(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Papeles de mi archivo. Relaciones de África"


<^''* 4 







RELACIONES DE ÁFRICA 



BIBLIOTECA HISPANO MARROQUÍ 



PAPELES DE MI ARCHIVO 



Relaciones de África 



(MARRUECOS) 



RECOPILADAS POR 



IGNACIO BAUER LANDAUER 



ACADÉMICO C. DE LA REAL DE LA HISTORIA 



Tomo II 



EDITORIAL IBERO-AFRICANO-AMERICANA 

CALLE DEL PRÍNCIPE, NÚM. 5 
MADRID 






Reservados todos los dere- 
chos. Queda hecho el depósi- 
to que la ley determina. 



SI Í966 



11063G5 



&xcmo. Sr. 2). Qabriel Maura y Qamazo, 
Conde de la ^Moriera. 

¿% usted, mi ilustre amigo, le dedico este segun- 
do tomo de ¿Relaciones de ¿áfrica, en el que he re- 
copilado cuantas relaciones de ^Marruecos conser- 
vo en mi biblioteca, y se lo dedico porque en este 
país nuestro, donde el más grave pecado en cuanto 
se refiere a la actuación española en el ZMogreb 
es el de la ignorancia, usted es de los pocos que 
saben, y tiene, por consiguiente, autoridad para opi- 
nar y para conducir la política de España en [Ma- 
rruecos, con bien de los intereses nacionales. 

Con mi devota admiración y mi sincero afecto, 

Ignacio BAUER. 



PRÓLOGO 



La historia de España — ha dicho un notable escritor— es durante 
ocho centurias la historia de Marruecos; desde principios del si- 
gloxm de nuestra era hasta el sigloxv, España fué la patria de árabes 
y berberiscos, cuya sangre hemos heredado, cuyas costumbres son 
las nuestras en gran parte, cuyos monumentos artísticos son gala y 
orgullo de nuestro suelo (1). 

En 1496, Pedro de Estupiñán clava el pabellón sobre los muros 
en ruinas de la fortaleza de Melilla. 

El 12 de Octubre de 1504 Isabel la Católica nos lega, con su 
testamento, su última voluntad de patriota clarividente: <E ruego e 
mando a la Princesa mi hija y al Príncipe su marido, que no cesen 
de la conquista de Africa>. 

Pocos años mas tarde, Jiménez de Cisneros reconquista Meli- 
lla y toma Oran, Bugía, Argel, Túnez, Tlemecén, Trípoli, Ma- 
zalquivira y ]el Peñón de la Gomara, y habla de <plantar la cruz 
de Jesucristo en las principales ciudades de África >. 

En 1564, D. Gracia de Toledo arrebata al pirata Barbarroja el 
Peñón de Vélez, ganado a los cristianos en 1522. 

El 14 de julio de 1535 el Emperador Carlos V asalta la goleta de 
Túnez y se adueña de la plaza. 

En 1564 el Rey Felipe II envía a D. Alvaro de Bazán contra los 
piratas refugiados en el bajalato de Tetuán y los destroza y ciega la 
desembocadura del rio Martín. 

En 1575, D. Juan de Austria, el vencedor de Lepanto, recon- 
quista Túnez y rinde Bicerta. 

En 28 de Mayo de 1757 el Rey Carlos III firma un tratado con 
el Sultán Mohamed ben Abdalá, en el que se concierta paz firme 

(1) España en Marruecos.— El Raisuni, por Manuel L. Ortega, Académi- 
co C. de la Real de la Historia.— Madrid, 1917. 



— VIII — 

por mar y por tierra; reconocimiento de la soberanía española en las 
cuatro plazas de Melilla, Ceuta, Alhucemas y el Peñón; estableci- 
miento de cónsules en los puertos marroquíes; derecho de pesca 
desde Santa Cruz de Alar Pequeña hasta el Norte, y el monopolio de 
la exportación de granos y maderas a la Península. Este es el pri- 
mer tratado estipulado entre España y Marruecos, al que sigue otro 
en 1799, que, según un ilustre escritor, fué el punto de partida de 
las relaciones político-comerciales entre nuestro país y el vecino Im- 
perio. 

Más tarde, en 1860, se realizó la epopeya de Tetuán. 

Siempre el ideal nacional se ha orientado hacia África, lugar se- 
ñalado por la Providencia para la expansión y el engrandecimiento 
de los españoles. 

Aun en los tiempos en que España, en pleno delirio de grandezas 
y de glorias, no veía ponerse el sol en sus dominios, y extraviada la 
verdadera misión y objetivo de la raza, señalado por la Geografía al 
situarnos frente a las costas africanas, se desbordaba por la Amé- 
rica recién descubierta; aun en aquellos tiempos, que parecen soña- 
dos más que vividos, la corriente nacional se encaminaba a la con- 
quista del vecino continente, preñado de misterios. 

¿En qué siglo no han regado los españoles con su sangre, fecun- 
dando un derecho, la tierra africana? 

En estas Relaciones, que colecciono en un libro para darles más 
perdurable vida, se ve, se toca el esfuerzo español por penetrar en 
Marruecos, por dominar en Marruecos, llevando en una mano la es- 
pada y en otra la Cruz, que jamás España utilizó la fuerza si ésta 
no iba inspirada y gobernada por un alto ideal. 

Con el guerrero y antes que el guerrero fué al Mogreb el frai- 
le. Desde principios del siglo xm ya encontramos en Marruecos al 
Misionero. En 1233 un compañero del Santo de Asís, que llamaba 
hermano con idéntico cariño al lobo que a la paloma, al agua que 
al fuego, por que estaba encendido en el amor a todo lo creado; en 
ese año, Fray Angelo fué elegido Obispo de Marruecos. 

Todos los primeros misioneros entregaron a Dios sus vidas por 
la fe; pero la sangre de esos mártires fué fecunda, y en 1246 el se- 
gundo obispo, Pedro Fernández Dain, logró penetrar en el interior 
del país, conquistándose el afecto y el valimiento del Emperador. 

Desde entonces intervienen los misioneros activamente en la vida 



IX — 

de Marruecos, prestando grandes servicios a la causa de la civili- 
zación. 

De cómo defendían los franciscanos humildes con enérgica arro- 
gancia los derechos de España, da idea un hecho entre cien que de- 
jamos relatar a la docta pluma del ilustre historiador D. Jerónimo 
Becker (1). 

El duque de Medina Sidonia, capitán general de Andalucía, de- 
seando estrechar sus relaciones con el Sultán de Marruecos, envió al 
Padre franciscano Fr. Nicolás de Velasco, el cual salió de Cádiz en 
el verano de 1637, trasladándose a Mazagán, donde fué muy bien re- 
cibido, llegando a Marrakesh en el mes de Agosto. Muley es-Xiéj le 
dispensó una excelente acogida. 

Cuando tenía esto lugar, la lucha contra el xerif de Sichilmesa 
había tomado mal carácter, pues el ejército del Sultán resultó de- 
rrotado en los encuentros que sostuvo con los partidarios de aquél. 
Esto hizo que Muley es-Xiéj, tomeroso de perder la corona, pensase 
en obtener el apoyo de una potencia cristiana. Se le ofreció el de 
Inglaterra, por un tal Roberto Blake, que se encontraba en Marrue- 
cos negociando en nombre de aquella Nación; pero los dos bajaes de 
quienes hacía más estimación el Sultán, Mohammed y Jaduar, rene- 
gados peninsulares, lograron persuadirle de que le convenía más 
conseguir el apoyo de España, pues ésta se hallaba mucho más cerca 
que Inglaterra y de sus puertos podía recibir con mayor facilidad el 
socorro que necesitase. Convencióse de esto el Sultán y, siguiendo el 
consejo de aquéllos, encargó al P. Matías de San Francisco que pa- 
sase a la Península para tratar el asunto con Felipe IV, ofreciendo 
a éste trigo, que por entonces escaseaba mucho en España, y pidién- 
dole la seguridad de ser bien acogido si tenía necesidad de refugiar- 
se en sus Estados. Aceptó el P. Matías y emprendió su viaje, trayen- 
do como prueba de la buena voluntad del Monarca marroquí, varios 
cautivos, entre los cuales se encontraban el médico D. Andrés Ca- 
melo, que había curado a uno de los anteriores, y un notario, Ma- 
nuel Álvarez, que hacía en el cautiverio de almocadén de los cris- 
tianos. 



(1) Historia de Marruecos. Apuntes para la Historia de la penetración 
europea, y principalmente de la española, en el Norte de África. Jerónimo Bec- 
ker. De la Real Academia de la Historia. Madrid, 1915. 



— X — 

En los primeros meses de 1640 emprendió su viaje el P. Matías, 
desembarcando en Sanlúcar de Barrameda, donde se encontraba el 
duque de Medina Sidonia, al que dio cuenta de la misión que lleva- 
ba; y cuando aquél regresó, el duque dispuso que con el P. Matías 
fuese a Marruecos D. Juan de Montellano, siendo portador de una 
carta y valiosos regalos para el Sultán. Recibió éste los presentes 
con agrado y nombró por su embajador en Madrid a un pariente 
suyo llamado Hamed en-Nabili, al cual acompañó el P. Matías, con- 
duciendo cincuenta y cinco cautivos, entre ellos once niños y niñas. 

La embajada salió de Marruecos en el mes de Septiembre de di- 
cho año (1640); pero en-Nabili sintió tal temor en cuanto pisó tierra 
española, que se apresuró a regresar a su país, cuya conducta dio 
lugar a que el Sultán mandase cortarle la cabeza. El P. Matías llegó 
a Madrid en momentos bien críticos, pues se había iniciado la rebe- 
lión de Cataluña y estaba próximo el momento en que Portugal se 
declarase independiente. Por esto, aunque Felipe IV recibió con 
agrado el mensaje del Sultán, la solución se dilató tres años, y al 
regresar el P. Matías cayó enfermo en Córdoba, muriendo el 14 de 
Mayo de 1644. Pero buena prueba de que el Monarca español no 
desconocía la importancia de este asunto, es que, en sustitución de 
aquél, nombró a Fr. Francisco de la Concepción, revestido por el 
Príncipe con el carácter de Prefecto Apostólico, y dispuso le acom- 
pañasen el noble caballero D. Miguel Escudero, tres Padres más y 
dos legos, todos los cuales partieron el 18 de Junio de 1646, llegan- 
do a Marrakesh el 16 de Julio, y siendo recibidos por el Sultán tres 
días después. 

El P. Castellanos, tomándolo del relato que de este viaje hizo 
uno de los frailes que acompañaron a Fr. Francisco de la Concep- 
ción (1), da cuenta de la recepción de la embajada en los siguien- 
tes términos: «Al acercarse el P. Francisco al trono, para entregar 
al Sultán la carta del Rey Católico, notó que a los lados de S. M. Xe- 
rifiana se hallaban sentados unos moros ancianos; acción que dis- 
gustó tanto al embajador que no pudo menos de manifestarlo al 
Bajá cuando le entregó el regalo de parte de Felipe IV. Este regalo 



(1) Epitome del viaje que hizo a Marruecos el P. Fr. Francisco de la Con- 
cepción, consultor del Santo Oficio, Padre, y Definidor de la santa Provincia de 
San Diego del Andalucía Por Fr. Giués de Ocaña. Sevilla, 1646. 



— XI — 

consistía en dos caballos, con frenos y estribos de plata, y las sillas 
con adornos de nácar; un arcabuz, cuya llave había trabajado el 
mismo Rey de España y puéstole su nombre; un cofre de nácar y 
otro de marfil; muchas piezas de damasco, terciopelo, raso, chame- 
lote, brocatel, paños de Segovia, de Toledo y de Córdoba, vajillas 
de la China y vidrios de Venecia, todo ello verdaderamente regio y 
digno del donante. 

» Pasados unos días, llamó Muley ex-Xiéj ben-Zidan al embaja- 
dor para departir con él acerca de los negocios que le llevaban a 
Marruecos, y al entrar en el salón vio el Padre <que estaba sentado 
>junto al Rey el Kadi. Y preguntándole el Rey a nuestro Padre cómo 
>le iba con los calores de su tierra, calló nuestro Padre, y díxole el 
>Judío, viendo que callaba: Responda Vuessa Paternidad, que le está 
>hablando el Rey. ¿Qué he de responder, dixo nuestro Padre, vien- 
»do que no se cumple lo que se ha tratado y ordenado? O me he 
de volver, o me he de sentar. Díxole el Judío: Menos mal es sentar- 
le que volverse. Sentóse en el suelo, según la costumbre de latie- 
>rra; y asi le respondió que se hallaba muy bueno, y que estaba muy 
♦ reconocido a los favores grandes que Su Majestad le hacía; que de 
>todo daría larga noticia a su Rey; y muy por menudo contaría las 
♦grandezas de su Reino (fué la acción tan grande que al Rey le rovo 
>el color y al Judío la habla, y todos se hicieron lenguas alavando 
»la resolución de nuestro Padre)>. 

•Cuando salió el Embajador de la presencia del Sultán, encontra- 
ron multitud de moros que pedían limosna, y compadecido el fran- 
ciscano de su miseria, ordenó al Sr. Escudero que les arrojase 1.600 
piezas de plata, sobre las que se precipitó aquella multitud gritando: 
Dios dé vida y ensalce al Rey de España, acción que dio motivo para 
que en Marruecos se dijese que el embajador de España había sem- 
brado monedas de plata en los patios del Sultán. 

El Sultán dio al embajador un salvoconducto para que todos los 
españoles pudieran ir libremente a Marruecos y tratar toda clase de 
asuntos comerciales en sus Estados, siendo libres en sus personas e 
intereses, pagando únicamente el diezmo al fisco, y amenazando con 
graves penas a cualquiera que les molestase. Además entregó una 
carta para Felipe IV, seis potros y dos caballos ensillados con las 
hebillas y estribos de oro y dos alfanjes turquescos de inestimable 
valor; hizo un regalo a D. AUguel Escudero, y entregó a Fr. Fran- 



— XII — 

cisco dos cautivos portugueses y los únicos catorce españoles que 
quedaban en Marruecos. 

I De qué modo tan distinto maneja España en esta época sus 
asuntos de Marruecos! Frente a la tenaz arrogancia del Padre Fran- 
cisco manteniendo su derecho para hablar sentado al Sultán como 
Embajador del Rey de España, derecho que nuestros Gobiernos han 
dejado perder como tantos otros de mayor monta, ¿qué podemos 
presentar entre los hechos realizados en Marruecos por los españo- 
les de nuestros días? 

La historia de estos últimos tiempos se reduce, por desgracia, a 
una serie de abandonos, de dejaciones de derechos, que nos han re- 
ducido a la más mínima expresión en el Norte aíricano. Y gracias 
a que hubo un insigne hombre público hispano, D. Antonio Maura, 
una de las glorias más puras de la España moderna, que acertó a 
proclamar que desde Cabo de Agua á Lárache, nuestra Patria no to- 
leraría el establecimiento de ninguna potencia europea. 

Y eso es lo que nos queda del imperio con que soñó Isabel la 
Católica al expresar su última voluntad: E ruego é mando á la Prin- 
cesa mi hija y al Principe su marido que no cesen de la conquista 
de África. 

Ignacio Bauer. 



& Aqui íe contienen quatro míenos 

acontefcimientos. El primero la perdición y fin de vn 

muy valerofo Turco con fefenta nauios de remo en Malta 

la vieja. El fegundo/la venida y converfion de Cidemuga 

Alcayde de Alarache y de Alcagarquiuir. Los otros dos 

Efpirituales y exemplares/todos nueuamente acontecidos, 

y contadas fus hyftorias en llano verfo/por Gafpar déla 

Cintera: priuado de la vifta/natural de Ubeda/y vezino de 

Granada. Y vn chriftiano villancico/por el qual el auctor 

auifa á los fieles/que fe guarden /porque andan 

fo piel de Corderos fembrados en Efpaña 

Luteranos. 




<5> Fue impreffo con licencia en Cordoua en cafa de Juan Baptifta 

Efcudero. Y por el mifmo original en Toledo en cafa ó Miguel Fe- 

rrer/que fea en gloria. Año de mil y quinientos 

y fetenta y dos años. 



* Inuocacion 



El que fin dios ymagina 
acertar alguna cofa 
faludable y prouechofa 
burla porque defatina 
con fu lengua mentirofa 
Porque de folo dios mana 
gracia/gloria vida y alma 
y fin el todo bien calma 
y la virgen foberana 
es el medio defta palma 

Y pues que dios es la fuente 
déla gracia verdadera 
yo pongo por medianera 
ala virgen excelente 
pues ella es la theforera 
Que como madre piadofa 
de dios y de peccadores 
me quiera ganar fauores 
porque con lengua fabrofa 
pinte y cuente aqueftas flores 

Comienza la primera hyftoria 

Gozefe el pueblo chriftiano 
y biva alegre y contento 
con vn tan fabrofo cuento 
elqual el pueblo pagano 
le ha dado nueuo tormento 
y porque es la nueua buena 
que a todos caufa plazer 
quiero dárosla a entender 
que al fin fin lo que fe fuena 
dizen que es o quiere fer 



_ 4 - 

Sonofe que auían tornado 
al gran Turco cierta armada 
fin la victoriapaffada 
y affi délo que ha pafiado 
diré la verdad prouada 
Defpues quel alto don Juan 
de Auftria principe famofo 
falio en todo victoriofo 
contra el maldito alcoran 
mediante el fauor gloriofo 

Defpues acá subcedio 
otro cuento fingular 
fobre aguas déla mar 
do es cierto que fe anego 
la armada que fue a efcapar 
Un pariente muy cercano 
del gran turco al qual amaua 
fefenta nauíos tomaua 
de remo baxo fu mano 
y conellos nauegaua 

Penfando de fe pagar 
algún tanto de fu daño 
con coraje muy eftraño 
nauegava en alta mar 
fin fofpecha de fu engaño 
Y efte lobo carnicero 
andaua agudo bramando 
y alos chriftianos bufcando 
pero prefto perdió el fiero 
como fe os yra contando. 

Creyendo que nos haria 

gran daño entre los chri9tianos 



- 5 — 

el y todos fus paganos 
a Malta hazen la vía 
do fueron fus fines vanos 
Que fobre Malta la vieja 
Dios leuanto en vn momento 
vna borrafca de viento 
y a todos les apareja 
cama de eterno tormento 

En vn punto los trago 
a todos la mar cruel 
donde el perraco infiel 
fu infernal furia perdió 
y más los que yuan conel. 
Donde efte perro venia 
venia vn clérigo forjado 
el qual tenia gran cuydado 
de no oluidar ningún dia 
rezar lo que era obligado. 

Efpecial con deuocion 
a la virgen foberana 
rezaua de buena gana 
con feruiente coracon 
y voluntad limpia y fana 
y al tiempo déla tormenta 
donde no valia remar 
el clérigo fue auifar 
a los demás tengan cuentan 
con la virgen fingular 

Y primero fue quebrada 
la galera que hundia 
y la virgen fin medida 
al clérigo y fu bancada 
les faluo y les dio la vida 



- 6 - 

Que en vna tabla faltaron 
en fu banco aherrojados 
y délos Turcos maluados 
aqueftos la cuenta dieron 
como fueron anegados 

Veynte años hizo efte día 
que auia que captiuo eftaua 
fegun el mifmo contaua 
gran Maeftro en Theologia 
que muy claro lo moftraua. 
Agora con atención 
oyd pues caufa alegria 
la fegunda hyftoria mia 
que fue cierta conuerfion 
de vn Moro de Berueria 

Aura que defembarco 
dos mefes/de entre paganos 
trayendo ciertos chriftianos 
y el como os contare yo 
en mis verfos Caftellanos 
En cofta de Berueria 
ay un caftillo preciado 
que de Alarache es llamado 
y que tenia el alcaydia 
Cidemuga el efforgado 

Y el rey de Fez fu feñor 
tenia vn hermano configo 
fuyo pero fu enemigo 
porque le tiene rencor 
qual la obra es buen teftigo 
El rey efcriuio auifando 
a efte alcayde/y le dezia 
con el hermano que embia 



- 7 — 

que lo mataffe en llegando 
y el alcayde lo hazia. 

Era efte mogo querido 
de todos por fer el tal 
tan noble/tan principal 
y viendo el mal fucedido 
fe juntan en general. 

Y vanfe al rey con cuydado 
diziendo defta manera 
nanos caufa verdadera 
porque feñor has mandado 
que tu buen hermano muera. 

Alto/procura feñor 
fino nos hemos de algar 
de embiar luego a llamar 
aquel alcayde traydor 
y muera quien fue a matar 
Viendo el rey el parefcer 
que todo el confejo ha dado 
y que eftaua alborotado 
mando fin mas detener 
que el alcayde fea llamado. 

Y no falto vn buen amigo 
que a efte alcayde amaua 
al qual muy prefto auifaua 
luego el alcayde configo 
hijos y muger facaua. 

Y de los mas efcogidos 
quarenta y cinco christianos 
y entre parientes y hermanos 
cincuenta los mas queridos 
en dos baxeles ufanos 



— 8 — 

Embarcaron breuemente 
fus dozientos mil doblones 
y otras muchas prouifiones 
y luego ligeramente 
nauegaron fin paffiones 

Y en la punta del carnero 
al tiempo del embocar 

el eftrecho en Gibraltar 
el navio delantero 
seles fue alli atraueffar 

Y viendo fu perdición 
alos chriftianos dezia 
Rogalde a fancfa Maria 
chrisfianos con deuocion 
que nos liberte efte dia 
Que yo prometo de gana 
de chrisfiano luego fer 

y mis hijos y mujer 
llegando a tierra christiana 
y un rico templo hazer 

Los chriftianos humilmente 
ala virgen fuplicaron 
y al momento fehallaron 
todos milagrofamente 
libres y affi fe efeaparon 
El Lanjar con alegría 
defde alli derechos fueron 
luego de Lanjar falieron 
toda la caualleria 
y muy bien los refeibieron 

Y Cidemuca contó 

el fin a que auia falido 



_ 9 - 

y que quiere fin oluido 
fer chriftiano y lo acepto 
y mas los que auia traydo. 
Creo virgen y feñora 
fagrada madre de dios 
que no ay ninguno entre ni 
que os llame en qualquiera ora 
que no le focorrays vos 

Pues fi virgen focorreys 
de gana aquel que os llamare 
al que en todo os agradare 
quanto mejor le dareys 
todo lo que os demandare 
sabe a la virgen seruir 
chriftianos ques buena fuerte 
porque en aquel trance fuerte 
quando ya querays partir 
os acompañe en la muerte 

Dichofo fera el que acierte 
a feruirla con cuydado 
pues tiene en cambio guardado 
el premio y la paga cierta 
que de tal bien ha ganado 
Sepamos agradecer 
a dios tantos beneficios 
haziendole mil feruicios 
procurando fenecer 
en nos pecados y vicios 

Un cafo os quiero contar 
que ha poco que aconteício 
que a cierto rrayle llego 
cierto hombre a confeffar 



- 10 - 

y al fin conel confeffo 
Fue el hombre mal confeffado 
y el trifte frayle ydiota 
dexo la conciencia rota 
y el hombre fue condenado 
donde fu maldad efcota 

Efte trifte hombre murió 
y boluio al tercero dia 
y llamo enla portería 
aquel que lo confeffo 
y el mifmo frayle falio 
Y el hombre dixo quien fo 
vays me agora á conofcer 
el frayle fue a refponder 
no foys quien confeffe yo 
y a tres dias podra auer 

El hombre refpondio affi 
con vos he yo confeffado 
pero yo eftoy condenado 
porque no me entendí ami 
ni de vos fuy aconfejado 
Poreffo frayle enemigo 
pues también peccaftes vos 
venid que lo manda dios 
y affii lo Ueuo configo 
fin mas parefcer los dos 

O cafo marauillofo 
doel hombre puede auifar 
a faber bien confeffar 
pues le va premio gloriofo 
que jamas fe ha de acabar 
Mirad que nos va la vida 
y no vna vida qualquiera 



- 11 — 

fino vida verdadera 
vida fin fin ni medida 
do pesar jamas fe efpera 

Chrifto nos viene auifar 
chriftíanos ved que no es juego 
que fi el ciego que guia al ciego 
entrambos tienen de dar 
en el hoyo y biuo fuego 
Como buscays buen doctor 
que os cure vueftra dolencia 
bufcad para la confciencia 
ya prudente confeffor 
que os cure con fu prudencia 

Quiero os contar otro exemplo 
de otro que murió en pecado 
que ei dia que fue enterrado 
oyó la noche en el templo 
ruydo defcompaffado 
Como quando un delinquente 
en vn templo es retraydo 
que fuena grande ruydo 
de la Jufticía y fu gente 
y de quien es deffendido 

Ni mas ni menos fonauan 
las bozes y gritería 
y mucha gente acudía 
al templo donde hablauan 
que muy claro fe entendía 
Quatro negrazos crueles 
el cuerpo defenterrauan 
y délos pies le tirauan 
y con llamas y cordeles 
aquefte cuerpo arraftrauan 



— 12 — 

Luego otro dia tornaron 
a mirar la fepultura 
y aquel cuerpo fin ventura 
del trifte hombre no hallaron 
ni mortaja ni atadura 
En Genoua acontefcia 
y fue vn hombre principal 
y la yglefia parrochial 
do efte hombre fe enterro 
es fant Ecrito efpecial. 

Pues advirtamos christianos 
el mirar quanto nos va 
no perder el bien de alia 
que fon gozos foberanos 
y eftos fe ganan acá. 
Procuremos bien obrar 
ved que pago el mundo ordena 
y affi enla cabera agena 
podemos efcarmentar 
temiendo la eterna pena 

Procuremos enla vida 

de obrar por chrifto también 

que nueftras obras eften 

firmadas ala partida 

por xiempre en la gloria. Amen. 



- 13 — 

VILLANCICO 

Chriftianos teñe atención 
que andan so piel de corderos 
fieros lobos carniceros 
íembrando falta opinión 
Mira que andan Luteranos 
en Efpaña repartidos 
y eftad bien apercebidos 
en viniendos alas manos 
y como fieles Chriftianos 
denuncia á la Inquificion: 
que andan lobos carniceros 
fembrando faifa opinión 

<s> Eftad firmes en la Fe 
con perfecta charidad 
no os engañe la maldad 
de aqueftos que dicho os he 
y huyd de aquel que efte 
prendicando en el rincón 

<5> Si os llegaren a vender 
algún libro en efcondido 
o fi os hablaren de oydo 
queriendo os afi traer 
lo que teneys de hazer 
es publicar fu intención 

<s> Mirad que vienen melofos 
offreciendo al parecer 
cofas que figuen plazer 
y fon tormentos rauiofos 
los Sacramentos gloriofo* 
fon para dios el guión 



- 14 — 

(§5 La fancta yglesia Romana 
es nueftro amparo y abrigo 
huyd del lobo enemigo 
que en fu intención la prophana 
refcebid gente chriftiana 
confeffion y communion 

<s> Plega a xpo. consagrado 
que los quiera defcubrir 
porque podamos biuir 
libres de aquefte cuydado 
y que fi algo ay fembrado 
lo arranque por fu pafíion 



Fin. 



t* RELACIÓN DE LAS 

guerras de África, y muerte del Rey 

Muley Xeque, que eftuuo 

en Efpaña. 



No fin particular prouidencia de los Cielos, que las influencias de 
fus planetas han feñalado eftos años precedentes la ruyna, y deftruy- 
cion de África; pues la vemos affolada, con tantas calamidades, y 
plagas. Las Eftrellas, el Sol, los elementos, fobrenaturales prodigios, 
pronunciaron tan horribles, y fangrientos efpetaculos. Vieronfe dif- 
untamente fantafmas en el ayre, cometas de color de fangre, fin fal- 
tar mofquitos, y langoftas, como en Egipto, que no dexauan llegar 
a fazon las miefes. Sobreuinieron tan fecos y efteriles temporales, y 
falta de cofechas, que rauiando de hambre, hallaron en la ciudad de 
Fez vna negra comiendofe a fu propio hijo. Siguiofe a efte cruel 
agote vna pefte rauiofa, con que no ay rincón del Reyno, que no fea 
vna tragedia. Los lugares defpoblados, las cafas caydas, fin auer 
quien las habite: todo es incendios, latrocinios, y muertes, no offan- 
do fiarte los padres de los hijos, ni los hijos de los padres, tan vio- 
lenta eftá la naturaleza humana tan en fu punto, la ferocidad deftos 
barbaros, indignos de auer tenido vn Rey tan excelente como Muley 
Xeque, cuya muerte nació defte origen. 

Ay en la ciudad de Fez vna mezquita con nombre de Muley Driz, 
fundador de aquella ciudad, donde como famofo Aftrologo, dexó 
pronofticada fu perdición, afirmando que en los tiempos venideros 
feria de Chriftianos, y que en el Gamarduleh, que es fu mezquita 
mayor, harían pefebres fus cauallos, labrando de tal manera vna ef- 
pada, que no la pudieffe defnudar ningún Moro, hafta que vinieffe 
vn Sultán, Quibir Lizaran, que es vn Rey grande Chriftiano, a quien 



— 16 - 

eftá guardada la corona de África. Algunos embufteros, y Morabitos 
del Alcorán fingen que efte Sultán Quibir defnudará la efpada dizien- 
do: Zalay la lay la ruful ala: Que es como dezir, viua Dios, y fu Pro- 
feta mahoma, y que fe boluerá de fu feta, adulando con eftas noue- 
las las vulgares orejas. Quando la jornada del Rey don Sebaftiac, 
temieron mucho ver cumplido efte pronoftico, aunque el año paffa- 
do de 612. por auer hallado vn dia la efpada quatro dedos fuera de 
la vaina fobre naturalmente como amenacando el fin de fu imperio, 
eftuuieron muy fufpenfos y recelofos de las armas de Efpaña, de 
quien fe ha procurado valer Muley Xeque, para reducirlos a fuge- 
cion. De aqui le han concebido todos vn general odio, y aborreci- 
miento, pareciendoles, que fi efta cercana fu defolacion, ha de fer 
por auer entregado al Rey nueftro feñor la fuerca de Larache, que es 
la llaue de Berbería, encareciéndoles fus morabitos, o hechizeros efte 
deferuicio que a fu parecer fe le hace a Mahoma, profanando vn lu- 
gar tan fantificado con las reliquias de los fanctos del Alcorán que 
alli eftan enterrados. Y afsi tenian por indubitable que tendría gran- 
difsimo galardón en el Parayfo de Mahoma , quien mataffe al Rey 
como a herege de fu ley, y que fentia mal della. 

Recelauafe el Xeque defta mala intención de fus vaffallos, y ofan- 
do fiarte de muy pocos, auia dado licencia a Lela Mahala fu vnica y 
querida muger, para que con color de tratar de paz con el morabito 
que tiene vfurpado a Marruecos, fe eftuuieffe alli en cafa de vn her- 
mano fuyo, donde eftaria mas fegura en qualquier acaecimiento, y 
referuando para fu compañía de quatro hijos que tenia a Muley Driz 
y Muley Nazar, encomendó la cuftodia de Muley Alman^or, y Mu- 
ley Mahamet á Almancor Bencaya Alcayde de Alcázar; hizo lleuar a 
Tanjar todas fus riquezas y teforos donde penfaua recogerfe quando 
la fortuna le defpoffeyeffe de todo punto de fus eftados, refidiendo 
lo mas del tiempo con fu Almahala, que es el campo en el garrobo 
fierra afperifsima, y inexpugnable por naturaleza; auia defpedido 
cafi todos los Helches, que fon renegados, que le firuen de guarda, 
como los Qenizaros, pareciendole que no eran neceffarios por la for- 
tificación del fitio, y tener tan feguras las efpaldas con el amparo 
del Rey Católico. Otros dizen, que por no pagarles fueldo, auiendo 



— 17 — 

con la vejez bueltoffe codiciofo de dinero contra fu buen natural, 
traia configo algunos ginetes, y eiclauos Chriftianos, de quien fiem- 
pre fe fiaua mucho, gouernando toda fu almahala Moftafa el Barbero 
Eunuco. 

Tuuo noticia defta poca preuencion Muley Cidan, quien fido ven- 
cido en muchas batallas, eftaua retirado en el Reino del Sus, en la 
ciudad de Torgante, y pareciendole ocafion a propofito para lograr 
fus defignios auifo a fu almocaden Abencacis, que es capitán de Ca- 
uallos, enemicifsimo del Xeque, por auerle defpoffeydo de la alcay- 
dia de Tetuan, fembrandole fus cafas de fal, como traydor fautor de 
fu rebelde hermano. Partióte al punto a los Dejares de Tagara, y Ta- 
gaga, que fon Aduares de Alarbes, y eligiendo docientos ginetes, 
hombres determinados para qualquiera empreffa rodeo por la fierra 
de Bineharoz, y con diligencia increyble llegó a dar rebato a la al- 
mahala al tiempo que fue irreparable fu acometimiento. 

Auianle aduertido al Xeque fus familiares, que fe recataffen mas 
en la guarda de fu perfona, y Lela Mahala fu muger le auia efcrito 
encarecidamente defde Marruecos, que fe retiraffe a Tetuan, o Alca- 
zar, por auerle dicho vn Aftrologo que fe guardaffe del pleni Lunium 
del mes de Agofto. Mas no le pareció acertado encerrarfe en lugares 
donde fentia los ánimos tan enconados por la entrega de Larache, 
temiendo no le tracaffe allí algún tumulto fu hijo Abdalá, que tan am- 
biciólo eftaua de reynar. 

Viéndole fus hijos Muley Driz, y Muley Nazar tan melancólico 
con el dudofo eftado de fus cofas, le auian estado confolando, y para 
diuertirle auian concertado vna caga para otro día; recoftoffe el Rey 
fobre vna almohada, quitándote el cafetan, que es la ropa real que 
trae encima por caula del calor, quedando folamente con la dorra, 
que es la camifa que a modo de alúa cubre los demás veftidos inte- 
riores. Y defpojando la aljaua, que es la tienda, fe quedó folo por 
dormir vn poco. Quando comengaron a oyrfe los gritos de los fero- 
ces Alarbes, que venían diziendo ly, ly, muera el perro amigo de 
Lizaranes, que fon los Criftianos, acudieron algunos efclauos a tomar 
armas, mas fueron alanceados al punto, cercando la almahalatan de 
improuifo, que el Rey no tuuo lugar de ponerfe a cauallo, aunque lo 



— 18 - 

procuró, metió mano a vn alfange, hallándote empeñado, mas el 
traydor Abencacis fin refpetar la mageftad real, le difparó vn piftole- 
taco, con que cayó el Rey muerto, diziendo; válgame Alá. Degolla- 
ron barbara, y atrozmente los dos infantes, y las mugeres del Rey, 
haziendo pedacos a Moftafá el Barbero, faquearon el almahala, y pu- 
fieron fuego a las aljauas, no quedando perfona viua, faluo algunos 
que fe efcaparon, acogiendofe al Peñón y Ceuta. Luego que en Te- 
tuan fe fupo efta nueua, comengaron a nacer grandes alborotos, y 
reuoluciones entre los apafionados de Muley Abdalay, Muley Cidan, 
y no pudiendo foffegarlos el Cate, que es como Obifpo, fe retiró a la 
fortaleza; el Morabito de Marruecos defpachó luego la mayor copia 
de Almocadenes que pudo, para que fe apoderaffen de todos lugares 
donde hallaffen flaca refiftencia, mandando a la Dexara, que es otro 
genero de alarbes, que corrieffen hafta Fez, y Mequinez, abrafando- 
fe vnos a otros; y abriendo mayor puerta con eftas crueles difcordias 
a las armas Católicas. 

Su Alteza del Principe de Saboya, remitió luego vna galera def- 
de el puerto de Santa Maria, donde refide con cinco compañías, para 
que hallaffen fortificado a Larache, fi a cafo los Moros quifieffen in- 
tentar alguna nouedad, componiendo fus guerras ciuiles. Efte es el 
fin defaftrado que tuuo el mejor Rey para Criftianos, que ha tenido 
África, defde fus principios fe les moftró humanifsimo, y beneuolo, 
engendrando efta beneficencia grandifsimos celos en los Moros, y 
haziendofe mal quifto, por efta caufa con ellos, quando la perdida 
del Rey Sebaftian perfuadio a fu padre Muley Hamet, que entregaffe 
fin refcate el cuerpo del defgraciado fobrino al Católico don Felipe 
fegundo fu tio nueftro feñor. Hizo dar libertad al Duque de Barcelos 
primogénito de Berganca, con otros muchos feñores, y caualleros de 
calidad, foto le faltó lumbre de fe, porque refplandecio en muchas 
virtudes naturales. Es la nueua mas cierta, que afta ay ha venido de 
África, aunque otros dizen, que fu muerte fue por orden de Muley 
Abdalá fu hijo, y que fobornado con dinero, le auia muerto a puña- 
ladas vn hijo del Alcayde de Tetuan, que oy es con otras nueue 
perfonas. Y es creyble por la mala intención que tenia el Principe 
con fu padre: dexó hecho fu teftamento en Tanjar. Todos los Crif- 



- 19 — 

tianos cautiuos an perdido mucho, y deuen fentir fu muerte. Rugue- 
mos a nueítro feñor los faque de tan dura feruidumbre, y trayga eftos 
barbaros al yugo de fu fanta Yglefia. &c. 



1 LAVS DEO 



Con licencia impreffa en Seuilla, por Alonso Rodríguez. Año de 1613. 



RELACIÓN 

VERDADERA DE DOS 

Vitorias que el Gouernador de Larache 
tuuo con poco mas de quatrocientos Soldados, contra 
más de dos mil Moros, y de como les faqueó al- 
gunos aduares, cautiuando muchos Moros, 
truxo juntamente muchas caberas de 
ganado, con otros defpojos. 

<g> Embiada por carta de Larache por Francifco Rodríguez, Sar- 
gento de aquella fuerza, a Francifco López Nauarro, Sargento de la 
Compañía de don Diego de Portugal defta Ciudad de Seuilla. 




<5> Impreffa con licencia del feñor Conde de Saluatierra, Afsiftente 

de Seuilla, por Francifco de Lyra. Año de mil 

y feyfcientos y diez y fiete. 



- 22 - 

Sabiendo el Gouernador de la fuerza de Larache que los Moros 
fe juntauan para correr la tierra, determinó ganarles por la mano, y 
atajarles el intento, cortándoles los paffos de fu determinación, man- 
dó para efto juntar quatrocientos toldados de los que a el le parecie- 
ron mejores, y mas aptos para emprefas de importancia, y con ellos 
falio de Larache a quinze de Octubre defte prefente año, de partes 
de noche, con intención de tomarles vn aduar. Caminaron toda la 
noche, y ya cafi al amanecer cargó vna neblina tan grande, que 
perdieron el camino, caufa que andando de vna parte a otra, fin po- 
der atinar con la primera derrota, marchando con menos orden de la 
que era neceffaria, fueron fentidos de los Moros, que conociendo a 
los Chriftianos, tuuieron lugar de ponerfe en arma, y de conuocar a 
otros muchos de los aduares vezinos. Amanecido ya el día fe halla- 
ron cercados de mas de dos mil Moros, que amenazándoles con la 
muerte, pudieron poner temor a otros que no fueran Efpañoles. Ani- 
mó el Gouernador a fus toldados, diziendoles que no les pufieffe ef- 
panto la multitud de los enemigos, pues eftauan ya tan acoftumbra- 
dos a vencerlos, como ellos a fer vencidos, y que pues la ocafion 
era forgofa, que procuraffen no degenerar de quien eran. Eftauan los 
toldados con tan buenas ganas de acometer a los Moros, que aun 
antes que los enemigos lo hizieffen, les fueron ellos a enueftir, y en- 
tre los vnos y los otros fe compufo vna fangrienta batalla; no duró 
efta mucho, porque los nueftros los tupieron apretar de fuerte, que 
en menos de dos horas defampararon el campo, o fueffe por ver a 
muchos de los tuyos muertos, o porque el miedo que ya tienen con- 
cebido de los Chriftianos, no les dio lugar a parar mas tiempo de- 
lante dellos: y afsi mataron, y cautiuaron muchos dellos, con los 
quales dieron la buelta a Larache con algunos defpojos del aduar, 
pero lo que mas fe eftimó, fueron quinientas, fefenta y vna cabera 
de ganado vacuno que les tomaron, que fue vn gran focorro para la 
gente de aquella fuerga, porque lo paffan mal, y por efta ocaffion 
falio el Gouernador con los toldados a bufcar la vida. 

Paífófe efta refriega, y de allí a otros ocho, o diez días determi- 
nó el Gouernador fe boluieffe a dar fobre los Moros en otros adua- 
res, y falieron feyfcientos toldados marchando con tan buena orden 



— 23 - 

toda la noche, que a la madrugada fe hallaron cerca de vn aduar, 
del qual fueron fentidos por los perros que ladrauan, por cuya caufa 
fe huyeron alguna parte de los Moros, no atreuiendofe a efperar a 
los Chriftianos, pero con todo effo vuo con los que quedaron vua 
muy reñida efcaramuga, y mataron muchos dellos, fin que de los 
nueftros muriefe mas de vn pífano, que vn toldado nueftro mató por 
yerro de cuenta, tirando a vn Moro. 

Dieron los Moros que fe huyeron auifo a otros muchos, que jun- 
tándote dieron fobre los nueftros con tanto Ímpetu, que les pufieron 
en algún aprieto, pero no de manera que se defordenafren, antes con 
toda buena orden fe fueron recogiendo, aunque acometidos de gran 
numero de Moros, y iue de fuerte, que a los nueftros les fue fuerga 
el venir con ellos a las manos, porque el verlos recoger no les dief- 
fe animo para acometerlos con mas brío. Empegóte una batalla de 
entrambas partes, que duró dende las diez horas de la mañana hafta 
las tres de la tarde, en la qual mataron los nueftros gran numero de 
Moros, trayendo ciento y fetenta efclauos, y duzientas y cinquenta 
cabegas de ganado, y fin efto otras fetenta cabalgaduras mayores y 
menores, y muy gran cantidad de defpojos de el aduar, que aunque 
no fon de mucho prouecho, tuuieron nueftros toldados vn buen fan 
Martin con ellos. 

Con toda efta prefa fe venian los nueftros recogiendo a Larache, 
quando otro exercito de mas de ochocientos Aloros los empegaron 
a acometer con grande algazara, y alaridos, con que los cautiuos fe 
empegaron a alborotar, pareciendoles que ya fu libertad eítada cier- 
ta, y falioles al reues fu intento, porque fe dio orden que cien folda- 
dos tuuieffen a cargo la guarda de los cautiuos, ganado, y todos los 
demás defpojos, y que los demás fueffen refiftiendo a los enemigos, 
marchando con toda la buena orden pofsible, y que en todas mane- 
ras fe procuraifen no llegar a batalla por que no fe pufiefe a riesgo lo 
que vna vez auian ganado, porque aunque es verdad que es de gran- 
de honra ganar vna cofa, es de mucho mayor el fuftenerla, y defen- 
derla en ocafion, y no boluerla a perder. 

Fue nueftro Señor feruido, que los Moros no llegaron a acometer, 
aunque muchas vezes lo intentaron, pero dándoles los nueftros algu- 



- 24 - 

ñas rociadas de mofqueteria, les apartaron, matando a muchos de- 
llos, fin que los Chriftianos recibieffen ningún daño, y finalmente los 
Moros fe fueron quedando poco a poco, dando lugar a los nueftros 
a que fin ningún eftoruo fe entraffen en Larache con notable alegría, 
afsi de los de dentro, como de los que entrauan, abracándote vnos a 
otros, como fi vuiera mucho que no fe vuieran vifto, dando los de la 
ciudad el parabién de la vitoria a los vencedores, y ellos las gracias 
a Dios por ella. 

Ordenofe luego vna folemne procefsion, y Miffa, donde todos 
generalmente dieron gracias a Dios nueftro Señor, por las conti- 
nuas mercedes que cada dia les haze, dándolas tantas Vitorias con- 
tra fue enemigos, de que los Moros eftan tan amedrentados, que no 
ay en todos aquellos aduares ninguno que fe tenga por fegu- 
ro, paciéndoles qualquier pequeño ruydo exercito de 
Chriftianos que viene fobre ellos. Permita Dios 
que todo efto fea para mas honra, y glo- 
ria fuya, y augmento de nueftra 
fanta Fé Catholica. 

LAVS DEO 



RELACIÓN 

VERDADERA DE la 

vna vitoria que nueftro Señor fue 

feruido dar a don Fernando Mafcareñez Gouernador, y 

Capitán general de Tánger, que alcanzo del Morabito 

Laez, corriendo el Campo con todo el poder 

que oy tiene en Berbería, en diez de 

Enero de 1630. 



Varias veces auia manifeftado los vigorofos alientos de fu gallar- 
do esfuerzo Don Fernando Mafcarañas, Gouernador y Capitán ge- 
neral de Tánger, contra los peruerfos defcendientes de Ifmael, ha- 
ziendoles guerra, dándoles vateria, deftruyendoles las poblaciones, 
quitándoles los vaftimentos, ganándoles los cauallos, cautiuandoles 
los foldados fin dexar paffar ocafion en que no les hizieffe muchas, 
y diuerfas moleftias: y agora poco ha los dos de Setiembre, quitán- 
doles numerofa copia de ganado menudo, trecientos bueyes, y algu- 
nos Moros, y el primero de Enero dando muerte a tres cauallos, y 
vn Moro que a los otros dos dueños los traxo cautiuos. Sentía ya el 
Laez grandemente el forcofo defcredito en que incurría para con los 
barbaros comarcanos, fino trataua de vengar los daños recebidos, 
para cuyo efeto junto diligenciofo toda la gente que pudo de Sale, 
Alcagar, Tetuan, Farrobo, Xixuan, Berame, Suar, Guardares, Ange- 
ra, y otros lugares y vino hafta nueftros campos difimulado, y ocul- 
to: y fabiendolo el folicito General preuino aduertido la vatalla, y a 
los diez de Enero queriendo tomar campo, embio la noche antece- 
dente dos efpias, que metiéndote valerofamente entre las cauernofas 
grutas de la tierra, y ya entre los intricados lacos que en losfrondo- 
fos arboles, fértil auia producido naturaleza, fe certificaron de las po- 
cas Suidas que auia encubiertas y affeguraron no auer gente alguna 



- 26 - 

en el dilatado efpacio de aquel campo. Defpues a las diez del dia 
tocaron a rebato, y luego obedientes al General fu gente, fe junto 
toda, y al recoger el ganado fe oluido vna vaca: y es mucho de ad- 
uertir, que fe tiene por vergon^ofa afrenta el que los Moros lleuen 
el ganado, y acudiendo a efto con vn animo denodado, y determina- 
ción valiente, Alexo de Sofá y Menefes, del Reyno, con euidente 
peligro de la vida, dio riendas al cauallo, y fue a recoger la vaca, 
creyendo menos inconueniente la perdida de vna vida, que defde fus 
tiernos años facrifica a la defenfa de la Fee, y exercita en la guerra, 
con luzimiento, que no la breue gloria que podia tener el enemigo 
con la oluidada vaca: mas lúe tan feliz fu dicha, y admirable fu def- 
trega, que no folo la traxo defde el remoto lugar donde eftaua, fino 
que faluó a las ancas del cauallo a vn herbolario que venia junto a 
el tan rendido, y canfado, que ya no podia dar paffo adelante, y fin 
duda le cautiuaran a no fobreuenirle efte fauor. Y es de aduertir que 
no tiene el que le prefto diez y nueue años de edad, y fe atreuio a yr 
folo, y fin compañía (fi es que va defacompañado quien lleua fu va- 
lor configo) mire pues el curiofo que fines tan dichofos fe pueden 
prometer los gloriofos principios defte cauallero Portugués en quien 
fin duda vendremos a admirar lo que dixo el Lírico de otro animo 
gallardo 

Que por tiempo pondrá Marte fegundo 
Yugo al Mar, freno al Sol, embidia al mundo. 

Recogiofe en efeto para el general, el qual mando luego falir vna 
manga de mofqueteros, para que a multitud de balas y globos de 
fuego ofendieffen a los Moros, los quales fe diuidian ya en tres grue- 
fos efquadrones, tan compueftamente ordenados, que vnos fe ampa- 
rauan a los otros. Y penfando el general que no tenia alli toda fu 
gente, mando a los arcabuzeros que difparaffen entre ardores de fus 
brios, alientos del ardor que por las fogofas bocas del horrible inftru- 
mento repetían. Fue Dios feruido, que a imperio violento de los 
acertados tiros cayeron muchos enemigos luchando entre defmaya- 
dos amagos de vida, con ciertos rendimientos de muerte, con que 



- 27 - 

los compañeros defanimados dieron afrentofo lugar a la cobardía, a 
defpacho de propias experiencias. Entonces orgullofos los nueftros 
fueron cargando vitoriofos, figuiendoles las efpaldas, con que gana- 
ron varios defpojos de caullos y otras cofas, donde el Adalid Andrés 
Diaz de Franca, mató a tres Moros, y dio muchas heridas penetran- 
tes a otros: y efte dia don Manuel de Caftro, Arias de Saldaña, Ale- 
xandro de Sofá, Pedro de Ohueyra de Vafconzelos, y Fernando Mon- 
teyro, quedaron con auentajada reputación, porque fe moftraron tan 
animofos, como quienes auian heredado la noble íangre de aquellos 
ilufres Lufitanos, que tanto celebro la antigüedad. Salió entre los fu- 
fodichos auentajado don Iorge Manuel, que a vifta de todos lleuan- 
do la delantera, arremetió con la de los Moros que paffauan de do- 
zientos, y derribo a dos dellos a vifta de todos, con fieras lancadas, 
de que luego quedaron muertos, y con el miímo denuedo de mayor 
arrojamiento, fue a enueftir a otro que también le amenagaua reci- 
proco golpe, y fue tan arrebatado el Ímpetu y fuerga de entrambos, 
que errandofe con las langas, fe encontraron con los cauailos, y ca- 
yeron cauallos y caualleros en tierra, y leuantandofe primero el 
Moro: porque a don Iorge le quedo vn pie debaxo del caualb, arre- 
metió a matarle el peruefo bárbaro, y aunque el y otros le dieron 
diez y nueue langadas: ninguna le hirió, por la defenfa de las armas 
que lleuaua, fola vna herida le dieron en la cabega, pero de tan poco 
momento que el dia figuiente fe hallo al lado del general, boluiendo 
a burear a los Moros, los que primero acudieron a libralle, fue Arias 
de Saldaña (que de camino dio vna langada mortal a vn Moro) y luán 
Fernandez Tauares, Cauallero del Abito de Chrifto. Ya en efte tiem- 
po fe peleaua en varias partes, y a fuerga del deliuuio de balas, y 
rayos de fuego que tirauan los valientes Portuguefes, hizieron que la 
felua lo parecieffe mas de troncos humanos que de leños filueftres, 
pues el general en todo viua idea de vn animo varonil. Hizo varios 
y peregrinos eftragos en los enemigos. Duro la pelea efpacio de dos 
horas, y folo murió de los nueftros vn mancebo, a quien acertando 
vna defatinada bala, poftro en el fuelo muerto. 

Salieron heridos don Iorge Manuel, y Alexandro de Sofá en vna 
pierna, aunque cofa poca, hireron al cauallo de Simón López de 



— 28 - 

Mendoga, que peleo como vn Cid. Mataron al cauallo del muy es- 
forgado Cauallero Hernando Montero. Pero de la perniciofa feta que 
induxo aquel falfo Profeta, murieron ¡numerables, aunque no fe fabe 
numero cierto, mas viofe que fe ocuparon muchifsimo tiempo en 
arraftrar copiofo numero de muertos hazia fu campo, y al baxar los 
Moros fe vieron volar cinco hechos pedagos a minifterio del artille- 
ría, los heridos fueron muchifsimos. Finalmente defpues de la fan- 
grienta batalla, embio el bárbaro Laez, Reta Alfaqueque a nueftro 
general, diziendo, que el dia figuiente queria hablar a fu Señoria, con 
el Alcalde Almangor. Xeque, y demás Xeques de las aldeas, que fe 
imaginauan contentos, porque auian cogido a catorze herbolarios o 
horneros, que por el defcuydo del centinela andauan en el campo, de 
los quales nos mataron ocho, y cautiuaron feis: pero el prudentísi- 
mo general les dio cortes licencias. Y la mañana figuiente traxo el 
menfagero vna carta, cuyas formales (fi incultas) palabras eran eftas. 

Carta del Morabito. 

Yo ayer embié al Alfaqueque Reta, dando quenta a su Señoria, 
como eftaua en efte campo con los Almogadienes defta tierra. Lo 
qual embie a Reta, para que fu Señoria embiara por fus muertos, lo 
qual fe vino Reta, fin que nadie vinieffe a lleuallos, Ya ve fu Seño- 
ria el tiempo que haze, yo eftoy vn poco ocupado, por lo qual me 
parto oy dia de la fecha: afsi puede tu Señoria embiar por fus muer- 
tos diez o doze hombres, o todos los que quifiere, como fean hafta 
veinte, que por efta les doy feguro por oy todo el dia para que pue- 
dan venirfe, y irte fin que nadie fe les haga ningún agrauio. Afsi re- 
cebire merced que fi han venido refpueftas de las cartas que embie 
a Efpaña al Duque de Medina, y al Rey, de embiarmelo, y fino aui- 
feme de lo que ay, porque eftoy aguardando refpuefta: porque fino 
vienen me parece que lo que hazen en Larache guftan dello en Ef- 
paña. Por efto me auifara tu Señoria de todo. Oy viernes 27. de la 
Luna de Homa de Luhed, año de 1039. Moha Mad Benaha Mudel, 
Aya y Capitán General de Barbaros y Alarbes de África, por el Rey 
de Marruecos. 



— 29 — 



Refpuefta del General de Tánger. 

La de V. S. no pedia refpuefta, y con boluerle a embiar fu mif- 
ma carta, pienfo la refpondia, mas guardóla porque todos la vean, y 
juzguen fi conforma bien con lo que V. S. y el Alcalde Almancor 
me auian efcrito. Efte campo de Tánger es mió, y para falir yo a el 
no he menefter licencia de nadie: quien en el entrare fin mi gufto 
fera a cofta de propios efcarmientos. En acabando efta faldre luego 
al campo, no como V. S. lo difpone, fino como a mi me pareciere. 
Quanto a los muertos que fin mi licencia falieron a bufcar yeruas al 
campo, no los mando algar, porque no merecen fepultura vnos co- 
uardes defalmados que quebrantan el orden de fu General, y fi yo les 
cogiera viuos, y a los demás les mandara dar vna muerte infame. 
V. S. aura tenido muy grande trabajo en dar fepoltura a los fuyos, 
por fer tantos. En Efpaña tratafe verdad, y no fe aprueuan las cofas 
mal hechas, y fe haze jufticia a todo genero de perfonas. Al Alfaque- 
que Reta he dado cuenta de la refpuefta que tuue de las cartas de 
V. S. Tánger 11. de Enero de 1630. 

De la carta del Morabito fe infiere, que quando embio el primer 
recado eftaua inorante de toda la perdida, y toda fu alegría era por 
que cogió los 14. herbolarios, como fi efte defcuydo pudiera quitar 
gloria de nueftra victoria: mas defpues que fupo que falto eftaua de 
gente el laftimado Moro, y que no podia hazer la victoriofa oftenta- 
cion que fu arrogancia quifiera hacer, compelido de la poquedad de 
fus foldados, defraudo la palabra, y fingió ocupaciones que no tenia, 
y nueftro General con los demás foldados les fue figuiendo hafta que 
defpuef huyeron cobardes procediendo los foldados Portuguefes en 
todos eftos dias con mil heroycos hechos, que por la breuedad fe 
dexan. 



Con licencia en Madrid, en cafa de Bernardino de Guzman. Año 

de 1630. 



AL ECCELENTISSIMO SEÑOR 

el Marques de Velada, 

D. IORGE DE MENDOZA DA FRANCA, 

Fidalgo de la Cafa del Rey nueftro Señor, y Caua- 

llero del Abito de Chrifto. 

Ablando a V. E, en los particulares de Mtdey Hamet ben Ma- 
hamet Xec, que fe halla oy en Xetafe, propufe, que de fu cafa, y de 
las cofas de la Berbería era yo el hombre que podía faber mas en 
eftos Reynos, afsi lo dixe ai Rey N. S. en Audiencia particular, que 
fue feruido de darme el año de 45. y fino me engaña el amor propio, 
creo que efte papel def empeñará mi propoficion, ó afsi fea conue- 
nienie al feruido de fu Mageftad! y a la gran capacidad de V, E. lo 
parezca. Las caufas de auer adquirido tantas, y tan varias noticias, 
fon, porque demás de fer naturalmente inclinado a faber, milité en 
Ceuta, y Tanjer, adonde fiendo mi padre General, fui Capitán de Ca- 
uallos, y de Infantería en las galeras de Efpaña; en Ceuta, y Tánger 
militaron muchos de mis dos familias , y por doze vezes fueron Ge- 
nerales en las dos ponieras y en la de Alcázar mi padre, mi bif- 
abuelo paterno, dos primos, y ocho tios míos: comuniqué a muchos 
cautiuos Criftianos, a Moros, y ludios fidedignos. Mandóme V. E, 
que reduxeffe la platica a vn papel, que conftaffe de dos puntos. 
Primero de la calidad de Muley Hamet. Segundo, de lo que impor- 
tará al feruicio del Rey N. S. fu amiftad, fiendo Rey de Fez, como 
juftamente pretende fer; y obedeciendo a V. E, digo lo que fefigue: 

Reynaron en Berbería dos hermanos (figlos ha) el vno fe llamó 
Muley Mahamet, y el otro Muley Abadala el Cadim. Muley Ma- 
hamettuuo tres hijos, que fueron Muley Abedelmelic Maluc, Muley 
Hamet, y Muley Buhazon, Muley Abadala tuuo dos hijos, Muley 
Mahamet, y Muley Nazar. Murió Muley Mahamet padre de los tres. 
Quedó por vnico Rey Muley Abadala, el Cadim fu harmano, efte dio 
en perfeguir, y pretendió matar a fus fobrinos Muley Abedelmelic, 
Maluc, Muley Hamet, y Muley Buhazon; ellos fe efcaparon, y paita- 
ron a Turquía, adonde afsiftieron hafta faber era muerto fu tio Muley 
Abadala, cuyos dos hijos quedaron reinando por fu muerte. Muley 



- 32 - 

Mahamet, que la voz común llamó el Xarif, y Muley Nazar ben Aba- 
dala, efte en Fez, y Mahamet en Marruecos. Los tres primos pidie- 
ron ayuda al Turco, de quien eftauan amparados; y con fu fauor 
vinieron contra eftos dos que reynauan, y los desbarataron, y ven- 
cieron. En el tiempo de las guerras, eftando Muley Buhazon en vna 
Mezquita haziendo ia zalá, le tiró vn enemigo con una flecha, y le 
mato: quedaron fus dos hermanos vitoriofos defta batalla. Muley 
Abedelmclic Maluca aquel excelente Principe, de grandes virtudes 
morales, y muy entendido, reynando en Marruecos, y Muley Hamet 
fu hermano, prudentifsimo, recto, y de los mayores Reyes que ha 
auido en Fez. 

Muley Nazar ben Abadala defpofeido fe pafó a Caftilla, y Muley 
Mahamet ben Abadala, que vulgarmente llamaron el Xarif, lleuando 
configo a fu hijo Muley Xec, Rey jurado de Fez, y Principe de Ma- 
rruecos, que en tiempo del Rey N. S. Felipe II. fe conuirtió, y llamó 
D. Felipe de África; y dexando en Berbería vna hija, que acabó como 
hija de Rey defpofeido, pafó a Portugal a valerfe del Rey D. Sebaf- 
tian, el qual falió a reftituirle año 1578. con 20|i. hombres 17ij. com- 
batientes, y 3]i. gaftadores; y para paffar el exercito a los campos de 
Alcázar, dio el Xarif al Rey D. Sebaftian la ciudad de Arcila, que 
eftaua á fu obediencia, gouernada por el Alcaide Cid Albicarin Ben- 
tud, de cuya mano la recibió D. Duarte de Menefes, que era Gene- 
ral de Tanjer. 

Salió de Marruecos Muley Abedelmelic, caminando enfermo en 
vna litera de dia y de noche; y Muley Hamet de Fez, caminando de 
dia, y defcanfando de noche. Eftos dos hermanos con innumerables 
gentes dieron batella al Rey D. Sebaftian, y al Xarifen 5. de Agofto 
del mifmo año, y los vencieron: quedaron en ella muertos Muley 
Abedelmelic Maluc en la litera, porque le agrauaron la enfermedad 
los afanes del camino, y de la campaña; Muley Mahamet Xarif, y el 
Rey D. Sebaftian: y quedó pacifico Rey de todos los Reynos de Ber- 
bería, que fon grandes, ricos, y poderofos Mufey Hamet, hermano 
de Muley Abedelmelic Maluc. Efte Hamet reinó 25. años pacifica- 
mente, cofa pocas vezes vifta en aquella tierra; fue Rey valerofo en 
la guerra, prudente en lo Político; y en la lufticia recto: tuuo parfi- 



— 33 - 

cular correfpondencia con la Mageftad de Felipe II. y fue en ella mui 
puntual. Embió el dicho feñor Rey a Pedro Vanegas de Cordoua a 
refcatar 80. de los íidalgos Portugueíes, que cautiuaron en la batalla 
de Alcázar, por hazer aquel fauor, y dar aliuio a Portugal (que tan 
de antemano honró, y fauoreció á aquel Reino efte fu legitimo Rey, 
y feñor nueftro) y no folamente hizo Mulei Hamet gentilezas en agra- 
do de fu Mageftad, en el refcate de los fidalgos, fino que embió pre- 
fentados al Rey N. S. el cuerpo del Rey D. Sebaftian, y el Duque 
D. Teodofio de Vergan^a. Y para contar tercera fineza de Mulei Ha- 
met, entre muchas que vsó en obfequio, y agrado de nueftro gran 
Monarca, conuiene a faber, que tratando D. Antonio Prior de Ocra- 
to, injuftamente de ¡a Corona de Portugal, embió á fu hijo D. Crif- 
toual, que oy viue en Paris, Corte de Francia, a pedir focorro a Mu- 
lei Hamet, mandóle apofentar en vna cafa de campo Real, y Magni- 
fica, que eftá cerca de Marruecos, que le hizieffen guarda 50. rene- 
gados: hofpedóle con grandeza, mandóle recibir por fu hijo Muley 
Buferez, y vino a vifitarle; dio cuenta al Rey N. S. con cuya refpuef- 
ta le defpidio fin focorro, mas bien hofpedado. Con el Cardenal 
D. Enrique, Rey de Portugal, tuuo también buena correfpondencia, 
porque embiando fu Alteza al P. F. Roque del Efpiritu Santo, Pro- 
uincial de la Orden de la Santifima Trinidad, persona digna, y Reli- 
giofo gTaue, por Redentor General de todos los cautiuos de la bata- 
lla, tuuo tales términos Mulei Hamet con el Redentor, que fe vio 
obligado el Cardenal Rey a embiarle vna Embaxada, y vn gran pre- 
fente por D. Francifco Dacofta, Cauallero de autoridad. A efte tiem- 
po fe auian juntado, para hazer guerra a Mulei Hamet, Muley Nazar, 
que digo antes fe pafsó a Casftilla, y Mulei Xec ben Mahamet, que 
fe boluió Crittiano, y pretendiendo hazer efectos por Arcila, y Mar- 
Cagan; fueron tales los términos que el Rey Hamet vsó con el Car- 
denal en todo lo que el Embaxador Cofta, y el Redentor Trinitario 
trataron, que fu Alteza obligó á Mulei Nazar, y á Mulei Xec, a que 
fe retiraffen á Portugal, y defiítieften del intento. 

Mulei Hamet. único Rey de Berbería, de quien hablo, tuuo qua- 
tro hijos, que fueron Mulei Xec, que en aquel tiempo tenia 18. años 
de edad; Mulei Belhazen, que tenia 16. Mulei Buferez, que tenia 14. 



— 34 - 

y Mulei Cidan, que tenia 12. A Mulei Xec mando gouernar a Fez, 
haziendole jurar por Principe de Marruecos; á Mulei Belhazen dio el 
gouierno de Sus, y de alli le embió a la Prouincia de Tedula, adon- 
como moco hizo mil defconciertos, obligando por fuerza a Criftianos 
a que renegaffnn, y haziendolos eunucos. Algunos de los quales fe 
juntaron vna noche, y le mataron: con lo qual quedó la Prouincia 
inquieta. El prudente padre luego que fue fabidor del caso, embió al 
Alcaide Mangurico, ben Elche, a caftigar los delinquentes, y a fofe- 
gar la tierra, como lo hizo, y dio el gouierno de dicha Prouincia a 
fu quarto hijo Mulei Cidan. 

En efte mifmo tiempo Mulei Nazar, que eftaua en Caftilla, pafsó 
a Melilla, y juntó tanta gente, que a las puertas de Fez dio batalla a 
Mulei Xec, el qual le desbarato, y fe debió la Vitoria al valor del 
gran Alcaide Moftafa renegado, natural de Seuilla, hijo de un mulato 
efpadero, que era valido de Mulei Xec: Mulei Nazar herido iba hu- 
yendo a vna zauhia, figuieronle los Alcaides Mumen Bucorcia, Amu- 
beya, y Benuda, y le mataron. 

Mulei Xec, como hijo mayor, jurado Principe de Marruecos, 
viendofe folo con el gouierno de Fez, inftado quizá de Moftafa, y de 
otros Alcailes, leuantaua ios penfamientos a mas dilatada jurifdicion, 
y con la batalla de Mulei Nazar mas vfano. El padre le embió a vifi- 
tar con vn gran prefente de varias cofas, y con vn elefante: refpon- 
dio, y pidióle el gouierno de todo el Reino de Fez abfoluto. Mulei 
Hamet que ya debía prefentir efte defeo, é intento, defpachó luego 
a Mumen Bucorcia, Alcaide antiguo, y graue, y al Baxá laudar, 
aquel valerofo Eunuco renegado, natural de Almería, con mucha 
gente, y el Rey fue en fu feguimiento. Los fuyos aconfejaron a Mulei 
Xec, que no tomañe armas contra fu padre, falió de Fez, y metiofe 
en una zauhia, que llaman Cid Boxeta; y defpues de algunos dias 
vino a la obediencia del padre, que le embió prefo a la fortaleza de 
Mequines. 

Efte gran Rey Mulei Hamet fue tan prudente, tan eftadifta, y fa- 
gaz, que admiró al mundo, al Turco tuuo muy de fu mano, al 
Rey N. S. Felipe II. por mui amigo, al Rey D. Enrique de Portugal 
muy obligado, el de Francia, el de Inglaterra, el Pontífice, la Señoria 



- 35 - 

de Venecia, y el Oran Duque de Florencia, todos le efcriuian, y 
algunos deftos Principes tenian en fu Corte Embaxadores, o agen- 
tes. Sujetó a los fuyos, con que creció mas fu imperio, los Reynos 
de Gago, y Tumbo Cotum, de que le traían gran cantidad de oro. 
Y por curiofidad digo aqui, que en la toma de Gago fe halló vna 
piega de artillería con las armas Reales de Portugal, vna imagen pe- 
queña de N. Señora, y vna Cruz de metal. Efta conquifta hizo el fa- 
mofo Ioudar, que fue celebre en Berbería, como vno de los de la 
fama. Defpues de todo efto, y de mucho, que no es pofible dezir, 
por no fer difufo, y de 25, años de gloriofo Reinar, fi afsi fe puede 
dezir de vn Sectario de Mahoma, murió, dexando la difpoficion de 
fus cosas; y mandas al Alcaide Azus, a quien llamaua amigo, que 
fue mui fu priuado, y mui benemérito de ferio. 

Defde que murió Mulei Hamet hafta oy no ha auido en Berbería 
reinar por mayoría, fino por poder mas. Quedó Mulei Xec fu hijo 
mayor prefo en Mequines: quedaron por difpoficion del Alcaide Azus, 
Mulei Buferes reinando en Marruecos; y Mulei Cidan en Fez. Salió 
de prifion Mulei Xec, y como fue el mas amable, y generofo, andan- 
do los dos hermanos en batallas, fe apoderó del Reino de Fez; y por 
largo tiempo eran vnos Reyes, y otros defpofeidos. 

Mulei ,.oc tuuo quatro hijos, Mulei Abadala, Mulei Mahamet, 
Mulei Dris, y Mulei Abedelmelic. 

Mulei Buferes tuuo dos, Mulei Hamet, y Mulei Abedelmelic. 

Mulei Cidan tuuo quatro, Mulei Abedelmelic, Mulei Luelid, Mulei 
Mahamet. y Mulei Hamet Xec. Los de Mulei Buferes no llegaron a 
fer nada; los de Mulei Cidan fueron lo que diré. Mulei Abedelmelic, 
que le fucedio, terrible, fiero, y cruel, reinó algunos años: pretendió 
hazer eunucos a diez renegados Francefes, para que pudieffen fer- 
uirle en el quarto de las mugeres: refoluieron los renegados de ma- 
tarle, y no verfe hembras, auiendo nacido hombres: y el dia deftina- 
do para el facrificio, entraron armados, y le mataron, y alangorearon 
Rey a Mulei Luelid fu fegundo hermano, á quien tenia prefo: efte era 
hijo de vna morifca natural de Alcalá de Henares. Mulei Mahamet, 
tercer hijo de Mulei Cidan llamaron los de Fez, é hizieron fu Rey: y 
eftando pacificamente gouernando, fe perdió por poco. Trató de 



- 36 — 

hundir los blanquillos del Reino, que fon vna moneda vfual de plata 
fina, tomar para fi la mitad, y ponerla de liga; inftó en ello, inquie- 
tóte el Reino, y alborotada Fez contra él, fe huyó vna noche, y an- 
duuo Hete leguas en vn cauallo fin filia. Leuantaron por Gouernador 
de Fez, y del Reino al Alcaide Abuba, vn negro de buena cabera, y 
mui valiente: cogió al Rey en la fuga, y tuuole prefo 7. años, 7. me- 
fes, y 16. dias. Confióme de carta fnya, efcrita a Targis al Alcaide 
Abedraheman Arras. Huyófe de la prifion por medio de vna muger, 
y fueron varios los lances de fu peregrinación, y yo fuera largo fi 
contara la hiftoria como me confta, o las demás que abreuio, aunque 
fon mui para fabidas. Vino a morir efte Rey fin Reino, fin autoridad, 
y en fuma defdicha. 

Luelid gouernaua en Marruecos con aprobación, era amado, y 
bien quifto; y entre otras cofas hizo vna Ciudad, a quien llamó de fu 
nombre Luelida, como ya fu padre Cidan hiziera otra, a que llamó 
Cidania, que daba a los alarbes, y no la quifieron habitar. Ambos 
imitaron a Eneas, que á la primera Ciudad que hizo en Italia llamó 
Eneidas. Vna hermana de Mulei Cidan, que auia criado al quarto fo- 
brino Mulei Hamet Xec, que oy reina en Marruecos, o por querer 
bien al fobrino, o por gouernar ella en quanto él no tenia edad, como 
fucedió. Conuocó a los Alcaides poderofos, y de mas autoridad, di- 
ziendoles, que Luelid era hijo de vna Criftiana, y no era jufto que 
reinaffe auiendo otro hermano fin achaque: haze matar al pobre Rey 
Mulei Luelid, y leuantar por Rey a efte Hamet ben Xec, que es buen 
Principe dado a la paz, y no guerrero como fu padre. 

Los de Mulei Xec fueron Mulei Abadala el mayor, ayudaua a fu 
padre en fus batallas, y venció muchas por el valor del Alcaide Hamu 
Iafar, que tuuo fu valimiento: Efte Iafar fue renegado natural de Lis- 
boa, nacido alchiado, y fe llamaua Luis Aluarez fue valentifsimo: 
defpues de algunos años fe boluio á la Fé con veras, de que foi tef- 
tigo, que le exorte, y ayudé, vino de Tanjer a efta Corte, fue con 
fueldo a Milán, y no fupe mas del. Quando Mulei Xec fe vio defpof- 
feido, y vino a Efpaña a ampararfe del Rey N. S. Felipe III. Abadala 
fu hijo quedó con los exercitos, y desbaratando a fu tio Mulei Cidan, 
y mejorado fu partido, Mulei Xec fu padre fe boluio á los contornos 



- 37 - 

de Tanjer, y fentó Almahala (que afsi llaman al Exercito) en Gibel- 
faras, adonde fe fue atenuando de fuerte, que fe atreuio Mahamet 
Bulif Almocaden de aquella tierra matarle á él, y a fu hijo Mulei Driz, 
robándole cofa de vn millón de diamantes, y rubies, que guardaua 
en fu almilla, y por no fcr largo, cuento afsi fucinto cafo femejante. 
Fue Mulei Xec confidentifsimo y grande íeruidor de N. Tercer Feli- 
po, diole a Larache, piega ineftimable, que tanto defearon fu padre, 
y abuelo: y la recibió el Marques de Santa Cruz de mano del Alcaide 
Mahamet Elgarni. 

En tiempo de fu amiftad viuieron las fronteras con fofiego, refpe- 
tadas las caufas de N. Rey de todos los moros de fu obediencia, que 
dezian vulgarmente todos: Viua Mulei Xec, y fu gran amigo Filipo el 
mayor de los Reyes. Pafsó Muiey Abadala a los contornos de Tan- 
jer, vengó la muerte de fu padre, caftigando los agreffores de tan 
gran maldad, y no á todos, porque fe efcaparon algunos. Acercófe 
a Tanjer, y eftuuo la Almahala en la Zafa pequeña de Angera gozan- 
do de vna linda ribera que ay alli, tres leguas de nuestra ciudad. 
Apoderofe de las cantidades de dineros, y alajas que fu padre alli 
tenia; y lo depofitó, para fu feguridad en manos de D. Alfonso de 
Noroña, General de Tanjer, D. Luis de Noroña fu primo, defpues 
Marques de Villa-Real (á quien el Duque de Verganga degolló) que 
era General de Tanjer al tiempo de las entregas, me embió a vífitar 
al dicho Rey Muley Abadala de parte del Rey N. S. Filipo III. cuya 
amiftad conferuó Abadala con las mifmas veras que fu padre, man- 
dando a fus Alcaides toda buena correfondencia. Boluioíe á Fez, y 
tenia en fu cafa á fus dos hermanos Mulei Mahamet, y Mulei Abedel- 
melic, porque a Mulei Dris auia muerto Bulif: y eftando acabando de 
quietar los tumultos que caufara la muerte de fu padre, fe le huyó 
Mulei Mahamet, que era ya hombre, y le temió: vinofe la buelta de 
nueftras fronteras, Prouincia grande, que defde Fez á Alcázar llaman 
fus antiguos Habet. Llegó a Xexuan; viuia en aquella Ciudad vn mo- 
rabito mui refpetado de los barbaros, por fanto, que llamauan Ali 
Barraizon: efte viendo las partes, y perfona defte Principe, le alango- 
reó Rey, y hizo obedecer de todos los barbaros; y con grande nú- 
mero dellos fue á Alcazarquibir, ciudad populofa, y grande, y fue en 



- 38 - 

breues dias feñor de la Prouincia toda. Abedala fu hermano juntó 
Exercito para venir contra él. Y Mahamet juntó vno tan grande, que 
dio batalla á fu hermano, y le venció, y quedó Rey de Fez. 

Defpues de algún tiempo, reformándote Mulei Abadala, dio bata- 
lla al hermano Mahomet, y le venció. Boluiofe Mahometa fu Prouin- 
cia Habet, afsiftia en Alcafar; y conferuó con grandes refpetos la 
amiftad de nueftro Monarca como fu hermano hazia, y hiziera fu pa- 
dre, y la correfpondencia con las fronteras, aun mas ajuftadas á toda 
feguridad; porque fu afsiftencia tan cercana, ayudaua a ello. En fu 
tiempo fue mi padre General de Tanjer, y le halló en todo ajuftadif- 
simo a la verdad, y palabra dada: cartas tengo fuyas, y feguros para 
mi padre, que lo teftifican, además de lo que me confía de cierta 
fciencia. Pretendió fugetar á Tetuan; tantos años ha tiranizada por 
los Necacices, padre, y hijos, y lleuó grande Exercito. Fue tal la 
tempestad que fobreuino en aquellos dias, que fe le deshizo la Alma- 
hala; por lo qual fe boluio á Alcázar difguftado: y luego de que vnos 
barbaros, por eximirte de garrama, le mataffen al Alcaide Mahamet 
Elgarni, que era fu valido; y valiente hombre, enfermó de imagina- 
tiuo, y melancólico: y porque le fucedio matar en el campo vna fer- 
piente, que fiendo admirable en todo, tenia cabellos como muger, 
que los moros dezian era encanto, y tuuieron para fi, que la enfer- 
medad del Rey procedía de efte fuceffo. Fue la falud faltando en mu- 
cho grado a Mulei Mahamet. Su hermano hazia gente para venir con- 
tra él: Y viendofe afsi impofsibilitado, ayudado de los de Sefian, fe 
fue a vna Zauhia, que eftá 5. leguas de Fez. Allí eftando con fu dila- 
tada enfermedad, murió fu hermano Mulei Abadala, Principe de exce- 
lentes partes, a quien vifité, y hablé, y en mi opinión huuiera efte 
fido Principe fin tacha, fi por la gloria de reinar no huuiera muerto á 
fu tio Mulei Buferes, ayudado dei Alcaide Hamu ben Elch. Los de 
Fez leuantaron por Rey á Mulei Abedelmelic, hermano menor de 
Abdala, que auia muerto, y de Mahamet, que eftaua impofsibilitado, 
y fin falud en la Zauhia. Abedelmelic tenia 17. años de edad, y fin 
embargo dio efperangas de gran Rey, y todos le alabauan mucho, 
que quando yo le hablé en la tienda de Lela Bernia, madre de fu 
hermano, el Rey Abdala era mui niño, reinó poco, murió. Y Mulei 



- 39 - 

Mahamet ya mejor de fus grandes y continuados achaques, boluio a 
reinar en Fez. Tuuo por hijo a Muley Hamet, ben Mahamet Xec, 
que oy fe halla en Xetafe; el qual defpues de morir fu padre, retira- 
ron confidentes a vnas remotas fierras de barbaros, adonse fe crió, 
temiendo la ira de Muley Mahamet ben Cidan fu tio, el que quifo hun- 
dir los blanquillos, que hizo diligencias por hallarle defpues de verfe 
Rey de Fez. 

Canfados los moros de las tiranías de Mahamet Laex; y de pre- 
fente de las de Mahamet Bembucar, que con nombres de Morabitos 
deftruyen tantos años ha aquellos Reynos, quieren que efte hijo, 
fobrino, y nieto de tantos Reyes, lo fea fuyo; y fiendo infieles, pre- 
tenden cofa mui acerfada, por que fe eximen de tiranos, por poffeer 
Rey legitimo. No afsi los que fueron defleales en Portugal, que tan 
fin tiempo trocaron a fu legitimo Rey, Monarca mayor, por vn tira- 
no. Y paffome defte punto primero al fecundo. 

El exordio, y primera parte defte punto ha de conftar de la impor- 
tancia de las fronteras, y lugares marítimos de 
Caftilla, v Portugal. 

Oran, no fiendo lugar de guerra, y findo aquellos alarbes por la 
Romia cafi vaffallos de fu Mageftad en grado tal, que fale vn Gene- 
ral con 150 cauallos á caftigar remif iones, o defeuidos de algunos, y 
eftá en el campo tres y quatro dias; y manda dezir otras tantas Mif- 
fas en Altares que leuanta. Efta placa, de que V. E. tiene tanta fcien- 
cia, fabe V. E. lo que coftó de empeños al mayor Prelado que auia 
en Efpaña, Governador deftos Reinos; y á quien yo llamé en vn pa- 
pel que hize del faqueamiento del Carti por el Marques del Vifo, El 
gran Iofué de Efpaña. Solia tener para fu defenfa 1500. plagas, y oy 
no tiene 700. y fabe V. E. que vn furor de los alarbes mal contentos, 
pocos tiempos ha que conuocaron al Turco, coftó tanto dinero 
reparar. 

Mililla, y el Peñón cada dia llorando miferias, defendidas sola- 
mente del amparo de Dios. 

La Mamora tiene oy las trincheras que le hizo D. Luis Fajardo 



- 40 — 

quando la tomó; y auiendo coítado tantas fumas, eftá cada dia á pi- 
que de perderte, tiendo cofa tan grande, que mereció los defeos del 
Rey D. Manuel de Portugal, que para tener alli prefidio, embió ar- 
mada de 200, nauios, y 10|j. hombres de guerra: y teniendo cafi he- 
cha la fortaleza, fue tanto el numero de moros que vino á hazer con- 
tradicción, que le mataron 4|j. hombres, y cautiuaron muchos: y no 
defiftiera del intento, fino le huuieran impedido los víveres, y foco- 
rros. Adquirióla N. Monarca el Tercer Filipo con costa de muchos 
caudales, y todos bien empleados. Es aquel vn rio que los moros 
llaman Quibir, tan grande, que entran en él nauios de 400. tonela- 
das, donde aportauan á comerciar muchos piratas, y de donde falian 
muchos á robar nueftras coftas. 

Larache, tan defeado del Emperador Carlos V. y del Rei Filipe II. 
N. S. y cortado tanto al Tercero, tiene 500. foldados defnudos: las 
murallas en la mas importante parte laftimosas: folia tener 12. Capita- 
nes, y 1200. Infantes, excelentes de experimentados, y contentos, y 
50. cauallos. Y oy fe defiende de milagro, pues es vn rio capaz de 
200. toneladas, adonde, como es notorio, concurría el mundo, y de 
donde falian lindas fragatas á robar toda la cofta. 

En Portugal huuo ocho lugares, que fueron Azamor, Safin, Arci- 
la, Cabodegue, Alcagar Seguer, Tanjer, Ceuta, y Margagan: Tomó 
el hijo del Xarifa Cabodegue, y quedaron fiete, y todas eran afsisti- 
das con mucho cuidado. 

Azamor coftó al Rey D. Manuel el armada de 400. velas, 20y. 
infantes, y 2700 cauallos, General el Duque D. Iayme de Verganga, 
y Maeffe de Campo General D. Iuan de Menefes Picacino: y fue la 
toma tan celebrada, que el Papa León X. hizo en Roma procefsion 
folene general; dixo él mifmo Miffa de Pontifical, y huuo Sermón en 
alabancos del Rey, y de la Vitoria. 

Safin coftó muchos empeños, fangre, y maña. Defpues de toma- 
da, y poffeida juró Ayabentafu al Rey D. Manuel en Lisboa vafalla- 
je, por las ocho Cabildas de fu cargo: y tributaua á la Corona 8u. 
cargas de camellos de trigo, 4. aleones Reales neblíes, y 28. ca- 
uallos. 

Arcila, Alcafar, y Tanjer no ay encarecimiento que diga lo que 



- 41 — 

coftaron de ganar al V. Alfonfo el Africano, y quanta sangre derra- 
maron fus vasillos. Solo en el affalto primero de Tanjer degolla- 
ron los moros en el baluarte de los Fidalgos, que afsi fe llama oy, 
209. conocidos, y principales. En el fegundo cautiuaron al Infante 
D, Fernando el Santo, haziendo otros muchos daños. 

Margagan de ganar, y fortificar coito mucho oro. 

Ceuta al Primer luán armada de 340. baxeles, 60. galeras Reales, 
y 40ij. hombres, cuyo apercibimiento efpantó la Enropa; porque no fe 
fupo el defignio del Rey, hafta que echó ferro en Ceuta; y todos los 
Principes embiaron á Portugal Embaxadores. 

Tomado por el grande poder de los moros Cabodegue (a mi pa- 
recer) mal aconíejado el Rey D. Iuan el III, dexó á los moros las 
ciudades de Azamor, Safin, y Arcila, y la villa de Alcafar, quedán- 
dote con Tanjer, Ceuta, y Margagan: Efta porque es vna fortaleza 
inexpugnable, difta 25. leguas de la Metrópoli dei Imperio de marrue- 
cos. Con Bahia capaz de 400 velas. Tanjer, y Ceuta, porque fon las 
dos mas fuertes llaves del Eftrecho, fin las quales, ni Efpaña eftá fe- 
gura, y Andalucía fe perdería. Si Tanjer fueffe de moros, gozarían de 
la fertilidad de los mejores campos que tiene el mundo: tendría en el 
Cabo; y en la Bahia nauios, que no dexarian paffar á ningún contra- 
rio por la cofta de Andalucía; y para affolarla, y tomar los muchos 
nauios pequeños que la frequentan; laspefquerias, huertas, ganados 
y paftores, baftaua tener dos nauios de remo. 

Si Ceuta fuera de moros, no es para volumen corto dezir los da- 
ños que fe pueden feguir á Efpaña, que por ella miíma en tiempo del 
Rey Rodrigo fue conquiftada. 

Mucho cafo hizieron nueftros antiguos Reyes de adquirir plagas 
fronteras al África, porque con ellas tenemos enfrenados los moros, y 
aquel yugo continuo importa mucho á la autoridad de Efpaña, y ellos 
pierden el comercio. Algunos de nueftros Reyes defearon mucho á 
Zalé; parece que anteuieron la importancia de que era. Aora ha 12. 
años auia en aquel puerto 60. nauios de porte, que falian á cofo por 
todos los mares: oy a 7. ó 8. fiempre, y no tantos, porque cefsó el 
cofo en numero mayor, por auerfe apoderado de la Alcazaua los 
morifcos. 



- 42 — 

Tetuan, porque es feñor de fu puerto, fin prefidio que lo defien- 
da, cada dia con nauios de remo nos haze daños: oy te vé la mas 
opulenta ciudad del Orbe, porque concurren alü todas naciones, y 
hafta Efpañoles. Está llena de municiones; de armas, de quantas ro- 
pas, fedas, drogas, riquezas, y regalos ay en los Reinos eftraños. El 
Rey D. Manuel defeó harto extirpar efto; y mandó fondar la barra 
de Tetuan, para hazer vna fortaleza en la boca del rio. El Empera- 
dor le efcriuió defde la Coruña en Mayo de 1520. que profiguieffe 
en el intento; para euitar los daños que los moros hazian; y que 
fino que él profeguiria, y aunque no fe hizo la fortaleza, eftos dos 
grandes Reyes la defearon, y conocieron, que quantas mas huuief- 
fe, mas importaua a la feguridad de fus Reinos, y coftas; y fi las 
que tenemos fueran de moros, bastauan los vergantines que deltas 
podían falir á llenar las mazmorras de Berbería de cautivos Crif- 
tianos. 

Pues (Señor Excelentifsimo) eftos lugares todos de Caftilla, y Por- 
tugal, excepto Marqagan, no fe defienden mas que con la reputa- 
ción, y el defcuido de los moros, ó el prouidente amparo de Dios. 
Las murallas cofa laftimofa, y la gente poca: fi de veras intentaffen 
nueftros enemigos tomarlas, lo confeguirian. Porque afsi fucedio en 
el Brafil años pafados, en la Bahia, y en Pernambuco, placas que 
defendía el crédito, y las ganó el primer atreuimiento de los que vi- 
uen tan lexos dellas. 

A Tanjer, y Ceuta oprimió, y dañó Mahamet Laex todas las ve- 
zes que quifo. En Margagan degolló vna vez fola al Conde de Caf- 
telnouo fu General, y á 180. cauallos los mejores que auia en el 
mundo. En Larache, y Mamora gouernando eftas plagas Sebaftian 
Graneros, Diego de Vera, Toribio de Herrera, y Francifco de Mur- 
ga, degolló por quatro veces 1800. toldados bizarros; y fi Dios no las 
tuuiera de fu mano, con la mifma facilidad las tomara. 

Mahamet Bembucor, que mató á Laex, y le fucedio en el domi- 
nio de aquella Prouincia, mayor poder tiene que el; y quando le 
venció traia Exercito de 8\¡. hombres, y muchos mas junta quando 
quiere. Mas aflige á los lugares que el otro; y mas los amenaza cada 
dia con poder tan grande, y tan próximo. Los miniftros á quien toca 



- 43 - 

el amparo, y zelo deftas materias fe defcuidan, y tolo temen quando 
fe dize, fitiaron tal plaga, ó vienen sobre ella. 

Bien fabe V. E. como quien tiene tanto valor perfonal, tanto he- 
redado de fus valerofos abuelos, tantas experiencias de toldado, que 
quifo fer, para honrar los pueftos, que eran tan inferiores a fu gran- 
deza, y tantas de General, que no es digno de alabanca el Miniftro, 
ó Cabo que fe defcuidó, o dixo, no pensé. 

Bien fe yo, que fu Mageftad (Dios le guarde) debe afsiftir á las 
guerras de Alemania, pues por él, y fus focorros Ferdinando II. y III. 
han alcanzado tantas Vitorias; enfrenado el atreuimiento de tantos 
enemigos, y fe hizieron arbitros de la Europa. 

Bien fe con que cuidado fe debe acudir al Piamonte, y quales fon 
las importancias de hazerlo. 

Bien veo que fe deben empeñar los patrimonios Reales, para que 
lo de Flandes no defallezca vn punto. 

Iuftamente difpende el Rey y N. S. tantos caudales en Cataluña, 
y fronteras de Portugal, hafta poder del todo caftigar á fus rebeldes 
vaffallos. 

Ya fe vé que fin armadas, y galeras no fe pueden defender los 
Reinos, y los acafos que fuceden, focorrer en Orbitelo vna vez, en 
Ñapóles otra; y en varias partes. 

Todo éfto es afsiftido? fi: y jufto que fe afsifta? también: Mas Se- 
ñor, porque no las fronteras? porque no temeremos á los moros tan 
vezinos, y valientes enemigos? fi el Rey N. S. Filipo II. el Salamon es- 
pañol procuró la correfpondencia de Mulei Hamet? fi Filipo III. las de 
Mulei Xec, Mulei Abadala, y Mulei Mahamet, conferuadas con tantas 
atenciones? Que cofa mas importante que procurar tener vn Rey de 
Fez por amigo? porque fiendo contrario puede hazernos daño; y fien- 
do parcial, él nos guarda las efpaldas: y á nueftras fronteras, y nos 
haze perder el cuidado de lado tan importante. Sino ay Rey en Fez, 
ni amigo de Efpaña, haze oficio de Rey vn Mahamet Laex con exer- 
citos viuos, y prontos, como fiempre tuuo, y aora vn Mahamet Bem- 
bucar, cuyo poder cada dia nos eftá amenazando. Y fi antiguamente, 
y pocos años ha fe cuidaua tanto de las fronteras, por la valentía de 
los pueblos vezinos, que fon Alcázar, Tetuan, Xexuan, Guadares, 



-44 — 

Angera, Beniaulent, Ferrobo, Benamenzuar, Benaguider, Xibelxa- 
bib; y otros muchos, y muchas Cabildas. Eftos fiempre viuen donde 
folian; y fiempre fe deben temer; mas ya fabemos, que numero de 
caualleria, é infantería tienen; y quando corren peleamos con ellos, 
fi es en parte que nos conuiene, y fino nos podemos retirar, y ni fe 
pueden juntar muchas vezes, ni nofotros temerlos fiempre. Mas vn 
Bembucar eternamente con 80. y con 100|j. hombres es cofa para 
dar mucho cuidado. 

Bien fabia el Emperador Carlos, tan prudente como valerofo, lo 
que conuenia á los grandes Reyes, tener amigos, y obligados á todos 
lados; pues con fu perfona, y caudales, vna vez facaua vn moro de 
Túnez, y ponia otro confidente: otra baxaua vna Señoría, y ponia 
vn absoluto Señor: otra deponía vn Saxon inconfidente, y ponia otro 
obligado, pues no le faltaron guerras, y ocupaciones confiderables 
en quanto gouernó. 

Hafta oy defdequeyo notengo vfo de razón ha venido ningún def- 
valido á Efpaña, que no fueffe fauorecido de la grandeza de los tres 
Filipos nueftros Señores, y no fe ) o que ninguno de los que fueron 
ayudados, y afsiftidos fea tan importante como Muley Hamet, á quien 
fi fu Magestad afsifte, y fauorece, veremos Rey de Fez, porque no 
ay otro que le compita en derecho. 

Que coftó á fu Mageftad el hofpedaje del Principe de Gales? El 
del Duque de Modena? Quantos fauores hizo al del Parma? Los dif- 
pendios que fe han hecho con el Principe Tomas, y quan mal paga- 
ron todo: pues noafsi correfpondieron abuelos, tío, y padre de Mu- 
lei Hamet, que todos fueron agradecidos, y buenos pagadores, como 
dicho tengo; Que afsiftencias se dan al Duque de Lorena? y á Ma- 
dama de Xibrox? 

Mulei Hamet eftá en miferableeftado.me dizen los criados, que de 
fu parte me vienen á vifitar, que yo no le he vifto, fui feruidor de fu 
tio Mulei Abadala, de fu padre Mulei Mahamet: mi padre lo fue de 
los dos, y de fu abuelo Mulei Xec, y todos tres le eftimaron mucho, 
y le efcriuieron muchas vezes, fi por cierto. Auiendole fu Magestad 
mandado venir defde Melilla, para verle, y oirte, debió de fer auien- 
do informado el Alcaide del antes; fin embargo fi fu Magestad no 



- 45 - 

tiene por cierto que es el que dize fer el Conde de Torref-Vedras 
General de Zeuta, es Miniftro muy feguro, y de quien el Rey Nuef- 
tro Señor haze muy juftas confianzas, el puede por perfonas de fatis- 
faccion informarte por los Gouernadores de Larache, y Mamora, que 
es cofa muy fácil, y aun por Tetuan, en fecreto, que aquellos rebel- 
des á la Corona de lez fon enemigos defde Principe, fi como dizes 
es hijo de Muley Mahamet, y nieto de Muley Xec, es pretenfor vni- 
co del dicho Reyno; y por eftas caufas; aunque el Rey Nueftro Se- 
ñor fe hallara mas necefsitado de lo que oy fe halla, debia ayudar, y 
debe á Muley Hamet, aora con hofpedage decente, y con afsiftencias 
de decoro, y lucimiento; y luego defpues de auerle oido, con dadi- 
uas, y preftamos conuenientes, que el puede pagar aun antes de fer 
Rey. Pocos dias ha, que fu Mageftad informado de vn Defcalqo, que 
le dixo, que el Rey de Marruecos, tio defte, hazia buen paffage á fus 
Religiofos, y quería la amíftad de Efpaña. Le embió prefente, que 
me certificaron valia doze mil efcudos. Pues aquel tiendo Rey de Ma- 
rruecos no nos puede ser vtil; efte fi fi lo fuere de Fez. Y Muley Ha- 
met es mas legitimo pretensor de todos los Reynos, porque es nieto 
del hijo mayor de Muley Hamet, y aquel es hijo del menor, y quarto 
de fus hijos. 

Todo el remedio de Muley Hamet eftá en folo parecer, que va 
fauorecido de Efpaña, porque con ello, los que le figuen se anima- 
rán mucho, y le eítimarán mas, y ayudarán con vidas, y haziendas. 
Sino lo fuere, puede ir á valerfe del rebelde de Portugal, prometién- 
dole cauallos, y trigo, que es cofa fácil de dar en Berbería, y ferá 
cofa defairada, y fea. Puede valerfe del Turco, que ya pretendió 
nueftras fronteras. 

A su abuelo Muley Xec viniendo á Efpaña mandó el Rey Nues- 
tro Señor Filipo Tercero hazer honras, y afsiftir con tan foberanos 
agafajos, que á fu mifma Real perfona, no fe pudieran hazer mas: Y 
feria infinito contar la grandeza con que fue recibido en Villanueua 
de Algarue, la del hofpedage, la vifita que le hizo de parte de fu Ma- 
geftad Don Manuel de Alencaftre, hermano del Duque de Aueyro, 
Gouernador que era de aquel Reyno, los nauios, y compañías con 
que le vino a hazer falúa, y lo que en Tauira, y Faro fe le hizo; en 



— 46 - 

Carmona, y en San Lucar, y en los demás Lugares de Andalucía por 
donde pafsó, de que tengo cierta fciencia, y ay perfona fidedigna, 
que vio parte de eftas Entradas y Fieftas en efta Corte. 

Quando le defpidieron le dio el Rey Nueftro Señor muchos mil 
ducados, muchos arcabuzes, cuerda, balas, picas, pólvora, feis ca- 
uallos de fu persona, y veinte tiendas Reales, y orden a los Genera- 
les de las Fronteras, para que todo lo que pidieffe defpues, y fus Al- 
caides, fe le dieffe. Y foy teftigo, que dio mi padre fiendo General 
de Tanjer al Alcaide Mancor Benehevá arcabuzes, cuerda, balas, 
pólvora, y picas. 

En tiempo de Filipo Tercero Nueftro Señor murió en la India el 
Rey de Candia, que es Negro; dexó vn hijo pequeño, y vn deudo 
fuyo fe leuantó con el Reyno. El moco fe pafsó á Goa, A\etropoli de 
la India, y renunció en el Rey Nueftro Señor el derecho de fu Rey- 
no, que es lo mifmo que nada. Mandóle fu Mageftad educar en los 
Auguftinos Obferuantes de Goa, y que le hizieffen Clérigo. Diole 
doze mil ducados de renta Eclefiaftica, que oy goza, fi defpues de la 
alteración de Portugal no fe ha muerto. Hizole la honra de Grande. 
Acción en que demoftró la Mageftad de nueftro Monarca la magnifi- 
cencia de fu fer, y grandeza de fus beneficios. 

Pretendió la Mageftad de Filipo Tercero Nueftro Señor la amif- 
tad de Xaabas Rey de Perfia, efcriuiale muchas vezes, y dezia el fo- 
brefcripto, de que doy fe por auer leido algunos: Al Potentifsimo, y 
Serenifsimo Xaabas Rey de Perfia, nueftro muy caro amigo. Embió- 
le por Embaxadores por dos vezes á dos Frayles Aguftinos, Fray 
Antonio de Gouea, y Fray Belchior de los Angeles; y tercera á Don 
luán de Silua, vn Cauallero que fue Gouernador de Filipinas, folo á 
fin de que las fedas de aquel Reyno fe la vendieffen los Fatores del 
Xa á los del Rey Nueftro Señor. 

Eftando la Corte en Valladolid vino de Perfia vn Embaxador lla- 
mado Hazen Alibeque. Era Mayordomo Mayor el Señor Marques de 
Velada; padre de V. Excelencia. Mandóle apofentar en vna cafa en 
que auia viuido el Conde de los Arcos, y estaua defocupada, por 
averfe ido a Toledo; y con tal grandeza, y fumptuofidad como fi fue- 
ra para el Rey de Perfia. 



- 47 - 

Vino aquí por Embaxador del mifmo Rey otra vez el Conde Don 
Roberto Cherley, Cauallero Ingles, que feruia al Xa. Hizole fu Ma- 
geftad iguales honras; Tenia cafa junto á la Iglefia de los Clérigos 
Menores. Los Miniftros del Rey Nueftro Señor, á quien tocaua, le hi- 
zieron igual hofpedage: Tenia coche de la caualleriza. Pues debe 
mas Efpaña, y ha menefter mas á vn Rey de Fez, que á ciento de 
Perfia, firuafe V. E. por quien es, de mandar reparar, que fi vn Mar- 
ques de Velada fue medio de que la Mageftad de Filipo Tercero hof- 
pedaffe tan generofamenfe á vn Embaxador devn Rey, que feria jufto, 
que otro Marques de Velada tan bueno como fu padre, que no le he 
podido más encarecer, fueffe medio de que la Mageftad del Quar- 
to y Grande Filipo mande honrar con hofpedage decente, y digno á 
vn hijo, fobrino, y nieto de tantas Coronas, hafta oirle, y hazerle 
merced. 

Todo lo fobredicho es lo que en breue tiempo, aprefurado, y fal- 
to de falud he podido prefentar á V. Exc. fi fuere tan acertado, co- 
mo es bueno mi zelo, no me queda que defear; y fi no lo he fabido 
dezir conuenientemente, ya fabe V. Exc. que ignorancia no es deli- 
to. Guarde nueftro Señor á V. Exc. como puede, y ya defeo, Madrid 
en 16. de Octubre de 1648. 



< 

< 



tí 




Q 


< 


tí 


Oí 

w 

CQ 


>H 


Oí 


tí 


aa 


tí 


< 


C/3 

O 


< 
Q 
O 


tí 


H 



ÜJ 



tí Q 

Q > 



tu 



o 

1-1 

<3 



2 



o 
•a 
o 



a> 



o . 

2 2 

re C3 

« s 



•o- 

o- 1 



O 

o 

> 
Oí 

tí a 

< 



¿£.2 

5 11 = 
«eco 

re£ >-2 

■a-^ - <D 

2 *>.3.s 
c-, ;*: "** 

02 41 Ó) x 

N £S O 

>-§2 ré 

3 2.a « 

< k- 4> O 



tu 

Cu 

< 

Cu 

UJ 

H 

C/3 

UJ 

UJ 

2 

UJ 

E- 
Z 

O 
u 

uj 
> 



,«,E 



x> a 
< u 

a; en 



•a 
.o 
< 



3 



3 

■y 



- 



9 

= 



oí 



re 



^ o< 

¿S o ¿«ó 

.2 o 2m 
¿ >.r- 

•c 3 re v 

S e « c 
22 a» t/3 ( ~ 
"^ ^ C re 

8 "ES ra 

C reQ = 
«X >.- 

.5 = _ re 



re re 



N O 

- E 
w re 
>■=: 
ai 

O >, 
•o . 
« « 



■SI ra 

s° 

25 
re -c 

b| 

c 3 . 
41 re ;/> 

■°-° .£, 

Ǥl 

3 3 O 

Stz 



■o re 



a; « — 

■a 



•Só^c 

O) .. <■> ^ 

3 N 2¿T3 

¿ « £ re 



5 o > tro x 
re c « re 4>T3 
3 S re ~ g o 

— _ — — -- -■» 

33 5 t¡ g* £ Z 

•SS« S 3S § 
S §•?§««!= 



c-2¿>£-£ 

«•§£*£ 
ü . ° -~ ■= 

¡|on,g 

> C = O re 
- ■= re u ro 
l « b e _ c 

4» re 
> £ 



_£ re 
3U 



E 

re <*> o 
X =-= 
>,re 



J2.g 
1 " 
4¡ rq 
w o 
>.c 

41 >* 

r¿ 4) 



•— 4> — 



Si <- • "75 

■3 — — rA •*' 



n 



3 41 



id 



2 ._ 



flSS' 



re — 



g-QíSZo-.?. 
ere— . «ai 
4; o 2 = re « o 



•~ re o' ré ¿ q 
= re a? S = S 



a-cEW 
o 



- C 3 ^ >< 
- 4> 

e 
X 

5 «J o re-J *• E 4i 
SX D/SisOS fc c 



.rrl 



re >,= 

SS S 

>>o =r 

11 c . 

4"2~. 



— -r ^-, o 



r £x 

re a* ' 



B«olsi§f 

re 4> ^5 * 4j ¡5 >> 

re-«iS3<HCiíx 

■— _r0- . i-J — i* 

< 3 >»5 ^"a 

re £ • — 

_^*o nj - cj re i» o 

ru|g=i2z 

- C >-. >_ 3 c S 
«a;a¿o = 4í 



JS re ¿ 

! O 



T-I 1 4> 

2 ¡s~ o di 

•SÜSe-c-Ore 

*- re '^ .— 



_•« 3 i_ 



«¡t; — 



a o" 2W3 3 

-Seres •-"° 

= >- re re >- i- s 

< 4i _ 2 o o - 

S — c E '• = " 



■a "" 
ao 

3 — 



4> 4» 

■SQÍ 



e o 
u re 

a 

¡i 



.3 O 



>s 

Si ,-3 
< u ^3 te 



j. re >, >, 

<y O "■ 



4. ¿ o 
rere,-. 

3 «: ° 

o-"2 
h 3 re 

- 41 % 

= » ° .« 

U3CÍ 
D2C/3 >-2 

3 w 2 x 
S^2^ 



Í:o" : -3re4ic_ 

£3l3reo-.= X 3 
¡Usüt) c 



SE, 



>,J_ V 41 
41 41 — "^ 

— -a u 

3 4» — . — .^ 
SI 41 41 aj 

S < E Oí Ü. 



¿ a o m 

o. a q •— 

o o -o 

o ax 



¡TSár 



< > -- -o re re o 
>. U gt55~- QC 
— 3. e c S «oo 

5icl.2»¡£ 

S S aA c -o - 



.22'» 
•a 5-re 2 

S- 4 - = re 
— >.— d 

tí™ ü S 

4i -3 « re 

•=tt. =■= 

>.^E « 
4i >>re > 

oí oí ™ > 

a¿ re _ 

■í- re 'E — 
o 2-° 

«¿£■13 
>,2 «^ 

ü re o re 

^ ~ .5 41 

15 re > -a 



>>-o _ 
«re g ^ 

<ür: SJH^j c 



A = í£^?|i 



-Oí 4) 



« to 3 . - 

=o«r 2S«5 



«§3l£¡9^ 
Eir-c^i™' 1 -?^ 
2 cxi "O E e-¿ re 

J3 41< 



>i— 3—41 
— -Z. 41 — 



s = = ^ 

>> 41 « 3— « 

« „ E b. S 

3 5 *- = 

¿ O Uj; - , 
^ W. ^ — C . 



re — 

SE- 



Ü.-3 



O O" 
C . 
>. 41 



Oí 2 



4Í i^ 



o2 



2q 

eS 

2-° 

re ■ 

se 

re 



2 S 5 



- ¿"3 

<C 4J *o 
£-t.2 «•=£ 

<-S^3^£< 

««« E -§.2 c; y 

3 Oí "3 W .S. -3 « 41 

SS»3xiSEE 



E^ 
re o 



RELACIÓN 

VERDADERA DEL EXEM- 

PLAR CASTIGO QVE MIGVEL ADRIÁN RUITER, 
General de la Armada de Olanda, mandó hazer en la Ba- 
hia de Malaga á Amaro Diaz, Portugués de Nación, y Re- 
negado en Tetuan: el qual con diferentes eftratagemas, y 
embuftes, ha cautiuado en las Coftas de Efpaña más 
de dos mil y quinientos Chriftianos, en diftancia 
de diez años, que ha vfado el Pyratazgo. 
Sucedida á diez y ocho de Setiembre 
defte Año de 1655. 

Amaro Diaz, Portugués de nación, y natural de la Ciudad de 
Ceuta, avrá cafi dos años, que lleuado de fu mal natural, é inclina- 
ción, y oluidado de fu muger, y de fus hijos, voluntariamente fe paf- 
só á la Ciudad de Tetuan, y en ella no folo renegó de la Religión 
Catholica que profeffaua, y admitió la deprauada ley del falfo Profe- 
ta Mahoma; fino que hecho cruel, y continuo Pirata, ha fido el ho- 
rror, y eftrago de las Coftas de Efpaña, y particularmente de las del 
Reyo de Granada, y Ciudad de Malaga: a donde valiéndote de las cau- 
telas, y engaños de fu ingenio, afsi por la mar, como por la tierra, 
ha reduzido á la miferable efclauitud tantos Chriftianos, quantos fe 
referirán en el difcurfo defta Relación. 

El caudal defte Pyrata no era mas que vna Fragata, con que fre- 
quentaua eftas Coftas muy de ordinario, y en que traía hafta cinquen- 
ta Moros muy prácticos en el Piratazgo. Si encontraua alguna em- 
barcación de Chriftianos, echaua vandera de Efpaña, y fi reconocía 
ventaja, fe retiraua; y fi él fe hallaua fuperior en fuerzas, embeftia la 

4 



-50- 

embarcacion, y defpues de rendida, lleuaua los Cautiuos á Tetuan. 
Si encontraua Baxeles Portuguefes, fe fingía Catalán. Con los Cata- 
lanes fe hazia Portugués. Con los Flamencos, Italianos, Olandeíes, 
é Inglefes, dezia que era Caftellano: y con los Caftellanos que era 
Mallorquín. Y para engañar á todas eftas Naciones, traía vanderas 
de las Prouincias de fu fingimiento, con que affeguraua fu maliciofa 
difsimulacion. 

La difpoficion que efte Renegado tenia para aprefar Cautiuos en 
la tierra, era correr con fu Fragata nueftras Coftas con vandera de 
Efpaña, faltaua él folo á tierra, y disfrazado (ya con el Habito de 
Donado del Seráfico Padre San Francifco, ya de pobre mendigo, ya 
con otras diferencias de traxe) reconocía las partes adonde auia Chrif- 
tianos, y dándoles el auifo á fus Moros, eftos cargauan fobre los def- 
cuy dados Fieles, y con grande facilidad los cautiuauan. 

Efte Pyrata pues, fiado mas en la agudeza de fu ingenio, que en 
la ligereza, y fuergas de fu Fragata, fe entro en el Muelle de Malaga, 
el Viernes 18. de Setiembre defte año de 1655. y echando vandera 
de Efpaña, fe metió en medio de diez y feis Nauios de guerra de 
los Eftados de Olanda, que fe hallauan en aquel Puerto, comboyan- 
do cantidad de Nauios de mercaderías Olandefas, que comunmente 
fe llaman de Vendeja. Subió el Renegado a la Capitana, dexando 
debaxo de la cubierta de fu Fragata los Moros que en fu compañía 
venían, Habló con el General de aquellos Paifes, que lo es Miguel 
Adrián Ruyter, con quien fe fingió Mercader Mallorquín, y que ve- 
nia á emplear fu dinero en mercaderías de Olanda. Salió de la Capi- 
tana, y a poco trecho enarboló vandera Turquefca. haziendo burla 
de los Olandafes, y de fus Nauios de guerra. Con que ofendido el 
General, mandó que vna Fragata la mas velera de fu Armada, figuie- 
fe al Renegado, como lo hizo, y a poco trecho lo alcangó; y defpues 
de media hora de combate, lo rindió, juntamente con treinta Moros 
que auian quedado viuos en la Fragata; los quales fueron traídos de- 
lante del dicho General, y defpues fe vendieron por fu orden en la 
Ciudad de Malaga. 

No es creíble el alboroto que causó en aquella Ciudad la prifion 
del Renegado. Luego le pidieron los Miniftros del Santo Tribunal de 



- 51 - 

la Inquficion de la Ciudad de Granada, que refiden en la de Malaga, 
para caitigarle. A que refpondió el General de Olanda, que los inful- 
tos de aquel hombre no merecían fiarlos de Tribunal tan piadofo. La 
mifma petición le hizo el feñor Don Diego Fernandez de Cordoua, 
Gouernador de la dicha Ciudad de Malaga, por mano de fu Alcalde 
mayor, y Alguazil mayor. A que dio por refpuefta el General Ruyter, 
que entregaría al delinquente de muy buena voluntad, pero en efta- 
do que fulo tuuieíte cuidado fu Señoría de mandarlo hazer quartos. 
Y delante de las dichos Miniftros Reales mandó traer al Renegado, 
para quitarle la vida. Lo qual vifto por Amaro Diaz, pidió que fe que- 
ría confeffar: traxeronle vn Confeffor, y defpues de auerfe confeffado 
le colgaron de vna entena de la Capitana, a donde murió dando 
mueftras de grande arrepentimiento. Y entre las cofas que confefsó 
en el Articulo de la muerte, fue vna, el auer por fu induftria cautiua- 
do mas de dos mil y quinientos Chnítianos, y entre ellos á vn com- 
padre fuyo, y que fe preciaua de hazer efclauos a fus parientes, y 
amigos, y aun a fus mifmos hijos, y muger. Declaro también, que el 
auerfe entrado en el muelle de Malaga, y vifitado la Capitana de 
Olanda, fue con difignio de reconocer la fuerga de aquella Armada, 
para dar noticia della a los Puertos de Berbería, porque en Tetuan, 
Zalé, Argel, y Túnez, tenían grande recelo de dicha Armada, de que 
a imitación de la Inglefa, que gouernaua Roberto Blac, auia de ir a 
pedir los cautiuos Olandefes fin refcate, y que por efto fe auia atre- 
uido a entrar en la Capitana de Olando, para lleuar mayores no- 
ticias. 

La fentencia que el Almirante Miguel Adrián Ruyter dio al dicho 
Amaro Diaz renegado de Tetuan, es como fe figue. 

El Capitán Pedro Branzaliguien, en diez y feis del corriente en la 
noche, rindió vna Fragata que nauegaua de Tetuan, cuyo Cabo era 
Amaro Diaz, natural de Ceuta, el qual fe auia precipitado, y dexado 
lleuar de el poco temor de Dios, y no tan folo renegó de la Santifsi- 
ma Trinidad, fino que abracó la Secta Mahometana: y paffando mas 
adelante, aprehendió publicamente Criftianos, y los vendió por eí- 



- 52 — 

clauos, principalmente en la Cofta de Malaga, y hizo diferentes via- 
ges con entero defeo de á fus mifmos padres, y mas cercanos deu- 
dos en fangre entrar, y conducirlos al miferable eftado de la efclaui- 
tud. Que todas fon cautas indignas de la atención Chriftiana, que ni 
fe pueden, ni deuen fufrir: mayormente en vna efquadra, cuyo fin 
principal, é intento es con todo fu poder purgar, y limpiar el mar de 
la efpuma de femejantes piratas, y ladrones, y affegurarla dellos. Con 
efta atención el feñor Miguel Adrián Ruyter Almirante de Olanda y 
Vveftfislanda, con acuerdo del Confejo de Querrá, ha refuelto, como 
refoluió por la prefente, que el dicho Amaro Diaz, como fingular 
malhechor, fea caftigado con cuerda, de fuerte que fe le figa la muer- 
te por ello. Y fin embargo de tener orden de folo a los Renegados 
Criftianos abrogarlos; pero a efte, como á famofo, y peruerfo mal- 
hechor, y para horror, y efcarmiento de todos los demás, y mayor 
feguridad de las Coftas de Efpaña, mandó caftigarle con tan afren- 
tofa muerte: y que a pedimiento del feñor Don Diego Fernandez de 
Cordoua Gouernador de Malaga, fe entregue el cuerpo difunto á fu 
Señoría, para que puefto en vna horca fea exemplo, y efcarmiento 
de otros muchos. Fecho en la Nao de Guerra nombrada el Paffatiem- 
po Cafero en la Bahia de Malaga, á 18. de Setiembre de 1655. años. 



Con licencia, ímpreffo en Madrid por lullan de Paredes, en la calle 
de la Concepción Gerónimo, Año 1655. 



Memorial del General de ¡a Orden de Def calcos de la San- 
tifsima Trinidad, Redención de Cautiuos, contra el ar- 
bitrio dado por el Capitán Guillermo Garret, fobre la 
erección de una ef cuadra de feis nauios, que guarden las 
coftas que miran á Berbería, y preferuen eftos Reinos y 
fus habitadores, del cautiuerio de los Moros, conuir- 
tiendo en el aprefto y fuf tentó defta efquadra, lo que fe 
gafta en redención de cautiuos, por medio de las Orde- 
nes de la Trinidad, y Merced, y diuerfas dotaciones. 
1 Pruebafe con razones facadas de diuinas y humanas 
letras, y fentencias de Santos, y otros Autores graues, 
que el dicho arbitrio, no folo no es admifsibles, mas 
antes mui deteftable. 



Grandes fon las conueniencias que á fuero y común eftilo de los 
Arbitriftas fe promete el Capitán Guillermo defte fu penfamiento, y 
entre otras, que no faldran de Efpaña para Berbería cien mil ducados 
en cada año, con que los Moros refuerzan y executan fus intentos 
de cautiuar mas y mas Chriftianos. ^ Que por medio de la efquadra 
que en fu penfamiento forma, aura muchos Pilotos, marineros, y gen- 
te de mar para otras armadas y flotas. *\ Que ferá la cuftodia de las 
coftas de Efpaña, y preferuará fus habitadores del cautiuerio de Mo- 
ros, corriendo la cofta. Y aun cautiuará muchos Moros y Turcos, 
con los quales, y fu permutación (efcufando el precio a dinero de 
contado) fe refcatarán los cautiuos Chriftianos. Porque haziendo ef- 
cala efta efquadra en puertos ó playas ondeables con la prefa y mer- 
cadurías que fe les auran cogido, leuantaran vandera de paz, y tra- 
tarán del dicho refcate. Con que efta efquadra, dize, no folamente 
ferá preferuatiua, fino executiua de efetos mui confiderables. ^ Que 
fe efcufará el graue gafto que caufa la gente de guerra, y guarnición 
que ai en las coftas que miran a Berbería. 



— 54 - 

Y vltimamente defpues de auer referido otras vtilidades concluye 
diziendo, que efte fu arbitrio no folamente, no ferá en perjuizio de la 
Redención, y del inftituto de las Religiones de la fantifsima Trinidad, 
y nueftra Señora de la Merced, mas antes en gran apoyo de fu prin- 
cipal defignio; fobre lo qual difcurre en la forma que adelante pare- 
cerá en la profecucion defte difcurio, en que fe tocará todo lo que pa- 
reciere digno de reparo. 

Bien confiderada la propoficion del Capitán Guillermo, es cierto 
qne es tan defuiada de toda razón, derecho, y buen gouierno, que 
no folamente no es digna de execucion, fino, lo que mas es, abhorret 
á pijs auribus, de tal fuerte, que no fe puede dar oidos a ella. 

Entra lo primero efta propoficion pretendiendo introduzir noue- 
dad, y mudanga, en lo tocante a la Redención de cautiuos, cofa tan 
antigua, y vfada en la vniuerfal Iglefia, y della fumamente fauoreci- 
da, como adelante veremos, con que efte nueuo arbitrio tiene contra 
fi la regla de la 1. 2. D. de conft. Princip. que dize: In rebus nouis 
conftituendis euidens vülitas effe debet, vt recedatur ab eo iure, 
quod diu conftitutum eft, 1. minimé, D. de legib. 1. 18. tit. 1. p. 1. 
1. fin. tit. fin. p. 7. in verbis illis: Otrofi los Sabios dixeron, que las 
cofas que fe fazen de nueuo, debe fer catado en cierto la pro del las, 
ante que fe parta de las otras, que fueran antiguamente tenidas por 
buenas y por derechas. Que á la verdad la nouedad trae fiempre con- 
tra fi la prefuncion, quando no es de prefumir, que a la larga expe- 
riencia de nueftros paffados fe efcondieffe, y fueffe por alto lo mejor, 
ó mas conueniente: y afsi Tácito (cuyo fentimiento en efta materia es 
bien notorio) dize en el lib. 15. de fus Anales: Super ómnibus nego- 
tijs melius, aíque rectius olim prouifum, & qux conuerterentur in de- 
terius mutari. Y en efto fundaba Mecenas el celebre y faludable con- 
fejo que dio á Augufto apud Dionem lib. 52. quando dize: Optimum 
ambitiofa certamina prorfus excindere, atque ideo, nec nomina noua 
permitiere. ^ Es tan dañofa la mudanza, que aun fundada en razones 
(al parecer) ciertas é irrefragables, fuele fer mui perjudicial, quando 
como dizen las leyes referidas, no ai euidencia de la mayor vtilidad 
en contrario: porque fuelen al principio aparecerfe algunas caufas 
que honeftan la variación y mudanza de las cofas, las quales defpues 



- 55 - 

con el tiempo y execucion, ó fe halla no auer fido fuficientes, ó fe 
defcubren inconuenientes mayores, nacidos de auerlas abragado. Y 
en efte fentido es bien admitsible la fentencia de Eliano lib. 1. variar. 
Hiftor. quando dize: Scepé numero mutatio in melius maiorum con- 
fueuit etfe princinium. 

Mas a mayor abundamiento en efte difcurfo fe probará, que no 
folamente el nueuo arbitrio y fentiiniento del Capitán Guillermo, no 
es de euidente vtilidad á la caufa publica, fino, lo que mas es, de 
gran daño y perjuizio, á que no fe deue dar lugar por ninguna via. 

Para mayor y mas apta comprobación defta verdad, trataremos 
en efte difcurfo feis puntos. En el primero, de la antigua y loable 
coftumbre de la Iglefia, en lo tocante a la redención de cautiuos. Y 
quan ioada y fauorecida ha fido en todos tiempos, principalmente en 
los de Sumos Pontífices, y Principes Chriftianos, con grandes pre- 
rogatiuas, y priuilegios, y fundaciones de Religiones, que en efto 
pufieron fu principal, ó propio inftituto. Probando anfimifmo el gran 
bien que de la Redención refulta. 

En el fegundo fe reprefentarán los incouenientes, que el arbitrio 
del dicho Capitán Guillermo nos amenaga. 

En el tercero, que fu Santidad, falúa fu dignifsima cenfura, y la 
corrección de la Santa Iglefia Católica Romana, no puede con po- 
teftad ordinaria comutar las obras pias deftinadas a Redención de 
cautiuos en la Efquadra que ha penfado el Capitán Guillermo. 

En el quarto, que quando efto recibieffe comutacion, efta no fe 
podia por ninguna via hazer fin licencia é indulto de fu Santidad. 

En el quinto, fe dará fatisfación á las conueniencias, que repre- 
fenta el arbitrio, moftrando, que no fon ni pueden fer ciertas, y que 
la verifimilitud eftá en contrario. 

En el fexto fe pondrá vn modo de redimir praticado, con que cef- 
fen los inconuenientes que a la redención fe oponen. 



- 56 



Punto primero. De la loable y antigua cof tambre en la Iglefia de 

redimir cautiuos. 

La antigüedad que en fi tiene el exercicio defta obra de fuperior 
caridad (como luego veremos) fe verifica bien por las muchas leyes 
de los títulos D. & C. de captiu. & poftlimit. reuef. 1. quamuis, D. 
folut. matrimon. I. fi quis pro redemptione captiuorum 36 C. de 
donat. con otras del derecho común, que adelante referimos. ^ Ve- 
rifícate mucho mejor efta antigua y loable coftumbre de redimir cau- 
tiuos, por las Conftituciones Conciliares antiguas, y varios Decretos 
de Sumos Pontifices, de que adelante haremos efpecial mención, 
fuera de otros muchos que juntó Antonio Auguftino in epitome iuris 
veteris Pontificij, lib. 14. titul. 18. ^ Efto también fue mi i encomen- 
dado en el derecho antiguo Oriental, vt patet ex Phocio apud Bal- 
famonem, tit. 2. de fide, fol. 56. & 58. Et in canone 2. & 6. Grego- 
rij Thaumaturgi. 

Y en quanto a los grandes fauores y gracias con que fiempre ha 
fido fomentada la Redención de cautiuos, aun en tiempo de Gentiles, 
es buen argumento el que refulta de las varias leyes D. & C. de cap- 
tiu. & poftlimin. reuer. Donde en orden á apoyar efta Redención, fe 
difpenfa en muchos cafoscon las rigurofas difpoficiones del derecho. 
Y es fingular en el propofito la 1. quamuis, D. folut. matrim. donde 
fe le permite a la muger conftante matrimonio reaffumir fu dote, y 
gaftarle en redención de cautiuos. Y en la ya referida 1, fi quis pro 
redemptione captiuorum, C. de donat. fe aprueban y dan por bue- 
nas las mandas y donaciones hechas para Redención de cautiuos, 
aunque no tengan la infinuacion alias de derecho neceffaria. Y el 
mifmo Iuftiniano en la nouela 115. c. 3. §. fi vnum, (quae hodie eft 
authen. fi captiui, C. de Epifcop. á Cleric.) priua a los hijos de las 
herencias paternas, y aun a los eftraños, que no cuidan de redimir 
de cautiuerio a los teftadores, lo qual vemos aprobado por la 1. 6. 
tit. 7. part 6. ^ Y fon varias las leyes del tit 26. y 29. part. 2. que 
comprueuan y amplían las difpoficiones del derecho común de los 
dichos títulos D. & C. de captiu. & poftlimin. reuerf. ^ Y en efte pro- 



- 57 - 

potito es mui de ponderar la lei del tenor Rei don Enrique Tercero, 
que es fegunda, tit. 12. lib. 1. ordinament. donde tiendo de fu natu- 
raleza tan odiofo el derecho del retracto, le admite en efte cafo dan- 
do facultad de auer para fi por el tanto el efclauo vendido en almo- 
neda al que le quiere y procura para darle en refcate de otro Chrif- 
tiano, y en el dicho titulo ai leyes de los tenores Reyes Don Alonfo 
el Vltimo, don luán el Segundo, que difpenfan en otros cafos con el 
derecho común, atendiendo al fauor de la redención de cautiuos; de 
las quales leyes algunas fueron colocadas en el tit. 11. lib. 1. recopil. 
Donde fe añadieron otras de los tenores Reyes don Pedro el Iufticie- 
ro, y don Enrique el Quarto. 

Mas fobre todo fon iluftres, y en gran manera feñalados los fauo- 
res y gracias, que la sede Apoftolica en todos tiempos ha hecho, y 
haze a efta infigne obra pia de redención de cautiuos, y en particu- 
lar fe verifica por el dicho capitulo 15. de la 8. Synodo general, fub 
Adriano II. celebrado el año de 868. quod eft in 3. tom. Concilior. p. 1 . 
fect. 2. cS habeturin cap. Apoftolicos 12. qua?ft. 2. Con elqual con- 
cuerdan los tres capítulos figuientes, tacados del libro 6. y 7. de las 
Epiftolas de tenor fan Gregorio el Magno, con otras muchas anchas 
autoridades de Pontifices y Santos, de que adelante fe hará mención. 

Y en efecto los fumos Pontifices eftimaron, y fomentaron en to- 
dos tiempos con grandes demoftraciones efta obra pia; y mas que 
todos Inocentio Tercero, Pontífice quatro veces grande, Por la dig- 
nidad, Por las cofas grandiofas que determinó y proueyó en fu tiem- 
po, Por fu gran virtud, Por fu mucha erudición, principalmente en la 
Iurifprudencia. El qual ilufrado con reuelacion beatifica, en todoco- 
rrefpondiénte a la que auian tenido los fantos Fundadores, fan Félix 
de Valúes, y fan luán de Mata, á quien en Miffa fe le apareció vn 
Ángel con dos cautiuos a los lados, confirmó efta fagrada Religión, 
y en la Bula de fu confirmación, promulgada en el principio del año 
de 1190. (aora 442. años) que fue el primero de fu Pontificado, en 
el capitulo primero, y precipuo de la regla en ella infería dize afsi: 
Omnes res unde cutnq; licité veniant, in tres partes din idant cequa- 
les, & in quantum duoe partes fufficient, exequantur ex Mis opera 
mifericordice, cum fui ipforum, & eis neceffario famulantium mode- 



- 58 — 

ratafuftentatione. Tertia vero pars referuetur ad redsmptionem cap- 
tiuorum, qui funt incarceranti pro fide Chrifti á paganis, vel dato 
pretio rationali pro redemptione ipforum, &c. Palabras que princi- 
palmente miran al exercicio, y execucion de la obra de caridad, y 
mifericordia conftituida por la Iglefia en la redención de cautiuos. 

Y el auer moftrado la experiencia la gran vtilidad, que el Chrif- 
tianihno auia refultado de la erección defta Religión, dio caufa a la 
fuperueniente íundacion de la Orden de nueftra Señora de la Merced 
Redención de cautiuos, de cuyo principal Fundador feñor S. Rai- 
mundo, confeñor del Rei don Iaime de Aragón, dize afsi el Papa 
Clemente VIII. en la Bula de fu canonización: In nauperes, ac prce- 
cipue captiuos dura feruitute ab infidelibus detentos propenfifsimus 
erat, nullumque officj gemís vnquam prcetermifit, quo eos liberan 
poffe exiftimaret: quorum hoc etiam maiorem curam, & folicitudinem 
gerendam effe cenfebat, quo in grautori periculo Chriftiance fide 
abiiirandcv, & amitrendcv falutis ceternce verfarentur. Cúm itaque 
eius hortatu Petrus Nolafcus natione Gallus, cuius confrfsiones 
beatus Raymundus audiebat, vir opibus florens, & infigni pietale 
prceditus ad inopes alendos, & máxime ad captiuos ex barbarorum 
vinculis rrdimendos fuas copias. & opes cum alacritate, ac libenti 
animo conferret, egregium pij, ac liberalis animi officium pro fuá 
infinita bonita te gratum Deus habuit. Nam próxima nocte infe- 
quente Beatifsima Virgo Dei Matet eidem Petro, qui fanctis medi- 
tationibus, & orationi vocans cogitabat, qua ratione calamitatibus 
Chriftianorum in calamitate degentium fuccurri poffet , ferena fronte 
fe confpiciendam dedit, & acceptifsimumf ibi, ac vnigenito Filio fuo 
fore dixit,fifuum in honorem inftitueretur Ordo Religioforum, qui- 
bus cura incumberet captiuos é tyrannide Turcarum liberandi, ac 
illa ipfa éadem Virgo Sanctifsima beato Raymundo, & ¡acobo Primo 
Aragonioe Regí apparuit id ipfum de Religione admonens. Quare hi 
coüatis inter fe confiljs, & confentientibus animis Ordinem Beata: 
Marios de Mifericordia, feu de Mercede Redemptionis captitiorum 
fundauerunt, cui beatus Raymundus certas viuendi leges prceferip- 
fit ad iftius Ordinis vocationem accommodatif simas. Qudrum appro- 
bationem aliquot annis poft á felic. record. Gregorio IX. prcedecef- 



- 59 - 

fore noftro impetrauit. Et dictum Petrum, qui eidem Ordini omnia 
fuá prompta dederat, primum etiam generalera Ordinis Magiftrum 
fuis ipfe manibus habita eodem indutum creauit. 

Los grandes bienes que del acudir a efta obra pia refultan, fon 
bien notorios con la experiencia de muchos años, y principalmente 
con las gloriólas redenciones, que defde el principio, y erección def- 
tas dos Religiones, fiempre fe han hecho, de que ai larga relación en 
las hiftorias de ambas Religiones, y en fus compendios. 

Qve la obra en fi de redención de cautiuos fea de excelente vir- 
tud, fe prueua fobre todo con la autoridad de feñor fanto Tomas 
Principe de la Teología Efcolaftica, de cuya dotrina 2. 2. quíeft. 31. 
fe colige, que en efta obra de mifericordia fe incluyen todas, y lo dize 
expreffamente Sixto V. conftitutione 27. en aquellas palabras: In quo 
vno feré omnia quafi per compendium exerceatur opera pia. Y es 
mui cierto, y naide ignora, que los Redentores que ordinariamente 
fon Religiofos de muchas prendas, virtud y letras, inftruyen, aconfe- 
jan, y preuienen a los cautiuos, animándolos al fufrimiento y pacien- 
cia en los malos tratamientos y tribulaciones que padecen, confef- 
fanpolos, y facramentandolos, y tacándolos de pecado, dándoles al- 
gunas limofnas, y cofas de veftido, dexandolos animados, y confola- 
dos, y con efperangas de libertad en las figuientes redenciones. 

Efto no fe puede confeguir con la redención preferuatiua de la 
efquadra del Capitán Guillermo; porque las leyes y fagradas confti- 
tuciones de Concilios y Cañones, que quedan referidas, hablan en la 
actual, y executiua redención, no en tacita, o intelectual: Y afsi las 
entienden los Santos, particularmente fan Ambrfio lib. 2. de offic. 
cap. 15. 28. & 30. S. Gregorio Epiftola 34. fan León Papa in Ser- 
mone de ieunio in Pentecoft, y fan Cypriano Epiftola 60. Y en efta 
conformidad los Religiofos de la fantifsima Trinidad nos obligamos 
expreffamente ad Redemptionem captiuorum, qui funt incarcerati á 
Paganis, y los de la Orden de nueftra Señora de la Merced, pro his 
qui apud Saracenos detinentur. 

No fe deue pues admitir la nueua forma de redimir por preferua- 
cion penfada por el Capitán Guillermo, y no preuifta por tantas le- 
yes, y conftituciones Apoftolicas, dichos y dotrinas de Santos. Mu- 



- 60 - 

chos de los quales exercitaron, y cumplieron por obra lo mifmo que 
enfeñaron por fus efcritos, ó de palabra, gaftando fus haciendas en 
redimir cautiuos, particularmente fan Aguftin, fan Gregorio, fan Ci- 
priano, fan Pantaleon, y los tantos Geruafio, Protafio, fan Eligió, fan 
Paulino, fan Ignacio Mártir, y fanto Tomas Cantuarienfe, y otros 
iluftres Santos dignos de fer fiempre imitados. 

Punto fegundo. De los inconuenientes que caufaria a la execucion 

defte arbitrio. 

Grandifsimo inconueniente feria, fi efte arbitrio tuuieffe efeto, el 
auerfe de extinguir el inftituto principal, y propio, y fuftancial de dos 
Religiones tan vtiles y antiguas en la Iglefia, como fon la de la fan- 
tifsima Trinidad, y nueftra feñora de la Merced, quando es cierto, 
que lo que ex inftitutione profeffamos los Religiofos de la fantifsima 
Trinidad, es ir a tierras de Barbaros a redimir cautiuos; lo qual es 
obra de mifericordia, y el andar en vna efquadra perfiguiendo y cau- 
tiuando a los Moros, es acto de fortaleza, con que vendríamos a paf- 
far nueftro inftituto de la virtud de mifericordia, a la virtud de forta- 
leza: y fupuefto por confiante lo que enfeña la Teología con fanto 
Thom. 2. 2. quaeft. 30. art. 4. que la mifericordia es virtud mas per- 
feta y excelente, que las otras virtudes morales, aunque fe confidere 
diftinta de la caridad, viene a fer, que por efte medio fe nos quitaua 
nueftro fuftancial inftituto, y que en fu lugar fe nos daua otro menos 
perfeto, que no es de nueftra profefsion, porque nofotros no profef- 
famos ir a cautiuar Moros, fino a refcatar cautiuos Chriftianos. 

Ni bafta dezir, que efta efquadra también es de Redención pre- 
feruatiua; y afsi que nos quedamos en el inftituto de Redentores, y 
folo fe nos muda el modo de redimir; porque Inocencio III. en la 
erección y inftitucion que haze de nueftra Religión, expreffemente 
dize, que nos haze Redentores de cautiuos, que eftan en poder de 
enemigos : Pro Redemptione captiuorum, qui funt incarcerati pro 
fide Chriftiápaganis. Y efto es lo que profeffamos, y hemos profef- 
fado fiempre, fin que en nueftra profefsion ni Regla fe haga jamas 
mención de que nos ocupemos en efte nueuo modo de redención, 



— 61 - 

perfiguiendo los Moros, para que no aya cautiuos. Auiendo pues, 
como ai, eftos diuerfos modos de redimir, el Sumo Pontífice no dize 
en común y general, que erige y aprueua nueftra Religión para re- 
dimir, de fuerte que fe pudiera entender en entrambos miembros, y 
modos de redención, fino que expreffamente lo limita y determina á 
folo el vno de redimir a los que ya eftan cautiuos: y nofotros hemos 
fiempre profeífado efte modo de redención, y obferuadolo. Y afsi es 
euidente, que el eftoruarnos la redención para que fuimos inftituidos 
y hemos profeffado, y ponernos en vna redención, que ni nos infti- 
tuyeron para ella, ni la auemos profeffado, ni imaginado defde que la 
Religión fe fundó, es trocarnos y quitarnos nueftro inftituto y proíef- 
sion: Y afsi faltando la redención en la forma que aora fe haze, fal- 
tauan eftas dos Religiones en fu inftituto, y en la caufa para que íue- 
rofi fundadas. Y configuientemente todos los Religiofos de vna y otra 
Religión, quedauan con derecho para dezir contra fu profefsion, y re- 
manecer aora claudicante, fin hecho ni caufa, ó culpa fuya, con que 
tendrían acción á boluerfe al figlo, y dexar el habito de Religiofos, 
Ex capite non ad implementi; Por que es cierto en materia de contra- 
tos recíprocos (como lo es el de la profefsion en qualquiera de las 
Religiones aprouadas:) Quod femper ineft tacita conditio: Si ab al- 
terutra parte feruentur, l. qucera § interlocatorem, ü. locati, l. cúm 
proponas, C. de pactis, cap. peruenit, de iurius. Quce iura in hanc 
fententiam expendit Romanus conf. 173. n. fin Affictis decif. 117. 
In fine. Con que concurre, que la excepción mas eficaz y concluyen- 
te, que por derecho fe opone en materia de contractos por parte del 
interpelado, es dezir: Tu non adempleuifti, con que configuientemen- 
te fe libre de cumplir por fu parte, /. lulianus §, offerre, l. emptorem 
§. qul autem, D. de action. empt. d. i cúm proponas, C. de pactis, 
Bald. in l. etiam num. 7. C. de execut. reí ind. & in lnd.fi traditio. 
n. 7, C. act. empt: Ant, Gam. tom. 1. cap. 8. ad finem (vbi quód 
impedit executionem) Ofafc. Pedem. 51. per tot. Tiraq. de retráctil 
lignag. §. /. gloff. 17. num. 3. Mantic, de tacit. conuent. lib. 3. 
tit. 16. á num. 14. *¡ Ni fe retarda el efecto defta excepción con el 
adimplemento en parte: habet namque locum, & repellit agentem, 
etiamfi in minimo defectus implementi confiitat, /. in executione, 



— 62 - 

§. penultlm. 1. ftlpulationem §. fin. D. de verbor. obligat. Bala, 
in l. inris gentium, §. adeó, notab. 2. D. de pactis, Decius in d. 1. 
cúm proponas num. 5. Menoch, conf. ss. num. 5. lib. 1 . Tiraq. (plu- 
res referen») de retract. conuent. §. 4. gloff. 6. num. 14. facitíextus 
in d. 1. íulianus, §. fi quis colladente, D. de act. empt. Vbi Vlpian. 
in omni conuentione hanc iuítifsimam petitionem effe exiftimauit, 
vt vel contractu inito in totum íletur, aut ab eo in totum recedatur. 
^ Ni con la renunciación jurada de no alegar, ni oponer excepción 
alguna, cap. quemadmodum, de iur iurand. vbi Abb. cap. perue- 
uit, cap. ficut. el 3. de iur iurand. ^ Ni con el eftatuto omnem ex- 
ceptionen explodenti: adhuc enim admittenda venit exceptio: Tu 
non adimpleuifti: Cynus & Bald. in l. fi ex prcedijs, C. de euictlon. 
Philipp. Corneus (Iftos fequutus) conf, 245. lib. 1. Roland. conf. 53. 
num. 32. vol. 1. ^ Qui num. fequenti Bald. Fulgof. Aretin. & alios 
referí, tenentes exceptionem iftam non implementi locum habere 
etiam parte non opponente. Vnde Annaeus Robert. lib. 3. rerum iu- 
dicat. cap. 13. appofité ait: Quotiefcumque de contractus implemento 
agitur, rem omnem ex contrahentium animo, & volúntate metiri nos 
conueniens eft. Y no recibe duda alguna que el voto del Religiofo, 
en quanto en fi contiene contrato, eftá fugeto a las leyes, ó por me- 
jor dezir, á las condiciones naturales del contrato, ex traditis á Patre 
Sanch. poft alios in opere morali, lib. 5. cap. 1 num. 11. & 13. & 
lib. 6. cap. 2. num. 28. donde con varias autoridades prueba, como 
cana vno en fu profefsion fe obliga a las reglas y conftituciones de- 
11a, y no a cafos diuerfos. 

A efte reparo ineuitable procuró acudir el Capitán Guillermo en 
vn fegundo papel dado en apoyo de fu arbitrio, donde queriendo dar 
fatisfacion a la objeción que fobre efto fe le hizo, defpues de auer 
dado el primero y principal papel de fu arbitrio, dize, que fe podra 
cometer por trienios alternatiuamente a las Religiones de la Trinidad 
y Merced el cuidado defta efquadra, militando debaxo de las infig- 
nias de vna y otra Religión, que tengan el feñorio della, con fus ofi- 
ciales, Pagador y Contador, con razón de la cuenta y gafto, refpeto 
de que eftas Religiones faben los arcaduces por donde fe ha de jun- 
tar la maffa del dinero para el fuftento defta Efquadra. O que cada 



- 63 - 

Religión tenga efquadra diftinta, con fuperintendencia, y oficiales. 
Verdaderamente fi efto anfi no fe hallara efcrito, no era perfuafsible 
que lo dixera hombre alguno de razón. Y lo cierto es, que el Capi- 
tán Guillermo, ó que por el concepto que ha hecho de fu arbitrio, 
afirmándote firmemente en él (como hacen los arbitriftas) o que por 
el empeño en que por él fe halla, ha venido a parar en efte precipi- 
cio; queriendo que los Religiofos acudan a cofas reculares, tan age- 
nas de fu profefsion, facandoles de las regulares y pias, á que fe obli- 
garon y atendieron en fus votos folenes. Y quien en el mundo ha 
penfado hafta aora, fino el Capitán Guillermo, que los Religiofos hu- 
uieffen de affiftir, prefidir y gouernar efquadras de milicia naual, en 
vez de acudir a fu formal inftituto de la caridad y contemplación, á 
que miran todas las Religiones; y en particular, al de la obra pia, y 
virtud de mifericordia en redimir cautiuos, que diftingue eftas dos 
Religones de las demás; y huuieffen de aqui adelante por el gufto y 
parecer del Capitán Guillermo alterarle de todo punto, y mudar el 
inftituto de la virtud de mifericordia, en la virtud de fortaleza; con 
que venia a fubrogarfe el affunto mas perfeto, en el que no lo es 
tanto. 

ítem, efta fuperintendencia que el Capitán Guillermo quiere dar á 
las Religiones de la fantlfsima Trinidad y Merced, ó ha de confirtir 
en el gouierno de la efquadra, y fus naos, y en la adminiftracion y 
pagas de la gente de guerra, ó folamente en cuidar de allegar limof- 
nas, y entregarlas a los oficiales de la dicha efquadra firuiendo en 
ella de Capellanes y Confeffores de los toldados. Si lo primero, fabi- 
da cofa es, que eftá prohibido á los Religiofos, i aun a qualquiera 
Eclefiaftico fecular el entreineterfe en femejantes adminiftraciones; 
no folamente porque inducen propiedad, como bien aduierten los 
Autores Canoniftas, in cap. ínter Monofteria, de ftatu Regid, fino 
también por fer agenas de la regular obferuancia, y vida Monaftica. 
y aun de qualquier eftado Eclefiaftico, cap. fuper fpecula, cap. non 
magnopere, cum alijs, ne clerici, vel Monachi fecular ibus negoüjsfe 
immifceant, in Decretalibus & in Sexto, c. quicunq; Clerici, cap. qui- 
cumque ex Clero 23, quoeft. 8. Tanto, que aun los Freiles de las Or- 
denes Militares eftán exemptos de la milicia, por eftar dedicados al 



- 64 — 

coro y culto diuino; y quiere el Capitán Guillermo meter en la mili- 
cia Religiones dedicadas al culto diuino, y oración y mifericordia, 
que no fon, ni jamas han fido militares. ^ Ni fe pudo penfar cofa mas 
indigna y agena del eftado Religiofo, que quererle conuinar con tol- 
dados y marineros, gente la mas eftragada y derrotada que tienen las 
Repúblicas. De donde prouino el llamarlos el Iurifconfulto Vlpiano: 
Irnprobum gens hominum, in l. 3. §. ait Pcetor, D. nautas caup. eft 
ftabul. Si lo que han de hazer en efta efquadra los Religiofos folo 
ha de fer lo fegundo, es notorio agrauio, é injufticia la que fe haria 
a eftas dos fagradas Religiones, en defraudarlas de la libre adminif- 
tracion y diftribucion que por indultos Apoftolicos tienen de lo que 
piden y allegan, y apartan para cautiuos, obligándoles a que lo re- 
partan entre marineros y toldados, que por derecho militan, y deben 
militar á expenfas del Principe: y auiendo injufticia, no puede fer 
efta obra de mifericordia, como exprefamente lo tiene S. Agufün 
lib, 9, de Ciui. cap. 5. Seruit autem motus ifte rationi, quando ita 
proebetur mifericordia, vt iuftitia conferuetur. Y mas claro S. Chry- 
fost. homil. 46. in Matth, Mifericordia tune eft veré mifericordia, f i 
fie facta fit, vt iuftitia per eam non contemnatur. Si autem contemta 
iuftitia mifericordia obferuetur, ipfa mifericordia non eft mipricor- 
dia. fed fatuitas. Luego no quedando efta Efquadra por de obra de 
mifericordia, por auer en ella injufticia, no quedamos los Religiofos 
ocupados en la obra de mifericordia de nueftro inftituto. 

No es pues juito, que por el arbitrio y defeaminado parecer de vn 
folo hombre, fe mude y altere toda efta harmonía, por gracia Diuina 
tragada, profeguida y ampliada con tan profperos fuceffos y vtilida- 
des, por el difeurfo de tantos años: y que ceffen dos tan principales 
Religiones en eftos Reinos, ricos, iluftres, y adornados con tanta va- 
riedad de jardines celeftiales, como fon las Religiones, De las quales, 
vnas los fuftentan con fus quietas y retiradas oraciones, quales fon 
las Monacales; otras con dotrina, y exemplo como las Mendicantes; 
otras con las armas, que fon las Militares, dotadas para efto de mu- 
chas rentas y Encomiendas. Y finalmente eftas dos, de la Trinidad y 
Merced, han feruido, y firuen a la República Chriftiana de Efpaña en 
efta iluftre obra de mifericordia de redimir cautiuos, Sumamente ne- 



- 65 - 

ceffaria en fu execucion, para el mayor bien de fus habitadores, afsi 
eterno, como témpora', qor lo que adelante diremos. 

Y no para aqui el daño que caufaria efte arbitrio, fino lo que mas 
es, ceffaria totalmente en la Iglefia de Efpaña efta obra pia de reden- 
ción de cautiuos, que fe exercita por medio deftas Religiones, enten- 
dida en la forma que nafta aora la admitió, y abracó la Iglefia Ro- 
mana, y oi en dia la entiende y fauorece, como bien fe verifica de la 
oración que para efto vía pro captiuis, en aquellas palabras: Famuli 
tai in captiultate pofiti vincula abfolue: y fe comprueua por los di- 
chos y fentencias ya ponderadas de los Santos, que fon á quien el 
Efpiritu fanto ha dado fu luz, y verdadera noticia de las doctrinas de 
la Iglefia, que fe deuen feguír y abracar. Confideracion con que tam- 
bién ceffa lo que ya diximos de la Redención preferuatiua. 

El seovndo (y potifsimo) inconueniente, que defte arbitrio re- 
fultaria, es el faltar muchos en la Fé Católica que profeffan, viendofe 
fin efperanca de fer redimidos: Afsi lo afirma defpues de largas ex- 
periencias en efta materia de Redención el Padre Frai Gerónimo 
Gracian, en fu Tratado de Redención de cautiuos, cap. 3. Yes cier- 
to, que quando todo el gafto que fe ha hecho, é hiziere hafta el fin 
del mundo en redimir cautiuos, no huuiera obrado mas que la pre- 
feruacion de que vn solo cautiuo no huuieffe renegado, ni faltado en 
la Fé verdadera que profeffamos, eftaua bien hecho, aun quando pa- 
ra efto se huuieran vendido los calizes, y vafos fagrados, y dexado 
de acudir al culto diuino de los fantos lugares de Ierufalen, donde 
Chrifto obró la Redención del genero humano; porque nada defto 
equiuale á la faluacion de vn alma, fegun la doctrina de fan luán 
Chrifoftomo Homilía 3 in Acta Apoftolorum, & komil. 3. in Epiftola 
ad Corinthios, vbi Nihil (dize) eft quod animal pofsit cequari, nec 
vniuerfus mundus, &c. D. Ambrofius lib. 2. de officijs, cap. 28, 
relatus á Gratiano in cap. aurum 12. quceft. 2. Gteg. XIII, confitu- 
tione 69. §. /, in Dullario magno. 

Y es indubitable, que la dif tracción que fe puede hazer, y permi- 
ten los Concilios, y facros Cañones de los vafos fagrados pro Re- 
demptione captiuorum, d. cap. Apostólicos 12. quceft. 2. cum alij fu- 
prá adductis, no fe podria hazer por el fuftento defta Efquadra, que 



- 66 — 

en fu imaginación forma el Capitán Guillermo: de que bien fe infiere, 
que quiere extinguir y extirpar lo mas por lo que es menos, contra 
las reglas de toda razón y derechos. 

Y quando en Efpaña ai tantos Hofpitales, y lugares, y obras pias, 
para curar pobres enfermos, y aun conualecientes, para pobres pre- 
fos, para viejos, para locos, para niños expofitos, niñas huérfanas; 
no es juito que fe trate de extinguir las obras pias, que diuerfos fieles 
mouidos de gran piedad y fanto zelo, dexaron para la obra pia de 
Redención de cautiuos. Superior, y mas excelente que ninguna de las 
referidas, ni todas juntas, como bien fe verifica por los mayores fa- 
uores, que la lglefia y fu verdadero Principe y cabeza le ha concedi- 
do en diuersos timpos, de que confta por los Motu proprios de Gre- 
gorio XIII. Sixto V. y Paulo V. cuyas fentencias fe pondrán al fin 
defte difcurfo. 

Es también mui grande inconueniente el no poderfe efectuar el 
arbitrio del Capitán Guillermo, fin temor (no vano, mas antes mui 
justo) de gran caftigo del cielo, y de los malos fuceffos, que han ex- 
perimentado en todos tiempos los Principes y poderofos, que han 
hecho oposición á la execucion y cumplimiento de las obras pias, y 
deftinos fagrados, como bien á fu pefar lo experimentaron Achaz 
4. Reg. 16 y Antiocho 2. Paralip. cap. 27. Y el Emperador Frederi- 
co. II, Cromer. lib. 8. de rebus Poion. Y los tenores Reyes don 
Alonfo el Batallador, y también el Sabio, fegun lo que eferiuen Fer- 
nán Pérez de Guzman lib. 1 . cap. 3. tit. 4. Atora en la hiftoria de 
Aulla, y otros. Y es mas en términos de Redención de cautiuos lo 
que refiere ¡a Sagrada Efcritura lib. 4. Regum. c. 24. del impio Na- 
buchodonofor, que entró y ganó por armas la ciudad de lerufalen, y 
cautluó á fu Rei y familia, y robó las haziendas publicas y particula- 
res; y fobre todo las grandes riquezas del Templo; porque fus Sa- 
cerdotes no las gaftauan como deuian en la Redención de fus herma- 
nos cautiuos, como dio a entender fan Ambrofio en el lugar que ya 
queda referido, lib. 2. de officijs cap. 28. y para efte proposito le 
cita, y fe vale del Graciano ind. cap. aurum 12. quft 2. y afsi lo 
dize y afirma mas claramente la gloffa 1 . de aquel capitulo. ^ Es tam- 
bién aptifsimo exemplo en comprobación de lo propuefto el del def- 



- 67 — 

graciado Rei don Sebaftian; del qual refiere el Padre Frai Bernar- 
dino de S. Antonio lib. 2. cap. 18. que paffando ala África con fu 
exercito, estaua en aquella ocafion en el prefidio de Zeuta el Padre 
Frai Roque del Efpiritufanto, difponiendo una copiofa redención, 
como Redentor, que era de nueftra Orden de la fantifsima Trinidad 
en aquellas partes; y que el Rei mal aconfejado le efcriuio y ordenó, 
que pues aquel exercito fe auia formado para quebrantar las fuercas 
de los Moros; feria bien que el dinero que tenia preuenido para fu 
redención, firvieffe para los gaftos de tan importante emprefa, que 
miraua aun mas amplamente al fin que en la redención fe tenia; pues 
por medio della auian de librarfe muchos mas Christianos de cauti- 
uerio, quedando quebrantado, y fin fuercas el enemigo que los cau- 
tiuaua. Y aviendo á esto replicado el Redentor, poniéndole al Rei 
por delante el mal fuceffo, que de femejante acción podia efperar: fin 
embargo fe executó el orden Real, á que fe figuio la fatal ruina de vn 
exercito tan luzido, é importante, que tanto ha fentido y llorado Ef- 
paña. La que efte autor atribuye á efta caufa bien femejante á la pre- 
fente, cohoneftada también, y autorizada entonces por los miniftros 
Reales: que fi los exemplares son dignos de toda atención, quando 
como dize Plinio el menor lib. 8. Epiftolarum: Ad rationem vitce 
exemplis erudimur, no íe puede dudar, que los exemplos, que que- 
dan propueftos, hazen gran reparo al nueuo penfamiento del Capi- 
tán Guillermo, y mayor á los que confideraren las deteftaciones, e 
imprecaciones, que de su execucion refultarian, y las inmensas que- 
xas al cielo de los bienhechores, que vieffen defraudados fus inten- 
tos, y fu hazienda conuertida en otros no penfados efetos; y las 
mayores y mas tremendas de los cautiuos, que viéndote fin efperan- 
cas de libertad, clamaffen y pidiefíen caftigo en el tribunal Diuino de 
recta, é inmutable jufticia contra los que huuieffen reduzido á mife- 
rable defefperacion las efperangas, que en el cautiuerio principal- 
mente les fuftentan, y dan fortaleza para fufrir las demafias, y cruel- 
dades de los paganos. Y eftas mifmas quexas formarían las mugeres 
pobres, los hijos huérfanos, ya impofsibilitados de recuperar fus 
maridos, y padres cautiuos. Y fi lo que Dios no permita, lo que pre- 
tende el dicho Capitán fe executára, luego los Turcos en Argel, y los 



- 68 

Moros en otras partes, matarán los miíerables cautiuos, viejos, é im- 
pedidos; y lo tnifmo harían de los que cautiuaffen en la mar, por ef- 
cufar la cofta, referuando tolo los mogos para fus labores del cam- 
po. ^ Y fobre todo viuirian con perpetua quexa eftas dos Religiones 
de la Santifsima Trinidad, y nueftra Señora de la Merced, viendofe 
defraudadas de fu vocación e inftituto. Y de Dios Eterno trino y vno, 
y jufto feria dar caftigo condigno á los fuplantadores destas Religio- 
nes de la obra pia de Redención de cautiuos. Y de la Virgen Santif- 
sima el pedir á fu Eterno Hijo verdadero Dios, caftigo exemplar 
contra todos los que en efto interuinieffen en hecho, ó confejo. To- 
do lo qual mucho fe deue confiderar. 

Y no menos la grande y horrenda deteftacion, que configo trae 
efte arbitrio, nacida del odio que los Fieles fiempre conciben contra 
los que en todos tiempos fe han opuefto á la execucion defta obra 
pia de Redención de cautiuos. ^ Y efta vemos fue vna de las princi- 
pales notas que ha mucho años padece la fama del Emperador Ga- 
líeno, por lo que en fu vida efcriue Trevelio Polion, como nota Go- 
tifredo en los Scholios á la dicha nouela 1 15. Y fobre todo es mui de 
confiderar lo que contra los mas afectos á la Redención dize feñor 
S. Ambrofio lib. 2. de officijs, cap. 15. & d. cap. 28. donde les da 
nombre de duros, y defpiadados: Qui autem eft tam duras (dize efíe 
fanto Dotor) immiíis, & férreas, cui difpliceat, quód homo redimatur 
á morte? f cernina ab impuritatibus? adolefcentuli. & paruuli ab ido- 
lorum coniagijs? ^ De que bien fe infiere quan juftamente el Padre 
frai Bernardino de S. Antonio en el epitome que hizo de las reden- 
ciones lib. 1, cap. 8. aprobado por el Tribunal de la fanta Inquifi- 
cion, declara por impía la propoficion de los tales por eftas palabras: 
Nonnulli tatnen huius fceculi filij admammonam potius iniquitatis 
recondendam, quám ad mifericordiam attendentes, á captiuorum re- 
demptione abftinendum afferunt. Quce fentencia cúm primum, & ma- 
ximun mandatum offendat, tamquam impía rejicienda eft. Y affi lo 
fintio el Papa Calixto III. en la excomunión por efta cauta promul- 
gada contra el Rei don luán el II. de Portugal, llamado el Grande 
por fu generofidad, y heroicos hechos; fi bien en lo tocante á la 
piedad cerca de la Redención de cautiuos degeneró de la gran- 



- 69 — 

de, y mui afectuofa que les tuuo el Rei don Alonfo V. fu padre, que 
por efto mereció el renombre de Redentor de cautines, que le dan 
todas las hiftorias de Portugal. 



Punto tercero. Que fu Santidad de poteftad ordinaria no puede 

comutar la Redención de cautivos en la Efquadra 

del arbitrio del Capitán Guillermo. 

Todo lo que fe diftribuye y gaita en Redención de cautiuos, ó 
procede de patronazgos y dotaciones, que ordinariamente perfonas 
deuotas y piadofas dexaron en fus vltimas difpoíiciones, ó de limos- 
nas particulares dadas para confeguir efte fin, ó de la propia hazien- 
da y fuftancia de las dichas Religiones de la fantifsima Trinidad, 
y nueftra Señora de la Merced, que para efto apartan de fus rentas, 
y obuenciones, conforme a fus reglas, é institutos, y deftos ingreffos 
fe compone todo lo que los Redentores diftribuyen en la Redención, 
deftinado particularmente, fegun vemos á efta obra pia. Que fiendo 
de tan fuperior, y de excelente caridad y mifericordia, y de fuma li- 
beralidad, que efte nombre le dáfeñor 9. Ambrofio lib. 2. de officijs, 
cap. 15. no le dá lugar al sumo Pontífice fu gran poteftad ordinaria, 
á que pueda permutar la hazienda y bienes de la Redención en otros 
efetos. Que fi bien es del fumo Pontífice permutar vnas obras pias 
en otras, Clementina guia contingit, de Religiofis domibus, cum alijs 
confeftim adducendis, efto fe entiende y procede praexiftente legitima 
caufa. Que de otra fuerte el Pontífice no puede de poteftad ordina- 
ria comutar vnas obras pias pias en otra?, vt notant omnes in dicta 
Clementina quia contingit, Bald. & Corneus in l. fi teftamentum, C. 
de teftament. Loazes in confil. pro Marchione délos Velez, dub. 1. 
pag. 347. Menchaca quceft. illuftrium lib. 1. cap. 25. num. 27. 
Couar. lib. 3. var. cap. 6. num. 7. & ex Cardinali, Butrio, & alijs 
notauit Didacus Pérez in I. 1. tit. 2. lib. 5. ordinam, pag. 72. Pe- 
tras Moneta, plura adducens, in lucuíento tractatu de commuta- 
tione vlttm. volunt. cap. 5. num. 153. 
Y fuera de que lo regular es el fer inmutables las obras pias, y de- 



- 70 - 

berfe coníeruar en fu primer fer, ex traditis diferté á Pinelo in Ru- 
brica, C. de refcind. l.p. cap. 2. num. 19. quando tienen fu funda- 
mento en teftamento, y vltima difpoficion (que es el cafo de cafi to- 
das las dotaciones de Redención de cautiuos que ai en Efpaña) efto 
procede mas fin duda; porque como dize Bald. in l. 1 . C. de his 
quce pcena nomine: Voluntas vltima non pertinet ad arbitrium ali- 
cuius, & probatur in l. voluntatis. cum ibi notatis, C. de fidei com- 
miff. Y en efte propofito es infigne la decifion de la dicha leifi tef- 
tament. C. de teftament. De la qual todos fus comentadores coligen, 
que la obferuancia de las vltimas difpoficiones de los difuntos fe fun- 
da en razón, y derecho natural. El que fue denotado por el Empera- 
dor Conftantino el Magno, quando en particular de las mandas de- 
xadas para obras pias,dize afsi in l. 1. C. de Sacrof. Elclef. Nihü 
enim eft, quod magis hominibus debentur, quam, vtfunremce volun- 
tates, poftquam aliud tam velle non poffunt, liber fit ftylus. & lici- 
tum, quod iterum non reddit arbitrium. ^ De aqui es, que como dize 
Bald. in d.l.l. C. de his quai pcence nom. los Prelados Eclefiafti- 
cos teftamentorum debent effe fuffragatores, non imvugnatores, 
atendiendo á aquella fentencia del feñor S. Pablo, Cúm confirmatum 
eft teftamentum, nemo fuperaddit, vel mutat. 

Y efto mifmo procede en qualefquier mandas, y preftaciones he- 
chas en fauor de la Redención de cautiuos, por vltima y deliberada 
voluntad de los concedientes, aunque fea inter viuos; porque donde 
ai voluntad, y prouifion (que llaman los Iuriftas) expreffa, no le es 
permitido al Pontilice de poteftad ordinaria el conuertir lo donado 
para vn cierto efeto de piedad en otros (como lo es el afsignar á obra 
cierta de piedad, lo que fe dexa in genere por los fieles para obras 
pias, fin declarar quales ayan de fer) y efta es común, é indubitable 
refolucion de todos los Doctores, fegun que nouifsimamente aora 
defpues de todos (por efeufar alegaciones) lo refuelue luán Pedro 
Moneta in tractatu de conmutat. vltlm. volunt. cap. 5. dict. num. 
153. ^ Y efto procede con mas caufa, refpeto del fumo Pontífice, en 
patronazgos de legos (como ai algunos que tienen annexa carga, y 
obligación de dar cantidad annua para Redención de cautiuos) extra- 
ditis ab eodem Moneta fuprá num. 155. 



- 71 - 

Concurre con lo dicho, que no puede auer caufa alguna que co- 
honefte la comutacion de Redención de cautiuos en otra obra pia; 
porque para ser jufta la comutacion, es neceftario que fea en otra 
obra mas precifa, mas excelente, y de mayor confideracion, y no 
auiendo, como no ai otra alguna, en que puedan concurrir eftos re- 
quintos, en comparación de la Redención de cautiuos, como fe co- 
lige de lo que ya queda dicho (y lo que mas es afsi nouifsimamente 
lo fienten, y afirman Gregor. XIII. en la constitución 69. y Sixto V. 
en la 27. y Paulo V. en la 40. pueftas en el 2. y 3. tomo de Bularlo 
magno) claramente fe configue, que efta obra pia de Redención de 
cautivos no recibe comutacion ex poteftate ordinaria Pontificis. ^ 
Y para mayor comprouacion de lo dicho, se confidera, que no fula- 
mente la Sede Apoftolica fauorece efta obra pia con mayores, y mas 
amplios priuilegios que otra alguna, fino que también Inocencio MI. 
y Benedicto XIII. la encomendaron con tanta fuerga y precifion, que 
dixeron, no parauan en gracia las limofnas y donaciones que fe ha- 
zen para Redención de cautiuos, fino que era deuda que en jufticia, 
refpecto de fu fuma necefsidad, les era deuida á los cautivos; y lo 
mifmo fienten Gregor. XIII. d. confütutione 69. §. 1. y Sixto V. de 
cor.ftitutione 27. Inprlnc. Con que fe haze impofible la comutacion 
defta obra pia, por no poder auer caufa fuperior que la juftifique. ^ 
Antes por el contrario vemos, que Sixto V. d. confütutione 27. §. 9. 
manda generalmente, que fe comute en esta obra pia de Redención 
de cautiuos todo lo que en el eftado Eclefiaftico eftuuiere aplicado ó 
fe dexare para obras pias en general, fin declarar en particular algu- 
na en que fe aya de hazer la diftribucion. ^ Y en efeto es certifsimo, 
que eo ipfo, que el derecho pofitiuo Canónico le concede al fumo 
Pontífice la comutacion de obras pias in melius, iuxta notata per om- 
nes in d. Clementina, quia contingit, fe le deniega vbi fit in cafum 
non sequé fauorabilem, vel cequipollentem, ducto argumento á contra- 
rio fenfu, quod in iure d\c'üm fortifslmum, l. 1. §. huius reí, D. de 
officio elus cui mand. eft iurlfdict. & euldentlfslmum: l. fi quls lo- 
cuples, D. de manumif. teftam. ^ Y efte es propiamente el cafo de 
Baldo, quando in authentlca nifl rogatl n ver}. Quoero numquld 
monafterium, C. ad Trebel. dize, que vna caufa pia non debet ex- 



- 72 - 

cludi per alium vfum pium, & probat Eclinus in cap. Ecclefia Sone- 
tee Mañee num. 94. de conftitut. Decius, Alexander, Mantica & alij 
relati á Cenedo in quceftionibus Canonicis, quceft. 25. num. 13. 

Punto quarto. Que el Reí nueftro feñor no puede conmutar las do- 
taciones y limofnas deftinadas para la Redención 
de Cautiuos en otros efectos. 

Lo propvesto en efte punto es en fin tan cierto que lo confieffa 
el Capitán Guillermo en el primer papel de fu arbitro, y en quanto á 
las dotaciones y patronazgos Eclefíafticos, quales fon los fundados 
por perfonas Eclefiafticas, y adminiftrados por Iglefias y Religiones 
(que eftos también fon propriamente Eclesfiasticos, ex his, quae tra- 
dunt & refoluunt poft antiquos Couarruuias, Oxeda, Flaminius, Spi- 
nus, Puteus, & Mohedanus, Zeuallos & alij, quo refert & fequitur 
Nicolás García de beneficijs, 5. par. cap. 1 . a num. 593. totn. 1. á 
probatur aperté in cap. 1 . de iure patronal . in 6.) es certifsimo, que 
eftan omnino exemptos de la jurifdicion recular, cap. 3. de iudicijs, 
cum alijs pernotifsimis. 

Y lo mifmo procede aun en los patronazgos, fi algunos huuiere 
de legos en Efpaña, efto es, mayorazgos, ó haziendas feculares gra- 
uadas con cargo de dar cantidad cierta annua, ó á ciertos tiempos 
para redención de Cautiuos; porque femejantes grauamenes fon ver- 
daderamente obras pias, en cuya enagenación, ó permutación fe 
requiere la mifma folemnidad, que en la de los bienes propiamente 
Eclefiafticos; esto es, que concurran los requifitos de necessidad, y 
vitalidad, y los demás que confideran los Autores Canoniftas, que 
comentaron el cap. nulli, de reb. Ecclef. non alien, y el cap. fine 
exceptione 12. q. 2. Y los Iuriftas que iluftraron la Authent. hoc ius 
porrectum, C. de facrofanct. Ecclef. Y efte es común fentimiento de 
todos los Autores de ambos derechos refuelto por Tiraquel. de pri- 

uileg. piai caufier, pluileg. 135. donde alega con fu com- 
probación á Bartolo, Baldo, Paulo de Caftro, Roma- 
no, y otros, quorum dictis immoran fuperu- 
acuum ducimus in re adeó clara. 



- 73 



Punto quinto. En que fe dá fatisfación á todo lo que el Capitán 

Guillermo dize en apoyo principal de fu arbitrio, y 

contra la Redención de Cautiuos en la 

forma que fe pr ática. 

Lo primero dize, que es mucho el dinero que fe gafta en las Re- 
denciones, y que paffa en cada vn año de cien mil ducados, facados 
deftos Reinos de Efpaña. ^ Y añade, que efte gafto fe haze con mui 
poco fruto, porque los Redentores no redimen los que quieren, fino 
los que á los Moros les plaze, que fon los cautivos viejos y tullidos, 
y gente inepta para feruirse delios, referuando los hombres mocos y 
mugeres de buena edad, y niños, que eftan en mayor riefgo de fal- 
tar en la Fé. ■ Efto que afsi dize á bulto el Capitán Guillermo, y con 
propoficiones vagas, fi le defembuelue, fe hallará falto de ajuftada 
relación. Lo primero, la cantidad, á que dá nombre de cien mil du- 
cados, no llega á 20|j como fe ve por la relación que da deftas obras 
pias el mifmo Capitán Guillermo. ^ Y en lo que toca á las Redencio- 
nes, que fegun dizen, fe hazen de gente inútil, fe refponde con la 
experiencia en contrario, que fiempre fe ha vifto en todas las Reden- 
ciones, que principalmente fe hazen de perfonas que ya lleuan detde 
Efpaña los Redentores intento firme deredimir, o por su gran impor- 
tancia, ó por la ayuda y grandes focorros que hazen tus padres, y 
parientes. Y á veinte viejos y enfermos que vienen en vua Reden- 
ción (que ni á eftos es jufto cerrar la puerta) acompañan ochenta y 
nouenta mogos y niños, que cada dia vemos en las Procefsiones, que 
hazen eftas Religiones en efta Corte, y en Seuilla y otros lugares po- 
pulofos, con juftifsimo defignio de aumentar en los fieles la deuocion. 
T Y quando en efto aya alguna cofa digna de remedio, del Confejo 
Supremo de Caf tilla (Patrono y Protector por fu.Wageftad deftas obras 
pias de Redención de Cautiuos, que ha cuidado y cuida de fu buena 
adminiftracion) es el preuenir, y procurar te adminiítren en la mejor 
y mas debida forma, y no del Capitán Guillermo, que folamente le 
dá para fu extirpación. ^ Cofa que folamente dicha caufa grandifsi- 
mo orror, y ocn juftifsima razón; pues el faltar en parte con efte, ó 



- 74 - 

aquel cautiuos en particular, fe le caufó al Santo Pontífice Gregorio 
XIII. dicta conftitutione 69. §. 1. en aquellas palabras: Quare ne hni- 
ufmodi qiw toto animo horrefcimus, accidant &c. Que feria fi en fu 
tiempo huuiera hauido algún Gil'ermo, que á cara defcubierta fe 
huuiera opuefto á toda Redención de Cautiuos, como aora le ai? 

Opone también el Capitán Guillermo, que fe faca gran cantidad 
de dinero de Efpaña para África, que caufa graves daños con la fal- 
ta que acá haze. ^ Con la mayor pofsibilidad que dá á los Moros 
para armar fuftas, y cautiuar mas v mas Criftianos. *¡ Y que fi les fal- 
taffe efte cebo, tratarían de otro modo de viuir, y no de cautiuar. 
Refpondefe, que el Capitán Guillermo confideraba effa caufa, y obra 
de mifericordia tan importante mui material, fuperficial y temporal- 
mente, fin aver confiderado que eftos mifmos reparos tuuieron fiem- 
pre las Redenciones de Cautiuos, y fin embargo Dios nueftro Señor 
haze cargo á los fuyos del no acudir á ellas, como deben, fegun que 
Gregorio XIII. lo confidera y faca de la Efcritura fagrada, d. conftit. 
69. §. 1. en aquellas palabras: In qua (habla de la Redención de 
Cautiuos) á Deo acriter interrogamur, car tot capüui in captiuitatem 
ductifunt, nec redempti? 

Lo primero, pues, es acudir á la Redención de los Cautiuos, y 
y efperar de Dios por efte medio mayores profperidades, aun en lo 
temporal, como las huuieran tenido los Hebreos, fi con defamor y 
codicia no huuieran faltado a efta obra pia, y dado con efto ocafion 
á que los Afsirios los cautiuaffen, y robaffen todo fu auer, como ya 
queda dicho. Y pregunto yo al Capitán Guillermo, fi la perdida de la 
flota de Nueua-Efpaña del año 1629. feria de mas daño á Efpaña, y 
de mayor interés, que todo quanto fe ha gaftado en redenciones de 
cautiuos después de fu recuperación de los Moros? También le pre- 
gunio, fi empobrece á Efpaña el dinero que paffa a África para em- 
plear en cera, corambre, y albornoces, y otros géneros de mercadu- 
rías, que fe contratan y comercian en virtud de cédulas Reales de 
permifíion, é importan mucho mas, que el dinero que se confume en 
las redenciones? 

Y enefeto los inconuenientes reprefentados por el Capitán Gui- 
llermo, no equivalen al mayor de fufrir, y difsimularel riefgo que en 



— 75 - 

efpiritual padecen los cautivos, tan confiderado por los fados Caño- 
nes. Y vltimamente por las constituciones de Gregorio XIII. Sixto 
V. y Paulo V. Que tanto repiten el deberfe vender y enagenar los 
vafos fagrado?, y cofas preciólas de las Iglefias para acudir á la Re- 
dención de los cautiuos. Que quando efto es tan cierto, no ai caufa 
ni color della, porque no le deba fer al Capitán Guillermo el poderfe 
diftribuir en Redención de cautiuos, lo que para tan fanto y miferi- 
cordiofo fin ofrecen los fieles voluntariamente, mouidos de deuocion, 
y de la necefsidad tan vrgente de fus próximos. ^ Si el Capitán Gui- 
llermo huuiera comunicado antes fu arbitrio con Teólogos doctos, fin 
duda le huuieran aduertido defto. Y lo mifmo hizieran los profeffo- 
res del derecho Canónico, que tienen noticia de fus difpoficiones, y 
de las constituciones antiguas y modernas de Concilios, y fumos 
Pontífices que quedan referidas. Y aun también le aduirtieran lo pro- 
pio los meros Juriftas, por lo que refueluen los Comentadores de las 
leyes del derecho común, y deftos Reinos, que hablan de Redención 
de cautiuos, y en particular Pereira in d. 1. fi curatorem habens 
verbo, Laefis, num. 13. C. de in integrum reftituíione, donde tra- 
tando en términos efte punto, dizeafsi: Ñeque praedictae refolutioni 
obeft eorum fententia, qui captiuorum redemptionem Cknftianae 
Reipublicae perniciofam e/fe arbitrantur, quod pro captiuis redimen- 
dis ciuium omnium patrimonio, exhauriantur, & hoftes pecuniarum 
cupinide, & auaritia audacias pugnant: qnontam plus interft Reipu- 
blicae captiuos redimere, licét cura magno pecuniarum difpendio, 
quám pecuniam eonferuare, quaevilae & animae capüuorun pospo- 
nen da eft, argumento textus in l. inferuorum, $.fin. D. de poen. &. 
También el Capitán Guillermo fupone bien fin caufa por cierto 
en efta objeción, que los Moros no tratarán de cautiuar, viendo que 
no ai redenciones; porque es impofsible que eftas faltaffen, aun 
quando fe execuetaffe (lo que Dios nunca permita por fu diuina mife- 
ricordia) efte fu arbitrio; pues no por effo todos los que tuuieren pof- 
sibilidad dexarán de acudir á la redención de losfuyos: y con mayor 
cofta y gafto. Del que aora en gran parte fon releuados por medio 
de las redenciones. Y también por otra parte fe pediría limofna por 
los necefsitados. Y todos los que tienen deuocion de acudir, como 



— 76 — 

aora acuden, á la verdadera, real, y exequible Redención de cauti- 
nos (que es certifsimo alearían la mano, y fe efcufarian de dar fus 
focorros para el gafto defta Efquadra del Capitán Guillermo) es fin 
duda, que á continuación de fu piedad y deuocion harian limofnas 
para Redención de pobres cautiuos. Con que el aprefto defta Efqua- 
dra folamente feria de embaraco á la execucion defta obra pia, fin 
frvto, ni efeto alguno, quando nadie auia de acudir á fu gafto con li- 
mofnas voluntarias, y fueltas, y ceffarian las obuenciones y diligen- 
cias deftas dos Religiones, que fon el neruio principal que la fuf- 
tenta. 

Y quando el Moro no tuuiera mas fin, ni fruto, que cautiuar 
Chriftianos para feruirfe dellos en la labor de fus campos, y trabajar- 
los con gran fiereza, é inhumanidad (como lo hazen) en fus oficios y 
ocupaciones, y para venderlos á Leuante, y otras partes, como los 
venden. Con que eftas y otras femejantes razones eran baftantes pa- 
ra que no fe defiftieffen del firme intento, con que viuen de cautiuar 
todos quantos Chriftianos pueden. Pues que feria, fi faltaffe la gente 
de guarda de las cofias, como fupone el Capitán Guillermo (la que 
ha fido mui neceffaria, aun quando las galeras de Efpaña, y armadas 
del Estrecho, y la del mar Océano acuden á efto incesablemente, lo 
que dá bien á entender, no las puede efcufar vna Efcuadra corta, y 
mendigada, como la que en fu conceto forma el dicho Capitán) en- 
tonces fe viera y experimentara mas y mas el defacierto de fu arbi- 
trio, pues no huuiera perfona fegura en lugar alguno de la prolonga- 
da cofta de Efpaña, que mira á Berberia, ni lo eftarian los vafos, re- 
licarios, y cuftodias del fantitsimo Sacramento de las Iglefias. De 
que es infigne exemplo el fuceffo que aora doze años, poco mas ó 
menos, tuuo el auer quitado de la cofta de Valencia las compañías 
de fuldados, que corrían la playa, y formado otra Efquadra de quatro 
galeras (aun de mayor fuerga que efta Efquadra del Capitán Guiller- 
mo) con lo que te gaftaua en las compañías de toldados, y fin em- 
gargo de que efta Efcuadra eftava folamente defignada para la cofta 
de Valencia, y cuidaría della, los Moros aftutos á efcufas de la Ef- 
quadra cautiuaban mucha gente, y tal vez se lleuaron lugares ente- 
ros, con que vifto el inconueniente cefsó aquella Efquadra, y se re- 



— 77 - 

duxo el negocio al eftado que antes, reftituyendo y poniendo gente 
de guerra, como la ai al prefente en la dicha coíta. Con que se pue- 
de dezir fuera de toda pafsiun, y con folo el zelo de mirar por la cau- 
fa de Dios, que no fe ha pensado jamas arbitrio tan malo y horrible, 
como efte, de los infinitos que hombres fobrados y ociólos, faltos de 
conciencia, y llenos de fantasías derraman por momentos en gran 
daño y perjuizio de tiempo neceffario que gaftan á los miniftros de 
fu Mageftad, hasta que averiguan la poca fuftancia, y fubfiffencia de 
lo que les propone con fuperficial vitalidad de la caufa publica, y de 
la del Principe. 

Todas las conueniencias que el Capitán Guillermo halla en efta 
fu Efquadra de feis nauios, de que en ella fe induftriará gente de mar 
para otras armadas y flotas, y las demás cofas que dize a efte modo, 
paran en imaginaciones, y pronofticos vanos; y antes por el contra- 
rio efto era aumentar la necefsidad al numero neceffario de pilotos, y 
marineros, de que fumamente necefsita Efpaña, y ha ya mucho tiem- 
po no fe hallan fin gran dificultad, exceto para las naos que van y 
vienen á las Indias, en que tienen interés. 

A lo que tanto podera de los excefsiuos gaftos, que dize fe hazen 
en las Redenciones, acudiera bien fi diera forma, como fueran me- 
nos, y la prefentara en el Consejo Supremo, donde fe cuida defto. 
Mas aun antes defte arbitrio del Capitán Guillermo los Redentores 
defta fagrada Religión de los Defcalcos de la fantifsima Trinidad (con 
ocafion de ia redención, que en dias paitados hizo con autoridad dei 
Confejo) tiene obferuada forma mui conueniente, y de poca coíta, y 
grandes utilidades, de que luego fe hará mención. 

Doi fin a efte punto, con poner al pie del las palabras de las conf- 
tituciones, y Motu propriosmas modernos de Gregor. XIII. Sixto V. 
Paulo V. y Vrbano VIII. afsi porque comprueban exactifsimamente 
todo lo dicho, como también para que fe vea el cuidado tan contra- 
rio de los fumos Pontífices en eftas vltimas conftituciones Apostóli- 
cas; promulgadas de cincuenta años a efta parte, y quan al contra- 
rio fíente al prefente la Iglefia de lo que el Capitán Guillermo pro- 
pone. 

Dize pues afsi Gregorio XIII. en el año de 1581. d. conftitutione 



- 78 - 

69. tom. 2. Concilior. pag. 450. Chriftianae nobifcum Religionis 
confortes graui captiuitatis, & feruitutis iugo á Chriftiani nominis 
hostibus oppreffos, duñfque operibus quotidie vexatos immenfa 
fanctae Matris Ecclesiae Clementia pie miferetur, eorumque afflic- 
tiones, fufis ad misericordiarum Patrem, & totius confolationis 
Deum deuotis precibus adiuuare, atque in aliorum Chriftianorum 
memoriam, in myftich máxime, & ad purificandas fidelium mentes 
fanctius inftitutis diebus, reuocare non intermittit. Quo clemens 
pice matris officium nos quoque admonet, vt miferorum captiuorum 
cerumnis fuccurramus, fratrumque charitatem ad idem, quantum in 
nobis eft, excitemus, ne languefcente paulatim extremis malis con- 
flictatae carnis infirmitate, & hofte diabolo fe infirmis, & verbi Dei 
praedicatione Sacrificiorum, & Sacramentorum folatio deftitutis 
eorum m'ntibus, infinuante, defperationi fuccumbentes, ad fufcep- 
tae in Baptifmo fidei defertionem inducantw, tandemque cum nulla, 
fi quam habebant, fubfidij fpes appareat, ad aeternam redemptorum 
pretiofo Domini noftri le fu Chrifti fanguine animarum, perditionem 
miferé perducantur. 

Quare ne huiufmodi, quae toto animo horrefcimus, accidant, 
nevé in qua re facris rebus, & pretiofis vafis non parcitur, & in 
qua á Deo acriler interrogamur, cur tot captiui in captiuitatem 
ductifunt, nec redempti? negligentes diutius fuiffe, aut quid quam 
pretiofius, quam animas ipfas habuiffe arguamur, quando noftra 
& Sedis Apoftolicae authoritate redimendorum captiuorum, opus 
in alia iam diu loca eft diffufum, illud quoque in alma Vrbe noftra 
conftituere decreuimus, ad quod etiam ingemiscentium captivorum 
matrum, aliorumque propinquorum lamentis, & lacrymis quotidie 
vrgemur. 

Despves Sixto V. en el año de 1586. d. conftitutione 27. 
tom. 2. partit. 521. dize afsi: Cum benigna mater Ecclefia filios 
fuos, qui in teterrima infidelium eaptiuitate conftituti non folum 
corporum, fed etiam animarum difcrimé patiuntur, adeo intimis mi- 
ferícordiae fuae in vifceribus complectatur, vt pro illis in libertatem 
reducendis, facúltate? fuas libenter exponat, facrifq; rebus, & pre- 
tiofis vafis materna liberalitate non parcat. Nos qui ipfius Ecclefiae 



- 79 - 

adminiftrationetn curae noftre diuina difpofitione commiffam geri- 
mus, magnopere adftrictos effe cognofcimus, vt eorundem captiuo- 
rum, qui in baptifmatis fonte Chriftum induerunt, lemplumque Dei 
facti funt miferandis calamitatibus, & tormentis, quibus in odium 
Christiani nominis faeuifbimem excruciantar condolentes, illorum li- 
bertatem dilectione, ac Religione ipfa procuremus, & quae propterea 
diem facta fuiffe comperimus, vt firmiora perdurent confirmando, & 
innouanda fore cenfeamus, ac ne tam pium opus, quod caeteris cor- 
poralibus mifericordiae operibus antecedit, & in quo vno ferem om- 
nia, quafi per compendium f intuí exercentur, neceffarijs fubfidijs de- 
feratur, operarios tnanus interponendas, Chriftique fidelibus agros 
vberes, in quibus charitatis f emitía mittant, meffem in regno Ccelo- 
rum amplifsimam expectaturi toto cordis affectu offsrendos effe iu- 
dicauimus, i/los fpiritualibus muneribus, indulgentes videlicet, & 
peccatorum remifsionibus inuitantes, vt ad tantae, & tam falutaris 
operationis exercitium vehementius excitentur, prompüorefque red- 
dantur, á pijs eorum eleemofijnis redempti gratiarum Deo referant 
actiones. ^ Y luego por 19. §§. de aquella constitución trata de la 
ampliación de la obra pia de Redención de cautiuos, y la aplica a 
las limosnas fueltas fin destinación cierta, y los derechos de cierta 
expedición de Bulas, y concede grandes Indulgencias a los que con 
fus limofnas acuden a la Redención. 

Y Después Paulo V. d. conftitutione 40. tom. 3. pag. 128. 
promulgada en el año de 1608. dice afsi: Ex ómnibus Chriftianae 
charitatis officijs, quibus aeterna falus per gratiam Dei comparatur 
illa Redemotori no/tro le fu Chrifto maximem placeré credimus, per 
quae infoelices captiui á térra impiorum, & mifera feruitute reuocan- 
tur, ac eorum faluti profpicitur. 

Y aora vltimamente nueftro fantifsimo Padre Vrbano VIII. á la 
Bula expedida por nueftros Defcal^os de la fantifsima Trinidad, en 
20. de Setiembre de 1628. dá principio con eftas palabras. Vrbanus 
PP. VIH. ad perpetuam rei metnoriam. In Cathedra Principis Apof- 
tolorum, nullis licent no f tris fuffragantibus meritis. á Domino conf- 
tituti ínter multíplices paftoratis officij noftri curas illaprae caeteris 
nos magis folicitos habet, vt regulares perfonae, quae relictis huius 



- 80 - 

foscu'.i vanitatibus Dei f emitió fe fe mancipamnt, qiiarumque árdeas 
erga proximum chantas in captiuis praefertim redimendis maximem 
elttcet, fub regularibus earum iuftitutis, vnde omnis illarum perfec- 
tio penient, profpercrn dirigantur, & fasliciter gubernentur. Quaprop- 
ter quce circa huiufmodi inftituta pro perfectiori earumdem perfona- 
rutn ftatu, atque progreffu rerntn & temporum qualitaübus debitem 
penfatis aptiora, & conuenientiora fore in Domino confpiclmus, pro 
incumbentis nobis muneris debito difponimus, cJiafque de fuper eiuf- 
dem muneris partes propenfisftudijs impartimur, quo regulares ipfae 
pcrfonae in diuinis obfequijs pietatifque, & mifericordiae operibus 
iuxta vota per eas emiffa, velint, & valeant authore Domino foelici- 
ter perfeuerare. 

Punto fexto. En que fe da practicada forma de redimir, 

con que ceffan los inconuenientes que fe oponen 

á la Redención. 

A tres fe reduzen los defordenes, que el Capitán Guillermo en 
fu memorial halla en el modo de redimir que oi fe tiene. El primero, 
que los Moros hazen muchas extorfiones á los Redentores, no guar- 
dándoles lei ni concierto, y quedandoíefes con el dinero. El fegun- 
do, que por eftas violencias no fe refcatan fino los viejos y impofsi- 
bilitados para feruir a los Moros, y los cortados y bienvenidos, y fe 
quedan niños y mugeres, y mocos, que fon los mas expueftos á per- 
perder la Fé. El tercero, que los gaftos fon excefsíuos refpeto de los 
pocos cautiuos que fe refcatan. Cofa tan grande no puede dexar de 
tener algunos inconuenientes, y no fe debe dexar por ellos, tiendo 
tanto mayor el prouecho efpiritual que fe configue. Solo fe debe mi- 
rar como fe efcufarán los mayores: los quales parece cefíarán en efta 
forma de redimir, que por orden del fupremo Confejo de Caftilla se 
executó el año de 1625. 

Para el daño de las extorfiones y violencias, el vnico remedio 
es, que fe hagan dos diligencias. La primera, que las Redenciones 
no fe hagan por aora en Argel, adonde fon mas vfadas eftas tiranías, 
fino que fe hagan en Zalé por la Mamora, y en Tetuan por Ceuta' 



- 81 - 

ó Tánger, ó en otros puertos adonde fon mas conuenibles los Mo- 
ros, y no fe hazen tantas violencias, que en Argel las vfan por ver 
que fiempre vamos a ellos; pero viendo que nos diuertimos a diuer- 
fas partes, en todas nos harán buen paffaje, y auentajados partidos, 
por aficionarnos á que les lleuemos a ellos el interés de las Reden- 
ciones, por no perder el que tienen, fi nos vamos á otra parte a redi- 
mir. Para lo qual conuendra, que fu Mageftad fe firua de dar orden 
en todas las plagas de África, que eften expueftas á que por todas 
ellas fe hagan las redenciones, y que lleuen efta orden general los 
Redentores á fin de que executen la Redención en la parte que los 
Moros les hizieren mayores conueniencias y comodidades en precios 
y cautivos. Aduirtiendo a los Generales de las dichas Plagas, pon- 
gan grande cuidado en amparar y fauorecer a los Redentores, por 
ocafionarfe desto en gran parte la felicidad de las Redenciones. 

La fegunda diligencia impottantifsima para euitar eftas extorfio- 
nes, es, que los Redentores no lleuen el dinero ni mercaduría a tierra 
de Moros, fino que mercaduría y dineros fe queden en Zeuta, o Tán- 
ger, ó Alarache, ó en otro qualquier puerto nueftro, por donde fe 
ordenare la redención: Y vno de los Redentores paffe a verfe con 
los Moros en fu tierra, y trate con ellos, y concierte los cautiuos que 
le han de dar, y el precio en que ha de pagártelos, y fi fe pudieffe 
reduzir a los Moros á que vengan a hazer los conciertos a las Plagas 
de fu Mageftad, feria de no pequeña confideracion, enterados ante 
todas cofas los Redentores de los cautiuos que ai. Y defpues de efec- 
tuado el concierto, los cautiuos concertados y feñalados, fe traigan 
al puerto nueftro, y allí fe haga la entrega de cautiuos y dinero, ó 
hazienda; y con efto cefían todas las extorfiones y tiranías, afsi en 
quanto a traer las perfonas que quifieremos, como en quanto a no 
quedártenos con el dinero violentamente, fi nos ven en fu tierra, y 
en fu poder con ello. Y efto no es dificultofo de executar; porque lo 
harán los Moros fi nos ven refueltos a que ha de fer afsi, por no per- 
der el interés de la redención, como lo hizo nueftra Religión el año 
de 25. entrando fin dinero á Tetuan a efcoger, y concertar los cau- 
tiuos, y trayendolos á Ceuta á hazer la entrega y la paga, como fe 
acoftumbra. Y en ocafiones ferá muy conueniente, que antes de na- 



- 82 - 

uegar la hazienda paffe el Redentor á África, y trate de la redención. 
Solo en Argel parece que no ai plaga acomodada para efto: pero po- 
dría aora por algunos años no hazerfe redención en Argel, fino en 
las demás partes, para que viendo que nos vamos a redimir a otra 
parte, vean que les conuiene moderar las tiranías. Y fi por el con- 
fuelo de los cautiuos que eftan en aquella parte conuiene fe haga 
alguna, fe podria hazer por Oran, que atrueque del interés ellos trae- 
rían alli por agua los cautiuos. Y aunque en efto fe gafte tiempo, y 
fea neceffario eftar alli alguno los Redentores con el dinero y la mer- 
cadería, es Plaga mui acomodada, porque es mui barato todo, y tie- 
nen alli Conuentos los padres Mercenarios, y nofotros podemos eftar 
en el, ó en otro, como eftuuimos en el de fan Francifco cafi vn año 
el de 1622. Si bien por vna grande pefte que huuo entonces en Ar- 
gel, no fe efectuó aquella redención; pero en las demás Plagas fe 
haze efto mui breue y cómodamente. 

Al fegundo cargo que el Capitán Guillermo haze a las Redencio- 
nes, diziendo, que fe redimen folo coxos, y mancos, y viejos, y 
ineptos, &c. Quien mejor refponde es la vifta ocular de toda Efpaña, 
que en las procefsiones vé, como ya queda dicho, todas las Reden- 
ciones, muchos niños y mugeres mogas, y hombres de buena y poca 
edad. Es verdad, que a los Gouernadores, y algunos Turcos princi- 
pales, es fuerga tomarles algunos de fus cautiuos, y cuando algunos 
deffos fean viejos, y impedidos, fon pocos, y fon también Chriftia- 
nos, a quien fe deue mifesicordia, y fe recompenfa esto con el poco 
precio en que fe refcatan eftos de mil y trecientos, ó docientos rea- 
les, como fe paga en Argel, y todos los demás pueden los Redento- 
res efcogerlos, y redimir los que les pareciere mas á propofito. 

En quanto a los cortados foi de parecer, que ordinariamente no 
se rediman, porque fin tener ellos hazienda fe conciertan en mucha 
fuma de ducados, por no fufrir veinte palos, que por efta ocasión les 
dan los Moros, con que obligan a fus madres y hermanos y parien- 
tes, con riefgo de fu honeftidad y otros daños, á andar por Efpaña, 
pidiendo límofna para fu refcate en todas las partes que ai obras pias, 
y al tiempo de la Redención dan algo a los Redentores, quedándose 
con mucho mas. Seguiranfe de aquí dos vtilidades grandes: La vna 



- 83 - 

que nadie fe atreuerá a cortar, fino que fufriran con paciencia por 
no ímpofsibilitarfe al refcate: Y la otra fe efcufará el dar la cantidad 
de cortes, que viene a íer mucha fuma; con lo qual el numero de los 
cautiuos que fe refcatarán ferá mucho mayor, 

En quanto a los bienvenidos, que fon los que defamparando las 
Plagas de fu Mageftad fe paitan a los Muros, con fin que los refca- 
ten: Soi de parecer fe haga con ellos lu mifmo que con los cortados, 
porque viendo fe les fruftra fu intento, fe conferuaran confiantes en 
fus Placas en feruicio de Dios, y de fu Alagestad, reprimiéndolos con 
cerrarles efta puerta. 

Oponen también, que el dinero que fe lleua de algunas memorias, 
o limofnas para perfonas en particular, fe conuierte por la tiranía de 
los Turcos, en facar otros que ellos dan, y no aquellos para cuyo 
refcate fe recibió. Efte daño no le ai, fi el Redentor quiere que no le 
aya, ni es jufto que fe confienta. Y es mueho de marauillar ayan ve- 
nido Redentores en cofa femejante, faltando á obligación tan forcoía, 
y no fe como efto fe paffa en cuenta, fin obligarles primero a la ref- 
titucion dello á las perfonas de quien lo huuieron. Nofotros en ¡a Re- 
dención paitada boluimos algunas cantidades a los que las dieron, 
por no auer hallado fus cautiuos, fin padecer en efta materia violen- 
cia alguna de los moros en Tetuan. Y en quanto a efte punto pro- 
pongo vno de los mayores daños, que ha padecido la Redención por 
efpacio de mas de 200. años, y es que las Iglefias Catedrales, y no 
pocas Cofradías deftos Reinos tienen algunas limofnas para refcatar 
cautiuos, y acoítumbran a repartirlas, dando, ó feñalando a los pa- 
rientes de los cautiuos cantidades de dinero, y fucede feñalarles qua- 
trocientos, ó feifcientos ducados, y dar los parientes al Redentor 
ciento, y quedarfe con todo lo demás en grande daño de la Reden- 
ción. Lo qual fe remedía á fácilmente, ordenando fu Alageftad y fu 
Confejo a los Obifpos, Cabildo.-, y Cofradías, que por ningún cafo 
den, ni entreguen el dinero que huuieron mandado para refcatar cau- 
tiuos, fino a los mifmos Redentores con cuenta y razón. 

El tercer cargo que haze el Capitán Guillermo a la Redención es, 
que fe hazen en ella excefsiuos gaftos en fuftento de Redentores, y 
portes y tletes, y impoficiones que hazen los Turcos, gaftandofe en 



- 84 - 

efto mas cantidad que la que fe da por los cautluos. A efte cargo ref- 
pondan los libros de cuentas de las Redenciones que los Redentores 
han dado al Confejo Real; por los quales ron fe de efcriuano confia- 
rá, que no es, ni aun la decima parte de lo que el Capitán dize. Y fi 
alguna vez huuiere auido algún exceffo, pongafe remedio en ello, 
moderando el gafto, que es el deforden, y no quitando la Redención, 
que es obra de mifericordia; antes bien fiendo los Redentores cuida- 
dofos y aplicados, lleuando mercadurías a propofito, fe ganan en 
ellas de modo, que fe hallan allá con mas dinero, que facaron de Ef- 
paña, como fucedio en nueftra Redención, y los mifmos cautiuos 
ayudan a los Redentores con cantidades de dineros que tienen guar- 
dados para refeatarfe, principalmente en Argel, y aun algunos fecre- 
tamente dan para todo fu refeate entero; de modo, que haziendofe la 
Redención qual conuiene, hecho cómputo de lo que lleuan de Efpa- 
ña los Redentores, viene á fer mas el numero de cautiuos que fe res- 
catan, que lo que monta la cantidad que fe lleuó, entrando en efto 
todos los gaftos de caminos, portes, fletes, entradas y falidas, y de- 
rechos de los Moros. Efto es cierto, como conftará por las cuentas 
que nueftra Redención dio al Confejo Real el año de 25. y por con- 
figuiente lo que el Capitán Guillermo dize, no es cierto, mas antes 
teftimonio que leuanta a la Redención. 

Vn gafto hallo yo en las redenciones, que podria efeufarfe, y es 
el del efcriuano que fe lleua de Caftilla con mucho falario y cofta 
cada dia. El qual podria tomarte de las mifmas Placas de donde fe 
haze la Redención, nombrando, ó el Confejo Real, ó los Gouerna- 
dores, ó Capitanes Generales de las dichas Placas, que Ueuarán 
poco, ó ningún interés; que los que de acá parten, es cierto van folo 
por el ínteres de fu salario, y de otro que efperan facar mayor con 
fus inteligencias, á que no han de dar lugar los Redentores, para 
cumplir con fu obligación, y efeufar el mal exemplo que a fieles, e 
infieles fe caufa. 

Y para que todo efto confte, que no fe dispone en fola la imagi- 
nación a donde no fe conocen las dificultades, que defpues en la ex- 
periencia fe hallan, fino que antes confta de verdadera execucion, fe 
puede ver todo practicado en la dicha nueftra Redención del año 



- 85 - 

de 1625. en que yo interuine, y fui a Tetuan, adonde aunque nos 
hizieron los Moros algunas extorfiones, fe vencieron, y enterados y 
pagados del modo de proceder, nos dieron ellos mifmos feis fanegas 
de trigo de limofna para el fuftento de los cautiuos ya refcatados, 
pueftos en tierra de Chriftianos. 

Y fi en alguna; o algunas ocafiones fe vinieren los Redentores fin 
hazer las Redenciones por obuiar las Uranias de los Moros, y por 
ajuftarlos a que vengan en lo que conuenga al feruicio de Dios, y 
beneficio de ¡as Redenciones, fe tenga y eftime efta acción mas, que 
el hazerlas fin la conueniencia debida, con que fe fujetarán los infie- 
les, y vendrán en lo que fe les pidiere. 

Lleué á la Redención 88[j 500. reales, los 52ij. en plata, los 30|j. 
en quartos, empleados en bonetes y tabaco, los 6500. afsi mifmo en 
vellón, en dos Moros que fe compraron para trocar por vna niña y 
vn cautiuo, y otro a quien fe ayudó con 1360. reales, que hizo dicha 
cantidad. Refcaté de poder de aquellos infiefos 51. cautiuos, cufia- 
ron 112|j 374. reales: fuera defto los gaftos que fe caufaron, afsi en 
mi perfona y compañero, y otro Religiofo lego, como los del efcri- 
uano de la Redención, los que fe hizieron con los cautiuos, dándoles 
algunas limofnas, quando yo y mi compañero entramos en Tetuan, 
confeffandolos y vifitandolos en la mazmorra, y confolandolos en 
fus trabajos. Los de los fletes de los dos bergantines que nos paffa- 
ron a Ceuta con la hazienda, y boluieron a traernos con los cautiuos 
refcatados; auiendo durado defde que falimos defta Corte la Reden- 
ción, hafta defpedir los cautiuos en Seuilla, donde fe hizo la vltima 
precefsion, cinco mefes, fueron 4842. reales, los 2320. en el efcri- 
uano de la Redención en tres mefes que afsiftio, los 1222. en los gaf- 
tos que fe refieren con los cautiuos, y los 1300. en los perfonales 
míos, de mi compañero, y el Religiofo lego que fe Ueuo para guarda 
de la hazienda, que juntos con los 112u 374. que se refieren arriba 
fumaron los refcates, viene amontar, y importar toda la Redención 
1 17u, 216. reales. Ganofe en la mercaduría, que fe lleuó 23|j 500. rea- 
les, con que vino a importar toda la dicha Redención lo que fe refie- 
re. Y fuera defta gran vtilidad y aumento, huuo otra de 7[i 200. rea- 
les, que fe gaftaran de premio en reduzir, fi fe lleuaran en plata, los 



- 86 - 

30[j. en quartos, que fe emplearon a razón de 24. por ciento; fegun 
entonces corría. Quan grande fue la vtilidad que fe causó en bene- 
ficio de la Redención, y quan pocos, y moderados los gaftos que en 
ella huuo, bien claro confía y conftará de las cuentas dadas en el 
Confejo de fu Mageltad. 

Los cautiuos refcatados fueron todos vaffallos de V. M. defta co- 
rona de Cartilla, y de Portugal, exceto 4. fu edad y calidad la figuien- 
te. Niños 4. Niña 1. Muchachos 7. Mugeres mocas de buen parecer 
y difpoficion de á 20. 26. 31. y 40. años de edad. 5. Mogos 20. hom- 
bres de buena edad 10. y 4. viejos. Y viendo efta Redención el Du- 
que de Camina General perpetuo de aquella plaga de Ceuta, dixo no 
auer vifto en fu vida mas luzida Redención, auiendofe hallado en 
muchas, fi bien otras mas numerofas. 

No folamente pues no fe debe dar oidos al arbitrio del Capitán 
Guillermo, mas antes con mayores veras, deuocion, y feruor acudir 
a la Redención de cautiuos, para que a imitación de Chrifto nueftro 
Redentor, efperemos condignos premios temporales, y eternos, fun- 
dando nueftras efperancas en fu diuina prouidencia, y en la obferuan- 
cia de fu ley, y de los facros Cañones, y conftituciones Apoftoücas, 
y no en nouodades y penfamientos, y arbitrios vanos. 

Frai Gabriel de la Affuncion 
Miniftro General. 



9 

RELACIÓN 

VERDADERA, DE LA FELIZ 

Vitoria que han confeguido las Católicas Armas de fu 
Mageftad, que Dios guarde, en el memorable Socorro de 
la Plaga de Tánger, que fe hallava fitiada de los Mahome- 
tanos. Refierenfe las Operaciones que fe hizieron en dos 
Salidas, y fangrientas Refriegas que huvo los 
dias 3. y 6. de Noviembre defte 
Año de 1680. 



Hallavase la Placa de Tánger fitiada de la Morifma, con tanto 
aprieto, que cada dia adelantavan fus Trincheras, hafta llegar con 
ellas á vn tiro de Piftola de las Murallas. Refolvió el Qovernador fa- 
lir con el Batallón del Capitán Don Fernando de Piñatelo, que fe 
componía de 60. Cavallos, y 150. Infantes Inglefes, á hazer vn Fuer- 
te fuera de la Eftacada. Y aviendo llegado el dia 3. defte mes de No- 
viembre al fitio donde fe avia de formar, le dieron los Moros al Go- 
vernador un mofquetazo en el pecho defde fus Trincheras, de que 
murió el dia 6. Y defpues de averie herido, falió el Enemigo de fus 
Fortificaciones, abantando ázia donde eftava el dicho Capitán Don 
Fernando, que falió á recibirle con mucha bizarría; y peleando vale- 
rofamente, le hizo retirar, hafta bol verle á encerrar dentro de fus 
Trincheras. Pero reconociendo, que no avia Gente de retén, para 
refguardo del Batallón, bolvieron á falir los Moros, chocando con 
más fuerca, y le mataron á nueftro Don Fernando 3. Soldados, hirién- 
dole 5. y al mifmo Capitán le dieron 4. valazos, los 3. en las Armas, 
y el vno en el braco derecho, de que eftá herido; matando 4. Cava- 



- 88 - 

líos, y hiriendo á otros; pero les coftó efta Refriega quarenta Moros 
muertos, y otros muchos heridos. 

El dia 5. aviendo reconocido los Cabos Inglefes, que fu Infante- 
ría avia dexado en la ocafion referida en grande empeño al dicho 
Don Fernando, difcurrieron el hazer vna Salida, y para ello fe jun- 
taron á Confejo de Guerra, donde Don Salvador de Monforte, Capi- 
tán Comandante de las Tropas Efpañolas. dio fu Voto, correfpon- 
diente á fu valor, y experiencia: Con que refolvió, diziendoles, que 
feria muy acertada, executandosfe con mejor forma que la paffada, 
para defaloxar al Enemigo. 

Difpuefto todo en la forma referida, el dia 6. á las 3. de la ma- 
ñana, fe formó la Gente, fin tocar Caxas. ni Trompetas, y á las 4. 
empegó á marchar, tocando Arma á las 5. Por el Cuerno izquierdo 
iba la Gente de Mar, de las Fragatas que fe hallan en aquel Puerto; 
y por el derecho 50. Cavallos, que tiene la Plaga para fu fervicio, en 
que iban Carpinteros por la Puerta de Tierra, que era donde los 
Moros tenían fu Fuerte. 

Embiftieron las Tropas Españolas, tocándole al Capitán Don 
Manrique de Noroña la Vanguardia, con fu Batallón; y fueron aban- 
tando hafta la Trinchera del Enemigo, donde eftuvieron peleando 
con gran tefon mas de dos horas, en cuyo tiempo le hirieron 3. Ca- 
vallos. Allí mataron muchos Soldados, y Cavallos, y muchos Ingle- 
fes, de vn Regimiento que eftava con ellos. Y aunque fué grande la 
refiftencia, le rompieron á los Moros la primera, y fegunda Trinche- 
ra, matando gran numero dellos; y con Zapas y Palas hizieron paffo 
al dicho Batallón, de donde paffaran 60. Cavallos, hafta llegar á las 
Tiendas del Enemigo; no obftante que facaron por tres vezes Van- 
deras de Paz, á que no quisieron atender los Efpañoles; antes, fi, 
profiguieron con mas esfuerco el Choque. Y viendo los Moros que 
no fe admitía efta feña, hizieron cara, y los cercaron por todas par- 
tes; pero no por effo dexaron de hazerles notable daño; y pudiéndote 
retirar, vinieron recogiendo la demás Gente, que fe avia defmanda- 
do por matar Moros: aviendo (fin exageración) para cada Chriftiano 
50. Moros. Y en efte tiempo mataron á algunos Soldados, y Cava- 
llos; porque los Moros venían figuiendo la retirada, hafta que llegó 



-89 - 

la demás Cavalleria Efpañola, que les hizo cara; con lo qual pudie- 
ron venitfe en forma hafta la vltima Linea que les avian ganado. AHÍ 
fe incorporó toda nueftra Gente, y eftuvo peleando á Batallones haf- 
ta las quatro de la tarde, dando tiempo á que fe pudieffen desbaratar 
las tres Trincheras, y demás obras hechas por los Moros, como con 
efecto fe configuió el allanarlas todas, aunque á cofta de mucha 
fangre. 

Ganáronles 3. Piezas de Artillería, que tenían los Moros, y 5. Ef- 
tandartes. Aqui es precifo referir lo que fe efcrive en vna Carta de 
vn Cavallero Ingles, en la qual dize, que el General Don Artuno 
Herbert, que lo es de la Armada Inglefa, que fe halla en aquella 
Plac;a, ofreció, para animar los Soldados, dar 40. Doblones por cada 
Vandera que le traxeffen del Enemigo; y aviendo vn Soldado Efpa- 
ñol ganado vná, menofpreció el dinero, y la dedicó al Templo de 
los Católicos que ay en Tánger. O bizarría Efpañolal O Zelo verda- 
deramente Católico! Efta acción ha fido de notable gufto, y admira- 
ción para todos. 

Tienefe noticia, por vn Renegado que fe aprifionó, que él, y 
otro eran los Ingenieros, que davan la forma de los Ataques, y Mi- 
nas; que aguardavan los Moros al Alcayde, y mucha Gente de re- 
fuerco: y que la que al prefente avia, eran 6[j. hombres. 

El día figuiente por la mañana fe vio, que los Moros fe avian 
retirado á vnas Colinas, que eftán media legua de la Plaga. Embia- 
ron por fus Muertos, como fiempre lo acoftumbran, y traxeron tres 
Efpañoles, que quedaron en fu Campo muertos, diziendo, que de 
aqui adelante no quieren hazer la Guerra tan cruel: que fi los Efpa- 
ñoles guftan de darquartel, harán lo mifmo con ellos. 

La Lifta de los Muertos, y Heridos en la Batalla, que tuvieron los 
Efpañoles contra los Moros en efta Plaga de Tánger el dia 6. del re- 
ferido Noviembre defte año, es como fe figue: 

En la Compañía de Don Salvador de Monforte, fu Alférez, y 
otros dos Soldados muertos; tres Oficiales Reformados, y 17. Solda- 
dos heridos; 12. Cavallos muertos, y 12. heridos. 

En la Compañía de Don Fernando de Piñatelo, 2. Soldados muer- 
tos, y 3. heridos; 3. Cavallos muertos, y 5. heridos. 



- 90 — 

En la Compañia de Don Manrique de Noroña, 9. Soldados muer- 
tos; fu Teniente, y el Alférez heridos mortalmente, con otros 5. Sol- 
dados; 9. Cavallos muertos, y 5. heridos. 

En la Compañia de Cavalleria del Capitán Langftón, él mifmo, 
con fu Sargento, con 6. Soldados heridos; 6. Cavallos muertos, y 
7. heridos. 

En la Compañia de Cavalleria del Capitán Loyes, vn Soldado 
muerto, y 4. heridos; y 3. Cavallos muertos, y 7. heridos. 

De la infantería Inglefa. 

Del Regimiento de las Guardias de fu Mageftad, vn Teniente, 
y 51. Soldados heridos; y fiete Soldados muertos. 

Del Regimiento del Conde de Dumbarton, vn Capitán, dos Te- 
nientes, y dos Alferezes, con 30. Soldados, y 6. Sargentos muertos; 
5. Capitanes, 11. Tenientes, 2. Alferezes. con 100. Soldados he- 
ridos. 

Del Regimiento del Conde Inehen, vn Capitán, y 3, Alferezes, 
con 34. Soldados muertos; 2. Tenientes, con 6. Alferezes, y a 
34. Soldados heridos. 

De la Marinería que tienen en Tierra, vn Capitán, y vn Tenien- 
te, con 10. Soldados muertos; 2. Sargentos, y 22. heridos. 

SVMA DE TODOS. 

Oficiales Viuos fiete muertos. 

Oficiales Reformados, y Soldados noventa muertos. 

Oficiales Viuos veinte y quatro heridos. 

Oficiales Reformados, y Soldados 348. heridos. 

Cavallos muertos quarenta y vno. 

Cavallos heridos cinquenta y quatro. 

Los Moros muertos llegaron á 700. en la primera Refriega; y 
entre efta, y la fegunda. fon cerca de dos mil, y los heridos mu- 
chos mas. 



- 91 - 

Ofrezco otra Relación de tan buenos fuceffos como los referidos, 
que han confegí ido contra los Moros en la Plaga de Zeuta las Ar- 
mas Católicas de nueftro Invicto Rey, y feñor Carlos Segundo, á 
quien Nueftro Señor guarde, y conceda las felizidades, y Victorias 
Gloriofas que puede, y la Chrlftiandad ha menefter. 



Con Licencia en Madrid: Por Lucas Antonio de Bedmar, y 

Baldivia. En la Calle de los 

Preciados. 



AVISO VERDADERO 

Y LAMENTABLE RELACIÓN, QVE HAZE 

EL CAPITÁN DON FRANCISCO DE SANDOVAL Y 
Roxas, Cautivo en Fez, al Excelentifsimo feñor Don Pe- 
dro Antonio de Aragón, dándole quenta de las facrilegas 
acciones que han obrado los pérfidos Mahometanos con 
las Santas Imágenes, y cofas Sagradas que hallaron 
en la Mamora: Entrega de dicha Plaga: 
Trato que hizo el Governador della 
con los Moros; y lo demás 
que verá el Curiofo. 



Para tomar alivio (feñor Excelentifsimo) á mi mucha pena, dolor, 
y defconfuelo, no de mi inteliz cautiverio; que fi hafta aqui he fenti- 
do lo petado de vua Cadena, lo ofcuro, y tenebrofo de vna Mazmo- 
rra, y el verme tan abatido defta vil canalla, fundando fu mal trato en 
el interés de mi Refcate: Ya, feñor, con la prometía de V. Exc. fiado 
en fu mucha benignidad, me era la efperanca (de en la primera Re- 
dención falir defte Purgatorio de Chriftianos) dulge alvio á mis ma- 
les: Mas otros, feñor, afligen, y atormentan mi coragon, y el de tan- 
to mifero Cautivo, como fomos los que afsiftimos en efte Reyno de 
Fez, viéndonos afrentados, y vituperados entre nueftras miferias, con 
la vil entrega de la Real Placa de San Miguel vltrá Mar. Y aun paitá- 
ramos por el vituperio, fi en nueftras Perfonas folo fe quedara: Mas 
eftos Barbaros, no contentos con effo, paffan fus barbaridades facri- 
legas al menofprecio de las Santas Imágenes, á quien rendimos Re- 
ligiofo Culto, y Reverencia. 

En fin, feñor, fi la pena, que me pone vn dogal al cuello, para 



- 94 - 

privarme del vital aliento, dá lugar á la lengua á que pronuncie el 
trato mas traydor. la culpa mas facrilega, el error mas abominable, 
que han vifto los nacidos, ni las Hiftorias quentan; pues ni la del 
Griego Sinon. ni la de Focas, ni las de otros traydores, igualan á la 
que ha cometido Don luán de Peñalofa, indigno de tal Nombre, y 
mas indigno del Carafter Chriftiano. Efte aborto Efpañol; efta Fiera 
indómita, ha fobrepujado en maldad á todos los malvados. Pero quie- 
ro, feñor, dexar preámbulos, y exageraciones; pues la mayor la pu- 
blica el hecho. 

Por los primeros de Abril llegó á efta Corte vn Francés fugitivo 
de la Mamora, el qual fué llevado ante Muley Ifman, Rey defte bár- 
baro Reyno; y aviendo pedido dicho Francés, que quería feguir el 
deteftable Alcorán, con calidad, que le dieffen libertad, le fué conce- 
dida, y renegó, y el Rey le hizo mercedes, y examinándole muy por 
menudo de las cofas de la Plaga, le fué dicho, avia muy poca Gente, 
y effa muy mal contenta, por el mal govierno de los Xefes; pues fu 
mayor mira fe cifrava en el interés, quitándoles, no vna parte de lo 
que les tocava, y les es mandado dar; pero aun lo mas. 

Con efta Relación, fin mas reparos, mandó el Rey al Alcayde del 
Alcafar, fueffe con ocho mil Combatientes á poner affedio a la Ma- 
mora, que el dia 25, de dicho mesfalieron con gran rumor, y algaza- 
ra; y aunque el Rey es mi Patrón, á mi, y á otros Cautivos nos man- 
dó, fueffemos afsiftiendo la Perfona del Alcayde: (Pluguieffe á Dios 
me hubiera mandado antes quitar la vida, que aver venido a fer tef- 
tigo de la afrenta Efpañola.) A la primera vifta que hizo mi nuevo 
Dueña á la Placa, defampararon cobardes (con vil fuga de todos) los 
pueftos de la Marina, af¿i los Cabos, como los Soldados, fin dif parar 
vala, excepto vna Torre, que peleó, mas por cumplimiento, que de 
valor. 

Al figuiente dia el Governador Don luán de Peñalofa echó Vande- 
ra de Paz; hizo llamada, y tuvo platica con los Moros della. No sé 
mas, fino que el Alcayde defpachó Correo á toda diligencia al Rey, 
avifandole, como fe le prefentava la Placa. No fué tardo el Bárbaro 
en venir al Exercito, acompañado de fus Negros. Diófe avifo de fu 
llegada á los Sitiados, y dellos falió Don Bartolomé de Larrea, Vee- 



- 95 - 

dor; el Capitán luán Rodríguez; Chriftoval de Cea; y luán Antonio del 
Caftillo: Sujetos todos, que conocía muy bien el Rey, por aver fido 
fus Cautivos. Defta vil platica falió el infame trato, capitulando; Que 
á ellos, fus Familias, dos Sobrinos del Veedor, al Governador, y á 
toda fu Cafa, con fus bienes, y hazienda, los avia de dexar libres, y 
ponerlos en el Puerto que eligieran, juntamente con los Religiofos, 
que fe hallavan en la Placa adminiftrando los Santos Sacramentos; y 
que fe la entregarían con todos fus pertrechos, y viueres, rindiendo 
por miferos Efclavos á todos los de fu Guarnición: Sin acordarfe ef- 
tos aleves fementidos de las Santas Imágenes, y Vafos Sagrados, de- 
dicados al Divino Culto. Avíalos Dios dexado de fu Mano, y afsi no 
eftavan para hazer reparos, fino errores. Hizofe la vil Entrega, y los 
Traydores fueron traídos con muchos agaffajos á eíta Corte, y en ella 
feftejados los dias que ellos quifieron, que fueron ocho. Y aviendo 
pedido al Rey, los dexaffe ir, les dio Embarcación para Tánger, por 
no averia querido para Zeuta. Defpidieronfe del Rey, y fus Sequa- 
zes, cargados de dadivas, y prefentes, llamándoles el Rey Amigos, 
y ofreciéndoteles mucho. Dexaron en duras prifiones 250. Soldados, 
y 45. Mugeres, y Niños; y lo que mas tenemos que llorar, y que fen- 
tir, es: (No sé como llegar á declarar lo que mis ojos vieron, fin per- 
der la vida á manos del dolor!) aver vifto el Sagrado Retrato IESVS 
Nazareno fegunda vez entregado á Moros, y ludios, y á la Soberana 
Imagen de aquella Paloma Caita, que fiendo Madre de Dios, lo es 
también de Pecadores, con Titulo del Rofario. O Familia Guzmanal 
Como fi huvieras vifto efte expectaculo, huvieras facrificado las vi- 
das de tus Hijos en defenfa de tu Protectora! Las Imágenes del Prin- 
cipe de los Apoftoles; la del Arcángel Guerrero, y Gran General de 
los Celeftes Exercitos Miguel; la del Luzido Efpejo de Hermofura 
Luzia; San Benito, y el Primer Chriftiano Andrés, fueron, con gran 
vituperio, y efcarnio, aquellos facrilegos Barbaros, arraftrandolas por 
las Calles, para martirizar los Corazones de tantos miferos Criftianos. 
Por mas efcarnio, y burla, las vendieron en muy baxo precio á los 
ludios: Mas no es mucho, quado por folo treinta Dineros compraron 
á Nueftro Redentor fus antepaffados. Hallófe entre nofotros el Virtuo- 
fo Padre Fr. Pedro do los Angeles, Religiofo Lego de la Santifsima 



- 96 - 

Trinidad Defcalga, Hijo de Sevilla, cumpliendo con fü Sagrado Inf- 
tituto, fe fué á arrojar á los pies del Rey Bárbaro, pidiéndole, no con- 
tinuara tan viles acciones con cofas Sagradas, ni que permitiera fe 
entregaffen á tan vil Nación, como la Hebrea; que por las fiete Imá- 
genes ofrecía fiete Moros, los que él pidiera de los Cautivos de Ef- 
paña, dentro de tres mefes. Fuelo concedido, entregandofelas con 
calidad, que ha de fer quemado vivo, fino cumple lo prometido, á 
que confintio; ycon muchas lagrimas de todos los Criftianos fueron 
llevadas en Depofito á nueftro Hofpital, donde oy quedan. Quiera 
Dios darles fu Refcate, aunque nofotros perezcamos en el Cautiverio. 
El Rey tiene las 45. Mugeres, y Niños; y )á con agaffajos, yá con 
amenazas, y caftigos, las infta á que falten á la Católica Fé, que pro- 
feffan. Tres Niños inocentes han buelto á fu maldita fecta; y con 
ellos fon e' dia de oy 80. los que han faltado al Sagrado Carácter del 
Bautifmo; y el Rey ha mandado, que en dos mefes no trabajen los 
Rendidos: y les dá vn año de termino para que fe refcaten á40. Pe- 
ros: cofa que jamás fe ha hecho. Los Defpojos de la Plaga han fido 
muchos; fin numero de Pertrechos, y Artificios de Fuego: Mas de dos 
mil quintales de Pólvora: Noventa Piezas de Artillería, las fetenta y 
feis de Bronze; que folo con ellas era baftante para averie defendido, 
y hecho mortal eftrago en el Enemigo; pues yo me acuerdo que en 
otra ocafion, trayendo el Bárbaro mas grueffo Exercito, y teniendo la 
Plaga menos Gente, y preveuciones, fe hico tal matanga en la Mo- 
rifma, que les obligamos á la infame fuga; y los mifmos Moros dizen, 
les ha fucedido muchas vezes. Y en confirmación defta verdad, con 
publico Vando fe ha mandado, que de aqui adelante no fe llame la 
Mamora, fino: La Prefentada. Baftimiento no les faltava; pues en 
mas de dos mefes no avian de confumir el que dexaron. Ello ha fido 
grande afrenta nueftra; y ver los Vafos Sagrados, que los mifmos 
Chiftianos (faltándoles el conocimiento de ferio) con muchas Reli- 
quias, aviendo entrado a taqueo en el Sagrado Templo, dedicado al 
Dios Verdadero, traxeron á efta Tierra, y pretendieron vender á los 
ludios; a lo que yo, y otros Cavalleros Cautivos, expueftos á todo 
tranze, y riefgo, nos opufimos, juntamente con dicho Religiofo, tra- 
tando de refcatarlos con todo esíuerco, como lo confeguimos, com- 



— 97 - 

prando cada Sagrada Alaja por fu jufto valor, para que bufeo á daño 
el dinero neceffario nueftro Reverendo Padre Vicario, quedando obli- 
gados á la fatisfacion (que es digno de que fe diga) Don Antonio Co- 
rrea, vn Cavallero de Zeuta; Don Domingo Grande de los Coleos, 
Capitán de Infantería; Lucas de Zuñiga, natural de Madrid; y yo, con 
la confianza de Criado de V. Exc. 

Efte, feñor, es el laftimofo Cafo, que ocafionó la cobardía, y tray- 
dora maldad de vn infame Efpañol. Hemos tenido noticias muy cier- 
tas, que el Governador de Tánger (enterado de la maldad) los embió 
prefos á Efpaña. Efpero en Dios, tendrán el caftigo que merecen: 
aunque (por grande que fea) no podrá llegar a tomar condigna fatis- 
facion de fu gran culpa, y deteftable iniquidad; fiendo inexplicables 
los daños que fe han feguido, y feguirán, de tan vil traycion, y exe- 
crable Entrega. Dios Nueftro Señor mire por fu Caufa y guarde á 
V. Exc. los dilatados Años que defeo, y he menefter. Fez, y Mayo 
14. de 1681. 

Criado de V. Exc. Q. S. P. B. 

El Capitán D. Francisco de Sandoval 
y Roxas. 



CON LICENCIA: En Madrid 
Año de 1681. 



RELACIÓN 

VERDADERA, DE VN PAS- 

mofo Cafo fucedido en la Ciudad de Fez el dia quinze de 
Abril defte año de 1681. Refierefe, como aviendo manda- 
do el Rey de Fez echar á los Leones á vn Mangebo Chrif- 
tiano, le libró Dios defte peligro; y defpues hizo echar á 
las mifmas Fieras tres Santones de los fuyos, y 
los hizieron al Inftante pedacos: Con 
otras particularidades que 
verá el Curiofo. 



Aviendo tenido cierto Avifo Moule Semein, Rey de Fez, y de 
Marruecos, Principe de Tafilete, Oirás y Sus, participado por vn Re- 
negado que le firve, de que el Capitán de fus Eunucos robava gran 
parte de la harina que entrava en el Serrallo, para el fuftento de fus 
Mugeres, le embió á llamar el dia quinze de Abril defte prefente 
año: y defpues de averie reprehendido afperamente fu infame delito, 
le atravesó con fu Langa el cuerpo, en preíencia de los Grandes de 
fu Corte; y luego mandó le pufieffen quatro Cadenas en los dos pies, 
y que dexandole folo, no le curaffen, ni dieffen ningún fuftento: Con 
que acabó mifferablemente fu trifte vida. 

Hecho efto, mandó el Rey, traxeffen á fu prefencia á vn Mance- 
bo Chriftiano, natural de Provenga, llamado luán, que fervia en la 
Puerta del Serrallo, y entonces fe hallava en la Cárcel de los Chrif- 
tianos, curandofe las llagas de vnos crueles agotes, y golpes de Lan- 
ga que le avia hecho dar el Rey, por la caufa referida. Llegó el afli- 
gido Chriftiano a donde el Rey le aguardava, y preguntóle fañudo y 
fiero: Que porqué razón aula dexado llevar la harina al Eunuco, 



— 100 — 

fin avifarle del hurto? A que le respondió temblando: Que el no fa- 
bia nada, porque eftava en la Cárcel de los Christianos curando fe 
fus heridas. No fatisfizo efta Refpuefta al Rey, y al inftante le man- 
dó echar a los Leones. 

Oyó el trifte, y defconfolado joben tan impia fentencia, y empe- 
gó á fubir la Efcalera que cae á la Leonera, cercado de mortales 
anfias, y congoxas, á quien feguia el injufto Rey, acompañado de 
los fuyos. Y aviendo llegado á dar viítas á los horribles Brutos, le 
dixo al Chriftiano Mancebo: Que miraffe atentamente el manifiefto 
peligro á que yá eftava deftinado, de fer en breve defpedacado ali- 
mento de los hambrientos Leones, que impacientes le aguar davan; 
que él eftava pronto á darle la vida, y librarle de tan azerba muer- 
te, con tal, que dexaffe la Católica Fé que profeffava, yfiguieffefu 
Alcorán. A que refpondió luán, con viua Fé, y abrafado de Divino 
Amor: Que mas quería que fu cuerpo firvief fe de cebo á las fangrien- 
tas Fieras, y que fueffe def troco de fus Garras, que dexar la Santa 
Ley de Chrifto, en quien firme creía, v tierno amava. 

Viendo el Bárbaro Africano Rey, que no le podia atraer al Maho- 
metifmo, fe adelantó irritado, con animo de herirle el braco, y pre- 
cipitarle al Parque; pero el Moqo le previno la acción, y afiendole 
la Langa, fe dexó caer en medio de tres Leones, de los mas ferozes 
de catorze que avia, los quales eftaban muy hambrientos; porque los 
tuvieron tres dias fin comer, para executar mejor la crueldad que in- 
tentavan; y afsi fe levantaron al inftante, y con rugiente eftrepito, y 
efpantofos bramidos; le cercaron todos tres, para defpedacarle, y fe- 
pultarle entre los horrores de fus fañudos vientres. Pero acudiendo 
el Devoto joben al Socorro Divino, invocó fervorofo á la Cándida 
Aurora del Carmelo Santifsima, de quien era Fiel, y afectuofo Cofra- 
de; y al mifmo tiempo clamó á la gloriofa Santa Ana, Madre de 
Nueftra Señora, ofreciéndola algunas Miffas y otros Dones, por cuyo 
medio configuió verfe libre de tan grande, y manifiesto peligro; pues 
los fieros Leones fe bolvieron á tender en el fuelo, como antes efta- 
van, moftrandofe mas manfos, y apacibles, que humildes Corderi- 
nos, excepto vno, que mas feroz, y hambriento, que los demás, fe 
le abalancó hafta feis vezes, fiendo cada amago fuyo, vna evidente 



- 101 — 

muerte en el engañado concepto de quantos afsiftian al fangriento, 
y horrible efpectaculo; pero continuando fiempre luán, con mayor 
ardor de Efpiritu, fus humildes Deprecaciones, y afectuofa Oración, 
le fucedió al indomable Bruto lo que a los demás, viéndote precita- 
do á retirarle, y rendirte, echándote fatigado en la dura Arena, com- 
peliéndole á ello, Superior, y Divina Fuerza. 

Mas tiempo de tres horas duró efta porfiada lid, en cuyo interme- 
dio embió el Bárbaro Rey diferentes Pajes á decirle á Iauan: Que fi 
fe quería hazer Moro, le dexaria la vida, y le haría grandes merce- 
des. A que el Buen Soldado de Chrifto, ayudado del Cielo, refpondió 
fiempre con igual conftancia: Que autes quería padecer mil muertes, 
que bolver vn punto atrás de fu primero, y fanto propofito; lo qual 
vifto por el Rey, y acordándote, que aquel Christinno avia traído en 
fus bragos é los Principes fus Hijos, le perdonó, y le dio la vida, á 
que ayudó mucho vna Cautiva Efpañola, que fe echó á fus pies, 
deshaziendofe en tierno llanto, y no fe levantó de fu prefencia, hafta 
que le alcangó la vida al afligido Moco; y cinco dias defpues confi- 
guió fu libertad, con la llegada de los Padres Redentores Franceses, 
que fué á 25. de dicho mes, á cuyos ruegos condefcendió el Rey 
guftofo, y benigno, permitiendo, entraffe luán de los primeros en la 
Lifta de los Refcatados. En que fe vé clara, y abiertamente la Infinita 
Mifericordia, y Altifsima Providencia con que focorre á los fuyos 
Nueftro Gran Dios; y Señor; pues por tan fuaves medios difpufo fu 
Sabiduría Eterna librar á efte fu Devoto, y Fiel Chriftiano de la amar- 
ga muerte, y miferable fervidumbre! 

También en otro Cafo (no menos admirable) refplandeció aquí la 
Divina Iufticia; porque acabado de fuceder lo referido, llegaron á re- 
pregender al dicho Rey fus crueldades tres Feguers, que fon los San- 
tones de fu maldita fecta Alcoranifta, diziendo, que lo hazian por 
mandato de Dios, y de fu Profeta (el iniquo Mahoma.) A que ref- 
pondió el Rey, impaciente, y furiofo: Quefi era cierto, que ellos eran 
Santos, como lo afirmavan, no fe atreverían los Leones por ningún 
cafo á ofenderlos, y que afsi, luego, fin réplica, ni detención, ios 
echaffen á las Fieras, que fi de fus fangrientas Garras fallan libres, 
como el Chriftiano f alió, él ¡os creería, y obedecería luego al punto. 



— 102 — 

Pufofe en execucion la orden del Rey, fin que baftaffen á eftorvarla 
los muchos ruegos de los Grandes de fu Corte; y apenas los lanzaron 
a las Fieras, quando los defpedacaron, y comieron á vifta de todos: 
Siendo efte defdichado acaecimiento vn fiel defengaño del Inmenfo 
Poder, y Grandeza de Dios, á no mirarle aquellos Barbaros cubier- 
tos con el velo de fu ciega incredulidad. El Señor los alumbre, y re- 
cuzca al Redil Santo de fu Católica Iglefia. 



* FIN 



* 



RELACIÓN PRIMERA 

VERDADERA, EN QVE SE DA CUENTA DE LOS 

singvlares fuceffos, que han tenido los muy Reverendos 
Padres Redemptores, del Orden de Defcalgos de la Santif- 
sima Trinidad, Redempcion de Cautivos Chriftianos, en la 
Redempcion que han hecho en el Reyno de Fez, efte año 
de 1682. en cumplimiento de fu celeftial Inftituto. Refie- 
renfe las Imágenes de Chrifto, de fu Santtifsima Madre, y 
de otros Santos, que han facado del poder de los Barba- 
ros; las afrentas, é injurias que con ellas obraron; 
dafe principio á referir los trabajos que los 
Padres Redemptores han padecido 
en esta Redempcion. 



Aunque la Sagrada, y efclarecida Religión de la Santifsima Tri- 
nidad, defde los primeros paffos de fu Fundación ha atendido con 
tanto zelo, fervor, y el espíritu al cumplimiento de fu celeftial Infti- 
tuto de redimir á los Cautivos Chriftianos, tacándolos de la barbara 
oprefsion de los Moros, tan a cofta propia, que fobre los grandes 
trabajos, que padecen los hijos de efta exclarecida Religión en las 
copiofas Redempciones, que cada dia hazen, paffa fu zelo, y caridad 
á feparar la tercera parte de todas las limofnas, que reciben para fu 
fuftento, empleándolas en el refcate de los miferos Cautivos, con 
cuyo coftoso caudal han facado tanto numero de Chriftianos de las 
cadenas, y mazmorras de los Moros. No obstante en la Redempcion 
que los muy Reverendos, y obfervantifsimos Padres Defcalcos han 
hecho efte año de 1682. parece que fobrefale mas afsi la Diuina Pro- 



- 104 — 

videncia; como el zelo, y feruor que en el cumplimiento de fu celef- 
tial Inftituto, tiene efta efclarecida Familia, como fe verá por efta re- 
lación. 

Teniendo noticias la Sagrada Religión de los Defcal^os de la 
SS. Trinidad, de como los Moros del Reino de Fez auian apre- 
tado en la toma de la Mamora muchas Imágenes de Chrifto Señor 
nueftro, y de Maria Santifsima, y de otros Santos, y el riefgo tan 
grande que corrían de padecer muchos vltrages, é injurias, fino fe 
facaban con brevedad del poder de los Barbaros; y afsi mesmo del 
mucho numero de Cautivos, que auia en el dicho Reino de Fez, y 
de las especiales calamidades que padecian entre los moros: hirien- 
do su coracon con las vozes laftimofas de tanto mifero Chriftiano, y 
juntando la obligación Católica en la veneración de las Sagradas 
Imágenes con la caridad para con los afligidos Chriftianos. Difpufo 
á cofta de increíbles fatigas, que fe hizieffe vna Redempcion en aquel 
Reino, impulfo, que á corta luz, parecía temerario, pues apenas auia 
en las arcas de la Redempcion vn corto, y efcafo caudal; pero no 
reparando, ni cediendo el feruor á los inconvenientes, á cofta de in- 
fuperable trabajo fe juntó lo mas que fe pudo, aunque fue muy poco. 

Difpueftas las cofas de la Redempcion, falieron de efta Corte en 
vna galera los muy Reuerendos Padres Redemptores Fr. Miguel de 
Iesvs Maria, General que ha fido defta efclarecida Familia, Fr. Iuan 
de la Vifitacion y Fr. Martin de la Refurreccion, acompañados de vn 
Religiofo Lego, y de Francifco de Aguirre Efcriuano del Rey nueftro 
Señor, y Secretario de la Redempcion, en cinco de Noviembre del 
año paffado de 1681. tomando el viage para Sevilla, con temporal 
tan propicio, que fe tuvo por cierto feria todo el viage afortunado. 
Pero fucedió muy al contrario de lo que fe imaginava, pues a no 
muchas leguas de Madrid fe mudó tanto el temporal con recios aires, 
y abundantes aguas, que en cada paño temían (con razón) vn peli- 
gro, porque hallauan los caminos tan llenos de pantanos, que avn 
cavallos muy robuftos podían con dificultad romperlos. Sucedió, 
pues, que vna tarde les anocheció legua y media antes de la Venta 
del Carpió, fitio cafi el peor de todo el camino, por fer la cuefta de 
Pajares tan afpera, como fe fabe, y lo que faltava de aquella cuefta, 



- 105 - 

tan lleno de agua, que sobrepujava los cubos de las ruedas; la no- 
che cerró con tanta obfcuridad, lluvia, y viento, que el Galerero 
(con fer de los mas cofarios de aquella tierra) perdió el camino, y 
hallándole fin remedio, apeló á la vltima natural Providencia de que 
fe fuele vfar en tales lances, que fue dexarfe guiar del inftinto de las 
muías. 

Singular prueba quifo hazer Dios de los Padres Redemptores, 
pues les ofrefió vna ocafión de tantos fuftos, y de tantas congoxas, 
temiendo á cada paffo vn manifiefto riefgo de fus vidas; y aunque 
eftas fe libraffen, parecía impofsible dexar de caer en otro trabajo, 
pues al buelco de la galera era precito que fe mojaffe, y echaffe á 
perder alguna cantidad de ropas, y paños que llevavan á la Berbe- 
ría, para cambiar por los Cautivos Chriftianos. Creció mas el dolor, 
viendo que las muías de la galera avian perdido también el camino, 
ó vereda por donde avian encarrilado, conociendo que iban defca- 
minados, folo en la novedad, y repetición de los peligros que iban 
hallando; pedían focorro á la divina mifericordia, poniendo por inter- 
ceffora á Maria Santifsima; oyóles Dios, atendió á fus lagrimas, fa- 
voreciéndoles con vn fingular prodigio. Iban las muías perdidas, 
guiadas ázia el rio Guadalquivir, y fin duda fe arrojaran á él, fi de 
lexo no huvieran oído vnas vozes, que avifavan del riefgo: conque 
pararon la galera, y fueffe acercando vn hombre, que les dixo el 
mal paraje en que fe hallavan, y el camino que avian de tomar para 
falir de él. Dieron muchas gracias á Dios por tan fingular beneficio, 
teniendo á aquel hombre por algún Ángel del Cielo; y no parece 
que iba muy diftante el difcurfo, porque en aquel paraje, y derrum- 
badero, tan á deshora de la noche, fin camino alguno, y con tan 
deshecho temporal, es muy difícil de perfuadir que anduvieffe hom- 
bre alguno. Fuera, de que no aviendole dado vozes, como no las 
dieron, dando él defde lexos tantos gritos, parece que tuvo noticia 
del daño, fin que los Padres Redemptores le avifaffen del peligro. 
Libres yá de él, alabaron al Señor por averies librado por vn medio 
tan prodigiofo. Llegaron, fin faltarles el mal temporal, á Sevilla, don- 
de eftúvieron algunos pocos dias, mas para acabar de difponer algu- 
nas cofas tocantes á la Redempcion, que para defcanfar del penofo 



— 106 — 

viage que avian tenido; difpufieron lo que les faltava, y guítofos de 
que fe iba acercando el tiempo de dar libertad á los afligidos Chrif- 
tianos, falieron de Sevilla para la Ciudad de Zeuta, adonde llegaron 
el dia primero de Enero de 1682. 

Era el animo de los Padres Redemptores, entrar en pefona á ha- 
zer la Redempcion en la Berbería, como fe ha hecho fiempre en efta 
Religión Sagrada, fin reparar en penalidades, que fon muchas las que 
fe ofrecen entre los Barbaros; pero fe quedaron en la Ciudad de Zeu- 
ta, por algunos motivos. El primero, fue averies aconfejado todos los 
Cavalleros, y Gefes de Zeuta, que fe quedaffen en el Real Conven- 
to que tienen en ella los Padres Trinitarios Defcalgos, fin paffar á 
Tetuan, ni llevar allá la hazienda de la Redempcion; dando por mo- 
tivo, lo que poco antes avia fucedido con los Reverendifsimos Pa- 
dres Redemptores de la Sagrada, é lluttrifsima Orden de Nueftra 
Señora de la Merced, Redempcion de Cautivos, de la provincia de 
Francia, que entrando el año paffado de 81. á dicho Reyno de Fez, 
á hazer Redempcion de los Cautivos de fu Nación, les hizieron los 
Moros tantas extoríiones, agravios, é injurias, que fue lo menos qui- 
tarles mucho dinero que llevavan, y darles pocos Cautivos, fin que 
el falvo conduto les firvieffe de vtilidad alguna, antes quebrantando 
la fidelidad, los tuuieron prefos en las cafas de las Diezmas, hafta 
que contra toda razón, y juftificia les facaron quanto los Moros qui- 
fieron, afligiéndolos fobre manera. 

A efto fe juntava el recuerdo de lo que á los mefmos Padres Tri- 
nitarios Defcalcos les avia fufedido en otras muchas Redempciones 
hechas en aquel Reyno; y en efpecial en la que fe hizo el año 1668. 
fiendo Redemptores los muy Reverendos Padres Fray Miguel de la 
Virgen, Fray Diego de la Purificación, y Fray luán de Iesvs; porque 
fabiendo el Rey Moro, que vna niña que eftava cautiva en Efpaña, 
avia dexado la fecta de Mahoma, y fe avia hecho Chriftiana, y bau- 
tizadofe en Gibraltar, pidió á los Redemptores fe la entregaffen, y 
refiftiendofe eftos á effo, como era razón, lleno de enojo quifo ven- 
gar en ellos, y en la Redempcion, que ya eftava hecha, el que juz- 
gava por agravio, embargándola, y á los Padres Redemptores, con 
detención de mas de vn año, hafta que defpues de gravifsimas mo- 



- 107 - 

leftias, penalidades, y gaftos, fe vino á componer con el logro de fu 
codicia, para el cual vino el Padre Redemptor Fray luán de Iesvs, 
defde la Berbería á Efpaña, por nueve mil pefos, cantidad en que fe 
avia ajuftado el corriente de la Redempcion. Y bolviendo con ellos 
á Tetuan le falieron al encuentro Cofarios de Argel, creefe, que 
avifados de algunos Moros de Tetuan, que tirando algunos, bálagos 
al barco en que iba el Padre Redemptor, le paffaron el habito con 
las balas; cautiváronle y quitáronle el dinero, llevándole a la Ciudad 
de Argel, donde eftando tres años padeciendo increíbles trabajos, 
pafso de efte mundo, trocando por la mejor libertad fu cautiverio. 

A efto se llegavan otras particulares circunftancias propias de 
efta Redempcion, que con grave fundamento fe temian, y premedi- 
tándolo todo con madurez, y cordura los Padres Redemptores, y 
conociendo, que no era juño aventurar la Redempcion, fe determina- 
ron á fupender por entonces la entrada en Tetuan, nafta ver la forma 
que iba tomando la Redempcion, quedandofe en fu dicho Convento 
de Zeuta, y comencando á difponerla, y pactando con los Moros 
defde allí , firviendofe para todo lo neceffario de los Religiofos que 
afsiften en los Hofpitales, que tiene efta Sagrada Religión, en el di- 
cho Rey no de Fez, para curar los Cautivos, confolarlos en fus penas, 
y adminiftrarles los Sacramentos; obra digna de fu ardentifsima cari- 
dad, y que por medio de aquellos Religiofos fe han librado muchos 
Cautivos de perder fus almas, púesá muchos les han detenido, dán- 
doles la mano, para que no llegaffen á caer en la de fu vltima per- 
dición. Efta refolucion fue difpoficion de la altifsima Providencia de 
Dios, como fe verá en los lances del difcurfo de efta Relación. 

Era el efpecial defeo de los Padres Redemptores, y de toda fu Sa- 
grada Religión, refcatar las Santas Imágenes, que en la toma infeliz de 
la Mamora avian cautivado los Moros, con las quales hazian mil ef- 
carnios, injurias, y vltrajes, con grandifsimo odio de la Religión Crhif- 
tiana, quebranto de los pobres cautivos, que miravan entre tantas 
ofenfas, lo que tanto reverenciavan fus coragones, llorando de Católi- 
cos el mal, que no podían remediar de aprifionados; y para que fean 
participantes del dolor por la noticia los que no lo fueron mirando la 
defgracia, pongo aquí el numero, y calidad de las Santas Imágenes, 



- 108 - 

que no quiero quitar el merecimiento de la ternura, á quien paffare los 
ojos por efta Relación. Primeramente cautivaron los Moros vna he- 
chura de lesvs Nazareno, de natural eítatura, muy hermofa, con las 
manos cruzadas adelante. Mas otra Imagen de Chrifto Crucificado 
con Nueftra Señora de la Soledad á los pies, de dos tercias de alto. 
Mas vna Imagen de Nueftra Señora, que fue la Fundadora de la 
Chriftiandad en la Mamora, que oy fe intitula del Rofario, aunque 
antiguamente fe intitulava Nueftra Señora de Gracia, tiene el Niño 
lesvs en los bracos, fu altura de vna vara. Mas otra Imagen de Nuef- 
tra Señora, de tres quartas de alto, fin peaña, que con los vltrajes de 
los Moros fe perdió, y es de la Concepción Purifsima. Mas otra Ima- 
gen de Nueftra Señora con el Niño en los bracos, de vna quarta de 
alto. Mas vna Imagen de San Iofeph, de vna vara de alto, tiene en 
la peana vn Niño lesvs, el qual eftá maltratado, eftropeado vn pie, y 
cafi defnudo. Mas otra Imagen de vn Niño lesvs, de dos tercias de 
alto. Mas otra Imagen del Niño lesvs, de media vara de alto. Mas una 
Imagen del Arcángel San Miguel, titular del |prefidio de la Mamora, 
de dos varas de alto, con vn eftoque en la mano derecha y fin diablo 
a los pies, que fe quedo entre los Moros. Mas vna Imagen de San 
Francifco de Afsis, de dos varas de altura. Mas vna Imagen de San 
Diego, de cinco quartas de alto, á quien falta la mano derecha con 
los vltrages, y golpes de los Moros. Mas otra Imagen de San Anto- 
nio de Padua, de media vara de alto. Mas vna Imagen de Santa Lu- 
zia Virgen, y Mártir, fu eftatura cafi dos varas. Mas otra Imagen de 
vn Ángel de media vara de altura, multratado de los Moros. 

Eftas fon las Santas Imágenes (todas de efcultura) que llevaron 
cautivas los Moros en la toma de la Mamora, y en eftos fagrados 
defpojos de fu triunfo, vengaron todo su diabólico enojo. Llevaron- 
las al Rey, el qual diziendoles palabras afrentofas, y haziendo burla 
dellas, las mandó vltrajar, y echar á los Leones para que las defpe- 
dagaffen, como fi fueran de carne humana. Al hermofifsimo bufto de 
lesvs Nazareno le mandó el Rey arraftrar, y echar por vn muladar 
abaxo, haziendo burla, y efcarnio de el retrato hermofo, y del origi- 
nal divino. Apenas ay Imagen que no efté con alguna feñal, y herida 
de los golpes, y puñadas de los Barbaros, que como les falta la ver- 



- 109 - 

dadera Ley, y la razón, no conocen la piedad. Huvieran paffado los 
Moros mas adelante con mal tratamiento de las Sagradas Imágenes, 
fino fe huvieran hallado prefentes algunos Cautivos Christianos, que 
con fingular piedad, fintiendo mas el vltrage de las Santas Imágenes, 
que fu cautiverio, fe interpufieron con el Rey, ofreciéndole, que la 
dicha Religión las refcataria. Para lo qual comunicaron con vn Reli- 
giofo de lo dicha Orden, que al prefente fe hallava en la Ciudad de 
Mequinez, que falió á fu refcate con fu propio riefgo, y el Rey le 
mandó entregar las dichas Imágenes, que guardó en fu cafa con gran 
júbilo, y alegría. 

Fuera de eftas Imágenes, que fon las que cautivaron de la Ma- 
mora, ay otra de vn Santo Chrifto Crucificado, cuya materia es mar- 
mol, la altura dos tercias, fu fabrica muy hermofa. Con efta Soberana 
Imagen hizieron los Moros de Zalee grandifsimas atrocidades, mal- 
tratándola, arraftrandola, efcupiendola, y quebrándola vna pierna, 
hizieron pedagos la Cruz. Efta Santa Imagen la tenian refcatada mu- 
cho tiempo antes que fueffe la Redempcion los Religiofos de dicha 
Orden que afsiften en Fez, por cuya caufa no acabaron los Moros 
de hazerla pedagos. No tolo cautivaron los Moros de la Mamora las 
Santas Imágenes, que quedan dichas, fino que también defpojaron 
el Templo de las alhajas del Culto Divino, como fon canallas, corpo- 
rales y fus bolfas, rofarios de dicha Imagen de Nueftra Señora, reli- 
carios, y algunas Cruzes pequeñas y laminas. 

El refcate de eftas Santas Imágenes injuriadas de los Moros, y 
alhajas fagradas, era el principal cuidado á que atendían los Padres 
Redemptores, por fer fu cautividad el mas inmediato vltrage, y agra- 
vio de nueftra Católica Religión. Y aun los afligidos Cautivos lo de- 
feavan con mas anfias que el fuyo, porque á fuer de Católicos, fen- 
tian mas eftas injurias, que fus cadenas, y afsi fe dio el primer paffo 
de la Redempcion, difponiendo que fe traxeffen á Zeuta las Santas 
Imágenes, que ya eftavan en poder de los Religiosos en Mequinez, 
para cuyo efecto a avifaron los Padres Redemptores á el Padre Pré- 
ndente de Fez; que las encajonaffe con todo cuidado, y affeo, y las 
traxeffe a la Ciudad de Zeuta. Hizolo afsi dicho Padre, con la mayor 
brevedad que le fué pofsible. Y efta mefma brevedad parece que fo- 



- 110 — 

licitavan los Moros que traían las Santas Imágenes, pues cargando 
ellos mefmos con los cajones, vinieron defde Mequinez, hafta Te- 
tuan, camino fetenta leguas, con tanta ligereza, que affeguran mu- 
chos, que no parece que andavan, fino que boiavan: cofa bien digna 
de admiración , pues cada vno de los cajones, que eran de dos varas de 
largo, le traian entre quatro Moros por las quatro efquinas, muy pro- 
porcionado modo para andar defpacio, y corto camino; pero con vna 
oculta violencia, era la ligereza tan grande, que no parece que piía- 
van la tierra, fegun la brevedad, y aceleración con que llegaron á 
Tetuan: A donde fucedió otro cafo harto de admirar, en quien cono- 
ce la cautela, y aftucia, que nacida de fu codicia tienen los Moros, 
y fue: Que llegando con las Imágenes á Tetuan, fin orden en efcrito 
de el Rey, circunftancia, que fegun el eftilo común, era precifa. Ape- 
nas le dixeron al Alcayde que traian las Imágenes, quando Dios, que 
fabia lo que avia de fuceder, le cegó de manera, que fin réplica al- 
guna dio paffo franco, y abierto para que las llevaffen á Zeuta, antes 
de aver recibido el refcate; aunque defpues de paffado el lance reco- 
noció fu yerro: pero quien le habia cegado, permitió el conocimiento 
en ocafion que no podia remediarlo; y á no averio difpuefto afsi la 
Divina Providencia, huviera fido para la Redempcion de grandifsimo 
trabajo, cofte j fatiga. 

Llegaron los Moros con las Santas Imágenes á las murallas de 
Zeuta, cuya llegada causó en toda aquella Ciudad grandifsimo jubilo, 
y alegría. Salieron á la puerta para recibirlas todos los Cavalleros, y 
Soldados de la Placa, y tomándolas fobre fus ombros con fingulari- 
fsima devoción, y ternura, en forma de procefsion, acompañadas de 
toda la Ciudad, las llevaron al Real Convento de los Padres Trinita- 
rios Defcalcos, donde fe cantó con toda solemnidad el Te Deum 
Laudamus, en hazimiento de gracias por tan ungular beneficio; dan- 
dofe todos los parabienes de aver vifto dia tan defeado. Los Padres 
Redemptores entregaron el refcate de las Santas Imágenes, fegun la 
palabra que el Rey de Fez avia dado, y juntamente con él le embia- 
ron vn prefente de ricas telas de oro, dando orden al Padre Prén- 
dente de aquella Ciudad, para que trataffe del refcate de los Cauti- 
vos, con todas las calidades, y circunftancias neceffarias para ma- 



- 111 - 

yor acierto: y previniéndole á lo que podía eftenderfe con poca dife- 
rencia, refpecto del dinero que lleuavan. 

En el Ínterin que llegan los Cautivos, dexaré referido aqui vn 
cafo que íucedió defpues. Defeofos los Padres Redemptores de em- 
biar a Sevilla las Santas Imágenes, trataron el remitirlas, como lo 
hizieron a Gibraltar. en cafa de vn Sacerdote hermano de la Reli- 
gión, con cartas, en que le avifavan, y pedian las detuvieffe, y guár- 
date con todo fecreto, y cuydado, fin que por ningún acontecimiento 
permitiffe que falieffen de fu cafa, hafta que llegaffe allí un Religiofo 
que iba por ellas, encargado de conducirlas á Sevilla, temiendo fiem- 
pre la Religión, que sucedieffe algún embaraco en las puertas de la 
Ciudad con las guardas de el registro. Efta carta, y avifo de los Pa- 
dres Redemptores recibió el dicho Sacerdote, junta con las Santas 
Imágenes; y fiendo de gran capacidad, y talento, por permifsion de 
cielo, executó la fuplica, y avifo muy al contrario: pues apenas reci- 
bió las Santas Imágenes, cuando bufeo vagajes en que acomodar los 
cajones: y fin aguardar á que vinieffe el Religiofo que le avian avi- 
fado, con folo vn moco, y vna carta fvya, las remitió al Convento de 
los Padres Trinitarios Defcalcos de Sevilla. 

No fe puede imaginar el dolor que caufó á los Padres Redempto- 
res efta nueva, temiendo ya malogrado el efpecial empeño de la Re- 
dempcion, difeurriendo con grande fundamento, que aunque en el 
camino no fucedieffe algún fracafo, que parecía bien dificultofo, por 
lo menos en las puertas de Sevilla tenia el riefgo cafi evidencia; por- 
que tanto numero de guardas, y tan folicitas, como faben todos; ef- 
pecialmente en tiempo que fe guardava aquella Ciudad con notable 
vigilancia de algunos Lugares que padecían contagio en la Andalu- 
zia, viendo entrar tres cavallos cargados con feis grandes cajones, 
era inefcufable el abrirlos, y regiftrarlos: no aviendo mas cuftodia 
que la del Arriero, fe podia temer á vifta de alhajas de tanta eftima, 
que fe quedaffen algunas en manos de alguna devoción paífada. Este 
temor tenia muy desconfolados á los Padres Redemptores: todo era 
aflicción por las Santas Imágenes que lloraban ya perdida; pero el 
Señor, que en medio de las mayores borrafcas detiene con fu alto 
imperio los vientos, para ferenar en los afligidos los fuftos, templó, y 



- 112 - 

fofíegó los muchos que combatían á los Padres Redemptores, con la 
noticia de vn prodigio que aconteció. Llegó el Arriero con los cajo- 
nes á las puertas de la Ciudad de Sevilla, entre onze y doze de la 
mañana, en ocafion que eftava llena de guardas la puerta, y paliando 
con los cavallos por medio de ellas, no folo no le detuvieron, fino es 
que ni aun le preguntaron que llevava, ni hablaron palabra alguna, 
paffando con tanta feguridad, como fi todos eftuvieran ciegos, con 
que llegó por medio de la Ciudad al Convento, donde fabiendo lo 
que avia fucedido, fe atribuyó a milagro: y á la verdad le parecerá lo 
mefmo á qualquiera que tuviere cierta ciencia de lo que paffa en las 
puertas de Sevilla. Pero quien cegó al Alcayde de Tetuan para que 
las dexaffe paffar á Zeuta, no es mucho que cegaffe a las guardas de 
Sevilla, para que las dejaffen entrar sin hablar palabra. 

Tan grande fue el regocijo de los Padres Redemptores, fabiendo 
que ya eftavan en Sevilla las Santas Imágenes, por tan eftraño pro- 
digio como avia fido con la paffada nueva elfentimiento; pero no fue 
menor el alegría que recibieron, con aver llegado á las murallas de 
Zeuta el Alcayde de Tetuan, con mas de docientos Cautivos, dizien- 
do: Que aunque la limofna que llevavan los Redemptores, no alcan- 
gafíe á efte numero, no obftante podian quedarfe con todos; porque 
el Rey ofrecía efperar por el dinero que faltaffe. Efta noticia firvió de 
grande confuelo á los Redemptores, y aun á toda la Ciudad de Zeuta, 
fubiendo todos con grande alegría á las murallas para dar gracias á 
Dios, á vifta de tanto numero de Christianos como veían á las puer- 
tas de fu libertad, pareciendoles muy largo qualquier plago que fe les 
dilatava el entrarlos dentro. Pero duró tan poco efte regocijo, que 
no huvo diferencia entre nacer, y efpirar; porque el demonio embi- 
diofo, y fentido de que fe huvieffen facado las Santas Imágenes del 
bárbaro poder de fus miniftros y de que tanto numero de Chriftianos, 
faliendo de la Captividad, dexaffen los continuos peligros de apofta- 
tar de nuestra Santa Fé, difpufo, y levantó vna defecha borrafca para 
anegar la Nave de la Redempcion, que con tan feliz, y apacible 
viento avia navegado hafta efte punto. 

Y fué, que aviendo comencado los Padres Redemptores á recibir, 
y pagar los Cautivos que iban entrando en la Plaga de Zeuta; llegó 



- 113 — 

á las orillas del mar vn Moro, diziendo. Que quería fer Criftiano; 
pero á pocas horas que avia entrado en la Ciudad, fe retrató de lo 
dicho, publicando que era Moro, y que lo avia de fer hafta morir; 
que fu animo avia fido traer vnas cartas para otros Moros de Zeuta, 
folo con licencia de fu Alcayde, y efta no en efcrito, fino es de pala- 
bra. Pero como en faltando lo efcrito es Cautivo qualquier Moro 
que fe coge, el Excelentifsimo feñor Governador de dicha Placa de 
Zeuta le tuvo por tal, y como á Cautivo le aprefsó, mandando luego 
al punto ponerlo en precio. Llegó la noticia de efte lance al Alcayde 
de Tetuan, que fe hallava en el campo cerca de las murallas con los 
Cautivos Criftianos que traia, y procuró con todo esfuerzo que fe le 
entregaffe aquel Moro, dando por efcufa aver llegado á la Plaga con 
fu licencia; pero el dicho Señor Governador por juftifsimos motivos 
que para ello tuvo, no permitió el entregarlo. Enojado quedó sobre- 
manera el Alcayde deTetuan.y no quifo dar ¡osCautivos que faltavan 
de entregar, que eran veinte, antes haziendolos retirar á Tetuan quifo 
defquitar en fu mal tratamiento, fu presumido agravio, fin moverle á 
que los dexaffe oferta alguna de las muchas que fe le hizieron. No fe 
puede explicar el dolor que caufó en todos, y en particular en los Pa- 
dres Redemptores ver que bolvian los veinte Chriftianos á fu cautive- 
rio: En las murallas de la Ciudad fué llanto todo lo que antes avia fido 
regozijo viendo delante de sus ojos los malos tratamientos con que 
los Uevavan, llorando aquellos miferables verfe Cautivos dos uezes, 
vna á manos de la codicia, y otra propiamente á manos de fu defgracia. 
Viendo los Padres Redemptores que no tenia remedio por enton- 
ces el facar los veinte Cautivos y otros que faltavan, fe refolvieron á 
que los muy Reverendos Padres Redentores Fr. Iuan de la Vifita- 
cion, y Fr. Martin de la Refurreccion, paffaffen^á Efpaña los ciento y 
ochenta y tres Cautivos refcatados, y pagados, los quales llegaron á 
Gibraltar, donde hizieron vna soleme procefsion con todos, fiendo 
fingularifsimo el regozijo de toda aquella Ciudad, y las demoftracio- 
nes de piedad y amor que hizieron Nobles, y Plebeyos con los Pa- 
dres Redemptores, y los Cautivos. Acabada la Procefsion, paffaron 
regiftro ante la Iufticia de la Ciudad, y aviendole dado fus paffapor- 
tes, los embiaron gozofos á fus cafas. 



- 114 - 

No es jufto callar vn cafo que fucedió en el paffo del de Zeuta á 
Gibraltar, y fue: Que embarcandofe en vna Galera, al tiempo de ha- 
zerfe á la vela, el Patrón gozofo de conducir la Redempcíon, quifo 
feftejarla con vna falva, y dando lumbre á vn pedrero que eftava en 
la Popa, con la fuerca de la coz cayó á lo baxo de la Galera el tiro, 
y la cureña fobre que eftava, en paraje donde vn inftante antes fe 
hallavan fentados muchos Cautivos, los quales fin difcurrir lo que 
podia fuceder, ni aun faber el porque se apartavan, fe avian retirado 
de aquel fitio, cofa que fe tuvo por prodigio, y á no averio hecho, es 
fin duda que perecieran cinco, ó feis Cautivos con la fuerza de la 
pieqa, y carretón, que cayó de vn eftado en alto, dando en medio 
de el lugar de adonde fe avian apartado. Y porque los fuceffos de 
efta Redempcion han fido tantos, que no cabe fu noticia, por mas 
que la pluma ande efcafa en la cortedad de vn pliego, doy corte en 
efte, dexando á los Padres Redemptores en Gibraltar, convidando á 
la curiofidad, y á la devoción para la fegunda relación, donde se ad- 
mirarán no menores maravillas: motivos para dar á Dios, y á efta fa- 
grada Religión infinitas gracias, por lo que obra en el alivio de los 
afligidos Chriftianos. 



CON LICENCIA DE LA ORDEN. 



SEGUNDA RELACIÓN 

VERDADERA, EN QVE SE PROSIGUEN LOS SINGU- 
lares casos, que han fucedido en la Redempcion que han 
hecho efte prefente año de 1682. los muy Reverendos Pa- 
dres Redemptores de la Sagrada, y Efclarecida Orden de 
Defcalgos de la Santifsima Trinidad, Redempcion de Cau- 
tivos, en cumplimiento de fu celeftial Inftituto, en el Reyno 
de Fez. Dafe cuenta de los trabajos, que afsi ellos, como 
otros Religiofos de dicha Orden han padecido, y de las 
conuerfiones que obró Dios nueftros Señor por 
fu medio, y del numero de Cautiuos 
Chriftianos refcatados. 



No admire el mundo, que la relación de los fuceffos de efta Re- 
dempcion, hecha en el Reyno de Fez por los muy Reuerendos Pa- 
dres Redemptores de la Sagrada, y Obferuantifsima Familia de Def- 
calcos de la Santifsima Trinidad, Redempcion de Cautivos, los Pa- 
dres Fr. Miguel de Iesvs Maria, Fr. Iuan de la Vifitacion, y Fray 
Martin de la Refurreccion, llene contra el común eftilo la tarea de 
dos pliegos; porque han fido los lances tan tingulares, que aun me 
ha fido precito andar efcafo en la narratiua, por no hazer con la no- 
ticia vna larga obra, facrificando mi defeo en las aras de lo ceñido, 
y fepultando mucho en los inmenfos efpacios de el filencio. Pero 
tampoco es de admirar, fe ayan ofrecido tantos trabajos en ella, pues 
tiendo todas blanco contra quien affefta el enojo del demonio todas 
fus maquinas, por hallar en efte celeftial empleo tantas perdidas, 
quantas tiene Dios ganancias: En efta con efpecialidad han tenido 
mas ocafiones fus rabiofas iras, pues ha perdido, no folo el vltraje 



- 116 — 

de las Santas Imágenes, y aflicción de tantos Cautiuos, fino es tam- 
bién dos almas, que heridas de la diuina luz, por medio de el agua 
de el Bautifmo falieron de fu poder. 

Viuian en la Ciudad de Tetuan vn ludio llamado Aaron Benataz, 
hombre de famofa capacidad, muy leído, y noticiofo en la Sagrada 
Efcritura, y curiado en las lenguas Hebrea, Arábiga, y Caftellana, 
por cuya caufa en las Redempciones antecedentes, que han hecho 
en el Reyno de Fez los muy Reuerendos Padres Trinitarios Defcal- 
qos, feruia de Truchimán, y Lengua á los Padres Redemptores, los 
quales defeofos de la conuerfion, y faluacion de efta alma, no per- 
dían ocafion de las muchas que fe ofrecían, para perfuadirle con ra- 
zones, y lugares de la Sagrada Efcritura, dexaffe la Ley autigua de 
Moyfes, y abragaffe la verdadera de Iesu Chrifto. En la vltima Re- 
dempcion que hizieron los dichos Padres, le procuraron conuencer 
con mas inftancia, y folicitud; pero por entonces, aunque quedo algo 
dudofo, y confufo, no le pudieron dexar perfuadido con que fe vino 
la Redempcion á Efpaña, con el dolor de que aquel alma no quedaffe 
reducida. Quedó Aaron Benataz, aunque no conuencido, trifte, pen- 
fatiuo, y melancólico con las dificultades, y razones que los Padres 
Redemptores le auian puefto: Premeditaualas defpacio, fiando folo 
efte cuydado de fu hiendo; ponderaualas; procuraua foluerlas; leía 
los textos, bufcando modo para euadirlos, y facaba de todo fu traba- 
jo nueuas dificultades á fu difcurfo: Esftas comunicaua con los Reli- 
giofos que tiene efta Sagrada Religión en Tetuan, para la adminif- 
tracion de los Sacramentos, curación, y confuelo de los Cautiuos, y 
ellos fe las defatauan, y aclarauan la verdad de nueftra Santa Fé, ha- 
ziendo todo lo pofible para atraerle á la verdadera creencia y Reli- 
gión Chriftiana. Batallaua Aaron Benataz con eftas dudas, hafta que 
vencidas las denfas tinieblas de fu engaño, con las fobrenaturales 
luzes de el Cielo, fe rindió á el yugo de Iesu Chrifto, defeando por 
inftantes labar en la fuente de el Bautifmo fus culpas. 

No hallaua modo para lograr fu defeo, porque en Tetuan auia 
razones para no bautizarfe. huir á Zeuta no le era pofsible; pero Dios, 
que por medio de los Pades Redemptores le auia comentado a def- 
engañar, quifo que por medio fuyo lograffe fu defeado intento. 



— 117 — 

Aguardó á que llegaffe la Redempcion á la Ciudad de Zeuta: y fa- 
biendo que fe comengava defde aquella Plaga, con titulo de ir á ver 
los Padres Redemptores, aunque con gran dificultad, configuió vna 
limitada licencia de el Alcayde de Tetuan, fiendo tan grande fu filen- 
cio, como fu refolucion, pues dexando en Tetuan, fin dar parte á 
nadie, muger, hermanos, y hazienda, grillos que le auian tenido pre- 
fo muchos años, fe vino á Zeuta, donde entró con grande gufto, y 
confuelo. Apenas entró en Zeuta, quando declaró fu intento. Pidió 
el agua de el Bautifmo, diziendo quería fer Chriftiano, y publicando 
á vozes, que los Padres Redemptores, y los Religiofos de Tetuan le 
auian reducido, y deíengañado, difponiendole para que no refiftieffe 
á la luz de el Cielo. No fe puede explicar el alegría que causó en 
toda la Ciudad efta feliz determinación; porque era Aaron Benataz, á 
quien las noticias auian hecho conocer de todos los de la Placa. Ca- 
tequizado yá en el Real Conuento de los Padres Trinitarios Defcal- 
cos de aquella Ciudad, concurrieron todos los Cavalleros, y Solda- 
dos el dia de fu Bautifmo, que fue en la Iglefia Cathedral, a nueue 
de Margo de efte año de 1682 fiendo fu Padrino el Excelentifsimo 
Señor Don Francifco de Velafco, Gouernador y Capitán General de 
dicha Plaga, y en el Bautifmo fe llamó Francifco Antonio. 

Aun no fe auia acabado el regozijo de efta conuerfiion, quando 
embió la Diuina Mifericordia otra alegría, con otra no menos gufto- 
fa nueua. Eftaua en la Ciudad de Zeuta vn Moro efclauo, el qual auia 
viuido tan proteruo, y pertinaz en fu faifa creencia, que aunque mu- 
chas vezes fe le auia procurado reducir a la Católica verdadera Reli- 
gión, jamás fe auia podido confeguir. Poco defpues que llegaron los 
Padres Redemptores á Zeuta, le dio á el dicho Moro vna enferme- 
dad, en la qual herido, no tanto en fus penofos accidentes, quanto 
de las diuinas luzes, empego á dar grandes vozes, pidiendo que le 
llamaffen á vn Religiofo del Orden de los que iban á redimir, que 
queria fer Chriftiano. Fue vn Religiofo de dicha Orden a verle con 
toda la brevedad pofsible, y hallándole con fu buen propofito, aun- 
que baftantemente combatido de infernales fujeftiones, procuró exor- 
tarle á la perfeuerancia, y con la continuación, y eficacia de fus ra- 
zones, le enferuorizó de fuerte, que pidió luego, que al punto le dief- 



- 118 - 

fen el agua del Bautifmo: y auiendole brevemente catequizado, y 
entenado los principales Mifterios de nueftra Santa Fé, el dicho Re- 
ligiofo le bautizó, poniéndole por nombre Gonzalo, como él mefmo 
lo auia pedido; y al mefmo punto dixo, le quitafíen toda la ropa que 
tenia, que no queria que cofa que le huvieffe feruido de Moro, le fir- 
uieffe de Chriftiano, y abracándote con vn Santo Crucifixo, que le 
dio el Religiofo que le afsiftia, y puesta la boca a los pies de él, di- 
ziendo mil ternuras, como podia dezirlas vn perfecto Católico cria- 
do fiempre en nueftra verdadera Ley, antes de hora y media defpues 
de fu Bautifmo, feliciffimamente efpiró. Hizofele vn entierro muy ho- 
norífico, con vniuerfal gozo de toda la Ciudad. Eftas dos milagrofas 
conuerfiones, que hizo la Diuina Mifericordia, por medio de los Pa- 
dres Redemptores, y demás Religiofos de efta Religión Sagrada, en 
la ocafion de efta Redempcion, irritaron tanto la rabia de el demonio, 
que defde efte puto fe fintieron nueuos efectos de fu enojo, en las 
aduerfidades, y aflicciones que comentó a leuantar para vengar fu 
colera en la Redempcion, como aqui diré. 

Dexamos á los dos Padres Redempores en la relación paffada, en 
Gibraltar, defpachados yá á fus tierras los Cautiuos que auian refca- 
tado; mas como tenian trafpaffado el coraron con el dolor de aque- 
llos pobres Chriftianos, que el Alcayde de Tetuan auia retirado á el 
Cautiuerio, no pudiendo futrir que quedaffen Cautiuos los que yá 
fe auian dado los parabienes de refcatados, y temerofos que los Mo- 
ros, como yá los dichos Cautiuos eftauan coitados, no vengaffen fu 
ira en ellos, y en los Religiofos que afsiftian en los Hofpitales, deter- 
minaron, que el Padre Redemptor Fr. Martin de la Refurreccion paf- 
faffe á Seuila, á juntar algún dinero, para fenecer de el todo la Re- 
dempcion, y el Padre Redemptor Fr. Iuan de la Vfitacion fe bolvief- 
fe á Zeuta, como fe executó, embarcándote en vn barco luengo: y 
auiendo falido de Gibraltar con vn dia apacible, á el tiempo de paffar 
el eftrecho fe leuantó de repente vna borrafca tan defecha, que por 
efpacio de tres horas, en cada inftante temían anegarte, fegun lo fu- 
riofo de los vientos contrarios, y lo levantado de las olas, que por 
todas partes combatían el barco, y no pudiendo arribar á Zeuta, con 
grandifsimo trabajo fe bolvieron á Gibraltar, defpues de fiete horas 



- 119 - 

que auian falido de fu muelle, teniendo todos por milagro el auer fa- 
lido de tan manifiefto peligro, nafta que el figuiente dia fe embarcó, 
llegando con profpero viento á Zeuta, adonde llegó también, defpues 
de algunos pocos dias el Padre Redemptor Fr. Martin con el dinero 
que auia juntado en Seuilla. 

Auiendo retirado el Alcayde de Tetuan los veinte Chriftiano, como 
fe dixo en la relación primera, con tanto dolor de los Padres Re- 
demptores, que eftauan tan a la vifta. Enojado con el prefumido 
agrauio de no auerle entregado el Moro, procuró lleno de colera to- 
mar en la Redempcion fu venganza. Y para lograr fu intento, fe par- 
tió a Mequinez, adonde el Rey eftaua, lleuando configo los veinte 
Chriftianos, publicando al Rey agrauios, que dezia auia recibido: por 
cuya caufa dixo, que no auia dexado los Chriftianos, ofreciéndole al 
Rey, que él le dada mas dinero por ellos, del que le dauan los Pa- 
dres Redemptores, todo con animo de fatisfacer fu codicia, ó de lm- 
pofibilitar el Refcate. Pero aunque no pudo confeguir con el Rey que 
alteraffe el precio, configuió otro intento diabólico, que fue a la Re- 
dempcion de grande gafto, detención, y penalidad. 

Dixole al Rey, que las Imágenes que auian lleuado los Padres 
Redemprores, auian ido en muy baxo precio, fiendo alhajas de mu- 
cha eftimacion para los Criftiauos, y afsi eftaua obligado a refarcir el 
daño, pidiendo que le entregaffen quince Moros de los que auia en 
Efpaña, vaffallos fuyos. Tales cofas le fupo dezir al Rey, que moui- 
do parte de fu inftancia, y parte de fu natural codicia, dio orden con- 
tra la palabra que auia dado á el dicho Alcayde, para que detuuieffe 
lo reftante de la Redempcion, hafta que fe le entregaffen los quinze 
Moros, por las quince Imágenes, ó que bolvieffen a entregarfelas, 
que él fabia lo que auia de hazer con ellas, y repetidas vezes las 
bolvieron a pedir. No es imaginable el dolor con que trafpafsó los 
coragones de los Padres Redemptores efta noticia, afsi por los nue- 
vos gaftos que se le auian de feguir a la Redempcion, como por la 
impofibilidad de bufcar los Moros que pedian en tan breve tiempo. 
Ofrecieron al Alcayde, que fe los embiarian en llegando a Efpaña, 
poniendo dos mefes de plago, que les entregaffe los veinte Chriftia- 
nos, para que concluida la Redempcion, pudieffen en Efpaña hazer 



— 120 - 

la diligencia con mas brevedad; pero el Moro, que folo intentaua 
vengarte lo pofsible en Redemptores, y Cautiuos, no vino á partido 
alguno, dando por vltima refolución, que le entregaffen primero los 
Moros, ó le reftituyeffen las Imágenes, que el Rey dezia le auian en- 
gañado en el concierto, y que fi fuera oy el contrato, no las daria 
por cien Moros, ni por el dinero de toda la Redempcion. 

Viendo los Padres Redemptores efta barbara refolución, cono- 
ciendo que era borrafca que leuantaua el demonio, procuraron hazer 
todo lo pofsible para que no falieffe con fu intento, aunque fueffe á 
cofta de gran penalidad, y trabajo. Compraron en la Ciudad de Zeuta 
feis Moros, remitiéronlos a el Alcayde de Tetuan, inftando fegunda 
vez en la fuplica, y ofreciendo de nueuo embiarle al punto que llega- 
ffen á Efpaña los que faltauan, que les entregaffen los veinte Cau- 
tiuos. Nada fue baftante para mouer al Bárbaro, y afsi fe determina- 
ron á bufcar el mejor modo para que no quedaffen fin libertad aque- 
llos pobres Chriftianos, y fujetos á nueuos tormentos, nacidos de la 
furia de el Alcayde de Tetuan. Para efte efecto embiaron á la Ciudad 
de Malaga á el Padre Miniftro de el Real Conuento de Zeuta; y 
auiendofe embarcado con profpero viento, llegó á Malaga, tratando 
al punto de la compra de los nueue Moros. Y quando yá la tenia 
ajuftada, y los Moros en fu poder, y pagado el cofte, permitió Dios, 
para mas penalidad, que en treinta dias no hizieffe tiempo para la em- 
barcación, eftando fiempre leuantadifsimo el mar, y como Dios halla- 
ua tan buena difpoficion en la tolerancia, y refignacion de los Padres 
Redemptores, quifo acrifolar mas fu paciencia, no folo con efta de- 
tención, fino también con otra penofa noticia, que de nueuo les 
affufto. 

En el tiempo que el Padre Miniftro de Ceuta eftaua detenido con 
los Moros en Malaga, tuuieron noticia cierta los dichos Padres Re- 
demptores, de como loa Moros de Tetuan andauan la carrera de Ma- 
laga con dos Zambuques, para apretar la embarcación de el Padre 
Miniftro, y lleuarle Cautiuo: porque con noticias de que eftaua a la 
compra de los Moros en Malaga, los de Tetuan le eftauan aguardan- 
do para la buelta. Bien fe dexa entender quan llenos de fuftos, y de 
congoxas eftarian los Padres Redemptores, temiendo lo que podia 



- 121 - 

fuceder; y afsi para dar auifo á el Padre Miniftro, defpacharon vna 
faluca con las noticias de el peligro que le aguardaua, dándole orden, 
que fe fueffe hafta Gibraltar por tierra. Llegó el orden en ocafion, que 
yá fe auia dado á la vela con los nueue Moros, y auiendoles faltado 
el ayre fauorable, eftauan detenidos, fin poder paffar adelante cinco 
leguas de Malaga. Recebido el auifo fe boluió á Malaga, dexando los 
Moros embarcados en aquel paraje, donde eftuuieron detenidos onze 
dias, obligados de el mal temporal, hasta que defpues dellos, dandofe 
á la vela, llegaron á Zeuta con grande gufto, y defahogo de todos. A 
el punto que llegaron á Zeuta los nueue Moros, auifaron los Padres 
Redemptores a el Alcayde de Tetuan, para que vinieffe por ellos, y 
traxeffe los veinte Chriftianos. Pero cuando juzgauan que yá fe auian 
acabado las penalidades, y aflicciones, y que la Redempcion tendría 
en breue fu cumplimiento, el demonio tenia leuantada aun mas def- 
echa tempeftad por otro lado. 

Auian entregado los Padres Redemptores por parte de el precio 
de los Cautiuos tres mil pefos, en vna cantidad de paños de Segouia; 
pero el Gouernador de Tetuan lo auia barajado con el Rey, para que 
folo contaffe por ellos dos mil, diziendole: Que bien podia quedarfe 
con aquellos mil, á cuenta también del precio de las Imágenes: y aña- 
dió para lifongear al Rey, que le daria de su cafa los mil pefos que 
faltauan, y que los cobraría de la Redempcion. De efte fuceffo no te- 
nían noticia los Padres Redeptores, porque el Alcayde no hauia ha* 
blado palabra fobre el punto. Eftauan muy feguros de que los paños 
fe auian recibido en la cantidad de tres mil pefos, que era fu precio 
ajuftado, hafta el tiempo en que embiando á pedir los veinte Chriftia- 
nos, por auerfe yá entregado, fin auer podido hazer otra cofa, por 
circunftancias que fe ocurrieron, los quinze Moros, por las quinze 
Imágenes, les respondió el Alcaide de Tetuan, que primero le auian 
de entregar los mil pefos, que fe auian rebajado de los paños, y el 
auia dado al Rey. Como fue efte golpe tan impenfado, fue fingular fu 
tormento. 

Apenas tuuo efta noticia el Excelentifsimo Señor Gouernador de 
la Plaga de Zeuta, quando afsi fu Excelencia, como las perfonas de 
fupoficion de ella, dixeron á los Padres Redemptores, que no eran de 



— 122 — 

parecer fe les embiaffen á los Moros los mil pefos, aunque defpues fe 
les huuiefen de dar; porque en recibiéndolos auian de leuantar otra 
cantera para facar mas dinero, y ne auia de tener fin la Redempcion. 
Y afsi escriuió fu Excelencia vna carta á el Alcayde de Tetuan, junta 
con la refpuefta de los Padres Redemptores, que todo contenia aui- 
farle, que en Zeuta eftauan los mil pefos, y además á mas, todo lo 
que montaua el refcate de los veinte Cautiuos, que dicho Alcayde te- 
nia detenidos, que los traxeffe á Zeuta, y fe le entregaría todo fin fal- 
ta, ni dilación alguna; pero que de otra fuerte, no embiarian vn real. 
No es creíble la alteración, y enojo que causó en el Bárbaro, el ver 
que no le lleuauan los mil pefos; por lo qual lleno de rabiofa furia 
boluió contra los Religiosos que afsiften á los Hofpitales toda fu ira. 
A los que eftauan en Tetuan, les aprifionó en la cafa de las Diezmas, 
jurando que fi dentro de tres dias no le entregaban los mil pefos, los 
auia de meter, y aherrojar en las mazmorras. A efte mal tratamiento fe 
juntaua el no hallar remedio para fu pena, pues el Bárbaro no les de- 
xaua efcriuir á Zeuta, para dar los auifos conuenientes, fino es como 
él quería, y como guftaua; y en no efcriuiendo en efta conformidad, 
les rafgaua las cartas, con amenacas muy grandes. Eftendiófe fu ira 
también á los Religiofos de dicha Orden, que eftauan en Fez, y Me- 
quinez. 

Auian los Padres Redemptores, por ver fi por efte camino podian 
abreviar la Redempcion, publicado, que fi dentro de quinze dias no 
les traían los veinte Cautiuos, y otro niño que tenían ajuftado, darían 
por acabada la Redempcion, y fe boluerian á Efpaña, con todo el di- 
nero que les auia quedado. Temerofo el Alcayde de Tetuan, de que 
fi el Rey de Fez, que á la fazon fe hallaua en Mequinez, tuuieffe efta 
noticia, y por no perder los interefes que le tocauan de el refcate de 
los veinte Cautiuos, mandaffe entregarlos luego, fin atender á fus mil 
pefos, procuró con toda cautela hechar de Mequinez á vn Religiofo 
de dicha Orden, que eftaua en dicha Ciudad, y tuuo modo para que 
de repente, y arrebatadamente le echaffen á puntillados, y golpes, y 
le llevaffen á pie doze leguas a la Ciudad de Fez, y tan aprefurada- 
mente, que aun no le dexaron tomar la capa, ni cerrar la cafa en que 
uiuia; y afsi, dexandofela abierta, fe la robaron toda. Aun no le pa- 



- 123 — 

recia a el Alcayde de Tetuan que eftaua feguro, quedando tan cerca 
de el Rey los Religiofos, y afsi difpufo alejarlos mas, haziendo que 
los lleuaffen defde Fez á Alcazarquiuir, con no menor penalidad, y 
fatiga, donde eftuuieron padeciendo muchos trabajos, hambres, y ma- 
los tratamientos de los Moros. Era menefter, como dixe al principio 
de efta relación, vna larga hiftoria, fi fe huuieffen de referir todos los 
trabajos, extorfiones, afrentas, y tormentos que han padecido los Re- 
ligiofos de efta Obferuantiffima Religión en la Redempcion preferen- 
te, fin guardarles palabra, ni faluoconduto, atrepellando con todo por 
el logro de fu interés; pero es fuerga ceñirme, dexandolo para mas 
largo tratado, fi bien no omitiré vn cafo, para que por él fe conozca 
lo que padecen los Religiofos entre aquellos Barbaros. Aconteció, 
pues, que vn Moro que eftaua Cautiuo en Efpaña, fe refcató él á fi 
mefmo. Fue a la prefencia del Rey de Fez. Preguntóle como le auia 
tratado fu amo mientras auia fido efclauo? Respondió, que bien. Bol- 
uióle á replicar el Rey, que algún mal le avria hecho, á que le ref- 
pondió el Moro: Que en vna ocafion le auia dado fu amo vna bofe- 
tada, y entonces le dixo el Rey: Anda al Frayle, y dale vna bofeta- 
da; fue, y encontró con el Religiofo que venia de vifitar vn Cautiuo, 
dióle vna fuerte bofetada, de fuerte que le derribó en tierra, y levan- 
tandofe el Religiofo, fe hincó de rodillas, y le bolvió la otra mejilla, 
á que dixo el Moro, que no le auia mandado el Rey que le dieffe mas 
de vna bofetada. 

Boluamos a los Religiofos que quedaron prefos en Tetuan en la 
cafa de las Diezmas, por mandado de el Alcayde, el qual viendo que 
no le lleuauan los mil pefos, enfurecido de nueuo, mandó echar vn 
vando, pena de la vida al que ditfe cofa alguna, de comer a los Re- 
ligiofos, que tenia prefos, y afsi eftuuieron dos dias fin comer boca- 
do, porque nadie fe atreuia á darfelo, los quales paffados mandó que 
fus Miniftros fueffen á la cafa de los Religiofos, y la robaffen toda, 
como lo hizieron con eftraña colera, y rabia; pero no hallaron en ella 
oro, ni plata alguna, fino es el recado y ornamentos para dezir Mi- 
ffa, vn quadro de Nueftra Señora con fu preciofo hijo en los bracos, 
y otras pobres alhajas. Viendo el Alcayde que todo era cofa de que 
no podia facar dinero de confideración, mandó que todo fe lleuaffe al 



— 124 — 

Cofo, o Plaga, para que alli publicamente fe quemarte. Faltan vozes, 
y afectos con que ponderar el gran dolor que causó á los Religiofos 
que estauan prefos, efta noticia, no fintiendo fu propio trabajo, que 
efte le lleuauan con fingular alegría, y tolerancia, fino es el auer fen- 
tenciado á quemar el Retrato de Maria Santiísima Nueftra Señora, que 
tanto tiempo les auia fido compañera en fus trabajos, confuelo en fus 
penas, y medianera de fus oraciones, junto con los demás fagrados 
ornamentos: ningún aliuio hallauan en fu laftima: ninguna bonanga 
en borrafca tan defecha, hafta que acudiendo a Dios con oraciones, 
y fuplicas, les dio alguna ferenidad la Diuina Mifericordia. 

Fueron teftigos de iniquo mandato de el Alcayde dos Mercaderes 
Chriftianos, los quales fueron á hablar a los Religiofos que eftauan 
prefos, auifandoles de el vezino daño que amenacava, y los Religio- 
fos encendidos en el zelo de la honra y gloria de Dios, culto de la 
Santa Imagen, y veneración de los fagrados ornamentos difpufieron 
intercedieffen porfonas de fupoficion con el Alcayde, para que fuf- 
pendieffe la quema, mientras fe bufcauan con brevedad los mil pefos. 
Sufpendióla folo por feis horas, en las quales por medio de los di- 
chos mercaderes Chiftianos, fe juntó entre los ludios de Tetuan la 
dicha cantided de mil pefos, con calidad de que fi dentro de quinze 
dias no eftauan pagados, a quien los auia preftado, fe auia de pagar 
de interefes, a quinze por ciento cada luna, ó mes. luntos dichos mil 
pefos, fe entregaron a el dicho Alcayde, el qual mandó foltar a los 
Religiofos, y entregarles lo que le auian quitado, quedando muy guf- 
tofos por ver libre a la Imagen de Nueftra Señora, alegría que les 
hizo oluidar todo el fufto de la tormenta; y al punto auifaron a Zeuta a 
los Padres Redemptores, de lo que pafiaua, los quales por euitar inte- 
reffes tan exorbitantes, remitieron los mil pefos, y otra cantidad, para 
pagar a los Miniftros de Iufticia; y juntamente efcriuieron, y el Exce- 
lentísimo Señor Qouernador de Zeuta al Alcayde de Tetuan, cum- 
plieffe el juramento que auia hecho, remitiendo luego los veinte Cau- 
tiuos, y mas vn niño que fe haui ajuftado. 

Eftando, puef, las cofas en efte eftado, fe cerraron los puertos por 
razón de auer falido a campaña el Rey de Fez, fobre Argel, ó Plagas 
vezinas de él, y lleuadofe gran numero de Moros configo: con que 



- 125 — 

auiendo efperado los Padres Redemptores algunos dias, y recono- 
ciendo por las circunftancias, que aquel negocio iba muy deípacio, 
fe refoluieron a dexar la cantidad que montavan los veinte Cautiuos 
cortados, y el niño, en fu Real Conuento de Zeuta, para que en 
abriendofe los puertos, y trayendo los dichos Cautiuos, los pagaffen 
y paffaffen a Gibraltar. Con lo qual los dichos Padres Redemptores 
tomaron fu viage para Seuilla, y de alli para efta Corte, trayendo to- 
das las Santas Imágenes refcatadas, las quales llegaron con toda feli- 
cidad á recibir el mayor defpique de todos fus agrauios, en la mayor 
honra y veneración que efperan. 

Son los Cautivos refcaiados en efta Redempcion, con los que 
quedan cortados, y fu paga en Zeuta, y otros pocos que auian refca- 
tado algunos dias antes que llegaffe la Redempcion, los Religiofos de 
efta fagrada Religión, que afsiften á los Cautiuos en las Ciudades del 
Reyno de Fez, en virtud de efta Redempcion, cuyo refcate fe paga- 
ron en ella, docientos y onze Cautiuos, fuera de las Santas Imáge- 
nes; de los quales, los doze fon Cabos, vn Capitán del Tercio viejo 
de la Cofta, cinco Alferezes, quatro Sargentos, vn Condeftable de 
Artillería, y vn Cabo de Efquadra, y ciento y vn foldados, todos vaf- 
fallos de la Católica Mageftad del Rey nueftro feñor Carlos Segundo, 
que Dios guarde. 

Refcatófe entre eftos á Alexandro Andrés, natural de las Cana- 
rias, muchacho de 20. años, y de cautiuerio fiete, el qual auiendole 
inftado el Rey de Fez porque le queria tener á fu lado, que fe bol- 
uieffe Moro, y no auiendo podido confeguirlo en mucho tiempo, irri- 
tado, le mandó echar en el Lago de los Leones, y el con animo va- 
ronil, y firme en la Fé Católica, fe dexó echar, diziendo a vozes, con 
notable alegría, que iba á fer mártir; y auiendo llegado al fuelo del 
Lago, en lugar de acometerle los Leones, huian del: y teniendo el 
Rey noticia de efte fuceffo, le mandó facar del Lago, y la Redemp- 
cion le refcató; y el feñor Oouernador de Zeuta quifo honrarle, que- 
dándote con él para fu feruicio. También fe refcató entre los dichos 
Cautiuos a Iofeph Gutiérrez, natural de Guelua, de edad de 17. años, 
y treze de cautiuerio, a quien á fi mefmo el Rey mandó echar a los 
Leones, porque no fe queria boluer Moro, y él con valerofo animo 



— 126 — 

le ofreció el martirio, y teniéndose yá fobre la muralla del Lago para 
echarle, vino perdón del Rey. Efto es lo fucedido hafta aora en efta 
Redempcion, fi acafo antes que vengan á la Ciudad de Zeuta los 
veinte y vn Cautiuos huuiere algo que fea digno de faberíe, remito á 
la piedad Católica para mas dilatadas noticias. 



CON LICENCIA DE LA ORDEN. 



i^is&T'T^aST'^áb.-* ^2»«. -/uv-- . ¿sa- » - <g&<« ■'ig&v *gav 




R E L A Q A O 



DAS 



PESSOAS RESGATADAS 

DO CATIVEIRO DE MEQUINES, 
que por orden d'EIRey noffo Senhor 

DOM JOAO V. 

REY DE PORTUGAL 

FIZERAM OS PADRES REDEMPTORES DA SAN- 
tiffima Trindade defte Reyno no anno de 1729. 




O Doutor Fr. Pedro de Mello Ex-Provincial, e o Prégador 
geral Frey Jozé de Payva da Ordem da Santiffima Trindade, Re- 
dempcao de Cativos da Provincia de Portugal, de que foy Efcri- 
vao Vicente Francifco Cardozo, e Thefoureiro Diego Correa da 
Mata, fendo Pref ¿dente do Tribunal da Mefa da Confciencia, e Or- 
dens o Excellentiffimo Duque Eftribeiro mor, Prefidenle da Provin- 
cia o Meftre Fr. Joao Tavares, Qualificador do lanío Officio, Procu- 
rador geral da Redempgao de Cativos o Prefentado Fr. Damafo 
de S. Jozé, e Promotor Procurador geral da fazenda dos mefmos 
Cativos o Doutor Manoel de Tavora Correa. 




— 130 - 

Partirao os Padres Redemptores defte Porto de Lisboa para a 
Praga de Mazagao em 6. de Setembro, e affiftirao nella até o dia 
primeiro de Dezembro de 1728. em que vencidas as dificultades, 
que havia por caufa das parcialidades, e guerras, em que andavao 
os Mouros, entrárao na Barbaria, e depois de continuadas moleftias, 
que lhes occafionou o rigo do tempo, e 60. legoas de caminho, che- 
gárao á Corte de Mequines a 24. de Dezembro, aonde refgatárao 
a 113. Portuguezes, que alli achárao cativos. Voltando a Mazagao 
em 25. de Janeiro, acrefceu ao trabalho do caminho o da infidelidade 
dos Mouros, que os acompanhavao, os quaes fahindo de Azamor, e 
depois no fim da jornada roubárao os Cativos, e maltratárao muito 
aos Redemptores, rafgando a hum delles, e defpindo-lhe o fagrado 
habito, levando tudo quanto pertencia a feu ufo. 

Entrárao finalmente todos os Cativos defpojados, e alguns feri- 
dos, na praga de Mazagao no dia 9. de Fevereiro defte prefente 
anno aode poftos já os Cativos em libeidade, entregue o dinheiro aos 
Mouros, e deftrocados os refens, hum Renegado Hefpanhol, que 
tinha fido lingua aos Portuguezes, a quem fempre acompanhou, tirou 
publicamente o Turbante, e o lancou em térra, abjurando livremente 
a feira de Mafoma, e proteftando a Ley de Chrifto. O mefmo fez 
hum Mouro, talvez movido da hoftilidade, com que fe houverao os 
barros, e da paciencia, com que os foffrerao os cativos. De tudo fe 
dará particular noficia. Cuftou cada hum dos Cativos fem diffincgao 
de peffoas 360. patacas, e meyo Mouro, que fe reputa por 50. e fa- 
zem por todas 410. como fe expreffa em feus números. 




MULHEKES 

Dona Felipa de Vafconcellos, natural de Alcacere do Sal, ca- 
zada con Joao de Torres, que vay na Redempgao, de 43. annos 
de idade, e 1 1. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 36U 

D. Anna de Vafconcellos, filha de D. Felipa de Vafconcellos, 
natural de Alcarere do Sal, que vay na Redempgao, e cazada 
com Lourengo do Rio, que vay na Redempgao, de idade de 15. 
annos, e de cautlveiro 11. por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

D. Leonor de Vafconcellos, filha da dita D. Anna de Vafcon- 
cellos, de idade de 2. annos, nacida em Mequinés, por 360, pa- 
tacas, e meyo Mouro. 360 

Maria Faleira, viuva de Jofé Dias, natural da lina de Santa 
María, de 61. annos de idade, e 38. de cativeiro, por 360. pata- 
cas, e meyo Mouro. 360 

Jeronyma Dias, filha da dita Maria Faleira, cazada com Jofé 
Boquer, que vay na Redempgao, de 21. annos de idade, nacida 
em Mequinés, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

Terefa Maria, filha da dita Jeronyma Dias, de 4. annos de 
idade, natural em Mequinés, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

Athanafia da Cofta, mulher preta, viuva, natural de Cabo 
Verde, de 34. annos de idade, e 16. de cativeiro, por 360. pata- 
cas, e meyo Mouro. 360 

MENINOS 



8 Alfonfo Martins, filho da dita Jeronyma Dias, de 9. annos de 
Idade, nacido em Mequinés, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

9 Joao Baptifta Antonio, filho da dita Jeronyma Dias, de 2. 
annos de Idade, nacido em Mequinés. por 360 patacas, e meyo 
Mouro. 360 



- 132 - 

10 Diego Correa, filho da dita Jeronyma Días, de 26. días de 
idade, nacido em Darbeida, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

1 1 Manoel de Vafconcellos, filho da dita D. Felipa de Vafcon- 
cellos, natural de Alcacere do Sal, de 31. annos de idade, e 11. 

de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

HOMENS 
A 

12 Agostlnho Pinto, folteiro, natural da Villa do Souto, Comar- 
ca de Lamego, de 46. annos de idade, e 27. de cativeiro, por 
360. patacas, e meyo Mouro. 360 

13 Antonio Rodrigues Indiatico, cazado com Antonia Rodrigues, 
natural de Sizimbra, de 60. annos de idade, e 20. de cativeiro, 
por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

14 Antonio Rodrigues, folteiro, natural da Villa de Grijó, de 41. 
annos de idade, e 20, de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

15 Antonio Lopes, folteiro, natural de Villalonga, de 35. annos 

de idade, e 14. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo Mouro. 360 

16 Antonio Gonsalves Soeiro, cazado com Urfula de Araujo, 
natural de Vianna de Caminha, de 48. annos de idade, e 3. de 
cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

17 Antonio Gomes, folteiro, natural de Ribafria, Termo de Alen- 
quer, de 30. annos de idade, e 14. de cativeiro, por 360. pata- 
cas, e meyo Mouro. 360 

18 Agoftinho de Pay va, natural de Macarelos, Comarca do Por- 
to, de 50. annos de idade, e 38. de cativeiro, por 360. patacas, 

e meyo Mouro. Faleceu. 360 

19 Antonio da Sylva, cazado com Camarina de Pontes, natural 
de Lisboa, de 40. annos de idade, e 8. de cativeiro, por 360. pa- 
tacas, e meyo Mouro. 360 

20 Agoftinho da Sylva, cazado com María dos Santos, natural 
de Sezimbra, de 65. annos de idade, e 20. de cativeiro, por 360. 
patacas, e meyo Mouro. 360 



- 133 - 

21 Amaro Dias, viuvo, natural de Vlllanova de Portimao, de 46. 
annos de idade, e 23. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

22 Antonio de Lima, foltelro, natural da Ilha da Madelra, de 48. 
annos de idade, e 33. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

23 Antonio Gonfalves, folteiro, natural de Chaves, de 55. annos 

de Idade, e 41. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

24 Antonio Vicente, cazado com Magdalena Maria, natural de 
Sizimbra, de 50. annos de idade, e 21. de cativeiro, por 410. pa- 
tacas, por nao haver meyo Mouro. 410 

25 Antovio Martins, folteiro, natural de Ilha Graciofa, de 48. 
annos de idade, e 27. de cativeiro, por 410. patacas. 410 

26 Antonio de Olivelra, folteiro, natural do lugar de Belem, de 

40 annos de idade, e 7. de cativeiro, por 410. patacas, 410 

27 Amaro da Cofta, cazado com Efperan^a do Efpirito Santo, 
natural da Ilha de Sao Miguel, de 65. annos de idade, e 36. de 
cativeiro, por 410 patacas. 410 

28 Alfonfo García, natural da Cidade de Tavira, de 49. annos 

de idade, e 23. de cativeiro, por 410. patacas, 410 

29 Alfonfo Vleira, natural de Sao Pedro de Torres, Bifpado do 
Algarve, de 30. annos de idade, e 18. de cativeiro, por 410. pa- 
tacas. 410 

B 

30 Bartholomeu Manfo, cazado com Antonia Maria, natural de 
Cafcaes, de 52. annos de idade, e 23. de cativeiro, por 360 pa- 
tacas, e meyo Mouro. 360 



C 



31 Custodio Cardim, cazado com Saturninha Barbofa, natural de 
Setuval, de 25. annos de idade, e 3. de cativeiro, por 360. pa- 
tacas, e meyo Mouro. 370 

32 Cuftodio Rabelo, cazado com Luiza da Cofta, natural de Ci- 
dade de Braga, de 55. annos de Idade, e 28. de cativeiro, por 
360. patacas, e meyo Mouro. 360 



— 134 — 

D 

33 Diego Preto, folteiro, natural de Slzimbra, de 45. annos de 
Idade. e. 26. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

34 Domingos Fernandes, folteiro, natural de Vianna de Cami- 
nha, de 19. annos de idade. e 3. de cativeiro, por 360. patacas, 

e meyo Mouro. 360 

35 Domingos Madeira, folteiro, natural da Ilha da Madeira, de 
52. annos de idade, e 36. de cativeiro, por 360. patacas, e 
meyo Mouro. 360 

36 Domingos Fernandes Ferro, folteiro, natural de Villanova de 
Portimao, de 42. annos de idade, e 23. de cativeiro, por 360. 
patacas, e meyo Mouro. 360 

37 Domingos Jorge, folteiro, natural do Trucifal, de 48. annos 

de Idade, e 12. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

38 Domingos da Cofta, folteiro, natural da llha de Sao Miguel, 
de 47. annos de idade, e 14. de cativeiro, por 360 patacas, e 
meyo Mouro. 360 

39 Domingos de Araujo, folteiro, natural de Villanova de Fame- 
licao, Comarca de Barcellos, de 60. annos de idade, e 57. de 
cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

40 Diego da Sylva, homem preto, cazado com Ifabel da Sylva, 
natural de Angola, de 50. annos de Idade, e 15. de cativeiro, 
por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 



41 Eftevao Gomes, folteiro, natural de Povoa, Comarca do Po- 
rro, de 45. annos de idade, e 25. de cativeiro, por 360. patacas, 
e meyo Mouro. 360 



42 Francifco Correa, cazado com Violante do Rofario, natural 
da llha do Fayal, de 38. annos de idade, e 14. de cativeiro, por 
360. patacas, e meyo Mouro. 360 



— 135 - 

43 Félix Ribeiro, cazado con Angela Vleente, natural de Vianna 
de Caminha, de 27. annos de idade, e 3. de cativeiro, por 360. 
patacas, e meyo Mouro. 360 

44 Francifco Jeronymo, iolteiro, natural de Chaves, de 66. annos 

de idade, e 42. de cativeiro, por 419. patacas. Faleceu. 410 

G 

45 Gabriel Fernandes, natural da Freguefia de Toguilho, Comar- 
ca de Villa do Conde, de 30. annos de idade, e 14. de cativeiro, 
por 360 patacas, e meyo Mouro. 360 

46 Gualter Pereira, cazado con Benta Gonsalves, natural de Ci- 
dade do Porto, de 40. annos de idade, e 13. de cativeiro, por 
360. patacas, e meyo Mouro. 360 

47 Gregorio Luiz, folteiro, natural da Aldea de Alfundao, termo 
de Béja, de 40. annos de idade, e 14. de cativeiro, por 360. pa- 
tacas, e meyo Mouro. 360 

48 Gualter Pereira, cazado com Maria Magdalena, natural de 
Vianna de Caminha, de 25. annos de idade, e 3. de cativeiro, 
por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 



I 



49 O Capitao Jofé da Sylva, cazado com Marianna Quarefma, 
natural da Villa de Peniche, de 29. annos de idade, e 2. de ca- 
tiverio, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

50 Jorge Martins, iolteiro, natural de Cafcaes, de 38. annos de 
idade, e 22. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

51 Jofé Pinto, folteiro, natural de Lisboa, de 57. annos de idade, 

e 42. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

52 Joao Cabrita, folteiro, natural da Cidade de Faro, de 65. annos 

de idade, e 42. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo Mouro. 360 

53 Joao Francifco, viuvo, natural de Villanove de Portimao, de 
66. annos de idade, e 22. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo 
Mouro. 360 

54 Joao Alvares, natural de Vlllanova do Porrimao, de 46. annos 

de idade, e 22. de cativeiro. por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 



- 136 — 

55 Jofé Rodrigues o Santo, natural de Setuval, folteiro, de 50. 
annos de idade, e 34. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo 
Mouro. 360 

56 Joao Gonfalves o Seis dedos, folteiro, natural de Vianna de 
Caminha, de 25. annos de idade, e 3. de cativeiro, por 360. pa- 
tacas, e meyo Mouro. 360 

57 Joao Antonio, folteiro, natural de Monforle, de 45. annos de 
idade, e 5. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

58 Joao Dias, folteiro, filho de Maria Faleira, que vay na Re- 
demp^ao, de 29. annos de idade, nacido em Mequinés, por 360. 
patacas, e meyo Mouro. 360 

59 Joao Boquer, Francez, cazado con Jeronyma Dias, que vay 
na Redempcao, de 50. annos de idade, e 30. de cativeiro, por 
369 patacas, e meyo Mouro. 360 

60 Joao de Torres, natural de Malaga, cazado com Dona Felipa 
de Vafconcellos, que vay na Redempqao, de 48. annos de Ida- 
de, e 27. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

61 Jofé da Sylva, folteiro, natural de Lisboa, de 32. annos de 
idade, e 14. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

62 Jofé Meftre, cazado com Marlanna Plnheira, natural de Lis- 
boa, de 45. annos de idade, e 13. de cativeiro, por 360. pata- 
cas, e meyo Mouro. 360 

63 Jofé de Andrade, folteiro, natural da Ilha de Santa Maria, de 
38. andos de idade, e 26. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

64 Jofé Gonfalves, cazado com Angela García, natural da Fre- 
guezia de Santa Maria de Emes, Comarca de Chaves, de 60. 
annos de idade, e 11. de cativeiro, por 410. patacas. 410 

65 Jorge da Cofta, folteiro, natural da Ilha de S. Thomé, de 60. 
annos de idade, e 41. de cativeiro, por 410. patacas. 410 

66 Joao Rodrigues, folteiro, natural de S. Tlago de Villafecca, 
Arcebifpado de Braga, de 46. annos de idade, e 25. de cativei- 
ro, por 410. patacas. 410 

67 Joao Duarte, cazado com Anna da Cruz, natural de Sao Se- 
baftlao de Quelfes, de 67. annos de idade, e 19. de cativeiro, 
por 410. patacas. 410 

68 Joao Nunes, cazado com Maria Vicente, natural de Cafcaes, 

de 65. annos de Idade, e 30. de cativeiro, por 410. patacas. 410 



137 - 



L 

69 Luiz Martlns, cazado com Domingas de Araujo, natural de 
Vianna de Caminha, de 38. annos de idade, e 3. de cativeiro, 
por 360. patacas, e meyo Mouro. 3t u ) 

70 Luiz Rodrigues, folteiro, natural de Sizimbra, de 32. annos de 
idade, e 20. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

71 Lourenco do Rio, natural do Reyno de Galiza, cazado com 
Dona Anna de Vafconcellos, que vay na Redempcao, de 22. 
annos de idade, e 10. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

72 Luiz da Cofta, viuvo, natural de Lamego, de 50. annos de 
idade, e 20. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

73 Luiz Gonfalves, folteiro, natural de Vianna de Caminha, de 

25. annos de idade, e 23. de cativeiro, por 410. patacas. 410 

74 Luiz Noguelra, folteiro, natural de Lisboa, de 63. annos de 
idade, e 42. de cativeiro, por 410. patacas. 410 



M 



75 Manoel Peyxoto, folteiro, natural de Sines, de 48. annos de 
idade, e 39. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo Mouro. 360 

76 Manoel Delgado, folteiro, natural de Sizimbra, de 40. annos 

de idade, e 20. de cativeiro, por 360. patacas; e meyo Mouro. 360 

77 Manoel Vaz, folteiro, natural de Vianna de Caminha. de 18. 
annos de idade, e 2. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

78 Manoel Fernandes, folteiro, natural de Chaves, de 31. annos 

de idade, e 15. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo Mouro. 360 

79 Mattheus Luiz Barrozo, folteiro, natural da llha Terceira, de 
57. annos de idade, e 37. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

80 Manoel Cabral, folteiro, natural da llha de Santa Maria, de 
37. annos de idade, e 23. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo 
Mouro. 360 



— 138 — 

81 Manoel Paes, folteiro, natural da Una Graciofa, de 40. annos 

de Idade, e 26. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo Mouro. 360 

82 Manoel de Soufa, viuvo de Maria da Conceycao, natural da 
Cldade do Porto, de 60. annos de idade, e 40. de cativeiro, por 
360. patacas, e meyo Mouro. 360 

83 Manoel Martins, folteiro, natural da Villa de Barcellos, de 
45. annos de Idade, e 14. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

84 Manoel Gonfalves, folteiro, natural de Vianna de Caminha, 
filho de Antonio Gonfalves Soeiro, que vay na Redempcao, de 
17. annos de idade, e 3. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

83 Manoel Gomes, cazado com Jofefa Maria, natural da Ilha 
Terceira, de 50. annos de idade, e 14. de cativeiro, por 360. 
patacas, e meyo Mouro. 360 

86 Mathias Leal, cazado com Eugenia da Cunha, natural de Ci- 
dade de Lagos, de 26. annos de idade, e 2. de cativeiro, por 
360. patacas, e meyo Mouro. 360 

87 Manoel Gomes Cabera, cazado com Maria Martins, natural 
de Cafcaes, de 68. annos de idade, e 44. de cativeiro, por 360. 
patacas, e meyo Mouro. 360 

88 Manoel Gonfalves, cazado com Catharlna de Cunha, natural 
de Vianna de Caminha, de 40. annos de idade, e 3. de cativei- 
ro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

89 Manoel do Couto, folteyro, natural de Cedofeita, Bifpado do 
Porto, de 46. annos de idade, e 13. de cativeiio, por 360 pata- 
cas, e meyo Mouro. 360 

90 Manoel Martins, folteiro, natural da Cidade de Faro, de 43. 
annos de idade, e 22. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo 
Mouro. 360 

91 Manoel da Silveira, viuvo, natural da Ilha do Fayal, de 50. 
annos de idade, e 15. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo 
Mouro. 360 

92 Manoel de Soufa Montes, cazado com Maria da Trlndade, 
natural da Ilha de Sao Miguel, de 52. annos de idade, e 14. de 
cativeiro, por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

93 Marcelino de Carvalho, folteiro, natural de Sizimbra, de 30. 
annos de idade, e20.de cativeiro, por 360 patacas, e meyo Mouro. 360 



- 139 - 

94 Manoel Perdigao, folteiro, natural da Una de Sao Miguel, de 
45. annos de idade, e 27. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 

95 Manoel da Frota, viuvo, natural de Setuval, de 57. annos de 
idade, e 14. de cativeiro, por 410. patacas. 410 

96 Manoel Rodrigues Rey, folteiro, natural de Sizlmbra, de 38. 
annos de idade, c 20. de cativeiro, por 410 patacas. 410 

97 Manoel Preto, viuvo, natural de Sizimbra, de 50. annos de 
Idade, e 20. de cativeiro, por 410. patacas. 410 

98 Manoel Carvallio, viuvo, natural de Sizimbra, de 58. annos 

de idade, e 20. de cativeiro, por 410 patacas. 410 

99 Manoel Martins, folteiro, natural de Sao Joao da Fós, Bif- 
pado do Porto, de 29. annos de idade, e 8. de cativeiro, por 
410 patacas. 410 

100 Marcelino Baptifta, folteiro, natural de Cafcaes, de 37. annos 

de idade, e 23. de cativeiro, por 410 patacas. 410 

101 Manoel Francifco, folteiro , natural de Azurar, Termo do 
Porto, de 47. annos de idade, e 26. de cativeiro, por 410 pa- 
tacas. 4iu 



102 Pafcoal Monteiro, cazado com Joanna Gomes, natural de VI- 
llalonga, de 61. annos de idade, e 14. de cativeiro, por 360. pa- 
tacas, e meyo Mouro. 360 

103 Paulo Coelho, cazado com Marlanna Coelha, natural de Caf- 
caes, de 49. annos de idade, e 23. de cativeiro, por 360. pata- 
cas, e meyo Mouro. 360 

104 Pedro da Sylva, cazado con Anna dos Santos, natural de VI- 
llanova de Portimao, de 53. annos de idade, e 23. de cativeiro, 
por 360. patacas, e meyo Mouro. 360 

105 Pedro de Almeida Pinto, folteiro, natural da Villa de S. Pe- 
dro do Sul, de 28. annos de idade, e 7. de cativeiro, por 410. 
patacas. 410 



140 



R 



106 Roque da Ponte, cazado com Domingas Fernandes, natural 
da Una de Sao Miguel, de 62. annos de idade, e 25. de cativei- 
ro, por 360 patacas, e meyo Mouro. 360 



107 Sylveftre Cardozo, cazado com Antonia de Soufa, natural da 
lina Terceira, de 63. annos de idade, e 26. de cativeiro, por 
360. patacas, e meyo Mouro. 360 

108 Sebaftiao Luiz, foltelro, natural de Vianna de Caminha, de 
29. annos de idade, e 13. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 



T 



109 Thomaz Vidal, folteiro, natural de VUlanova de Portimao, de 
27. annos de Idade, e 8. de cativeiro, por 360 patacas, e meyo 
Mouro. 360 

1 10 Thomaz Gonfalves, folteiro, natural de Vianna de Caminha, 
de 20. annos de idade, e 3. de cativeiro, por 360. patacas, e 
meyo Mouro. 360 

1 1 1 Thomaz Vieira, folteiro, natural de Sagres no Reino do Al- 
garve, de 60. annos de idade, e 37. de cativeiro, por 360. pata- 
cas, e meyo Mouro. 360 

112 Thomaz da Sylva, folteiro, natural da llha do Fayal, de 36. 
annos de idade, e 14. de cativeiro, por 360. patacas, e meyo 
Mouro. 360 



141 - 



V 



113 Vicente Gomes, cazado con Jofefa dos Santos, natural da 
Atouguia, de idade de 60. annos, e 26. de catlveiro, por 360. 
patacas, e meyo Mouro. 360 



FIM. 




* 



COPIA DE CARTA, ESCRITA POR EL PADRE 
Guardian del Real Convento de Mequinéz, y Vice-Pre- 
fecto Apoftolico de las Santas Mifsiones, que en las par- 
tes de Berbería conferva la Religiofa Provincia de San 
Diego, de RR. PP. Franciscos Defcalzos, al Padre Pro- 
curador de ellas. 



Nueítro Hermano Mayor Procurador: Defde que la Obediencia 
pufo al cuidado de mi iníuficiencia, y demerito el de eftas Santas 
Mifsiones, que infatigable, y animofa conferva nueftra Madre, y 
Santa Provincia, figuiendo las huellas, y Apoftolico empeño de los 
cinco primeros Martyres de la Religión Seráphica, y nueftro primer 
Padre, y Provincial San Juan de Prado, que con fu vertida fangre, 
y cruel Martyrio plantificaron, y cultivaron; no las he logrado ver 
libres de perfecuciones, y trabajos, originados de la ambición de los 
Moros, empeño que tienen de que les llevamos los que eftán en Ef- 
paña, y de los Cautivos, que con el anfia de fu libertad culpan á los 
Miffioneros, y hacen caufantes de que no fe efectuaffe fu Redención, 
ni fe folicíte con empeño por nueftro Rey, y Religiones Redempto- 
ras, como lo executan en Argel, y Túnez, y en eíte Reyno las demás 
Naciones. 

De cuyos influxos refultó la prifion, que el dia 26. de Agofto hi- 
cieron de los dos Religiofos Mifsioneros, que residían en Salé, gol- 
pes, palos, y bofetadas, que les dieron, quitarnos aquel Hofpicio, é 
Iglefia, y dadofele, con quanto en él havía, á un Judio; llevarlos, y 
tenerlos prefos en Marruecos, y el empeño del Principe, de que le 
llevemos diez y feis Moros, Perros de Prefa, Canarios, Ruyfeñores, 
Paños, Telas, Lienzos, Criftales, China, Té, Azúcar, Dulces, y otras 
cofas de fu gufto, y eftimacion. Nos dará Christianos (que nunca los 
executará fin mediar dinero) foliará los Mifsioneros, y nos dexará 
vivir á todos libres, y feguros en fus Dominios, como en tiempo de 



- 144 — 

fu Padre, y Abuelo; y que de no llevarle lo que pide, matará los dos 
Religiofos, y á quantos pueda haber á fus manos. 

Refignados en las permifsiones Divinas, toleramos eftos trabajos; 
dimanados de las pafsiones humanas, y efperanzados en el aliuio, 
mediante la Divina Clemencia, y piedad de nueftros Catholicos Re- 
yes, rendíamos gracias á Dios, que por tan eftraños medios nos ha- 
vía concedido confolar aquel Rebaño Catholico, y ver (como fiem- 
pre defeabamos) renovadas las antiguas Aras del mejor Sacrificio, y 
Culto de nueftro Soberano Dueño, en aquella ingrata Corte de Ma- 
rruecos, que fiempre ha defpreciado la voz Evangélica, y con crue- 
les Martyrios quitado la vida á los Predicadores de la Santifsima 
Ley, y verdades Catholicas; pues en la Cafa, que eftán prefos los 
dos Mifsioneros, han erigido Altar, celebran el Incruento Sacrificio, 
adminiftran los Sacramentos, y dan faludable Doctrina, y confejos, 
para que configan la felicidad eterna, y no pierdan el mérito, que les 
ofrece la efclavitud, llevando con refignacion, y conformidad los tra- 
bajos que padecen, á mas de fefenta Chriftianos, que alli lloran cau- 
tivos. 

En la confideracion de tan fingulares beneficios, y prifion de nuef- 
tros dos Hermanos, nos vimos intempeftivamente en mayores tra- 
bajos, y aflicciones, con que quifo caftigar la Mageftad Divina nuef- 
tros pecados, é ingratitudes, en un tan terrible, y nunca experimen- 
tado Temblor de tierra, el dia de Todos Santos, á las nueve, y tres 
quartos de la mañana, que en los ocho minutos de fu duración def- 
truyó, y dexó enteramente en el fuelo todo efte Real Convento, Igle- 
fia, Hofpital, Botica, Granero, y demás Oficinas, y fepultadas, y per- 
didas en fu ruina las Provifiones, Alhajas, y menage de las Mifsio- 
nes, Religiofos, Cautivos, y Regalos para el Rey, Chezefes, y Minif- 
tros: Defgracia, que igualmente padeció á la mifma hora el Hofpicio, 
Iglefia, y Enfermería, que teníamos en la Ciudad de Fez. En cuyas 
ruinas fe manifeftó tan vifiblemente en nueftro amparo, y favor la 
Divina Clemencia; pues quantos Religiofos, y Cautivos eftabamos 
en el Convento, y Hofpifio, falimos fanos, y libres al Campo, havien- 
do quedado, para mayor confufion nueftra, muchos Moros, y Judíos 
fepultados, y laftimados infinitos con las ruinas del fin numero de 



— 145 — 

Cafas, Mezquitas, Synagogas, y Chemas, que fe cayeron en las Ciu- 
dades de Mequinéz, y las de Fez; por lo que reconocidos, y agrade- 
cidos á tan fingular beneficio, inceffantemente rendimos gracias, y 
loamos al Señor por fus üivinas piedades. 

Nueftro dolor, y aflicción podrá V. C. y todo fiel Chriftiano infe- 
rir, confiderandonos (como eftamos) en el Jardinillo, difponiendo con 
los fragmentos de las ruinas, donde celebrar Miffa, y recogernos, 
fin Provifiones, Ropas, menage, y Alhajas, para el precito alimento, 
curación, focorro, y demás neceísidades de los Religiofos, y Cauti- 
vos, y agafajos de los Moros, y entre eftos Infieles, que no conocen 
la piedad, ni commiferación, y fu mayor blaion, y virtud es maltratar 
á los Chriftianos; y lo mas fenfible, y que laftíma nueftro corazón, 
es fin el Convento, Hofpicio, Iglefia, y Hofpital, en que á pefar de 
enemigos tan acérrimos del Nombre Chriftiano, fe adoraba á nueftro 
Soberano Dios Sacramentado, celebraba el tremendo Sacrificio, ad- 
ministrban los Santos Sacramentos, decían los Divinos Oficios, cu- 
raba, afsistía, confolaba, focorría, y daba todo paito efpiritual, y 
temporal a los Chriftianos, y proveía de Miniftros, y lo demás necef- 
fario á los Hofpicios, y partes donde refidían Cautivos. Dios nos 
confuele, y mueva á todo fiel Chriftiano, para que con fuspiadofas 
limofnas pueda V. C. remediar tan gran pérdida y necefsidad. 

Los eftragos, y daños, que affeguran ha caufado el Temblor en 
las Ciudades, y Poblaciones de efte vafto, y dilatado Imperio, fon 
inauditas, y nada verídicas las que refieren muchos, por lo que fólo 
referiré á V. C. las que me han avifado Cautivos, y Mercaderes Ca- 
tholicos, y verdaderos. 

En la Ciudad de Marruecos, y á la mifma hora que en efta, fe ex- 
perimentó con igual rigor el Temblor, que derribó, y arruinó muchos 
Edificios, Cafas, y Mezquitas, dexó las demás fentidas, y fepultados 
en las demás ruinas fin numero de gente. Ocho leguas de efta Ciu- 
dad, fe abrió la tierra, y tragó un Aduar con todas fus Chozas, Gen- 
te, Cavallos, Camellos, Muías, Bacas, y demás Ganado, Frutos, y 
menage, que tenían, mas de cinco mil perfonas, que le habitaban, 
y feis mil Soldados de á cavallo, que eftaban aquartelados, fin que 
de unos, ni otros efcapaffe alguno. 

10 



— 146 — 

En los Puertos de Safi, y Santa Cruz causó graves deftrozos, y 
ruinas en los edficios, y Cafas, dexando fepultada mucha gente: 
daño, que les aumentó la alteración de la Mar, que defde las diez 
del dia, nafta las feis de la tarde, continuó creciendo impetuofamen- 
te, y retrocedía con igual aceleración, dexando defcubierto el fondo 
de los Puertos, en que eftaban ancorados los Navios, y Embarcacio- 
nes, fumergiendo, y maltratando algo de ellas, con la Gente, y las 
Calles, y Campos llenos de defpojos, y Pefcado. 

Los mifmos eftragos, y muertes causó el Temblor en las dos Ciu- 
dades de Salé, y la Mar inundó todas fus Calles y Almacenes, y 
arrebató tres Barcos con mas de dofcientos Moros, que pafíaban por 
el Río de una Ciudad á otra, y los fumergió en fu profundidad, fin 
que efcapaffe alguno. Una gran cáfila de Moros, Camellos, v Muías, 
que havian falido aquel dia de Salé con Mercaduría para Marruecos, 
la tragó toda la Tierra. 

En Arcila llegó la Mar á mas de la mitad de la Ciudad, con la 
que, como en el Temblor, perecieron innumerables perfonas, que- 
daron en el fuelo, y arruinadas las mas Cafas, y Edificios, y fentidos 
los demás; fumergió algunas Embarcaciones, y con tan gran ímpetu 
metió en medio de la Ciudad un Pingue grande Inglés, que le eftre- 
frell ■"'), y abrió por medio, fin que parecieffe ninguno de fu Equipage, 
que los mas eran Catholicos. 

En Laraehe, Mamora, y Tánger, el Temblor de Tierra, é inun- 
dación de la Mar causó muchos daños, y deftrozos en las Cafas, y 
Edificios, con muerte de baftante gente. 

Ceuta, y Tetuán experimentaron en fu fuerza, y vigor el Tem- 
blor, fin recibir daño confiderable, mas que quedar muchos edificios, 
y paredes defgajados, y fentidos, y haver caufado en todos gran fuf- 
to, y confufion, que afsi hombres, como mugeres fe falian á la cam- 
paña, y mantenían en ella todo el dia con el temor de que repitieffe; 
que lo mifmo hicieron todas las gentes en las otras Ciudades, y Pue- 
blos. De las demás de efte vafto Imperio no tengo noticias ciertas, 
pero discurro havrán experimentado el mifmo eftrago. Y es de notar, 
que entre tanta gente como ha perecido, no tengo noticia haya pe- 
ligrado algún Religiofo, ni Cautivo: y que el dia del Terremoto fe 



- 147 - 

obfervó el Cielo fereno, calor no acoftumbrado en tal Eftacion, Cal- 
ma con algunas ráfagas de viento, hafta que efte fe fixó á Poniente, 
con nublados, á la noche á Levante, en la que, como el dia figuien- 
te, huvo muchos relámpagos, y truenos, y cayó excefsiva agua, y 
granizo, que con el terror de lo paffado, confternó á todos, y afligi- 
dos difcurrian fe acababa el Mundo. Dios por fu infinita Mifericor- 
dia, y Piedad, tenga commiferacion de nofotros, y nos libre de fe- 
mejantes trabajos, y á V. C. le guarde muchos años. Mequinéz, y 
Noviembre 8. de 1755. 



CAPITULO DE CARTA ESCRITA EN TETUAN 
el dia 24. de Noviembre de 1755. 

En efta Ciudad, y Poblaciones experimentamos el dia 18. de efte, 
á las diez de la noche, fegundo Temblor, con la fuerza que el pri- 
mero, por cinco minutos; continuó lentamente hafta la tarde del dia 
figuiente; (y aun continúa fegun muchos) pero á las 2. 5. 9. y 12. 
de la mañana, lo fentimos por quatro minutos, con toda aceleración, 
y fuerza. Todos fe falieron a la campaña, en la que perfeveran mu- 
chos, y es general la aflicción, y confternacion, como las Rogativas 
públicas, y clamores á Dios. 

En Tánger obfervaron igualmente, y con las mifmas circunftan- 
cias, y horas, efte feguddo, y repetido Temblor, y que por 24. horas 
fe retiró el Agua, y fecaron del todo las Fuentes. 

Acaba de llegar un Expreffo de Fez, con la noticia de haverfe 
caido, y arruinado con el Temblor de ios dias 18. y 19. lo más de 
aquellas dos Ciudades, y quedado fepultados en los materiales mas 
de tres mil Perfonas; y que en los mifmos dias quedó deftruída, é 
inhavitable la populofa Corte de Mequinéz; pues en ella es contada 
la Cafa, que eftá en pie, y ninguna fin grave daño; y que todos fus 
habitadores fe retiraron, y mantienen en el Campo, menos como 
quatro mil Moros, que fe quedaron fepultados en los Edificios. Y los 
Judíos de la Judería gTande, en la que parece quifo Dios manifeftar 
el jufto enojo, y cargar el Azote de fu Divina Jufticia; pues de los 



— 148 — 

muchos que la habitaban, (que affeguran ferian 16. mil Perfonas) 
folo efcaparon ocho con vida, de tan infame gente. 

Las Sierras del Sarjón, tres leguas de Mequinéz, con el Temblor 
del dia 18. fe abrieron por medio, y fepultaron un Santuario, que en 
que en ellas tenían, y el Lugar de Ydris, y otro Pueblo, que eftaba 
en la contraria falda, fin que efcapaffe viviente alguno. 

La Ciudad de Teffa, en el mifmo Reyno, fe hundió con todos fus 
moradores, y el mifmo Temblor. 

En todo efte Reyno fe obferva continuo movimiento lento de tie- 
rra, y en fu interior ruido, ó bramido fordo, que uno, y otro tiene 
afligidos á todos, y en continuas, y públicas Rogativas, pidiendo 
Mifericordia á Dios. Su Mageftad les dé luz para que conozcan fu 
Santifsima Ley, y haya librado, y libre á todo Fiel Chriftiano de fe- 
mejante trabajo, y conceda á todos la felicidad eterna. 



CON LICENCIA. En Madrid: Se hallará en la Imprenta de Antonio 
Sanz, en la calle de la Paz. 



PRAGMÁTICA 

SANCIÓN 

DE SU MAGESTAD, 

EXPEDIDA A CONSULTA DEL CONSEJO 

POR LA QUAL SE SIRVE TOMAR VARIAS PROVIDENCIAS 

PARA EVITAR LA DESERCIÓN 

QUE HACEN LOS PRESIDIARIOS A LOS MOROS, 

y manda se destinen los Reos de los delitos que se 

mencionan á los Arsenales del Ferrol, Cádiz, 

y Cartagena, con lo demás que contiene. 



Año 




1771. 



EN VALLADOLID, 

En la Oficina de Doña Alaria Antonia Figueroa, Impresora 

del Real Acuerdo, y Cnancillería. 



* 



Don Carlos, por la gracia de Dios, Rey de Caftílla, de León, de 
Aragón, de las dos Sicilias, de Jerufalen, de Navarra, de Granada, 
de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de 
Cerdeña, de Córdova, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Al- 
garbes, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canarias, de las 
Indias Orientales y Occidentales, Islas, y Tierra-firme del Mar Océa- 
no, Archiduque de Austria, Duque de Borgoña, de Brabante, y de 
Milán Conde Abspurg, de Flandes, Tiró) y Barcelona, Señor de 
Vizcaya, y de Molina, &c. Al Serenísimo Principe Don Carlos An- 
tonio, mi muy caro, y amado Hijo, y a los Infantes, Prelados, Du- 
ques, Condes, Marqueses, Ricos-Hombres, Priores de las Ordenes, 
Comendadores, y Sub-Comendadores, Alcaydes de los Castillos, 
Casas fuertes y llanas, y á los del mi Consejo, Presidentes y Oido- 
res de las mis Audiencias, Alcaldes, Alguaciles de la mi Casa, Cor- 
te, y Chancillerías; á los Capitanes Generales, y Gobernadores de 
las Fronteras, Plazas, y Puertos, y á todos los Corregidores, é Inten- 
dentes, Asistente, Governadores, Alcaldes mayores y ordinarios, y 
otros cualesquier Jueces, y Justicias, Ministros, y Personas de todas 
las Ciudades, Villas, y Lugares de estos mis Reynos, asi de Realen- 
go, como los de Señorío, Abadengo, y Ordenes, de cualquier esta- 
do, condieion, calidad, y preeminencia que sean, tanto á los que 
aora son, como los que serán de aqui adelante, y á cada uno, y 
qualquier de vos: SABED, que con motivo de haberse entablado la 
negociación de Paz, y ajustadose ésta con el Emperador de Marrue- 
cos, se me informó, que muchos de los Presidarios desertaban a van- 
dadas, pasándose á los Moros, y renegando desde luego para eludir 
la providencia de que los Moros los entregasen á mis Comandantes, 
como estaba capitulado. Y habiendo oido con el dolor y admiración 
que corresponde semejante desorden, mandé se pensase seriamente 
en buscar los medios de cortarlos de raiz; y con efecto por el Con- 
de-Presidente del Consejo se me propusieron diferentes, muy opor- 
tunos para remediar tan grave daño, concluyendo con el particular 
de que por lo que tocaba este asunto á la parte de Justicia, y Policía 
se remitiese al mi Consejo, para que enterado á este el Conde-Pre- 



— 152 — 

sfdente de mis Reales intenciones, y de lo que me había expuesto, 
y tomando el Consejo todas las noticias que juzgase convenientes, 
formase el arreglo que Yo deseaba, para remediar los abusos que oy 
se cometen, y evitar los graves inconvenientes que son tan noto- 
rios, remitiéndolo después á mi Real aprobación; tuve á bien adop- 
tar este pensamiento, y en su consecuencia encargué al mi Consejo 
el examen de este Negocio, lo que con efecto executó, teniendo 
presente lo expuesto por mis Fiscales. Y en Consulta de veinte y 
cinco de Septiembre del año próximo pasado me hizo presente su 
parecer; y conformándome con él, por mi Real Resolución, que fue 
publicada en catorce de Febrero próximo, entre otras cosas he man- 
dado expedir la presente, en fuerza de Ley, y Pragmática Sanción, 
como si fuese hecha, y promulgada en Cortes, pues quiero se esté, 
y pase por ella, sin contravenirla en manera alguna, para lo qual 
siendo necesario, derogo y anulo todas las cosas que sean, ó ser 
puedan contrarias á esta: Por lo qual, para evitar la deserción en los 
Presidios, y las demás funestas consecuencias que hasta aqui se han 
experimentado, en total abandono de la Religión, con que algunos 
desesperados compran á un precio tan fatal su aparente libertad, y 
oviar la contagiosa mezcla de personas menos viciadas con los Reos 
mas abandonados, cuyo promiscuo trato les reduce á una absoluta 
incorregibilidad: 

I. Mando, que en las condenas de todos los Reos de delitos, y 
casos á que corresponda pena aflictiva, que no pueda, ni deba ex- 
tenderse á la Capital, se distingan en adelante dos clases, una de de- 
litos no qualificados, que aunque justamente punibles, no suponen 
en sus autores un animo absolutamente pervertido, y fuelen ser en 
parte efecto de falta de reflexión, arrebato de sangre, ú otro vicio 
pasagero, como las heridas, aunque graves, en riña casual, simple 
uso, y porte de armas prohibidas, contrabando, y otros, que no re- 
funden infamia en el concepto político y legal. Y la otra clase de 
delitos feos, y denigrativos, que sobre la viciosa contravención de 
las Leyes, suponen por su naturaleza un envilecimiento, y baxeza 
de animo, con total abandono del pundonor en sus autores, quales 
son todos aquellos delitos y casos, por los quales, según las Leyes 



— 153 — 

del Reyno, se apliicaba la pena de Galeras, mientras las hubo ya 
fuese por la esencia de los mismos delitos, ya por el mal habito de 
su repetición, exclusivo de probable esperanza de enmienda en 
tales vicios, consuetudinarios de daño efectivo á la sociedad. 

II. Que los Reos de la primera clase, en quienes no cabe fun- 
dado rezelo de deserción á los Moros deban ser condenados a los 
Presidios de África por el tiempo determinado que les prefinieren 
los Tribunales competentes, el que nunca pueda exceder del termi- 
no de diez años y que puestos en sus destinos (no dando alli motivo 
de otra calidad) sean tratados sin opresión, ni nota vilipendiosa, 
aplicándoles únicamente á las utilidades de la Guarnición, y obras 
de los mismos Presidios; cuya moderación de penalidades, y sepa- 
ración total de los que podrían corresponderlos, les pondrán mas 
distante el abominable pensamiento de pasarse á los Moros. 

III. Que los delincuentes de la segunda clase, á quienes, como 
va insinuado, corresponde la pena de Galeras, y cuya mayor corrup- 
ción y abandono hace mas temible su deserción y fuga á los Moros, 
por el entero olvido de sus primeras obligaciones á la Religión, y á 
la Patria, sean precisamente destinados á los Arsenales de el Ferrol, 
Cádiz, y Cartagena, donde se les aplique indispensablemente por 
los años de sus respectivas condenas a los trabajos penosos de 
Bombas, y demás maniobras Ínfimas, atados siempre á la cadena 
de dos en dos, sin arbitrio, ni facultades en los Gefes de aquellos 
Departamentos para su soltura, ni alivio, á menos de preceder para 
lo primero expresa Real Orden mia, y concurrir para lo segundo 
causa de grave enfermedad, en cuyo caso deban ser tratados con 
la humanidad que fuere practicable, zelando siempre (como corres- 
ponde) el cumplimiento de justicia en la custodia de estos Reos para 
la Vindicta pública, y asegurar que los Pueblos queden desembara- 
zados de unos sugetos calificados de perniciosos á la Sociedad. 

IV. Que para la proporcionada distribución ó dotación de los 
mismos Arsenales deban dirigirse á los del Ferrol los Reos condena- 
dos á esta pena por la Cnancillería de Valladolid, Consejo Real de 
Navarra, Audiencias de Galicia, y Asturias, y por todos los Jueces, 
aunque sean de fuero privilegiado del Territorio de estos Tribunales. 



- 154 — 

A los Arsenales de Cádiz los de los Reynos de Andalucía, Provincia 
de Extremadura, y Islas Canarias; y á Cartagena los de Castilla la 
Nueva, Reyno de Murcia, y Corona de Aragón. 

V. Que atendida la penalidad, y afán de estos trabajos, cumpli- 
dos con la exactitud correspondiente, y para evitar el total aburri- 
miento y desesperación de los que se vieren sujetos á su intermina- 
ble sufrimiento, no puedan los Tribunales destinar á reclusión per- 
petua, ni por mas tiempo que el de diez años en dichos Arsenales á 
Reo alguno, sino que á los mas agravados, y de cuya salida al tiem- 
po de la Sentencia se rezele algún grave inconveniente, se les pue- 
da añadir la calidad de que no salgan sin licencia; y según fueron 
los informes de su conducta en los mismos Arsenales por el tiempo 
expreso de su condena, el Tribunal Superior por quien fuere dada, 
ó consultada la Sentencia pueda después, con audiencia Fiscal, pro- 
veer su soltura, la que deba cumplimentarse por los Intendentes de 
dichos Arsenales, con presentación del Testimonio del Decreto de 
libertad proveído por los competentes Tribunales Superiores, tenien- 
do presente los mismos Tribunales, y demás Jueces, que la aplica- 
ción de los Reos á los trabajos de Bombas de los Arsenales solo 
puede verificarse en el de Cartagena, por no haberlas en el del Fe- 
rrol, y Cádiz. 

VI. Y para que no se haga un uso perjudial de las saludables 
providencias que van tomadas, entendiéndose tal vez que por la 
subrogación de la pena de Arsenales, en lugar de la de Galeras, 
pueden continuar los Jueces en el arbitrio de conmutar con aquella 
otras penas mayores, dexando de aplicar la Capital en muchos casos 
correspondientes, y cortar de raiz todos los principios introducidos, 
ya sea por una piedad mal entendida, o por una intempestiva y abu- 
siva inteligencia de algunas Leyes del Reyno, que ocasionadas sin 
duda de temporal urgencia, se han traído después á una perpetua y da- 
ñosa práctica: Mando asimismo á todos los Jueces, y Tribunales con 
el mas serio encargo, que á los Reos por cuyos delitos, según la ex- 
presión literal, ó equivalencia de razón de las Leyes penales del 
Reyno, corresponda la pena capital, se les imponga ésta con toda 
exactitud y escrupulosidad, sin declinar al extremo de una nimia in- 



— 155 - 

dulgencia, ni de una remisión arbitraria: declarando como declaro, 
ser mi Real intención, que no pueda servir de pretexto, ni traerse á 
consecuencia para la conmutación, ni minoración de penas la Ley 
octava, titulo once, libro octavo de la Recopilación, por la que se 
mandaba: «Que asi en los hurtos calificados, robos, y salteamientos 
>en caminos, ó en campo, y fuerzas, y otros delitos semejantes ó 
• mayores, como en otros qualesquier delitos de otra qualquier cali- 
>dad, no siendo los delitos tan calificados y graves que convenga á 
>la República no diferir la execucion de la Justicia, y en que buena- 
mente pueda haber lugar conmutación, sin hacer en ello perjuicio 
ȇ las Partes querellosas, las penas ordinarias les fuesen conmuta- 
bas en mandarles ir á servir á Galeras por el tiempo que pareciere 
>á las Justicias, según la calidad de los dichos delitos; ni lo preve- 
nido en la Ley doce, titulo veinte y quatro del mismo libro octavo, 
la qual expresaba, que siempre que se pudiese conmutar la pena de 
muerte en Galeras, se hiciese y conmutase, repitiendo que se guar- 
dasen las Leyes que ordenaban, que en los delitos por que se de- 
bían imponer penas corporales, fuesen de Galeras, y que lo mismo 
se entendiese en todos los casos y delitos en que hubiese de haber 
pena corporal arbitraria, conforme á las Leyes quarta, y sexta del 
mismo titulo veinte y quatro, la séptima, titulo diez y siete, y la 
séptima, titulo veinte y dos, libro octavo de la Recopilación: Decla- 
rando, como asimismo declaro, que sin embargo de estas Leyes, y 
otras correlativas providencias, y de qualquiera práctica fundada en 
ellas, es mi voluntad que se haga cumplimiento de Justicia, según la 
natural calidad de los delitos y casos, sin dar lugar á abusos perju- 
diciales á la Vindicta pública, y a la seguridad, que conforme á la 
nativa institución de las Leyes deben gozar los buenos en sus perso- 
nas y bienes, por el sangriento exemplar, y publico castigo de los 
malos. 

VIL Y finalmente mando, que quando en algún caso sobre las 
mismas Leyes que aora he resuelto se guarden, ocurriere duda muy 
grave, por la variación substancial de los tiempos, ú otras circuns- 
tancias dignas de atención, que necesite mi Real declaración, los 
Tribunales la consulten al mi Consejo, para que haciéndomelo pre- 



— 156 - 

senté, declare lo mas justo. Y mando á los del mi Consejo, Presi- 
dentes, y Oidores, Alcaldes de mi Casa, Corte, y demás Audiencias, 
y Cnancillerías, y á los Corregidores, Asistentes, Gobernadores, Al- 
caldes mayores y ordinarios, y demás Jueces y Justicias de estos mis 
Reynos, guarden, cumplan y executen esta mi Ley, y Pracmática 
Sanción, y la hagan guardar y observar en todo y por todo, dando 
para ello las providencias que se requieran, sin que sea necesaria 
otra declaración alguna mas de esta, qi'2 ha de tener su puntual exe- 
cucion defde el dia que se publique en Madrid, y en las Ciudades, 
Villas, y Lugares de estos mis Reynos, en la forma acostumbrada, 
por convenir asi á mi Real Servicio, bien, y utilidad de mis Vasallos. 
Que asi es mi voluntad; y que al traslado impreso de esta mi Carta, 
firmado de Don Ignacio Esteban de Higareda, mi Secretario, Escri- 
bano de Cámara mas antiguo, y de Gobierno de mi Consejo, se le 
dé la misma fé y crédito que á su Original. Dada en el Pardo á doce 
de Marzo de mil setecientos setenta y uno. = YO EL REY. Yo Don 
Joseph Ignacio de Goyeneche, Secretario del Rey nuestio Señor, le 
hice escribir por su mandado. = El Conde de Aranda. Don Manuel 
de Azpilcueta. Don Antonio de Veyán. Don Joseph Faustino Pérez 
de Hita. Don Andrés de Simón Pontero. Registrado. Don Nicolás 
Verdugo. Teniente de Canciller Mayor: Don Nicolás Verdugo. 

PUBLICACIÓN 

En la Villa de Madrid á veinte dias del mes de Marzo de mil se- 
tecientos setenta y uno, ante las Puertas del Real Palacio, frente del 
Balcón principal del Rey nuestro Señor, y en la Puerta de Guadala- 
jara, donde está el público Trato y Comercio de los Mercaderes, y 
Oficiales; estando presentes Don Joseph Severo de Cuellar, Caba- 
llero del Orden de Santiago, Don Phelipe Santos Domínguez, Don 
Miguel de Galvez Gallardo, y Don Miguel Gómez, Alcaldes de la 
Casa, y Corte de S. M., se publicó la Real Pragmática-Sanción an- 
tecedente con Trompetas y Timbales, por voz de Pregonero público, 
hallándose á ella diferentes Alguaciles de dicha Real Casa, y Corte, 
y otras muchas Personas, de que certifico yo Don Ángel Minguez 



- 157 — 

Pinto, Escribano de Cámara del Rey nuestro Señor, de los que en 
su Consejo residen. Don Ángel Minguez Pinto. Es Copia de la Real 
Pragmatico-Sancion, y su Publicación Original, de que certifico. 
Don Ignacio de Higareda. 

En la Ciudad de Valladolid á nueve de Abril de 1771 . estando 
los Señores Presidente, y Oidores de esta Real Cnancillería en 
Acuerdo general se dio quenta de la Real Pragmática Sanción an- 
tecedente, y en su vista la obedecieron con el respeto, y veneración 
debida, y mandaron se guarde, y cumpla su contenido, que se ba- 
jase á la Sala del Crimen para que la mande publicar, y reimpri- 
miese, y remitiese á los Corregidores del distrito de esta Chancille- 
ría, para que la comuniquen á las Justicias de sus respectivos Par- 
tidos, encargándolas su cumplimiento, de que certifico. 

Don Miguel Fernandez del Val. 



EL REÍ. 

Por quanto al ajustar la paz con el Rei de Marruecos se estipula- 
ron la renovación y fixacion de límites del territorio que correspon- 
día á mis Presidios en las Costas de aquel Reino, la restitución de 
Desertores, y varias condiciones que son como otros tantos testi- 
monios de que dicho Principe reconocía en mi Corona el incontes- 
table señorío de aquellas Plazas, situadas en unos Paises que fueron 
parte de la Monarquía Española: y aunque por el mismo hecho de 
haber cumplido hasta aqui el propio Rei de Marruecos todo lo es- 
tipulado, parecía manifestar que no era incompatible con la Secta 
que profesa el vivir en paz con los Christianos que ocupan aque- 
llos parages en África: no obstante, desconociendo, sin duda, to- 
das las ventajas que le producían la Paz y el Comercio con mis Do- 
minios, me ha escrito una carta en que, fundando en máximas y 
principios de su Secta y de su Política (estrañas y nuevas del todo, 
respecto á las que generalmente están recibidas entre las Naciones 
Europeas) me dice que hará la guerra á los Presidios, pretendiendo 
que no por esto se rompa la amistad, ni se interrumpa el trato y co- 
mercio entre nuestros Estados respectivos, con lo demás que apare- 
ce del tenor de dicha carta, la qual traducida del Árabe, es á la letra 
como se sigue: 

EN NOMBRE DE DIOS MISERICORDIOSO, Y NO 
HAI AUXILIO SINO EN DIOS GRANDE. 



Mahomed Ben-Abdalla. 



Lo A 15. dias del mes de Rageb del 
•O. año 1188. 



Al Rei de España. Salud al que sigue la dirección y persiste en 
ella. Sabed, pues, que Nos estamos con Vos en Paz según el tratado 
de las Paces hechas entre Nos y Vos. Pero los Mahometanos de 



— 160 — 

nuestro Dominio y del de Argel se kan unido de acuerdo, diciendo 
que no quieren permitir que haya en las Costas de los Países Maho- 
metanos desde Ceuta hasta Oran Christiano alguno, y quieren que 
se recuperen del poder de ellos. Por lo qua¡ nos han pedido que aten- 
damos seriamente á este negocio, diciendo: <No tienes escusa para 
'permanecer tranquilo, consintiendo que los Países Mahometanos 
» estén en poder de Christianos, pues Dios te ha dado fuerzas é ins- 
trumentos de guerra, lo que otro no tiene.* No nos fué posible de- 
xar de condescender con su instancia, ni de coadyuvarlos en este 
asunto: Y ahora queremos tomar en consideración la materia. Si los 
Argelinos emprenden la guerra en compañía de Nos, como nos lo 
han rogado, está bien. Pero si se retiran y muestran opocicion á lo 
que kan pedido, los mezclaremos con ellos, y pelearemos en persona 
contra todos, hasta que Dios decida entre Nos y Ellos. Y este nego- 
cio no se opone á la Paz que subsiste entre Nos y Vos. Vuestros 
Comerciantes, y sus Navios, quedarán como antes, y tomarán los 
víveres y otras cosas de qualquiera Puerto nuestro, según quieran, 
con arreglo á la costumbre que hay de ello, conforme al Tratado de 
Paz en la mar entre nuestros respectivos Corsarios: Y vuestros Na- 
vios quedarán sin perjuicio alguno; de suerte que vuestros Vasallos 
comerciarán en todos nuestros dominios, y harán viages por tierra 
y por mar con seguridad, y nadie los ofenderá, porque Nos hemos 
esiablecido con Vos la Paz, y permanecemos en ella, la qual no 
quebrantaremos, si Vos no la quebrantáis por vuestra parte. Y en 
este caso, os daremos después quatro meses, para que llegue esta 
noticia á oídos de todos. Y lo que hemos dicho acerca de pasar á los 
Países mencionados, es de nuestra obligación, y no tenemos modo 
de excusarlo; pero en quanto á la Paz por la mar, Nos haremos lo 
que nos parezca; y ahora os damos cuenta de la verdad de este ne- 
gocio, para que estéis sobre aviso, y consideréis lo que os convenga. 
Y hemos firmado esta carta de nuestra ilustre mano para que ten- 
gáis seguridad y certeza del contenido de ella. Salud. A 15. días del 
mes de Rageb del año 1188. (19. Septiembre de 1744.) Y teniendo 
Yo por indecoroso á mi Soberanía escuchar, ni menos admitir, tales 
proposiciones: informado también de que el Encargado por el Rei de 



- 161 - 

Marruecos de entregar al Gobernador de Ceuta dicha carta para mí, 
declaró que, en prueba de quedar rota la Paz, dispararían con bala 
contra aquella Plaza los Moros del Campo, luego que él se retirase 
de ella, lo que en efecto executaron; y noticioso de que han conti- 
nuado después los Moros de la Costa en hacer fuego á algunas lan- 
chas de Pescadores de aquel Presidio que se acercaron pescando, 
como acostumbraban antes, con cuyas hostilidades han quebrantado 
los Moros la Paz: he resuelto declarar que por estos hechos, y desde 
aquel punto, debe entenderse interrumpida la amistad y buena har- 
monía con el Rei de Marruecos, debiendo cesar toda comunicación 
entre mis Vasallos y los suyos, y voluer las cosas desde luego al es- 
tado de guerra por mar y tierra en que se hallaban antes de ajustarse 
el Tratado, manteniendo solamente en fu fuerza el Articulo diez y 
siete, en que se estipuló que, en caso de rompimiento, se concede- 
ría el término de seis meses á los individuos de ambas Naciones para 
que se retirasen libremente á su respectivo pais con sus bienes y 
efectos; lo qual mando se guarde y observe puntualmente con los 
subditos Marroquíes, persuadido á que por su parte lo cumplirá tam- 
bién aquel Principe con los mios. Y por quanto habiéndome enviado 
poco tiempo hace el mismo Rei de Marruecos varios Cautivos Espa- 
ñoles, que obtuvo de la Regencia de Argel, mandé que al Alcaide 
que vino conduciéndolos, se entregasen no solo todos los Moros 
Marroquíes que, por haber sido apresados en Naves de Argelinos 
haciendo el corso contra mis Vasallos, estaban prisioneros en los 
Arsenales de Cartagena; sino también los Argelinos ancianos y lisia- 
dos que habia allí; quiero tenga efecto la libertad de estos infelices, 
y que se conduzcan al Reino de Marruecos como estaba dispuesto, 
no obstante la novedad ocurrida, por dictármelo así la piadosa con- 
miseración con que miro su suerte, y porque no debe perjudicarles 
un acaecimiento en que no tienen parte: Por tanto, en conseqüen- 
cia de todo lo referido, mando que se tenga por rota la Paz entre es- 
tos y aquellos dominios, y por renovada la Guerra; y que no se es- 
torbe á los Subditos del Rei de Marruecos retirarse libremente á su 
pais con sus bienes y efectos; para lo qual concedo seis meses de 
término, contados desde el dia de la publicación de esta mi Cédula; 



— 162 — 

que así es mi voluntad. Fecha en San Lorenzo el Real á veinte y 
tres de Octubre de mil setecientos setenta y quatro.=YO EL REY.= 
Gerónimo de Grimaldi. 

Es copla de la Original. 



MANIFIESTO 

DE S. M. 

EL EMPERADOR DE MARRUECOS, 
MU LEY S OLÍMA N 

Traducido i itera! mente del Árabe al idioma Italiano, 

y de éste al Español, publicado de orden de su Ministro 

Mahamet Ben-Otman. 

DIOS SEA ALABADO 



A la hora que el Altísimo dispuso de la vida de mi Augusto Pa- 
dre y Señor el Emperador : : : : : en toda la Tierra, el invencible y 
Potentísimo Sidi-Mahamet Ben-Abdala, que Dios tenga en su seno y 
paz, le sucedió mi hermano y Señor el Emperador Muley Eliacit, al 
que Dios haya perdonado y usado con él de misericordia. 

Estaba yo retirado en paz en Tafilete, residencia de los segundos 
Genitores de la Casa Imperial, porque no habia querido nunca mez- 
clarme en ningún asunto de gobierno; quando los Grandes Cherifes, 
Príncipes de mi Sangre, los antiguos Sabios Conservadores de la 
Ley, la Nobleza, Cabezas, y Generales del Exército, como también 
los Principales de los Reynos, Provincias y Ciudades de este Impe- 
rio se juntaron. 

Los Soldados de los Pueblos, habiendo declarado á sus respecti- 
vas Cabezas, que querían por su Emperador un Príncipe de mi ca- 
rácter para tenerlos en paz, me suplicaron subiese y me sentase en 
el Trono de mis Antecesores, que Dios tenga en Gloria. 

No queremos, me dixeron, que ninguno otro Príncipe de Berbe- 
ría nos gobierne sino tú: y yo les respondí, que nunca habia pensa- 
do reynar, que estimaba mucho mas rezar, y entretenerme con las 



- 164 — 

Santas Verdades, para hacerme digno del reposo eterno de que es- 
pero gozan mis Augustos Antecesores. Todos me respondieron a 
una voz, que la razón porque me querían para su Emperador era, 
que ellos estaban persuadidos que yo les gobernaría por la senda de 
la verdad en el bueno y recto camino, y haria acabar las calamida- 
des con que estaban afligidos y oprimidos después de la muerte de 
su común Padre el grande é invencible Sidi Mahamet Abdala, cuya 
memoria será eternamente conservada. 

Después de esta fatal pérdida, no ha habido en el Imperio mas 
que divisiones y desórdenes. Los Musulmanes se degollaban, se sa- 
crificaban, destruyéndose entre ellos mismos; y las desgracias habian 
llegado al punto de hacer la guerra con un Monarca Christiano, uno 
de los mas vecinos y mas poderosos de la Europa, que mi Augusto 
Padre, de gloriosa memoria, queria tanto, que se lisonjeaba que 
siendo su Emperador, terminarían todas sus infelicidades. 

Si tú aceptas el Trono (continuaron diciéndome) Trono que te es 
debido, y que te ofrecemos, viviremos felizmente baxo tus dulces 
Leyes, olvidaremos lo pasado, viviremos sin nigun rencor, y que- 
riéndonos como buenos Musulmanes, entonces estaremos en paz 
con todas las Potencias, y particularmente con nuestros vecinos. 

Después de todas estas expresiones, yo les respondí: Ya que 
mandando yo, me prometéis olvidar lo pasado, y que os amareis 
como verdaderos hermanos; veo que es la voluntad de Dios, y acep- 
to el Trono, esperando que el Todo-Poderoso me asistirá; pues ten- 
go la mayor confianza en su bondad infinita, y que me dará fuerzas 
para sostener el peso de un Imperio, y luces para conduciros por el 
camino de la virtud y de la verdad: pero es necesario que yo haga 
todo aquello que hacia mi Padre. Tengo presente en mi memoria 
todas sus acciones: imitándolo, recuperaré el orden que amaba tan- 
to; y sin el que ni los Pueblos, ni el Monarca pueden ser felices. 
Tendré la paz como mi Padre con todo el mundo, y contraeré con 
con mis vecinos una estrecha amistad, confirmando todos los Trata- 
dos de mi Padre, porque no quiero mudar de ningún modo sus sa- 
bias disposiciones, y generalmente todo aquello que habia esta- 
blecido. 



- 165 — 

Los sobredichos, después de haber participado mi sentir al Exér- 
cito y á los Pueblos, se juntaron de nuevo, y me proclamaron por 
su Emperador. 

Gracias sean dadas á Dios, la concordia, la paz y la amistad rey- 
nan entre los Musulmanes que contiene este Imperio: pido al Todo- 
Poderoso que suceda lo mismo en todo el Universo; y que mire con 
ojos de misericordia al Reyno de Francia, que me han dicho é infor- 
mado está afligido con una guerra intestina: que aquel brillante Im- 
perio tan famoso después de tantos siglos, por su grandeza, su buen 
orden y sus riquezas, hoy es objeto de la infelicidad; que la sucesión 
de sus Reyes que pasaba de padre á hijo, después de la antigüedad 
mas remota, los hombres pésimos han querido interrumpirla, y rebel- 
des contra sus antiguas Leyes, han introducido el desorden y la car- 
nicería, acabando con sacrificar su legítimo Soberano, el qual tenia 
con mi Augusto Padre una estrecha alianza. Este acaecimiento horri- 
ble é inaudito me ha penetrado del mas vivo dolor; pero mi aflicción 
se ha moderado quando he sabido que todos los Franceses no son 
del mismo modo de pensar; y que una grandísima parte de esta nu- 
merosa Nación continúa queriendo la Estirpe de sus Reyes: sirvién- 
dome de consuelo saber que el Sultán Semlin (que Dios guarde de 
todo mal) no ha querido recibir un Embaxador nombrado, y escogi- 
do entre aquellos rebeldes, enemigos de Dios y de los Reyes de la 
tierra, conjurado contra su legítimo Amo y Rey, íntimo amigo y alia- 
do suyo, como lo han sido siempre los Reyes de Francia, amigos es- 
trechísimos de la Sublime Puerta, y esto de tiempo inmemorial. 

He sido después informado que todos los Soberanos de Europa, 
la Emperatriz de las Rusias, el Emperador de Alemania, los Reyes de 
España, de Inglaterra, de Portugal, de Prusia, la República de Ho- 
landa, en fin todos los Soberanos que siguen la Ley de Jesús se han 
juntado con todas sus fuerzas para restituir el Trono al Hijo del Rey 
de Francia, tan cruelmente asesinado, restablecer su antigua autori- 
dad, sus Leyes, sus antiguas costumbres y Constituciones. 

Yo declaro a todo el Universo, que pienso como todos estos 
grandes Monarcas, y que conviene que todo esto sea executado para 
la felicidad de todos los hombres en general, y de cada uno en par- 



- 166 - 

ticular; porque todo aquello que han hecho y hacen esto Soberanos 
es conforme á lo que manda Dios, siempre grande, siempre justo, 
que quiere se favorezca al infeliz perseguido. Ofrezco todo lo que 
penda de mí para esta grande interpresa; y yo no permitiré en mis 
Dominios pésimos hombres rebeldes, que no reconocen á su legiti- 
mo Amo y Rey. 

Esta es la Declaración escrita en propio Idioma, de voluntad y 
orden del Emperador mi Amo y Señor, como lo es de este vasto Im- 
perio, el Piadoso, y muy excelente, el Poderoso Muley Solimán, que 
Dios conserve para felicidad de los buenos Musulmanes. 

Tetuan, la bien guardada, á 22 de la Luna de Ramadan el año 
de 1207 =Mahamet Ben-Ottnan. 



Nota. Aunque no es común en estas gentes producirse con se- 
mejantes expresiones, no debe ser extraño, guando se advierte que 
su Autor Mahamei Ben-Otman, Primer Ministro del actual Empera- 
dor, ha adquirido cierta cultura, que falta á su Nación, en las dife- 
rentes Comisiones que el difunto Emperador Sidi Mahamet Ben-Ab- 
dala puso á su cuidado. 



Véndese en la Librería de Carlos Giberl y Tuto. En la misma se halla- 
rán los papeles siguientes; Usía de lo i m píos y sacrilegos Reycidas, que 
en la Asamblea Nacional de Francia, votaron por la muerte de su Monar- 
ca Luis XVI, con el número y nonbres de sus Departamentos y Vocales. 
Junio va insertada la Relación de la muerte viólenla de Monsieur Pelletier, 
execulada por el Guardia de Corps París; y del paradero de éste. Vando 
publicado en Francia por los Españoles. Papel sumamente curioso, intitu- 
lado Declaración lamentable contra los Franceses. Por el Obispo de la 
Rochela. Oración fúnebre de Luis XVI, Rey de Francia y de Navarra, 
traducida del Idioma Francés al Español. La Esperanza de España afian- 
zada en el Patrocinio de la Virgen Santísima de la Merced, Sermón que 
predicó el Reverendo Padre Fray Pedro Pont, Lector en su Convento de 



- 167 — 

S. Agustín, en la Iglesia de Padres Trinitarios Calzados de Barcelona el 
dia 5 de Mayo, con motivo de la Rogativa por eljeliz éxito de las armas 
Españolas. Abomina los hechos de los Sacrilegos Franceses, y nos acuer- 
da los prodigios que han obrado las armas Españolas, por el patrocinio 
de dicha nuestra Señora de la Merced. 



. 






REAL CÉDULA 

EN QUE S . M . 

DECLARA LA GUERRA 

AL REY DE MARRUECOS 

SUS REYNOS Y SUBDITOS, 

PROHIBIENDO TODO COMERCIO 

TRATO 

Y COMUNICACIÓN CON ELLOS. 



Ano 




1791, 



E N M*A*D R I D : 
En la Imprenta^ de la Viuda de Marin. 



* 



EL REY 



Es bien notoria la buena armonía que el Rey mi Señor y Padre 
(que de Dios goce) observó con el difunto Rey de Marruecos Muley 
Mohamet durante su Reynado, especialmente desde que envió á 
Madrid en el año de mil setecientos ochenta un Embaxador para 
renovar y afianzar la paz que el mismo Rey de Marruecos habia 
quebrantado en el de setenta y quatro sin ser provocado por la Es- 
paña: y es igualmente notorio haber Yo conservado la misma armo- 
nía con aquel Príncipe Moro hasta su muerte. No es menos público 
el haber manifestado su sucesor Muley Eliazit, así que entró á rey- 
nar, su deseo de firmar paces conmigo y con otras Potencias, y de 
que á este fin destinasen Enviados á su Corte: asegurando á mi Vi- 
ce-Consul, que su ánimo era conceder á los Españoles aun mas gra- 
cias de las que habian gozado en el Reynado anterior; y dando 
orden para que sus Gobernadores fomentasen el buen trato de los 
Españoles como lo experimentaban los Marroquíes en España. Pero 
pocos dias después de estos primeros anuncios se vieron ya estable- 
cidas guardias avanzadas en los puestos fronterizos de Ceuta, las 
quales se habian retirado en los últimos años de Muley Mohamet: 
mal trato de los Españoles en Tetuan: prohibición de extraer granos 
de Darbeyda, y una insinuación hecha á la Casa española estableci- 
da en aquel puerto para que se retirase de él, sin embargo de que 
sus individuos acababan de hacer á aquel Monarca el particular ob- 
sequio de evitar con la artillería de sus buques, con municiones, y 
otros auxilios el saqueo de aquella Ciudad que intentaron los Ara- 
bes: se vieron hostilidades contra los Presidios menores, y contra 
los barcos de sus fondeaderos; y grandes preparativos de guerra con- 
tra Ceuta: siendo aun mas de admirar el que mientras sucedía todo 
esto, afirmaba el Rey de Marruecos, que estaba en paz con los Es- 
pañoles, y que en llegando el Enviado la ratificaría: apoyando esto 
mismo con hacer pasar al Campo de Ceuta á su propio Hijo Muley 



— 172 — 

Abraxen, acompañado de grande escolta y aparato, á asegurarlo en 
su Real nombre al Gobernador de aquella Plaza. A este proceder 
tan extraño y lleno de contradicciones se siguió inmediatamente el 
expectáculo inhumano y ofensivo que dio el nuevo Rey de Marrue- 
cos de mandar poner la cabeza del Ministro principal de su Padre, 
a quien quitó la vida cruelmente, en las paredes del Convento de los 
Misioneros Españoles de Mequinez, y una mano en la Casa consu- 
lar española de Tánger, porque le consideraba afecto á la España. 
Como, instruido Yo de las primeras explicaciones del Monarca Ma- 
rroquí, habia destinado á mi Cónsul general en aquellos dominios 
para que en calidad de mi Plenipotenciario renovase las paces con 
la Corte de Marruecos, y estaba pronto á pasar á ella desde Cádiz 
con un regalo en efectos y dinero: le mandé que desde la bahía de 
Tánger representase en mi nombre á aquel Soberano la irregulari- 
dad é inconsequencia de su conducta; y que se asegurase de una 
competente satisfacción, y estabilidad de las negociaciones. Hizolo 
así: mas la ambigüedad, y el dolo que mostró aquel Rey en sus res- 
puestas, el seguir sin interrupción los acopios de pertrechos de gue- 
rra, y su dirección al Campo de Ceuta; el mandar salir del Reyno á 
los Misioneros Españoles (cosa que en mas de un siglo y en épocas 
de Soberanos que resistían toda reconciliación con las Potencias 
Christíanas no se habia verificado); y el que todo esto se hiciese al 
mismo tiempo que aquel Príncipe procuraba inducir á mi Plenipo- 
tenciario á que pasase á su presencia; no dexaron duda de que su 
animo era solo recibir el regalo, y emplear el dinero en los gastos 
de la guerra que tenia meditada, principalmente contra Ceuta. Man- 
dé pues á mi Plenipotenciario que se retirase recogiendo los Misio- 
neros y demás Españoles que se hallaban en Tánger; y que se usase 
de represalias contra los Marroquíes: y para hacer mas patentes la 
justicia de mis quejas, y la razón con que podía y debía usar de la 
fuerza de las armas, me presté á las insinuaciones que se me hicie- 
ron de paz, exigiendo por satisfacción la venida de un Embaxador 
para concertarla con los medios de desagraviarme, y á mis vasallos. 
Hecho cargo aquel Príncipe de todo, convino en suspender los ata- 
ques contra Ceuta y demás Presidios, en enviar al Embaxador Ben 



- 173 - 

Otoman á mi Corte, y en dexar salir libremente á los Españoles que 
aun se hallaban detenidos en sus dominios: y al tiempo que se efec- 
tuó todo esto hice restituir dos xabeques Marroquíes que se habian 
detenido y conducido á Cádiz por via de represalia, y los subditos 
de aquel Príncipe que quisieron volver á su pais. Llegado el Emba- 
xador á mi Corte, se extendieron los Preliminares para la paz, exi- 
giendo la garantía de algunas Potencias, y se enviaron por el mismo 
Embajador al Rey su Amo, quien aceptó, ó mostró aceptarlos, ex- 
cepto el de que la paz fuese perpetua, y el retirar la artillería y per- 
trechos del Campo de Ceuta, deshaciendo los trabajos hechos para 
el sitio, como se le habia propuesto para dejar las cosas en el esta- 
do que tenían antes de las hostilidades. Comprehendiendo por esto 
el designio de S. M. Marroquí de continuar sus inconsequentes in- 
sultos, y de emprehender la guerra asi que hubiese recibido el rega- 
lo; insistí en que la paz habia de ser perpetua, y en que se habian 
de dexar las cosas del Campo de Ceuta en su anterior estado. Ni lo 
justo de estas dos condiciones, ni la franqueza que usé con S. M. 
Marroquí de condescender en anticiparle con su Arráez Luberes 
porción de efectos navales que me pidió en señal de la confianza y 
seguridad que podia tener de mis sanas intenciones, produxéron 
otro efecto que el de mandar á su Embaxador, sin darse por enten- 
dido de la aceptación que habia ya firmado y remitido de los demás 
Preliminares, pidiese que se le entregasen la Plaza de Ceuta, y las 
de Melilla, Alhucemas y Peñón, ó que se le pagase tributo por ellas; 
y que en falta de qualquiera de estas dos cosas se declarase la gue- 
rra. Como al mismo tiempo que daba estas órdenes á su Embaxador 
en Madrid, hizo significar á mi General de Ceuta por el suyo, que 
lo que con venia era que pasase un Embaxador mió á arreglar la paz; 
me pareció aclarar este punto antes de venir á una declaración for- 
mal de guerra: é hice decir queria Yo saber si pasando mi Embaxa- 
dor ó Enviado se modificarían las últimas pretensiones, ó no, para 
tomar resolución. El Embaxador Marroquí dio cuenta á su Rey de 
esta pregunta; y desde luego, según las órdenes con que parecía 
que se hallaba, se despidió de mí, y se preparó para retirarse. Quise 
por este medio apurar todos los de conciliación con aquel Príncipe 



- 174 — 

infiel antes de empeñar á mis amados vasallos en una guerra, de 
cuyos males he deseado y procuro preservarlos con el mayor des- 
velo; pero obstinado el Monarca Marroquí en llevar adelante sus 
designios, ha repetido de un modo indecoroso lo mismo que habia 
declarado su Embaxador, y esto al mismo tiempo que se están co- 
metiendo y autorizando por aquel Príncipe todo género de hostilida- 
des contra los Presidios menores. En cuya conseqücncia, no que- 
dando ya otro arbitrio á mí honor, y al de mi Corona que el de ven- 
gar con las armas una serie tan continuada de insultos, por mi Real 
Decreto de diez y nueve del corriente comunicado a mi Consejo 
Supremo de la Guerra: Hé resuelto declararla contra aquel Monar- 
ca, sus Reynos y Subditos, y mandándole que desde luego disponga 
se publique en esta Corte, y que sin pérdida de tiempo se circulen 
las providencias y órdenes que correspondan y conduzcan para 
ofender á los Marroquís por mar y tierra, y para la defensa de mis 
Dominios y Vasallos: prohibiendo, como prohibo, todo comercio, 
trato y comunicación entre éstos, y los Subditos Marroquíes, baxo 
las graves penas expresadas en las Leyes, Pragmáticas y Reales 
Cédulas expedidas con semejantes motivos, que han de comprehen- 
der á todos mis Vasallos y habitantes en mis Reynos y Señoríos, sin 
excepción de persona alguna por privilegiada que sea; siendo mi 
Real ánimo, que con la mayor breuedad posible llegue á noticia de 
mis Vasallos esta Declaración de guerra, asi para que puedan pre- 
servar sus intereses, y personas del insulto de los Marroquíes, como 
para que se dediquen á incomodarlos por medio de armamentos en 
Corso, y por los demás que permite el derecho de la Guerra. Dada 
en Palacio á veinte y quatro de Agosto de mil setecientos noventa y 
uno=YO EL REY=Por mandado del Rey nuestro Señor— Don Pe- 
dro Várela. 

Es copia á la letra de la Cédala original que para en la Secreta- 
ría del Consejo de Guerra de mi cargo, publicada hoy por Bando 
en los sitios acostumbrados de esta Corte, según la formula apro- 
bada ayer por S. M. para este caso y los sucesivos de ¡a misma na- 
turaleza. Madrid 27 de Agosto de 1791. 

Don Pedro Várela. 



REAL CÉDULA 

D E S. M. 

Y SEÑORES DEL CONSEJO 

POR LA QUAL SE CONCEDE Á LOS CINCO GRE- 

mios mayores de Madrid privilegio exclusivo por tiempo 

de ocho años para transportar á estos Reynos de los 

Puertos de Marruecos, los granos y demás 

frutos que produce aquel pais, en la 

forma que se expresa. 



Año 




1796. 



EN MADRID 
EN LA IMPRENTA REAL. 



* 



Don Carlos por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de León, de 
Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalen, de Navarra, de Granada, 
de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Menorca, de 
Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, 
de los Algarbes, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, 
de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y Tierra-firme del mar 
Océano; Archiduque de Austria; Duque de Borgoña, de Brabante y 
Milán; Conde de Abspurg, de Flándes, Tirol y Barcelona; Señor de 
Vizcaya y de Molina <5c. A los del mi Consejo, Presidente y Oido- 
res de mis Audiencias y Chancillerias, Alcaldes, Alguaciles de mi 
Casa y Corte, y á todos los Corregidores, Asistentes, Intendentes, 
Gobernadores, Alcaldes mayores y Ordinarios, y otros qualesquiera 
Jueces y Justicias, asi de Realengo, como de Señorío, Abadengo y 
Ordenes, tanto á los que ahora son, como á los que serán de aquí 
en adelante, y demás personas de qualesquier estado, dignidad ó 
preeminencia que sean, de todas las Ciudades, Villas y Lugares de 
estos mis Reynos y Señoríos, á quienes lo contenido de esta mi 
Cédula tocar pueda en qualquier manera, sabed: Que los pernicio- 
sos abusos introducidos en el comercio con el Reyno de A\arruecos 
por la avaricia de los particulares han hecho hasta ahora en gran 
parte infructuosos mis desvelos en procurar sólidamente á mis vasa- 
llos una ventaja tan digna de mi Real beneficencia, singularmente 
en años estériles, por medio de una negociación constante con los 
Príncipes Marroquíes, pues los Comerciantes, lejos de utilizarse de 
este ramo de comercio al abrigo del Gobierno, se han ocupado solo 
en apropiárselo cada uno exclusivamente, empleando todos sus es- 
fuerzos en desacreditar, perjudicar y destruir a los demás. Con esta 
conducta han hecho ilusorias mis providencias para fomentar aquel 
comercio, alterado los aranceles de derechos en los Puertos Marro- 
quíes, motivado quejas, disputas y reclamaciones capaces de com- 
prometer á la Nación, y reducido aquel comercio á un estado de 
confusión, de que solo puede sacarle una providencia radical. Ente- 
rado de todo, para restablecer el orden de este ramo, después de 
meditada con la atención que requiere tan importante materia, he 

• • 12 



— 178 

resuelto ponerle en manos de un Cuerpo mercantil, rico y acredita- 
do, aceptando con preferencia la propuesta que me hicieron los cin- 
co Gremios mayores de Madrid de abrazarlo todos por sí solos, por 
añadir este Cuerpo á las circunstancias expresadas la de estar encar- 
gada de las provisiones de víveres de mis Reales Exércitos: y para 
que esta determinación produzca el efecto que se desea sin perjuicio 
del mismo Cuerpo, que tiene que arrostrar en esta empresa con mu- 
chos riesgos, gastos y contingencias; y que su interés se enlace y 
concilie con el de primera atención, que es el del Público, he tenido 
á bien concederle varias gracias, y prescripto ciertas obligaciones á 
que se ha conformado en los términos y condiciones siguientes: 



I. 



Concedo á los Gremios mayores de Madrid, por el término de 
ocho años contados desde el dia de la publicación de esta mi Cédu- 
la, privilegio exclusivo de transportar á estos mis Reynos desde los 
Puertos de Marruecos los granos y demás frutos que produce aquel 
Reyno, abrazando ellos solos y con exclusión de otros nacionales, 
todo este comercio, sin excepción de mas Puertos en dicho Reyno 
que los de Mazagan y Safi, cuyo comercio con respecto á España 
he concedido á la casa de Patrón de Cádiz. 



II. 



Permito á dichos Gremios seguir negociación directa en Marrue- 
cos para obtener la exclusiva de algunos Puertos y demás gracias 
que puedan para su comercio, enviando al intento un sugeto de su 
confianza, baxo mi Real protección, sin que intervenga en esta ne- 
gociación el Consulado general, sino en los casos en que le pidan 
su auxilio; pero los Gremios se abstendrán por su parte de mezclar- 
se directa ni indirectamente en los asuntos políticos, ni de otra na- 
turaleza adherente al Consulado; ciñéndose á los peculiares de su 
negociación meramente mercantil. 



179 - 



III. 



Para que sea efectivo el privilegio enunciado quiero que por los 
Gobernadores, Diputaciones de Sanidad, y Administraciones de 
Aduanas de los Puertos del Reyno, no se permita la entrada á los 
Buques y efectos procedentes de Marruecos con bandera nacional 
que no vengan de cuenta de los Gremios, ni se habilite para aquel 
pais á los que pertenezcan á otros particulares, deteniéndose, y con- 
fiscándose con destino á la obra pia que sea de mi Real agrado, los 
Buques ) efectos que después de un mes de publicada esta mi Real 
Cédula en Marruecos por el Consulado general, por sus Comisiona- 
dos, ó por los de los Gremios, se cogiesen en el exercicio de este 
tráfico contra esta determinación; y que se prohiba igualmente pasar 
á aquel Reyno á toda persona que no sea dependiente del Consula- 
do general, ó de los Gremios, ó que lleve Pasaporte especial de mi 
primer Secretario de Estado. 



IV. 



Con el fin de cortar el abuso que pueden hacer los Nacionales de 
la bandera extrangera en perjuicio de los Gremios, y dar fomento á 
este ramo de comercio activo, he venido en mandar y mando se es- 
tablezca un diez por ciento de habilitación sobre los granos y demás 
efectos de Marruecos que se conduzcan á los Puertos de España en 
Buques con bandera extrangera, y cuya propiedad pertenezca á ex- 
trangeros, en lugar del dos por ciento establecido por Real Cédula 
de trece de Abril de mil setecientos noventa. 



Para este comercio permito á los Gremios la extracción de plata; 
pero limitándola precesamente al coste de las compras y gastos de 
los granos y demás efectos de Marruecos; cuyo importe deberán 



- 180 - 

acreditar en toda forma, como también la inversión de los caudales 
que extraigan con este único y preciso objeto, y su retorno en el 
equivalente de frutos y efectos expresados; pagando los derechos 
establecidos por punto general sobre la extracción de efectivo, y 
haciéndola con conocimiento del Banco Nacional de San Carlos, se- 
gún está mandado. 

VI. 

Debiendo los Gremios hacer solos aquel comercio, quiero se 
corten los permisos de extracción de plata con el objeto de hacer 
uso en él por otra mano que la suya. 



VII. 



Los Gremios se obligan á extraer de Marruecos todos los trigos, 
cebadas, legumbre secas, y demás frutos que se les presenten en 
venta en los Puertos de aquel Reyno; proveyendo de quanto nece- 
siten las Reales Provisiones que tienen á su cargo, de mi cuenta á 
coste y costas, y sin interés ninguno en esta parte, introduciendo el 
sobrante de su cuenta y riesgo para su venta en los Pueblos del 
Reyno á los precios mas moderados, y con el beneficio, según toda 
probabilidad moral, de un diez por ciento con respecto á los corrien- 
tes en el Reyno, acudiendo con sus acopios á donde se padezca es- 
casez, pues la subsistencia de los Pueblos es el principal objeto con 
que concedo este privilegio; y extrayendo para su despacho en otros 
paises los que no puedan vender en el Reyno. 



VIII. 



Orecen los Gremios, sin perjuicio de negociar en los demás ra- 
mos de su instituto, abrir el despacho de las manufacturas y fábricas 
de España en aquellos paises, evitando en lo posible el abuso de las 
compras hechas con solo efectivo. 



- 181 



IX. 



No podrán los Gremios de modo alguno trasladar á manos de 
Asentistas el uso de las gracias que les concedo, ni hacer contratos 
particulares que impidan la economía de los ramos de las Reales 
Provisiones. 



Será uno de los cuidados de los Gremios procurar ganar el afec- 
to de los Magnates Marroquíes por medio de las expresiones y rega- 
los de uso de aquel pais; restablecer los pesos y medidas en aque- 
llos Puertos en el pie antiguo, y conseguir un arreglo estable y be- 
neficioso para la España de los derechos de extracción. 



XI. 



No establecerán los Gremios factorías sino en las Plazas de aquel 
Reyno, con las quales esté la España en perfecta armonía y comu- 
nicación, eligiendo nacionales de notorio abono, inteligencia y pro- 
vidad por sus Comisionados en ellas, y con preferencia á los que 
han exercido hasta ahora aquel tráfico para su debido alivio. 



XII. 



Y últimamente para que se guarden con la escrupulosidad debida 
todas las precauciones que están establecidas para libertar á los Pue- 
blos del contagio de la peste, no podrán los Buques de los Gremios 
que se ocupen en este tráfico dscargar ni dirigirse á los Puertos y 
Radas pequeñas, sino á los principales del Reyno habilitados para el 
comercio, y en los quales el ramo de Sanidad tenga Diputaciones 
que exerzan las funciones propias de su instituto, sujetándose dichos 
Buques y sus cargamentos á todas las reglas que rigen en este par- 
ticular. 



- 182 - 

Comunicado todo lo referido al mi Consejo por el Príncipe de la 
Paz, mi primer Secretario de Estado, en Real ó r den de tres del pre- 
sente mes ha acordado su cumplimiento, y conforme á lo propuesto 
por mis Fiscales, expedir esta mi Cédula. Por la qual os mando á 
todos y á cada uno de vos en vuestros respectivos lugares, distritos 
y jurisdicciones, veáis lo contenido en esta mi Cédula, y lo guardéis, 
cumpláis y executeis, y hagáis guardar, cumplir y executar en la par- 
te que respectivamente os corresponda, sin permitir su contravención 
en manera alguna, dando las providencias que estiméis convenien- 
tes, para que haciéndose notoria á todos la exclusiva que concedo 
á los cinco Gremios mayores de Madrid, y demás puntos expresa- 
dos, se eviten qualesquiera interpretaciones contrarias á este privi- 
legio. Que así es mi voluntad; y que al traslado impreso de esta mi 
Cédula, firmado de Don Bartolomé Muñoz de Torres, mi Secretario, 
Escribano de Cámara mas antiguo y de Gobierno de mi Consejo, se 
le dé la misma fe y crédito que á su original. Dada en San Lorenzo 
á diez y ocho de Noviembre de mil setecientos noventa y seis.=YO 
EL REY.=Yo D. Sebastian Piñuela, Secretario del Rey nuestro Se- 
ñor, lo hice escribir por su mandado. =Felipe, Obispo de Salaman- 
ca. =D. Jacinto Virto. = D. Pedro Carrasco. = D. Juan Antonio Pas- 
tor.=El Conde del Pinar. = Registrada: D. Joseph Alegre. =Tenien- 
te de Canciller mayor, D. Joseph Alegre. 

Es copia de su original, de que certifico. 

D. Bartolomé Muñoz. 






TRATADO 

DE PAZ, 

AMISTAD, NAVEGACIÓN, 
COMERCIO Y PESCA, 

ENTRE S. M. CATÓLICA Y S. M. MARROQUÍ, 

CONCLUIDO Y FIRMADO 

EN MEQUINEZ Á I.° DE MARZO DE 1799- 




MADRID EN LA IMPRENTA REAL. 

POR D. PEDRO JULIÁN PEREYRA, IMPRESOR DE CÁMARA DE S. M. 

AÑO D¿ MDCCXCIX. 



EN EL NOMBRE DE DIOS TODOPODEROSO 



Tratado de Paz, Amistad, Navegación, Comercio y Pesca esta- 
blecido entre los muy altos y poderosos Príncipes D. Carlos Quarto, 
Ray de España y de las Indias &c. <&c, y Muley Solimán, Rey de 
Marruecos, Fez, Mequinez, Suz <Sc. <Sc; siendo la parte contratante 
por S. M. Católica su Plenipotenciario el Intendente de los Reales 
Exércitos Don Juan Manuel González Salmón, que por su orden y al 
mismo efecto pasó á la Corte de Mequinez de los Olivares; y por la 
de S. M. Marroquí el Excelentísimo Señor Sid Mahamet Ben-Oto- 
man, su primer Ministro, quienes después de haber cangeado sus 
plenos y respectivos poderes, han estipulado, conforme á las instruc- 
ciones que cada uno tenia, los Artículos siguientes. 

ARTICULO I. 

Se renuevan y confirman el Tratado del año de 1767, el Conve- 
nio de 1780, y el Arreglo de 1785 en todo lo que no sea contrario al 
presente Tratado. 

ARTÍCULO II 

Ninguna de las dos Altas partes contratantes facilitará baxo pre- 
texto algunos víveres, excepto los que exige la humanidad, pertre- 
chos, municiones de boca ó guerra, ni armas de ninguna clase á los 
enemigos que son y fueren de qualesquiera de las dos Potencias; co- 
mo tampoco dará paso á sus tropas por los territorios de ella, ni fran- 
queará su pabellón ó pasaportes, ni peimitirá se armen en corso en 
sus puertos. 

ARTICULO III. 

Á fin de que subsista con la mayor armonía la paz y buena amis- 
tad que de nuevo se consolida por este Tratado, ni se introduzcan en 
ambos dominios sugetos que por sus acciones, conducta ú opiniones 



— 186 - 

puedan perturbarla, no se permitirá á ningún Español pasar á los de 
Marruecos, ni establecerse en ellos, si no lleva licencia ó pasaporte 
del Comandante ó Gobernador del puerto de donde se embarcare, 
que explique el objeto ú objetos á que va; cuyos documentos se han 
de examinar á su arribo por el Cónsul general de España, sus Vice- 
cónsules ó Comisionados. Lo mismo se practicará en España con los 
Marroquíes: los que deberán ir provistos de pasaportes de los referi- 
dos Cónsul general, Vice-Cónsules ó Comisionados. Los que no pre- 
sentaren dichos documentos no serán admitidos por pretexto alguno: 
pero si fueren con ellos en regla, se les acordará toda protección y 
seguridad; y de consiguiente el Gobierno vigilará para que no expe- 
rimenten mal trato, ni ninguna otra vexación, castigando con todo 
rigor al que los incomodare; y al efecto se expedirán por S. M. Ca- 
tólica las órdenes mas estrechas á los Gobernadores de sus puertos. 
Lo propio se practicará por parte del Gobierno Marroquí, con expre- 
sión de que caerá en su indignación qualquier Xefe que no preste 
buena acogida á todo vasallo de S. M. Católica que transite ó resida 
en sus dominios. 

ARTICULO IV. 

El Cónsul general de España, sus Vice-Cónsules ó Comisionados 
dirigirán con absoluta jurisdicción los negocios de los Españoles en 
los dominios Marroquíes, franqueándoles el Gobierno los auxilios de 
tropa, lanchas armadas, ú otros que pidan para arrestar y asegurar 
los malhechores, con cuyo medio se conservará el buen régimen y 
quietud pública. 

artículo v. 

En toda demanda sobre pago de deudas, cumplimiento de con- 
tratas ó diferencias, de qualquiera calidad, que tengan los Marro- 
quíes contra los Españoles, las harán presentes al Cónsul general de 
España, Vice-Cónsules ó Comisionados en sus respectivos distritos, 



— 187 - 

para que llamándolos ante sí, traten de concluir y ajustar sus diferen- 
cias, compeliéndolos en caso necesario á que cumplan sus respecti- 
vas obligaciones. Y si succediese por el contrario, los referidos em- 
pleados pasarán oficios al Gobierno Marroquí para que sus subditos 
paguen á fos Españoles lo que les deban, procurando que lo execu- 
ten sin dar lugar a dilaciones, pues ha de ser recíproca y de buena fe 
la administración de justicia, como sólido fundamento de la amistad 
y buena armonía entre las dos Naciones, no menos que de la exis- 
tencia y felicidad de todas. 

ARTICULO vi. 

Qualquiera Español que cometa en los dominios Marroquíes al- 
gún escándalo, insulto ó crimen que merezca corrección ó castigo, 
se entregará á su Cónsul general ó Vice-Cónsules, para que con arre- 
glo á las leyes de España se le imponga, ó remita á su pais con la 
seguridad correspondiente, siempre que el caso lo requiera. Igual re- 
ciprocidad se observará con los delinqiientes Marroquíes en España, 
enviándolos al primer puerto de la dominación de S. M. Marroquí, 
sin que preceda diligencia judicial, ni otra formalidad mas que la de 
un oficio que el Comandante, Gobernador ó Justicia del territorio 
donde cometan el delito dirigirá al Cónsul general de España, rela- 
cionándole su crimen ó falta, para que su Gobierno les imponga la 
pena según sus leyes é institutos. 

ARTICULO VII. 

Dichos Cónsul general, Vice-Cónsules ó Comisionados continua- 
rán gozando de la exención de todo derecho en la provisión de fru- 
tos y efectos que necesiten, y hagan venir de España ú otras Nacio- 
nes para su respectivo consumo. El referido Cónsul general tendrá 
facultad no solo para enarbolar en la casa de su morada en Tánger 
el pabellón Real Español, sino que podrá también sin obstáculo al- 
guno pasar á bordo de los buques de su Nación, quando lo juzgue 



— 188 — 

preciso, con bandera larga en la popa del bote ó lancha que le con- 
duzca; y la Casa consular disfrutará de inmunidad y de las preroga- 
tivas y consideraciones que ha gozado hasta aquí, y la concedió el 
gran Rey difunto Sid Mahamet Ben Abdala. 

ARTÍCULO VIII. 

Quando fallezca algún Español ó criado suyo en Marruecos, con 
tal que este sea individuo de qualquiera Nación christiana, dispon- 
drán el Cónsul general, Vice-Cónsules ó Comisionados de sus en- 
tierros en la forma que estimen mas conveniente, haciéndose cargo 
de todos sus bienes para entregarlos á sus herederos. Si muriese 
algún Marroquí en España, el Comandante, Gobernador ó Justicia 
del territorio en que se verifique pondrá en custodia lo que haya de- 
xado, y avisará al expresado Cónsul general, enviándole nota de lo 
que sea, para que él lo haga saber á sus herederos, y proporcione 
su recaudación sin extravío. 

ARTÍCULO IX. 

Quando los Españoles compren legítimamente algún terreno en 
Marruecos con permiso del Gobierno, podrán fabricar en él casas 
para su habitación, almacenes &c, arrendarlos y venderlos según les 
acomode. Y siempre que alquilen casas y almacenes por tiempo y 
precio determinado, no se les subirán los arrendamientos durante 
aquel, ni desalojará de ellos, con tal que paguen lo estipulado, su- 
poniéndose que los traten como es debido. Lo mismo se observará 
en España respecto á los Marroquíes. 

artículo x. 

Los Españoles podrán ausentarse de Marruecos con toda libertad, 
y quando bien les parezca, sin necesidad del permiso del Gobierno; 
pero sí necesitarán del consentimiento del Cónsul general, Vice-Cón- 



— 189 — 

sules ó Comisionados, para que estos sepan si se hallan libres de 
deudas, ó qualesquiera otra clase de obligaciones, que deberán de- 
xar solventes antes de su salida; lo que ademas de ser justo, con- 
servará la buena y debida reputación del nombre Español; y de nin- 
gún modo serán responsables el Cónsul general, ni sus Vice-Cónsu- 
les ó Comisionados al pago de las deudas que contraigan dichos Es- 
pañoles en Marruecos, si expresamente no se hubiesen obligado 
baxo sus firmas á satisfacerlas; y lo propio se observará en España 
respecto al Gobierno Marroquí. 

ARTÍCULO XI. 

No se podrá obligar á los subditos de S. M. Católica que residan 
en los dominios de Marruecos, ni á los de S. M. Marroquí en los de 
España, á que hospeden ni mantengan á nadie en sus casas. 



ARTICULO XII. 

Se permitirá libremente el uso de la religión católica á todos los 
subditos del Rey de España en los dominios de S. M. Marroquí, y 
se podrán celebrar los oficios propios de ella en las casas hospicios 
de los Padres Misioneros establecidos en dicho Reyno, y protegidos 
de mucho tiempo á esta parte por los Monarcas de Marruecos. Estos 
Misioneros disfrutarán en sus respectivos hospicios de la seguridad, 
distinciones y privilegios concedidos por los anteriores Soberanos 
de Marruecos y por el actual reynante. Y en atención á que su mi- 
nisterio y operaciones, lejos de causar disgusto á los Marroquíes, les 
han sido siempre agradables y beneficiosas por sus conocimientos 
prácticos en la medicina, y por la humanidad con que han contribui- 
do á sus alivios, ofrece S. M. Marroquí permitirles que permanezcan 
en sus dominios con sus establecimientos, aun quando se interrumpa 
la buena armonía entre ambas Naciones (lo que no es de esperar), 
á la manera que subsistían en los reynados anteriores, no obstante 



— 190 — 

de hallarse en guerra las dos Monarquías. Asimismo podrán los Ma- 
rroquíes existentes en España exercer privadamente, como lo han 
practicado hasta aquí, los actos propios de su religión. 

ARTÍCULO XIII. 

Como se ha de procurar precaver en quanto sea posible la des- 
gracia de los acontecimientos humanos, si se verificase un nuevo 
rompimiento entre ambos Soberanoa, estipulan conceder recíproca- 
mente el tiempo de seis meses ó lunas desde el dia de su publicación 
en sus Estados, para que los respectivos vasallos puedan retirarse 
libremente á ellos con todos sus bienes y efectos. 

Deseando ademas S. M. Marroquí que se borre de la memoria 
de los hombres el odioso nombre de esclavitud, ofrece que en el 
caso inesperado de un rompimiento reputará á los Oficiales, Solda- 
dos y Marineros Españoles cogidos durante la guerra como prisio- 
neros de ella, cangeándolos sin distinción de personas, clases ni gra- 
duaciones lo mas pronto que sea posible, sin pasar por ningún caso 
el tiempo de un año en el que fueron capturados, recogiendo un re- 
cibo de estos al tiempo de su entrega para el arreglo del cange suce- 
sivo; no considerando como tales prisioneros de guerra á los jóve- 
nes que no tengan doce años cumplidos, las mugeres de qualquiera 
edad que fueren, ni los ancianos de sesenta años arriba, respecto á 
que no pudiéndose esperar ofensa alguna de estas tres clases de per- 
sonas, no deben sufrir el menor quebranto ni vexacion; y así desde 
luego que sean apresados se pondrán en libertad, y por medio de em- 
barcaciones parlamentarias ó neutrales se transportarán á su pais, 
siendo los gastos de estas conducciones de cuenta de la Nación á 
quien correspondan dichos prisioneros; lo que ofrece asimismo ob- 
servar S. M. Católica, empeñando mutuamente las dos Altas partes 
contratantes el sagrado de su Real palabra para el cumplimiento 
exacto de lo contenido en este Articulo. Y caso de que fenecida la 
guerra haya algún exceso de prisioneros, se dará por concluido este 
asunto, sin que se entable solicitud alguna á este respecto, devol- 
viendo los recibos la parte que los tuviere. 



191 



ARTICULO XIV. 



Los vasallos de S. M. Católica que deserten de los presidios de 
Ceuta, Melilla, Peñón y Alhucemas, serán conducidos, desde luego 
que lleguen á territorio de Marruecos, á la presencia del Cónsul ge- 
neral, quedando á disposición de este para hacer de ellos lo que le 
ordene el Gobierno Español, y pagará los gastos de su conducción 
y manutención. Pero si puestos ante dicho Cónsul dixesen é insis- 
tiesen en abrazar el mahometismo, entonces los recogerá el Gobier- 
no Marroquí. Mas si por accidente se presentase alguno al Sobera- 
no, ante quien libremente dixese que quiere hacerse Moro, no se 
deberá en este caso conducir á presencia del expresado Cónsul 
general. 

ARTÍCULO xv. 

Los límites del campo de Ceuta y extensión de terreno para el 
pasto del ganado de aquella plaza quedarán en los mismos términos 
que se demarcaron y fixáron en el año de 1782. 

Al paso que ha habido la mejor armonía entre dicha plaza y los 
Moros fronterizos, es bien notorio quan inquietos y molestos son los 
de Melilla, Alhucemas y el Peñón, que á pesar de las reiteradas 
órdenes de S. M. Marroquí para que conserven la misma buena co- 
rrespondencia con las expresadas plazas, no han dexado de inco- 
modarlas continuamente; y aunque esto parece una contravención 
á la Paz general contratada por mar y tierra, no deberá entenderse 
así, por quanto es contrario á las buenas y amistosas intenciones de 
las dos Altas partes contratantes, y sí efecto de la mala índole de 
aquellos naturales: por tanto ofrece S. M. Marroquí valerse de quan- 
tos medios le dicte su prudencia y autoridad para obligar á dichos 
fronterizos á que guarden la mejor correspondencia, y se eviten las 
desgracias que acaecen, tanto en las guarniciones de dichas plazas, 
como en los campos moros por los excesos de estos. Pero si los 



- 192 — 

continuasen sin embargo, lo que no es de esperar, como ademas de 
ser injusto ofenderían al decoro de la soberanía de S. M. Católica, 
que no debe disimular ni tolerar tales insultos, quando sus mismas 
plazas pueden por sí contenerlos, queda acordado por este nuevo 
Tratado que las fortalezas Españolas usen del cañón y mortero en 
los casos en que se vean ofendidas, pues la experiencia ha demos- 
trado que no basta el fuego de fusil para escarmentar dicha clase de 
gentes. 

ARTÍCULO XVI. 

Navegación. 

Las embarcaciones mercantes de ambas Naciones podrán arribar 
á los puertos de qualesquiera de ellas, viniendo habilitadas de pape- 
les por las oficinas que corresponde. Los pasaportes que lleven en 
su navegación se dispondrán de modo que para su inteligencia no se 
necesite saber leer. Á los que no los lleven se conducirán por el bu- 
que que los encuentre al puerto mas inmediato de su Nación, sin mo- 
lestarlos, y con la obligación de presentarlos intactos al Gobernador 
de aquel. Los pequeños barcos pescadores de una y otra Potencia no 
estarán obligados á la presentación de pasaportes. Estos podrán va- 
riarse en su forma, teniéndose cuidado mutuamente de avisar de 
qualquiera innovación que se execute para noticia de sus individuos. 

ARTICULO XVII. 

Los buques de guerra de ambas Potencias no obligarán á los 
mercantes de ellas que encontrasen en alta mar, y quisiesen recono- 
cer sus pasaportes, á que echen sus botes ó lanchas al agua, pues lo 
deberán hacer los de guerra; los que no destinarán mas que una per- 
sona de toda su confianza que suba á bordo para dicho reconoci- 
miento; y esta por ningún pretexto podrá sondearlos ni registrarlos, 
ciñéndose únicamente á inspeccionar los pasaportes que deben lle- 
var, los Marroquíes del Cónsul general de España, baxo el método 



- 193 - 

mas sencillo, y los Españoles los acostumbrados en su Gobierno; en 
inteligencia de que si unos ú otros causasen voluntariamente daño 
ó incomodidad á qualquiera buque ó su tripulación, el agresor será 
castigado á proporción de sus excesos, y responsable á la repara- 
ción de los perjuicios que hubiese causado. 

ARTÍCULO XVIII. 

Las embarcaciones de ambas Naciones que se encontrasen en 
alta mar, y necesitasen de víveres, aguada, ú otra cosa esencial para 
continuar la navegación, se suministrarán mutuamente quanto ten- 
gan en la parte posible, abonándose el valor de lo que dieren al pre- 
cio corriente. 

ARTICULO XIX. 

En prueba de la buena armonía que ha de reynar entre las dos 
Naciones, siempre que los corsarios Marroquíes apresasen alguna 
embarcación enemiga, y hubiese en ella marineros ó pasageros Es- 
pañoles, mercancías, y qualquiera otra propiedad que pueda corres- 
ponder á vasallos de S. M. Católica, los entregarán libremente á su 
Cónsul general, con todos sus bienes y efectos, en el caso de que 
regresen á los puertos de S. M. Marroquí; pero si antes tocan en al- 
guno de los de España, los presentarán en iguales términos á su 
Comandante ó Gobernador; y de no poder verificarlo de una ú otra 
manera, los dexarán con toda seguridad en el primer puerto amigo 
donde arriben. Lo mismo practicarán los buques Españoles con los 
vasallos y haberes de S. M. Marroquí que encuentren en los buques 
enemigos apresados; extendiéndose esta buena armonía, y el respeto 
que se deben tener por la bandera de ambos Soberanos, á conceder 
la libertad de personas y bienes de los vasallos de Potencias enemi- 
gas de una y otra Nación que naveguen en embarcaciones Españolas 
ó Marroquíes con pasaportes legítimos, en que se expresen los equi- 
pages y efectos que le pertenecen, con tal que estos no sean de los 
que prohibe el derecho de la guerra. 

• • 13 



— 194 



ARTICULO XX. 

Si los buques de qualquiera Potencia Berberisca que se hallare 
en guerra con la España apresaren alguna embarcación pertenecien- 
te á esta, ó sus subditos, y la llevasen á los puertos de Marruecos, 
no se les permitirá en ellos vender ningún individuo de los apresa- 
pos, ni el todo ó parte de sus géneros. Lo mismo se observará res- 
pectivamente en España si fuese conducido á ella algún buque Ma- 
rroquí apresado por otro de Potencia enemiga de Marruecos. 

ARTÍCULO XXI. 

Las embarcaciones de ambas Naciones, así de guerra como mer- 
cantes, que por otras de qualquiera Potencia que estuviese en gue- 
rra con una de ellas fuesen atacadas en puertos, ó adonde hubiere 
fortalezas, serán defendidas por los fuegos de estas ó de aquellos, 
deteniendo á los buques enemigos, sin permitirles que cometan hos- 
tilidad alguna, ni que salgan de los puertos hasta veinte y quatro 
horas después de haberse hecho á la vela la embarcaciones amigas. 
Las dos Altas partes contratantes se obligan también á reclamar re- 
cíprocamente de la Potencia enemiga de qualquiera de ellas la res- 
titución de las presas que se hagan a la distancia de dos millas de 
sus costas, ó á su vista, si por no serle posible el aproximarse a la 
tierra se hallase anclado el buque apresado. Finalmente prohibirán 
que se vendan en sus puertos los buques de guerra ó mercantes que 
fueren apresados en alta mar por qualquiera de otra Potencia ene- 
miga de España ó Marruecos; y caso de que entren en ellos con 
alguna presa de las dos Naciones tomada a la inmediación de sus 
costas, en la forma que arriba queda explicado, la declararán por li- 
bre en el mismo hecho, obligando al captor á que la abandone con 
quanto la hubiese tomado de efectos, tripulación y demás &c. 



195 



ARTICULO XXII. 



Si algún buque Español naufragase en rio Num y su costa, don- 
de no exerce dominio S. M. Marroquí, ofrece sin embargo, en prue- 
ba de quanto aprecia la amistad de S. M. Católica, valerse de los 
medios mas oportunos y eficaces para sacar y libertar las tripulacio- 
nes, y demás individuos que tengan la desgracia de caer en manos 
de aquellos naturales. 

ARTÍCULO XXUI. 

En todos los puertos habilitados de España se admitirán los bu- 
ques Marroquíes, precediendo las precauciones y formalidades esta- 
blecidas por la sanidad para la seguridad de la salud pública. En caso 
de naufragio ú de arribada forzosa á qualquiera rada, en hora buena 
no esté generalmente habilitada, se les asistirá haciendo lo posible 
para libertar personas, buques y efectos; cuyo trabajo se satisfará á 
á los precios corrientes, asi como el valor de las provisiones que 
compren, sin exigir derecho de ninguna clase, ni tampoco de las 
mercaderías que se salven, y se quieran conducir á otra parte; pues 
solo quando se hubiesen de vender en el pais se cobrarán los esta- 
blecidos. La misma reciprocidad se observará sin la menor diferen- 
cia en las costas, radas y puertos de S. M. Marroquí con los buques 
Españoles. 

ARTICULO XXIV. 

Las embarcaciones de guerra de ambas Naciones no pagarán en 
ninguno de sus puertos mutuamente derechos de ancorage, ni de 
otra clase por los víveres, aguada, leña, carbón y refrescos que ne- 
cesiten para su consumo. 



- 196 - 



ARTICULO XXV. 

No se reclamarán por S. M. Marroquí los esclavos christianos de 
qualquiera Potencia Europea que se refugien á Ceuta, Melilla, Pe- 
ñon y Alhucemas, ú á bordo de los navios de guerra Españoles; asi 
como en la propia forma no exigirá S. M. Católica la restitución de 
los Mahometanos de qualquiera pais que en los puertos de España 
se introduzcan en baxeles de guerra Marroquíes. 

ARTICULO XVI. 

Comercio. 

Los Marroquíes pagarán en España los mismos derechos de in- 
troducción y extracción sobre los géneros de su propiedad, cuya sa- 
lida y entrada esté permitida, que han satisfecho hasta el presente. 

ARTICULO XXVII. 

Siempre que los Españoles introduzcan efectos mercantiles en los 
puertos Marroquíes, no satisfarán mas derechos que el establecido de 
un diez por ciento en dinero ú especie, conforme se practique en sus 
respectivas Aduanas, sin alteración alguna. 

ARTÍCULO XXVIII. 

No se exigirá á los Españoles desde el puerto de Mogador hasta 
el de Tetuan inclusive por los géneros, ganado y frutos aquí mencio- 
nados, sino los siguientes derechos. 

Ps. fs.onz.* 

Por cada fanega colmada de toda especie de legumbres 4 

Por cada cabeza de ganado vacuno 3 

Por id dicho lanar 5 

Por id dicho mular 8 



- 197 - 



Ps. fs. onz.' 



Por cada docena de gallinas, y toda otra especie de aves 3 

Por cada millar de hia-vos 5 

Por quintal de dátiles 5 

Por id. de cera, según pagan los propios subditos de S. M. Marroquí. 

Por millar de naranjas y limones 1 

Por la docena de tafiletes 1 

Por quintal de lana 2 

Por id. de almendras 1 

Por cada cien tablones de madera 12 

Por cada quintal de arroz 8 

Por cada id. de cueros vacunos ó cabrios al pelo ó curtidos 2 

Por el quintal de aceyte 2 

Por cada quintal de marfil )~ ¿ ¿ 

Por id de cobre (sJ-s 

Por id de goma [1=4; . 

Por cada libra de plumas blancas y negras de avestruz j£ &3-S 

Nota. Las onzas se regulan a lu por peso fuerte, de consiguiente equivalen a un real de plata 
efectivo. 

ARTÍCULO XXIX. 

Hallándose cerrado en el dia el puerto de Santa Cruz de Berbe- 
ría, no puede tener efecto la oferta que S. M. Marroquí tiene hecha 
anteriormente á la España, de que sus vasallos disfruten la baxa de 
un treinta por ciento sobre los derechos que satisfacen las demás Na- 
ciones; pero sí tendrá lugar esta gracia siempre que dicho puerto se 
llegue á abrir. 

ARTÍCULO XXX. 

La Compañía de los Cinco Gremios mayores de Madrid disfruta- 
rá, como hasta aquí, del privilegio exclusivo de extraer granos por 
el puerto de Darbeyda, pagando diez y seis reales vellón por cada 
fanega de trigo, y ocho por la de cebada; quedando igualmente en su 
fuerza y valor los convenios que relativamente al propio fin se han 
celebrado de antemano con S. M. Marroquí. Pero S. M. Católica po- 
drá extender á beneficio de algunos ó de todos sus vasallos dicho pri- 
vilegio quando lo juzgue conveniente; pues declara S. M. Marroquí 



— 198 - 

que concede aquel puerto exclusivo, no por respeto á la citada Com- 
pañía, y sí en obsequio del Rey de España. 

Por la misma regla y circunstancias se conducirá el privilegio que 
la casa de Don Benito Patrón, del Comercio de Cádiz, tiene en el 
puerto de Mazagan, sin que se exijan mas derechos que los de diez 
y seis reales por fanega de trigo, y ocho por la de cebada. 

ARTICULO XXXI. 

Aunque á S. M. Marroquí ocurra algún justo motivo para prohi- 
bir la extracción de granos de sus dominios, ó qualesquiera otros gé- 
neros ó efectos comerciables, no impedirá el que los Españoles em- 
barquen los que tuvieren ya en almacenes, ó comprados y pagados 
antes de la prohibición (en hora buena estén en poder de los subdi- 
tos de S. M. Marroquí), lo mismo que lo executarian si no se hubie- 
se promulgado la prohibición, sin ocasionarles el menor vexámen ni 
perjuicio en sus intereses. Igualmente se practicará esto en el propio 
caso en España con los Moros Marroquíes. 

ARTICULO XXXII. 

La exacción en los puertos de Marruecos del derecho de ancora- 
ge para las embarcaciones mercantes será desde veinte á ochenta rea- 
les vellón por cada una, según su clase, toneladas &c, exceptuando 
las que vengan de arribada, como los pescadores que serán entera- 
mente libres. 

ARTICULO XXXIII. 

Se renueva la extracción de cáñamo y madera para los Reales ar- 
senales de S. M. Católica, pagando por el quintal de la primera es- 
pecie quince onzas del pais, ó sean treinta reales vellón de derecho, 
y por cada cien tablones de la segunda doscientos quarenta reales; 
bien entendido que de dicho privilegio ningún Español en particular 
podrá usar sin que obtenga una especial licencia de S. M. Católica. 



— 199 



ARTICULO XXXIV. 



Habiendo acreditado la experiencia quan continuos son los frau- 
des que hacen los barcos Españoles, especialmente en la extracción 
de moneda, desde los puersos de S. M. Católica á los de Marruecos, 
el Cónsul general, sus Vice-Cónsules ó Comisionados no solo ten- 
drán facultad para inspeccionar y vigilar sobre esto, sino que el Go- 
bierno Marroquí dará todos los auxilios que le pidan, en caso de ne- 
cesitarlo, para que aquellos puedan arrestar ó enviar á España á los 
Capitanes ó Patrones de embarcaciones donde se encuentre el frau- 
de, y á qualquiera otro individuo vasallo de S. M. Católica que in- 
curra en esta clase de delito; cuidando asimismo el Gobierno Mar- 
roquí de indagar si aun en los buques de qualquiera otra Nación 
procedentes de los dominios de España vienen efectos embarcados 
clanrlestinamenie por Españoles; en cuyo caso dará parte al Cónsul 
general ó Vice-Cónsules, á fin de que usando estos de su derecho, 
lo puedan comunicar á su Gobierno. Qualquiera Marroquí que fuere 
aprehendido con género de contrabando en el acto de extracción ó 
introducción en los puertos de España, se enviará preso con sus 
efectos al Gobierno de Marruecos, dando parte de lo ocurrido al 
Cónsul general, para que á proporción de su culpa se le castigue. 
Pero si el género perteneciese a Chriftianos, se reservará y decomi- 
sará este en España, remitiendo tan solo al defraudador. Quando al- 
gún subdito Marroquí arribase á dichos puertos con géneros de la 
clase referida, ó de exprofeso entrase con los mismos ignorando 
que eran prohibidos, deberá desde luego manifestarlos; de lo contra- 
rio le comprehenderá la pena que arriba se expresa. 

ARTICULO XXXV. 

Pesca. 

Á los habitantes de las islas Canarias y á toda clase de Españoles 
concede S. M. Marroquí el derecho de la pesca desde el puerto de 
Santa Cruz de Berbería al Norte. 



- 200 - 



ARTICULO XXXVI. 



Los Españoles presentarán la licencia con que deben salir habi- 
litados de los puertos de España ó Canarias a. Alcayde ó Goberna- 
dor Moro mas inmediato al sitio en que intenten hacer la pesca, y 
este les asignará sin retardo ni dificultad los límites en que hayan de 
executarla. 

ARTICULO XXXVII. 

Qualquiera embarcación Española que se aprehenda por los Mar- 
roquíes en su costa sin licencia para pescar, ó se haya acercado á 
ella por necesidad, ignorancia ó malicia, será entregada desde luego 
al Cónsnl ó Comisionado de España mas inmediato, á fin de que exa- 
minando su causa, sea absuelto ó castigado el Capitán ó Patrón por 
sus respectivos superiores, según las leyes y ordenanzas que rigen 
en España. 

ARTICULO XXXVIII. 

Asi los Españoles como los Moros que hagan el comercio de Mar- 
ruecos á España, deberán hacer constar en las Aduanas de S. M. 
Católica, por medio de un atestado del Cónsul general, Vice-Cónsu- 
les ó Comisionados, existentes en los puertos de Marruecos, los gé- 
neros y efectos que sacan de estos para aquellos, donde precisamen- 
te los han de introducir, sin cuya circunstancia no les comprehende 
la rebaxa de derechos que expresa el Artículo xxvm, y pagarán á 
correspondencia de las demás Naciones que no gozan del privilegio. 

Se ratificará el presente Tratado con la brevedad posible: se fir- 
marán y sellarán tres originales de él en los idiomas Español y Ara- 
be, uno para S. M. Católica, otro para S. M. Marroquí, y otro que 
ha de quedar en poder del Cónsul general de España en Marruecos; 
cuidando cada una de las dos Altas partes se observe con la mayor 
puntualidad quanto contienen los Artículos de que se compone este 



- 201 - 

Tratado de Paz, Amistan, Navegación, Comercio y Pesca. En fe de 
lo qual, Nosotros los infrascriptos Plenipotenciarios, por parte de 
S. M. Católica D. Juan Manuel González Salmón, y por la de S. M. 
Marroquí Sid Mahamet Ben-Otoman, los hemos autorizado con nues- 
tros sellos, y firmado de nuestras manos en Mequinez de los Oliva- 
res á primero de Marzo de mil setecientos noventa y nueve, que co- 
rresponde á veinte y dos de la luna Ramadan de mil doscientos trece 
de la Egira. 



L.S. 


L.S. 



Juan Manuel González Salmón. 



Mahamet Ben-Otoman. 



— 202 — 

RATIFICACIÓN DEL REY NUESTRO SEÑOR 

Don Carlos por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de León, de 
Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalen, de Navarra, de Granada, 
de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cer- 
deña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarbes, 
de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias Orien- 
tales y Occidentales, Islas y Tierrafirme del Mar Océano; Archidu- 
que de Austria; Duque de Borgoña, de Brabante y de Milán; Conde 
de Abspurg, de Flándes, del Tirol y de Barcelona; Señor de Vizcaya 
y de Molina &c. Por quanto entre Nos y el Príncipe Muley Solimán, 
Rey de Marruecos, Fez, Mequinez, Suz &c, se concluyó y firmó á 
primero de Marzo de mil setecientos noventa y nueve por medio de 
Plenipotenciarios, que autorizamos suficientemente por ambas partes 
el presente Tratado de Paz, Amistad, Navegación, Comercio y Pes- 
ca, que comprehende los treinta y ocho Artículos que van expresa- 
dos. Por tanto, habiendo visto y examinado los referidos treinta y 
ocho Artículos, he venido en aprobar y ratificar quanto contienen, 
como en virtud de la presente lo apruebo y ratifico todo en la mejor 
y mas amplia forma, prometiendo en fe y palabra de Rey cumplirlo 
y observarlo, y hacer que se cumpla y observe como si Yo mismo 
los hubiere firmado. En fe de lo qual mandé despachar la presente 
firmada de mi mano, sellada con mi sello, y refrendada por el infras- 
cripto mi Consejero honorario de Estado, Embaxador extraordinario, 
y Plenipotenciario nombrado cerca de la República Bátava, y primer 
Secretario interino del Despacho universal de Estado. Dada en Aran- 
juez á tres de Abril de mil setecientos noventa y nueve. 



YO EL REY. 

Mariano Luis de Urquijo. 




REAL CÉDULA 

DE S. M. 

Y SEÑORES DEL CONSEJO, 

POR LA QUAL SE AMPLIA A DIEZ AÑOS EL 

privilegio exclusivo que por tiempo de ocho se concedió 
á los Cinco Gremios mayores de Madrid para transportar 
á estos Reynos de los puertos de Marruecos los granos 
y demás frutos que produce aquel pais, debiendo 
contarse dicho término desde el ajuste y 
publicación de la paz, con lo de- 
mas que se expresa. 



Año 




1800 



EN MADRID 
EN LA IMPRENTA REAL. 



Don Carlos por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de León, de 
Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalen, de Navarra, de Granada, 
de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Menorca, de 
Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, 
de los Algarbes, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, 
de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y Tierra-firme del mar 
Océano; Archiduque de Austria; Duque de Borgoña, de Brabante y 
de Milán; Conde de Abspurg, de Flandes, Tirol y Barcelona; Señor 
de Vizcaya y de Molina <&c. A los de mi Consejo, Presidente y Oi- 
dores de mis Audiencias y Cnancillerías, Alcaldes, Alguaciles de mi 
Casa y Corte, y á todos los Corregidores, Asistente, Intendentes, 
Gobernadores, Alcaldes mayores y ordinarios, y otros qualesquiera 
Jueces y Justicias, así de Realengo, como de Señorío, Abadengo y 
Órdenes, tanto á los que ahora son, como á los que serán de aquí 
adelante, y demás personas de cualquier estado, dignidad ó preemi- 
nencia que sean de todas las Ciudades, Villas y Lugares de estos mis 
Reynos y Señoríos, á quienes lo contenido en esta mi Cédula tocar 
pueda en qualquier manera, sabed: Que la estrecha relación que 
tiene el comercio con la naturaleza del gobierno y costumbre de los 
pueblos negociantes, el exemplo de las prudentes máximas y provi- 
dencias restrictivas, que forman á este respecto los Reglamentos de 
las Naciones mas adelantadas en la economía política, y la experien- 
cia de los perniciosos abusos introducidos en el tráfico con el Reyno 
de Marruecos baxo el sistema de libertad y general concurrencia de 
mis vasallos, me hicieron conocer las desventajas que producía al 
Estado, y necesidad de repararlas adoptando un método mas confor- 
me á la constitución de aquel Reyno, y particulares circunstancias 
de su comercio. Movido de estas consideraciones, y después del 
maduro examen y meditación que exígia tan importante materia, 
vine en poner aquel tráfico en manos de los Cinco Gremios mayo- 
res de Madrid, concediéndoles privilegio para que lo hiciesen exclu- 
sivamente durante el término de ocho años, por mi Real Cédula de 
diez y ocho de Noviembre de mil setecientos noventa y seis, baxo 
las reglas y condiciones prevenidas en ella, y cumplidas religiosa- 



— 206 — 

mente hasta el presente por la Compañía con manifiesto ahorro de 
mi Real Hacienda, y general beneficio de los pueblos participantes 
de los equitativos precios de los granos que ha extraído de los puer- 
tos Marroquíes, según me prometí de un Cuerpo tan acreditado y 
zeloso del bien de la Nación. Pero no habiendo alcanzado sus es- 
fuerzos y prudentes medidas á extinguir la rivalidad y secretas mani- 
obras de algunos Comerciantes nacionales, que unidos con los ex- 
tranjeros embargan en una gran parte los efectos de tan útil y bien 
premeditada empresa, siendo muy digno de mis paternales desvelos 
el proporcionar al común de mis pueblos el disfrute de todas las ven- 
tajas que debe producirles el buen arreglo del comercio de granos; 
consultadas las precauciones y providencias mas propias á desarrai- 
gar los abusos que hacen ilusorias las reglas prescritas por mi enun- 
ciada Real Cédula, y que sin embarazo ni motivo de reclamaciones 
concilien la conveniencia que en los artículos de primera necesidad 
deben prometerse mis pueblos de una negociación permanente esta- 
blecida baxo mi Real protección, y fomentada con método y econo- 
mía por el Cuerpo de los Gremios con la parte de libertad de que es 
capaz aquel comercio, y puede quedar expedita á toda la Nación 
para el mejor surtimiento de algunos particulares artículos que ex- 
trae de aquellos dominios: oidas al propio tiempo, y examinadas 
con toda detención las nuevas proposiciones que se me han hecho 
por parte de dicho Cuerpo á beneficio del público, y de las provi- 
siones de mis Reales Armadas y Exércitos, he resuelto renovarle el 
privilegio exclusivo que le tengo concedido para hacer de su cuenta 
el comercio de Marruecos, baxo las modificaciones y condiciones 
siguientes. 

I. 

Satisfecho de la equidad con que ha usado la Compañía de los 
Cinco Gremios mayores del privilegio exclusivo que le concedí por 
mi Real Cédula de diez y ocho de Noviembre de mil setecientos no- 
venta y seis para hacer el comercio entre estos mis Reynos y el de 
Marruecos, y teniendo en consideración que la intestina guerra que 



- 207 - 

sufrieron aquellos dominios hasta el año de mil setecientos noventa 
y ocho, la escasez de granos que experimentaron luego por la plaga 
de la langosta, las hostilidades de la presente guerra entre mi Co- 
rona y la de Inglaterra, y la peste que ha afligido últimamente el pro- 
pio Reyno de Marruecos, no le ha permitido llevar á un estado de 
perfección su empresa, ni resarcir los considerables dispendios ne- 
cesarios para obtener del Rey de Marruecos la exclusiva de los 
puertos de Mazagan, Darbeyda y Larache, con permiso de girar en 
todos los demás de sus dominios, igualmente que para plantificaren 
tan rudas circunstancias las factorías que tiene establecidas en Ma- 
gador, Darbeyda, Rabat de Salé, Larache y Tánger; he venido en 
ampliarle el término de ocho años prefixado por mi citada Real Cé- 
dula, al de diez, que deberán correr y contarse desde el ajuste y pu- 
blicación de la paz con las Potencias con que estoy al presente en 
guerra, para que continúe en el goce del privilegio exclusivo de co- 
mercio en dicho Reyno, que le tengo concedido y ratifico, autori- 
zándola á negociar privativamente en los granos y demás artículos 
de lícito tráfico que no fueren exceptuados expresamente en los su- 
cesivos capítulos de esta mi Real Cédula, cuyas cláusulas y deter- 
minaciones deberán regir con absoluta abolición de las contenidas 
en la citada de diez y ocho de Novieml re. 

11. 

Para que el Cuerpo de los Gremios pueda consolidar su empre- 
sa, y llevarla al grado de prosperidad capaz de traer á la Nación las 
ventajas á que se dirige, le permito seguir sus negociaciones direc- 
tas en la Corte de Marruecos, así para conservar la exclusiva de los 
puertos de Mazagan, Darbeyda y Larache, y demás exenciones que 
le tiene concedidas el actual Soberano, como para ampliarlas, soli- 
citando la exclusiva de otros puertos, rebaxa de derechos, y demás 
franquicias que le fueren útiles, diputando ó comisionando al intento 
persona de su confianza, que baxo mi Real protección pase á aquella 
Corte á tratarquanto fuere concerniente, ó tuviere relacioncon los ne- 
gocios de comercio, á que deberán ceñirse sus facultades y gestiones. 



- 208 



III. 



Concedo á los Gremios permiso para la extracción de plata, 
limitado al preciso importe de regalos, principal coste de las com- 
pras, derechos y gastos de granos, y demás efectos de Marruecos; 
pagando la habilitación establecida sobre la extracción de moneda, 
y haciéndola con intervención del Banco Nacional de San Carlos 
según está mandado. 



IV. 



Siempre que los Gremios obtengan del Rey de Marruecos facul- 
tad para salar carnes, cebar y atocinar ganado de cerda, solo con- 
tribuirán á la introducción de estos artículos en mis Reynos la mitad 
de los derecho impuestos á los extrangeros de igual especie, á fin de 
que con este auxilio en sus primeros ensayos puedan llegar á surtir 
mis esquadras y pueblos marítimos con la mayor equidad que les 
proporcionará la abundancia y proximidad de aquellos dominios, 
respecto de los países del Norte, que suministran al presente ambas 
especies de carne á precios excesivos. 



Teniendo declarada por punto general franca la introducción de 
madera extrangera para construcción naval, y queriendo procurar 
por todos los medios posibles la conservación de los montes de mis 
dominios, extiendo la misma franquicia á qualquier clase de madera 
que los Gremios consigan cortar en los de Marruecos, y conduzcan á 
los puertos de mis Reynos para toda especie de fábricas, a cuyo fin 
les cedo y traspaso la particular regalía de extraer cáñamo y madera 
de aquellos dominios para mis arsenales, estipulada con S. M. Ma- 
rroquí por el artículo treinta y tres del último Tratado de Paz, Co- 
mercio y Navegación, celebrado y ratificado en el año pasado de 



— 209 - 

mil setecientos noventa y nueve, dispensándoles la misma gracia de 
exención de derechos siempre que logren permiso de hacer allí car- 
bón de leña, y transportarlo al abasto de los pueblos marítimos de 
las Provincias de Andalucía. 



VI. 



Extrayéndose de los dominios Marroquíes algunas especies de 
ganado, y varios frutos y manufacturas que se compran y adquieren 
sin la rivalidad, competencias y pujas de los precios, obsequios y 
gratificaciones que suscitan y mueven los de primera necesidad en 
perjuicio de los consumidores, y que á mas de servir á la honesta 
ocupación, mantenimiento y fomento de muchos barqueros, patro- 
nes, marineros y traficantes de corto capital, son muy útiles al mejor 
abasto de mis pueblos, quiero queden libres de la exclusiva que con- 
cedo á los Gremios el ganado lanar, acyte de olivo, alpiste, almen- 
dras dulces y amargas, naranjas, limones, dátiles, bellotas, y toda 
especie de frutas ya sean verdes ó secas, la planta nombrada tacut, 
gallinas, pichones, y toda clase de volatería, huevos, plumas de 
avestruz, tafiletes de qualquier clase ó color, jayques, ceñidores, ba- 
buchas ó chinelas, y telas de lana para ponchos; cuyos artículos po- 
drá comprar qualquiera de mis vasallos, y extraer de los puertos en 
que se lo permita el Gobierno Marroquí, sin excepción de los que 
tienen ó adquirieren con exclusiva los Gremios, á los que podrán 
también concurrir para la compra de las explicadas especies, y con- 
ducirlas á los puertos de España con la establecida habilitación de 
papeles, y baxo las dos precisas siguientes condiciones. 



VII. 



Ninguno de los particulares ó compañías nacionales que comer- 
ciare en los artículos ú especies Marroquíes, que al tenor del ante- 
cedente capítulo quedan de libre tráfico para todos mis vasallos, po- 



- 210 - 

drá establecer factoría en aquellos dominios, ni mantener comisio- 
nados de asiento, debiendo limitar sus especulaciones á expedicio- 
nes sueltas, yentes y vinientes, según se ha practicado y ha sido de 
costumbre hasta el presente en esta clase de tráfico. 



VIII. 



Siendo una de las causas del privilegio que concedo á los Gre- 
mios la de contener el contrabando de moneda que se hace á pre- 
texto del comercio de Marruecos, nadie sino este Cuerpo podrá ex- 
traerla para aquellos dominios con la precisa obligación de dar libra- 
mientos á la vista á costo y costas á todos los Españoles que los pi- 
dieren contra sus comisionados en los puertos Marroquíes de las 
cantidades que les entregaren en España, y necesitaren al retorno 
de sus expediciones, luego que las tengan habilitadas de los preci- 
sos pasaportes y patentes de sanidad, sin cuyos requisitos no po- 
drán franquearles libranza de cantidad alguna. 



IX. 



A fin de remover los embarazos y oposiciones en que ha trope- 
zado hasta el presente el privilegio concedido a los Gremios, y que 
tenga en adelante entero cumplimiento, mando á los Gobernadores, 
Diputaciones de Sanidad y Administradores de Aduanas de los puer- 
tos del Reyno no den entrada á los buques de bandera nacional que 
conduzcan efectos procedentes de Marruecos (fuera de los compre- 
hendidos en el sexto capítulo de esta mi Real Cédula) de cuenta de 
otro que de los Gremios, deteniéndose y confiscándose con destino 
á la obra pia que sea de mi Real agrado los buques y efectos que 
después de un mes de la publicación de esta mi Real Cédula en Ma- 
rruecos por el Consulado general, sus comisionados, ó los del enun- 
ciado Cuerpo, aportaren á mis dominios contra esta determinación. 



- 211 - 



X. 



Para cortar el abuso que han hecho y pueden continuar los na- 
cionales valiéndose de la bandera extrangera en perjuicio de los 
Gremios, y nivelar al propio tiempo la obligación de rebaxa de pre- 
cios en los granos que contrae este Cuerpo, como se expondrá en 
su lugar, he venido en mandar y mando se establezca la habilitación 
de doce reales de vellón en cada fanega de grano, y quince por 
ciento sobre el corriente valor de los demás efectos privilegiados 
que se conduzcan de Marruecos á los puertos de España en buques 
de bandera extrangera de cuenta y pertenencia de extrangeros, en 
lugar del dos por ciento establecido por Real Cédula de trece de 
Abril de mil setecientos noventa. 



XI. 



Exigiendo la equidad y buena correspondencia de las gracias y 
exenciones que dispensa á mis vasallos el actual Rey de Marruecos 
Muley Solimán trate á los suyos con igual indulgencia, declaro libres 
de la habilitación extraordinaria designada en el precedente capítulo 
todos los efectos de aquel Reyno que conduxeren ó remitieren de su 
cuenta á España los Moros vasallos de S. M. Marroquí, trayendo 
atestado del Cónsul general ó Vice-Cónsules de pertenecerles legíti- 
mamente las especies ó granos que presentaren en los Registros y 
Aduanas. 



XII. 



Cuidarán los Gremios de conservar la amistad y buena inteligen- 
cia que reyna al presente con la Corte Marroquí, procurando mante- 
ner adictos los Ministros y Magnates por medio de las expresiones y 



— 212 - 

atenciones de uso en aquel pais, según lo han hecho desde el prin- 
cipio de su negociación, sin dar paso ni proceder á establecer nue- 
vas factorías antes de obtener expreso permiso y consentimiento de 
S. M. Marroquí, único Soberano de aquellos dominios, con quien 
deberán tratar y entenderse en la negociación. 



XIII. 

Por ningún título podrán los Gremios trasladar el uso de las gra- 
cias que les concedo á manos de asentistas, cuyas intermedias ga- 
nancias perjudiquen la economía del abasto de mis pueblos. 



XIV. 



Mientras que por una abundante cosecha no se hallaren provis- 
tos de granos á precios cómodos mis pueblos y Reales provisiones 
de Exército y Marina, serán obligados los Gremios á conducir á Es- 
paña todos los que extraxeren de los puertos Marroquíes; y solo en 
el caso de tener sobrantes, ó que la propuesta abundancia de ellos 
en mis Reynos no se los permita costear, los podrán llevar á domi- 
nios extraños. 



XV. 



Aceptadas como tengo las proposiciones de dicho Cuerpo sobre 
los términos en que ha ofrecido suministrar los granos que extraxere 
de los puertos Marroquíes en virtud del privilegio que le concedo, 
queda obligado á darlos á mis Reales provisiones de Exército y Ma- 
rina, con rebaxa de quince por ciento del precio corriente á que va- 
lieren los nacionales en los lugares ó parages que hicieren las entre- 
gas, baxo la precisa condición de pagárselos al contado en el efec- 
tivo indispensable para la continuación de aquel comercio; facilitan- 
do á precios convencionales, y con la posible equidad, los sobrantes 
á los pueblos, pósitos y particulares de estos mis Reynos. 



- 213 - 

XVI. 

Procurará la Compañía por todos los medios que la sugiera su 
industria y política introducir y fomentar el despacho y consumo en 
Marruecos de las manufacturas y fábricas de España, con el doble 
objeto de fomentar la industria nacional y economizar en todo lo 
posible la extracción de moneda, dedicándose al logro de ambos 
fines con todo el zelo y empeño que exige la felicidad del Estado y 
me prometo de su acreditado patriotismo. 



XVII. 



Para acreditar debidamente el destino de las extracciones de di- 
nero efectivo que hicieren los Gremios con objeto al comercio de 
Marruecos, serán obligados á presentar las guias ó despachos de 
cada una de las partidas, á su introducción en los dominios Marro- 
quís, á mi Cónsul general ó Vice-Cónsules de los respectivos puer- 
tos adonde las destinaren, para que examinado y cotejado su conte- 
nido con el de los caxones de dinero, puedan, hallándolos confor- 
mes, darles los correspondientes certificados, que les sirvan de tor- 
naguía á la cancelación de la fianza que deberán otorgar, de presen- 
tarla en las Aduanas por donde hicieren las extracciones dentro del 
término de cincuenta dias, no ocurriendo desgracia de naufragio, ú 
otro fatal acontecimiento, que necesitarán también justificar en la 
forma posible. 

XVIII. 

Obligados los Gremios á suministrar los necesarios fondos en 
los puertos de Marruecos á los particulares que emprendan aquel 
giro con arreglo á lo prevenido en los Capítulos sexto, séptimo y 
octavo de esta mi Real Cédula; y debiendo el Cónsul general resi- 



- 214 - 

dente en Tánger ó Vice-Cónsules de los demás puertos tomar cono 
cimiento de las expediciones que emprendan para la habilitación de 
papeles, siéndoles al propio tiempo muy fácil formar cálculo aproxí- 
mativo del costo de ellas, á fin de evitar todo abuso en el giro o des- 
tino de la moneda, no satisfarán los Comisionados de los Gremios 
los libramientos que llevaren contra ellos sin la precisa circunstan- 
cia de haberlos presentado los portadores al Cónsul ó Vice-Cónsul 
del puerto donde vayan á cargar, y que les hayan puesto el visto 
bueno hallándolos arreglados. 



XIX. 



Todo el dinero de particulares negociantes que antes ó después 
de su arribo á los puertos Marroquíes fuere aprehendido por los Mi- 
nistros del Resguardo, ó se hallare en los fondeos y reconocimientos 
de los buques que deberá hacer el Consulado, caerá en la pena de 
comiso, quedando sujetos los contraventores á las demás que les 
imponen las leyes del Fisco, y las mismas sufrirán las partidas que 
se encontraren en las expediciones de los Gremios sin los corres- 
pondientes despachos. 



XX. 



Sin perjuicio de las pretensiones, solicitudes y gestiones que po- 
drán entablar los Gremios por su principal Encargado, y demás Co- 
misionados para obtener de S. M. Marroquí las franquicias y privi- 
legios que mas convengan al favorable éxito de su empresa, encargo 
particularmente á mi Cónsul general de Marruecos proteja y axílie la 
negociación de los Gremios, y las que emprendieren todos los de- 
mas nacionales al tenor de esta Real Cédula, por quantos medios le 
proporcione la reoresentacion de su empleo, interponiendo los ofi- 
cios y recursos que estime conducedentes acerca de aquel Gobier- 
no, para que conservando á dicho Cuerpo las gracias de la exclusiva 



- 215 - 

del comercio de los Puertss del Mazagan, Darbeyda y Larache, con 
facultad de establecer factorías en los demás de sus dominios, reba- 
xa de derechos, y particular medida á la exacción de los impuestos 
sobre los granos que le tiene concedida, se las amplié en la parte 
posible, prefixando al propio tiempo con la equidad que siempre ha 
dispensado á mis vasallos los derechos de los diversos artículos que 
no se terminaron en el último Tratado de comercio, á fin de que 
puedan girar sobre datos ciertos, y se evite todo motivo de reclama- 
ción ó siniestra inteligencia. 



XXI. 



Para la puntual observancia de quanto concierne á las regalías 
de mi Real Hacienda, y á fin de que se guarden con la debida es- 
crupulosidad todas las precauciones establecidas para libertar á los 
pueblos de contagio de peste, no podrán las embarcaciones que se 
ocupen en el tráfico de Marruecos entrar ni descargar en las calas, 
radas y pequeños puertos del Reyno. que no estén habilitados para 
el comercio, y carezcan de Diputaciones de Sanidad, que exerzan 
las funciones propias de su Instituto; sujetándose los buques y car- 
gamentos á todas las reglas y providencias que rigen sobre tan im- 
portante materia. Esta mi Real resolución la comunicó al Consejo 
Don Mariano Luis de Urquijo, mi Secretario interino del Despacho 
Universal de Estado, en Real orden de nueve del presente mes. Y 
publicada en él en trece del mismo acordó su cumplimiento, y expe- 
dir esta mi Cédula. Por lo qual os mando á todos y cada uno de vos 
en vuestros respectivos lugares, distritos, y jurisdicciones veáis lo 
contenido en ella, y lo guardéis, cumpláis y executeis, y hagáis 
guardar, cumplir y executar en la parte que respectivamente os co- 
rresponda, sin permitir su contravención en manera alguna. Que asi 
es mi voluntad; y que al traslado impreso de esta mi Cédula, firmado 
de Don Bartolomé Muñoz de Torres, mi Secretario, Escribano de 
Cámara mas antiguno y de Gobierno del mi Consejo, se le dé la 
misma fe y crédito que á su original. Dada en Aranjuez á veinte de 



— 216 - 

Marzo de mil y ochocientos. = YO EL REY. = Yo Don Sebastian 
Piñuela, Secretario del Rey nuestro Señor, lo hice escribir por su 
mandado. =Gregorio de la Cuesta. =D. Juan Antonio López Alta- 
mirano. = D. Francisco Policarpo de Urquijo. = D. Manuel del 
Pozo.=D. Juan Antonio Pastor. =Registrada, D. Joseph Alegre. = 
Teniente de Canciller mayor, D. Joseph Alegre. 
Es copia de su original, de que certifico. 

D. Bartolomé Muñoz. 



Relación de la gran prefa que 

hizo de vnos nauios de enemigos, el Capitán Santurfe, 
Almirante de la Efquadra de Vizcaya, que firue en la 
Armada Real del mar Océano, que eftá a car- 
go de don Luys Faxardo. Lo qual fucedio 
a la vifta de Tetuan a los primeros 
de Mayo defte año 1613. 



Moleftado el Rey Criftlanifsimo de Francia con las muchas, y 
diuerfas quexas, que continuamente le dauan fus vaffallos, a quien 
auian defpojado Piratas Turcos, hinchendo de estruendo, y efpanto 
las regiones marítimas de fus Reynos, deffeaua barrer el mar de tan 
infaciabíes monftruos. En orden a efto mandó el año paffado, que 
falieffe de Marfella el Conde de Prouenga fobrino del Duque de Gui- 
fa, con los quatro nauios que eftan en aquel puerto para guarda de 
las cofias de Lenguedoch, de quien es Capitana la famoía nao, que 
lo era de los baxeles de Simón Danga, que don Luys Faxardo faqueó, 
y quemó en el puerto de Túnez con tanto valor, y esfuerco, refer- 
uando efte vafo para recompeníar con el el trabajo de vn principal 
capitán Francés, que con vn nauio de fu rey Enrique le auia feguido 
en efta empreffa. 

^ Lleuaua el Conde vna faetia velera para reconocer, y alcangar, 
y guarneciendo los caxcos con luzida infantería, y copiofa munición 
mediante fu buena diligencia hizo algunas prefas de importancia: 
cayendo particularmente en fus manos dos nauios Inglefes. Exami- 
nólos, y no fatisfaziendole mucho el eftomago las razones que dauan, 
pufo algunos a queftion de tormento, en cuyo toque fe defcubrio 
luego la falfedad que trayan enmafcarada con nombre de amigos 
confeffaron fer foragidos de Inglaterra, de donde auian falido confe- 
derados con otros quatro baxeles, refueltos de robar fin exceptar 
perfosa, ni religión, lleuando a vender las prefas a Argel. Agradeció 
el Conde fus buenos deffeos con echarlos al reino. Y por auer dicho, 



— 218 — 

que los otros nauios lleuauan la derrota de Leuante: bien aduertido 
de fus feñas figuio el mifmo paraje, aunque no dio con ellos en 
todo aquel año. Y afsi efte de 613 determinó de falir con la mesma 
preuencion, con intento de alargarfe hafta el eftrecho de Gibral- 
tar, en cuya boca no fuelen faltar ladrones, aguardando como cay- 
manes, para tragarse los nauios que paffan a contratar de vn mar 
al otro. 

^ Pufole efpuelas tener relación, que de Argel auian falido mu- 
chos baxeles grueffos, fin mas de quarenta y dos faetias, tartanas, y 
galeotas, con la fed que nunca puede apagar efta nación fedienta de 
nueftra íangre. Vn cautiuo de Cádiz efcriuio a fu padre, que auia 
barco feguro desde la Bahia a Sanlucar, en comprobación de lo que 
auian certificado al Conde: el qual arribando al puerto de Gibraltar, 
halló que auia furgido el dia precedente vno de los quatro nauios re- 
feridos cargado de muchas, y diverfas mercaderias, que auia robado 
en el Leuante. 

^ En reconociéndolo el orgullo Francés, comentaron a tremolar 
los coracones, y por tener arbolada bandera (que no fe permite de- 
lante de Capitana Real) ie dieron vozes que abatieffe: mas parecien- 
dole al Ingles, que los Francefes mandauan mucho en cafa agena, 
fe hizo fordo, defcomedimiento que lleuó el Conde intolerablemente, 
y afsi le mandó difparar algunas piecas, rompiéndole con vna el trin- 
quete, y paffandole con otra por encima de la mefana. 

í Eftaua en el muelle el Corregidor a la mira acompañado de 
muchos caualleros, y de Paulo de Scoth, Confuí que refide en aquel 
puerto por la nación Inglefa, y viendo tan encendidos los Francefes, 
les hizieron feñas con los fombreros, para que no dieffen mas cargas, 
con que luego ceffó la batería, entrando los dos en vn batel para vi- 
fitar al General. 

^ Fueron cortefanamente recibidos del Conde fabiendo la calidad 
de fus perfonas, y faltando con ellos en tierra mostró las patentes de 
fu Rey, y licencia de fu Mageftad Católica para entrar en fus puer- 
tos a proueerfe de baftimentos, fuplicando al Corregidor, que le de- 
xafre echar a fondo aquel nauio, porque fabia con euidencia fer de 
ladrones foragidos, que en gauilla de otros, y defferuicio de fu Rey 



- 219 - 

andauan contaminando todo el mar. Mas el capitán Ingles prefentó 
recaudos, y teftimonio en que fe certificaua venir entonces de Lon- 
dres a vender vna partida de paños, valiéndole defta, y otras eftra- 
tagemas femejantes contratantes, para difsimular fus latrocinios, y 
deflumbrar el mas eftrecho examen: y aunque lo hizo el Corregidor 
como miniftro tan confidente, y leal, no halló razón congruente a 
derecho que le forcaffea condenarlos: antes le pareció caufa pia, y 
juftificada el defenderlos, efpecialmente por auer tomado la mano en 
fu abono el cónsul Paulo de Scoth en virtud de los defpachos que 
trayan, al parecer nueuamente facados de la eftampa, requiriendo al 
Corregidor de parte del rey de Inglaterra no dexaffe echar aquel na- 
uio a fondo, por mas que el conde alegaua, que traya comprobados 
fus delitos, proteftando que se auia de querellar ante el Rey nueftro 
fefior por no auer dexado caftigar aquellos cofarios. Gaftófe pues en 
eftas replicas todo el dia, y fobreuiniendo la noche temerofos los 
piratas que otro dia les auian de hazer vna rigurofa vifita, para que 
no parecieffe nauio de guerra (puefto que el Corregidor le auia dipu- 
tado guarda) ocultamente alixaron mucha munición, echando al mar 
alguna mercadería fofpechofa, fatisfaziendo también a los cargos que 
les imputauan, con el calor del confuí que los defendía, juzgándoles 
amigos, y de buena data, que les auia de aguardar en el mar, aun- 
que fueffe vn año, mandando, que la faetia fe quedaffe atalayando 
quando algaffen ancoras para que no fe fueffen fin el galardón que 
merecían fus infultos; mas enfadada con su prolixa tardanza, algo ve- 
las, y fe fue también. 

^ Affegurados los cofarios de que no les fobrefaltarian mas los 
Franceses, determinaron de profeguir con fu derrota alcangada licen- 
cia, y por pagar el buen acogimiento que el Corregidor les auia he- 
cho vengarfe de los Francefes, y fatisfazer la perdida que auian reci- 
bido en Gibraitar, determinaron hazer liga con Turcos, femejante a 
la que don Rodrigo de Silua desbarató el año paffado junto al río del 
Álamo, que muchos eftrangeros Septentrionales yendofe fugitiuos 
(como eftos) contra la voluntad de fus Reyes, y Repúblicas, que def- 
fean la paz, mediante la qual fe augmenta el comercio, que es el ner- 
uio de los Reynos, fe juntan con Turcos, Berberifcos, y renegados 



- 220 - 

de todas naciones, formando vna vehetria infernal tan perjudicial a 
la vtilidad común. 

*¡ Hallaron eftos comodidad de agregarfe con tres nauios de Tur- 
cos, que auian falido de Argel en corfo encendidos con la felicidad 
de Simón Danca, quando a vifta de Cádiz tomó la nao de luán Gó- 
mez, llena de tanta riqueza: venian refueltos de efperar la flota de 
Nueua Efpaña, y hazer otra prefa femejante en alguna nao de las que 
fuelen quedarte correrás; mas mientras fe llegaua el tiempo de fu ve- 
nida acordaron con parecer de los Inglefes de dar fondo en la boca 
del rio Tetuan, y exercitarfe en otros robos de menor calidad; halla- 
ron allí furta vna faetia Francefa, que cargaba marcaderias de África, 
y entrando en confulta, determinaron alcarfe con ella en acabando 
de cargar todo fu defpacho, para que fueffe mejor la prefa. Y por no 
eftar entretanto ociofos, les pareció que feria acertado, que vn dia 
en que fe celebra la fiefta de nueftra Señora de Europa, cuya Hermi- 
ta eftá encima del monte Calpe, donde fe congrega todo Qibraltar, 
por fer imagen de gran deuocion, faltaffen repentinamente en tierra 
cautiuando la mayor redada que pudieffen de los pios deuotos de la 
Virgen fantifsima, que no dexó de guardarlos. Hizieron contrato con 
algunos Moros de Tetuan participantes del fecreto de venderles hom- 
bres, y mugeres a veynte ducados, y niños a diez, tanta era la mul- 
titud que penfauan abarrer. Mas Muley Xeque fabiendo que eftauan 
alli furtos eftos cofarios deffeando complazer al Rey nro. feñor y ga- 
nar nueuo nombre de amigo, auifó luego al Marques de Villareal 
Capitán general de Ceuta, que respeto defto hizo propios a los Pre- 
fidios circunuezinos, fin perdonar diligencia que no intentaffe, nafta 
auifar las galeras de Efpaña. 

^ Andaua en efte interim barlouenteando por aquel contorno el 
Almirante Santurfe con la efcuadra de Vizcaya, que no pudiendo en- 
trar al rio de la Mamora, adonde auia venido defde Lisboa por orden 
de fu Mageftad a quemar vnos nauios de ladrones que eftauan furtos 
en aquella madriguera: aguardaua coyuntura de lograr vna buena 
ocation digna de fu valerofo animo, gallardeando con efte fin defde 
la Mamora a Gibraltar, guardando la boca de fu eftrecho, mas lle- 
gándole inipenfadamente efte auifo, temeroso no defangrafe tan bue- 



- 221 - 

nos defignios la dilación que fiempre tiene malos partos, concibien- 
do los barbaros algún barrunto de fu venida, hizo al momento cargar 
todo el paño enderezando las proas a la cofta de Tetuan, donde llegó 
felizmente, permitiéndolo afsi la Virgen de Europa. 

í Eftauan los cofarios defcuydados de tan repentino fobrefalto 
dando fondo a la boca del Rio Tagarte, porque fegun las lenguas de 
quien fe auian informado, imaginaua toda la armada Real en Lisboa, 
y las galeras fin orden de falir del puerto; mas quando vieron enuef- 
tirles de romanía losbaxeles Vizcaynos, adornados de tantas flámu- 
las, y gallardetes, y reconociendo las armas de Efpaña, rimbomban- 
do tanta copia de clarines, y trompetas, juntamente con el eftruendo, 
y furor de la artillería , que comento a jugar aceleradamente, fe les 
encogieron los neruios, y elaron los coracones, arrojándote algunos 
a los bateles: mas cayeron muertos al mar atrauefados de los mox- 
quetes, y arcabuzes, hallando refugio a la muerte, folo con entregar- 
se a la clemencia Efpañola, pidiendo mifericordia, cruzados los bra- 
zos fobre el bordo. 

^ Eftuuo determinado el Almirante (como tan pratico, y experi- 
mentado) de echar los nauios a fondo, temiendo no vínieffen en ellos 
algunos Fregelingas, y como es coftumbre fuya fe bolaffen, junta- 
mente con los foldados que entraffen a rendirlos. Alas conhderando, 
que podrian venir alli algunos cautiuos Criftianos, no profiguio en 
executar efta refolucion; poniendo guardas de confianga a la poluora, 
y haziendo otras diligencias neceffarias para que no fucedieffe tan 
irremediable fracafo. Fueron por todos los cautiuos mas de ciento y 
cincuenta, efeapandofe folamente algunos que auian faltado en tierra 
a negociar. Halló pol lados los baxeles de vn enxambre de todas na- 
ciones, y el vno lleno de quartos falfos de a ocho. La faetia France- 
fa paffó el mifmo riefgo, por lleuar armas, y baftimento a tierra de 
infieles. Repartió llberalmente con los foldados el despojo, que fe 
aprecia en mas de cien mil ducados, y haziendo traer a remolcos los 
nauios rendidos, entró en Gibraltar haziendo vna alegre falúa toda 
la ciudad. Y ofreciendo a nueftra Señora de Europa vn rico prefente. 
Fue conocido luego el nauio Ingles, leuantandofe un graue murmu- 
reo en la ciudad, ahorcando luego a fu capitán con otros fiete rene- 



— 222 — 

gados. Mandando fu Alteza del Principe Filiberto en fabiendo el fu- 
ceffo, que truxeffen los baxeles al Puerto de Sancta Maria para re- 
forjar con la chufma las galeras de España. 



^ Impreffo con licencia, en Malaga, por luán Rene. 
Año de mil y feyfciensos y treze. 



RELACIÓN 

DE LAS DISCORDIAS 

Y BANDOS QVE ENTRE ALGVNOS ALCAIDES MO- 
ros á ávido, y del favor que quatro Efpañoles dieron a 
vno dellos, para libertar vna hija fuya, a quien el 
contario quería ahorcar, por vengarte 
de fu padre. 
í Dafe cuenta de como vn Moro pronofticó, que el Se- 
pulcro fanto de Ierufalen avia de fer prefto feñoreado de 
Criftianos, la cafa Otomana fe auia de perder, y 
guerra del Perfiano. 
Sacada de vna carta que efcriuio Antón Ginez, captiuo 

en Tetuan. 



Pocas vezes los Chriftianos, que eítán en las fronteras dexan de 
tener infinitas ocafiones de venir a las manos con los enemigos, y 
entre las demás, no es de menor confideracion la que fucedio efte 
año de 618. a quatro de Enero. Fue el cafo, que entre dos podero- 
fos Moros auia ciertos odios y enemiftades, heredadas de fus padres 
y agüelos, y fuf tentadas a cofta de fu propria fangre, y de la de fus 
amigos y parientes. Y afsi deffeando vno dellos hallar ocafion de 
darle a fu enemigo algún pefar tan grande, que o le quitaffe la vida, 
o por lo menos le aniquilaffe la honra, le ofreció el tiempo vna, en 
que fin duda tuuiera efeto fu dañado intento, fi la fortuna no fe la 
quitara de las manos por medio de quatro valerofos Efpañoles, que 
fe la impidieron. Fue el cafo, que como efte moro anduuieffe con 
gran cuidado, y pufieffe grandes efpias para faber quando fu enemi- 
go eftaua mas defcuidado, vno dellos le vino á dar avifo, que vna 



- 224 - 

Hali (que afsi fe llamava el otro) auia falido de la ciudad, y íe eftaua 
holgando en vna huerta, tan defcuidada, que con poca gente la po- 
día prender, y vengarte en ella de los agrauios que de fus padres y 
agüelos auia recebido. Parecióle bueno el auifo, y afsi acompañado 
de cincuenta moros, dio en la huerta, y fin reffiftencia cautivó á la 
donzella, y mató á la mayor paite de los que la acompañauan. Dio 
luego la buelta a fu cafa, y en ella hizo meter en vna mafmorra a la 
pobre donzella, con intento de en ella tomar toda la venganza que 
pudieífe, para lo qual la hizo cargar de hierros, dándole la comida tan 
por taffa, que por poco la matara la falta del fuftento. Tuuo de todo 
auifo el padre de la donzella, y conociendo que folas fus fuerzas y 
poder no era capaz de poder dar á fu hija libertad, determinó valer- 
fe, de los Efpañoles y Portuguefes que afsiften en aquellas fronteras: 
y no fiando efta diligencia de nadie, el mifmo fe vino vna noche á 
Ceuta (que es la fuerza de los Chriftianos) y hablando al Capitán, le 
dio cuenta del fuceffo, y con tiernas lagrimas le pidió fu ayuda, di- 
ziendole, que no fe le pufieffe delante no fer profeffor de fu propria 
ley, pues también los que no lo fon, fe fauorecen vnos á otros. No 
fe atreuio con todo el Capitán á darle el ayuda que le pedia, confide- 
rando que la gente que tenia era poca, y que no era jufto se arreígaffe 
en emprefas que no tocauan á la honra de Dios, ni al feruicio de fu 
Rey, de que el Moro quedó tan trifte, que por poco perdiera la vida. 
Saliofe finalmente de Arzila, determinado á con folo fus criados, y 
parientes procurar la libertad á fu amada hija, o morir en la demanda. 
Apenas auia caminado vn quarto de legua, quando á fus efpaldas 
oyó tropel de cauallos, boluio el roftro, y vio que á grandes vozes 
quatro de acaballo le dezian que fe detuuiffe. Hizolo el, y llegados 
ellos, le dixeron: Somos Efpañoles Chiiftianos, y toldados de aca- 
ballo en la fuerza de Arzila, todos quatro amigos, y que laftimados 
de tu defgracia, aunque fin orden de nueftro Capitán y caudillo, ve- 
nimos determinados de ayudarte en todo lo que pudiéremos, fin que 
por effo pretendamos de ti otro premio, mas de el gufto de auerte 
feruido. Agradecióles el moro el comedimiento, y porque en la dila- 
ción podía auer un pequeño riefgo, luego fe partieron a fu cafa, don- 
de juntando algunos de fus criados y amigos, que por todos fueron 



- 225 - 

pocos mas de trenta, fe partió acompañado de ellos, y de los quatro 
Chriftianos, con los quales llegó al lugar, donde fu enemigo eftaua, 
que era vna pequeña aldea, á tiempo que entre los amigos y aliados 
del contrario, cargada de hierros, facauan de la prifion á la donzella, 
con intención de ahorcarla. Fauorecia la fealdad defte hecho, todo 
el mas del pueblo, como fiempre acontece, figuiendo y juftificando 
la caufa de los poderofos, á quien todos ayudan, ya obligados de 
miedo, ya vencidos de temor. No aguardó mas el pobre viejo padre 
de la moga, fino que como león arremetió á los que le lleuauan fu 
hija, pudiendo el paternal amor oluidar el temor de la muerte; pero 
como los contrarios fueffen muchos, de vna herida le hizieron venir 
á tierra á los pies de fu propria hija, y fin duda le mataran, fi los 
quatro Efpañoles no fe pufieran á defenderle, y eftando ya en pie, fe 
quedaron con el los dos dellos, y los otros dos fueron á focorrer á la 
donzella, á quien á gran prieffa querían jufticiar. Libráronla finalmen- 
te, y puefta á buen recaudo, acudieron á la batalla que fe auia traua- 
do arto fangrienta. Hirieron los quatro Efpañoles tan brauamente en 
los moros, que muertos algunos, los demás empacaron á afloxar, y 
paffara el negocio mas adelante, fi a efte tiempo no oyeran vn ancia- 
no viejo, que á grandes bozes les dizia, que fufpendiefen las armas, 
mientras le oyan algunas breues razones, con las quales penfaua dar 
fin á tan antiguos odios, fuftentados á cofta de la fangre; vida y ha- 
cienda de todos los moradores de aquella tierra. 

Pararon todos por efcucharle, y el les dixo: que pues ambos eran 
de una mifma nación, y guardaban vna mifma ley, que fe cafaffeu 
aquella donzella con vn hijo del contrario, y que con efto fe acabaf- 
fen fus enemiftades. Acetáronlo ambos, defpues de algunas deman- 
das y réfpuéftas, y el viejo profiguiendo fu platica, les dixo: Si las 
armas con que vnos a otros os hazeis guerra, las boluiereis contra 
los Chriftianos vueftros enemigos, por ventura no los vierais tan fe- 
ñores de vueftras tierras, como al prefente lo fon, fin que a fus ota- 
dos atreuimientos le puedan poner freno nueftras armas. Pues aun 
lo que aqui vemos no parece de confideracion, refpeto de lo que 
paífa en los mares de Levante, onde por momentos toman nueftras 
galeras, deftruen nueftras armadas, y faquean nueftras ciudades; en- 



— 226 — 

prendiendo femejantes hazañas oy el de Offuna, mañana el de Santa 
Cruz, y otros Capitanes, contra quien ni nueítra detenía vale nada, 
ni nueftras armas fon de importancia; porque como rayos de aquel 
Sol de Efpaña, dexan con el refplandor de fus hechos, eclypfadas 
nueftras menguantes lunas. Vltimamente os aduierto, y certifico, que 
conforme á mis pronofticos, de cuya verdad teneys ya tanta efperien- 
cia, antes de mucho han de fer los Chriftianos feñores de la cafa tan- 
ta de Ierufalen, y nofotros defpoffeydos delta con arta afrenta nueí- 
tra y grande gloria tuya. Principios defto fon las guerras que el Per- 
ciano intenta contra el gran feñor, confederándote con el Monarca 
de Efpaña, y dando en fu tierra entrada á los Chriftianos, y permif- 
sion para que en ella fe predique, eítienda y propague la Fé de Iefu 
Chrifto. Y no parando aqui, fi mi juyzo no miente, la cafa Otomana 
perecerá á fus manos, y los gueffos de nueftro profeta Mahoma, tan 
venerados agora de nofotros, vendrán á andar debaxo de fus pies, 
fin ningún refpeto ni reuerencia; de todo lo qual nofotros mifmos fe- 
remos la caufa. 

Oyeron ellos eftas razones, con arta admiración, y no poco mie- 
do del proftico, por conocer la ciencia del que lo dezia; y defpedi- 
dos, boluio el Alcaide á acompañar los Chriftianos, hafta meterlos 
en Arzila, donde boluio á hablar al capitán, pidiéndoles perdón para 
los toldados, por la deforden que auian hecho el falir de la tuerca. 
El capitán les perdonó, con lo qual el moro fe boluio contento á fu 
tierra. 



Impreffa en Seuilla por Francifco de Lyra. Año 1618. 



RECOPILA- 

CION DE LAS HEROYCAS HAZAÑAS 
y famofos hechos del Excelentifsimo Duque de Maqueda, 
Virrey de Oran. Y del Capitán luán del Caftillo, en la Ma- 
mora. Y del Gouernador Francifco Carrillo de Santoyo 
en Alarache, todo en efte año de mil y feifcientos y diez 

y nueue. 

Dafe larga cuéntale los continuos affaltos y ricas prefas que cada 
dia hazen en los Moros, los Capitanes de Oran y fus plagas. Y como 
en la Mamora, el Capitán Caftillo con folos fetenta y fiete foldados 
mató y pufo en huyda trezientos moros de a cauallo, que vna ma- 
ñana vinieron a robar el ganado que los nueftros guardauan cerca de 
la fuerga. Y como el Gouernador Santoyo falio de Alarache con cua- 
trocientos hombres, y al amanecer dio en vn Aduar muy rico, y le 
quemó con mucha gente y ropa, y cautiuó muchos moros y ganado, 
en que huuo fuceffos memorables. Y como los Griegos fe han leuan- 
tado contra el Turco, y han algado Emperador Chriftiano. Lleua al 
fin vna profecía del varón fanto Fray Nicolás Factor, en que fe vera 
ha llegado el tiempo de la deftruycion de los hereges, y total ruyna 
del Turco y fu feta, y libertad de la Tierra fanta. Impreffocon licen- 
cia del Licenciado don Gafpar de Vedoya y Carvajal, Teniente ma- 
yor de Afsiftente defta ciudad de Seuilla y fu tierra. 




En Seuilla, por luán Serrano de Vargas y Vreña, en frente del Co- 
rreo mayor, Año de 1619. 



— 228 - 

Estando en la fuerca de fan Felipe de la Mamara, vn Miércoles 
del mes paffado, treinta foldados en guarda del ganado, les acome- 
tieron al alúa trezientos fuertes moros de a cauallo, por robarle, mas 
ellos fe puffieron en defenfa de forma, que los entretuvieron hafta que 
auifado de las poftas, falio a toda prieffa el Capitán luán del Caftillo 
con folo treinta y fiete infantes por la puerta de Marruecos, a coger- 
los el pafío, como lo hizo, y dio en ellos con tal furia, trauando ef- 
caramuza, y acudiendo a todas partes a animar los fefenta y fiete fol- 
dados, que en poco tiempo hizo gran matanca y los pufo en huyda. 
Encontró el Capitán Caftillo con vn Xeque, Capitán muy valiente, y 
a pocos golpes cayó muerto a fus pies, con que defmayaron luego 
los moros y huyeron, dexando libre el ganado que pretendían Ueuar, 
y algunos cauallos, y tres Eftandartes de damafco carmefi, bordados 
de oro y plata. Recogió el dicho Capitán fus foidados, y marchó en 
orden a la fuerga, fin faltar vno, aunque huuo cinco heridos, donde 
fue muy bien recebido del Maeffe de Campo y Capitanes, embidio- 
fos de que les huuieffe ganado tan gran gloria, y alegres de tan buen 
fuceffo. Efta carta embió de la Mamora don Pedro de Almonte Roa, 
hijo de Seuilla, a Francifco de Cortegana, efcriuano del Rey nueftro 
feñor en efta ciudad, fu fecha 24 de Margo de 1619. 

También efcriuieron de Oran, a vna perfona graue y Sacerdote, 
vezino de Seuilla, que el Excelentifsimo Duque de Maqueda, Virrey 
y Capitán general de Oran, tiene fatigados a los Moros de África mu- 
cho, y que cada dia falen de Oran a robar y faquear fus Aduares, y 
hazen ricas prefas. Aguarda relación de todo, que embió a pedir, que 
fe imprimiera luego. Y también fe fabe por cofa cierta, que por la 
parte de Alemania tratan muy mal al Turco: y que hay guerras ciui- 
les entre fus Gouernadores, con intento de fer cada vno Rey. Y que 
fe han leuantado los Griegos, cuyo Capitán es vn legitimo heredero 
de los Chrimanos Emperadores de Conftantinopla, que da que hazer 
al Turco. 

Y afsi mifmo auifan de Alarache, que el año paffado dio al traues 
en la Cofta de Berbería vn nauio de Chriftianos, y los moros fin aten- 
der a la paz afrentada con el Gouernador, los faquearon. Súpolo lue- 
go, y detuuo prefos treinta y quatro moros, que fe hallaron aquel dia 



— 229 — 

en la ciudad con batimientos, hafta que le embiaron los Crhiftianos 
y la hazienda. Corridos defto los moros, quebraron pazes, y porauer 
embiado fu Mageftad a llamar al Maeffe de Campo, quedó en el go- 
uierno Francisco Carrillo de Santoyo, gran foldado, y de acertado y 
prudente confejo, en cuyo tiempo mouieron trato de paz (aunque fin- 
gida, por lo que hizieron defpues) los moros de tres ricos Aduares, 
Sandin, Rahin, y Bieta: otorgófeles, y luego traxeron a vender bafti- 
mientos, lo qual duró algunos dias, hafta que el Sábado de Ramos 
defte año, llegaron a la marina a pedir paffage de paz quatro moros 
de Rahin, los quales dexaron diez moros alli cerca encubiertos. Fue- 
ron en vn barco tres barqueros y tres foldados, los dos con arcabu- 
zes y el otro con vn chuzo: entraron dentro tres moros, y el otro 
quedó en guarda de los alfanges. Ya que arrancaua el barco, le zo- 
zobraron los moros, fin poderlo remediar, y los nueftros cayeron a' 
agua, folo quedó con el chuzo luán Aguftin, que defendió muy bien 
el barco, hafta que cargaron los diez moros, y le mataron, dexando 
heridos con el chuzo a quatro: los quales todos huyeron como gal- 
gos, porque venia de focorro vn barco que recogió a vn foldado y vn 
barquero, que mal heridos venían nadando. Sintió mucho efte agra- 
uio Santoyo, y juró de no dar quenta a fu Mageftad hafta vengarfe, 
para cuyo efecto mandó a los Capitanes y Oficiales, que de las diez 
Compañías que affiften de prefidio en Alarache, tuuiefíen en la mari- 
na (Lunes primero dia de Abril, fegundo dia de Pafcua de Refurre- 
cion, vna hora defpues de la oración) apreftados quatrocientos hom- 
bres, con mochilas proueidas de lo neceffario, y poluora, balas y 
cuerda: lo qual fe pufo luego en execucion, haciendo lifta de los que 
auian de yr, que no caufó poco alboroto, refpeto de no faber la cau- 
fa: y con efto, haziendo cada vno diuerfos juizios fobre el cafo, paffó 
la Semana Santa, y el Domingo de Pafcua fe hizo alarde, y el otro 
dia comulgaron juntos, y a la noche falieron al puefto feñalado, don- 
de eftauan apreftadas feis barcas, en que con breuedad y filencio fe 
embarcaron. Tocóle efte dia la campaña al Capitán Diego de Vera, 
y por eftar aufente en Madrid, y fu Alférez Martin Pardinas en Seui- 
lla, hizo el oficio fu Sargento Francifco de Vargas, el qual ocupó con 
fu gente la amanguardia, que le tocaua de derecho: y el Capitán Ma- 



— 230 — 

zateue ocupó el coftado izquierdo, que por falir aquel dia de guardia, 
le tocaua aquel puefto en la amanguardia. Auiendo ya defembarcado 
los nombrados, y todos los demás Capitanes y Oficiales, luego co- 
mentaron a poner la gente en orden. Pero Gutiérrez Preciado, Sar- 
gento mayor, y Diego Ruiz fu Ayudante, andando entre las hileras 
dando tragas y componiéndolas. Formaron vn efquadron de auerta- 
jadas picas guarneciendo los coftados con dos mangas de arcabuze- 
ros bien armados. Delante efte efquadron formaron para batalla dos 
mangas de cofeletes, que yuan de vno en vno entre dos Cabos de Ef- 
quadra, con hachos de paja en las manos para pegar fuego al Aduar, 
y en los coftados dos mangas de mofqueteros: y luego defembarcó el 
Cabo Arias con folo quinze Ginetes en caualios ligeros, con langas, 
adargas y pifiólas. Dexó el Gouernador en fu lugar al Capitán Pimen- 
tel, con orden que hizieffe zarpar ferro a las tres de la mañana a dos 
nauios que eftauan en el muelle, y que con ellos y cincuenta mofque- 
teros eftuuieffen a punto para defenía de la orilla del agua en las fa- 
unas. Pafíó luego el rio, y hizo a todos vn prudente razonamiento, 
declarándoles adonde yuan, y a que: y luego repartió los pueftos a 
los Oficiales. Al Capitán Mazateue con fu Alférez Luna encargó r\ 
efquadron: y al Alférez don luán de Ayala el coftado derecho en la 
manga de batalla, donde yua Antonio de Saldaña, curiofo en efcriuir 
defpues lo que ve, y lo que de otros fe informa, fin añadir ni quitar, 
como lo haze en efta relación. En efte mifnio coftado yua el Sargen- 
to Vargas con una manga de ochenta mofqueteros: y con otra manga 
perdida en el coftado izquierdo don luán de Ricarde: junto a efta 
yua otra de mofqueteros a cargo del Alférez Fontiueros. Yuan mar- 
chando en efta forma con gran filencio, figuiendolos la caualleria: y 
delante de todos, con la gente de fu guardia el inuencible Santoyo, 
lleuando por guia, algo defuiado, entre tres foldados, vn muchacho 
morifco Efpañol, criado en aquella tierra, reconociendo los pafos: y 
en efta forma llegaron bien mojados de los arroyos, y rozio que auia 
en las altas y efpefas matas a las tres de la mañana al cerro del Ata- 
laya, cerca de Rahin, de donde oyeron ladrar a los perros del dicho 
Aduar, y por no fer defcubiertos rodearon el cerro: y llegando cerca 
de las cafas fueron defcubiertos de vn baquero, que dio vozes aprief- 



— 231 - 

fa: pero el Gouernador, diziendo: Santiago, Efpaña, cercaron en un 
punto los nueftros el Aduar, quedando de mampofteria al parto el 
fuerte efquadron, cercado de dos mangas de mofquetes, y las man- 
gas de batalla fe arrojaron a las calles, y encendiendo los hachos con 
cuerda y poluora, pegaron fuego a las cafas, que eran de madera, y 
los techos de paja, por cuya caufa en vn punto parecía vn infierno, 
y mas con las vozes de las mugeres, niños y viejos que fe abrafauan. 
Trauófe grande efcaramuza, y con el fueño y fobrefalto turbados, fin 
poderte valer, morian a manos de los nueftros, y los que huyan, da- 
uan en las manos de la caualleria, donde morian alanceados: y otros 
en el efquadron, donde los cautiuauan. A vn toldado fe le quebró la 
efpada, y arremetió con vn gifero, y abrió el vientre de alto abaxo a 
vn moro. El toldado que efcriuio efto oyó en vna cafa a una morifca, 
que llorando dezia: Dulcifsimo Iefus, Virgen fantifsima del Rofario 
focorredme, que me abraio: y queriedo el y otro entrar, fe lo impidió 
el gran fuego que auia en la entrada en vnos corchos y palos. Eftaua 
Rahin muy rico, y fe quemó mucho oro, plata, feda, paños, lientos, 
ceuada, trigo, garbangos, gallinas y otras cofas, de que podian venir 
cargados y ricos los soldados, a no auer ydo a folo caftigar la info- 
lencia ya dicha y a vengar la aleuofa muerte de fus compañeros. 
Viendo el valerofo Santoyo la furia del fuego, y que no podrían apa- 
garle, ni remediarfe ya aquellos perros, mandó al trompeta tocar en 
vn alto a recoger, que lo hizieron en vn punto: y apenas lo eftuuie- 
ron, quando el Sargento Preciado, y fu Ayudante Diego Ruiz, formo 
en breue vn bizarro efquadron, poniendo en el centro dozientos y 
treze efclauos, y luego fue marchando con orden y cuydado a Alara- 
che, lleuando delante gran tropa de ganado. Vinieron fiempre efca- 
ramuzando con los nueftros trezientos moros de a cauallo, y dozien- 
tos de a pie, mas en dándoles cargas los mofqueteros, fe apartauan 
de los nueftros por vn rato. Leuantófe niebla, que duró poco, y al 
quitarte, fe hallaron junto al rio, a vifta de las murallas, de las qua- 
les y de los terrados eftauan mirando toldados, ciudadanos, mugeres 
y niños. Hizo alto el Gouernador en vn cerro, mientras que fe em- 
barcaua la prefa, y en tanto peleauan como dos fuertes torres los dos 
nauios que eftauan en frente de las faunas, haziendo gran daño en 



— 232 — 

los moros, con que eftoruaron no llegaffen a los nueftros: y afsi fin 
que pudieffen ofenderlos, fe embarcaron los foldados y luego el Go- 
uernador, que haziendole alegre falúa el Caftillo de abaxo, y los fol- 
dados de las murallas, a repique de campanas entró en la ciudad, y 
fue a la Iglefia, donde cantando los Clérigos el Te Deum, dio gracias 
a Dios por tal Vitoria, que folo coftó vn cauallo, y dos foldados que 
hirieron ya eftan fanos. Dan de refcate (cofa nueua entre moros) cien 
mil reales por las perfonas. Aora los moros defta otra vanda, han 
echado a fu Rey y negadole la obediencia, y han aleado por Rey a 
fu hermano, que dizen ha de venir a tomar venganca defte agrauio 
muy prefto. Efta es la relación verdadera, y lo que paffó a la letra, 
como lo eferiuieron al Veedor Hernando de Otañez, refidente en Se- 
uilla. Y vn fobrino del Gouernador embió relación copiofa, que hizo 
Antonio de Saldaña, toldado, que fe halló prefente a todo, a Pedro 
Hidalgo fu primo, que afsifte en el Hofpital de la Sangre defta ciudad, 
y la que falio antes defta fue hecha a bulto, de oydas. Efto fe auifa 
porque conuiene a la buena reputación del Gouernador y perfonas 
que fe hallaron en ello, porque el Capitán Diego de Vera, que en ella 
nombran Pedro de Vera, eftaua entonces, y eftá aora en la Corte. ^ 
Y porque fe vea quan de cayda anda el maldito Mahoma y fus fe- 
quaces, y el imperio Otomano, y las heregias y fus Autores, me pa- 
reció para mayor animo y confuelo de Efpaña (a quien le eftá guar- 
dada efta gloria) poner aqui la profecía del B. Fr, Nicolás Factor, 
que anda impreffa en vn libro de vn graue Hiftoriador, Religiofo de 
Nueftra Señora del Carmen, el qual cita a Francifco Nauarro de Xa- 
tiua, que tratando de la conjunción magna, prueua con largos difeur- 
fos y teftimonios de los Alarbes Albumazar, y Alcabicio, que fe auia 
de dilatar grandemente el Imperio de nueftro Católico Rey, en cuyo 
tiempo empegara a caer el del Turco; y luego trae efta fanta profecía 
por los años de 1430. que dize afsi: 

Defpuef de deftruyda la fecta Mahometana en Efpaña, y echados 
los Moros, fe tratará en ella de la recuperación de la tierra fanta de 
lerufalen, y fe pregonará guerra. Para cuya expedición marcharán 
muchas compañías de foldados, y los labradores que eftarán traba- 
jando en fus campos, en oyendo que fon aquellos aparatos para la 



- 233 — 

Tierra fanta, fe inflamarán de manera en deuocion, que tomarán el 
mifmo camino, fin acordarle de boluer a fus cafas, a dar razón y co- 
bro en fus familias y haziendas: y la mayor bandera defte exercito 
ferá de Frayles y Clérigos. En efte medio fe leuantará en la Iglefia el 
efpiritu de vn nueuo Dauid, que ferá vn Pontífice Romano, efcogido 
por la mano de Dios, el qual reedificará fu Iglefia Católica, a tiempo 
que fe hallará en tanta apretura, que apenas feran Católicos y Fieles 
la tercera parte de los que tienen el nombre de Chriftianos. Efte nue- 
uo Pontífice bolueiá la Iglefia a fu antiguo eftado, y reduzirá los he- 
reges: y defpues de reduzidos, fe juntará con el Rey, cubierto de la 
gracia de Dios: y los dos tomarán todos los teforos de las Iglefias, y 
hecho moneda, leuantarán gente en la Chríftiandad, y con exercito 
poderofo, marcharán la buelta de Ierufalen. Efte exercito paffará por 
el eftrecho de Gibraltar en África: y caminará a fitiar la ciudad de Ly- 
bia o Fez: y en ella el gran León de Efpaña defembaynará vna efpada 
de virtud, que eftá referuada para el: y profeguirá fu jornada por Ber- 
bería, matando y abrafando los que no pedirán el fagrado Bautifmo, 
ni profeffaran el nombre de Chrifto. Y ferán tantas las Vitorias que 
alcanzará de los Moros, que de cien leguas le vendrán poftrados a 
fus pies, con las llaues de las ciudades y fuergas. En efta forma llega- 
rá con fu campo fobre Túnez, donde armará vna poderoffa armada, 
y el campo caminará toda via por tierra: y de que lleguen las nueuas 
al gran Turco, que el Rey León viene tan poderofo, congregará vn 
¡numerable exercito, que pondrá en cuydado al León de Efpaña. Mas 
Dios, por medio de vn Ángel le confortará que no tema, porque le 
tendrá de fu parte. Con eftefocorro, la armada Chriftiana que embia- 
rá por mar, tomará por combate la ciudad de Alexandria de Egipto: 
y quando llegue el auifo al Turco, que ferá al amanecer, acobardarte 
há de tal manera, que deshaziendo el exercito, fe retirará la tierra 
adentro, y dexandole campo franco al León Rey, continuará fus Vi- 
torias hafta Ierufalen, y en llegando a ella fe arrojará pecho por tie- 
rra, y dará gracias a Dios por tantas Vitorias, gracias y mercedes. 
Por efte tiempo quedará Efpaña casi fin gente, por acudir a la Tierra 
fanta, apenaste hallarán hombres de catorce años arrriba, fino folo 
los viejos y inútiles. Y quando algunos tornen de la conquifta, fe cum- 



- 234 - 

plirá la profecía, que fíete mugeres yran tras vn hombre, preguntan- 
do por fus maridos y hijos. Todo hombre efte alerta, que el tiempo 
buela, y no fabemos la hora. ^ Aduierta el Lector, que las relaciones 
que fe imprimen donde efta, fon verdaderas, y facadas de cartas que 
para el efecto embian de diuerfas partes, de lo que fucede, perfonas 
graues y de crédito, a otras de la mifma calidad, vezinos de Seuilla, 
amigos del Impreffor. 



CARTA DE 

ALONSO DE ESPI- 

NOSA ENTRETENIDO EN ALARA- 
che, escrita a vna perfona graue defta ciudad de Seuilla, 
en que le auifa de vna famofa Vitoria que el Capitán Pe- 
dro de Vera con nouenta y feis foldados de fu compañía, 
y vna tropa de trenta cauallos, alcanzó de mas de quatro 
cientos Moros, y de la venganga que en ellos tomó por 
auerle muerto a traición quatro foldados. Dafe 
cuenta de como les quemó todo el Aduar, 
cautiuando muchos Moros, y toman- 
do muchas cabegas de ganado. 



Despves de auer tantos dias que v. m. no tiene nueuas de lo que 
por acá paffa, creo que eftas no feran mal recebidas, a lo menos por 
lo que tienen de buen fuceffo, aunque el principio es algo laftimofo. 
Y afsi fabra v. m. que a vente y ocho de Margo falieron defte fuerte 
con feñales de paz quatro foldados de la compañia de Pedro de Vera, 
para en los Aduares vezinos conprar de los Moros algunas cofas de 
comer, como otras vezes fe auia hecho. Eftos llegaron a vn Aduar, 
onde fueron bien recebidos de los Moros, que con fingidas mueftras 
los combidaron a quedarte allí aquella noche, y que a la mañana fe 
partirían con lo que vuieffen comprado. Parecióles a los quatro fol- 
dados, que aquellos ofrecimientos podrían nacer, ya que no de bue- 
na voluntad, a lo menos de miedo, y afsi los aceptaron, bien ágenos 
de penfar la traición que les ordenauan. Quedaronfe en fin, y en el 
mayor filencio de la noche dieron fobre ellos todos los Moros del 
Aduar, cogiéndolos tan defcuidados y defapercibidos, que aunque 



- 236 - 

ellos fueran muchos mas, y los enemigos muchos menos, baftaran 
para matarlos, pero con todo ellos fe determinaron a vender tan ca- 
ras las vidas, que ya que las perdieffen, no fe pudieffen los contra- 
rios alabar del precio a que las auian comprado. Ellos finalmente 
murieron en la pelea, auiendo primero muerto a mas de quinze o 
diezifeis moros, y heridos muchos mas, dexando primero la vida, que 
las armas. 

Supofe luego lo que auia paffado, de que concibió tanto fenti- 
miento el Capiten Pedro de Vera, cuyos foldados eran, que fin mas 
orden quifieran luego falir a tomar venganca en los matadores; pero 
al Gouernador le pareció que aquel era negocio de mas pefo, y en 
que fe deuria auer con mucha confideracion, porque fin falta los mo- 
ros eftarian bien apercebidos conociendo que el daño que auian he- 
cho no era para oluidarfe entre Efpañoles, cuya condición aun no 
fabe disimular menores agrauios. Y afsi determinó que el dia figuien- 
te, que fueron trenta de Margo el Capitán Pedro de Vera falieffe con 
con fu compañía, y demás de fus toldados, le acompañaffen el Alfé- 
rez loan de Sigura, y el Sargento Alonfo de Peralta, por fer foldados 
de mucha efperiencia, y que fabian bien toda aquella tierra. Salieron 
finalmente defte fuerte nouenta y feys foldados de apie, y por reta- 
guarda vna manga de trenta cauallos, los quales faliendo a la ora- 
ción, y marchando toda la noche con el hiendo pofsible, dieron en 
el mifmo Aduar onde mataron los quatro foldados, vna hora antes 
del Alúa, en el qual entraron poniendo a cuchillo a todos los que to- 
pauan dentro, fin perdonar a ningún genero de perfonas, como no 
fueffen mugeres o niños tiernos. Empegaron las vozes y alaridos a 
fubir al cielo, y los que podian vnos fe efcondian, huyan otros, y 
por efcaparfe de la muerte los padres fe oluidauan de los hijos, y los 
maridos defamparauan a las mugeres, no curando ninguno de mas, 
que de faluar la propria vida. 

Llegaron las nueuas defte daño a otros Aduares circunuezinos, de 
los quales empeffaron luego a falir todos los moros que pudieron, y 
fue de fuerte, que poco defpues de amanecer fe auian juntado, y 
dado fobre nofotros mas de quatrocientos moros, y affi fe tocó luego 
a recoger, temiendo que la cudicia de la venganza que yuamos to^ 



- 237 — 

mando, nos pudiefíe defordenar y desbaratar. Iunta ya nueftra gen- 
te, y hecha toda vn cuerpo, tomamos por sitio vn puefto, que por 
fer al pie de vna montármela, era algo fuerte, onde efperamos que el 
tropel de los moros nos acometieffe, como luego lo hizieron, aunque 
con tan mala orden, y ruin forma de batalla, que viéndolos nofotros 
tan defordenados empegamos a herir tan brauamente en ellos, que 
en poco mas de vna hora el campo eftaua cubierto de muertos, las 
yemas tintas en fu propria fangre, ellos defmayados, y nueftros tol- 
dados con animo para efperar a otros tantos enemigos, fi entonces 
vinieran de refrefco. Señaláronte mucho en efta ocafion algunos tol- 
dados, pero mas particularmente el Capitán Vera, que como fi los qua- 
tro foldados que le auian muertos fueran hijos fuyos, y el jufto dolor 
le mouiera e incitara la venganga.no contento con auer muerto en efte 
dia a cinco o feis moros, y herido a otros muchos, afsi heria en ellos, 
corno fi entonces empegara la batalla. El Alférez loan de Sigura fe 
encontró con vn moro de importancia, que era como Alcaide de vno 
de aquellos Aduares, y venia aconpañado de vn hijo fuyo, mogo de 
hafta veynte y dos años, con los quales tuuo vna braua efcaramuga, 
que acabó con muerte del padre, y cautiuerio del hijo, al qual el Al- 
férez truxo a efte fuerte, y pienfa le ha de valer vn grande refcate. 
En efte tiempo fe empegaron los moros a retirar, y los Efpañoles a 
feguir el alcance, matando e hiriendo tan brauamente en ellos, que 
muchos no pudiendo huyr, entregauan las armas, quedando porcau- 
tiuos. Entramos en el Aduar, que eftaua defierto, onde nos hezimos 
feñores de lo que en el hallamos, Y porque el deternos alli mas no 
dieffe caufa a que apercibiendofe los moros de aquella comarca dief- 
fen de nueuo fobre nofotros, y nos hizieffen mas caro el precio de la 
Vitoria, defpues de poner fuego al Aduar, tocando a recoger, con 
buen orden nos venimos retirando a efte fuerte, trayendo delante 
ciento y quatro efclauos, y mas de ochenta cabegas de ganado, y de- 
xando a los moros tan hoftigados, que no cometerán otro atreuimien- 
to, mientras fe acordaren de como les fue en efte. Coftó efta Vitoria 
la muerte de cinco foldados y algunos heridos, y de los moros murie- 
ron mas de ciento y cincuenta, fin los que truximos cautivos. 

Todos los amigos vinieron cagados de defpojos de los pobres 



- 238 - 

Moros, qual traya la ropa, qual las gallinas, y qual otras diuerfas za- 
randajas, todas de mas eftoruo que importancia, porque como todos 
los Moros defta tierra fon tan pobres, no ay entre ellos cofa de mas 
confideracion que el ganado. Y porque también me alcanzaffe algu- 
na parte de los defpojos, me cupo en fuerte vna herida en el muslo 
ifquierdo, que aunque de poca confideracion, le pagué al Moro fu 
trabajo con defpacharle al infierno. Su primo de v. m. fe feñaló arto 
en efta ocafion, el Gouernador le eftima; y pienfo le á de proueer en 
alguna plaza de importancia, aunque el dexarnos yr a gozar de la de 
S. Saluador en effa ciudad, nos pareciera arto premio. 



Doy licencia a Francifco de Lyra impreffor, para que pueda im- 
primir efta Relación de Alarache, fin que por ello incurra en pena al- 
guna. En Seuilla a 23. dias de Abril de 619. años. 



Licenciado don Gafpar de Vedoya. 



Inpreffa en Seuilla por Francifco de Lyra. Año 619. 




VERDADERA 

RELACIÓN EN LA 

QUAL SE DA CVENTA DE LAS TRA- 
zas y arbitrios que tuuo el Cofario Blanquillo, Morifco 
renegado, natural de la ciudad de Arcos, en el difcurfo 
del tiempo que fue cofario en las coftas de Efpaña, lle- 
uando della muchos cautiuos dafe Cuenta de las defgra- 
cias, y enemigos que tuuo con deffeo de auerle a las ma- 
nos, y como al fin vino a poder loan Mellado, Patrón del 
Bergantín de Melilla, y la Vitoria que tuuo, jun- 
tamente con la justicia que fe hizo del, 
y de fus compañeros. 



En la famosa expvlsion de los Morifcos, que fe hizo los años 
paffados por el Católico y gran Monarca Don Felipe Tercero nuef- 
tro feñor, que Dios perdone, cuya memoria ferá celebrada eterna- 
mente en los Reynos de Efpaña por tan infigne hecho, y aun entre 
todas las naciones del mundo, por auer echado de entre nofotros 
tan vil y mala canalla, entre los quales falieron dos cuñados defta 
peruerfa feta Mahometana, ambos a dos naturales de la Ciudad de 
Arcos de la Frontera, tan infolentes como peruerfos: eftos pues afsi 
como falieron defterrados de Efpaña, y llegaron á África con toda fu 
gente y familia, la primera cofa que hizleron, fue renegar el y fu cu- 
ñado de Chrifto y fu fantifsima Madre, y afsi defpues de auer rene- 
gado acomodóte con vn Moro gran cofario, con el qual eftuuo algu- 
nos años robando por la cofta de Efpaña, haziendo muchas prefas 
de confideracion, hafta que tuuo barco fuyo proprio, con el qual fe 
hizo tan foberuio y arrogante que no repofaua de dia, ni de noche, 



— 240 — 

hafta que hizo otro bergantín de treze bancos con el qual eftaua cada 
dia en la Cofta de Efpaña robando y cautiuando hombres, mugeres 
y niños, vengándote en efto del agrauio que auia recebido en Efpa- 
ña, como el dezia, vfando con ellos de la mayor tiranía que fe á oido 
vfar con cautiuos en toda la Berbería: y fi podia auer a las manos 
alguna familia, marido muger y hijos, para mas venganca fuya ven- 
día al Marido en Marruecos, y a la muger en Argel, y a los hijos en 
Tetuan, todo a fin para que renegaffen de la fanta Fe Católica, con 
gran dolor de los cautiuos viéndote apartado el marido de la muger, 
y hijos de la madre. Viéndote pues tan vfano y arrogante y tan con- 
fiado en fus tragas y ardides traia en fu bergantín veftidos de dife- 
rentes maneras, y veftido fiempre a lo Efpañol el y toda la gente del 
bergantín, para afsi hazer mas bien fu hecho, traia ordinariamente en 
fu bergantín, veinte y quatro hombres todos Morifcos renegados, 
Andaluzes de nación, todos muy ladinos en la lengua Caftellana, 
armados todos con armas dobles, y Blanquillo ordinariamente traia 
dos pistolas, vna efcopeta, y vn alfange con fus azagayas: viendofe 
pues también armado el y toda fu gente fe hizo vn dia a la vela, con 
deffeo de hazer alguna prefa de confideracion, y cofteando con buen 
viento la barra de Melilla, llegó Blanquillo diff rajadamente, donde 
halló vn barco dado fondo, cargado de botas de vinos para aquellos 
prefidios, y llegándote hazia el barco preguntó lo que lleuauan, y 
refpondieron que vinos, y preguntando el Arráez a Blanquillo, pen- 
fando fer barco de Efpaña, fi auia algún baxo o peligro en la barra, 
y refpondio que con media marea podia entrar a fu gufto, y diziendo 
efto pidió en cortefia por el dinero que le diffen vn poco de vino, y 
ofreciendofelo abordó con el barco y fubio arriba, y fobre la popa 
beuieron a fu güfto, y eftuuieron gran rato platicando, hafta que vn 
compañero del arráez dixo, perdidos fomos que efte es Blanquillo, 
y fe arrojó al agua el y el Patrón del barco, quedando los demás 
cautiuos juntamente con el barco: Blanquillo fa¡có todo el manteni- 
miento que hallo, y embió él barco a la buelta de Berbería, y el fe 
vino a la cofta de Efpaña, cofteando la cofta de Malaga, Velezmala- 
ga, Motril, hafta Gibraltat, donde faltó en tierra el y fus conforten, 
dexando el barco en vná caleta en guarda: y va el y fus compañeros 



- 241 - 

con fus capas pardas y bien armados, y debaxo con fus piftolas me- 
tiéndote mas de legua y media la tierra adentro junto a vn cortijo, y 
eftavan jugando los mogos del cortijo a las bolas, a los quales talu- 
dó, y ellos hizieron lo mismo, y ai mifmo punto los maniató, y los 
embió al bargantin, quedando el y fus compañeros jugando, como 
quien también lo fabia: Y como era Domingo aquel dia vino fobre 
tarde toda la gente de todas las caferías y cortijos de mas de legua 
a la redonda, y como yvan viniendo los yvan lleuando al bergantín, 
nafta que fue conocido, y fe defcubrió la traga, y fe pufo en arma 
toda la Cofta, y el fe fue hazia fu bergantín con mas de cien perfo- 
nas, cofa bien laftimofa y de llorar. No repofo mucho tiempo con la 
prefa, antes mas encarnizado faüo luego del puerto acompañado de 
otro bergantín, y fue la buelta de Tanjar, y faliendo del mifmo puer- 
to vna Carauela para Lisboa, la qual rindió detpues de auer peleado 
gran rato. Iuan de Galuez vezino de Tarifa, hombre briofo y de buen 
animo, oyendo cada dia las infolencias defte Morifco y que iuan cre- 
ciendo de mal en peor, y que nadie eftaua feguro en el campo, ni 
aun en fus cafas, mouido de piedad y compafsion, por Dios y por fu 
Rey y Patria, conuocó y habló a fus amigos para efta emprefa, todos 
refpondieron que de buena gana fe querían hallar en ella, al fin el 
dicho loan de Galuez viendo la refolucion de fus compañeros y ami- 
gos, mandó luego apreftar fu bergantín, que es vno de los mejores 
de toda la Cofta, y auiendose puefto a la orden, y proueidofe de ba- 
las y poluora, y de lo demás neceffario fe falio de Tarifa en bufca de 
fu enemigo, y auiendo nauegado a remo y vela dos oras, defcubrió 
tres velas, y affi mifmo fu enemigo defcubrió la fuya, y luego reco- 
noció fer Blanquillo, y les dixo ya tenemos nueftro enemigo en las 
manos, cada vno haga de fu parte lo que deuiere, con efto embiftio 
Blanquillo penfando ya fer fuya la victoria, pero los nueftros no per- 
diendo la lealtad prometida, a la primera roziada de Moxqueteria 
mató fels morifcos, Blanquillo viendo el daño recebido penfo coger 
el fotauento para acometerle por dos lados a nueftro Bergantín: Iuan 
de Galvez como hombre animofo afsi como vido al moro algo lexos 
abordo con el otro bergantín, al qual traía a mal traer: Blanquillo 
como vido a fu gente en tanto aprieto procuro efcaparfe aboga 

•• 16 



— 242 — 

arrancada, quedando los nueftros triftes por auerfele ido; y conten- 
tándote con la prefa, dando gracias a Dios por ello: libertaron a les 
Caualleros Portuguefes y marineros que auian falido de Ceuta. 

Viéndote pues Blanquillo tan afrentado de lo fucedido procuro de 
vengarte, y de bufcar a loan de Galuez, pero fucediole peor que la 
vez paitada: y fue que a treze del mes de lunio paffado falio de Me- 
lilla luán Mellado con el bergantín del dicho puerto en bufca fuya, 
y figuiendo la buelta de Malaga le dio vna tormenta que duro veyn- 
tiquatro oras, y fueron a parar mas de quarenta leguas la mar aden- 
tro fin poderlo remediar, a catorze de el dicho vifpera del Corpus 
defcubrimos vna vela, y nos vino dando caga, que ni a remo y vela 
podíamos efcapar, acordé de dezir a mi Alférez loan de Salas, y a 
los demás foldados míos, aqui no ay remedio fino amaynar la vela, 
que efte es Blanquillo, o fu cuñado, y afsi al punto fe hizo, y luego 
les mandé apercebir la moxqueteria, animando animofamente mi 
gente, diziendoles que mirafen por la honra de Dios, y del Rey, y de 
fus propias vidas, diziendo que oy auian de ganar honra, o de morir, 
y dixe a mi Alférez que no defamparaffe el eftandarte, fino que hi- 
zieffe como valiente toldado: y al cabo de poco rato llego a querer 
abordar Blanquillo con nofotros, no entendiendo que era nueftro 
bergantín tan bueno, y le dixeron los mifmos Morifcos que no era 
cofa acertada embeflirle porque era grande vela, y replico Barquillo, 
fi os atreueis con la mitad, yo con la otra mitad me atrevo folo, por- 
que el arráez y la gente conocen mi valor, y afsi con efte animo que 
pufo quifieron abordar de todo punto al bergantín, y viendo tanta 
gente en el bergantín defmayaron, y luego fe les dio vna carga de 
moxqueteria, inuocando al gleriofo patrón Santiago, y al primer en- 
cuentro le mataron quatro morifcos, y al arráez, que es vn moro ne- 
gro le paffaron con vna bala la mano derecha, vifto Blanquillo el 
deftroco hecho, y que fus moros acobardaron, tiro dos piftoletazos 
al patrón luán Mellado, y luego cogió vna haga de dardos, y lo ten- 
dio en cruxia, y tomo vna rodela y vna lanca, diziendo a los nuef- 
tros, perros no conocéis el valor de Blanquillo, y diziendo eftas pa- 
labras vn foldado le dio con vna bala en medio de los pechos, em- 
biandole a cenar con Mahoma, lo fucedido fue a las nueve del día, 



- 243 — 

y luego empelote a publicar la Vitoria, y luego fe rindieron viendo 
a fu capitán muerto, y mando el nueftro que cortaffen el árbol, y 
juntamente con remos, para que paffaffen en nueftro bergantín, y 
luego maniatáronlos a todos. Tomaroníe viuos quinze morifcos, diez 
y fiete moros, y dos negros, todos los mas Andaluzes de nación. 
Hallofe en fu bergantín mucha munición de balas y poluora, también 
fe hallo vn abito de Cauallero, y habito de fan Francifco con que 
hazia fus entradas y falidas: Al ruido de la Moxqueteria nos vinieron 
dando caga dos nauios Turcos cofa de media ora, hafta llegar al Car- 
rillo de Ferro, y fue Dios feruido que venimos a bordar en tierra, ha- 
ziendo falúa con los pedreros, y moxqueteria, haziendo lo mifmo el 
Castillo: y preguntando que gente, refpondimos que traíamos a Blan- 
quillo, oyendo voz tan alegre vnos Uorauan de contento, y otros da- 
uan gracias a Dios por la Vitoria, dando mil enorabuenas al Patrón 
y a los toldados. Mandáronle ahorcar de vn pie, donde eftuuo por 
efpacio de algunos días, y defpues le echaron en la mar, y la cabeca 
pufieron en el caftillo de Ferro. Corriendo efta voz por toda la Coíta, 
llego a oidos del Obispo de Malaga, y embio a llamar a loan Mella- 
do Patrón del bergantín, recibiéndole benignamente le echo vna ca- 
dena de oro al cuello, y dando gracias a Dios por ello, cantaron Te 
Deum laudamus. 



Impreffo con licencia, en Malaga, y por fu original en Xerez 
de la Frontera por Fernando Rey, Año 1623. 



RELACIÓN 

DE LA TRAZA 

Y MODO CON QVE 

LOS SOLDADOS DE TARIFA, GVIA- 

dos por el Capitán don Lorenzo, y acompañados de luán 

de Galvez, cogieron dos barcos de Moros, en que 

venia por Arráez un morifco renegado 

natural de Offuna. 



Sucedió Miércoles veinte y quatro de Otubre, dia de San 
Crefpin y Crefpiniano. 




Con licencia impreffo en Malaga, por luán Rene. 
Año de 1623. 



-246- 

Nvnca los Morifcos expelidos de Efpaña, pudieron estar quietos, 
porque el odio que á los Criftianos cobraron, loseftá ordinariamente 
provocando a executar fus dañadas intenciones, bien lo á moftrado 
la efperieñcia, viéndoles armar cada dia navios, fregatas, y aun ar- 
madas de muchos baxeles, para inquietar nueftras coftas, y esto tanto 
con mas dañada intención, y con mayor odio, quanto fue mas lo que 
perdieron en la expulfion. Vimos pocos dias á la muerte del arráez 
Blanquillo, hombre tan conocido en toda efta cofta de Andaluzia, y 
tan atrevido, que no dio poco en que entender fu vida, ni fue de 
menos importancia fu muerte. Agora fe avia levantado otro morifco, 
natural de Offuna, que antes de fer expelido fe llamó Andrés Chin- 
chón, y agora fe llamava el Arráez Hamete Boali. Efte avia fido hijo 
de Diego Andrés Chinchón, que avia tenido tienda de carbón en Of- 
funa, y el mogo andava con un macho trayendo carbón del campo, 
en cuyo exercicio anduvo algunos dias, y fiendo de poco mas de 
quinze años, tuvo una pendencia con otro carbonero, por cuya cau- 
fa le mató atraicion, y fe aufentó de Offuna. El padre que eftava rico, 
y no tenia otro lo procuró librar, como lo hizo, y porque el moco 
mientras fe tratava fu libertad, fe avia' ido a Malaga, y allí ocupado 
en oficio de pefcador, viendofe libre, y contento de la tierra, perfua- 
dio a fu padre fe vinieffe a ella, por efcufar los inconvenientes de en- 
contrarte con los parientes del muerto, y afsi el padre fe fue a vivir 
a Malaga un año antes de la expulfion, en la qual murió antes de fa- 
lir de Efpaña. Andrés Chinchón pafsó a Berbería, a donde fue favore- 
cido de un moro rico, que viéndole moco animofo, é inclinado a ha- 
zer todo mal a los Criftianos, le armó un barco, y metiéndole dentro 
toda la munición, y pertrechos neceffarios, acompañado de otros 
diez compañeros; falio a la mar, y fucediole también, que en pocos 
dias hizo algunas prefas de importancia, afsi en barcos de pefcado- 
res, como en ganados, y paftores, que cogió de junto a Tarifa, con 
que el quedó tan unfano, y fu amo tan contento, que fe animó a ir re- 
tobando mas lo que avia comencado, armando otro barco, y metien- 
do mas munición, pertrechos, y foldados; prometiendofe que en po- 
cos dias se haría. muy rico con las prefas de fu criado, el qual eftava 
tan fobervio con los buenos fuceffos, que todo le parecía poco, ani- 



- 247 - 

mandóle mas el averie mirado con buenos ojos una hija de fu amo 
con quien penfava cafarfe, fi la fortuna le ayudava. 

Eftando las cofas de Andrés Chinchón, o Hamete boali, en efte 
eftado, fus barcos aparejados, y fus foldados (que eran treynta y feys) 
apercibidos para embarcarfe, falieron la buelta de Tarifa, defde adon- 
los vieron Miércoles por la mañana, a veynte y cinco de Otubre a' 
amanecer, venian a remo, y vela por meterfe en una cala, que lla- 
man Guadamecil, a donde llegaron cerca del Alvorada. No uido los 
barcos la guarda de tierra, porque divertido en otra cofa, dio lugar a 
que los moros fe entraran: y aunque lo procuraron hazer con todo 
fecreto, determinando falir de alli a la noche, para hazer mas a fu 
falvo alguna prefa, no dexó de verlos un hombre que andava arando 
con unos bueyes: el qual dio luego avifo a Tarifa a donde tocaron 
la campana de rebato, a cuyo fon fe juntaron muchos foldados, y 
gente del lugar, y apercibiendo de prefto un barco con diez y ocho 
foldados, y por fu Capitán don Lorenzo, acompañado de luán de 
Galvez, bien conocido por fu nombre, y por fus ornados fervicios. 
Diego de Aragón foldado viejo, y de mucha efperiencia, falió por 
tierra con otros doze compañeros, por fi acafo los moros varafen, 
que no fe les fuefíen de las manos. Tuvo nueftro barco vifta de los 
dos del enemigo, junto al medio eftrecho, y defpues de aver el Ca- 
pitán animado a fus foldados, con una breve platica que les hizo, 
acometió a los moros fan valerofamente, que a fegunda rociada les 
avia muerto gran parte de los compañeros, y los demás eftavan tan 
defanimados, por ver tantos muertos, que a boga arrancada empega- 
ron a huyr, el uno de los barcos hazia Ayamonte, a donde por yr 
muy desbaratado, y hazer mucha agua de los bálagos que avia reci- 
bido, varó en tierra, y del lugar falieron muchos vezinos, que cauti- 
varon todos los moros, algunos dellos tan mal heridos que luego mu- 
rieron. El otro barco (que era el del renegado) varó también en tierra 
junto a Tarifa, a donde hallaron que los eftauan efperando, Diego 
de Aragón con fus diez compañeros, que los hofpedaron con mu- 
chas cuchilladas, y langadas, hafta tanto que llegó nueftro barco, y 
echando la gente en tierra, acabó de rendir a los Moros, que los mas 
dellos eftavan muy mal heridos. El Arráez Boali peleó valerofamente, 



- 248 — 

dando que entender a los nueftros, pero un foldado llamado Pedro 
Velez, le tiró una lanzada, de que lo hizo venir a tierra, y aunque lo 
deffeavan coger viuo, no fue pofsible, porque dentro de una ora mu- 
rio, afsi defta herida, como de otras que ya avia recebido. 

Tomáronles a los Moros un eftandarte azul con una luna de plata, 
dos falconetes, mas de quarenta efcopetas, las velas, xarcias, y otros 
inftrumentos de navegar, y de guerra. Los que en Tarifa cogieron 
vivos, fueron catorze. Con efte bun fuceffo fe bolvieron a embarcar 
nueffros toldados; y porque el baftimento que tenian era poco, y les 
quedava mas cerca Ceuta que Tarifa, determinaron yr a Ceuta: pero 
a efte tiempo vieron que un barco se venia hazia ellos, haziendoles 
feñal, que amainafen; aguardaron por ver lo que feria, y en llegando 
tupieron como el ecelentifsimo feñor Duque de Medina, teniendo 
noticia del cafo, y que por la prieffa avian falido con menos bafti- 
mento de lo que avian menefter, los focorria con mucho pan cocido, 
vinos, frutas, y otras cofas de regalos: con lo qual fe bolvieron a Ta- 
rifa, dando gracias a Dios por el buen fuceffo. 



LAVS DEO. 



RELACIÓN 

DE EL RIGV- 

ROSO MARTYRIO, 

QVE EL PADRE Fr. IOAN DE PRA- 

do de la Provincia de San Diego de Sevilla, Predicador, 
y Provincial, que fue de la mifma Provincia, que es de 
Frailes defcalgos Francifcos: Padeció en la Ciudad de Ma- 
rruecos por mano y orden de el Rey de la dicha 
Ciudad, la qual Relación embió el Governa- 
dor de Marzagan, a el Excelentifsimo 
Señor Duque de Medina Sydonia. 




CON LICENCIA 
Impreffa en Sevilla por Luys Eftupiñan, en la calle de las Palmas, 

Año de 1631. 



- 250 - 

El Padre Fray loan de Prado Predicador de la Provincia de 
S. Diego de Sevilla, y Provincial que en ella avia fido, y actualmen- 
te Guardian del Convento de la Reyna de los Angeles de Cádiz de 
frailes Francifcos defcalgos, varón de grande efpiritu y muy fervien- 
te en el zelo de la hora de Dios, y charidad de los próximos, llevado 
de un ardentifsimo deffeo, que fiempre tuvo de la falvacion de las 
almas, y prefiriendo tan fanto intento, a qualquier travajo, y perfe- 
cucion que con riefgo de fu vida le fobrevinieffe en efta demanda. 
Pidió licencia al Padre frai loan Ximenez Provincial de la dicha Pro- 
vincia, para yr a predicar la fé de nueftro Señor Iefu Chrifto a los 
indios infieles de la Isla de Guadalupe, y no viniendo en ello fu Pre- 
lado, por lo mucho que todos los Religiofos le querían y eftimaban, 
y fentirian fu partida. Ardiendo cada dia mas en el Sacto varón la 
llama del amor divino, facó vn falvo conducto de Muley Abdelmeli- 
que Rey de Marruecos, para yr a aquellas partes a poner en execu- 
cion fu fanto propofito y fervir de confuelo a los captivos Chriftia- 
nos, que en Berbería (eftava informado) padecían grandes travajos, 
y recurriendo con el al dicho Padre fr. loan Ximenez fu Provincial 
le pidió otra vez licencia, con tanta efficacia que conociendo en el 
el fuego divino que ardia en fu pecho no fe atrevió a negarfela, fi 
bien la fubordenó al Reverendifsimo Padre frai Bernardino de Sena 
Generalifsimo de toda la orden de San Francifco, el qual la confirmó 
y approbó, y no folamente el, pero también el Nuncio de fu Santi- 
dad. Y afsi ávidas todas eftas licencias fe partió de Cádiz con fus dos 
compañeros, el uno el Padre frai Matías de San Francifco Sacerdote 
y Confefor, y el otro frai Ginez de Ocaña fraile lego en una Fragata, 
que para efte viaje les dio el Señor Duque de Medina Sydonia, y con 
profpero tiempo llegaron a vifta de Berbería, de donde los corrieron 
unas Saetías de Moros Piratas hafta la Isla de Sancti Petri, que eftá 
vezina de la Ciudad de Cádiz, y alli eftuvo el Santo varón tres dias 
con el mayor fecreto que pudo, pareciendole, que fus fantos deffeos 
no tendrían efecto fi fe fupieffe en Cádiz fu venida, y al cabo dellos 
partió otra vez para Berbería, y llegó a Mazagan fuerga de la Coro- 
na de Portugal en aquella cofta, donde eftuvo algunos dias, y de alli 
paffo a Azamor lugar de Moros de donde partió para Marruecos, en 



— 251 — 

veinte y ocho de Marco de efte prefente año de mil y feifcientos y 
treynta y uno, en compañía de el Alcayde Traya Capitán de aquella 
frontera, que con una grande cáfila, yva a dar la obediencia, y befar 
la mano a el nuevo Rey Moley Elgualid, que por muerte de Abdel- 
melique fu hermano avia fuccedido en el Reyno de Marruecos. 

A dos de Abril entraron en Marruecos, adonde fueron bien reci- 
bidos, principalmente de los captivos Chriftianos, a cuya inftancia 
avian falido de Efpaña, para les confolar y adminiftrar los Sacramen- 
tos, porque eftavan fin Sacerdote avia mucho tiempo, pero no paffó 
mucho, que efto no fe dificultaffe y aun fe prohibieffe, por parte de 
los Moros, porque queriendo el Alcayde Traya vender a el Rey efta 
prefa, le dio por arbitrio, que los Frailes devian fer fus captivos, por- 
que quando llegaron a Agamor fabian ya, que era muerto Muley Ab- 
delmelique fu hermano de quien era el feguro, que trayan para poder 
entrar, y falir libremente en fu Reyno, y por efta razón no le era va- 
lido el dicho feguro, y debian pedirle a el nueva licencia para fu en- 
trada, lo qual no hizieron, y como efte Rey es muy zelofo de fu mal- 
dita Religión, y tan afficionado a los Cafizes, y Morabitos, tanto 
mayor es el odio, que tiene a los Religiofos Chriftianos, y afsi le pa- 
reció bien la propuefta del Alcayde, y mandó hechar hyerros a los 
frayles y meterlos en prifion a los catorze dias del dicho mes de 
Abril. 

A los treze de Mayo mandó el Rey les pufiefen mas hierros y 
apretarles la prifion, y ponerles dentro della un Almirez, en que pi- 
favan pólvora, todo el dia con gran trabajo y mayor conftancia y pa- 
ciencia. 

A los veynte y quatro dias los llamó el Rey a fu prefencia, y 
aviendoles preguntado muchas cofas, y argumentado con ellos fobre 
la differencia de las leyes, le refpondio el P. frai loan de Prado to- 
mando la mano; como mas docto, y Sancto predicándole por largo 
efpacio, con grande animo y efpiritu la verdad, infalible de la ley de 
nueftro Señor Iefu Chrifto en que folo fe pueden falvar los hombres, 
y reprobándole la falfedad y mentira de la Secta de Mahoma, en que 
todos los Moros fe pierden y condenan a el infierno, y viendo el Rey 
la libertad; con que hablva delante de el, y de fus Morabitos contra 



- 252 

fu fecta, fe arrojó ayrado a el, y le dio con un puñalen los pechos y 
le hizo quemar alli vivo delante de el, diziendo a los que eftavan 
prefentes, que el que quifieffe yr a el Cielo truxeffe un palo a el fue- 
go, fi bien efto no fe averigua por carta cierta, mas que por relación 
de los Moros, pero lo cierto es, que fue alli fentenciado a muerte, 
y quemado por la Fe Catholica, y a los dos fus compañeros (que lo 
quifieran también fer en la muerte fino fe lo eftorvaran) volvieron a 
la prifion, adonde eftan padeciendo grandes trabajos y tormentos. 

Otros efcriben, que de mas de lo dicho lo acañaverearon, y ef- 
tando vivo lo quemaron, y que dentro del fuego eftuvo gran rato pre- 
dicando, de manera que pufo admiración a toda aquella Ciudad, y 
que fus dos compañeros quedavan prefos y fe efpera el mifmo mar- 
tirio. 

Efto es lo que hafta aora fe á podido alcanzar de el fuceffo de el 
gloriofo tranfito de efte fanto Martyr de Chrifto, de que no fe tiene 
mas larga noticia por eftar los puertos cerrados y parada la commu- 
nicación y el tracto de Berberia. Y de todo lo demás fe dará cuenta 
en la fegunda Relación. 



1 LAVS DEO. 




* 

RELACIÓN 

NUEVA DE LAS COSAS 

MAS NOTABLES, QVE HAN SVCE- 

dido a los Padres Redemptores del Orden de la Santif- 

sima Trinidad Calgados de las Prouincias de Caftilla, y 

Andaluzia, en la Redempcion que han hecho en Arcila, 

Alzagar, Zalé, Fez, y otras Ciudades de África, fa- 

cando 136. cautiuos Criftianos del 

poder de Infieles. 



En cumplimiento de fu fagrado inftituto, la Religión de la Santif- 
sima Trinidad de los Padres Calcados Redempcion de cautiuos de 
las Prouincias de Caftilla, y Andalucía, y ordenes de fu Mageftad, y 
fu Confejo Real, fe partieron defta Corte a los 18. de Octubre, año 
de 1660. a las Ciudades de Tetuan, Fez, y Marruecos, a refcatar los 
cautiuos Chriftianos que auia en ellas, el Reuerendo P. M. F. Iuan 
Tirado, Vifitador Apoftolico, y Vicario General de dicha Orden, y 
Calificador de la Suprema; y el P. Prefentado Fr. Mateo Robledo, 
Redemptor, y Miniftro de la Fuenfanta, y Adminiftrador General de 
la Redempcion; y el P. M. Fr. Bernardo Villagomez; el P. Prefenta- 
do Fr. luán de la Serna, Adminiftrador General por la Prouincia de 
Andalucía, y Efcriuano de la Redempcion D. Iuan Luis de Porra, 
que lo es de fu Mageftad. 

En los caminos, por fer el tiempo tan lluuiofo, paffaron muchos 
trabaxos: y fin reparar en las defcomodidades dellos fin detenerte 
llegaron a la Ciudad de Gibraltar, donde con fumo gufto del General 



— 254 - 

de dicha Plaga, Iglefia Mayor, y Ciudadanos, fueron recebidos, y en 
el Conuento del Seráfico P. S. Francifco fueron hofpedados. 

Lunes 23. de Nouiembre fe embarcaron, para paffar el Eftrecho, 
y ir a la Ciudad de Ceuta; que por tener auifo, que los dias antes 
eftauan en vna cala del dicho Eftrecho, nauios de Turcos, y otros 
de Moros de Argel, para quitarles la hazíenda, y cautiuar dicha Re- 
dempcion, fe detuuieron en Gibraltar hafta dicho día; que la noche 
antes viendo fe detenia la Redempcion, y no paffaua, fe fueron; fi 
bien no lexos, pues el día figuiente 14. del dicho, amanecieron a la 
vifta de Ceuta; atribuyéndote a milagro auer efcapado de las manos 
de aquellos Infieles, por diligencias grandes que los dos Generales 
de Gibraltar, y Ceuta hizieron por mar, y tierra. No quede en filen- 
cio el recibimiento que el Excelentísimo Señor Conde de Creciente, 
Marques de Tenorio, y Capitán General de Ceuta, hizo a la dicha 
Redepmcion, afsi en la falúa de la Artillería, como por fu perfona: y 
con fus toldados eftar a la lengua del agua, para el desembarcadero 
y guardar la hazienda de la Redempcion, pueftos en ala, defde dicho 
puefto hafta el Conuento de dicha Orden de la Santifsima Trinidad 
cuidando del regalo de dichos Padres, y Redempcion, que cafi todos 
iban enfermos, por el mal temporal que auian paffado; y afsi mifmo 
ajuftando con propios, que los mas dias fu Excelencia embiaua con 
cartas al Gouernador de Tetuan, y a Arcila, a Cid Xader Gailan, 
para que dexaffen paffar la Redempcion a Tetuan, que por tener 
guerras fangrientas entre ellos, no auia feguridad, por lo qual coftó 
la dilación defde 13. de Nouiembre del año de 60. bafta 17. de Ene- 
ro de 61. que dicho dia baxo el dicho Gailan, feñor de las Ciudades 
de Arcila, Alcagar, Zalé, Fez, y el Algarue, y Anjara, y Puertos de 
Quiñones, del África, y de los Aduares della de los Barbaros y Alar- 
ues, el qual baxo dicho dia con mil hombres de acauallo por guarda 
de fu perfona, ricamente veftidos a fu vfanga, y los cauallos ligeros, 
con ricos jaezes de telas de oro, y terciopelos de diferentes colores, 
ueinte eftandartes con varias infignias, y ellos de brocado y lama de 
oro, y en la mano izquierda daga, y en la derecha langa; y afsi mif- 
mo le acompañauan mil y quinientos Alarues infantes, los quinientos 
con langas, otros quinientos con balleftas, y flechas; y los quinientos 



— 255 — 

reftantes con arcabuzes. Toda efta gente llegó al Topo, y atalaya de 
Ceuta, que difta della como medio quarto de legua donde armaron 
fus tiendas de campaña, y hizieron noche; auiendo precedido prime- 
ro, mas de ocho dias antes, todos los dias llegar a dicho fitio mucha 
cantidad de vagage, cargado de vaftimiento, tiendas, y hazienda, 
preuenciones para dicho Exercito. El dia figuiente embio el Capitán 
General de Ceuta, luego por la mañana á vifitar a Gailan; el qual 
mandó fe pufieffe fu gente en orden, y forma de batalla la caualleria 
haziendo frente, y la infanteria de retaguardia en dos hileras, y to- 
mando el, y fu hermano dos cauallos, y otros dos que iban de refpe- 
to, con cubierta de brocado encima, y le feguian los de fu Coníejo, 
todos acauallo, fue paitando defde el cuerpo izquierdo azia el dere- 
cho, recorriendo todo fu exercito, y poniéndole mas en forma, y 
defde alli baxó a la Plaga de armas, y entró en la que efta á vifta de 
la puerta de la Ciudad; y a efte tiempo falió el Marques con algunos 
toldados a bufcarle, dexando la Plaga con la preuencion que fe re- 
quería, y las murallas coronadas con la infanteria, y toda la artillería 
muy bien preuenida, y con ella hizierun quatro falúas, y otras tantas 
la mofqueteria.cofa que alabaron mucho, y les pareció muy bien a los 
moros. Preuiniendofe en aquel fitio el alfombrarle, y encima filias de 
brocado, y terciopelo: en las quales, defpues de auer paliado las 
cortefias, fe tentaron el Marques de Tenorio, y fu hijo, y en medio 
de los dos fe fentó Cid Gailan, y fu hermano Cid Audala, y los de 
fu Confejo. Eftuuieron confiriendo como vn quarto de hora, materias 
acerca de fu mageftad, que Dios guarde, para emplearte en fu ferui- 
cio. Hizieron feñas á los Padres Redemptores (que eftaban a la vifta) 
que llegaffen, con que llegaron con fu Efcriuano, a los quales les 
dieron filias. Dieronle la bienuenida, y a todos los demás, en nom- 
bre del Rey nueftro feñor, y de la Redempcion, a que refpondió por 
fu interprete, y Secretario (que lo es Hamete Audalá, renegado) Que 
eftimaua en mucho los fauores, y honras que el Rey Don Felipe IV. 
fu feñor le hazia, y á la Redempcion el no auer paífado a Tetuan: 
que fueffen muy bien venidos los Padres Redemptores, que todo fe 
haria, y ajuftaria muy bien con el favor que Dios: y que fi les pare- 
cía el ajufte fe quedafíe para otro dia, que les efperaria a fus Pater- 



- 256 — 

nidades en la tienda de campaña, y fe tomaría refolucion de los que 
fe hauia de hazer. Y con efto se defpidieron con grandes ceremonias 
de cortefia quedandofe en la mifma conferencia que antes, y los mif- 
mos (que tardarían defpues de defpedidos los Padres Redemptores, 
cofa de media hora) que también fe defpidieron del Marques con 
grandes rendimientos: y tomando los cauallos, y haziendo feñas al 
exercito, baxaron como hafta cinquenta Caualleros a la Plaga de 
armas, donde eftaua Qailan con los Caualleros de fu fequito, y to- 
mando langas, y adargas, efcaramugearon vnos con otros cerca de 
vna hora, con tan gran deftreza, que admiraua el que no pafaffe las 
puntas de las langas en las adargas. Tornó a repetir la artillería, y 
mofqueteria la falúa; y el Exercito de los Moros que quedaron, ref- 
pondieron con fus mofquetes, tocando atabales, dulgainas, y chinfo- 
nias, que fon los inftrumentos que lleuan fus exercitos 

Otro dia fueron los Padres Redemptores con el Secretario a la 
tienda de Gailan, como quedaron citados, luego por la mañana, y 
atraueffando el exercito, y tiendas, llegaron a las de Gailan, donde 
los Moros de guarda hizieron que los Padres, y el Secretario fe def- 
calgaffen para entrar en ella, que fino no podían entrar. Pufieronlo 
por execucion, y entraron: fentaronfe en el fuelo, que eftaua alfom- 
brado, Gaila los recibió baxando la cabega, y haziendo la acción de 
cortefia; aunque recoftado fobre vn tranfpontin con almohada de ter- 
ciopelo carmefi. Ajuftaronfe los contratos, defpues de grandes con- 
trouerfias: afsi del, como de los de fu Confejo, y Padres Redempto- 
res, y Secretario de la Redempcion, y el de Gailan, quedando en folo 
once capítulos el ajufte, firmándole todos, y dando fee ambos Secre- 
tarios. 

A otro dia fe embarcaron los Padres Redemptores, y fueron por 
mar doce millas, donde les echaron en tierra a un fitio que llaman 
los Caftillejos, que lo fon de Moros, donde efperauan con quatro 
vagages para los dichos Padres, y Secretario, y fueron caminando 
por tierra tan afpera, que taffadamente caminaron quatro leguas, y la 
mayor parte dellas apie: encontrando a cada paffo Alarues, que fa- 
lian al camino con efcopetas, langas, y flechas; Gailan iba muy de- 
lante, con que los Alarues, y otros Moros que auian ido con Gailan, 



- 257 — 

les atropellauan, y dezian palabras injuriofas; que como Moros, to- 
dos los agafajos que prometieron hazerles, ya fe les auia oluidado, y 
y buelto en ofenfa; todo lo qual lo lleuauan con paciencia fiados en 
la mifericordia diuina, que los auia de facar de penalidad tan grande, 
y con medras en la Redemcion, que es en lo que lleuauan puefto 
fu fin. 

Tardofe en efte viage defde Ceuta a Arcila, feis dias, que fe cum- 
plieron Domingo 23. de Enero, que entraron en ella; y por no auer 
en el camino Lugares ningunos, fino Aduares de Alarues, y Barba- 
ros, todo efte tiempo durmiendo en los campos, fiendo todos ellos 
vna laguna, por las grandes lluuias que acaecieron, y los arroyos, y 
rios que falieron de madre, y baftimento ninguno, por auer fiado en 
los Moros, que ofrecieron el darfele; fue vn milagro grande el llegar 
con vida, pues fe ofreció en mas de 43. horas no defayunarfe. de tal 
forma fe vieron defmayados, que les obligo a que vno de los Padres 
Redemptores fe determinaffe, poniendo en peligro la vida, a ir a vn 
Aduar, que eftaua en el concauo de vna peña, y por feñas pedir a 
los Barbaros que eftauan en el, les dieffen de comer, y tomaffen de 
vnos reales de plata que tenia en la mano lo que quifieffen, como lo 
hizieron, dándoles vn pan de ceuada; y vn quefo frefco; y aunque 
alimento tan bafto, obrando la necefidad, y Dios, fe refortaron, y 
quedaron con aliento como fi numeran comido manjares de mucha 
suftancia; y dando gracias á Dios, fiando de fu mifericordia auian de 
falir de tantos trabaxos, y penalidades, leuantaron los ojos al Cielo, 
y le dieron gracias. 

Domingo 23. de Enero, entraron en Arcila, donde afsiftieron 
hafta 20 de Febrero, que hizieron la Redemcion, refcatando de aque- 
llos Reinos 64. cautiuos, que eran los que auia, menos tres; que no 
los quifieron dar, fino por otros tres Moros arráez, que ay acá en 
Efpaña. 

En efte tiempo paffaron grandes aflicciones, dando veneno al 
muy reuerendo P. Fr. Mateo Robledo, de que llegó a los vltimos 
lances de la vida, y encomendandofe a Dios y a la milagrofa Imagen 
de nueftra Señora de la Fuenfanta, milagrofamente lo arrojó, quedan- 
do muy maltratado del eftomago, y del coraron; y afsi mifmo enfer- 



- 258 - 

marón todos los Religiofos, y Secretarios de la Redempcion. Por 
pofada tuuieron vna caualleriza, y por lecho vna eftera en el fuelo; 
que por auerfe aufentado el Qouernador Cid de Gader Gailan, vfa- 
uan los Mahometanos deftos rigores, haíta dar a vn Chriftiano cauti- 
uo vna puñalada, porque lleuaua vn cántaro de agua a los Padres 
Redemptores, y viendo el Secretario de la Redempcion vna aleuofia 
tan grande, fe amohino con ellos, y los reprehendió, por lo qual le 
maltrataron muchos los Moros. 

Dicho dia 20. de Febrero, partió la Redempcion a Ceuta, donde 
eftuvieron 6. dias, en los quales con beuidas, y medecinas fe acabó 
de reparar nueftro Reuerendo P. F. Mateo Robledo, y los demás 
Padres, que antes 8. dias que ellos llegaffen, fe auia partido el Re- 
uerendiísimo P. Vifitador, y fu compañero á Tetuan, que por eftar 
enfermos no paitaron a los Reinos repetidos arriba; al qual le aloja- 
ron muy mal, tanto, que el Confuí de Francia, viendo con la inde- 
cencia que fu Reuerendiísima eftaua alojado, fe lo lleuo a fu cafa, y 
alojó en ella acción que los Moros fintieron mucho, y le amenaza- 
ron, que fino le echaua, le auian de echar a el de la Ciudad; dieron- 
le otro alojamiento mas decente, aunque por vn real de a ocho cada 
dia, y a dos guardas que le pufieron, a cada vna vn real de dos cada 
dia. Acudia a dezir Miffa al Oratorio del Confuí, donde Sábado 26. 
eftando celebrando, apedrearon la cafa, y ventanas de la Capilla, y 
rompiendo vna vidriera, entró vna piedra, y le dio en las efpaldas; 
y efto mifmo le fucedio al Reuerendo P. Prefentado Fr. Mateo Ro- 
bledo, dizendo Miffa a los cautiuos dentro de la mazmorra (que cada 
dia la iva a dezir el dicho, y daua dos reales de plata al mazmonero 
porque le dexaife entrar) al qual por la reja de la mazmorra, que da 
luz al Oratorio que ay dentro della (el qual le tienen los Chriftianos 
con grandifsima decencia, afsi de luzes, como adornos, y celebran 
todas las fieftas del año, de Chrifto, y de fu Madre, y demás Santos, 
hafta vn monumento, y gaftar hafta en cantidad de retenta, y cinco 
pefos en luzes para el adorno del, que tantos pareció auer gaftado el 
Sacriftan del Oratorio el año paffado en dicha función) fueron tantas 
las piedras que tiraron, dando al rededor del Sacerdote, y en el Altar, 
que fue fuerga retirarfe, mientras fe llamó al mazmorrero, y fe le pi- 



— 259 - 

dio echaffe la llaue a la contrapuerta de la reja; y defcalabraron muy 
mal a vn cautiuo en efta ocafion. 

Sucedió que faliendo al campo el Reuerendo P. M. Villagomez 
y Reuerendo P. Prefentado Fr. Iuan de la Serna, y el Secretario, pa- 
faron por junto a la Mezquita, mas cerca de lo que fe deuia, de que 
tomaron motluo para apedrearlos, y tirarlos de las barbas, y efcupir- 
los, nafta que fe entraron a toda prifa en fu cafa los Padres Redemp- 
tures. Tuuo noticia el feñor Marques de Tenorio por Botimor ludio 
(que fu Excelencia por el gran cuydado, y vigilancia que fiempre 
tuuo del buen acierto de la Redempcion, y tratamiento de los Padres 
Redemptores, y poniéndolo todo por obra, y a fu cofta, con lo qual 
de fecreto embió al dicho ludio a que fupieffe como lo hazian con 
los Padres) y contando quan mal lo hazian con ellos, efcriuio vna 
carta el Gouernador, con grandes fequedades, y defafiando los Mo- 
ros, y aun repreíentandoles que iria hafta las puertas de Tetuan, y 
les pondrian fuego fus compañías, y que el para el cafo feria el pri- 
mero. Con efta carta que tuuo el Gouernador, llamó a los que afsif- 
tan al gouierno por eftar el malo, y les reprehendió; con que deide 
allí adelante fe templaron, y lo hizieron mejor. 

Acabofe la Redemcion Miércoles 9. de Margo, y efte dia fe em- 
barcó la Redempcion para Ceuta, donde fe entregaron de los cauti- 
uos que fueron del refcate de aquella Ciudad, y les hizo pago. 

Embarcáronte la Redemcion con fus cautiuos en quatro fragatas 
faliendo el feñor Marques hafta la mifma lengua del agua con la com- 
pañía de la puerta, y las demás compañías por las murallas, gouer- 
nandola el conde fu hijo: y auiendofe embarcado la Redempcion, con 
tan gran cuidado de fu Excelencia, que no faltaua mas que lleuarlos 
en ombros a los Padres Redemptores, y a los cautiuos, hizo falúa con 
la artillería, y mofqueteria defde las murallas, fubiendofe fu Excelen- 
cia ellas, y atendiendo con la vifta, y afecto recibió gran defconfue- 
lo, viendo el mar alborotado con vna tormenta; y le tuuo, hafa faber 
no auian peligrado. Dandofe a la mar, a poco rato fe empego el cie- 
lo a enmarañar, y leuantandofe los aires encontrados Leuante, y Sur 
con grandifsima fuerga, donde con ella fe efparcieron las fragatas 
vnas de otras, y paitando el Eftrecho el mar deshecho, fue milagro 



— 260 - 

el no quedar anegados, pues de las olas que paffauan, fe Uenauan de 
agua. Llegaron de Ceuta a Qibraltaren hora y media, no cabal, muy 
mojados, y cafi muertos del íufto; aunque son grandes confianzas en 
Chrifto, y fu Madre, como milagrofamente los libró, y pufo en tierra 
firme, y Placa de Qibraltar: de la qual falieron algunos vafos a foco- 
rrerlos. El Gouernador, y toda la Ciudad en la playa, fe arrojaron 
muchos a facar los Padres Redemptores, y cautiuos, que venian muy 
maltratados, y arrojados, lleuandolos a fus cafas, donde los regala- 
ron, y focorrieron, dándoles camas, y aun viftiendo a muchos: y el 
Gouernador fe lleuo a fu cafa feis cautiuos: el qual a poca dlftancia 
antes que llegaffe la Redempcion, hizo la falúa con tres piecas, y 
mofqueteria, y lo mifmo en el muelle nuevo. Los Padres Redempto- 
res fueron hofpedados en el Conuento del Seráfico Padre San Fran- 
cifco, con grande afsiftencia de fu regalo, y reparo de fus perfonas. 
Hizofe en efta Ciudad la procefsion con gran folemnidad, acompa- 
ñaron todo el Clero, y el Conuento de nueftro Padre S, Francifco, y 
todas las compañías militares que eftan en ella, y el Gouernador, 
Iufticia, y Ciudadanos. 

El dia 19. falieron de Gibraltar para Xerez, y aunque llouia, no 
tanto como yendo entrando el dia fue creciendo el agua, de tal for- 
ma que a cada pafo auia vn arroyo, que mas parecía rio. Llegaron 
al rio que llaman celemín, y queriéndolo vadear, arrebató el agua vna 
Chriftiana cautiua que fe traia refcatada, y a algunos de los mucha- 
chos, y al Secretario; que a no ir entre los cautiuos marineros, que 
fe arrojaron al agua, y los tacaron, fe ahogaran. Paffofe toda aque- 
lla noche a orilla de aquel rio, donde auia mucha leña, con que hi- 
zieron lumbre, y tuuieron de alibio el poderte enjugar. Llegofe a Xe- 
rez de la Frontera el dia 23. donde fe hizo la procefsion con mucho 
acompañamiento lleuando el eftandarte el Corregidor, acompañado 
de todos los Cavalleros de la Ciudad; y los Conuentos que ay en 
aquella Ciudad cafi todos acompañaron, y la mufica de la Iglefia ma- 
yor. No fue menos la que fe hizo en la Ciudad de Ceuta, que no es 
razón quedar en filencio, puefto que en efta función hizieron las Re- 
ligiones en Ceuta, todas las compañías, y fu Excelencia el señor 
Marques de Tenorio, y fu hijo el Conde, y el Sargento mayor, y 



- 201 — 

Cavalleros, Ciudadanos. Llegofe a Seuilla, donde fe hizo la procef- 
fion con gran folemnidad, acompañada de cinco Religiones, y los 
cautiuos, pueít09 en dos hileras, con Rofarios en las manos, con gran 
modeftia, y deuocion. El primer eftandarte lleuó vn Religiofo el fe- 
gundo, el Reuerendo P. M. F. Bernardo de Villagomez, y vn Santo 
Chrifto crucificado en las manos el Reuerendo P. Fr. Iuan de la Ser- 
na lleuandole en medio el muy Reuerendo Padre Maeftro Miniítro 
del Conuento de Seuilla de la Orden de la Santifsima Trinidad, y el 
Reuerendo P. Mateo Robledo, Redemptor: y afsimifmo acompaña- 
ua la mufica de la Santa Iglefia en dos trozos, que alternatiuamente 
iba repitiendo el Pfalmo ¡n exltu Ifrael de Egipto. Y acompañauan 
dos juegos de chrimias, y otro de inftrumentos, fue vn dia para toda 
la Ciudad muy folemne, moftrauafe en fus femblantes, y en el ador- 
no de las ventanas, y calles con ricas colgaduras. 

Def pidiéronte otros dos dias defpues defta función a los cautiuos, 
porque muchos venian enfermos, y fe querían ir a curar a fus cafas, 
que eran de aquellas cofias: focorriofeles para el camino, y diofeles 
fus paffaportes. 

Hanfe refcatado otros tres cautiuos de Tetuan, defpues de auer 
venido la Redempcion: el vno por vn Moro que eftaua en Malaga, 
que por diligencia del Reuerendifsimo P. Vifitador, alcanzo, yendo a 
dicha Ciudad, el que fu amo le vendieffe; y los dos por marauedifes, 
y hazienda que defde Seuilla fe remitió, y parte que quedo en Ceuta 
de ropa, y dineros para refcatarlos. Con que ha refcatado efta fagra- 
da Religión en el año de 660. hafta Abril de 661 . por la Prouincia de 
Caítilla, y Andalucía 136. por la de Portugal 258. Y por la de Fran- 
cia, que van de porfi; y fin los que continuamente eftá refcatando en 
Argel el P. Prefentado Fr. Diego Pacheco, que ha 14. años afsifte 
en dicha Ciudad para efte efecto, y para adminiftrar los Santos Sa- 
cramentos a los cautiuos Chriftianos, a quien fuftenta de todo lo ne- 
ceffario la Prouincia de Caftilla. 

Se han hecho en efta Sagrada Religión con efta, mil trecientas, y 
fetenta y dos Redempciones generales, y en ellas fe han refcatado 
pafados de ducientos mil nouecientos, y ochenta y cinco Chriftianos 
del poder de infieles, fin muchas fantas Imágenes de Chrifto Señor 



- 262 — 

nuefro, y de fu madre Santifsima, y de otros tantos; fegun confta de 
las memorias, y relaciones, y libros, que fe guardan en los archiuos 
de dicha fagrada Religión. 

Imprimatur Imprimatur 

Calüa Vic. Gñl. M. Roig F. A. 



Con licencia, en Valencia, por Gerónimo Vilagrafa, Impreffor de la 

Ciudad, en la calle de las Barcas. 

Año 1661. 



RELACIÓN DEL FELIZ SV- 

cesso que han tenido las Católicas Armas del Rey Don 
Carlos Segundo, nueftro Rey, y feñor, que Dios guarde, 
en la Plaga de Alarache, contra Moros: fucedido en pri- 
mero de Margo defte prefente año de 1666. em- 
biada por vn Soldado de los que fe 
hallaron en la ocafion. 



Después de auerffe valido, en muchas ocafiones Cid Amec el 
Iader Ven Ali Gailan, del amparo de las Católicas Armas de fu Ma- 
geftad, del Rey Don Felipe Quarto, nueftro feñor, que eftá en el 
Cielo, y recibido agaffajos decentes de fu Real mano, correspon- 
dientes á fu foberania, determinó pagar eftos beneficios con intentar 
tomar por affalto general la Plaga de Alarache, haziendo para ello 
con gran fecreto las preuenciones neceffarias, afsi de efcalas, como 
de otros pertrechos de guerra (Mas la Mageftad de Dios, que no fe 
oluida de los fuyos: y mas de aquellos que eftán defendiendo fu Santa 
Fé) permitió que efto llegaffe á noticia de vn Chriftiano Efclauo del 
Almocaden, Ámete Euchis (vno de los fuegros del Iader Gailan, y 
Gouernador de la Ciudad de Alcafar, donde fe hallaua el Iader, ha- 
ziendo en fus campos la junta de fu Exercito) el qual fe pufo en 
huyda, y uino a dar el auifo á la Plaga a todo riefgo; y auiendolo 
puefto en execucion Miércoles en la noche, que fe contaron 24. de 
Febrero, con grandifsima dificultad. Llegó Viernes en la noche 26. 
del dicho mes, á la punta que haze el arena de la otra banca del Rio, 
en frente de la puerta de la Marina, y pareciendole fer tarde, y que 
aunque llamaffe no le paffarian á aquella hora, y que podia fer que 
a la madrugada dieife el Enemigo la embeftida á la Placa, tocó á ar- 
ma, á cuya voz fe abrió la muralla, y no viendo nada en la Campa- 
ña, y pareciendo fer algún Moro ladino, que por folo inquietarla 



- 364 — 

aula tocado, fe retiró la gente, dexando íolas las centinelas ordina- 
rias, las quales luego que amaneció, reconocieron el Criftiano en la 
punta, y auiendo aviffado; y paffado por el, lleuandole a cafa del fe- 
ñor Maeftre de Campo D. Iuan de Aluarado Bracamonte y Sarauia, 
Gouernador, Alcalde, y Jufticia mayor de dicha Plaga, dio á fu mer- 
ced noticia, como el Iader Gailan, tenia juntos mas de quarenta mil 
hombres, y preuenidas efcalas para dar affalto á la Plaga; y afsimef- 
mo tres embarcaciones de Moros, fobre la barra, para impedir el 
auifo que fe podia dar á Efpaña; las quales fe reconocieron luego 
que entró el dia, y acreditó mas efta nueua; con lo qual ordenó fu 
merced al Capitán Alonfo Bolinches, Teniente General de la Arti- 
llería, paffaffe á Efpaña, en vna Taratana, que eftaua furta en efte 
Puerto, á dar eftas noticias al Excelentifsimo feñor Duque de Medina 
Celi, del Confejo de Eftado, y Capitán General de las Coftasde An- 
daluzia, y pedir á fu Excelencia le focorrieffe con gente, y demás 
pertrechos de guerra. 

Sábado, que fe contaron 27. del dicho mes, dio el feñor Maftre 
de Campo orden al Sargento mayor D. Diego de Salcedo que a las 
dos de la tarde tuuieffe efquadronada la gente en la Plaga de armas, 
á cuya hora falió fu merced á ella, y con la prudencia, valor, y ex- 
periencia militar que a fu perfona afsiften, guarneció la muralla, re- 
dutos, y Caftillos en la forma figuiente. 

En liengo de muralla de la Puerta del Campo, que corre del Caf- 
tillo de Santa María de Europa, al de San Antonio, y fu reduto; guar- 
neció la Compañía del Capitán Diego Diaz Landero, a quien fe en- 
cargó la defenfa defta parte: poniendo por Cabo de la guarnición del 
reduto de San Antonio, al Sargento Iuan Muñoz Vejarano. 

La Compañía del Sargento mayor, fe diuidió en la gnarnicion del 
Caftíllo de San Antonio, el reduto de Santiago, que efta fobre la 
Barra, y el liengo de la muralla de la Marina, hafta el reduto de Diego 
de Vera, quedando por Cabo del Caftíllo el Alférez Antonio de Fi- 
gueredo; y del reduto de Santiago, el Sargento Martin Yanguas, y de 
la Marina el Ayudante Francifco Camacho. 

La Compañía del Capitán Gregorio Várela, guarneció el liengo 
de muralla, defde el reduto de Diego de Vera, hafta el de Nueftra 



- 365 - 

Sefiora, encargando al dicho Capitán la detenía defta parte; y por 
Cabo de la guarnición del reduto de Nueftra Señora, el Alférez Die- 
go de Silua. 

La Compañía del Capitán Diego López, guarneció la muralla de 
San Francifco, reduto alto, y Torre del Indio, y el Caftillo de Santa 
Maria, quedando por Cabo en el reduto fu Alférez Antonio Perea; y 
de la Torre, el Sargento Diego García del Águila; y del Caftillo, el 
Alférez luán Paterna. 

Los particulares que no tienen Plaga en las Compañías, quedaron 
en el Cuerpo de Guardia principal; y los Ayudantes afsiftiendo á la 
perfona del feñor Maftre de Campo, y Sargento mayor, para acudir 
á donde mas neceífario fueffe. 

Lunes en la noche primero de Marco, á las doze, poco mas, em- 
pego á acercarte el Enemigo á la Plaga, y auiendolo fentido las cen- 
tinelas del reducto de Santiago, comentaron á dífpararle algunos 
mofquetacos, y á las quatro de la mañana cerró el Enemigo por todas 
partes (con tan gran alarido, vfo de la embeftida defta gente) que pu- 
diera poner terror al efpiritu mas alentado; y las campañas, y centi- 
nelas a repetir el Arma: Arma, y á efperarles con las armas en la 
mano, con incomparable valor. 

Embiftieron por la Puerta del Campo, rompiendo el raftrillo, y 
ocupando el rebellín que cubre la puerta, nafta la punta del Puente 
del foffo que eftaua leuantado, cubriéndolo todo innumerables Mo- 
ros con muchos eftandartes: aqui fe les dio repetidas cargas de mof- 
queteria, y con los pedreros de los traueffes de la muralla haziendo 
en ellos tal deítrogo, que aunque con gran porfía mantuuieron mucho 
rato efte puesto, huuieron de retirarfe, dexando la campaña cubierta 
de cuerpos muertos, y aunque retiraron los mas que pudieron, hafta 
venir el dia, todavía dexaron muchos en dicho puefto. 

Al mefmo tiempo embiftieron por la muralla de San Francifco, 
llegando á meter dos efcalas al foffo por efta parte: Aqui fe les dio 
de la muralla, y los dos reductos tan continuadas cargas de artillería, 
y mofqueteria, y buena cantidad de piedras, que huuieron de defalo- 
jar el puefto, dexando la Campaña cubierta de cuerpos, y las efcalas. 

A efte puefto afslstió el feñor Maeftre de Campo, infundiendo va- 



- 266 — 

lor con el fuyo á fus toldados, que á fu vifta cada vno procuraua 
adelantarte en repetidas cargas, quedando en efte particular todos 
iguales. 

De aqui cargó el Enemigo con mas tuerca, al pie de la Torre, y 
Caftillo de Santa Maria, rompiendo con hachas el raftrillo de rebe- 
llín que cubre la puerta de la Torre, de donde, y del Caftillo halla- 
ron tal refiftencia, que aunque ocuparon efte puefto, hafta fer de dia 
claro, huuieron de dexarlo, con mucha perdida fuya. De aqui car- 
garon con mayor fuerza al reducto de San Antonio, pareciendoles 
que por aquella parte, por no tener foffo, y eftar la muralla mas baxa, 
podrían confeguir fu intento; mas la guarnición defte puefto fe portó 
con tal denuedo, y valentía, que experimentó el Enemigo en efte fitio 
la mayor fortalece de la Plaga, perdiendo en él mucha gente porque 
hizo empeño aqui, y en la faifa braga del Caftillo, hafta mas de las 
ocho del dia; á la defenfa defte reducto afsiftió la perfona del Sar- 
gento mayor, á cuyo valor fe deuió mucha parte, quedando herido 
en la cabeca, y roftro, de las muchas pedradas que el Enemigo 
tiraua. 

Por el reduto de Santiago, no fue menos la porfía de los Moros, 
que por las demás partes, hallando en ocho hombres que le defen- 
dieron el valor de 800. 

Al mefmo tiempo que el Enemigo emblftió las murallas, vinieron 
por el rio cinco barcas, de mucha, y lucida gente, para echarla en la 
Marina, y arrimar efcalas por efta parte; y queriendo quitar primero 
el eftoruo que les hazia vna faetia Ginouefa que auia venido con 
baftimentos, le abordaron todas, mas recibiéronlos con tan buena 
carga de pedreros, y chucos, que les obligó á retirarte, dexando en 
en el rio mucha cantidad de gente, y vna barca varada en feco, por 
auerle muerto la mayor parte de la gente que fe halló dentro. 

Luego que abrió el dia, y fe retiró el Enemigo de los pueftos, fe 
enarbolaron las Banderas de fu Mageftad, en las murallas, y Caftillos 
de la Placa, con tanto regozijo de los toldados, y de fu Maeftre de 
Campo, que corrió los pueftos, abracando á fus toldados, y dándoles 
la norabuena de tan feliz fuceffo, agradeciéndoles con palabras de 
mucho amor, lo bien que cada vno auia obrado: hizofe luego falida 



- 267 — 

á la campaña á deípojar los muertos, y retirar feis efcalas que el Ene- 
migo fe dexó; juntamente con muchos defpojos, de ropa, efcopetas, 
alfanges, azagaras, y faetas, y langas. El precio que coftó tan feliz 
fuceffo, fue de onze hombres, entre muertos, y heridos: entre los Mo- 
ros que fe hallaron muertos, fue vn hermano del Gailan, y los Go- 
uernadores de Tetuan, que auian uenido á focorrer efta empreffa tan 
defdichada para los Moros, y fe metió en la Plaga vno viuo de la Ca- 
uila del lali, tenido por Santo entre ellos, que quedó herido de vn 
mofquetago en vn muflo, el qual fue examinado por el lenguage de 
la Plaga, y dio noticia como el Iader Gailan auia echado bando en 
todos los lugares, y, ciudades de fu dominio, que todas las perfonas 
de diez años arriba fe juntaffen en la Campaña de Alcagar para venir 
a la toma de A'arache: á cuya voz, y fer precepto de fu ley el venir 
á hacer guerra á los Chriftianos, fe auian juntado de diuerfas partes 
gran cantidad de gente, de fuerte, que fue mucho mayor el numero, 
que lo que el Chriftiano auia dicho: y afsi mifmo que la gente que 
auia venido en las Barcas era de la mas lucida de fu campo: porque 
el mefmo Iader auia efeogido, poniendo por Cabo en cada Barca los 
Moros de mas importancia. Que las efcalas eran ocho, y que traia en 
la retaguardia de fu Exercito, muchas familias para poblar la Plaga, 
porque juzgaua por muy fácil el tomarla, y paffar a cuchillo toda la 
gente della, que auian muerto mas de 4|j. Moros. 

Efte mifmo dia por la tarde leuanto el Enemigo Bandera de Paz; 
embiando recaudo al feñor Maftre de Campo, con vno de fus Talues, 
en que pedia le dieffe licencia de retirar los muertos que auian que- 
dado a las puertas, y foffos de la Plaga; fu merced fe lo concedió con 
mucha galantería embiandole á ofrecer el Moro herido, quedando 
con fu palabra fola a la fatisfacion del refeate, y corte que efta hecho 
para los prifioneros de Guerra, que en tales ocafiones fe hazen: y 
añadiendo recaudo diísimulado á vn Gouernador de la Bermuda Ta- 
rife; diziendole á Talus, le dixeffe al Iarife, que fu merced auia teni- 
do muy buena mañana, que fi queria boluer á entretenerfe la figuien- 
te, porque no tenia mas que hazer que comer y pelear. 

La mayor ponderación para encarecimiento del valor con que fe 
portó cada vno de los Oficiales, y Soldados en el puefto que les tocó 



- 2158 = 

defender, es, que fiendo la doracion defta Pla<;a para fu guarnición 
ordinaria 1200. hombres, taffadamente fe hallaron en ella 250. que 
refistieron el grueffo de Enemigo tan poderofo. Con que verdadera- 
ramente fe deue tener por fuceffo milagrofo de Dios, como primera 
caufa de todo, defpues al defvelo, y vigilancia del feñor Maeftre de 
Campo, y feliz principio de la fortuna de nueftro Rey, y feñor; á 
quien la Diuina Mageftad guarde muchos años, y dé a fus Reales Ar- 
mas mayor profperidad, como fus vaffallos defeamos. 



Con licencia en Madrid Por Francifco Nieto. 



^RELACIÓN 

SVMARIA, QVE SE EMBIA A SV MAGESTAD 
de la Vitoria que Dios nueftro Señor á dado en la empre- 
ffa de la fuerga, y puerto de la Mamora, a fu Real Arma- 
da, y exercito del mar Occeano, Capitán General don 
Luys Faxardo. Y en que an concurrido cinco Ga- 
leras de Efpaña, a cargo del Duque de Fer- 
nandina, y tres de Portugal, Capitán 
General el Conde de Elda. 




^ Con licencia en Seuilla, por Alonfo Rodríguez Qamarra, en la 
calle de la Muela, donde fe venden. Año 1614. 



- 270 - 

Partió de la Baía de Cádiz a primero de Agofto con nouenta y 
nueue velas entre Nauios de guerra, Galeras, baxeles de carga, y 
otras embarcaciones menores, mucho baftimento de bizcocho, vino, 
bacallao, tozino, y quefo, gente de guerra fiete mil, y dos mil y qui- 
nientos gaftadores, gran preuencion de piecas, y carretones de cam- 
paña, bombas de fuego para la mar, abrojos, y otros artificios para 
la tierra. 

T Al fegundo dia fe dio vifta a Larache, con que también la tuuie- 
ron los Moros en toda aquella cofta, fin auerlo podido efcufar por 
calmas, y vientos contrarios; que en aquel parage fe tuuo auifo del 
Maeftre de Campo Gafpar de Valdés, de que no auia nouedad nin- 
guna. 

■ El dia figuiente en la tarde fe llegó fobre el puerto de la Mamo- 
ra, dando fondo a mas de vna legua, por no auer marea para ade- 
lante. Alli fe hallaron furtos tres nauios de guerra de Holanda con fu 
general llamado luán Curien, el qual abatió fu eftandarte, y hizo las 
falúas, y cortefias que deue a qualquier vafallo de fu Mageftad: fupo- 
fe del que auia dentro del puerto quinze nauios, y que le auian em- 
biado a dezir los piratas, que otro dia figuiente eftauan refueltos a 
falir a pelear con ellos, defefperados de que les tuuieffe cerrado el 
paffo tanto tiempo. Con que el Holandés no fe deuio de holgar mu- 
cho, que aunque luego fe juntó el quarto nauio, que dexamos en Cá- 
diz, era poca tuerca, y afsi moftró mayor contento viendo, que la de 
fu Mageftad le auia facado de aquella obligación, fi bien la tenia de 
efperar alli la refpuefta de las cartas del Conde Mauricio, que auia 
embiado al rey Muley Cidan (que fegun fe entiende) pidiéndole con- 
fentimiento, y ayuda para ocupar el puefto; con que fe efcufó el di- 
cho general de no ofrecerfe a feruir en la ocafion, aunque moftró en 
todas los demás lo haria. 

* { Efta noche fe preuino la demás embarcación de la gente, y 
otras cofas que fe trayan difpueftas, dando orden al Almirante Mi- 
guel de Viragauar para que con ocho galeones, y algunos barcos fe 
arrimaffe, y tocaffe arma en la ciudad de Zalé, que eftá cinco leguas 
de la Mamora, y de donde auia de venir el principal focorro de la 
gente, que aprouechó mucho, como adelante fe dirá. 



- 271 - 

í A los quatro (que fue dia de Santo Domingo) vuo refulucion de 
acometer el puerto: y fi fe paitara adelante fe tiene por cierto fe per- 
diera la mayor parte del armada fin hazer efeto, porque demás de 
auer cerrado los enemigos la barra con tres nauios, que echaron a 
fondo, trauefando arboles de vnos a otros, y plantando artillería en 
quatro partes tres a la vanda de Zalé fobre la mifma barra, y vna en 
el fuerte que hizieron en la de Larache, alborotofe la mar de mane- 
ra, que todos los barcos, que fueron delante fondeando, y recono- 
ciendo la barra, que tan diferente fe halló de las relaciones, eftuuie- 
ron anegados, y fe perdió la falúa de la Real. 

^ Con efta impofsibilidad en que la mar nos pufo aquel dia, fe 
vuo de retirar la gente, porque auiendo querido intentar defembar- 
caderos en la playa, fe halló la mifma, con que cafi fe perdió la ef- 
peran^a de poder falir con la empreffa, creciendo por horas los ene- 
migos, que ya auian tenido tres dias para juntar toda la comarca, 
como lo auian hecho. Pero en los cafos que Dios fauorece, y enca- 
mina, no ay defconfianga que fe trueque. 

í A los cinco Mattes, dia de nueftra Señora de las Nieues abo- 
nanzó la mar, y fe hizieron muchas diligencias boluiendo a recono- 
cer la barra, y playa. Y auiendo encargado al Capitán Iufepe de 
Mena (que lo es de la Real) lo de la parte de Larache, defpues de 
auer eftado dos, o tres vezes en peligro de ahogarfe halló cofa de 
cien paffos entre muchos baxios, donde rompia la mar, y donde 
nunca nadie fe deue de auer defembarcado, ni tal noticia fe ha teni- 
do, vn poco de bonanza, y con efto llegó a proponer, que allí 
podia auenturarfe la gente con riefgo de ahogarfe alguna, y que la 
demás falieffe el agua a la cinta, con perdida de barcos. Tomófe 
aquella refolucion: y al mifmo punto defpidiendo el General, y Ca- 
pitanes Flamencos, que eftauan en el Xacal haziendo vifita, y fin de- 
zirles lo que fe penfaua hazer, aunque lo preguntaron (y aun deuie- 
ron de juzgar, que ya no auiamos de profeguir con la emprefa ade- 
lante) fe acometió el negocio con tanta prieffa, que apenas auian 
llegado a fus nauios, quando ya eftauan dos mil hombres en tierra, 
fin auerfe ahogado mas que vno, ni perdido barco ninguno, que pa- 
reció cofa de milagro ver en aquel eítado tan grandes dificultades 



— 272 - 

allanadas. El Maestre de Campo don Gerónimo Aguítin falio con la 
auanguardia y el Capitán Cnstoual Lechuga, que haze oficio de 
Teniente de Maeftre de Campo general moftrando ambos mucho va- 
lor, y gallardía. 

*[ Los primeros que pufieron pie en tierra fueron los Capitanes 
de mar Bartolomé de Nodal, y Iufepe de Mena, y don Fermin de 
Lodofa y Anduega, y la primera vandera del Capitán don Carlos de 
Ybarra, y fu perfona. 

*[ A efte tiempo el Conde de Elda, y el Duque de Fernandina 
pufieron las proas de fus galeras tan en tierra, que con la artillería 
dellas barrieron toda la playa, y Moros de a cauallo de fuerte que 
dieron lugar a que fe formaffe el efquadron, conque tuuo el negocio 
por acabado. De allí fue marchando el efquadron bolante la buelta 
del fuerte, y con poca defenfa de los enemigos le ocuparon los Ca- 
pitanes don Carlos de Ybarra, y Gafpar Gongalez, que yuan con fus 
compañías en el auanguardia: y el primero que alli dizen que faltó 
dentro fue el Capitán Pedro de Legorreta entretenido en el Armada. 

1 Ganáronte tres piezas de artillería, que los piratas dexaron tan 
mal clauadas, que el Capitán Iufepe de Mena empegó luego a apro- 
uecharfe dellas tirando a los que eftauan de la otra parte del rio, 
con que fe les hizo mucho daño por eftar a cauallero. 

^ A el mifmo punto que paffaua efto como fi lo vno fuera a 
vifta de lo otro fe hundía de artillerías Zalé, de la que le tirauan de 
los navios el Almirante Miguel de Vidagauar. Y como a la noche 
llegó el auifo a los Moros, que eftauan en aquella vanda defendien- 
la barra, que era el mayor numero, y donde auia moxqueteria, y ar- 
cabuzeria, defmanpararon las trincheras, y artillería, y quemando 
cinco nauios, no quedó hombre. Y afsi otro dia figuiente, que fue el 
de la Transfiguración a feys de Agofto, fe tomó la poffefsion del 
puerto, fue en el avanguardia el Duque de Fernandina con las gale- 
ras de Efpaña; y en la retaguardia el Conde de Elda con las de Por- 
tugal, y mas de cincuenta nauios redondos, entre mayores, y pe- 
queños. 

T Halláronte dentro del rio diez baxeles, que los enemigos no 
pudieron quemar, con algunas mercaderías, aunque de poca impor- 



— 273 — 

tancia, porque las que lo eran lleuaron configo: y los piratas aunque 
no quiiieron fiar de la buena guerra, que fe les embió a ofrecer en 
nombre de fu Mageftad, por allanar dificultades, antes vfando mal de 
lo que deuian agradecer mataron a diez, o doze perfonas, que fueron 
a los recaudos, auiendoles affegurado: deuen de auer pagado ya, 
porque los Moros los empecaron luego a desbalijar continuando fus 
crueldades, fegun lo que han dicho algunos prisioneros, que tienen 
configo de diferentes naciones, qne se han hallado aqui. 

í Ocupofe la montaña de la parte de Zalé, que es la mayor emi- 
nencia, donde la mifma tarde fe abrieron trincheras para cubrir la 
gente y fe eligió el mejor fitio para la fortificación de donde fe guar- 
da la entrada de la barra, y furgidero. Y ademas de vn poco que ay 
de razonable agua, fe van abriendo otros. El puefto es el mejor y 
mas abrigado que deue de auer en la Europa, aunque la barra no 
tiene mas de 8. codos de agua de plea mar, que no es baftante fon- 
do para galeones grandes; pero pueden entrar nauios de a trecientas 
toneladas, y vrcas de mas de quatrocientas, como es vna de las que 
fe han tomado, que fue la que el Francés hurtó en Cartagena. 

^ El General don Luys Faxardo de Gueuara, Almirante Diego de 
Santurze Horozco, Gouernador luán de Lara, y Capitán Sebaftian 
Granero Teniente de Capitán General del artillería han hecho lo 
que les ha tocado con mucha diligencia; y los Contadores Sebaftian 
luán de Barundia, y Francifco Beltran de Manurga, y todos los de- 
mas miniftros, fin que nadie aya faltado a fu obligación. 

^ Oy fe ha dicho Miffa en la tierra, dando las gracias a nueftro 
Señor, que es a quien fe deue todo, y el que lo ha de fauorecer. 
como caufa fuya. Y de lo demás fe yrá dando cuenta. Fecha en el 
puerto de Mamora a fiete de Agofto de mil y feyscientos y catorze 
años. 



is 



RELACIÓN 

DE LA GRÁ YITORIA 

QVE LOS SOLDADOS DEL FVERTL 
de fan Felipe de la Mamora, tuuieron contra mas de qua- 
tro mil moros, y de como les mataron mas de trezientos, 
y les tomaron quatro eftandartes. Dafe cuenta de 
las grandes auenidas que este año á ávi- 
do en aquellas partes. 




^ Impreffa en Seuilla por Francifco de Lyra junto a fan 
Miguel. Año 1618. 



- 276 — 

Siempre he tenido cuydado de auifar a v. m. de todos mis traba- 
jos, y agora lo haré de los ágenos, pues tengo mas caufa, por la que 
v. m. me dá con fu carta llena de mil mercedes que me haze, y la 
que mas eftimo es darme nueuas de todo lo que ay por allá, que en 
eftra prifion de la Mamora, lo que mas fe deffea fon auifos, que no 
los tenemos en ella fino de Berbería. Y en trueco de los que v. m. 
me á dado, le embiaré otros tantos, pues no tengo mejor regalo que 
hacerle, y mas a quien tan curiofo es, y tanto eftima eftas cofas. 

Eftá toda la Berbería en el peor eftado que fe ha vifto jamas, lle- 
na de trabajos, y miferias, defpues de las guerras paffadas fobrevino 
la pefte que también pafó, y agora la hambre tiene acabada, y def- 
truyda toda la tierra, porque paffa de cinquenta reales la fanega de 
trigo, y con las muchas aguas de efte año el que fe efperaua fe á re- 
matado: los moros atribuyen todas estas cofas no a fus maldades, 
y vicios, fino a la de fu Rey Mulexeque por auerfe ayudado de Chrif- 
tianos. Eftá diuidido efte Imperio en dos caberas, Muleycidan tiene 
tiranizado el Reyno de Marruecos donde es mas amado que podero- 
fo, Muley Abdalá fu fobrino en el de Fez, ni es mas amado, ni temi- 
do, fi bien por fus crueldades pudiera auerfe hecho de temer, pero 
no tiene dineros, crédito, y fus uaffallos no tienen mas ley que mien- 
tras tiene dineros que dalles, y fi oy quifieffe formar exercito contra 
fu tio, no hallaría vn foldado que le figuieffe, y contra Chriftianos, 
a quien ellos aborrecen, en el grado que f abemos, no allegaría feys 
mil, y afsi con los mifmos refelos que el padre anda alojado cerca de 
Fez, fin entrar dentro, fi bien eftan quietos los moros, por la poca 
pofsibilidad de fus Reyes, Cidan, como Tirano de aquel Reyno, no 
fe atreue apartar del, y alli anda la barba fobre el hombro, fin fiarfe, 
ni aun de fus mugeres. Es cierto, que fi el Rey nueftro feñor en efta 
ocafion echara vn exercito en África, con mucha facilidad la con- 
quiftaria toda, porque ni aun armas tienen para defenderte. Dize An- 
tonio Torcato en vn Pronoftico que hizo en los años mil y quatro- 
cientos y ochenta, dirigido al Rey Mathias de Vngria, eftas palabras 
mefmas traduzidas de la lengua Latina: Leuantarfe ha entre dos her- 
manos, vna fangrienta guerra en Berbería, acudirá el vno a Efpaña 
por fauor, con que dará caufa a que los Efpañoles ocupen algunas 



— 277 - 

fuergas marítimas de aquel Reyno, y vengan a hazerfe feñoresdel. 
Ya auemos vifto contender a los dos hermanos, y fauorecerfe el vno 
de Efpaña, ocupando los nueftros la fuerga de Alarache, y de la Ma- 
mora, que fon los mas importantes pueftos de toda Berbería. Es tam- 
bién cierto, que los Reyes que oy tiene Berbería fon tan pufilanimes, 
qi e fi fe leuantaffe vn fanton, como ya otras vezes á fucedido, fe al- 
earía con toda la tierra, como lo hicieron los dos hermanos Xarifes 
agüelos deftos, que fiendo maeftro de efcuela, y fingiéndote fantos, 
amotinaron el Reino, y fe leuantaron con el Imperio de Marruecos. 
Y entre las profecías del Abel loachin, y de fanta Brigeda hallamos 
algunas que certifican que toda la Berbería fará fugeta a los Efpaño- 
les, y a los moros no les faltan pronofticos de fu total deftruycion, 
pues en tiempo de los Reyes Merines anteceffores de los Xarifes vn 
moro hizo vn pronoftico general, en que dize que a los vltimos años 
de la conjunción máxima, África feria ocupada de los Chiftianos, y 
temia que ferian Efpañoles, los quales apenas después de echar de 
Efpaña los profeffores de la feta de Hali, poco a poco fe harían feño- 
res del África. Vltimamente fabemos, que ninguna vez emos venido 
a las armas con los moros, en que no ayan lleuado lo peor, hafta en 
las efcaramuzas, y particulares refriegas, fiendo ellos fin compara- 
ción muchos mas que los nueftros. Como fe vio efte año en vn en- 
cuentro que tubimos el día de fan Antón, que por no auer auido con 
las muchas aguas comunicación por la mar, ni efquife que pudieffe 
entrar ni falir en la Mamora, no lo he efcrito. 

Salimos a hazer fagina por la puerta de Zale, tres compañías, dia 
de fan Antón a las diez de la mañana, falio el capitán Caftillo por 
cabo de trezientos y catorze hombres, capitaneados por Cornejo 
Armuña, y el Alférez del capitán Pigaño falia a reconocer la tierra 
con veynte cauallos, y el y loan Gómez cabo de los de acauallo, def- 
cubrieron vna embofcada de mas de feyfcientos moros, y atufando a 
los capitanes que eftauan diuididos entre dos lagunillas, que eftan 
antes del alcornocal, al mifmo punto falieron los moros de tropel, y 
topando en vn puefto trenta toldados, que eftauan a orden de Fran- 
cifco Diaz de Ayllon fargento de la Compañía del Maeffe de Cam- 
po, el qual aunque pudo retirarte a las lagunillas, como hizieron cafi 



— 278 

todos, el animofamente fe opufo contra todos, peleando como Ef- 
pañol, donde lo vimos hazer notables cofas, y cierto que lo que fe 
cuenta fabulofamente de Bernardo, o el Cid, lo vimos executado allí 
por efte valiente toldado, el qual vendió tan bien fu vida, que mató 
tres moros, e hirió otros muchos, y fi los que yuan con el no fe reti- 
raran, es fin duda que pufiera en huyda a los moros. Finalmente el 
quedó muerto, y en fu cuerpo fe contaron defpues treinta heridas de 
alfange, y vn arcabuzazo, que le derribó en tierra. Efte foldado era 
natural de Cazorla y tenia también a fu padre en la Mamora, el qual 
auia ydo a ver a fu hijo, y como tocaffen a rebato, falio al focorro 
con los capitanes don Fernando de Martos, y loan Bernardino, y fa- 
biendo de la muerte de fu hijo, con vna lanza en la mano fe metió 
tan brauamente entre los moros, que con la lanza atraueffó vno de- 
llos, y con la efpada hirió otros dos o tres. 

Acudieron luego mas de quatro mil moros, y mezclándote con 
ellos los nueftros, pelearon aquel dia con tanto daño de los moros, 
que murieron mas de duzientos dellos, quedando cafi todos los mas 
heridos. Ganárnosles quatro eftandartes, muchos alfanges y arcabu- 
zes, mas de quinientos turbantes y arquiceles. Venia por caudillo 
deftos moros vn fanton, que les auia affegurado la Vitoria, el qual 
herido de vn mofquetazo, fue el primero que huyó. Defpues defta 
Vitoria algunos dias, boluieron al alcornocal mas de feis mil moros, 
pero fucediendo las aguas fe retiraron fin llegar a las manos, dexan- 
do fama que vendría Muleixeque con veinte mil moros, a vengar los 
que murieron en la refriega. Todos eftamos difpuestos a morir en de- 
tenía defta tuerca, la qual con las muchas aguas eftá cafi arruynada, 
por que ha llouido en efta tierra mas de quatro mefes a reo, y han 
fido tan grandes las crecientes del rio de la Mamora, que temimos 
anegarnos, y an venido por el rio tantas culebras y tortugas, que ta- 
len cada dia treinta hombres de la compañía de don loan de Carrera 
a matar las culebras, y han muerto tantas, que no ferá creydo. 



LAVS DEO 



RELACIÓN 

muy verdadera, que el mifmo Capitán Chrif- 

toual Lechuga, Qouernador de la Mamora, embió a efta ciudad de 

Seuilla al licenciado Antonio Moreno Cofmografo de fu Mageftad, 

vezino della, de todo lo fucedido en la dicha FuerQa contra 

moros, defde doze de Mayo hafta aora, en efte pre- 

fente año de mil y feifcientos y veinte. 

Dafe quenta del cerco que catorce Morabitos con ocho mil moros 
pulieron a la Mamora, y la gran matanza que en ellos fe hizo. Y de 
las famofas preuenciones y defenfas de dicho Gouernador. Y afsi 
mifmo de los famofos hechos y hazañas que en diuerfas falidas hizo 
el Maeftro de Campo, y los Capitanes Martin de Ybarra, don Gon- 
zalo Pizaño, Alonfo Cornejo, Gabriel de Brito, don Gabriel Fer- 
nandez de Auila, don Luis Pinedo, Nicolás de Armunia, y 
otros valerotos oficiales y foldados. 

Es traslado puntual a la letra, de la relación que al Rey nuestro feñor 
embió a Madrid el dicho Gouernador Chriftoual Lechuga. 




Con Ucencia lo imprimió en Seuilla luán Serrano de Vargas y Vreña 
en frente del Correo mayor año de mil y feifcientos y veinte. 



— 280 - 

En el mes de Mayo de mil y feifcientos y veinte fe hallaron junto 
á eftas fuerzas catorze Morauitos con gente de diferentes partes para 
acometerlas; y para efto tenían ocho mil hombres de a pie y de á 
cauallo, la mayor parte con efcopetas muy buenas. 

Auian refuelto todos los Morauitos acometer el dia treze á las 
fuercas en quatro partes, como figue. 

Que tanta gente con hazes de leña feca acometieffen á la eftaca- 
da para pegarla fuego, y quemarla: que los demás auian cada vno 
de traer vna efpuerta de tierra para cegar los fofos, y hazer puentes 
para acometer á las murallas, que fon vnas trincheras. 

El dia doze vinieron los Moros a reconocer los pueftos con tanta 
inominia de los que guardan las fuerzas, nacida de ver no faliamos 
de junto á las murallas con el ganado, ni los de á cauallo á hazer 
yerua, por la nueua cierta que tenia de auer junta grande. 

Vifto efto, me refolui á falir, y para efto á facar toda la gente que 
tengo, fuera de la que eftaua de guardia. 

En faliendo, echaron los moros de los pueftos, y fueron focorri- 
dos de tantos, que me obligó mandar fe retiraffen los nueftros, como 
fe hizo con mucha orden, fin que la de pelear ceffafe, focorriendo 
con balas, poluora, y lo que mas fue menefter muy á tiempo, falien- 
do mi perfona con vnas muletas á todo efto. 

El pelear defde fu principio, hafta tener la gente en la eftra- 
da cubierta, y fuerzas, fue tres oras, matáronme vn soldado los 
Moros, y otro vn dado de vna pieca nueftra. Retiranronfe los 
muertos, y quarenta y cinco heridos los mas de la cintura para 
abaxo. 

Perdimos dos cauallos por encontrarfe los que yuan en ellos, de 
manera que todos dos cayeron, faluandofe los hombres, por foco- 
rrerlos vna manga de infantería, y los demás de á cauallo, y otros 
dos cauallos entraron heridos. 

Los muertos de los Moros no fe pudo faber el numero, ni el de 
los heridos, fi bien fe pudo juzgar, fer muchos por lo que todos los 
Capitanes dixeron auian vifto caer en todas partes, por fer el nume- 
ro de los Moros tanto, que no fe hazia tiro perdido; y particular- 
mente, porque en matando vno, o hiriéndolo, acudían muchos á re- 



— 281 - 

retirarlos, con que necefsitaban á otros á hazer lo mifmo con los que 
caian de los que venian á retirar otros. 

Hecha la retirada, cargaron tantos Moros con tanto atreuimiento 
contra la fuerza, que admiró, y me admira el dezirlo: porque á tiro 
de honda llegaron á plantar banderas los de á pie con mas animo 
del que fe puede dezir: porque derribando vnos, venian otros; y con 
derribar mas de ocho de fola vna vandera; no por efto dexauan el 
puefto, fino antes lo ocupauan de nueuo, acudiendo muchos á retirar 
los que caian heridos ó muertos por mano de los caladores: porque 
defde la muralla y eftrada encubierta en feñalando aquel, lo derri- 
bauan. 

Duró la de pelear defta manera otras dos oras hafta cerca de la 
noche, tirando mas efcopeteria, que nofotros arcabuzeria y mofque- 
teria, fin que les faltaffen municiones: y viofe que en quatro ó cinco 
partes fe les bolo poluora, como á nofotros en vna defpues de den- 
tro de la fuerga, laftimando á fiete, o ocho hombres de los que la 
eftauan tomando. 

Otras banderas pusieron en otra parte vn poco mas lejos, y mu- 
cha gente con ellas, y toda á terrerro de la moíqueteria, y artillería, 
fin hazerles perder el puefto el daño que recibían de todas dos cofas, 
hafta que la noche los quitó de alli, fin dexar muerto, ni herido por 
retirar. 

Truxofe vn Moro viuo con cinco heridas, y lo que dixo, es, que 
el Morauito, llamado el Ayaje los hizo venir de las montañas de 
Sufa; y que vinieron muchas quadrillas de efcopeteros: que auia en 
fu tropa docientos y veinto cinco; y que eran muchas y muchos los 
que efperauan para acometer eftas fuerzas: y que afsi mifmo aguar- 
dauan al Rey. 

Para faber efto del Moro, fue meneftrer efperarlo vn dia, porque 
venia perdido el fentido de la fion que toman para pelear: y dixo 
que los Morauitos les auian dado a cada vno vn pedacillo de leña, 
diziendoles, que con el no les matarían, y fu Morauito vna poca de 
tierra roja; diziendo á los vnos y los otros, que los que murieffen 
yrian luego con Maoma. 

Saliofe á reconocer la campaña otro dia, y fe hallaron á tiro de 



- 282 - 

arcabuz de la fuerza hafta treinta cauallos muertos de los Moros; y 
mas adelante fe vido auer mar, por los buitres y cueruos que anda- 
uan en diferentes partes fobre ellos. 

Aduiertafe, que el día de pelear no fe fupo el numero de Moros, 
ni el de los Morauitos, y que defpues fe ha fabido: y afsi mifmo la 
refolucion, que tenian tomada para acometer á la fuerza. 

Que dizen algunos, fe mataron nouecientos Moros, y que lleva- 
ron heridos mas de trecientos: y que confieffan efto, fabiendo nof- 
otros, que jamas dizen la verdad en lo que toca muertos y heridos. 

Que los Morauitos de lexos fe han retirado con fu gente, de acuer- 
do de boluer otra vez con mas, á prouar la fuerte: y en particular 
vno de mucho crédito, que lo mataron fu cauallo, eftando en el, que 
lo eftimauan todos en mas de trecientos meticales. 

El Rey Muley Hamete efta ocho leguas deftas fuerzas con gran 
junta de gente, y con artillería, dizen para venir fobre ellas, fi lo hi- 
zieren, fe auifará con el fuceffo que fe efpera de la mifericordia de 
Dios, y de fer bueno: porque toda la gente que fe feruia con picas 
fe ha armado de arcabuzes, y mofquetes: y los cien hombres que fe 
tornaron de los que yuan para Alarache para fuplir la falta de los he- 
ridos, y de otros quatro que fe han muerto; y para poder matar mas 
de los Moros fi vinieren otra vez. 

Los Capitanes que fe hallaron en campaña efte dia. 

El Capitán Martin de Ybarra. 

El Capitán don Gonzalo Piñazo. 

El Capitán Alonfo Cornejo. 

El Capitán Gabriel de Brito. 

El Capitán don Gabriel Fernandez de Aulla. 

El Capitán don Luis Pinelo. 

La Compañía del Capitán Nicolás de Armunia con fus oficiales. 

La Compañía del Maeftro de Campo con fus oficiales, y falio he- 
rido el Alférez de vn balazo en vna pierna. 



- 283 — 

LICENCIA. 

Doy licencia a luán Serrano de Vargas, para que im- 
prima efta relación. En Seuilla a quatro de Iulio, mil y 
feifcientos y veinte. 

Licenciado don Gafpar 

de Vedoya y Caruajal. Lázaro de Olmedo. 




RELACIÓN 

VERDADERA DE LA VITO- 

RIA QUE DOZIENTOS SOLDADOS 
del fuerte de San Felipe de la Mamora, tuvieron contra 
mas de dos mil Alárabes, que les falieron de vna embof- 
cada, yendo los Criftianos a hazer faxina. Dafe cuen- 
ta de la converfion de vn Moro principal, 
hijo de vn Alcayde, con otras cofas 
dignas de fer fabidas. 




Faltando en el fuerte de San Felipe de la Mamora leña y faxina, 
mandó el Maeffe de Campo Criftoval Lechuga, que falieffen a ha- 
zerla dozientos toldados nombrando por fu Caudillo, y Cabo al Capi- 
tán luán Bernardino Arpón, bien conocido de todos, afsi por fu per- 
fona, como por fus hechos dignos de eterna loa. 

Salieron pues del dicho tuerte a catorze de Agofto vifpera de 



- 286 — 

nueftra Señora de efte prefente año de feycientos y diez y feys mar- 
chando con buena orden y concierto, y divididos en manguillas hasta 
llegar a vnos cerrillos altos, donde mandó el Capitán hazer alto, con 
intención de alli hazer la faxina, que buscauan: pues apenas auian 
comencado, quando oyeron una pofta de a cauallo, que a grandes 
vozes dezia; Al arma, al arma, que vienen fobre nofotros todos los 
Moros de C.ale, acudieron todos a ver que era, y vieron cubierto el 
campo de ginetes Moros, porque eran los que venían mas de mil fin 
otros muchos que quedauan embofcados. No pufo fu vifta efpanto a 
los brauos Efpañoles, aunque para defendefe, y ofenderlos, no eran 
mas de dozientos y diez. Pero como a cada vno le pareciaffen pocos 
todos los enemigos para folo fu brago, con tanto denuedo los aguar- 
daron, y acometieron, que a los Moros les parecieron muchos mas, de 
los que realmente eran. Trauofe la efcaramuqa, y empegaron a rodar 
por vna parte cauallos fin dueño, y por otra dueños fin cauallo. Cu- 
brióle el campo de marlotas, bonetes, alfanges, cimitarras, y jaezes, 
afsi de los muertos como de los heridos. Bolvianfe las yerbas del co- 
lor de la fangre, que derramauan los miferables Moros, que maldi- 
ziendo la guerra, embiauan sus almas a los miniftros del infierno. 
Sintieron los Criftianos la fioxedad de los Moros, y cobrando con 
efto nueuas fuercas, y brios le dieron vn Santiago con tanta furia, y 
denuedo, que los hizieron perder gran parte del campo. Vieron los 
que estauan embofcados la retirada de los fuyos, y afsi los falieron a 
focorrer, con lo qual bol vieron a cobrar algo de lo perdido. Señalofe 
en efte encuentro vn Moro de eftremada apoftura y gentileza. Caual- 
gaua en vn cauallo Alazán, fuerte, y fornido, el qual con un alfange 
en la mano hizo algunos acometimientos de hombre de valor. Pufo 
los ojos en el Alférez don Francifco, y acometiéndole con la efpada 
en la mano, defpués de algún efpacio lo hizo venir al fuelo mal herido 
de vna cuchillada en la cabera. Acudieron luego algunos Moros por 
focorrerle, pero fue en vano, porque viéndolo en tierra dosfoldados, 
y pareciendoles perfona de prendas por las armas que traia, lo toma- 
ron embracos, y sin poder fer focorrido de los Moros lo paffaron a la 
parte de los Criftianos, y a buen recaudo, fe bolvieron a focorrer al 
Alférez, a quien los Moros avian puefto en aprieto, aunque con va- 



— 287 - 

lerofo animo le defendió, nafta fer focorrido de los de nueftra parte, 
por cuya ocafion concurrió allí el mayor pefo de la efcaramuga: hizo 
la mofqueteria (aunque era poca) grande eftrago en los enemigos, 
porque matando algunos cauallos, folian ellos mifmos arraftrar por 
el campo a fus propios dueños. Duró finalmente la batalla mas de 
tres horas, al cabo de las quales comentaron los Moros a bolver las 
efpaldas dexando el campo a los vencedores, que aunque canfados 
de herirlos, y matarlos, quifieran feguir el alcance hafta los muros de 
C.ale: y aun paffar adelante, tanto es el brio de los Efpañoles, par- 
ticularmente quando eftan fuera de fu tierra, que no fe puede dezir 
por ellos, que cada gallo canta en fu gallinero, pues ellos cantan en 
los fuyos y en los ágenos. Tuuo a efte tiempo el Capitán luán Ber- 
nardino Harpon orden del Maeffe de campo, para que tocaffe a reco- 
ger con la mejor orden que fueffe pofsible; temiéndote acudieffen 
mas Moros, afsi de Zale, como de todas aquellas comarcas, y ha- 
llando a los nueftros canfados, los pufiesen en algún aprieto. Obe- 
decioffe al mandato del Maeffe de Campo, aunque muy contra vo- 
luntad de los soldados, que lleuados del gufto de vencer, quifieran 
feguir la Vitoria; mas como la obediencia de los Efpañoles en razón 
de milicia, es fiempre reyna de fus voluntades, dexando la que tenían 
de feguir a los enemigos, fe retiraron cargados de defpojos, aunque 
todos ellos de mas honra, que valor, por fer los moros de aquella 
tierra no muy ricos. Quedó el campo lleno de Moros muertos, por- 
que fueron los que perdieron la vida mas de fietecientos, fin que de 
los nueftros murieffen mas de quatro, y doze heridos, cofa que se 
pudo atribuir a milagro, y a folo el braco de Chrifto, con que los 
Criftianos pelean. Deíta fuerte llegaron al fuerte donde los recibió el 
Maeffe de campo Criftoual lechuga, abracándolos a todos, como her- 
manos, y dándoles a cada vno el parabién de la Vitoria, y todos a 
Dios las gracias por tan feñalada merced. Quedaron los moros alfom- 
brados defte fuceffo, aunque no por effo han dexado de venir a ven- 
der a los Criftianos las cofas de la tierra, como folian. 

Era el Moro, que cativaron hijo de vn rico Alcayde, y afsi fue 
curado de la herida, que le dio el Alférez, con todo el regalo pofsi- 
ble, haziendole los Criftianos tantas caricias, que le obligaron a que* 



- 288 - 

rerfe bolver Criftiano. como lo hizo tocado de la mano de Dios. Fue 
fu Padrino el mifmo Alférez, cuyo efclavo el fe llama, fin querer 
perder efte nombre, diziendo, que defpues del que tiene de Criftiano, 
efte es, el de que mas fe precia, y honra. 

Quedó el Alcayde padre defte Moro, con gran pesar, por el cau- 
tiverio de fu hijo, determinó de tratar luego de fu refcate, y para effo 
embió vn gran prefente al Maeffe de Campo, y otro al Alférez; pero 
el hijo refpondio, que quería fer Criftiano, y afsi no trataffe de fu ref- 
cate, pues ya Dios lo auia refcatado del poder del demonio, cuyo 
cautivo auia fido hafla entonces, y que le pedia abrieffe los ojos, y 
conociendo fu yerro figuieffe el verdadero camino de falvacion, que 
era, el que el efcogia. De que el Moro quedó tan laftimado, que fe 
quería dexar morir de pura pena. 

Eftan los foldados de Mamora muy alentados con efta Vitoria, 
permita Dios, que efta, y las mas que fe efperan, fean para mas hon- 
ra, y gloria fuya, con adelantamiento de fu fanto Euangelio. 



LAVS DEO 



CARTA 

DE TOMAS DE LA RAS- 

PURA, GENERAL DE LOS GALEONES 
de tierra firme, en que da cuenta de la gran prefa que hizo 
en la Artillería, pólvora, y municiones del enemigo que 
eftava fobre la Mamora, y de como le mató mu- 
chos Moros, y obligó por tuerca a defercar 
aquella plaga. 

Dafe cuenta de lo que def cubrió una efpia mora, que cau- 
tivo Don luán de Toledo ayudante de Sar- 
gento mayor. 




Aviéndo el feñor Duque de Medina Sidonia, dadome quenta del 
aprieto en que fe hallava la fuerga de la Mamora, y quan gran férvi- 
do haria a fu Mageftad, que con la Armada de mi cargo dieffe una 
vifta a la dicha fuerga, y divirtieffe los Moros, acometiendo a Salé, 
fali de la Baya de Cádiz con treynta y finco velas la buelta de la Ma- 
Mora, a ocho de Mayo, aviendo dexado orden para que me fueffen 



- 290 - 

a bufcar a aquel paraje, el Almiranta Real Capitana, y Almiranta de 
la Flota de tierra firme, que quedaron en la dicha Baya, aguardando 
unas Naos marchantas; y efte dia defpaché un barco luengo, al Mae- 
fe deCampo Francifco de Murga, avifandole como intentava poner en 
execucion lo referido; y aviendo llegado el Miércoles diez del dicho, 
a las quatro de la tarde con las dichas velas, legua y media a la mar, 
enfrente la dicha plaga de la Mamora, difparamos a los Moros mu- 
chos cañonacos, y ruziadas de mofqueteria, que duro hafta una hora 
de noche: llegó a las onze della, Don luán de Toledo, ayudante de 
Sargento mayor de la dicha fuerga, el qual hizo la relación figuiente. 

Que eftavan acabadas de ceñir las trincheras por todas partes de 
la fuerga, y cercada con veynte y dos piezas de Artillería, nueve a 
la barra, que tiravan a la fuerga, y las demás en pueftos eminentes 
cerca della, con un ramal de trinchera que le á quitado el agua a la 
dicha fuerga, y obligadoles a hazer pogos para fuftentarfe, en parte 
que el enemigo no alcangaffe a defcubrillos. 

Que efte dia hizo el dicho Ayudante una falida con cien hombres, 
para diferentes partes, el qual cogió un Moro heriedo en una pier- 
na, que es la primera efpia del enemigo, el qual dize que declaró 
(agradecido de los agafajos que fe le an hecho, con fu cura y rega- 
lo). Como el Morabito traya un gran Ingeniero Ingles cautivo, lla- 
mado el Capitán Iacome, con unos Moros de Fez, grandes maeftros 
de fortificaciones, y minas, los quales trayan hechas feys, para la 
plaga, y que efte dia llegavan a la eftacada de la estrada encubierta, 
y que el no eftar acabadas, era por la riguridad del Terreno; las tres 
para la plataforma del dicho, y las otras tres, para la plataforma de San 
Fernando, y que afsi mifmo traen otras minas pequeñas para bolar las 
Caponeras, cofa que le da cuydado al enemigo, pues les obliga a traer 
grande cantidad de tierra a manera de trincherones, lo qual tiene a 
tres baras del Arce de la eftrada encubierta, con mucha faxina de al- 
cornoque, y mucha cantidad de corchos, para defpues de hechada la 
tierra, que dize la verna paleando, y cubriéndote fiempre con ella, 
hafta meterla en el foffo, y con la faxina dicha, y viento en favor, ef- 
tava determinado a pegarle fuego, y aquefto á de fer teniendo las 
dichas minas atacadas con fu pólvora, para que todo junto a un tiem- 



- 291 - 

po obligue a perderfe la placa. Declaró afsi mifmo el dicho Moro, 
que fe avia y do mucha gente por caufa del Ramadan, que acá llama- 
mos Quarefma, y que el Morabito de la fierra le remitía un gran fo- 
corro de gente, con quinientos quinales de pólvora, y que juzgava 
abria en el fitio ocho mil Moros de guerra, fin los Alarves. 

Y aviendo buelto el dicho Ayudante don luán de Toledo con un 
def pacho para el Maefe de Campo Francifco de Murga, fe atravefo 
en la boca de la barra un barco luengo de los Moros que le impidie- 
ron la entrada, y obligaron a bolver a la Capitana, con lo qual me 
fuy arrimando a tierra, jugando la Artillería della para barrer la Cam- 
paña, y aviendo embiado al Sargento mayor Francifco gallardo y al 
Ayudante Pedro de Zavaleta, con doze chalupas con algunos mof- 
queteros, para que cogieffen el dicho barco, le hallaron varado en 
tierra, aviendole defamparado los Moros, por los cañonazos que les 
tiré, y entradofe la tierra a dentro; y afsi el Sargento mayor hecho 
gente, para que lo hizieffen pedazos como fe hizo, y el Maefe de 
Campo fe refolvio a echar gente en Campaña, con que los obligó a 
huyr con mucha reputación de las armas de fu Mageftad, y defcredi- 
to de las fuyas, quemando todas las trincheras y plataformas que te- 
nian hechas, degollando mas de dos mil y quinientos Moros, y to- 
mándoles ocho piezas de Artillería, y la pólvora que eftava en las mi- 
nas, que ferian más de trecientos quintales. Y porque el dicho Maefe 
de Campo dize que los Moros eftavan fortificados en el puefto de los 
Achos. Amaneceré en Salé acañoneando aquel lugar, para que al 
ruydo de la Artillería pueda el dicho Maefe de Campo flecharlos del 
dicho puefto: con que con el favor de Dios, aviendo llegado las Naos 
que quedaron fobre la Baya, efta tarde figuire mi viaje. Fecha en la 
Capitana Real de la guardia de las Indias, a onze de Mayo de mil y 
feyfcientos y veinte y ocho años. 



Con licencia impreffo en Sevilla, por Francifco de 
Lyra, Año de 1628. 



S E G V N D A 

RELACIÓN VERDADERA, EN QUE 
fe dá quenta de muchas particularidades fucedidas con el 
Huracán, que fobrevino a la Cuidad de Cádiz; y de como 
fe metió focorro en la Mamora, fitiada actualmente por el 
Rey Tafilet, y los nombres de los Nauios, y embarcacio- 
nes que fe perdieron, y los muertos que fe han en- 
terrado hafta el dia veintinueve de Margo 
de mil y feifcientos y fetenta y uno. 



Ya Di quenta a v. m, en carta de 17. del corriente de la defgracia, 
y tragedia defta Ciudad; y aora no puedo dexar de referir lo que fe 
ha reconocido hafta oy 29. de Marco, que es quando efcriuo efta; y 
ferá fuerga, aunque por mayor, referir algo de la paffada, y contar vn 
viuo exemplar para el tiempo, y para executado fin dilación, pues 
puede fucedernos lo mifmo, y mas quando fomos fauorecidos con el 
auifo de la Diuina prouidencia, a vifta defta defgracia; y fue el cafo: 
que el Domingo 15. de Margo, entre tres, y quatro de la mañana, 
huuo tan fiero temporal, con viento Sur Suduefte, y el Huracán, que 
en menos de vn quarto de hora, ocafionó en efta Ciudad y fu Bahia, 
la ruina figuiente. Entró por el Campo de los Capuchinos, y de fu 
Conuento derribó muchas celdas, y la Cruz, que eftaua en la ante- 
puerta, arrancó tan de raiz, que caufa admiración, por fer fu pie vn 
pilar disformifsimo de cal, y canto. Por aquella calle, hafta Puerto- 
chico, derribó muchos pedagos de cafas, y también la Cereña, y cer- 
ca de los Defcalgos de S. Diego. Baxó por la calle del Empedrador, 
y hizo el mifmo eftrago, en que fucedieron algunas muertes; derribó 
vn pedago de cafa del Colegio de la Compañía, y en efte fucedieron 



— 294 - 

cofa» muy particulares; y vna dellas fue, que eftando el P. Rector di- 
ziendo Miffa, le trafportó a la Sacriftia fin acabarla; y a otro Religio- 
fo, que estaua confeffando en fu apofentillo, lo arrojó al Clauftro; y a 
otro, que dexó fu opofento para baxar a la Iglefia, al inftante fe le 
derribó. (No fe admiren, que a eftas horas fe eftuuiera diziendo Mif- 
fa, y confeffando en dicho Colegio, y otras Iglefias, pues era Domin- 
go, en el que fe daua fin a las Mifsiones; y en él, y otras Iglefias fe- 
ñaladas comulgaron en efta Ciudad, para ganar el Iubileo de la Mif- 
sion, mas de quarenta mil perfonas, como fe ajuftó por las formas.) 
Pafsó el viento al Conuento de Monjas de la Candelaria, y fe lleuó 
fu torreón, y vna de las campanas, de fuerte, que en dos dias no la 
hallaron, y fe topó en la azotea. Pafsó a la Capilla Real del Populo, 
y arrancó el torreón, que efta fobre la media naranja. De la puerta de 
la mar arrojó mucho trecho vna Cruz difforme de marmol. Del ba- 
luarte de Santa Cruz arrancó las paredes tan de quajo, que parece 
las bolaron con perfectas minas; derribó fus dos murallas de la van- 
da de tierra, dexando la cafa, y familia del Caftellano en pie, cofa de 
admiración. No hago memoria de cafas particulares, pues por donde 
pafsó efte viento dexó deftruidas mas de ciento, y aplaftó rejas de 
hierro, que parece impofsible fi no fe viera. Perecieron en tierra de 
nueue a diez perfonas. Llegó a la plaga y Bahia, y nohuuo embarca- 
ción pequeña, que no la pufiera de arriba abaxo, como efcriui, que 
es cafo bien notable perderfe eftas fobre las amarras; dentro dellas 
auia mas de medio millón de ropa de Inglaterra, que fe conducía a 
Seuilla en gabarras, y algunas cargadas de caxoneria de agucar de 
Portugal. El barco y vergantin de la Aduana de Don Francifco Vaez 
Eminente, Adminiftrador de los Almojarifazgos, también fe perdie- 
ron. La gente que fe ahogó deftas embarcaciones pequeñas, es inaue- 
riguable; del vergantin fi, pues tres folos, que tuuieron fuerte de ef- 
capar en vnos cabos de baxeles, dizen fe ahogaron veinte y feis com- 
pañeros, y el que los mandaua, que era Cauallero de la Orden de 
Santiago, Portugués, llamado Don Iorge de Solis, bien conocido, por 
fer guarda mayor de millones defta Ciudad; efte pereció en Rota, y 
el juftacor que traía, en los Puntales, que es mas de quatro leguas de 
allí; de las taratanas no quedó ninguna. De las Naos de Olanda, y 



- 295 — 

Inglaterra, que auia pocos dias que auian dado fondo en la Bahía car- 
gadas de ropa, gogobraron doze dellas, y la capitana de Olanda, y el 
refto de las demás defarboladas, y deftas folo fe vén los arboles, pero 
no de la fragata Liornefa, que llamauan Ierufalen, pues no fe fabe 
della; y fe repara, que no pudo falir del Puerto a correr, porque el 
tiempo era por la proa, efta eftaua cargada de géneros de Portugal, y 
otras mercaderías; a otros Nauios por donde pafsó, los gogobró, ya 
que no pudo defarbolarlos. Al comboy, y otro Nauio de guerra de 
Genoua, los dexó tan rafos, que arrancó hafta los bauprefes, y a vno 
de ellos le facó vna piega de artillería, y vn pedrero de bronce de la 
plaga de armas, y lo arrojó a la mar; y a otro Nauio inmediato, que 
tenia la lancha por la popa, fe la metió dentro; y dexó efte viento to- 
das aquellas partes por donde pafsó tan ahumado, y focarrado, que 
no parecía fino fuego. Los ahogados no pueden dexar de fer muchos, 
y fe computan por mas de mil, por que nadie, fino los tres del ver- 
gantin, y tal qual de los barcos dize: Yo me efcapé; hafta agora más 
de docientos han enterrado, y cada día parecen mas, pues las co- 
rrientes los van arrojando a las orillas. La fragata de la Armada Real 
que fue a comboyar las diez embarcaciones de focorro para la plaga, 
de la Mamora, entró dos horas defpues de la tormenta milagrofamen. 
te, auiendofe dexado vn ayufte en la mar, con el confuelo de auer 
efcapado de tal noche, y temporal, y de flecha fe metió dentro de los 
Puntales, adonde eftá dado fondo. Haze memoria el Almirante Jacin- 
to López de la opoficion de muchos Moros de a pie, y de acauallo, 
que con fus efcopetas largas querían embaragar la entrada de la Ba- 
rra en la Mamora, pero fe configuió, jugando de nueftra parte con 
todo esfuergo la artillería de la fragata, y de la plaga, y el mofquete 
de quatrocientos hombres (reliquias de nueftra Armada) que iban en 
las diez embarcaciones pequeñas: fueron faltando en tierra, y doblán- 
dote con diligencia, y en toda forma, con que pudieron con fu bue- 
na orden entrar a focorrer la placa, fin mucha perdida de gente (al 
parecer del Almirante) el qual no pudo fubfiftir en la mar, y afsi fe 
vino fin recibir carta del Gouernador, para el Capitán General el fe- 
ñor Duque de Veraguas. Eftáfe con cuy dado fi vna de las gabarras, 
en que iban mas de treinta mil raciones para el fuftento de la plaga, 



— 296 - 

fe ha perdido con el tiempo ran rigurofo; pues auiendo podido entrar 
en ella quando las demás embarcaciones, no lo hizo, y reparó el Al- 
mirante el que eftaua varada eíperando marea, ó que avrian muerto 
al Capitán o Cabo della, y que a los demás pondría horror la efcope- 
teria de los Moros. Mas de doze horas eftuuo fin poder ir atrás, ni 
adelante, ni arrimarte a la fragata para poderle hablar, con que no 
fabemos el fin. Preuiniendo fe eftán baftimentos a toda prieffa para 
conducírteles; avráfe menefter ayuden los tiempos, pues fino, no ferá 
menor enemigo la hambre. 

El Rey Tafilet eftá muy formidable (que es Negro y muy belico- 
fo) y fe halla cinco leguas de la plaga con ducientos mil Moros de a 
pie, y de acauallo, que le figuen para la conquifta de ella, y para la 
de Larache, Ceuta, y Tánger, y afsi fe lo ha ofrecido a los tuyos, 
que las ha de ganar; y para ello trae vn gran toldado Ingeniero Ale- 
mán renegado, y otros Francefes, y Inglefes, y todo lo neceffario para 
minar: tiene mucha fagina, y facos de lana para cegar los fofos, y ar- 
tillería para batir: y aunque ionios pocos ha de querer Dios ayudar- 
nos contra los enemigos de nueftra Santa Fe Católica, Cádiz, y Mar- 
go a veinte y nueue de mil feifcientos y fetenta y vno. 



RELACIÓN 

VERDADERA DE LO SVCEDIDO EN 

la Mamora, como entró en nueftro focorro, y las preuen- 

ciones que el Excelentifsimo Señor Duque de Veraguas 

hizo con toda breuedad, donde se declara el tiempo que 

fe peleó con el enemigo, y como fe le pufo en 

huida, dexando muchas efcopetas, con 

muerte de mil y fetecientos 

Moros. 



En cuanto á la Mamora, diré á v. m. lo que he oido, con las mas 
ciertas, é indiuiduales noticias. Lunes 16. de Febrero, en vna Saetia 
que venia de lleuar baftimentos á la Placa de Larache, entró en efta 
Ciudad vn Renegado, Napolitano de nación, huido del Campo de 
Muley Arzi, Rey de Tafilete; y puerto que fue en la prefencia del 
Excelentifsimo feñor Duque de Veraguas, Capitán General de la Ar- 
mada Real, y Exercito del Mar Occeano, y de los Exercitos, y Cof- 
tas de la Andaluzia, dixo: Que venia á pedir mifericordia, arrepenti- 
do de fu apof tafia, al Santo Tribunal de la Inquificion, y á dezir á fu 
Excelencia, como el Rey de Tafilete (cuyo toldado auia fido) quedaua 
en la Ciudad de Zalé con mas de cien mil homéres de á pié, y mas 
de ochenta mil de á cauallo, con intento de poner fitio á la Plaga de 
la Mamora; y que traia la Artillería que facó de Santa Cruz, Plaga 
que auia ganado á los Moros de la obediencia, y parcialidad de Hali- 
Gaylán fu enemigo; y que le seruian por fu fueldo muy grandes tol- 
dados, renegados, de todas Naciones; y que por ellos, y fus confejos 
marchaua con tal orden militar, que le temblaua toda África: tanto 
que teniendo fitiada la Plaga de Santa Cruz fiete mefes, vino vn 



- 298 - 

Exercito numerofo de Moros, fus parciales, á focorrerla, y dexando 
las trincheras falió á recibirlos, y dio la batalla, venciéndolos en ella; 
y defpues victorioto continuó fu fitio, y ganó la Plaga, de donde po- 
día creer fu Excelencia la formalidad de fus fitios, y marcial difpofi- 
cion en todo lo demás (materia de que no tuuieron fus anteceffores 
luz, ni noticia) que todo efto era cierto, y que fino lo fueffe, que fu 
Excelencia lo mandaffe ahorcar. Su Excelencia le dixo: Que fi era 
verdad, le daria vn veftido, y cien ducados, por el seruicio que hazia 
á fu Mageftad; pero que fi era incierto, lo auia de caftigar, y fue de- 
pofitado en la cárcel, y al inftante mandó fu Excelencia preuenir el 
barco luengo de Diego Beato, con fus veinte y quatro compañeros, 
en que embió vn Ayudante con cartas para el Sargento Mayor, que 
gouierna por aora aquella Plaga, dándole efta noticia y preguntándo- 
le de las que por allá auia. Efte barco falió el mifmo Lunes por la tar- 
de, quedando fu Excelencia con gran cuidado, hafta faber lo cierto 
defta nueua: pero no obftante que la dudaua, como es de tan grande 
importancia el rezelo en las cofas de la guerra, no perdia tiempo en 
hazer algunas preuenciones, para la mas fácil confecucion que la 
certeza defta nouedad podia motiuarle. Quando el Miércoles figuiente 
18. del mifmo mes, entró otra Saetia que venia de la Mamora (vna 
de las que los dias antes auian lleuado el anual, y continuo focorro 
de la fituacion de aquella Placa) en que venia vn Ayudante della, y 
vn Padre Capuchino de los que alli siruen de Curas, y otro Renega- 
do de nación Inglés, huido también á dar las mifmas nueuas; aña- 
diendo, que el Rey de Tafilete quedaua en Zalé fabricando mucho 
bizcocho, preuiniendo gran tren, y artillería; haziendo barcas para 
echar puente fobre el Rio, y otras para nauegarlo, fundiendo trabu- 
cos para fatigar con bombas la Placa, juntando muchas zapas, y pa- 
las, y difponiendo diuerfos artificios de fuego; y que para tener mas 
artillería que la que traia de Santa Cruz, auia mandado facar, y efta- 
ua facando la que fe perdió de los Nauios de Turcos, que los Olan- 
defes hizieron varar el año paffado en aquella Cofta; y que traia por 
Cabo principal, que difponia, y gouernaua todo efto, vn gran tolda- 
do, Alemán, renegado, que se llamaua aora Hamet Sthoz, y que to- 
dos los demás Cabos, é Ingenieros eran renegados Francefes. Efto 



- 299 - 

mifmo dezian las cartas del Sargento Mayor de dicha Plaga, para fu 
Excelencia, pidiéndole íocorro de gente, baftimentos y municiones. 
Certificado fu Excelencia con efto, trató luego de difponer el foco- 
rro, y en menos de ocho dias (cofa increíble!) buscó dinero á fu cré- 
dito, pafsó mueftra, dio vna paga á toda la Infantería que vá, pagó 
los fletes de todas las embarcaciones, las amunicionó, y dio basfti- 
inentos, y efto prompto, y embarcando todo lo que dize efta memo- 
ria, mas de ocho, ó nueue dias, que no pudo falir por el mal tiempo: 
y fepa v. m. que foto para embarcar todo esto, paffar muestra a la 
gente, pagar, y otras cofas, era menefter muchos mefes; pero todo 
efto fe facilitó. 

Memoria de lo que entró de focorro en la Matnora. 

Trecientos Efpañoles de la Armada, á cargo de los Capitanes, 
Don Martin de Ripalda, Don Antonio de Orga, y Don Antonio de 
Legafa, Cauallero del Orden de Santiago. Cinquenta Napolitanos de 
la Armada, á cargo de los Capitanes Tomas de Bencubiche, y Pedro 
de Filigrana. Cien hombres de los defmontados del Regimiento de 
Caualleria Alemana, que esftá acuartelado en efta Cofta, á cargo del 
Capitán de Cauallos reformado Don Antonio Cortés. Seis Tartanas, 
que lleuan dicha gente, y algunos pertrechos. Ciento y cinquenta 
Mofquetes. Ciento y cinquenta Arcabuzes. Cien Picas. Ciento y 
cinquenta Chuc.os. Quatrocientos quintales de poluora. Cinquenta 
caxones de valas de Mofquete. Cinco mil valas de Artillería de los 
Calibres defde quatro hafta diez, mil granadas. Docientos quintales 
de cuerda. Mucha cantidad de faginas, mantas, petardos, caxetas, y 
facosde dados, ladrillos, y otros artificios de fuego. Sefenta mil ra- 
ciones enteras, con las minieftras que le correfponden. Quarenta Cu- 
reñas de Campaña. Cien tablones. Dos Gauarras grandes de cubier- 
ta, que lleuan eftos baftimentos. Otra gauarra gTande que lleua las 
cureñas, y los tablones. Dos barcos luengos, uno de Pedro Pérez, 
vezino del Puerto de Santa Maria, con veinte y quatro hombres; y el 
otro de Diego Beato, vezino de Cádiz, con otros veinte y quatro 
hombres. Vn famoso Ingeniero Inglés. Veinte Artilleros. Camas, Me- 



— 300 - 

dicinas, Cirujanos, dietas para los enfermos, y Capellanes. La Almi- 
ranta de la Armada Naual de Flandes, con cinquenta cañones, con 
fu Almirante Iacinto López, con orden de convoyar todo efto, y de 
entrarfe en el Puerto, y dar alli fondo para fu guarda, y defenfa. 

Y teniendo noticia el Rey de Tafilete de las preuenciones que 
iban á dicha plaga para impedirlas ordenó á vn confidente fuyo efco- 
gieffe hafta diez mil infantes, y feis mil cauallos, y que procuraffe ef- 
toruar el paffo, y la entrada de los nueftros en la plaga, para lo qual 
preuino feis barcos por la parte del Rio de mofqueteria y arcabuce- 
ceria; y llegada que fue nueftra gente, y haziendoles cara, les echó 
apique dos embarcaciones, y auiendo faltado en tierra, fe peleó dos 
horas y media con fus tropas, que eftauan de la otra parte, matando 
mas de mil y fetecientos Moros, y poniéndolos en huida, hafta reti- 
rarfe al grueffo de fu exercito, que fe hallaua cinco leguas de diftan- 
cia, dexando mucho numero de efcopetas, y otros géneros de armas, 
que lleuauan. Con que podemos eftar muy confiados en Dios nuef- 
tro Señor, que auiendo logrado la primera intención, fe confeguirán 
las demás, aunque los enemigos fean muchos. Cádiz, y Abril 16. 
de 1671. 



D ISC VR SO 

HISTORIAL DE LA 

prefa que del puerto de la Maamora hizo el Armada Real 
de Efpaña en el año 16 14. 

POR AGVSTIN DE HOROZCO, NATVRAL DE ESCALONA, 

refidente en Cádiz, criado que fue de! Rey 

Católico don Felipe II. 

DIRIGIDO A DON FRANCISCO DE ANDIA IRARRACAVAL 

feñor de las Cafas, y f alares de Andia Irarracaval, Comendador de 

Aguilarejo, del orden de Santiago, y del Confejo de guerra de fu 

Mageftad, y fu Veedor general en los Eftados de Flandes. 




CON PRIVILEGIO. 



Impreffo en Madrid por Miguel Serrano de Vargas 
año de M.D.C.X.V. 



- 302 - 



Tafia. 

Yo luán Gallo de Andrade, efcriuano de Cámara del Rey nuef- 
tro feñor, de los que refiden en fu Confejo, certifico, y doy fee, que 
aviendofe vifto por los feñores del un libro intitulado Difcurfo hif- 
torial de la toma del puerto de la Maamora, compuefto por Aguftin 
de Orozco, lasaron cada pliego del dicho libro a quatro maravedís, 
el qual tiene trece pliegos fin el principio, que a los dichos quatro 
maravedís monta cincuenta y dos maravedís el dicho libro, en que 
fe ha de vender en papel, y dieron licencia para que al dicho precio 
fe pueda vender, y mandaron que efta tafia fe ponga al principio 
del dicho libro, y no fe pueda vender fin ella. Y para que dello conf- 
íe di el prefente en Madrid doze Iunio de mil y feifcientos y quin- 
ze años. 

luán Gallo de 
Andrade. 



Efte Libro intitulado, relación de la toma del puerto de la Maa- 
mora con las erratas correfponde con fu original. Dada en Madrid, 
a 8. de Iunio de 1615. 

El Licenciado Murcia 
de la Llana. 



Aprovacion. 



Por comifsion y mandado de los feñores del Confejo he hecho 
ver el libro contenido en efta petición. No tiene cofa contra la fee 
ni buenas coftumbres. Puedefe dar licencia para imprimirle. Fecha 
en Madrid, a 21 de Margo, 1615. 

Doctor Gutierre 
de Cetina. 



303 



Aprovacion. 



Por mandado de vueftra Alteza he vifto efte libro intitulado Dif- 
curfo hiftorial de la prefa del puerto de la Maamora, y me parece 
que no ay inconveniente en el dar al autor la licencia que pide para 
imprimirle. Vueftra Alteza mandara lo que fuere férvido. En Madrid 
a 29 de Marco, 1615. 

Antonio de 
Herrera. 



Privilegio. 

Tiene Aguftin de Horozco privilegio por diez años para poder 
imprimir y vender efte libro como mas largamente confía en fu origi- 
nal, firmado del Secretario Pedro de Contreras, en Aladrid a treze 
dias del mes de Abril, de mil y feifcientos y quinze años. Paffó en el 
oficio de luán Gallo de Andrada, efcrivano de Cámara de fu Ma- 
geftad. 



Tabla de los capítulos. 



Capitulo primero. Caufas que fe ofrecieron para la emprefa del 
puerto de la Maamora, y el eftado en que eftava la África, fol. 307. 

Capitulo II. Difpoficion, fitio, y forma del puerto de la Maamora, 
folio 316. 

Capitulo III. Armada del Rey don Manuel de Portugal fobre la Maa- 
mora. Piérdela. Y procurafe cegar aquel puerto por el Católico Rey 
nueftro feñor, fol. 317. 

Capitulo lili _ Que armada y que gente fue a la jornada. Por que 
tiempo falio de Cádiz y eftuvo fobre la Maamora, fol. 319. 

Capitulo V. Que prevención y que defenfas tenia el puerto; que re- 
nitencia fe hizo por los enemigos, y como fe les ganó, fol. 322. 

Capitulo VI. Entrada de nueftra armada en el puerto. Que fitio fe 
eligió para el fuerte, comiengafe a fabricar, y mucho |focorro que 
de Efpaña fe le embio, fol. 329. 

Capitulo VII. Buelta a Efpaña de la gente del focorro que avia ido a 
la Maamora, con la del General don Luis Faxardo, y algunas fac- 
ciones que fe hizieron por tierra, fol. 342. 



A DON FRANCIS- 
CO de Andia Irarraca- 

val, feñor de las cafas y folares de Andia Irarracaval, Co- 
mendador de Aguilarejo, Orden de Santiago, del Confejo 
de Guerra de fu Mageftad, y fu Veedor 
general en los Eftados de 
Flandes. 



Tan clara y manifiefta es la muy antigua e iluftre profapia de 
V. m. en el teforo de las altas fierras, que encierran el de la noble- 
za de Guipuzcua y Vizcaya; prenuncias nunca perdidas, ni doma- 
das de otras naciones, quanto refuenan fus bozes y fe dilatan por 
el Orbe, como reliquias fublimes del, fegun lo dize el apellido de 
Goncalez de Andia, decend encía y folar de que V. m. goza por li- 
nea recta de varón del Conde Fernán Goncalez, primero feñor de 
Caf tilla. Y India en Vafquenze lo mefmo es que dezir Grande, qua- 
drando con fus armas y eftirpe, que fon caftillo y león coronado. 
Siendo el folar de los de Irarracaval uno de los de la primera po- 
blación de Efpaña, cuyos dueños continuamente han férvido con la 
efpada en la mano en las guerras, con titulo de vaffallos y ricos 
hombres, rompiendo las cadenas del canal de Vayona, y libertando 
nueftros prisioneros: por cuya hazaña dexó fus antiguas armas, lo- 
mando una deltas por banda en boca de dragones, con dos veneras 
de Santiago. Siendo efte el otro folar y mayoradgo paterno, enrique- 
cido de honras y antigüedades ineftimables, como por parte de madre 
lo dize el de c arate en Vizcaya, falido de la cafa de Ay ala, fundación 
del Infante don Vela hijo del Rey de Aragón. Y de la cafa de Re- 
calde, de quien fue la Marquefa de Berlanga, tia de V. m. fu ulti- 
ma poffeedora, fe colige lo que es, y lo mucho que defto encierra en 
fi por todas partes, como por fus padres y abuelos es emparentado 

20 



- 306 - 

con lo iluftre y noble de lo Vafcongado, fellado en fus pechos y en 
los de fus hermanos con los hábitos que tienen de Santiago, Cala- 
trava, y Alcántara. Prendas y partes unas y otras claras, y dignas 
de estimación, f i bien en mi opinión fon las mas débiles con las 
propias de V. m. que por fu perfona fe ha adquirido todo lo que oy 
tiene, réftaurando las antiguas memorias de fus paffados, por fu 
braco y derramamiento de fangre en la guerra, defde fu niñez, afsi 
de foldado, como de entretenido y Capitán de Infantería Efpañola, 
y de cavallos, y fiendo Confejero de Guerra en los Eftados de Flan- 
des, floreciendo con fingular valor y luzimiento entre amigos y ene- 
migos, hallandofe en grandes ocafionesy riefgos, recibiendo muchas 
heridas peleando, y fiendo ocupado en cofas de mucha confidera- 
cion, fabiendofe hazer tan buen lugar en todas partes, como el que 
últimamente ha tenido en la emprefa del puerto de la Maamora. 
Por cuyas caufas y como a teftlgo tan vivo en ella, he querido fu- 
plicar a V. m. tome debaxo de fu amparo efte libro tan al nivel de 
la verdad, para que favorecido quede enfalzado de la nobleza y 
bien recibido en la milicia. 

Aguftin de 
tiorozco. 



Al Concurfo. 

Escrivir los cafos y los fuceffos que paffan en el mundo, tan an- 
tigua y necefaria cofa es como vemos. Acertar en ello, a fatisfacion 
general, a pocos les es concedido, y mucho menos a mi, que con 
tanto atrevimiento como defetos he puefto la indocta mano en efcri- 
vir efte fuceffo del puerto de la Maamora, lugar de grande fepulcro, 
ó de entierro de algún hombre de importancia para los Africanos, fe- 
gun fu lengua. De fabios y de prudentes es honrar y fuplir faltas; el 
que caminare por otra via, mejore la obra ó faque a la luz otra 
mas insigne. 






DíSCVRSO Y BRE- 

ve fumario de la toma del 

puerto de la Maa- 

mora. 

CAPITULO PRIMERO 

En que fe mueftran algunas de las caufas que fe ofrecie- 
ron para la emprefa, y el eftado en que eftaua la África. 

Viéndose los piratas, que corrian el mar Occeano, y paffo del ef- 
trecho Gaditano, defpojados del puerto de Alarache, que eftá en el, 
y quanto les importaua el tener otro en aquellos limites, que les fir- 
uieffe de plaga y feria a las muchas e importantes prefas que tan de 
ordinario hazian, y fin el qual no podían paffar, procuraron con toda 
inftancia acomodarte en el puerto del río Zebú, comunmente llamado 
de la Maamora grangeandolo con Muid Cidan, cruel enemigo nucítro. 
Por ¡o qual el Rey nueftro feñor, y por affegurar mas lo de Alara- 
che, contra la mal fundada y vana opinión de algunos, que porfia- 
uan en que fe dexiffe, defhizieííe, y defmantelaffe, por fer de mayor 
cofta, y menos aprouechamiento de lo que antes fe auia entendido, 
quando tanto fe defeaua, refoluio de le ganar en efte prefente año 
de 1514. y antes que otros enemigos Ponentifcos, o Nordeftales, 
demás de aquellos cofarios, fe apoderaffen de!, como fe praticaua lo 



- 308 — 

hazian, y dello tenia particulares auifos del Duque de Medinafidonia 
fu Capitán General del mar Occeano, a quien particularmente tenia 
cometida la mano y la inteligencia de las cofas de África, con el 
Marques de Villarreal Capitán General de Ceuta, de mas de otros 
grandes y confidentes miniftros que dello eftauan a la mira, y les 
daua cuidado; mayormente creciendo, como de cada dia crecían, 
tanto los piratas, defpues que Francefes, Inglefes, y Flamencos fe 
han dado a nauegar, y a robar juntos, y mixturados con Turcos, y 
Moros. Monftruofo parto, que a la entrada deftos años de 600. produ- 
xo un furiofo y herege Olandes, que llamaron Simón Danz, aliando- 
fe con el Rey de Argel, que alli le daua entrada, trato, y armazón. 
Apeteciendo Cidan el darles aluergue en la Maamora por el aproue- 
chamiento de las mercaderías y captiuos que alli, y en fu corte ven- 
dían, acudiendo a ello muchos mercaderes de cerca y lexos de Ef- 
paña, publicamente los vnos, con folapa y encubierta los otros para 
no fer defcubiertos en Efpaña, donde lo trahian a vender con gruefa 
ganancia. 

Fauoreciendo mucho con fu Mageftad la caufa defta emprefa el 
Excelentiffimo Duque de Lerma, fu cauallerizo mayor, tan grande fe- 
ñor como fabemos, y con tan buena gracia fu mayor priuado; jun- 
tándote el armada, fu aprefto, y fu aparato en el famofo puerto de la 
Bahia de Cádiz, el mas importante de Efpaña, y el mas apropofito 
para efta y otras tales armadas, que defde el han hecho felizes y 
profperas jornadas, como es tan euidente, quanto menos eftimado 
entre nofotros, que lo es de todas las demás naciones. Según que el 
efecto defta jornada con breue difcurfo fe ira moftrando, quanto pri- 
mero para mejor entendimiento y claridad de todo fe difcurra aqui vn 
poco por el eftado prefente de aquella parte de la Mauritania, donde 
eftá aquel puerto de la Maamora. Lo qual paffa en efta manera. Que 
por la repentina muerte, que con tan extraordinario accidente tuuo 
el grande Xarif Abd el Melich, fobre los campos llanos de Tamita 
cerca de Alcagarquivir, y junto al rio Mucazeno, en la batalla con el 
pequeño exercito del atreuido y mal aconfejado Rey de Portugal don 
Sebaftian, vnico alli de tal nombre, fue leuantado, y clamado Rey de 
aquel Imperio de Marruecos fu hermano Hamet, Capitán Geaeral de 



- 309 - 

la caualleria: llamado a tal elección quando auia falido huyendo, pa- 
reciendole que en los principios declinaua el buen fuceffo en fauor 
del exercito Católico, y por no fe hallar vencido en poder del her- 
mano, que auia prometido de le tratar vilmente, fi no peleaua con 
valor, el qual y mucho gouierno tuuo defpues floreciendo fu corte 
con Embaxadores y agentes del Emperador de Alemania, del gran 
Turco, y de los demás Reyes de la Europa, muchos feñores y Prin- 
cipes. Engrofando fu teforo, y fabiendo difponer, y tratar de materia 
de Eftado, ganando a fuerza de armas a Tuinbucuta, ó Tumbucutu, 
del ancho Reyno de Gago, teniendo otras Vitorias, y eftimando las 
que alcanzó de Mulei Nazer, fu fobrino, vno de los dos Principes de 
Marruecos, que auiendo eftado en la corte de Efpaña al fauor del 
Rey Felipe Segundo, della fe paffó a África fimuladamente en el año 
de 1595. para defpojarle, y reftituirfe en aquellos eftados, a que de- 
zia tener mejor derecho el, y Mulei Xech, fu hermano quedándolo 
de mano fe abrago con nueftra fagrada y Euangelica ley, que Cató- 
licamente profeffa. Teniendo efte Xarif Hamet quatro conocidos hi- 
jos, Mulei Xech el mayor, y jurado por Principe, el fegundo Bufe- 
res, y Bulu Hazen el tercero, auidos en Lela Xoar muger mulata, y 
el vltimo Cidan, hijo de vna dama Mora del linage de los Xaban- 
tes, o Xabanetes. Siendo coftumbre entre aquellos Reyes que el hijo 
mayor, aunque fueffe de qualquier fuerte de muger fuceda al padre 
en fus eftados: por lo qual fe le dio el Reyno de Fez en fiendo que 
fue jurado Principe. Pero no fe gouernando bien, ni a fatisfacion del 
padre, le obligó a baxar contra el, y no fe atreuiendo a efperarle, 
aunque auia facado fu gente, y fu almahala en campo, fe retiró a la 
ciudad de Mequinez, como a vna jornada de la de Fez, donde el pa- 
dre le hizo traer prefo, y boluiendole a Alequinez hizole defpues pa- 
recer ante fi cafi refuelto de le entregar lo de Fez, y mas abierta- 
mente declararle por fu primero y verdadero heredero, con el tierno 
amor que le tenia. Lo qual fentido por fu hermano Mulei Cidan con 
grande dolor que dello tuuo, trató de dar luego la muerte a fu padre 
en tres breuas, o fean higos emponzoñados, por mano de fu madre: 
de que acertando a comer las dos, y la otra vna fu nieta, hija del 
Xech, muy fu querida, y regalada, murieron ambos a dos, aunque 



- 310 - 

primero la niña, con cuya muerte difsimuló mas la del padre, hafta 
que aviendofe apoderado de fu recamara y caualleriza (que es de lo 
primero de que alli fe les defpoja a los Reyes) fe hizo aclamar Rey 
por vn fu priuado, antes de auerfe entendido la muerte del padre: 
porque afsi lo tuuo tragado, y antes que fueffe entendido de Muley 
Buferes, que eftaua por Gouernador de lo de Marruecos, y que en el 
teftamento auia quedado por heredero de aquel y los demás Reynos, 
defpojando al Xech por fu incapacidad, y con orden de que fe le Ue- 
uaffen prefo, y que el Cidan tuuieffe el Reyno de Fez, donde no fe 
contentando, y diziendo, que en vn bonete no cabian dos cabecas, 
y que a el folo (fin que el padre lo pudiera defpojar) le pertenecían 
todos los eftados, por fer hijo de muger libre y principal, fiendo los 
demás de muger mulata y efclaua, breuemente difpufo de ir con exer- 
cito a Marruecos para defpojar a Buferes, antes que fe pudiefíe aper- 
cebir, y teniéndole por hombre remifo, y poco dado a las armas. Pero 
no le fucedio fegun fu traca: porque auiendofele ido los toldados vie- 
jos, que truxo el padre, cansados de eftar fuera de Marruecos y de 
fus cafas, lleuaronfe al Xech de camino, tacándole de Mequinez. Y 
esforzándote con ellos Buferes leuantó a prieta exercito contra Ci- 
dan. Y viendo que aunque le auia prefentado la paz y buenos me- 
dios con faludables confejos y hermanable vnion, no lo aceptaua, y 
que fe venia contra el, resoluio de foltar al Xech: porque era tan ama- 
do de los antiguos hombres de milicia del padre y de los que con 
Cidan venian de Fez, haziendo liga y conueniencia con el, diole el 
exercito, autoridad, y dineros, embiandole contra el hermano para 
que fi le vencieífe, fe quedaffe con lo de Fez. Saliendo en quanto a 
efto tan bien el acuerdo, que llegados a las manos en el camino los 
dos exercitos, y comencada a dar la batalla muchos de los de Cidan 
le dexaron en los principios paffandofe al Xech, por quien quedan- 
do la vitoria, y llegado a Fez, fe quedó en el, y con animo de def- 
pojar a Buferes de lo de Marruecos, como defde a poco lo intento 
fin baftante caufa, y con toda obra de ingratitud, embiando a fu hijo 
Abdela mancebo briofo, valerofo, inquieto, como de diez y ocho 
años de edad, que al cabo con fu exercito formado llegó a Marrue- 
cos, y fucediendole bien, lanco de alli al tio, que fe huyó para el 



- 311 - 

reino de Sus, gomando Abdela poco del de Marruecos, por las mu- 
chas muertes y crueldad de que vfo, efpecialmente con ciertos Al- 
caides y Moros principales, que eran la flor y luftre de aquel Reyno, 
de quien por ello fue muy odiofo. Lo qual entendido de Muley Cidan, 
alentado y fauorecido de fu fuegro, vn Xech rico y principal, con 
cuya hija fe cafo alli en Tremecen, fin detención fe vino para Marrue- 
cos, fiado mas en que fus moradores le auian de acoger y recebir, 
que en las fuerzas que lleuaua, mas limitadas de lo que el cafo de- 
mandaua. Pero fucediendole bien, fegun que la fortuna ayuda a los 
animofos, defbaratando a Abdela tornofe a intronicar en aquel reino 
haziendole falir a Abdela a vña de cauallo hafta Fez, procurando 
para fu mayor feguridad en como dar la muerte a Buferes fu herma- 
no, alia en Sus donde fe eftaua quietamente, pareciendole que por 
fu buena condición, y proceder eftaua en amor con toda la gente. 
Mas fabido por Buferes acordó de poner tierra en medio, atrauefan- 
dola demás de ciento y treinta leguas, con folos quatro de acanallo, 
de quien fe fio, y que le figuieron hafta a llegar a la ciudad de Zale. 
Donde fabido de la madre y del Xech fu hermano, proueyendole de 
dinero, de cauallos, y ropas Reales ordenáronle que paraffe y def- 
canfaffe alli hafta ver el fin de la batalla, que Mulei Cidan les venia 
a dar defde Marruecos. A cuya refiftencia faliendo Abdela fue def- 
hecho, y roto, demanera que no quedando para fe rehazer, ni efpe- 
rar mas a Mulei Cidan, juntándote con Mulei Buferes efcaparonfele 
yendofe a Tremecen, y Mulei Xech con arta priefa y ventura fe re- 
tiró al puerto de Alarache, tan perdido de animo y de confejo, que 
fi en ambas cofas le faltara Ioanetin Mortara Patricio Genoues, que 
cerca del affiítia, y tenia alguna correfpondencia de parte del Rey 
nueftro feñor no fe pudiera faluar del cercano riefgo de prifion y de 
la vida; pues cafi fue hechado mano de vn Alcaide con gente de 
fueldo que a ello embio Cidan luego que allegó a Fez, mas con las 
armas en la mano fe lo eftoruó otro, que dizen era Indio dando con 
effo lugar (eftando en la playa) para fe embarcara en vno de dos na- 
uios que en aquel puerto tenia de dias atrás, temerofo defte rebes de 
fu fortuna, o como adiuinandolo y tacándolo por aftros celeftes. Sa- 
liendo de alli (con fu muger y hijos pequeños) de otros nueuos peli- 



- 312 — 

gros, de auer dado al traues, y libradofe dellos y de la batería del caf- 
tillo, con tan extraordinario buen fuceffo, que fe ha tenido por ma- 
rauilla, o difpenfacion del cielo para lo que defpues nos fue vtil. Y 
faliendo a nauegar fue a dar al Algarue, defembarcando en Portiman, 
mas por induftria del Mortara, que por entera voluntad fuya, infti- 
mulado de Francefes y Olandefes, que ofreciéndole fauor procura- 
uan apartarle de Efpaña. Siendo defde alli paffado después a la noble 
villa de Cannona, y hofpedado en ella cumplidamente por orden del 
Rey Católico y a fu cofta, con regalo y aparato Real, aviendole em- 
biado a vifitar y confolar en fus trabajos, ofreciendo fu ayuda y fauor, 
con que el Xech olgó, y fofegó mas fu animo hallando tan buenas ef- 
perangas, comentando luego a difponer de fus cofas, y tratando de 
que en remuneración de lo que con el fe hizieffe entregaría el puer- 
to y villa de Alarache, difponiendofe efte trato coa el Duque de Me- 
dina, y por mano de Ioanetin, que a ello paffo a la corte de Madrid. 
Pero eftando el Xech en el medio de efte trato fucedio, y fupo la 
nueua mudanca que en Fez auian tenido las cofas, quando acudien- 
do Mulei Cidan a las que fe le ofrecían en Marruecos dexó por Go- 
uernador en Fez a un fu priuado renegado, llamado el Baxa Moftafa, 
de lo qual auisados Mulei Buferes, y Mulei Abdela, alia donde efta- 
uan en el reino de Tremecen, teniéndolo por cafo difconforme al au- 
toridad Real, y tomándolo por buena ocafion, y que a quitar aquel re- 
negado les ayudaría toda la gente que dello eftaua defeofa acordaron 
de ir fobre el lo mas en breue que les fueffe pofsible, fiendo ei que 
mas infiftia en ello el reportado y cuerdo Mulei Buferes, perfuadien- 
dofelo al valiente y animofo Abdela, pareciendole que ya vivía algo 
dexado de tales pretenfiones por fe auer cafado allí con vna Mora 
noble del linage de los Xaraques, diziendole quan en f". fauor tenian 
el derecho de aquel y de los demás reinos, y el antiguo amor que a 
ellos y a fu padre el Xech les tenian todos los de aquel reino de Fez. 
De que tomando aliento el briofo Abdela, focorriendofe de nueuos 
amigos, y del dinero con que el fuegro le ayudó, bolo para Fez con 
fu tío Buferes, y dando impenfadamente fobre el Qouernador Mofta- 
fa, rompiéndole la gente con que les falio al encuentro: defde a poco 
aviendole en fu poder cortáronle la cabera. Y como dos en vn feño" 



- 313 - 

rio fe conciertan tan mal, y nunca aciertan a eftar igualmente juntas, 
miró defde luego Abdela en como fe quedar folo, y figuiendo las crue- 
les y traidoras coftumbres de los Africanos procuró defcargarfe de la 
compañía de fu tio, el cuerdo, y pacifico Buferes, publicando que 
con Mulei Cidan fe auia conjurado contra el y fu padre, hizo que 
dos efclauos fuyos le mataffen aogandole con vna toca, aunque otros 
dizen que el por fu mano le mató con la toca de fu turbante: porque 
fe vea quanto es fuerte la pafsion y el ambición de reinar fin compe- 
tidor. Olgando Mulei Xech del buen fuceffo del hijo, que como re- 
conocido y obediente le ofreció eftar todo a fu difpoficion y mando, 
fi lo queria venir a gozar. Moftrando juntamente el Xech mucho 
dolor y fentimiento de la muerte de Buferes, y mas fucedida por tal 
forma, quando le eftaua en mayor obligación de las buenas obras 
hechas a ambos padre y hijo. Y todavía alentado de ver al hijo en 
Fez, fue mirando en como dar la buelta a África, de fuerte que fuef- 
fe con voluntad y amiftad del Rey Católico, y porque effa fe auia de 
afirmar con el entrego de Alarache fue de acuerdo en ello, condicio- 
nándolo por efcrito, y dexando para en el ínter que lo cumplía dos 
hijos fuyos por reenes en Tánger, dándole fu ,V\ageftadfeis mil arca- 
buzes preftados, porque con ellos no auia de hazer guerra a Chrif- 
tianos, y dozientos mil ducados en contado (aunque pidió mas) por- 
que afsi fueffe con mayor reputación, y tener para premiar, y mante- 
ner a los de fu deuocion y atraer a otros de nueuo. Lo qual affentado 
defde Gibraltar eligió ir al Peñón, donde le paffo don Antonio Co- 
loma y Calvillo Conde de Elda, Capitán General de las galeras de 
Portugal en fiete galeras Reales Ueuandole en fu capitana, que tuuo 
curiofa y gentilmente aderezada. Y puefto ya en África diofe en eftar 
allí en el campo al amparo de la artillería del Peñón, fin atreuerfe a 
paffar adelante, defcubriendo mucho de fu poco valor y animo con 
demafiada remiísion en fus cofas, y aun en el auer de cumplir lo del 
entrego de Alarache de lo qual fin duda fe dexara, fi demás del amor 
grande que tenia a los hijos que dexó en reenes, Ioanetin Mortara, 
que por orden del Rey Católico, y para effe efeto auia buelto con el 
le dexara de hazer grandes recuerdos, efpoleandole con todas las 
caufas, razones, y tragas, que fe le ofrecían, y eran apropofito. Por 



- 314 — 

lo qual allegandofe mas hazia Alarache con fin de iríe apoderan- 
do del reino, caminó nafta parar en el campo que llaman del Farro- 
bo, a feis leguas de Tánger, no fe atreuiendo a quitar de fu abrigo, 
por fe hallar aborrecido cafi de todos, y menofpreciado de fu hijo 
Abdela, viendo la inftancia que ponia en el auer de entregar a Ala- 
rache: al fin refoluio de efetuarlo, defpues de auerfelo mucho impe- 
dido y dilatado por mil modos los Alcaides y principales Moros que 
le feguian, llevando impacientemente el perder tuerca y puerto tan 
importante en aquel reino. Quedándote aloxado en tiendas allí donde 
hecho el entrego de Alarache, fe le hizo el de fus hijos, y defde a 
poco por le robar fu teforo, o por aquel odio en que auia caido, atre- 
uidamente le acometió en fu tienda muy demañana, vn atreuido 
mancebo, fuerte y animofo, que era de Arcagarquivi (alli cerca) lla- 
mado Bolif, o Golife Alraocaden, y le mató aleuofamente, dándole 
de puñaladas a los tres dias de Setiembre del año de mil y feifcientos 
y trece, fin poder fer focorrido, ni fe hallar prefente mas que vna hija 
de pequeña edad, que viéndole caer herido fe echo fobre el, porque 
no le acabaffen de matar, llamándoles de traidores, y afeándoles el 
cafo, quedando mal herida en vna mano. De lo qual el hijo moftró 
grande fentimiento, e hizo vna rigurofa jufticia y venganca en todos 
los de la parentela del matador, fin dexar ninguno a vida, quitándo- 
tela exemplarmente a el, aunque no falta quien diga auerfele efca- 
pado hazia Argel, y defpues a Ccnftantinopla. Procurando el Abde- 
la imitar a fu padre en la obferuacion del amiftad con el Rey Católi- 
co cuyo amparo le ha fido, y es de tanto efeto para el fuftentarfe en 
Fez, fin que fu tio Cidan le aya baxado a moleftar defde Marruecos, 
en cuyo reino fe ha eftado, y eftá, llegando tal vez a punto de per- 
derlo, y perderfe con vn tumultuario Santón, o Morabito que le ha 
dado, y da en que entender, fegun la gente que fe le llegó, eftiman- 
do a eftos Morabitos como entre nofotros a los buenos y verdaderos 
ermitaños, publicando reformación de eftado y conferuacion de fu 
gancarronica fecta. Tanto es alli la liuiandad e inftabilidad de la gen- 
te: y tal era el eftado de aquel imperio de Marruecos, defgarrado en 
tantas ciuiles guerras, y diuidido entre aquellos Mulei Abdela, here- 
dero legitimo por el padre, y Mulei Cidan fu tio, apoderado en 



- 315 - 

lo de Marruecos, con tanta violencia, f¡ ya no tiranía, canfar'a ya 
la tierra con las muertes de tanta multitud de gente, la de mayor 
vigor para las armas y propia detenía, regadas las poblaciones 
y los campos con la fangre de tanto principal Moro, Infantes, y 
Principes, Xarifes, y propietarios Reyes, acabados en tan ciuiles dif- 
fenfione--, tragedias, y tragicomedias, en el termino de diez años 
defde la muerte dtl gran Mulei Hamet, hafta la de fu hijo el acnfado 
Mulei Xech. Y tal auian fido los medios con que el alto y podcrofo 
Dios, dador y difpenfador de todos los reinos y cofas temporales, 
tenia difpuefto el tiempo y la fazon, con que la fidelifima y cató- 
lica Caftilla auia de adquirir aquellos dos tan importantes puertos de 
la frontera y enemiga África, que es lo que alli le importa tener para 
tenerla en freno, y en feguridad nueftras marinas, playas, y mares 
vezinos y fronteros; dándonoslo la diuina mano quando menos pare- 
cía que podíamos entrar en ello, y quando Efpaña hechaua, y defpe- 
dia de fi tanto cafero, intrinfeco, capital y antiguo enemigo en la ge- 
neral expulfsion de los mifmos fectarios Ifmaelitas Mahometanos, 
que con la poderofa vnion de otros nueftros enemigos, tan fecreta, 
acordada, y guardada nos querían defpojar de la patria, ganada y 
reftaurada en años y edades largas, con tantas dificultades, tanto va- 
lor, tanta fangre, y tanto fauor y diuino auxilio, y fin el qual ni Alara- 
che fuera entregado, ni el puerto de la Maamora ganado a fuerga de 
armas, como el Rey nueftro feñor ganará otras muchas placas, y tie- 
rras de infieles quando fe quiera emplear en ello, confiderando quan 
de veras toma Dios a cargo fus cofas, las rige, y las gouierna, las 
prouee, y les aparta tan eftrechas necefsidades, y tan grandes y gra- 
ues peligros. Y fobre todo dándole el fruto de hijos y Principes, 
cuyos anuncios y ciertas efperangas, en el miímo Dios, allegan a 
que han de raer el poder de la mala femilla del falfo y fucio Profeta 
Mahoma, facando de fu poder la tierra dichofa y fanta de Ierufalem, 
donde fe obró nueftra Redención, y otras muchas marauillas. 



- 316 - 



Capitulo fegundo. Difpoficion, fitio, forma, y antigüedad 
de! puerto de la Maamora. 

Fue la Maamora vna población, o villa, como a cinco leguas de 
Zale, ciudad en el reino de Fez, media legua apartada del mar Occea- 
no, y edificada por Iacob Almangor Rey de Marruecos del linage de 
los Almohades, deftruida por Sayd en la guerra contra Abufaad: pa- 
reciendofe a penas algunas de fus ruinas, cerca de las quales paffa 
el rio Subuto, Sebu, o Zebú, que baxando por junto a la hermofa 
ciudad de Fez fertilizando fus campos, y juntandofe con el rio Riziel- 
ma, que corre por la mifma ciudad, defemboca en el mar, haziendo, 
y formando el puerto que de aquella deftruida población fe llama 
Maamora, que en fu paralelo derecho (contra el Norte) tiene a la 
ciudad de Cádiz, en Efpaña, diftancia de treinta y feis leguas, atra- 
uefando el mar de la boca del eftrecho, comunmente llamado de Gi- 
braltar, y antiguamente Hercúleo, o Gaditano. Capaz efte puerto de 
la Maamora para tener en fi muchos baxeles de remos y de alto bor- 
do, eftendiendofe por lo largo del rio muy feguros de todos vientos. 

Hondable y ameno el rio, y fu barra mas efpaciofa que la del de 
Alarache pudiendo entrar, y paffarla nauios de a trezientas tonela- 
das, y aun de mas porte, fi fon flibotes, o vrcas, que peican por fu 
plan mucho menos agua que los nueftros: pero es neceffario que 
para fu entrada tengan buen tiempo y mar bonanca: porque fi ay al- 
teración del mar corren muclio riefgo en algunos bancos de arena, 
que fe hazen en vno de dos canales que tiene, y en la mala playa de 
baxios, de lajas, y de peñas, fiendo también de mucho eftorbo e im- 
pedimento, la grande corriente del agua del rio por todo el Otoño e 
Invierno, defde que comienga a llouer, cuya agua, quando eftá foffe- 
gada, o en el Verano, es por eftremo clara fria, y tan delgada que fá- 
cilmente corrompe a los que les es eftraña, y cafi en mucha parte del 
año, ay alli cada mañana grandes y efpefas neblinas, ayudando a fu 
poca falud el auer eftado tanto tiempo defierto y montuofo aquel fitio, 



— 317 — 

manteniendofe a folo el cuidado y guarda de Zale, ciudad principal y 
antigua, murada, y torreada, que en otros tiempos ha fido mayor. Y 
a no tener efte puerto tanta braueca de mar en su barra, y las peñas 
en fus playas, fuera vno de los mejores de Europa: mete el mar en 
el grande golpe de agua por la barra, y fube la marea por el rio mas 
de ocho leguas, fu termino y tierra es tan fértil como lo fon las de- 
mas del reino de Fez, reputado por de lo mejor del mundo, tiene 
gentil difpoficion para huertas y frutales, ay abundancia de lindas, y 
prouechosas yeruas y flores, grande pafto de heruage para ganados 
y cauallos, y muy cerca efpefos, y grandes montes de robles, o que- 
xigos que lleuan de las mayores, mejores, dulces, y mas fabrofas 
velloras que oy fe conocen, apetecidas y eftimadas, donde quiera 
que las alcanzan y pueden auer. 



Capitulo tercero. Armada del Rey don Manuel de Portugal 
sobre la Maamora, comiencala, a fortificar, piérdela, y 
procurafe cegar aquel puerto por el Rey nueftro feñor. 



El Infigne y memorable Rey de Portugal, abuelo de don Sebas- 
tián, Rey de aquel reino, y que fe perdió en África, para affegurar 
otras muchas, y buenas poblaciones que en aquellas partes tenia, 
para ganar a Zale, entrar a conqtriftar otras del nueuo, y otros tales 
altos intentos, dignos de fu Real animo, procuró la prefa defte puer- 
to de la Maamora con muchas veras y grandes efperangas de auerle, 
para lo qual primero le embio a reconocer por don Antonio de Noro- 
ña, efcríuano de fu puridad, hermano del Marques de Villarreal, y 
que defpues fue Conde de Linares, y reconocido, nombróle por Ca- 
pitán General de la armada, por el año de mil y quinientos y quin- 
ce, poco menos de nouenta y nueve años antes del tiempo en que 
agora fue la nueftra, fiendo aquella de hafta dozientas velas grandes 
y pequeñas, con ocho galeras entre ellas, y mas de ocho mil hom- 



- 318 - 

bres de mar y guerra. Allegando el armada íobre la Maamora a los 
tres dias del mes Iunio, ya fobre tarde, comentando a hazer la des- 
embarcacion el figuiente dia con grande trabajo y peligro por la mu- 
cha reíiftencia que fe les hazia, procurando defde luego tener parte 
donde fe recoger, y eftar fortalecidos contra la mucha caualleria que 
acudía a defenderlo, eligiendo para ello fitio en tan mala parte que 
apenas podían eftar, ni trabajar en el por fer en lo llano de la playa, 
fobre la mifma barra, y no auer tomado vn cerro alli cerca, defde 
adunde los enemigos los tuuieron fiempre fujetos y acauallero, fien- 
do efto en la playa de la parte del rio que cae hazia Zale; pero como 
mejor podían, y a grande riefgo, abrieron fofo con canja de catorce 
palmos de altura, y veinte de boca, metiendo, y foliando en ella el 
agua del mar quando querían, fin les baftar efte, ni otros reparos 
contra Mulei Hamet, Rey de Fez, y contra Mulei Nacer, que tenia a 
Mequinez, por el copiofo exercito que tenian, ni aun dándoles lugar 
a que pudieffen entrar, y falir en el puerto, para cuyo ampaio y ref- 
guardo pufieron los Portugefes en el medio de fu barra vn fortifsimo 
y grande nauio, que al cabo le deshizieron a cañonazos, toreándolos 
a dexar el fuerte, fitio, y puerto, y a que fe embarcaffen con tan 
poco orden, mal govierno, y mucho temor, que dexandofe en tierra 
lo mejor de fu artillería, muchas municiones, pertrechos, y alguna 
gente, fe les perdieron mas de cien baxeles, y de la guerra, y en- 
fermedades murieron de quatro a cinco mil perfonas, quedando otras 
en cautiuerio. Con lo qual el excelente Rey don Manuel (cuyas ar- 
mas y vanderas tanto fe eftendieron y dieron a conocer en el Orien- 
te, y en la mifma África con tan grandes Vitorias y marauülofos 
friunfos, que admiran y cafi Í2 hazen impofsibles) allegó a tener aquí 
la mayor perdida que fe le conoció, tomándola con mucha paciencia 
y conformidad de la diuina voluntad, fegun que todo lo dize afsi en 
su hiftoria Damián de Goes, y lo toca Luis del Marmol en la fuya de 
África; fobre cuya verdad, o duda de algo dello fe boluera a dezir 
mas adelante. 

Cofa de tres años antes que el Rey nueftro feñor embiaffe agora 
fu armada a la prefa defte puerto, pareciendo que baftaria por enton- 
ces, o hafta que fe tomaffe mejor refolucion, cometió a don Pedro 



- 319 - 

de Toledo, Marques de Villaíranca, y fu General de las galeras de 
Efpaña, que le fueffe a cegar, y en barajar fu foz, como fue con fus 
galeras, y echó alli fiete nauichuelos llenos de pedrifco, y otros ma- 
teriales, que prefto fueron deshechos, y desbaratados con las corrien- 
tes del rio y refacas del mar: dizen que por no fe auer entrado con 
ello algo mas adentro de la barra, y auellos afondado en mejor puef- 
to, como fue aduertido por los que del puerto tenian conocimiento, 
aunque lo mifmo fuera en vna parte que en otra, por fer cofa muy 
efeufada querer cegar por tales modos aquel, ni otros tales rios: 
porque con fus muchas corrientes abren barra por otro lado, fegun 
que dello fe deuia tener exumplo con lo que en años paffados en 
tiempo del Rey Católico Felipe Segundo, y por fu orden le auia 
panado a don Aluaro Bagan, Marques de Santacruz, quando fue en 
quatro galeras a cegar el canal y barra del rio de Tetivan, o Tetuan, 
en el eftrecho frontero de Gibraltar, y cerca de Ceuta, con fer tanto 
menor rio que los de Alarache, y la Maamora, pero como efto no 
baftó, y los coffarios ie aumentauan, y se ofrecían los demás incon- 
uenientes que fe han reprefentado, fu Mageftad tomó la refolucion 
de embiar alli fu armada, antes que fe trocaffen las cofas de aquellos 
reinos, e imitando a la diligencia del Rey don Manuel, embio prime- 
ro perfonas de valor y de practica de todas aquellas coffas, a que las 
calaffen, marcaffen, y reconocieffen el puerto y fu barra, que nauios, 
que diípoficion, y que defenfa o cuidado tenia, haziendofe efto con 
todo recato y difsimulacion. 



Capitulo quarto. Que armada y que gente fue a la jornada, 
porque tiempo falió de Cádiz, y el que tuuo nafta llegar 
fobre la Maamora. 

Lo principal defta armada fe fundó en la efquadra de los galeo- 
nes fuertes de la guarda del mar Occeano, de que era General don 
Luis Faxardo, hijo de don Luis Faxardo, Marques de los Velez, el 



— 320 - 

que a los principios eftuuo en el reino de Granada, contra los Mo- 
rifcos, de fu vltima rebelión, que a la fazon fe hallavan en el puerto 
y baia de la ciudad de Cádiz, para eftar mas a la mano contra los 
piratas, y aun con intento (a lo que fe entendió) de que fe huviera 
hecho otra emprefa en las partes meridionales de Afriea. Allegándo- 
le a efta efquadra la de los nauios de Flandes, comunmente llama- 
dos de Dun Kerque, que eftauan a cargo de fu Almirante Diego de 
Santurzi y Horozco, tan conocido por las buenas fuertes, que con 
eftos y otros baxeles ha hecho, fiendoles a los cofarios y otros ene- 
migos grande freno, y eftrañamente odiofos y temerofos, por fer tan 
fuertes y de buena navegación, los quales por orden de fu Mageftad 
avian baxado a estos mares, y a la fazon eftavan en Cádiz. Con or- 
den de que también fueffen ocho galeras Reales, por el acompaña- 
miento, y mucha comodidad, o fervicio, de que fon vtiles a tales ar- 
madas, llevando las cinco a fu cargo don Qarcia de Toledo, Duque 
de Fernandina, hijo del ya nombrado don Pedro de Toledo, Mar- 
ques de Villafranca, cuya aufencia valerofa y efcogidamente fuplia 
el hijo. Y que las otras tres fueffen las de Portugal, baxando con 
ellas fu General Conde de Eida, fatisfecho fu Mageftad de lo bien 
que le auia férvido en lo de la expulfion, entrego de Alarache, paf- 
fage de Mulei Xech, y fus hijos a Berbería. Nombrando por fupremo 
General de toda la armada y emprefa al mifmo don Luis Faxardo, 
por fus continuados fervicios y fer General de aquellos galeones, 
llevando por Almirante Real a fu hijo don luán Faxardo de Gueba- 
ra, de edad florida, animo gallardo y altivo: y por Maeftre de Cam- 
po General de todo el exercito a don Gerónimo Aguftin, cavallero 
afable, y foldado conocido por fu milicia en Flandes y otras partes. 
Eftandole fubordinado el principal manexo y difpoficion de la em- 
prefa al Excelentifsimo Duque de Medinafidonia, que tan a la mano 
fe hallava en fu ciudad de fan Lucar de Barrameda. 

Y como la jornada fe avia de hazer en el termino del verano, y 
fin gente de fuera del reino, del fe facaron los foldados y ganadores, 
que fueron de quatro a cinco mil, fi bien el de las liftas y de las ra- 
ciones no fe hizo parecer mayor, o que convinieffe que afsi corrief- 
fe la voz. Dada efta gente por las ciudades y pueblos del Andalucía, 



- 321 - 

por los tenores y titulados della, firviendo con ellos a fu cofta hafta 
la embarcación, con los Capitanes y oficiales de los mifmos pue- 
blos, de los quales vnos quifieron ptofeguir, firviendo en la jornada, 
y otros, y los mas fueron reformados por don Luis Faxardo al tiem- 
po de la embarcación. Difponiendofe todo de manera que el armada 
partió de la baia de Cádiz en el primero dia del mes de Agofto, con 
noventa y nueve velas, grandes y pequeñas, de alto bordo y de re- 
mos, galeones, naos, urcas, flibotes, caravelones, faetias, caravelas, 
tartanas, barcos de cubierta y fin ella, en que demás de la gente mi- 
litar fe llevavan pertrechos, municiones, cal, piedra, ladrillo, texa, 
madera, y otros tales materiales, para lo que fe huuieffe de fortificar. 
Teniendo aquel dia gentil tiempo, efpejado, y claro hafta defapare- 
cerfe y meterfe al mar, con el acuerdo y principal defignio de no fe 
moftrar en la Berbería hafta llegar de improvifo fobre la Maamora: 
pero teníalo Dios ordenado de otra manera, y como fin las humanas 
fuercas, prevenciones, y muy penfados confejos falieffen vencedo- 
res, quando mas dificultades fe les ofrecieften, y hallaffen; pues tro- 
candofeles el tiempo en aquella noche cargo tal efcuridad de nubla- 
dos, y alteración del mar, que dando cuidado pufo temor de arribar, 
o desbaratarfe. Y variando de fu derrota nauegaron hafta dar vifta al 
puerto de Alarache, donde fiendo reconocidos de los Moros dieron 
luego avifo en la Maamora. Y ceffando el temporal (como es ordi- 
nario en el verano) al fin llegaron en falvo a surgir y dar fondo fo- 
bre aquel puerto a los tres dias del mefmo mes de Agofto ya fobre 
tarde, con grandifsimo plazer de toda la gente, que luego quifieran 
tener difpoficion para faltar en tierra y enveftir a los enemigos. 
Auiendofe quedado en Cádiz Tomas de Ibio Calderón, veedor ge- 
neral del armada, para que juntamente con don Francisco Duarte, 
Prefidente de la cafa de contratación de Sevilla, y proveedor gene- 
ral de las armadas Reales, fueffen defde allí conduciendo nuevas 
provifiones de baftimentos, municiones, y pertrechos, con que re- 
forcar el armada, recogiendo la gente que todavía baxava, previ- 
niendo navios y bageles, en que fe navegaffe, y en que pufieron 
todo el pofible cuidado, prefteza, y diligencia, tal y con tan conti- 
nua afsiftencia y trabajo, que todo fe cumplió, fe proveyó, y fe def- 



- 322 - 

pacho puntualifsimamente, y a toda fatisfacion, concurriendo el 
aprefto de toda aquella armada, fobre acabar de aviar, proveer, y 
defpachar alli, y en el rio de Sevilla dos tan grandes flotas como la 
de Tierrafirme, y la de nueua Efpaña, nauegadas tan poco antes. 



Capitulo quinto. Que prevención y que defenfas tenia el 
puerto de la Maamora; que refiftencia fe hizo por los 
enemigos, y como fe les ganó y entró. 



A la sazón que nueftra armada allegó fobre aquel puerto eftavan 
dentro del diez y fiete navios que tenían los cofarios, de los de fu 
armazón, y de los que avian hecho prefa, dellos medianos, y dellos 
a dozientas toneladas, y mas, con vna vrca nueva, fuerte, la mejor 
que oy fe conoce, de mayoi porte que trezientas toneladas, de que 
pocos mefes antes avian hecho prefa, cargada de mercaderías fobre 
Cartagena del reino de Murcia. Y en todos ellos avria cofa de qui- 
nientos cofarios, con tanto dominio en aquel puerto, que vno dellos, 
a quien tenian como cabeqa, fin la qual nadie puede bien governar- 
fe, o mantenerfe, fe avia levantado a tanto, que entre la variedad 
dellos, fiendo el de los Nordeftales, fe intitulava Conde de la Ma- 
amora, por beneplácito de Mulei Cidan; el qual herege, cabeca def- 
tos ladrones, quando nueftra armada llegó, y de algunos mefes antes 
no eftava alli, porque a exercitar fus correrías auia baxado por el 
mar del Poniente, cofta, y tierras de la pefqueria de los Bacallaos, 
en lo superior de la America, para fe proveer, y rehazer alli entre 
los muchos navios que acuden alli al trato; de los vnos los manteni- 
mientos, y de los otros gente, pólvora, armas, munición, xarcia, 
brea, alquitrán, vafijas, y barrilamen, que leerá neceffario. Cargan- 
do afsi mifmo del pefcado que le parecía, para lo traer a vender entre 
nofotros y en otras partes, con cuya difsimulacion calava, entendía, 
y via lo que en cada parte fe tratava, y fe hazia, afsi para las nave- 



- 323 - 

gaciones que avian de tomar los navios de merchant, o los de gue- 
rra, como en advertirte de lo que contra ellos fe diíponia. Y como 
los del puerto de la Maamora fe hallavan tan amenazados y en peli- 
gro no vivían defcuidados de lo que fe les prevenía en el Andaluzia; 
pues demás de repararte y fortalecerfe con cuidado, procurando tener 
avifos a menudo del intento de nueftras cofas, con el aprefto del ar- 
mada de los galeones que eftavan en Cádiz, inquiriéndolo, demás de 
los baxeles que hazían prefa defembarcando, y dexando en nueftras 
cortas hombres de entre ellos mifmos, pudiéndolo hazer tan fácil y 
libremente como en fus tierras, por los muchos que dellas eftan, en- 
tran, y falen entre nofotros, fin que en ninguna manera fobre ello 
aya recato, inteligencia, o efcrutinio, para tener dellos conocimien- 
to, fegun que con tanto cuidado fe haze, fe previene, y fe mira en 
los demás reinos y provincias de govierno politico. Y aun tiendo lo 
peor, que con mucho menores diligencias que eftas lo venian a faber 
cumplidamente de los mercaderes que de nueftros puertos y de entre 
nofotros ivan a contratar con ellos, fiendonos para uno y otro, de 
grande inconveniente y perjuizio los muchos hofteleros de varias 
naciones, Flamencos, Francefes, Inglefes, y de aquellas partes, que 
viven afsi en Malaga como en Qibraltar, Cádiz, el puerto de Santa 
María, Huelga, Ayamonte, Sanlucar de Barrameda, Xerez, y Sevilla, 
e otros puertos, avezindadofe en ellos para dar capa a tales cofas, a 
la faca de la moneda, y a recoger y a manejar entre fi todo el comer- 
cio de las mercaderías que entran y falen, con grande ufurpacion de 
derechos Reales, y perjuizio de los naturales, que con ello fe podian 
remediar, y affegurar mas el reino de femejantes polillas: ocafiones 
y daños, que aunque entendidos, mal o nunca remediados, ni exe- 
cutadas las buenas ordenes, por lo que acafo interefan jufticias, mi- 
nistros que goviernan, y otros particulares en aquellas cofias. 

En fin la defenfa que eftos cofarios tenian en aquel puerto, para 
quando allegó nuestra armada, fue aver afondado en el canal y me- 
dio de la barra y boca del vna grande y gentil vrca, demás de tre- 
zientas toneladas, poniendo la otra nueua de fu porte, bien artillada 
y fortalezida de mofqueteros, que impieffen el paffo, y atravefada 
por delante della vna gruefa y fuerte cadena de ligazones y enmade- 



— 324 - 

ramiento de las entenas y maftiles de la urca afondada, y de los 
otros quinze navios, y baxeles, que les quedavan en el rio, que 
defde la urca de armada adentro eftavan pueftos en orden de bata- 
lla. Y en tierra fobre la mifma barra vna trinchera guarnecida y repa- 
rada de tiradores y mofqueteros, con quatro piezas de artillería, las 
dos para fu refguardo, y las otras dos entre ella y el fitio eminente, 
donde defpues fe ha hecho nueftro fuerte, y otras dos en el mefmo 
fitio, con harto acertamiento. Efto fin la mucha gente que lo afsiftia 
de entre ellos, y de los Moros a pie y a cavallo. Demás de lo qual 
tenian otro fortezuelo con prefidio ordinario, y tres piecas de artille- 
ría reforjadas en el, aunque eran de fierro colado. Echando a fondo 
junto a la urca grande otros dos navichuelos, luego que vieron fobre 
fi a nuestra armada. Siendo la mayor parte de los Moros que les af- 
fiftian, de la vezina ciudad de Zale, y los que de otras partes les avia 
embiado Mulei Cidan, ya que no podia baxar a refiftirlo, como qui- 
fiera, y como lo procuró con el fobrino Abdela, que nunca del fe 
quifo fiar, fegun lo que el uno del otro tenian ya experimentado, 
defcuidando mas Abdela de focorrer aquel puerto, por no diminuir 
fus fuerzas, o por uentura refpetando al amiftad con el Rey Católi- 
co. Diffenfiones que a los piratas acrecentavan fu cuidado, y aun el 
temor de perderfe: y afsi tuuieron intento de defampararlo antes que 
llegara nueftra armada, como lo huvieran hecho, fi de poco menos 
que dos mefes antes no fe lo huuiera impedido el Capitán luán Ef- 
brefen, con quatro armadas urcas, de que era cabo, teniéndolos alli 
encerrados y oprimidos para los deftruir; pues a bufcarlos avia fido 
embiado por los Eftados de Olanda y Conde Mauricio, fu Governa- 
dor y Capitán general, en la adminiftracion y cofas de la guerra, 
procurando limpiar, y affegurar dellos el mar, fatisfaciendo y ven- 
gando los daños y robos tan continuos que hazian en los navios del 
comercio de aquellas partes, como los que mas navegavan y anda- 
van al trato de Efpaña, y en el mar Mediterráneo, calando el eftre- 
trecho Gaditano. Si bien huvo prefuncion que fu eftada fobre aquel 
puerto avia fido correfpondiendofe con nueftra armada; deteniendo 
a los coffarios hafta que Hegaffe, o combatiéndoles, fi del faiieffen, 
como (defefperados) lo querían hazer para el fagrado día de la 



- 325 - 

Transfiguración del Señor, fi el armada no llegara. Pero de lo que 
mas corrió la voz fue, que el Efbrefen brevemente aguardava ultima 
refolucion del Mulei Cidan, fobre el entregarles aquel puerto, deba- 
xo de condiciones recompenfables. Y fea lo uno, o fea lo otro, lo 
que fe vio fue, que nueftra armada y el Efbrefen fe recibieron y tra- 
taron amigablemente, moftrando fumifsion el Olandes, y con buena 
gracia ofreciendo al General don Luis Faxardo, que tiendo neceffa- 
rio ayudaría contra los piratas, de cuyo eftado y prevenciones dio 
relación, afirmando el riefgo grande que fe tendría en el acometerlos 
por las defenfas, entrada, y boca del puerto, cuya prefa aviendo vif- 
to fe fue luego en paz, fin fe aver entrometido en cofa alguna. Y 
nueftro General defde a poco que dio fondo y anclo el armada, de- 
feando efcufar cualquier riefgo, por algunos otros fines, o por no 
faltar en tal diligencia, antiguamente ufada en la guerra, aunque pa- 
recía deverfe efcufar con tan vil gente, como eran los coffarios, em- 
bioles a dezir, con el tambor mayor del armada, que fi fe davan y 
tendían luego a su voluntad y a buen partido antes de venir en rom- 
pimiento, efcufarian el fer desftruidos y de caer en todo el rigor de 
la guerra. Mas ellos no curando del menfage, ni del guardar la fee na- 
tural, que les se de ve a los que le llevan, mataron al tambor mayor, 
y a los marineros del barcos que le llevó, efcapándofeles a nado la 
perfona que iva a por fu lengua; de que tuvieron grande fentimiento 
los nueftros. Y bolviendo el General don Luis Faxardo a embiar 
otro barco con gente para les hablar, dixeron, que la refpuefta avia 
de fer a efcopetazos, y diziendo y obrando con los que difpararon 
mataron al piloto: y los demás dieron la buelta con tal defpacho, 
que acabó de indignar mas a los nueftros. Dizen, que hizieron efto 
asfi los coffarios, para mas cuplir con los Moros, que avian rezelado 
davan oydos a rendirte. Por lo qual nueftro General dio orden, que 
ocho grandes chalupas de los galeones, reforjadas de los mejores 
mofqueteros, y dos galeras fe arrojaffen al puerto, y que apegándote 
a las naos enemigas les pufieffen fuego, yendo en fu refguardo y fe- 
guimiento las demás galeras y navios pequeños, con toda la infante- 
ría, los pertrechos, municiones, artillería, y bastimentos para en el 
dia figuiente. Ofreciéndote a ir en aquellas chalupas primeras toda la 



- 326 - 

gente de cabo y de onor con gentil animo y denuedo, aunque el rief- 
go era mas cierto que otra cofa, y tomando a fu cargo el Duque de 
Fernandina el llevar las dos galeras bien reforjadas de infantería, 
con la gallardía y valor que del fe podia efperar; como también lo 
mostró don Luis Faxardo, perfuadiendo al padre que no dexando 
paffar el tiempo, fe acometiffe en el figuiente día. El qual llegado, 
porque la refaca del mar, que andava alterado (como es alli ordina- 
rio) encontrada con las corrientes del rio, parece que lo dificultavan, 
no fe pufo entonces en efeto, cafi defconfiando el General del he- 
cho y de la emprefa, con refolucion de no tratar de nada por aquel 
dia. Mas entrando en acuerdo y confejo con los principales de fu 
armada y de las galeras, por advertencia del Maeftre de Campo y 
Conde de Elda, fue parecer que primero fe bufcafíe defembarcacion 
para la gente por la playa y cofta que eftá fobre el rio a la parte de 
Levante y de Alarache, pues hallándole ofrecía de ganar luego al 
enemigo el fortezuelo, que en aquel lado tenian, el qual en nueftro 
poder fe haria mas fin riefgo lo del entrar en el puerto las chalupas 
y las galeras, en la forma que fe avia difpuefto: y afsi fe le cometió, 
y el tomó a fu cargo el reconocer la marina, como en efeto lo hizo, 
llevando configo a Iufepe de Mata, Capitán de galeón Real, y otros. 
Y reconocida bien aquella parte, aunque con riefgo de los enemigos, 
y muerte de un marinero que provocado dellos les falio a hablar, y 
a lancadas lo mató un Moro de a cavallo, dando la buelta para la ga- 
lera Capitana del Conde de Elda, donde el General y el Duque de 
Fernandina fe avian quedado a comer, dixo que no eftava tan malo, 
pues fe ofrecía a hazer la defembarcacion, a la qual se fe dio luego 
orden, facando la gente de las naos a toda prieffa; advirtiendo que 
las galeras fe pufieffen por uno y otro lado de aquella parte, donde 
fe avian de defembarcar, para que allegándote a tierra, quanto les 
fueffe pofible, con fu artillería barrieffen y limpiaffen la playa, no 
dando lugar a que en ella los enemigos fe ajuntaffen, ni hizieffen ef- 
quadron, pues por en medio fe defembarcarian con mayorfe guridad, 
como afsi fe hizo, cubiertos del artillería y a fu amparo, que gentil- 
mente le davan jugándola a menudo, a tiempo, y con mucho acer- 
tamiento, de manera que recibiendo daño los enemigos, no fe acer- 



- 327 — 

cavan todo lo que querían y avian menefter para refiftir la defembar- 
cacion, hecha en las chalupas, en efquifes, en barcos pequeños, y 
aun en planchadas de mafteles fobre pipas y toneles que importó, y 
fue mui a propofito para tomar mejor la tierra, donde para fu defen- 
fa eftavan hafta quatrocientos Moros, los mas dellos a cavallo, y 
como dozientos y cincuenta de los coffarios, mofqueteros y arcabu- 
zeros, de quien fin duda fe recibiera mucho daño, y fe hallara gran- 
de defenfa, fi las galeras no lo affeguraran, en la forma que fe ha di- 
cho. Haziendofe en fin la defembarcacion, faliendo todos con nota- 
ble animo y voluntad de chocar con los piratas para fatisfazerfe de 
aquellas tan atrozes muertes dadas al atambor mayor, y los otros 
compañeros, con no mas perdida que la de un cabo de efquadra que 
fe ahogo, aunque la mayor parte de todos falian con el agua a la 
cinta, y otros a los pechos, embarazados con la inquietud y embates 
del mar, tacando el Maeftre de Campo la gente de fu tercio, fiendo 
toda la que llevó y tenia a fu cargo al pie de cinco mil hombres, y 
fiendo de los primeros que faltaron en tierra algunos de los Capita- 
nes, entretenidos, y de los mas principales del exercito con San luán 
de Barrundi, Contador del armada, que en efta ocafion y todas las 
demás fue de los primeros, y que mas fe feñalaron, fiendo los de la 
defembarcacion poco mas de dos mil, que afsi como afirmavan pie 
en tierra los ivan ordenando en dos efquadrones, el vno de vanguar- 
dia, como efquadron botante, con el qual iva el Maeftre de Campo, 
que eníormandolos fe encamino para el fortezuelo de los coffarios, 
marchando en orden, que de alli eftaria como mil paffos: pero antes 
de llegar al reduto embio contra ellos una manga de mofqueteria, y 
dos hileras de vanguardia del efquadron bolante, con los Capitanes 
don Carlos de Ibarra, y Gafpar Goncalez del Águila, a que le ocu- 
paffen. Mas los piratas que no inoravan como faben afaltar y comba- 
tir los nueftros, por la experiencia que dellos tenian en Flandes, fe- 
gun fe lo dixeron entonces a los Moros, no fe atrevieron a efperar- 
los; y afsi con tiempo fe retiraron a priffa los que eftavan a la guar- 
da del fuerte, y los de prefidio, y guarnición en el, que ferian algo 
mas de treinta, baxandofe a la playa, y riberas del rio, y embarcán- 
dote para sus baxeles, dexandofe tan mal clavadas las tres piezas de 



- 328 - 

artillería, que fácilmente fe les quitaron a los dos vn clavo que en el 
fogón tenia cada vna, porque el otro tuvo dificultad, y aunque eran 
de fierro colado, como grandes y buenas, les fue de importancia a 
los nueftros, que luego comentaron a valerfe dellas contra los cof- 
farios en el rio, y contra los Moros que eftavan de la otra vanda. 
Sin aver perdido de los nueftros en todo efto mas que vn foldado 
muerto y dos heridos, recibiendo los contrarios mucho mayor daño: 
pero como ya era cerca de la noche ceffó de acometerfe. Y el Maef- 
tre de Campo hizo cubrir todo el terreno, que tenia ocupado, con 
poftas dobles y cuerpos de guardia, a trechos hafta el defembarca- 
dero del rio, alli cerca, de cincuenta a fefenta paffos. Y los coffarios 
confiderando el daño grande que defde aquel puefto les podian ha- 
zer, gaftaron la noche en facar de sus navios a tierra lo que pudie- 
ron y les era demás provecho, dexandolos, y puefto fuego a quatro 
de los demás importancia, como lo hizieran en los otros, fi tuuieran 
lugar, paffandofe a la vanda de Zale, y encaminandofe para aquella 
ciudad, donde, y por el camino muchos dellos fueron desbalixados 
de los Moros, y otros muertos que no lo confentian. Teniendo ya 
en efta fazon el Maestre de Campo puertas en orden el artillería del 
fuerte y toda fu infantería por delante en contra del rio y de los ba- 
xeles. De los quales viendo falir los coffarios tan perdidos de animo, 
haziendo mejorar alguna gente de los efquadrones, y con el Capitán 
Lechuga, que hazia oficio de Teniente de Maeftre de Campo gene- 
ral, y otros Capitanes, y hombres principales y de fuerte, se entró a 
ocupar los navios, y a procurar apagar el fuego en los que le tenian, 
pero como eftava muí emprendido no fe pudo hazer, y apoderando- 
fe de los demás. Confufos y admirados los Moros de la prefteza con 
que todo fe hacia, y mas del aver hallado aquella parte, donde se avia 
hecho la defembarcacion el dia antes, teniéndolo por impofsible, 
fiendo alli tan grande la rebentazon del mar, muchos arenales y 
baxios. 



- 329 - 



Capitulo fexto. Entrada de nueftra armada en el puerto: 
que fitio fe eligió para el fuerte, comiencafe a fabricar, 
v mucho focorro que de Ef paña fe embio. 



Con el buen fuceffo de la defembarcacion, y prefa hecha de 
aquel fuerte en el dia de la milagrofa fiefta de nueftra Señora de las 
Nieves, y con lo que paffaua en el puerto en aquella mañana del de la 
Transfiguración, el General de la armada y los de las galeras pulie- 
ron luego en orden todos los baxeles que con la infanteria, con los 
pertrechos y demás cofas neceffarias avian de entrar en el puerto, en 
el qual fe fueron metiendo como a las onze horas del medio dia, y a 
los dos tercios de la marea creciente, fin ningún definan, y con la fe- 
guridad que fi entraran por el rio de Sevilla, desbaratando todos los 
reparos y defenfas que avian tenido los coffarios en la barra y canal 
del rio, dándote el parabién dello los vnos a los otros, y juntándote 
con el General don Luis Faxardo: los de las galeras, los demás ca- 
bos, y principales perfonages, y Capitanes de la armada fueron tra- 
tando y confiriendo de que fe ganaffe la eminencia del fitio de la otra 
vanda del rio de la parte de Zale. Y refuelto, hizofe la defembarca- 
cion de la gente, paffando a ello el Maeftre de Campo con fu efqua- 
dron el Capitán Lechuga, y los demás, con el Capitán Rojas, inge- 
niero de la fortificación de Cádiz. Y ganado aquel terreno, mirado, y 
tanteado bien, hizofe la elección del altozano, en que los enemigos 
avian tenido alguna artillería, quedándote en el el Maeftre de Cam- 
po en efquadron formado para lo guardar, hafta que a otro dia def- 
embarcados los materiales y herramientas, fe dieffe principio al abrir 
foffos y hazer reparos. Auiendo importado mucho para no tener re- 
nitencia de los Moros, la eftratagema de que f ¿ vfó por el General, 
embiando una efquadra de los doze galeones de Dun Kerque fobre 
la ciudad de Zale, cuya población es como de cinco mil vezinos, 
aunque el fitio y cerca es otro tanto mayor, para que arrimándotele 



- 330 — 

la combatieffen. Yendo a lo cumplir el Almirante Vidazaval, en lu- 
gar del Almirante Diego de Horozco Santurzi, que por fer conve- 
niente fu perfona en los otros galeones de la armada Real quedó a 
la guarda dellos. Y llegados fobre Zale, entre la qual y el puerto 
haze la tierra un recodo, dieronle una mui apretada y recia batería 
al tiempo y quando los baxeles de nueftra armada navegavan para 
meterte en el puerto, y como fi fe alcanzaran a ver con ellos, derri- 
vando y arruinando con la batería muchos edificios, caufando tanto 
miedo y deforden, que muchos de fus moradores la defampararon, 
dando caufa para que fe les pudiera taquear, afsi por efto, como por 
eftar vacia de la gente de guerra, que avian afsiftido a la defenfa del 
puerto: a los quales aprefuradamente embiaron a llamar, y ellos fue- 
ron, teniendo por mejor acudirá fus propias cafas y familias. 

Y luego en el figuiente dia, hallándote defembaracados deftos 
Moros, defpacio y con feguridad, fe lineo, feñaló, y tragó el fitio 
donde avian de eftar, dándole dos mil paffos de circulo, con el fuer- 
te en medio, a modo de bonete, cuyas tres puntas mira van hazia la 
tierra: defembarcando juntamente los pertrechos, municiones necef- 
farias con toda diligencia y mucho trabajo, abriendo las canjas, y 
comentando a levantar las trincheas y reparos, con enmaderamien- 
tos, terraplenos, facos llenos de tierra, y otras faxinas, fin que nin- 
guno fe efcufaffe ni faltaffc del acarreto, y del echar mano al agadón 
y a la efpuerta, defde el menor gaftador y toldado hafta el de honor 
y de cabo, y defde el Capitán hafta el Maeftre de Campo y fu Ge- 
neral; eftando otros alerta y con las armas en la mano para qual- 
quier cafo que fe ofrecieffe, poco reparando en el infufrible calor 
que hazia, aumentado con el canfancio, con la fed, y otras incomo- 
didades que crecen y nunca faltan en tales cafos, Aviendofe queda- 
do los galeones de la armada y otros navios grueffos furtos en el 
mar fobre la boca del puerto, por fer verano, y entonces foffegado 
el tiempo, y por no poder entrar dentro fiendo tan grandes. 

De todo lo qual, y de lo que hafta alli fe pudo entender del efta- 
tado de aquella tierra y comarca el General don Luis Faxardo, en 
baxel ligero, y con feguridad, embio el avifo al Rey nuestro feñor 
con el Capitán Alonso Diaz, dandofelo en fan Laurencio el Real 



— 331 — 

donde fu Mageftad eftava, recibiéndolo con alegre temblante, afsi 
por el buen fuceífo fin riefgo, ni peligro de gente de la armada, 
como por averie hecho efta emprefa de fu propio acuerdo y Reai 
voluntad. Teniendofe el mifmo aplaufo en la corte y en lo demás 
del Reyno, particularmente en el Andaluzia, y fus coftas fronteras a 
África; donde como la nueva fe detuvo mas tiempo de lo que fe tan- 
teava, ya los hombres difcurrian (como es ordinario en los Efpaño- 
les) diziendo, que el armada huviefe ido a otra parte, pues defde la 
Maamora a Cádiz la navegación era tan corta; cafi fabiendofe alli 
poco antes que en el Efcurial, fegun el orden con que el General lo 
embio, para que al defembarcar no fe derramaffe por otra mano. 
Demandando grueffo y prefto focorro, confiderando la parte y tierra, 
en que fe hallava, poderofa y de tanto numero de enemigos de a pie 
y de a cavallo, que con brevedad y mucho poder le vendrían a lan- 
gar de alli: o que en refiftirlos, continuar los reparos y defenderfe, fe 
le diminuida la gente, demás de la que avia de temer podia enfer- 
mar. Por lo qual y otras juftas caufas, le eftava mejor pedirle afsi, y 
con tiempo, pues en darfe fon los Efpañoies tan tardíos, aunque fe 
pufieffe, como fe pufo, al riefgo y juízío, de que lo pedia tan cum- 
plido, por calificar mas el hecho: pero acudiendole el Rey nueftro 
feñor, defpachó luego en diligencia al Duque de Medinafidonia, y a 
todos los demás miniftros, por cuyas manos avia de paffar, para que 
fin dilación, fe le fueffe embiando todo lo que pidieffe fin faltarle en 
cofa alguna: y a las poblaciones, feñores, y titulados del Andaluzia 
efcriuio firvieffen con el numero de la gente, que les eftava feñalado, 
o con lo que mas pudieffen con toda brevedad, como afsi lo fueron 
embiando, y a fus efpenfas, hafta la nobilifsima ciudad de Cádiz, 
principal alvergue y reduto de todo. 

Y como en la artillería confifte tanto la fuerga del exercito y de 
los prefidios, ivanfe acomodando y poniendo en el nuevo fitio las 
piecas mas convenientes, fegun que los reparos fe formavan y cre- 
cían, acudiendo a fu defembarcacion y manexo el Capitán Sebaftian 
Granero, Teniente de General de la artillería de Efpaña en aquella 
armada, donde, y en las facciones de tierra cumplió las cofaf de fu 
cargo con todo cuidado y vtilidad. 



- 332 - 

Affegurados ya los de Zale de aquella fu popular turbación, fue- 
ron mirando en como apartar de fi la nueva y perjudicial vezindad, 
que con los nueftros avian de tener antes que fe dificultaffe mas. Y 
adunandofe con otros Moros que baxavan de la tierra adentro, jun- 
tavanfe en grandes tropas y quadrillas, con que acudían a nueftro 
fuerte impenfadamente, faliendo de embofcadas, y con otros ardides 
le afaltauan, y combatían, la mayor parte dellos hombres de acavallo 
efcopeteros mui dieftros, y otros con lancas, adargas, y con azaga- 
yas arroxadizas; armas de que dieftrifsimamente, y con flechas fe 
valían los peones: pero no furtiendo todas vezes el efeto que fe 
prometían. Viniendo a fer el mayor y mas apretado afalto el que 
dieron en el dia de la fiefta de la Affuncion de la Madre de Dios, 
dando fobre nueftros reparos y fitio como entre las ocho y nueve de 
la mañana, reputando que en tal hora avian de hallar a los nueftros 
defcanfando de lo que hafta alli huuieffen trabajado con el frefcor de 
la mañana, tomando alguna refacción, y arrimadas las armas, como 
affegurados de no los aver defcubierto, ni fentido, por aver eftado 
bien embofcados, falido de Zale, caminado, y eftado con mucho re- 
cato, con el qual avian embiado mui diligentes efpias, por quien fer 
avifados. Del numero de los quales fe ha tratado tan variablemente, 
que apenas fe podra certificar aqui, mas de lo que en común fe ha 
dicho, que fueron como hafta quatro mil de a pie, y de a cavallo, 
folamente enviftienrlo, y afaltando primero los peones, que ferian 
algo mas que la mitad, quedándote los Alárabes de a cavallo encu- 
biertos alli cerca en vna quebrada, para venir y entrar de golpe en 
el tuerta, quando los de a pie, les tuvieffen ganados los reparos y 
allanada la entrada. Cuyo ardid, o gazíva, fegun ellos la llaman, les 
falio mui al contrario, como afsi mifmo les paffo, en que ya que 
avian llegado al fitio fin aver fido fentidos, quando fubieron los re- 
paros, y fe moftraron fobre ellos fue con grande mufica de fus dul- 
zainas, tamborilejos, algazara y vozes terribles, con que atronavan 
aquellos campos y riberas, fegun lo acoftümbran fiempre, parecien- 
doles que afsi turban, y amedrentan mas a fus contrarios; lo qual no 
haziendo efta vez, y aviendo acometido con la prudencia que tales 
cafos demandan, por ventura, y aun fegun fe reputó, huvieran dego- 



- 333 - 

liado de los nueftros mucha gente, o ganado el fuerte, y reftaurado 
fu puerto. Pero no lo permitió Dios, ni fu Madre fagrada dexó de 
fernos menos favorable en aquel dia, que en el de la paffada fiefta 
de las Nieves, pues eftuvieron tan inadvertidos, que lo mas en que 
fe embarazaron fue en remolinarle fobre una trinchera, forcejando 
por alcanzar de lo alto de vn maftel, que allí eftava plantado, el ef- 
cudo de las armas Reales, o derribar el madero, pareciendoles que 
en quitarlo eftava toda fu importancia. Pero los del fuerte, afsi como 
eftavan, los unos defarmados, los otros defcanfando, y los otros al- 
morzando , con ímpetu acudieron a los reparos, y a guardar el arti- 
llería, como lo que mas importava. Saliendo cada qual con las armas 
que fe hallava mas cerca y a la mano, dexandose ir fobre el remoli- 
no de los Moros, que pugnavan fobre el efcudo de las armas Reales, 
que ya cafi las echava mano vn corpulento Moro, que entre ellos 
parecía fer de algún refpeto, de lo qual gaftado de paciencia uno de 
nueftros gaftadores, echando mano de un guijarro, desembragóle tan 
acertadamente, que dándole en vn peftorejo, le derribó en tierra, y 
luego a petar de los demás llegó, y le acabo de matar. Con lo qual 
definieron de aquello, y aun dexandofe una banderilla fuya, que con 
armas en otro palo avian levantado, fueron forcados a dexar la trin- 
chera, fin la poder mas ganar, ni otros reparos, aunque infiftieron 
algo en ello, hafta que al cabo fe retiraron rodos, y bien defcalabra- 
dos, dexandofe algunos muertos, y llevándote a otros atados a las 
colas de fus cavallos, y entre ellos a un fu Morabito, que avia veni- 
do delante dellos con vn libro abierto en las manos, que dizen avia 
fido fu principal movedor y adalid, trayendolos mui affegurados de 
que no fe les avian de efcapar los nueftros: porque en virtud de fus 
palabras, o embuftes, los avian de hallar o todos dormidos, o como 
encantados, fucediendoles en fu retirada y buelta que quando llega- 
ron donde avian dexado a los Alárabes de a cavalio, fus compañe- 
ros, y donde los penfavan hallar, vieron que fe avian ido, robando- 
Íes y llevándoles fus matalotages, ropa, y otras cofas, que les avian 
dexado en guarda, yendofe, figuiendo fus antiguas mañas, fin espe- 
rar a la feña que les avian de hazer para que los focorrieffen. De- 
xandonos feis o fiete hombres muertos, con diez y fíete defcalabra- 



- 334 - 

dos y heridos. Perdiendo afsi mefmo mucho de todo el hecho, por 
no aver traído dieftro Capitán y hombre de valor, que los huviera 
regido. No aviendofele dado al gaftador, que tan animofamente mató 
al Moro, otro premio que dos efcudos por mano del General don 
Luis Faxardo, parece que por lo menos, deviendo tacarle de aquel 
trabajo, con mejora de otro entretenimiento, aun quando por algún 
defecto hafta alli lo huviera defmerecido, pues los buenos y valien- 
tes hechos, y acontecimientos en la guerra tupien taitas, y acrecien- 
tan honor, de que no faltan exemplos. 

Y cafi por efte tiempo vínole orden al General mandándole fu 
Mageftad, que fe quedaffe, y afsiftieffe en aquel fitio: por lo qual, y 
apareciendole, que el armada de los galeones avia de fer muy necef- 
faria en la baia de la ciudad de Cádiz para el avio y paffage de los 
que baxaffen al focorro, embiolos alli con fu Almirante don luán Fa- 
xardo, que entró en la baia en lo vltimo de aquel mes de Agofto, y 
con la otra efquadra de los galeones de Dun Kerque, fu Almirante 
Diego de Santurzi Horozco baxó a recorrer el mar hafta el cabo de 
Sanvicente, para le affegurar de los coffarios, que como es ordina- 
rio andan al olor de las armadas haziendo daños y prefas, como no 
les faltaron por efte tiempo, y por aquellas cofias, fiendoles algunas 
de mucha importancia en navios eftrangeros. Viniendofe también a 
Efpaña los dos Generales de las galeras, entrándote en el puerto de 
Santa María el Duque de Fernandina, y quedándote el Conde de 
Elda con fu Capitana en la baia de Cádiz. 

Mueftras dio el Rey nueftro feñor de que las perfonas particula- 
res, y los de milicia que afsiftian en la Corte, y aun los de otras par- 
tes, fueffen a le fervir a efta tan importante ocafion. Y aun para toda 
fuerte de pretendientes ceffó por entonces darles audiencia y recebir 
fus prolixos memoriales. Por lo qual fueron faliendo defde luego de 
la Corte muchos cavalleros, gente principal y de importancia, riendo 
de los primeros y por la pofta don Diego de Silva, hermano del Du- 
que de Paftrana. Don Fadrique de Toledo, hermano del de Fernán- 
dina, Y luego el Duque de Maqueda, y don Iayme de Cárdenas, fu 
hermano, con hafta quarenta Capitanes y toldados a fu cofta. El 
Conde de Villamor, y en fu compañía don luán de Cárdenas, her- 



— 335 - 

mano del Duque de Maqueda. Don Francifco Manrique, hermano 
del Conde de Oforno. Don Francifco de Bracamonte. Don Diego 
de Cordova. Don Carlos Bagan, hijo de don Alonfo Bagan. Don 
Pedro de Ribera. Don Antonio de Arteaga. Don Antonio de Enci- 
nas. Don Pedro de Pedraza. El Capitán Miranda. El Alférez Miguel 
de Alvarado, con algunos otros foldados, a quien hizo la cofta. 

Don Francifco de Andia Irarracaval, con treinta y quatro Capi- 
tanes, Alférez reformados, y particulares foldados de Flandes, a fu 
cofta. 

Don Sancho de Monrroi y Cordova. Don Francifco de Avila, 
hermano del Marques de Loriana. El Conde de Coruña, y fu herma- 
no. El Marques de Alcañigas. Don Pedro de Haro, hermano del 
A\arques del Carpió. Don Chriftoval de Cardona, hijo del Marques 
de Guadalefte. Don Luis de Calatayud, hijo del feñor de Provengo. 
Don Luis Lafo y Oforio. Don Luis de Toledo. Don Sancho Martínez 
de Leiva, y don Antonio de Leiva. 

Don Lorengo de Cárdenas Ibalda. Don Vela de Ayala, hermano 
del Conde de Fuenfalida. Don Pompeo de Tafis. Don luán de Saa- 
vedra. Don luán de Velafco Caftañeda. Don Miguel de Idiaquez. 

Don Andrés de Castro, hijo del Conde de Lemos, con algunos 
criados a fu cofta. Don Carlos de Sotomayor y Andia, con algunos 
foldados a fu cofta. Don luán Alonfo de Vera y Zarate, Adelantado 
del rio de la Plata, del habito de Santiago, con algunas camaradas, 
Capitanes, y Alférez, a fu cofta. Don Diego Hernando de Zarate. 
Don Alberto Venegas. Don Pedro de Granada. El Maeftre de Cam- 
po don Fernando de la Cerda. Don Martin Portocarretero, hermano 
del Marques de Villanueva de Barcarrota. Don Miguel de Idiaquez. 
El Sargento Mayor don Diego de Yera. Don Antonio de Caftrejon. 
Don Francifco de Zevallos, cavallero Montañés. Don luán de Hera- 
fo. El Conde de Villafranqueza. Don Diego de Anaya. Don Ieorge 
de Tobar. Don Francifco de Sardaneta. Con otros muchos y parti- 
culares cavalleros, dellos de las Ordenes militares de Efpaña; de tal 
manera, que no yendo a la jornada ninguno fe queria, o fe atrevía a 
moftrar en la Corte de aquellos cuya afsiftencia no fueffe neceffaria 
o forgofa: advirtiendo que eftos cavalleros unos caminavan con fus 



- 336 — 

tropas y quadrillas, otros ivan de por fi, y otros fe agregavan a los 
que ivan encontrando en el viage. Y todos demás de fus camaradas 
llevavan perfonas de fu feruicio, que también eran de provecho, 
como lo fueron los pretendientes, acudiendo, por íer abuelta de tal 
fervicio, mas bien y mas brevemente deípachados, fi tal fe llega a 
confeguir. 

Entre las gentes que acudieron de otras partes al focorro fue uno 
don Cofme Centurión, hermano del Marques de Eftepa; y del Reyno 
de Murcia don GonQalo Faxardo, y el feñor de la Alcantarilla. En- 
deregandofe la mayor parte dellos a San Lucar de Barrameda, para 
verfe con el Duque de Medinafidonia, y como a Capitán General 
pedirle embarcación, como a todos fe la ofreció, dando cartas para 
el Proveedor don Francifco Deuarte, y para el Veedor general de la 
armada, que para tales efetos affiftian en Cádiz, ordenándoles los 
acomodaffen en todo lo neceffario, fiendo los primeros que dellos 
paffaron al fitio don Diego de Silva, y don Fadrique de Toledo. 
Luego, en dos galeones y vna caravela de armada, el Duque de 
Maqueda, que lo llevó a fu cargo, embarcado en uno de los galeo- 
nes, y el Conde de Villamor en el otro, con muchas gentes que fe 
les allegaron: tomando en el viage un cara velón de coffarios Tur- 
cos, y quitándole la prefa de vna barca cargada de vizcocho, que de 
la compañía de fus navios fe avia adelantado mas de lo que conve- 
nia, embiando a ello la caravela con hafta treinta foldados, hombres 
principales y de hecho, que a ello fe ofrecieron, y que al llegar cer- 
ca de la barca perecieron, dos Capitanes, cinco Alférez, dos Sar- 
gentos, dos foldados, y quatro particulares, demás de otros nueve 
marineros. Anegándote la caravela, y zozobrando con una recia 
mano de viento, que les cargó a la fazon, efcapando a nado, fegun 
entendí de buena relación, don Antonio de Avila, don Lorenzo 
de Olafo, don Luis de Valdivia, el Capitán luán Gutiérrez, los Alfé- 
rez, Carlos Barrara, Cerro, y Serrano; el cabo de Efquadra Pabon, 
Nicolás de Melgar, luán de Roxas, y luán Prieto de Pofada. De los 
quales el don Lorenco de Olafo, o Gaona, con otros cinco o feis fe 
allegaron a la barca del vizcocho, donde eftavan de guarda ocho, o 
nueve Turcos con armas, y cofas defenfivas: y los nueftros fin ellas, 



- 337 - 

afsi a nado, pudieron tanto que fe la entraron, reftaurandola, y to- 
mándolos a prifion. Con lo qual entraron en la Maamora, donde el 
Duque de Maqueda defde a poco que allegó, tomó a fu cargo una 
de las compañias de los tercios viejos, cuyo Capitán eftava en- 
fermo. 

Y aviendofe de embarcar en compañía del de Maqueda don 
Francifco de Irarrazaval, eftando en Cádiz le vino orden exprefa del 
Duque de Aledinafidonia para que llevaffe a fu cargo el focorro de 
la gente de guerra del Andaluzia, que ya baxava, y que lo avia de 
llevar fu hijo el Conde de Saltes, que enfermó y murió en aquella 
fazon. Y afsi obedeciéndolo aguardó, y fe entregó de las compañias 
de las ciudades de Sevilla, Xerez de la Frontera, Antequera villa de 
Lucena, y de los otros lugares y feñores, cuyo numero de foldados 
llegada a dos mil. Haziendo fu embarcación y pafage en cinco ga- 
leones, y navios, yendo por cabo de la gente de mar y tierra. Re- 
partidos eftos baxeles en el Conde de Coruña, Marques de Alcañi- 
gas, don Gongalo Faxardo, y Adelantado del rio de la Plata: toman- 
do el don Francifco para fi el quinto; repartidos y acomodados en 
ellos otra mucha gente principal y cavalleros de habito. Dándole 
orden, en llegando a la Maamora, el General don Luis Faxardo para 
que continuaffe el govierno de la gente que lleuó de focorro, crian- 
do Sergento mayor, y ayudantes; feñalandole quartel y puefto apar- 
te, donde fortificando lo que le tocó, hizo en breve tiempo mui luci- 
das trincheas al modo de Flandes, con grande utilidad. 

Encaminandofe defpues la demás gente en galeras, y otros baxe- 
les, fegun fe otrecian la ocafion y el pafage, facilitándole, y ayudan- 
do mucho en el Almirante don luán Faxardo. Viniendo con efto a fe 
hallar el puerto de la Maamora no folamente bien focorrido, pero tan 
ahogado y embarazado, que apenas cabían en el, y en lo baxo de la 
playa a fu amparo, donde fe acomodovan algunos. Moftrandofe que 
quando conviene, de coxos nueftros focorros, según fe nos reputan, 
vienen a fer mas que por la pofta. Llegandofe a vezes a padecer, 
demás de la incomodidad, grande falta de baftimentos, y de regalo 
para los en el acoftumbrados: mas no por effo ninguno fe efcufaua 
de acudir al trabajo de la fortificación, grandemente animándote to- 



- 338 — 

dos los ganadores, y los foldados, viendo fer ayudados de tanta gen- 
te principal y titulados con un tan gran feñor de Efpaña como el Ex- 
celentísimo Duque de Maqueda, que igualmente echava mano del 
pico, del agadón, y de la efpuerta. 

Pero al fin la junta de tanta gente, fu defavio en tierra afsi tan ca- 
lurofa, malos baftimentos. Atún de retorno, que de fuyo es de poca 
falud, y bacallao dañado, vino corrompido y eftragado de los reven- 
dedores, y de tantas manos como por las que paffa hafta allí; frutas 
mal fazonadas y podridas, llevadas defde Efpaña por varios vivan- 
deros, que tardauan en el pafage; la mucha agua que fobre todo fe 
bevia tan delgada y cruda como la de aquel rio, y fus esfpefas ne- 
blinas, la gente comenco a enfermar con hinchazón y dolores de 
vientre, de que algunos morian. Por lo qual convino dar luego avi- 
fo en Efpaña para que fe embiaffe provifion de baftimentos, y fe 
mandaffe ceffar el focorro, y aun acortar del que avia ido. 

Y como todos eftaban con tanta voluntad de hazer algún buen 
empleo con los Moros, y de no eftar alli tan acorralados (aunque 
por entonces era lo que mas importava) acordó el General de falir a 
la campaña por les coger algún ganado de un aduar, reconocido en 
el terreno de hazia Alarache. Aduar es vna manera de población de 
aquellos Alárabes, que fon los antiguos y originarios naturales de la 
tierra, en el qual traen fus mugeres, hijos, y familias que acomodan 
en chogas, o tiendas, trayendo alli las crias de fus cavallos y gana- 
dos, paffando fácilmente eftos movibles lugares de una parte a otra, 
mayormente quando reconocen algún cercano peligro, importándo- 
les tanto el eftar en lo llano, como en lo alto y montuofo, por la cof- 
tumbre que dello tienen, por ventura viviendo afsi mas fanos, y mas 
a lo antiguo y natural, y a lo menos mas quitados del grave pefo y 
cuidado de tantos regalos, blanduras, gafto y ornato de veftidos, 
como con el que vivimos. Para la qual falida fe embarcaron los 
nueftros en las galeras, en barcos luengos, y otros pequeños baxe- 
les, fubiendo cofa de dos leguas por el rio arriba. Y porque aviendo 
defembarcado, fe defcubrieron algunos Moros de a pie y a cavallo, 
el General por lo que fu Mageftad le avia efcrito, de oficio, que fe 
valieffe de perfona del ya nombrado don Francifco de Andia Irarra- 



- 339 - 

zaval, conforme a fus partes y fervicios, llamándole a losconfejosy 
cofas que fe ofrecieffen, mandó y dio orden a toda la gente para que 
como a fu perfona obedecieffe a la del dicho don Francifco, a quien 
dio el cargo de fu manejo, lo qual cumpliendo, fe apodero de dos 
efquadrones, que dellos fe hizieron, pudiendo a penas ponerlos en 
orden, porque como avia entre ellos tantos feñores, cavalleros, y 
Capitanes, cada qual quería eftar en la primera hilera: y afsi para 
mejor ordernarlos con prefteza y fujecion militar, que en tales cafos 
es lo que mas vaie, le ayudaron a ordenarlos don Sancho de Mon- 
rroy, y don Diego de Yera. Pero aviendo calado algo la tierra a 
dentro, y no fe hallando ningún aduar, bolvíeronfe al fuerte. Del 
qual defde a poco fe hizo otra falida con hafta dos mil efectivos 
hombres, que repartidos por el Maeftre de Campo general don Ge- 
rónimo Aguftin en dos efquadrones, tomo el uno para fi, y el otro 
don Francifco de Andia Irarracaval, faliendo antes del amanecer, 
como una hora, por caminar mas, con el frefcor, y porque de noche 
ef coftumbre de aquellos Berberifcos retirarfe y eftarfe quedos hafta 
que con el dia falen y fe mueftran impetuofamente. Marchando los 
nueftros cubiertos por al coftado izquierdo de la ribera del rio, y lle- 
gando al fitio de unos arruinados edificios ya falido el fol, diftantes 
del fuerte como dos leguas, y quando a la mifma fazon el General 
don Luis Faxardo, el Duque de Maqueda, y otros cavalleros, que 
por el rio avian ido en barcos luengos. De los quales arruinados edi- 
ficios fe dize entre aquellos Africanos, y es boz entre otros ancianos 
marineros, y praticos de aquella cofta, fer aquel el fitio donde los del 
armada del Rey don Manuel formaron fu fuerte, y fabricavan lo que 
avia de fer población, aunque fus hiftorias dizen, aver fido fobre la 
boca del puerto, como ya fe ha mostrado: callando y encubriendo 
efto por dar mejor falida y color al grande yerro de averfe entrado 
tanto la tierra adentro, para que mas a plazer los combatieran alia 
los Moros, y por las efpaldas los tuvieran tomada y feñoreada la en- 
trada en el puerto y fubida por el rio, con que fe les caufo tan prefta 
y tan grande ruina. En lo qual refiero, aquello que he oydo a gran- 
des foldados, hombres praticos y curiofos, que con cuidado lo inqui- 
rieron. Y fi bien es verdad que efte fueffe aquel fitio, no fe porque 



- 340 - 

caufa le llaman del Infante don Manuel, y no del Rey don Manuel, 
como lo era: a lo qual no davan falida: fi ya no le viene por otro 
acontecimiento, o que fean aquellas mueftras de edificios los de la 
villa y población de la Maamora. Donde al fin allegados los nueftros 
el Maeftre de Campo don Gerónimo Aguftin con fu efquadron fe en- 
tro por lo efpefo del bofque, reconociéndole, fin aver hallado mas 
aduar que el de unos mui extraordinarios y antiguos fepulchros: y 
con el otro efquadron de don Francifco de Andia Irarragaval, en que 
ivan el General y Duque de Maqueda, fe fue reconociendo la cam- 
paña y alda del bofque a tiempo que fe defcubrieron golpe de Mo- 
ros, contra los quales el don Francifco sacó una manga de arcabu- 
zeros, con el Capitán Villanueva, que andando efcaramu^ando quifo 
cerrar con ellos, mas retiraronfele, huyendo con tanta prieffa, que 
los de acavallo por no perder fus peones fe los llevavan afidos de 
las colas de los cavallos, en que ya eftavan acoftumbrados, como 
hombres recios, alentados y curtidos por aquellos campos: aviendo- 
fe recebido de daño hafta de tres a quatro hombres que hirieron y 
mataron con azagayas, por andar defmandados a la vellota, de que 
todos cogieron fu parte, por fer tan grueffas, extraordinarias, y fa- 
brofas, no aviendo podido tomar lengua de los Moros por mucho 
que lo defeava el General, para lo qual y para otros buenos efetos, 
que fe huvieran feguido fe imputo a grande defcuido no aver llevado 
algunos pocos cavallos. La qual voluntad alcanzada a entender de un 
aftuto moro, fe apareció un dia cerca del fuerte con vanderilla blan- 
ca de paz, diziendo venir de la ciudad de Zale, y tiendo llamado fue 
recebido del General don Luis Faxardo, y del Duque de Maqueda, 
holgando con unas pocas de velloras y dátiles que les dio, y con de- 
zir venia de parte de aquella ciudad a pedir Ifeguridad, y feñalado 
puefto, donde traxeffen a vender baftimentos, y otras cofas. A lo 
qual dándole crédito, dineros, y de comer, refpondio el General 
agradecidamente, y le dio una carta para que alia fe la dieffe. Mas 
prefto fe defcubrio aver venido no para aquel propofito, fino para 
efpia, pues yendo nueftra gente a faxina, por el camino que el Moro 
avia traído, uno de los toldados fe halló la carta medio foterrada en 
el fuelo entre una abertura. Lo qual no aviendo bien prevenido el 



- 341 - 

Moro, fegunda vez bolvio a querer engañar y coger nuevo dinero: 
mas echándole mano, y encargandofele al Auditor del armada y del 
exercito, para que le dieffe tormento, dixo en el algunas cofas que 
fe defeavan faber. Y embiandole afsi prefo al galeón la Margarita de 
Efpaña, furto en el rio, con grillos de fierro a los pies, faüendo de 
noche fobre la cubierta del baxel, moftrando tener alguna necefsi- 
dad natural y ordinaria, fe los quitó, y dexándolos allí fe arrojo al 
agua, fin que nunca mas parecieffe, aunque fue bufcado: cofa que 
dio en que entender y caufó admiración. 

Entendido por ei Rey nueftro feñor lo que en la Maamora paffa- 
va, y defengañado de que no fe hazia en la África el grande movi- 
miento y junta de exercito que fe avia dicho por eftar Mulei Cídan 
divertido, y aun apretado, en otros fuceffos y cafos que le ofrecían 
con el Morabito y fu hijo, embio primera orden para que ceffando 
el focorro fe volvieffen a fus cafas los que marchavan para Cádiz, y 
los que ya eftavan en el: y al fitio de la Maamora para que falieffen 
del los aventureros, pues ya con la feguridad que tendría, no ferian 
menefter. Y afsi defde luego, y en ofreciendofe embarcación la co- 
mencaron a hazer para Efpaña, facando, o viniendofe, los que mas 
necefsidad lo tenian. Crecidos aquellos reparos y fortificación con 
admiración de los de las eftrangeras naciones, que aunque en común 
nos tienen por hombres de grande trabajo, mucho mas viendo el que 
alli fe tenia con tanta afsiftencia y a todas horas. Tanto es lo que 
vale y lo que obra, lo que afsi fe haze con amor, y con tal fide- 
lidad. 



342 — 



Capitulo VII. Buelta a Efpaña de la gente del focorro que 
avia ido al puerto de la Maamora, con la del General 
don Luis Faxardo. Algunas otras facciones. Y el eftado 
en que la dexó. 



Entró el Invierno con tanto rigor de temporales y aguazeros, que 
por muchos dias no fe pudo hazer navegación defde Efpaña a la 
Maamora, ni della falir el mayor golpe de los aventureros del foco- 
rro, aunque avia fegunda orden de fu Mageftad: y afsi fe aguardava 
tiempo hecho, por fer tan mala y variable aquella barra y fus peli- 
grofos bancos de arena, de cuya caufa fe avia vifto fuceder en ella 
extraordinarias y laítimofas perdidas de baxeles, defgracias de gente 
aporreada y ahogada, como le fucedio al ayudante de Sergento ma- 
yor, llamado Cavarcos, con otras diez y nueve perfonas, que fe aho- 
garon acabados de llegar alli defde Cádiz, el Cavarcos por fe apar- 
tar de cierta pendencia que pocos dias atrás avia tenido en aquella 
ciudad con otro Capitán. Cafi aviendo muerto con tal defgracia el 
animofo y valiente don Pedro de Buftamante, que defta Corte iva al 
focorro, quando paffó lo de la barca del vizcocho. Tales fon las 
fuertes de algunos hombres que quitandofe de unos peligros les fu- 
cede caer en otros mayores. Y en otro dia fe vio que el galeón San 
Francifco, uno de los de la efquadra de Dun Kerque (eftando a vifta 
del litio y del puerto) le acometieron dos navios de coffarios Turcos 
bien armados, el uno grueffo y de fuerga, haziendo por fe abordar 
con el. Por lo qual el General don Luis Faxardo mandó que le fa- 
lieffen a focorrer una caravela pequeña, la galera San Francifco, y 
la Patrona de Portugal, donde a porfia fe fueron entrando muchos 
de los del fitio, y algunos cavalleros aventureros. Metiéndote en la 
galera Patrona don Francifco de Andia Irarragaval; el Adelantado 
del rio de la Plata; don Goncalo Faxardo; don luán ufodemar, yer- 



— 343 - 

no de don Luis Faxardo, y feñor del Alcantarilla; don Cofine, o don 
Luis, Centurión; y otras particulares períonas, a quien quando falian 
por la barra del fuerte les difpararon tres piegas de artillería para que 
fe bolvieífen, cuya feñal entendida de la galera San Francifco, y de 
la caravela bolvieron a entrarfe en el puerto, a tiempo que la Patro- 
na eftava ya fuera de la barra, y que fin aver advertido a la feña, fi- 
guiendo fu intento allegó al galeón San Francifco de noche y con 
Luna, hallándole furto, porque dexandole los coífariosfe avian alar- 
gado al mar, no queriendo combatir de noche: y llegando la galera 
cerca, hizole falva: mas porque no refpondio, no la conociendo, la 
galera fe le metió ganándole la popa para le enveftir, y lo hiziera fi 
el Capitán de mar del galeón, que era conocido, de prefto no habla- 
ra, y diera racon de como efperavan que el enemigo avia de bolver 
fobre ellos al amanecer, y que por eftar faltos de gente temian fer 
abordados: y afsi por remediarlo don Francifco de Andia dio orden 
al Capitán luán Goncalez, que con fu compañía fe quedaffe en el 
navio, y con el fe entraron voluntariamente el hijo del Marques de 
Eftepa, el Adelantado del rio de la Plata con dos Alférez, fus cama- 
radas, el feñor de la Alcantarilla, y don Gonzalo Faxardo, afsiftien- 
do el al govierno de la gente que quedava en la Patrona, fin poder 
entrar aquella noche por la barra, paitándola con tal alteración del 
tiempo y mareta que fe vio apique de perder, hafta la mañana, que 
aunque el Capitán della y otras perfonas hazian inftancia para arri- 
bar a Efpaña, no lo confintiendo, les obligó a entrar la barra, aco- 
metiéndola, aunque eftava tan brava, que un golpe de mar le llevó 
los remos de una vanda, entrando a grande peligro, fin que el ga- 
león San Francifco fe atrevieffe a entrar en el puerto, retirándote al 
mar, donde anduvo perdido, fin ancoras, ni tener que comer, hafta 
que de allí a ocho, o nueve dias arribaron a Cádiz, y a la Maamora 
aporto el galeón Santiago que de alli auia falido con los demás ba- 
xeles de los baftimentos, en el qual fe bolvio a Efpaña el Duque de 
Maqueda, faliendo de la barra con una galera y buen tiempo, que 
prefto fe troco, y fe embraveció el mar de tal manera, que faliendo 
don Francifco de Andia embarcado en el galeón la Margarita de Ef- 
paña, que ajorro le facava por la barra una galera, dio en un ban- 



- 344 - 

con, a pique de perderte fin poder fer focorridos, efcapando como 
por milagro, echándole la fuerga de los golpes del mar fuera del 
banco, eftando ya el galeón fin govierno y perdido. Paffado el nau- 
fragio el Duque de Maqueda le embio a dezir, que fe embarcaffe en 
fu galeón, de que fe efcufó, no moftrando temor por lo paffado; mas 
el Duque fegunda vez embio un Capitán para que no obedeciendo 
le llevaífe prefo. Y afsi de alli a fegundo dia llegaron a Cádiz por los 
vltimos del mes de Noviembre; de adonde fe bolvieron a la Corte, 
hallando agradecimiento de fu viage y fervicio, como ya fu Magef- 
tad lo avia manifestado, quando caminavan al focorro, con un co- 
rreo, defpachado por el Secretario Bartolomé de Anaya con tres ce- 
dulas, una para el Duque de Maqueda y fu tropa. Para el Conde de 
Villamor y la fuya la otra: y la tercera para don Francifco de Andia, 
mui favorecidas y llenas de merced. 

Y como los enfermos avian fido tantos, abueltas de los del foco- 
rro fe embiaron a Efpaña muchos: pudiéndote temer dellos una gran- 
de ruina, fi algo mas tardaran en falir, por la grande necefsidad de 
baftimentos que fe llegó a padecer. Moftrandofe con evidencia, que 
a efte puerto y al de Alarache es neffesario, y aun forzoso, que fe 
les de, provea, y embie en el Verano lo que han menefter, y han de 
gaftar en el Invierno, pues en el (como fe ha dicho) con grande difi- 
cultad, o impofsible, fe ha de hallar entrada en fus bairas, con el im- 
pedimento de la mucha corriente de fus rios, braveza, y peligro de 
aquellas cofias, y ordinarios vendavales, con travefias de otros vien- 
tos rezios. 

Defpues de ya bueltos a Efpaña los del focorro, aviendo queda- 
do en el fitio los que parecieron baftantes, fe hizieron en tierra algu- 
nas otras falidas, por el Maeftre de Campo don Gerónimo Aguftin. 
Vna, y la primera, como a los tres, o quatro dias del mes de Diziem- 
bre, con hafta mil tiradores, para dar en unos aduares a la parte de 
Alarache, reconocidos por dos Portugefes que fabian la tierra. Mas 
parece que aviendo los nueftros navegado el rio y defembarcado en 
parte fola, el Maeftre de Campo, a la deshilada y con diligencia, los 
llevó por la tierra hafta los encubrir enfuña grande hoya, para efpe- 
rar el avifo de los defcubridores, con los quales caminando ya de no- 



— 345 — 

che en buena orden y con todo filencio, anduvieron canfandofe de 
quebrada en quebrada, y de cerro en cerro por mas efpacio que tres 
leguas, perdiendofe de tino los efpias, hafta que ya cerca del dia el 
Maeftre de Campo oyó el canto de algunos gallos, y fubiendofe ro- 
bre lo mas alto de un otero, allí cercano, defcubriendofe en un efpa- 
ciofo llano varias juntas de aduares, baxaron para ellos, dando de 
rebato fobre dos, o tres los primeros, de que fe tomó algún ganado, 
porque todos los demás fe levantaron con grande prefteza caminan- 
do por aquellos llanos recogidos de fu cavalleria; pareciendo teme- 
ridad el feguirlos, ni el hazer mas fuerte, teniéndola por buena el bol- 
verfe como fe bolvieron al fitio con aquel poco ganado. 

Fue otra falida a los onze del mefmo mes, con otros mil hombres 
para hazer faxina en el bofque, coger vellota, y cortar algunos plan- 
tones de los arboles alcornocales que las llevan, para los plantar 
acerca del fitio y provar fi prendían alli. Llevando aquella esforcada 
gente, con la mefma orden que la falida paffada y aun mucho mas, 
por ir a mayor riefgo de embofcadas, haziendo dellos, como enton- 
ces, dos efquadrones, o mangas rodeadas y ceñidas de los Capita- 
nes, oficiales, y toldados praticos, para que ninguno faliefíe un pun- 
to del orden que fe les dieffe al tiempo del menefter, como lo fue, 
pues aviendo entrado en el bofque, poco mas que un quarto de legua 
impenfadamente, con furor, y en buen orden, fueron acometidos de 
dos alas de Moros de acavallo y de algunos peones dellos y de mo- 
rifcos Granadinos, picándoles ya en una parte, ya en otra, cogiendo 
a los nueftros en medio: de lo qual con mucho tiempo fe fue faliendo 
el Maeftre de Campo, dándoles a tiempo mui acertadas cargas de la 
arcabuzeria; recorriendo todo fu efquadron, animándolos, y confer- 
vando que no fe defmandaffen, porfer lo que mas importa va contra 
los de a cavallo, y como lo andava el folo entre todos, fin duda que 
a muchos refervó de peligro, por lo que fe ocupavan los enemigos 
en tirarle armas ofenfivas, de que parece fe efcapó por buena fuerte 
y gran ventura, mayormente no trayendo mas armas que ei veftido 
ordinario, retirandofe con mucho tiento y orden: dando tal vez una 
acertada carga a los que por un lado le pretendían romper el efqua- 
dron, que entre los que derribaron acertó a fer uno a quien moftra- 



- 346 - 

van tener mucho refpeto, al qual afsi mal herido al fin le cogieron los 
nueftros, de que ellos moftravan grande dolor, levando trifte algazara: 
y fegun mas fe pudo reconocer ferian todos hafta fetecientos hom- 
bres, profiguiendofe con effo la retirada, defendiendofe, y haziendoles 
roftro quando fe hallava fitio apropofito, con que al fin falieron del 
peligro del bofque a lo llano, donde el Maeftre de Campo temió, que 
fi fueran mas praticos, en lo rafo le cogieran en medio, poniéndole 
en mayor riefgo y peligro. Y alli a la deshilada le allegaron del fuer- 
te algunas mangas de arcabuzeros, embiados por el ruido que fe avia 
oydo, y porque también fe les dio avifo de lo que paffava. Con lo 
qual fin perdida y con toda buena reputación los enemigos le dexa- 
ron, e hizo fu honrofa retirada, que es lo mas que en la guerra puede 
hazer un buen foldado y Capitán, contra enemigo fuperior y gente 
de a cavallo, no la teniendo el. El daño que recibieron los Moros no 
fe pudo conocer por la prefteza que tenían en recoger al herido, y 
retirar al muerto. El de los nueftros fue hasta íefenta heridos, y muer- 
tos mui pocos. Teniendofe a defgracia de que en allegando al fuerte 
fe murió luego aquel valiente y gallardo Moro que de los nueftros 
avia fido herido y derribado, el qual en fu afpefto parecía no tener 
quarenta años, de buen roftro, algo bermejo, gentil hombre, y de 
buena gracia, resfriandofele las heridas, fin averie podido curar, pre- 
fentandole el Maeftre de Campo al General el cavallo, el adarga (que 
era mui buena) y el eftandarte que traia. 

Y cafi por eftos mefmos dias el galeón San Bartolomé de los de 
la efquadra de Dun Kerque navegando de la Maamora a Cádiz, ya 
cerca de fus coftas, fue acometido de tres fuertes navios de coffarios, 
de los cuales defendiendofe hizo prefa del uno, que tenia entre otros 
algunos Turcos: y fue de imporiancia, tomándole quando ellos te- 
mían fer prefos, por la mucha ventaja que les tenían, mas parece que 
los coffarios no porfiaron mucho en quererle rendir, defpues que vie- 
ron fu buena defenfa, por traer grande falta de pólvora y municio- 
nes, y juzgar que pues les hazia tanto roftro efperava focorro de 
otros galeones, que eftarian cerca, y afsi le dexaron con la prefa. 

Y aunque en el aver ganado efte puerto de la Maamora en los 
demás afaltos y facciones militares que alli paffaron, y en los naofra- 



- 347 - 

gios y perdidas fobre fu barra no murieron arriba de dozientas y cin- 
cuenta perfonas, fueron mas de dos mil la que fe arrebató la enfer- 
medad, mas por falta de cura y de regalo, en ella y en fus convale- 
cencias, que por el accidente principal, que al fin como era gente 
moga esforcavanfe quanto podían, pero la falta de limpieza y de rega- 
lo prefto los llevava a la fepoltura, muriendo la mayor parte dellos 
en Cádiz, donde los traían defde el fuerte, en Qibraltar, y otras par- 
tes, cuyas calles y campos andavan llenos defta miferable gente, vif- 
tos en la propia eftatua, de la mala ventura, y horrible muerte, fin que 
los vezinos fe pudieffen valer con tantos, dexados en tal eftado fin 
paga, o focorro, como fi no huvieran fido tan útiles en la jornada: 
que afsi fucede donde corre la guerra, y tales fon fus calamidades y 
fieros defpojos. Y al fin tales fueron los riefgos y trabajos que fe paf- 
faron en el defpojar de aquefte puerto y fu feria, a enemigos tan per- 
judiciales, en quitar del a otros fus vivas pretenfiones, en ganarfelo 
a los Moros, fortificarlo y afegurarlo en fu terreno. No fe aviendo 
confeguido todo tan francamente y a manos enjutas, como les ha pa- 
recido, a los que cenfuran mui de aparte, en falvo, y en los corrillos 
de fus converfables juntas. 

Y porque de tales enfermedades (de que en algo pocos fe efcapa- 
paron en el fitio) apretadamente le tocó fu parte al General don Luis 
Faxardo, embio a pedir licencia a fu Mageftad para fe bolver a Efpa- 
ña, pues ya el fuerte parecía eftar en baftante refiftencia, aun para 
quando de propofito fueran fitiados, efpecialmente para en el eftado 
que entonces tenian las cofas de aquellos reinos de África. Y tenien- 
do ya la licencia, previniendo todas las cofas de fu pafage, y dando 
orden en las que avian de quedar, falio de aquel puerto de la Maa- 
mora dos dias antes de la Pafcua de Navidad, con todos los baxeles 
que eran de armada, y los de la prefa, perdiendofe al falir de la ba- 
rra el buco, o caxco de la galera San Francifco, una de las de Efpa- 
ña, y otro navichuelo, con rezia marera y viento Levante que le car- 
gó, cayendo otro barco luengo, grande, nuevo, y mui bueno, de cu- 
bierta en manos de enemigos, que con el y fu gente calaron el eftre- 
cho hacia Argel, en el qual ivan algunos miniftros del armada, y 
como con aquella que falio el General el viento Levante le hizo de- 



- 348 - 

caer de la navegación hacia el cabo de San Vicente, tardo en allegar 
a Cádiz hafta el vltimo dia de aquella Pafcua. 

El Capitán Criftoval Lechuga que en efta jornada y emprefa, 
como tan grande y antiguo toldado, y en todas fus ocafiones fue de 
los primeros, de los de mas cuenta y confejo, quedó por Governa- 
dor en aquel fitio por orden de fu Magefiad, que defde a poco le 
hizo merced del titulo de Maeftre de Campo. Dexandole el General 
don Luis Faxardo dos mil y quinientos toldados de prefidio en el 
fuerte y en el fortezuelo, que primero fe les ganó a los piratas de la 
otra parte del rio, para en el inter que las trincheas y demás fortifica- 
ción fe acaba, como quede inexpugnable: pues en eftandolo, el pre- 
fidio fe moderara en los que baftaren para fu defenfa, fiendo lo de- 
mar cofta excefsiva, por fer efte fitio de los que no efcufan el prefi- 
dio, como puerta y entrada tan importante para la África, fu 
ojo, y fu puerto tan principal del eftrecho a fuera: en el 
qual afsi mefmo quedaron cincuenta piezas de 
artillería de bronce, grueffas, y de todos 
calivos, con fus caxas, ruedas y 
munición. 



LAVS DEO 



En Madrid, 
Impreffo en cafa de Miguel Serrano de Vargas, año de 1615. 



ÍNDICE 



TOMO I 

Páginas. 

Dedicatoria v 

Prólogo vn 

Memorial al reino de Castilla ivnto en Cortes 1 

Manifiesto al reyno de Caftilla junto en Cortes, en que fe mueftra la jus- 
ticia con que la Ciudad de Ceuta defmembrada por leal de la Corona 

Portuguefa, pretende naturaleza en los Rey nos de Caftilla 9 

Copia de carta, escrita por un Capitán del Prefidío de la Ciudad de Zeu- 
ta, á un Correfpondiente fuyo defta Corte, dándole cuenta de diferen- 
tes fuceffos que le han acaecido al Excelentifsimo feñor Marqués de 
Trocifal, Governador de aquella Placa, con los Moros de Tetuan, y 

Angar, defde el dia 14 de Setiembre deste año de 1673 21 

Mvy noble y fiempre leal Civdad Cevta 25 

Verdadera, y nueva relación de la feliz Vitoria que han tenido las Cató- 
licas Armas de fu Mageftad Don Carlos Segundo nueftro feñor, que 
Dios guarde, contra las de Hali Muley Cid, Moro, gouernadas por el 
Excelentifsimo feñor Conde, Marques de Trucifal, en la Ciudad de 
Ceuta. Dafe cuenta de la mortandad que en los Moros hizieron, y de 
los pertrechos, y municiones que fe le quitaron a poder de Armas, re- 
mitida de la mifma Ciudad de Ceuta á vn feñor defta Corte en diez y 

feis de lunio de mil y feifcientos y fetenta y quatro 31 

Relación de ¡a feliz victoria que han confeguido las Armas de el Rey 
nuestro Señor en la Plaza de Zeuta, contra los Moros fitiadores, el dia 

18. de Mayo del año 1703 35 

Relación de los felices fucefsos, que el dia 15 de Noviembre de 1720, lo- 
graron las Armas de fu Mageftad, en el ataque de las Trincheras y 
Fuertes, con que los Moros tenian fitiada á la Plaza de Zeuta, y en la 
Batalla que fuccefsivamente fe les dio en su Campo, detrás de ellas. . 39 
Papel, que remite el Marqvés de Pozo blanco á vn Sugeto de graduación, 
favorecedor, y Amigo fuyo, que en refpuesta de la carta, que le efcri- 
bió, retirándose del Campo de Gibraltar, le aconfejó procuraffe la fa- 
lud, y poner en fu lugar la razón, hallándote bien informado de los en- 
redos, y chifmes, que ha producido fiempre la Plaza de Zeuta 43 



— 350 — 

Páginas. 

Relation de la leve e du fameux siége de Ceuta par les Maures en Affri- 
que, qui a duré prés de 32 ans, dont on attribue la levée á la mort de 
Mulem Ifmael, Roy de Maroc, ágé de 90 ans, qui a laifso pri;s de 200 
Fils, reconnus & prétendants tous á la Couronne 133 

Nveva relación, en vn cvriofo romance, en que dá quenta, y declara la 
Victoriofa refriega, que configuieron las Armas de nueftro Catholico 
Monarcha Don Phelipe Quinto (que Dios guarde) el dia 17. de Octu- 
bre, contra la Secta Mahometana, que tenían puefto fitio á la Plaza de 
Zeuta; y del deftrozo que hicieron, dando muerte á cinco mil Moros, 
haviendofe huido el Baxá en camifa, y de los peltrechos de guerra que 
le cogieron, y entre ellos la Vandera General. Con lo demás que verá 
el curioso Lector 137 

Queriendo decir algo en elogio de los que concurrieron á la ungular ac- 
ción de incendiar las Galeotas de Tetuán, en la orilla del Rio de efte 
nombre, explicó su veneración al Excelentísimo Señor D. Diego Ma- 
ría Offorio, Gobernador de la Plaza de Zeuta, y su afecto a los Vence- 
dores, un Poeta vergonzante 145 

Trivmpos diarios, crventos, sacros, y bélicos, en los dias de los tormen- 
tos, y martyríos de siete seraphicos machabeos, reflectados en los aca- 
tos militares que en los mifmos Sagrados dias acaecieron en efta Pla- 
za de Zeuta, y con efpecialidad en la Salida del dia diez y fíete de Oc- 
tubre defte prefente año de 1732. Ordenada y mandada por el feñor 
Don Antonio Manfo Maldonado, Marifcal de Campo, Governador, que 
fué, del Reyno de Santa Fé, y al prefente lo es defta Plaza de Zeuta, 
para deshalojar de fu vecino Campo al infiel Bárbaro Sarraceno. Dedi- 
cada al illustrissimo señor Doctor Don Andrés Mayoral, Cathedratico 
de Artes, y Colegial, que fué, en el Mayor de San Ildephonso, Univer- 
fidad de Alcalá; Canónigo Penitenciario de la Santa Iglefia de León, 
Magiftral de la Santa Metropolitana, y Patriarchal de Sevilla; á el pre- 
fente Dignifsimo Obispo de Zeuta, Vicario General de las Tropas de 
fu Guarnición del Confejo de fu Mageftad, por Fray Chistoval de San 
Jofeph Gallo, hijo de la Santa Provincia de San Diego de Francifcos 
Defcalzos; Guardian, que ha fido de la Ciudad de Medina Sidonia, de 
Cañete la Real, y de Sevilla; Predicador General, Efcriptor predica- 
ble, y Examinador Synodal del Obifpado de Zeuta 153 

Zevta Infiel, y Sarracena, Tyrana, Inconftante, y Vencida, vertiendo fan- 
gre de fíete Martyres Exclarecidos, en los dias primero, nono, y de- 
zimo de Octubre del año de 1227.— Zeuta christiana, y religiosa, fiem- 
pre invencible, y nunca mas victoriofa, que quando de tus Inclytos 
Patronos S. Daniel, S. Donvlo, S. León, S. Samvel, S. Angelo, S. Ni- 
colás, y S. Hvgolino, celebras fus exclarecidos Triumphos, y expla- 
nados prodigios, en los mifmos dias de fus tormentos y martyrios, 
primero, nono, y dezimo, y con efpecialidad, en el 17. octavo dia 



- 351 - 

Páginas. 

de los Martyres Invictos, donde vindicó el Cielo lo gloriofo de fus 
Tropheos 181 

Reglamento-inftrucción, que manda S. M. se obferve por la Junta de 
Reales Obras de r-ortificacion, eftablecida en la Plaza de Ceuta, en la 
adminiftracion, y diftribucion de los efectos de las Rentas del Tabaco, 
Aguardiente, Alhondiga, Sal, Almadrava (fiempre que convenga ar- 
marla), y los ocho mii pefos con que, además de eftos productos, 
dotó S. M. los mifmos gaftos, á que fe aplican de otros dos mil, que 
para los de Maeftranzas consignó, lo liquido que defpues de fatisfe- 
chas las obligaciones con que fe penfionen, refulte efectivo, y demás 
Arbitrios, que cedan á beneficio de fu Real Erario, con igual deftino, 
para evitar viciofos difpendios de las Reales Obras en lo fucefsivo, y 
lograr el mayor progrefso de ellas 215 

Refumen de las lúgubres exprefsiones, y exequias funerales, que a la glo- 
rióla memoria de el inclyto invictifsimo Emperador de las Indias, Don 
Phelipe de Borbon V, Rey de Efpaña, acordó el Excmo. Señor Don Jo- 
feph de Orcafitas, Caballero de el Orden de Alcántara, Teniente Gene- 
ral de los Reales Exercitos de S. M., Gobernador Político y Militar de 
Zeuta, y Comandante General de fu Tropa, difpufo el limo, y Reve- 
rendifsimo Sr. Dr. D. Martin de Barcia, dignifsimo Obifpo de dicha 
Plaza, de el Confejo de S. M., Prelado Domeftico perpetuo de fu Bea- 
titud, Afsiftente al Sacro Solio Pontificio, Vicario General de la Guar- 
nición, Protector y Director de los Reales Hofpitales de ella, confagró 
la Fidelifsima M. N. y M. L. Ciudad de Zeuta, con afsistencia de las 
dos Cabezas Eclefiaftica, y Secular, el Reverendo Cabildo, Clero, Co- 
munidades Religiofas, Nobleza, y Guarnición de la Plaza en la Santa 
Igletia Cathedral. Defcribelas, y las dá a la eftampa Don Juan Antonio 
Carrafcal Velli, Doctor en Sagrada Theologia, Opofitor en los Concur- 
fos de Palencia, Examinador Synodal de efte Obifpado de Zeuta. y en 
el Secretario de Cámara de fu Illuftrifsima 233 

Introducción y exacta narrativa de las exequias con que funeró 
Zeuta a la Mageftad de fu Soberano Don Phelipe Quinto, Rey de 
Efpaña 247 

Oración fúnebre, que en las celebres exequias celebradas en la Santa 
Iglefia Catedral de Zeuta, dixo el Doctor Don Pedro de Taboada y 
Mendoza, Hijo de la Patria, de el Gremio de Theologos de la Vniver- 
fidad de Sevilla, Vifitador General de el Obifpado de Siguenza, y Exa- 
minador Synodal en el de Zeuta 279 

Circular sobre los peligros que amenazan a Ceuta 305 

A la benemérita guarnición de Ceuta y su M. nacional 307 

Relación en la que Don Ivan Rejón de Silva Sotomayor, Comendador de 
Villarruvia, de la Orden de Calatraua, obró en la ciudad y tuerca de 
Melílla en el tiempo que la eftuuo guuernando y vifitando por orden 



- 352 - 

Páginas. 

de su Mageftad, en beneficio y aumento de la Real hacienda, y otros 
particulares tocantes a su buen gouierno 315 

Pleito entre el Dr. Gabriel Enriquez y Pedro de Heredia fobre ciertos ca- 
pítulos que en la vifita hizo el Contador Domingo Medina 323 

Señalada victoria, que por Mar, y Tierra configuió la Guarnición de 
Melilla, contra los Moros, en los dias 24. y 25. de Mayo defte año 
de 1703 325 

Noticias extraordinarias del Levantamiento del Affedio puefto por los 
Moros á la Plaza de Melilla, cuyas particutaridades fe aguardan con 
primera ocafion, y del vltimo confiderable focorro introducido en la 
Plaza de Alarache, por difpoficion, y orden del Excelentifsimo Señor 
Conde de Agvilar, Capitán General de la Armada del Mar Océano, y 
Cofias de Andalucía, lo qual executó el General D. Nicolás de Grego- 
rio, con otros auifos retardados de los temporales, afta efta vltima 
ocafin, los quales conducen á la calificación defta incomparable defen- 
fa, y del afán que ha puefto, y pone fu Excelencia en alentarla, y man- 
tenerla 329 



TOMO 11 



Aqui fe contienen quatro nueuos acantefcimientos. El primero/la perdi- 
ción y fin de vn muy valerofo Turco con fefenta nauios de remo en 
Malta la vieja. El fegundo/Ia venida y converfion de Cidemuca Alcayde 
de Alarache y de Alcacarquiuír. Los otros dos Efpirituales/y exempla- 
res/todos nueuamente acontecidos/y contadas fus hyftorias en llano 
verfo/por Gafpar de la Cintera: priuado de la vifta/natural de Ubeda y 
vezino de Granada. Y vn chriftiano villancico/por el qual el auctor aui- 
fa á los fieles/que fe guarden/ porque andan fo piel de Corderos fem- 
brados en Efpaña Luteranos 1 

Relación de las guerras de África, y muerte del Rey Muley Xeque, que 
eftuuo en Efpaña 15 

Relación verdadera de dos Vitorias que el Gouernador de Larache tuuo 
con poco mas de quatrocientos Soldados, contra más de dos mil Mo- 
ros, y de como les faqueó algunos aduares, cautiuando muchos Moros, 
truxo juntamente muchas cabecas de ganado, con otros defpojos 21 

Relación verdadera de la vna Vitoria que nueftro Señor fue feruido dar 
a don Fernando Mafcareñez Gouernador, y Capitán general de Tán- 
ger, que alcanco del Morabito Laez, corriendo el Campo con todo el 
poder que oy tiene en Berbería, en diez de Enero de 1630 25 



— 353 - 

Páginas. 

Al Eccelentifsimo Señor el Marques de Velada, D. lorge de Mendoza da 
Franca, Fidalgo de la Cafa del Rey nueftro Señor, y Cauallero del Abi- 
to de Chrifto 31 

Relación verdadera del exemplar caftigo que Migvel Adrián Ruiter, Ge- 
neral de la Armada de Olanda, mandó hazer en la Bahia de Malaga a 
Amaro Diaz, Portugués de Nación, y Renegado enTetuan: el qualcon 
diferentes eftratagemas, y embuftes, ha cautiuado en las Coftas de 
Efpaña más de dos mil y quinientos Chriftianos, en diftancia de diez 
años, que ha vsado el Pyratazgo. Sucedida á diez y ocho de Setiembre 
defte Año de 1655 49 

Memorial del General de la Orden de Defcalcos de la Santifsima Trini- 
dad, Redención de Cautiuos, contra el arbitrio dado por el Capitán 
Guillermo Garret, fobre la erección de una efcuadra de feis nauios, 
que guarden las coftas que miran á Berbería, y preferuen eftos Reinos 
y fus habitadores, del cautiuerio de los Moros, conuirtiendo en el 
aprefto y fuftento defta efquadra, lo que fe gafta en redención de cau- 
tiuos, por medio de las Ordenes de la Trinidad, y Merced, y diuerfas 
dotaciones. ^ Pruébate con razones facadas de diuinas y humanas le- 
tras, y fentencias de Santos, y otros Autores graues, que el dicho ar- 
bitrio, no folo no es admifsibles, mas antes mui deteftable 53 

Relación verdadera, de la feliz Vitoria que han confeguido las Católicas 
Armas de fu Mageftad, que Dios guarde, en el memorable Socorro de 
la Placa de Tánger, que fe hallava tifiada de los Mahometanos. Rehe- 
rente las Operaciones que fe hizieron en dos Salidas, y fangrientas 
Refriegas que huvo los días 3. y 6. de Noviembre defte Año de 1680.. 87 

Avifo verdadero y lamentable relación, qve haze el Capitán Don Fran- 
cifco de Sandoval y Roxas, Cautivo en Fez, al Excelentifsimo tenor 
Don Pedro Antonio de Aragón, dándole quenta de las facrilegas ac- 
ciones que han obrado los pérfidos Mahometanos con las Santas Imá- 
genes, y cofas Sagradas que hallaron en la Mamora: Entrega de dicha 
Placa: Trato que hizo el Governador della con los Moros; y lo demás 
que verá el Curiofo 93 

Relación verdadera, de vn pafmofo Cafo fucediclo en la Ciudad de Fez 
el dia quince de Abril defte año de 1681. Refiérete, como aviendo man- 
dado el Rey de Fez echar á los Leones á vn Mancebo Chriftiano, le 
libró Dios defte peligro; y defpues hizo echar á las mifmas Fieras tres 
Santones de los tuyos, y los hizieron al inftante pedacos: Con otras 
particularidades que verá el Curiofo 99 

Relación primera verdadera, en qve se da cuenta de los singvlares fu- 
ceffos, que han tenido los muy Reverendos Padres Redemptores, del 
Orden de Defcalcos de la Santifsima Trinidad, Redempciou de Cauti- 
vos Chriftianos, en la Redempcion que han hecho en el Reino de Fez. 
efte año de 1682. en cumplimiento de fu celeftial Inftituto. Refierenfc 

23 



- 354 — 

Páginas. 

las Imágenes de Chrifto, de fu Santifsima Madre, y de otros Santos, 
que han facado del poder de los Barbaros; las afrentas, é injurias que 
con ellas obraron; dafe principio á referir los trabajos que los Padres 
Redemptores han padecido en efta Redempcion 103 

Segunda relación verdadera, en qve fe prohguen los hngulares casos, 
que han fucedido en la Redempcion que han hecho efte prefente año 
de 1682. los muy Reverendos Padres Redemptores de la Sagrada, y 
Efclarecida Orden de Deícalcos de la Santifsima Trinidad, Redemp- 
cion de Cautivos, en cumplimiento de fu celeftial Inftituto, en el Rey- 
no de Fez. Dafe cuenta de los trabajos, que afsi ellos, como otros Re- 
ligiofos de dicha Orden han padecido, y de las conuerfiones que obró 
Dios nueftro Señor por fu medio, y del numero de Cautiuos Chriftia- 
nos ref catados 115 

Relacao das peffoas refgatadas do cativeiro de Mequines, que por or- 
den d'El Rey noffo Senhor Dom Joao V, Rey de Portugal, fizeram os 
Padres Redemptores da Santirfima Trindade deíte Reyno no anno 
de 1729 127 

Copia de carta, eícrita por el Padre Guardian del Real Convento de Me- 
quinéz, y Vice-i-'refecto Apoftolico de las Santas Mifsiones, que en 
las partes de Berbería conferva la Religiofa Provincia de San Diego, 
de RR. PP. Franciscos Defcalzos, al Padre Procurador de ellas 143 

Pragmática sanción de Su Magestad, expedida a consulta del Consejo, 
por la qual se sirve tomar varias providencias para evitar la deser- 
ción que hacen los presidiarios a los Moros, y manda se destinen los 
Rizos de los delitos que se mencionan á los Arsenales del Ferrol, Cá- 
diz, y Cartagena, con lo demás que contiene 149 

Manifiesto de S. M. el Emperador de Marruecos, Muley Solimán, tra- 
ducido literalmente del Árabe al Idioma Italiano, y de éste al Español, 
publicado de orden de su Ministro Mahamet Ben-Otman 163 

Real cédula en que S. M. declara la guerra al Rey de Marruecos, sus 

Reynos y subditos, prohibiendo todo comercio, trato y comunicación 
con ellos 169 

Real cédula de S. M. y Señores del Consejo, por la qual se concede á 
los cinco Gremios mayores de Madrid privilegio exclusivo, por tiempo 
de ocho años, para transportar a estos Reynos. de los Puertos de Ma- 
rruecos, los granos y demás frutos que produce aquel pais, en la for- 
ma que se expresa 175 

Tratado de Paz, Amistad, Navegación, Comercio y Pesca, entre S. M. 
Católica y S. M. Marroquí, concluido y firmado en Mequinez á 1.° de 
Marzo de 1799 183 

Real cédula de S. M. y Señor del Consejo, por la qual se amplia a diez 
años el privilegio exclusivo que por tiempo de ocho se concedió á los 
Cinco Gremios mayores de Madrid para transportar á estos Reynos, 



- 355 - 

Páginas. 

de los puertos de Marruecos, los granos y demás frutos que produce 
aquel pais, debiendo contarse dicho término desde el ajuste y publi- 
cación de la paz, con lo demás que se expresa 203 

Relación de la gran prefa que hizo de vnos nauios de enemigos, el Capi- 
tán Santurfe, Almirante de la Efquadra de Vizcaya, que firue en la Ar- 
mada Real del mar Océano, que eftá a cargo de don I uys Faxardo. 
Lo qual fucedio a la vifta de Tetuan a los primeros de Mayo deste 
año 1613 217 

Relacion de las difcordias y bandos qve entre algvnos Alcaides Moros á 
ávido, y del favor que quatro Efpañoles dieron a vno dellos, para li- 
bertar vna hija fuya, a quien el contrario queria ahorcar, por vengar- 
fe de tu padre. 1 Dafe cuenta de como un Moro pronofticó, que el Se- 
pulcro fanto de lerufalen avia de íer prtfto feñoreado de Criftianos, la 
cafa Otomana fe avia de perder, y guerra del Perfiano. Sacada de vna 
carta que efcriuio Antón Ginez, captiuo en Tetuan 223 

Recopilación de las heroycas hazañas y íamofos hechos del Excelentí- 
simo Duque d<. Maqueda, Virrey de Oran. Y del Capitán luán del Caf- 
tillo, en la Mamora. Y del G <nernador Francifco Carrillo de Santoyo, 
en Alarache, todo en efte afu de mil y feífcientos y diez y nueiie 227 

Carta de Atonto de Bfpinofa, entretenido en Alarache, escrita a vna per- 
fona grane defta ciudad de Seuilla. en que le auifa de vna famofa Vito- 
ria que el Capitán Pedro de Vera con noueuta y feis toldados de fu 
compañía, y vda tropa de trenca cauallos, alcancó de mas de quatro- 
cientos Moros, y de la venganca que en ellos tomó por auerle muerto 
a traición quatro toldados. Dafe cuenta de como les quemó todo el 
Aduar, caminando muchos Moros, y tomando muchas cabecas de 
ganado 235 

Verdadera relación en la qual fe da cventa de las trazas y arbitrios que 
tuno el Cofario Blanquillo. Monfco renegado, natural de la ciudad de 
Arcos, en el difcurfo del tiempo que fue cofario en las coftas de Efpa- 
ña, lleuando della muchos cautiuos; dafe Cuenta de las defgracias, y 
enemigos que tuno con deffeo de auerle a las manos, y como al fin 
vino a poder loan Mellado, Patrón del Bergantín de Melüla, y la Vi- 
toria que tuuo, juntamente con la justicia que fe hizo del, y de fus com- 
pañeros 239 

Relación de la traza y modo con qve los toldados de Tarifa, gviados por 
el Capitán don Lorenco. y acompañados de luán de Galvez, cogieron 
dos barcos de Moros, en que venia por Arráez un morifco renegado, 
natural de Offuna 245 

Relación de el rigvroso martyrio, qve el Padre Fr. loan de Prado, de la 
Provincia de San Diego de Sevilla, Predicador, y Provincial, que fue 
de la mifma Provincia, que es de Frailes defcalcos Francifcos: Pade- 
ció en la Ciudad de Marruecos por mano y orden de el Rey de la di- 



- 356 - 

Páginas. 

cha Ciudad, la qual Relación enibió el Governador de Marzagan, a el 
Excelentísimo Señor Duque de Medina Sydonia 249 

Relación nueva de las cofas mas notables, que han sucedido a los Pa- 
dres Redemptores del Orden de la Santiisima Trinidad Calcados de 
las Prouincias de Cartilla, y Andaluzia, en la Redempcion que han he- 
cho en Arcila, Alzacar, Zalé, Fez y otras Ciudades de África, tacan- 
do 136. cautiuos Criftianos del poder de Infieles 253 

Relación del feliz fvcesso que han tenido las Católicas Armas del Rey 
Don Carlos Segundo, nueftro Rey, y feñor, que Dios guarde, en la 
Placa de Alarache, contra Moros: fucedido en primero de Marco des- 
te prefente año de 1666. embiada por vn Soldado de los que fe halla- 
ron en la ocafion 263 

Relación fumaria, qve fe embia a fu Mageftad de la Vitoria que Dios nuef- 
tro Señor á dado en la empreffa de la fuerca, y puerto de la Mamora, 
a fu Real Armada, y exercito del mar Occeano, Capitán General don 
Luys Faxardo. Y en que an concurrido cinco Galeras de Efpaña, a 
cargo del Duque de Fernandina, y tres de Portugal, Capitán General 
el Conde de Elda 269 

Relación de la Gran Vitoria qve los toldados del fverte de fan Felipe de 
la Mamora, tuuieron contra mas de quatro mil moros, y de como les 
mataron mas de trezientos, y les tomaron quatro eftandartes. Dafe 
cuenta de las grandes auenidas que este año á ávido en aquellas 
partes 275 

Relación muy verdadera, que el mifmo Capitán Chriftoual Lechuga, Go- 
uernador de la Mamora, embió a efta ciudad de Seuilla al licenciado 
Antonio Moreno Cofmografo de fu Mageftad, vezino della, de todo lo 
fucedido en la dicha Fuerca contra moros, defde doze de Mayo hafta 
aora, en efte prefente año de mil v feifcientos y veinte 279 

Relación verdadera de la Vitoria que dozientos toldados del fuerte de San 
Felipe de la Mamora, tuvieron contra mas de dos mil Alárabes, que 
les falieron de vna embofcada, yendo los Criftianos a hazer faxina. 
Dafe cuenta de la converfion de vn Moro principal, hijo de vn Alcay- 
de, con otras cofas dignas de fer tábidas 285 

Carta de Tomas de la Rafpura, General de los Galeones de tierra firme, 
en que da cuenta de la gran prefa que hizo en la Artillería, pólvora, y 
municiones del enemigo que eftava fobre la Mamora, y de como le 
mató muchos Moros, y obligó por fuerca a defercar aquella placa 289 

Segvnda relación verdadera, en que fe dá quenta de muchas particula- 
ridades fucedidas con el Huracán, que fobrevino a la Ciudad de Cá- 
diz; y de como fe metió focorro en la Mamora, fitiada actualmente por 
el Rey Tafilet, y los nombres de los Nauios, y embarcaciones que fe 
perdieron, y los muertos que fe han enterrado hafta el dia veintinueve 
de Marco de mil y feifcientos y fetenta y uno 293 



— 357 - 

Págiu ■ 

Relación verdadera de lo fucedido en la Mamora, como entro en nueftro 
focorro, y las preuenciones que el Excelentifsimo Señor Duque de 
Veraguas hizo con toda breuedad, donde fe declara el tiempo que fe 
peleó con el enemigo, y como fe le pufo en huida, dexando muchas 
efcopetas, con muerte de mil y fetecientos Moros 297 

Discvrso historial de la prefa que del puerto de la Maamora hizo el Ar- 
mada Real de Efpaña en el año 1614. por Agvstin de Horozco, natvral 
de Escalona, rendente en Cádiz, criado que fue del Rey Católico don 
Felipe II. Dirigido a don Francisco de Ancua Irarrac^aval feñor de las 
Cafas, y folares de Andia Irarracaval, Comendador de Aguilarejo, del 
Orden de Santiago, y del Confejo de guerra de fu Mageftad, y su Vee- 
dor general en los Eftados de Flandes 301 



DT 
160 
B3 
t.2 



Bauer y Landauer, Ignacio 
Papeles de mi archivo 



PLEASE DO NOT REMOVE 
CARDS OR SLIPS FROM THIS POCKET 

UNIVERSITY OF TORONTO LIBRARY