad también cato. 
Si alli fu dieftra animando 
Invi'fto leño brotó, 
Ya es palo fanto, que extinguí} 
Del mal Francés el humor. 
Si alli ( aunque efte mal las pide ) 
Hace m^n-ir íin Unción, 
Qnando á Francia para tantoS 
Sobra azogue en fu temblor. 
Si alli ni un pie álaFrancefa, 
Sino fus picas á dos. 
Como a quarto fus corazas. 
El ponlevi nos moílró. 
Si alli pagador turbado, 

Sin que en ninguna ocaíion 
Le ayamos preflado tfpaldíif. 
El Francés nos las bolvió. 
Si alli , feguB eftá blando 
El diente , y vcrfo veloz. 
El fiempre gallo en Latín, 
Ya es en romance capen» 
Cuyo tiple , porque íirva 
A Efpaña , glorias cantó, 
Quando creftas fe le creftaOj» 
Quiquiriquí queda en voz. 



Si 



122 

Si allí el Cielo por guardar 
A excelfo Infante Efpañol, 
Contra Franccfcs polleras 
De guardalnfante íirvib. 

Qiie dirá , qüanto creciñeis . 
A fus portentos blafon, 
A fus eñatuas relieve, 

Y á fus cftruendos pavor? 
Ved fi alli Marte prefente 

Mas al afíbmbro atendió. 

Que aqui deimprcñbs Cometas 

La peregrina imprefsion. 

Quan peregrina en lo andante! 
Pues de la tienda en mefon 
Breve afsií.Ho , y Sanriaincn 
Fué de UM , á Dios , que me voy. 

Mil , y ochocientos lo digan, 

Qije en menos, q hablando eftoy, 
Solo quedó el que fe hirieron, 
Como infantes de Aragón. 

De uñas abajo pegadas 
Eñ rindas las vendimió 
Su pitanza vcndldura. 
Sin decir, valedme. Dios, 

[Tumulto carnicería 

De la tienda el montador 
A refnias defquartl^adas 
No fe dio vado el jabón. 

'Aclame entre qual de oveja 
Con mis once de letor, 

Y diez y medio de quartos/ 
Mas ya el difunto efpiró. 

Es pedir peras al olmo. 
Pedirá Montalván oy 
Efte vueftro,nÍ una hoja 
pe todo el tomo quedó. 

Apuro repetir, ni eíla. 

No ha quedado con la accioa 
De los altos un colmillo, 
Uña pulgar fe arrancó. 

De icEiira, pan bendito, 



Obras 

Breve migaja me dio 

Una á guñar, que una aurora 

La rumia la admiración. 

Todo efto, fublime Antandro, 
Vá una pedir relación, 
Bien cultlclaro os lo digo, 
Yá que en buen romance no. 

Mas porque me deis de metro, 
Aun bien , que en oéí:ava os doy, 
Ocho vidrios de vergüenza, 
De confervas con perdón. 

Dadfcle , que en ellos quiero. 
Si á luz tanta juez no foy. 
Lo que me falta de juez, 
Supl ir de confer \ ador. 

De elTe papel paptlicos 
Vended á enanco dcfde oy 
De Solimán á la embidia. 
Si al dueño de refplendor. 

Uno demando , y mil venias 
Efte improvrfo borrón. 
Que íiempre es bozal el labio. 
Donde es ladino el autor. 



Refpíefia al Padre Mae/íro , Fray 

Ignacio de ViBoria 

Aguftim. 

R O M AN C E. 

Vldoria de todo ingenio, 
Y batalla de ninguno, 
Que el primor , el arte, el garbo 
A mas grandes fon mas tuyos. 
La Ciudad de Babilonia 
Si Alman^or te prcftó culto, 
A mi cmpreíTIi, que en tu nombre 
De eílrecho gime lo mucho. 
El volumen de las coplas 
L.ivoco, mas no lo ofcaro, 
Perdone el que Fénix claro 

Su 



deT>on Antonio 

Sil mentira quito al mundo. 
Verdad el paxaro folo 

Fue en fu pluma , y mas feguro, 

Y aun mas primero en tu labio 

El otro es fénix íegundo. 
ApUufos de tu auditorio 

Encarezcan un concurfo, 

Theatro iluftrc , que grave 

Tropeles paga del vulgo. 
Que todo á tu voz pendiente 

Se cobra en aííombros juftos. 

Sin peftancar un oido 

Los dulces pafmos del mundo» 
Que .en varías conformes lenguas 

Sin ningún Babélconfuíb 

En las cortes de tus glorías 
El que mas habla, es maslíurgos. 
La relación , que obediente 
Al fcvero eftrccho ñudo 
De la verdad , o bien ciego 
Por anciano traílo fu yo. 
Que en fe de fer del Rey nueftro 
Tan altos gloriofos triunfos^ 
Que otro Felipe , y mas grande 
Es ya en Francia el mas Augufto. 
La relacioíi fe perdona. 

Que en flaco eftilo no pudo 
Lucirla , que en fu tibieza 
Halla el tintero fué rubio. 
En tu pluma si, que ardiente 
Una , y mil veces agudo 
El aííonante le cabe^ 
Quando en la lengua no cupo* 

De tus cultivadas lineas 

Los bellos lucientes furcos, 
Si en admiración las mieíTes, 
En laureles duU los frutos. 

Tu fértil cofccha hcnnofa 

Toda es grano , y de oro puro, 
Y fon la cmbidia , y la fama 
Los trages de tus eüudios* 



de Mendoza. 1x3 

o vanas fuperficientes. 

Que entre palabras de bulto 
Anda la razón , y en tanto 
Que han de facarle con buzos. 
Que en pagiza eíleril vena 
El creípo idioma defnudo 
Valentía es de cobarde, 
Flaqueza embaynada en rumbo. 
Tu si en floridas fazones, 
Y en verde Abril ya maduro 
De ingeniofo imperio el Cefar 
A tu Agofto fobra el Julio. 
Vean otra vez las Gallas 

Su pluma en ti , que al aíTumpd 
No de fiera en menos grandes 
Sino en mas ayrofo el yugo. 
Efcrive del gran Fernando 
No ya gloriofos preludios. 
Que el prologo de fus glorias 
Fué roxa tinta al Danubio. 
Aquel tierno invicto Infante, 
Mas defagravlo purpureo^ 
Que Principe de la Iglefia, 
Y gran Cardenal de alguno. 
Azote Francés , y aun polvo 

De otra grana , en a^yos humoé 
A polvaredas fe pierden 
Los beln-anes de fus muros. 
Francos ya de fus almenas 
Los GalloSjCanteles uno, 
Abfurdos de fenegada 
Flebrt de fang're dii'-:bios. 
Ya fon Otomanas Lunas, 
Gran nieto de Faramundo, 
Tus leyes , en cuya liga 
No paxaro nuevo el furco. 
Que tu Francifco primero 
En \ íl defa; ento los truxo 
De fu prifion , que en lo Ingrata 
No muda culpa el perjuro. 
Cuya verdad mal negada. 



124 



Obras 



Es yk Evangelio machucho 

Sf cundum Joannem , cul uomen 

Sino tres, mil veces Julio. 

Guarda! ntante yá no eílrage 
Frances,fino adagio,6 brutos. 
Que yá fon pares en Francia 
Cardenales , y verdugos. 

Coco de clavel Fernando 

Lo hermofo en fiero traduxo, 

Y de Francia el fer mas bello 
Crece una , S , a lo pulcro. 

CJué mucho íl de Filipe 
Lleva el aliento fecundo, 
Qiie fiendo Fernando el braza 
Filipe refpire el pulfo? 

De otro gloriofo Fernando 
Yá los eftruendos efcucho. 
Que íi miras fus albores, 
Aiites bhfones.que anuncios,' 

Secundo Chirlo de Francia 
Imperial Germano Rufo 
De oreja á oreja, y bien caras 
La hiíloria furca eftos puntos. 

Tu lo.efcrive,ó lo predica, 
Ó Clirifologo , 6 Saluftio, 
Débante unas, y otras honras 
Vencedores , y difuntos. 

La dulce goloía Oétava, 
Galán Portugués Rafguño, 
Batió al chiftofo romance 
Los eílandartes del güilo. 

C^e pulido , y que galante! 
Que delgado,y qué profundo! 
El Quevedo es yá dos coxos, 

Y el Gongora es mas de un furdo. 
(Que ignoradas Indias, quando 

£1 Gama iluftró á los Lufos, 

Y en Colon moñro iluíiones 
La noticia de dos mundos. 

Dio mas ricos minerales, 



Lo fufran , que aun la efperan^a 
Te cxc^lIq á Horteníios futuros. 

De la relación la venta, 

Que aun hafta el nóbre es injufto^ 
Que íiendo los necios tantos, 
No hacen crédito los muchos, 

Tn que la pides , la aprueba. 
Tu le bailas, yo renuncio 
Quanta razón no le hallo, 
Quanto aplaufo no le bufco^^ 

Alia vá , cómanla olvidos. 
Que mas memorias prcfumo 
Aqui donde fuere Ignacio, 
Que allá donde fué Sagunto, 

ROMANCE. 

Para la guitarra. '' 

LA morena de mas cielos, 
Que tiene el Campo Turquí | 

Y en flores , y \ erdes años 
Mayorazga del Abril. 

Tizoncico,en que fe queman 
Las embidias del pais, 

Y en triunfos, y bizarrías 
Tiz,ona hermofa del Cid, 

De fu beldad íe compone 
Lo mas hermofo , y gentil, 

Y en ella fe forman bellos 
Cielo, y ayre de Madrid. 

Yo no sé , que lo mas lindo 

T'enga mas en que lucir; 

Solo sé , que lo mas bello 

Solo puede fer afsi. 
Yo U vi , yo la vi reír. 

Mejor que á la aurora, 

Y todo es ahora 
Llorar , y morir, 

Yo la vi , y ahora la vi, 
Qué ¿e Qa4a íc rie,íinQ yá de mil 
^ "^ ^ " " En 



de Don Antonio de Mendoza, 



En las garras oprimida 
Í)e un torpe injuílo neblí. 

Que fenriria una gar^a 

Con alas de Serafín? 
Si hacer puede un rlefgo amable 

Un entendido fentir. 

Un necio defconfiar 

Puede hacer defpeños mlt. 
Los píftoletes de zelos, 

Deftemplado polvorín. 

Sepa también quien los lleva. 

Que los arma contra sí. 
Padece mas h Morena 
^ Una alma. , ciue yo le di 

A fiempre morir por ella. 

Sin mas fin , que amar fin fia» 
yolavi„&c. 

ROMANCE. 

Pufole Machado^ 

O Que bien defcoge al vlefttó' 
La gar^a ayrofa las alas, 
y fobre las nubes negras 
Tremolan las plumas blancas^ 
Brabos halcones la fisuen. 
Mas ella bucla tan alta, 
Que por el Cielo aun la mira; 
Menos cerca fu cfperan^a. 
El nebli masprcfumido 

La empiTÍTIi toma tan vatia. 
Que entre las mifmas eftrellas; 
La fijya le (iefengaña, 
O como bufla la hermofa gar^a,. 
Y el halcón porfía , y fe canfa. 
Que en el viento ya no ay mas de 

viento 
Mudar ayre, q es ayre el intentjo,. 
Medianos bueios de amor 

C^ien los bufca,6 quieii los anaaPt 



Lo fácil a quien fe niega? 

Lo impofsible quien lo alcan9a? 

En amor no ay indecencia, 

La coñumbrc es la que infama. 
No folo una fe no es culpa. 
Sino crédito de una alma. 

En voluntades de amor 

Que vil la qne todos hallan. 
La que uno hiciera es ayrofa 
Que feas mientan entrambas^ 

Ocomobuela,&c. 

Otro, 

A La. efcuela fué la niña 
De una vieja, y fupo all| 
Falfedadcs para un figlo-, 
Y trayciones para mil. 
SI no es la vieja el Toílado 
Abulcnfc de Madrid, 
A lo menos fu corazón 
La caufa de eftár en su 
Noeftá fegura , ni libre 
De fu denuedo ,.y ardid^, 
Ni en Sidonla Doña Blanc* 
En.qjualquiír maravedí. 
La dos veces Falerina^ 
Que fon como yo lo vr 
Juntos de Tajo, y Xaramít 
Las flores de fu jardín. 
En la campaña de un catre • 
Coa- el Moro , y clGcntífe 
Mal año para los flochos 
De la- colada del Cid. 
Dos halcones dio á luia gar^a 
La Cetrerona fútil. 
Uno gran íacrs , aunque 
Y otra ciegO', aunque neblí, 
Mauregata de la Corte 
Al Gran Turco-,. y al Sofi': 
Ewtr egacicie u donzellas^ 



JEm- 



12(5 Obras 

Empezadas á efte fin. 
Siendo tan maldita vieja. 
De rodo goza , y de si 
Con bendición de las niñas 

Y á mas precio la mas vil. 
Isliñas acudid, 

Que os confirma la Obifpa de 
Valladolid: 

A la efcuela , niñas , de amar , y 
fingir 

Saldréis tn mentir 

Todas licéciadaSjdodas en métir, 

Niñas acudid, 

Que os coníirma la Obifpa de 
Valladolid. 
peí Ángel de la muchacha 

Lo que os pudiera decir 

Por mi fe que me ha rogado 

Os lo calle el faldellin. 
Refiriendo , y no aguardando 

Su mas oculto jazmín. 

De verguent^a deíla flor 

Ya eftá colorado Abril. 
De Capuchino de nieve 

Bandolero de marfil, 

La verdad por eíTos cerros 

Saltea el de Potofsi, 
Al rincón de fu recato, 

Y margen la conocí. 
Soplóle la vieja el poho, 

Y encendiofe el polvorín. 
Paüo , y poíTcfsion de todas 

Es de fu boca el rubi, 

Y banquete de efmcralda 
El verde ayrofo efpolin. 

Dos Portuguefes fus ojos 

Eran en los graves, y 

En lo callado fus labios 

Dos cocheros carmefis. 
Y en defmefuras ahora 

Roto , efparcido yá allí. 



Mas gallardo pudo eñar 

Emplumado el Serafín. 
Vaya un concepto efcrivano 

Que ya en lo niño es civil 

Lo criminal , y doy fe, 

Qi-ie todo pafsó ante mi: 
Niñas acudid , &:c. 

ROMANCE. 

LA nevada palomica 
Dulcemente gemidora; 
Qiie mil veces aun alhago 
El pico partió en dos rofas. 

En eílremos con fu amante 
Tantos hace, y tantos logra. 
Que fe cuentan a caricias 
Los ambares de fu boca. 

Pero fíandoíe al nido 

De una cucrba cautelofa, 
, Quanta luz baño de nieve. 
Ardió en fuego, y quedó fombra; 

Palomica manfa , que toma 

De una cuerba el oficio, y las alas. 
Fuego en las plumas , y fuego en 

entrambas, 
Venguenfe todos , rianfetoda?. 
Que ya es cuerba tábié la paloma.; 

En la profefsion del trage 
No eran parientas, y ahora 
Tan negra quedó la pluma. 
Tan fiera quedo la hermofa. 

Otro, 

QUexofa,enojada,y linda 
Halló a Filena Pafqual, 
" Y fiendo el ceño infinito. 
Aun fué la hcrmofura mas. 
¡Que fiera la niña hermofa 
Venganzas pidiendo eftá! 
V^io ijo cabe un rendido 

En 



de Don Antonio 

En la ira celeftlal. 
Que injufta flaca viétoria 
Matar quien puede matar! 
En culpa que fe reíiñe, 
Bien muere, quien duda mal. 
Metan paz, metan paz. 
Que fuegOjque fuego va. 
Niña en tus divinos ojos. 
Que no ha menefter enojos, 
Quien todo lo vencerá; 
Metan paz , metan paz, 
Que fuego va, fuego va. 
Al imperio de tu pie 
Quien niega la libertad? 
A un tierno rendido cuello 
Baila un yugo de criftal. 
El bronce de los rigores 
Es gran pelo , mas no ay 
Lazos duros, que atan firme 
- Una hidalga \'oli:ntad. 
Amable ha de fer lo amado. 
La fiereza no es deydad. 
Sin razón querer fe puede, 
Pero no fin culpa amar; 
Metan paz, &c. 

DÉCIMA. 
'A una Dama , que le pidió , que^ 
maff} los papeles , que le bavia 
embiado. 



L 



Os innocentes papeles, 
j Sino muy falfos traydores 
Aguardan yá tus rigores 
Mas rayos en mascruelcsj 
Al tribunal de claveles 
De tu boca ceieñial 
Apelo , que en tanto mal 
Ya no puede fer infiel 
Abfolccion de clavel 
De uti Obiípo de criílaU 



de Mendoza* \v'¡ 

ROMANCE. 

QUe Belllla no es hermofa 
Dicen que lo dice Antón, 
Y es la necedad tan necia. 
Que a tanto \o bailo yo. 
Solo juzgaron los ojos, 

Que aun fuera culpa mayor, 
Bien merece el defatino 
Que fean los necios dos. 
Ciego es del gufto , quien mira 
La hermofura fin amor, 
Pero es el defconocerla 
Ceguedad de la razón. 
Tortolica blanca , nevadica flor. 
Que armonía ferá la mayor? 
Si una quexa tuya enamora. 
Ave de la Aurora, 
Paxaro del Sol? 
A tus confianzas bellas 
No fatisfacíones doy. 
Solo quiero que fe vea 
Que aun tiene vlíla mí voz* 
De tus ojos ficmpre armados 
De hermofura , y de rigor 
Qualquiera lera mal viflo, 
Pero líien mirado no. 
Si en tus penas , y defdichas ' 

Ni aun la hermofura es menofj 
Que ferán Jas perfecciones. 
Si aun ios males bellos fon? 
Tortolica , &c. 

ROMANCE. 

AL río van tres Gallinas 
Sin ningún turco en el roflro» 
Y el ayre bebiendo muchos 
Brindan defcienes á todos. 
Ceu el galán movimiento 

Pone 



128 



Obras 



Pone nvis fu garbo ayrofo 
En mil frentes graií ceniza, 
Qiic en fus plantas ningún polvo. 

Su cabello al Sol efcrive 
Lecciones , y leyes de oro, 
y es breve papel el viento 
A los rafgos de fus ojos. 

A trenzar baxaron todas 
El campanario del moño. 
Que de alto cayo, y de necio; 
Afsi fuera de otros locos. 

Rubio , morenete, y blanco. 
Es el torno boquirrojo. 
Que en todo calor, y temple 
Es lindo clima lo liermofo. 

Mas que Francés franco el tragc 
La vircí dcxa íin coto, 
Aííaltosdan quantos miran, 

Y arrib:\r gritaban todos. 
XJna, tropa cafqui alegre 

La íiguc de aqueftos mozos, 
Que traen mejor la greña. 
Que la barba fobre el ombro* 

Con dos mil primores fuyos. 
Por donde fu voz los pocos 
Afsi canto Catalneta, 
Como íi car;tára el roftro. 

De las mozas del rio yo foy clcf (;o, 
Cuéta con el ayre,q todo es fuego, 

Muerenfc por bravos fus ojos claros 

Y ellos por mis ojos, que fon mas 

bravos. 
Dicen q alma no tenga,no lo negare, 
Que quien todo lo jnata,defalma- 
dacs. 
[Tlzonzlco me llama ciertos pcdátcs. 
Quien ha vifto fuego de tan buen 
ayrc? 
f láca,y cabos negros,Undo milagro, 
A guien della fupicre > ¿enje íu 



Siépre lo mas bello cofina en rubio. 
Aunque es fobre las leyes , la ley 
d-el gufto. 
Blancas, rubias, morenas , las quiero 
todas. 
Que va que hallo entre muchas 
la mas hermofa? 
Bien aquello de amantes , mozo del 
alma, 
Uno íolo es muchos,y todos nada. 
Quife bien á Juana, ya quiero á An- 
tonia, 
y efto no por mas linda , fino po^ 
otra. 

ROMANCE. 

A los Reyes en Aranjuezpor May» 
del año de ló^j* 

PRefumen cuenta de Eftrellas 
Ya las flores de Aranjuei, 

Deíipucs que hallaron el Sol 

En los ojos de Ifabel. 
El día que de fu dueño 

Las guellas lucientes ve. 

El fitio hermofo aquel año 

Vive íiglos en un mes. 
De los campos lo florido, 

Dudofo , pero fiel. 

Deudas ofrece , y recatos 

A la nieve de fus pies. 
De Aurora íiempre mas bella^ 

Aunque ya en fu mano €s 

Teftigo tanto jazmín, 

Fiaífe todo a un clavel. 
Apoñad , paftores , que es el. 

Quien al Mayo ciñe de flores, 

Y apoftad, que no ay, paftores^ 

Otros albores,luces mejores, 

glorias mayore?. 

Ose 



de Don Antonio 

(^le en los ojos de Ifabcl, 
Apoftatl , que en ellos, y en el 
Las deydades , que á fu fombra 
Saben lucir , y no arder. 

Xamblcn cobran de el las flores 
El vaíTallage cortés, 
Danles en gnerra florida 
Santiago el verde otra vez; 
Que toda flor, que fe rinde. 
Aun les debe morir blt'n. 

La hermofifsima Belifa, 
Que ficmpre corona fue 
De Fileno el merecerla. 
Pone en mas razón lo Rey.' 

Aquel mas bizarro , f grande 
Mancebo gloriofo , que 
Su frente le guarden muchos 
Defagravios al lauréL 

Apoñad , &c. 

DÉCIMA. 

SI Aurora en una de rofa 
La verdad en vos íe fia, 
Siempre es coílumbre del dia 
Ser madrugada la aurora; 
Ya bellifsima feñora 
No forméis quexas en vano. 
Que fea ufo fobcrano \ 
Fiar con modo entendido, 
Antes que i\n riefgo al oído. 
Mil peligros a una mano. 

'. r.' 
^ ^^- 
EJlaniofu Mageftaden Aranjuez 
el M'o'de ló^'S.jf faltando agua, 

DÉCIMA. 

EL Cielo quiere , y fio acierta 
A llover; pero yo g:eo¿ 



de Mendoza. 1 2^ 

Que L'ntuentra con el defco. 
Mas no topa con la puerta; 
Lamas dormida , y defpierta 
Nube en efperan^as trayme. 
Duplica la tierna el ayme 
Mienten los oyes , y oj'eres. 
Válgate por agua , que eres 
Cafamiento de Don Jayme. 

ENIGMA. 

Del Guardainfante , que fe hizo p a-i 

ra el certatnen del Retiro en las 

Jiefias de la coronación de el Rey 

de Ungria en Rey de Romanos ,y 

la Prime fa de Cariñano, 

DOs cofas tengo de Rey, 
Sin ferie nada importantí,; 

Y fer puede fu defcnfa, 

Y aun él puede fer mi padre. 
La campana de Aragón, 

Que hizo Ramiro el Frayle, 
Bien pudo fer mas ruydofa. 
Mas no pudo fer mas grande.' 
De Vizcaynos me firvo. 

Que es gente de buen llnage,- 

Y aun del defpojo de alguno. 
Que Dios hizo el otro AlcaydCii 

En Palacio , y en la Villa 
Acatamiento me hacen; 

Y aunque de mi fían mucho,; 
No guardo fecreto a nadie. 

A lo medio , que yo foy , 

Concedieron vafl'allage 

Muchos , y mi apellido 

Mil veces le ha dado un AngcL 
Pe alguna Ciudad famofa , 

^e ayuda el nombre , y el ayré,- 

í Q 



Obras 



130 

o le compito en vanderas, 
O le excedo en eftandartcs. 

Mi nombre, aun menos que yo. 
Repartido en dos mitades, 
Una ha vencido» batallas, 
Y otra forma Capitanes. 

Los montes eftán de parto» 
Todos de un ratón fe guarden. 
Que es fanfarron,que es fobervio» 
Mas no es muy bravo el Gigante. 

Declaración» 
Son'la guarda de Infante , como 
guarda puede fer íu defenfa, y como 
Infante tenerle por padre. 
\ Don Ramiro el Monge Rey de 
Aragonla hizo con la efpácofa muer- 
te de tantos grandes , y ricos hom- 
bres , tiene forma de campana el 
Guardainfaute. 

' Los aros de que fe hace el Guar- 
dainfaute fon de hierro , y el hierro 
de Bizcaya , y dellos , y de la vara de 
Ballena , que fué Akayde de Joñas,, 
fe componen todos. 

Ai ponerfe eí Guardaínfante fe 
baxa h cabeza,que llama acatamien- 
to la copla,y aunque a el fe fia el gár- 
bade las faldas,el deñemple ccn que 
le traen en la Villa , guarda poco fe- 
"Creto. 

AI Infante de Caflilía D. Feman- 
do , que llaman de Antéquera , que 
fut' Rey de Aragón y rindieron vaf- 
fallage feís Reynos de aquella Coro- 
na ; el otro medio nombre ha dada 
apellido al Ángel de la Guarda. 

La Ciudad de Damafco, deque fe 
•hacen algunos. Guardainfantes , y 
también de tafetán yydt una, y otra 
muchos eftairjartes^ , y banderas^ 



Menor es el nombre de! Guarda- 
Infante , q:!e el bulto , y partido en 
dos,el Infante DonFernando ha ven- 
cido batallas , y de la guarda fe for- 
man Capitanes. Alude al adagio La- 
tino: Fariarient monte:,,nafcetur ri- 
dictdus mus, Y el Enigma , (Tgnifica 
cofa efcondida, y alti,y últimamen- 
te humilde j y quando fe ufaba eíle 
trage , eñaba mas ocaíionado el me- 
lindre de los ratones en las Damas;y 
aunque es fanfarrón , y foberbio eftc 
gigante , no es muy alto. 



D í C I M A S. 

Niña de mi corazón, 
Que arder tus papeles miras¿ 
Mejor tus rubias mentiras 
Ar^en, que el negro carbón;- 
Muy propios caftigos fon 
De quien Hcrcge , y aleve 
A la fe de amor fe atreve, 
Quemenfe en buen hora luego-. 
Será tu mano en fu fuego. 
Un Inqniíidor de nieve.. 

Arda en una mifma Inmbre 
Siis letras , y tu rezelo, 
Y abrazada ya en tu velo __ 

Mueras fie mpre a tu cofturabrcj 
Dcfcanfa la pefad^jjrrbre 
De tu. enojo , y tu vengan 9a. - 
En una , y otra tardáhga 
Dude una juila violencia, 
Efcarmientc una paciencia < 
Martyrice una efperan^a» 

Bellifsima cada inflante 

iMas linda , y ffera conmigo. 
Sea trato , y ley de amigo 
Tan larga razón de amante; 
Tan fiel araor,tan conílante 

Que 



de Don Antonio 

Que cíiraiieza le aventura? 
Pues no Ignora mi ventura 
Nada dequantofe alean ja. 
Concede á mi confianza 
Lo que fufre tu hermofüra. 
De mis rendidas verdades 
A íu numero , feñora, 
Eftrechas verás aliora 
Las mifmas eternidades: 
De los campos las beldades, 
Quando el Mayo fe arma en ellas. 
De ios Cielos las Eftrellas 
Vana emulación ferán. 
Pues folo fe vencerán 
Ai fumar tus prendas bellas. 

ROMANCE. 

DTgafme tu la mas bella 
Campeadora de CaO illa. 
Que en tu Cataluña de almas 
Salteas todas las vidas. 
EíTe al tope roñro de Ángel 
Ardido , y nevai'O á chifpa^, 
Tempeftad armada en flores, 

Y agrado bañado en ira, 
Efle cuerpo tanto el alma, 

EíTa tentación florida, 
EíTe dilubio de riefgos, 
Efla univerfal embidia. 
EíTa de todos los ojos 
Gloriofa pena de vlíla, 

Y de las finezas todas 
Mas perdonada defdicha. 

En que fu efpiritu bello 

Se derpliega , y fe excrcita ■ 
En tanto reílo de hermofa. 
En tanto aliento de niña. 

Aunque mas breves defcogc 
Acibares en almíbar, 
y tu punto con el Cielo 



deAíendozd. 131 

Soles juzga , y rayos rifa. 

Aunque en prefunclones altas. 
Las todas mas merecidas, 
Baxas miran las Eftrellas 
Aun mas vanas quantas pifas. 

Como puede eftár ociofa 
Eífa viveza tan-viva, 
Que á no apagarfe en tu nieve,- 
Ardiera el alma en si miíma? 

Como puede , 6 quietud falfal 
Caber en margen ceñida 
De bellezas qÍíq golfo. 
Que aun es naufragio en la orlllaíí 

Como puede eftár fcreno 
Un mar , que mirando eriza. 
Que apenas á ver fe llega, 
Quando á mas penas fe mira?^ 

Como entre las crefpas olas 
A tus brios tu barquilla 
Se quietará , quando folo 
En fu buen ayre fe firma? 

No ay calmas en ayre tanto, 
Qiie tus acciones mas tibias 
Uracanes de centellas 
Son del amor ondas rizas. 

Vive Dios , Demonio hermofo," 
Que tus pazes fon mentiras. 
Que el Cielo en si mifmo fabe 
Hacer guerras tan divinas. 

SI al arma tocas á todos 
En la tierra eftremecida. 
Mas peligros mas padece 
La fabrica mas altiva. 

De parte de tus lindezas 
Te conjuro , que me digas;. 
Lo que tus ojos no callan. 
Qué Diablos fecretos gritan?, 

Por tus bellifsimas manos, 
Que ayrofas , tiernas, lucidas 
Vence en diez grados de yelo 
Auii U nieve en región fría. 

I 2 Pof 



1^1 oh 

Por elTos rizos , que en rafgos 
De azabache en criftalina 
Campaña á todo lo hermofo 
Hacen guerra á nieve,y tinta. 
Por eííos dos luminares 

Mayores, que glorías brillan, 
Y crecen dentro en la noche 
La jurifdicion del dia. 
Por cíías de mas albores 
Bien coronadas m exilias, 
Que a fu floreciente imperio 
No ay Mayo,que no fe rinda. 
Por eíTa Rcyna del Alva 
Celeílial boca veftida 
De aurora , que mil auroras 
Caben en folo una rifa. 
Poi'-eflbs mas bellos labios, 
A quien vaíTallo fe humilla 
El Principe de las flores 
Clavel reynante en fus Indias. 
Por eíTc defvelo hermofo. 
Nieve si , nieve mentida, 
Cen que las otras gargantas 
Pardean á mas ceniza. 
Por eííos defpeños dulces 
De los ojos , que reglftran 
Con no mas que el penfamíento 
Por ricos fenos de lindas. 
por eífas á la efpcran<ja 
Retiradas maravillas. 
Que aun las imaginaciones 
' Cobardes las averiguan. 
Por quanto primor fe efcondc 
£n la amenidad feíliva 
Pe tus beldades , que llegan 
A pafíar ya de infinitas. 
Por quantos rayñerios lindos 
Se entietiden , y no defcifrati 
Del j.^rdin ceñido en rofas^ 
(Del tufo mirado en cintas, 
Jor. todo, y mas tv conjuro,. 



ras . 

Que me reve!es la Ninfa, 
Que milagro oculto en glorías. 
Que Dios embofcado en dichas. 
Te hace atención , que a fu templo 
Ira mi fe en romería, 
(fiando es,como tu belleza, i 
. Su dicha la peregrina. 
Bien se, que el mirito humano, 
Ni el divinóte humaniza, 
Que en tu garbo aun las grádezas. 
Que arrañras te vienen chicas. 
Bien se que alturas mayores 
A tus ceños fe derriban, ' 

Y á quien folo aplaufos debe^ 
Solo tu defden le brinda. 
Bien se , que en ti no andaral tragé 
De negocio la caricia^ 
Guardando en lo mas atento 
Los crefpos fueron de efqulvia¿ 
La inclinación íi es mas diabla 
Q¿je la ocafion es mas fíxa 
Que la eñrclb,y no ay Xifero, 
Que foslaye fus heridas. ^ 

Eíla pena , que amarrada 
A la razón mal regida 
Muerde el dueño»y en el trato 
Jaiíus. violenta lo inclina. 
EíTa ayudada fofpecha, : ■ 
Que pongo en tus bizarrías. 
Nada írreOjaunque a primores 
Toda en tus fenas peligras. 
Un 'mor , y una fe fola 
En tus vanderas fe aliílan. 
En .alardes foberanos 
Esferas , y monarquías» 
Los aílros mas generofos. 
Las coronas mas erguidas 
Defpojos fon de fus guerra. 
Son triunfos de fu conquisa. 
La coftumbre es , quien protana 
Sus kyes un tieaipa finas^ í 



O 



de Don Antonio 

O qual fué la voluntad. 
Antes que afpira-fle á rica! 
para la hcrmofura todo 
Es obligación indigna, 

Y es indignidad mas grande 
El faber lo que le obliga. 

Xu, que de tu efcuela propria 
Aprendes akas doArinas, 

Y de vulgares exemplos 
Aun te niegas las noticias. 

Ayrofos rlefgos te llaman, 

Y aunque pongas efcondida 
Al corazón muchos velos, 
Rafgos tomo en las cortinas. 

iQué bien tus ojos dcfatan 

Sus ceicftiales enigmas! 

Quanto dcUos fe creyere. 

Todo lo es , fino malicia. 
Ver en el cofo los toros 

Sin fufto , y fin picardia, 

Y ver fegura en la Corte 
Los fracafos de la Villa, 

No es ficil , pero eftas fieftas 
De ayrofas galanterías. 
Ni las torean los necios. 
Ni fon las,que el pueblo filva; 

Mas fi fuera gloria agena 
La que en ti es fofpecha mia, 
A quien tu amor fe la diere 
Sin zelos fe la maldiga. 

ROMANCE. 

Pinceles dulces de pluma, 
FlorÍdos,tiernos, y alegres. 
Que en el Abril de un romance 
Las flores pintáis mas verdes, 
prevenid copiada á í,i.i 
Milagros , y no pinceles, 
C^iie en ella lo mas hermcfo 
£s bcHa coílumbrc fiempre^ 



de Mendoza. 133 

Aq -lella altiva hertiiofura, 
Quz toda fu vida aufente, 
Quanto en los ojos fe halla, 
A la efpcran^a fe pierde. 

Vozes den las aves, callen las fuetesi,- 
Duerman los ayres , y el Sol def- 
picrte. 

No fe pinten los Mayos , ni las Au- 
roras, 
Qiic en k fola hermofura de Llíi 

hcrmofa 
Pintareis con las flores las almas 
todas. 

Solo es hermofura el alm.i , 
Si en ella lo hermofo mlentéy 
Que hará pocos defvelados 
Beldad que de fpicrta duerme.' 

Qije en la bellifsima Lifi ' 

Tanto efpirlto fe enciende, 
q hafta el cuerpo ardiera en alma,; 
Sino fe apagara en nieve. 

Sus bellezas impofsibles 
Deigualarfe , y merccerfe. 
Qué dichofo es quien las vive. 
Si aun ay dicha, en quié las muere! 

Vozes den las aves , &c. "j 

ROMANCE. 

LOs primores de una fea 
V Quife bien , y fué el primot 
Ser verdad todo lo ko^ 
Pero los primores no. 
Bien lo engañado , y querido 
Merece tanto pregón, 
Si el alma faqué , y el guílo 
A la vergüenza mayor. 
Quien tal quilo , que tal pague, 
Y que infame no es razón 
El fuceíTo , donde fué 
A wn niüs afrenta el amor. 

1 3 En 



*54 

En el coCo de la niña, 

Si de fer fu amante Antón, 
Quedó bien garrocheado. 
Corrido quedo mejor, 

O que bien para nada queda 
El galán de nuevo dolor! 
Harto mas ciego , que mudo, 
Pero en lo robado,y defnuda 
Bien quedo para nadador» 

*I)os caras tuvo la nma. 
Para feas muchas fon, 

Y que guftofo eftá aora 
El uno que adoro yo! 

Dos caras la ni-ia, n>ientOy 
Que en ella ay otra peor> 
La cara íiempre fue uiiaj^ 

Y las defcaradas dos. 
Lo bello mas fue Bellida, 

Al de Olías pido perdón^ 
Que antes que lo comparado^ 
Me fu friera lo traydor. 
El guüo de la muchacha 
El empeño , y el favor 
Todo le cabe en la mano^ 

Y nada en el corazón. 
O que bien , &c* 

ROMANCE» 



J?» Aranjuez por Maya de i6^j,a 
las Damas de Palacio^ 

LAs que ayer partieron flores 
^ Con x^bril por Man^anares^ 
Y en verde ^yrofa batalla 
El campo les dexa el valle» 
Oy mas efquivasdefdeñan 
Del Tajo la hernFiofa margen 
Hafta los floridos mefes 
Por «1 nombre de gaUues* 



Obras 

Altas razones de amor 
Todas las tienen iguales, 
Pero en ninguno íc mira 
El tener razón de amante. 

En fu gloriofa hermofura 
A mas rigor mas amable 
De lo mejor que fe muere 
Todas las venturas nacen. 

A matar de amores , y zelos 
Salen fin zelos , ni amor 
Niñas de los ojos del alva, 
Alva de las nmas del Sol, 

Q^h importan las cfperan^as, 
Quando folo morir fabeny 
Que todas las lleva el vicntO', 
Si quedan a tan buen ayre? 

A rigores , y á defdichas, 
A dcfdenes , y a cnieldadesy 
A todo en ellas fe mucre. 
Mas no á la embidia de nadie» 

Ser ofenfas de fus glorias, 
Ser penas, y fer deydades 
En fu contrario exercicio, 



Miente en ellas todo el Ángel» 
El Sol , y el Cielo peligran 
A fus ceños celcíliales, 
Qiie les falta en mas lucidos- 
El tener razón de amantes» 
A matar ,, &c» 

Otra alimfrno ajfumpto» 

En el pardo el día claro, 
Y en Aranjuez el Pardo. 

SI de mnros cerca ef monte 
El Adonis mas gallardo. 
La Diana mas hermofa 
De auroras corona el prado. 
La bella riuñre Belifa 
Alma de fileno el magno> 



Eq 



de Don Antonio de Mendozdi 



En quien altamente vive 
Tanto Rey en nombre tanto. 

Monteros , que por la felva 

■ Una fiera vais bufcando, 
No pudiera la hcrmofura 
Cortar mas, que fer en vano. 

Ya es la dieftra montería 
Buelo de amor , y tan alto. 
Que cftan baxas las Efírellas 
A las Garbas de Palacio. 
En el pardo , &c. 

Las alas quiebran dos veces 
Los neblíes mas bizarros 
En el viento de fu empreíTa^ 
Y en el ayre de fu garbo. 

En fu rigor , y hermofura 
Los peligros , los recatos 
Es lo menos á aue tiemblan 
A la nieve de lu mano. 

Que en vez de no^'illos tiernos 
Hermofos , pero mas bravos, 
Luceros trenca Xarama, 
Serafines peyna el Tajo. 

No hieren con medias lunas, 
Sino con foles tan fallos, 
X^ie fe muere de las luces 
primero que de los rayos 
En el pardo , &c. 

De que yo las llame flores. 
No efté preíumido el prado, 
Que tuvo de la efperan^a 
Florida fobcrvia el Mayo. 

Eternidades hermofas 

Cuentan fus lucientes paflbs 
La beldad, en que es lifonja 
La noticia de los años. 

Todo Abriles,todo albores. 
Todo en ellas foberano 
A fu enojo no fe atreve 
Mas ofcnfa , que el aplaufo. 

Enelpaido,&c. 



13? 



A no llover pov Mayo de t6if,€it 
Aranjusz , efiando allí el Rey, 

DÉCIMA. 

LLucve el Cielo folo engaños, 
Y una nube , y otra nuvc, 
Quando ya en vapores fube. 
Tanto bax4 en defengaúos: 
Abril puerta de los años 
Siempre en efperan^as trayme, 
Duplícala tierra el aymc. 
Mienten los oyes , y oyeres. 
Válgate por agua , que eres 
Cafamiento de Don Jayrac 

Redondillas, 

MAria, y dudofa mía, 
No digo Amariles ya. 
Porque fiempre en vos eñá 
Mas garbofo lo Maria. 
Que \os meteréis zelofa 
No es duda , y es peregrina 
La novedad , que es de fina, 

Y pudiera fer de hermofa. 
Tanto lo es vueílra Marqucfa, 

Que el buen gufto yo lo apruebo; 

Y es lucimiento muy nuevo 
Lo que una embidia confíeíTa. 

Que vueftras caricias fon 

Las mas juilas , no lo acufo, 
Pero quando le compufo 
La quexa con la razón! 

Qucrcdme en buen hora menos. 
Que fi nunca mis cuy dad os 
Son buenos para eftimados. 
Para cuydados fon buenos. 

Quererla mas , y ya mas 

I4 De- 



13^ Obras 

Dexeis de eílár advertida. 
Que en la elección de querida 
No fe aprende á querer mas, 
'Aun quexarme que no íiento 
Lo que en vano os quiero yo> 
En todo lo hallo , fino 
En el arrepentimiento. 
yen9a , vcn^a , que vendré 
En que me exceda en el modo> 
En el gufto , el garbo, en todo. 
Mas no enmendarme la fe» 
yo no compito ya mas 
^1 mérito de los dos. 
Mas quereros mucho á vos 
Es parte de algunas mas. 
Las fuyas fon tan lucidas. 
Que íi amarlas intentáis. 
Todas fobre vos tomáis 
La quexa de muchas vidas» 
Pue vos lo qiierais mas bien 
Lo conozco en vueftro amor^ 
Y lo que os quiero mejor 
Lo miroen vueftrodefden» 
Pense quexarme en donayre. 
Mas en burlados defvelos 
Nunca fupieron los zelos 
Sentir ,ni hablar de buenayre» 
En mi no ay conftancia poca, 
Que pueda fer verdadera. 
Ni ley en veras, ni en Vera- 
Muchos Condes de la Roca» 
Que es fino , y bien correfpondc 
Me lo ha eícrito ¿le Ve necia 
Cierto vidrio,que fe precia 
De tan claro, como el Conde, 



*^* 



*** 






TT yr^ 



**^ 



*** 



Viniendo de el E/cor ial por 06iubre 
de 1 6 ^j, a mi Señora N, que /h" 
lio a recibir i fu marido i las 
Rozas. 



DÉCIMAS. 

COn injuflos paíTos bellos 
Fiíeun Serahnálas Rozas 

A no mas que hacer Mendozas, 

Pero mas a deshacerlos; 

Aun mas que por loscabellos 

La ocafion tomó el dieliofo 

Por el fitio mas fahrofo, 

Que en el mejor Cierra Efpaña 

Lo mas feliz en campaña 
r Triunfo de lo mas. hermofo. 
Que batería tan brava 

En guerra dichofa hacia,. 

Laque de aufente partía, 

Y el que de frayle llegaba; 
Que Turco antaño baxaba. 
Con mas furia , y defatina^ 

Y mayor daño le vino 
( O q¡uanta embldia confielTo } 
De el exercicio, y exceflb 
Del catre , que del camino. 

O pefia a la tentación,, 

Que otro á lograrla viniera 
A la mas remota , y fiera, 
Eílraña oculta región; 
Mas la dicha del Garlón 
Hallo hambriento,y obligado 
En banquete fazoíiado, 

Y en- el plato mas lucida 
El camino bien part'do, 

Y el Serafin bien guífado» 
El Villano en una yegua,. 

Que el tálamo diq de pluma^, 

Coxi 



DÉCIMAS. 



de Don Antonio de Mendoza, 

Con efte Mcdoio en fuma 
Fue tjichofo d¿ la legua: 
De blandas lides fin tregua 
Logro el numero ay memorias. 
Que gozo en madores glorias, 
Y en guerra de paces , palmas 



137 



En un cuerpo cien mil almas, 
Y en un triunfo mas visorias. 
Si en tiernos dulces defmayos 
Tu aliento en luces no puras 
Centelleando herinofuras 
Dcfplego todos los rayos, 
Auroras , Cielos , y Mayos 
Gufto ; á , que las arroja. 
Si el confinante fe afloja, 
A niña del Sol afrenta. 
Si la pluma eftá fangrienta, 
Efte la vergüenza roxa. 
Paciencias , hidalgo amor. 

Que dos pido , y muclrns quiero. 
Mata la cmbidia primero, 

Y defpues ñuta el Dodor, 
Del accidente el rigor 
Hiric>luego , y alindante 
Reípiro el bello femblante; 
Pero en lá embidia, que digo,. 
Murió lo puro , lo amigo, 

Y toda, fino lo amante. 



Y 



DÉCIMA. 

O el mayor preguntador 
Pregunto a vueñra Deydady 
Solo de curiofidací, 
Y tomara de dolor. 
Quien hizo al fecreto amor 
Las coplas, que en defenojos 
Le oyeron , fino en antojos? 
Dilo tu , Amarilis bella. 
Ya que toda eíía centella 
gimiere hablado coa los ojos? 



Niña , fi en mi perdlcien 
Vos me aborreceis,yo muero 
Por vos , que en quereros, quiero 
Que ambos tengamosrazon, 
Y entre tanta perfección 
Una,y grande,y nueva,y pura 
De mi la tenéis fegura, 
Yo se , niña , que es afsi. 
Que es aborrecerme á mi 
Tener mas otra hermofura. 
Yo aborrecido, y quexofo, 
Y bien defpues de tan juña. 
Sírvaos eílo al buen güilo. 
Sino queréis a k> hermofcK 
De todo, y no de zelofo 
Mor-ir por vos efperé. 
Mas ya de vos efeuché 
Lo q,ue aun no dirá la op^á^ 
Qyando folo el rumor dexa 
Eílremeclda una fe. 

ROMANCE. 

F Lores , que mas floreciente 
Las miro fu Primavera, 

Y en los la.bíos de Narcifa 
Maravillas fon mas bellas, 

Ayrecillos , que en fus plantas, 

Y en las hojas,y en ks yervas 
O fe vayan en criftales, 

O en efmeraldas fe quiebran^ 
Avecillas , que en la Aurora 
Nunca fueron lifoftgeras. 
Que aplaudir una hermofura 
Mas que no llfonja, es deuda». 
Arroyuelos , que el oficia 
A los fentidos enfeñan, 
Q^e entre las flores fe rieOp 



138 



Obras 



Y entre los rífeos fe qucxan. 

Aves,ayrcs,arro3'os, y flores tiernas. 
Socorred otras penas , y otros pe- 

fares, 
Porque eftoy bien hallado yo coa 
mis males. 

La foledad no hace folos, 

Que en cuydados , que fe llevan, 
Es en divertir un trifte 
Mudo focorro una felva. 

Los males fon m-iy cobardes, 
Qt.ie el vulgo de las ofenfas 
No fe atreven íin fer muchos. 
Ni ay pocas, fiendo ellas penas. 

Quien es tan cruel coníigo, 
Qiie fe fíe á fus triílezas, 
Ni entregue una alma afligida 
A difcreciones tan nuevas? 

Que bufca floridos campos 
Qiiien ver puede una belleza? 
O nunca padezca en fombras 
Quien puede morir á eftr ellas! 

Aves , ayres , S¿c. 

Glofa. 

Sin que fe fepa por quien, 
Iviorir quiero , y quiero bien. 

P A rece que intento en vano 
Callar , Narcifa , pues no 
Puedo morir nunca yo 
De otra muerte, ni otra mano: 
X^eligro tan foberano. 
Aunque el publica fu extremo. 
Mas de la embidia lo temo 
De quantos morir me vén. 
Sin que fe fepa por quien, 
yér que por vos muero yo. 
Que otro bien no quiero yá, 
Bien la voz lo callará, 



Pero el alborozo no: 
Lo que mi amor fe alegro 
Lo recata el alma mia. 
Que en efconder mi alegría,^ 
Qiiiero callarlo también, 
Sin que fe fepa por quien. 

Es lifonja muy vulgar 
El íilencio en el morir. 
Si vos no me aveis de oír. 
Que merezco yo en callar? 

Ocupe un perfedo amar 

Todos, mas ningún fentido. 
Que antes fe ha de ver temido. 
Que no formado el defdén, 
Sin que fe fepa por quien. 

Es común anciano error. 
Que el querer es agraviar, 
Siendo en un for^ofo amar 
Deuda , y no injuria el amor: 
Nunca pafla del temor. 
Que ha de eílar fiempre rendido 
En el refpeto cfcQud'do, 
Mas que en fu impofsible el bien; 
Morir quiero , y quiero bien. 

Yo callare mí pafsion, 
No quiero que la fepais, 
Qiie vos nina padezcáis 
Las culpas de mi razón: 
En mi eterna inclinación 
Mis penas qué ofenderán? 
Si callando ficmpre cRán, 
Que penando fiempre eñén, 
Sin que fe fepa por quien. 

Que yo os hable en mi morir 
No es platica entre los dos, 
Que arto calla para vos 
Lo que vos no haveis de oir, 
Mudo ferá mi fcntir. 
Que no importa en mis gemines 
Que á belleza íin oídos 
guexofas voces le den, 

Sin 



de Don Antonio de Mendoza^ 135; 

Sin que fe fepa por quien, Y en amantes , y hermofura 



Morir quiero , y quiero bien. 

141 Conde Duque , efiando Ju Ma- 
geftad en Aranjuez , y el Conde 
en Madrid, 



B 



DÉCIMA. 

Ueno el amor , y gentil- hombre 
Queda , y debe á fu virtud 
Lo buen Rey , y á fu falud 
Debe el quedar bueno el hombre; 
Tu de mas gloriofo nombre 
Doctor del govierno , y mano; 
Grande , entero , y foberana 
Seguridades pregona 
El pulfo de una Corona 
En el tiento de tu mano^ 

A mi Señora la Conde fa» 

DÉCIMA. 



M 



Uy bueno fu Mageílad, 
La Reyna en fu perfección 
Dexan en la adulación 
Todo el campo á la verdad: 
Aranjucz con foledad 
De una flor , ha- ieudo en et 
Tanta flor , y eíTe clavel 
Del Sol ficmpre inmortal viva,. 
Que á la fombra de una Oliva 
Del Sol paíTará el laurel, 

QUe en tonadTca que eftaba 
La picara en el portal^ 
""Fea centres letras menos, 
Pero b' lia con dos rrms! 
Bella , bellaca , y tra\ ieíTa 
Noaesdice el mas galán^ 



Pares tiene , mas no paz. 
Con todos juega la Dama 
De fu plazuela , nsas yi 
Ninguna la fopla , y ella 
Se ha foplado eeleftlaU 

LOA. 

SErenifsimo auditorio^ 
Que es trataros como a Tnfaiítej 
Gente honrada de Palacio, 
Que es trataros como a nadie. 

Ya que he venido a ferviros, 
Como empiezan los vulgares 
Authores, quando en fus Loas 
Dicen tantas necedades. 

Qmero.de mi compañía 
Hacer un lucido alarde. 
Aunque me hallara mejor 
Con un exercitoen Flandes'^ 

Traygoá Carlcte, un mancebo 
Bizarro , y Rndo eíludiantCy 
Qiie vendrá á hacer algún día 
Muy bien el papel de Marte. 

Viene Alcaricias , un mozo 
De buen gufto, y de buen calle^ 

Y que hace bien igualmente 
Los lindos , y lo& Triftanes, 

Alofa el buen Secretarlo^ 
Bonico reprefentante. 
Para hacer los Condes Fabu)?^ 
Que fon terceros galanes. 

A Matías gran cantor, 

Y que los molletes hace 
Hal^a con el cuerpo , íienífo 
Un relleno de donayre. 

La"\'aña , q,ue íi le mira 
Su muger reprefentarmCy 

Y de él queda enamorada, 
Eüa tendrá gallo iiofame.. 

1b2 



140 



obras 



Luz que tiene dos barrigas 
Por mexillas , y en íu carne 
Le Tacaremos del vino 
Por el raíko de la fangrc. 

Almandoza, que porfía, 

Si es meaelier , con Dios Padre, 
Aunque porque yo le riño, 
Poríia que ha de enmendarfe. 

ROMANCE. 

Que efcrivid a fu muger enferma^ 
ejiando aufente, 

DE las montañas de Cuenca 
Jucar baxaba fobervio 
Rico de peñafcos duros, 

Y mas de fufpiros tiernos. 
.Un auíénte los defpide, 

Y íi la caufa , y el dueño 
Pudiera oirbs , pmlíeran 
Dos veces llegar al Cielo. 

pobre de margen el Rio, 
Parece que va diciendo: 
Bien Tientes que mas Te eftrcchan 
Que los peñaTcos los tiempos. 

Si en un mar Tu centro buTcan 
Las claras ondas corriendo. 
Mejor bolará , quien tiene 
Eti mas buena mar Tu centro» 

Es Tu mal el que padece 

Claridiana , y ver podemos. 
Pues ay un auTente firme. 
Un Ángel hermoio enfermo. 

DichoTo el amor , que tiene 
La razón toda en si meTmo, 

Y quanto mas confiado 

Es mas fino, y mas diTcrcto. 
[Trifte de quien ama un bien 
Tan mentido , y tan incierto, 
gue cnm^s qaerido es engaño. 



Y eivmas Teguto es agéno." 
Feliz el que á Tu fineza ' 

Paga To'o ícntlmicntos, 

Y ocupa Tolo el Tentido 

Del cuydado,y no delmledou 

Efirivíllo, 

TOd6 corre , y Tolo eíli quedo; 
Quedito , y mas quedo 
Mi dolor , que Tufrirle no puedp^ 
Que es de la beldad mas pura 
La dolencia , y foledad. 
Que Ti es Clara la verdad. 
Es mas clara la hermoTura,; 

R O M A N C E. 

P Rimero que por el Sol 
Por ver á LiTcs el alva; 
DeTpertó las aves todas. 
Que con la noche callaban. 

LITonja fue de los ojos 
De la divina Zagala, 
Porque como Ton dos Soles, 
Truxo en ellos dos mañanas/ 

Con unos blancos corderos 
A Manzanares baxaba. 
De los montes de Caftilla, 
Las cumbres de Guadarrama. 

De MaripoTas de nieve 

Siempre las madexas ambas. 
Que para bolverTe eftrellas. 
Se eftán quemando las alas. 

EJIriüillo» 

Las fuentecillas ciadas 
Rompiendo los vidrios , y grillos de 

plata, 
Bien , hullea , corren , y íakan, 

Por- 



Obras 

Porque viendo fus ojos , de amor fe 
abrafan. 

ROMANCE. 

FUrías , y peñas la niña 
AXaramalasllevó, 
A feí* torillo de zelos 
La novillera de amor. 
De fu aldea la quería 
El mas Incido paftor, 
De si preciado, y del pueblo; 
Solo de fus ojos no. 
Vino al valle una Serrana, 
Aunque á Belila inferior. 
La competencia fe pone 
En batalla , y no en razón. 
El Signo hermofo en fus ojos, 
Que ayrofo eClá con fu albor. 
Por no herir en media Luna 
Se arniaba de todo el Sol. 
Ofendida toda es miedo. 
Amada todo es furor. 
Ella zelofa , y el fino, 
Defdíchados de los dos! 
Klña íí es dicha ofenderte, 
Qgé alegre íin. ellaeíloy! 
Y íi es dcfdicha adorarte. 
Eterna ía tengo yo. 

ROMANCE. 

PÁftores yo he vífto á Cinthía, 
Que por Dios no tiene paz. 
La ma^ hermofa del mundo, 
Y la quedo á d«ber mas. 
En la Villa , y en la /^Idea. 
Tuvo al Cielo por Tgualy 
Tuvo al Sol por competencia , 
. Tuvo alma ya por galán. 
pe ninguno mercada, ■ 



141 

Soberana a quantas ay. 
Sobre la razón mas alta, 
Defciíclla fu libertad. 
A los campos , que dan vida. 
Todos los fale á matar, 
Que en la coftumbre de hermofa^ 

Ni aun fieras perdona ya. 
No muere de querer bien, 

Que no ay tan ayrofo el mal. 

Que es lo peor de un fentir, 

aborrecer , y no amar. 
Partes gloriofas que íirven. 

Si es el alivio que dan. 

El que parezca muger. 

Lo que ha 6k fentir Deydad» 

EJlrivillo» ^ 

Alia va cazadora celeílial. 
Que íi bien fabs matar. 
No menos fabe morir. 
De padecer , y fufrir. 
Que aun no la calla el caUaí; 
Alia va , &c. 

ROMANCE. 

QUe bien fe quexaZelInda, 
Y que buea gufto que tieiiH 
"O que bien fe arr conformado 
Tanto fuego , y tanta nievel 
De ninguno merecida. 
Ella fola fe merece. 
Mucho á ^ que amar le qncda^ 
Aunque efte queriendo fiempre; 
Que bien empleada viveí 
Que bien por ella fe mucrel 
Bien lo calla,quien lo dice. 
Bien lo fufre, cp.iien lo íientc» 
Jíerniofifsiaia Zcliada> 

Xo 



1 4'2. Obras 

Lo que ^ Ivcs, lo qiic quieres. 
No íabe ningún vivir 
En la vida de quererte. 

Peníar amor que es amor, 
Donde no ay alina,que pene, 
Donde no ay vida que muera. 
Miente el amor, fi no miente. 

En no morir de tus ojos 

O qué aciertos que te pierdes! 
Que eftán a tu amor fiados 
Los créditos de una muerte. 



Efirivillo, 

Entre mi mal , y mi bien 
Aun no se qual es mayor, 
Si en tu perfección mi amor. 
Si en mi pena tu defden. 

ROMANCE. 

Qué feftivo el arroyuelo, 
Al prado baxa de un monto^ 
■" Prefurofo por las peñas, 
Detenido por las flores! 

Por lo ameno fe dilata. 
Por lo enrizado fe encoge. 
Que en el valle fon caricias. 
Los que en la cumbre fon robles. 

Celinda en lo hermofo , y dulce 
De tus bellas períeciones. 
Alma que dia mal vive. 
No pienfa morir entonces. 

Que bien fe detiene un alma 
Eii los floridos alvores 
De tu cara , en nobios ojos. 
La noche ignora la noche. 

Si por no fuírir femblantcs. 
Ni afpcreza , ni rigores 
Saben huir arroyuclos, 
^é fabr^u hacer los hombres? 



Efirivillo, 
Prefurofo arroyuelo. 
Que libre corres, 
Siga , figa tus paflbs, 
Quien los conoce; 
Que las duras peñas , y tus tiernas 
Que bien dicen peñas, (flores. 
Que bien amores! 
Oye no temas. 
Tu razón, no muera^ 
Como tu nombre. 

ROMANCE. 

POr vos niña , y la mas bella. 
Los fufpiros que fe dan 

No fe duden infinitos, 

Que fon mas , y aun quedan mas; 
A vueftro hermofo peligro 

Le debió la no tdad. 

Que muricfle de fciitir. 

El que ya murió de amar. 
Para morir, y qucxarmc 

Quiero yo la eternidad, 

Porque tenga en folo amaros 

Un exercicio inmortal. 
En íiempre amaros en vano 

Con perdición fiempre igual, 

Pues la razón no fe pierde, 

Pierdafe la voluntad. 
En el mas fino querer. 

Que amar es prlmio de amar. 

Dudólo ayer la lifonja, 

Y oy lo afirma la verdad. 
No ay mas premio que adoraros. 

No ay mas premio que amar mas,; 

A lo menos la efperan^a, 

No averigua íi lo ay. 
Efirivillo, 
Niña celeílial. 

Aun defcanfa vueftro defden. 
Que en lo impofsible de un bien,' 
Noíequexeclmal» 

R0-: 



de Don Antonia de Mendoza. 143 

En la mafcarilla negra 



ROMANCE. 

Pinceles dulces de plumas 
Floridos j tiernos , y alegres 
Que en el Abril de una mano 
Las flores pintáis mas verdes. 
Si alguna vez á milagros 
Se atrevieron los pinceles. 
Milagro de hermofa eo Life, 
Es bella coftumbrc íiempre. 
Aquella altiva hermofura, 
De codo á fu vilU aufente, 
Quanto en fus ojos fe halla. 
De la efperan^a fe pierde. 
Solo es la hermofura el alma,. 
Sin ella lo hermoío miente, 
J^orque á pocos dcfvelados. 
Deidad que dcfpierta duerme» 
Y en la bellifsima Liíi 

Tanto efpiritofc enciende. 
Que hafta el cuerpo ardiera cnt 
Sino fe apagara en nieve, (alma. 
Sus bellezas infinitas. 

De igualarfe , y merecerfe. 
Que dichofo el e^uien las vive. 
Si aun es dldía en quíé las muere, 

E/íniviUo, 

Vozes dan las aves, callen las fuetes. 

Duerman, duerman los ayres,y el Sol 
dcfpierte, 

No fe pinten los Mayos , ni las Au- 
roras, 

Que en fola la hermofura de L?íi 
hermofa. 

Pintareis có las flores las almas todas 
ROMANCE. 

E"' N los Abriles de Silia 
j Quedarou l^s flores todas 
Ocultas a mas Ircientes, 
Nubladas á mashcrmoíoa,. 



La blanca niña fe emboza, 
Porque una vez fepa el Sol 
Quedar mas lucido en fombras» 
Entre centellas de yelo 
Claveles blancos deshoja 
A la novedad florida. 
Que brillen Mayos las tocas. 
La jardinera del Sol 

£s en la beldad tan fola. 
Que fe fia la mas bella 
En la menor de fus glorias, 
Narcrfo de fus bellezas 

En las aguas que enamora. 
Ya cuerdas fus hermofuras 
Se qutíieron quedar folas. 
El rio que mira en ella 

El criftal,que no en fus ondas. 
Le paga en blancas embidias. 
Sí el Mayo en verdes lifon jas» 

Bftrivillo, 
Linda, y nueva labradora. 
Que tus flores hacen ahora. 
Tan florida, y hermofo alarde,; 
Como por la tarde 
Las nevo el Aurora, 

ROMANCE. 

HEridas en un rendido 
Nunca fueren de valiente, 
Y mas flaqueza deftubre 
Quien mata, que no quien mueren 
A fangre mil vezesfria 
Es íegunda vez aleve 
Rigor ,. que bufca mas vida 
Donde no cabe otra muerte. 
No es crueldad en la hermofura 
No querer a quien la quiere. 
Sino ei fer no mas que amarla 
La razón porque aborrece, 

Pícr- 



144 

Picrciafe U vida el alma, 
y tod/) llegue á perderfc 
Por ella , y Tolo fe logre 
, JLa razón con que fe pierde, 

Oy mi muerte , Ánfíifa ha-mofa, 
Sí es tu gufto la defees. 
Mírale en lifonjas mías, 
Primero que en tus defdenes. 



Eftrwillo, ^ 
Fuego en la nieve, 
y en bellciia q vive de matar fiépr e. 

R O M A N C E. 

ZElofa eñá Calatea, 
Ved que prodigio tan grande, 
Que un Sol al ainor (c rinda, 
y tenga zelos un Ángel. 
Rayos Júpiter fulmina, 
Q¿j,e perdonando lo fácil 
De los coronados montes 
Humilla las MageíUdes. 



Obras 

Padezca eclipfes la Luna, 
Baxo Plan:ti mudable, 

Y quien los rayos le prcfta, 
Zclos mas que íienta , caufe. 

Todo es menos que atreverfe 
A la gloríalos pefares, 

Y que otro donayrc inquiete 
A la Diofa del donayre. 

Quien cre^'era que a los Cielos, 
Los zelos aunque gigantes, 
Ofl'ados acometieran, 

Y vencieran formidables? 
Vcngauya fon de aquel Dios, 

Que caftíga á quien no fabe 
Qiie de quien vence impofsiblcs,] 
Es impofsible vengarfe. 

EjirivíHo» ^ 

Ay que llora la niña, 
Ay que llora de zelos, 
Pero bien hace, 
Porque fe abrafe el Fenbc 
De las Deydadcs. 



¿1 U fuerte que Phelipe IV. hizo en un toro en la fiefi^ Agonal Í^ 
O^uhrf de el ano de 1 6 3 1 . 

SONETO. 

EN denuedo alevofo , en Campo ablert«| 
Cedió folo a tu imperio foberano 

El bruto , que a fu Rey oíTó tyrano 

Quitar la Monarquía del defierto. 
Mas al aplaufo, que al dcftrozo muerto, 

La mifma brevedad le hallo temprano. 

Que en las glorias , Phelipe , de tu mano 

Nada menos admira , que el acierto. 
La Fiera al real eftrago agradecida 

Llfonja hizo el morir, y no violencia; 

Que antes llego la muerte , que la herida.; 
y al brazo , que ni el Orbe es reíiftencía, 

Feroz rindiendo la rebelde vida, 

JdUptte no padeció , fino obediencia» 

SITIO 



14? 





SITIO 

DE ARANJUEZ 



S Aranjuez recreación de los Reyes de Efpaña, 
íiete leguas de Madrid, fu Corte , fitio que aua 
á los mifmos ojos fe atreve en el la increduli- 
dad ; quanto mas viflo , mas admirado , y 
que en la pura fcncillcz natural antes defde- 
ñara el arte que le admitiera , íi Ja grandeza de fus dueños no 
huviera querido deberfe lo irapofsible de aventajarle , no 
folocon un iluflrc edihcio , que no faliendo de los tei minos 
de Cafa de cam[)0 , merece nombre de Palacio generofo, 
íi no con tanta cultura , en que es ordinaria la variedad , yá en 
lo florido de fus jardines , yá en lo gaUm de fus prados , que 
no deKan ninguna admiración en flores , aves , y plantas , á 
la eftraneza de las mas rem.otas Provincias , fiendo alli co- 
mún lo peregrino de todas : y ya en lo excelente de fusbof? 
ques , que poblados de todo genero de caza , y belleza , aq 
perdona ningún Real entretenimiento. 

Campos de Aranjuez» 

Tienen á fu cargo lo menos de fu hermofura , los dos mas 
celebrados rios de Cartilla , Xarama , que dilatado 
por fus campos empieza lo fértil de ellos , y por una vega apa- 
cible , coronada de mlcííes , y frutos , pone el primer refpcto 
á la Mageflradde fu dueño , defendido del mejor que dcldcf- 
velo de tantas guardas , que en tan eftendidos limites no 
bailara el cuydado de muchos , íi no los venerara el temor de 
todos , dando fegunda e ¡limación a fus riberas con la valen- 
tía de fus Toros , y cortes con el Tajo , paíía retirado , de- 
xaudóltí fuperior , y mas vezino lugar , y dcfpucs obediente le 

' k, • lleva 



1 4<5 Sitio de AranjueZy 

lleva el reconocimiento mas que la coftumbre á juntarfe con 
el , haciéndole mayor , no mas hermofo. 



E^ 



Jardín de la Isla, 

Ste fitlo ( que parecerá fíempre encarecimiento al oí Jo, 
y agravio á la vifta , foloocupado los dos mejores 
mefes , íirviendo los otros diez á la quexa de qiiantos mi- 
ran , que fe les quite parte del año ) contiene entre muchos 
milagros de amenidad , un jardín , que el Tajo le ci:";e en dos 
corrientes , ya fufpenfo , ya prefurofo , formándole isla , y 
firviendole de muro , en que los arboles fon una vez deley- 
tofas almenas , y otra floridas margenes. Entre los lazos de 
los artefones de yerva , de las galerías de flores , de la con- 
fufion de las calles , de la diveríidad de los quadros , de la 
herniofura de las fuentes , competidas en la copia ^ y h no- 
vedad , fe rcferva un belüfsimo cfpacio , que tiene el defem- 

f XL ^^^^^'° ^^ P^^^^ ' ^' "° ^^ ^'^^^^ ^^ háád^á de florefta. Efte elU 
^•^^ ' gió la Reyna nueílra feñora , para celebrar en el ( con la ma- 
yor magnificencia que vio ningún íiglo , aunque blaíone la 
oftentacion Romana } el dichofo cumplimiento de los años de 
el Rey nueftro fenor. El diez y fíete de fu bizarra edad , y el 
fegundo de fu fdicifsimo Reynado. 

Una de las mayores cofas de que fe compone la Ma- 
geftad de los Reyes de Efpaña , es de la grandeza de fu 
Palacio , en que aun es menos comparable con los otros 
Principes del mundo , que en tener tantos Reynos deba- 
xo de fu Imperio ; y lo mas de la eftimacion confíílc en 
el lufíre de fus Damas , que íiendo hijas de grandes Seño- 
, res , y Cavalkros , la veneración de todos les da nueva au- 
thorldad , guardada de ellas de tal fuerte , que en qualquiera 
parte hallan refpcto , y aplaufo , que no ha meneñer 11a- 
marfefieAa, para que lo fea íiempre que fe permiten ver, 
y en efta ocaíion por celebrar los años del Rey , y acompa- 
ñar a la Rcyna , hicieron mayor demoliracion de fu gala, 
y bazarria, 

Eftas reprefentaciones , que no admiten el nombre vul- 
gar de Comedia, y fe leda de invención , la decencia de 
Palacio ( defprecio mas que imitación de los eípedaculoS 
antiguos, de qi-ie aun oy Italia prefume tanto ele gentil) 
merecía mas atinada pluma ; y ¿ buicar la que diguiímente 

pu- 



de Don Antonh de Mendoza, 1 47 

pudiera efcrivirlo , quedara en filencio , pues b mas cui-r 
dadof^. fe debiera parce de mi defccnfían^a. A geno gufto 
( y no de mi prefuncion } me empeña en ella noticia, fino 
ingeniofa , verdadera , que me halle prefente , y entonces 
lo admire , y ahora lo efcrivo con el rczelo de fu ofenfa j pe- 
ro nada podrá lucirla como la puntualidad. 

Muchas circunftancias me ponen recato , y dos llegan 
á fer miedo ; la mengua de términos , con que referir las 
galas , que eílá la diferencia folo en las colores , y redu- 
ciendofe todas a oro , y plata en los trages , viene á fer ri* 
co lo que la relación quifiera vario : y \X necefsidad de ea-j- 
carecimientos, que referidas las períbnas fin el atavio de las 
exornaciones, llega a faltar- decoro en las palabras; de en- 
trambos peligros ferá for^ofo hacer una difeulpa , y empezar 
Ja obediencia. 

Dividiofe Palacio en dos quadrillas , para hacer dif- 
tlntas las fieftas; de la primera fe nombró dueño láRey- 
na , que con la grandeza de ella la hizo digna de si : y de U 
fegunda fue autora la Señora Doña Leonor Pimentél , Da- 
ma de aventajado entendimiento , y que con él folo pudo 
prometerfe la compete aci*t,fi fuera pofsible. 

Fabrica del aparato, 

A Fabricar el aparato de la Im^íhclon de fn Mageñad, 
vino a Aranjuez el Capitán Julio CefarFontaní, In- 
geniero Mayor , y Superintendente de las Fortificaciones del 
Rcyno de Ñapóles , hijo de aquel tan celebrado Arqui- 
te<5to , por las fabricas de Sixto V. y comparable artífice 
con fu Padre. Levantófe unrheatro de ciento y q'iiuce pies 
de largo , y fetenta y ocho de ancho , y ficte arcos por ca- 
da parte , con pilaftras , cornijas , y chapiteles de orden 
Dórico , y en lo eminente de ellos unas galerias de valuaí- 
tres de oro , plata , y azul , que las ceñían en torno , y fuf- 
tentaban feíenta blandones con achas blancas , y luces iií- 
namerables , con unos "íerminos de relieve de diez pies de 
alto , en que fe afirmaba un toldo , imitado de la fcrcni- 
dad de la noche, multitud de eftrellas entre foiiiFras claras, 
y en el tablado dos figuras de gran proporción , la de Mer- 
curio , y Marte , que fervian de Gigantes fintafiicos , y de Adortf 
correípondencia á la fachada , y en las cornijas de los corre- del teatro» 

k z dores 



148 Sitio de AranjueZf 

dores muchas eftatuasde bronce, y pendientes de los arcos 
unas Esferas cri^.alinas , que hacían quatro luces , y al redor 
tablados para los Cavalleros , y el pueblo , y una baila hcrmo- 
íífsima , que detenia el paíío ala gente , y en medio un trono 
donde eftaban las filias del R ey, y de los Señores Infantes Don 
Carlos , y Don Fernando fus hermanos , y abaxo tarimas , y 
eftrados para las Señoras , y Damas : formábale una monta- 
ña de cinqncnta pies de latitud , y ochenta de circunferencia, 
que fe dividía en dos ; y con fer maquina tan grande , la movía 
un folo hombre con mucha facilidad ; cubría el ap;.rato , y era 
de la miCma orden Dórica , y fe fubia por muchas gradas á un 
nicho efpaciofo , poblado de muchas fieras : lo que ocultaba 
€fl:e monte , fe defcubrirá , quando fe vaya haciendo relación 
de las apariencias , en el lugar en que firvicron en U fábula. 

Era el fugero la gloria de Niquea , conocida en los libros 
de Amadis : efcriviole con atención a la foberania de Palacio, 
por faber la corta licencia , que fe les concede en él á los ver- 
íbs , y el atino con que fe han de efcrivir , en que fe vén po- 
co pradicos los que íe han criado lexos de la feveridad de fu 
cfcuela. 

Eftaba feñalada la fíefta para el día de San Phellpe , y la 
ocupación de tanta fabrica la dilato hafta el primero de Pafqua 
de Efpirítu Santo , que eftuvo ya en perfección todo. Al fin 
del día fe encendieron las luces , con que quedo dudofa la no- 
che ; tomaron fus pueftoslosquc tuvieron perm.ifsion de ver- 
la , que fué limitada : porque á dar licencia general , fuera 
mucho el embarazo con la gente que acudía de Madrid ; y la 
que caminaba con fus Mageftades , y Altezas era bailante , pa- 
ra que no le faltaífe grande auditorio ( quando fe bufcára ) y á 
los que vinieron , no fe les negó lugar , por no hacer culpa de 
tan jufta ambición , y defeo , en querer ver iieílas prevenidas 
de tan gran Reyna , y al nombre de Rey tan cfclarecido , y 
fuyo. Cumplido ya el termino de los lutos de fu gran Padre, 
en que obfervo la niLMnoria de fu muerte : de manera , que haf- 
ta paitar el año , aun el ultimo día pareció el primero de fu fen- 
timienro : ocuparon los dos eftrados ias Señoras , y Damas, 
c(uc fe hallaron en Araojuez , el uno la Condefa de Olíva- 
la Af.ír- res , y Doña Francifca Clarut , muger de Don Baithafar de 
^i-efa^de Zuñíga , la Marqucfa de Caftel-Rodrigo , y Doña Mar- 
Aiémicei. ^^\^2i ¿^ Meló fu hija , y la Condefa de Baraxas : y el 
otro > las ¿>cáoras Doña Juaoa de Aragón , Doña Leonor 



de Don Antonio de Mendoza. 1 4p 

Pinientcl, Doña Ana Bazán , Doña María Laude , Guarda 
mayor de las Damas , la feñora Doña Margarita de Tabora^ 
y k Condefa de Caftro , Dueñas de honor. 

Principio de ¡afiejla. 

Hizo ftñal la mufica de trompetas , y chirimías , que fa- 
llan cl Rey , y los Infantes al fitlal de íus afsienros, 
y luego falieron al tablado muchos violones , y el Maeílro 
de danzar con ellos , y dando lagar los Meneílriles a los Inf-' 
trumentos , fe abrieron dos puertas , y fe empezó una ga- 
llarda mafcara. Salieron danzando en la primera pareja, la j\farcard 
feñora Doña Sofía , y la feñora Doña Luifa de Benavldes, 
con vaqueros de tela de plata de lama azul , con pliegues 
quajados de paflamanos de plata , y dos pares de braones, 
y vafquiñas de la mlfma tela , ocupando todo el campo los 
propios piíTiininos , mangas de teladephta facados bo- 
cados de velo de plata , mantos de tela pendientes de los om- 
bros , y de tres roías de diamantes , y muchas joyas , y 
flores en los tocados , rematando en penachos de montes de 
plumas de anchas colores , mafcaras negras , y aehas blan- 
cas. 

Las feñoras Doña María Coutíño , y Doña Catalina de 
VelaÍGO con el niiíliiotrage, látela de plata naranjada, y 
las demás quadriilas loproprio, diferenciandofe no mas que 
en las colores. 

Las feñoras Doña Ana de Sañde , y Doña Margarita Za- 
pata , tela de plata verde. 

Las feñoras Doña Leonor de Guzmán , y Doña Ana Ma- 
ría de Guevara de tela de plata encarnada. 

Las feñoras Doña María de Tabora , y Doña Conftan^a 
de Ribera, teJa de plata blanca. "• 

Las feñoras Doña Luifa Carrillo , y Doña Ana María de 
Acuña, teladepls^a negra , y blanca. * 

Las entradas bizarrifslmas, los lazos de la m afeara con ay- 
rofa novedad. Danzáronla con admiración de todos , y aun- 
que eftas feñoras eran de vando diferente , dieron lucidifsl- 
mo principio á la fiefta , acabaron la maícara , y en cl mifmo 
trage , y acompañadas de los Mayordomos , y Guardas dc 
pamas , y Dueñas , baxaron á fcntarfe á fu eftrado. 



i'50' Sitio de Aranjuez^y 

, Carro del corriente del Tajo, 

^Egundavez la muíica de los Mlnlüriks dio feñas de otra 
^^ novedad , y por un arco grande entro un carro de 
eriftal coronado de luces , y variedad de yervas , y en el mu- 
chas Ninfas , Náyades , y Napeas , veftldas á la imitación de 
los campos , y en un trono fentuda la corriente del Tajo , que 
la repreíentaba lafeñora Doña Margarita de Tabora , meni- 
na de la Reyna , y el trage era efie , una tunicela de tela azul 
de lama , y manto de lamifma tela ondeado , y cintas de 
plata, blancos, y bordados unos vichos de plata, y las man- 
gas de tela azul acuchilladas , y Tacados bocados de tela de 
plata blanca , y penacho de plumas blancas , y azules , y el 
manto derribado de los ombros , y detenido con tres roías 
de diamantes, y una guirnalda de flores en la cabeza , baxo 
del carro , y fubió al tablado acompañada de las Ninfas , y 
de parte de fus riberas dio la bien venida al Rey, agrade- 
ciéndole el averias favorecido con fu prefencia. 
Carro del AbriL 
lOlvio lamuíica, y por otro arco de enfrente apareció 



B 



en un carro el mes de Abril , conducido de el Signo 
ác Tauro , con todas las flores , que le hacen Primavera , y 
coa quantas luzes le pudieran hacer Aurora , y en lo mas 
cnaincnte reprefentandole , y luciéndole la feñora Doña Fran- 
cifca de Tabora , menina de la Infanta , con una tunicela , y 
manto de tela de plata de lama encarnada , fcmbrado de ro- 
ías de manos de diferentes colores , y mangas quajadas de ro- 
ías , y velo de plata : un tocado de rofas , penacho de Esfera 
de plumas , corronado de flores , y el manto prefo en los om- 
bros con tres roías de diamantes j camino con el carro hafla 
clmifmoc theatro , y ya en el defpues de haver íaludado á la 
corriente , con modefio deíeníadorepreíento unas odavas 
de mucha gala , y bizarría , y dichas con mayor , dando al- 
ma nueva á losveríos , ya fegunda vez excelentes „ y fia 
miedo de adulación , debidas alabanzas al Rey , y a fus her- 
manos , retiraroníe el Abril , y el Tajo , acompañados de fus 
Klnfás» 

. Bu elo del Águila,. - ' 

PAfsó la edad enuna Águila de oro „ que la repreíentaba 
la íeñora Doña Antonia de Acuña , y en vaticinio de 
elegantes verfos acordaba á fu Mag^eftad las gloriofas hazañas 

de 



de Don Antonio de Mendoza. 151 ■ 

de fus mayores , y veftia fu alentado efpiritu de memorias^ 
y defeos de fu imitación , animándole á feguir aquellos ge- 
rofos paíTos , aventajados ya de fus iluñres principios. Pro- 
poníale , que pues refpetaban fus vandcras el África , la Eu- 
ropa , y la America , las tcmlcífe el Afia , tantas edades ea 
ella defconocidas las armas Carbólicas , animadas ya con la 
cfperan^a de fu nombre , agradcciale fu temprano valor , y 
el crédito grande de fus años , aviendo reynado en uno fo- 
lo muchos figlos , férvido de dos miniílros tan zelofos 
de fu gloria , y del refplandor de fus acciones , de cuyas 
virtudes, y aciertos , lamas dilatada relación podria tener 
algo de aíe£to , y amor ; pero nada de lifonja , ni duda. No 
quedo agraviado en la rcprefentacion lo cuydadofode las ef- 
tancias , ni efcrupiilo á los pocos años de la fenora Doña An- 
tonia, de haver reprcfentado la edad : fubio el Águila fobre 
toda la fabrica del teatro , con tan difsimulado artificio , que 
fe logró el buelo , y no fe percibió el modo. Ya defapare- 
cida en lo mas alto de la fabrica, al inftante fe abrienronlos 
troncos de tres arboles , y aparecieron tres Ninfas cantan- Mujicáie 
do ; eran la feñora Doña María de Aragón , Dama de la ^-^^ N'mfas 
Keyna , y Doña Mariana de Hos , y Doñalfabél de Sala- '«^«í"**"» 
zar de fu Camera ; el artificio de la apariencia , y lo dulce ^^^* 
de las vozcs pudiera fer adorno , y crédito de otra íieíla 
Real , acabaron la letra con notable fufpeníion de todos , cer- 
r.^ronfe los arboles , y entró por una felva la feñora Doña 
María de Guzmán , hija del Conde de Olivares , fu veni- 
do , manteo de dam afeo de oro verde , guarnecido de oro, 
y plata , y lentejuelas , vaquero de terciopelo del mlfmo co- 
lor , largueado de paíTamanos de oro , montera verde , con 
plumage verde atravefado , y un arco , y carcax bordado de 
oro , y plata pendiente del ombro izquierdo , falió á decir 
el prologo , que el vulgo U.ima Loa ( que ella la reprefeti- 
tó , y todos fe la dieron ) tal fué el efpiritu , la compoftu- Loín 
ra , y donayre con que la dixo. Proponía el aíltuiipto , no 
pedia la vulgaridad del filencio ; pero si la atención , que le 
ofrecieron juftamente , dióle las gracias la armonía de toda 
la miifica , y la voz de todo el auditorio , y en fu aplaufo po- 
do entrar confiado lo demás de la Comedia , cuyo conteílo fue 
«en efta manera» 



K. 4 Co* 



1 5 %. Fiejlas de Aranjuez^ 

Comedia» 

^N la primera fallda entraron Darlnel Efcudero de Am á- 
idis , que daba noticia á Danteo Paftordel Tajo , de 
lo que obligaba á fu dueño á pifar aquellos campos , refe- 
ríale fus hazañas , fus aventuras , y la que le ofrecía el en- 
canto de Niquea , oprimida de las artes de Anaftarax abor- 
Kcido amante de fu hermoftira , para que le guardo el Má- 
gico Alquife futioi informabafe de aquellas riberas , áquiea 
el Zagal rcfpondia cortefmente , y pagaba fu relación cow 
darfela de las prevenciones de ellas en ocaíion tan alta , co- 
mo celebrar los años de fu Rey, Reprcfentaba el Efcude- 
ro Doña María de Guevara de la Camera de la Reyna , con 
bizarro veflido , efpada ceñida , fombrero acompañado de 
muchas plumas , y rofas de diamantes » y el Paftor Doña 
Bernarda de Vilbao , de la Camera de la infanta , con va- 
quero , y faldíllin verjde , y plata , gorrilla fembrada de per- 
las , cayado de plata , y zurrón de tela , fin ceder la repre- 
fentaclon , y gala de tas dos á la mayor competencia , oíaa 
cantar ua coro de vozes íirenas* 

Sirenas e feúcha el Tajo Que con de/precios de ria 

En fu esfera de crijtal^ Tiene arrMcianes de mar* 

Sale AmadíSo, 

SOnaba un clarín , y íTgukndo fus ecos , fe entraban per 
los arboles , y faJia luego confufo del eftruendo de 
ía trompeta el Cavalkro de la ardiente eípada , reprcfen- 
tabalela feñora Doiía llabélde Aragón- , juntando el brio 
¿e Amadis , y la hermofura de Niquea , el trage , manteo- 
Ác tela d¿ plata encarnado , y negro con bordaduras de lo- 
miímo , y tonelete con la propria guarnición y armada de 
unas, armas lucientes nieladas de plata y y oro, y el mor- 
ilon coronado de una montaña de plumas , manto de tela, 
blanco pendiente de ios ombros , y efpada ceñida. , aconv 
pañabale im Enano y que traía el efaido encantado. Era 
Don Miguel Soplillo » qu« fuccdió en. la admiración de k> 
pequeño á Bonami ,,. veíUdo en trage antiguo , negro, j 
f>lat3«. 

Hallsfe- 



de Don Antonio de Mendoza. 155 

Hallaba Amadis varias Infcnpdones por los arboles, 
que le ponían confufion , y faiteado del fueño , pedia tre- 
guas á la fatiga del camino , y fu efpirita quexofo de la 
flaca refiftencia del cuerpo, aun defvelado fe agraviavadc 
imaginarfe dormido , y como el mas amante fe queda en 
hombre , y no puede negarfe humano : vencido fe recli- 
naba al pie de un peñafco , y falia la noche , que la re- 
prcílntaba una Portuguefa negra , cxcelentifsima cantora, ' 
criada de la Reyna , veftida con faya entera de tafetán ne- 
gro , fembrada de eñrellas de plata , y manto derribado 
de los ombros , qiiajado de las mifmas eñrellas , movia 
con perezofa fufp(.níion los paíTos , el fiknclo , la quietud, 
el color , el trage retrataba verdaderamente lo f enebrof© de 
la noche , y lo dulce de la voz , la armonía del Alva , y 
con lifongera fiiavidadperfuaí.iiaociaá los fentidosde Ama- 
dls , ya bien hallados en el defcanfo ; dexaba de cantar, 
y oiafc admirablemente imitado lo fcíli\'0 , y armoniofa 
de las aves al nacer el Sol , y baxaba en una mibe refplan- 
deciente la Aurora , que la reprefentaba la feñora Doña 
María de Aragón , veftida con vafquitia , y vaquero ck 
velo de plata blanco- , forrada en encarnado, y quaxadode 
perlas , y un manta de velo de plata fembrado delks , y can- 
tando admirabkmente , acufabaen Amadis la humanidad 
del fueño , y de que folo en el fe juntaííen amorofos cuida- 
dos, y ojos dormidos j acordábale , que tenia vezina la glo- 
ria , y cerca el peligro , y que deíacreditaba fus fciTtimiea- 
tos , y \ idorias : porfiaba la noche en fufpenderle en fu le- 
targo , procuraba la Aurora bolverle a fu acuerdo , confef- 
favaíé vencida la noche , y huia , y vidoriofa la Aurora 
defpertaba Amadís , y en la mifma nube , y con la pro- jDtfpkrm 
pria niufica fe bolvia al Cielo, Partía Amadis en buíca jmadLu 
de la felva encantada , y al llegar a la peña , oía dlver- 
fas vozes , que en las galerías altas del aparato fe di' idian- 
en quatro coros , unos en frente de otros , que fe forma- 
ban de la Capilla Real con varios inílrumtnros , KnoS' de 
guitarras , otros de flautas ,. y baxonci'!los , otro de tior- 
bas , y otro de violones ,y laúdes : cantábale un; cor» ,. f 
propouiaie peligros , otro le infundía esfuerYOS ^ ya le 
dcfanimaba eftc , ya k alentaba, aquel ,. y el Cavalicro in- 
determinable atendía tal vez al aíícnibro de el eneantOy 
tal a íu valor miímo ,, y en batalla de cftas dudas falia 



La Aof^f- 



tes. 



1 54 Sitio de AranjueZy 

vencedor de ellas , reprefentado de la í'cñora Do.'ji Ifabel con 
tan entendido afc<5to , que no folo dexo vencida la reprcfen- 
tacíon , fino acreditada con fu perfona ; y deínudando la ef- 
pada , y embrazando el efcudo , embeftla con la peña con 
tan generoío denuedo , que fue quanto fin falir de com- 
poftura pudo imitar la bizarría de una Dama ; abrlafe la pe- 
Deícubre- "^ ' ^ aparecía un Palacio de hermofa fabrica , y en la por- 
fe iodo el ^^^^ quatro colunas de treinta pies de alto , que al inftantc 
teairo. que toco á las puertas Amadis , fe hundían hafta el centro tan 
velozmente , que no podía feguirlas la vifta ; moftrabaníc 
Jpant n- quatro Gigantes armados de petos , y morriones , que fe ofcn- 
c'ia de las ¿¡3^ j^ ]^ temeridad del Cavallero , y con íola la amenaza 
colunasy y pvefumlan quedar vencedores , y Amadis cumpliendo con el 
^c; ig a- fiQn:]bre de fu efpada , á los primeros movimientos della , y 
moílrandoles el efcudo , los ponía en cobarde fuga , como 
lo mandan los libros ; reprefentabanlos Doña Leonor de 
Quiros , Doña Lucia Ortiz, Doña Catalina de Zarate, y 
Doña Inés de Zomoza , fin cumplir con la ley de Gigantes 
en fer canfados , que á todos parecieron apacibles : fallan 
muchas Ninfas con flores , á ponerle una guirnalda en la ca-» 
beza , y con fingidos alhagos querían facarle del caftillo : co- 
nociendo fu faltedad , les mofiraba el eícudo , huían , y fa«< 
Tiendo en fu lugar Leones , en que fe transformaron con tin 
natural ferocidad , que l:i verdadera no puíiera mas horror; 
y en •. iendo el efcudo defaparecieron. Subía por las gradas 
hafta detenerle eíle letrero. 

Efia myfieriofa puerta. 
Que el Cielo tiene cerrada^ 
Solo la merece abierta 
Del mundo la fe mas cierta, 
X la mas famofa efpada* 

Haviendole leído , paífaba ya vltorlofo por el teatro , y 
plaza de armas , acudía á las puertas , que al punto fe dí\ idie- 
ron , y(juntandofe toda la variedad de la mufica) fe d^f- 
cubrió la hermoía apariencia de la gloríla de Niquea , que fe 
zífraba en una bellífsiina esfera de crlftal , y oro , que los 
techos, y paredes, antes parcelan un diamante, que mu- 
chos , haciendo verdadera la cafa del Sol , que finge Ovidio, 
. y en perfpedíva un trono alto en que eftaba fentada la Rey- 

na, 



de Don Antonio de Mendoza. 155 

na , que era la DIofa de la hermofura , á quien Amadls pe- 
día licencia, para defencantar a Niquea , que la tepreíenta- 
ba la fcñora Infanta , fentada en la grada fuperior , y en las 
inferiores acompañando a fuMagefíad , y Alteza las feño- 
ras Doña Ana Maria Manrique , la feñora Doña Maria de 
Cárdenas , la fenora Doña Antonia de Acuña , la feñora Do- 
ña Margarita de Tabora , la feñora Doña juana de Borja^ 
la feñora Doña Ifabel de Vciafco , y Doña Ifabél de Sala- 
zar , y Doña Juana Pacheco , Doña Maria deHos,yotras 
criadas de fu Camera , que rcpreíentaban algunas Ninfas, 
y al pie del trono eílaba de rodillas Anuftarax , que le hacia 
la feñora Doña Antonia de Mendoza , y los trages eran 
cftos. 

Los Trages» 

EL de la Rcyna , vafquiña , y faya corta de tela de lama 
con paíTamanos de ojuela , con tres pares de faldo- 
nes , que el ultímo llegaba á la alforja con gíreles , y fem- 
brados unos rótulos de diamantes, y aderezadas con ellos 
la cuera , y mangas Francefas abiertas , y tomadas con ala- 
mares de diamantes , y un tocado de hojuela de plata , y ar- 
gentería con variedad de plumas , j un manto de tela de 
plata de lama Ufa, con tres riquifsimas joyas de diamantes, 
que le aííeguraban en el ombro derribado ayrofamente por 
la efpalda , y al aiello el diamante rico , y la perla pere- 
grina. 

El de la Infanta , ana faya de tela de plata de lama en- 
carnada , con gíreles guarnecidos de paífamanos de plata,. 
Y feda negra con manga de punta , y el manto de la mifma 
tela , y tres joyas de diamantes en el , y atravefada una van - 
da de díamaiues, y el tocado de argentería , y roías* 

El de la feñora Doña Ana Maria Manrique , vafquiña 
de rafo naranjado , bordado ác hojuela , y lantejuelas dé 
plata el campo , y guarniciones , vaquero de tatetan nararr- 
jado , facados bocados en velo de plata con qiiatro pares de 
gíreles naranjados , y blancos , todo fobrepueüo de flores de 
mano, niangasdeniccade telade plata blanca con lasmif- 
fnas fiorcs de mano , manto de plata de pcío fernbrado de 
flores , pendiente de rofas de diamantes , y el tocado de dia- 
mantes, y perlas , y penacho de plumasblancas* 

El. deU feñora Doña Maria. de Cardeius,; vafquiña, y 



\ 

El ele U 
Keyníi 

Señora^ 



El deis 
feñora Irr^ 
fanta^ 



1^6 F tejías de Aranjuez^ 

vaquero de tela de lama naranjada qiujddo de plata , manto 
de velo de plata , y tres roüís de diamantes , plumage encar- 
nado , y blanco. 

El de la feñora Dona Antonia de Aicuna , manteo de pla- 
ta encarnado , guarnecido de plata , y vaquero de terciope- 
lo negro largueado de pafl'amanosde plata , y manteo de ve- 
lo de plata con roías de diamantes , y plumas encarnadas, 
y blancas , y todas las llevaban en el tocado conforme á lo$ 
colores de vafquiñas , y vaqueros. 

El de la feñora Doña Margarita de Tabora , manteo , y 
vaquero de tela de plata encarnada , manto de velo de plata 
blanco , detenido en tres rofas de diamantes , plumage cn-< 
carnado , y blanco. 

El de la feñora Doña Juana de Borja , vafquiña , y \a- 
qacro de tela de lama naranjada con pliegues , guarnecido 
de plata , manto de vek)de plata con roías de diamantes , y 
plumas naranjadas , y blancas. 

El de la feñora Doña Ifabel de Vclafco , vafquiña de tela 
encarnada, va-quero de terciopelo negro con pafñimanos de 
plata, manto de velo de plata con rofas de diamantes. 

El de la feñora Doña Antonia de Mendoza , manteo de 
plata encarnado , vaquero de terciopelo negro largueado de 
paíTamanos de plata , el habito Moro , un turbante de velillo 
íobrc bonete de terciopelo negro , fembrado de joyas , y ro- 
ías de dianiaíítes, y plumas encarnadas , blancas , y negras, 
y tahalí bordado de plata , y un aifange pendiente , y albor-, 
noz Africano de velo de pefo de plata. 

Prcjigue ¡a Fábula, 

L tlegar Amadís á la apariencia , en que fe moÜrabá 
desliecho el defei'.Canto , queria Anaftarax defender- 
le , y con gemidos fe querctlaba de la violencia de los hados, 
y del Cielo , que tuvieite dado á morral hombre valor tan 
grande , que acabaííe aquella aventura , condenábale Aniadis 
á la pena de fus zelos , y facaba á Niquea del Palacio encan- 
tado , y como las figur.is defta reprefentacion excedían á la 
grandeza délo ngurado , no atendían los verfos á lo prome- 
tido de la hlíloria , fino alrefpcto de los pcrfonages , y Ama- 
dís en cortefes rendimientos intentaba , que agradccicfíe Ni- 
guea masfuscuydados , que fus hazañas , y ella fupcrior á 

to- 



de Don Antonio de Mendoza. i jy 

todos los fentiniicntos , aun no les concedía por premio el 
oCiar tenerlos , llevando las ueíconfían^íis i tanta defefpera- 
cion, q.-icfo'oen el íilencio lesdexaba feguridad ; ylasNln- 
ftis , viendo !a fineza de Amadls , le decían , que la Deydad 
de la hermofnra le recibía en fu protección , y el mas ( pre- 
ciado de ícr buen amante » que diclinío ) agradecía a Niquea 
fus disfavores , y á la Diofa fus oiedades, Eftaban efcritas cf- 
tas coplas con tan advertido rcfpeto , que merecieron fer re- 
feridas de fu Alteza, yá fu reprefentadon ( acompañada de 
apacible Mageftad ) la hizo , no folo decente , pero digna de 
pcrfona tan Real , que las acciones publicas necefsitan de tan- 
ta perfecion , que aun las que no fe pudieron aprehender , fe 
deben hacer lucidamente , y efta excedió á rodas en la gracia, 
lo que fu dueño en la fortuna. Acabó aqui la primera fcena: 
tocaron los inñrumentos apercibidos fiempre en los Interme- 
dios, y la fegunda empezó afsl. 

Segunda Scena» 

SAlió una Ninfa cantando un foneto , ofreciendo la fíef- 
ta al Rey , y luego el Efcudero , y el Paftor admirados 
de lo que havian vifto , oyen ruido de cadenas , y lamentos 
triftcs , en que Anaftarax fequexaba defde el Infierno de 
Amor,y penfandoque era nuevo encanto , no fe atrevían á 
irfe , ni a quedarfe : falieron , apartando los arboles la feñora 
Doña Maria de Aragón , y la feñora Doña Francifca de Ta- 
bora , en trage diferente que el primero , el de. la feñora Doña 
María , que reprefentaba á la i^íinfa Albida , manteo , y vaque- 
ro de tela de plata verde de primavera , quaxado de paila- 
manos de plata , manto de velo de plata con rofas de diaman- 
tes , penacho de plumas blancas , y verdes ; el de la feñora D, 
Francifca, que reprefentaba á Lurcano, manteo de tela de plata 
-de primavera encarnado , con bordadurade plata, y oro 
guarnición , y campo, y vaquero de terciopelo negro ViCo 
largueado de paífamanos de plata , efpada , v fombrero ay- 
rofo, buelra á la copa la falda , con pluma de diamantes, y plu- 
mage negro. 

Ya advertí al principio , que cfto que eftrañára el Pueblo 
por Comedia , y fe llama en Palacio invención , no fe mide 
a los preceptos comunes de las farfas , que es una fábula uni- 
da , eíU íc fabrica de vaiiedad deíkuda , en que U villa lle- 
va 



1 5 8 Fie /las de Aran juez, 

va mejor parte qiieel oído , y la orientación confiíle mas en 
. lo que fe ve , que en lo que fe oye. Pintaba Lurcano el fitio 
( en ricos , y no vulgares verfos ) y Albida defcrivia íl-s jardi- 
nes en la hermofa citación del Mayo , y Lurcano amante fu- 
yo , le comunicaba penfamientos amorofos cfcondidos en re- 
catos, y temores, y Albida por no favorecerlos con dudarlos,m 
obligarfe con creerlos , refpondia con la poca atención que le 
cofiaban los cuydados ágenos , viviendo aun fin noticia de los 
fuyos. En efte coloquio moílro el autor ( no menos que en el 
de Niquea , y Amadis ) el decoro con que fe han de efcrivír 
los verfos para las Damas , los que oyen atinados , los que 
dic^n feveros , donde quanto no es defconfian^a , es oíTadia, 
todo finezas , y nada amores. Fue de lo ii^as excelente ( y íi 
pudofer)lo reprefcntado pafso deloefcrltOi Bolvia Anaf- 
tarax á quexarfe , maldiciendo al Cavallero de la ardiente ef- 
pada, con tan vivo afedo , con tan tierna voíz., con tan laf- 
timofo gemido , que dexo lucida fu pena , y la feñora Doña 
Antonia de Mendoza tanto la repreíentaclon , y los verfos, 
íjue nada tuvo mas aplaufo , ni fe celebró mas dignamente. 
Preguntaba Albida á Darinél la caufa de aquellas vozes , que 
él también las ignoraba , profeguian los lamentos de Anafta- 
rax , y compafsiva Albida defeaba librarle , oia una voz , que 
cantando animaba fu piedad , leia un letrero , que también 
la alentaba , íeguia los ecos de las quexas , y diciendole a Lur- 
cano , que fe defpicaífe con amar otra hermofura ( tratándole 
comoá hombre) olíaba emprender lo que parecía tan difí- 
cil. Lurcano procuraba detenerla , y no pudicndo , la fcguia, 
para hallar primero el peligro , y caminando , por vencer fu 
. velocidad , fe le oponia \m dragón volante , que entre las alas 
•,/^^l llevaba a Florisbella , la feñora Doña Ana María Manrique, 
dragón. Y admirado Lurcano de fu hermofura , y cumpliendo el pro- 
noíllco de Albida , íe enamoraba , procurando detener fu be- 
lleza á fuerza de fufpiros , y laftinias , le decía tiernos amo- 
res, bolaba el dragón , y la Ninfa defdeñofa , aunnoquifo 
dexarle , preíumidode que havia eícuchado fus finezas , que- 
daba Lurcano en dudas amorofas , ya fe imaginaba entre 
fueños » ya entre encantos , hallábale mas feñas de Deydad, 
que de Ninfa , parecíale mucho fu amor para la bre-.edad de 
la vifta , y poco para lo hírmofo del fugeto. Ninguna ga- 
lantería dtxó la pluma , que no pufiefic en los fentimicntos 
de eítás copias , y la feñora Doña irraacifca , reprefeatando- 

la$, 



eia 



Líi deArt" 



de Don Antonio de Mendoza, 1 5^ 

las , les dio mas efpiritii , y perfección que admite la poeíia, 
íiendo de lo mas admirado de la fieña. 

Un coro de miifica le decía , que no defconfiaííe , que 
preílo la bolveria á xer , pedia focorro al amor en tan dudo- 
fa emprefla , y fobcrana inclinación ; y en lo alto del teatro 
fe abria un balcón en que al fon de muchos infirumcntos fe 
moftraba la Ninfa i\retufa , que la rcprefentaba la feñora Do- 
ña María de Guzmán , aventajando efte fegundo trage al ^'^J^ 
primero , veftida de manteo encarnado , quaxado de lante- 
juelas , y bordaduras de hojuela de plata , y faya baxa a la 
Prancefa con pliegues de tela de plata encarnada , largueada 
de caracolillos de plata , y medias mangas de punta forradas 
en tela de plata blanca , y mufiquies , y manto de volante 
'encarnado , y plata , con rofas de diamantes , y penacho de 
plumas encarnadas , y blancas , traía un ramo- de laurel , y 
murta en la mano , diciendo , que venia de parte de la Diofa 
Venus á ferenar los trabajos de tantos amantes , decíale á 
Lurcano , que no defconfiaííe , pues ya Anaftarax falla del In- 
fierno; defcubriafe efta apariencia con grande armonía , y 
de entre las llamas , que fe formaban de varios rcfplandores, 
que no hacían horror , íino agrado , facaba Albida á Anaüa- 
rax , á quien Arctufa daba las gracias de fu valor , y Anafta- 
rax de fu remedio , y conformandofe los diferentes coros de 
mufica , fallan la Díofa de la hermofura , y Niquea , Airadis, 
y todas las Ninfas , y pedia perdón Anaftarax a Niquea de fu r^ii¿^' 
amor atrevido , y ella le perdonaba. La Díofa de la hermo- 
fura daba nombre á Amadis del mas fino , y mas valiente Ca- 
vallcro del mundo, amando fin interés , venciendo fin pre- 
mio : y Amadis con el de fer tan atinado amante , qucdr.ba 
fatisfech-.). Salía Florís bella , a quien Lurcano fe humillaba, 
y pedia por fatisfacioiíde fu amor , que no fueíTe injuria el te- 
nerle , por fer ei agravio mas cortes que fe hace á la belleza. 
Celebraba Aretufa ía piedad de unos , la fineza de otros , daba 
el parabién á Niquea del defencanto , y a la Díofa la gloria de 
la fíefta : mandaba que con mufica , y dantas celebraíle la li- 
bertad de la Princefa, y la hermofura de la Diofa, y con la ma- 
yor armonía de todos los inftrumentos fe entraban , acabando 
la rcprefrnracion; y en efta , que fue lalikima , llevo la íeñora 
Doña María de Guzmán la primera alabanza. 

Culjria de impro\ ifo la montaña tvodo el teatro, y bolviafc 
luego á abrk aquella maquina al ion de los ipftrumcntcs , y 

con 



falidj. 



I ^o Fiejlas de Aranjmz, 

con novedad no cfperada lo que fue monte , y edificio , vi- 
mos convertido en bellirsimos jardines con flores , y fuentes 
naturales , tan ingenioíair.cnte , y con tanta preücza transfor- 
madas, qíiecon ícr mucho el artificio , fe dio la admiración 
á la brevedad. Y para la apueCta de laReyna nueftt^a ftnora con 
la fer.ora Doña Leonor Pimentel, ( obíervando una coílumbrc 
antigua de Palacio , que fe llanca adivinación ,cn que fe pone 
una joya por guüo , y no por precio ) aparecían en lo eminente 
de un trono íu Mageflad , y la Infanta , las Damas , y Meni- 
nas fcntadasen las gradas, haciendo gcncrofa apariencia, y 
todas ceñian fu brazo derecho con un liílon carniefi iguales , y 
enlazados de forma , que no hacían diftincion. Era el precep- 
to , que juntándolos todos la feñora Doña Leonor , para ven- 
cer , acertalfe con el que pendía del brazo de la Reyna. 

Llegó la feñora Doña Leonor , y perdió folamcnte el po- 
der ganar , que para acabar de perder , era ley que la Reyna 
atinaíTe en fu fiefla con el liílon que ceñía fu mano , acompa- 
ñaron efta acción todos los inftrumentos , y cantores, que 
íiendo Efpaña naturaleza de las mas excelentes vozes del mun- 
do , de las mejores fe funda la Capilla Real , cine a fu Maeftro 
debe la muíica haver juntado en los tonos la deflreza , y el 
buen ayre de cantar , ajuftando lo crefpo del faciftol , a lo dul- 
ce de la guitarra , y á la eminencia de fu arte , la novedad de 
Palomares , la blandura de Juan Blas , y el efpiritu de Alvaro, 
y todo logrado en cfia ocafion, 

Diófe fin a la fícfla , daní;:ando el turdion la Reyna , h. In- 
fanta , y la feñora Doña Ana Maria Manrique , y con efpadas, 
y fombreros , las feñoras Doña ííabel de Aragón , y Doña An- 
tonia de Mendoza , y Doña Francifca de Tabora ; no le que- 
dó al buen ayre , ni a la gallardía otra cofa de experiencia , eii 
que acreditarfe mas , ni al auditorio que ofrecer á fu defco: 
fue lo efpcrado infinito , lo yillo mayor , las admiraciones , y 
alabaní^as pagaron una pequeña parte de lo que vieron , que á 
medirlo con ellas , aun los encarecimientos hicieran tibia rela- 
ción , y no le faltó ninguno , y dcxó de ferio el mas grande. 

Los floridos años del Kz'j , que fcan los que merece fu va- 
lor , y los que pide , y ha mcneiicr Eípaña , folo de tan gran 
demonftracion pudieran quedar baftantemente fcílcjados , y 
eq,,nin§,¡n tiempo con mayor ocafion de defempeñarfc el guf- 
to del defco de ver mas. 

Siempre ha fido admirable el lucimiento de Palacio , y 

nun- 



de Don Antonio de Mendoza. lóí 

RiitKa fe ha viftocon mayor que ahora : la Reyna , que Dios guar- 
de , de pocos anos , de mucha hcrmofura , acompañada de quan- 
tas excelentes partes forman una perfección Real :' y la feñora In- 
fanta de igual Mageflad , y belleza , y no menos digna de tan gran 
fortuna ; y las Damas , que en blzanla , beldad , y grandeía , folo 
fe dexan aventajar de las dos , que en ellas fe incluye lomas luAro- 
fo del Reyno ; y fiendo en qualquier parte la mayor folemnidad 
d los ojos miradas, imaglnenfe villas en un thcatro , en el mas 
lucido día del mundo , haciendo cada una niodefta oílentacion de 
fu gala , de fu donayre , y hermofura: no fia agravio de todas pue- 
de feñaiarfe alabanza particular , la mas bizarramente veílida , pa- 
recía la que fe miraba , la mejor reprefcntante , la que fe oia , lo 
ayudado de los papeles , que en las Comedias ordinarias es graa 
esfuerzo de los períbnages : atendió en efta a la igualdad , porque 
entre lo que no puede fer mejor , nada fe pudo exceder. La Infan- 
ta , quando , no fp valiera de ferio , por Dama fe defigualára , ha- 
ciendo una ve¿ difcretas las prefunclones ; y aunque ninguna hu\ o 
mencftcr la adulación , falo en fu Alteza quedó fuperior la veidad, 
Y la Reyna ( principio , y gloria de la fiefta , y juntamente íuya, 
porque ni de íu grandeza fe pudo efperar menor , ni ella merecia 
menos dueño ) coa ín prcfencia la libró de competida , y de la ef- 
peran9a de fer mas ; y porque folo con afsiftirla le dio tanto efpl .n- 
dor , fin reprefentar ningún verfo , en eftos dos cifraron loque d<» 
bailaran á comprehender muchos. 

Siendo lafiefia de hablar. 
Callando lo venció todo* 

# # # # 

2Ííc «: ijc 

# # # ' # 

#.# #^# #^# 



L RE- 



i6z 




) vo> 'o, v=^ vo^ voi v=^ vs, vsv ««s Vas v=>> Vsj Ve», w?> v7» ^íS-^^P* 

RELACIÓN 

DE LA FIESTA 

DE ARANJUEZ 

EN VERSO. 

Gi^an, T Os verdes campos del Tajo 
JLi De la planta de Fileno, 

Lifonja una vez, y muchas, 

Floridos , qucxofos bellos. 
Dos veces Rey na en fus flores, 

Belífa tiene fufpenfos 

porfuyos mas que por lindos, 

Prefumidos de si mefmos. 
Para celebrar los años 

De aquel bizarro mancebo 

De 'fu hermoíura , y grandeza 

Digno hermofo íluftre dueño. 
A gloriofas prevenciones 

Llama el mundo , en cuyo eftruendo 

Quedaron de fer vencidos 

Los impofsiblescon miedo. 
En vez de coros de Ninfas 

Sirven al heroyco intento 

Efquadrónes de Deydades, 

De amor guerra , y del Sol zelos. 



d^ Don Antonio de Mendoza. 16^ 

Gen. Que peregrino theatro, 

Defdcn del que en Roma un tiempo 

Reverente admiró el mundo 

Lifonia del gran Pompeyo^ 

Qiie fabrica tan iníigne 

Al mifmo do<5lo Arquitecto 

Novedad , y en varias luzcs 

Emula hermofa del Cielol 
Ríf. Qué muíica fobe ranal 

Ya empieza la íieíla , eftemos 

Atentos , íi á tanta gloria 

Biíla admirados ,y atentos 

Qué maícara tan bizarra? 

A cayo trage rindieron 

El Sol , la gala , y cuidado, 

F! ayre , y el lucimiento: 

C'oa tan hermofo principio^ 

Pe tan alta caufa efedlo 

A fbs grandes efperan^as 

Da fatisfacion el pueblo. 

En un carro de crirtal 

Mira el Tajo , que del tejo 

Bella Ninfa copia , y vence 

Sus puros criftales tiernos, 

Ya la hermofa voz defata 

No paxaro lifongcro 

Del Alva , íino de un Sol 

Clarín generofo , y nuevo, 

En florido verde triunfo 
' Abril le figue , debiendo % 

Nuevas animadas flores. 

Hijas ya de rayos negros. 

La gran Deydad Luíitana, 

BcUifsimo defempeño 

De m^s alabanzas , todas 



Lafenora 

garita de 
Tabora, 



Lafe^ra 
D, Iraiu 

ti/ca de 
Ta¿$rém 



Lafe^^orA 
D, Anto- 
nia de 
Acuña, 



Za feño- 

ra Doña 
Mari a de 
Cuzman. 

La feñO' 
ra Doña 
María de 
Aragón 
D, Ma^ 
riana de 
Hos , D, 
JfabH de 
Salazar, 
JD, Ber- 
narda de 
Bilbao,^ 
DMariít 
deGueva- 
ra, 

Lafeñora 
DoñaJ/a- 
tel de 



1^4 RclaáonJe lafefia ác jiranjíteZj 

Peligrosas de fer menos, 
Depueílo el ílorido carro, 
Ya reprefenta , poniendo 
Primer crédito a la iieíla 

Y alma fegiuida en los vcrfos. 
Gen, Los ya íiifpendidos ayres 

Ceñidos de luces vemos, 

Y un Águila en plumas de oro^ 
Luciente maquina en ellos, 
Conduce una hermofa Ninfa, 
Que reprefenta fin riefgo, 

Sin efcrupulos la edad, 
Tanto fian años bellos. 
Cigan, Oye a la flor mas temprana 
En la loa mereciendo 
La fuya tan admirada, 
Que aun es aplaufo el fílencioí 
En tan lindos pocos años. 
Qué efpiritu 1 que ardimientoi 
Cuidados de la fortuna 
Solo en ella fon aciertos. 
En tres divididos troncos 
Tres Ninfas ofrecen luego 
En milagros de armonía 
Dulces prodigios al viento, 
Abello paftor del Tajo, 
De Amadis noble efcndero 
Ofrece cortés noticia 
De fu claro iluñre dueño. 
Ya fale Amadis juntando 
Bizarro , ayrofo , y perfeí^d. 
De Amadis , y de Niquea 
La hermofura , y el esfuerzo. 
Bufca la felva encantada, 

Y en guerra de fus defvelos 

Tre. 



de Don Antonio de Mendoza. i6^ 

Treguas pide la fatiga MtfMes 

A la Immanidad del fucño, ¿^ ¡aRcy- 

Sirena obfcura la noche „^, 

En blandas cadenas prefos 

Dexa fu voz detenidos 

Los paííos , y penfamicntos, 

Luciente aurora le acufa 

En dulcirsimos acentos j La feno-^ 

Que bien nacidos cuidados ra Doñx 

Merecen ojos dcfpicrtos, María de 

Amadis recuerda , y mira <4ragúr?. 

Que én varios fonoros ecos 

Dudofamente íe infunden ^„ , y -¿ 

Unos valor , y otros miedo. 

Ya íiica la ardiente efpada 

Con vivo ayrofo defpejo, 

Y a las temerofas puertas 
Bizarro llega , y refuelto. 
Abre el encantado monte, 

Y aquel animofo aliento, 
Aun feguro en una dama 
No fe permite el rezclo. 
Quatro fobervias colunas 
Veloces baxan al fuelo 
Defcubriendo en mil aíTombros 
Quatro Gigantes fobervios: 
Atreven fe , y de fu mano 

Al gallardo movimiento 

El miedo folo es Gigante 

De los quatro Polifemos: ^ 

Faifas lifongeras Ninfas, 

Le coronan , pretendiendo 

Detener de fus viclorias 

Los heroycos vencimientos: 

Vén el encantado efcudo, 

L 3 . Y, 



1 66 Relación d-e lajiepa de AranjUez^ 

Y en nuevos horrores fieros 
Bravos Leones le humillan 
Los íiempre erizados cuellos. 
Claro luftrofo CctÍTicío 
Aparece ', y en fu centro 
Del íabulofo Palacio 
Preciada ambición de Febo, 
Una verdad mas lucida 

Que en las paredes , y techof, 
Prefunciones de diamantes 
Se han debido los efpejos. 
Gen. Qué foberana apariencia! 
- « Mira en el trono fuprcmo 

nuefira Aquella Deidad del mundo 

Mora* ^^ "^^s glorlofo ornamento, 

Mayor Magcftad , compucíla 
De altivos merecimientos, 
De infinitas perfecciones, 
De un milagro , y mil extremos! 

Y a fu lado aquella Aurora, 

Que a no encerrarfe en fu pecho 
ta feño^ Una alma Real , en todo 

ralnfam Pudiera fcr alma el cuerpo, 

t^» La bellifsima Niquea, 

Qiic efta llamando a refpeto, 
Auf> primero que a la viftai 

Y al oíTado Cavallcro 
Agradece el defencanto, 
En qué Anaftarax fufriendo 
El mayor dolor , padece 

El mal de bienes ágenos. 
Ya de laurel coronado 
Amadis cuyo denuedo 
Fué d€ monftruos , y de fieras 
£1 mas valiente dcíprecio 

Cow 



de Don Antonio de Mendoza, 1 6j 

Cobarde a tanta hermofura, 
Y negado a los de feos, 
Sin dar luces de efperan^as 
A tan cortos rendimientos, 
Habla íin ícr efciichado, 
Que en tan divinos empleos 
Del cuidado íolatiicnte 
Dan feiías los efcarmicntos, 
Mira á Lurcano , y Alblda, 
Que cnícíían a fer modeftos, 
Entendidos , y decentes 
Los aliantes fcntiíii'cntos. 
Ya de Auaftarax las vozes 
Efcucha , que en tanto incendio 
Pied id , alabanza , y gloria, 
Aun merece e :i el ináerno, 
De fus repetidas quexas 
A fu laílinia diípuefto. 
Alliida inclina el oído 
Piadofancnte fufpcníb, 
Que bizarra , y animoía 
Las llamas penetra , íicndo, 
Uaa vez en la hermofura 
Crédito fuyo el remedio, 
Aufente Lurcano el ayrc 
Puebla de triftes lamentos, 
Que no los males callados 
Todas veces fon difcretos. 
Gig, Mira en el Dragón bolantc 
Aquella Deidad que en Delfos 
Al niifuo Sol le quitara 
La veneración , y él templo, 
Que Cm oír de Lurcano 
Los mas bien dichos afe(flos, 
Que bufcavles tan gran cauía 

L 4 £s 



La feHo- 
ra Dona 

María de 
Aragon,y 
D» Jhran- 
cífia de 
Tabora, 
Lafeiiora 
D, Anto- 
nia de Me 
dgña. 



La feiÍ9- 
raD,Aná 
Marta 

Manri^ 
que. 



^.' 



Lafenora 

D,Mar¿a 

de GllZr: 



man. 



1 6% Relación de la fie fia de Aran^uez, 

Es culpa , y no defaclerto, 
Huye la voz , y el amante, 
De fu dolor fatisfecho, 
• Logra en fu defconnan^a 
Los defperdicios del ruego. 
Anaftarax alentado 
Sale del ardiente feno, 
Que es la dicha de los tpales 
No hallar novedad en ellos: 
No viendo Amadis premiadas 
'Las, vi(ílorias de fu azero, 
De amar lo mas foberano 
Fabrica fu mifmo premio, 
Y recatando fus quexas 
De disfavores feveros 
No contentarfe del daño 
Tiene por atrevimiento, 
Niquea ( folo impofsible 
De amor , y el mayor fugetó 
De la fe , fi el mundo oílara 
Imaginarle algún dueño ) 
Del valor fe obliga , y nunca 
De la voluntad haciendo 
Al defeo , y al cuidado, 
Uno mudo , y otro ciego, 
La bella Ninfa Aretufa 
Baxa del Cielo ofreciendo 
En foberanas piedades 
Alivio a tantos tormentos. 
Con que gracia que celebra 
De Albida el valor inmenfo, 
De Niquea la hermofura, 
Y el defdéñ for^ofo , y cuerdo! 
De Anaftarax las defdichas. 
Nuevo amor , y antiguos zelos! 

Dé 



¿e Don Antonio de Mendoza. 

De Lurcano los cuickuios, 
Y de Ainaciis los cxtr<?mos, 
Los^ amantes gcneroíos 
Pa.aados folo de ferio 
De las Comedias vulgares 
Defdeñan los cafamientosj 
Exercitos de armonía, 
Que mueven coros diverfos, 
En guerra fonora ponen 
En paz a los elementos, 
Muda forma el aparato, 

Y las que montañas fueron, 
Verdes jardines defprecian 
El nombre de los Ibleos. 
En diftintas Hierarquias 
Un artificiofo enredo, 

En lineas roxas retrata 
Los azules pavimientos. 
Una iluftre Dama llega, 

Y del mas ako lucero. 

No atina el rayo pendiente 
.Señalada ley del precio; 
Ya la Deidad viéloriofa, 
En el milagro poftrero, 
En que tanta bizarría. 
Vencerlo todo es lo menos, 
Da fin , danzando á la fieíla, 
En cuyas glorias fe vieron 
La novedad ñn defcuido, 
La grandeza íin exemplo. 
De los Cefares los días 
Natales en que lucieron 
La Mageílad del Romano, 
Y'la eftrañeza del Griego, 
No con mayor aparato 



i6(^ 



La feño- 
ra Dona 

LeonorPi 
mentel* 



Se- 



Secunda 
fiefia di 
i A fenorn 
D^Leonor 
Pimen- 
teh 

La mafca, 
ra de quA 
tro qud" 
driilas de 
a tr&s^ 
La prime 
ra I A fe- 
ñora In- 
fanta, 
Las ferio- 
ras Doña 
Marta de 
Guzma'fíy 
y Dona 
Francif- 
ca deTa-t 
bc^ra^ 

La Loa, 



\jo Rcladon de lajicjld de Aranjuez, 

Se celebraron , ni fueron 
Ningunos años mas dignos 
De eternidad , ni de imperio, 
Que efta fieíla miíagrofa, 
Pufo termino al dcfeo> 
A la vifta , y efperan^a 
En lo grande , y en el dueño. 
El mundo quedo admirado 
En alábanos rompiendo 
Los ayres , dando el aplaufo 
Quanto fe entrego al íilencio, 
/?>/. Efcucha , cjue ruido es efte> 
Que en el jardín de los negros 
Entre felva , y edificio 
Es lo dudofo mas cierto? 
Otro fecundo thcatro 
Miro , fino del primero 
Competencia , ya de todos 
Admirable menofprecio, 
Ya la mufica es principio 
De iluftre fiefta , y de un nueva 
Trono , que aun del Sol no. fuera 
Dorado blafon pequeño. 
Sale una mafcara hermofa, 
En que del otro emisferio 
I^s luces contra sil mifmas, 
Placen duda el vencimiento. 
En lo hermofa , y peregrina 
De los trages defcubrieron 
Su demafía el poder, 
y fa elección el ingenio, 
Qye a la fama , y la embidiai 
Que pifando el íido ameno, 
Publican de la otra fíefta 
Nobles cucarecimientos» 

La 



de Don Aníomo de Mendvz.^, 

Lii £ibuía empieza , y Coicos, 

Y laíon Ól\i\ el fugero, ' - 

Y la pluma el Fcnís claro 
Cifiie <ic Apolo el mas tierno. 
Que laftimofos gemidos 
Suenan en el mar , que el centro 
Aííalta en aiules ondas 

Del Sol los dorados cercos! 

Favor Ncptuno divino, 

Dice una voz , y otra luego, 

Ondas dexadnos paííar, 

Templad los rigores vueí^ros, 

Piadoía Ninfa de Tetis, 

Socorrcdnos marineros, 

Que el ayre cortan íin velas. 

Que el mar dividen íin remos, 

En bagél de rizos de oro 

Salen al bufcado puerto 

Los quexofos fugitivos. 

Del mundo hermanos mas belloS| 

No es el Geminis hermofo 

De igual belleza , ni fueron 

Las verdes felvas teíligos 

De tanto Adonis , y Venus. 

Enamoranfe las Ninfas 

Bellas hijas de Nerco, 

De fu dorado animal. 

Imagen de un rico necl<lt 

En defconocidas playas 

Los hermofos eftrangeros 

A lo peregrino fían 

Las cfperan^as de un Reynoj 

Frifo refiere lo noble 

De fu grande nacimiento, 

De una madraíU la enabidia^ 



7» 



Las feño- 
ras Doña 
Ana de 
Sande y y 
D.María 
Coutino* 



1 72 TíeLtciGndclaftcJidde Aranjúez^ 

Y de una embldia el veneno. 
Ea fu trine defamparo 

Los anima el dios guerrero, 
Que a laftimas de la tierra, 
. No fe llama fordo el Cielo. 

djcnora y^^ generofa Dama ' 

Carrillo, liace un divino coínpueíto 

De Marte , y Narcifp entrambas 
Sin lo vano , y lo fobervio: 
De fuertes lucidas armas 
Ciñe fu bizarro cuerpo, 

Y de arnefes viíí^oriofos 
Las paredes de fu templo, 
De los Ínclitos varones 
Publica los claros hechos, 
Que viven íiempre inmortales 
Sobre los ombros del tiempo; 
Que a los montes fe retiren 
Les avifa , que de buenos 
Grandes varones fué íiempre 
Huefped figrado el deíierto. 
El bellocino le ofrecen, 

Que fera blafo.n al cuello 
De tantos grandes Filipes, 
^ El Quarto , en todos primero. 

De fu querida Medea 
Sale quexofo Fineo, 
Que defdíchadas finezas 
Labran defdenes de yelo. 
Segundo parto del mar, 
Principio a tanto efcarmíento, 
Es tyrano de las ondas. 
Volante animofo leño, 
Para quexa de los íiglos, 
Hercules , lafon , TeíTeo 

Dan 



Je Don Antonio as Mendoza. i y 5 

Dan nueva guerra a las vkias 

En camparías de agua , y viento; 

Con mas codicia que gloria 

Roaipí'n el mar , que al íedicnto 

Afán de ambición humana 

No bailan golfos en medio. 

Conquiftar el bellocino 
^ Es fu empreíTa y a fu intento 

Armas previenen , y afíbmbros 

Los admirados Isreños. 

Medea , y el Rey fe inclinan 

A diferentes afe¿tos, 

El a defender fus muros, ^ 

y ella a rendir penfamientos. 

Solicitan de hija , y padre 

lafon , y fus compañeros 

El agrado aunque ninguno 

Es falfo , y todos fon griegos, 

Fineo zelofo mira 

La novedad , y en el pecho 

Iras fabrica , y venganzas, 

Que fon tray dores fos zclos. 

La bella Elenia fe mueftra 

Su amante , y un jardinero 

Galán fu defdén acufa 

En dulces fufpiros tiernos. 

Mal fiada de fus ojos 

Bufca Medea el esfuerzo 

De encantos , que fin belleza 

Son delito , y no remedio*, 

La hermofura es folo encanta, 

Y en fus bellos ojos prefo 

lafon no quiere otro hechizo, 

Que hermofo baña un cabello; 

DefcQüíia por amante. 

No 



1 74 Relación de la ficjix de Aranja ezj 
No por hombre , y en un frefco 
Jardín de amores Reales 
Vulgarifsimo tercero, 
Hablarle intenta Medca, * 

Y Elena en blandos concentos 
Lo trifte del alma fia, 

A lo dulce de un foneto; 
Sirenas halla en la tierra 
Mas que en el mar ; mas que es efto. 
Que ya todo el aparato 
Blfi^e^o. £^ jurifdicion del fuego/ 

Llama veloz penetrando 
De uno en otro ramo feco^ 
Penacho es de luz , y en pluma$ 
Ardientes huelan los techos, 
La feguridad advierte 
p, - De aquel hermofo mancebo, 

nuefiro ^^ ^ ^^ alteración fe niega 

fe^Qff^ Por quietar el fufto ageno: 

Por el temen todos , y el 
Mira feguro el incendio, 
Que en la turbación de todos 
No fe aparta del fof^igo, 
Ni ^ de fu lado aquel fíempre 
Solo a fu fervicio atento, 
i" De quien la fama , y la gloría. 
No feran teftigos muertos. 
Del numerofo auditorio. 
Mira a lo baxo , y plebeyo, 
Que ya es en él confuíion 
Lo que baftaba rezelo^ 
El temor es el peligro, 

Y en la fuga , y el aprieto 
Del remedio que procura, ^ 
Se compone U)do el riefgo. 



de Don Antonio de Mendoza, 175: 

Y a el gallardo ilaftre Joven, 
Quanto es dulce parentefco, 
Del amor , y de la fangre, 
Vínculos del alma cílrechos, 
Sac^ en fus bizarros brazos, 
Mas fíao que con el viejo 
Noble padre aquel Troyano, 
Fénix del ardor fangriento: 
Animofa la herniofura 
Con el Temblante fereno. 
De la blanca aurora imita 
Los albores mas rifucños: 
A las humanas Deydades 
Las dcxan de amparo lexos. 
Los viles con el efpanto, 
Los nobles con el refpeto, 
Haña que necefsitando 
De cortés atrevimiento^ 
Coa decencia la oííadia 
Se pone animofa en medio; 
Como a fagrados penates 

El dulce gloriofo pefo 

Dan al ombro , que a las plantas 

Fueran profanos trofeos: 

Qu antas atentas finezas 

Se malograron , que abriendo 

Lugar , dio al agua peligros 

Quien no las hallo en el fuego: 

Alguno a quien bellos ojos 

Callado favor pidieron, 

Sin dolerfe , ni empeñarfe 

Todo lo miraba Ñero. 

Dio treguas el alboroto, 

Los fuííos aplaufos dieron, 

Feftivo quedo el pcli¿rQ> 



1 7 <í Relación de la fie ¡la de Arartjmz, 

Y quedo corrido el miedo. 
Solo tuyo de defdicha, 

Lb que los ojos perdieron 
Qiiitando a la admiración 
Lo que fer pudo efcarmiento» 
Mereció fer competencia, 

Y firvió con el fu ce fio 
De luminaria , que tuvo 
Harta en lifonias extremos. 
Dexó engaííaríe la fama 
De relaciones , fingiendo 
La novedad defatinos, 

Y la ignorancia myílerios: 
Harta el accidente mifmo 
Nos dexó alegría haciendo 
Los donayres experiencias 
De los engaííos del pueblo 
Altamente celebrados, 
Aníi los años Febeos 

Del Sol quedan inmortales, 
Ya que no pueden enteros. 



F I N. 



* # * 



CO- 



177 



.M^ u^ ' U^ ,«gt» ^X .^ .«jtv .^ «w. I »Mw «M» «P>. «^ -^ -í>» «Mv 'Ov ' «í^» "'V*' 

. COMEDIA FAMOSA. 

(lU E R E R 

POR SOLO QUERER. 

Ficíla que reprefcntaron las feñoras Meninas a los 
años de la Reyna nueílra Señora. 

DE DON ANTONIO DE MENDOZA. 

Pcrfona^es de Us Meninas , que rcpreCenta-ron en el Ado 

pnmero. J 



La Princeja Zelidaara, 
La Princépi Claridiarta, 
Rofelínda, , Dama, 
Ei Principe Felisbravo. 
El Principe Ciar i doro. 
El Principe Flor anteo. 
El Principe Cautivo, 
El General, 
Florinda, 

El Gigante primero. 
El Gigante fegundo, 
Rifaloro , graciofo. 



La péñora Dona Maria de GuzminA 
Lafeñora Dona Ana Sandi, 
La feñora Doña Ifabel de Vehfcoi 
Lafeñora Doña Francifca de Taborai 
Lafeñora Doña Maria Coutiño, 
Lafeñora Doña Margarita de TaborM 
Lafeñora Doña Ifabel de Guzman, 
Lafeñora Doña Margarita Zapata, 
Doña Maria Salier de la Cámara, 
Doña Lucia de Prada de la Caniardi ' 
Doña Francifca de Quirós del Retretes, 
Doña Catalina de Quiros, 



LOA DESTA COMEDIA , QUE LA REC ItAROÑ. 

lafeñora Doñalfabel de Guzman ^y lafeñora Doña Ifabel de Ye-r 
lafco y faliendo porfiando, 

Velafc'XTO no he de falir contigo, Guzm. Ifabel , oy me apadrine 

X en vano , niña , te canias. tu aguado, hermoCura,)? gracia; . . 

V M ' / Velafci , 



1 7 8 Comedia famofay 

Vela fe. Yo gracia ? Hermoínra yo?^ 

. obligarme con lo fulfa?- 
■. tu dcfpejo re apadrine, 

tu bizarría te vai^a. 
Yo acompañarte, en la Loa?; 

yo falir al veces tantas, 

IIamadifsimo,,Senado? 

Yo valentía? yo gala, 

para fcr de las Meninas 
" la que lleve la vanguardia 

de la fí-.ña ? que animoía 

damifsima confianza! 
G»zw., Socorre mi encogimiento,, 

que de la Menina eíquadra, 

yo foy la menos antigua. 
Fif/íí/r.Para muger linda falta.. 

Y quien ha deíocorrerme 
,_^a mi ? porque.en mi fe hallaa-¡ 

para tantos defen fados 

pocos defpejos de anciana.. 
GMzm.Dz la fiefta deíconfío, 

pues al fin. no'lá acompaña. 

lo bello , ayrofo , divino, 

yperfe<5to.dc las Damas. 
jQQue fin las Damas no ay fiefta:: 

qué á fu hermofura bizarra 

las perfecciones fe rinden, 
*líis competencias fe agravian.. 
Vela/c,, E^o con ra:^onlo temes, 

y es lo peor , queaun lafarfa. 

el trifte huHiano Poeta 

la eftá temiendo por larga. 
Guzm> Que miedo tan de la Villa,, 

que imaginación tan baxa,, 
.,<jue es en lo defconfiado 

gran culpa la deüemplan2a! 
¡Que la ntieftra , aunque de ferio > 

efte tan defayudáda, , 

que hafta el nombre de Meninas: 

déíiinima , y defcngaña. 
Siendo .a ios herrnofos años, 



Querer por folo querer,. 

de la E^eyna , en qnien dexára 
el Ciclo , a no fcr di vina, 
' una hcrmofa duda humana. 
Gomo no ha de fer lucida; 

breve , y grande ? que en llamarla 
fíeña fuya j.esyá glorióla,, 
es ya fuperior la caufa; 

Y mas con tan gran principio, 
que en M afeara tan gallarda, 
por fer fiefta de la Reyna, 

le dio admiración la Infanta: 

Y el Rey fino galán fu y o 

( que es forzofo , que en amarla. 
no falte atan bello'cuerpo ' 
ningún acierto del alma ) 
Que favor no le aííegura?- 
como fu divina hermana,, 
y los dos bellos Infantes 
hijos del Sol , y del Alva;; 

Y no menores favores 

de las Damas nos aguardatiy. 

que todo vive féguro 

en gloria , v belleza tanta. 
Velaje. . Y el fifaftero A uditorio?" 
G^2,w. Amiga ,. no tan humanas,- 

Defconfiar en buen- hora,, 

pero no defcon fianza.- 
Eílár viendo naeftra fiefta, 

no ferá muy gran defgracia; 

que á fe que tienen los días 

otras horas mas pefadas. 
FV/át/í". Vaya de Loa , y no pidas i 

favor , íilencio ■, ni falgas 

con la civil prevención 

del perdón de nueftiiis faltas.. 
Túrbate mucho-, y del Rey 

no alabes la celebrada ^ 

gentileza , que es lo humano ' 

de perfecciones tan altas, 
y á la Reyna no la llames . 

ya fior , fino Sol de Francia,, 



de Don Antonio de Mendoza*. lyp 

tan de CaHilIa , que en ella en si mlfma fu alabanza. 

es toda Efpañola el alma. Guzm, No temas vulgaridades, 

Tampoco á Fernando , y Carlos que los Reyes no fe alaban 

has de llamar tiernas ramas por hombres , íino por Reyes, 

de laurel , fino del Cielo el valor , y no la gala. 

mas bellas hcroycas plantas. Celebrare fus acciones, 

V á María en todo hermofa, fus xirtudes íoberanas, 

en quien ya tan admirada mucho Rey en pocos años, 

vive del mundo , y del Cielo honra , y crédito de Efpaña. 

tan atenta la efperanza; Y á fu bella Efpofa. Felaf, Dexa 

Pues no ay eticarecimientos, eíTe cuidado á la fama: 

que merezcan igualarla, la fiefta ofrece , y mil ííeftas. 

íblo enmudece , y da voces Gwzm* Sin competir con las Dariíaé; 

Caminí -algunos pajfos adelante la feñora Doña Ifabel 
de Guzman, 

üuzm. En tanto , 6 gran Fillpo , que altamente 

del libro del Reynar dodo cftudlantc 

el aplaufo te admira de la gente, 

no dcxando el fer Rey folo un inflante, 

mientras yugo á los golfos del Ponicntc^^'; 

mientras ley á las ondas del Levante 
,. pone tu mauo , y tu valor profundo 

es al Cielo muralla , y freno al mundo; 
Mientras como á tu grande vifabuclo, 

te atiende el Orbe , y fon tus naves foIa§ 

del Norte armado en margenes de yelo 

montes de fuego a fus nevadas olas, 

y ambas Germanias , y Africano fuelo 

á tus fuertes vanderas Efpañolas 

temen , refpetan ; que en fu ardiente lumbre 

no es blafon el vencer , fino coílumbre. 
De los floridos años de tu Efpofa 

la fiefta favorece , igual en vano 

á caufa tantas veces gcnerofa, 

celeüial perfección , termino humano. 

Y tu , líabcl , baña en el alma hermofa, 

hija de un Rey , cuya valiente mano 

(mas que en la fuerte , en el valor íiada ) 

fabricó fu Coroaa con fu efpada, 

Ma ^ Rcci- 



J 8 o Comedia famofdy Querer por falo querer ^ 

Recibe con ferena, hcrmofa frente, 

por fuerza hcrmofa , efta pequeña parte 

de nneftro anrór , que en verte folamentc,. 

vive fegiira la razón de amarte; 

y tu dtl mundo alfombro floreciente, 

en luz de Apolo , efplritu de Marre, 

Rey de los Orbes , goce tu ventura 

otro Imperio mayor en íii hermofura. * " 

Velafc. Vivid , reynad , 6 Principes gloriofoSy 

mas que los figlos-, y en virtudes bellas 

masque en la mifma gentileza' hermofos^ 

el numero borréis á las Ertrellas. 

De vueftro eterno-amor frutos dichoíos, 

de vueftra hermofa luz vivas centellas 

Efpaña adore, y quite en tanta gloria 

C^iinto Filipo-á Carlos la memoria. 
Guz. Y vos , mancebos , que en grandeza tanta 

no encubrís la Real gloriofa cun^y 

coronad con luciente altiva planta 

los nevados confines de la Luna. 

Y cu del Ciclo embidia , iluñrc Infanta^ 

ft Cu belleza iguale tu fortunar- 
no ferá la beldad dicha qucxofa,, 

ni daño apetecido , el fer hermofa. 
Vehfs^. Dos Ifabeles , Ifabcl divina, 

te ofrecemos ( íi amor tanto permite ) 

étra fiefta , que en grande , en peregrina 

tanta experiencia de efcarmientos quite- 
Guzm, Y á la efperanza univcrfal vecina 

fea lacaufa un Principe , que imite 

de fu bizarro padre en Rey , y en.nombfé, 
W^li^X ingenio.Gz#;?:,El súov.Velaf»L^ gloria.G^z.EI ñombríí 

Zo que Je cantd dejpuefde h Loa , pintando lajtefia de Ara» juez. 

Has mas celebradas flores á las quince Primaveras,. 

del campo de Aranjúez, Corona del campo fué.. 

figuiendo i la blanca Aurora. E»fus diez y íiete Abriles 

hacen fieftas a un laurel. de aquella Deidad mugcr 

Hijo bizarro del Sol, prodigios hizo la gala, 

ieljviap florido ftejj »J.üagros fe l^ísa- 



de Don Antonio de Mendoza. 



i8i 



O qnan dulce , y qiun bien, 

lindas primero, y ayrofas dcfpucs, 
las zagalas del Tajo mejores, 
que ni faben de penas , ni amores, 
quitan mas puras , y bellas 
lo luciente á las Ellrellas, 
y lo galán á las flores. 

De quanto celebra el mundo 
gallardo , hermofo defden 
pufo termino al dcfeo, 
á los ojos pufo ley. 

Que grandes , y merecidas 
que bien pagadas también 
las finezas de una rofa 
de los años de un clavel ! 

Sin quexa el amor fe mira, 
para que fea una vez 
la belleza vcnturofa, 
y la ventura cortés. 

P quau dulce , y quan bien , &c. 



Anos , que fíglos merecen, 
y fu y os merecen fer, 
celébrelos quien los ama> 
adórelos , quien los vé, 

Vifta íu temprano brío 
el fuerte lucido arnés, 
que tanto Aífbnfo , y Fernando 
le dexó fu Imperio en él. 

JÑIo fe deftcmple en ti ocio, 

ganen , increxcan defpucs ^J 
tantas visorias tus manos, 
quantas deben á fu pie. 

O quan dulce , y quan bien, 

lindas primero, y ayrofas defpué?,' 
las zagalas del Tajo mejores, 
que ni faben de penas , ni ^mOK^ 
quitan mas puras , y bellas 
lo luciente á las Eftrellas, 
y lo galán á las flores. 



FIN DE LA LOA. 




M3 



ACTO 



1 8 a Comedia famoja. Querer por f oh querer, 

ACTO PRIMERO 

QJÜERER POR SOLO QJJERER. 

Suenen trompetas , y caxas , y /algan por una parte el General con 
hajlon en la mano , y Soldados con vanderas , y deU-i^te Cautivos^ 

' y entre ellos uno mas lucido , y por otra f alga eí Principe Felisbra' , 
vo vejlido de Perfa , ó como quijiere , acampanado de gente , y lle- 
gue el General a fus pies y poniendo en ellos el hajlon , y podra 
traer, el General una corona de laurel , que fe la quitara en llegando 
al Principe, 

General. Invído feñor, FeL Levanta que pagar férvidos bien, 

noble Capitán valitrnte. es la parte mas real. 

Gen, Dame tus pks, y á mi frente Cuéntame de tu victoria 

firva de laurel tu planta. el fuceíío. Gen, De aqirel dia 

Ffl. A mis brazos General fue la diligencia mía, 

llega , y alegres eílcn, y tuya, feñor, la gloria. 

Eran del mar tyrnnos 

en treinta armadas leños 
los cí^íTarios Isleños, 
que fobervios , y ufanos 
daban fus naves folis 
miedo al Sol , yugo al mar, ley a las olas. 
Llegaron rus navios 
á medir fus baxeles, 
antes' del mar laureles, 
y ya defprecios míos; 
arma toque al momento, 
poblé de aíibmbro el mar,dc faña el viento. 
EnviUiendo las naves 
mi baxel anlmofo 
como alcon genero 

entre 



de Don Antonio de Mendoza. r8 3 

entre plebeyas aves 

cerro con todas luego 

faeta de alquitrán , neblí dc fuego. 
En diluvio de balas 

de tanta artillería 

facrc ardiente batía 

las vencedoras alas, 

jfiendo al campo de cfpuma 

rayo de plomo en efquadron de píuma; 
De mil troncos humanos 

felva el mar , en tres muertes 

hallaban los mas fuertes 

las mas cobardes manos; 

que es fepulcro en tal guerra 

el ayre , el fuego , el agua , y no la tierra. 
Uno , y otro elemento 

fe trueca brevemente, 

el agua en fuego ardiente, u 

el fuego en fangre , el viento 

en gemidos , y enojos, 

en viíla el fentimiento , en voz los ojos« 
El mar , que en tantos nombres 

fe muda tantas veces, 

no ya región de pezes, 

fino campaña de hombres, 

el vorio nombre pierde, 

que es todo el roxo mar íu campo verdC; 
Los deftrozos Navales 

befan tus pies altivos, 

baxcles , y cautivos, 

banderas , y fanales, 

quillas , lemes , y entena?, 

pobres defpojos ya deftas arenas. 
De los tuyos un leño 

no falta folamente, 

y Rey de fu Tridente, 

en ambos mares dueño 

pondrás , Marte fegundo, 

freno al mar, ley al Sol, embidia al mundo. 
Tel Otra vez á tu valor quien ve, que de un Rey le alienta 

doy los brazos, Qen, 4 no intenta, la prefcncia , y el favor? 

M4 Nomr 



\ 



184' Comedid famofa^ 

Nombre eterno es bien que ganes, 
premiando á qukn lo merece, 
pues quien uno favorece, 
hace muchos Caf>itanes. 

Fel. Los ojos del Rey íeveros 
en lo apacible templados 
fabrican fuertes Toldados, 
y hacen juftosConfejeros. 

Ge», Befad del ^an Felisbravo 
todos los pies. C^íí.Cielo efquivo! 

Fel. Que buen talle de cautivo! 

Caut.Y que infeliz,! Gen.ECxc efclavo 

De altivo efplritu ardiente 

traygo en tu nóbre.C/íz/.A tus pies 
me tienes. feL Como? quien es 
tan bizarro , y tan valiente, 

Mueftra tan flaco dolor en 

un mal? Caut.Dc los que fiento, 
á efte niego el fentimiento, 
que es de todos el menor: 

Ciue el fer tu cfclavo , por dicha 
, lo tengo aora , y también 
por gloria , que ha fido un bien, 
que le debo á mi defdicha. 

JFel.DimQ tu pena.C^sí.Es mas buena 
para fentida , y callada, 
que es mejor pava fiada 
una vida , que una pena. 

fW.De mi bien puedes fiarla, 
piedad te ofrezco , y favor. 

<Jau^ Aunque agravia a fu dolor, 
quien le fieríte , y no le calla, 

^Quedemos folos. F^L La gente 
Capitán retira, Caut, Igual 
verás, fenor, en mi mal, 
lo que dice, á lo que íicntC. 

Generofo Felisbravo, 

deñe Imperio nuevo origen, 
Fénix , que al mundo renuevas 
de los defmayos de an Cifne, 

S^c en íolo m aáo feas vivido 



Qnerer por folo querer, 

mil íiglos , y te apercibes 

eternidad , pues los Reyes 

todo lo que aciertan, viven, 
Tartaria , parte famofa 

del A fia , que ya compite 

la hcrmofa patria de aquella 

luz del Cielo , y rofa en Chipre,^ 
A la bella Zelidaura 

tiene por duefio, á quien firverí 

altos encarecimientos 

de mediana pompa humilde. 
Eííos términos vulgares, 

en que á las bellezas dicen 

en injuria del Aurorg 

adoraciones tan viles. 
EíTos comunes agravios 

del Sol, y el Alva,- en que admitífi 

tantas lucientes ofenfas 

los Cielos , y los jardines, 
Son bellifsimas verdades 

en íu edad , de quien reciben 

las perfecciones, que enmienden,; 

y los milagros, que embidien: 
Que á fu cara , y pocos años 

florida licencia piden, 

para lo verde , y lo bello 

los Mayos , y los Abriles, 
Fel, Que es tan hermofa? 
Cüut, Es lo menos 

<le fu perfección. Fel, Y dime,- 

es difcreta? 
Caut, Aun mas que hermofa. A^¿ 
Fel, Gallarda muger. Profigue. 
Caut, Eííos indignos exem-plos, 

en que los Poetas fingen 

de tanta altiva Princefa 
- tan profanos Impofsiblcs, 
En fu templanza enmendados,- 

fu cuerda beldad no impide 

el agrado en lo fe vero, 

Ú Ú ??ÍE^^.Q en lo apacible. 

tío 



de Don Antonio de Mendoza, 



185" 



No para niuger criada, 
finopara Rey oprime 
el dieftro bridón cavallo, 
éfpacb, y laureles ciñe, 
yiendo lo que hiftorias ratitas 
de Semiramls eficriben, 
y en la gran Panthufilea 
coftiimbres tan varoniles, 
Se enciende , como al eüruendo 
de los ardientes clarines^ 
entre las mentidas tocas 
el bello efcondldo Achiles. 
Hombre con fus confejeros, 
muger con fus Damas vive; 
como fabia , y como hermofa 
leyes pone, y almas rinde. 
Fel. Qué es tan bizarra? 
Catit, Sus Reynos 
con valor tan fabio rige, 
que el mundo. 
Fel, Pafla a<klante. Ap* 

Que Princefa tan infigne! 
Oí/f .Que Principe tan curiofol Ap, 
pero como referirfe 
puede , tan akahermofura, 
íin que fufpenda , y admire? 
[Yo de lii Fama obligado, 
de Ciiicia , en quien refifte 
el Rey mi padre el Imperio 
de las coyundas del Tibre, 
Entre varios pretendientes, 
á fcr un d efpojo vine 
de fu defdtn fiempre amante, 
fiempre en vano, y íTempre firme. 
y al tiempo , que en mas finezas, 
y en m.as rendimientos hice 
los eílrcmos ordinarios, 
y los milagros pcfsibles. 
Tel. Se caso? Caut, Como cafarfe? 
Fel, £s altiva ? Caut, Es invencible. 
FíL Acaba tu hiíloria , y fea A£, 



en buena hora hermofa , y libre. 
Caut. Digo , que mi padre llega 
de la muerte á los confínes, 
y en guerra de amor , y fangre 
venció la que menos quife. 
Qy\t i verle parti en dos naves 
el dia , que eftosPhenices 
coííarios , del Ponto fiero 
nuevas memigas fyrtes. 
Me encuentran , y recibiendo 
mil heridas , reíiñlrlcs 
procuro, porque en matarme, 
les perdonaíTe , el rendirme. 
Llegando á rondar tus coilas, 
tu General los envifte, 
los vence , afrenta , y los poaC*, 
donde tus plantas los pifen. 
Yo en fegundo cautiverio 
no quiero que me acrediten 
defdichas , porque bien puede 
haver necios infelices. ^ 
Si Rey eres , íi tus años 
(perfecciones juveniles) 
entraron luego en eternos, 
quando faüeron de quince. 
Si á tu fama te pareces, 

íi tienes piedad , íi admites 
laüimas , que te enternezca», 
ternezas , que te laüimen, 
E"xempIos , que te celebren, 
virtudes , que te eternicen, 
libre me dexa , 6 me mata, 
fi puede morir un trifte. 
Va d echar/e a ¡os pi£s de rdhhnx'vo^ 

y él no lo confíente. 
FeL Alienta iluílre mancebo, 

levanta C^//í. A y Ciclos! rendlrfe 
quiere el alma, yádichoía 
en que á tus plantas fe i-mmille. 
Vefmayafe /obre los brazos de felif- 
bravo ^fn lUgav dfmh, 

Fel 



i 8 6 Comedia famofa^ Querer por 

Fe!, Defmayofe , qué defdicha I 

dos tiernos afeólos figue 

el alma , piedad , y amor, 

en lo que padece , y dice. 
Gente, General ? Gen. Q^e mandas? 

Entre el General con gente, 
FeL Poraue de nuevo exercites 

tu valor , deftc cautivo 

la falud procura , y dile 
<Quc de v,\\ Rey , que fabe ferio, 

fu vida , y fuceíTos fie. 
Arrimado dfus ombros le lleve el Ge" 

mml , y quede folo Felisbravo» 
Gen. Dexarfe curar no quifo 

de las heridas. FeL Servidle, 
Como a mi proprio , llevadle, 

tened cuidado. Que Circe 



Jólo niAerer, 

blanda paz , y vida libre? 

Que guerra es eíla , que al alma 
á tiernos defmayos rinde 
tan flacamente , aííaltaudo 
corazón tan incencible? 

Qué divina Zelidaura 

es eíla ? Que nuevo origen 

de amor , que en fu nombre lleva 

veneno tan apacible? ; 

O menos herido eíclavo, 
fi mueres , tu me truxiflc 
en tu relación , que adore, 
y en tu defdiciía , que embídie, 

Pero , aunque tanta hermofura, 
á que la quiera , me anime, 
y de mi proprio íilencro 
el alma fe defobligue. 



de mis feíiíidos altera 

Mas buen Principe , que amante 
feré , que lo más difícil 
es acción mia. Él cautivo 
libertad tenga, y fi vive, 
buclva a Tartaria , y yo muera 
de fino , de honrado, y trille; 
y en los dos fe acrediten 
embidia con valor, y aufenclas firmes. 



Entre el General con un retrato. 
Gen, Todo en fu fangre bañado 

queda , no ferá pofsible, 

que viva , y eíle retrato 

ayrofo , y bello te pide 

que le guardes , y fi muere, 

que fu hermofura conquiílcs, 

de tu valor digno folo 

fu celeftial impofsible. Vafe, 
Fe!. Mueftra, buelve , y de fu vida 

.cuida mas , que preferirfe 

debe la razón al güilo. 

Amor , amor no porfíes, 
Qiie no he de ver el retrato, 

ciego tantas veces lince, 

fi vendíle los oido-s. 



qué nuevo aíTairo apercibes 
A los ojos , donde el alma 

en mas incendios peHgre ? 

yo amor ! yo fentir ! yo penas ! 

yo miedos ! yo perfuadirme 
A que ni mi fe merezca, 

niiiiis cuidados obliguen! 

lagrimas un hombre fuerte! 

fufpiros , que no fe eftimcnl 
Ha como tiene el amor 

leyes de amar tan civiles ! 

Pero qué fobervia es efta? 

en la hermofura no afsifte 
Deidad ? no vence á'los Dlofes ? 

pues á un hombre ven^a , y mire 

dcfte retrato las bellas - ay- 



de Don Antonio de Mendoza. 



ayrofas partes , gentiles. 
Mira el retrato. 

Que es muy lucida fobcrvia, 
ílendo amante , el fer humilde. 
Todo es alma el roftro bello, 
y de almas tantas fe vifte, 

Que lo hcrmofo de lo vivo 
cortamente fe compite, 
■que efp'ritu ! Qne milagro! 
íi en breve lienzo dcfcrivc 

El mundo un compás, y en partes, 
con bella unión le divide, 
qu.;nto es mayor valentía, 
quf en c!.le un pincel recite 



iúj 



que le ajuíla , y no le finge, 

^ que en fus mexiUas la Aurora 
en blancos rojos matices 

Eílá vertiendo claveles, 
tila nevando jazmines, 
y en ei Sol de fu retrato 
parece en rayos fútiles, 
Buelve a mirar el retratos 

Que me llaman dos EOrellas, 
que me avifan dos rubies, 
que el Mayo flores deshoja, 
que el dia luces defpide. 

Que todo ei Sol amanece. 
Que toda el Alva íe riel 



Todo el Cielo ? en quien parece. 

Amaré , moriré , que es mal terrible, 
fer Fénix en amar , y en morir Cifne 



FtJtra el General, 
Gen. Señor , un poco el efclavo 

fe alienta. reL Como ? que dices? 
Gen, Que ertá mejor. 
Feí, Que defgracia, 

que dicha : porque no pides 
Albricias? Gen. Guárdete el Cielo. 
FeJ, Aunq^K; mas de si confie 

el amor , no ha de eílár falfo, 

que no puede refiílirle. ' 
El aln\a de hombre, en buen hora, 



que la venza, y la derribe, 
no la de Rey , que ha nacido 
á mas fobwranos fines. 

Venzamos defde la cuna 
las fieras fierpes de Alcides, 
llevemos entre Sirenas 
la fabia atención de Ulyííes. 

El guflo quede vetKldo, 
la obligación no fe olvide,- 
y el mundo, mas el valor, 
que la fortuna me embidie; 



Y en mis penas admiren 

cuerdas locuras , y prifiones libres. Vanfe, 

Hacen ruido adentro ^Juenan trompetas ,/alga la Princefa Zelidc.ura en el 

tragCy que quijiere^ trayendo muchas piuynas en el tocado ^ y RofcUnda 

Ju dama , y el Principe Ciar i doro en el habito , que gujtare , y 

gente de acoryjpañatnicnto. 



¿e}^ Yo íígo de mi alvedrío 
lá ley , fi parece efíraña 
de una muger la campaña, 
baile fer exemplo mió. 

Pues ay hombres femeniles, 
en quien tal flaqueza vemos, 
al Cielo defagravieaios 



las mugercs varoniles: 
Qiie tal vez ven.os ,^jue miente 

la mifma naturaleza. 
Ciar. A quien la viva prefteza 

de tu condición ardiente, 
Zelldaura generofa, 

no admir^i IZehVoco inclinada 

fiempre 



\ 



8 8 Comedia f amof a ^Querer ^or filo querer y 



fiempre al ocio , de alentada 
me precio , qnc no de hermofa. 

Sí en el confín de mi tierra 
efta novedad tenemos, 
en tantos varios cftremos, 
nueva de amor , dulce guerra, 

Eíla PrÍDceía encantada, 
aventura emprefla hermofa, 
no menos dlficulrofa 
al Ingenio , que á la efpada. 

Como no he de querer ver 
ocafiones tan lucidas, 
y eftando en mi dcímcntidas 
las flaquezas de muger? 

Que íin paíTar de cordura, 
es el ardimiento mió 
un modeílo ayrofo brío, 
que ncrle llamo hermoíiira; 

Ni quiero , que lo briofa 
confuelo , y arte a íer venga, 
ni fcr tan necia, que tenga 
vana prefuncion de hermofa. 

Chr, Bdlcoía inclinación 
té dio el Cielo , y en ayrofo 
defpepdo cuerpp hermofo 
aimailuflre de varón. 

Mas en vano enmendar quieres 
la ley de naturaleza, 
que cílá en otra fortaleza 
el valor de las mugeres, 

Qi:e la gala , y la blandura, 
donayre , y gufto excelente, 
es profefsion mas decente 
de la bizarra hermaíura. 

I.a burla , el cbifte , el concepto, 
y la platica también, 
de quien es galán , y quien 
tino , atinado , y dií'creto, 

y en pre funciones de dama, 
confultando á tu belleza 
la gallarda gentileza. 



y la peregrina fama. 

De los Principes mejores 
examinar el mas digno, 
el mas gallardo , el mas fino, 
fruto galán de cftas Hores. 

Quien con mas defconfianza 
íirvc , quien con mas denuedo^; 
quien ata en lazos de miedo 
una cobarde cfpcranza; 

Quien mudo fufriendo enojos, 
y de amor dulces agravios, 
paíTar no fabe a ios labios 
el cuidado de los ojos; 

Quien , fin dar la gloria al talle, 
folamente es entendido, 
y el premio fabe advertido 
merecerle, y no efperarle; 

Y de todos con dichofa 
refolucion excelente, 
elegir tan cuerdamente, 
que no parezcas hermofa. 

Zel, Que en eflolos hombres den!, 
ay tan gran vulgaridad, 
que no pueda la beldad 
ni faber , ni elegir bien? 

EíTo la embidia defea, 

que invento error tan forzofo,- 
ó la ira de un quexofo, 
6 el confuelo de una fea. 

Principe , beldad que trata 
de dexarfe merecer, 
muy poco quiere atender, 
á como ha de fer ingrata. 

Yo examinar , fi eñe es necio; 
íi aquel fino ? lindo enfado, 
el darle yo á mi cuidado, 
lo que toca á mi defprecio; 

No mas que defconfianza - 
les fufro , ni en la afsiftencía 
coníiento la diligencia, 
(jue ya parece cfperauza. 



de Don Antonio de Mendoza. 



Y qoí* necio p.ntiguo error, 
tan pelado contra mi, 
que el me quiera para si, 
y que yo lo llame amor. 

Y qué loca groíTeria, 

( imaginarla me ofende ) 
que me obligue el que pretende 
que dexe yo de fer mía, 
Rof, No es mérito para x\ 

fer .'irte un galán , que iguala 
del Sol lucimiento , y gala? 
ZeL Quitccs que me obligue á mt 
la preciada bizarría 
delmas galáu Cavallero? 
que yo para mi no quiero- 
tnas prefuncion que la mia» 
Enfado-, y rifa me dan 
las noticias del oir 
lo que llamaban: fervir^ 
y fineza en un galán. 
Ser lucido , ferayrofo, 
porfiar , feguir fu dama 
muy atento en el que llama 
f I vulgo cavallo hermofo,. 
JV^eftirfe platicamente, 
obfervando fus colores, 
y entre animofos temores 
cífar decir lo que íicnte^ 
Afeitar defconfiania 

con la prollxa afsiñencia^ 
haciendo la diligencia 
del linagede efperanra.^ 
Si ala porfía le das 

mérito ( que gran locura! ) 
que coftafíe una hermofura 
€l que la canfcn no mas. 
.Vengan del Alia mayor 

fus Principes , que en mi viña- 
, cüimacion noconquifta- 

la gala , fino el valor, 
J^/. Per ciíQf^s ííyi-eílíañqs 



189 



paflaron nucieras mayores, 
mas aun de rales errores 
ion ya eíleriles los años. 

C/ííJ'.Las diligencias , que InfamaJ;; 
fon las que admitió fevera 
en la fundación primera 
la Pvcligfon de las damas; 

Que de lo tierno , y galante, 
de lo- advertido , y fecreto 
fe compone el mas perfedd 
y el mas atinado amante; 

Ya la coftumbrc de Efpaña 
mérito alentado encierra 
la mentida ayrofa guerra 
del rejón , y de la caña: 

Que en efte exercicio ardiehté^J 
aunque feftivo le llamen, 
las burlas hacen examen 
de las veras- del valiente, 

Z<?/* Galán fecreto á que efeéló^ 
el fcplo , le han de eílimarV 
fí nada le han de fiar, 
para que ha de fer fecreto?; 

Claridofo , mal te engañas, 
queao entre tantas finezas 
me enamorarán ternezas, 
fino virtudes-, y hazañas. 

tos aliéneosle tu edad 
en eíTa aventura emplea,' 
que es en los Principes fe* 
dos veces la ocioíidad; 

<iue íi vences , con lucida 
gloria faldrás , y íi mueres,, 
qué mayor victoria quleves^, 
que perder bien una vida? 

Ciar, La vidala guardo aqui 
para cmpreffa mas amada,, 
y á cada inflante ocupada, 
feúora , en morir por ti. 

y qui aventura mayor, 
gue fonquig^f ¡^ I^c^mofo^, 



l! 



X po Comedia famofd^Querer porfolo querer^ 

el bizarro , cI xlefcieñofo . - . . . 

impoísiblc de tu amor? 
Y e;i mayor peligro quedo, 



- .íi co!i aqu.qlla.pQrfia 
peles en fin la oiradla, 
y contigo íblo el miedo. 
Sí con alma rigurofa 
te iiiegasjo que mereces, 
-y el fer amada aborreces, 
para qué naclfte hcrmofa? 

'^eL Qiie foy hermofa ni apiuebo, 
,ni güilo , -que nielo digas: 
:li es mentira , que me obligas? 
7 fi es verdad , que te debo? 

'jQue van^ civilidad! 

.Que íe agradezca me admira, 
¡que «s mucho para mentira, 
y poco para verdad. 

Ciar, No es bien que te caufe enojos 
llamarte hermofa , que fiento, 
que paga el jíntcndimicnto 
una deuda de los ojosj 

y el alnia que ya te dio, 

debes á un amor tan nuevo. 

Z^/..No ves que no te la debo, 
ü no la recibo yo. 

■Ciar, Bien niveladas eftán 
las dos coftumbres , en ti 
defdencs de dama , en mi 
fufrlmiento de galán. 

^of, SI con j:Igor tan efquivo 
trata á todos tu dcfden, 
á efte Príncipe también 
le efpero muerto , 6 cautivo; 

jQLie del jamás en efedo 
ie ha fabído. Zí/. Sí murió 
íle amor , y aufencla , cumplió 
con lo amante , y lo difcreto. 

Ciar. Ya el cafl4l!o fe defcubrc. 

Zel.V>á\-x fabrica! Ciar. Excelente; 

Zf/. Si es la nube tan luciente. 



-qual Cera la luz que encubre? 
Ciar. Parece el vario artificio 
de i;no , y otro hermoroefpado 
mas Sphcra , que Palacio, 
mas milagro, <]ue ediíici<;>í 
.Zeh Los repartidos defpojos 
'hacen por igual difíancia 
tan hermofa confonancia, 
que es muíica de los ojos. 
Q^;Q.fu perfección , igual 
á fu nombre peregrine, 
pide tanto el de divino, 
que defdeña el de Real. 
^Rof, En medio de beldad tant« 
como á los ojos ofrece, 
mueftra un horror, que eílremecí,- 
y unaconfuíion ,quc efpanta. i 
Quk de monftruosl Ciar..E\ de Creta, 
y fu laberynto creo, 
que eftoy mirando. Z^/.Aqui veo 
fufpendlda una trompeta. 
C/^r. Sin duda es para avifac 
con ella , que viene gente. 
Zí'/.Tocadla, y llamad. RofXiQttVíltl 

para qué quieres llamar? 
1^0 vés , feñora , que llamas 

á mil fieras efpantofas? 
Zel, Ea , que fin lo medrofas 
podremos todas fer damas. 
Clarín , y Ec§, 
Toma uno la trompeta , y fefponden 

con otra^y ajfomafe un Gigante, 
Toca , toca. Gig. Qtilen diremos, 

que fe atreve a la aventura? 
jRoJ, Ay qué terrible figurai 
Zel. Por curioíidad querem.os, 

que della cuenta nos óks, 
Gig. Quien no la prueba , adelanté. 
Zci. Que no ha de haver un Gigante, 

que fe precie de cortes! 
Qlar, Tu valor fui duda ignora. 

Zel. 



de Don Antonio de Mendoza* 



ZeL O , qnantosr en lo infolcntes 

futí Jan folo eVícr valientcsi 
Rof, No pueden menos, feñora,, 

que fe lo- mandan afsi 

loslibros.. 
G/^. I. Deícubro armados ' 

Cavalleros disfrazados. 
Rof, Otra vez? triíle de mi! 
Z^/. Tropas de cavallo veo,. 

guftofo ha de fer el día. 
Ro/.-No eíiamos, feñora mía, 

fegaros aqu!..Zí/,Defeo 

ver en trage disfrazado 

cftos fucclíbs aora.- 
Rof. Porqué no has hecho yfeñoraj. 

otro canillo encantado, 

para guardar tu hcrmofura? 
ZeL Porque la beldad mayor 

fe guarda mucho mejor 

encerrada en fu cordura, • 
Suenan^ trompetas, 
Rof.Toáo es guerra. Zí-Z.LosdefpojoS' 

defta visoria procura. - 
Glar. Ay que, es mayor aventura 

el e ncanro de tus ojos. Vanfe, 
Salen de.Jzfpanoles- ,0 del habito de 

fu gu/ij'Fílíjbravo ^ elGeneral,y 

Rifalaro y un criado de donayre» '■ 
Fel. Efto es amor , no té efpante, 

los mas fabiós mas quiííeron, 

y juntos fiempre anduvieron 

buen Principe , y buen amante, ■ 
Es eípifitu , es aliento, . 

virtud Real puede fcr, 

pues quien ama ha de tener 

cuidado , y entendimiento. ■ 
Si 16 utenro , y liberal,, 

lo advertido , lo fccrcto, 

lo recatado-, y difcreto 

digno de un alma Real 
Es amor , y amor es ley/ 



Tguaí , fegura , y confiante, 
mira fi de un buen amante 
fe puede hacer un'buen Rey.- 

No amar , es tibia cordura, 
flaca virtud imperfeda,. 
y folo culpa difcreta 
amar la altiva hermofutí.' 

Divinamente inclinado, 

que bufque mi edad es juño,; 
no variedades al gufto, 
fino Fénix al cuidado: 

Kafta ver ñ el alma alcanza' 
un fugeto , en quien I-e de 
tanto , míe amar á la fe, 
que fe olvide la efperanza: 

Qiic el alma en fu inmenfidad, 
qiiantocabe en Cielo , y tierra,;» 
encerrarpuedé , y encierra 
no mas de una-voluntad; 

Y efta ha de fer tan lucida, 
tan atenta á fus verdades, 
que ha^dc amar etersiidades 
en lo breve de una vida, 

Con tan medida templanza, 
que parezca la belleza 
impoísible fu fineza, 
y á fú mérito efperanza, • 

Y tan lexos dellá éíté, . 

que fea qualquier locura, 
quaiquier fombra de ventura" 
unaquexadelafe; 

Y en cfta foriofa culpa 

de amar , folo puede hallar 
en la decencia de amar,- ' 
fino el premio , la difcülpa. 
Quien mas ama , y menospienía ■ 
de si , ya que con querer 
nodexa en fin de ofeiider, 
hace mas cortes la ofenfa, 

Y en fu generofo empleo 
yivíi' ateato ^ no jont^ 



4 y 4* 



Comedia famofa, 

á los errores xle amar 
los delitos de un defeo, 
.Tenga.ociofoslos engañps, 
que ya paila de ignorante, 
y aun de obftinado el amant-e^ 
que ha meneíler defengaños» 
,Yo no hoje de la porfía 

mérito para mi pena; 

fentire por caufa agena, 

y amaré por gloria mia« 
^Rif. Finiísimo Bachiller 

effe tan galán mentir, 

todos lo faben decir, 

y nadie lo fabe hacer. ^ 

Sin defeos ( que donayre! ) 

quieres humanos empleos? 

hi feñor , que los deíeos 

fon picaros de buea ayre, 
Fsl, Murió el cautivo , y me llama 

defla Zelidaura bella 

la opinión , por ver íi en ella 

me finge aplaufosla fama. ■ 
y figuiendo misdefvelos, 

diciendo qu€ voy aora 

á ver la que Grecia adora, 

deidad venerada en Délos. 
Dexo el Rey no , y corta hazaña 

la llamo , pues dexaria 

quanto pufo en Monarquía 

Roma iníigne , y fuerte Efpaña; 
Qiie yo mas grande nací 

que un Reyno ; fi en él no eftoy, 

qué dexo , íi donde voy 

me lleve conmigo á mi? 
Gen, Aunque no ay precepto , y ley, 

que :á U República ordene, 

ni que mas el mundo enffenc, ' 

que los ojos de fu Rey. 
Deí^as dos miniftros íiibios 

en el govlerno tan buenos, 

que es de fu gloria lo fncnos> 



Querer por fofo querer, 

tener mudos los agravios. 
Que íiendo buenos por si 
con tantos varios eftremos, 
es honra tuya , pues vemos, 
que fon mejores por ti. 
Fel. Su zclo , y valor prudente 
me aífegura que no harc 
falta yo , pues cftaré 
apartado , mas no aufentc. 
Es mi cuidado un regiílro, 
que de nada vive ageno, 
que íiendo el Principe bueno,- 
no puede haver mal miniftro. 
Que el oficio del rcynar 
es hablar , oir , y ver, 
aprender para faber, 
y faber para enfeñar. 
iii/iTemblando eftoy,que cfte efperé 
que ha de governar el mundo: 
ó cuidado vagamundo 
de tanto gran majadero! 
pues con lo que buena ley 
los mentecatos llamamos 
todos , el dar , intentamos 
fus cOnfeguitos al PvCy; 

Y el que mas preciado vi 
de zelanre , y de fiel, 
no le quiere para él, 
fino bueno para si. 

Gfn. Para tu entretenimiento 
has traído en Rifaloro, 
un donayre con decoro 
de apacible entendimiento. 

Y enquien vive muy de cfpacio 
una locura fin furia, 

una gracia fin injuria, 
todo muy nuevo ert Palacios 
Perfona de tal bondad, 
que te dirá , y lo se yo, 
íiempre verdad. Rif. EiTo no, 
ni mentira , ni verdad. 

No 



de Don Antonio de Mendoza. 



ip3 



No fe ha de hallar en mi boca, 

p€fado , ni lifonjero; 

mentira , porque no quiero; 

verdad , porque no me toca. 
Mo Ifvide haver en mi coftumbre, 

y alegre nai uraleza; 

mentira , porque es baxeza; 

verdad', porque es pefadumbrc. 
¡Yo verdad ? que necedades! 

no eá judo , fi bien lo miras, 

que me deban las mentiras 

deslucir yolas verdades. 
Gen, Poí* eíTo debe vivir 

itinto á toda Mageftad 

quien conozca la verdad, 

y la merezca decir. 

Sueñe dentro un clarín, 
Fe!, Qué es ello? 
j?//l Trompeta aora? 
Fel. Sufpcndeme los fentldos, 

que es para nobles oídos 

jla muíica mas fonora. 
Entre eftos arboles veo 

un edificio famofo, 

bella paz , termino hermofo 

de la vifta , y del defeo. 
Gen, Si es defta divina , y fabla 

Reyna alvergue? 
Fel, x^un no llegamos 

á Tartaria , que auti eílamos 

en los confínes de xA.rabia. 
Mas cerca lleguemos. Fel. Dexa 

curiofidades , que eftoy 

en los paíFos , qu*e no doy, 

fuñiendo al alma una quexa. 
Gen. Mira eftrañas infcripciones, 

y confaías variedades, 

donde eftán las novedades, 

llamando las fuípeníiones. 
jp?/. Aquí dice defta fuerte: 

Q fq^ grem¡o , q foy agray ip; 



eftoy para el fuerte , y fahio, 
no bafta el fabio , ni el fuerte. 

Y dice alli : La hermofura 
fe ha negado la elección, 
q-ue no quiere la razón 
- fiarfe de la ventura» 

Todo lo entiendo , y no atino 
la caufa. Rif, Yo caygo en cito; 

Ge?j, Y es? 

Rif, Que el tratar de entenderlo, 
es muy grande defatino. 

Gen. Llamemos. Rif. Aqui fe ve 
un inftrumento. canoro, 
que llamamos. Gen. Rifaloro,^ 
toca , y llama. Fel, Si mi fe. 

Llaman como antes , y refponden 
de adentro, 

, Clarín , y Eco; 
Se detiene un folo iiiftantc; 

dexaré á mi amor con penaj 

que eftáde efcrupulos llena 

el alma de un fino amante. 
'AJfomafe otro Gigante diferente; 

que fe llamara elfegundo ,y qui--. 
tefe elfomhrero, 
Rif.Ya. fe aíToman. G^g-.a.Cavallecoi, 

qué manda ? llegue quien es. , 
Rif. Pefe a tal , gayan cortés, 

y prodigo de fombrero, 

ay tal ndvedad ! ó leve 

Gigantón , fin duda en ca«i» 
Repoías , y tienes dama, 

y fabcs beber con nieve. 

Gayan nuevamente ¡mprelTo." 
Gig. 2 .Qué mandan vuefas mercedes? 
Rif. Merced , y eífo mas ? ñ puedes, 

dinos , montaña de hueíTo, 

eñe Caftillo , qué encierra? 

prodigio en fabrica humana. 
G/¿. 2. Ala hertnoí^ CUridiana, , 



ip4 Comediafamofaj 

Rcyna , y deidad dcQa tierra, 
JPor tan nueva caufa , y modo 

encantada en el Palacio 

que veis , que íi eílais de efpacio 

os informaré de todo. 
^AJfornafe el primer Gigante muy en^ 

fadofo , y vafe el/egundo» 
Gig, Profigue , pues, 
Gig, r . Yo no quiero, 

vete. G/^. 2. Si haré. 
Rif, Que paciencia 

de gayan , y qué obediencia! 
Gig^ r. Quien pregunta? 
Rif. Un efcudero. 
Gig^ Los efcuderos no es gente 

de hiftoria , paííe. Rif. O picaño, 

fobcrvio gayan de antaño, 

mas canfado , que valiente. 
Gig». I. Efcudero ,. gran trabajo^ 
Rif\, Merecí lo que efcucbé, 

pues que yo me levanté 

un teítimoiiio tan baxo. 
Jla tronco , ha monte , ha diluvia 
- ¿e carne , yo vive Dios, 

que me he de vengar de vos 

qual que andante boquirublo, 
pjte os partirá con un rayo 

por detrás , y por delante, 

que para ningún Gigante 

permite Dios el foslayo. 
Gig^i* Ha vil criatura! Gen, Portere, 

ó gayan , que todo es uno, 

decid. Gig, t.'^o fea importuno; 

fí es armado Cavallero 
Rcfponderé , que fi no 

baxarc , y con eña maza. 
. les haré dexar la plaza. 
Ctg,. 1. Qué cito efcuche , y fufra yo! 

Refponde con menos filtros 

loco ,.fobervio , arrogante,, 

t^ cofa para ua G «gante. 



Querer por folo querer, 

hacer cafo de efcuderos? Vafi 
í'í'/. Llama mil vecfs, que eftoy. 
Rif, Ay furias arroldanadas? 
■FeL Rompiera las encantadas 

puertas , que otro Alcidesfoy: 
Mas ni ver a Claridiana 

guño , ya fea del fuclo 

admiración , yá del Cíela 

competencia foberana. 
Partamos , que en detenerme 

agravio el alma. Gen. Señor, 

aunque te aprefurc amor, 

y deño no guftes , duerme, 
Repofa , defcanfa un ratd, 

pues tan fatigado vas: 

Principe , débante mas 

muchos Rey nos , que un retratoí 
Totna aliento , goza dcfla 

tregua del Sol : del Abril, 

florido huefped gentil, 

verde apacible florcña, 
Rif, Por lo bien que lo ha pintadOjj 

goia cfla felva florida, 

cumple aora con la vida, 

y dcfpues con el cuidado. 
Gen. Siéntate al pie defta fuentC" 

qucxofa , y murmuradora.. 
Rif, Píenfo que le das aora 

fcñ^sde algún pretendiente*. 
Vafe el General, 
Gen>. A ver los ca val los voy, 

tu , Rifaloro , te queda 

con el Rey. Rif. Defta arboleda* 

foñoliento huefped foy. 
No duermes ? Fel. Mal entendida 

cofíumbre , el dormir , y human» 

fi'aca ocioíidad , tyrana 

del amor , y de la vida, 
Rif Ay cofa mas dcfcanfada 

que eldormir? 6 necedtd 

¿£ üuna. couiodldady 

ti 



de 'Don Antonio de Mendoza* 



él no eftár pcnfando en nada! 

Mas á fcr Principe aquí, 
jamis admitiera el fueño, 
porno dcxar de fer dueño 
ningún inftantc de mi. 

FW. Si llega el fueño violento, 
á fiifriric me apercibo, 
quitarme de lo que vivo, 
pero no de lo. que ííento. 

Pena que á dormir fe atreve, 
qué mucho fe cftá infamando, 
y quien dormir puede amando, 
qué poco el alma le debe! 
Saca el retrato. 

Salid vos lifonja muda, 
íijcncío eloquente , donde 
de Ángel , y mugcr efconde 
el Ciclo una hcrmofa duda. 

Bcllifstmo hcrmofo dueño, 
noche del Sol , gloria mia, 
como cabe tanto día 
en circulo tan pequeño? 

O lo que el fueño porfía! 
ya me vence , mas eípere, 
que la parte que venciere 
noconfeífaréque es mia. 

Tormenta quiero , y no calma, 
que fi fale vencedor 
rendirá folo en mi amor 
lo que dexa de fer alma. 

Si durmiere un folo inflante, 
porque es morir lo dormido, 
lo quiero , y quede vencido 
por hombre , y no por amante. 

Duerme fe con el retrato en la mano, 

Ríf. Ya fe ha quedado dormido 
tan prerto ? qué ncccdadl 
mas parece habilidad, 
que de galán , de marido. 

Duerme fe 'Rifaloro.y Jaíga ZeUdatí- 
tÁ de caz>adGra cort mixq. 



ip? 



Si duerme un enamorado, 
qué haré yo , donde no eftán 
ni defvelos de galán, 
ni pefadumbres de honrado? 

ZeU Soledad , no ay compañía 
mayor , donde el alma yace 
configo , y en ella nace 
una verdad cada día: 
en efta verde harmonía 
miro quan breve repofa 
en un peligro la roía, 
en un defmayo el jazmín, 
y que fola el alma en fin 
permanece fiemprc herniofa.: 

Toda la naturaleza 
es avifos del Autor, 
primer lifonja una floc 
en fu candida pureza: 
en qtie logra fu belleza; 
fino en robarla un tyrano; 
y aquel verdor foberano, 
que fué dcfprecio a las horas,; 
y embidla de mil Auroras, 
es defpojo de una mano. 

Ser Rcyna en poder , y nombre^; 
folo firvc de alcanzar 
mas qne perder , y empeñar 
en la ventura de un hombre: 
quien poderofo fe nombre^ 
no puede faber aquí, ■ 
quien le quiere bien por sí, 
y afsi me canfa el poder, 
porque no puedo faber 
quien me quiere bien por mi. 

Nací fin fobcrvia alguna, 

y es mi dote vn Reyno , y creo, 
que fon los miichofi que veo 
amantes de mi fortuna: 
mas como en vano Importuna 
a! A Iva en tiernos amores 
el paxarillo en las flores. 



ip6 Comedia f amo fí^^ 

en vano afsiften amantes 
paxsrillos ignorantes, 
porfiados ruyfetiores. 

Divertirme , y tirar quiero. 

Como entre Juenos habla RifaJoro, 
fin defpertar, 

JR.íf, Ha feñor , es ht)ra ya? 

ZeL Ruido fient© , allí eftá 
durmlcwdo , fi , un Cavallero, 
que en un retrato , defpojos 
de algún amor cortefano, 
tiene el defvelo en la mano, 
pero el defcuido en los ojos. 

Buelve Zelidanra ^y ve d Felisbr-a- 
vo , y llega/e cerca. 

Duerme ? fin duda querido 
cftá , que d<í un deldenado 
fe hace luego un dcfvelado, 
y de un amado un dormido. 

C^uc cuidados tan ágenos 

de amor ! pues el que fe inclina 
á dprmir , fiempre imagina 
en lo que defvela menos. 

En el favor no me efpanto 
que duerma : tiemblo de verle, 
mucho deben de quererle, 
pues que le aíTegurciU tanto. 

No finezas , fino antojos 
ella dama le coRó, 
y qué fuya If miro, 
pues le haoerrado los ojos! 

Holgara que el miímo dueño 
del retrato aqui efluvicra, 
porque fus defvelos viera 
agradecidos de un fueño: 

Mirando llena de enoios, 

que en el hombre menos v^no 
una ventura cu la mano 
luego es defcuido en los ojos. 
Llegue fe unas. 

Amante ( no diré necio. 



Querer por foto Querer ^ 

que es mas culpa fer ingrato) 

no efcondieras el retrato, 

para callar el defprecio? 
Quitarefelc , y quexofo 

quede ,, y también enfeñado 

á perder por dcfcuidado, i 

lo que olvida por dichofo. 
Quitale el retrato. 
Vengada erareis por mi, 

quede ffh vos quien aorá," 

eftando con vos , feñora, 

vive tan dentro de si. 

Mira "el retrato,- 
Qiiien con el favor fe rauda, 

quien ni os ama , ni os guardo; 

masqué es efto ? él duerme, y y<3^ 

cÜoy follando fin duda. 
Difsimulado veneno 

fe introduce en mi alvedrio: '. 

retrato en el mundo mío, 

y en hombre de amor agcnQ! 
Si es encaño del fcntldo? . 

Yo foy , no cftoy engañada, ) 

loca fi ; y© retratada, 

y en las manos de un dormido! 
Qué agraviv.s fon eftos , Cielo? 

injufto queréis que os nombre: 

retrato mió , y en hombre, 

que aun no le cueAo un defveloí. 
Su ignorancia , y vanidad 

me obliga áeftarle temiendo ] 

cfpofo , pues vá cumpliendo 

con la primer necedad. 
Señas en él de querido, 

y dos en mi de ofendida, '; 

retratada , y dcf a'.ida, 

yo quexofa , y él dormido! 
Aun fabcr quien es me ha dado 

miedo , y no curiofidad; 

qué poca es fu caiidad, 

íino ^s ijias que fu cuidad*! . 

t^6 



de Don Antonio de Mendoza. 



No tengo mas que ctilpark*; 
no vi pcrfona mejor: 
6 quien formara íu amor 
de fu cara , y de fu talle! 
Si te he parecido bien, 
( cofa en ti tan efcondida ) 
sé perfona , por tu vida, 
que merezcas mi deídén. 
Gente fiento , vendré aquí 
encubierta en mi temor, 
á faber del ; tente ^ amor, 
que aun iba á decir de mi. 
Vixfe y y /alga Ciar i doro. 
Ciar, No huyas , que op es tanta 
ofenfa mis amores, 
•que dexando en las flores 
tcftigos de tu planta, 
b Celidaura hermofa 
te acufa , y te confíeíTa cada rofa, 
Sigo en felva efcondida 
tu defdén , y del prado 
tu blanco pie nevado 
adulación florida 
es novedad , pues debe 
las roxas flores á la blanca nieve, 
%i con enfado miras, 
que te diga mi pena, 
ya mi filencio ordena 
enmudecer tus iras; 
mas Cielos como puedo, (do? 
que no callo el amor,íi digo elmic- 
Ve/pierte Felisbravo , y pongafe a 
hablar con el retrato y y de no ha- 
llarle fe congoxe, 
Fel, Pofsible es que me dormíl 
paífe por caíligo el fueño, 
pues dexé divino dueño, 
de cftárcon vos(aydcmi!) 
^ué es del retrato ? perderme 
quificra primero ( ay Cielo! ) 
4cfpierto viva en dcfvelq 



ip7 



nn defvelado , que duerme. 
Eílará el alma corrida 

íí le perdí , aunque de amor 
muera , que pago eftc error 
cortamente con la vida; 

Y quando a morir acierte, 
es negarme a lo fentldo, 
que es de un dolor merecidé 
civil remedio la muerte. , 

Si padezco fin difculpa, 

qué le deberé al rigor, 

quando me quite el dolot, 

fi no me quita la culpa? 
Viva , y viva mi tormento 

en tanta gloria perdida, 

y firvafololavida 

de a}'.udar al fentimlento; 
Siempre el alma quede agena 

del confuelo , que no pid-o^ 

y moriré de entendido 

lo que viviere de pena» 
Mi mal es bien empleado, 

pues merezco efta dcfdichá; 

y aun no nFie queda la dicha 

de parecer defdichado. 
Ciar, Qué bufca aquel hombre allií' 
Fel, Hanmelc hurtado , qué efperClS 

efte le hurtó : Cavallero, ^ 

fabed , que al mundo naci 
Tanto , que ni en graeia puedfl^ 

fufrir nada , y fin faber, 

qué es temor , llego a tene4 

á mis efcrupulos miedo» 
No con aparatos vanos 

de palabras , en mi vida 

pufe en la lengua atrevida 

el oficio de las manos; 

Y afsi os pido cortéfmcnte^ 
que el Sol me bolvais. 

Ciar, Qué efcucho? 

Fe¡,Q^e el alma me dcls,q ha piucfi* 



1^8 Comedia famofa. Querer por folo querer^ 



que eftoy de la vida aufente, 
p/ztr. Si efta loco? Fel. Del recato 

no os valgáis , bolvedme en él 

mil rayos en un pincel, 

mil foles en un retrato. 
Ciar, No os entiendo. 
FeL Vive Dios, 

que os mate , íi lo encubrís. 
iClar» Ni se lo que me decis, 

ni os temo , ni eftimo á vos, 

que vive el Cielo. Rif, Que voces 
pe/pierta Rif aloro , y pone fe en pie 
muy alborotado» 

fon cftas? 
f tf/. Qué no me entiendes? 

mal fabes á quien ofendes. 
Ciar, Poco mi valor conoces. 
Llega Rifaloro , y ponefe al lado 

de fu amo. 
Fro Jigüe el ruido ^yfuenen trompetas con mucha harmonía , y efiruendo de 

guerra \falga el General , v cayga de [de lo alto una puente , que divida 

a Felisbrauo yy d Claridoro ^y por dentro efle hecha una e/cala , por 

donde haxe el Principe Flor anteo muy bizarro , y baxen con el los Gi-i 

gantes , y aparezcan muchas figuras horribles, 
Jiof. Sin duda que la aventura cña novedad ? Rif, Nopuedo^ 

intenta algún Cavallero. tengamos acra miedo. 

Salga Zelidaura de villana , y con y fabrcmoslo defpues. 

illa Rofelinda en el mifmo trage» Ponefe en medio de los dos Flor anteo*. 



Rif, Ea domeña efte potro. 

Fel, Defconocefme fin duda, 

Rif. Cobarde , que al uno ayuda^ 
eftá de parte del otro. 

Meten mane ^y fuena dentro ruido^ 
difparanfe muchas invenciones de 
fuego , quanto pueda poner hor-z 
ror , y admiración, 

Fel, Quita , que mi furia ayrada 
le dará prefto el caftigo. 

Ciar, Yo de que haré quanto digOjj 
doy el fiador en mi efpada. 
Tror/ípetas ,y caxas pocOm 

Pero qué es efio? 

Fel, Qué efpanto! 
fino fe defata el Cielo, 
fe viene el caftillo al fucío, 
ó fe deshace efle encanto. 
Lo mifrno. 



2^/. Verlo disfrazada efpero, 
mas emprehenderla procura» 

¡Quien traía mi retrato, 
ó vil , una retratada, 
y otra belleza bufcada» 
falfo ferás , mas no ingrata. 

^fi} toda la efcalera cubierta de 4r- 
nefes^y aparatos de armas^y fem- 
jbrado dellas el techo , y elfuelo , y 
falga de la boca de una Jierpe un 
Gigante negro , armado cenfíi 
maza , echando fuego. 



Cm.iUí^rOrdime 



^% fS 



Flor, Generofos Cavalleros, 

glorioía ambición, que atiende 
á juntar de Apolo , y Marte 
robles, plumas , y laureles. 

DePce admirado prodigio, 
defte bello aflbmbro , át^t 
verdad aora , y deípues 
fábula de quien lo cuente, 

Defle general cuidado, 

confunfion , que al Cielo ^trevf 
loca vecindad en tantos 
fantafticos capiteles. 

Jíucílra venida híi nacidoi 



áe Don Antonio 

iefcucbad lo que promete, 

lo que encierra , á lo que obliga, 

lo que guarda , y lo que advierte 

Para honor deftas Provincias 
fablo , ingenlofo , y valiente 
Laoiiiedontc fue en Arabia 
el poílrero de fus Reyes, 

Cuya voz , que ya en olvido 
¿ Mcdea , y Circe tiene, 
freno del mar , y del viento, 
pufo á las eftrcllas leyes. 

Del Cielo crédito hermoío 
tuvo una hija , que ofrece 
logrado en todas fus parces 
quanto las lifonjas mienten, 

Xan íin arte , hermofa , y linda, 
que defdeiia , y culpa fiemprc 
fu natural herinofura 
mentiras de rofa , y nieve. 

Siendo en fu edad coronada 
de jaznxines , y claveles 
doce bellifsimos años 
lo menos florido , y verde. 

De fu Reyno , y de fu fama 
la gloriofa defcendiente 
única heredera , y tanto, 
que lo pareció del Fénix; 

No fiando á fu belleza 

fu elección , en quien fuccdc 

a las hermofuras tanto, 

en que lloren , y efcarmlentcn. 

Llamó a los nobles del Reyno 
fu hija hermofa prefente, 
y afsi dixo , ya pifando 
los términos de la muerte: 

A mi hija , y á mi Reyno, 
de qusnto al Sol luces debe, 
el amor , y la codicia 
traerán varios pretendientes. 

No quiero que peligrando 
en Us íiceaas crucks 



de Mendoza. ipp» 

de adulación , que faitean 
los oídos mas prudentes. 

Que la falfedad la engañe, 
la ternura le aconfeje, 
desluciendo fu defdich* 
lo que fu beldad merece, 

y en vez de elegir an fabio 
fuerte varón , fi apetece 
un lindo , y necio en Arabia 
Principe ignorante rcync, 

DIxo , y á un fiero conjura 
proíiguiendo , fe eftremecé 
la tierra , dando á los ayrc^ 
efte edificio luciente. 

Donde fu heredera hermoíJl 
encerrando fácilmente 
defendida de impofsibles^' 
un encanto en otro tiene. 

Ay , para que la aventura 
méritos grandes la IntenteS; 
mucho que el Ingenio entlead4| 
mucho que el valor fu jete: 

Porque fiendo el premio delU 
la Princefa , Arabia quede 
defendida , y governada 
de lo fibio , y de lo fuerte! 

Que obligando á fus vaífallos 
quifo que fu Reyno heredeiS 
eñas dos partes , que formaqj 
los Principes excelentes. 

Seguid la empreífa , mancebo!, 
que el intentarla promete 
un Imperio á quien la gana¿ 
y una gloria a quien la pierde^ 

FeL Quien eíTos Reynos dcfea, 
quien efla beldad pretende,, 
eíTos peligros conquifte, 
eíTas venturas celebre; 
Pero no quien mayor dueñ» 
adora , y trifte padece 
detenido con el alma 



aoo Comedia famofa, 

tiernos agravios de aufente. 
ZeL Otra quiere , y otra bufca, 

que fácil hombre! 
Fel. Y no pienfe 

que bufca Rey nos quien ama 
por elección , quien defmiente 
pe los hombres la columbre, 
quien generofo no atiende 
á viles comodidades, 
y á si mifmo fe agradece, 
Prcmiarfe con lo que adora, 

lo quefufre , y lo que íiente. 
Ciar. Lo mifmo digo , y que adoro 
mayor belleza , que tiene 
mas im^bfslbles , qiie el Cielo 
con Eftrellas no los vence. 
Fkr, Sois armados Ca valleros? 
Fel. Yo Cu 
Ciar. Yo también. 
Floí". Efperen: 

diles , Brocadáh ,1a ley 
que fe guarda , y que fe temé. 
Cíg. i.Esley deftc encatamiento 
que el que á ver llegare el fuerte 
Cadillo , y de fu aventura 
fe efcufarc , que confíeffe 
que es necio , y cobarde , y luego 
que en la batalla le empeñen 
de efte encanto los Gigantes, 
y fieras que le obedecen. 
Flor, Y fi la emprende , y no acaba, 
que a referirlo fe quede, 
como yo , que tuve en ella 
el valor , y no la fuerte. 
FeJ, Tal baxeza les proponen 
los barbaros de eflas leyes 
á los Cavalleros nobles, 
por übligacion valientes? 
y© acabare la aventura, 
porque tenga que defprecíe 
©tira mas hermofa inan<^ 



uerer por folo querer , 

C/;ír.Las pruebas luego fe empiecen 
que ya ofrezco efta victoria 
á fu planta , y no á mi frente. 
Trompetas ^y caxaspoco, 
Flor, Hagan feúal los clarines, 
baxe la fegunda puente, 
y a la prueba del ingenio, 
que es prIméro,entrambos entren; 
Cae h otra puente como rajirillo ^y 
aparezcan unos peñafcos llenos de 
horror , y en ellos muchos anima-, 
les efpantofos , echando fuego» 
Un laberynto os efpera, 
y moftrará que le entiende, 
quien por la puerta contraría, 
de la que entrare , faliere. 
Entre cada uno por fu puerta» 
Fel, Ea al CaaiUo. 
Ciar. Al Caftillo, 

oyme eternizo. 
Fel. O y efpere 

plumas la faina , que el Cielo 
en alas de honor penetren. 
ZeL Gallardas refolucioncs, 
y en el uno he de correrme 
de parte de mi retrato, 
fino es íabio , y no es valiente. 
En qué confuvíones quedo? 

que fi es fabio , y fuerte , y vencé^ 
fe ha de cafar en Arabia: 
todo me canfa , y me ofende, 
Rff. Mucho tardan , mi poquito 
de ingenio , y valor fe pruebe, 
quizá que podre efcribirrae 
en el libro de los Reyes. 
Si falta donde no pienfan, 
( va lo civil de la liebre ) 
quien puede efperarlo menos? 
Gíg. I. No ledixe , que no es gente 
de hiftoria el efcudcrage? 
ea , por los ayres buele. 

Ó 



de Don Antonio de Mendoza. 201 

o fe huelve Rifaloro , ó fe le trague y efla puerta , que dependen 



alguna boca , ó le arrebate algún 
gayan quando ernbijie al Cajiillo, 
y /alga el Gigante defabrido, 
Rif. Ay trlüe 1 San Belianis, 

que me ha mordido una fícrpe. 

Zel. No te efpantes , que en Palacio 

toda fabandija muerde. 

Suenen trompetas, 

Dent.Vidionn, vi<ftoria. Zel,h quieft 

de lo ingcnlofo fe debe? 
Ciar. A Claridoro. Flor. Mancebo, 
ciñe del árbol tu frente, 
que retrata la efpcranza, 
y le engendraron defdcnes. 
Ciar. No inc llamo viéi-oriofo, 
que eftc nombre no merece, 
íi es por agena hcrmofura, 
y efxa Zclidaura'aufente. 
Salga PHisbravo muy ayrado por la 

mi fma puerta que entro. 
Fel, Perdí del ingenio el nombre, 
parce que mas rcfplandece 
en el alma : 6 vano engaño, 
que por ingenio fe cuente 
Acertar de un laberynto 
la confuíio» , qne parece 
atención de la memoria, 
no del ingenio eminente. 
De quien mayores empreíías, 
y mas glorias íc prometen! 
Eílo no es fer ingeniofo, 
la memoria no defciende 
Del Ingenio , antes ha fido 
defcrcdito fuyo íiempre. 
Zel. El hombre no tiene ingenio; 
pevocoiTíO ha de tenerle 
hombre que tanto defcanfa? 
petíona que tanto duerme? 
1 roiwpeías , y caxas poeo, 
¥¡oi* Profigue, iiuftre raaacebOj;- 



fieros monñruos , á tu efpada, 
como á tu ingenio refpeten. 

Mete mano Claridoro ,y embijie ,y 
arrojan las figuras fuego. 

Ciar. Todo fu aííbmbro me infunde 
mas valor : fieras ferpientcs, 
qué efperais? 

Zel. Que bravo cmblfle! 

Flor. Qué valerofo acomete! 

Chr. Pero a lo impofsible afplro,' 
que aunque el animo fe enciende^; 
y no ay monílruos , ni peligros, 
que mi valor no defdeñc, 
no fon las fuerzas eternas: 
o mal ayd. Fel. Si confientcn 

"Retir afe Claridoro , y embijie Felif- 
bravo a las puertas cerradas ,yr 
fe abren en dos partes ,y aparecen 
los Gigantes d detentrk el pajfo^ 

Los Cielos que fe reflaurc 
lo iugcnlofo con lo fuerte, 
oy fe verá , monRruos viles, 
fieras cobardes , temedme, 

Qiie foy de honor , y de agravió 
ira nueva , y rayo ardiente. 

Echan fuego , y vanfe retirando , y 
cayendo abaxo , y lleguen los Gi-^. 
gantes con las mazas ,y aya mu- 
cho aparato , y demonfi raciones 
de guerra ,y peligro. 

Gen. Que cíK) mi valor confienta! 
qi;e el lado animofo dexe 
del Principe ! ó fiero encanto^- 
ni á fu ley fuera obediente. 

Ni á fu guño , á no fiíber 
que íu efpada fola puede 
darle mayores vidorias. 
Trompetas , y caxas pocoi 

Zel. O cuc.güfto ! ya le temen,- 
¿cx4r no quifo el delpreclo 



a o i Comediafamofa, 

nada al brazo que venciefTe. 
Baxen huyendo los Gigantes, 
y las fieras, 
ffL Fabulofo , y vil aíTombro, 
temida conquifta leve, 
aymasíangrientos encantos, 
que me van fobrando muertes? 
Trompetas y y caxas, 
Dent.VláoTh, visoria. FlorMaitc, 
Corónale Florantes, 
eílc laurel a tus fienes 
ofrece , merecedores 
tus años de mas laureles. 
Vencido havcls el encanto 
entre los dos , y ella puede 
elegir , que en rayos baxa 
fu Dciáad rcfplandccicnte. 
Chir/mias yy baxe el caftillo con mu- 
cha mufica , y vayanfe abriendo 
puertas con vidrieras de criftal, 
y mucho refplandor , que fea cofa 
muy admirable ^ y en un trono 
fentada laPrincefa Claridiana, 
€on una corona de flores en la ca- 
heza , y en el trage que quifiere, 
ZeL Que beldad tan peregrina! 
G/ar, Que dicha íi le ofendieíTc 
el Ingenio ! Fel, Amor , permite 
qije no le agrade el valiente. 
Salga Claridiana del encanto^ 
Ciar, Cavalleros arro:Tantes, 
que locos , y prefumidos, 
queréis fcr favorecidos, 
primero , que fer amantes. 
Aguardáis que el -uno aquí 
elija ( que vano error! ) 
que ay otro encanto mayor, 
que vencer dentro de mi. 
Que falfos ( y no me cfpanto ) 
cftareis en eüa empreíla, 
con que os dará U Priiicef» . 



Querer por Jólo querer, 

las gracias del defencantol 
Poco fabeis de mi nombre; 
yo fuera incendio de mi, 
íi pensara que nací 
para viétoria de un hombre» 
Acertar un laberyato 

prcfume'ingenio ? vencer 
dos fieras , pretende fcr 
hijo del Planeta quinto? 
No es un Principe valiente 
con dar cuchilladas , no; 
con enigmas plcnfo yo, 
que es un Principe excelente» 
Hable con los o¿ ros» 
Para ingenio , y valentía 
de Rey , quien dcftos vencí© 
batallas ? quien go^ erno 
con fexo una Monarquía? 
SI quifo mi padre injufto 
la elección quitarme , fuera 
locura , que pretendiera 
quitarme también el gufto; 
Yo a leyes de encantamiento! 
fujeta por fu Corona? 
él encantó la perfona, 
pero no el enteadlmlento»; 
Ay tan pefados antojos, 

que aun bufcado nos entreguétí,; 
de quien a informarfe lleguen 
los poftreros nueflros ojos? 
Qiie el dueño , nemprc violento, 
á cofta de la paciencia 
lo ha de faber k obediencia, 
antes que el conocimiento! 
No digo que a mi alvcdrio 
fe dexe todo , ni es juft*; 
mas por que ha de eftár mi guño 
tan contra mi , por fer mió? 
Que tiene acafo de buena 
para mi vueftra vidoria? 
gue foio debo á fu gloria, 

pbliü 



de Don Antonio 

obligarme á íer agena, 

Yko lo he de fer , la porfía 
dexc cl úblo , y el valiente; 
quiérame yo folamente, 
que yo merezco fer mia. 

Flor. Cumplir parece forzofo 
con el precepto , feñora, 
pero entre los dos. Ciar, Aora 
ninguno ha de fer mi efpofo: 

Mirado para marido, 

yo lo entendido efcoglcra, 
pero para Rey , quiíiera 
lo valiente , y lo entendido. 

Yo no he de agraviar al uno, 
ni fer de dos ; fuerte , y fabio 
«o es ninguno ; á nadie agravio, 
pues no he de fer de ninguno. 

ZeL iXyc bizarra ! que dlfcrcta! 
la cmbidia tiene á fus pies. 

Fel* Quien , Zc lid aura , no es, 
como es tan linda , y perfe(5l:a? 

CUr^Qnc hermofa 1 aunque mis def- 
velos 
otra caufa tienen. 7.el. Yo 
íin amor eftoy , pues no 
me ha dado embidla » ni zclos. 

Ciar, El uno al otro fe intente 
matar , pues el que llegare 
a vencer , y mas amare, 
ferá el mas fabio , y valiente. 



de Mendoza. 203 

Feí. Que lexos voy dcfta gloria! 
Ciar, Qué ageno eftoy defte guftoli 
Fel. Ha Cavallero , ya es juño 

defagraviar mi memoria. 
Empuñan las efpadas» 
Ciar. El mifmo intento me llamaj 

al primero dcfafio, 
Zel, Quien tiene retrato mioj 

matarfe por otra dama! 

Trompetas poco» 

Enfado tengo , y no zelos: 

mas ay otro nuevo encanto! 

Meten mano a las efpadas , y ayü 
otro ruido come el primero ^y di" 
vidanfe todos , como que no fe 
vén ,y defapxrezcanfe y y entona, 
ees fe cierre la puente levadiz,a^ 
fe Juba el rajlrillo , y de imprQ-^ 
vi/b fe e fonda todo. 

Ciar, La tierra cubre un efpanto, 

FcL Rayos defcogen los CieloSij 

Gen. Que furia! 

Ciar, C^c obfcuridad! 

Fel. Qué horror! 

Zel. Qué affombro! 

Ciar, Qué gloria! ' 

Rof. Qué miedo! 

Ciar. Diga victoria 
dos veces mi libertad»! 



Al fin de ejie ABo f ¿dieron a danzar con efpadas 

teñidas la Galerita deAmorJasJeñoras Doña MarÍ4 

de Guzman , Doña Marta Coutiño , Don¿í 

Francifca de T^ahora^ 



ACTO 



'¿Q4 Comedia famofayQuerer por folo querer. 



ACTO SEGUNDO 

QJJERERPOR SOLO QJJERER. 

Tfonlas perfonas del las mifmas que en el 
primero y y fe añaden. 



Cupido, 

Vn CAvaJlero» 

Un crUdo de Claridoro^ 

Un Ciudadano, 



La fenora Dona Ifahel de Guzman^ 
La mlfma fenora Doña Ifabel, 
Daña Marta Salier. 
Dona Lucia de Prada, 



Lo que fe canto al principio dejle Aclofegundo^ 



DOnde le coronan felvas, 
y Rey de los eampos ya, • 

el Tajo al fiero Xarama 

pone ¡fligo de crlftal. 
Alósanos de Fileno 

Beliía , hcrmofa Deidad, 

defconoddo lo humano, 

compitió lo celeftlal: 
y nuevo coro de Ninfas 

oy Calen á celebrar 

( fi años cuenta lo divino ) 

fu poca florida edad; 
y en tal novedad 

con bizarra variedad 

todas celebran aora 

en el Oricnte\EfpañoI 
Los bellos anos de un Sol, 

que WQ paílkn 4e ua^ Aurortj 



Perdió en los campos de Taja 
lo fcftivo , y lo Real, 
la duda de competido, 
la efperanza de fer mas. 

Dcfpues de grandeza tanta, 
y de aplaufo tan igual, 
nada ha podido atrcverfe 
á llamarfe novedad: 

Pero el nombre de Belifa, 
del mundo gloria inmortal^í 
■ bafta folo para fiefla, 
fobra para Mageílad. 

Y en tal novedad, 
con alegre variedad 
todas celebran aora 
en el Oriente Efpañol 

Los bellos años de un Sol, 
gue ao paíTaii de una Aurora. 



Cbk 



de Don AntoriíQ de Mendoza* 205 

Chirimias , y Clarldjana baxe fila quieres ( 6 padre cruel! } 

porlaefialera de mano derecha, 

y e/le mudada de fuerte , que fe* 

otra apariencia. 
Clar.En que guerra , 6 padre injufto 

me dcxas ? Por que razón 



dexaftc de mi elección 
tan eftrangero mi guñó? 
En mi ofenfa , y mi difgufto, 
que grangeas , porque aísi 
tanto preíumesde ti, 
que mis aciertos efperes, 
que yo los yeriC ? y tu quieres 
acertarlos para mi. 

Porque temen tus antojos, 
( pf cfumldo de prudente ) 
que íe engañan foiamente 
contra mi propria mis ojos? 
quando lloren mis enojos 
fu error en fu defengaño, 
fto ferá menor el daño, 
que deba yo mi difgufto 
á^un engaño de mi gufto,. 
que no al gufto de tu engaño? 

Si á los encantos les fías . 
mis dichas , con mas razón 
puedes á mi prefuncion 
fiarle venturas mías: 
fi de una eftrella confías 
la elección , por linda , y bella, 
puede peligrar en ella 
«na ventura , y mejor 
íabrá conocer de amor 
lina dama , que una eftrella. 

Si en la elección pcligrofa 
vive la belleza , mir^ 
que efta opinión es mentira,^ 
que eftoy fin miedos de hcrmofa: 
como ha de fer vtMiturofa 
ninguna beldad , fi aqui, 
aunque hermofa no nací, 



que yo viva para el, 

y que muera para mi? ' 

Es ley por dicha ? Es íorzofo 

dexarme amar ? ( qué locura! ) 

y que íirva la hermofur'a 

folb de hacer un dichofo? 

Lo aventajado , lo.herroofo,; 

la gloria , el mereclmienta, 

el valor , el lucimiento 

una vez en la muger 

caftigo dexe de fef, 

dexe de fer efcanniento.' 
Mis años en cautiverio, 

mi libertad reducida 

á gufto de agena vida, 

y á manos de ageno imperio! 

no ha de fer : hagan myfterio 

los hombrí s , y firva en fin 

el exemplo del jardín 

de lo breve de una hermofí^ 

tan prolixo en una roía, 

tan vulgar en un jazmín. 
Amenacen la niñez / 

con lo frágil de la edad, 

que yo la comodidad 

embidio de la vejez, 

que fupcricr , y juez . ^ 

d? todo con defcngaños, 

lexos mira los engaños 

dd mar de vivir cruel, 

ya defcanfado baxél 

en la playa de los años. 
No ay prctenfion , no ay mudanza,- 

que los peligros le acuerde 

de amor , ya paííado el verde 

diftrlto de fu efpcranza; 

el tiempo tome venganza, 

libre eftoy , libre nací; 

mi dueño foy , fi otro aquí 

permifo,fere culpada. 



20Ó Comedia famofdy Querer por f oh querer, 

pues fer con el defdichada. Que Injurias debo á los hados^ 

no fe puede hacer fin mí, que no les pido venganza, 

Libertad , nobles cuidados, ni favor , fino templanza, 

que eílos males bien temidos y quietud ? que fin ofenfa 

como ofenderán fufridos, puede querer fu defenfa 

ü matan imaginados? la que no pide eípcranzx*. 

Entre Flor Anteo, 
"Flor, Eftas fon , y fcrán ya las poftreras 
laftimas amorofas , que ofendidas 
vivan á fu dolor agradecidas, 
aun de fu propia muerte llfonjeras. 
T eftas fcrán las lagrimas primeras, 
que de lo mejor del corazón nacidas, 
pagadas: fe verán , como fingidas, 
y defdicba tendrán de verdaderas. 
y efte un amor ferátan obftinado, 
que al tiempo, á la dcfdicha , a la mudanzt 
ferá exemplo de amar liempre agraviado. 
Pero todo efte mal un bien alcanza, 
que en fin para morir un defdichado, 
nihameneflcr pemcdio, ni efperanza. 
Con la licencia que has dado, Efto fer fabio fe llama, 

de entrar á ver la notable que entre de amor en coíifcjO 

bella fabrica admirable el vano antojo de un viejo, 

defte Caftillo encantado, y no el güilo de una dama! 

Todo el mundo viene a verte; O qué acierto tan dudofo! 

y aunque eftás defencantada, que fucle cftár ( qué locura! ) 

Ro es la aventura acabada, mas cerca de una ventura, 

pues lo ingeniofo , y lo fuerte no el mejor , fino el dichof#.' 

No fe ha vifto en un fugeto, Y no he de faber primero 

y en defafio fegundo . quien fon ? Flor. Bailara íabcr, 

oy efpera ver el mundo que qualquiera llegue a fer 

el mas valiente , y difcrcto. generofo Cavallcro. 

C/^r. Yo no he de feguir del Rey Tu padre fue muy prudente. 
mi padre el precepto injuño, Chr, Yo veré fm tanto agravio, 

que no en provincias del gufto quien es mas valiente , y fabio. 

tiene imperio agena ley. Flor. Como? C/¿»r.Será mas valiente 

Quenoadvirncífe,mc efpanto, el que fufriere mejor 

que el yerno , que apetecía mis dcfdcne*. Flo>\ Eftábicn. 

mejor le examinaría Qlar, Será el mas fabio también 

una hija , que un encanto. ^lúen me tenga mas amor, 

Pero 



de Don Antonio 

Pero muy trífte , y medrofa 

vivo , porque no defeo 

parecer linda , y me veo 

con embarazos de heraiofat 
y miro en efle jardín, 

que cfta diciendo entre aquella 

de los ayres pompa bella 

aquel nevado jazmín: 
¡puanjiias lucido , y Lozana 

vive en la frondofa red 

de fu enramada pared, 

que en la piriíion de una mmói 
Flor. Otras verdades en ellos 

bufca , paes todos florecen 

contigo , y todos re ofrecer» 

fegrados tributos bellos. 
Mira efte jazmín , que debe 

rayos de yclo á tn mano,, 

á fu candor foberano 

batir vanderas de nieve. 
Mira encendida , y cruel 

de nueva Aurora bañada 

en tiis labios desliojada 

la purpura de un clavel. 
Mira la blanca azucena 

dar ai Sol margen luciente 

por la de tu hermofa frente, 

playa de críftal íercna. 
Mira tantos ruyfcñorcs 

Taludarte , a quien pareces 

Aurora fuya dos veces 

por el dia , y por las flores, 
y en tus ojo» rayo á rayo 

mira el Sol en luz mas clara, 

y flor á flor en tu cara 

pura el Alva , y roxo el Mayo,. 
y porque temo , que mal 

mi amor tu beldad retrata, 

fea til efpejo de plata 

cfta fuente de criílal. 
Mírate en ella , y avifo 



de Mendoza. 207 

te fea en tu centro blando. 
Ciar, Efte viene tropezando 

en conceptos de Narcifo: 
Primo , defpues que fali, 

adonde el mundo miré 

tan ambiciofo , y dexé 

defertoda paranir, 
Nada me alegra. Flor, Señora,- 

ni el verte defencantada? 
Ciar, EíTo es lo que mas me enfada^ 

y mas me entriftece aora: 
Qué alegre entonces vivía, 

viendo peligros ágenos 

defde los campos ferenoí 

de la paz del alma mía! 
Que a los fucefTos humanqjp 

fuperior, y retirada 

en sí mífma , y ocupada 

en exraíis foberanos. 
Miraba quantos afanes 

la beldad fe multipirca, 

que fu eftímacíon fabrica 

en numero de galanes? 
Que aun para fer defdeñofa; 

( que defdeñofar ha de fer ) 

ha de llegar á tener 

coftofo aplaufo de hermofaj 
y fi con defdenes bellos 

fe precia de deídeñarlos,, 

le ha de cofíar defprecíarlos^ 

haver de pcnfar en elloSr 
Miraba yo fi veía 

quien fin efperanza amaíTc" 

en el mundo , ydeficrraflc 

de amor tan gran villanía: 
Y oyendo una voz: fonora, 

bolvi , r hatíé folo amor 

en un dulce ruyfcñor,, 

fiemo galán de la Aarora: 
Que elpaxarlUofiel,- 

j^ukev blando, fiñp amani<t: 



20 8 Comedia famofa^Querer por Jólo querer. 



\x enamoraba conftante 
del terrero de un laurel; 
y aunque el Alva á fus clamores 
no agradecida , bolvía 
cada día-, antes que eldia 
á mas finezas , y amores. 
Dando feguro , y cortés 
no quexa , fino alabanza, 
fufriendo fin efperanza, 
^ amando- fin interés, 
íC^ue en voz doliente , y m'Sdrofa 
parece que le decía: 
note quiero para mía, 
que te bufeo por hermofa.; 
Que dlfcreta hidalga pena! 
que apacible voluntad! 
no amar fu comodidad, 
fino la hermofura agona! 
y el hombre mas fino aora, 
fino efpera , ( 6 ley villan»! ) 
tarde fegunda mañana 
le verá la mifma Aurora; 
y ofendíame en amor, 

( fi del ha quedado el nombre ) 
que ya no fe puede á un hombüe 
fiar , lo qu8 á un ruyfeñor. 
Flor, Mas fino á qualquier amaíltCi 
y mas cortes le imagina, 
que no ha mencfter dodrina 
de un paxarillo ignorante. 
Del Aurora la preíencia 
ama folo el ruyfeñor, 
pero en la fe de un amor 
lo diftant^ no es aufencia. 
Oye el Alva fus clamores, 
y aunque poco agradecidos, 
cuidados , que fon (3Ídos,i 
prefumirán de favores, 
Y es la diferencia mucha, 
que en mayor defconfíaszí 
puede fiíigirfc efperanza 



una quexa que fe efcucha. 

Pero qué lexos , feñora, 
de los remedios fe halla 
una pena , que fe calla, 
que fe padece , y fe ignora!. 

Diré, una vez mi cuidado, 
no para que tu le creas,- 
fi n o fo ! o p orq u e veas, 
qué dcíbes á lo ¿aliado; 

Y dexa de fer callada 

mi pena , poique también 
fiífra en tu hermofo defdéii 
el rigor de no cícuchada, 

Ctge fi experiencias iguales 
no ha menefier mi paciencí^il 
hafta la mifma experiencia 
quiero deber á los males. 

Ciar, Ya no dirás , que fe ignoral 
tu mal , wl que á tu cuidado 
le debo yo lo callado, 
pues ya me lo has dicho aorá» 

Quien fu refpeto en callar 
ofrece á mi eftimacion, 
nunca en ninguna ocafioa 
tuvo licencia de hablar», 

ir a no calla por mi, 
conjrifá le diré yo, 
que todo el tiempo callOj^ 
que pudo fufrirfe a si. 

De injuria no diferencio 
decir la defconfianza, 
que bufca alguna efperanzá;j 
lo que falt de fi léñelo. 

Sino debes tfperar, 

también contra ti exercitas 
tus agravios , pues te quitas 
el mérito del callar. 

Puede á fu mal perdonarle, 
quien bien fabe conocerle, 
la pena del padecerle 
por la gloria del callarle^ 



y 



de Don Antonio de Mendoza. 2op 

y quando yo , Florai>Ko, la coftumbrc de los bieaesj 

dudara tu voluntad, Y íiento el deberes mucho, 

conociera , que es verdad, , que te coftará mi muerte, 

en que yo no la defeo. quedar obligada. 

Flor. Menospenlaba mi engaño Clar^ Advierte 

deberte , pues nunca ofsára que te oygo , y no te efcuchOl; 

penfar yo , que te coftáta Flor, Dcberáfme al no vivir 

mi dolor un defengaño. quedar defembarazada. 

No imagine tanto bien, Ciar, No te debo en eíTo nada,- 

ni me^ atreviera á penfar, que no has menefter morir, 

que para defconfiar Flor, Al jardín un Cavallcro 

me ayudara tu defdén^ parece que llega. C/íir, Vete; 

No dcfperdicies defdenes lo que fu valor promete, 

conmigo , ni tus rigores, retirada verlo cipero, 

fjue auu dudara tus favores Vafe Florant^Oi 

Ningún hombre nació para admitido, 
que ninguno merece fcr amado, 
y íi en porfías canfa un defdcñado, 
matará en prefunciones un querido: 
Mal fe quexa el mejor de aborrecido, 
que en daño de razón noay defdichadoí 
fobra el fer hombre ya para culpado, 
y baila el fer amor para ofendido. 
No eftéu las hermofuras , no , quexofas 
del común defacierto de la dicha, 
que no ay fuerte mayor,que el fer hermofasjf 
O tantas veces ignorancia dicha, 

que fi un hombre pudiera hacer, dichofas^ 
no fuera menefter otra defdicha. 
Entra F^Usbravo» 
Fel, Argonauta fcgundo 
en codicia , y defvelo 
por entre mar , y Cielo 
del retirado mundo 
bufca el feno , que ignora 
el roxo paflb de la blanca Aurora; 
De teforo fediento 
rico buelve , y paíTado 
ya del golfo herizado 
montañas de agua , y vieíitd^^ 
|e da ribera ¡ngata 



ai o Comedia famofa. Querer por folo querer , 

al otro que ufurpó tumba de plata. 
Peregrino devoto, 

que al eftrangero Templo 

llevó piedad , y exemplo 

en Religiofo voto, 

pifando tierra tanta, 

que regiones faltaron á fu plantá¿ 
Buelve alegre , y ufano, 

y á vifta de fus muros 

en campos mal feguros ^ 

de falteadora mano 

vé robada , y perdida, 

( ó mas feliz que yo ) pues fue la vldaí 
Crece iluftrc , y lozana 

planta , que lifonjcra 

fué de la Primavera 

caricia mas temprana, 

y embidia fus verdores 

á la verde familia de las flores: 
Su florido ornamento, 

fu juventud luciente 

corona de una fuente, 

y Narciío del viento 

defpoja un Cierzo helado, 

y en efcarmlentos vé fu gala d pradtf»* 
•A proHxa cultura 

fiadas tantos mefes 

las ya doradas míeOes, 

y en bizarra frefcura 

el farmiento , que ufano 

es la poñrera pompa del VerafiO^ 
iQue efpacioío que nace, 

y entre cuidados crece, 

á fazones florece, 

Vive , medra , y desliace 

ayrada nube fría 

la fabrica de tantos cn un día» 
En acentos fuaves 
fu muHca dilata 
arroyuelo de plata, 
(áe las alegres aves 

infííiH 



de Don Antonio de Mendoza^ %ii 

ínftrumento foii'Oro 
en traíles de criftal , cUvIjas de oro. 
Por margen floreciente 
camina fiigidvq, 
dulce , alegre , y feftivo, 
llega turbia corrí aíte, 
dexa de todo apenas 

un dorado teíligo en las aretiíis, :' 

Chantos de trifte fuerte 
mifero cxemplo fueron, 
vida , ó cawdal perdieron, 
todo acabo en la muerte, 
y en el mal'que recibo, 
fue,bufcarme el marir,dexarmc YÍVé« 
Q perdida belleza, 
moriré por cobrarte, 
y el no morir de amarté,¡ 
jo tengo por fineza, 
que el alma ya perdida, 
no al vivir, al dolor íirve la vldjí¿ 
Ciar, El que fué mas gallardo 
es efte. Fel. Mi enemigo 
por eftos paíTos figo, 
que con matarle aguardo 
facar yá de fu empeño 
yn amor Inmortal , y un breve fueñ©; 
Qlarf Pues no parece ignorante, que el original tamblcfl 

que latrlfteza esefedo le perderé? 

de un efpiritu difcrero. Ciar. Y hará blcti 

Fil, Yo noble ? yo fino amante? fu dueño» 

Yo tengo valor ? yo brío? Fel, Quien habla aquí? 

y aun no he cobrado pl rctratQ Sale Claridiand; 

que he perdido? Ciar, Parece que me ha fentldoj 

Ciar, ^Ay Ciejo ingrato, quiero falir , y aun ver quiero 

,fi tiene retrato mío? fu cordura : Cavallero? 

ir/, Hermofifsima feñora, FeL Qué Sol , qué Cielo efcondld© 

bien fe vé que no foy fablo, Es efte ? Ciar, Aunque he dado aor^ 

pues os hice tanto agravia, a todo el mundo licencia 

Ciar, Agravio a mi? de llegar á mi prefencía, 

Fel, Quien ignora, mucho tu fobervia ignora. 

g«e í¡ el ^tj:ato pcrd?, i'i has penfado que eatrar puedeí; 

fi.^ ' ^" tete 



2i2 Comcdiafamofa^ 

feaífaquelaempreíía acabes, ' 
á ver losmyfteriQsgraveSj 
que encierran eftas paredes. 
fmagina tu locura, 

que altivo lo conííderas, 

que ha fido el vencer dos fieras,. 

conqulftar unahermofura. 
Es la heroyca fortaleza 

de un amante el fentimíentoy 

el cuidado , el rendimiento^ 

el filencio , y la fineza. 
jQue no defdeño , ni es juila, 

el valor , ni la oííadia, 

pero cña es la valentía 

de las visorias defgufio: 
í^€ defte encanto invencible 

en lo fiero , y efpantofo^ 

vive lo diíicultoíb, 

y en mi pecho lo impofsible.. 
A parte,. 
FeL Refpetarla rae prometo, 

aunque de otra enamorado,v . 

que una cabe ea el cuidado, 

y todas en el refpeto.. 
ípenerofa Claridiana," 

hombre foy, que me corriera^ 

ü del mundo no quiíiera 

la beldad mas íbberana, 
lY tan grande , y fupcrior 

mi efpíritu coníidera, 

que á menos no fe rindiera^ 

que al impofsible mayor. 
EíTos monftruos que fe ven,, 

es corta viéloria mia, 

que guardo mi vakntia 

para fufrir fu defdén. 
Sivence un encantamiento,, 

queda gloriofa una famaj. 

y de rendirfe á una dama,. 

lucido un cntendimientOi. 
Con-sni estuerzo , y mi valoc. 



Querer por f oh querer, 

puedo alli vencer , y aora 
que haré , íi ya voy , feñora, 
vencido de mi temor? 

Si cílá lo impofsible en si, 
y en mi tal miedo fe encierra^ 
que he de hacer en una guerra^ 
que me llevo contra mi? ' 

En la gloria de mi amor 
competencias no confiento,: 
ni en la caufa del tormento,, 
ni en el güilo del dolor. 

Lo mas padezco , y jamás 
dexa mi mal de crecer, 
que no ay mas que padecei*,; 
y aun eíTo p.idezco mas* 

Ciar, Con que íin amáis? 

Fel. En fin, 

que efte nombre fe eoníiéñtef 
quien amará, eternamente, 
como puede amar con fin? 

Quien introduce eíTe error? 
puede haves mas fin que amar^ 
que aun el nombre de efperar 
es ofenfa en el amor, 

y el mifmo amor me da enojos^ 
que el mas callado , y atento 
no recata el fentlmiento 
de licencia de los ojos.. 

Tal vez fe alegra en mirar,, 
yea oir , y tn quien pade¿é 
qualquier alivio , parece 
injuria. del mifmo amar, 

Y en la f e fola fe ve 

la verdad ,.qne voy bufcandó^ 
que no ha meneíler,. amand®;* 
ningún fentido la fe. 

Ciar, Nada efperais? 

Fel. Nada quiero- 
efperar ,, ni defear:-. 
fi efperoamarvGofi amáír 



de Don Antonio 

En sí propio no es poísible 

para nadie , y folo ya 
<iefearIo yo , íerá 

crecerle nuevo impofslble. 
No es folo defcoiiíiafiza» 

que aun el morir, que ya es mío, 

porque á íu mano io fio, 

fe lo niego á mi eíperanza. 
Morir , ni vivir aqui, 

cV efperarlo es en vano, 

que bafta eílár en fu mano, 

para-eítár lexos de mi. 
Aparte. 
Chr. No parece que engañada 

«camina la inclinación, 

que tiene en fu difcrecion 

mucho que embidiar fu cfpadíU 
No es contra lamageftad 

conocer fu entendimiento, 

ni por fer conocimiento, 

luego ha de fer voluntad, 
$u sala , fu defenfado, 

lü gentileza , fu brío, 

fer pudo en el gufto mío 

atención , íino cuidado* 
lEntran ZelidaurA , y Jhfelinda dt 

villanas , ó pafioras , embozad9S 

hs rojiros con tocas de plata» 
t^o negare lo inclinada, 

Cavallero. Zel, En eftc tragc, 

y en el villano lenguagc 

rudamente disfrazada 

tío ay peligro que temer. 
ÍBo/¡ En tu varonil beldad 

íolo la curiofidad 

te ha quedado de muger, 
C'l faber quien es un hombre, 

que ce imperta ? Zel, Si trai^ 

mi retrato , no feria 

locura ignorar fu nombre. 
I^ttdicado übcclc aor^? 



de Mendoza. 213 

ciar. En vencer al otro eftá 
nueftra dicha? Feí. No me vá 
menos que i¿\ aUrsa , feñora. 
A parte. 

Ciar* Ya eftoy de parte de ti, 
iruc vencedor re de feo. 

Zel, Válgame el Ciclo , que vco?^ 
ñ es el ? el es : ay de mil. 

Y con Gar¡(¿¡ana , ó van* 
dolor , hijo desleal 
no de un alma tan Rea!, 
fino del trage villano. 

Qué importa ? importa infíníco 
fu variedad , que en amor 
aun del dcfcuido menor 
fe compone un gran delito. 

Parece que dcfvaria 

mi cuidado : yo enfadada?. 
yo qucxofa ? yo que nada 
merece una quexa mia? 

Yo fcntinjientos ? yo enojodj 
yo p^-ligros de una fe> 
yo que en el alma pondrá 
grillos de miedo á los ojo^*^ 

Aunque fio mi vidoria 

en la guerra , que comicntá^' 
pago en íiglos de vergüenza 
un inílante de memoria. 

Claridoro alx>rrecido 

por fino , y no un dcfcuídado^ 
fer mi fucao un dcfvclado, 
y mi defvelo un dormid*?; 

jQue tiene el amor de fabio, 
íi tiene por condición, 
que duenna una obligación; 
y que dcfpicrte un agravio? 

Mas yo amor ? yo amar ? íi en fi^qi 
es baxcaa , y no ha de haveí; 
fombras en mi de muger, 

0ar. Mugeres en el jardin?, 
^1 reararme es forzofc^. 

9i 



a 14 Comedia famofa^ 

'JFel.h no parecer groíTero, 

lo intentara yo primero: 

ay Zelldaura ! ay bermofo 

dueño , que no ay bien fin vos! 
Ciar. Quien duda que eres valiente, 

pues vences. Zí/»Qaé tiernamente 

que fe defpiden los dos! 
Aparte, 
Ciar. Inclinación poco a poco, 

que en mi un íemblantc de agrada 

es mas que en otro cuidado 

muchos eñremos de loco. 
No me debe amor pedir 

mas demoníiraclon de amar, 

porque un forzofo callar 

harto rcfponde en oír., 
procurad vencer. Fcí, Señora^ 

efib mi amor ío aíTcgurar 

que foberana hermofural 

pero á Zclidaura adora 
El alms^Chir^ Si no es amor, 

que fera cuidado tanto? 

yo indinada ! de ati encanta 

fali para otro mayorr 

Fafe Ciar idi ana, 
2>tL Aí^uarda donde te digo, 

deíde alli me has de avifar. 
1?q/7SoIa te quieres quedar? 
7M. No temas ^.yo eüoy conmigow 
/^^A Quieres hablarle , ícnora? 

Vafe R'jfdnda^ 
ZeL Veré y íi el ingenio iguíila 

fu valor , fu talle , y gala. 
JfY/..Que bizarra labi-adoraí: 
Zf/»Hafeñor galán incierto,. 

fea para bien. FeU Bica por Díos^ 

qoe ha de fer? 
ZeL Qaehe vlfto en vos^^ 

una fenal de defpif rtov 
JFeLQ^2 íeñal ? Zr/Xo enamorado. 



Querer por folo querer y 

FíL Mucho amor ? en qué lo veis? 
Zel. Solo en que hiveis defpcrtada» 
FeL Que ruftica gracia enfeña! 

aparta , el roftro defcubre, 

que tanto donayre encubre. 
Zel. Quite , mire que lo fueña. 

Dormid , no cuidéis de nada. 
FeL Por qué he de dormir aora? 
Zel, Porque? porque efta feñora 

es tan linda y que es pintada. 
Fel, Bien dices , que es celeítial, 
Zel, Guardadla con mas recato 

de peligros de retrato, 

mira<i que es original, 
FeLQúh es cño ? que enigma es eíla? 

íi es encanto , ó por ventura 

vio mi dormida locura 

en la eETcantada fiorefla? 
Son memorias , ó deíprecios? 

fabes por dicha mi noiTibre^ 

y quien foy? 
Ze!. Y como , un hombre 

que uormia como diez necíoy» 

Poco fabeis de fufpiros. 
FeL Defcubre , Serrana hermofá^ 

Ja cara. Zf/.. Que linda cofa, 

miriirme , para dormiros, 
/>/.OtradudaíZf/.Poco á poco A^^ 

va defpcrtando. FeL Si acafo 

eres Ninfa? ¿el. DeÜPamafo. 
FeL Eftoy dormido ? cftoy loco? 
Zel. La encantada ? linda cofa^ 

hüvo conceptos deí ave 

Fénix , qac nadie ía labe, 

en fin mentira dichofa,- 
Qqc es encanto del fentida 

diria , ó trlfte cuídíday, 

que defpíerta en encantado^ 

quando falede dormido, 
FeL Serrana , poco me preda 

de pcefucEiíUaslowE^^ ' ' 



de Don Antonio 

porque ni aun tengo venturas 
qae me ayuden á lo necio. 
l>^ercn>boza. ¿el. Mas de efpacío, 
galáp. F^L Conocerte quiero. 
■^ V^a a defimbozarla» 
ZcL Tenga , no fea groíTero, 
como dicen en Palacio, 
que yo me defcabriré: 

Defembozafe elja, 
que le dice la villana? 
Fe¡, O belleza íbberana! 

6 milagro en quien fe vé 
DelX^ielo el femblante aora, 
tanca hermofura , y grandeza 
en la villana corteza- 
de una humilde labradora! 
Efta es Reyna celebrada, 
valerofa , y preíumida, 
de engaños eftá vertida 
toda efta felva encantada, 
Z^/,Que eftá mirando? 
í'f/. Éftoy viendo 
en ti el bello original 
de un retrato celeftial. 
ZeL Todavía eftá durmiendo? 
Las humanas labradoras 
ni mienten , ni fe retratan, 
quede eíTas fatigas tratan 
las grandifsímas fenoras: 
lY aqui folo un arroyaelo, 
que guarneciéndole Abril 
de oro , crlftal , y marfil, 
es claro efpejo del Cielo, 
Nos piíita , y vemos en él 
naturales perfecciones, 
íin deber adulaciones, 
ni al efpejo , ni al pincel, 
f^/. Tu eres villana? 
Zel» Y nacida 

en un monte , que fe llama, 
pL ííafte ycMjo ¿c dama 



¿le Mendoza. 215 

alguna vez? ZcLYo veftida 
De daina ? íí : ay tal memoria? 

de Pr]íncef4 de Comecjla, 

que autj fe me acuerda ¡f^fncdU; 

y er-a la famofa hiftoria 
De una Reyna , que en Arabia, 

no en Arabia , en Tartana 

única en la bizarría, 

en lo ayrofa , altiva , y fabía,! 
Con defdcnes no vencidos 

burlaba en libres cuidados 

de Principes defvelados, 

qué hiciera de los dormidos?, 
Y con tanto garavato 

hice par diez la figura, 

que de Reyna mando el Cura,; 

que me hicieíTen un retrato. 
Hace ynA reverencia» 
Fel, Y como te lUmas ? ZeLLzutz^ 
Fel. O vil relación traydofa, 

hallar una labradora, 

quien bufcaba á Zclidaural 
Erto e» verdad ? 6 belleza 

cngañofa ! a quien noadmlrí^ 

que en tan hermofa mentira 

fe ocupe iiaturaleza? 
- <;^ic es de aquel vivo , y Real. 

bizarro cfpiritií ardiente? 

aquella beldad prudente?; 

aquel valor celeftial? 
Las hazañas varoniles? 

el pecho de azero armado? 

el brio difsimulado 

en la hcrirjqfura de Achiles?^ 
De Semiramis el bello 

gallardo eftilo , que en el 

hizo del peyne laurel 

já fu dorado cabsllo? 
Qué es de aquel heroyco altivo 

dulce afedo de mi amor 

en el pincel de un Pintor, 



21 6 Comedia famof a 

y en la lengua de im cautivo? 
¡Que folo miro las fcías 

de una ruftica beldad, 

dura villana Deidad 

deftos montes , y eftas peñas. 
ISí es eftc el premio que aguardo, 

ysL no culpo tanto al fueño, 

y acufo el indigno empeño 

de un corazón tan gallardo* 
Iré á Tartaria , y locura 

ferá , qiue la tenga amor, 

fino encierra aquel valor, 

y no tiene efta hermofura: 
Pue no pueden llevar palma 

de amor tan grande , y perfcéto, 

finoeftán en un íugeto- 

cfte cuerpo , y aquella aln>a. 
Aparte^ 
ZeL Qué eftá murmurando aora? 

hele parecido fea? 

fi me bufca RejTia , vea 

que foy una labradora: 
Mi agravio alsi fe reftaura, 

nopienfc elfalfo, que eftuvo 

tan fm cuidado , quien tuvo 

en fomano á Zelidaura.^ 
'Aquí verán la locura 

de los hombres ignorantes, 

que no los conoce amantes. 

la deívallda hermofura* 
SI cnamofa la beldad, 

qué importa fer labradora^ 

pero mejor enamora^ 

belleza ,.y comodidad* 
Diga fu merced quien es? 

y á que viene ? feL Un efcudero^ 

iby de un Principe Eftrangero, 

que en eña emprcíía que vés. 
ZiL Qge Bo es feúor ? el caidado- 

Entra 
C/<ír. Amar quiero fin 



, Querer por folo querer, 

lo dice , (in que él lo diga, 

que par diez. Dios le maldiga^ 

que duerme como un criado» 
A parte» 
TcU Dexa el dormir, 
Zí"/. El fe encubre j 

que es Cavallero , lo vi 

en el encanto , y aquí 

fu perfona lo deícubrc. 

Que Bga al fin efta emprefla? 
Fe\, Enamorado por fama 

de la mas hermofa dama, 

y mas altiva Princefa 
Del mundo, llego a eOe encantó^ . 

y un embidloío traydor, 

cobarde competidor 

de fu gloria , pudo tanto. 
Que le ha eftorvado fu intento¿ 

fu bien , üi gloria , y fu vida, 

¡luflre ocaíion , nacida 

del mas alto pcníamiento, 
ZeLO voluntad mas vi-llana! 

que yo , que efto sé profeíTe^ 

que á Zelidaura truxefle 

quien bufcaba á Claridianaí 
Qué demaíiado que pienfa 

en ello- el alma ! o traycion, 

entrar a la inclinación 

por la puerta de una o^cnfa^ 
Entra Rofe linda, 
Jlof. Claridoro , acra viene, 

encúbrete. /^eL Qtié difguílo! 
Emboza/e, 
Fel. Nacer vUlat>a, qué injuíío, 

quien tanta htrmofura. tienen 
Quien es > Zel, A quien guardo aqd) 

un pooiiko de cuidado. 
FeL Serrana , guardáis ganado? 
FeL Y mejor me guardo á mu 
Claridoro. 
premio , y nunca putdo,. 



de Don Antonio de Mendoza. 

que amar es premio , padecier querría, 
y el dolor tanto agrada al alma mia, 
que de efte güilo efcriipiilofo quedo* 

Apetezco el morir , y en el denuedo 
hallo nueva razón de cobardía, 
que huyo del mal , y toma la oífadla 
la parte del vivir , la voz del miedo* 

SI vivo , mi dolor defacrcdiro; 

íi muero , y amo , el alma lo cotif^erra^ 
que uno es comodidad , y otro es delito-; 

O novedad de mas defdicha agena, 
que vida fobre á un mal , que es infinito, 
y no bafte el morir para una pina! 
Z*L En fin , que cfpira la gloria, Con quantas ofenfas lld^á 

vciKiendo al competidor? 



2.17 



Fel, Eflb pretende mi amor. 

Zel. Nunca Dios te de vidorla: 
fi te la de , que de mi 
Victoriofa yo íaldré, 
y todo lo venceré. 

Chr, Quié es cfto que miro allí? 

No es Zelidaura , que en crage 
de villana ( que rigor! ) 
es agravio de mi amor, 
y de i(} grandeza ultrage? 

¡Qué zelos el alma íienre, 
que de los brios preciada, 
ya la imagino inclinada 
al que andu" o mas valiente! 

Ko íué mas valiente , no, 
que finoay mas valtntia, 
que una Ixíarra oííadía, 
quien mas ^ aliente que yo? 

Culparé fu li iandad, 
mas ignorancia atrevida 
ferá , que zelos ía pida, 
quien ha de pedir piedad, 

yá le baOiaba á mi pena 
ín el dolor defta dicha, 
el .norir de íu detdieha, 
} BO ¿e ventura agen»* 



el alma , y para dolor 
no es tan villano mi amor, 
que ha mencíler una embidl^»' 

Mas hidalgas finrazones 
para los noblfs fe hicieron, 
que las embidias nacieron 
para humildeá corazones- 

O fuerza de un deídeñado^ 
que aun ztlos para morir, 
porque fe llama pedir, 
no lo puede un defdlchadoí 

Mas fuírireftos enojos? 
en que mi cordur^i píenfa? 
que es de la razón ofenfa 
la paciencia de los ojos. 

Verlo y y callar^ noes efcdo 
del amor , ni del "alor, 
y :'ísi templaré mi amor 
en la quexa , y el refpeto.- 
Uega Chriaoro a hablatlai 

Ha Serrana , es bien mirado, 
que por jardines andcis, 
y que en los montes dcxeís 
perdido vueftro ganado? 

Aunque eftals fin ma^yoraí, 
mirad por vos cuerdamente, 
j^ue el veros aquí , lo fienrc 

¡tnas 



2 1 8 Comedia famofa^ 

mas (je üfi pulido zagal, 
Bolvcd ^1 fampo , y al río^ ■ 

y á Iqs conocidos prados, 

dexad ágenos cuidados, 

pues guardáis gapado mío. 
Hable con eL 
y vos no es razón aora, 

quaodo altivo pretendéis 

una Reyna , que inquietéis 

una rúnica paílora. 
Zel, Corté/mente fus defvelos 

ha medido con mi trage. 
IfV/. Ep el villano lenguage 

me ofende , y la pide zelos» 
No fue mi fofpecha vana, 

cfte el retrato mp hurto, 

qae en fu roñrp conoció 

efta hermofura villana. 
3if? duda alguna es fu dueño, 
Habh cor} Ciar ¡doro, 

no me negareis aora, 

que vueftra embidia traydora 

delofeguro de un fueño 
Me llevó del alma hurtada 

una prenda , que tenia 

entonces nombre de mía, 

y aunque aora no eñlmada 
Pox vueftra , híivei§ .de bolvcrla, 

y no ya para sftimarla, 

porque el gufto de quitarla 

tengo folo puefto en ella. 
Ciar, Qnc aun eftals foñando en- 
tiendo, 

pero yo os defpertaré. 
Zel. Tiene razón fu nicrce: 

todavía eftá durmiendo. 
FeL Oy h,e de quedar vagado 

de4ru traycjon. 
Ciar, Arrogante. 
ZfL A Te que ha de havcr montante, 

fi levanto mj cayado. 



Querer por Jólo querer, % 

Hala dff decir biz,arr amenté , camo 

fleyna , fin que h ^nfiendA 

Fetisbrava, 

Teñganfe yá , que fino. 
Ciar, Aunque tus quexas ignoro, 

te he de matar. Zel, Glaridoro, 

tente , que lo mando yo, 
Fel. Que niegas , cobarde en fiíTe 
Ciar, Tu voz injuíla refpeto. 

Entren Claridiana , floranteo^ 
y gente»' 
Ciar. Que es Zelidaura en cre(fto 

la villana ? en el jardir) 

cípadas ? qué defvariol 
i'/or. Como intentáis tal locura^ 

fin acabar la aventura 

en publico defafío? 
y mas eftandó aplazada 

la batalla , en que dos veces 

de si podran fer jueces 

la dífcrecion , y la efpada» 
Ciar, Yá te efpero, 
Fel, Yá te aguardo, 
Zel, Trifte pftoy, ' 
Ciar. Dudofa muero. 
Flor. Armas prevenid primero; 
Zel, Que animofoí 
Ciar. Qué gallardo! 
Ciar. Nunca yo prevengo nada; 
Fel. En mi la vitáoria tengo. 
Ciar. Solo á mi valor prevengo. 
Fel, Solo me bafta mi efpada. 
Zel, Qué enemigad! 
Ciar, Que porfia ' 

de nuevo en ellos comienza» 
Z^/. Nadie" venza. 
Ciar, Él uno venza, 

y férá vidoria mía. 
Flor. Efta prefumen , íeñoti» ' 

que es Zelidaura. 
p/<ír. Uaa Rey n^ 



de Don Antonio 

tan celebrada , que reyna 
fu nombre en la fama aora. 
Que eHé disfrazada , quieres, 
en Arabia ? Flor, Si ha nacido 
tan bclicoía , que ha fido 
novedad dclasmugcres, 
Eftando aquí tan vecina, 

quien duda que á ver tu encanta 
vinielfe , preciada tanto 
de bizarra , y peregrina? 

Ciar. V«te , que he de examinarla 
á foías. Vafe Flor anteo, 

Hof, Hablarte intenta 

Ciaridíana. Zel. Eftame atenta, 
mira , difsimula , y calla. 

Ciar. Ha gallarda labradora! 

ZeL Qué manda fu Señoría? 

Ciar. Defcubrid por vida mia 
cl roftro, Zel. A la he , feñora, 
que no ha menefler confuelo 
fu cara mas linda , y bella 

pac el Sol , que anduvo con ella 
lifonjero todo cl Cielo, 
que ¿fu l^rmofura , que enfeña 
del Ciclo el mejor teftigo. 

Quedar lucida conmigo, 
es vídoria muy pequeña. 

Ciar. Fea fois? 

Zel. Mas no embidíofa, 
y tan comedida he íido, 
que írempre me ha parecido 
hermofa , la que es hermofa, 
y noay fea , que afsi lea. 

Ciar, h una fea ( que dolor! ) 
qual le parece mej'or? 

ZcLYo pknfoque otra mas fcsa. 

Ciar, No foís villana , gracíofa 
víllaneja , encleaílíllo, 
que bufcaís ? Zei. Quiero decirlo: 
averia encantada hermofa. 



de Mendoza. aip 

vengo , que foy indínad i 
foloal chis chas de la eípada, 
como dicen en mi cierra. 

Chr, Pues veis la encantada aora, 
cíewid , que también mircnw® 
los minea viílos eílrcmoé 
de tan linda labradora. 
Defcubrefc, 

Z^L Haga dcMiayre fu Alteza^ 

que me defcubro.CÁírvQiie ayrofa 
meíur* ! que villa hermofal 
qué cfpiritu ! qué belleza! 

Qué galán tocado bello! 
qué perfección tan lograda 
en la atención defcuidada 
del rizo ayrqfo cabello! 

Qué manos ! qué ni al cuidado 
fe dan , ni al arte a partido, 
donde un defmayo encendido 
C5 alma de lo nevado. 
Del Sol puede fer embidia. 

Zel. Hace burla ? cof» brava, 
qué fácilmente fe alaba 
todo , lo qiic no fe enribídíaí 

No foy tan ruftica , no, 
que tan hermofa la veo, 
que me efta enfcnando , crecv 
lo que la he de decir yov 

No ay cofa que linda fea 
con ella , que están betmoíír^ 
que hafta el no fer embidíofa, 
no quiere tener de fea; 

Y como en si mifma alcanza 
aun mas , que puede alabarle 
el mundo , viene á fobraríc 
para todos la alabaiTzar 

Ciar, No he villodonayre rgo^sj» 

ZéU Ya sé porque me alabo, 
que como es mejor qtic yo, 
DO k he jj»3recído maL 
guiírcí^ klk cmbi4íoíá> 



■Á 'L O Comedia f amo f a y 

C á k he. Ciar, Por que , Serrana? 
7-eL Porque mucho de peor gana 

alabamos una hermoía. 
■ Cl.ir» Pues no es ofenfa la embldla? 
7.el. Mejor llamarla pudiera 
enemiftad liíbnjera, 
pues me adula quien me embidia. 
Chr, En Hn , que la embidia es 
lifonja ? Leí, Qué eílá dudando? 
que efto de ellár embidiando, 
es baxeza muy cortes. 
Chr, Pues que remedio darás, 
íi quiere la embidia agena 
aborrecerme por buena? 
Zif/. Serlo , y que aborrezca mas. 
En fin yo elíoy bien coí ella, 
pues fin traycion , ni rigor, 
no mas de con fer mejor, 
puedo yo vengarme dclla. 
QIav, Eres en todo eltremada. 
' Ztf/. La embidia , que humilde cofa, 
que es íbbervia generofa, 
no querer cmbidiar nada. 
Ciar, Sabes por dicha de amor? 
Xd, Quien es cíTe Cavallero? 
no es un Principe Eftrangcro, 
y antiquifsimo feñor, 
Que dicen , que murió antaño? 
del tengo conocimiento, 
no por ningún efcarmiento, 
ni dolor , ni defeagaño. 
Que en todo el valle no ay ¡iom,bre, 
que amor atrevido intente, 
que no en Palacio folamentc 
es dcfvalido fu nombre. 
Chr, No quieres bien? 
Zí/. Que difguíto! 

foy yo necia ? C/íír.Eflb me di, 
á quien quieres? XcL Solo á mi, 
que tengo yo muy buen gufto» - 
Q|uccec bien , que tndig(ikia(^ 



Querer por folo querer^ 

pues en que ib exercitára 
el valor , íi le quedara 
licencia á la voluntad? 

Y aun ño tengo por decente, 
( tai to me llego i deber) 

en lo que no ke de entender, 
hablar entendidamente. 

Y ella quiere? CUr, Que cs querer^ 
Xel, Negarlo. 

Ciar, Ay tal labradora! 
eíTo una dama lo ignora, 

XeL Sabralo quando muger. 

Si quiere bien , con recatos 
difsimule eflfa deídicha, 
y eíTc mal , porque la dicha 
es mu/ amiga de ingratas: 

Que yo sé algún cautelofo, 
( guárdele del ) que mire 
á una dama , y fe quedo 
mas dormido,que un dichof»; 

Ciar, Defvieiados , y dormidos 
todos mi; fakn vararos, 
que no píuedc hallar ingratos 
quien no bufca agradecidos^ 

De amor ,' peligro pequeño, 
muy delpierta me retiro, 
y á quanto en el muí do miro¿ 
lo trato muy como á fueño: 

No me temas engañada. 

Xcl, Sepa , fino lo apercibe^ 
que la confianza vive 
muy cerca de efcarmeiitad«<¡ 

Ciar, Zagala no bien fingida, 
que batU ya lo zagala. 
íi tu cortefia iguala 
á tu beldad , por mi vidl. 

Que no me encubras aota 

tu nombre. Zeí, Gran juramento^ 
para cumplirle al momento, 
quien fuera galán , íeñora. 

Qkr, híi^x I dime . quie» eres? 



de Don Antonio de Mendoza. 



%2l 



Zel. Bellífsima Clari diana, 
digo que no foy villana. 
Ciar, Ya coaoces las mugeres; 
Diiiie tu nombre. Zel, Hija foy 
( encubrir mi nombre quiero ) 
de un iluftre Cavallcro, 
de quien tantas íetías doy. 
Que en los montes de mi tierr* 
fu ley en la caza guardo, 
fto imagen , fino gallarda- 
fabílitutode laguerra,^ 
Tu abediencla reverencio, 
mas no me preguntes mas> 
feñora , que en lo demás 
es AJcáyde mi filencio. 
Ciar. No quiero yo difguftartej 
mas pues en la inclinación 
tienes alma de vacon, 
hija de Apolo , y de Marte, 
Quiero que en trage decente 
vengas luego a fer teftigo, 
adonde juzgues conmigo, 
quien es mas fabio, y valiente 
De eftos dos , y eligiré, 
antesque por mis antojos, 
por tu gufto ,que en los ojos 
fusle engañarfe una fe, 
ZeL Obedecida ferás; 

á quien te inclinas mejor? 
Ciar. A quien tiene mas amor,= 
Zel. Y yo a quien merece raas^ 
Ciar, De ti mis aciertos fio: 
A parte,. 
afsi fu intento fabre, 
XeL Por tu gufto miraré: 
A partCr 
y primero por el mió. 
Vanje y y /alga Rif aloro tullida en^ 

tre los Gigantes,. 
Rif, Gigantes caritativos, 
dulces ^ amables , difcretos. 



á pefar de libros tantos, 

que os han pintado tan iieclosi 

Doii Florifel de N4quea 

os pague lo que havels hecho^ 
y muerals de unas tercianas 
con todos los Sacramentos: 

No aya Cavallero andante 
tan forzado , y majadero; 
que os parta de arriba abaxoj 
á pefar de los coletos. 

Efcuderos defdichados, 
que os metéis a CavalleroSy 
notad bien la hiñorla mía, 
y firvaos yo de efcarmlentoy 

Queden las cavallerlas 
para un galante manceba; 
que nunca fale a la plaza, 
y un mes antes- habla en ellois 

Y quede para quien fale, 
y no le toca el hacerlo, 
cafcabel de la gineta, 
rifa del toro , y del pueblo;- 

Queden. Gig, i . No murrourcs^^ 

RifaL Coma, 

fi no murmuro , fer pueda 
donay rofo entretenido, 
foleranizado , y difcreto? 

Sin murmurar fer graciofo, 
folamcnte en nucñrostiempol 
al ealvifsimo Daroqui 
fe lo ha concedido el Cielo, , 

Gig. irEa , cobarde , ten brio; 

Gig.2.. Que no le ofendas te ruegpy 

Rif, O Gigante de mi guarda, 
en tus manos rae encomiendo, 

Gig, 2. No tengas miedo , Períiano'i 

Rífl El fe eftá , que no le tengo^ 

Gig,- 2, Quieres que te fanc alpunto> 
por arte de encantamiento?^ 

Rif, Eífo dices? 

G^* 2.. Ya €Ílás fauq^ 

Rif- 



22Z 



Comedia famofaj,Quercr por folo querer. 



mf, o bentlito Beltenebros! 
fanc , milagcQ , milagro, 
corro , falto , brinco , y buelo; 

No lo fepan los Dotores, 
que tienen por facrilegio, 
que nadie fin ellos fane; 
pero quien fana con ellos?, 

Dotores tiene la Iglefia, 
decimos , pero con eftos 
veo que la Iglefia tiene, 
no Dotorts , fino enfermos. 
Entre el General» 

Gen, Plfiíndo voy confufiones," 
y dudas por ertc nuevo 
Palacio , en quien Felisbravo 
en el generofo empeño 

De fus vicl:or<ias detiene 
el paflb á fus penfamientos, 

Gí¿, uQuicres comer, Ritaioro^ 
( que regalarte d?feo ) 
el fabrofo , el fazonado 
aloncito de u» camello? 

JRif. Eífo para los Gigantes, 
eíTe durillo embeleco 
para voacedes , que yo 
tengo el guftillo nías tierno. 

Gen, Pienfo que de Rifaloro 
la voz en quexofos eos 
cfcucho. G/¿% I . Quieres aora, 
que luíla Perfia te llevemos 
en la pofta de los ayres? 
Quieren a/irle , y grita, 

Rif. EíTo no , quedito , quedo, 

Gigantes de bien, G^w.Sin-duda, 
que es aquel, y aquellos fieros 
Gigantes quieren matarle; 
tened , cobardes , qué es eílo? 

Gig. I , A quien te atreves villano? 

Rtf'.Tcntc tardador San Telmo, 
■ que fon Gigantes de paz. 
Gíg, 2, Animofo CavalkrOi 



Mirad. Gíg, r . Con fobervios nunoi 
de fcr humano me precio; 
dexa que le mate. Gen, Llega 
arrogante , que qo temo 

Los Gigantes , cuyos montes 
fueron efcalas del Cíelo, 

Rif. Genej-al , que me dcftruycs, 
y á eftos fenores les debo 
¡o que pudiera á mi abuela; 
vueíTas mercedes me han hecha 
mil honras : deten la efpada, 
mira que no fiempre es cierto 
rebanar a los gayanes, 

Cr/^,2,Pues yá el encanto es defechoí; 
advierte , que los Gigantes^ 
hacer armas no podemos, 

jRíf, O Gigante de buen alma, 
repofado , fapto , y cuerdoi ^ 
dice bien , que efto nos confta; 
de los libros : gran confuelo. 

Ser para efcnfar batallas 
raañofifslmo efcudero. 

Entre un Cavallerq que fe llamí^ 
Zelindo, 

Cav, De parte de Claridlana 
el Principe Florantco 

Manda , que á todos los noblcS| 
y Principes Efírangcros 
deft« encantado Palacio 
les deis notlclaj 

Gig, I . Si haremos, 
Atended , veréis aora 
fus novedades , y eftrcmos, 

Jlif Ay quexas , ay ambiciones, 
ay mentiras , ay enredes, 
ay embidias , y en aufencía 
lanzada de Moro izquierdo. 

CíiVf Aunque es Palacio encantadO| 
es Palacio : mira atento 
de fu larga enfermería 
los males , y los exemploS| 



de Don Antonio 

cl qiiartel de los quexofos 
cserte.Ri/iSIempre ha de averíos, 
y afsi que mientan los nulos, 

les coca folo á los buenos. 
Gig.i. Alli eftán los embidiofos. 
jRÍ/i Linda gente , que en efeóto 
fon varatos enemigos, 
- que ellos mueren de si mlfmos. 

Gig.2, Alli eftan los que fe engríen 
con la fortuna. Rif» No quiero 

Mirarlos hafta mañana; 
tomaré venganza dcllos: 
paila adelante. Gig, i . Allí eftán 
los que culpan los fuceflbs. 

Ríf, Procura que les den algo, 
lo alabarán todo luego. 

Gíg. I . Alli eílán los que fe fían 
en el favor. Rif\ Lindos necios; 
que no ay mas feguridad, 
que bufcarla en los aciertos. 

Qtg. Mira un enxambre de dueñas. 

Rif. Querrás civiles conceptos. 
Dueñas , Mondongas , y Enanos 
á los Cómicos plebeyos, 
qualquier toca es en Palacio 

Sagrado , yo reverencio 
todo mongil , y abanico, 
y juro a Dios que es de miedo. 

CavMo hables mas de enfermedades 
de Palacio , que en él pknfo, 
que de los ágenos bienes 
andamos todos enfermos. 

JíZ/iNo ay hombre de bien ninguno? 

Cav, Mira Infinitos diciendo 
generofas alabanzas 
del íiglo 1 ilchofo nueftro. 

G/^. Aüieftáun hombre podrido. 

Ri}', Debe de eftár efcríviendo 
Comedia para Meninas. 

G/j, Qué ion Meninas? 

%. Un bello 



de Mendoza* 223 

coro de tempranas aves, 
cuyos dulces picos tiernos 

En defcontenta harmonía 
harán del Sol menorprecio; 
y no me preguntes mas, 
que por Jefu-Chrifto Eterno, 
aunque foy Pt^ría. 

G'tg, I . Qiié dices? 

Rif, Que defean cafamlentóí 
quieren hacer una farfa 
á los años mas perfeAos, 
mas fóberanos , mas dignos 

De tan alto hcrmoío dueño: 
y quatrocientas colunas, 
y un concepto en cada vcrfo,* 
y un dcfdén en cada copla, 

Y en cada plana un foneto, 
en qualquier papel le piden, 
con que el tal Poeta ha hecho 
una Comediaran larga. 

Que fervlr puede en efeéto 
de vida de quien no importa^ 
de expeélativa de pleyto, 
de efperanza de Palacio, 
que es lo eterno de lo eternow 

Cav, Dure quatrocit ntas horas, 
que quien fe canfare dcUo, 
él fe tendrá lo canfado, - 
y fe añadirá lo necio: 

Que fiefta , que es á los anos 
de Belifa , el movimiento 
quite el Sol , fea Inmortal, 
pues ferio merecen ellos. 

Llegad , veréis maravillas 
en eñe encantado efpejo. 

Refiere la fiefia que hizo la Reyná 

nueftra fe'nora en Aranjuez 

alos A7Í0S delRey^ 

Gen. Qué amenidad ! en él miro 
Ja patria hermofa de Venus. 
Acjui tiwnen ios Abriles 

fu 



•¿ 2 4- Coíñed'iafam ofa, 

íu verde florido afsiento, 

y á Babylonia de ñores 

en tatitos jardmcs bellos. 
Que ilurtre hcrmoíb Palacio! 

no tiene jifoiija el viento 

de mas gala , ni \ ecíno 

de mas efplendor el Gielo. 
Si la fábula de Coicos 

guardaban dragones fieros, 

dcíla verdad mas hcrmofa 

del Alva floridos zelos, 
Sierpe de criñal Xarama 

ciñe fus campos amenos^ 

gigante de plata el Tajo 

mide fus muros fobervios. 
Gen» Quien es dueño deílefitlo? 
C^v. El gran mayoral Fileno 

antes Cjue de años , de fama, 

de mundos , y glorias dueño, 

cuya planta , cuya mano 
Sirven con templado imperio 

una de apacible yugo, 

y otra de prudente freno. 
Gen. Tanto lucido aparato 

quien le previene?Cáíí;.Efte nuevo 

Fénix de Efpaña , hijo claro 

de gran padre , y de si mifmo^ 
Piea y íiete bellos años 

cumple , cuyo entendimiento 

en uno folo ha vivido 

todos los figlos de eterno; 
y en eílos campos celebran 

de fu noble nacimiento 

el dia dichofo al mundo, 
de unos gloria , y de otros miedo. 
Sus dos felices hermanos 
le figuen , claros luceros 
de Efpaña , y en vivos rayos 
centellas de fu ardimiento: 
Que del Tyber , y del Danubio 
ambas purpuras veremos^ 



Querer por folo'qucrer, 

una Ilunrar fu cr.yaco, 
otra engrandecer fu cetro. 
Hace las fíeüas fu bella 

efpofa , en quien mira el fuelo, 
reynando aora en dos mundos, 
mas perfecciones , que Reynos: 

Puesquandü no por la fangre, 
por la hcrmofura pudieron 
hacer lazo á dos coronas 
de un rayo de fus cabellos. 

No lirio Francés , mas rofa 
Caftellana , que al Sol nueílro 
dará un clavel EÍ|?añol 
en vez de jazmin Flamenco; 

Y otra no menos perfeéla 
zagala , que debe ferio 
en vez de Cifnes del Tajo; 
de las Águilas del Rheno» 

Del Mayoral bella hermana, 
que entre dudas , y reípctos 
tienen fus partes cobarde 
al mayor merecimiento, 

La acompaña , y de otras Ninfas 
del Sol embidia , y defvelos 
tantas bellas perfecciones, 
tantos divinos eílremos, 

Que en lo grande , y en lo hermofo 
no vive de glorias lleno, 
ni lo Realdefmentido, 
ni lo div Ino Imperfe<3:o. 

La Mageftad , la hermofura, 
la gala , pompa , y aífeo, 
la novedad , el adorno, 
es peregrino , es inmenfo: 

Caminan los montes , cantan 
los campos , olmos, y frefnos 
baylan , y Abril reprefenta 
floridos , y ocultos verfos. 

Es la gloria de Niquea 

la primera en quien firvicrotí 
$1 poder los impofsibles. 



los 



de Don Antonio 

los milagros ilingcalo. 

La fcgiuídaei Vellocino, 

que empezó ea Coicos primero, 
y acabó defpues en Troya 
toda LiZ , á no ítr fuego. 

y la Coinedbexcracnuros 
hi comp'aive ^ y. íin quererlo 
un tardador y que no quiere 
hacer necedades prcílo. Trompst» 

iXodü el iDiindo á ver concurre ■, 
las fieftas , y efte fnílrui\icnto • 
nos dice » que al dcfaño 
los do.'í brr os Cavalleros 
TocAn unu trompeta poco* 

Salen ; h. verlos partamos, 

y cíTa Aurora, y Sol mancebo, 
y ELtrcIlas.de Efpaña , vivan 
nus que los ílglos , y el tiempo» 
■• Vanfe* 

Chirimías ^y ftisnan caxas , y mu^ 
chd harmonía , y vayan faliendo 
por una parte con lucido acompa- 
n.tmisíito ,y muy bizarro Ckiri- 
doro ; yjiqtü/iere?i , podran, ¿ir- 
' marfe , ó dexarlo para el tercer 
aóio \y por otra parte vayan fa^ 
Viendo el Principe Felisbravoccn 
lucido acompañamiento ,<y elCií- 
nn'al dJuJado ,y?y7ucktger}}e , y 
cor rafe una cortina , tobando' ¿hl- 
rimias ,y m un teatro levantado 
aparezcan Claridian^ , y Zeli- 
daura i mano derecha , lo mas hi-' 
z.irrarrente vcjlidas que pu die- 
ren ,/ en el tr age de fugu/lo , y 
mitchas damas en el c/írado , y 
Flor anteo al pie de la tarima, y 
los Gigardes ados lados ,y PJf ale- 
ro cptre'oen/'J a?7W,y ■ve?7gA CU- 
ridoirü bailando con un criado^ co- 
mo que h encargo algun>ne'^ocíe, 

Chr, Has de enerar a^uy aíuiUadOj 



de Mendoza^, 



i25 



coíno d'i:.;0,,Cr/^tí. Flngltc 
miidi^ mas. Ciar. Afsl vcre 
fi es dcleyte > (iües cuidado, 

Detenerfc tantio awvl 

Zelidaura. Cr/^vl>ucs'yo i'oyJ/af,' 

Ciar. Sgio en efta gú(f rra cüoy 
deílonfiado de mi. . ' ! 

Aora fe defau^bre la cortina , y hace 
cada uno reverencia k las PriñJ 
ce fas , y -días fe levantan y y las 
Damas ^y Itisgo fe hacen cortefiA 
d Sí ipJJvros, 

Acomp. Coil que ayrofa valentía 
fe niir;in ! Gen, Y que templados, 
como enemigos honrados, 
no niegan la cortefia! 

Ciar, Bizarros entrambos fon. 

Zel. Bi?aTros, y en ral difgoftoj^ 
ni al uno ayuda mi gufto, 
ni al otro mi obligación. 

Ciar, Qiié miro ? No es Zclidauca? ■ 
fin duda la ha conocido, 
Claridiana. FeL Mi fcntido 
es dudas todo , ya es Laura 

Una viílaneja dueño 

del rcLraro , yá en Arabia 
nueva Princefa^aurv agravia 
otra vez al alrnacirueño: 

Quando deípicito-Caarc? 
. que velo ílcmpífe fofiando, 
y fiempre queda dadauí'o 
la vifta , masjio la fe. 

Quien puede fer cfla dama? < 

Flor, Cava^eros JaPrincefa 
ag!urda,y yá deeíb empreña ' 
el poílixro lance o^ llama. 

La difputa'eírplece -lora, 
y ¡i no queda acabada, 
k ha de librar en la efpada. 

Quite fi 'clfotnkreroClaridGro.y d'g.r¿ 

Ci*ír. Ya qiití primero , ícúoíü, • - 
J.^ Sé 



zi6 Comedia fam ofa. 

Se ha reducido 2 porfía, 

pruebo , que fuerte no es fcr 
valiente , ni puede haver 
fin dlí'crcciorj valentía: 
Ko es Valentía un ayrado 
rigor , que el brazo recibe, 
fino un aliento que vive 

en el animo encerrado; 
Un defprcciado vivir 

€s vaior , no llega á fcr 

la valentía vencer, 

fino fol© oíTar morir: 
La fuerza no es oíTadia; 

(quien menos fuerza tuviere, 

y el mifmo rlefgo emprehendiere, 

tendrá mayor valentía; 
Si menos fuerte nací, 

y clmlfvno denuedo tengo, 

mas valiente foy , pues vengo 

ikfayudado de mi; 
Necio ferá quien mas guarde 

la vida , que la opinión, 

y afsi no cabe en razón, 

ÍIt un difcreto cobsrde; 
y vernos que muchos hombres 

valientes , por no íabcr 

de necios , lo que han de hacer, 

hz.\\ deslucido fus nombres, 
la obligación al valor 

mide un cuerdo cnt;ndImiento, 

y tal vez el fufrimíento 

es vaJaitiamayor* 
El que fin neccísidad (fombre 

íi" empeña , aunque al raun-d» :uf- 

fu oíTiídía , tendrá nombre 

ét va jj ente necedad. 
Qnandofu exercito ordena 

un Capitán excelente, 

pelea con lo prudente, 

ptr^ con la eípada agcna* 
Y fe atribuye en la gloria 



Qu^crerporfolo querer, 

por fu valiente cuidado 
la execuclon al Soldado, 
y al Capitán la viétoria. 
y quando en faugrrentos modos 
el trance á fu efpada fia, 
las manos firven á un dia, 
y el entendimiento á todos. 

Solo con tal fundamento 
un Rey valiente ha de fer, 
que fu esfuerzo ha de tener 
dentro de fu entendimiento. 

Un Principe foberano, 

que el mar , y la tierra enfrena, 
con propio valor ordena, 
y obra con agena mano. 

Que fabio con fingular 

atención guarda , y encierra - 
defde un confejo , la tierra, 
y defde fu lecho , el mar. 

En hacer fieras ped.izas 

nunca un Principe fe emplea, 

que de los Reyes pelea 

el difcurfo , y no los brazos. 

Las prolijidades dexo, 

que en dura guerra , y paz blanda 
vence , enfeña , acierta , y manda 
fu prudencia , y fu coníejo. 

Fel, Ni se que ha dkho , ni á nada 
eftoy atento : O belleza 
ya transformada en rudeza, 
y yá en Magcftad ! La efpada 

Quitjje el fombrero^y hace una re-ve- 
rtnciá^y bable con ¡a Priaccfa, 

Cano ioipcrios , el denuedo 
es prudente , y es valiente, 
porqac ninguno es prudente 
ocupado con el miedo: 

Del Capitán que en un dia 
del valor hace experiencia, 
difpone en fin la prudencia, 
mas vence la valentía. 



de Don Arttonio 

y aunque no aya mencíler 
romper nn 7n lito arrifcado, 
ha meneíler el Soldado 
faber que lo fabe hacer. 

Si no tiene valenria 

conocida en la experlencls, 
fu confcjo , y fu prjdencia 
fe atribuye á cobardía: 

Es un afedo aprehendido, 
en el animo encerrado 
lo cobarde , que ayudado 
puede fer , mas no vencido. 

Hará de brios alarde 

un difcreto , y finalmente 
fabrá parecer valiente, 
fin dexar de fer cobarde. 

El que fe aventura mas 

que á lo cuerdo , y nccenarlo, 
parecerá temerario, 
pero cobarde jamás. 

Y el que demafiado aguarde 
á dar mueftras de valiente, 
querr.i llamarfe prudente, 
y parecerá cobarde. 

SI oíTar morir es valor, 
oíTar morir , y matar, 
mis valor fe ha de llamar, 
que en fin vence el vencedor. 

Ser Fuerte un Principe , es muro 
de fu Imperio., que recibe 
miedo eí eílraño , y él vive 
fin exercito feguro. 

La grandeía conquiftada, 
a-Juque fucíTc muy difcreto 
un Rey , fe dice en cfei,^l:o 
que la gano por la efpada. 
El con fe j o lo arroj :i d o 
de un Pnncip'j templará; 
pero quien alentará 
fu efpiricu defmayado? 
No puede fer eafeñada 



de Mendoza. 227 

la encogida cobardía, 
y la oííada valentía 
puede fer aconfejada» - 

No tanto Xe ha de preciar 

de fabio un Rey, que prcfuma 
governar dcfde uaa pluma 
la tierra , el \'iento , y el mar. 

Mejor que entr.-; Confu'ares 
govierna un Pvey,y acompaña 
de una tienda la campaña 
y de una. popa los mares. 

Sea en bia-n hora prudente, 
pero no ferá en efcdo 
ningún Principe perfecto, 
fino es fabio, y no es valiente, 

Y porque en difcurf@s vanos 
todo no quede , apercibe 
la efpada , verás que vive 
la valentía en las manos. 
Trompetas, 

Meten mano , levantan/e de IaíJí-, 
lias las Princefas , y fuenan ef- 
truénaos de guerra , ponenj'e en 
medio los Gigantes^ baxa una nu- 
be ^ y en ella el Dios de Amor con 
una NinfA^que en una fuente trúe 
muchas Jiores verdes ^ y entre ellas 
aIgMías marchitas, 

Cup. Qivj es eí\o ? apartad. 

Zel. El Cielo 

con otra nueva eflrañcza 
fufpende el ayrc , y corona 
de mas prodigios la tierra. 

Ciar. El valiente lo h.a vencido^ 

Zel. Es porque tu lodefeas, 
entrambos quedan iguales. 
Chirimías, 

Cup, Chrídivípa iluftrc , y bella*, 

El amor (oy , que á tus dudas 
craygo verdades; fi pienfas 
elegir el mas amante, 

" J?3 yo 



a a 8 Comedía famof a ^Querer por Jólo querer y 

yo te ofrezco la experiencia. Ci^o. En polvo quedo rcfucka. 



Pero los Ciclos te ponen 

icy tan Hriiie , que por fuerza 
quieren, que el que mas te apnarc, 
tu eipofo , y tu dueño fea. 
A p.trie. 

Ciar, Si yo se que el mas bizarro 
me quiere . mas la fcntencia 
apruebo , y al Ciclo rindo 
el alma , y el guüo tn ella. 

Alsi cumplo con ti Rey no, 
y acaban las com pe cencías. 
Div ino amoi , gloria es mia, 
qaeá vencer mis dudas engaSj 

De ti las íio. C«/. El que hiciere 
que cu mi mano reverdezca 
una flor defías , que yace 
tri fie , defm avada , y feca^ 

Será tu mayor amante, 

Ze/. Quien duda -que mas la quiera 
él Eñrangcro que vino 

- por (ii amor , y por mi ofenfa? 

Fe/, Si muero por Zeüdaura, 
r.:í¿-j. aventuro en la prueba, 

Clarid. Si por Zclidaura muero, 
' fegnra el alma fe empeña. 

T^GffZi íinAJior feca ^y pongAla en la 
m¿i}70 de Cupido ^y dasbagafe en 

Cap, Liega , noble Ciaridoro. 
■Ciar. £n nombre de la Princcfa 

de Arabia d-oy elU flor. 
■Cdp, Cayoetí cenizfisdeshecha, 
C'¡ar. Que \ ciiti.ira! 
ZcL i}nh defd'ichai 
C'/';r. La -sact-ória Tolo queda 

p:hra quien yo la ckfeo. 
Zel, Oi7unca'vi¿toria tengas! 
C/4P. Lk-«;a , fuerte Felisbravo. 
FcL £ua'í^f>!- mi amor te entrega 

en üombre de Claridiana* 



Ciar, Eíla es t»áycion, 
Zr!. Eíi;í cs^ioria. 
/t//. Quiero llevar á mi tierra 
examen tan necclTario: 
ya no ay pcügro en que mientan 
Los ¡iOmbrc<;, pues mienten íijmprc, 
Cup. Galán Floranteo , llega. 
Ciar. No llegue. 
Cup. Si en bizarria, 

íi en valor , y fi en noblezái 
A todos 'iguala , en vano 
Claridiana , le dcfdcñas: 
Ilesa. 
Flor. En nombre de la hermofa 

Claridiaiía , que defprecia 
Mas amor , y menos dicha, 

recibe eítaflor. Ctíp,Quh tierna,; 
que florida reverdece! 
amor , ti-s vcf(]<idcs premia. 
Ciar. Antes perderé la vida. 
Cup. Al Ciclo es bien qi\€ obedezcas, 
Todís. Viv4 Floranteo. CLir* Viva 

Ciaridia«a , y todos mueran. 
Cup. Floranteo cs í\cy de A3abia, 

dadle todos la obediencia. 
Chr. Que rarabiew el Cielo engañe! 

qué mal excmplo ! que afrenta! 
Cí.>uiad. Floranteo es tu marido, 
y nt.'eRro Rey. FeL^o fe atreva 
fiing':'no. C/a>\ Ef;-3erad,í:obardcs, 
que cs mi eípada fu defc r.ía. 
Erara el criado de Clarir.CH'o n^'iy 

aíñcftado. 
Criad, Invencible Claridcro, 
como en Atáblate casplcas 
en guerras, guando en Tartaria 
todo es fuego , y todo cs guerra? 
Porque Zcüdanra vive 

en los montes , y en las felvas, 
y dueño no elig-e , c\ Rey no 

qUí- 



de Don Antonio 

quitarle fu Reyíio Intenu.^ 

Pues fríngre fuya naclíle, 
acude á favorecerla, 
y folo en fcrvirla ocupa 
tu valor , y tu firmeza. 

SI tardas. Ciar, No digas maS, 

Fcl, Cielos , fea la primera 
mi efpada , que la focorra, 
que un eterno amor me lleva, 

y una furiofa venganza, 
que yá fallo de fofpccha. 
Fíífe f¿4,riofo. 

Gen, Sigamos á Felisbravo, 
Rifaforo. Rif, A fe de Perfa, 
que es un manojo de Auroras 
la doaofa encantadexa. 

Ciar, A fervlr á Zelidaura 

parto , y mí amor me agradezca, 
que amando , y íirviendo quiero 
dos veces morir por ella. Fafe. 

Ciar. Ay novedad mas eftraña! 

Zf /.Cielos , fin duda en mi aufencía 
fe altera el vulgo , perdone 
el hofpedage , y la Reyna, 
ya no mas curiofas burlas, 

Én fuertes bizarras veras 

Tartaria , y el mundo armada 
de azero , y valor me vean. 
Veinfe Zelidaura ,y Rojelinda^ 



de Mendoza. - 2::^^?^ 

Todos, Ylcloria por Floranteo. 

F/or.Mentis, villanos.C/;/i.Si niega$ 
á Floranteo U mano, 
te negará la obediencia 
Arabia, Ciar, O gente cobarde. 

Llegad ; avrá quien le atreva?- 
efta es mi mano , intentadlo, 
veréis , traydores , en ella 
iras , muertes , fuegos , rayo§. 

M'efentatw Floranteo d defender d 
Claridiana, 

Flor, Tened , que mi efpada mlfma 
á Claridiana defiende. 

Ciud, Qué flaca , y tibia fineza! 
Lo que los Diofes difppnen 
impides ? Flor, Gente fobervia. 

Dales muchas cuchilladas , y retíra- 
los ^ y buel ve A Clm- 
diana* 

Todos, Matadle. 

Flor, Mas quiero amarla, 
villanos , que merecerla. 

Ciar, Efto fufres , fabio padre? 
focorro pido á tu ciencia. 

Flor, No huyas , que mas fegura 
eftarás , de que te ofenda 
entre mi propio rcfpeco, 
que entre las mifmas Híkellas. 
Trompetas, 




liCÍQ 



X30 Comedia famofá y Querer ^qt folo querer , 



•t^ 







^ J*...<^. ,^ *> V V V >.- V ^ V T^ V V T» V ' 



ACTO TERCERO 

QJJERERPOR SOLO QUERER, 



3* 



ÉliJen Aurelio ,y otros , acompanari' 

do a Zelidaura , y con ella Ro- 

felirida. 

ZeL Ay tan grande engañó ? aora 
no he de entrar en la Ciudad, 
hafia que .cíla novedad 
fe averigüe. /fzíV. Gran fenora, 

BaÜe que Tartaria e'fte 
quexofa de tuseftremds,, 
porque' no te merecemos 
las dudas de nuefua fe. 

Si el íleyao a tus plantas vive, 

, que averiguación mayor, 
^ued aplaafo , y clamor 
con (^ue re aguarda , y recihe"? 

Aunque " el faltar tuprefencia 
el Reyno todo lo fíente, 
íien¡pre'has vivido pre Tente, 
qi:e la íé no tiene aufencia. 

Pues no causo ningún daño 
Ja voz , y aora te vemos 
en Tartaria , ya debemos 
muchas gfacias al engaño. 

Entra en la Ciudad , no cuefte 
mas tu enojo. Zd"/. A ísiliir quiero 
en eüa Quinta primero; 
pero que alboroto es eñe^ 

Trompetas , y fuene dentro ttmcho 
ruido de efpadas, 
^^mro jRz/.Favor , Negtuao áhm^ 



que en ciichilladaá fe anega 
todo el mundo. "Zé'/. Acude, íléjíia. 

Salgan/e acuchillando Felisbru-óO, 

y Claridoro , y rhuchA gente dete- 
niéndolos , y vengan el Gene- 
ral , y Rifiloro , yun 

Capitana ': ■■' ■ . ^ 

FeL Vengarme aora imagino • 
de tu tra}cion. Clar.'Wis herldíis 
en ti quedarán vengadas. 

ZeL Detened eíías efpadas, 
defended eífas dos vidas. 

Ay Cielo ! Fel. De fus criados 
ninguno quede. Gfw. Cobarde^ 
qué importiín viles alardes 
de numero , y miedo armados? 

Aur, Que furia ! nada.r-irietiiá 
ponerfe en medio. Rifi^^W cíloy 
a tu lado , que no foy 
lacaito de Comedia. 

Zel, Apartad : el Caballero 
del retrato , y Claridoro 
fon los dos. RiJ. (jónRIfaloro 
no ay ángulos. /"f/.Que primero 

Que tanta gente Ucgaííe, 
no le maté ! eñoy corrido! 

Ciar, Que efta gente aya podido 
cftorvar que le mataíTe! 
que penal Cap, Entraníbos eftáo 
%tí<^9f* ^k tki^d priflicro 



de Don Antonio de Mendoza. 



hcurli'Z-. £r:rang:ro, 

y alojadle , Cupiran, 
En cafa de Ciarle! emo, 

pndre de Laura. Cap, Efd bien. 
Zci. Y á Claridoro también 

( que menos fus males temo) 

A urelio , en igual pofada 

poned, ^«r. Vamos. Zí /.Efcuchad: 
Unas guardas les dexad 

con priíion difsimulada. 
Juntan/e Aurelio con Claridoro , jf 

'el Capitán con Felisbravo» 
Que aíícgurarlos procuro, 

y callad mí nombre , y quando 

eílará de eftar dudando 

mi pcnfamlenco feguro. 
C.%p. Venid adonde os curéis. 
Fe!. No es de cuidado la herida. 
CAp. Mirad mas por vueftra vida. 
Aur, Prinicipe , no repliquéis, 

que eftais muy herido. 
Cli'\ Es cofa 

muy poca. /íz/r, Ved, que fu Alteza 

lo manda. Clar^Sí en fu ^fpereza 

una fefial de piadofal 
Gran novedad ! fel, Cavallero, 

qiianto ay defdp aqui a la Corte? 

No ay cofa que mas importe, 

que el curaros. Fel. \x\lQS quiero 
Hallarme de Zelidaura 

á la defenfa. Cap. Que edraño 

crédito de un loco engaño, 

y que tarde fe reüaural 
Venid , y veréis , que en vano 

prevenís tan grande brío. 
Fe!. Solo a fu férvido iio 

defagravios de mi mano. 
Vafe Feliskravo. 
AurXcn\¿. Ciar, Ya , feñora, creo, 

que en rigores advertida, 

tienes pic4ii4 de mi vicU, 



31 



porque yo no hdcfuO. 
Vafe Claridoro, 

Rif, Si los llevan prcfos ? Ger}, Y"© 
quiero al Principe feguir, 
que á fu lado he de morir. 

Rif. Morir , es mucho , eflo noí 
mas no ay gracias, también tengo 
mis necedades de honrado. 

Vafe el Ge:? ir al y y -va dfeguirk Ri-. 
faJor'o^ y defiende RofeUnda, 

Ztl, Detened cíTe criado, 

Rof. Ha hidalgo , á llamaros vengc^; 

Rif, Tan ruin talle tengo yo, 
que hidalgo la he parecido 
no mas ? no me ha conocido, 
nopienfo , y como qac no. 

Es muy mezquina en el trato, 
y en coitefia , y me ofendo: 
lu hidalgo dice , valiendo 
Cavallero tan varato? 

Qu'- m.c quiere ? Rof. T.a fenori 
dcftc Palacio. Rif, i£s Deidad, 
que llaman? Rof. Que novedad 
de humor , y Icnguage ! .acra 

Verá íi es Deidad. Rif* Que es della? 

Quitafe Rif. lloro el fombrcro ,y lie- 
ga, a fus pies, 

Z<?/.Llcgad. B.if. A fe dq^fpañol, 
que es un brinquiño de Vol, 
que es un racin^o de Eílrella, 

Dame eíla mano Real 

de candor , plata , y marfil, 
de azucena , y de otros mil 
defatinos de criflal; 

Dame eííe pie , que no ay flor, 
que n© produzga tan breve, 
que <:s en átomos de nieve 
jazmlnifsimo feñor: 

Van fe , y queda Rofellnda, 

P^me. Ze!. Dexadme con el, 
§i eres criado me di, 

P4 deftc 



mm 



2^1 Comedia famo/kj 

dcáe foraflero. Rif. Sí, 
▼ no cüoy quexofo del, 
Zf/. Que , ts bueno? 
Rif, De eftellonatos 

Je amiftad andamos Henos; 
que folo contra los buenos 
íe invcntiroii los ingraios. 
ZeL üe que le firvcs?><//^De mucho. 
Zí /. De que tanto? 
Rif, De hablar poco. 
Zef, No es oficio para un loco. 
R.'f, Menos para un necio. 
Zei, EfcLicho 

de buen ayrc tus conceptos. 
Rif. EíTe trabajo pallamos 
los necios , q:.:e profeífamos, 
parecer fiempre diícretos. 
2^/. ("filien es ta dueño? 
Rif. Es un hombre 

de quien fabras el humor, 
la patria , el gi;í}o , el va'or, 
y todo , fino ts el nombre. 
Zí /.Callar el nombre , á que efcAo? 
Rif A un milagro no efperado, 
que aya una vez un criado, 
que guardar fabe fecreto. 
ZeL Que folo el nombít te deba, 
querrás , y harás que lo eflime. . 
Rif V^edcle el fruto : perdime: 

que aun darc el peligro de Eva!, 
Decir el nombre no puedo. 
Salga Aurelio, 
Zeh Ola. Rif\ quien llamas? 
Zei, No quede 

por rigor , lo que no puede 
la blandura , podra el miedo 
En la gente baxa. Aur. Ordena 
lo que n:iandas. ZeU A mi enojos? 
ahorcad luego. Rif Por tus ojos, 
que no digas de una almenaj 
C^e mas la civilidad 



Querer por folo querer, 

fentiré , que el morir. ZeL Ea 
Préndele ^ y él fe rejifte, 

llevadle. Rif Es de veras? 
Z(L Sea 

de fu villana lealtad 
Vil efcarmiento cíTe loco. 

mis ruegos defpreciais vos? 

rogar yo en vano ? B.if Por Dios, 

que fabes rogar muy poco. 
En fin que me han de ahorcar? 
ZeL Luego , íi niegas el nombre. 
i?//I Pues ahorquen, y aya ua hombre 

que murió en fin por callar. 
Vamos. Zé'/.Buelve, que ha de ha\ ec 

una mugcr , qu^ no quiere 

faber lo que quiere , y mucre 

por lo que quiere fabcr. 
Dexadle aqui. De que ricrra 

es tu feñor ? Rif Es Períiano, 

á cuya \ aüente mano 

prcv ii;ne triunfos la guerra. 
Zci, Es muy noble? 
Rif Ytandifcrtto, 

liberal , cortes , valiente, 

que es una id-la excelente 

del Principe mas perftclo. 
Zel, Es Felisbravo? 
Rif EíTe nombre 

íabes ? No es él , pcfc á tal, 

eílV prodigio Keal 

paíTa los términos de hombre, 
ZeL V que buíca , 6 con oxx fin 

viene á Tartaria? Rf O mug' res! 
ZeL Dilo , acaba. 
Rif. QuQ me quieres, 

prtguntador Seraphin? 
Dicen , que ay aqui en Tartaria 

una loca de una Re) na, 

que rayos de azero pcyna, 

armígera , y temeraria. 
Que en vez del gran verdugado, 

ylá 



de Don Antonio de Mendoza. 233 

y la Tuya reverente, Ic paga fus dcfencantos. 



el arnés vifte luciente, 
de hazañas fuyas gravado, 
Que del rilare , y de la cuja 
cuida íolo , y fus denuedos 
cfpantan , y fon fus dedos 
los deíkrtos de la aguja, 
ipexe , dexe á los varones 
{ pefe á tal con la muger ) 
las armas , y fepa hacer 
baynicas , y no efquadrones; 
Efpanccfe de una arana, 
haga melindre famofo, 
de decir hombre , y cfpofo, 
como Us Ninfas de Eípaña; 
Tiemble de ver un ratón; 
que quieH de linda fe precia, 
ha de tener de Venecia 
mi vidrio por corazón. 
Bn Hna ver eftadama 
veníamos , quaado fiero, 
macar quifo á un Cavallcro 
competidor de fu fama: 
El efta herido , y yo loco 
de colera con aquella 
Zelidiablo , loca , y bella, 
que al mifmo Sol tiene en poco; 
P¿e íi viera fu p>:rfoiia, 
le dixera en fu afpereza, 
hile , hile vueítra Alteza, 
que es muger , y no Amazona. 
XcL^KXx me trat.i , y quien le cmbla. 
■R//. No ay quien me ahorque ? el fe 
que valor,y fangre tiene, (viene, 
cfpiritii,y bi?.aiTÍa, 
para que coda Princefa 
le quiera , y yo íu i;riad9 
también traygo ; n el cuidado 
mi poquito de Condefa. 
y alguna defencantúda 
Kcyna coa úvcres tantos 



que » pero no digo nada. 
ZeL Efcucha , eftá enamorado? 

Rif, Es beftia ? Zei. Y favorecido? 

Rif. Ci-riofa fois. Eílo ha íldo 
tan» bien del árbol vedado. 

Decir mus no puvdo á fe, 

que masno ha de prcg-íurarme, 
que ts menos mal ahorcarme. 

Zcl. Efto encubres ? Rij, Vsxi que 
infornjiirte quieres ckl'.o? 

Zel. Para callarlo no mas. 

Rif. Pues mejor lo calarás, 
fi dexares de fabtrlo. 

Zel. Que preciado de gi;fíofo, 
y eres con donayre injoílo 
enemigo de hacer gufto? 

Rif. Tengo cofas de dichofo. 

Decir quiero la verdad, 
es períona muy querida, 
pero es hombre , que en fu vida 
tuvo a nadie voluntad: 

Mano blanca , ni ojo negro, 
ni g-edegitaledió 
jamas pena , que aprendió 
la fequedad de algún fucgro. 

No fabe í^ecir amores, 

aunque galán , y entendido, 
verde , agradable , y lucido, 
qr.e es un pcñafco de flores, 
Zeh Cavallero tan difcreto 
fm amar , no puede fer; 
efto me importa fabcr, 
que ay alma e« cftc fccreto. 
Mucho guflo mt havclsdado, 

muy agradecida cíloy. 
Rif. Tus pies befo, y tuyo foy. 
Zcl, Oy^ Aurelio , efte criado 

llevad prefo. Rif, Prefo á mi? 
Zf/.Por hablador. Rif O traydora; ; 
malvada prcguntadora^ 

afsj 



?. 34 Comedid famofa^QjÁcrcr por [oh querer ^ 

afsl agr?.ccccs ? y afsi Lleva:;!: pr^fo, 

Tairibicfi hablador me llamas? Rof, Aunque de n-i ayer crueldad 

\\x «alanés , avifon, ufe fu Alteza con él, 

que defta manera fon no he viílo cofa cruel, 

agradecidas las damas,- que mas parezca piedad. 

Vafe RofeVmda, 
Zeln Defatada en caricias , y en favoreSj^ . 
quexa es díí amor la fuente lifonjera, 
amante el Alva en fu efiacion primera^ 
es gloria de los dulces ruyfeñores; 
En tiernas plantas , en rifueñas flores 
es vida del Abril la Primavera; 
tórtola fina en fu dolor fevera 
es templo de lealtad , alma de amores. 
Tierra , y Cielo de amor la Monarquia 
ocupa en fiempre firme igual mudanza, 
fu guerra teme el Sol , fu eftrago el dia; 
Aun a h mas Deidad fu imperio alcanza, 
y nada puede fer licencia mia, 
que debo fer exemplo , y no efpcranza, 
Vafi Zelidmra , y fale Claridiana porque acabes de perder 
£n trage de hombre ,y floran^ tan atrevida efperanza, 

,teo con ella. Vete , y no me des enojos, 



€Ur. Dexa de- feguirme., y dsxa 
tu loco ," y vano dcfco, 
que viene a fer ,Floraiitco, 
crédito mío tu quexa; 

QLie mas q.uiero delta fuerte 
fer de todos pcrfeguida, 
que fer de ti defendida, 
que nada quiero deberte. 

Aunque el Cielo no defcanfa 
en mi mal , no llegue , no 
á tanto , qjie pueda yo 
deber algo á quien me canfa, 

Buelve , y Arabia levante 
en tu nombre fus pendones, 
que mas quiero en fus trayciones 
verte enemigo , que amante. 

Hago del ttvagc mudanza, 
dexando 4p íer mugcr. 



■el paliar de aqui es en vano, 
que te matara mi mano 
m.ucho mejor , que mis ojos. 

flor. Belona del Sol armada, 
viéloria fiempre fegura 
que debes á tu hermofura, 
no la fíes a tu efpada: 

Para un corazón villano, 

que en dulces tiernos defpojos 
no fe riiidicrc a tus ojos, 
iras te ofrezca tu mano. 

No de injurias tan bien dichas, 
no del mal que eñoy fmtiendo^ 
ni de tu defdenme ofendo, 
que no agravian las defdichas.. 

Y aunque dellas caíligado 
afsi no fuera importuno, 
y cruel , como ea ninguno 



es 



de Don Antonio de Mendoza. 2-^f 

és C'.ilp.^ lo dcfdlchado. á mi para pelear, 

No te pediré jamás, corno á ti para vencer, 

que ios Diofes obedezcas. Ciar. No averiguo , Floranteo^' 

mas ya que mas mé 'aborrezcas, tu culpa , que naldic duda 

dcxa que te quiera mas. que yk el Cielo ficmprc ayuda 

Que agradezco liVás , fcñora, á lo quí yó no uefeo: 

álos Diofes , que el nombrarme Nunca-prcfum v, ni es juño, 
por cu dueño , el confeíTarme, de hermorr,y'quatido lo fuera, 

que foy el que mas te adora: á mi hermofnra le diera 

Mas pues yo te doy difgufto, victorias de mas buen gufto», 

tu rigor me defengañe. En fer de mi aborrecido, 

que mas quiero que fe engañe es error muy confiado, 

el Cielo , que no tu gufto: tenerte por defdichado, 

Buelve á tu Reyn© , que no fino por bien conocido, 

hallarás contrario en mi. No Intentes paíTar de aquí 

no quede Arabia fin ti, pues quando ine muevan guérr^ 

baila que te pierda yo* el Cielo , el Mar , y la Tierra, 

Socorro no has menefier, mis viétorias llevo en mik 

buelve , ^ue bafta llevar 

JPlor. Hermofifsima , Iluflrc , generofa 
Claridiana divina , en quien en vano 
competixla ambición de mas hermofa, 
quedó impofsible á fobcrána mano, ' 
nueva Fénix de Arabia , mas famofa 
que ei peregrino paxaro , que ufano 
en efpcranzas , y en cenizas yace, •! 
muere en memorias , y en eftragos nactf, 
Princefa celeftial, , que en guerra tanta 
mas guerra pueden dar tus perfecciones, 
( que al luciente cxerclcio de tu planta 
¿c eílrcllas formarás los cfquadroncs.) 
altas vanderas de beldad levanta, 
al arma toca en libres corazones,, 
Tay^s falgan , rigor , iras , y enojos 
del exercito bello de tus ojos. "■ 

Tu fugitivo pie mira , que infama 
de tus vaíTallos la lealtad fegura, 
íi en tu focorro agenas fuerzas llamá,^ 
quitándole efta gloria átuherraofu^f 
«de tu viftá la noble hermofa llama, 
ictujnjjtto d valor ¿la beldad pura ^ 



z^6 Comediafamofay Querer por Joío querer^ 

vencerán , quanto en vano á ti fe atreve 
á guerra celeftial de fuego , y nieve. 

La beldad no pelea con lo fiero, 
fino con lo apacible , y lo amorofo, 
lo feroz , lo robufto , lo guerrero 
es violencia , y no gloria de lo hermofo, 
un defden blandamente lifonjcro, 
un rigor cortefmente defdeñofo, 
unzeño amable es fuerza mas feguri, 
que es guerra de cuidados la hermoíura. 

Ciar. En roí íavor no llamo , ni procuro 
ningún Principe altivo , y gcnerofo, 
que mas grande le efpero , y mas fcgur© 
de Zclidaura en el valor famofo: 
efta yá de fu Reyno iluftre muro, 
que lo bizarro iguala con lo hcrmofo, 
injuria fu opinión , y heroycoá nombres 
de la vana fobervia de los hombres. 

Pues Tartaria no fae defobedlente, 
y en ocio vive , y fiempre bclicofa, 
excrcite fu efpiritu valiente 
en tan jufla ocaíion , y tan piadofa: 
de una mugcr me valgo folamentc, 
que no quiero , ni altiva , ni quexofa,- 
á ningún hombre ícr agradecida, 
ni con alma pagar tan poca vida. 

Ya se , que no pelea la belleza 

con lo ferbí , robufto , y lo arrogante, 

que vifte fu cortés dulce afpereza 

no el cuerpo , fino el alma de diamante^, 

yá se que no es hcrmofa la fiereza, 

ni beldad lo fobervio de un femblante, 

que la decente natural blandura 

es alma fuperior en la herBiofur<i. 

Dexb de fer Semiramis hcrmofa? 
dama dexb de fer Panthafilea, 
por dar á la campaña belicoía 
de un alma varonil bizarra idea? 
, ^Jo ardiente , íabia , lo gentil , lo ayrof« 
vinculbíc , por dicha , al nacer fea? 
9M 4^ ^^^^ U beldad fiempre úiíaupdft 

3á 



de Don Antonio de Mendoza. 

de vh\^ , de ig'.ioraRte , y dcfdlchada? 

Con el am;ittrc caewa, y advertido 
de apacible rigor íc niueíhe armada, 
<^ne en fin para vencerá un encendido 
es \x hcrmyr. ra la nicjor eípada: 
pero al ru^bcldc , al nc ció , a'rprofufilicío, 
no con hermoGí , mas con mano ayrada 
oprimirle , matarle , desliacerle, 
y cn;?mor;irlc no , íuio vencerle. 

Al que me cañfa, al q'.?e r;borrczc(p,^sjuna, 
oue mate coTrodarha ? aiu' locura! 
y mi necio hn'ck tiiórlí' di tan'buen gúfto, 
qüc le deba'í^j milcrce á mi hermofura? 
El Reyno vil me pagará el clirguüo, 
mi mano la vl-.^ona me aflcgi'ra, 
todo el eíir.-.go libro en mis enojos, 
que otras íbn las vi<3:or¡as de mis oíos. 

F'lo.\ Vaíale ZcUdaura. Ciar, Eftoy corrida, 

' •ámi^-'jUé ella -no conoce á Claridiana. 

Flor, O que 'en vafto prl^fames , qti-e elcondida 
pnedj cilár tu belleza foberana! 

Ciar, No qiuérofer de nadie conocida, 
buelvcre ^ Florai>tc©. rlcr. Aim'^'Ae tyrana, 
quiero fcrvlrí-c', y quiero obedecerte, 
y no t-c ofendarsde que en algo acierte. 
P'^^/i Floranteo^ 



n 

237- 



Florín, En firs partes excelentes ' 
■verás perfecta una-d;nra. 

Ciar, Agravio fuyoesíaFa-'^ia. 

Salen Zclidtmra\-'A:írdio ^ y -Rofe- 
linda^ y útros, 

Z^/,Dexadme (oú.JRof.O¿,h íientes? 

Zcl, Qni nuevo mal 1 n<"tda ílento¡, 
cjue ya con favores tanfóá 
le p-g m fus defencan?09: ' 
o cííeinigo pci}famicnt:o! 

Pcxadme yd. Rof, Filtraño enfado: 
aunque niega la ociílon, 
pues rinde tal corazón, 
íia diitla es grande cuidado. 



Zfl, Qile tyranes fent'n^ientos 
mueVén pénasiemejanteí? 
antes" que Amor ^.elo^? f dntes 
que remores ,cÍGarm lentos? 

Si es Claridiátla'quíírida 
en Arabk , cómo viene 
á Tartaria? también tiene 
mi pcn.<tí"éní> éfitcndida. 

Sí ella le cHiiefé ^ cá" mal ttaro 
el venlrfe', anntnie ariimofo, 
á valcrme , ci ^s dichoío, 
fin diida que íera ingrato. 

O quan neciamente aquí 
íiento^gi^ayiar-íiibeldid, 
quando toda mi piüdad • 

U 



a^S Comedia famofdy 

h he meneíler para mi! 
Florín, Llega , que temes? 
Cl^r. Que eftraña 

coníulion ! qué es lo qiie miro? 
Zel, Eíle roñro , y ralle admiro. 
Ciar, La vifta no , no fe engaña: 
La labradora fingida 
, fue Zclidaura. Zel, No es vana 

mi fofpecha , es Claridiana, 
. que figue amante ofendida 
Al Eftrangero : ella es, 

O vil cuidado! Ciar, Quien duda, 
• que me conozca , y que acuda 

árai defcnfa ? tus pies 
Me da , Rcyna valerofa, 

claro honor de las mugcrcs. 

Llega Claridiana d los pies de 
Zelidaura, 
Zel, Levanta , y dime quien eres? 
Ciar, Soy , Zelidaura famofa, 
JJn Cavallcro de Arabia, 

que te pide laftimado, 

de ver que el Rey no alterado 

fuPrincefaliuñre agravia; 
1 tres Deidad de la guerra, 

favor para la ofendida 

Claridiana. Zel, Bien fingida 

necefsidad. Ciar, En fu tierra. 
En fu Rcyno á Claridiana 

reftituye , que en mas glorias 

les darás á tus hiüorias 

nueva opinión fobcrana. 
Sal á la campaña , y den 

tus brios miedo al tyrano 

rebelde , y venza tu mano 

lo mifmo que tu defden. 
De laureles coronada, 

con hcroyca fortaleza 

aprendaxie tu belleza 

visorias tu mifma efpada. 
£n el cavallo Efpañol 



Querer por Jólo cjiterer, 

fufpende el ayre , y la cierra, 

y fea el Dios de la guerra 

no ya Marte , fino el Sol, 
Y en tan hermofo denuedo 

mueran , viendo tu valor, 

losamorofos de < mor, 

y los cobardes de miedo. 
Zel. En faifas adulaciones 

difsimula Í\á intención; 

ó que bien dicen , que fon 

veneno en ios corazones! 
No fe engañan mis defvelos, 

ella le ama , y bufca ya, 

y en quien amor no fcrá 

lo que a mi íe atreve á zelos? 
Ya sé que no ay voluntad 

en mi , que el alma fufpira 

en vano , mas no ay mentira, 

que afsi parezca verdad. 
Refponderé tibiamente, 

hafta faber , fi en fu tierra 

ay guerra , 6 la mueve guerr; 

fu amor , que fi vive 2 úfente 
Por trayciones , al Inftantc 

la campaña en fu favor 

conocerá mi valor, 

y C\ tierna , y dulce amante 
Sigue al galán forañcro, 

mil venganzas tomaré, 

á entrambos los mataré, 

fi yo no muero primero. 
C/^r.Qué rcfpondc? Zel, Que €S afsi 

de Arabia la tyraaia? 
Clar,S\ feñora. ZeLY qué te enibia 

fu Reyna á pedirme á mi 
Socorro? CAír, Es cierto. /.eL\ 'o es; 

qué le cfpera ? Chr. Si feñora. 
Zeí, Yo p¿nfaré en ello aora, 

y rcfponderc defpucs. 
^ ajd muy níejurada, 
C/ár. Qué es eilo ?|jué deSgual 

reC 



de Don Antonio 

refpucRa de fu opinión, 
cftas las hazañas ion 
de íu valor ceicftial? 
Efto varonil fe llama? 

cfto invencible? que afrenta! 
de can poco fe contenta 
el engaño de la f:ima? 
¡Quando pensé que aninaofa 
al campo exercitos diera, 
y el Reyno vencido íueri 
laurel de fu planta hermofa, 
^ando de verle pensé '■ 

un Imperio , una venganza, 
pagándole a hú efperanza 
tanto engaño de una fe, 
'íMc refponde no piadofa, 
no bizarra , ni cortes, 
que rcfpoiidera dcfpues? 
qué fama tan mcntirofi! 
pué haré?H!>?7».Valerre de un Rey, 
y fea el mas defdchado, 
que folo de un obligado 
fe ha ílc tcüner mala ley. 
iQiié bien paga el hofpcdage 
que le hiciíle, Clavidiana. 
Ciar, Por \o menos de villana 
el alma no fingió el trage. 
De enemigos los ingratos 
fon de peor condición, 
que ios que no deben , fon 
enemigos mas vararos. 
La ingratirud íicmprc es madre 
del rigor ; valcrme qr.iero 
de aquel remedio jxjftrcro 
de mi labia InJMÍto pa<ire, 
A Zelldaura bien quicri.s 
tentr con brío nin loco 
alma de hcm.bre > pueí tan poco 
te debemos las mugcres? 
Vanfe ^y fi^U CUrido$o con una 
vanda. 



de Mendoza. i^p 

Ciar. Defte profundo valk, 
cercado de afperezas, 
cuyo feno efcondido 
le ignoran las eftrellas. 
Efcnchen mis fufplros 
los arboles , y penas, 
y fi ay monLira^. duras, 
quien fia en voces tiernas? 
No fiempre en el íilencio 
la beldad íe rcfpeta, 
que agraviará un cuidado, 
qiie'callarfe merezca. 
No ha meneñer filencio 
el refpcto, qu£ dexa 
cfcrupulos de injuíto, 
lo que á la voz fe niega. 
Hable mi fufrimicnto^ 
y á mi dolor no tema, 
que toda el alma puede 
fiarfe de la lengua, 
que no ay amor que ofenda 
en \'iva fe , y en efperanza muertí^^ 
SI el dichofo primero 
amara con mcxleftia, 
no huvlera en la hermofura 
tan cobardes orejas: 
Pues como ferá Injuria 
una humilde panencla? 
una cortes noticia? 
una medrofa quexa? 
Divina Zelijdaura, 

de amor mas aira <?sfera, 
perdonado peÜs^í o, 
y agradecida oíeníá, 
Aunque tan retirado 
ile tus ojos me vea 
^en C: jfiettos de olvido, 
y en ri'gion de tinieblas, 
fiempre me tienen cerca 
tu rigor , tu defdén , y mi trlíleza, 
Aufcutenomellamo, 

Ü 



z^o^ Comedia famofa^ 

íl en tu mifaia prcfcncU 

pauami íiempre vive 

tan lexQS tu belleza, 
íso aufenca ja diñancia, 

fino el díídjn avifcnta, 

que para defv alidos 

aun ia viíta es auf-ncla. 
Donde nada le aparra, 

no ay auíencia , ni ay tierra, 

donde un inftante viva 

aufente mi firmeza; 

que el alma no fe a'cca (íienta. 

de un bien q adore, y de un dolor q 
La coftiimbre en los males 

corto alivio , y ueFenfa, 

moderado íocorro 

para defdichas nuevas. 
fsfo ay coftumbrc en mal nuevo, 

y íl ay mas , que padezca, 

n© eñán los impofsibles 

feguros de mis penas, 
JJna defdicha íolo 

no es pofsible que tenga 

amar menos, y caufa 

meaos gloriofa , y bella, 

y quiere amor que fea 

breve la vida, y la memoria eterna. 

Entre Zelidaura de •villana, 
Zel*^ ver al feñor herido - ' 

he de entrar , no me detenga; 

el es? C/¿ír. Puede a ver quié venga 

á bufcar un defvalido? 
(Que villana tan ayrofa! 

algo puede íer , que ignoro, 
Zel. Ay triftc , que es Claridoro. 
Ciar. Que distrazada Iquc hcrmofa! 
Zclidau^a es ,no lo duda 

ia villa ,vWÍ error conricnte: 

pero es d.icha, y foiamcnce 

para mi, puede íer duda. 
5] íTiS büfc;^ ? íi podría 



Querer por folo querer, 

cHo íer ? fí podre aqui 
cftár tan fuera de mi, ■ 

que crea una dicha mia? 
Zel, Que me conozca no dudo, 

pero negar , aunque fea 

tan defcprtes , que lo.crea. 
Ciar. Si mi amor.eternapudo 
Obligarla ? íl pudiera, <y 

á ccner yo mas ventara, 

que no ícrá en ui hermofura 

la gloria de an-:or primera. 
Aunque lo dudo , y lo etlraño, 

quiero p<<g2r á nrii Cí¿ 

con creerlo^ y vi iré 

lo que durare el engaño. 
Con ella. 
Labradora peregrina, 

que folo en ti no es violento, • 

ni es humano arrtvim'ento 

eñe nombre de divina. 
Dueño hermofo , acra humano i . 

folamcnte con mi vida, 

íi en mi puede haver.hcrida,. 

que no íea de tu mano. 
Zclidaura , aunque mas. huya 

de mi ^ ida la piedad, 

no le niegue tu beldad, 

lo que merece por tuya. 
Que de ti favorecido. 
A parte. 
Zel. O que bien , lo que encareces, 

fe ve que no lo mereces, 

pues tan prefto lo lias creído: 
Quien es aqui Zélidaura? 

hace burla ? bueno ella. 
CL%r. Zelidaura , baila ya. 
Zel. Ay tal cofa , que foy Laura,; 
Hija del hücfped ^que poco 



(yú í íi-i ^CiiCiaura 



íabcl 



niugcrtifcii ainva , y grave 
veui: á verle ? ciU loco? 



Dog 



de Don Antonio de Aíendoza. 241 

Dos agravios fu locura CUr^ Eres luz de mi fenclJo, 

hace conmigo á fu Alteta, y vida de tni efperanza. 

el primero en la grandeza, Zeh Que es amante efperancero. 

y el fegundo en la cordura. CUr. Bella Zelidaura , dcxa 

So,y piadoíá con templanza, morir de engaño á mi quexa. 

y á folo verle he venido. "ZeL O no lo foy , 6 no quiero. 

Chr, Bella Ninfa del Sol , Deidad de nieve, 
mas luciente , mas candida » mas pura, 
cuya vifta gentil ayrofa mueve 
globos de luz , esferas de hermofura, 
donde á tanto dfcarmiento el huelo atreve 
' tanta vida contenta , y no fegura, 
que puedes , íi á tus ojos las conduces, 
matar con vidas , y cegar con luces. 
iTn que de azero , y de belleza armada, 
no das repofo á nadie en fu elemento, 
viniendo hermoía , y coronando ayrada 
de gloria el campo , y de terror el viento, 
y en la íelva , aun del So I mal penetrada, 
con planta bella , con bizarro aliento, 
logrando flechas , recogiendo amores, 
le quitas fieras , y le dexas flores. 
ZcUdaura di . Ina , hcrmofo dueño 
de tantos penfamlentos entendidos, 
que aun es de tu hermofura honor pequeño 
pifar fobervios , y aumentar vencidos, 
aunque parezcan fabricas del fueño 
hallar blanda piedad en tus oídos, 
que han íido , íin blafon de agenas dichas, 
muro de quexas , templo de dcídichas, 
ipiíe yo crea cfte bien , no es grande engaíío, 
fi en mi amor , y no en mi los premios fio, 
que yo no puedo hacerme tanto daño, 
que fu razón le niegue a tu alvedrío: 
pero en el bien me baña el defengaño 
del común impofsible de íer mió: 
no te conozco , pierde los enojos, 
que mas creo á tu guRo , que á mis ojos. 
Zel. Ay que laílima , y dolor! la cabeza. Ciar. O ciego amor! 

la mucha fangre vertida Si al Eftrangero dic hofo 

le tiene defvanccid^ bufca por ventura ? al Cielo, 

tíL qne 



z^i Comedía famojd. Querer ^or [oh querer, 

que paiTo con el recelo baxamente para al? 

á baxezas de enibidiofo. Laura , efcuclia. Zel, Ya no efcucho; 

Mas íi pense amor cruel malos unos , que cftáloco, 

neciamente para mi, y yate eftimo en mas poco, 

que mucho que pienfc aquí por ver que te debes muchot 

Vafe huyendo Zelidaura. 
Clarid, Como , ingr;'.ta , me dexas, 
y al otro buícas ? Ciclos, 
no baftaban defdenes , íino zelos? 
viles embidias , no baftaban qucxas? 
matarme ageaas dichas? 
no bauai) para un trifte fus defdichas? 
Crci la dicha agena 

por mía ( qué defpreclo! ) 
que aun las defdichas me han dexado nccÍG'í 
qnc aun de los niales no íacó mi pena 
el bien de recatado, 

que aun no se aprovechar lo <icfdichado« 
[Tus palios defiguales 
mi vida ira íigulendo, 
porque del alma , en ñn ,no vas huyendo, 
y el camino $é yo de tantos males: 
o vida mal vivida, 
fole mi engaño te llamará vida! 

Vafe ^ y filie Fclísbravo con vanda* 
Fel, Brama el mar de los ayres ofendido, 
y Eftrella quiere fer , y no Elemento, 
gime de horrores defatado e' viento, 
aun mal de tantos montes oprimido. 
Crnxe lafclva , el Ciclo embravecido 
cñrcmece el dudofo firmamento^ 
que no ay quien niegue á un daño un fentíPnlcüto, 
una quexa , una lagrima , un gemldtv / 
Yo folo fiemprc en padecer cenftantc 
foy de mi mal en la poftrtra cumbre 
alma fin voz , filencio de di !mantc, 
O continua enfcñada peGdumbre, 
fufrir fin novedad un trifte amantcl 
tanto debe un dolor a la coñumbrc. 
Sin duda que es inmortal y juntame.-.t:\ 

cño , que mi pecho fíente, <jue es át onge» c:/ ' / 



de Don Antonio 

lo que dura eternamente. 
Breve feáora nació 

la vida, que es para mí, 
y nací, 

para amarte , eterno yo< 
que foy alma para ti. 
Defeo morir mas tarde, 
quanto mas de males llena 
el alma agena, 
que es animo de cobarde, 
oíTar morir de una pena. 
Bien me"^ atreviera a fufric 
el morir dcfte pefar 
en mi pcHí-^r, 
íi f e hallara en el morir 
otra vida , para amar. 
Qi^iien tan mal íupo querer, 

que el morir halló por fuerte, 

ni por fuerte, 

íi el amar , y el padecer 

nunca pafla de la muerte? 
Y afsi apetezco el vivir, 

porque no es pofsible hallar, 

ni alcanzar 

mas amor , para fentir, 

ni mas vida , para amar. 
No con alma prefumida 

de lo poco afortunado 

cñoy preciado, 

quedefdicha merecida 

no acredita á un deídlchad». 
Quien defmerece la dicha, 

quexofa 1? razón dexa, 

íifc quexa, 

que íi es jufta la defdicha, 

es nueva culpa la quexa. 
Tengo por gloria fallida, 

bufcarme en lo defgraclado 

acreditado, 

que es opinión deslucida, 

deberU á lo defdichadp. 



d^ Mcmhza. ^2.+ > 

Zelldaura celeílial, 

yo mi propio bien perdí, 
no contra ti, 
pues la culpa de mi mal 
me la debo toda á mí. 
Jamás aplaufo , y favor 
hice de laftima agena, 
que es peor 

que otros tengan el dolor, 
fi yo merezco la pena. 
Con ningún coníiielo acierto, 
ni en la vida , ni en la mucrtf , ^ 
de perderte, 

que vivo te pierdo , y muerto 
he de perder el quererte. 
Ociando la luz, por quien muero, 
en tus ojos la veré 
quando podre? 
que en la vida no la quiero, 
batía en el alma la fe. 
Mis ojos en tantos ruegos 
templcn,con ver tus defpojos, 
fus enojos, 

que hafta verte no fon ciegos, 
pero dexan de fer ojos. 
Salg.i Zclidaura de labradora, 
ZeL (.H¡e cfpera el enfermo , afuera, 
dcxtnme entrar en mal hora. 
Quiere yd cunirfe aora 
fu mcrce r Fel. Sois la enfermera? 
Zel. Y aun la enfermed:id también 
pudiera fer. Fel, SI por cierto, 
y aun de vos el menor muerto 
pudiera morir de un bien. - 
ZeL Requiebro a mi? 
Fel, No , no es tanto. 
Zel. Ha fido gala de enfermo; 

qué miráis? 
Fel, Sino es que duermo ' 

iiemprc , fino es todo encanto, 
Mirahjufpenfo, 
Q.2 ' ^' ^ - Yo 



1 44 Comedidfr^r* o id. 

Yo he vlílo ctta mifma cara 

otra vez , y aun otras veces; 

quando á tantas te pareces, 

como en elmunílo es tan rara 
Zelidaura , tu belleza? 

tan común es tu hermofura, 

<]nc en tantos roftrosptocura 

copiarla naturaleza? 
No bailaba folo im dueño? 

quatro un retrato? 
Zel. El rebuelve 

nuevas maquinas , y buclvé 

á las enigmas del fueño. 
lYá que á tanto me atreví, 

faber quien es es forzofo, 

pues lo mas dificultofo 

lo empiezo á vencer en mi. 
Que le tiene aora en calma? 

es mucha la herida? FeLYk 

Ja del cuerpo no. Zel. Dirá, 

que es mas grande la del alma. 
í*ío le haga daño á la herida, 

que es inclinado á dormir. 
Fel. De confufo he de morir, 

pues no bafta de mi vida. 
.Zel. Donde tftád mal? 
FeL Es encanto 

efte mal , y quant© fíente 

araar,y auicncia.Zí/.Detcnte, 

qu-e no qiñero faber tanto. 
FeL Es ella ? no fon antojos: 

zagala , llegat* á mi, 

dime , fi otra vez te vi. 
Zeh Se yo lo que ven fas ojos? 
Fel. Has cftadopor ventura 

en Arabia? ZeL Por defgracia 
A parte^ 

una vez : qué linda gracia! 

para que faber procura 
Tantas -cofas ? noiif falido 

jamás deílos campos bellos. 



OmrcrVQr fgloqmrer^ 

FeL Por eflb te deben ellos 

lo galán , y lo florido, 
y como te llamas ? Z^/.Laura, 

y mi padre Cloridemo. 
Fel, Nuevas confufioncs temo: 

conoces á Zelidaura? 
Hate viílo ? ZeL Si quien es 

me dice , yole prometo, 

de pagarle en un fecreto 

lo apacible , y lo cortés. 
Qac á «fta Quinta Zelidaura 

fucle venir , y eñas flores, 

fus fuentes, fus ruyfeñores, 

fu jardin , fu campo , y Laura 
Son teñigos de un dolor, 

que íientc , y mas no le digo, 

hafla fer cortés conmigo. 
J^el, Xtios ? no bailaba amor? 

zeloía el alma tan prefto? 
■Zí"/. Si faber mas le conviene, 

diga qui-cn es , y áqué \iene. 
J^eL knporta no fer modcflo 

CB la relación : yáes julio, 

que de quien foy te dé cuenta. 
Zel. Noime diga , eftamc atenta. 
Fel. Ni efcucha. 
ZeL Tengo buen guflo. 
Fel. Un Principe tiene Perfia, 

que es Fclisbravo fu nombre. 

nueva gloriri de bs gentes, 

aka embidia át los Diofes. 
Pocos floridos Abriles 

ion fus años , fuperiotes 

en fuceíTos á los Agios, 

y en aciertos á los honibres. 
Debiendo á pocas Auroras 

tanta vida , qu^e recoge 

el mundo de acciones feyas 

mas que mereció haíla entonces. 
Del cuerpo la gentileza 

es del alma tan conforma, 

<¡ue 



de Don Antonio 

qrie el efplncu mas bello 
ticuc el Alcaytle mis noble. 

En cl agracio , y blandura, 
la Mageftacl liempre elconde: 
mas tan Rey , que el mas llcgack) 
miedos pifa , y veras.o)% 

Los campos de las hiftorías 
paííea , feguro Norte 
¿e los. Reyes , ciar© cfpcjo, 
en que miren fus acciones. 

No confíente que á fus aáoj 
viles platicas informen, 
que mal feguras noticias 
fon enemigos de bronce. 

Ningún indecente gurio 
en fu inclinación conocen, 
que no han viflo los defeos 
menos verdes cantas flores* 

Cortés mira , y libre paíTa 
por la hermofura , y acoge 
lo que es gala , y no peligro, 
templado , y gloriofo joven. 

En tanto que de la guerra 
le llaman las ocaíiones^ 
y ofrece materia iluílrc 
á las plumas , y á las voces^ 

Sigue la paz belicofa, 

las treguas al campo rompe, 
que el ocio es mayor peligro 
en los Reyes, q.ie en los hombres. 

Sin rayos , fegundo Apolo 
faquea los verdes bofques, 
y las felvas enamora, 
fin Venus primero Adonis. 

Nunca efte Principe , nunca 
íintió de amor los risorcs, 
ni oíiaron herir fu pecho 
fus mas dorados harpones, 

HaíU que en Perfia un cautivo 
tan bellas admiraciones 
ce£r¡ó de una Prlnceíd^ 



de Mendoza. 1145 

alta materia del Orbe, 

Que fufpertdio fus fcntidós, 
qie detuvo fus acciones 
entre cobardes alientos, 
y entre animofos temores. 

De menos fuertes heridas 
miitrio el cautivo , y dexolc 
de Zelidaura un retrato, 
mudo rayo de dos Soles, 

El Principe enamorado 
mientras amante , difpone 
fu ¡ornada, y que fus Rcyiios 
fu breve aufencia no lloren. 

Me manda , que por la pofta 

venga á Tartaria , y me informé^ 
fi el retrato de fu dueño 
le miente las perfecciones. 

Parto , y llego en pocos dias 
Al confia de Arabia , dondQ 
dando el fueño a la fatiga 
humanas fatisFacIones 

Me lo toma un embidiofo, 
quando una encantada torrói 
nos detiene , ambos deshechos^ 
yo en fufpiros , y ella en voces 

Dexo fü f ncanto , y bufcando 
mi enemigo en eñe bofquc 
ya remora á mis venganzas, 
ya fagrado á fus traycionej. 

Le encuentro , y tancas efpadas 
entre las nueñras fe oponen, 
que parecieron de acero 
las hojas de tantos roblesj, 

Yo triíle , de que la vida, 
y que no el retrato cobre,' 
y que no deba mi muerte, 
ni aun veneno,ni aun ertoqaC||^ 

Bolver a Perfia no puedo, 
íin que el Principe fe enoje, 
( que hace amor mas baterías 
en mas libres corazones. 



Sj 



PneS 



^/^6 Come di a f amo f a, 

Pues de ZcUclaura prefo 
en dulces tiernos amores, 
ñl otro hermofo nombre cfcucha, 
ni á otra inclinación refponde. 
í-abradora peregrina, 

que en bellas transformaciones, 
ó eres flor de ágenos campos, 
o eres Ninfa deftos montes. 
SI alguna noticia tienes, 
fi algún remedio conoces, 
íi algún myfterio te encubre, 
fi alguna ventura efcondes, 
Pá favor á mis defdichas, 
da paz a mis confufiones, 
un alivio á tanta pena 
y una luz a tanta noche. 
Aparte, 
ZeJ, El es fin duda , pues miro, 
que por encwbrirfeaqui, 
fe pinca , y ft lleva a si, 
yo lo • ere preño : admiro 
iTu recato , j tu valor, 
Perfiano conocerás 
ti retrato ? tel. Si jamás 
del cuidado , y del amor 
Le aparto, qué dudas dcllo? 
ZeU Eftc mira , en el repara. 

Dale el retrato. 
f í/.Quando en vello le ignorara, 

le conociera en lo bello. 
Que novedad de alegría 
podrá hacer mi voluntad? 
mas no falta novedad, 
donde ay una dicha mía. 
Si me digo que eftoy loco 
de alcanzar tantas venturas, 
vco,que en muchas locuras 
un amante ofrece poco, 
y fi el fentido no pierdo, 
el bien folemnízo poco, 
ialto á ñncza de loco, 



Querer por Jola querer, 

y dcxo de fcr mas cuerdo. 
ZeL Mas fufpenía el alma fíente. 
pÉ"/. Bello retrato ofendido, 
confieíTo, que he merecido 
mas ofenfas,que un aufente. 
Quien te le dio , labradora? 
que el alma en tu variedad 
viendo una mifma vcldad, 
da crédito a lo que ignora. 
Zel, Perfiano , quiero que vcas 
una villana hidalguía, 
dando luz la piedad mía 
á tus confufas ideas. 
Yo foy la que tantas veces 
vifte en Arabia , y tamblefi 
quien te hurto el retrato, y quleijl 
íi adulador no encareces, 
A eíTe Príncipe dichofo, 
gala marcial do las fclvas, 
te dice , que á Perfia buelvas; 
y digas al gcnerofo 
Felisbravo ,que al inflante 

venga á Tartaria , que aguardo, 
íi como altivo , y gallardo, 
es tierno , entendido amante» 
Qiíe eüima fu amor difcreto 
Zciidaura , porque guarda 
la libertad mas gallarda 
para el mas alto fugeto. 
Aparte, 
Fel, Penfare , que fon antojos? 
daré crédito al defeo? 
Zelidaura es la que veo? 
pero no , mienten los ojos. 
Partiré bella íeñora, 

traeré al Principe aquí. 
ZeU No es Felisbravo, ay de mil 

pues no fe declara aora. 
Negaré mi noluntad, 
fino mira mi alvedrío 
tal gentileza , y tal brío 



e5 



h Don Antonio de Mendoza. 



en aquella Mageftad. 
'pcL Erta celeftial pintura 
es tu original, ya el fueno 
no engatia, que folo un dueño 
puede haver de tu hermpfura. 
%eU Efteescrladjo? 
í*^/. Eíl:a es L^ura? 

falii- de dudas no acabo. 
ZeL Que no eres tu FcÜsbravo? 
Fel. Que no eres tu Zelidaura? 
Zí/. El fe encubre de recabo; 
á que fe declare quiero 
obligarle , Cavallero, 
l^eL Zagala hermofa. Zí*/. El retrato 
Es mío , yo no foy L^ur.i, 
fi eres Felisbravo , figuc 
inis paíTos , tu amor me obligue, 
mira que foy ^elídaura, 
' ■• Vafe yyfiguela, 
Feh Princefa hennofa detente, 
que con el alma te figo, 
Oías ya la llevas contigo. 
Detiene Claridtana d felisbravo» 
Ciar. Buelvc Principe valiente. 
í^eh Dexa , aparta. 
Ciar, A quien do. voces? 
Fel, No me detengas , mancebo. 
Ciar, Oye , efcucba Alcide? nuevo. 
Fel. Que quieres? 
Clár\ No me conoces? 
F^l, No te conozco , ni quierOi 
Ciar, Ya olvidaí; á Claridiana? 
Fel, O que porfía tan vana! 
Ciar. Mírame bien eflrangero, 
-Fí/. Éi varonil trageayrpíq 
te encubre , aunque la belleza, 
y la tierna gentileza 
me dicen , mancebo hermofo. 
Que te debo conocer. 
Ciar, De que bufque no te aífóbres, 
$1 más noble de los liiombres 



247 

la mas quexofa muger. 

Yo foy la Rey na de Arabia, 
á quien dio fu nombre ci Oto 
de feliz , y de olorofa 
Jas lagrimas de fus troncos» 

l/l'i padre ( a cuyos encantos 
gimió ei Orbe temerofo, 
y cromo el mágico Atlante 
jupto á la esfera fus ombros ); 

Labfo.el caftilb encantado 
en 1.0 rico , y Ip eftudiofo 
de la Mageftad , y el arte, 
profano luciente aíTombrOp 

Su intención yá kfupííle, 
quando perdiíle Ingeniofo, 
lo que valiente ganaftc, 
vencedor de tantos monfíriioSe 

Tuvo fin el defafío, 
y principio el alboroto, 
que íinguicron en Tartaru 
los zelos de Claridoro. 

Norte fueron de tus paífos 
las eftrellas de unos ojo$, 
fi amor , ó piedad te obligan,' 
tu lo fabes , yo lo ignoro. 

Quede fola , y pretendieron 
mis vafíallos lícenciofos 
que al ídolo facri fique, 
cuyas aras defconozco, 

Dando quexas a los Diofes, ' 

la fanta piedad invoco 
del Cielo , que en denfa nube 
pufo al Sol lucido eftorvo. 

pióme noticia mi pndre, 
yá conmigo mas piadofi», 
que en efte alvergue fe encífijrra 
de Pcrfia el Principe heroyco. 

Tu eres , tu Felisbravo, 
por quien el metal fonoro 
de la fama aora ocupa ' 

nuevos mundos , y ambos polos* 

SL4 ^^^ 



24f¿ Comedia famoja^ 

Por noble , y no por amante^ 
llego á pedirte focorro, 
que delmasconftante,y fino 
oygo mucho , y fio poco, 
Rcñicuye á Claridlana 

en fu Rcyno , que animofos 
con tu nombre los leales 
ferán terror de los otros, 
Eftas fon empreíTas tuyas, 
eftos los claros defpojos, 
que debes al templo iluftre 
de tu nombre generofo. 
Dexa tiernos penfamlentos, 
dexa , Principe famofo, 
del amor vanas caricias, 
y blandas culpas del ocio. 
Saca el Damafquino alíangc, 
enriftra el frefno,que al Noto 
fe humilla verde , y ya duro 
bebe fangre el pico rojo, 
Armado el campo te vea, 
el Bucéfalo efpumofo 
oprime , y quede teñido 
Marte en luz , y en fangre Apolo, 
El fuerte baflon govierna, 
y en lo eterno , y lo gloriofo 
Arabia tenga dos Fénix, 
y en tu valor uno folo, 
Fd» Amor,y honor,que encontrados 
os miro ! trlfte, y dudofo 
mil quexas del alma cícucho, 
del valor mil voces oygo. 
He de fer con Zelidaura 
defcortcs , ingrato? y como 
he de oíTar tener tan preño 
necias culpas de dicbofo? 
Que mal cumplo con el alma, 
fino muero de mi proprio! 
que poco debo á lo cuerdo, 
fino edoy de amores loco! 
Al fiero eilraendo de Marte 



Querer porfoh querer ^ 

ciego fea , y viva fordo, 
que mayor guerra me llama 
que no en lo fiero, en lo hermofo.; 
Pero fer con Claridiana 
cob.irde ? como propongo 
al alma viles afeAos, 
fi mi corazón conozco? 
No fe configuen las glorias 
en la gala , y el repofo, 
que el valor infatigable 
campos huella, y paita golfos; 
Ciar, Que larga confulta tiene 
configo , dificultofo 
debe de fer el remedio, 
donde el amor están peco. 
F^/. Perdóneme Zelidaura, 

que aun foy fino en darle enojoSjí 
pues no es digno de querella, 
quien no esbuenPrincipe en todo»: 
Mi valor Arabia efpere, 
que en bolvitndo vitoriofo, 
á los pies de Zelidaura 
traeré fcgundos defpojos. 
Entre el General, 
Gí«.DexaFelisbravo , dexa 
penfamientos tan ociofos, 
del amor viles alhagos, 
del alma injuftos at\tojos: 
Por verte de Perfia aufente 
el fobervio Rey de Ponto 
aííalta el Reyno,y fin dueño 
aun los brios fon medrofos. 
A valer á tus vaíTallos 
acude aora , que ignoro, 
que valor pueda llan.arfe 
el que fe niega a si propio, 
No venza una vez el gufto, 
no ficmpre viva quexofo 
lo mejor, no fiemprc tenga 
la razón los brazos cortos, 
No los años dcfperdicies 



de Don ylntonio de Mendoza, 249 

en cuidados amorofos, tle oy mas por templo piatlofo 



que es )uÜo arrancar temprano 
las faifas yervas de mozo. 
Buclve á Perfia , dexa encantos, 
dcxa amores , dexa eftorvos 
de la opinión merecida 
de tus principios gloriofos. 

Que los Principes nacieron 
para exetnplo de los otiros, 
no a fer efclavos de un gufto, 
no á fer triunfo de unos ojos. 

Chr, Eflo parece íingiio, 
6 los Ciclos ambiciofos 
querrán, q un hombre a mis ruegos 
oííe perder el decoro. 

Fí/. General bien me aconfejas, 
pero á falir me difpongo 
primero de dos empeños, 
que uno figo , y otro adoro. 

Claridlana el tierno pecho 
alienta , que el rigorofo 
defdén del hado examina 
los corazones heroicos. 

Por Capitán , ó foldado 

^ en tiis vanderas me pongo: 
viva tu nombre , y de aufente 
muera Felisbravo folo. 



tendrá tu nombre en el mundo 
los nccefsitados votos. 

Vamos , que íolo tu fama 
ha de vencer , que fi nombro 
a Felisbravo , ya el miedo 
ferá confufion de todos. 

F«l. Buen foldado , y mal amante; 
ya lo fiento , y ya es forcofo. 

Ciar, Contra mi tierra te llevo, 
y aun también contra mis ojo^' 
Vafe , y fule Zelidaura, 

ZeL No es Felisbravo el Pcrfiano, 
pues fe quedó , íi le aclama 
por fus méritos la fama, 
no ferá fu amor en vano, 
que ha de tener , quien mi mano 
merezca , en alma confiante 
de recatado el femblante, 
de dt Validóla ley, 
las perfecciones de Rey, 
y los remore s de amante. 
Salga Claridoro de villano» 

Ciar. Llamarme aora a palacio 

la Princefa , no es favor 
.para un cuerdo labrador, 
que nace á vivir de efpacio.; 



Qm» Claró Principe de Perfia 

Amable foledad , muda alegría, 

que ni efcarmicnto ves , ni ofenfas lloras, 
fegwnda habitación de las auroras, 
de la verdad primera compañía, 

Tarde bufcada paz del alma mia, 

que la vana inquietud del mundo Ignoras, 
donde no la ambición hurta las horas, 
y entero nace para un hombre el dia, 

Dichofa tu , que nunca das venganza, 
ni de palacio ves con propio daño 
la ofendida verdad de la mudanza. 

La fabrofa mentira del engaño, 

)a dulce enfermedad de la eíberan^a, 
jU peíi^da íalud del defengaáo» 

Que 



'¿;50 ComedUfamofa^ Querer por f oh querer. 



Que me mandas ? que un criado 
con gran prlcíT^ ¿le tu paree 
me llamo, Z?/, yo embié á llamarte 
da mucha prlífa el cuidadp. 

Aquel Cavallero herido 

partiófe yá?C/íír,Luego al punto, 

ZeL Con que gufto lo pregunto? 
iba yá convalecido? 

Ciar, Muy poco , pero atropclla 
fu falud , que pop Tu tama 
en trage cié hombre una dania 
le bufeo , y fe ftie con ella. 

ZeL Con unadama?C/<ír, Y te alabo 
fu brio , fu gentileza, 
fu donayre , fu belleza, 
y el valiente Feüsbravo 

( que afd le llamo } fe fue 
tan guílofo , tan contento. 

^el. Calla, calla , ello conficnto? 
delitos contra la fe? 
juntos partieron de aquí? 

^lar, juntos.Zí/.Mictes,micfttCS yá^ 
mas ay que verdad ferá, 
porque ha fido contra mí« 

PI que me traygan el hombre, 
que prendí. Cliir, que puede fer? 

Íjero no quiero fabcr, 
o que me encubren. Zel. el nobrc 
Me niega un hombre , y me dexa 
Villano Cavallero 



quexofa , y por otra , y Iu?gO 

yo tan humana , que Uegq 

-4 1q civil de una qucxa? 
Vece , 6 fiero para mi, 

que una quexa no me oirásf^ 

de que te vas, 

que eílár quexofa de ti, 

es favorecerte mas» 
Si folo el imaginarte 

querido pudo perderte 

defta fuerte, 

bien pudieras no mudarte, 

que aun no llegaba á quererte^' 
Si creyó mi voluntad, 

J5Íen mereció tu efperanza 

confianza, 

bien mereció vanidad, 

mas no mereció mudanza 
Pues olvida , por fegura 

ha tenido fu vi(5lprÍ3, 

y aun fu gloria, 

porque fiempre la ventura 

fué muy corría de memoria» 
Yo engañada Cielp injuüpl 

como fufro tan eftr año 

desengaño? 

qué me tuvo miedo el guílq, 

y fe me atreve un engaño! 



fingido falfo amante 
no fingido confiante, 
fi amas tu amor primero 
nunca logres tus dichas, 
y una vez íe merezcan las defdlchaf. 
^Tu eres Principe ? miente 
la fama , las verdades 
para la? Ma^eñades 
nacieron ; no coníicnte, 
quien Principe fe nombra 
si un tcmpr,nl una du;^.a¿ tú una fombra^ 



De 



ác Don Antonio de Mendoz^a. 25 ^^ 

De tiiícreto prefumas 
folo por defdichado, 
no merezcas cuidado 
de bronces, ni de plumas, 
íirva tu nombre al templo 
de laüima,<le agravio, y no de cxemplo, 
Detcmilzelosjuftos 
otro amante dichofo, 
mas fino , mas hermofo; 
tengas tan cortos guftos, 
que pueda tu ventura 
fcrvir de brevedad á la hcrmofurí. 
Efla , que fer tu efpofa, 
con trayciones defca, 
la quieras como á fea, 
te quiera como hcrmofa, 
y fi en canfar porfía, 
en lo iimiortal parezca pcíia mía. 
yivaisíiglos eternos, 
fi cñais aborrecidos, 
nn dia si queridos, 
un inflante si tiernos, 
pero no viváis nada, 
y fea vueftro tálamo una efpadá. 
Bntre Rifaloro muy medrofo. Rayo de clavel. TeL Villano, 

B-if* Quien tuviera mucho miedo, dime el nombre da tu dueño; 

para fingirfe graciofo, Rif, Callo, y íirvo, todo es fucño. 

mas por Dios , que en lo medrofo Zel. Como fe llama ? Rif, Pcrfianó.- 
á ninguno embidiar puedo, Zel, Di el nóbre. /¿//.Pcríiano digo. 

Zelidaura dicen que es, ZeU El nombre digo , traydor. 

quien llamé loca , ya efpero Rif, Don Perfiano mi fcñor. 

trabajos de verdadero, Zr/. Como ? te burlas conmigo? 

dame , feñora , tu5 pies. Confie fla. i^i/^ Detente pues. 

Tinge que llega ^ y no fe atreve, Z^/.Como es fu nóbre?i^//,Períiano, 

No me atrevo. ZeL El vil criado Ángel tate , ten la mano, 

me ha de pagar la mentira, que eílá la hiíloria al revés. 

mas fi un Rey miente,qué admira? Hincafe de rodillas 

Hif, Es un Demonio Angelado, No te canfes Rcyna mía, 

Temblando efto^/.Zá/, Como tarda nunca te lo diré yo, 

cílc picaro , aqui eftá? que jamás me pareció 

Bíf. Dame pues. ZeL La muert-e ya, gracia la bellaquería, 
tray doí eoibuílcro. Rif, Aguarda ZeU Un picaro muy preciado 

de 



% f% Comedia famoJajQuerer por Jólo querer, 

de lo honrado, que frialdad! que fe fue? Zel, Pues deílo aora 

ya he fabido la verdad: te alegras? i?//. Pues no feñora, 

que á un feñor pueda un criado fi fabe querer á dos? 

Enfeñar ley! qué ignorancia! Ser amante á la Efpañola, 

Bdf, Por Dios , que los enfadofos es un guOo muy falado, 

han de ver , que los graciofos que es á lo antiguo , y menguado 

fomos gente de importancia. efto de amar a una fola. 

ZeL Ya el nombre mal merecido Zel, Con tu do(ílrina picaño 

de Felisbravo lo se, qué aprenderá un cavallero? 

que á fer de Arabia fe fue Rif, O buen feñor mas te quiero; 

Rey pobre , y galán fingido. pues ya eres hombre de ogaño. 

Con Clavidiana partió, Zel. Parte al momento, y avifa. 

vete , que en un efcudero del enojo que me lleva, 

mi mano agraviar no quiero, Vanfe, 

y di á tu dueño , que yo, Rif. A dar una mala nueva 

Aunque invencible fe llama, vayan los necios de priíla. 

á mis pies le he de poner, Trompetas, y caxas a marchar, y fa!-^ 

fiendo en la ira mugcr, gan Felisbravo , y el General , y 

Reyna en brio, en defden dama, Claridíana armados , y vsn¿^an 

Rlf, Con Claridiana por Dios con Acompañamiento^y marchada», 

dar, Efta es Arabia. TeL El muro de diamante 
tus plantas befará con fus almenas, 
que tu gente , aunque poca , es tan conftante, 
que munición hará deftas arenas. 
Gen, Defordenado un efquadron bolante 
en militar coftumbre marcha á penas, 
feñas mueOra de paz, Fel, Vencer procura^ 
que de traydorcs no ay lealtad íegura. 
Tromp fas , j caxas , y falcan t\or anteo ,y genti^ 
Flor, Su pende el aparato belicofo, 
purpura abrocha en vez del arnés duro, 
pues ya rendido el pueblo numeroío, 
ni ufurpa el cetro, ni defiende el muro. 
Entra en el bello alcázar lumiríoío, 
que tu eílénto valor guardó fegnro; 
dueño elige , en amor , y en paz repofcs; 
el. Quien fe atreve á los Reyes , ni á los Diofcsí, 
JFlor, A darte el Reyno Florantco vino, 
que no a inquitarle , y de fervirte efpero 
no el blando yugo de tu pie di^ ino, 
(ino el íangrknto de tu injuilo acero. 

Clan 



de Don Antmio de Mendoza. 

XIh'T, Lcvnr.tá , qoe mas noble determino! 
Eftimar tu valor. Flor, Ciñe primero 
tu hermofa frente de laurel , y oliva; 
viva la Rcyn?.. Ge?:, Ciaridiañá viva. 



'?yt 



Salga Rif aloro con azote depofiá, 
Jíif, O pufta , que cnjiora y media 
de Tartaria me has'traido! 
no pudiera haver venido 
mas prefto en uaa Comedia» 
La muger es una harpía: 
6 quien majadero fuera, 
para que las nuevas diera 
con eüraña hazañería! 
Mas no foy nada Judio; 
aqui ay Soldados , el es; 
dame , Principe , tus pies. 
Llega á Felisbravo, 
Fel. Dame ,Rifa!oro mió, 

los brazos : di , que te ha? hecho.? 
Jlif. Es para un tonto la hlftcria, 
que C8 muy larga de memoria: 
ca , Principe , tu pecho 
Ciñe de azero mas duro, 
que ni Felisbravo ya, 
ni Arabia , ni el mando eftá 
de Zelidaura feguro: 
Porque el nombre la negafte, 
y ha fabido efla jornada, 
viene de aííornbros armada. 
Fel. Baftc mal nacido , bafte, 
45ue el fecrcto ( qué mal hicel) 



' tu le rompifte en efe<íí:d; 
Rff. Efto es faber un fecrcto," 

de quien a muchos le dice, 
Fel. Que de un hombre baxo un Rc^, 

fe acompañe ! Rif. Acudan prefto 

al fo corro. Gé-». Qué ha (ido eftc¿5 
Rif. Dichas de la buena ley. 
Qué bien lograda lealtad! 

la fineza linda alhaja: 

o lo que en la gente baxá 

fe desluce una verdad! 
Efto de fer bueno faco; 

allá daguita , y prenderme; 

y efto aqui ? quiero mctermg 

á dcfcanfo de bellaco. 
Fel. A quien fecretos fie? 

no belllfsima ofendida 

teme tus armas la vida, 

íino tus dudas la fe. 
Rif. Que afsi luzca lo acertado! 

que afsi lo bien hecho ofenda! 

por Dios que es corta prevcndá 

efto de fer hombre honrado. 
Gen. Tardar muCho no es pofsiblc,; 

que eftá de aqui la Princcfa 

media jornada , y profeíTa 

Zelidaura lo invencible» 



Ciar. Venga toda Tartaria , que ya efpera 
mi valor mas feguro , y menos vano, 
que ha de fer efta barbara guerrera 
un defdén , un dcfprecio de mi mano: 
y© foy el General. Gen, Tiembla la Esfera 
con tan buen Capitán , qué íoberano! 
lino forma efquadron de flores bellas, 
conducirá el cxercito de eftrellas, 

FeL El campo quiero ver , contar la gente 
de Zclidaura. Ciar, Tu peligro temo» 



Feh 



a'54 Comedia famofa^Qusrer por filo querer, 

Feí. La Induñrla fabia obfcurédcí la frente 
del monte de fobervia Polyphemo: 
Ven , Rifaloro. Hif' Vas fecretamínte, 
y á todos fe lo has dicho? Cíí.Lindo cñrcmo, 
yo voy contigo. Rif, Vaya el camaradaj 
6 gran comodidad el no hacer nada! , 

Flor, Yo he de fegairte.FW.Nada temer puedo; 
y folo yo me bafto. Ciar, No lo ignoro, 
y en vano encubro quan medrofa quedo 
entre los mudos lazos del decoro. 

Fel, No ay peligro mayor que el propio miedo; 
disfrazado he de ir , ven , Rifaloro. 

B.íf. EOb no , de viHísimo me precio, 
quedcníe las bondades para un necio. 

Chr. Mas tiene de gentil , que de amorofo, 
no te aventures , baila que un Soldado 
bufque lo inútilmente peligrofo, 
que nunca fr.-' valor lo dcmaíiado. 

Fel. Nóteme , no , mi pecho valcrofo 
de fuego , y de terror un campo armado: 
vamos , peligros bufeo , y no eíTas leyes, 
que las balas refpetan a los Reyes. 
Trompetas , y marchen, 

Vanfe ,y fuenán caxas , y f alga Zelidauraf 
Claridoro , Rojelinda , y Sol- 
dados, 

ZsL Ya eñamos, Claridoro , en la campaña 
de Arabia , y á la \ ifta el enemigo, 

ClaridNtvctúc fulamente es corta hazaña, 
fi tan alta beldad llevas contigo. 

XeL No voluntad , ofenfa me acompaña, 
Princefa , y no muger , la guerra figo, 
vencerlos , defpreciarlos fon mis glorias, 
vencer , y perdonar fon dos victorias. 

Ciar, Yo , Zelldaur» , yo, nunca examino 
tu gufto ^ que fervirte folo debo, 
pues cada inflante mas quexofo , y fino 
de mi propia lealtad foy deudor nuevo: 
tanto conozco tu valor divino. 



de Don Antonio de Mendoza. 



a^5 



que de Marre bañado en luz de Febo, 
no te imaginaré poco fcgura, 
que es rayo de cxperitncia»tu hermofura. 
Entre el Capitán que trae a Felif- que la venganza , y la Ira: 
bravo ve ft i do de villano, *^ '' 



Cap. YAq villano , ftáora, 
que efpía me ha parecido, 
á tu prefencia he traído, 
para que te informe acra 

Del otro campo. ZeL Qué veo? 
no es Fclisbravo ? la ira 
me lo acuerda , que me mira 
la venganza , y no el defeo. 

Ji^f. No le llamó efpía en vano, 
el pecho cubre de azcro, 
fin duda que es Cavallcro. 

Ze¡* No , no , yo sé que es villanoj 
cfto negarcislo vos? 

Fel, Villano folo el vcftido. 

ZsL Para una eftais dormido, 
y defpertais para dos? 

FeL Conóceme fu merced? 

Zel. Aora , y es muy temprano, 
que tiene un hombre villano 
muy efcondida la fe. 

'Fel. La poca fe , y la mentira 
fe precia de cortefana, 
que no ay cofa mas villana. 



Advertid , no hagáis empeño 
en duda que no aproveclia, 
que también qnakjuicr foípcclia 
tiene un poquito de fueño. 

Nodefpcrttis en zelofa, 
que es baxeza coree fana, 
ni tampoco de villana 
os quede el fer maliciofa; 

El que buelve , no fe íuh^ 
quien para otras cofas nací*,' 
y aciertos las dudas hace, 
fegura dexa la fe. 

Y confcflaráme Laura, 
que quien con valor divinó 
no es Rey en todo , no es digfiol 
de querer a Zclidaiira? 

ZeL Villano , efpía , 6 quien eres, 
dcxa , que abonar en nada 
lafedefacredltada, 
lo admitirán las mugercs. 

Di qué gente , labrador, 

tiene Claridiana? Feh Efcucha: 
Cielos , fu venganza es mucha, 
pero es mucho mas mi amor^ 



Ya reducida á lu férvido Arabia, 
tiene un copiofo cxercito de gente 
platica , dief.ra , belicofa , y fabia, 
noble en fnfrir ,y en pelear valiente}' 
la.Reyna Dioía , que en belleza agravia 
lo mas puro del Sol , lo mas luciente, 
viene por General , y en verla folo 
Marte es-Adonis , y Narcifo Apolo, 

De una esfera d-e plumas coronada, 
del Solzelages , y del viento Abriles 
defcubre de i^x^ defden , de un Cielo armada 
en cuerpo de Deidad , alma de Achiles: 
fobra todo fu cxercito á fu efpada, 

pues 



1^6 Comedia farm/a^ Querer por Jólo querer^- 

pues que vidas de amor feráti tan viles, 
que no fe pongan á fus pies rendidas^ 
á dar fatisfacdon de que fon vidas? 
Difcurre por el campo ayrofamencc 
en un cavallo , que del pcfo hermofo 
la bella vanidad que el bruto fíente, 
la paga en brío , y movimiento ayrofo: 
ave le nombra lo veloz , lo ardiente 
rayo le aclama , el nombre generofo 
ciíne galán , que entre la blanca efpuma 
es de nieve Phaeton , baxtl de pliuna. 



ZeL Dexa de ofender al Sol, 
di , que es cavallo que falta, 
y corre , que folo falta 
levantarle lo Efp^.ñol. 

jQue vano eftas de pintallo, 
cifne, PhaetOM, rayo,efpuma, 
tiaxel , y nieve , que en fuma 
lo es todo , mas no cavallo. 

Eílo pintura fe llama, 
dexar en verfos lucidos 
Igualmente agradecidos 
un cavallo , y una dama? 

'Fel, Hermofa vltne , y no mas. 

^eL Zelos ? otra vülania? 
íi dixe los que traía, 
tomare los que me das? 

iVenga hermofa Claridiana, , 
y Felisbravo coaelia, 
que en codo pienfo vencella, 
hafta en el fer menos vana. 

Buclve , Felisbravo , esfuerza 
á quantos vencer efpero, 
y que le rinda , no quiero 
la gala , fino la fuerza. 

[Ya en tu naiímo tragc aquí 
vencido eftás , pero no 
quiero debértelo yo, 
fino pagármelo á mi. 

pelea bien efta tarde. 



pues á Claridiana quieres, 
no te llamen dos mugeres, 
una vil , y otra cobarde: 

Que á tener tan falfo trato 
conmigo , no te atrev ic ras, 
ñ te amara , ni t: vieras 
valor paia fer ingrato. 

Fel. O quanto que agradecerte 
oy me has dado en eícucharte, 
feñora , pues en amaíte 
me dexas el merecerte. 

Oye , Zelidaura. Zel. Buclva 
á fu exerdro efla efpia; 
y aunque de la gente mia 
ves coronada efta felva, 

Di á Felisbravo , que folo 
Claridoto , y yo bañamos, 
fin que aparatos hagamos, 
ni de Marte , ni de Apolo, 

Fel. Trifte , que bellos enojos! 
llevar la vidoria efpero 
á fus pies i aunque primero 
fe la tomarán fus ojos. 

Yo voy , tu gente convoca. 

ZeL Oy , Claridoro , es tu día." 

Ciar id. Vencerá tu bizarría. 
Trompetas foco, 

Zel. Toca al arma. 

FéL A morir toca. 



Vtunfe iyjAlgA el General con la efpada de/nuda^ 



Gen, 



de Don Antonio de Mendoza. a 57 

Gen, Sangrienta perdición , yugo tyrano 
guerra cruel , -origen , y cíladia 
de k Injnfta primera ryrania, 
que puío ci;tio en poderosa mano. 
Barbara iey ,,tan murmurada ín vano, 
ayudar del morir á la porfía, 
como finobaftára folo el dia, 
como fi no fobrára el fer humano: 
Mas aunque mas , ó guerra , eftcs culpada,' 
es mayor la de fáciles antojos 
en bello campo de belleza ayrada: 
No quiero amor , mas quiero dar defpojos 
á la dura violencia de una cfpada, 
que a la blanda fobervia de unos ojos. 
Salga, Rif Aloro con la efpada defnudx, 
Rif, Ya marchan a encontraife,y á eílasniñaá 
las llamará un ingenio de la plebe 
Martes de alcorza , y Cefares de nieve. 
Cen. Como no le feguiíte Rifaloro? 

que no es donayre el que perdió el dccorc( -' 
á la fidelidad , y es gran defayrc, 
fabricar de los yerros el donayre. 
jR.íf, Yo que foy un hidalgoá la Efpañolá 
Mayorazgo hofpital de efpada fola, 
querías que faltalíc a la fineza, 
al rumbo , al pundonor , y a la braveza? 
y mas , fiendo nacido en la montaña, 
origen de los Hercules de Efpaña? 
Gen. Pues eres Efpañol ? Rif. Del cuento falg^^ 

. afsiblafona ya qualquier hidalgo. 
Defpues fabrás lo que me debe el Principe, 
que foy tan fino , y foy tan hombre honrado^; 
que de mi hacer fe puede un defdichado, 
que aun el malvado Cómico en efeto 
me ha dexado á mi folo fin Soneto: 
mas véngateme del a fe de Moro. 
Cen. Apercibe la efpado Rifaloro, 

ya llega Fclisbravo , al arma tocan. 
Rif. Dime á San quien , para enveftir Invoca!!; 
Gen, A Marte , que el es Dios de la campaña. 
Jííf, A toda ley Santugo,y cierra Efpaña. 



2^8 Comedia famofd^QMcrer por folo querer y 

Ví^yanfe^y falgan marchando por una piiertaClaridiana con mucho acompa^ 

^jmiento ycaxasy y pífanos ,y ella a lo ultimo con h.ifion , y Felísbravo 

junto a ella ^y por otra [alga Widaura armada en la mifinn 

forma, y Ciar ¿doro acompañándola delante, y con 

bajion , y todas armadas. 
Ciar. Rindan , 6 fuertes Árabes, fus frentes , 

eftos barbaros nunca vencedores, 

como al Auftro fe mcllnan obedientes 

en campo efteril defmayadas flores. 
Zí/. Sirvan al triunfo , 6 Tártaros valientes, 

eftos de Arabia tímidos cultores, 

que mal podra fufrir el arnés grave 

patria folo famofa por el ave. 
Ciar, En, fin no es Marte ya , fino Cupido 

jel Dios guerrero , y tu defden ayrado 

dcfcubre á tiernas lagrimas r;fndido, 

quexofo al Cielo , y al amor foldado: 

íi Á Rrincipe de Perfia cfclarecido 

quieres quitarme , avertele quitado 

cftimo , ( aunque le quiero ) que en mis gloríaí' 

tus quexas precio mas que mis viroriás, 
ZeL A quitarte cífe Principe inconftante 

no es #mor , fino ley , la que me obliga, 

que un falfo, un fiero, un fugitivo amante 

fe le daré yo fiemprc á una enemiga: 

laurel ferá en los dos mi pie triunfar te, 

que en la mayor vitoria que configa, 

caíligando primero fu mudanza, 

te le daré defpucs para venganza. 
Llegue Felisbravoalospies de Xelidattrai 
Fel, Detente Zelidaura vitoriofa, 

no venzas mas á una alma tan rendida, 

arm.as no ha menefter , quien nació hermoft/ 

no ha mcneRer morir lo que fe olvida, 

ya rendick) á tu planta ge nerofa 

el yugo adoro , débame la \'ida 

en la dulce de amor caufa mas bella 

los di iuQs aciiírtos de perdeíla* 
T^li Levanta , vete , aparta , que no qulefoj 

q ?e mueras á ^as manos de entendida, 

filio d, iu^ ñer*^ de mi propio acero^^ 



de Don Antonio de Mendoza» 

no galán , no cortés , fino vencido, 

CUr., l)|iedate falío , que vengar efpei^o - 
lo fobervio , y lo humilde , y con olvido 
pifar todas las almas , y vencerlas. 

Rif\ O alanos de marfil , gozques de perlasl 

Fel. Batalla no ha de havjer. 

Ciar. Toda la cierra 
mar de íangre ferá, y horror del fuclo. 

Rif. De ver damas , y Revesen la guerra, 
ó lo que hablara mi fefudo abuelo! 
Alarma» 

Zel. Toca á enveñir. 

Ciar, Con los contrarios cierra, 

detente. Ciar. Al arma ,,pero todo el Cielo 
fus nubes rafga. Rif. El Monfeñor Tonantc 
Jia dado en eíla fíefta en fer montante. 



ajrp 



Itoquen trompetas , y caxas , y pajfff 
Marte en un carro de ¡eonss con 
una lanza de fuego, ' " ^ 

Mart. Segunda Fénix de Arabia' 
Ciaridiana , y tu Princefa 
de la Tartaria , en quien folo 
no es prefuncion la ("obervia, 

Yo , que General del Cielo, 
y protector de la tierra 
vencí el íobervio tumulto 
¿e los Gigantes de Flegra, 

Yo , que en la abrafada Troyas 
incendio , y fañade Grecia, 
vi el Xanto correr medrofo 
por margenes de centellas, 

Yo , que en las Romanas iras 
vengativas miré apenas 
quedar de la gran Cartago 
mudo teftigo una piedra. 

Yo , que en muros Efpañoles 
vi turbantes por almenas, 
y en los campos andaluces 
pacer Africanas yeguas, 

Oy pacífico defcubro 
no yá íimbolos de guerra, 



íino paces confirmadas 
con caradéres de eftrellas.' 

Sabep los Diofes, que os lUtnaS 
por inclinación fccreta 
de la cafta , y mejor Dlofa 
templo grave , y muda fclvaj 
Que no ay Principe del mundo 
que tanta beldad merezca, 
<juc todo el Ciel'o es clamorea 
de efcarmentadas bellezas» 

T« gallardo Clarídoro 
la gran Tartaria govierna, 
iley Tuyo , y Rey Floranteo 
de Arabia famofa , y bella: 

De mas valiente , y mas fino, 
aunque lo ignora , b lo niega 
Zelidaura , fe corone 
el gran Principe de Perfia, 

Dexad Princefas las armas, 
que bafta para las fieras 
del arco pendiente al ombfo 
volante efquadron dé fleehaSj 

Ya vienen a recibiros 
las Ninfas deñas riberas 
de ojivo ; laurel , y flores 

8i^ 



jco^ 



aóo Comedia famof a ^ 

coronadas las cabezas. 

Bfto es , lo que en fiete giros 
inviolablemente ordena 
la ley fuperior del Cielo 
íiempre jufta , y fiempre eterna, 
Caxas ,y trompetas, 

FíL Efpera Marte divino, 
que fiendo amante , y Planeta, 
cmbidias mi amor , que adoro 
yo al Sol mlfmo, y tu una eftrell-a. 

Clarid, Soberano Marte aguarda 
que mil Imperios deíprccia, 
quien a Zelidaura firvc. 

Flor. Apelo dcfta fentencia 
A los Diofes mas amantes, 
que fabcn mas de finezas. 

Zí/. Principes no reíiftais 
á los Cielos , qu$ fi 0$ dexan 
el amar fin efperanza, 
amareis fin parte necia. 

Ciar, Yo los venero í,y adoro 
íüs leyes, Rif. Que linda flema 
del Ci^lo Ujjo filtra juílo 
que á eí^as íj^^jras doncellas 
las dexáran algún dote, 
para qiiando íe arrepientan? 

Y no entran también las damas? 

jRof, Ley mas alta , y masfevera 
guardan las damas » que vive 
fu guarda , y fu templo en ellas. 

FtL (^ererte , para quererte 
quife nomas , y me alegra, 
que no ay en mis penfamientos 
cfperanzas que fe pierdan. 

Ciar, Tu reynaras , Zelidaura, 
yyofere ladefenfa 
¿etaReyno,Flor,Y tu de Arabia, 
y de mi ferás la Rcyna. 

Zf/. En la felva de Diana 
las virtudes fon grandezas, 
I es tnas altapoiíd'&ioi^ 



Querer por folo querer, 

defprcciarlas , que tenerlas. 
Ciar, Coronad á Floranteo. 
SolJúdos, Arabia tur plantas befa, 

vivaCiarldoro viva. 
Clarid, Decid , Claridoro muera. 
Abre/e el Templo, 
Chirimías, 
Gen,Yi fe abre el Téplo,y las Ninfas 

verdes coronas preíentan, 

y fon del ayre fus voces 

yá lazos , y ya Sirenas. 
Cantan dentro. 
Vivan las hermofas para sí mefmas, 
y á los hombres les bañe morir por 

(e'las. 
Entren en el Templo , de donde f^im 
muchas Ninfas ^y par€z,ca en el 
Diana, 
Te!, Para mi fola he nacido. 
C/íírx^l.'T<-'inplo mi Rcyno fea. 
Ciar, Mi amor no bníca efpcranza.' 
Flor. No quiere morir mi pena. 
Fei, QLiertr por folo qu':^rer, 

es de amor la gloria ci> rta; 

quien mas (.fpirú no quiere. 
Ciaría, Quien no eíperare notema^ 
R'f. Aora fata. Gen, Qué falta? 
R¡f. Que el magnifico Poeta 

nos haga dar treinta villas, 

y que declare por fuerza. 
Que íomos todos íobrinos, 
Cen, Que gracia de la ley ^ ieja¿ 
Rif. Señor , no digo Senado 

aqui acaba la Comedia 
De los figlos de los figlos, 

que aun es pefada , y eterna, 

fin parar en cafamiento, 

tanto puede el fer tan necia. 

Fin de la Comedia de Querer pOf^ 
folo querer* 



^6i 

"M^ «^ «^ ^at» ^ vr ^*» «^ Vi» •^ vti. «^ -Vi» •(«• V** «^ Vi» "^ « ■«>• '^ ""ir 

W< V^ '^ V/- '-^ «^ »^ - '-^ '-í'» WTl '^ Vá^ 1^ «yi «7> Vr> ■/?% (¿^ '^y» '/T^ <^ -^ Vfl V^ <^ V7> ■^ l^ v^ >tft 

«4^ «^^ »Ow «^ -•>- -*X <♦>- -^' •^»» I .<»* U^ .4gt. »«g»» «^ .*>, «^i» »<3»» <^<- «^v 

COMEDIA FAMOSA. 

NO AY AMOR 

DONDE AY AGRAVIO. 

DE DON ANTONIO DE MENDOZJ, 
PERSONAS. 

Don Juan de Guevara^ Violante , Dama¿ 

Don Enriq^ue, Celia , Dama, 

Don Lope, Laura , craida, 

Chriny lacayo. El Virrey de Zara¿0ZfU 
Un criado, 

JORNADA PRIMERA. 

Safe Don Enrique de camino muy Enr,lAzs primero mis fufpífóS ^p\ 

¿alan , y acompañamiento , todos han de gozar de Violante. 

acompañando al Virrey de Z¿t- Vanfe , y corre fe una cortina, y vee^ 

ragoza , y van pagando fe un jardin , y en él Violante, en 

de largo, enaguas bizarra , recojladafobre las 

Enr, OOIo la perdida ( es llano ) ^ores y y la cabeza reclinada fobre íai 

v3 de Violante da tormento: mano , y Laura junto d ella 

o como quien fin contento con un infirumen- 

camina , llega temprano! ^ to, 

Virr, Sed mas quieto en Barcelona, VioLTod» en la aufencla de EnriqíiS 

Enrique , que aqui haveis fido, me parece una ilufion: 

Enr, Mucho configo ha podido no vive el alma fin él, 

Vucíelencia , pues me abona y folo vive el dolor, 

en fu carta. F/>r.Es importante: Divierte un rato mi peña'^ 

ya, Enrique, bien podéis iros. Laijra , con tu dulce voz. 

Llegan d la puerta, mientras doy i fu gemprjá 



a 6 a No ay Amor donde ay Jgravio^ 



toda la contemplación. 
Laur. De la aufencla cantaré. 
Kio/.Harás bien , que quando eftoy 

étperando por inftantes 

de eífa enemiga el rigor, 

quien pierde lo que yo pierdo, 

ha de fentir lo que yo. 
Canta» Bien les debéis , ojos míos, 

lagrimas al corazón, 

íí avarientos las ncgaftels 

quando mas pidió el dolor. 
Sale Enrique ^y detiene/e a la puerta* 
Enr, Laura es , aguardarme quiero 

por no interrumpir fu voz. 
VioU Proíigue , qiie caufa el tono 

al fencido fufpcníion. 
Canta, Buelve i ferenar los cielos, 

que tu aufenclad:>bfcurec¡ó: 

buelve , y débante mis ojos 

lo que no deben al Sol. 

Ay morra) aufenclal 

ay partida unión! 

ay noche fin día! 

ay día fin Solí 
Lcvantaje ^ y Jale al teatro ^y vafe 

Laura, 
Viol, Penas , no baña morir 

con tormento tan atroz? 

Quanto obliga , á quanto fuerza 

una amorofa pafslonl 

Ay dueño del alma mía, 

lo que debes á mi amor! 

Que te has de aufentar , Enrique, 

( ay Cielos! ) y viva efioy? 

Más como no viene? ó fuerte! 

Enrique , Enrique , ha fcñor. 
Sale Enrique» 
Bnr,hc[\n , Violante , eftá Enrique, 

quien la vida te entrego, 
K/W. Segufvá tiempo llegarte, 

laudo fi fue prevencioi}«: 



Bnr» No dudes , Violante , que 
íi foy fombra tras tu fol, 
fi foy imán de tu norte, 
reflexo de tu candor, 
no es mucho que doade eftabasy 
Violante , cftuvieííe y©. 

VioU En fin yo miro aufentaríc 
á lo que adorando eñoy: 
y a lo que tan juntamente 
tiene en mi pecho fu unión 
no he de ver > ( ay de mi triftc! \ 
íi el confuclo nobaftr, 
bien les debéis , ojos míos, 
lagrimas al corazón. 

Enr, Yo te quife , fi , Violante, 
y «o temí tu rigor: 
cfirella fue feliz mía, 
pues fiendo el mayor baldott 
el que tu no me quifieras, 
alli amor no reparó: 

Y oy que me aufento de ti. 
Tiendo el daño tan menor, 
ojos , fed deíde oy arroyos, 
dad lagrimas de afición, 

fi avarientos las negaftcls 
quando mas pidió el dolor. 

Viol, Eres tu quien me adorabas? 
donde eftá todo tu amor? 
Que has de decir a tus ojos, 
ya nubes de fu arrebol? 

Enr, Llorad , pues , reñitnycndo 
la huerta demonftracion: 
íi el disfavor no tcmifiels, 
temed mas que el disfavor; 
porque la aufencia en dos almaSjj 
á quien el amor juntó, 
es , mas que tormento , muerte, 
que no la impida el valor. 

Y pues que no halla remedio 
quien remedio al mal bufeo, 
y es el morir mejor fuerte, 



de Don Antonio de Mendoza. ^6^ 

Enr, Violante , y la »ias hermofa, 
ni yá verte ? ay comparsion! 

Vio, Qiic tan infeliz nací? 

Enr, Que tan def^raciado foy? 

Viol. Que fe perdió mi fortuna? 

Enr. Que mi gloria fe acabo? 

Viol, Que te aufentas? 

£»r, Q¿je te dexo? 

VioL Que te partes? 

Enr, Que me voy? 

Viol. Mi afición vaya contigo^ 

Enr. Quédate , fenora , á Dios,; 
y dame el poftrcr abrazo. 

Víol, Con el alma te lo doy, 

AbrAzmfi y y llora ViolanU; 

Enr. No llores , bella Violante, 
pues que en tu rpftro fe vio, 
al derramar eíTe aljófar, 
el Aurora antes del Sol. 
No ocultes con eíTe llanto 
luces del mayor farol: 
buelve a dar vida á eñas ñottSl 
porque digan defde oy, 
que como Sol las eiijuga, 
quien como Alva las mojo; 
Éuclve a ferenar el cielo, 
que tu aufcncia obfcureciót 
buelve , y dexa efía fatiga, 
que nadie en el Cielo vio 
fuceder a un tiempo mifmo 
llover , y moftrar íu albor. 
Buelve , y débante mis ojos," 
lo d^ue no deben al Sol, 

)^/<?/.Eño es, Enrique, aufentartc? 
ya no fiento el verlo yo, 
. como el avcrte querido. 

fwr.EíTo dices ? que rigor! 

Viol, Si , Enrique , que bien miradoj 
cña congoxa , efta acción, 
eñe ver mi amor marchito, 
agoftadofugilQrj 

ÍL4 M 



qné el ver una íinrazonj 
llorad , llorad el caudal crecido, 
fuplid el negado humor. 

Viol.Bmque y mi bien , no olvides 
á qüiitn el alma te dio. 
Yá fabcs que íolo has íído 
objeto de mi fervor, • 

blanco de mis penfamientos, 
caufa de eíla difeníion, 
(dueño de mis ojos triftc, 
claro Planeta mayor, 

^nr. Yo olvidarte? afleguro 

, que has de fer de mi afición 
el tefligo , y que proceda 
como íi te vieía yo» 

Viol. Pues como puede fer eíTo? 

^nr. Como la rofa del Sol, 
que fiempre bebiendo eftá 
de fu Plañera el calor, 
, y que aunque el Sol de la buelta, 
nunca fu vifta perdió, 
(¡empre mirando fus luces, 
íiendo Águila , y íiendo flor, 
pues íi lumbres no le agota, 
le cuenta el rayo menor, 
y que no impide la noche 
á que dexe fu opinión, 
Defta fuerte he de tenerte 
prefente íiempre ám¡ amor, 
fiempre adorando tus foles: 
que aunque la embidia bufeo 
para apartarnos , el medio 
mas eficaz , y mejor, 
para poder olvidarte 
fe aufencia uo importa , no, 
que eres alma de mi vida, 
retrato de mi fervor, 
fufpeníion de mis fcntidos, 
de mi alma adoración, 

F/c.Enrique , que no he de hablarte? 
ni yá vorte ? ay que dojprl . 



204 ^0 ay Amor donde ay Agravio. 

tan lleno de anfias el pecho, ni remedio Tienta yo, 



<]ue no halla refpiracion; 

claro eftá que ha de fentir 

mas los ratos que perdió, 

masía vida que tenia, 

que la prefente ocafion; 

aunque uno es caufa del otro, 

pues fucede en una flor, 

que fiendo luftre del prado 

oy , fu heroyca prefuncion 

halla fúnebre fepulcro 

adonde fu cufta hallo. 

y afsi muerta mi efperanza, 

diré á mis ojos defde oy: 

Uorad , llorad , ojos ralos, 

que os va la reputación, 
£»r.§iépre he de tener prefcnte.^^. 

lo que he fido , y lo que foy: 

no plcnfc mi bella ingrata, 

que fue fingido mi amor. 
VioL Ojos , no fe dexe el llanto, Ap, 

fiefe Una dcmonftracion: 

inas quando ya no lloréis, 

muy agradecida eüoy, 
'que el pecho con un fufpiro 

vence el confuelo al dolor, 

y no es tan corto mi mal, 

que le quiera tener yo. 

El Cielo dexa el eftruendo 

de los rayos , que forjo 

con llover , y defahoga 

el repetido furor. 

No lloréis , aunque íi caufa 

vueñro llanto una aflicción, 

que le merezca , lifonja 

es , y parece rigor. 

No lloréis , no , que yo fíente 
' cotí tan notable primor 

cfla pena, que me mata 

feaciendomc adul cion, 

^ue 90 quierq.^lfn.íil alivio^ 



que quando llorar fe paede, 

no es muy grande la pafsion, 
Enr, Ya eftoy tal del fentinnento," 

que al ver , me confuelo yo, 

que quando lagrimas falten, 

qucfne acrediten mejor, 

por lo m.enos me han quedado 

los fufpiros , y la voí. 

No ay pena que no reciba. 
VioL Ningún mal el mió efcusó. 
Enr. O quantonie anuncia el alma! 

Tedonfe cada uno aziafupuerta^ 
VíoL Quantotu amor alcanzó! 
Eny, Ay mayor mal que no verte? 
Vil, No , que eíTe folo es mayor. 
Enr. Ay mortal aufencia! 
VioL A y partida unión! 
Enr, A y nocjie (in dia! 
VioL Ay dia fin Sol. Vanfi; 

Sale Clarín folo. 
Ciar, Aqui me mandó aguardar 

Don Juan mi feñor , y aqui 

me va pareciendo á mi, 

que no tengo de eíperar, 

pues aunque quiera no puedo,; 

no puedo , es lo cierto, no; 

porque en mi no puedo yo 

tanto como puede el mitdo^ 

Quiero difculpar ufano 

aquefto de media feta, 

pero no eflá á mi poeta 

hacer leyes en fu mano, 

Quifiera hacerme valiente; 

pero el tablado defea, 

que ei lacayo no lo fea, 

y es ir contra la corriente. 

Qiie no halle en pieza blasfema)» 

el ufo , para que en parte 

corre á un clarin Brandimarte, 

y á wo Ucayo PoUfcmo.. 



de Don Antonio de Mendoza. 



Dicen que das en gaRar, 
Clarín , tu fiempre un humor, 
y quien firvc á tal íeñor, 
no tiene mas que gaftar. 
Que echa á la pobreza fcUos, 
y no es dcUo lo peor , no, 
que los venga á gaftav yo, 
ílno que me gafteii ellos. 
Ya el le cftá mal en finj 
que alguien de vivir me valdc, 
pu€s quien le íirva de valde 
no avrá , íi es muerto Clarín, 
ni con tan grande paciencia: 
de modo , que ha parecido, 
que pudiera fer marido 
€n aqueíTa pcnittncia; 
tanto , que le dixo uno, 
viéndome á mi flaco tanto: 
eíle debe de íer Santo, 
pues va delante el ayuno. 
Mas allí un hombre parece:. 
íi del jardín ha lalldo? 
fantafma , ó demonio ha íido: 
quanto a cada paíTo crece! 
Pienfo que íe acerca , íi; 
€fte que es ? gigante incierto, 
o túmulo di Rey muerto 
fin luces : eftoy fin mi! 
El fe va fin conocerme, 
no me debe de aver vifto; 
pero qué al valor refifto? 
Erta vez he de atreverme, 
y empapannc como efponja 
teda de atiento de mi amo, 
© por verme ü foy gamo, 
o por darle efta liíonja. 
'Que ei que ruin no acometió 
á otro ruin , pierde la filia; 
y ruin por ruin en Cafiilla 
nadie ha fido como yo. Vafe, 



265 

Liiur^ Como es tanto el rentimlento 

de Violante , por mi prima 

me embia , a mi me laílima 

tan repentino tormento. 

Aora el cerrar no importa, 

pues yo tengo de boK cr. Vafe: 
Sale Don Juan, 
Juan. Amor , dexa tu poder, 

tu tyrania reporta. 

Que fea tan grande mi ardor, 

y tan confufa mi calma, 

que padezca toda el ahr.a 

aun declarado fu amor! 

Siendo al prefumir olvido; 

mejor tanto en confianza, 

una duda á la efperanza, 

que un agaíTajo al fentidd. 

Y mi dicha me ha eftorvado, 

quitándome fu furor 

en lo incierto del favor, 

cierra gloria de callado. 

Pero la puerta es aquella 

deljardin hermofo , (|ue 

cftá m.as lozano , en fe 

de los rayos de fu eñrella. 

Quiero ver fi alguien fe ficnte; 

quanto una fofpecha fabe! 

Abierta eftá , y con la llave 

en la puerta ; negligente 

era quien falló. Yo abierta^ 

fin fer de nadie fentido, 

hallo la puerta , que ha fido 

loque mi dicha concierta. 

S¡ entraré ? pues por qué no? 

íi eftoy fin fentir , y amando, 

pcríuadiendo , y adorando? 

nunca el valor me falto: 

En fin aquefto ha de fer, 

y fe verán con unión 

en animo de varón 

cuúoiásiá íq oiuger. 



x6ó No ay Amor 

Entrafe ^or h puerta dd jardín* 

Sale Clarín por la puerta que fe en- 
tro , la efpada depauda yfin ca- 
pa y ni fombrero. 

Ciar» Efto fs llama cumplir 
con fer bravo ? quien lo duda? 
Plánteme en ángulo redo, 
y llegue á blandir la furia 
de la vida de los hombres, 
que ííempre ha eílado en aymiíis, 
Perobolviome él dos tantos, 
y no ion de Iqs que apuntan} 
y al verlo yo , de Atalanta 
me pqfe , y cálceme plumasi 
dexole capa , y fombrero, 
y aun le dexára , fi apura, 
los tapices de las tripas, 
que andaban ya de confulta, 
porque nunca fe ha cogido 
el miedo á-bragas enjutas. 
Pero mi amo ( y aun todo 
mi bien ) fe me fué fin duda; 
mas fi mas no fe me ha ido, 
no ferá defgracia mwcha: 
y afsi mientras que él bolvlcrc, 
oy á la noche en pintura. 
Mas fi la honra del mundo 
fe ha muerto ? porque fe enluta 
la noche , y roñru de Congo 
todo el ayre dificulta, 
todo es higas de azabache, 
y todo lóbrega tuníba. 
Qué falfo que el ayre eílá, 
pues de gualdrapas de muías 
de Dotores fe ha veftido! 
Fuueñas í^ves fe cfcuchan, 
huye el paxaro del Sol, 
el morciegalo madruga, 
y á piélagos de triñeza 
parece que el día burlan; 



donde ay Agravio j 

Si es tan negra la defdicha, 
lio es poca íu dcfvcntura. 
Pero ya veo lo que 
parece que el Cielo azula, 
6 almidona todo el ayre, 
ó la Aurora fe cfpeluza, 
6 la tiniebla á lo claro 
mas obedece , que lucha, 
6 mi cabeza anda en buenas, 
y mis tripas en maduras, 
ó porque ellas no han cenado, 
. fe quexan de vagamundas. 
y pues no sé lo que digo, 
voy á ver mi cerradura, 
que como mi amo fe tarda, 
ya la perfojna fe afufa, 
Va/e ly fale Don Juan fufpenfi^ 

JuAn, Dime , penfamiento mío, 
]a caufa de aqueftc intcntoi 
pero un preRo pcní;im?ento 
Jugar no da al alvcdrio. 
Quiero bolvcrmé á falir, 
mas es negarme a mi ardor, 
pues fe fcncira el valor, 
y el amor me ha de reñir. 

S(ile Celia jiguiendo d Do» Juart^ 

por la mijma puerta del ^ardin, 

y queaafe en ella» 

CeL Don Juan en efre jardin 
pifando del va las flores; 
pues á qué vendrá ? ó rigores 
de un mal , que me bufca el fin! 
Mientras yo le cfloy amando 
me ha-de eftár aborreciendo? 
ha de eftár á otra queriendo, 
mientras yo vivo penando? 

JuanMsiS ay Cielos , po es Viohnj;0 
Mirando adentre, 
aquella , que como el Sol 
da fu luciente arrebol 
por esferas de diamante? 



de Don Antonio 

Ko es el mas hermofo encanto? 

hablarela , que es razón, 

dar un raco a la afición 

de quantos he dado al llanto, Vaf, 

CeL Cielos, decid lo que he oido: 
flores , parlad loque fiento; 
fuenteSjiTJurmurad mis qucxas, 
vientos » llevad mis defeos: 
m-iere yá eíperaiiza mía, 
pues te dan taíTado el tiempo. 
Don Tuin á Violmte adora: 
y á mi , que en Don Juan poíTco 
eña vida como fuya, 
( que por eflb yo la quiero ) 
me mata , atropella, rinde, 
al paíTo que le defco: 
y poique le eftimo tanto 
me da tan corto el aliento, 
que vivo de alguna pena, 
á quentade lasque muero. 
Si a Ingratitudes de amor 
no dan venganza los cielos; 
qué hará quien amando vive? 
qué hará quien ama con zelos? 
Fuentes,aves,flores, plantas, 
adonde el mejor refiexo 
del Sol da vida , y da muerte 
una caufa,y dos cfeétos, 
vofotros que fols teftigos 
amables de mis empleos, 
bebed nácares las perlas, 
que os cmbia el fentimicnto. 
Mas yá que eftoy empeñada, 
he de ver efte fuceíTo, 
para vivir íin ! i pena, 
6 morir del cfcarmiento. Vafe» 

Cubre fe eljardin,yfáÍ€ VioUnt esco- 
mo que fe ^a a.acoftar ^ con una 
bugia en h mano\ bA de haver un 
hujetilío dünde fe ponga, 

VioL Al punto que á Enrique vi, 



de Aíendoza. 267 

todo el vivir le entregué 
forzofo quererle fué, 
quando mis penas fentl: 
á fu talle me rcndi, 
vivo de havetle mirado, 
mas también muerte me ha dadOy 
y en tan confufo fentldo, 
ni muero de lo que olvido, 
ni vivo de lo que he amado. 
Querer aliviar mi mal 
con el yá pallado bien, 
es fer ingrata á dcfdén, 
déla pena; y eftoy tal 
en efta aufencia mortal, 
que mas defeo tener 
penas para mas vencer, 
que fon gloria de fentir, 
porque comienza á vivir 
el que empieza á merecer. 
No es muy grande, no, la calma^ 
quando por controvertida, 
viene á padecer la vida 
los fcntimientos del alma: 
quando llevaré la palma 
defte dolor impaciente, 
teniendo yo á Enrique aufente, 
procurando no vencerla, 
con que no obrará una eftrella 
lo que obra un inconveniente? 
El celeftial movimiento 
no es precifo, pero alienta, 
mueve , mas en mi tormenta; 
fólo el vencerme no íiento: 
el confuelo yo le aumento, 
no venciéndome yo á mi, 
y es dificultofo , si, 
porque en tan raro defvelo, 
quien viene á vencer al cielo, 
no viene á vencer fe á sí. 
Pero es gloria el no triunfar, 
«guando le importa á la vida, 

9 querer 



2Ó8 No- ay Amor donde ay Agravio, 

querer tnoílrarfe vencida lo que lloro , y lo que fícnto; 



cíe quien k viene á matar: 
pues afsi llega á caufar 
en una pena tan fuerte 
hacer gloriofa la muerte, 
pues con rara inteligencia 
fe debe á fu diligencia, 
y HO fe debe á fu fuerte. 

'Alpomr U -veU en el bufetilh , fak 
Don Juan embozado por la mif- 
ina puerta , donde f alio Violante, 
y ella projigus turbada^ 
Qi^e es aquello ? hombre aqui? 
daré voces ; mas no es cuerdo 
parecer ; quien eres , di? 
hombre , ilufíon , á que cfedQ 
te has atrevido á violar 
las leyes de mi apofento? 
Quien eres? 

Juan* Ya me conoces. 

Defembozafe. 
y fabcs tLi lo que quiero. 

Vioi, Señor Don Juan , á que fi^ 
aveis llegado aqui dentro? 

Juan. A guftar bella Violante, 
en vifo de oro veneno: 
á mirar entre las flores 
mi efperanza , á fer incendio 
de una llama , que me abrafa 
en el mas ardiente fuego. • 

Y en fin , para que le tenga, 
6 que viva del fofsiego 

cfta pena que me oprime, 
efta anguilla , eñe tormento, 
eñe idolatrar tus rayos, 
cfte aderar tus reflexos, 
eftc temer mi ruina 
en mi propio femimlentd; 

Y para mas dedicarte, 

lo que paflb , lo que empíendo^ 
lo que ei^imo, le que adoro, 



Y para que de una vez 
halle en eíle mal confuelo, 
ó a manos de tu rigor 

me mire , Violinte , muerto» 
y fea como el gufano, 
que de una rofabebieiid© 
en vafo de nácar perlas^ 
en pago de ferfobervio, 
tuvo muerte en la fragancia^ 
fué el antidoto veneno, 
y mereció ta/caftigo, 
que tuvo el morir por preml<^¿ 
Sale Celia a la puerta y y velos ¿ 

Cel, Ay m.as penas qi^e me maten? 
qué eño adioita el fufrimientoí 
para quando es la venganza? 
que fi es de muger mi pecho, 
y muger que eftá agraviada, 
no es mucho que eftc refuelto» 
Haré á Don Lope fu hermano 
que vea efte atrevimiento. Vafe^, 

VioL Como , Don Juan , íi bufcat? 
para vneftro mal remedio 
venís gufano á la flor, 
ün temer fu fuerte ? y luego 
adulando vueñro ardor, 
fi dei fuego eftais huyendo; 
cómo pretendéis la llama? 
como os vcnis á fu centro? 

Juan, Atiende , Violante feermofa^ 
verás fi mi aflurapto es nuevo. 
Yo ha dos años que te adoro, 
en todo efte tiempo , ííendo 
defde el principio criado 
en manos de tu defprecio. 

Y afsi , mi vida , y mi muerta 
en tu hermofura feftejo, 
pues muriendo del agravio^ 
aun vivo de lo que muero. 

Y ü cgamigo , y tu hergiano 



¿k Don Antonio 

tda nu.cílro cafamlento 
trataJo , no fuera mucho 
que anticiparas un premio. 

Vid. A.nres por eíia razón 
es obligación no hacerlo, 
quando pudieran faltar 
tan grandes de mi refpeto, 

JiianJ^o , porque fe ha de cftlmaf 
mas aquello que merezco, 
,como deuda de mi amor, 
amante , pero no dueño; 
y í\ lo quieres faber, 
oye aqaefte penfamlento. 
A un merecer infinito, 
querer privarle es error, 
m-ejor fe logra un amor, 
<]ue fe comete un delito. 
Ninguna duda aqui admito, 
porque ya en aqucfte intento 
no conceder es violento, 
y aují fe arriefga li amiñad, 
que dudada una lealtad, 
fe priva un merecimiento. 
Y ya d propio confiar 
es el que hace agradecer, 
aqui fe niega un placer, 
no fe duda alli un pefar: 
Siempre mas le ha de eftimar 
la te de correfpondido, 
ni quien can ingrato ha íido, 
viendo tem[>lado un defden, 
que no proceda mas bien 
cbligado , que ofendido? 
Quien en tan disíormc calma, 
al mirarfc ki homicida, 
íe va a perder una vida, 
pudicndo lograr un alma? 
h íe concede una palma, 
o no fe efcufa un tonrjento; 
y aísi en aqi.efte arduo intento, 
«quien íe defea baen trato, 



de iviendozci. nó^ 

no empiece á llamar ingrato, 
á quien quiere ver contento. 
VioL Yo , Don Juan , en tal porfía 
íiempre lo contrario fiento, 
y d'rc en breves palabras 
lo que alcanzo en razón defto» 
Ertrella bien puede fer 
la que obliga ai defear, 
y aunque íea , es alcanzar • 
mas , fi fe llega á vencer: 
!a fama ficmpre ha de fer ' 

la que pueda , no el rigor, 
que cfto es qiierer con primor 
en aqueña diferencia, 
por lograr una influencia, 
poner á riefgo un honor. 
Quien con rara prefunclon 
el favor ha anticipado, 
no labe que aun no es gozado 
quando llega fu baldón? 
Siempre mas es la opinión 
que ha de guardarfc , y teineríc, 
demás que no had-c ponerfc 
en compuro de cftimarfc 
la duda del arriefgarfe 
con la gloria del vencerfe. 
El íavor no fe limita, , 
por no hacer común el trato, 
pues que le quita de Ingrato 
la ocafion que felicita: 
en fin quien fe prccipira 
de efper^snza ,quealperderl4 
verá fi debe temerla, 
porque íe arriefga el honor, 
que nadie ajada una flor 
liego jamas a cogerla. 
Y íi efto es afsi , Don J\ian, 
yá veis que aora no es tiempo, 
porque peligra mi honor, 
y vueftra vida , dexemos 
ks locas finezas , yá 



t^ 



%^o No ay Amor donde ay Agravio y 



es injuriar mi refpeto, 
Qiiicn un dtfengaño mira, 
y mas fe aventura al rlefgo, 
• tío pretende alcanzar, 
ó poco elUina íu empeño, 

Juan, Que no miras lo que paflb? 
que no ves lo que te quiero? 

VioL Si lo veo , y fi lo eftirao. 

Jusn, Lo agradeces? 

VioL Lo agradezco. 

Juan. Pues como no correfpondes? 

Viol.Porq aun nu ha llegado el tiépo. 

Jua» Puts por que admiccs,VÍolantc, 
tanto amor como yo tengo 
en efla ocaíJon ? á Dios 
te queda , que ya te dexo: 
Que mal hace un defdichado yíp* 
de bufcar al mal remedio! 

Al ff'/e a entrar cada uno por Ju 
puerta. Donjuán encuentra a C(- 
lia , y VwUnte Á Don Lope Jn 
hermano, 

Cel. Señor Don Juan. 

Juan. Muerto eftoy. 

Fio!. Señor hermano, 

Lop, Que es efto? 

como , villana , afsi agravias 
tu honor?r/o.Caíligo ts del Cielo: 
Efcucha , y fabrás , Don Lope, 
como Don Juan ; mas no puedo 
pronunciar , y por mis venas 
todo íe ha quaxado en yelo. 

Cel.Qiih bien trazé mi venganza! Ap. 

Lop. Señor D. Juan , que es aqucño? 
como , fin que fe executc 
de Violante el cafamicnto, 
aquí con ella os he hallado 
con tan raro dcfacjc-rto? 

Juan. Oid , Don Lope , la caufa. 

Lop, Ya es tarde para conícjo, 

Cíl, Afsi pagarás , ingrato. 



mi fineza , y mis dcfeos. 

VícI.Vorq antes que en mi caftigues, 
hermano , mi atrevimiento, 
( que afsi te parece á ti, 
quando eftá inocente el pecho) 
porque veas que íni hono-r 
tiene mas claros refíexos 
que el Sol , y q-,ie no le manchan 
del tiempo nul^lados negros, 
íi á Don Juan hablé en mi vida, 
fifoy parce en efte enredo, 
íi sé como aqui aya entrado.; 
yo mlfma , yo mifma quiero, 
que las terneEas de hermano 
no te obliguen ; y que embuelto 
mi roftro , ya falpicado 
de fansre , el color incierto, 
anuncie roxo clavel, 
lo que fué azucena un tiempo, 
Inforn'íite bien del cafo, 
ó dígalo Don Juan mcfmo; 
que el dar lugar ala Ira, 
no es hcroyco vencimiento. 
Como has de eftár agraviado, 
fi no es mío el defacierto? 
Ea vence tu furor, 
mucho mas vale un acuerdo, 
pues te aguarda alli un blafon, 
íin ir contra tus reípetos, 
y aquí una piedad te aguarda, 
íin que ayas valido menos. 
Demás , que arricfgandotc 
a cafarme oy , en el duelo 
de mi honor coníieflas culpa, 
quando labas el remedio: 
y eftando en duda mi agravio, 

■ tu k vienes á hacer cierto, 
y no es cordura querer 
poner mi opinión á riefgo, 
imaginaudo tu ofeníii, 
lo qvc yo ofeiifa no he hecho. 



de Don Antonio 

y quando fuera verdad, 
oy en mi opinión es menos, 
el que lo fepa un hermanó, 
que no el que lo fepa un pueblo, 
pues ir a evitar el mal, 
haciendo mi cafamiento, 
aunque es reparo del daño, 
no quita haver íido hierro. 
Y fi tu en mi hallares culpa, 

De rodillas, , 
aquí eftá feñor el pecho, 
rómpele , pues que te mira 
de venganza tan fediento. 

Rómpele digo otra vez, 

pc^r fi con el alma á un tiempo 
fale el dolor en arroyos 
de penas , y coral llenos. 

Lop, No ay lugar para la ira, 
alza , Violante, del fuelo, 
que es mejor en tales cafos 
irles al remedio preílo. 
Señor Don Juan, prcfumid, 
que hallaros en lo fecreto 
del retiro de mi hermana, 
y no fer fu efpofo luego, 
fia de caufar , de que el cafo 
litiguen nueftros aceros. 

Juan, Si la fortuna me huviera 
confultado á mi, os prometo, 
que no lo huviera ordenado 
tan conforme á mi defeo, 

Lop» Defta fuerte bien podrás 
dar la mano defde luego 
á Don Tuan^porque fu efpofa 
has de fer. 

VioL Cielos que es efo? Apt 

la libertad fe atropclla? 

CeL Ay mayor mal q eí}e,cIelos?yíp» . 

Lop. Dale la manoViolantej 
no acabas? 

F/W. Señor da tiemposr ,. 
Ay ocro.mal , fino el tiilo? A^^ 



de Ivíendoz^a^ 271 

Cel. q eflo fi^,rro,y no me muero'? Ap, 

Lop, No ay mas tiempo q aguardar. 

VíoL q efto paflbjy lo conííento? Ap* 
Enrique , por tu conftancia 
aun es corto el mayor premlej 
peip quando efta del hado 
. prevenido el fin adverfo, 
que cerca de hacer Ingratos 
eftá, quien el bien ha hecho? 

Lop, Aquefto ha de fer , Violante*» 

Víol, Señor , en un cautiverio 
eterno quieres ponerme, 
íin mirarlo el penfamíento? 

Cel, Yo fui caufa de mi mal: Ap» 
ay mas eííraño fuceífo? 

jfuan. Si cíle bien tégo,que aguardo?, 

£c/7. Pues mira. 

Viúl, Yá re obedezco. 

Ya acabo , Enrique , mí vida: Ap^ 
yo fin tus amores nuevos? 
tu la tórtola , que amafie, 
vés gemir arrullos , muero? 

Juan. Fortuna , tan gran ventura? 
ruego al Cielo , ruego al Cielo 
que en vez de pefar no mate 
por excefsiv o el contento. 
Danfe las manos, 

Lop, Aísl afleguro mí honra. 

Cel, Qiié efto mis zelos han hecho! 

Viol. Qiie en cÜo paro mi amorí 

Juan,Quh tuvieíTc tal fuceífo! 

Cel, No ay ma} or mal que cfperaf. 

VioLYa. que mas defdicha temo. 

Lop.ViKS venid, DonJuan,conmígo,' 
porque fe negocie luego. 

Juan. Al amor contaré glorías. 

Viol, Poblaré el ayre en acentos, 

Lop.Mú un noble fe acrifola, 

CeL A fsi halk? lo^que merezco. 

Víol. Yá mayor mal no le aguaráo, 

Juan, Yá mayor bien no le cfpero. 

JOR- 



zy % Ng ay Amor donde ay Agravio , 

J'»^«. Ay mas trifte fuerte! 
JORNADA SEGUNDA. como , Violante , me tratas^ 

, yo quitarte á ti la vida? 
Sale Violante de/pavoriday como que yo darte tantos enojos, 
bup de Donjuán , y Donjuán quando pende de tus ojos 

tras ella, no tenerla yo perdida? 

Dent» Viol. Que me quieres ? cu me dime ^que es aquefto? 
matas? Viol, Eftaba 

en qué te ofendí ? la muerte entreteniendo la vida, 

me das? quando tne quedé dormida. 

Saknfuera^ Juan, Y dcfpues qué te paíTabaí 

VioU Di al fueño la penfion de los mortales, 
aquel amago de la muerte iicierto» 
pues fiendo dulce alivio de los males, 
viene á caufar la vida el eftár muerto, 
Al ayre ocupan términos fatales, 
maligno albor , caliglnofo puerto: 
triunfó la noche , y viofe con porfía, 
paraíifmo del Sol , anfia del día. 
Un horror , una pena , y un cfpanto 
venciendo eftaba con mi afedo altivo, 
y en tawta confafion , en tal encanto, 
folo vivia mi dolor adivo: 
ardia el corazón , y con mi llanto 
j)rocuraba á placarle , y él mas vivo 
ardia , con el agua en que me anego^, 
que hafta en mi fon las lagrimas de íuego^ 
Entre mi coní^oxofa fluóluaba, 
entre mi foñolenta difcurrla; 
alli el entendimiento no canfaba, 
que le quitó fu ser la fantasía: 
mas no a la voluntad , que como eftaba 
toda en Enrique , y hizo que le vta, Api 
no recelaba ya mi fin fangrlento, 
porque lo que él obrara , obró el contentó. 
Mas en aqueftc efpant(reílaba,quandOi 
Don Juan ( ay Cielo!) junto á mi te miro, 
que con tanto pefar tne eftás mirando, 
que aun í no tienes lugar para un fufpiro: 
cruel fflé herías luego , y fatigando 
pl golpe adverfo , cí^ ^ú toÍ9 «^P.iw^s 



i 



de Don Antonio de Mendoza.^ 

que el atento rendido cedió todo, 

y yo á mi propia dixe defte modo: 

Es eílc el que fue ayer aíTombro al munddij 

pálido roñro , ceniciento frió? 

que fu limite es oy fueno profundo,- 

y limites ponia ai alvedrio? 

Efte que iluftra al Orbe no fegundo 

era , hierro contemplo > en qué me fi(^ 

6 hermofura preftada , y no temida, 

masque adorno , cadáver de la vidal 

La cabellera el Sol dexo flamante: 

hagan exequias todas lasEñrelIas, 

ias que por globos once de diamante*^ 

del Cielo flores fon , y fon centellas; 

fus parpados vedaron lo brillante, 

infame nube i tantas luces bellas, 

<|ue rayos dá , qual denfa , fi al Sol fubí; 

folo luz no nos dexa , como nube. 



^73 



Juaneo es, Violante, cuerda aícioa 
hacer temerofo empeño 
tn un fantaftico fueño, 
ó en una vana iluíion: 
Mas aquí viene tu prima, 
ella te divertirá. Vafe¿ 

Viol, Qué imporra , Ci no podrá?, 
que tanto el mal me laftima. 
Sale Celia, 

CtL Que agaíTaje á quien me mataj, 
y maldiga á quien eftimo! 
Violante , en el nuevo eftado, 
di , prima , como te ha ido? 

VioL Celia , es tanto mi tormeíitó, 
mi dolor tan excefsivo 
que de mi pena no sé, 
porque aun de mi no he fabldo, 
defde á noche , defde á noche 
confufamente me miro, 
admirada me confundo, 
defatinada me aflijo, , 

y entre la vida , y la muerte 
«i sé íi muero , 6 fi vivo^ 



y pienfo que todo Jüñ^ 
hallo en un fugeto mifmoV 
pues muerta eftoy á la vldá^ 
y viva eftoy al martyrio: 
y afsí , fin vida , ni muertíj! 
folo , fin algún alivio, 
entre el vivir , y el morir 
me quedan los parafifmos. 
CeL Violante, mas j ufta caufa, Af^ 
de quexa , que yo ha tenldoj. 
pues querer atropello rnos„ 
es dar en un precipicio; 
mas yo fabré confolarla, 
pues que enojarla he fabido; 
Darfe tan toda a las penas, A elttsi 
Violante , no es cuerdo arbitrio, 
y mas quando ellas pretendei| 
anegarnos , fumergirnos: 
Bufquefe al mal defahogo»; 
•Hofefefteje el peligro; 
ya fucedip la defdicha, 
ya dio la nave en elrifcOjí 
ya la nube vido al $0^2 

S "^ # 



2^4 -^^ ^y -^^^^ donde ay Agravio, 



y a la flor el yclo frío: 
Para un daño ay un remedio, 
para una pena un olvido; 
ay á un ahogo un confuelo, 
á una congoxa un fufplro: 

• Triunfemos de la pafsion, 
y venza nueftro alvedrlo. 

FioL Celia , harta dicha fuera, 
íi tanto a0bmbro, que admiro, 
no me rindiera , y pudiera 
yo , prima , tanto conmigo; 
fon mis tormentos corriente, 
que íi al curfo criftajino 
las manos fuertes fe aplican, 
fe fale por los rcfquicios: 
Y afsi el dexarme llevar 
della , viene á fer precifo: 
pues íi no me ha de valer 
tener corazón altivo, 
atropellen ios pefares 
cfle dolor, que publico, 
aqueftas rabias , que paíTo, 
y eíla colera , en que gimo, 
para que de aquefta fuerte 
cflé libre el pecho mió 
de la violencia del daño, 
po.r pobre , 6 por efcondido. 
Mas quiero efcrivir d Enrique, 
y afsi vpn Celia conmigo. 

Cel, No espQcOjíi eíTo es confuela, 
íi es tu gufto, ya te íigo. Vanje, 

Salen Enrique ^Donjuan^y Clarín. 

Juan, Señor Enrique , á eíía cafa? 

Enr, Si ,4>Qríjue df vos mp fío 
yo , Don Juan , tan folamente. 

Jnan^Yi veis que foy vueílro amigo, 
pero en Zaragoza vos 
tan prefto. , de ayer partido? 



me cílá dando al alma avlfos: 
Yo , Don Juan , eñoy queriendo, 
tan loco , que en tal abifmo, 
ni aun el alma puede obrar 
fu potencia á los fentidos, 
para diícurrir , ni yo 
puedo vencerme a mi mifmo: 
Y afsi vos no os admiréis 
me buelva defde el camino, 
para que con vos efte 
en vueftra cafa efcondido, 
íin que lo llegue a entender 
jamás el Virrey mi tio. 

Juan, Enrique , yá fuera agravio 
para mi muy conocido, 
que en cfla ocaíioñ faltarais 
de mi cafa , y de conmigo, 
pues negarais la amiftad, 
con quien Eurialo , y Nlfo 
no pudieran competir. 

Ciar. Que delante de mi han dlchp ~ 
un íccreto , juro áDios, 
que es vergüenza del oficio: 
Yo Clarin , y yo lacayo, 
mas por Clarin me han tenido 
á mi de tapicería, 
pues de refpeto no íirvo, 
porque aun no me han jubilado,- 
y afsi yo haré lo que es mió. 

Juan,W2iCtá mucha cftima, Enriquíjj 
en lo que aora yo os íirvo, 
porque , Enrique , eftoy cafado. 

Enr, Como no me lo haveis dicho, 
Don Juan , ayer al partirme? 

Juan. Es porque defpues ha íidoj^ 
pero decidme la caufa, 
que aqui á vos os ha traído, 
porque guftaré de oirUt 



Mnr,hy Don Juan,que un grave mal 

Enriq. Efta es , fi en eífo os íirvo. 
A eíTos criftaíes , que en bruñida plata^ 



el 



n t: 



de Don Antonio de Mendoza. 1J5 

el Hcbro con fus margenes dilata 

á ella alameda , que luciente efpejo, 

del Cielo es avarienta á fu reflexo, 

pues las flores que á ver falen el día, 

aun les mueftra la luz por ccloíia; 

de modo,que al albor que el campo dora,^ 

Tántalos fon , y al llanto de la Aurora 

admira en fus verdores, 

fin concebir roció , parir flores. ^ 

E« un cavallo iba , a quien el manto 

de alguna fombra le texio de efpanto, 

alhado raj^o , que feroz pudiera 

íer eclíptica al Sol en corta esfera; 

de perlas matizado , juzgué al verlas 

en rafo negro guarnición de perlas, 

ó que fin hacer falva, 

de luz fobre la noche lloro el Alva, 

al tiempo que del Ciclo aquel topacio 

hace un caos de ardores fu Palacio, 

fícndo en fu viña ,quando el mar dilata; 

diamante aquello que criílal defata. 

Entonces , dando vida á todo el prado, 

que fe hallo luego al verla matizado, 

baxo mi bella Aurora, 

( fea efte el nombre ) y tanto fe mcjorít 

entre las flores de la mas hcrmofa, 

que la cede la rofa, 

purpura a fu mexilla; 

al clavel , que del vulgo cs maravilla,^ 

y Reyno de las flores, 

el rubi de fu boca dio colores; 

y aun algunas fu vifta en fu pimpollo, 

como era Sol abriólas el cogollo, 

y Sol con tanto brio, 

que muchas recelaron el Eftío. 

Llegó , y cortó una flor , que al tronco mú% 

del prado era lifonja con la vida, 

y del ayre fragrancia; 

duda la admiración en fu arrogancia, 

íi es favor , ó fi es quexa, 

pues c|uitaadoIa al Sol que la hoí<^\uá; 

5 a " tíeñg 



%n(i No ay Amor donde ay Agravio, 

viene á caufar fu muerte; 
mas es feliz fu fuerte, 
porque mi Aurora con fu hermofo anhelo 
no la da vida , quando la da el Cielo, 
ni fu Sol fe limita, 

pues antes fe la dá quando el la quita, 
y la atención , quedando indiferente. 
Vida , y muerte la dá , tan neutralmente,' 
que luego en fus colores, 
viviendo de fu Sol , muere de amores. 
Del coche ya apartada, 
íigulendola tan folo una criada, 
lo oculto penetro de la arboleda, 
y luego alli fe queda 
junto á un brazo del rio , que fe parte, 
queriendo imperio aparte; 
donde con buen defpejo , y mejor bno,; 
allí mire el bien mió 
por entre una fiel rama, 
que haciendo al prado cama: 
( aqui atento me efcucha, 
porque requiere el cafo atención mucha.J 
Empezó á defpojarfe 
las joyas con que fuele ataviarfe, 
con el cabello al ayre, 
que el viéto bebió el viento en fu donaire^ 
y el prado fe bordó to lo de elirellas, 
pues fus rayos engendran las mas belUs; 
donde fu mano hermofa 
el oro dividiendo de la rofa, 
pareció con decoro 
galera de marfil en hondas de oro.; 
Defpues fu propia mano 
al labio toca , de gozarla ufano; 
y en fu florefta amena 
^ra un clavel ingerto en azucena; 
mirando en ella amor , como fe atre^. 
• herir pechos de fuego ampos de nieve. 
Ambiciofos jazmines vividores, 
que por eternos dexan de fer flores; 
íu íregtc Álugrau , ó azucena ciá4a¿ 



de Don Antonio de Mendoza. 2.77 

y íi azucena no , nieve quaxada. 

Era cada mirar una centella» 

que de una flor hacia una cñrelia: 

la nariz bella cYí proporción facada; 

eada diente una perla cnquadernadaj 

la boca hermofa . de coral teñida, 

cada aliento una flor del Sol herida. 

Mas defpucs fu pie breve, 

que Primavera errante jazmín llueve, 

hennofeando las ñores, 

al tocarlas no ajaba fus colores; 

pues como en un clavel poneríe fuele, 

ó plata , 6 oro con que luce , y huele, 

afsi muy bien pudiera fin ajarfe, 

fu pie en qualquiera flor encadenarfc; 

Al rio fe arrojo , del crillal Diofa, 

y del agua ya cifne , ó maripofa, 

alli dude fi hallaíTe 

otra Venus que el Hebro congclaíTc; 

Vi atento en fus raudales 

contenderfe ambiciofos los criftalcs, 

el de plata bruñida tranfparente, 

y el mufico rumor de la corriente, 

con el mayor defvelo, 

el criftal al criftal , el yelo al yelo, 

pues tanto fe mejora, 

que por Venus tenia , b por Aurora,' 

en tantas luces bellas 

forma del agua amor vivas centellas,- 

y a quien las mira ciego, 

no templa el agua lo que abrafa el fuego; 

Mezcla el amor , á fin de fu cautela, 

en campos de Neptuno, 

dos eftremos , que el uno 

el agua enciende , el otro el fuego yel«; 

y á quien verlos pretende, 

no yela el uno , quando el otro enciende; 

Salpicada falio de los raudales, 

dudandofe crínales 

en fu grado exccfsivo, 

fiel liquido criftal , fi f * criftal vivo. 



zyS No ay Amor donde ay Agravio, 

Mas TaUcndo tan bella, 
hnagine como era Aurora , y ella, 
en tan hcnnofa cifiiia 
fe defataba en perlas de si mifma. 
Allí haciendo íalva 
a la noche, con otra voz, que al Alva 
parleros ruyfenores 
con dulces ecos repitiendo amores, 
quede ciego pyloto, 
» á quien libro piadofo leño roto: 

Declaro el galanteo 
mi continuo paííeo, 
harta que al verme ya favorecido, 
un jardín á mi amor es como nido 
de dos aves , en cuyos corazones ^ 

vibro Cupido todos fus harpones* 
Mas íiendome forzofo 
vivir aufente , quanto amar penofo, 
aunque mas lo porfío, 
veijce la obligación al alvedrio, 
pero el amor deticneme el progrcíío: 
perdonad , íi el tardarme ha íido excefib. 

porque dice que le importa 



Juan, Una lifonja he de haceros 
en pago del bien de oíros: 
Clarín , ve por tu feñora, 
vea al que merezco amigo 
mas fiel. 

CUr, Yd te obedezco. Vafe, 

Bnr, Yo en el alma lo cftimo. 
Salen Violante ^y Laura, 

Kio.Valgame el Cielo! q es efto? Ap» 
no es Enrique el que yo miro? 

hciur. Señora , mira loque haces, 
que el color rodo has pe!;dJdo. 

Jfítxin, Señora , mi bien , mi cípofa^ 
con que guüo que repico Ap, 

cada vez mas ílis abrazos! 
mira que Enrique es mi amigo. 

Enr, Eftovímortal! 



que no lo íepa fu tío. 
VicL Eíto folo me faltaba: 

ay dolor mas excefsivo! 
Enr, P ¿vece lueño ; que es efio Ap» 

que tal por mi h:i. fuccdido? 
Víoi. Fortuna , todos rus maks! 

dexa algunos por no viftos, 

que d querer moflrarlos todos 

en un pecho tan rendido, 

eíío es negarte á caufar, 

y es limitar tu alvedrio; 

pues aunque es en mi congoxa, 

en ti viene a fer deliro. 
jE»r. Ay fuceílb mas eílraño! Ap^ 
Juan. Señora. 
Vioi, Que dices? 



Ap, 

F/c/. Yo íin vida! Ap, J///rw. Digo, 

Juan, Y que h;^ de eílát efcondido, que has de cuidar mucho deí. 

Vioh 



de Don Antonio 

Viol. T» folo eres <iucf:o mío, 
Juiírj.No como dir ;'.o lo aiaado, 

como amante lo íoplico, 

que no eílorba c: T'^r amante 

la ocaííon de ícr marido. 
Vio!. Mo puedo diísknniarlo. Ap, 
línr. No puedo caber conmigo.. -4/?. 
L,,v.iy. Todos confufos fe miran, 

y fola yo lo he entendido. 
Vio,Qmcvo llegar me, y no puedo. 4^ 

pues para qué me retiro, 

íi d hablarle vi esforzofo? 
Bnr, O que confufo me miro! Ap, 

xjulcro hablarla , y no me atrevo, 

y yo foy el que me Impido. 
Vio!. Señor Enrique , feals 

¿ efta cafa bien venido, 

,Como fabejs que defea 

el dueño delia ferviros: 

mas un nudo a U garganta 4p, 

á cada palabra aplico. 
Bnr, La amiftad que yo á Don Juan 

tengo , haviendo merecido, 

el termino con que me honra; 

para que el pefar remiro, Ap» 

quando es ahogo , y lifonja, 

quando es congoxa , y alivio? 
Ju^in» Parece que de turbados 

entrambos no fe han fabido 

dar el ;«arabien , mas como Ap, 

penfamiento íal admito? 

corrido me hallo de que 

á mi fe me aya atrevido. 
Vio!^ Afsi aqiiefrc daño atajo, Ap, 

venciendo mi afecLO miímo; 

quedaos con Dios , porque voy 

vueñro quarto li prcveniros.í^'4/f. 
^^an, Y yo á efcrivir á Sevilla 

voy , :i mí hermano , y mi primo. 

Cuidado honor , porque vale 

muclio un prc^venldo avifo. Wy?. 



de Mendoza. %j^ 

B?7r. Como tengo de efcufar 
eílc cruel laberinto? 
Laura , Laura , que es aqucfto? 
en penfarlo pierdo el juicio: 
Violante , mi bien , Violante, 
cafada eílá , y no conmigf); 
cafada , ay tiempo infeliz! 
acaba , cuéntalo , dilo, 
cafada eftá con Don Juan, 
íiendo el (ni mayor amigo? 

Lan^r, A y feñor , que fu y por Celia 
anoche , y dexé el poíHgo 
¿5el jardín abierto , y luego, 
lo demás noay que decirlo, 
pues por el fuceílb conAa. 

Enr. Ay otro mal (ino el mió? 
ni juntos en quien fe vieroQ 
tan contrarios laberintos? 
y por ahorrarme de todos 
mi muerte no folicito; 
pero para qué, fi ya 
no ay vida para un fufpíro? 
Mas aquel , que como yo 
tan infeliz ha nacido, 
aun donde no ay vida , obra 
la muerte tan de improvifo; 
donde no ay materia abrafa 
el rayo , y dexa los rífeos, 
y tal vez en una choza 
da , á vífta de un edificio: 
Pues no iiaviendo ya en mí pecho 
lugar , que no eílc encendido, 
aun de las mlfmas ruinas 
viene á facar el martyrió. 

Vafe Enrique ,y al irfi Laura, fals 
LlariíJ. 

Ciar. Doña Laura , que te miro! 
ruego a Dios que yo te vea 
hecha hoja de fu árbol, 
efcaveche á verengcnas. 

Laur, Pofsiblc es , infame , qac 

S4 áml 



28o No ay Amor donde ay Agravio, 



á n)i atrevido te llegas? 

Ciar, Mala mugcr,y aun la peor 
hcaya de las Comedias; 
mala , y tan mala, que folo 
en fer mala tu eres buena; 
aunque á todos tu concedes 
lo que á mis amigos niegas; 
no , juro á Dios , en mis dias, 
cíTa es linda eftratagema: 
no bada que yo te fufra, 
el que hagas á mi cabeza 
moldedc vaciar tinteros, 
caxa de fundir linternas, 
con tres fignos en el ciclo, 
y un buen oficio en la tierra? 
Si no lo entiendes,lo enriende, 
fi lo ignoras , que lo fcpas, 
que es con mucho gufto mío 
porque mi amigo fiel venga: 
llamóle fiel , porque tiene 

' tan una conmigo crtrclla, 
que porque te quiero, quiere 
también gozar de tus prendas, 
y me hace una gran üfonja: 
y tu , ingrata , tan fevcra 
le delprccias , por mi amigo, 
pues no es eüo coHi fea, 
que ganen todos por ferio, 
y que éíle por ferio pierda? 
Demás que es mucho, pues quiere 
aquello mifmo en que peca; 
qqe-fiendo fu agente el diablo, 
fea vana la diligencia. 
Sabiendo yo que traía 
dinero en la faltriquera, 
y viéndote tan zaherí, 
que áíiete cfiados penetras 
con los ojos de tas aníias 
la mas octflra moneda. 
Tanro , que lycr un muchacho 
fetragó un quarto, y te efperan 



para que !e faques tu: 
tanto , qi:e fi il agua te echan 
ün doblón , tu como buzo 
del oro , y phta le aciertas. 
Pero eftotro de mi amigo 
hará perder la paciencia 
á un fanto , y afsi lo evita, 
fino quieres que me pierda. 

Laur.Yo lo confíeíToimas dame, 
íi traes algo. 

Ciar, Yá comienzas? 

Tu me quieres ? tu me matas, 
pues para que yo me muera 
fin Medico , y fin botica, 
efl:a es buena diligencia: 
mas acaben los enojos, 
dame , pues , los brazos , eá¿ 
Vanje a abrazar, 

Laur, Alli viene mi f'-ñora, . 
por aquefta puerta te entra. 

Ciar. Por Dios q me das que picnfe, 
que qjieies tener vergüenza., í^^í/^ . 
Sale Violante f uf pe Vi f., ■ 

Vio!, No foy mas , que mi pafsion,- 
pues me vence , y me atropella, 
ni tampoco ai honor fanto 
á'.-Ko cerrada la puerta. 
Alli mi valor me llama, 
aqui mi amor me avergüenza, 
fin que el concederme al uno, 
otro confuelo me fea. 
Querer vencerme a mi mifma, 
efib esnoeftimarla pena; 
poísible es q'.ie no me rinda! 
pofsible es que no me venza, 
viendo á tal ricfgo mi fama! 
Pues pofsible es que fe niega 
mi amor á Enrique, y no pueden 
conmigo cantas finezas! 
Mas ay amor , que re pierdes, 
íi coq ias dudas te mezclas, 

porque 



i 



de Don Antcnio de 

, porque íolo d penfamiento 

viene en ti á fellar afrentas. 

Luchando tu tantas veces, 

es Imporsible que feas 

tan efcollo á los fafpiros, 

Tiendo á los rayos de cera; 

pues ya que no me atropellcn, 

baftaíi tu titubeas, 

para que el amor te obligue, 

y las finezas te venzan. 

Bien afsi como un clavel 

florecido en una íenda, 

que íicQipre que alguno paíTa, 

Jas hojas le manofea; 

y aunque nunca el que le mira 

quiere arrancar de la tierra, 

por lo menos al tocarle 

ie axa aquella pureza. 

Pues reparo que el honor 

es de la propia manera, 

que no íiempre puede eftár 

( íi muchas penas le cercan ) 

tan caflo , que no le manche 

al dcfcuido alguna delías, 

que uo han de cílar todas limpias 

de taiítas que fe le llegan. 

Sale . Enrique por la puerta con 
jujpenfion, 
Mnr. Que quiere el hado cruel! 

que quiere mi fuerte efquiva! 

traerme donde a la llama 

esimpofsiblc queimpidaj 

pero aqui Violante eítá. . 

Es poísiblc que me oUvílas? 

que te quiero , y que í,ne dexas? 

que te amo, y que no me cftimas? 
F'/6'/.Eík(ay Cielos!) es Enrique, Ap, 

< que ocafion tan precifa! 

fi le hablare ? pero no. 
£^ir. ,'\ quanto la fe me obliga Ap, 

ile Don Juan,quaado es mi amigo. 



Mendoza. 281 

y tanto ce mi fonfia, 
pero prime, ro es mi guflo. 

Vid. Pero priuiero es mi vida. Jp, 

£;2^'.Ay amor,qu5.to me cueftasl^/^ 

VíoL Ay pccI:o,quátoavcrIguas;/í^. 
afsi adeguro mi honor, 
afsi elle daño fe evita. 
Hace qiisje va^y Enrique la tienej> 

iiwr. Señora , mi bien , efpera. 

Vioh Yá paila de íer efquiva 
moftrarmc tan risurofa: 
O pena , o congoja in^4pia! 
qué novedad es , Enrique? 

Enr, Que novedad imaginas, 
quando el alma en dosarroyoS 
defatada no me miras? 
nrirame , y verás fi foy 
yo , aquel que anoche mi dicha 
fué efcandalo de las otras, 
y es oy exemp'o á las mifmas. 

F/W. Dexame Enrique ,no mas, 
que j'á yo sé mis deídichas. 

Eiív, Pues fi Tabes nueftros males, 
que mas de lo que imaginas 
fon jComo no me confuelas, 
quando importa a entrabas \ idas? 
porque un alivio á la pena, 
ni te mancha , ni te quita 
el fer quien eres , ni yo 
tal daño permltiiia; 
perqué te quife , ^'^olante, 
y te quiere el alma mia 
con amor tan inviolable, 
con anda tan excefsiva, 
con tanía^jureza el pecho, ■ > ■ 
y coa una fe tan limpia, 
que no ha de confeatir , no, 
lo que nunca. 

Vio!, Advierte , mira 
en eñe exemplo , lo qiie 
me fufpende , y me retira. 

ISíace 



%Sz No ay Amor 

Nace un laurel , y fu tronco 

q'jnndo es una coU niifau 

am!g:ihlementc crtxc, 

ür. que violencia rcíifta 

la unidad con qv.c fe aumenta; 

pero ü tu le derribas, 

y apartando del dos trozos, 

^ lücgo con fuerza los ligas, 
verás que entonces dan fuego, 
con violencia tan aóliva, 
que lo que era aplaufo verde 
del campo , ya es oy ceniza. 
Pues de la mifma manera 
lomos tu, y yo , ñ lo admiras, 
qnc fue nucOro amor creciendo 
con caflidad tan unida, 
quando avia en nueílras almas 
una eflcncia , y una vida; 
yáquifo el hado infeliz, 
6 qujfo nueílra deldlcha, 
que íc defuna eftc lazo, 
que aqiJtíle arnor fe divida; 
y aísi el bolverle a juntar, 
quando el por si fe mitiga, 
es brotar nuevos incendios, 
aunque nueOro amor lo impida 
en el pecho , que eftá tal, 
que no sé como lo admita. 

Enr. Pues , Violante , ) o te qplero, 
mas flotuando fe mir-in 
en mi fcntido dos cofa<^, 
que cadr. una mas me tira 
d amor que yo te tengo: 
Pero lo que me fatiga, 
(^s el vqr lo que tu eípofo, 
Y mi amigo , de mi fia. 
y afsi , aunque tu por tuíer 
aquella bondad coníigas, 
tambieti lo has de confeguir, 
fin que mi amor te lo impida. 

Vio!» Efte es otro mal aparte, 



donde ay Agravio, 

que nuevamente en miliJia, Afr, 
Va esdcfprecio , no es confcjo, 
puescs pofsible qifc admita 
uu pecho que ayer fué mío 
oy novedad tan indigna! 
Siempre , ingrato , conocí 
de tu amor cñas caricias, 
de tu trato ef^os enredos, 
¡de tu fe aquellas mentiras. 
'Afsi me dexas fiutuando 
f ntre bí;rraícas , y cníbidias? 
afsi entre llantos , y quexas 
me ves eftar fumergida, 
y no me amparas? Tu eres 
de tan heroyca f::miiia? 
no íino el mas \ II del mundo, 
de quien tu valor no cftriva 
en blafones heredados, 
fino en totpe cobardía, 
Pero dime, como ya, 
quando fin hablarte me iba, 
tras mi venias, diciendo 
fábulas , y demafias? 

Enr, Como el movIl,q en los Cielos 
por regiones criílalinas 
tras si arrebata los otros, 
y eftáii como á fu dodrina, 
afsi tienen dependiencia 
tras tus acciones las mías, 
como las que de las tuyas 
tan firlmentc fe originan: 
y aísi no admires que yo 
á tus nitvimicntos figa, 
porque unos fon de los otros, 
como con el Sol el día. 

Víol. Y mi amor? 

Erjr, Y mi opinión? 

VioL Y la fe de tantos días? 

Enr, Y tintos figlos de honra, 
con tanta fangre adquirida? 

VíoUY los iUatosde la aufcncia, 

mal 



de Don Antonio 

mal pagada , y bien íentida? 
Bnr. Y ei triunfo de fer quien foy? 
\íqL Yo caaíbicii no íoy lamifma? 

qulerefnic , Enrique? 
Enr. Si quiero. 

Vrol, Pues eflc amor no ce obliga? 
Enriq, No , porque aunque el es tan 
grande, 

menos vale , y mas fe enima, 

y afsi á Dios. 
Vi oí. Qiie no has de verme? 
Enr. No. Vio!. Nunca? 
Enr. Mientras yo viva. Vafe, 

VioL Pues fulmínente mas rayos, 

que en el Cielo ay luces fixas, 

que arenas ay en el mar, 

y afpides cuenta la Libia. 

No ay quien a un traydor cobarde 

el vital curfo le inípida, 

de venganza á mis agravios, 

yrcmcdio a mis fatigas? 
Sale Don Juan, 
J^«4^.Si, porque tambiin , Violante, 

foy yo tu per fon a mi una. 
V/o/. V^algame el Ciclo! que es efto? 

lluevan fobre mi iasiras 

de los Orbes , que en íu curfo 

rodos los males fe afi>can. 
Jfuan. Éntrate en aquella quadra. 
VW. De obedecer esprecifa 

ocafion. 

llave que cierra Donjuán, 
jfuan. Cierro la puerta, 

pero no el llanto a los ojos, 

los fufpiros á la \02, 

ni á la conqoxa follozos. 

Hagamos , honor , alarde 

de tantos blafones propios, 

y hagamos cuenta también 

de recibidos oprobrios. 

yioUntc atrevida uitra¿íi 



de Mendoza. 283 . 

las leyes del matrimonio, 
quando Enrique no profana 
de amiítad el íacro folio. 
Ella ingr.ita ^ y amoroía 
anuncia viles deftrozos; 
el amante , y Cavallcro 
es roca al gemir del Noto. -' 
Alii me irrita lo uno, 
aquí me mitiga el otro: 
allí el caftigo me llama, 
aquí á la piedad rdoro, 
y en un fugeto foy mifmói 
quien me alivio , y me congoxo, 
quien el peligro me bufeo, 
y quien en d me focorro» 
Querer matar á Violanrc, 
y no á Enrique , es dar aíTombros, 
es ddr que decir á muchos,. 
y que murmurará todos: 
porque (i eftoy agraviado,. 
no lo he de eftár de ella fulo, 
y fi el caíTigo execnto, 
yo miínjo itiame me noto. 
Mas mueran , honor , entrambos; 
pero que digo ? que toco? 
que confufion es aqi tila? 
que nuevo iirpnlío ? que modo, 
pues tengo de ít r Ingrato 
á una lealtad , que. conozco? 
Pero quien íc juzga ingrato, 
íc juzgara infan-e , y todo, 
y es menos Incon\ euicnte 
en dos danos tan notorios 
- fufp'.nderfealocruel, - ^ '> 
que negr.rfe álo'piadofow '•« - 
Pues íi ninguno eNCCuto, 
entonces mi pecho heroyco 
violentamtntc impelido 
fip ha de defgajar turioíb'; '■ 
íerá con la pefadumbrt ; p ■ 
nube,, que incendios , y abortos - 

ar- 



a 84 ^'^ ^y Amor donde ay Agravio, 



arroja rayos en Flagras, 

y lluvias arrojii en Poneos» 

Pues que lie tic hacer,quando veo 

que el Ciclo inc efcucha forclo, 

que buícando algún remedio, 

veo que me faltan todos? 

que he de hater? quéPpcdir fuegos 

de la esfera luminofos, 

que aqueíie pecho desha-gan, 

que defaten eños poros; 

la alma en Tañáis de perlas, 

la fangre en Nilos de arroyos, 

M<is ay ! que un infeliz 

folo el nacer le fue impropria: 

y fi conoce fu fuerte, 

por que bufca defahogos, 

íi aun para haver de morir 

le vienen á faltar modos? 

Mas ya que me determine 

a fer verdugo alevofu 

cjt! mi muger folamentc, 

porque ella me ofende folo,. 

aunque iluftro aqui mi fama, 

6 io venzo , ó lo defdoro; 

mas al que corre tormenta 

no es poco puerto un efcollo, 

y yo caftigo el agravio, 

no los penCamlentos locos 

del vulgo : pero que digo? 

quanto me anego , ó me abforto? 

Yo a Violante , yo á Violante 

he de matar ? que , que invoco? 

primero , primero fea 

en los concabos undofos 

de la tierra confundido, 

o ya en el ayre defpojo 

de alguna mano traydora, 

o algún vandoíero robo. 

Yo á y iolante,yo á Violante, 

la que ffsdel alma teforo, 

del pecho querida prenda^ 



del día brillante adorno? 
Primero {>ermita el Cielo 
que buclvan atrás íds globos^ 
y que el ser del fer humane 
noconíle ya áz fus motos, 
que yo execute mi faña 
en aquel objeto hermofo. 
Yo he de ver embuelto^-en fangré 
teñido el purpureo roftro 
de un Ángel , y que á fu cuerpo 
maticen claveles roxos? 
no puede fer : y mi agravio 
no ha de poder raas que todo* 
<Ay quien como yo fe ha viílo? 
ni viófe acofado toro, 
quando da de las heridas, 
la vida en quexidos roncos? 
Naufragante navecilla, 
entre el curfo procelofa, 
\i6fe jamás combatida 
en dos tan contrarios golfos? 
No folo un mal , pero tantos 
me afligen , tanto : raas como 
podría llamarfe mal, 
fi huviera de venir folo? 
Ea , vénzame a mi mifmo, 
venza mi pafsion , y todo: 
i\o ay amor donde ay agravio, 
no ay fe donde ay tal oprobrlo; 
no ay razón que me lo impida, 
fino folo af eftos propios. 
Muera Violante , y tan prefto, 
que no de al fentido eftorvos, 
tiempo a la imaginación, 
ni al amor le cuefte enojos: 
Muera , y muera tan aprifa, 
(aunque es piedad , no lo ignoro | 
porque no la doy lugar 
para morir poco á poco, 
y es hacerla corteña 
mdkUúdk íin alboroto, 

pues 



de Don Antonio de Mendoza* 



jpues ofende mi lealtad, 
pues agravia mi conforcio, 
pues pierde á Dios el refpcto, 
ijuando á fu fangre el decoro. 
Muera fin que me lo eftorveft 
tantos lazos amorofos, 
tantas, prifion es del alma, 
tantos fementidos lloros: 
Muera , y levante mi honor 
fobre el Zenit promontorios, 
y Eílrella apacible al Orbe 
le comunique fus gozos. 



S5 



Laur^ En no dar eres eftrano. 
Ciar, En pedir eres disforme: 

mas yo sé que no querrás 

el que yo difguíto tome. 
Laur.\>\o ay remedio, eAo ha de fet'»; 
Ciar, Aquefte gufto me otorgues, 

yo te los traeré otro día, 

mira que fon íinrazones; 

no eíla tan lexos mañana, 

y avrá dineros entonces. 
Laur, Clarin , no ay que tratar deíTojj 

vuefla merced me perdone, 

que los he de poner oy. 



JORNADA TERCERA. ^^^^^-La^ra , quien 



no te conoce? 



Ciar, Laura , no llores el Irme, 
porque al que fe va á la Corte 
no le tienen que llorar, 
y afsi ta por mi no llores. 

Laur, Pues Clarin . por qué te vas? 
ya Zaragoza perdióte. 

Ciar, Laura , dicen que allá ay 
muy liberales fcñores, 
que hafta un mufico , porque él 
ÍCj-huelga , le pagan porte. 

Laur. Ea , dexate de aqueíTo: 
traxiüeme los linones? 

Ciar, No , Laura. 

Laur, Clarin , pues efto 
conmigo jamás uáófe? 
negar unas zapatillas 
€s bueno á mis pundonores? 
aqueíío es de miferable. 

íC/ár.Quic has dicho, muger ? adonde 
foH aqiieíías zapatillas, 
y tienen puntos catorce, 
íin contar el ponlevi? 
pues que de cintas encogen 
íiocientas varas, y* un dedo, 
gue es lo que «aas ficote un hóbre. 



por Dios , que por no dar gufto 
perderás dos tentaciones. 
Laur, Ya sé, Clarin , que me quieres, 
Clar^ Sabes lo que no conoces: 
pues ingrata , eífo es quererme? 
cíTo es venderme favores? 
Mas qué gracia no fe vende Api; 
en efte figlo , que corre? 
La hermoíura mal comprada, 
defpues de redoma , y vote, 
en la almoneda del gufto 
bien vendida fe conoce: 
yá es feudatario el amor, 
folo le tienen ios hombres, 
porque tan íolo ellos pechan; 
por Dios que es un ufo enormf; 
Laur. Clarin , fi me traes chinelas, 
y de cintas las compones, 
ferás , Clarin , de mis ojos. 
Ciar, Laura de mis corazones, 
que para verte pedir, 
m uchos fon pocos entonces. 
Laur, Mira que te quiere el alma. 
Ciar, No pretendo tus amoresj 
C\ quieres que yo dé cintas, 
no quiero que tu me goces, 
fino fer y,o quien me huelguej 



z'óó No ay Amor donde ay Agravio. 



y fino troquemos porte, 
y págamelas tu á mi, 
vendrá el requiebro de molde. 

Laur. Clarinico de mi alma, 
: 'para mi tantos baldones? 

Ciar, Para mi tanto pedir? 

Líí^r.Pues no quieres que me enoje? 

Ciar, Pues no quieres que me irrite? 
no quietas que rae acongoxe. . 

Latir, Tu con no dar zapatillas. 

i^lar. Tu con pedir las menores; 
mas dexbmos eftos cuentos, 
no ay cincel para tal bronce, 
no ay diamante á tal muralla, 
ni ay mina para tal monte: 
yo me he de quedar fin dar, 

-''^y tu dando muchas voces. 
"Pero qué te ha parecido 
del huefped , que aqui fe cfconde? 

Latir, A y mucho que hablar en eflb, 

Qlar, Demos en ello un buen cortej 
pero gran tonto es mi amo, 

Laur, Qué hizo? 

Ciar, Tomo , y casó fe, 
como {{ el cafarfe fuera 
beber dos tragos de aloque. 
Sabes lo que es un cafado? 

Laur, Dimelo , afsi tu te logres. 

Ciar', Pues mira , ya tu avrás viílo 
un toro ayrofo en un bofque, 
á quien luego los baqueros 
con tal induñria le cogen, 
que le atan los pies , y manos, 
y folo libre le ponen, 
laerramientadel oficio; 
fi el fimil no es tal , feñores, 
perdónenme , que agotadas 
e'ñán las comparaciones. 

Laur, Clarín , tu con vano intento 
no hagas que el tiempo malogre, 
fino veme por mis cintas. 



Ciar, Mira que el pedir no es noble, 
vés aqui eíío , y mucho mas: 
forma muchas aprehcnfiones . 
de que te di muchas galas, 
y de que tj te las pones, 
y que te hallas muy bizarra, 
fin que llegue á ningún cofte, 
y con eíTo eftarás tu 
contenta , y yo muy conformen 

Laur, Malos años para vos, 
porque las galas fe ponen 
folo por el parecer. 

Ciar, Pues un ptnfamicnto oye. 
No te juzgaba tan necia 
por cierto , que aun eftás dócil; 
dar al que mira rus galas 
güilo , no es cofa disforme? 
y efiarte martyrizando, 
porqwe luego tus facciones 
parezcan bien \ no es mejor, 
que para ti te las tomes, 
que no dar a nadie gufto* 
Y fi tu le quieres , ponmc 
á mi un bizarro veftido, 
y viendo un gallardo joven, 
con unas manos de un tygre, 
y una cara de íayones, 
ya sé que eñarás contenta 
que tu gufto afsi fe logre. 

Laur, Pues mira que fi me enojo, 
tengo de dartu mas golpes. 

Ciar, De que tu eres liberal, 
aqueíTo nadie lo note; 
y yá que en efte partido 
tu conmigo no conformes, 
vamonos á otro mejor. 

Laur, Quieres que yo te deshonre? 

C/^r.Haz cuenta, Laura, queí fiamos 
los dos con mil atenciones 
reprefentando , y que tu 
empiezas á darme voces, 

porr 



de Don Antonio de Mendoza. z ^.7 

porque vo no te doy: nada: /i.,....-. ... ,; cf , y aúls, 

y yo jugando del corte Ciar, Laura , tente , no conoces, 

de graciofo , no te doy Laura ; juro á Dios que vá 

fino porrazos , y azotes: de veras , menos.rigores. 

y tu viéndome tan tonto, LaurJDdpues de a^'e^ hecho aqueño 

como eres cuerda , te corres, bien el irfe fe compene, Vafe^ 

y por no verme te vas €Ur^ O he perdido las narices, 

fin pedirme los liftones. 6 muy adentro fe efcondeii: 

Lanr. Pues quanto es mejor que yo, por Dios , que para ponerlas 
viendo tus locas pafsiones, donde le faltan , feñores, 

te quite todo el cabello, fe las ha llevado Laura; 

toda la cara te corte? y aísi , pues ella del golpe 

Que también en la Comedia me las quito , voy á hacee 

la graciofa fe efcogp, que por mis narices doblen; 

^ para dar muchos porrazos. l^afe , yfale Donjuán» 

Juan. Quanto yace violento 
. el corazón del noble , que ofendido 

aun no logra fu intento, 

á matar , 6 morir tan reducido, 

pues que no le divierte 

un amor grande , ni una Infeliz fuerte,' 

bordando mil arenas, 

c« rio , y mar la que ha nacido fuente, 

con fus aguas ferenas, 
, ( codicia por fobrada diligente ) ,- 

con la fama perdida, 

pues el nombre leufurpa agenavidá»; 

Que importa que yo quiera 

á Violante , del pecho idolatrada, - 

puesconfiento que muera, 

y es fu verdugo mi fangrlenta efpada?. 

Si pierde amor el nombre, 

y atrepellando honor gana el renombre^ 

aun no pronuncia el labio 

quanto el pecho fe incita á la venganza, 

pues fe juzga el agravio 

á confeguir el fin de fu efperanza, 

fuego voraz , que en nube, 

6 en forma de vaporal Cielo fube. 

Da lugar , noche elada, 

interponiendo tu fcreno manto 



ib d Noay Amor donde ay Agravioj 

mientras que una congoxa en otra efpanto, 

O Sal , guarda el teforo 

.en tus eternos paralelos de oro; 

ceíTa por un «lomento, 

ó íerán nubes mis fufplros cantos, 

ique hagan otro elemento, 

y enigmas te parezcan , íino cncafrtosfí; 

y que la noche fría 

aya querido alzarfe con el dia. 

Matar tengo á Violante, 
' fin que el gufto fe ponga de por medloj; 

ni tanto amor delante. 

Efte fi que ha de fcr íolo ei rcmc^iO;,- 

que el juzgarfe vengado 

es el rato mejor del agraviado. 

Llego , y abro la puerta, 

á todo mi contento tan cerrada, 

como á mi mal abierta, 

pues peligra la prenda , que eftimada,^ 

toda el alma la adora: 

Ya llego el plazo , pues , falid, fcñora. 
Haac ^ue abrí la puerta ^yfak Celia fífe 

biert(fcon manto* 
Con manto ? es por no verme, 

ó por negarme el rayo de tu viftaí 

pues que oy has de perdenne, 

haces bien que tu roftro al Sol refiíVas 

qualquiera lo juzgara, 

que quien mal obra , huye laluzclaraí 

Defcubre aqueíTe cielo, 

halle afsi dos caftigos tu malicia, 

y mi altivo defvelo 

una heroyca venganza , que codicia: 

O dolor impaciente! 
Cel.Quh pena en ti tal novedad coníiente? 
Juan, Mas ( ay Cielo! ) qué es efto? 

qué haces tu aqui efcondida> 
CeL Si ¿Violante 

(afsibienlohedifpuefto) Api 

h dices , que me tenga prevenldajf 

por-í 



de Don Antonio de Mendoza, a 8p 

porque tienes que hablarme; 

fue fuerza el efcondcrme allí , y dexarmc. 
luán. Pues por donde has entrado? 
CcL Por la puerta de la quadra, que ella 

tenia la llave. 
Iua?r, El hado Ap. 

puede en mi tafito de mi adverfa eflrella! 

ni yo qué bien efpero, 

fi muerto vivo , y íi agraviado muero? 

Que yo no difcurriera 

tan turbado de que otra puerta havía: 

Ay deídicha mas fiera! 

ni ay otra que fe iguale á aqueíla mía! 
Ctf/. Ya aqucfia pena rara . Ap» 

eftorve , quiero ver íi fe declara: 

Solo que digas pido, 

que hablarme en eWc quarto has intentadoji 

aunque ya mi fentido 

parece que del cafo fe ha Informado; 

en aqueftos afanes, 

brota, pues , deííe pecho los bolcanes. 
fíían, Ay Celia , ay Celia mía, 

que tarde que el remedio eñá difpueíla 

á aquefla pena impia! 

Continuo llora quien fe arrepiente prefto^ 

y aquel que eftá ofendido, 

es la mayor dcfdicha haver nacido. 

Mi efpofa, Celia , aquella 

la que en mi honor delitos forma graves, 

y era del Cielo Eftrella: Sujpendejc éU 

No te admiras , parece que lo (abes? — 

Cf/. Pues que todo fe entiende, 

el llanto efcufa, y el remedio emprende. 
luán. Válgame Dios ! que el mundo 

eftá de mi fracafo ya tan lleno, 

y contra el no fegundo 

valor , ha de brotar ya fu veneno! 

Saiga , falga la vida 

en dos mares de fangre convertida; 

mas no , que (i á la pena * 

el llorar es eílorvo-a fw defvelo, 

T quandó 



1 

apo 1^0 ay Amor donde ¿ty Agravio, ' 

quando á mi me enagena 
tanto ú pefar , no quiero no confuelo, 

. ni que en tan grave calma I 

fea el llanto la remora del alma. ¡ 

Mi crpola , Celia quiere (fombre! 

aun hombre, ay Ciclo, que el dolor no af- 
dirále por quien muere, Jip, 
pero baila el faber que quiere á un hóbre; 
otro el pwfar explique. 
CeL Ya yo se que Violante quiere á Enrique* 
JuAYi. Pues fi todo lo fabes, 

y que el mal que me aflige es ya tan fuerte, 
y que en cafos tan graves 

no hallo á Violante para darle muerte;. ¡ 

bufca á mi pena medio, 
fi es que puede para ella haver remedia 
CeL Ay.Don Juan que es mi prima, 

y que en ella mi honor también te eftima»; 
^UAn, Pues íino , el pecho Tienta, 

tantas congoxas como fe lamenta. 
■CeL Yo eftorbaré efte daño. V^fe^ 
Juan, Y yo haré como falga del engaño!,' 
que Violante cobarde, 
porque yo con mis iras no la tope, 
fe iria en cafa , es cierto , de Don Lope: 
mas el templo violado 
del honor , que refpeto fe ha guardado? 
Vafe , y f Alen VioUnte ^y Enrique,^ para que lugar tengamos, 
Enr, Qiie aqueño te ha fiicedidol ' pues mi fuerte íe mejora, 

y defpues qué pafso. que aquefta noche á deshora 

K/í?/. Entré de Zaragoza nos vamos, 

en la quadra , y encontré Enr. VioLinte , yo no lo eftraño, 

una llave , que ha férvido primero eres , yá fe vé, 

al jardin, quando el amor ó por lograr una fé^ ^ 

ííiueílro , quando nueOra fe «opor eftcrbarun daño; 

logramos , y oy me fué que quando tanto rigor 

para el confuelo mayor, fe previene , en cafo tal, 

;porque abriendo aquella puerta vale mas fer desleal, 

avisé á Celia del mal, que no faltar a mi amor. 

y ella con engaño ral Librarte aísi foliclto, 

Ubra el quefe me concierta., íjuando en llanto eftás deshecha, 



i 



de Don Antonio 

que aunque es darle una fofpecha, 
es eftorvaric un delito: 
y vale mss prevenida, 
aunque parezca agraviada, 
una duda imaginada, 
que una piedad cometida. 

Y fi es tan claro el quererte, 
Don Juan, tanto , hade entender, 
que no le quifo ofender 

quien le ha eftorvado fu muerte: 
porque fi en ti cxecutaba 
el golpe fatal , es cierto, 
que también fe huviera muerto 
de lo mifmo que mataba. 

Y afsi , dexando lo cruel, 
mlrandofe peligrar, 

bien fe vé lo ha de cíllmar, 

pues le va la vida i él. 
VioL Como , Enrique , tal crueldad 

tenias , y aora tal bien^ 

efta mañana un defdén, 

efta tarde una amiílad. 
Bnr. Fué el mayor blafoa allí, 

y fué la gloria mayor, 

fer mas que todo mi amor 

vencerme yo propio á mi, 

porque puefto en tal porfía, 

podre decir en efedo, 

que fupe guardar refpeto, 

mas no tener cobardía*. 

Y oy quando cierto fe vé 
tu vida eftár peligrando, 
mas refpeto eftoy guardando, 
quando guárdamenos fe. 

Ni es bien , quando tal crueldaá 
átitc cftá prevenida, 
dexar perder una vida, 
por lograr una amiftad. 
F/o/.Mas ay Enrique , que es efto? 
Don Juan viene ( ay de mi tíifte! } 
aora el valor rcfiílc» Turhjkfe, 



de Mendoza» ipi 

efconde , efcoadcce prefto. 

Enr, Pues he de dexarte afsi? 
porque yo á mi honor implico^! 

VioL Hacer lo que te fuplico 
es dexarme á mi por mi: 
Y afsi , Enrique , fi merezco 
contigo en efta ocafion. 

Énf'. Veré fu reíoíucion. J^¿ 

VioL Como mi mal apetezco? 
Al paño Enrique, 

Enr. Y por mas cierto he tenido, 
no defpertar el intenta^ 
que en todo acontecimiento 
. yo fiempre eíloy prevenido. 
E/conde fe yyfdle Donjuatt* 

jfuan,No halle en fu cafa á D.Lop^^ 
nr Violante cftá en fu cafa, 
y con el enojo grande 
di recelo á las criadas, 
y hice yo mal , porque aquel 
que fu deíagravlo trata, 
ha de ocultar fus acciones 
aun de la mitad del alma. 
Pero como allá ha de eftár, 
fí aqui Violante me aguarda? 
Con la turbación no fupc 
mirar primero íi eftaba 
en fu quarto ; pero quien 
entonces Imaginara, 
que donde el delito fe hace 
fe ha de efconder quien le caufa? 
pero Violante me efcucha, 
y yo no me atrevo á hablarla, 
porque ella oy a mis pcfares, 
como un efpejo retrata, 
y fí ella es efpejo , á ellos, 
aun no tengo de mirarla, 
porque uno que eftá (hendido ^ 
no fe ha de mirar la cara, 

rVí?.Como eftá D.Juan fufpenfo?/^^. 
como Donjuán no me habla? 



zpz No ay Amor do 

y yo por qué lo pregunto, 
quando la ocafion es tanta? 
J'w.íW.Mas como tengo de venne,i4^. 
fí no con figo venganza? 
Minyme , y farisfacernie 
es bolver al pecho la habla. 
Víol. El viene para acabar A^, 

oy el fin de mi cfperanza. 
Juan. A cadapaíTo que doy 
mas mi corazón fe agravia, 
porque fu roftr© me yela, 
quando mi enojo me abrafa. 
Quien vio que el Sol caufe yelos? 
quien vio que el yelo dé llamas? 
Víol, Qué me aflige mi memoria? 

qué me eftá anunciando el alma? 
Juan.QüC efto paíTe por un hombre! 
que ha de dar muerte á quien ama! 
quien introduxo la honra 
contra el amoc , 6 mal aya. 
Viol. Señor. 
Juan, Violante. 
Víol. Qtié tienes? 

como me miras , y callas? 
como tan fufpenfo eftás? 
como , feñor , no me hablas? 
Juan.Voí's.ib'e es que me aventuro! 
pero no , amor , bafta , bafta; 
no es primero el vivir yo? 
pero mas que yo es mi fama. 
VioL Pofsible es que no merezco 

contigo , que. 
Juan. Calla , calla, 

no hables , que á tus acciones 
quiei en faifear tus palabras. 
Viol. Señor, qué dices ? no entiendo; 
ay confuíion mas eftrana! Ajp, 
Juan. Ya me juzgo que la veo, 
que el efplritu la falta, 
y que ya por las heridas 
el alma toda fe exhala, 



ndc ay Agra^vio, 

y mi aliento a ellas íi' arroja, 
por ver íi ai falir le halla: 
pero mirándome ( ay triílc! ) 
fe büclve a íu propia cafa, 
por no eílár con tal vergüenza 
delante de quien me agravia; 
qué ha de fcr efto ? ( ay de mi! ) 
ó como el pecho fe arrancal 
Pero íi yo bien lo miro, 
aun mi pena es mas avara, 
porque íi ella elU muriendo^' 
morir por fineza paíTa, 
y yo que íin ella muero, 
tengo pena maseítraña. 
Pero venguefe mi agravio," 
muera quien mi ofenfa trata» 
Sabes , Violante , quien íoy?. 
y fabes que quien fe cafa 
conmigo , debe guardar 
íiempre fu opinión intaAa, 
íin que las lenguas del mundo 
fe atrevan á murmurarla? 

Dentro Enr, Terrible cafo! 

Viol, Ay de mi! 
muerta eíioy. 

Juan. Sabes que faltas 
á la obligación de noble; 
y afsi ( ay pena! ) muere , ingrata; 

Va Á darla y y fale Enrique y y le 
detiene. 

Enr. Muy Impofsible ha de fer, 
íi d mi , Don Juan , no me matas., 

Juan, Valed me , Cielos , valedmc, 
vueftra clemencia es avara, 
ya en mi muger , y mi amigo 
es confeutida mi infamia. 
Pues villano , deíte modo 
sé matar a quien me agravia; 
Sacan las efpadas, 

Bnr. Y yo defender dos vidas, 
que alimenta folo un alma. 

Vie'^ 



de Don Antonio de Aícndoza. apj 

VioLQuz lie 9e haccr,ay de mi trlfle! Lop^YX os figojay diicU mas rara! ^^ 

quiero ir á bufcar á Laura, l^Anfe ¡y Jale Violante turbada. 

para que hayamos de aquí; en z.%patos^ 

ó qué pena me acobarda! Vafe, Vio!, NI hallo manto que ponerme. 



JBnr, Mucho riñe aquel que lleva 

á la razón por cfpada. 
jfuan,QvLh me detcngo?qué aguardo? 
tanto mi venganza tarda? 

Dale Donjuíin una eflocada , y cae 
Enrique dentro del vejluario, 

Enr, Muerta eíloy. 

¿UÁñ, Aquefto es hecho, 

embuelto en fus propias aníias 
per cfla efcalcra abaxo 
vá precipitando el alma. 
Dcfde el honor parabién, 
exceda el contento , Hilga 
«leí pcchu para los ojos: 
mas no , que íi la venganza, 
mientras que Violante viye, ' 
tan mal íegura fe halla, 
voy á bufcar á Violante, 
que claro es que he de matarla* 

l.op. Válgame Dios,q he eícuchadoí 
Al ir/e Donjuanyfak al encuentro 
Don Lope, 

l^p.Quc esefto? 

Juan. No ha íido nada. 

Lop. Pues como Don Juan efíalí 
defte modo , y á mi hermana 
decís , que daréis la muerte? 
pues yo he de faber la caufa; 
que ay algún mal,pucs que fuiftcis 
vos tan turbado á mi cafa. 

Juan, Ay otro cafo como efíe? Ap, 
que me eñorve eftc el bufcarla, 
Pero válgame mi induílria: 
y afsi yo haré con mi maña 
el que quede yo vengado, 
y aquc(te fe fatlsíaga. ^^ 
Venid Don Lope conmigó. 



ni he hallado á Laura en cafa^ 
ni sé que coníc jo tome, 
ni yo se loque me ha^a, 
ni r.iinpoco en qi¡c ha parado 
el fm de aquefta defgracia. 

Dí'?íí.£wr.AguardaDon]uan,efpcr* 
vivo eftoy ; aguarda, aguarda^ 
no te vengues en Violante, 
porque en eflomas me matas, 

VioL Mas CicloSjcfte es Enrique? 

Enr, Efpera ,qiie nunca tarda 
quien, 

Va Violante azJa donde oye la V91C^ 
y /ale Enrique al tkeatro >j? 

projigue, 
pero Violante hermofa., 

Viol, Qué> es eílo ? eftoy turbadal 

Enr. Es que la fuerte me ha íido. 
Violante , tan adverfaria, 
que cftando los dos riñendo, 
Don Juan con una eftocáda„ 
me hizo por eíTa cfcalera, 
jque yo midieífe fus gradas: 
pero como de aquel golpe 
cQe coleto me ampara, 
no recibí mas que el foñoi 
de la caída. 

F/W.Yoeftaba 
tan muerta. 

Enr. Violante. 
Viol, Enrique. 

£»r.No ay que aguardar otra traze, 
íino que al punto que el Sol 
cfconda fu luminaria, 
de Zaragoza nos vamos, 
Viol, £1 peíamiento me agrada; 
porque como ya Don Juan, 



294 ^^ ^y ^^^^ donde ay Agravio , 



yor muerto a ti te dcxaba, 
á alguna Igkfia fe Irla, 
adonde en ella fe ampara; 
y afsi fc'guros del mal, 
ya que ei Sol fu luz cícafa 
¿á , y puestambicii tenemos 
- fina puerta al caii'po faifa: 
Rui tio dentro-, 
pero que ruido es efte? 
Don Juan es fin drida,bafta, 
mi fuerte fe ha declarado; 
qué he de hacerPno acierto á nada. 
'Bnr, Qiie miQntras riño con el 

piíedes bolvcr bs cfpaldas. 
VioL No Enrique^debate yo eftoj 

entremos en erta quadra. 
Enr, Violante , qué dices? 
F/W. Digo, 

que la turbación me mata; 
pero pues es uno el mal, 
fea una nueftra deígracia. 
ÍiE»r, Aunque y erro, por ti loTiago^ 

que tanto tu amor alcanza. 
Yiol, Pues afsi de aquelle modo 
queda fe gura ia traza. 

Van/e ^yfale Clarín, 
Ciar, Dio en fer marido mi amo, 
y enín con ello fe fale, 
porque el pretender un mal 
aqucíIb<:rynfigo trae; 
á cofadrc^e marido, 
( lleve el diablo tal cofadre ) 
íe met« un hombre de bien? 
es 4e bien jaqueíTobafíe. 
Mas qué fuera que aor.i todos 
los maridos me Jilvaííen! 
mas p€)r no fer conocidos 
imagino no lo hacen; 
porque ya elmundoeftátal, 
y los tiempos eftán tales, 
^ue jjoi: aÍK ii^a í? noí§ 



un marido en un liiíagc: 
Los rAíiiiikt'-s dv hueJfo, 
arredro vayan , no alcancen 

. á un Clarín, ni aun por un ojo 
de la cara ,quc lasfaquen. 
Pero bol viendo á mi cafo» ; - 
á uno deftos dos amantes 
le huele muy malla vida, 
qo daré por ella un faftre: 
Pero á mi quien me ha metido 
mas que en curar el pelaje , . 
de un rocín , que Dios me dio, 
medio hueíTo , medio nadie? . 
Tan buido , y tan enjuto, 
que ha verfado en piípi'age, 
, y en fus lomos oy íe dice: 
;aqui fué Troya de carne* 
Aun mas largo , que Alexandro, 
íi bien rociu, y cídaver, 
j que mirando fu fuerte, 
dice con ronco lenguaje: 
Aprended de mi rocines, 
mirad lo que el tiempo íiace; 
íi ay pata rocines mircrte, 
í)o tiene en mi que canfarfe. 
Pero mi amo es aquelle, 
para el puto que le aguarde; 
él viene echando cencellas, 
nialos año's para un afpid. 
., ' óaíe ¿.onjtiaru 

JuarK Espofsible , que a tal tiempo 
Don Lope entonces llegaíTel 
Ha de mis ardores , donde 
haveis de hallar i Violante? 
Tal e.'fov con uíi concoxa, 
tantos me o^^rimcn pefares, 
que nada íoy de mi inifmo, 
todo foy de tri bolcanes: 
nach es de fu obrar el pecho, 
todo es tormentos fatales; 
í ero aíjui dexe a CUriii^ 



de Don Antonio 

y encargúele , qiie mlrafle 

con cuidado lo que havla, 

él me dirá lo que fabe. 
Ciar. Tan ardiente eftá mi amo, 

que eítá en Cus caniculares. 
Juan. Vén acá , Clarín , de donde 

te dexé tu te qultafte? 
Ciar. No fe ñor. 
Juan. Vén acá , dime, 

has mirado falir á alguien? 
Ciar. No íeñor. 
Juan, Tu no lo Ignoras, 

tu me eíliás mintiendo , Infame» 
Ciar. S'ñor , que yo no se nada, 
Ju.m. Mira. 

Ciar. Con Clarín no acabes. 
Juan. Ay honor mío , que aun 

no has llegado á defquitartc! 

Para que quiero la vida? 

acábenme ya mis males. 

Qué es efto , nobleza mía? 

honor Tolere , vida falte. 

Yo vi' i para mi agravio, 

y aísi debo lamentarme; 

qr/ien vive para ofendido, 

en vivir , ó qué mal hace! 

Clarín , tu me has dé decir 

donde fe cfconde Violante, 

que con Don Lope no eftá, 

y tu lo fabes , cobarde. 
C/¿ír.Cobardc , íi feñor, mucho. 
Juan. Pues mira que he de quitarte. 
Ciar. Como fean las narices, 

tu te canfarás en valde; 
Juan. Pues ingrato , fi te doy, 

que. ' - 
Ciar. Señor , no te alargues: 

ya sé que folo en mi mal 

cumplir tu palabra fabes; 

mas muy colérico eíUs, 

pues reír Clarlli no te hace. 



de Mendoza. 25^5: 

Juan. Aora bien , r tu lo di, 
ó yo tengo de matarte, 
tu eres cómplice , villsfro. 

Ciar. Coniplique ? que Dios nos 
guarde. . 

Juan. Si , cómplice eres , traydof. 

Ciar. Cómplice yo , yo\ no traces 
<k* qucrt'rme dcslionrar, 

- duí-lenedemi linage, 
que nanea complicas tu\*o. 

Juan. Tu pretendes irric^rme, 

CloTiSd-iov , mira lo que dices, 
que íi tu con furias rales 
aun no has eftado irritado, 
el diabla a irritarte aguarde. 

Juan. O Ciclo , como permites 
que goce tu luz , quien fabe 
que tan injuriado vive! 

C/.Tr.Scñor, los cómplices qué hacen? 

Juar,. í la traydor , con efta daga 
tengo el alma de facarte; 
ponárL- fuego al cditício, 
pues tanto mi pecho arde. 

Ciar, Que moneda hizo la cafa 
para que tu la quemaíTes? 

Juan. Si no me dices adonde 
Violante -eftá , tu lo fabes. 

Ciar. Señor , el diablo me l!e\'C, 

los cómplices me arrebaten, 

y en mal cómplice me vea, 

íi ral se. Juan. Pues mira. 

Hace amago d la daga» 

Ciar, Tate, 

que yo lo diré , feñor. 

Juan.y[c)ox es por bien llevarle: Ap, 
qué dices? 

Ciar, Yá te lo digo, 

porque es , fi tu no lo fabes, 
que traes por ojos dos coniplIíA's, 
y cien dueñas por fcrablance. 

Jíian. Pues aora veráj tu fin, 

T 4 que 



apó 1^0 ay Amor donde ay Afrravwy 



que eño fufra ! que efiopaíTc! 
;iy otro mal cotuo aquefie? 
ay íTk'.í; p-.nas que nic niutcn? 

QlÁr, Ei me tiene de matar, 
íi aora el mentir do rr)c vak: 
•feñcr , fefior , la verdad, 
(lleve el diablo qcicn h fabe ) Ap, 
en cafa eüá mi íeñora, 
ahi dentro cOa Violante 
cícondida en eíía quadfa; 
yo la vi paliar denantes: 
con eño la bufcará, Ap^ 

y podrá fer que me efcape. 

jfuan. Es cierto? 

■Ciar, Si fefior , cierto. 

JuanM'ira. , Clarín , no me engañes» 

C/^.Digo que es derto,y muy dcrío, 
y tan cierto. 

Juan, Pues en jafpe, 

viviendo al tiempo el aliento 
he de vivir fus edatics. 

V aje por la mi fría puerta por dotjdí 
entraron los otros, 

dar. Lindamente la ha mamado, 
porque della Clarín íabe 
tanto como de los cómplices, 

Dentjuan, Abre , Laura, 
V'iolante , abre. 

Dent,Vío¡. Ay de mi '! perdida foy, 
yá es impofsible librarme» 
- dar, YÍv"e Dios que lo que dixe 
de burlas ., -q^K verdad íale: 
que he de hacer yá ? pero quieco 
yo por el Virrey Iligatme, 
porque íi ti no lo eftcrra, 
cierto es que muere Violante. 

T)ent,jH.V\\ts fmo, de aqnefta fueríc 
abrirla mi enojo fabe. 

IXa un golpe a la put rta , y échala 
en el Juelo, 

^»í<^¿e.jyal¿^gniep¿9s! ^iroCieJo^ 



no ceííen vueRras piedades. 
Sakn rirlifido D, Juan , y Enriq7¿e, 
j ¿»' .í;-, Valgan] e el Cielo! que es efío? 

como la vida te fobra? , 

yá en mi pecho arde una llama, 

quí mas ral enojo la íopla. 
Enr, Pues que yá á Violante lus 
muerto, 

mas mi enojo fe provoca. 
Juan, Del valor de aqnelie brazo 

la fuerza verás aora. 
Cae Enrique junto adonde fe hadf 

de/cubrir d Violante, 
Enr. Mtierco foy. 
Juan. Yá aqueüo es hecho, 

aora folo faltan poftas, 

mas quien fu honor ha ganado,- 

perder fu patria x\q Importa. 
Habla Chrin dentro , y luego faJff 

con él el Virrey^ Celia , Laura^ 
■y acompañamiento, 
CUr^ El hallar á Vuecelenda 

no ha íido vf ntura corra. 
Virr, Que »© vedad es, Don Juan> 
Juan, Ello fe defcubre aora, 

pues impofsible es negarlo. 
Criad, No ves en fu fangre propia,' 

feñor , tu fobrlno embuelto? 
Virr. Que dices? Criad, Miralglí 
Virr, Toda Mira afufobrintíí 

ia voziine hafakado al alma; 

él fe belvio á Zaragoza, 

<lefpues de dexarme á mi: 

que has iiccho? 
Juan,SdiOT , mi cfpofa, 

y tu fobrlno mancharon 

lo candido de mi honra, 

liendo el desleal amigo, 

fiendo ella muger traydora," 

como de mi cruel venganza 

|fte eí^eítaculfiiifoxraa. 



áe Dxjfi AntGnio 

Correfe una cortina ,/ dcfaibrefe a 
. VUlánte fobn una almohada 
'. míiertA, 

C.^/.Karcfma]! ' 
Criad.,z Trlíie fuceíTo! 
Virr., Aunque á ocaílon tan phdofa 

no tenéis que recelar, 

venid , Don Juan , prcTo aora. 
Juan, Digo que yo te obcüe¿co, 

pero antes , íeñor , efpoí^i 

he de elegir , que es á Celia, 
íJ^L La que cónílante te adoro. 



de Mendoza. %^j 

Dan fe las m^nos: 
C/.ir.Af€¿'eftás, Laura? no aguardes^ 
no aguardes de mi una fola 
palabra , que á cafar toque, 
porque á ios 0)0S uve toca: 

Y afsl , pues yo nt)Tnc cafo, 
Laura , voyme a «r^ccer Mqnja^' 
porque viefte al afoiíaíi te» 

Y aquí , con aquefta boda., 
¿ji fin h tra^ficoinedÍA, 

íi os güila üo £s üwcion poca» 




ípS 



'lór ^fit* yr" *0" /( *»ar "<r *^ **6*» «^ 4. v** v*» v*» «é»» -^^ v*» •«>• ^ -yr -^ -^^ 

«^w «f,»» »♦?•«» »«^ " «^» .A^ .A^ .Ov .^ I ,lX ,«>v ,#>, ,«0», .(^ ««>« ,(^ «f^ .4^ ,^9»», 

COMEDIA FAMOSA. 

EL MARIDO HACE MUGER, 

Y EL TRATO MUDA COSTUMBRE. 
DE DON ANTONIO DE MENDOZA, 

PERSONAS. 



Don Juan, 
Den Sancho, 
Den Fernando, 




■ Mordn ,graciofo, 

Do^ aduana. 
Doña Leonor, 


Don Diego, 




Inés , criada. 



JORNADA PRIMERA. 



Salen Morón , y Tnes , criados, 
muy alegres, 

fkíor, A pares an^aii las bodas: 
albricias. Inés. De qué , picaño? 

Mor, Que ay muchos necios ogaño^ 
y avrá novios para toda?. 

Jnes, Tu amo perderá el fentido 
eaver , que ya mi feñora 
fe cafa. Áíor. Inés , hafta aora 
quien fe pierde es el marido. 

Inés. De prefto defcmbayno 

cl vil concepto. Alor. Hable bien, 
que foy muy hombre de bien, 
y no hablo conceptos yo. 

Inés. Pues es delito cl concepto? 

Mor, y. auQ es pecado importuno. 



y juro á Dios , que á ninguno 
le abfolvieron de difcreto. 
Que ion los fiempre entendidos 
copas penadas : yo muero 
por hablar leve , que quiero 
defcanfados los oídos. 
Siempre frefcor , y buen ayre: 
por Dios que es la difcrccion 
apretada religión, 
y bravo empeño el donayre. 
Inés. Los hombres que gracejean, 
( vil cofa ) que lo cafado 
es infufrible , y pefado, 
merece que fe lo crean, 
que no ay contento tan juHo, 
ni puede haver ma? concento, 

qué 



de D on Antonio 

que hallar en un cafam'enco 

eüiniacion , paz , y gaílo. 
Mor, Yáíalen. /«. Y qoe agarrados 

cliílas m.inos.Mw'.Bkn les bicne, 

que tan temprano conviene 

poner paz^ntrc caíiixios. 

SaUn los defpofauos ds .1% mMlG^Don 

San^o de Doria fuann,)/ O. -j/'í^^ 

" de la de Doña Leonor , y con eílus 

gente ^yD. Fern.ido,tw de hs novios 

D. Ferv. Para b¡cn,ís;riOra , fea 

el ver oy en qnatro efpoí<TS, : 

íin necedii'J tk)S dicliofos, 

y dos venturas , fm fea. 

Muchos años efte bien 

gocéis de nVil bienes llenos. 
JWür^ No dixo muchos., y buenos, 

quexarafc el parabién. 

Áy cofa , (i bien la miras, 

en que fe digan fin tiento 

necedades ciento á ciento, 

y mil a mil las mentiras. 

Que en un pláceme inocente, 

y en un pe^íamc ignorante 

donde harta el milmo íemblante 
■ -€5 el primero que miente. , 
Jn, Eíía es forzofa coñumbre, 

y f i dio ió nunca fe efcufa. 
.Mor. Hafta en faber que feiifa, 

-conozco , que es pefadumbre. 
In, Pues como qiúeres dcrirlo? 

de tu limpieza uie . íTombro. 
Mor, El pefame con clcmbro, 

y el parabién con geiüHo. 

Hable todo, que es gran mengua, 

pues ay tantas novedades, 

que todas las necedades 

á cargo eíten de la lengua, 
.T>, Fern. Ear , galantes , y leves 

los parabienes , íeñores, 

<los mas grandes fon noejores, 



de Mendoza. ip^ 

pero mejor los mas breves. 
Sobrinos con advertencias 
prolixas no he de canfarme, - 
aunque pudiera tomarrme 
de padre muchas licencias. 
Daros aqui de cafados 
acra muchos preccrtos, 
b!cn^:)udicran fer diícretos, 
mas t^mbleii fueran p.era4os.' 
Erí-la obligación partido 
llegáis el campo á teneri 
cuerda baik la-muger, 
fabio aun no baila el marido. 
Suyas fon las dós,y nueílras .'• 
las dlcha.s, muchas ten^iti; 
fuyasfoiscn fin , pues ''cé, 
■que ya en nada quedáis vueílras.' 
Y vos Don Saacho , -y Den JuaOi,; 
eñad cada pno advertido, . > 
que el entrar á fer, marliia-' ^ 
no es falir de fer galán, r : 
Sufrir todos es el modo ■". .••1 
mas cufrdo, y .demas,driíbu^fltt4 
ellos todo , fino esculpas^ ■ .^ 
y ellas las culpas , y todo. 
Con efio el dexaros es ' 
^l raars cuerdo advertimiento, 
que fuéfiempre el cumpltini«Qífl> 
majadero muy cortes. 
A Dios , á Dios. 

,Qu¡tafe el f&mbrem^y vafe ^p'ijp^ 
y detiene.nle, 

X).54«f¿. Aguarda. 

P^Fern. Eüa fué prcvenáon ttíiá,; 
c^cafarfe es compañía, 
yo os doy ella íoíedad, 

DjHanM con él, feguidlei prlfg^j 
y haced que bu el va. > 

D, Juan. Es en vano: 
vén, Don Sancho. 



^oo El T^rdto muda cojiumhre. 

Mor. fimbldia rae ha dado» y rifa los grandes Anacoretas', 

el viejo , que en la coftumbre 



de embarazo- tan atento, 
le ha quitado al ca.famiento 
gran et'ozode pefid^imbrc. 
y la noche de faboda 
darle á itn trille defpofado 
con ün comedión malvado,. 
y la parentela toda. 
Luego una cena pefada 
dondeoftenta el gran cuidado 
la rorta fu verdugado, 
y fu niono la empanada. 
»y de uno , y otro niuy Heno 
quedar el novio maldito 
CRtre galán ,yentreíihico, 

.sni para fuyo , wí agenoj 

»í es de las fímples crueldades, 
que ha invcnrado el cumpllmléto^, 
guarnecido el cafamiento 
de mayores necedades. 

Irt» Ya anochece , á cn amo íleva 
fCftc avífo. Mor. Hacerlo quiera, 
que foy hombre baxo , y muero 
por dar ürw mala nueva. VAnfe, 

Z>.J».'i.Yá,hermaiía,cñamos cafada» 
y aunque parezcan tempranos 
los preceptos que en rai tío, 
íiendo pocos, fueron tantos» 
Advierte , que en tan ceñida 
religión aora entramos, 
que a no prevenirla el guft». 
Ja cftremeciera el efpanto. 
iVcz la obfervancia, en q hurailáe 
compiten fiempre a milagros, 
retiros lo Recoleto, 
y eílrecheces lo Defcalzo, 
la modeília Capuchina, 
el íilencio Cartuxano, 
cuyo encierro á campo abierto, 
f^i^s pwertp abr(; ai catnpo^ 



V los Eremitas varios. • 
las Thebaydas, los deíiertoy 
poblados de aíTombros tantos^ 
pues todo , todo aun no es 
un movimiento , \xx\ amagOj 
una imagen , una fombra, 
uña linea, un punto, un r3^# 
de la religión en que cnira 
una mugef , profeíHindo 
en la ley de un matrimonio 
las claufuras de un recato. 
La Religión mas eürecha 
tiene, hermana, noviciado, 
en que el arrepentimiento 
mude cí rumbo, ó buelva el paíTow 
Pues qu'ando,que no lo- remo, 
las dos nos arrepi«tamos, 
romper podremos a quexas 
los Cií'los, mas no los lazos. 
Que un matrimonio a difguíla, 
« guerra , es ficio , es aííalco,; v 
donde hafla que venza el uno^^ 
'Crudamente nrucran ambos. 
Ya con voluntad agcna 
vivimos , y ya es vaíTalIo 
el alvedrio, que fufrc 
de ageno imperio los brnzoftí 
Eífo que nos permitieren, 
folo ferá nueftro,armando, 
no de flechas la obediencia,- 
fino el rcfpcto de aplaufos» 
Pero íi libres , y altivas 
eíTempciones profeíTamo^ 
y cífadas obedecemos 
peligros , y antojos Vanos. 
No avrá tormento,ni afrenta,; 
que las dos no padezcamos, 
dando gemidos fm voz, 
diciendo injurias fin labios.' 
$in^az eftá| á la yida> 



n» 



de Don Antonio de Mendoza. 



fin lañlma los trabajos, 
los pefares fin focorro, 
fin enmiencU los engaños, 
^n oivios todo ci Cielo, 
fin remedios todo el daño, 
íirt paciencia el fu frim lento, 
y la venganza fin manos. 
León, Jefus , hermana ! ay Jefusí 
dexa rcfpirar , C\ acaío 
lo permiten los fcñores 
crefpos maridos de ogaño. 
No veo en tu prevenido 
fcrmon , tenebrofo ,'y largo, - 
ni aqui paz , ni defpues gloria^ 
todo es guerra , todo es llanto. 
Solo te falto facarme 
( y era poco ) entre dos palos, 
crucificado un marido, 
y te juro que lo aguardo. 
Mientras refpondo de veras, 
quiero , aunque eftán olvidados, 
decirte un chille , que cuento 
le llamaban los ancianos. 
Daba el habito á un Novicio 
un Prior >, y en acabando 
la ceremonia , le dixo 
muy fefudo , y mefurado: 
Hijo de la Religión, 
los afanes , los canfanclos, ' 
los aprietos , los rigores, 
todo es , hijo , el primer año, 
que adelante con la ayuda 
de Dios , y la mia , hermano, 
^uiíieras no ha^er nacido, 
tanto cfpcre el que hace tanto» 
Partéeme que el exemplo 
no es meneñer aplicarlo, 
y que fientes que olvidaíle 
otro confuclo tan falfo. 
Hermana , en lo myfteriofo, 
fin lo augero , en lo afect^dpj 



301 

qu,eriendo hacerlos decentes, 

te hacen necios los recatos. 

Ya que tu del matrimonio 

las ttiontañas me has pintado, 

los defpeños , los horrores, 

los aflbmbros , los peñafcos. 

La pobre doncelkria 

íi que obferva eíTos enfados, 

de una madre en la claufura, 

V en la Religión de un mantOi 

Pero las cafadas oye, 

que de las muy cuerdas hablo, 

en quien con lo entretenido 

Hofe embaraza lo fanto. 

No has vifto en Madrid el rlOj^; 

donde es tan dulce tacaño, 

y mozo de tan buen ayre 

el picaro del Verano, 

las embozadas meriendas,^ 

fus verdes travieíTos baños,' 

blanca injuria de las hondas, 

frefca embidia de los ramosa 

Pues todo , todo lo gozan 

cafadis nobles , llevando 

la villa , y la confianza 

de un marido atento , y fabí6¿ - 

Que holgura licita , y cuerda 

fe les niega , desfruíando 

el jardin mas efcondido, 

el mas publico teatro? 

Sus repetidas vifítas, 

que en nuevas, y en juicios varlo^ 

fon trompetas las feñoras, 

fon gacetas los eftrados, 

que entre permifsiones tantas, 

lo ceñido , io templado, 

aunque todo deuda fea, , 

todo merece un milagro» 

y fi foltaffe la vifia 

a lo diferente , y flaco, 

in quien los mozos fcñorés 

todos 



3 OÍ El "Trato muda cojiumhrcj 

todos los Condes tan claros, en vez de eftár un efpofo 



Nada de lo diferente 
he de pvcrckr , paflb- llano 
qukro no nvas , que primores 
fon dlfcreros defdichados. 
Nada fufro que me apriete, 
vcuido , y marido holgada, 
alegre Temblante , y vida, 
alto cuello , y chapín baxo. 
Taz á taz voy con mi efpofo,; 
yo cuerda , y el avifado; 
yo enamorada , fi él tierno; 
yo apacible , í? él humano; 
yo fiera , íí él imperiofo; 
yo enemiga , íi él contrario; 
yo rebelde , íi él terrible; 
yo temeraria , íí él bravo, 
que no es ley , honor , ni deuda 
fufrir un dueño un tyrano^ 
muy fobervio de dichofo, 
muy prefumido de ingrato» 
Juan, Hermana. 
León. Lo dicho dicho. 
Juan, Pues4o efperado efperado» 
León, Pues animo á La batalla, 
Juari,V[its vencerán los Chriftianos» 
l^anfe^y fakn D.Sancho, y D.Juan^r 
Sanch. Ya vengo refuelto encílo. 
jfuan. Venís loco? 
Sam, Vengo honrado. 
j^«4».Nunca es hónralo efcufado. 
Sane, Lo forz©fo nunca es preílo» 
j''»¿i».Dexadmc,que aun no es m¡ tío 
tan eftraño como vos, 
que íi él hizo con los dos 
aquel frefco defvario, 
fué á lo menos corteíana, 
y ayrofa la novedad, 
mas la vuefira es necedad, 
tan peregrina , y temprana, 
alíela noche de cafado. 



entretenido amorofo, 
fino alegre , y fazotiado, 
vos con rigores no pocos» 
penfando cílais en poncí; 
á vueílra noble muger 
leyes , y preceptos locóse 
Aora quando era jufto 
hacer en aníia amorofa 
con vueílra gallarda efpofa; 
tantos apíaufos al güito, 
darla queréis inítrucciones 
fcveras , defconfiadas, 
pudiendo fer defdichadas 
■«oticias las prevenciones, 
y queréis qucvueílra eípofs 
pienfe de vos defdíchado, 
que teneros por menguado, 
íerá cenfura piadofa. 
Vos no queréis entenderlo^ 
que es decir á «na muger 
todalo que no ha de hacer» 
decirla que puede hacerlo. 

Sane Havels dicho? 

Juan, He dicho , y poco«, 
que es fiera , y defapaclblé 
la cofa menos fufrible, 
la mala razón de un loco. 

SanclAay de lo hermano mayo^ 
os portáis , y es cafo fuerte, 
y aun injuria , lo que advierta 
el imperio , y no el amor. 
Oídme , pero írn pena, 
y íin furia , que íi eftoy 
necio aora , no lo foy 
en cofa , ni en cafa agcnav 
Vos tenéis por prifa vana, 
que a mi efpofa en paz amiga 
efta noche yo le diga, 
lo que no ha de hacer mañana; 
Si luego ella aocUe tf ato 



de Don Antonio de 

de advertirla, verá en eíTo, 
que no es culpa de íuceíTo, 
fino ley de mí recato. 
. y fi en otro qualquier día 
ío advirtiera , fácilmente 
penfara , que fue accidente, 
y que no es condición niia. 

Y atenta do(ílrina es, 

¡que no ignore , íi lo iga/sra, 
que hombre que lo advierta aora 
no lo fufrirá defpues. 
Juan, A.y tan nueva prevención! 
reírme , hermano , dcxad, 
que aun maS que la necedad 
^s necia en vos la razón. 
Antes , en fin , de acoftad© 
haveisde háblar?^¿í;2r/7. Señor, 
muy antes. JaíJ«. No era mejotr 
, para defpues lo caníado? 
Ya que abris tan frefca llaga, 
quien os ha hecho temer, 
.que hiciera vueftra muger 
lo que no queréis que haga? 

Y prevención corta ha fido, 
y no de animo íincero, 

no prevenirlas primero 
<de que erráis tan prevenido. 

Y ved , hermano , por Dios;, 
•que la ofendéis , pues anfí, 
;lo que ella hiciera por sí, 
'Creeis , que lo hará por vos. 
<)uitalsle en tan flaca mueftra 
una gloria , en que os arguya, 
•que á lo que es decencia Tuya 
ilapi aréis prevención vucftra. 

Sanch. Si ella noche , en fin procuro 
poner'con ley rigurofa, 
leyes , grillos á mi efpofa, 
á qué riefgo me aventuro? 

Jtian. Qtie os tengan. 

Savfb. P^nfo , lio quiVrQ 



3^1 



Mendoza. 

oyrlo de vos , ferá 
que por necio me tendrá.,- 
por villano, por grofíero, 
por torpe , por defabrido, 
por cruel , por infuftiblc, 
por eftrano,por terrible, 
por loco , por atrevido. 
Pues perdone mí nvjgcr^ 
y quantos fe canfen dello, 
que todo eíío quiero fello, 
y «o lo que puedo fer. 
jf^¿írz.«Pues eíTojy círotro,y todo 
lo fcreis , que en un eftraño 
difcurío fabrica el daño, 
mas que la fuftancia el modo; 
Ya que fois novio importuno^, 
hae^d lo que pruebo yo., 
lo que el mas necio , mas no 
ló que no hiciera ninguno* 
Vos con nuevo defatino, 
-y defcaminado empeño, 
•no atináis i que es dcrpeño, 
lo que pcnfais que es camino? 
Lapiiigerque masfe mueftra 
flaca , quando va á.perderfe^ 
firme fuele mantenerfe 
en la confianza nueftra. 
Mas fi fon defconfianza 
la tratamos , vengativa 
todo lo arraftra , y derribí 
haftalamifma eípetanza. 
Tenga , pues , fi fe acomoda 
vueftra quietud á renella, 
todas las virtudes ella, 
vos la confianza toda» 
No os la quitelsjque fi indiqí^í' 
dais en ocafion alguna, 
de que os falta efta colunag 
mucho temo el edificio. 
Y tanto a temerle llego, 
.§aeio gue i^iiorante , y rudo 



m 



304 El 'Trato muda cojlumhre, 

os erráis por no fer mudo, partid la embidia también. 



!o pagareis por fcr ciego. 

Sanco, En fin os parece error, 
y no lo aprobáis? J^«¿í«. Que fea 
tan necio un necio! SanchJ^at^ ea 
difcrctifsimo feñor, 
feguid vos lo confiado, 
yo lo temido , y veremos 
quien hace de ambos ertremos 
el fuyo mas deídichado. 

Juan, El vueftro yá lo aveis hecho, 
que locuras tan pefadas, 
primero que pronunciadas 
infaman dentro del pecho. 
Y dexemos tan canfado 
coloquio , que vive Dios, 
que aun dichofo , vos con vos 
fiempre fereis defdichado. 
ialen Don Diego ^y Moron^y hablan 
aparte los dos hermanos, 

Dieg* Que tu lo viíle ? que es cierto 
que fe defposó Leonor? 
ó en el mundo , ó en amor 
quando fe duerme defpiertoí 
En tan injuftos enojos, 
folo en mi daño creídos,- 
de efcucharlo los oídos 
cftán temblando los ojos," 
Defpofarfe, porque fue 
conveniencia , no pudiera 
hallar mas vil, mas groflera, 
baxa difculpa la fe. 

^Mor, De toda doncella infiero,' 
crecidita,que arde,y muere 
por matrImonio,y que quiere, 
no el mejor , fino el primero. 

Dig, Si eftarán yá recogidos? 

Mor, Si cumplen con los cafados, 
hora de eftár acodados, 
pero no de eílár dormidos» 
gue curiofidad tan vana! 



tu cña noche fe laten, 

y él a ti por la mañana. 
Dizg. Qv,h vil pena, y qué bien lidia 

con ella mi fe inínortal, 

pues llego á tener un nii!, 

que le confuela unatrobidia! 

qué haré yá fin efperanza? 
Mor. Irte, y Ci á acollarte vas 

folo , de ambos tomarás 

honradifsima venganza. 
Dieg, Mira fi parece Inés. 
Mor, Inés no ; pero los dos 

novios. Dieg, Qué dices? 
Mor, Por Dios 

q«c fon ambos. luán. Ello es ' 

defdicha , hacedio en buen hora,- 

que es peor , y anfi lo efpero, 
Sanch, Tarde es , cenemos primero; 

pero dos hombres aora 

en cafa , qué bufcarán? 
luán. Puesfi ay dos bodas en ella,; 

y en fazon tan dulce , y bella, 

todo marido es galán. 

Eífos mozos , en quien brilla 

la edad,avrán entendido, 

que Comedia hemos tenido, 

y alegres vendrán áoilla. 

Y fi acertaren á fer 

dados a la devoción, 

vendrán á oír el fermon, 

que hacéis á vueftra muger. 
Sanch, Donayrcs aora? luán, Sori 

vueftras cofas de tal ayre, 

que aun haciéndolas donayre, 

fe hacen defefperacion. 
Mor. Atiende , que el un cafado 

mira de marido nuevo. 
Sanch, Con poca paciencia llevo 

lo cmbarazofo, y lo hallado. 

Hidalgos defadvcrtidos, 

qué 



de Don Antonio de Meíidoza. 305 

que bufcan , y rati defpacio, laíllma es que aya topado 



que efta cafa no es Palacio, 
que confíente entremetidos? 
Ponep delante Don ]uan. 
J«4 í.PaífojDon Sancho, que modos 
fon los vueftros? nop^nfeis, 
cuerpo de Dios , que? os haveis 
caf^ido aora con todos. 
Ca valleros , yo creía, 
que penfafteis , que aquí huviera 
alguna íicrta , que fuera 
digna de vucfíra alegría. 
y lolo para poderos 
entretener , lo ellimára, 
y que todo feüejara 
á tan nobles Cavalleros. 
'Mor. Vos nos haveis conocido, 
cabalmente: la María 
de Riqutlme , compañía, 
la muger de fu marido> 
que venia i entreteneros, 
creímos, Diego.Y bien lograda 
es á lo menos la jornada, 
que ha llegado a conoceros, 
porque vueílra cortefia. 
Sanch, No es ningunajcumpllmiétos 
á cftas horas? J«.«». Sentimientos 
dais á la modcília mia, 
ya verán vaeftros engaños, 
que íi un hora no he podido 
fufriros yo tan marido, 
que hará Leonor tantos años? 
Venid , hermano , que escarde, 
'Sanch, Sin irfc aquellos? • 
]uan. Primero 

nofotros. Sanch, Que? 
"^uan. Cavalltro 
mandáis mas? 
Pieg. El Cielo íos guarde. 
J«.í;7.Vive D;os,pucs,quie he de ver. 
Mor.hy tal temple de ciMolf^an/e 



efte hombre aquella muger. 
Dieg, Aunque es tan inexpugnable 
la íuya , feguirla efpero, 
pero defte majadero 
nada puede fer amable. ( dído 
Mor. Y Leonor? Dieg. Hameofea- 
toda el alma: ó quien pudiera 
querer la hermana , que fuera 
grande ayuda fu marido. 
Mvi-, Que diQincos dos iiermanos! 
Dieg. De oy masrefpondcrle efpero 
á el Don Juan con el fombrero, 
y al Don Sancho con las roanos, 
Mvr, No ay que aguzar los aceros, 
íí el fímplon lo entremetido, 
nos virúo , el otro entendido, 
nos forró de Cavalleros: 
Inesfale. Sale Inés* 

In. Con que güilo 

falgo ! Dieg, Inés mía. 
In, Señor. 

Dieg. Que impofsibleí 
In, Ni ea tu amor 

me hables , ni en tu dlguñoj 
y lee efte papel, y efpera: 
pero á Dios. 
Mor. Como ? eíTo nones, - 

que me han de oir mil razones; 
In* A no fcr pocas , lo hiciera, 
decentar la voz no quiero 
en eíTa migaja. Mor. Inés, 
dime aora, y no defpues, 
de tus amos. In. Lo primero 
es, que ya cenando eílán, 
mi amo Don Juan mas guílófo^ 
mas alegre , mas chiñofo, 
que la noche de San Juan. 
Pero fu hermano Don Sancho, 
con la vifcra calada. 
Mor, El es novio de lanzada, 

y ccrvi. 



3 oá El Trato muda- cojlumhre, 

ccrvjguiüo corto , y ancho. y engaños, que letras leo. 

Que fiero , y hofco es el hombre, Mor, (^ue tenemos? fon dKculpas, 



derrengada vlfta , y ceja, 

y fin anomlo en la órela, 

no íe puede oír fu nombre. 

Enán con inuclio alborozo 
■_ las hembras? /??. Mi ama no; 

pero no le liare yo 

viejo amor , ni nuevo mozo. 

En dos ayrofos manteos, 

blanco , y nácar defcolladas, 

y en mefuras colocadas, 

embaynados los defeos. 

Aguardan con bizarría 

fu permitida licencia, 
' de una juila violencia 

la forzofa demaíia. 

Y porque yá avrán cenado, 

y recogerfe es raz6n, 

y la noche , y la ocaíion 

^>ide filencio al íenado. 

A Dios , que dcfpucs fabrás 

de los nuevos defpofados. V^fe, 
Mcr, Inés , yá no eftán cafados? 

fepa el Turco lo demás. 
Dicg. Quanto mas Ico el papel, 

tnas filfcdad me parece, 

^que efte crédito merece 

verdad , que empezó fin el. 

Tarde me perfuadirás 

á mas fe , y á menos ira, 

que es proprio de una mentira, 

focorrcríc*Je otra mas. 
Mor. A la eícafa lumbrccilla, - 

que ofrece en eña ocaíion, 

en vez del grave blandón, 

la picaiía lamparilla; 

que fe á pensó , mi amo veo 

rumiando lastriftes hojas 

de aquel papel, 
Diego, Mas congojas, 



de forzóme aquel ¡Serón? 

Vieg, Oye , que liaÜa en la razón 
hallan peligro las culpas. 

León. Sin fe una injuíla violencia 
me casó , quando vivia 
bien hallada en ti la mia, 
mi muerttí.fue mi obediencia. 
Una flaca refirtencia 
ninguna vlcloria alcanza, 
yá es mi pena tu veivganza, 
y advierte que en la ocafion, 
dentro de la poííefsion 
también cabe una efpcranza. 
Moron,di,qué es eño}Mor. Que? 
quieres que el alma le faque 
en decima, en badulaque, 
de la efperanza , y la fe? 

Dieg, Efperanza? 

Mor. El entendello 

dexemos , fino te enoja, 

á la providencia floja, 

que llaman dormir fobre ello. 

Dieg. Yo bien lo entiendo. 

Mor. Qiie es chanza, 

que en promeíía tan vacía, 
engaño , y bellaquería 
caben , pero no efperanza. 
Dexa yá defta cruel, 
como dicen los menguados, 
en i'l jubón los cuidados. 

J^iegü. Morón, los que cflan en cK 
Incs íue{Il?/Vz^£)?'. Luego al punto, 
que el Sanchül, 

Diez* Sancho fe llama? 
pero es dueño de fu ama. 

Mor. Es marido de por junto 
el Sancho. 

Dieg. El Sancho nació 
de fu condición efclavo. 

Meri 



de Don Antonio 

Mor.VX Sancho csD. Sancho eiBravo, 
y el manfo le efpero yo. Vanfe, 

Salen Don Sancho , y Doñajuana, 

Sanch. No os acoftcis , Doña Juana, 
oíd antes de honor llena, 
una platica ; y ü es buena, 
nunca os parezca temprana. 
Doña juana , es iin cuidado, 
que fi no fe dá , fe tiene, 
quien dice loque convicr\c, 
aunque canfc , no es caníado. 
No 3.\ ifo en lo que os prevengo 
nada ; y íi juño.no viene, 
con el humor que otro tiene, 
, ferá con e! que yo tengo. 

J^í/^r^-Admirada eíptro,y muda, Ap* 
donde va á parar elle hombre,- 
pero aunque todo me aflbmbrc, 
íolo hace miedo la duda. 

Sanch, Deídcla primera hora 
de efpofo , hacer he fabldo 
cfta acción , perdón os pido 
de dilatarlo hafla aora. 
De la manera que ai Cielo, 
, que fus influxos reparte, 
fe le fufre en cada parte 
el ardor , el ayre , el yelo, 
afsi es forzofo , y debido, 
que ya en pcfar , 6 en placer, 
futra una honrada muger 
el temple de fu marido. 

Juan. Etía es razón tan'forzcfa, 

que le íobra lo advertido. 
Sanch. En la muger lo fufrido 
es la parte mas hermofa: 
Efperareis reprcí.tnnoiics 
pulidas , y bachilleras. 

Juan. No cipero tal. 
Santb, Ko a mis veras 
razón , pero si razones. 
Vos haveis de andar , 6 yo 



de Mendoza. 3 07 

con el tiempo , que en cñremos 
diftintos cada hora vemos, 
un vario , un nuevo Madrid, 
Si el poderoío govierno, 
el Prado , y calle Mayor, 
prohiben en un error, 
es un melindre moderno. 
A todo haveis de ir adonde 
todos-^ án , mi madre fue, . " 
no temo jo que fe vé, 
ni apr^icbo lo que fe cfconde. 
En citaciones efcuío 
hablaros , y íi ha de fer, 
bact d iü que haveis de ha^er 
por devoción , no por ule. 
Amigas , no se que os diga, 
mr.s íi se , la que eligiera 
vueftra atención para nuera, 
cíía efcoged para asiiga. 
Lostrages ,que en va«rios modos 
fon un defvelo importuno, 
no haveis de in\ entar ninguno, 
mas podréis entrar en todos. 
Otros myfterios , que os ruego, 
que ignoráis , no , n© os lo digo, 
que es preílo , y no foy amigo 
de decirlo todo luego. 
Con eüo acoftaos en tanto, . 
que yo decirlo no qtúero. 

Juan. No sé qual ponga primero, 
la obediencia , 6 el cfpanto. Ap, 

Sanch, Que refpondeis? 

Juan. Qiié deídichas! 

Sanch. Qué deciades aora"? 

Juan. Que mi obediencia os adora: 
Necedades tan bien dlchasj Jp, 
mas es mi cfpoío , aunque muera 
refpctare íu rigor, 
que defear al mejor, 
pero füfrir á qualquiera. Vafe, 

Sane. Aun fatistecho no quedo 

V2 ¿e 



3o8 



de que dixe'lo bailante, 

marido anduve , y amante, 

t'juicTO ctiív.pllr con el añcdo, 

l^ara \z noche primera 

algo dixe , y mas liablára, 

íi otro mal no me llamara, 

y que bien lino lo fuera, 

£n hora tan fofpechoí'a 

dos hombres ? tiemblo de oírlo, 

no tengo para fufrirlo 

la condición tan dichofa. 

Toda la cafa he de ver, 

y toda la he de cerrar, 

con dudar , no ay que dudar, 

con temer , no ay que temer, 

A obfcuras la cafa eñá, 

paíTosvoy fintiendo. 

Anda todas las puertas ,yfale 
Don Juan, 

Juan, Un daño, 

que recelo , y que no eílraño, 

. que fea de todos ya, 
me ha inquietado aora , y temo 
una fiera pcfadumbre 
en mi hernnano , que acoftambre 
aun caminando fu eftremo. 

Sancb, El rumor fiento ázia aquí, 
mataré á quien fuere : un hombre 
íicHto alli. 

Sale Dona Juana, 

Juana, No sé qué nombre, 
¿ lo que paíTa por «íi, 
pueda dute n¡i marido, 
aun antes de ferio en todo, 
¡nfirucciones , y en tai modo 
dcfpertar de no dormido, 
no se lo que puede fcr. 
Negaríc luego á la cama, 
quando á caricias de dama 
cfpcraba á fu muger. 
Qué ferá , Cielos? ¿'rfWf.Qukn vá? 



ElT^rato muda Goflumhrcy 



hombres digo que he fentick>. 
JuariaXo'L efcuché. Juíin,^{[c ruido 

de un gran mal indicios dá, 

que ázia el quarto de mi hermano 

lo Tiento. Sane. Diga quien es. 
"^ua.ky Jefus ! Jw^w.Yo tomo, pues, 

aquella luz , que no en vano 

pienfo que temo. V^f^» 

Sanch, La vida 

perderá , fino habla prefto. 
Sale Don Juan con luz» 
Juana, Señor , efpofo. 
Juan, Qué es efto, 

Don Sancho hermano? 
León, Perdida 

falgo de ver , qne mi efpofo 

con efpada , y con broquel; 

mas Cielo ! ]uan.C¿(o cruel! 

hombre fiero , y ladimofo, 
Leo.Hcrmana., SancVzrácá el fuíló,' 

en cafa ruido fenti, 

fali , y mi eípofa tras mi, 

pero a qué? temerlo es jufto: Ap¿ 

la obfcuridad , y el rumor, 

que cerca de mi fcntia, 
Leo,Qi¿h ha fido efto , hermana mía?, 
Jua7M, Por fu honor , y mi valor 

lo callaré : unos ladrones 

íinrio , yo fall , y a obfcuras, 

penfando. ]ua}7. Vueftra locura, 

que no ya imaginaciones 

no han de traer á eflado. 
Sam, Siento ruido , un bulto veo, 

fin luz íi'k^o. Juan, A todo creo. 

que íaldreis dcfalumbrado, 

ves fois noble , vive Dios. 
Sane, Si reñís , y no en fccreto, 

no he de guardaros refpeto. 
Juan, Pues yo fi el decoro á vos» 

Aun no eftaba recogido 

Don Sancho es , que al punto oy6 

el 



de Don Antonio de Mendoza. 309 

JORNADA SEGUNDA. 



él ruido , y le eftímo yo, 

que aun no ertuvieíTe dormido. 

Ya huyeron ^ bolvamos pues, 

á recogernos, 'l.^on, Ay Juana, 

qué hombre es efte? 
Juana, Vn hombre , hermana, 

tan defpicrto como ves. 
J^«.i«^. Amigas , mientras bolvemos 

á mirar la cafa , entrad, 

y de la noche lograd 

lo que falta, L^o». A tus eftrcmos 

pienfo , hermana, que has medido 

el cfpofo que has topa Jo. 
J'//.?;'?. Siempre deberá el cuidado 

mucho mas á lo marido. 
Líü;í.Qt^ie honrada, y que mentecata 

refpuefta! 
Juana, Como eíTe nombre 

le das? 
Lean, Galán para el hombre, 

y para moger lo ingrata. 



Sale Morón andando aprifa, miran- 
do azi a atrás , recelando fe que le fi- 
guen y y bufe ando donde efon^ 
derfe yyfale Don San- 
cho tras el. 
Mor, El Sancho con criminales 
paífos me figue , y molefta, 
y es hombre para una ficftx 
de los fieros animales, 
Efto de íierpe lernéa 
es corto requiebro. 
Sañcb, El es. 

Mor, El.Sancho es hombre de píes; 
Sancb, Ha iiiddlgo. 
Mor, Quien me hidalguea? 
ó mi ícñor. Sancíj, Efcudero, 
que bufcais ? Alcr, O mi fenor, 
cierto amigo , que un Doftor. 



Ju^n.Uon Sancho,efto va en fecrcto; San,Ho os turbéis, moílrad primero 



alabaos , qr.c haveis llegado 

á que lo defconHado 

íio puede en vos íer difcrero. 

Mirad , Iiermano , por Dios, 

que defdichaíin morir, 

ella fe fabe venir, 

no la ayudéis tanto vos, 

que os juro. SancNo juréis nada, 

eternamente he de hacer 

lo mifmo. jFwíí. Haveis mcnefter 

mas fufrimiento , que efpada. 

En fin no ay remedio ? Sanc.No, 
Juan, Vivid con vos , efto os digo. 
Sancb, Si para v¡\ ir conmigo, 

ya sé que me biílo yo: 

6 qué hermano tan fiw brío! 



d papel. 
Morón, Yo? 
Sanch, Vive Dios, 

infame. Mor, Terrible aprieto! 
Sanch. Suelta ya. 
Mor, Oid un fecreto, 

el papel no es para vos. 
Sanch, Claro es que no es para mí, 

pero fera : mal nacido, 

la vida , ó el papel os pido. 
Mor, No es igual el trueque,* 
Sanch. Aqui 

has de morir , hablador, 
-/S^or. CXiie me matan. 
Sanch, O villano. 

Sale Don Juan, 



Juan,0 qué miiger de honor llena! Jua^VoctíS fon, que es cílo,hermano?. 
Juana. O que fuerte para agena! Sanch. Elte villano íraydor, 

Lcon. O-qué hombre para fer mió! que trac v>\\ papel. 

^' i Juan¿ 



3IO 

Juan. Quz importa? 

Sanch. ()ne importa ", li le ha traído 

á mi tfpofi? 
Juarh Hcaíbre atrevido, 
la Í!iju¡.\vi Icn'Tj'.Ki rtporta, 
que es iiiiporsibie , íunqnc veo 
otro mayor , que es oírlo, 
y otro mas vil , que es decirlo. 
Mor. Todo es h\(o.Juan»Y-o lo creo. 
Sanc.V\c:\r\o. J*/í¿í».Aparta *, el papel 
me dad á mi. Mor, Eílo es peor, 
bolverme ferá mejor. 
Juan. Luego bolvereis por el, 

moftradlo. 
Mor, Ved , que os le doy fano. 
Sanch, Yo le quiero ver primero. 
jHu,Vn\r\tTQ} ni aun defpues quiero, 
y de que íeais mi hermano 
mil veces me ofendo ; en que 
vueüra misgcT en cfe<5to 
osdefmerece elrefpeto, 
,. la confianza , y la fe? 

Pues quando ( aunq no ay difciilpa 
€n ello ) un error hiciera, 
gran culpa digo que fuera, 
mas decirlo es mayor culpa. 
Que cofa ? para mi hermana 
papel ? quiero hacer recuerdo 
deíte hombre , íi ya m€ acuerdo. 
Sane, (}ué fcguridad tan vana! , 
Juan. Doña juana es vn efpanto, 
es un prodigio de honur, 
y defpues de mi Ltosior, 
de ninguna creo tanto. 
Abre el p upe]. 
Será una cofa de rila, 
y donayre. Sam. Verle preflo. 
J'wu?;. Válgame el Cielo ! que es efio? 
qué no he efperado ! que apriíaí 
Un veneno de anuas ilcno 
por mi pecho fe dilata, 



ElTrato muda co/iumhrCy 



que es mil muertes , y no mata 

por mas partes de venenos. 

Jefus , que eüraiVa locural 

y qué dlicrente coi a! 

papel para vccftra cípofa? 

quien la hallara tairfegura? 
Sane. Turbado efta : otra vez digo, 

que es para mi efpofa , y mucre 
por deslumhrarme ; eíío quiere, 
bien lo acabará conmigo. 
Juíi.Ldi injuria,que aun no temía Ap* 
en mi hermano , ni en agena 
muger ( que rabia 1 qr.é pena! ) 
toda ha llegado á fer mia. 
Efte papel fe efcrivio 
á Leonor , á mi muger, 
la defdicha puede íer, 
mas no el deberfela yo. 
Eftoy furiofo , y corrido, 
de que vos á una inocente, 
tan virtuofa , y prudente, 
la ayais , Don Sancho , ofendido* 
Con iniítil piedad vengo Ap» 

á curar , porque mas pene, 
la herida que otro no tiene, 
callando la que yo tengo. 
Sane. Todo el papel me ha calladoj 
y es la caufa toda mia, 
con razón me lo encubría 
el picaro del criado. 
Ju.tn, El borrador , y el papel, 
deícuido , que aun da cuidado^ 

^ vienen juntos , bien peníado 
el agravio que eílá en él. 
El un papcí buelvo aqui, 
cumpliendo , y difsimulando 
con un ntcio hermano , quandp 
me he meneítcr para mi. 
Mancebo defacordado, 
bolved á vueftro exercicío, 
baile fer ruin el oíicio, 

BO 



de Don Antonio de Mendoza. 



no le hagáis vos defdichado, 
Lle\ad , y con mas recato, 
eíTe papel á quien va, 
no erréis mas , qae no os faldrá 
quizá otra vez tan varato. 
Andad , andad , que o> prometo, 
que aun dixera. Mor. Vuefafted 
m: hiciera mucha ir^erced: 
gran menguado , 6 gran difcreto 
es efte hombre , que el vilietc 
fio le ignora , voinie , y callo: 
donde cllais , que nunca os hallo, 
ventnriilas de alcahuete? 
Quien le diera con un bolo! 
que mira, 

Sanch, Que bien fofpecho! 

Mot^VLcDioSyq es muy mal hecíio, 
que le dexen andar folo. Kíí/í'. 

Juan, Donde vais? 

Sancb. Yo voy adonde 
me importa. 

Juan, Graciofo eftremo. 

Sanch, Sabré quien es,que me temo, 
que es criado de algún Conde. 

Juan. Tened: es poísible, hermano, 
que iraaginaííes aquel 
defvario ? fois cruel, 
fois injufto , fois tyrano. 
Vueftra defdichada efpofa 
tiene por mas defdich. da 
con vos dicha deshonrada, 
qué aun no bafta la hermofura? 

Sanch, Penfais que eftoy fatisfccho? 

Juan, Yo penfar tal dcíatino? 

Sancb. Yo creo lo que imagino. 

Juan.Qut os haga muy buen prove- 
que contra vos ienc á fer (cho, 
penfar tantas liviandades. 

Sancb. Yo pleofo j y digo verdades, 
que vos queréis cfconder. 

Juaif.l'Vi cflb es verdad,ni fe entiéde. 



311 

que debáis decirlo vos. 

Sancb, Don Juan, 'a verdad es Dios, 
quien no la dice , la ofende. 

Iiian, Juftamente fe retira, 
íi á la decencia es contraria, 
verdad , que no es neceílaria, 
bien merece fer mentira. 
Mas para vos no ay tormento 
como vos. 

Sanch, Si efto es gran mengua 
fcd vos cuerdo de la lengua, 
y yo del entendimiento. Vafe, 

luán. A folas conmii-o quedo, 
íin atreverme á mi mal, 
que en mal tan nue\ o , y mortal, 
hafta el valor hace miedo. 
Mas la cara al enemigo, 
bolvamos á ver , leamoj 
fi eftemonftruoque efpcramos, 
es amenaza, 6 caí^igo. 

heon. Leonor tu s fatisfacioncs 
de brazos de ageno dueño, 
fin aplaufo las eCcucho, 
templadamente las creo. 
Si cíhlsdcfcoiitenta , el trato 
es mañofo amigo , y aierdo» 
pon ]uan milagros le fia 
á la ocafion de un dilcrcto. 
Aq: i efta borrado , ingrata, 
( vulgar cofa ) aqui no quiero 
mas difculpa, y aquí dice, 
para engríaos íobra el tiempo. 
No relpondi á tus papeles, 
ni recados, porque hu\ icron 
menefter , í eonor , entonces 
todo yo mis fentimientos. 
Satisíaciones ? papeles? 
recados ? qi:c bufeo , y temo, 
y¿ mas tcfrigos , y e« culpa, 
que ariü fofpechaJa es lo mifmo. 
Mi feguridad , mi fe, 

\ 4 mi 



3 1 2 El 'Trato muda cofli/.mhrey 

mi caricia , mi refpeto, Y adicionada, y íervida. 



mi confianza, haüa llegar 
al pclii^ro de fu etlrerno. 
Con otro empeño á mis brazos, 
yopro(cguir ílcra en elios 
platicas, que aun de peníarlas 
fe ellremece el rufrimit.nto. 
Será lo mas valcroío, 
lo mas bizarro entrar luego 
con fuña , con furia , y rabia, 
feroz , turbado , y foberbio, 
¿ herir de una muger flaca 
el vil defcuidado pecl"io? 
á-enfangrentar noble mano 
«n rendido infame cuello? 
Quien dirá que es bizarría, 
ni valor ? puede fer el^o? 
.que no refiftido , y fácil, 
venganza ferá, y no esfuerzo." 
En ella culpas , y en mi 
agravios , que no fe han hecho; 
pero he de aguardar ( ay trifte! ) 
i que fe hagan , íi el fuero 
•del honot- rayos fulmina 
á eícondidos pcnfamientos? 
Sea el caíllgo en buen hora, 
íañudo , ayrado , y refueko, 
•que honrado ferá , no ayrofo, 
y hará mas ruido que excmplo. 
Pero aunque no ay otra cofa, 
probemos otra , en que veo 
m.as coníiancia , mas valor 
( ay íi fucile mas acierto!) 
Leou-or cftá aventurada, 
perdida íio , pues en medio 
de la libertad de mo7.a, 
lolo «itregada á fu imperio. 
Sus licencias moderando, 
fe permitió á un galanteo, 
fubornada de las dulces 
Ufonjas de amante tierno* 



y obligada , pufo freno 
á la ocaíion , y al decoro 
atados tu o los riefgos. 
Veamos ñ con el arte, 
y el cuidado , recogemos 
efta barquilla entregada 
á un ayrc de tantos vientos. 
Qiie fi la prudencia , y maña, 
por advertido , y fecreto 
cafnino , ayudaffe poco, 
y el cuidado obraíTe menos. 
Entonces íi llegaría 
á tiempo el deínudo acero, 
mas piadofo en lo mas bravo, 
mas limpio en lo mas fangrientoi 
Mi hermano , y yo caminamos 
á un mifmo errante defpcño, 
por fendas varias , que tiene 
muchos caminos lo necio. 
Honor , eílas dilaciones 
te facrifíco , y ofrezco 
mis ceguedades vendadas 
por lamparas á tu templo; 
que á los qiie aora me acuían 
templado zclofo , efpero 
poblar de eípantos,de aífombros', 
<ie horrores , y de efcarmientos. 
Vera Leonor , verá el hombre, 
verá el mundo,verá el Cielo, 
que no tiene menos furia 
la cípada en manos de un cuerdo; 
Sale Leonor. 

JLeon, Pareceme que he fcntido 
hablar con voces , y eílremos 
á Don Juan. 

Juan. Leonor es efta, 

yo os vengaré , fufrímiento. 

León. Efpofo , Don Juan , amigOj 

qué tQnús> Juan.Ol iifongero Ap, 
agravio, que he de tener? 

una 



de Don Antonio 

uru batalla , un infierno, 

un hermano, que furioío, 

porque triia un mancebo 

un papel , y recatado 

fe le cfcondio , de ira ílcno, 

y mas de Infamia, y locura, 

matarle qulfo, diciendo 

que era el papel (que baxeza!) 

para fu cfpofa: yo llego, 

libro al hombre, el papel tomo, 

, y iiallo en el ( ó viles zelos! ) 

otra cofa ; que diftante! 

que eftraña I en penfarlo tiemblo. 

Énfín , tan diftinta , y nueva, 

, mi Leonor, que te prometo, 

^ue te admirara : el criado 
dcfpido , el papel le buclvo, 
y a mi hermano ( eftamc atenta ) 
con defdén , enfado , y ceño 
k digo , Señor Don Sancho, 

. el termino indigno vueftro 
miente á vucftra íangre mifma, 
mas no á vueftro entendimiento. 
Por magcr tencis un Ángel, 
que es muchos en el ingenio, 
en la gracia , en la pureza, 
en lo apacible , en lo bello* 

. Advertencias , y regalos 
fe mezclen fi^mprc , encubriendo, 
que es propia herida , y en todo 
mueflre un repofo deípierto. 
Confiarla , divertirla, 
entretenerla , pues vemos 
que obligada hafla una fiera 
hace caricias al dueño. 
y quando ella advierta , y mire, 
que fin cañigos , ni fieros 
el marido tn vez de lanzas, 
empuña avifos modeftos. 
Quien duda , que cnerda , y fabla 
.en fus limites efírcchos 



de Mendoza, 315 

fe recoja , y luego fean 
los efcandalos exemplos? 
"Qiie fi medios tan fuaves 
nobaftaííen, hirro á hierro 
á fuego, y fangre,y fin que, 
ni aun cenizas dexe el fuego. • 
Yo mi fino , yo le llevara 
la mano, y con el denuedo, 
que á Leonor , fi a Leonor digo," 
en igual trance , y aprieto. 
Le paíTara el pecho , el alma; 
pero ay mi Leonor, quan lexos 
del daño eftoy ! pero en fombras 

• alfombraran mis recelos, 
miedos tengo , que Don Sancho,; 
con fu efiraño defacuerdo, 
fue á inquietarla ; voy bolando, 
quedate,Leonor,temiendo. Vafii 

León, En dcfdicha tan cruel, 
ay dicha como la mía? 
que efte papel me traía 
Morón fin duda , y con el 
topo el otro , que ha penfado 
que era para fu muger: 
y qué un necio fepa hacer 
buenas obras de cuñado? 
Todo es como yo pudiera 
pintarlo , fíga lo honrofo 
mi hermano , que un falfo efpofp 
lo paga deíla manera, 
Inés. 

Sale Inés, 

In. Señora. León, Trae luego 
los mantos. 

In, Adonde vas? 

León, Inés , defpues lo fabrás, 
y en fuma , ver a Don Diego 
me importa el vivir. 

In, Y en fuma 
eftás refuelta? 

Leotá, Ii:iíinito» 



314 El Trato muda cojiumhre, 

In» Pues huelo , que cl chapinito no eftorbo yo , y no lo fienda, 

yá 110 escorcho, fino pliima.'^^. 
León, Si Don Diego en cl papel 



me nombró ! pero no haría, 

que mas que culpa feria 

nioderna ignorancia en el. 

Quiero , aunque efte mefurado, 

defte fuceíTo avilarle, 

que fácil fcrá toparle, 

pues calle mayor , ó ti prado, 

no puede ningún ociofo 

negarlo á ertas horas. 
Sale Inés, 
Inés, Ya 
, tienes aquí el manto. León, Eftá 

defcogido? /w. Ten , que ayroío 

es el trage, y qué de hazañas 
, ha hecho un ojo tapado, 

en un cendal cmbofcado 

un eíquadron de peílañasl 

Vamos prefto no nos vea 

la hermana , ó la madre Juana. 
S Ale Dona luana al querer falir» 
luán. Donde con mantos, hermana? 
In, La Sancha con todos fea. 
León, Tengo una cofa forzofa 

que hacer. /«/i». No has de falir. 
Leen, No? 

-.pues quien lo embaraza? 
Juan, Yo. 
León. Conmigo tan imperiofa? 

eres mi madre? Iuan',Soy mas, 

que te conozco á fe mia. 
In, Ferma, ferma. 
luán. Hermana mía, 

no te canfes , no faldrás. 
León. Que faldré mil veces digo, 

aunque te pefe , que eftoy 

ya determinada , y foy. 
I^an, Pues yo he de falir contigo, 

que íi el negocio es decente. 



no ay que falir. 

León, Bien te entiendo, 

que hacer de lo Impertinente 
vjrtnd , ya es miña traydora 
de la mala condición. 

Iua;7, Leonor , tu tendrás razón, 
mas no hade valertc aora, 
que has de quedarte, ó contigo 
he de falir. In. Ven en ello, 
que un trafcanton ha de hacerlo. 

León. Quiero qiie vaya conmigo, 
que para lucer yo mi gufto 
no me cftorva nadie : vé 
trae el mato. Jw^w.Aunqueyo s^, 
que harás fiempre lo queesjufto, 
mientras tus efparcimientos 
llevas , llevarás mis paíTos. 

León. Las leyes mas qvie los cafos, 
en tifola. ]tian. Tus intentos, 
Leonor , no han menefter pocas, 
ponme el mantojadóde has de ir?. 

León, No te lo quiero decir. 
Salen Don ]uan ,y Don Sancho, 

luán. No me refieras tan locas 
diligencias. Sancb, Por los pies 
fe me efcapb. León. Ven tapada; 

'\uan,\o no he de hablaros en nada. 

^Sanch. Ola , donde van las tres? 

J«^». Qué os alborota ? (ay de mi! ) 
irán donde fuere juílo. 

Sanch. Doña Juana , yo no gufto 
que falgais vos. J/¿4».Mi Leonor, 
yo quiero que vayáis adonde 
guftareis , y que llevéis 
el coche. 

Sanch. En él no faldreis, 

que á mi j'.ada fe me efcondc. 

']uan. No hagas cafo derto,hermana, 
qué dudas ? por qué no vas? 

Sancij, Mi muger falir ya mas, 

ni 



de Bon Antonio de Mendoza. 



. «I aíomarfc á U ventana? 
Juan, Vé, Leonor. 
Sancb, No falgais vos. 
Jiij,n. \''c ta íola , y vete al prado, 
¿■íifií. Haced lo que os he mandado, 

Do5a ínana. Juan.Vwt Dios, 
- que han de ir entrambas.y quantas 
ay en cafa. Sancb, Mi muger 
lo que yo quiero ha de hacer. 
Juan. Qiiando fin baxezas tantas 
procedáis mas atinado: 
malo á mi tio cenemos, 
venid , pues , y a verle iremos. 
Sancb. No me apretéis demafiado, >. 
que antes en cafa encerrada 
mi muger ha de quedar. 
Juan. Hai to mas pudiera cftár 

eíía locura encerrada. 
SancHo he de fuñiros de oy mas, 
que excedéis. f«j. Los defabridos, 
preciados de mal fuTridos, 
fe obligan a fufrir mas, 
que aunq os pefc han de ir las dos. 
Sanco. Doña Juana todo el dia 
- á la labor, ^uan. Leonor mia, 
al prado , a todo , y á Dios. 
Van fe los dos. 
Incs. Frente a frente aora eflán 

dos opueftos efquadrones. 
Juana. K mi tan nuevas razones? 
León. Yo marido tan galán? 
Jum. A mi preceptos tempranos? 
León-, A mi dueño tan cortes? 
Ju.m. A migriros á mis pies? 
Le;j}¡.V¿.va. mi todo en mis manos? 
Juan, ("iue cfte yo íin libertad? 
León. Que efte todo en mi alvedrio? 
J¿¿.í/?.C^ic efcarmienre el honor mió? 
León, (^ic temple mi liviandad? 
Juan. i}uc mueílre tanta aípereza? 
León, QiK tenga tal confianza? 



31? 



Juan. Todo merece venganza. 

León. Todo merece firmeza. 

Juan. Todo defobliga afsi. 

Leon.)Áucho obliga un traro amigo. 

Juan. Honor , yo fea contigo, 
que yá todo es contra mi; 
que pipnfas hacer , Leonor? 

León. Yá lo tengo bien penfado. 

Juan, La calle Mayor , ó el Prado? 

León. Algo he penfado mejor. 

Juan. Tu fola tienes licencia 
de tu cfpofo , vé en buen hora. 

León. No pienfo falir aora, 

Juana , que es todo obediencia 
una libertad prudente. 

Juan. Qué duras fon , qué pefadas 
las acciones recatadas! 

Jnes. En compás bien diferente 
llevan . y en vario íemblante, 
las tortolillas de un nido, 
una baxos de marido, 
y orra contraltos de amante. 
Gran defcanfo es fer niirtína 
en tal garito : Hn ílncexas? 
yá no falcs? ]uan. En fin dexas 
de falir? Lé^c». Afsi corona 
de aciertos la confianza 
á un bizarro hidalgo pecho. 
Jua.Y en mi aquella inj-rla ha hecho 
rr.o' imitnro , no mudanza. 
Que ay mucho en lu'i que perder, 
pero por fer ley dLina 
el moürarle q-je camina 
erradamente , he de híicer 
lo que jamá^ no IkgO: 
á mi honrado penfamicnto, 
dé mucuras mi fentlmitnto, 
folo me perdone yo. 
Bueno es querer que por si 
fea yo á mi honor fiel, 
fi ha de íer i»as qye por él, 

por 



3 1 6 El Trato muda coftumlre, 

por lo que me debo á mi. Mas vé , Juana , que haces bien, 



Tener quiero entre excelentes 

partes , á mi fangre iguales, 

perfecciones naturales, 

no virtudes obedientes. 

Biixlísimo natural, 

íer bueno por complacer, 

y con afcdos de fer 

lifoniero efpiritual. 

Yo falgo , íi tu no quieres, 

aunque nada aventurando, 

tengan freno , pero blando 

las generofas mugeres. 

•Y por fineza lo cuentOi 

el no havcrie obedecido, 

que defta vez advertido 

en tan pequeño efcarmiento, 

que á hombre tan poco avifado 

avifarle no es injufto, 

que quien no fufre lo juQo, 

que fufra lo demafiado. 



y ambas guardemos jufticía, 

yo en pagar una caricia, 

y tu en vengar un defdén, 
j'/í¿íw.Pues oye primero , hermana, 

Don Sancho no io merece? 
/«.Y algo m:i'i.Juan. Que te parece? 
Leo.Quc en todo eres muy teriipranaé 

Entra > Inés. In}i.Voy con temor: 

qué , hermana Leonor , teneraos? 
León, Yo sé , Inés. 
Inés, Cuerdos eftremos! 

Leonor , no íois vos Leonor» 
León, Paguemos en noble trato, 

y advertida corteüaj 

que á una fe una vil'ania, 

ya es fer herege lo ingrato. 
Jfujin,lnhs , vén conmigo. Inh.Voyi 

donde te lleva el capricho? 
JuA.íi no hacer lo queme han dicho, 
Ims, Del mifmo trabajo foy. 



Leo/}. Yo, hermana , no te aconfejo, j^^^.í^.Honor , no ePreis vos qucxofo,; 
que en hacer lo que prohibe, que enrefolucion tan nueva, 

he vifto íiempre que vire yo no voy , porque me lleva 

muy diligente elcortfejo. la necedad de mi efpoío. l^anfe^ 

Sale Morón como que huye , y Don Diego dttrds. 
Mor, Dexame andar huyendo todavía, 

y no picnfcs que hacerlo es cobardía, 

que huir de tonto es el valor perfc¿lo, 

ciencia del fuerte , y armas del difcreto, 

ó bendito Don Juan ! Juan de buen almÜ, 

qué marido de paz holgado , y ancho, 

como contra veneno es contra Sancho, 
Dieg.El D.Sancho, es frialdad, que en hn te ha virto,; 
Mcr, No me preguntes mas ^ que vive Chrirto, 

que aun aquí del Don Sancho eftoy temblando. 
Dieg, Que tan noble , cortes , piadoíb , y blando, 

en tan duro fuceíTo el mifmo efpoío 

topo , y bolvió el papel , difcreto quifo 

callar fu afrenta , pero uó miavifo: 

vive Dios , que me aírento de ofenderle, 



de Don Antonio de Mendoza* 2 í 7 '^ 

y quiero antes vencerme , que vencerle. 
Mor. Haces hidalgamente , y que liid"alga 
muger , que eíia íerá la vez primera, 
■ que á un Chriíliano galán correfpondido, 
al mundo hacéis los dos exemplo nuevo, 
de tibio amante , y de zclpfo manió, 
que el Don ]uan que no rifa como potro, 
es marido de teta como el otro. 
J^ieg. Grai\ tentación nic ha dado ,y no efta ociofa, 
de galantear la hermana , iluftre , hermoíá, 
pues aunque honeíla , en fin fe vé ayudada 
de aquella tempeftad deíconfíada 
de fu efpofo , que cftán fus inquietudes 
de efcarmiento poblando las virtudes, 
y débame el marido impertinente 
el darle la razón de lo que íiente. 
Mor. Dos mozas que llamamos de buen garbo, 
que ya caduco eíU lo de buen ayre, 
y vulgarifsimo el deíayre, 
defembarcan de un coche. 
I>ieg, Bien fe huellan, 

gallardos brios , generofos talles. 
Mor\ No ay mejores cavallos de las calles. 
Salen Doña, ^uana , y Inés tapadas, 
Juan.i. V^illanafervidumbre , y mas villana 
la injuíla mano que oprimir intenta 
una alma noble , que naciendo eíTcnta, 
bate el erguido cuello -. ha ley tyrana! 
O arrogante ! 6 cruel fobervia humana! 
aun de exceder tus margenes fedienta; 
que libre ! qué atrevida ! qué violenta! 
jurifdiccion prefume fobcrana. 
Yo en paz criada , en reíplandor nacida, 
fin conocermis paíTos el denuedo, 
al decoro , al honor \ ivi rendida, 
mas ya es juílo poder lo que no puedo, 
que no es decente á generofa vida, 
que lo que obra el valor íe deba al miedo. 
Jues. Sabes donde eftás? ]uana,lnls, todo lo dudan mis pies< 
por nueva en eílos antojos, Qué calle es efta? 

jcodo lo ignoran aús ojos^ Jííís* Ay cjue , Juana;» 

lio 



3^ 1 8 El "Trato muda cojl umhre^ 

no ves tanto fcñor mozo, lo cierto es , pefar , cuidado. 



bizarro galán deftrozo 
de tanta quietud humana? v 
Es k Mayor. JuAn. Bien dude 
que etirnamente la vi. 

Incs. A Morón he viílo allí. 

Mor. Si aun lo miímo que fe ve 
no engaña ; á Inés veo aora, 
y á Leonor, 

T>ieg, Qvh injufto nombre! 
Juan. Eíte es Don Diego. 

Ine^* Ne-es hombre 

de buen arte ? ( la traydora 
bien le conoce } qué hacemos? 
no hablamos?J^/í,/K.Que novedad? 
hablar yo ? Inés. La ociofidad 
es gran pecido,, troquemos 
aquello , que travcíTura 
fe llama. ja¿í».íncs , yo tan vana? 
mas veamos fi mi hermana 
difculpa bien fu locura. 
Tapate mas , no te vea 
ninguno. Ines.Xn manto, feñora, 
anochece a qualquier hora; 
ce, galán. /ffí^r.Que bien fe empica 
en mi eíFc nombre! iwi'j.Simplon, 
conocerme? 

ílfor. Que tu eres, 

maldita entre las mugeres? 

Inés. Moderado focarron, 
llama á tu amo , y con recato 
di que llegue , y que no es 
Leonor efta. Mor. Como , Inés? 

Inés» Como es otra , mentecato. 

Mor, Gran razón! 

Inés, Tenle advertido, 

que hable de lo muy perfe.^o, 
que he dicho que es muy difcrcto. 

Mor. Sabe decir dcív alido, 
atención , galantería , 
tal vezdefayre , atinado, 



prcfumido groíTcria, 
Inés, Ay que difcrcto ! Señor, 

tiento en hablar,que es la hermana, 
I^i'g* ERos paílos , Doña Juana, 

enredos fon de Leonor. 
Mor, Es Leonor el Turco ? llega, 

defmefurate. úieg. Es en vano, 
Inés, Fiate un poco á lo humano, 

fuelta el mugcr. juu. Soy tan lega 

en el arte , que no sé 

ni aun el camino : yo llego; 

fols vos el feñor Don Diego? 
Diej^, Lo que ha negado la fe, 

bien fe prcgunta.jfí/íJW.MerecC 

gran atención la refpuefta, 

buena debe de fer efta, 

pero no me lo parece. 

Otra oygamos , que por dicha, 

como vifoña no entiendo, 

lo mejor. Dieg, Yo no pretenda 

hacer de la fe defdicha: 

bien con mi mal quedo afsi. 
JuA, Efto ha querido mi hermana? 

yá de honrada no eftoy vana, 

ni me debo tanto a mi. 

Ce , Franciíca , llega luego. 
Inés, Pues bien , qué te ha parecido? 
Jua, Ni fabrofo para oído, 

ni lindo para Don Diego. 
7w<f j.Qué te ha dicho ? J/Y^i.De la fé 

grandes trabajos. Inés, Leonor 

creyó que era. 
Dieg, O ciego error! 

r.o es mi enemiga , ni sé 

iqué ferá , todo fe efconde, 

ptroqualquiera que fea, 

con gran ventaja pelea, 

porque ekucha , y no refponde. 
Muy. Decir quien es la tapada, 

no'ay remedio? In¿s*No , Morón. 

/i Ot, 



de Den Antonio de Mendoza, 31^ 

Mo^' O mantos de humo » que fon yiun. Cien mil veces cara á cara 



criados , que no enctibrcn nadal 
In, Es uiía mager de bien. 
Mor. Gran cofa! pero iníinlcas 
conozco yo. 

Sais Don Sancho, 
Sanch. No ay vificas, 

como cuidar mücho,y bien 
de mi cafa : de mi hermano 
huyendo vengo , por ver 
fiofsófallrmi muger: 
cuerpo i cuerpo, y mano á mano 
eftán , aunque disididos, 
quatro allí ( ved lo que paíTa ) 
dexcrilas fallr de cafa, 
que cfto verán los maridos. 
Que miro ? que fon los dos, 
de quien tanto me rczelo, 
, y ellas quien ? ay fanto Cielo, 
Incs , Leonor : vive Dios 
que fon ellas , bien temil 
que maldad ! que infamia ! aquel 
es el traydor del papel, 
que liare ? matarelos ? íi. 
Mi hermano muy cortefano, 
mire , y con rabia me rio. 
Sak Donjuán. 
^uan. Qiie antes de ver á mi tío 
fe me efcapaííe mi hermano! 
Terribk hombre ! él íe bolvib 
á cafa. Sanch. Donjuán? 
Juan. Que es efto, 
; Don Sancho.S'ií», Yo digo preño 
todo lo que íiento yo. 
Vueftrodiótamen holgado, 
tan galante , y efparcido, 
tan diftreto !o marido, 
lo galán tan dcmafiado, 
ved. Don Juan , ved donde para. 
Juan.Quh queréis darme a entt nder? 
Sancb,Q^^ aquella es vueílu muger. 



mentís , y en vueílro defvelo 
penfad*'con baxa porfía - 
en la vueftra , no en la mia, 
que os matare, vive el Cielo. 
NI parráis entre los dos 
vueftras locas vanidades, 
todas vueftras necedades 
fon menefter para vos. 
Ellas fon, y los dos hombres Ap* 
fon aquellos : ay de mi! 
Sanch. Andad primorofo aquí, 
y aunque les deis falfos nombres, 
mis recatos os dirán, 
que es cofa mas atinada 
que efté una muger cerrada, 
que hablando con un galán. 
'¡uan. Sí elfo verdad fuera,á vos 
por vil pariente , y amigo, 
y a ellas , y á todos digo, - 
os matara , vive Dios. 
Y aun caftigo mas tyrano 
merecía el que tan fiero, 
la injuria que vio primero, 
la guardó para un hermano. 
Cierto es mi daño, y el medio ap¿ 
blando ; qué inútil fallo! 
6 mal grande , que enfermo 
nuevamente del remedio. 
Mor. Pleguete Dios. 
In, Qué ay aora? 

qué tienes, q eíiás turbado? (do. 
Mo)\Ko es nada, el Sacho me hada- 
In» Es mal de todos , feñora, 

tu marido. J//iíW. Aunque le efpero 
fin temor ; Don Diego al punto 
os retirad. Dieg. No pregunto 
la caufa, y ferviros quiero 
en lo que menos qulfiera: 
vamos Moró. Mor.q has hallado? 
P/V^. Un tahúr muy recatado, 

que 



3 lo El l^rato muda cojiumhrcy 

que no embiclia á k primera. tan baxo , porque no os vea 



Moí\ La íiiefuriida es fin duda. 
, Dieg, En qué lo has vifto?' 
MüT, En que anda 

tras ella el novio de Irlanda, 

que es fu marido de ayuda. 
Dieg. Dexarla folo csinjurto. 
Mor.E] perro es muy ladrador.K'-^. 
/;í. Y Don Diego? 
Juana, Algo mejor, 

mas tengo efpaciofo el gufto, 
Juan, Se'guirelos? no , no venza 

tanto el dolor , q^e vengar 

efto en publico» es Tacar 

una honra á la vergüenza. 

Voy á cafa á prevenir 

mas , ó enemiga ! que , que 

prevengo en tan faifa fe, 

mas que matar , y morir. 

A buen tiempo mis enojos 

tomaron fieros tyranos, 

venganza de propias manos, 

pero no de ágenos ojos. ya/e, 
iSanch. Vive Dios que eíloy corrido 

de ver tan afeminado 
. un hermano , y mi cuñado, 

he de paliarlo á marido. 

Muger loca , y atrevida, 

bachillera , y llcenciofa, 

fi fuerais ( que es fer ? ) mí cfpofa, 

aquí os quitara la vida, 

y holgara que mi muger 

fuerais , que en mal tan violento. 
Juan, Qiiiero darte efte contento 

no mas. In, Que quieres hacer? 
jK^w.Defcubrirme aquí. /w.EíTo no. 
^juan. Refponderlc. In. Eíío Ü rá 

conocerte. Juan, No podrá, 

que foy mal fufrida yo, 
Sanch, Que bien tenéis efcondidq 

el rolko en acción tan fea, 



vueH.ro ignorante marido. 

Sois una muger liviana, 

fois una. Jujn, Inés , dexame, 

dos v-enganzas tomare, 

la mia , y la de nii hermana. 
In. Que no te dcfcubras digo, 

que yo os vengare á los dos* 
Sanch, Y vos ruin, 
In. Menos de vos, 

con mi ama , ni conmigo 

no fe meta vuefaOed, 

áfu muger prefumida, 

recatada, y recogida, 

puede hacerla efla merced,; 

Ay locuras femcjantes! 

querer en toda ocafion 

fer , como dcfcomunion, 

novio de participantes? 

Que ni a fu propio marid» 

le fu friera efia feñora 

cíTo que le ha dicho aora. 
Sanch, El es tan necio,y fufrido," 

que merece , y no es injufto, 

quanto le fuccde aqui, 
''Juan, En mi vida, Inés , le oí 

requiebro de tan buen guflo. 
Sanch, Yo Ci , que tomé buen medí* 

que á mi muger le eftorvé 

el falir. Juan. Cierto que fue 

muy como fuyo el remedio. 
Sanch, Pero vos tenéis difculpa? 
Juan. Ay Inés , que eftoy corrida^' 

que contentando me va 
Sanch» Eftc mal exemplo hará 

que eftrechandole la vida 

á mi muger , a fu hermana 

la encierre mascada hora. 
In. Hará fiempre lo que aora 

mi feúora Doña Juana. 
Samh. Eífo le importa , deberme 

fu 



de Don Antonio de Mendoza. 321 

fu hofior , porque mi recelo. la muger hace al mando. 

\uan. Dcxame hablar con cl Cielo, Inés. Con;o? 

que del no puedo efcondcrmc. ]uan. Con fer cada día 

Cielos, qué prefuma eñe hombre, batalla lo que fué amor, 

que él es quien buena me hace? Inés, Nunca es bueno cl fer peof; 

Sancb, Qualquiera no como nace, Sanch. Qué muger para fer mía! 
como vive tiene el nombre, buen marido a toda h^' 

la fangre es tiempo perdido, }uan, A y tal bruto! ln¿s toro fiecO,- 
el marido hace muger, y remedio no le efpcro, 

J»4W. Pue$ efta vez no ha de fer, fino que le tire el Keyu 

JORNADA TERCERA. 

Sale Leonor, 

íeon. Sí la nieve erizada 
en ümbros del Enero 
fe mucftra el cierzo fiero,- 
de crefpo horror armada, 
apacible fe templa al blando rayo,' 
de los fonoros céfiros de Mayo. 
Si el mar con rizas huellas, 
pifa cl Sol las plumas, 
y en cfcoUos de cfpumas, 
peligran laseürellas, 
luego fe humillan las hinchadas olas 
á tierníis calmas, y á caricias folas. 
Si el podcroío ayrado, 
d^ la fortuna dueño 
faca fu altivo ceño 
de arfombros coronado, 
glorioío a un rendimiento en breve uifíantC 
líCempcftad fcrcna del fewiblante; 
Yo, que nieve no he (ido, 
fuego , ni mar hirlofo, 
ni ayrado pockrofo, 
ni bruto embravecido, 
mas bien , mejor me rendiré confiante 
á un marido galán , que á un loco amante; 
Sale Don Juan, 
¡uan» Por el ayrc quifiera en tanto fuego, 

X haivcl 



312 El Trato wut'U cnjlun hre, 

liavcr llegado ya » que bnelvo ardiente, 
de n^.i infaínia lalu?. me lU-va ciego, 
negado a la nciicia de la £ít rite: 
Vera Leonor , verá fi tarde llego 
á la venganza , y que fúngriaKamcnte, 
fin hacer del ti'cncio fer. idumbre, 
sé fuFrir por valor , no por coilíimbre, 
Aqui eftá mi cuñada , 6 generofa 
embidía , noble de mi honor perdldol 
6 valiente muger I 6 paz glorioía. 
de la Hijufla inquietud de cu marido! 
O á mas rigor , ma§ furia; 6 faifa efpofa, 
mas libre á mas amor , de amor vencido, 
qué en vano te obligué ! quando advertida; 
mas recio que mí ■ oz te hablo mi \ida! 
Qué apacible , qué amable , qué obediente 
á tu dueño 1 yo foloel ignorante; 
ó juana ! dulce amiga hcneítamente, 
aun le adoras las culpas del temblante: 
Y que oífada Leonor , y que infolcnte, 
atenta á laslifonj.isde fu amante; 
c con.'O tarda ] 6 íi llcgaíTe ! y luego: 
pero a qué nueva luz clioy mas ciego? 
Leonor aqui?Lí677. Don ]uan,mi bicn,mi amígój¡ 
Juan, Válgame Dios 1 es cierto? es mas engaño? 
llego primero , 6 yo tarde conmágo 
Qon el pefo , y dolor de tanto daño. 
L^6w.Mifeñor,qué tenéis? juan. Aun no me obligó 
con tanto defengaño al defengaño: 
yo vi á Inés , yo la vi , que en ver enojos 
pefados , verdadei-os fon los ojos. 
Ellas eran , no ay duda , Cielo fanto! 
León, Mi bien ^ tí\o{o} Juan, Que del honor njíd 
vendado, y muera. Ap, 

Salen Dona Juana , y Inh con mantos, 
Jum, Inés , quita cíle manto. 
Juan. Inés, Juana, qué veo ? es defvarío? 
Juan. C)ué lexosl no pensé canfarnie tanto; 
^uan. Como es bien, á los ojos no le fio, 
refpira<if corazón ; perdona efpofa, 
que en tu hermana te miro mas hermofa. 



de Don Jrttonio de Mendoza. 3.23 

Jnej.Tix cuñado cfra aquí. Juana, No remo uadog 
entra , que tola ámit-.^uiernie pjedo, 
que es íurla una mugtr dciobügada, 
que ai miedo dene ya perdido ei miedo. 
Va>'>f las dos. 
Juan. En mi advertencia cmbaynarc mieípaday 
pncs fatisfecho , y recatado quedo, - 
que lo que mas fe oye , y que fe mira, 
no tiene mas verdad que fer mentira. 
Lconor.L£'£?.Donjuan,feñor,liablad, bien mío,' 
que cuidau-os traéis í Juan, Turbado aora 
liego , Leonor , de ver á nueílro tio, 
que no los males defta cafa ignora: 
de Don S. ncho he fabido el delvarío, 
y tan caducamente á juana^ adora, i 

que temo en tal ruina , en tantos daños, 
el anciano edificio de los años. 
Qiiierola divertir en Juana acra, 
píenle, y ro en mi turbado penfamientt^ 
que una defconfianza es mas traydora, 
qwando no la merece un fentimiento: 
Leonor , dichoia el alma que te adora, 
y a tus divinas partes ri^ e atento, 
que a ti nunca ofendida , ni quexofa, 
aun lo entendida te confieíTa hcrmofa. 
Voy á eftorvar que el \ icjo aprefjrado, 
no intente aquel remedio tan ruidofo, 
para necefsidn.d tan deíüici ado, 
para la efiim.icion tan pcligrofo: 
Dlchofo nueftro amor , teliz cílado 
ci üueflro , y cien mil veces yo ¿ichofo, 
qi:i' en tu aaiabie, en tu hcrmofa compañía 
. cuibidia todo el Sol la eftreila mia. y ufe. 
Salen ¿nés ^y Doña Juana , ln:s con manto, 
Juana, Inés , ya me enriendes. teman hierro en vez de haccro, 

iwfí. Tanto, y yo hago el exerclcio. Vafe. 

que voy luego , y á mis pies, León. Hermana , como has tardado 

Madrid chico golfo es, tanto ? Ju..na, Te lo ha parecido* 

quando me embarco en mi manto, León, Si lo fabe tu marido? 
La caridad deñe oficio JFíííJW;?. Leonor , llámale cuñado, 

€S grande , que ellas primero y no hables mucho conmigo. 



3 24 El Trate )7iuda co¡líÁnér.Cy 

León, Qi}h es no hablar miícho? c;- ra- 

fableHdo la condición (zon, 

de tu eípofo. Juan.'^k te digo, 

que le llames tu cuñado, 

y no mas. 
León, Súpote bien 

la calle Mayor , en quien 

el primer palio que has dado, 

tuviílc entera una tarde? 

Esbueno,es jufto, es decente, 

que ai efquadron floreciente, 

y al tierno bizarro alarde 

de tamo libre mancebo 

fueííe tu retiro ayrofo, 

lo mirado por lo hermofo, 

lo baleado por lo nuevo? 

De bien acondicionado 

un hombre opinión tenia, 

pero fu muger decía, 

íi , íi , por lo enladrillado. 

Y afsi , tu encogida ^ y bella, 
íin la ocaíion cuerdajias lido, 
pero eti una que has tenido, 
luego tropezare en ella. 

Y en fin, li has hundido el mundo 
no mas de por un enfado, 
ay triftc del mi cuñado, 
Juana , al enojo fegundo. 

jfiian.Cotuo , como tu eíle modo? 

quien te ha hecho en lo q excedes Juan, Que íiendo aquí 
tan virtüofa , que puedes, tu la enferma , yo me fui 

Leonor , murmurar de todo? á los ayres de tu tierra. 

QuÍ€B vio jamás, quien, tan potro Vafi Leonor, 

"^ J^íííw.Süberana virtud, fencilla, y pura, 

de nueftravidaeñimacion primera, 
mi alma con retidido amor venera 
la gloriofa verdad de tu hermofura; 
Jáas de ti , ó vergüenza , ó mal fegura 
virtud baftarda , fementida , y fiera, 
con deftrozo fatal hallar quifiera 
b ^edaiJ^ íf ayáoe ¿e tu \sm?^ 



P 

7 
lo íanto , íantc rr.cng-jado, 

que 'codo lo reformado 

quiere crripezar por el ntro? 

Si la repreheníion por ti 

empieza tan oci:pada, 

cHara , Leonor , que nada 

ha de fobrar para mi. 

La virtud tendrá fegura, 

aunque mas tarde comience 

en el vicio , quien le vence, 

pero no quien le murmura. 

O virtud mal entendida, 

ya <lel alma faifa eftrella, 

que todos hacen con ella 

conveniencias de la vida. 

Nunca vi al mundo tan lleno 

de maldad, que aun es mayo? 

que fer malo , y fer peor 

desfrutar tanto el fer bueno, 

A ofender no m.e acomodo 

á ninguno , es fuerza aqui, 

pero oy predico de ti, 

y afs! te iodigo todo. 

Lton, Juan , correrte no quiero,- 
dexa , no hagas mas efirago, 
fi digo lo que no hago, 
de ti lo aprendí primero. 

JuA, Solo un error cfto encierra» 

León, Y es juana? 



Csfi 



de Don Antonio de Mendoza, 

Con Ira noble mirare un tyrano, 

efpofo vil , qLv: cu ciego barbarifmo 
mi qiilct ¡d ?iterc> turbada en vano. 

Ciclos , de mí q'ic fücra en raneo abiímo, 
íi como mi ücfdicha eftá en fu mano, 
no eíluvicra oy en mi valor miüno? 
Sale Don Sancho, 



'> o <- 



Sane, Que me detuvrefíen tanto 

aquellos hombres , qac no 
■ pude fcguirlas ! que yo 

tal íufri 1 de mi me eípantó. 
Juzn. El cuñado de mi hermana 

viene aqui ; íi avrá traído 

otro primor de marido? 
Sanch, Mas aquí cflá Doña Juana; 
Juxna, Veamos íi me agradece, 
• que no faü con Leonor, 
Sa.'ivb, Buen cuidado , grande amor, 

toda efta cafa os merece, 

qtie con tanta libertad 

falir á Leonor dexañeis, 

que en coníentirlo tomaílels 

parte de la liviandad. 
Juan, Fortuna cruel , groíTero 

marido , íi efto es querer 

que yo fea vil muger, 

qué importa , íi yo no quiero? 

Si obedeció a fu marido, 

qué le pides ? Sanc.^útn acuerdo: 

qué importa , que folo el cuerdo 

ha de fer obedecido? 
Juan. De fuerte que ferá culpa? 
Sane, Grande obedecer á un loco. 
Juan^ Aunque no me ayudas poco, 

no mebaftaspor difculpa. 

Mas quien dudó , quien afsi 

merece una villaivia? 

afsi la venganza mia 

fe pudiera hacer fin mí. 
Sane. Aveisle ya preguntado, 

qué coche , dama , 6 íeñot 



"ropo en la calle Mayor, 
ñoiitlo.irrabal del prado? ' 
Procuraltcis , que informaclá ' 
os truxefle relación 
de fu ociofa ocupación, 
y de tanto no hacer nada, 

Y la efpaciofa porfía, 

con que en calma tanto coche 
cuentan por fiefta á la noche, 
el havcr perdido el día. 
El concierto , el güilo, el noiubrc^ 
y en lii carroía iníblente 
admitir , no folamente 
la pLitica , fino el hombre. 
Todo eílb queréis faber? 
qué honrado trato , qué honeílo! 
Juan, Válgame Dios ¡ que todo cño 
puede hacer una muger? 

Y quando eflb huviera fido 
( que no ferá } no es peor 
que hable en la calle Mayor, 
y lo vea mi marido? 

Sane, Vive Dios , que lo ha contaáó^ 

y que iban juntas las tres, 

todo lo fabré de Inés. 

Quando un marido es menguado 

todo es fácil que fe vea, 

y quien no eftorva á una hermjín^ 

lo aturdida , y lo liviana, 

es forzofo que lo íea. 
Juan, Don Sancho? 
Sane, Hablad , que aun me eníadl 

en vos filencio tan loco. 
Juan. No puedo deciros pocog 



3 2Ó El T'rato muda cojiumhre^ 

y afsl no os refpondo nada. Mvr.Q^h no es temer ? no entrare?, 



Mucho me llego á temer, 
defienda el Ciclo mi honor, 
que aunque efioy en mi \ alor, 
vivo dentro de muger. 

San.No os vals? no andéis prevenida, 
que he de faber lo que fué. Fafe» 

Juan. Aun defdichada una íé, 
no la quiero arrepentida. 
Quanto mas camino á ella, 
mas tardo en mi perdición, 
que tengo mucha razón, 
y no me atrevo a perderla. 
Mas en vano defenderla 
Intento , en N'anp porfió, 
que aunque es vano el alvedrio, 
tampoco pude con él, 
que en no tener parte en él, 
conozco Tolo que es mió. 
Efpere mas podcrofa 

/ con el rigor la obediencia, 
pero fabe una paciencia 
fer mas cuerda , que dichofa» 
Mas que obligada , quexofa 
de mi íufrimiento quedo, 
que á la razón que no puedo, 
ni Valeria , ni ayudarla, 
no hallo en que aproveciiarla, 
fino es en tenerla nViedo. 
Pero fea la poftrcra 
refolucion , que fí dura 
en Don Sancho efta locura, 
puede fer que yo no muera. 
Y que la venganza quiera 
vivir , pero yo remello? 
cayga , cayga , y rinda el cuello 
mi furor ; mas quando calle, 
y no pueda perdonalle, 
^ qué me hace penfar en ello? 

Salen Incs,y Aiorón muy recatado!, 

Inis, Entra , y no temas , cuitado. 



fino me traen una fe 

de que eOiá el Don Sancho atjdo. 

Efcrivirme no pudiera 

Leonor un villete , pues 

fabe hacerlo , y yo no}Jua.\ncSy 

viene eíTc hombre? - 

Mor, Guarda fuera, 

PorCnrifto , que es la marida 
del Sancho : ó perra traydora! 

7^!?/. Quítale el miedo , feñora, 
que es un pollo de por vida. 

Juana, Señor Morón , tanto miedo? 

Mor, Aun queda mas, 

Juana, Lo guftofo 

hace alarde de mcdrofo. 

i^cr.Siempre hago yo lo que puedo^ 

Juana, Llamarle yo avrá tenido 
por gran novedad , y €S 
guflo , y ocafion. Mor, Inés, 
no defaten al marido, 
qie me iré fin refponder. 

Juana, Qué teme ? qué tiene aora? 

Mor, Que vuelTa njerced , feñora, 
en quanto hombre es fu muger, 
y en folo verla inc efpanto. 

Juurtj, C^itro fiarle un íecreto, 
que sé que es hombre diícreto. 

Mor, No pensé que fabia tanto 
Doña Juana mi feñora. 

Juana, A Don Diego he meneíler 
hablar al anochecer, 
puntualmente ^que es la hora 
que luces no fe a\ -an puefto, 
y fin luz eftár conviene, 
por fi alguna gente viene. 

Mor. Es un chiíte muy honefio, 
gran favor , mas no lucido 
quererle á obfcuras. Juana.liús, 



advierte , que hafla defpues 
que a)ía bien obfcuiecido, 



no 



de Don Antonio de Mendoza. 



327 



fto ha d;? entrar. 
In. Ni tj !i:i de ver? 
yian.^o hcTmana,que importa aísi, 
yo engaños ? mas por aqui 
empezare á fcr nvjger. l^afe» 
Mor. Sin \uz dice , x\v.c le quiere,, 
que fcra cafo crud, 
fin duda quiere con él 
rezar algim Mifcrcre. 
El es Sol , p'.ro con nieblas. 
In. Es muy íanta , que te efpanta? 
Mor, Es unta , y fcmana fanta, 

. con ayuno , y con tinieblas, 
In. Tiene caprichos bizarros. 
Mor. Pues contigo fe aconfcja, 
no , Inés , no ignora , no dexa, 
el camino de los carros. 
Eres, Inés, general, 
para diluvio te guarda, 
que eres con maña gallarda, 
alcahueta univeríal. 
In, De lo alcahuetado , en fin, 
fe ha de fiar el veneno, 
para encubrirlo al mas bueno, 
para alentarlo al mas ruin. 
Mor, El Sancho yá fabe hacer 

algo bueno. In, Qué Morón? 
Mor. Vaya dicho con perdón, 

hacer mala a fu muger. 
In. Efíb es bueno? 
yíor. Yo no quiero 
que fea mala ninguna, 
pero fi ha de ferio alguna, 
fea la de un majadero. 
Si ella del novio enemigo 
fe venga, Tncfita amiga, 
yo la abfuelvo , como diga, 
Don Sancho fea conmigo. 
Vamos, In. Efcucha, y no llevas 
algo que darme? ^Wíjr.Denada 
ipe aíTufto ; pienfa cuitada. 



civilidades mas nuevas. 
Que darrc dos de á ocho quiero, 
Segó víanos de buen talle, 
que no lie víüo , fino el dalle, 
cofa hidalga en el dinero. 
Vanje , y fak Donjuán* 
Juan. Efta noche muy temprano, 
que en fu pofada meefpera, 
mi rio 3' iíb, yqi'iíicra 
hablar antes con mi hermano. 
Que veo rcfuelro al viejo, 
a remediar fu zelofa 
•condición , efcandalofa, 
que dcfdeñando el confejo,' 
y de fu paz enemigo, 
no están necio , y defíguaV 
en eftár con todo ma*, 
comoeneñár bien configo; 
SaU Don Sancho f mudo., 
Sanch. Hermano haveis encontrado 
al viejo ? ]u¿ín. Qué le queréis?; 
Sanch. Yá creo , que lo fabeis, 
vengo Don Juan muy canfado, 
que me han dicho que mi tio 
fe mete , y habla furiofo, 
en fi foy terrible efpofo! 
efte imperio todo es mió. 
Hacer puedo , y deshacer, 
íi á governarmc fe inclina, 
es tio de fu fobrina, 
pero no de mi muger. 
Que es jufticiadeftemplada,* 
y muy indigna de fer 
de varón grande, el creer 
de uno todo , y de otro nada.' 
J«^». Con fu ofenfa myfteriofa, 
que faífo efta el mentecato, 
mas refponderle no trato, 
que por mas bizarra cofa 
tengo , y por mas convcnIencíí| 
por mas hazaáa , y mas gloria^ 

X 4 QÍtti 



328 



El Trato mada 



ofrecerle la vidoria, 
que iidmit'.r la competencia. 
Vos fojs en todo acertado, 
todo en vos es íin^.ular, 
nada en vos ay^iie enmendar. 
^Sancb, Vos fercis mas atinado, 
y con defvelo , y valor, 
mas gallo dé vueftra cafa, 
ñus Fénix de vticftra brafa, 
mas Unce de viiefiro honor. 
Que peneftais hs mugercs 
con la vifta tan fencilla, 
qual íi un manto de Sevilla 
fuera muralla de Amberes. 
Juan. Aunque pueda refponderos, 
n© he de enojarme yá mas 
con vos , porque íe hace mas 
en fi!friros,que en vencejos. 
Pero vos, que haveis pchfado 
*-• quefois? 

Sánch. Yo aierdo , advertido, 
recatado, prevenido, 
difcreta,prudentCj honrado. 
Ert mi la honra nació, 
nuncide agravios manchada: 
y en fin , nr es hombre, ni es naxla, 
quien no fuere como yo. 
JuJin. No porfiaremos jamás, 
como yo ño fea aora •. : 

lo que vos fois , en bi^en Iiora 
fea todo lo demás. Vanfe, 
Salen Inés ^y Doník^uAna, 
In. Eftas injurias me dixo, 
y entre ameiiazas fwriofas, 
en'la daga la una mano-, 
y al cuello afida la otra. 
Noríienos ¿iue tus trayciones 
me pregunta , y en fu boca - 
es lo enemiga\, lo infame, 
•fa más valida iifonja: 
y'YÍeií^d'<jue »o rcfpondo» ^ ■ 



coJlumhrCy 

fiíh Caila,ínes,no quieras q oygas 
afrentas , no fino furias, 
yá en mi pecho rayos todas. 
Vete Inb , vete , no ayudes 

Vafe Inés, 
mi enojo ; eftrellas piadofas, 
á muchos fiempre tan blandas, 
y á mi tantas veces fordas! 
De que abyímosprodigiofos, 
de qué Libias arenoías, 
defierto , ó leve poblado 
de tanta infernal ponzoña 
falio efte monílruo , que intenta 
alterar la paz dichofa 
de mis fentidos , que al arma 
á tantas dcfdlchas toca? 
La fequedad , la tibieza 
en los maridos tan propia 
no hace a la fe menos fuerte; 
ma? hace la mas cofloÜi. 
Pero la ruindad , la infamia,- 
la clcfconfianza lela 
defquiciiirá de los Orbes 
laeñable firmeza hermofa. 
La fabrica de mi lionor, 
tronco firme, inmóvil roca, 
coiifianclas bate , y la injuria 
baxas flaquezas tremola. 
Yá para una débil cana, 
cuya entereza es^tan corta, 
no foy exemplo , y fer pude 
crédito , para fer Troyi. 
Sea maldad, traycion íca, 
tenipeñad foy , que en la forma; 
que en los defatados Cielos, 
que fus esferas trafiornaja 
los impacientes arroyos, 
arrebatados deílrozan 
mieífes, plantas , frutos , flores," 
yervas , ramas, troncos , y hojas; 
^yeiíida foy de agravios, 

tras 



de Don Antonio de Mendoza. 32^ 

tras mi llevo , ciega , y loca ir.c pareció aquel ; 6 vanas 



recatos , obiíg.acioncs, 
alm^ , g'J'^o, vida , y honra. 
Vean los íitros maridos, 
que es necedad peligróla, 
a la fe pintarla lexos, 
V al honor fingirle fombras. 
Si las honradas sne acufan, 
íi las fufridas me notan, 
fi me admiran las cobardes, 
íi me infaman las dichofas, 
íi me condenan las fuertes, 
íi las cuerdas me acongoxan, 
mis culpas les encpmiendo 
á las defdichadas (olas. 
Saíen Don Diego , y Inés, 

'Dieg, No ha podido fer mayor 
el tiro. /». Habla paíTo , es cofa 
nueva un engaño? 

Dieg, Fingirfe 

juana , y fer Leonor. 

In. No pongas 

culpa a! temor , de que huyeras 
de fu nombre, quando lloras 
fu ©Ivido. - ■• ' 

Dieg, Qiic claro engaño, 
y que obfcuiidad! 

/;?. Forzofa, 

porque ninguno te vea. 

"^uan. A Inés cfcucho. 

Jn. Señora, 
Don Diego. 

"^uan. Advertifte aqtáello? 

/w. No me tengas por vífoña, 
engañar nunca fe olvítla, 
que prefto fe defenoja 
quien ama! llega,Don Diego. 
Sale Don Juan, 

Juan. Siempre no cfpantan fombras, 
un hombre iia entinando embozado, 
y en el ayre y la pecíona 



imaginaciones locas! 
mas que obfcuridad es efta? 
que confiiíion ? no (e borrari 
fácilmente unas noticias, 
quando fe encuentran con otras: 
no íiento a nadie , aunque aili 
me parece. Dieg. No fon pocas 
las oca (ion es , Leonor. 

Jua?i. Leonor? ha Ciclos! dudofa 
eflá el alma , que en los ojos, 
• y en los oídos fe forman 
nubes , que fe defvanecen 
á qualquier luz que las toca. 
Mas fufrirlo , ni a creerlo 
me atrevo , que vitoriofa 
he vifto a mi fe , y conmigo 
eílán faifas mis memorias. 

D/V¿. Aqui engañado he venido: 
Leonor. 

Juan, Defdicha efpantofa! 
mátatelos , mas no efcucho 
la voz dcLeonor,que informa 
aun masque el nombre. 

Dieg, Al inihnte 

que te vi, Leonor efpofa 
de Don ]uan , cuya nobleza,; 
cuyo valor, cuya gloria, 
tiene opinión tan lucida. 
Propufe , y tu no lo ignovaSj 
que tuvieíle mi refpeto 
fu efpada , y íof;.>ccha ociofa, 
mi amor honrado , y cortes, 
que na ego eita derroca, 
anegófe , y con íufpiros 
hizo falva á fus victorias. 
Vive en los dichofos brazos 
de Don Juan, nwl figlos goza 
tal bien, que ^^ eftimo honrada,' 
mas |ue te atioraba herrpoía.t 

J«»í?;.Que dicha ! no para dichas^ 

mas 



-r2 2o El Trato mu 

lüus^^no fe quitan las olas 
de mi temor , y mi pcm, 
qué en el modo , y en h hora, 
toda es myCtcrios la duda. 
T^ieg. Leonor, aunque no refpond. s 
te he de preguntar , por que 
en forma tan íofpechofa 
me has llamado con el nombre 
de tu hermana? cuya hiftoria 
á los honrados lafilma, 
y a los cuerdos enamora, 
que defobligada, J«ííw. Efpera 
toda fu opinión le torna 

á Leonor ; con Doña Juana 

cftás hablando. 
Dieg, Señora, 

quaínto es mayor la ventura 

laeftrano mas. 
}uan. Yo , yo propia 

te llame, 
Juan. O preñadas penas, 

quanros monftrnos fe os antojan! 
' que dichofosdefeng años! 

mas en dudas tan coltofas, , 

por no haverlos mcnefter, 

yo los perdonara aora. 
J^«¿T«. Turbada cftoy,y fi há llamado 

á la ocalion poderoia 

tan contra mi una venganza, 

mi defdicha la perdona. 

Llame á efte hombre, mas no 

riefgo , y no acierto medrofa 

á perderme , ni me atrevo 

á que falgan vencedoras, 

de mis purezas mis iras, 

la faifa fe , la aíevofa 

condición del enemigo, 

de un tyrano la traydora 

defconfianza , el fevero 

rigor^ todo me ocaíiona, 

todo me arraftra , y defpena,\ 



da copumhrCj 

y á mi perdición me arrojaf 
pero tw vano , que todo es ayrc, 
con q-jcdir<una fe ayrofa. 
Sdle Don S^.ncho» 
SATich. Como á elks horas á efcura? 

eftá mi cafa? 
Juan. Don Diego, 

ruido fiento , que os vais luego 

os fi.plico. 
Dieg. Que locuras! 

Pues no he de faber primero, 

para que llamado he fido? 
luán. Ya vos lo aveis referido, 

faberlo quife, y no quiero 

faber mas. 
Dieg. \U¿ que es error, 

que en peligro os dexe aquí. 
J«<a». Temcdme en todos aísí. 
Dieg, Muger rara, 
Sanch. Aquí a y rumor, 

gran traycion á temer llego. 
Dieg. Si para eO-o me ha llamado, 

yo vine defaiumbrado 

á no mas q á bolver ciego. Vafe,. 
Jvlor, Mucho reza cfla muger, 

dexbme aqui la Inés fiera 

tan folo, como 1Í fuera 

algún dichofo de ayer, 

y aunque es gracia vieja el miedo," 

oy noes gracia, 
Sanch. Allí he fentido 

una voz. Juan, Si avrá venido 

mi tía. J//¿iw.No os vais?yá quedo 

con vos canfada , y conmigo 

sé que a efta cafa tenéis 

el refpeto que debéis: 

y fegunda vez os digo, 

que os llamaré á defengañaros, 

con la fineza, y valor 

de Don Juan , y de Leonor. 
Juan. Ya no os quiíicra tan claros 

defen-» 



de Don Jntonio de 

dcfcngaños merecidos, 

que aiiiiquc ya os debo f I vivir, 

á gran pelar del oír 

dcfcanfaron los oídos, 
San:. La voz cfc.icho de un hombre, 

y de una mu^er la at renta, 

nunca ay íorpccha que mienta. 
Mor.^o ay ladrillo que no aiíonibre 

en efta caía. 
Sanc'ij, Ha traydora! 

ázia aili fus paííos fiento. 
Mor. Del tenebrofo apofcnto 

la devoción temo aora. 
Sanch. Ha ingrata! 
Mor. O íi fuelTe lumbre! 

Inés de mis ojos , quien 

anda aqui ? Sanc.Hdí Infame! 
lAot", (^ué bien 

pronuncia una pefadumbrel 

el Sancho es. 
Sane. Llamas arrojan 

mis ojos. Víor. Huyendo falgo, 

que falte á efte pobre hidalgo 

parientes que le recojan? 
Sanch. Ha faifa muger 1 aqui 

morirás. Mor, Qué , muger yo, 

y del Sancho ? quien guardo 

tal defdicha para mi? 
Sariíh. Traydor , di quien eres? 
Mcr. Trate 

uftcbicn á fu mugcr. 
Juan. Efíb es quererme perder. 
Sanch. V\\e Chrillo qtie te mate. 
Mír. Tomólo , y que no me goce. 
Jua. Queréis que me hallen á ofcuras 

con vos? Jíia, Luces fon feguras, 

cftár con quien os conoce. 
Sar::h. Soltarte quieres , verganre? 
yíar. En cfta cafa , ni adrede 

ii'ngon hoxbre honrado puede 

fer uuigcr un folo iniUnte. 



Mendoza, 331. 

Y afsi , perdone ufted, 

que me fuelto. 
Sanch. O perro , en vano 

pienfas huir de mi manoí 

ola , criados , traed 

luces , que el peligro es mucho; 

que ay traydores , y aun traydoiíi. 
Juana, Ay de mi! 
Juan. No cftcis , feñora, 

con pena, jí/íí. Otra voz efcucha,i 
Dentro Don Fernando, 
Fern, E(lá enca^irada efla cafa? 

no ay luz en ella , ni quien 

refponda? Juan, Mi tío es efté,; 

falir quiíiera por el, 

mas no me atrevo á dexar 

fola á Juana. Sane, Yo he de \tt. 

mi afrenta antes de vcngarlaj 

mas véngatela defpues, 

hartando de gufto , y fangrc 

á mis ojos, 
Sak7¡^ el -viejo Don Fernando , y gen-". 

te con luces, 
Fernand, De tropel 

entrad todos : 6 ^ ulano! 

tu con cfpada ? SancP, Y también 

con razón. 

Salen Leonor , y Ims, 
León, Inés , que es ctto? 
Inés. Ay feñora , no lo se, 

pti'o fofpecho gran mal. 
Juana. Ay Donjuán ! tu aqui? 
Juan. No eftcs 

confufa , que tus virtudes '' 

á todas luces fe vén. 
F^r.Quanto me han dicho es Verdad, 

traydor , ingrato , fin ley. 
Sane. A qué buen tiempo vcniftcisy. 

que* mora , tic , veréis j 

íi mis zelos fon injuflos, 

ü es mi condición crueU 



3 3 'i El 'Trato 

Aquí vueí^ra vil í<yW\m, 

no ya nii aleve nmger, 
' encerrada con na hoir.brc, 

y áiolvis cPul;y fies 

tan terrible la ocafion, 

tan iiijufto el proceder, 

tan publico fa delito, 

tati con'.'encida fu fe, 

tan forzofa rai venganza, 

fía que vos lo perdonéis, 

mueran entrainbos , y vivan 

tmi honor , y uii nombre. 
' Fernand. Ten, 

villano , que cien mil veces 

mentirás , antes que fer 

verdad lo que has dicho aora. 
,y¿i»i:.Mentir yo? apartad, no veis 

juntos alii los traydores? 

mi muger esuna infiel, 

Doña Juan^ es una infame. - 
Jua, Mieiue rail veces , y quien 

io creyere miente mas. 
SancO adultera ! jFíT.Lucifer, 

herege , á tu hermano mi fm o? 

aquí la verdad véTeis 

defte bellaco. 
Juana. Eftais loco? 

efiais. 
Fern, Fuera ,dexenme, 

que yo , con folo efte palo, 

tomare^veRganza del. 
•S^w.-Hacnaibridor vil hermano! 
Juan. Mentís mas*. 
Salen Don Diego , y Morón con 

e/padoj defnitdas. 
JOieg. E^ , entrad ,■ .pues, 

que efpadas íiento. 
J^vr. En las veras, 

con la zurda , y fint)roqu^, 

á los Sanchos. 
Sancb, O enemigos! 



muda rojlumhre, 

eRos fon. FíTzj.Falfo, eíla V^ 
á buena luz fe defcabren 
' tus infamias. Aff^r. Ténganle, 
que eftá enmaridado., 

Disg. El ruido 

de las efpadas , y el fer 
én cafa tan noble obliga. 

Fer. Haveis entrado muy bien, 
fobrina , no ayque efperar, 
al punto fe ha de poner 
todo el remedio , y aora 
conmigo te llevaré, 
que para apartaros luego 
Vicario no esmenefter, 
fi un difgufto folo aparta, 
todos quantos puede haver, 
es Vtx\ marido ignorante, 
peligfofo , y defcortés: 
yo los aparto , yo folo, 
y el que quificre defpues 
fabcr en lo que ha parado 
^ la maraña , cfpcrefe 
¿ que la fcgunda parte 
fe efcriba , y podrá faber 
que hará el Vicario en el cafo, 
que yodifuelvo fin él. 

Juan. Señor , fepamos prim.ero. 

Fer. No ay que qiierer , ni faber, 
Juana hará lo que yo mando. 

Jua. Señor , aunque fimpre haré 
tu gufto ,á breves razones 
todos atentos me cüén. 
Ser mala yo es impoísible, 
y fer buena fu mugcr, 
y eftas dos cofas no pueden, 
m eftár juntas , ni efiár bien, 
- Su fuerte cada marido 
labra con fu proceder, - - 
todo lo eftraga el fobervio, 
todo lo triunfa el cortés. 
El cuerdo obliea aventura, 

ú 



¿k Djn Anljnio de 

el necio manda el ciucl, 
. ruega eí líoniaclo ; y en fin, 

el Miirido hace Mu^cr. 
Leon^ Nailie como yo lo fabe. 
Morón, Ea , degraikmosle 

de marido. 
Sanch, Yo conozco 

mi error , mi engaño , mas fer 

marido en paz no es poísible, 

íicmjire i^irc lo mifiTio. /KÍc/r.El 

es Sancho á naíivitaté: ' 

yo apoíiare ( y fin perder ) 
^quc mas de treinta mugcres 
* le apetecen, hiéí. Para r¡ue? 
Mor. 1^3 ra vcngaríc ^ y hacernos 

á todos efta merced, 
J^^eg» Señor Don Juail. 
'fu,in. Efta cafa 

os conoce , y que fabcls 

fer honrado Cavailcro: 

Mi Leonor? 
Le£n. Den y 03 n , mi bien. 
Ju-M. Q."cp.rtrrtüs.s quererte tanto! 
Lnon* Qu e gloi ia "e s am ar te ! 



íobrina ,.qi?edc el ingiato 
folo coníigo. 

Jitan. Nocíais 

hermano tn ifte , qué preíto 
fe Iia^d^^réiiícdrar. l'.twt. Hace 
ftílentacion qu;« havcis hdo 
mas Cuerdo, pero. ?«;í«.Ofenc ná' 
mi verdad. .!.\;wí-. Yo foy clnecioi, 

Mo'f\ Por íiempre jamas aiP^H, 
aunque otra Vez fe aya dicho, 

Inh, Eíío es nuevo cada vez. 

lÁor. El. acabó fantamente^. 
ruegueaá Tuda;^ por el:' -« 
afsi íca mi fahid, 
como queda.bien ufted. 

Smic. Pic^.ro. MorS fin íer marido. 

Inh. Morón , no ay un poco de 
caí-imiewto ? Mor. Eíta Comedía^ 
de las buenas al revés, 
tiene Vicario , y no Cura; 
p;ro no le negareis, 
pues acaba en defcafarfe, 
que eftafarfa acaba biqíg 






^^1 









co- 



334, 

oií ¿^ ly;^ ^í7> líA V7» «7> ^ '-£'> 1^ "^ '^ '^ '^ ^^ V!?» v^ V7i <¿7> tí'. ^¿^ V7i t^ V7> 1^!^ ',¿71 <^ V2?> '.^ '^ >» 

^,(5ito »í5v «^ •»►» "^ -»í>^ -<^ ■»«?>» -<>• »M- 1 «♦?» ««^x «o- -*>«• -M» -O» -Vv -O» «íí*» «M» 

COMEDIA FAMOSA. 

LOS EMPEÑOS 

DEL MENTIR. 

j:>E DON ANTONIO DE MENDOZA. 

I 
PERSONAS. 

Teodoro. DvñaAíM» 

Marcelo, Elvira, 

.^^jj-) Don Diego, Terefi, 

Don Luis,. I. Criado, 

Tres bravos, i. Criado, 

JORNADA PRIMERA. 

Salen Teodoro ^y Marcelo de camino ,con botas y y fin ef^uehsi 

jWíírÉ'»T~'N fin , que efle esMad^d^ 
Teod, \2j £í^a es la Villa, 

que el nombre dr Ciudad ha deforeciado, 

no faive , fino admire : ó coronado 

Pueblo de Mageítades , cuya planta 

befa canta Corona , y Región tanca! 

Siempre apacible, y claro ,' y íienipre hírmoroij 

á quien no alegra , ó grande , ó genetoío 

noble Madrid , tu vifía , y tus reflexos? 
Marc, Poca perfona tiene C:x\¿íq lexos. 
Teod, Efta es la puerta de Aifcíilá , que et nombre 

le da á eífa calle ; que exphíyada , y bella! 
-■ Marc, Que ancha que es de caderas ! tiene talle 

tam-i 



de Don Antonio de Mendoza. 335" 

tanibien de ttMcr enaguas efta calle. 
Teoi, .Que bizarros, qac iluflres ediiiclosli 
qae gigantes de cal en alto buelo, 
fon batallas de piedra con el Cielo, 
deilos dirás aora inaravíUas. 
Man, Muchas caías columbro yo en cudillaá,' 
Teod. Mira eftos campos, mira eftos jardines, 
que le fon á Madrid, en ayres pp.ros, 
roja atalaya en florecientes auiros, 
en quien hallan les confuks mas graves,- 
aplaudidos también de flores , y aves, 
paz al cuidado , y tregua á los dcfcos. 
Marc. Si , fi j '.rdines fon , pero no Hlbleos. 
Teod, Que dirás defte prado ayrofo , y litripio? 
Mure. (>iie en dos hileras de alamos,y fauces, 
con las llagas qne le hacen tantas fuentes, 
es verde proccfsion de penitentes. 
Teod. Deíle efquadron de cochcs,qué me dices? 
M^rc. Nada » nada , otra vez nada en efedo, 

que os quiero guardar también fecreto. 
Teod, Si murmurante vienes á la Corte 
grangeatás caudal poco tn e'flbs tratos, 
que andan les maldicicntesmuy baratos. 
Marc. Lo murmurante oy , eílrado adonde 
todo io que no es , aun no fe efconde; 
nada me hagas hablar, pregunto folo 
íi es mas que efto Madrid? 
Teod, Madrid es tanto, 

que en la foplada fabrica de un manto, 

y de v.n breve chapín en el diftrito, 

la Menfis , vanidad , pompa de Egypto, 

la Babylonia del Afsirioaíícmbro, 

laque ai Romano Imperio arrimo el hombco^ 

le fon corta medida á competencia, 

que uno en multitud , ni en opulencia, 

f n fazon , en belleza , en alegría, 

defde las blancas margenes del dia, 

á los negros umbrales del ocafo, 

quantp huella del Sol el rojo paífo, 

en gaño , en mageftad , en oraamento, 

Madrid , con tu buen ayre , todo es viento; 

M0'C0. 



/3 3^ Los Empeños del mentir, 

Marc, Y el OíTo de fus armas es ayrofo. 
7'eod, Siendo en fin Madrid también el OíTo, 
M^^c* Que fea mas que fabrica eminente, 

de los muros del Sol guerra luciente, 

es eña , que ceñida á un templo anclanojí 

es ;ufta vanidad del ayre vano, 

que la venero aun antes que la miro. 
Xcod, Efte es el celebrado Buen-Retiro, 

ecio fin él , de un zelo defvelado, 

Templo , que á la templanza ha levantado' 

una modeftia , del favor defpierto, 

que poblado de luz forma un defierto; 

bien que de Águilas ya gloriofo nido, 

el que de un Cifne fué lecho efcondido. 

Alcázar fe defcubre á un Sol aora, 

en las primeras lineas del Aurora; 

en cuyo lucimiento , y compoftura, 

la riqueza , el afleo , la hcrmofura, 

afsiüen , con jamás vilia eüraúcza, 

á fer numero , mas que a fer grandeza; 

en luftre tan Real , tan grande en modo, 

que fino es la ambi.:ion le cabe todo. 
Man, Eñe es Palacio nuevo , b bien fcgundo, 

atención general de tanto mundo, 

donde Felipe , tantas veces Grande, 
' fcgujdo iiempre , y competido nunca, 

de la grandeza CaftcUana toda: 
— Rico de admiración es el efpanto, 

en tanca varia fieíla , en triunfo tanto, 

á todo en el valor , deñreza , y nombre, 

mas que pudiera en Rey , lo excede en hombre; 
'Teod, Aqui de fu grandeza , y de fu aliento, 

{ que á íu buen ayre fi , que todo es \ iento ) 

altas feñas ha dado , que en fu dieílra, 

en la fefiiva publica pakílra, 

el agravio Efpañol , pcfado , y leve, 

con tanto honor , y eípiritu le mueve, 
*' que tiemblan los bailones en campaña, 

de los amagos folos de una hazaña. 

Aqui gallardo hermano, y tier<no efpofo, 

4e la Keyna de Ungria el parco hermofo 

cekbro 



de Don Antonio de Mendoza. 337 

celebro con mil fieftas , íiendo en ellas, 

ó gloriofa ífabel , tus luces bellas 

alma cle;(\is acciones , pues no en vano 

tu mérito , y tu nombre íoberaao 

le hicieran Mageftad , á no fer tuya, 

que es grandeza , que pide iguales modo? 

fer galán tuyo , cooio Rey de todos, 

aqui del generofo iluflre Alcayde, 

que en lo bizarro fin liíonja alguna 

le pudiera fer deuda la fortuna, 

á los Reyes , y damas juntamente, 

tan cortési , tan galán , fino , y decentíí 

los fefteja , que mueftra que ha feguida 

afinado ,,modcílo , efclarecido, 

con antigua razón, y luz temprana, 

de Palacio la fenda foberana, 

que es en las Damas , y es en las Meninas^ 

aun agraviado el nombre de divinas. 
VLarc, Yá que en Madrid efíamos , que exerclcl* 

tomaremos los dos? 
Teod, Sea un oficio 

entre noble , y mecánico. 
tAarc, Qiié ? efcuderos. 
Teod^ Elfe es muy ocupado : ea , cmbufteros 

ha de fer. 
M¿jr¿-. Es oficio peligrofo. 
Teod, Siempre le he vifto culpas de dichofo, 
"b/íarc^ Vengo en el , y el primer embude fea, 

que haviendo á pura pata , que llamamos. 

Venido tantas leguas , nos calzamos 

las efpuelas , que eñoy efcrupulofo 

de hacer divorcio de las Judas botas, 

que defcalzarlas es gran dcfatino, 

fino ay también vicarios del camino, 
Qu'tanje las efpuelas de las pretinas , y calzanlás; 

Yá ettamos efpolados , y en ía Corte, 

los rumbos me dcfcubre defte norte. 
Teod, Conviene , 6 mi Marcelo, que figames 

la fenda que nos lleva , entretenida, 

mas que no á buen vivir , á buena vida, 

íiempre eíUras conforme , fiemprc acento 



3 3 8- Los Empeños del mentir, 

á quanto yo dixere: 
jurarás quantas cofas yo mintiere. 
Marc, Si la mifma mentira,ella en perfona 
fuera de faflre tn faftre, 
Vulgaríceme , nunca un compañero 
le hallara mas cabal , ni Cavallero; 
haré verdad las cofas que tu íueñas, 
y mentiré por feñas; 
y fi quieres mentir^nas defcanfado, 
y conocer quien foy , dexame aora 
mil mentiras en blanco,que yo tenga; 
para llenar defpues quando convenga. 
Teod, Abrácame, 6 Marcelo , que yo fío, 
que ha de fer efte pueblo tuyo , y mío. 
Marc. Bravo es el cadenon! 
Teod, Y cfte no es nada? 
MarcfaKo pueden jurar de camarada; 

pero qué íale aqui? 
Teo'd. Nada te admire, 

que en la Corte , entre tantas necedades; 
lo menos nuevo fon las novedades. 
Salga D.Diego empuñando la e/pa-^ La comparación fe aplicaj 
da ^y terciarklo la capa ,y tres hom- íí ufte cantas fembro 
hres hablando can el , a modo pintas , y el naype le dio 

de bravos, una cofccha tan rica, 

D/V^r. Ha fido mucha trayclon defabroche ya tifa mano, 

llamarme, y íin fufto vengo, con los am.igos, pues fabe, 

que para peligros tengo, que en el peor año le <abe 

aun mas mió el conzon, á cada hormiga fu grano: 

De un papel de defafío ufted nos cierre eftas bocas, 

llamado falgo, y fi es ya que es bien que pague ufté 

mas traycion vueílra , ferá but ñas intenciones , que 

mas valor, y empeño el mío. valen mucho , y ay muy pocas; 

Vfté es perfona muy cuerda, ^'^^i.' Madrid no ha vifto jamás, 

reportada ,*y de importancia, termino tan defcortés, 

y quien anda de ganancia íi ya una dicha nocs 

no es bien que en nada fe pierda. ganar un peb'gro mas; 
Del labrador que ci tributo compar¿icion, guflo, intento 

cultiva en futuro pan, pagara yo luego allí', 

es folo fuyo el afán, íí lo pidieran , y aqui 

y es para todos el frut®. pagaré el atrevimiento. 

Picaros 



de Don Antonio 

Picaros eftafadores. 
M4;t/' mano ^y todoí, 
I. Mlfcrablito , y brloío, 
buen badulaque. 

1, Famoío. 

Vían, A uno tres , fcran traydores, 
y es afrenta de los dos, 
Teodoro , no aco<netellos, 
que elfermasrulni.squenoel'los 
no t$ pofsiblc , vive Dios. 

*íeo<X* Dices bien , trinca irvfolente, 
tres á folo un Cavalkro? 

Meten mam , y huyen los valientes, 

2. Huyamos. 

I . Y yo el primero. 

Man, Muchos no hacen un valIentCi 
que bieft huyen! 

Díeg.\ qnébien 

que yo agradeceros debo 
la vida , noble mancebo! 

Man. Agradeccdla también 
al camarada , que es hombre 
de valor. 

Dieg. Bien le moftro: 
y fcpa , feñorcs , yo 
la f-.-erte, la patria , el nombre 
de dos ya tan dueños mios, 

TVí; -/.Primero es bitn que de vos 
fepatnos , a quien los dos 
obiiganios , que eííos bríos 
no efconden vucítra fortuna. 
Decid , con vueüra licencia, 
quien fois? qué fue la pendencia? 

D/V^.La caufa es , no haver ninguna» 
Yo Coy un anciano hidalgo, 
que con mi fangre , i lo menos 
ninguno fe perdonara, 
fino es yo lo Cavallero. 
No de la fuerte olvidado 
naci etí hacienda , y en deudos, 
ni á fer pobre en lo embidiofo-. 



de Mendoza. 33^ 

ni á ícr ri¿o en lo fobcrvio. 
Cri'ime en Madrid , al temple 
deftos ayres » que en venenos 
floridos , fon verdes lazos 
de ios dulces años tiernos. 
Buena opinión , leve güilo, 
amigos pocos , y cuerdos, 
alguno en la confianza, 
y todos en el fombrero. 
Algo de amor , lo bailante 
para kr templado medio, 
entre peligros de loco, 
y entre corduras de necio. 
Derramado en cortcfias, 
masque en coílumbres , no temo 
que de mi lengua , y mi trato 
me aciife nada el íilencio. 
De ayroía pluma indiciado 
horas entregue ítlos verfos: 
traxe , fino el mas lucido, 
el mas galán el Ingenio. 
Mis exercicios de mozo, 
y mis entretenimientos, 
ociofidadcs fin quexa, 
y dcfcuidos fin defprecio. 
La Comedia, el prado , el rio, 
y tal vez con poco riefgo 
de ocafion , no de codicia, 
furcarlos golfos del j-iego. 
De a^ui nació la pendencia, 
que eftos tres hombres, fingiendo 
un papel de defafío, 
firmado de nombre ageno, 
al campo ( qué gran baxeza 
es decirlo! ) con fu enredo 
me facan , y en él me piden, 
retóricos , y moicílos, 
que tributario les fea 
de mis ganancias í y viendo 
ladefvcrguenza eloquente, 
y elegante atrevimiento, 
Y 2 metí 



34¿> Los Empeños 

metí mafio ; mas no es jufto ' 

referiros el fuceflo, 

en que vueftra efpada fola 

fué mi efííudo , y fue mi Templo. 

Y afsi paliare á informaros 

de la obligación que tengo 

á nobles correfpondencias, 

y á generofos aciertos. 

Mis padres fueron iluñres, 

y figuicfóamis abuelos 

las dos fendas vinculadas 

á la gran fangrc del Reyno, 

Palacio ;'y la guerra , en donde 

ganaron crianza , y premios. 

Pajes del Rey , y Soldados, 

alta éfcuela de aquel tiempo. 

En una , y otra akanz;i'ron 

por arfiparo , y por MaeÜro 

aquel gran Duque , no Alva, 

íino Sol de los Toledos, 

poRreraiccunda lih^a 

de los grandes , de los diedros 

C;:pítancs , que dio a F.ipaña 

á tanta abundancia el Cielo: 

formados todos á fombra 

de if)S íiempreb.roycos hechos 

del gran Gonzalo Fernandez, 

á mas tiglos menos muerto. 

Vino á la Corte mi padre 

de heridas , y honores lleno, 

y el feigundo R-ey Fcllpoj 

el íoU) muchos Coníejos, 

fin coii falta de ninguno 

le dio un A vito : gran precio, 

trfimolar bbfones rentos 

la roxa ferial de im pecho. 

Dos hijos dexo \*aroncs, 

¿ mi , y á Don Pedro Ttllo, 

que aora murió en ia Alfacia, 

cuyo nombre , y cnyo acero 

íue^ran parte en las vjétonas 



del mentir y 

del Feria , que Cefar nuevo 

llegó , y venció , y en Felipd 

vez quarta eilrivó el Imperio. 
Marc, Toca á embeftir , que cayóftí 

la mentirilla en el cuento, 

como la fopa en la miel; 

civil lo dixe , ya es hecho. 

Don Pedro Tello murió? 

Don Pedro ? válgame el Cielo! 
Teod.Quhro , ó válgame yo, y todoF 

que murió el fenor Don Pedro? 
Dieg. Le conocifteis , amigo? 
Marc. EíTo decis? 
Teod, Darme quiero 

prifa , porque en la maraña 

fe quiere encaxar Majrcelo. 
Miir.Quh dura» que trine nuev^ 

que mas defdichas efpero? 

pues la m,áyOr parte mía 

murió? 
Dieg, V^uefirofentin>icnto 

me reftituye fu vida: 

Fuiüeisfü amigo? 
Marc. En e^remo; 

lloradme muerto con el, 
T<?t/^ .Voto a Píos, q no lo entiendo^j 

por todas í'us coyunturas 

etta brotando embelecos. 
Z)/^¿ . Dexó mi pjdre una hija, 

y q.;ifo piadofo el Cielo 

dark en virtud , y hermofura 

el dote dtl cafamiento. 

Doña Elvira de Guzman 
>fe rt.i.Tia , }X)rque mi abuelo 

por Guzman , y valtrofo 

fe-Damó dos vtces Bueno. 
Marc, Tengo noticia de todo, 

qtv el malogrado mancebo, 

ni me refcrvó cnMado, 

ni me recató fecreto. 
Dic¿' Muchos nobles lahau pedido 

por 



de Don Antonio de Mendoza. 



341 



por la virínd , y el Ingenio; 
fi es caudal honrado noinbre, 
fi es dicha merecimiento: 
Parece que te entriftcces? 
Tí<?i.De un caíamiento me acuerdo, 
ikf^.^í-.Nada has de callar , Teodoro? 

él fe da prifa. 
D'teg, En efedo, 

reconociendo fus partes 
mis parientes , fiempre atentos, 
no defpreciando á ninguno, 
los tiene todos fufpenfos; 
porque Don Pedro mi hermano 
trato mas con guílo nueílro, 
en Ñapóles de cafarla 
con \\w Don Luis de Vivero. 
Pidió un retrato de Elvira, 
y embiamosle pequeño 
en una carta. 
iH^rí.Nopaííes 
adelante , que no debof 
acallar eífas memorias, 
divertir efte tormento. 
Aqui me marido yo, Ap* 
en eíle Don Luis me buelvo: 
Eftrecha viene una vida 
á tan mortales recuerdos: 
como tarda el corazón, 
defatado de sí mifmo! 
Don Luis de Vivero (a trifle!) 
foy ; mas no foy , que no tengo 
íin Don Pedro ser , ni vida; 
téngale Dios en el Cielo. 
Tcod, Téngate Dios en fu gloria. 
Mure. Eílo es mentir á dos tengos. 
^eod. Por mentirofo de ayuda 

me traen por Dios qual perro: 
- O mentiras venturofas, 

que dicha es mentir mas prefto! 
Dieg, Vos fols Don Luis? 
Míirc, Mis defdichas 



como pueden , ni pudieron 

fer de otro? 
Vieg, Y dudarlo yo, 

feñor Don Luis , como puedoí, 

que menos que vueftra maao, 

que reconocido befo, 

ni yo le debiera tanto, 

ni tuviera tanto esfuerzo. 
MarcYi no es tiépo de encubrirme; 

Teodoro , faca al momento 

el retrato* 
TeocL Qué retrato? 
Míín .Haráfme que pierda el feflb. 
TcW. Miente como has de mentir. 
Mrtrr. No me vayas al enredo, 

como á la mano. 
Teod, Seiior. 
Man, Saca el retrato , groífero; 

encomcndéte otra cofa? 

traxete para otro efeéto? 

faco otra joya de Italia, 

ni otra reliquia mi pecho? 

facale luego. 
Teod, Señor. 
Dieg, El le ha perdido , y yo veo 

maravillas , y milagros. 
}Aa7'c. Dame aquí el retrato luego. 
Anda tras él ,y Teodoro fe efcondü 

en Don Diego, 
T eod. Czzz.áoxts pretendientes. 

Indianos cafamenteros, 

vueftra infinita mentira 

fe me revifta en el cuerpo. 

Con las joyas , y los dijes 

de balajes , y el efpejo 

de topacios , y el carbunclo 

al tope : y los Camafeos 

el retrato me quitaron: 

una vida fola tengo, 

una muerte debo á Dios, 

y á ti lo demás te debo. 

y 3 MíJf f ♦ 



34-^ 



Los Empeños del mentir y 



Marc. El retrato ? Vive Dios, 
que dcrputs que te aya mnerto, 
aun tendrJ^ fcd de venganzas 
mi ardiente amable deíeo. 
Dieg' Dcfcuido ha fído notable; 
por avcrme hallado en medio, 
que os reportéis os fuplico. 
Marc» De las joyas no me actierdo, 
pues murió Don Pedro , folo 
perder el retrato íicnto. 
Dieg. Huefped fereis eíU noche 
de fu onginal , y creo 
hallareis agradecida 
á la cafa , y a los dueños. 
Marc. Teodoro , buel\ etc á Italia, 
que en ver tu fombra me muero; 
fiel eres , pero aciago, 
bien nacido , pero necio. 
Teod. Diez años ha que te íirvo, 

yfalgocon eí>e premio? 
Dieg. Por hacerme á mi merced, 
y por fu bizarro aliento 
en la pendencia paífada 
fe ha de quedar. 
Marc, Nada niego 

á cofas de Dona Elvira, 
ni á la fangre de Don Tello. 
Qiiedaos a Dios , y dexaduic 
bolver peregrino , y ciego 
á no bolver ya conmigo, 
á no íaber de mi mifioo. 
Las cartas que á la ponida 
me dio para mis conciertos, 
para vos , y vueítra hermana, 
reconocido os lo de xo. 
Saca , Teodoro , eífas cartas. 
Tec^d, Que efta endemoniado pienfo, 
quiero mentir á fu trote: 
también me hurtaron el pliego. 
Marc, Efío mas? 
£>ie¿. No ay que hacer cafo 



de lo efcrito , que yd íremo^ 
adonde mas quepapeles, 
harán fenrir ojos bellos: 
venid , y defcanfareis. 
JVf.«r.Que,deícanfar? ya avrán hecho, 
mi apoíento mis criados, 
que quife entrir encubierto. 
Dieg. Mi caía eftá prevenida. 
Marc. No ha de íer, 
Teod. Tan nobles ruegos 

defprecias? 
MArc. Vergante , vos 
también entremetidejo? 
efte hombre es la mifma Filis, Ap¿ 
que anda en el primer concierto 
tan blando. Teod. Sin duda tuvo 
en la pendencia gran miedo. 
Marc. Miente mas largo Teodoro. 
Teod. Miente mas corto Marcelo. 
Marc, Para cofas de honra , y puntft 

no vales. 
Teod. Protoembuí^ero, 

mentir para otro es mentira; 
y folo es jufto , y honeüo 
f 1 mentir para si mifmo. 
Marc. Poki on , defcuidado , fiero, 

no has de comer mas mi pan. 
Teod. Bada a los dos el ageno. 
Vanje haciendo muchas hazafíeriaSf 
y Jalen Dona Elvira , y 
Dona Ana. 
jini. E'vira , los pocos años 
mucho no pueden füber, 
y moza , y linda muger, 
qoai de efto hará defcngaños? 
Celebrada una hermoíura 
fiempre eñara peiigroía, 
y no fltinprc eftá en lo hermofa 
ma! hallada una ventura. 
Mii galanesde mil modos 
it íun íeüt jo iaiportuno, 

y mlcn- 



de Don Antonio de 

y mientra? no lo es ninguno 

picnían que huelgas con todos. 

Que temes , Elvira ? qukn 

te pjede á ti fer ingrato? 

que aunque yá nmxK) el bpé trato, 

aun es vivo el querer bien. 

Yo sé un hombre , que te quiere 

con tan fina ley , y amor, 

que no es fu tierno dolor 

de lo blando , que fe muera 

De verdad muere |>or ti, 

y folamente ha fiado 

fu bien nacido cuidado 

fde amor , del alma, y de mí. 

No es de aqf'.ellos, que en antojos 
ceban todo el penfamiento, 
fiendo en fus paíTos Intento 
qualquier nQtlcIa en fus ojos. 
Tan recatado , y ceñido 
vive , que en nuevo f:crcto 
gafla todo lo difcreto 
folo en no fer entendido. 
Si quieres faber el nombre, 
pues fomos primas,y amigas, 
fabe que es. 
Ehir, Ño me lo digas, 

baila íaber que es un hombre. 

Conocer al enemigo 

es menos riefgo , mas no 

me aíTeguro en cíTo yo, 

fino en que yo cRoy conmigo: 

Nada temor , ni denuedo 

fne hace , que en lo efparcido 

para todo lo atre\ ido 

folo de mi tengo miedo. 

Inclinación pensé yo 

que era amar , y yo imagino, 

que fe ha de amar por dciüno, 

pero por coníejo nv». 

Medios todos fon iujuños, 

querer por intercefsion. 



Mendoza. 343 

poca entereza , que fon 
muy licenciados los guílQS, 
Poco tiene merecido 
ningún hombre para n;!, 
porque te parezca á ti 
muy bueno para querido. 
Y á no hacer tiro á mi hermati<»¿ 
que le amaras te pidiera, 
porque el hombre no tupiera 
tan buenas partes en vano. 
No ajuílaftc bien los modos 
de culpar no amar yo a alguno, 
que por el q^ierer á uno 
fe paíía á quererlos todos. 
Mi condiclorv me dlfculp» 
\ con oír eftremos tantos, 
que eCtán los necios efpantos 
muy vecinos de la culpa: 
tu con tantas bizarrías 
fufrir puedes ocafiones, 
pues aun con tus perfecciones 
temiera yo en íiendo mías. 
Ayijff Perdona, que tqdo ha fído 
arma faifa , que fegura 
sé que guarda tu claufura 
lavifpera de marido, 
Quife ver fi yá entregada 
a nticva^matronerlas, 
nnyfterloft refpondias 
tus necedades de honrada. 
Y tu pranor nada ignora, 
aunque muy nue o á íer viene, 
que hablar libre , y ma! , íe tiene 
por grande virtud aora, 
Elvir. íiíla vlrtuofa infolcncla 
aun diciendo verdad, miente, 
que en nada fcrá decente, 
quien habla con indecencia. 
Aun de lo que errare , no 
á nadie culpar efpero, 
que para buena , no quiero 

Y 4 hace 



344 ^^^ Empeños 

hacer mas que ferio yo. 
De DonDiego,y no es temprano, 
eftos días he entendido 
que paíTar quiere á marido 
todo el cuidado de hermano. 
Con un Don Luis de Vivero, 
que en Ñapóles eüá aora 
me han dicho, y que cada hora 
fe efpcra efte Cavullero. 
Y acuerdóme que un retrato 
pidió mió , y le cmbió 
Don Diego , aunque me encubrió 
la caufa con gran recato. 
Pues tu con el tanto puedes, 
fabe lo que ay, que ver fíente 
la libertad en el \icnto, 
y junto al alma las redes. 
Que aunque no ha de fer porfía 
mi voluntad nunca en nada, 
quiero tenerla informada, 
ya que no la tengo mia: 
pues aunque muger nací, 
parece mucho alvcdrío 
efto que ha de fer tan mÍo, 
diíponerlo tan fin mi. 
Ana, Elvira , no<ludf-'sdcl]o, 
y que lo dcxo efectuado, 
que aun es mas que concertado, 
tu íicrtnano r)on Pe dro Tclloi 
y de Don Lnis he cntí,iidido 
q'ie es perfona feñalada 
por el arre , y por la efpada. 
Blv. No es harto para marido. 
Ana. Qvh le falta? 
Bhir, Eílb preguntas? 

Noble, entendido, y cambien 
fobre todo hombre de bien, 
que es todas las partes juntas. 
Ana, Lo noble , lo dice el nombre, 
pero dexafte olvidada 
la hacienda. 



dd mentir y 

Ehh', Buena es hallada, 

mas la mayor es el hooibre. 
Sale D, Diego muy alboiocado^y que- 

ánnfe a la puerta, de modo qtie fue^ 

ddnfer vijioí, Marcelo, y Teodoro, 
Dieg.Quc aqui os detégais os ruego, 
no aíTuílcmos á mi hermana, 
y efta dicha : mas Doña Ana 
en cafa? 

Ana. Señor Don Diego, 
de que tan grande alegría? 

Dieg. De verte pudiera fer, 
pero todo efte placer 
es dicha de Elvira , y mia; 
lo afinado , y lo galante 
perdona , que oy es forzofo, 
que aun hafta el nombre de efpofd 
fe3 embarazo de amante: 
Hermana , Elvira , no pido 
albricias , pero merezco. 

Ehir. Nada hafta aora re ofrezco^ 
que me traes? 

Víég. A tu niarido, 

en un mancebo gallardo, 
por fu valor. 

El'i'ir. Que aíTuftada 
lo efcuclio! 

Dieg. Y debo á fu efpada. 

Eh. Trifte , y dudoía lo aguardo! 

Ana. Mil parabicneEte doy, 
que he oido , íi es ei Vivero, 
que es bizarro Cavallero. 

Eh. Ay prin.a ! cfperando eftoy 
entre alborozo , y enojos, 
quiera wios , pues lo ha querido; 
que de tanto que has oído, 
quede algo para los ojos. 

Dicg. Sóbrate la compoftnra 
BStural , no ay que adcrczarfe 
mas bien , que ha de examiraríc 
ádefcuido la iicrmofura: 

íicmpre 



de Don Antonio 

ííeinpre eftás bizarra. 
Sale Terefa, 
Ter.Ols 

mozadas, buen ayre fopla, 
de repente como copla, 
el novio. 
Dieg. Señor Don Luis, 

entrad , honrad. 
Entrafi Marcelo ^y Teodoro poco a 
poco , y a la par , y Marcelo 
muy de figura. 
Elvlr, Qvi2i\ ferá? 
Ana, ElTo es mcnefler decirlo. 
, Ter. hy li faeííe ei hombreciliO. 
Ana, Aun yo efloy con íufto ya, 

pero Elvira fe alboroza. 
Tev, Yá llegan. 
Marc. De cípofo embiüo. 
Teod, Ata la chanza. 
Marc. Vor Cliriíto^ 

que es de lo caro la moza: 
pnra entrar muy Cavallcro, 
como he de hacer? 
Teod. Lo eníadofó 

fuera bien, pero entra ayrofo. 
JMarc.Toóo un Don Luis de Vivero 
tenéis , Elvira , dichoía, 
de par en par. 
JEhir. Q^ie deídichal - 
Ana. La necedad yá eftá dicha, 

ei novio es , el es. 
Marc. Qiie hermofu! 
Ter. A y íefiores , que mal dexo 
que tuvo la reverencia, 
y aforrada, en mi concitncia, 
en .nalvado oHcialejo. 
Mi^rc. Que dixerd Paulo jovio, 
Ttodoro, defia Efpañola 
bÍ2arra , y deydad fola? 
Ana. Mintió el demonio del novio. 
Tíod. Por Dios 4 es beiU la Elvira! 



de Mendoza. 34,-^ 

que eftí fruto aya facado, 
no m.isqae el havet plantado 
mis temprano una mentira, 
Ter. Mal aya yo vez , y media, 
fi ( por vida deCta cara ) 
íi al tal hombre le tomara 
por mío en una Comedia. 
Marc. Ha Don Pedro. malogra do, 
quanto por dich i tan mia, 
defeabas tu efte dia: 
no t? mereci cuñado! 
Es la cabeza cortada, 
mi feñora Doña EKira, 
del Pedro,y no es,no, mentira 
el retratcjo. 

Turbafe Elvira. 
'Dieg. Turbada, 

feñor Don Luis, es decencia 
que no fe efcufa. 
lAarc. A no fello, 

tuviera yo zelos dello. 
Eh. Q^ic vil ferá la obediencia, 
que con íuertc tan cruel 
feajuftc;mioes el si, 
y no puede fer íin mi 
fer defdichada con el! 
Andiga , pues , ya fue dicha, 
en tan poca , hallarte aqui, 
ayuda, ayuda a que en mi 
fe diiate ella dcfdicha. 
Que hombre es eQe,q no ay parte 
en él que obüque á querido? 
Que hallado, que entremetido, 
qué mal porte,qué ruin arte! 
Qi)é no fea gentilhombre, 
que importa? y fufrirle quiero 
mal ayre de Cavallero, 
mas no mala traza de hombre. 
Qué eÜo agradaíle,me ef}\anto, 
á mi hermano; efte mi dueño? 
fufrafe algo de pequeño, 

mas 



3 4^ Los Emp ems del mentir, i 

mas de hombre baxo no ranto. el feñor Don Luís cada día? 

Ana, Ni i;mi lo pequeño es fufrlble; Teod^ Viene oy de embozo. 



que civil , que defayrado 

aun el pobre del criado 

es trato mas apacible. 
Marc, Teodoro. 
Teod, Que mandáis? 
Marc, Ola, 

como necio , y defcuidado 

has de parecer criado, 

íi dexas la criada fola? 

En reverencias no elUs 

perico , mal las encaxas. 
Teod, Como he de hacerlas? 
Man* Mas baxas, 

quando las fingieres mas. 
Tajfíife Tevdoro con la criaán^ 
Teod. Defcuido ha fidOjCraeráíc 

la recamara al momcnco. 
Z)/V¿^, Quimera que el cafamiento 

efta noche fe efeó^uaíTe, 

pero no es tarde mañana. 
Ana,Qnh en ello que eftá D, Diego) 
Elv. Mi hermano en todo eftá ciego. 
Dicg. Dichoía ha íido mi hermana 

Elvira ,1o agradecida 

también lo mueftra a fu mano, 

que ya no folo es hermano, 

fino padre , pues la ida 

fabrás defpucs de qne fuerte 

me la dio , y fe la he debido 

fegunda vez. 
Bh, Y has querido 

pagarfelacon mi muerte? 
Teod. Mi feñora , yo me llamo. 
TVr, No quiero faber íu nombre, 

mas uñed , feñor gentilhombre, 

tiene mas talle de amo; 

Digat«e por vida mia, 

Vuefaftpd y fi lo perdona, 

)i.tríl<? eftá luih períbna 



Ter. Es don .'.y re. 

Teod, Es de la gala el crifol. 

TVr, Nubes avid para el Sol, 

mas no ay fombras para el ayrtf; 
Teod, En Italia , entre diez inil 

infantes , en qualquier calle, 

era el Principe íu talle. 
Ter, Y llamábanle el gentil 

Efpañol? 
Teoa* Como? y el bello. 
licr. Son camaradas? 
Tcod^ Mal año, 

es mi amo entero. 
TíT, Es engaño, 

yá huviera dicho mal del: 

trae veftidos muy galanos 

de Italia? 
Teod, Y los da también. 
Tí-r. Que los íabra cofer bien 

me lo han parlado fus manos: 

Era íartrc, 6 Capitán 

el feñor Don Luis en Ñapóles? 
Teod. La flor de los Efpañoles 

le llamaban en Milán. 
Ter, De í pues de á cafar fe , el bello 

garzón , a que es fu jornada, 

que es lo que pretende? 
Téod. Nada, 

ler. Saldrá fu merced con ello; 
Teod, Como te llamas? 
Ter, En quanto al nombre 

nada ay civil, Terefa. 
Teod. Y Terefa Gil 

en el per fegu irnos tanto. 
Dieg, Señor Don Luis, efta noche 

dcfcanfad , venid , que aqui 

es vuefiro quarco. 
Anai Y a mi 

me cftá yá efperando d coche. 

Dieg, 



de Don A?itonio de Mendoza. 

Dieg. Tre á acompañaros ^o, 

prima , á vucftra cafa. 
Marc. Y todos, 

aunque hiciera muchos lodos. 
Ana, Finezas por mi , eflb no, 
temo algún engaño ; vltraje 
.natural , no era el primero 
mal talle , y buen Cavallero; 
mas lo indigno del lenguage 
no fe difpenfa ; haz por ci 
lo que puedes. 
£/i;. A Y Doña Ana! 
Ana, El no, también le ay mañana. 
Bl-v, Y mas fiendo el novio aísi. 
í)ii?^. (Redaos, hcrm.ino,y tu Elvira, 
mientras con Doña Ana bella 
voy , entretenle, 
Ana, En creella 

conozco mas que es mentira. 
Van/e Don Diego, y Doña Ana j to- 
ma una filia Marcelo , y pide 
otra para Elvira, 
Man, Querida efpoía. 
£h. No quiero 

lo cfpoío ,( m íó querida. 
jMarc. Sentcios oiréis de mi vidaj 
pero eftas botas primero, 
{ la llaneza es maridable ) 
quitarme quiero. 
ArriniAfí mucl-n d la JtUa de Doña 
í luirá ,y lítga Teodoro d las botas^ 
y ambos ejl.in d€ buena 
gracia^ 
Tcod. El eílá 

eaíadazo entero ya; 
quita. Elv, Hallamiento notab!el 
Teod, Picaron , hombre endiablado, 

lo amo can de par en par? 
JM^oc. Que me he de arromadizar? 
cfcufo , tfcnfo , es criado, 
que putde fervir al Ray 



en una gv.lera ; andad, 
la recamara cuidad: 
gran cofa un criado de ley! 
Teod, Splo con ia moza , ó loco, 

no lograrás lo traydor. 
Marc. La doncella á la labor. 
Ter, Tanto marido en tan poco? 
Eh, Vete , que íi algún inttnroL 
aqui moftrafle , en mi fiera 
venganza , y fu iangre , viera 
bañado fu atrev imiento. 
Teod. Ven , Terefilla. 
Ter. Al reclamo, 

r.i me alborozo , ni ajuílo, 
íi el mancebo tan mal guíío 
tiene en moza, como en amo. 
l^anje los dos, 
Mar.No efteis tri{lc,Elvira hermofa, 
que os traygo en quince baúles, 
verdes , morados , y azules. 
Eh, Defdichada , y codiciofa 

también? 
Marc, Muerta por fabello 
eüals , y a íerviros tanto 
dcfpeje a Italia de quanto 
es raro , es preciofo , y bello. 
De un gran camelote de aguas 
de Perfia , que fe hace allá, 
mil varas traygo, en que avrá 
cafi pAi a unas enaguas. 
De tela rica , y luciente 
cien piezas , que compre en Ltlcá>; 
donde el nubarrón caduca, 
y lo alcachofado miitntej 
cuya pulida , y eO.raña 
labor , galante , y hermófa, 
firve de hactr mas coilofa 
ala necedad de Efpana. 
Eh, Efte es loco , y es groíferQ; , 
y mi hermano? 

S4k u$doro, 

T<Qdi 



348 

Teod. Que veílído 

mañana? 
Mavc, Que prevenido, 

cuidadofo majadero! 
*T€od, Te has de poner? 
Mure, Quancos ay 

nuevos? 
Teod, Solos quince aquí. 
Marc, Tenine el pagizo Turquí, 

y ponte tu el verdegay. 
Teod, Tilde olvidar no querría 

de todo. Vafe, 

Eh. Fuera atenderle, / 

tan necio como quererle. 
Marc.Dcxh á ítdia , eípofa mía, 

tan exhaufta , que recelo, 

que en ellafolo hallarán 

fufpiros ¿e tafetán, 

y quexasde terciopelo; 

abanicos brava cofa, 

de lo que culto fe llama, 

traveííura en qualquier dama, 

y en todas codicia ayrofa. 

A entretener vueflra mano 

cerca de tres mil vendrán, 
^ que aunque pocos , bailarán 

para pafto de un Verano. 

De diamantones brillan res 

fuma , y riqueza efpantcfa, 

y en vez de cadena , y roía 

un cauliflor de diamantes. 
JEh, Que mi hermano tanto engaño 

ignore! 
Suelve d falir Teodoro como antes, 
y levanta/e tras el Mar", 
celo, 
Teod. Qué haca mañana, 

la Tygre » ó la Porcelana? 
■Marc. O qué preciofo picaño! 

Teodoro , nunca eftás ducho, 

¡que te he dicho muy defpacio 



Los Empeños del mentir y 



íi has de atinar en Palacio, 
que íirvas bien , y no mucho. 

Teod.QuQ era un majadero en modo,' 
dixcras , y andas conmigo. 

Marc, Si dlxera , y íi lo digo, 
fervir , es fufrirlo todo: 
Traygoos , feñora , en efedo; 

Quiere tomarla una mano ,y levan-i 
tafe Elvira enfadada, 

Elvir, Lo que qui fiera por Dios,; 
que no os traxerais a vos, 
y traxerais mas refpetp. 

Teod,M\ feñor viene. 

Sale la criada , y parte d efconderfe 
Marcelo, 

Marc. Eflb temo, 

adonde me eícondere? 

"El-ü, Efconderos , para que? 

Marc, Soy recatado en ellremo; 

Teod, Que haces? 

Marc, Salir me ha culpado. 
Sale Don Diego, 

Dieg.Quc perdonado avrá fido 
el tardar. 

Eh. Veo que ha venido 

el feñor D.Luis muy canfado,' 
y recogerle, D/eg, Qué igual 
eres ¿ mi amor! 

Marc. Cenemos. 

Dieg, Al punto. 

Teod, Con mil eftremos 
cenar carne le hace mal 
á Don Luis mi feñor. 

Mr,¡-í, Como, 

es mentira , Juro á Dios: 
quien os ha fubido á vos 
de Lacayo á Mayordomo? 
No se yo como efte pudo 
mentirme tan delicado, 
fino porque eftoy enfeñado 
á cenar fiempre mcuudo. 



de Don Antonio de 

D'ug, Qué guílofo , y exparcldo! 

bizarrías de Soldados 

galantes tiene. £/í;.En menguado 

fc pago lo agradecido: 

qué ha hecho por mi hermanó efte 
hombre, 

que el í¿r tan necio le cuefta? 
Ter, Qué novio , y figura es efta? 
Blv. Dale la mitad del nombre. 
Dicg. V^én , El \ ira. 
Elv, Qiié medróla que voy! 
Teod, Que temas es jufto, 

que no ay cofa de peor gufto, 

que la dicha de una hermoía. 
'Blv, Que eüoínfra ! que efto calle! 

ruines fortunas vi yo 

en otras ; pero quien vio 

dcídicha de tan m.sl talle? 
Vanfe . Elvira , y Tereja , y Don 
Diego ejid defae la puerta, cerno lia- 

ruando a loi ¿os. 
Tecd. Mny majadero lias eflado, 

y muy fin arte iuíolcnte, 

que en nida irícnos le miente, 

que en un mentir deinafiado: 

V tras efto es niuv iniuflo 

partido , y gran ryrania, 

de ambos la bellaquería, 

y tuyo no mas el g'.ifio. 
Marc, Vos , atrevido , lia^Iai. recio? 

vos prctciidtis parte en nada? 

muy puefto en lo camarada, 

muy entremetido , y necio 

iDs dais tr.mbicn al ni^ el? 
Teod, Luego foy tu criado yo? 
Marc, Luego no? 
Tcod. Qué es luego no? 
KLííY. En mi llaneza con éi 

fe ha deñruidoi Ttíod.ky picaño 

m;is gracioío? 
M^rc, Criado no. 



Mendoza. 7^49 . 

ajuílaos , que aquí aeabo 

la farfa de vucfiro engaño. 
Teod, A voces quien eres digo. 
lAarc, Sois criado , y fois quexofo 

dos veces , anda enfadoío, 

no valéis para teftigo. 
Mníranfe haciendo mucho e/íruendo 

todos , y Don Diego aplacan- 
dolos. 

JORNADA SEGUNDA. 

Salen Márcele , y Teodoro. 
Teod.Vlve Dic3,que he de dar voces,; 

ya vengo rt íuelvo en efto. 
Marc. Paíib , Teodoro. 
T^od, No ay pafto. 
Marc. Advierte que nos perdemos. 
Tf (v.No ay q advcitir , pefe al diablo; 

no le bafta ya á un enredo 

dos dias de \ enturofo? 

No le ("obra ¿ un íufrimiento 

un inftante de ofencáido? 

Y qué del engaño efpcro 
le lleven iguales ombros, 
le fui Van iguales miedos? 

Y qi.ié la maldad que entrambos 
igualmente cometemos, 

tu triunfas , y yo la lloro, 
tu la gozas , yo la pierdo? 
Tu duermes en cama iluftre, 
y en gcnerofo apoíento 
repofas , y en cafa todos 
^ • mas que huc fped te hacen dueño, 
y en mefa abundante , y rica 
comes con Elvira , haciendo 
competencia los regalos, 
platos dulces , y ojos bellos. 
La familia aduladora, 
de tu temblante pendiendo, 
r defpues de c;^4 n?an«ío, 

ao: 



3 50 Los Empeños del mentir ^ 



fio te fufrkran más necio. 
Y por esforzar tu engaño, 
tan amo eftás , que ÍGÍpecho, 
que eres feñor , pues me olvidas, 
que foy criado , pues me quexo. 
En ñn , no mas que el embuÜe 
conmigo has partido haciendo 
déla amiftad ,tyran¡a, 
y de la igualdad , imperio. 
Cuerpo de Dios , aya guftos 
para codos , y campemps 
todos de bravos , de ricos, 
de nobles , v de difcretos. 
Yo he derraaiado por cafa, 
con tal arce , y cal ingenio. 

lAarc» Qué has derramado? 

Teod» Que foy. 

yi-irc, Q¿ilen? 

Tcod. Don Luis de Vivero. 

yíarc. Qué dices , hombre? 

Teod. Eílo digo. 

Mt?A". Eflb es mentira. 

Teod. Efto es cierro, 
yo he de fer Don Luis. 

"híiarc. Demonio, 

mi Don Luis me quitas? 

Teod* Quedo, 
que yo lo foy. 

VLarc. ViveChrlfto, 

que nos matemos fobrc eflb. 

Teod. Ya es por demás , habla pallo, 
no repliques , y oye atento: 
Yo entre fcmbras de palabras, 
que hacen noticia , y no empeño, 
he vertido dicftramcnte, 
que oyendo a Don Pedro Tello 
de fu hermana tan divinos 
akos encarecimientos, 
de que por teftigo daba 
un retrato , y que el efpejo, 
y el pincel han fido fienipre 



dos liíonjds del filenclo. 
No fiandome a la fama, 
ni a las pinturas , intento 
examinar con )os ojos 
dudas que formó el defeo; 
y que ya que tan de cerca 
he vifto el valor inmenfo, 
la foberana hermofura, 
el divino entendimiento, 
me dcfcubro , y d efe m bozo; 
corriéndole el falfo velo 
al engaño , en paz fabrofa 
de mis dulces penfamientos, 
fcñas , noticias , y quanto 
puede ayudar á efte nuevo 
engaño de los criados, 
tengo copiado en el pecho; 
traygo embuíte grarlfdato, 
y oy á reilo, y campo abierto, 
que loy Don Luisdigoi tenga 
mejor inveiKion mas precio. 
Si tu eftás enamorado, 
yo también lo elloy, Marcelo: 
es rica , y tengo codicia, 
es hermoía , y alm.a ten .70. 
Concede con el cmbuüe, 
que !l no , defato luego 
la maraña , y digo á voces 
las rrayciones , los defvtlos, 
la3 coñuijibres , las maldades, 
con que embulla ro prokflb 
tres el horror del mL;ndo, 
y el efcandalo del pueblo: 
Que no es razón, ni es decente, 
ni es jufticla , ni ha de ferio, 
que tu aora medres mas, 
íi vo no se mentir menos. 
M'i'i'c* Embi.ílero del demonio, 
Jefus , maldito embuílero, 
galán pelmazo , que aforras 
uu enredo en otro enredo, 

pues 



de Don Antonio de Mendoza. 351 

pues como han de pcrfuadirfe fangre, diícrccion, y esfuerzo; 



a eftefegundo embeleco, 
menguado, loco, bellaco, 
fondo en fimple,y cabos negros? 
Teoü* A enredador de la cuerda, 
no delalengua,myfterios 
ctiene coto la mentira? 
La necedad tiene medio? 
Qué dudas de lo fegundo, 
fi hm creído lo primero? 
Qiie á lo« trudes apacibles 
pocos o;os ay deíplercos; 
la duda que en efto liu viera, 
es , que eílos fon efcuderos, 
y á mentiras de alta guifa 
no eOarin fus güilos hechos, 
que a 1er orejas mas grandes, 
qué íeguro , qiié fin riefgo 
llegará el embufte en rabia, 
en zelo , y amor embuelto! 
Embufterosde si mifmos 
fon todos,, moral me buelvo, 
que.no engaña aun en nofotros, 
dentro de nofotros mefmos: 



y pues , nrentir a ios otros, 
fi yo á mi propio me miento: 
quantos en Madrid proFeíTan 
ea exerciclosdiverfos, 
mentir femblantes , y nombres. 
Hablo floxo , y callo recio: 
ya la tela eftá empezada, 
fer^ menos íeñor te ofrezco; 
no nje murmures , que elloy 
tan asno , que ya lo temo. 

Marc, Animo,que ya me rindo, 
Teodoro, embufte , y á clío, 

Teod. Embufte, y él á nofotros 

.' es camino mas derecho: 
PaíTo , que la Elvira fiíle, 
retiro , y bolvamos luego, 
con la invención tan guifada, 
que pueda cenar un muerto. 

lAarc. Invención la de la clin, 
que en fortijas , y torneos, 
entre muchas fola una, 
una fola lleva el premio. Vanfe¿ 
Sale Elvira» 



quien no íe miente á si mifmo, ^ 

Blv. Blanda, tifueña , criftalina fuente, 
que al hermofo efpbyar de fus albores, 
fi las íelvas le dan cunas de flores, 
margen los campos fon a fu corriente. 

Si feftiva , fonora , ayrofamente 
los céfiros la van diciendo amores, 
fi requiiíbros los dulces ruifeñores, 
fi el Sol , fino galán , quexas de aufente. 

Que prcfto en hondo valle, aunque mas bella, 
de turbio arroyo vil deímerecida, 
en vano gime , en vano fe querella. 

O yo mil veces yo , mas ofendida, 

que en ella aun hafta el ser murió con ella," 
y en mi viviendo el ser pierdo la vida. 
Sale Tirefa .'iprejhrada, que ay gran novedad. 

Tí'r. Efcucha atenta , fcñora, Mh* Y es? 



Ter» 



352. LosEmpeñ 

Ter, Note lodlré defpucs, 

fino aora , y muy acra. 

Sabes , que henvos entendido 

en cafa? 
'Elv, Di mas aprifla. 
Ter, Que efte Don Luis. 
^lv, Qué Terefa? 
Ter, Es mentlrofo , es fingida. 
JBlv, Es c¡erto,ó es fofpechado? 
iTf r. Sofpechado , pero oirás, 

que ay otra fofpccha mas. 
Elv^ Qué íofpecha? 
iTír. Que el criado 

es el Don Luis verdadero. 
Eh. Que todo ciiibuíte a fcr viene: 

no lo dudo , pero él tiene 

nias arte de Cavallero: 

noas que teftigos , que Teñas 

te lo obligan á decir? 
T<?r, Muchas , grandes. 
Eh, O mentir, 

en quanra mentira empeñas! 
. Nada verdad me parece, 

que fon cafos impoísibles, 

necedades apacibles, 

que la Comedia agradece. 

Dime lo que has entendido, 

pero vete ,que defpues 

lo dirás todo : ya ti 

dicha dudado un maric^o. 
Salen Marcelo , y Teodoro , y Mar- 
celo de/cubierto, 
Ter, Los dos vienen. 
Eh. El femblante 

me ha de informar lo primero. 
Teod. Lleva quitado el fombrero, 

y en viéndonos al inftante. 
"M^-rc, Yate cutiendo. 
Tecd. Aníi lo creo. 
}Aarc, En fin te has enamorado? 



OS del mentir y 

En viendo que los mira Ehira^deJ^ 
cubrafeTeodoro^y cubra/e Marceh, 
Eh. El fombrero entro quitado 

el otro, y porque los veo, 

íe.ha buelto a cubrir , el que es 

halla aora Don Luis. 
Teod. No ay Ñapóles, no ay Pafi^ 

fino Madrid , donde vés 

una dfiidad como Elvira. 
Eh, En mi hablan , y empezar 

quiero aora á delatar 

los nudos defta mentira. 
Teod, Con novedad admirado. 
Marc, Terrible ha fido tu intentó. 
Eh, Aquel modo , y hablamiento, 

no es refpero de criado. 

Llamo al defcuido » a verqual 

reíponde : Ha Don Luis. 
Teod. Señora, 

vés qué te llama? 
Eh. Hafta aora 

cíio no fale muy mal; 

pero corta prueba es: 

Ha Teodoro. 
Teod. Ama mia. 
hh. Si hace fe la bizarría, 

mas galán , y mas cortés 

es elie ; un necio tengo 

contigo. 
Tiod.Disíliía. ventura 

grande mia : qué hcrraofura! 

a fer muy dichofo vengo, 

fi en que fcrvirte fe ofrícc. 
Eh. De tu buen gutto lo fio, 

a pefar de mi ah edrio, 

que á otros mal le parece: 

Aprieta tni caíamicnto 

tu ame Don Luis , de modo, 

que de ver que es mió todo, 

me hace laftima el tormento. 

Que entre fufpiros, y llantos 



de Don Antonio 

es ücfperdlcio el mayor, 
que en \yi\ fe gaílc un da!or, 
que pu-dc fcr par.i cantos. 
El porfii , y yo na puedo 
reíilHrme üu ui ayuda, 
que el morir, aiin de \í duda, 
es lo mas b;ivo del miedo. 
Haz íi quiera por un dia, 
que mí alma no le vea, 
y como fuya no fea, 
yo la perdono el fer mía: 
Y efta lifonja recibe, 
que te deba yo el vivir; 
muera yo de mí morir, 
mas lio de lo que otro víve. 

"Xeod, Siento, íeñora,de fuerte 
tu congoxa , que ofrecer 
el morir por ti, es hacer 
gran precio a tan flaca mucrW. 
Quedarás agradecida, 
de que yo á Don Luis perfuada 
que note embarace en nada? 

Elv, Mas te debo que la vida, 
perpetuo agradecimiento 
en mi , Teodoro , hallarás. 

Tfod. Y no te obligaras mas, 
de que dexe c I cafamicnco 
el mifmo Don Luis,por darte 
mas güilo, y no quiera verte, 
y que muera de ofenderte, 
tan prefto como de amarte? 

Blv, Digo mil veces,quc holgara; 
que á Don Luis fe lo debiera. 

Teod. Belltfsima Elvira efpera. 

Marc. Aquí todo fe declara. 
Hinca/e de rodillas , y levanta/e» 

^eod. Aquí tienes, aquí eftá 

á tus pies Don Luis , que en vano 

ímpulfo tan foberano 

puede reíiñirfe ya. 

y O foy Don Luis , que obligado 



de Mendoza. 353 

de tu retrato , y la hermofa 
relación; que tierna cofa! 
ha mancebo malogrado! 
encubierto quífe verte, 
para ver íi a la pintora 
tu generofa heimofora 
igualaba en alta fuerte. 
Y yá que tan foberanos 
tefi;igos hacen las paces, 
no ay embozos, no ay disfraces; 
hafta el alma efta en tos manos. 
Si te canfo, harás que buelva, 
y que ai inftante me \'aya, 
no a los deleytes del Haya, 
fino al rigor de la Elva, 
que ni en fu florido feno 
Pufilipo , ni Puzol, 
verde caricia del Sol, 
lifonja del mar Tirreno 
me acojan , fino el Levantd 
las galeras en que armado 
fea de un dolor foldado, 
y de un ímpofsíble amante* 
Llega Teodoro , habla , di 
á voces claras quien foy. 

MarcStñox^LyCi erre, aquí cíloy; 
á mi dueño obedecí: 
La gente llana , y honrada, 
fingir gran tiempo , feñora,' 
no fabc , qual la traydora 
ázia si mifma embaynada,- 
perdona el engaño. 

jE/cEsfucño A^; 

cfto que efcucho? Efte daño 
tiene un recibido engaño, 
que recata el mas pequeño, 
y efte tan grave parece, 
que no me atrevo á juzgap; 
a decir , ni imaginar 
todo el temor que merece. 
£n lo que no engaña cilc hombre. 



3.54- Los Empeño 

ya por lo menos ha fido 
el mas gaUín , y enUTidido; 
la dpda qutda en el nombre. 
Pero en iin entendimiento, 
y talle no dcfagrada: 
dudemos algo , que nada 
con prevención da efcarmiento, 
D.Luis,no eftráñeisla duda, A H, 
ni la íufpeníion. 
Tetid. Señora, 

todo ¡o yerra , y lo ignora 
novedad, que no fe duda: 

S¿ih.n Don üisgo ,y Terefa. 
dudar es prudencia. 
Die¿, En ün 

qué eíti platica anda en cafa? 
Ter, Erto que te digo paíía. 
Vicg. Disfrazado , y íin jardin 
fe fue á averiguar, primero, 
quí cafarfe , la belleza 
de Elvira , el dote, y nobleza, 
no fe aííuíle lo Vivero, 
que todo es mas : que es Teodoro 
Don Luis. 
Ter. Anfi lo he entendido. 
T>í£g* Dime como lo has fabldo, 

que la primer feña ignoro. 
T'^r. Elhadexadocaer - 
entre criados , y criadas 
fus palabras tropezadas, 
y en fecreto á verle ayer 
\ino un hidalgo , y aun dos, 
y en gran puridad hablaron, 
y ambos Don Luis le llamaron. 
Dieg. No lo dudo , vive Dios, 
que aunque uno , y otro mancebo 
es gallardo , eíle lo es mas. 
Bl-v. Mi hermano viene : hallarás 
un huefpcd , y amigo nuevo, > 
hermano. 
>í)/>¿,,í>juevo , y amigo. 



s del mmÜTy 

como? mas fi fuvíTe cierto. 

leoL Arnigo,y feñor n0;ic!ertoí 
con que vergüenza lo digo! 
dadme los brazos mil vezcs, 
y perdonad el embozo 
de un amor viejo , que mozo 
caduca en eftas niñeces: 
Oadá Don Luis vueftros pies, 

D'teg, Señor Don Luis disfrazado 
empezó en defconhado 
lo que oy acaba en cortés. 
Aquella prifla moleña, Áj^i 
que el otro á cafarfe daba, 
íín duda que examinaba 
delgadeces de la honella: 
Don Luis no dudéis de nada. 

Tcocí. Qiié bien lo havcis entendido \ 

/kfitrc. Criado foy. 

Tibg. Y bien lucido. 

TVüíí. Criado no, camarada: 

Teodoro, es deudo, q fientes A^i 
hombre de brío , y de fe, 
cri ido antiguo de os que 
llamamos defpues parientes, 

"Dier. Como os haveis detenido 

o 

tanto en Italia? 

T(,üá. Eípanrofas 

mentiras , y eftrañas ¿ofas 
conmigo ; que poco os pido,, 
á no fer la catifa mucha. 

Marc. Mezcla verdades. 

Dieg. Yo quiero 
fabcrla. 

Marc, Del majadero 

efíoy temblando, él efcucha, 

Teod. Defpues que Guítavo Adolfo," 
del Norte ardiente Cometa, 
no contentandofe Rayo, 
fe defvaneció Centella: 
Ya que muerto el Duque alabe," 
arrogante, y baxa Aktza, 



de Don Antoííio de Aíendoza. 3 5 ^r 

libertad de Europa fean?' 



á defpeños levantada, 
y á mas fabricas tk^sht^oha. 
VTtndo los dos Soles uc Aunria, 
cylK" aun d A Icón de NcriK.ga, 
en tanta Imperial Gar/ota 
baña las garras íangrlentas. 
Dos Águilas de dos nidos 
tiernos defatcín , que fueltas 
las campañas de los figlos 
vendrán a íu buelo eítrechas. 

Y el Grande Qiiarto Fiiipo, 
que es tantas veces fu uicüra 
muro de plata al Imperio, 
columna de oro a la Iglefia, 
Manda partir deila Corte, 
pacifico Marte en ella, 

al Marques de Leganés, 
que por camaradas lleva 
los mas bizarros Soldados, 
que en San Felipe reniegan, 
pretenfioncs , aun las breves^ 
mal fufridas de fus piedras. 
El Marques de los Bal vafes 
le figue , y tan prcllo llega 
á Milán , que 6 no las huvo, 
o le ignoraron las lenguas. 
Donde el claro invido Infante, 
mas efperaHzas , que efpiielas 
calzadas , que yáen fu Aurora, 
le amanece en tawta cdrtlla: 
La gente encricga al bizarro 
Don Diego , y ¿i parte , y dcxa 
en deíierro á Lombardia, 
de amor poblado , y de aufencla. 

Y entonces yo , aunque efperaba 
guerra mayor , fus vanderas 

figo , que un Ángel las guia, 
y un Efpañol las govierna: 
con efte gloriofo anuncio, 
que mucho que Efpaña tenga 
.vít^orias , y que fus armas 



Juntandofeles el Conde 
, Cerbcllon , parten la buelta 
de Pvatisbona , que folo 
á la fama ya no incierta 
de eñe exertito , le rinde 
pí\ Kty de Ungria , que empieza 
mascón triunfos , que con años 
á formar edad tan tierna. 
Vlíita el claro Fernando 
en, Paflao fu hermana bella, 
María , que en las virtudes 
no menos que en todo es Rey na; 
y en Rotemberg , aj uñando 
que las Carbólicas fuerzas 
íc junten , marcha el Infante, 
y el Rey alíalta , y faquéa 
á Bonabert ; y al de Grana 
le embia , dándole cuenta 
del aprieto de Norlinguen, 
y que ha entrado á focorrerla 
pólvora , y gente , y que en vano 
efta expugnación fe intenta, ', 
íi el Exercito Efpañol 
fio acude á todo ; y apenas 
oye el Infante cl avifo, 
quando caxas , y trompetas, 
y alborozos , que ha llegado - 
publican j y en altas mueílras 
tle amor , y en lucidas tropas 
de una coitls competencia, 
fale á recibirle el Rey 
fu primo , y en una esfera, 
en po^a luz muchos Soles, 
del Auñro a las dos Eñrcllas: , 
La« caricias , los aplaufos 
igualan , y las finezas 
del Rey , íin paíTar de juflaí,- 
llegaron todas á inmenfas. 
Comen juntos, viendo entramboS 
Exercitos , que dcfpliegan 

Z 1 Eftapfc 



356 Los Empeños 

Eftandartes de humo al ayre, 
y Orbes de fuego á la tierra. 
Beymar , y Horns , arrogantes, 
con infolentés promefl'as, 
el recorrerla afTegurar»: 
mas con militar cautela, 
haciendo punta a Norlingucn, 
fe abriga de las almenas 
de unos bofques ; y el Mcxía, 
dieílro , y fablo , que penetra 
fu intento , y que con ventají^ 
pelear quiere , en ferena 
frente , y foí'siego anlmofo, 
todo valor , y prudencia, 
las ordenes , y los pueftos 
reparte ; que mas pelea, 
que d tropel de muchas manos, 
la quietud de una cabeza. 
El Teniente General 
Galáfo , difpone , y pienfa 
lo miímo , en que la vidtoria, 
antes de empezar comienza. 
El Marques de los Balvaíes, 
con el Duque de Nochera, 
el Ccrbellon , el Galafo, 
con el Teri de la Rey na, 
del gran Don Diego advertidos, 
refuelven , que una eminencia, 
y el boíque íe ocupe , y íalen 
( honra Efpañob. , y Tudcíca } 
quatroclentos moíquettros, 
y de Imperiales corKCtas 
tres mil cavallos , y al jjuniio 
le ocupan ; y aunque le alientan 
con fumo valor , los carga 
tanta Saxonía , y Sueca 
tempeftad , que fe retiran, 
quedando en efta refriega 
prcí'o el Sargento Mayor, 
y glorlofa defta cmprefla 
fe Ételon toda Eípaüojai 



del mentir, 

el Saxon , que no fe acuerda 
del A Ibis , en que fu abuelo 
mas efcarm/ientos , que arenas 
pifando Luzbel fegundo, 
pagó á gemidos fobcrvias. 
Defamparado aquel bofque, 
Leganés . que confidera, 
que en mantener la colina 
(6 gran hombre en la experiencia!) 
la vidoria eílriva , manda, 
que los Tercios acometan 
de Bolmefer , y Toralto, 
y el Padre Camaía en ella 
fortifique lo que diere 
lugar la noche , y que fea 
el Conde Juan Cerbellon 
á quien todos obedezcan: 
Anfi fe executa , y luego 
el gran Duque de Lorena 
de la Cacholica Liga 
General , por el Baviera, 
el Rey ., el Infante , y todos 
en d Conlejo concuerdan, 
que el llegar a la batalla 
conviene masque la empreíTa 
de Norlingucn ; y que el puelto 
que.ilaman la Montanera, 
íe fníteate , y al inftante 
les Alenianes refuerzan 
con el Tercio del Idiafquez,- 
f n que los Tudcfcos quieran 
ceder : á el gran Guipuzcuano 
fe huye á las competencias 
de la vanguardia , queriendo 
con valerofa modeftfa, 
que por ganar la vi¿l:orIa, 
todo el pundonor fe pierda. 
Frente a frente los dos Campea 
la batalla fe prcfcntan, 
qtiir.ola en que la fortuna 
110 menos que uii mundo juega; 



los 



de Don Antonio de 

ios dos Invienes Fernandos, 
gloria de Efpaña , y Bohemia, 
que antes que ei temprano bozo 
dorados laureles peynan, 
en dos truenos Andoluccs, 
tan fuego , que en las riberas 
del Betis , paciendo rayos, 
centellas mintió la yerva. 
Los primeros al peligro 
fe ponen , fin mas dcfcnfa 
que cl reípeto de las baiaSj 
poco íeguro , aunque es deuda, 
con fuma paz cl fcmblante, 
gran prefagio en quien govierna. 
El gran Leganes , qnc mira 
que una bala no refpcta 
lo mas Real , pu^s cd laúo 
del Inr:!nte , á matar llv'ga 
á un Coronel , y á i ion l'edro 

Girón le troncha una pierna: 

les fuplica fe retiren, 

y ambos !e refponden : Ea, 

íi aquí llegan pocas balas, 

ir á encontrarlas mas cerca. 

Rompe cl Ímpetu enemigo 

del í'udefco la hrmcza, 

y al p ¡nto los Efpañolcs 

cobran el pueílo que dexan; 

dos veces fe le refcauran, 

y los Efpanoles quedan 

de vanguardia ^ y cl Marques 

con los dos Tercios los ceba 

del Conde Panigucrola, 

y Cario? Guafco , y que tengan 

al Cardenal valcroío 

á las efpaldas ; y ordena 

al valiente Don Enrique 

de Aragón , que cierre , y cierra 

Santiago ; y quatrocicntos 

mofqucteros , y en la mifma 

furia ú Borgoñon alverguej 



Mendoza* 



357 



y con faña tan refuelta, 
tras el Sanfibier famofo 
Leonato el Marqués ; y ennuevá^ 
aunque antigua bizarría, 
Picolomini calienta 
con fus ardientes Corazas 
la batalla • y con las nueilras 
embiftc el de los Balvafes; 
y en ardiente fortaleza, 
Gambacurta dcfagravia 
tanta fangrc en tanta agena.- 
Yo , y Don Pedro Santaula 
la eícarami.za tremenda 
travamoscon los Dragones, 
que ni con valor foísiegan, 
ni con las manos deícanlaii: 
Y en tan reñida pelea 
los bizarros enemigos, 
que en heroyca,n¡ en inmenfa 
valentía quince veces 
rendir , defpejar intentan 
del puefto á los Efpanoles, 
que en fuerte , en fuma entereza, 
conHancia, los quince aíTaltos 
refiften , y los defprecian, 
como las inmobles rocas 
del mar á las hondas fieras, 
que en efpumas fe deshacen, 
y en fu porfía fe quiebran. 
Ya canfados , y rendidos, 
la efperanza , y campo dexan 
los Suecos , y en fugas viles 
cambian arrogancias necias. 
Vidoria Eípaña , y Ungria, . 
gritan todos , y del Ceíar, 
y de Felipe los nombres 
á eternidades íe cuentan: 
El Rey , y el Infante figuefíí 
la vidoria , y tan íangrienta, 
que veinte mil fuertes vidas 
á fus plantas quedan muertas.* 



35» 



Ganofela ^ttlllerla, 
y Eftandartes , y Vanderas 
trecientas ; todo cV vagage, 
la gloria , que la primera 
fe debe á Dios , á Felipe, 
á tres Fernandos , y eterna 
al Marqués , y á todos ; tanto 
vence en Dios quien enDios reina. 
Qiiantas cafacas azules 
fueron zelofa contienda 
de Marte , en fu fangre roxá, 
ya fon laftimas , y no afrenta: 
hacen los Croaros fieros 
fuAgofto , que fin clemencia, 
en racionales efpigas, 
quantas topan , tantas fiegan. 
Herido , y prcfo el Beymar, 
libre , y priíionero queda 
Guftavo Orns del gran Duque 
Lorenes ; y con nobleza 
enemiga , y grave aíTombro, 
el Sueco dice : O qnan cierta 
es vueñra fama , Efpañolcs! 
que oy Leones en fiereza, 
hombres no , fino prodigios 
haveis fido de la guerra. 
Norlinguen fe rinde , y ciñen 
las ficnes ( fiempre feveras ) 
del triunfo los dos Fernandos: 
defpachanme con las nuevas 
al Rey , y el mar con portentos, 
y con aíTombros la tierra 
me detienen , pero en vano, 
que Pyratas , y Sirenas, 
vandoleros , y peligros, 
masque me aíTuílan, me tiemblan. 
Yá en preíurofas jornadas, 
antes á vueQra prefencia, 
^ue á Madrid , llego , y primero 
á eíla dicha , que á fus puertas: 
lo demás lo haveis fabido, 



Los Empeños del mentir. 



m is amorofas licencias 
perdonando , que amor tiene 
mayor luz en las mas ciegas. 
Que ei\ la muerte de Don Pedroj 
en mis laílimas , y endechas, 
en mis daños , y fatigas, 
en mis aníias , y finezas, 
como al Sol la nieve cruda, 
como al campo la alca fierra, 
como al leveche las hondas, 
como al zefiro las fclvas, 
como al Autora las flores, 
como al roció las yervas, 
á los ojos de mi Elvira 
todos mis males fe templan. 
Marc, Valíate el diablo mil vecesj 
que gran mentira ! Una linea, 
ni una tilde le ha quitado 
á la verdad : Jefus! 
Elvir, Llena 

de admiración , y cuidado 
me dexais. 
Ter, Y ha fido cierta 
la reíolucion que tuvo 
el vandolero? 
Mare. Ay tal mengtial 
que me echaíTe los azotes 
( Dios fe lo pague) en galeras! 
*Ter, Que no era criado el otro, 

luego lo vi. 
Marc, En qué , Terefa? 
Ttr, En que no me dixo amores,' 
fiendo criada, y no muy lega. 
Mar. Lo mifmo pienío hacer yo, 
Elo, En relaciones , en piezas 
fe refiere «fia batalla, 
y bien pudo hallarfe en ella;- 
que es bizarro : A ora bien, 
yá la mentira primera 
les creímos , y es cafligo, 
empeño , y venganza cuerda, 

<ju§ 



de Don Antonio 

que quien creyó una mct.tira, 

que todas jantiis las crea. 
Dieg, Eíle fi ,que es Efpaáo', 

de losquequalquicr Princefa 

cftrana puede prendarfe, 

fin pecado de Comedia. 
Teod, Parece , feñora mia, 

que haveis quedado fufpenfa. 
Bh, Vueftros peligros me aíTutan 

aun todavia. 
j^arc. La hembra 

no eftá muy en la maraña, 

pues focarrona , y difcreta. 
Teod, Quien quiere acercar , feñora, 

qon amaros nada yerra. 
Dleg, Mejor Don Luis tiene Elvira, 
Eiv. No es el arte, y la prefencia 

ruin teftigo. 
Teod. Ha gran embude, 

y quan pocos te efcarraicntan! 

Marcelo , qué dices? 
Mitre. Digo, 

que quanto quificres mientas 

en ti ; pero en mi no quiero, 

que con eftraña inclemencia 

me has arraftrado , y al punto 

me a'iorcaílc , y defpuesdeftas 

jtifticias , afsl q;;iriñe 

azotarme , y íolo refxa 

que luego en otro romance 

me faques á ¡a vergüenza. 
Teod* Algo fe ha de fingir. 
Marc. ^o\o 

fe te ol\ ido ( fi te acuerdas. ) 
Teod. Que? 
lAarc. Que todo lo vcncifte, 

que por Dios que te lo crean. 
Van fe ios dos» 
P/V^.Gran roldado,y Cavallero, 

hermana luego lo vi, 

que en naáa me engaña á mi. 



de Mendoza. 359 

que era él Don Luis de Vivero 

efte , y no el otro : y qué bietl 

cu todo fe conoció! 

y aníi di la traza yo 

de tu defpoforio. 
Elv. Y también 

eftás en que eftc fegundé 

es Don Luis? 
Dieg, Pues no fe vé; 

en mi vida m.c engañé. 
Elv, No es tnenos necio en el mudé 

un confiado , en efedo Ap* 

vtrdadero, ó mentirofo 

él es hombre bien garbofis, 

bien galán , y bien diícreto, 

fi aun fueran breves antojos 

decir que inclinada eftoy; 

por lo menos ya no doy 

por agraviados mis ojos. 

Qué determinas hermano? 
Dieg, que has de defpoíarte luegd^. 
E/f . Ser luego, cflb no, Don Dieg». 
Dieg. El replicarme es en vano. 
E/L'.Qué colérica, y dudpfa 

es mi fuerte! 
Dieg. Ten paciencia, 

que a pedir voy la licencia: 
^ Sale Doña Ana. 

mas^que buen encuentro, hcrraofa 

Doña Ana. 
Ana. Tan prefurofo, 

primero , adonde? 
Dieg. Hemos fabido 

(qué picón tan entendido! ) Ap, 

que es el Don Luis , y el efpofo 

de Elvira. /í;*4. Quien? 
Dieg. El criado 

del que lo fingió primero. 
Ana. Prima. 
E/z^. En fegundo Vivero 

$í , mejor anda embozado 

2 4 W 



3ÓO Los Empeños 

mi peligro , y tan aprlfla 
como ves , mi hermano Intenta 
el defporarmc. 
A yf^' Qíje afrenta! 

muchos un engaño avifa. 
E/c^. Verdad es,que es gentilhombre, 
en traza, y modo no miente, 
ni engaña, mas no es decente. 
Ana.Qab hechizos tiene efte hombre 

con tu hermano? 
E/z;. Juntos quiero 

dexaros , porque mejor X 
le des á entender fu error, 
fer él , y fer Cavallero, 
- íi ferá , pero es mas judo 
el aíTcgurarnosmas. 
Ana. Inclinada ,y cuerda eftás, 
mucho puedes con tu güilo; 
vete. 
T^r. Si al fin es coílumbre, 
ay íeñora , que molefta 
todo marido , ya es efta 
nías honrada pefadumbre. 
VüYife Terefa ,jf/ Elvira, 
An :. Aunque pudiera ofenderme 
de tu tibieza,primero 
qucxarme, Don Diego quiero; 
( tanto llegas á dcb jrmc ) 
de lo que yerras contigo, 
que de lo que en mi no aciertas: 
que mancebo te diviertas, 
que te entretengas ajnigo, 
no es cülpí , que á Madrid veo 
tan acomodado iiora 
( oygolo aísi } que fe ignora 
una quexa de un deft;o: 
Mas que en tema vergonaofa 
pongas en tanta aventura 
una hermana peor fegura 
en lo muger , que en lo hermofa: 
Donde eííá tu entcndiiíilento? 



del mentir y 

no fabes , mozo ignorante, 
que en Madrid a cada inflante 
fe pifa en un efcarmiento? 
Lo que pide mayor modo, 
es una atenta cordura; 
no creer nada es locura, 
civilidad creerlo todo. 
Qué noticias , o qué prendas 
tienes, de que cierto ha fido 
lo que otra vez te ha mentido? 
Dicg. PaíTo, Doña Ana , no ofendan, 
mi obligación, ni mi trato, 
que antes me pondré ofendido 
á mil riefgos de mentido, 
que no a un peligro de ingrato; 
Tu note has viílo informada 
de fus partes , que fi oyeras 
íu difcrecion , 6 íi vieras 
folo en fu mano una efpada,- 
zelos tuviera yo aora 
de decirlo , qué mas fe, 
ú^ue él mifmo ? que en él fe ve,' 
quando fe duda , ó fe ignora. 
An.i. Qué es tan valiente? 
Dieg, Es efpanto. 
Ana. En la ocaíion penfar puedo, 
que tuvifte mucho miedo, 
pues aora dices tanto. 
Dieg. Miedo es pagar? 
Ana. Ya te digo 

que lea lo que quiíiercs, 
que llego á temer , que quieres 
cafarle también conmigo: 
no he \irto en anua arnorofa 
ley mas rierna , y mas liviana, 
que íi yo fuera tu hermana, 
ya me tuvieras zi lofa. 
Dieg. Decir lo que yo te adoro 
en todo el tiempo aun no cabe: 
y pues tu experiencia fabe, 
que yo tus partes no ignoro; 



no 



de Don Antonio 

^ no te quexes. 
Ana, Yo quexofa? 

que baxo indigno blafon, 
que puedo en la prefuncion 
fcr vanidad de una hermofa. 
Dieg, Ha que faifa eftás conmigo! 
Ana. O que vano eftás de ti! 
Dieg. O que cierta eílás de mi! 
Ana.O q necio cñás contigo! Vanfe. 

Sale Elvira fohi. 
Blv. Amor , qué nicdroía llego 
á tu nombre , ó nunca amigo 
no feas trayclor conmigo! 
bafta loco , y íobra ciego: 
á perdonarte me entriego, 
fi me pierdo bien en ti, 
algo de la dicha\ si, 
mas de la difculpa , no: 
fea lo que amare yo 
cuerdo en el , y digno en mi. 
Un hombre que vino errante 
ha de obligar á querido? 
íi ruin , le huyo marido, 
fi noble, le temo amante. 
Pero íiempre eiloy conftante 
en que no he de fufrir yo 
corto empico ; y fi nació 
fin favor mi fuerte alguna, 
fea baxa fu fortuna, 
pero con b.ixeza , no: 
Menos ofenciida quedo, 
fi es mi amor aborrecido 
del que debe fcr querido; 
dulce amor, todo eres miedo, 
y yo toda foy recato, 
que lia llegado el f'lfo trato 
á que todo fea fingido; ' 
y el masdifculpado pido, 
pues todo ha de fer ingrato. 
A las experiencias demos 
parte de lo que ignoramos; 



de Mendoza, 30 1 

los fentidos recojamos, 
todo el hombre abcrigucmos: 
Pero aqui vienen ; fiem.os 
luz tan nueva , y efcondlda 
-á efcucharlos : ó perdida 
razón , íi ay folo un nacer, 
un vivir,por qué ha de fer 
tantas muertes una vida? 
Salen Teodoro^ y Marcelo, 
Teod, Marcelo en que ha de parar; 
tanto enredar , y fingir, 
tanto r.nhelar , y embuftirí 
Marc. Vifte los remos del mar 
vagando en tremenda hilera, 
y que enciera en concluíioii 
tanta perla de ladrón 
la concha de una galera? 
Pues de nuePuo falfo trato 
lo mifnio imagina aora, 
y yo fe lo doy , feñora, 
conjparacion de barato, 
Bfcucha Elvira de fie la puertas 
Eh. Bien los oiré defde aqui. 
Tecd. Ella entra dulce , y terrible, 

es rebelión apacible. 
Marc, Ay miedo afsi afato á mi. 
Eh. Atención , que algo fe mira. 
Marck Señor Vivero fingido, 

qué hemos de hacer? 
Elv. Mas oido. 

Mure. Con la hermofura de Elvira,; 
qué pillamo,qué Vivero, 
qué Don Luis , y que Soldado 
es efte , que hemos tomado? 
Teod. No lo sé : de amores muer©?^ 
f/i;. Ha enemigos! 
Marc, Qué menrira 

ha fido efta en que fe vé 
nueRro empeño? 
Teod. Nada sé, 
íblo si, que adoro á Elvira. 



3Ó 2 Los Empeños del mentir , 

E/í;. Ya es tiempo. E/t^. Ten eos. 



Viarc. E,ftamos íitlados. 

E/í'. Embufteros , ha rraydores, 
ha infames , ha enredadores: 
hermano , hermano, criados. 

Tcoá. Que tienes? 

E/i'. Ladrones fon. 

Heod, Perdidos Tomos Marcelo. 

M¿írí-. Al gratlfdato yo apelo. 

Teod, Traycion /eñoreSjtraycioíi. 

"Elv. Da voces. 

yííirc. Si , yo también 
daré voces , daré gritos, 
fieros , grandes, infinitos, 
como pareceré bien, 
que íiendo tu el Conde Fablo, 
hijo del noble Marques 
de Ditoldo , que cfte lo es. 

'Yeod, Conde Marques. 

M¿J?'í". Tanto agravio 

fe aya hecho , ó que por folo 
que allá Don Pedro tu hermano, 
( Dios fe lo perdone } un vano 
retrato injuria de Apolo 
le enfcñó ; viene muy necio 
enamorado , y perdido 
á intentar fer tu marido: 
pero yo hablaré mas recio. 
Pues á cafar te has ven do 
con la hija del Regente, 
todo amor es vano, y miente, 
ferás traydórfu marido: 
Iréme al Rev , iré al Conde. 

'^accL la daga , "va tras el Teodoro , y 
detienek Elvira, 

Tedd. Perro calla , cfte fecrcto 
düfcubres? 

"Eh, Tened. 

'Jeod, Qtié aprieto! 

íi en el centro fe rae efcoííde, 
le he de matar. 



Marc, De Italia iré al Prefidenté: 
ala hija del Regente 
quieres burlar? 

Téod. Mlsdcftos 

tan hcrmofos , y tan juftos 
me ellorhas , traydor , villano: 
folo a Elvira doy la mano. 

E/í^. Templad, feñor.los diguííos, 

Míí/Y.No ay q t^inblar, Códe Fabio 
ya acabaron los disfraces, 
fepaloel mundo. 

E/c/. Qué haces 

peníam lento ? harcte agravio 
en creer , que efto es verdad? 
dudarélo ? íi , 6 quan fea 
coía que aqai verdad fea, 
lo ayude mi voluntad, 

Ter. Ea , feóora , qué dudas? 
fe Condefa, pues que puedes, 
porque oy andan las mercedes, 
ó reboltofas , 6 mudas; 
las falas luego fe truequen, 
zampa el dosel , y en tus faldas 
la filia buelra de efpaldas. 

E/t^. Por temer no la desflequen: 
muyenelloeñás. i 

Ter, Que tarde 

que lo tomas , date prlíTa 
feñora , que no ay Condefa, 
que fu vifpera no guarde. 

lB.lv. Ay tan fimples alegrías? 

Ter, Condefa, y Marquefa junto? 
dila que te llame al punto 
vueftro par de Señorías, 
y aun prcfumo en mi conciencia, 
que es poco , y que fon agravios, 
que anda entre los mifmos labios 
tropezando la Excelencia. 

ycod. Llamóte protoembuftero, 
que bietiíaliíJios ? ten qucnta 



de Don Antonio 

fi averiguan la regenta. 
Mate, Otro embufte mas no quiero: 
con la hija del Regente 
¿1 momento has de cafarte: 
voy. Detíenele Teodoro, 

Teod, Procuras efcaparte? 
Marc. Pluguiera á Dios. 
Elv. Oyes , tente, 

no des voces , el fecreto 
os guardaré , y no me lleva, Ap» 
atención para la prueba: 
cfte es camino diícreto. 
Marc, No ay ítcreto , lindo efpacio, 
cen la lengua el falío vino 
á engañar , porque menino 
fue defde niño en Palacio: 
yo no he de callar. 
Teod. Traydor, 

que me deítruyes. 
Ehir. Efpera, 

calla dos días íiquiera. 
M^irc.Dos dias á un hablador? 
buen regalo ! un ííglo encierra 
un inftantc , pcroharélo, 
Teod.De aqui,bicn veré gran Cielo. 
Bh, De aquí defcubro gran tierra, 
Conde , Don Luis , b Teodoro, 
( que eftos tres nombres te se } 
no digo que te querré, 
que aun efle efeélo me ignoro: 
qualquiera que feas , fi eres 
hombre principal, y honrado, 
en las coftumbres (obrado, 
tienes loque no tuvieres. 
Para mi no ay cofa alguna 
mas indigna , mas vulgar, 
masinjufta , que taíTur 
los hombres por fu fortuna. 
Seas laurel , ó feas roble, 
no dudes que en efta parte, 
íblo no he de perdonarte 



de Mendoza. 3Ó3 

fer hombre de bien , y noble. 
7V(5í¿.Menos que al alma iluftrára 

no fupiera amarte a ti, 

y tu Sol , que vive en mi, 

hafta la íangre hace clara, 

mi amor es todo Efpañol. 
MarcL as lagrimas de tu madre^ 

y el Regente? 
Teod, Que no ay padre, 

Elvira es hija del Sol: 

Teodoro , el merced arrima^ 

y di qual menos agravia, 

la Condeía , Elvira , ó Pabia?, 
Marc, El focorriílo de prima 

fuera gran cofa. 
Téod, Locura, 

Condefa entera le queda. 
i^f^írí-.Llamefe mientras que hereda^ 

Condefa de la futura. 
*Ter, Pregunto al hombre de bien, 

las criadas de Condefas 

fon fe ñoras? 
Marc. Si profeflas, 

has preguntado muy bien, 

muy reblen , fino lo fon 

podrán fer qúentas benditas, 

que yo he llamado infinitas 

con harta menos razón. 
Tí-AQué , eftamos defahuckdas 

de íeñora? 
Marc, EíTo no. 
'Yer, Por cierto que pensé yo, 

que bañaba vizcriadas. 
Teod, Una joya de valor, 

luego que llegue le des 

la recamara. 
Ter. Los pies 

befo al Conde mi feñor. 
jTí'Oii.MalvadOjqué le refpondcs? 
MarcViWzxo^t^Q giorno afuera,, 

íi de refpouder liuviei:a. 



3^4 -^^^ Empeños del mentir , 

pobrecítos de los Condes: con mayor autoridad. 



El patrón , filhola mía, 

es noble. 
*reref, Y Chrlftlano Viejo. 
i^f^r.Buen vino en qualquier pellejo. 
Teref. Y es rico fu Señoría? 
Marc. Cien mil carlines contados 

de renta. 
Teref, Y es un carlin? 
Marc. Quarenta efcudos. 
Teref, En fin, 

mas fon de tres mil ducados, 
Teod, Condefa hermoía. 
Ehir, Tened, 
• mas cuerda foy hafta aora. 
Terff Que trifte ePtás ; ay feiíora, 

hante llamado merced? 
Ehir. Dudas yo he de averiguaros. 
Ter. Qué os parece cílas venturas? 
Mar.QoQ hemos de quedar á ofcuras 

en íiendo Condes mas claros, 

fORNADA TERCERA. 

Salen Don Diego , y Elvira, 
Dieg. DIme otra vez , y otras ciento, 
hermana , tan nuevo caío, 
que íi á la pena le paíío, 
tendré quexofo al contentoj 
en fin dices. 
Ehir, Qiie eña nueva 

no^'cdad ay mas , y en fuma, 
deftos paxaros la pluma 
tantas veces fe renueva, 
que el dudarlo , y el creello 
en tu prudencia no mas 
confine , y cuerdo verás. 
Dieg. Nopienfo dudar en ello, 
aunque no haré novedad 
mientras la noticia es corta, 
fíisís fervlrle es lo que importa 



El duplicar el cochero 
es forzofo , que á no nada, 
es vifpcra Titulada; 
, y aora acordarme qjjiero, 
que mil veces me efcrivió, 
que un fcñor Napolitano 
era fu amigo mi hermano, 
y íi tu retrato - i6, 
no dudes , que enamorado,; 
te bu fea. 

Ehir, A.y facilidad 

mayor ! ay tal necedad! 
en que olvido fe ha bañado 
fu razón, que en tanto abifmo 
la pone ? y fi algún encanto 
aycn efto , aunque no tanto, 
yo peligro yá en el mifmo. 
O que necio fe deípeña 
hombre, fi merece el nombre, 
quien á eftar creyendo á un hóbré 
con obñinacion fe empeña! 

Dieg.Qah eftásdiícurriendo, Elvlrai? 
que es Conde , y férá Marques, 
qué mucho? 

Eh, Que antigua es 
la dicha de una mentira! 

Dieg, Su prefencia correfpond< 
á dignidad tan lucida, 
y no he vifio yo en mi vida 
mejor tamaño de Conde. 

Eh. A quien donayre no hiciera 
efta liviandad. 

Dieg. Hermana, 

yo no he ' ifto efta mañana 
al Conde , y bufcarle. 

Ehir. Efpera, 

que es razón comunicarle^ 
y aora vendrá Doña Ana. 

Dieg, Qiié prudencia tan anciana! 
no vendrá mas , que á dudarlo 

todo 



de Don Antonio 

todo , y con fus bizarrías 
á ofender también, 
Ehir, Don Diego, 
mira que el ver. 
Entran Doña Ana ,y Terefa, 
Ter, Entra luego 

zampando las Señorías, 
Ana» Tan loca criada eflá 

como ellos : prima. 
Disg. Señora. 

Ana, Que es mar nuevo cada hora 
el dia ; contadme ya 
lo que no pudo Tcrcfa 
con fu alborozo, 
Vícg, EÜo es, 

qne el íeñor Conde , y Marques 
deVitoldo. 
Eiv, La Marqnefaj 
eñby temblando, 
Vieg, Un retrato 

vio de Elvira . enamorófe 
en Italia , y refolviofe 
con eíls embozo, y recato 
á venirfe , y fin faberlo 
fu padre, 
Ana, Fineza ha íido; 

mas qué certeza ha traído 
de que es 11? 
Dieg, Tropezó en ello; 

íino esCondcjO fon engañosy 
difputarlo ya no efpero 
contigo. 
Ana, Ni yo lo quiero, 

Dios os Conde muchos años: 
Dios nos libre que en enredos 
fe cebe una voluntad, 
que llegará la verdad, 
antes que en paflbs , en miedos^ 
y tu por ventura eÜás 
tan necia? 
£/'í'. Llego ¿dujdarlo^ 



de Mendoza. 305: 

y ea llegar á dcfearlo, 
no tan necia , pero mas, 
Ter.De, embidla, y rabia le pefa,; 
ved con lo que aora > ienej 
pues mi íeñora no tiene 
harto bulto de Condefa? 
y a fe que todos los días 
á mil pobres defta faifa, 
plenfo por la puerta faifa 
dar íopa de Señorías. 
Ana. Conde , endiablados cftdn 

todos, 
Elv, Hermano , lleguemos 
á íu apofento , y veremos 
fi algunas feñas nos da, 
paptlcs en que fe funda 
la verdad. 
V eg. Tu parecer 

figo , aunque no es meneíler. 
Elv. En efta pieza fegunda 
eílá un bufete , y en él 
muchos papeles. 
EJicn en un bufete muchos legor 

jos de papeles. 
í)/>^. Veamos 

fi mas teftigos hallamos, 
JEAí. Dice el primero papel: ' 

Soneto en lengua Italiana, 
al ritrato dil (ignora 
EK ircta. Dieg, Defío aora 
que dices ? yo apuefio, hermana,- 
que es gran Soneto. 
Ana, Si es fuyo, 

compdiidrá bien qualqulcr cofa¿ 
El-vir. No efcondio lo maliclofa,, 
'^TereJ, Soneto al retrato tuyo 

es cofa mala? 
jB/'z;/>, Aquí trata 

de negocios ; Mcmorlalí 
de íervlchi principali, 
y caiita de cafau 



^66 Los Empen 

Vitolda. 
Ana, Es naucha familia? 
Die^t Pefe á tal , ha emparentado 

con lo mas noble , y granado 

de Ñapóles , y Sicilia. 
Ana, Temiéndome elloy de loca 

también ; como buen hermano, 

te has informado temprano. 
Eh, Del Conde de la V'icoca, 

del Marques de la Garulla, 

y del Duqae de los Codos 

Cartas. 
Ana. Sus Eñados todos 

plenfo que caen en la Pulla. 
Visg, EíTa es Provincia famofa 

en Ñapóles. 
Eh. Retirado 

eftáaqui un pliego, y cerrado. 
Ana, Abrirle, 
£);V^. Dama , y curiofa. 

Dios nos guarde. 
Eh, Al Marques , Conde 

de Vitoldo , mi feñcr, 

dice. 
Dieg, Todo en fw favor 

habla, concierta , y refpondc. 
Eh, En Efpañol es la carta, 

y dice afsi: Aunque fon tantos Lee» 

de una verdad los peligros^ 

y de una fe los agravios; 

la que á tu fervicio tengo, 

como antiguo , y fiel criado, 

y que recibí en tu cafa, 
. ■ la obligación de los años 

■me obliga , fuerza , y compele, 

gran feñor , que avanderando 

mis riefgos , te de noticia, 

gue tu hijo el Conde Fabio, 

nn mirar á la grandeza 

de tu cafa , al nombre claro 

de fus mayores ( que injuria! \ 



OS del mentir, 

pei'fuadido de un retrato, 

Ap, [ Dios nos ayude ) cafarfe 
intenta , y cOa^caíado 
con una dama Efpañola, 
queaunqiicd.* buen gCL}o,y garbo 
no es mas q una honrada hidalga. 

Ap, No es corta alhaja lo hidalgo, 
con Ucencia de lo Conde. 

Dieg, En el fuero Caílellano 
no ay mas blafon que hidalguía: 
Profiguc. 

Lee Eh, Y tantos engaños 
ha hecho , que íe ha fingido: 
que indiccncia ! un moderado 
particular Cavallero, 
que ella aguardaba , y el falfo, 
ciego de amor , claramente 
quien es ha dicho , entregando 
á nubes tan efcudcras 
del Sol los V^itoldos rayos, 
y aun pienfo que ofrecer quiere 
en trueque indigno a fu hermano^ 
á tu hija la fea ora 
Doña Quiterla Fracafo. 

Dieg, EiTo no me lo havia dicho. 

Eh, Teníalo refervado 
para albricias. 

Ana, Yo os ofrezco 

de no acufaros de ingratos. 

Lee Eh, De la hija de tu deudo,- 
ni fe acuerda , ni hace calo 
Doétor mi fenor ; al hombre 
no ay meterfelo en los cafcos, 
porque he querido áiv cuenta 
al Rey ; lo que llaman palos 
en Cartilla , es la amenaza 
mas varara de fus manos. 
Elle es el fingido vlage 
de Alemania , eíle el bizarro 
aliento , en que prometía 
Pompeyo Napolitano, 

«que 



dt Don Antonio de 

que era Ccfar un velitre, 
y unbcllcgnin Alexandrc: 
cíle el báculo , el arrimo, 
el bien , el gufto , el deícanfo 
de cu vejez. 
D/É'^. Ea noleas 

ya mas , que mas declarados 
indicios ? qué mas telHgos? 
yo perdono al Secretario, 
íiendo Guzmán lo efcudero, 
aunque ignora, que los altos 
linages, como cfte,y otros, 
no futren ith^cüos muy b.ixos, 
íi tienen mtrtido el nombre, 
eíUn lucidos , y claros, 
fi le tienen verdadero, 
que en qualqr;Íer fitio reliado 
fon mejores que otros muchos 
de otras clafcs , ya el acafo 
del cafarfe los guarnezca, 
b los corone de aplaufos, 
á facar qnatro dofeles 
voy, y también otras qnatro 
colgaduras, pues ya es tiempo 
de prevenir los dos qirartos. 
BueUe el pliego , y dieflranic nte 
le dexa oculto , y cerrado 
adonde eflaba efcondido, 
y á Dios. 
y<?r. Ay miedos, fi entrambos 

füCíTen Marquefes! 
An^. Elvira, 
,íi es í:aUb,b fi es fino el trato, 
no lo juzgo , mas ya fea 
f-ngaño ,6 verdad , el Diablo 
no puede difponer mas biea 
nn embude , y un engaño 
cafi pne voy períbadiendo; 
pero vete muy dclpacio, 
que incii nación , y cocJicIa 
dan mucha prkíTa á tuspaií^s. 



Mendoza. . 567 

l'er. Que linda predicadora 
tenemos! y li el reclamo 
le viniera , el íer Condeík, 
lo hiciera ella mas barato. 
Blv, No me temas íacil nujica, 
que no digo yo dudando, 
fino en altas evidencias, 
y en intentos fobeijanos, 
como es no mas que un dudofo 
Cavalíero , acompañado 
de honores , que lo^ venero 
en qualquicra que los hallo; 
tuviera quantas grandezas 
eícondecn fcnos avaros 
el Sol , 6 quantas aora 
el nuevo hermofo Palacio 
contiene , que en el defvelo 
de un íicmpte atento curdado, 
ó fon triunfo de fu dueño, 
6 fon defdcn de fu mano; 
tarde mi paz turbarían, 
prima , que tengo muy raanfos 
los defeos , y con ellos 
los pcníamientos muy bravos. 
Vaiífi^y entra Teodoro ^y Marcelo» 
Marc. No es menos lo que refiero. 
Tcod, Suceíío eílraño! 
Marc. Seguí 

la tropa, luego que oí .' 

era Don Luis de Vivero; 
TeQd. Don Luis? 
Marc. Don Luis, y al pofligó 
de San Martin , en pofada 
bien puefta , yautorizadíl 
fe apea. 
Teod. No efioy conmigo 

de aífuftado. 
lAarc, En fin , la gente, 

que trae mucha,y bien lucida,; . 
mientras la cena , 6 comida 
fe difpone diiigenteg /c 



3^8 Los Empeños 

de un baulete pequeño, 

y una^niaktas , cicfata 

curlofa , y bailante plata 

al noble güilo del d-jcño: 

Veftidos verdes , y rojos, 

y negros, muchos, y en fuma, 

aquí atención, que (\v\ pluma 

faqué la copla en los ojos: 

Cinco joyas muy lucidas 

de varía hechura , pequeñas 

las dos , mas ningunr»s feñas 

fe quedaron cfcondldas. 

El tal Vivero á un vecino 

por la cafa pregunt:iba, 

de Don Diego,y íi llegaba 

la otra ropa , que imagino, 

que viene la impertinente 

telaza , y el majadero 

oropel , que es lo primero 

en que á las novias fe miente. 

Aora , Teodoro , mira, 

q hemos de hacer,q en los hueíTos 

cftá con cftos fuceííbs 

nucftra bien gorda mentira; 

fi ha de haver fuga forzofa 

al punto , que no creía, 

que hafta la bcllaqueria 

ha meneñer fcr dichofa. 
Teod, Que dices , cuitado? calla, 

ten animo , ten aliento, 

que aun á nueftro vencimento 

le queda mucha batalla: 

mira el bufete , fi acafo 

en eMacillo han caido- 

del papelaje^ 
lAarc, Avrá íido, 

como dicen , bravo paíTo; 

rcbucltos eftán , y elpliego 

de la verdadera biílorI% 

le han abierto. 
Teod, Ten a)cmorúi 



del mentir y 

de los joyones , y hieg* 
adeúdeme á la maraña, 
que aun ticre vida. 

yían. La Elvira, 
y lo demás. 

Tevd, La mentira 

yá es trage,y á nadie engaña. 

yíarc. No era mas corto rodeo 
el fingir,quc á efta doncella, 
yo no hallo el fer tan bella. 

Teod.Qv.c importa, fi yo lo veo, 
que en la fabrofa batalla 
de la hcrmofura, á fer viene 
belleza , la que fe rlcne, 
pero mas ta que fe halla. 

Salen Ehira^ Dona Ana^y TerefíH 

Ter, Yá eílá el Conde mi tenor 
en cafa , que alegre cofa 
un íeñorazo! 

Teoá. Oy , efpofa, ^ 

quexa tendréis de mi amof, 
que en no permitidos ocios, 
me em'barazan cada inñantc 
varias cofas,que en lo amanté 
fon groíTeros los negocios, 
y es la ocupación aora 
mas juicamente ofrecida, 
á importancias de la vida, 
el morir por vos , íeñora. 
Sé que es locura adoraros,- 
fin mas méritos que el mió, 
y fiendo efte el defvario 
no ay mas acierto que amaros^ 

Eh\ Si los recatos , y enojos 
fe hallaran mas perfuadidos,- 
ni le eftorban mis oídos, 
ni defayudan mis ojos; 
hablad a mí prima» 

'iJ£eod, Prima, 

aunque es nombre fofpéchofo 
para todo grande efpofo, 

lurc 



de Don Antonio 

liare el n.rrí-do , y la eftima, 
que (ivbo , de fu nr.Tccd. 

Ana, Que ni en tanta ka! lanía 
me quepa una Scrioria! 
eftreila tengo en ni£r--cd. 

Mure, Vfía no eftc encogida, 
que ya, 

Ana, No eftés deshaUada, 
que Señoría llamada 
es perlona agtauccida, 

Blv, Qiié poce me deívanece 

nada' mas guerras que el nombre 
es el hombre , y en el hombre ' 
no ay mas de lo que merece. 
O fi los grandes feñores 
fueíTcn tiierced, que ir guardando 
el foto , que importa , quando 
las guardas fon cazadores? 

Marc. Hai fantaftlca afición? 

Ter. No le he dicho , que al cuitado 
le tengo mas defdeñado 
que á los Martines el don. 

Man, Bravo rumbol 

Ter, Que te quexas? 

del volumen no te aíTcmbres, 
que también traen los hombres 
guardainfantc en las guedejas. 
Solo á preguntarte vejígo, 
por hablar al ufo , bien, 
fi eres tu Conde también? 

Marc, Alguna amenaza tengo, 
y no ay vivir , ni ay paciencia, 
que eílá el mundo en vil porfía, 
pefado por feñoria, 
y necio por Excelencia: 
vueÜra merced , qué mancilla 
me hacéis ? que oy fe üege á ver 
ofenfa , la que fué ayer 
honra de un Rey de Canilla. 

Ter, No te pierdas , ignorante, . 
no predicjües, J^afe, 



de Mendoza. ^6p 

hlarc. Calla loca, 

que en cfras íicfias me toca 

mi pulpito en confonante. 
Enirc y^suy aprcjurado Don Dieg9i 
Dieg, Yá quedan de rafo de oro 

los tres dofeles fiados, 

que ufandofe tres eílraclos; 

pero aqni el Conde , y 1 eodoro: 

hermanoi-, Vuelenoria 

me dé la mano. 
Teoá, La mano 

te doy , y otra mas de hermano. 
Ap,D,Dieg,Q\zrto es aquello:la mU 

en fervíros ocupada, 

no ha eftado á un tiempo breve 

á vueftros pies , como debe. 
Víurc, Qué introducida , y canfada 

efta necedad cortés 

anda! que es lo cortefano, 

ó yo befo vueftra mano, 

6 yo befo vueftros pies. 
Sale Terefa, 
Ter. Un criado de Palacio 

bu fea al Conde mi feñor. Vafeé 
Víarc, Ay embeleco mayor! 
üeod. Ola. 
^larc. Querrán muy de cfpaclo > 

que entres en las fieílas. 
Teod, Que 

entre el criado. 

Entra el criado. 
Criad. Vuefeorla 
leod. No le oiré por vida mía; 

filias , pero eftoy en pie. 
Criad, Mi feñora la Coi defa 

Duquefa , á Vuefeoria. 
Teod, Qué grandeza , y cortefia! 
Criad, Y a mi fcora la Marquefa, 

fuplica vayan á honrar 

las fieftas, que en buen Retiro. 
Teod, Qué jufíamente me admiro! 
Aa y 



379 Los Empeños 

y és digfto de celebrar 
deftos tan grandes fcñcres, 
que en fervir fiempre cropados,- 
, partan tan altos cuidados, 
e« tan diverfos favores, 
y tan baratos? ( ninguna 
modeftia á la fuya alcanza) 
, quieren fer en alabanza, 
como fon en la fortuna. 
A fu Excelencia dirá 
vueface , que íi pudiere 
la Condefa , ó íi quifiere, 
irá á fervirla. 
Marc. Y podrá 

añadir el menfagero, 
que íi al Conde mi feñor, 
.'. á tiempo en tanto favor, 
le llegaren , como efpero, 
dos frifones de Toícana, 
toreando á lo Efpañol, 
dará embidia á todo el Sol, 
y á todo lo Cautillana. 
Teod. Qiie fieítas ay? 
Criad. Las mayores 

de acavaliO , y defpues dellas 
dos Comedias. 
Teod, Iré á vellas, 

que huelgo de fus primores; 
cuyas fon? 
Criad. Es peregrina 
la primera, de un lucido 
ingenio grande , eícondido 
en lo Tirfo de Molina. 
Marc. La otra ferá mediana, 

que esde uníidaigo,que en ellas 
nada hace bien fino hacellas 
muy tarde , y de mala gana. 
Teod. Qué es la hi noria? 
Criad. La tragedia, 

( bien que con lazos fe veros ) 
de dos grandes cijibaíleros. 



del no^nUr^ 

Ttfíd.GvQv. n:undocs ella Comedia, 
ícrá cofa entretenida: 
vpeOicc vsya en bi:tn hora, 
y á la Excelente íeñora 
beío la mano. 
Marc. Pulida 
guarnición. 
Dieg. Muy gran favor 

deílos feñores ha íido. 
Teod. Quien mucho no ha recibido 
de fu grandeza? 

Sale un criado , y Terefa, 
Ter. Señor, 

de parte del Almirante 
un recado. 
Teod. Eíle es quadrilla. 
Criad. El Almirante. 
r^Oí/. EnCaílilla 

gran cofa , paíle á adelanta; 
Criad. Suplica á Vuefeñoria 
luzga íu quadrilla, entrando 
con el. 
Marc. Lo eftaba temblando. 
Teod. Atended , cípofa mia, 
digale, que ya en linage 
foy Guzmán. 
Ana. Buen galíin. 

Tccd. Aunque Enriqucz , y Guimáft 
es antiguo maridage, 
que de mi no determino 
fm íabcrlo. 

Vafe el criado» 
Ana. Qué primores! 

les tres Guzmanes mayores. 
Marc. El híiver íido menino, 
en aprieto fémejante 
te pone , ha íido galano 
efit^ nuevo paílamano. 
Teod. Yá refpondi al Almirante. 
D/V^.Quc honradazos penfamienCcs 
tiene , hermana , que refpondts? 

Elv, 



de Don Antonio de 

Eh. Que p-ircxci) bicii los Condes 

á fu obligación «r-.^ncoí;. 
Sais 'TC' cf:u 
Ter. De un Don Luis de Vivero, 

que de Italia oy ha íicgado, 

cllá á la puerta i.n criado. 
Ted. Conocí á eíTe Cavallcro, 

Diosle perdone. 
Máí\. Que haces, 

Teodoro? 
Teod, Yo eRoy defplerto. 
D/>^.D.Luis,quié duda q es muerto?, 
A77a.D. Luis ; (í ay nuevos disfraces? 
Teod. Ea , por qué no decís 

que entre? 
Ehuir, En mas nuevo cuidado' 

entro ; buen talle! 

Sale Don Luis» 
Ana, Eftremado. 
Man, Teodoro , el propio D.LuIs 

es por Dios. 
Teod, Como ? que es eílo? 

ay dcfu ilo tan patente? 

ay maldad tan iní'olente? 
Dieg. Que es efto? 
Teod. Agarradle preño, 

cjue cüe el vandolero es, 

que nos robó en Caraluña, 

y el traydor la eípada empuña. 
Dieg, O perro! 
Ehir, Ay trifte! 
Luis. Deípues 

de deciros que mentís 

mil veces , no el vandolerq, 

fino Don Luis de Vivero 

foy. 
Teod, Criado , y Don Luis 

juntamente : ya verán, 

fi el que una vez ha mentido 

puede nunca fer creído; 

y el bellaco el Capitán 



Mendoza. 371 

es por lo menos , y aquel 

que cl rcirato me tomo. 
Z>/V¿-.Minticndü cu efecto entro, 

no ay crcelíe, 
Matw Agarrémosle, 

que íe efcapará. 
Teod, Eflb temo, 

que es ladrón ; echadle mano. 
Lz//i-.Tu mientes , como un villano. 
Ti^r. Mentís á un Conde ? 6 blasfemo! 
Eh. Ay tan nuevas confufiones! 
Dieg, Matarle , fi fe refifte. 
Jna^ Harto bizarro es el trífte, 
Ter, Que lindos fon los ladrones 

en Cataluñal 
Luis, Eño eícucho! 
Marc, Si las joyas trae configo 

vedle , que todas me obligo 

á decirlas ; y qué mucho, 

fi á mi cargo tantos anos 

las tuve? 

Efcudriñanle, 
Z)/(?^. El retrato bello, 

que yo embie á Don Pedro Tell* 

es efte. 
Teod, Qué dichai 
Luis, Engaños 

es quanto en Madrid fe topa, 
Marc, Cinco joyas el malvad© 

nos quite. -- 

Dieg, Cinco he topado. 
Marcha, primera es una Europa . 

de rubis , bufando el toro, 
. de ver que mueve fus faldas 

unzefirode efmeraldas. 
Teod.Coiib á mi padre un teforó 

en la almoneda de Urbino. 
Dieg. Ay tal ladrón ! feñor Marqués, 

la mifma , la mifma es. 
Marc, Un abajon peregrino 

es la otra» i 

Aa z tttis. 



Y] 2 'Los Empeños del mentir y 

huís. Que demonio al paíTo que rodo va. 



darfelo puoo á entender? 
Míire, Las orras? 
D/fj?. No es meneíler 

mas lenas , mas teüimonio 

del fakéo , un Alguacil 

llamemos , que efta prifion. 
TVúíi.EíTo no, que aunque el ladrón 

tan cortes , y tan gentil 

anduvo , que el buen paüagc 

no le efcufo. 
Luis, Ay tal íuceíTo! 

ay tal maldad ! y qué exceíTo 

venirme yo fin un paje! 
Ana. Ni fu talle , ni fu cara 

Ic culp.m. 
TVoíí. Yo ie feré 

Alcalde , y le bafto , aunque 

fuefle Ladrón de Guevara. 
Ehir, Cárcel mi cafa? 
Marc. No ay trena 

fin grillos.. 
Teod. Daos i prifion. 
Luíj.Yo ladrón? a mi ladrón? 
Dieg, Vaya , échele una cacáena. 
Marc. O bautizada garduña! 
Luií. Tratar aísi á un Cavallero? 
3í^r.Trat6me'cl ruin vandolero 

mejora mi en Cataluña? 
Lkvanle a empedoncs^y quedanAna, 

Elvira , y Tere/a, 
Ana, Aguarda , prima, y tueiftás 

en que es ladrón? 
Elv, Si es ladrón, 

ó no , ya en mi cocfufion 

no cabe , no cabe mas, 

á refolvcrme no acierto, 

ni á difcurrir , que ha traiáo 

las fcñas de un foragido, 

y las noticias de un muertoj 

y aunque fu talle le aboiía, 



masque por la barba ya, 
fe miente por la perfona. 

Ana, O ladrón fea , 6 V ivero, 
mira quanto yo me agravio; 
yo te doy tu Conde Fabio, 
y me tomo el vandolero. 

Blv, Laftimada eílás del cafo,; 
y mi hermano? 

Ana, El fe mejora, 

que ai le queda , feñora, 
Doña Vitoria Fracafo. 
Vanfi T, y Jale Don Luis, 

Luis, A mi preguntarme quiero; 
fi es que yo lo se , que ha fido, 
eüo que me ha íuccdido: 
yo muerto , yo vandolero? 
yo ladrón , y prefo yo? 
Y quando bufcaba aqui 
priíiq;ies de amante si, 
pero de culpado no; 
quife a lo galán anciano 
ver efcondida ámi efpofa, 
y quedo á íu vifta hcrmofa 
en ios griiios de otra m.aoo. 
Eíle Conde , y quanto-ballc 
tnefta cafa, turbo 
mi paz coda , y folo no 
quedo turbada mi fé. 
El original ingrato, 
q/.e fin reparar en ell® 
vio mi eítrago , y en lo bello 
folo no mintió el retrato: 
Criado , ni criada fe vé. 

Ter, Q¿íé" intentará mi feñora?. 
Tere Ja aprifa, 

Luis. Por allí va , ce. 

Ter, A deshora, 

qué mala letra es la ce. 

Luis, Ce , á quien digo? 

Tjr, Quien cecea? 

Luis; 



de Don Antonio 

Z.«/V.Llcgad , Don Luis de \'i' ero. 
Tsr, Gato por fu mes <lc Enero, 

ar.ii (iii tcxado faitea, 

mal íiño. 

Huye , y cógela Don Luis, 
Luis, En vano á los píes 

pcdis focorro. 
TVr. Ay feñores» 

fi huvo tantos falteadores, 

feñor Vivero iriontcs, 

yo le pido, 
Luis, El falteamiento 

forzado de vos ha íido. 
Ter,hy trlílc! quien me ha traído 

aora á aquefteapofcnto? 
Luis.No temáis , doncella hermofa. 
Tere/, De eíTe lado nada temo. 
Luis, Baña de linda el eftremo, 

no le tengáis de medrofa. 
Tere/, Reqiiebrador también es? 
Luis, Solo de vos faber quiero, 

qué hombre es eftc , ó Cavallero? 
Tere/, Un infinito Marqués, 

que fe cafa con mi ama, 

y antes era ; pero íiento 

entrar gente al apofento, 

ynoefpcro mas. 

y'afe i:orriendo. 
tuUis, Ky llama 

j de bolean , que fuego tanto 

defpida ? A\- rayo veloz, 
. que ábrale mas que efla voz? 
Salen Elvira , j/ Dojía Ana, 
'Ana, De tu cordura me efpanto; 

aqiii vienes? 
Blvir. Prima mía, 

fer i.na mugcr piadofa 

en el pueílo , esbaxa cofa; 

pero es alta bizarría 

la piedad en la piedad, 

. y defpues de havertc oido. 



de McfuiGza. 373 

tampoco me he peifuadido -^ 

que es ladrón. * 

Ana, La obfcuridad, 

íi ay cofa qde quede obfcura^,- 

nos vale, 
Elvir, De lo mejor 

fe aprovecha un falteador; 

pero en mi yo voy fegura, 

quédate aquí , que yo quiero 

llegar. 
Luis, Que ay gente imagino 

otra vez. 
Elv. Yo determino 

la experiencia : Cavallero, 

ó quien fois , ved que ha llegadd 

la Juftícía , que ha fabido 

que aquí eftá un prefo efcondído$ 

y efteis , ó no efteis culpado, 

yo mé refuelvo á valeros, 

y a efcaparos ; eíTa puerta 

falid , os la dexo abierta; 

falid , qué aguardáis? 
Luis, Debervps 

Canto , fin deberos fiada,: 

es merced muy ofendida, 

que antes dexaré la vida 

á un cuchillo , que dudada 

mi verdad, 
Ana, Que viene gente. 
Elvir. Vamos. 
Luis, Señora , efperad, 
Ana, Qué has hallado? 
Elvir, Una verdad, 

que fi engaña , todo miente. 
Luis. Qué prifion , qué caula es eíla* 

qué confufiones, qué encantos, 

que no hiciera alfombres tantos 

una encantada fiorefta? 
Entra Teodoro, 
Teod^ Eíla vez , fi entiende alguna; 

de engaños , pues que ya faben 
Aa j fet 



374 ^^'^ Empeños del mentir ^ 

íer íbpechadas de todos, dclinquentrs de diamante. 



y no entendidas de nadie. 
Valed efie ya poftrero 
embufte , que nunca faben 
tener qucxa las mentiras, 
fcr dlchoías las verdades, 
no feré yo , no , el primero, 
que de mentiras fatales 
me componga , y vidorlofos 
tremole fus eftandartes. 
Salteador , 6 Cavallero, 
que en eñe apofento yaces 
prefo en tan nueva ofendida 
cortes peligrofa cárcel: 
Yo foy , yo , Don Diego Tello 
de Guzman , que los Guzmanes 
íer buenos como en el nombre, 
es mayorazgo en la fangrc. 
Que viendo que te has valido 
de la memoria agradable 
de aquei D.Luis , que en mi amor 
fierapre morirá mas tarde, 
refuelto á una gentileza 
vengo , aunque tanto fe agravie 
mi cuñado , tu ofendido, 
generofo iluílre Alcayde, 
Casé con el á mi hermana, 
no por necias vanidiídes 
de títulos , que en el mundo 
es mejor qui -n m'^jor nace, 
fino por ver , q^ie ya muerto 
Don Luis , no puede guardarle 
la fe , y palabra del hombre, 
coyunda , y lazo ti pas grande; 
y aunque á tanta ofenfamia 
el nombre íuyo tomarte^ 
cíle fagrado te valga, 
defiéndate eííe omenager 
Las puertas tienes abiertas, 
vete , y lleva lo que hurtarte, 
o adquiriftc ^xü eíTos cinco 



Pone un ii'enz,o errbuLitü en elhufete» 
Toda» las joyaís te bueívo, 
gimalo el Conde , 6 lo brame 
Elvira , y criados , deudos 
con necios nombres me ultrajen, 
Defte quarto , que es el mió, 
una efcalera a la calle 
te guie , tu norte fea 
en tan borrafcofos mares: 
huye luego , vete luego, 
que el Conde , á quien agraviañeji 
fué á prevenir la Jufticia, 
y quando nunca engañafles, 
y el mifmo v'ivero fueífes, 
á quantas indignidades 
re expones , fi bailas cafada 
á mi Elvira , y tantas partes 
fonlasde fu claro dueño 
en rico , iLÜrofo , y grave, 
que arrcptntirfe no puede, 
fino Alguaciles , y Alcaldes: 
Huye ücfp recios , afrentas, 
defvios , dcíiguaklades, 
defcortefias, defdenes, 
que no digo ya deíayres, 
que íer yo priíion , nr grillos, 
ni lo admiren mis umbrales, 
ni lo ccnfiente mi fama, 
ni lo fufrc mi linage. 
Luis, lufíamente a tan obfcura 
tinitbla el baxo femblante 
n.oítrais , y intentáis cohmigo 
bizarrías tan infames, 
que á tener aqid i;na efpada, 
fin preíuncion arrogatite, 
os pagara el necio a iío 
de tan indignas piedades. 
Yo fi»ga , ni yo valtrníe 
de mas que mi nombre ? en \ aldc 
excedéis de corceíano 

ia 



de Don Ántoni 

la faifa engañofa margen, 
Cafadi , 6 no , vueitrj. hermana, 
por telugo he de quedarine- 
de vueftro enemigo íraro, 
de viieftro aleve hofpedaje. 
Mí refolucion es cQa, 
ó fus mudanzas me abrafen, 
o vneftras culpas me injurien, 
h mis defdichas me maten. Vafe, 

Teod, Mal me ha falido ia traza, 
y barquilla fluduante 
en olas tantas bien cruje, 
mas vto defmaya la nave: 
Creí , quedefefperado 
fe fuera , y que en eífe trance 
fe refolvieran Don Diego, 
y Ehira: Marcelo fale 
con trifte roftro al encuentro. 
Sale Marcelo corriendo, 

Marc, SI no es, Teodoro, el efcape, 
no ay aóra otro difcurio: 
De Italia dos Capitanes, 
y tres criados del Vivero 
en cafa eftán. 

Teod, Bafte , bafte, 

ya lo entiendo, y no hago mucho?- 
ellos vienen á bufcarle, 
que haremos? 

Marc. Dcfta maraña 
ofrecer fegunda parte, 
que acabar fe no es pofsible 
Cenado. 

Teod. Quita , aun nos cabe 
mas efperanzas : £a vamos, 
que á pealar voy, 

Marc. Si pillarte 

las joyas , bien vamos, 

Teod. Dexa 

codicias civilidades, 

que en fu proceder fe quetitan 

bs hombres , y fon capaces 



O de Mendoza. 375 

tocios de todo , que todos 

ti'.nen la fuerte por madre. Vafe¿ 
Salen D* DiegOyElvirayDoña Ana^ 

Terefa^y los criados de Don Luis, 
I. A cfta cafa vino folo 

Don Luis mi feííor , y un paje 

traer no quifo , dos días 

negarle? 
Disg, Como , negarle? 

quando Don Luis fuera vivo,' 

el que ayer vino á bufcarmc 

es un ladrón vandolero, 

que robo al Conde, 
I. A un Alcalde 

daremos quenta. 
JBh. Don Diego 

falga efte ladrón, veranle 

eftos hidalgos , faldrémos 

derta confuíion. 
Dieg, Llamadle, 

veíiga. Sale Don Luis. 

Ter, Salid ladronazo. 
Criad. *, Sefior , tu ladrón? 
Luis. La cárcel 

es ya deuda , y pues loagcno 

vengo á bufcar. 
Dieg. Perdonadme 

feñor D. Luis, que aun lo efpcro. 

Mas decid , quien , íi fabe,- 

es el Marqués de Vicoldo 

en Ñapóles? 
Luis. Quien fe llame 

tal titulo en todo el Reyno 

no fe hallará. 
Ana. Quh defaftre! 

Doña Vitoria Fracafo 

afracafado. 
Dieg. Al inFtante 

bufquemos eítos ladrones, 

que defpues de engaños talcs 

feUevan las joyas, nunca 

^4^4 rae 



37^ 



Los Empeños del mentir^ 



\$\z entrañáronlos vergantes. 
SaknTejdoro ,_y Alare ¿lo, 
Tfod, Cav alie ros, damas, todos 
los que oyen , íi el no auínirarfe 
de nada es precepto antiguo, 
y en lo tierno, y en lo amante 
aun brillan oy las eflrellas; 
dulces amorofos fraudes, 
y hurtos , y engaños paíTaron 
á blaronesceleftiales, 
atención, que nada vive 
fin mentir, no miente el ayre, 
miente el día, miente el año? 
todo miente; y en el naype 
del mimdo , figuras todas, 
y todos repreféntantes 
en fu teatro : y a muchos, 
y á nofotros bien galantes 
nos ha durado tres dias, 
como Comedia del arte. 
Elfeñor Don Luis en buen hora 
con dulces fecundas paces 
goce en la gloriofa Elvira 
en una tantas beldades. 
Vuefas mercedes perdonen, 
que el buen gofto no ay negarle, 
y íl ay venganza , Cabremos 
morir , y no de cobardes. 
Tcr. Efte íi , que es diícretaz©, 
que no dixo miente el Ángel, 
fiendo el que mintió el primero. 
Eh, Qiiien tal creyó, que tal pague. 
Luis, Aunque yo ignoro el fuceíio, 
no he de confentir que nadie 
los ofenda. 
Djeg, Ni yo puedo 

á una obligación negarme; 
de las joyas de mi hermano 
la que mas os agradare 
tomad , y bolved las otras. 
Luis, Yo las tengo , y tu* 



Teoc!. Eíle lance 

fe averiguará mañana. 

Man. Luego las joyas dexaftes? 
O fimple honrado! 

Teod. Y aun piaifo 

dexando eílas necedades, 
curar delitos , y humores 
con las pildoras deFlandes. 

Marc, Gran efcuela,ri ay maeílroá; 

Luís. Bcllifsima Elvira,dadme 
la mano. 

£/í^. De lo ladrón, » 
y que en mi no lo negaftes, 
no os quiero dtcir concepto; 

Dieg, Si cftán ya tus falfedades 
embaynadas, yá tu mano 
^ido.Ana. Que te defenganc$ 
puedes tomar por vitorias, 
y por fracafo el cafarte. 

Ter. Vuefeñorias fon gente 
barata , que lo ir. as fácil 
fe han to«nado unas cuitadas 
fenorias • ergonzantes: 
y oy fe laftima qualquiera 
merced mal hahada , paíTen 
á enveftir ázia otros necios, 
y meriendo aqtú el montante, 
dexo de canfar al Conde. 
jWj^rí-, Notecafas? 
Ter, Yo cafarme? 

no ay lacaito en la hiflorla; 
huérfana quedo. 
Marc, Admirable 

auditorio , eílo de embudes," 
es una gala , es un tragc 
que aunque fe rompe muy preño, 
anda fiempre con buen ayre» 
Los empeños del mentir 
fon eílos , quien fe entregare 
á creerlos , y á feguirlos 
no eícarmeutarámas tarde. 

COr 



fé 



3,77, 

tX: "Ju GX..') -X" i? - Tx) 'jCd gao gX: gX:» t gXo cXd gX: "Xd gX) gX*» gX sgX? gXí' gXípí 

'/7> W7> ',£h t^ '.^ v^ t¿?) V^. v¿r, ',¿7^ v^, (^1 ViTl i¿7l (¿'i v¿7i ;£7^ c¿>\ t^ i^Tj t^ v^ V^ (¿^ V7) '^ l^ "^ >W 

•^» «^w .Qv .^. *' w«>' ><*v -^ ««X «^ I «f>» «^ «^ >«>< .4^ J^ ..igi» wfTite «fi*« «fitto. 

COMEDIA FAMOSA. 



MAS MERECE 

QUIEN MAS AMA. 

DE DON ANTONIO DE MENDOZA, 
PERSONAS. 



La Princefa Fidelinda, 
FelisbelU fu hermana, 
Clorinda , dama. 
El Principe Féli fardo. 
El Principe Rofauro. 



Buron , criado de Rofaura* 

Florindo Infante, 

"RugtTQ Infante, 

Un Pintar, 

MhJ/cos, Dos criados^ 



JORNADA PRIMERA. 



Sálenlos Infantes Rugero^FlorindOy 
y gente, 

Flor, Eílo es razón , eño es jufto: 
Ja Princefa ha de caíarfe, 
ó todo el Reyno ha de virfe 
bañado en cen'ua , y íangre. 
Del vanoaplaufo de ingrata 
no fe precie , que hacer f-iixn 
los años de la hcrmoíbra 
diísimiilados ultrajes. 
Que empeñadas las bellezas 
er> el contentarfe tarde, 
triitemente lepultadas 
en fus dcfcngaños yacen. 
Quiera bien , dueño obedezca. 



que las fingularldades 

figueñ de los cícarniientos 

los q'jexofos cftandartcs. 

Su difunto padre _ ordena 

que dentro un año fe cafe, 

y rinda a juñaspiihones 

fus gallardas iibcrtades. 

O que á fu bizarra hermana 

Felisbella , el Reyno paííe, 

menos íobervia , y tan bella,' 

menos loca , y mas amable. 

Dos años ha ya que es muerto,' 

y ella cazando , no íale 

deftos montes , que en las mibcS 

tiene íii nevada margen. 



^r/S Mas merece 

que dcfpreclando efperanzas, 
adorna , invencible , y grave, 
el templo de fus dcfdcnes, 
de folo quexas de amantes. 

Jl//f . Qué pefado encerramiento! 
á todos conozca , y hable, 
que fin fer viftas , no pueden 
amarfe las Mageftades: 
Llamad , abrid eíTas puertas. 
Sale Felisbclla ^y Clorinda* 

Fel.Quh atrevimientos cobardes 
fon eftos? qué deíatinos? 
, qué villanas libertades? 

♦ A la Príncefa mi hcrmina 
pretendéis tan arrogantes? 
3' blandos cafos de amor 
hacéis campañas de Marte? 
Sufrir los dos competiros, 
y de un defdcn de diamante 
que amáis, no fufris defdenes? 
qué indignos dt fer iguales! 
Con humildad , no con ira 
el que firve ha de quexarfe, 
quede las quexas, los necios 
fegundos delitos hacen. 

"Rug. Que fe cafaííe con uno 
de los dos , 6 no reynaífe, 
mandó fu padre j él lo quifo, 
6 no reynar , 6 ca*'arfe. 

Fet. Si ha de cafarfe con uno, 
lo primero que intentaífeis, 
havia de fer mataros, 
y que el vencedor gozaífe. 
Tanta fortuna , y no fer 
muy conformes en los males; 
qué manfos compLtidores! 
que vil paciencia de amantes! 
y tendréis valor vofotros 
para decir femejante 
atrevimiento a mi hermana? 

Flor, O qué hermofas vanidades! 



quien mas ama y 

Como valor? vive el Cielo, '^ 
que mas que decirlo ofafle, 
quando deidad defccndieíTe 
de los aüros c^Ienialcs. 
Qiié prefume U hermofura? 
en qué fe fia? i ofabe 
que es una común lifonja 
Sol, Aurora,Cielo, y Ayre? 

Fel, Si ya fois tan valcrofos, 
bol ved lufgo, que al inftantc 
que dcfpierte, harré llamaros, 
que ha de bolver eíla tarde 
á la caza prevenida, 

Flor, Luego bol veremos, bade, 
que deímenrirfe de humanas 
Intentan ya las beldades 
hacer la hermofura eterna, 
que penfará , íi aun nocabe 
en el mundo, y es centella, 
que muere al punto que nace. 

l^ig^ Dad eíla memoria en tanto, 

que es un avifo importante: 

ha bellezas, glorias breves, 

nieve al Sol , y flor al ayre! 

Vanfe los dos. 

FeL Aunque fon tan enfadofos 
los dos, quien podrá negarles 
que tienen razón , que yá 
por ia vana , es intratable 
mi hermana , y es defatino 
negarle muger , negarfe 
mortal , y de fer malquiña 
hacer, gala , gufto, y ayre. 

Clor. Aunque fois tan diferentes 
las dos , andáis muy iguales, 
ella en hacerles defprecios, 
y tu en decirles donayres. 

FeL Dellos me canfa.en fu amor 
la competencia , y las paces, 
y della el hacer de hermofa 
dv^^fvanecidos alardes. 

Una 



de Don Antonio 

Un 1 }>reruncion honeda 
es bello , y gahin efmalte, 
y usi cuerdo » y me dido agrado, 
es la hermolura mas grande. 
Clor^Lí Prlncefa viene. íel. A Ter 
menos altivas fus partes, 
el Fénix -del mundo fuera. 
Clor, Bella muger.i:^. Admirable. 

S.ale la Prime Ja, 
Prlnc. Qiie voces , hermana , aora 
fueron las que defperirarme 
pudieron ? quien ha llegado 
^ á Palacio ? fei. Los Infantes 

nueñros primos. 
Trine. Que intentaban? 
Fel. Píenío que notificarte 
de mi padre el teftamento, 
que mando que te cafaiíes 
dentro de un año , y que ya 
dos han paíTado. Frinc, Notablí 
mandato , y ley : ñ en un dia 
mandara defagradarme 
de todos , qué bien fuera 
obedecido íiii padre! 
Pero mandar que en un año 
me agrade alguno , qué fácil 
en yernos era íu Alteza! 
Para hacer de un hombre examen 
he mcneíler yo mil anos: 
que buena cara , y buen ralle, 
aunque hallan íiempre en los ojos 
aplaufo tan agradable, 
dan relaciones muy faifas: 
de los hombres lo importante 
es el alma , en quien fe encierra 
claro ingenio , y valor grande: 
eífa el trato la conoce, 
y n el trato ha de obligarme 
á tan dudofa experiencia, 
á tan mentido íemblante, 
otra fus aciertos fie. 



de 'Mendozot, 37^ 

y m:iá.regida fe llafne 
república de hermofura, 
fin deícontentos ; mas vaJe 
quexofos , que no agraviados: 
mas quiero á tos hombres darles 
caufa para que fe quexen, 
que ocafion para que engañen» 

Fd, De tu belleza murmuranV i 

que fiera no dexa amarfe, 
y qite denc de mas locas 
infimadas las verdades» " 

PrlncQúh ha mencñer la hermofur*' 
los facrificios vulgares 
dcalabanzas , y de afc6tos 
de los hombres ignorantes? 
Mi padre obligarme pudo 
á que yo , yo , fujetaíTe '' :. J 
á dueño indigno una vida, 
nunca victoria de nadie? 
Yo he de hacer ley, que nióguna 
quiera bien . mientras no halle 
en las mugeres mas dicha, 
y en jos hombres mas verdades, 
en los ab'edrlos ley, 
para poder obligarles. 

FeL Aun no lo ha intentado el Cielo^. 

Clor, No ferá exemplo bañante , 
con ella. FeL En ella memoria 
dicen que te dan un grave 
avifo., que importa mucho, 

Pnn.Lo que importa es no canfarmC 
con fus quexas , que las quexas 
en defvalidos galanes 
han de fer muy atinadas, 
para no íer necedades. 

Lee el papel para sí, 

FeL Mil años quiere tardar 
folo en elegir , fin ver, 
que mas que para efcoger, 
cftará para engañar. 
Oy tenga eífas confianzas^ 



3Í5o Ma 

que podrá entonces íin ellas 

eftármas para perdclUs, 

que para dar efperanzas. 

Oy folo puede efcoger, 

que aunque mas llnda,y mas vana, 

tendrá contra si mañana 

lo menos niña que ayer. 
Trine, Qué atrevimiento tan loco! 

el avifo es apacible; 

que pueda Ter tan pofsible 

querer bien , y Caber poco! 
C/or. Es alguna groíTcria, 

6 amenaza dcíla gente? 
jPWwf.No, amiga, que folamentíi 

ha fido una profecía. 
Lee alto. 

La hermofura que ay en ti, 

corto imperio en breves anos, 

pues dá tantos deíengaños, 

uno tome para sí. 

Bajga el papel, 

Qiie vil , y ordinaria cofa! 

quando mañana quiíiera 

fer fea , como pudiera 

dexar oy de fer hermofa? 

Efto me cauía gran riíá; 

fi envejecer la beldad 

es fácil , no es necedad 

querer que yo le dé prifa? 

Áy tema tan loca , y vana! 

fi oy hermofa , y moza foy, 

por qué he de mirarme oy 

con los ojos de mañana? 

Solo falta a fu enfadofa 

condición , que á mi beldad 

le traygan la brevedad 

del exemplo de la rofa. 

Fea feré , pero no 

quiero penfar nunca en ello, 

que es necedad con temello 

querer que lo ayude yo. 



s merece quien mas ama. 



Su edad la hermofura gOizá,' 
íí atenta fiempre á fu quexa 
he de penfar en fer vieja, 
en que tiempo íie de fer moza? 
Y en fin , quando fu efperanza 
el fer fea me atribuya, 
de fer necia , íkndo fuya, 
nunca les daré venganza. 
A fu i atención defcoités 
caftigo afsi lo que ignora, 
aborrézcalos yo aora, 
y vengaránfe defpucs. 
Salen los infantes, y -ihinfe CloriniM; 

y Feltshella, 
Fel, Ya llegan. Princ, IdoSr 
Clor, Su Alteza aguarda. 
Flor, En nueftro denuedo / 
veréis íi nos pone miedo 
la hermofura, y la grandeza. 
Qué gran beldad! Rug, Pcregrltiíjj; 
celcftial , y foberana. 
Flor, No fe ha vifto en cofa humana 
tanta parte de divina. Turbanfe* 
Rug, Llegad , primo. 
Flor, No ay locura 

que lo intente , vos llegad. 
Princ, (^lé queréis? 
Flori Que Mageftadl 

admirar en tu hermofura, 
PrincOid: mi padre haquerld<j 
que fu Eftado no poíTea, 
y en vez de fu Reyno , fea 
heredera de un marido.' 
No culpo fu penfamiento, 
mas donayre me ha caufado 
el íaber que me ha ilcxado 
vinculado un cafamiento. 
Uno de los dos es jufto 
que el nombre de efpofo llc\^: 
pues qual de los dos fe atreve 
á ferio contra mi gjufto? 



de Don Antonio 

Y en quanto á los defengaños 
de mi cara, aun no he podido 
ocuparlos , ni he temido 
que me perdonen los años. 
Quando de mis ojos no 
viv.4 la luz generofa, 
dexaré de fer hermofa, 
pero fumpre fere yo; 
pues quando mas llegHC á fer 
cada diala edad mia, 
íiibré nit;jor cada dia 
como os b.c de aborrecer. 
Que con defprccios mi vida 
dos veces íeri dichofa, 
en eOa edad como hermofa, 
y defpues como entendida; 
y fi os concediere Dios 

la vejez ( que tarde efpero ) 

os matfaré yo primero, 

y no lo vertís los dos. 
Vanís mirándolos, 
Flor, Oye : que bellos enojos! 
Princ, En los Reyes no ay aufenclas, 

el amor todo es prcfencias, 

la e limación toda es ojos. Vafe, 
Rug, De nueílro amor es efeílo 

el temor. Flor, Agradecido 

efloy de quedar vencido 

del amor , y del rcfpcto. 

Salen i éisbeilít , y Ciar inda, 
Clor. Sus modera45S Altezas 

de los fcnores Infantes 

han quedado. 
Fe!. Es muy de amantes 

el rcfpcto á las bellezas. 

Bien lograron fus venganzas. 
Qh¡ .O quanros fe prometieron, 

qiie en Palacio no fuñieron 

lo que miente una efpcranzal 
Fel, No diremos ya que miente 

lo 4UC üíi' ectis , y pues fue 



de Mendoza. 381. 

deíatino , yo pense 
que lo hicierais facilmefitf ; 
Ño os corráis , que vueftra fama 
negáis , porque haveis falido 
tan valientes , que haveis íido, 
cobardes con una dama. 
No efpere la valentía "^ 

de ios dos , que admiro ya, 
porque en los necios eftá 
violenta una bizarría. 
Y novedad viene ¿ fer 
no liablarle con libertad, 
que es la primer necedad 
qne haveis dcxado de hacer, 
Flor, Su grandeza fue cordura, 
que tal refpeto nos diera, ^ 
que con ios dos no puciierá 

difculparnos la hcrmofura. Vanfe, 
Clor, A eftos Principes conceptos, > 

no efpero o que fallera 

mejor. Fel, Pues mas me corriera 

de que anduvieran difcretos. 

Qué buen gufto que ha tenido 

la Princefa en fu defprecio! 

quien para galán es necio, 

que íerá para marido? 
Clcr, Por la hermana de fu Alteza, 

de nadvi te íatisfaces, 

todo lo defdeñas , y haces 

de la vanidad belleza. 

Efquiva ferás también? 
Fel. Por fer de ella diferente 

á todos.{ á fer decente ) 

quiíiera quererlos bien. 

Y con firmeza fegura 

lo amara , íi un hombre hallara 

tan gentil ,qnedefpreciára 

fu yá prolixa locura. 

La cüimacton es muy juño 

que en una muger fe halle, 

pero ^s locura quitalle 

fú 



382 



Mas merece 



fu j u r I fti i ccl on al g u Te o. 
Quien vive fin a.Scion? 
en que pecho duro , y grave, 
en que alma eíkecha no cabe 
una hitlalga inclinación? 
De amor no ha de haver intento 
mas de un^i vez , íi es amida, 
por fina , fi es agraviada 
por defdicha , y efcarmlento. 
Sale la Princeja, 

Princ, Eucronfc ya? 

Clor^ Y admiviulos. 

Princ, De mi rigor? 

C/i>r. Si fer.ora, 

y no se qual raas aora 
cobardes , 6 enamorados. 
Ellos ajman fu deldicha, 
y te adoran, que esnvjy juno. 

Frinc, Deben de tener buen güilo, 
mas no tendrán buena dicha. 

Sale un Pinto?' con retratos pequeños, 

Pint. Ya he traído , gran íeúora, 
los retratos. Princ. Has venido 
á buen tiempo, Fe¡. En tu fentido 
nueva luz eípero aora. 

Pint, Aqui verás retratados 
quantos hombres gcnerofos, 
quantos Priwcipes t'amoíos 
del mundo ion celebrados. 
Que Ivan fiado por tu fama 
el obligar tu hermofura 
de la voz de una pintura, 
que ha de ícr mudo quien ama. 

Princ. Dan muy errado coaíejo, 
y es gente poco fiel 
la liíonja en el pincel, 
y el engaño en el eípejo. 

Fc¡. Veamos por varios modos, 
quantos te agradan. 

PrifiCf. Ninguno, 

y C\ agvada mas de uno, 



qu:c?7 /ras ama y 



es fácil que agraden todos. 
Peí. Lo que ce parece di. 
Pnm-.No temas ,íi afsi te agrada, 

que de perdonarle njda 

me quede eícrupulo á mí. 

Trilles de ellos , ya los veo, 

mas no d:;des que me enfaden, 

que para que no me agraden 

les ayuda mi dcfeo. 
Fe!. Empieza á fer defdeñofa. 
Princ, Qiiitalc allá por tii \'ida: 

que ceguedad tan valida! 

que colli-mbre tan forroui! 

lindo fimple , y cabos roxos. 
rd. O que principÍDS tan buenos! 
Princ.Ko es bien 6 me deban menos 

que los oídos , los ojos. 
Fel. Eíle es ayrofo. 
Princ. Es verdad, 

pero es ayrc , folo ayrofo. 
Fel. Eftc? 
Princ, Es hermofo , y hermofo 

folamente es fealdad. 

No tiene efpir?tu. Fel. Advierte 

en £&:q viage. Princ, Ay que fufto, 

tener tan cerca del güilo 

un vecino de la muerte. 
Fel. Efle moreno? 
Pri/íf. No es bueno. 
i^^/.Porqut?Pr/>7.Damépefadumbrc 

que fe tenga por coílumbre 

el donayre del moreno. 
Fel. Efte es feo , y caufa enojos. 
Clor. O ferá muy entendido! 
PW??f. Nohago lifonja al oído, 

tan a colla de los ojos. 

No mas , que eftoy ofendida 

del arte , que al roftro atento, 

no pinta el entendimiento, 

que es la parte mas lucida. 
P/'Ȓ.Mira efte retraco.Pr/wr.Va 

le 



^e Don Antonio ctc xviendoza. 383 

le doy por v'Ao.PintXs un nuevo Fei, Quk defayrado lo dcxas! 



galán , Principe mancho, 
tic' gran valor. Princ, Si íeráj ,^ 
pero qué importa? 
^int. Es fu nombre 

Rofauro. Frinc, Y la condición? 
"^int. Amar fin íarisfacion. 
^rinc. Qué nueva dotrina de hóbre! 
'^int. Ama tu nombre , y confiante 

filencio , y amor profefla. 
°rinc^Y es hombrc?6 v^.'áco me pefa 

de no amar tan nutvo amaiue! 
"^lor. Elle no quieres querep? 

que aguardas? 
Princ. Si á nadie quiero, 
no bafta que es el primero 
que dexo de aborrecer? 
Pint. Ay otro , y no lo has de ver. 
Princ. No he de verle? 
Pint, No es pofsible, 

que es un negado impofsiblc 
á toda humana muger. 
Priíh. Que dices ? que loco eftás! 
Pini, Es cofa mas que del fuelo, 
un hombre , que lo dio el Cielo 
para admiración no mas. 
Pr^U.l^'mK quien es?P/?;*\Felirardo 
uh Principe generólo, 
gallardo , altivo , y hermofo, 
Princ. Qch es tm akivo, y gallardo? 
Pini. Es peregrino en el mundo. 
Princ. Qué es tan bello? 
P/kí. Esun Apolo. 
Princ. Tan lindo? 
Pint. En el mundo folo. 
Princ. Qiieenfin no tiene fegnndo? 
y es muy difcreto? Pint. Tábien: 
y es en eíTo aun mas perfcdo. 
Princ, Muy difcreto? 
Pint, Muy difcrtto. 
Priríf, Pücs no me parece bien. 



que íalfo eflaba el Pintor, 
penümdo que yá el amor 
daba aífalto a las orejas. 
Pint, Pues fols los dos muy iguales, 
que fus penfamientos vanos, ^ 
paíTando mucho de humanos, 
fe atreven á ccleftiales. 
Defprecia a toda beldad, 
aunque'pienfan que fe inclina 
en fecreto á una divina, 
no muger, fino deidad. 
Es hombre muy para ti. 
Princ. Caníarioie el majader® 
efqui\ o, que nada quiero 
que fe me parezca á »7;i. 
Que íe inclina , y csi fecreto? 
quien vio melindre m;isloco? 
que encubra el triíle eíío poco, 
que tuviera de difcreto? 
P/V/f. Mírale , y en él verás. 
Vrinc, Aparta , que él es en quien 
mi defprecio , y mi dcfdén, 
Pintor , sé , fe verán mas. 
Vint. Tendralo á grande ventuia, 
picnfolc albricias pedir, 
porque fe craifa de oir 
la altivez de tu hermofura, 
que á no haver ot?a muger, 
tu no le dieras cuidado. 
Princ.Qüh grá gufto cj me has dado! 

gran necio debe de íer. 
Vint, Disfrazado , y fin amor 

ha de verte , y luego en verle. 
Vrinc, He de amarle? 
Vint. Has de quererle. 
Vrinc. Mal profeta fois , Pintor. 
P/i^í.Pienfas que has de hacer trofeo 

de fu gala ? Vrinc. Por mi vida. 
Vi-nt.Y auque no has de fer querida. 
Princ^» Es tan aecio , que lo creo. 

Baila 



384 

Biña.FIl. Que donofo ha eílado 
el Pintorcil'o 1 Pintor, 
tan lindlfsifno fcáor 
es vivo , ó imaginado? 

Vint. Qu; nto del digo es afsi. 

Fe I. Y á la Princeía aborrece? 

Vint, Infínico. Fe¡. Ya ¿nerscc 
fu buen guíio aplauío en mi. 

Clor, Todos en íin los deíprecias? 

Vrinc, Ninguno admito , que fon 
por agena relación, 
las elecciones niuy necias. 
Hija del conocimiento 
folo ha de fcr mi elección, 
primero que á la pafslon 
fe rinda eí entendimiento. 
En lo que yo he de elegir, 
al alma no ha de llegar 
¡a perfuaíion á engañar, 
ni el engaño á perfuadir. 
El con fuperioridad 
el fu jeto es bien que ofrezca 
tan amable , C|ue obedezca 
fu imperio la voluntad. 
Mas tan fegura me veo, 
que a temer nunca he llegado. 



'Mas merece quien mas ama, 

ni flaquezas del defeo. 



Solo ella noche foñaba, 
qut un mancebo como el S#!, 
en un cavallo Efpañol, 
viento , y no tierra pifa. 
Y de fu furia llevado 
caia ayrofo , y violento 
defde los hombros del viento 
en los umbrales del prado. 
Obligando i mi fortuna 
tanto , que (i entonces viera 
otro que le pareciera, 
en defmayada hermofura, 
temiera ¡ni voluntad • 
con afeétos tan pladofos, 
los aííaltos gencrofos 
de una entendida piedad. 
Sin duda el fuera mi dueño: 
mas penfar en mi defdén, 
que aun foñando quiero bien, 
todo es ayre,y todo es fueño, 

Fel. A y femejantc locura! 

Cíor, Ay beldad tan confiada! 

Vrim, Efta ha de fer defdicnada, 
ó no ay en amor ventura. 
Vanfe ^y queda la Vrincefa; 



ni períias del cuidado, 

Prtnc. Quando la edad , que pafla prefurofa, 
ertablezca fu ley en mi herraufura, 
íi de los fieros hombres me affcgura, 
fea me dexará , mas no quexofa. 

De fealdad la república embidiofa, 

venguefe en mi verdor , no en m: ventura, 
experiencias no dé mi deíventura, 
del eñrago común de fer hermofa: 

Pifen lósanos mi veldad florida, 

que la edad , aunque aprielía , con recato 
dexa fu verde pompa deslucida. 

Mata en fin mas de un hombre en falfo trato, 
en el alma fe venga , y no en la vida, 
<jue es el tiempo cruel , pero no ingrato. 



Fafe 



de Don Antonio 

Vafe la Princefa yfalgan apartando 
las ramas de un monte el Principe 
"Rofamo^^n habito Francés, con bo- 
tas, y efpuelas , y Buronfu criado, 
Bur, Los cavallosdexo. Róf, Gufto 

por cíla fclva efcondida 

ai\dará pie. Bur, Por tu vida 

quf te precies de robufto. 

Áy cofa iTjas inocente, 

qüeen íiédoiun hombre preciado 

de fer d-facomodado, 

fe gradué de \al¡ci;tc? 

Peladamente lo eícticho, 

no ha de hallar crtdito en mi, 

que uno que no es para si, 

me digan que es para mucho. 
Rúf' QiJÍen te ha dic!iO, q me precio 

de fuertr, halo de moiírar 

un hombre haíla no llegar 

á los confínes de necio. 

Que es también de lo culpado, 

que un mozo en íu juventud, 

hypocrita en la íalud, 

blafone de delicado. 

Si el ayre, íi el Sol, C\ el yelo 

le daña , i\a homVrc excelente 

fe ha de medir cuerdamente 

con lis collumbres del Cielo. 

Aleiitado , y no robu ño 

fea> y tal vez fe diíponga 

á la caza , y tal ve?, ponga 

en las fatigas el gufío. 

El ocio es padre de agravios, 

que hacen perfedos varones 

varias peregrinaciones, 

libros cuerdos , y hombres fabios. 
Bur. Eres Francés , y Efpañol 

en el brio , en la modeftia 

Ingles , y en todo una beñia, 

fir o te hace mal el So). 

Ay ofício en que mas peque 



de Mendoza. 385 

el fexe , que en ver atado 
. á un hombre entero un barbado^ 
Alcayde de un alfaneque. 
Sin penfar eíle Chriftiano, 
fin dormir, y fin comer, 
en mas que hablar , y trace 
fu tagarote en la mano? 

Y para ítT cazador 
tantos fentidos le dieííe, 
como fi Dios lo hicieíTe 
para fer GórregiJoir. 
No íabe permanecer 
nada en la naturaleza, 

y en fu aparador no ay pieza, 
que eftá donde eftaba ayer. 
Pafla el invierno, el verano, 
y el vario tiempo cruel 
todo lo traftorna , y él 
con fu paxaro en la mano. 
O pefia. RoJ^. Gracia enfadofa 
culpar tan noble exercicio. 

5«r.Todo un hombre en eftc oficio, 
Rofauro , menguada cofa. 

Bj>f, No hables de la caza raal, 
qne es la dieftra montería 
briofa , y la cetrería 
el deleyte mas real. 
Ver tras de una garza bella, 
que un rayo de plumas fale, 
un nebli , con quien no vale 
el fagrado de una eCrrella. 

Y en bien competido baclo, 
el que á fer cometa lube, 

y ella preciada de nube, 
hacer campana del C-ielo. 

Y quando menos la alcanza 
la viña , en prefos dcípojos, 
baxa , y la ofrece á los ojos, 
primero que á la eípcranza, 

Bur. Yo se de otra cetreria 
ca la Corte mas ulance, 

Bb que 



^S6 

que al buho de una rapante, 
. qual que fucgra , ó qual que tía. 
Pero teng© lengua honrada, 
doy un nudo á quanto veo. 
Rof, Un graciofo ver defco 
que no murmure de nada. 
El hablar mal es vileza 
de las mugeres , Buron, 
y baxa la inclinación 
que fe niega á la belleza. 
Pero efto ha de fer templado, 
que para fer perfección, 
íodas en la cftimacion, 
y una fola en el cuidado. 
En fuma , fin eñe ardor 
no ay lucido entendimiento, 
ni hombre de garbo» ni alienta, 
fin algún ayre de amor. 
Bur, Efto de amar á buen paífo 
es cofa muy apacible, 
pero enrrando en lo terrible, 
de ay que me muero,y me abrafo, 
es de mandrias : poco á poco 
fe ha de amar , y no a lo recio, 
algo para no fer necio, 
no mucho , por no kr loco. 
Rof. De un Principe.qne fe llama 
.Felifardo , en fer efquivo 
con las mugeres , y altivo, 
cuenta eftrañczasla fama. 
Bur, Hombre eíquivo, y un Alcalde 
no !e caftiga ? que hacemos? 
en mi tierra, que valemos 
los Principes tan de valde? 
Hombre fui baÜardas bodas, 
y ninguna quiere al frío, 
vidor la Corte amo trio, 
que allá las queremos todas. 
Yo imagino que esíu hermana 
cfta que vamos á ver, 
loca exquífita muger, 



Mas merece quien mas ama, 

fiemprc junto hermofa , y vana. 
Erta difícil empreíía 
temo no fea de Albania 



Princefa, 6 deTraníilvania. 
Rof» De Polonia es la Princefa. 
La divina Fidelinda, 
del mundo embidia primera, 
tan temida por fevera, 
quanto adorada por linda. 
La mas linda , y defdeñofa 
del mundo, y con fer altiva, 
libre, fobcr . ia, y cfquiva, 
todo es aun menos que hermofa; 
Al tiempo por experiencia, 
por amante en fu defdén, 
admite folo. Bur. Hace bien, 
que e&galm que no hace aufencia. 
Mas fuera mejor confejo 
fiarfe con defcmbozo 
á un galán Principe mozo, 
que al tiempo hidalgo tan viejo. 
Roj, Ella fe tunda en que dexa 
el tiempo a una confiada 
vieja , pero no burlada. 
Bíir, Qiie mas burlada , que vieja? 
Pero el tiempo es fi:>o am:mre, 
que aunque nuioable íe llama, 
en aísiftir á una dama 
es perfona muy con It ante. 
Y el hombre , fin ley ninguna, 
dama , y amigo agra\ iando, 
la dexa luego en mudando 
cik cara , y ¿1 fortuna. 
Ei tiempo a una uiúa goza 
defde que íober ia g:=fta 
flechas de dcíuencs, halla 
blanduras de menos moza. 
Entonces la lifongea 
^on prefuncion , guRo , y gala, 
y a la vejez la regala 
fulo con que no lo crea» 

Mas 



de Don Antonio de Mendoza* 



Mas no se en tan vario nombre 
quien menos las autorice, 
íí el tiempo íus faltas dice, 
y fus favores el iiombre. 

Deni,\\ móte,al móte,qiic hacemos? 
perdida belleza tanta 
fin morir ? Bar. Perdida Infanta, 
hidoria de Amor tenemos. 
Atiende , que efta florida {Áos 
felva encierra- Dent, O mal perdi- 
dlez y fcls años floridos! 

Bttr, Linda edad para perdida, 
y aun para hallada mejor. 

Bof, Erta novedad figamos. 

Bíi/\ Eftas fon las que llamamos 
felvas , y bofques de amor. 

S^ be por el monte Buron,y diga detp- 
tro Rofauro. 

Rof, Buron. Bur, Señor. 

Jií^/iíír. Eífas ramas 

fcñala. Bur, O bella ocaGan! 

. que en el campo traen lazon 
las meriendas , y las damas. 

Sale por emre hs ramas Rofauro, 

Rofaur, Solo he vlíío cazadores, 
y aqui veo en copia rica, 
que el Mayo fe comunica 
mas en Eílrellas , que en flores. 



387 



Qi^ie prodigio foberano, 

es cíle , en cuyaJbeilcza 

tanto la naturaleza 

e-fconde , y niega lo humano, 

que el Sol , por ver que yo fucño 

parece , y que mas lucida 

la perfección , y la vida 

toda vela ei\ eííe fueño? 

Qiie deidad ! Bur. Linda jornada. 
Sale Buron fatigado, 
iJo/iPaíTo; q has vifto? BurJJn rocín 

tendido , tan beftia en fin, 

que íin pcnfar nunca en nada, 

con gran íofsiego , y quietud, 

tnuy defcanfado , y entero, 

duerme como un majadero, 

que tiene mucha faiud. 
Rof Pues yo he vifto la mayor 

hermofura. Bur, Voy a vclla, 
jR^y^Defpertárasla , y mas bella 

la podrás ver en mi amor, 
Bur, Querrásla pintar aora? 
Rof. Mi voz fu pincel ferá. 
Bur, Vaya , y levántale ya 

mil tefllmonlos de Aurora. 
. En cabello , frente , y labio,' 

Sol , clavel , y nieve pura 

parezcan. 



Rofaur. No la pintura 
efcuciía , fino el agravio. 
Pueda la mano en la mexilla hermofa, 
llevada guerra á lo florido mueve, 
fíendo en el quadro de jazmín , y rof* 
moldura de criílal , linea de nieve: 
defcuido bello en atención ayrofa, 
y cu la tregua del fueno que fe atreve, 
moHraba nuevo ardor de mis antojos, 
defpicrta el alma en los dormidos ojos. 

Doradas hondas por ferena frente 
es el cabello en rayos vencedores, 
y el bello vo'Aw á fu camino ardiente 
Bb2 



'ribc- 



3 8 S Mas merece quien mas ama, 

ribera «Je marfil , margen de flores: 
¿e fu boca la Aurora floreciente 
del Alva obflentAcion , campo de amorís 
en gloria fufpendia el peníamiento, 
y en lazos de clavel ataba eKíenco. 
> A la yerva ofrecía el cuerpo herraofo 
en bella lozanía dilatado, .. >::: 
húrtala atenta vjíla al trage ayrofo. 
Rías breve herraofo pie , que retirado,- 
tan bello , tan galán , tan llcenciofo 
en lo advertidamente defcoidado, 
que pudo fin recato de ofendellas, 
<;omo planta del Sol , borrar EftrcUas. 
A no fer yo cortes , que hallara creo 

entre belleza , y Ocafion perdido, 

fu peligro mayor á mi defco, 

fu mas iorzofa g"erra a mi fentido, 

que el güilo , el campo, el ayre , y el aíTeo^ 

el amordefvelado , el Sol dormido, 

todo licencia fue , y eftuve quedo, 

temiéndola de ranor , y no de miedo. 
Si en blando lecho de jazmin la Aurora 

en ios nevados circuios de Oriente 

el tierno ruyfcñor , que la enjmora, 

ni efcucha dulce voz ^ni qutxas fíente: 

blanca bella dormltia cjzíidora, 

del verde prado el talan)o li:cicnte 

gallardo oaipa , ccleuial repoía, 

menos atenta , pero nías Ht rmofa. 
Quien de la muerte imagen llamo al fueño, 

corta noticia tuvo de la vida, 

pues ignora en fu altivo hermofo ceño, 

íjue íolo vive en fu beldad dormida; ' 

,y efta que al Cielo al Sol tiene en empeño, 

hermoft'.ra inmortal de luz veftlda, , 

podrá , quando á morir Ucgac fegura, 

vida dexar de fer , mas no hermokira. 
Jíallaraje entre ¡as rar/^as U Prin- que nnex a t'crra florece, 
cefa en habito As cazadora , coa que en ella folo amanece, 
ñrco^ y flechas, quando eftá durmiendo el día, 

(Píir.HeU , vive Dios. 'Rof, Dcfvia, pefpierten nuevos cuidados. 



de Don Antonio 

que ya viven mis fentidos: 

ay bellos ojos dormidos 

en tierra de defvcladosl 

O pintura peregrina 

del pincel mas celeilial! 
Bur, Si es pintura , pcfia tal, 

corrámosle la cortina. 
RüJ, No atrevas ni el penfamiento. 
Bur, Ten tu el reípeto , y temor, 

y á mi , que no tengo amor, 

dcxame el atrex imiento. 
Jíof, (^ien es tu Patria dichofa? 

mas en la luz que me ofreces, 

de ti natural pireces, 

que es la parte mas hermofa, 
' Yá no ay que ver en el Tuelo, 

pnes que aqui todo fe encierra, 

Oí mas mundo , ni mas tierra; 

qué es mas tierra , ni mas Ciclo?. 

Dlroíe ya mi dolor? 

llegarémc ? es prefto aora: 

cobarde empiezo : ay feñora,' 

qub bien fe vé que es amor! 

Mas defpierte , y luego buelva 

á ver á quien dá la muerte. 
Dent.ky tal deídiclia! ay tal fuerte! 

ataja el campo , y la felva. 
Rof^ Mira que es rumor tan nuevo, 
Bur, Si es el Infanzón acafo 

defta. Rof.No lo digas. Bur,V^Í(o 

con granck punto. 
Dentro.O mancebo 

infeliz ! triíle venida. 
Rof, Aqui fe encamin.i un fiero 

javali , 6 bruto : primero 

faldré a quitarle la vida. 
Bur. Donde vas ? Rof, EÜe furiofo 

javali voy á matar. 
Bur. Vive Dios , que le he *!e dar 

cien cozes, fino eszerdofo. Fanfe. 
Dentr, Scritu fepulcro el monte: 



de Mendoza. 385^ 

ha Felifardo valiente. 

DefpertA la Prince/a, 

Pr/nc. De que voces , y qué gente 
fe? acompaña efte OrÍ7(5nte? 
Auo plenfo que el fuefio dura. 

Dent, Acudid ,focorred prefto. 

PWwí-, Válgame el Cielo! qué es efto?' 
mas ( 6 nueva deívenrura! ) 
qual rayo en la furia igual 
defpeña un cavalio fiero 
un gal'ardo Ca vallero: 
matófe ; ó fiero animal! 

Bax£ rodando por la ivontatia el 
PrincipeFelifardo en h,Abito Ingles, 
Aqui cayo ; qué centella 

. mas veloz, y higitiva, 
fe defata , y fe derriba 
de los rayos de una Eílrella? 
Si eftá muerto ? ay qué forzofa 
es fu muerte , y defventura, 
que tiene mucha hernx)fura, 
y no puede fer dichofa! 
En nieve , y rofa bañado 
tiene el roftro , y el cabello: 
qué fácilmente lo bello 
admite lo defdichadol 
Ya parece que atrevida 
fe opone á mi libertad 
una temida piedad, 
maspiadofa , que temida. 
Ay amor del alma dueño, 
fi ea tanta preíuncion mía 
foñaba que lo fentia, 
ya fiento que no lo fueño! ■ 
Pero aííeguro mis dichas, 
pues en el mal que padezco, 
quando todo lo aborrezco, 
rae enamoran las defdichas. 
Yo tan prefto amor ? qué antojos^ 
qué vergüenza ! no creía, 
trifte , que el alma vivía '^ 

Bbi tan 



Mcis merece quien mas ama, 

Frinc, Quien menos de amor fabiaj 
y yafabcmasdezclos. 
Soy quien mirará por tí 
con mucha piedad , amigo, 
quien íiéinpre cftará concigo, 
por noapartarfe de sí. 
Quien no tendrá por ágenos 
tus propios males jamás, 
y foy quien te quiero mas, 
quandote lo debo menos. 
Levanta. FeL Bella Diana, 
tan ciego eíloy , que creía,- 
que la piedad me acogia 
de Clorisbella a^ hermana. 
Menos mal llegara afer 
«n deípeúado morir, 
pues he tenido en vivir 
mas peligro , que en caer» 
Señora , qué novedad 
es en rigor tan ef^raño, 
el dar \ ida con el daño, 
y miedo con la piedad? 
Qut cu hermoíura.Pr;?7fJm2guiá 
que no íoy yo Clorisbella. 
FéL Bien dices , que eres mas bella, 
masceleRial , mas divina, 
mas pcrfcAa , y mas amable. 
Trine. EOo me da mas temor: 
que mal fera fiíme amor 
ci que empieza por mudiibkl 
Mas que íea^ fácil fíente, 
que ageno que no tendré 
fegura el alma en la fé, 
que empieza en un eícarmíento. 
Fei. Qué dichofa def\ entura 
me truxo , feúora , á verte? 
que muero ícgunda muerte 
á manos de tu hcrmofura. 
Dt *;! qnc piedad te pida, 
dexa que A/iva , feñora, 
: .^uc lo ha mcneíler aora 



3po 

tan vecina de los ojos. 
Ya me eítoy temiendo aquí, 
mas que lo encubra , y lo dude, 
qué puede importar , fi pude 
perderme el refpeto á mi? 
Qué firve fer yo quien puedo 
dar al Sol dcfconííanza, 
y arar la mifma efperanza 
entre cadenas de miedo, 
íi en fin íoy muger también? 
O gallardo Cavailero! 
6 ventiiroío EOrangero! 
ó quien dixera : ó mi bien! 
Como , íi es tu muerte cierta, 
me dexa vivir tu herida? 
mas fin duda tienes vida, 
fenor , pues yo no eO.oy muerta, 
que no tiene poder tanto 
la muerte en vida tan bella. 
Suelve en st Feli Jardo, 
FeL^o llores , mi Clorisbella, 

vivo cO.oy , íufpendc el llanto. 
Trine. Mayor tormento recibo, 
mayor , que en rigor tan cierto, 
íi firme adoraba uu muerto, 
ya quiero zelofa á un vivo. 
Mi Clorisbella , no ¡lores: 
á qué dcfdicha ha lie g.? do, 
que debe eílár eníeúado 
á efcuchar muchos amores. 
Si eseftár enamorada, 
6 dormida ? muerta foy, 
en mayor peligro eüoy, 
pues eftoy dcíconfiada. 
Mas te quiíiera yo aquí 
fui vida , puf s que no es m.ia, 
- que yo para ri vivia, 
y no vives para mi. 
Mas vive , y yo muera. 
Fel Ay Cielos! 

quien e-tes , feñora mía? 



mas 



de Don Antonio 

mas el alma , que la vida. 
Dimeqaié eres.Pr/j7í.. No efpero 
dccillo , tan ciega eíloy, Ap, 
que he de encubrirte quien foy, 
porque creas que te quiero. 
Yo fov una cazadora, 
(|ue en efte monte efcondido, 
gente , y noticia he perdido, 
y foy quien no £oy aora. 

Dentro. En Ki caza divertida 
fe ha perdido la Princefa. 

Vrinc. Amor, aunque no mepefa 
quanto fiento eftar perdida! 

í Quien eres hombre, que das 
tal guerra al alma ? que efpero 
que feas ? fi yo te quiero 
paca mi , qué ay que fer mas? 
Vén donde curado feas, 
y donde bien acogido: 
y el verte de mi querido, Ap, 
lo veas , y no lo creas. 

Fel. La prefuncion quiere fct 
de una Fidelinda bcila, 
y la razón de tenella 
la he viüo en cfta muger. 
Imagino que la amara, 
ya (i Fidelinda íjcra, 
y lo que no prcfumiera, 
imperfección io llamara. 
Intentaron mis antojos 
verla ,, y yá no puede íer, 
que es jufio fatisfacer 
al cuidado, y no a los ojos. 
Yá uú condición defpreciq!^ 
yá no fey mas confiado, 
yo vengo á fer defdichado, 
por dexar de fer tan necio. 
Igualmente he de culpar, 
yá que lie llegado á querer, 
amor que ignora el temer, 
y hombre que no fabe amar* 



de Mendoza. 3pi 

Q^t de muy vieja fortuna 
fus pjnfamientos fe infama 
muger , que dos veces rma, 
y hombre que no ama ninguna. 
Vrinc, Amor,fi en niís.ilti' ecís, 
quando tu imperio ignoré, 
tantas veces lo negué, 
yá lo confieífo mas veces. 
No ay fiar en hcrmofara, 
engaáófe mi beldad, 
mí altivez , mi vioiidad, 
ini prefuncion , mi locura. 
Todo fe engaña , y tambieíi 
quando la caufa es hermofa, 
el que dixere , que ay cofa 
mas fa^ii , que el querer bien. 

JORNADA SEGUNDA, 

Salen Felhbella.y Clorinda de caza* 
doras ,y Rugero ,y florindo, 

Rug. Yá de la Princefa bella 
no ay luz , fin duda el amor 
al campo la dio por flor, 
'ó á los Cielos por EÜrella. 
O alguna fiera embidiofa 
de fu divina belleza, 
fépulta ya en fu fiereza 
fu temprana vida hermofa. 

Fel, Que confolados -fin ella 
bolveis , qué finos andáis, 
qué bien parece que eftais 
enfcñados á pcrdella! 
Y yá que intentáis amarla, 
poco fabeis afslftirla, 
pues primero que á fervirla, 
vais aprendiendo á dexarla. 
Qué bizarras competencias, 
de fer bufcada , y fervldal 
pues primero que la vida 
acabáis las diligencias. 

Bb4. Qüc 



3 p 2 Mas merece quien mas ama. 

Que fi en el monte ignorado Fel. Y yo se fT>uy bien el Ciclo. 



fe perdió , bien ha podido 

adonde acertó fu olvido 

atinar vueftro cuidado. 
Clor, Déme licencia fu Alteza, 

que aun fu muerte no fe fabc, 

para que mire , y alabe 

tan defcanfada fineza, 
Tel, Si afsl defpreciais la fama, 

no se yo qual es peor, 

fer en tal fe , y tal amor 

vueñra Rcyna , ó vueftra dama. 

Que en pena tan bien fentida, 
ya que fupifteis perdella, 
no es culpa el bolver fin ella, 
^ fino bolver con la vida. 
Pues no puede con \ ivir 
cumplir con todo el amor, 
cumplafe con el dolor, 
todo un honrada morir. 
jF/or. Para buícarla , no ha fido 
deftos montes perdonada 
la gruta mas retirada, 
ni el feno mas efcondido. 
Vivir los dos defta fuerte, 
en tanta gloria perdida, 
no es por no eílimar íu vida, 
fino por llorar fu muerte. 
Que alguna dama embidiofa 
holgará quí muerta fea, 
que es buen dia de una fea 
el poftrero de una hcrmofa. 
Y tu en penas fcmejantes 
te confolaras primero 
con la herencia./^W. No la quiero, 
fi os heredo por amantes. 
,, Baxanpsr él monte la Princefa , y 
FeUfardo, 
Rof, Que viene gente recelo. 
Vrinc, Sigúeme , y baxa efta fierra, 
guc yo se mu^ bien U tkrra. 



Flor. O nace de nuevo el dia, 

6 es la Princefa. Üí)/ A fu lado , 

viene un hombre. 
Flor. Hanfe encontrado 

loszelos, y la alegría, 
Fel. Aquí ay gente, Pr/wf.Mia cS» 

Llegan todos de rodillas.. 
Velff. Bien eres lo que pareces.; 
Tel. Hermana mia,mil veces 

me da tus hermofos pies, 

que tu aufencia. 
Vrinc. No me nombre 

nadie Aoxi.Yclif. A manos muero 

de mil temores. 
Vrinc. No quiero 

que le acobarde mi nombré.' 
Rug» Ya fe templo fu deíden. 
Vrinc. Ya mi pena es inmortaU' 
Vel. Que fientes , ftñora? 
Vrinc. Un mal 

que le fíento ya muy bien; 
Tlor. Gentil mancebo, los ojos 

no aparta del , qué atrevido 

mirar- 1 notables han fi.do 

defia caza los defpofos. 
Vrinc. Acia la Quinta guiad. 
Vel. Qué tienes? 
Vrinc. Pierdo el fentido. 
Tel. Picnfo que junto ha traído 

remedio , y enfermedad. 
Qíor. Comunica tu tormento. 
Vrinc. Dexadme íolo fentirlo, 

que aun lo que dudo en deciríd 
lo quito del fentimicnto. 
F¿/, Para decir tus agra^ ios, 
para moÜr artas antojos, 
hartóte ayudan los ojos, 
no has meneíter á los labios; 
Qlor. A fe que viene achacofa 
|u Alteza , y fe echa de ver: ' 

ha 



de Don Antonio de Mendoza.- 3^5 

hi como hafía wo querer pues dentro del alma llevo 



quilquicr dama es defdefiófa! 
Que en la que no qr.iinv bien, 
que mucho havcr libercid? 
que donde no ay voluntad, 
que gloria ti¿nc el defdén? 
Rug. Qué mal encubre el dolor! 
Flor. Qué bien que le mira',ayCielos! 
Jitig» Tr jxe amor , y llevo zelos. 
Flor. Llevo embldia , y truxe amor. 
Mírale bien, que atrevida 
podrás á ti mifma aora 
rendirle el alma , traydora, 
mas no guardarle la, vida. 
FeL Con qué terrible femblantc 
m\x2x\ eftos dos al huevo 
recien venido mancebo, 
antes premiado ,qu'e amante! 
No vés á eftos dos qucxofos 
añadir aborrecidos 
á la hifloria de ofendidos 
capítulos de embldiofos? 
Clor, (}ulerele bien, afsi vivas. 
Fei. No amiga, ya que profeíTa 
lo amorofo la Princefa, 
feamos las dos efqur as, 
C/cr.Yá eftás en la (^Inta.PWwf.Sí, 

pero no vengo canfada. 
C/or,'PIenfoque no eftas en nada. 
Frinc, En todo eftoy , fino en mi. 

Vén mancebo. 
Fdi/. Temo , y dudo> 
y en querer, á fcntir llego 
¿tanta hermofura ciego, 
y a tanta grandeza mudo, 
que dcmoftra; louPvCal 
es quanto imagino , y veo, 
y quanto adoro , y defco 
impoísible celeñlal. 
En vano , en tanta mudaiizaj 
á fer valeroíb pruebo, ' 



de amor la mayor venganza; 
No íblo amor confentirlo, 
de m.i fobervia fe venga, 
pero aun no quiere que teng^ . 
la gloria del encubrirlo. \ 

Mas no te culpo jamás, 
amor, cuerdamente loco, 
íi el reíiílirrac tan poco, 
es parte del querer mas. 
r^'. Amiga , que gran locura 
fué imaginar que fu Alteza 
fe perdió en el afpereza 
pues fe perdió en la blandura! 
F/or.Qué alti éz tan caftigadal 
Fí///.<-iué efperanza tan perdida! 
Ciar, Que pena tan merecida! 
Rug, Qué altivez can enmendada! 
Van fe ^ y Jalen Rofauro , y Buron* 
Rof. Yo por efta foledad 
buíco en vano á la dormida 
que eftá canfada la vida, 
pero no la voluntad. 
Pues aunque viva en el Polo 
fegundo , en el de mi vida 
fera bufcada , y feguida. 
Buf- Pues bufcarásla tu folo,; 
que fi tu canfado eüás, 
y es de ti tan adorada, 
yo que no la quiero nada; 
de xa que me can fe mas. ' 

De fer cazador , en ti 
la torpeza acreditare, 
pues una dama dexafte 
porfeguir un javali. 
Rof.Quh h^rcmos'^Bur. Qtie todavía 
fe uíe , que a- fu criado 
pregunte un feñor m^nguado^^ 
qué haremos? por vida inia, 
que digas tu parecer, 



3 p4 Mas merece 

de todolu fabido mas, 
que echarlo todo á perder. 
/?í/[Aguarda,quc quinta es efta? 
qué Palacio fabricado 
altamente , y dedicado 
al honor defta florefta? 
SI es de aquella foberana 
ninfa, el albergue de aquella 
en forma luciente bella, 
divina deidad humana? 
Que aquel ayre , y compoílura, 
en la divina beldad, 
tan defpicrta Mageftad 
no es de vulgar hermofura. 
Sepamos íi es fu afsifíencia 
ella cafa de placer, 
no quedemos á deber 
ún paflb á la diligencia. 

Bar, Si es por ventura feñora 
deílos montes ? Rof, Si fcrá, 
y-altiva el alma tendrá 
belleza tan cazadora. 
Pues fiempre hermofa enemiga, 
del Cielo fieras perfigue, 
que aqueñc cxcrcicio figuc 
la gencrofa fatiga, 
que la noble caza ciicierra 
en fu exercicio valor. 

Bur, No digas,por Dios, feror, 
que es imagen de la guerra. 
Que eftoy perdido, y canfado 
de oirlo. Rof. Si en eífo áisy 
también de todo ícrás 
refonnador muy pefado. 
Yo me rcfuelvo en fervír 

- en traje de cazador 

á efta Priiicefa. 5wr.Senor, 
qu"e dices? fi has de encubrir 
quien eres , decirte quiero, 
que yerras en lo que haces, 
que la ley de los ¿isfrac«$j 



qmcn mds ama y 

en fervír de jardinero: 
Ea , la montera , y íayo 
te pon , ferás efcondido 
en efte jardín florido 
verde minlftro de Mayo. 
Que es forzofo que al inftantC 
efta Infanta fe enamore 
de ti,que lo encubra, y dore: 
y tu mudo,y tierno amante, 
defpues que por mil caminos 
equívocos declarado 
le digas nombrc,y cuidado 
entre dulces defatinos. 
De las flores, en que empieza 
fu nombre , harás alcahuete 
un florido ramillete: 
y ella con f;icii belleza, 
baxando á verte al jardín, 
ya refuelta en adorarte, 
te dirá , que quiere hablarte 
por la pared del jazmín. 
Tu moílrarás en fu gracia 
defconfianza cortés, 
y amaneciendo defpues 
qual que Principe de Tracla.' 
Se irá contigo al momento, 
y acabará en la montaña 
cirio de la maraña 
en el mardelcafamiento. 

Jíof» Culpa aora muy de efpacío 
las Comedias , en que tantas 
mal ofendidas infantas, 
íiíi decoro de Palacio, 
fe huyen cada momento: 
ficndo Palacio un fagrado, 
adonde no entra el cuidado, 
ni fe atreve el penfamiento. 

Bur, Un Poeta celebrado, 
y en todo el mundo excelente, 
víendofe ordinariamente 
de otro ingenio murmurado.. 



De 



de Don Antonio 

De que fignicndo á un galán 
en trage de hombre , veftia 
ranta Iníanta cada dia, 
le dixo : Señcr Don Juan, 
íi vueíTarced ratisfecho 
de mis Comedias mormura, 
quando con gloria , y ventura 
nuev'ecicntas aya hecho, 
verá que es coía de rifa 
el arte ; y fordo á fu nombre, 
las facar.i en trape de hombre, 
y aun otro dia en camiía. 
Dar güiro al Pueblo es lo )uO:o, 
que allí es necio el qiie imagina, 
que nadie bufca dodrina, 
fino deíenfado , y guOo. 
Jíof. En fíis Comedias contemplo, 
que las celebran , y admiran, 
quando juntamente miran 

ai delcyte , y al excmplo. 

Sulpcníos en tus locuras, 

en la Qiiinta hemos entrado. 
Salen Fe I i sh ella ,yClormda, 
Bar. Dile Palacio encantado, 

dile ftlva de aventuras. 

Una Infanta fale aqui; 

mas otra Inf^^nta, que efpero? 

yoíambien foy Jardinero. 
J?.í//.Eíloy muy dentiode mi: 

Ko eó) cita la cazadora? 
FeL Gallardo mozo , íi Ija fido 

Otro Principe caído, 

que trae la Princcfa aora? 
Clor, Si fue guardarle de ti, 

cnccrradie. f'el. Para que? 

íi ¿ella le agrada , yo sé 

que eftá fegura de mi. 
C/6r. Siempre le has (ido obediente, 
JF^í. Guño de íu eftraño humor, 

pero en njateria de amor 

riñéramos f<iúlmetite# . 



de Mendoza. 595 

Aunque es de opinión tan vaaa,; 
á FeUfardo amarla, 
ii es verdad Ja bizarría 
de enfadaríé de mi hermana. 
Bur, Hemos tk befar? Rof^Qut efteá 

íiempre burlándote afsi? 
Bur, No quiero perder por ti 
preheminencias de Francés. 
Clor, Francés el trage parece, 

y galán : qué gentil hombre! 
Fel, Por vida mía , que el hombrfi 

piedad , y atención merece. 
C/or.Quieresle ya? FeLNo le quicrOjí 
foy á la Princcfa igual, 
que digo de todos mal, 
para querer el primero. 
C/í>^. Parece feñor , y abona 

fu perfona quanto digo. 
Fel. Siempre fué mejor tefligo 

el trato , que la perfona. 
Ro/. Pregunto. fíwr.Efte Cavallejró 

pregunta , íi ha defpertado. 
Rof. Tente , loco. Fel, Defpejado 

me parece el compañero. 
RoJ. Señoras , aunque no es culpa. 
Clor, Tu hermana. />/. No temas ya, 
que ya todos fe holgarán 
que le íirva de diículpa. 
Sai'e la Frinceja muy trífte» 
Prh2,Q{ih Iiombre es cñe?tal me veo,; 

que todos me dan temor. 
RcJ, O quiere aora mi amc?§ 
Ufonjearmi defco, 
6 es la dormida : qué gloria 
es haverla conocido 
tan preíto ! que la he tenido 
muy dcfpicrta en la memoria^ 
Ella es fm duda , que en fin 
tal belleza folo es fuya. 
J?/ír.Albricias,que luego es tuya," 
fien cfta cafa ay jardín. 

Prinf* 



3yó Mas merece 

Princ, Qne galán mancebo! 

Clor, Ayrofo. 

Prin. Sin duda es efte el gallardo 

vanifsinto Fellfardo: 

que fiado , y qué enfadofo 

venia de hallar amor, 

y no ha de hallar corteña! 

qué faifa la profecía 

ha falido del Pintor! 

Efquivo , y de natural 

tan elevado , y tan nuevo? 

6 quanto á mi gufto debo, 

pues me parece tan malí 
^JFeL £1 ferá , pues fu valor 

conforma , y fu gallardía 

con lo que el Pintor decía. 
Prínc, Era muy loco el Pintor, 
Fel, Terrible con éi eflás, 
Princ* Quando no fuera cruel 

con todos , folo por él 

los aborreciera mas, 
Clor, De qué fabes tu , feñora, 

que csFelifardo? yo creo 

que erró el Pintor. 
Trine, Yo lo veo 

en que lo aborrezco aora, 
Clor. Dar tanta fe es defatino 

á un error defatinado. 
PriítcNo lo confirma lo hallado 
. deíle necio á lo divino? 

Sino es Felifardo,qué hombre 

lo Intentara ? él es , fino 

quanto aborreciere yo 

quiei o que tenga efie nombre. 
J^oJ. Qué belleza tan lucida! 

quando fin amor naciera, 

folo para amarla , hiciera 

de mil almas una vida. 

Qué amables fus partes fon! 

que ya en fu roftro animado, 

parece que ha defpertado 



quten mas ama, 

otra nueva perfección? 

Fel. Eftc el efquivo fe llama 
Felifardo ? efte ? es mentira: 
qué tierno el necio la mira! 
él miente , ó miente la fama. 

C/cr.Sepamos.Pr/«í-.Yá sé quleii CSy 
retírale. Clor. Generofa 
Fiddinda , á fer hermofa, 
no embaraza c i fcr cortés. 
Mira. Bur, Dixo Fiddinda, 
toquen á muerte , y locura. 

Hof. Ño era menefier tan dura,' 
baftaba , C/ieios , tan linda, 
Pero el alma fe corriera, 
á fer otra la que adora, 
feas fobervia en buen hora, 
y yo en tus defdcnes muera. 
Que me ofendas tu es mas dichas 
que otra llegarme á querer, 
que fola puedes hacer 
agradable una dcfdicha. 

Princ, Digo que verle no quiero,; 
que le retires te pido. 

Fel, Sin duda que no ha caído 
efte pobre Cavallcro. 

Princ, Qué lindo , y vano feñor? 
pues efte hombre no he querido,; 
aunque otro me aya rendido, 
yo te lo perdono , amor, 

Clor. Cavalleros , defpejar. 

Bur, Damifsima zahareña, 
mirad que es para una dueña 
oficio de hacer pefar. 

Clor, Qué fortuna tan efcafa! 
de retirarle me pefa. 

Bur. Quien lo manda? 

C/or. LaPrincefa. 

Bur, No ay jardín fin duda efi cafa; 

Puf. Obedecerle es muy jufio. 

Fel. Que humildemente refpondej 
6 Ifi yanldad efconde. 



mm 



de Don Antonio 

6 tiene cobarde' el guTio. 
Bur. No ay un vlt jo griiñicior, 
que nqrú guarda danias fea? 
mas bien en muger íe eaiplca, 
que ellas fe guarden mejor, 
Glor, No mas de viejo le llínias? 
Bur. A no íer'o , hallara en el, 
que oficio de fer cruel, 
es propio para las damas. 
Linda jornada l^.emos hecho. 
RoJ, Adonde iré ya fin mi? 
Bur. A ocra tierra , pues aqni 
no ay Jnianta de provecho: 
qué miras? 
RoJ, Que yi en íu hcnnofa 
virta dexo el alrna InipreíTa. 
y Bar, Bncasde qoalq.,icr Princefa 
nunca dexes otra coía. 

Vanfí B.GJ.Miro , y Buron, 
Trine, (V.é gi.i-lofa que he que<<lado! 
qne es el mas bien admitido 
placer , el ver deslucido 
lo que intenra un confiado. 
JFt'/. Crueldad , íefiora , parece 
lo que has hecho : la belleza 
no admita , mas la gr^tndeza 
á nn.dic desfavorece. 
Prin:Sí hcnv.oía , y defdefiofa 
me injagin.^ba , logro 
fu jornada quien ~)'a vio 
que íoy efiy.iíva , y herniofa^ 
I" vadine fola. Cior.k fe niSt, 
que yá de lo dcfdeñofa 
íc ha enmendado. 
FcL y de lo hc-vmoía 
fe enmendara cada día. 

Pr/7ír,.'^brld a aquel foranero, 
y entre folo. teL Lindo avM'o: 
ai prlniero que vio quiío, 
pues también querrá ai poílrero. 



de Mendoza. 3(^7 

Vanfe las dos, 
Frinc, Mas piadofameiite , amor,' 
pense yaque me trataras, 
y q'ae á executar llegaras 
el" poder , mas no el rigor: 
Callar quiíicra el dolor, 
y hacer los cuidados íabios; 
naas que importa en mis agravIo5¿ 
mas que importa en mis antojos, 
fi dan voces en los ojos, 
que eftcn mudos en los labios? 
Si es ofenía lo mejor, 
que es mi amor , y íentlmiento; 
q-jc ícra mi atrevimiento, 
que es lo indigno de mi amor? 
Y aun es la injuria raaygr, 
que tan rigurofo edás, 
6 amor , en el que me das, 
que elle mal que me atormenta, 
tu pones el que lo fíenta, 
y yo el decirlo , que es mas. 
Ya quiero á un hombre , y no sé 
íi él me quiere j yá no puedo 
á mi amor , que todo es micdo,^ 
darle créditos de fe; 
(^uien tan perdida fe vé? 
íi l-r callo j no doy medio 
ai dn:*«->; fi le reniedio 
con ¿Lcirlo , en caío igua> 
todo es fanar en el mal, 
todo es morir del remedio. 
Que pena tan merecida, 
que temo defconfiada, 
quando no admitiera en nada 
el hombre , de agradecida! 
Ver Ja grandeza rendida, 
gran rit rgo,que no ay cordura 
en prolperidad legura, 
y u cfte agradece yá, 
c) primer hombre ícrá 
que es cortss en la ventura;* 



398 Aías merece quien mas ama, 

V^iendo amor q a un hobrc quiero, eRc amor » que ha de importar 



me ha traído fu inclt-mencia 
a la mayor indecencia, 
<jue es decirlo yo priincro. 
Mas se decir de que iDucro; 
qué morir ? ya me rendí, 
ya quifc , ya me per.dl, 
porque blafoné cruel, 
que no pudo nada en él, 
que lo pudo todo en mi. 
Sale F di fardo admirado, 

FeJif, Qué Princefa cazadora 
topé ? pues lo que ha paíTado 
■por m^i j hallarme encerrado^ 
no dexar vcrfe hafta aora, 
que puede fer ? qué procura? 
de qué intención fe acompaña? 
á quien no admira la eítraña 
proíefsiqn de fu hcrmofura? 
Por muerto , de aíTombro llenos, 
me han dexado mis criados 
íin duda , y aunque engañados, 
en nada fe engañan menos^ 

Pr/«.Si oy me moftro (dura eftrcllal) 
blando femblante de amigo, 
era que hablaba conmigo, 
Y hablaba en él Clorisbeila. 
Verle , y no verle. 

JFíA Efta obfcnra 

ejiigmatemo : ó bellezas! 
que hacéis dulces eftrañezas 
aparato en la hcrmofura, 

^r.'7?.Yá en el campo eftoy,q aguacdc 
mas el amor no coníiente: 
lia qué cofa tan valiente 
atreverme á fer cobarde! 
Aun no aguardaras , criícl 
fortuna , que él me dixera 
amoFcs , porque aprendiera 
á deci ríelos yo á él! 
Masqué firv^ refiftir 



el defi>edirle , y dudar, 
fi defpucs lo he de decir? 
En tan pura ardiente lumbre, 
que yo me abraf.^ ? qué error, 
y qtié afrenta , íi eíle amor 
jCS calligo , y -«o coftumbre! 
Publiquemos ya fu dicha, 
verán en miliviaíidad 
Jas firmes , que es voluntad, 
y las cuerdas , que esdeídicha» 
Ya fabes ( 6 generofo, 
bizarro Jluftrefnsncebo, 
del verde florido M.iyo, 
verde galán , .meaofprccio) 
la defgracia en que oy t)axafte 
dudofo , entre vivo , y muerto, 
en fer lañima del campo, 
de fer injuria del viento, 
y la piedad generofa 
con que mis brazos le dieron 
á tn mayor defanrrparo 
focorrido , y blando lecho. 
Qué indignidad que yo pinte 
lo gentil , con que mnriendo 
eras numero en las flores, 
y guerra en los penfamientosl 
Entre la pena , y el gufto, 
lo deCmayado , y lo bello 
daban dulce batería 
á lo piadofo , y lo tierno* 
Tan preño como la vifta, 
al daño , y al defconfuclo 
llegar quifiera el cuidado, 
mal detenido en si mefmo. 
Afsi del querido Adonis, 
menos lindo , y mas íangviento, 
Venus miraba el definido 
hermofo , y nevado cuerpo. 
Y con menores caricias 
poblaba el ayre de eíkemos, 



de 



de Don Antonio 

de fnrplros U camp.iña, 

y de gci-nidofie] Ciclo, 

Que yo miran Jo confuía, 

fin erpirita , ni aliento, 

poco aynd ido del alma 

tu cafi difunto cuerpo. 

En fin laítimada, y Tala, 

y mas que trifte fe vieron 

en mi perdida , y la tjya> 

en duda lo* fcntimientos. 

A mis quexas , y á mis voces, 

wieJG- dixcra a mis ruegos, 

cobramos a un tiempo mirmo 

tu la vida, y yo el remedio^ 

Quando fenti en mi memoria 
un daño apacible , nueva 
dolor , un deícoiKJcido 
perdonado atrevimiento. 
La vida entregue á un cuidado, 
los fentidos aun defeo, 
y á priíTon menos fenticta 
el mas libre entendimiento-. 
La eftimacion ¿ un agravio, 
la cordura á un defacierto, 
á un incendio el alma, y todo 
dichoCa culpa de un íucúob 
Era mi noble ex.crcicib 
eo'.rlos valientes fabueÜbs, 
con los gallardos neblíes 
dvfpoiar los elementos. 
Rendir lo mas remontado, 
alcanzar lo mas ligero, 
íalteadora ác los montes, 
y tyrana de los vientos. 
El mlímo amor dcfdeñado 
tenia mas niño , y ciego-, 
de verme querer yo mifma, 
cuerda embidia,y locos zelos* 
De quantos Principes tiene 
tóelo E. ropa, me truxeroa 
los coimpetidos retratos. 



de Mendoza. 35^^ 

del valor, y del ingenio. 

A mi libertad bizarra 

jai7iás le perdió el refpeto 

de mirar tantos vencidos 

n\\ folo agradecimiento. 

De mis penfimientos alcosj 

pefados , y fatisfechos, 

aun no fe atrevió ninguno 

á decir que eran fobervios* 

Y á quien mas aborrecía, 

y ain con fie tío q ic aborrezco*-; 

era á un confiado , á un lindo,; 

dos veces fe llama necio. 

Prefuínido Felif irdo, 

que ofado , de fus defprecios 

fiaba el ferde ral vida 

falfo , eíquivo , ingrato dueño. 

Que pcnfamlento engañado, 

que villano defacucrdo, 

qpe aun de haver dicho fu nóbcc,, 

de mis palabras me quexo! 

En e (la fazon llegafte 

á derribar por el fuelo 
el. ya burlado edificio 
de mis vanos penfamientos. 
Yofoy la Princ;!a altiva 
de Polonia , yo el defprecio 
de los hombres, y del mundo 
el rayo, el Sol, el incendio. 
Yo foy FideÜnda , yo, 
q: ?e no lo dixe primero, 
porque laftinu m: tengas, 
antes que me tengas miedo; 
Las batallas que he paíTado- 
para fufrirmc , temiendo 
que lleguen á fer mis penas 
en vez de amor, eícarmlento. 
Dig:inlo tantos temores. 
Cancos ciados esfuerzos 
á lagrimas detenidas, 
y á rayos de anaor deshechos-. 

Hice 



400 



Mas 



merece quien ynas ama. 



Hice valor de pet dcrle, 
hafta que ya no le tengo, 
para ver defpues de tantos 
itnpofsibles rendimientos, 
íi en el favor eres mndo, 
en las venturas difcreto, 
en las vitorias templado, 
en las efperanzas cuerdo. 
Siendo razón , íiendo fuerza, 
c]uc efte mal efté fecreto, 
que cfte amor,aíites q un hombre, 
me lo debiera ti filencio. 
I Vafe la Princefa^ 

Fe!. Adonde vas ? buelve , aguarda, 
que bien puede fer fufrida 
tu condición prefumida 
por tu prefínela gallarda: 
qué rezelo me acobarda? 
que en nueva guerra de antojos 
deíean mis dcíenojos 
perdonar á los fcnridos 
la pena de los oídos 
por la gloria de los ojos. 
Si fu enemigo me llama 
defobüga mas , porque 
culpas que no Sn de fe 
no han de fufrirfe a una dama: 
Si aborrecia á fu fama, 
ya conozco que es injuílo 
mas que tibieza , y difguílo: 
di fu nombre al corazón, 
que ofende la inclinación, 

__ y efta grangeando el güilo. 
Oir que mi noirjbre afrente 
me enoja ; ei ver fu hermofura 
me abrafa . elarmc procura 
ver que ama tan facilnivuce, 
que en nevada llama ardiente 
me enciende el alma , y la enfriaj 
ella en quererme porfía, 
y aú nombre le da peaa, 



y eí\á de mi mas ageñá 
quando mas dice que es mía. 
(^lien íie ha \iíl:o en femejante 
duda ? que el razón querella 
harta fer cortes con ella, 
mas no hafta fer ignorante: 
no m.e atrevo a fer amante, 
viendo fin almaíegura, 
ei engaño en fu hermofura, 
el alma en (u liviandad, 
el miedo en fu liberr.id, 
y el peligro en fu locura. 
Si también la aborrecí 
por vana, ya perdón? 
la vanidad que cfcuché, 
por la belleza que vi: 
dire-quien íoy , íi por mi 
no me quiere ? üjüedo en calma: 
fufrir defprecios no es palma, 
no es laurel , no esbizarria, 
que no entra en la corteña 
el defpcrdiciar el alma. 
Salen liofauro , y Burom 

B-of, Que te parece de raneas 
deídichas ? de aquel rigor? 
de tanca fe, y tanto amor? 

Bu'i\ Efto tienen las Infant.is. 
Cumplió con lo defdenofo 
en defpreciiir lo mejor, 
y en no querer lo peor 
no ha cumplido con lo hermofo» 
Ya dii'ás que te faflidia 
decir que íiempre hafeguido 
mal la hermofura.T^c/iEiTa ha fido 
el focorro de la embidia. 

Btir, Que pienfas hacer? Rof.Vioúx, 

Bar. No ay cofa mas ficil , y hallo 
que es gran necedad bufcallo, 
que ello fe fabe venir. 
Huélgate, y vive. Rof.X^n piadofo 
confuelo, Buron, me lias dado, 

fabcr 



de Don Antonio de Mendoza. 40 1 

fáber que foy dcrdichado muchos ,no es bueno ninguno. 



donde ninguno es dichofo. 

Mas que galán Cavallero 

es efte ? qué gran valor 

mueftr^ , quien ferá? 
'Bar. Sdíor, 

pienfo que eS el jardinero. 
Kof. Ellas loco? S^r. Vive Dios, 

-ty-ie es el que labra el jardín. 
'RlC^ Malicia , eícudcro en fin. 
FeL <Ciué gentil mozo! los dos 

fon Franceíes. Rof, Eftrangero 

parece , que te parece 

de fu talle ? Buy\ Que merece 

la plaza de jardinero. 
'Rof, Dexa frialdades , no vés 

que mira con atención? 
Fíl. Yo he de preguntar quien fon» 
Roí. Yo intento faber quien es. 
Sakn Rugero , y florindo , j/ quatro 

embozados con broqueles, 
Flor. Ya efcurece , bien podremos 

executar lo tratado. 
Rcif. Mas que efquadron embozado 

viene aqui ? Bur. Gira tenemos. 
Rof. Dos bailamos para veinte. 
Bur. En quanto á mi no bailamos. 
'Ríig. Al que folo eílá bufcamos. 
Meten m.íno^y C7ijbijien a teítjardoy 



Fel. Todos huís ? Bur. Cada uno 
huye íolo para si. 

Huyen losfeis, 
Rof. Sin duda que vueftra es 
la razón. Fel. Quando ia tengo 
yo,baflaá íús.Bur.Yom^^ ^tengo 
al dicho de un Portugués, 
que decia en conclüíiom 
fe vou da rafao armado, 
obrigafe ó meu criado 
á volTe , &:c. á Cipion. 
S.tkn I A Princefay Felisbella, y Ch- 
rinda^y buelven a mster míino^psn' 
fando que fon los d lu pendencia. 
Mas gente viene.Pr/wí-.EnPalaciO' 
cfpadas ? Rof. Todas rendidas 
á tus pies , como las vidas. 
Hincafc de rodillas Ro/auro, y ella no 
hace cafo del y y llega fe a Fe Ufar do, 
Princ. Contigo ( ay Dios,q defpacio 
me informo ) fue la pendencia? 
ay íeñor , ellas herido? 
quien es el loco atrevido, 
que fe ha tomado licencia, 
para tan loca ofadia? 
cu en' mi cafa mtíes mano, 
íiendo en caftigar á un vano, 
blafon , y coftumbrc mia? 



ponenfe a ¡u lado Rofauro, y Buron. R.of. Señora es tan poca. Princ.Voci 



1, Pues muera. 
Bur. He de fer valiente, 

aunque pefe á la coftumbre. 
Fel. Aunque matarme inti.ateis . 

t; "¡tos, mi valor veréis. 
Bur, Gente parece de azumbre. 

£1 mozo es bravo./iií?/.0 villanos, 

tantos contra un Ca vallero? 

aniíno , noble Eftrangero. 

2. Rayos parecen fus manos. 
Huyamos. Bur, Luego lo v¡^^ 



tu culpa ? necio , ignorante. 

RoJ. Ay defdicna femejante! 

Bur. Efta muger eftá loca. 
Ay tan notable capricho! 

Rof.Q^c Tientes? i?/^r.q es peot aquí, 
que lo que te ha dicho a ti 
lo que el otro no le ha dicho. 

Rof.Quh fiero enemigo he hecho. 
Ciclos , hace en fu beldad ■ ' 
mi amor. Bur. Con qué calidad 
predica al otro en fecretol 

Ce Feh 



402 Mas merece quien mas amay 

Fel, Efte pobre es el rendlcTo, Bur. Que fineza can no^'el! 



y el que mi herinana ama ya, 
el vano , mas quien ferá 
tan vano como un querido? 
Fel, Mira que debo ^ feñora, 

la vida.iV/w.Ay Dioslque rigor, 
como la vida , feñor? 
VeliJ, A eñe mancebo,que aora 
pudo hacer fu hcroyca efpada, 
que de feis rraydores quede 
yo vitoriofo. Princ» Efte puede 
tener valor para nada? 
Fí///. Pues en hombre tan gallardo 
puede faltar? Vrinc, Oyeansigo^ 
que no fin cauüi lo digo, 
el canfado Felifardo, . 
es eQe , que muy feguro, 
y muy puefto en obligarme, 
vino encubierto á canfarme? 
que aun obligarle procuro, 
conque á Feliíardo al fin 
defpreció delante del. 
Fí'/i/.Quien vio favor tan cruel? 
Viur^ Que concepto de jardín 
perdono.Fé'///^ No es recompenfa 
¿e fu locura fu amor, 
ya no quiero mas favor 
efcondido en una ofenfa. 
Hable la Princefa con Rofauro, 
Trine, HaÜa averiguar tu culpa 
nacftes aquí. Fel, Mira, advierte,, 
que me libro de la muerte, 
y yo. Princ, Nádale difculpa,. 
Y hafta morir efpero 
moftrar que te firvo yo. 
Bar, No es el jardinero , no. 
Ro/^Pues quien es?Bzír.Ei camarero. 

Ya de librarle te pefa? 
Ro/. No eílá el alma arrepentida,. 
pues he guardado en fu vida 
jUlma de la Princefa., 



^íol 



que amante tan vergonzolo 
*qu!e m an {■! n ¡ ente z clofol 
Vrinc. Adonde vas? 
Velif, Voy con el. 

Que íi en ver que me libro 
de morir, te dcfobligas, 
es bien , pues tu ie caftigas, 
que fe lo agradezca yo. 
Kof, Donde vais ? Fei, Con vos. 
Ro/. Conmigo? 

teneos , que es mas importante,; 
que iognis dichas de amante, 
que cumplimientos de amigo. 
^eL Mas de fcr noble me precio, 

que galán , eflo es foizofo. 
Bur, Yá que le han hecho dichofo,* 

dexale que fe haga necio. 
Van/e Rojauro, Felifardo, y Bítron,] 
Vrinc. Yo paílb por tal defdicha? 
conmigo un hombre deídln> 
y fcquedad ? mas á quien 
no ha de hacer daño ima dicha? 
Ay trille , quanto fe engaña 
el guÜo ! ¥t'iíf. Qué yá fe quexe! 
que deslucida la dexe, 
querido en fin , coía eflraña. 
Que la muger masherraoía, 
que del Sai hizo dtfden,. 
en llq:íando a querer bien, 
no fe Ubre de quexoía! 
Vrinc, Si Felifardo le ha dado 
zelos , y del fe ha ofendido, 
no te bailaba querido, 
fino también enojado? 
Pues deíía dudofa calma 
en que ofendes mi firmeza,' 
te facare , que es baxeza 
el btirlarfe con el alma. 
Faje la Princefa, 
Fí"/. Que eíloy alegre confielTo, 



¿i 



de Don Antonio de Mendoza. 



de fu defdicha , y ^u amor. 

Clor, En efe do erró el Pintor 
el nombre , mas no el fuccíTo. 
El confiado , y cruel 
es cfte , y no el defdlchado 
Feíi farda. Fe!, Su criado 
viene , fepamos íi es el, 
vS'ií/í' Bíiron ^antiguando fe, 

^;/?".Ya!gate Dios por Princcfa, 
y por Caíliilo encantado, 
de aprobación noviciado, 
y de amor Cafa ProfeíTa. 

'Fcl. Ha hidalgo. 

3í:r. Hidalgo ? efiragada, 
y avarienta cortefa, 
llamarelas Señoría, 
que es venganza rauy honrada. 

Clor, Plaíiidalgo. 

Bur, Otra vez ? Jamás 
me dicen ^ ha Cavallero, 
refpondo lia hidalgo , no quiero 
que me lo llaniedes mas. 
Qué me mandan? 

Felisb. Oye amigo, 

quien es con quien venís? 

Bar. Qivien? 

foy ÍL] criado , y no es bien 
que os informe en enemigo. 
Si os contentan pelad umbres, 
dirélo. Fel. Dinos el nombre. 

Bur, No puedo , fo'o del hoínbre 
diré fortuna , y cí^íliinibres. 
El es un hombre en el mundo 
^ de un grande eüado heredera, 
^ y con valor de primero 
tiene agrado de fogundo. 
Haciendo del brío alarde, 
torea con bizarría, 
donde , aunque no es valerstia, 
reconoce clqi^e es cobarde. 
Hace verfos al intento, 



403 



que le merece fu pena, 
no de los que mueftran vena, 
íirjo folo entendimiento. 
Es valiente en lo importante, 
eftudioío con recato, 
mas que hafta fer literato, 
hafla no fer ignorante. 
Sus dadi' asdiferrncio 
á rodo Principe humano, 
pues lleva en la lengua , y man» 
el focorro , y el filencio. 
Ama , fiifre , calla , obliga, 
C\ en una muger fe emplea, 
que él folo quiere que fea, 
y los otros que fe diga. 
No ay quexa de fu fombrcro, 
ni de íu lengua un agravio, 
tan cuerdo , íecreto , y fabio, 
cortés , galán , verdadero, 
que no ay bien que no le fobre, 
para el grande , y para el chico, 
y en fin es un hombre rico, 
con buenas partes de pobre. 

Clor, De que Nación és? 

Buron. Francés. 

Clor. Tu quien eres? Bur,h\ atajo, 
yo foy un hombre muy baxo, 
que todo lo hago al re . és. 

Felisb. No he viílo donayre igual. 

Clor. Di Cusparles , que tamibiefl 
pareces hombre de bien. 

Bur. Tanto , que Hrvo muy mal. 
Es Francia la Patria mia. 

Clor. Celia Nación , y en la guerra 
valitJitc ; pero en qué tierra 
te criaík? 

5/<r.F.n. Picardía. 

Clcr. Lo efquivo has de preguntar. 

Felisb, Yo el finifsimo le llamo. 

Cior. Es Par de Francia tu amo?' 

Biiii', El , y yo fomos un par. 

Ce 2 Sdk 



404 ^í^'^ merece 

Sale un criado. 
Criad. Su Alteza llama. 
Felish. Q¿z enfadol 

ven tras mi. C/or.Tal le pinto 
de bien , que folo falto 
decir , que era deídichado. 
Bur. EíTa beldad fcberana, 
como dicen , figo. Fel. Paes 
lo mejor le falta. Clor, Y es? 
Fel, El no querer á mi hermana. 

Van/e ^y fih' ^elijardo. 
Bur. Yá el venturofo ha venido: 
qué prcfto he dicho mal del! 
hombre con ceño cruel, 
vive Chriílo que es marido. 
Fa/e hurón, 
teli/, Al noble Francés fegni, 
ofendido de íu ofenfa, 
que me toca íu dcfenfa, 
íi en él me ofenden á mi. 
Saber con induílria aguardo 
á qual quiere de los dos. 
S¿ile otro criado, 
Criad:í([Q es fin duda ; íois vos 

el Principe Ftlifardo? 
Velif, Y'o foy. 
Criad. Puts haced , fcñor, 
lo que cfte papel ordena, 
y a Dios. 
"Pelif, Q^iien vio mayor pena, 
que en el agravio el favor? 
Vafe el criado ,y lee el papel. 
Vete en viendo cÜe papel, 
pues ya conocido eftás, 
no aguardes mas , que se mas 
que fer bella , íer cruel. 
Si es para el otro ? Notable 
TOuger ! para mi ferá, 
pues me conoció que eftá 
len lo facii lo mudable. 
tSflh ^diíbslU* 



quien mas ama y 

Velisb. Que Feüfardo venia 

creí. 
Ff/.^C EüacsFéiisbella, 

difculparíe paede en ella 

la jufta N eng.mza m.ia. 
tel. Quh preílo que fupo amarle 

mi hermana! . 
Velif. Es un cielo herm.ofo, 
Velisb, Ei tiene para dichofo 

demafiado de buen talle. 

La fama de aborrecella, 

guRo en el otro me da, 

y en efte me agrada yá 

el verle tibio con ella. 

Mas con temor llego a verle, 

que penfara muy de efpacio, 

que eíUn todas en Palacio 

obligadas a quererle. 

Qué mira en mi? 

Sílc la íirincefa; 
Trine, Yá me cneAa 

un hombre el defenojarle, 

que es mas fineza que amarle; 

pero qae aterlcion cseüa 

con mi hermana? 
'íelij, A fus antojos 

eíla venganza prevengo. 
Pr/>;¿-.Qniero cítorvarlos, qué ten¿D 

poca paciencia en los ojos. 

En fin , que fe ha de tener' 

una hermana para amar, 

que fepa dcfenojar? 
Veli/. Y no ferá mcnefier 

para fabcr mi elpcranza, 

atenta á tu variedad, 

que es de U facilidad 

compañera la mudanza? Vafe. 
Princ.Quh ha dicho efte hombrerque 
lleva? 

de mi^paciencla me efpanto; 

«]ue ei querer bien futra tanto! 

que 



de Don Antonio 

que á tanto el favor fe atreva! 

Tu me das ya pefaJiimbre: 

tu en camifa , de eíía fuerte 

miras los hombres? 
Fel. Advierte, 

q;ie tu Ío h;is hecho coftumbre. 

Si es delito hablar con ellos, 

no quiero bufcíir difculpa; 

pero qual es mayor culpa, 

el mirarlos , o el trae! los? 
Prlm* Todos íe atreven conmigo: 

tanto paíTa vna mnger 

amando ? no puccc fer 

cfte amor , fino caftlgo. 

Si pienfas que iv.Q dolor, 
. y no piedad el traerle, 

ya idamente con verle, 

traycion has hecho á mi amor. 

Qiie recatada en la gloria, 

de que le pude mirar, 

no querer debiera eftár 

encogida tu memoria. 

Y aun.debia tu reí peto 

feguir a mi preteníion 

antes con la inclinación, 

y defpues con el fecreto. 

Yo nunca de amor fabré, 

pero porque tu fofpccha 

fepa ya quanto es eftrecha 

la voluntad de una fe*, 

cüo ha de eftár refervado' 

de poderfe defear^ 

que no mereces mirar 

lo que pienfas que he mirado. 

Pues aunque no es para mi, 

quedas ya fm alvedrio,, 
. que en pcnfando que era mió, 

no ay quererlo para ti. 
Tel. Hermana , menos cruel, 

Jefus , muerta me tenias, 

que pense que me reñías 



de Mendoza. 40 j 

el canfarme tanto del. 

Princ.Qüh es canfarte del? q enojos! 
ni a cito quiero te atrevas, 
que folo quiero que debas 
lelos , y erabidia a ti;s ojos. 

FeL Hermana , es tarde , no es judo 
que mas te encubras , no efperes 
que quiera lo que tu quieres, 
que tengo yo muy buen guílo. 
Para tan fiera , y terrible 
defigual exen)plo has dado, 
pees que tan prefio has juntad* 
lo fácil , y lo impoísible. 
No íigo el fevero modo 
de tu hermofura eü remad a, 
que es no decir bien de nada, 
y luego quererlo todo. 
Con medios poco difcrctos 
eftorvas tales delitos, 
que mueren los apetitos 
por quebrantar los preceptos. 
SI quieres fer preferida 
folo por fer la mayor, 
mira que hermana menor 
no es falta para querida. 
Y no tienes tu licencia 
para íer del güito mío 
tyrana , que mi alvedrio 
no es Provincia de tu herencia. 

Princ. Ha vil hermana menor! 
ya lo olvidas? 

Fe}. No te aííombre, 

que no es mayorazgo un hombre, 
que lo hereda la mayor. 

JORNADA TERCERA. 

Sale Rofauro folo, 
B.of. Que tittmpo , ó que mudanza, 
efpet anza no encierra, 
fi el ayre , el mar , y tierra 

Ce 3 paíTea 



4o6 Mas merece qu 

paíTca la efpcranza 
dcfdc el centro del fuelo, 
hafta las puertas dd criQal del Cielo? 
Al ayre un baxel fube, 
defpojo le vio ardiente, 
que nave fe definiente, 
y fe acredita nube, 
y entre borrafcas folas, 
mas toca las Eftreilas , que lasólas. 
En tal defcosiifianza 
el novel peregrino, 
fia en el defarino, 
antes que en la efperanza, 
de fu temor fe ayuda, 
y m.is quiere el pe\igro, que la duda. 
Todo el mar es bramidos, 
todo el viento es enojos, 
el Sol. eftá fin ojos, 
el Cielo fin oídos, 

calía el ajTC el recelo, (Cielo, 

mira el Sol , calla el Mar , efcucha el 
En cárcel tenebrofa 
el mifero cautivo 
en tantas muertes vivo, 
piedad poco dlchofa, 
quanras penas recibe 
paila la vida , pero no la vIvC. 
Qiíando mas efpcfada 
fií muerte ri^uroía, 
o por oiano piadoía, 
6 por valiente efpada, 
halla rcfllcuida 

la dulce iibcrtad,]a hermofa vida. 
■Entre falíos denuedos 
por noche , y campo alegre, 
cl caminante mueve 
menos paiTos , que miedos, 
un caos teme fegundo, (mundo. 

6 que fe acaba , 6 no ha empezado el 
Pienfa ( tal es fu abifmo } 
íjue fe le niega el Ciclo, 



len mas ama y 

que fe le huye el fuelo, 

y que fe falta el mlfmo, 

paíía la noche fría, 

muere fu confufion , y nace el dia« 

Doliente , fatigado, 

en duro anciano lecho 

el herixado pecho, 

ya de flaqueza armado, 

la fiebre tan afida, (da. 

que es el menos morir quedar con vi- 

Quando uno fe refifte 

á tantos penfamientos, 

de morir con alientos 

la efpcranza le afsiftc, 

y a vida le convierte 

aun de los mifmo.íenos de la muerte. 

En lazos detenido 

el paNarülo noble, 

que la prifion j no el roble 

^\:ik fu primero nido, 

tal vez logra fu intento, fto. 

que burla al cazador, y ocupa cl vien- 

El arroyuclo elado, 

que prefo no fe mueve, 

hecho eñatua de nieve, 

yn por floildo prsdo 

rompe libre arroyuclo, 

almenas de cri-llal , muros de yelo. 

El campo que fe cubre 

de lluvias del Noviembre, 

de aíTómbros del Diciembre, 

de horrores del Ofhubrc, 

vifle ti Ma«yo de amores, 

y deudas del Abril le paga en flores. 

Todo remedio alcanza, 

todo aliento recibe, 

todo en el mundo vive 

en región de efperanza, 

y folo yo no efpero, 

ni erperar,ni morir.^y amando muero. 
Sük BuYolfi muy. aleare. 



de Don Antonio 

Bur. Amo rnio. 

Bof. Qué tenemos? 

Bur. Aninjo , albricias , íeiior. 

Rof. De morir? 

Bur. Q¿t viejo error. 

que codos vivir queremos! 
Rof, Para una vida afligida, 

que no ay difcurfo en que acierte, 

folo el remedio es la muerte. 
Bur, Si fe alcanzaOe en !a vida 

vivir , y beber , guftofo 

exercicio, y el dormir 

tras el beber , y el vivir. 
Rof, O til mil veces dichofo, 

que duermes en gufto cmbuclto 

á fueño fuelto , y pefado. 
Bur, Duermo á pC'nfamlento arado, 

qac es mejor que á fucño fuelto. 

Confia , y ten efpcranza, 

que ya eres dichofo. 
Rof No 

4y ventura , porquicn yo 

dexe mi defconfíanza. 
Bur. Por qué tanto defconfias? 
Rof. Ha Buron , fi las venturas 

aun en si no fon feguras;. 

qué hiciera fi fueran mias? 
Bur. Sabe que te quiere bien 

la Princefa. 
Rof. Ay mas terrible 

locura? como es pofsiblc? 
Bur, No mas de como es muger. 
Rof, Defatino tan notable 

dices ? tan loco fcrc, 

que íi aun no la imagine 

muger , la efpere mudable? 

Y amando tan jiiftanacnte 

á z{^c «aliin Cavallero, 

á cííe dichofo EÜrangero, 

cortes, gentil , y valiente. 
Bur, Tu para ton ella cñás, 



de Aíendoza. 407 

aunque el en fu gracia efte, 
en mejor pueílo. 

Rof Por qué? 

Bur, Porque eres u\\ hombre mas. 

l^of Vive Dios , loco atrevido, 
que te mate : efta deydad, 
fin fombras de humanidad? 

Bur, O qué fe para marido! 
Si pifaíido á todo el mundo, 
dcfpues quifo á eñe Eftrangero, 
no es lo que empezó el primero 
mas fadl para el fcgundo? 
Los hombres ( afsi lo pruebo) 
ñ una tienen , y otra vén, 
no le admiten ? pues también 
nació para ellas lo nuevo. 
Mas fea lo que quifieres, 
íi en todo eftás de fu parte, 
la Princefa quiere amarte 
informada de quien eres. 
Su hermana , la Infanta hermofa, 
me llamó , y con fu rifueña 
falada boca pcqucTÍa, 
que otro dixcra de rofa. 
Me dixo. 

Ro/ Mientes. 

Bur, Por Dios. 

Sale un criado. 

Criad. O lo qué me cuefta hallarosl 
fu Alteza nr-anda bufcaros. 

V>ur, Créelo , Demonio. 

R6/. A mi? 

Criad. A vos. 

y á las doce en punto en fía 
os aguarda. 

Rí?/. Por qué puerta 
de la Quinta? 

Criad. De la huerta. 

Btv;'. No dixo por el jardin? 
malo: aforremos los pechos, 
por fi acafo. 

Ce 4 Ro/¡ 



4o8 Mas merece 

RoJ, Aunque no es rico 

cHe diamante. Criad» Suplico. 
Bur. Jeíus , pues no : los derechos. 
Criad. Por no porfiar lo tomo. 
Bur, Gran ¿ifculpa : bien has hecho, 
que en fiendoun amante cftrecho 
nació para mayordomo. 
Sus infinitas doncellas 
como cftan? 
Criad, Si verlas quieres, 
Bur, Efperanzas , y mugeres, 

ni con ellas , ni fin ellas. 
Criau.Qovt mugeres tratas? fuego, 
dalas al Di;iblo , que eüoy 
por ellas. 
f>ur. Ya fe las doy, 

pero buelvamelas luego. 
Criad. Lindo bellacon. 
hur. Es vicio 

que tengo Tolo , en eíedo 
fois de cafa el mas difcrcro?- 
Criad. Quien os lo ha dicho? 
Bur, El oficio. 

Vafe el criado. 
hur. Que te dixe? alegre eftás.. 
Mof. Vé aunque mas me aborrece, 
que foy q- ien masía merece, 
pues foy quien la quiere mas. 
'Bur.E\\& viene. 
Rof.Quhtviñtza, 

defcübre ! apártate aquí, 
^ale la Princeja. 
PrincYi le mueftran contra mi 
ios medios de mi flaqueza. 
Ya me temo porteftigo, 
y con induftria he llamado 
•eñe infiel : que de un amado 
fe hace luego un enemigo. 
Que d.e parte de mi hermana 
le llamaífc , le adverti, 
losintcntos vercafsi, 



quien mas ama y 

de un falfo , y de una villana. 
Ya en publico no me atrevo 
á ver , no quede culpada 
de fácil , y enamorada, 
dos medios juftos me debo. 
Ya mueílran fu deslealtad 
cara á cara los Infantes, 
que han hecho viles amantes 
guerra de la voluntad. 
Ya tienen los dos difculpa 
en atreverfeme afsi, > 

pues ya imaginan en mi 
lo cobarde de una culpa. 
Lidio en tantas confusiones, 
á mis flaquezas igoaks, 
que no fe hicieron los males 
para humildes corazones. 
Ni fe acredita en la calma 
el Piloto i vencedora 
faldrá defl.e golfo aora, 
que corre tormenta el alma; 
Mas quien efiá aqui? 
B«r. Ofadia 

mueüra, embije: y fobre mí, - 
fino es tuya. 
Trine. Que efte aquí - 

tfie necio toda\ia! 
Lkga ÜQJaurs haciendo re ver en cías i 

Que es cOo? 
Mof. Aun temiendo aora 

llego. 
Princ. Di , como has dcxado 

de hacer lo que te he mandado? 
Boj. Aun es temprano , feñcra. 
Pr/wí-.Quc es téprano? ay tal locural 

para obedecerme á mi? 
JloJ. Qvt te dií'ta no entendí 

tanta prifa mi ventura. 
Trine. Ventura tuya, 
i^c/. Y espoca 

conocerme, y fer contigo 

latf 



de Don Antonio 

tan dichofo? 
Princ, Tu conmigo? 

quien vio prefiMicion tan loca? 
Jcfüs , Jefus , qnc ya empieza 
fu coftumbre , el me enamora 
de laftima. 
RoJ. O i , feñora, 

lo eftremo de tu belleza, 
vine á verla, con intento 
de merecer de tii amor 
la dicha. 
Princ. Que vano error! 

que es dicha , y merecimiento? 
ay hombre tan prefumldo! • 
íi aun defpucs de maltratado, 
cftá el trille confiado, 
que hiciera favorecido? 
Quien masguftoía eÜuvicra, 
para guftar dcftc locol 
Roj, Pues he merecido poco 

íi t!j me mandas? 
Princ, Efpcra, 

que te mandé? 
RoJ i Qiie á las dozC 

te viciVc. 
Princ, Todo lo erró, 

ay trifíe! aqivcl necio, yo? 
Rof. Por la huerta. 
Princ, Quien conoce 

quien íoy , villano atrevido, 
eíío prcfumc de mi? 
lo que yo te mande a tí, 
viendo tu deíVanccido 
loco inttnto , fue bolvertc 
en leyendo mi papel, 
fin efperrtt defpucs del 
el deítngaro en tu muerte. 
y otra vez, y aun otras ciento 
te lo mando aora , vete, 
ya tu vanidad promete 
meóos alto pcnlamicnto^ 



de Mendoza* 40y 

Por tan fácil me has juzgado, , 
que yo te llamo ? no has íidq 
viflo , y te íueñas querido? 
que prefumes defdichado? 
Pierde la ignorante gloria 
de enimarte, que es locura 
ofrecerle á la hermofura 
la guerra , y no la viétoria; 
Vafe, 
Rof. Traydor , infame. 
Bur, Que culpa 

tengo yo , fi en eíla tierra 
mienten las Infantas? 
Rof Yerra 

quien de necio fe difculpa 
dar crédito á un cmbuftero,; 
qué merece? 
Bur. Y al criado 
nofeledifte? 
Ruf Engañado 

de tus embuftes primero; 
Aora verás , picaño, 
íi es de confiar error, 
y quanto íiempre es mejor 
un rczelo , que un engaña. 
Que en dexar por tu porfía 
de dcfconfíar, perdi 
folo un bien con que nací, 
y una coñumbre tan mia. 
Bol\ ed a fer penfamientos 
cobardes , y retirados, 
que para los confiados 
fe hicieron los efcarmlentosw 
Vafe, 
Bur, Efto , deflas embaxadas 
medramos , eftoy aquí? 
folamcnteparami 
ay m-entiras defdichadas; 
Diamante al otro animal, 
ya mi moxlcon , qué cipero?, 
que es el embiifte primero 



m 



4 1 o Mas merece 

que fe agradece tan mal. 
■ Sale Felisbella, 
Tel. Si el Francefillo no yerra 

el recado , yo ferc 

quien hable á fu amo , y fabré 

fi quiere á mi hermana. 
f>ur. O p^rra! 

aquí eftals vos? 
F^/. Qué diremos 

Buron , de nucftra embaxada? 

ha fido muy celebrada? 

ay locuras ? ay eftrenaos? 

Huvo diamante Oriental 

del celebrado Efpañol? 

luciente injuria del Sol, 

rayo en trage de aiüal? 

No te dio albricias ? que efpcro 

que un mundo te dio. 
V>U'r, Ha traydora! 

albricias me dio , feñora, 

que es' prodigo el Cavallero. 
Fel. \y falí'edad femejante? 

dime fusdemoftracioncs, 

que te dio? 
B«r. Seis moxíconcs, 

con un puño de diamante. 
Fel. Moxicones a quien lleva 

embaxada de una dama? 

el es , no miente O.i fama. 
B/í|^ EOa joyuela tan nueva 

úih al fenor Embajador. 
F(f/. Aborrécela : qué aguardo? 

feñas fon de Fellfardo. 
Bur. Para una tía es mejor 

la plaza de embajadora. 
J^f/. Ven acá , dime el recado, 

no le romo? 
Bur, Yo he tomado 

eHas albricias aora, 

y de muy bellaca gana: 

y juro á Dios que es traycioíí, 

yes. 



quien ^ras amd, 

Fel. No te entiendo Buroñ. 
Bur. No dlxlíle que tu hermana, 

allá no sé por qué hííloria, 

a mi amo quería ver? 
Fí"/. Si dixe. 
Bur. Debe de fer 

muy eftcril de memoria. 

No fe acuerda ya. 
Fel, Pues qi'ien 

le habló en ello? 
Bur. Fué forzofo 

que mi amo, 
Fel. Qué enfadofo! 

qué atrcvidol 
Bur. Y no fe vén 

Tygres, que llaman de Hlrcania, 

que fe moñranen mas fieros, 

ni aun los Leones primeros 

que fe truxeron de Albania. ^ 
Fel, Hizo mi hermana muy bien, 

fi avisó que por la huerta, 

no era fcñal que encubierta 

quería verle ? el defdén 

fué muy jtiAo , y no fe llama 

engaño el que ha (Ido error, 

que aun á si mifmo el amor 

debe negarfe una dama. 

Buelve , y dllí que por feña 

eftará i;n lienzo. 
B»?-. El mejor 

para fcñuclo de amor 

fon las tocas de una. dueña. 
Fel. Dale al pueblo eífas malicias, 

y á tu amo avifa. 
B&T. No haré. 
Fí/. Por qué , Buron? 
V>ur. Porque sé 

que aun le quedan mas albricias. 
Vanfe ^y ¡ale Fe Ufar do. 
Vel. Amanece temprano 

de ardiente honor vtílido 

ci 



de Don Antonio 

ií cavci eBceñtlIdo, 

Adonis dd Verano, 

y fobrc noche efquiva, 

fus al jicnas de purpura derriba. 

La beldad , que de humana 

retirarle procura, 

aun no tiene ícgura r . , 

una hermofa níañana, 

que en ella nadie-ignora 

qne es menos una vida,que una hora. 

Por el ayre l;¡cicnte 

difcorre dtfauda 

en carrera dor.ida 

exhalación ardiente, 

muere en breve centella, 

y aun fu miíma centella muere en ella. 

El paxaro de pino, 

6 bien leño de pluma, 

rompe en íelva de efpuma 

ancho "eloz camino, 

y al punto aun el no fabe 

la íenda, que en el mar dexo la nave. 

Nac-e en luz generofa 

el dia , y rayo a rayo 

palia el florido Mayo 

la eft ación mas hermofa, 

turbafe el Sol , y el íuelo 

dudas de rcfplandor le pone al Cielo* 

Por floridos errores 

la efperanza contenta, 

la memoria aumenta 

en engaños de flores, 

y luego ehida mira 

la verde adulación de fu mentira. 

En todo aun no contemplo 

lo vario , ni lo breve, 

porque es de lo mas leve 

una muger exemplo, • 

que en ella , o fácil rofa, 

menos dura lo firme, que lo hermofa. 
Sale el criado. que hablo a Rofauro» 



de Mendoza. 4 1 x 

Criad. Eüa vez no ferá tanta 
mi ignorancia : ha Cavallero. 

Felif, Qiié mandáis? r 

Criad. Serviros quiero; 
hablaros qinere la Infanta. 

Fel. O qué gloria el alma fíente! > 
por donde? 

Criad. Yo os llevaré, 
efperad aqui. />///. Seré, 
como lo manda , obediente,', -j 

Vafe el criado , y Jalen dos de r 
. Felifardo, 

1. Sin duda es él , que teíligos 
fon fu trage , y talle ayrofo. 

2. O Feliíardo íamofo! 

í'^^ale Rofauro. 
Rofaur. Eñe es Felifardo? 
Felií. Amibos, 

no fué nada la caída. 
Rofaur. üifculpa fu vanidad 

fu períona. Fi?/.Alli aguardad. 
I. El Cielo guarde tu vida. 

Viinfs los criados. 
FeLB/(\e es el noble Francés, 

efloyle muy inclinado. 
Ro/aur. P^ra fer tan confiado, i 

qué bizarro es el Ing\esl 

Conozco que mas merece, 

pero no se íi ama tanto. 
Fel. llu'ítre Francés , ó quanto • 

me alegro en veros ! parece ^ 

que andáis trifte? 
Rofaur. Es un dolor 

¿deconum.bre. fel. En eflaedad? 

injüfta es la enfermedad;, 

á quien amáis? 
Rofaur. Es de amor 

callar el primer precepto,__ 

que nombre de amor no alcanza 

el que fe entra en la efperanza, 

y fe fale del íecreto. 

Fel. 



412 Mas merece quien mas ama, 

F#/. La defeonfíanza quiero ninguno dclla , ni engaña, 

que templéis, q aun lo importante 
ferá perfección de amante, 



pero no de Cavallero. 
y aun para el amor fe ve, 
que mucha defeonfíanza 
hará cuerda una cfperanza,- 
pero muy necia una fe. 
íY afsi probaros aguardo, 
que ella desluciros puede, 
y ^ue el confiar piocedc 
de efpiritu mas gallardo^ 

Jlof, Solo vos podéis hacer 
entendido el confiar, 

Fel, Yo lo quiero füftentar. 

Hof, Yo lo quiero defender» 

fel. La confianza que nace 
de una ignorante arrogancia 
necia , fu mifma ignorancia 
la halla , que no la hace.' 
No merece menofprecios, 
ni ha de padecer agravios, 
fi es un fruto de los fabios, 
que han deslucido los necios. 
De las iluñres acciones 
es un generoío empeño 
la confianza , y el dueño 
da los grandes cora7.oncs. 
Es heroyca fortaleza, 
que en honrofo eftad'o alcanza, 
si á parecer confianza, 
no á rcndirfc á íer flaqueza. 
Huye del ocio el valor, 
ftempre figuc , fiempre intenta 
lo mas , folo fe contenta 
con lo perfedo , y mejor. 
Anima con la prefencia, 
y cxcrcitada con fexo, 
es tercera del fuceíTo, 
antes de fer diligencia. 
No es mencfter que fc^ardc 



ni ofende , y fe defengaña 
de cuerda , y no de cobarde. 
Será rifa para ti, 
íi es necia mi confianza, 
íi lo es tu defeonfíanza, 
espeligropara mi. 
Virtudes llegan á fer 
ambas , fi con atención 
fe encubren , y vicios fon 
en echándolas de ver. 
Mas venceré la porfía, 
que tu coftumbrc al valoc 
es para medio mejor, 
y para eftremo lamia. 
Que es una ofenfa quexofa, 
la defeonfíanza es una 
íiempre atención importuna,- 
que arde en llama fofpechofa# 
Es una guerra , que lidia 
entre el recelo , y el guño, 
que eftá fu vano difgufto 
muy cerca de fer embidia. 
A mil baxezas fujeta 
llega humilde , y aífnñada, 
á medrofa , y defmayada 
en faliendo de difcrcta. 
Es necia para amilUd, 
es flaca para virtud, 
y es prevenida falud 
con mayor enfermedad. 
Rof. Mi defeonfíanza , agena 
fer en todo merecía, 
que imagino que no esmia, 
quando la miro tan buena. 
Y pefamc que en los dos 
tenga opinión diferente 
fu gioria , pues folamentc 
le falta el tener la voz. 
No llamo defeonfíanza 
cífa , que los necios della 

lia- 



de Don Antonio 

hacen culpa , litro aquella, 
que es de los fabios templanza. 
Es una conionnidad 
con el cafo , que al exceíTo 
de forcun i , y al fuccífo 
les quita la novedad. 
Es un animo avilado, 
que mira , ya prevenido 
con valor lo íucedido, 
con prudencia lo eíperado. 
No es cobardia , ni tal 
nombre merece u;i defve'o, 
que al campo de íu conO.ielo 
íale á recibir el mal. 
Mueren losdefconfiados 
de anirnofos , que ant^s es 
el vencerle á si , y defpues 
á la fortuna , y los hados. ' 
Solo llega a conocellos 
k coílumbre de la muerte, 
no los conoce la fuerte, 
porque la conocen ellos. 
Lo amado en defconfianza 
mas lo refpeta , y admira; 
' mas lo adora el que lo mira 
mas lexos de fu efpt ranza. 
Si ti hacer necios hu viera 
naturaleza olvidado, 
íin duda de un confiado 
á fabijcarlos bolviera. 
En las damas no es locura 
fusprefuraidos eftremos, 
aunque tal vez los tenemos 
por fealdad de la hermofura. 
Pero en un hombre, que engaño 
mayor , íi para avlfarle 
aun el Cielo ha de coílarle 
cada dia un defenoaño? 
Laconhanza importuna 
puebla con teítigos vanos 
de iuil dcitrozüshumáuos 



de Mendoza. 413 

los campos de la fortuna. 
Tiene ocupados los templos 
de defp'ijos caftigados 
que ha faltar deíconfíadoSy 
noeranmenefter exemplos; 
Son canfanciosde Ir. dicha, 
tan flacos en el perderfe, 
que no faben mantenerfe 
á brazos con fu defdicha. 
Sed vos , feñor , confiado,' 
que la fuerte defigual 
no puede hacer orro nxil, 
que morir C\c defdichado. 
Fcl. Yo me inclino á lo mayoiv 
Rof. Yo lo mas {icrfeto quiero. 
Vd. Sirvo , y lo mejor efpero. 
Rof. Callo , y tomo lo peor. 
Fí'/. Yo no fafro menofprecio. 
Rof, Yo prevengo defengaños. 
Fí"/. Yo no quiero temer daños. 
Rof, P ües ni yo quiero fer necio. 
Vanfe , y fjile el criado que traxo el 

recado d Veli fardo. 
Criad, Cavallero? no eftá aquí. 

Sale Velifardo, 
Vel, Si avrá venido el criado? 
que acudiré mi cuidado, 
fi teme defcuido en mi. 
Criad, Bufcando os vengo , feríoí'^ 

Salen Rofauro ,y Buron, 
Rof, Q^iie ay Buron? 
J5íír. Mas novedad: 

oye. 
Icel, A fu noble amlftad, 

que bien fe inclina mi amor! 
RoJ, Ya no mas , que defperdidas 

tus cmbuftes. 
Bur, Yo embuñero, 
efco paífa , y lo primero 
€s , que no te pido albricias; 



4H 



Mas merece 



Mira como no me engaño; 

ves U íeña? 
"Rofaur, Probar quiero 

efle encanto , aunque no efpero 

mas/ruto que un defengaño. 
Criad, Ea , íenor , que yá es hora. 
Fel, Yá os íigo. 
Jiofmr, Mal fe reíifte. 

Vanfe Felifardo ^y el criado» 

Un gran contento , no vifte 

por donde entraron aora 

aquellos dos embozados? 
Bur. Es la feña verdadera, 

vive Dios , que efta vander* 

alifta muchos Soldados. 
Rofaur, Conocí (lele? 
Bur. Averiguo 

yá lo que es , no ay que faber: 

entro el primero , por fer 

Jardinero mas antiguo, 
Jlo/au. Aora gracias , villano? 

con fus fecretos le ayuda 

también la huerta, 
i5í^r. Sin duda, 

que yá le han hecho hortelano; 

entremos todos. 
B-o/aur. Qué incierta 

€S mi dicha ! Bur. Yá querría 
.que huvlcííe una Infanta un día, 

que fe robe por la huerta. 
Vanfe, y [alen felisbelia^y Clorinda 
Clor. Mira que el baxar aqui 

es locura. 
FtL No me pcfa, 

pues me finjo la Princefa. 
C/or. Qiie importa, íi queda en tí 

el peligro? 
Bel. Yá es forzofo, 

elle examen he de hacer 

deílos hombres. 

Sale la Princefa» 



quien mas ama, 

Princ. Qué muger 

fe atreve a hacer un dichofo 

por mi hermana ? detenerme, 

y atrevida? 
Salen por donde efid la Princefa, 
Felif¿¡.rdo^y P^ofauro ^y Buron por 

donde efid FeíisbelLi ,_y Clorin- 
da ^ y juntanfe. 
Bofaur. En eí jardín 

no fíen tes algo? 
Buron» El maftin, 

que viene á favorecerme. 
Felif Creo que atinando voy. 
Princ. Yá llega , y me temo á mi. 
Felrf» Sois vos , mi fcñora? 
Princ. Si. 

Bur. Son las Princefas? 
Felisb. Yo foy, 

llegad. 
FeUj. A gozar fu dicha 

viene vueftro Felifardo, 

hermofa Infanta. 
Princ, Qué aguardo? 

ay tal pena ! ay tal defdicha! 

También pienfa que mi hermana 

le quiere ; ay tal variedad! 

viófe mayor necedadl 

ay tal hombre! 
Felif. Si por vana 

la Princefa me canso, 

ver que me quifatan preño, 

mehacanfadomas. 
Princ, Qué es efto? 

le canfo , y le quife yo? 

Yá no ay paciencia , groíTero, 

defvanecido , canfado, 

aun no eltis dcfengañado? 

La Princefa foy ; 3'o quiero 

hombre á quien tengo eii rai.^oco? 

á quien mas me canfa á mi? 

á qutai mas aborrecí? 

á 



de Don Antonio de ivíendoza» 



a quien están necio , y loco? 
Citlo , baOaba ana qncxa, 
que en tu rigor me perfiguc 
un dexado , que me íigue, 
y un feguido , que me dexa. 
Fa/e. 
Fe], Oye, que decirte quiero, 
parezca , 6 no groíTcria, 
que es tanta la dicha mía, 
que te aborreci primero. 
Áy engaños femcjantes? 
moíharinc la InfaHta amor, 
y engañarme: aquí ay ru^nor, 
veré íacauía.C/or. Adelante» 

Vafs Felifardo, 
Y foís cafados los dos? 
"ñur. Parecemos derdichados. 
Clor. Di la verdad, íois cafados? 
B/¿r. No por la gracia de Dios. 
Clor. ()ue algo de gufto me digas 

pido. 
B«^. Pues digote hermofa. 
Clor» Que fría , y que antigua cofaí 
algo me di , 6 no proíigas,, 
mejor. 
f)ur. Digo cafamíento» 
C/or. Necedad. 
Viur. Si es necedad, 
las enfermas deíTa edad 
piden efte Sacramento. 
Cior, Dime á que fruta te inciioas 
delta huerta , que eíU aora 
toda verde? \M 

"bur. Si feñora,. 

unas que llaman meninas. 
Clor, Mal tu locura fe pierde, 

qué picaro fin modeftial 
Viur, Soy tan grandifsima befíia, 

que me voy tras efte verde. 
Ff/. No temáis , hablad. 
/ií?/. No puedo, 



fobrame folo el querer 
que otra vez no he de perdet; 
á mis temores el miedo. 
Ya , hermofa Princefa , no 
tendréis que deíengañarme,; 
que para defconfiarme, 
yo sé que me bafto yo. 
De fineza diferencio 
callar pena tan fentida, 
voz que no ha de fer oidá 
qué merece en el filencio? 
No fe enmendara jamás 
de amaros n^i fentimiento, 
que culpas de penfamiento 
cada dia crecen mas. 
Fel. El trifte la quiere bien, 
no es FeliLi'do , ó fe engaña 
el mundo , no defengaña 
en una dama el defdcn. 
Un hombre, que es tan gallardo 
no defconfíc, 
Rof. Qiié amáis? 
el confiar Jo moñrais 
en querer á Felifardo. 
Qiie flibricó en fu caída 
fu profperldad. Fel. Eftraño; 
breve , y feliz dcfengaño; 
albricias pido á mi vida. 
No es efte el otro , merece 
mi eftimaclon , y favor, 
y que le pague mi amor 
quanto a mi hermana aborrecí; 
Dexarle en fu engaño quiero, 
profiga , y canfe á mi hermana: 
vedme fin miedo mañana. 
Ro/ Señora , de lo que os quiero 
nada quitaré. 

Sale la Princefa, 
VrJnc, He fentido 

gente aquí. 
Feí, Genee ay fe^pr. 



Mas merece quien "mas dmdy 

folo me he quedado yo. 
Rof, Buron,qüe huyeíTc mcefpanta, 

que es valiente. 
Bur, Efto del miedo 



416 

Jlof, Solo temo en el ?.mor. 

Sale ^elifardo, 
Velif. Siguiendo vengo el ruido. 
Chr. PaíTos Tiento. 
Bur. Lo que encierra 

€Íla huerta un jardín es 

de amor , culparán defpues 

los Poetas de mi tierra. 

Un hombre viene ázia aquí. 

Junta fe Bu 5;;, y Rofauro, 
Bef, Qne importa. 
Bur, Nada por Dios, 

íienapre que fuéremos dos. 

Sakn los Infantes , y gente, 
1. Yo digo, que entrar los vi. 
F/íPr. Mueran , y íín dilación 

á Felisbella entreguemos 

el Rcyno. 
Bur. Señor , que hacemos? 

que vienen ciento. Rof, Buron, 

no tengas miedo. 
jB«r. Pues quien 

le ha de tener? 
Fí"/. Bien tendrá 

razón de tenerme yá 

la Princcfa. 

Oyek la Princefa, 
Princ. Dices bien 

traydora. 
VeL Yo foy perdida. 
Princ. Armas Tiento, y no se adonde. 
Bug, La obfcuridad los efconde. 
Princ. Yo te quitare la vida. 
'^elif. Y yo elgufto, 
Rof, Yá fe entro 

la Princefa. 
Ft'///^ Con mi efpada. 
Meten mano Yelifardo ,y Rofauro; 

van tcí^tando como en efuridad, 

Nada temo, 
^/^r. Ce, no es nada. 



no es gracia. 
F^/i/. Confufo quedo 
• defte engaño de la Inñinta: 

un hombre folo ha quedado.; 
Bur, Y que efcaparfe queria, 

que cfto de la valentía 

es negocio aventurado. 
Bof, Quien va? 
Bur, Qual es quien va 

á cftas lloras ? yo me voy, 

no me hallen ; pero eftoy 

obligado. 
'Kof, Qnien va allá? 
Bz/r. Yo corriera como un galgo; 

que es la mas fegura efpada, 

mas la honrilla es tan pefada, 

que la inventó algún hidalgo. 
2, Tente. 

hur. Echáronme la garra. 
Mete mano Buron , y llegan ^or de-i 

tras ^ y préndenle, 
V^ug. De una cepa le colgad. 
Y>ur, Si es decir , que llevará 

Tu mifmo fruto la parra, 

fov qraciofo de agua. 
F/or.^Hablad, 

dinos , mete por aquí 

la Princefa a un hombre? "•' 

F/or. Y eíTe quien es ? acabad. 
Bur, Yo. 

F/<?r. Tu , villano? 
'Kug. En efedro 
lo encubres. 
Bur. Yo. 
F/or. Quien fue? 
Bur* Yo. 



de Don Antonio 

P.%. No eres tu el criado? 
Bur. No, 

pues sé guardar un fccreto. 
Rug, No le inatcis,que es criado 

de ley , prefo le llegad. 
Bur. Vítor , que vemos edad 

que vale fer hombre honrado. 

Van fe ^y ¡de la i'rincej afola, 
Prím, Gnerra,confufion, y agravios 

es quanto en mi pecho vive: 

ira los Cielos dcfatan, 

venganza en los hombres piden. 

O quien haviera nacido 

muger baxa , y muger libre! 

que hafla las milnias defdichas 

tienen cofas que yo embidie. 
Sale Clorinda, 
Clor, Aquí traygo el inftrumenco.- 
Princ. No es poísibic divertirme; 

mas canta , mientras que lloro, 

y amor de mi amor i\: rie. 
Canta. Perla á perla , y rayo á rayo 

ios ojos que al Sol compiten 

forman dos fuentes de Eílrellas 

en un campo de jazmines. 
Sale Rofauro. 
Rof. Qac oy la vieííe la Princcfa 

me mando , Citlós, decidles, 

que una vez el que mas ama 

Vitorias de amor publique. 

Que fufpenfion ! que triíleza 

los divinos ojos ciñen 

de la Priacefa ! Si pienfa, 

que en fus floridos jardines 

me multaron? generofa 

Prlncefa , qué nubes finge 

tu Sol , que en tus ojos llegan 

á ícr trilkza , y no eclipfe? 
Princ. Efto faltaba. 
jRí//i Que llanto " 

por fus inexilUs defpide 



417 



de Mendoza. 

dos diluvios de criíhl 
á dos floridos í\bri!cs! 
Ya que en tu bello fcmblaate 
quiere el Cielo que me mire 
ítreno , y deídenes fuero» 
dcídencs tan apacibles. 
Mira, buclve , dexa el llanta 
i un alma tierna , que rige 
un amor,que es de lo eterno 
compe* encía con lo firme. 

Rrinc. O erv s p.u to deíVos monteí^ 
ó eres bruto , que no adínite 
razón , pues uíngun fuceífo 
'te enmienda , ni te corrige. 
Quantos defengaúos quieres, 
quantos para perfuadirte, 
que te aborrezco,y me canfas, 
que te mueras > y me olvides? 

RoJ. Cono , feñora , yá olvidas 
ios favores , que me hiciílc 
a noche? 

Princ. Yo á ti favores? 
6 eres forflOjO eres fimple, 
o yo foy muy defdichada. 

Clor. Señora, por qué te afliges^ 

Princ. Sin duda es loco. 

Rof. Sin duda 

las defdichas me perfigucrt, ' 
ó de lie bofque encantado 
es cada planta una Ulifes. 

Princ. Buclve á cantar. 

Suena laguitarrs^y aentro ruido da 
caxas , y faie Buron huyendí^^ 

Dentro. Felisbella viva. 

Princ, O traycion.' 

Bur. Como \ Ivés, 

íeñora,tan defculdada? 
tus primos , y amantes viles 
han levantado por Reyna 
á tu hermana , y aperciben 
j^s bodas con el mancebo^ 



41 8 Mas merece 

que de los montes traxil^e, 
Rof, Buron , qué es efto? 
Bur, En ia huerta 

me pefcaroñ ; vlme , vime 

en gran peligro , y la Infanta 

me d¡6 libertad , y vine 

a avífar a la Princefa. 
Rof, Seré á fu lado un Alcldcs, 

moriré por defenderla. 
Princ, De quanto en íiglos efcrive 

el tiempo , qué dcfamparo 

con mi defdicha fe mide? 
Dentro, Viva Felisbella , viva. 
Bur, Ea feñor , que nacifte 

Francés, i?©/. Bellifsimo agravio 

del Sol , dexa no exercites 

Cfi mas quexas de tus labios 

les animados rubíes. 

yo eíloy aqui , pierde el miedo; 

que aíTaltaré por fervirte 

de los muros de la muerte 

las almenas invencibles. 
Princ, Ni las defdichas que paffo, 
ni los males que me opi]imen, 
ni los peligros que veo, 
ni los males que me rinden, 
ni un Reyno que fe me atreve 
ni una hermana que le figue, 
ni un ingrato que me dexa 
burlada , zclofa , y trifte. 
No me da tal fentimiento, 
ni me atormenta , ni aílije, 
como que efte hombre prefuma, 
que lo he menefter , ni quifc 
favor fuyo , que eílo folo 
no me pareció pofsible: 
no te canfcs Felifardo, 
aunque los Cielos derribes 
fobre mi fu eterno pefo, 
con quien los dos Polos gimen; 
ni he de admicirte , v.\ vercei 



qmen mas ama^ 

que no ha de poder decirfe, 

que ay tiempo que Fidellnda 

de Felifardo fe obligue. 
Rof. A quitn llamas Felifardo? 

yo Felifardo ? qué dices? 
Princ, No eres Felifardo? 
Bur. Mi amo, 

fer Principe de melindres? 

miente, por Dios, efta dama; 

como el romance repite. 

Es a Vifperas efcafa, 

y Magnifica á Maytines. 
PWw.Quien eres hóbre? q has hecho,; 

que mi rigor dcfpcrdlcie 

tantos aborrecimientos? 
Rof. Oye, y fabrás, que debifte, 

y aun lo que debes á un alma, 

que ama, fíente, calla,y firve. 

Generóla Fidelinda, 

que ayrada,y tierna divides 

el dolor, y la hcrmofura 

en lo Fénix , y en lo Cifne. 

Lorena , iluftre Provincia 

de Francia,es mi patria, origefí 
de aquel Capitán valiente, 
de aquel valedor iníigne, 
que en la gran Gerufaléti 
tremolo tantas felices 
vanderas , y el marmol fanto 
dexo venerado , y libre. 
Hijo foy del Duque Carlos, 
cuya fangre, y blafon tiñe 
del ificlito Clodoveo 
las claras Francefas Lifes. 
Del gran Duque de Borgcña 
es hija mi madre , eñírpe 
famofa, que ha dado al mundo 
tantos iljüres Filipes. 
La fama de tu hermofura, 
ofenfa de quantas fingen 
plumas , pinceles de aquella 

fábula 



de Don Antonio 

fábula hermofa d-e Chipre, 
Por aleo conocimiento 
cjdíío el Cielo ( yo lo quife ) 
qtie me trayga á ver qucxofa 
la que imagine apacible. 
Aquella , fd^ngriento eftrago 
de las campañas Fcnices; 
hermoío incendio de Troya, 
vengada injuria de Aquiles. 
Aquella , con el Romano 
mas bella , ícgunda Circe, 
blanda Sirena en el Nilo 
de las Águilas del Tybcr. 
Aquella hermofa defdicha, 
que en fangre la efpada tiñc 
del mejor hijo , que amante, 

noble coluna de Aquiles. 

Aquella , que por campos, 

entre floridos matices, 

fiendo Ninfa de claveles, 

es Aurora de jazmines. 

No tuvieron mas aplaufo 

en el mundo , nifervirfc, 

merecieron de mas almas, 

ni de cuidados mas firmes, 

de tus divinos extremos 

á lo hermofo , y lo dilicil 

de la fe , no la efpcranza, 

que á Milán govierna humilde, 

peregrino amante , y folo 

a fer tu deíprccio viene, 

y a darte un alma rendida, 

dichofa en que tu la pifes. 

EíTe Principe que adoras, 

es Felifardo , á quien diñe 

la hermoía parte , que pierdo 

de tres años infelices. 

Y yo el Principe Rofauro, 

por quien dirán quantos viven, 

íí murió por Fidelinda, 

codos los hombres le embidiem 



de Mendoza, 419 

Princ, Ay dicha mas defdichadal 
tu , Roíauro , folo fuifte 
de quien en todos los hombres 
de mis penfamicntos hice 
mas eílim^cion , y aora 
el agrá io no permite 
amores , fino venganzas: 
Ciclos , qué pudo reiuiimié 
Felifardo ? cíio confientol 
Rofauro mi empeño impide 
quererte , aunque mas mereces," 
que ya íolo arrepcntirme 
puedo, pero no mudarme 
yo he de morir , 6 rendirle, 
quitandofele á mi herinana, 
íi en eilo quieres fcguirme, 
tu amparo quiero , que amarte 
ya , Rofauro , es impof^ible. 
Hof» No foy tan loco , feñora, 

que prefuma , que admitirme 
puedes ; defenderte folo 
quiero , y fi puedo , rendirte 

un ingrato , y gloria mía 

fcrá , y amor encamine, 

que él te adore , y tu le venzas, 

y que yo jamás te olvide. 

SAíen todos, y los ínf untes con las ef' 

padas defnudas , y meten mano 

Rojauro , y Buron. 

Princ, Ay tal amor! F/<?r. Fidelinda,; 

date á prifion. 
Bur, O alguaciles 

de lo civil , viva Francia. 
liíj/.Efta efpada ha de impedirle ' 

el camino al que intentare 

una traycion tan terrible, 

Y tu noble Felifardo, 

como íi ofendej pudiftc 

eíTc corazón valiente, 

cíTe valor indecible, 

yitoriofa una hermofurá| 

Dda íio 



4 lo jxdaSfHcnceq 

no quieres dexar? 
Ríig^ Qué firven ^ 

palfibrus ? muera. 
rdíj, EflTo no, 

mientras Felifardo vive, 

debo á efte Francés valiente 

la vida : y para que fies 

de mi lealtad , que a tu brazo 

todo es fácil , y fe rinde. 
De rodillas Felifardo, 

Soberana Fidelinda, 

rendido a tus pies recibe 

á Felifardo. 
Fe I, Mata dios. 

Bur. Qué es matadlos? Francia dixe. 
Prine. Si el fer altiva una dama 

jamás pudifte fufrirle, 

el fer vano , y confiado 
- como á ti te lo fufrlfte? 
Jíí/Pcrdona,Princefa hermofa, 

a tu Felifardo. 
Trine, Di me, 

confieíTas que eftás rendido, 

y que neciamente hicifte 

en fer vano , y prefumido, 

y que humillarte , y fer firme 

es merecerme? 
/■^/i/. ConfíeíTo 

qucesafsi. 
Trine, Si afsi lo dices, 

fi afsi lo confieíTas , toma 
Dale I a mano a Rojauro,: 

eñe defengaño. 
J?«r. Brindes. 
Trine, Mas merece quien mas ama, 

y afsi mereces por firme 

mas 9 pues mas amas : y aora 



uien mas ama, 

pierdafe el Rey no. 
Rof, Que humilde 

á tus pies, mil labios dcxa. 
Bui\Yi dio iablftoria en elchiftCj 

y vencimos los Chriftianos. 
Fel. Dexa que llegue a pedirte 

la mano , pues has premiado 

2 un fino amante. 
Bur, Los trilles 

Infanzones qué pretenden? 
Rü¿^' Pretenden folo rcndiríc 

á fu PriíKcfa. 
Fel. Y tu hermana 

también? 
Felíjl La mano te pide 

Felifardo. 
Fel, Por fobervlo 

te amé, y humilde faliftc,; 

no te quiero. 
Rof, Has de quererle, 

y fu valor fe eternice, 

que fabiendo fer fobervlo 

ha fabldo fer huinilde. 
Bur, Ea, cafemonos todos. 
C/or, Y á mi el Senado me cñme^, 

que foy dama de Comedia, 

y enamorarme no qulfe. 
Bur. Dame á befar efía mano, 
Ro/. Por qué? 
Bur. Porque me diftc 

dos mil ducados de renta, 

ni me has hecho Conde. 
RoJ, Oídme. 

Mas merece quien mas ama,* 

y pocas veces os íirve 

fu dueño , porque no digan, 

isas yerra quien mas eícrive. 



co- 



41 X 



í§ 



«tór "Núr >fi»* V** /( Vr> "^ff* >&* "^y ''»£** 4. 'A* "^r ^&" "V** V** *»^ V*» *^ x!** -^cfi»» 

:lX»: CtXo cj(i3 c J ; j) ox^:? rX> ::J^^ oXo oXo T rX"^ cX> t^ro cjCo cJt j ca.* "^z s^XiD ca: g.X5 

(^ J^_l^ 5^_^^ "^ y. '^ V9> ví^ "^ vy. t¿N -lí^ v¿7> W/í V7> Uf^ !^ t^ v7i (jí« (/7> l¿^ t^ «.^ <^\ <^» i^ 



(^ (<7) v^ \t/\ VT' '-ui ^ ^^r\ V7» «71 <i" '*r. %//\ Mn \cr\ v/i v/i ;^ t^ t^ v7i ijín i/?» (¿a t^ v^ t^i w% h/\ , 
■Pw .^ «^ »«>» ^ -\K -«>- -«>. -<^/ JS- 1 -i^w -^ wl^ viCf, .«X «<»» «O- «í^ «V» «íOW 

COMEDIA FAMOSA. 





CON SU TEMA. 

DR DON ANTONIO DE MENDOZA. 
PERSONAS. 



Htrnan PereZyViejo, 




Do» Luis , galán. 


Dona Leonor, 


*** 


El Montañés, 


Dona Ifabely Datna. 




Un criado fuyo. 


Doña Aidonza , Tia, 


*** 


Donjulian, 


Donjuán y galán. 


*** 


Luifa , criada. 


Bernardo ^ju amigo. 


*** 


Vnefcudero viejo. 
Dos Mu/icos, 



JORNADA PRIMERA. 



Salen Hernán Pérez , Doña Ifabely 
y Leonor huyendo del , y Aidonza^ 
Tia , tiniendole , ¿¡ue les quiere 
dar con el báculo, 

Jíern. Eño ha de fer , vive fl Cielo. 
Tia, Teneos , que es defatino. 
Hern, Báñale fer mi fobrino, 

y fer mi padre fn abuelo; 

tan gran defverguenza palfa, 

dcrpreciarcon tal rigor 

á mi fobrino , al fcñor 



dd folar de nueílra cafa; 

ha de cafar fe con él 

una de ellas , y aun las dos, 

íi pudieran, vive Dios, 
I/ab, Terrible padre! ( 

León, Crtiél. s 

Tia. Mirad , que es mucha crueldad 

darles marido á difguílo. j 
Ifab, Yo lo quiero de mi guno, { 
León, Yo de mi comodidad, 
Hern, Hijas , las dos enemigas, ;• 

51 , y ocaíion de mis daáps? 



^^%"% Cada Loco 

qré deícanío de mis x'.o%\ 
q . c fruto de mis btigas! 
Pobre á las Indias pafsc, 
y en ellas por mi nobleza, 
con gran dote de riqueza, 
y de virtud , inc case 
con fu madre , que me dio 
I eíías prendas afrentofas, 
y hijas fuyas en lo hcrmofas, 
pero enlascoPíumbres no: 
que á fer viva , bien fegura, 
corrigiera fu bondad, 
eíía peligróla edad, 
cfla ignorante hcrmofura. 
Faltó vuefíra hermana . y luego, 
á Efpaña bolvi , y querría 
dar un verde á la í-diá mía 
en los campos del fofsiego. 
Traygo mucho que me íbbre, 
y aunqDC mas lo multiplico, 
tengo teforos de rico, 
mas no d^fcanfos de pobre, 
Quifiera fer rico honrado, 
que la hacienda pellgrofa, 
vive en los cofres ocifa, 
y anda inquieta en el cuidado. 
- No quiero de Indiano el nombre, 
que fu riqueza mezquina, 
es hacienda en la picina, 
que le viene á faltar hombre. 
Murió mi hermano mayor, 
dexó un hijo,folü lleno 
dertc ordinario veneno> 
poca hacienda , y mucho honor» 
Q^iicro cafarle con una 
deftas , y que mi riqueza, 
plante en fu nata raleza 
ios frutos de mi fortuna; 
y qnando á fus penfsmientoSí 
falgo á propone ríos míos, 
una pitnfa dcfvarios^ 



confutemdy 

y otra dice atrevin lientos. 

Tí.i. Soírtgaos,hcrn-iano,un poco, 
ove ellas fcrán obedientes. 

Herví. Que terribles i qué infolcntes! 

León. No quiero. 

IJab. NI yo tampoco. 

Hern. Eftas injurias refifto? 
perderánme con perdclla. 

León. Yo no le quiero , fin velle. 

Ifab. Ni yo , quandole aya vifto. 

Tía, Pues antes verle dcfean, 
ya tienen razón en algo. 

Hern. Como á un hidalgo , á un bi- 
es menefter que le vean? (dalgo 

Ifíib. Hidalgo , qué trifte nombre! 
que aun nodixocavallero, 
folo hidalgo es mal agüero, (brc? 

Her;i,No es galánPno es gentil-hom- 
quien le ha vifto no me advierte, 
que es de fe p.idrc triisUido, 
que es difpuello , que es trabado, 
rob'jfto , anunofo , y fuerte? 

Jfab. Trabado , y fuerte en efcílo, 
fcrá tirador de barra, 
que perfona tan bizarra» 
que aun no le pinto difcreto, 
que aun no liixo tierno , amable; 
cortes , gallardo , amorofo, 
gentil , defpejado , ayrofo, 
apacible , ni agradable; 
pero qué talle , 6 qaé guflo 
tendrá un moceton muy recio, 
entre finajado , y necio, 
entre peíado , y robufto, 
vertido de paño azul, 
que el negro aunque menos valc, 
no mas de las Pafquas íale 
de la cárcel del baúl, 
que con fu acona , y fu perro, 
vive en el monte , y no en cafa; 
y á la noche buelve , y pafa 

todo 



de Don Antonio 

todo el libro del becerro, 

creyendo de si dcfpues, 

que aun es mas claro, que Apolo, 

dando á Dios gracias de folo 

que le hizo montañés, 

y en la Iglefia muy profundo, 

y en las bodas placentero, 

querer feiitarfe el primero, 

y no beber v^l fegundo? 

Muy piieño en que fu montaña 

vale masque mil teforos, 

y penfando que es de moros 

todo lo demás de Efpaña. 
Hcrn, A y tal maldad ? qué confuelo 

de mi vejez! 
Ifab, Calle padre, 

que él decia á nueñra madre, 

efto mifmo de fu abuelo. 
León. Tiene razón, muchos días, 

fobrc mefa lo contaba. 
Hern, Quien bien de comer acaba, 

quando refiere hidalguias, 

efta es ya refolucion. 

A mi fobrino he llamado, 

y aun á Roma he dcfpachado 

ya por la difpenfacion, 

los retratos le embié, 

que quiero que fuyafea, 

la que mas le agrade , y crea, 

á la vifta , no á la fee. 
Jf^b» Mentid pinceles ingratos, 

ninguno fea cortes, 

que es el primer Montañés, 

que fe cafa por retratos. 
'tía, Dexadl