(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Observaciones selectas, de los modos de las oraciones latinas. Pónense al fin algunas notas muy conducentes para la perfecta inteligencia de las obervaciones"

THE LIBRARY OF THE 

UNIVERSITY OF 

NORTH CAROLINA 




ENDOWED BY THE 

DIALECTIC AND PHILANTHROPIC 

SOCIETIES 



PA2077 
.G32 

1832 



UNIVERSITY OF N.C. AT CHAPEL HILL 



00041418359 



Digitized by the Internet Archive 

in 2012 with funding from 

University of North Carolina at Chapel Hill 



http://archive.org/details/observacionesselOOgarc 




^ 



j£¿«*U> &^^ 



J 



¡ OBSERVACIONES SELECTAS. 

DE LOS 

MODOS DE LAS ORACIONES LATINAS. 

Pénense al fin algunas notas muy condu- 
centes para la perfecta inteligencia de 
las observaciones* 



Por el maestro Tomas -García de Olarte, 

■ ■ 



NUEVAMENTE REIMPRESO EN CARACAS. 
Imprenta de Valentín Espinal. 

Año de 1832. 









> 



AL ESTUDIOSO LECTOR. 



os fines, estudioso lector, debe pretender 
quien se dedica al estudio de una leng-ua ; el uno 
es entenderla, y el otro saber usar de eila con 
acierto; y ninguno sin el otro puede tener cabal 
estimación. Propóngote pues, este libro, en que 
hallarás declarada con brevedad mucha doctrina 
necesaria, no solo para la buena Inteligencia de 
los autores latinos, mas también para el acertado 
uso de la latinidad; donde juntamente advertirás 
que los preceptos puestos en el Arte común no 
bastan para conseguir la perfección, que con tan- 
ta razón en tus estudios deseas. Pero ese tan jus- 
to deseo no debe jamas entibiarse con el parecer 
de algunos-, que temerariamente calumnian por 
inútiles y menudencias de foca importancia se- 
mejantes preceptos; pues estos calumniadores or- 
dinariamente hablan con censura mas ajustada á 
su poca noticia que á la verdad, queriendo por 
ventura usar de esas voces para ocultar su igno- 
rancia á quien no la puede descubrir. De las mas 
menudas líneas y sombras depende la perfecta 
pintura, y de materiales muy pequeños se levanta 
el mas alto edificio: Ex minimis máxima pendent. 
Menudencias son verdaderamente cada uno de los 
preceptos en este libro contenidos; mas en ellos 
se funda toda la hermosa fabrica de la erudición. 
Porque ¿quién dirá que sin su noticia puede lle- 
gar á la elegancia de la oración, ni á ia debida-in- 
teligencia de la latinidad? ¿Quién sin ellos usará, 
con acierro de la lengua latina en tantas y tan fre- 
cuentes ocasiones, como la doctrina de este libra* 



76 7 5« 25 



comprende'? Ni tampoco te deben retraer de tu 
justa inclinación aquellos á quienes oirás decir que 
estudiando en este libro dilatas el pasar adelante 
en el Arte: claro está que empleándote en su es- 
tudio, te detendrás algunos días, aunque pocos; 
pero saldrás sin comparación mucho mas adelan- 
tado. Fuera de que, ¿cual es mejor, saber la lati- 
nidad con perfección, deteniéndose pocos dias, 
ó de suerte que en muy breve tiempo te quedes en 
ayunas de cuanto estudiaste con aceleración im- 
portuna, como á muchísimos sucede ? No está la 
gracia en acabar presto, sino en acabar bien: Quez 
seró contingunt, magnifica, dice el adagio común: 
la& cosas hechas con despacio, y sin apresuracion, 
salen magníficas, logrando el término muy feliz. 
Y como dijo Plin. Jun. lib. 1. Tanto breviue om- 
ne, quanto felicus tempus: cuanto mas perfecto y 
feliz es el fin, tanto mas breve es el tiempo gasta- 
do, aunque parezca muy largo. Con el abundante 
fruto que se coge, maravillosamente se recompen- 
sa la dilación grande del tiempo. Tarda, et sera 
nimis, dijo Homero : Sed fama, et laude perenni. 
En esta perpetua utilidad y eterno fruto, que usan- 
do de este libro conseguirás en el buen uso de la 
lengua latina, pondrás los ojos para lograr tus de- 
■sseos. VALE, 



PARA LA PRIMERA CLASE. 



OBSERVACIÓN I. 



E 



ara ejercitarse el estudiante al principio can 
facilidad en las oraciones latinas, debe conocer 
cuatro cosas. Lo primero la conjugación* adonde 
pertenece el verbo por el cual se ha de decir la 
oración, y para esto sirve la nota que está en el 
Arte antes de amo, amas, y empieza : Las conju- 
gaciones regulares de los demás verbos son cua- 
tro §c. 

Lo segundo, ha de conocer la voz del verbo 
adonde pertenece el romance, porque si el roman- 
ce tuviere el romance de sum, es, fui (con otro 
romance después) pertenece á Ja voz pasiva dei 
verbo ; v. g. tú eres amado, y también cuando en 
el romance no hay persona que hace; v. g. Enseña- 
ban, ó enseñábanse, ó enseñábanme. Mas cuando 
en el romance hay persona que hace, sin romance 
de sum, es, fui, pertenece la oración á la voz acti- 
va del verbo. 

Lo tercero, ha de conocer la persona de quien 
habla la oración, observando cual es de las seis 
personas que hay en cada tiempo. Lo cuarto, ha 
de conocer el tiempo de que habla el romance es- 
pañol, para lo cual sirve la noticia siguiente. 



(6) 

Conocimiento de los tiempos llanos, 

El presente de indicativo se conoce en que sig- 
nifica cosa que se está haciendo al presente : v. g t 
Yo amo, yo leo. El pretérito imperfecto, en que su 
primera persona se acaba en esta partícula ba, ó 
en esta partícula ia: v. g. Yo amaba, yo leia. 
El pretérito perfecto en que significa cosa ya pa- 
sada: v. g. Aquel leyó, nosotros hemos leído (1). 
Pretérito plusquamperfecto, en que tiene este ro- 
mance habia junto con otros romances después: 
v. g. Vosotros habíais enseñado, yo habia sido. 
El futuro imperfecto, en que significa cosa que ha 
de suceder después: v. g. Aquellos amarán, yo 
leeré. El futuro perfecto en que tiene este roman- 
ce habré, junto con otro después: v. g. Yo habré 
sido, tu habrás imitado. El presente y futuro del 
imperativo, en que significa cosa que se manda: 
v. g. Leed vosotros. 

Él presente de subjuntivo se conoce en que su 
primera persona se acaba en a : v. g. Yo diga, ó 
en e breve: v. g. Yo ame, ó en ea: Yo lea. El 
pretérito imperfecto, en que tiene su romance una 
de estas terminaciones ra, ria, ó se, v. g. Yo en- 
señara, yo enseñaría, y enseñase. El pretérito per- 
fecto, en que tiene este romance haya junto con 
otro romanee después: v. g. Tú hayas enseñado. 
Ei plusquamperfecto, en que tiene -alguno de es- 
tos romances, hubiera, habría, ó hubiese junto con 
otro romance después: v. g. Aquel hubiera, ha- 
bría ó hubiese leído. El futuro de subjuntivo, en 
que su romance se acaba en esta terminación re : 

_fl) Véase la nota 1. 



(7) 

pronunciada breve, ó en este romance hubiere: v. 
g. Yo enseñare, nosotros hubiéremos enseñado. 

f Estas mismas reglas sirven también para co- 
nocer los tiempos mismos en la voz pasiva, fuera 
de pretérito imperfecto de indicativo, que se co- 
noce en que tiene este romanceara, junto con otro 
romance después: v. g. Tú eras enseñado. 

El romance de presente de infinitivo de activa 
se conoce en que se acaba en ar, ó en er, ó en ir: 
v. g. Amar, leer, oir. El pretérito de infinitivo, en 
que tiene este romance haber, junto con otro ro- 
mance después : v. g. Haber enseñado. El futuro 
de infinitivo, en que tiene este romance haber de: 
v. g. haber de enseñar. El circunloquio, en que tie- 
ne este romance que, junto con otro romance aca- 
bado en ra, ó junto con el romanee hubiera de ha- 
ber : v. g. Que amara, ó que hubiera de haber 
amado. 

El presente de infinitivo de pasiva, se conoce 
en que tiene este romance ser, junto con otro ro- 
mance después: v. g. Ser amado. Los otros tres 
tiempos de pasiva se conocen del mismo modo 
>que en la activa. 

Romances equivalentes. 

Hay cinco romances equivalentes al romance 
ordinario que las conjugaciones tienen en el Arte, 
los cuales regularmente podrán aplicarse á casi 
todos los verbos: v. g. Yo estoy leyendo, quedo 
leyendo, ando leyendo, voy leyendo (donde el ro- 
mance ando, ó voy no ha de significar movimien- 
to, sino lo mismo que estoy y no dejo de leer, es 
en nuestro español lo mismo que este romance, 
yo leo, lego, y así en las demás personas y tiempos. 



(8) 

(1) Los mismos cinco romances equivalentes 
se podrán aplicar tambiem á la voz pasiva, advir- 
tiendo, que los cuatro primeros romances acaba- 
dos en la voz activa en estas partículas, ando, ó 
endo: v. g. Estoy amando, estoy leyendo) en la 
voz pasiva se han de acabar en estas partículas 
ado ó ido : y en el romance último se añade el ro- 
mance ser: v. g. Yo estoy amado, ando amado, 
voy amado, quedo amado, y no dejo de ser amado, 
son los mismos que yo soy amado, ego amor. 

11 Adviértase que ordinariamente no es necesa- 
rio declarar las primeras ó segundas personas de 
singular, ó plural, por ir envueltas en ei mismo 
verbo. 

OBSERVACIÓN lí. 

Oraciones llanas de su?n, es, fui. 

Las oraciones llamadas de su?n, es, fui, (en 
significación de ser, estar ó haber) se hacen po- 
niendo al principio un nominativo de algún nom- 
bre sustantivo ó pronombre, después eí verbo sum, 
es, fui, en el tiempo de que habla ei romance, con- 
certándole en número y en persona con el nomi- 
nativo antecedente, y después se pone otro nomi- 
nativo, que sea sustantivo ó adjetivo, concertando 
con el primero: v. g\ Pedro es estudiante, y este 
será muy cuidadoso : Petrus est Sholasticus, ei 
hic erit diligentissimus. 

( \) Véase la nota 2. 



Oraciones llanas de activa, sin de. 

Para inteligencia de todas las oraciones que 
se han de ir explicando, se ha de saber, qtre per- 
sona que hace, es la persona que hace ó ejecuta lo 
que significa el verbo, y persona que padece, es 
aquello que es hecho 6 ejecutado por la persona 
que hace ; como en este verbo amo, será perso- 
na que hace, la que amare y ejecutare el amor, y 
persona que padece será la cosa amada : en lego 
será persona que hace quien leyere, y persona que 
padece la cosa leida ; y así se ha de discurrir en 
los demás verbos. 

• (1) La oración primera de activa ¡lana, sin de, 
trae tres cosas: nominativo de persona que hace, 
verbo concertado con el nominativo en número, y 
en persona, en el tiempo que habla el romance y 
acusativo de persona que padece. 

Vuélvese por pasiva, mudando el acusativo en 
nominativo del mismo número, con quien concer- 
tará el verbo de pasiva, en número y en persona 
(poniéndole en el tiempo correspondiente al de 
activa) y después el nominativo se muda en abla- 
tivo con la preposición a, ó ab: v. g\ Tú leerás 
los libros Tu leges libros, pasiva, librilegentur 
é te. 

La oración segunda de activa llana, sin de, 
trae solamente nominativo de persona que hace, 
y verbo, sin traer declarada persona que padece, 
Vuélvese por pasiva, poniendo el verbo imperso- 
nalmente en la tercera persona de singular de! 
tiempo correspondiente al de activa, y mudando 

(l) Véase la nota & 



(10) 

la persona que hace en ablativo con a ó ab ; v. g. 
Los estudiantes leen : Scholastici legunt, pasiva; 
Leyitur ab Scholasticis. 

(1) De donde se ha de advertir, que cuando el 
ablativo comenzare con alguna de estas vocales, 
a. e, i, o, u, se ha de poner lá preposición ab; y 
si el ablativo comienza con otra letra diversa, se 
usará de la preposición a. 

Oraciones llanas de pasiva, sin de. 

La oración primera de pasiva llana, sin de } 
trae nominativo de persona que padece : verbo de 
pasiva concertado con el nominativo en número, 
y en persona en el tiempo que hablare el romance 
y ablativo de persona que hace con la preposi- 
ción a ó ab. 

Esta se vuelve por activa, mudando el ablati- 
vo en nominativo del mismo numero, con quien 
concertará el verbo de activa, y mudando también 
el nominativo de la pasiva en acusativo: v. g. Las 
«artas serán leidas por mí : Epistolce legentur á 
me; activa : Ego legan epístolas. 

(2) La segunda de pasiva llana sin de trae so- 
lamente nominativo de persona que padece, y ver- 
bo concertado con él ■; sin traer declarada la per- 
sona que hace ; v, g. La lección fué explicada, 
lectio explicatafuit. Esta oración (como las de- 
mas segundas de pasiva) si no se le añade perso- 
na que hace, no puede volverse por activa, por- 
que no tendrá el verbo persona que hace, con 
quien debe siempre concertar en la activa, 

(í) Véase la nota 3. (2) ídem. 



r n ) 

Y asi, para volverla por activa, el que respon- 
de pedirá persona que haga: y el que pregunta 
la señala diciendo : v. g. Por eí maestro, se aña- 
dirá a Magistro ; y después se volverá por acti- 
va, como se vuelven las primeras de pasiva ; así : 
Magister explicavit lectionem. 

Impersonales llanas, sin de. 

(\) Las oraciones impersonales son de dos ma- 
neras; unas semi- impersonales, y otras totalmente 
impersonales. Las oraciones semi impersonales 
(que es lo mismo que medio impersonales, por- 
que tienen una misma persona, y carecen de otra) 
son ordinariamente aquellas que con romance de 
activa, puesto sin persona que hace, traen por per- 
sona que padece algún nombre sustantivo ó algu- 
na de estas partículas me,te,se¡ nos, vos, los, les las, 
que corresponden a los pronombres latinos, ego, 
tu, Ule #c. 

Estas equivalen á segundas de pasiva, y se 
hacen poniendo en nominativo el nombre sustan- 
tivo ó pronombre, y concertándole con el verbo 
áe pasiva en el tiempo de que habla; v. g. Oye- 
se el sermón, Concto auditur ; Amábanme, Ego 
amabar ; Amarante, Tu amaberis ; Enseñarán- 
le, Ule docebiturj Oyen nos, Nos audimur; Euse- 
fíábanvos, Vos docebamini ; Llev ár onlos, lili lati 
fuerunt ; Hiciéronse las casas, Domas factce fue- 
runt. Para volver por activa estas semi-impersona- 
les, se ha de guardar todo lo que antecedente- 
mente dijimos de la segunda de pasiva. 

(1) Véase la nota 3. 



(12) 
(t) Las totalmente impersonales, son las que 
ni traen persona que hace, ni que padece, sino 
solamente suelen traer romance de activa, junto 
con la partícula se ; y algunas veces sin la taí par- 
tícula se. Y estas se hacen por pasiva, por la ter- 
cera persona del singular del tiempo de que ha- 
bla, advirtiendo, que si el tiempo fuere de los que 
tienen tres terminaciones, se ha de poner en la 
neutra terminación ; v. g. oyen auditur, oyóse, 
auditum fuit. 

A estas oraciones del romance de activa, jun- 
to con la partícula se, se les suele juntar alguna 
vez persona que hace; la cual entonces se añadi- 
rá puesta en ablativo, con a ó ab: v. g. Dicese 
por tí: Dicitur á te, aunque también se podrán 
decir, haciendo las segundas de activa asi; tu di- 
cis. Semejantes oraciones, cuando se hacen por 
voz pasiva podrán también llamarse semi imper- 
sonales, pues tienen una persona que hace, y ca- 
recen de otra persona. 

OBSERVACIÓN III. 

Conocimiento de los tiempos con de. 

Gomo en .las oraciones del romance de se ha 
de usar del verbo sum, es, fui, es necesario saber 
áqué tiempo del tal verbo corresponde cada ro- 
manee, según la noticia siguiente. 

El romance Tengo de ó he de, corresponde á 
presente de indicativo del verbo sum } es, fui. Ho> 

(1) Véase la nota 7. 



(13) 

bia de, á pretérito imperfecto. Hube de, ó hube de 
haber á pretérito perfecto. Había de haber, junto 
con otro romance después á piusquamperfecto. 
Habré de, á futuro imperfecto. Habré de haber * 
junto con otro romance después, á futuro perfecto. 
El romance haya de, ó hubiera de, á presen- 
te de subjuntivo. Hubiera de, ó habría de, ó hubie- 
se de, á pretérito imperfecto. Haya de haber, j un- 
to con otro romance después á pretérito perfecto. 
Hubiera de haber, 6 habría de haber, ó hubiese 
de haber, junto con otro romance después á pius- 
quamperfecto. Hubiera de haber, á futuro de sub- 
juntivo. 

f Al imperativo no corresponde ning-un roman- 
ce con de. 

Oraciones llanas con de. 

Las oraciones de activa, que traen en medio 
este romance de (ahora sean primeras, ahora sean 
segundas) se hacen en activa por el futuro en rus, 
concertándole en género, número y caso, con la 
persona que hace*añadiendo el verbo sum, es, fui, 
en el tiempo y persona á que pertenece el roman- 
ce ; y en todo lo demás guardando las reglas da- 
das ya acerca de las oraciones llanas de activa. 

Vuélvense por pasiva por el futuro en dus, 
concertándole en género, número y caso, con la 
persona que padece, si la hubiere, añadiendo el 
verbo sum, es, fui; y en todo lo demás guardan- 
do el modo de volver por pasiva la oración llana 
de activa; v. g. Los estudiantes han de amar la 
•virtud : Scholastici dílecturi sunt virtutem : pasi- 
va : Virtus diligenda est ab scholasticis. El dis- 
cípulo había de haber atendido: Discipulus atten- 



(.14) 
funis fuerat ; pasiva: Attendendum fuerat d 
discipuh. 

Las oraciones de pasiva, que en medio traen 
este romance de (ó sean primeras 6 segundas, ó 
totalmente impersonales) se hacen por e\ futuro 
en dus concertándole con la persona que padece, 
si la hubiere, si no la hubiere, poniendo el futuro 
en das, en Sa neutra terminación, y después se aña- 
de sum, es-, fui, en el tiempo y persona correspon- 
diente al romance, y en todo lo demás se guardan 
las reglas dadas ya acerca de las oraciones llanas 
primeras y segundas de pasiva, semi- impersona- 
les ó totalmente impersonales; las cuales reglas 
se han de observar también para volver esta« por 
activa, por el futuro en rus; v. g. Los capitanes 
habian de ser premiados por el Rey: Duces prce- 
miandi erant á Rege: activa, Rex prcemiatu- 
rus erat Duces. Habrá nte de amar: Tu diligen- 
dus eris. Habriase de haber oido por nosotros ; 
Audiendum fuisset á nobis; activa, nos audituri 
fuissemus. 

OBSERVACIÓN IV. 

Infinitivos de activa sin de. 

(1) Las oraciones de infinitivo de que al pre- 
sente hablamos se conocen en que su romance 
trae esta partícula que después de algún verbo. 
Y asi, para que estas oraciones hagan sentido, han 
de tener forzosamente dos verbos ; uno, que co- 
munmente está antes de la partícula que ; otro 
que está después de la dicha partícula ; el que es-^ 

(1) Véanse las notas 9> 10, 11: 



( 15 ) 

tá antes se llama verbo determinante, porque de- 
termina y rige al segundo, y este segundo, se lla- 
ma verbo determinado ; porque está regido y de- 
terminado del primero. 

0) El romance del verbo determinante, ó es 
oración impersonal, ó segunda de activa, y tal vez 
primera, con que las reglas determinadas ya para 
este género de oraciones se han de guardar tam- 
bién para decir en latín el romance del verbo de- 
terminante. 

(2) La oración del verbo determinado (que es 
la del infinitivo) si es de activa, y sin de, se hace 
de este modo Habiendo puesto del modo conve- 
niente el verbo determinante, la persona que hace 
del verbo determinado se pondrá en acusativo, y 
después el verbo determinado en el tiempo que 
pide el romance, según las reglas que ya daremos, 
y últimamente se pone la persona que padece en 
acusativo. Por pasiva se vuelven, dejando el ver- 
bo determinante del mismo modo: después la 
persona que padece se queda en el acusativo; y 
con ella concierta el verbo de pasiva, y la perso- 
na que hace se muda en ablativo, con a ó ab. 

Las oraciones de infinitivo pueden formarse 
con cualquiera de los diez y siete romances espa- 
ñoles que hay en los once tiempos de indicativo y 
subjuntivo, y para estas oraciones hay en el infi- 
nitivo cuatro tiempos, clases ó modos: Presente ; 
Pretérito perfecto-, Futuro; Circunloquio. Ex- 
pliquemos ahora qué romances van á cada uno 
de ellos. 

Al presente de infinitivo del verbo deter* 

O) Véase la nota 5. (2) Véase la 18. 



(16) 

minado van cinco romances ; el de presente, el 
de pretérito imperfecto de indicativo; el de pre- 
sente de sujuntivo; y el romance tercero del pre- 
térito imperfecto, y el primero del futuro del mis- 
mo subjuntivo; v. g. No se dudaba que amas, ó 
que tú amabas, ó que ames, ó que amases la vir- 
tud. (1) Non dubitabatur te amare virtutem ; 
pasiva: Non dubitabatur virtutem umari a te. 
Prevenid el premio cuando digan que yo estudiare: 
Párate prcemium, cum asseratar me studere. 

Al pretérito de infinitivo van seis romances, 
los dos del pretérito perfecto, y el del plusquam- 
perfecto de indicativo; el del pretérito perfecto 
de sujuntivo; y el romance tercero del plusquam- 
perfecto; y el segundo del futuro del mismo sub- 
juntivo; v. g. Creí que vosotros enseñasteis, ó 
que habéis enseñado, ó que habíais enseñado, ó 
que hadáis enseñado ó que hubiésedes enseñado 
á los estudiantes. Credidi vos docuisse scholas- 
ticos ; pasiva : Credidi scholasticos doctos esse 
\e\fuisse á vobis. Cuando oigáis que nosotros 
hubiéremos dejado el vicio, imitad vosotros la vir- 
tud : Dnm audiatis nosfugisse vitium, imitamini 
virtutem. 

Al futuro de infinitivo va el romance del fu- 
turo imperfecto; y entonces la oración se puede 
decir por activa y pasiva, no solo por la termina- 
ción en rum esse, sino también por la otra en um 
iré, ó en um iri (compuesta del presente de indi- 
cativo de eo, is, y del supino de cada verbo) ad- 
virtiendo, que la misma terminación umire, ó um 
iri, sirve para todos los géneros y números, por ser 

<1) Véase ja nota 7. 



(17) 

indeclinable; v. g. díjose que tú leerás las lec- 
ciones: dictum fuit te lecturum esse, vel te lee- 
tum iré lediones; pasiva: dictum fuit lecíiones 
legendas esse, vel lectiones lectum iri á te. 

Al circunloquio segundo van cinco romances ; 
el de futuro perfecto, y los cuatro romances de 
subjuntivo acabados en ra y en ría, cuando estos 
no tienen por determinante algún verbo de volun- 
tad ; v. g. Pienso que el capitán babrá vencido, 
que venciera, que vencería, que hubiera vencido, 
que habia vencido; Cogito Ducemvicturum fuis- 
se ; pasiva: cogito vincendumfuisse á Duee. 

Pero si el determinante es verbo de voluntad, 
no se le puede juntar el romance acabado en ría ; 
mas el romance acabado en ra del pretérito im- 
perfecto se dirá por presente de infinitivo: v. g. 
El maestro deseaba que los discípulos aprendie- 
! ran : magister optabat discipulos discere, pasiva : 
I (1J magister optabat disci d discipulis. Y el ro- 
! manee hubiera del plusquamperfecto se dirá por 
! el pretérito perfecto de infinitivo : v. g. Querías 
| que hubiéramos leido los libros: Volebas nos le- 
gisse libros ; pasiva: Volebas libros ledos Juisse 
á nobis. 

Infinitivos de activa con de. 

Las oraciones de infinitivo de activa, que traen 
en medio la partícula de, se dicen por el circunlo- 
quio, juntamente traen el romance haber ó hubo, 
que suele llamarse romance reduplicado; v. g. 
Ya conocisteis, que nosotros habíamos de haber 
castigado á los malos: J am cognovistis nos puni- 

(l) Véase lañóla 6. 

2 



( 13 ) 
turos ftiisse improbos ; pasiva; Jam cognovistis 
improbos puniendos fuisse á nobis. 

Mas si las tales oraciones con de no traen eí 
dicho romance reduplicado, se dicen por futuro de 
infinitivo ; v. g. Hemos oido que tu padre habia de 
hacer una casa: Audivimus pafrem tuum facturum 
esse domum; pasiva: Audivimus domum f adeudara 
esse á paire tuo. 

fl (l) Adviértase que en estas oraciones de infi- 
nitivo se puede callar el esse b fuisse, y el esse del 
futuro puede mudarse en f ore. 

Infinitivo de pasiva. 

La oración de infinitivo de pasiva, $\a la partícula 
dé en medio, ó en ella, se hace asi: Habiéndose 
puesto del modo conveniente ei verbo determinante, 
ja persona que padece del verbo determinado se pone 
en acusativo ; y después se añade el verbo deter- 
minado en el tiempo correspondiente al romance,.se- 
gun las reglas dadas en los infinitivos de activa ; y 
últimamente se pone la persona que hace en ablativo 
con preposición a b ab. 

Vuélvese por activa de este modo : habiendo re- 
petido el verbo determinante, como estaba, se muda 
después la persona que hace en acusativo, pónese el 
verbo determinado en el tiempo conveniente de ac- j 
Uva, y la persona que padece se queda en acusativo ; ! 
v. g. Creeré que nosotros hemos sido acusados por 
ei juez: Credam nos accusatos fuisse á Judice ; ac- 
tiva : Credam Judicem accusavisse nos. 

Por este modo de infinitivo se pueden hacer tam- 
bién oraciones impersonales ó semi impersonales, sia 

(ij Véase la nota 13. 



( 19 ) 
de, ó con de; en las cuales se observarán sus regías 
especiales; v. g. No ignoro que se ha leído por tí: 
Non ignoro lectum esse,xe\fuisse á te; activa : Non 
ignoro te legisse. Juzgaba que se había de haber he- 
cho : Putabam faciendumfuisse. 

(1) fl Las oraciones de infinitivo se pueden tam- 
bién hacer generalmente con elegancia por su propio 
tiempo, como oración llana, posponiendo el verbo de- 
terminante ; v. g. Creimos que tu habías venido: Fé- 
neras credidimus. Dicen que imitas á los Santos : Imi- 
taris dicitur Sonetos. 

Infinitiva de sum, es fui. 

Las oraciones de sum, es, fui, (y de otros verbos 
semejantes ; v. g. Existo, is, evado, is) se hacen por 
infinitivo, poniendo dos acusativos, uno antes y otro 
después, concertando con el primero, y poniendo el 
verbo en el tiempo que pide el romance ; v. g. Es- 
pero que vosotros seréis cuidadosos: Spero vos futu- 
ros es se diligentes. 

OBSERVACIÓN V. 
Relativos y participios. 

La oración de relativo y también de participio, se 
conoce en que su romance tiene esta partícula que 
ó quien después de algún nombre ó pronombre, quo 
se llama antecedente, significando la dicha partícula 
que ó quien lo mismo que este romance el cual, la 
cual, lo cual 6 los cuales 8fc. y se dice en latin por 
el relativo qui, quee quod. Mas el relativo unas veces 
es persona que hace, porque el que significa á la pex^. 

(1) Véase la nota 12 fc 



( 20 ) 
sana que hace en la oración ; v. g. El maestro que 
explicaba ; otras veces el relativo es persona que pa- 
dece, por significar el que la persona que padece en 
la oración; v. g. La lección que tú leías. Hácense de 
esta manera. 

Puesto el antecedente en el caso debido, según el 
uso de los casos, la oración de relativo (que es la que 
va en el sentido con el relativo qui, qu&, quod), si es 
de activa; y si es de pasiva se hace como la primera 
6 segunda de pasiva ó semi impersonal, conforme 
fuere el romance. Por lo cual se han de observar aquí 
las mismas reglas que acerca de esas mismas oracio- 
nes se dieron antes ; advirtiendo solamente que el re- 
lativo qui, quai, quod, siempre se pone al principio de 
la oración inmediatamente después de su antecedente; 
v. g. El estudiante que aprenda la lección : Scfwlas- 
ticus, qui discit lectionem ; pasiva: Scholasticus, á 
quo lectio discitur. Para el maestro que habia de pre- 
miar : Magistro qui prcemiaturus erat ; pasiva : 
Magistro á quo prcemiandum erat. Con el sermón 
que tú oiste: Cum condone, quam tu audiviste; 
pasiva: Cum condone, quoe audita est, \e\fuit á te. 
Tu que fuiste enseñado por mí : Tu qui doctus fuisti 
ame; activa: Tu quem ego docui : Nosotros por 
quien se enseñó: Nos d quibus doctum fuit ; activa: 
Nos qui docuimus. Vosotros que seréis corregidos : 
Vos qui corregimini. 

Participios. 

En los verbos activos comunmente hay cuatro 
participios: Participio de presente y participio de fu- 
turo en -rus y que son de activa: v. g. Amans, ama- 
turus, y otros dos de Ib voz pasiva, que son partici- 
pio de pretérito, y participio de futuro en dus ; v. g. 
Ámatus, amandus, aunque en los verbos deponentes 



(21 ) 
3os participios de pretérito son de la voz y significa- 
ción de activa : v. g. Imitatus, opinatus, como tam- 
bién en algunos verbos; v. g. Solitus, gravissus <$fc. 
De los cuatro participios, el primero se declina por 
prudens, y los otros tres por bonus, bona, bonum, y to- 
dos tienen sus seis casos de singular y plural, mas cada 
caso tiene su romance particular, que va junto con el 
antecedente y es comunmente de este modo. 



Singular. 

N. El que, la que, lo que. 

G. Del que, de la que, de 
lo que. 

D, Para el que, para la 
que, para lo que. 

A. Contra el que, contra 
la que, contra lo que; y 
aquí se antepone con- 
tra in. 

Y. O el que, 6 la que, 6 lo 
que ; y aquí se ante- 
pone 6. 

Ab. Por, sin, con el que, 
por sin, con la que, por, 
sin, con lo que ; y aquí 
se suele añadir, pro, ó 
sine, ó cum. 



Plural. 

N. Los que, las que, las 
cosas que. 

G. De los que, de las que, 
de las cosas que. 

D. Para los que, para las 
que, para las cosas que. 

A» Contra los que, contra 
las que, contra las co- 
sas que. 

V. O los que, 6 las que, 6 
las cosas que. 

Ab. Por, sin, con los que, 
por, sin, con las que, 
por, sin, con las, cosas 
que. 



5| (1; Donde se advierte, que el primer romance 
de cada caso es de !a terminación masculina del par- 
ticipio ; el segundo de' la femenina, y el tercero de la 
neutra. 



(\) Véase ¡anota 20. 



(22) 
' Los mismos romances que hemos explicado en 
cada caso juntes con antecedente, que es pronombre, 
se pueden poner juntos con cualquier nombre sus- 
tantivo puesto por antecedente. Y asi, Pedro que, es 
romance de nominativo de singular : de Pedro que, 
genitivo ófc. Los templos que, es de nominativo de 
plural; y de los templos que, es de genitivo Sfc. 

Kelativos que se hacen por participios. 

La oración de relativos se hace por participio 
concertando el participio con el antecedente, en gé> 
ñero, número y caso, y añadiendo después cualquier 
caso que tenga el verbo. Pero para que la oración 
de relativo pueda hacerse por participio de signifi- 
cación activa^ es necesario que el relativo sea per- 
sona que hace; y que sea persona que padece, para 
que pueda hacerse por participio de significación 
pasiva. Solo falta saber qué romances vayan á cada 
uno de ios participios. 

Al participio de presente van los romances de 
presente, ó pretérito imperfecto de indicativo 6 sub- 
juntivo ; v. g. Del que ó de aquel que aborrece, abor- 
recía, aborrezca, aborreciese los vicios : Illius ab- 
borrentis vitia. Contra los esclavos por quien se co- 
mete la maldad: Contra mancipia committentia 
scelus. 

Al participio de .pretérito van los romances de 
pretérito perfecto ó plusquamperfecto de indicativo ó 
subjuntivo, y el romance hubiere del futuro de sub- 
juntivo, v. g. Sin el libro^que tú leíste, habías leido, 
hayas leído, hubieras leido, hubieres leido, sine libro 
ledo á te. 

ff A este mismo participiio va el romance del fu- 
turo perfecto, añadiendo este adverbio forte, ú otro 



( 23) 
equivalente, v. g. La lección que habrás oido, ex- 
plícala: Explica lectionem j am forte auditam á té. 

Al participio de futuro en rus (si el relativo es 
persona que 'nace) va el romance de futuro imper- 
fecto : y todos los romances que tienen en medio la 
partícula de de cualquier tiempo que sea : v. g. Para 
los que trabajaran ; laboraturis. O el maestro por 
quien tú* has de ser enseñado : O magister doc- 
iuro té. 

Al participio de futuro en dus (si es relativo de 
persona que padece) van los romances mismos del 
futuro imperfecto, y todos los que tuvieren en medio 
]a partícula de } de cualquier tiempo que sean ; v. g. 
O los hombres que serán condenados: O homines 
áamnandi. De las casas que el artífice habia de ha- 
ber hecho: Domuum faciendnrum oh artífice. 

$ El primer romance del futuro de subjuntivo al- 
gunas veces equivale á romance de presente , y enton- 
ces va al participio de presente ; v. g. El que ahora 
supiere la lección, dígala luego al punto, lectionem 
sciens, statim referat ; porque equivale á este ro- 
mance, el que sabe la lección. 

Otras veces tiene sentido de futuro , y entonces se 
dirá por el pretérito de futuro en rus, b en dus, con- 
forme el relativo fuere ; v. g. El que repitiere ma- 
ñana la lección será premiado : Repetiturus eras lee- 
tionem pr¿emiabitur; porque equivale áeste romance r 
el que repetirá ó ha de repetir la lección. 

Relativos que no se hacen por participio. 

De lo dicho se colige, que las oraciones de re- 
lativo no pueden hacerse por participio, sino solo 
por relativo, cuando ei romance corresponde á los 
participios de activa, y el relativo no es persona que 



(24) 
hace, v. g. Veo el tintero que tú compras : Video 
atr ementar ium, quod emis. Ni 'tampoco se pueden de- 
cir por participio aquellas oraciones on que el ro- 
mance corresponde á los participios de pasiva, y e! 
relativo no es persona que padece, v. g. Para tí que 
has vencido será el premio: Tibi, qui vicistis, prce- 
mum eriL 

OBSERVAÍONES 

PARA LA SEGUNDA CLASE. 

OBSERVACIÓN I. 

Oraciones de Gerundio, 

Suponiendo que los gerundios nunca se juntan 
con persona que hace:- sus oraciones se hacen por 
activa, poniendo el gerundio en el caso que pide el 
romance (el cual caso comunmente va regido de algún 
nombre sustantivo, ó alguna otra parte de la oración 
que pide el tal caso) después se pone la persona que 
padece en otro cualquiera caso propio del verbo. 

Y si hay acusativo de persona que padece, se vol- 
verá por pasiva, mudando la persona que padece en 
el mismo caso en que estaba el gerundio de activa, y 
con ella concierta el gerundio de pasiva en género, 
isómero y caso ; v. g. Tiempo es de hacer penitencia: 
Tempus esi agendi pmmteníiam,\><\ú\n\ Tempus est 
p cénit entias agenda. 

^j En la Syutaxis se trata mas de propósito de 
los gerundios. 

Oraciones de Vapulo Sfc. 

Estos cuatro verbos, vapulo, as, ser azotado, Ve- 
neo, is, ser vendido : Exulo, as, ser desterrado, y Li- 
ceo, es, ser puesto en precio, tienen el latin de activa 



(25) 
y la significación de pasiva en todos los tiempos. Sus 
oraciones se hacen así. La persona que padecerse 
pone en nominativo concertada con el verbo, y la 
persona que hace en ablativo con a 6 ab, con los ver- 
bos Vapulo y Veneo ; pero en acusativo con la pre- 
posición per con Evulo y Liceo ; v. g. El maestro 
castigará á los flojos : Ignavi vapulabunt á magistro r 
El corregidor ha de desterrar los ladrones : Latroues 
per prcetorem exulaturi sunt. 

Oraciones del recíproco sui. 

Cuando en alguna oración una misma tercera 
persona es persona que hace y que padece, enton- 
ces se pone el recíproco sui por activa en acusativo 
por persona que padece. Pero se vuelve por pasiva, 
dejando el nominativo de persona que hace en el pro- 
pio caso, siendo persona que padece, para concertar 
con el verbo pasivo, y después el acusativo del recí- 
proco sui se muda en ablativo con a ó ab, siendo 
persona que hace ; v. g. El culpado manifiéstese á sí 
mismo: Rpais manifestet se; pasiva : Heus manifes- 
té tur á se. 

Del romance no, y no hay para qué. 

De este romance no, unas veces osamos para 
mandar ó prohibir, y entonces elegantemente se dice 
en latín Ne $ v. g. No oigas murmuraciones: Ne an- 
cuas detractiones. Pero en las demás ocasiones se 
dirá Non; v. g. No dijiste que te habían enseñado* 
Non dixisti te doctum fuisse. 

ff No hay para qué, se dice, non est cur, 6 nihil 
est quare. 

Del romance por qué, y por qué no* 
De este romance por qué usamos algunas veces 



Í. 26 ) 

-preguntando 6 dudando, y entonces en latin es cur 6 
-qtíare ; v. g. ¿ por qué mentisteis ? ¿ Quare mentiri 
fuisti? No- sé porqué te enojas: Nescio cur iraseris. 

Otras veces usamos del mismo romance sin pre- 
guntar ni dudar, dando razón de alguna cosa ; y en- 
tonces se dice, quia Sfc. v. g. he venido porque tu 
me lo mandaste : veni guia jussisti. Otras veces con 
el mismo romance significamos el motivo ó fin que 
tenemos en alguna cosa, y entonces se dice ut ; v. g. 
invocad frecuentemente á la Virgen, para que os 
ampare : implórate frecuenter Virginem Mariam, ut } 
protegat vos. 

Si con el tal romance se da razón de otra cosa, 

se dice : quia non áyc. v. g. no hemos llegado porque 

■ no 'podíamos: Non accessimur, quia non poteramus. 

Si el mismo romance significa el motivo de alguna 
cosa, se dice, ne ; v. g. vendré mañana, porque no 
pierda mi bando : eras veniam ) ne factio mea supe' 
retizr. c 

Del romanceara qué, y para qué no. 

De este romance para qué, usamos muchas veces 
preguntando 6 dudando, y se dice : quit ó ut quid; 
v. g. ¿para qué niegas la verdad ? ¿ Quid veritaiem 
liegas? Otras veces le usamos sin preguntar ni du- 
dar, y se dice ut ; v. g. para que el maestro te pre- 
mie serás cuidadoso : Ut magister te pramiet, dili- 
gens eris. 

El romance para que no, se.diceiVc. 

Del romance quien. 

De este romance quien (sin hacer relación de 
nadie) usamos en la oración algunas veces preguntando 
■ó dudando, y entonces, si se ha de usar de nominaíi- 



. (27) 
vo se pone la terminación quis ; v. g. ¿quien nos ha 
llamado ? ¿ Quis nos vocavit? Dudaba yo quién ha- 
biese traido las cartas: 'Dubitabam quis attulisset 
epístolas. Pero cuando con el dicho romance, ni se 
pregunta, ni se duda, se usará de la terminación qui;. 
v. g. quien se acuerde repita la lección : qui méminit^ 
repetat lectionem. Cuando el pronombre debe estar 
en otro caso, no tiene dificultad especial. 

Algunas veces después de este romance quien sq 
pone una oración entera de infinitivo, con su verbo 
determinante y determinado de suerte, que el pro- 
nombre quis, vel qui pertenezca en el sentido al ver- 
bo determinado 5 y entonces el quis, vel qui se ha de 
poner en el caso que pide la oración de infinitivo; 
v. g. 1 Este es aque! quien niegas que cometió el de- 
lito ? ¿ Hic est Ule, quem negas commisisse delictum ? 

Mas si al fin de estas mismas oraciones se añadiere 
el romance sino junto con algún nombre, se dirá en 
íatin nisi, poniendo el nombre siguiente en el caso 
?nismo que precede el quis, vel qui; v. g. ¿quien 
piensas consiguió el premio, sino tu hermano ? ¿ Quen 
cogitas obiinuisse pramium, obtemtum fuisse, nisi á 
fratre tito ? 

Del romance cuyo ó cayos S^c. 

Este romance cuyo ó cuyos S$c> se dice solamen- 
te por el genitivo del pronombre qui, quee, quocl, ob- 
servando, que si el antecedente á quien se refiere el 
tal romance es de singular, se usará del genitivo de 
singular, aunque el romance parezca del plural, y si 
el antecedente es del plural, aunque el romance pa- 
rezca de singular, se ha de usar del genitivo de plural, 
concertando siempre con el antecedente en género y 
número ; v. g. viste ai hombre cuyas virtudes se han 
<3e alabar. Vidisti homincm, enjus virtutes laudanda 



(28) 
sunt. Lee los libros, cuya doctrina es santa: legeli^ 
bros, quorum doctrina sancta est. 

Cuando sin hacer relación de ningún antecedente, 
se pregunta 6 se duda con los romances cuyo ó cu- 
yos ófc. siempre se dice cujus en singular, aunque el 
romance sea de plural ; v. g. cuyos son aquellos li- 
bros : cujus sun illi libri. 

OBSERVACIÓN II. 
Oraciones de possum fyc. 

Este verbo possum, potes es verbo determinante- 
de presente, o pretérito de infinitivo. Sus oraciones 
se hacen por activa poniendo á possum, potes en su 
tiempo y persona de que hablare el romance, y des- 
pués el verbo determinado en el tiempo conveniente, 
junto con el acusativo de persona que padece. Y se 
vuelven por pasiva, mudando la persona que padece 
en nominativo con quien ha de concertar, asi el pos- 
sum potes,' como el verbo determinado de pasiva, y 
después la persona que hace se muda en ablativo con 
a ó ab ; v. g. nosotros pudimos haber oido el ser- 
món : potuimus audivisse condonen; pasiva: Con- 
cia potuit audita fuisse á ?wbis. 

Si no hubiere persona que padece, se volverá la 
oración poniendo el verbo possum en tercera persona 
de singular, con quien concertará el verbo determi- 
nado, irnpersonalmente ; v. g. pudiste haber snfrido : 
potuisti sustulisse ; pasiva : potuit sublatum fuisse 
a te. 

De la misma calidad son los verbos queo, quis ;. 
nequeu, neqnis ; soleo, es ; debeo,es; suesco , is ; con- 
suesco, is ; ccepi, ccepisti ; incipio, is ; sino? is ; ces- 
s.o, as j inteemiíto, is,; vaho, es. 



( 29 ) 
Oraciones de Videor Sfc. 

(1) Aunque según algunas autoridades clásicas las 
oraciones de infinitivo determinadas de este verbo 
videor, videris, pueden hacerse del modo ordinario, 
con mas elegancia se hacen concertadas, de suerte, 
que por activa la persona que hace del verbo determi- 
nado (y por pasiva, la que padece} conciértase asi 
con el verbo determinante, videor, videris, como con 
el verbo determinado : poniéndose siempre en dativo 
la persona á quien le parece, si se declara en el ro- 
mance, y en todo lo demás se guardan las reglas co- 
munes de las oraciones de infinitivo : v. g. Paréceme 
que los soldados Combatieron la ciudad : milites mihi 
videntur oppugnavisse civitatem ; pasiva : civitas mi- 
hi videtur oppugnata fuisse á militibus. Parecióle 
al capitán que los enemigos habían de haber sido suje- 
tados por nosotros : hostes visi fuerunt duci subju- 
gandi fuisse á nobis ; activa: nos visi fui mus duci 
subjugaturi fuisse hostes. 

fí (2) Del mismo modo suelen concertar las ora- 
ciones de infinitivo determinadas de verbos de enten- 
dimiento ó lengua ; v. g. dico, jubeor, credor fyc. 
mas casi siempre en estos verbos -en las terceras per- 
sonas de singular con romances impersonales; v. g. 
Dícese ó créese que Francisco vendrá: Franciscus 
dicitur vel creditur venturus fore. 

OBSERVACIÓN III. 

Que después de tantus, talis, ita 8fc. 

El romance que, viene en algunas ocasiones des- 
pués de oraciones en que han precedido algunos de 

(1) Véase la nota 17 y 18. (2) Véase la 19. 



( 30) 

estos nombres, tantas talis, ó algunas de estas partí- 
culas, ita, taliter, sic, eo, adeo, usgue adeo, usque eo, 
íantopere, y otras semejantes, y entonces el que se di- 
ce en latin ut, y se va á subjuntivo al tiempo corres- 
pondiente á su romance, aunque este sea de indicati- 
vo; v. g. tanto es el dolor que no podia yo explicar- 
le : tañías est dolor, ut non possem illum explicare. 
Abraza la virtud, de suerte que desprecies el mundo : 
amplecte virtutem, ita ut contemnas mundum. 

Que exagerativo 

De este romance que usamos ronchas veces des- 
pués de verbo ó nombre para exagerar alguna cosa, 
sin significar admiración, y con todo esto, ni vinien- 
do después de verbo debe ir á infinitivo, ni viniendo 
después de ncmbre se hace por relativo, si no se dice 
por las partículas dichas en el párrafo antecedente 
(por equivaler á. este romance de suerte que) y se 
va también al tiempo correspondiente de subjuntivo ; 
v. g. estudias que nadie te puede ganar: studes ita, 
ut nenio possit te vincere. Lloré que me consumía. 
Ploravi usque adeo } ut conficerer. 

Que interrogativo ó dubitativo. 

Que interrogativo es, cuando usamos de este ro- 
mance que preguntando ; y entonces si no se le aña- 
de algún sustantivo, se usa de esta terminación quid ; 
v. g. ¿qué sucedió ? ¿ Quid accidit? Pero si se aña- 
de ídgun sustantivo, se usa de Qui, qua y quod> con- 
certándole en género, número y caso con el sustan- 
tivo ; v. g. ¿Qué lección habia explicado el maestro? 
¿ Quam lectionem magister explanaverat ? 



(31 ) 
El que dubitativo es cuando dudamos con este ro- 
mance que: y se usa entonces la terminación quid 6 
de qui, quce, quod, en la misma conformidad que he* 
mos dicho en el que ir&rrogativo. 

Que causal. 

El que causal es cuando este romance que signi- 
fica lo mismo que porque, dando la razón ó causa de^ 
otra cosa ; y entonces se dice en latin quia, 6 quip- 
pe, ó quoniam, o quod, 6 enim pospuesto ; v. g. calla, . 
que te azotarán : tace, quia vapulabis, vel vapulabi* 
enim. 

Qu e admira tino. 

Muchas vece3 usamos de este romance que, para 
admirarnos de alguna cosa ; y entonces se dice en la- 
tin por el adverbio quam; v. g. ¡qué insigne fué la 
santidad de, S. Ignacio ! / Quam prasclara fuit sane- 
titas divi Ignatii ! 

Cuando este que admirativo viniere después de 
algún verbo, lleva con mas elegancia el verbo segun- 
do á subjuntivo al tiempo correspondiente al roman- 
ce, aunque sea de indicativo ; v. g. ya viste que gran- 
de fruto hizo el predicador : Jam vidisti, quam mag- 
num fructum concionator ceperit. 

*[ x\!gunas veces este que admirativo, suele jun- 
tarse con oración interrogativa, pero no obstante., 
siempre se ha de decir del modo dicho. 

Que reduplicativo. 

En algunas ocasiones suele el romance que redu- 
plicarse ó repetirse dos Yeees con un mismo verbo. 



( 32) 
sin verbo ninguno determinante, y en latin se dice, 
añadiendo al'fin de la oración esta partícula necne; 
v. g. que me pidas, que no me pidas el perdón, no te 
lo daré : petas veniam, necneQipsam non Ubi dabo. 
También se podrán decir semejantes oraciones con la i 
conjugación sive ó otra equivalente, repetida dos ve- ' 
ees, repitiendo juntamente el verbo ; v. g. sive petas 
sive non petas veniam. 

Pero si este que reduplicado se pusiere con dos ver- 
bos distintos, entonces no se puede decir con la partí- 
cula necnz, sino solo con la otra partícula sive; v. g. 
queAne azoten, que me premien, siempre estaré firme 
en el estudio : sive vapulem, sive pramier, semper fir- 
mur ero in studio. 

Que aparente. 

En nuestra lengua española se usa el romance que 
muchas veces, de manera que en latin no le corres- 
ponde palabra ninguna, y por eso se llama que apa' 
rente ó fantástico : lo cual sucede cuando quitada la 
dicha parícula que el romance queda tan perfecto co- 
mo con ella ; v. g. á fe que no dijiste la verdad : pro 
fecto non apparuisti veritatem. Donde se ve, que qui- 
tada la partícula que, el sentido de la oración queda 
perfecto. 

Que de semejanza. 

Después de este pronombre idem ó ipse, puede 
venir el romance que 9 haciendo semejanza de una 
cosa á otra distinta, y entonces en latin se dice 
por la conjunción ac ó atque, o quam : v. g. El 
hijo sale en las costumbres el mismo que su paojre : 
Filius evadit moribus idem, atque, ó ac, 6 quam 
jpater suus. 



( 33 ) 

Pero si la semejanza no es de una cosa á otra dis- 
tinta, sino de una cosa á sí misma, con mas elegan- 
cia se pondrá qui } quce, quod, aunque se puede tam- 
bién decir por las conjugaciones antecedentes : v. g. 
Tu cuidado será siempre el mismo que ha sido : Di" 
ligentia tua semper erit eadem qucefuit. 

Algunas veces después de los dichos pronombres 
viene el romance que solamente haciendo relación del 
antecedente, sin significar semejanza alguna, y enton- 
ces la oración es una ordinaria de relativo : v. g. Tú 
aprenderás las lecciones mismas que se han señalado : 
Disces lectiones easdem, qua prcescriptce sunt. 

OBSERVACIOiN IV. 

Suplememto de los verbos que carecen de pretérito 6 
supino. 

Cuando el verbo carece de pretérito ó supino, si 
la oración pertenece á alguno de los tiempos que ca- 
rece, es mejor decirla por otro verbo de la misma sig- 
nificación que no carezca ; v. g. El soldado hirió al 
caballo: Miles percussit equum. No obstante se podrá, 
decir por el verbo ferio, que carece de pretérito y su- 
pino de esta manera. 

Si la oración toca á pretérito ó algún tiempo que 
se forma de él, súplese con la impersonal defio,fs, 
(6 de cualquier verbo que signifique acontecer ; v. g. 
Accedit, evenit) puesto en el tiempo del mismo ro- 
mance, y después el verbo que carece se pone con ut 
en el pretérito imperfecto de subjuntivo ; y así la ora- 
ción puesta se suplirá por ferio así: Factum fuit (6 
accidit) ut miles feriret equum. 

Si la oración que se ha de suplir, toca al futuro de 
infinitivo, circunloquio 6 futuro en rus 7 entonces se su~ 

3 



(34) 
plirá por la impersonal del futuro de infinitivo 6 cir- 
cunloquio, 6 futuro en rus de sum, es, fui,. y después 
el. verbo que carece se pondrá con ut en el presente 
de subjuntivo, si el romance hablare de presente ó fu- 
turo imperfecto ; mas si el romance hablare de otro 
tiempo, se pondrá el verbo en el imperfecto de sub- 
juntivo : v. g. Conozco que tú herirás. Cognoscofore, 
vel futurum, ut ferias. Nosotros habíamos de andar 
solícitos : Futurum erat, ut nos satageremus. 

Aquí se advertirá, que cualquiera oración de infini- 
tivo que se haya de decir por el futuro de infinitivo, 
aunque no carezca el verbo de supino, se suple ele- 
gantemente con fore ó futurum, como si careciera ; 
v. g. Hemos pensado que tú dejarás las malas costum- 
bres. Existimaverimus fore vel futurum, utrr ores pra- 
vos deseras. 

Oraciones de dignus, digna, dignum. 

Cuando después de dignús, digna, dignum, ó indig- 
nus, indigna, indignum viene una oración determina- 
da que habla de presente de infinitivo de pasiva, se 
puede esta decir de seis maneras. Por subjuntivo con 
ut, 6 con el relativo qui, quce quod (advirtiendo que 
se dirá por el presente, cuando el verbo antecedente 
hablare de presente o futuro imperfecto, y cuando ha- 
blare de otro tiempo, se dirá por el pretérito imper- 
fecto de subjuntivo (por supino en uj por nombre sus- 
tantivo, de la significación del verbo, puesto en geni- 
tivo ó en ablativo por presente de infinitivo. 

Y quitando el dignus, digna, dignum, por el futu- 
ro en dus del verbo, como oración de pasiva, 6 por el 
verbal en bilis, propio del verbo, juntando el tiempo 
proporcionado de sum.es, fui^y. g Tu virtud eradig- 



( 39 ...) 

na de ser alabada : Virtus tua digna erat ut laudare- 
tur, vel quGB. laudaretur, vel laudatu, vei laudari, vel 
r/¿gw0 eraí laudis, vel laude; (ó quitando el dignus,) 
virtus tua laudando, erat, ó laudabilis erat. 

Si en estas oraciones se añade persona que hace, se 
pondrá en dativo, al hacerse por el verbal en bilis; y 
en ablativo por los demás modos ; mas entonces no 
se podrá decir por el supino en u ; porque estos su- 
pinos no.se juntan con persona que hace. 

También los nombres dichos pueden juntarse con 
oración determinada de pretérito de infinitivo de pa- 
siva. Y entonces solamente se dirá la oración por su 
tiempo', ó por subjuntivo con ut, ó con qui, quce quod 
usando del pretérito ó del plusquamperfecto de sub- 
juntivo ; conforme el tiempo en que estuviere el ver- 
bo antecedente ;.v. g. Cicerón es digno de haber sido 
celebrado: Cicero dignus est,ut celebratus fuerit, vel 
qui celebratus fuerit, vel celebratus fuisset. 

Mas cuando la oración determinada de los dichos 
nombres fuere de la voz activa, solamente se dirá por 
su propio tiempo, ó por subjuntivo con qui, qum, quod r 
ó con ut; v. g. Tú serás digno de tener muchas hon- 
ras : Tu eris dignus haber e¡ ó qui habeas, 6 ut habeas 
magnos honores. 

Impersonales de verbos neutros. 

(1) Los verbos neutros se pueden usar muy comun- 
mente impersonalmente en la tercera persona de sin- 
gular de pasiva, aunque no tiene las demás personas :: 
v. g. No he servido nada, nihil inservivi ; pasiva ni- 
hil inservitum est á me. Yo me hube de detener : Ega 

(1) Véase la nota 20. 



( 36 ) 
subsisturus fui _,• pasiva: subsistendumfuit ame. Cór- 
rese á la plaza: Curritum adforum. 

Oraciones de verbos de propiedad. 

Verbos de propiedad son aquellos, cuya significa- 
ción es propia de alguna persona determinada. Y con 
este género de verbos, aunque en el romance no se- 
declare la persona que hace, se dice la oración muy 
bien por activa (sin declarar tampoco la tal*persona) 
porque se entiende por persona que hace aquella de 
quien es propia la significación del verbo; v. g. Llue- 
ve : Plnit, donde se entiende natura 6 nubes. Ladran 
Latrant, donde se entiende canes. Cuentan ó dicen ; 
Narrant ; donde se entiende nomines. 

OBSERVACIÓN V. 

Del modo imperativo. 

Como el imperativo incluye dos tiempos, presente 
y futuro, usamos de él unas veces para mandar de pre- 
sente, y entonces se dice la oración por el presente 
del mismo imperativo, ó por el presente de subjuntivo ; 
v. g. Atiende, atiende, aMendas. 

Otras veces usamos de él para mandar alguna co- 
sa que se ha de hacer después $ y entonces, demás de 
los modos dichos, se puede decir la oración por el fu- 
turo imperfecto ; v. g. Mañana decid vosotros la lec- 
ción : Cras dicite, 6 dicatis, 6 dicitis lectionem. 

Del modo optativo. 

Demás de los cuatro modos comunes, puestos en 
las conjugaciones, hay otros tres, que son, optativo? 
potencial, permisivo, 6 concesivo. 



( 3T) 
El modo optativo se conoce en estos romances oja- 
lá, y ó si, que se dicen en latin utinam, y siempre 
traen después romance de algún tiempo de subjuntivo, 
por el cual se debe decir la oración ; v. g. O si nos 
oyeran, utinam audiremur. Usamos de este modo, 
para significar el deseo que tenemos de alguna cosa. 

Del modo potencial. 

(1) El modo potencial, que es muy usado y elegan- 
te, en que clara y tácitamente trae este romance, es 
posible con admiración sola ó con admiración é in- 
terrogación. 

Sus oraciones se hacen siempre por el tiempo de 
subjuntivo, que corresponde al romance, aunque este 
sea de indicativo ; v. g. ¡ Qué yo alababa, ó es posi- 
ble que yo alababa á tu hermano ! / Ego laudarem 
fratrem tuum ! 

Mas cuando la oración hablare de futuro imperfec- 
to, se puede decir por tres tiempos, por futuro imper- 
fecto, por futuro perfecto, por presente de subjuntivo ; 
v. g. ¿ Qué tú rehusarás la dignidad ? ¡Oes posible 
que tú rehusarás la dignidad ! Renues, vel, renueris, 
vel renuas dignitatem ? 

En este modo las oraciones que trajeren la partícu- 
la de, no se hacen por futuro en rus tan elegantemen- 
te como por el tiempo de subjuntivo, que le corres- 
ponde; v. g ¡Yo había de haber jugado ! / Ego lu- 
sissem! y no ego lusurus fuissem, aunque no será so- 
lecismo. 

Del modo concesivo ó permisivo. 

También hay otro modo muy usado, que se llama 
(l) Véasela nota 21. 



(88) 
concesivo 6 permisivo, y se conoce en estos romances : 
sea asi que, norabuena que, demos 6 dóite que, bien que,. 
■confiésete que, mas que, supongamos que, con los cua- 
jes se concede 6 se permite alguna cosa, para pasar á 
hablar de otra. 

Sus oraciones aunque parezcan de infinitivo, todas 
se dicen por el tiempo de subjuntivo, correspondiente 
al romance ; v. g. Supongamos, ó sea asi, ó confiéso- 
te que veniste ayer, ¡ por qué no veniste hoy ? ¿ Ve- 
neris heri, cur etiam non venisti hodie ? A estas ora- 
dores se suele añadir algunas veces esta dicción esto 
de sum, es, fui ; v. g. Esto veneris erit fyc. 

En este modo las oraciones que trajeren de se di- 
cen con mas elegancia por el tiempo de subjuntivo 
que le corresponde, que no por futuro en rus como 
queda dicho de las del modo potencial. 



OBSERVACIONES 

PARA LA TERCERA CLASE, 



OBSERVACIÓN I. 

Werbos que rigen unos romances k infinitivo, y otros 
á subjuntivo con u-t. 

Hay algunos verbos determinantes que rigen el 
verbo determinado á subjuntivo con ut (con el tiem- 
po de que hablan) cuando ^1 romancees de subjunti- 
vo ; pero cuando el romance del verbo determinado 
fuere de indicativo, le rigen solamente á infinitivo. 
Los verbos de esta calidad se incluyen en estos ver- 
sos. 



(39) 



Van con ut á subjuntivo, 
Mas si alguno se juntare 
Con tiempos de indicativo, 
Echarásle á infinitivo. 
De los verbos de mandar, 
Ajubeo debes sacar, 
Casi siempre á infinitivo, 



1 Tras los verbos de avisar, 
Aconsejar, persuadir, 
Determinar y mover, 
Hacer, pedir y rogar, 
Pretender, cuidar,mandar, 
Alcanzar y establecer, 
Romances de subjuntivo, 

V. g. El capitán avisó que el enemigo habia huido: 
Dux monuit hostem fugisse. El general avisaba que 
acometiesen los soldados : Imperator monebat, ut mi- 
lites irruerent. Dios manda que imites (i los santos, 
Deusjubet te imitari sanctos, rara vez por subjuntivo, 
ut imiteris sanctos. 

Este verbo dico, dicis,en significación de afirmar, 
rige á infinitivo ; pero en significación de avisar 
mandando 6 exhortando , rige á subjuntivo con ut. 



Pide solo infinitivo, 
Dico, dicis, afirmando ; 



Pero avisando ó mandando 
Rige con ut subjuntivo. 



Estos dos verbos hortor, aris, exhortor, aris, rigen 
cualquier romance igualmente á infinitivo ó á subjun- 
tivo con ut, y también á acusativo de gerundio cotí 
ad; v. g. El maestro nos exhortó que cada dia oyé- 
remos misa : Magister exhortatus est nos audire quo- 
tidic sacrum, 1. ut audiremus sacrum, 1. ad andden- 
dum sacrum. 

Y este verbo curo > ás¡ de la misma manera r¡g£ 
cualquier romance á infinitivo ó á subjuntivo con ut. é 
y puede también regir k futuro en dus, concertando 
con la persona que padece ; v. g. Cuidemos de que 
Se aumente la devoción de la Virgen : Curemuscul» 
tiim Virginis propagari, 1. ut tuítus Virginia prova- 
getur, 1 curemus cultum Virginis propagandum. 



(1) Véase la nota 22. 



C 40 ) 
Cuando después de los verbos referidos se siguiere 
este romance que no, se dice en latín ne con subjun- 
tivo ; v. g. Ya se avisó que los estudiantes no jue- 
guen : Jam monitum est ne scholastici luderent. 

Verbos que determinan cualquier roman- 
ce áiwfinitivo ó á subjuntivo, con ut ó sin ut. 

Otros verbos hay que al verbo determinado (aho- 
ra su romance sea de indicativo, ahora sea de subjun- 
tivo) pueden regir á infinitivo ó á subjuntivo en el 
tiempo correspondiente al romance, con mí, ó sin ut $ 
los cuales se incluyen en estos versos. 



Con que, van á. infinitivo, 
Y con ut pueden regir, 
O sin ut á subjuntivo. 



Los verbos de voluntad, 
Aprovechar, convenir, 
Conceder ó permitir, 
Ser justo ó necesidad ; 

V. g. Convino que fuese castigado : Oportuit te pu- 
niveris, vel oportui punireris, vel ut punir eris. 

Con los verbos de voluntad voló, nolo, malo y otros, 
cuando la oración habla de presente ó pretérito de in- 
finitivo, siendo una misma la persona principal del 
verbo determinante y determinado, puede también 
decirse la oración, poniendo la persona que padece 
en acusativo, concertando con el participio de preté- 
rito del verbo determinado; v. g. Los cónsules quie- 
ren defender la república : Cónsules y olunt defensam 
republicam. 

fí Adviértase que cuando con este romance quisie- 
ra, se significa algún deseo que al presente tenemos, 
se dice con elegancia : Velim ; v. g. Quisiera que los 
estudiantes siempre se portaran rmay corteses : Velim 7 
ut scholastici semper se urbanos generenL 



(41 ) 

Verbos que determinan cualquiera roman- 
ce á infinitivo ó á subjuntivo con quod. 

Hay otros verbos (ó nombres de la misma significa- 
ción) que pueden cualquier romance del verbo deter- 
minado regirle -¿infinitivo; ó mas elegantemente á 
subjuntivo con quod, en el tiempo correspondiente al 
romance. Los de esta calidad se incluyen en estos 
versos. 
Nombres y verbos que di- ¡Tristeza, gozo y pesar, 

cen Con quod modo subjuntivo, 

Afectos de voluntad, Suelen bien determinar, 

Como son admiración, Demás del infinitivo. 

V. g. Alegrámonos, que goces salud : Gaudemus 
le valere, vel quod valeas. Hablaste maravillado de 
que nosotros padecíamos trabajos: Admiratus fueras 
n\s perpeti labores, vel quod pcrpeteremur labores. 

OBSERVACIÓN II. 
Verbos de acontecer. 

Lo; verbos de acontecer pueden regir al verbo de- 
terminado á infinitivo ó á subjuntivo, en el tiempo 
correspondiente al romance, con ut 6 con quod ; v. 
g. Suceiió que los enemigos habían huido : Accidit 
hostes fwisse, 6 quod,ye\ ut fugissent. 

Verbos de temor. 

Cuando después de los verbos ó nombres, que sig- 
nifican ^mor 6 rezclo, se siguieren estos romances, no, 
no sea qte, que no,de que ; y las personas principales 
del verbc determinante y determinado son diversas^ 



( 42 ) 
entonces no se pone el verbo determinado en infiniti- 
vo, sino solamente on el tiempo de subjuntivo que le 
corresponde, con la partícula ne, cuando se teme lo 
que se aborrece ; v. g. Teraia no te azotasen, Time- 
barn, ne vapulares (1 ) Mas cuando se témelo que 
se desea, se dice, ut ó necnon ; v. g. No íe rezeles de 
que el maestro perdonó tu culpa : Ne verearis, ut, ó 
necnon mágistér condonavcrit culpam tuam. 

Pero si es la misma persona principal en el verbo 
determinante y determinado, entonces puede también 
hacerse por infinitivo ; v. g. Temeré no sea que cai- 
ga en pecado : Timebo, ne cadam in peccatum, vel ti- 
mebo cadere in peccatum. 

Cuando este género de oraciones fuere determina- 
do de caveo, es, puede ponerse el verbo determinado 
en el tiempo correspondiente de subjuntivo, con ut, c 
ne, ó sin partícula ninguna; v. g. Guardaráste nr 
sea que los amigos te echen á perder : Cavebis, ani- 
el te perdant, vel, ut, vel, ne amici teperdant. 

Verbos de dudar. 

Los verbos 6 nombres de dudar pueden traer des- 
pués do sí el romance que, ó si, 6 de que. Y pieden 
regir al verbo determinado k infinitivo, 6 con rras ele- 
gancia al tiempo de subjuntivo correspondient al ro- 
mance con quin, si Tiay negación en el verbo «etermi- 
nante ; v. g. Nunca dudé que habias *le seguir la vir- 
tud : Nnnquam dubitati te sequuíurumforevirtuterru, 
vel quin seqúuturus esses virtutem. 

Mas si* en "el verbo determinante no hay nega- 
ción, se pondrá la partícula an 3 o utrum, ó te. pos- 

(1 j Véanse las notas 23, 24 y 2S- 



(43) 
puesta ; v. g. Dudamos si se había ganado la batalla: 
Dubitabamus victoriam repgrtatam fuisse, vei utrum 
victoria reportata esset. 

Pero si con estas o/aciones preguntamos, se pue- 
den hacer por subjuntivo, con fttifi, 6 con an fyc. v. g. 
¿Dudareis que se ¿lió la batalla? Ambigetis prmlium 
commissum esse ? ¿ O quin^ vei an pr&iium commissum 
fueritf 

Verbos que después de sí traen el roman- 
ce si. 

"En muchas ocasiones unos verbos determinan á. 
otros que traen el romance si, y entonces este roman- 
ce en latín se dice an, b utrum, ó ne, pospuesto, y el 
verbo determinado se pone en el tiempo correspon- 
diente de subjuntivo. Los verbos que comunmente 
son de esta calidad, se incluyen en estos versos. 



Los verbos de preguntar, 
Mirar, decir y saber, 
Inquirir y conocer, 



Eü si le deben llevar 
Siempre al modo subjuntivo 
Con an ó utrum regido. 



V. g. ¿Averiguaste si ha venido tu hermano? 
Comperisti, an, vei utrum frater tuus venerit? vet 
frater ne tuus venerit .- 

Últimamente se advertirá que cualquiera oración 
que no deba hacerse por 'infinitivo, viniendo determi- 
nada de otro verbo, se hace con mas elegancia por el 
tiempo correspondiente de subjuntivo, aunque sea el 
romance de indicativo j v. g, Yo leia las hazañas que 
César hizo: Lcgsbam praclara facinora quce, César 
fecerii. 



(44) 

Verbos de movimiento. 

Los verbos de movimiento suelen regir estos cuatro 
romances á, á fin de, en orden á,para. Y si estos ro- 
mances se juntan después con romance de presente 
de infinitivo de activa, se puede decir su oración de 
seis modos (1) por presente infinitivo (el cual solo se 
usa entre los poetas) por genitivo de gerundio, con el 
ablativo causa ¿¡fe. 6 con el adverbio ergo pospuesto ; 
por el acusativo de gerundio, con la preposición ad : 
por supino, por futuro en rus, concertando en género, 
número y caso con la persona principal de la oración. 
Y últimamente por subjuntivo con ut ; advirtiendo, 
que si el verbo de movimiento habla de algún presen- 
te ó futuro imperfecto, ha de ponerse el verbo deter- 
minado en presente de subjuntivo ; y si el verbo de 
movimiento habla de otro tiempo ; se pondrá el de- 
terminado en pretérito imperfecto de subjuntivo : Ven 
á la aula á imitar á los aplicados : Veni ad gymna- 
sium imitari applicatos : causa imitandi, 6 imitandi 
ergo applicatos; imitatum applicatos: imitaturus 
applicatos: ut imiteris applicatos: y los dos últimos 
modos son los mejores. 

Si el verbo determinado habla de la voz pasiva, 
se dirá solo por presente de infinitivo, por subjunti- 
vo con ut por futuro en dus, y rara vez por el geniti- 
vo 6 acusativo de gerundio pasivo ; y. g. Te envia- 
ron á ser enseñado : Missus fiuisti erudiri, ut erudi- 
reris, erudiendus, y tal vez, causa erudiendi, ó ad 
erudiendum. 

Si los cuatro romances arriba dichos se juntan con 
romance de pretérito de infinitivo, se hace la oracioa 

(l) Véanse las notas 26, 27 y 29. 



í 45) . 

solamente por el pretérito de infinito ó por subjunti- 
vo con ut, poniendo el verbo determinado en pretéri- 
to perfecto de subjuntivo, cuando el verbo determina- 
do habla de algún presente ó futuro imperfecto, y 
cuando este habla de otro tiempo, poniendo el deter- 
minado en plusquamperfecto de subjuntivo. Has veni- 
do á fin de habe*r visto á tu amigo : Vinisti vidisse, 
6 ut vidisses amicum tuum. 

Si los mismos romances alguna vez se juntan con 
romance de futuro de infinitivo, se dirá la oración de 
otras dos maneras : por el mismo futuro, concertando 
en género, número y caso con la persona principal; 
y por subjuntivo con ut, pero como oración que lleva 
en medio la partícula de; v. g. Irás á la iglesia en 
orden á .haber de oir misa: Perges ad templum au~ 
diturus, ó ut auditurus sis sacrum. 

Todos los romances dichos pueden también regir- 
se do verbos determinantes, que no sean de movimiento ; 
y entonces la oración se dirá por todos los modos di- 
chos ; si no es por presente ó pretérito de infinitivo, 
ni por supino ; v. g. Asistid vosotros á, ó á fin de, ó 
en orden á, 6 para oir la doctrina : Adesto, ut audia- 
tis docirinam, audituri doctrinam, ad audiendum doc- 
trinam. 

Estos romances á no, á fin de no, en orden á no, 
para no, regidos de algún verbo, se dicen por los mis- 
mos, añadiendo la negación non á su verbo, mas cuan- 
do se alcen por subjuntivo, en lugar de ut se dice ?w, 
ó ut ne 

OBSERVACIÓN III. 

Que relativo junto con romance de infini- 
tivo. 

El que relativo (cuyo conocimiento se sabe ya de 



(46) 
las observaciones de la primera clase) puede juntarse 
<on romance de presente ó de pretérito de infinitivo. 
Cuando se junta con romance del presente, se puede 
decir de tres maneras: por el mismo presente de infi- 
nitivo: por futuro en dus, concertando con la perso- 
na que padece ; y por relativo, poniendo el verbo de- 
terminado en presente de subjuntiva, si el determinan- 
te hablare de algún presente ó futuro imperfecto, y si 
este hablare de otro tiempo, poniendo el determinado 
en pretérito imperfecto de subjuntivo ; v. g. (1) Ha- 
llarás muchas dificultades que proponer : Excogita- 
bis multas dijficultatcspr oponer e : 6 excogitabis multas 
difficultates proponendas : ó quas proponas. Yo tenia 
una duda que resolver : Habebam dubium resolvere, 
ó habebam dubium resolvendum, 6 quod resolverem. 

Pero cuando el que relativo se junta con romance 
de pretérito de infinitivo, se dice solamente de dos 
modos, por el mismo pretérito de infinitivo, y por re- 
lativo poniendo el verbo determinado en pretérito per- 
fecto de subjuntiva, si el determinante hablare de al- 
gún presente ó futuro imperfecto, y si este hablare de 
otro tiempo, poniendo el determinado en plusquam» 
perfecto de subjuntivo ; v. g. Habías hallado buena 
excusa que haber dado : Inveneras rectam excusatio- 
nem reddidisse, ó quam reddidisses. 

Que pronominal. 

Muchas veces viene también el romance que des- 
pués de un verbo, sin hacer relación de antecedente 
ninguno, mas sirve de (2)¡persona quepadece 6 que ha- 
ce de otro verbo siguiente, por lo cual se puede lla- 
mar pronominal. Y se dice con el pronombre quid é 

(l) Véase la nota 30. (2) ídem. 



(47) 
quod, por el tiempo de subjuntivo correspondiente al 
romance, y también por su propio tiempo ; v. g. Pen- 
semos, qué hacemos : Cogitemus, quid 6 quod ejficia- 
musy vel efficimus. 

Pero si este que pronominal se juntare des- 
pués con romance de presente ó de pretérito de in- 
finitivo, la oración se dirá por subjuntivo } solo con 
el pronombre quid ó quod por el presente, ó por 
el pretérito imperfecto, ó por el pretérito perfecto, 
ó por el pretérito plusquamperfecto, según i a re- 
gla dada en el que relativo antecedente, v. g. Dis- 
curre tu qué preguntar: (i) Excogita, quid, ó 
quod interroges: No has considerado qué haber 
podido responder: Non consideravisti, quid 6 quod 
potuisses responderé. 

Que indiferente á relativo ó á infinitivo. 
Muchas oraciones hay que trayendo el roman- 
ce que después de nombre ó después de verbo, 
pueden hacerse igualmente por relativo y por in- 
finitivo, por tener el mismo sentido por un modo 
que por otro; v. g. Los hombres malos experimen- 
tarán á Dios que castiga : Pravi homines expe- 
\rientur Deum, quipunit, ó experientur Deum pu- 
niré ; porque el romance dicho equivale también 
áeste: Los hombres malos experimentarán que 
Dios castiga. ¿ Viste que Pedro lloraba ? ¿ Vidisti 
Petrum plorare, ó vidisti Petrum, quiplorabat ? 
porque el romance antecedente equivale también 
á este: ¿ Viste á Pedro el cual lloraba? También 
se dirá : Vidisti Petrum plorantem, vel cum plo- 
faret. 

(1) Véase la nota 30. 



( 48 ) 

OBSERVACIÓN IV. 

Oraciones de estando llanas. 

Las oraciones de este romance estando ense- 
nando, estando leyendo, y otras semejantes (á los 
cuales equivalen también estos, enseñando, leyen- 
do fyc. puesto sin ei romance estando) traen siem- 
pre consigo otra oración segunda, la cual llama- 
mos asi ; no porque siempre el romance venga en 
segundo lugar, pues muchas veces suele en pri- 
mero, sino porque se junta á la oración de estan- 
do. 

(1) Hácense estas oraciones (guardadas las re- 
glas comunes de las oraciones de activa ó pasiva) 
por presente de subjuntivo, con la partícula cum 
ó dam, 6 ubi, si la segunda oración habla de pre- 
sente o de futuro imperfecto ; v. g. Estando ense- 
ñando el maestro (ó enseñando el maestro) tú 
atiendes: Cum magister doceat, tu attendis. Mas 
si la segunda oración hablare de otro cualquier 
tiempo (como son : pretérito imperfecto, ó preté- 
rito perfecto, ó alguno de los tiempos que de este 
se forman) la oración de estando.se dice con las 
mismas partículas por pretérito imperfecto de sub- 
juntivo; v. g. Oyendo tú al maestro, el compañe- 
ro te estorbaba : Cum tu audires magistrum so- 
cius te inter pellabat. 

(2) Lo segundo, pueden hacerse estas oracio- 
nes por indicativo, con cum ó dum, ó cuando, ó 
ubi en el tiempo correspondiente al de subjuntivo ; 



O.) Véanse las notas 34 y 35. (2) Véase la 39. 






( m 

y por eso la primera oración se puede decir así: 
Cum, vel dum, vel cuando, vel ubi magister do- 
cet,attendis ; y la segunda así: Cum, vel dum, 
wXttuando, vel ubi audiebas magistrum socius te 
interpellabat, 

Pero cuando la segunda oración hablare de 
imperativo, 6 presente de subjuntivo, 6 futuro im- 
perfecto, la oración de estando puede decirse con 
Jas dichas partículas por presente de subjuntivo: 
por futuro de subjuntivo: por presente de indica* 
tiro, y por futuro imperfecto ; v. g. Estándose ex- 
plicando la lección no te diviertas: Cum lectio 
explicetur, vel explicata fuerit ; por indicativo, 
cuando, ó dum lectio explicatur, vel explicabitur, 
ne distraharis. 

Lo tercero, las mismas oraciones, si tienen per- 
sona que hace, pueden también hacerse por parti- 
cipio de presente ; atendiendo si la persona que 
hace -de la oración de estando entra en la segunda 
oración en algún caso, ó no ; v si no entra en caso 
ninguno, se pondrá el participio en ablativo ab- 
soluto, concertando con la tal persona que hace; 
y. g. Castigando Dios á los pecadores, suelen en- 
mendarse (i): Deo puniente peccaiores? ipsi so- 
lenfrcorrigi. Mas si la persona que hace de la ora- 
ción de estando entrare en algún caso en la segun- 
da oración, entonces el participio se pone concer- 
tando en el mismo caso en que ía tal persona es- 
tá en la segunda oración; v. g. Castigando Dios 
á los pecadores, es temido: Deus puniens pecca- 
iores, timetur. 

Muchas veces la oración de estando significa 

'■; 1 ) Véanse 1 as notas 31 , 36 y 37. -4 



( 50 ) 
el modo con que se hace aquello de que habla la 
segunda oración ; y entonces la oración de estan- 
do se hace también elegantemente por ablativo 
de gerundio; v. g. Saltando ejercitarás las fuer- 
zas : Saltando vires exercebis. Venciendo al ene- 
migo se consigue la fama: Vincendo inimicum, 
fama comparatur. Esto se ha de entender cuan- 
do en la oración de estando, ó no hay persona que 
hace, ó es la misma que la persona con quien con- 
cierta el verbo de la segunda oración. 

Porque si tiene persona que hace diversa de 
la persona con quien concierta la segunda oración. 
no se podrá decir por gerundio, sino por los tres 
modos antecedentes v. g. Alcanzando el capitán 
la victoria, tú alcanzas grande fama. Donde aun- 
que la primera oración significa el modo con que 
se hace aquello de que habla la segunda, no pue- 
de decirse por gerundio, pues los gerundios no 
pueden concertar con persona que hace. (1) ni 
en semejantes oraciones hay verbo con quien con- 
cierte la persona de la primera oración. 

Oraciones de estando para. 

Cuando la oración tiene este romanee estando 
para, se dice por activa por futuro en rus ; y por 
pasiva por futuro en dus del verbo, añadiendo el 
presente ó pretérito imperfecto de indicativo de 
sum,es,fui: conforme el tiempo de que hablare 
la segunda oración, según las regias ya dadas^ 
las cuales se han de observar siempre en todas las 
oraciones de estando, y en las que dijéremos e© 
adelante, que equivalen á ellas. 

(1) Vcase lañóla 32- 



( 51) 
Y últimamente, guardando la regla arriba pues- 
ta, pueden hacerse por participio de futuro en 
rus cuando la persona que hace de la primera ora- 
ción entrare en algún caso de la segunda (1). Por 
participio de futuro en dus cuando la persona que 
padece de la primera oración entrare en la segun- 
da en algún caso; porque estos participios no se 
usan en ablativo absoluto, sino alguna vez entre 
los poetas ; v, g. Estando tú para ejecutar el buen 
intento, con razón perseveraste en él: Cum exe- 
quuturus esses ; por indicativo: cum exequuturus 
eras; por futuro en rus: tu exequuturuspiumeon- 
silium, mérito perseverasti millo ; por futuro en 
dus : in vio consilio á te exequendo mérito perse- 
rerasti. 

OBSERVACIÓN V. 

Oraciones llanas de habiendo j unto con ro- 
mance de otro verbo. 

Las oraciones que traen este romance habien- 
do, junto con romance de otro verbo, traen tam- 
bién otra segunda oración, como la de estando. Y 
así guardadas las reglas comunes de las oracio- 
nes llanas de activa y pasiva, (2) la oración de ha- 
biendo se ha de decir con la partícula cum, dum, 
ubi, postquam por pretérito perfecto de sudjunti- 
vo, cuando la segunda oración habla de algún pre- 
sente ó futuro imperfecto; y cuando hablare de 
otro cualquier tiempo, se dirá por plusquamper- 
fecto de subjuntivo. 

Y también las mas veces se puede decir poc 

(l) Véase la nota 37. (2) Véanse las notas 34 y 35»- 



( 52 ) 
indicativo, con los adverbios, dum, ó cum, 6 
cuando, ó ubi, ó postquam en el tiempo correspon- 
diente al subjuntivo ; v. g. Habiendo aprendido 
bien la lección, gano á mi contrario : Cum bene 
didicerem, vel cum, vei cuando didici bene lectio- 
-mem, supero adversar iummeum. Habiendo respe- 
tado á tus padres, has cumplido con el precepto 
de Dios : Cum veneratus fuisses, vel cum, vel ubi 
veneratus fueras párenles tuos, observasti prcecep* 
íum Dei. 

Demás de esto, cuando estas oraciones tienen 
persona que padece, pueden hacerse por partici- 
pio de pretérito : para lo cual se ha de atender, 
si la persona que padece de la oración de habien- 
do entra la segunda en algún caso, ó no ; y si no 
entra en caso alguno, se pondrá el participio de 
pretérito en ablativo absoluto, concertando con la 
persona que padece ; v. g. Habiendo nosotros es- 
crito las cartas, nos llamaste : Epistolis a nobis 
scriptis, vocavisti nos. 

Mas si la persona que padece de la oración de 
habiendo entrare en algún caso en la segunda ora- 
ción, entonces el participio se pone concertado 
en el mismo caso en que la persona que padece es- 
tá en la segunda ; v. g. Habiéndose íeido los li- 
bros por nosotros, los tomó Juan : Joanes accepit 
libros á nobis ledos, donde el participio está en 
acusativo; porque la persona que padece de la 
oración de habiendo entra en la segunda oración 
-en acusativo. 

Si la oración de habiendo llana se hiciere por 
•verbo deponente, ú otro de los que tienen partici- 
pio de pretérito, con significación de activa (ce- 



(53) 
mo solitus gavisus fyc.) entonces para hacerla por 
participio .no se ha de atender á ia persona que 
padece, sino á la persona que hace, y con ella se 
ha de concertar eí participio. 

Oraciones de habiendo de, y habiendo dé 
haber, junto con romance de otro verbo. 

Las oraciones que traen este romance habien- 
do de, se hacen en todo como las de estando para. 
Pero las oraciones que traen este romance habien- 
do de haber, junto con romance de otro verbo, se 
hacen por activa por el futuro en rus (1), y por pa- 
siva por el futuro en dus del verbo, añadiendo des- 
pués el pretérito perfecto ó plusquam perfecto de 
subjuntivo, ó indicativo de sum, es, fui, según el 
tiempo de que hablare la segunda Oración, con- 
forme á las reglas dichas. 

Y también puede hacerse por participio de/«- 
turo en rus, concertando con la persona que hace, 
y participio de futuro en dus, concertando con la 
persona que padece, si las tales personas de estas 
oraciones entraren en la segunda oración en algún 
caso ; porque, como'dijimos arriba^el ablativo abr 
soluto de estos dos participios solo se usa en los 
poetas; v. g. Habiendo de haber continuado el 
estudio, le has dejado: Cum prosee uturus fuisses, 
vel fueras studium illud intermisisti. Por futuro 
en dus: Intermisisti studium prosequendum á te* 

(2) Adviértase, que cuando las oraciones de 
estando, ó estando para y las oraciones de kabien* 
do de, ó habiendo de haber, se hicieren por los ver^ 

(1) Véase la nota 33. (2), Véase la 37», 



(54 ) 
bos neutros pasivos vapulo, exulo fyc. para hacer- 
las por participio, no se ha de atender a la perso- 
na que hace, sino á la persona que padece de los 
dichos verbos, y con ella han de concertar los par- 
ticipios; v. g. Desterrando al ocio, cumplimos 
con nuestra obligación: Otioso exulante, munus 
nostrum implemus. 

Los romances habiendo y habiendo de haber. 
puestos solos sin romance de otro verbo después, 
hacen oración como de estando, y estando para 
del verbo español haber, y asi entonces se dicen 
como las dichas oraciones ; v. g. Habiendo un 
soldado, y habiendo de haber dos, yo seré el otro: 
Cum miles sit unas, et duofuturi sint, ego ero al- 
ter. 

El romance siendo. 

Este romance siendo, junto con otro romance 
de otro verbo, equivale k oración de estando de 
pasiva, asi la oración segunda debe hacerse al 
mismo tiempo que la oración de siendo ; v. g\ Sien- 
do reprendido Antonio, se avergonzaba : Cum An- 
tonius reprenderetur erubescebat. Mas cuando la 
oración segunda no debe hacerse al mismo tiem- 
po que la de siendo, equivale á oración de habien- 
do de pasiva ; v. g. Siendo tú enseñado por noso- 
tros, enseñarás á ios demás : Cum tu á nobis doc- 
tusfueris, cuteros docebis. 

Otras veces se halla este romance siendo, sin 
juntarse con romance de otro verbo, y entonces 
equivale á oración de estando desum es fui ; y es- 
tas oraciones se hacen por subjuntivo, ó por indi- 
cativo del mismo modo que las demás oraciones 
de estando 



( 55) 
Y como este verbo carece de participio de pre- 
sente, se hacen estas oraciones á modo dé parti- 
cipio poniendo ios dos nombres que concertaban 
con sum, es, fui, en ablativo absoluto, si el prin- 
cipal de los dos no entrare en algún caso en la 
segunda oración ; y si entrare, poniéndolos con- 
certados en el caso que entra; v. g. Siendo Car- 
los segundo rey de España, sujeta á los enemi- 
gos : Cum Carolus secundas sit rex Hispanus, 
vel quando Carolus secundus est rex Hispanus, 
subjugabat hostes suos ; á modo de participio: 
Carolus, secundus rex Hispanus, subjugabat ¡ios- 
tes suos. Siendo mi hermano niño, yo estuve ma- 
lo: Cumfrater meus puer esset,\ei quando fra- 
ter meus puer erat (á modo de participio, fratre 
meo puer o) ceger ego fui. 

OBSERVACIÓN VI. 

Romances equivalentes á oraciones de 
estando y habiendo. 

Todos los romances siguientes pueden juntar- 
le, 6 con romance de presente de infinitivo, equi- 
valiendo á oración llana de estando, ó con roman- 
ce de pretérito de infinitivo, equivaliendo k ora- 
ción llana de habiendo, ó con romance dé futuro 
de infinitivo, equivaliendo á oración de habiendo 
de, ó estando para. 

Los tales romances se llaman equivalentes á 
las oraciones de estando y habiendo, porque aun- 
que suelen valerse de las partículas, por no poder 
siempre romancearse con los romances de están- 



( 56) 
do ó habiendo, con todo esto para ellos sirve tam- 
bién la regla general de atender á la segunda ora* 
eion, y con su proporción las demás reglas y mo- 
dos generales, que en la observación 4 y 5 deja- 
mos explicados, si no se advierte cosa especial 
cuando se fuere explicando cada romance. 

Al, 6 al mismo junto con verbo después. 

Este romance al, 6 al mismo (que equivale á 
este romance al mismo tiempo que) se junta con 
los dichos tres romances de infinitivo ; y se dicen 
con las mismas partículas que las oraciones de 
estando ó habiendo; v. g. Ai haber tú, ó al mis- 
mo haber tú de menospreciar el mundo no te em- 
barace su vanidad: Cum, ó dum neglecturus sis 
mundum, illius nanitas ne te impediat ; por indi- 
cativo: cuando 6 ubi neglecturus es mundum; 
por participio de futuro en rus: Vanitas illius ne 
impediat te neglecturum mundum : por participio 
de futuro en dus: Vanitas mundi negligendi á te 
ne impediat te. 

El,. 6 el mismo, ]\mto con verbo. 

Este romance, el, 6 el mismo, junto con algún 
romance de los tres tiempos de infinitivo, se dice 
por indicativo, ó subjuntivo con quod; v. g. El 
habernos Dios de perdonar nos sirve de grande 
consuelo (1) : Quod Deus condonaturus sit , ó con- 
donaturus est nos, affert nobis magnum solatium. 

Y si la segunda oración hablare de futuro im- 
perfecto, ó de pretérito imperfecto, ó piusquam- 
perfecto, 6 de subjuntivo, el quod se puede mudar 
en si, ó dummodo ; v. g. El mismo evitar nosotros 

(l) Véase la nota 26, 



(57; 

ios vicios, nos será cosa muy útil: Quod, ó dum- 
modo, 6 sifugiamus vitia, vel quod, ve! sifagia- 
mus vitia, nobis erit utilissimum. Estas oraciones 
pueden hacerse también, como oración ordinaria 
de infinitivo; v. g. Nos fugere vitia. Mas no se 
hacen por participio de ordinario, ni per ablativo 
de gerundio ; porque la oración se pone en lugar 
de nominativo para la segunda. 

Del mismo modo se dicen los romances de los 
tres tiempos de infinitivo (v. g. Leer, ó ser leido ; 
haber leído ; ó haber sido leido ; haber de leer, ó 
haber de ser leido) cuando se pusieren sin partícu- 
la ninguna española ; v. g. Hacer nosotros bue- 
nas obras, es conforme á razón : Quod nos elida- 
mus, ó elicimus recta opera : ó nos elicere opera 
recta, consentaneum est rationi. 

Hasta, y hasta que, junto con verbo. 

El romance hasta, junto con romance de los 
tres tiempos de infinitivo, se dice por subjuntivo 
6 indicativo con la partícula doñee ; v. g. Hasta 
haber oido el sermón, no conocí la gravedad del 
pecado : Doñee audivissem, 6 audiveram concio- 
nem, non cognovi gravitatem peccati. Estas ora- 
ciones no pueden hacerse por participio ni gerun- 
dio, porque no se juntan con doñee esos dos mo- 
dos. 

El romance hasta q?¿e, se dice con la misma 
partícula por el tiempo de que hablare el roman- 
ce. 



(58) 

OBSERVACIÓN VIL 
Ei romance a junto con verbo. 

Este romance a, viene ordinariamente regido 
de otro verbo, como en esta oración, áoirelmaes- 
iro viene ; y entonces se dice del modo explicado 
en ía observación 2 hablando de los verbos de 
movimiento. 

Otras veces sin venir regido de otro verbo se 
junta después con alguno de los tres tiempos 
de infinitivo, arriba dichos, haciendo sentido 
condicional (por equivaler á este romanee si, ó 
con tal que) y se dice en latín modo ó dummodo, 
ó si por subjuntivo; y por indicativo solamente 
con el si,- porque las otras dos partículas nunca se 
juntan con indicativo; v. g. A merecer el cielo, 
no temáis la muerte: Modo ó dummodo 6 si me- 
reamini ca?lum,ne timeatis mortem, por ablativo 
de gerundio, merendó ccelum, por participio, me- 
rentes coelum. 

A no, junto con verbo. 

El romance á no, también suele venir regido 
de otro verbo, como se dijo ai fin de la observa- 
ción 2. Mas cuando no viene regido de otro ver- 
bo suele juntarse con los mismos tres tiempos de 
infinitivo, se dice en latin nisi por subjuntivo ó in- 
finitivo, Y cuando esta oración se hiciere por abla- 
tivo de gerundio ó por participio, el nñi se muda 
en non; v. g. A no aborrecer nosotros el vicio,' le 
abrazáramos: Nisi nos abborreamus, ó abborre- 
vivs xztium, illud amjtlectemur ; por el ablativo 



( 59 ) 
de gerundio: non abborrendo vitium;- por parti- 
cipio : non abborr entes vitium. 

A trueque de, y á trueque de que, junto con 
verbo. 

El romance d trueque de equivale unas veces 
al rornonce ájin de, y entonces se dice por los 
modos mismos que este romance ; v. g. A trueque 
de conocer la verdad oyes el sermón: Amáis con" 
cionem, ut cognoscus veritatem, 6 cogniturus ve- 
ritatem #c. 

Otras veces hacen sentido condicional, y jun- 
tándose con romance de los tres tiempos de infini- 
tivo, equivale al romance a, y se dice con las mis- 
mas partículas ya dichas; v. g. A trueque de ha- 
ber conseguido la gloria, doy de buena gana la 
vida: Si, ó modo, ó dummodo gloriamobtinuerim, 
vitam Ubenter profando, por .indicativo: si glo- 
riam obtinui, por participio: gloria obtenía. 

El romance ó, trueque de que, puede tener los 
dos mismos sentidos dichos, y entonces se dirá 
por el tiempo de que hablare el romance, con las 
mismas partículas dichas. Y si con el tal roman- 
ce se pregunta, se dirá cur, quare fyc. v. g. ¿A 
trueque cíe qué ofendes á Dios? ¿Cur offendis 
Deum, 

Aun con, junto con verbo. 

Este romance aun con, junto con romance de 
los tres tiempos de infinitivo, se dice por subjun- 
tivo ó indicativo con una de estas partí cu las, 
quamvis^ et si. quamqitam fyc. 



I 60) 
O cuando se dice por gerundio ó participio, se 
pondrá vel ó etiam, v. g. Aun con reprenderte el 
maestro, no te enmiendas. Quamvis magister re- 
prehendat ó reprehendit te, non te corrigis, por 
gerundio: vel reprehendiendo te, por participio: 
magister etiam reprehendens te. 

OBSERVACIÓN VIII. 

Con, junto con verbo. 

El romance con se junta también con romance 
de ios tres tiempos de infinitivo significando unas 
veces el modo con que se hace la segunda ora- 
ción ; y entonces equivale totalmente á las oracio- 
nes de estando y habiendo, y se hace con las mis- 
mas partículas, y por los mismos modos que ellas ; 
t. g. Con aprender la lección te libras del casti- 
go : Cum discas lectionem, liberas te á supplicio, 
por indicativo : cum, ó cuando discis lectionem ^ 
por participio: discens lectionem, por ablativo de 
gerundio: discendo lectionem. 

Otras veces equivale al romance aun con, y 
se dice entonces como el tal romance; v. g. Con 
haber explicado el maestro muy claramente la di- 
ficultad, tú no lo has entendido : Cuamvis magis- 
ter explicavisset , 6 explicaverat clarissime diffi- 
cultatem, Mam non intellexisti, por participio : 
Difficultatem, quamvis explicatam clarissime á 
magistro non intellexisti. 

Para, junto con verbo. 

El romanee para (aunque se pone muchas ve- 
ces al principio) suele significar el motivo 6 fin de 



( 61 ) 
alguna casa, y venir en realidad regido de algún 
verbo, el cual unas veces es de movimiento, y 
otras no : v. g. Para las lecciones has venido ai 
estudio, Para enseñarnos está el maestro en ei 
aula: y en este género de oraciones se ha de ob- 
servar la doctrina que dimos en la observación 2 
acerca del romance áfin de, junto con verbo, 

Mas cuando el romance para no viene regido 
de algún verbo, puede juntarse con romance de 
los tres tiempos de infinitivo, y se dice en íatin, 
como el romance aun con: v.g. Para trabajar po- 
co vosotros, conseguíais muchos premios: Et si 
parum labor aretis, ó labor abatís, (por participio: 
et si parum laborantes, por gerundio: et si pa- 
rum laborando) obtinebatis multa pramia. 

Otras veces el romance para tiene sentido 
condicional, equivaliendo al romance a, puesto 
en la observación 7, v, g. Para haber de padecer 
trabajos, mas quiero sufrirlos por Dios: Si pas- 
surus sim, ó si passurus sum oerumnas, malo su- 
fferre eas propter Deum. 

Para no, junto con verbo. 

Eí romance para no, si viniere regido de al- 
gún verbo (sea ó no sea de movimiento) equivale 
al romance al fin de no. 

Mas si no viene regido de verbo alguno, jun- 
tándose con los tres tiempos de infinitivo unas ve- 
ces equivale al romance aun con, y se dice como 
él añadida la negación non al verbo de la oración ; 
y otras veces equivale ai romance a no, puesto 
en la observación 7 y se dice del mismo modo 
«que el tai romance. 



( 62 ) 

Sin, y sin que, junto con verbo. 

El romanee sin, junto con los tres tiempos de 
infinitivo, se dice por subjuntivo eon quin-, no por 
indicativo, porque esta partícula negativa quin, 
nunca se junta con indicativo. 

Mas se podrá hacer por participio ó gerundio, 
mudando el quin en non, y guardando en lo de- 
mas las reglas comunes ; v. g. Sin perder tiempo 
aprenderé : Quin canteram tempus discam ; por 
participio : non oonterens tempus, por gerundio : 
non conteremío tempus. 

Demás de esto el romance sin, equivale unas 
veces al romance aunque no ; y entonces puede 
también hacerse por indicativo ó subjuntivo, mu- 
dando el quin en quamvis non, et si non #c, v. g. 
Sin haber visto á mi padre, me partí: Quin vidis- 
sem ó quamvis nan vidissem y 6 quamvis non vide- 
ram patrem meum, discessi. 

Otras veces equivale al romance sino-, y enton- 
ces el quin se puede mudar en nisi\ v. g. Sin guar- 
dar la ley de Dios, pereceremos: Quin observe- 
mus, vel nisi oh ser v emú s legem Dei, peribimus. 

El romance sin que, tiene los mismos sentidos; 
y se dice con las mismas partículas, por el tiempo 
de que habla el romance. 

OBSERVACIÓN IX. 

Por, junto con verbo. 

El romance por, junto eon romance de los tres 
tiempos de infinitivo, significa comunmente la ra- 
zón ó causa de la segunda oración, y se dice por 



subjuntivo con quod, 6 por indicativo con quod 3 . 
quoniam, quia, ó enin pospuesto, 6 por participio 
(especialmente si toca al de pretérito) puesto en 
ablativo absoluto, ó con ob, ó propter en acusati- 
vo; con tal que ía persona con quien el partici- 
pio ha de concertar, no entre en la segunda ora- 
ción; v. g. Por haber visto la comedia me azota- 
ron : Qu-od spectavisserriy ó quod, ve! quoniam spec- 
taveram comcediam, ó comcedia spectaia ; ó ob, 
vel propter comcediam spectatam, vapulavi. 

Y cuando este romance por estuviere junto 
con romance de presente de infinitivo, se podrá 
decir por ablativo de gerundio, ó por acusativo de 
gerundio con ob b propter, con tal que haya diver- 
sas personas principales en las dos oraciones; v. 
g. Por padecer ios santos trabajos, conseguían la 
gloria: Quod Sancti tolerarent, ó tolerabant labo- 
res, oblinebant gloriam ; por gerundio : tolerando 
labores, 6 ob tolerandum labores (y mejor por pa- 
siva) ob labores tolerandos Sancti obtinebant glo- 
riam. 

Algunas veces el romance por significa e\fin 
6 motivo porque se hace la segunda oración, y en- 
tonces se dice, como el romance áfin de, puesto 
en la observación 2. 

Por ?w, junto con verbo., 

(1) El romance por no, junto con romance de 
los tres tiempos de infinitivo, significa algunas 
veces e\fin ó motivo de ía segunda oración ; y en- 
tonces se dice como el romance a fin de no. Otras 
¡veces significa la causa ó razón, de la segunda 

("Véanse las notas 28 y 29. 



(64) 
oración, y entonces se dice como el romance por, 
añadida la negación non al verbo. 

Fuera de, ó á mas de, y fuera de que, ó á 
mas de que, junto con verbo. 

Esie roma nce/u era de, ó a mas de, juntp con 
romance de los tres tiempos de infinitivo se dice 
en W\v\ con praterquam quod, por indicativo ó 
subjuntivo, y por participio puesto en acusativo 
con i i preposición prceter; v, g. Fuera de, ó á mas 
de haber guardado los mandamientos, guarda 
también sus consejos: Pnsferquam quod obser- 
vaveris 6 observavisti prcecepta Dei, observa si- 
mul ejusdem consumí por participio: praeter 
preecepta JJei observata á te. 

Este román ce fuera de que, ó á mas de que se 
dice con la misma partícula, por el tiempo de que 
hable el romance. 

Después de, y después que, junto con verbo. 

El romance después de, junto con romance de 
ios tres tiempos de infinitivo, se dice por subjun- 
tivo con postquam, ó ui, ó ubi, y tambiem ordina- 
riamente por indicativo, y con la preposición post 
por participio (especialmente si toca al de preté- 
rito) puesto en acusativo, ó por ablativo abso- 
luto concertado con la persona debida; v. g. 
Después de haber eí capitán destruido las mu- 
rallas, se <'Ogió la. ciudad: Postquam, 6 ubi dux 
diruisset ó diruerat muros, por participio: post 
muros dirutos á dd-ce, (6 muris dirutis d ducej 
wbs capta futi. 



(65) 
El romance después que, se dice con las mismas 
partículas por el tiempo de que habla el romance. 

Antes de, y antes que, junto con verbo. 

(1) El romance antes de, junto con romance de 
¿os tres tiempos de infinitivo, se dice por subjuntivo, 
y también comunmente por indicativo con antequam, 
ó priusquam, y por participio puesto en acusativo con 
la preposición ante ¿ v. g. Antes de haberse de conse- 
guir el cielo, debernos imitar á Cristo: Antequam, ó 
priusquam cozlum consequendum est, debemus imitari 
Christum ; por participio : ante ccelum consequendum. 

Adviértase que para que estas oraciones del ro- 
mance antes de (como también las del romance por, 
y las de después de, y las defuera de) se hagan por 
participio, es menester que la persona con quien con- 
cierte el participio no entre en la segunda oración. 

El romance antes que se dice con las mismas par- 
tículas por el tiempo de que habla el romance. 

De, junto con verbo. 

El romance de, junto con romance de ios tres 
tiempos de infinitivo, significa unas veces el modo 6 
condición de la segunda oración, y entonces se dirá 
con cum, 6 si, ó dummodo, con el romance con : v. g. 
De aprender las "letras sacarás grande provecho : Cum. 
6 si ó dummodo discas litteras, ó sí discis Hileras. 
. por participio : discens litteras, por gerundio : discen- 
\ do litteras, copies máximum emolumentum. 

Otras veces significa la causa b razón de la ora- 
ción segunda, y entonces se dice como el romancear, 
v. g. De haber gastado mal el tiempo, experimentas 
ahora tantos daños : Quod contriveris, 5 quia contri- 
ilisti tempus, uunctot damna p&ridiiaris, por partici- 
pio : ob tempus contritum á te, 6 iempore contrito. 

1) Véanse las notas 38 y 39. 5 



( « ) 
Otra» veces equivale al romance despees de, y en- 
tonces se dice como tal romance ; v. g. Ya volvemos 
de haber oido misa : Jam redimus postquam audive- 
rimus, 6 audivimus sacrum ; por participio : postquam 
auditum sacrum, 6 audito sacro. 

OBSERVACIÓN X. 
En, junto con verbo. 

El romance en, junto con romance de los tres 
tiempos de infinitivo, ordinariamente significa la oca- ! 
sion y causa de la segunda oración ; se dice cum 6 
quod, por subjuntivo 6 indicativo, y por los otros mo- 
dos comunes; v. g. En jugar tenias grande gusto: 
Cum, 6 quod luderes, 6 ludebas, por participio, ludens, 
por gerundio, ludendo capiebas máximum voluptatem. 

Suele también este mismo romance juntarse con 
romance de ablativo de gerundio, y entonces unas ve- 
ces hace sentido condicional, equivaliendo al roman- 
ce si; v. g. En jugando demasiado no aprenderás : 
Dummodo ludas, 6 si ludís nimium, non edisces. 

Otras veces el romance en, junto con romance de 
ablativo de gerundio, es de calidad que la segunda 
oración debe hacerse al mismo tiempo que la primera 
oración, y entonces equivale á oración llana de están- 
do; v. g. En orando debes considerar á Dios presen- 
te : Dum oras, 6 cum ores, 6 orans debes intueri prce- 
sentem Deum 

Mas si la segunda oración no debe hacerse al mis- 
mo tiempo que la primera, equivale á. oración llana 
de habiendo, ó al' romance después de haber: v. g.' 
Ofrécete á Dios en despertando; Ojfcr te totum Deo, 
cum, ó ubi 6 postquam ezperrectusfueris. 

Estas mismas partículas últimas se usarán cuando. 



(67) 
el romance en, si se junta con romance de habiendo ; 
v. g. En habiendo oido nosotros los buenos consejos, 
no dejemos de ejecutarlos : Cum, ó postquam audive- 
rimus recta consilia, extquamur illa. 

Y si el romance en se junta con este romance ha- 
biendo de,- entonces tiene sentido condicional ; v. g 
En habiendo de ser amigo vicioso, dejaré su amistad . 
Si amicus meus futuras sit, 6 futurus est vitiosus, reí 
nunciabo ejus familiaritatem. 

En lugar Je, junto con verbo. 

Este romance en lugar de, cuando se junta con 
romance de presente, 6 futuro de infinitivo, equivale 
á oración de habiendo de. Porque, v. g. este roman- 
ce en lugar de seguir, 6 en lugar de haber de seguir 
la virtud, no sigamos el vicio, tiene el mismo sentido 
que este romance : Habiendo de seguir la virtud, no 
sigamos el vicio. 

Pero cuando el tal romance se junta con romance 
de pretérito de infinitivo, equivale á oración de ha- 
biendo de haber. Porque este romance, en lugar de 
haber obedecido á- Dios, le ofendiste, tiene el mismo 
sentido que este, habiendo de haber obedecido á Dios, 
le ofendiste. Y asi las oraciones de este romance, en 
lugar de, se hacen totalmente del mismo modo que 
las oraciones de habiendo de, y habiendo de haber, 
según la doctrina dada en la observación 5» 



(68) 



OBSERVACIOx\ES 

PARA LA CUARTA CLASE. 



OBSERVACIÓN I. 

El romance en comparación de, junto 

con verbo. 

Este romance en comparación de, junto con ro- 
mance de los tres tiempos de infinitivo, no equivale 
en el modo de decirse en latin á las oraciones de es- 
lando 6 habiendo, por no haber partícula latina con 
que se pueda decir, guardando las reglas generales de 
tales oraciones. 

Y asi la regla mas general que en este romance 
se puede dar es : romancear antes la oración por otro 
romance equivalente, y decirla después con el modo 
y partícula correspondiente al tal romance ; v. g. es- 
ta oración : En comparación de jugar, elegiré el es- 
tudiar, se puede romancear asi: Elegiré el estudiar, 
antes que jugar ; y se dirá en latin : Eligam studere 
potius, quam ludere, 6 eligam studium prm ludo. 

Esta oración : en comparación de haber de ser igno- 
rante, no quiero excusar el trabajo; se romanceará 
asi : Mas quiero no excusar el trabajo, que haber de 
ser ignorante, y en latin se dirá: Malo non omitiere 
laborera, quam ut ignoratione versaturus sim. Y este 
romance, en comparación de habernos Dios hecho tan- 
tos beneficios, poco le servimos, se puede romancear 
de este modo: poco servimos á Dios en comparación 
de tantos beneficios que nos ha hecho ; y se dirá asi : 
en latin : Exigua obsquia Dea prmsiamus proi tot be- 
nejiciis, qua ipse in nos eoniulit. 



(69) 
Lo mismo se ha de observar en el romance en 
comparación de que ; y asi en esta oración ; v. g. 
En comparación de que mi padre haya muerto, mas 
quisiera haberme muerto yo ; se puede romancear asi: 
Mas quisiera haberme muerto yo que no que mi pa- 
dre haya muerto ; y en . latin se dirá : Mallem mor- 
tuus fuisse, quam ut pater meus obierit, 6 prca morte 
patris mei mortem meam elegissem. 

La primera vez que Sfc. Una vez que ${c. 

Estos romances la primera vez que, la segunda 
vez que fyc. se han de decir por los adverbios nume- 
rales ordinales: primo, secundo Spc. haciendo lo res- 
tante de la oración por su tiempo con cum 6 dum, 6 
alguna otra partícula conveniente ; v. g. La sexta vez 
que estuve en el aula disputé : Cum sexto adfui iñ 
gymnasio, disputavi. 

Y si á los dichos romances se junta alguno de es- 
tos romances demostrativos, aquella, esta, se añadirá 
uno de estos edverbios de tiempo, mmc, tune, v. g. 
Aquella fué la cuarta vez que me preguntó el maes- 
| tro : Tune quarto magister interrogavit. 

Pero estos romances, una vez que, dos veces que 
Sfc. con los advervios numerales cardinales, semel¡ 
bis, ter, quater ófc. se dice dei mismo modo ; v. g. 
Cinco veces que he disputado, otras tantas veces he 
ganado á mi contrario : Cum quinquies disputavis- 
sem } vel disputaveram totius superavi adversarium 
meum. 

Oraciones de licet, ebai. 

Las oraciones de licet, ebat, en significación de 
ser lícito, se hacen como las de los verbos de volun- 
tad. Pero cuando este verbo significa dar licencia, se 
hacen sus oraciones poniendo en nominativo la cosa 



( ro ) 

para que se da licencia, y en dativo la persona á 
quien se da licencia; y en acusativo con per, la per- 
sona que da licencia ; v. g. El maestro me ha dado 
licencia para la disputa: Disceptacio licuit miki per 
magistrum. 

Mas si después de este verbo en esta misma sig- 
nificación se siguiere oración entera, se dirá por infi- 
nitivo, ó por subjuntivo con ut; v. g. Mi padre me 
daba licencia de que yo diera limosna á los pobres : 
Per patrem meum lisebat erogare elemosynam paupe- 
ribiis, 6 ut miki erogarem elemosynam pauperibus. Se 
¡nejantes oraciones se varian por los gerundios de da- 
tivo y acusativo con ad. 

Oraciones de supinos en u. 

Las oraciones que según la Syntaxis se hacen por 
aupino en u, se pueden decir también fal modo de las 
de di gnus, a, um) con qui, qua?, quod, 6 con la par- 
tícula ut, por el tiempo conveniente de subjuntivo; y 
(quitando el nombre adjetivo) por futuro en dus, ó 
por el verbal en bilis, juntándoles el adverbio propio 
de adjetivo que regia ei supino en u ; v. g. La desgra- 
cia del pecador es muy dificultosa de explicarse: 
Peccatoris calamitas dijjicillima est explicata ; 6 qucB 
explicetur ; 6 ut. explicetur ; ó peccatoris calamitas 
difficülimh explicando, est ; 6 difficillimé explicabilis- 
est. Pueden también estas oraciones hacerse del mo- 
do ordinario por infinitivo ; v. g. Difficillimam est 
peccatoris calamitatem explicari. 

OBSERVACIÓN II. 
Varias partículas españolas equívocas. 

En nuestra lengua española hay muchas pnrtícu- 
" : as, que en diversas ocasiones tienen muy diverso sen- 



( n ) 

iido ; y por tanto deben en latin explicarse también 
con diversas partículas. Pondránse aquí algunas^muy 
frecuentes, cuya inteligencia servirá para discurrir en 
otras. 

A que, áfin de que, en orden a que, para que. 

De estos cuatro romances usamos algunas veces 
preguntando^ y entonces se dice por el tiempo de 
que habla el romance con esta partícula ut quid, ó quid, 
v. g. ¿A qué, ó á fin de qué estudias? ¿ Quid, veí 
ut quid studes f Otras veces se usan los mismos cua- 
tro romances sin preguntar, y entonces se dice ut; v. 
g. Asistamos al aula, á que, 6 en orden á que, ó á fin 
de que, 6 para que el maestro nos enseñe : Adsimus 
gymnacio ut magister ?ws doceat. 

El romance á que, suele alguna vez servir para 
apostar, como en este romance : á que aprendo bien 
la lección, y entonces se dice como una oración ordi- 
naria de infinitivo, poniendo por determinante el ver- 
bo depono, is, 6 spondeo, es, asi : Deponamus, vel sport- 
dcamus me discere recte lectionem. 

Antes, $ v *a*ntes bien, 

Ll romance antes, significa muy de ordinario ante- 
cedencia de tiempo, y se dice antea, ó ante, ó prius ; 
v. g. Antes estudiaré, y luego me acostaré: Antea 
studebo, moxque recmnbam. 

Otras veces afirma alguna cosa en contraposición 
de otra, y se dice; imd, potius, quinimb, 6 quin po- 
tius, y de este modo se dice también ei antes bien; 
v. g. Nunca aborreceré al enemigo, antes le amaré : 
Nunquam inimicum odero ; imo, vel quin potius dili- 
gam. 



( 72 ) 
Aun, y aun no. 

El romance aun, se dice adhuc, cuando significa 
continuación de tiempo ; v. g. Aun estoy enfermo : 
Adkuc cEgroto. Pero cuando significa exageración se 
dice vel, o etiam ; v. g. Aun los santos temen á Dios, 
vel sancti Deum tinent. Otras veces significa aunque, 
y se dice quamvis fyc. v. g. Aun encontrando á mi 
enemigo, no me vengaré : Quamvis inveniam inimi- 
cvjn meum, nequam ulciscar. 

El romance aun no, también significa unas veces 
tiempo, y se dice nomdum ; v. g. Aun no recobraste 
la salud : Nondum valetudinem instaurasti. Otras sig- 
nifica exageración, y se dice vel nec, 6 ne quidem, 
puesta alguna palabra en medio ; v. g. Aun no me 
quisiste señalar la lección : Vel nec milii prascribere, 
é ne mihi quidem prascribere lectionem voluisti. Otras 
veces significa aunque no, y se dirá quamvis non fyc. 

Como, y como que. 

El romance como, unas veces equivale á este ro- 
mance de qué modo, ó preguntando, ó sin preguntar; 
y se dice en latin: quonéoyp/) quo pacto ófc. v. g. 
■ Como se evita el pecado ? ¿ Quomodo peccatum vi- 
tatur? Yo diré como nos libraremos dei castigo : Di- 
cam, quomodo, vel quo pacto liberabimur nos á sup- 
plicio. 

Otras veces equivale á este romance: ¿porqué 
e *azon? preguntando, y se dice cur, 6 qua de causa, 
fyc. v. g. Como has cometido el delito ? ¿ £ur, vel 
qua de causa commisisti delictum? Otras veces equi- 
vale á este ramance con tal que, y se dice dummodo 
Sfc. v. g. Como no peques te salvarás ; Dummodo non 
pecces, salvus fies. 

Otras veces equivale al que interrogativo, y se di- 



( 73 ) 
ce, quid? v. g. ¿Como Francisco leyó? ¿Quid 
Francicuslegit? Otras veces significa admiración 6 
ponderación, y entonces se dice : quam, 6 ut ; v. g. 
¡ Como debemos huir del pecado ! / Quam, vel ut de- 
bemas fugere peccaium ! 

Otras veces significa semejanza de una cosa con 
otra, equivaliendo á este romance de la manera que, 
y se dice en latin, ut, 6 sicut,6 non aliter ac Sfc. por 
su propio tiempo, que sea de indicativo; v. g. Obe- 
deceré al maestro como Dios manda : Obediam ma- 
gistro, ut, vel non aliter ac Deus pracipit. 

* En las. demás ocasiones, fuera de las dichas, el ro- 
mance como se dice cum (y también muchas veces 
quod) por subjuntivo ó indicativo en el tiempo de 
que habWre ; v. g. Como tienes buena conciencia no 
se te da nada de los riesgos : Cum, vel quod habes, 
vel habeas puram concienciam, neglis pericula. 

El romance como que, si se usa sin preguntar; v. 
g. Como que pierda los libros, equivale al modo per- 
misivo. Pero si se usa preguntando, se dice en latin, 
quid? v. g. ¿Como qué, por tu culpa me han de azo- 
tar • ¿ Quid, culpa Uta vapulaturus sum ? 

OBSERVACIÓN III. 
Con que. 

Eí romance con que muchas veces hace relación 
de algún nombre ó pronombre antecedente; y enton- 
ces se observa la doctrina dada acerca de^as oracio- 
nes de relativo; v. g. Atiende á los corisejo's con que 
el maestro te instruye : Atiende concilia, tfuibus ma- 
gister instruit te. 

Otras veces hace relación de alguna oración ente- 
ra antecédeme; y entonces equivale a t^te romance, 



-esto supuesto, 6 por eso, y se dice : ergo, igitur, ideo 
4*c v. g. Has conocido tu yerro, con que ya debes en- 
mendarte : Cognovisti error em tuum,jam ergo debes 
te corrigere. 

Otras veces sirve para preguntar, y se dice guan- 
do, ó ratione fyc. v. g. ¿ Con qué cumpliremos nues- 
tra obligación ? ¿ Qua ratione munus nostrum imple- 
bimus ? 

Otras veces significa el modo con que se hace al- 
guna cosa, y se dice, cum, ó dum ; v. g. Con que no 
quebrante la ley de Dios, conservo su gracia : Cum 
non violem legem divinam, Dei gratiam conservo. 

Otras veces hace sentido condicional, y se dice 
dummodo .¿¡pe. v. g. Con que hayas conservado la gra- 
cia de Dios habrás logrado el favor divino : Dummodo 
Dei gratiam conservaveris, divinum favor em obtinue- 
ris. 

Pues, pues que, sujmesto que, ya que. 

Cuando con el romance pues, preguntáremos equi- 
valiendo á este romance por ventura, se dice en latín 
nunquid Spc. ó ne pospuesto ; v, g. ¿ Pues habia algu- 
no de dejar de oir misa-? Nunquid ullus, vel ullus ne 
non auditurus erat sacrum? Aunque también esta 
oración se puede decir como oración del modo poten- 
cial. 

Mas cuando usamos del mismo romance para res- 
ponder á alguna pregunta que antes se nos haya he- 
cho, se dirá, ita est, 8 ita quidem Sfc. por equivaler 
á este romance; asi es: v. g. ¿Confesaste tus peca- 
dos? ¿confessus fuisti tua peccatal Pues, ita es, vel 
ita quidem. 

Otras veces usamos del mismo romance sin pre- 
guntar ni responder, equivaliendo al romance esto su- 
puesto, y se dice en latín ergo, 6 igitur ; v. g. Con los 



I 75) 
trabajos se alcanza la gloria ; los trabajos pues sé han 
de abrazar : Gloria per labores obtinetur ; labores 
igitur amplectendi sunt. 

Otras veces equivale á este romance supuesto que? 
y por eso se dice en latin siquidern, 6 quando quidemy 
6 si: como también los romances supuesto que, ya 
que, pues que ; v. g. Pues 6 supuesto que, ya que, 
pues deseas el premio, no dejes de trabajar: Si qui' 
dem, 6 quando quidem pramium exoptas, labora. 

El romance pues que, cuando se pregunta, se dice, 
¿ quid ergo ? 

Mas que, y por mas que. 

Del romance mas que, junto con verbo, usamos 
muchas veces, haciendo comparación de una cosa con 
otra, y se dice magis quam ; v. g. El maestro trabaja 
mas que el discípulo: Magister laborat magis quam 
discipulus. Otras veces se junta con romance de sub- 
juntivo, formando oraciones del modo permisivo ; v. 
g. iMas que te venzan, vincaris. 

Otras veces usamos del mismo romance para apos- 
tar, como en este romance: Mas que me libro de los 
azotes, equivale á este : Apostemos que me libro de 
los azotes, y entonces se dice como una oración ordi- 
naria de infinitivo, poniendo por verbo determinante 
á este verbo depono, is, ó spondeo, es, asi : Depona- 
mus, vel spondeamus me liberan á fiagellis. 

El romance por mas qy.e, se dice quamvis ; y la 
oración se podrá decir por indicativo ó subjuntivo en 
el tiempo conveniente ; Por mas que procuras conse- 
guir la honra, no hallarás ocasión : Quantumvis cona- 
ris, vel coneris adispisci honor em* nullo pacto nancis- 
ícerís ocasionem. 



( 76) 
OBSERVACIÓN IV. 

Para citando, y cuando. 

Preguntando con este romance para cuando, se 
dice en latin ad quod tempus ; Para cuando aguardas 
tu amigo ? ¿ Ad quod tempus expéctas amicum tuum f 

Otras veces usamos de este mismo romance sin 
preguntar, equivaliendo al romance cuando, y se dice 
en latin cum 6 guarido ; v. g. Para cuando venga tu 
padre ya tendrás grandes riquezas : Cum, vel guando 
pater tuus venial, j am possidebis multas divitias. .Mas 
si no equivale al romance cuando, se dirá ad tempus 
quod; v. g. Para cuando estudie me han dado unos 
libros : Libri mihi donati sunt ad tempus quo studem. 

El romance cuando, si se usa preguntando, se dice 
solamente quando, y no cum, y si se usa sin preguntar, 
se dice, quando, ó cum. 

Luego que, al punto que, así que, al mismo 
tiempo que. 

Estos romances luego que, al punto que, asi 
que, se dicen en latin ubi, ó statim ac, statim, atque, 
ó ut, o ul primum, ó quam primum, poniendo el 
verbo en subjuntivo, ó indicativo en el tiempo 
correspondiente al romance; v. g. Luego que, ó 
asi que, al tiempo que el enemigo huyó, los sol- 
dados cogieron la ciudad : Lbiinimicusfugit, vel 
fugerit, milites expugnaverunt civitatem. 

Este romance al mismo tiempo que, significa 
muchas veces al punto que, y se dice como queda 
dicho. Otras veces significa, en la misma ocasión 
que, y se dice, simul, ó sub idem tempus ; v. g. 
Al mismo tiempo que tíi viniste llegué yo: Simul- 
tu, etego venirñus. 



(77). 
Por ventura. 
De este romance por ventura, se usa general" 
mente preguntando, y se dice nunquid, an, utrum, 
6 ne pospuesto ; v. g. ¿ Por ventura te levantaste 
hoy temprano'? ¿An, vel utrum, vel hodie ne re- 
surrexisti mature 1 Otras veces se usa sin pre- 
guntar, y entonces se dice forte ófortassis o for- 
sitam, v. g. Ya por ventura el pecador se convir- 
tió : Jamforsitam peccator conversus est. 

Que, y que no. 

Estos dos romances que y que no, se usan unas 
veces para apostar, y entonces se dice la oración 
como una ordinaria de infinitivo, poniendo por ver- 
bo determinante á spondeo, es, deporto is; v. g. 
Que nuestros soldados (ó apostemos que nuestros 
soldados) no huyen : Spo?ideamus milites nostros 
non fugere. 

Otras veces juntándose á romance de subjun- 
tivo, forman oración del modo permisivo ; v. g. 
Que lloréis, ¿qué se me da á mí? Fleati, ¿quid 
adame? Otras veces se usa de estos mismos ro- 
mances preguntando ó admirándonos ; y enton- 
ces forma oración del modo potencial ; v. g. ¡ Qué 
el estudiante no deje las malas compañías ! / $cho~ 
lasticus non deserat socios pravos! 

El romanee queno^ suele venir algunas veces 
después de algún verbo determinante, y entonces 
si el verbo determinante fuere de los que rigen a 
infinitivo; v. g. Juzgo que no faltó Francisco, se 
dirá como oración llana de infinitivo. Pero si ei 
verbo determinante no es de ios que rigen á sub- 
juntivo, se dirá ut ne, ó quoniam ; v, g. Estorbás- 
teme que no hiriese f mi enemigo; jmpedivistí 



( 78 ) 
me, ut ne, vel quominus ferirem inimicum meum* 

OBSERVACIÓN V. 

De qué, y de qué modo, ó de qué manera? 
y del modo qué, de la manera qué. 

Este romance de qué, si se pregunta, se dice, 
quid? v.g. ¿De qué aprovecharán las riquezas 
cuando el hombrejmuera? ¿ QLuiddiviticeproderint, 
cum homo moriatur ? Si no se pregunta, suele 
equivaler al romance que ; v. g. De que serás des- 
terrado, no hay duda, y entonces se dirá confor- 
me á la oración á que equivaliere. 

Cuando con el romance de que modo, ó de que 
manera no se pregunta, se dice quomodo, ó qua 
ratione, ó quo pacto ; v. g. Yo explicaré de que 
manera se han de entender las dificultades : Ex~ 
plicabo, quomodo, vel qua ratione difficultates in- 
telligendce sint. Cuando con los mismos roman- 
ces preguntamos, demás de las partículas dichas, 
se puede usar de ablativo qui de quis, vel qui ; 
v. g. De qué modo se evitarán los vicios? Qui, 
vel quo pacto vitia vitabuntur ? 

El romance del modo que, 6 de la manera que, 
se dice quemadmodum, non, secus, ac fyc. dicien- 
do la oración por verbos; y sise dice por nombre 
se pondrá este en ablativo con la preposición 
pro, ó en acusativo con la preposición juxta, ó se- 
cundum ; v. g. Ejecutaré los mandamientos de 
mi maestro del modo que Dios manda: Exequar 
prcrcepta magistri me i, quemamodum Deus prce- 
cepit, vel pro prcecepto Dei, vel juxta, vel secun- 
dum pmceptum Dei* 



(79 ) 
Lo que. 

Este romance lo que, unas veces es reiativo 3 
por equivaler á este aquello que, y se dice id quod; 
ó quod.^ Otras veces sirve para maravillarnos, y 
se dice quamtum ; v. g. \ Lo que aprovecha la vir- 
tud! Quatum virtus prodest / Otras veces no le- 
corresponde en latin partícula ninguna: Loque 
conviene es, que hagas penitencia: Expedit,ut 
poenitentiam agas. 

Si. 

El romance si suele usarse*algunas veces pa- 
ra preguntar, y se dice en latin itanh, ne fyc. v. g. 
Si? ¿qué ya obedeciste'? Itané? jam obedivisti? 
Otras veces sirve para responder ó afirmar, y se 
dice ita proferto §*c. v. g\ ¿Está aquí mi herma- 
no? Sí, ya le veo : ¿ Frater meus hic adest? Ita 
profecto, jam illum video. 

Otras veces se usa para ponderar, equivalien- 
do ai romance aunque, y se dice quamvis fyc. v. 
g. Si me mataran no cometeré pecado alguno : 
Quamvis occiderer, peccatum nullum committam, 
Otras veces significa la condición para otra co- 
sa, y entonces se dice la oración con si por indi- 
cativo ó por subjuntivo en el tiempo correspon- 
diente, cuando el romance es de indicativo ; v. g. 
Si deseabas la virtud, debías evitar cualquiera cul- 
pa : Si optabas, ó si optares virtutem, quamvis 
culpam vitare dehebas. Mas cuando el romance 
es de subjuntivo, se dice solo por el propio tiem- 
po de subjuntivo ; v. g. Si evitaras siempre las 
culpas, asegurabas en tí la divina gracia: $i cul- 
pas semper vitares, in ti divinam graiiam confir- 
mabas. 



( 80 ) 
Pero si la oración hablare de futuro de subjun- 
tivo, entonces se dirá por el mismo futuro, ó por 
presente de subjuntivo, ó por presente de indica- 
tivo, ó por futuro imperfecto ; v. g. Si estudiares 
&c. Si studueris, ó sistudeas/osi studes,+> si stu- 
debis. 

Sino, 

El romance sino se pone unas veces afirmando, 
significando alguna cosa contraria á otra puesta 
antes, y entonces se dice sed,; v. g. Nunca segui- 
ré á los malos, sir^o á los buenos : Nunquam imi- 
iabar Ímprobos., sed probos. Otras veces significa 
condición para otra cosa, y entonces se dice nisi 
con indicativo ó subjuntivo, como se dijo de la 
partícula si ; v. g. Si no gobiernas tus pasiones, 
serás vencido del demonio : Vici temperas, vei 
temperes affectiones tuas,, vinceris á dcemone. 
Otras veces significa lo mismo que fuera de, y 
también se dice nipi; v, g. Nadie conseguirá la 
corona de la gloria sino el justo : Nemo conseque- 
tur coronam gloria, nisijusius. 

Siendo asi que. 

Este romance siendo asi que, muchas veces 
equivale al romance aunque, y se dice quamvis, 
quamquam, licet^c. poniendo el verbo en subjun- 
tivo ó indicativo ; vi g. Siendo así que estabas en 
el aula, no atendías : Qaamquam eras, vel eses 
in gymnacio, minime attendebas. 

Otras veces equivale al romance supuesto que. 
y entonces se dice como el tal romance; v. g. 
Siendo asi que has estudiado, explica la lección : 
Siquidem sfuduisti. explana lectionem. 



NOTAS 

SOBRE LAS OBSERVACIONES. 

Per no causar confusión á los principiantes, 
ge han dejado de advertir en sus lugares algunas 
cosas, las cuales pondremos en las notas siguien- 
tes, para que los mas aprovechados tengan mas 
perfecta noticia de las observaciones explicadas. 

1 El romance solo de sum, es, fui, no puede 
servir para conocimiento de la voz pasiva, pues 
en sum, es, fui, se halla su propio romance sin 
tener voz pasiva, y por eso en el conocimiento de 
la voz pasiva se advirtió que se le habla de juntar 
otro romance después. 

Los romances 'había, habrá, hubiera, hahria, 
y hubiese puestos solos los imperfectos (como el 
haya presente) del verbo español haber ; y asi, 
para que sirvan de conocer los perfectos y plus- 
cuamperfecto de otros verbos es forzoso que se 
junten también con otros romances. 

2 Este romance venir ó llegar (no significando 
movimiento) muchas veces suele también serequi- 
vaiente al romance ordinario de las conjugacio- 
nes; v. g. Ya llego á amar á Dios, es lo mismo 
que, ya amo á Dios, y este romance, con ésto vie- 
nes á enseñar la verdad, es lo mismo que, con es- 
to enserias la verdad. 

3 Aunque en Jas oraciones segundas de activa 
es necesario absolutamente suponer algo, en que 
se ejercite la acción del verbo, y en fas segundas 
de pasiva es también necesario suponer persona 
que ejecute la acción del verbo 5 no obstante, por 



( 8T2 ) 
no estar declaradas en estas oraciones las tales 
personas, por eso se llaman segundas, Y de este 
mismo modo se ha de discurrir en las imperso- 
nales, que todos conceden. 

4 Las partículas españolas me, te, se, nos, vos, 
Jes, los, las, y también la partícula se, con los ver- 
bos neutros no hacen comunmente impersonales^ 
ni sirven de nada, si se pone persona que hace; v. 
g. Duérmome: Dormio, Aquel se llega: Illeac- 
cidit: aunque suelen decirse muchas veces estos 
verbos por impersonal, como diremos mas abajo, 
especialmente cuando no se señata persona que 
hace. 

5 Algunas veces en las oraciones de infinitivo 
se pone por determinante una oración entera pri- 
mera de activa ; v. g. Ccesarhanc reperiebat cau~ 
sam eas (matres familias) ita dicere fyc* lib. 1 de 
bell. Gal. et Virg. lib. 1 /Eneid. Regique hcec dicite 
restro : non Mi imperium Pelagi, scevumque tri- 
dentem, sed mihi sor te datum. 

6 Los romances de subjuntivo acabados en ra, 
o ria, cuando no se determinan de verbos de vo- 
luntad, equivalen en el sentido á este romance ha- 
bia de haber, que se dice por circunloquio. Y 
cuando los romances en ra del subjuntivo se de- 
terminan de algún verbo de voluntad, romance ra 
del pretérito imperfecto de subjuntivo (v. g.) ama- 
rá equivale á amase, que va á presente de infini- 
tivo; y el hubiera equivale á hubiese, que va a! 
pretérito, como queda explicado en su lugar. 

7. Muchos dicen, que no se pueden hacer ora- 
ciones de infinitivo, con romance de futuro de sub- 
juntivo; mas parece falso, pues las oraciones que 



( 8S ) 
pusimos en su lugar, y otras semejantes, tienen 
muy buen sentido. 

8 Cuando en la oración de infinitivo con que, 
la persona que hace del verbo determinante es al- 
guna tercera persona, y esta misma con quien ha 
de concertar el verbo determinado, entonces se 
ha de usar del pronombre sui, sibi, se, por perso- 
na que hace, (si fuere en activa) y por persona que 
padece (si fuere en pasiva) del verbo determina- 
do; v. g. El rey prometió, que él daria los pre-? 
mios: Rex promisit se concessurum premia., pa- 
siva, Rex promisit prcemia concedenda a se. 

9 En nuestra lengua española, en el romance 
de las oraciones de infinitivo, suele entenderse, y 
no estar declarada la partícula que: mas no por 
eso semejantes oraciones dejan de pertenecer al 
infinitivo; v. g. Ya conociste vino tu hermano; 
es lo mismo que : ya conociste que vino tu herma- 
no. 

Y también pueden formarse oraciones de infi- 
nitivo sin la partícula que poniendo después del 
verbo determinante el mismo romanee del presen- 
te, ó pretérito de infinitivo del verbo determinado; 
v. g. Creerás haber cometido Antonio la maldad: 
Creedes Antonium commisisse scelus. 

10 Hay otras muchas oraciones de infinitivo 
en que no está declarada, ni se debe atender á la 
partícula que por servir una misma persona prin- 
cipal en el verbo determinante y determinado, y 
en tales oraciones muy comunmente la oración 
de infinitivo no trae acusativo de persona princi- 
pal, si no sirve para el verbo determinado la mis- 
ma persona del verbo determinante; y. g. Tu de°. 



( 84 ) 
seas ser santo: Cupis esses sanctus: debes huir 
los vicios: debes fugere vitia. 

11 Algunas veces suele ponerse al principio 
del romance la oración de infinitivo, y al fin el 
verbo determinante ; v. g. Que faltaste al estudio, 
ya lo sabemos ; es lo mismo que: ya sabemos que 
faltaste al estudio. 

12 Las^oraciones de infinitivo hechas llanamen- 
te por su propio tiempo de que habla, frecuentísi- 
ma mente se hallan en los A A. clásicos. Cíe. pro 
Arch. Sulla cum Hispanos, et Gallos donar et, cre- 
do hunc peieniem repudiasset. Pro Mil. Diem rni- 
hi, credo, dixeraí. Pro Flac. Qui, ut opinor y ja- 
ce mt victi.VhW . 1. Anih. credo, erat ad portas. Pro 
Deiot. In posterum, inquit diem distulit ; y en 
sola esta oración repite diez veces este modo de 
decir. 

13 En las oraciones de infinitivo se calla el 
sum, es, fui, muy ordinario. Cic, Philip. 1. Mane- 
dum mihi síatuebam. Dic§re in hoc ordine audi- 
res, se suplicis operis distar baturum publicce ex 
Senatus sententia edificatum domum. Pro Mil. 
Oairrebat (CSodio) mancara ac debilem pratu- 
ram suamfuturam, consule Milone. 

14 En los relativos y participios, cuando el an- 
tecedente carece de vocativo, si se junta con la in- 
terjección, ó se puede poner el antecedente en 
nominativo, ó acusativo, como consta de la sinta- 
xis. 

15 Asi en las oraciones de infinitivo, como en 
las de relativo o participio, el romance de un tiem- 
po equivale algunas veces en el sentido al romance 
de otro ; v. g\ No me acuerdo que en el estudio me 



( 85 ) 
castigasen ; equivale á este, me hayan castigado ; 
y este, espero no mentir jamas, equivale á este 
romance : que no mentiré jamas ; y esta oración : 
Nunca he ignorado lección que se explicase; 
equivale á esta, que se haya explicado ; y enton- 
ces unas y otras se dicen por el tiempo á que equi* 
valen. 

1*6 Como los verbos vapulo, veneo, exulo, y li- 
ceo, tienen la significación de pasiva, con el latín 
de activa, tienen solo participio de presente, y de 
futuro en rus, con la misma significación de pasi- 
va ; por los cuales participios, se dirán solamente 
las oraciones de relativo que hablaren de los ro- 
mances pertenecientes á estos participios, siendo 
juntamente el relativo persona que padece. Y 
ningún otro romance- se puede decir con estos 
verbos por participio. 

1 7 Videor, eris, es verbo pasivo, ó por voz pa- 
siva de video, es, como dice Paseracio muy bien ; 
porque parecerle á uno una cosa, es verla metafó- 
ricamente con el entendimiento. Y asi, cuando la 
oración del mismo videor lleva de en medio, no se 
ha de decir por futuro en rus (como algunos quie- 
ren, juzgando que es verbo deponente) pues de 
esa suerte no tuviera sentido ninguno, sino se di- 
rá por futuro en das-, v, g. Habráme de parecer, 
que tú &e. Tu videndus eris mihi fyc. y no visa- 
rus eris mihi. 

18 Las oraciones de videor, sin concertar, las 
usa Caes. lib. 4 de bel!. Gaílic. Ad hcec quce (res- 
ponderé) visum est, Cesar respondit. Cic« in Tuse. 
3. Non mihi videtur ad beate vivendum satis pos- 
sem virtute ; et pro Rabir, Fit, ut Cajus Marius, 



( 86 ) 
Lucius Valerias Cónsules adhiberent Prcectores, 
quodipsis (adtiibere) videbitur, y en otras partes. 
19 Cié. pro Areh. In sepulchro Scipionum pu- 
taturis esse constitutus, á mar more. Quam muí* 
tos scritores,rerum suarum Magnus Ule Alexan- 
der secum habuisse dicitur. Pro Flac. Qui nume- 
rasse dicitur. Ovid. in Epist. Littera Thesalia 
reduci ietigisse carinam diceris. Utinam temeta- 
ria dicarcriminibusfalsi,insimulassevirum. ín- 
ter Jobiacas calathum tenuisse puellas diceris. 
Diceris pertimuisse minas. 

20 Las impersonales en verbos neutros, no so- 
lo se usan en los poetas, Ovid. 3. Fast. Venitur, 
et 5. Ventum est fyc. y en los Historiad. Liv. 1 ab 
urbe, Ventum erat, et 5 bel!. Pun. ante obcessum 
este. Cees. lib. 1. de beil. Gall. dos veces hacia el 
rir» repite Pugnatum est. Plin. Epist. 190. Venitur 
admsfyc: Pvías también en los oradores: Cíe 
Pro Mil. Stibsistendumfuit ; ibid. Conjlagandum, 
et pereundum, et in Verr. 7 Curritur §*c. De Orat. 
Nihil magis ridetur. Philip. 3. Cuique eorum suc- 
cesum sit. 

2\ En el modo potencial es necesario que se 
halle, ó se entienda el romance es posible, con ad- 
miración ■; porque si no será modo potencia!, co- 
mo sucede en este Torrí-ance dicho afirmativamen- 
te, \es posible que nos suceda una desgracia! y 
otros semejantes : Potestfueri, ut infortuniumno- 
bis contigat. 

22 AJubeo, es y le" usa rigiendo á subjuntivo 
eon ut, Curt. lib 5, cap. 25. J líbente Rege.ut abs- 
iineretur a cosdibus. Ovid. in Epist. Dii precor, 
hoejubeant, ut Ule meos oculos comprimat. Y aun 



( 87 ) 
los verbos de pedir criando el verbo determinado 
habla de subjuntivo, le rigen tal vez á infinitivo: 
Just. lib. 10, llano (scilicet Aspasiam) partem 
creciere sibi ' sicut Regnum, postulaverant. Como 
l ambien los verbos de afectos de voluntad rigen 
a 1 verbo determinado tal vez a indicativo con qucd 
Ce. Pro leg. Manil. Alque illud mihi Icetandum 
ju^video, quod causa íalis oblata est. Ad Att. 12. 
Quol Leníulum mvisis, valde gratum. De leg\ 
Gauleo, quod te interpellavi, 

2c, El romanee quisiera, se ■ dice frecuen- 
temene por velim Cic. ad Att. I . Velim, uliquan- 
do puemnt Lentulum invisat, et, l. Se iré, velim, 
quid corjtes, et ad Ce i. 2 Obvia, velim, mihi sint 
tuce litte <b ; y en otras muchas ocasiones. 

24 Cic.pro Flac. Nec metuat. ne sibialiquid, quod 
ipse nolit respondeant. Pro Deiot. Non eninjam 
metuo, neta, dli succenseas. Pro Mil. Nil timet, 
ne (cwm plebem muneribus placarit) vos non con- 
ciliañt meritis in rempublicam singularibus. 

25 ^ic. pro Flac. ¿ Dubitabitis, quin hunc ven- 
dicetis? Pro Caec. An in coacta midtitudine, in 
armis be, dubium novis fuit, an esse vis aliqua 
videretir ? Y se advertirá, que en estas oraciones 
la partícula quin no embaraza que en la misma 
oración ¿el verbo determinadlo se ponga otra par- 
tícula negativa, cuando la pide el sentido. Cic. 
pro Dom. Non quod dubitaretis, quinab isto nihil 
jure ess?,t actum. • 

La doctrina dada acerca délos verbos de dudar, 
eslanuecomunmentedan todos. Pero no obstante 
eso, partee que cualquiera oración de los verbos 
de dudarse puede decir con quin ó con an: por 



( 33 ) 
esta razón que no puede servir para los princí* 
piantes, y solo se pone para ios que hubieren es- 
tudiado Súmulas, que solo ellos pueden cono- 
cer su eficacia. La razón es esta: 

Cualquiera proposición, según las Súmulas, 
puede tener otra opuesta contradictoria, que con- 
serve las mismas palabras; luego esta proposi- 
cion negativa ; v. g. Non dubito, quin diligas v¿- 
tutem, es forzoso que pueda tener por contradc- 
toria esta afirmativa: Dubito, quin dilígas viiu- 
tem. Y del mismo modo esta oración: Dubitc, an 
diligas virtniem, debe tener por contradictora es- 
ta negativa : Non dubito, an diligas virtutem Lue- 
go cualquiera oración délos verbos de dudsr, ten T 
ga ó no tenga negación se puede decir co/i quin, 
ó coa an be I 

28 Para que las oraciones de infinitiva qué se 
pueden decir por subjuntivo, se digan por este 
modo de ordinario, es necesario que la persona 
con quien concierta el verbo determinante, no sea 
con la que concierta el determinado ; porque hien- 
do la misma, ordinariamente se dice por infintivo ;- 
v. g. Nuestro ejército deseó combatir el cantillo: 
Exercitus nosfer expetivii oppugnare arcejn ; la 
cual oración no se dirá por subjuntivo en activa, 
por la razón dicha ,• na^s por pasiva sí, de este mo- 
do: Ut.arx oppugnaretiir, pues ya entonces es 
distinta la persona con quien conciertan los ver- 
bos. % 

27 No hay duda que la preposición prt entre 
sus varias significaciones^ significa mucha^ veces 
el fin ó motivo de alguna cosa. Cíe. pro Dorji. Quid, 
mihi pro expectatione P. R. pro Cn. Pomfeii me.~ 



( 89 ) 
ritis, pro ratione mei temporis faciendum fuerii, 
non ignorant. Átt. Tibi pro summis tuis beneficiis 
gratias age; y asi en infinitas ocasiones?. Y como 
todos los gramáticos enseñan en la sintaxis, que 
la preposion pro se junta bien con ablativo de ge- 
rundio, por esto parece indubitable, que las ora- 
ciones del romanee á, afín d-e, eú orden á, para 
cuajado significan motivos juntos con romance de 
presente de infinitivo, se puede decir también por 
ablativo de gerundio, con la preposición pro-, v. 
g. Veni ad Sovietatem pro imitando bonos : Aties- 
to pro audiendadoctrinam ; aunque este modo de 
decir no sea tan elegante como ios otros que pu- 
simos hablando de los dichos romances. 
• 28 También es cierto, que la preposición pro 
significa muchas veces la causa ó razón de otra 
cosa. Oic. pro S. R. Suppliciapro maleficiis suis 
metuere. Pro Cí. Qui á me pro eximia sua virtu- 
te. summis 'úonoribus, honor is causa nominatur, 
y asi otras muchas veces. Con que las oraciones 
del romance ¿>w, junto co» romance de présente 
de infinitivo (n o solo e w. £ i motivo, si-. 

no también cuando significa razón ó causa) se pue- 
de decir bien por ablativo de gerundio con pro 
Piaut. Aulul. Pro vapulando mercédem petam. 

29 Las preposiciones cb„ y propter, también 
significan una- eoes motivo, y otras veces causa 
ó razón. Cic. ¿! :p. 2, II ac, tu non propter au- 
daciam dicis tam imprudenter, sed, guia §c, Att. 
Tyronem pro .>.. H modestdarñ ma- 

losalvum. I ar ; áteobaliquodde- 

lictum expetiverunt. Pro Font. Ob aliquod emo~ 
¡umentum suum cupidus aliquid agere. Y como 



(90) 
todos los gramáticos enseñan en la sintaxis, con 
la preposicon ob, ópropter, se junta bien con acu- 
sativo de gerundio; por eso los romances dichos 
arriba en la nota 27 y 28 se pueden también decir 
por acusativo de gerundio con ob ó propíer ; v. g. 
Cic, in.Ve;T. ¿Qwanto illud fiagitiosus §c. cum á 
quo p&cuniam oo absolvettdum acceperis, condem- 
nare? 

30 Cíe. Philip. Quiñón, quid efficere posset in 
República, cogitavi ; sed quid ipse faceré deber 'et. 
Pro leg. Man. Quid agenaum sit, considérate. Pro 
Mil. Nihil kabeo, quod dicendum quid habeo, quod 
discam, 

• 31 El romance de futuro de subjuntivo se dice 
muy bien por el futuro imperfecto especialmente 
juntándosele alguna partícula, como si, can, ut 
8pe, Cic. pro Pi u*. Per epistolam, quodvokt, inju- 
rat as probabit? Pro Cic. Si verba aucupabimur. 
De Divinal. Si silemiimnesse videbitar. ProDeiot. 
Ut volet, quisque accipiat. Pro Flac. Mementote, 
cum audieths praphismata. Cum tabella vobis da- 
hitar, non de Flaco dabitur solum. 

32 Cuando la oración llana de estando no sig- 
nifica el modo con que se hace la segunda ora- 
ción, significa la ocasión en que se hace, lo que se 
dice en ía oración secunda, y asi entonces no se 
puede decir por el ablativo, sino por el acusativo 
de gerundio con inter, Liv. ab urb. 2. Ipse Ínter 
spoliandum corpus hostis veruto percursus inter 
prima m curatiov.em expiravit. Cell. cap. 1 lib. 3 
I írr ¿imbulandum. Et cap. 12 lib. 12. ínter ri- 
dendiim. 

33 Cuando el romance de una oración, sin mu- 



(91 ) 
darse el sentido, se romancea bien por el roman- 
ce del otro tiempo ó partícula, se puede decir la 
oración por aquel tiempo ó partícula á que equi- 
vale. Y asi parece no puede haber dificultad en 
que las oraciones ordinarias de estando y habien- 
do, generalmente, puedan decirse por indicativo 
con cum ü quando j pues esos romances, guar- 
dadlo su propio sentido, casi siempre se pueden 
romancear muy bien con el quando, por ios tiem- 
pos de indicatico ; v. g. Habiéndote- yo conocido, 
dejo de temer: Cum te recognoverim, timere de- 
sino. La cual se puede romancear cuando te cono- 
cí; y decirse por indicativo: cum te recognovi, 
como lo dice Cicer. pro de Deiotaro. Y esta ora- 
ción: Bien hacéis viniéndoos. Ben'e facitis, cum 
veniatis, se puede romañeear, quando venisteis; 
y decirse : Cum venistis, como lo dice Cicerón ad 
Heren. y del mismo modo en otras partes. 

34 Alguna vez en las oraciones de estando ó 
habiendo, y en sus equivalentes, no guardan los 
AA. la regla dada de atender al tiempo de que 
habíala segunda oración. »Oic. Att. 202. Bienium 
praterit, cum iUe assiduo cursu cubxium nvllum 
processerit ; et epist. 133. cum te semper tai tum 
dilexerim,tum Urnfaci -ensussuw fyc. 

et 224, cumjam diu diliaeiem Vi. Anneum, nemi- 
nem pluris fació. Pro Deíót. Qui cum video tur 
ñeque ingenio, noque usu, atque sxercitatione re- 
rum valere, tame i u ■■aac causam non sino ali~ 
gua spe, et cogí tá iom i í rt - u:it. I . o MiL Cum 
hic de rheda desiluisset, seque acri animo defende- 
ré , it ¿i partim recurrere ad rhedam partim cade- 
re incipiunt ejus servos. Mas lo ordinario es ob- 



(92) ■ 
servar la regla que dimos en las tales, oraciones, 

35 Cuando en las oraciones de estando ó ha- 
hiendo fuere ia segunda oración alguna oración 
de infinitivo, se atenderá regularmente no al tiem- 
po dei verbo determinante, sino al tiempo del de- 
terminado; pues en este se perfecciona el sentido de 
toda la oración. Cíe. de nat. Cum te rotatis ómnibus 
anteferre ; s&pe de L. Crasso videor audisse. i?ro 
Fiac. Máximas audio iibi venisse hcereditates, 
cum Asiam Provinciam consulari Imperio obti- 
neres. Philip. 2. Fateor enim me, cum eo, qu& ac- 
ciderunt, praviderem futura) tanta in mcestitia 
fuisse. 

, . Con todo eso muchas veces se suele atender 
al tiempo dei verbo determinante, Philip. 5. In 
condone dicere ausus esf, cum magistratu abiis- 
set. Pro Deiot. Cum Senatus beneficia in Regem 
Dejotarum recordarer, milla modo mihi deesse 
posset oratio. 

36 Tal vez se hallan hechas por ablativo abso- 
luto las oraciones de estando y habiendo ; aunque 
la persona que debe concertar con el participio 
entre en algún caso en la segunda oración. Cic. 
ad Tyron. lio. 1 6. Nonpotest effugere hujus culpes 
poenam, fe patrono. Senee. de \it. beat. cap. 20/ 
Fieri credam, quidqí^d, me conscio faciam Ho- 
rat. Sib. 10 de 2. Neu sinas Medeos equitare in- 
dultos, te duce, Cesar. Mas estos no se han de 
imitar, por ser poco usados. 

37 Las oraciones de estando y habiendo, que 
se hacen por participio, si este no está en ablativo 
absoluto, se podrán decir también las mas veces 
del modo ordinario por relativo, y el tiempo cor- 



respondiente. Mas si ei participio está en ablati- 
vo absoluto, no podrá decirse por relativo ; por- 
que entonces el nombre que concertaba con el 
ablativo absoluto del participio, se quedaría sin 
tener régimen alguno en la oración, 

38 El adverbio quod, frecuentemente se junta 
con indicativo. Cic. pro Arch: qúod se Heraclien- 
sem esse voluit. In V T err. 1, Non tibí abjicio, quod 
hoTjfíinem omni argento spoliasti. Pro leg. Manil. 
Lxtandam video; quod talis causa oblata est. 

39 También postqaam y antequam, se juntan 
muchas veces con indicativo, aunque al tiempo 
de indicativo no le corresponda en nuestro idio- 
ma español buen romance, Cic 1 in Verr. Fost- 
quam indicia severa Roma fien destiierunt, Ad 
Att. Postquam á te disceseram hoc Uterularum 
exaravi. Pro Deiot. Anteqnam de accusatio/ie ip- 
sa dico, de accusatorum spe pauca dicam. Pro 
Mil. Antequam ad eam oratiorem venio, videntur 
ea esse refutando, quce fyc. Epist. 102. Dabo ope- 
ram, ut istud veniam, antequam planl ex animo 
tuo efflo. In M. Ant. 1. Priusququam de Rep. di« 
vvere incipio, pau c 

El pronombre hic, \ % hp,\ tiene :n sus casos aca- 
bados en c el adorno ck In' partícula cine; y en los 
acabados en s la par tí col) ?;- singular, nomina' 

tivo hiccine,kaccitt.- lúvo^ñujuse. Dativo 

hniccine. Acusativo hum ine,hoccine. Voca- 

tivo caret. Ablativo ab hoccim Jiaccine, hóceme. Plural, 
nominativo ki } k¿p } hc£Lci?ice. Genitivo fiorum, harum, 
Jtorum. Dativo hisce. Acusativo hosce, frasee, naeccine. 
Vocativo caret. Ablativo ab hisce. También se baila 
hisce, hcecce, hocce fyc. Al genitivo de singular, y á 



(94) 
otros se les puede añadir el genitivo modi; v.g. Hu- 
jusmodi, illusmodi fyc. «El maestro ama á sus discípu- 
los : Magister diligit discípulos suos. Pasiva : Disci* 
pulí diliguntur á magistro suo. 



SUPLEMENTO 

Al libro tercero del maestro Nebrija sobre la forma 
don de comparativos y superlativos. 

1 Aunque se hallan muchos comparativos y super- 
lativos formados al parecer de participios ; v. g. 06* 
servantior, ssimus, de observans: poten tior , ssitnns^ 
de potens: cutior, ssimus, de cultus: ornatior, de orna- 
tus, y asi otros muchos : con todo esto los tales com- 
parativos y superlativos se forman de sus positivos he- 
chos nombres adjetivos según la sintaxis, que enseñaj 
que los participios se haden muchas veces nombres. 

2 Por lo cual se supone, que entre todas las partes 
de la oración, solamente el nombre adjetivo y el ad- 
verbio pueden formar comparativo y superlativo, fue- 
ra del pronombre ipse, que alguna vez forma ipsior y. 

, ipsissimus. 

■ 
Anómalos en la formación. 

Nequam f nequior, nequissimus. 

Posterus, posterior, posiremus. 

Properus, properior r p.- ywrimus. 

Vetus, veterior, veterrimus. 

JBxterus, vel e.der, exterior r extremus,vel extimus. 

Superus, superior, supremus, vel summus. 

Inferus, iujenor, injimus, vel imus. 

Maturus, maturior, maturissimus, vel maturrimus. 

Los nombres acabados en er, que se declinan por 



( 95) 
brevis (aunque en el nominativo tiene la otra termi- 
nación en ¿5,) siempre forman el superlativo en rimvs, 



y no en simus ; v. 



Celeber, celebrior, celebérrimas. 



3 Demás áefacilis, humilis y simiíis tieneri el su- 
perlativo en llimus estos seis, imbecilles [e\ cual tiene 
también imbecillissimus por superlativo) gracilis, agi- 
Hs, difficilis, dissimilis, absimUis; pero assilis no for- 
ma por significar cosa muy semejante, que es signifi- 
cación de superlativo. 

Adverbios que forman. 

3 Tienen comparativos y superlativos, estos" ocho 
adverbios. 



Ssepéj saepimus, ssepissimé. 
Diu, diutius, diutissimé. 
Ultra, ulterior, ultimus. 
Citrá, citerior* citimus. 



Inírá, interior, iníimus. 
Propé, proprior,proximus. 
f'emtus, peuitior, penitis- 

simus. 
f^jridenaj prior, primus. 



Defectivos en la formación. 



5 Los que carecen de superlativo son estos 22: 

Adolescens, tior, 3«v-i$. júnior* f tal vez juvenior. 
iLonginq dor, 

Dives, listisi- 

mússiWú dt J¿s,cuandoes .¡djetiv. 
Proximus (cando es positivo signi- 
ficar cercana) proximiar^ 
Anfer } riw 
Licentior. 



Dezter, erior 
Sinistcr, erior. 
Sublimi sénior, 
Vicimus, nior. 
\ Optimus, nior. 
DiuiurnuSy nio 
Sutur, rior. 
Ezilisj Mor. 
tSalutaris, rior 
Supinus. nior. 
Senex* sénior. 



Saiis f vei saf, saHus. 



, secius. 
Temperi, temperius, 
BJultoties. phiries. 
6 Los que carecen de comparativo son los ocho si- 
guientes, 



(96) • 
Fahus, ssimus. Bleritus, ssimus. 

Invictus, ssimus, Colendus, ssimus. 

ínctytus, ssimus. Persuasus, ssimus. 

Jurisconsultusj ssimus. Nuper, nuperimus. 

7 Estos cuatro comparativos: prior j deterior, oc- 
yor y potiur., carecen ya de positivo (aunque antigua- 
mente Sos tuvieron) y forman estos supuestos superla- 
tivos : Deterrimus, ocy ssimus, potissimus. 

Adjetivos que no forman. 

8 Los nombres siguientes no forman comparativo 
ni superlativo, los diminutivos ; v. g. Tenellus, Par- 
vulus ; ni los que significan patria; v. g. Hispalmsis, 
Rom&nus ni los que ' ifícaí ó medidas v. g. 
Palmar is uncial ¡s ; m los acabados en onus; v. g. 
AbsfrnWsdissoniís, ui ¡es acabados en orus ; v. g. Ca- 
noru8 9 sonorus, ni los acabados en inusj v. g. Feri- 
mus r p£rcg cinus y supinas, que tie- 
nen solamente comparativos ; y divinus y que forma 
divinior. divinissim\ 

9 n > an comparativo ni superlativo los 
que se c< v. g« Particeps, como ni 
los co' . sustantivo : v. g. Concors, 
multic la preposición 
per bpro *. Percelebris, 
pr&luéidw icionés juntas al po- 
sitivo, hacen . iteú se junta tenga 
comunmente : livo. 

10 1 los nombres que en su 
signifíc niteu mas ó menos; v. g. ¿iEter- 
?ius, oh líos, por la disonan- 
cia que formaciorJ, como son faiitimus, 
ulmus, mediocris, ?nemoc, par, mirus, exempíaris é¡fc. 

11. De los que no' forman, por tener vocal antes 
de la sílaba zts¿ se exceptúan estos cinco. Stretiuus, 
mor, uissimus, Impius tiene solo píissimus, Eziguvs, 



( 97 ) ' .' 

uior, uissimus, y pius también solo pnss>'mus, assiduus, 
uior, uissimus, y ta) vez pientissimus. 

12 Adviértase que propinqmis, aquus, y otros se- 
mejantes no tienen vocal antes de la sílaba üs 9 porque 
la primera u no es vocal, sino líquida, como so ense- 
ña en la prosodia, asi pueden formarse comparativo y 
superlativo. 

13 Aunque 1 vos comunmente no forman, 
eon todo eso algu i ellos forman ; v. g. Pancus, 
multus. 

Modo de firma* rse >os de los positivos, com- 

parativa y superlativos . 

14 Silos nombres j ,5 s<. declinan por bonus 
de ordinario sus te forman de la termina- 
ción masculina del vocativo ; v. g. Sonora, lepidh de 
sonorus, lepidus fu bené, y parum, que son ad- 
verbios de bonuSf y- parvus. 

15 No obstante los dichor po-íivos muchas veces 
acaban en ó el adverbio; cit le citus, tantus, 
y algunas veces la acaban en un ; v. g. Quantum 
multum, de quantus multus. 

16 Los positivos acabados en ek» que se declinan 
por bonus, también acaban sus os en c 7 i neré, 
pulchré, de tener, pule 

17 En los pof unan por bre- 
vis, se forman sus adverbios del dativo de singular 
añadiendo esta partícula ter J v.'g. tíilarit&r ■, amabi- 
litér, de hilaris, amabüi algunas vece? sue- 
len formarse de la misma tei mutación? neutra ; v. g. 
Trité, de tristis Spc. 

18 De los acabados en er f que van por brevis sé 
forman los adverbios del mismo modo ; v. g. Celeri- 
ter, alacritlr, de íer 9 alaccr. Facilis, tiene este ad- 
verbio, facilh mas usado, que facilitar; y difficilis, es- 
tos dos, difficilé, d dijficUit&r, mas usados, que diffi* 
cultlr. 



( 98 ) 

19 E: i<i positivos declinados por prudens, si no se 
acaban en us, se forman también adverbios del dativo, 
añadiendo la misma partícula ter ; v. g. Sagaciter, 
suplicit , feeiliter, atrociter, truc'ütr, memoriter de 
sagaz, cosa sagaz, astuta, aguda : «. /'.- . , cosa que pide 
de rodi ' : : /c/ta;j cosa feliz, dichosa, próspera, prove- 
chosa ; atroz, cosa inhumana, roz : ¿rwa:, co- 
sa fiere cruel . Tremor, cosa q erda. ^Mííaz, 
forma I -lí audacíter ; y solar s, solerttr x-uber 
adjetivo tibertikn ; pero? 1 »n ^n ws, se forman 
los adi Mudando Wswiter; y. g.' Sapienter, 
congruí- . •. is. 

20 En los nombre» comparativos se forman sus ad- 
verbios de su propia terminación -neult a; v. g. mélius, 
minus, de mcHor, minar; fuera de magis, (ó tal vez 
mage) que es el ad\ ■-.ojor. . 

21 En los nombres superlativos, corno estos se de- 
clinan todos p: é forman sus adverbios de la 
terminación ma&Cahaa del vocativ - v. g. Optimé, 
pessimé, de optimus, pcssimus, aunque algunas veces 
la acaban en um; v» g. Plurimúm, mínimum, potissi- 
mum. y ,. 

22 pti abados en tim, los cuales 
unas vece e nombres sus- 
tantiv ;, catervatim de 
vir, species, gradus, eces se forman 
de nombres adjetivo distributim sin- 
gulati ributus, singu- 
li. Ol de otros adverbios ; v. g. 
Paule >7 o, minutim. Prasertim 
no tiene de donde se derive. 



SOLÍ deo honor, et gloria. 



-'■- 



a 






nr 

■ 



wm 



m ' 



m 



m 



BBH 



I 



i 



— 

ai 

■H 






i 



mm 



... 



MSimm 

IHII 

nHRT 






i 



¡ 




i® 



WBBR 

SBBbSí