(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "REVISTA DE ARCHIBOS, BIBLIOTECAS Y MUSEOS"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 



l^¿>- 



]!^ Y -<.', X( V .V <7* 






•A • • 



«. 



• ^ 



é 



,--, . 






•t 



^ • ^ • 



• r. 



Í^EYISTA 



DE 



tríííibfls, Miotems g Mmm, 



\^ s^ 



DEDICADA 



A T. CUERPO FACULTATIVO DEL RAMO. 



TOMO V. 




rj\C:--'' 



MADRID: 

ImPRVMTA , ESTEREOTIPIA Y GALVANOPLASTIA DB AWBAÜ Y C 
(SUCESORES DI mVADmiTRA), 
IMPRESORVB DB CÁMARA DB 1. M. , 

calle del Duqoe de Osuna , núm. 5. 

1875. 



Í^EYIST/ 



DE 



(gRCHivos, Bibliotecas y (Museos. 



AÑO V. 



Madrid, 15 de Enero de 1875. 



SUMARIO. 



NUM. 1.* 



XT.o q. into de la REViffrA. — Petición de Archiveros para Granada. — Conferencias sobre Arquiolcgia sagrada 
en rl Arenco Cifntifko y LiUrario. — Arcos do la calle de Alcalá y del pasco de Recoletos. — Seedon ofi- 
cial.— Xonibramientos de los Sres. Orovio, Maldonado y Catalina.— Dimisión del Sr. Moreno Nieto.— Tras- 
\sf:\-u del Sr. Palicim.— NoticiSB.: Recepción del Sr. Cocllo y Quesada.— Recepción del Sr. Llórente,— Fa- 
n«:iniíeuto del Sr. Godoy Alcántara.— Estatua de Hc^rcules Hortus. — Nncva sala en el Museo Arqueológico.— 
Variedades : Nómina del Rey Católico. — Fondos de los estableoimientos : Biblioteca del Doque 
¿e Calabria. — Pregrutl tas : Nobleza. — Motea. — Saboneta. — retlmetre. — Bespuestas : Manifestar. — 
¿iDon i mi:v.— Boletín biblioffráñoo y arqueológico. —ComiJra. -Agricultura de jardines por Ríos. 
— Venía. — Vida de l'r. Jnuiíwro Serra. 



ASO QUINTO DE LA REVISTA. 



Generosos empeños y muy nobles 
l'ropósitos motivaron Ja publicación 
de nuestro humilde periódico quin- 
cenal, que apareció cuatro años hace, 
ü-pirando á ser el representante del 
t'uerj)o de Archiveros, Biblioteca- 
rios y Anticuarios en la prensa pe- 
ri'xiica. Buscamos entonces el favor 
del público, la indispensable ayuda 
de nuestros comijañeros, la satisfac- 
ción de nuestra conciencia , consti- 
tuyéndonos defensores, en la me- 
dida que permiten las débiles fuer- 
zas propias , de la legitima existen- 
cia del Cuerpo en que servimos al 



Estado ; y hoy, citando nuestras ta- 
reas han de ser más fructuosas con 
el ingreso de laboriosos auxiliares, 
como en aqitellos primeros insto-n- 
tcs de nuestra vida periodística es- 
peramos el favor del público; como 
entonces pedimos perseverante co- 
laboración á nuestros jefes y com- 
pañeros; y con creciente afán, si 
cabe, procuraremos ahora que la 
institución, cuyo espíritu nos pro- 
ponemos intepretar en todos nues- 
tros trabajos, logre importancia, des- 
arrollo y merecido renombre. 

Ocasión se nos ofrece aquí de 
manifestar sincera y amplia grati- 
tud á nuestros compañeros de los 
Archivos de Simancas, Valencia y 



RBVISTA DE ARCHIVOS, 



Alcalá, que tan generosa y acerta- 
damente nutren las columnas de la 
Revista con copias de preciosos 
documentos , páginas elocuentes de 
nuestras pasadas glorias. Noble mo- 
do es este de corresponder al celo 
con que nuestro periódico procura 
siempre sostener vivo el espíritu de 
compañerismo y estrechar lazos que 
la profesión crea, y ennoblecen re- 
cíprocos sentimientos de leal afec- 
ción en'hidalgas naturalezas. Ejem- 
plo tan digno de alabanza tendrá, 
lo esperamos así, no pocos imita- 
dores, en esas y otras tareas, que 
acreditan dignamente la fructuosa 
vitalidad del Cuerpo. 

No podemos tampoco pasar por 
alto, aun á riesgo de ofender su re- 
conocida modestia, que se ha debido 
al animoso empeño de nuestro com- 
pañero el Sr. Vignau la vida de la 
Revista durante todo el año 1874, 
probando dotes de infatigable labo- 
riosidad, de vigorosa inteligencia y 
de vasta ilustración, en tan ruda 
tarea. Tres años de continuo esfuer- 
zo para sustentar con decoro, si no 
con brillantez, las páginas de nues- 
tro periódico, cuando, ademas, su 
honrado sostenimiento era dispen- 
dioso para sus mismos redactores, 
aconsejaban renunciar á los nobilí- 
simos fines que le dieron vida, bas- 
tando para la propia satisfacción lo 



intentado y lo hecho en cumpli- 
miento de los deberes contraidos con 
nuestros compañeros y con el pú- 
blico ; pero el cariño con que todos 
sus fundadores miran a la Revista 
movió al Sr. Vignau á posponer la 
conveniencia personal á lá vida del 
periódico, y con desinteresado arrojo 
echó sobre sus hombros y su sola 
responsabilidad todo el peso de una 
empresa para cuyo desempeño, con- 
forme á su manera de ser en los tres 
años anteriores, no habíamos podi- 
do vencer los demás redactores nues- 
tro desaliento. No nos proponemos 
demostrar cómo ha cumplido el se- 
ñor Vignau su noble propósito. 
Prueba elocuente de su esfuerzo, de 
su diligencia y de su inteligente ac- 
tividad son los mismos números de 
la Revista en todo el curso del 
año 1874, que forman el cuarto vo- 
lumen de nuestra ya no insignifi- 
cante colección, precioso por sus 
numerosas noticias, sus históricos 
datos y sus importantísimos docu- 
mentos. 

Con el inextinguible amor que á 
sus redactores inspira este periódi- 
co, al cual ha llevado generoso con- 
tingente literario cada uno de ellos, 
cuando se acercó el año que corre, 
todos mal avenidos con la flojedad 
semejante ápusilánime flaqueza, que 
pudiera calificarse de vituperable 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



abandono, se pensó en reanimar la 
vida de la Revista, volviendo sus 
antiguos redactores á procurar sos- 
tenerla coij mayores bríos, refor- 
zando su exiguo personal D. José 
Villaamil y Castro, docto y diligente 
oficial del Cuerpo en la sección de 
Bibliotecas, de todos muy querido 
bace mucbos años, como en princi- 
pio de 1873 se habia unido á nues- 
tras tareas periodísticas, favorecién- 
donos y honrándonos, D. Paulino 
Saviron , también oficial en la sec- 
ción de Museos , sin cuyo concurso 
artístico no hubiera tenido, ni eñ 
adelante tendría la Revista, digna- 
mente ilustrados con láminas lito- 
gráficas algunos textos que han vis- 
to y verán la luz pública en sus co- 
lumnas. 

El desinteresado porte del señor 
Vignau facilitó los nuevos propósi- 
tos de nuestro periódico, renun- 
ciando a la gloria personal que ha 
conquistado en el año anterior, y 
hubiera, de seguro, acrecentado en 
el presente, por no negar á sus com- 
pañeros ocasión de alcanzar la es- 
casa que pueda corresponder á cada 
uno en los empeños de esta tercera 
época. Un acuerdo entre los funda- 
dores de la publicación permite ase- 
gurar que no ha de carecer de brioso 
impulso en los trabajos del año pre- 
sente^ ni de la unidad indispensa- 



ble á la vida ordenada y fecunda de 
este linaje de tareas, difícil siempre 
cuando no se reviste de atribuciones 
especiales á uno de los asociados. El 
más humilde de todos debe á sus 
compañeros la honrosa distinción 
de ser primero entre iguales , no en 
virtud de título legítimo literario 
para tan señalada merced, sino por 
otro género de motivos relacionados 
con la vida de la Revista. 

Como en esta nueva época ni se 
escasearán los dispendios en lo ma- 
terial de la publicación, ni han de 
faltarnos variados textos documen- 
tales, remitidos por nuestros com- 
pañeros del Cuerpo, no parecerá jac- 
tancioso afirmar que nuestro perió- 
dico, en el año presente, crecerá en 
ínteres y en importancia, ofreciendo 
merecido tributo de gratitud á sus 
favorecedores. 



Un periódico de Granada pide al 
Gobierno que envié dos empleados es- 
peciales para proceder al arreglo del 
archivo de la Administración Econó- 
mica de aquella provincia. No puede 
sorprendernos petición tan justa; 
pero, por lo mismo que con razón se 
reclama que los archivos provincia- 
les estén dirigidos y arreglados por 
personas competentes, creemos que 
sería muy acertado no desatenderlos 
ruegos del cofrade peticionario, y 
proveer^ por concurso^ entre los dis- 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



cípulos de la Escaela de Diplomática 
que hayan obtenido el título profe- 
sional de Archiveros y Bibliotecarios y 
Anticuarios y cuantas vacantes ocur- 
ran en todos los archivos de las ad- 
ministraciones económicas provin- 
ciales. Ademas de ser tal determina- 
ción un acto de justicia, esos archi- 
vos no continuarían en perpetuo 
abandono, impidiendo su actual es- 
tado suministrar á los necesitados de 
datos los medios de sostener sus de- 
rechos. Hora es de que los títulos que 
habilitan para la profesión de archi- 
vero den preferencia para ejercerla, 
en las dependencias del Estado más 
particularmente, sobre cuantos carez- 
can de tal requisito y no tengan pro- 
bada su competencia con servicios 
anteriores en el arreglo y clasifica- 
ción de los papeles de los archivos 
públicos. 



El 30 de Noviembre principió sus 
conferencias sobre Arqueología sa- 
gradaj en el Atefieo científico y litera" 
rioy D. José Villaamil y Castro. 

Trató en esa primera explicación 
de la importancia de la ciencia, que 
alcanzó gran boga en su época , co- 
tao en otras la tuvieron el cZíwtcw- 
moy la egiptomania^ el celticismOy y, 
no há mucho, lo prehistórico. Kazonó 
los motivos en que se funda la justa 
preferencia de la Arqueología sagra- 
da sobre otras ramas de la ciencia 
arqueológica, y procuró fijar la aten- 
ción de sus oyentes en la circunstan- 
cia de que aquella trata del estadio 



de objetos antiguos y usuales, con- 
dición que no tienen los demás com- 
prendidos en las restantes ramas, 
citando en confirmación de su aserto 
la panoplia y la numismática. 

Entrando á fijar el preciso con- 
cepto de la Arqueología sagrada^ ex- 
plicó los motivos que le obligan á 
preferir ese título al de cristiana^ ó 
religiosa j que le dan algunos autores; 
y después hizo notar, como ya lo 
consiguió ChampoUion Figeac, hace 
medio siglo, que la Arqueología no 
es la historia del arte , ni tampoco la 
etnogrofía como pretende Raymond, 
sino un término medio, punto de 
transición y auxiliar que las comple- 
ta y las une. 

Dedicó lo restante de esta primera 
conferencia á disipar escrúpulos en 
los que consideran la Arqueología sa- 
grada como estudio de materias re- 
ligiosas, ó de asuntos de puro mis- 
ticismo, que pudiera conducir á ex- 
travíos; y finó fijando los tres gran- 
des períodos en que se divide el arte 
crístiano, terminando con la protesta 
de que su propósito no era otro que 
contribuir á la propagación de la 
ciencia, aspirando tan sólo á ser 
considerado como simple acarreador 
de materíales, procurando la mayor 
amenidad posible y acaudalando con 
datos nuevos sus afirmaciones; y, 
por último, anunciando que en la 
segunda conferencia se ocuparía en 
dar á conocer el templo cristiano. 

La Revista, dando cuenta sucin- 
ta de las explicaciones del Sr. don 
José Villaamil y Oastro^ omite todo 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



elogio, que pudiera parecer interesa- 
do, tratándose de uno de sus redac- 
tores. 



Con frecuencia , en las fiestas pú- 
blicas , representa la arqueología un 
papel importante ; y no ha sido se- 
cundaria la parte que ha tenido en 
las demostraciones de júbilo por el 
advenimiento al trono de Alfon- 
so XII. 

De cinco arcos erigidos en Ma- 
drid con tal motivo, dos pertenecen 
al dominio de la ciencia arqueológi- 
ca : el que se alzó en la calle de Al- 
calá, de carácter clásico, y el del 
paseo de Recoletos , de tipo arábigo. 

Construidos con tan patriótico y 
plausible objeto en la premura con- 
siguiente á obras semejantes, debe 
templar su pluma la crítica severa 
iuzorandoesos efímeros monumentos; 
fiero tal vez hubiera sido conveniente 
mayor severidad artística en su com- 
posición para que no hubieran la- 
mentado nuestro atraso, en el cono- 
cimiento de la historia del arte, muy 
competentes personas. 



SECCIÓN OFICIAL. 



Al constiioirse Gobierno del Reino el 
Ministerio-Regencia, fué nombrado Mi- 
nistro de Fomento el Sr. Marqués de 
Orovio, cuyo cargo había desempeñado 
ya y también el de Ministro de Ha- 
cienda. 



Atendiendo i las reiteradas instan- 



cias del Sr. D. José Moreno Nieto para 
que se le admitiera la dimisión del caf 
go de Director general de, Instrucción 
pública , que dignamente desempeñaba, 
el Ministerio-Regencia accedió á sus 
deseos. Sin embargo , para utilizar la 
inteligente competencia del Sr. Moreno 
Nieto en los negocios de la pública ins- 
trucción, se le ha nombrado Conse- 
jero. 



lia sido nombrado Director general 
de Instrucción pública D. Joaquin 
Maldonado y Macanaz, catedrático por 
oposición y distinguido publicista. 



Tenemos la satisfacción de anunciar 
á nuestros lectores que ha sido nombra, 
do oficial del Ministerio de Fomento 
nuestro compañero y muy querido ami- 
go el señor D. Mariano Catalina. 



D. Francisco Palacios y Sevillano, 
ayudante de segundo grado de la sec- 
ción de Archivos, ha sido trasladado 
al General Central. 



NOTICIAS. 



El día 27 de Diciembre último tuvo 
lugar en la Academia de la Historia la 
recepción pública del electo D. Francis- 
co Coello y Quesada, en la cual el nue- 
vo académico leyó su discurso regla- 
mentario tratando de las antiguas co- 
municaciones, y en especial de las vias 
romanas, comprendiendo no sólo las 
que señala el Itinerario de Antonino, 
sino también las de otros textos, y aun 
aquellas cuya existencia consta sólo por 
vestigios indudables, ó por datos más ó 



6 



REVISTA DE ARCHIVOS , 



menos seguros. Reconocida la compe- 
tencia del Sr. Coello en esta clase de es- 
tudios , más propios de eruditos que de 
geógrafos, ocioso sería decir que su 
obra se distingue por los datos curio- 
sos y trabajos notables de cartera re- 
unidos con invencible constancia y asi- 
dua diligencia. El tema elegido para el 
discurso, y asi lo reconoce su autor, es 
más para tratado en obra magistral que 
en el estrecho circulo de una oración 
reglamentaria ; asi que , á pesar de la 
avidez con que se le escuchó y del gran 
ínteres que sus observaciones encier- 
ran, quedó el ánimo fatigado echando 
de ver que habia recorrido en corto 
espacio de tiempo la distancia de 30.000 
kilómetros en que se calcula el trayecto 
total de las vias romanas de España. 
En la imposibilidad de dar á nuestros 
lectores más noticias, consignaremos 
que merece especial mención en este 
tral»ajo la exposición del plan ó sistema 
que ha seguido el autor en sus inves- 
tigaciones, y en el cuaf están perfec- 
tamente indicadas las fuentes de cono- 
cimiento dignas de consulta en este im- 
portante ramo de nuestra historia. 

Contestóle á nombre del cuerpo el 
distinguido académico señor don José 
Gome/. Arteche, proporcionándole este 
discurso nueva ocasión de lucir sus co- 
nocimientos históricos al considerar 
las vias romanas bajo el punto de vista 
de la estrategia y del arte de la guerra, 
y de dar á conocer su acendrado patrio- 
tismo al describir, con frases de verda- 
dera inspiración, la lucha titánica soste- 
nida por España con el Pueblo-Rey, do- 
minador del mundo. 



La Academia de Ciencias . Exactas, 
Físicas y Naturales ha recibido enlre 



sus individuos de número al Sr. Don 
Ramón Llórente y Lázaro. Como ilus- 
trado naturalista , trató en su discurso 
de algunos puntos de zoología aplicada, 
al cual contestó el Sr. D. Mariano de la 
Paz Graells, relatando sumariamente 
varios hechos en apoyo de la importan- 
cia que hoy tienen la zoología y la bo- 
tánica con sus útiles aplicaciones. 



Ha fallecido el académico de número 
de la Real de la Historia D. José Godoy 
Alcántara , perdiendo esta corporación 
uno de sus más laboriosos individuos. 



ADQUISICIÓN. 
La colección de bronces del Museo 
Arqueológico Nacional ha sido aumen- 
tada con una estatua romana, perfec- 
tamente modelada , que parece del tiem- 
po de los Antoninos, y mide 0"^, 61 de 
altura. Fué hallada en 1821 , haciendo 
una excavación en el pueblo de Santo- 
ñy , de la isla de Mallorca. Su estado de 
conservación es bueno ; pero carece del 
pié izquierdo y tiene muy deteriorado 
el derecho. Su actitud general hace pre- 
sumir que representa á Hércules 
Hortus. 



El Museo Arqueológico Nacional, 
siempre deseoso de agrupar colecciones 
especiales que faciliten el examen y es- 
tudio de los muchos y preciosos objetos 
de su pertenencia , ha formado una 
nueva sala con la sección de. monumen- 
tos, de la edad de piedra. 

Asimismo ha dispuesto que en el pa- 
bellón conocido por la casa de la hUdra, 
cuyas bóvedas y paredes decoran pin- 
turas de estilo pompeyano y preciosos 
estucos, se coloquen y reserven de 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



cierta parta del público , no pocos bar- 
ros (que representan fallos y otros sím- 
bolos ) procedentes de la colección del 
Sr. Marqués de Salamanca, boy propie- 
dad del Museo. 

Aplaudimos tan previsora y acertada 
medida. 



VARIEDADES. 



NÓMINA 

DEL BET CATÓLICO , PARA QUE SE PAGASE 
Á LOS QUE FUERON Á LAS LNDIAS CON 
CRISTÓBAL COLON. A. 4 50il (i). 

El Rey 

Ceba de Landa , yo vos mando que 
de qualesquier mrs. de vuestro cargo 
deys e pagueys luego a las personas que 
de yuso serán contenidas las quantias 
de mrs. ynfrascriptas quales s^n devi- 
das de lo que ovieron de aver del flete 
de las caravelas que llevo por mi man- 
dado e de la serenisima Reyna Doña 
Ysabel mi muger, que aya sancta glo- 
.Sa , el almirante Don Cristoual Colon el 
ano pasado de quinientos e dos que fue 
a deíicobvir por el mar ogeano, e del 
seruicio que en el dicho viaje ficieron, 
en esta manera : 

A Mateo Sanches, vezino de Seuilla, 
noventa y quatro mili y quatrogien- 
'tos mrs. que se le quedaron deuiendo 
del flete de su caraveia capitana que 
firvio desde quatro dios de Mar^o de 
quinientos y dos años fasta doze dias 
de Agosto del año de quinientos e tres 
que encallo en la ysla de Jamayca, a 
razón de nueve mili mrs. por mes, de 



(I) Papeles de la Casa Beal. Archivo de 
Simancas. 



los quales le ovo pagado Juan Enero se- 
senta e vn mili mrs. 
' A Juan de Oquina , vesino de Gucta- 
ria , veynte e seys mili e trescientos e 
veynte e tresi mrs. y dos cornados que 
se le deven de flete de su caraveia vis- 
cayna desde quatro dias de Margo de 
quinientos y dos años que comenzó a 
servir fasta veynte y tres dias de Abril 
del año de quinientos e tres que quedo 
en la tierra firme porque no se pudo 
navegar, a razón de syele mili mrs. ca- 
da mes, del qual flete le ovo pagado 
Juan Enero quarenta y nueve mili e 
giento e diez mrs. , e Juan Cabrero mi 
camarero veynte mili mrs. por mi man- 
dado. 

A Alonso Cerrajero , vesino de la Co- 
ruña , quarenta e cinco mili e dozientos 
e cinquenta e siete mrs. y quatro cor- 
nados que se le quedaron deviendo del 
fleto de su navio gallego desde quatro 
dias de Margo del año de quinientos e 
dos que comcngo a servir fasta quiuso 
dias de Abril del año de quinientos 
e tres que se quedo en el puerto de Be- 
lén que no se pudo sacar del Rio, a ra- 
zón de ocho mili mrs. por mes, regibio 
de Juan Henero sesenta y seys mili y 
ciento y treynta mrs. 

A Anbrosio Sanchos , hijo de Maleo 
Sanches , cinquenta e vn mili e quatro* 
cientos mrs. que ^e le quedaron deuien* 
do de lo que ovo de aver desde diez y 
seys dias de Margo del año de quinien- 
tos e dos que comengo a servir por 
maestre do la caraveia Capitana fasta 
siete dias del mes de Novienbre del año 
de quinientos e quatro que dexo de ser- 
vir, a razón de dos mili mrs. por mes, 
sobre doze mili mrs. que recibió de 
Juan Enero. 

A Bautista Ginoves, tintorero, veyn- 
te y cinco mili e setecientos mrs. que 



8 



RB VISTA DB ARCHIVOS, 



se le quedaron deviendo desde diez y 
seys días de Margo del año de quinien- 
tos e dos que comengo a servir en la 
caravela de Palos fasta siete dias de No- 
vienbre del año de quinientos e quatro 
que acabo de servir, a razón de mili ma- 
ravedís por mes, sobre seys mili mrs. 
que recibió de Juan Enero. 

A los herederos de Diego Franges, 
vesyno de Seuilla , mili e tresientos e 
veynte mrs. que se le quedaron de- 
viendo desde diez y seys días de Margó 
del año de quinientos e dos que comen- 
go a servir por carpintero fasta diez e 
nueve dias del mes de Otubre del dicbo 
año que fallegio , a razón de mili e do- 
zientos mrs. por mes, sobre siete mili e 
dozientos mrs. que regibio de Juan 
Enero. 

A Antón Donato , contramaestre de la 
caravela capitana, treynta e vn mili e 
ciento e treynta y tres mrs. y dos cor- 
nados que se le quedaron deviendo de 
lo que ovo de aver desde diez y seys 
dias de Margo de quinientos e dos años 
que comengo a servir fasta diez de No- 
vienbre de quinientos e quatro, los 
diez y seys meses e veynte y seys dias 
por contramaestre, a razón de mili 
maravedís cada mes , sobre nueve mili 
maravedís que recibió de Juan Henero. 

A Pedro de Toledo veynte e cinco 
mili y setecientos mrs. que se le queda- 
ron deviendo de lo que ovo de aver des- 
de diez y seys días de Margo del año 
de quinientos e dos que comengo a ser- 
uir por marinero hasta siete dias de No- 
vienbre del año de quinientos e quatro 
que dexo de servir, a razón de mili ma- 
ravedís por mes, sobre seys mili mrs. 
que regibio de Juan Enero. 

A YiVgo de Narbaga , que esta asen- 
tado por Cheneco , vizcayno , siete mili 
e quinientos e sesenta y quatro mrs. 



que se le quedaron deviendo de lo que 
ovo de aver desde diez y seys de Margo 
del año de quinientos e dos que comen- 
go a servir por paje fasta siete dias de 
Novienbre de quinientos e quatro años 
que dexo de servir, sobre tres mili ma- 
ravedís que recibió de Juan Henero. 

A los herederos de Domingo de Nar- 
baga, difunto, quatro uiill e ciento e 
veynte e vn mrs. que se le quedaron 
deviendo de lo que ovo de aver desde 
diez y seys días de Margo del año de 
quinientos e dos que comengo a seruir 
por paje fasta veynte y siete días de 
Margo del año pasado de quinientos e 
quatro que murió, sobre quatro mili 
maravedís que recibió de Juan Henero. 

A los herederos de Juan Pérez , de- 
funto , o a quien lo ovíere de aver, diez 
y nueve mili y novecientos y treynta y 
tres mrs. y dos cornados que se le que- 
daron deviendo de lo que ovo de aver 
desde diez y seys dias de Margo del año 
de quinientos e dos que comengo a ser- 
uir por maestre en la caravela vizcay- 
na en nonbre de Juan de Oquina , cuya 
hera la dicha caravela , fasta veynte y 
tres dias de Abril del año quinientos y 
tres, a razón de dos mili mrs. por mes, 
e dende fasta siete de Otubre del dicho 
año de quinientos e tres que fallescio 
que sirvió por marinero, a razón de 
mili mrs. por mes, sobre doze mili ma- 
ravedís que recibió de Juan Henero , e 
destos se le descuentan seys mili mrs. 
que fio a Pedro Navarro, marinero, e 
no vino a seruir, quedan que le aveys 
de pagar treze mili e novecientos e 
treynta e tres mrs. e dos cornados. 

Es la suma de todo lo que aveys de 
pagar a todas las personas susodichas 
trezientas y veynte y seys mili y ocho- 
gientos y cínquenta y dos mrs. y qua- 
tro cornados, los quales les dad e pa-. 



BIBLIOTECAS Y MÜSBOS. 



gad luego en dineros contados o a qnien 
:>u poder de cada vno dellos oviere, e 
tomad sus cartas de pago o de quien el 
dicho su poder oviere, con las quales 
e con esta mi ^dula mando que vos 
sean recebídos en quenta los dichos tre- 
zientos e veynte e seys mili e ochocien- 
tos e cinquenta e dos mrs. e quatro cor- 
nados , e non pagades en deal. Fecha 
en la cibdad de Segouia a veynte y ocho 
días del mes de Mayo de quinientos e 
cinco años. 

Yo el Rey. 
Por mandado del Rey administrador 
y gobernador, 

Gaspar de Grizio ( \ ). 



rOBOS DE LOS ESTABLECIMIENTOS. 



BIBLIOTECA DE VALENCIA. 
catálogo de los códices procentes del 
monasterio de san miguel de los 

RETES (t). 

\. Albertus (Magnus). De laudibus 
Beatas Mariad Yirginis. \ t. fól. MS. en 



(1) Siguen las firmas de loa testamenta- 
rios y secretario que fué de la Reina católi- 
ca y contador del Rey, y los recibos de los 
interesados que cobraron las cantidades li- 
braiias á su favor. 

(2) Según prometimos á nuestros lectores 
en el núm. 1.^ del iv tomo de la Ke vista 
DE Abchitos, Bibliotecas y Museos, pu- 
rublicamos á continuación el Catálogo de 
lc3 códices procedentes de la donación que 
hizo al monasterio de San Miguel de los 
Beros el Duque de Calabria, y le conser- 
rañ en la Biblioteca universitaria do Va- 
Jencia. Este Catálogo, según allí dijimos, 
ha sido hecho por el ayudante de la sec- 
ción de Bibliotecas Sr. D. Manuel Repu- 
Ués, j pertenece á nuestro distinguido ami- 
po y compaílero el Sr. D. José M.* Escudero 
(le la Pe/i», el cual ha tenido la amabilidad 
de facilitárnoslo y autorizarnos para que 
rea la luz pública como apéndice al Inven- 
tario de loa libros deleitado Duque de Cala- 
bria. 



pergamino, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 253 fojas de 
28 lineas seguidas , sin foliatura, recla- 
mos, ni signatura. Pasta en tabla. Nota 
final. Mill,'^ cccc!" Lxxvi. Ego notarius 
leo de Seo Laurentio hoc opus mearum 
manium Labore persolvi: — : — feliciter. 
Amen. 

2. Albertus (Magnus). De Mirabili 
sciencia Dei. \ t. fól. MS. en p.**, letra 
del siglo XV, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado ; 336 fojas á dos 
columnas de 19 líneas, con reclamos 
cada \0f y sin foliaturas, ni signaturas. 
Tafilete en tabla. 

3. Alfonsus (Rex). Epistolae ad Leo- 
nardum Aretinum. \ t. fól. MS. en p.^ 
letra del siglo xv, con inicial de ador- 
no; una foja. Tafilete en tabla. 

4. Alfonso Tuscano. Fabola de Psy- 
che (A la lima, et Excma. Sra. donna 
Isabella de Aragonia). \ t. i° MS. en 
papel, letra del siglo xviii , con portada 
de adorno, en buen estado; 55 fojas de 
22 líneas, con reclamos cada 4 0, sin 
foliaturas, ni signaturas. Pasta en car- 
tón. 

5. Ambrosius (Santus). De oficlis. 
\ i. 4.0, MS., en p.°, letra del siglo xv, 
con portada ó iniciales de adorno, en 
buen estado; 204 fojas de 26 líneas se- 
guidas, con reclamos cada 10, sin fo- 
liaturas, ni signaturas. Tafilete en tabla. 

6. Anselmus (Cantuariensis). Opera 
varia. í t. fól, MS., en p.°, letra del 
siglo XV, con iniciales do adorno, en 
buen estado; 241 fojas de dos colum- 
nas de 41 líneas, sin reclamos, folia- 
tura, ni signatura. Tafilete en tabla. 

7. Appianus Alexnndrinus. Histo- 
ria. Traducida por Cándido. \ t. 4.® ma- 
yor, MS., en p.", letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno, en 
buen estado; 220 fojas de 25 lineas se- 



40 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



guidas , con reclamos cada 1 fojas , y 
síq foliatura, ni signatura. Pasta en 
tabla. 

8. Arotinus (Leonardus). In libros 
politicoruiu Arislotelis. í t. fól., MS., 
en p.", letra del siglo xv, con portada 
é iniciales de adorno y llamadas cada 
4 fojas, en buen estado; 4 52 fojas. 
Tafilete en tabla. 

9. Aretinus (Leonardus). Epistolae 
ad Alfonsum regem. 4 1. fóL, MS., le- 
tra del siglo XV, con inicial de adorno, 
en buen estado; 2 fojas. Tafilete en 
tabla. 

4 0. Aretinus (Leonardus). Isagogi- 
cum moralis disciplinso. 4 t. fól. , MS. 
en p.°, letra del siglo xv, con inicial de 
adorno, en buen estado ; 4 O fojas. Tafi- 
lete en tabla. 

4 4. Aretinus (Bernardus M.*). Ver- 
sos al Duque de Calabria. 4 t. 4.° me- 
nor, MS., en p.', letra del siglo xv, 
con una inicial de adorno» en buen es- 
tado; 6 fojas. Tela en cartón. 

4 2. Aretinus (Johannes). Vita San c- 
ti Athanasii. 4 t. 4.°, MS. , en p.^ letra 
del siglo XV, con iniciales de adorno, 
en buen estado; 50 fojas de 30 líneas 
seguidas, con reclamos cada 4 0, sin fo- 
liaturas ni signaturas. Tafilete en tabla. 

4 3. Arezzo (Lionardo d*). Historia 
de Gotti. 4 t. 4.^ MS., en p.°, letra del 
siglo XV, con portada de adorno, en buen 
estado; <29 fojas de 24 lineas seguidas, 
sin foliaturas, reclamos, ni signaturas. 
Tafilete en tabla. 

4 4. Aristóteles. Ética, Política, Eco- 
nomía , Economicaron liber. 4 t. fól., 
MS., en p.°, letra del siglo xv, con 
portada ó iniciales de adorno, en buen 
estado; 3<3 fojas de 32 líneas seguidas, 
con reclamos cada 4 0, sin foliaturas, ni 
signaturas. Tafilete en tabla. 

4 5. Aristóteles. Economicorum (tra- 



ducido por Leonardo Aretino). 4 t. 4.', 
MS., en p.^ letra del siglo xv, con por- 
tada ó iniciales de adorno, en buen es- 
tado; 36 fojas de 25 líneas seguidas, 
con reclamos cada 4 0, sin foliaturas, 
ni signaturas. Tafilete en tabla. Nota. 
En este volumen está también puesto el 
comento de Leonardo Aretino sobre los 
Económicos de Aristóteles. 

4 6. Athanasius(Sanctus). Altercatío 
illius et Arrii. 4 t. fól., MS., en p.°, le- 
tra del siglo XV, con iniciales de capí- 
tulo de adorno, en buen estado; 4 4 fo- 
jas á dos columnas de 55 líneas. Per- 
gamino. 

47. Augustinus de Ancona. Apoca- 
lipsis glosatus ex glosis Sanctorum Pa- 
trum. 4 t. fól., MS., en p.**, 'por Ilam- 
racio, en el siglo xv, con iniciales de 
adorno, en buen estado; 89 fojas á dos 
columnas de 48 líneas, con reclamos 
cada 4 2 , sin foliaturas, ni signaturas. 
Pergamino. 

4 8. Augustinus (Aurelius). Super 
Psalterium (primer volumen). 4 t. fól. 
mayor, MS., en p.°, letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno, en 
buen estado; 283 fojas á dos columnas 
de 50 líneas , sin foliatura, reclamos, ni 
signaturas. Tafilete en tabla. 

4 9. Augustinus (Aurelius). Super 
Psalterium (segundo volumen). 4 t. fól. 
mayor, MS., letra del siglo xv, con 
iniciales de adorno, en buen estado; 
246 fojas á dos columnas de 53 líneas, 
sin foliatura, reclamos, ni signaturas. 
Tafilete en tabla. 

20. Augustinus (Aurelius). Specu- 
lum pecatoris. 4 t. 4.** mayor , MS., en 
p.°, letra -del siglo xv, con portada ó 
iniciales de adorno, en buen estado; 
5 fojas á dos columnas de 40 líneas, 
sin foliatura , reclamo, ni signatura. Ta- 
filete en tabla. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



H 



1\. Augnslinns (Aurelias). Homelíe. 
I 1. fól mayor, MS., por Francisco Ve- 
neto, que lo principió, terminándolo 
Rodolfo Brancalupo, en U84, con por- 
tada é iniciales de adorno, en buen es- 
tado; 359 fojas de 37 líneas seguidas, 
con reclamos cada 8, y sin foliaturas, 
ni signaturas. Tafilete en tabla. 

it, Augustinus (Aurelius). Retrac- 
taVio. \ 1. 4.*, MS., en p.**, letra del si- 
glo XV, coq portada é iniciales de ador- 
no, en buen estado; 9t fojas de 27 lí- 
üeas seguidas , con reclamos cada 4 0^ 
sin foliaturas, ni signaturas. Tafilete en 
tabla. 

23. Augustinus (Sanctus). Super 
Evangelium Joannis. \ t. fól. mayor, p.®, 
MS. , letra del siglo xv, con iniciales 
de adorno, en buen estado, pero con 
las 30 primeras bojas en blanco; \H\ 
fojas á dos columnas de i\ líneas, sin 
reclamos , foliaturas, ni signaturas. Ta- 
filete en tabla. 

24. Augustinus (Sanctus). De fide 
Orlhodoxa. 4 t. fól., MS., en p."" letra 
del siglo XIV, con iniciales de adorno, 
en buen estado; 204 fojas á dos colum- 
nas de 43 líneas, con reclamos cada 
fO, y foliaturas sin signaturas. Pasta 
eo tabla. 

25. Augustinus (Sanctus). Medita- 
ciones, i t. 4.", MS., p."*, letra del si- 
glo XV, con la portada cortada , en buen 
e»Udo; 4 24 fojas de 22 líneas seguidas, 
con reclamos cada 8, sin foliaturas, ni 
signaturas. Tafilete en tabla. 

26. Augustinus (Sanctus). Liber con- 
tra Faustus. 4 t. fól., MS., en p.', letra 
del siglo XIV, con iniciales de adorno, 
en buen estado ,4 94 fojas á dos colum- 
nas de 55 líneas, sin foliatura, reclamo, 
oí signatura. Pasta en tabla. 

27. Augustinus (Sanctus). Epístola 
de Cbaritate. 1 t. fól., MS., en p.°, 



letra del siglo xv, con iniciales de ador- 
no, en buen estado; 300 fojas á dos co- 
lumnas y 50 líneas cada una , con re- 
clamo cada 4 2. Tafilete en tabla. Nota. 
No tiene principio, pues las 4 2 prime- 
ras bojas están en blanco. 

28. Augustinus (Sanctus). Excerpta 
ex libris Augustini. 4 t. 4.* may., MS., 
en p.°, letra del siglo xiv, en buen es-^ 
tado; 256 fojas á dos columnas de 59 
líneas, sin foliatura, reclamo, ni signa- 
tura. Tafilete en tabla. 

29. Augustinus (Sanctus). Exposi- 
tio Sacra? Scripturae. 4 6 t. fól., MS., 
en p.", letra del siglo xv, con iniciales 
de adorno, en buen estado ; con fojas 
de una , dos y tres columnas de diver- 
sas líneas , sin foliatura, ni reclamo. Ta- 
filete en tabla. 

30. Augustinus (Sanctus). Sermones 
super ^vangelium Ste. Johaniis. 4 t. 
folio, MS., en p.°, letra del siglo xv, en 
buen estado; 204 fojas de dos colum- 
nas á 50 líneas, con reclamos cada 42, 
y sin foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

31. Augustinus (Sanctus). Opuscula 
varia. 4 t. fól., MS., en p.°, letra del 
siglo XV, en buen estado; 200 fojas á 
dos columnas de 44 líneas, sin foliatu- 
ra, reclamos, ni signaturas. Tafilete en 
tabla. • 

32. Augustinus (Sanctus). Tratado 
de varios asuntos de Teología y Moral. 
4 t. fól., MS., en p.**, letra del siglo xv, 
con iniciales de adorno, en buen esta- 
do; 20rfojas á dos columnas de 44 lí- 
neas, con reclamos cada 4 0, y foliatu- 
ras, sin signaturas. Tafilete en tabla. 

33. Augustinus (Sanctu.s). De Cívitate 
Dei. 4 t. fól, MS., en p.^ el año 4 464, 
con portada é iniciales de adorno, en 
buen estado; 4 55 fojas. Terciopelo en 
tabla. 



ht 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



34. Augustinus (Sanctus). Miíle lio- 
qaius verilalis. Coropilatus h fralpe Bar- 
Iholomeo de Urbino ordinis fralpum 
heremilarum. Scriptum h Jacobo Gila- 
berti. Algecirae, anno MOl. \ t. folio, 
MS. , en p.°, y papel , en regular esta- 
do; 129 fojas, á dos columnas de 53 
líneas , sin foliaturas , reclamos, ni sig- 
naturas. Pasta en tabla. 

35. Augustinus (Sanctus). Collecto- 
rlum Sermonum (í.*, 2.* y 3.' partes). 
4 t. fól. mayor, MS., en p.^ letra del 
siglo XY, con portadas é iniciales de 
adorno, en buen estado ; 308 fojas á dos 
columnas de 54 líneas, con reclamos 
cada 10, y sin foliaturas, ni signaturas. 
Tafilete en tabla. 

36. Ausonius (Pomponius). Epigra- 
mas. Cartas. Panegírico de Graciano, y 
otros varios opúsculos. \ t. fól., MS., 
en p.', letra del siglo xv, con portada é 
iniciales de adorno, en buen estado; 
65 fojas de 24 líneas seguidas, sin folia- 
tara , reclamo, ni signatura ; Pasta en 
tabla. 

37. Averlini (Antonii). De Architec- 
tura. I t. fól., MS., en p.**, letra del si- 
glo XV, con portada é iniciales de ador- 
no, en buen estado, pero con una boja 
cortada; 270 fojas de 34 líneas segui- 
das, con reclamos cada 4 0, pero sin fo- 
liaturas, ni signaturas. Tafilete en tabla. 

38. Barbarus (Franciscus). De re 
uxoria. 4 t. 4.* mayor, MS., en p.°, 
por Juan M. Cynico Parmense , en 
4 742 , con portada 6 iniciales de ador- 
no en buen estado; 78 fojas de 21 lí- 
neas seguidas, con reclamos cada 8, y 
sin foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

39. Bartbolomeus Anglicus. De pro- 
prietatibus rerum. 4 t. fól., MS., en 
p.°, letra del siglo xiv, con iniciales de 
adorno, en buen estado ; 4 52 fojas ¿ dos 



columnas de 52 líneas , con reclamos 
cada 42, sin foliatura, ni signatura. Ta- 
filete en tabla. 

40. Bartbolomeus Brixiensis. Refor- 
matio ordinis judiciarii. 4 t. fól., MS., 
en p.®, letra del siglo xv, en buen esta- 
do; 90 fojas á dos columnas de 55 lí- 
neas, con reclamos cada 8, sin foliatu- 
ra, ni signatura. Tafileteen tabla. Nota. 
Ordo judiciarius D. Tancreti , h Barího- 
lomeo Brixienae reformatus. 
41. Bernardus (Abbas). Opera varia. 
I t. fól., MS., en p.°, letra del siglo xiv, 
con inicíales de adorno , en buen esta- 
do; 224 fojas. Pergamino. 

42. Bernardus (Sanctus). Epístola ad 
Raimundum Militem. 4 t. 4.° mayor, 
MS., en p ^, letra del siglo xv, con por- 
tada é iniciales de párrafos de adorno, 
en buen estado; 2 fojas á 2 columnas 
de 40 líneas , sin foliatura, reclamo, ni 
signatura. Tafilete en tabla. 

43. Bernardus Compostellanus. Cues- 
tiones super apparatum decretalium 
ab Inocentio quarto compositum. 4 t. 
fól., MS., en p.°, letra del siglo xv, 
en buen estado; 58 fojas á dos colum- 
nas de 55 líneas, con reclamos cada 8, 
sin foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. Nota. A Bernardi Compostellani, 
Capellani D. Inocenty Papas quarti, ques- 
tiones super apparatum decretalium á 
prcedicto D. Inocentio compositum. 

44. Beda (Venerabilis). Scintillarum 
opus. 4 t. 4.°, MS., en p.^, letra del si- 
glo XV, en buen estado; 73 fojas á dos 
columnas de 29 líneas, con reclamos 
cada 4 0, sin foliaturas, ni signaturas. 
Pasta en tabla. 

45. Beda (Venerabilis). Expositio 
epistolarum Bti. Pauli Apostoli, á se- 
cunda epístola ad Corinthios usque ad 
finem. \ t. fól., MS., en p.^ letra del 
siglo XV, con iniciales de adorno, en 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



U 



boea estado ; 4 2 4 fojas á dos columnas 
de 60 lineas, sin reclamos , foliaturas, ni 
signaturas. Tafilete en tabla. 

i6. Beda (Yenerabilis). De naturis 
rerum. 4 t. fóL, MS., en p.°, letra del 
siglo XV, con iniciales de adorno, en 
buen estado; 3 fojas á dos columnas de 
60 lineas. Tafilete en tabla. 

47. Blondus Fortiniensis. Historia 
ab inclinatione Imperii Romanorum. 
i i, fól., MS., en p.", por Juan Ramal- 
do, en el año 4 491, en buen estado; 
446 fojas. Pasta en tabla. 

48. Biblia Sacra. 4 t. fól. may., MS., 
en p.*, letra del siglo xiv, con iniciales 
de adorno, en buen estado; con fojas 
de dos y tres columnas de líneas varias, 
&io foliatura, reclamos, ni signatura. Ta- 
filete en tabla. 

49. Bocchacius (Johannis). Declaris 
íeminis. 4 t. 4.**, MS., en p.°, letra del 
siglo XV, en buen estado ; 82 fojas de 32 
lineas seguidas , con reclamos cada 8, 
biü foliaturas, ni signaturas. Tafilete en 
tabla. 

50. Bonincontrius (Laurentius). De 
Ortu regnum Neapolitanorum et rerum 
uodique gestarum. 4 t. fól. may., MS., 
eo p.^, letra del siglo xv, con portadas 
é inicíales de adorno, en buen estado ; 
232 fojas de 36 líneas seguidas, sin fo- 
liatura, reclamos, ni signatura. Tafilete 
en tabla. 

54. Bradvardinus (Tbomas). Geome- 
tría. 1 I. fól., MS., en p.*', con porta- 
da é iniciales de capítulos y párrafos 
de adorno, en buen estado; 88 fojas de 
28 líneas seguidas, sin foliaturas, re- 
clamos, ni signaturas. Tafilete en tabla. 

52. Brancatus (Joannis). Oratio ad 
Regem Ferdinandum ( pronunciada en 
Ñapóles en 4 472). Oratio habita in Na- 
poli , in nuptüs HelionorsB regís Ferdi- 
oaodi filie (Año 4 473). Gratulatio ad 



ejusdem. Deploratio de morte Paul» 
su» puella). Epistolae ducae ad Fer- 
dinandum. Epístola ad Ludovicum 
Francorum regem. Responsiva ad Fer- 
dinandum. Oratio de laudibus littera- 
rum. Año 4 468. Id. ad dominum An- 
tonellum. 4 t. 4.^, MS., en p.°, con por- 
tada é iniciales de adorno, en buen es- 
tado; 234 fojas de 24' lineas, con re- 
clamos cada 8, sin foliaturas, ni signa- 
turas. Tafilete en tabla. 

53. Breviarum Romanum. 4 t. folio, 
MS., en p.^, letra del siglo xv, con 
portada é iniciales de adorno, en buen 
estado; 496 fojas á dos columnas de 34 
líneas , con reclamos cada 4 O, sin fo- 
liaturas, ni signaturas. Tafilete en tabla. 
(Se encuadernó en el año 4 751.) 

54. Breviarium Romanum. 4 t. 4.*, 
MS., en p.^, letra del siglo xv, en buen 
estado; 4 95 fojas á dos columnas de 34 
líneas, con reclamos cada 4 0, sin folia- 
turas, ni signaturas. Tafilete en tabla. 

55. Breviarium Romanum. 4 t. 4.* 
mayor, MS., en p.% letra del siglo xv, 
con portadas é iniciales de adorno, en 
buen estado; 565 fojas de dos colum- 
nas de 30 líneas, con reclamos cada 4 0, 
y sin foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

56. Capua (Thomasde). Ars venandi 
cum avibus. 4 t. 'fól., MS., en p.', letra 
del siglo XV, con iniciales de los princi- 
pales párrafos de adorno, en buejí es- 
tado; 300 fojas de 37 líneas seguidas, 
sin foliatura, reclamo, ni signatura, 
Pasta en tabla. 

57. Capua (Thomas de). Rubrica Ar* 
lis dictandi , 4 t. 4." mayor, MS., en p.", 
letra del siglo xv, en buen estado ; 87 
fojas á dos columnas de 48 líneas , con 
reclamos cada 8, sin foliaturas, ni sig- 
naturas. Tafilete en tabla. 

58. Carbono (Ludo vico). Traductio- 



44 



RB VISTA DE ARCHIVOS, 



ne del Ytignrtino de Salustío. \ t. i,"" 
mayor, MS., en p.°, letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno, en 
buen estado; 4 04 fojas de 2J3 lineas se- 
guidas, reclamos cada 4 0, y sin signa- 
tura. Pergamino. 

59. Garbone (Ludovico). Traduc- 
tione de lo libro dicto lo Gatilinario. 
4 t. 4.** mayor, MS., en p.°, letra del 
siglo XV, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 60 fojas de 23 
líneas seguidas , con reclamo cada 4 0, 
y sin foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

60. Casali (Obertinus de). Arbor 
crucifixe Jesucristi. 4 t. fól., MS., en 
p.°, letra del siglo xv, con una lámina, 
en buen estado; 4 46 fojas. Tafilete en 
tabla. 

64. Cassiodorus(Aurelius). Senato- 
ris viri clarissimi et illustris questoris 
palatii confusis ordinarii prepositi offi- 
ciorum atque patrici variarum. 4 t. i.' 
mayor, MS., en p.**, letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno, en 
buen estado; 4 94 fojas á dos columnas 
de 38 lineas , sin foliatura , reclamos, ni 
signatura. Pasta en tabla. 

62. Cicero (M. T.). Epistolarum fa- 
miliarum. 4 t. 4.'', impreso en papel en 
4 467, con portada é iniciales de ador- 
no, en buen estado; 245 fojas de 34 lí- 
neas, sin foliaturas, reclamos, ni signa- 
turas. Pergamino. Nota. In domo Petri 
áe If axío.M.CCCG.LXVII. 

63 Cirillus Alexandrinus. Tbesau- 
rus, traducido del griego al latín por 
Georgio Trapesuntio. 4 t. 4.° mayor, 
MS. , en p.°, letra del siglo xv, con 
portada de adorno, en buen estado, 
pero incompleto; 24 8 fojas de 28 li- 
neas seguidas, con reclamos cada 4 0, 
sin foliaturas, ni signaturas. Tafilete en 
tabla. 



64. Collemedius (Guidus de). Summa 
super Apparatum Innocentii quarli. 4 t. 
folio , MS., en p.®, letra del siglo xv, 
con la primera inicial de adorno, en 
buen estado; 33 fojas á dos columnas 
de 53 líneas, con reclamos cada 4 0, 
sin foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

65. Columela (L. Junius Moderatus). 
De Re Rustica. 4 t. fól., MS., en p.^ le- 
tra del siglo XV, con portada é iniciales 
de adorno, en buen estado; 4 70 fojas 
de 35 líneas seguidas, con reclamos y 
sin foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

66. Concordantiae Biblíao Sacrse. 4 t. 
folio mayor, MS., en p.", letra del si- 
glo XV, con iniciales de adorno, en buen 
estado; 280 fojas de tros columnas de 
68 lineas , sin foliatura , reclamos, ni 
signaturas. Tafilete en tabla. 

67. Confessione (Spechio de). \ t. 4.* 
menor, MS., en papel, en el año 1500, 
en buen estado; 87 fojas de 23 líneas, 
con reclamos cada \ O, sin foliaturas, ni 
signaturas. Tafilete en tabla. 

68. Constitutiones imperiales. 4 t. fól., 
MS., en p.®, letra del siglo xv, con ini- 
ciales de adorno, en buen estado ; 4 12 
fojas á dos columnas , número de líneas 
desiguales, con reclamos cada 8, sin 
foliaturas, ni signaturas. Pergamino. 

69. Constitutiones imperiales. 4 t. fo- 
lio, MS., en p.', letra del siglo xv, en 
buen estado; 4 46 fojas á dos columnas 
de 44 líneas, con reclamos cada 8, sin 
foliaturas, ni signaturas. Pergamino. 

70. Constitutiones saccrae regni Si- 
ciliae. 4 t. 4.** men., MS., en p.^ letra 
del siglo XV, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado ; 55 fojas de 4 9 
lineas seguidas , con reclamos cada 8, 
y sin foliaturas, ni signaturas. Tafilete 
•n tabla. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



15 



1\. Contrarias (Andreas). Epístola 
ad Ferdinandum regem SiciliaB , De Pía- 
toDÍs Philosophigenitura. \ t. 8.", MS., 
en p.°, letra del siglo xv, con la prime- 
ra inicial de adorno, en buen estado ; 
1 1 fojas de 1 5 lineas seguidas. Tela en 
tabla. Nota. Ex Neapoli ill non. Matas 
Ánno Christi opttmtM.GCCC.XXll. Cyni- 
cus excripsü. 

1%. Cbrisostomus (Joannis). De Pro- 
fideotia Dci. I t. 4.', MS., en p.°, en 
el siglo XV, con portada de adorno, en 
buen estado; 76 fojas de 28 líneas se- 
guidas, con reclamos cada 4 0, sin fo- 
liaturas, ni signaturas. Tafilete en tabla. 

73. Cbrisostomus (Joannis). Com- 
meotaria super Evang. Mathei. 4 t. fól., 
MS., en p.*, letra del siglo \v, con por- 
tada é iniciales de capítulo de adorno, 
en buen estado; 71 fojas á dos colum- 
nas de 55 lineas, con reclamos c^da i t , 
sin foliaturas ni signaturas. Pergamino. 

7i. Crisostbomus (Joannis). De In- 
comprebensibili Dei nitura. (Traducido 
del griego al latin por Teodoro Griego.) 
\ i. i.^ MS., en p.% letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno, en 
baen estado; 97 fojas de t\ líneas se- 
guidas, con reclamos cada \ O, sin folia- 
toras ni signaturas. Tafilete en tabla. 

75. Deleros de Isaac (Os), i t. i.\ 
MS., en p."*, letra del siglo xiv, en buen 
estado; iit fojas de 23 líneas seguidas, 
con reclamos cada 1 0, sin foliaturas, ni 
signaturas. Pergamino. 

(Se continuará). 



PREGUNTAS. 



431. Nobleza.— En el tratado de Oeo- 
grafía Histórica del P. Mnrillo Velarde, 
▼eo quenobUza es siDÓnimo de terciopelo ; 
en el Diccionario de la Academia Espa- 



ñola (7.' edición) , que es una ciTela de 
seda, especie de damasco, pero con más 
delicado dibujo»; y en la ll." y última 
edición de dicho Diccionario , qne es una 
a Tela do seda, especie de damasco, sin 
labores. T) En vista de semejante discon- 
formidad y tamañas contradicciones , no 
puedo por menos de preguntar : ¿ En qué 
quedamos? ¿Es la nobleza terciopelo ó 
damasco? ¿Tiene dibujo ó carece de la- 
bores? ¿Ó no es nada de esto? 

R. H. 

432. Motes.— Sabido es de todo el 
mundo lo antiguo y común que es el ser 
conocidos los naturales de la generali- 
dad do las poblaciones de nuestra Espa- 
ña, mediante un mote 6 apodo que los ca- 
racteriza. En este supuesto, rogamos á 
nuestros lectores que se sirvan darnos 
cuenta de aquéllos que hayan llegado á 
su conocimiento , con expresión , si les es 
posible, de las causas que los motivaran. 

R. H. 

433. Saboneta.— ¿Cuál es el origen 
de esta palabra ? Si dimana de la lengua 
francesa , como es presumible, ¿no debe- 
ría escribirse con v en lugar de ¿ ? 

ooo 

434. Petimetre. — ¿Cuál es la etimo- 
logía de esta palabra? ¿ Fué usada algu- 
na vez por nuestros clásicos del siglo xvi? 



RESPUESTAS. 



Manifestar. —i^ÚTTi. 425, T,iVf página 
466. Pregúntase en dicho lugar do la Re- 
vista DE Archivos Bibliotecas y Mu- 
seos, si son aceptables estas dos construc- 
ciones, la primera de las cuales es más 
frecuentemente usada en los carteles de 
funciones religiosas de Madrid , á ^aber: 
A tal hftra se manifestará su Divina Ma- 
jestad ^ y A tal hora se manifestará á su 
Divina Mc^e$tad\ y, en caso negativoi 



16 



REVISTA DB ARCHIVOS. 



cuál de las dos es la única, propia y recta. 

Sabido es que los verbos activos se 
usau en nuestro idioma con la preposi- 
ción á cuando recae su acción sobre per- 
sona, y sin ella cuando sobre cosa. 

Ahora bien , ¿ de qué se trata al ser ex- 
puesto Jesús Sacramentado á la pública 
adoración de los fieles ? Claro es que de 
persona, y á^ persona divina, 

Pero, pregunto ademas, ¿podrá enten- 
derse aquí el verbo manifestar ó sus cor- 
relativos ocultar ó reservar^ como prono- 
minal , estoes, como siendo su agente 
Dios mismo? En manera alguna, por 
cuanto quien desempeña aquellas funcio- 
nes propias del servicio del altar es el mi- 
nistro del Ser Supremo. 

Sigúese, pues, que no tan sólo es la 
única aceptable, propia y recta, la cons- 
trucción Se mani/estará , ó Se reservará á 
8U Divina Majestad^ sino que, bien anali- 
zada la otra, sobre viciosa la tengo por 
irreverente , é inductiva ademas á que to- 
men pié de ella los enemigos del catoli- 
cismo para sacar consecuencias hereti- 
cales. 



Sinonimia. — Pregúntase en el núme- 
ro 427,2*. lY y pág. 466 de esta Rbvista, 
si «existen verdaderos sinónimos en 
nuestra lengua»; y u cuántos y cuáles 
tratados se han escrito en nuestro idioma 
acerca de esta materia.» 

Incompetente para resolver por mí 
mismo la primera de dichas dos cuestio- 
nes , apelo á la autoridad del gramático 
francés Dumarsais, quien asevera no 
existir sinónimos propios ó verdaderos eii 
ningún idioma, pues el haberlos equival- 
dría á hablar dos lenguas en una. 

Tocante al segundo particular diré al 
Sr. G. que conozco los tratados de sinóni- 
mos de López de la Huerta, Jonama, 
March, Olive y Barcia. ^ 



boletín BIBLIOfitÁFICO í ARQUEOLÓGICO. 



Los suscritores á la Revista pueden 
anunciar gratis en esta sqccíod las obras 
raras y antiguas , y objetos de arte que 
deseen adquirir ó enajenar. 

Los pedidos y ofertas de obras se ha- 
rán directamente á la Administración 
de este periódico , la cual responde del 
pago de las que se vendan. 

SE DESEA adquirir: 

Agricultura de jardines , que trata 
de la manera cómo se han de criar, go- 
bernar y conservar las plantas. — Por 
Gregorio de los Rios. 

Aunque la primera edición la hizo 
Madrigal en Madrid, el a fio 1592, se 
admitirá lo mismo la que hicieron en 
Zaragoza Lavayen y Larumbe en 4 604. 

Se desea vender : 

Relación histórica de la vida y apos- 
tólicas tareas del venerable padre Fray 
Junípero Serra, y de las misiones que 
fundó en la California Septentrional, y 
nuevos establecimientos de Monterey. 
Escrita por el R. P. S. Fr. Francisco Pa- 
lou , Guardian actual del Colegio Apos- 
tólico de San Fernando de México , y 
discípulo del venerable fundador. Diri- 
gida á su santa provincia de la regular 
observancia de nuestro S. P. S. Fran- 
cisco de la Isla de Mallorca. A espensas 
de Don Miguel González Calderón, Sín- 
dico de dicha apostólico colegio. Im- 
presa en México, en la imprenta de D. 
Felipe de Zúñijga y Ontiveros , calle del 
Espíritu Santo, ano 1787. 



MADRID, 1875.— Imprenta, estereotipia y galvanoplastia de A.ribau y C* (gaceaores de Biv adere vra). 
Calle del Daqae de Osuna , núm. 8. 



Í^EVIST/ 



DB 



RCHIVOS, IJlBLIOTECAS Y 



ÚSEOS. 



Alkov. 



Kadrld, 81 de Enero de 1875. 



NtrM. 9.* 



SUMARIO. 



StOo de Alfonso TU de OeetilU.— Contestación al Bibliotecario de la Academia de Legislación y Jorisprndeii- 
da.— Seooton oflolAl : Decreto nombrando Ministro interino de lomento al Sr. Castro. — Decreto d«- 
fóMnOo á laa corporaciones rsligioeas objetos de sn pertenencia , antes incaatados. — NotiolM : BegmidA 
confarracia del Br. Tillaamil y Castro, en el Ateneo, sobre Arqueología iograda.^^Jwo en yarios antores de 
los adTerbios q^ixá j quizás, — Fallecimiento del Sr. Orejero. — Descnbrimientos de BUhL— Variedades : 
Fundación de la TÜIa de Albnrqoerqne.— Freffuntaa : Bemaocaz.— Bscala mniicaL— Sable.— Zeit-Abnadt. 
-Beepneitef: Femina y mnUer.— Cristóbal y Estebanv-BoleÜn bibliográfloo y arqueolótloo. 



sigilografía española. 



Mío de D. AlfonM Vil d^ Gestille. 

No entra aquí en nuestro ánimo, 
ni son oportunos el tiempo ni el espa- 
cio que permiten las columnas de la 
RiviSTA, para tratar de los sellos en 
general con la extensión que su impor- 
tancia moral , diplomática y arqueo- 
lógica requieren. Algo de esto hemos 
hecho recientemente an un más de- 
tenido trabajo (1), y á lo que allf di- 
jimos j como fruto de nuestro estu- 



(1) Kn la monografía que sobre los sellos 
céreos de D. Alfonso X y D. Sancho IV he- 
mos dado á la estampa en el tomo ii, pág. 529 
7 siguientes del Mmím JStpañol ds Antigüe- 



dio y de la propia investigacioni 
puede añadir el curioso lo mucho 
que sobre la materia hallará en obras 
especiales de Diplomática , y muy en 
particular en el Noweau Traite de 
IHplomatique , escrito por dos reli- 
giosos benedictinos de la Congrega- 
ción de San Mauro. 

Cúmplenos hoy tan sólo ilustrar 
sumariamente la lámina que acom- 
paña á este número, y que represen- 
ta dos importantes y curiosos sellos 
córeos y hasta ahora no publicados 
ni descritos. 

Es el primero de ellos el usado por 
el rey D. Alfonso VII de Castilla, 
que reinó de 1126 á 1157 , y llevó 
el titulo de emperador después de 
coronarse como tal en León en 1135, 
A la importancia histórica que se- 



48 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



mejante procedencia le presta, reúne 
ese sello la de ser el mas antiguo de 
los hasta hoy conocidos entre los xie 
monarcas castellanos , los cuales, por 
otra parte y creemos que á mediados 
del siglo anterior comenzaran á em- 
plearlos en los reinos en que por en- 
tonces se hallaba dividida nuestra 
España. De la monarquía aragone- 
sa, en efecto, el sello real más anti- 
guo de que tenemos noticia es el' del 
conde D. Ramón Berenguer IV 
(1131-1162), padre de D. Alfon- 
so li, por cuyo matrimonio con do- 
ña Petronila , hija de D. Ramiro II 
de Aragón , so unió la corona de este 
reino con la del condado de Barce- 
loiut (1). 



(1) Los sellos de D. Ramón Berenguer IV 
fueron por primera ves dados á luz y descri- 
tos en 1866 en JEl ArU en Espaüa^ revista 
mensual del Arte y su historia, tomo iv, pá- 
¿inas 169 y siguientes , merced á la decidida 
Tocación ¿ incansable laboriosidad de nues- 
tro maestro, el Sr. D. Tomás Muñoz y Homero, 
primer catedrático de Paleografía crítica en 
la Escuela de Diplomática, restaurador, y 
en muchos puntos Inventor, de estos estudios 
en Espafla. Aquel nunca bástante llorado 
académico y profesor, á deshora arrebatado 
p<^ la muerte en lo más granado de su edad, 
dejó interrumpidos, cuando no para siempre 
abandonados, muchos interesantes trabajos 
históricos y diplomáticos, y entre ellos, la co- 
lección , únioa en clase y número, que habia 
ido reuniendo de sellos españoles, en vacia- 
dos y reproducciones, que sacó por sí mismo 
á costa de grandes investigaciones, viajes y 
di^ndios y en cuya descripción é ilustración 
trabajó también no poco. AI rendir aquí este 
piadoso testimonio á su excelente memoria, 
cábenos la satisfacción honrosísima de con- 
signar que, asi como en la cátedra que él creó, 
procwamos seguir y ampliar en lo posible ws 



No corresponde , sin embargo , la 
primacía á D. Alfonso VII entre los 
monarcas castellanos que pusieron 
sello pendiente en sus diplomas, sino 
que lo usaron ¿ntes su abuelo D. Al- 
fonso VI (1072-1109) y su madre 
doña Urraca (1109-1126). Así lo 
prueban indudablemente , ademas de 
los fragmentos y otros indicios que 
se ven en varios diplomas de ambos 
ascendientes del Emperador, las fór- 
mulas de anuncio de los sellos mis- 
mos, contenidas en algunos, aunque 
no todos, los documentos de aquellos 
monarcas , diferencia que autoriza á 
presumir que en sus reinados no era 
aún el sello de uso común y cons- 
tante. 

De lo dicho hasta aquí se deduce 
que los sellos pendientes no hubieron 
de generalizarse en nuestra Penínsu- 
la hasta fines del siglo xi ó princi- 
pios del XII , y parece muy probable 
que ésta fuera una de las importa- 
ciones que se debieron á la influencia 
francesa, activamente representada 
en Castilla por los Monjes Clunia- 
censes, y que en Cataluña, Aragón 
y Navarra tenía más antiguos é in- 
mediatos gérmenes, de la propia pro-^ 



investigaciones y estudios, á su ejemplo tam- 
bién nos depara hoy la suerte ocasión de pu- 
blicar el más antiguo sello real castellano 
hasta hoy conocido, asi como á aquel sabio 
y bondadoso amigo le tocó dar á luz el 
primero y antes ignorado y aun negado de 
los Condes de Barcelona, los cuales hubieron 
de legar este uso á los monarcas aragone- 
ses, quienes no consta los tuviesen antes de 
D.Alfonso II, 



BIBUOTECÁS Y MUSEOS. 



49 



oedencisu Consta , si , que en Espa- 
ña se usaron de muy antiguo anillos 
signatorios ; no es dudoso que se gas- 
taron en tiempo de los Visigodos, j 
probable parece que continuaran des- 
pués de la Reconquista ; pero no sa- 
bemos que se aplicaran y sobre todo 
en esta última época, á sellar los di- 
plomas, en los que los primeros que 
vemos aparecer eran á no dudar pen- 
dientes, de tal tamaño, que, exclu- 
jendo la posibilidad de que se im- 
primieran con anillo, prueban la exis- 
tencia de moldes ó matrices metálicas 
qne se estampaban en cera. No esta- 
ba ésta, por lo general, pura de toda 
mezcla, pues, aparte de ciertas sus- 
tancias destinadas á colorarla, alear 
banlacon otras cuyo destino consistía 
en smninistrarle dureza, transparen- 
cia y peso, siendo variables las pro- 
porciones de la mezcla, según las 
épocas y países ; así que , mientras en 
irnos sellos se nos presenta la cera, 
como en los que vamos á describir, 
dura y compacta, en otros aparece 
quebradiza y forma una serie de ca- 
pas, á manera de escamas, cuya 
regular superposición puede indi- 
car que llegaba como á cristali- 
zarse. 

Entre los variados colores que se 
daban á la cera para sellar, los más 
comunes fueron el blanco , amarillo 
7 rojo, de los cuales solamente inte- 
resan á nuestro propósito los dos 
primeros , para tratar de determinar 
cuál de ellos conviene á los sellos 
que nos ocupan. 

Ocurre dasde luego cierta dificul- 



tad para distinguir la cera natural, 
que hubo de gastarse para el caso 
según se encontrara en el comercio, 
y cuyo color se asemeja mucho al 
amarillo, sin que merezca propia- 
mente la calificación de tal, como 
tampoco la de blanco. La cera de 
este último color ofrece en los sellos 
un matiz negruzco ó grisiento, pro- 
ducido, en gran parte, por el polvo 
que ha llegado á incorporarse con 
ella. El tinte amarillo, natural en la 
cera virgen , ó tal cual de ordinario 
se encuentra en el comercio, es rarí- 
simo en los sellos ; y en cuanto á Ir 
de color blanco, mediante la acción 
del tiempo, se oscurece y pone como 
la amarillenta. Es, en resumen, har- 
to difícil señalar el límite que separa 
al color blanco sucio ó ceniciento, del 
amarillo bajo ó grisiento que pre- 
sentan , por punto general , los sellos 
céreos, y que en los dos reproduci- 
dos en nuestra lámina resulta seme- 
jante , á pesar de su edad y proce- 
dencia distintas. 

De todos modos, la cera fué siem- 
pre materia por extremo frágil y pe- 
recedera (1), y no cabe así extrañar 
que se hayan perdido los sellos de 
los antiguos monarcas, personajes j 
oorporaciones que primero restaura- 
ron su uso en nuestra nación. Por 



(1) FragilU et pwtriHlU^ asi la calificaa 
no pocos diplomas antiguos, apoyando en 
esas circunstancias la renovación de ciertos 
documentos que se sellaban en plomo , pam 
reemplazar ó confirmar otros que, llevando 
sellos céreos, estaban expuestos á perder con 
ellos parte de su autoridad. 



so 



RBVISTÁ DB ARCHIVOS, 



esto, sin duda y nos son completa- 
mente desconocidos los de Alfon- 
so VI y de doña Urraca, y por úni- 
co, y harto peregrino tenemos el 
ejemplar del de Alfonso Vil, dibu- 
jado con el núm. 2 en la lámina ad- 
junta , y cuyo original , puede decir- 
se que por una rara cuanto dichosa 
casualidad, para hoy en nuestro Mu- 
seo Arqueológico Nacional. 

Sabíase, sí , de una manera indu- 
dable, como dicho dejamos, que Al- 
fonso VII hubo de usar, por lo me- 
nos , dos distintos sellos , uno gran- 
de y otro pequeño : así lo prueba, en- 
tre otras fórmulas de anuncio pues- 
tas en yarios privilegios otorgados 
por aquel soberano, la de uno que 
dirigió en 1152 al Arzobispo de 
Braga, á fin de que éste consagrase 
á un Juan, abad del monasterio de 
Samos, electo obispo de Burgos, 
puesto que la mencionada fórmula , 
repetida en otros documentos , dice 
textualmente : Ideó parvo sigillo ngü- 
laoimusy guia magnum Romam mis^ 
iimus. Es más, teníamos descrip- 
ción, en cuya fidelidad, por cierto, 
ahora no nos atrevemos á descansar, 
de un sello de. cera, pendiente del 
privilegio que el propio Alfonso VH 
otorgó en 1155, concediendo á los 
canónigos de Falencia el fuero de 
infanzonía. Este sello , decia á don 
Eugenio Llaguno y Amírola en car- 
ta fecha 17 de Julio de 1761, desde 
Valladolid, D. Manuel de Junco y 
Pimentel, «tiene la figura del Em- 
perador sentado con cetro y corona, 
7 en el circuito se distinguen casi 



todas las letras de AtjfiAs rea CaateU 
i(W))(l). 

Mas Iji adquisición por el Museo 
Arqueológico Nacional del sello que 
ahora publicamos, no sólo viene á 
comprobar las noticias que ya poseía- 
mos, sino que permite rectificarlas, 
sobre todo en cuanto á la leyenda, 
que el Sr. Junco y Pimentel hubo de 
entender equivocadamente, á menos 
que, lo que no nos parece probable, el 
sello descrito por dicho señor, y que 
acaso aun exista en el Archivo de la 
Catedral de. Falencia, no fuera dis- 
tinto del representado en nuestra lá- 
mina. Éste, en efecto, conviene con 
aquél en la manera de representar 
9I Monarca, pero tiene, bien percep- 
tible, muy diversa leyenda, en la 
cual ni se lee el nombre de Anfu8 
(de forma más primitiva, y más-pro- 
pia, á lo que creemos, de la época de 
Alfonso VI) ni se le da el calificati- 
vo de Rex CasUllaey sino el de /m- 
peratar Hispaniaey que, con leves va- 
riantes, usó constantemente desdo 
que en 1135 se coronó como tal en 
León (2). 



(1) Biblioteca de la Academia de la His- 
toria, Varios de prímlegiot^ Est. 18» gr. 1» 
núm. 4. 

(2) La copia del priyüegio concediendo el 
íaero de infanzonía á los canónigos de Fa- 
lencia, qae remitió, con la descripción de su 
sello, el Sr. Janeo 7 Pimentel al Sr. Llaga- 
no , hubo de inspirar á éste alganas dadas, 
sobre todo respecto á la fecha, dudas que 
motivaron de parte de aquél la protesta de 
haber reconocido 7 copiado segunda yez la 
citada fecha con la ma7or exactitud. Esta 
circunstancia, unida á la afirmación, que hi- 
zo el Sr. Jancoi de que en el sello de Palen- 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



U 



Con tales antecedentes, hános pa- 
recido, si cabe, más importante y 
curiosa la publicación de este raro j 
precioso monumento de nuestra si- 
gilografía de la Edad Media, y aun- 
que la exquisita fidelidad y el gran 
carácter que á su dibujo ha sabido 
imprimir nuestro compañero el se- 
ñor Saviron facilitan en gran mane- 
ra la contemplación, inteligencia y 
análisis del sello, que, por otra par- 
te, se halla en bastante buena con- 
serracion, si bien no tiene mucho 
relieve, creemos no dejarán de agra- 
decemos algunos de nuestros lecto- 
res la ligera descripción que de él 
Tamos á dar. 

Diremos, ante todo, que pende 
el sello de dos tiras estrechas de cue- 
ro blanco de 4 á 5 milímetros de an- 
cho, enlazadas al pergamino en que 
está escrita la donación hecha por el 
Emperador al Monasterio de Sagra- 
menia de una senras 6 suertes de 
tierras de labor, con fecha 28 de 
Abril de la Era 1190, A. de C. 
1152, y que pertenece hoy, como 
hemos didio^ al Museo Arqueoló- 
gico, cuyo establecimiento la ad- 
quirió por compra, con. otros va- 



cia ae distíngaian casi todas las letras de la 
leyenda Anftu re» Castellaej qne por las ra- 
tones más arriba indicadas no conviene al 
Emperador, nos ha sugerido la presunción, 
que no nos atrevemos más que á apuntar, 
de si el diploma j sello de Falencia pertene- 
cerían á Alfonso VI j no al VII. Ojalá que 
tan interesante monumento se conserve y 
pueda cnanto antes ser de nuevo estudia. 
do 7 poblícado por persona competente. 



rios documentos de la propia refe- 
rencia (1). De figura circular casi 



• (1) Hó aquí el texto de 'este documento : 
« Christus. In nomine Domini amen. In* 
tercetera uirtutum et misericordie opera 
elemosina precipue commendatur , domino 
atestante qui ait, sicut aqua extinguit ig- 
nem, ita helemosina¡extinguit pecatum. Jim- 
propter Ego adefonsus hispanie imperator, 
una cum uxore mea imperatrice domna 
rrica, et cum fíliis santio, et femando» 
pro amore dei , et pro animábus parentum 
meorum , et pecatorum meorum remisaione. 
Fatio cartam donationis, et textum firml- 
tatis deo et monasterio sánete maríe de sa* 
gramina, et uobis abbati domno amaldo, 
et ómnibus eiusdem monasterij successori- 
bus uestris , de illa senra que uocatnr riqei- 
xu demumu, et est deuertumu, super illam 
aldeiam de lus caluus, dono etiam uobis 
illam aliam senrram de lafoz , que est inter 
uineas eiusdem uille, dono et concedo uobis 
ipsas senrras supranominatas, ut abhao 
die babeatis eas liberas et quietas uos, et 
omnes successores uestrí iure bereditario in 
perpetuum , et hoc meum factum semper sit 
fírmum. Si uero aliquis homo boo meum 
factum rumpero temptauerit, sit maledictos 
et excomunicatus, et cum iuda proditore do- 
mini in inferno dampnatus , et pectet regle 
partí, milla morabetinos. Facta carta inco« 
lar. Era i.' OLXXZX et quotum iiii.^ kalen- 
darum maij, Anuo quo imperator tenuit ga« 
diexi cii*cumdatam. Imperante ipso adefon- 
so imperatore, teleti, legione, Galletia, Cas- 
tella, Naiara, Saragotia, Baetia, almaria, 
Comes barchilonie uasaallus imperatorís. 
Ego adefonsus imperator banc certam quam 
fieri iussi propria manu mea roboro atquo 
confirmo. 

(Primera columna) 

Rex santius fílius imperatoris conf. 
Gomes pontius maiordomus imperatoris 

[conf. 
Comes almanrricus tencns baetia conf. 
Ermegaudus comes urgelli conf. 
Guter femandiz conf. 
Garcia garciaz da¿a conf. 
Garda gumez conf. 



88 



REVISTA DE ARCHIVOS , 



perfecta^ plana por la cara de la im- 
pronta y ligeramente convexa por 
la opuesta, mide el céreo sello que 
nos ocupa 0,™09 próximamente de 
diámetro, y pertenece á la clase de 
los llamados mayestáticos y pues en 
su única impronta se ve representa- 
do ¿ D. Alfonso con el traje ¿ insig- 
nias propias de la majestad sobera- 
na. A lo que puede columbrarse en 
los no muy señalados contornos de 
la figura , ésta viste una especie de 
tunicela de anchas mangas, ceñida á 
la cintura y cuya longitud no pasa 
del tobillo. Está sentado el Monarca 
en una á manera de silla curul, sin 
apariencia de respaldo, y lleva en 
las sienes corona de aro ó diadema, 
al parecer con puntas ¿ radios, que 
en nada recuerda la forma cerrada 
de la imperial (1). Apoyado el codo 



Nonufl petri2 alíeriz imperatoria conf. 

^gno del Emperador en el centro con la le- 
[yenda siguiente: signum Imperatoris), 

Segunda columna) 

Bez femandns filins imperatoris conf. 
lohannes toletanus archiepiscopus et hispa- 
[nie primas conf. 
BaimundoB palentinas episcopns conf. 
Petras segontinas episcopus conf. 
Fernandas iohannis tenens muntor conf. 
Baimandas iohannis galletie conf. 
Didacos iohannis galletie conf. 
AluaruB petriz daclunia conf . 

Dehajo del signo 

lohannes femandiz canónicas ecclesie 
beati iacobi, ct notarías imperatoris scrip- 
sit.» 

Dimensiones del pergamino 57 centímetros 
por 40, inclaso el doblez qae tiene 6. Alganas 
picadoras, tinta baja de color. 

(1) San Isidoro , que conoció á Leoyigil- 



derecbo en el brazo de la silla, os- 
tenta el Monarca en la mano del 
mismo lado un objeto, cogido con 
los dedos pulgar é índice, y que 



do, de quien refiere que, viviendo aún su 
hermano Liuva, primm inter suos regaJi ves- 
te ppcrtus in solio reiedit , es decir, que fué 
el primero de los monarcas visigodos que 
usó insignias reales, distingue en sus Mi- 
mologias la corona real de la diadema, de- 
finiendo la primera como ornamento de al- 
guna señalada victoria ó emblema de la re- 
gia dignidad, y describiendo la segunda cual 
adorno propio de las matronas (LiB. xix, 
capítulos 30 y 31). Los reyes visigodos , sin 
embargo, como se observa en sus monedas 
y prueban también algunas de las halladas 
en Guarrazar, usaron unos, en efecto, á imi- 
tación de los emperadores bizantinos, la co- 
rona cerrada, á que se daba el nombre de 
epanoclgstosy pero gastaron otros la de sim- 
ple aro ó diadema. Lo propio aconteció en 
la época de la reconquista en Castilla, al 
menos desde el reinado de doña Urraca, que 
es la primera que en las monedas tiene re- 
presentación personal , y á la cual se figura 
también con una especie de diadema. Alfon- 
so Vil, en muchas de las monedas que se le 
atribuyen, lleva corona cerrada, por lo ge- 
neral, aunque no siempre, en figura de trián- 
gulo y rematando en tres perlas, ó en dos á 
los lados y una oruz en lo alto; pero en otras 
piezas aparece con diadema, cuyo tosco di- 
bujo no permite fijar si los remates semejan 
perlas ó puntas radiadas , por más que de 
una y otra forma, y á veces de ambas en una 
misma diadema , se muestren ejemplos. Es 
más, un siglo antes. Femando I, entre va- 
rias ofrendas que hizo al cuerpo de San Isi- 
doro cuando éste fué trasladado á León en 
1063, menciona tres coronas de oro, de la 
tercera de las cuales dice : et tertia vero, dia- 
dema est oapitis mei, aureum (Y£PB3, Oró- 
nica de la Orden de San Benito, t. vi, Apén- 
dice i fól. 461 vto.). — Hémenos permitido 
esta digresión, así para justificar el nombre 
de diadema que empleamos, como para lla- 
mar un x)Oco la atención hacia este punto 
tan interesante y poco estudiado, como otroB 
muchos , de nuestra indomentarianacioDal. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



S3 



casi no dudamos sea el anillo sig-^ 
natorío, uno de los emblemas de 
la autoridad soberana, y que figura 
asimismo en muchos sellos de esta 
época (1). Con la siniestra mano 
empuña, y como que estrecha al se- 
no , un cetro (2) terminado en unas 
especies de puntas ú hojas , y que, 
por el tercio superior , apoya en el 
hombro del mismo lado. Nada cabe 
aventurar sobre la forma y materia 
del calzado, el cual, lo mismo que 
otros varios detalles del traje, no re- 
solta en el sello suficientemente acu- 
sado, ya por la poca ductilidad de 
la cera cuando en ella se imprimió 
la matriz , ya por lo gastado de ésta, 
ya, en fin, y así parece más proba- 
ble, por lo imperfecto del diseño. 



(1) Los anillos signatorios, como antes di- 
jimos, fueron los prin^eros instrumentos em- 
pleados para seUar desde la más remota an- 
tigüedad. Para demostrar qne ya ent<^noes 
era el anillo considerado onal signo de au- 
toridad soberana, cítase, entre otros, el 
ejemplo de la investidura que , poniéndole 
el SUJO al dedo, dio Faraón á José del man- 
do supremo en Egipto. — Los emperadores 
romanos usaron asimismo anillos para sellar, 
j i imitación suja y de los bizantinos , em. 
picáronlo también los reyes visigodos y los 
francos, según indicado queda más arriba. 

(2) Bl oetro y el bastón son dos atributos 
distintos, de los que el primero es insignia 
de la dignidad real , y el segundo símbolo 
de administración ó gobierno. Esto último, 
desde el siglo xrr, suele aparecer terminado 
en la llamada mano de justicia. No vaci- 
lamos en denominar cetro al representado . 
en el sello que describimos, tanto por su 
longitud, que es menor que la que ordina- 
riamente se da al bastón , cnanto porque és- 
te figura raras vcfces en los sellos , y mucho 
menos aún en los de la época de que se 
tzata. 



Apenas si ¿ste consiente tampooo 
determinar las líneas del rostro ni 
asegurar que lleva barba corrida co- 
mo en las monedas, pues sólo se di* 
visa bien el bigote y nna especie 
de perilla ancha, aunque no muy. 
larga, siendo de conjeturar, sin em-» 
bargo, repetimos , que se le repre- 
sentase con barba cerrada. 

A ambos lados de la figura, y co- 
mo para llenar los liuecos que que- 
daron entre ella y la faja en que se 
grabó la leyenda , evitando asi que 
quedase el campo desnudo, trazáron- 
se tres grupos de porciones de cír- 
culos concéntricos , compuestos unos 
de tres y otros de cuatro curvas, tan- 
frentes entre sí las externas de cada 
grupo, y de cuyas intersecciones sa- 
len unas que quieren ser hojas lan- 
ceolas. Semejante elemento decora- 
tivo, con tales cuales variontes, es por 
otra parte, muy propio del arte latí- • 
no-bizantino y so usó en España, con ' 
diversas aplicaciones, desde la época 
de los Visigodos. 

En la faja que corre en tomo del 
sello valaleyenda: ►I^ADEFONSVS 
IMPERATOR HISPANIAE, en 
capitales romanas, excepto las M que 
tienen algún parecido con el oar4cter 
llamado uncial La S de HUpaniae 
está vuelta, sin duda por inadver- 
tencia del grabador de la matriz, que 
olvidó trazarla en sentido inverso. 

En general , el dibujo todo del se- 
llo, aunque tosco, como lo da de sí 
la época á que corresponde, es más 
perfecto que el de otros muchos mo- 
numentos coetáneos, y aventaja aa 



u 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



gran manera al de las monedas atrí- 
baidas á este mismo monarca. Aun 
pndiéra añadirse que peca más bien 
de minucioso j rebuscado en ciertos 
detalles, como puede observarse en 
el plegado de la falda de la tunicela 
dispuesta en trazos tan regulares, si- 
métricos y amanerados, que forman 
una especie de palmeta. 

Tal es el raro cuanto precioso mo- 
numento que habrá de figurar á la 
cabeza de la colección sigilográfíca 
de los reyes de Castilla, {nterin no 
se verifiquen nuevos descubrimien- 
tos y estudios en una materia tan 
importante como poco cultivada, á 
pesar de su vital interés para la Ar- 
queología y para la Historia. 

J. M. E. DE LA P. 



En la memoria leída en la última jun- 
ta general de la Academia de Legisla- 
ción y Jarisprudencia , correspondiente 
al curso académico de 4873 á 4 874, 
por su bibliotecario el Sr. Dk Manuel 
Torres Campos, leemos con estrañeza 
la siguiente nota : • Débese esto ( la falta 
de ediciones nuevas de los importantes 
monupientos de la legislación de Roma 
en las bibliotecas públicas de Madrid ), 
aparte de las mezquinas cantidades que 
se dedican por los gobiernos de España 
á las bibliotecas, á la falta de conoci- 
mientos de los Archiveros-Bibliotecarios 
en la bibliografía cientíBca contemporá- 
nea. El que no ha estudiado Derecho, 
mal puisde dirigir la adquisición de pu- 
blicaciones en las materias jurídicas. 
Los Archiveros-Bibliotecarios , que ser- 
virán mucho en la dirección de los ar- 
chivos, son perfectamente inútiles al 



frente de las bibliotecas , dada la índo- 
le de sus estudios. Serán á propósito 
para los servicios inferiores de las mis- 
mas ; pero no para su dirección faculta- 
tiva, ni para li formación de buenos ín- 
dices.» Si este ataque tan injustificado, 
como falto de buenas formas, se dirigie- 
ra contra alguna personalidad determi- 
nada de entre nuestros compañeros, 
nos creeríamos obligados á salir á su 
defensa ; pero cayendo bajo el anatema 
del orador toda una respetable clase, 
en la que figuran personas eminen- 
tes en las ciencias y en las letras, nos 
parece innecesaria la réplica, mayor- 
mente cuando creemos que el joven 
académico ha rendido tributo, en esta 
ocasión, á su inexperiencia y pocos 
años, y ha estampado tal acusación, 
siendo eco sin duda de suposiciones 
extrañas y poco benévolas. 

Por lo demás , el Bibliotecario de la 
Matritense debe saber que las bibliote- 
cas de Madrid, á las que mayormente 
puede referirse, están todas dirigidas 
por doctores y licenciados en las facul- 
tades de Filosofía y Letras, Derecho, 
Teología, Medicina, Farmacia, etc. y que 
las papeletas de índice, tanto de autores 
como de materias , que encontrará en 
la mayor parte de ellas, tal vez no care- 
cerán de las circunstancias que tácita- 
mente parece atribuir á las que se ha- 
yan hecho en la Academia Matritense. 
Cierto es que no se pueden comprar 
obras de Derecho, ni de ninguna clase, 
cuando las cantidades consignadas en 
los presupuestos para este objeto son 
exiguas y muchas veces ilusorias, por- 
que no se pagan ; pero esto no parece 
justificar que se consignen, en un docu- 
mento ^erio y de carácter oficial , afir- 
maciones que comprometen la respeta*' 
bilidad de la corporación á la cual s 



REVISTA DE ARCHIVOS BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 




Jíil. Sello csreo k Ceyt Abuneitrey moro ile Valencia. 
N°2.Jiiem. id. ic Alfonso ]l¡\ de Castilla. 



bt ATml,'¿l 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



25 



dirigen , dando lugar á que pueda con- 
fundirse la nota del discurso académi- 
co con un suelto malévolo de perió- 
dico. 



SECCIÓN OFICIAL. 



Un Real decreto fechado en 4 8 del 
corriente mes , dispone que durante la 
enfermedad del ministro de Fomento 
señor Marqués de Orovio, se encargue 
interinamente del despacho del referi- 
do Ministerio el que lo es de Estado 
D. Alejandro de Castro. 



Decreto, fechado en 23 del corriente, 
disponiendo la devolución á las corpo- 
raciones religiosas de los objetos incau- 
tados con arreglo al decreto de i ° de 
Enero de 4 869. 

*Ei liecreto de 4.° de Enero de 4869 
dispaso que el Estado se incautase d« 
todos los archivos, bibliotecas y gabi- 
netes y demás colecciones de objetos de 
ciencia , arte ó literatura que bajo cual- 
quier concepto estuviesen á cargo de las 
catedrales, cabildos, monasterios ú ór- 
denes militares, exceptuando solamen- 
te lo más indispensable para el culto y 
para las bibliotecas de los seminarios. 
Que esta medida fué dictada bajo el in- 
flujo de azarosas circunstancias políti- 
cas, io demuestran^ á más de erróneos 
procedimientos, que sería inoportuno 
eo amerar, los mismos términos del ci- 
tado decreto , en que no sólo se acumu- 
lan injustificados supuestos y datos 
aTenturados, sino que se sientan doc- 
trinas de exagerada centralización y 
principios contrarios á la justicia. De 
aquí dimanó el hecho significativo de 
que el decreto mencionado tuviese muy 



incompleto cumplimiento en cuanto á 
su fin principal , que era el de poner al 
servicio del público riquezas bibliográ- 
ficas y preciosidades artísticas que, sin 
razón, se suponían secuestradas. En ca- 
si todas las provincias limitóse la eje- 
cución á cerrar y sellar los archivos, 
que han permanecido desde entonces 
faltos de la necesaria custodia , experi- 
mentando los perjuicios consiguientes, 
sin utilidad alguna para los que á ellos 
hubieran acudido durante ese período. 
Solamente en las de Toledo y Madrid se 
dio empleo á la riqueza incautada ; en 
aquélla formando con la copiosa biblio- 
teca del cabildo catedral y con los có- 
dices y documentos de la misma y de 
las órdenes militares una biblioteca pú- 
blica y un archivo histórico , que por 
fuer/a hablan de ser importantes, sién- 
dolo mucho como lo eran los elementos 
que entraron en su composición , y en 
ésta aumentando el ya rico fondo del 
archivo histórico nacional con los do- 
cumentos de la casa conventual de la 
orden de Santiago en Uclés; pero no ha- 
biéndose aumentado en proporción la 
dotación , ni el personal de dicho esta- 
blecimiento , y siendo por otra parte el 
local en que radica exiguo é insuficien- 
te, las enunciadas colecciones se hallan, 
por necesidad , mal conservadas y ex- 
puestas á inevitable deterioro. 

Razones, pues, de evidente justicia 
y de pública conveniencia aconsejaban, 
desde que prevaleció en el gobierno el 
ansiado espíritu de equidad y repara- 
ción, que se anulase la medida de que 
se trata , dictada en críticos momentos 
de perturbación política; medida que, 
según ha demostrado elocuente expe- 
riencia , ha contribuido á disminuir el 
caudal bibliográfico y artístico de la na- 
ción, en vez de aumentarlo. Hoy la de* 



26 



RBYISTA DE ARCHIVOS, 



rogación es indispensable, porque el 
asunto se halla en cierto modo prejuz- 
gado , teniendo en consideración el de- 
creto de 9 del actual , expedido por el 
Ministerio de Hacienda , ordenando la 
devolución al clero de las propiedades 
exceptuadas de la permuta concordada 
con la Santa Sede que existan actual- 
mente en poder del Estado ; consecuen- 
cia lógica de dicho decreto es , por lo 
tanto, que á las corporaciones á cuyo 
favor se expidió se devuelvan los títu- 
los de propiedad y los documentos que 
acreditan su personalidad , así como la 
riqueza artística y literaria adquirida 
por ellas en el trascurso de siglos , en 
no pocos casos bien conservada , y ac- 
cesible á la investigación particular, co- 
mo el Gobierno espera que seguirá sién- 
dolo cada vez más en adelante. 

Y no lo espera sin fundamento. En- 
tre los objetos que deberán devolverse 
existen muchos de grande ínteres his- 
tórico, literario, científico ó artístico 
que convendría tener al alcance de los 
hombres estudiosos, para quienes po- 
dría servir de provechosa enseñanza. 
El Gobierno reconoce, como no puede 
menos, el dominio de los prelados, ó de 
las corporaciones que los disfrutaban, 
y por lo tanto se abstendrá cuidadosa- 
mente de disponer de elk)s sin la vo- 
luntad expresa de sus legítimos propie- 
tarios ; pero recordando que la Iglesia 
nunca guardó avara sus riquezas de 
aquel género cuando se trataba de con- 
tribuir con ellas á la pública instruc- 
ción , confía en que tampoco rehusará 
ahora su consentimiento áque tan pre- 
ciosos objetos se ostenten debidamente 
ordenados y custodiados allí donde 
puedan ser de mayor utilidad para el 
adelanto y florecimiento de las ciencias 
ó de las[ artes. 



Fundado en las precedentes conside- 
raciones , el Rey, y en su nombre el Mi- 
nisterio-Regencia del Reino, ha acorda- 
do lo siguiente: 

Artículo \ .° Los Gobernadores civi- 
les de las provincias devolverán á los 
cabildos y corporaciones religiosas á 
quienes pertenecían, los archivos, bi- 
bliotecas , gabinetes y demás objetos de 
ciencia, arte ó literatura de que el Es- 
tado se hubiere incautado en virtud del 
decreto de \° de Enero de 4 869. 

Art. í.*^ Para esta devolución dele- 
gará el Gobernador, siempre que sea 
posible, á uno ó más individuos del 
Cuerpo de Archiveros-Bibliotecarios , 
los cuales, con presencia de los catálo- 
gos, índices ó relaciones que existieren, 
harán la entrega á la persona delegada 
por el prelado, ó corporación á quien 
corresponda hacerla, y levantará un 
acta de ella, que se remitirá al Go- 
bierno. 

Art. 3.° Si entre los objetos que de- 
ban ser devueltos hubiere alguno de 
carácter profano y de tan señalado ín- 
teres histórico, literario, ó artístico que 
importe mucho su conservación en los 
museos , archivos ó bibliotecas , el Go- 
bernador dará cuenta al Gobierno , á 
ñn de que, si lo juzga conveniente, 
solicite del prelado, ó de la corporación 
á quien dicho objeto pertenezca el con- 
sentimiento ó el acuerdo necesarios pa- 
ra colocarlo en el lugar en que pueda 
ser más útil. 

Art. 4.^ Lqs archivos de las órdenes 
militares permanecerán en el lugar y 
forma en que hoy se encuentran , hasta 
que , reorganizada la jurisdicción maes- 
tral de acuerdo con la Santa Sede, se 
determine la autoridad ó corporación á 
cuyo cargo han de ponerse. 

Art. 5.^ Las incidencias que promoe- 



BIBUOTEGAS T MUSEOS. 



27 



va ia ejdcacion de este decreto se resol- 
Terán por el Gobierno , oyendo á la Di- 
rección de Instmccion pública.» 



NOTICIAS. 



Eo la noche del 4 4 del mes actual 
pronunció en el Ateneo nuestro queri- 
do amigo y compañero Don José Yilla- 
amil y Castro su segunda lección sobre 
arqueología sagrada , trazando la histo- 
ria del templo cristiano durante la épo- 
ca de las persecuciones. 

Declaró que , bajo el punto de vista 
oiístico, procedía del cenáculo donde 
Jesucristo instituyó el sacramento de la 
Eucaristía , pasando á ser después , se- 
gún se cree , la iglesia que San Cirilo 
llama de los apóstoles , é históricamerite 
hablando, de la casa del senador Pu- 
deos, que habitó San Pedro, situada 
entre las colinas viminal y esquilina de 
Roma, en donde, según Juvenal indica, 
solían hospedarse los extranjeros que 
acudían á la ciudad eterna , y por tan- 
to, debe ser considerada como tronco 
f matriz de la iglesia romana , honor 
que comparte con ella la casa en que 
moró San Pablo en La via lata. 

Citando los muy conocidos textos de 
San Pablo y de Orígenes, hizo notar 
que las primitivas iglesias eran senci- 
llos lugares de reunión , sin altares , ni 
^gies, á donde acudían Ips fíeles para 
orar en común; y con el fín de confir- 
mar so aserto, adi\jo otro pasaje, no 
méoos repetido , de Minucio Félix , res- 
pondiendo á los gentiles que motejaban 
á los cristianos porque ni elevaban tem* 
píos á su Dios, ni le ofrecían sacrificios, 
con estas elocuentes exclamaciones : 
'I Qué templos erigiremos en honor de 



quien no cabe en el universo! I Cuánto 
más vale alzárselo en nuestra alma y de- 
dicarle altares en nuestros corazones ! * 

Enumeró después nuestro erudito 
compañero las muchas iglesias que lle- 
garon á tener los cristianos , á pesar 
del excesivo rigor de las frecuentes 
persecuciones con que los afligían los 
gentiles , contándose cuarenta sólo en 
Roma, según afirma Cíampini, obser- 
vando que fueron erigidas en épocas de 
tolerancia, de lo cual ofrecen seguro' 
testimonio el emperador Adriano, en 
cuyo tiempo las denominaron adrta- 
neos, en honor, sin duda, de su magna- 
nimidad con los nazarenos, y de Septi- 
mio Severo en su famoso juicio, favo- 
reciendo la existencia de un templo cris« 
tiano contra las pretensiones de los que 
se proponían destinar su recinto á más 
vulgares fines. 

Completó su conferencia el Sr. Villa- 
amil y Castro dando á conocer los di- 
versos nombres de los templos cristia- 
nos , como kyriaca entre los griegos, 
dominica, domus columbee, martyria, 
memoria apostolea y prophetea , ^anctua' 
rium, naviSy propiciatorium y or acula, 
penetralia^y templum { nombre genérico, 
según San Isidoro) , basilica y ecclesia, 
denominación esta última usada ya por 
San Pablo, San Juan Crisóstoraoy Ter- 
tuliano, y la más propia que puede 
usarse, porque con esa sola palabra se 
comprende la reunión de todos los fie- 
les y el sitio en que se celebra , indi- 
cando por fín que el templo cristiano, 
ademas de ser , como el gentílico , en 
cuanto á estar erigido en honor de la 
Divinidad , congrega á todos los fíeles 
en la oración , amparándolos contra las 
asechanzas del mundo. 



28 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Ud anciano y docto eclesiástico, re- 
sidente en una población de Castilla la 
Vieja, tiene escrito de su letra , muchos 
años há , un Diccionario con el titulo de 
Concordancias del Quijote, obra en que 
se incluyen todas las voces usadas por 
Cervantes en El Ingenioso Hidalgo , de- 
signando el capítulo, página y línea 
donde aparecen. Deeste mismo respe- 
tabilísimo Señor Sacerdote es la nota 
siguiente, que puede servir como de 
muestra de su laboriosidad incansable. 

Veces que han usado los adverbios 
Quizá y Quizás los siguientes Autores , 
en sus obras contenidas en la Biblioteca 
del impresor D. Manuel Rivadeneyra. 



Cervantes. . . . 
Lope de Vega. 

Calderón 

Tirso de Molina. 

Moratin , padre. 
Moratin, hijo. . . 

Moreto 

Alarcon 

Quevedo 

El P. Aliaga. . . . 

Ercilla 

Valbnena. . . . 

Hojeda 

Rufo 

Valdivieso. . . . 
Garcilaso de la Vega. 
Mendoza. .... 

Castillejo 

Céspedes 

Rioja. ..... 

Arguijo 

Alcázar 

Góngora 

Figueroa 

Jáoregui 

Villamediana. . . 
Moreno 



QUIZÁ. 



465 
61 

340 
28 

44 

22 

23 

20 

24 

5 

44 

47 

6 

2 

i 

5 

48 

9 

2 

i 

2 

2 

42 

6 

9 

2 



QUizAs. 



4 

«y 

an Odsitei. 
2 
6 
2 
4 
2 
3 



Cáncer y Velasco. . . 

Roscan 

Garay 

Caro ! 

Espinel. . . . . . 

Marqués de Peñafiel. . 

Farfan 

Montalvan 

Rojas 

Coello 

En Calila é Dimna.. . 
En el libro de los gatos. 
Solis (D. Antonio). . . 

Cubillo 

Matos Fragoso. . . . 
Leiva, Ramírez de Are- 
llano 

Figueroa y Córdoba. . 

Martínez 

Zarate (D. Fernando).. 

Vélez 

Granada 

Fr. Luis de León. . . 
Sta. Teresa 

Avila 

San Juan de la Cruz. . 

Fr. Pedro Malón de 
Chaide 

Fr. Hernando de Za- 
rate 

Torres 

Argensola 



QUIZX. 



27 
2 
8 
2 

5 

9 

44 



4 
4 
i 
4 
44 
7 
469 

28 
9 

24 

44 

48 



QUIZÁS. 



no Quttá. 



Un apasionado de Cervantes. 



Con profundo sentimiento participa» 
mos á nuestros compañeros de profe- 
sión el fallecimiento de nuestro amigo 
D. Manuel Ovejero y Ramos , oficial de 
segundo grado del Cuerpo de Archive- 
ros , Bibliotecarios y Anticuarios , que 
dignamente desempeñaba su cargo en 
en la Biblioteca de la Facultad de Far- 
macia de Madrid. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



S9 



El doctor Franz Rühl, de Dorpat, 
acaba de descabrir en la biblioteca del 
BriUth Museum dos manuscritos , hasta 
aquí desconocidos , de las cartas de Gi- 
cenin ad familiares; uno pertenece 
al undécimo y *el otro al duodécimo 
siglo. 



VARIEDADES. 



FUNDACIÓN 

BB LA NOBLE VILLA DE ALBURQUERQUE, 
CON LOS HECHOS VALEROSOS DE LOS 
ILUSTRES SEÑORES QUE LA HAN POSEÍDO, 
DESDE DON ALONSO TELLEZ DE MENE- 
SES, SU FUNDADOR, HASTA EL EXCELEN- 
TÍSIMO SE. D. FRANCISCO FERNANDEZ DE 
LA CUEVA, SÉPTIMO DUQUE Y SEÑOR 
DELLA. POR PEDRO DE TORMES DEL PI- 
UR MONTERO, VEZINO Y NATURAL DE LA 
DICHA VILLA. — AL EXCMO. SR. D. FRAN- 
CISCO FERNANDEZ BELTRAN DE LA CUE- 
TA, MARQUÉS DE CUELLAR. AÑO 4 635 (\). 

Tuve la suerte de encontrar en el ar- 
düro del Excmo. Sr. Duque de Albur- 
qaerque este curioso manuscrito , que 
i la estimable circunstancia de ser ori- 
gioal reúne la de ser inédito y desco- 
nocido , y á la copiosa suma de impor- 
tantes datos históricos, el interés de tra- 
tarse en él de una de nuestras plazas 
fronterizas más antiguas y rehombra- 
das. En la imposibilidad de publicarlo 



(1) M3. original, en 4.^ encuadernado 
en una hoja de pergamino de un libro de 
coro. 72 folios, falto del último. La dedica- 
toria está escrita y firmada por el mismo 
autor, y en ella dice que ha compuesto esta 
ofara « con no poco trabajo y desvelo de di* 
Teños libros. » Está fechada en Alborquer* 
qnc^ á ^ de Octubre de 1035. 



en mucho tiempo íntegro , me he apre- 
surado á dar á conocer su existencia y 
bosquejar á grandes rasgos la fanda- 
cion y vicisitudes de esta noble villa 
hasta que entró á formar parte de los 
Estados de la casa de la Cueva. A partir 
de este momento, su interés histórico 
decrece notablemente, si bien contiene 
noticias en extremo curiosas relativas á 
D. Beltran de la Cueva , que reservo pa- 
ra un estudio que de este eminente per- 
sonaje tengo entre manos. 

Mi principal deseo , así en este como 
en otros trabajos análogos insertos en 
esta Revista , ha sido y es contribuir á 
allegar materiales para la gran obra de 
nuestra historia municipal , la más glo- 
riosa é importante de todas las nacio- 
nes modernas de Europa , y también la 
más desconocida y olvidada. Porque 
i quién negará los brillantes y trascen- 
dentales servicios que este poderoso ele- 
mento de civilización prestó en la sin- 
gular epopeya de la Reconquista ? ¿Có- 
mo desconocer su decisiva influencia 
en los progresos políticos, militares, 
económicos é industriales de toda nues- 
tra historia ? i Quién ignora que á este 
benéfico vastago , producto de la civili- 
zación romana, marchito durante el 
gran vendaval de las irrupciones bár- 
baras , pasado el cual retoña y florece 
con iucreible lozanía y vigor, somos 
deudores de las primeras libertades ci- 
viles y políticas? Cuando otras institu- 
ciones de menor valía han tenido su 
historiador particular, es bien sensible 
que un ingenio como el del insigne 
Agustín Thierry no haya consagrado al 
municipio español su talento y sus des- 
velos. La falta de una verdadera histo- 
ria nacional ha contribuido, sin duda 
alguna, á prolongar la incertidumbre de 
las opiniones y la excitación de los es- 



39 



REVISTA DB ARCHIVOS. 



con esta diferencia : qao femina solo se 
refiere al sexo por oposición ámaa; al 
paso que mulier (de mollis) implica la 
idea de una complexión más débil, más 
delicada , por oposición á vir, Femina se 
dice igualmente de los dioses, de la más 
bella mitad del género humano , y de los 
irracionales, en tanto que mulier jamás 
00 aplica á estos últimos. 

En castellano, puede asegurarse que la 
palabra hembra , sobre ser un tanto más 
noble que la de mujer^ es la antitesis de 
varón , si se trata de racionales , y de ma- 
cho si de irracionales. Por esto al nacer de 
una mujer una criatura igual á su sexo 
no se dice que ha dado á luz una mujer, 
sino una hembra, 

Z. 

Cristóbal y Esteban.- iVúi». 380, T. 
IV, pág, 191. Pregunta el Sr. A. M. si las 
palabras Cristóbal y Esteban y todas las 
que proceden de voces latinas que se es- 
criben con ph deben en castellano escri- 
birse con V ó con b. El uso corriente pa- 
rece que resuelve desde luego la cuestión 
escribiendo tales palabras con vy no con 
bf resta solo saber si esta práctica puede 
fundarse en buenos principios de orto- 
grafía, faltando, como faltan en este caso, 
las dos reglas que sirven principalmente 
de base para fijar la verdadera ortografía 
en la mayor parte de las palabras de la 
lengua castellana, á saber: la pronuncia- 
ción y la etimología. La pronunciación 
nos ensefia que los sonidos de la v y la 6 
se confunden en uno solo , que se produce 
con mas ó menos fuerza según las locali- 
dades y provincias ; la etimología nada 
nos indica por qué al pasar estas palabras 
del latin al castellano han perdido las 
letras de origen con el cambio de pro- 
nunciación. En este concepto la duda no 
puede resolverse sino por la afinidad de 
sonidos , y en este caso nos encontramos 



que la letra mas afin déla fóph latina de- 
be buscarse entre las labiales, y escoger 
entre éstas la mas suave que es la o antes 
que la b para cuya pronunciación se ne- 
cesita mayor esfuerzo ; esta permutación 
de /en t; y no en & ó vice versa es de uso 
frecuente en las lenguas neolatinas, que 
forman las voces w/, neuf, de las latinas 
virus , novus. 

B. 



boletín bibliográfico t arqdkológico. 



SE DESEA adquirir: 

Carta instructiva sorre el cultivo 
DE LOS OLIVOS, que D. Vicente Martínez, 
cara párroco de Inogés , en el partido 
de Galatayad, dirigió á la Real Sociedad 
Aragonesa de Amigos del País. — Zara- 
goza: BlasMiedes: 4785. En 4.^ 

Carta instructiva sosre el plantío 
DE viñas, cultivo de tierras, sobre trigo 
y cebada , y legumbres y zumaque, por 
D. Vicente Martínez, cura párroco de 
Inogés, en el partido de Calatayud. — 
Zaragoza: Juan Ibaoez, 1787. En I."" 



MONETARIO. 

Se enajena el que perteneció á nues- 
tro difunto amigo y compañero D. José 
Crespo (q. e. e. g.). Se compone' de unas 
mil monedas, no pocas de plata, algu- 
nas de oro y las restantes de cobre. 

Su valor intrínseco excede de tres 
mil reales. 

Para examinar las monedas y tratar 
de su ajuste, hay que dirigirse á la Ad- 
ministración de esta Revista. 



MADRID , 1875.^Imprentft» estereotipia y galruioplastiA de Aribau y O.* (mceiorea de Eivadmitka). 
CaUfl del Doquo 4e Oium , núm. 8. 



Í^EYIST/ 



DB 




RCHivos, Bibliotecas y Museos. 



AftO V. 



Madrid « 15 de Febrero de 1875. 



NUM. 8.» 



SUMARIO. 



La Bibliob^cft imlTersitaria matritense.— Rectiflcaciotí al preámbulo de tin decreto. — Beodon oflolal : 
. Bmü arden disolvlaido la eomísiou nombrada para informar tiobre lo incanta lo á las corporaciones religrirtsaB. 
— Decreto dictando regias para devolver 4 las corporaciones religiosas los objetos incautadop. — Id. dispo- 
niendo qne se éhcargne nuevamente el Sr. Marqués de Orovio del Ministerio de Fomento. — Advertencia sobre 
OB Decreto. — Dictámenes en los concursos por los qno fueron nombrados oflcialos y jefes del Cuerpo, respec- 
tivuDcnte, los Sres. Oarcia Fresca, Domec y Andrés, Assas y^de. Ercflo, Saviron y Estévan, y Bueno y Le* 
Xtoox. — Notioias: Tercera lección sobre Arqueología sagrada, por el Sr. Villa-amil y Castro. — Nueva 
olndel 8r. Barrantes. — Iscensos ror antigíledad en el Cuerpo. — Bibliotecario y archivero de la Real 
Csaa. — Regalo del Ministerio de Orada y Justicia á'varios Archivos. — Vacante ou la Academia Española. 
—Proyecto de descombrar á O imi^a.— Nueva publicación del editor Hcepli.— Bibliotecas en loe fistados-ünl- 
doc^Excavaciones de Sonta Petronila— Variedades : Fundación de Alburquerque (conclusión).— Fon- 
dos de loa estableoimientoa : Biblioteca del Duque de Calabria (continuación). — Fregruntas : In- 
closs.— Rúbricas ó firmas. — Bespueatas: Bemaocax. — Boletín blbliográfioo y arqueológico. 



U BIBLIOTECA 

UNIVERSITARIA MATRITENSE. 

Ha elevado & la •Dirección de Ins- 
trucción pública el celoso jefe de la 
Biblioteca universitaria de Madrid, 
la Memoria en que anualmente da 
cnenta del movimiento vital de los 
dnco establecimientos comprendi- 
dos en el nombre con que va encabe- 
zado el presente artículo ; y una vez 
más dirige su voz al Gobierno para 
que cese la indiferencia con que se ha 
mirado el progresivo aumento de las 
bibliotecas públicas, no pudiendo sa- 
tisfacerse justas necesidades intelec- 
tuales, en nno3 tiempos en que au- 
menta el número de lectores, y no 
muchos, entre ellos, piden libros 



para recrear pasajeramente la fanta- 
sía, ó distraer estériles ocios. 

Notables acrecimientos habia lo- 
grado la Biblioteca universitaria Ma- 
tritense j poco después de mediar la 
presente centuria, debidos al bien 
probado celo del entonces Rector 
Marqués de San Gregorio, que así 
procuraba engrandecer el tesoro ico- 
nográfico y bibliográfico en la Fa- 
cultad de Medicina (de la cual era 
ilustre catedrático y es doctor insig- 
ne), como enriquecer los veneros 
científicos y literarios de las demás 
facultades , y aun después hubo bre- 
ves épocas con algunos no insignifi- 
cantes ingresos, que iban satisfacien- 
do, en parte, las demandas inteligen- 
tes de la juventud estudiosa; pero á 
tan lamentable descenso ha llegado 



3i 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



el movimiento vital de la segunda bi- 
blioteca española, que apenas alguna 
excepción casual permite añadir á 
sus catálogos unos cuantos títulos de 
obras y más ó menos importantes , en 
las ciencias, ¿ en las letras, y no mu- 
chas veces algún donativo generoso 
acrecienta tal ó cual tesoro bibliográ- 
fico, en una ó más de sus secciones. 
Algo se habia hecho en el último 
presupuesto para que no fuera tan 
estérilmente precaria su situación ; 
y sin embargo, no será inoportuno 
copiar aquí lo que sobre este punto 
se indica en la Memoria: ((Las exi- 
guas consignaciones, dice, á que de- 
ben ajustar sus gastos estos esta- 
blecimientos literarios (refiriéndose 
á los cinco que forman la Biblioteca 
universitaria), insuficientes hasta 
para responder á sus más precisas 
necesidades, debieron á la Superiori- 
dad, en el último presupuesto, un 
importante aumento, que hubiera te- 
nido conveniente aplicación á los 
gastos más perentorios ; pero las tris- 
tes circunstancias de la nación , con 
.la guerra civil que devora el Tesoro 
público j todos los recursos del país 
en muy numerosas localidades , han 
retardado el goce del aumento y tam- 
bién la regularidad en los cobros, 
llegando hasta el doloroso extremo 
de no haber podido percibir ni si- 
quiera una mensualidad en todo el 
año que acaba de trascurrir, y apa- 
reciendo tan absoluta carencia de re- 
cursos, con triste realidad, en el 
cuadro donde se anotan los datos es- 
tadísticos de la Biblioteca.)) 



No menos exiguos , por no decir 
nulos , hablando con dura exactitud, 
son, de algunos añoi á esta parte, 
los ingresos periódicos de obras, con 
que la Dirección de Instrucción 
pública aumentaba paulatinamente 
nuestras modernas colecciones de li- 
bros nuevos ; y es tanto menos ex- 
plicable > cuanto que ni ha desapa- 
recido del presupuesto una no pe- 
queña cantidad para compra de obras 
con eso necesario destino, ni dejan 
de ingresar éstas en el Ministerio de 
Fomento cuando las dscn á luz los 
autores que han logrado auxilios 
de suscricion , para poder publicar- 
las, conforme á legales prescrip- 
ciones. 

Veamos lo que sobre este punto y 
algunos otros añade también la Me- 
moria : «Vida, en verdad, indigente, 
viven estos centros destinados á po- 
pularizar el saber y á fomentar la 
cultura. Del Ministerio de Fomento, 
principalmente obligado á nutrir es- 
tas casas con las obras adquiridas de 
los fondos destinados á proteger las 
letras, apenas se remiten, hace años, 
algunas obras que antes periódica- 
mente ingresaban. Tampoco se re- 
ciben folletos de las corporaciones li- 
terarias, cuya existencia, más o me- 
nos floreciente, toma su respectivo 
vigor del Erario público: y la ca- 
rencia de fondos completa esta para- 
lización en el ingreso de obras, que 
diariamente piden los curiosos ó los 
investigadores, en su justo deseo de 
seguir el movimiento de la inteligen- 
cia por los numerosos derroteros á 



BlfiLIOTBGAS T MUSEOS. 



35 



qne impelen la vocación , 6 las aficio- 
nes de los individuos. 

íCrece con rapidez el número de 
los libros apartados del servicio pú- 
blico por evitar su peligroso deterio- 
ro, ó su cercana destrucción , siendo 
imposible continuar las encuadema- 
ciones con' que volverían á ocupar 
80 sitio en los estantes y á satisfacer 
las demandas de los lectores ; j con 
profunda pena he tenido que aplazar 
el cumplimiento de mi propósito, de 
Testir dignamente los incunables im- 
portantísimos que posee la Biblioteca 
de la facultad de Filosofía y Letras, 
por lo mismo que consideré como 
justo empeño de mi cargo dar á los 
venerandos monumentos de la tipo- 
grafía, en el primer periodo de su 
existencia, el decoroso aspecto exte- 
rior debido á su antigüedad y al va- 
lor de no pocos de los volúmenes 
dados á luz en el siglo decimoquinto, 
que honran los catálogos de la Bi- 
Uíoteca universitaria. T á tal estado 
de penuria hemos llegado, que ha ha- 
bido necesidad de suspender casi to- 
das las suscriciones pendientes, aco- 
sando por todas partes reclamaciones 
y quejas, que ni se pueden satisfa- 
cer, ni acallar siquiera.!) 

Tal vez no, sea ocasión la presen- 
te de añadir á los pasajes citados de 
la Memoria del jefe de la Bibliote- 
ca universitaria ni una palabra más 
para dar á conocer la situación an- 
gustiosa en qne viven aquí estable- 
cimientos tan prósperos y atendidos 
en todos los países; pero séanos per- 
mitído; al menos, esperar del digno 



Ministro de Fomento y del ilustrado 
Director de Instrucción pública, que 
no se niegue á las Bibliotecas , Ar- 
chivos y Museos la equitativa entre- 
ga de sus respectivas consignaciones, 
en el tanto de distribución que logran 
otros establecimientos del mismo li- 
naje, y esperar que vuelvan á dispo- 
ner la remisión á las Bibliotecas pú- 
blicas de todas las obras que el 
Estado adquiera para fomentar las 
letras y enriquecer los públicos te- 
soros de libros nuevos con paulatinos 
pero incesantes contingentes. 
T. DEL C. 



Sin entrar para nada en el exa- 
men del decreto de 23 del corrien- 
te, mandando devolver los archivos, 
bibliotecas y demás objetos de Cien- 
cia, Arte ó Literatura incautados al 
clero, y acatando esta disposición 
que estamos dispuestos á cumplir en 
la parte que, como á funcionarios 
del ramo pudiere tocamos, cúmple- 
nos, sí, rectificar una afirmación 
contenida en el preámbulo del men- 
cionado Decreto, porque, de no pa- 
recemos enteramente inexacta, las- 
tima algún tanto el concepto de un 
establecimiento tan importante cual 
el Archivo Histórico Nacional. 

Al correr de la pluma, según 
creemos, y seguramente sin inten- 
ción alguna depresiva, que esta- 
mos lejos de presumir en perspnas 
autorizadas y respetables como las 
que han debido intervenir en la re- 
dacción del Decreto, dícese al fin 



36 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



del primer párrafo de su preámbulo 
que j mediante la incautación, se au* 
mentó el ya rico fondo del Archivo 
Histórico Nacional con los docu* 
mentes de la Casa Conventual de la 
Orden de Santiago, en Ucles ; pero 
que, no habiéndose aumentado en 
proporción la dotación ni el personal 
de dicho establecimiento, 7 siendo, 
por otra parte, el local en que.radi- 
ca exiguo é insuficiente , las enunda" 
das colecciones se hallan por necesi- 
dad mal conservadas y expuestas á in^ 
evitable deterioro. 

Cierto es, en efecto , que el Ar- 
chivo Histórico Nacional ocupa un 
local harto mezquino, y aun ese, por 
mera tolerancia de la Academia de 
la Historia , la cual , después de ha- 
ber reunido, merced á inteligentes', 
celosas j bien intencionadas gestio- 
nes, la mayor parte de las coleccio- 
nes diplomáticas que forman tan im- 
portante depósito histórico , las dio 
colocación , y comenzó á organizar- 
las , tal como lo consentían las con- 
diciones locales y la penuria de sus 
fondos, en la casa llamada del Nue- 
vo Rezado, en que entonces tenía 
algunas de sus dependencias, y que 
hoy ocupa aquel docto Cuerpo, co- 
mo único y legítimo dneño. No es 
menos exacto que, con posteriori- 
dad á la generosa cesión que la Aca- 
demia hizo en el Estado de sus de- 
rechos á dirigir el Archivo que for- 
mara, y á pesar de algunas obras 
practicadas posteriormente para la 
colocación de nuevas y no menos 
importantes colecciones diplomáti- 



cas que se han ido adquiriendo , el 
local es notoriamente insuficiente y 
carece de comodidad , luces y otras 
cualidades no menos indispensables 
para su actual destino. Pero así y 
todo, cuantos han visitado ó quieran 
visitar aquel establecimiento públi- 
co , pudieron y podrán convencerse 
de que todos sus fondos se hallan en 
perfecta conservación y segura cus- 
todia. 

Ni es esto sólo , sino que precisa- 
mente los documentos procedentes 
de la Casa Conventual de Santiago 
en Ucles , depositados en el Archivo 
á título de incautación, se hallan 
hoy en un estado de orden , conser- 
vación y servicio de que por muchos 
años estuvieron absolutamente pri- 
vados, y que dio por resultado el 
que no pocos se perdiesen, como hu- 
biera sucedido muy pronto con to- 
dos, si hubieran continuado en el 
antes magnífico pero hoy ruinoso y 
abandonado convento en que yacían. 
El que desee más noticias sobre 
este punto y quiera conocer la lasti- 
mosa historia de un Archivo, que 
pudo, á fines del siglo anterior, pa- 
sar por modelo, y que llegó des- 
pués á los últimos grados de la in- 
curia y de la dilapidación, puede 
ver los artículos que tenemos dados 
á luz en las páginas 145 y 161 del 
tomo II de nuestra Revista. Quien, 
después de leidos, guste deshacer 
comparaciones ó tenga interés en 
consultar algo de lo salvado de tal 
jirocedencia, puede acudir al Archi- 
vo Histórico Nacional á convencer- 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



37 



86, no sólo de que todo se halla per- 
fectamente á salvo, sino de que se 
sirve con una prontitud y esmero, de 
que antes con estos documentos no 
había ejemplo y asi á los que frecuen- 
temente piden datos sobre los diez 
mil expedientes de pruebas, cuyo 
índice, que no existia, se ha forma- 
do, como á cualquiera otro que bus- 
que diplomas códices ó libros refe- 
rentes á la Orden de Santiago de 
los que al cargo de nuestros compa- 
ñeros han venido á parar. 

Y como la prueba es fácil y úni- 
camente nos proponíamos hacer una 
rectificación , basta por ahora con lo 
dicho. 

E. DE LA P. 



SECCIOiN OFICIAL. 



MINISTERIO DE FOMENTO. 

flmo. Sr. : Dispuesta por decreto de 
23 del corriente la devolución de los 
archivos, bibliotecas, gabinetes y obje- 
tos de ciencia, arte ó literatura incau- 
tados á los cabildos y corporaciones re- 
ligiosas, en virtud del Decreto de \ .* dé 
Enero de 4869, el Ministerio-Regencia 
ha dispuesto declarar disuelta la comi- 
sión nombrada por orden de 5 de Fe- 
brero del propio año para informar so- 
bre la importancia , valor cientifíco y 
destino de las colecciones y objetos del 
clero, á qoe dicho Decreto se referia. 

De orden del Ministerio-Regencia lo 
digo á y. I. para su inteligencia y cum- 
plimiento. Dios guarde á Y. I. muchos 
aoos. Madrid, 29 de Enero de 4875.— 



Castro. • 
pública. 



•Sr. Director de Instrucción 



Para el más pronto y cabal cumpli- 
miento del decreto de S3 del actual 
mandando devolver á los cabildos y 
corporaciones religiosas los archivos, 
bibliotecas , gabinetes y objetos incau- 
tados por el Estado en virtud del de- 
creto de I.* de Enero de 4 869, el Mi- 
nísterip-Regencia se ha servido dictar 
las disposiciones siguientes : 

4.* Los Gobernadores civiles, de 
acuerdo con los Prelados ó autoridades 
eclesiásticas á quienes corfesponda , de- 
signarán dia para veri6car la devolu- 
ción. 

2.* En el dia señalado, los referidos 
Gobernadores, acompañados del dele- 
gado del Prelado ó del de las corpora- 
ciones á quienes pertenezcan los obje- 
tos, del Jefe de la sección de Fomento, 
individuo ó individuos del Cuerpo de 
Archiveros-Bibliotecarios que residan 
en la localidad , ó en su defecto por una 
persona de reconocida competencia , se 
constituirán en el local ó depósito de 
incautación , dando principio por el re- 
conocimiento de sus cerraduras y se- 
llos , cuyo estado se hará constar en el 
acta que de la devolución se levante. 

3.' Una vez abierto y reconocido el 
local y hecho consiar su estado , los Go. 
bernadores podrán delegar sus funcio- 
nes en el Jefe de la sección de Fomen- 
to , quedando asimismo relevadas de su 
precisa asistencia á las operaciones su- 
cesivas las personas cuyo concurso no 
sea indispensable. 

4.' En las localidades en que deba 
verificarse la devolución en puntos dis- 
tantes de la residencia del Gobernador- 
éste podrá delegar igualmente sus fun, 
clones, para el acto del reconocimiento 



3d 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



y apertura , en el Jefe ú otro empleado 
de la sección de Fomento, ó en las res- 
pectivas autoridades locales. 

6.* El acto de la devolución de los 
objetos se verificará , en cuanto sea po- 
sible , con sujeción á los mismos trámi- 
tes y formalidades con que se hubiera 
verificado la incautación, teniendo al 
efecto muy presentes las respectivas di- 
ligencias y actas practicadas y levanta- 
das en aquella ocasión. 

6." Los Gobernadores ó sus delega- 
dos , en el acto de la entrega , oyendo 
al representante del Cuerpo de Archi- 
veros-Bibliotecarios, cuidarán de for- 
mar relación detallada de los objetos 
que reúnan las circunstancias indica- 
das en el art. 3.^ del decreto de S3 del 
corriente, remitiéndolas con urgencia á 
este Ministerio á los efectos del citado 
Decreto. 

7.^ En los establecimientss abiertos 
al servicio del público, donde existan 
colecciones ú objetos de esta proceden- 
cia , sin perjuicio de consignar su devo- 
lución , continuarán en el mismo ser y 
estado en que se encontraban á la pu- 
blicación del decreto , hasta que el (jo- 
bierno, de acuerdo con la autoridad 
eclesiástica» resuelva en cada caso lo 
más conveniente. • 

8.* Terminada la devolución , los Go- 
bernadores darán asimismo con urgen- 
cia á este Ministerio parte circunstan- 
ciado de todas las diligencias , acompa- 
ñando su informe acerca de los inciden- 
tes que pudieran surgir. 

9.* Las dudas, dificultades ó inciden- 
cias á que dé lugar el cumplimiento de 
estas disposiciones y la ejecución del 
decreto, objeto de las mismas, se resolve- 
rán por conducto de este Ministerio, 
oyendo á la Dirección general de Ins- 
trucción pública. 



Lo que de orden del Ministerio-Re- 
gencia comunico á V á los efectos 

oportunos. Dios guarde á V muchos 

años. Madrid, S9 de Enero] de 4875.-— 
Castro. — Sr. Gobernador de la provin- 
cia de 



Hallándose restablecido de su enfer- 
medad el Sr. Marqués de Orovio , Mi- 
nistro de Fomento , el Rey, y en su nom- 
bre el Ministerio-Regencia , se ha servi- 
do disponer se encargue nuevamente 
del referido Ministerio, cesando en el 
despacho interino del mismo , D. Ale- 
jandro de Castro , Ministro de Estado. 



Hallándose ajustado y á punto de ser 
impreso el presente número de nuestra 
Revista; cuando publica la Gíiceta el 
decreto de reorganización del Cuerpo 
de Archiveros, Bibliotecarios y Anticua- 
rios, nos vemos obligados á dejar para 
el núm. 4.^ la inserción del texto legal, 
que integro aparecerá en él para cono- 
cimiento de nuestros compañeros. 



En el año anterior, cuarto de la exis- 
tencia de la Rb VISTA de Archivos , Bi- 
bliotecas T Museos , se omitió publicar 
varios dictámenes de los que la Junta 
superior consultiva de Archivos, Bi- 
bliotecas y Museos, ha elevado á la Di- 
rección de Instrucción pública, fun- 
dando las propuestas en terna de los 
concursos convocados para ascender de 
categoría en vacantes que no pertene- 
cen al tercer turno ó de gracia; y pa- 
rece justo subsanar esa omisión , por 
ser objeto preferente de nuestro perió- 
dico cuanto se refiere á la vida del cuer- 
po en que servímos al Estado. 

No nos proponemos, sin embargo, 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



39 



contrariar el justo deseo de favorecedo- 
res aoestros que no pertenecen á nues- 
tra carrera profesional, aunque mu- 
ckos, casi todos, son maestros , ó por lo 
méoos muy competentes en los conoci- 
mientos que abraza, de no ver llenas las 
columnas de la Revista con trabajos de 
carácter oficial, vedando la inserción 
de asuntos más gustosos ó más amenos; 
y con el fin de satisfacer indicación tan 
legitima, daremos por extraordinario 
las páginas que necesite la publicación 
de los dictámenes de la Junta , ya que 
no pocos los consideran como jurispru- 
dencia para ulteriores concursos y fun- 
damento legitimo de las ternas que en 
los pasados se han propuesto. 

Adoptando, pues, el orden de las 
respectivas fechas, ponemos en práctica 
nuestro propósito. 

Dktámm de la Junta consultiva de Ar* 
chivos. Bibliotecas y Museos en el ex- 
pediente de concurso á que se refieren 
¡M nombramientos de D. Francisco 
Gama Fresca y D, Mariano Andrés 
Domec y Andrés para dos plazas de 
újiciales de tercer grado en la Sección 
de Archivos del Cuerpo facultativo de 
Archiveros, Bibliotecarios y Anticua- 
rios y publicےdo en cumplimiento del 
art. iS del reglamento de 5 de Julio 
de 1874. 

Junta consultiva de Archivos Biblio- 
tecas Y Museos. — limo. Sr. : En el ex- 
pediente de concurso á dos plazas de 
oficial de tercer grado , vacantes en la 
sección de Archivos del cuerpo de Ar- 
chiveros, Bibliotecarios y Anticuarios, 
esta Junta creyó conveniente oir el dic- 
tamen de una Comisión de su seno, com- 
puesta de los vocales Sres. Hartzen- 
bosch, Rosell y secretario, quienes lo 



han evacuado en los términos siguien- 
tes: 

* La Comisión combrada por la Jun- 
ta para informar y proponer en este ex- 
pediente de concurso ha examinado de- 
tenidamente, y comparado asi los mé- 
ritos, servicios y demás circunstancias 
que alegan y justifican los que en esta 
ocasión han acudido con solicitud es- 
pecial, como los que constan en las ho- 
jas do servicio y en ios antecedentes 
suministrados por la secretaría , relati- 
vamente á todos los que conforme al 
art. 45 del reglamento de 5 de Julio de 
4871 tienen aptitud legal para ascender 
á la categoría inmediata superior, y que 
son los n ayudantes de la sección de 
Archivos, comprendidos en la adjunta 
relación clasificada. 

Ha tenido también muy presente la 
Comisión, siguiendo en esto la jurispru- 
dencia constante observada por la Jun- 
ta, la última propuesta que en 25 de 
Febrero de 4 87í se elevó á la superio- 
ridad para la provisión en idéntica for- 
ma de una plaza de Sección , categoría 
y grado ¡guales á las dos de que ahora 
se trata. 

No halla la Comisión, en efecto, va- 
riación notable que introducir en las 
apreciaciones que en aquella sazón se 
hicieron respecto de los ayudantes de 
Archivos que tenian entonces y son en 
su mayor parte los mismos que ahora 
tienen aptitud legal para ascender por 
concurso á oficiales; así que dándolas 
aquí por reproducidas, sin que las re- 
pita en detalle por lo que de enojosa- 
mepte personal ofrecen algunas de ellas, 
y porque ademas resultan en la relación 
clasificada que ahora se acompaña , la 
Comisión hace suyo el criterio que en- 
tonces prevaleció para la elección, y no 
cree que aparecen en este expediente 



10 



REVISTA DE ARCHIVOS. 



méritos bastantes para modíBcarla pre- 
ferencia que se concedió á los que ocu- 
paron los lugai%s de la terna alli pro- 
puesta, el primero de los cuales fué 
nombrado , correspondiendo por tanto, 
según este razonamiento, á los que ocu- 
paron el segundo y tercero de aquélla 
Ggurar en los primeros de las doá ter- 
nas que la Comisión abora formula. 

Justificase también esa preferencia, 
en sentir de la Comisión , por la brillan- 
te carrera académica, distinguido con^ 
cepto como empleado, laboriosidad, celo 
é inteligencia que acredita el ayudante 
D. Francisco García Fresca, puesto en 
el primer lugar de la primera terna ; y 
respecto del que ocupa el mismo en la 
segunda, que es el de la propia catego- 
ría, D. Mariano Andrés Domec, su lúci- 
do expediente personal, que la Comisión 
de paso dirá ha reconocido con gusto 
por la limpieza , claridad y método de 
su documentación , da asimismo prue- 
bas patentes de la actividad , repetidos 
y extraordinarios servicios, vocación y 
competencia en el ramo de este emplea- 
do que le bacen barto digno de la pre- 
ferencia que en la anterior propuesta 
obtuvo y ahora se le confirma. 

Para elegir los -segundos y terceros 
lugares de las ternas, la Comisión, fiján- 
dose en los datos que al comenzar enu- 
meró, y clasificándolos y apreciándolos, 
como lo han hecho para los propuestos 
en los primeros, por el orden que esta- 
blece el art. 48 del reglamento (sin de- 
jar por eso de dar toda la consideración 
compatible con la justicia á la antigüe- 
dad en el servicio, siempre que no ¿pa- 
rece demanda de otros merecimientos) 
se ha fundado principalmente en los 
importantes y especiales servicios que 
acredita el ayudante D. Darío Cordero 
y Camarón , prestados asi en la comi- 



sión para trasladar los Archivos y par- 
te de la Biblioteca que fueron de la or- 
den de Santiago en Uclés al Archivo 
Histórico Nacional, como en el impor- 
tantísimo que justifica haber prestado 
para la salvación de la inestimable li- 
brería de San Lorenzo del Escorial, con 
motivo del incendio allí ocurrido en 1 .** 
de Octubre de 1872. Ha tratado la Co- 
misión asimismo de premiar concedien- 
do al ayudante D. Francisco Romero de 
Castilla y Perosso el segundo lugar de 
la segunda terna los méritos primero, 
segundo y cuarto reglamentarios que 
prueba y que dan ventajosa idea de su 
laboriosidad, celo, inteligencia y voca- 
ción para el ramo en que sirve. 

Por análogos motivos, y fijándose 
particularmente en la laboriosidad y 
celo que tan ventajoso concepto de su 
jefe han valido al ayudante D. Patricio 
Ferrer y Ruiz Delgado, la Comisión le 
ha otorgado el tercer lugar de la pri- 
mera terna, y merced á circunstancias 
en un todo semejantes ha colocado en 
el segundo tercer lugar al de la propia 
categoría D. Claudio Pérez y Gredilla. 

Fundada en tales razones , que más 
clara y extensamente se determinan y 
justifican con el atento examen de la 
adjunta relación clasificada de méritos, 
servicios y demás circunstancias perso- 
nales, la Comisión ba creido procedente 
someter á la aprobación déla Junta las 
siguientes ternas : 

Primera, 

Primer lugar. — D. Francisco García 
Fresca. 

Segundo id. — D. Darío Cordero y Ca- 
marón. 

Tercer id. — D. Patricio Ferrer y Ruiz 
Delgado. 



BlbLIOTEGAS Y MÚSBOS. 



41 



Segunda. 

Primer lugar. — D. Mariano Andrés 
Domec y Andrés. 

S^ando id. — D. Francisco Romero 
de Castilla Perosso. 

Tercer id. — D. Claudio Pérez y Gre- 
dUla. . 

La Junta se halla en un todo confor- 
me con el dictamen anterior, y ha acor- 
dado se eleve íntegro á V. I. para la re- 
solacion que estime justa y procedente. 

Dios guarde á V. I. muchos años. Ma- 
drid, 30 de Marzo de 1 874.— Ilustrisi- 
mo Sr. — El Presidente , Gaspar Roíjri- 
guez.— José María Escudero de la Peña, 
secretario. — limo. Sr. Director general 
de Instrucción pública. 

La relación clasificada de los méritos,* 
serricios y demás circunstancias que 
acreditan los 1 7 ayudantes de la sec- 
ción de Archivos del cuerpo de Archi- 
veros, Bibliotecarios y Anticuarios que 
conforme al art. 45 del reglamento vi- 
gente tienen aptitud legal para aspirar 
i dos plazas de oficiales de la indicada 
aeccion, anunciadas á concurso por ór- 
deo de la Dirección general de Instruc- 
ción pública, fecha 17 de Noviembre de 
IS73, en la Gaceta de %{ del propio 
mes\ se publicó en la Gaceta del \ 8 de 
AbrUde«87$, págs. 146 y U7. 

IHciámen de la Junta consultiva de Af 
chivos, Bibliotecas y Museos en el ex- 
pedienie de concurso á que se refieren 
los nombramientos de D. Manuel de 
Assas y de Ereño y D. Paulino Savi- 
ron y Estévan para dos plazas de ofi' 
cióles de tercer grado de la Sección de 
Museos del Cuerpo facultativo de Ar» 
chiveros. Bibliotecarios y Anticuarios^ 
publicado en cumplimiento del art. 46 
del reglamento de 5 de Julio de 1874. 

JUKTA GONSCLTIV4 DB ARCHIVOS, Bl« 



BLioTECAs Y MüsEos. — Ilmo. Sr. : Para 
informar y proponer en el expediente 
de concurso á dos plazas de oficiales de 
tercer grado, vacantes en la sección de 
Museos del cuerpo de Archiveros, Bi- 
bliocarios y Anticuarios, que adjunto 
devuelvo á V. I., esta Junta creyó con- 
veniente oír el dictamen de una Comi- 
sión de su seno (¡pmpuesta de los voca- 
les Sres. Madrazo, García Gutiérrez y 
secretario, quienes lo han evacuado en 
los términos siguientes : 

«Para informar y proponer en este 
expediente, los vocales que suscriben, 
teniendo muy en cuenta los términos de 
la convocatoria para el concurso á dos 
plazas de oficiales de tercer grado en la 
sección de Museos y los preceptos del 
reglamento de 5 de Julio de 1871 , par- 
ticularmente en sus artículos 45, 46, 47 
y 48, han examinado con detención los 
méritos , servicios y demás circunstan- 
cias personales de todos los individuos 
que figuran , según el último escalafón 
del cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios 
y Anticuarios, en la categoría de ayu- 
dantes de la sección de Museos, cate- 
goría que es la inmediata inferior á la 
de oficiales á que corresponden las dos 
vacantes de cuya provisión por concur- 
so se trata. Para apreciar semejantes 
condiciones personales, la Comisión ha 
tenido presentes, no sólo las alegadas 
con ocasión de este concurso por los ci- 
tados ayudantes , sino las que constan 
en sus hojas de servicios y en los ante- 
cedentes que obran en la secretaría de 
la Junta. 

Ocho son los ayudantes de la indica- 
da sección de Museos ; mas entre ellos 
sólo cuatro tienen la aptitud legal nece- 
saria para optar al ísoenso por concur- 
so, según los términos de la convocato- 
ria y conforme á los artículos 45 y 47 



Í8 



hBYISTÁ DB ARCHIVOS, 



del reglamento: estos ayudantes, enu- 
merados por el orden de precedencia en 
que aparecen en el escalafón, se llaman 
D. Manuel de Assas y de Ereño, D. Pau- 
lino Saviron y Estévan, D. Ángel de Go- 
rostizaga y Carvajal y D. Antonio Ro- 
driguez Villa, cuyos méritos, servicios y 
demás circunstancias aparecen en la re- 
lación que acompaña á este informe, 
clasiflcados en lo posible, según marca 
el art. 48 del reglamento; disposición 
legal que ha servido al propio tiempo de 
criterio á los que suscriben para la de- 
terminación de los lugares que á cada 
uno de los dichos cuatro ayudantes 
han asignado en las ternas que pro- 
ponen. 

En el primer lugar de la primera de 
éstas propone la Comisión á D. Manuel 
de Assas y de Ereño, porque reúne tres 
de los cuatro méritos que el art. 48 del 
reglamento considera preferente; para 
el ascenso por concurso, y sooresale 
principalmente en el 2.* y en el 4.^ por 
las comisiones y servicios extraordina. 
rios que ha desempeñado y desempeña 
en la enseñanza y en el Museo Arqueo- 
lógico, y por el número é importancia 
de las obras históricas y arqueológicas 
que ha dado á luz. Es también el más an- 
tiguo de su clase en esta sección del 
cuerpo, en el cual ingresó modestamen- 
te por concurso, y ha ascendido por ri- 
gorosa antigüedad , y tiene dos títulos 
académicos , uno de ellos el profesional 
de la carrera obtenido con notas de So- 
bresaliente en toda ella. 

D. Paulino Saviron y Estovan va pro- 
puesto en el segundo lugar de la prime- 
ra terna y en el primero de la segunda 
porque acredita los cuatro méritos pre- 
ferentes para el ascenso, según el cita- 
do art. 48 del reglamento , habiéndose 
distinguido sobre todo en comisiones del 



servicio, organización y acrecentamien* 
to del Museo Arqueológico Nacional y 
en la ejecución de obras y proyectos 
gráficos de carácter artistico y arqueo- 
lógico que le han valido premio en pú. 
blico concurso y honrosas distinciones 
de cuerpos académicos, teniendo asimis- 
mo prestados buenos servicios en la en- 
señanza de las Bellas Artes. Justifica 
ademas el título profesional obtenido en 
la Escuela de Diplomática. 

Da la Comisión precedencia para el 
tercer lugar de la primera terna y se- 
gundo de la segunda á D. Antonio Ro- 
dríguez Villa sobre D. Ángel Gorostiza- 
ga y Carvajal porque, si bien éite aven- 
taja al otro en algunos meses , tan sólo, 
de antigüedad, el Sr. Rodríguez Villa 
tiene el título profesional de la Escuela 
de Diplomática con todas las notas de 
Sobresaliente y el de Licenciado en filo- 
sofía y letras, con algunas asignaturas 
probadas en la facultad de derecho, y 
justifica servicios como Jurado de exá- 
menes en la primera de dichas ense- 
ñanzas; mientras que el Sr. Gorostiza- 
ga sólo acredita el título académico de 
licenciado en derecho, si bien ha proba- 
do varias asignaturas de la Escuela de 
Diplomática. Por lo Jemas, los dos ayu- 
dantes últimamente citados cuentan tres 
de los méritos reglamentarios preferen- 
tes, y la Comisión ha creido justo in- 
cluir á ambos en la propuesta, colocan- 
do al Sr. Gorostizaga en el tercer lugar 
de la segunda terna por las razones in- 
dicadas. 

Cree asimismo justo la Comisión con- 
signar que de consentirlo los términos 
del art. 45 del reglamento, que exigen 
explícitamente más de cuatro años de 
servicio en el segundo grado de una ca- 
tegoría para ascender á la inmediata su- 
perior del cuerpo, hubiera con gusto 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



4a 



coDoedido algún lagar en la propuesta 
al ayadanie- D. BuenaTentura Hernán- 
del Saaahuja , que si bien hace apenas 
un año que ingresó en el cuerpo, por la 
agregación del Museo Arqueológico de 
Tarragona, de que es jefe, cuenta ya 
cerca de SI años de celosos servicios en 
el ramo, habiéndose distinguido nota- 
blemente en la creación y organización 
deleitado establecimiento, y estando de- 
dicado con incansable laboriosidad a] 
caltiTO de los estudios arqueológicos. 

Con tales fundamentos , pues , la Go- 
misión somete al criterio de la Junta las 
sigQíentes ternas : 

Primera, 

Primer logar. — D. Manuel de Assas 
7 de Ereño. 

Segando id. — D. Paulino Saviron y 
EstéTan. 

Tercer id. — D. Antonio Rodríguez 
YíIIa. 

Segunda. 

Primer lugar. — D. Paulino Sarlron y 
EstéTan. 

Segundo id. — D. Antonio Rodríguez 
Tilla. 

Tercer id. — D. Ángel de Gorostizaga 
Carvajal.* 

La Junta se halla en un todo confor* 
me con el anterior dictamen , que ha 
acordado se eleve integro á esa Direc- 
cioQ general para la resolución que es- 
time acertada. 

Dios guarde á Y. I. muchos años. Ma- 
drid, 30 de Marzo de 1874. — Ilustrísi- 
mo Sr.— El Presidente , Gaspar Rodri- 
goez. — José María Escudero de la Peña, 
secretario.— Humo. Sr. Director general 
de Instrucción pública. 

La relación clasificada de los méritos, 
servicios y demás circunstancias que 



acreditan los cuatro ayudantes de la 
sección de Museos del Cuerpo de Archi- 
veros, Bibliotecarios y Anticuarios, que 
conforme al art. 15 del reglamento vi- 
gente tienen aptitud legal para aspirar 
á dos plazas de oficiales de la indicada 
Sección, anunciadas á concurso por or- 
den de la Dirección general de Instruc- 
ción pública de 1 7 de Noviembre de 1 873 
en la Gaceta de 20 del propio mes, se 
publicó en la Gaceta del 1 8 de Abril de 
1874, págs. U7 y 148. 



Dictamen de la Junta consultiva de Archi- 
voSy Bibliotecas y Museos en el expe- 
diente de concurso á que se refiere el 
nombramiento de Z). Juan José Bueno 
y Le-Roux para la plaza de jefe , de 
tercer grado, en la sección de Biblio- 
tecas del Cuerpo facultativo de Archi- 
veros, Bibliotecarios y Anticuarios, con 
destino á la Biblioteca universitaria de 
Sevilla, publicado con arreglo al ar- 
ticulo 46 del reglamento de 5 de Julio 
(¿el87l. 

Junta consultiva de Archivos, Bi- 
bliotecas T Museos. — Examinado este 
expediente, la Junta comenzará por 
manifestar que, conforme al reglamen- 
to vigente y á los términos de la con- 
vocatoria para este concurso, no me- 
nos que á los precedentes sentados por 
esta corporación consultiva y acepta, 
dos por el Gobierno en casos análo- 
gos, D. Manuel Oliver y Hurtado, que 
se presenta como cesante de la Sec- 
cion de Bibliotecas, no tiene la aptitud 
legal necesaria para el presente caso. 
Dignos son, sin duda, de atención los 
méritos, servicios y demás circunstan- 
cias que concurren en el Sr. Oliver, y lo 
hacen bien merecedor de obtener otra 



ii 



REVISTA PE ARCHIVOS, 



vez colocación en el cuerpo á que ya 
perteneció, sin que su salida de él per- 
judicase en manera alguna al favorable 
concepto que disfrutaba como empleado; 
mas para que pueda volver al servicio, 
el medio más propio y legal se halla 
preceptuado en la segunda disposición 
transitoria del reglamento de 5 de Julio 
de 1771, hoy viijente, y que se ha apli- 
cado ya por el Gobierno á algunos de los 
comprendidos en ella. 

Gonsignaráse también aquí que , res- 
pecto de la protesta á que en su instan- 
cia para este concurso alude el oGcial 
D. Joaquín Malo y Calvo, la Junta se re- 
fiere al dictamen que acerca de ella tiene 
evacuado separadamente, sin que obste 
para que haya tenido presente á dicho 
interesado, comprendiéndole entre los 
que tienen aptitud legal para optar al 
concurso. 

Tienen esta aptitud, conforme el artí- 
culo i 5 del reglamento, no sólo los que, 
•excepción hecha del Sr. Oliver, han 
presentado ahora solicitud especial, sino 
otros varios de los comprendidos en la 
categoría de oGciales de la Sección de 
Bibliotecas en sus tres grados; y de todos 
ellos, siguiendo lo practicado para casos 
análogos, ha formado la Junta y acom- 
paña relación de los méritos , servicios 
y demás circunstancias que cada cual 
reúne para el ascenso, según los datos 
oficiales ya alegados en las solicitudes 
ahora presentadas, ya acreditados ante- 
riormente en las hojas de servicios y 
expedientes personales respectivos re- 
mitidos por la Superioridad, ó existen- 
tes en la Secretaría de la Junta. 

Hanse tenido también en cuenta los 
anteriores expedientes de concurso y 
propuestas hechas para plazas de la 
propia Sección é igual categoría que la 
hoy concursada. ^ 



Con tales supuestos, la Junta, hacien- 
do la debida justicia á los títulos, méri- 
tos y especialísima aptitud de los oficia- 
les D. Toribio del Campillo y D. José 
María Octavio, que ocuparon respecti- 
vamente el segundo y tercer lugar de la 
terna propuesta en el inmediato anterior 
concurso á plaza de Jefe en la Sección 
de Bibliotecas « los ha dado igual colo- 
cación en la que ahora propone , prefi- 
riendo para el primer lugar al oficial 
D. Juan José Bueno, porque conside- 
rando la cuestión, no en absoluto, sino 
en relación con el caso particular pre- 
sente, dadas las condiciones equivalen- 
tes y en cierto sentido iguales de los 
mencionados tres individuos, y aten- 
diendo á la mayor antigüedad del señor 
Bueno en un sueldo que le habría dado 
superioridad sobre los otros dos en el 
escalafón á no haber permanecido algún 
tiempo cesante por causas que no pue- 
den inferirle agravio; atendienio, asi- 
mismo, á la circunstancia de haber des- 
empeñado dicho señor ya más de una 
vez, aunque interinamente, el cargo de 
Jefe en el establecimiento á que está 
destinado el que ahora ascienda á esta 
categoría; teniendo muy en cuenta el 
conocimiento que de ese establecimiento 
acredita el Sr. Bueno, los servicios que 
en él ha prestado, su reputación litera- 
ria, el aprecio y consideración de que 
goza en laimportante y populosa ciudad 
de Sevilla, no menos que en su distin- 
guida Universidad, donde radica la va- 
cante; y, por último, mirando á la con- 
veniencia del servicio del Estado, parece 
legitimada tal preferencia. 

La Junta, pues, tiene la honra de pro- 
poner para la plaza de Jefe Je tercer 
grado, vacante en la Sección de Biblio- 
tecas del Cuerpo de Archiveros, Biblio- 
tecarios y Anticuarios, la siguiente 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



4S 



TERNA. 

Primer lugar. — D. Juan José Bueno y 
L^Roax. 

Segundo id. — D. Toribio del Campillo 
y Casaroor. 

Tercero id. — D. José María Octavio de 
Toledo y Navascues. 

V. L, no obstante, acordará lo que 
estime más acertado. 

Madrid, 3 de Noviembre de 1874. — 
El Presidente, José Moreno Nieto. — José 
María Escudero de la Peña , Secretario. 

La relación clasificada de méritos, 
servicios y demás circunstancias que 
acreditan los J 4 oficiales que, conforme 
alart. 45 del reglamento vigente^ tienen 
aptitud legal para ascender á la plaza 
de Jefe de tercer grado en la Sección de 
Bibliotecas, anunciada á concurso por 
órdeo de la Dirección general de Ins- 
troccion pública de 47 de Julio de 1874 
en la Gaceta del 1 9 del propio mes, se 
baJIa en la Gaceta de 1 9 de No^Viembre 
de 1874, pág. 461 ; y se advierte que la 
antigüedad de cada individuo de los que 
Ifinran en la relación está contada desde 
b fecha que al efecto se le reconoció en 
d primer escalafón, ó desdo la de su 
ingreso en el cuerpo hasta 4 9 de Julio 
de 1874, en que se publicó en 1 1 Gaceta 
la coQvocatdria para el concurso. 



KOTICIAS. 



El 25 de Enero pronunció en el Ate- 
neo su tercera lección sobre Arqueólo" 
gia Sagrada el Sr. Villa- amil y Castro. 

Reseñó la historia del Templo cristia- 
no, desde los tiempos en que gozó defi- 
nitiva libertad la Iglesia , y redujo á tres 
cla$es1os templos que tuvieron los pri* 



meros fieles, poseedores de plena facul* 
tad para el libérrimo ejercicio de su 
culto, perteneciendo á la primera los 
destruidos en época de persecución, y 
fueron reedificados, á la segunda los 
construidos de nueva planta, y á la 
tercera los apropiados para la religión 
cristiana, que fueron en mayor número 
y merecen estudio preferente. Más par- 
ticular atención que las salas de los es- 
tablecimientos balnearios, convertidas 
en iglesias ; más que los templos paganos 
dedicados al nuevo culto, borrados los 
escrúpulos que hubo en un principio 
para celebrar en ellos las cristianas ce- 
romonias, debe darse á las basílicas, 
por haber sido la forma típica, adoptada 
lo mismo para distribuir que para com- 
poner las iglesias. En efecto, las prime- 
ras basílicas cristianas, de las cuales es 
ejemplo inestimable la de San Clemente 
en Roma , están compuestas y distribui- 
das como las paganas, sin más diferencia 
que la indispensable sustitución de los 
lugares destinados á las personas en 
ellas encargadas de funciones propias 
del primitivo destino de tales edificios, 
por los señalados á los que desempeña- 
ban actos peculiares del nuevo culto. 
Así, al pasar de locales de contratación 
y de administración de la justicia á ser 
templos cristianos , en el tribunal se co- 
locó la cátedra; el sitio de los asesores 
fué ocupado por los clérigos, el de los 
procuradores y ministros secundarios 
por los cantores; las naves, llenas antes 
de mercaderes y litigantes, las llenaron 
después los fieles , con la oportuna se- 
paración de clases y de sexos. 

Hizo notar que, á consecuencia de la 
rápida, inmediata instalación de los tem- 
plos cristianos en las basílicas, puede 
decirse que aparecieron ya desde luego 
perfectamente distribuidas y ordenada^ 



46 



REVISTA DB ARCHIVO?, 



sus diversas partes con arreglo á prin- 
cipios estrictos, qae muy en breve prin- 
cipiaron á caer en desuso, y cuyo cons- 
tante y progresivo abandono vino á 
constituir la historia del templo cristia- 
no en el trascurso de la Edad Media. 

El único altar de las primeras basíli- 
cas dio lugar á doce con que aparecen 
las iglesias en el siglo IX : desaparecen 
en el XII las agrupaciones de pequeñas 
iglesias, alzándose grandes catedrales, 
desde entonces construidas con su pe- 
culiar magnificencia : al mismo tiempo 
unificados los fieles en ciase genera!, 
con la desaparición de los catecúmenos 
y penitentes, fueron ya innecesarias las 
aYitíguas diferencias de lugar existentes 
eti los templos : y por último, creciendo 
cada dia el carácter profano de los edi- 
ficios destinados al culto, según adelan- 
taba con el tiempo su importancia laica 
y basta militar, fué desapareciendo la 
antigua y característica distribución de 
las iglesias, perdiéndose poco á poco, 
hasta borrarse por completo, las anti- 
guas tradiciones y las formas simbóli- 
cas, adoptadas anteriormente, como 
lo demuestra su posterior disposición 
arquitectónica. 

Este último punto anunció el Sr. Vi- 
Ilaamil y Castro que sería el tema de su 
lección cuarta. 



La obra titulada Aparato bibliográfico 
para la historia de Extremadura, que 
muy pronto publicará el Sr. D. Vicente 
Barrantes, representa quince años de 
trabajo y constantes investigaciones en 
las principales Bibliotecas de España y 
Ultramar , y en los archivos de Extre- 
madura. El Sr. Barrantes, que debe á 
sus escritos sobre esta materia un pre- 
mio en la Biblioteca Nacional; la honrosa 



investidura de Académico déla Historia, 
el título de cronista de Badajoz y Cace- 
res, y otros muchos honores y distin- 
ciones , ha preido hallarse ya en dispo- 
sición de ofrecer al público una obra 
fundamental que encierra todos los ele« 
mentos para la historia de Extremadu- 
ra , con los cuales podrá ésta ser fácil- 
mente redactada por cualquier escritor, 
si á él le faltase la vida para coronar tan 
noble empresa. 

Como indica su mismo título^ el libro 
que anunciamos señala , examina y re- 
conoce todos los puntos bibliográficos 
que con Extremadura se relacionan, así 
tocante á su historia, religión y geogra- 
fía, como á sus antigüedades, nobleza y 
hombres célebres ; es , en resumen , no- 
ticia y análisis de los libros y documen- 
tos históricos que á las provincias ex- 
tremeñas se refieren, impresos y ma- 
nuscritos, en castellano, latin, portu- 
gués, frunces ú otras lenguas vivas y 
muertas, que por lo raros y difíciles de 
reunir dentro de un siglo, habrán des- 
aparecido en su mayor parte; estudio 
hecho por tal modo y con puntos de 
vista tan generales y elevados, que bas- 
tará de aquí en adelante el Aparato Bi* 
bliográfico para conocer á fondo aquella 
interesantísima región de España. 



Tenemos el gusto de anunciar á nues- 
tros compañeros en el Cuerpo de Archi- 
veros ,. Bibliotecarios y Anticuarios, que 
por Real orden de 5 del corriente han 
ascendido por antigüedad á plazas de 
Ayudantes de primer grado , D. Domin- 
go Cano y González y D. Manuel José 
Vil la riño y Várela , que lo eran de se- 
gundo; á segundo D. Baldomcro López 
Cañizares y Hornero y D. Juan Antonio 
Balbas y Cruz , que lo eran de tercero, 



UBLIOTBCAS T MUSEOS. 



47 



los cuatro en la Sección de Bibliotecas ; 
á Ayudante de primer grado, por igual 
eoncepto, D. Ángel María de Barcia y 
PiTon, que lo era de segando^, á Ayu- 
dantes de segundo D. Jesús Muñoz y Ri- 
ben y D. Julián Santamarina y Gil , que 
lo eran de tercero, los tres en la Sección 
de ArchiTOS. 



Con Terdadera y legítima satisfacción 
hemos sabido que nuestros queridos 
unigos y compañeros los Sres. D. José 
de Güemes y Willames y D. Manuel R. 
Zarco del Valle han sido nombrados 
respectivamente Archivero y Biblioteca- 
rio de la Real Casa. 

En nuestra opinión, que sincera y 
desinteresadamente exponemos, pocas 
veces se habrán hecho nombramientos 
mis justos y acertados, dadas las cir- 
caostancias de los que los han obteni- 
do. El Sr. Quemes, antiguo empleado 
de ese mismo archivo q\ie ahora va á 
regir, y en el que entró á servir creemos 
que hace cerca de treinta años , lo co- 
aooe cabal y concienzudamente, y de 
cBo tiene dadas repetidas y relevantes 
Biestras, no sólo bajo el aspecto admi- 
oistrativo, sino bajo el histórico y lite- 
rario, en diversos trabajos, publicados 
Qoos, inéditos otros, pero que atesti- 
guan todos , ademas de su valer como 
eiD{deado, su mérito como antiguo y 
000 de los más distinguidos alumnos de 
la Escuela de Diplomática , cuyo título 
profesional ganó en buena lid. 

Eo cuanto al Sr. Zarco del Valle, 
aparte de que ha sido también durante 
mochos años, hasta 1 868 , Bibliotecario 
primero honorario de la Real Casa , no- 
torios son sus merecimientos, dos ve- 
ces premiados en el público certamen 
bibliográfico que anualmente celebra la 
Biblioteca.Nacional, y cuantos se hon- 



ran con su amistad conocen asimismo 
su decidida vocación y profundos cuan- 
to variados conocimientos en bibliogra- 
fía , no menos que la delicada y exqui- 
sita benevolencia con que los prodiga á 
nacionales y extranjeros. 

A la vez, pues, que felicitamos cor* 
dialmente á nuestros amigos, felicita- 
mos á cuantos de hoy más , con especial 
ínteres y competente autorización ha- 
yan de acudir al archivo y á la bibliO'; 
teca de Palacio, establecimientos poco 
conocidos y disfrutados , y que , sobre 
todo la segunda , creemos merece com- 
pararse á las más iúiportantes de su cla- 
se , tanto por lo rico , así por lo selecto 
y variado de sus impresos , como por la 
rareza y preciosidad de éus manus- 
critos. 



El Ministerio de Gracia y Justicia ha 
regalado un ejemplar completo de la 
Colección legislativa , sentencias y leyes 
provisionales al Archivo Histórico Na- 
cional , al de la Corona de Aragón y al 
del Reino de Valencia ; y los tomos, que 
no habia recibido desde i 876 en ade- 
lante , al Central de Alcalá de Henares. 



La Real Academia Española, con mo- 
tivo del fallecimiento de su individuo de 
número D. Francisco Cu tanda, anuncia 
la vacante de«una plaza , indicando que 
las propuestas y solicitudes se reciben 
en su Secretaría hasta el dia L^ de 
Marzo próximo. 



Las antigüe4lades griegas van á ser 
objeto de nuevas investigaciones. La 
Alemania se propone descombrar áOlim* 
pia, con cuyo objeto ha votado el Reichs* 
tag la suma de 57.000 thalers, y el di* 
rector de la escuela francesa de Atenas, 



i^ 



ftÉVIStA bB ARCHIVOS, 



Mr. Buraouf , que ya antes de la guerra 
formara el proyecto de hacer esto mis- 
mo con el Acrópolis , se propone reali- 
zar ahora su pensamiento extrayendo 
los HO.OpO metros cúbicos de tierra 
que todavía hay que sacar, si obtiene 
Jos 4 50.000 francos que se calculan ne- 
cesarios al efecto, y que pretende alle- 
gar por medio de una suscricion entre 
los artistas, los hombres doctos y las 
asociaciones 



£1 activo editor M. Ulrico Hcepli , que 
tiene establecimientos en Milán , Pisa y 
Ñapóles, ha publicado recientemente La 
Storia genérale delle storie , de M. Rosa, 
obra que forma un interesante catálogo 
razonado de las historias y una curio- 
sa nómina de los historiadores antiguos 
y modernos. 



En los Estados Unidos existen en la 
actualidad 164.815 bibliotecas públicas 
y particulares,que encierran 45. 528. 63S 
volúmenes: 38.000 bibliotecas pertene- 
cen á escuelas religiosas ó dominicales, 
y contienen 10.000.000 de volúmenes. 



En las excavaciones practicadas últi- 
mamente detras del ábside de la basílica 
de Santa Petronila, en Roma, bajo la 
dirección del Comendador Rossi, se ha 
encontrado un fresco que representa á 
Santa Petronila , apareciéndose á Santa 
Veneranda. 



VARIEDADES. 



FUNDACIÓN. 

DE LA NOBLE VILLA DE ALBURQUEBQUE, 
CON LOS HECHOS VALEROSOS DE LOS 
ILUSTRES SEÑORES QUE LA HAN POSEÍDO, 
DESDE DON ALONSO TELLEZ DE MENE- 
SES, SU FUNDADOR, HASTA EL EXCELEN- 
TÍSIMO SR. D. FRANCISCO FERNANDEZ DE 
LA CUEVA ^ SÉPTIMO DUQUE Y SEÑOR 
BELLA, POR PEDRO DE TORMES DEL PI- 
LAR MONTERO VEZINO T NATURAL DE LA 
DICHA VILLA. — AL E^CMO. SR. D. FRAN- 
CISCO FERNANDEZ ^ELTRAN DE LA CUE- 
VA , MARQUÉS DE CUELLAR. AÍ^O 1635. 

{Conclusión,) 

Muerto el rey D. Díonis, su hijo y he* 
redero D. Alonso el Bravo , por odio á 
su hermano D. Alonso Sánchez le des- 
pojó de todos los bienes que poseia en 
Portugal. A fin de recobrarlos por las 
armas, el infante D. Alonso Sánchez en- 
tró poderosamente por la frontera por- 
tuguesa con buen golpe de gente extre- 
meña, causando grandes daños. El Rey 
de Portugal mandó entonces al alcaide 
de la villa de Uguela , que está dos le- 
guas de Alburquerque, tomase esta vi- 
lla, creyéndola desprevenida. Asentó 
éste sus huestes cosa de un tiro de es- 
copeta de la villa , c en un cerro donde 
hoy se ve un gran foso junto al templo 
de la Virgen de Carrion , media legua 
de Alburquerque. » Pero los vecinos de 
esta villa dieron con tal ímpetu sobre 
los portugueses que completamente los 
derrotaron y ahuyentaron. El rey don 
Alonso, como supo esta noticia, juró en- 
trar en Albuquerque á sangre y fuego. 
Sitióla fuertemente, pero al saber que su 
hermano, dejando sus conquistas en 
Portugal , venia á socorrerla, abandonó 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS: 



49 



SQ presa. Entonces D. Alonso Sánchez 
se dedicó á amurallar su villa con tan 
buen arte, que fué «obra la más famosa 
y fuerte que se conoce en España y fue- 
ra dalla : había dentro de los muros á 
el pié de mili casas , la muralla será de 
altara de seis estados de hombre, con 
machas y muy hermosas torres, tan an- 
cha qae pueden ir por cima della dos 
hooibres á caballo, como lo han hecho : 
es de cal y canto tiene cuatro her- 
mosas puertas principales con otros 
tras postigos , y encima de las puertas 
hizo poner, como infante hixo de Rey de 
PortogaL las armas y quinas portugue- 
sas, como se veen hoy ; y en la puerta 
del Sol, que llaman de la villa, hizo po- 
ner este epitafio como hoy se vee; y 
bltáudole poco para acabar la cerca fa- 
lleció. El epitafio dice así: 

• En el nombre de Dios sea todo, 
amén. Yo D. Alonso Sánchez, señor des- 
te castillo de Alburquerque, comencé 
esHi labor miércoles á quatro días del 
iDK de Agosto, era de mili y trescientos 
Y cator^^ la qual sea para servicio de 
Dios y de Santa María su madre y sal- 
TiffiieDto de mi ánima e crescimiento 
de mí honra e indere^amiento de mi fa- 
denda, porque las cosas que á Dios son 
hechas todas ^delante han de ir, y las 
qae sin él son, todas han de fenescer; e 
por ende, placerá á Dios que aya buena 
gloria el maestro cantero que hi^o este 
castillo. • 

— D. Juan Alfonso de Alburquerque, 
hijo del anterior, le sucedió en el seño- 
río de esta villa , y acabó la obra em- 
prendida por su padre en el año de 
1350. Fué este personaje el mayor pri- 
vado de D. Alonso IX de Castilla, y en 
prueba del gran aprecio que le tenía 
'le dio á su hixo legítimo el ynfante y 
rey D. Pedro el Justiciero , para que lo 



dotrinase. y diese buenas costumbres, 
pero según dicen todos que anduvo tan 
remisso y descuidado D. Juan en la 
crlanga de D. Pedro, que fué gran par- 
te la poca doctrina que le dio y la mu- 
cha libertad á salir tan cruel, y por via 
de estado consintió y fué parte para 
que, habiéndose enamorado D. Pedro de 
la hermosa doña María de Padilla, dama 
que era de doña Isabel de Meneses, mu- 
jer del dicho D. Juan, señor de Albur- 
querque, con consentimiento de don 
Juan la gozó y hubo ; por donde permi- 
tió Dios que por el mismo caso que pen- 
só acrecentar su estado y mandallo 
todo, vino á perder vida, hixos y seño- 
ríos... * En efecto, los criminales amo- 
res de D. Pedro y doña María de Padi- 
lla fueron tan adelante y de tal manera 
le arrebataron la privanza los parientes 
de esta mujer, que D. Juan Alfonso, tra- 
tando de deshacer su misma obra , ne. 
goció el matrimonio del Rey con doña 
Blanca de Borbon. Sabido es que, á pe- 
sar de este enlace, siguió D. Pedro como 
antes sus relaciones con la Padilla. Re- 
prendió este proceder D. Juan Alfonso 
al Rey; mas ciego ya en su pasión, le 
injurió, y trató de vengarse pidiéndo- 
le cuenta del desempeño de su cargo, 
así en tiempo de su padre D. Alonso IX, 
como en el suyo. Temeroso D. Juan Al- 
fonso de la cólera del rey D. Pedro, se 
refugió en su vjlla de Alburquerque ; á 
ella vino á buscarle el Rey en persona» 
ayudado de poderoso ejército ; cercá- 
ronla, pero el de Alburquerque se de- 
fendió tan bravamente con los suyos, 
que D. Pedro se vio obligado á levantar 
el cerco, no sin jurar antes vengarse 
del señor y de sus vasallos. Don Juan 
Alfonso , creyendo pasado el furor de su 
Rey, quiso volver á su gracia, y al efec- 
to le entregó imprudentemente en re- 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



henes á D. Martin Gil , su único hijo y 
heredero. Mas apenas estuvo en poder 
de D. Pedro de Castilla, le mandó poner 
preso en el alcázar de Sevilla , donde á 
poco tiempo murió, según dicen , dego- 
llado. Deseoso el Rey de acabar con el 
padre como habia acabado con el hijo, 
mandó á sus hermanos D. Enrique y 
D. Fadrique, que á la sazón estaban en 
su gracia, se quedasen en Badajoz, para 
que desde allí hiciesen todo el daño po- 
sible á D. Juan Alfonso. Éste, en vista 
del gran peligro que corría con la pro* 
ximidad de tan poderosos enemigos, se 
acogió al amparo del rey D. Alonso de 
Portugal, padre del rey D. Pedro, deno- 
minado también el Cruel. Tan luego co- 
mo supo esto D. Pedro de Castilla, com- 
batió furiosamente la villa de Albur- 
querque, apoderándose de ella, causan- 
do en sus vecinos grande estrago y des- 
pojando á D. Juan Alfonso de sus pro- 
piedades. Descontentos algo después los 
infantes D. Enrique y D. Fadrique del 
Rey su hermano, por causas cuya expli- 
cación aquí no corresponde, comenza- 
ron á entrar en tratos secretos coa don 
Joan Alfonso, que vivia míseramente en 
Portugal, de cuyas resultas vino el de Al- 
burquerque á avistarse con los infantes 
entre Badajoz y Yelves. Una vez reunidos 
juráronse alianza y prometieron juntar 
todas sus fuerzas hasta morir contra el 
Rey D. Pedro y sus aliados. Para conse- 
guir esto con más facilidad trataron con 
el príncipe D. Pedro de Portugal de que 
les ayudase, con promesa de conseguirla 
la corona de Castilla. Dio el Príncipe su 
palabra de hacerlo así , pero no pudo 
cumplirla, porque habiéndolo sabido su 
padre, le disuadió de este intento. Enton- 
ces D. Juan Alfonso y demás confedera- 
dos entraron con poderoso ejército por 
tierra de Castilla. En este estado, y te- 



niendo ya cercado al Rey en Tordesi^ 
Has, murió en el año de 4 354 el valero* 
so D. Juan Alfonso de Alburquerque, 
á causa de unas yerbas que le dio en 
un jarabe un médico romano llamado 
Paulo, inducido á ello por promesas de 
sus contrarios. Los caballeros de la Jun- 
ta hicieron embalsamar su cuerpo, y en 
un ataúd lo trajeron consigo, colocando, 
le en medio de ellos cada vez que se re^ 
unian en consejo, y leyendo sobre él las 
provisiones que acordaban. Así le lleva- 
ron algunos dias^ hasta que con graa 
pompa le enterraron en el monasterio 
de lá Espina , de su villa de Ureña, de 
la orden del Cister, en Castilla la Vieja, 
donde estaban sepultados todos los se* 
ñores de esta casa de los Meneses. 

De esta suerte, y por haber muerto 
ya como antes se ha dicho, su hijo Mar- 
tin Gil se extinguió la casa de los Mene- 
ses de Alburquerque, y esta villa y to- 
dos sus demás estados volvieron al do- 
minio de la corona real (I). 

Muerto el rey D. Pedro de Castilla, su 
sucesor D. Enrique el de las Mercedes 
hizo merced y donación de los estados 
de D. Juan Alfonso al infante D. Sancho 
de Castilla, su hermano menor, con tí- 
tulo de Conde de Alburquerque, que ya 
poseia las villas de Haro, Briones, Yel- 
horado, Ceresso, Ledesma, Medellin, 
Codosera, Sagala , Alconchel , Aleónete, 
Villalon y otras muchas heredades. Ca- 
sóle ademas el Rey, por el gran afecto 



(1) Poseia D. Juan Alfonso de Alburquer- 
que, á más de esta villa, las de Adazal , la de 
Codosera, las dos Villaaucvas del Fresno, 
Balcarrota, Alconchel, Medellin, Salvatier- 
ra, con todo lo que es condado de Medellin, 
Algarrobilla, Galisteo, Granadilla, Monte- 
mayor, Alba de Liste; en tierra de Campos, 
Mallorga, VlUalpando, Bcuavente, Montal- 
van y ürefia, 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



5< 



qoe le tenia , con doña Beatriz , infanta 
de Portugal, hija del rey D. Pedro de 
Portugal y de doña Inés de Castro. El 
año de 4373 murió este malogrado 
Conde de una herida que le dieron en 
el rostro al ir á poner paz entre sus 
criados y los de D. Pedro González de 
Mendoza. Poco tiempo después dio á luz 
la Infianta su mujer á doña Leonor de 
Gazman , á quien por sus grandes se- 
ñoríos llamaron la rica fembra. 

Sucedió al infante D. Sancho en el ti- 
tulo y posesión del condado de Albur- 
querqae y demás señorios su hijo don 
Fernando, á quien por haber muerto en 
la batalla de Aljubarrota sin descenden- 
cia, heredó su hermana doña Leonor, 
nacida ^s meses después del falleci- 
miento de su padre. 

Entre loe muchos pretendientes que 
le disputaban la mano de Ja infanta 
doña Leonor , concediósela el rey don 
Enrique III á su hermano el infante don 
Fernando, apellidado más tarde el de 
Antequera (t393), siendo por esta cau- 
sa segundo Conde de Alburquerque , á 
laiez que Rey de Aragón. En su testa- 
mento dejó por sucesor en el condado 
de Alburquerque al infante D. Enrique, 
n tercer hijo, maestre que era de San- 
tiago, hombre de carácter inquieto y 
turbulento, y que fué causa de pertur- 
baciones y desórdenes que agitaron el 
reino castellano durante toda su vida. 
Por efecto de vicisitudes que no es 
del caso referir, dio el Rey al infante 
D. Enrique, á cambio del estado de Vi- 
llena, que le habia quitado, la ciudad y 
alcázar de Trujillo, con otros puebios y 
200.000 florines. No contentos de este 
arreglo los infantes de Aragón, se le- 
vantaron contra D. Juan II y se apode- 
raron de Trujillo y Alburquerque, que 
áuQ estaban por el bey. Conociendo éste 



la gravedad del daño, salió en persona, 
por consejo de D. Alvaro de Luna, á re- 
mediarle, pero aunque recobró á Tru- 
jillo y Montanchez, no pudo tomará 
Alburquerque, por lo que dejando por 
capitanes fronteros al Maestre de Alcán- 
tara y á D. Juan , hijo de Pedro Ponce, 
se encaminó á Medina del Campo. Apo« 
derados de Alburquerque los infantes 
hermanos D. Enrique^ y D. Pedro, ha- 
cían continuas salidas á las tierras del 
patrimonio real, causando en ellas gran- 
des estragos, llegando su osadía hasta 
apoderarse de Alcántara. Poco tiempo, 
sin embargo , conservaron esta presa, 
porque una noche Gutierre de Sotoma- 
yor, comendador mayor de Alcántara, 
sorprendió en la cama, hallándose en 
dicha ciudad, al infante D. Pedro, y lue- 
go vino contra Alburquerque, donde es- 
taban fortificados el infante D. Enrique, 
el almirante D. Fadrique y el adelanta- 
do Pedro Manrique. Tanto les apretó el 
cerco el valiente D. Gutierre, que al fin 
entregaron á Alburquerque, quedando 
concertado que entongarían asimismo 
todo lo que poseian en Castilla y sal- 
drían del reino. 

Asi se verificó, aunque por breve 
tiempo, pues concertados poco después 
los reyes de Castilla, Aragón y Navarra, 
quedó estipulado que el infante D. En- 
rique volverla á Castilla. Volvieron con 
él los trastornos y desasosiegos , hasta 
que herido en la batalla de Olmedo, fa- 
lleció poco después en Calatayud. 

En su ^consecuencia , pasó la villa de 
Alburquerque á la corona de Castilla, 
y D. Juan II se la concedió con titulo 
de Conde y señor á D. Alvaro de Luna, 
el año 1445. Estimó tanto el famoso fa- 
vorito esta merced, que apresuradamen- 
te y con poco acompañamiento, creyen- 
do se le entregarla en seguida , partió 



52 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



para Alburquerque. Custodiábala por 
el difunto Infante, D. Fernando de Ava- 
los, alcaide de la fortaleza. Llegado don 
Alvaro á la puerta de la villa , que lla- 
maban del Sol , y hallándola cerrada y 
sobre sus torres al valiente alcaide, pi- 
dió le entregase las llaves y la villa. La 
respuesta de Avalos fué arrojarle una 
saeta. Lleno de cólera volvió D. Alvaro 
á dar cuenta al Rey de lo sucedido, el 
cual vino en persona á Alburquerque, 
y sabido por el alcaide la muerte de 
D. Enrique y que D. Juan II era su Rey 
y señor, le entregó las llaves, quien, á 
sü vez, se las dio á su primer ministro. 
Apenas éste entró en posesión de la vi- 
lia, mandó levantar la magnifica torre 
del homenaje, tal como aun en 4 635 se 
veia, poniendo en su contorno y venta- 
nas sus armas. Poseyóla ocho años , es 
decir, hasta su muerte, ocurrida en 
H53, en qiie habiéndole confiscado los 
bienes, volvió á entrar Alburquerque 
en el dominio de la corona real, man- 
teniéndose en ella nueve años, hasta 
que en el de 1464 la donó Enrique IV 
á D. Beltran de la Cueva , con título de 
Duque, en cuya ilustre descendencia se 
mantiene hoy todavía vinculado el tí- 
tulo. 

A. Rodríguez Villa. 



FOMDELOSESTABLECIIIENTÜS. 



CATÁLOGO DE LOS CÓDICES PROCEDENTES 
DEL MONASTERIO DE SAN MIGUEL DE LOS 
REYES. 

(Continuación.) 

76. Dionysius Halicarnasus. De ori- 
ginum sive de Antiquitatum Romana- 
rum. \ t. fól., MS., en p.'' letra del si- 



glo \vi, con portada é iniciales de ador- 
no, en buen estado; 310 fojas de 35 li- 
neas seguidas, sin foliaturas, reclamos, 
ni signaturas. Tafilete en tabla. Nota. 
Scriptum hoch opus per notarium Leo- 
nem de Lucibus de Castro Sancti Lau* 
rentü Anno Domini Ntri. Jesu Christi 
nativitatis. M.CCCC.LXXXXii fcBlicüer 
amen. 

77. Diurnum. i i. 8.^ MS., en p.*, 
letra del siglo xv, con iniciales de ador- 
no, en buen estado ; 559 fojas á dos co- 
lumnas de 25 líneas, con reclamos 
cada 10, sin foliaturas, ni signaturas. 
Tafilete en tabla. 

78. Doctrine cethriene (Explicaron 
de la). \ t. i.*» may., MS., en p.^ le- 
tra del siglo XV, con portada y varias 
estampas en miniatura é iniciales de 
adorno, en buen estado ; 4 22 fojas á 
dos columnas de 36 líneas , con recla- 
mos cada 8, sin foliaturas, ni signatu- 
ras. TafiletQ en tabla. Nota. Este libro 
de la Doctrina cristiana fué compuesto 
(á instancia del rey Felipe de Francia] 
por un religioso de la orden de Santo 
Domingo, en el aífo 1279. Sólo sabemos 
que dicho religioso se llamaba Fr. Lo- 
renzo, é ignoramos su apellido. De esta 
obra cita muchos ejemplares Echart en 
su Biblioteca, t. i, pág. 386. 

79. Elphiteus (Fabricius). Elegiae. 1 to- 
mo i.' may., MS., en p.°, letra del sí 
glo XVI, con portada ó iniciales de ador- 
no, en buen estado; 32 fojas de 4 4 lí- 
neas seguidas, con reclamos cada 8, 
sin foliaturas, ni signaturas. Tafilete en 
tabla. 

80. Esopo. Fábulas. 4 t. 4.**, MS., 
en vitela, letra del siglo xv, con inicia- 
les de adorno, en buen estado; 4 34 fo- 
jas de 20 líneas seguidas, con reclamos 
cada 4 0, sin foliaturas, ni signaturas. 
Pergamino. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



53 



81. Faccias (Bartholomeus). Reruin 
gestarum Alfonsi regis. i i. fól., MS., 
en p.°, letra del siglo xv, con iniciales 
de adorno, en baen estado ; i 55 fojas 
deS? líneas seguidas, sin foliatura, re- 
clamo, ni signatura. Tafilete en tabla. 

82. Facius (Bartholomeus). Super Iso- 
crate in maternam linguam traducto. 
i t. i.* men., MS., en p."*, letra del si- 
glo XY, con iniciales de adorno, en buen 
estado; 22 fojas de 25 lineas seguidas, 
coo un reclamo á las 8, sin foliaturas, 
oj signaturas. Pasta en tabla. 

83. Ferdinandus (Rex SícíIísb). Ins- 
titutío ordinis Arminii. 4 t. fól., MS., 
en p.^ letra del siglo xv, con un ador- 
no al principio, en buen estado; 7 fojas 
de 27 lineas seguidas, sin foliaturas, 
feciamos, ni signaturas. Tafilete en 
Ubla. 

8i. Filelphus (Franclscus). Líber 
Salyrarum. i t. fól., MS., en p.**, el 
ano U49, con portada é iniciales de 
adorao, en buen estado; 192 fojas de 
26 lineas seguidas, con reclamos cada 8, 
sin íbliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

85. Flavius (Lucius). Breviarium 
ilislori» Romanas , secundum Titi Livii 
ordinem. 4 t. fól., MS., en p.^ letra del 
siglo IV, con iniciales de adorno, en 
buen estado; 270 fojas de 32 lineas se- 
guidas, con reclamos cada 40, sin fo- 
liaturas, ni signaturas. Pasta en tabla. 

86. Fliscus (Gregorius). Enboidos 
(poema ad Ferdlnandum Siciliae Regem). 
4 t. 4.°, MS., en p-°, letra del siglo xv, 
con portada de adorno, en buen esta- 
do; 28 fojas de 44 líneas seguidas, con 
reclamos cada 4 O, sin foliaturas, ni sig- 
naturas. Tafilete en tabla. 

87. Fracciscus. De ordinatione et 
vita hominis. 4 t. 4.^ may., MS., en 
pergamino, letra del siglo xv, con porta- 



da é iniciales de adorno, en buen ^ta- 
do ; 426 fojas de 24 líneas seguidas, con 
reclamos cada 4 2, y sin foliatura, ni sig- 
natura. Tafilete en tabla. 

88. Franciscus. Psalterium et Lau- 
datorium. 4 t. 4.** may., MS., en p.**, 
letra del siglo xv, con portada ó inicia- 
les de adorno, en buen estado; 252 fo- 
jas de 24 líneas, con reclamos cada 4 2, 
sin foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

89. Gelius (Aulus). Noctium Attica- 
rum. 4 t. fól., MS., en p.^ letra del 
siglo XV, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 228 fojas de 
33 líneas seguidas , con reclamos cada 
4 O, sin foliaturas, ni signaturas. Tafilete 
en tabla. 

90. Gerónimo (Santo). Epistole tra- 
ducte di latino in volgare. 4 t., folio, 
MS., en p.^, letra del siglo xv, con por- 
tada é iniciales de adorno, en buen es- 
tado ; 332 fojas á dos columnas de 39 
líneas, con reclamos cada 4 0, y sin fo- 
liatura ni signatura. Tafilete en tabla. 

94. Godefridus (Magi5ter). Quod libe- 
ta. 4 t. fól., MS., en p.", letra del si- 
glo XV, incompleto, en buen estado; 
474 fojas. Tafilete en tabla. 

92. Guarinus Veronensis. De Gra- 
mática. 4 t. 4.", MS., en p.°, por G. Al- 
tadeu en el año 4 450, con portada é 
iniciales de adorno, en buen estado; 
4 03 fojas de 4 9 líneas seguidas , con 
reclamos cada 8, sin foliaturas, ni sig- 
naturas . Tafilete en tabla. 

93. Gregorius (Beatus). Liber Dialo- 
gorum. 4 t. fól., MS., en p.°, letra del 
siglo XIV, con iniciales de libros de ador- 
no, en buen estado ; 4 32 fojas á dos co- 
lumnas de 24 líneas, con foliaturas, y 
sin reclamos, ni signaturas. Tafilete en 
tabla. 

94. Gregorius (Beatus). Epistolse. 4 t. 



u 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



folio may., MS., en p.^, letra del si- 
glo XV, con iniciales de adorno, en buen 
estado; i ti fojas ádos columnas de 42 
líneas , sin foliatura , reclamos, ni sig- 
natura. Tafilete en tabla. 

95. Gregorius (Sanctus). Moralia su- 
per Job. 4 t. fól., MS., en p.*, letra 
del siglo xv, con iniciales de adorno, 
en buen estado; 183 fojas á dos colum- 
nas de 60 líneas, con reclamos cada 4 2, 
sin foliaturas, ni signaturas. Tafilete en 
tabla. 

96. Gregorius Romanus. De regi- 
mine principum. 4 t. i.* may., MS., 
en p.®, letra del siglo xv, con portada é 
iniciales de adorno, en buen estado; 
270 fojas á dos columnas de 34 líneas, 
con reclamos cada 4 O, y sin foliatura, ni 
signatura. Pergamino. 

97. Gustino. Abrevíatore de Trogo 
Pompeyo. 4 t. 4.® may., MS., en p.®, 
letra del siglo xv, en baen estado ; 4 46 
fojas de 32 líneas seguidas, con recla- 
mo cada 4 O, pero sin foliatura ni sig- 
natura. Tafilete en tabla. 

98. Hieronymus (Sanctus). Epístola 
ad Paulinum. De ómnibus bistoriae d¡- 
vinffi libris. 4 i. fól. may., MS., en p.**, 
letra del siglo xv, con iniciales de ador- 
no, en buen estado ; 3 fojas de á dos 
columnas de 54 líneas, sin foliatura, 
reclamos, ni signatura. Tafilete en tabla. 

99. Hieronymus (Sanctus). Biblia Sa< 
era (desde el Génesis hasta los Salmos). 
4 t. fól. may. , MS., en p.^ letra del 
siglo XV, con inicíales de adorno, en 
buen estado; 208 fojas á dos columnas 
de 54 líneas , sin foliatura, reclamos, ni 
signaturas. Tafilete en tabla. 

4 00. Hieronymus (Sanctus). Biblia 
Saccra ( desde Parábolas hasta el Apo- 
calipsis). 4 t. fól. mayor, M. S., en per- 
gamino, letra del siglo xv, con ini- 
ciales de adorno, en buen estado; 249 



fojas á dos columnas de 52 líneas , síq 
foliatura , reclamos ni signaturas. Tafi- 
lete en tabla. 

4 04. Hieronymus (Sanctus). Comen- 
taría Libri Danielis. Copiado por Mar- 
tin Antonio, presbítero, en 4 490. 4 t. 
folio, MS., en p.®, con portada de ador- 
no y sin iniciales en los capítulos , en 
buen estado; 402 fojas de 27 líneas se- 
guidas, con reclamos cada 40, sin fo- 
liaturas, ni signaturas. Terciopelo en 
tabla. 

4 02. Hieronymus (Sanctus). Super 
duodecim Prophetas expositio. 4 t. fól. 
mayor, en p.**, letra del siglo xv, con 
portada é iniciales de adorno, en buen 
estado; 34 fojas de 39 líneas seguidas, 
con reclamos cada 40, sin foliatura, ni 
signatura. Tafilete en tabla. 

4 03. Hieronymus (Beatus). Episiol®. 
4 t. fól. may., MS., en p.**, letra del .si- 
glo XV, con portada é iniciales de ador- ' 
no, en buen estado; 405 fojas de 44 lí- 
neas, con reclamos cada 40, sin folia- 
tura, ni signatura. Terciopelo en tabla. 
Incompleto. Nota. Hunc codicem epistO' 
larum beati et gloriosissimi doctoris Hie* 
ronymi Scribi et feci ego Nicolaus de Bira' 
bally Archepiscopus, Amal/itensis in civú 
tale castelli: dum eiusdem civüatis guber* 
num nubi a Sede Apostólica demandatum 
(una palabra borrada): tempore félicis 
recordaciones Pii Secundi Pontificis Ma* 
ximi. Año Salutis ere incarnationis Mil- 
lesimo cccc Lx iiij. 

4 04. Hieronymus (Sanctus). Consti- 
tuciones et reguIsB. 4 t. 4.^, impreso en 
p.^, en buen estado; 183 fojas y 3 lá- 
minas á dos columnas de 40 líneas, con 
foliaturas y sin reclamos, ni signaturas. 
Pasta en tabla. 

4 05. Hieronymus (Sanctus). De mo- 
do vivendi Deo noa mundo. 4 t. 4.^.* 
MS., en p.^, letra del siglo xv, en buen 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



55 



estado; 44 fojas de SS lineas seguidas, 
coD redamos cada f O, sin foliaturas, ni 
sigoataras. Pasta en cartón. 

106. Homerus. Ilias. Per Laurentium 
Yalieosem. 4 L fól., con portada é ini- 
ciales de libros de adorno, en buen es- 
tado; 290 fojas de á S8 líneas segui- 
das, con reclamos cada i O, pero sin 
foliataras ni signaturas. Pasta en tabla. 

407. Hugo (Cardinalis). Biblia glos- 
saU et postillata. S t. fól., MS., letra 
dd siglo xv, con iniciales de adorno, 
en buen estado; {.«' t. 504 fojas, 2.^t. 
S47, á dos y tres columnas líneas des- 
iguales, sin foliaturas, reclamos, ni sig- 
naturas. Tafilete en tabla. Nota. Fratris 
Vinceníii Perrarii Ordinis predicatorum 
M sacra pagina Mqgistriy quam sibi de- 
éU Sanetissimus in Jítro, Pater Dominus 
Beneékiut Papa Xiii dum esset suus 
confesor. 

408. Ildefonsus Toletanus (Sanctus). 
De niibata Tirginitate Genitricis Deí 
Ibris. Escrito por San Gothistalco, 
(Húspo, en 4 489. 4 t. fól. may., H. S., 
co p.^, con iniciales de adorno, en 
teeo estado; 44 fojas á dos columnas 
de 42 líneas, sin foliatura , recNmos, ni 
s%Datura. Tafilete en tabla. 

409. Ildefonsus Toletanus (Sanctus). 
I>e Yirginitate BeataB Maris Yirginis. 
4 t 4.*, M. S., en p.^, letra del siglo xv, 
con portada de adorno, en buen esta- 
do; 62 fojas de 88 líneas seguidas, con 
reclamos cada 4 O, sin foliaturas, ni sig- 
naturas. Tafilete en tabla. 

4 40. Inocentius lY. Apparatus su- 
per qumque libris Decretalium. 4 t. fól., 
MS., en p.^, letra del siglo xv, con ini- 
ciales de adorno, en buen estado; 324 
fojas á dos columnas de 53 líneas, con 
reclamos cada 4 O, sin foliatura, ni sig- 
natura. Tafilete en tabla. 

44 4. ísidorus Hispallensís. De di* 



versis patrum opusculis. 4 t. fól., MS., 
en p.°, letra del siglo xv, con iniciales 
de adorno, en buen estado ; 42 fojas á 
dos columnas de 60 líneas, sin foliatu- 
ras, reclamos, ni signaturas. Tafileteen 
tabla. 

(Se concluirá.) 



PREGUNTAS. 



439. Inclusa. — ¿Por quó se da esto 
nombre á la casa donde se recogen y 
crían los niños expósitos? Alvarez y 
Bueno, Grandezas de Madrid , pág. 184, 
dice que la de esta corte tomó el nombre 
de una imagen de Nuestra Señora qae se 
venera en su iglesia, la que trajo de 
los estados de Flándes un soldado espa- 
ñol. ¿Es exacta esta etimología? 

P. S. Y D. 

440. Húbricas ó firmas.— ¿ Cuál fué 
el origen y cuál el valor que sucesiva- 
mente han tenido y que actualmente tie- 
nen las rúbricas ó firmas que los españo- 
les hemos usado y usamos como testimo- 
nio de ser legítimos y ciertos el nombre 
y apellidos puestos al final de las cartas, 
en las comunicaciones oficiales y en toda 
clase de documentos jurídicos? ¿Hay ra- 
zón t>ara conservar esta costumbre , que 
según nuestras noticias existe en pocas 
naciones europeas? 

B. M. R. 



RESPUESTAS. 



En Bemaocaz la hembra lo más.— 
Reproducimos en este cuaderno de la Re- 
vista la anterior pregunta que bajo el 
núm. 526 figura en El Aíjeriguador y y á 
ella contestamos : 

1.^ Que el nombre del pueblo de que 
se trata no es Bemaocaz y si Benaocas. 

2.0 Que su origen es el siguiente: 



u 



hB VISTA DÉ ARCHIVOS, 



Hállase en el término Norte de Benao- 
caz , villa de la provincia de Cádiz de cu- 
ya capital dista 15 legaas, un puerto lla- 
mado de Don Femando , en el que , se- 
gún asegúrala tradición, hiele .on parada 
los Reyes Católicos cuando la expulsión 
de los moriscos , saliéndoles al encuentro 
las damas de dicha villa con ohjcto de 
ofrecerles sus mas preciadas joyas para 
ayuda de los gastos de la guerra. Desde 
entonces se viene elogiando en aquel país 
semejante desprendimiento por medio 
del galante refrán : En BenaocaZj la hem- 
bra lo más; que quiere decir: es lo que más 

vale, 

S. 



boletín bibliográfico t arqueológico. 



SE DESEA adquirir: 

Agricultura general, de Gabriel 
Alonso de Herrera.— -Corregida según 
el texto original de la primera edición, 
publicada en 4 54 3 por el mismo autor, 
adicionada por la Real Sociedad Eco- 
nómica Malrilense.— -Madrid : Imprenta 
Real: 4848-4 84 9, cuatro tomos en 4.* 

Agricultura práctica, con la •cual 
puede uno llegar á ser p^fecto agricul- 
tor en lo más necesario para la vida 
humana , en cualquier tierra que estu- 
viese. Dirigida por un padre de familia 
á sus colonos ó granjeros. Hallada en- 
tre los papeles de D. Francisco Gilabert, 
Gentil- hombre de la boca del Rey nues- 
tro seuor. Domiciliado en la Villa de 
Tamarite de Litera , escrita de su pro- 
pia mano. — Barcelona : Sebastian Go- 
mellas: 4 626. En 8.'* 



Amenidades naturales de las Espa- 
ÑAS, ó bien disertaciones varias sobre las 
producciones naturales espontáneas ó 
connaturalizadas en ios dominios espa- 
ñoles. Por D. Mariano Lagasca. — Son 
dos cuadernos, el primero impreso en 
Orihuela eo 484 4 y consta de 55 pá- 
ginas en 4.*; y el segando en Madrid, 
por Ibarra, en 4 824 , y contiene 4 57 pá- 
ginas también en i.° 

Carta sobre los empeltres, según la 
práctica de Zaragoza , puesta por apén- 
dice de otra instrucción sobre el cnltivo 
de los olivos , que dirigió á la Real So- 
ciedad Económica Aragonesa de Amigos 
del País D. Vicente Martínez, Párroco 
de Inogés. Por D. Diego de Torres , es- 
cribano de cámara de S. M. en la Real 
Audiencia de Aragón, y secretario per^ 
pétuo de la referida Sociedad. — Zarago- 
za: Blas Miedes: 4 78b. En i."" 

Biblioteca formada de los libros .y 
obras públicas de D. Joseph Pellicer, 
de Osau y Tovar , Caballero del orden 
de Santiago , señor de las casas de Pe- 
llicer, y de Ossau. Del consejo de sa Ma- 
gestad ; y. su cronista mayor de España. 
Contiene el informe de sa calidad y 
servicios. La cronología de todas sos 
obras mayores y menores , publicadas 
y distinguidas en el espacio de cincaen- 
ta años continuos , y con observaciones, 
y escolios. El apéndice de machas que 
no están impresas , y el catálogo de los 
escritores que hablan dellas ó contra 
ellas, dentro y fuera de España. Conlí-* 
cencía. En Valencia , por Jerónimo Vi- 
lagrasa , impresor de la ciudad , y de la 
Santa- Inquisición , junto al Molino de 
Rovella , año de 4 674. En k!* 



MADRID, 1875.— Imprenta, estereotipia y galvanoplastia de Aribau y C* (saoeorpí de RiviDUiEfBA). 
CaUe del Duque de Osuna , núm. 8. 



I^EYIST/ 



DB 



:rchivos, Bibliotecas y 



ÚSEOS. 



AftO V. 



Madrid, 28 de Febrero de 1875. 



NUM. 4.« 



SUMARIO. 



Toado: El nnaro decreto.— Seoolon ofioUl: Decreto reorganizando el Cnerpo. — Concnreo de nna placa 
di |efé de S.** grado en la sección de Archiroe. — Notiolaa : Toma de poaeeion del Sr. Olirer en la placa de 
|ife de 3° grado en la seoolon de Bibliotecas. — Toma de posesión del Sr. Piía en el oargo de Rector de la 
Uaivenidad de Madrid. ~ Venta de cuadros y antigüedades del Sr. Fortuny. —Nuera publicación del aefior 
TlUa.— Beoepcion del Sr.Corradi en la Acadera'a de la Historia. — Qeee probable del Sr. Rosta González. — 
Ouucuiaueen la Academia de Ciencias morales. — Concurso en la Academia del Notariado. — Nueva publica- 
don de Kr. Caix de Saint- Aymour.— El Inyentario-catálogo de la Biblioteca del Real Palacio.— Variedü- 
dM : btnrrista déí Bey Católico con su yerno Don Felipe. — Sooolon de antóqrrafos : Carta de Jaoome 
tnao & Martin de Oazteln.— Memorial de Trezo , León y Comane sobre el retablo y custodia del Escorial. — 
. TondOB d« los estableoimiontoi : Biblioteca del Dnqne do Calabria (continuación). — PreguntM : 
Cd(v negro en los Intos.— Ambrosio Spinola. — Boletín blbliogiáflco y arqueo iógioo. 



II MVO DECBETO. 



Uvida de los cuerpos facultativos 
engB condiciones de inamovilidad en 
los mdividaos encargados de desem- 
pefiar las íimciones que á cada uno 
éb aquéllos competen; y las buenas 
prácticas gubernativas habian san- 
cionado 1^ estabilidad en sus pues- 
tos de los que sirven al Estado en las 
bibliotecas, en los archivos y en los 
nuueos arqueológicos, reconocida 
después como necesaria por la ley, 
il dar organismo propio al Cuerpo 
áe Bibliotecarios , Archiveros y An- 
ticuarios, creando entes la Escuela 
delHplomática, en cuyas aulas se 
fonnaaen verdaderas aptitudes con 
títulos profesionales en los que i ellas 



acudiesen para regularizar y adqui- 
rir los debidos conocimientos. 

Desde 1856 han sido varias las ór- 
denes que han dictado los Ministros 
de Fomento, con el noble fin de or- 
ganizar, en las mejores condiciones 
vitales, un Cuerpo sin cuyo auxilio 
difícilmente 1& instrucción pública 
daria grandes frutos en las jóvenes 
inteligencias ; se habia procurado de 
continuo, por diversos medios, to- 
mando la estabilidad de 8us indivi- 
duos como base y punto de partida, 
que los estudios especiales de una 
carrera, seguida en virtud de solem- 
nes promesas, adquiriesen debido en- 
sanche y asegurasen próximos y 
grandes, aunque oscuros servicios 
al verdadero progreso de la pública 
enseñanza y de la cultura; pero con 



M 



bBVISTA DB ÁftCRtVOS, 



desconocimiento, sin duda, del or- 
ganismo de la institución facultativa 
encargada de la custodia , del arre- 
glo y del servicio de las bibliotecas, 
de los archivos y de los museos ar- 
queológicos, se publicó un decreto, 
anulando, con un rasgo de pluma, la 
legislación dictada en el espacio de 
diez años para regularizar las fun^ 
cienes de tan importante sección, 
entre las que se consagran á difundir, 
ó contribuyen á fomentar el adelanto 
en todas las clases. Mas de dos años 
y medio trascurrieron sin que ley 
ninguna volviese sus legítimos dere- 
chos ¿ los que debian creerse, por 
entonces, expuestos ¿ los azares dé 
tan excepcional existencia; y sin em- 
bargo^ como 'no viven en balde las 
instituciones verdaderamente útiles, 
ñi pueden ser sustituidas y menos 
anuladas, de lleno', con la facilidad y 
el desenfado de que tan funesto lujo 
suelen hacer los partidos políticos en 
España, tras ese plazo se reorganizó 
el Cuerpo, publicando el Reglamento 
de 5 de Julio de 1871, en el cual 
queda restablecida la parte más im- 
portante de la legislación derogada 
en 1868, con implícita reprobación 
de la carencia de vida legal , fatalísi- 
ma en todo linaje de instituciones, á 
que se habia condenado tína respe- 
table colectividad facultativa, con 
especiosos ó ambiguos pretextos. 

Con la febril actividad que carac- 
teriza los períodos revolucionarios y 
sin el veto de una ley que coarte cier- 
tos impulsos, es natural que se atien- 
da menos á sostener aptitudes pro- 



badas, que 'á satisfacer imposiciones 
de partido ; y á poco de haberse pu- 
blicado el decreto del 68, fueron de- , 
clarados cesantes varios individuos 
del Cuerpo, sin motivos justificados, 
ni justificables, para proveer las va- 
vacantes en favor de personas, indu- 
dablemente muy dignas, pero, en su 
mayor número, sin títulos legítimos, 
aunque, de seguro, con relevantes 
méritos, dignos de otros premios. 
Procedía, portante, reparar perjui- 
cios con el rigorismo de una legali- 
dad bien definida; y al publicar el 
Decreto del 12 del corriente, anulan- 
do los nombramientos hechos desde 
la derogación de la ley existente 
antes del Noviembre del 68 hasta la 
publicación 3el Reglamento del 71, se 
ha robustecido la existencia faculta- 
tiva y legal del Cuerpo, afirmando 
una vez más el Gobierno, que, para 
pertenecer á cualquiera de las sec- 
ciones en que so divide nuestra hu- 
milde colectividad, son indispensa- 
bles conocimientos y títulos, como 
segura garantía para lograr fructuo- 
sos resultados en el servicio. 

Tal vez hubiera sido preferible 
mejorar la ley novísima, reduciendo, 
y más bien anulando los nombra- 
mientos de libre disposición, que 
amenguan los derechos profesionalps 
adquiridos en las aulas de la Escue- 
la de Diplomática ; quizas no hubie- 
ra sido inoportuno regularizar y res- 
tringir, en la ley escrita, la facultad 
de las traslaciones, que tantos in- 
convenientes ocasionan y pueden ser 
íuneslas á la misma inamovilidad 



6IBU0TECÁS Y MUSEOS. 



59 



que se reconoce necesaria ; pero me- 
dios tiene iodo Glt>bíemo sensato y 
justo para completar su obra con ulte- 
riores medidas, rigurosamente ajus- 
tadas al organismo de una institución 
fiumltatíva, en cuya colectividad 
huelgan los que no vivan sujetos á 
las leyes de su profesional existencia, 
y esperamos que no trascurrirá mucho 
tiempo sin que se realicen proyectos 
indicados en el preámbulo del De- 
oeto que motiva estas lineas, á los 
eoales ha de ajustarse indudable- 
mente la definitiva y cabal organi- 
xadon del Cuerpo, conforme á muy 
legitimas esperanzas. 

Con gusto reconocemos que han 
dictado deseos conciliadores y bené- 
volos la última disposición en que par- 
dalmente se modifica la estabilidad 
délos Bibliotecarios, Archiveros y 
AnticnarioB en el escalafón de sus 
Tespectivas secciones. Por esto, ni 
son menores las dificultades de con- 
cüiir opuestos intereses, ni la más 
gaq)lar parsimonia al cumplimen- 
iar lo dispuesto en sus artículos pue- 
de impedir descontentamientos más 
ó minos fundados, por parte de los 
individuos á quienes toque su letra, 
ni hemos de lamentar menos, cuantos 
anhelamos la estabilidad en el Cuer- 
po, que una vez jais la imprevisión, 
i la impaciencia ocasione duras con- 
trariedades á los que han sido com- 
pañeros, 6 jefes nuestros durante seis 
años, y á los cuales ofrecemos aquí 
púbhco testimonio de imperecedera 
simpatía, 6 de cariñoso afecto. 
Ño 60 grande, por fortuna, el nú- 



mero de los que han suírido las con- 
secuencias del Decreto último, por 
haberse dictado sus nombramientos 
cuando la carencia de ley los hacia 
incondicionales ; y si, como creemos 
y esperamos, dentro de un plazo 
breve lograra el Qt)bieráo, al reali- 
zar más amplios planes, extinguir la 
clase de cesantes en cuantos de una 
ú otra manera lo fuesen del Cuerpo 
de Bibliotecarios, Archiveros y An- 
ticuarios, alejaría un peligro para las 
n^ejores leyes que á su organismo se 
refieran, y satisfaría, estamos segu- 
ros de ello, á cuantos anhelan la es- 
tabilidad como el premio más vale- 
dero de sus servicios. 

T. DBL O. 



SECCIÓN OFICIAL, 



DECRETO. 

La creación del Museo Arqueológico 
Nacional y la instalación sucesiva de ios 
Museos y colecciones provinciales de 
antigüedades por una parte , y por otra 
las diferentes alteraciones que la legis- 
lación del Cuerpo de Archiveros y Bi- 
biotecarios sufriera desde su creación 
en el año de 4 858, hacian precisa una 
reforma orgánica que , dándole perma- 
nencia y estabilidad , ensanchara en lo 
posible el campo de los conocimientos 
y trabajos de una institución facultati- 
va llamada á prestar grandes servicios 
á la historia y á la literatura. 

El Real decreto de 4 2 de Junio de 
4867 llegó á satisfacer esta necesidad; 
y agregando la sección de Anticuarios 



u 



llfiVIStÁ Dfi AftÓHttÓS, 



recientemente creada á las de Archive* 
ros y Bibliotecarios, dictó reglas equi- 
tativas para la provisión de las plazas 
vacantes en el Cuerpo, dando el Crobier- 
no una razonable participación á los 
in^i^iduos que poseyeran el titulo pro- 
fesional de la Escuela de Diplomática, 
y reservándose el derecho de proveer 
algunas en Catedráticos y literatos dis- 
tinguidos, de larga carrera y notoria re- 
putación literaria. 

El Cuerpo facultativo de Biblioteca- 
rios , Archiveros y Anticuarios , de tal 
manera organizado, correspondía ya á 
los fines para qae fué constituido, cuan- 
do el decreto de 1 de Noviembre de 
4868 vino á detenerle en su progresivo 
desarrollo. Por él quedó derogada la le- 
gislación anterior, se declararon sin 
efecto los nombramientos hechos con las 
condiciones que aquélla prescribía, y 
se proveyeron los destinos sin exigir 
títulos profesionales , ni aptitud notoria 
á las personas que hablan de desempe- 
ñarlos. Desde esta fecha hasta la pu- 
blicación del reglamento de 5 de Julio 
de 1874 aquel Cuerpo facultativo quedó 
privado de legislación y reducido á las 
condiciones ordinarias de cualquiera 
dependencia del Estado en que no son. 
de necesidad conocimientos especiales, 
ni previos estudios. Como era de te- 
mer, los resultados de este decreto se 
dejaron sentir bien pronto en el servi- 
cio, y antes de dos años de dolorosa 
experiencia, la necesidad exigió una 
disposición legal que viniese á organi- 
zar de nuevo la carrera. 

No es, sin embargo, el reglamento 
de 5 de Julio de 4 874 bastante dfrecto, 
ni eficaz para evitar los males por com- 
pleto ; pues si bien dicta reglas y exige 
condiciones para lo porvenir , no cor- 
rige eu manera alguna los daños de lo 



pasado; y en lo que á esto toca , más 
bien parece escrito para consolidar ex- 
tralimitaciones , que para reparar per- 
juicios. 

Las Bibliotecas , Archivos y Museos, 
dotados hoy, en parte, de un personal 
lego, no corresponden completamente 
á la misión para que fueron creados; y 
sí en lo que concierne al servicio públi- 
co nada dejan que desear, en lo que se 
refiere á la formapion de índices , Catá- 
logos y demás trabajos que constituyen 
la parte facultativa del Cuerpo, cami- 
nan más lentamente de lo que con- 
viene y de lo que sería justo esperar. 

El decreto orgánico de 4867 ha sido 
considerado por todos como superior 
al reglamento que le sustituyó ; y aun- 
que la experiencia y el trascurso del 
tiei&po han demostrado la necesidad 
de introducir en él alguna pequeña 
modificación , en tanto que el Gobier* 
no, tomando por base la agrupación en 
el Cuehpo de todas las Biblioteeas y 
Archivos del Reino dispone su organi- 
zación definitiva, puede suplir con ven- 
taja á las demás disposiciones, legales 
que sobre tal asunto se han publi- 
cado. 

Justo y debido es respetar los ver- 
daderos derechos adqüidos al amparo 
de la ley ; pero no lo es menos poner . 
en su fuerza y vigor aquellos que no 
fueron respetados. Una y otra cosa se 
propone el Gobierno de S. M. al dictar 
la presente disposición , viendo con gus- 
to que, á pesar de su objeto reparador, 
no son muchas las alteraciones que ea 
el escalafón del Cuerpo resulta», vinien- 
do á redundar éstas en beneficio de la 
estabilidad de los funcionarios y del 
servicio del público. 

Inspirándose, pues, en un principio 
de justicia, y sin atender á otra consi- 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



61 



deracien más que la del interés general 
de las letras y el especial del Cuerpo de 
Arc^iyeros, Bibliotecarios y Anticua- 
rios; 

S. M. el Rey , y en su nombre el Mi- 
nisterio-Regencia , ha decretado lo si- 
guiente : 

Artículo 1.^ Quedan sin efecto todos 
los nombramientos y ascensos del Cuer- 
po de Archiveros , Bibliotecarios y An- 
ticuartos que hubiesen recaído en indi- 
Tíduos que no reúnan los títulos y con- 
diciones que exige el decreto orgánico 
de I S de Julio de 1867, ó el reglamento 
de 5 de Julio de 1871. 

Art. 2.^ Los empleados del Cuerpo 
que teniendo las condiciones prescritas 
por la ley hubiesen sido declarados ce- 
santes sin previa formación de expe- 
diente , serán repuestos en sus destinos 
con la categoría y antigüedad que les 
corresponda. 

Art. 3.^ Los individuos no compren- 
didos en el artículo anterior se entien- 
de qae renuncian á su derecho, si no lo 
llegan en el término de 20 dias , á con- 
tar desde el de la publicación de este 

decreto. 

Art i.^ Los cesantes del ramo por 
coalquier concepto, siempre que no ten- 
gan nota personal desfavorable en el 
terricio y hayan adquirido las condi- 
dones legales , podrán ser repuestos en 
SBs destinos cuando haya vacante. 

Art. 5.° Se restablece en su fuerza y 
vigor el Real decreto orgánico de 1 8 de 
Jimio de 1867. 

Art 6.* Quedan derogadas las dis- 
posiciones de fecha anterior en cuanto 
se opongan al cumplimiento y ejecu- 
ción del presente decreto. 

Madrid, doce de Febrero de mil ocho- 
dfloios setenta y cinco. — El Presidente 
del Ministerio-Regencia, Antonio Cáno- 



vas DEL Castillo. — El Ministro de Fo- 
mento, El Marqués ob Orovio. 



DIRECCIÓN general DE INSTRUCCIÓN 
PÚBLICA. 

Se halla vacante en la Sección de Ar- 
chivos del Cuerpo de Archiveros , Bi- 
bliotecarios y Anticuarios una pls^za de 
Jefe de tercer grado, dotada con el suel- 
do anual de 5.000 pesetas, con destino 
al Archivo Central de Alcalá de Hena- 
res, la cual debe proveerse por concur- 
so entre todos los Oficiales de la misma 
sección , con arreglo á lo dispuesto en 
el art. t\ del decreto orgánico vigente 
de 12 de Junio de 1867. 

Los aspirantes presentarán en esta 
Dirección general sus solicitudes docu- 
mentadas en el término de un mes, á 
contar desde la publicación de este 
anuncio en la Gaceta de Madrid; en la 
inteligencia de que solo se admitirán 
instancias hasta las cinco de la tarde 
del dia en que el ífidicado plazo expira. 

Madrid 22 de Febrero de 1875.— El 
Director general, Joaquín Maldonado. 



NOTICIAS. 



El Sr. D. Juan de la Rosa González, 
Jefe de la Biblioteca de la Universidad 
de Madrid , dio posesión , en el dia 1 9 
del corriente , á nuestro muy estimado 
amigo el Sr. D. Manuel Oliver y Hurta- 
do en puesto de segundo grado de la 
primera categoría del Cuerpo de Biblio- 
tecarios, Archiveros y Anticuarios y 
su sección de Bliblíotecas , con destino 
en la Universitaria Matritense, cargo 
que se le ha conferido en virtud del 



6S 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Decreto de f 9 del actaal, como cesante 
de la misma categoría en el grado infe- 
rior inmediato. 



Hace pocos dias tomó posesión del 
cargo de Rector de la Universidad de 
Madrid el digno catedrático de la mis- 
ma D. Francisco de Pisa Pajares , que, 
según nos han asegurado, se propone 
procurar eficazmente los acrecenta- 
mientos de la Biblioteca, imitando á 
uno de sus inolvidables predecesores. 
Hora es ya de que á cada uno de los 
cinco establecimientos que componen 
la Biblioteca Universitaria Matritense, 
se procuren los respectivos ingresos, 
tanto en obras adquiridas por el Estan- 
do, con el fin de acrecentar las colec- 
ciones para servicio del público , cuanto 
por otros medios no extraños á las fa- 
cultades y legítima influencia oficial del 
jefe de la primera Universidad de nues- 
tra España. 



En el próximo mes de Marzo se ve- 
rificará en Paris, probablemente, la 
venta de los cuadros que ha dejado 
Fortuny, á su fallecimiento , y también 
ha de venderse la importante colección 
de objetos arqueológicos que poseía. 

Ño hay necesidad de encarecer el 
mérito de sus cuadros. La prensa ex- 
tranjera ha considerado á Fortuny, en 
vida y después de muerto, como el 
primero de los artistas áe Europa. La 
Galería Nacional de Madrid, de cuadros 
contemporáneos, no tiene, que sepa- 
mos, uno solo de este autor. 

Los objetos arqueológicos de la 
colección son escogidos, importantes 
unos, algunos verdaderas joyas, y to- 
dos del mayor interés para conocer la 
historia de nuestfas manufacturas ar- 



tísticas en la Edad media y el Renaci- 
miento. La mayor parte de ellos es 
hasta superior á lo que se conserva*del 
mismo género en el Museo arqueoló- 
gico nacional. 

Creemos posible que las angustias del ' 
Tesoro público sean de tal naturaleza 
que no permitan intentar semejantes 
adquisiciones; pero también lo será 
que jamás vuelva á presentarse otra 
ocasión más oportutia, ni más patriótica 
para el supremo esfuerzo de un mo- 
narca , ó de un gobierno. 



La Revista Europea acaba de dar á 
luz su núm. 53 y último del tomo III y 
del año primero de la publicación. 
Contiene trabajos de grande importan- 
cia , y entre ellos uno curiosísimo , titu- 
lado Córdoba y la guerra de las Comu- 
nidades , en el que su autor, nuestro 
ilustrado compañero D. Antonio Rodrí- 
guez Villa , da cuenta de las contra- 
comunidades que se formaron en An*^ 
dalucia en. frente de las de Castilla, 
acontecimiento generalmente descono- 
cido y de verdadero interés histórico. 



En el dia 14 del corriente tuvo lugar 
la solemne recepción del Sr. D. Fernan- 
do Corradi , como académico de nüme* 
ro , en la de la Historia. Recorrió en su 
discurso el muy extenso panorama de 
la vida histórica de nuestra España, se- 
ñalando los caracteres genuinos de sus 
gloriosos hijos, de todos los tiempo», 
en el sentimiento religioso , en el espí- 
ritu monárquico, en el amor á la in- 
dependencia, y en el instinto de liber- 
tad, que sobresalen como rasgos supe- 
riores de su genio. 

Al notable trabajo del nuevo acadé- 
mico, en el cual, tal vez, hubiera 



BIBUOTEGAS T MUSEOS. 



ea 



podido manifestar más altas dotes de 
historiador exponiendo el fruto de la- 
boriosas investigaciones reducidas á un 
punto de dilucidación , como verdade- 
ra tesis histórica , contestó |el Sr. don 
Cayetano Rosell, representando ¿ tan 
ilustre Cuerpo , en un discurso , en el 
cual apuntó con magistral criterio ele- 
▼adas cuestiones morales relacionadas 
coQ la ciencia social ; caracterizó con 
sobria frase diversas escuelas en la 
fisolosofía de la historia ; atenuó muy 
acertadamente nuestros defectos nacio- 
oales, que merecen discreta disculpa, 
conviniendo con el Sr. Corradi en que 
DO pocos proceden de la exageración 
de nuestras mismas cualidades; maoi- 
iBstóque el dogma religioso es parte 
muy principal del modo de ser nues- 
tro; probó que el espíritu monárquico 
es on gran principio de vida y de con- 
ferracion contra las discordias que 
perturban los estados; indicó que al 
e^itu de independencia debemos 
onestra más gloriosa epopeya ; calificó 
de tendencia innata en .los pechos es- 
pióoles el apego á la libertad , de la 
Terdadera libertad que rechaza las ti- 
ranías extrañas y las inhumanidades 
de la venganza potente; y se lamentó 
de que hoy mismo , en nombre de la 
Idigion, de la Monarquía, de la Inde- 
pendencia y de la Libertad , tremoU , en 
A f»é dMera ser su más inexpugnable 
eeüadar , el pend<m del absolutismo. 

Para los que conocen literariamente 
tlSr. Rosell, excusado es añadir que 
realzan los ovados conceptos y las 
profundas reflexiones de su discurso la 
limpieza, la corrección, el aticismo; y 
al felicitarnos de que todavía la lengua 
castellana viva con su gallarda contes* 
Iva y su armoniosa lozanía y su ge- 
miDa pureza en la pluma de tan hábil 



escritor , con orgullo legítimo diremos 
que su nombre ilustra también al Cuer- 
po de Bibliotecarios , Archiveros y An- 
ticuarios, del cual es uno desús dignos 
jefes. 

C. 



Se asegura estar acordado que cese 
en su cargo de jefe de la Biblioteca Uni- 
versitaria de Madrid , el Sr. D. Juan de 
la Rosa González, y con verdadero sen- 
timiento lo anunciamos á nuestros lec- 
tores. Durante seis años, ha demostra- 
do gran celo por el mejor servicio ; y en 
adelante no le faltará nunca la respe- 
tuosa y cordial estimación de los que 
han sido , más que subordinados , sus 
amigos^ por las nobles prendas de ca- 
rácter de tan distinguido sujeto. 

La Real Academia de Ciencias mora- 
les y políticas ha publicado su progra- 
ma para los concursos ordinarios de 
4875, 4 876 y 4877, cumpliendo con 
sus estatutos. 

CONCURSO PARA EL AÑO 4 875. 

Tema único, 

«¿Convendría establecer en las islas 
del Golfo de Guinea , ó en las Marianas, 
unas colonias penitenciarias como las 
inglesas de Botany-Bay?» 

CONCURSO PARA EL AÑO 4 876. 

Tema primero, 

«Exposición y crítica del sistema co- 
lonial de España desde el descubri- 
miento del Nuevo Mundo hasta nues- 
tros dias : examen de la legislación de 
Indias , y comparación de la política se- 
guida en esta materia por nuestro Go- 
bierno con el de las principales nació- 



64 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



nes marítimas de Europa: discusión, y 
refutación en su caso , de las acusacio- 
nes injustas propaladas por los histo- 
riadores , economistas y filósofos nacio- 
nales, ó extranjeros contra la coloniza- 
ción española ep Asia y América.» 

Tema segundo, 

«Del poder civil en España desde los 
Reyes Católicos: causas de su prepon- 
derancia : instituciones y clases en que 
se apoyaba , y vicisitudes que ha tenido 
hasta el establecimiento del Gobierno 
constitucional. > 

CONCURSO PARA EL AÑO 4877. 

Tema único. 

«Estado de la industria española en 
el siglo XYi: leyes que contribuyeron á 
su desarrollo : causas de su inmediata 
decadencia : política comercial de Espa- 
ña en los siglos xvii y xviii , y su influ- 
jo, en bien, ó en mal de la nación.» 

( Las reglas á que deberán atenerse 
los autores de las memorias en estos 
concursos las ha publicado la Gaceta del 
4 4 de Enero en la pág. 4 47, col. 3.*) 



La Academia Matritense del Notaria- 
do ha publicado programa para un 
concurso público , en que se propone 
premiar la mejor memoria que se pre- 
sente sobre 

«Bibliografía del notariado nacional 
y extranjero. • 

El concurso quedó abierto el dia 4 4 
del corriente, y se cerrará el 21 de Ene- 
ro de 4876. 

(Las condiciones todas para tomar 
parte en este concurso se han publica- 
do en la Gaceta del 4 4 de Enero en las 
páginas 4 47, coL 3.', y 418, coL 4.' 



El distinguido arqueólogo Mr. Am. 
Qaix de Saint-Aymour, director del /n- 
dicateur de T Árcheologue, acaba de pu- 
blicar, bajo el título de Note sur un temple 
romain decouvert dans la forét d'Halatte 
(département de VOise) , un opúsculo cu- 
rioso leido en la reunión de las Sociétés 
savantes el 9 de Abril de 4 874, del 
cual ha hecho una tirada de sólo 800 
ejemplares, habiendo tenido la ama- 
bilidad de remitimos uno de ellos. El 
trabajo del Sr. Qaix de Saint-Aymour 
contiene una descripción de las ruinas 
del citado templo, que el autor considera 
como votivo y atribuye á la época de 
Yespasiano. Abunda en observaciones 
oportunas acerca de las diversas depen- 
dencias de este monumento y del objeto 
á que estaban destinadas , y manifiesta 
que la parte más importante del descu- 
brimiento la constituyen los numerosos 
fragmentos de escultura encontrados en 
sus ruinas , y sobre todo los ex votos. 

El autor del opúsculo se propone 
publicar en breve un estudio completo 
sobre este templo romano en un volu- 
men en 8.'' ilustrado con más de 800 
grabados, que costará unos 4 8 francos, 
y del cual se hará también una peque- 
ña tirada. 



Dice un colega, que la Intendencia de 
la Real Casa se propone concluir el in- 
ventariorcatálogo|de la magnífica Biblio- 
teca de Palacio, trabajo que se princi- 
pió por acuerdo de la Comisión de Go- 
bierno interior de las Cortes, al incau- 
tarse, con grandes solemnidades y pre- 
cauciones , en el mes de Junio último, 
de aquella dependencia,. y que está ya 
bastante adelantado. 

Con la conclusión de esa obra y con 
la impresión del Catálogo, se prestará 
un inmenso servicio á las ciencias y i 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



65 



las letras, pues son contadísimas las 
personas que conocen hoy la existencia 
del precioso tesoro bibliográfico que se 
encierra en aquel establecimiento. 



VARIEDADES. 



ENTREVISTA 

ML aET D. FERNANDO Y CON SU YERNO 
D. FELIPE. 

IM rey catholico con el archiduque don 
Ph, sobre lo del gobierno, { 506. 

Dbspues de escrita la otra que va con 
esta oy dia de la fecha desta nos torna- 
mos a ver el rey mi hijo e yo un lugar 
que llaman renedo que esta á dos leguas 
y media de otro lugar donde esta apo* 
mtido el rey mi hijo y legua y media 
de este lugar donde yo estoy aposenta- 
do. Después de comer oy , fuimos ambos 
ai dicho lugar de renedo; llegue yo an- 
tes ad y apéeme en la Iglesia del dicho 
logar y alli lo espere y le recebi donde 
fttsaron entre nos otros auctos de mu- 
cha demostración del amor que nos te- 
nemos, y estubimos el rey mi hijo y yo 
solos dentro de una capilla y alli fabla- 
mos una ora y media solos. Lo que alli 
entre nosotros passo en sustancia fue 
dezirle e instruirle y consolarle yo muy 
por menudo todo loque me parezio quel 
deoe hazer para la buena gouernacion 
destos reynos y para los tener en paz, y 
otras cosas tocante a nuestros comunes 
estados y de nuestros amigos, todo 
eomo lo deyia dezir rerdadero padre á 
so Terdadero hijo. Sobre lo qual todo^ 
quedamos en mucha conformidad y en 
tanto amor y tan estrecha unión que 



mas non puede ser. Después posimos en 
nuestra fabla al arzobispo de Toledo, 
donde assi mismo passaron en su pre- 
sencia cossas de grandíssimoamor y de 
Terdaderos padre y fijo. Y assi nos des- 
pedímos con toda la demostración y 
obra que entre tales principes y deudos 
se deuia fazer y yo me parto maña- 
na lunes para mis reynos , plaziendo a 
nuestro señor. Scriptaen Tudela dedue- 
ro a V. de julio de dvj. — Rúbrica. 

(Archivo de Simancas, Capitulacio- 
nes con la casa de Austria, Leg. 2.^, f.* 27.) 
Por la copia, 
F. R. DI C. T P. 



SECCIOH DE AUTÓGRAFOS. 



CARTA 

ORIGINAL DE JACOMO (\) TREZO Á MAR- 
TIN DE 6AZTELU, FECHA EN MADRID, 
i 25 DE MATO BE 4 569 Cl2). 

Muy magnifico señor. 
Por la carta que V. merced me escri- 
uio y por lo que el señor Luis Hurtado 
me platico sobre los jaspes que a traí- 
do Juan de Guzman y conforme lo 
por y. merced escrito, se ha hecho 
como por la lista que el dicho Hurtado 
enbia Y. merced vera , lo qual se hará 
con aquella diligencia que se haría 
quando yo tuviese nesgesidad de las di- 
chas piedras y que para mí las vbiese 
de comprar , abiendo mirado menuda- 
mente cada pedago y puestole en pre- 
sio conforme a la vendad de la piedra, 
y porque para hazer la obra que Su 



(1) Abí se firma. 

(2) Arohivo de Simancas. Obras j Boi- 
quea. Escorial, leg.** 4.® 



66 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



Magostad ha ordenado para el Escurial 
sera Degesario de mas cantidad de jaspes 
para poder escoger lo mayor y lo mejor 
y por ser ya Juan de Cfruzman ynstruto 
y muy ynclinado de su natural a estas 
piedras, podra servir a Su Majestad 
mejor que otro ninguno, quanto mas. 
que es ya conocido por hombre de 
yjen y trauajara de buena gana y fiel- 
mente , y para que sea de menos cos- 
ta á Su Majestad me pares^ que sera 
bien dar al dicho Guzman vn entrete- 
nimiento onesto como de. cient ducados 
cada año, y que este obligado a los 
tiempos deuidos que se pueda andar yr 
á buscar de todos mineros de piedra, 
y esto digo porque en España ay de 
diuersos mineros de piedra fina , y en- 
tre otros se entiende que ay esmeral- 
da , donde se sacara este bien que exer- 
sitando de contino este arte, porque yo 
quiero por seruicio de Sii Majestad y 
veneQsio de este reino mostrar mi ofi-* 
cío á los de la tierra, y ya lo abría 
hecho si Su Majestad me vbiese acomo- 
dado de casa al proposito para mi ofí- 
gio donde se sacara otro bien que a mi, 
como los estranjeros, que son france- 
ses y alemanes , que vienen ascondida- 
mente y Ueuan fuera del reino los jas- 
pes , ágatas y corniolas y cristal y tur- 
quesas y camafeos , y después labrados 
los bueluen á enbiar acá y nos los ha- 
cen pagar muy bien , lo qual todo sera 
bien escusado hauiendo en España ofi- 
cíales que sepan labrar las piedras , y 
después con el tiempo se podran mul- 
tiplicar los oficiales por la comodidad 
de las dibersas piedras que aqui se ha- 
llan, que labrándolas, las podran en- 
biar fuera del reyno, como de presente 
hazen los estranjeros que las traen , y 
de esto resultara gran provecho y ho- 
nor á esta prouincia , a coi>ta de muy 



poco gasto que Su Majestad hará, por- 
que asegurando vn moderado partido a 
Guzman , no vendrá Su Majestad á pa- 
gar sino solo el trauajo del tiempo que 
pondrá el dicho Guzman y el gasto áp 
traer las piedras, y quanto al borden^ 
que Guzman no de ni venda piedra á 
ninguno sine que todo sea para Su Ma- 
jestad , con entregar las piedras á quien 
Su Majestad hordenare y con dejar por 
memoria donde halla cada suerte de 
piedras, porque si muriere el dicho 
Guzman pueda Su Majestad enbiar á 
otro, V. merced lo sabrá mejor horde- 
nar que yo dezir. Nuestro Señor la muy 
magnifica persona de V. merged guarde 
con aquel aumento de estado, vida y 
contentamiento de que V. merced desee. 
De Madrid y de Mayo a los S5 de 4 569 
años. 

Servidor muy cierto de V, merce<^. — 
Jacomo de Tbezo. 

SOBBB. -|- Al muy magnifico señor Martin de 
Gazt^u, secretario de Su Majestad mi 
señor 

en Aranjuez. 



MEMORIAL 

DE JAGOME DE TREZO , POMPEO LBONI T 
BAUTISTA COMANE AL REY, SOBRE LA 
NECESIDAD DE DINERO PARA GONTI-* 
NUAR LA OBRA DEL RETABLO, CUSTO- 
DIA T COLATERALES DE SAN LORENZO 
EL REAL (4). SIN FECHA (2). 

S. C. R. M. 

Jacome de Trezzo Pompeo Leoni y 
Bautista Gomane dizen que el año pasa- 
do de 79 en fin del mes de Mayo se le 
acauo de pagarlos 20.000 ducados con- 
forme [al asiento que con Vuestra Ma- 



(1) Obras y Boaques, leg.o 8. 

(2) Por el contexto, aQo 1680. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



67 



jestad tienen acerca del rettablo, custo- 
dia y colaterales de Sant Lorenzo el 
Real, los qnales han gastado en este 
reynoyfQera del en Milán , Granada, 
eo la cantera de Speja , y en esta corte 
encasa de los dichos J acorné y Pompeo 
y otras partes donde se le ha ofrecido 
offidaies , maestros , materiales y pre- 
trechos para el dicho efecto y obra, 
como se puede ver en las dichas partes, 
y siempre han procurado gastar los di- 
chos dineros con mucho horden y mi- 
ramiento y an querido deuer á los d¡- 
dios officiales y maestros y a las per- 
sonas de quien han comprado los di- 
chos matteriales y pretrechos que dar- 
les adelantado, y ansi á x del mes de 
Mayo de este presente año deuian en 
Milán y á la cantera mas de cinco mili 
y quinientos ducados, de los cuales hi- 
ñeron dar letras para Millan y Burgos 
da los Fornieles , como por su cuenta 
y libros se puede uer , para pagar la di- 
cha deuda , y como los dichos Fornieles 
quebraron , no quisieron pagar ni ace- 
ttar las dichas lettras , y a esta causa 
qtedaron los dichos Jacome y consor- 
te adeudados en mas de la dicha quan- 
(rdad y porque Vuestra Magostad no 
estaña en esta villa , no pudieron tan 
presto negociar que no se tardase mas 
de tres meses en cobrar el dinero que 
tenían los dichos Fornieles , que con los 
dichos cinco mil y cinco fueron en todo 
dos cuentos y nueuecientos y ochenta 
mu marauedis , los cuales xobrados, no 
se le han dado, si no poco a poco, de 
maDera que apenas han 'podido conti- 
Biiar la dicha obra, y ansi se le deue 
todavía dos mili ducados del dicho di- 
nero, y nunca han pagado las dichas 
deudas de los dichos officiales y maes- 
tro, matleriales y pretrechos , de mane- 
ra que han menester para el dicho efe- 



tto para pagar de presente seis mili du- 
cados. 

Ánsimismo es necesario que vaya 
Pompeo Leoni a Milán a vaziar lo que 
su padre tiene empegado, que son xv 
figuras de bronze mayores que el na* 
tural dos uezos y ciento y ueynte basas 
y capiteles, grande y todo el adorno 
del dióho rettablo y colaterales del di- 
cho bronze , el qual es de mucha cos- 
ta , porque entra en el mucho cobre, 
latón fino y estaño, y para formar las 
dichas figuras, capiteles, basas y ador- 
no, es necesario muchos materiales cos- 
tosos , como cera , hierro, azero, made- 
ra , leña , carbón y muchos herramien- 
ta y officiales y maestros, porque es 
poco el tiempo que les queda y mucha 
la dicha obra, y para esto han menes- 
ter diez mili ducados. 

Ánsimismo han menester embiar á 
Yenecia mili ducados para que compren 
esmeril para segar y labrar los jaspes 
duros de la custodia, que sin este ma- 
terial y mucha cantidad no puede el 
dicho Jacome labrar las dichas piedras 
de jaspes duros, y estos mili ducados 
del dicho matterial no se entiende que 
es mas de para continuar, que luego se 
habrá de hacer mas prouision, porque 
es mucho lo que se gasta, como se pue- 
de uer en casa del dicho Jacome. 

Ánsimismo para continuar en las 
canteras y empegar a asentar y polir 
eh el Escuríal las dichas piedras del 
dicho rettablo han menester meter mu- 
chos officiales maestros de nueuo por 
quanto este año se les han muerto mu- 
chos y les necesario renouar todos los 
materiales y pretrechos que han dicho 
que son menester en Milán , asi en laa 
dichas canteras como en el Escuríal y 
en casa del dicho Jacome , y ha menes- 
ter para labrar los dichos jaspes duros 



68 



REVISTA DE ARCHIVOS , 



materiales muy costosps , como son dia- 
mantes y el dicho esmeril y lo demás 
referido, porque sin esto, como Vuestra 
Majestad saue, seria imposible conti- 
nuar y labrar la dicha piedra , y para 
esto piden diez mili ducados de presen- 
te, que son en todo veintisiete mili du- 
cados. 



FONDOS DB LOS ESTABLECIMIENTOS. 



CATÁLOGO DE LOS CÓDICES PROCEDENTES 
DEL MONASTERIO DE SAN MIGUEL DE LOS 
RETES. 

(Continuación.) 

i i 2. Isidorus (Sanctus). De Sacra- 
mentis. 4 t. fól., M. S., en p.^, letra del 
si^lo XV, con portada y algunas inicia- 
les de adorno, en buen estado; 36 fojas 
á dos columnas de 6ft Uneas ,' con re- 
clamos cada 4 2, sin foliaturas, ni sig- 
naturas. Pergamino. 

4 4 3. Jenophons. Traducido del grie- 
go al latin por Poggio Florentino. 4 t., 
M. S., en p.^, letra del siglo xv, con por- 
tada é iniciales de adorno, en buen es- 
tado; 4 65 fojas de 24 líneas seguidas, 
con reclamos cada 4 0, sin foliaturas, ni 
signaturas. Tafilete en tabla. 

4 4 4. Jeronymus (Sanctus). Exposi- 
tio super duodecim prophetarum, ce- 
mentado por San Rufo. 4 t. fól., M. S., 
en p.^, letra del siglo xiv, cfn iniciales 
de adorno, en buen estado ; 4 52 fojas 
de dos 7 tres columnas, líneas desigua- 
les, con reclamos cada 8, sin folia tura- 
ni signatura. Tafilete en tabla. 

4 45. Joachimus. De provincialibus 
presatgiis. 4 t. fól. may., M. S., en p.^, 
letra del siglo xv, con iniciales de ador- 



no, en buen estado; 4 4 fojas á dos co- 
lumnas de 47 líneas , sin reclamos, fo- 
liaturas, ni signaturas. Tafilete en tabla. 

4 46. Joachimus. De Concordia Novi 
et Veteris Testamenti. 4 t. fól. mayor, 
M. S., en p.^ letra del siglo xv, con por- 
tada é iniciales de adorno, en buen es- 
tado ; 4 4 6 fojas á dos columnas de 45 
líneas, sin foliatura, ni signatura. Tafi- 
lete en tabla. 

4 47. Joannes Damascenus. Tradi- 
tio orthodoxe fidei. 4 t. fól., M. S., en 
p.^, letra del siglo tiv, con iniciales de 
ca pítaos de adorno, en buen estado; 
83 fojas á dos columnas de 37 líneas, 
sin foliaturas, reclamos, ni signaturas. 
Pasta en tabla. 

4 48. Joannis ( Capellanus ). Oratío 
pro Sto. Stephano. 4 t. 4.° men., M. S., 
•n p.^, letra del siglo xvi, con portada 
de adorno, en buen estado ; 4 4 fojas de 
28 líneas seguidas, sin foliaturas, re- 
clamos, ni signaturas. Terciopelo en 
tabla. 

4 4 9. Josephus (Flavius). De Bello Ju- 
daico. 4 t. fól., M. S., en p.^ letra del 
siglo xv^ con portadas de adorno, en 
buen'estado; 243 fojas de 34 líneas se- 
guidas, con reclamos cada 4 0, sin fo- 
liaturas , ni signaturas. Pasta en tabla. 

420. Juana (Vida de la Beata), mon- 
ja de la tercera orden de Nuestra Seño- 
ra del Carmen. En italiano. 4 t. 4.^, 
M. S., en papel , letra del siglo xvi (24 
Diciembre 4 504), en buen estado; 52 fo- 
jas de 4 9 líneas, sin reclamos, ni signa, 
turas. Pasta en cartón. 

4 24. Lactantius (Firmianus). De di- 
vínis institutionibus adversus gentes. 
4 t. 4.^ may., M. S., en p.^, letra del si- 
glo XV, con iniciales de adorno, en buen 
estado ; 4 4 2 fojas á dos<>olumnas de 36 
líneas, sin foliatura, reclamo, ni signa- 
tura. Pasta en tabla. 



filfiLtOTECAS Y MUSEOS: 



69 



Mi» LtcWntius (Pirmianus). De Di- 
tídís instítuiionibas adyersus gentes- 
h t íól., M. S., en p.^ letra del siglo xv, 
ooD iniciales de adorno, en buen esta- 
do; SOS fojas de 32 líneas seguidas, con 
reclamos cada 4 O, sin fqliatara, ni sig- 
oatara. Tafilete en tabla. 

423. Lactantios (Firmianus). Deopiñ- 
do Dei yel formatione bominis, ad De- 
raetríanum. f t. fól., M. S., en p.^, letra 
del siglo xr, con iniciales de adorno, 
•obaen estado; t% fojas de 22 líneas 
seguidas, con reclamos cada i O, sin fo- 
liitora, ni signatara. Tafilete en^tabla. 

424. Lactantius (Firmianus). De Ira 
Dei, ad Donatum. 4 t. fól., M. S., en p.*, 
letra del siglo xv, con iniciales de ador- 
no, en baen estado ; 22 fojas de 22 lí- 
neas seguidas , con reclamos cada 1 0, 
nn foliatura, ni signatura. Tafilete en 
tabla. 

425. Lactantius (Firmianus). Versus 
dePhenice. ♦ t. 4.®, M. S., en p.**, letra 
dal siglo xv, en buen estado, con ini- - 
dales de adorno; 4 fojas de 22 lineas, 
áa foliaturas , reclamos, ni signaturas. 
Tafilete en tabla. 

126. LancelotusMacedonius(Frater). 
Historia Santi Paridis. 4 t. 4.'', MS., en 
p.^ letra del siglo xt, con una lámina é 
iniciales de adorno, en buen estado; \ 2 
fojas de 22 líneas seguidas, sin recla- 
mos, foliaturas, ni signaturas. Tafilete 
en cartón. 

427. Laurentius (Vallensis). Elegan- 
tiamm linguae latinsB, epístola ad Joban- 
nem Tortelium. 4. t. fól., MS., en p.**, 
lelra del siglo xyi , con portada é ini- 
ciales de adorno, en buen estado; 362 
fojas de 24 líneas seguidas, con reclamos 
cada 8, sin foliatura ni signatura. Tafilete 
entabla. Nota. Ex commissione Inquisi^ 
torwn Valentie vidi expurgan ad indicem 
ixpurgatonwn imprusum^^adriti ebi» 



et sub scripti ^die 4 3, SeptembriSj 464 3. 
Fr, Antonio Ullers, 

4 28. Lazaronus (Petrus). Laudato- 
rium pooema ad Alfonsum, ducem Cala- 
bria. 4 t. 4.", MS., en p.^, letra del si- 
glo XV, con iniciales de adorno , en buen 
estado, pero incompleto; 42 fojas de-20 
líneas seguidas, con reclamos cada 4 2, 
sin foliaturas ni sigiiaturas. Tafilete en ^ 
tabla. 

4 29. Lector (Joannes). Liber ques- 
tionum casudlium. 4 t. fól., MS., en p.*, 
letra del siglo xv, con iniciales deadorno, 
en buen estado; 243 fojas. Tafilete en 
tabla. 

4 30. Liturgia. 4 t. fól., MS., en p.^ 
letra del siglo xyi, con portada é iniciales 
de adorno, en buen estado; 264 fojas de 
4 8 líneas seguidas, con reclamos cada 
4 0, sin foliatura ni signaturas. Tafilete 
en cartón. 

434. Macrobius (Theodosius). Yiri 
illustri Saturnaliorum. 4 t. fól., MS., en 
p."*, por Juan Arnaldo en 4 472. Con 
portada é iniciales de adorno, y recla- 
mos cada 8 fojas (faltan tres libros), 
en buen estado; 4 60 fojas. Tafilete en 
tabla. 

4 32. Macrobius (Tbeodosius). Viri 
illustri saturnaliorum In somiumScipio- 
nis expositio. Cicero (M. T.). Somium 
Scipionis. 4 t. fól., MS., en p,*, por Juan 
Arnaldo en 4 474, con portada é inicia- 
les de adorno, y reclamos cada 8 fojas, 
en buen estado; 240 fojas. Tafilete en 
tabla. 

433. Mahometltaliaminvadentis (Poe- 
ma scriptum ocasione belli). 4 t. 4.^, 
MS., en p.^, letra del siglo xt , en buen 
estado ; 4 4 fojas de 4 5 líneas seguidas, 
sin reclamos, foliaturas ni signaturas. 
Tafilete en tabla. 

4 34. Nogarulus (Leonardus). De Bea- 
titudine. 4 t. 4.^ MS., en p.""» letra del 



ÍO 



ftCVlSTÁ DB ARGHrVOS, 



siglo XT) con portada de adorno, en 
buen estado; 90 fojas de 25 lineas se- 
guidas, con reclamos cada 4 O, sin folia- 
turas ni signaturas. Tela en4abla. 

i 35. Nonius (Marcelus). De propíetate 
sermonum. \ t. fól., MS., en p.", letra 
del siglo XY , con portada é iniciales de 
capítulos de adorno, en buen estado; 
252 fojas de 30 lineas seguidas, y sin 
foliatura, reclamo ni signatura. Pasta 
en tabla. 

4 36. Onosander. De óptimo impera- 
tore eiusque officio. (Traducido del grie- 
go al lat'ui por Nicolás Sagundino). 4 
t. 4.**, MS-, en p.*, letra del siglo xv, con 
portada é iniciales de adorno, en buen 
estado; 74 fojas de 23 líneas seguidas, 
sin foliaturas ni signaturas. Pergamino. 

4 37. Orationes (Diversorum). Habitoe 
coram D. Ferdinando de Aragonia Rege. 
4 t. 4.^ MS.. pergamino, letra del si- 
glo xv, con portada ó iniciales de ador- 
no, en buen estado; 406 fojas de 24 li- 
neas seguidas , 'sin (foliaturas , reclamos 
ni signatura. Pasta en tabla. 

4 38. Orobasius. De balneis Poteoli, 
compositus fuitá Rainaldo de Villanora. 
4 t. fól. menor, MS., en pergamino, letra 
del siglo xiY, en buen estado; 38 fojas 
(con igual número de láminas) de 4 2 
lineas , sin reclamos , foliaturas ni sig- 
naturas. 

4 39. Palmerius (Matbeus). De Tempo- 
ribus. 4 t. 4.** mayor, MS., en p.**, el 
año 4 459, con portada y letras de ador- 
no, en buen estado; 4 00 fojas de 27 
líneas seguidas, sin foliatura ni sig- 
natura. Tafilete en tabla. Nota. Codex 
(sobre cinco palabras raspadas). Horen- 
U(B transcriptus : MantxMB no correcttAS, 
V.noebr. 4 459. 

4 40. Panoramita (Antonius). Dicta aut 
facta memoratum digna Alfonsi Regis. 
4 t. 4.^ MS., en p/, letra del siglo xvi 



con iniciales de adorno, en buen estado; 
4 05 fojas de 24 lineas seguidas, con re- 
clamos cada 40, sin foliatura ni signa- 
tura. Tafilete en tabla. 

4 44. Papiensis (Micbael). Pronosticon 
ad Ferdinandum principem , Aragonis. 
4 t. 4.^, MS., en p.", letra del siglo xvi, 
con portada de adorno, en buen estado; 
40 fojas de 47 lineas seguidas, sin fo-« 
líaturas, reclamos ni signaturas. Tela 
en cartón. 

4 42. Paulinus (Santus). Epistole ad 
diversos. 4 t. fól., MS., en p.^, letra del 
siglo «lY, con portadas é inicíales de 
cartas de adorno, en buen estado; 229 
fojas de 34 líneas seguidas, sin foliatu- 
ras, reclamos ni signaturas. Tafilete en 
tabla. 

4 43. Paulns de Santa María (Burgen- 
sis). Scrutinium Scripturarum. 4 t. fól., 
MS., en p.^ y papel, letra del año 4464, 
en buen estado; 4 46 fojas á dos colum- 
nas de 53 líneas, sin foliaturas, recla- 
mos ni signaturas. Tabla (sin forro). 
Nota. Este autor, en el año del Señor, 
f 390, abjuró el Judaismo, y recibió el 
Santo Bautismo ; murió siendo Obispo 
de Burgos, dia 29 Agosto, 4 435, de edad 
de 83 años. 

4 44. Peraldo (Francisco GuUielmi). 
Summa de Yirtutibus et Yitiis. 4 t. 4.^ 
MS. , en p.*, letra del siglo xy , en buen 
estado; 34 4 fojas á dos columnas de 48 
líneas, con foliaturas, pero sin recla- 
mos ni signaturas. Tafilete en tabla. 

4 45. Peralta (Gulielmus de). De Eru- 
dicione principum. 4 t. 4.° mayor, MS., 
en p.*, letra del siglo xy, con portada é 
iniciales de adorno, en buen estado; 86 
fojas de dos columnas á 40 lineas, sin 
foliatura ni signatura. Tafilete en tabla. 

4 46. Petrarcha (Franciscus). De Yiris 
iiustribus. 4 t. 4.® mayor, MS. , en p.*, 
letra del siglo xy, con portada é inicia- 



BIBLIOTECAS T MüSBOS. 



74 



les de adorno, en buen estado; 51 fojas 
i dos columnas á 28 líneas , con recla- 
mos cada 8, pero sin foliatura ni signa- 
tura. Tafilete en tabla. 

447. Petrus episcopus (Ravenatis). 
Sermones varios. 4 t. fól. , MS. , en p.^ 
letra del siglo xv, con iniciales de ador- 
no, en buen estado; 483 fojas á dos 
colamnas de 60 lineas, sin reclamos, 
hilaturas ni signaturas. Tafilete en tabla. 
4 48. Petrus (Lombardus). Librí Sen- 
tenliarum. 4 t. 4.* mayor, MS. , en p.^ 
letra del siglo xy, con iniciales de ador- 
no, en buen estado; 349 fojas á ^s co- 
lumnas de 36 líneas, sin foliatura, re- 
damos ni [signatura. Tafilete en tabla. 
4 49. Phalaris. Epistolae. (Con un pro- 
emio de Francisco Aretino). 4 t. 4.^, 
MS., en p.*, letra del siglo xv, con por- 
tada é iniciales de adorno, en buen es- 
tado; 68 fojas de 23 líneas seguidas, sin 
foliaturas, reclamos ni signaturas. Ta- 
filete en tabla. 

4 50. Pbalari. E pistóle (Traducidas al 
italiano por Bartolomé Fon ció, por el 
sü¿o xy). 4 t. 4.*; MS., en p.°, con por- 
tada de adorno, en buen estado; 77 
iojis de 86 líneas seguidas, con recla- 
mos cada 4 O , sin foliaturas ni signatu- 
ras. Tafileteen tabla. 

451. Plinius Secundus. 4 t. fól., MS., 
en p."", letra del siglo xy (la primera 
hoja del frontis está sin terminar la 
pintara], en buen estado; 64 fojas de 44 
lineas^ sin foliaturas , reclamos ni sig- 
naturas. Pasta en tabla. Los epígrafes 
están en lápiz, sin entenderse. 

452. Polybius. Historia. (Traducida 
al litin por Nicolás Perocio). 4 t. fól., 
MS., en p.*, por Bernardíno, año 4 488, 
en buen estado; 24 9 fojas, con reclamo 
cada 8, y 89 líneas seguidas, pero 
5ia foliatura ni signatura. Tafilete en 
tabla. 



4 63. Pontanus (Jovianus). De Prínci- 
pe. 4 t. 4 8.^ WS., en p.^ letra del sí- 
glo XY, con la primera inicial de adorno, 
en buen estado; 78 fojas de 4 3 líneas 
seguidas, con reclamos cada. 8, sin fo- 
liaturas ni signaturas. Tela en tabla. 
Nota. loannes M. Velox parmensis : Neo* 
poli y anno oopi. 4 468. 

4 54. Pontanus (Jovianus). De Prínci- 
pe. Ad Alfonsum ducem Calabrie. 4 t. 
fól., MS.. en p.", por Rainaldo, letra del 
siglo XY^ en buen estado ; con portada ó 
iniciales de adorno, en buen estado; 
84 fojas de 84 líneas seguidas, con re- 
clamo cada 4 O , y sin foliatura ni sig- 
natura. Pasta en tabla. 

4 55. Pontanus (Jovianus). De obe- 
dientia. Ad Robertium San Severinum 
principen! Salermitanum. 4 t. fól., MS., 
en p.^, por Rainaldo, letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno, en 
buen estado; 4 00 fojas de 23 líneas se- 
guidas, y reclamo cada 8 , sin foliatura 
ni signatura. Pasta en tabla. 

4 56. Pontanus (JoYianus). Liber obe- 
dientiae. Ad Robertum San Severinum, 
principum Salermitanum. 4 t. fól., MS., 
en p.°, letra del siglo xy, con portada é 
iniciales de párrafos de adorno, en 
buen estado; 4 04 fojas, con reclamo en 
cada 8, 24 líneas seguidas, sin foliatura 
ni signatura. Tafilete en tabla. 

4 57. Postilla super Isaian et Hierm. 
et lib. Baruch. 4 1. fól., MS., en p.^, letra 
del siglo XIV, en buen estado; 4 58 fojas 
á dos columnas de 48 líneas, sin folia- 
turas, reclamos ni signaturas. Tafilete 
en tabla. 

4 58. Probus (Emilius). De excellenti- 
bus ducibus ex tornar um gentium. 4 t. 
4.", MS., en p.°, con portada é iniciales 
de adorno, en buen estado; 4 45 fojas 
de 24 líneas seguidas, con reclamos 
cada 40, sin foliaturas ni signaturas. 



n 



BIBLIOTBCAS Y MUSEOS. 



Tafilete en tabla. Nota. Scriptus autem 
fuit liber iste in civüate fiorentie per me 
Gherardum lohannis del Ciriago civem, 
et notarium florentinum, pro illustrissi- 
mo principe duce calabrie filio regis fer^ 
dinandi. De anno dom. Mcccc Lxxt, et 
de mense lunij. Procurante Vespasiano 
philippi principe omnium librariorum 
flórentinorum. 

459. Propercíus. Carmina. 4 t. 4.** 
mayor, MS., en p.**, letra del siglo xv, 
con iniciales de adorno, en buen estado; 
70 fojas á 28 líneas seguidas, con re- 
clamo cada 40, y sin signatura. Pasta 
en tabla. 

4 60. Psalterio en latin. 4 t. 4.^ MS., 
en p.°, letra del siglo xv, con iniciales 
de adorno, en buen estado; 4 34 fojas 
de 4 9 líneas seguidas , con reclamos 
cada 40, sin foliaturas ni signaturas. 
Pasta en tabla. Faltan las primeras 
hojas. ^ 

464. Psalterium (^per). Auctore ig- 
noto. 4 t. íól., MS., en p."*, letra del si- 
glo xiv, en buen estado; 249 fojas á dos 
columnas de 53 lípeas, con reclamos 
cada 8, sin foliaturas > ni signaturas. 
Tafilete en tabla. 

462. Ptolomeus (Claudíus). Cosmo- 
grafía. 4 t. fól. mayor, MS., letra del si- 
glo XY, con portada é iniciales de ador- 
no, en buen estado; 4 46 fojas á dos co- 
lumnas de 57 líneas, con 27 mapas, sin 
foliaturas, reclamos, ni signaturas. Tafi- 
lete en tabla. 



PREGUNTAS. 



441. Colornegroenlos lutos.— C2n el 
número 12 del Polybiblion, pág. 354, sec- 



ción de preguntas y respuestas, se inserta 
la siguiente : uLe deuil en noir. — A quelle 
époque commen^a-t-on á porter en Fran- 
ce, le deail en noir ? Je vois dans L* Hit' 
toria de la insigne ciudad de Segovia qu* 
en Espagne, á la mort du prince D. Juan 
en 1497 on porta en noir le deail, pour 
lequel on avait, jnsque-lá, employé une 
etoffe blanche appelée Murga, Est-ce 
vera la méme époque que le noir a été 
adopté cheznous? Th. P.» Cuya pregun- 
ta me sugiere las siguientes dudas : ¿Es 
cierto que antes de 1497 no se usó en Es- 
pafia el color negro para los lutos ? ¿ Qué 
clase de tela era la que el autor de la His- 
toria tle Segovia designa con el nombre 
de murga f 

J. S. 

442. Ambrosio Spínola.— ¿Hay al- 
guna ó algunas biografías en espafiol, 
latin 6 italiano de est^ insigne persona- 
je ? En caso afirmativo , se desea la des- 
cripción bibliográfica de la que se co- 
nozca. 



boletín bibliográfico T AitQDKOLÓGICO. 



SE DESEA adquirir: 

Francisci Hotomani iurisconsolti 
Francogallia. Editio tertia locupletior. Ex 
officina lobannis Bertulphi: MDLXXYI. 
En S.** 

Aunque se indica con preferencia esta 
edición, también se tomaría la cuarta, 
dada á luz en Franckfort por los here- 
deros de And. Wechet, en \ 586; y á fal- 
ta de ambas, la de Franckfort de 1665; 
pero no teniendo tachados los pasajes 
condenados en los espurgatorios. 



MADRID, 187S.— Imprentoi estereotipia j galranoplattiA de Aribau y O.* (saoMores de Bivadhibtra). 
Calle del Daqne de Osona , núm, 8. 



Í^EVIST/ 



DB 



.RCHIVOS, iSiBLIOTECAS Y 



ÚSEOS. 



áftOV. 



Madrid, 5 de Marzo de 1875. 



NUQi. 6.« 



SUMARIO. 



?oado : ^<^ á nnestroa jefes y compañeros. — Seoolon oficial : Dictamen en el concnno en qno fueron 
bnobrados oficiales de 3." grado en la sección de Bibliotecas los Bres. Sánchez y Hernández y Mnntaner y 
B<«üoj.— NoticiaB : Cuarta lecciun sobre arqueología tagiada^ del Sr. Tilla-amil y Castro. — Objetos 
siqTKok^oos encontrados en excavaoiones de Ruma. — Estatua de Venus encontrada en las excavaciones del 
E^qoílino.— Publicación del tomo xvii de <i<x;umentos de América. — Aumento de páginas en el número. — 
SMCion de autóflrrAÍoa : Carta de Trezo á Juan de Herrara. —Memorial de Tre^o al Key. — Otro me* 
morisl sobre lo mismo. — Fondos de loa eatableoimieatoa: Biblioteca de: Duque de Calabria (conti- 
Bssdon), — Preguntas: Podio. — Boletín bibliográfico 7 arqueo! ógioo. 



ICEGO L NUESTROS JEFES T COMPAÑEROS. 

En el plan adoptado para conti- 
naar'la publicación de la Revista 
DE Archivos, Bibliotecas y Mu- 
£IDS, entra como uno de sus actuales 
prapósitos dar á luz trabajos d^ or- 
ganización y arreglo de los estable- 
cimientos encomendados á las tareas 
pericial^ del Cuerpo de Archiveros, 
Sibliotecaríos y Anticuarios , cuan- 
do alguno de sus individuos haya 
formulado por escrito un proyecto y 
proponga un sistema de clasifícacion 
en alguna de las tres secciones de 
nuestro ramo, ó en una parte especial 
de alguna de ellas, que por su exten- 
sión, ó importancia reclame un siste- 
ma peculiar de arreglo. 

Creemos que nuestros compañeros 



de profesión comprenderán el inte- 
rés científico con que deseamos dar 
á luz trabajos que serán la verdadera 
voz facultativa del Cuerpo en sus or- 
dinarias tareas ; y excitamos el celo 
de todos para que cada uno coadyu- 
ve á nuestro propósito, sin temor á 
que juzgue la crítica desapasionada 
sus proyectos, ni tampoco á que se 
suponga un jactancioso alarde de sa- 
ber lo que será tan sólo el cumpli- 
miento de una obligación , expuesto 
con la justa desconfianza- de quien 
propone una obra de la inteligen- 
cia individual que , alguna vez , sin 
duda, pudiera obtener ventajosas 
mejoras en el superior criterio co- 
lectivo del Cuerpo. 

Mientras la oficial autoridad que 
, dicta las reglas del servicio en los 



74 



filBLIOtfiCAS Y MUSCOS. 



archivos 9 en las bibliotecas j en los 
museos no prescriba la manera de 
hacer con rigurosa uniformidad los 
trabajos facultativos del Cuerpo, los 
proyectos parciales serán datos opor- 
tunos que sirvan de base, ó de auxi- 
lio para decidir, tal vez, con mayor 
acierto, las instrucciones generales 
que sean definitiva pauta para la 
obra común en que todos ponemos el 
modesto contingente de nuestro tra- 
bajo cuotidiano, al noble impulso de 
nuestra perseverancia, en tareas más 
provechosas para los demás, que de 
lucimiento para los que la desempe- 
ñan ; y sobre servir de honor á los 
iniciadores de un arreglo demostrar 
doctrinas ventajosas para las clasifi- 
caciones y la más acertada redacción 
de índices , publicando esos proyec- 
tos , ademas de enaltecer mucho su 
contenido las humildes columnas de 
nuestra Rkvista , cooperaremos con 
orgullo legítimo á que salgan de in- 
debida oscuridad ignoradas tareas, 
y á que no se moteje al Cuerpo de 
Archiveros, Bibliotecarios y Anti- 
cuarios , no sólo do cierta poquedad 
en el desempeño de sus cuotidianos 
deberes, sino también de que no 
tiene voz propia en las cuestiones 
que revelan la vida intelectual y la 
facultativa competencia de una co- 
lectividad numerosa, provista de tí- 
tulos académicos, amparada y sos- 
tenida por el Estado en condiciones 
no comunes á clases tan respetables 
' de la administración pública, y cu- 
yas funciones tienen más trascen- 
dentales influencias. 






Confiados en qué nuestros jefes y 
nuestros compañeros responderán á 
este llamamiento, esperamos que la 
Revista verá honradas sus páginas 
con varios trabajos, que revelen una 
parte, al menos, de lo que debe al 
Cuerpo el público inteligente, ó le- 
trado, á quien aprovechan minucio- 
sas tareas en diversos índices y pa- 
cientes descripciones, fruto humilde, 
pero no estéril, de los individuos que 
ocultan en la colectividad facultativa 
sus humildes y oscuros nombres. 
T. DEL C. 



SECCIÓN OFICIAL. 



Dictamen de la Junta consultiva de Ar- 
chivos, Bibliotecas y Museos, en el ex" 
pediente de concurso á que se refieren 
los nombramientos de D. Alejandro 
Sánchez y Hernández y D, Bartolomé 
Muntaner y Bordoy para dos plazas 
de oficiales de tercer grado en la sec 
cion de Bibliotecas del Cuerpo facul" 
tativo de Archiveros, Bibliotecarios y 
Anticurios, que se publica conforme á 
lo dispuesto en el art. 46 del Regla^ 
mentó de b de Julio de <87l.' 

JUNTA CONSULTIVA DE ARCHIVOS, BIBLIO- 
TECAS Y MUSEOS. 

Para informar y proponer en este 
expediente, la Junta ha comenzado, 
conforme al art. 45 del Reglamento y 
según marcan los precedentes sentados 
por este Cuerpo Consultivo para casos 
semejantes al presente, determinando 
quiénes son los individuos de la cate- 
goría de Ayudantes en la Sección de 



filBLIOTEGAS Y MUSEOS. 



1& 



Bibliotecas del Cuerpo de Archiveros, 
Bibliotecarios y Anticuarios que tienen 
aptitud legal para ascender á las dos 
plazas vacantes de Oficiales de tercer 
grado en la misma Sección r cuya pro- 
Tision por concurso se anunció de or- 
den de la Dirección general de Instruc- 
ción pública , fecha i 2 de Agosto últi- 
mo, en la Gaceta de 4 6 del propio mes 
y va corriendo sus trámites en este ex- 
pediente. 

Cuarenta y tres resultan ser, con ar- 
reglo al ciudo art. 45, los Ayudantes 
en aptitud legal de ascender por con- 
curso á Oficiales , porque de ese núme- 
ro, doce pertenecen al primer grado 
de dicha categoría; veinticinco, que 
componen el segundo, llevan todos más 
de cuatro años de servicio ; y los seis 
restantes, que figuran á la cabeza del 
tercer grado, cuentan más de seis, 
siendo de advertir que los ascendidos 
por antigüedad á primero y segundo 
grado con posterioridad á la fecha de 
la convocatoria, tenían ya la aptitud de 
qoe se trata en su anterior situación. 
Hecha esta determinación , la Junta, 
s%Qi^do siempre los precedentes sen- 
tados, ha procedido á investigar y re- 
señar los méritos, servicios y demás 
dreonstancias de estos cuarenta y tres 
individuos , tarea ya en gran parte des- 
i empeñada en la Relación de méritos que 
la Junta acompañó á su propuesta para 
dos plazas de igual clase que las que 
ahora se trata de proveer, y que , me- 
diante aprobación del Gobierno, se in- 
sertó en la Gaceta de Madrid corres- 
pondiente al 4 6 de Julio del corriente 
año. Cotejada aquella relación con los 
datos oficiales de que dispone la Junta 
respecto á los méritos y servicios de 
los que en ella figuran, cree justo acep- 
tria como bastante fiel y verídica, ma- 



cho más cuanto que no consta se haya 
producido en forma reclamación algu- 
guna sobre su contenido, á pesar de 
haber trascurrido plazo más que sufi- 
ciente para ello. La Junta , pues , ha 
creido que bastaba ahora añadir á lo 
antes relacionado lo que nuevamente 
aparece, ó se alega por los interesados 
con algún fundamento legal , y de esto 
solamente ha formado la relación que 
acompaña, redactada en extracto, ya 
que otra cosa no permitan la ocasión 
ni la índole del presente informe; pero 
en que entiende que se consigna cuan* 
to consta como útil y pertinente para la 
comparación de los concurrentes , sin 
que pretenda por eso no haber omiti- 
do algunos datos y noticias que los in- 
tero^ados podrán estimar más ó menos 
á su juicio; pero que después de un 
minucioso examen pareció oportuno 
apuntar con más sumaria brevedad , ó 
sólo en raros casos omitir. Dos modifi- 
caciones ha creido, sin embargo, opor- 
tuno la Junta introducir en la relación 
de méritos formada para el anterior 
concurso : consiste la una en rectificar 
las fechas de antigüedad de los Ayu- 
dantes en el ramo, conforme á las que 
se les reconocieron á la creación del 
cuerpo y se fijaron en el proyecto de 
escalafón general del mismo, publicado 
en la Gaceta de H de Octubre de 1859, 
con las inclusiones posteriormente acor-' 
dadas. Respecto de aquellos empleados, 
ha creido la Junta que semejante dato 
ofrecía gran interés para la compara- 
ción , por lo mismo que no fué el que 
primero se tuvo en cuenta al clasificar- 
los en el Cuerpo, sino que antes se 
atendió al sueldo que á la sazón dis- 
frutaban, quedando así, por meras cir- 
cunstancias accidentales ó locales, pos- 
puestos algunos empleados á otros de 



16 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



menor sueldo, pero de más largos y tal 
vez de más probados servicios. 

Esta misma consideración , y lo que 
puede influir en el juicio relativo del 
premio obtenido en cada caso por la 
antigüedad y en la apreciación de las 
ventajas que lograron los antiguos em- 
pleados al ser incluidos en el escalafón 
de un cuerpo facultativo é inamovible, 
han decidido también á la Junta á in- 
troducir en la relación que acompaña 
á este informe la segunda modificación 
con respecto á la anterior , que consis- 
te en consignar el primer empleo y 
sueldo que cada Ayudante obtuvo en el 
ramo. Fuera de esas modificaciones, 
que se hacen constar respecto de todos 
y cada uno do los que figuran en la 
relación ahora formada, la Junta no 
ha creido necesario repetir los méritos, 
servicios y circunstancias con que cada 
uno aparecía en la publicada en la Ga- 
cela de 16 de Julio último, que se da 
aquí por reproducida, relacionando 
sólo en este caso, como deja antes di- 
cho, lo que por no constar entonces se 
omitiólo ahora, nuevamente, se ale- 
ga y justifica por los interesados. Por 
último, la Junta cree de su deber ma- 
nifestar, aunque tratándose tie la cate- 
goría inferior de ingreso reglamentario 
en el Cuerpo no es tan necesaria esta 
declaración , que á su entender, los 
cuatro y seis años que respectivamente 
exige el art. 45 del Reglamento á los in- 
dividuos de segundo y de tercer grado 
de cada categoría para ascender por 
concurso á la inmediata superior^ han 
de ser de servicio efectivo en la citada 
categoría y no en general en el ramo 
ó en el Cuerpo: esta interpretación, 
aunque no fué la dominante al formar 
las relaciones de méritos para los con- 
cursos ocurridos desde la publicacioD 



del Reglamento vigente , se ha sentado 
como más justa por la Junta, y ha re- 
cibido la sanción del Gobierno en el 
concurso recientemente despachado á 
una plaza de Jefe en la Sección de Bi- 
bliotecas con destino á la universitaria 
y provincial de Sevilla, según aparece 
en la Gaceta de 4 9 de Noviembre úl- 
timo. 

Ademas de la relación de méritos así 
explicada, ha tenido también muyen 
cuenta la Junta los expedientes de con- 
curso á plazas de Oficiales en la Sec- 
ción de Bibliotecas despachados con 
anterioridad , y muy principalmente el 
último de la propia clase inmediata- 
mente anterior al actual, y en el que 
figuraron los mismos concurrentes que 
ahora , exceptuando los dos que fueron 
nombrados. 

En el atento examen y en la compa- 
ración casi prolija de todos esos ante- 
cedentes y datos, ha procurado la Jun- 
ta buscar el criterio para la elección de 
los que propondrá; y penetrada de 
cuan arduo y delicado es tal couietido, 
se cree en el deber de indicar, siquie- 
ra sea en compendio, los fundamentos 
de su desempeño. 

Dada la institución orgánica del Cuer- 
po de Archiveros, Bibliotecarios y An- 
ticuarios, y en justa observancia de las 
prescripciones reglamentarias porque 
el mismo se rige, es indudable que el 
ascenso por concurso corresponde al 
mérito probado, antes que á la anti- 
güedad en el servicio, que tiene su pre- 
mio en el ascenso gradual. Pero no es 
menos cierto que ambas circunstancias 
á veces se prestan recíproca ayuda, y 
por decirlo así, se compenetran, dán- 
dose á menudo para bien del servicio, 
y en honra de los buenos servidores, 
equitativa proporción entre el tiempo 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



77 



empleado y los merecimientos contrai- 
dos. Cuando, pues , la antigüedad y el 
mérito se reúnen en feliz consorcio, la 
elección no parece dudosa y viene al 
cabo á imponerse con igual fuerza , así 
á los que sin otro ínteres que el de- 
ber han de formularla, como á los 
que son objeto de ella, y que, agui- 
jados por un estímulo, si á veces in- 
moderado, siempre noble y digno de 
respeto, podrán acaso considerarse me- 
nos favorecidos, pero nunca queda- 
rán rebajados en tan honrosa compe- 
tencia. 

Si la antigüedad y el mérito auna, 
dos demandan una preferencia incon- 
trastable, para que el segundo se so- 
breponga á la primera con la justicia 
que entraña el precepto reglamentario, 
indispensable es que ese mérito resalte 
y se demuestre de una manera patente 
é innegable. Efectivamente, en el caso 
actual, si ha de darse preferencia en 
la elección hecha entre cuarenta y tres 
individuos á aquellos que, siendo más 
modernos, aparecen naturalmente los 
últimos en la escala de elegibles sobre 
los que en la misma , y por el hecho de 
ser más antiguos figuran los primeros, 
preciso es que los títulos de semejante 
preferencia se presenten tan claros y 
brillantes que no puedan menos de 
ser reconocidos , ya que no confesados, 
por los mismos que no logren ser ele- 
gidos. Ya la Junta , aplicando semejante 
criterio al razonar su propuesta en el 
anterior concurso á plazas de Oficiales 
de Bibliotecas , opinó que no se acredi- 
taban por los concurrentes entonces 
méritos tan sobresalientes y relevan- 
tes que, imponiéndose como criterio 
de elección, pudieran justificar sufi- 
cientemente la alteración del orden de 
antigüedad ; y en justo respeto á ésta 



manifestó la creencia de que no sería 
improcedente ni falto de equidad aguar- 
dar á que algunos de los aspirantes, 
dignos de preferencia, así por sus títu- 
los académicos como por sus servicios 
profesionales , que aparecían en el últi- 
mo grado de la categoría de Ayudan- 
tes, ganasen algo bajo el punto de vista 
de los anos de servicio, ya que reúnan 
otras circunstancias, las cuales habrían 
de tenérseles en cuenta en ulteriores 
concursos; y no resultando en el de 
que se trataba acreditados méritos tan 
sobresalientes y relevantes que , como 
se ha dicho, pudiesen justificar sufi- 
cientemente la alteración del orden de 
antigüedad en los aspirantes de cada 
grado, concretó entonces la Junta, por 
tanto, su examen y propuesta á los del 
primero. 

Aceptando, pues, y razonando como 
hasta aquí , se ha hecho semejante cri- 
terio: la Junta, sin embargo, en el caso 
presente ensanchará un tanto los lími- 
tes que el mismo, tomado más en ab- 
soluto, habría de imponer á la elección, 
y que no sólo desnaturalizarían las ba- 
ses reglamentarias del concurso, sino 
que habrían de ir quedando cada vez 
más estrechos, á medida que fuesen 
ascendiendo los más beneméritos de 
entre los más antiguos Ayudantes. Así 
que, después de elegir en el primer 
grado los primeros lugares de las ter- 
nas, ha creído justo la Junta seguir re- 
corriendo comparativamente la escala 
de los elegibles hasta poder fijarse, 
como lo ha hecho, en algunos indivi- 
duos del segundo grado que, aun colo- 
cados, como están, en la segunda mitad 
del mismo, sobresalen por sus títulos 
académicos , servicios y méritos espe- 
cíales en el ramo, como la Junta lo tie- 
ne también ya reconocido al haber- 



78 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



les otorgado lugar en anteriores pro-^ 
puestas. 

De esta manera sentadas las bases 
generales de su elección , la Junta en- 
tiende que, para justificarla más y más, 
no será inoportuno señalar algunas 
consideraciones individuales respecto á 
los elegidos , determinando así con ma- 
yor distinción y claridad los motivos 
que, en opinión de la Junta, les dan 
derecho á la preferencia. 

En el Ayudante D. Alejandro Sán- 
chez Hernández reconoce la Junta y 
trata de premiar, otorgándole el pri- 
mer lugar de la primera terna , espe- 
ciales servicios en el ramo y en la pú- 
blica enseñanza , justificados con hon- 
rosas , patentes y eficacísimas recomen* 
daciones de sus Jefes , y comprobados 
con el fallo del Cuerpo Consultivo su- 
perior de Instrucción pública respecto 
de la obra didáctica que escribió, y con 
las notas de sobresaliente que obtuvo 
en los grados académicos de Licencia- 
do y Doctor en Teología. Todo esto, 
ademas de la respetable antigüedad 
que ha conquistado paso á paso el se- 
ñor Sánchez Hernández, el tercer nú- 
mero entre los de su categoría y gra- 
do, le valió ser propuesto en tercer 
lugar de la segunda terna en el ante- 
rior concurso, aunque no hizo constar 
entonces todos sus merecimientos. 

D. Bartolomé Muntaner y Bordoy , á 
quien la Junta propone en primer lu- 
gar de la segunda terna , se ha distin- 
guido pública y notoriamente, aunque 
en anteriores concursos no lo hubiese 
hecho constar, no sólo por sus trabajos 
de organización y catalogación de la 
Biblioteca en que sirve , y cuyo único 
empleado ha sido durante muchos años, 
si que también, y tanto en España 
como en el extranjero, por sus publi- 



caciones históricas y filológicas y por 
investigaciones y hallazgos en Biblio- 
grafía. No tiene títulos académicos, 
aunque ha merecido particular distin- 
ción en los estudios que cursó; pero es, 
por otra parte, el segundo en antigüe- 
dad efectiva entre los Ayudantes de 
primer grado, si bien quedó pospuesto 
en la clasificación al ingresar en el 
Cuerpo, porque durante algunos años 
habia servido, aunque con celo y labo- 
riosidad siempre iguales, con sueldo 
verdaderamente ínfimo. 

Para el segundo lugar de la primera 
terna ha elegido la Junta á D. Matías 
Carbó y Ferrer, porque si bien se halla 
algo bajo en la escala de los Ayudantes 
de segundo grado, cuando ingresó en 
el Cuerpo por concurso tenía prestados 
útiles servicios en la enseñanza ; venía 
honrado con la graduación académica 
en dos Facultades, como Doctor en Fi- 
losofía y Letras y Licenciado en Medi- 
cina y Cirujía, y desde entonces ha 
dado repetidas pruebas de su aptitud y 
laboriosidad científicas , así en un tra- 
bajo bibliográfico dos veces favorable- 
mente calificado por esta Junta , la que 
ya le propuso una vez en segundo lu- 
gar en concurso especial para Oficial 
en la Biblioteca de Toledo, como en la 
obra de Miscelánea de Literatura y His- 
toria y Filosofía , que recientemente ha 
dado á luz. 

Motivos muy semejantes á los últi- 
mamente enunciados son los que han 
decidido á la Junta á buscar también 
en la segunda mitad de la escala de 
Ayudantes de segundo grado á D. Gre- 
gorio Martínez Gómez, á quien propo- 
ne en tercer lugar de la primera terna. 
Ha desempeñado este empleado satis- 
factoriamente comisiones especiales del 
ramo ; ha probado su suficiencia en pu- 



BIBLIOTBCAS Y MÜSEOá. 



79 



blicaciones bibliográflcas y literarias, 
algunas de las cuales obtuvieron premio 
en público concurso; ha colaborado 
con repetición y asiduidad en la ense- 
ñanza académica, y tiene títulos tam- 
bién en dos Facultades, siendo Doctor 
en Filosofía y Letras y Licenciado en De- 
recho. Ha sido también propuesto una 
ver en tercer lugar de terna especial pa- 
ra una plaza en la Biblioteca de Toledo. 
La antigüedad y el mérito justifica- 
dos por el Ayudante de primer grado 
D. Francisco Fernandez Alonso, y que 
motivaron ya su colocación en un tercer 
lugar de la terna propuesta para Ofi- 
cial de la Biblioteca de Toledo, y en el 
segundo de la segunda de la elevada 
para el concurso anterior , han pareci- 
do razones más que suficientes para 
que se le coloque también en el segun- 
.do lagar de la segunda ahora formada, 
atendiendo á su laboriosidad y celo 
acreditados en las Bibliotecas de las 
Universidades de Madrid y de Granada, 
á sus particulares trabajos de organi- 
zación en la segunda y á su título de 
Uoenciado en Derecho. 

hr último, para el tercer lugar de la 
fflisma segunda terna, la Junta ha creí- 
do digno al Ayudante de primer grado 
D.Domingo Doncel y Ordaz, que si 
bien carece de títulos académicos , se 
distinguió á su entrada en el servicio 
del ramo por su inteligencia y celo bi- 
bliográficos, acreditados ademas en el 
opóscolo que entonces dio /á luz; y sin 
desmerecer en este concepto ha dado 
después repetidas muestras de laborio- 
fidad, así en trabajos, comisiones y 
servicios especiales de este y de otros 
ramos, como en publicaciones históri- 
eas y literarias , contando ademas con 
bastante antigüedad entre los de su 
dase. 



Al proponer estas ternas , después de 
un detenido ex/tmen y de una atenta y 
repetida comparación, la Junta se per- 
mitirá insistir una vez más sobre las di- 
ficultades que ha ofrecido el desempeño 
de su cometido, así por la índole per- 
sonal del asXinto como por el numero 
de los individuos cou^parndos y por la 
variedad y complejidad que, en medio 
de su semejanza, presentan los méri- 
tos, servicios y circunstancias dados 
para la comparación. Á ser mayor el 
número de plazas sacadas á concurso, 
la Junta hubiera encontrado más fácil 
su tarea, á la vez que más satisfacto- 
ria, pudiendo proponer también en los 
segundos y terceros lugares á ciertos in- 
dividuos que, salvas no muy señaladas 
diferencias, sostienen el parangón con 
algunos de los propuestos. Ni con me- 
nor gusto, á ser posible, hubiera asi- 
mismo incluido en terna á otros Ayu- 
dantes, aventajados en títulos acadé- 
micos ó en méritos especiales muy es- 
timables , pero que, en sentir de la Jun- 
ta , y conforme al criterio establecido, 
no bastan á j ustjficar la elevación de esos 
individuos á las ternas desde el último 
tercio de la escala de elegibles que ocu- 
pan, y sobreponiéndoles á dos tercera^ 
partes de los de su clase y condiciones 
reglamentarias. 

La Junta , por último, se remite en 
cuanto expuesto queda, á las indica- 
das relaciones de méritos de los con- 
currentes, complaciéndose en recono- 
cer que varios de éstos los acreditan 
muy estimables y dignos de recompen- 
sa, por más que en el caso actual no 
hayan parecido decisivos, ya compara** 
tivamente, ya en absoluto, ya porque 
algunos no sean completamente pro- 
pios del ramo. Debe , en fin , la Junta 
repetir y consignar aquí terminante* 



80 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



mente, que ha veriflcado minucioso 
examen de cuanto para los efectos del 
concurso le constaba y le ha sido po- 
sible comprobar oficialmente, cabien- 
do, por tanto, en particular á los inte- 
resados , la responsabilidad en la omi- 
sión ó menos cabal conocimiento de los 
que teniendo, como han tenido, ocasión 
y tiempo oportunos, no hubieren ale- 
gado ó dejaron de rectificar , si lo creian 
necesario, por el conducto y en los tér- 
minos procedentes. 

En consecuencia, pues, de cuanto 
deja expuesto, la Junta tiene la honra 
de someter á la aprobación de V. I. \a6 
siguientes ternas para las dos plazas de 
Oficiales de tercer grado, vacantes en 
l^ Sección de Bibliotecas del Cuerpo de 
Archiveros, Bibliotecarios y Anticua- 
rios: 

PRIMERA. 

Primer lugar. D. Alejandro Sánchez 
Hernández, Ayudante de primer gra- 
do en la Biblioteca de la Universidad 
Central. 

Segundo idem, D. Matías Carbó y Fer- 
rer , A yudante de segundo grado en la 
Biblioteca universitaria de Barcelona. 

tercero idem, D. Gregorio Martínez 
Gómez,, Ayudante de segundo grado 
en la Biblioteca universitaria de Valla- 
dolid. 

SEGUNDA. 

Primer grado. D. Bartolomé Munta- 
ner y Bordoy, Ayudante de primer 
grado en la Biblioteca provincial y del 
Instituto de Palma. 

Segundo idem, D. Francisco Fernan- 
dez Alonso, Ayudante de primer grado 
en la Biblioteca universitaria de Gra- 
nada. 



Tercero idem. D. Domingo Doncel y 
Ordaz, Ayudante de primer grado en 
la Biblioteca universitaria de Sala- 
manca. 

Tal es el dictamen que la Junta , de 
conformidad con el evacuado por una 
Comisión de su seno, compuesta de los 
vocales Sres. Carderera y Secretario, 
ha acordado elevar á V. I. ,' quien , no 
obstante, decidirá en todo ó en parte 
lo que estime más acertado. 

Madrid, 2 de Diciembre de < 874. — 
El Presidente , José Moreno Nieto. — 
José María Escudero de la Peña^ Se- 
cretario. 

^ ( La relación de méritos y servicios 
se encuentra al pié de este Dictamen 
inserta en la Gaceta de H de Enero del 
presente año). 



NOTICIAS. 



En el último lunes explicó, en el Ate- 
neo, la cuarta lección sobre Arqueología 
sagrada nuestro compañero el Sr. Villa- 
amil y Castro. 

Técnica denominó á su conferencia, 
y formada, no con una página de la 
historia del arte , sino con algunos re- 
tazos de ella ; y por esto, sin duda, para 
que su palabra tuviese mayor fijeza en, 
el espíritu de sus oyentes, auxilió su. 
peroración con el dibujo de las plantas 
de nuestras catedrales de Santiago, To- 
ledo y Sevilla , expuestas en el encerado 
como arquitectónicos modelos de dife- 
tes épocas. 

Recordó que habia sido la basílica 
pagana tipo predilecto de los templos 
cristianos de las regiones occidentales; 
pero advirtió que en Oriente la cerca- 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



8f 



nía y presencia de obras de arte, fuera 
del gusto romano, con otras causas de 
diver&a índole, dieron origen al arte 
bizantino, que adoptó para sus templos 
la forma simétrica , circular, poligonal, 
cuadrada, ó en cruz griega, por la 
combinación de cuatro T (gammas), ó 
por el abatimiento de los cuatro lados 
verticales de un cubo, indicando tam- 
bién que la arquitectura oriental no in- 
fluyó, sino por excepción , en las plan- 
tas de las basílicas del culto cristiano 
(como en San Marcos, de Salamanca, y 
«Q la Yera Cruz, de Avila) dejando que 
continuase puro el tipo basta que otras 
causas adulteraron sus esenciales ca- 
racteres. 

La basílica constaba de las naves en 
que se dividía el área , sobre las late- 
rales gaUrias; del ábside en un extre- 
mo; y entre éste y las naves existia el 
<r*Kero [transeptum), al parecer no li- 
mitado á la anchura de éstas , sino so- 
bresaliendo por los que Yitruvio llama 
caládeios, y dando la forma de cruz á 
la planta. Sobre este punto hizo notar 
on error de Yiollet-Le-Duc (en contra- 
¿keion consigo mismo ) que asegura no 
biiierse conocido los cruceros de las 
<i(edrales hasta el siglo xiii, y que no 
ie generalizaron hasta el xiv. 

Todos los elementos componentes de 
diversos tiempos fueron desarrollándo- 
se, conservando su carácter ; y tras de 
abrir puertas en los cruceros, se dio co- 
locación exterior á las campanas. Adap- 
taba la forma de nave la basílica , se- 
gún el deseo de las constituciones apos- 
tólicas; era popa la puerta, proa el 
ábside, nave las naves. Procuróse tam- 
bién la orientación , aunque sin el rigo- 
rismo de ios paganos : utilizando la for- 
ma de cruz , se quiso llegar á la del 
<rüiúñjo, y por la inclinación del eje en 



la cabecera , demostrar el inclinato ca- 
pite tradidit spiritum: faltando la co- 
roña, se tomó de los templos indios 
el deambulatorio, llamado comunmente 
trascoro en nuestras catedrales : y por 
fin, dando grandes dimensiones á las 
campanas en los siglos vii y vm , fué 
necesario levantar construcciones espe- 
ciales para colocarlas en debida forma. 

Completa encuéntrase ya la iglesia 
en el xii siglo ; pero en el xiii se ve 
que pierde la forma de cruz, al erigirse 
la catedral de Toledo, y en el xv des- 
aparece la corona en la de Sevilla , no 
faltando adiciones de atrios y claustros, 
partes propias de la arquitectura civil 
destinada á diferentes objetos. 

Yagas noticias hay sobre las primiti- 
vas iglesias de Francia , según Yiollet- 
le-Duc. Tan sólo partiendo del siglo x 
se puede formar exacta idea. 

Sea ó no verdadera la denominación 
de arte cristiano ; considérese ó no co- 
mo expresión de una necesidad, ó como 
aspiración á la belleza ignota, empleando 
formas conocidas , siempre será admira- 
ble el sistema arquitectónico adoptado 
para la construcción de los templos en 
la segunda época de la Edad Media por 
toda Europa, exceptuando Italia, Gre- 
cia y Rusia , cuyos caracteres esencia- 
les difieren de los demás. Respecto á 
los elementos de construcción emplea- 
dos, el macizo piramidal determina el 
arte egipcio : la linea horizontal , expre- 
sando amor á lo terreno, es propia del 
arte griego : las líneas ascendentes, con 
arcos sobre pilares, tendiendo al cielo, 
caracterizan la Edad Media. Respecto á 
los medios de construir, en ellos bus- 
caron los griegos la firmeza en la pesan- 
tez : los romanos añadieron la adherencia 
en los materiales para consegoir mayor 
solidez : la Edad Media apeló al contra" 



8S 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



resto de fuerzas para sus bóvedas y sus 
arcos. El arte antiguo buscó lo bello vi- 
sible, personificado en los dioses del 
paganismo, reposando en la armorUa de 
las formas: el de la Edad Medía , expre- 
sivo ante todo, atiende más que á la &e- 
lleza plástica, á la significación y al ca" 
rácter de lo representado. 

Viniendo á señalar los elementos cons- 
titutivos del templo cristiano, dijo que 
lo eran : el pilar y el arco, componentes 
de la bóveda. Desconocieron los griegos 
el arco propiamente dicho, y los roma- 
nos usaron imperfectamente los arcos, 
dejándolos encuadrados entre las co- 
lumnas y el cornisamento, y no ele- 
vando las bóvedas sino sobre macizos ; 
pero en la época de Dioclecíano princi- 
pió ya el uso del arco sobre columnas; 
los bizantinos colocaron después la bó- 
veda sobre arcos por medio de pechi- 
nas; y los macizos fueron perdiendo su 
importancia hasta llegar al punto de 
prescindir de ellos en los siglos xiv y 
XV. El pilar, grueso en un principio, 
delgado más adelante, liso, ó acodillado, 
descubierto, ó guarnecido de columnas, 
fué verdadero sustentáculo en los tem- 
plos. La columna, llamada á dar apoyo 
ai arco, recibió un sólido capitel cúbico 
y un pesado abaco, del cual arrancó la 
archivolta, tan ancha como el vuelo 
menor del abaco, cuando entre los ro- 
manos lo habia tenido de la dimensión 
del fuste; y resultando insuficiente el 
arco de una sección de círculo, ó de 
una sola curva para cubrir extensos 
vanos, dando solidez, ligereza y eleva- 
ción á las construcciones , se adoptó el 
compuesto de dos curvas iguales, uni- 
das, formando punta en el apeo. 

Dijo que la ojiva se halla en antiguos 
monumentos de Asía, en Grecia, en 
Italia y en Méjico ; pero en aparejo ho- 



rizontal sin dovelaje. Los etruscos ya 
construyeron arcos dovelados. En la 
época de Augusto á Constantino sólo se 
usó el medio punto. En el siglo vi apa- 
rece la ojiva en el Cairo, construida 
como resultado del cálculo, por los nes- 
toríanos de la escuela de Alejandría. 
Los clnniacenses la usaron en arcos y 
en bóvedas al finar el siglo x, en Saint 
Front de Periguex, imitación de San 
Marcos de Venecia , y de allí procedió 
un sistema de construcción de toda 
punto lógico, que dio gran libertad á 
los nuevos arquitectos. Principia por el 
norte del Loire hacia el año HiO, en 
Saint Denis ; y extendióse su influjo has- 
ta multiplicar las bóvedas. El arbotante 
vino á contrarestar el empuje oblicuo 
de las bóvedas , aunque indirectamente, 
impidiendo sus efectos; y el pináculo, 
flecha, ó aguja, pesando sobre el botarel, 
aumentó su resistencia. 

Por último, anunció que la ornamen' 
tacion del templo cristiano será el asunto 
de la lección quinta. 



Las excavaciones que se practican en 
Roma, con motivo de la construcción de 
nuevos barrios, han producido en el 
trascurso de un mes copiosos fruto» 
para la arqueología, permitiendo que 
vuelvan á ver la luz gran cantidad de 
obras escultóricas , entre ellas algunas 
grandes estatuas y un busto de Cóm» 
modo con atributos de Hércules , acom* 
panadas de una rica colección de ew 
votos, de barro cocido, y de otra no 
menos curiosa de utensilios de cocina, 
de bronce. 

En esas mismas excavaciones han 
aparecido cuatro objetos muy intere- 
santes. 

El primero es un fragmento de vasi-^ 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



8) 



ja aretina , en coyo fondo se ve una 
cruz: ejemplar único que atestigua ha- 
ber existido la famosa fábrica de Are- 
Hum fuDctonando durante muy largo 
tiempo. 

Otro es un pondus de mármol ne- 
gro antiguo, de los mayores que se 
han hallado, y contiene una inscrip- 
ción con el nombre de Quinto Junio 
Rástico prefecto de Roma en tiempo de 
AdriaDO. 

Los dos restantes son : un gran es- 
pejo de acero bruñido, y una bella 
lampar^ de bronce sostenida por un 
alegante pié de 4 ,50 de altura. 



Una preciosa estatua de Venus, que se 
considera superior, bajo todos concep- 
tos, á la tan famosa y Conocida de Me- 
diéis, acaba de encontrarse en los jar- 
dines del monte Esquilino, que fueron 
de Mecenas , en Roma. Es del mejor 
mármol de Paros; está completamente 
desnada como la del Capitolio, y de pié, 
eon el izquierdo retirado dos pulgadas 
dd derecho, apoyando la diestra detras 
déla cabeza en un nudo de cabelloi, 
teendo en la izquierda el extremo de 
Qoa cinta con que ha envuelto su cabe- 
llera, y la cabeza ligeramente vuelta á la 
derecha é inclinada hacia delante. 

Su estado de conservación no es com- 
pleto. El conjunto de lineas es de sor- 
prendente pureza , y su corrección ma- 
ravillosa : un modelado perfecto da suma 
delicadeza á sus contornos. 

Con ella se han encontrado un bellísi- 
mo basto de Cómmodo, estatuas de Baco 
y de varios tritones^ cuyas esculturas^ 
al parecer, datan de la época de los An- 
tonioos. 



Ha visto la luz el tomo xvii de la cu- 
riosa colección de «Documentos inédi- 
tos relativos al descubimiento , conquis- 
ta y organización de las antiguas pro- 
vincias españolas en América y Cecea- 
nía » , en el que, entre otros, se com- 
prenden varios tan interesantes como 
los < Testimonios de las Cédulas Reales 
sacadas del libro del Real acuerdo de 
Panamá», y los de los «Acontecimientos 
ocurridos en Cos]^-Rica ó nuevo reino 
de Navarra para su descubrimiento y 
conquista» , y el de las «Capitulaciones 
entre los Reyes Católicos y Cristóbal 
Colon.* 



La inserción del extenso dictamen 
de la Junta consultiva en el concurso 
para proveer las dos plazas de oficía- 
les de tercer grado en la sección de 
Bibliotecas , para las cuales fueron ele<« 
gidos los Sres. Sánchez Hernández y 
Muntaner y Bordoy, nos ha decidido 
á dar cuatro páginas de aumento en el 
presente número , en cumplimiento de 
nuestra promesa. 



SECCIÓN DE AUTÓ6R1F0S. 



CARTA AUTÓGRAFA 
DE Jacome de Trezo a Juan de Herre- 
ra SOBRE LA necesidad DE DINERO PARA 
CONTINUAR LA OBRA DEL RETABLO, ETC. 

DE San Lorenzo el Real (O* 

Madrid, il de Noviembre <580. 

¡Ilustre Señor 
Yo no he escrito a vuestra merced 
por no auer tenido respuesta de mu- 
chas mias que creo lo a causado la lar- 



(1) Obras y Bosques, Escorial, legajo 8. 



S4 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



^a indisposición de que me a pesado 
mucho como se que vuestra merced lo 
saue. La causa que agora le scriuo es 
que es menester se prouea de dineros 
y luego porque no tenemos blanca mala 
cantera ni aqui ni en Milán, vuestra 
merced me escriuio que su Magestad 
auia dado orden y recaudo y que se 
acudiese a la congregación y sobre esto 
he ablado a Yuar el qual me a respuesto 
que la congregacion^o tiene dineros 
por esta obra y que es menester que 
iodo ueuga da su Magestad que de otra 
manera non se darán jamas.— Con todo 
esto quiero yr mañana al Escurial y 
diré lo que vuestra merced me escriuio 
y uer lo que me responden y lo anisare 
a vuestra merced. 

En quanto a la obra se damos pris- 
cia equi en Madrid y a la cantera ma 
no podemos andar adelante se no se 
prouee luego de dineros e prometo a 
vuestra merced señor Juan de Herrera 
que auemos de nuestro dineros traqui 
e a Milano mas de seys mil ducados y 
los deuemos parte aqui y parte en la 
dicha ciudad. Y aora es menester que 
Pompeo uaya a Milán que le detenido 
qui por cauar las molduras de metal 
basas y chapitel y otras cosas por la 
custodia y no podra y sin orden de di- 
neros o que su Magestad de a orden en 
Milán que se le de an porque es me- 
nester para mercar cobre y latón por 
todas las figuras y en quanto a ía obra 
stc su Magestad de bon animo aunque 
los Fórmeles abian fato gran daño y 
falta especialmente en Milán. Con la 
ayuda de Dios y nuestras diligencias con 
la asiduuo trauajar conpliremos non 
nos faltando el dicho recaudo. Y se ol- 
garia vuestra merced si fuse aqui a uer 
tanta gente con aquella nueua inuencíon 
de edefícios que cierto antigos ni mo- 



dernos non le alcanzaron jamas que de 
otra manera es tanto la obra que si no 
fuese esta facilidad que he aliado me 
daria gran pena. Ya he dicho a vuestra 
merced que es necesario que Pompeo 
col primer pasagio se uaya a Milán por- 
que la obra que alia se haze es mucha 
y al uasciar falible como vuestra mere- 
ced saue las cosas debronze, asi que por 
luno como por lo otro es menester di- 
neros y mas dineros de otra manera su 
yda no seruiria de nada que la canti- 
dad de metal que se a de comprar ne 
andera gran suma de dineros. También 
es razón que se le paguen á Pompeo sus 
gajet que a de aver mas de tres años y 
con todo que se le abian librados non 
lo puede cobrar que con mandárselos a 
pagar los gastara en seruicio de la obra 
como a hecho por el pasado. 

Y todo esto que se escrito con bre- 
uedad ne trate con su Magestad y se de 
orden luego que cierto no se podra an- 
dar mas adelante y cesando aora la obra 
seria peor que de la quiebra de los For- 
nieles y con suplicalle me de a luego 
resposta y buena, acauo con rogar á 
Dios por su salud , de Madrid á 4 7 de 
nouiembre de 4 580. 

De O. m. su muy cierto 
servidor y buen amigo 

Jacome da trezo. 

Sobrescrito: « Al lUustre Señor Juan 
de Herrera aposentador mayor de pa- 
lacio etc. mi señor 

En Badajoz. (O 



(1) Esta carta y el Memorial de la Compa- 
ñía, ó sea de Jacome Pompeo, y Baatista, 
son á los que se refiérela cartaque este Juan 
de Herrera escribió á Juan de Ibarra del 
Consejo de S. M. 

Este Juan de Herrera no sé si será el Ar- 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



85 



MEMORIAL 

ACTÓCBAFO DE JagOME DE TrEZO AL REY, 
SOBBEEL PAGO DEL llfPORTE DE LA OBRA 
DE LA CUSTODIA DEL RETABLO DE SaN 

Lorenzo. 

Sin fecha (O (2). 

En tanta estima era S. C. R. M. apre- 
so los griegos y a los romanos los exce- 
lentes artífices y en tanto se tenían los 
mismos artistas , que quando azian al- 
gunas estatuas , si de marmol como de 
onetal o pintura , no le querían poner 
precio pareciendole que ningún dinero 
era bastante con eserne tanta cantidad 
en muchas partes. 

Quanto mas se deue tener esta cus- 
todia que es sola y si no fuese la nueua 
inaencion de estos ingenios y artificios 
hechos aproposito por esta obra, no 
bastara azella toda la azienda del mon- 
do doae. Vuestra Magestad , se puede 
apreciar de tener esta tal rara joya, por- 
qoe 8Q valor es tanto, que no se puede 
poner precio. Con lodo esto , seré con- 
tento de la merced que Vuestra Mages- 
tad sera servida azerme con suplicarle 
a tener consideración , que aunque en 
tubreue tempo se hauia hecha, es el 
estadio y fatiga de toda mi vida y 32 
anos que le siruo. 

Aora resta la manifatura de esta obra 
yjontamente mi trabajo doue parece- 
rá que pido dos pagamentos y no es, 
antes por la su dicha inuencion he he- 
cho este seruicio, que peones me an he- 
cho esta obra y lo que un oficial quan- 



qoitecto qne por eso las habla copiado las 
dos qae había de él, pero según el sobrescri- 
to, no debió ser sino aposentador de Palacio. 

(1) Debe ser del año 1581, según el con- 
texto. 

(2) Obras y Boiques, Escoriali Leg. 8.^ 



do se fose aliado por el camino ordena- 
narío, lo que un peón me a hecho en un 
día hauria tardado veinte , y hecha la 
prueua lo que se gastado un ducado an- 
dana veinte , y multiplicado da uno a 
veinte ua la diferencia de sesenta y seis 
mil cuatrocientos ochenta a un millón 
e 3t9.600 ducados como Vuestra Ma- 
gestad uedera por la cuenta de la jcnte 
que an trauajado en esta custodia que 
han durado seis años doue lundia con 
otro, an sido 60 personas, de los qua- 
les solo 40 se ponen por oficiales, a 
ducado cada día que es lo meno que 
se puede poner a uno de mi arle, y 
los tO porque an seruido de ayuda 
se dejan en su mismo precio como peo- 
nes y uan con el gasto de los materia- 
les que ua entrada perr salida; los 40 
aunque son peones pues han hecho la- 
uor como oficíales se paguen como tales, 
y esta manifatura andera por si aparte 
pagada por tenerNsn esta conpania do- 
ve ucndra a montar ponendo en un 
año 177 días de trauajo, 40 ducados 
cada día délos 40 oficiales en seis años, 
66.480 ducados computados los tres 
frisos del retablo y los ocho nichos don- 
de uan las ocho figuras de bronce, que 
todo ua conpreso en estos susodichos 
66.480 ducados doue agola cuenta que 
Vuestra Magestad tiene esta custodia de 
balde, y mas un millón y 4 61.14 duca- 
dos al precio que seria costada quando 
no se fuse aliado esta rara inuencion 
porque oficiales era imposible aliarse 
tantos, y quando se fusen aliado seria 
montado lo susodicho y se por esta 
obra que es el remate de lo que tengo 
hecho asta aquí de 34 años que le sir- 
uo, agáme Vuestra Magestad la merced 
conforme a su real clemencia, a mi lar- 
go servicio y calidad de esta postrera 
obra. 



86 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Solo la suplico, que como Vuestra Ma- 
gestad saue que el termino de nuestra 
vida parece que sia hasta 70 años y si 
pasaren , que so pocos , es gran miseri- 
cordia de Dios, e yo ne tengo 74 soy en 
termino, que la merced que sera servi- 
da azerme no sufre dilación que por lo- 
tra vida* no ne tengo menester. 

De Vuestra Magostad, menor criado 

Jacobo da Trezo. 

Podra Vuestra Ma gestad mandar que 
Luis Urtado que ha tenido la cuenta de 
todo lo que se aspeso tocante al obra de 
man , y ueder lo que se a receñido a 
cuenta de la custodia, y lo que restare 
Vuestra Magestad mandé se pague , lo 
que sera seruido. 



OTRO MEMORIAL 

AUTÓGRAFO SOBRE LO IIISMO 1 HACIENDO 
MENCIÓN DE LA OBRA DE LAS ARMAS. 

Yo di ií Vuestra Magestad a los meses 
pasados una petición sobre de la obra 
custodia y asta ora no se a tomado re- 
solución alguna, y por ser ya mi hedad 
se pode decir al fin, no sufre mas dila- 
ción, y asi suplico Vuestra Magestad la 
merced que sera seruida hazerme, man- 
dar se me haga mentre tengo uida que 
después no lo are menester « 

Y si por tener en esta obra compañía 
en que la congregación o sos ministros 
aliasen alguna difícuta, cosa que no 
creo, digo que renoncio todo mi dere- 
cho y toda mi ganancia que podria spe- 
rar de esta obra , porque no quiero com- 
pañía sino de auer seruido a Vuestra 
Magestad, y asi le suplico mandar a la 
congregación que entre en mi lugar, y 
pues que la obra esta acabada que me 



den libre de la obligación que hize 
laño i 579. 

Que aunque le falten algunas figuras^, 
esto no impide, que también serian acá— 
uadas si no se fuese dado nuevo órdea 
que se adorasen de oro molido que ai. 
causado mas de doble trauajo, y coik. 
todo esto ya están en buen termino, do*- 
ue Vuestra Magestad no a de dejar poi*^ 
esto de azerme merced pues que e cum- 
plido tan bien , y mas que no prometo 
compla tan bien con mi Vuestra Mages* 
tad, y en esto me contento solo que so 
me pague mi trauajo del tiempo quo 
me soy ocupado en el retablo y cus- 
todia. 

Y de auer aliado la inuencion de que 
se a podido dar contento a Vuestra Ma- 
gestad de poder azer esta custodia y con 
tanta breuedad y con tan poco gasto. 
Vuestra Magestad en esto me ara la mer- 
ced que quesera seruido, con mandar . 
que se haga particular mención, que esta 
es particular merced, si de esto cómoda 
32 años que le sirvo no solo en uno ma 
en muchos oficios. 

Di también a Vuestra Magestad una 
petición por mi sobrino Jacobo de Tre- 
zo y Julio Miseron, suplicándole que 
pues me habían ayudado también en la 
custodia desde el principio asta al fin, 
que fuse seruido mandarles receñir en 
su real seruicio y que también me an 
de ayudar en esta obra de las armas 
que es aun mas trauajosa que la casto* 
día, que todo es por seruicio de Vuestra 
Magestad. Como a la petición sedecbla- 
ra y de esto suplico también mande 
conchluyr, porque enporta mucho por 
acauar la obra con breuedad con estar 
los ánimos asosegados que se aze tras 
doblada obra. 

De la obra de las armas, es menester 
también porque se acabe con mas pres- 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



87 



le^,qiie sede orden que se paguen 
mis oficiales io que se le deue , y por la 
oeoir se pague cada semana y que no 
aya falta. 

Si Yaestra Magestad no manda con 
expreso orden a sus ministros de lo que 
esaplicado, duudo que andera tan a la 
Urga, qae ne yo gozare nada de mí tra- 
bajo oe Yuestra Magestad terna á tiem- 
po sos obras acauadas. 



rO.DSDKLOSESTABLEGlMlEKTO$. 



arilOGO DE LOS CÓDICES PROCEDENTES 
BEL MONASTERIO DE SAN UlGVÉL DE LOS 
IBTES. 

(Contíniíacion.) 

(63. Quintilianus (M. Fabius). Insti- 
todoDCS Oraloriae. i i, fól, MS., en p.°, 
letra del siglo xv, con portada é iniciales 
4e adorno, en buen estado, excepto la 
portida que está cortada la primera 
i&idai', 34 9 fojas de 31 lineas, con re- 
daiBoscada 10, sin foliatura, ni signa- 
Ion. Tafilete en tabla. Nota. Marci Fabii 
Qmíüiani Institutionum Oratoriarum 
Ukr Duodeeimus , et Ultimus felicüer 
fmt; lüustrissimo et Reverendissimo 
/oMmt Presbítero Cardinali de Arago' 
m: tt loannes Rainaldus Mennuis Mulé- 
timo Quadringentesimo Octuagesimo se- 
mado: quod bene uortat excripsi, 

164. Quintilianus (M. Fabius). De 
tasütotione oratoria. 1 t. fól., MS.. en 
pí.VcoD portada é inicíales de adorno, 
ai boen estado; )57 fojas de 35 líneas 
legQÍdas , con reclamos cada '8 , sin fo- 
Ibtaras ni signaturas. Tafilete en tabla. 
Kola. Hippolüus Lunensü excripsit, Deo 
.Undes. 



165. Rabanus Maurus. Expositio in 
librum Judilh. 1 t. fól, MS., en p.°, letra, 
del siglo 1 5, con iniciales de adorno, en 
buen estado; 12 fojas á dos columnas 
de 60 lineas, sin reclamos, foliaturas 
ni signaturas. Tafilete en tabla. 

4 66. Rannucio. Vita de Hesopo Pbi- 
losopho, et Fabulatos clarissimo. 1 t. 
4.°, MS. , en vitola , letra del siglo xv, 
con portada de adorno, en buen estado; 
88 fojas de 20 lineas seguidas, con re- 
clamos cada 10, sin foliaturas ni signa- 
turas. Pergamino. 

167. Remigius (Beatus). Tractatus 
super psalmos. 1 t. fól., MS., en p.*, 
letra del siglo xv, en buen estado ; 1 55 
fojas. Tafilete en tabla. 

168. Rezo eclesiástico (Libro de}. 1 
t. 4.* menor impreso, con portadas é 
iniciales de adorno, en buen estado; 
122 fojas de 17 líneas seguidas, con re- 
clamos cada 8 y foliaturas, sin signa- 
turas. Pergamino. 

1 69. Romulius. De illustribus princi- 
pibus. 1 t. 4." mayor, MS., en p.**, letra 
del siglo xv, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 246 fojas de 
38 líneas seguidas, con reclamos cada 
8, sin foliatura ni signatura. Tafilete 
en tabla. 

170. Rosa (El Romance de la). Ó es- 
pejo de los enamorados. 1 t. fól., MS. 
(en francés] , con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado ; 187 fojas, una 
cortada por la mitad, con muchas lá- 
minas, cortada una á una y dos co. 
lumnas, y líneas desiguales, con recla- 
mos cada 10, sin foliaturas ni signatu- 
ras. Tafilete en tabla. Nota. Esta obra 
empezada por Guillermo de Gorris, á 
principios del siglo xiii, fué continuada 
y concluida por Juan de Meun, cuaren- 
ta años después. 

171. Rosselli (Palli). Descendentia re<* 



88 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



gum Siciüae. i t. fól., MS., en p.*, letra 
del siglo XV, con portada de adorno, en 
buen estado; 25 fojas (y 24 en blanco), 
á dos columnas de 36 líneas, con recla- 
mos cada <0, y sin foliatura ni signa- 
tura. Tafilete en tabla. 

472. Ruphus (Santus). In qualuor 
Rogum. 1 t. fól., MS., en p.*, letra del 
si^lo XV, en buen estado; \ 76 fojas, á 
una dos y tres columnas, sin foliatura 
ni signatura. Tafilete en tabla. 

n3. Ruphus (Santus). Explanatio 
expositionis Beate Hieronymi in librum 
Job. h t. fól., MS., en p.**, letra del si- 
glo XV, con iniciales de adorno, en buen 
estado; H6 fojas (cinco de ellas corta- 
das), de tres columnas y diverso el nú- 
mero de líneas , sin foliatura , reclamo 
ni signatura. Tafilete en tabla. 

Mi. Samuel (Rabbi). Carta que diri- 
ge á Rabi Isac, maestro de la Sinagoga, 
sobre unos mil años después de J. C. 
Traducida del árabe al latin por Fran- 
cisco Alonso de Buenhombre en 4339. 
í t. fól., MS., en papel y p.**, en buen 
estado; \i fojas á dos columnas de 
53 líneas , sin foliaturas , reclamos ni 
signaturas Tabla (sin forro). 

475. Sánchez de Arevalo (D. Rodri- 
go). Tratado sobre asuntos y cosas de 
España (en italiano). \ i. fól., papel, 
MS., letra del siglo xv, en buen estado; 
4 90 fojas de 27 líneas seguidas, con re- 
clamos cada 4 0, sin' foliaturas ni sig- 
naturas. Pasta en tabla. Nota. Es obra 
del Prefecto del Castillo de San Angelo 
por nombramiento de Paulo II, que em- 
pezó á gobernar la Iglesia, año 4 463, y 
de allí fué promovido sucesivamente á 
las iglesias de Zamora, Calahorra y Pa- 
tencia. 

476. Sancto Portiano (Frater de). 
Commentaria su per tertium et quartum 
Sententiarum 4 t. fól., MS., en p.^, letra 



del siglo XIV, con iniciales de adorno, 
buen .estado; 479 fojas á dos columi 
de 54 líneas, con reclamos cada 4 2, 
foliaturas ni signaturas. Tafilete 
tabla. 

4 77. Séneca. Sus obras en latin 
t. fól. mayor, MS., en p.**, letra del 
glo XV, con portada é iniciales, en bi 
estado ; 243 fojas á una y dos column 
con reclamos cada 4 0, sin foliaturas 
signaturas. Terciopelo en tabla. 

4 78. Séneca (Lucius Anneus). Tra 
dioB. 4 t. fól. , MS. , en p.'', letra del 
glo XV, con portada é iniciales de ad 
no, en buen estado; 4 62 fojas de 35 
neas seguidas en verso, con reclao 
cada 4 0^ sin foliaturas ni signatuí 
Tafilete en tabla. Nota. Antonius Si 
baldus Scripsit , Florentie , anno Chr 
Mcccc. Ixxxini. Junii Die v. 

4 79. Sermones (Colección de) de 
Santos Agustín, Jerónimo, Máxii 
Juan , Fulgencio, Hilario, Gregorio 1 
zíanceno, Isidoro, Paulino, Sedato, Le 
y de Orígenes, Avito Vienense, y 
Presbítero Rábano. 4 t. fól., MS., en 
letra del siglo xv, con iniciales de ad 
no, en buen estado; 453 fojas á dos 
luranas de 62 líneas, sin foliaturas, 
clamos ni signaturas. Pergamino. 

4 80. Siculorum (De gestis). Sub 
derico Rege. 4 t. 4.**, MS. , en p.*, le 
del siglo XV , con portada é iniciales 
adorno, en buen estado ; 4 4 6 fojas á 
columnas de 32 líneas, con reclai 
cada 8, sin foliaturas ni signaturas, 
fílete en tabla. 

4 84. Siso (Oto. Heuricho). Hor( 
gio di sapienza. 4 t. fól., MS., en 
letra del siglo xvii , en buen esta 
4 20 fojas de 30 líneas seguidas, sin 
clamo, foliatura, ni signatura. Pasta 
tabla. 

4 82. Solinos (C. Julius). De Situ oi 



BIBLIOTECAS T MÜSBOS. 



89 



krraram. 4 t. 4.*^ mayor , MS. , en p.*, 
Ie{ra del siglo xv, con portada é inicía- 
les de adorno ; 06 fojas de 27 líneas se- 
goidas', con reclamos cada 4 O, sin folia- 
lora, ni signa tara, en buen estado. Tá- 
llete en tabla. 

183. Strabus. Expositio in Genesi. 
Id. ÍD Éxodo, id. in Levitico, id. in Nu- ^ 
nerí, id. in ^uteronomi. \ t. fól., 
IS., en p.*, letra del siglo xv , con ini- 
cies de adorno, en buen estado ; 99 
fojaá á dos columnas de 60 lineas , sin 
recUmos, foliaturas ni signaturas. Ta- 
Ue(e en tabla. 

\U. Suetonius. C. Julio Caesaris Co- 
BeDtaria. 4 t. fól., MS., p.*', con portada 
éÍDiciales de capítulo de adorno, en 
buen estado; 24 6 fojas de 3^ líneas, sin 
foliaturas, reclamos ni signaturas. Pasta 
eo ubla. 

i85. Suetonius (Tranqoilus). De dúo- 
tóm. Cesaribus 4 t 4.° mayor, MS., 
ttp.**, letra del siglo xv, con iniciales 
^adorno, en buen estado; 4 53 fojas 
^30 lineas seguidas, sin foliatura , re- 
(^, ni signatura. Tafilete en tabla. 

IMi. Tanaglia (Michel Angelo). De 
i^ltura (Poema). 4 t. i^ menor, en 
f', letra del siglo xv, en buen estado; 
^ líneas seguidas , con reclamos cada 
Rsío foliaturas ni signaturas. Tafilete 
tt tibia. 

<n. Tarantasio (Petrus de). Super 
pHmum Setenciarum. 4 t. 4.° mayor, 
ÍÍS., en p.*, aí)o 4 320 , en buen estado; 
tos fojas á dos columnas de 54 líneas, 
ÁD foliaturas , reclamos ni signaturas. 
Wlele en tabla. 

<88. Tarantiacus (Petrus). Commen- 
taria super secundum sctentiarum. 4 
^fól., MS., en p.°, letra del siglo xv, en 
bnen estado; 4 29 fojas á dos columnas 
^ 50 líneas, sin foliaturas, reclamos ni 
floras. Pasta en tabla. 



4 89. Tarantasius (Petrus). Commen- 
taria super tertium sententiarum. 4 t. 
fól., MS., en p.*, letra del siglo xv, en 
buen estado; 4 42 fojas á dos colum- 
nas de 49 líneas, con reclamos cada 4 2, 
sin foliatura ni signatura. Pasta en 
tabla. 

4 90. Tarantasius (Petrus). Commen- 
taria super quartum sententiarum. 4 t. 
fól. , MS. , en p°, letra del siglo xv , en 
buen estado; 4 78 fojas á dos columnas 
de 54 líneas, sin foliatura, reclamos ni 
signatura. Pasta en tabla. 

4 94. Tarentasia (Petrus á). Commen- 
taria super Epístolas Doctori Pauli. 4 t. 
fól. , MS. , en p.°, letra del siglo xv , en 
buen estado; 270 fojas á dos columnas 
de 42 líneas, con reclamos cada 4 2, sin 
foliatura, ni signatura. Pasta en tabla. 

4 92. Tbeofrastus. Historia plantarum. 
4 t. fól. incompleto, MS. , en p.**, letra 
del siglo XV , con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 4 76 fojas de 
32 líneas seguidas , con reclamos cada 
4 0, sin foliatura ni signatura. Tafilete 
en tabla. 

4 93. Tinetor (Joannes). De música. 
4 t. 4.° mayor, MS., en 'p.'', letra del 
sigW XV, con portada é iniciales de 
adorno, en ))uen estado; 4 63 fojas de 
una columna , líneas desiguales, sin fo- 
liaturas, reclamos ni signaturas. Tafile- 
te en tabla! 

4 94. Titus Livius. Historici ab Urbe 
condita. 4' t. fól., MS., en p.°, letra del 
siglo XV, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 256 fojas de 
32 líneas seguidas , con reclamos cada 
4 0, sin foliaturas ni signaturas. Tafilete 
en tabla. 

4 95. Tito Livio. Década primera de 
la segunda guerra púnica (en italiano). 
4 t. fól. , MS. , en p.'', letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno^ ea 



»0 



USVtSTA DB ÁRCfilTOS, 



baen estado; 322 fojas de 32 b'neas, con 
reclamos cada I O , sin foliaturas ni sig- 
naturas. Pasta en tabla. 

4 96. Tito Livio. Terza Deca della se- 
conda guerra de facti de romani. 4 t. 
fól. , MS., en p.*, letra del siglo xv, con 
portada é inicíales de adorno, en buen 
estado: 346 fojas de 32 líneas, sin 
foliaturas , reclamos ni signaturas. 
Sin cubiertas. Nota. Pinito dicopiare 
adi xxvii di gennaio Mcccc. Lxxv. secón- 
di9 il müUsimo CiorerUino. 

197. Tito Lirio. Quarta Deca de la 
guerra Macedónica. 4 t. fól., MS., en 
p.", letra del siglo xv, con portada é 
iniciales de adorno, en buen estado; 
319 fojas de 37 líneas, con reclamos 
cada 40, sin foliaturas ni signaturas. 
Pasta en tabla. 

4 98. Titus Livius. De segundo Bello 
Púnico. 4 t. fól., MS., en p.**, letra del 
siglo XV, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 244 fojas 
de 32 líneas, con reclamos cada 4 0, 
sin foliaturas ni signaturas. Pasta en 
tabla. 

4 99. Thomas(Santus).Cathena áurea. 
4 t. fóL, MS., en p.^ letra del siglo xv, 
con inicíales de adorno, en buen cita- 
do; 4 75 fojas de dos y tres columnas, lí- 
neas desiguales, con reclamos cada 4 2, 
sin foliaturas ni signaturas. Pasta en 
tabla. 

200. Thomas (Santus). Poslilla super 
librum Job. 4 l.,4.** mayor, MS., en p.*, 
letra del siglo xiv, en buen estado; 279 
fojas de 24 líneas seguidas, con recla- 
mos cada 40, y sin foliatura ni signa- 
tura. TaGlete en tabla. 

204. Thomas (Santus). Expositio su- 
per Evangelium Santi Marci. 4 t. fól., 
MS., en p.**, letra del siglo xv, con por- 
tada é iniciales de adorno, en buen es- 
lado, 4 60 fojas á dos y tres columnas 



a. ■; 

urna, i 
9. I t. * 



de diversas líneas, con reclamos cada 
8, y sin foliatura ni signatura. Tafilete j 
en tabla. Nota. Vencellaus Crispus imh \ 
tione Bohemus exscripsit. 

202. Thomas Aquínas (Sanctus.) Bx« 
positio super Epístolas Bti. Pauli ad Co^ 
rintios. 4 t. fól., MS., en p.^ letra del ri- 
gió xv, con portada é inicíales de ador» 
no, en buen estado; 208 fojas á dos co- 
lumnas de 49 h'neas, con reclamos ca- 
da 8 , sin foliatura ni signatura. Tafilete 
en tabla. 

203. Thomas (Sanctus.) Prima pars 
Summ® Theologics. 4 t. MS., en p.*, le- ' 
tra del siglo xv, en buen estado: 4 64 fo- 
jas á dos columnas de 47 líneas , sin re- 
clamos ni signaturas y con algunas fo- ; 
liaturas salteadas. Tafílet*^ en tabla. 

204. Thomas (Sanctus.) Primma, 
PrímmsB partís Summs Theologíc». 
folio MS., en p.*, letra del siglo xiv, con 
iniciales de capítulos y párrafos de ador- 
no, en buen estado; 4 40 fojas á dos 
columnas de 50 líneas, con reclamos 
cada 42, sin foliaturas ni signaturas. 
Tafilete en Ubla. 

205. Thomas (Beatus.) Secunda pars 
summae. 4 t. fól., en p.^ letra del sígío 
XI v, en buen estado ; 204 fojas á dos co- 
lumnas de 44 lincas, con reclamosücada 
4 O, sin foliaturas ni signaturas. Pasta en 
tabla. 

206. Thomas (Sanctus.) Prima et se- 
cunda , secundae partís Summae Theolo^ 
gicx. 4 t. fól., MS., en p.*^, letra del siglo 
XIV, con iniciales de adorno, en buen 
estado; 34 9 fojas á dos columnas de 4i 
líneas, con reclamos cada 8, sin foliatu- 
ras ni signaturas. Pasta en tabla. 

207. Thomas Aquínas (Sanctus.) Pri- 
ma SecundsB Summod Theologica. 4 t. 
fól. may., MS.,en p.^ letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno , en 
buen estado; 303 fojas á dos columnas 



filfiUOTBCÁS T MÜSBOS. 



91 



U 49 lineas, sin folíatara , reclamos ni 
signalara. Tafilete eo tabla. Nota. Beati 
Thom$ Aquinatis etiam hat primamie- 
amde Theologica sue summe üem inclyti 
Jooñis de Aragonia: Perdinandi Sicilie 
ngis /i¡y: SancU Ro. ecclie. Cardi: Sump' 
H lüíeralissimo: Ven celans. Crispus S/o- 
fCMwriítefmt natione magisq, religione 
iokemus:exaratam absoluü. XVIK:Dat. 
Ammo legisgratie Mili cccc LXXXUIL 

tos. Thomas Aqainas (Sanctus.) Se« 
tonda SecandsSummffiTheologicaB. 1 t. 
ftlio, M S., en p."*, letra del siglo xv, con 
ioícüdes de adorno, en buen estado; 31 2 
Aias á dos columnas de 49 líneas, con 
redamos cada 4 1, sin foliatura ni signa- 
tora. Tafilete en tabla. 

1^9. Tbomas Aquinas (Sanctus.) Com- 
pUatio Samms Theologicae. 1 t. 4.'' MS., 
CB p.**, letra del siglo xv, con iniciales 
ée adorno, en buen estado, pero incom- 
pleto; 240 fojas de 21 líneas seguidas, 
con reclamos cada 8, sin foliatura ni 
B^sutara. Tafilete en tabla. 

210. Tbomas (Sanctus.) (Questiones 
iatertia parte) summsTheologicaB. 4 to- 
so fál., lIS.,en p.°, letra del siglo \iv, 
ODi iniciales de adorno, en buen esta- 
i»: 180 fojas á dos columnas de 52 lí- 
jwas , sin reclamo, foliatura ni signa- 
tira. Pasta en tabla. 

211. Thomas (Sanctus.) Scriptum su- 
per tertium Sententiarum. \ t. fól., MS,, 
eo p.*, letra del siglo xiv, en buen esta- 
do; I di fojas á dos columnas de 47 lí- 
oeas, sin foliaturas , reclamos ni signa- 
turas. Tafilete en tabla. 

(Se continuara). 



PREGUNTAS. 



443. Podio , podium. — En varias car- 
tas-pueblas de la corona de Aragón se 
asa esta palabra, y en una otorgada por 
Pedro II, en el año 1207, se halla el pasa- 
je siguiente : « et solvimus ñbi inper- 

petuum illos dúos podios, Bcilicet illum de 
villas Judaycas et illum de Nudias..,^ etc. 
¿ Se deberá considerar esa palabra como 
sinónima de mons^ ó collix^ segan indica 
Da Cange en su Glosario^ ó tendrá otra 
ú otras significaciones en los docamentoa 
aragoneses ? 

C. 

BOLETÍN BIBLIOGRÁFICO T ABQDEOLÓlilCO. 



SE DESEA vender: 

Procedentes de los libros de nuestro 
difunto amigo el Sr. Crespo (q. e. e. g.) 
se venden las obras siguientes: 

Manuscrito del siglo xvi, que contie- 
ne curiosas noticias para los navegan- 
tes, y algunos datos históricos , con ta- 
blas y dibujos. Parece incompleto, ade- 
mas de faltarle dos hojas arrancadas 
del texto. Consta de 56 bpjas en folio, 
entre las cuales hay diez donde se ha- 
llan las tablas y dibujos indicados. 

Cancionero general: Que contiene mu- 
chas obras de Diuersos Autores anti- 
guos , con algunas cosas nueuas de mo- 
dernos , de nueuo corregido y impresso. 
En Amvers. En casa de Martin Nució, á 
la ensena de las dos cigüeñas M.DLVII. 
Con privilegio del Rey. Carece de porta- 
da, de dos hojas señaladas con los nú- 
raeros CLXII y CLXIIl y son parte «de 
las obras de Garcia Sánchez de Badajoz, 
y de la última hoja ; pero está cuidado- 
samente calcado, ó copiado todo lo que 
le falU. 



9S 



EBTISTA DE ARCHIVOS, 



Se dará razón en la Administración 
de esta Revista, de nueve á doce. 

SE DESEA ADQUIEIR '. 

Ciruelo (Pedro). Nouus sed precla\\riS' 
simus in poste\\riora ahalyticaíiAristote- 
H|c(Jmenía||nu5.— M.D.XX.IX.--4.°got. 
á 2 col. sin fol. con signat. — Colofón fi- 
jjal^ — Doctrinae Analyticae Aristóteles 
finís. — Excusum est hoc prajclarum 
opus ¡n li||bros Posteriorum: Compluti 
in Ae||dibus Michaelis de Eguia.||Mense 
Decembrís-llAño ^529. 

ApotelesmataAstrologiae Chri'\\stiana! 
Nuper edita a Magistro Pedro Ciruelo 
Darocensi: super duabus tan||tum indi- 
ciorü part¡b9: hoc est: de inutal¡on¡b9 
teporü: &. de geniluris hoTiu.||Reiecl¡s 
oinnino inlerrogacionib9: dt. vanis lec- 
tionibus falsorff a^trologorü.— i.*' got. 
sin fol. con signat. — Colofón final. — Deo 
gratias. 

Astrologie christiane opus indiciarius 
quadripartitus et cen\\tUogium a magistro 
Petro Ciruelo Darocensi editum: exple- 
tum||est: aiq impressum in alma Com- 
plutensi achademla opera et ¡m-||pensís 
Arnaldi guillelmi Brocarü calcographi 
artificíos¡ssimi:||anno christiane salulis. 
1521. die. <2,mens¡sOctobr¡s. 

Cófessiona\\rio del maestro Pedro||Ci- 
ruelo: canónigo d Sa||Iamanca: que es 
arte de||bien confesar ¡assi pa||ra el con- 
fesor comollpara el peni-||tente. — Visto 
y corregido I y con||licenc¡a impresso en|| 
Toledo: afiolHSfií.H— 8.'* got.lxxxfoj. - 
Colofón final. — Impresso en Toledo en 
casa de Juan||de Ayala||en el mes de De- 
ziem||bre del año 1554. 

HeprouaciO. de las su-||persticioes y 
hechizerias. Libro muy otile||y necessa- 



rio a todos los buenos christia||DOS. 
qual copuso y escriuio el fte-||aered<i 
maestro Cirudo : canonigo||theologo en 
la sancta yglesia catre||dal de SalamSos: 
y agora de nue||vo lo a reuisto y copi-e^ 
gidojy avnljle ha añadido algunas mclh 
jorias. Có sus acotacio||nes por las ma«*|\ 
genes. — Año mil.d.xxx.viij. — 4.* g^^t 
con la portada grab. y á la vta. uiCB.a 
lam.' tosca de un crucifijo. — Ixt^ 
foj.— Colof final.— Deo gracias.— A(i;«^^ 
se acaba el presente tra[|tado: Hamaca® 
Reprobado d las supersticiones: y h.^^ 
chi||zerias. el ql cópuso el Reueren^B-® 
maestro Ciruelo. Fue||impresso: en 'M^ 
muy noble y leal ciudad de Sálamete* 
ca:l|por Pedro de Castro ympresor d E ^' 
bros. Mora á la pla||<^a nueua: entre l^»* 
Escuelas mayores y menores. Aca-||bo^^^ 
postrero dia del mes de Agosto. Año J^ 
mil e qui||nientos y treinta y ocho Aaño0* 
— Año M.d.xxxvii. 

i 526.~Cursus quatuor Mathe-||mati- 
carü Artiü L||bera-||liü : quas recollegit|| 
at<j correxit ma-||gister Petr9||Ciruelus| 
Daro-||césis||Theologus si muí «||philoso- 
phus. — fol. got. y letra de tortissin fo- 
liar, con signaturas. — Contiene dos li- 
bros de aritmética en 20 fojas; tres li- 
bros de geometría y uno sobre la cna^ 
dratura del círculo en 32 fojas con figuras 
geométricas al margen; dos libros de 
perspectiva en 4 S fojas, con figuras tam- 
bién al margen , y cuatro libros de ele- 
mentos de música en 23 fojas con figuras 
intercaladas. — Colof. final. Explicitum 
est crgo Vulume quattuor||introductionü 
Mathematicaliü Ma-||gistro Petro Ciruelo 
Darocensi inter-||prete simul 6l. correc* 
tore. Laus deo.||4 518. 



lüLDSID, 1876.- 



-Imprenta» estereotipi» 7 galranoplMtia de Ariba.ü y C* (aooetoret de Rivaouiitra). 
Calle del Doqoe da OfoiíA , núm« 8. 



Í|EVIST/ 



DB 



.RCHivos, Bibliotecas y 



ÚSEOS. 



AÑOV. 



Madrid, 80 de Mano de 1875. 



Ntmi 6.* 



SUMARIO. 



fo&do:8igflofirrafiao8paflo1a.— Seodon oflolal: Ceie del Sr. Uoetn González.— Ascenso del Sr. Isasft.— 
Deregidoadel ari. 'J7 del Decreto orgánico de 12 de Janlo de 1867. — NotiOiaa : Bl ascenso del Sr. Isasa. 
-B£po4riones de los Srea. Pérez Lentisco y Goic .ochea. — Nombramiento del Sr. Valbnenude Secretarlo In- 
ferinode la Biblioteca nuivmnitaria matritense. —Visita del Sr. Olírer á las Biblioteeaa. — Traslación de 
Rád»&c a oficial dol jefe r^ipc-citil de la Sección de Arrhiv <». — Ingrí^soa en la Biblioteca do la fa«'nltad de 
Xeilkína. — Exiütencias bibliográfl a<«en la miama. — Trabajos hechos por el Sr. Alarcon. — Consulta á la 
Aesdemia de la U etoria sobro LnHla<;iou de Va restos de Pe<Iro I y de su hijo bantardo Don Juan. — Vacante 
deonaidazado aca'iémico en la de Nobles Artes. — Variedad as : Noticias é informes del Sr. Pérez Ba- 
jer io^jre Tarios (bjntos a.queolú ict« hallados en Palafur>/oll. Secsion d^) fiutógTi'iífOB : Relación do 
Pomp») Leoni. — Fondos do losestableoimientos: fíihliofcec-a de* Duque de Calabria (conolnsion).>- 
Preinuitab : La doctora Antonia Ga:x:ia. — Dos ajuutauiicntos en niia misma (xiblacion. — Tiinel. — Abi- 
fir.— Aura. — Hele/.o. — Cncharrrna. — Gurriato. — Lebrico-zalbr».— rerote. — Respuestas: Bardolia. 
- Bíx Aiagonnm. — Luis Viveá. — ütor.— Tora.— BolotiQ biblioffrifioo y arqueológioo. 



sigilografía espaííola. 



II. 



Idb it Ceyt Abuzeyt, rey moro de 
Valenoia. 

Uno de los fenómonos históricos 
qoernás acaso ha contribuido á ca- 
racterizar ¿ la nación española y de 
Io9 qne ponen más en rulievo su va* 
lor j constancia en las adversidades^ 
iia par que el tesón para vencerlas, 
es sin duda la guerra de reconquista 
qae por espacio de tantos siglos man- 
tuvo con las huestes agarenas, hasta 
que de ellas hubo, logrado limpiar 
por completo el suelo patrio. Cons- 
titnye esa guerra por ai sola una ver- 
dadera epopeya^ con magnifícos cán- 



ticos, episodios tan dramáticos como 
singulares, y héroes, dignos algunos 
do compararse á los de mayor re- 
nombre on la antigüedad clásica , y 
que, si de menor talla otros, revelan^ 
no obstante, tipos que, á medida que 
se estudian y salen de la oscuridad 
en que yacian, destacan más y más 
en el cuadro de sus respectivas épo- . 
cas , contribuyendo á darnos de és- 
tas, ideas más próximas á la reali- 
dad, que las aprendidas en antiguas 
y no muy puntuales historias. 

Uno de esos interesantes j poco 
conocidos tipos fué sin duda el rey 
moro do Valencia Ceyt Abuzeyt, 
cuyo sello por primera vez ahora 
publicamos y trataremos de historiar 
y describir sumariamente. Y sólo 
muy á la ligera habremos de desem- 



il 



ftfivistA hn ktcmói, 



penar semejante tarea 5 porque, ni se 
presta á otra cosa el campo de nues- 
tra Revista, ni nos hallamos tam- 
poco, por ahora al menos , con fuer- 
zas para narrar la aventurera y no- 
velesca vida de aquel régulo moro, 
que podría llenar un libro de no es- 
caso volumen y de amena cuanto 
vanada lección y palpitante movi- 
miento. 

Cefiirémonos, pues, á dar de la 
vida y vicisitudes de aquel personaje 
las noticias meramente precisas para 
que se sepa quién fué y cómo pue- 
de explicarse el carácter especial que 
nos oírece su sello, harto diferente 
de la mayor parte délos monumentos 
semejantes que, por lo general, pre- 
senta el arte musulmán de nuestra 
España , sobre todo en los tiempos 
á que éste se refiere, 

El inconciliable dualismo de raza 
que minaba á los musulmanes espa- 
fioles, desde casi su primer arribo á 
nuestras costas, y que tan favorable 
fué en muchas ocasiones al triunfo 
del Cristianismo, manifestóse prin- 
cipalmente en las discordias intesti- 
* ñas, que, dando al traste con el un 
tiempo floreciente califato de Cór- 
doba, fraccionaron sus dominios en 
varios pequeños estados, á cuya ca- 
beza fueron apareciendo caudillos 
más ó menos poderosos que, mal 
avenidos siempre unos con otros, 
malgastaban en hacerse mutua guer- 
ra las fuerzas que tan útiles les hu- 
bieran sido, unidas, para contrares- 
tar el incesante y progresivo empuje 
dQ las armas cristianas, las cuales. 



poco á poco y batiéndolos en detalle^ 
se les iban sobreponiendo en el ter- 
ritorio que tan fácil como rápida y 
completamente lograron señorear á 
su invasión. 

No fué en este punto más afortu- 
nado el reino moro de Valencia, 
que los otros de las bandas meridional 
y oriental de la Península, y ya des- 
de muy temprano las vencedoras ar- 
mas del Cid Campeador dominaron 
por algunos años la capital valencia- 
na, que siglo y medio después ha- 
bla de rescatar D. Jaime el Con* 
quistador, para ya no perderla más. 
Señaláronse los últimos años del im- 
perio árabe en aquella hermosa ciu- 
dad, por un mayor recrudecimiento 
de las civiles discordias , que hacia 
1229 produjeron el destronamiento 
de Ceyt Abuzeyt, entonces reinan- 
te en Valencia y Murcia, por su 
competidor Giomail ben Zeyan, al 
que nombran Zaen nuestras his- 
torias. 

Al natural despecho del venci- 
miento, vino, con esta ocasión, i 
unirse en Abuzeyt la especie de pre- 
destinación que lo empujaba, por 
decirlo asi, de años atrás, hacia d 
Cristianismo. Perseguidor en un 
principio de los cristianos , hubo eon 
el tiempo de concebir para ellos 
más benignos sentimientos, hasta él 
punto de que, visitando en cierta 
ocasión la villa de Caravaca, Usé 
abrir sus profundas mazmorras, f 
sacando á la luz del dia á los infe* 
lices que en ellas gemian, autorii^S^ 
los ademas para que cada cuál < 



filBLlOTEGAS t IttTSSOS. 



«S 



dése sa reepectÍYO oficio con liber- 
tad. Hallábase entre aquellos infeli-* 
oes prisioneros el canónigo de 
Caenca D. Ginés Pérez Quirino, 
qnien, ponderando por extremo las 
excelencias de su sacerdotal oficio, 
mspiró á Abuzejt la curiosidad de 
conocer las funciones propias del 
mismo. Hiciéron?e al efecto buscar 
los ornamentos y útiles necesarios 
para celebrar el santo sacrificio de la 
misa, j como, entre ellos, faltase al 
ttbo una cruz, refiérese que tuvo 
«ntónces lugar la milagrosa apari- 
ción de la llamada de Caravaca, con 
otros prodigios que minuciosamente 
refieren diferentes liistoriadores (1). 
Tan piadosos móviles, unidos á 
otros políticos y humanos, cuyo 
eximen no es de este lugar , prepa- 
nron, sin duda, muy favorablemente 
ílinimo de Abuzeyt para su conver- 
són. Claros indicios de tal propósi- 
to parece hubo de dar, cuando una 
^luprincipales faltas que le echaba 
«B ara Zaen al rebelarse fué pre- 
onmente la mucha amistad que 
mostraba á los cristianos ; y más y 
más habieron de confirmarse en este 
ponto las sospechas que á sus súb- 



(1) Pueden sobre este panto consultarse 
la BiOtria general de Etpaña, por Laf uente, 
^ov,pág. 401 y 416; los DUcurtos hittó- 
'(nv de la muy noble y mvy leal ciudad de 
¡hreU^ por Cáscales, Discurso I, cap. z, y 
idemss de otros historiadores generales , los 
«K han tratado en particular la historia de 
%TiIla de Carayaca (provincia de Albacete), 
^loB cuales da puntual raeon, en su excc- 
^tai^lHeeiímariéhiblUfyráfico-hútórióey don 
toBái Mullos y iUnoMO. 



ditos inspiraba , al verlo apoyarse, 
para resistir á su competidor, en los 
consejos y aun en las fuerzas mate- 
riales de dos caballeros aragoneses, 
D. Blasco y D. Artal de Alagon, 
que, por loe años de 1226 , y á causa 
de ciertos disgustos habidos con su 
legítimo rey D. Jaime I, vinieron á 
refugiarse en Valencia , acompaña* 
dos de algunos parciales suyos. Bue- 
nos servicios debieron de prestar á 
Abuzeyt los aragoneses , si hemos de 
creer lo que cuenta la Crónica del 
propio D. Jaime, y según se confir- 
ma por el hecho de que, reconcilia- 
dos D. Blasco y D. Artal con su so- 
berano dos años después, apenas 
abandonaron al caudillo musulmán 
cuando se vio éste envuelto por su 
rival Zaen y obligado á salir de la 
capital del estado valenciano. 

El natural despecho del venci- 
miento, unido sin duda á sus ya an- \ 
tiguas predisposiciones, determina- 
ron á Abuzeyt á ir en busca de don 
Jaime, á quien, no sólo hizo pleito 
homenaje , renovado después en va- 
rias ocasiones, sino que comenzó á 
ayudarle activamente en la correría 
á la sazón emprendida por la comar- 
ca de Teruel y. que terminó al cabo, 
seis años después, con la rendición 
de Valencia. 

Continuando Ceyt Abuzeyt en 
sus cristianos propósitos, y fiel asi- 
mismo á la nueva alianza contraída, 
aparece ya por los años de 1236 bau- 
tizado con el nombre de D. Vicente 
Belvís ; y sábese que luego contrajo 
matrimonio, en Zaragoza , con cier- 



M 



ftfiVÍSÍA DÉ AftcaiYÓS, 



ta dama principal de aquella ciudad, 
llamada Dominga López , en quien 
tuyo una hija, de nombre doña Alda, 
que casó con D. Jimen Pérez de 
Tarazona, y dos hijos nombrados 
D. Femando y D. Alonso, á los cua- 
les trajo consigo á Murcia, y allí fue- 
ron bautizados, cuando, en 1241, 
rindióse aquella ciudad á las armas 
del entonces infante, D.' Alfonso el 
Babio, hijo de S. Femando. 

Permaneció Abuzeyt por el resto 
de sus dias fidelísimo observante de 
la nueva creencia que habia adop- 
tado, como muestra de lo cual, refie- 
re Cáscales (1) que en un privilegio 
de confirmación que otorgara á los 
vecinos de Villahermosa, en 1242, 
entre otras condiciones, establece 
que si alguno de los nuevos pobla- 
dores de aquel lugar ó de los que les 
sucedieren 9 muriese de enfermedad, 
sin recibir los sacramentos de la con- 
fesión y comunión, por negligencia 
suya, quedase obligado á pagar el 
quinto de sus bienes. Otra prueba 
de los piadosos sentimientos en que 
perseveró el neófito Abuzeyt, nos su- 
ministran la comunicación y fre- 
cuente trato que sostuvo con los ca- 
balleros de la Orden de Santiago, en 
cuya casa conventual de üclés es 
tradición que fué enterrado á su fa- 
llecimiento, ocurrido en Valencia 
en 1247. Mas, así de este último pun- 
to, como de las memorias conserva- 
das en el Archivo de dicha Casa re- 



(1) Sn la obra, discurso j capítulo dtado 
^ la nota anterior* 



lativamente al converso musulmán, 
y como consecuencia , de la descrip- 
ción de su sello, nos ocuparemos en 
otro artículo. 

J. M. E. DE LA P. 



SECCIÓN OFICIAL. 



REALES DECRETOS. 

Resultando que D. Juan de la Rosa 
González, por decreto del Gobierno Pro- 
visional del \ 5 de Noviembre de 4 868, 
fué nombrado Jefe de primer grado en 
la Sección de Bibliotecas del Cuerpo da 
Archiveros, Bibliotecarios y Anticua- 
rios sin reunir las circunstancias pres- 
critas por la legislación del ramo, 

Vengo en declararle cesante con el 
haber que por clasificación le corres- 
ponda , con arreglo á lo dispuesto en el 
decreto del \ t de Febrero último ; que- 
dando satisfecho del celo é inteligencia 
con que ha desempeñado dicho empleo. 

Dado en Palacio á doce de Marzo de 
mil ochocientos setenta y cinco. — Alfon- 
so. — El Ministro de Fomento, Manuel 
de Orovio. 



Habiendo resultado vacante una pía* 
za de Jefe de primer grado en la Sec- 
ción de Bibliotecas del Cuerpo de Ar- 
chiveros, Bibliotecarios y Anticuarios 
por cesación del que la desempeñaba. 

Vengo en nombrar para el expresado 
empleo, por ascenso de escala, con al 
sueldo anual de 6.500 pesetas, á Don : 
Santos de Isasa y Valseca , que sirve en I 



la Biblioteca Nacional y ocupaba en el 



\ 



escalafón el primer número entre los ^ 
Jefes de segundo grado. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



97 



Dado en Palacio á doce de Marzo de 
mil ochocientos setenta y cinco. — Al- 
fonso.— El Ministro de Fomento, Manuel 
deOroTio. 



Habiendo dejado de estar en vigor la 
cuarta disposición del art. 4 6 de la ley 
de 25 de Junio de 1864 , que exigia á 
los empleados públicos el servicio efec- 
tíTo por dos años en la clase en que se 
hallaren para poder pasar por elección 
al sueldo inmediato superior , 

Tengo en derogar el art. th del Real 
decreto orgánico del Cuerpo de Archi- 
Teros, Bibliotecarios y Anticuarios de 
f! de Junio de 4867 en la parte que 
prescribe que para todo ascenso sea re- 
quisito indispensable que el interesado 
Uere dos años cumplidos de servicio en 
el sueldo inmediato inferior. 

Dado en Palacio á doce de Marzo de 
Díl ochocientos setenta y cinco. — Al- 
fonso.— El Ministro de Fomento, Manuel 
de Orovio. 



NOTICIAS. 



Se ha corrido la escala de la catego- 
ría de Jefes en la sección de Bibliotecas, 
7 ha correspondido al Sr. D. Santos de 
Isasa y Yalseca el ascenso á la primera 
plaza. 

Sobre recaer en tan digno profesor 
de la Escuela de Diplomática y uno de 
k» primeros individuos del Cuerpo que 
■ás contribuyeron á su organización y 
más han cooperado á su legítimo des- 
arrollo, con doble satisfacción hemos 
visto que ningon extraño al escalafón 
luoltativo ha sido agraciado con ese 
pueilo, lérmino muy honroso de seña- 



lados servicios , y cuya modesta recom- 
pensa es la superior á que pueden aspi- 
rar los Archiveros, Bibliotecarios y An- 
ticuarios, en sus respectivas secciones. 



Ha obtenido una plaza de oficial de 
tercer grado en la sección de Archi- 
vos, con destino al de Galicia, en la 
Coruña, nuestro antiguo compañero en 
el Cuerpo D. José Pérez Lentisco. 



Ha sido repuesto en el destino de 
Ayudante de segundo grado, en la sec- 
ción de Archivos , con arreglo á lo dis- 
puesto en el art. 2.^ del Decreto del 4 1 
de Febrero último, nuestro compañero 
y amigo D. Manuel de Goicoechea y Ga- 
vina, peritísimo paleógrafo que refor- 
zará el inteligente personal del Archivo 
Histórico. 



Ha sido nombrado secretario interi- 
no de la Biblioteca universitaria matri- 
tense nuestro amigo muy estimado el 
Sr. D. Julián Yalbuena. 



El Sr. 011 ver , Jefe de la Biblioteca 
universitaria Matritense, ha visitado 
las secciones de Teología y Jurispru- 
dencia, Farmacia, Ciencias naturales y 
Medicina, viendo con satisfacción el 
buen servicio y el excelente comporta- 
miento de sus subordinados en ellas y 
en la de San Isidro, su obligada resi- 
dencia por la mayor importancia de 
esta en riqueza bibliográfica. 



Parece resuelto que el' Jefe especial 
déla sección de Archivos en el Cuerpo 
tenga residencia en Madrid, como los 
de las secciones de Bibliotecas y de 
Museos, y preste su respectivo servicio 



98 



REYISTÁ DE ARCHIVOS, 



en el Arobivo Histórico Nacional , lo« 
grando asi también mayor importan- 
cia jerárquica el establecimiento. 



En el año último ingresaron en la 
Biblioteca de la Facultad de Medicinat 
una de las cinco que forman la Univer- 
sitaria Matritense, %i% obras, que con- 
ponen un total de 332 volúmenes. De 
ellas, 68 son de modernos autores; 64 
fueron remitidas por el Gobierno; y H 3 
proceden de donativos particulares. 
Entre estos últimos figura en primer 
lugar el de D. Miguel Canal , á cuyos su- 
cesores y testamentarios se debe que se 
haya permitido elegir las doce obras le- 
gadas por nuestro inolvidable amigo eii- 
tre las más importantes y más costosas 
de su excelente biblioteca. Porte tan ge- 
neroso y tan poco común merece que el 
Gobierno dé públicamente las gracias á 
los que asiban interpretado la voluntad 
de nuestro difunto compañero. 

La Biblioteca Matritense de la Facul- 
tad de Medicina , importante sección de 
la Universitaria , fundada por CárloslII 
en 083 para que aprovechasen sus co- 
lecciones los profesores, se abrió para 
los alumnos de aquella escuela más 
adelante , y hoy se sirven sus libros y 
atlas iconográficos á cuantos los piden. 

Según los datos estadísticos que tene- 
mos á la vista, en fin del año 72 contaba 
en sus estantes: 790 volúms. de anato- 
mía; 636 de fisiología; 393 de higiene; 
\ 558 de terapéutica y materia médica; 
169 de patología general; 4702 de pato- 
logía quirúrgica; 405 de ginecología y 
enfermedades de niños; 334 de obstetri- 
cia; 4 444 de patología médica ; 437 de 
medicina legal y ioxieología ; 4 538 de 
autores clásicos; 24 43 de endclopedias 
médicas; 50$ de literatura médica; 694 



de filosofía médica; 4203 de ciencias 
físico-médicas y matemáticas; 4088 de 
ciencias naturales ; 352 de filosofía, his- 
toria y liogüistica ; 4 937 de enciclope- 
dias generales; 54 iocunables; 249 apre- 
ciables ; 227 de periódicos; 485 de esta- 
dística; y 43 de manuscritos. Posterior- 
mente, como queda indicado más ar- 
riba , adquirió 332 volúmenes de varias 
materias, cuyos respectivos pormenores 
no se indican. 

Resulta , por tanto , de todos los datos 
anteriores , que la Biblioteca de la Fa- 
cultad de Medicina cod tiene 4 8.382 volú- 
menes; y como ademas posee 3.929 folle- 
tos, fácil es comprender la importancia 
de sus tesoros bibliográficos é iconográ- 
ficos, que hoy disfruta muy numerosa 
concurrencia. 



Hemos visto una certificación en la 
cual consta que D. Gabriel de Alarcon y 
Casanova , oficial inteligente y laborioso 
del cuerpo , tiene redactadas de su puño 
y letra más de 62.000 papeletas, una 
gran parte correspondiente á los ín- 
dices de la Biblioteca Matritense de la 
Facultad de Medicina, en la cual ha 
prestado muy notables servicios. 



Procedentes del demolido convento 
de Santo Domingo el Real de Madrid, 
existen en el Museo Arqueológico Na* 
cional los restos de D. Pedro I de Cas* 
tilla y de su hijo bastardo el infante 
D. Juan. 

Merced á la celosa'^solicitud de ios 
individuos de la comisión que se nom- 
bró para examinar ios objetos arqueo- 
lógicos existentes en aquel antiguo oe- 
nobio, la natural avidez délos curiosos 
tuvo justos límites en la época del der* 
ribo» evitando que desapareciese nada 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



99 



de caanto merecía ser conservado; pe* 
ro DO siendo el Maseo sitio propio para 
coQsenrar aquellos restos hamanos , y 
deseando que tengan digno enterra- 
miento, ba dispqesto la Dirección de 
iDstraccion pública que la Real Acade- 
mia de la Historia proponga lo más 
conveniente respecto de su traslación, 
bien á Toledo, donde se hallan las ce- 
uzas de otros reyes de la Edad Media, 
bieo á Sevilla donde tantos recuerdos 
históricos existen de aquel monarca. 



Hallándose vacante en la real Acade- 
mia de Bellas Artes de San Fernando 
Qoa plaza de académico de numero, de 
la clase de no artistas, la secretaria 
de la misma publica las condiciones pa- 
ra poder optar á ella, y que están con* 
ágoadas en el siguiente articulo del re- 
glamento: 

•Art. 77. Para ser académico de nú- 
mero se requieren las circunstancias si- 
iníentes: 
4.* Ser español. 

1* Estar reputado como persona de 
a^Moales conocimientos en las artes 
jH^ haber escrito obras de mérito re* 
conocido relativas á ellas; desempeña- 
do, bajo las condiciones legales, en uní- 
Tersidades ó escuelas superiores del 
Estado, la enseñanza de la ciencia Es- 
tétiea ó de la Historia del arte ; haber 
ÜMiDAdo colecciones de obras artísticas 
ó prestado marcada protección á las 
artes ó á los artistas. 

3/ Tener su domicilio fijo en Ma- 
drid.» 

El plazo señalado para admitir soli- 
dtades termina el dia 22 de Abril pró- 
limo. 



VARIEDADES. 



DOCUMENTOS RELATIVOS AL BUSTO T MO- 
NEDAS HALLADAS EN EL TERMINO DE LA 
VILLA DE PALAFURGELL (PROVINCIA DB 
GERONA) (1). 

+ 

Aranjuez, 28 de Abril de 4774. 
A D. Francisco Pérez Bayer. 

En virtud del aviso que el doctor Jo» 
seph Francisco Gamps y Guitart, síndi- 
co personero de la ciudad de Barcelo- 
na , dio á y. S. de haverse hallado cier- 
tas antigüedades en el término de la 
villa de Paiaforgell, pequeña población 
del corregimiento de Gerona , cuia villa 
en lo jurisdiccional pertenece á la dig- 
nidad de Prior de Santa Ana , que po- 
see el Cardenal Celada , de cuia orden 
disponía D. Francisco de Clota, su apo- 
derado, remitírselas á Roma, mandó 
S. M. al comandante general de Cata- 
luña que con la mayor brevedad y di- 
ligencia hiciese recoger de dicho Clota» 
o de otro cualquiera sujeto en quien 
parasen las dichas antigüedades, depo- 
sitándolas en parage, o persona segu- 
ra, se formase inventario y descripción 
de ellas , y se pasase á manos de S. M. 
por las mias, informando al mismo 
tiempo del motivo, y circunstancias con 
que se havian hecho las escavacienes de 
que havia resultado este hallazgo. 

El comandante luego que recibió la 
Real orden practicó la diligencia de lla- 
mar á D. Francisco de Clota , quién de- 
puso ser cierto el hallazgo de la estatua 
de un pequeño busto de unos tres dedoi 
de alto, y él numero de h i medallas, 
que embiaba á Roma al Cardenal Zela- 



(1) Archivo de Simancas » Gracia j Jos- 
tída, l^ÍEijo 10i3p 



100 



REVISTA bE ARCHIVOS, 



da por medio de D. Antoníno de Sent- 
manatí nuevo Auditor de Rota por la 
Corona de Aragón , que havia salido la 
mañana del día antecedente para aque- 
lla capital, y el comandante con esta 
noticia despachó inmediatamente un 
correo en su seguimiento a Gerona don- 
de alcanzó al referido Auditor , quien 
con el mismo correo le remitió la casi- 
ta , en que llevaba el busto, y las me- 
dallas , y una nota de la descripción de 
éstas , con sobrescrito al dicho Carde- 
nal, añadiendo el comandante, queha- 
viendo informado, resulta , haberse ha- 
llado con motivo de plantíos de viñas 
en la Baronia de Palaforgell , y cerca- 
nías del condado de Ampurias, ha vien- 
do sido necesario para juntarlas, por 
la lentitud con que se encuentran, qua- 
si el término de un año, y que ha he- 
cho al D. Francisco de Clota el más es- 
trecho encargo, para que quantas anti- 
guallas se hallen las pasen a su poder 
para dirigirlas á S. M. por mi mano, 
como lo ha hecho con las presentes. 

S. M. me ha mandado informar á V. S. 
y pasarle las cartas expresadas con la 
caxíta referida^ para que reconocien- 
do V. S. el busto y medallas que con- 
tiene, exprese su calidad y circunstan- 
cias con todo lo demás que se ofrezca. 
Dios guarde a U. S. etc. (1 ). 

INFORMB DB D. FRANCISCO PBRBZ BATBR. 

Exmo. Señor. 
He visto el busto y las catorce mone- 
das antiguas encontradas nuevamente 
en Palafurgel que V. E. me ha embiado 
con su papel de S8 del passado, man- 
dándome de orden de S. M. reconocer 
aquel y «esta^, é informar acerca de sa 
calidad y mérito. 

(1) Bala orden de D. Manuel de Roda, se- 
cretario del despacho de Orada j Jnsuda. 



Por lo que toca al busto, es sin duda 
alguna antiguo y Romano; y lo indican 
la toga y Fibula ó hevilla sobre el hom- 
bro izquierdo. El adorno o guarnición 
de la Toga en la pechera y colgante del 
hombro izquierdo, denota ser de algún 
Personage distinguido, y tal vez de algún 
Procónsul, Pretor ó Magistrado. El pa- 
rlado o florón o tufo sobre la frente es 
cosa muy particular. Yo a lo menos no 
hago memoria de haver visto en Esta- 
tuas Romanas su semejante.- Los Roma- 
nos se afeitaban y cortaban el pelo. Por 
estas circunstancias merece algún apre- 
cio esta antigualla, aunque se ignore 
cuya sea digo á quien represente. 

No assi las monedas , que aunque an- 
tiguas son muy vulgares y las mas es- 
tan muy maltratadas y consumidas del 
tiempo. De todas hablaré en partica- 
Idr siguiendo la enumeración de los pa- 
peles en que venían embueltas, y el 
que contiene la explicación que se re- 
mitió con las mismas. 

La del numero 4 es un Nerón, per- 
dido, que nada vale. 

La del numero 3 es un Ántonino Pió, 
con el reverso de la ooluna llamada de 
su nombre Antonina, la qual se conser- 
va hoy en Roma. Es vulgar y ademas 
de esto está muy maltratada. 

La del numei*o 3 es un Hadriano del 
todo perdido. 

Las del numero 4 son dos mónedillas 
de Galieno muy maltratadas: y qae 
aunque estuviesen sanas nada valdrían. 

La del numero 5 es una moneda es- 
pañola de Ampurias , vulgar ; pero bien 
conservada , y con dos resellos que la 
dan alguna estimación. 

La del numero 6 es otra moneda 
también de Ampurias, bien conservada 
pero vulgar. 

La del numero 7 es de la misma Ciu- 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



101 



dad ó Pueblo, pero esta del todo perdida. 

La del DUinero 8 es también de Am" 
fmas, pero está escrita eu caracteres 
celtibéricos o griego-Hispanos , media- 
Bimente conservada. 

La del numero 9 es assimismo de 
EmpuriaSt pero está del todo perdida. 

La del numero 1 lo mismo que la 
antecedente, pero se reconocen vesti- 
gios de caracteres celtibéricos. 

La del numero 1 1 es una moneda es- 
pañola, la de CELSÁ, hoi Velilla, en 
AragoD, con caracteres celtibéricos. 
Perdida. 

La del numero 1 2 , según su metal y 
bbrica , es una moneda francesa anti- 
gua de Marsella, Lenguadoc o la Galia 
Narbonesa. Léese en ella üEM, CO ü 
Poede ser de Nimes y leer.se NEM. COL., 
estoes: Neumasus Colonia, como se lee 
en otras muchas. 

La del numero 1 3 es una moneda Es- 
pañola celtibérica crcida de ILDYM o 
ILTORA. Esta muy maltratada. 

La del numero 1 4 es un GalienOt per- 
^,que nada vale absolutamente. De 

estas monedas solo las dos de Ampw 
ritt tienen algún pequeño mérito ; las 
demás son del todo despreciables. 

Es lo que me ocurre en satisfacción 
de lo que V. E. se sirve mandarme ; y 
reooTando á Y. E. mis respetos , ruego 
iNoestro Señor que guarde su vida 
BQchos años. Aranjuez á 2 de Mayo 
de «774. 

Excmo. Señor. 
B. L. m. de Y. Exa. 

Sa más af.^ seg.<> rev.^' y capellán 
Francisco Pbbbz Bayer. 

Excmo. Señor D. Manuel de Roda, 
Secretario del despacbo universal do 
Gracia y Justicia de S. M., etc. 



ORDEN DEL SECRETARIO DEL DESPACHO DE 
GRACIA T JUSTICIA i D. FRANCISCO PE- 
RES BATBR, PARA QUE RECONOCIESE 
OTRAS 47 MONEDAS. 

+ 

El comandante general de Cataluña, 
en cumplimiento de la orden queS. M. 
le tiene comunicada, de dirigir á sus 
Reales manos por las mias c^uantas an- 
tiguallas se bailen en el territorio de 
Palafurgell , pequeña población del cor- 
regimiento de Gerona, me ba remitido 
la adjunta caxita, que contiene 47 me- 
dallas antiguas, que se ban encontrado 
en dicho territorio. Y haviendolo hecho 
todo presente al Rey , me manda S. M. 
pasar á Y. S. la expresada caxita con 
las 4 7 medallas , para que reconocién- 
dolas exprese Y. S. su calidad , mérito 
y circunstancias, con todo lo demás 
que se ofrezca , como lo hizo Y. S. con 
el pequeño busto y 4 4 medallas, que se 
encontraron en el referido territorio, y 
remiti á Y. S. de orden de S. M. en 28 
de Abril próximo pasado. Dios guarde 
á Y. S. muchos años como deseo. Aran- 
juez 8 de Junio de 4 774. 

Sr. D. Francisco Pérez Bayer. 



RECONOCIMIENTO E INFORME. 

+ 

Exmo. Señor. 

Muy señor mió: en conformidad del 
orden de S. M. que Y. E. se sirve comu- 
nicarme en su papel de 8 para que re- 
conozca y exprese el mérito de las diez 
y siete monedas antiguas inclusas en la 
caxita que venia adjunta, las quales se 
han hallado recientemente en el terri- 
torio de Palafurgell del Principado de 
Cataluña , he hecho el particular reco- 



\(SÍ 



REYISTÁ ÜB ARCHIVOS, 



nocimiento de todas ellas; y hallo que 
solo una tiene el corto mérito de no ser 
vulgar y estar razonablemente conser- 
vada ; y es de las que se llaman por los 
Anticuarios de tercer modulo o tamaño, 
en cuya haz se lee SILIVS ANNIVS 
LAMIA y en el reverso III VIR. A. A. 
A. F. F., esto es, Triumvir aura argento 
aere (lando feriundo. Es decir, que el tal 
Silfo Annio Lamia fue en Roma uno de 
los tres sugetos a quienes estaba encar- 
gado el cuidado de batir o acuñar mo- 
neda. Lo particular de esta medalla es 
su tamaño. 

Las demás son enteramente despre- 
ciables. Ai entre ellas quatro Colonias 
Empurias y dos Celtas con letras des- 
conocidas: un Augusto: dos Hadrianos, 
un Severo Álexandrino, un Galieno y 
otras tres ó cuatro del Imperio baxo: 
pero todas están tan maltratadas que 
apenas pueden leerse. 

Debuelvolas á Y. E. repitiéndome con 
todo afecto á su disposición. 

Nuestro Señor guarde á Y. B. dilata- 
dos años como deseo. Aranjuez 4 4 de 
Junio de 4774. 

Bxcmo. Señor. 
R. 1. tía. de Y. E. 

Su más atento seg.^ servidor y capellán 

Feangisco Pérez Rater. 

Exmo. Sr. D. Manuel de Roda (4). 

Por la copia , P. Fbrrer. 



(1) El Rey, á pesar de los iníormeB del ae- 
fior Bayer, mandó se guardasen el bnstay 
monedas, de qne se ha dadooaenta, en el 
Moaeo de la Real Bibliotoca, según consta 
del expediente á que pertenecen los dooa- 
mentos publicados , cuyo contenido es el re- 
saltado de los demás que aquel comprende. 



SICCIOÜ BE AUTÓGRAFOS. 



RELACIÓN 

AUTÓGRAFA QUE ENVIÓ POMPEO LBOHI 
DESDE ZARAGOZA i S6 DE MARZO 

de458S(2). 

t 

Memoria de lo que uisto en Caragozzi 
Primeramente yo be uisto en un obra- 
dor grande que esta hecho aposta de 
nueuo junto a casa donde uiue Guillen 
de Tuxaron dos pedestales de las pi- 
lastras que han de seruir para la rexa 
mayor que tienen de alto dos pies y 
medio y de largo treze pies y están en 
quatro piezas que las dos son dos pe- ' 
destales dóricos con sus basas encima, 
que arrimaran a las pilastras de la 
yglesia y están echos los corlen tes de 
las puertas de un pedestal al otro con 
sus repartimientos quadrados dentro y 
sus molduras alderredor todo ello bien 
vaziado y limado de latón fino que pa- 
rece al oro y están vaziados delgados 
conforme á lo que ha de seruir y todo 
esto tiene por la parte de dentro sus ta« 
blas de alaton muy ajustadas por res- 
paldos con sus molduras ariba y abaxo 
limadas y no están del todo acauadas 
y polidas por dexarlo á la postre. 

Yiene sobre estas basas sus pilastras 
del mismo alaton que se muestran por 
tres partes con sus molduras y rebaxos 
en el medio conforme lo dicho y tienen 
de alto mas de doze pies sin basas y 
capiteles son todas de una piega cada 
una que tiene mas de un pie en quadro 
y parecen bien cierto. 

También he uisto quatorze balaustres 
que están mas de mediados y lo qat 



(2) La fecha está en la carpeta. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



f03 



títe de ellos por acauar lo están aca- 
oaDdo los oficiales que cada ano de 
dios metidos en sus varras de hierro 
soD taD altos como las dichas pilastras 
de (3 pies labrados con gallones uñe- 
ros y otros relenados. 

Así mismo tiene hecho para encima 
de esto los dos capiteles dóricos que 
Qieoen encima de las dichas pilastras 
lodos dos uaziados enteros sin pedazos 
Kinados y acauados que quasi no le 
futa sino darle lastre. 

Para encima de esto tiene hecho una 
pieza grande costosa que es el arqui- 
tnoe friso y cornisa que corre por en- 
eima de los dichos balaustres y capite- 
les cod sus dos resaltos y molduras por 
imbas partes que tiene de alto poco 
Beoos de dos pies y de ancho por en. 
dma otro tanto que cierto es grande 
pje^ y le falta poco que acauar. 

Eodina de esta cornisa uiene el pe- 
destal del remate del qual no esta hecho 
IDO mis de la parte de fuera y esto no 
«U mas de vaziado sin hauer entrado 
laaeD ello asta agora. 

Be oisto quince moldes de varro que 

a im grande fuego los están esxugando 

foedize son la otra mita del rematte 

eoo otras pie^s y parece ser ansi por 

leoer el talle y tamaño del otro. 

Hele preguntado por las bolas que 
ottoan por fin y rematte della dicha 
obra y dize no estar hechas aun pero 
me mostró una de madera que tiene 
por patrón para uaziarlas. • 

Todo esto seria muy largo de escri- 
mrlo porque al uerlo es deferente ansi 
por ser grandes pie^s como difículto- 
a» de Taziar enteras y derechas como 
están que entiendo contentarán mucho 
a qoaiquiera persona que las uea pues a 
mi no me han parecido mal antes pense 
00 oer tanto aunque me lo auían cttcho 



Hele preguntado ansi de mió que 
quando lo podria llenar y me ha dicho 
que en fin del mes de Agosto que ven- 
drá pero yo no lo creo porque ay aun 
buen ratto que hazer con todo que oy 
lunes he uisto siette o ocho officiáles 
sin el dicho Tuxaron que no entienden 
en otra cosa y me ha dicho que quiere 
scriuír a su Magestad por dineros para 
prouerse de cosas que le faltan y pagar 
oficiales y senifica la necesidad por ha- 
uer gastado mucho en fabricar el dicho 
obrador y aparejos y metal porque dize 
tiene por cierto de encargarse de la 
demás obra que queda por hazer del 
monesterio de San Lorenzo. 



fomdelosestíblecihentos. 

CATÁLOGO DE LOS CÓDICES PROGBOEI«TB 
DEL MONASTERIO DE SAN MIGUEL DE LOS 
RETES. 

(^Qmólutum,) 

t\t, Thomas (Sanc'tus.) Distintiónos 
in quarto libro Sententiarum, \ . t. fól., 
MS., en p.*, letra del siglo xv, con ini- 
ciales de adorno, en buen estado; 273 
fojas á dos columnas de 55 lineas , sin 
foliaturas, reclamos ni signaturas. Tafi- 
lete en tabla. 

213. Thomas Aquinas (Sanctus.) De 
Ente et Essentia. ! t. 4. ^MS., en pliego, 
letra del siglo xv, con portada de ador- 
no, en buen estado; 60 fojas de 32 lineas 
seguidas, con reclamos cada 8, sin fo- 
liaturas ni signaturas. Tafilete en tabla. 

244. Thomas Aquinas (Sanctus.) Lí- 
ber fallaciarum. h t. i.", MS., en p.*, le- 
tra del siglo XV, con portada de ador- 
no, en buen estado; 4 5 fojas de 32 líneas 
seguidas, sin foliatura ni signatura. Ta- 
filete en tabla. 



401 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



24 5. Thomas Aquinas (Sanctus.) De 
Rege et Regno. 4 t. fól., AIS. en p."", letra 
del siglo XV, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 4 64 fojas de 
27 lineas seguidas, con reclamos cada 8, 
sin foliaturas ni signaturas. Pergamino. 

S 4 6. Thomas Aquinas (Sanctus.) De re- 
gimineprinoipium. 4 t. 4.°, MS., en per- 
gamino, letra del siglo xv , con portada ó 
inicíales de adorno, en buen estado; 4 35 
fojas de 33 líneas seguidas, con reclamos 
cada 4 O, sin foliaturas ni signaturas. Ta- 
filete en tabla. 

247. Thomas (Sanctus.) Questiones 
de spíritualibus creaturis. De Anima. 
De Unnione Yerbi íncarnati. De Vírtu- 
tibus in comuni. De Chántate. De cor- 
rectione fraterna. De Spe. 4 . t. fól., MS., 
en p.*, letra del siglo xv, con portada ó 
iniciales de adorno, en buen estado. 224 
fojas de 44 líneas seguidas, sin foliatu- 
ra ni signatura. Tafilete en tabla. 

248. Thomas Aquinas (Sanctus.) 
Opuscula varia. 4 t. 4.°, MS., en p.**, le- 
tra del Siglo XV, con iniciales de adorno, 
en buen estado; 242 fojas de 37 líneas 
seguidas, con reclamos cada 4 0, sin 
foliaturas ni signaturas. Tafilete en tabla. 

24 9. Thucidides. Historia traducida 
del griego al latin por Lorenzo Vallen- 
so. 4 t. fól., MS., en p.*, por Juan Ray- 
naldo, en 4 475; con portada é iniciales 
de adorno y llamadas cada 8 fojas, en 
buen estado; 384 fojas. Tafilete en tabla. 

220. Thucydides. Historia traducida 
del griego al latín por Lorenzo Vállen- 
se. 4 t. fól., MS., en p."", letra del siglo xv, 
con portada é iniciales de adorno, en 
buen estado; 24 4 fojas. Pergamino. 

224. Tranctho (Nicolaus de). Postilla 
in Genesim. 4 t. fól., MS., en p.**, letra 
del siglo XV, con portada é iniciales de 
adorno, en buen estado; 364 fojas con 
dos y tres columnas, líneas desiguales, 



con reclamos cada 42, sin foliatura ni 
signatura. Tafilete en tabla. 

222. Uraníus(Presbiterus).VitaSano- 
ti Paulini Episcopi Nolani. 4 t. fóL,MS., 
en p.°, letra del siglo xiv, con portada 
de adorno, en buen estado; 5 fojas de 

34 líneas seguidas, sin foliaturas , recla- 
mos, ni signaturas. Tafilete en tabla. 

.223. Valerius Maximus. De dictis et 
actis memorabilibus. 4 t., fóL, MS., en 
pliego, letra del siglo xv, con portada é 
iniciales de adorno, en buen estado; 
4 62 fojas de 32 líneas seguidas, con re- 
clamos cada 4 O, sin foliaturas ni signa- 
turas. Pergamino. Nota. lohannes Fran^ 
ciscus Martius Gemini Ánensis Lt&ro- 
rius Extitit. 

224. Virgilio. La Eneida, Églogas f 
Geórgicas. 4 t. fól. may., MS., en p.^, Ie« 
tra del siglo xv, con portadas, miniata* 
ras ó iniciales de adorno , en buen es* 
tado; 323 fojas á tres columnas de núme* 
ro de líneas desiguales , con reclamos 
cada 8, sin foliaturas ni signaturas. Fas* 
ta en tabla. 

225. Virgilius (Publius). Egloge, 
Geórgica et Eneis. 4 t. 4.® menor, MS., 
en pergamino, letra del siglo xv, con 
portada é iniciales de adorno, en buen 
estado; 233 fojas de 28 líneas seguidas, 
con reclamos cada 4 0, pero sin foliatu- 
ras ni signaturas. Pergamino. 

226. Virgilius (Publius). Eneis. 4 t. 
folio, MS., en p.°, letra del siglo xv, con 

35 láminas, en buen estado; 24 O fojas á 
26 líneas seguidas, con reclamos cada 
4 6, pero sin foliatura ni signatura. Ta- 
filete en cartón. 

227. Virgilius (Publius). « Georgic». 
4 t., fól., MS., en p.*, letra del siglo jy, 
con tres láminas, en buen estado; 44 fo- 
jas , 26 líneas seguidas , con reclamos 
cada 8, pero sin foliatura ni signatura. 
Tafilete eo cartón. 



fiíbUótÉóAé Y HÜ&fiO». 



m 



SS8. Yirgilius (Poblias). Eglogae. 4 t., 
fóiio, MS., en p.*, letra del siglo xv, con 
portada é iniciales de adorno, en buen 
csUdo; n fojas, con reclamo en cada 8, 
y S6 lineas tiradas, pero sin foliatura 
ni sigDatura. Tafilete en cartón. 

S29. Yicentins Belvacensis. Historia. 
3 ts.,fól.« MS., en pergamino, letra del si- 
glo !▼, con portadas é iniciales de ador- 
no, en buen estado, con lineas variadas 
eocada tomo, lo mismo que los reclamos, 
iíD foliaturas ni signaturas. Tafilete en 
tabla. 

J30. Vitriago (lacobus de). Descrip- 
tíolerr» sanctae. 4 t., 4.* may., MS.,en 
pergamino, letra del siglo xv, con inicia* 
les de adorno, en buen estado; 4 47 fojas 
de 45 lineas seguidas, con reclamos ca- 
da 8, pero sin foliatura ni signatura. 
Pista en tabla. 

Í3Í. Yitrubius (Marcus). De Arcbi- 
iBCtura. 4 t. 4.* may., MS., en p.", letra 
del siglo XV, con portada é iniciales de 
idomo, en buen estado; 4 60 fojas á 26 
üoeas seguidas, con reclamos cada 4 O, y 

úfoliatura ni signatura. Pasta en tabla. 
131 Yocacius (lohanis). Genealogía 

dBíram gentilium. 4 t., fól., MS., en plie- 
gB, letra del siglo xv, con portada é ini- 
cíales de adorno, en buen estado ; 4 83 
íbjafládos columnas de 58 lineas, con 
redamos cada 4 O, sin foliatura ni signa- 
tora. Tafilete en tabla. 

S33. Un libro que principia: «In Ci- 
rítate romana sunt quinqué Ecclessise > 
(fÍD autor). 4 t., 4.° MS., en pergamino: 
letra del siglo xv, con iniciales de ador- 
00, en buen estado; 85 fojas con lineas 
desiguales, con reclamos cada 40, sin 
ftdiaturas ni signaturas. Pasta en tabla. 



PREGUNTAS. 



444. La doctora Antonia G-arcía.— 
D. Alonso de Guadalajara, en 1620, y 
después D. Cristóbal de Cabria y Qar- 
cia, obtuvieron la ejecutoria de hidal- 
guia que los Reyes Católicos concedie- 
ron á su antecesora la Dotora Antona 
Grarcía. No be podido averiguar, por más 
que be registrado las obras que tratan de 
mujeres ilustres españolas, quién era esta 
doctora. ¿Podrá comunicarme algún dato 
respecto á ella y á la merced indicada 
que obtuvo, alguno de los lectores de la 
Revista? 

El Cronista db Bbihueqa. 

445. Dos Ayuntamientos en una 
misma población.— Bribuega tuvo has- 
ta el tiempo de Carlos III dos Ayunta- 
mientos que ejercían simultáneamente , y 
como Bribuega, otras muchas poblacio- 
nes. En dicha ilustre villa llevaban las 
denominaciones de «Ayuntamiento del 
común», ó de «hombres buenos peche- 
rosn, y tt ayuntamiento general.» ¿Cuándo 
empezó en España esto, y qué diferencias 
principales habia entre una y otra corpo- 
ración ? 

El Cronista de Bbihueqa. 

446. Túnel.— Esta palabra ¿so usa tan 
sólo desde que se designó con ella la fa- 
mosa vía subfluvial de Londres, ó tiene 
origen más antiguo? Si es moderna su 
invención , ¿á qué causa se debe haberla 
adoptado? ¿Tiene fundamentos de ver- 
dad atribuir al apellido del arquitecto que 
ideó la construcción de aquella obra su 
cambio en sustantivo para denominar con 
él todo camino subterráneo? 

A. DE LA C. 

447. Abigar.— En Mojados , provincia 
de Valladolid, significa este verbo pedir 
importunaiñente , pordiosear. ¿Podría se^ 



46é 



üÉttstÁ bk ÁRcaítóá, 



fialarse el comuD origen de esta frase con 
el verbo inglés to heg , suplicar? 

F. DK C. 

448. Aliva.— En el país de los Mara- 
gatos se designa con este nombre un 
utensilio de labranza: ¿cuál es éste? 
¿cuál es la etimología de esa voz? 

P. DE O. 

449. Relezo.— En tierra de Portillo, 
provincia de Valladolid , significa vasija 
de cualquier materia y cabida. ¿Cuál es el 
origen de esta palabra ? 

F. DK C. 

450. Cucharrena.— En un pueblo de 
Castilla la Vieja se da esto nombre á la 
eípumadera, ¿Hay algún otro ejemplar do 
terminación tan extraña, para añadir ac- 
cidentes á la idea de cuchara , ó á otra 
cualquiera idea radical? 

F. DK C. 

451. Giirriato.— En Carvajales, par- 
tido de Alcafiices , se designa asi al cer- 
do ; en la Mancha se le llama gorrino ; en 
Castilla la Nueva , guarro. Esta voz ono- 
matopéyica , que parece la primitiva de 
las dos primeras , ¿qué origen tiene? ¿El 
adjetivo gordo no entrará en el grupo ge- 
nealógico de los derivados de la raiz de 
dicho nombre? 

F. DE C. 

452. Lebrico ó rebrico.— Zalvo. una 
causa criminal seguida en Pefiafíel ver- 
saba sobre la sustracción de quince car- 
neros, y en el reconocimiento pericial de 
igual número, ocupado por el juzgado en 
casa del presunto reo, so describian las 
reses: quince cameros blancos, unos le- 
BRicos y otros zaleos. Ignoramos, por 
completo, el significado de esos dos tér- 
miminos. ¿Podría decimoslo algún lector 
de la Revista ? 

F. DI O. 



453. Perote*— Hacer de perote sign! — 
fica en la Mancha hacer de figura, haceac 
de persona. ¿Qué valor etimológico tíenws 
esta frase? 

F. DI C. 



RESPUESTAS. 



Bardulia.— iV^úm. 244, T. iix, pág.2Q^S 
— En los siglos anteriores al ix en qg-T 
principió á sonar el nombre de Castilla, L- 
Bardulia debia estar formada de part;— ^ 
de lo que aun hoy llamamos Castilla 1 ^ 
Vieja y León , pero con límites tan variiu^ - 
bles é inseguros como las paulatina^^B 
conquistas y ooupaciones de territori^^ 
de entonces. En un principio debió ser U^ 
más próximo á los territorios de Astúriasiy 
la parte Norte de la tierra de Burgos ^ 
del reino de León ; por allí, especialnlen* 
te hacia Burgos , en las vertientes meri- 
dionales de los montes cantábricos y de 
la otra parte, en Guipúzcoa, moraron los 
antiguos bárdulos ; y tal vez el nombro, 
se fué conservando á despecho de laa in- 
vasiones, hasta que el reino de CastilU 
pudo absorber las monarquías asturiana 
y leonesa y sus accesiones. No sería hoy 
muy fácil formar la carta corográfíoa de 
la Bardulia antigua y media ; pero no por ^ 
eso es menos cierto que en los referídot 
siglos era aproximadamente lo que hoy 
se llamaba Castilla la Vieja. Burdana (de 
Burdulia, Burdalia, Burdania) sollamó 
también, según el comentador de P. Mo- 
la, el señor de los Cameros, á las pági- 
nas 73 y 74 ( Madrid.— Sancha, 1780, 2» 
edición, la 1.' en 1644). Y por últinip, en . 
los no muy numerosos pergaminos que 
restan, procedentes de los archivos mo^ 
násticos de Asturias y Galicia, reoof da- 
mos haber visto repetido el nombre de 
Bardulia, para designar la tierra después 
llamada Castilla. 

L. M. J, 



fitttJottCÁS t küsisOá. 



Aofí 



Rex Arasonnm. — Núm. 342, T. iv, 
fág, IM. — Suponiendo que sea plural 
{q[ae bien pudiera ser singular , neutro, 
indeclinable, como otros de la geografía 
latina } , diremos que son dos los Arago- 
nés : el alto y el bajo Aragón ; y en este 
respecto, ó en el de la figura retórica 
synécdoqne, que es lo más probable, ó 
bien en las dos á la vez, ó también quizá 
en la plurídad de reinos que domefió el 
estandarte de las a sangrientas barras » , 
7 que ánn sin llevar el mismo nombre se 
aragonizaron, por decirlo asi , debe fun- 
darse la respuesta al primer concepto de 
la pregunta. 

Espafiashubo cinco, y después del des- 
cnbrimiento de América, seis, contando el 
Méjico ó Nueva-Espafia, á saber : Hispa- 
ma citerior 6 ci$-ihérica , ulterior ó traru' 
ibérica^ cartaginenm^ hética y tarraconense. 
Reffpecto al tercer miembro de la pre* 
gvnta, sin penetrar en el campo de la 
etimología pre-latina, habremos de de- 
cir : que del adjetivo tarraconeiisis ( más 
bien que, tal vez, del rio quo lame los 
bist¿ricos muros de Jaca) se desprendería 
d nombre de Aragón , que al fin venia á 
Mgnar una buena parte de la Hispania 
Wraeonainf (arcusonensis térra) eiimiua- 
4 la I, suavizada la rr; y convertida 
aM tarde la c en ^, aragonensis térra, 
L. M. J. 

Lnift ViTes. Núm. 426, T, iv, pág, 466. 
£é la Biblioteca provincial y del Insti- 
tuto Balear existe un ejemplar de la Ine- 
irmceUm de la mujer christiana, traducido 
por Joan Jnstiniano, é impresa en Alcalá 
de Henares en 1529, 4.'*, letra gótica. £1 
qos suscribe tendrá mucho gusto en dar 
las noticias que se le pidan acerca de di • 
cba edición. — B. Muntankr. 

Otor.— i^aím. 250, T. ui, pág. 319.— 
Fiador: de auctor fidei^ que presta fe, 
qna inspira confianza : convertido el dip- 
tongo au en o como v. g^. auro^ oro; autor, 
otor. Bn la ooleooion diplomática para la 
Crónica de P. Femando IV, á la pág. 79, 



columna 1.* , dice : a Porque pido á vos 
alcalde que mandedes et paguedes a 
Mateo Pérez, que salga per otor á Domin- 
go Esteban ó quel defienda de la de- 
manda ó quel dexe las casas o : y en lá 

página 78, columna 2.', a. ...que Sancho 
Martínez tiene la vinna so los linderos, 
mas que querría dar otor, ó haber dotor, 6 
tomar la voz del otor.» Pudiera también 
venir de fiducia dator, 

L. M. J. 

Tora. — iVám. 249, T, m, pág. 319, — 
Es sin duda á manera de junta en las be- 
hetrías y debe veoir de otor, fiador ; oto- 
ra, fiadora, como si dijéramos, junta fia- 
dora, de hombres de garantía, como fian- 
za de los intereses comuneros 6 del pro- 
común. En el ordenamiento de las Cortes 
de Valladolíd de 1298, el rey habla, des- 
pués de los pueblos de realengo, aba- 
dengo y señorío 6 solariego, de otros sui 
juris, que no pueden ser más quo las behe- 
trías y dice : «Otrosí mandamos que nues- 
tro Merino mayor con consejo de cada 

tora ponga en cada logar (do ha de me- 
rinar) portero vecino del logar.» 
L. M. J. 



boletín bibliográfico f ARQDEOLéGICO. 



Procedentes de los libros de nuestro 
difunto amigo el Sr. Crespo (q. e. e. g.) 
se venden las obras siguientes : 

Parum missale in quo continentur var 
ria officia missarum. 

Ms. en vitela, en i.°, consta de 54 ío» 
jas, en doi> columnas, con iniciales y ca« 
pítales de adorno , y la encuadernacíoQ 
de ante blanco sobre tabla. 

Tractatus de beneficio, perspicacissimi 
iuris vtritis que lumini ac monardie 
domini Joannis de Selua. Cum summa* 



m 



ftÉYtStÁ Dfi ÁftCBlVOd, 



rüs ante vnam qaamque questíonem ac- 
comodatis : copíosoqae Repertorio na- 
meris distincto : quo qae quisque scire 
cupierit qidem ocurrant facilius. 

Eam autem diligentiam adhibendam 
curauimus: vt nunquam antehac, cuius* 
quam typis pari fíde excusa fuerint. 
4539. 

VenundanturlugduDi apud scipionem 
et fratres de gabiano in vico mercuriali 
sub signo fontis. Gótico. En 8."", 308 fól. 
Sin cubiertas. 

Opusculü de sphe-Wra müdi Joannis 
d€\\sacro busto: cñ ad-||d¡t¡onib9: ifami-|| 
liarissimo cóme||tario Petri Ci||ruelli Da- 
ro||cesis: nunc||pecenter|Icorre||ct¡s||á suo 
auctore: interser-||tis etiá egregiis que-|| 
st¡ou¡b9 dñi Pe-|Itri de Aliaco. — fol. got. 
y letra de tortis, Ixxiij foj. con fig. in- 
terc. y al margen. — Colof. final. — 
Fuit excusum hoc opusculum in Alma|| 
Gomplutensi Universitate. Anno Domini 
MiUesimo quingentésimo vi-||gesimosex- 
to. Die yero decimaquinta Decembrís. 
Apud Míchaelem de||Eguia. E regione 
Diui Eugenii cómorantem: vbi venun- 
datur. 

Expositio libri míssalis pere||gregia; 
Duper edita ex offícina sapien-||tissimi 
viri tám bumanarun qó sa-||crarum lit- 
terarum professo-||ris|díuini({yerbi pre-|| 
dlcatorís zelátiss¡||mi Petri C¡-||rueli Da-|| 
Pocensis||in Complutensi||Achademia .— 
Addita sunt z tria eiusdem au-||toris 
opuscula. De arte predi-||cand¡. De arte 
memorSdi. Et||de correctione kalenda* 
Pii. — Cum prívilegio||imperiali. — fol. got. 



a dos col. — cclxxxj folios y una ho* 
ja sin foliar. — Golof. final. — Impressam 
fuit hoc egregiam opus Ecclesia-||stic& i 
in praeclara vniuersitate Cópluteñ: íd| 1 
sed ¡bus Michaelis de Egnia Biblío-||gra« I 
phi. Anno dñi millesimllquingente^ ' 
mo vigessimoljoctavo: sexto idasI|Fe- ' 
brua-||rií. 

Sermones dominicales, hyemaUs, €Sti^ * 
iuilesque de tempore et sanctis, admo* 
dum reuerendi in xpo. prioris et do- ^ 
mini Domni Martini Garsie Dei et apos- 
tolice sedis gracia Barchinonensi epis- 
copio canonici ecclesie Cesaraugustane, * >. 
inquisitorisque beretice premitatis reg- 
ni Aragonum , ac sacre theologie ma* [ 
gistri, qucs nobis diligentissima lima 
casti gatos reliquit. 

Impressi Gesarauguste per Georgtam 
Goci virum huius artis solertissimuin. 

En 4.^ 477 fol. Falto de porUda y 
con varios desperfectos por la polilla. 
Encuademación coman de la época , y 
deteriorada. 

Brevis epitome, in qua prcscipua Rk€^ 
toriccBy capita, tamquam flosculi, quídam 
sedula manu collectij continentur, in gra- 
tiam studioss iuuentutis et orationes: 
Auctore Vinceucio Blasio Garcia Valen* 
tino, primas Clasis praefecto, et publico 
RhetoricsB interprete ad nobilissinium el 
ornatissimum virum Joannem Ruyziom 
Gastellblanch patricíum Valentinum. 

Valentíae. Ex calcograpbia Yidoe 
Petri Huete, in platea herbaria, 1581, 
En 8.^ Falto de portada, con manchas 
y sin encuademación. 



HADftED, lé75.-^Imp(tata» eéeer«otíi>U y ^rmoplMtia de Aribao j O.' (noMoreí d« Bitaomutaa), 

IMPBIIOBB8 DM CÁMARA DB ■« M. 

PaqQé de Onna , núm, 8. 



I^EVIST/ 



DE 




RCHivos, Bibliotecas y íM úseos. 



Alio V. 



Madrid, 5 de Abril de 1875. 



NURI. 7.» 



SUMARIO. 



: Lft Mdon púbiiea de la Biblioteca Nacional. — La exposición de nn archirero. — Proyecto del Minia- 
ttode la Gtobemadon para la reforma de los Archivos do sn ministerio. — Bemitido: Scgnnda contesta - 
cios al 8r. Torres Campos. — Noticias : Quinta lección, sobre Arqwologia sagrada, por el Sr. Vllla-amil y 
reaiiiL — Visita del Bey 4 la üniversidAd y su Biblioteca. — Ascensos de los Sres. AruíIó , Assas y Saviron. — 
Beposíidoiies d<t los Bres. Castellanos, Tovar y Ríos. — Nombramientos de los Sres. Rodríguez Villa , Hinoiosa 
j Bacixieío. — Visita del Director de Instmccion pública al Museo Arqueológico.— Mejoras en la Universidad 
mlmantina. — El índice de la Biblioteca del Musx>do Ciencias naturales. — La Biblioteca de estudio y recreo 
del B«7. — Variedades : Papeles políticos remitidos por el Sr. Telasco. — Fre^rantas : Faramio. ~ AUA- 
tir^ — Barga. — Bespaettaa : Saboneta. — Petimetre.— Túnel.— Boletin bibliojnráfioo y arqueo* 
légioo. — £rratas importantes.— Fabllcaoiones nuevas. 



LA SESIÓN PlBLlCi 

DE LA BIBLIOTECA NACIONAL. 



aperada por los apasionados á 
iii solemnidades, que anualmente ce- 
lebra la Biblioteca Nacional, fue la 
del último domingo; y, en verdad, 
DO porque la hubiese aplazado nin- 
gan lamentable contratiempo, sino 
por el vivo recuerdo de otras sesio- 
nes, en las cuales el Sr. Hartzen- 
bnsch había deleitado á sus oyentes 
con la lectura de muy sabrosas pá- 
ginas. Acuden, en tales dias, al cor- 
tés llamamiento de quien hace siem- 
pre interesante aquel acto, muchos 
por llenar gratos deberes de respe- 
tuosa y cordial correspondencia, to- 
dos por oír al escritor insigne que 



sabe ocultar las estadísticas arideces 
de forzoso relato con las amenidades 
de una interesante disquisición crí- 
tica , ó de un punto de historia lite- 
raria ignorado por los eruditos. 

La sencilla forma epistolar, con 
que da principio el Sr. Hartzen- 
busch á su Memoria^ le ha permitido 
más holgada manera de decir con 
discreta lisura la causa de no haber 
laureado eu el año presente á ningún 
aspirante á los premios que la Bi- 
blioteca Nacional ofrece , conforme á 
su antiguo reglamento. No ha cesa- 
do todavía la pública penuria que 
dificulta esos honrosos certámenes 
en obras de publicación ruinosa para 
el aislado, individual esfuerzo; pero 
con algún fundamento espera el dig- 
no Director de aquella casa quQ sea 



no 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



más puntaalmente atendida, en ade- 
lante, para continuar los concursos 
bibliográficos , de resultados tan bri- 
llantes en anteriores ¿pocas , ^r mu- 
cho ha de complacer que así suceda, 
porque, como el mismo Sr. Hartzen- 
busch dice, <r algún respeto merece 
la buena costumbre. » 

Tras una sobria indicación, por lo 
prudente y mesurada más dura en 
toda su triste verdad, recordando la 
obra , tantas voces j por tan largos 
períodos suspendida, de la Biblioteca 
nueva del paseo de Becoletos, da no- 
ticiael Sr. Hartzenbusch del impor- 
tante aumento de más de 50.000 vor 
lúmenes, de mucho superior á cuan- 
tos desde su fundación habia obtenido 
la Biblioteca Nacional, que obligó 
ya en 1873 á proyectar un pabellón 
supletorio, y á tenerle, al presente, 
próximo á debido término, como 
aditamento necesario al insuficiente 
principal edificio, si habian de lograr 
colocación conveniente las seleotas 
librerías del Marqués de la Romana 
y del Sr. Estévanez Calderón , ad- 
quiridas por el Ministerio de Fomen- 
to, y la del Sr. D. Luis Usoz y Rio, 
donada generosamente por su viuda 
doña María Sandalia del Acebal y 
Arratia« Era , en efecto, lamentable 
que una preciosa parto de los libros 
de la principal Biblioteca de la Na- 
ción estuviese forzosamente confinada 
«en unas mezquinas piececillas, una 
de ellas sin luz , donde amontonados 
los libros, ni podian ser manejados 
sino por sola una persona, ni vistos 
siquiera, ni limpiados del polvo que 



diaria y anualmente se les iba agol* 
pando encima D ; y ahora con la nue- 
va construcción , que ocupa la plainfa 
del antiguo jardin de la Botica de L 
Real Gasa, se ha logrado tener ui 
<: local espacioso, ventilado, con la 
ees por ventanas y techo, con sega 
ros armarios y cómodos]), para da 
pósito provisional , donde se coloca 
rán holgadamente y serán servida 
con prontitud y sin molestias los vo 
lúmenes escondidos en desacomoda 
das piececillas y los que ingresen ei 
algunos años. 

Nuevas observaciones acerca de 
servicio nocturno dado en la Biblio 
teca Nacional expone su dignísioK 
Director, calificándolo de útil con si 
genial benevolencia, y señalandc 
para quienes lo es exclusivamenta 
Ya en otra ocasión y en este mis- 
mo periódico (1) «consideramos in- 
conveniente todo servicio nocturno 
en establecimientos no construidos 
para prestarlo con luz de artificio 
sin peligros graves, como lo son to- 
dos los nuestros» hasta la fecha, y 
allí también creímos oportuno indi- 
car las grandes dificultades que ofre- 
cería introducir ese nuevo servicio 
en cualquiera otra biblioteca de lai 
de Madrid, con sus actuales condi- 
ciones; pero no por eso negare- 
mos que á la Biblioteca Nacional^ 
donde se guardan los <i libros y ma- 
nuscritos más preciosos de la Nm- 



(1) BiSvisTA DK Archivo , BibuotbcíJ 
T Museos. Tomo iti (1873), pág. 84. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



1H 



eioQ, reunidos i fuerza de años y 
fiíertes dispendios y j cuya pérdida, 
lobre ser enorme, sería de seguro 
ineparable > j con más razón toda- 
Td que á ninguna otra del Estado 
debe librar el Gobierno del peligro 
de un posible , quizás probable in- 
cendio, por el servicio .nocturno, 
ipresnrándose á construir un espa- 
eioso salón de lectura, en el esta» 
blecimiento público donde más lo 
leonseje la conveniencia, con las de- 
Indts precauciones contra el fuego 
destractor, con la holgura que la 
probable concurrencia reclame, y 
kista regulando un tumo equitati- 
vo entre todos los funcionarios del 
Cuerpo con residencia en Madrid, 
qne gustosos coadyuvarian á su 
obligada tarea de difundir la ilus- 
tradoQ en todas las clases. No desco- 
Bocerá el experimentado y perspicaz 
Medel Cuerpo los obstáculos que se 
opilen á la realización de un pro- 
yecto, cuyo fin sería segregar libros 
de ana, ó más bibliotecas, para re- 
unir en un solo punto los que de ellas 
se tomasen ; y sin embargo , este 
gravisimo inconveniente desapare- 
cería, estableciendo una especial pa- 
ca el servicio nocturno , surtida de 
las obras pedidas y por la experien- 
cia declaradas de cotidiano uso; adi- 
cionándola con ingresos continuos de 
ks materias predilectas de los con- 
currentes ; que fuese modelo, en su 
organización, deyerdadcras biblio- 
tecas populares , ya que todavía no 
.edsteix en la capital de nuestra Es- 
ptfia, y urge crearlas en algunos 



barrios para provecho intelectual y 
moral del pueblo. 

No podia faltar en la Memoria del 
Sr. Hartzenbusch algo de <r curiosi- 
dad literaria]), según modestamente 
indica quien tanto lustre da siempre 
á las sesiones públicas de la Biblio- 
teca Nacional; y con sus declaradas 
y sabidas predilecciones á cuanto se 
refiere al a libro de amenidad más 
popular entre los españoles » , al In- 
genioso hidalgo y Don Quijote de la 
Mancha y dio justa preferencia en su 
escrito, seguro del general agrado, 
á tratar de unas Notas y ó Correceio- 
nesy puestas al texto «de la inmortal 
novela» de .Cervantes, «más llena 
de verdades de todos géneros que 
muchas historias!), escritas por el 
eclesiástico insigne D. Ramón Ca- 
brera, Director que fué de la Real 
Academia Española. Califícalas el 
Sr. Hartzenbusch de «juiciosas, 
oportunas , bien pensadas y bien es- 
critas», y cree que «en el comento 
del Quijote debió dejar por hacer 
muy poco»; pero también «advierte, 
no sin extrañeza ni pesadumbre, que 
acerca de los pasajes más difíciles de 
la obra, do aquellos que preferible- 
mente reclamarían el estudio y las 
luces del Sr. Cabrera, no hay obser- 
vación de provecho » , y « parece que 
una mano inteligente y sagaz , revi- 
sando las hojas sueltas en que se ha- 
llan extendidas aquellas notas, reco- 
gió para sí lo mejor de todo, y apar- 
tó para enajenar lo que menos valía.» 

Propias de la Academia Españo- 
la las notas consabidas, y con espe- 



\\i 



REVISTA DE ARCHIVOS , 



ranzas el Sr. Hartxenbusch de ad- 
quirir algan otro apunte del Sr. Ca- 
brera, procuró lograr, y compró, 
en efecto, yaríos apuntes, la mayor 
parte de mano del docto eclesiástico, 
<cno de mucha importancia:!) , tal vez 
a deshechos, rebuscos d, al parecer, 
dde una buena vendimiaD, que (caca- 
so sirvan para manifestar que no era 
temeraria la sospecha de haber escri- 
to el Sr. Cabrera acerca del Quijote 
más de lo que á la Academia Espa- 
ñola se le ha vendido.» Lo comprado 
para' la Biblioteca Nacional se com- 
pone de setenta y nueve hojas , cuasi 
todas en octavo, entre las cuales nue- 
ve forman casi únicamente una lista 
de voces y frases varias del Quijote^ 
y ademas de un cuademito de ocho 
pliegos de papel, extracto de otro 
cuaderno, que se imprimió en Lon- 
dres en el año 1807, con el título de 
Observaciones sobre algunos puntos de 
la obra de Don Quijote , escritas por 
D. Valentin de Foronda, aunque no 
llevan su nombre. 

Con gran gusto nuestro seguiria- 
mos al Sr. Hartzenbusch en sus ob- 
servaciones acerca de los apunta- 
mientos del Sr. Cabrera , propias de 
quien tan á fondo conoce y con tan 
grande perspicuidad ha restablecido 
el texto sin par de Cervantes ; peio 
nos lo vedan los límites obligados en 
esta parte de la Revista , y nos re- 
duciremos á excitar á nuestros favo- 
recedores, si no hubieren oido la 
lectura de la Memoria del Director 
de la Biblioteca Nacional , á que sa- 
boreen en sus páginas la corrección 



y pureza de la frase, la ingen 
propiedad del estilo, que distin 
á este nuevo escrito, como á cuai 
salen de la pluma de nuestro ílu 
Jefe. 

T. DEL C. 



El archivero de una Diputación | 
vincíal , que desempeña dignamente 
cargo, ha dirigido uoa exposición al 
ñor Ministro de Hacienda encarecie 
la necesidad , cada dia más urgente 
organizar con personal de carrera fa 
tativa todos los archivos dependiei 
de tan importante centro. 

Entre las razones qiie aduce para 
timular al Sr. Ministro á que resue 
ese punto de reconocida trascenden 
no es la de menos valor que las Ad 
nístraciones económicas guardan en 
archivos papeles de grande interés p< 
el Estado y para los particulares en i 
respectivos derechos, prmcipalme 
desde la desamortización general 
4855; y la carencia de funcionarios 
conocimientos especiales, que tens 
aquellas depósitos á su cargo , hace q 
por lo general , no pasen de desorde 
dos montones de papeles , cuyo textc 
ignora , y no puede prestar los da 
indispensables para la pronta y ju 
terminación de muchos expedientes 
verdadera importancia. , 

Propone nuestro compañero de p 
fesion que sea inmediato y eficaz el 
medio, si no ha de perderse, dentro 
un plazo no lejano, lo que tanto int< 
sa conservar, incorporando al Cuei 
de Archiveros, Bibliotecarios y Ai 
cuarios todos los archivos públicos 
proveyendo por concurso entre 
alumnos de la Escuela de Diplomái 



BIBLIOTECAS Y* MUSEOS. 



113 



bdestiaoá consigoados^ al peculiar ser- 

ümÁe Ules depósitas- 

ElSr. SalayerrÍBj á quien sus graa- 
¿e$ conocimientos administrativos dan 
reconocida cooipetencia para resolver 
wa acierto en este y otros puntos, ha 
prt^tado atención al escrito de nuestro 
coEBpauero; y la Revista, coní^iguando 
eúSüi columnas ese acto de benevolea^ 
di, 00 vacila en suplicar á tan digno 
Kobtro que dicte una medida salvado- 
npara sacar lodos los archivos depen^ 
éffltfódel Ministerio de Hacienda del 
iscoDcierto y del seguro , irreparable 
MQO^cabo en que no pocos se hallan, 
m graves perjuicios de los parLicula- 
RS.que más contribuyen al sosteni- 
meolo de las cargas públicas, y del Es- 
yí» qae paga sin provecho alguno mu- 
áos destinos. 



Sr.fomo se asegura » en el Mi Diste- 
ño á^ la Gobernación se trabaja con 
toipelio por dar organización facuUati- 
nilo5 Archivos de todas las depon- 
indis de tan importante Centro, tan* 
IvoHadrid, como en provincias, el 
fcSflinero Robledo dará público tes* 
fmm de su ilustración, poniendo en 
tufliM peritas y verdaderamente res- 
ponsables los importantes depósitos, 
por fortuna salvados de la incuria y de 
h ^orancia de una gran parte de sus 
ei&tedÍQs. 

Na debiera el Sr. Ministro exceptuar 
fc tan oportuna y salvadora medida á 
feftibliotecas que dependen del mismo 
fcúíterio^ cu indo hay experiencia de 
^t Boo fructuosas en su organización 
J servicio las tareas de los Árcbiveros- 
Wolecarios^ que han seguido su car^ 
ftra profesional en la Escuela de Diplo- 



REMITIDO. 

On amigo nuestro, antíi^uo compañe- 
ro en la prensa periódica y hoy en el 
Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y 
Anticuarios, del cual es inteligente y 
laborioso individuo, ha querido des- 
agraviar á la colectividad facultativa 
en cuya escalafón ñgura su nombre, á% 
las poco meditadas frases que so per- 
mitió publicar el Bibliotecario de una 
Corporación matritense. 

Tal ve^ alcanzase ya su desagravio )a 
Revista en el núm. t del año actual; 
pero como en defensa y honra del Cuer- 
po nunca nos parecerá superabundante 
cuanto añade nuestro compañero el üo- 
ñur Doncel » gustosos insertamos á con- 
tinuación la carta con que nos ha hon- 
rado, y cuyo texto es el siguiente: 

Brea. H(^{Iactorea á^ la EiíVtSTA dk AkcH[- 
vosi Bibliotecas y Museos, 

Salami^nca 17 de Mano de 1675. 

MiB CAÜ modos Gompaíleros y omigoa: Han 
hecbo VV, bien en cumplir él tan «ubído 
precepto de los jiiriataí? 0..,..,,Stíum eniqué 
tribwffrp íi, contestando, en el número del 31 
de EnerúT al Ht. D. Maniíel Torres Campos, 
Bibliotecario de la A<mdemía matritetifie de 
Legislación y J uTiaprtidencia, El Cuerpo ú, 
qae pertcQcceinüs no puede ménoa de apro- 
bar y aplaudir la digna, enérgica y A la tcí 
mesurada defensa de los qnc aquel señor 
llama i m p ropi atn ento Arcfüi'erüt-BiMiote' 
ecíriüf^ íñn á deshora difamadr>s por el jóvea 
académico. Quien eitaa linea» escribe s<^ con- 
ñeía de buen grado el más ignoraute de to- 
doa loabibljoteciiriQs españolea; pero ¿ fuer 
de tal j aunque indiírno, &in poderes de fiui 
compañeros y sólo de su propia cuenta » ae 
atreve á departir con W., en e^ta desaliñada 
epístola, no para añadir un ápice do razón 
4 laa muchas y yalederaa que han aducido 
en las breves y elocuentcji frases de su répli- 
ca, sino para ob^rvar también el otro no 
tnénos manoseado precepto del poeta í-euQ si- 
no n uTraetefit fabritía fabrh, que de tndo 
hemos menester, en verdad, los que al ea- 
tudio de las letras y al recular desetnpoíio 
de nuestra honrosa profesión consagramos 
largos ívrlofl de vigUíaa y de no eieuiprc bien 
comprendidos y recorapc usados trabajos. 

Cuáles y cuántos y de qué valla sean loi 
elementoa de que se compone el modesto y 
betiemérito Cuerpo facultativo de ArdiiTe- 



\{i 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



ros, Bibliotecarios y Anticuarios, sábenlo 
ustedes mejor que yo, como deben saberlo 
los que son abogados, supuesto que la legis- 
lación porque se rige no dita do los tiempos 
prehistóricos, y se ha publicado y publica 
en periódicos oficiales y en otras colecciones 
legislativas. Literatos eminentes, poetas 
insignes, doctos académicos de las prime- 
ras corporaciones españolas. Licenciados 
y Doctores en todas las facultades (algunos 
dos y tres veces laureados), sabios paleógra- 
fos y anticuarios, catedráticos de varias 
asignaturas, abogados de crédito, matemá- 
ticos, profesores de lenguas, escritores y pe- 
riodistas, amén de la brillante juventud que 
sale de nuestra Escuela superior de Diplo- 
mática, con las más honrosas notas en su 
carrera , muchos de ellos adornados también 
con más de un título de Licenciado y Doc- 
tor, hó aqui lo que son y significan los indi- 
viduos que constituyen la respetable corpo- 
ración encargada de ordenar, clasificar y 
trasmitir áJas futuras generaciones los ricos 
tesoros de las ciencias , de las letras y de las 
artes, los monumentos de la diplomática y de 
la paleografía, precioso arsenal para la his- 
toria patria, acumulados por los siglos. Si 
tales y tantos y tan varios conocimientos en 
todos los ramos del humano saber no bastan 
para el buen servicio de las bibliotecas, archi- 
vos y museos , será tanto como suponer, ó no 
hay lógica en el mundo, que los Ingenieros 
civiles no saben construir caminos y puen- 
tes, ni formar mapas forestales, ni dirigir 
explotaciones mineras, etc. Pero hay, ade- 
mas, en la injustísima acusación del señor 
Torres Campos un error de suma trascen- 
dencia, sentando que los Archiveros- BihliO' 
tecarios servirán mticho en la dirección ds 
los archivos, pero que son inútiles al frente 
de las bibliotecas por la Índole de sus estu» 
diost etc. 

Esto, amigos mios, es desconocer á sabien- 
das la legislación del ramo y.confundir lasti- 
mosamente los términos. Las tres secciones 
en que el Cuerpo se divide, sépalo el Sr. Tor- 
res, requieren en su personal conocimien- 
tos técnicos distintos , aunque relacionados 
entre sí, como distintos son los trabajos en 
que se emplea, si bien en la Escuela superior 
ae Diplomática hay asignaturas comunes á 
los tres ramos; y tanto el personal antiguo, 
anterior á la constitución del Cuerpo, como 
el más moderno <^ue de la Escuela procede, 
tiene la conciencia de su deber y procura 
cumplirlo. ¿No son nada, Sr. Torres Cam- 
pos, la honra profesional, el aguijón del 
amor propio, la dignidad, la emulación y el 
estímulo ? ¿ Y es un Bibliotecario, aunque no 
de corporación oficial, el que, hospite insa- 
IntatOf tales y tan rudos é insignificantes 
ataques dirige á los que debiera tener como 
compañeros ó colegas? ¿Y se lanzan tales 
acusaciones en un documento impreso y 
leído con carácter oficial á corporación tan 
respetable como la Academia matritense ? 



Pero, concretando más la ca( 
mos al Sr. Torres que precísame 
gados abundan en las bibliotec 
no más, que los de otras facult 
por razones que no son de est 
modo que si , según la pcregrinf 
Sr. Torres, sólo el que ha estudíi 
puede dirigir, como él dice, la 
de publicaciones en materias jur 
estar tranquilo dicho señor , porc 
contar la Nacional, donde do 
brá muchos, en todas las bibliot 
tantes hav más de un Licenciad 
en Derecno. jVálame Dios, 8rc 
res, y aué de sofismas j argucia.* 
ves palabras del Bibbotecario < 
tense! Si sólo el que estudie un 
quiera de los conocimientos hu 
de saber adquirir las obras que se 
clasificarlas y formar buenos ín 
tan domas la Bibliografía, y por 
asignaturas de nuestra Escuela, 
dotar á cada biblioteca importa 
tas personas facultativas cuam 
ramos en que las producciones 
ingenio se dividan y subdivida 
esta doctrina del Sr. Torres, | 
otros el dia en que tengamos qi 
entre otros muchos, libros d( 
Quiramanoiay Astrologia judic^ 
montea , Esgrima , Equitación , 
de re venatoria, militar i , etc., < 
linario, Fotografía^ etc. 1 

Los bibliotecarios españoles, p 
el ejercicio de su noble profesión 
cíe de sacerdocio, y que alejados 
candente de las luchas políticas 
bidones bastardas viven la vida < 
desta de hombres consagrados i 
fructuosas tareas „sigucn, estm 
zan los progresos de la Bibliogral 
contemporánea , y saben los me 
veer de buenti^ obras á los esta) 
en que sirven, y saben ordena 
ficarlas y formar índices confon 
jores sistemas. Los qtte hemos 
y casi cegado al servicio de las 
públicas no merecemos, en verd 
ta nota con que nos califica, qu 
Sr. Torres Campos, debió nac 
cuando más de un bibliotecaric 
ya suficientes pruebas de aptitu- 
boriosidad. Lo que son , lo qu 
que prometen los bibliotecaric 
los trabajos de varia índole que 
en las obras que han publicado 
mios obtenidos en solemnes cer 
mayor parie de sus hojas de s 
chas de ellas publicadas por 
Gacetas muy recientes) formal 
más completa é imparcial de 
todas juntas son como á manen 
peya brillahte , que canta y per] 
destia del saber j el exacto ci 
de gratos pero difíciles deberé 
excepción puede contarse, ooie 



BI6U0TEGAS T MUSEOS. 



H5 



|)o, ú que suscribe» haylas en todas las cor- 
wncioiies análogas, porque no es dado al 
Wbte alcanzar la perfección absoluta en 
liiiffonade las esferas de su actividad, ni 
fteden ser igoalmente aptos y entendidos 
b&Ds los incÜTidnos de un cuerpo, ni por 
^csslidades negatiyas de alguno de ellos, 
CMo ^ue existan , debe increparse á una ins- 
tÜKion qne, aunque modesta, contribuye 
pudemente á la difusión de las luces, á la 
cihina general y al engrandecimiento do 
kntais. 

la ana sola cosa estamos conformes con 
d 8r. Bibliotecario de la matritense : las 
I CBwigpaciones para el material de biblio- 
tai ion harto exiguas, por desgracia. 
' IGéntrss, por lo menos, no se quintupli- 
^Ben y se paguen con regularidad, de nada 
ttven los pocos ó mu(£os conocimientos 
fs» tengamos y el mayor celo y perseyeran- 
cia en el desempeño de nuestros cargos. Si 
■Igaua yes brillan mejores dias para Espa- 
la, influya lo que pueda el Sr. Torres Cam- 
M«psra que se doten conyenientemente las 
oibhotecas, dándonos asi el más cumplido 
^des^nyio, aunque persista después en la 
desfiTorable opinión que ahora tiene de 
«Motrot. 

Diipénflenmc W., Sres. Redactores , que, 
iÍBlaAotoridad y el saber de nuestros jefes 
7 CQQpafieros , me atreva á emitir mi pobre 
«ffaúon en el desagradable asunto sobre que 
^vuesta ya difusa y casi improvisada epís- 

íhobiese acertado á interpretar, aunque 
J^ente , el modo de ver y sentir de to- 
21 i» individuos del Cuerpo, tendría en 
2|iaoia complacencia quien con este mo- 
¿te ofrece á W. como su más cordial y 
j^JÚmo convpañero y amigo Q. 8. M. B. 

*^lfI500 DOVCEL T OBDAZ. 



NOTICIAS. 

nuestro erudito compañero el señor 
^la-amil y Castro ha explicado su 
^Inta lecdoQ sobre arqtAeolog{a sagra" 
*^.eoel Ateneo. 

La materia era vasta y compleja, por 
^^vipreoder la ornamentación del tem- 
pla cristiano todo género de obras ar- 
Virticas y numerosos objetos de la hu- 
luia iodustria. 

Con «I propósito, que indicó, de tratar 
n fonto arqueológico de tanto interés 



en una sola conferencia , era difícil otra 
cosa que bosquejar un cuadro, propo- 
ner como en programa las multiplica- 
das partes que abarca y el plan que de- 
berla, seguirse al estudiar todo lo que 
se refiere á la ornamentación de los 
templos. 

Señaló desde luego una división fun- 
damental, nacida de la esencia misma 
del objeto decorado, que hace distinguir 
de la ornamentación arquitectónica, co- 
mo parte integrante de la construcción 
misma, la ornamentación accesoria , co- 
mo aditamento del edificio, el cual sin 
ella queda todavía completo ; y dijo que 
ademas es parte mixta la escultura. 

La arquitectura propiamente cristia- 
na, elevada y perfecta expresión del 
genio arquitectónico de la Edad Media, 
tiene muy estrechas analogías con la 
griega , en contra de lo que opina Ra- 
mee, por haber una y otra engendrado 
en su sistema de construcción el del de- 
corado de los edificios; en la segunda 
por medio de las columnas, del cornisa- 
mento, del frontón, de Iqs triglifos y de 
las metopas, y en la pimera de los pila- 
res, de los botareles, de los arbotantes, 
de las agujas , de las torres, de las cúpu- 
las, de las bóvedas y de las arcadas. 

En la bóveda sobre pechinas se mues- 
tra el primer elemento de la ligereza del 
edificio: sus dimensiones, siempre con- 
siderables, están realzadas por la altu- 
ra que hace parecer á la nave más ex- 
tensa, siendo los arbotantes como alas, y 
las flechas como dedos señalando al 
cielo. Con la bóveda de pechinas vino 
de Oriente la arcada gemela , ó ajimez, 
engendradora del vistoso sistema de 
ventanaje, que completaron los rose^ 
iones. 

Dividió la ornamentación arquitectó- 
nica, propiamente dicha, en geomüriea, 



H6 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



natural é industrial , y esta última no 
por ser elemento esencial de la cons- 
trucción, sino como parte del ediGclo. 

La geométrica comprende las moldu- 
ras, y de su estudio podría deducirse 
una clasifícacion completa , cuyas finas 
complicaciones demostraría decaden- 
cia en el arte. Las combinaciones de li- 
neas rectas y curvas , trazadas á regla 
y compás, dan origen á la tracería ojival, 
que invade por completo todas las su- 
perficies desnudas de otros adornos. 
Ambos elementos unidos forman un 
verdadero sistema ornamental arqui- 
tectónico en cornisas, archivoltas, impos- 
tas y nervaduras, como en zig-zags, bille- 
tes, etc., y basta en la misma crestería, 
compuesta de molduras aplicadas con- 
forme á los diseños de la tracería. 

La natural busca sus modelos en los 
reinos vegetal y animal , tomando los 
del primero según se bailan en los anti- 
guos monumentos, ó los usan los maes- 
tros bizantinos : emancípase cuando im- 
pera el estilo ojival , y abandona aque- 
llos elementos para tomarlos de la flora 
indígena, reemplazando con la imitación 
realista el idealismo convencional de 
clásicos y neo-griegos. La animal cons- 
tituye, cuasi sin excepción, el decorado 
simbólico é iconográfico , saliéndose ya 
fuera del dominio exclusivo de la ar- 
quitectura. 

La industrial, auxiliar por lo común 
de la precedente, consta de objetos fa- 
bricados por el bombre, pertenecientes 
á la industria. 

Afirmando que tan sólo, en rigor, la 
ornamentación geométrica es parte in- 
tegrante de un edificio, indicó que toda 
la flora mural puede desaparecer sin 
que sufra la seguridad de la fábrica, ni 
se altere su distribución; y que sin 
riesgo ninguno se pueden borrar tam- 



bién las historias de los capiteles , der — 
ribar las estatuas puesta^ en las jambaos 
y en los muros, y hasta derruir los en — 
trearcos, por más profusa que sea su de — 
coracion iconográfica. 

Hizo observar á sus oyentes que ee- 
escultórico lujo de la Edad Media no s^e 
limitó á cubrir con estatuas los templos- , 
por dentro y más todavía por fuera, er» 
tan grande número, á veces, que llega — 
ron á tres y cuatro mil en un solo edi — 
ficio; sino que ademas conservó cuida* 
desámente las antiguas. Y advirtió que 
algunas veces los animales monstruo* 
sos, tomados de la arquitectura india, 
son elementos de construcción, sufrien- 
do el peso de la fábrica. 

Comprende la ornamentación pictó- ' 
rica desde los aparejos ornamentales po 
licromos y la coloración de imágenes 
hasta los mosaicos, pinturas murales y 
vidrieras pintadas , aunque falten á to- 
do este linaje de concepciones artísticas 
mayores conocimientos en el dibujo, 
en la anatomía humana y en la pers- 
pectiva, que hubieran realzado la ex- 
presión imperante del sentimentalismo 
de la época. 

El mosaico vivió únicamente al calor 
de las tradiciones romanas y de las in- 
fluencias bizantinas. La pintura mural 
no bajó de los estrechos espacios de las 
bóvedas de crucería, sino por exepcion, 
para ocupar muros que no estaban den- 
tro del plan general délos edificios. Las 
vidrieras vinieron á reemplazarla, ocu« 
pando el sitio propio de los muros. La 
costumbre de leer en los templos , oca* 
sionada por el descubrimiento de la im* 
prenta, exigió mayor luz y condenó las 
vidrieras. Los pavimentos, que en la épo* 
ca románica eran de mosaico, y el lithos' 
trata, de San Isidoro, fueron enriqueci- 
dos después con curiosas lápidas sepu* 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



H7 



erales. Los altares, los cerramientos de 
los coros, la rejas y herrajes de las puer- 
tas, los pulpitos, las lámparas, aranas 
y coronas, los tapices (de los cuales se 
hace mención en las Partidas) y los se- 
pulcros (que reclaman una especial con- 
fereDcia) completan la ornamentación 
del templo. 

Trató, por último, cómo aparecieron, 
se combinaron y desaparecieron estos 
demeotos decorativos. Las primeras 
ígiesias, en lo tocante á la decoración 
puramente arquitectónica, se limitaron, 
I todaría más que á copiar las construc- 
I doDes paganas, á utilizar sus restos. 
[ Respecto á la iconográfica surge la cues- 
tión de si los primeros cristianos fueron 
hostiles, ó afectos á las representaciones 
plásticas; y si las más antiguas perte- 
necen ó no á heresiarcas de aque- 
llas edades, por hallarse patente mezcla 
en ellas de mitología y de cristianismo. 
Coitra las ideas orientales, y hasta en 
oposición con el concilio iliberitano, las 
pintaras adquirieron grande importan- 
oaen la deooracion de las iglesias, aun 
prtiendo del siglo vi. Así como en los 
anteriores usáronse los diversos géne- 
ros de ornamentación mencionados por 
San Isidoro, dando lugar el excesivo 
¡ojo en mármoles y dorados á varías 
censuras, como la de Alfonso el Sabio á 
k» obispos por dedicar á pinturas lo 
que reclamaban más imperiosas nece- 
sidades. La mural, que desde muy an- 
l%ao era considerada como medio po- 
deroso para la instrucción de los fieles, 
ta?o que caer en abandono por falta de 
moros donde fijarse; y antes de que 
apareciese tan poderosa causa de su 
decaimiento, la ornamentación escultu- 
ral tomó sorprendente vuelo , cayendo 
flo desuso los grandes cortinajes, y com- 
ptrfió con la pintura sobre vidrios 



el elevado destino de decorar los tem- 
plos construidos en las épocas más bri- 
llantes de la arquitectura del Cristia- 
nismo. 



Continuando S. M. el Rey la serie de 
visitas á los establecimientos públicos, 
que emprendió desde su regreso de £1 
Pardo, y anhelando conocer particu- 
larmente los de enseñanza , tocó su tur- 
no á la Universidad Central , en cuyo 
edificio entró por la puerta del suntuoso 
Paraninfo nuevo , donde le esperaba el 
Sr. Ministro de Fomento , jtfarquós de 
Orovio, el Director general de Instruc- 
ción pública, Sr. Maldonado y Macanaz, 
y el Rector de la Universidad, Sr. Pisa 
Pajares acompañados del Gobernador 
civil de la provincia. Marqués del Pazo 
de la Merced. 

Una vez en el vasto estrado del Pa- 
raninfo, el Sr. Rector presentó á S. M. 
el Claustro universitario, Decanos, Ins- 
pectores generales de enseñanza, Jeíbs 
y Profesores de los establecimientos que 
componen la Universidad. Con este mo- 
tivo el Rector pronunció un breve dis- 
curso , en que manifestó la esperanza de 
que las ciencias , las letras y las artes 
hallarán apoyo y protección en el joven 
é ilustrado Monarca; discurso al cual 
S. M. contestó con otro , expresando el 
más vivo deseo de contribuir al fomento 
de la ciencia, y la satisfacción que sentia 
al encontrarse entre sus representantes. 
El Sr. Ministro de Fomento se dirigió 
después á S. M. en frases respetuosas , 
expresando lo que la verdadera ciencia 
contribuye á la prosperidad de las na- 
ciones y á la gloría de un reinado, y 
recordando lo mucho que se habia he- 
cho durante el de doña Isabel II por la 
cultura intelectual , y en particular por 
la Universidad de Madrjd. 



ns 



líbYISTA DB ARCHIVOS, 



Terminó su discurso el Sr. Marqués 
de Orovio pidiendo la yénia á S. M. pa- 
ra que , en celebración de su visita á la 
Universidad , se conGeran , por concur- 
so y gratuitamente, cinco títulos de Li- 
cenciado en las respectivas Facaltades, 
y uno por cada Escuela superior ó pro- 
fesional , á otros tantos escolares entre 
los que más se hubiesen distinguido 
por su constante aplicación é irrepren- 
sible conducta y que carezcan de re- 
cursos. 

Por último, el Decano de la Facultad 
de Filosofía «y Letras, Sr. Amador de 
los Ríos, hizo á S. M. una breve des- 
cripción de las alegorías, atributos y 
pinturas que decoran los muros y te- 
chos del Paraninfo , visitando después 
S. M. varias cátedras «los gabinetes de 
Física y de Historia natural y la Biblio- 
teca, donde fueron exhibidos por el 
Bibliotecario Sr. Oliver y por el oficial 
Sr. Campesino los recuerdo;5 que allí se 
conservan del fundador Cardenal Cis- 
ueros, el magnífico ejemplar de la Po- 
liglota , de igual procedencia , el acta de 
la visita* solemne hecha á la Universi- 
dad por doña Isabel II, y varias precio- 
sidades bibliográficas. 

S. M. salió de la Universidad , según 
manifestó , muy complacido. 



Por antigüedad, como resulta, en es- 
cala, del cese del Sr. Rosa González, ha 
sido ascendido á Jefe de segundo gra- 
do del Cuerpo, en la sección de Bi- 
bliotecas, nuestro estimado amigo don 
Mariano Aguiló y Fuster, digno biblio- 
tecario en la Universidad de Barcelona. 



Han ascendido á oficiales de segundo 
grado, por antigüedad, y como conse- 
cuencia de haberse corrido la escala del 



personal del Cuerpo en la sección de 
Museos, nuestros compañeros D. Manuel 
de Assas y D. Paulino Saviron , que lo 
eran del grado inferior inmediato, por 
concurso. 



lían sido repuestos los señores don 
Basilio Sebastian Castellanos y D. Ma* 
nel Tovar en dos plazas de oficiales de 
primer grado, y D Rodrigo Amador de 
los Ríos en la de ayudante de segundo 
en la sección de Museos del Cuerpo, con 
destino en el Arqueológico Nacional. 

Ha sido nombrado oficial de tercer 
grado del Cuerpo, en la sección de 
Museos , y en plaza de libre provisión 
del Gobierno , según la legislación tí- 
gente, nuestro querido amigo y compa- 
ñero D. Antonio Rodríguez Villa, autor 
de varios trabajos históricos que han 
merecido justos encomios en la prensa. 

Sobre recaer la gracia en sujeto de 
merecimientos probados, aplaudimos 
con doble motivo esa provisión por ha- 
ber dado justd preferencia á un título 
profesional sobre pretensiones no fan- 
dadas en aptitudes facultativas, ya que 
no se ha cerrado todavía en absoluto el 
ascenso á plazas del Cuerpo, cuando 
faltan títulos que plenamente legitimen 
el ingreso en cualquiera de sus seccio- 
nes. 



Ha sido agraciado con una plaza de 
oficicial de tercer grado, del Cuerpo , en 
la sección de Museos , D. Eduardo de 
Hinojosa, joven de reconocida intelí* 
gencia, alumno aventajado de la Escuela 
de Diplomática , Doctor en la Facultad 
de Filosofía y Letras, y con probadas 
aficiones á los estudios arqueoldgioos. 



BIBLIOTECAS T MÜSEOl^. 



H9 



. D. Ildefonso Bermejo, autor de La 
Estafeta de Palacio y de otras estima- 
bles obras literarias, ha sido agraciado 
con QDa plaza de oficial de segundo 
grado del Cuerpo, en la sección de Bi- 
bliotecas.. 

EiSr. Maldonado y Macanaz, direc- 
tor de Instrucción pública, ha hecho 
ooa Tísita al Museo Arqueológico, y ha 
quedado muy satisfecho del estado de 
aquel establecimiento, y de todos los 
fancionarios de sas respectivas sec- 
ciooes. 



El muy celoso y justamente renom- 
brado, rector de la Universidad deSa- 
lamaoca, D. Mames Esperabé y Lozano, 
está llevando á cabo notables mejoras 
eo el vetusto edificio que aquella ocupa, 
hraninfo, galerías, pórticos, escaleras 
yartesonados, todo, en suma, obtiene 
reforaus y restauraciones dignas de 
iplaoso ; y se nos asegura que no que- 
kri olvidada la Biblioteca en sus es- 
hvzos por elevar á grande altura la 
fitiosa escuela salmantina en sus más 
■portantes dependencias. 



Se halla muy adeUntada en la Bi- 
blioteca del Museo de Ciencias Natura- 
Jes la copia en limpio de los nuevos 
índices de autores y de referencias de 
hs obras existentes en la sección del 
iardin Botánico , cuyo trabajo se debe 
i nuestro amigo y compañero el señor 
Bachiller, digno individuo del Cuerpo. 



Parece que S. M. ha dispuesto que de 
SQ bolsillo particular sea destinada una 
soma importante á la adquisición de 
liliros para enriquecer su biblioteca de 
esludio y de recreo. 



VARIEDADES. 



Carta, có copia, del REy ntro. sr. á 

DONJUÁN i 27 DEZIEUBRE 4676 (i). 

Don Juü de Austria mi hermano etc. 
auiendo llegado las cosas vniversales 
de la monarquía al termino de necesi- 
tar de toda mi aplicació dando cobro 
executiuo. á las maíores importancias 
eo que os alio tan interesado, deuieodo 
fiar de vos la mayor parte de mis re- 
suluciones : he resuelto ordenaros ven- 
gays sin dilación alguna á asistirme en 
tan graue peso, como lo espero en vues- 
tro selo ami seruicío cumpliendo en to- 
das las sircunstancias de la Jornada 
con la atención que es tan propia de 
vuestras grandes obligaciones. Ntro. Se- 
ñor os g.* etc.* 

El Rey. 

Copia de su alteza al Ret respuesta i 
4 de EíNERO 4 677 (8). 

Sr. Anoche resebí el despacho Real 
de \,^ M.d de 27 del pasado, el qual 
mouio en mi animo dos diferentes efec- 
tos, hijos anbos de mis grades obliga- 
ciones y rendido amor á la Real perso- 
na y dignidad de V.^* M.* : El uno fue 
de pena y dolor viendo lo que Vuestra 
Majestad se sirue insinuarme del estado 
en que se allá las cosas vniversales de 
la monarquía auiendo penetrado esto 
mi corago aun mas que por ser qual 
todos lloramos por oirlo de V.'* M.* (de 
que olgaria lo poder aliuiar en algo á 



Ikí el M8. se haUan eamo apostiüoi las no* 
tas siguientes: 

(1) Llama el Bey á D. Juan su hermano 
para ministro; (en lugar de hermano han en- 
mendado Tío). 

(3) Reiponde D. Juan admitiendo, 



4S0 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



V." M.^ á costa de toda mi sangre), el 
otro de reconocimiento, y confusio por 
la gran honra de querer V. " M.* ser- 
uirse de mi selo serca de sus Reales 
piees en trance tan peligroso auista 
del tanteo sierto que tengo hecho de la 
debilidad de mis onbros, los quales al 
paso que son flacos aun para llevar la 
menor parte de tan grave peso, son 
Robusticimos y fírmisimos para repre- 
sentar Rendídam.^^ á V.'* M.^ quanto 
entendiere ser de su maior seruício y 
gloria. Aeste fín, Sr., mouido de mi 
propio selo, y de otros muchos grandes 
y verdaderamente fieles uasallos de 
V.^ M.^ me allana en deliberaciO (quan- 
do Resibo el despacho real de V.'^ ma- 
jestad ) de pasar aesa corte, para que 
V." ma.** lo oiesse de mi y de ellos, y 
lo que aora puedo dezir á V." M.** es 
que mañana (placiendo Dios) me pon- 
dré en camino el qual procurare abre- 
uiar cuanto los resguardos para la se- 
guridad propia y el mas efectiuo logro 
del maior seruicio de V." ma.^ por mi 
tiene, pues anbas consideraciones los 
hazen inexcusables , y lo que deuo á 
Dios á V." Ma.** y á mi propia obüga- 
cío, honor y constante fidelidad son 
prendas infalibles de que aplicare el 
principal cuidado en las sírcunstancias 
de mi Jornada con todo lo qua Vuestra 
Majestad se sirue decirme estando se- 
guro de que V. " Ma^ lo conoce y cree 
asi, y, que antes me faltara la vida que 
mueua^paso nj execute acsio que no 
sea encaminada vnicamente, y sin hu- 
mano ínteres mió á la maior Gloría de 
Dios nro. Sr. seruicio de V. " Ma.<* y bien 
de su corona etc. 

Su alteza. 



♦% 



Copia de l4 carta de la Retna á don 
Juan de Austria en 27 Dbze. 1676. (I). 

Don Juá . de Austria mi Primo etc.* 
El Rey mi hijo ha Resuelto como en- 
tenderej^ por lo que os escribe que uen- 
gajs luego a asistirle al expediente de 
los negocios vniversales, y ío he queri- 
do deziros de cuanto gusto y agrado 
me será que lo executejs con la breue- 
dad que solicita el estado de las cosas 
de la monarquia como lo fio de V.^ se- 
so y atención , pudíendo aseguraros de 
lo que siempre atendere á todo lo que 
fuere de mayor satisfacio. Ntro. Sr. os 
guarde como dezeo • de madrit dez.® 17 
4 676. 

Don Jerónimo de Eguia, 



Respuesta de su alteza á la reina i I 
DE Enero 1677 (2).^ 

Auiendo de ver V." Ma.** lo que res- 
pondo al Rey mi Sr. (Dios le g.® ) esca- 
sare Repetirlo aquí asegurando á Vues- 
tra Majestad que no ha tenido ni tendrá 
V.'* Ma.** quien con más uerdadero co- 
rado aia dezeado y dez.^ á Vuestra Ma- 
jestad cuanto delante de Dios jusgo 
conuiene al maior seruicio de Vuestra 
Majestad á cuios pies quedo con el de- 
uido Rendimiento rogando á nro. señor 
que felices anos etc.' 

Su Alteza. 
•♦• 

Copia de una carta (3). 

Miércoles que contamos a 13 del pre- 
sente pasamos muestra en el Campo de 



(1) La Eeyna pide complazga al Rey. 

(2) Responde D. Jaan á la Reina admi- 
tiendo. 

(3) Regimiento y Capitanes. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



i%i 



ariza,ysn alteza vino a ver nuestro 
esqnadron que era el maior de todos 
los qae auia que eramos quatrocientos 
y doquenta de acaballo todos déla 
geote de Don Pedro y hicieron seis ba- 
talloaes y nombraron capitana á Don 
Joan Dolz [i], a Don Manuel Espejo (2). 
á D. Pedro Cebrian (3), á D. Francisco 
AntiUoD (i), a D. Domingo Asion y al 
Yaile de Yillarroya y maestro de Cam- 
po i D. Jaime Borraz (5), y al Conde 
MoDterei Capitán General y nos llaman 
el tercio de los dragones (6) ; y a su Al- 
teza llaman también el Dragón. Entra- 
remos en Castilla a 1 5 de Henero y nos 
aliamos en el campo entre todos (7), 
iOOO infantes y 2000 caballos sin mas 
deciros tantos que auian pasado mues- 
tra; y después vinieron trescientos ca- 
ballos y mil y quinientos infdntes : se 
josga seremos en Guadaldjara, que alia 
Tamos, asta catorce mil: sin los solda- 
dos que pasaron de acaballo (S) para 
goardar el Duende, que estos an vuelto 
las espaldas y an venido con su Alteza. 
El Rey a embiado á su Al.' quinientos 
Bíl reales de a ocho y nueuecientos mil 
doblones con que se jusga saldremos 
lodos bien y nos olgaremos ; pero el dia 
qoe pasamos muestra fué la mayor vis- 
ta que sespera ver ni verán los na- 
cidos. 

lAqui termina esta carta sin firma ni di' 
reccion.) 



COPIA. 



(1) 


Dok. 




(2) Espejo. 




(3) 


Cebrian. 




(4) 


Antillon. 




CS) 


Borras. 




(6) Dragones. 




(7) 


Exercitu. 




<S) 


Gnarda de Yaleszuela. 






•% 



La Rbtna. 



Muy Reu.*® en Christo Padre Arzo- 
bispo de Valencia (0> del Consejo. Por 
lo que me representays en vuestras 
cartas del 26 del passado y 8 del cor- 
riente y lo que contienen los papeles que 
las acompañan, quedo enterada de ha- 
berse terminado todas las diferencias 
que estañan pendientes entre uos y el 
Cabildo de essa Santa Iglesia, con el 
ajuste que sobre ellas se ha hecho. Y 
hamQ sido de particular gratitud y sa- 
tisfacción la buena forma en que haueis 
encaminado y logrado cosa tan del ser- 
uicio de Dios y tan conueniente para la 
quietud que se deue dessear; y assi he 
holgado mucho de ello, y de que se ha- 
ya enpleado para tan buen Gn el canó- 
niga to que uacó últimamente, agrade- 
cíendoos la atención con que le pusis- 
teis á mi disposición, y las expresiones 
que hazeis de vuestro zelo: que vno y 
otro es muy propio de vuestras obliga- 
ciones. 

De Madrid, 18 deOtubre 4 673. 
LA REYNA. 
D. Peoro Feivnz. del Campo t Agvlo. 

{Se continuará). 



PREGUNTAS. 



454. Paramio.— En una escritura cen- 
sual áo\ siglo XVI 86 encuentra esta frase : 
en pena e postura é paramio e por nombre 
de propio ynteres. ¿Podría decírsenos el 
significado de esto nombre que por otra 
parte llevan como propio un pueblo de la 



(1) Compónese el Arsobispo de Val/ 
el Cabildo. 



con 



i%% 



RBTISTA DB ABCHIYOS, 



provincia do Zamora, otro de la de Oren- 
se y dos de la de Oviedo ? 

F. DE C. 

465. Alláriba. En la epístola LV del 
Centón^ hablando de un meteoro que el 5 
de Enero de 1433 observó el autor en Ma- 
drid, donde fecha su carta, dice : ovo sobre 
esto grandes disputotctones de los que se fa- 
cen dotas con los que no tienen letras^ e sin 
haber visto letra de Aristotil^ decian como 
era alláriba esta luminaria^ como podrían 
decir como está encendido su trasoguero. 
¿ Qué se entendía en aquel tiempo por 
alláriba? ¿cuál es su etimología? Por cier- 
to que en osa epístola se refiere en son pro- 
fético un gracioso comentario del fenó- 
meno, hecho por los enemigos del condes- 
table, el cual, con efecto, á los veinte afíos 
de esto Jinió con tronido. La misma frase 
TRASOQUERO, cuya significación se com- 
prende, da lugar á preguntar : ¿ á qué es 
debida ^u extrema terminación que hoy 
se halla más contraida y más en armonía 
con el valor ideológico de las terminacio- 
nes castellanas? 

F. DE C. 

456. Barga.— Ebta frase, que aplicada 
tt un accidente topográfico significa cues- 
ta, como apellido ha variado la B en V, á 
nuestro modo de ver indebidamente. 
¿Puedo darse á esta voz etimología célti- 
ca de la raíz bar, país ó límite, de que qui- 
zá proceden barón, barda, barcena y otras 
voces españolas que tan pronto indican 
jurisdicción como elevación, todo lo cual 
en la ideología simbólica puede referirse 
á un mismo grupo? ¿Desde cuándo se 
puede, por otra parte, fijar el cambio de la 
B en V en los apellidos Varga y Bargas? 

F. DE C. 



RESPUESTAS. 



Saboneta.— j^tcm. 433, T. y^pág, 15.— 



El origen de esta palabra es efectiva- 
mente francés, y su razón ^e ser se fan- 
da en que plugo al inventor de esta clase 
de relojes de bolsillo, á principios del si- 
glo actual, asemejarlos en cierto modo á 
la hechura de las pastillas de jabpn («a- 
vonnette) que entonces se usaban; más 
¿laro, á la de un esferoide sumamente 
aplanado. 

Tocante á si debe escribirse en nuestro 
idioma dicha palabra con v 6 con h, opina- 
mos, en nuestro humilde sentir, que esta 
última letra, que es la que usamos gene- 
ralmente en semejante caso, debe preva- 
lecer sobre aquélla, supuesto que escribi- 
mos ja&on y no Javon, 

José María Bisbab. 

Petimetre.— i^úm. 434, T, v, pág, 16. 
— Guando empezamos á leer la pregunta 
consignada en dicho lugar con motivo de 
averiguar cuáles la etimología de esta pa" 
lábra^ francamente, no pudimos menos de 
calificar de candido al sujeto que en tales 
términos la hacía. Mas cuando seguimos 
leyendo, y vimos que su curiosidad tras- 
cendia á otra región, esto es, que preten* 
dia inquirir si dicha palabra fue usadu al- 
guna vez por nuestros clásicos del siglo xvi, 
se nos figuró ver entonces un como reme- 
do de los f armacupolas que doran la pil- 
dora á fin de que pase ésta más fácilmente 
por el garguero del infeliz paciente. Sea 
como quiera, diremos á lo primero : 

Q[ie petimetre se deriva inmediatamen- 
te de las dos voces francesas petit-maitre; 
y á lo segundo , 

Que mal pudo ser usada por nuestros 
clásicos ni no clásicos del siglo xvi , su- 
puesto que dicha voz nació en Francia á 
mediados del siglo, xvii, con motivo de 
habérsela adjudicado Conde, el principe 
de Conti y el duque de Longueville, quie- 
nes figuraron como cabecillas de ün par- 
tido que hizo la oposición al cardenal Ma- 
zarino, ministro de Estado en aquella na- 
ción durante la minoría de Luis XIV. 

José María Bisbab. 



BIBLIOTECAS T MUSBOS. 



113 



Túnel— ^tfm. US,T.v,pág. 105.— 
En inglés turnia, raíz ton, ó ton, de donde 
Tienen en italiano toncía, redondo, en oai- 
tellano tonel j sos derivados, y tonto como 
redondo, ó romo de entendimiento ; y en 
friDces tonne y tonneau. La radical ideo- 
lógica es cavidad 6 superficie redonda. El 
ingeniero que dirigió la construcción del 
túnel de Londres, de 1824 á 1843, fué 
Mr.Isambard Brunel; y no sabemos que la 
primera idea fuese elucubración de nin- 
gon otro sujeto de apellido que pueda re- 
lacionarse con la voz túnel. Por cierto que 
la positiva utilidad de esta obra atrevidi- 
lima no debió corresponder á sus esperan- 
xas, cuando después de haber estado al- 
gunos afiofl casi impracticable, habiendo 
costado cerca de cuarenta y tres millones 
de reales, vino á ser enajenada á una 
compañía de ferro -carriles en menos de 
diez y siete (1864), cerca de diez do los 
cuales entraron en el tesoro inglés. 

F. DE C. 



WXm BIBLIOfiBÍFICO f ARQUEOLÓGICO. 



Habiéndose incluido e|i el número 
aoteríor, equivocadamente, como libros 
de venta y del Sr. Crespo, dos obras 
qoe debieron anunciarse para compra ^ 
se insertan á continuación, libres de 
varías erratas. 



Opusculü de sphe-Wra müdi Joannis 
de\\sacro basco: cü ad-||ditíonib9: z fami-|| 
liaríssimo cómé||tario Petri Ci||ruelli Da- 
ro||cesis: nunc||recenter||corre||ctis||á suo 
a u clore: interser-||tis etiá egregiis que-|| 
stionib9 dñi Pe-||tr¡ de Aliaco. — fol. got. 
y letra de tortis, ixxüj foj. con fig. in- 
terc. y al margen. — Colof. final; — 
Fuit excusum hoc opusculum in AIma|| 
Gomplutensi Unlversitate. Anno Domini 
Millesimo quingentésimo vi-||gesimosex- 
to. Die vero decimaquinta Decembris. 
Apud Michaelem de||Eguia. E regione 
Diui Eugenii cümoratem: vbi venun- 
datur. 

Expositio libri missalis pere\\gregia: 
nuper edita ex offícina sapien-||tissimi 
viri tam humanarumqasa-||crarum lit- 
terarum professo-||r¡s | díuini^ verbi pr¿-|| 
dicatoris zelatissi||mi Petri Ci-||rueli Da-JI 
rocensis||in Complutensi||Achadem¡a. — 
Addita sunt z trU eiusdem au-||torís 
opuscula. De arte predi-||candi. De arte 
memorúdí. Et||de correctione kalenda- 
rii. — Cum pri vilegioHimperiali. — fol. got. 
a dos col. — cclxxxj folios y una ho- 
ja sin foliar. — Colof. final. — Impressum 
fuit hoc egregium opus Ecclesia-||sticü . 
ín preclara vniuerbitate Cópluleñ : ¡n|| 
(odibus Alichaelis de Eguia Biblio-||gra- 
phi. Anno dñi millesimo||quingentesi- 
mo vigessimo||octavo: sexto idu$||Fe- 
brua-||rii. 



ERRATAS IMPORTANTES. 



Bn el número 6.° de la Rb vista, correspondiente al 20 de Marzo último, aparecieron las 
ngaieotea: Pág. 106, col. 1.% Un. 4.^ dice Aliva; léase Atipa. En la misma página y co- 
lumna, lín. 9.*, dice Belezo; lóase Beleto, En la Un 1.* de la misma página, col. 2,\ dice Pe^ 
r§U; léase Pczote, En la pág. 107, col. 2.", Un. 33, donde dice : Parum, léase Paruum, 



■<!•< 



Iti 



RBYISTÁ DB ARCHIVOS. 



PUBLICACIONES NUEVAS. 

FRANCIA. 

SceausL des archives du Département 
des Basses.-Pyrénnées , par Paul Ray- 
mond. Pau : Typographie Veronese : 
487i. En 8.® (386 pág.) (Extrait du Bu- 
llelin de la Société des Sciences , Lettres 
et Arts de Pau.) Tirage spécial ík cení 
exemplaires. 

Les arlistes en Béarn avant le xviii.* 
siécle. Notes el documents recueillis par 
Paul Raymond. Pau: Typographie Ve- 
ronese: 1874. En 8.** (189 pág.) (Ex- 
Irait du Bulletin de la Société des Scien- 
ces, Lettres et Arts de Pau.); Tirage spé- 
cial á cent exemplaires. 

Mémoire sur les inscriptions des co- 
lonnes de l'église de Bielle (Basses-Py- 
rénnóes), par Paul Raymond, associé 
correspondant de la Société nationale 
des Antiquaires de France. Nogenl-le- 
Rolrou: A. Gouverncur : 1874. En 8.^ 
(37 pág. y una lámina.) (Extrait du to- 
me XXXV des Mémoires de la Société na- 
tionale des Antiquaires de France.) 

L'instruction primairi dans la región 
des Pyréneés Occidentales, spécialement 
en Béarn (1385-1789), par le vicomte 
Sérurier. Pau : iniprimerie Veronese : 
1874. En 8.** (63 pág.) (Exlraits du Bu- 
lletin de la Société des Sciences, Lettres 
et Arts de Pau.) 

Hístoire de Irois poliers célebres. 
Bernard Palissy, Josiah Wedgwood, 
Frédéric Bótlger. Par. É. Jonveaux. — 
París: Hachette. En 18.** j. (282 pág.) 

Spicílegium addendorum lexícis lati- 
nis á C. von Pancker. En 8.° gr. (vi. — 
316 pág.). 



Alde Manuce et rheHenisme á Yeni- 
86, par Ambroise Firmio Didoi. Orné 
de i portraits et d'nn fac-simile. En 8.^ 
(lxviii. — 651 pág.) 

L'Bglise, rUniversIté hi PÉtat de- 
vant Tenseignement public en France. 
Essai historique et polémique. Par Mr. 
rabbé C. Didier. En 8.** (80 pág.) 

llores et nourríces, organisation des 
sociélcs protectrices de Tenfanoe. So 
18."j. (viii 149 pág.) 

Pantheia, elude antique, par F. 
Heunegni (en 8. '. Libro de los Bibliófilos). 

Papyrus, par J. Imberdís (en 18.*, 
Hachette). 

Les ventes de tableaux, dessins et- 
lampes et objels d'arl , au dix-septibme 
et dix-huitieme siecics, par G. Daples« 
sis (en 8.', Rapilly). 

Theoric de la declinaison des noms 
en grec et en latín , par Eduardo Chaig*. 
ne^ (en 8.", Thorin). 

La chanson du Chevalier au Cygne el 
de Godefroy de Bouillon , publiée par 
C. Hippeau (en 8.", Aubry). 

Ilistoire de la Litterature fran^aise, 
par Ch. Gidel (en 8.**, Lemerre). 

Jeanne d'Arc sur la scene espagnole» 
par Antoine de Latour (en 8.°). 

Ilistoire du ngue de Louis XIV, par 
C. Gailiardin (tomos iii y iv, en 8.^ Le* 
coffre). 

Philosophie de la Revolution fran^ah 
se, par P. Janel (en 8.*, Germer-Bai- 
llitVe). 

Hístoire des Mathemaliques , par F. 
HoDfer (en 18.", Hachelle). 

Estrails de la Theodicée de LeibnitE 
(en 18.", Hachelle). 

Hísloíre de la Gréce sous la domina** 
tíon romaine, par L. Petit (en 8.*, Thorin). 



ICADBID, 1873.— Imprenta, estereotipia y galranoplaatia de Aribau j C (sacesorof de RlVADiMEiftA), 

IMPBE80RES DX CilfARA DB 8. M« 

Daqoe de Onma , núm. 3. 



Í^EVIST/V 



DB 




RCHivos, Bibliotecas Y 



ÚSEOS. 



Alio V. 



Hadrid. 20 de Abril de 1876. 



NÚM. S.* 



SUMARIO. 



Volidos : KoticiA de 1m ezcftTftdones del Cerro de los Sentón — Bemltido del Sr. GUemes. — NotíoUt : 
TUtA del Bey el Bnovial. — Nombnmiento de nnero Rector. — FeUedmiento del Sr. Tr6. —Fin de le oo- 
mkikín áék 8r. Sencho. — A JUfhmtro Etpaüol. — Concurrencia á les Bibliotecas oniTenitaries de líadrid. — 
BoiTlniUcacion de Insigniae y objetos del alícrexasgo de Seyilla. — Acrecimiento en la Biblioteca de Teología 
7 Jnrifl^radenchi.— La Biblioteca de Ponteredra. — Láminas délas ezcaTaciones del Cerro de loa Santos.— 
Misal Onneano.— Beatabledmiento del Director del Cuerpo. — Próxima publicación de nn decreto. — Bi- 
bliOCVAfi* ' Scétnx des Archiva d« DéparUment du Baua-Pfrénért. — Le¿ artistes en Béam arant te xvm. • 
sM <e. — ▼arltdades : Fepeies poUUeos del siglo x\'n. — Beapuettai : La doctora Antonia García. 



MTlCiADRÚBIASKXGAUCIONKS 

DEL CERRO DE LOS SANTOS (1). 
I. 

Bepetidas veces hice propósito de 
publicar estos breves apuntes, por 
tí pudieran contribuir á la más acer- 
tada opinión acerca de los importan- 
tes descubrimientos del Cerro de los 
Santos j con el deseo de que una ex- 
plicación exacta de la forma del 
monte, de la calidad del terreno, de 



(1) La proximidad de este montecillo á la 
Tilla de Yecla, en la provincia de Murcia, 
dio, nn dada, ocasión á que se haya nnido el 
nombre de aquella cabesa de partido jndi* 
cíal al de las antigüedades descabiertasenel 
7a famoso cerro ; pero éste se halla en el 
término de Hontealegre, Tilla de la proTin- 
cia dt AllMMeftee 



las circunstancias do los fragmentos 
encontrados y de las condiciones de 
8u yacimiento fueran datos dignos 
de ser tenidos en cuenta para más 
profundos estudios, hoy emprendi- 
dos con acierto por muy competen- 
tes personas. Pero mi humilde in- 
tento fracasó otras tantas veces, has- 
ta que la Revista , órgano del Cuer- 
po á que me honro pertenecer , me 
ofreció sus columnas para publicar 
estos ligeros apuntes meramente des- 
criptivos. 

Desde que aparecieron objetos es- 
culturales en el Cerro de los Santosj 
corriendo la primera mitad del pre- 
sento siglo, doctos individuos, con 
laudable propósito, se han ocupado 
en esclarecer la procedencia de tan 
memorable» restos; y si en sus pa- 



m 



ftfiVtSTA &B AftcBnros, 



receres hay marcadas diferencias 
respecto al trabajo artístico, no su- 
cede lo mismo acerca de sa signi- 
ficación 7 procedencia religiosas, 
atribuyéndolas el mayor número de 
los arqueólogos á orientales ritos, 
con los cuales se relacionan, sin 
violencia 9 numerosos ejemplares de 
estatuaria, bronces y restos de ce- 
rámica, que por espacio de siglos ha 
ocultado la tierra en toda la exten- 
sión del cerro. Esa misma divergen- 
cia, en punto al arte, ha empefiado 
mis á todos en allegar datos, al pa- 
recer insignificantes, pero que pue- 
den dar luz sobre varios puntos du- 
dosos» luz de la cual pudiera, tal 
vez, resultar que se fijase de una 
manera clárala civilización á que se 
debe tanto monumento de valor ines- 
timable; y en verdad» que puede es- 
perarse mucho de las ilustradas in- 
dividualidades, cuyo saber excitan 
estos misteriosos monumentos, y me 
daré por muy satisfecho, si en estos 
apuntes encuentran algo utilizable 
para el feliz logro de su deseo. El 
mió se reduce á ser un secundario 
auxiliar suyo; y con la esperanza de 
lograrlo daré principio al relato de 
los trabajos practicados en el térmi- 
no de Montealegrey del éxito de la 
exploración que me fué confiada. 

Sabido es que la constante afición 
de D. Vicente Juan y Amat, vecino 
de Yecla, al descubrimiento de mi- 
nerales, llevóle al término de Mon- 
tealegre, donde adquirió algunos ob- 
jetos de arte escultural. 

E:raminaron éstos lo6 ilustrados 



Padres Escolapios de aqu< 
y no desconociendo su imp 
consagraron algunas vigil 
estudio, y publicaron una i 
te Memoríaj tras de repe 
ploraciones, consentidas pe 
pietario del terreno. 
* En breve ocupó á disi 
arqueólogos la aparición c 
histórico y artístico del Ce» 
Santos; y habiendo llegado 
del celoso Director del M 
queológico Nacional que e 
de Yecla existia un depósit 
tatúas y fragmentos, proced 
consabido cerro, ya propio 
ñor Amat, pidió autorizaci 
ñor Ministro de Fomento ] 
una CoQcusion facultativa d 
dúos del Cuerpo pasase á h 
cida localidad, con el fin d( 
quínese algunos objetos y p 
ligeras exploraciones en aqi 
no. La petición fué atendic 
breve salieron los comisiona 
viendo quince días después 
cuenta adquisiciones, que c 
en estatuas completas, gras 
do cabezas y diversas figura 
males, todas procedentes d 
de los Santosy comprados al í 
por la ínfima cantidad de 
quinientos reales. Trajo ac 
Comisión diferentes objetos 
mica romana, hallados er 
excavaciones hechas en los a 
res de Yecla. 

Este feliz resultado mov 
ñor Ministro de Fomento á 
mediatamente volvieseotra ( 



B0UOTBGA8 T MUSEOS. 



07 



eon el piop¿iito de adquirir otras 
«tainas j practicar nuevas explora- 
áonesenel terroio; jal efeoto^íué 
Bombrado el Sr. Director del Museo 
j por segunda ves ú que va trazan- 
do estos párrafos. 

Previa la venia del poseedor de 
kfinea, y de acuerdo con su admí- 
nktndor D. Juan Antonio Boriano, 
pnona dignísima, á cuyo eficaz 
amilio tanto se debe, trasladóse la 
Oomision al cortijo inmediato al 
flvro para hacer las exploraciones, 
iate todo, di principio por levan^ 
tarnn plano general del terreno en 
fw d^ian ejecutarse los trabajos, 
ioterminando asi escrupulosamente 
ka accidentes, detalles, verdadera 
fama y alturas del monte; y des- 
fM kacé otro de la cimentación 
ii Adoratorio, Ambos, reducidos á 
Mor escala que la de los origina-* 
llevan presentados en dos láminas 
tfdadas con los números 1.^ y 2.^, 
jai correspondientes títulos. Tres 
líin hicieron de los puntos deno- 
liados la Zoncera ^ Mediabarba y 
Hmtparzay que rodean el Cerro de 
1» Santos; pero como no es mi añi- 
lo tnitar más que del último pun- 
ió, omito darlos á conocer, aunque 
• la descripción siguiente me re- 
fn.á ellos, para fijar determina- 
^ logares. 

A una legua del pueblo de Mon- 
Uegre, siguiendo la anchurosa ca- 
fada que flanquean diferentes cordi- 
Uens, por cuyo pié corren Jas aguas 
(«mídales, pasando junto á Tecla, 
Xiedilatan en extensas llanuras hasta 



desaguar en la costa de Alicant^i 9% 
halla el Cerro denominado de he San^ 
toa desde tiempos antiguos, por los 
restos de escultura que han ido apa- 
reciendo en su superficie al menor 
movimiento de tierras que se ha he- 
cho en aquel corto espacio; y está 
situado á 38'',45' de latitud, y á 
2^26' de longitud E. del Meridiano 
de Madrid , á un kilómetro de la lí- 
nea divisoria de las dos provincias 
de Albacete y Murcia. Marcada- 
mente le sobrepujan en altura los 
montes que le rodean; pero no pasa 
de 500 metros sobre el nivel del mar 
el más alto, llamado del Arabí^ pin- 
toresco por su forma y su vegeta- 
ción , que se alza al Sur, á unos dos 
kilómetros del centro de la cañada, 
sirviendo en aquella parte de precio- 
so fondo, contrapuesto á la aridez 
que se observa en cuanto alcanza la 
vista de tan desnudas cordilleras, Al 
Norte y opuesto al lado de la cañada, 
extiéndense, en dirección al Este, li- 
geras prominencias, que terminan 
en otra mayor, llamada Media-barba^ 
curiosa por su forma de anfiteatro y 
el túmulo empezado á explorar, que 
existe á corta distancia de ella. Al 
Oeste se presenta otro montículo, lla- 
mado la Zorrera^ en cuya superficie, 
prolongada de Sur á Norte, existe 
otro túmulo , cuyo eje mayor corre 
de Este á Oeste. Últimamente, mir 
rando también á Levante, se dilata 
la cañada con los términos llamados 
de Mariaparzay del Polpilloy 6 Pul- 
pulo. 

El pequeño Cerro deloeScmtoeeatii 



4t8 



RBTISTA DB AHCHIVOS, 



sítariide hada él medio de la cafiada, 
cotno d[ contínuas avenidas, en la sn- 
oesion de los tiempos le hubieran 
cargado de terreno de aluvión hasta 
lograr su aislamiento del del Árabíj 
del cual se deriva. Su extensión ma- 
yor de Sur á Norte es de 180 me- 
tros; de 85 su anchura de Este i 
Oeste 9 menos en su descenso á la 
cañada 9 que no excede de 55 me- 
tros. Su altura mayor es de 30 me- 
tros; 25 cuenta la menor; y unido á 
él y en dirección á la ¡jorrera^ ex- 
tiéndese otro montículo en forma se- 
micircular y de mayor altura, pero 
que, recorrido detenidamente, no 
dio indicios para ulteriores explora- 
ciones, motivo por el cual me limi- 
taré á tratar del que puede conside- 
rarse como único y verdadero Cerro 
de loB Santos. 

Una libera capa de tierra vegetal 
cubre otra de piedra calcárea, llama- 
da en el país tosca y que varía hasta 
los 14 centímetros de irregular espe- 
sor; y forma el fondo del monte la 
roca de finísimo grano , haUada en 
todas las cercanías, que prestó exce- 
lente materia para las construcciones 
y estatuaria del antiguo Adoratorio. 
Aunque poblado de muy atrás por es- 
pesa vegetación , conocióse ya en el 
siglo XIV con el nombre que hoy tie- 
ne , según antiguos documentos que 
posee su verdadero duefio, el Conde 
de Montealegre; pero esa vegetación 
sin duda fué consecuencia del incen- 
dio y de las devastaciones ocurridas 
en anteriores tiempos , y á ella se 
debe la conservación de los restos del 



monumento del ya &mo8o mon 
Sábese que en dos épocas difersn 
las llamas redujeron á cenizas sn 
peso arbolado, el cual siempre toI 
á brotar con lozana vida, llegan 
hasta tiempos cercanos á nosotr 
En BU espesura, según relación 
personas ancianas del país, no po< 
entrar el ganado para aprovechar f 
pastos. En el año 1830 se hiso 
corte general de árboles; y deedef 
tónces, arrastradas las tierras j 
las lluvias y recias avenidas, í 
descubriéndose la ya descamada < 
ma , presentando algunos restos 
antiguas construcciones y iragme 
tos esculturales, ocultos hasta e 
tónces. 

Las alternativas de destruccioo 
de pujante vida vegetal, que sobi 
vinieron en el cerro en remotas éf 
cas , debieron cubrirle de suficiei 
tierra vegetal para la reaparición 
las plantas abrasadas por efecto < 
sual, ó censurable propósito; pero 
la últiiña desaparición del arbola 
ya no se combinaron las circunsta 
cias anteriores; desaparecieron '. 
condiciones antiguas de terreno I 
hitado; y los arrastres de tierr 
que no detenia el amparo de las no 
tas, de las yerbas y de las raíc< 
fueron poco á poco modificando 
forma del monte, hasta no dejarle 
no escasas cantidades terreas éá 
más profundos intersticios déla nx 
Por eso el monte mengua de gra 
dor: sus desprendimientos, con'' 
frecuentes avenidas de la eafiac 
aumentan la carga de teiténo éá i 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



429 



ii, como palpablemente lo han de- 
BOfkado las catas que y para averi- 
guar estos datos, practicamos en el 
torenO) siguiendo la dirección del 
Estoy al obtener como resultado que, 
ihéi metros de la superficie baja 
del cerro, boj cubierta de arena, 
(Dcoéntransé construcciones de si- 
Heria de parecida fábrica, tal vez 
midas, en lejanas centurias, con las 
^ ocupaban su coronamiento. 

GonoddaB la estructura j condi- 
denes del monte y las trasformacio- 
M que sufrió desde la Edad Media 
bu el presente siglo, terminaremos 
Ih que pudiéramos llamar ligeras 
ídicacioneB acerca de su historia, 
jidendo que en el año 1830 dio 
frincipio la sucesiva aparición de 
objetos esculturales, ocultos bajo la 
kona vegetación que le poblaba 
Me antes del siglo xrv, y cuyos 
momentales restos han dado abun- 
Inte material, en repetidas ocasio- 
üiypara fabricar un contiguo, ro- 
ká» malecón, muchas veces arreba- 
Uo por las corrientes , al Este del 
ARO. La piedra con que se forma este 
turo y otras cercas de contiguos 
ttpos, procede de los mismos si- 
fin; y no es raro hallar en ellos m¿- 
fiíi estatuas , cabezas y plintos , des- 
Iniidos por los ignorantes construc- 
tona de tales obras, que con afán 
kn ido embutiendo en ellas^ con el 
edificativo de Santos y y cuyo fin 
fiempre fué correr arrastradas por 
lis avenidas hasta una distancia de 
} kilómetros. 

Esta eala sucinta historia del Cer* 



ro de los Santos hasta el aüo 1872. 
Después mayores exploraciones, con 
la ilustrada cooperación de los celo- 
sos Padres Escolapios de Yecla, des- 
pertaron la curiosidad y el deseo de 
hacer estudios sobre tan interesantes 
y desconocidos restos. 

P. S. 



REMITIDO. 



Nuestro predilecto y antiguo dis- 
cípulo en la Escuela de Diplomática 
y al presente muy querido amigo, 
el Sr. D. José de Güemes , Archi- 
vero de la Real Gasa, nos ha honra- 
do respondiendo á un articulo que 
intitulamos : <t Ruego á nuestros je- 
fes y compañeros]), inserto en las 
dos primeras páginas del núm. 5 del 
aflo corriente de la Revista ; y jus- 
to es que correspondamos á los bue- 
nos propósitos de nuestro inteligen- 
te compañero de profesión, publi- 
cando la carta en que nos indica 
necesario un previo deslinde , con- 
fiando en que habrá de dispensamos 
la libertad de publicarla, quizás 
ofendiendo su excesiva modestia. 

No carece de importancia, en ver- 
dad, la cuestión previa que suscita 
con tanto acierto el Sr. Güemes, y 
que quizás él mismo , con profundo 
conocimiento de la materia, podría 
damos resuelta. Sírvale de verda- 
dero estímulo, para decidirle, nues- 
tro vivo deseo de saber su opinión 
hasta en* ese punto cuasi secundario, 
ya que no ha de negamos su gene- 



130 



REVISTA DB ARGHITOS, 



roso concurso para que no sea eeté* 
ril nuestro llamamiento , ó asi lo es- 
peramos de su probado amor á nues- 
tros estudios profesionales ; y ofréz- 
canos , en breve , nuevas ocasiones 
para declarar que , como ha sido el 
primero en proponer una cuestión 
enlazada con el artículo mencionado 
más arriba, será tal vez el más 
constante mantenedor de las doctri- 
nas que mejores crea, si logramos 
dar á conocer en las columnas de la 
Revista la verdadera voz facuUati" 
va dd Cuerpo. 

Cuéntanse muchos individuos en 
la Sección de Archivos, ante cuya 
competencia, en cuanto se refiere á 
8U organización, debería pararse 
nuestra pluma, y á los cuales muy 
gustosos cedemos el honor, no pe- 
queño, de departir sobre puntos de 
cuya dilucidación pudieran surgir 
provechosas lecciones para todos; 
pero no podemos eximimos de con- 
testar cortés y cariñosamente al se- 
ñor Güemes , apuntando con justa 
timidez una sola reflexión ea tan 
delicada materia. 

Sería tal vez inconveniente qUe la 
autoridad gubernativa dictase la ma" 
ñera de hacer con rigurosa uni/armi' 
dad loa trabajos facúUcUivoe del Cuer^ 
po; pero si tal medidja resolvitse, 
por creer sin verdadera voz á este 
instituto, cuando hasta la más alta 
representación oficial suya ha gaar-^ 
dado silénéío sobre asunto tan im- 
portante . durante diez y seis años, 
parece improbable que dvidase lo 
especial de- cada una de las tres sec- 



ciones, al regular circunstanciad 
mente las tareas de los Archiven 
Bibliotecarios y Anticuarios que si 
ven al Estado. 

Todavía, dentro de los trabaj 
especiales de cada sección del Ouc 
po, parece discutible la unifóñrmiA 
que indica nuestro amigo el sefi 
Güemes, tratándose de los archive 
pero justo será no desflorar u 
cuestión que de seguro podrán d: 
cutir y resolver con verdadera coi 
potencia compañeros nuestros, c 
yos especiales conocimientos en et 
ramo nos permiten esperar que 
desdeñen nuestro llamamiento, 
que tanto enaltecerían las columi 
de la Revista nuevos escritos s 
yos sobre puntos de organización 
arreglo. 

C. 

o Sr. D. Toribio del Campillo. 

Mi distinguido amigo: foeía notoriA c 
cortesüi no responder con solicitad al 
mamiento que usted hace á sus jefes y oc 
pafieros en el artitsulo de fondo de la ] 
VISTA correspondiente al 16 d^ mes 
tual, excitando su celo para que cada i 
coadyuve al propósito, muy laudable 
cierto y oportuno, de dar á lúa trabajos 
organización y arreglo dalos Bstabledmi 
tos encomendaddb á las tareas periciales 
Cuerpo de Archiveros , Bibliotecarios y A' 
cnarios, cuando alguno de sus individtioB 
ya formulado por escrito un proyecto, y f 
ponga un sistema de clasificación en alg' 
de las tres secciones del ramo, ó en una pi 
especial do alguna de ellas, que po¡r su 
tensión ó importancia reclame un sitte 
peculiar de arreglo ; pero como yo no soy 
los primeros, ni aun tengo la honra, aun* 
lo siento con toda mi alma, dacontacms 
el número de los segundos, porque njq j 
tenesco á tan distin^ido Cuerpo , rusa 
usted odn todo enearedmibntb qué ao^ 



BIBLIOTEGAS'T MUSEOS. 



431 



jonotepiftolar oo¿ que me dirijo á Y., para 
qoe DO seme atrilmja mi alarde jactancioso 
&flto, del que estoy may lejos, al inge- 
nnoe en la polémica científica, careciendo 
deUfmMffW vm facultativa del Cuerpo, 
Ko esa mi, ni á los qne se encuentran en 
nd cMO, 4 los que ya dirigida la excitación; 
peroooDtsndoy por mi parte, con la indolgen- 
rá que tanto necesito, y qne V. me dispensa 
liempre sin tasa , de cuyo favor, para mí de 
iiMitíiiiable precio, soy también, á pesar 
BÍo, deudor insolvente á algunos otros indi- 
Tidoos del Cueipo que me honran con su 
imiftad, me permitiré insistir en términos 
OQDQ0OS en la conveniencia y utilidad de lo 
qoe y. propone, haciendo de paso ligeras 
. obserraciones que podrán considerarse como 
eoestíon previa antes de entrar de lleno en 
la iüteieBante materia de la organización 
dentifica de los Archivos, Bibliotecas y Mu- 
KOfl encomendados al celo, laboriosidad é 
inteligencia de esa colectividad, que contri- 
buye con el modesto, pero no estéril , con- 
tingente de su trabajo. 

Eb nna verdad innegable , y asi lo da Y. á 
entender en el articulo á que me refiero, que 
dCoerpo de Archiveros, Bibliotecarios y 
Anücuarios necesita tener vozpropiat auto- 
ridad, digámoslo de una vez, en todas las 
eiatíonee que requieren la facultativa co- 
opertdon de su numerosa colectividad, pro- 
rat^ de títulos académicos tan respetables 
como loe de cualquiera otra de las recono- 
ddu por el Estado, como tales, cuya auto- 
lidad jamas se ha puesto en duda, ni deja 
d Oobierao de consultar en todos los casos 
den ezclasiva competencia. No creo nece- 
ittio citar los Cuerpos á que me refiero, por- 
qie MU bien conocidos: pero sí creo oportu- 
no consignar que aun no se halla el de Ar- 
chiveros. Bibliotecarios y Anticuarios á la 
iltuaque le corresponde ; y si espera su im- 
portaneia, eomsideraoioB y respeto de la au- 
^Qodsd oficial que se halla fuera de la esf e- 
obciüiatlva, hal»:á de resignarse, desde 
>hortpara siempre, á vivir en el perpetuo 
qiietiano, en la vergonzosa indiferencia á 
qie deben ser condenadas las corporaciones 
Vie no queriendo , ó no sabiendo imponerse 
por Is importancia de sus trabajos, por l.i^ 
Mpedalidad de su ciencia y por su diligente 
óúoktlva, que son las armas de combate 
pn Iss oorpovaoíones créntíflcaa qne tienen 
'oi^cieMla de lo qva tót y de lo que Talen,- 



se ven, para desgracia suya, sometidas á in- 
fluencias extrañas, que asi se interesan por 
su existencia y engrandecimiento, como por 
su muerte y humillación. 

La autoridad oficial, no facultativa, se 
excusará, con buen acuerdo, de invadir el 
campo dé la ciencia, por temor á la critica 
razonada y justa de los que pueden y saben 
luchar con ventaja en este terreno ; pero lla- 
ma mucho la atención que no se cuente con 
la facultativa para ilustrar con su autoridad 
las cuestiones del ramo que cultivamos, en 
lo mucho que falta por hacer. 

Tiempo hace, mi querido amigo, qne ven- 
go observando en el Cuerpo esa especie de 
poquedad á que Y. ¿lude en el articulo cita- 
do; y si bien se dan á la estampa trabajos 
particulares, que son evidentes pruebas de 
la afanosa actividad é inteligencia de algu- 
nos de sus individuos, es cierto también 
que esto no establece la autoridad que ne- 
cesita, y se gastan, aunque no sin fruto, 
las fuerzas de los miembros, mientras el 
Cuerpo^ como tal, apenas da señales de 
vida. 

Moviéronme estas consideraciones ^ hace 
unos meses, á dirigir otra carta más exten- 
sa á nuestro querido amigo el 6r. D. José 
Escudero de la Pefia, consultándole sobre 
los medios de realisar cierto proyecto de 
competencia exclusiva del Cuerpo de Archi- 
veros, Bibliotecarios y Anticuarios, en el 
cual hubieran podido tomar* más ó menos 
parte, con honra suya, todos los individuos 
de las tres secciones de que se compone. 

El llamamiento «tue Y. hace á todos sus 
jefes y compañeros es el primer paso en la 
senda de esa autoridad que importa mucho 
al Cuerpo adquirir ; y la discusión que so- 
bie materia taa interesante y científica ha 
de promoverse, derramara raudales de luz 
que iluminarán el extenso campo delicien» 
cia, sirviendo los proyectos parciales, como 
usted dice con mucho acierto, de datoe opor- 
tunos y de auxilio á las instrucciones gene- 
rales y definitivas para la obra común del 
arreglo de los Archivos, Bibliotecas y Mu- 
seos. 

Lo primero que exige la discusión en ma- 
terias científicas es el métodcf qne consiste 
en el érden con que se exponen y desen- 
vuelven sus principios fundamentalee para 
hallar la verdad: pero como á pesar de aer' 
esta definicúon tan cliuAy oonQls% hay hom- 



439 



REVISTA DB ARCHITOS, 



btes que están en desacnerdo por la cuestión 
de método, ian caando profesen la misma 
ciencia, á cansa de no comprender bien que 
el orden no es otra cosa que el concierto y 
buena disposición de las cosas j de las ideas 
colocadas en el lugar que les cortesponde, 
podrá acontecer que los proyectos, ó sistemas 
de dasifícacion que se propongan sean el 
Tesultado de ideas preconcebidas sin maduro 
examen, y por este camino jamas llegare- 
mos á un acuerdo común , sino á costa de 
algún tiempo malgastado, para reconocer al 
fin las consecuencias de la falta de método. 

Asi es que, en mi juicio, exento de pre- 
tensiones , no puede dejarse al capricho de 
los que tomen parte en estos trabajos la 
cuestión de método, sino que debe iniciarse 
por medio de la Bbtista, órgano y repre- 
sentante del Cuerpo de Archireros, Biblio- 
tecarios y Anticuarios, que ba dado la pri- 
mera Yoz y abre sus columnas para la inser- 
ción de los pryyectos y sistemas que se pre- 
senten , porque es muy peligroso abrasar con 
furor, como sucede con harta frecuencia, 
las propias quimeras, sin advertir el riesgo 
que corre el que obra por sí mismo, deján- 
dose llevar de sus primeras impresiones. 

Por otra parte, sería indiscreto y aun te- 
merario que la autoridad oficial se antici- 
pase, incurriendo en esta misma debilidad, 
adietar la manera de hacer con rij/wroia 
uniformidad les trahajet facuUativet del 
Oiterpo en cada una de las tres secciones de 
que se compone, sin haberse reconocido an- 
tes por aquél si cabe ó no esa uniformidad^ 
atendida la índole de los documentos que 
guardan, por ejemplo, los ArchiTot históri- 
cos dependientes del Ministerio de Fomen- 
to, porque las Bibliotecas y Museos, respe- 
tando el parecer de autoridades más compe- 
tentes, tienen, en mi concepto, otras condi- 
ciones. 

De aqui la necesidad de abordar esta 
cuestión con preferencia, porque decidida 
en favor de la umiformidtLd^ puede entrarse 
sin reoelo en la exposición del sistema ge- 
neral de dasiflcacion ; de lo contrario, será 
preciso formular proyectos parciales para 
aquellos Archivos que, por la índole especial 
de sus documentos y sus particulares condi- 
ciones, exijan una dasifioaeion y organisa- 
don diferentes. 

Ssta ee sólo una cuestión de orden, y al 
someterla á U consideFadon de mi antiguo 



y querido catedrático, le ruego que no vea 
en ella otra cosa que mi vivo deseo de con- 
tribuir, hasta donde lo permita la dd>iUdad 
de mis fuerzas , al laudable propósito de loa » 
redactores de la Bbyista, que debe enea» — 
minarse siempre á que d Cuerpo de Arohi- - 
veros. Bibliotecarios y Anticuarlos se im— - 
ponga por la autoridad que da la denoi% ya- 
para esto es preciso que se conoscan sua tra- 
bajos facultativos. ^^ 
Libre mi ánimo de pasiones mesquinasi^ 
no pretendo haber acertado al exponer la^ 
ideas que dejo escritas , y en todo caso cuen 
to con la cariñosa indulgenda que Y. hi^ 
dispensado siempre á su afectísimo amigo ^~ 
antiguo disdpnlo Q. B. S. M. 

Josa D£ OÜBMSS VkLLAl». 

31 Mano 1876. 



NOTICIAS. 



Ed la visita que hicieron al Escorial 
el rey D. Alfonso XII y S. A. la Prínoe* 
sa de Asturias , manifestó S. M. ai Da* 
que de Sexto sus deseos de qoe queden 
terminadas dentro de nn breve plazo 
las obras de reparación en el Monaste- 
rio Escarialense, ofreciendo satisfacer 
de su bolsillo particular las cantidades 
necesarias , si las destinadas por el Es- 
tado no fuesen suficientes á dar á los 
trabajos gran impulso. 



A consecuencia de la dimisioD del 
Sr. Pisa Pajares ha sido nombrado d 
Sr. D. Vicente de la Fuente, Rector de 
la Universidad de Madrid, de cuyo 
claustro es dignísimo catedrático hace 
muchos años. El respetado nombre , la 
reconocida ilustradon , y las altas preo* 
das de carácter que distinguen al oae- 
vo Jefe universitario, decidieron al se- 
ñor Ministro de Fomento á Teócer la 



— n 



.<• ■ • 



i 



4 
I 




1 

I 




*^^%i^^;r 













■^ M 



:5 

tí 



-a 

M 
1 
e 



I 
I 



filBLTOnCAS Y MUSEOS. 



433 



modestia del docto académico de ta His* 
toria , que puede presta i', en su nueva 
cargo, notables servicios 4I país. 



Hace pocos días, y cuasi repentina- 
mente falleció el Sr. D. Juan de Tro y 
Ortolano, digno jefe del Archivo Histó- 
rico Nacional. Su desaparición será sen- 
tida en el Cuerpo y en la Escuela de 
Diplomática por suft ¿er vicios; y entre 
sus numerosos discípulos durará la 
memoria de su afectuoso porte y nunca 
desmentida benevolenci a . A co m pa ua^ 
mos á su afligida familia en su justo 
sentimiento por tan grande pérdida. 



Ha terminado su comisión de reco- 
nocer y entregar á la Biblioteca Nacio- 
nal los libros que fueron del Marqué* 
de la Romana y los que perleneiieron 
á D. Serafín Estévanez Calderón, el 
oficial del Cuerpo D. losé Sancho Ra- 
yón, á cuyo cargo estuvieron, durante 
algunos años, en una sección de la Be-* 
blioteca del Ministerio de Fomento. 



Se ha publicado el segundo tomo de 
El Refranero general español , en parle 
recopilado y en parte compuesto por 
D. José María Sha rbi, de cuya colección 
trató ya la Revista, con motivo de ha> 
berse dado á luz el primer tomo de la 
misma. El autor, fiel á su propósito de 
unir lo útil con lo agradable , ha elegi- 
do para formar el segundo volumen de 
su interesante obra el Diálogo en laude 
de las mujeres , intitulado Gincecepctnos^ 
compuesto por Joan de E^pjoosa, in-^ 
terpolando de este modo las simpleza co* 
lecciones de refranes con las obras de 
ingenio, en las que resaltan ^tos de 
una manera más ^ menos eiprest : á 



esta último género pertenece , sio du- 
da, el cilado Diálogo, por contener gran 
copta de ellos, según puede ver^e en el 
prólogo que le precede , y en el que se 
hallan éstos recopilados. 

Es la obra de Juan de Espinosa , co< 
mo su mismo título indica , un tratado 
apologético de la mujer^ si ^e exceptúa 
la tercera parte de la obra , en la qoa el 
autor echa en olvido á eu protagonista 
para enumerar las excelencias del agua 
sobre el vino, con virtiendo su Diálogo 
en un tratado de Hidrología ; pero á pe** 
sar de estas y otras digresiones , con- 
tiene el libro profundas reflexiones mo- 
rales , gran copia de hechos históricos 
si bien acogidos con escai^a crítica , pro- 
fusión de citas sagradas y profanas y 
amena é instructiva lectura. 

Ha servido de texto, fielmente repro< 
ductdo, para la reimpresión de la obra, 
un ejemplar da la misma, edición de 
Milán de !580, por Miguel Tiní, libro 
que por su rareía constituye ya una 
curiosidad bibliográfica. La tirada de 
este tomo, como la del anterior, es da 
iOÚ ejemplares* 



La elevada cifra deS3,509 suman los 
lectores que han concurrido, durante el 
año ÍS7Í , á las cinco Bibliotecas uní-* 
ver sitarlas matritenses. Se han servido 
90.750 volúmenes, y este número por 
sí solo demuestra que sirven en ellas 
inteligentes y celosos funcionarios. 

Si el personal fuese más numeroso y 
en proporción del crecimiento que bate» 
nido la eoncurrencia de lectores, nu se 
verían obligadas algunas de estas 01» 
blioiecas á dedicar al servicio del pú- 
blico mucha parle de los empleados 
que serían más fructuosamente útiles 
redactando índices. Oportuna seria rot 



134 



RBTISTA DB AR£!HITOS« 



mediarla carencia de personal » para 
que 6ia forzosos aplazamientos avan- 
zasen los índices , sin los cuales se im- 
posibilita el baen servicio de los pedi- 
dos de formales y düigeptes investiga- 
dores en determinadas materias. 



El ayuntamiento de Sevilla , secun- 
dado por el celoso archivero municipal 
D. Luis Escudero y Perosso, que con su 
constante exploración de los importan- 
tes papeles puestos á su cargo ha pro- 
porcionado los antecedentes necesarios 
al efecto, ha reivindicado los antiguos 
ornamentos é insignias pertenecientes 
. al antiguo alferazgo mayor de la ciu- 
dad. Entre dichos objetos se encuentran 
cuatro mazas de madera , obra del in- 
signe escultor sevillano Juan Martinez 
Montañés. 



La Biblioteca de las Facultades de 
Teología y Jurisprudencia, sita en el 
edificio de la Universidad de Madrid, 
recibió el año anterior muy notable y 
extraordinario acrecimiento con haber- 
le legado gran parte de sus libros el di- 
funto catedrático D. Fernando de Cas- 
tro. Forman la donación 595 obras, 
que componen 1.440 volúmenes. Avan- 
za rápidamente su catalogación con el 
fin de arribar pronto á tenerlas dis- 
puestas para facilitarlas al público; pe- 
ro mientras no soiconstruya estantería 
donde se les pueda dar la oportuna co- 
locación en el salón espacioso destinado 
pera' ensanche de la Biblioteca , siempre 
dificultará el servicio la colocación de- 
fectuosa que ahora permite la carencia 
de los necesarios estantes^ 

Ademas del importante legado del 
Sr. Castro, han ingresado en dicha Bi- 
blioteoa 43 obras, que haoea uo total 



de 50 Tolúmenes , remitidas por varioe 
sujetos y Corporaciones. 



La Diputación de Pontevedra acaba 
de abrir al público la Biblioteca pro- 
vincial, con gran número de volúme- 
nes, para instrucción y recreo de todas 
las clases; y con objeto de que las per- 
sonas amantes de aquella provincia 
puedan hacer los donathros de libros 
ofrecidos, ha autorizado, para que los 
reciba en nombre de la Corporación, al 
catedrático D. Manuel Pedrayo, resi- 
dente en esta corte. 



Con este número recibirán los sus- 
critores de la Revista dos láminas fiará 
mejor inteligencia del artículo sobre las 
Excavaciones del Cerro de lo$ Santos. 
Otras varías completarán artículos qod 
irán viendo la luz pública en los próxi- 
mos números. 



La Biblioteca Nacional ^a adquirido 
una verdadera preciosidad bibliográfi- 
ca, el único ejemplar, que hoy se cono- 
ce, del Misal Orensanot impreso en Mon- 
terey en el año i 494. 



Con satisfacción grande participamos 
á nuestros compañeros y favorecedores 
que avanza en su mejoría el ilustre Je- 
fe del Cuerpo, cuyo cabal restableci- 
miento tanto deseamos. 

Por segunda vez acontece que ha- 
llándose lyustado y á punto de ser im^ 
preso el número presente de la BsviarA 
publica la Gaceta un decreto , cuyo texr 
to deberá de insertar íntegro,.por trater 
^ él de la reorganización de la Jaula 



BtBLIOTBCAS T MUSBOS. 



435 



ficultailva del Cuerpo. Forzoso es, por 
tanto , que aplacemos hasta el 'próximo 
número satisfeoer á ouestros compa- 
líeros. 



bibliografía. 



Seeaux det Archives du Département des 
J9a$seM'Pjfr¿né&s, par Paul Jlapmond ( Ex- 
trait dn Bnlletin de la Sodcté de Scien* 
ees, LettreB et Arte, de Paa. — Pan, Typo- 
graphie Veronese, 1874).—! vol., &' ma- 
yor, 386 páginas. 

Es la Sigilografía ono de los estudios 
que novisimamente han veoldo á en-* 
sanchar é ilustrar el vasto campo de 
las ciencias históricas ; apenas si á me« 
diados del siglo xvii se empezó á ima"* 
ginar que los sellos de la Edad Media 
eooerrahan algún valor histórico ; y en 
eoanto á su importancia artística , po- 
demos creer qae ni siquiera se sospe- 
chaba, sí nos atenemos á la manera 
descuidada é imperfecta con que, de vez 
ea cuando, eran reproducidos en algu* 
Ks láminas. Ya en el siglo actual MM. 
Aaunou, Letronne y de Ghabríer funda* 
ron en los Archivos de Francia un mu- 
seo sigilográfico, compuesto de impron- 
tas eseropulosamente sacadas. En 4867 
el Conde de Laborde encontró 45.547 
de estas improntas , que hizo inventa- 
riar, cla/sificar y describí % y no contento 
con completar la obra de sus anteceso- 
res, acometió la empresa de hacer que 
se sacaran moldes de los sellos conser* 
vados en diferentes archivos délas pro^ 
vlncias (intento que bien pronto comen*- 
z6 á dar y sigue dando gratídes resul- 
tados), y bajo sus auspicios y con un 
erudito prefacio, también tuyo, salió á 
lux el inventario de la colecci<m 4e ftt«> 



Ho9 de los Archivos imperiales, redao^ 
tado por Mr. Douet Darcq. 

Posteriormente se han sucedido y ca- 
si continuamente se suceden y multi- 
plican en la Nación vecina los trabajos 
de Sigilografía 9 que, no sin noble en- 
vidia , vemos los pocos que en España 
nos ocupamos en estudios análogos. 
Contadas son , en verdad , las personas 
que entre nosotros se han dedicado de- 
liberadamente á este ramo, y la más 
estricta justicia demanda que entre 
ellas citemos en primero y distinguidí- 
simo lugar al sabio cuanto modesto 
profesor de la Escuela de Diplomática 
D. Tomás Muñoz y Romero, qmen, á 
costa de sacrificios y dispendios no es- 
casos, logró reunir y estudiar una ra- 
zonable colección de improntas de se- 
llos españoles de todas clases. Fuera de 
este ensayo , cuyo valor é importancia 
no por malogrados deben desconocerse, 
apenas si tenemos sobre sigilografía es- 
pañola tal cual trabajo aislado y no 
siempre emprendido como fin princi- 
pal , cabiendo al autor de estas líneas 
la honra de ser hoy casi el únioo que 
cultiva este género entre nosotros y 
que ha tenido la buena suerte de poder 
sacar á luz algunos importantes sellos 
españoles, antes inéditos. 

Con tales precedentes, fácil es com- 
prender el interés, á la par que la §m* 
tisfaccion , con que habremos aceptado 
y recorrido el ejemplar, que debemos 
á la amistad de uno de nuestros más 
queridos compañeros , del Catálogo dii 
sellos de los Archivos del Departamen- 
to dé los Bajos Pirineos, redactado por 
el Jefe de aquel importante áepósiUí^ 
M. Paul Raymond. 

Forma esta obra un elegante volü* 
men de 386 páginas en i.*, y eontieiie 
la deB^pdon de>i.(V77 sellos, más cuat- 



136 



REVISTA DB ARCHIVOS. 



tro adicionados después de terminada 
la impresión. Divídese en dos seccio- 
nes » que son : la de los sellos laicales 
y ¡a de los eclesiásticos, compuesta ¡a 
primera de 93 grupos y de 43 la se- 
gunda, que se refieren, no sólo á Fran- 
cia , sino también á España y Alemania, 
y contienen sellos de reyes , príncipes, 
magnates, tribunales, congregaciones, 
valles, municipalidades y villas, gre* 
mios, oficios, etc., etc. 

Fácil es , sobre todo para las perso- 
nas peritas en la materia, calcular el 
ímprobo y detenido trabajo que supone 
semejante tarea, no menos que la suma 
de variados y no comunes conoci- 
mientos que ha debido exigir en la His- 
toria general y particular, en la Geogra- 
fía, en la Heráldica, en la Filología y en 
otras ciencias cuyo concurso es indis- 
pensable para fijar las atribuciones de 
sellos , los cuales frecuentemente pre- 
sentan incompletas, confusas ó dete- 
rioradas sus improntas y leyendas, y 
que algunas veces carecen de éstas. No 
parece, por tanto, necesario insistir 
acerca de la imposibilidad de evitar 
inexactitudes ó errores que pueden 
deslicarse en trabajos de esta índole, 
ya que no quepa exigir al autor de un 
catálogo descriptivo de tantos y tan va- 
riados sellos, que conozca, hasta en sus 
menores detalles, la historia y organi- 
zación de los reinos , ciudades y corpo- 
raciones. Únicamente, pues, con evi- 
dente mala fe , podría tratarse de dis- 
minuir el mérito de tales libros, al se- 
ñalar en ellos algunas equivocaciones. 
En esta supuesto, nuestro sabio colega , 
Mr. Raymond^.se servirá permitirnos 
que consignemos el hecho de haber ha- 
llado algunos lapsus en ciertos artícu- 
los de su Catálogo , qué, precisamente 
por 8ér referentes á cosas de España, 



tenemos obligación de conocer con ma- 
yor puntualidad. 

Así, por ejemplo, apuntaremos que 
tenemos por errada la descripción del 
reverso del sello de Alfonso el Sabio, 
que lleva el número 644 del Catálogo. 
Lo confuso de la impronta ó lo incom- 
pleto del fragmento han podido tal vez 
hacer creer á Mr. Raymond en la exis- 
tencia de una cruz de largo hástil , á so 
derecha un personaje que llevara una 
rama de árbol, y á la izquierda una fi- 
gura de mujer con espada. Ni en los se- 
llos de Alfonso el Sabio (el mayor y 
más completo , de los cuales hemos te- 
nido la honra hace poco de dar por 
primera vez á luz) (1), ni en los de 
ningún otro monarca español conoce- 
mos semejante representación, ni cor- 
responde á idea alguna histórica ó he- 
ráldica propia del caso. Lo que casi se- 
guramente representa el reverso de qoe 
se trata, sen las armas, acuarteladas de 
castillos y leones , que se ven clarameu- 
te en el ejemplar- procedente del Archi- 
vo del Cabildo de Toledo que hemos 
publicado, como en todos los selloB, 
así céreos como plúmbeos, de los reyes 
de Castilla, hasta la unión de aquella oot 
roña con la aragonesa por el matriBM>- 
nio de los Reyes Católicos. No insisti- 
remos más en un punto, evidente para 
cuantos conocen la sigilografía real cas- 
tellana , y nos limitaremos á olrecer á 
Mr. Raymond un ejemplar del dibiyo 
del sello de Alfonso X, por si tiene á 
bien cotejarlo con el fragmento que des 
cribe , pudiendo así apreciar la exacti- 
tud de nuestra observación y comple- 
tar el conocimiento de este tipo que, 
con tales cuales variantes de dihugo, ta- 



(1) Museo JBtpMúl de aniifMedades , t. n, 
págüuM 629 7 sigaientei. 



BIBLIOTECAS Y MDSBOS. 



4^7 



maño é impresión, es el sólo usado por 
el personaje *de qae se trata. Creemos 
también probable que las letras Cont..., 
únicas que de la leyenda de dicho re- 
Terso parece haber descifrado Mr. Ray- 
moDd, sean mas 'bien las tres COR..., 
iniciales de la palabra Corduhe. Echa- 
mos asimismo de monos la mención de 
unos camafeos antiguos cuyas impron- 
tas cortan la leyenda, tanto en el an- 
' Terso, como en el reverso, en cuatro 
partes iguales. Todo ello, suponiendo 
que, como nos hacen creer la descrip- 
cion y las dimensiones del sello, sea 
este efectivamente el de Alfonso X, cuyo 
tipo, único céreo que del mismo cono- 
cemos, tenemos estudiado y descrito, 
según dejamos dicho. 

Tampoco sabemos que la Reina Cató- 
lica, ni su esposo D. Fernando, que 
casi siempre figura con ella en los se* 
llos,ya en una misma impronta, ya 
eo la opuesta , usasen nunca la lengua 
castellana para las leyendas de tales 
monumentos, sino constantemente la 
latina. Estamos , por tanto , persuadí- 
aos de que en el sello de placa descri- 
to por el Archivero de los Bajos Piri- 
neos con el número 643 , el fragmento 
de leyenda que se copia habrá de de- 
cir Helisabet Dei gratia Regina .... 
eo vez de Isabella .... Reina , como 
pone el articulo que nos ocupa. 

Disculpable también encontramos en' 
quien, como hemos indicado, no tiene 
obügacion de conocer todos los detalles 
relativos á la Inquisición española, el 
que interprete con algún error en el 
iello de los inquisidores de Cataluíía, 
número 4.017 del Catálogo, la leyen- 
da (que ya advierte estar confusa) del 

modo siguiente : "f Ex vocb 

IcA. Catsam, por no tener noticia de 
qae el verso, tomado del Salmo 73 , 



EXUMGB DOMINB, JUDIGA GAUSAÜTUAM, 

era la divisa que generalmente orlaba 
los blasones del Saiílo Oficio. 

Algunos otros lunares, no de mayor 
monta , pudiéramos indicar, que en na- 
da deslucen la verdadera importancia 
ni el general feliz desempeño del libro 
de Mr. Raymond, quien tiene, ademas, 
dadas muy relevagntes muestras de su 
decidida vocación é innegable compe- 
tencia en el ramo de Archivos. Mas las 
observaciones apuntada3 bastan para 
prueba de que hemos examinado con 
detención el Catálogo, y de que en el 
favorable juicio que nos ha merecido 
entran tanto la imparcialidad como el 
conocimiento de su valor científico. No 
es propia de obras humanas , y má3 de 
las de esta índole , la absoluta perfec- 
ción ; pero á ella se acerca mucho la de 
Mr. Raymond , á quien rogamos vea en 
estos breves renglones, no an juicio 
critico y mucho menos una censura, 
sino el testimonio del sincero aprecio 
que su laboriosidad nos merece y de la 
gratitud que le debemos cuantos nos 
dedicamos á la honrosa profesión en 
que él tanto se distingue. 

J. M. E. DE LA P. 



Lbs artistbs en 6¿abk avaht le mn. « 
BiáoLE. — Notea et docnments recueilHs 
par Paal Baymon. Pan: Typographie Ye- 
rone«e: 1874. En 8." (189 pág.) (Bxtrait du 
BuUetin de la Sociéte de$ Sciences, Letres 
et ArU de Pau,) Tirage ipecial á cent 
exemplaires. 

Muchas veces han repetido personas 
muy versadas en ios estudios históricos 
que son ios documentos las únicas ver- 
daderas bases de la historia ; y cierta- 
mente , apenas habrá parte algupa de 
tan importante sección de las letra^i que 



lio 



RBTISTAiDB AHCHIYOS, 



En Yenecia y GenoTa se ban hallado 
según responsiuas de deposito, nueue- 
cientos mil y quinientos doblones. 

Hizose la gran Comedia en el Retiro^ 
y sobre durar 4 oras , cosa admirable 
de música, etc.* y la continúan para los 
Consejos, la Villa y los demás. 

Tuuo ora su Alteza para besar la ma- 
no a la Reina y lesperó en una Camilla: 
no fue este dia su Alteza ; y comieron 
las damas a las 4 de la tarde : fue la 
causa que en el Retiro se desafiaron el 
Principe de Astiilano, su alcalde, y el 
Condestable, maiordomo mayor, por 
quien auia de mandar: mando el Rey al 
Sr. D. Juanqueles compusiese; y en es- 
to passo la tarde. Tero el otro dia fue 
(D. Juan á besar las manos a la Reina). 

— Otra carta a venido y dice aun hay 
mas cantidades que han tomado al 
duende; y te han quitado todos ios ti- 
tules que tenía. Dicen también que el 
Sr. D. Juan no quiere despedir la gente. 
Haj muchos versos : si los puedo tras- 
ladar los embiare. A Dios etc.* || Aqui 
ya le han tocado las campanas. Las lu- 
minarias no se quando serán. De Flan- 
des hay nouedades : dicen han dego- 
llado al Rey de Suecia. 

D. Pedro Fernz. del Campo y Aculo. 



RESPUESTAS. 



La doctora Antonia GKarcía. Núme- 
ro 444. T, V, pág. 106. — Ocupada la ciu- 
dad de Toro, después de la muerte do 
D. Enrique IV, por D. Alfonso V, Rey de 
Portugal , que , como es sabido, defeodia 
con las armas los derechos que D.* Juana 
la Beltraneja pretendía tenor á la corona 



de Castilla, Antena García, mujer de 
Juan de Monroy, de acuerdo con otras 
personas , trató de dar entrada en ella á 
los Sres. Reyes Católicos ; mas habiendo 
llegado á noticia del portugués su propó- 
sito, fué condenada á la última pena, cu- 
ya ejecución se llevó á cabo públicamen- 
te. Luego que D. Femando y D.* Isabel 
recuperaron la citada ciudad , atendiendo 
á la fidelidad de la mencionada Antena 
García, en 24 de Noviembre de 1476, hi- 
cieron merced á sus hijos , hijas, nietos y 
nietas, y á los que con éstas y aqnéllas 
se casasen , de las i^anquezas y libertades 
contenidas en el privilegio de Valde- 
ras (1), extendiendo más tarde esta gracia 
á todos BUS descendientes. El maestre 
Juan Boticario, su yerno, y Alonso Man- 
rique, marido de Isabel de Monroy, so 
nieta, hija de Catalina Eodríguez de 
Monroy, consiguieron respectivamente, 
en 26 de Febrero de 1481 y en Diciembre 
de 1490, sobrecarta de la referida merced ; 
y en 17 de Julio de 1624, D. Felipe IV, 
en virtud del sefialado servicio de Anto- 
na García, declaró á Lúeas de Vera y Ca- 
talina Lorenzana, su mujer, hijodalgos, y 
con derecho á la mitad de los oficios que 
gozaban éstos. Ningún otro dato puedo 
suministrar sobre el particular al Cronista 
de Brihuega; sólo le indicaré que los que 
le doy están tomados de documentos qne 
so guardan en este Archivo general. 
Simancas, 

P. Ferrbr. 



(1) Fué concedido este privilegio álos 
vecinos de Valderas, en 3 de Junio de' 1387, 
por la defensa heroica que, á costa de sus 
vidas y haciendas, hicieron de esta villa 
cuando la tenian cercada los ingleses y por- 
tugueses, y por lo cual se les eximió de toda 
clase de tributos, empréstitos, servicios y 
pago de derechos, como más pitamente 
consta en el mismo. 



JUiDaiP» 1975.~Imi»«ntft» estereotipia 7 galnmoplaetia de Aribau 7 O.* (noeiores de BiTADMif ai), 

IMPBI8ORI8 DB CÁMARA DB S. M. 

poqne de Ofona, núin« 81 



Í^EVIST/V 



DB 



:RCHIV0S, IJlBLIOTECAS Y 



-s-^ri 



ÚSEOS- 



AUTO ▼. 



Madrid, 5 dé Mayo de 1875. 



NUM. 9.* 



SUMARIO. 



AdT«rtMacia. — FondOfl : Sobr>s \ñ organización de los Archiyos. — Observación dirigida á « El Magisterio Efl- 
pafiol 9. — Ansenda del Sr. Iiasa de los individnof* de la Jnnta. — Seooion ofioiAl : Decreto reorganizando 
la Junta facnltatira de Bibliotecas, Archivos y Mnseos. — Real orden nombrando Ior rocales do la misma. — 
HotiOlAa : Visita del Rey y de la Princesa de Asturias al Musco Arqueológico. — Inauguración de un mo- 
namento en el Museo. — Renuncia del Sr. Rosell.— Concurrencia A la Biblotoca nacional en 1874. —Trabajos 
en loa indlocs del mismo establecimiento. — Ingrest>8 en la Biblioteca de Huesca, — Misa y vigilia por los cnl- 
thradorM de las letras. — Solemnidad en honor do Corvantes. — Pubroirarion á favor del editor Sr. Dorreearay 
para continnar la publicación do los monumentos arqnitectóuic-s do España. — Nombramientos de ayudantes 
de tercer grado en las secciones de Archivos y de Bibliotecas.— Encargo al Sr. Onis para eljarreglo y custodia 
del Archivo de la Universidad matritense.— Variedades : Daton acerca del nuevo pabollon de la Biblio- 
teea nacional.— SeooiOD de autófcrafoi. — Fondos de los estableolmiontos. — PresrunU: Se- 
palero romano de Ager.— Erratas importantes. 



ADVERTENCIA. 

Par un anticuo acuerdo^ que aho- 
taponemos en e&nocimiento de núes-- 
tros favorecedores^ cada uno de los 
Reelactores de la Revista responde 
únicamente de las doctrinas , opinio- 
nes y Juicios sustentados en artículos^ 
que lleven al pié su firma ^ ó sus ini- 
dales. 



SOBBI LA ORGAlfIZAClOÜ DE ARCHIYOS. 



Un natural deber de estimación , 
respeto y deferencia hacia nuestros 
maeMÍros y hacía los que , sin este ti- 
tulo legal 9 lo son realmente, ó deben 
serlo por su mayor saber, antigüe- 
dad y jerarquía dentro del Cuerpo 
en cajas filas formamos hace años^ 



ha contenido nuestra pluma : en ne- 
gocio tan arduo, como el de publicar 
estudios y formular sistemas de ar- 
reglo y clasificación , queriamos nos- 
otros (y ¿á qué negar también que 
lo esperábamos? ) oir su voz autori- 
zada, para aprender primeramente 
y para someter después , si era pre- 
ciso, á su criterio superior alguna 
duda, ó alguna observación que por 
ventura lograran sugerirnos nues- 
tra experiencia (por desgracia no 
corta) en el manojo de libros y pa- 
peles, nuestra débil y pobre com- 
prensión, ó acaso, acaso nuestra 
misma ignorancia. Si en ello obra- 
mos mal ó bien, otros sabrán decir- 
lo ; pero tal fué la causa que nos hi- 
zo no responder seguidamente al 
ruego cariñoso y á la sentida exci- 
tación que por el mes 4^ Marzo di- 



u% 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



rigiera á todos los del Cuerpo nues- 
tro ilustrado compañero y amigo 
queridísimo el Director de la Re- 
vista. 

Más impaciente , sin embargo , ó 
con mayores bríos otro de nuestros 
compañeros (pues compañero es de 
profesión y compañero que nos hon- 
ra, aunque esté fuera del Cuerpo), 
el Sr. D. José Güemes, ha venido, 
con la oportuna epístola que vieron 
los lectores en el 8.^ número de esta 
misma Bevista, á convertir en vivo 
y eficaz estímulo aquella excitación. 
Seguir callados, cuando con tan sin- 
cera lealtad, como insistencia & ha- 
blar se nos obhga, quizá arguyera 
(al menos para muchos) más bien 
que poquedad de ánimo, criminal 
indolencia, falta de celo y de interés 
por cosa de que pende, ^n efecto, y 
en no pequeña parte, el porvenir del 
Cuerpo, si es que ya no carencia ó 
escasez de propias convicciones en 
tan vital asunto. Hay, pues, que res- 
ponder no solamente al que, con la 
alteza de miras y en la forma deli- 
cada y cortés que tanto le distin- 
guen, inició la cuestión, sino al que 
tan discreta y hasta bizarramente 
ahora le secunda. Poco á los dos ha 
de importar que al pronto no respon- 
da la autorizada voz que acaso de- 
searan ; poco debe importarles que 
ella sea de escaso timbre y débil ex- 
tensión ; otras en este punto han de 
llenar en breve su aspiración y su 
deseo : débil, cual es, y de armonía 
pobre 9 seguramente la escucharán 
9on gusto ; por indicarles que en q1 



Cuerpo no se pierden á lo menos sin 
eco sus nobilísimos propósitos, y 
hay quien, siquiera sea con gran dea- 
confianza por su escaso valer, muy 
lejos de esquivar tan útil discusión, 
acaso con más fe que valor, con me- 
nos armas quizá que abnegación, 
gustoso la comienza. 

Por desgracia , dice muy bien el 
Sr. Güemes, este nuestro querido y 
malhadado Cuerpo no sé encuentra 
para con el Gobierno ni para con el 
público á la altura en que debiera 
estar, y que de suyo desde su crea- 
ción le corresponde : por desgracia 
es una gran verdad que colectiva- 
mente su espíritu parece adolecer, ó 
resentirse de cierto apocamiento y 
no logró hasta ahora ((imponerse por 
la importancia de sus trabajos, por 
la especialidad de su ciencia ni por 
su diligente iniciativa», en la medi- 
da al menos de su fuerza, y en pro- 
porción al buen deseo que anima A 
tantos de sus miembros. Mas ¿puede 
presumirse, pudiera nadie asegurar 
que' sea suya la culpa? Ni es esta la 
oportuna ocasión de analizar una por 
una las causas que primero engen- 
draron y han fomentado luego su 
triste situación, ni es necesario ha- 
cerlo: las sabe el Sr. Güemes; las 
saben asimismo cuantos por afición 
á los diversos ramos que abraza su 
instituto, por su propio interés, ó por 
hallarse más ó menos envueltos en 
su esfera de acción, hubieron de asis- 
tir á su vicioso origen, han ido lue- 
go contemplando su débil crecimien- 
to y ven, no sin dolor, la vida ira- 



I 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



U3 



bajosa que, bien á sn pesar , arras- 
tra todavía. Qaiéranlo de una vez, 
supriman tales cansas los qué, co- 
nociéndolas bien 7 acaso lamentán- 
dolas, por falta de energía y valor 
las dejan subsistir, y en breve el 
Cuerpo de Archiveros, Biblioteca- 
rios y Anticuarios tendrá la autori- 
dad científica y la unidad de acción, 
la actividad fecunda y la robusta 
constitución ó economía interna que 
tanto en él se echan do n^énos «hasta 
lioy, y por cuya carencia, si no se lo 
abropella alguna vez , se le desdeña 
al menos y en parte se le culpa. 

Pero también es cierto : el Cuer- 
po al fin, aunque enfermizo, vive; 
y algo le toca hacer, si no para salir 
de estado semejante, pues á esto qui- 
za no llega su poder, al menos para 
demostrar que, débil y postrado, 
tan vale mucho más do lo que co- 
monmente por el vulgo, y por lo que 
loes vulgo, se ha creído. Hora es de 
fK su voz, la voz facultativa se alce 
en dignidad , haciéndose escuchar 
e& todas las cuestiones de su oxclu- 
nra competencia ; y ninguna por 
cierto más exclusivamente lo compe- 
te que la organización do cuantos 
«tablecimientos están bajo su cargo. 
Hibiernos de ella, pues; hablemos 
lerítmente. Y supuesto que alguno 
bde empezar, nosotros, dejando á 
k probada ciencia y especialísimo 
criterio de otros amigos y compañe- 
roi nuestros cuanto á las Biblotecas 
J Hnseos directamente pueda refe- 
rirse, abordaremos esta tesis única- 
aeote en lo que toca á nuestra pe- 



culiar Sección, á la de Archivos , en 
que hace ya más de tres lustros hu- 
bimos de ingresar y en la que, á fal- 
ta de otros títulos, algo nos. autori- 
zan á decir en parte la experiencia , 
y en parte, aunque mucho mayor, el 
buen deseo, 

Quo el plan y método, ó sea el or- 
den quo ha de seguirse en el arreglo 
y organización de los Archivos, deba 
fijarse en parto por la común auto- 
ridad y en bien, ó utilidad del pú- 
blico y do nosotros mismos hacerle 
obligatorio á cuantos allí sirvan, ó en 
adelanto hubieren de seiTÍr, no cabe 
discutirlo. Si, aplicados á este espe- 
cial asunto, entre lo fijo y lo muda- 
ble es preferible aquello ; si entre el 
azar y la rutina, ésta llevará siompite 
gran ventaja; entro la iniciativa per- 
sonal, nacida acaso, no de la re- 
flexión, mas del instinto, hija de es- 
trochas miras, engendrada quizá al 
calor do necia vanidad , tal vez so- 
ñando con imponerse por su misma 
misteriosa rareza, y aunque atinada 
y eficaz á voces, más á menudo ab- 
surda, vacilante y en todo caso efí- 
mera, como la vida humana ; entre 
esta iniciativa, digo, y un plan ó 
método seguro, constante, racional, 
ya estableoido y aceptado, al menos 
en sus bases, quo á todos igualmen- 
te y en cada cual de nuestros públi- 
cos Archivos nos lleve al mismo fin, 
no cabe ni aun optar, pues la elección 
há tiempo que está hecha. ¿A qué, 
si no, crear la Escuela? ¿A qué nutrir 
con unos mismos estudios y conoci- 
mientos á un personal facultativo^ 



Ui 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



¿De qué manera utilizarle , si los 
Archivos en sa organización hubie- 
ran de segnir abandonados al capri- 
cho no más del jefe, ó jefes, que su- 
cesivamente fueran en ellos reem- 
plazándose? Cesaron^ por fortuna, 
cesaron ya los dias en que tales depó- 
sitos eran & modo de eleuxino tem- 
plo, donde con ignorado rito se guar- 
daban históricas reliquias, donde á 
los iniciados solamente (poquísimos 
en número) era, á lo sumo, dado pe- 
netrar^ y donde, en fin, únicamente 
el archivero , cual inspirada Pithi^ 
sobre su augusta trípode, dictaba 
sibilinas respuestas al tímido curio- 
so que, con permiso previo, difícil- 
mente conseguido, se acercaba muy 
rara vez á interrogarle sobre el mis- 
terio del pasado. Hoy los archivos 
de carácter histórico, nacional, ó co- 
mún, hállanse para todos de par en 
par abiertos; hoy tiene todo el mun- 
do derecho á preguntar y derecho á 
saber qué es lo que en ellos se con- 
serva; y hoy tenemos nosotros, los 
que en ellos servimos, el estricto de- 
ber, no sólo de guardar y trasmitir 
en lo posible íntegro é incólume á 
la posteridad su material científico, 
sino el de hacerle en realidad utili" 
zable para cuantos utilizarle se pro- 
pongan, ora en provecho propio, ora 
en aumento, ó beneficio de la común 
ilustración. Si, pues, al cumplimiento 
de este nuestro deber tienen que diri- 
girse los comunes esfuerzos, ¿quién 
duda que más pronto, con más faci- 
lidad y con seguro éxito llegaremos 
al fin yendo por un camino llano^ 



ancho, ó capaz y descubierto, que 
por ignotas sendas, en las que el via- 
jero más práctico y sagaz , sin con- 
seguir sino muy rara vez ganar al- 
go de tiempo , á menudo se pierde, 
y, ya desorientado, definitivamente 
se extravia. 

Es,, pues, indiscutible hoy, no ya 
la utilidad y conveniencia , sino la 
precisión de abrir este camino, y en 
que se trace y abra con acierto al 
público y nosotros tenemos cierta- 
mente grandísimo interés. Quizá la 
autoridad gubernativa aguardará no 
más á que nosotros le prestemos al- 
go de luz y de consejo, á que le de- 
mos siquiera formuladas las bases 6 
principios y condiciones del trazqdoj 
para llegar á plantearle: y cuando 
con tan noble y generoso empeño pi- 
de nuestro concurso al Director de 
la Revista ; cuando , con su modes- 
tia singular, él, competente como 
el primero de nosotros, nos ha cedi- 
do la palabra, ¿no fuera acaso, ó pa- 
reciera pueril insensatez dejarle des- 
airado? Por eso el que esto escribe, 
posponiendo á lo que juzga deber de 
cortesía, y aun deber oficial, el na- 
tural temor de quien se ve más po- 
bre que todos los demás en dotes y 
en ideas, no vaciló un momento ea 
acudir con buena voluntad al cam- 
po, si difícil, honroso, de este cíen- 
tífico debate. 

Pero como en tan noble y genero- 
sa liza es natural que muchos cam- 
peones quieran romper alguna lan- 
za, conviene repartirse el campo. 
Colocados nosotros, há más de trece 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



U5 



años , al frente de un Archivo que 
encierra en sí los intereses é histó- 
ricas memorias del yaienciano rei- 
no, nos ceñiremos á exponer su- 
cintamente el plan , ó método que en 
su organización hemos seguido, de- 
mostrando que, si no es el mejor, es 
cuando menos el único que debe en 
análogos casos adoptarse. Uno de 
nuestros más antiguos y caros com- 
pañeros tratará luego de asentar los 
cánones, 6 reglas con que á su pare- 
cer (conforme con el nuestro , al me- 
nos en principio) deberá precederse 
en el arreglo y organización de los 
archivos que, afectando un carácter 
mis Tirio y general, y siendo , por 
lo mismo, de una constitución, ó ín- 
dole un poco menos regular y más 
compleja, son también más difíciles 
de gobernar y de regir. Otros, en 
fin, vendrán quizá después á decla- 
rar el orden que en archivos de otra 
laturaleza tal vez han adoptado, ó 
pcnsan adoptar ; y de este modo, 
discutiendo, si fuere necesario, mé- 
todos y doctrinas, llegaremos al an- 
helado fín, que es dar en lo posible 
concretas, si es que no formuladas, 
[ las principales ba&es de una organi- 
zación común, reglamentaria. 

Conviene, sin embargo, antes que 
nada, dilucidar esa que el Sr. Güe- 
mes tituló CUESTIÓN previa y consis- 
te en saber si cabe, ó no seguir un mé- 
todo, ó sistema idéntico^ uniform^e en 
todos los archivos y, en su caso , decir 
cuál es aquel sistema. Quizá ya de 
lo dicho anteriormente habrá inferi- 
do el Sr, Güemes nuestro modo de 



ver en el asunto, y excusada, ú ocio- 
sa pudiera parecerle toda amplifica- 
ción ; mas como aquí realmente ha- 
blamos , ó escribimos para que nos 
entienda la generalidad, y como sea 
preciso hacer afirmaciones, fijar, ó 
establecer doctrina, declararemos sin 
ambajes que , á nuestro parecer, ni 
cabe tal uniformidady ni, aunque qui- 
zá, hasta cierto punto, pudiera es- 
tablecerse, convendría siempre y en 
todos casos hacerla obligatoria. Hay 
bases, ó principios de clasificación, 
cual, por ejemplo, el orden cronoló- 
gico, que á todos los archivos (y 
dentro, por supuesto , de las seccio- 
nes, grupos ó divisiones adoptadas) 
igualmente se deben aplicar: la ma- 
nera de hacer catálogos é índices, 
puede y aun debe, con ligeras va- 
riantes, ser en todos idéntica; más 
no todos ni en cada cual de sus sec- 
ciones, piden el propio número de 
índices, ni su necesidad de orden es 
en todos igual , puesto que en un ar- 
chivo puede ser y es á veces de todo 
punto indispensable , v. gr. , un ín- 
dice por orden topográfico ^ y de él 
puede muy bien y aun debe tal otro 
archivo prescindir. En suma, los 
principios, ó bases de la organización 
habrán de ser comunes ; pero el sis- 
tema en sí será tan vario respecto á 
cada archivo, como varia, ó distinta 
sea la índole de su constitución y de 
los documentos que lleguen á for- 
marle. 

Y esto no admite duda : los archi- 
vos históricos vienen de cierto mo- 
do á ser imagen^ ó representación vi- 



U6 



REVISTA DE ARCHÍVOS, 



va y exacta de la vida social de gen- 
tes sometidas á instituciones , prác- 
ticas y usos que tienen con los nues- 
tros quizá muy poco de común; real- 
mente encierran y dan á conocer ta- 
les archivos el desarrollo práctico de 
esas mismas instituciones y costum- 
bres en el espacio y en el tiempo con 
sus lentas alteraciones sucesivas : si 
para someter sus manuscritos á un 
orden arbitrario, bien que profundo, 
ó filosófico, se mezclan y confunden 
V. gr., las procedencias, ó lo» fondos; 
si se altera ademas, ó se prescinde 
del orden suyo natural , de la genui- 
na agrupación que dentro de tales 
procedencias ellos tienen de suyo ; si 
se trueca, ó se omite hasta la técnica 
nomenclatura que estas agrupacio- 
nes mismas tuvieron en su origen y 
luego han conservado no sola- 
mente será muy de temer que allí 
donde, más ó menos armqnico, ha- 
bla orden , quede tan sólo el caos, 
sino que aquella imagen do ya pasa- 
das épocas é instituciones olviiladas 
se borro por completo, ó á lo menos 
se altere y desnaturalice. Nada (y 
sirva de ejemplo) más inútil, perni- 
cioso y hasta imposible en práctica, 
por no darle otro nombre , qnb esa 
(caprichosa en verdad con visos do 
profunda) división en secciones His- 
tórica , Señorial y Judicial y Legisla- 
tiva, que establecieron para su Ar- 
chivo Nacional nuestros vecinos de 
allende el Pirineo. Inútil división, 
puesto que á nada beneficiosamente 
práctico para el servicio público con- 
duce: nociva; porque más bien lo 



estorba, 6 embaraza : imposible en la 
práctica, porque no existe documen- 
to histórico ninguno que en algana 
de las otras secciones no pueda aca- 
so colocarse, y porque, viceversa, la 
cualidad de señorial, legislativo y etc., 
no impedirá que otros puedan ser y 
áiin & menudo sean de un carácter 
histórico eminente, ¿Cómo, en qué, 
y para qué se les distingue ? 

Hay, pues, repito, bases, ó princi- 
pios y reglas generales de clasifica- 
ción y do organización que deben. 
aplicarse á todos los archivos, his- 
tóricos ó no, y así particulares co- 
mo de provincia y región, ó genera- 
les; mas supuesto que de ello ha de 
tratar, con la notoria" lucidez y tino 
que acostumbra, uno de nuestros 
compañeros ; y supuesto ademas que 
este primer artículo puede, por lo 
difuso, degenerar en indigesto , ha- 
gamos aquí punto, dejando para otro 
lo que sobre el Archivo de Valencáa 
pensábamos decir. 

Réstanos solamente decir á nues- 
tro amigo el Sr. Güemes, que estre- 
chamos de buenisima gana la mano 
que nos tiende, y esperamos su ayu- 
da y su concurso en esta noble em- 
presa de levantar al Cuerpo de Ar- 
chiveros, Bibliotecarios y Anticua- 
rios de su inculpada, por no decir iu- 
justa é inmerecida postración. 

M. Vblasco y Santos. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



U7 



Nuestro apreciable colega El Ma» 
misterio Español^ dando cuenta á sus 
lectores de la reorganización de la 
Jnnta facultativa de Bibliotecas, Ar- 
chivos y Museos , manifiesta senti- 
miento porque, á su entender, en 
ella no se ha dado representación a 
las Academias de la Historia y de 
las Bellas Artes. Ha olvidado, sin 
duda 9 el autor del artículo que am- 
bas j también la Española tienen 
muy dignos representantes en la ins- 
titución ñicultativa creada por De- 
creto de 2 del corriente, y con la 
inapreciable ventaja de que pertene- 
cen al Cuerpo cuatro de los cinco 
académicos nombrados vocales, y el 
único, cuyo nombre no honra nues- 
tros escalafones, por sus estudios 
y tareas literarias tiene continua 
ocasión de conocer á los archiveros, 
bibliotecarios y anticuarios de los 
establecimientos públicos, en el res- 
pectivo desempeño de sus deberes 
profesionales. 

Componen la cuasi totalidad de la 
nueva Junta individuos del Cuerpo 
sabedores de las circunstancias de 
BUS compañeros^ discípulos, ó subor- 
dinados ; y de seguro ahora no se 
temerá el caso de que un vocal , no 
académico, de una institución do- 
cente, extraño á las tareas de los ar- 
chiveros, bibliotecarios y anticua- 
rios, desconociendo sus méritos y 
servicios respectivos, tome posesión 
del cargo de individuo de la Junta, 
y vote una tema pocas horas des- 
pués j sin haber ni siquiera hojeado 
los expedientes deim concursó, ni 



saber las circunstancias sino de uno 
de los concurrentes, á quien habia 
de dar y dio necesariamente su vo- 
to, como aconteció en un acuerdo 
del último Noviembre. 

C. 



Nos ha causado sentimiento no en- 
contrar el nombre del Sr. D. Santos de 
Isasa entre los de los individuos que 
componen la nueva JunAa Facultativa 
de Bibliotecas , Archivos y Museos Ár^ 
queológicos. 

Ha sido el Sr. Isása constantemente 
uno de los más entendidos organizado- 
res de nuestra carrera ; es uno de los 
más ilustrados catedráticos de nuestros 
estudios profesionales; representaría 
dignísimamente, como en anteriores 
épocas, al Claustro de la Escuela de 
Diplomática ; y muy conocedor de todo 
el personal de las tres secciones de 
nuestro escalafón, su voto seria de gran 
peso en las deliberaciones y acuerdos 
de la Junta. 

C. 



SIXCION OFICIAL. 



MINISTERIO DE FOMENTO. 

EXPOSICIÓN. 

Señor : La Junta superior Consultiva 
de Archivos, Bibliotecas y Museos, que 
tanto ha contribuido á cimentar sólida- 
mente la estabilidad y las modestas y 
paulatinas ventajas con que se premian 
largos y reconocidos servicios en los 
individuos que componen el Cuerpo de 
Bibliotecarios, Archiveros y Anticua- 
rios, fué constituida en el año de 4858 



U8 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



con las atribuciones que reclamaba con 
perentoriedad el servicio facultativo que 
habia de prestarse en estabiecioiientos 
destinados á ser ¡^derosos auxiliares de 
la pública enseñanza. Cumplió, pues, 
por entonces con laudable celo y en no 
largo período la misión á que dedicó 
con empeño sus tareas y para la cual 
fué creada ; pero por una parte las múl- 
tiples atribuciones consultivas que na- 
turalmente fué adquiriendo á medida 
que el personal facultativo se aumenta- 
ba , y por otra el necesario ejercicio de 
sus deberes, que se multiplicaban con 
el desarrollo del Cuerpo, fueron causa 
sin duda de que se descuidaran otros 
no menos importantes , y que hablan 
de poner término á aquella obra tan 
bien cimentada. 

Ni el decreto de 8 de Mayo de <859, 
en que se daban las bases para la or- 
ganización de los Archivos y de las Bi- 
bliotecas públicas del Reino , ni el re- 
glamento de la Escuela de Diplomática, 
publicado en el mismo mes de 1860, ni 
siquiera la necesidad que en tan largo 
espacio de tiempo reclamaba perento- 
riamente una organización homogénea 
y facultativa en los trabajos de los es- 
tablecimientos , han sido bastante para 
activar la publicación de las instruccio- 
nes prácticas del servicio, justificando 
así la inacción de algunos empleados 
del ramo, y dando lugar á que la acti- 
vidad y celo de otros hayan tomado 
rumbo desacertado, con perjuicio del 
orden y unidad que debe reinar en los 
trabajos facultativos de todos y cada 
uno de los establecimientos. 

Es, pues, de urgente necesidad fijar 
expresamente las atribuciones de la 
Junta , para que sean sus trabajos me- 
nos expuestos á los inconvenientes de 
la dilación y del casuismo , reduciendo 



sus dictámenes , en lo que al personal 
del Cuerpo se refiere , á la verídica y 
sencilla enumeración de títulos, servi- 
cios y méritos que, haciendo fácil la 
comparación , garantice el acierto desús 
fallos. Para juzgar con la debida com- 
petencia de los servicios y méritos que 
se aleguen en los concursos , se echa de 
menos en la Junta , tal y como hoy está 
constituida, la representación de la cla- 
se de Oficiales del Cuerpo , que por la 
índole de sus deberes, esencialmente 
facultativos , pueden contribuir podero- 
samente á la acertada apreciación de los 
merecimientos adquiridos en el servi- 
cio del ramo por todos los empleados 
,que trabajan para su consolidación y 
desarrollo. 

No será ciertamente menos útil su 
cooperación para redactar con pronti- 
tud y acierto las Instrucciones del Cuer- 
po , las cuales , no solamente servirán 
para impulsar activamente los trabajos, 
sino que á la vez darán homogeneidad 
á los índices de los establecimientos y 
garantía al Gobierno de que los emplea- 
dos, á quienes otorga las ventajas pro- 
pias de los individuos de un Cuerpo fa- 
cultativo, se hacen acreedores á conser- 
varlas y saben conquistarse otras ma- 
yores. 

una nueva misión entiende el Minis- 
tro que suscribe que debe dársele á la 
Junta: |a de proponer la manera más 
conveniente de plantear un índice ge- 
neral de todos los libros, manuscritos y 
objetos de antigüedad confiados á la 
custodia del Cuerpo , que venga á for- 
mar un centro donde los hombres estu- 
diosos que cultivan los diversos ramos 
de la ciencia y del arte , y los extranje- 
ros que deseen investigar nuestras ri- 
quezas artísticas y literarias, encuen- 
tren t con ahorro de tiempo y de traba 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



U9 



jo , una especie de guia breve y segura 
para adquirir los datos que deseen. 

La ejecución de un Índice general, 
copia de los parciales de los estableci- 
mientos, no es tarea fácjl ni corta ; pero 
el Gobierno cuenta con la asiduidad, 
íntelígeDcia y aplicación de los indivi- 
duos del Cuerpo de Bibliotecarios , Ar- 
chiveros y Anticuarios^ y no duda que 
podrá conseguirse un fin , al cual está 
dispuesto á prestar todo su apoyo. Sien- 
do la Junta de Bibliotecas , Archivos y 
Museos, en lo que á los concursos se 
refiere, un Jurado para exponer , com- 
parar y apreciar los merecimientos de 
los invíduos del Cuerpo , claáifícándolos 
por agrupaciones de idéntico linaje, 
sus dictámenes tendrán toda la fuerza y 
vigor que tanto importa en juicios de 
esta naturaleza ; y como mayor garan- 
tía de acierto , pasando las propuestas 
de Ja Junta , cuando los intáresados lo 
exijan, á la Sección correspondiente 
del Consejo de Instrucción pública, que 
deberá fortalecerlos con su superior 
aprobación , ó modificarlos razonando 
hs causas de su acuerdo, el resultado 
debe ser completo en cuanto concierne 
ala depuración de los méritos y servi- 
cios de los concurrentes. 

Fundado en estas razones , el Minis- 
tro que suscribe tiene el honor de so- 
meter á la aprobación de V. M. el ad- 
junto proyecto de decreto. 

Madrid, <6 de Abril de 1875. — Se- 
ñor: A L. R. P. de V. M.— El Ministro 
de Fomento, Marqués de Orovio. 

REAL DECRETO. 

En consideración á las razones que 
tne ha expuesto mi Ministro de Fo- 
mento, 
Vengo en decretar lo siguiente : 
Artículo 1.® Queda disuelta la Junta 



Consultiva de Archivos, Bibliotecas y 
Museos. 

Art. 2.® La expresada Corporación se 
reorganizará con el nombre de Junta 
Facultativa de Bibliotecas , Archivos y 
Museos de Antigüedades. 

Art. 3.° Compondrán la nueva Jun- 
ta : el Director general de Instrucción 
pública , Presidente ; el Jefe del Cuerpo, 
Vicepresidente; los Jefes especiales de 
las tres Secciones; un Oficial de cada 
una de las mismas; tres individuos de 
libre elección del Gobierno , designados 
entre personas de reconocida compe- 
tencia en el ramo , y un Secretario con 
voz y voto, que será el Oficial del Mi- 
nisterio de Fomento, á cuyo cargo esté 
el Negociado de Bibliotecas , Archivos y 
Museos. Los nombramientos de Vocales 
de la Junta recaerán necesariamente en 
individuos que tengan su residencia en 
Madrid. 

Art. i.'' Son atribuciones déla Junta: 

1 .° Evacuar las consultas que el Go- 
bierno le pidiere. 

2.° Proponer el establecimiento , in- 
corporación y clasificación de las Bi- 
bliotecas , Archivos y Museos que deban 
pertenecer al Cuerpo. 

3.° Bedactar los programas para los 
premios que se establezcan. 

4.* Proponer los reglamentos genera- 
les del Cuerpo , los especiales de los es- 
tablecimientos , y las instrucciones para 
los trabajos facultativos. 

5." Proponer la manera más conve- 
niente de establecer en Madrid un índi- 
ce general de los documentos , libros y 
objetos que se custodien en las Biblio- 
tecas , Archivos y Museos arqueológicos 
que el Estado sostiene y fomenta. 

6.° Elevar en terna las propuestas 
para el ingreso y ascenso por concurso 
en el Cuerpo. 



150 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



7.* Proponer, por cuantos medios le 
sugieran su celo é inteligencia , el au- 
mento de las colecciones de las Biblio- 
tecas , Archivos y Museos. 

8.*" Informar en los expedientes gu- 
bernativos instruidos para la suspen- 
sión ó separación de los empleados del 
ramo. 

9." Examinar las Memorias y los es- 
tados que los Jefes de los estableci- 
mientos deben remitir periódicamente 
á la Dirección, redactando con presen- 
cia de ellos el Anuario correspondiente, 
en el que han de constar los servicios 
prestados por el Cuerpo en los estable- 
cimientos que estin á su cargo. 

1 0. La Junta se reunirá por lo me- 
nos dos veces al mes. 

Art. 5.* Cuando algún interesado re- 
clamare en instancia razonada contra 
las propuestas de la Junta en expedien- 
tes de concurso, la Dirección general 
del ramo, si considera fundada la re- 
clamación, remitirá los expedientes al 
Consejo de Instrucción pública, para 
que emita dictamen sobre los funda- 
mentos legales y la apreciación de los 
méritos á que se refieran dichas pro- 
puestas. Para los efectos de este artícu- 
lo el Negociado facilitará , en el plazo de 
ocho dias, á los interesados que lo re* 
clamen , noticia de los expedientes del 
concurso. 

Art. 6.* Los Vocales de la Junta , en 
concepto de Oficiales del Cuerpo, no 
tendrán voz, ni voto en la provisión de 
vacantes á que ellos puedan aspirar. 

Art. 7.^ Cuando las necesidades del 
servicio lo exijan , la Dirección de Ins- 
trucción pública podrá destinar tempo- 
ralmente ala Secretaria de la Junta uno 
ó dos individuos del Cuerpo , ademas de 
los escribientes de planta de la misma. 

Art. 8.° Quedan derogadas las dis- 



posiciones de fecha anterior , en cuanto 
se opongan á la ejecución de este de- 
creto. 

Dado en Palacio á 46 de Abril de 
4 875. — Alfonso. — El Ministro de Fo- 
mento , Manuel de Orovio. 



REAL ORDEN. 

limo. Sr. : Para dar á la Junta facul- 
tativa de Archivos, Bibliotecas y. Mu- 
seos de Antigüedades , la organización 
que dispone el art. 3.^ del decreto de 
fecha de hoy , S. M. el Rey (Q. D. G.) se 
ha servido nombrar Presidente á don 
Joaquín Maldonado Macanaz, Director 
general de Instrucción pública; Vice- 
presidente á D. Juan Eugenio Hartzen- 
busch , Jefe del Cuerpo de Archiveros, 
Bibliotecarios y Anticuarios; Secretario 
á D. Mariano Catalina y Cobo , Oficial 
de este Ministerio encargado del Nego- 
ciado del ramo; y Vocales á D. Cayeta- 
no Rosell, D. Francisco González de 
Vera y D. Antonio Garcia Gutiérrez,. 
Jefes especiales de las tres Secciones del 
mismo Cuerpo, á D. José María Escude- 
ro de la Peña , D. Toribio del Campillo 
y Casamor y D. Juan Facundo Riaño^ 
Oficiales de las expresadas Secciones, y 
á D. Luis Pidal, Marqués de Pidal, don 
Pascual de Gayángos y D. Manuel Re- 
mon Zarco del Valle, en quienes con- 
curren las circunstancias que dicho ar- 
tículo 3.* determina. 

De Real orden lo comunico á V. I. 
para su conocimiento y efectos consi 
guientes. Dios guarde á V. I. muchos 
años. Madrid 16 de Abril de 4 875. — 
Orovio. — Sr. Director general de Ins- 
trucción pública. 



BIBLIOTECAS Y MUSBOS. 



451 



NOTICÍAS. 

El Rey D. Alfonso y su augusta her- 
mana la Princesa de Asturias , visitaron 
minuciosamente todas las secciones en 
que está dividido el Museo Arqueológi- 
co, manifestando S. M. el Rey, á cada 
paso, sus conocimientos y su grande afi- 
ción á las ciencias y á las artes. 

En el pórtico del establecimiento es- 
peraban á S. M. y A. el Sr. Ministro de 
Fomento, el Director de Instrucción pú- 
blica , el Director y demás empleados 
del Museo , asi como también el señor 
Teniente de alcalde del distrito de la In- 
clusa. 

S. M. y A. salieron muy complacidos 
de la visita , manifestando , al retirarse, 
á todos los concurrentes la satisfacción 
qae experimentaban al ver los trabajos 
y desvelos que habia proporcionado á 
los empleados del mismo el colocar á 
tan gran altura , en tan corto tiempo, 
an establecimiento de esta índole. 



En la visita de S« M. y A. al Museo 
Arqueológico , se inauguró un sencillo 
y elegante monumento, recordando la 
fundación de aquel establecimiento 
científico por la augusta madre del Rey, 
siendo precisamente Ministro de Fo- 
mento el Sr. Orovio. 



La renuncia que ha hecho de su pla- 
za de Ayudante del Cuerpo nuestro 
amigo y compañero D. Isidoro Rosell y 
Torres, encargado en la Biblioteca Na- 
cional de la clasificación y servicio de 
la colección de estampas, desde que 
tanto la enriqueció la compra de las 
pertenecientes al Sr. D. Valentín Car- 
derera , priva al establecimiento de un 



funcionario inteligente y celoso, que 
difícilmente puede reemplazarse coiv 
otro individuo de conocimientos artísti- 
cos adecuados á las tareas especialísi- 
mas de una sección tan importante. 

Sentimos verdaderamente que haya 
dimitido su cargo el Sr. Rosell, á cuya 
probnda laboriosidad en el servicio ha 
debido el justo concepto en que le tie- 
nen sus jefes y compañeros. 



La concurrencia á la Biblioteca Na- 
cional ha sido , en el año de 1 874 , la^ 
que resulta de los datos siguientes : 

Se sirvieron al público 63.258 pedi- 
dos, satisfechos en 65.550 volúmenes 
entre impresos y manuscritos; ha sido 
el número de lectores mayor que en el 
año 1873, pero no tan grande como 
en 1 871 , que llegaron casi á 75.000. De 
aquellos libros, los pertenecientes á 
Ciencias y Artes fueron 33.238; de 
Historia, 4 0.974; de Bellas Letras, 
7.900; de Jurisprudencia, 6.964; de 
Enciclopedias y Periódicos, 5.094; de 
Teología, 1.380. En castellano, 59.440; 
en francés, 3.234; en latin, 4.374 ; en 
itahano, 676; en inglés, 239; en Ale- 
mán, 4 06. Se han facilitado también 
para su examen y estudio 324 estampas. 



Para los índices de la Biblioteca Na- 
cional ha redactado la Comisión de im- 
presos 4.000 papeletas, que, con 56^ 
redactadas por el Oficial del Departa- 
mento de Manuscritos y 3.504 copiadas 
por los Escribientes, componen 8.072. 
La Comisión mencionada ha puesto á 
disposición del público 4.478 volúme- 
nes, 2.4 33 la Sección de Duplicados, y 
trasladado 2.4 68. La Sección de Varios 
ha clasificado 4 0.804 opúsculos, de los 
cuales los 4 0.328 pertenecen al reinado 



452 



REVISTA DE ARCHIVOS , 



de Felipe V y 476 al de Fernando VI. 

El Ayudante encargado de la Sec- 
ción de Estampas ha clasificado 951 lá- 
minas. 

Fructuoso ha sido el año último para 
la Biblioteca Nacional con los impor- 
tantes trabajos de funcionarios que tan 
dignamente desempeñan , en aquel Es- 
tablecimiento , sus respectivas tareas. 



La Biblioteca provincial de Huesca, 
dirigida con celtfpor el oficial del Cuer- 
po D. Mateo Lasala , tuvo notable in- 
greso en el año trascurrido desde \ .° de 
Setiembre del 73 al 31 de Agosto 
del 74. 

Adquirió por compra 33 obras, que 
componen 35 volúmenes, 6 folletos y 
t59 entregas de varias publicaciones; 
por donación del Ministerio de Fomento 
y algunos particulares, 17 obras, que 
hacen 26 volúmenes; donadas por el 
Ministerio de Gracia y Justicia, \S 
obras , que dan 07 volúmenes y 27 fo- 
lletos ; y regaladas por el Sr. D. Valen- 
tín Carderera, 107 obras, que suman 
230 volúmenes y 107 cuadernos. 

El total del ingreso es de 175 obras, 
388 volúmenes, 6 folletos y 393 cua- 
dernos y entregas. 



En la mañana del dia 23 se celebró, 
en la iglesia de religiosas Trinitarias de 
esta corte, la misa y vigilia, que se acos-, 
tumbra, en sufragio de las almas de los 
cultivadores de las letras patrias. 



En la tarde del mismo dia se verificó 
en el Palacio del Senado la solemnidad 
líteraria-musical, preparada en honor 
del inmortal Cervantes por la Asocia- 
ción de Escritores y Artistas españoles. 



Delante del Trono se habia colocado el 
busto de Miguel de Cervantes ; á la de- 
recha dos sillones que ocuparon S. M. 
y A. R. , y á la izquierda la mesa de la 
Junta Directiva. Empezó el acto, entre- 
gando el Sr. Campo y Navas á S. M., en 
nombre de la Asociación , una solicitad, 
á fin de que anualmente se rinda un 
homenaje de admiración al Príncipe de 
los ingenios. 

Acto continuo el Sr. D. Cayetano Ro- 
sell , Presidente de la Asociación , leyó 
un bello exordio. 

Entonaron después la Cantiga del si- 
glo XV los alumnos y alumnas déla Es- 
cuela Nacional de Música , y ejecutaron 
otras varias piezas musicales la señorita 
Esmeralda Cervantes y lo3 discípulos 
del Sr. Monasterio , luciendo con este 
motivo los jóvenes artistas sus talentos. 

Las Sras. Doña Matilde Diez y doña 
Teodora Lamadrid , y los Sres. Vico y 
Catalina , leyeron varios capítulos del 
Quijote; el Sr. D. Manuel Cañete lo hizo 
de un fragmento de la epístola á Mateo 
Vázquez; y la señorita doña Elisa Men- 
doza Tenorio recitó las célebres déci- 
mas de Ventura de la Vega á Cervan- 
tes , recibiendo todos estos señores in- 
equívocas muestras de aprobación, tan- 
to por parte de 8. M. y A. como del pú- 
blico. 

Terminó el acto con una preciosa 
cantata del maestro Arrieta. 



Se ha subrogado , por Real orden de 
H de Marzo último, á favor del inteli- 
gente y activo editor Sr. Dorregaray, el 
encargo, conferido á la Real Academia 
de Bellas Artes de San Fernando por 
decreto de Mayo de 1872, de continuar 
la grande obra arqueológica que costea 
el Estado , titulada Monumentos Arqui' 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



4 53 



Uctónicos de España , bajo la inspeccioD 
facultativa del mencioDado Cuerpo aca- 
démico. 

El Sr. Dorregaray, al ejecutar el 
propósito del Gobierno , ofrece por su 
parle dar é la pablicacion de los Monu- 
mentos Arquitectónicos todo el impulso ' 
de su natural actividad con empeñada 
preferencia ; y asegura que no será, co- 
mo lo es hoy todavía , en su genera- 
lidad , an desordenado conjunto de 
cuadernos representando monumen- 
tos de la arquitectura española de va- 
rias edades y estilos, cuando estén 
terminadas todas las monografías que 
han de comprender la historia ilustra- 
da más completa que se haya jamas es- 
crito del arte monumental en nuestra 
nación. Las monografías contendrán, ó 
monumentos aislados de grande impor- 
tancia , ó todos los monumentos re- 
unidos de una población , de una mis- 
ma categoría y destino; y á 6n de que 
DO decaiga el interés de la publicación, 
QtiUlizará , en cuanto sea posible , los 
trabajos de los mismos artistas que la 
»tigua Comisión encargada de la obra 
empleó para darle el envidiable lustre 
qae ha alcanzada entre todas las publi- 
caciones análogas de Europa. 



A consecpencia de haber sido pro- 
puestos en terna por lá Junta , y en pri- 
meros lugares , conforme á sus corres- 
pondientes concursos , han sido nom- 
brados ayudantes de tercer grado, en la 
sección de Archivos, D. Román José 
Brusola , D. Antonio Elias de Molins , 
D. José Miguel Pérez de Villaoz y don 
Mariano Muñoz y Rivero ; y en el mis- 
mo grado , en la sección de Bibliotecas, 
D. Ángel Somoza y D. Ramón Gómez 
de Tejada. 



Se ha encargado al Sr. Onís , ayu» 
dante de tercer grado en la sección de 
Archivos, el arreglo y custodia del de 
la Universidad matritense. Ocasión ofre- 
cen sus papeles» para que esle alumno 
de la Escuela de Diplomática demuestre 
al arreglarlos y formar su correspon- 
diente índice, que sabe poner en prác- 
tica las lecciones de sus maestros, y 
hora es ya de que se ordene y sepa el 
contenido de los numerosos legajos de 
dicho depósito. 



VARIEDADES. 



Datos acerca del nuevo depósito dk 

LIBROS que se construye PARA LA 

Biblioteca Nacional (O- 

Con fecha 8 de Enero de 1870 el Mi- 
nisterio de Hacienda cedió al de Fomen- 
to el Jardín contiguo á la Biblioteca Na- 
cional , propiedad antes de la Botica del 



(1) Debemos al benévolo afecto de nues- 
tro amigo el aventajado arquitecto D. Alva- 
ro Rosell las noticias acerca del pabellón su- 
pletorio de la Biblioteca Nacional que hoy 
Ycn la luz pública en la Revista. En esta 
nucya construcción se han observado las re- 
glas aconsejadas por la experiencia , qhe me- 
jora el saber ; y el jóvén artista encargado 
del proyecto y de la obra ha desempeñado 
y desempeña con acierto, en todos sus deta- 
lles, su no fácil cometido, careciendo toda- 
vía España, por desgracia, de modelos que 
imitar en construcciones de tan especial ob- 
jeto. 

La facilidad con que se hará el servicio 
en el nuevo pabellón supletorio por las ga- 
lerías construidas con ese ñn , debería esti- 
mular á reformas no costosas en la mayor 
parte de las bibliotecas , que harían desapa- 
recer los graves inconvenientes de las esca. 
leras de mano, 



4 54 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Real Patrimonio , con objeto de levan- 
tar en él una construcción, donde se co- 
locasen los muchos libros que aquel es- 
tablecimiento tiene hacinados en sóta- 
nos y desvanes , á condición de que la 
nueva obra mostrase su carácter pro- 
visional y no perjudicase las naturales 
circunstancias del solar, en caso de 
venta. 

Nombrado el arquitecto Rosell para 
proyectar las reformas que, á su juicio, 
pudieran intentarse en la actual Biblio- 
teca , y la nueva obra que debiera ha- 
cerse en el Jardin, presentó doi ante- 
proyectos : el primero para con>'ertir 
el patio de la Biblioteca en Salón de lec- 
tura , dándole luz zenital , colocar en 
él nuevas estanterías, abrir dos pe- 
queños patios para iluminar las pie- 
zas que reciben luz del único que hoy 
tienen, y construir en el Jardin un 
gran depósito , unido al principal edi- 
ficio ; el segundo para destinar la Bi- 
blioteca á mero depósito y construir en 
el Jardin el Salón de lectura y algunas 
dependencias. 

Aprobado el primero de estos , se or- 
denó el estudio completo del depósito 
del Jardin , para proceder inmediata- 
mente á construirlo. Presentado el nue- 
vo proyecto después de cambiar el sis- 
tema de cimentación con arreglo á lo 
informado por la Junta Consultiva de 
Caminos , Canales y Puertos , fué apro- 
bado definitivamente, en 21 de Marzo 
de 4 873 , sacándose á subasta con car- 
go al crédito permanente consignado 
.por las Cortes para este objeto, en ley 
de 25 de Junio de 4870. 

Finalmente, en 7 de Febrero de 4874 
se dispuso la construcción de las obras 
por administración , por haberse inten- 
tado cinco subastas, dos de ellas des- 
pués de haber aumentado considera- 



blemente los precios, sin presentarse 
postor. 

Nombróse para dirigir las obras una 
Junta , compuesta de D. Juan Eugenio 
Hartzenbusch , Director de la Bibliote- 
ca , Presidente ; D. Ángel Camón , In- 
geniero Jefe de la provincia de Madrid, 
y D. Alvaro Rosell , Vocales ; siendo don 
Cándido Bretón Secretario sin voto. Pa- 
ra la ejecución de las obras se nombró 
Director Facultativo á D. Alvaro Rosell, 
Aparejador á D. Ignacio Lacasa , Inter- 
ventor á D. Cándido Bretón, y Pa- 
gador á D. Felipe Perogordo, .dando 
principio las mismas en 4 9 de Abril 
de 4 874. 

El' Deposito nuevo , próximo á su tér- 
mino, forma un rectángulo de 4 3 me- 
tros de anchura por 25 de longitud , y 
mide una superficie de 325 metros cua- 
drados. Se halla implantado en el cen- 
tro del antiguo Jardin , y comunica con 
la Biblioteca por un paso de «6 metros 
de lafgo, 4 de ancho, 8 y medio al ar- 
ranque de la armaduba y 1 4 al vértice 
de la misma. 

Interiormente es un salón que coma- 
nica con el paso por una sola puerta, 
situada en el centro de uno de sus la- 
dos mayores. 

Está trasversalmente dividido por la 
estantería en quince departamentos, 
uno de los cuales , ó sea el de entrada, 
mayor que los anteriores , contiene en 
su centro una escalera imperial para 
subir á cada uno de los pisos. 

Los armarios que forman estos de- 
partamentos se hallan divididos, á su 
vez , en el sentido de su altura , en tres 
partes, de 2 metros cada una , por unas 
galerías voladas, que permiten tomar 
los libros sin auxilio de escalera, ó gra- 
dilla, comunicándose por otras centra- 
les, que corren Ufda, la longitud del Sa- 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



4 55 



Ion , y á las que se sube por la escalera 
antes moucionada. 

Recibe las luces por \ 6 claraboyas y 
14 ventanas. 

Su construcción es como sigue : la 
cimentación está hecha con pilas de 
mamposteria , unidas por arcos apun- 
tados. Esta cimentación forma un rec- 
tángulo , dividido longitudinalmente 
por otra serie de arcos semejantes á los 
anteriores. En estas arcadas se apoya 
un piso formado por tres gruesos ma- 
deros para soportar cada armario , apo- 
yados en los muros longitudinales y en 
la traviesa central , que también sirven 
de apoyo á otros maderos más peque- 
ños colocados perpendicularmente á és- 
tos, y que componen el resto del piso. 

Sobre las cuatro arcadas exteriores 
se apoyan los muros entramados, que 
cierran el perímetro del Salón ; y final* 
mente, sobre éstos, una armadura de 
madera de 1 6 formas , cubierta con zinc 
y cristales. 

Los armarios , escaleras y pisos son 
de madera. 

El servicio en este Salón es sencillo. 
Colocada la escalera en su ingreso, se 
llega por ella prontamente á todos los 
pisos, y desemboca en la galería cen- 
tral que comunica con todos los arma- 
rios. Con la pequeña altura de éstos se 
alcanzan los libros sin necesidad de es- 
caleras auxiliares, y su regularidad fa- 
cilita considerablemente la numeración. 

El número de armarios de esta sala 
es 456, de 2,10 de altura por 4,10 de 
ancho , y dan holgada cabida para 75 
mil volúmenes. 



SECCIÓN DE ADTÓfiBAFOS. 



CARTA 

AUTÓGRAFA DE POMPEO LEONl AL SECRE- 
TARIO JUAN DE IBARRA , FECHA EN MILÁN 
Á 40 DE ABRIL DE 1583. 



. [Ilustre seuor obserbandisimo. 

Tengo tanto ^ue dezír o escriuir a 
V. merced que no se como empezar 
pero sera v. m. seruido de contentarse 
por esta uez de lo que me concede el 
poco lugar que tengo en particular 
agora con la mucha gente que traygo^ 
por las cartas que uisto de v. merced 
he entendido que ha tenido salud núes* 
tro señor sea seruido de dársela y con- 
seruarsela como en esta casa de v. mer- 
ced deseamos. 

No he dexado de escriuir y anisar a 
V. merced quasi siempre sino es de 
ciertos dias a esta parte que estaba de 
partida de Roma y una vez tenia escrjto 
muy largo a v. merced por orden del 
señor Conde de Oliuaris sobre el mu- 
saico y unos pintores muy celebres que 
nos hauian prometido de uenir a seruír 
a su Mag.^ mas como nos faltasen el 
señor Conde me mando recoger las 
cartas de manera que falte esa vez que 
escriuia muy particular déla jente que 
tenia recebido asi canteros como escul- 
tores después el otro correo se me fue 
todo en escriuir a su Mag.^ y al señor 
secretario Mateo Vázquez sobre el mu- 
sayco que creo haura v. merced en- 
tendido que se proponía a su Mag. ^ 
mas como el señor Conde haura mas 
largo dado cuenta a v. merced ^ las 
cartas que se escribieron a su Mag.^ ha- 
brán acudido a su poder no seré mas 



456 



REVISTA DE ABCHIVOS. 



largo sobre este particular entendiendo 
• que V. merced sera mas enformado que 
yo de lo que he hecho en todo. 

Dexado aparte que me proueyeron 
de dineros muy tarde como v. merced 
habrá sabido tube arto que entender en 
poder encaminar los canteros y jente 
que tome en Roma por el mal tiempo 
que me cojio de aguas nieues y piedras 
con todo me partí después de hauer en- 
caminado los canteros a Florencia a 
donde estañan los otrgs esperándome 
con dos escultores y un platero que no 
pude hallar mas por estar todos tan ca- 
ros y poco platicos y llegando junto á 
Parma al pasar de un rio ayna me ao- 
gara con cinquo que eramos sin la guia 
y quiso nuestro señor bendito que no 
perdi mas del platero que no fue poco 
porque todos andauamos añado con la 
guia llenados del gran corriente del 
ryo sin podernos ayudar y el que tubo 
mas peligro fuy yo respeto que uno de 
la compañía se me hauia apegado al 
fieltro de suerte que me tuuo muy cerca 
del agua/ en fin el platero se zaundió y 
no pareció asta otro dia que por cari- 
dad y necesidad le ube de hazer buscar 
que me lleuaua una maleta con escri- 
turas y algunas cosas de importancia. 

Alióse el Cardenal Alesandrino en un 
castillo a donde me fauorecio con la 
compañía que eramos todos mojados y 
muertos de frío y me hizo merced de 
hazer enterrar el platero que yo y los 
otros estañamos tal como el de miedo y 
trauajo que pasamos y asi me uine a 
esta ciudad con solos dos escultores 
adonde están trauajando conmigo aprie- 
sa que c&mo estamos fuera de peligro 
por la gracia del señor de buena gana 
hazeipos algo. 

He aliado un maremagno de carta de 
V. meroed y del señor Jacome a los qua* 



les responderé como pudiere auoqtie 
entiendo que mi padre no ha faltado y 
en especial el señor Pedro Antonio de 
Lunato el qual uisita tan amenodo esta 
obra que sabrá dar mas cuenta que 
nosotros de toda ella y porque sera mas 
creído que quanto podamos decir no 
quiero ablar en ello mas de afirmar 
quanto ha escripto y referirme á sa re- 
lación ecetto que en lo del embiar dine- 
ros porque de ellos hay mucha mas ne- 
cesidad de lo que habrá escripto atento 
que un resto de pocos mrs. la tesorería 
los ha tomado por las caxas y llenas de 
las 28 basas y capiteles que están ay y 
el miseron no ubo 300 escudos como por 
las de V. merced se vee sino 450 de que 
creo dará cuenta con la razón del es- 
meril con este correo que asi me lo 
promette sin los que v. merced le ha 
embiado de ay , yo no soy obligado a 
mas de anisar a v. merced como en esta 
casa no ha hauído mas gente ^e la que 
agora ay y que sí este verano no se da 
un grande asalto á nuestra obra sera 
por demás después complír a tiempo y 
si se prouee como v. merced lo promette 
entiendo con el fauor de Dios que no 
quedaremos tan atrás como v. mereced 
nos haze en la postrera que tíos escriue 
de' H de Henero que ha puesto a mi 
padre en harto cuidado y por ventura 
desanimado porque dize su carta de 
V. merced que estby muy sentido de que 
se entienda acá generalmente de que 
por falta de lo que hay se ha de hazer 
se detenia el acabarse con breuedad el 
retablo esto y las demás cosas como es- 
tas dan pena á quien tiene el cuydado 
que mí padre que cierto es lastima si 
uíese V. merced como anda de contino) 
bien entiendo que v. merced lo hace por 
el deseo y gana de que se haga con mas 
priesa pero crea v. merced que no es 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



467 



menester porque no sabria encarecer la 
gana que tenemos de salir de este ne- 
gocio con bien y quando se aconsejaua 
a que no se dorasse las basas era por no 
detenerse tanto en los reparos y por sa- 
lir presto de esta. maquina, ha sido su 
Mag.^ seruido que se nos añada mas 
obra y a su Mag.^ mas costa siruase que 
es muy justo pero no nos de v. merced 
tanta priesa que por ir adelante uolua- 
mos atrás de desesperados de nuestra 
parte del bronze que cosa llana y que 
T. merced me ha dicho muchas vezes 
que esto es de mas trauajo y tiempo y 
pues es asi animenos v. merced con 
prouemos de lo necesario y que mi pa- 
dre sea pagado y yo de lo que haure- 
mos prestado a la obra y de los seys 
mili escudos no hauemos sido pagados 
ni yo lié pagado al Nuncio de que^ es* 
toy arto trabajado y por aquietarlo 
algo mi padre le ha señalado unos al- 
quileres de una su casa que son cien 
ducados cada año, esto es asi y el señor 
Pedro Antonio lo saue y v. merced lo 
uera agora que se embiapa la cuenta y 
cartas de paguo autenticas pésame de 
tener ocasión de scriuir esto y que se 
diga oscriua siempre lastimas pero digo 
esto porque en una de v. merced nos 
dize que pues hay dineros alia que 
poca necesidad hauia' de que de ay se 
proueyese de 4 50 ducados este dinero 
fue señalado para la obra del bronze y 
para pagar las deudas de mi padre y 
mias de los dineros que me presto el 
señor Nuncio y asi se trato conmigo ay 
y si yo ubiera estado aqui no lo dexara 
pasar asi que si yo fuers^ pagado los 
pudiera agora prestar o tubiera crédito 
con quien hubiese satisfecho que me so- 
corriera d qual no puedo tener no ha- 
biendo pagado en tanto tiempo que estoy 
en Milán esto digo porque temo que 



agora se tardara en proueer de presente 
que yo se como se negocia con el señor 
presidente, el señor Don Sancho parece 
que no trata este negocio de buena gana 
y nos embia el nuouo gouernador yo no 
puedo negociar y trauajar auiso á 
V. merced de mi necesidad v. merced lo 
prouea coitsu Mag.^ pues esta ay porque 
no perdamos el hilo de la obra que ua 
muy encaminada y muy en buenos tér- 
minos y con tanta priesa que no se 
guarda cosa ni se puede guardar que no 
seamos robados da todos de cera cobre 
estagno bronze hieres y quanto ay y 
fuera de los robos por la priesa que leñe- 
mos no podemos recojer limallas ni ceras 
de las formas y los oficiales uista nues- 
tra necesidad se nos encarece si no se 
les da lo que piden no quieren trauajar 
de manera que esta obra cuesta al doble 
mas de lo que costaría si se hiciese de 
espacio lo. qual no puede ser ni lo digo 
por esto mas porque que este v. merced 
anisado de lo que pasa y que a las tasa- 
ciones se haya consideración á todo y 
que su Mag.^ lo sepa no quiero dexar de 
dczir a v. merced un negocio de impor- 
tancia pero guárdeme v. merced el se- 
creto y auiso he sauido en Florencia 
que se proueen de smeril en Jenoua por 
ser mas barato porque lo trayen de Le- 
uante como a Venecia por sauorna ó 
contrapeso de los nauios e mi padre por 
auiso niio ha hecho uenir la muestra de 
Genoua y mostrado y hecho prueua y 
es de lo mismo clara cosa es que se ente- 
resaria mucho mas comprándolo en Je- 
noua y seria mas seguro el conducirlo 
V. merced podra como de suyo decirlo 
a Jacome o cometerlo al señor embala- 
dor de Jenoua que lo uea si es de leuante 
y todo de una suerte y que lo compre y 
cargue en ese puerto que sera mas ba- 
rato y cierto y quando yo sepa ^ue esta 



U8 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



dado esa orden embiare hombre á posta 
porque se enteresaria mucho en que se 
comprase en la dicha ciudad de Genoua 
como V. merced podra eiuajinar no he 
dexado de dezirlo ai míseron pero no lo 
toma también como soy en formado la 
causa no se dezir parezeme que he es- 
crito mas de lo que pense pero no te- 
niendo mas que dezir acabare dando a 
V. merced de mí parte mil besamanos 
rogando á nuestro señor por la salud y 
acrecientamiento de estado de v. merced 
fecha en Milán á x de Abril 1 5S3, 

Besa las manos de v. merced illustre 
señor 

su muy cierto seruidor 

Pompeo Leoni. 

Sobre, 

t 

Al illustre señor mi señor el Secretario 
Juan de Ybarra &l en Madrid. 



FOBOS DE LOS ESTABLECIMIENTOS. 

La Diputación provincial de Zarago- 
za nos ha dispensado el favor, que mu- 
cho le agradecemos, de permitirnos co- 
piar varios manuscritos de su archivo, 
merecedores de ver la luz pública ; y 
debemos á nuestro compañero D. José 
Cobcña , inteligente paleógrafo, el tra- 
sunto del documento que hoy princi- 
pian á insertar las columnas de la Re- 
vista. . 

No corresponde realmente á Pondos 
de los establecimientos, en la estricta 
acepción que ha dado á tal título nues- 
tro periódico, el Inventario de Zarago- 
za ; pero como perteneciente á un ar- 
chivo provincial , nos ha parecido que 



tampoco está fuera de la sección en la 
cual se le incluye. 

INVENTARÍO 

ds la Plata, Ornamentot, Tapicería, Ar- 
mat , Librot, y otra» ▼arias ootas que el 
Reino de Aragón tiene en la« catas de 
la Diputación j fuera de ellas. 

HECHO EN EL MBS 

de Setiembre del Año Mil O^intenío* No- 
venta y Tres siendo Diputados del din 
cho Reyno los muy ¡Ilustres Señores El 
Dotor Pedro Cenedo Prior y Canónigo 
de la Sta. Iglesia del Pilar, don Juan 
Abarca Arcidiano de Gorga y Canóni- 
go de la Seo de Jacca , don Pedro Per- 
nandez de Ixar, don Diego de Poges 
Señor de Vallarías, el Licenciado don 
P^dro Luis de Pomar, don Gerónymo 
Agustin, el Doctor Bartolomé Foncalda 
Ciudadano de (^aragoQa y Agustín de 
Oliva mayor Ciudadano de Teruel. Co- 
mo todo ello consta en el Registro de la 
Diputación del dicho año y acto tesíifi-' 
cado por Juan Valiente C.ibañas No- 
tario de los Señores Diputado», 

ÍNDICE 

DE LO QUE SE CONTIENE EN EL PRESEN- 
TE LIBRO. 

Primero de la piala y ornamentos que 
hay en la Capilla de los Señores Dipu- 
tados, que están á cargo de Sebastian 
Murillo, ahora á cargo de Agustín 

Dalza{\) fól. 1. 

Segundo , de las cosas que hay para ser- 

. uício del Consistorio de los Señores 

Diputados, que están á custodia del 

mismo Sebastian Murillo, ahora á 



(]) Letra posterior y distinta. 



felBLIOTBGAS Y MUSEOS. 



459 



cargo de Agustín Dalza, . . fól. 6. 

Tercero , de las cosas que hay en la Sa- 
la Real , que están á cargo de Geró- 
nimo Torrijos fól. H. 

Qaarto , de las cosas que hay en el Ar- 
chiuo del Reino, que está dentro de 
la Sala Real , que están á cargo de los 
Señores Diputados. . . . fól. \ i. 

Quinto, de lo que hay en la Sala de las 
Armas de la Diputación , á cargo de 
Pedro de Arma ulea Armero, fól. 47. 

Sexto, de lo qae hay en la Sala de la 
Diputación de los Libros, que están á 
cargo de Gerónymo Torrijos. fól. 21. 

Séptimo , de lo que hay en la Iglesia de 
Sanct Joan de la Puente, á cargo del 
Licenciado Vílorian Beliosta, Regén- 
tela vicaría de dicha Iglesia, fól. 29. 

Oclauo, de los Ornamentos, Jocalias y 
Adremos que los Señores Diputados 
por Consulta interpuesta de la Corte 
del Señor Justicia de Aragón com- 
praron de Nicolás de Escorigucla pa- 
ra la Capilla de las Casas del Reyno, 
en Ciento y ginquenta Libras , y en 
diez de hebrero de mil quinientos no- 
ueuta y quatro, se encomendaron á 
Sebastian Murillo, portero de la Di- 
putación Agustín dalQa. . fól. 34. 

Nono> de lo que hay en la Capilla de la 
Cárcel de los manifestados, que está 
á cargo del Licenciado Pedro Pillar- 
te, Capellán de la Cárcel. . fól. 39. 

Décimo, de lo que hay en la Cárcel 
de ios Manifestados, á cargo de An- 
tonio López de Ores, Alcayde de di- 
cha Cárcel fól. 44. 

Undécimo, de lo que hay en la Casa 
del Obrador orilla de Ebro, á cargo 
de Gerónymo Torrijos. . . fól. 49. 

Duodécimo, de lo que hay en la casa 
de la puente de Gallego, á qargo de 
Pedro de Arma ulea Armero, fól. 54. 



INVENTARIO 



de la Plata, Ornamentos , Tapicería , Ar- 
mas , Libros , y otras varias cosas que 
el Reyno de Aragón tiene en las Casas 
de la Diputación y fuera deltas. Hecho 
en el mes de Setiembre del Año de Mil 
quinientos noventa y tres. Siendo Di^ 
putados del dicho Reyno los muy Ilus- 
tres Señores el Dotor Pedro Cenedo, 
Prior y Canónigo de la Sancta Iglesia 
del Pilar y don Juan Abarca Arcidia- 
no de Gorga y Canónigo de la Seo de 
Jacca por el braQo de la Iglesia ; Don 
Pedro Fernandez de Ixar y Don Diego 
deFoces, Señor de Vallar ias por el 
braQo de los Nobles; el Licenciado don 
Pedro Luis de Pomar ^y don Gerónymo 
Agustín por elbraqo Militar; el Dotor 
Bartholomé Foncalda, Ciudadano de 
QaragoQa y Agustín de Oliba mayor 
ciudadano de Teruel por el braQo de 
las Uniuersidades, 

PRIMERO 

de la Plata y Ornamentos que hay en la 
Capilla de los Señores Diputados que 
están á cargo de Sebastian Murillo, 

i Primero, vn Blandón grande de pla- 
ta que pesa quarenla y siete marcos 
bolbióse á pesar á \ i de junio h 599 y pe- 
só quinientas y quarentas onzas. Domin- 
go Arayllano testigo. 

2 Más vna fuente sobredorada, con 
las armas del Rey no y pesa 29 o.' y ocho (§). 

3 Más vna Cruz sobredorada , de Pla- 
ta , para el altar con las armas de Reino 
que pesa 57 s. y ocho arr. (O- 

4. ítem dos Candeleros de Plata gran- 
des, dorados, del altar (l), que pesan 



(1) Está escrito en letra distinta y son co- 
mo rectificaciones posteriores y aumento ea 
las alhajas, 



«60 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



diez y siete marcos, doce on^as pesáron- 
se y pesaron i 5 marcos 37 onQos á cator- 
ze de junio mil quinientos nobenta y nue- 
be, Domingo Arayllan testigo. 

5. ítem vn Cáliz grande de Plata do- 
rado, qae pesa quatro marcos, quatro 
ongas ; bolbiose á pesar por los Señores 
Contadores á H de junio 4 599 y pesó 
cinquenta onzas. Domingo Arayllan tes- 
tigo.. 

6. ítem vn Porta paz dorado, de Pla- 
ta, que pesó seys marcos. 

7. ítem y ñas vinageras con su plati- 
llo de plata, dorado el platillo, que 
pesan siete marcos, y también están do- 
radas las vinageras. 

8. ítem vn Ostiero de plata sobre- 
dorado que pesa dos marcos, dos on- 
^as. 

9. ítem quatro Candeleros de Plata 
que pesan doze Marcos. 

1 0. ítem vn platillo y ligeras de es- 
pauilar, de plata, que pesan dos marcos 
siete on^as. 

1 \ . ítem vna campanilla y vn Ysopo- 
de plata, que pesan quatro marcos. 

4 2. ítem vn cáliz de Plata, dorado, 
que pesa quatro marcos tres ongas on- 
ce arien^os. 

4 3. ítem vna Palmatoria de plata que 
pesa siete on9as tres arien^os. 

4 4. ítem vnas Sacras guarnecidas 
de madera diéronse á la Jaquesa. 

4 5. ítem vna Casulla de tela de pla- 
ta con (enefa de oro bordada con sus 
íhanipulos y delante altar de lo mismo 
bordados de oro y su toualla de tafetán 
blanco la qual sirue para todo lo blanco^ 
con las cahidas del delante altar de ter^ 
ciopelo carmessi , bordadas de oro , plata 
y seday con las Armas del Rey no y vn so- 



bre-'caliz de tafetán blanco con vna guar- 
nición de fulleteria. 

{Se eotinuará). 

PREGUNTA. 



467. Sepulcro romano de A^er. Kn 
la erudita descripción histórica que de la 
provincia de Barcelona hizo D. Jaime Ca- 
reamar, por encargo del Barón de la Lin- 
de (1), aparece la eiguionte curiosa noti- 
cia : (i En el pueblo de Ager existen vesti- 
gios romanos, entre otros, la pila baatis- 
mal que hay en la iglesia principal, qae 
es un sepulcro romano de mármol hlan- 
cOy semejante, pero más grande que el 
que se veia en la entrada de la casa del 
Arcediano mayor de Barcelona, y tanto 
en éste como en aquél, hay esculpida una 
historia mitológica; pero en el primero 
con, más número y variedad de fíguras. »» 
¿Alguno de los ilustrados lectores de la 
Rt^viSTA , que sea conocedor de las anti- 
güedades de Cataluña, podría enterar- 
rarnos de si existe, ó no en el menciona- 
do sitio, tan interesante monumento ? En 
caso afirmativo, ¿no convendría su ad- 
quisición para alguno de nuestros Museos 
arqueológicos ? 

11. A. DE LA B." 



ERRATAS IMPORTANTES. 

En el ndm. 7.*, pág. 4 4 4, col. 4.*, li- 
nea 62, donde dice: insignificantes y léa- 
se: injustificados. £u la pág. 4 4 5, co- 
lumna 4.', línea 4 4, donde dice: gran'' 
demente, léase; poderosamente. 

En el núm. 8.", pág. «38, col. 4.*, lí- 
nea 33, donde dice: inmensas ventajas 
á historias y léase: inmensas ventajas so- 
bre historias. 



(1) MS. en papel de hilo, let. del siglo pa- 
sado (1780), 4." perg.°, págs. 26 y 27. 



MADBID, 187fi.— Imprenta, estereotipia 7 galyanoplastia de Aribau y C* (sttceioret de RivAbiMSTiA^, 

IMPRESORES DB CÁMARA DE «. M. 

Vn^ne de Osona, núm. 3. 



f^EVISTyV 



DE 



:rchivos, Bibliotecas y Museos. 



*->,^"i 



Alio V. 



Madrid, 20 de Mayo de 1875. 



NUM. 10. 



SUMARIO. 



Fondo : Koticia de Táiias ezetTacioneB del cerro de los Santoa ( Articulo n ) . — Seooion Ofloiftl : Dict4- 
men de U Junta en el concorso por el cual han sido nombrados ayudantes de tercer f?rado en la Sección de 
AreliiToe loe Bree. Bnxsola, Blias y Yillaoz. — Noticias: Visita del Rey á la Facultad de Farmacia.— 
Sexta y última conferencia del Sr. Villa-amil y Castro sobre Arqueología sagrada. — Propósito del Ministro de 
Fomenta— Donatiroá la Biblioteca de Pontevedra. — Salida del Sr. Feijóo á destino judicial y ascenso del 
8r. Cano. — Conoemon denna plaza de ayudante de segundo grado en la Sección de Bibliotecas, por gracia, 
al Dr. Caminero. — Ifejdftks proyectadas en la Biblioteca de las Facultades de Teología y de Derecho. — Datoe 
acerca de la Biblioteca de Cáceres.— Fallecimiento del Sr. Oontreras. — Variedades : Papeles políticos 
del siglo xvn (oontina ación).— Fondos de los establecimientos : Inventario de objetos propios de 
la Dtpatacion de Aragón. — Pregunta : Obra de Jnan Dolz. 



lOTIGlA DE TÁRIAS EXCATACIONBS 

DEL CERRO DE LOS SANTOS. 
II <1>. 

La ordenada excavación de la par* 
te más alta del monte , sitio donde 
se hallan los cimientos del antiguo 
adoratorio (2), no es indigna de que 
nos detengamos breves momentos a 
describirla para dar á conocer sus no 
insi^ai ficantes resultados. Completo 
te conservaba en todos sus lados for- 
mando un cuadrilongo de quince 
metros j sesenta centímetros de Ion- 
gitady por seis metros y noventa cen- 



(1) El primer artículo sobre este mismo 
aninto se publicó en el núm. 8.^ pág. 125 
j siguientes. 

(3) Véase la segunda lámina, ya repartida 
eon el núm. 8 de la Bbyista. 



tímetros de anchura, en sus para- 
mentos exteriores, la construcción 
que debió ser un verdadero templo, 
cuyo ingreso, al Este, fué un espa- 
cioso atrio de dos metros sesenta y 
ocho centímetros, en su interior, por 
seis , en las mismas respectivas di- ^ 
mensiones (a). Dos espaciosas gra- 
das y vestigios de otras, ya deshe- 
chas, en toda la anchura del ingre- 
so (t), ]>ermiten acceso fácil, notán- 
dose en alguno3 puntos el desgaste 
natural de un uso continuado. 

Cincuenta centímetros cuenta de 
anchura cada sillar de los que forman 
esta fábrica , variando de dos metros 
veinticinco centímetros en adelante 
su longitud. La unión de los sillares 
no se debe á lecho alguno de cemen-* 
to, 7 difícilmente se nota su ajuste. 



4611 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



Obsérvase que'los muros de la ma- 
yor estancia fueron dobles (e) , com- 
puestos de hiladas semejantes ; y su 

# altura sobre el fuerte y fino hormi- 
gón de color rosado, que se ve al der- 
redor del templo » no pasa de treinta 
centímetros. El interior del edificio, 
destruido por próximas anteriores 
excavaciones, nos revela que el piso 
firme, ó sea el pavimento de mosai- 
co, se hallaba á mayor altura, porque 
el macizo de la roca calcárea rebasa 
la línea del cimiento de los sillares, 
que subsisten fijos , si bien con algu- 
nas desigualdades de profundidad de 
aquélla en los puntos señalados en el 
plano (0,30) (0,45) y (0,60). 

Con las muchas excavaciones 
practicadas en este punto un año án- 
' tes al de nuestros trabajos , aun sin 
¿rden, ni concierto rigurosos, ya con- 
seguimos encontrar bastante núme- 
ro de pequeños ladrillos romboida- 
les, de diez centímetros de longi-^ 
tud, por seis de anchura y tres de 
altura , una gran cantidad de vasos 
delicadísimos de cocido barro negro 
y alguna fíbula de bronce, todo con 
el carácter visiblemente romano. 

Desde el atrio, siguiendo una rec- 
ta, en su costado al Sur, descúbren- 
se vestigios de constinicciones, como 
aditamentos del adoratorio, las que 
presentan visibles muestran de haber 
sido destruidas por el fuego (d). 

Una línea de sillareS de siete me- 
tros y veinte y cinco centímetros de 

• longitud, con un rompimiento, para 
entrada, de un metro (e), y dos an- 
tes de llegar á formar ángulo recto 



con el costado del adoratorioy es la 
extensión de estos vestigios reforza- 
dos á la terminación por un sillar 
de mayores proporciones. Desde es- 
te extremo de las obras tiróse una 
perpendicular á la base del cerro, 
en cuyo punto, y á conveniente dis- 
tancia, empezaron tres operarios el 
desmonte , en dirección ascendente, 
removiendo la tierra hasta la roca 
calcárea, ün peón de confianza se- 
guía á estos en minucioso examen 
de cuanto se removía, mientras igual 
número de hombres subia con el mis- 
mo trabajo directamente al ángulo 
norte de la escalinata. No fué vana 
la operación hecha con intencionada 
escrupulosidad. A unos cuatro me- 
tros sobre la base, y á cincuenta cen- 
tímetros de profundidad del terreno 
movedizo sobre la piedra, encontrá- 
ronse restos de estatuas, manos, va- 
sos perfectamente trabajados al tor- 
no, de finísimo barro, varías fíbulas 
de bronce; y particularmente, bajo 
las obras que antes hemos calificado 
de apéndices del templo, y á* anos 
sesenta centímetros de profundidad, 
halláronse dos estatnitas bronceas, 
y en la misma línea é iguales condi- 
ciones, un torito, un cervatillo y un 
becerro de igual materia. Gomo á la 
mitad de altura del monte, y en 4 
punto antes indicado , del princii»o 
de la excavación, yacían en el hueco, 
de la roca más de doscientos hierros 
de lanzas , algunos de ellos en des- 
composición completa. Siguiendo la 
dirección hasta la línea marcada de 
la escalinata, y á una profundidad 



I 



BIBLIOTECAS Y IfUSEOS. 



463 



de un metro ^ entre calcinadas pie- 
dras y abundante ceniza y sacóse ma- 
yor cantidad de pequeños vasos de 
tierra cocida^ torneados con delica- 
deza j de preciosa forma. En re- 
vuelta mezcla salieron en este sitio 
como unos trescientos ladrillitos , de 
los antes mencionados, seis sortijas 
de cobre, eslabones de cadena de 
hierro y un precioso toro de piedra 
priniorosamente ejecutado, si bien le 
faltaban sus extremidades por haber- 
se roto. En toda esta sección de que 
vamos hablando, se notó palpable- 
mente que habia causado el fuego la 
destrucción, y que hablan derrum- 
bado los objetos con sinieatra inten- 
ción los destructores de aquellas 
obras. En este punto, desde el pié 
de la escalinata hasta la base del 
monte, el relleno de tierra es más 
considerable que en los demás; y, 
pToftindizando á un metro cincuen- 
ta centímetros, se halló una precio- 
sa estatqita, aunque mutilada, muy 
curiosa é interesante por el tocado y 
amuletos que en ella se observan. A 
los tres metros se hallaron dos toros 
de piedra, simplemente indicados 
por líneas geométrictos como si estu- 
TÍesen tan sólo desbastados , ó saca- 
I dos de puntos ; y á la vez se dio con 
unos cuarenta pondus de distintas 
formas y tamaños, también en colo- 
cación desordenada. A unos treinta 
y cuatro centímetros más de profun- 
didad aparecieron una rústica cabe- 
za mal ejecutada, cubierta de extra- 
fio capacete, cuyo cuerpo, según vi- 
no á probarse ^ salió en excavaciones 



anteriores; una figura informe de 
elefante, de bronce , agrietada y de 
crecido volumen ; una figura de pie- 
dra, de extraño ropaje y desnudos 
pies, que en su mano derecha sostie- 
ne una taza y multitud de platillos 
de distintas formas y tamaños, fa- 
bricados con rusticidad y mal coci- 
dos, según lo indica su descomposi- 
ción. Aquí se presentó ya la roca de 
asiento ; pero sobre ella se encontra- 
ron algunos fragmentos de estatuas, 
manos y pedazos de cabezas, todos 
revelando desconocimiento artístico 
de las bellas formas. 

Convencidos de que en esta seña- 
lada sección nada podia encontrarse 
por haber cruzado de unos á otros 
extremos en minucioso examen has- 
ta la roca, dispusimos otra, á contar 
desde el ángulo de la escalinata al de 
laparte posterior del adoro^ono, esto 
es, todo el frente que dá al norte, 
concluyendo su base en la cañada. 
Ejecutóse la operación en la misma 
forma. Diez trabajadores subian des- 
do la base, moviendo el terreno has- 
ta llegar á la piedra viva. Este sis- 
tema tiene la ventaja de que al des- 
prenderse las tierras arrastran sin de- 
trimento los objetos, evitando fatales 
golpes de azadón. 

Muy de tarde en tarde aparecían 
fragmentos en este sitio, sea porque 
habia sido su escarpa más combati- 
da por las aguas, sea porque su pro- 
ximidad favorecía la extracción de 
material para recomponer el male- 
cón inmediato. Ello es que no conte- 
nia más tierras que las acumuladas 



Ui 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



en algunas sinuosidades de la roca. 
A pesar de esto, no dejaron de encon- 
trarse algunos objetos, advirtiendo 
que desde este punto ya los vestigios 
del incendio desaparecian ; los res- 
tos de estatuaria salen allí mutila- 
dos con intención marcada, pero sin 
muestras de calcinación, pudiéndose 
limitar los estragos del fuego exclu- 
sivamente a la sección primera. 

Algunas cabezas de medio tamaño 
j de rústica ejecución se sacaron en 
la parte baja del cerro, y una trein- 
tena de vasos y platillos, de los men- 
cionados anteriormente, con dos pri- 
mitivas y porosas piedras de molino, 
fueron apareciendo en algunos hue- 
cos de la roca. A tres metros de al- 
tura de la base y setenta centíme- 
tros de profundidad , bajo arraiga- 
dos arbustos, halláronse ochenta ani- 
Uitos de cobre de igual forma y ta- 
maño, é inmediata, en otro hue- 
co, yacía una mano de estatua que 
ase una copa. Ya en la parte supe- 
rior rodea el cimiento del adoratorio 
fuertísimo y fino pavimento, com- 
puesto de tres capas de dos centíme- 
tros cada una. La inferior es hormi- 
gón bastante grueso, la del centro 
una mezcla de cal y carbón, y la su- 
perior de finísimas piedras de tono 
general rosado. Aquí se encontraron, 
al comienzo d^ la vertiente a la caña- 
da, alguna tégula, de excelente ma- 
terial, varios ladrillos de las mismas 
condiciones, y gran número de cu- 
bitos de piedra blanca y negra, ves- 
tigios patentes de mosaico; pero me- 
rece muy especial atención el hallaz- 



go, en este punto^ y á 'setenta centí- 
metros de profundidad , de una mo- 
neda de cobre (3) con algunos frag- 
mentéis de fíbulas y hebillas de bron- 
ce. A no larga distancia y altara, 
estaba una pieza de bronce macizo 
que parece ser la terminación de un 
tirso con simétricas ranuras. 

P. S. 



SECCIÓN OFICIAL. 

Dictamen db l4 Jdnta Consultiva db 
Archivos, Bibliotegas t Museos bn 
el expediente de concurso i que 8b 
refieren los nombramientos de don 
Román José Brusola t Brian, don 
Antonio Elias de Molins t D. José 
MiguelTerez db Villaoz t Zabala , 
para tres plazas de ayudante de teb« 
cer grado en la sección de archivos 
DEL Cuerpo facultativo de ábchivb- 
Ros, Bibliotecarios y Anticuarios, 
publicado en cumplhiiemto del ab- 
TÍcuLo 46 del Reglamento db 5 db 
Julio DE 4 871. 

Junta Gonf ulliva de Archívot, BiblioteoM 
7 Muieof. 

Examinado este expediente, y forma- 
da, según costumbre en casos análogos, 
la adjunta relación de méritos , servi- 
cios y demás circunstancias que jusUti* 
can los 1 3 concurrentes á la provisioo 
de tres plazas de Ayudantes de tercer 



(3) Su lectura es esta : Anv. Cabeza lan* 
rcada á la .derecha : Leyenda CONSTAN- 
TINVS AVG. = Rcv. DNCONSTANTINI 
MAX AVQ. En el campo, dentro de una co- 
rona, = VÜT = XX, = Al exergo PT, 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



465 



grado, Tacantes en la sección de Ar- 
chivos del Cuerpo de Archiveros, [Bí- 
bliotecarios y Anticuarios , la Junta, de 
acuerdo con una comisión de su seno 
compuesta de los Sres. Rosell , Carde- 
rera y Camüs , ha procedido á la com- 
paración de los referidos concurrentes, 
á fin de darles la colocación que ha pa- 
recido justa en las ternas que propon- 
drá con el apoyo de los fundamentos 
que pasa á exponer. 

Todos los concurrentes tienen , á jui- 
cio de la Junta , la aptitud reglamenta- 
ría indispensable para el caso , á ex- 
cepción de D. Juan de la Osa y Guer- 
rero , quien conforme á los precedentes 
sentados por esta Junta y aprobados 
por la Superioridad , no puede ser ad- 
mitido á solicitar ingreso en un Cuerpo 
én que ya há tiempo figura , debiendo 
¡gestionar su traslación á distinto esta- 
blecimiento del en que sirve (que es en 
realidad á lo que aspira) por los medios 
y trámites que el reglamento señala. 

Entre los demás aspirantes , la Junta 
ha dado preferencia , según demanda la 
justicia y es uso y costumbre en tales 
casos , á aquellos que han merecido 
mejor concepto en su carrera facultati- 
va , que han cursado también otras aca- 
démicas, y que tienen acreditados en 
el ramo buenos servicios, particular- 
mente si los prestaron gratuitamente y 
conforme á los términos que señala el 
art. ii del reglamento. 

Bajo tales supuestos ha elegido la 
Junta para el primer lugar de la prime- 
ra tema á D. Román José Brusela y 
Brian, atendiendo, ademas del titulo 
que ha obtenido en la Escuela de Diplo- 
mática , á los estudios que ha verifica- 
do en la Facultad de Jurisprudencia ; á 
sus servicios en la pública enseñanza, 
en la que ingresó por oposición : á di- 



versos trabajos literarios, algunos de 
los cuales tiene dados á luz; á sus ser- 
vicios en diferentes ramos de la Admi-* 
nistracion, y muy particularmente á 
los estimables que consta hizo en el Ar- 
chivo de la Bailía general de Valencia, 
donde sus trabajos fueron debida y 
competentemente comprobados, y le 
dan , en concepto de la Junta , derecho 
á que se le computen los mismos como 
equivalentes y aun superiores al servi- 
ció gratuito que considera como mérito 
especial al citado art. 44 del regla- 
mento. 

Otro primer lugar ha otorgado la 
Junta á D. Antonio Elias y Molins, 
atendiendo , aparte de 'su graduación 
en la Escuela de Diplomática , á las asig- 
naturas que tiene probadas en la Fa- 
cultad de Filosofía y Letras, conside- 
rando también que lleva mucho más de 
un año como aspirante sin sueldo en el 
Archivo general de la Corona de Ara- 
gón ; teniendo en cuenta que ha sido ya 
propuesto en segundo y tercer lugar 
para plazas de igual categoría y grado, 
y estimando asimismo las dotes de vo- 
cación y actividad literarias de que ha 
dado muestras en recomendables pu- 
blicaciones periódicas. 

En el primer lugar de la tercera ter- 
na ha colocado la Junta , por análogos 
motivos , á D. José Miguel Pérez de V¡- 
llaoz y Zavala, quien ademas de su 
carrera en la Escuela de Diplomática , 
ha terminado con buenas notas los es- 
tudios de la Facultad de Teología hasta 
el Doctorado inclusive; tiene asimismo 
el título de Perito Agrimensor , en cu- 
yas asignaturas obtuvo como premio 
dos medallas de plata , y tiene presta- 
dos muy especiales servicios en calidad 
de aspirante sin sueldo por más de un 
año en el archivo Histórico Nacional ; 



166 



RBYISTA DE ARCHIVOS, 



como perito en letras antiguas y moder- 
nas por comisión de la Escuela de Di- 
plomática, y los continúa en la actuali- 
dad como Escribiente en la Secretaría 
de esta Junta , habiendo merecido cons- 
tantemente la aprobación de sus Jefes. 

Ocupa el segundo lugar de la primera 
terna D. Mariano Muñoz y Rivero, quien 
á pesar de su corta edad , apenas hábil 
para el desempeño de cargos públicos , 
ha hecho con la mayor brillantez su 
carrera en la Escuela de Diplomática , 
donde obtuvo cuatro premios y dos ac- 
césits , y en la Facultad de Derecho que 
está cursando , en la cual ha probado 
las primeras asignaturas , Ueyando tam- 
bién más de un año como aspirante sin 
sueldo en el Archivo Histórióo Nacio- 
nal á satisfacción de su Jefe. 

Las condiciones semejantes entre si 
que aparecen en D. Guillermo Arcelus 
y Chinchurreta y D. Antonio María (ro- 
dró, graduados cada uno de ellos, ade- 
mas de en la Escuela de Diplomática , 
en una Facultad mayor, y dedicados 
ambos casi al propio tiempo, desde ha- 
ce algunos meses, al servicio gratuito 
del Archivo Histórico Nacional , justifi- 
can suficientemente, en sentir de la 
Junta , la colocación que se les ha dado 
en los otros dos segundos lugares de 
las ternas. 

Muy análogas á las de los dos últimos 
son también las condiciones de D. Ma- 
nuel Cabrero , propuesto en el tercer 
lugar de la primera tcrrna , y en los ter- 
ceros de las otras dos ha juzgado la 
Junta que podia darse entrada á don 
Mariano González Canales y á D. José 
Berazaloce y Ramos, que tienen la ap- 
Mtud legal necesaria , si bien aparecen 
como los más desnudos de merecimien* 
tos para el caso, tal vez por la comple- 
ta indocumentacion de sus instancias. 



Con tales supuestos extensamente de- 
tallados en la relación adjunta , la Junta 
tiene la honra de someter á Y. I. las si- 
guientes ternas : 

PRIMERA. 

Primer lugar. — D. Román José Bru- 
sela y Brian. 

Segundo id. — D. Mariano Muñoz y 
Rivero. 

Tercero id. — D. Juan Manuel Cabrero 
y Diaz. 

SEGUNDA. 

Primer lugar. — D. Antonio Elias y 
Molins. 

Segundo id. — D. Guillermo Arcelu3 y 
Chinchurreta. 

Tercero id. — D. Mariano González 
Canales. 

TERCERA. 

Primer lugar. — D. José Miguel Pérez 
de Yillaoz y Zavala. 

Segundo id. — D. Antonio María Go- 
dró y García. 

Tercero id. — D. José Vicente de Bera- 
zaluce y Ramos. 

V. I. , no obstante , acordará lo que 
estime más justo y acertado. 

Madrid, 3 de Febrero de 4 875.— El 
Presidente, Joaquín Maldonado. — ^José 
María Escudero de la Peña, Secretario. 

La relación de los títulos académicos, 
méritos y servicios de los 4 3 aspirantes 
á tres plazas de Ayundantes de tercer 
grado en la Sección de Archivos con 
destino á los de Alcalá, Coruña y Pal- 
ma , anunciadas á concurso en la Gace- 
ta de 2 de Setiembre de 4 874, se halla 
en la Gaceta del 6 de Mayo de 4875, 
pág. 347, col. 3.', y 348 , cois. 4.' y «.' 



BIBUOTBCAS T MUSEOS. 



467 



NOTICIAS. 



El dia H del corriente se dignó 
S. M. el bey visitar el Colegio de Fai'- 
macia, cuyas cátedras y laboratorios 
recorrió acompañado de los Sres. Mi- 
nistro de Fomento, Director de Instruc- 
cioD pública , Rector de la Universidad 
y Marqués de San Gregorio , del Claus- 
tro de Profesores, del Bibliotecario de la 
Facultad y de varias personas de la ser- 
vidumbre de la real casa. 

Antes que ningún otro departamen- 
to visitó la Biblioteca , donde, después 
, de una brevísima reseña de su conteni- 
do, hecha por nuestro compañero el 
señor Villa-amil y Castro , á cuyo car- 
go está hoy , se mostraron á S. M. y á 
las doctas personas que le acompaña- 
ban el ejemplar de lo publicado de la 
Flora peruviana et chilensis, por los 
académicos Sres. Ruiz y Pavón (Madrid, 
Gabriel Sancha , 1798), cuyas láminas 
fueron iluminadas como muestra, no 
existiendo , según tradición , otro ejem- 
plar que reúna esa circunstancia , y el 
de la Concordia Áromatariorum cititía- 
Hs Cesar Auguste (Zaragoza, Pedro Ber- 
noz y Bartiiolomé de Nájera, 4546, 
gótico) , que sobre ser una curiosidad 
bibliográfica , es un interesante monu- 
mento para la historia de la farmacia 
española. 

Ha terminado sus conferencias sobre 
arqueología sagrada, en el Ateneo, nues- 
tro compañero el Sr. Yilla-amíl y Cas- 
tro, dando su sexta lección, poco menos 
que improvisada para no faltar á un 
anuncio del Presidente de la sección de 
Literatura, y aprovechando la ocasión 
de despedirse de cuantos oyentes le ha- 
bían favorecido. 



Reduciendo su plan á la premura del 
momento, según manifestó, fué la ico- 
nografía el asunto que tomó por tema, 
considerándolo como continuación de 
las anteriores conferencias. 

A dos puntos principales de la ico- 
nografía cristiana concretó sus prime- 
ras observaciones : al uso del nimbo y 
á las variaciooes seguidas representan- 
do la persona de Jesucristo. Ambos 
puntos entrañan una cuestión de im- 
portancia y exigen explicar [la Qonfu- 
sion que se nota en las ideas, creencias 
y prácticas religiosas del paganismo 
mezcladas con las del cristianismo, cir- 
cunstancia que anteriormente habia in- 
dicado. 

El arte cristiano tiene como princi- 
pal carácter iconográfico el nimbo. Ha- 
bíanlo usado ya las religiones del mun- 
do antiguo, y particularmente las del 
Asia, como atributo del poder; pero 
adoptándole como símbolo de santidad, 
se le dio al Diablo, lo mismo que á Dios, 
á los espíritus celestes y á los santos. 
Tan sólo el nimbo crucifero es exclusivo 
atributo de los personajes divinos, ó 
forma parte de los emblemas que los 
representan. 

Dijo que Jesucristo habia sido sim- 
bólicamente representado en la figura 
de un pez, en la edad primitiva. El 
nombre griego ichthus encierra en sus 
letras las iniciales de estas palabras: 
«Jesucristo, hijo de Dios, salvador >; y 
San Agustín dijo ademas que ichthus es 
el nombre místico de Cristo, porque 
descendió vivo al abismo de esta vida, 
como á la profundidad de las aguas. 

Cuando al representar á Jesucristo 
se abandonó la forma simbólica, se 
adoptó la analógica. Así como para pin- 
tar á Jonás tomaron á Jason, ó á Hércu- 
les, y para representar á Noé se valier 



468 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



roD de Deucalion, al presentar á Jesu- 
cristo, atrayéndose la muchedumbre 
con su palabra , le convirtieron en Or- 
feo, llevando á sus pies los animales 
con los sonidos de su lira ; y si confor- 
me al texto evangélico le hacen Buen 
Pastor, tanto rebajan su figura, que 
puede confundirse con la de un fauno. 

Otras veces lo accesorio se cambia 
en lo principal ; y la oveja descarriada 
es la imagen misma del Pastor Bueno. 
Con tal empeño predominó esta idea, 
que los Padres de un Concilio de fines 
del siglo VII se propusieron proscribir- 
la, sin exceptuar á la iglesia griega , 
y mandaron que aquella figura fuese 
reemplazada por la imagen de Jesu- 
cristo. 

La representación histórica de Jesús, 
conforme á los primitivos tiempos, lle- 
na toda la primera parte de la Edad 
Media, y con gloria , aun cuando en la 
cruz aparezca. Tan sólo cuando sobre- 
viene la gran mutación de ideas del si- 
glo xíii toma caracteres de verdadero 
realismo sobre la base artística de sus 
sufrimientos. Tardase algún tiempo to- 
davía en admitir la expresión dé los 
sufrimientos corporales de Jesús; y has- 
ta el siglo XIV no se valió el arte de la 
contracción de los miembros, ni de la 
suspensión verdadera del cuerpo pe- 
sando sobre los clavos de las manos. 
El Renacimiento y el arte moderno han 
exagerado las actitudes, así como la no 
probada belleza física de Jesús y la 
inverosímil blancura y pureza de su 
cutis , según afirmó nuestro compa- 
ñero. 

Terminó el curso de sus explicacio- 
nes, en el año presente, manifestando 
que muy satisfecho quedarla si hubie- 
ra logrado despertar aficiones al es- 
tudio de la arqxAeologia sagrada , y en I 



particular á la iconografia del cmtta- 



ntsmo. 



El señor Ministro de Fomento, según 
se asegura, se propone dar gran impul- 
so á las obras de construcción del edi- 
ficio destinado á Biblioteca Nacional y 
Museo Arqueológico, en el paseo de 
Recoletos. 



La Dirección de Instrucción pública 
ha acordado hacer un donativo de li- 
bros á la Biblioteca provincial de Pon- 
tevedra. 



A consecuencia de haber sido nom- 
brado juez de Rambla, en la provincia 
de Córdoba, D. Victor Feijóo y Santa- 
Ha, ha vuelto á ocupar plaza de ayu- 
dante de primer grado del Cuerpo, en 
la sección de Bibliotecas, nuestro com- 
pañero en la universitaria matritense 
D. Domingo Cano y González. 



Ha sido agraciado con una plaza de 
ayudante de segundo grado del Cuerpo, 
en la sección de Bibliotecas , el presbí- 
tero D. Francisco Caminero y Muñoz, 
doctor en las facultades de Teología y 
de Filosofía y Letras, en el turno de 
provisión directa del Gobierno, confor- 
me al art. 4 8 del Real decreto de 4 S de 
de Junio de 4 867. 

Sabemos que ha recaído esta gracia 
en sujeto muy digno de obtenerla ; pero 
siempre lamentaremos que, cuando ejer- 
za la superioridad el derecho de dar 
las plazas propias de su turno, no des- 
tine á los favorecidos á la última del 
tercer grado de la respectiva categoría, 
y así evitaría enojosas ingerencias en 
grados medios ó superiores, nunca bien 



BIBLIOTECAS T MUSBOS. 



4 69 



admitidas por los individuos á quienes 
perjudican. 

C. 



El señor rector de la universidad de 
Madrid, D. Vicente de la Fuente, inte- 
resado en el progreso de la Biblioteca 
de la escuela que le tiene por su digno 
jefe, se propone adicionar la de la Fa- 
cultad de Teología y de Derecho con 
una nueva sala y sus correspondientes 
estantes ; y tenemos entendido que abo* 
ra no será en estos inútil la galería en 
su pronaedio, como lo es en los que an- 
leriormente se construyeron, por exi- 
gir la gradilla, ó escalera de mano para 
el servicio. 



La Biblioteca de Cáceres se creó con 
los libros do los conventos suprimidos 
de la provincia y los adquiridos con 
los fondos del presupuesto de la Biblio- 
teca y del Instituto. Ullimaineute ha 
recibido un aumento de importancia 
con los regalados por el Director, que 
fué, del mismo Instituto, D. Joaquin 
María Torres , cuyo señor tenía cedida 
su gratificación de S.OOO rs., para este 
objeto. 

Ocupa dos grandes salones del Insti- 
tuto, y tiene una buena estantería con 
siete órdenes de cajones. 

En el último curso se adquirieron 47 
volúmenes y i 3 entregas. 

Contiene 42.199 volúmenes impre- 
sos, entre ellos 5i incunables, y 65 ma- 
nuscritos. 

Sirve en ella, con celo digno de 
aplauso, el ayudante de segundo grado 
del Cuerpo D. Enrique López Sánchez. 



Ha fallecido D. Juan Antonio Contre- 
ras y Díaz, ayudante de segundo grado 
del Cuerpo en la sección de Bibliotecas, 



que desempeñaba su destino en la Uni* 
versitaria de Granada. 



VARIEDADES. 



PAPELES POLÍTICOS DEL SIGLO XVII. 

( Continnaoion, ) 
Carta del Rey al uiso Rey de Valencia 

DÁNDOLE i entender SU M. LA ReINA 
NO GOUIERNA. 

El Rey. — Duque de Siudad Real , Pri- 
mo y mi lugarteniente y capitán gene- 
ral auiendo tenido por conueniente por 
los accidentes que en mis reinos se han 
ofrecido para cuitar los motiuos que les 
originaban me ydo por aora al sitio 
Real de mi retiro donde me alio. Que- 
dóse la Reina mi m.^ y SJ* en Palacio 
con toda la decencia correspondiente á 
su persona : estoy atendiendo con toda 
aplicación al expediente de los nego- 
cios vniversales de la monarquía y pa- 
ra que me aiude á la mejor dirección 
dellos que tanto conuiene a venido tam- 
bién don Juan de Austria mi hermano a 
quien e llamado a este fin. De que e 
querido avisaros para que lo tengáis 
entendido. Dattis en el Retiro en 27 de 
Heebrero de \ 677.— Yo el Rey.— V.^ D. 
Melchor de Nauarra 

La corona de Aragón 
Auenido acompañando 
A tu uicario que oi 
Le tenemos gouemando. 

El Rey está saltando 
La Reina está llorando 
Villa ermosa saplando 
Sibil preguntando 
San Silex examinando 
Valensnela negando 
El almirante rabiando 
El Condestable fariando 



no 



RBYISTA DB ARCHIVOS, 



El Cardenal tiianfando 

Se ermano presentando 

Usnna llorando 

Ramo^ aguardando 

NedinaseU contando 

Alba $e eiti olgando 

Toledo asegurando 

Serdenia acompañando 

El nuncio protestando 

Medallís oOnsultando 

Los Laso mirando 

Los grandes 

La Corte festejando 

El nulgo uitoreando 

Los garnachas temblando 

Los ministos suspirando 

La monar4ufa respirando 

Arellano desesperando 

Moifa apoyando 

Rio8 uasilando 

Los asentistas prestando 

Olmo ostentando 

Las damas estudiando 

Bgea eampando 

Fernandos esperando 

El regimiento j Agnilar marchando, 

T todos Juntos al Sr. Don 

Juan temblando. 

Estado en que se halla la Monabquia, 
Rbt t Rbtna, sd Alteza, grandes 

CON TÍTULOS de COMEDIAS. 

El Bey sin Reffno es el Rey , 
Y Espafia clamando está 
Que el tirano eaetigado 
Sea de tan gran maldad. 
El Ptineipe esealMo ea: 
Nuestro Rey y Dios le da 
Libre de este cautiuerio 
Por la Orden de San Juan : 
Lo muger que moñda e» cota 
EslaReyna: reparad 
Que muger contra Consejo 
Nunci podrá gouemar. 
ñegnar después de morir 
Su ambición también querrá , 
Si el mejor par de los doce 
No obra con riguridad. 
El Principe perseguido 
Es; y la firme lealtad 
Del Sr. D. Juan imita 
A lo más firme lealtad. 
No hay contra el amor poder 
Dize su Alteta y estin 
Amor, Lealud y Ventura 
En una balanta igual. 
El Gran Cardenal de Espaáa 
T el infante Cardenal 
Ni el Gardenti de Albornoz 



Fueron como el Cardenal. 
OUtidar amando , dize 
Aragón que se ha de obrar : 
Amando el dinero solo 

Y oluídando la iealUd. 
El mas impropio Verdugo 
Busca alia en el Escurial , 
Como si fuera asesino , 
El sucesor de Almojan. 
Mentir y oluidar á un tiempo 
El Rico-hombre de Alcalá 
Dice; y es porque procura 
Engañar para reynar. 

El secreto á voces, dice 
El de Obrero que dirá 
Por ver en una prisión 
Al maestre de danzar. 
El diuino portugués 
Esbenauente; y leal 
Es el sabio en su réliro , 
El hombre de Portugal. 
Cada uno para si 
Dice Astorga ha de aplicar ; 

Y siendo del mal el menos , 
Vengo en estarme neutral. 
El traidor contra su sangre 
Al almirante llamad : 

Que si es pariente de Reyes , 
Traidor fué al Sr. D. Juan. 
El Blasón de los Mendoias 
Pendiente en Saldafia está : 
Vuelve la cara á Vizcaya, 
JAven , y no á Portugal. 
El renegado del cielo 
Que solemos Imitar; 
Si Luis Pérez el gallego 
No le dice la verdad. 

De fuera vendrá Velasco 

Dice, y dice la verdad : 
Que teme aunque condestable 
Que de casa le han de echar. 
Callar siempre es lo mefor, 
Dice Alba al Sr. D. Juan : 
Quien mucho habla mucho yerra ; 
Con obras tengo de hablar : 
Executára mi hijo 
Las niñezes de Boldan , 
Trauesuras con valor 
Si sirve á su Rey leal 
El ierro del entendido 
Hizo el Conde de Aguilar 
En ser coronel chambergo , 
Pudiendo ser general. 
Cesar dice que le tira 
La fuerza del natural; 

Y la fuerza de la ungre 
Mira en el Sr. D. Juan. 

El marques de Aguilar dice : 
Con amor no hay amistad : 
No he de falUr á mi Rey, 
Que es mi Sefior natural. 



BIBUOTECAS T MüBBOS. 



171 



Qfu iemki §haUrt el tol 
Eb .«edeflia le leri ; 
Poes condenado á destierro , 
Sabe hUar con daridad. 
OsBDa.Díoi me perdone, 
Qie no le pnedo tngar, 

TsTer sido General. 
Aemed&rUrro9 4emmtr 
Qaisoine San Germán 
Qae rebosa por la cana: 
laiitdilCoBdeJnUan. 
rtertítfemiM &mor 
Dice Attíllano : no mas 
Qoefuidar la ropa dicen 
Es ia pia del nadar. 

Es Monterrey; pero ya 
Ei Mufueíero de Fkmdét 
Quiere so agraaio nengar. 
A Bm§ ftr lodo Lieke 
Se foe y por alia se esü; 
Pnes m^or etti que ettéba 
Qaando sos quiso qaemar. 
CmUw katu le oeoiiún 
Caítelrrodrigo dirá ; 
I^or^e ya tiene mas Oores 
One U florida le da. 
El oliente Campuuno 
^^ ^ae qaiere fengar 
^^rotínr duele de Etpañé 
l^rser Conde de Melgar. 
^¡•ejor padre de pebres 
A Ifontealegre llamad; 
1^» el letrado del cielo, 
^> ^ loa inOemos no na. 

|/«I>. Pedro por hablar 
;^ noehe al encubierto 
í^^'«cíararlaferdad. 
^^f9rrcu tuu Heñ dudo 
^/*leniBcUserái; 
p""«€ro de Castilla: 
íí "tildar* execnur. 
z'^^^rkúxepaHenUe 
r*P*Ila diciendo estt; 
{t^^^ fnando de la patria 

***^ el amor natural. 
7* VibperM SieUUnat 
?*^ «niieren renour 
J|<^ir^ perdida de Espafia 
?*'*ee qne llega ya. 
'•*« la Reina abnrrída 
5^«lie diciendola está 
*^c«ai0M con las damas: 
7*^«r, tíeré y wenceráe, 
r* ^^ieUmener 
«•»*^)laReynalmiUr: 
t entré emUeU, 



Eftt^ 



franenida ya. 



*^pr« lo peor etsierto: 



Aora diz qae será 
La mat coneUmte muger 
En consertamos la paz. 
Lét lágrimat de Daeid 
Dize que qoiere imitar : 
El diablo etta en Caatiliana 
T nos la quiere pegar. 

Fiáis. 

Calendario burlesco reformado por la 
Santidad deLt\ este año i G77. Todas 
las fiestas uigilias de la Corte por la 
señal déla -{-y délas mouibles con sal- 
tos (ó saetas) y las generales con las 
manos. — Añádese el juicio del año; 
considerando á Demócrito y EráclitOj 
el uno que todo lo llore y el otro que 
lo ria todo.^Por el D.^^ Majagranzas 
no tiene rocin y etc.* preuendado en 
parla. 

Enero 4677. 

A 4 . La expectación por todo el mes. 

A 2. El niño perdido en Palacio. 

A 3. El prendimi^to en.l'Escurial. 

A I. La expulsión de la Chamberga. 

A 5. Los Reyes y aparición de la es- 
trella en el Retiro. 

A 6. La paz en la Corte. 

A 7. La translación en rioseco — abs- 
tinencia por veto. 

A 8. Los siete dolores en Palacio. 

A 9. El Patrocinio en Aragón. 

A \ 0. Todos santos en la Junta. 

A H . Los senados extramuros. 

A \t. Las dominicas verdes en los 
carteros y cojos. 

A 43. Las parabulas de la Margarita. 

A' 4 4. El tesoro en el Escuríal , Ma- 
drid y Venecia. 

A 4 5. La presentación en poblado. — 
Feria. 

A 46. Carnestolendas'en Aiuarado. 

A 4 7. La degollación de Miranda , 
Salcedo y Montijo. 



Mt 



REYISTA DE ARCHIVOS, 



A 48. La inuencion de la Cruz en 
Alba. 

A 49. El triunfo de la Cruz en el 
Retiro. 

A 20. La Candelaria en Teral. 

ASI. Los ignosentes en el Reino. 

A 22. La transfiguración en Con- 
suegra. 

A 23. La Soledad en Toledo. 

A 24. La Conversión en Frías. 

A 25. La Circuncisión en Mejorada. 
— D. Pedro Fernandez del Campo. 

A 26. Las nieues en Astorga, Mon- 
dejar y Aguilar. 

A 27. La dis sension en alxacia. 

A 28. La deposición en Galicia , Cór- 
doua y Alfaro y otros lugares del Con- 
torno. 

— Abrá dos eclipses : el uno de Lu- 
na por la interposición de un planeta 
por cojer lamor del sol por auerse reti- 
rado la cassa algunos grados en el as- 
pecto azia leuante. 

En este año , sytio mete abundancia 
de todo por la Conuersion magna de 
todos los astros ó otros de su inñuen- 
cia , abra degradaciones de algunos per- 
sonajes ó por los tropiezos de luces 
abra muchos caldos ; no pocas mudan- 
zas de frailes aunque de mala gana ; 
algunas enfermedades como son dolores 
de tripas , garrotillos y otras : algunos 
partos rebesados y en los médicos al- 
gún sobresalto por la nouedad de las 
enfermedades. Pronostica muerte re- 
pentina en alguna persona de cuenta. 
Proueeranse grandes cargos y se dis- 
pondrá una grande armada por los bue- 
nos sucesos que se pronostican de las 
guerras. 

Dios sobre todo. 

{Se continuará). 



SECCIÓN DE AUTÓGRAFOS. 



Carta autógrafa db pompbto lboni al 

SRIO. JUAN DB IBARRA , PECHA. EN in« 
LAN Á 23 DE DICIEMBRE DB 4583. 

Illustre señor : Por no confundirme 
en escriuir y por no cansar á Y. merced 
le envió esta carta abierta, qne ua al 
Sr. Juan de Herrera para que la lea y 
retenga en su memoria lo que ua en 
ella , y después me baga fauor de sellar- 
la y mandarla dar en mano propia, pa* 
ra que me resuelua de lo que le escriuo; 
suplicóla V. merced no diga nada de ha- 
uerla visto, porque yo no entiendo de 
ofender á nayde, más de seruir y 
acertar á donde soy enteresado ood la 
bonrra y uida, y esto es mí intento; 
mas á las uezes no saue la persona có- 
mo se gouierne y cómo se toman las co- 
sas ; pero á Y. merced , que es el todo, 
os menester darle parte y anisarle mien- 
tras ay lugar, á causa que agora y siem- 
pre lo sepa lo que pasa , para que si á 
la postre ubiere ( que nuestro señor no 
quiera) alguna culpa, que Y. merced 
sepa claramente quien la tiene , y tam- 
bién que agora si ay lugar se enmiende, 
para que esta nuestra obra sea la más 
acertada que aya en cristianos, qae 
creo lo será placiendo al señor. 

En lo de Jacome podrá Y. merced 
ver con el señor Juan de Yalencia quñ 
a sido esto de achicar las nichas y no 
me auisar hasta agora, y mandarme 
resolución, para que pueda concluir de 
la manera que escribo al señor Juan 
de Herrera ó de la que ay pareciere 
mejor, porque sería malo que se ha- 
biesen hecho las figuras y no pudiesen 
entrar nella nicha ó encasamiento da 
la custodia que me escriue, que por no 



BIBLIOTECAS T MÜSBOS. 



na 



tener logar el denudo de la custodia 
las ha retirado de su medio cirqulo, co- 
sa que , si DO ha sido por mucha nece- 
sidad , no se deuiera hazer , porque las 
figuras quedarían en falso, y el no ha- 
zerles espaldas sería muy feo , que el 
señor Jacome no lo considera , pues me 
escriue que se las quite ; suplico á Y. 
merced que luego con la primera oca- 
sión me anise , que aunque han retira- 
do el escriuir de mes á mes, todauia 
haará algún extraordinario. 

El señor Don Sancho estubo aquí an- 
teayer, y se olgó de uer cosas nuouas y 
de cómo nos dáuamos tanta priesa ; mas 
DO uió á mi padre, que, como escriui 
con el pasado , haze poco ó nada , des- 
ganado de que no se le dé sus dineros, 
y yo estoy esperando la respuesta que 
se me da al memorial para tomar la re- 
solución que más me conuenga ; con es- 
te correo creo anisará el señor Don San- 
cho de lo que se haze , y también escri- 
nlrá á su Mag.^ de nuestra necesidad y 
razón de que seamos ayudados á cuen- 
ta de la obra que hazemos , como Jaco- 
me , que no porque no seamos empor- 
tonos y lexos de su Mag.^ se nos ha de 
tratar de esta manera, haciéndolo, co- 
ifto se uee , también Y. merced en su 
carta de , á que me refiero , me pro- 
mete de ayudarme , yo no espero me- 
nos , y asi atiendo aziendo por esta SB 
más de lo que puedo por ser u ir ; pero 
es grande trauajo no ser ayudado , no 
sólo á cuenta del trauajo de tantos años, 
de lo que mi pobre viejo y yo ha- 
gastado , no ordenar que se nos 
PSRO^ f pésame de ser molesto á Y. mer- 
ced ; mas si á Y. merced no lo digo á 
quien á Jacome que asimismo atiende 
supplico Y. merced me quiera con tan- 
ta razón favorecer y ayudar, que nues- 
tro señor se lo pagará , el qual guarde 



y prospere como sus criados deseamos ; 
fecha en Milán yxxui Diciembre 4 583. 

Besa las manos de Y. merced illustre 
señor. 

Su cierto seruidor y criado , 

Pompeo Leoni. 

Sobre. — Al Illustre señor Juan de 
Ibarra , Secretario de su Mag.^ de obras 
y bosques , etc. , mi señor. 
En 
• Madrid. 



FONDOS DE LOS ESTABLECIMIENTOS. 



INYENTARIO 

áfi la Plata, Ornamentofl, Tapíeeria, Ar- 
mai , Libros , y otra* variai coiat que el 
Reino de Aragón tiene en las catas de 
la Diputación y fuera de ellas. 

(Continuación.) 

16. Ítem, vna Casulla de Damasco 
blanco con Cenefa de terciopelo carme- 
sí, manipulo y estola de lo mismo, y 
su delante altar de lo mesmo, y Toalla 
de tafetán del mismo color que se dixo 
arriba ; esta toalla de tafetán blanco está 
en la capilla de las cassas del rey. 

\ 7. ítem , vna Casulla de terciopelo 
verde con su Cenefa de rasso Carmesí 
y su manipulo y estola de lo mismo , 
todo bordado, y su delante altar, con 
sus cahidas de rasso carmessi bordado de 
oro con las Armas del rey no de lo mesr 
mo y toalla de tafetán verde y sobre 
calia. 

4 8. ítem, vna Casulla de terciopelo 
negro, con genefa de tela de oro y ma- 
nipulo y delante altar de lo mesmo, 
con su frontal y cahidas de tela de oro 
con las Armas del rey no, y su toalla de 



474 



RBYISTÁ DB ARCHIVOS, 



tafetán negro no hay toalla sino vn sobre 
cáliz de tafetán negro ^ con su guarnición" 
cica de fulleteria. 

4 9. ítem, vna Casulla de brocado 
vieja con su estola , manipulo y delante 
altar de lo mesmo , con las cahidas de 
terciopelo berde bareteado, 

20. ítem, una Capa de brocado, al- 
ma tica y manípulos de lo mesmo. 

t\, ítem, una Casulla de damasco 
carmesí con su Cenefa de terciopelo 
verde , estola y manipulo de lo m^mo, 
vieja , con unos parches de oro; llebóse á 
la yglesia de la Jaquesa. 

%t. Iteo), otra Casulla de terciopelo 
carmesí con cenefa de terciopelo verde, 
vieja , llebóse á la capilla de la Jaquesa. 

53. ítem, vna Casulla de damasco 
carmesí con vna cenefa de brocado, y 
toalla de tafetán carmesí y sobre^caliz. 

(\) Desta casulla se ha hecho vn delan- 
te altar para la crehencia donde están las 
vinajercis , la toalla y sobre cáliz está an- 
te el delante altar, 

54. ítem, vna Casulla de damasco 
azul con cenefa de terciopelo carmesí , 
estola , manípulo y delante altar de lo 
mesmo , con frontal y cahidas de tercio- 
pelo carmesi, y toalla de tafetán azul, 
y sobre cáliz con guarnición de fullete- 
ria de oro. 

25. ítem , vna Bolsa de damasco azul 
para tener Corporales. 

26. ítem, seis Albas, quatro comunes 
y dos de olanda, con sus amitos y cor- 
dones ; están en ser las I. son las de 3. de 
rúan y la otra de nobal muy buenas. 

(2) Desizose que era vi^a, vna y assi 
no ay sino cinco, dióse vna la Jaquesa 
y assi son quatro. 



(1) Apostilla al lado izquierdo y debajo 
del número. 

(2) Como apostilla. 



27. Itera, seis manteles de altar, 
grandes. 

28. ítem, ciaco miénteles para el Bu- 
fete pequeños ó crehencia , de las Tina- 
jeras. 

29. ítem , tres toallícas para las ma- 
nos , hánse hecho pedazos de viejas. 

30. ítem, seis toallicas para las ma- 
nos al Sacerdote y doze Purificadores , 
hánse roto de viejos, ay seis solos en pié 
harto viejos. 

31. ítem, tres toallas gordas para 
las extractiones y vna de olanda guar- 
necida de oro, y dos con guarnición de 
palillos. 

(O Perdióse vna de las gordas en ser" 
uido de los SS. dipputados y assi son 
cinco. 

32. ítem Cinco Camisas de Cálices. 

33. ítem , tres Misales , vno pequeño 
y dos grandes, y el vno con cubierta 
de terciopelo carmesí , dióse vno de los 
grandes á la Capilla de la Jaquesa. 

34. ítem vna cacssa de tener corpo- 
rales y en ella quatro palias con su8^ 
corporales y fijuelas, muy viejas , y ay 
vnos sin palia. 

35. ítem , vn Ablril de yerro pauo- 
nado y dorado. 

36. ítem, tres Alhombras, viejas, 
cenefa por el encaute de 99 que se t?en- 
dieron en dos libras y diez y seis sueldos 
la qual cantidad se dio al administrador 
del general. 

37. ítem, ocho Almoadas de tercio- 
pelo carmesí , viejas. 

38. ítem, vn Caxon donde [están los 
ornamentos. 

39. ítem, ocho Almoadas de tercio- 
pelo carmesí , más nueuas. 

(2) Está abaxo en otro titulo. 



(1) Apostilla. 

(2) Apostilla. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



ns 



40. ítem, vn sobrepeli» de Rúan á la 
ñomana (O* . 

41 . ítem , dos cordones de A lúas, 

42. ítem , vna Lápida guamegida de 
madera. 

En 4 O de Junio \ 598 los SS. Conta- 
dores Pidieron cuenta de todas las co- 
sas arriba dichas y confósó tenerlas to- 
das Sebastian de Murilio, excepto la 
Casulla que se Uebó para la Jaquesa y 
dos camisas, vna que se desizo y otra 
qae se llebó á la Jaquesa — y las ocho 
almuadasde terciopelo nuebas, que es- 
tán en otro titulo abaxo -^ fól. 6 (S). 

En las cuentas que se passaron el mes 
de Janio del Año 4599 se dio en cuen- 
ta , que se habían comprado tres alom- 
bras nuebas para el seruiclo de la capi- 
lla, la Vna para el pié del Altar, y las dos 
para las Almoadas donde se Arrodillan 
los señores dipputados, que costaron 
treynta y dos libras y doxe sueldos, y en 
el encaute de las dichas cuentas se ad- 
oierte que ios señores dipputados man- 
den Tender las tres alombras viejas Ar- 
riba contenidas en la primera partida 
desta plana, en cuyo lugar han sido 
compradas las dichas tres alombras 
nuebas y que el dinero que se sacare 
dellas y de las otras cossas contenidas 
en el dicho encaute se entregue á los 
Administradores del general para que 
se hagan cargo dellos en las |r imeras 
cuentas; y Porque no haya duda si la 
orden y forma que hasta aquí se ha te- 
nido era suffíciente obligación para co- 
brar de las Personas á quien Respecti- 
naroente se han encomendado los Bie- 
nes y Cossas contenidas en los Inuen- 
tarios deste libro, los Señores Don 
Martin despes Barón de la Laguna, Mi- 



(1) De letra posterior y como aumento. 

(2) Letra posterior. 



cer Juan Gerónymo Espes de Sola y 
Martin martinez de Insausti, Contado- 
res extractos en el dicho y presente 
Año, en presencia de mi Domingo Azay- 
Ha , notario Extracto de lá dipputacion 
y de los Testigos avaxo nombrados, en- 
comendaron al dicho Sebastian de mu- 
rillo portero, todas las dichas Cossas y 
Bienes Arriba contenidos en las ojas 
yna , dos y tres del presente libro al 
qual que presente estaba Confessó te«* 
nellas todas en su poder y Prometió y 
se obligó de Tenellas en su Custodia y 
guarda, y de dar Buena y Verdadera 
Cuenta y Restitución dellas á los Seño- 
res dipputados deste Reyno, que de 
presente son y por tiempo serén siempre 
que por sus Señorías les fuere pedida 
Atento que por Razón del trabajo que 
en esto tiene los dichos Señores dippu- 
tados le mandan pagar en cada Vn Año 
veynte libras Jaquesas por cargo del ar* 
rendamiento del General que' de presente 
corre en el capitulo 97 del (\). A todo lo 
qual tener y cumplir obligo su persona 
y bienes , mubles y sitios , etc. , y Re- 
nuncio á su propio Juez etc. , y se Jus- 
metió á la Jurisdicción de los Señores 
dipputados etc., ex quibus etc. 

A Pedro ginedo giudadano de la ciu- 
dad de caragoca y agustiii lardies estu- 
diante habitantes en dicha ciudad de 
cara goza. 

En diez dias del mes de Junio del año 
mil y seyscientos. En la cíu()ad de Ca- 
ragoga, los muy Ilustres señores mon- 
serrate Tampan, canónygo de Jaca don 
francisco coloma y caluillo, martin Cos- 
cón, Hieronymo palomar ymíguellopez 
de Tolossa , contadores extractos del di- 
cho reyno de Aragón, en el dicho pre- 
sente año. en presencia de mí Hierony- 



(1 Saperpuesto/annqae de la misma letra. 



476 



REVISTA DE ARCHIVOS. 



mo Garda Aissa, notario estrado de la 
diputación y de los testigos abaxo nom- 
brados, encomendaron de nuebo al di- 
cho Sebastian de murillo portero de la 
diputación todas las sobredichas cosas 
y bienes contenidas en las ojas vna, dos 
y tres del presente libro, hauiendo pri- 
mero los dichos señores contadores re- 
mitido la vissura al Señor Hierónymo 
palomar, contador sobredicho de dichos 
bienes, habiéndolos hallado todos en 
ser de la manera en las partidas de di- 
chas ojas contenida el qual dicho Se- 
bastian de murillo , que presente staua, 
regibió de nuebo dichas plata , orna- 
mentos y cosas en aquellas contenida, 
confessando tenellos en su poder, cus- 
todia y guarda, y prometió y se obligó 
dar buena y verdadera cuenta y resti- 
tución dellas á los Señores dípputados 
del dicho reynb, que de presente son, 
y por tiempo serán siempre que por sus 
Señorías le fuere pedida, á todo lo qual 
tener y cumplir obligo su persona y 
bienes , muebles y sittios, et«., y re- 
nuncio á su propio Juez, etc. Jusmctió- 
se á la Jurisdiction de los Señores díp- 
putados , etc. , ex quibus etc. 

Testigo Pedro Capata , menor infan- 
zón y lamberte aznar portero, habitan- 
te en esta. 

Capilla del consistorio de los Señores 
Dipputados. 

Y dichos señores contadores encarga- 
ron á los muy Ilustres señores Dippu- 
tados, que la casulla de damasco car- 
mesí guarnecida de terciopelo verde es 
muy vieja y hecha á lo antiguo, que 
sus señorías mandasen hazer otras con 
vna docena de purificadores y media 
docena de capetos de cálices, vna toa- 



lla por otra que se perdió en terai^^o 
de dichos Señores diputados , y vn mis- 
sal, porque los que hay son muy viesjos 
y á lo antiguo, con lo qual quedará 
con competentes ornamentos la capilla 
del consistorio de los señores dippata- 
dos. 

Aduiértese que se cumplió el encaa- 
te (O y se vendieron las tres alombras 
viejas en cuyo lugar se compraron las 
nuebas que de presente sirben y el pre- 
cio que dellas resultó se dio al admi« 
nístrador del General y ha hecho car- 
go del en nías (2) cuentas. 

Testes qui supra proxenie nominan- 
tur. 



PREGUNTA. 



458. Cunabula omnium /ere scientía- 
rum etpracipue Physicalium difficultaimm 
in proportionihus et proportionalibtu. — > 
MontalbaQÍ,l518. 

Nicolás Antonio , Bib. Nova^ 1. 1, pági- 
na 683, atribuye esta obra á Juan Dolz, 
doctor aragonés. Se desea saber si en al- 
guna biblioteca de Bspafia se conserva 
ejemplar de este libro, y en caso afirma- 
tivo f descripción bibliográfica detallada 
del mismo. 

Recomendamos á todos nuestros com- 
pañeros de provincias esta cuestión , en 
que tenemos el mayor ínteres para com- . 
placer d un sabio bibliógrafo extran- 
jero. 

E M. 



(1) Hay nn espacio de dos centímetros. 

(2) miat , quisa ó efi mias, Traios claros 
pero ilegibles. 



MADRID, 18 75 .—Imprenta, estereotipia y galvanoplastia de Ahibau y C* (saceioref de Eiyaduuihá), 

IMPRESORES DE CÁMARA DE B. M. 

Duque de Onma, ntUn. 8. 



Í^EVIST/ 



DB 



:rchivos, Bibliotecas y 



*s5*f^ 



ÚSEOS. 



AÑOT. 



Madrid, 5 de Junio de 1875. 



NÚM. 11. 



SUMARIO. 



Fondos: Sobn 1a orgaoinclon de ArobiTOt.— DospftlabiM á El MagitUrio SipañoL^Vn articulo de U 
Crómica mtp€MO-Ámerkana, — Beooion ofiOlAl > Concuño de premioe en la Biblioteca Nacional. — Noti- 
olas : Tisita al ArehÍTO de Alcalá.— Berion primera de la nueva Junta. — Biblioteca! de Canarias y de.Cas- 
ielloQ. — Haüasgo de una estatua en Barcelona. ~ Gestiones de la Comisión de Monumentos de SeTÍlla. — 
Acuerdo ám la Diputación de Zaragoza.— Informe de la Academia de Bellas Artes. —VariedadOl : Pápelas 
poUtlooa del siglo xvn. — Jféts de bautismo de los Argensolas. — Seoolon de autógrafo! : Memoriales de 
Pompeo lieanL — Preguntas : Hegira. — Escritos del P. Pedro Abarca. 



nilB U ORfiARlZiCION DB ARCHIVOS. 
II (1). 

Cumpliendo lo ofrecido, vamos hoy 
á exponer, siquiera á grandes ras- 
gos, el pla*n y método seguidos en el 
arreglo 7 clasificación del material 
dentífico que encierra el Archivo de 
Valencia* Pero es preciso antes decir 
Id que este Archivo es; porque pre- 
asamente en esto, en la noción com- 
pleta ó incompleta 7 confusa ó exac- 
ta de lo que cada archivo es ó repre- 
senta en si , viene á estribar el fun- 
damento de su organización, 7 de 
ello, á no dudarlo, puede no poco de- 
pender que esta organización sea ab- 



(1) Bl artícnlo de fondo del número 9.° 
de cata Bbvista, trató del miamo Monto. 



súrda é imposible ó fácil 7 acertada. 
Harto sabido es que el territorio 
comprendido desde el Segura al 
Ebro* por donde ahora se extienden 
las provincias de Alicante, Valencia 
7 Castellón, fué conquistado por don 
Jaime I, próximo 7a á mediar el si- 
glo XIII, 7 que este re7, en parte 
repoblándole de gente catalana 7 
gente aragonesa, le agregó á sus es- 
tados con el nombre de reino. Pudo 
el Conquistador dar á este territorio 
igual constitución ó forma político- 
social á la que 7a tenía cualquiera 
de ambos reinos de Cataluña ó Ara- 
gón; más no lo cre7Ó justo, útil ni 
conveniente. Las condiciones espe- 
ciales de la localidad por una parte, 
7 por otra las de su vecindario (cu- 
7a base mozárabe^morisca venian ¿ 



178 



KBVISTA Dfi AtlCttlVOS, 



acrecentar , aunque en diversa pro- 
porción los elementos aragonés y ca- 
talán) pedian de suyo otra organiza- 
ción más propia 7 adecuada. El reino 
de Valencia, pues, bien que sumado 
con todos los demás en el común 
acervo de estados sometidos á la Co- 
rona do Aragón, guardó su autono- 
mía propia, recibió un código espe- 
cial (los Furs ó Fueros), y con arre- 
glo á él se fué después constituyen- 
do y vivió hasta principios del siglo 
xvni. 

A nombre y en ausencia del propio 
soberano y conforme á su peculiar 
legislación, un delegado del monar- 
ca, con el nombre de Capitán general 
ó de Virey^ gozaba aquí la autoridad 
suprema. Pero por apto ó por capcz 
y activo ó laborioso que quiera supo- 
nérsele , sólo por sí el Virey no era 
posible que ejerciera funciones tan 
complejas y múltiples, como de suyo 
exige tamaña autoridad: tribunales 
ó cortes especiales ayudábanle en 
parte y á menudo le relevaban de 
hecho en punto á su ejercicio; y claro 
está que en dichos tribunales iba, 
por ende, á reflejarse, si ya no á re- 
sumirse, toda la vida pública y en 
su gran mayoría los intereses comu- 
nes y privados, los usos y costum- 
bres , la cultura y las vicitudes mis- 
mas ó sucesos del valenciano reino. 
De manera que , salvo á lo sumo lo 
que atañe á locales asuntos (que en 
el archivo del respectivo municipio, 
y á veces del señor, parcial ó total- 
mente acaso se conserva) á los ar- 
chivos de aquellos tribunales hay que 



acudir para obtener noticia exacta 7 
fiel de todo aquel pasado, en parte 
origen ó germen del presente, 7 prin- 
cipio ó raíz de tantos intereses 7 de- 
rechos, sobre los que descansa aún 
la dicha ó bienestar de cuantos ho7 
poseen algo, ó han nacido 7 habitan 
el susodicho territorio. 

Pues ahora bien : precisamente 
to4oB estos archivos son los que cons- 
tituyen ó han venido á formar el 
General Matoneo del reino de Valen^ 
cia. El Consejo ó Senado valentino 
(posteriormente Real Audiencia) ^ ya 
como tribunal primado 7 superior, 
7a como cuerpo consultivo de los 
Monarcas ó Vire7es en los negocios 
arduos de la administración, 6 7a 
como custodio de las le7es ó fueros, 
y mercedes y títulos ó gracias otor- 
gadas al reino y los regnícolas : la 
Corte ó Tribunal de la Gobernación, 
ó del Portanteveces de general GJo- 
bemador, tribunal que tenía juris- 
dicción civil y criminal y mero y 
mixto imperio con superioridad á, 
todos los demás , excepto el del Con- 
sejo : la BaiUa general, á quien toca- 
ba dicerejiíSj ó sea dirimir contien- 
das y discernir derecho entre loa 
particulares y el Fisco, administran- 
do al par el regio Patrimonio : los 
Justicias civil y criminal y el Sub- 
justicia, á quienes competía la ordi- 
naria jurisdicción en sus diversos 
grados y matices; y la Diputación ¿ 
Generalidad del Reino , á quien cor- 
respondia su gestión económica , es 
decir , que recaudaba en él los pechos 
ó tributos y los administraba , deci<^ 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



479 



r 



dieodo con propia autoridad coal- 
(piieTa dnda 6 ouestíon, ó litigio que 
i ellos hiciese relación ó de ellos di- 
manase : todas estas instituciones se- 
coláresy muertas hoy en la esfera de 
la española actividad, más vivas 
¿empre en el campo de la historia j 
que han sembrado gérmenes que no. 
pueden morir ó dado frutos que aun 
hoy 86 están saboreando , todas , con 
sos antecedentes ó memorias amplí- 
simas, con la cosecha pingüe de su 
larga y afanosa labor, están repre- 
sentadas en el Archivo General his- 
tórico. El es, por tanto, ó viene áser 
I cual propia encamación , cual viva 
imagen ó reflejo de la constitución 
poh'tico-social del reino valenciano, 
j á manera de práctico resumen de 
sa vida foral, de su exclusiva y pe- 
culiar historia. 

¿Cabe dar á este Archivo otra or- 
ganización que aquella que más pu- 
la, más genuina, más clara y per- 
optible nos conserve la imagen ó 
tnsnnto de lo que representa? Si en 
d paeríl afán de singularizarse so- 
metiendo sus libros y papeles á un 
¿iden arbitrario , se mezclan y con- 
funden con los de la Bailia, por 
ejemplo , los de Gobernación, los del 
Justicia con los del Racional, ó con 
los mismos del Consejo, Senado ó 
Beal Audiencia, ¿cómo han de verse 
entonces ni la esfera de acción, ni el 
organismo propio de cada cual de 
aqnellofl tribunales, ni la ritualidad, 
la forma ó la manera de proceder que 
en los negocios 'sometidos á su espe- 
cial jurisdicción guardaba cada uno ? 



Valiéndonos de un símil , pudiéra- 
mos decir que el material científico 
de todo archivo histórico es , cual 
vasto conjunto de piezas ó reliquias 
de un artefacto ó mecanismo que, & 
causa del desgaste, por no ser, ó no 
creerse al menos necesario ya, ó en 
fin, porque el progreso científico- 
industrial le ha reemplazado con 
otros mecanismos , dejó de funcio- 
nar ; y que , no obstante , por más de 
una razón conviene y es preciso, 
guardándole, mostrarle á los intere- 
sados ó curiosos que se propongan 
estudiarlo y quieran conocerlo. Si el 
encargado de su conservación y de 
enseñarle á los demás deshace en- 
teramente ó desmonta aun lo que 
queda en pié de aquel mecánico apa- 
rato, y á pretexto de guardarle me- 
jor ó de que vea el público agrupa- 
dos quizá sus elementos más afínes 
coloca á un lado, por ejemplo, los 
ejes y cilindros; á otro ruedas den- 
tadas ; palancas y poleas y resortes 
elásticos á otro, etc., el público po- 
drá muy bien decirle: «amigo mió, 
eso que V. ha hecho será sin duda 
muy ingenioso, más no me enseña 
nada de lo que yo precisamente quie- 
ro ver : la obligación de V. era mos- 
trarme todo eso, si no ya funcionan- 
do porque lo impide su vejez , mo- 
viéndose á lo menos ó en actitud de 
funcionar y de moverse.» No hay que 
olvidarlo , pues ; los documentos de 
un archivo histórico representan ó se 
refieren todos á entidades morales ú 
organismos que, vivos algún dia, 
funcionaron con más ó menos éxito ; 



480 



RfiVtSTA DE ÁKGBIVO&, 



deber del archivero es, no sólo oon^ 
servarlos, sino estudiar y conocer á 
fondo los organismos ó entidades 
que vienen á representar, saber su 
forma, su manera de ser ó funcio- 
nar, hacer, en fin, volviendo al si- 
mil , que el público vea montado , si es 
posible, y en actitud de andar el apa" 
rato. 

Es, pues, indiscutible (ajuicio 
nuestro por lo menos) que el princi- 
pio obligado, la base cardinal en que 
ha debido descansar el verdadero ar- 
reglo y clasificación de nuestro Ar- 
chivo es la completa separación de 
fondos (ya que en parte con los varios 
trasiegos y mudanzas se han llegado 
á mezclar) y su conservación aisla- 
da, independiente; viniendo á ser 
asi los tales fondos otras tantas Sec- 
ciones del referido Archivo general. 

La lógica no excluye, sin embar- 
go, antes por el contrario, puede y 
á veces suele dar reglas de propor- 
ción ó de armonía, y aun en la apli- 
cación de aquel principio cabe tam- 
bién el arte. Puede haber fondos en 
realidad distintos , aunque por ser 
análogos en sí , ó por otra causa, es- 
tén quizá embebidos ó se hallen 
agregados á otro fondo mayor : con 
esta circunstancia puede asimismo 
concurrir la de que los papeles de 
este agregado fondo exijan ó requie- 
ran por su índole especial, y en todo 
ó parte, índices ó catálogos diversos 
de los que necesitan las diferentes 
series del fondo principal. En este 
caso cabe, sin duda, establecer una 
lección adjunta que para distinguir- 



la de todas las demás , con cuya mi 
nitud no guarda proporciones , 3 
fin de hacer saber ya desde Inégo i 
el nombre que, aunque fondo div 
so, está adherido á otro, debe lle^ 
el titulo de Subseccion. Esto haocí 
rido justamente con los archivos { 
culiares del Maestre Racional y < 
llamado Svhjusticia. En el prime 
de ellos no existen más que libros 
papeles, por punto general, de cue 
tas aprobadas ó definidas por aqi 
funcionario, que en cierto mo 
reemplazaba al Tribunal mayor q 
hoy examina y define ó aprueba 
generales del Estado: nada tien 
que ver tales antecedentes con 
que se conservan del Consejo ó an 
guaBeal Audiencia; mas se gui 
daban juntamente con éstos (así < 
taba mandado) en el archivo dic 
del Real , nombre este último del I 
lacio que el rey tenía en Valenc 
donde el archivo aquel se hallaba € 
tablecido. Para Secdon aparte , s 
escasos en número tal vez y mi 
poco variados : 'Serie del fondo pri 
cipal tampoco deben serlo, porque 
de él dependen , ni siquiera tien 
con las demás analogía: Secciona 
junta ó Subseocion es lo que consi 
tuyen y eso es lo que se ha hecl 
Por razones análogas tampoco de 
hacerse con lo actuado por el Sa 
justicia sino una Subseccion del fon 
principal de la llamada Corte del Jz 
ticia Civil. Realmente el Subjtisiié 
(Juez de 300 sueldos) tenía su ti 
bunal distinto delJusticia Civil jr 
tramitación en ambos era tambi 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



m 



on poco diferente; pero encargados 
de hjurisdiceion ordinaria hallában- 
se Jos dos 7 análogas, por tanto, eran 
las caasas ó litigios de que uno y 
otMo conocían : la diferencia era en 
ri^ior accidental 9 paea dependía de 
que el valor ó precio de la cosa en 
csixestion pasara ó no de los Trescien- 
tos sueldos susodichos. 

Besnlta de lo expuesto que está 
el Archivo de Valencia naturalmente 
dividido en cinco fondos ó Secciones^ 
que respectivamente llamaremos : del 
Real y de la Gobernación , de la Bai- 
UOf de la Generalidad j del Justicia^ 
mis his dos Subsecciones , agregadas 
4 la Sección primera una y otra á la 
quinta ó última, llamándose del Ra- 
domal aquélla y ésta del Súbjusticia^ 
o de Trescientos sueldos. Los proto- 
colos y nótales, que en número no 
«acaso vinieron á parar á él ; cuanto 
We poco tiempo, de orden superior, 
legó asimismo procedente del Ar- 
drivo provincial de Propiedades y 
Derechos del Estado, y lo que en 
adelante por diverso camino aun 
pueda Írsele agregando, debe consti- 
tuir otra Sección ó Apéndice^ que 
títolamos de Extravagante ^ porque, 
eu efecto, todo ello es aquí allegadi- 
zo y, por más que no huelgue, anda 
en rigor descaminado. 

No es diñcil ahora la división de 
loi papeles (dentro de la Sección) en 
wies 6 categorías (fféneros)y tenien- 
do, por supuesto , clara noción de lo 
ítte encierra el respectivo fondo, y 
IttBta para este caso nuestro y de las 
Wiones mismas que á cada insti- 



tución ó cargo se habían encomen- 
dado y el modo de ejercerlas; pues 
de no ser así, diñcil ó imposible debe 
de ser fijar ó establecer con tino 
aquella división. Echando una ojea- 
da, V. gr., sobre los documentos de 
la Sección /.*, pronto se advertirá que 
todos ellos caben muy bien ó pueden 
reducirse á tres grupos ó Series; 
puesto que son Registros^ Procesos y 
Sentencias y otros varios que, á falta 
de tener nombre común que los abar- 
que, se pueden designar con el de 
Miscelánea: cuyas tres series van 
marcadas en el índice ó Inventario 
general con tres letras mayúsculas, 
que serán las primeras de todo el al- 
fabeto (A, B, C). Entrando luego 
en el examen más detenido ó minu- 
cioso de la primera Serie, notaremos 
que los Registros se diferencian en- 
tre sí; pues unos pertenecen á la Can^ 
cillería Recdj otros á la Lugartenen- 
da y Curia ó ChanciUería, y -otros á 
la que, luego que fué abolido el ré- 
gimen foral, llamóse i2ea¿ Audiencia. 
La Serie A divídese, por tanto, en 
tres grupos menores {especies) , que 
no es diñcil distinguir, poniendo 
después de la mayúscula otra letra 
minúscula ó pequeña (Aa, Ab, Ac). 
Marcando, en fin, con números ro- 
manos las diferencias que establezcan 
otras subdivisiones dentro de cada 
especie, y numerando (ya con cifras 
arábigas) correlativamente luego por 
orden cronológico los diferentes li- 
bros ó volúmenes, quedará al fin 
clasificada y ordenada la Serie A del 
primer fondo; precediéndose de ídén- 



481 



RBYISTÁ DB ARGHIYOS, 



tica manera respecto á las demás. 
No siempre j sin embargo, se pre- 
sentan las Series casi do sajo esta- 
blecidas, como en esta Sección: por 
el contrario, ocurrirá másá menudo 
tener que descubrirlas , cuando no 
acaso imaginarlas; para lo cual hay 
que estudiar muy detenidamente los 
documentos en sus menores grupos 
y entre si compararlos , anotando sus 
diferencias y sus analogías, á fin de 
sorprender en éstas el verdadero lazo 
que los une. Esto ocurrió precisa- 
mente con los del tercer fondo (la 
Bailía) , pues siendo desde luego mu- 
chas y distintas y claras sus divisio- 
nes y subdivisiones, no habia á pri- 
mera vista rasgos comunes que pu- 
dieran servir para fijar los grandes 
grupos ó las Series: habíalos, no 
obstante, y el estudio nos hizo des- 
cubrirlos, pudiendo al fin establecer 
las cuatro series que se verán luego 
en el cuadro. Réstanos advertir que 
esta organización ó arreglo y clasi- 
ficación de nuestro Archivo no ha- 
brían sido posibles, á estar ya ade- 
lantados bajo base distinta los tra- 
bajos de índice ó catalogación; pues 
no hay cosa peor en estos estableci- 
mientos que alterar un sistema ya 
adoptado y seguido, y andar á cada 
paso, cual de Penélope se cuenta, 
tejiendo, destejiendo y volviendo á 
tejer, ni aun con pretexto de mcgo- 
rarle ó reformarle, el plan ó método 
de su organización. Cabe estudiarle 
en este caso para ver si es posible, 
sin alterar su esencia, perfeccionar 
algunos pormenores ; pero inutilizar 



trabajos serios de índice y catalog 
cien, cambiar las bases ó príncipi 
en que ellos se fundaban para ei 
prender otros de nuevo, tendría, ad 
mas de otros, el gran inoonvenier 
de exponerse á no concluir nun 
tareas que, aun más que saber, 1 
vez exigen una perseverancia y lab 
ríosidad asiduas é incansables. 

Tal es, sumariamente expuesto, 
plan que hemos seguido y tales » 
sus bases. Decir cómo se va forman* 
ahora el Inventario general y qué cía 
de índices, catálogos, etc., convie 
más á cada seríe y grupo ó divisic 
fuera, á más do prolijo, acaso imp« 
tinento: los documentos mismos, t 
gun fuere su índole, su interés 
importancia, no menos que el cri^ 
río particular de cada jefe, han 
resolver esto respecto á cada archii 
siendo por tal razón casi del to 
estéríl cuanto á priori ó vagamet 
aquí pudiéramos decir. Pero no ef 
de más, por vía de remate, trazi 
si no ya íntegro y completo el cuad 
de la clasificación > siquiera el de \ 
dos Secciones á que principalmei 
enanteríores párrafos nos hemos i 
ferído. Así los compañeros práotí< 
mente podrán ya conocer si hen 
errado ó no en el camino y pal] 
las ventajas ó los inconvenientes 
la doctrína expuesta. 

SECCIÓN PRIMERA {Fondo 
Real). SsBiB A: RegiBtros. 

Aa. Real Cancillería. Aa, I: V 



BIBLIOTECAS t ÍIÜSEOS. 



483 



dajdmaeiont, privilegis, etc. (1) nú- 
meros 1 á 7 (Aftos 1342 á 1437). 
H: Ofjieidium, 8-32 (1416-1620). 
III: Cattrorum et Ifbtariorum, 33- 
37(CWr. 1417-1431: Jfoíar. 1419- 
1505). IV: Gratiarum, 38-41 (1419 
.1478). V: rtinerum, 42-61 (1432 
-1479). VI : Pecunice, 62-66 (1419 
•1478). VII: CuricB, 67-92 (1419 
■1478). VIII : Reffimle (Reina D." 
E*), 93-115 (1424-1458). IX: 
Camarce ( de la misma Reina) , 116 
-130 (1424-1458). X: Albaceadgo 
(de Ídem), 131-140 (1424-1460). 
XI: Cmimunium, 141-344 (1424 
•1621). XII: Diveraorum, 345- 
482(1440-1622). XIII: Senten- 

(1) La oonyeniencia ó, mejor dicho , la 
necesidad de conservar, sin alterarle, el 
9mhe par áecÍT\o así técnico, que desde an- 
tiguo lleva cada serie , grupo ó subdivisión 
dedocnmentos es consecuencia ló^ca de la 
doctrina ya asentada; pues por impropio, 
Aseare ó poco significativo que actualmen- 
te nos paresca, seguramente no lo era para 
hi^Qe en su dia se le dieron. En la adjeti- 
inon, por otro ladoj frecuentemente sere- 
tii en parte la manera de ser ó de vivir las 
Antes ; siendo por tal razón los nombres ca- 
iicitivos de estos grupos ó seríes los que en 
ngor imprimen sello ó dan carácter reaU 
mmte Mhórico á un archivo. Ni hay que ol- 
Tidir tampoco que tales dooumentos han si- 
do vistos ya y en muy gran parte utilizados 
por otros que en el c¿nino de la vida nos 
pnoedieron hace aflos : á cada paso , ya en 
pieaa posteriores , ya en obras manuscritas 
oimpresas se los suele citar siempre con re- 
fanñoia, id sitio alguna vez, y más frecuen- 
tomente al nombre de la serie, grupo, etc., en 
que los vio quien de ellos da noticia : si se 
•Iterasen ó por otros se reemplazaran estos 
nombres, se haría, si no imposible, embara- 
1080 al menos y difícil buscar y tropezar de 
nuevo con dichos documentos. Al archivero 
OQResponde adquirir noción ooinpleta det 
verdadero alcance ó significación de esta no- 
nendatuta en cada dáso j fijarla á lo sumo, 
á fuere necesario , ó consignarla en nota se- 
mida , al redactar los índices ; pero no de- 
be arrogarse el derecho de cambiazla, ni aun 
por otra que se le antoje ser , ó sea en reali- 
ttd, más propia y significativa. 



tiarum, 483-493 (1419-1498). 
XIV: Partium Valentics, 494-505 
(1560-1598). XV: Epistolarum, 
506-511 (1652-1707). 

Ab. Lugartenencía. Ab , I: Curiw 
LocumtenenticB , 512-609 (1526- 
1707). II: Comunes de Chancillería, 
610-1168 (1521-1705). III: Di- 
versorioade ChancilleiHa ^ 1169-1397 
(1524-1707). 

Ao: Registros de la Real Audien-- 
da, 1398-1609 (1708-1833). 

Sbbib B : Procesos y Sentencias. 

Bb: Proc. no judiciales. Bb, I: 
de Corts (Cortes), 1-20 (1415- 
1645). II: de Parlaments j 21-22 
(1463-1510). III: de Corts per 
EstamentSj 23-61 (1542-1703). 
IV: Greuges (desafueros) , (hasta 
ahora un vól. del año 1437). V: Be- 
sarme de los moriscos^ 63-65 (1563). 
VI: Concilio de Sena^ €6 (1423). 

Be: Proc. judiciales. Be, I: de 
Madrid (sustanciados en el Sup, 
Cons. de Aragón) , legajos 1 á 428; 
piezas 4.938 (1452-1653). II: de 
la Real Audiencia^ legaj. 1 á 1.311; 
piezas 54.954 (1226-1697). 

Bd: Sentencias. Bd, I: Sententia- 
rum (Artículo de remisión á los Re- 
gíst que llevan este título). II: Sen- 
tencies (de la B. Audiencia), legaj. 
187; piezas 73.595^(1492.1707), 
III: Condusions de Sentencies , 163 
volám. y 36 legaj. (1571-1698). 

SsBiB O: Miscelánea. (Esti en es- 
tudio.) 

Las divisiones ó grupos que han 



I8i 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



salido hasta ahora son : C, I : Reales 
Cédulas y Pragmáticas; volúm. 8; 

legaj ( ). II: Reales Barcos 

(Ajustes de empleados y aprovisiona- 

míento de Naves, etc.); legaj 

( ). III: Ejército (R^despachos, 

licencias , personal de regimientos y 
compañías sueltas, cnentas, basti- 
mentos, etc.); legaj ( ). IV: 

Hospitales (Gastos, cnentas, etc., de 

los de Oran y Vinaroz): legaj 

( ). V: Junta de Valencia (Actas, 

resolnciones ó acuerdos y memorias 
de la de 1825), 3 volúm. originales. 
— Hay que examinar aún no pocos 
documentos sueltos en pergamino y 
en papel, la mayor parte de los cua- 
les, si no todos, según las divisiones 
que resulten, habrán de entrar en 
esta Serie, lo propio que los demás 
volúmenes que vayan pareciendo, si 
no tienen su lugar propio en alguna 
de las otras, como sucede, por ejem- 
plo, con los titulados : <i: Concordias 
entre el Rey y el Conde de Trastamara 
(1356-1366); Paces entre Genova, 
Granada y Aragón (1413) ; Formu- 
larios de Escribanos (sig. xvi) , los 
cuales y algún otro, siendo del Fondo 
este, aparecen tabora en el de la 
Bailia). 

SECCIÓN TERCERA. {Fondo de 
la Bailia). 

Serih L: Generalidades(%ohrQ el Real 
Patrimonio y la Bailia). 

L , I : Titols co Fonaments y Ena- 
genacions (de rentas y derechos), vo- 
lúm. números 1-4, gr. fol. (1073 á 
fines d^l siglo xvi). II: Privilegisy 



ordene Realsj 5-9 (1298-1470), 
III: Asignacions y ProvisionSj 10- 
11 (1245-1340). IV: Libro Negro 
(de tít. , etc. , para la conservación 
delPatrim.^), 12-14 (1242-1654). 
V: Palada Regalis (tít. y privile- 
gios déla Corte de la Bailia), 15-17 
(1239-1684). VI: Fursj privüegis, 
etc. (del Baile y la Bailia), 18—22 
(1073—1430). VII: Letres (regis- 
tros de Cartas), 8 volúm., más 2 ma- 
nos sueltas y un legajo, 23-32 (1328 
-1705). VIII: Nombramientos (de 
Bailes, Asesores, etc.), 33-36 (1569 
-1707). IX: Reales Ordenes (regis- 
tro de ellas), 37-51 (1786.1833), 
X: Informes (para arreglar el Patri- 
monio), 52-63 (1805 y 1806). 

Serie L1: Administración del Patri* 
monio. 

Ll, I: Letres y Privilegie j 1-73 
(1229-1746). II: Obligacions y 
Vendes, 74-139 (1403-1649). 
ArrendamentSj 140-153 (1432- 
1707). IV: Contratos, 154-184 
(1412-1707). V: Censáis, etc.; 185 

-189 ( ). VI: Rendes eo Esdeve- 

m»n«n¿í (Entrada), 186-237 (1410 
-1552). VII: Apoques (cartas de 
pago), 238-316 (1338-1707). 
VIH: Drets Reals (Alientos de su 
cobranza). Entran aquí: Coses veda^ 
des de mar y térra (43 vol., aflos 
1404-1603); Guiatges, MorahaH^ 
Peage y Quema, Expolio de Morisoos 
y otros varios , cuyo arreglo y re- 
cuento tienen que hacerse nueva- 
mente. IX: Cabreves^ 10 voL y 4 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



485 



legajos (148S-1705). V: Albufera 
(su administración)^ 45 leg.^ piezaB 
1977 (1747-1830). XI: Alicanii 
(Baüía j Pantaiiode),18 \eg. (1724 
-18,**,*), XII: BaiUas locales^ 33 
log. (1760-1833). XIII: VaAa& 
cuentas, 22 legaj. (1707-1851), 
XIV ; Palacw Real (apeles refe- 
rentes & él), 3 legajos ( )• 

Skbie M: Tribunal de la Bailia, 

M, I : Execueians y Plets , vo!. nú- 
meros 1-841 (1404*1707). II: 
3f€ma'rmnt8 y Empaven^ 842-916 
1409*1702), lili ProvuwnB de Ca- 
dirá, 917-946 (1594-1702), IV í 
Pen^oresy 7end€j, 947-1027 (1519 
•1596)i V: ConfiMaciún» y Compo* 
ncions, 1028-1029 (1504-1589). 
VI : Confesiong de Saf^ahins y Vm^ 
des de Éictam, 1030-1032 (1409 
4686)* VII; Manifetiy Presmtaciá 
di Catius (cautivos), 1033-1052 
(1419-1666), VIII: Procesos y ac- 
ia judiümlee, 1033-1113 (1417- 
1777). IX: Imtancies del Procurador 
Patrimonial; 1114-1136 (1515- 
1693). X: Proc^iosdela Superinten- 
dencia, 112 leg., piezas 3.504 (1713 

4 \ XI: Expedientes mistanciadús 

(en el Tríb* del Real Patrimonio), 
164 leg-, piezas 5.101 (1711-1836). 
Xn : Denuneias (de derechos perdi- 
dos), 7 leg. (1806 y siguientes). De 
éstas h&y un catálogo por pueblos, 

SibibIJ: Accesorio, 

(Esta Serie también se halla en 
estudio; pero ya es fácil ver que pue- 



de dividirse en dos partes: Nn, 
Amortización y Ditízmos; y Nñ^ don- 
de entrarán todos aquellos libros y 
papeles que no eran propiamente de 
administración patrimonial ni judiw 
cial , y proceden , no obstante , de 
otras fnncionesj ya accidentales o ya 
propias j que ejercia el Baile gene- 
ral). 

Nn, I: Bulas y Prwileyios , etc., 
volámenes 1-8 (1073-1476). II: 
Prímle^is delsjutges de amortizado. . . 
III: Manifest (de bienes amortiza- 
dos), 12 voL (1447-1448), IV: 
ProceBOS sobre diezmos.,... Y: Otros 

sobre diezmos y aTnortizacion VI: 

Visites de amortizado, 15 voL (1617 
-1655), \ 11 z Amortizadon y Sello, 
30 vol. , que empiezan desde 1787, 
y 156 leg. de expedientes con 3.272 
piezas, de que hay índice por pue- 
blos j más no pone las fechas, VIII: 
Informes de amortización, 3 vol. (1787 
-1806), — Nñ, I: Giiiatges (para 
comerciar en Berbería), 3 voL (1452 
-1491). II: Licencies (para em- 
barcarae moros, para armar bar- 
cas, etc., etc.). III; Jurisdicdon de 
Barones. IV: Privilegios (de moris- 
cos, cristianos nuevos j pescadores y 
otros que estaban sometidos á la ju- 
risdicción del Baile general, etc, et- 
cétera, etc,). 

M. VfiLASQO T Santos. 



Agradecemos á nuestro ilustrado 
y apreciable colega El Ministerio 
Español que haya juzgado verídico 
el hecho narrado en el segundo par- 



IS6 



RBTISTA bB ÁMCHIV08, 



raíb del suelto inserto en el núm. 9, 
pág. 147, columnas 1.* y 2.* de 
nuestra Revista, suscrito con la 
inicial C, por afirmarlo asi nuestro 
periódico; y habrá visto confirmado 
su justo juicio acerca de nuestra ve- 
racidad en el Remitido del Dómine 
LüOAS Zotes, cuya ingeniosa y ga- 
lana frase no ha destruido, ni modi- 
ficado siquiera , los pormenores del 
hecho de que allí se trató. 

A muy nutridos comentarios se 
presta el Remitido publicado en la 
segunda plana, columna 1.* del nú- 
mero 464 de El Magisterio Español; 
pero poco aficionados ¿ llenar las 
columnas de nuestra humilde Re- 
vista con escritos ajenos al inte- 
rés, ó al recreo de una parte, no 
pequeña, de nuestros favorecedores, 
limitamos, al presente, nuestra con- 
testación á estas breves líneas. 

O. 



La Crónica Hispano^Amerieanaj 
en su núm. 11, correspondiente al 
26 de Mayo último, bajo el epígra- 
fe: Bibliografía. Historia de laBi- 
blioteca del Colegio de San Carlos y 
por D. Joaquín Malo y Oalvo, in- 
serta un artículo del Sr. D. Vicente 
Eduardo Bachiller, en el que su au- 
tor dedica una parte no pequeña €¿ 
demostrar al llamado órgano del 
cuerpo facultativo de archiveros bi- 
bliotecarios y anticuarios Revista 
de Arcféivos y Bibliotecasy que el 
cuerpo no tiene poqtiedady no sufre 
semejante afecdon , á no olvidar que 
en él figuran literatos tism distin- 



guidos como Hartzenbusch 
Gutiérrez y Aguilera, pi 
tan infatigables como Radi 
gado, jurisconsultos tan < 
como Isasa y Y alseca , esti 
laboriosos empleados como 
otros. Cierto que todos elloí 
ran con sus trabajos al peí 
Revista de Archivos y I 
CAS , pero no por eso deja 
glorias de la literatura pat 
yas del cuerpo facultativo. 

«El Dr. Malo y Calvo d 
€ en los hábitos del trabajo 
antiguo tiene formados, h 
cado con el criterio propio c 
filo los datos y citas para 
historia de su biblioteca; ha 
to los pasos, dificultades y 
los que ésta ha tenido qi 
para llegar á ser una de las 
jor organizadas y clasificad 
cuentran , manifestando lof 
que reclama para figurar no 
en el concurso de la Historia 
bliografía Española. Damo 
el parabién al Sr. Malo, cor 
do que ha prestado un ser^ 
ciencia, y un mentís del < 
vo áepoijuedad al cuerpo fa 
de archiveros bibliotecarios 
Guarios.]) 

üNo es estei) , añade tod 
solo trabajo que han publ 
individuos del cuerpo, a 
cuales se ha observado un 
é inocente silencio por los 
órganos del cuerpo de ai 
bibliotecas.]) 

Des|)ues de insertar tekt 



HBLIOTBCAS T HUSEOS. 



487 



inte^ (permitasenos este pleonas- 
mo) la parte del artículo en qne se 
nombra á la Revista de AbchiyoS) 
BiBUoncAS Y Museos, diremos 
Un solo que verdaderamente lamen- 
tunos no ver honradas las coluuinas 
de nuestro hamilde periódico con 
Moitos de los señores Hartzenbusob, 
Boeell j García Gutiérrez , Aguilera, 
lada, Isasa, Alenda j otros, cuyos 
nombres las enaltecerían adonde no 
pieden elevarlas sus humildes redac- 
tores; pero tal vez no nos atrevamos 
i pensar del mismo modo respecto 
délos artículos del Sr. Bachiller 
leerca de puntos que á nuestra pro- 
Uon oficial se refieren, aun cuan- 
iojío vacilamos en reconocer que 
U vez serán una verdadera glo- 
men los fastos literarios de la Cr¿- 
m Hispano ' Americana j los que 
4 dicho señor lleva publicados este 
itttnuio colega. 

O. 



SECCIÓN OFICIAL. 



BIBUOTECA NACIONAL. 

Conforme á lo dispuesto en el Real 
toeto de 3 de Diciembre de 1 856 y en 
^ reglamento orgánico de 7 de Enero 
étmi^ la Biblioteca Nacional adjudi*» 
orí en Dicieoibre del presente año dos 
pranios, bajo las condiciones y en la 
forma siguientes: 

uno de 2.000 pesetas al autor de la 
eoleodoD mejor y más numerosa de ar- 
tíealofibibliográficobiográficos relativos 
i writores españoles , debiendo ser ori- 



ginales ó contener datos nuevos ó im- 
portantes respecto á los autores ya co- 
nocidos que figuran en nuestras bio- 
grafías, ó indicándose, tanto en uno 
como en otro caso, las fuentes de donde 
se hayan sacado las noticias á que se 
refieran los mencionados artículos. 

Otro de 4.500 pesetas á la persona 
que presente, en mayor número y con 
superior desempeño, monografías de li- 
teratura española, ó sean colecciones de 
artículos bibliográficos de un género^ 
como un catálogo de obras sin nombre 
de autor, otro de los que han escrito 
sobre un ramo ó punto de historia, so- 
bre una ciencia, sobre artes y oficios, 
usos y costumbres, y cualquier trabajo 
de especie análoga ; entendiéndose que 
estas obras han de ser asimismo origi- 
nales, ó contener gran número de noti- 
cias nuevas. 

Las obras premiadas serán propiedad 
del Estado, quien las publicará, si así lo 
creyere conveniente, dando en este caso 
al autor 300 ejemplares. 

Los trabajos que aspiren á estos pre- 
mios han de estar redactados en caste- 
llano, en estilo literario y con lenguaje 
castizo y propio; debiendo venir ma- 
nuscritos , completos y encuadernados, 
ó en forma á propósito para su examen 
y revisión. 

Los autores que no quieran revelar 
su nombre, pueden conservar el anóni- 
mo, adoptando un lema cualquiera que 
distinga su escrito de los demás que se 
presenten al concurso. 

No podrán optar á los premios las 
personas que por razón del cargo que 
desempeñen en la Biblioteca tengan que 
formar parte del Tribunal de censura. 

Se admitirán los trabajos de los opo- 
sitores hasta el dia 30 de Noviembre 
del corriente año, debiendo quedat* en- 



188 



REVISTA DB AHCHITOS. 



tregados en la Biblioteca Nacional antes 
que termine el referido dia , con sobre 
dirigido al Secretario de la misma, del 
cual , ó de la persona encargada , reco- 
gerán ios interesados ó sus represen- 
tantes el recibo correspondiente. 

Los trabajos presentados en Secreta- 
ria no podrán ser retirados hasta que 
haya tenido efecto la adjudicación de 
premios, i 

La entrega de éstos, que será pública 
y solemne , se verificará en uno de los 
domingos del mt>s de Enero de 4876, 
anunciándose con la debida anticipa- 
ción. 

Madrid, 8 de Mayo de \ 875.—- De or- 
den del Excmo. Sr. Director, el Secre- 
tario, Cándido Bretón y Orozco. 

NOTICIAS. 

En el último domingo visitaron el 
Archivo Geniral de Alcalá de Henares 
los Sres. Ministro de Fomento, Direc- 
tor de Instrucción públi( i y Jefe del Ne- 
gociado de Archivos , Bibliotecas y Mu- 
seos , con el objeto de dar el mayor im- 
pulso que permita la penuria del Era- 
rio, á las importantes y costosas obras 
urgentemente reclamadas por el mal 
estado actual del grandioso edificio y 
absolutamente necesarias para la con- 
servación de los papeles allí reunidos. 
Digno de todo elogio es el propósito de 
esta visita oficial , que convendría fuese 
posible girar tauíbien , para su segura 
mejora, á otros archivos más distantes. 



El dia 29 de Abril celebró su prime- 
ra reunión la Junta Facultativa de Bi- 
bliotecas , Archivos y Museos de Anti- 
güedades , habiendo asistido á ella el 
Presidente Sr. Maldonado, el Vicepre- 



sidente Sr. Hartzenbusch , los Voc. 
les Sres. Rosell , García Gutiérrez, Goi 
zalez de Vera , Marqués de Pídal, Zan 
del Valle, Riaño, Escudero y Gampill 
y el secretario Sr. Catalina. 

Después de manifestar el Sr. Dirc 
tor de Instrucción pública los propó 
tos y las esperanzas del Gobterno 
reorganizar la Junta, se nombrar 
dos comisiones : una compuesta de 1 
Sres. Hartzenbusch , Marqués de Pid 
y Riaño para proponer terna en 
concurso á una plaza de Jefe de tere 
grado en la Sección de Archivos , ci 
destino al Central de Alcalá de Hec 
res; otra de los Sres. Zarco, Escude 
y Campillo , con igual objeto , en m 
vacante de oficial de tercer grado ea 
Sección de Bibliotecas , con destino fi 
Universitaria de Zaragoza. 



La Biblioteca del Instituto de Caí 
rias, que ya existia en la antigua U 
versidad de San Fernando, y fué a^ 
gada al Instituto en 24 de Agosto 
4 846, contiene al presente 1 7.607 vo 
menes impresos. 



La Biblioteca del Instituto de Caf 
llon de la Plana se formó con los lí[>: 
pertenecientes al convento de Capuc 
nos de Castellón , al de San Pascual 
Villareal y á la Cartuja de Valí de Ci 
ti de Segorhe, habiéndola enriquece 
posteriormente obras adquiridas € 
fondos propios. Poco há se adiciona 
estantería para dar colocación á gr 
número de obras, que antes no teni 
cabida por falta de local. 

Contiene 9.4 86 volúmenes impres 
de ellos 70 incunables, y 10 mant 
critos. 

En el curso último concarrier 



BIBLIOTECAS T MOSBOS. 



489 



1.791 lectores, i (piienes faeron serri- 
to 1.895 Tolúmenes, por su bibliote- 
ario D. Jaan Antonio Balbás, ayudante 
éÁ Goerpo. 

fin las excaTaciones que se están ha- 
MDdo en la calle del Paradis de Barce- 
ioDi, (raite al ángulo de la casa donde 
M hallan las columnas romanas, se ha 
«eoDtndo una estatua muy bien con- 
«nda que se cree representa la Es- 
peranza. 

La Comisión de Monumentos de la 
IvoTínda de Sevilla gestiona sobre la 
idquisicion por el Estado del edificio 
^ San Isidro del Campo, en Santipon- 
tt, para que no se destruya uno de los 
*^ bellos restos de la arquitectura del 
«gloxv. 



La Diputación provincial de Zarago- 
^t proponiéndose llevar á cabo un 
^^Kerdo suyo, ha consignado en el pre- 
^{mesto del año próximo 15.000 pese- 
^ para publicar obras inéditas de cro- 
^tatas y otros escritores del antiguo 
'^o de Aragón , y reimprimir otras 
VUe son muy raras. 

Un periódico anuncia como preferi- 
4^ para principiar tan laudable y digna 
^tnpresa , entre las primeras la Crónica 
^ San Juan de la Peña, y entre las se- 
cundas la del Padre D. Fray Gauberto 
albricio de Vagad ; pero tal vez se juz- 
Spria más acertado que reimprimir lo 
oaocido, aun sin ser común , publicar 
0^ inéditas , cuando tantas existen , 
T^ verdadera importancia , entre las 
^ dadas á luz, que han legado á la 
PMMdad los escritores aragoneses y 
•MttnUrian , de seguro, las glorias li- 
íffanag de nuestra patria. C. 



La real academia de Bellas Artes de 
San Fernando ha elevado al Gobierno 
un extenso y lumimoso informe, con 
motivo de haberle consultado éste acer- 
ca de la designación de los puntos en 
que podrían establecerse varios museos 
arqueológicos. 



VARIEDADES. 



PAPELES POLÍTICOS DEL SIGLO XVII. 

(Continuación,) 

A Yalenzuela en su caída. 

Estribillo, 

Tearo , boela. 
Fiale al viento la plama y la cera. 
Bnela: 

Dilata el corso I 
Y el buelo eleoa 
Baela. 

Penetra las campañas del fiento 
Sobe, examina 
La brillante láclente esfera. 
Baela. 

A la abrasada región , 
Si con alas de cera y de ploma 
Se poeden medir los imporios del sol. 

COPLAS. 

Desoanecida garlota 
Qnetemaiadáprouoeas (proeoras?) (¿remontada?) 
TrocT los rayos del sol ( tocar? ) . 
Con la cera de los plumas , 
De to presunción gigante 
La mas eleoada altura , 
Qoando te encambra to voelo. 
Mas al despefio te encambra. 
Laces bascas y no sabes 
Con tos sonbras lo qoe buscas : 
Que la sin razón no alcanza 
Lo que á la razón alumbra. 
Presunciones que en el aire 
De la tanidad se fundan, 
Qoanto mas suben , penetran 
Peligros de mas altura. 
No se corona de estrellas 
Quien i las eatrellai boica: 



f»0 



ftBYISTA DS ARCHIVOS, 



Que U Tanldad del amo 

De DQoes forma colana. 

Infloeneia de los astros 

Tas altlaezes acasan , 

Porque la fortuna ampara (compra?) 

Castigos á la fortuna : 

Mide su ser con to ser; 

T en altiuezes confusa 

En el espejo del sol 

Reconoce el de la luna. 

Cenizas del escarmiento 

Son lenguas de fuego mudas: 

Que sin tozes las pauesas 

Desengafios artiealan. 

{Fmit.) 

(Noticias.) 

Valenzuela. — Al duende le han de- 
gradado de todos sus títulos y le han 
quitado toda la azienda y solo le han 
dejado 6 reales de quartos para su co- 
mida. El de San Román dicen a ido á 
Francia. Al Yicecancelier le han jubi- 
lado y á Yillacampa ; y se ua obrando 
cada dia. Dicen el duende descubre mu- 
chas cosas: el francés ofrecía azerle Rey 
de Sicilia y á San Román uisrey perpe- 
tuo de Ñapóles; y le auian de entregar 
á Flandes , Ñapóles y Nauarra. El fin 
del Rey de Francia era matar á don 
Juan; que por eso le llamaua. — El dia 
que don Juan auia de ir á ablar á la 
Reina le estaua aguardando con sus da- 
mas cada vna con una pistola en el 
manguito , para matarle. Sucedió el de- 
safio del de Alúa y Estillano y con esso 
le libró Dios. Todo ua en bien : Madrid 
esta conquistado: Dicense grandes eos* 
sas del Sr. D. Juan y el Rey. La Reina 
ya esta fuera (de) Madrid en Alcalá do 
Henares, para resoluerse á que Ciudad 
ó conuento sea de ir. Las nouedades ve- 
nidas de la Corte en este correo de it 
de Henero de 4 677 á Allegar. 

Jueues á 4 4 del Corriente , pidió el 
Rey n.^ SJ le diesen de ceoar á las sie- 
te de la noche; obedecióse su Real man- 



dato. Púsose en cabía y mandó al do* 
que de medinaceli que es sumiller át 
cors , lo dispertase á las diez de la no- 
che. Hizolo assi y le dixo : mirad si duer- 
me mi madre y aseguraos bien : Obe- 
deció el duque y dixo al Rey nro. Sor. 
y.* Mag.^ quede asegurado duerme la 
Reina mi SJ^ Vistióse el rey y se fue en 
Yoa carro^ al Retiro asistido del de 
Medinaceli, Oasuna y el de Arcos. — A la 
mañana ymbió un decreto su magostad 
á la Reyna madre mandándole no sa- 
liese de palacio asta tener nueua órdeo. 
Asustóse la Reyna con tan impensada 
nouedad : diole un gran desmayo , del 
qual adolece; dicen no sera la dolencia 
de cuydado. Hase regocijado toda la 
Corte y hacen muchas fiestas en el Re- 
tiro. Todos alaban el dictamen de so 
magestad en esta acción. El Duende 6 
trasgo esta preso en el Castillo de Con- 
suegra á tres leguas áé\ Escuríal : ha 
escrito á S. M.*^ rea lo que dispone de 
su prisión ; y a mandado S. M.^' se este 
allí ; que ya uera su causa y le pedirá 
cuentas de lo que a defraudado i sa 
patrimonio y Real Corona. — Quando 
llegó S. M.*^ al Retiro auia orden no se 
diese entrada á persona alguna. Allána- 
se a la ocasión por guarda el Príncipe ] 
de Astillano : llamó el Rey : franqueóle 
las puertas postrándose de gozo á sus 
Reales plantas y apenas subió le pre* 
sentó á S. M.*' vna colgadura bordada 
de oro y plata con Us armas, escudos 
é imágenes de la Casa de Austria : rale 
trescientos mil escudos: el de Medina- 
celi le dio una cadena de oro con td 
treson (toisón?) y una pretina gaame» 
cid o todo de muchas piedras preciosas, 
Talor de 200.000 ducados y Tna corro* * 
9a preciada en 50.000 ducados.*— El sa* 
hado monto S. Mag.^ en vn caballo para 
ir á Atocha éMjr misa : Imbió al colegio 



IMattOUBGAa ir ItÜSSOB. 



m 



de S.^ Tbomasá Uamar al P.^ maitstro 
Girbopel parii bolaer á hacerle su con- 
fescNT avoque se resista. 

— Estas notíciclas an yeoido por tres 
caminos todos Tniforme». Dios lo quie- 
ra para mayor gloria. 

Sayo etc.*» 

Ck>pia de uu ms. coetáneo procedente 
del monasterio de Santo Domingo de 
Valencia^ que halló en un ¿»6ro de 
Cuenitu, al reconocer, de orden de la 
Dirección general , los restos de los ar- 
chivos monásticos de esta províocia, 
existentes hoy en poder de la Hacienda 
páblica. 

M. Yblasco t Santos. 



El Sr. D. Vicente Vieites P. de 
Andrade, digno Juez de Barbastro, 
ha remitido al Sr. Hartzenbusch las 
dos partidas de bautismo de los Ho- 
rados españoles y en cuyo texto se 
lectifican fechas quo antes de ahora 
Vibían dado como ciertas el cronista 
fcan Francisco Andrés de TJztarroz 
jd erudito don Juan Antonio Pelli- 
oer, pasando como seguras bajo la fe 
que inspiran estos diligentes escrito- 
itt. A nuestro respeti\ble Jefe y al 
Sr. Juez de Barbastro agradecemos 
mucho estos interesantes documen- 
tos, cayo contenido es como sigue : 

ÚBS DE BAimSMO DB LUPERCIO T BARTO- 
LOMÉ LEONARDO DE ARGENSOLA. 

D.José Latorre, Gura de la Catedral 
de Barbastro. 

Certifico : Que en el tomo ii de los 
'Cinco Libros* fól. 90 al dorso se halla 
¡M partida siguiente : 

•1559 — lupercio leonardo — ^^ juches 



a Tiiii de dezienbre fue batizado luper- 
cio leonardo hijo de jua leonardo y de 
su mujer aldonga tudela , fueron con- 
padres de puerta mosen yeronimo la- 
frera prior cano, y juá de la frera de 
fuente, comadre juana leonardo.» Asi 
mismo en el fol. 127 vuelto se lee: 
«bartolomeo jui leonardo — 4 562 — 
miércoles ^ xxvi de agosto fue baptiza- 
do bartolomeo jua, hijo de jui de leo- 
nardo y su muyer aldonza tudela fue- 
ron conpadres de puerta baltafar ber- 
deguer, de fuente micer yeronimo leo- 
nardo, comadre la hija de migel trillo 
mayor : batizavit dominicus segura YY.» 
Son copia del original q«e obra en 
el Archivo de esta Parroquia. Y para 
que conste libro la presente que sello y 
firmo en Barbastro á 4 2 de Marzo de 
\ 875. — José Latorre. — (Hay un sello que 
dice): «Sigillum ecclesi» *.• Barbas- 
trensis-i- > 



SECCIÓN DE ADTÓÜBAFOS. 



Memorial de pompeo leoni, sin fecha. 

S. C. R. M.* : Pompeo Leoni , escul- 
tor de y. M.^ , dize que su padre, León 
de Milán, le ha embiado el gasto y cuenta 
que han hecho hasta xiiii.° de Mar^o de 
este presente año , por la qual le dize 
hauerse adeudado con sus amigos y gas- 
tado de su pobre hazienda al pié de dos 
mili escudos , sin lo que habrá gastado 
y puesto después acá por continuar la 
obra de bronze del retrato que se haze 
en esa ciudad. Asimismo el dicho Pom- 
peo ha prestado de sus amigos y del di- 
nero que tenia suyo en pvder de los 
Fornieles á Jacome de Trezzo por con- 
tinuar la custodia y á Batista para las 



49S 



BBVISTA DB ARCHIVOS. 



canteras tres mili dacados, y la semana 
pasada se adeudó en casa del Nuncio 
apostólico en quinientos escudos de oro 
en oro , los guales embió por cédula de 
los Littas y Pinelo al dicho su padre 
visto su necesidad , y que despidia la 
gente que traya en la dicha obra por 
falta de dineros. El consejo de Y. M.^ ha 
proveído que se dé al dicho Pompeo 
seys mili ducados, los dos mili en esta 
corte. y los quatro mili en Milán, de 
manera que pagadas las deudas que 
tienen padre y hijo les queda quinien- 
tos ducados para continuar la dicha 
obra , la qual ha menester más recaudo, 
pues el dicho Pompeo va á la dicha ciu- 
dad para hazer la fuerza posible con 
officiales y materiales de traer en breue 
tiempo todo ó gran parte de ella; su- 
plica á y. M.^ sea seruido mandar que 
le den para pagar las dichas deudas y 
seis mili ducados para continuar, que 
de otra manera no sabe cómo pasar 
adelante con cosa tan pesada y costosa 
que en ello recibirá merced. 

Memorial de pompeo leoni (sin fecha), 
está entre papeles del año 4 590. 

Señor : Pompeo Leoni , criado y 
scultor de Y. M. , dize que después que 
encaxó en Milán las dos figuras de 
Nuestra Señora y San Juan , que fue- 
ron las últimas del retablo de San Lo- 
renzo el Real , aunque todavía se tra- 
baja en ellas por su orden en casa de 
Jacome de Trezo, no se le ha pagado 
el sueldo de cinquenta ducados que 
y. M.^ le mandó dar para su sustento 
mientras la dicha obra duraba , y que 
también' se |e deuen tres años de suel- 



do de scultor de Y. M., y porque se ha- 
lla con mucha necesidad , assi por la 
costa que en el camino ha tenido como 
en la que ha hecho en esta corte con 
poner su casa y cada día va haziendo , 
supplica á Y. M.^ atento á lo susodicho y 
á que por su real orden esta aguardan- 
do á que uenga de Sevilla el secretario 
Juan de Ibarra para que se le haga la 
merced que de su trauajo y seraiglos 
spera se la haga Y. M.' en el entretanto 
de mandar que se le vaya continnando 
los dichos cinquenta ducados al mes, y 
que se le libren y paguen los dlchott 
t|ps años de sueldo que se le denen de 
scultor de Y. M.' para que se pueda 
sustentar y entretener que recibirá 
muy gran merced de Y. M.' 



PREGUNTAS. 



469. Hegira.— ¿ Existe, 6 puede indi- 
caree una fórmula de redacción de las 
hegiras á los aftos de la Era vulgar, máe. 
seDcilla y breve que las propuestas por 
los sabios cronologistas españoles y ex- 
tranjeros ? 

E. N. A. 

460. Escritos del P. Pedro Abarca.' 
— Nos interesa saber si existen en algu- 
na biblioteca provincial, universitaria, § 
particular, algunos trabajos del cronista 
Pedro Abarca, impresos 6 manuacritoa. 
Si existen, ¿Uos honrarían nuestros com- 
pañeros remitiendo á la Administración 
de la Revista de Archivos, Bibliotbcaí 
T Museos nota bibliográfica circunstan- 
ciada de esas obras ? 

O. 



='*^ 



l í AD R IT), 1870.~'Imprento» eitereotipU j galranoplMtia de Aribaü j O.* (aaoMorw de RlTAoviiiTmA}, 

XMPBB80RK8 DI CÁMARA DE S. M. 

Pa^e de Onma , núai* •. 



Í^EYIST/ 



DB 



:rchivos, Bibliotecas y 



Museos. 



Alio V. 



Madrid, 20 de Junio de 1875. 



Núni. 12. 



SUMARIO. 



VODdoc: Koticlft dfl ▼árlM ezcAVMiones del Cerro de la Santat, art. m.— Bemitldoi.— Bifcado del Ár- 
cktvo de Simáncan — Carto del 6r. AUrcon. — Noticias : Mausoleo de hierro en Atocha. —Adscripción del 
8r. Oolooechea al Archivo Histórico. ^ Traslación de Ion Sres. Ontierrex y Palomarcü. — Licencia 4 loe sefio- 
ics Babamonde y Brosola. — Inscripción encontrada en León.— Repartición de un» nueva lámina. — Pintara 
aacoptrada en Pompeya.— Sobre el aso ué varios adverbios castellanos. — Inscripción y bajo- relieve del Lon> 
vra. — La biblioteca de Neaíchatel. — La Gazette Archeologiqae. — Descubrimiento arqueológico cerca de 
Martigny.— Probabilidad de nuevas excavaciones en las ruinas de Troja. —Nombramiento del Sr. Mtnta- 
bcrri.— Carta del adelantado Diego TeíazqaáB al Rey. ~ Seooion de loa eatablecimientot. -Inven- 
tario de objetos de la Diputación de Aragón.— Pregunta! : Paleha : Fixnela.— Beapueatas : Hégira. — 
Boíelin BWiogrAfieo, 



lOTim DE VARIAS EXCAV.\CIOMS 

0£L CERRO DE LOS SANTCS (1). 

IIL 

Vanas de todo punto eran ya las 
¡BTestigaciones en esta sección : se 
kbian removido sus tierras en dis- 
tintos sentidos, y por todas partes 
liomaba la piedra calcárea como 
impenetrable iecho. 

Señalamos la tercera sección, que 
comprendia la parte Oeste del tem- 
pk, donde el año anterior se habian 
becho alG:unas irrcomiares excava- 
dones, y se babian extraido las nu- 
merosas estatuas que boy existen 
depositadas en la Administración del 



(1) Los dos anteriores artículos se publi- 
en las págs. 125.129 7 161-164. 



Conde de Montealegre, en Yecla, 
las adquiridas por el Museo Arqueo- 
lógico Nacional, por compras he- 
chas á particulares , y algunas más, 
pocas, que poseen en las cercanías 
del cerro varios nocturnos merodea- 
dores. 

El terreno, tan combatido por las 
impaciencias de lucrativos afanes en 
el desorden con que suelen ejecu- 
tar exploraciones tan delicadas, no 
habia de ofrecer sino montones de 
escombros , residuos con torpes mu- 
tilaciones de obras de arte merece- 
doras de todo el cuidado con que 
hoy se buscan y recejen contra el 
vandalismo de sus antiguos destruc- 
tores. Profundos huecos abiertos 
indistintamente donde creyeron po- 
der encontrar codiciados objetos, tro- 



194 



REVISTA DB ARCHIVOS , 



zos de estatuas de tamaño natural 
repetidas veces marcados con las 
aceradas puntas del pico destructor, 
suponiéndolas simplemente piedras 
envueltas en la tierra ; extremos de 
figuras diseminados por todas partes 
y partidos pliegues de ropajes que- 
brados al golpe de los azadones , b¿ 
aquí el triste aspecto que presentaba 
la vertiente en toda su extensión. ^ 
Pudimos examinar con detenimien- 
to que por aquella parte la destruc- 
ción del templo, antiguamente , fué 
completa. Toda la estatuaria debió 
ser derrumbada desde lo alto, apa- 
reciendo integras las que casual- 
mente no tocaron en los salientes de 
la roca. Su posición desordenada y 
su invertido yacimiento demuestran 
la resuelta ruina de aquellas obras 
que representaban perseguidas creen- 
cias religiosas por la mano de otros 
creyentes triunfantes. Abandonado 
aquel sitio de desolación, cayó en 
el olvido más profundo. Pero la na- 
turaleza, extendiendo su manto pro- 
tector sobre los interesantes restos 
de aquel «solador incendio, lia per- 
mitido que hoy se presenten al es- 
tudio de ilustrados arqueólogos, an- 
siosos de conocer la historia de sus 
antepasados. 

Honda zanja de removida tierra 
veíase al pié del cerro, donde se ex- 
trajo en el año anterior una preciosa 
estatua cabal, que cuent^ un metro 
cincuenta centímetros de altura, sin 
que se pudiera saber entonces su 
paradero; pero tuvimos ocasión de 
admirarla en fotografía, y hoy cuen- 



ta el Museo Arqueológico en sn rica 
colección tan preciosa joya origi- 
nal , por compra de mayor número 
de objetos, todos de la misma pro- 
cedencia. 

A pesar del visible desmonte qae 
se notaba , procedióse á la explora- 
ción, siguiendo el mismo sistema 
que en las dos secciones ya explora- 
das 9 y aun pudimos recoger dos ca- 
bezas completas, un torso de peque- 
ñas dimensiones, pero de vistoso 
ropaje, con delicados pliegues sos- 
tenidos en ambas manos, otro ma- 
yor que lleva sobre el pecho la sim- 
bólica copa, y fragmentos de finísi- 
mos utensilios de cerámica, que por 
su delicado baño y color se aseme- 
jan á los barros saguntinos. 

Todos estos restos existían en e! 
cerro de loa Santos y ó mejor dicho^ 
hablan permanecido ignorados á pe- 
sar de anteriores exploraciones lle- 
vadas á cabo por D. Vicente Joan 
y Amat y otras efectuadas por orden 
del señor propietario de la finca. 

Antes de abandonar aquel sitio se 
hicieron algunas catas sobre la cam- 
bre del monte, en dirección al Sur, 
y aparecieron restos de antipas 
construcciones de piedra labrada, 
cenizas y residuos de objetos de 
bronce íiindido, que claramente iu«» 
dicaban la existencia de viviendas 
en aquella cima , extendiéndose des- 
de el adoratorio en dirección al mon- 
te del Arábu El próximo monte, se- 
parado del cerro por una pequeña 
abertura hasta la base, que se ex- 
tiende en dirección al Este, forma 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



495 



/ 



oon aqnél ctiasi forma de herradura, 
cuyo grao espacio llenan grandes 
avenidas il avíales* Sn agradable si- 
tuacioD , resguardada de loa fuertes 
▼ientos reinantes en el pal» . encau*- 
Eftdos en la cuenca de la cañada , y 
los infinitos reatos de cerámica anti- 
gua de que Be halla enbierio donde 
EQ han llegado los arrastres de las 
aguas, D08 bicieron presumir que 
eu tan dilatado eíí pació debió estar 
iseotada la población que poseía 
iqnel adoratm-io tan abundante en 
obrai de ,arte. Anteriormente diji^ 
mos baberae descubierto ciertos ves- 
tigios de siUeria^ que arrancando 
de la base del cerro en sentido des- 
cendente se ocultan bajo Ja grava ó 
orgizon de la cañada. Ésta, visi- 
biemeote rellena de piedras y are- 
ni ooQ lo9 arrastres de atuviou de 
lu imnediatas csordilleras de eoutí- 
auo cercenadas por la sucesión de 
los tiempos j ba debido sufrir un au- 
neato considerable, borrando por 
completo todo rastro del antiguo 
fttefílo. Estas consideraciones, au- 
geridis por los recientes descnbri- 
mieotos y por el detenido examen 
de la localidad , me inclinan á creer 
que verificada una excavación de 
tres metros, poco más ó menos , de 
pmfpndidad j al pié del monte, ya 
m la grava de la cañada duria re- 
iultado más amplio en aseveración 
de lo expuesto. Cou guato la hubie- 
ran llevado á término los comisio- 
nados, pero uo contaban con recur- 
sos bastantes para eso fin, sobre no 
permitirlo el tiempo limitado de que 



podían disponer* Ademas, los conti- 
nuos y fner tes aguaceros acompaña- 
dos de huracanado viento, que no 
les dejó un solo dia en calma de los 
veinte ocupados en sus tareas, les 
impedían mayores exploraciones quo 
las practicadas, y resolvieron dejar 
aquel punto y trasladarse á Yecta; 
pero antes formalizaron la entrega 
i D, Juan Antonio Sorianoj admi- 
nistríidor del señor propietario de la 
finca, del gran número d© objetos 
bailados en las exploraciones , reser- 
vando, por acuerdo de! expresado 
Sr, Soriano y de In Comisión, un 
]iequeño número para la coleociou 
del Museo Arqueológico, 

DUSCEIFCION DG LOS OBJETOS M¿8 IMPOR- 
TANTES ENCONTBADOa EN LAS EXPLOIU- 
CrONEB PHAOTICADAS^ POE ÓUDE» DKL MI- 
NI8TEEI0 DK FOMENTO, EN EL CERRO 

DE LOS SANTOS. 

Ladrillitos romboidales en su for- 
ma, de diez centímetros de longi- 
tud, dos do altura y seis de anchu- 
ra ( ] ), Gran nújuero de ellos apa- 
recieron durante las excavaciones, 
recogiéndose unos trescientos. El 
barm es de color claro y bien cocido. 
Sirvieron en el pavimento del €idü* 
ratoriú combinados con mosaico de 
piedra blanca y negra. Algunos, 
no todos, ofrecen la particularidad 
de ser huecos. 

Vasos de barro muy fino de color 
plomizo dibujados eu la mitad de su 
tamaño (2), Considerable cantidad 



(1) L&mtna3.^ fig. L« 

[2) LAmiua 3.», Bg*. 2 * y 3.* 



196 



REVISTA DE ÁRGHIYOS, 



de ellos, fracturados los más, hallá- 
ronse al remover la tierra sobre el 
adoratorioj á sesenta centímetros de 
profundidad. Por su estructura de 
graciosas curvas y delicada ejecu- 
ción demuestran visiblemente su ca- 
rácter romano, como también la se- 
mejanza, notable en la generalidad, 
nos persuade que debieron dedicarse 
á un uso ritual conforme á lo que 
revelan cuasi todas las estatuas de 
piedra. Los dos que se incluyen en 
la lámina representan las dos espe- 
cies que más abundan, entre las 
infinitas variedades de forma que 
aparecieron. 

Fibula de cobre, mitad de su ta- 
maño (1). En el mismo sitio que 
los vasos anteriores aparecieron cua- 
tro fibulas, tres de ellas descompues- 
tas y entera la que se ha dibujado, 
también con el carácter marcada- 
mente romano. 

Dos estatuas do bronce copiadas 
de su tamaño (2). Halláronse al re- 
correr la vertiente del cerro bajo las 
construcciones ó apéndices al adora- 
torioj á unos sesenta centímetros de 
profundidad. Singular es la estruc- 
tura de la primera, cuyo cuerpo tan 
sólo presenta un desbaste general 
sin la menor insinuación de pliegues 
ni movimiento que revele su forma. 
Cilindrica su espalda y completamen- 
te plano su anverso, tan sólo avanza 
en la parte inferior un pequeño sa- 
liente en forma de sustentáculo, y 



(1) Lámina 3.» fig. 4 » 

(2) Lámina 3.% figs. 6.* y 6.* 



en su mano derecha, única < 
percibe, sostiene un basten , ¿ 
lanza, según la fractura que i 
serva en ella. Este ejemplai 
bien representa una idea qae 
estéticos, y tiene, como el sij 
te, grande analogía con laa eail 
de piedra, que en más profum 
cimiento demuestran mayor rv 
dad y desconocimiento artístio 
la segunda ya intentaron dar 
forma á la idea; indicaron coi 
geracion el cuello, y se adv: 
desacertados pliegues y curva 
determinan el cuerpo. Su despi 
cionado brazo derecho está tal 
do, como si hubiera tenido un: 
za, y es de igual forma que la 
rior. El manto, ceñido al hoi 
rodea la espalda, dejando en d 
bierto la mitad hasta unirse b 
brazo izquierdo; pero el reveí 
esta figura sigue siendo cíUl 
en toda su extensión. 

Torito de bronce, copiado 
tamaño (3). Se encontró á poc 
tancia de las estatuas anteriore 
la misma línea de yacimientc 
forma está perfectamente det 
nada, si bien la cabeza presen 
frente en completa planicie. I 
su parte superior un ángulo de 
tas vivas , de cuyos extremos 
rieres salen las astas. No tieni 
zos ni piernas, y esta falta 
construcción como si obedeci 
marcado propósito. 

Torito hallado en las migy na^ 



(3) Lámina 3.*, fig. 7.' 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



497 



M> y copiado de su propio 
o. ¿Será un cervatillo (1)? Lo 
lo que presenta el cuello y la 
de la cabeza, lo flaco del cuer- 
uermadacola, nos hacen supo- 
Corno el anterior, carece de 
nos. La parte inferior do su 
I es marcadamente afilada, y 
os cuernos parecen indicadas 
BJas, 

-derito de la misma mate- 
); dibujado en su propio ta- 
y encontrado á igual profun- 
que los anteriores. Parece un 
ro, á pesar de la descomposi- 
en que so halla, efecto de la 
dad del sitio de yacimiento. 
3rro de lanza (3), dibujado en 
tad de su tamaño. Unos dos- 
>s d^ estos hierros, lanzas y 
s , se hallaron á media altura 
jrro, en un hueco de la roca, 
ayor parte en completa des- 
>sicion , agrietados y de creci- 
Júmen; notándose en ellos, 
en otros muchos restos encon- 
en las capas superiores del 
visibles vestigios de proce- 
i romana. 

tija (4), ílibujada en su pro- 
imaño. Entre cenizas, á un 
de profundidad y en la altura 
del monte, encontráronse vá- 
»rtijas de bronce , y preferimos 
la lámina porque so ven en 
¿s señalados caracteres. Sobre 



amina .3.*, fig. 8.* 
áminjt 3.\ fig. 9." 
amina 3.% fig. 10. 
asnina 3.*, fig. 11. 



superficie elíptica vense grabadas en 
hueco é invertida posición dos aves 
circuidas dé sencillas líneas, á modo 
de hojas de adorno. No manifiesta 
primores de mano de obra, pero sí 
conocimiento en la manera de re- 
presentar el objeto grabado. 

Toro de piedra (5), dibujado en 
la mitad de su tamaño. En el mismo 
punto de excavación hallóse este 
bello ejemplar que , aun estando des- 
graciadamente mutilados sus e^ctre- 
mos, revela perfecto conocimiento 
del arte y delicadeza en la ejecución. 
Son correctas sus proporciones y 
está esculpido con inteligencia. Cu- 
bre su cabeza un tocado, cuyo re- 
corte sobre la frento manifiesta la 
cara del animal, ocultando por com- 
pleto su cuello, que termina en án- 
gulo sobre la espalda. 

P. S. 



REMITIDOS. 



Sr. Director de la Revista de AncHivos, 
Bibliotecas t Museos. 

Muy señor mió y de toda mi conside- 
craion : Aunque sin tener el honor de 
conocerle , me tomo la libertad de remi- 
tirle estas líneas, para que, amante , co- 
mo le supongo, de nuestros monumen- 
tos históricos, una su autorizada voz á 
la mia á fln de excitar al Gobierno á 
mejorar la instalación y conservación 
del Archivo de Simancas, cuyo lamen- 



(5) Lámini^8Afig.l2. 



198 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



table estado es el qae á la líjera trazo á 
continuación. 

Anticipadamente le agradece su be-^ 
nevolencia y se ofrece de V. afoio. S. S. 

NoaBERTo T. Gómez. 

UNA VISITA AL ARCHIVO DE SIMANCAS. 

La fama de que tan justamento goza este 
antiguo establecimiento hiBtórico me impul- 
só, no ha mucho, á visitarlo y copiar algu- 
nos documentos para ilustrar un estudio que 
pensaba publicar. Tratándose del primero 
j más imperante de nuestros archivos , no 
sé por qué tenia 70 idea de que habia de ser 
el mejor instalado, el más ricamente dotado 
en gastos para material, en una palabra, el 
niño mimado de toda clase de gobiernos por 
B4^r, como si dijéramos , una de las pocas al- 
hajas que quedan ya en la casa. Pasando por 
la molestia, que es ciertamente no poca, de 
trasladarme do Madrid á Valladolid 7 de 
esta ciudad á Simancas me encontré en un 
pueblo feo en si , aunque de pintorescos al- 
rededores, tan pobre, tan miserable, tan in- 
cómodo, que á duras |)ena8 7 después de no 
poco trabajo pude hallar un humilde casucho 
medio destartalado, dentro del cual se hacia 
sentir la inclemencia del tiempo punto me- 
nos que en medio de aquellos callejones ó 
mejor dicho derrumbaderos, donde la vida 
del desdichado transeutite va de continuo en 
grave riesgo 7 peligro; sin que apenas ha7a 
que comer coir^o no se traiga de la ciudad in- 
mediata, distante dos leguas de mu7 mala 
carretera. Escuso con esto decir los trabajos, 
incomodidades 7 fatigas que sufre el des- 
venturado que, anhelando examinar 7 escla- 
Trecer un punto de los muchos oscuros 7 du- 
dosos de nuestra historia, tiene la precisión 
7 absoluta necesidad do acudir á aquel ar- 
chivo 7 de vivir por consiguiente en aquel 
misero lugaron. 

A pesar de todo, fué aun mucho mayor mi 
asombro al recorrer el interior del antiguo 
castillo destinado á archivo. Absorto me 
quedé al ver tan preciosas é inestimables co- 
lecciones de documentos colocadas 7a en 
estanterías de yeso, sin cubierta ni resguar- 
do de ninguna clase , á modo de vasares de 
cocina , ya en otras de madera tan vieja que 
iw puntas se niegan á oerrarae, 7a ea vetas- 



^ 



tos arcónos á la antigua usanaa , done! 
documentos están oprimidos 7 doblad 
sufren no pocas torturas cada ves que a 
nester manejarlos. Máa de la mitad d 
papeles allí depositados están ain ati 
encarpetar , porque \ increíble parece t ( 
hace tres siglos que se fundó el Archiv 
ha habido dinero para comprar las cai| 
balduque 7 otros utensilios indispenn 
no sólo para su mejor clasificación 7 est 
sino hasta para su conservación 7 lim[ 
Solo los legajos titulados de Satado 7 
nos otros de papeles del siglo pasado, 1 
tido3 por los Ministerios, están atados, 
sin carpetas ni otta defensa , ó cuando 
medio envueltos en una tira de papeL 

Como si esto no bastara, por las venl 
altas de la fortaleza, desprovistas de tú 
inmemorial de las oorreapondíentea vi 
ras 7 maderas, penetran diariamente p 
noche las garduñas 7 recorrí cm do las 
inmediatas se ensañan con los inocent 
gajos , que sin defensa de ninguna claac 
allí vil 7 cruelmente desbaratados, ena 
dos, destrozados 7 carcomidos. 

Ya puede V. figurarse en el mero I 
de posesionarse las garduñas de aquella 
pacíosas salas, el aire, polvo, humed 
aun agua que entrarán en aquel vener: 
recinto , mucho más teniendo en cuenti 
sobre estar el castillo colocado en una 
nencia, toda la localidad es fría, 7 
combatida por los vientos. Por esto p 
usted deducir lo que sufrirán los benei 
tos individuos del Cuerpo de Archivero 
sirven con tanta resignación comointeli 
cia7 buen celo en aquel centro hiatíí 
Baste decir á V. que no estando consigo 
para el gasto de material de tan inmcnsc 
ficio más que la exigua cantidad de 6.0(X 
les anuales, que en papel , plumas , ti 
correspondencia 7 suHcricíou á la Gacei 
van sin sentir, quedan los nueve meses 
allí dura el invierno, ateridos de frío, 
la estufilla que hay en la pieza donde ti 
jan , no se enciende lo más del tiempo 
no haber dinero para combustible , 7 i 
mucho n á fuerza de abrigarse bien , t 
jarse con mantas 7 permanecer con el 1 
brero puesto, no se coje una pulmonía 
mí sé -decir que 7ertos de frío los piéa . 
manos, tuve que suspender á la media 
de empezarlo mi trabajo ; que con objel 
entrar en calor traté de paBearme por < 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



499 



lalis, pero el Tiento j el frío intenso que en 
elliflhaday me obligaron á desistir de mi 
propósito; quise consolarme con la idea de 
bailar loégo bien abrigada mi habitación , 
pero al acordarme de sas brechas y hendida- 
118, 7 de los barrancos j simas que tenia que 
atraresar para llegar á ella, mis piernas des- 
fallecieron. La verdades que sin la humani- 
. tariajgenerosaacogidaque aquellos parien- 
tes fancionarios dispensan á cuantos visitan 
7 estudian el Archivo, serla imposible per- 
manecer allí más del tiempo necesario para 
leconcrlo ligeramente. Y j cosa rara ! todos 
lOD antiguos en el servicio del establcci- 
Diento, razón por la cual á más de su pro- 
bada inteligencia en las materias propias 
de su carrera, conocen perfectamente las 
eolecciones todas que componen tan riquísi- 
mo deposito. 

8e me olvidaba decir á V. que los muros 
del castillo están en un estado lamentable y 
^e de algunos años á esta parte viene con- 
ngnindose en los presupuestos la cantidad 
deSO.OOO rs. para repararlos, sin que á pesar 
de ser tan reducida, se. haya todavía hecho 
efectira. 
8i á to^o esto se añade el desamparo en 
^ este Archivo se halla , sin gente que le 
eutodie de un golpe de mano, como ya en 
tiempo no muy lejano y anormal se trató de 
Oerará cabo, salvándose milagrosamente, 
Mrced al celo de los empleados, aquel ina- 
peciable tesoro de nuestra historia ; si se 
Kiendc á la falta de libros que son indis- 
pensables para compulsar los documentos y 
dasificarlos y de que carece también el refe- 
lüo Archivo ; si se consideran las mil din- 
oHades, obstáculos y disgastos que tanto 
para la vida social como científica se expe- 
rimenta en aquella reducidísima localidad, 
daramente se experimenta la necesidad de 
trasladarlo á Valladolid, cuyo gasto seria 
peqoeSo , ó mejor á Madrid , pues la expe- 
riencia ha mostrado que en estos grandes 
centros de población sirven estos estableci- 
mientos mejor al noble y patriótico fin áque 
Míos destina. 

La precedente narración, escrita con 
la severa desnudez de la verdad , poco 
lisonjera, en esle caso, para nuestra 
^paña, DOS mueve á unir nuestra hu- 
milde yoz á la del Sr. D. Norberto Z. 



Gómez, con el objeto de excitar al Go- 
bierno á proceder sin demora , por to- 
dos los medios posibles y oportunos , á 
mejorar las tristes condiciones actuales 
del tesoro más importante de nuestras 
glorias históricas , lastimosamente mer- 
madas cada dia por las fatales circuns- 
tancias locales que favorecen su paula- 
tino, inevitable decrecimiento, y qui- 
zás su ruina en cercana fecha. 

En cualquiera otro país las descon- 
soladoras indicaciones precedentes bas- 
tarían para remediar con toda eficacia 
y en brevísimo plazo la deplorable si- 
tuación del famoso Archivo, si á ella 
hubiera podido llegar nunca , sino en 
España; pero no3 conformaremos con 
que no sean el Remitido del Sr. Gómez 
y nuestra súplica clamores en el vacio y 
y demuestre respecto al tesoro docu- 
mental de Simancas el Sr. Ministro de 
Fomento el mismo laudable propósito de 
mejorarlo y la prueba inmediata de su 
eficaz empeño por dar cima á las mejo- 
ras con que ha favorecido tan acerta- 
damente al Archivo Central de Alcalá 
de Henares. 



Sr. D. Toribio del Campillo. 

Mi buen amigo y querido compañero: In- 
cidentalmente vino á mis manos dias pasa- 
dos el número 11 de- La Crónica hispano- 
americana, periódico de política, literatura^ 
ciencias, artes, industria, comercio y dere- 
cho internacional: hojeando esta enciclope- 
dia periódica encontré un articulito enco- 
miástico de la Reseña histórica de la Biblio- 
teca de la Facultad de Medicina de Madrid 
y sus principales joyas, escfita por el biblio- 
tecario de la mi^ma Dr, D. Joaquín Malo y 
Calvo, y publicada á modo de folletin en El 
Siglo Médico, 

Ya yo sabia la publicación de esta Reseña 
del Dr. Malo; como que la habla leido en parte 
cuando su autor la escribia; y aun le propor- 
cioné algunos datos y documentos que le po« 



soo 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



dian hacer al caso. Terminada, he leído las 
palabras lisonjeras con que se ocupa de mi 
humilde persona, hijas sólo de la amistad que 
nos une, y por las que le doy gracias; pero 
eché de menos la cita de que en 1866 publi- 
qué yo unos Ligeros apuntes para la histo- 
ria de la Biblioteca de la Facultad de Afedi- 
ciña de la Universidad Central, en el periódi- 
co médico La Clinica, en los que se encuen- 
tran los datos y noticias que Malo da de aque- 
lla Dependencia de la Universidad de Madrid. 
Callé y habría callado si el articulo de la 
Crónica hispano-amerioana no hubiera lle- 
gado á punzar mi amor propio : parece que 
nuestro querido compañero el Sr. Bachiller 
quiere decir, á vuelta de encomios y alaban. 
zas, merecidas por lo demás, al Sr. Malo, que 
este señor ha sido el primero en desen- 
terrar los datos y citas necesarios para re- 
cordar el origen, progresos y actual estado 
del centro donde sirvo y trabajo hace veinte 
años, cuando todos estos datos se encuen- 
tran tan á flor de tierra, que ni aun polvo 
ha tenido que remover mi amigo Malo para 
recogerlos y colocarlos en su bien pulida 
Historia, toda ella en conformidad con mis 
Apuntes sacados de los libros de acuerdos y 
actas del antiguo Colegio de San Carlos, de 
las comunicaciones oficiales de aquel cen- 
tro, algunas de las que están firmadas por 
el señor Malo siendo bibliotecario en 1858, y 
de lo que en mi memoria tenía respecto al 
arreglo, clasificación y catalogación de aque- 
lla colección de libros. 

Cuando el Sr. Malo se ha encargado nue- 
vamente y por antigüedad del puesto de jefe 
local de la Biblioteca de Medicina, estaban 
todas las reformas hechas y nada f Hitaba, ni 
aun su historia más ó menos buena, que eso 
ya yo sé no lo es como obra de mi pobre in- 
teligencia ; y hoy, sépalo el Sr. Bachiller, no 
hay allí que hacer sino continuar los traba- 
jos empezados y dirigidos por el malogrado 
cuanto queridísimo amigo nuestro, el labo- 
rioso Sr. Canal. 

Bueno es dejar las cosas en su lugar; y 
como por otra parte creo que el de esta rec- 
tificación es la Revista, que V. dignamente 
dirige, pues que nuestras pequeneces y mi- 
serias no deben salir de nuestra casa , ni ser 
sacadas á plazas y calles en descrédito del 
ya bastantemente por ellas desacreditado 
Cuerpo facultativo de Archiveros- Bibliote- 
carios, por esto me dirijo á V., amigo Cam- 



pillo, y le ruego que haga insertai 

VISTA DE ARCHIVOS) BlBLIOTE( 

BKOS, toda ó parte de esta mal 
rectificación, que en nada ofende i 
pero que encamino á demostrar 
chillersu equivocación alménoa i 
Dando á Y. las más expresivi 
'aprovecho la ocasión para repetir! 
pre su afectísimo A. y C, Q. B. ( 

BBIEL DE ALABCON. 

Junio 3 de 1876. 



NOTICIAS. 



En la capilla del Santísimo 
la Basílica de Atocha se ha 
el sepulcro construido de híei 
conocido fabricante Sr. Zulo 
destino á guardar los restos 
ral Prim. 

Como producto industrial 
duda alguna, acreedor á los el 
se le han tributado ; pero con 
mentó artístico suministra nu 
cuente testimonio de la decad 
arte contemporáneo y de la ii 
con que se pretende copiar 
del Renacimiento. En su conji 
rece á primera vista la basL 
estilo (si así puede llamarse) 
de relación entre el todo y si 
revelada principalmente en ! 
que sostienen todo el monu 
cuya colocación no responde á 
sion que á la de ofrecer base 
lumnas que contornan la urn< 
por consiguiente, no aparece 
apoyo que su adherencia á 1 
de ellas. 

Si entramos en los detalles, i 
da la valla, que con su profus 
nudosidad de adornos desdice 
vedad del monumento, y prese 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



S04 



demeDudencias como las molduras que 
ooQStítuyen las cornisas, nos encontra- 
mos ooo la decoración iconográ6ca dis- 
tríbaida en loa costados, donde la re- 
aoion de los finos bajos relieves y los 
grandes medallones , que tienen preten- 
sJoDesdepnro clasicismo, ha sido poco^ 
ifortDoada; con el escudo heráldico 
del difanto, colocado en el sitio prefe- 
rente, cuando es, por todos conceptos, 
el méoos importante de los accesorios 
decorativos y parlantes; y con la cruz 
(¿qíco atributo religioso del monumen- 
to) paesta de costado en vez de estar 
de frente, y en ella la aberración ico- 
nográfica de tener colocado el inri en 
el medallón central, el propio para 
oonteoer la efigie del Salvador , s\x em- 
blema místico, el cordejro, ó cuando 
manos el monograma del nombre de 
Jesns. 

V. T C. 



Nuestro querido amigo D. Manuel de 
Goícoechea y Gavina ha sido destinado 
ti Archivo Histórico-Nacional. 



D. Benito Gutiérrez y Sanz ha sido 
^ladado á Toledo, en cuya Biblioteca 
Pi^Tiocíal deberá prestar el correspon- 
diente servicio como ayudante de pri- 
n»«r grado en el Cuerpo. También ha 
ndo destinado á continuar su servi- 
cio, como ayudante de tercer grado, 
^ la Biblioteca provincial de Palma 
^« Mallorca, D. Carlos Palomares y 
Velper. 



Se ha concedido licencia durante dos 
años, conforme al artículo 33 del Re- 
S^mento, á los Sres. Bahamonde y Bru- 

sola. 



Entre las inscripciones encontradas 
en las antiguas murallas de León por la 
Comisión de Monumentos de la misma 
ciudad , que hoy existen en su Museo 
Arqueológico, llama la atención una 
dedicada á un dios gentílico desconoci- 
do, descubierta por los Sres. Castrillon 
y Braña , de la cual procuraremos dar 
una idea á los lectores de la Revista. 



AnTerao. 




Reverso. 


DE VAC 




j 


OCABV 




NI 


RIO 




LIL 



Celebraremos que nuevos hallazgos 
enriquezcan la colección epigráfica de 
aquel antiguo reino. 



Con el presente número se reparte la 
tercera lámina correspondiente al tra- 
bajo de nuestro amigo y compañero el 
Sr. Saviron acerca de los objetos ar- 
queológicos encontrados en las exca- 
vaciones del Cerro de los Santos. 



En Pompeya se ha descubierto , se- 
gún el PungolOy una pintura que se con- 
sidera la más importante de las que se 
han encontrado en las famosísimas ex- 
cavaciones déla ciudad enterrada. Re- 
presenta á Laocoonte, conforme á la 
descripción hecha por Virgilio, y el buen 
estado de los colores permite esperar 
que pueda ser trasladada al Museo que 
en la misma localidad existe. 



to% 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



El docto eclediástico , de quien ya publicamos en el segundo número 
corriente de nuestra Revista , pág. 88, una curiosa noticia respecto del 
los adverbios quizá y quizás , ha remitido á un jefe nuestro otra noticia, 
de su perseverancia en pacientes averiguaciones, que á continnactoi] 
tamos. 

Veces que han usado los adverbios Por lo menos, A lo minos, Al m 
menos de, A menos que, los siguientes Autores, en sus obras contenidas e 
blioteca del impresor D. Manuel Rívadeneyra. 



Por 

lo menos. 



Cervantes 73 

Lope de Vega i 69 

Calderón 1 30 



A lo menos. At menos. A meaos do A i 



Tirso (ó sea Tellez). 
Moratin (padre). . . 
Moratin (hijo). . . 
Morete 



Alarcon 

Quevedo 

Granalla 

Aliaga 

Fr. Luis de León. . . . 

Santa Teresa 

Avila 

Guevara 

Bhua 

Sicilia 

Valbuena 

Rufo 

Oña (D. Pedro) 

Borja (D. Francisco). . . 
Garciiaso de la Vega. . . 

Cetina 

Mendoza 

Castillejo 

Góngora 

Figueroa 

Jáuregui 

Argensola 

Rojas (D. Francisco). . . 

El Rey D. Sancho {nota 

bené) . 



3 

i 
8 

18 
62 
i 
9 
8 
6 



5 
6 
3 
I 
8 
48 



8i0 

iOi 

80 

i9 

5 

30 

43 

48 

ti 

4 60 

44 

78 

48 

88 

30 

8 

7 

5 

9 

3 

• 

5 

8 

7 

8 

7 

4 

3 

48 

6 



4 

6(qiiiié no 
sajos.) 
9 
3 
4 
4. 

89 
8 



8 
447 



8 

45 
■ 
4 
8 

4 

40 

8 



6(LoB¿aoi). 
i(UméaM). 4 ( 



Cuyas citas de tomo, página y renglón se conservan por si en algún 
uese menester evacuarlas. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



103 



Gran número de inscripciones y ba- 
jo-relieTes, que hasta ahora habían 
permanecido en ios almacenes del Mu- 
seo del Louvre, han sido colocados en 
diversa^^ salas destinados á lo antiguo. 
Aunque « según se dice , están incom- 
pletas ó mutiladas , encierran no esca- 
so interés arqueológico, facilitando 
principalmente la interpretación de 
otros similares monumentos. 



La Academia de Neufch'átel, en Octu- 
bre de 4 866, no poseía más que un pe- 
queño número de obras regaladas por 
el Gobierno. Las donaciones de los pro- 
fesores, las del Estado y los* recursos 
facilitados por el Gran Consejo, han 
acrecentado el número. Un biblioteca- 
rio entendido y celoso, el Dr. y Profesor 
M. G. Neuman, contribuye de un modo 
eficaz al fomento de la colección nacien- 
te. El año último tuvo la feliz idea de 
proponer diesen conferencias de pago 
los Profesores durante el invierno para 
acrecentar el fondo de la Biblioteca 
Académica, y produjeron estas confe- 
rencias 600 francos. Hoy cuenta dicha 
Biblioteca cerca de 3.000 volúmenes. 



Se ha publicado en París el primer 
número de la GazetteArchéologique, que 
redactan los señores Witte y Leñor- 
mant con varios distinguidos colabora- 
dores, siendo editora la conocida casa 
de Levy. Su plan parece semejante al 
de la Archceologische Zeitung , ÓQ Berlin» 
fundada por Gerhard; y por el conte- 
nido del primer número, en el cual se 
advierte señalada preferencia á las 
obras del arte clásico, no infundada- 
mente creen algunos que adolezca de 
cierto exclusivismo en sus juicios, aun- 
que reconociendo el valor científico de 



la nueva revista. Dará un sólo número 
en cada dos meses, y eontendrá seis 
láminas y dos pliegos de texto en 4.* 
marquilla. 



En las cercanías de Martigny se ha 
efectuado un descubrimiento arqueólo* 
gico singular , consistente en una bate- 
ría completa de cocina de la época ro- 
mana. Constituye una de las más oír* 
riosas colecciones de su género, pues 
que, según el Journal de Genéve, de ella 
forman parte la paleta del fogón y los 
llares, que no difieren sensiblemente 
de sus representantes modernos; vn 
molde de pasteles, en forma de con- 
cha ; muchos platos de diferentes ta- 
maños; una marmita cuyo fondo ha 
cedido á la acción del tiempo; una gran 
caldera ; un embudo de forma original; 
dos espumaderas muy finamente tra- 
bajadas y una cacerola enteramente 
igual á la que contenia la famosa sopa 
de Pompeya. Todo ello ha pasado á en- 
riquecer el Museo de Ginebra. 



M. Schüeman, á quien se deben, 
como es sabido, las excavaciones eje- 
cutadas en el paraje que ocupó una an- 
tigua población, que él supone fué la 
famosa Troya , ha pedido autorización 
para continuarlas. Parece que le sefi 
concedida , y entonces comenzarán les 
trabajos en cuanto transcurran dos se- 
manas. 



Ha sido nombrado archivero biblio- 
tecario del ministerio de Estado el se- 
ñor D. Adolfo Montaberri. 



tOi 



REYISTA DB ARCHIVOS. 



VARIEDADES. 



Carta del Adelantado Diego Velaz- 

QUEl acerca de algunos SUCESOS DE 
LA ÉPOCA DEL DESCUBRIMIENTO Y CON- 
QUISTA DE TIERRAS EN AmÉRICA (O- 

Muy alto é muy po4eroso principe y muy 
CathóUco Rey y señor. 

En diez dias del mes de jullío llego a 
esta isla feroandioa gonzaio de gazman 
con nna carta y otras probisyones de 
Tuestra magesiad para mi y con las 
mas señaladas mercedes que nunca re- 
cibió vasallo por que muy humyll men- 
te los muy reales pies y manos de vues- 
tra magostad beso y á Dios nuestro se- 
ñor suplico que me dé tanta dicha en 
acertar á servir á vuestra alteza en lo 
que por ellas me manda , como yo ten- 
go el deseo y voluntad de su real ser- 
vicio. 

Pocos dias después que rescibí la 
letra y probisyones hice relación á 
vuestra alteza, con bernardino yniguez 
de todo lo que hasta la sazón de esta 
ysla y otras yslas y tierras por mi, en 
nombre de vuestra alteza descubiertas 
avia que de hacer relación á vuestra 
alteza fuese y de como de cada día es- 



(1) Aunque en la Colección de documenta 
iniditoipara la hUtoria de España ^ de los 
Síes. Salva y Sainz dé Baranda , tomo i, pá- 
gina 472, 8C halla impresa nna carta del ade- 
lantado Yelazqnez sobre el mismo asnnto 
qne la presente, las diferencias qne entre 
nna y otra se advierten, nos parecen justifi- 
car la inserción de este documento (cuyo 
original conservamos) en las columnas de 
la Bbvista. 

(Nota del Sr. Togores, á quien agradece- 
mos la remisión de esta copia.) 



tava esperando nuevas del armad 
tercera que con seiscientos hombn 
avia ynbiado á ellas en la cual armai 
ynbie por Capitán á un hemando ca 
tés, natural de medellín criado mió • 
mucho tiempo en quien yo pensaba q¡ 
tenía mucha confianza, por la cual^ 
quise hacer general entre todos poe^ 
que entre ellos y van personas anay d4 
dos mios como otros Cavalleros que*- 
rescian mas, ecepto que por tenerle 
criado , como á vuestra alteza he es 
Relación y avelle siempre hecho mi^ 
honrra , y sin agora en este cargo, a^^ 
le syempre dado otros , y honrrado 
mi persona y mucho de mi hazíe^K 
crey que con el acertava muy bL<^ 
mejor poder servir á vuestra altase; 
estando á cabo de syete meses espera 
do de cada dia con mucha congoja 
nueva , del y dellos por hacer luego 
ellos relación á vuestra alteza y siemp 
probeyéodole de todos mantenimíe 
tos, y de lo demás necesario, coe 
después que gonzaio de guzman á e& 
ysla llegó con las dichas probisyootf 
le avia ynbiado otras dos ó tres car^ 
velas syn las que el llevó y las dem«- 
que después yo le avia ynbiado , qaa^ 
do pensé aver la dicha nueva del , He 
garonme cartas del cabo desta ysla avs 
xo de donde toman la derrota para la 
dichas tierras que es trescyentas legua 
de este puerto, de como en veynte 
tres dias de agosto, avia llegado á u 
puerto que está escondido en el didí 
Cabo desta ysla una Cara vela y qa 
hera la que yo hize nombrar y señala 
en la dicha armada por Capitana, 
dentro en ella El piloto mayor que dei 
de que hize descubrir aquellas tierra 
le he traydo syempre muy salariado^ 
pagado á su ventaja y voluntad y o« 
el mismo maestre y los marinos que* 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



SOS 



ha mi Caravela yo ynbíe y que de 
de la tierra ó pasajeros qae se 
*oa conocer venían un francisco 
lotejo y otro alonso berrán dez 
carrero, y que llegados al dicho 
tomaron luego un cristiano es- 
pe estava en una estancia cerca 
Tto é juramentáronle que no les 
riese y tomaron de la dicha es- 
lodo El pan casabi y puercos y 
>s otros mantenimientos que pu- 
é quarenta botas de aguas é 
m ciertos yndios de los de esta 
\ estavan en la dicha estancia, é 
sronlo todo en el dicho navio ó 
atando al dicho español mostra- 
lucha parte del oro y riquezas 

la dicha caravela Uevavan, y 
do, como se salió el español, ha- 
la vela y siguen su viaje por 
} del norte desta isla y por na- 
n que, tomado el parescer de 
lotos y marineros que aquí ten- 
in el mas escondido y peligroso 
je aquí se ha navegado , como 
13 que se yvan huyendo y que 
n lo que trayan hortiblement. 
a dicho navio sigun y como á 
alteza he echo relación , fué tan- 
ntidad de oro que el dicho es- 
ió en la dicha Caravela que con- 
n juramento que hizo que vio 
ae cree que yba lastrada dello y 
s de piezas y cosas señaladas 
rayan de doscientos y setenta, ó 
itos mil castellanos arriba; de 

qual yo hize hazer probanza 
loridad de juez y ante escriba- 
la enbio á vuestra alteza y su- 
Yuestra magestad, la mande ver 
'eal consejo, porque caso que es- 
m aportado á donde parezca de- 
muestra alteza, lo cual no creo, 
rao todo lo que yo por relación 



tengo y por la ynformacion paresce que 
en la Caravela el español que he dicho 
vio y por que yo no perdono el hurto 
que ami me han echo de mi navio y de 
los dineros que al dicho piloto y maes- 
tre y marineros que yo á mis espensas 
y soldados en el dicho traya les avia 
dado adelantado y la merced que vues- 
tra alteza en las dichas tierras me ha 
echo. A vuestra magestad muchas veces 
suplico que en cualquier manera que 
esto suceda , sea un caso y hurto tan 
grande como este muy castigado, por 
que demás de aventurarse tanta canti- 
dad de oro y aver cometido tan gran 
maldad y hurto los sobredichos y no se 
sy estos malos han ynficiouado los do- 
mas que en la hueste quedan, han 
puesto tan grande alboroto en esta isla, 
que certiQco á vuestra alteza que de- 
mas del trabajo que se pasara en apa- 
cigúanos y ellos ternan, consyderando 
el atrebimiento que estos tuvieron , las 
rentas é yntereses que en esta isla 
vuestra alteza tiene, serán el año pre- 
sente, y quiera Dios no sea mas, harto 
menos cabados, porque la distancia que 
ay de la presencia de vuestra alteza a 
estas tierras es tanta que syno fuesen 
muy themidos y favorescidas las justi- 
cias y governa dores que vuestra alteza 
en ellas pone y muy castigados los ece- 
sos y hurtos semejantes, á este bastarla 
para que lo tal pusiese atrebimiento 
que todo se pusiese en condición sigun 
la gente española que en estas partes 
ay, es rebollosa y deseosa de noveda- 
des y sino nos segurase á todos la jus- 
ticia que vuestra magestad ha de man- 
dar hacer desto, seria dar atrebimien- 
to á que muchos malos hiziesen otro 
tanto. 

El remedio que al presente en esto 
he puesto es que á panOio de sarbaez 



106 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



por ser persona querda y de quien 
vuestra alteza tiene noticia y por que 
en aquellas tierras vuestra alteza le 
hizo merced de su contador, le di los 
poderes que de vuestra alteza tengo y 
le enbye con todas las naos que en esta 
ysla he podido aver y la gente que me 
pareció que al presente convenia para 
que vuestra magestdd en aquellas par- 
tes mas servido pueda ser y quedo ade- 
rezando para que sy como he dicho 
ovyese inficionados en ellas, mas de 
los que en la dicha Caravela van, yr 
luego my persona á remediallo y por- 
que ansy mismo , á gonzalo de guzínan 
vuestra alteza hizo merced en las di- 
chas tierras de su thesorero , me pares- 
ció que á el convenía el seguimiento del 
dicho navio y oro que en el llevan y le 
probey en la ora para que se metiese 
en otra nao y se fuese en su seguimien- 
to y syno hallase del nuevas fuese á 
hacer relación á vuestra alteza de todo 
y por todas partes trabajase por la co- 
branza dello, y ansy mesmo para que 
como testigo de vista y persona que con 
toda la fidelidad que deve hará á vues- 
tra magostad relación de todo lo demás 
que fuere servido de saber y de la cla- 
ridad de mis servicios para que vuestra 
alteza mande castigar la turvacion que 
estos malos han puesto en su real ser- 
vicio por que á todos sea ejemplo. Muy 
alto é muy poderoso principe, y muy 
Catholico Rey señor. Nuestro señor la 
vida y real estado de vuestra magostad 
por muy largos tiempos guarde y pros- 
pere con acrecentamiento de muchos 
mas reynos y señoríos como por vues- 
tra magestad se desea. De la ciudad de 
Santiago puerto desta ysla fernandina 
á doze dias del mes de otubre de 519 
años. 



De Vuestra Alteza 
muy humill siervo y yassaüo qae sos 
muy Reales pies y manos bessa. 

Diego Velazquez. 

SOBRE. 

la relación que Diego Velazqaez 
. s alteza délas islas é tierras 
. t descubiertas , que ya para 
. zs y oficiales de la casa 
. (con) tratación destas indias en 
. Sevilla residen. 

ENCIMA DEL SELLO DE LACRE 8B LBB: 

Relación de la carta que á su mages- 
tad escribió Diego Velazquez sobre la 
tierra nuevamente descubierta. 

(Por la copia.) 
Patricio Togores. 



SECCIÓN DE ADTÓfiRAFOS. 



Carta autógrafa de Arias Moíitaiio 
Cristóbal de Salazar, fecha en Amhi 
RERES Á 6 DE Marzo de 1575 (!)• 

Muy magnifico señor mió: 
La de V. merced de 4 1 del passa(3B 
recibí hoy dia de la fecha coa granea 
contento y aliuio de vn cuydadoea qc^ 
estaua timiendo no huuiese sido par '9^ 
su poca salud para no hazerme la me^*' 
ced que sienpre recibo con sus carta. ^' 



(1) Archivo de Simancas, Estado. — Leg.* 
1515. -En la cnrpeta dice : libros traídos de 
Anuers y los colores para la enquademaciOQ 
de la Biblia y copias de benefícioa. — Cartii 
de Vernal. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



S07 



e yo DO haaia hecho esto porque no 

gusto de escriuir a v. merced por mano 

ageoa y he estado muchos días ó oppri- 

mido con las cosas de acá ó maltratado 

de los catarros que me han apretado 

mucho este inuierno aunque en esta 

tierra ha sido el mas templado que en 

mochos años antes se ha pasado. 

Peoa tengo grande de la poca salud 
de ▼. merced y son sus indisposiciones 
en parte tan principal como es la ca- 
he^ con tanto inconviniente para sus 
ministerios los quales entiendo bien no 
afloiara y. merced mientras estuuiere 
eo ellos y no afloxando no puede dexar 
decrecer la flaquera de la cabera hol- 
garii mas que su Mag.^ gratifícasse á 
▼. merced los seruicios en esos ministe- 
rios hechos para que pudiese y. merced 
reposar vn poco o cessando de vn tal 
oficio hazer otro que no fuesse con tan. 
to riesgo de su salud yo se bien que su 
señoría el señor Embaxador tenia buen 
cnydado de la commodidad y mejoría 
de V. merced con todo esto si en algu- 
na cosa yo pudiese seruir me seria 
grande regalo que v. merced me em- 
please y si pueden en esto algo Gayas y 
Don Luis Manrique y Juan de Ouando 
T Couarrubias presidentes v. merced 
meauise para que yo les escriua que 
de estos entiendo me quieren bien y 
aanqae en toda aquella corte tengo 
mochos señores tengo estos por de me- 
óos cumplimiento y mas action. 

Si Y. merced pudiese ahorrar el es- 
criair podria en el leer tener menor 
trabajo o hazer que lo leyesen pero 
Hexia mi señor fue muy enfermo de la 
cabera y era tan estudioso como v. mer- 
ced haura entendido dezíame hallaua 
mejoría con huir el sereno de la noche 
Y purgarse algunas yeces en el año y 
períiunarse cada tercer noche con ani- 



cen (O blanco que es admirable medi- 
cina contra xaquecas tomando el humo 
que es muy suaue abierta la boca y por 
las narices oyle siempre alauar este re- 
medio era tenpla disimo en el comer y 
cenaua poco si yo pudiese dar a v. mer- 
ced entera salud á costa de h\ mía en- 
prenderia de buena gana la cura espe- 
ro en el verdadero y supremo medico 
que se la dará a v. merced conuenienle 
a su seruicio. 

Grande me lo ha hecho v. merced 
con el auiso de las nueuas de por alia 
dü acá no hay cosa que afGrmar que 
sea de contento la paz se hará si Dios 
haze tras ordinario milagro en otra ma- 
nera yo no la espero puesto que todos 
la affírmen porque no veo argumento 
importante. Estamos tres meses ha sin 
carta de España la postrera que yo ten- 
go es de seis de Enero y no la hay 
mas fresca de corte que no nos tiene 
menos suspensos que vuestras merce- 
des lo están alia ni sabemos en que se 
piensan algunas cosas he oído en secre- 
to por via de Francia que no creo ni 
querría tener mas certeza de ellas de 
|a que tengo. Plega á nuestro señor po- 
ner su mano y prouidencia en todo pa- 
ra honor suyo y bien de nuestras ani- 
mas. 

Beso á v. merced las manos por la 
que me hizo con el memorial de las co- 
sas naturales en el qual hay cosas que 
venian aproposito de mi estudio y por 
causa de ellas tomare otras también si 
los vendedores se quisieren moderar en 
el precio porque estas no me siruen 
mas que del conocimiento de ellas sin 
otro Yso o prouecho mió ni lo traen pa- 
ra otros y de buena gana pagare el cui- 



(1) Así parece que dice ; aunque también 
se puede leer anicete esta palabra confuía- 



sos 



REYISTA DE ARCHIVOS, 



dado do allegarlas y las costas y toma- 
re como digo unas con otras saluo las 
antiguallas que no me vernan tan Bpro- 
posito y si a y. merced pareciere que 
yo atienda basta la venida de aquel que 
las tiene por i untar con ellas las que 
mas traxera seguiré el parecer de vues- 
tra merced en esto y quando se huuie- 
ren de comprar liare que este el dinero 
presente en Yeiiecia que con el en la 
mano se hará mejor mercado querien- 
do como digo los que lo venden ganar- 
lo honesto y no mas porque ellos saben 
lo que benden y nosotros no sabemos 
lo que compramos. Nuestro señor pros- 
pere la muy magnifica persona de v. 
merced en su servicio. 

En Anuers 6 de MarQo \ 575. 

Besa las manos de v. merced su ser- 
uidor affecionadisimo(l). 

B. Arias Montano. 

Sobre: Al muy magnifico señor mi 
señor Christoual de Sa lazar Secretario 
del Embaxador del Rey Catholico en 
Venecia. 



FONDOS DE LOS ESTABLECIIIENTOS. 



INVENTARIO 
do la PUU, Ornamentos, Tapíceráa, Ar- 
mas, Libros, Y otras varías oósas que el 
Reino de Aragón tiene en las casas de 
la Diputación y fuera de ellas. 

( Continuación,) 

A Siete Dias del mes de Junio y año 
MDCii en la Ciudad de Caragoya y en la 
Capilla de la diputación, El señor An- 
tonio Ortin, Vno de los Contadores ex- 
tractos para pasar y aueriguar las Cuen- 



(l) Estado^ leg." 167. 



tas del general y diputación deste Re 

Do en el año presente y en presencia ^^^ 
mi Andrés Rebollat notario extracto 
testigos infrascritos higo ¡nuentario 
todos los bienes y cossas que para 
seruicio de dicha Capilla conforme 
sobredicho y arriua continuado Iny^^^ 
tario, Se dice hauer y se hallaron es *^ 
todos los bienes en dicho Inuenta. m 
contenido debaxo los números, i , t ^ 
4,5,7.7,8.9, <0, H,4Í. 13, 45. 4 
n, 18, 49, 20. Í4, 25, 27, 28, 3i, ,3 
37. 38, 40 i2, déla manera y como .^J 
se contiene y en respecto de las sac^ v*^ 
que dice el capítulo del catorceno v^ 
mero que se dieron á la Jaquessa erm 2 
lugar se hallaron Vnas sacras guarn^c? 
das de cordobán leonado con las arncm -s 
del Reino y en respecto dé las All^« 
contenidas en el Veynte y seys en C^* 
pitulo de dicho Inuentario aunque a 
margen esta pusttlado no hauer sirz 
quatro se hallaron cinco Albas , las á&^ 
comunes y las otras dos de olanda y l^'- 
otra de rúan con sus amitos y cordo^^ 
nes, y en respecto de las toballas con-*''' 
tenidas en las partidas 29, 30, 34 d^ 
dicho Inuentario se hallaron en su In---^ 
har las toballas siguientes , Primo cinco ^ 
Toballas, ítem diez toballas las seis de * 
Rúan, o, nabal todas con guarnición 
y las cuatro comunes y sin ella aunqoe 
la Vna tiene vn cncaxico. ítem tres to- 
ballas de lino para las extracciones, 
guarnecidas con una franxuela. ítem doa 
toballas de olanda con guarnición. ítem 
otra toballa de olanda labrada y guar- 
necida de oro y seda azul y en respec- 
to de lo contenido en la 24, SS y 23 
partidas de dicho Inuentario no so ha- 
llaron por las rabones postiladas. Y en 
respecto de lo contenido en la partida 
32, se hallaron diez Camisas de cálices 
la seys nuebas y las quatro Tiejas. T 



f 



BIBLIOTECAS T ITOSEOS. 



t09 







^fantoa lo contenido en la parlida 33, 
^^ bailaron tres misales, el vno grande 
y mi otro mediano y el otro pequeño y 
fil grande y mediano con cubierta de 
^^ vciopelo carmesi. Y en respecto y lu- 
S^rde las Alombras que se dice en U 
3 G partida se hallaron tres Alombras 
E^ mjebas que son las que se compraron 
^ K3 el ano 4 599. Y en respecto de lo 
^csDtenido en la 34 partida se halló vna 
^^xa de tener corporales cubierta de 
^^rciopelo negro y aforrada de tafetán 
irmesicon quatro Corporales, quatro 
ilehas y quatro fíxuelas, todo bueno, y 
respecto de las Almoadas con ten í- 
cS 9s en la 39 partida se bailaron otras 
o«:bo buenas, que son las que están en 
^1. presente libro en el Inuenlario de lo 
cS ^1 seruicio del consistorio en la U 
1^ anida fol. 6. y en respecto de lo que 
o- ^ dice en la 44. partida , no se halló 
Ki^sda. Ilem so hallaron quince puriQca- 
^1 «res, los seys nuebos y con guarni- 
^i en y los nuebe viejos y sin ella. Todos 
loj quales dichos bienes y cossas arriua 
^nAeocionados y recitados y como dicho 
^s bailados é inuentariados Sebastian 
^c Murillo portero de dicha diputa- 
caca a cuyo cargo y custodia hasta de 
PTesente han estado y están que a todo 
lo sobredicho presente estaua eii su po- 
^ry custodia de poder do los SS. Di- 
potados que de presente son de dicho 
J presente reyno recibió y otorgo ha- 
oer recioido y Prometió de guardar y 
CQstodiarlos y de dar buena y verda- 
dera cuenta y ra^on con pago dellos y 
de cada vno dellos a dichos SS. Dipu- 
tados e, o, alos Contadores que fueren 
de las generalidades y diputación deste 
fcyno y esto siempre y quando etc. A 
Jo qaal hacer tener y cumplir obligo su 
persona y todos sus bienes muebles y 
rayces haaidos y por hauer donde quie- 



re etc. si expensas etc. aquellas etc. Et 
renuncio sus Juezes etc. y se sometió 
con su persona y bienes a la Jurisdic- 
tion de slrictu examen y compulsa de 
dichos SS. diputados y contadores que 
de cada vno dellos etc. y quiso y le pía- 
zio el presente instrumento sea regui* 
lado y clausalado a todo prouecho y 
vtilidad de la dicha diputación no mu- 
dada en lo sobredicho la substancia ex- 
quibus etc. 

Testigos Lamberto Aznar y Joan de 
al^a porteros de dichos SS. diputados 
hauitantes en Qaragoga. 

Año 4G03. 

A siete de Junio del año 1603 los se* 
ñores Contadores hizicron Inuentario 
en la Capilla de la dipputacion y halla- 
ron todas las Jocalias , ornamentos y 
cosas contenidas nombradas y mencio- 
nadas en el presente continuado acto 
de Imbenlario las quales Sebastian de 
Alorillo recibió y otorgo hauer recibido 
con y debajo la misma obligación que 
hasta aqui las ha tenido ex quibus etc. 

Testigos Pedro lopez y Miguel Mucha 
en esta habitantes. 

Año 1604. 

A seis de Junio de 1604, los señores 
Contadores extractos y electos del pre- 
sente año hizicron Inuentario en la ca- 
pilla de la dipputacion y hallaron en 
ser todas las Jocalias, hornamentos y 
cosas mencionadas en el presente libro 
a hojas 4, 2, 3. Las quales hauia Juan 
murillo en su poder, confesso hauer re- 
zibido y prometió y se obligo (t) encu- 
io (?) poder fueron halladas ex quibus 
etc. 

Testigos Pedro Lopez hermano prin* 



(1) Letra microacópica j metida. 



SIO 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



cipal de la dipputacíon pedro gil de 
bernabe Infancon habitantes ^arago^a. 

Adición en la capilla de la dipputacion. 
A cinco dias del mes de Junio M. D. 
C. V. I. Cffisaraugust» los SS. Contado- 
res hizíeron imbentario de todas las 
Jocalias, ornamentos y cossas mencio- 
nadas en el presente libro a hojas i, S, 
3, y assimismo se hallo mas vnos man- 
teles con su guarnición y paños de ma- 
nos y purificadores , mas un sobrepe- 
lliz para el escolano de dicha capilla, 
mas vna toalla de tafetán blanco de 3 b., 
mas dos cubiertas de cáliz de tafetán 
vna blanca y otra a^ul con sus guarni- 
ciones de oro fino. 

En la capilla de la EHpputacion. 
Año «607. 
Die séptimo luensisJunijannoMDCVii 
CaesaraugustaB en la capilla de la dippu- 
tacion el Señor Balthassar Monrreal, 
vno de los contadores extractos para 
Passar y aueriguar las quentas del Ge- 
neral y Dipputacion deste Reyno en el 
año Presente y en Presengia de mi Juan 
Luis fontaba, notario extracto de la di- 
putación y testigos infrascritos higo In- 
uentario de todos los Bienes y Cossas 
que para el seruígio de dicha Capilla con- 
forme al sobredicho y arriua Continua- 
do Inuentario se dige hauer y se halla- 
ron estar todos los Bienes en dicho In- 
uentario contenidos con los anotamien- 
tos postillas y aduertimientos Conteni- 
dos en las Margines exceptado (sic) que 
en lugar de las tres alombras viejas por 
hauerse vendido aquellas hay otras tres 
nuebas y que las (sic) tres touallicas de 
Manos se han Hecho pedamos de Viejas 
y los Purifficadores están muy viejos, 
todos los quales dichos Bienes y cossas 
arriua Mencionados y Regitados y como 
dicho es hallados e.Inuentariados Agus- 



tín de alga portero de dicha dippia 
gion a cuyo Cargo y Custodia hasta^ 
Presente han estado y están después 
la Muerte de Sebastian de Murülo p= 
tero que fue de dicha dipputagíoD, 
a todo lo sobredicho presente est^ 
dicho Agustin de alga en su pod^ 
Custodia de Poder de los dichos SS. ^ 
putados que de presente son de dicH 
Presente Reyno regiuio y otorgo h^ 
Regíuido y Prometió de Guardar y -«^ 
todiarlos y de dar Buena y Verda ^ 
Cuenta y Ragon Con Pago dellos ^ 
Cada vno dellos a dichos SS. dipp^ 
dos e a los Contadores que fueren 
las generalidades y dipputacion de 
Reyno y esto siempre y quando etc. 
lo qual Hazer Tener y Cumplir ohUí 
su Persona y todos sus Bienes MoeM 
y Raizes hauídos y por Hauer en c 
quiere etc, si expensas etc. aquellas ^1 
Renuncio sus Juezes etc. y se somei 
con su Persona y Bienes a la Jurisd 
tion districtu examen y Compulsa m 
dichos SS. dipputados y Contadores 
do cada vno dellos etc. y quiso y 
Plazio el Presente Instrumento sea Ri 
glado y Clausulado a todo Prouecho 
vtilídad de la dicha Dipputacion no Me 
daba en lo sobredicho la substaugia c 
quibus etc. « 

Testigo Juan Gerónimo Muniessa Poi 
tero de la Dipputacion y Juan deMeod 
escriuano hauitantes en Qaragoza. 

Año 1608. 

Die sexto mensis Junij Anno MDGVi 
Caesaraugustae y en la capilla de U á 
potación el Señor Antonio benedit ( 
vno de los Contadores extractus pa' 
passar y Aberiguar las quentas del Q 
neral y diputación deste reyno tOM 



(1) Saperpueato y de letra diferente. 



BIBLIOTECAS T UDSEOS. 



SH 



"eseote y en presencia de mi mi 
ehaaes, notario extracto de la 
íoQ y testigos infrascritos hizo 
irío de todos los Bienes y cossas 
a el serbicio de dicha Capilla 
e al sobredicho y arriba Con- 
Imbentario se dize haber y se 
estar todos los Bienes en dicho 
río Contenidos con los Anota- 
portillas y adbertimientos con 
n las margenes, todos los qua- 
•s Bienes y cossas Arriba men- 
y recitadas y como dicho es 
e Imbentariados Agustín dalza 
de dicha Diputación que a lodo 
licho presente estaba en sq po- 
stodia de poder de los SS. Di- 
y contadores respectiuamente 
reseute son de dicho y presen- 
re^iuio y otorgo hauer re^íui- 
metio de Guardar y Custodir- 
dar Buenas y Verdadera quen- 
on con pago dellos y de cada 
os a dichos SS. Diputados e a 
adores que fueren de las Gene- 
> y Dipputacion deste Rey no y 
apre y quando etc. A lo qual 
aer y Cumplir obligo su perso- 
)dos sus bienes muebles y si- 
A si expensas etc. aquellas etc. 
cío sus juezes etc. y se sometió 
ersona y bienes a la júrisdíc- 
tricta examen y Compulsa de 
)S. Diputados y Contadores de 
3 dellos etc. y guísso y le plazio 
Dte instruraonto sea reglado y 
do a todo probecho y otilidad 
cha Dipputacion no mudada en 
dicho la sustancia ex quibus etc. 
50S Juan Dalza y Pedro morillo 
s de la dipputacion habitantes 
igoza. 



PKEGÜNTAS. 



461. Paleha: fixuela.— En el inven- 
tario de objetos pertcnecieDtes á la anti- 
gua Diputación del Reino de Aragón que 

publica nuestra Revista , se lee : 

auna caxa de tener corporales cubierta 
de terciopelo negro y aforrada de tafetán 
carmesí con qu^tro corporales, cuatro pa- 
lehas y quatro fixueUu, todo bueno, etc.» 
¿ Cuáles son la etimología y significación 
verdadera de ambos nombres? 
C. 



RESPUESTAS. 



Hegira. Núm. 459. t, v, núm. U, pági- 
na 192. — El punto mas abstruso de la 
Cronología española es la reducción de 
afios de la hegyra, ó Era do los Árabes, á 
los de la Era Cristiana 6 vulgar. Las fór- 
mulas qne proponen el Padre Florez , el 
Padre Mariaua, De Annis Arabum, Gra- 
vio, Dufour y otroe sabios cronologistas, 
todas son difíciles de entender y mas de 
ejecutar, con la prontitud que en la prác- 
tica se necesita. 

Sin entrar en desarrollos matemáticos, 
para los cuales no bastarían las columnas 
de los periódicos de mayores dimensio- 
nes, vamos á dar una que por no hallarse 
en ninguno do los autores mencionados 
y otros, declaramos ser nuestra, con to- 
das BUS ventajas é inconvenientes. 

La fórmula es: 

H + (C — 1) — X «= E 
y X = tXc. 



Ahora bien: H = hegira; C — 1 = afios 
do Cristo anteriores á la fuga del «gran 
Profeta»; y X =» al número de siglos 
multiplicado por tres; y ademas E =3 afios 
de la Era Cristiana. 

En términos mas claros: á la hegira 
I dada se suman los 621, de la Era Cristia- 



SIS 



REVISTA DE ARCHIVOS. 



na ó vulgar «precedentes» á la fuga de 
Mahoma, que fué eu la noche del 15 al 
16 de Julio de 622 de Cristo, puesto que 
el 22.® es «concurrente» con el 1." de la 
Era mahometana; y por consiguiente «el 
año cero» de la misma; de la suma se 
resta el 3 por 100 de la hegira dada, y 
el resultado son los afios do Cristo. 

El 3 por 100 se obtiene fácilmente 
multiplicando de memoria las centenas 
por 3 y añadiendo 1, 2 ó 3 por las decenas 
y unidades, según que estas fueren roca 
de 33, 66 ó 99. 

Ejemplo: El Hoy Don Femando el 
Santo murió, según el P. Florez,enla 
hogira 650: ¿en qué año de Cristo murió? 

650 • 
+ 621 



1271 
— 19 



1252 



Eíectivamonte el año 1252 do Cristo 
murió el Santo rey conquistador de Se- 
yilla. 

Otro : la conquista de Valencia fué eñ 
la Hegira 635: 

635 
+ 621_ 

1256~ 
— 18 



1238 



Otro: la conquista de Granada el afio 
897 de 1h Hegira: 

897 
4- 621 



1518 
— 26 



1592 



Los años 1238 y 1592 son efectira- 
mente los de la Era Cristiana, qae cierran 
el periodo de la dominación Barracénios 
en España. 

Respecto á determinar si el afio de 
Cristo es ineunte ó exeunte y á otroa 
puntos de esta pesada materia , nada di- 
remos en obsequio de la brevedad. 

Valencia. 

J^ M. L. 

boletín BIBLIOGRÁFICO. 



SE DESEA COMPRAR : 

La casa de campo. Poema castellano 
traducido del lalino, intitulado : iV«- 
dium rusticum, del P. Vaníere, por don 
Santos Diez González. — Bladrid: B. Ro- 
mán: 1785. En8.'(viii-286 paga.) 

Catálogo de algunos autores cspafio* 
les que han escrito de Veterinaria, de 
Equitación y de Agricultura. — Madrid, 
J. Herrera: «790. En 4.° (87 págs.) 

Compendio de las actas de la Real So> 
ciedad Aragonesa, correspondiente al 
año 4 800, formado mediante comisioo 
de la misma por sa secretario D. Diego 
de Torres. — Zaragoza : Mariano Miedea: 
4 801. En L"" (9i págs.) 

Doctrina nueva de la gineta, por el . 
capitán D. Bernardo de Vargas Machu- 
ca. — Madrid: Diego Flamenco: 4 619. 
En 8.* 

Conocimiento de las diez aves meno* 
res de jaula, compuesto por D. Joaa 
Bautista Xamarro. — Madrid : 1 60l. 
En 8.** 



UADRTD, 187¿.-^Imprtnt«, MtenotipU y galranoplMtia de Aribau j C* (noMMit d« BivABinYEA ) 

1MPBB80BB8 DB CÁMABA DB t. M. 

Doqae d« Oiuna , n4m. 8. 



Í^EVIST/ 



DK 




RCHivos, Bibliotecas y 



ÚSEOS. 



MÑO ▼. 



Madrid, 5 de Julio de 1875. 



NÚM. 18. 



SUMARIO. 



Yondo : Sobre U orgmninckm de loe Arehiroe. — Seooionofloiál: Sentencie en el pleito promoyido por 
dSr. Pelat^oe^—Bamifeido: Conleetecion de loa Sree. Bachiller y Helo al Sr. Alaroon.— Notioüw: 
Kofobramiento del 8r. Caaafi. — Becepcion del 8r. Bada en la Academia de la Hietoria. — Nnevaa entregas de 
k>t Momamatío* Arquiietíánieos. — Nneva obra bibliogr&flca. — Mnaeo arqneológico en Serilla.— Pnblicadon 
fraoeeaa relacionada con la Hietoria de &pafia. — Congreso internacional de americanistas. — Antor de la 
ímttut itm de Jetwcristo. — La instroccion en Francia antes de 1789. — Nocva obra de Mr. Chabas. — Descobri- 
Bicotos en los archiros prorinciales de Francia.— Variedades : Beal Provisión de Carlos I sobre el 
tttolo de Bmpendor y Bey de Eupafia. — Seocion de autógrafos : Cartas de Arias Montano á ^Idiaques. 
— Pltllllta : Documentos relatiros á Gastón Phoebns , Inés de Navarra y Carlos el Malo.— Seipuesta : 
PaUb»: flzaela.— Brraui importante. 



SOBRE LA ORGANIZACIÓN 

DE LOS ARCHIVOS. 



Cuando aparecen en el terreno de 

k discusión cnestiones de trascen- 

daital importancia, no es, en cierto 

nodo, licito, ni aun decoroso para 

k» que en ellas tienen algún interés, 

«Kpdvar el combate : cada cual, aun 

4 riesgo de luchar con desventaja, 

debe ocupar su puesto, saliendo á la 

tóenaa de los principios que susten- 

^ La oscitación de nuestro querido 

•"¿goy compañero de profesión, el 

w. Velaaco, es para nosotros un 

•'W^pKmüso de honra que no pode- 

•^jW debemos esquivar, y aunque 

^^^ por una parte y no bien ar- 



mados por otra, aceptamos sin vaci- 
lar el puesto que nos señala, en la se- 
guridad de que será apreciado en lo 
que valga el desinterés de nuestra 
defensa, porque nada tenemos que 
pedir, y nada probablemente habre- 
mos de esperar. 

Conviene j sin embargo j antes que 
nadaj dice el Sr. Velasco en su ar- 
tículo del número 9 de esta Revista, 
dilucidar la cuestión previa que con- 
siste en saber si cabe ó no seguir un 
método ó sistema idéntico j uniforme 
en todos los Archivos; y ya que sobre 
este punto ha manifestado sincera- 
mente su opinión , declarando que, 
á su parecer, ni cabe tal uniformidad 
ni aunque quizá , hasta cierto puntOy 
pudiera establecerse^ convendría siem* 
pre y en todos casos hacerla obliffoto^ 



Ui 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



rta, diremos también con franqueza 
la naestra, anticipando al Sr. Velas- 
co la noticia de qae nos tiene á su 
lado en el modo de ver y juzgar esta 
importante cuestión. 

Los estrechos límites de un ar- 
tículo sólo permiten rápidas pince- 
ladas^ ligerísimos bosquejos de lo 
que podriamos W^hükt pr^iehcus y y aun 
cuando pequemos para unos de con- 
cisos y de difusos para otros, no es- 
cusaremos el trabajo de condensar- 
las en el menor espacio posible , sa- 
cándolas de la historia de nuestra 
Patria. 

IL 

Pesesionaronse de la Península 
Española por Norte y Poniente los 
hombres de los bosques; por Oriente 
y Mediodía los hombres de los rios. 
Indóciles unas razas, indomables 
otras, independientes todas, aceptan 
lo que á su idioma y costumbres con- 
viene de las diferentes dominaciones 
que se suceden. Acomódanse prime- 
ro á las libertades romanas, después 
á los principios monárquicos de los 
Godos y combaten en favor de las 
simpatías de origen y localidad, para 
sostener después sus inmunidades. 
Sacuden la dominación extranjera 
y aprenden á costa de calamidades 
á darse una organización que les per- 
mite hermanar lo razonable y lo jus- 
to con su nativo carácter. Surcan el 
Estrecho las formidables huestes 
africadas: introducen la perturba- 
ción en la unidad política y religio- 
sa y resuena en toda España el es- 



tertor del imperio gótico occidentaL 
Comienza entonces la titánica lucha, 
que se prolonga más de siete siglos, 
avanzando unas veces, retrocediendo 
otras, por reconquistar la indepen- 
dencia perdida. Aparecen los reynos 
de León y Castilla tenazmente ata- 
cados y bravamente defendidos : des- 
pués el de Navarra de incierto orí- 
gen. El condado de Barcelona en — 
Sancha sus límites hasta unirse coi^^ 
Aragón y todos reunidos constituyeiM. 
el baluarte de la Cristiandad, üim 
nuevo quejido de la España musul- 
mana exhalado en Calatañazor, res- 
ponde al de la Monarquía visigótica 
no bien comprimido en las orillas del 
Guadalete. Nunca es tarde para la 
espiacion. 

El Fuero Juzgo; los Fueros mtini- 
cipales; el Fuero viejo de Castilla; las 
Partidas d^ D, Alfonso el Sabio, con- 
densan la historia política de Espa- 
ña en la Edad -Media, uniendo U 
antigua y la nueva sociedad ; esta- 
bleciendo las franquicias de un pue* 
blo independiente, los privilegios de 
la gente noble y reorganizando la 
Monarquía. Aparecen las Cortes de 
Castilla, estenso campo de batalla 
para los cuatro poderes ya constituí- 
dos y deslindados. 

Cataluña, Aragón y Valencia for- 
man una especie de confederación 
marítima con leyes propias y Cortes, 
al parecer semejantes, en realidad di- 
ferentes de las de Castilla. El carác- 
ter especial de la primera traspasa 
los límites de la Edad- Media y llega 
hasta nosotros. La segunda deja 



filBLIOTBGAS Y MUSEOS. 



215 



iBombrado al mnndo con su consti- 
tución política de que hace participe 
i la tercera. Nace el famoso Privile- 
yiodela Uniony para resistir los de- 
safueros del Rey, y queda roto en 
Epila á impídso del puñal de Pe- 
dro IV ; pero el carácter altivo un 
tuito receloso é independiente de 
Angón no perece. Interpone al «7u«- 
íWa eatre el Monarca y el Pueblo y 
viene al fin á dar en el Compromiso 
de Cagpe la prueba más evidente, el 
ejemplo más sublime de respeto, de 
ibnegacion y de cordura. 

£1 Feudalismo sienta su planta en 
Cataluña y Aragón al contagio de 
sus vecinos : en León y Castilla do- 
minan los Señoríos, En medio de tan 
espantosa fermentación social, leván- 
tase una institución con imponente 
desarrollo y se constituye en formi- 
dable poder ; la Milicia espiritual. 

Cambia el aspecto general en el 
icjnado de la primera Isabel : des- 
qiarece la anarquía y ocupan su lu- 
gKc la justicia, la tranquilidad y el 
¿rden: la ferocidad se amansa: la 
nobleza se instruye : queda al fin Es- 
paña libre del yugo mahometano. 
Espira la Edad-Media y nace la 
Edad Moderna : la Nación es una. 
Entre Covadonga y Granada lian 
pasado cerca de ocho siglos. 

III. 

Tan complicada historia : tan he- 
terogéneo compuesto de nacionali- 
dades, pueblos y familias : tan dife- 
rentes usos, fueros y costumbres: 
ian div^ersas constituciones políticas, 



civiles y sociales : tan variadas le- 
gislaciones han llegado hasta nos- 
otros en los copiosos documentos de 
inestimable valor que atesoran los 
Archivos históricos, confiados álcelo, 
inteligencia é integridad del Cuerpo 
facultativo de Bibliotecarios, Archi- 
veros y Anticuarios , y de tal modo 
que hasta las localidades que ocupan 
parecen un respetuoso homenaje tri- 
butado á la historia particular de 
esas mismas nacionalidades y pue- 
blos, á quienes se ha dejado en pose- 
sión, como celosísimos custodios , de 
los documentos en que están escri- 
tas las gloriosas páginas de sus he- 
chos, de sus leyes, de sus costum- 
bres, de su organización social y de 
sus creencias. 

Siendo, pues, los Archivos histó- 
ricos, como dice muy bien el Sr. Ve- 
lasco, imagen ó representación viva y 
exacta de la vida social de gentes so- 
metidas á instituciones prácticas y 
usos que tienen con los nuestros quiza 
muy poco de común; si encierran y 
dan á conocer tales Archivos el des- 
arrollo práctico de esas mismas insti- 
tuciones y costumbres y en el espacio y 
en el tiempo, con sus lentas alterado^ 
nes sucesivas, ¿ cómo asimilar la cla- 
sificación de los documentos proce- 
cedentes de la época romana, de la 
gótica , de la reconquista , y de la 
moderna , cuyos caracteres son tan 
complicados como varios? ¿Qué sis- 
tema de organización uniforme cabe 
entre los documentos de los primi- 
tivos reynos cristianos de León y 
Castilla, de Navarra, Cataluña y 



SI6 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Aragón, cuando tan diversos han 
sido sus fueros, usos y costumbres; 
tan diferente , característica y resis- 
tente su respectiva constitución po- 
lítica social y civil que hasta en nues- 
tros dias se gobiernan algunas de 
aquellas agrupaciones por leyes y 
fueros especiales sin haberse podido 
establecer la unidad constitucional 
de la Monarquía? ¿ Cómo uniformar 
la organización de los Archivos his- 
tóricos de fondo propio con la de los 
que se componen en su mayor parte 
ó tal vez en totalidad deprocedenciasf 

Un sistema uniforme de organiza- 
ción entre los Archivos de Barcelo- 
na y Simancas ; entre los de Valen- 
cia y Galicia ; entre los de Mallorca, 
Alcalá , y el Histórico Nacional es 
tan imposible, como imposible sería 
empeñarse en hallar identidad ni 
aun semejanza entre la historia de 
Cataluña , Aragón y Valencia y la 
del Califato de Córdoba; y aun cuan- 
do fuese hacedero, rayaría en delirio 
y temeridad el intentarlo, porque 
tejiendo y destejiendo convertiría- 
mos en tela de Penélope lo que debe 
ser de carácter permanente, inva- 
riable y especial. 

La organización de los Archivos 
históricos generales no puede ser el 
resultado de una idea preconcebida y 
por consiguiente no se impone : se 
acomoda á la índole de sus respecti- 
vos documentos, que representan la 
vida social de gentes sometidas á ins- 
titudonea prácticas que tienen muy 
poco (tal vez nada) de común con las 
de otras localidades. 



Nuestros archivos generales, comí 
templos de la historia, debieran te- 
ner escrita en gruesos caracteres esti 
máxima: Nosce me quia sum quisum 
porque todo se lo deben al caráctei 
especialísimo de los documentos qa< 
guardan ; son como el espejo en que 
se retratan al vivo las evoincionef 
sociales, en donde hemos de estudiar 
lo mucho que aun se desconoce y 
nos dicen con San Isidoro leffe^ y coa 
San Agustin judica. Cada uno tiene 
existencia propia, y por consiguienta 
necesita organización peculiar. 

IV. 

Lo que cabe, y en esto vamos tami 
bien de acuerdo con la opinión d 
nuestro dignísimo y querido compa 
ñero de profesión el Sr. Velasco, c 
que el arreglo de los Archivos deb 
fijarse en parte por la común auton 
dad dándole carácter obligatoric 
para que sea invariable y respetad 
por los que en ellos sirven ó hubic 
ren de servir en adelante. Esplique 
mos el sentido y la extensión quo 
nuestro modo de ver tienen las ps 
labras subrayadas. 

La común autoridad es hoy í 
Junta facultativa de Bibliotecas 
Archivos y Museos de antigüedades, 
creada por el Real decreto de 16 d^ 
Abril último, atendidas las condicio- 
nes especiales de su reorganización; 
pero existe también otra autoridad 
colectiva que reside en el OueriK). El 
art. 4.® del Real decreto citado coa- 
tiene las atribuciones más importan- 
tes de aquella Junta y da ocasión 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



ÍI7 



B para qae empiece á oírse 
) esa voz facultativa qae es 
de que se alce con dignidad 
se escuchar en todas las cues^ 
! su exclusiva competencia, 
aparse de los reglamentos ge- 
de los especiales de los esta-- 
ito«7 de las instrucciones para 
jos facultativos ^ ha de tocar 
amenté la caestion de su ar- 
organizacíon , y á riesgo de 

en la nota de invasores de 
Dnes qae, hasta cierto punto, 
om peten , de lo cual estamos 
os , y en todo caso contamos 
égo con la indulgencia de los 

nos juzguen, emitiremos 
opinión con la franqueza de 
carácter, esperando que será 
tada, que á tanta honra no 
uestra humilde personalidad, 
escuchada con la benevolen- 
lerancia que distingue á los 
i de ciencia. 

abiendo términos hábiles de 
ar la organización délos Ar- 
istóricos, es preciso respetar 
n la actualidad tienen , sal- 
ilteraciones ó modificaciones 
dan introducirse , sin afectar 
mente al sistema general, 
ñda esta verdad, queda san- 
el principio de que cada uno 
Archivos es una especiali- 
rque la índole de sus docu- 
así lo exige; y como no debe 
3 de vista esta circunstancia 
liscnsiones y acuerdos de la 
aciütativa , en la que no es 
qae tengan representación 



todos los establecimientos que de 
ella dependen , no sería ocioso que 
precediera á sus deliberaciones en la 
parte que atañe á un asunto de tanto 
interés, una circular dirigida á to- 
dos los jefes de los Archivos históri- 
cos, recomendándoles ¿ exigiéndoles, 
para el mejor aouerdo, que remitan 
un pliego de observaciones , ó ana 
Memoria, en la que vertiendo todo 
el caudal de su práctica y experien- 
cia, adquiridas en la localidad que 
sirven, expongan y funden en razo- 
nes filosóficas y científicas el sistema 
de organización que se sigue en su 
respectiva dependencia y las altera- 
ciones ó modificaciones que quepa 
introducir para mejorarle dentro del 
orden establecido. Excusado es decir 
que con esta copia de datos llevarían 
los acuerdos y resoluciones de la 
Junta facultativa él sello del mayor 
acierto posible. 

Así es como, en nuestra opinión, 
se reconoce y establece la voz facuU 
tativa del Cuerpo. Así se facilita la 
Itíz y el consejo con que la común au' 
toridad debe ilustrarse para sentar 
sólidamente las bases del edificio 
que está llamada á construir. Esta 
es la parte respectiva que deben lle- 
var la Junta y el Cuerpo en la for- 
mación de los reglamentos é instruc- 
ciones, sin depresión de la una ni 
del otro, porque todos á la vez deben 
inspirarse en el común deseo de[ 
acierto y en la unánime aspiración 
de la ciencia. 

El Cuerpo de Bibliotecarios Ar- 
chiveros y Anticuarios debe escoger 



SI8 



RBVISTÁ DB ARGHiyOS, 



los materiales; la Janta facultativa 
debe reonirlos y apreciarlos ^ distri- 
buirlos 7 construir el edificio. Esta 
es nuestra opinión. 

J. DE GÜ£MES WlLLAMSS. 



SECCIÓN OFICIAL. 



CONSEJO DE ESTADO. 



REAL DECRETO. 

DON ALFONSO XII, por la gracia de 
Dios Rey constitucional de España. 

A todos los que las presentes vieren 
y entendieren , y á quienes toca su ob* 
servancia y cumplimiento , sabed : que 
he venido en decretar lo siguiente : 

* En el pleito contencioso-administra- 
tivo que ante el Consejo de Estado pen- 
de eo primera y úoica instapcia, entre 
partes, de la una D. Francisco Palacios 
y Sevillano, Auxiliar del Cuerpo de Ar- 
chiveros , Bibliotecarios y Anticuarios, 
representado por el Dr. D. Vicente Her- 
nández de la Rúa, demandante, y de la 
otra la Administración general del Es- 
tado, representada por mi Fiscal, de- 
mandada , sobre revocación de la orden 
del Poder Ejecutivo* de 44 de Febrero 
de iSli, por la que se dejó sin efecto 
el nombramiento de Jefe de tercer gra- 
do del Cuerpo, hecho en favor del de- 
mandante. 

Visto: 

Visto el expediente gubernativo , del 
que resulta : 

Que D. Francisco Palacios y Sevilla- 
no, Ayudante de segundo grado del 
Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y 
Antlcuaríos desde 4 3 de Julio de 1 868, 



fué ascendido á la plaza de Jefe 
cer grado del mismo Cuerpo poi 
de 4 6 de Julio de 4 873 y en el ti 
gracia que concede al Gobierno 
tícülo 44 del reglamento del Cue 

Que en 30 del mismo mes con 
Gobierno á la Junta de Archivo 
bliotecas sobre la inteligencia < 
tículo 44 del reglamento para av< 
si era potestativo en el mismo 
Junta antes de proveer las plaza 
nombraoiiento le concede el cita 
tículo, y si en caso de ser indis 
ble la consulta, deberían dejar 
efecto los nombramientos hecli 
llenar este requisito: 

Que la Junta consultiva inforn 
según el espíritu del reglamento 
dispensable oir su dictamen pai 
veer las plazas cuyo nombramiei 
día hacer el Gobierno, según el i 
y que debian dejarse sin efe( 
nombramientos hechos sin ese n 
to, con cuyo dictamen se confo 
Gobierno : 

Vista la orden de 6 de Setiem 
4873 explicando el art. 44 del 
mentó como habia propuesto la 
y mandando revocar cualquier 
bramiento hecho sin haber oído [ 
mente á esta Corporación: 

Vista la orden de 4 4 de Febr 
4 874, por la que se deja sin efi 
ascenso concedido en 46 de Jo 
4873 á D. Francisco Palacios, s 
ber oido á la Junta consulti^ 
Cuerpo : 

Vista la demanda deducida coi 
citada orden por D. Vicente Herí 
de la Rúa, en la que solicita su r 
cion , fundándose en que los indi 
del Cuerpo de Archiveros no ( 
ser separados sino en virtud de » 
da ó de expediente instruido cu 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



SI9 



dlencia del interesado y oída la Junta 
consaltiva del Cuerpo , según se deter- 
mina por el art. 32 del reglamento : que 
él Gobierno tiene la facultad de nom- 
brar libremente para una de cada tres 
Tacantes que ocurran en la primera y 
en la segunda categoría : que la orden 
de 6 de Setiembre de 1 873 no puede te- 
ner efecto retroactivo, y que por consí- 
goiente es válido el nombramiento del 
demandante : 

Visto el escrito de mi Fiscal, contes- 
tando á la demanda, en que solícita la 
absoladon de la Administración, adu- 
ciendo como fundamento de derecho 
qoe según el art. k\ del reglamento de 
3 de Julio de i 874 , el Gobierno puede 
oiar del derecho de elegir para las pla- 
tas vacantes de la primera y segunda 
ategoria, oyendp á la Junta consultiva 
del Caerpo, sin cuyo requisito son nu- 
los los nombramientos; y que no im- 
porta nada que el demandante entrara 
en posesión del destino para que fué 
ilegalmente nombrado, porque el lapso 
iel tiempo no puede borrar la nulidad 
éel nombramiento : 

Tiste el art. 44 del reglamento del 
Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y 
Anticuarios, que establece que para el 
oombramiento de estos funcionarios en 
ios casos de la libre provisión del Go- 
liierno, debe oirse á la Junta consultiva 
del Cuerpo : 

Visto el art. 32 del mi^mo reglamen- 
to, en el que se consigna no puedan ser 
separados estos empleados sino con su 
aodlencia y la de la Junta ya men- 
cionada : 

Vista la orden del Gobierno de la 
Bepública de 6 de Setiembre de 1873, 
^e declara la audiencia de la Junta 
oomo requisito esencial : 

Considerando que, según el art. 41 



del reglamento del Cuerpo de Archive- 
ros, el Gobierno puede proveer libre- 
mente una por cada tres vacantes que 
ocurran en la primera y segunda cate- 
goría , si bien oyendo previamente á la 
Junta consultiva del Cuerpo : 

Considerando que la orden de 6 de 
Setiembre de 8173 no ha hecho más 
que explicar y aclarar la prescripción 
ya mencionada del reglamento , sin in- 
troducir por ella modificación alguna, 
ni en su espíritu, ni en su letra , por lo 
cual no puede decirse que tiene efecto 
retroactivo : 

Considerando que el nombramiento 
de D. Francisco Palacios , como hecho 
sin la audiencia de la Junta consultiva 
del Cuerpo de Archiveros, no está ajus- 
tado al reglamento, y adolece por con- 
secuencia de un vicio de nulidad : 

Y considerando que el art. 32 del 
mismo reglamento, en el que se consig- 
nan las garantías que deben observar- 
se para la separación de dichos funcio- 
narios, sólo es aplicable á los que están 
nombrados dentro de sus prescrip- 
ciones ; 

Conformándome con lo propuesto por 
la Sala de lo Contencioso del Consejo 
de Estado en sesión á que asistieron 
D..Fernand6 Calderón Collantes, Presi- 
dente ; D. Tomás RetortíUo , el Marqués 
de Alhama, D. José García Barzanalla- 
na, D. Leoncio Rubin y Oroña, D. Ser- 
vando Ruiz Gómez, el Marqués de la 
Ribera, D. Pascual Bayarri, D. Juan Ji- 
ménez Cuenca, D. Juan de Cárdenas y 
D. Antonio Hurtado , 

Tengo en absolver á la Administra- 
ción general del Estado de la demanda 
interpuesta por D. Francisco Palacios y 
Sevillano, y en confirmar la orden re- 
clamada de 1 4 de Febrero de 1 874, 

Dado en Palacio á veintisiete de Mayo 



sso 



REVISTA DE ARGHIYOS, 



de mil ochocientos setenta y cinco. — 
ALFONSO. — El Presidente del Consejo 
de Ministros, Antonio Cánovas del Cas' 
tillo. » 



REMITIDO. 



Nuestros compañeros en el Cuer- 
po, los señores Bachiller y Malo, 
nos han remitido , para su inserción 
en la Revista , una carta en la cual 
contestan á la del señor AlarcDn ; 
y, como es natural y justo , le damos 
preferencia sobre otros materiales 
antes preparados para el presente 
número, respetando el derecho de 
la defensa propia en todo linaje de 
lides. Pero , á la vez , diremos cua- 
tro palabras acerca de algunas fra- 
ses que contiene la citada carta, co- 
mo escritas á vuelta de la impugna- 
ción suscrita por los Señores Bachi- 
ller y Malo , cuyo trasunto íntegro^ 
textual, sin variar un acento, ni 
una coma, tal como ha llegado á 
nuestras manos, conocerán seguida- 
mente nuestros lectores. 

Lamenta el Sr. Bachiller, en el 
párrafo tercero de la carta, que un 
colaborador de la Revista (cuya 
inicial G. debió revelarle cuál de sus 
redactores era quien lo escríbia en 
esa usual abreviada forma) no ccana- 
tematizase]) (como dicho señor con 
sobrada ligereza indica) sino juzga- 
se «su valer como escritora; y por 
más que <i rechace con toda la fuerza 
de su alma la autoridad]) del juicio 
nuestro , á que se refiere, y <r decla- 
re no habernos confiado poderes co- 



mo jueces y maestros de sas actos», 
diremos al Sr. Bachiller que nada 
significa su actitud ante los dere- 
chos que otorga quien para el pu- 
blico escribe á todo el que juzga 
trabajos dados á luz por la prensa 
tipográfica, y que por aquellos dere- 
chos no hemos calificado ctctos^ k los 
cuales jamás nos permitiremos des- 
cender , sino escritos en que se tra- 
taba , como nuestros lectores recor- 
darán, de nuestro humilde periódi- 
co, cuya defensa nos incumbe y- — 
gustosamente tomamos y siempr^s 
tomaremos como punto de personalM 
decoro. 

Temen , sin duda, los señores Bt^ 

chiller y Malo dque se les conden^^ 
á no poder escribir por carecer de io — 
títulos de propiedad de literatos» 
según indican en el párrafo últím"-»- 
que parece común á ambos señor 
y creemos nosotros que no son 
dispensables para escrivir en perió" * 
dicos diarios, ni en revistas quince^^ 

nales , títulos , ni aptitudes de nin ^ 

gun género, sino humor, ó volun^^^ 
tad para darse el gusto de ver en lo ^ 
tras de molde lo que se ha borrajea ^^^ 
do en cuartillas. Nosotros, méno^^ 
que nadie , habríamos de imponer ^ 
tan atentos compañeros una oonde^^ 
na tan dura ; y como prueba patenii»<^ 
de nuestro aserto^ insertamos á oon- ^ 
tinuacion su carta, agradeciendo 
a las seguridades de su amistad» ^B 
correspondiéndoles con las protestay ■ 
de nuestro aprecio. 

O. 



filBLIOTECAS Y MUSEOS. 



214 



8r. D, Toribio del Oumpillo. 

Nveitro qaerido amigo y compafiero. En 
d periódico la Reyista de Archivos, Bi- 
bliotecas j MoBCos , que V. tan dignamen- 
te dirige, en su número 12, nos há sorpren- 
dido la inserción de una carta suscrita por 
el ayudante de 1.*' grado , antes oficial de 
1*, D. Gabriel Alarcón , nuestro comuu ami- 
go, en la que tomando ocasión de unas po- 
bre» lineas que el primero de los que suscri- 
ben tnbo la honra de publicar en el n.° 11 
de la «Crónica hispano- Americana » , en uso 
del perfecto derecho que tiene, apreciando 
ladBeseila histórica de la Biblioteca de la 
Facultad de Medicina» publicada por su 
digno Bibliotecario D. Joaquin Malo y Cal- 
To, nos há de dispensar el obsequio de in- 
■ertar en el número próximo de la mencio- 
nada Revista las indicaciones que como con- 
testación al Sr. Alarcón vamos á apuntar, 
para qne quedando las cosas en el lugar de 
verdad que las corresponde, no consiga el 
ptopÓBito que le ha guiado. 

Para dar la debida claridad contestaremos 
il 6r. Alarcón por el orden que suscribimos, 
a la parte que á cada una de nuestras hu- 
mildes personas nos corresponda. 

lamentable es que, el juicio sumario ó me- 
n opinión que me inspiró la publicación del 
l^.Halo haya producido : l.^un anatema 
^ mi valer, como escritor, suscrita por uno 
^ los colaboradores de la Bevlsta, cuya an- 
idad yo rechazo con toda la fuerza de mi 
*^, puesto que no le he confiado poderes 
^0 jaez y maestro de mis actos ; y 2/* una 
c>rta del Sr. Alarcón en la que , atacando 
dilectamente á su Jefe Dr. D. Joaquin Ma- 
^7 Calvo, ha buscado á mi humilde perso- 
na como blanco para dirigir los dardos y 
^^uea movidos por competencias de fami- 
^>aqiie el mismo parece aludir: pero yo 
que, nanea hé permitido , ni he de permitir 
■eme emplee para segundos papeles, con- 
^eitaré al autor de la carta, que para nada 
^ he ocupado en mi juicio, de su perso- 
>)*> ni tenia para que ocuparme, pues que no 
*Pttecia como coautor ni colaborador de la 
i^erida historia, como tampoco tengo que 
úiqmrir de donde y como há sacado para 
«Ua los materiales el Sr. Malo. 

Si al 8r. Alarcón le preocupa la publica- 
ción hecha por el Sr. Malo, y le quiere dis- 
pvttt la propiedad de la misma, diríjase a 



él, y ejerza su derecho en el curso sereno de 
las leyes, pero deje en paz y en tranquilidad 
á mi humilde persona , que en nada le há 
ofendido , y síle há profesado s^ una bue- 
na y cordial amistad. 

De lamentar es también , que, merezca el 
Cuerpo de Archiveros- Bibliotecarios y Anti- 
cuarios el calificativo de « detacrsditado i>, y 
no lo fuera para él mi^mo Sr. Alarcón en el 
tiempo en que fué poder y Ministro de Fo- 
mento el Sr. Ruiz Zorrilla. 

Sin mas dispense V. si obligadamente he 
molestado su atención , dando aqui por ter- 
minada esta polémica, por lo que á mi parte 
se refiere : entrando a continuación el Sr. 
Malo, que también suscribe esta carta, a 
fijar algunos hechos y consideraciones, para 
que apreciados por el recto criterio de V. y 
de los lectores de la «Revista» juzguen ó pue- 
dan juzgar con la debida imparcialidad. 

Cumple a mi deber dar las mas espresivas 
gracias a mi querido amigo el Sr Bachiller, 
por cuyo elevado juicio, como todos los su- 
yos, según fama y reputación que no le hé 
de dar yó, puesto que justamente la tiene 
conquistada, y acatando con placer el pro- 
cedimiento que él mismo con su claro ta- 
lento ha fijado en esta intentada polémica 
con ocasión del suelto publicado en el perió- 
dico «La crónica hispano-americana » , re- 
ferente a mi humilde persona, el cual há si- 
do el móvil de este debate, siéndome tanto 
o mas sensible, que al Sr. Bachiller, el que 
un amigo querido, el que un casi fraternal 
compañero , cuyas pruebas indelebles me ha 
dado en mi última enfermedad se haya in- 
justamente resentido, y entablado un asunto 
enojoso, para contestar al cual consigno ios 
hechos siguientes : 1.° Es cierto que el Sr. 
Alarcón, alquetubéla debilidad de leerle 
por atención y cariño desde las I.» cuar- 
tillas de mi mal redactado trabajo, me dio 
algunos datos que conservaba en su poder, 
entre ellos dos Gacetas de 1795 en que se 
mandaba establecer el R.i Bstudio de Me- 
dicina práctica, unas comunicaciones que 
mediaron entre el Director de este y él de 
los R.« Estudios de San Isidro y tres oficios 
autógrafos del Principe de la Paz, cuyos do- 
cumentos aunque curiosos no habia para que 
publicar en mi trabajo, porqué no me sir- 
yieron para nada más, que para ver la cer- 
tesade mis asertos , ya consignados muy an- 
teríormente en mi escrito. 2.® Que al ver 



222 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



mi noble proceder de leerle mis cnartillaB, 
conforme las iba componiendo , debió cor- 
responder á mi amistad , y hacerme las ob- 
servaciones que hoy hace en la « Revista » , 
con la franqueza y confianza que yo con él 
usaba ; pues asi es como entiendo yó los de- 
beres de la verdadera amistad. 3." Que no 
tenia el que suscribe porqué ni para qué ci- 
tar los ligeros apuntes publicados el año 
1865 por el Sr. Alarcón en el periódico « La 
Clínica», porqué la mayor parte de ellos los 
habia yo consignado yá en mis Memorias 
anuales anteriores, especialmente en la de 
1868, de la que el Sr. Alarcón se permitió en 
el de 1865 copiar mis noticias sacadas del 
Archivo empolvado de la universidad, sin 
que yo me quejase por esto , puesto qué los 
hechos son siempre iguales y constantes, y al 
estamparlos ofrecen poca variedad. 4." Que 
he sido el 1.'* en rebuscar y desenterrar tra- 
gando polvo dichos datos no hay quien lo 
pueda poner en duda , pues los afíos 1867, 
68, 69 y 60 en que rccoji mis materiales, 
consignando muchos de ellos, como se ha 
dicho, en la Memoria del 58, son anteriores 
al de 1866 á que se refieren los ligeros apan- 
tes del Sr. Alarcón , cuya susceptibilidad se 
escitó injustamente por el suelto del Sr. Ba- 
chiller , cuando dcbia de recordar que, éi ha 
sido y no yó, el que los encontró limpios de 
polvo , escritos y pulidos por mi en el libro 
de comunicaciones, y en los 4 volúmenes en 
folio perg.® de acuerdos , actas y contabili- 
dad, que saqué con superior autorización el 
referido año 68 del Archivo de la Universi- 
dad , como puede verse por el recibo que con 
aquella fecha dejé en aquella dependencia, 
y cuyos importantes pergaminos están des- 
de entonces en la Biblioteca de Medicina. 
6."^ Que estos 4 volúmenes en folio del Ar- 
chivo rebuscados y elegidos por mí , entre 
otros muchos, cmitienen muchas de las no- 
ticias referentes á la Biblioteca, las cuales 
tube la paciencia de ir señalando, y han si- 
do los verdaderos materiales que nos han 
sido comunes, y por consiguiente no puede 
menos de haber conformidad entre los lige- 
ros apuntes del Sr. Alarcón y el estenso tra- 
bajo que ( como ampliación al de 1868 y al 
Onadro cronológico de los Bibliotecarios ha- 
bidos desde la fundación de la Biblioteca 
hasta el dia) acabo de publicar. 

T por último que, cuando me encargué 
nuevamente de la Jefatnia local de la Bi- 



blioteca de Medicina por orden de ml^ tSi 
periores, no estaban , como dice el Sr. .A. 'La; 
con , todas las reformas hechas , no 8&e vsd 
cierto que nada faltase , antes por el ooKft-tsza 
rio faltaba tanto, que sino se hubieran Jle 
vado acabo mis reformas hubiera ha.l>^d< 
necesidad de cerrar la Biblioteca, como prcae 
de verse en la última Memoria anual c^ v< 
tube la honra de dirigir a la SaperíoridacSf 3 
cuyo original existe archivado en la Bibl^*^ 
teca de San Isidro. 

Amantes como los que más, de dar ' 
Cuerpo de Archiveros-Bibliotecarios y ^^-— ' 
ticuarios el decoro y honra que le corr^^^ 
pondo , puesto que es la nuestra propia \^ ^ 
pertenecer á él , damos por terminada e^^^ 
cuestión, no provocada por nosotros, á ^^* 
ser que se nos condene á no poder escrir" ^ 
por carecer de los títulos de propiedad ^^ 
literatos , aprovechando con gusto eata oc;--:^ 
sion para ofrecer á V. nuestros respetos, ^ 
reiterarle las seguridades de sincera ami — ^ 
tad con que se repiten suyos afmos. servido- 
res y compañeros, 

q. s. m. bb. 
Vicente E. Bachilleb. Joaquín Malc:::::^ 
29 de Junio de 1876. 



NOTICÍAS. 



Ha sido agraciado con una plaza d^ 
Ayadante de segundo grado, del Coer«^ 
po en la Sección de Bibliotecas, con 
destino á la universitaria de Granada, 
D. Joaquín Casan , doctor en la Facol-' 
tad de Filosofía y Letras y licenciado 
en la de Derecho. 

Las circunstancias que han hecho al 
Sr. Casan digno de obtener ese destino 
facultativo, según informes de persona 
verídica , no impiden que de nuevo la* 
mentemos la facilidad con que se pro- 
veen , por gracia , plazas de grados in* 
termedios de la tercera, y aun de la 
segunda categoría , sin todas las foma- 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



%%3 



/■dadesregUmeDtarias, ó fuera de las 
pr^^ctícas acostumbradas, mientras con- 
ti«3Dan todavía sin proveer vacantes de 
.€^G Últimos números del tercer grado, 
^«36 por derecho corresponden á los 
;>s-opaestos en terna en concursos con- 
^<3cado6 para llenarlas conforme á las 
p-rescrípciooes de la ley. 

De la reconocida justificación del se- 
ñcr Ministro de Fomento y de los de- 
xz^s funcionarios que intervienen en la 
«-«6olacion de tales nombramientos de- 
liemos esperar que cesen de una vez 
los de gracia en destinos de grados in- 
termedios , y se provean sin más de- 
mora las Tacantes inferiores en los pro- 
puestos en las respectivas ternas de los 
xüámos concursos. 

C. 



El día 27 de Junio tuvo lugar la pú- 
blica recepción de D. Juan de Dios de 
la Rada y Delgado , como individuo de 
número de la Real Academia de la His- 
toria. 

El extenso y erudito trabajo que pre- 
sentó en ofrenda á tan ilustre Cuerpo, 
y la perspicua contestación del sabio 
geógrafo D. Aurelíano Fernandez Guer- 
ra, corona verdadera del escrito pre- 
cedente, reclaman que nos ocupemos 
de ambos discursos como merecen las 
ititerias tratadas en ellos con tan ex- 
opcional maestría. 

Pero muy gustosos anticipamos aquí 
la más cumplida enhorabuena al nuevo 
académico, uno de los jefes de nuestro 
Cuerpo en su Sección de Museos, y 
uaoúsmo al docto anticuario de la Aca- 
demia, Sr. Fernandez Guerra , que tan 
dignamente ha correspondido al en- 
cargo literario de sus compañeros. 
C. 



El diligente y entendido editor señor 
Dorregaray ha publicado la 39.' entre- 
ga de los Monumentos arquitectónicos de 
España. Si en esta época de grandes pe- 
nurias en el Erario púl)lico hubieran 
podido estar en armonía los recursos 
concedidos por el Gobierno al animoso 
empresario con el empeño de éste al 
continuar tan importante obra , moti- 
vos hay para suponer que nuevas en- 
tregas verían la luz pública en breves 
plazos, juzgando por la reciente prue- 
ba de haber dado á la estampa dos en 
mes y medio, cuando anteriormente se 
hablan repartido treinta y siete en diez 
y ocho años. 



El Ingeniero de Montes D. José Jor- 
dana y Morera acaba de dar á luz 
una obra muy recomendable, titulada : 
Apuntes bibliográfico' forestales. 

Amor á la ciencia y constancia grande 
ha necesitado su autor para reunir y 
clasificar las preciosas noticias que su 
obra contiene acerca de los libros , fo- 
lletos, artículos, manuscritos, mapas, 
planos y demás trabajos originales es- 
pañoles, ó traducidos en español, rela- 
tivos á la cria, cultivo, aprovechamien- 
to, administración, legislación y econo- 
mía de los montes, arbolados, plantíos, 
prados , caza y pesca. Ha formado tres 
grandes grupos, y ha incluido en el 
primero las publicaciones de toda clase ; 
en el segundo las memorias y artículos 
contenidos en periódico» y obras de di- 
versas materias, que en el primero indi- 
ca ; y en el tercero los manuscritos y 
trabajos gráficos inéditos, todos por 
orden alfabético de títulos, sin perjuicio 
de otro índice por apellidos de autores, 
que publica al final de su obra. 

Publicaciones de la índole de los 



%%i 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Apuntes bibliográfico'foreitales üeoeD re- 
duddo número de lectores; pero en- 
cierran grande utilidad para los que 
necesitan consultarlas, utilizando sus 
indicaciones acerca de un ramo tan 
importante de la riqueza pública. 

Las obras que hace la Academia de 
Bellas Artes de Sevilla para establecer 
el Museo Arqueológico de la provincia , 
parece que se limitan por ahora al ar- 
reglo de tres galerías del segundo patío 
de la derecha, las cuales se dividirán 
en cuatro secciones: la primera para 
estatuaria ; la segunda para arquitectu- 
ra; la tercera para monumentos epigrá- 
ficos , y la cuarta para cerámica. 

Actualmente se están levantando los 
muros para la colocación de la estante- 
ría , y se refuerzan las paredes. 

Algún individuo de la Comisión pro- 
Yíncial de Monumentos se ha acercado 
ya al Sr. Alcalde Presidente del Ayun- 
tamiento, solicitando que se cedan para 
el Museo lo^ objetos arqueológicos des- 
cubiertos en las excavaciones que se 
están efectuando en los jardines de la 
Puerta de Jerez, y según parece se acce- 
derá á la petición. 



Se ha publicado en París el primer 
volumen de una obra de Mr. C. Hip- 
peau, que se intitula: Avénement des 
Bourbons an tróne d'Espagne: CorreS' 
pondence inéditedu Marquis d'Hartcourt, 
ambassadeur de France auprés des roiSf 
Charles II, et Philippe V. Contiene car- 
tas importantes de Madrid y de Yer- 
sailles acerca de la sucesión al trono de 
España, fechadas en el año 4698. 



Del 19 al 22 del próximo Julio tendrá 
lugar en Nancy una reunión de sujetos 



dedicados á inyestigadones acerca d^ 
historia de América, antes de que 
descubriese Cristóbal Colon, inlerpr^^ 
tando los monumentos escrilos, y es*^ -a 
diando la etnografía de las razas iodí^-i» 
ñas del Nuevo Mundo. 

Se abrirá una exposidon de arqaec:^ 
logia americana en los mismos días. 

El comité central organizador áees^^ 
te Congreso Internacional de Ameri — ^ 
cañistas ha formulado varios pantos, ^ 
acerca de los cuales llama la alenden 
de los aficionados á la arquelogía y 
la etnografía americanas. Son ios si- 
guientes: 4.*, relaciones de Europa, 
África, Asia y Occeanía con Amé- 
ca, antes de Cristóbal Colon; t.^, ínter* 
pretacion de documentos escritos de los 
antiguos americanos (pinturas didácti- 
cas mejicanas, escritura calculiforme, 
maya, palenquina, y de las población^ 
indias de la América del Norte , Quipú 
peruano, inscripciones, etc.), 3.^, clasi- 
ficación etnográfica y lingüística de las 
poblaciones indias del Nuevo Mundo. 

El secretario de la comisión organi- 
zadora del Congreso Internacional de 
Americanistas Mr. Luden Adam, tiene 
en Nancy su residencia. 

Varios periódicos italianos hablan de 
una Imitación de Jeswsristo, escrita en 
lenguaje del siglo décimo-tercero, pu- 
blicada por José Turrini (Bolonia : im- 
prenU Real: 4 874. En 8.® xiv-iOS pá- 
ginas), cuyo editor asegura que el autor 
de tan admirable libro es Giovanni Ger- 
senio da Yercelli, monje benedictino que 
vivía en los primeros años de aquella 
centuria. 



En sesiones recientes de la Academia 
de Ciendas morales y políticas de Fran- 



BlBLtOTEGAS T MUSSOS. 



H& 



cía, Mr. B. Levasseur, que dista mucho 
de ser 00 reaccionario, ha leído un tra- 
bajo histórico en que reconoce el estado 
floredeote de la instrucción secundaria 
iotes de 4789, y los grandes esfuerzos 
que habían hecho, antes de esa fecha, 
las Congregaciones religiosas, los Esta- 
dcs Geoerales y los Reyes para ensan* 
char la instrucción primaria. 



Ud continuador de las tareas de 
Cíiinipollion, Mr. F. Chabas, ha publi- 
cado últimamente un folleto, que apre- 
ciarán los aficionados á la arqueología 
prehistórica, y se intitula: Les études 
pfihittmques et la libre^pensée devant la 
Mime, En él revela su autor los mane- 
jos empleados por el vulgo de los libre- 
¡NQsadores para desacreditar su obra 
^(«det sur FafUiquité historique (Taprés 
^ lources ¿gyptiennes et les monuments 
^tp^h préhistoriques ; y rechaza las so- 
leas sutilezas de Mr. Mortillet , pro- 
testando con digna energía contra la 
^Ita de respeto con que los materia- 
^ ateos abusan del nombre de la 
ciencia. 



Hachos archiveros franceses « según 
•fiíncia el Journal des Dehats , corres- 
pondiendo á la invitación que les ha 
^do el Ministro del Interior, impul- 
tido por su companero el de Instruc- 
cioo publica , que ha encargado á una 
ciM&ision especial la redacción de un in- 
ventarío de l2is riquezas -de arte que 
Francia posee, han descubierto en los 
archivos departamentales copias de in* 
^^i^^nlisimos documentos, donde apa- 
■^«n U historia , procedencia , donan- 
^ y precio de muchas obras artísticas. 
^*^ trabajos , reunidos que sean en el 



Ministerio del Interior , serán enviados 
al (le Instrucción pública , para que la 
citada comisión dé á luz los que consi- 
dere dignos de publicarse. 



VARIEDADES. 



Real Provisión de Carlos Y. para que 

POR ANTEPONER EL TÍTULO DE EMPE- 
RADOR AL DE Ret de España no se 

ENTENDIESE QUE PERJUDICARA k LA LI- 
RERTAD Y EXENCIONES DE ESTOS REI- 
NOS. 

(1) Don Carlos por la gracia de Dios 
electo rey de romanos, emperador sem- 
per augusto , rey de Castilla , de Ara- 
gón, etc en uno con la muy alta y 

muy poderosa católica reina D.* Juana 
mi señora madre. Por cuanto después 
que plugo á la divina providencia, por 
la cual los Reyes reinan que fuésemos 
elegido Rey de Roíganos futuro empe- 
rador é que de Rey Católico de Spaña 
con que eramos bien contento fuésemos 
promovido al Imperio, convino que 
nuestros títulos se ordenasen dando á 
cada uno su debido lugar, fue necesa- 
rio conformándonos con razón , según 
la cual el imperio precede á las otras 
dignidades seglares por ser la mas alta 
é sublime dignidad que Dios instituyó 
en la tierra , de preferir la dignidad 
imperial á la real de nombrarnos é in- 
titularnos primero como Rey de Roma- 
nos é futuro emperador que á la dicha 
Reina mi Señora , lo cual hicimos apre- 



(1) Arch. de Simancas.— i>i«^M»i de Cat» 
ti¿^,leg.9. 



SS6 



REVISTA DB AACHIYOg, 



miado mas de necesidad de razón que 
por voluntad c|ue dello tenemos , por- 
que con todo* acatamiento é reverencia 
la honramos é deseamos honrar é aca- 
tar, pues que demás de cumplir el man- 
damiento de Dios á que somos obliga- 
dos , por ella tenemos y speramos te- 
ner tan gran sucesión de reinos y se- 
ñoríos como tenemos. É porque de la 
dicha prelacion no se pueda seguir ni 
causar permisión ni confusión adelan- 
te á los nuestros reinos de Spaña ni á 
los reyes nros. subcesores ni á los na- 
turales sus subditos que por tiempo son 
ó fueren: Por ende queremos que sepan 
todos los que agora son ó serán de aquí 
adelante que nuestra intención é volun- 
tad es que la libertad é esencion que 
los dichos reinos de Spaña é reyes de- 
llos han tenido é tienen de que han go- 
zado y gozan de no reconoscer supe- 
rior, os sea agora é de aqui adelante 
guardada inviolablemente, é que gocen 
de aquel estado de libertad é ingenui- 
dad que al tiempo de nra. promoción y 
antes mejor y iix.yó cumplidamente tu- 
vieron y gozaron y debieron tener y 
gozar libre y paci6camente y que por 
preferir y anteponer en los títulos de 
nuestras dignidades el del imperio, no 
seamos ni somos visto prejudicar á los 
dichos reinos de España en su libertad 
y esencion que tienen , porque aquello 
ni otros cualesquier auctos que agora 
ni de aquí adelante se fagan de lo que 
antes se hacia , solia é debia hacer, aun- 
que sean consentidos tácita ó expresa- 
mente no lo decimos ni ponemos en se- 
ñal de mayor subjection ni submi- 
sion , mas por guardar el dicho honor 
y orden á cada uno debido , según lo 
cual se debe preferir el imperio en cual- 
quier persona que esté á todas las otras 
dignidades seglares, aunque no le sean I 



subjectas, quedando todavía en 
za y vigor la libertad é esencl 
dichos reinos de España debida 
que esto sepan todos é de nne: 
luntad ni de los dichos actos pu 
ber duda de aquí adelante , eco 
aquí nunca jamas la ha habido 
mandamos dar esta nuestra caí 
mada de nuestro nombre , sell 
nuestro sello , la cual queremos < 
ga é tenga fuerza y vigor de pr 
ca sanción y declaración generi 
mo más convenga á los dichos 
de España. Dada en Barcelona 
días del mes de Septiembre, í 
nascimiento é de nro. Salvad< 
xpo. de mili y quinientos y diez 
ue años. — Yo el Rey. — Yo Fr 
de los Couos , secretario de su ( 
Gatholica Magestad la flze scribir 
mandado. — Pregonóse esta pr 
en la villa de Valladolid martes 
dias del mes de Septiembre d« 
año en la pla^.a mayor de la di 
lia y en la plagúela vieja é en 1 
de la costanilla , estando prese 
alcalde Ronquillo y alguaciles 
Corte. 



SECCIO!« DB AUTÓGRAFOS. 



Carta autógrafa del Doctor 
Montano a Juan Idiaquez re 
dando al obispo de ánverl 
quien remite carta , y sobre 1 
SAS DE LOS Estados de Flande 

Campo de Flores cerca de Sei 
de Marzo de 4 590. 

El obispo de Anuers Leuino T 
tio es uno de los hombres de mai 
jores letras que al presente se c 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



%t1 



en la chrisiiuidad y en negocios de la 
república y estados vno de los mas ver- 
sados de Europa porque no solo tiene 
mucha noticia y experiencia de las co- 
sas eclesiásticas y corte Romana donde 
pratlco muchos años no como priuado 
sino también mucho tiempo. antes de su 
promoción gouerno el principado y obis- 
pado de Lieja en lo temporal y spí ritual 
de cayas partes yo di al Rey nuestro 
señor yna relación firmada de mi mano 
como quien lo conoció y conuerso úclio 
años alteros en su tierra y en los esta- 
dos y negocios de Fiandes y en jornada 
de Doeve meses que hizimos juntos am* 
\ bos , y su Magestad lo nombro por obis- 
po de Anuers de que el estava tan sin 
pretensión y deseo como yo lo escriui en 
la dicha relación y como pareció por la 
obra pues se detuuo diez años primero 
que lo accettase y aunque tuuo muchos 
émulos y tiene aun por su virtud y en- 
tereza y buenas partes siempre yo dixe 
que mientras biniesse Leuino Arcediano 
de Brabante, ninguno otro de aquellas 
tierras conuenia para tai ciudad e ygle- 
sia , como se ha visto por la espiricncía 
pues después que es obispo y dexo ma- 
yor renta que el tenia y tomo mayor 
carga con menos comodidad, están las 
iglesias y todo el culto diuíno restitui- 
das y en bunissimo orden de que yo he 
tenido muchas cartas y relaciones , y 
agora en pocos días a reducido a la re- 
ligión catholica y va reduziendo mu- 
chos millares de hombres y mugeres 
con prudente y christiano zelo y con- 
sejo y con buen exemplo que da de pre- 
lado qual la necessídad de los tiempos 
en que estamos requiere yo escriui a 
vn amigo mió y le encomendé lo salu- 
dase en mi nombre alabando a nues- 
tro señor por el spiritu que le ha dado 
para su buen ministerio con esta oca- 



sión me ha escritto vna carta la qual 
me pareció deuia embiar yo a su Ma- 
gestad original aunque en ella hauia al- 
gunas menudencias persuadiéndome 
que en esto hago el seruicio que deuo 
a su Magestad como su leal vasallo y 
criado y desseossimo de la buena an- 
danza y prosperidad de sus reales cosas 
y de su corona y casa cuya buena e 
ymportantissima parte son los estados 
baxos y mayormente las tierras Olanda 
y Geianda y aunque su Magestad tiene 
quien le sirua en esto y en todo con 
abundancia ninguno me lleua ventaja 
en el desseo de su felicidad y con este 
desseo me atreuo a arrimarme al pare- 
cer del dicho obispo con la Iglesia ca- 
tholica que pide a Dios paz en nuestros 
dias y a dezir que si su Magestad recibe 
con benignidad y clemencia Real los es- 
tados haziendo acuerdo con ellos aun- 
que sea con sus ventajas dellos la mes- 
ma paz lo reduzira los perdidos y lo 
allanara y assentara todas las cosas y 
el perder sera de mucha ganancia. Como 
los olandeses reconozcan y reuerencien 
su rreal corona la autoridad desta con- 
seruandolos en justicia y equidad poma 
en orden todo lo desordenado y Dios 
por diligencia de buenos ministros eccle- 
siasticos y de predicadores y enseña- 
dores prudentes y christianos en ser 
y en saber reduzira al gremio de la 
iglesia los desuiados ó descarriados 
della como nos muestra por el proue- 
cho que hazen los que proceden con el 
termino de Leuino Torrencio. 

Aunque yo he escrito algunas vezes 
a su Magestad en mano propria refi- 
riéndole lo que sabia de aquellos esta- 
dos entiendo que sigo buen consejo 
embiandole esta carta del obispo por 
mano de V. S.' como quien tanta parle 
tiene en sus consejos y propósitos y 



SSft 



AKVIStA ÜK ARCHIVOS, 



tanta prudencia y discreción para darle 
razón del argumento de la carta y prin- 
cipales puntos o articulos della. Sacan- 
dolos en resolución del buen lenguaje 
latino en que ella va. deseo acertar en 
todo a seruir a su Magestad y assímis- 
mo desseo que Y. S.* se acuerde de mi 
para mandarme que aunque viejo y con 
poca salud y siempre retirado en campo 
(como hombre desaprovechado e inútil 
para mas que esto) jamas me siento 
viejo ni flaco en la memoria y recono- 
cimiento que tengo de ser sieruo de 
y. S/ a quien Dios guarde en toda feli- 
cidad. A y. S. supplico el auiso del re- 
cibo que con este me satisfTare yo y re- 
cibiré merced y haré el officio que deuo 
en la obligación que el obispo me ha 
puesto. De Campo de Flores cerca de 
Seuilla 24 de Margo 1590. 

Arias Montano. — Rubrica. 
Sobrescrito : A Don Joan de Idiaquez 
del consejo de stados del Rey nuestro 
Señor. Corte (4). 



PUEGÜNTA. 



462. Documentos relativos á Gas- 
tón Phcebus , Inés de Navarra y Car- 
los el Malo. — ¿Existen en los archivos del 
antiguo Reino de Mallorca y de la Corona 
de Aragón documentos que se refieran á 
Gastón Piíoebus, Conde de Foix, fechados 
desde el afto 1343 al 1391? 

¿ Existen en el archivo del antiguo 
Reino de Navarra documentos relativos á 
Gastón Poebus y á Inés de Navarra , su 
esposa, y asimismo acercado las rela- 



ciones entre éstos y el Bey Gárloi el 
Malo? 

Nos permitiremos rog^ muy encareci- 
damente á nuestros compafieros de los 
archivos indicados en las preguntas ante- 
riores que nos favorezcan, oonteetando á 
ellas en la forma que más acertada con- 
sideren, para satisfacer á un docto archí^^ 
vero de un departamento de Francia qa^^ 
nos las dirige y con quien nos unen mn ^^ 
afectuosos vínculos. C 



RESPUESTA. 



(1) Estado, leg.» 167. 



Paleha: ñxuela. (T. ▼, núm, 461, p>^- 
gina 211.)~La palia y la hijuela son doi 
piezas importantes de las vestiduras / 
adherentes del cáliz. Una y otra lláman- 
f^Q palla en latin, voz de la misma rama 
que paWíuw, y éstas á su vez, según na 
distinguido etimologista, vienen del nom- 
bre griego 9eXX6;-=corteza, cosa que cubra 
envuelve y preserva ó defiende á otra. El 
Barón Du-Cange dice á este propósito :~- 
aet illa (Palla) cujus meminii LexBam- 
wariorumy tit. i , c. iii, § 3:— iSi auUm de 
ministerio EcUsics aliquid furaverit^ id eei^ 
calicem, patenanij aut Pallak etc.i» (Glo6- 
SARiUM ad Scriptores medias et infimsB La- 
tinitatis.— Venetiis: coleti : mdooxxxdl 
— T. V, p. 54). 

Valencia. 

J. M. L. 



ERRATA IMPORTANTE. 

Aunque los lectores de la Rbtuta 
habrán subsanado la contenida en el 
núm. 12, pág. 212, diremos que en la 
linea 39 de la 1 .* columna , y en la I .* 
linea de la 2.' col., donde se halla el 
guarismo 1592, deberá leerse 1492. 



MADBID, 1875.— Imprenta, estereotipia y galvanoplastia Be Aribau yC* (süceeores de HivADlliiTmA). 

IMPRK80BK8 DB CÁMARA DS 8. M. 



Dnqne de Onna , núm. 8. 



í(EVISTy\ 



DB 



lRchivos, Bibliotecas y 



ÚSEOS. 






AftOT. 



Madrid, 20 de Julio de l875. 



NÚM. 14. 



SUMARIO. 

foBdot : Notícia de ráríM excsvaciones del Cerro de les Santct.^lxM recientes don^tivoe del Gobierno al M a* 
MO Arqnedógioo y A Ua Bibliotecas del Estado.— Seooion oficial : Real orden dando las gracias 4 loa he- 
nderos del 8r. Martín de Pedro por haber entregado loa libros qne éste donó á la Biblioteca de Medicina. — 
Bemilido: Carta aegnnda del Sr.Alarcon. — Noticias: Nombramiento del Sr. Vidal y Diaz para una 
pha de oficial de tercer grado, y de los Sres. Jené y Fuertes para dos de Ayudantes del grado tercero, en la 
SMdoo de Bibliotecas. — Comisión del Sr. Sariron y adquisiciones á ella debidas. — Adquisición procedente 
M fir. Viró.— Obra del Sr Yelaaco y Santos.— Donación de libros hecha por el Gobierno á la Biblioteca de 
Stalsidro. — Un cuaderno de /"if^nx (/«Nata rro. 'Vaiiedadei: Comunicación de Bruna sobre varios 
deseobrimientos arqueológicos en Santiponce. — Beccion de aatógrafoi : Cartas de Arias Montano al 
Mer.—Tonáom de loe Establecimientoe : Inventario de objetos de la Diputación de Aragón.— Pre- 
fontae : Loáis de Foix. — Clemencia Isanra. — Crónica de Diño Compagni. — Bespaeetae : Escritos del 
F. Padro Abarca. 



WnCIADR VARIAS BmTACIOSES 

DEL CERRO DE LOS SANTOS. 

m. 

(Omiinuacion.) (1) 

Estatua incompleta de piedra (2), 
saya altura es de veinte centímetros. 
Bajo la escalinata del templo, á la 
profundidad de un metro cincuenta 
oentimetros, hallóse ésta bella escul- 
Inra; y aunque mutilada, pueden 
apreciarse sus buenas formas y mi- 
naciosos detalles. De aspecto ancia- 
no parecen su destruida cara y la 
agobiada posición de la cabeza, cu- 



(1) Los anteriores artículos se han publi- 
cado en las págs. 125-129, 161-164 y 193-197. 
(9)Láminai.%fíg.l3. 



bierta con un tocado que forma plie- 
gues horizontales terminando sobre 
la frente en corta y aplastada cape- 
ruza. Extraño adorno de forma cir- 
cular y desmesurado tamaño ciñe 
sus sienes, permitiendo ver restos de 
los colgantes que agraciaban su ros- 
tro; y ligera figurada tela cubre la 
caperuza y parte de rueda que se 
conserva entera, revelando con deli- 
cada maestría hasta sus menores re- 
lieves. Manto de sencillos paños en- 
vuelve la figura y se eleva por la 
espalda hasta la altura de la cabeza, 
uniendo im botón circular los bordes 
bajo el pecho. El escote que éstos 
forman permite ver encima un ador- 
no de grandes dimensiones formado 
de separadas circulares puntas, sobre 
el cual bajan del cuello dos cordo- 



idO 



ttEYISTA DB ARCHIVOS, 



nes. El inferior sostiene un cuadra- 
do, que parece ser un amuleto. En 
el conjunto de este ejemplar se ad- 
vierten mayores conocimientos esté- 
ticos que en la generalidad de las 
esculturas halladas en el cerro; j 
esto parece revelar que debió perte- 
necer á la ¿poca más floreciente de 
aquellas obras artísticas, por no va- 
riar el tipo genuino y señalarse cierto 
sucesivo adelanto. 

Estatua de piedra, mutilada (1), 
de cuarenta y seis centímetros de al- 
tura. En línea perpendicular bajo la 
escalinata de ingreso al templo, á 
cuatro metros ochenta y cuatro cen- 
tímetros de profundidad, desde aque- 
lla, y entre varios objetos fractura- 
dos, se halló esta extraña figura, ci- 
lindrica en su forma general. Su ro- 
paje es una larga túnica sin plie- 
gue, abierta por delante, cuya parte 
inferior deja ver los pies desnudos, 
juntos los pulgares en violenta ten- 
sión. Fáltale la cabeza : su brazo iz- 
quierdo está tendido y pegado al 
cuerpo: en su mano derecha lleva 
un vaso cogido de diferente modo que 
Ia8 demás estatuas. El dedo pulgar 
aparece en el centro ó vacío del vaso, 
y. el resto de la mano le abraza por 
el exterior, demostrando cierto co- 
nocimiento artístico. Sin embargo, 
el todo de la figura es tosco; su esti- 
lo rudimentario; y si ha de apreciar- 
se su yacimiento, es uno de los ob- 
jetos que á más profundidad fueron 
encontrados. 

(l) Lámina 4.*, fig. 14. 



Platillos de barro cocido (1) , di- 
bujados en la mitad de su iamafío. 
En las mismas condiciones que la 
estatua anterior se encontraron en 
gran número estas vasijas, bniBca^ 
mente trabajadas y mal cocidas,^ 

siendo de notar la caprichosa varie^- 

dad de formas que la colección pr^ , 
senta. Como todos los restos que e»^^ 
tal profundidad se hallaron, manS* 
fiestan evidentemente su procedecm- 
cia de industria bárbara y de mals« 
condiciones de cocción. Por lo tanto, 
se observa deterioro por reblandeci- 
miento donde no alcanzaron los efec- 
tos del fuego. 

Pieza de bronce (2) dibujada en 
la mitad de su tamaño. Este objeto, 
macizo, se encontró en la vertiente 
que dá á la cañada , en la parte su- 
perior, á setenta centímetros de pro- 
fundidad. Aunque mal representa- 
do, parece ser un tirso, más bien qoe 
punta de lanza, pues por su estmo- 
tura carece de condiciones de arma * 
ofensiva. 

Fragmento de estatua (3), de ¡ 
veinte y tres centímetros de altura, I 
hallada en la vertiente Oeste del cer- 
ro, á cincuenta centímetros de pro- 
fundidad y un metro sesenta centí- • 
metros áutes de llegar á la base. Su 
aspecto demuestra torpe mano artís- 
tica , cuyo propósito fué* presentar 
el vaso ritual que entre las dos ma- 
nos spstieuQu la mayoría de las es- 



(1) Lámina 4.» figuras 15, 16, 17 y 18. 

(2) Liimina 4 •, ñg. 19. 

(3) Lámina 4.*, fig. 20, 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



!ídl 



Ulnas de esta misma procedencia. 
Fragmento de estatua (1) dibuja- 
da en el tercio de su tamaño, encon- 
trada en iguales condiciones. En este 
trozo ya hay más conocimiento y de- 
licadeza en la man ora de obrar. Los 
cortes determinando las ropas y el 
imnleto que pendo del cuello, es- 
tin hechos con decidida intención; 
y cierta maestría revela el modo de 
representar ambas manos sostenien- 
do los extremos del manto. 

Considerados estos objetos que 
descritos quedan como los más im- 
portantes entre los muchos hallados 
en nuestra exploración, acaso sirvan 
sos condiciones y yacimiento para 
dar algima luz en más graves tareas 
emprendidas por ilustradas personas 
de reconocido saber en la arqueolo- 
gía, y con tal esperanza pongo tér- 
mino á mi propósito, reducido a pu- 
blicar estas breves noticias sobre las 
acá vaciónos y sus resultados on mi 
primera y segunda expedición, enu- 
merando, al fin, lo adquirido por va- 
rios conceptos con destino al Museo 
Arqueológico Nacional. 

A l:i vez I me decido ti dejar con- 
signado aquí mi agradecimiento, por 
sus atenciones y eficaces auxilios, al 
leñor Administrador del Condado de 
Síontealegre, D. Juan Antonio So- 
riano, y del mismo modo li los ilus- 
rados P. Rector y demás PP. Es- 
x>Iapios del Colegio de Yecla , que 
lada escasearon en obsequio de los 



(i; Lámina 4.% fig. 21. 



comisionados para las exploraciones 
del Cerro de los Santos, 

Objetos procedentes del mismo sitio 
adquiridos por compra e» la prisfe- 

RA EXPEDICIÓN Á YecLA, HOY EXISTEN- 
TES EN EL MÜ8E0 ArQÜEOLÓOICO Na- 
, CI02ÍAL. 

EfOttItura en piedra. 

4 . Estatua sentada : apo- 
ya sus manos en las 
rodillas y ostenta lujo- 
so traje 0,66 X0J9 

2. Otra menor, en iguales 

actitud y condiciones. 0»39X0,4 5 

3. Pequeña estatua en pié, 
ceñida col) el manto y 
sosteniendo en la ma- 
no derecha una copa. 0,37X0,42 

4. Otra id. id. cubierta 
con un manto, soste- 
niendo entre sus dos 

manos el vaso sagrado. 0,33X0,40 

5. Otra id. id. envuelta 
en un manto, que, cu- 
briendo su cabeza, for- 
ma prolongada cape- 
ruza 0,33X0,4 4 

6. Estatua cubierta con 
manto. De sus sienes 
penden colgantes de 
adorno y collares so- 
bre el pecho. En su 
mano derecha sostiene 
un vaso y en la sinies- 
tra una flor mal for- 
mada; ¿será la del /o- 

tus? 0,56X0,24 

7. Estatua lujosamente 
vestida con profusión 
de adornos en el tra- 
je, cordones, franjas y 
borlas : en su mano i%- 



iii 


ftBYláTA í)fi ARGHIYOS, 




quierda lleya la copa 




39. Vaso de piedra, en 




ritual y eleva la dere- 




el cual se ve un busto 




cha hasta la altura del 




entre dos palmas, co- 




hombro, presentándola 




ronado con tres estre- 




de frente y levantan- 




llas • . . 


0,41 


do el índice. . . . 


0,74X0,Í5 


iO. Vaso más pequeño. 




8. Cabeza grande de es- 




sin adornos. . . . 


0,41 


Utua 


0,3tX0,íi 


i4. Zócalo cuadrado en 




9. Cabeza encontrada en 




su base y algo pirami- 




la cañada , á unos cien 




dal, que sostiene al 




metros del cerro. . . 


O,í7X0,4 9 


Ave Fénix sobre lla- 




40 á 15. Seis cabezas de 




mas, con las alas ex- 




diferentes Umaños. 




tendidas. Los tres firen- 




46 á 48. Tres manos de 




tes del pedestal llevan 




estatua, menores que 




inscripciones griegas y 




el natural. 




romanas 


OM 


4 9. Mano que sostiene 




áS. Taza de barro. . . 


0.4 ( 


una copa 


0,4iX0,M 


43 á i8. Seis vasos de 




tO. Parte inferior de una 




barro, de distintas for- 




cabeza 


0,09X0,4 4 


mas y tamaños. 




24. Estaiua grande, con 




i9 y 50. Dos ladrillitos 




caperuza, cuasi des- 




en forma de rombo : eje 




truido todo su frente 




mayor y menor. . . 


0,4 ( 


por la acción del tiem- 








po.. , 


0,93X0,t6 


Adquisiciones por oomprás en 


92 á 33. Doce fragmen- 




MARGAS DE YflCLA, T D0NACI02 


tos superiores é infe- 
riores de estatuas, en 




Á LA GENEROSIDAD DEL ILÜ8T 
TSDEÁTICO P. GARLOS LaSALDI 


las que se advierten di- 




Piedra. 




ferencias en el traje ta- 








lar que les cubre. 




Cuatro fragmentos de pe- 




3i. Monstruo de tres ca- 




queñas estatuas, ca- 




bezas, en el cual se 




torce cabezas de esta- 




ven restos de figura 




tuas de medio tamaño 




humana 


0,34X0,36 


natural, y plinto de 




35. Figura de animal. Pa- 




piedra, con indicación 




rece rinoceronte. . . 


0,4 9X0,ii 


de las patas de una res 




36. Caballo marino. . . 


0,48X0,39 


vacuna. 




37. Grupo de un globo 




Fragmento do dos caba- 




entre dos naves. En el 




llos unidos 


0,0? 


plinto se lee : ARGOS. 


0,J4X0,39 


Mano cogida á un plie- 




38. Cuadrante, ó reloj 




gue de ropa. . . . 


0,4 ( 


de sol con inscripcio- 




Medio cuerpo con ropaje 




'lies griegas y romanas. 


0,30X0,47 


sobre el hombro. . . 


0,6C 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



133 



Estatua sin pié: entre sus 
manos lleva una copa. 

Estatua sin cabeza, cu- 
bierta con manto y con 
UQ vaso entre las ma- 
nos 

Estatua adornada lujosa- 
mente en su tocado. . 

Estatua cuyo manto em- 
pieza en la cabeza por 
elevada caperuza. . . 

Estatua con tres collares 
y túnica acañonada. . 

Trece fragmentos de es- 
tatuas pequeñas. 

Siete fragmentos de figu- 
ras de animales. 

Taso de piedra semejan- 
te al que se ve en las 
estatuas 

Piedra de molino anti- 
guo. 

Vartiilo de la edad de 

piedra 

Dos baldosines romboi- 
dales de mármol. . . 

BroBoe. 

Tres toritos de bronce. . 

I^s figuritas humanas. . 

Dos fíbulas 

Teinte y cuatro frag- 
mentos de anillos y Cí- 
bolas. 

Hierro. 

Fragmentos de espadas, 
lanzas y cadenas. . .. 

Plomo. 

Dos T T para el enlace 
de sillares 

PUU. 

^^diuéla circular, com- 



0,55X0,S8 

0,4íX0,Jt 
0,64X0,20 

0,92X0,85 
0,52 xo,n 



pletamente lisa por am- 
bos lados. Diámetro. . 

CerámÍMu 



0,05 



0,42X0,07 

0,09 
0,40X0,06 



0,03 á 0,05 
0,07X0,02 
0,05 á 0,06 



0,07 á 0,26 



0,08 á 0,47 



Trece vasos de barro os- 
curo, color plomizo. . 0,05 á 0,09 

Diez fragmentos de barro. 

Fragmentos de una án- 
fora. 

Dos fragmentos de tegula. 

Diez y seis vasos de fabri- 
cación rudimentaria. 

Veinte y un baldosines 
en forma de rombo. 

Varias teseras blancas y 
negras , recogidas en la 
cañada del Cerro de loi 
Santoi. 

Lucerna de dos mecbe- 

ros 0,05X0,40 

Vaso con figuras ó ins- 
cripción griega. . . 0,09X0,05 

Una ánfora pequeña . . 0,22 

Cierra esta colecoion la preciosa 
estatua de piedra, cedida generosa- 
mente , á una sola indicación de los 
comisionados, al Museo Arqueoló- 
gico, por D. Vicente Juan y Amat, 
dando una prueba de su patriotismo 
al contribuir á engrandecer los te- 
soros que tanto enriquecen este nue- 
vo establecimiento científico, ya hon- 
ra de nuestra patria. Esta bellísima 
estatua, tan interesante por más de 
un concepto, revela las creencias re- 
ligiosas y culto dominante entre 
aquellas gentes. Claramente lo indi- 
can los símbolos que ostenta sobre 
su pecho, representando los astros, 
á los cuales ofrece el sagrado fuego 
en el vaso ritual sostenido entre am- 



tai 



RBVISTA DE ARCHIVOS, 



bas manos, y otras iudicaciones se 
hallan también en la rica sobrevesta 
qne cubre su rizada túnica. Rodea 
su frente corona de flores, y en su 
semblante severo y grandioso de- 
muestra la dignidad serena propia 
del cargo sacerdotal que representa. 

P. S. 



Como prueba de inconcebible in- 
gratitud se califícaria justamente 
nuestro silencio, si no tributásemos 
aquí merecido aplauso á los Sres. Mi- 
nistro de Fomento , Director de Ins- 
trucción Pública y Jefe de Admi- 
nistración que tiene á su cargo los 
negocios del Cuerpo , por el perseve- 
rante propósito con que han procu- 
rado y conseguido enriquecer el Mu- 
seo Arqueológico Nacional, en pocos 
dias , haciendo ingresar en sus salas 
los interesantes objetos adquiridos 
de los señores Don Vicente Juan y 
Amat y Don José Ignacio Miró, que 
sucintamente se reseñan en la Sec- 
don de noticias. 

También las bibliotecas les deben 
recientes donativos , que habian lle- 
gado á ser, en los últimos años, insig- 
nificantes y tardíos por extremo. En 
el correspondiente lugar del presen- 
te número insertamos nota demos- 
trativa de la remesa que pocos dias 
há se recibió en la Biblioteca de San 
Isidro; y no ha de pasar mucho 
tiempo sin que publiquemos un esta- 
do general de las obras donadas á 
todos los establecimientos confiados 
al Cuerpo. Procurando representar 
en la humilde voz nuestra la de to- 



dos sns individuos, damos aqi 
Sres. Marqués de Orovio, Ms 
do Macanaz y Catalina este te 
nio de gratitud por los acre 
mientes que á su amor al a 
las letras deben las bibliotec 
blicas y los musebs arqueoh 

( 



SECClOiN OFICIAl 

MINISTERIO DE FOMENT 

REAL ÓRDEK. 

limo. Sr.: Habiendo legado el 
Dr. D. Ezequiel Martin de Pedí 
brería, de que era poseedor, al d 
mentó de la Facultad de Medícir 
Biblioteca universitaria de Madric 
el Rey (Q. D. G.) se ha servido di 
que se haga público, por medí 
Gaceta de Madrid, ejemplo tan la 
en prueba de la gratitud y esti 
con que el Estado acepta el don 
honra la memoria de tan insigne 
sor, como asimismo del aprecio c 
S. M. ha visto el cumplimiento d( 
luntad del finado por sus herede 

De Real orden lo digo á V. 1. 1 
conocimiento y demás efectos 
guarde á Y. I. muchos años. Ma 
de Julio de <875. — Orovio. — Sr 
tor general de Instruccio pública 



r.RMITÍDO. 



£1 amor á la verdad, á I 
rendimos fervoroso culto, no 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



S35 



ga,lioy también, á insertar en el pre- 
sente número una nueva catta del 
St. Alarcon, rectificando algunos 
pantos de la de los señores Bachiller 
y Halo. Nuestros lectores habrán 
juzgado acerca de lo expuesto en 
imbas cartas, y no hemos de preye- 
nir, ni desviar su fallo con reflexio* 
nesó aditamentos que no necesitan ; 
perocnando el primero de aquellos 
señores en su réplica, autógrafa del 
se^ndo, ha usado calificativos que 
salen del comedimiento propio de la 
cort¿8 consideración debida siempre 
al compañero , justo sera que no ne- 
guemos al Sr. Alarcon su defensa, 
cuando hemos otorgado á sus impu- 
gnadores la publicación íntegra de 
cuanto han tenido por conveniente 
decir, dejando hasta que ocupasen 
espacio en las breves páginas de 
nuestro periódico los no muy mo- 
destos aplausos recíprocos con que 
ios Sres. Bachiller y Malo han que- 
rido revelar al público todas las ex- 
celencias de sus respectivas per- 
sonas. 

Habíamos creido que la publica- 
ción de un escrito destinado á escla- 
recer la verdad en un punto de fácil 
averiguación , cuando dentro de los 
limites de las conveniencias sociales 
está redactado, no deberla excitar 
arranques de mal humor, ni poner 
en la pluma frases de duro sonido, 
eco, por lo común, de sinrazones, ó, 
por lo menos, de voluntariosas ten- 
dencias ; pero como no á todos es 
dado, según parece, reducir el fon- 
do de ana cuestión personal á tér- 



minos inofensivos , aunque precisen 
los puntos á que han de referirse pa- 
ra dejar en claro lo cierto, nos vemos 
obligados á manifestar, para en ade- 
lante, que no insertará la Revista 
en sus columnas escrito ninguno po- 
lémico de carácter personal , sino 
cuando en el fondo á intereses gene- 
rales del Cuerpo afecte, siquiera 
para que no pueda ser erróneamente 
juzgado nuestro recto propósito en 
procurar que á cada uno se le délo 
que suyo sea , y no se nos considere 
como cooperadores al descrédito del 
Cuerpo, cuando es uno de nuestros 
principales fines realzar su nombre, 
que por fortuna está muy sobre cier- 
tas inquinias de aviesos caracteres. 

C. 

Sr. D, 2bHbi4f del Campillo, 
Mi baen amigo 7 querido compañero : sin 
sorpresa de ningún género he leido la carta 
suscrita por los Sres. Bachiller y Malo, en 
contestación, según parece, á la rectifica- 
ción, que me permití hacer al primero de 
dichos señores en mi carta de 3 de Junio 
próximo pasado, dirigida á V. y excitada 
por el consabido artículo del Sr. Bachiller. 
Lo sorprendente fuera que no hubiesen es- 
crito, ó que una vez decididos á ello no lo 
hicieran en los términos de que se valen. 
Todo está muy en su lugar : el pensamiento 
y la ejecución ; el fondo del escrito y sus 
formas. 

Dispénsenme si no puedo contestarles en 
el estilo mismo en que está redactada su 
carta : no he cultivado ese género. Bajo este 
punto de vista, bien conozco que me empe- 
ño en partida muy desigual. Me declaro 
pigmeo ante tan colosales figuras. 

Ha sido para mí un disgusto no haberme 
hecho entender del Sr. Bachiller y por ende 
haber dado lugar á que se crea ofendido, 
cuando solo fué mi objeto rectificar un con- 
cepto equivocado que pensé ver en el referí^ 
do suelto ; pero después de lo dicho por el 



236 



RBYISTÁ DB ARCHIVOS, 



Sr. Bachiller sólo me resta, imitándole en 
la forma, dejar sentado : 1.^ Que no he ata- 
cado á mi Jefe el Sr. Malo, sino que he que- 
rido poner en claro algunos hechos y al pa- 
recer lo he conseguido. 2.^ Que no quiero al 
Sr. Bachiller para iej^vndcs papeles, sino pa- 
ra los primeros, pues aunque él no se quiera 
ocupar de mi persona, yo le tengo en dema- 
siada estima para señalarle un lugar secun- 
darlo. 3.^ Que no me preocupa el escrito ni 
los escritos del Sr. Malo ni de nadie, pues 
cada uno es padre de sus hijos, sabiendo 
perfectamente el Sr. Malo, que nunca ha 
excitado en mi otro pensamiento que el de 
la amistad no interrumpida hace más de 20 
años, y de la que le he dado pruebas, desco- 
nociendo yo las sugestiones de familia á que 
hace referencia el Sr. Bachiller. 4.® Que si 
con el recuerdo de un hombre político ha 
querido el Sr. D. Vicente afiliarme á un par- 
tido para herirme, yo rechazo esa suposi- 
ción, pues en mi independencia no lie hala- 
gado á ninguno, ni he procurado medrar 
pegado al tintero de la redacción de ningún 
periódico de determinadas ideas. Asi, pues, 
me parece hoy como ayer, que al Cuerpo 
de Archiveros, Bibliotecarios y Anticuarios 
le desacreditamos nosotros mismos, mal 
avenidos unos con otros. 

En cuanto al Sr. Malo, á quien, á pesar 
de su carácter atrabiliario, quiero como un 
amigo antiguo, sólo diré á V. que todo cuan- 
to dice en su carta corrobora mi rectifica- 
ción, añadiéndole solamente que no es mo- 
tivo para cerrar una Biblioteca el mayor ó 
menor confort (como ahora decimos), de sus 
muebles { las reformas de arreglo, cataloga- 
ción, elasifieaoUm, etc., están en tal estado 
en la Biblioteca de Medicina, que hace años 
pasan por modelos entre las de la universi- 
dad Central ; y sobre todo en donde debe 
constar consta la verdad, y esto nos basta á 
todos. 

Termino esta carta y doy por terminada 
esta polémica, no sin manifestar á V. que en 
gracia de la mejor armonía lo hago, ase- 
gurando á Malo y Bachiller no tenerles en 
menos, y á V. que es siempre su afectísi- 
mo a. ye, 

Q.B. S.M. 

Gábbibl de Alabgon. 



NOTICIAS. 



Ha sido nombrado oficial de ter 
grado del Cuerpo , en la sección de 
bliotecas, en el tamo de proTÍsion 
recta del Gobierno, nuestro amigí 
compañero D. Alejandro Vidal y Di 
que desempeñaba en la misma secc 
el cargo de Ayudante de primer gra 



Con fecha del 8 del corriente 1 
sido nombrados Ayudantes de ter 
grado del Cuerpo en la sección de 
bliotecas D. Luis Jené y Gimbert y ( 
Vicente Fuertes y Bardají, proj>ues 
en dos primeros lugares de las ter 
formadas por la Junta para la provis 
de plazas en virtud de concurso. 

El primero de dichos señores ha 8 
destinado á la Biblioteca de SeTíUa ; 
segundo á la de Salamanca. 



Nuestro querido amigo y compañ 
D. Paulino Saviron, comisionado 
el Sr. Ministro de Fomento para val 
y adquirir varios objetos procedei 
del Cerro de los Santos , ha deposit 
ya en el Museo Arqueológico Ñacic 
los importantes monumentos que 1 
de dar nuevo valor á las ya famc 
antigüedades de Montealegre. 

Con celo grande ha dado cima ni 
tro amigo á la delicada comisión 4 
se le había confiado, debiendo al se 
Conde de Valencia y al^ docto sácere 
de la Escuela Pía de Tecla P. Cárlofi 
Lasalde una eficaz influencia en el f 
término de adquisición tan envidia* 
pero sobre todo debemos tributar ti 
entusiastas aplausos al Sr. D. Vioei 
Juan y Amat por haber deferido á I 



^ • ^ 




s 



A 



BIBUOTEGAS T MUSEOS. 



137 



indicaciones del Gobierno con generoso 
y ferviente patriotismo, desoyendo á 
forasteros agentes que se habian pro- 
puesto vencerle por el ínteres egoísta 
de lacro. 

Sabemos que el Sr. Ministro de Fo- 
mento ha decidido premiar, como es 
justo, el noble porte del poseedor, que 
antes era, de tan interesantes objetos. 

La nueva adquisición se compone do 
una estatua grande de piedra, cuyos 
caracteres son egipcios ; otra del mis- 
mo estilo , con un niño en los brazos ; 
otra más pequeña, de idéntico arte; otra 
que está sentada; otra con caperuza, 
envuelta en un ropón ; otra arrodilla- 
da, con jeroglíficos en el plinto ; una mi- 
tra con inscripción ; dos medios cuer- 
pos de estatua, también con inscrip- 
ciones; moldes de fundir armas é in- 
signias , y gran número de cabezas y 
otros fragmentos de figuras. Ha dado 
oíayor importancia á este nuevo ingre- 
so en la ya célebre colección de anti- 
güedades del Cerro de los Santoi, un 
bello y elegante jarrón arábigo, vidria- 
do y pintado , que ha enriquecido la 
sección correspondiente del arte musul- 
mán, del cual es precioso tipo. 

En próximos números de nuestra 
Hbvista daremos á nuestros favorece- 
dores una lámina que represente los 
principales objetos arqueológicos del 
^erro de los Santos nuevamente adqui- 
ridos para el Museo, y otra que dé á 
conocer en sus primorosos detalles el 
Q^agnifico vaso, que los inteligentes 
consideran como insigne obra de cerá- 
oiica entre las más preciosas que deja- 
ron fabricadas los sectarios de Maho- 
m& en nuestra Península. 



A lá interesante adquisición de nue- 
vos objetos del Cerro de los Santos hay 
que añadir otra, también de impor- 
tancia , que procede de la colección de 
antiguallas , muy conocidas por los in- 
teligentes, que ha reunido el Sr. D. Jo- 
sé Ignacio Miró con todo género de sa- 
crificios y especiales aficiones y pericia. 

Consta esta reciente adquisición do 
un plato arábigo; dos banderas do da- 
masco, con escudos bordados de seda 
y de plata; un precioso díptico de 
marfil, del siglo xiv; parto ó mitad de 
otro díptico de la misma centuria ; y 
una colcha de seda, toda bordada, cu- 
yo trabajo es del siglo xvi. 

Deseamos mucho que acrecentamien- 
tos parecidos enriquezcan rápidamente 
las envidiadas colecciones del Museo 
Arqueológico Nacional; y esperamos 
que así sucederá en cuantas ocasiones 
se presenten idénticas oportunidades , 
cuando tantas pruebas existen de la 
predilección con que mira el Sr. Mi- 
nistro de Fomento cuanto se refiere á 
las artes y las letras españolas. 

C. 



Nuestro ilustrado y apreciable colega 
El Magisterio Español ha publicado, en 
uno de sus últimos números , un juicio 
crítico , debido al Sr. Ramírez y Laguar- 
dia , acerca de la Reseña histórica de la 
Universidad de Valencia, escrita por 
nuestro querido amigo y compañero 
D. Miguel Yelasco y Santos; y como 
contieno indicaciones tan honrosas pa- 
ra este digno individuo del Cuerpo , las 
trascribiremos á continuación para que 
lleguen á noticia de nuestros lectores. 
Dice así nuestro colega : 

<En Julio de 1867 se ordenó por la 
Dirección general de Instrucción públi- 



238 



REVISTA DB ARCHITOS, 



ca que por las diversas Universidades 
se le remitiesen , entre otros datos his- 
tóricos y estadísticos, una noticia su- 
cinta^ pero completa , acerca del origen 
y fundación de cada una de ellas, asi 
como de las suprimidas que hubieran 
exi.stido enclavadas en su actual distrito 
universitario. 

» Encargado de este trabajo en Valen- 
cia por el rector Sr. Marqués de Cáce- 
res el Sr. Velasco , jefe del Archivo ge- 
neral de aquel reino, se propuso dar 
mayor e&tension al desarrollo del plan 
que ia pedida por la Dirección , lo que 
llevó á cabo escribiendo una Reseña his- 
tórica de la Universidad de Valencia, te- 
niendo que luchar coii no pocas dificul- 
tades , pues ni habia libros de matricu- 
la que consultar, ni actas de claustros, 
porque los documentos de este género 
que se conservan no se remontan más 
allá del último tercio del precedente si- 
glo , y ofrecen , por lo tanto, escasísimo 
ínteres. 

> La obra , pues , del Sr. Velasco es 
completamente original y digna de ser 
conocida por los que al estudio de la 



historia de la Instrucción pública ea Es- 
paña se dedican. 

*Ai final de ella se inserta an apén- 
dice relativo á los hijos ilustres de aqoe- 
iia Universidad , que han sido en no 
escaso número, contándose entre ellos 
el humanista Luís Vives, el médico y 
toxicólogo catedrático de la Universi- 
dad de París , Dr. Orfila , dos orientalis- 
tas, Pérez Bayer y Orcheli, el astrólog<^ 
Andrés Rey de Artieda y los naturalis — ^ 
tas Rojas, Clemente, Villanova (D. To^,^ 
mas) y Cabañil les. 

>Mas no pararon aquí los trahaj^^^ 
del infatigable Sr. Velasco , sino que cc:::::::;^ 
esta obra remitió á la superioridad u^^^ 
copia de todos ios Estatutos y Consti^B^i 
ciones de aquella Universidad que p=3i 
do hallar, un catálogo biográfico-bibK_ i* 
gráfico de los maestros célebres que ^i 
vo y discípulos ilustres que produjo « 
una breve noticia histórica de las JJT fx 
versidades de Gandía y Orihuela, tar*^ 
bajos que, por no aumentar el coste <f ^ 
que sé ha publicado, han quedado a^^ 
chivados.» 



OBRAS REMITIDAS POR EL GOBIERNO Á LA BIBLIOTECA DE SAN ISIDRO. 



Ejs. 



Autores. 



Títulos de lüs obxas. 



Voldm. 



Varios 

Varios 

DiORO (D. Francisco! y Cor- 
tezo (D. Cários Maria). . 



• Macbiarandena (0. J.). . . 
S Llórente y Lázaro (D. Juan). 
I Vilanova y Fiera (D. Jaan). 

» Rlvadeneyra 

• D. Mlgaef Salvé y el Mar- 

qués de la Fuensanta. . 

t Dirección de Aduanas.. . 

> Borren (D. M.> 

• Peres Galdós (B.). . . • 



Monumentos arquitectónicos de Espafia. 
Museo Espafioi de Antigüedades. . . . 



Discursos leídos en la aperton del curso de 
l87i-75eDla \cademia wédíco-Ouirdrgica. 

Memoria de la Biblioteca Nacional de 1H75.. 

Memoria del curso de 874-75 del Instituto 
provincial de liuipúzcoa 

Discursos leiiios ante la Academia de Cien- 
rías Físicas y Naturales 

Discursos leídos ante la Academia de Cien- 
cias Físicas y Naturales 

Colección de AA. Españoles, tomo lxv.. . 

Colección de documentos inéditos para la 
Historia de Espafia. -Tomo Lix. . . . 

Estadística general del Comercio exterior 
de Espafia en 1871 

Tratado teórico y práctico del Dibujo. . . 

Episodios nacionales. — El 19 de Marzo y 
el i de Nayo.-Baiién.— Cádiz.— Juan 
Martio el Empednado.— Traftigtr.— La 



Entregas. 

Í8á«6y38. 
61 i 193 Inclu. 



IS eoideriM. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



S39 



Antores. 



Albrd (O. Timoteo). . . 

Cttalina (D. Setero). . . 

Henao y Mafioi (D. Han.}.. 
Cmtéi VilUamil (0. G. . 



MaríD (Join Manoel). . . 

GdBffora yNartíoex iD. N). 
UrocDteyAlcánt. (ü. E.). 



Castilla Benafides D. A.). 



Fenaidez y Rodil^ez 
<l».Maríaoo) 

Paje (D. Ensebio). . . . 



CaUlina (D. SeTero). 
Tarius 



Coria <Fr. loaqain dt).. , 
Mufioz Garoica (0. Mm.). . 
Jinmez de Mañana (M.). 
\illeBa 1». Knriqoe de». . 
>rbrissa (Mtio. Autonio).. 



Roeder (D. A. C.) Tradoc- 
cioude Hoefeld. . . . 

Feraandez j i uler D. M.j. 



TÍTULOS DE LAS OBRAS. Voldm. Entregas. 

Corte de Carlos IV.~ Gerona.— Napoleón 

en Cbamartin.— Zaragoza. —La Bauila de » 

Arapiles 8 

Lamentaciones de Jeremías. — Traduceion 
del hebreo 1 • 

Viaje de SS B1.V. y AA. á Portugal, en Di- 
eíembre de 1866 1 • 

El libro del paeblo t » 

Catilopo provisional historial y razonado 
del Museo Nacional de Pintaras. ... 1 » 

Coletccion de Circalares, Reales decretos y 
órdenes para su ejecución que s. M. la 
Reina se na servido expedir por el Minis- 
terio de Fomento desde tO de Julio de 1866. 1 » 

ídem Ídem de Reales Decretos expedidos 
porS. M.lai:einaen2ideEnerode1867. 1 » 

Manual para uso de los empleados en Con- 
tabilidad y Habilitados 1 > 

Antigüedades prehistóricas de Andalucía. . i > 

Catilogo de los códigos arábigos adquiridos 
en letuan i • 

Lista de las obras de texto para el trienio 
auc principia en 1861 1 * 

A d. M. la Reina la Biblioteca Nacional.. . 1 • 

Escalafón del Cuerpo facultativo de Archi- 
veros Bibliotecarios 1 * 

Curso completo de Caligrafía general y nue- 
vo sistema de enseflanza del arte de es- 
cribir ■ 

Memoria acerca del estado del instituto del 

Noviciado dorante el curso de 1774-75. . i folleto. » 

Memoria &obre las obras públicas en 1870, 

7» y7á 1 

Estadística general del comercio de cabo- 
taje entre los puertos de la Península ¿ 

Islas Baleares, en 1873 1 » 

Roma. Obra postuma 1 • 

Colección de documentos inéditos de Amé- 
rica yOcceania, sacados del Archivo de • 

Indias 17 

Nueva gramática tagalo teórico- práctica. . I » 

San Juan de la Cruz.— F.nsayo histórico. . i • 

Manual de telf^rafia eléctrica 1 » 

Lo£ doce trábalos de Ércules 1 » 

Tabla de la diversidad de los días y horas. . 1 • 

Gloriosa martyrlo del P. Fray Andrés Espo- 
leio 1 » 

La servidumbre militar de nuestra época y 
su coni»tiiucion en el porvenir 1 • 

Memoria sobre las obras publicas del Impe- 
rio flel Brasil 1 

Almanaque del Museo de la Industria. . . 3 » 

Coliccion de documentos históricos publi- 
cados en la Revista di Archivos , BiaLio- 
TECAS T Museos • 3 folletoi. 



6 cuad. y una co- 
lee, de muestras. 



Debemos á nuestro compañero do 
profesión Mr. Paul Raymond , inteligen- 
te y celoso archivero francés en los Pí* 
ríñeos Bajos , y á so cariñoso deseo de 
eoDtribciir á dilatar nuestras investiga- 
ciones acerca de la historia de los Esta- 
dos de la antigua corona de Aragón , la 
cariosa noticia deexistir en la capital del 
Béaro , eo poder de un individuo de la 



Sociedad de Ciencias , Letras y Artes de 
Pau, un documento intitulado Fueros de 
Navarra, cuya reseña es la siguiente: 

«Manuscrito de i9t hojas en vitela, 
de 0™,26 de altura por 0™,2< de anchu- 
ra, á dos columnas, con iniciales de 
adorno , completo y en perfecto estado 
de conservación. 

• Principia diciendo: Aquí comienga 



tiO 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



el primer libro de fuero que fué fayllado 
en Espaynna. 

>Está dividido ea seis libros y subdi- 
Tidido en títulos. 

•Termina con estas palabras: anno 
Domini M" C(f LXXUn\ Vil décimo 
Kalendas aucgusti obiit apud Pampilo- 
nam , pie recordationis Henricus serenis» 
simos rex navarre et comes Paletinus, 
Campanie atque Brie , cujus corpus Pam- 
pilone nobili sepultura conditum requies- 
cit , qui in elevatione sua forum juravit 
et confirmavit. 

*Está escrito en letra que parece ser 
de fines del siglo xiv.» 

Agradecemos esta prueba de afecto, 
sobre otras muchas , de nuestro favore- 
cedor, y publicamos la noticia en las co- 
lumnas de la Revista para que no se 
ignore la existencia del documento. 

C. 



VARIEDADES. 



Comunicación de D. Francisco de Bru- 
na DANDO CUENTA AL CONDB DB FlORI- 
DABLANGA pe las estatuas , PEDESTA- 
LES, INSCRIPCIONES T DEMÁS OBJETOS 
QUE 8B DESCUBRIERON EN SANTIPONGB, 

CERCA DE Sevilla (O* 

ExcMO. Sor. : 

Muí Sor. mió : Me ha parecido digno 
de la noticia de V. E. el aviso que con 
motivo de una excavación que se esta 
haciendo en el lugar de Santiponce dis- 
tante una legua do Sevilla en el terreno 
de la antigua Itálica se descubrió un 
hueco de quatro varas y medio palmo 



(1) Archivo de SimáncAB. Ghraoia y Josti. 
eU, leg.* 992. 



de largo dos y una tercia de ancho 
dos y tercia de ako ; sus paredes de h 
drlllo romano cubiertas de enchapadi 
ras de losas de marmol y jaspes mui * 
nos de una tercia, y en los intermedí. 
labores mosaicas de piezas de vidrio 
seis colores (las blancas doradas por- 
superficie) del tamaño de dados 
jados en argamasa : el pavimento e^ 
va cubierto de losas de marmol de 
varas y media de largo y dos palm^ 
medio de ancho entre fajas de la m^ 
piedra, y por el contorno de el ac% 
pared losas do 'a tercia blancas y^ 
gras. 

Dentro se encontró una columna ro 
en tres pedazos de 27 pulgadas de di 
metro y 7 varas y 24 pulgadas de al' 
con la basa y capitel corinthio de mm 
mol mui fino, una cornisa dórica y d^ 
pedestales de estatuas; uno perfecta 
mente conservado con su inscripción, 
una parte de otro en que se lee con d: 
ridad el nombre del sujeto y el puebl 
con la singularidad de que parece s 
gun las letras iniciales se llamo colon 
Victrix ytalica, como lo avia pretendií 
en tiempo del Emperador Adriano, q 
asta acra todos los monumentos y no 
dallas decían municipio. 

Se encontraron también las dos est 
tuas de los dos pedestales de maroo 
mui blanco y fino de particular escí 
tura, lá una de mujer maior del tama 
natural con su pretexta enrrollada o 
gran arte al cuerpo asta la mitad c 
muslo , y desde allí asta el principio 
la pierna se figura otra ropa interi 
como de píeles, con su Aljava á la 
palda, pero le faltan la cabeza, brazoi 
piernas : la otra estatua de hombre 
igual mármol y perfección es desnu 
con la pretexta cogida al principio < 
pecho , y primer tercio de la espale 



BmLIOtBGAS T MÜSSOS. 



tu 



* tiotm sin cabexa, brazos ni pier- 

i 

tor mas cuidado que se ha puesto 
ie que se taTo la noticia, quando ía 
ría hecho parte de la excaTacion, 
kIo ido diferentes tardes a presen- 
I no se han podido encontrar las 
¡as, pies ni manos, y solo se han 
ido entre aquellas ruinas trozos 
manifiestan ser de los brazos y 
is, y se esta examinando como po- 
aoomodarse, aviendose sacado con 
»co trabajo del hoio la columna 
I gran mole. 

losas y jaspes de la eochapadura 
pared como estavan cubiertas de 
al hacerse la excavación al prin- 
oon menos cuidado se hicieron 
los pedazos porque solo con los 
se rompían al mas leve golpe; sin 
go he podido recoger algunas en- 
le Taríos colores que asi que les 
io el aire se han endurecido : se 
im también pedazos de tinaja de 
ol rosado ; y entre huesos casi pe- 
dos una sortija cubierta de errum- 
ae parece por lo que descubre ser 
tal corinthio, con unas letras en 
hace la frente que pueden decir 
i. 

conducido a este Alcázar los pe- 
as y estatuas que he colocado en el 
o salón d(^nde están los modelos de 
' demás inscripciones de la Betica: 
NO he recogido diferentes losas y 
( 7 el anillo; e incluio a V. E. copia 
ft inscripciones. 

^ Sor. Gue. á V. E. ms. as. como 
>• SeTiUa y Noyiembre H de 4 78 1 . 
Ex."® S.^f 
B. L. M. de V. E. 
Sa mas aten.® serv/ 
D.» Fran.«« de Bruna. 
■• 8 « Conde de Ploridablanca. 



INSCRIPCIONES. 

I.' 

(1) («) 

AELUB. Q. F. 
LIGINIAE. 
VÁLBRIAnAE. 
SPLBNDIDISSIMTS. 
OHOO. ITALICENS. (3) 
FTNERIS. IMPENSAM 
LOCVM SEPYLTVEAE. 
STATYAM PONENDAM 

DECRBVIT. 
AELIVS. PRISGVS PATEE ET. 
LABERIVS FIRMANUS. 
MARITVS HO.NOREACCBPTO 

(4) (5) 
DE» S. P. POSVERVNT. 



IT GABINIVS 

(«) (7) 
MYCRO. C. R. 
(8) (9) 

G. y. ITALIGENSI 
VM. 

Por U copia , 
P. Ferrer. 



SECCIÓN BE AUTÓGRAFOS. 



Carta autógrafa de Arias Montatvo al 

ReT SOBRE LA CARTA (i O) DEL OBISPO 

DE Anveres, que entregó i Idia- 

OUfiZ. 

Campo de Plores, ti de Marzo de 1 590 
Señor: 
El obispo de Anuei% Leuino Torren* 



Segün interpretación del mismo Bruna : 
(1) Qaintiae. (2) Filiae. (3) Italicensis. (4) 
SuA. (5) Pecunia. (6) Cives. (7) Romanus. (8) 
7 (9) Coloniae Victricis (vel clarísimas TÍr, 
reí commani Toto). 

(10) La carta acompaña á la que ésta re- 
presenta. 



I» 



RBVISTA DE ARCHIVOS, 



tio me escríaio vna carta qae llegó á 
mi mano ea 23 deste y eoteodi deuer 
yo referir a Vuestra Magestad por ser 
quasi todo qaanto en ella me escriae 
tan aderezado a su real seraicio y a la 
buena andanza de sus estados, y por- 
que Don Joan de Idíaqnf'z entiende bien 
el lenguaje en que esta escrita y es cria- 
do de Vuestra Magestad escogido para 
su consejo de stados la encamino por 
su mano remitiendo el vso della á lo 
que Vuestra Magestad tuuiere por ma- 
yor seruicio suyo , cuya real persona y 
corona Dios guarde y prospere. De Cam- 
po de Flores xxiiii de Mar^o 4 590. 

Arias Montano. — Rubrica. 
Sobrescrito: Al Rey Catholico nues- 
tro Señor (I). 



F0B0SDEL0SEST&6LECIIIENT0S. 

INVENTARIO 

de U PUta, Ornamentoi, Tapíooría, Ar- 
mat, Libro*, y otras varíat cotas que el 
Rttino de Aragón tíens en las casas de 
la Diputación y fuetA de ellat. 

SBGVNDO 

de las cosas que hay para seruicio del 
Consistorio de los Señores Diputados 
que están a custodia del mismo Sebas- 
tian Murillo. 

4. Primero vn dosel de Terciopelo 
carmesí con vn escudo bordado de 
oro con las Armas del Reyno para la 
quadra. 

2. ítem ocbo Paños de terciopelos y 
damascos carmesí en que esta adre- 
cada la quadra toda que son quarenta 
y ocho cahidas (o) piernas. 



(1) Affecio." 



3. ítem diez sillas de terciop 
mesi, con clauazon dorada. 

i. ítem vn tablero de nogal 
Tapete de terciopelo carmes! 
escudos bordados de oro con ai 
Reyno viejo hizoseeste ano 4 60 
pete nuebo de la misma manerc 
bierta de tafetán encarnado con t 
ja d£ oro y seda y vna cubierta 
damazil colorado, y assi son 
año 4 605 (2). 

5. ítem doce sillas de cuero 
ros pabonados. dixo murillo le 
tado dos en la camarilla de las t 
y assi tiene diez, no míts (3). 

6. ítem diez sillas de cuer 
partido el Respaldo, las quat 
en las casas del Reyno con vi 
y las seis en el Retrete de la Di 
las 4. en el aposentillo de las co 
dos tiene miguel lopez en suescn 

7. ítem dos Ma^as grandes 
doradas con los escudos de oro 
del Reyno que pesan Ciento 
siete marcos y vn^ on<;a, est 
Archio del Reyno de abaxo (5) 

8. ítem otras dos Ma^as peq 
plata doradas que pesan veyn 
marcos. 

9. Itera vn Christo de terci< 
gro bordado que esta en el ret 

10. Itera vn Dosel pequeñ< 
masco carraesi con aloques d( 
oro y verde con escudo de 1 
del Reyno para la retreta. 

4 1. Itera siete panos de Raz 



(2) Dos tapetes de terciopelo nu4 
año 1605. 

(3) Faltan dos ano 1605. 

(4) No se alian sino naebe falto 
ano 1605. y assi son. 8. 

(5) Estaua en la corte con los 
embaxada. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



113 



aloas de Gahida que tiran dozientas y 
^Dco alnas de la historia de Daaid para 
b qoadra de afuera (4). 

11 ítem seis paños may antigaos de 
Haz para la Retreta. 

U. ítem un Relox con sus posos y 
iostromeotos (2). 

U. ítem ocho Álmoadas de tercio- 
pelo carmesí nuebas. 

15. ítem vn tintero con su tapador 
poloorera y campanilla de plata que 
pesan qoatro marcos con armas del 
Reyno para seruicio del Consistorio. 

16. ítem vn jura torio de madera. 

17. ítem quatro bancos de nogal la- 
brados con las armas del reino (3). 

18. ítem vnos Fueros Molino, Actos 
de corte y vna parte de Portóles. 

19. ítem vna cubierta de arca de 
terciopelo verde con franja y alamares 
de oro, para sacar las arcas de las 
ÍN)lsas guando las extractiones de los 



20. ítem vn tapete de terciopelo azul 
ttn franja y alamares de oro. 

íl. ítem vn Blandón de yerro viejo 
w eí sino de arambre. 

Eo 10. de Junio. 4 598. los. SS. con- 
tadores Pidieron cuenta de todas las 
cosas arriba dichas y confeso tenerlas 
todas, Sebastian de murillo, excepto 
^a silla que a días falta. 

(Saprímense aquí , por evitar moles- 
las repeticiones , las fórmulas generales 
qoe anteriormente habrán visto núes* 
tros lectores y dicen hallarse los mismos 
objetos inventariados en otros años; y 
asi lo haremos en adelante, cuando no 



(1) Tienelos el gobernador en el consis- 



torio. 



(2) Estalla en casa del reloxero a adregar. 
(8) • en el consejo. 



se anoten objetos cuya existencia im- 
porte conocer , por no haber sido toda- 
vía descritos.) 



PKKGÜNTAS. 



463. Louis de Foix.— Tiénese noti- 
cia de haber debido este famoso arqui- 
tecto francés á su reconocido saber artís- 
tico que Felipe II de Espafia le ocupase 
en tareas do su profesión varias veces, y 
deben existir los correspondientes com- 
probantes en el Escorial, en Simancas, ó 
en los papelea de la Real Casa. 

¿ Podrían decirnos nuestros compañe- 
ros de los mencionados archivos y bi- 
blioteca, si existen datos relativos ¿ ese 
artista francés , y en este caso, se digna- 
rían comunicárnoslos , ú al menos indi- 
carnos cuúlos sean y cuál es su contenido 
en brevísimo resumen? 

C. 

El carácter literario do dos preguntas 
de la muy acreditada revista titulada 
Polybiblion^ nos permite creer que no es- 
tán fuera de lugar en nuestro periódi- 
co. Son las siguientes : 

464. Clemencia Isaura.— ¿ Ha existí - 
'do ? Muchas disertaciones se han escrito 
tomando por asunto á esta noble dama. 
¿Se ha conseguido probar evidentemen- 
te su existencia ? 

H. B. 

465. Crónica de Diño Compagni.— 
¿Qué razones so han alegado para negar 
á esta dama. el haber escrito la crónica 
que lleva su nombre ? 

• S. V. 



RESPUESTAS. 



Escritos del P. Pedro Abarca. Nú- 
mero 460, r. IV, pág. 192.— En la Biblio- 



Ui 



ASVIStA DB ARCaiVOá, 



teca de la UniverBÍdad Satmantma exti^ 
t«n de eete cronietft Jai obr&s aiguianUB: 
— ^Epithoirie examiníi dogmo^tici íq 
duodeeím propositiDoea P. BarbiaDÍ.^^ 
Ud tomo en folio Bia foliar.^ El autor 
DO ái6 Aa nombra y Be designa á sí miamo 
con el titulo de PoUmicu$¡ p«ro en una 
ñuta marginal ae advierte que es de P. 
Abarca y que el oijgiual ae remitid ¿ 
Roma=Eat 2."=Tab. a.^-N,"^ 12. 

— Do Theologia trac tatas varii=2 toin. 
foL sin foüar.=^Eflt. 3.-=Tab. l,=íí.>'" 19 
j2a 

— ítelacíonesy papeles varios qiío dejó 
en la Biblioteca de Jesuítas de Salaman- 
ca.c^E^ una col eco ion muy curioaa do 
papeles manuscritos é impresos- faltan 
algunos tomos j de otros faltan páginas* 
Hay 10 tomos foh muehoe con el índice 
de letra del P. Abarca-^^Tomo 1.^ : consta 
da 420 págii^as dobles: faltan las 43 pri- 
meras y otras que trataban de Geuealo- 
gias.=Tomos 2.* y 3,**: constaban de 467 
y 588 páginas respectivamente; pero fal- 
tan mucbas.=Tomos 4,* y 5.": sin foliar^ 
Tomo 6.*: constaba de 393 páginas» pero 
faltan machas y el índice.=Tomo 7.*: 
sin foliar; Tomo 8."^: constaba de 500; 
pero faltan vari as,=Fal tan los tomos 9." 
y 10.''— Tomo 11 : consta de 188 pági- 
nfts,=Fttltan loa toniud 12 y 13.^^Tomo 
14 : consta de 512 pdginas.=*Est. 3,^ 
Tab. l.==N.a» 21 al 30. 

— Genealogías y otras materias hÍRló- 
ricas acerca de los Reyes de Aragón^ Na- 
va rra^ Córdoba, etc, Está en el mismo el 
adverí:ímícnto particnlar de Antonio Pé- 
rez para ios Sree. Jueces sobre el hecho 
de en causa, papel curioso y do letra del 
BÍg^lo xvi.^ün tomo, 4.'' con 261 páginas 
dobles, algunas de ellas en blanco; las 54 
primeras, relativas á la Casa de Cadoma 
Bon impretsas pero anotadas por el P. Abar- 
ca,-^Est 3=Tab. 4=N.* 17. 



— De Theologia traütatui viHi, pn 
sertim de Incam alione, volúntate et p« 
foctionibns Christi, necnon drca ftliqt 
sacramenta. — IS tomos 4.° ^Kfft, !■ 
T«b.8,=N.<>5 33á48. 

— Sobro las mismas materia » ^1 eib 
demos, 4."i=EBt l^Tab. 8=N.t»* 49 á fi 

" — Papeles acerca de las proposición 
del P, Barbián o; aunque anónimo pare 
de letra del P. Abarca.E=l tomo, 4.^ m 
f oíiar — Est. 3.=Tab. 4.=N/ 3, 

— Epitbome examinis dogmaticL 
2 tom. 4.^ iguala; el uno parece bortA.^ 
del otro.=E€t. 3^Tab, 5»-^N.»5 10 y 1 

— De essentia vísionia^l tomo, 4= , 
sin foliar.=Est. 1 «Tab. 8.=N.* 91 

^ Papelea bietóricoB=^3 tomos 4.** 
foliar^ Tomo L" : contiene entre of 
los reparos al libro del Cristiano ibte^^ 
sobrr. la invención de la Santa Cnis ^ 
historia do los Gerifes en Africa^w^To. 
2.^: papeles muy curiosos falto de las j 
ginaa 91 á ta 147: contiene varias difc 
t aciones f noticias histéricas compilad 
por el P. Abarca, íuuchaa de ellas de 
puño y lctrs,=íTomo 3.** ; varios papel 
históricos —Eflt, 3.^Tab. 4--N.** 57 á 5 

— Declaración del error nuevo del ai 
tor de las perfecciones divinas^l toic 
en 4.° de 42 páginas dobles— Est S» 
Tab, 4--N.^ 50. 

A. V. Y a 

En la Biblioteca provincial y univen 
tari a de Sevilla existo, en un tomo t 
Varim manusetitos, una caria firmada i 
pufto del cronista Abarca, fechada i 
Salamanca á 2 de Setiembre de 1682, c 
rígida al Excmo. Señor D. Pedro de At 
gon, sobre la resolución del Consejo 
urden á loa AnaUi de los Reif€9 d^Ara^ 
lamentándose de que este Cuerpo crejc 
que en el primer tomo de la obra f alU 
al respeto debido á aquellos reinoa. 
J. J, B. 



KIDBID, 1876.~Impreiit»f estereotipia y galvanoplaatia de Aribaü y O.* (i 

IMPBX80BBB DB CÁMARA DB S. M. 

Ihique de Qnuia , ntún. 3. 



inceiOTM de Bitaderbua 



Í^EVIST/ 



DB 



RCHivos, Bibliotecas y |M úseos. 



AÍIOT. 



Madrid, 5 dei Agosto de 1875. 



NÚM. 16. 



SUMARIO. 

VOndUM : KotácU de títIm ezcATAcionee del Cfrro cU lo» Santos. (Apóndice.)— Razón de nna gracia.~Be- 
■iiticlo: Guta del 8r. Bachiller.— Notioias: Visdta de Alfonso XII al archivo de la Real Casa.— Nom- 
bcamiento del Sr. Alarcon.— Ascenso de los Prca. Villarlno y Várela y López Cañizares.— FaL» noticia sobre 
albullos Tnaniwrritoe de la Biblioteca Nacional. — Nnero t.^rao de cartas de CisnciiM.— Libro del Sr. Pidal. — 
La medicina en prorerbioe. — Comisión del Sr. Rios.— Descnbrimientoa en Coruña del Conde— Bibliotecaa 
de loe izkfltítntoe de Falencia y de Pamplona. — Donativo de los Srcs. Pickman y Com}>añia al ]ííus=ch> Imliu:- 
trial. — Próximas renniones del Congreso Arqnoológico de Francia. — Bibliotecas populares alemanas. — Nue- 
vas adquielcionee del Moeeo Británico.— Mn^co Polaco en Snccia.— Variedades : Alhajas que tocaron á 
la Beina de Bohemia del rcpartimimiento de los bienes de la Emixiratriz Doña I:»bol. — Sección de au- 
tócn^Ot : Carta de Arias Montano al Rey con la traducción do otra del bispo de Amborci».- Po!: dOB de 
los SstableoimientOS : Inventario de objetos de la Diputación de Arafron.— Preguntas : Marranos. 
— "De las Bqpafias ; de E^)aña.— Respuestas : Cunábala omniu.n/ere tcicntinrum , etc.— Paleha : ílxüvla. 



RoncutnÁRiASEmTitciois 



DEL CERRO DE LOS SANTOS. 



APÉNDICE. 



La precedente ligera reseña de 
cnanto se relaciona con los trabajos 
J adquisiciones qne hice en mis dos 
tiajes al Cerro de loa Saiitos, fué re- 
dactada en la época de que se ha he- 
dió mención; pero posteriormente 
íní comisionado por Real orden de 
17 de Jonio del presente año para 
folrer á aquellas comarcas con el 
flDcargo de adquirir una interesante 
eoleocion de estatuas de piedra, ^^ stg- 
mentoe de otras, moldes, también de 
piedra, para fundir insignias, á juz- 
gar por los jeroglíficos grabados que 



claramente se observan, y también 
hachas de bronce, todo extraido del 
cerro en las primeras excavaciones. 

De tal importancia son las esta- 
tuas que se indican al fin, con el nú- 
mero de los objetos adquiridos en 
esta mi última expedición, que no 
be vacilado en aumentar aquellos 
primeros apuntes con este brevísimo 
apéndice y dando idea en una lámina 
de aquellos fragmentos que conser- 
van claras y nuevas inscripciones de 
extraoidinafio interés para confir- 
mar indicios ó dar fundamento á 
nuevas conjeturas. 

Más Je un año ha trascurrido des- 
de que llegaron á mis manos las pe- 
queñas fotografías, que representan 
dos colosales figuras y otras menos 
grandes de esta colección^ debidas al 



SI6 



REVISTA DE ARGHiyOS, 



poseedor de ellas. En el acto las cedí 
maj gnstosoy para sa laminoso tra- 
bajo, á D. Juan de Dios de la Bada, 
mi querido compañero , á la sazón 
ocupado en redactar su discurso de 
recepción en la Academia de la His- 
toria. Pero estas reproducciones tan 
en pequeño no dan cabal razón de 
la grandiosidad de las dos primeras 
estatuas, que si bien son despropor- 
cionadas en su altura, en sus cabe- 
zas de mayor tamaño que el natural 
manifiestan cierta grandiosidad, no 
observada hasta el presente en las 
procedencias esculturales del Cerro 
de los Santos. BeTelan, ademas, 
grande importancia las formas de 
sus trajes, los jeroglíficos é inscrip- 
ciones que se hallan en estos frag- 
mentos ; j muy bien pueden consi- 
derarse, quizás, como las de mayor 
ínteres de cuantas se han reunido en 
los términos de Montealegre. Cinco 
de estas estatuas indican con clari- 
dad sus caracteres egipcios, si bien 
la ejecución artística se separa en al- 
gún tanto del ritualismo , uniformi- 
dad y precisas líneas de aquel arte, 
aquí representado, como dije ante- 
riormente, por analogías en la idea, 
dentro de groseras formas. No las 
incluyo en la lámina, porque ya el 
público las conoce por* la erudita 
Memoria de que se ha hecho men- 
ción, limitándome á copiar princi- 
palmente las inscripciones que en 
distintos restos se encuentran gra- 
badas. Ellas, quizás, darán nueva 
luz en las investigaciones que á es- 
tos monumentos se refieran^ y mi ob- 



jeto quedará cumplido, dan 
cia de estas recientes adqu 
en la relación siguiente : 

Esculturas db piedra, adquirí 
EL Museo arqueológico Naoi 
EL comisionado D. P. S., en 
día 6 DE Julio de 1875. 

4 . Estatua que manifies- 
ta ser de un hombre, 
con tocado que adon* 
na rizada franja ten- 
dida sobre la espalda. 
Lleva túnica ajustada 
sin ningún género de 
pliegues, y sobre el 
pecho ostenta la mano 
derecha con la simbó- 
lica paloma. La iz- 
quierda cae tendida á 
lo largo del cuerpo, ' 
traida algún tanto á 
su centro. El todo 
de la figura es des- 
proporcionado; y á pe- 
sar de su altara, la ca- 
beza traspasa todavía 
el respectivo tamaño 
natural 4»8 

í. Otra que representa 
una mujer sentada con 
un niño en los brazos. 
Está desnuda hasta el 
bajo vientre; y en su 
caperuza , de gran ta- 
maño y forma plana , 
se ve en el centro un 
abultado globo, de re- 
lieve, dos puntas as- 
cendentes , y entre és- 
tas se distingue una 
paloma sobre una ra- 
ma. De sus sienes pen- 



BIBUOTECÁS T MUSEOS. 



917 



d«Q dos anchos col- 
guiles; y un gran co- 
liar rodea su cuello. 

3. Otra peqaena, de ca* 
ráctw completamente 
egipcio 

4. Otra sentada, de igua- 
les condiciones. . . 

5. Otra arrodillada y 
con jeroglifico^ en el 
plinto 

€. Otra en pió, que está 
cubierta con un ropón. 

7. Mitra de gran tama- 
ño con inscripción cla- 
ra (4) 

8. Fragmento de estatua: 
llera grabada en el 
pecho una inscrip- 
ción (2) 

9. Otro en las mismas 
condiciones y también 
con inscripción ( 3 }. . 

4 0. Bajo-relieve en cuyo 
centro hay un busto 
con jeroglíficos en el 
pecho (4) 

14. Fragmento superior 
de una estatua con 
parte del tocado. . 

4 2. Otro de una estatua 
con una mano sosteni 
da en el embozo. . 

43. Trozo superior de 
una estatua con bar 
ba y caldas en el to 
cado 

4 4. Otro de figura que 



4,60 

0,45 
0,32 

0,20 
0,65 

0,49X0,36 

0,S0 
0,44 

0,64X0,43 

0,47 

0,50 

0,35 



(1) Lámina 5.*, fig. 4.* 

(2) Lámina 6.% fig. 6.' 

(3) Lamín» 6.*, fig. 2.* 

(4) Lámina 6.\ fig. 3 * 
(6) Lámina ff.% fig. 1.* 



lleva en las manos una 
copa , collar y pliegues 
en el ropaje. . . . 

4 5. Otro de un brazo 
izquierdo sosteniendo 
un pliegue de ropa. . 

46. Otro en el cual se 
notan la forma de los 
brazos y el ropaje. . 

4 7. Otro en iguales cqp- 
' diciones 

48. Otro en el que se 
ven dos gruesos cor- 
dones que sijgetan la 
mano izquierda. . . 

49. 

20. 

24. 

22. 

93. 

94. 

25. Cabeza de toro. . . 

26. Trozo inferior de una 
estatua cuyos pies se 
ven 

27. 1 Tres moldes de pie- 

28. >dra para fundir Ar- 

29. ]mas de bronce. . . 

30. Molde de id. para 
insignias con jeroglí- 
ficos 



Seis cabezas deterio- 
radas. ... . 



0,30 

0,50 

0,36 
0,3é 



0,49 
0,27 
1 0,29 
1 0,4 6 
|0,47 
[0.47 
0,4 5 
0,08 



0,20 
[0,24 

0,4 4 
(0,09 



0,4 3 
P. S. 



El nombramiento, por gracia, de 
un conocido escritor público para 
una plaza de oficial de segundo gra- 
do en la sección de Bibliotecas ha 
dado aparente motivo á varios pe- 
riódicos para censurar al Sr. Minis- 
tro de Fomento, suponiendo que, 
por convenir asi á su propósito, ha 



UB 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



interpretado ¿mpliamente el art 19 
del Decreto orgánico de 12 de Ju- 
nio de 1867 j en lo que se refiere al 
ingreso en plazas de jefes del Caer- 
po. Nadie ignora el respeto qae á 
las leyes j á los altos cuerpos con- 
sultivos tributa el Sr. Orovio ; y en 
el caso de que ahora se trata, el Con- 
sejo de Instrucción Pública sería 
responsable de haber calificado dig- 
no de un cargo superior por altos 
merecimientos literarios^ á quien ha 
sido agraciado con plaza de segundo 
grado en la segunda categoría , si 
resultase no corresponder á la cali- 
ficación que ocasionó esa gracia. 

No creemos nosotros en esta tris- 
te situación al moderno compañero 
aludido; pero no sería nuevo que 
la reputación literaria, más ó menos 
justa, fuese obstáculo para descender 
á las modestas tareas de nuestra 
profesión, ni habría de parecerlo á 
los individuos que nos honramos con 
la humildad de nuestra carrera. 

O. 



REMITIDO. 



Invocando la justicia y la impar- 
cialidad , ha reclamado el Sr. Bachi- 
ller la inserción de la segunda carta 
que nos ha dirigido ; y contrariando 
nuestro propósito, la publicamos, á 
seguida, para que ni en lejana su«- 
posicion pueda creerse perjudicado , 
por voluntad nuestra, ninguno de 
nuestros compañeros. Dispensen una 



vez más los favorecedores de la Bb- 
VISTA por que ocupen sus colomnai 
asuntos tan ajenos á los verdadero 
fines de nuesti^o humilde periódico 

8r. D. Toruno del OMnpiüc. 

Mi distinguido amigo j compafiero: Te 
niendo muy en cuenta la Índole j naturalezi 
del periódico la Hevista de ArehUfot^ Bi 
bliateeat y Muieat, j acatando fielmente lo 
deseos de usted para insertar estas lineas, h 
de manifestar que para no distraer laopinio 
pública, se trata de probar que el Sr. Alai 
con escribió' unos apuntes sobre la Historf 
de la Biblioteca de la Facultad de Medicit: 
7 de los cuales se ba aprovechado el seCL 
Malo. 

Pruébelo para salir cual corresponde en 
contienda. 

En nombre de los fueros áb la yerd^ 
rectificaré un solo hecho , que es el cu« 
to número de la carta del Sr. Alarciv 
No he pretendido al inyocar al Sr. D. 1^ 
nuel Buiz Zorrilla afiliar en el partido nm 
cal al Sr. Alarcon ; he pretendido consiga 
el hecho de que en su independencia, sega 
expresó, aceptó j recibió de su gobie^ 
siendo ministro el Sr. Zorilla, dos asoei^ 
en su carrera. Estos son hechos que, si ir-= 
tifícan al Sr. Alarcon, no soy el responso 
de ellos , sin que para destruirlos baste ^ 
dir á una persona que estuvo pegada al i 
tero de la redacción de un periódico de 
terminadas ideas. Esa persona fui yo, 
desempeñé la plaza de redactor politicen 
diario La Iherii , órgano genuino del p^ 
do constitucional, á que pertenecco, sinr^ 
gar de él, con independencia ó sin ella, ^^ 
sar de no deberle absolutamente nada. 

Dispense usted, querido amigo, si he ^b- 
sado de su atención y buena amistad ; p 
sea en lauro de que cierro aquí la poléad 
definitivamente, sean las que quieran la» ^ 
tificaciones que se sirva hacer el Sr. Alaras 
teniendo tanto á él como á usted ni en ^ 
ni en menos sino en la profunda consiA^ 
cion que les profesa su afectisimo ami0 
compafiero, Q. B. S. M. 

YlGBKTK B. BAOHILLEK* 

Madrid, 3 de Agosto de 1876. 



BIBLIOTECAS T HÜSBOS. 



S<9 



NOTICIAS. 



Pocos dÍ3S há yUitó el archivo áñ 
ia Real Casa Don Alfonso XII acom- 
pauado do su secretario particular, 
Sr. Morphí, del intendente Sr. Goi- 
coerrotea y del ayudante de guardia. 
I>os horas permaneció en ál, enterán- 
dose circunstanciad amen te de cuanto 
curioso y paro encierra, y dirigiendo al 
archivero, nuestro querido amigo el 
Si*. Güemes, varias preguntas con gran 
discreción y acierto. 

Parece que D, Alfonso es el primer 
■xi.oEiarGa que ha honrado con su pre- 
sencia tan precioso depósito. 

Ayer quedó firmada la Real orden 
por la que se nombra oficial de segun- 
do frailo en la sección de bibliotecas 
^ nuestro querido amigo D. Gabriel de 
-A^larcon y Casanova, que antes había 
^^rvido igual empleo. 

Concediendo el Sr, Ministro de Fo- 
**^ento esta plaza, en el turno de li- 
*^«*e provisión del Gobierno, á tan dis- 
tinguido ináíviduo del Cuerpo^ después 
^^ oído el Consejo f ha demostrado su 
P^c*o pósito de premiar verdaderos méri- 
tos en larga y honrosa carrera. 



Han sido ascendidos á plazas de ayu- 
^atiies de primero y segundo grado en 
1^ sección de bibliotecas los Sres. D. Ma- 
nuel José Villaríno y Várela y D, Baldo- 
ixiero López Cañizares, á quienes por es- 
cala rigurosa correspondía en el actual 
movlimento del Cuerpo. 



Ha resaltado falsa , como desde luego 
supusimos, la noticia dada por algunos 
peri^dioos de quezal tallecer el Sr, Fer* 



rer del Kio^ tupiese dicho serior en sa 
poder algunos manuscritos de la Biblio- 
teca Nacional y que éstos se vendiesen, 
con los demás libros del finado, por sms 
testameatarios. 



Se ha principiado la impresión del 
segundo totno de las cartas inéditas y 
cifradas del cardenal Jiménez de Cis* 
ñeros, obra monumental que publica 
el Ministerio de Fomento, bajo la dir* 
reccion del Rector de la Universidad 
de Madrid D. Vicente tatúente. 



£1 Sr. D. Alejandro t^idal y Moo ha 
publicado la obra intitulada : Sanio To* 

más de Á quino, su vidu,hutoria dñsui 
reliquias , sus ohras , su doctrina , sus 
discípulos f sus impugnador &s, el siglo xiii, 
ía drden de Santo Domingo, misión d9 
Santo Tomás, elogios, paralelos y ftono- 
rñsquesete han tributado, bibíiografíat 
iconografía y nombres, esperada con 
impaciencia por los cultivadoras de 
las letras y por los filósofos católicos. 
Siendo el Sr Pidal uno de los más dis- 
tinguidos discípulos del sabio P. Cefe- 
rino González , á quien España debe 
una brillante pléyade de jóvenes sóli- 
damente versados en tos estudios filo- 
sóficos, natural era que se desease vi* 
vamonte la publicación de tan intere- 
sante libro. 

Felicitamos al autor por el éxito de 
su obra , que indudablemente será una 
de las páginas mis gloriosas de sn vida 
literaria. 

G, 



El laborioso é inteligente paremiólo* 
go D. iosé María Sbarbí , ha dado á luz 
el tercer tomo de su ñefranero general 



S50 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



español , en el que reproduce la obra 
del Doctor Juan Sorapan de Rieres , ti- 
tulada : Medicina española contenida en 
proverbios vulgares de nuestra lengua; 
escrita con el objeto, dice el autor, *de 
librar á los humanos del recipe del mé- 
dico , de la espátula del boticario y de 
la cinta del barbero. > La obra de Sora* 
pan de Rieres no es^ sin embargo, un 
tratado de medicina doméstica como su 
título y objeto parecen indicar, sino más 
bien una colección de refranes castella- 
nos con largo comento y glosa. Tiene el 
defecto de la mayor parte de los libros 
de su época , el de aglomerar citas y 
textos de autores sagrados y profanos, 
y el de hacer frecuentes y largas digre- 
siones ; pero á pesar de esto, es la obra 
curiosa é importante para la Historia 
de la Medicina española , pudiendo ser 
consultada con fruto por los amantes 
de la pureza del habla castellana, en 
razón á su castiza y correcta frase. En la 
imposibilidad de trascribir aquí algu- 
nos párrafos que excitarían ciertamen- 
te la curiosidad de nuestros lectores, 
no podemos menos de consignar un 
dato estadístico, que en aquella hemos 
recogido, y que no habla por cierto muy 
en favor de la rigidez de costumbres de 
la época en que se escribía este libro 
(año 4 64 6). Hablando el autor de una 
enfermedad horrible dice c la qual está 
ya apoderada del linaje humano en to- 
do el mundo ; de tal suerte que apenas 
se halla hombre ni mujer que no con- 
sulte al médico y gaste sus dineros en 
zarza y palo para defenderle de tan 
perniciosa enfermedad. • No pudiera 
decirse otro tanto al declinar el desmo- 
ralixado siglo diez y nueve. 

V. 



De Real orden y por dos meses se ha 
conferido comisión al Ayudante del 
Cuerpo en la sección de Museos , D. Ro- 
drigo Amador de los Rios , para estu- 
diar las inscripciones árabes de España 
y Portugal en las localidades en quñ 
puedan ofrecer mayor interés, agree 
gándole á D. Francisco Contreras, res- 
taurador del Museo Arqueológico, sil 
duda para más cabal desempeño del esi 
tudio. La competencia del comisionada 
en la lengua de los árabes no impid 
que tal vez lograse mayores resuliadQ 
el Museo multiplicando, cuanto aconse- 
jase la oportunidad, las adquisiciones de 
objetos que fuesen aumentando las se- 
ries de tan interesante depósito, sin que 
por esto neguemos su relativa importan- 
cia á una colección de inscripciones que 
representasen dignamente la epigrafía 
musulmana de nuestra Península, cuyof 
textos podrían ser estudiados fácilmen- 
te y sin dispendios en los mismos sa* 
Iones del Museo Arqueológico. 

C. 



En las tumbas descubiertas en Glunia 
(Goruña del Conde hoy) el año 4843, 
cuya exploración ha seguido después 
con gran éxito, se halló la de un niñc 
en la que aparecieron varias figuritas 
de barro cocido, entre ellas un galle 
grande y otro pequeño, una pantera 
con collar de yedra, un macho cabrio, 
un sileno apoyado en un pellejo de vino, 
una náyade apoyada en una urna , no 
pié pequeño con calzado elegante, to- 
dos huecos y en disposición de reci- 
bir un líquido; y ademas muchísimas 
tabas y vidrios convexos de colores pa- 
ra jugar, y un pequeño y elegante can- 
delabro de hueso. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



S61 



Lfl'biblioteca del Instituto de Palen- 

cia se formó con los libros procedentes 

de los suprimidos conventos de la pro- 

^ncia, y con obras modernas , debidas 

^ donativos de la Dirección general de 

Instraccion pública, de algunos otros 

centros dentificos» de particulares, 

y de las adquiridas con la cantidad 

isffxú asignada en los presupuestos 

para este fin. 

Contiene S.687 volúmenes impresos. 



El origen de la biblioteca de Pamplo- 
na data de la época de la fundación del 
Instituto , y principió á existir con un 
corto número de volúmenes, que au- 
mentaron los que quedaban en los só- 
tanos de los extinguidos conventos. 

En el curso de 4867 á 68, pusieron 
nano en su arreglo un auxiliar de Le- 
tras del Instituto y un ayudante nom- 
iHrado por la Diputación. Se inauguró 
«13 de Enero de 4 870 , y después se ha 
aomentado con los libros de la Colegia- 
ta de Roncesvalles , que ascendían á 
4.818 volúmenes. 

Sq presupuesto es de 750 pesetas pa- 
gadas por la Diputación. El local es 
ougnifico. 

Sos bibliotecarios, D. Manuel Barran 
y D. Félix Ubillos , están, ó estuvieron 
encargados de la biblioteca del cabildo 
catedral, que consta de 8.000 volúme- 
nes, y faé incautada por el decreto de 
Roiz Zorrilla de 4. "" de Enero de 4869. 

Contiene S0.4 i9 volúmenes impresos; 
7 se ha enriquecido en el curso del 73 
^U con 46 obras que forman 69 vo- 
lúmenes. En el mismo asistieron 3.759 
lectores, á quienes se sirvieron 3.528 
obrasen 4.094 volúmenes. 



f Dioe el Porvenir de la Industriüt que, 



con destino á la Escuela de Ingenieros 
industriales de Barcelona se han reci- 
bido tres cajas de objetos que regala la 
renombrada fábrica de productos cerá- 
micos de los señores Pickman y compa- 
ñía de Sevilla, establecida en la que fué 
Cartuja á orillas del Guadalquivir. Esta 
notable colección, compuesta de 475 
piezas distintas , encierra muestrlsis de 
los ricos y variados productos de aque- 
lla fábrica , desde el azulejo esmaltado 
hasta la obra de arte más primorosa, 
asi en colores como en blanco, dando 
una idea perfecta de la fabricación de 
la loza en nuestro país y del estado de 
adelanto que alcanza hoy. 

El Museo de la Escuela de Ingenieros 
industriales recibe un aumento notable 
en Cite ramo especial de industria ; y la 
fábrica sevillana da un ejemplo digno 
de ser imitado por todos los industria- 
les del país. Según nuestro colega, el 
desarrollo que va tomando dicho Mu- 
seo es tal , que dentro de poco el local 
no será suficiente para contener los ob- 
jetos que todos los dias va adquiriendo, 
la mayor parte por donativos de los 
mismos fabricantes; y se dice que para 
el próximo Setiembre dará permiso su 
director al público para visitarlo. 

Del 23 al 28 del corriente mes ce- 
lebrará sus sesiones en Ghálons-Sur- 
Marne, por la vez cuadragésima segun- 
da , el Congreso arqueólo ffico de Fran* 
da, 

Las asociaciones fundadas en Alema- 
nia para difundir la instrucción en las 
clases más humildes , trabajan activa- 
mente para crear bibliotecas populares 
destinadas á mejorar la educación inte- 
lectual y moral del pueblo. La de Bre- 
ma, cuya población apenas excede' de. 



n% 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



50.000 habitantes, y cuenta dos años y 
medio de vida , lleva ya creadas 86 bi- 
bliotecas ; i grandes en la misma ciu- 
dad; 4 medianas en arrabales, ciuda- 
des y pueblecillos de las inmediaciones; 
y li en escuelas de lugares , ó donadas 
á varias asociaciones de obreros y de 
soldados. 

Proyéctase un plan completo de or- 
ganización, que abrace todo el Noroeste 
de Alemania, cuyos centros de instruc- 
ción popular existirán en Hanover, Os- 
nabrück, Oldemburgo, Emden y Hildes- 
hcim ; y se ha organizado una librería 
que proporciona muy baratas las obras 
propias para la instrucción del pueblo. 
El municipio de Dresde acaba de acor- 
dar la creación de tres bibliotecas po- 
pulares , señalando para ese objeto unas 
4.000 pesetas por una vez, y sobre 
4.600 anuales. 

Ocasión hemos tenido, en frecuentes 
viajes por varios estados europeos, para 
valuar los provechosos resultados de 
ías bibliotecas populares en la educación 
intelectual y moral de las clases no aco- 
modadas ; y el Municipio de Madrid de- 
berla dar el provechoso ejemplo de fun- 
dar dos, una en el centro de los barrios 
del Norte y otra en el de los del Sur de 
la villa, cuando no son indispensables 
grandes dispendios, ni es difícil su prác 
tica organización, y tanto necesita el 
pueblo madrileño que se difunda la 
instrucción en sus masas mas humildes 
y por ella se dulcifiquen y mejoren sus 
hábitos. 

C. 



Entre las muchas adquisiciones he- 
chas por el Museo Británico en el año 
anterior, cita The Academy como más 
interesantes, las siguieates : 



¡mpresos.^^ Varias obras de Shak 
peare ó acerca de este escritor , soii 
mente raras. — Una narración, en lai 
desconocida de los bibliógrafos, di 
entrevista de Enrique VIII con Fe 
cisco I, en el campo del Drap-d*Or, 
Junio de 4 520 , de la cual existe ana ^ 
sion francesa en la GranviUe-Librt 
— Una colección de obras inglesas, n 
raras, de los siglos xv, xvi y xvii. — ^1 
de 500 volúmenes de la biblioteca 
lingüística de Mr. Burgaud des Mares 
relativas principalmente á la leng 
basca. — Una colección considerable • 
periódicos, folletos, libros, caricatar 
y otros grabados de la última revol 
cion española (4 870-74). — Muchos ce 
tenares de vols. de música alemán 
francesa, italiana y rusa. 

Mapas. — Entre los más raros se hal 
uno de Alemania grabado en cobre, q 
se publicó en Eichstatt (Baviera) 
4 494, cuya leyenda indica que, i\ 
sar de su antigua fecha , es copia 
otro, perdido después, trazado por 
cardenal Nicolás Krebs , cuyo sob; 
nombre era CíAsanus, que murió 
4464. 

Manuscritos, — 49 volúmenes de 
correspondencia que medió entre 
Vizconde Hatton y Daniel Lincb, segv 
do conde de Nothingham, secretario 
Estado de la reina Ana. — Numerof 
manuscritos árabes, hebreos, siriao 
persas, japoneses, palís, entre los ca& 
se hallan : el Canon de Avicena del a 
733 de la hégira (4 333 de J. C); a 
copia del Coran, en vitela, del siglo xu 
un discurso acerca de los seis dias de 
creación, en siriaco; un diario da I 
misiones japonesas á Europa ; ana c 
riosa obra budhista escrita en hojas • 
palmera, en lengua pali, con carácter 
cambodgianos ; y ana coieccioQ de 4 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



953 



bajos representando la mitología de los 
indios, con un texto que la explica. 



Algunos emigrados polacos fundaron 
en el palacio de Rapperswyl, en Sue- 
cía , UD museo , compuesto exclusiva- 
mente de documentos , libros y objetos 
de arte, relativos á la historia política, 
literaria y artística de Polonia , y han 
dadoá luz, poco há, la quinta memoria 
acerca de la situación del estableci- 
miento. 

El museo ha tenido un desarrollo ex- 
traordinario , debido á numerosos do- 
natíTos y á la adquisición de ric¿is co- 
lecciones. Posee 4 20 enormes volúme- 
nes de actas y docamentos originales 
muy curiosos , casi todas las obras de 
^os cronistas y de los historiadores pe- 
nseos , el texto de sus leyes y constitu- 
<9íones, el periódico oficial de sus Díe- 
<^^ desde f 7(1 , todos los periódicos de 
Bolonia desde 4786, un considerable 
líúmero de periódicos extranjeros, y 
contiene materiales históricos de gran 
uuportancia. 

La sección artística es una galería 
^e retratos de personajes nacionales 
Con los trajes del respectivo país. 

Las colecciones numismáticas son 
v&uy ricas: hay más de mil doblas y 
monedas sumamente raras. 

La sección arqueológica cuenta con 
objetos interesantes procedentes de tra- 
Iajos practicados al efecto en Polonia. 
Us colecciones de banderas polacas y 
de escudos son muy curiosas. 



VARIEDADES. 



En el libro del cargo del Contador Her- 
nando Ortiz de cosas de gastos y com- 
pras de la casa y joyas de la Emperatriz 
Doña Isabelj Principe D, Felipe, é Infan- 
tas Doña Juana y Doña María sus hu- 
manas, hay lo siguiente (\): 

ALHAJAS QUE TOCARON Á LA REINA DE 
BOHEMIA DEL REPARTIMIENTO DE LOS 
BIENES DE LA EMPERATRIZ DOÍ^A ISA- 
BEL. 

Ta^as de plata doradas. 

Vna ta^ de plata dorada que tiene 
tres tiendas y un castillo con su esmal- 
te cíe la esfera que peso ginco marcos 
tres onQas cuatro ochabas a once daca- 
dos y medio el marco veinte y tres 
mili quatroQientosquarenta y ocho mrs. 

Otra ta^ que tiene la ystoría del na- 
cimiento de moyses y por dentro a aris- 
tételes y Virgilio que peso quatro mar- 
cos ginco on^as siete ochavas a once 
ducados y medio por marco veinte mili 
qua trocientes trece. 

Otra taga de plata dorada que tiene 
por de dentro vnas vírgenes con pal- 
mas en las manos qae peso ^inco mar- 
cos seis ongas seis ochavas a on^e du- 
cados y medio monta veinte y cinco 
mili giento noventa y nueve. 

Otra ta^a dorada que tiene por de 
dentro seis donzellas y vna nao que 
peso ^inco marcos ginco on^as siete 
ochavas a on^e ducados y med^o el 
marco veinte y cuatro mili mrs. 

Otra taga de plata dorada que tiene 
onbres a cavallo en batalla y otros 



(1) Archivo general de Simancas ; Con- 
tadnriamajor, primera época. Leg.^ 1617 
pxovi4oni^ 



251 



REVISTA DE ÁRGHIYOS, 



maertos peso ginoo marcos seis ongas 
dos ochabas a once ducados y medio el 
marco veinte y quatro raill nuevegientos 
treíDta. 

Otra de plata dorada que . tiene los 
quatro evangelistas peso ^inco marcos 
quatro on^s tres ochabas a on^e du- 
cados y medio veinte y tres mili nueve- 
cientos diez y nueve. 

Otra ta^a que tiene la ystoria de san- 
ta Susana peso ginco marcos quatro 
on^as dos ochabas a onge ducados y 
medio el marco veinte y tres mili ocho- 
cientos Qinquenta y dos. 

Otra taga dorada con quatro torres 
y la ystoria del Rey asnero peso ^inco 
marcos ginco ongas a on^e ducados y 
medio el marco veinte y cuatro mili 
doscientos ginquenta y siete mrs. 

Otra que tiene vna esfera enlebada 
con vna coroneta y vnas mugeres con 
alas que peso ginco marcos cinco oncas 
dos ochabas a once ducados y medio 
veinte y quatro mili qnatrocientos no* 
venta. 

Otra que tiene a san geronimo y san 
Juan y otros santos y vnos onbres ar- 
mados a cavállo peso seis marcos una 
onca tres ochabas a once ducados y 
medio por marco monta veinte y seis 
mili seiscientos catorce. 

AgQunaiiylef. 

Yno labrado de bestiones con la ys- 
toria de orfeo peso diez y ocho marcos 
una onca quatro ochavas y media a 
doce ducados y medio por marco ochen- 
ta y cinco mi^^ doscientos setenta y 
ocho mrs. 

Otro todo dorado labrado de medias 
cañas y bestiones y en el pie vnos es- 
cudos con unos grifos peso diez y seis 
marcos quatro oncas siete ochabas a 
doce ducados y vn quarto de ducado el 



marco monta setenta y sois mili d^cig* 
cientos ochenta. 

Otro dorado y labrado de bestio^csfl» 
que tiene en la peana vnos serafin^ts y 
vnas arpyas y en el cuello de pyco ^ 
escudo con vnos cabestrantes peso diei 
y siete marcos dos oncas siete ocha. vas 
a doce ducados por marco monta se. 
tenta y ocho mili quarenta y cinco. 

Otro todo dorado labrado de bestio- 
nes que tiene en el pico una simiento 
azul engastada en vnas hojas y eii«l 
cobertor una esfera esmaltada peso dia 
y seis marcos quatro oncas una ochaba 
a doce ducados y medio por marco se» 
tenta y quatro mili trescientos veinte 
(diose a la ynfanta). 

Otro aguamanil labrado de bestiones 
por el medio y por el cuello tiene vnos 
juizios de salamon peso diez y áeia ' 
marcos seis ochabas y media a doce du- 
cados y medio por marco ochenta mili 
ciento noventa (diose a la ynfanta). 

Otro labrado de bestiones tiene el pie 
asentado sobre tres ranas peso diez y 
siete marcos y tres oncas tasado a doce 
ducados y medio por marco ochenta y 
vn mili qnatrocientos treinta y quatro. 

Otro aguamanil labrado de bestiones 
que tiene por pico vna sierpe con dos 
alas y vn rabo de gallo peso diez y seis 
marcos seis oncas siete ochavas a doce 
ducados y medio el marco setenta y 
nueve mili diez y siete mrs. 

Otro todo dorado y labrado de bes- 
tiones que tiene por pico vna sierpe 
con la ystoria del Rey don Rodrigo qna 
peso diez y seis marcos cinco oncas seis 
ochavas a doce ducados y medio por 
marco setenta y ocho mili trescientos 

Cinquenta y ocho. 

PorUeopU, 
Claudio Pérez t Grbmua. 



MBLIOTBCAS T MUSEOS. 



S66 



«CCiOÜ II AOTOfiRAFOS. 



i AUTÓGRAFA DB ARIAS MONTANO AL 
r SOBRE LA REMISIÓN DE UNA CARTA 
OBISPO DE AmBERES (4). 

Sevilla, S5 de Noviembre \ 594. 
Señor. 
»s días he recibido la que va con 
il obispo de Anuers cuyas be re- 

> otras muchas a Vuestra Mages- 
r mano de Don Joan Idíaquez y 
>me deuia enbiar también esta 
1 y no solos sacados en romance 
mtamientos sino toda traduzida 

> hago por lo que a Vuestra Ma- 
deuo y por el animo y ¿el o que 
) de aquel buen vasallo de Vues- 
§estad y bien entendido prela- 
arde Dios a Vuestra Magestad 
mámente para gloria suya y 

su iglesia, de Seuilla 25 de No- 
3 4594. 

Arias Montano. 
3scrito: Al Rey nuestro' Se- 

CION (3) DE. LA CARTA EN LATÍN 
EL OBISPO DE AmBERES DIRIGIÓ A 

s Montano, dándole cuenta del 
lo de las cosas de Flandes, t 

lEMITlÓ AL ReT, T Á la CUAL «SE 
ERE EN LA DEL 25 DE NOVIEII- 
1594. 

Ámberes, 43 de Octubre de (594. 
i en romance de carta del obispo 
BTS latina. 

Carta traducida por el mismo Mon- 
B su letra, asi como la original del 
Mtán en el mismo leg,^ 
tado, leg.* 171. 

¿ hecha por Arias Montano j escrita 
íloyletra. 



Tengo esperanza que no tomareis 
mucha pena porque yo de aqui ade- 
lante os escriua menos vezes>que solia 
de lo que toca a nuestra república, por- 
que me da congoxa y confusión ver que 
hauiendo yo muchas vezes escritto y no. 
descuydada ni fríamente tantos años 
ha ni he tenido respuesta alguna del 
Rey ni de persona alguna de parte y 
nombre de su Magestad y por esto no 
sabré yo si estoy en gracia suya o no. 
Bien entiendo que vos no tenéis culpa 
porque haureis traduzido y embiado 
mis cartas y hecho vuestro deuer en 
esto : empero no basta esto en tan pre- 
sente peligro de toda la república esta 
prouincia. Haure pues de attender a 
que alguna calamidad mayor y tai que 
apenas pueda ser resistida rompa esse 
sueño tan profundo (porque asi llamo 
a oras largas). Plega a Dios que esto 
no acaezca presto, porque no se si po* 
demos estar en peor estado el qnail si el 
Rey y los de su consejo lo ignoran nos 
promette tanto mayor y más cercana 
perdición y si lo saben no se que diga 
ni quanto me admire de que no se 
pongan otros remedios que no serian 
difficultosos queriéndolos poner , entre 
tanto que nada se ha^e perece todo 
porque no hay quien no haga lo que 
quiere al modo que acontece en el in- 
terregno quando falta sucessor en el 
reyno. De iusticia o de disciplina ni 
aun memoria , y tal estado de la repú- 
blica suele ser peor que quando algún 
tyrano no consiente que ninguno pueda 
cosa alguna. Solo se blasonan aqui es- 
quadrones de soldados que al presente 
están en Italia, y tantos millones de 
oro y de plata que se traen de las In- 
dias , y a mi juicio todo esto es nada, 
porque los soldados passaran el inuier- 
no que entra eo ociosidad con grande 



S56 



REVISTA DE ABCHIYOS, 



daño de los subditos de la tierra como 
pasaron el estio y estos quando venga 
la primavera se amotinaran por las 
pagas (ganadas en balde) como vemos 
que lo hazen y assi esa fuerza nunca 
oyda de moneda sera vtíi para solos 
los enemigos y los barbaros que no 
alargan por otra causa esta miserable 
guerra sino para enriquecer pues con 
burla y escarnio andan diziendo que 
se marauillan de que Holanda y Ze- 
landa que en alguna manera parece 
que nada en la mar no se hundan coq 
tanto peso de oro quanto alli esta re- 
cogido de lo que ha venido de España. 
Semejantes motes y baldones nos hazen 
suffrircon tanto mayor despecho quan* 
to estarla mas en manos de los que ve- 
lassen sobre esto de reprimirlos, em- 
pero estamos parados sin querer aun 
prouar hazer algo y assi por seis años 
enteros hauiendo perdido por fuerga 
tantas ciudades y agora de próximo a 
Gruninga Noblissima en otro tiempo 
entre los -Francos (de donde tiene ori- 
gen nuestro Rey) por todos estos seis 
años digo no hauemos puesto pie en 
tierra de los enemigos , y toda la bra- 
ueza de nuestros soldados se ha em- 
ple^^do contra nosotros tan solamente 
sin resisteqcia ni castigo de que tam- 
bién ha resultado perpetuo odio contra 
nosotros de los vezinos que no son su- 
gettos al Rey con maldiciones conti- 
nuas. Pues quien hay tan corto de en- 
tendimiento y falto de esperiencia que 
no vea que esto no puede durar mucho? 
Creedme vos , pues ni me tenéis por 
mentiroso ni por imprudente, que se ha 
de contar por milagro la lealtad per- 
seueraste que a su Magestad tenemos, 
y que dias ha se huuieran tomado otros 
acuerdos sino nos entretuuiesse la re- 
ligión catholica en la qual estamos mas 



constantes quanto mas nos contmta 
el enemigo y todauia no se en que ba 
de parar esto. Porque es cosa recia que 
nos afflijan los hereges porque somoi 
catholicos, y con todo esto que mu 
acusen los ministros del Rey como i 
fauoregedores de ereges, y digan q» 
solo el miedo del poder de los BspafidH 
nos entretiene en el officio en algoaa 
manera, y quanto yerren y se en^ültt 
los que esto piensan y dizeo, el so^ 
cesso se lo dará a entender que sodi 
ser el maestro de los . desatinados. Il 
grande lastima y dolor que con fleo» 
jantes baldones 'se desgustan las «qI> 
mas de los hombres cada dia mis, y 
con esto por dezir la verdad, desatisai 
no con iuzio sino con despecho se hana 
hereges por se vengar. Yeys aqui Señor 
el estado de la prouincia de Fiante 
que antes fue floridissima y qnie fol 
queriades bien , estado enteramcotl 
desuenturado y miserable, empero M 
aun desesperado si se le pusiese edil 
como se esperaua que se hiziera con h 
venida del bonissimo principe Árdii' 
duque Ernesto. Empero ni aun poresli 
camino se halla hasta, agora mejoría, fli 
se dezir que contraste haya sino q« 
no hauemos aun applacado a Dioadi 
nuestros pecados grauissimos. Ni tt* 
tiendo que deuo escriuir mas que eAi 
niía modestia me lo consiente, y ta» 
bien porque entiendo que deue haiMí 
muchos que escriuan aunque no se i 
con la sencilleza e legalidad que coa 
uernia. Solamente torno a dezir djmxfl 
mal de mi grado, que totalmente na^ 
se trata por bien de la repnblica, y (p 
es interregno según que todos pieosai 
y oxala que no se pueda también áB¿ 
esto de lo eclesiástico de lo qual peD< 
la razón de las cosas cioiies. T si ^ 
para algo soy ofUrecido me tengo y ñt^ 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



M 



presto, empero ninguno se sirue de mi>. 
id soy mas ambicioso de lo que con- 
«¡eoe como vos bien sabéis, y aunque 
hasta ahora lo huuiera sido, ya dexara 
Je serio. Solo esto he desseado alean- 
gtf con grada del Rey al qual me he 
iedicado, y leuantar esta iglesia de 
Aniiers apartada del monasterio de 
Smt Bernardo y ponerla en orden y 
qw para este fin se permittiessen ven- 
der los ornamentos del monasterio que 
«tan represados en España , y esto he 
pedido muchas vezes para pagar las 
dndas. Esta es la summa de quan* 
lodessea vuestro Leuino, para morir 
eonmas reposo. Dios os guarde. En 
iiraers. xiu de OttLbre 4 594. 
Yoestro hermano que mucho os ama 

L. TOBRENTIO OBISPO DE ÁNUERS. 

El sobrescrito de la original á que 
láa se refiere es: Admodum Reuerendo 
etDlostri Dno. D. Benedicto arias Mon- 
teo Theologo et Philosqpo praBStan* 
ao. 

HlSPALI (i). . 



NIDOS DE LOS BSTABLECIIIBNTOS. 

INYENTARIO 

dilaPkte, Oraamentofl, Tapicería, Ar- 
■••, Libro*, y otras varias oosai qae el 
hiao de Aragón tiene en las oaiai de 
ti Diputación y faera de ellas. 

TERCERO 

I As lot cosas que hay en la sala Real que 
•rtai a cargo de Geronymo Torrijos, 

t- Primero vn tablero de nogal gran- 
fcftta en 2a cámara del Consejo (2). 
i Ítem vna mesa redonda. 

(1) Sitado, leg.« 171. 
AAditado. 



3. ítem siete Bancales de paño verde 
moscardón y entre ellos vno con las ar- 
mas del Reyno no ay sino tres en Junio 
4 698(3). 

i. ítem quatro bancos escaños el vno 
muy grande. 

6. ítem tres sobremesas de paño ver- 
de veyntidoseno. 

6. ítem vna mesa de nogal grande 
con sus pies. 

7. ítem vn Candelero grande de 
a^far de Sala adonde esta colgado en 
vn cordón verde no My cordón sino ca- 
dena (i). 

8. ítem vn tablero- grande que esta 
de ordinario en la quadra del Gouer- 
nador. 

9. ítem vna Arca grande de nogal. 
4 0. ítem Vn Banco escañil muy 

grande esta hecho pedamos (5) (6). 

i i . ítem vn paño verde para poner 
en el dicho Banco vi^'o mucho (7). 

i 2. ítem tres Vanees con respal- 
do de nogal nuebos para el seruicio de 
la gouernacion^ tienehs Sebastian de 
murillo (8) (9). 

1 3. ítem dos paños sobrevancos para 
la gouernacion. 

4 i. ítem quatro esteras graivdes las 
quales síruen en la sala de la real au- 
diencia están parte deltas en la cámara 
del Justicia de Aragón (i 0). 

45. ítem ocho rejas que están en 
el patio de la dipputacion quatro gran- 



(3) Aditado 

(4) Id. 

(5) Desde este número es letra distiutai 
como aditamento. 

(6) Aditado. 

(7) Id. 

(8) Llenaron 2 a la corte yo dal^a. bol- 
bleronlos y se perdió vno y no hay sino dos* 

(9) Aditado. 
(10> Id. 



958 



RBYISTA DB ARCHIVOS, 



des y quatro medianas, qíudan cinco 
en el cobrador, y Uu 3 restantes están 
puestas en ¡a dipptttacion y en el gene-^ 
ral {{)(%). 

En 4 de Junio 4598 los SS/ con- 
tadores hallaron todas las cosas presen- 
tes y quedan a car^ del alcayde de 
la dicha casa y por el de martin de lo- 
piñen que esta en la casa por el y asi a 
de dar cuenta dello. 

QVARTO 

De las cosas que hay en el Árchiuo del 
Reyno que esta dentro de la Sala Real, 
que están a cargo de hs señores Dipu- 
tados. 

Primero muchos Priuilegíos, Procesos 
y otras varias y diuersas escripturas 
las quales por no hauer Inuentario de- 
lias no se ponen aqui en particular. 

ítem yna Bacina de plata donde se 
ponen los Redolínos cuando se haze la 
extraction de los officíos del Reyno la 
qual tiene de peso. 

ítem vn vaso de plata dorado, siquie- 
re Yrnía para dar agua el dia de la ex- 
traction de los oíficiüj del Reyno , que 
tiene de peso ciento y treinta y seis on- 
^s, la qual esta en vna caxa cubierta 
de cuero negro. 

ítem vn libro escrito de mano Intitu- 
lado, Matricula general de todos los 
Insaculados en los offícios de la Dipu- 
tación del Reyno de Aragón, hecha 
Ano M. D. Ixxxxiiij." 

ítem este libro de Inuentario pareció 
a los Seuores Diputados que le hizieron, 
que este Recóndito en dicho Archiu, 



(1) Las quatro en la escribanía de la au- 
diencia y no hay sino yna j esa está en el 
cobrador del reyno. 

(2) Aditado. 



adonde los señores Diputad 
cederán manden continuar 
lo que de aqui adelante con 
dinero del Reyno. 

ítem tres arcas de madc 
están recónditos todos los R 
las personas que pueden soi 
offícios del reyno, cuyas 1 
en poder de los señores D 
del notario extracto, y las Ih 
ca donde están los Redolinos 
tadores y Inquisidores, lai 
guardan los Inquisidores y 

Esto esta todo en el Archiv 
Junio 4 598 (4). 



PREGUNTAS 



466. Marranos.— En el J 
Simancas, Negociado de la I 
Libro 959, folio 565, se ha 
sigue : 

u Aunque ha dias que no esc 
es por no ocuparle el tiempo 
tinuas ocupaciones; pero de8C< 
V. S. entendido que desean 
quanto fuere seruido mandara 

nEn mi Historia eclesiástica 
(que ya la voy reuniendo) poi 
del estatuto de esta Iglesia; 
ver es el mas antiguo, que Igl 
Ilcgios tienen ; porque es de I 
del año do 1511 dado por ¿ 
ella, y su postulación, se hace c 
de heregesj Tieophitos , reconci] 
ro«, y marranos. Esta ultima p 
que la an explicado algunos, co 
cas, Escobar, y otros que e vi 
párese que resueluen se^^n i 
porque todas las explicacionei 
coincidir con una de las otras 



(3) Aditado. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



959 



diffemncíaa, j es cierto segnn et orden 
délo que se pidió, qae ae pidió cosaa qno 
dif&reDciaBse de berege^f ect, V. 3. eotre 
lo oliiid^do me podra enaeñar., j deuerdad 
lo be metieeteT porque conffieao que no 
k podido dar U so lucio o. uarde me 
dios á T. 3* muchos añoa que deaseOf y 
m Iqb puestos que uiereze, Badajoz y ae- 
tiíOibre 9 de 667.-^b, L m. de V, S.^ 
ffi mayor eeniidor y capp, n-^^Dou Juau 
MxoQ de Figueroa^^^eüor Dou Áloneo 
deAreualo Mootenegro Inquiaidor apos* 

Hubiéramos deseado aaber la contesta* 
mu del Inquisidor Á la carta aut aceden te, 
jd^qaé modo fijaba la verdadera acep- 
don de la palabra mafrano^ usada por 
Tirios escri torea ecleBiásticoa y en algu- 
nos documentos pootificioa, según se ve 
per U carta autógrafa de Solano do Fi- 
peroa. Dicha contestación no bemoa po- 
dido hallarla, y por ella tal vez sebubiera 
jmáo en conocimiento ai marrano se 
decifl á todo hereje ó s61o se designaban 
bjá este nombre los de alguna secta 
pütícdar, ¿Podría alguno de loa iluatra- 
doí lectores de ia Revista aclararnos este 
minio y citarnos algunos otroa dücu- 
lEütos? ¿Hay datos que coa puedan in- 
^^rqn&marrcmo quiere decir tanto como 
iKomiU^adüf cuya acepción uoa parece 
limas propia¡ aegun nuestro criterio? 
1\ K BZ C. T P, 

467. De lasEspanas; de España.-- 

Doña Isabel 11 ae intituló aiempre Reina 

líe las EspafiftB. D. Amadeo ha llevado el 

títiílo de Rey de Espaüa. En las monedan 

lucientemente acuñadas^ D, Alfonso XII 

se denomina también Rey de Espaíia, 

¿Qué rabonee políticas, ó históricas han 

exiñtiáo para que el Monarca eapaRol no 

haya continuado con el título que usaron 

tas anteceaorce? 

J. M, DB P. 



RESPUESTAS. 



Sunabula omnium fere scientia- 

mm I et precipuephUicaliiifiidifJíniltu | 
titm in proporÍÍQnibu8 ti \ ppartionalilatib^ 
Mita a ! Ihúánt dols arago | tiísü in tucem 
I deducía t¡*. 
NúmAñS, r. V, pdg. 176.-* De esta 
obra, cuya portada queda eopiada^ existe 
un ejemplar en La Biblioteca Colombina 
—K< II— Tabla 189~Número 3. 

nEScaiPOíON biblioosíftca. 

Letra gótica menuda. En octavo^ Sig- 
natura A**I — C IIL A doa columnas. Sin 
reclamos ni foliación. Seis hojas prelimi- 
nares y die^ y seis de te^to. 

Está encuadernada en pergamino mo- 
derno con otros opiisculoa fíloaóñcos de 
díverüos autores. Rotulada : u Número 3.» 
— Opuacul. Phiiosopbica Diversorum — 
tonf, 3, Bien tratado. Tiene sólo una pi- 
cadura en el margen interior junto á la 
costura. 

Volumen 13.512 de la librería do D. 
Femando Golom. 

Al fin se lee de letra del mismo : 

«Este libro costó 12 dineros en León 
por Setiembre de 1635 y el ducado vale 
670 dineros, d 

Colofón : 

(iExpliclaut cunabnla plurium Soiétia- 
rum I precipue difficultatfi phisicaliíl in 
proportio I ni bus et ^portionalitatibus 
Bita a Johanne | dolz arago ei in luce de- 
ducta anuo dñi. Mil | lesimo quingéteai- 
mo XVIIL dle XV mésis oc | tobrís apud 
m3talbanu5 acquitanie ciuitatem insig- 
nem.9 

Ssvillay Jnliodel875. 

A. DE LOS S, V J, 

Paleha : ñxuela.— iVám, 4G1, T. v, 
^^. 21 1é— Pregúntase por elSr, C* en di- 



960 



REVISTA DB ARGHITÓd , 



cho número de esta Beyista , cuále$ son 
la eUmologia y significación verdadera de 
ambos nombres; para cay a más metódica 
respuesta se me permitirá que invierta 
]os extremos que dicha pregunta abraza. 
Dase indistintamente el nombre de^Mt- 
Ua 6 hijuela á aquel objeto cuadrado, que 
debe ser hecho de lienzo , con el que *se 
cubre inmediatamente el cáliz desde el 
ofertorio de la^misa hasta después de la 
swndon^ y á aquel otro redondo, algo más 
pequeño que el anterior y de la misma 
materia, con [el cual se'cubre inmediata- 
mente la hostia sobre la patena hasta el 
momento do ser ofrecida aquélla , y que 
se vuelve á colocar sobre ésta después de 
verificadas ambas sunciones. Algunos in- 
dividuos, á fin de establecer una distin- 
ción en el uso de ambos objetos, destinan 
el nombre de palia para el que sirve de 
cubierta al cáliz , reservando el de hijuc' 
la para el que cubre la hostia ; otros, lla- 
man palia pequeña á ésta ; y no falta 
quien designe á la misma con las deno- 
minaciones de cubrehostia , sohrehosHa ó 
superhostia , vocablos los tres que no hallo 
en ninguno de nuestros diccionarios (1). 



^ (1) Siendo prebendado d'^ la Catedral de 
Badajovtuve ocasión de presenciar una ce- 
remonia , la cual me pareció por cierto muy 
atendible, que ignoro so verifique en otra 
diócesis alguna,"y de la que no tengo noti- 
cia se haya tratado por ningún rubriquista. 
Consiste , pues , en cubrir la hostia con la 
palia pequeña durante la incensación que 
se hace sobre la oblata en la misa mayor 
con el fin, sin duda, de evitar el que, al po. 
derse desprender del turibulo, caiga sobre 
la hostia alguna chispa, ó, cuando menos, 
alguna partícula de carbón ó ceniza. Dicha 
palia es levantada por el diácono después 
de haber incensado al preste y al subdiáco- 
no, y de haberlo sido él por el acólito, y en 



Lo que entendemos hoy por las p^ 
bras paUa é hifuela uo existia en los ^ 
meros siglos del cristíanisino , dado ^ 
la oblata se cubría doblando sobre eU.^ 
parte derecha de los corporales, con oq 
motivo tenian éstos mayor dimendoa qi 
la que hoy se les suele dar; pero aleí 
do semejante operación algo expaett 
á que se vertiera el sangüisj decretdw 
con el tiempo segregar de dichos corpo* 
rales la porción que era necesaria para 
los efectos indicados. Por esta razón in- 
sinué arriba 7)[ue tales piezas deben ser 
hechas de tela de hilo (como está ter- 
minantemente prevenido); acreditando 
las personas que hacen, ó toleran, dichos 
objetos de lana , seda , ó cualquier otro 
género, por primoroso ó rico que sea, d 
ignorar de todo punto á qué deben bv 
actual ser semejantes accesorios dé 
cáliz. 

Ahora bien, manifestados ya el origei 
y destino de los referidos objetos sagra 
dos, queda explicada por sí misma laetí 
mologfa de las palabras con que se cono 
cen. ¿Sirven los dos para cubrir ó |Mi¿Mif^ 
De aquí el nombre do palia? Son part 
desmembrada ambos de una entidad nía 
yor? De ahí la denominación de hijuela^ 
siendo, por tanto, las palabras paleka J 
fixuela , que dan margen á esta respues- 
ta, antiguas formas castellanas de loi 
términos palia é hijuela que hoy usamos 
para dar á entender los supuestos de qoa 
acabamos de tratar con la mayor con- 
cisión y claridad que nos ha sido po- 
sible. 

Madrid y Julio 4 de 1875. 

José Mabía Bisbar. 



tanto que el celebrante acaba de lavarse las 
manos y de rezar el salmo destinado á aitt 
acto por la Iglesia católica. 



XiLDBID, 1870.— Imprento, estereotipia y galvanoplastia de Aribaü y O.* (i 

IMPBBBOBBS DB CÁMABA DB 8. V. 

XtaqxM d» Osoaa , núm, 8* 



de RlVADBRBTBA)| 



I\EYISTyV 



DE 



(^ 



'^^ff 



Archivos, tÜibliotecas y |M úseos. 



aAov. 



Madrid, 20 de Agosto de 1876. 



NÚM. 1«. 



SUMARIO. 



foiuiot: Jarrón árabe del Mtueo Arqwológieo.^El murro concuño.— Seooion ofloial: ConTocatoria á con- 
cnw para no» plaia de oficial de tercer g^o en la Mooion de Bibliotecas.— Notioias : Propóaito del wftor 
Gu4eiul.~La real órdeu dando gracias al Sr. Jnan y Amat. — Nombramiento del Sr. Boara y Fajol. — As- 
«MMae los gr «. Carreraa r Ma«iníft y Bülbás y Cnus.— Traslación del 8r. Malo.— Permuta entre los «- 
iam Moreno OH y Je é y Olmbert. - Repartición de láminaH y aumento do texto. — Impresos de librod y 
eoscnmncia de lectore*» en la Biblioteca de León : ensanche do su local. — Venta de la 1.' edición de las obras 
de Smto Tomas. — VaHeiAdes : Memorial do la plata y ornamentos dt^ la Real capilla de Santa Clara de 
TorleáUai;.-. Libranzas del pigu de libroii y «ms encnademoci >ne« en oí año 1&45.— Soooion de autóffra- 
fi>i:CartAA de Bla»?o i^e Oaray .— For: dos de los Satableoimientos : Inventario de objetos de la 
DifntÉcion de Aragón. — Pregunrae : üabcialero. — Omerillo. — Rostro de la cara.— Respuestas : Fa* 
Wtt: llxuela.— Clemencia Isaura. 



MttO^iftllIrDELIllSeOARQDEOLÓÜICO. 



El anuncio de haber adquirido, 
•o varios objetas del Cerro de los 
Woí, el bello ejemplar de cerámi- 
^ maliometana que sirve de titulo 
•tttos ligeros apuntes , y la prome- 
•ideque muy en breve recibirian 
ws snscritores de la Revista una 
líniina que representase todos los 
primorosos detalles de tan iiiatrnífico 
raso, han exigido que no se omitió- 
le diligencia para cumplir con ese 
j[U8toso empeño, calificado de for- 
mal por quien lo habia contraído es- 
pontáneamente para complacer á 
verdaderos aficionados á ¡as artes 
>lástica8. Deber do cariñoso compa- 
ieriamo nos parecia cuanto á ese 
loble fin coadyuvase ; y con el tosco 
&piz nuestro representando el bello 
arron arábigo en la piedra litográ- 
ica 7 con la inexperímentada plu- 



ma trazando estas breves y some- 
ras indicaciones 9 hemos procurado 
responder al propósito del Director 
de la Revista de Archivos, Bi- 
bliotecas Y Museos, ofreciéndole 
con el dibujo este desaliñado escrito. 
Gestiones eficaces y desinteresada- 
mente admitidas esterilizaron los es- 
fuerzos de codiciosos . especuladores 
y forasteros agentes que deseaban 
adquirir el precioso jarrón represen- 
tado en la lámina repartida con el 
presente número de la Revista ; y 
como fortuna para la dignidad de 
nuestra patria y la gloria de las ar- 
tes españolas consideramos haber 
conseguido, en muy bajo coste, aña- 
dir ejemplar tan magnífico de cerá- 
mica mahometana ])enin8ular á la 
sección donde tiene sitio preferen- 
te , asi como aumentar, con idén- 
ticas ventajas, la siempre impor- 
tante, y ahora ya numerosa y varia- 
da^ coleccio& de antigüedades del 



s«s 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



Cerro de los Santos y que tanto enal- 
tecen el Museo. 

No es nuestro ánimo discutir y ni 
siquiera, iniciar , en estos brevísimos 
apuntes, varias cuestiones que á la 
cerámica española se refieren y ofre- 
cen graves dificultades para ser tra- 
tadas con acierto. Quédense para 
más doctas personas esos juicios, y 
limitemos esta reseña, quizás no in- 
útil , á la mera descripción del objeto. 

Mide tan precioso vaso 1,34 de 
altura por 0,65 de diámetro en su 
parte más ancha, ó sea el nacimien- 
to de sus características y bellas 
asas ; y es de barro cocido , pintado 
con fondo blanco, azul y ocre, que en 
algunos puntos de poco roce pre- 
senta , en el último color de los indi- 
cados , efectos de reflejos metálicos, 
por la brillantez, sin duda, del bar- 
niz vitreo que cubre la totalidad de 
la pieza. 

La forma acampanada de su boca, 
pero sin curvatura, es octogonal, y 
sus labios salientes sostienen, en 
ángulos escotados, mensulillas pa- 
readas , que ligeramente se prolon- 
gan en forma de moldura hasta el 
primer fílete , donde empieza el gra- 
cioso cuello de la vasija. Los planos 



que resultan más anchos entre 
ménsulas en toda su extensión tc 
tical , como el de los techillos, estí 
pintados primorosamente con car» 
terísticos y variados dibujos demai 
cado estilo granadino , circunstanci 
que se observa en la totalidad de tai 
interesante obra. 

Los salientes de las ménsulas mi 
del mismo reflejo mate, mientra 
sus espacios son de color azul ooi 
ligeros adornos más oscuros, resol 
tado de superpuestos reflejos. 

Al fílete que señala el prinoipi 
del cuello signe una escocia pintad 
de azul : otros dos filetes lleva de 
mismo color, y en ellos ancha fíga d 
intrincada laceríay con perfiles de re 
flejo sobre el blanco fondo. 

Desde ésta empieza el mayor dei 
arrollo de anchura en la garganti 
y tras otra escocia azul y un filet 
de reflejo, hay, entre dos fajas d 
aquel color , una leyenda arábiga(l 
con el fondo blanco, rellenos sus es 
pacios del recejo consabido. . 

Del mismo color es la faja que I 
sigue, y de azul la que termina esti 
primer cuerpo del vaso. 

En este punto ensánchase porgn 
ciosa curvatura, y al llegar á los it 



(1) Debemos á la benevolencia del Excmo. é Illmo. Sr. D. Bdaardo Saavedra y Uoit^ 
académico de la Historia, á quien mncho agradecemos este obsequio literario, copia J t0 
sion castellana de la inscripción á que se reñere el articulo, y nos permitimos insertarUiic 
esta nota talea oonio han llegado á nuestro poder. 



L-^-^lj 7-W^' J-^ ^ "SJlsDtj >A.ii.M.,M^3 J-JL- 



j'.' 



Toda pübntb al brotar parece la mas perfecta corriente 

y acrece la benignidad abundante y la eicblencia db los dicbos 

y afirma el recuerdo de la felicidad y db la pobreza qüb 

desvaneció mañana y tarde la fortuna del tiempo. 



ttBUOTBGÁS Y MDSBQS. 



Ui 



0,65, sus dos perfiles, lige- 
coiTos, ooncnrren á una 
),13, resultando la esbelta y 
ma que en conjunto presenta, 
segundo cuerpo del jarrón, á 
esde dondiJ termina su cne- 
lalla snbdividído por verti- 
itas azules. Veinte son los 
ó zonas de fondo que resnl- 
m todas ellas se admira la 
. en los dibujos de reflejo, 
algunos puntos de menos 
eterioro , presentan lacerias 
juesy graciosas hojas de ca- 
Bgetal y otras simplemente 
líales envueltas en delicados 

ispacios que determinan los 
tes de la pieza diferéncianse 
;más por su mayor anchura 
itar decorados con grandes 
uá ticas, combinadas en dis- 
o armónica dirección, y uni- 
ligerísimos vastagos , todos 
azul. 

lemento do tan interesante 
imico parecen sus asas , por 
nder mejor á fines oniamen- 
le á la utilidad en el manejo 
sija, tanto su forma plana, 
anchura y sus adoruos. Ca- 
i de su mitad superior por 
rotura; pero la otra, dejan- 
u parte interior un escote, 
curva la línea exterior ó 
ista junto al labio del vaso, 
tido en un escuson de flor- 
punta. Hdllanse ambas 
as con simétricas omamen- 
¡as ; y predomina en ellas el 
;ul sobre menudo dibujo de 

uur de los desperfectos debi- 
hoques y rozaduras fuertes 
utos azares, este bello ejem- 
verdaderamente digno de ser 



admirado por los estudiosos y aficio- 
nados , que todavía pueden apreciar 
la pureza de su dibujo; y la I&vista 
tiene satisfacción también en dar & 
sus favorecedores la primera lámina 
que sale á luz representando tan in- 
teresante monumento. 

P. S. 



La convocatoria de nuevo concurso 
para proveer una vacante de Oficial de 
tercer grado, en la Sección de Bibliote- 
cas , parece garantía segura de que no 
habrá nuevas gracias en plazas de nin- 
guna categoría , fuera de ios turnos de 
libre provisión ; y sería justo que éstas 
recayesen también , sobre todo las de la 
categoría segunda , en individuos facul- 
tativos del Cuerpo. 

Supónese, con justicia , que ya no se 
aplazará para más adelante cerrar el 
escalafón de las Secciones de Bibliote- 
cas y de Museos , y nos permitiremos 
rogar que así se acuerde , no sólo como 
único medio de que vuelva el Cuerpo á 
vida normal dentro del estricto rigor de 
la ley, sino ademas como el ¡mejor me- 
dio para evitar aspiraciones, no siem- 
pre legitimadas en reconocida suficien- 
cia para los cargos que se logran por 
el influjo. 

C. 



SECCIÓN OFICIAL. 



MINISTERIO DE FOMENTO. 

DIBECGION OBIflEAL DE UISTECOGION 
PÚBLICA. 

Se halla Tacante en la Sección de Bi- 
bliotecas del Cuerpo de Archiveros, Bi- 
bliotecarios y Anticuarios una plaza de 



Ui 



RBYIStÁ DB ARCHIVOS, 



Oficial de tercer grado, dotada con el 
sueldo anual de 3.000 pesetas, la cual 
debe proveerse por concurso entre to- 
dos los Ayudantes de la misma Sección, 
con arreglo á lo dispuesto en el art. 24 
del Real decreto orgánico vigente de 4 % 
de Junio de 4 867. 

Los aspirantes presentarán en esta 
Dirección general sus solicitudes docu- 
mentadas en el término de un mes, á 
contar desde la publicación de este 
anuncio en la Gaceta de Madrid; en la 
inteligencia de que sólo se admitirán 
instancias basta las cinco de la tarde 
del dia en que el citado plazo espira. 

Madrid, 4S de Agosto de 4875.— El 
Director general, Joaquín Maldonado 
Macanaz. 



ÍSOilCIAS. 



Bi director general de Obras públi- 
cas , Sr.' Cardenal , se propone activar, 
por cuantos medios estén á su alcance, 
los trabajos de construcción del edificio 
destinado. á Biblioteca y Museo nacio- 
nales en el paseo de Recoletos. 



Hemos visto con satisfacción la Real 
orden en que se dan las gracias al Se- 
ñor Don Vicente Juan y Amat por el 
generoso y patriótico desprendimiento 
con que cedió al Museo Arqueológico 
Nacional, en precio muy inferior al 
valor de los objetos cedidos, la impor- 
tante colección , procedente del Cerro 
de los Santos, cuya reseña circunstan- 
ciada se insertó en el número anterior 
de la Rbvista. 



En Real orden de 4 4 del actual 
sido nombrado, por concurso, Ayuda 
te de tercer grado del Cuerpo , eo ^ 
Sección de Bibliotecas , D. Miguel Roof 
y Pujol , destinado á prestar sus serr 
cios en la Biblioteca de Hahoo. 



Por escala rigurosa, en virtad c 
Real orden de 4 2 del actual , han asoei 
dtdo á plazas de Ayudantes de primei 
y í^egundo grado respectivamente, i 
b Sección de Bibliotecas, D. Joaqu 
Carreras y Massanet y D. Antonio Ba 
bás y Cruz , bibliotecarios de Gerona 
de Castellón de la Plana. 



Ha sido destinado á prestar sus se 
vicios en la Biblioteca Nacional D* 
Joaquín Malo y Calvo, oficial de segó 
do grado en el Cuerpo; y ha quedaí 
adscrito á la matritense de la Faculta 
de Medicina Don Alejandro Tidal 
Díaz, que antes servia en la universiti 
ría de Salamanca. 

La Dirección ha resuelto favorable 
raeiite una solicitud de permuta en\n 
D. Pantaleon Moreno y Gil y D. Luis Je 
ué y Gimbert, por cuyo acuerdo el pri- 
mero prestará sus servicios en la Bi* 
blioteca universitaria de Sevilla y el se* 
^uado en la provincial de Lérida. 



Con el núm. 4 4 se repartió la coarta 
lámina correspondiente á los articokM 
de nuestro compañero el Sr. Saviroii 
acerca de las Excavaciones del Cerro A 
loa Sarños ; y con el presente se repartí 
la quinta que corresponde al ApéM^ 
ingerto en el núm. 4 3, por no haberla 
tenido tirada para que llegase* á ¡naiuii 
de nuestros suscritores con el respeetf* 
vo texto. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



t66 



AI finar el octavo mes del ano pro- 
seóte lleva publicado la Revista mayor 
DÚmero de láminas que en cada uno 
de los tomos anteriores; y también ha 
dado 20 páginas de aumento gratuito 
en la parte tipográfica , para que los 
sascritores extraños al Cuerpo no se 
vean privados de la parte que reclaman 
SQsiiespectivas aficiones, por dar cabida 
i la qae privativamente corresponde á 
los intereses de nuestra carrera. 



La Biblioteca provincial de León , á 
cargo de nuestro compañero el Sr. Al- 
Tarezdela Braña, se ha enriquecido 
con baen número de libros en el pasa- 
do año de 4874. 

Adquirió por compra 32 obras, que 
lUDan 93 volúmenes y S8 cuadernos, 
ao contar 60 húmeros de varias revis- 
tas científico-literarias. Figuran entre 
iqüéllas las del célebre platero del si- 
glo XVI Juan de Arfe y Villafañe , hijo 
ilustre de León. Ingresaron ademas 4 6 
volúmenes regalados, y en el donativo 
k D. Fernando de Castro , 4 97 obras, 
4 sean 458 volúmenes' y 4 98 folletos, 
que tratan eu su mayor parte de Histo- 
Ha y Literatura. El total es: 245 obras 
^ 567 volúmenes, 198 folletos, 28 
cuadernos y 50 números de revistas. 

La concurrencia á dicho estableci- 
miento ha sido menor que en los cua- 
tro últimos años, entre otras causas, 
por haberse reducido el número de los 
^odiantes de enseñanza libre que la 
hitaron; de suerte que únicamente 
B08 obras fueron consultadas ,* predo- 
nünando la lectura de las correspon- 
dientes á las secciones de Historia , Teo- 
ría y Bellas Letras, notándose alguna 
tficioD al estudio de las ciencias filosó- 
ftttft. 



La Diputación provincial , .á instan- 
cia del Sr. Braña , ha acordado ensan- 
char el local que ocupa dicho estable- 
cimiento , en extremo reducido ya para 
el gran número de obras que reciente* 
mente han ingresado. 



Tomamos de la revista intitulada Po- 
lybiblion la siguiente noticia : «Se lee en 
The AthencBum que ha sido vendida en 
Londres , en el mes de Junio último , la 
biblioteca de William Stuart , la cual, 
entre sus muchas rarezas bibliográfi- 
cas , contenia un ejemplar de la prime- 
ra edición de las obras del angélico doc- 
tor Santo Tomas de Aquiuo, impresa 
en Roma el año 4 570, en 24 volúme- 
nes en folio , vitela , el cual fué ofrecido 
al papa Pío II , y éste á su vez lo regaló 
al rey de Espa^ Felipe II ; por cuya or- 
den se colocó en la Biblioteca del Esco- 
rial , y de ésta lo sustrajeron los fran- 
ceses y lo llevaron á Inglaterra. Dicho 
ejemplar ha sido vendido en 490 li- 
bras esterlinas. > 

A lo precedente podemos añadir que 
la Biblioteca de San Isidro posee un 
ejemplar de las obras del angélico doc- 
tor, no en vitela , pero estampado ma- 
gistralmente en el mismo año 4 570, 
que consta de diez y ocho tomos, cuyo 
coste deberla distar mucho de los 
48.300 rs. pagados por el vendido, po- 
co há, en Inglaterra. 



tC6 



RBTISTA OB ARCHiyOS. 



VARIEDADES. 



MBKORIAL PB L4 plata y HORNAMgNTOS 
Y FRONTALES QVE KSTA Á SU GinCO ÜE 
BAIITOLQIIE P£HNA(^DE£ PB QUigSDO , 
CAPELLÁN 0£ SU MAGESTAD T £ACA19TAN 
&S U CAPILLA flEAL DE SANTA CLAHA 
DE T0B1)ESILLAS, DOr^DE ESTA DEPOSl^ 
TABO EL CÜBBPO DE LA €HATOLt€A 
lEBOA DOÑA JCAJiA NÜESTilA aiNOBA 
gUE ATA GLOtltA; ES LO SIGUIEIVTK (t): 

Frimaramenle vn cáliz de pUta so- 
bredorado con su patena sobredorada 
y el labrado cou vnos üoroiie^ y con 
TO Lelrero en ia copa que di^e (oalizen 
saluUris acipian) y la patena vna cruz 
que peso dos marcos y medios^ y vna 
tioaga. ^ 

Otro cáliz de piala blanco con su pa- 
tena blanca el baso de dentro dorado 
y [a patena tiene niB cruz blanca que 
peso dos marcos y medio y tres quar- 
ta3. 

Dos binajeras con sus tapaderas pe- 
queñas, que se hizieron de vnas binaje- 
ras que pesaron vu marco y dos hon- 
^s y media quarta de plata. 

Otras dos binajeras de plata que pe- 
saron VD marco y dos on^4is de plata. 

Vna casulla de damasco blanco con 
BU ^nefia de brocado trayda con esto- 
la y manipulo de rraso blanco y alba 
con bocas mangas y faldones de Raso 
blanco. 

Otra casulla de terciopelo berde con 
^nefa de brocado y estola y manipulo 
de rraso berde trayda con su alba y 
amyto y bocas mangas y faldones de 
rraso rerde. 



(1) Ei d eplgf&féquG tiene el documento. 
Casa Eeai, leg**" IG. 



Vna capa de terciopelo ne^ 
capilla de rraso colorado y d 
cas de terciopelo con sus fa 
rraso colorado con sus car< 
gros y colorados de seda y c 
rraso carmesí con sns borlas* 

Tres casullas de terciopelo 
sus í^nefas de Baso colorad 
nueba y las dos muy trayds! 
albas de rruan con faldone: 
negro. 

Otra casulla mas bieja de 
negro con su ^enefa de Rase 

Otra alba vieja de Buan ci 
dones de Raso negro bieja. 

Vn frontal grande de tere 
sus frontaleras de Rano caro 
con sus fi'anjas de seda neg 
rada. 

Otros dos frontales para 
colaterales de terciopelo neg 
frontaleras de rraso negro ce 
jas de seda negra y colorad! 

Vn paño grande de tercí 
biejo con su cruz de Raso cf 
está sobi'e la cama, 

Quatro escudos de seda ^ 
las armas Reates que están 
los dos altares colaterales y 
la cama. 

Seys sabanas las dos gran 
altar mayor de rruan nueba 
tro para los altares colaten 
ñas. 

Vna alombra grande y de 
para el altar mayor y otras ( 
dos colaterales muy bíejas P 

Dos doseles pequeños pi 
altares colaterales guarnes^' 
dedor de rraso negro. 

Vn paño de reynteydoseí 
debaxo del de terciopelo. 

Quatro corporales con e 
yjuelas de olanda. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



S67 



Dos ymagenes la tda de nuestra Se- 
ñora y otra del crugafijo entrambas 
moy pequeñas y la del cra^efljo la ta- 
bla eodida. 
[ Qoatro misales rromaoos los tres 
grandes y el vdo pequeño muy bíejos. 

Yo facistol de yerro con su paño ne- 
gro de beinteno btejo. 

Yo qnaderno en tabla escripto en 
hrgamino con el oficio de difunctos. 

Yoa corona de madera Para encima 
delbolto. 

Qualro candeleros de bierro para los 
altares bastardos. 

Tres arcas la vna muy bieja las dos 
k rna encorada y la otra blanca. 

Otra arca grande donde se ponen las 
Mfaas que se gastan en la dicba capilla 
e VD acbero de pino blanco (\), 

Por la copia y nota^ 
P. P. 

LOEANZAS RBLATIYAS AL PAGO DE LOS 

LiBBos QUB Cristóbal de Estrella, 

VAE8TR0 DB LOS PACES DEL PRÍNCIPE 

D. Felipe , compró en Salamanca t 
Medina del Campo, inclctbndosb bl 
nportb desü bncuadbrnacion. 4 545. 



Señor Francisco Persea Thesorero 
del Principe nuestro Señor de los mrs. 
da vuestro cargo para los gastos de la 
lamara de su alteza deste presente año 
le mili y quinientos y quarenta y ^in- 



(1) Esta relación U pidió el Secretario del 
tj Ifartin Chtztelú al Tesorero de la Beal 
isa Lilis de Landa en 14 de Octubre de 
73 ; 7 de todo lo que contiene, excepto los 
endoa áp las armas reales , que se los re- 
rró S. M., se hizo merced al monasterio de 
nta Clara de TordesillM para el servicio 
la dicb» iglesia. 



co dad y pagad a Ghristoual de Strella 
maestro de los pajes de su alteza diez 
y siete mili y nouecientos y nouenHa y 
tres mrs que por su mandado a dado 
y pagado desde principio de Uenero * 
basta fin de Abril deste dicbo año en 
la manera siguiente : 

Primeramente pago por Jubenal de 
Golineo en papel dos rreales montan 
sesenta y ocbo mrs. 

Has pago por las Epístolas de Tullío 
familiares de Colineo en papel tres rrea- 
les montan ciento y dos mrs. 

Mas por Pomponius Mella et Solinus 
de Aldo en papel siete rreales montan 
dozientos y treinta y ocbo mrs. 

Mas por Gornellio Tacitus de Aldo en 
papel quinze rreales son quinientos y 
diez mrs. 

Mas por Martialis de Aldo seis rrea- 
les en papel son dolientes y quatro mrs. 
Mas por Jubenal y Persio del aldo en 
papel quatro rreales son ciento y trein- 
ta y seis mrs. 

Mas pago por la enquadernacion de 
las epístolas del Tullio en octano de 
pliego seis rreales son docientos y qua- 
tro mrs. 

Mas pago por la enquadernacion de 
Pomponius et Solinus en ochauo seis 
rreales son docientos y quatro mrs. 

Mas pago por la enquadernacion de 
Marcial y Jubenal en ocbauo seis rrea- 
les son docientos* y quatro mrs. 

Mas por la enquadernacion de Cor- 
nelio Tácito en quarto de pliego (¡neo 
rreales son ciento y setenta mrs. 

Mas pago por Blondo Flauio Flouenio 
8ete9ientos y ocbenta y dos mrs. esta pa- 
gada la enquadernacion deste libro pa- 
gúesele aqui en papel porque se le ol- 
uido de asentar en la quenta pasada. 
Mas pago por dos libros de Sebastian 
Sernio eaToscano que tratan dearqui* 



268 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



quitetura en papel seis ducados son dos 
mili y doQtentos y cinquoiita mrs. 

Mas pago porBitrubio grande en tos- 
,cano de arquitetura en papel treinta 
rreaies son mili y veinte mrs. 

Mas pago por las obras del Tostado 
sobre toda la Sagrada Escritura en pa- 
pel diez y ocho ducados son seis mili 
y setecientos cinquenta mrs. 

Mas pago por enquadernar los dos 
libros de Sernio diez y seis rreaies ca- 
da uno ocho rreaies son quinientos y 
quarenta y quatro mrs. 

Mas pago por enquadernar el Bitru- 
bio ocho rreaies son do^ientos y seten- 
ta y dos mrs. 

Mas pago por enquadernar las obras 
del Tostado en treze cuerpos a ocho 
rreaies el cuerpo tres mili y quinientos 
y treinta y seis mrs. 

Mas pago por una arca en Salaman- 
ca para traer los dichos libros de alia 
a esta villa de Valladolid siete rreaies 
son do^ientos y treinta y ocho mrs. 

Mas pago por llenar el dinero de los 
dichos libros a Salamanca siete rreaies 
y medio que se dieron a un rrecuero 
que los Ueuo son do^ientos y cinquen- 
ta y cinco mrs. 

Mas pago del porte de traer los di- 
chos libros de Salamanca a esta villa 
nueae rreaies son trecientos y seis mrs. 

Que montan los dichos diez y siete 
mili y nouecientos y nouenta y tres mrs 
como parece por las veinte partidas que 
arriua van declaradas los quales le dad 
y pagad y tomad su carta de pago da 
como los rrecibe con la qual y con esta 
y con fee de Francisco de Spaña escri- 
uano de la Cámara de su alteza de co- 
mo es verdad que entrego todos los di- 
chos libros en la Cámara de su alteza 
y se los mando pagar vos serán rrece- 
bidos y passados en quenta los dichos 



mrs. Fecha en Valladolid postrero ^ 

Abril de mili y quinientos y qair«í<^ 
y cinco años. Don Juan de Qañigí 
Avellaneda. ^- 

Yo Francisco de Spaña escrluano ^^^ 
la cámara del Principe nuestro Señcí^^' 
doy fee que se deuen a Xpoa^l de Str^^^ 
Ha maestro de ios pajes de su alteza dier-^ 
y siete mili y nouecientos y nouenta ^y 
tres mrs. como en esta libranza se con^ 
tiene y porque es verdad lo firme de mí 
nombre.^ Fecha en Valladolid primero 
de Mayo de mili y quinientos y qaaren- 
ta y cinco años. FraLCísoo de Spaña. 

Señor Francisco Persea Thesoreno 
del Principe nuestro Señor de' los mrs. 
que en vos están librados para los gas- 
tos de la cámara dé su alteza este pre- 
sente año de mili y quinientos y qua- 
renta y cinco, dad y pagad a Christoual 
de Strella , maestro de los pajes de su 
alteza ochenta y dos mili y qaatroden* 
tos y ocho mrs. para pagar los libros 
que auaxo yran declarados , los qoales 
compro en Medina del Campo por su 
mandado a cinco dias del mes de Ago^ 
to deste dicho , presente año y cx>staron 
en papel lo siguiente: 

Almagestum Tpólomeü Basy 1 quioteo 
tos y diez mrs. 

Alexander ab. Alexandro docienios 
y quatro mrs. 

Adnotationes glareane in Liaiam do- 
cientos y treinta y ocho mrs. 

Epistol» Sancti Ignatii treinta y qua- 
tro mrs. 

Lilius de Náutica sesenta y ocho mrs. 

Mari angelum in ausonium ciento y 
setenta mrs. 

Opera Damasceni docientos y qaa* 
tro mrs. 

Sphera Oronti docientos y quatro 
mrs. 



R£VISU DE ARCHIV:^., BIRLIOTECAS Y MUSEOS 




Saviron. iit'ylitog' 



xJARRON ÁRABE. 



.'/i' <ren¡!:. j'I 



Existente en el M"j:seo A;\-;ueoi'oqico Ndciof.al. 






< 



■X I 



S I 
< i 




BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



t69 



'frapezuniios in aliqood loca sanctaa 
scripiura setenta mrs. 

^Ueiuris consultoruin cientos y trein- 
^ y seis mrs. 

Historia iuris ciuilib diinarii sesenta 
Y ocbomrs. 

Hierarchía ecclesiastica docientos y 
^^inla y ocho mrs. 

^rojonia ecclesiastica quinientos y 
«íiez mps. 

Opera Tertulianii quinientos y seten- 
io mrs, 

^'ber super euangelica trecientos y 
^Dta y cinco mrs. 

Houielis Fabri quatrocientos y ocho 

mrs. 

^^ber de fide et bonis operibus tre- 
cientos y seis mrs. 

Opera thephilati in folio basii. seis- 
cientos mrs. 

HdtKíeli» omnes naase^B mili y cien- 
^ y 'Veinte y cinco mrs. 

^^<^Us de inmortalitate anime treinta 
H'í airo mrs. 

epitomas nausse» in quarto ciento y 
"^'nta y seis mrs. 

^athachismus nuseae in otauo sesen- 

y ocho mrs. 






^asea in Tobiam cinqueuta y vn 



^pera diiedonis in cinco partes no- 
^^entos mrs. 
-^ I^ucabriaciones valle in octauo cien- 
y treinta y seis mrs. 
^ Sedulius in epístolas Pauli in quarto 
'^t)to y treinta y seis mrs. 
t^aulas cortesinesupersententiasdos- 
^^titos y quatro mrs. 

^ Textos senten^iarum in quarto do- 
^^^Btos y treinta y ocho mrs. 

^rgomeos de claris mulieribus tre- 
^^^ntos y diez y seis mrs. 

Locanus per colíneii sesenta y ocho 



Controbersi Alberti pigli ciento se- 
tenta mrs. 

Dionissi cartiniani opera ommia siete 
mil y quinientos mrs. 

Erasmi rrotherorami opera omnia 
seis mil y sete;. lentos y cinquenta 
mrs. 

Thesaure latine lingu» tres mili mrs. 

Jo. arborei theosaphia setecientos y 
cinquenta mrs. 

Qonophonlie opera latinee in otauno 
docientos y quatro mrs. 

Coriolanus de gesli» mosenici sesen- 
ta y ocho mrs. 

Solinusetmeia cum comento docien- 
tos y treinta y ocho mrs. 

Coloquia familiaria in grecaeet latine 
in quarto ciento y setenta mrs. 

Honorius de mundo ciento y treinta 
y seis mrs. 

Joachini forti opera ciento y treinta 
y seis mrs. 

Pogüi florentinii opera docientos y 
treinta y ocho mrs. 

Eusebi opera nouecientos mrs. 

Celi ri-odigini antiqu» letiones mili 
y ciento y veinte y cinco mrs. 

Herciarium Fuschi mili y qoinien» 
tos mrs. 

lo. bap. folenguis super salmos do* 
cientos y cinquenta mrs. 

Arnobius super psalmos ciento y 
dos mrs. 

Gomographia petriapianíi ciento y 
treinta y seis mrs. 

Aristophanes latine ciento y treinta 
y seis mrs. 

Nicolaus Gopemicus de rrebulocto- 
nibus trescientos qnarenta mrs. 

Stroflerini astrolabium dofientos y 
quatro mrs. 

Margarita philosophica tregientos y 
setenta y cinco mrs. 

Tropllatos in eaangelia lo quarto tre- 



t70 REVISTA DE ARCHITOS, 


fíenlos y quarenta mrs digo docíentos 


Ambrosi catheríni opuscnla 


y quatro mrs est in octauo. 


setenta mrs. 


Trophílaius in epístolas paali ín oc- 


Titelmanus in salterium qu 


tai^o dóblenlos y qaatro mrs. 


tos y ocho mrs. 


Cesíus calcagninias quinieDios y cin- 


Titelmanus in eclesiasten o 


quenta mrs. 


cinco mrs. 


Ypriani opera in folia trecientos y 


Titelmanin euangeliumJoan 


setenta y cinco mrs. 


ta y cinco mrs. 


Tabula grsce mili y quinientos mrs. 


Títelman in epístolas pauli 


Irenei opera trecientos y seis mrs. 


treinta y seis mrs. 


Poliantbea trecientos y seis mrs. 


Titelman dialéctica ciento y 


Bersosus Babilonicus ciento y dos 


seis mrs. 


mrs. 


Titelman phisica ciento y 1 


Ephemerides noue trecientos y qua- 


seis mrs. 


renta mrs. 


Athanasi opera qaatrocient< 


Libelus artificiosas sesenta y ocho 


mrs. 


mrs. 


Ciceronis opera bernagii mi 


Bitrubius de architectura in quarto 


nientos mrs. 


ciento y setenta mrs. 


Ambrosius ambertus in apoi 


Cursusiegum textus in folio berbagii 


trecientos y quarenta mrs. 


tres mili y ti^ecientos y setenta y cinco 


JSermonis petri crisoligi do^ 


mrs. 


setenta y dos mrs. 


Ruperti opera mili y quinientos mrs. 


Ricardus in psalterium do< 


Alquimia geberi ciento y dos mrs. 


setenta y dos mrs. 


Celum philosophorum docientos y 


Opera senece quatrociento 


dos mrs. 


mrs. 


Epitome operum diui agustini qua- 


Radulphus in libiticum do< 


trecientos y cinquenta mrs. 


setenta y dos mrs. 


Diui Glementis opera trecientos y 


Epiphanius contra hereses 


quarenta mrs. 


tos y quarenta mrs. 


Methodus confesionis setenta y cin- 


Entimius in euangelia in oc 


co mrs. 


cientos y quatro mrs. 


Historia beteris testamenti ochenta y 


Entimius in psalmos docienl 


cinco mrs. 


tro mrs. 


Armenia mundi mili mrs. 


Sermones Juanes fabri do^ 


Prosopopeia animalium cinquenta y 


setenta y dos mrs. 


vn mrs. 


Primasius in epístolas pauli 


Obidi metamorpbóseis cum comento 


uo ciento y treinta y seis mrí 


herua docientos y setenta y dos mrs. 


Albertus pigluis de libero 


Hermogenis rrethorica in octauo 


trecientos y quarenta mrs. 


ochenta y cinco mrs. 


Simón de casi super euangel 


Comelius nepos de yirís ilostribus 


cientos y setenta mrs. ^ 


diez y siete mrs. 


De orbis terr» concordia 1 


Epitome adagiorum ciento y dos mrs. 


y setenU y finco mrs. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



a7i 



Alphosus contra hereses trecientos 
y setenta y ^inco nirs. 

Palestina descritio docientos y seten- 
ta y dos mrs. 

Opiano de piscibus in quarto ciento 
y treinta y seis mrs. 

Coterius de jure mílitum docientos y 
qoatro mrs. 

Loxíconjuris cibuis griphíi docien- 
tos y quatro mrs. 

Autonius broyel su per euangelica 
íí^ientos y setenta y cinco mrs. 

Historia poetarum docientos y trein- 
^ Y ocho mrs. 

Casiodorus super psalmos trecientos 
Tse/smrs. 

(Se continuará.) 



mam db mmm. 



^^"^-^ ORIGINAL OB BLASCO DB GaRAT 
^^^ SB SABE Á QÜIBPI ESTÁ DIRIGIDA 

**oeqde no tiene sobre; pero debe de 
^*^H AL Srio. Juan Vázquez) sin pecha 

^^ día T MBS. *ES DEL AÑO f54f BN 
'-'^ CARPETA.* 

Muy yllustre señor : 

^^rque V. Señoría dixo que lue qui- 
^ bablar sobre el negocio de los ¡no- 
^^1 y creo que con otras mejores 
'^paciones a faltado lugar. Parecióme 
^«Ormar a V. S. en este papel ^ porque 
^^a hablado de palabra todavía es me- 
^^ter mas tiempo que para leerlo en 
"tirito. 

^0 he Yisto el molino del Dotor de la 
^»pe muy^ien y el de Salazar ermita. 
^^ muy mejor, y he visto otras muchas 
^^eociones y trabas de moler porque 



es muchos años que con el pensamien- 
to y aun con ia obra voy tras esta ne- 
gociación y de todo lo que basta aora e 
visto de molinos que se traen con bes- 
tias hallo que responden a las atahonas 
comunes. De e:>U manera que si vna 
atahona coinun muele con vna bestia de 
sol a sol tres hanegas de trigo o tres y 
media que es lo que ordinariamente 
suele suceder no matando la bestia digo 
que vna destotras invenciones de moli- 
nos si a de moler dos tanto que vna 
atahona ha menester dos bestias y si ha 
de moler t1*es tanto tres bestias y si 
quatro tanto quatro bestias y asi por 
consiguiente y esto es verdad mientras 
en la invención no«uviere mas primor 
de la multiplicación de ruedas y puntos 
que ay en el molino del Dotor de la 
Torre y en oti'os que e visto : porque es 
regla general en esta arte que mientras 
no uviere mas ingenio de multiplicar el 
movimiento de la piedra tanto quanto 
aquel multiplicaren , tanto an de mul- 
tiplicar el movedor o bestia que lo a de 
traer y esta es la mas verdadera regla 
que ay en esta arte sino que no la al- 
can^n los que entienden en estas in- 
venciones , digo por vía de multiplica- 
ción de ruedas con sus puntos que por 
otra vía ya serie posible hallarse otras 
invenciones de mas provecho para mo- 
ler con bestias, aunque hasta aora no 
las emos visto. En fin, tenga V. S. por 
cierto que el molino del Dotor de la 
Torre y el de Salazar y aualquiera otro 
que fuere por aquelU via ninguna ven- 
taja baze a las atahonas comunes antes 
ternia las atahonas por mejores porque 
son mcjjores porque son mas fáciles que 
qualquier carpintero las sabe bazer y 
qualquier molinero gouernar y son mas 
durables, por no ser el movimiento tan 
violento. 



I7Í 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Asi que sabido lo que renta Tna 
atahona comuní fuera de toda costa, co- 
mo se sabrá en Sevilla donde se usan 
se podra claramente saber lo que ren- 
taran estotras invenciones de moler por 
multiplicación de ruedas pues como di- 
go todo se sale a una cuenta , que no es 
mas de juntar dos o tres atahonas en 
una con toda su costa y provecho, assi 
como si estuviese cada vna por si y 
quien creyere otra cósala esperiencia le 
mostrara como se engaña. Este os mi pa- 
recer cerca de éste negocio de molinos 
y huelgome de dalle su escrito para que 
V. S. pueda cotejallo con lo que suce- 
diere y ver si digo verdad v no. Si de 
otra cosa mas cerca de esto desea V. S. 
.«er informado por palabra o por escri- 
to lo haré conforme al mandamiento 
de V. S. 

Cuyas muy yllustres manos besa su 
criado. 

Blasco de Garat. 

Carta autógrafa de Blasco de Garay 

AL SECRETARIO FRANCISCO OE ErASO , 
FECHA EN MÁLAGA A 6 DE JULIO (sÍN 

Año). Está entre papeles de \ 639. 

Muy noble Señor : 
A Juan Vázquez mi señor escrlvo so- 
bre este negocio a que vine dándole 
cuenta del buen orden en que anda y 
de la esperan^ que tengo de salir con 
la enpresa mas cumplidamente que na. 
die podra creer y asi mesmo haziendo- 
le saber la necessidad que ay de un 
galeón de dos cubiertas de dozientos to- 
neles o mas por todo este mes de Julio 
para que mas fácilmente se pueda pro- 
var porque aunque esta cosa se puede 
poner en todo navio en ninguno con 
menos daño y costa que en el dicho» 
y porque sin comer no se puede hazer 



cosa escrivo a su merced la neoesi 
que tengo que me provean de algo | 
gustar porque juro a nuestro señor 
es la mayor que tuve ni sentí desde 
naci tanto que oy doy la espada a vi 
der para comer porque vea V. mer 
si desde la semana santa que mediei 
losquarenta ducados a viendo de c 
prar cavalgadura y otras cosillaspar 
camino si yo y un mogo desde el di] 
Pascua florida que me parti acá si a 
gastado la resta en vna tierra que ^ 
vna libra de pan cinco maravedís 3 
adumbre de vino quatorze y dond< 
tengo vn pariente que me socorra 
vn ducado, suplico a vuestra mei 
por amor de nuestro señor y por lo 
yo soy servidor de V. M. que cargu 
mano con Juan Vázquez de Molíni 
señor en que con toda la brevedad 
sible me provean de algo con que ] 
da passar esto que durase este neg< 
porque juro a nuestro señor que la 
cessidad es ya tanta que me quit 
entendimiento de lo que hago el pe 
miento del comer que es el mas ti 
pensamiento que yo prove jama! 
pues a vn Receptor qualquíera le 
partido con que vaya a hazer su n 
cío razón serie que yo no tnviesse 
ta falta , sirviendo noches y días 
el pensamiento y con el alma á su 
gestad y en cosa que tanto le ímp 
que yo de buena cuenta de ello y e 
randola dar tal como se desea y s 
co a V. merced no sea yo tenido 
importuno en esto que no Iq 8ud< 
en nada sino que por no poder ya 1 
me cumple dezir esto para que se 
vea con suma brevedad, no quiere : 
gar mas sino que ruego a nuestro » 
me dexe hazer grandes^ervid< 
vuestra merced como lo soy ser 
con grande estado y vida y cao 



BIBLIOTECAS Y MÜSBOS. 



173 



miento dé deseos que nuestro señor 
\e ae de Malaga a yj de Julio. 

Servidor de V. M. muy cierto 
Blasco de Garat. 

Sobre. 

A mi señor Francisco Eraso en la 
posada de Joan Vázquez de Molina mi 

señor. 



rOM DE LOS ESTABLECIMIENTOS. 



INVENTARIO 

ItlaPUta, OrBAinealos, Tapíe«ria, Ar- 
■M, Librof, y otrai Tarlat ootai qa« el 
ItÍBo de Aragón tiene en Ut oeiet d# 
It DlpulAcioa y fuere de ellei. 

QVINTO 

Ae lo que hay en la Sala de las Armas 
de la Diputación a cargo de Pedro de 
Armaulea Armero. 

Primero quarenta Bancos para poner 
• ellos los Arcabuzes. 

ítem encima dellos Trezientos veyn- 
fey quatro Arcabuzes buenos y de buen 
wuicio. 

ítem Dozieutos y quarenta Fiascos 
^n sus (lasquiilos y cordones buenos 
y de buen seruicio. 

ítem Diez Fiascos rotos. 

ítem vna Caxa de Atambor con sus 
palillos. 

ítem vn banco de madera para lim- 
piar Armas con un tornillo. 

Ítem en dos aposentos de dich;i sala 
^eynte y vna alabardas algunas dora- 
das dellas. 

Ítem ochocientos veynte y vn tale- 
gnillos de liento buenos para llenar mu- 
lücioQ. 



ítem cinco Costales llenos de poluora 
que abra hasta veynte arrobas. 

ítem hasta treynta arrobas de balas 
gruesas medianas y pequeñas de plomo 
y de yerro. 

ítem (O tres lios de varas para ata- 
cadores de Al cabuzes que abra hasta 
dozientas y veynte varas. 

ítem veynte y quatro Arcabuzes re- 
bentados y hechos pedamos. 

ítem quinientos y diez y seis moldes 
pequeños para hazer balas de Arca- 
buzes. 

ítem hasta veynte arrobas de mecha 
en Ruellos y desecha. 

Ítem siete Arcabuzes, cinco que se 
cobraron de la parrochia de Sant Phe- 
lippe, y dos de don Juan Agustín. 

ítem (t) catorce Arcabuzes. se cobra- 
ron (sic) que se aliaron entre los. bie- 
nes Inuentariados detruxaron catorze 
flascos. y diez flasquillos pequeños Y 
quedaron por cobrar dos. alcabuces 
mas de los que se aliaron en dicho in- 
bentario que eran diez y seys y porque 
se perdió el preso y no se sabe, quien 
son los caulibadores. no se cobraron. 

Ítem veynte y seis ArcaBuges pe- 
queños. 

ítem (3) quarenta y siete Mosquetes. 

ítem treynta y vn petos y treynta y 
vn espaldares. 

Ítem treynta y dos Alabardas biejas. 

Ítem treynta y tres picas con sus 
yerros. 

ítem picas mil y ochenta con yerros 
y sin ellos. 

En. 4 0. de Junio. 1598. los. SS. Con- 
tadores hallaron todas estas cosas en 



(1) Vno Bolo o los dos se han gastado. 

(2) Letra posterior. 
(8) No hay sino 16. 



m 



tlfiVISTA t)£ ARCHIVOS, 



ser, y las otorgo hauer re^euído pedro 
de Armaolea. 

aixTo. 

De lo que hay en la Sala de la DiputO' 
eion de los li!>ros que eetan a cargo de 
Geronymo Torrijos, 

Primero de la Segunda parte de los 
Anales de Qurita Treynta y quairo pa- 
quetes de a ^inco cuerpos paquete, y 
en cada cuerpo Dos tomos que son 
Cuerpos Ciento y setenta y Tomos Tre* 
zientos y quarenta (O- 

ítem Treynta y nueue tomos de la 
misma Segunda parte faltos. 

ítem tres Ligarlas de faltas y sobras 
de los mesmos. 

ítem de la Tercera parte de los Ana- 
les de Qurita sesenta y ^inco paquetes 
de a Qinco cuerpos cada vno que son 
Trezientos veynte y ^inco cuerpos , y 
cada cuerpo es dos tomos, c^ue son 
seiscientos cinquenta tomos. 

ítem quatro Cuerpos faltos, y tres 
Ligaras de fallas y ftobras de los mis- 
mos. 

ítem veynte y sci^; paquetes de los 
libros de Geronymo de blancas, con 
diez libros en cada paquete que todos 
son Dozientos y sesenta libros. 

ítem dos Ligarlas de faltas de los 
mesmos. 

ítem veynte libros que cobre dicho 
Torrijos de Francisco Siuion Librero 
en este año f 593 jntttulado Magistrado 
del Justicia de Aragón. 

ítem siete paquetes de Actos de Cor- 
te y en cada vno de ellos veynte y Qin- 
co Libros que todos suben Cien^ se- 



(1) Todo está tachado; pero considerán- 
dolo de interés , se publica como si no lle- 
vase fecha. 



tenta y quatro Libros , porque mm 
paquete auia vn libro menos. 

ítem vna Ligarla dtf pliegos de ac 
de Corte del año sesenta y cuatro. 

ítem Treynta y nueue paquetes 
fueros de a diez tomos cada paqael 
que suben Trezientos y noueota tome: 
ítem dos Ligarlas de fálUs y sobr< 
de dichos fueros. 

Ítem Reportorios (sic) de Molino si 
senla y nueue paquetes menos vn libi 
en vn paquete, que cada paquete tiei 
diez Libros que todos son seyscienli 
ochenta y nueue Libros, y vna Ligan 
de festos (sic). 

ítem Cinquenta y vn paquete de 1* 
Escolios de Portóles de la primera 
segunda parte , de á diez tomos cae 
paquete que son Tomos Quinientos 
nueue por haver vno menos en vn p: 
quete. 
Ítem vna Ligarla de festos. 
Ítem de la Tercera parte del mesa 
Portóles veynte y quatro paquetes d^ 
ueynte y Qinco tomos paquete y ma 
otra parte Catorze Tomos que todos =. 
seiscientos catorze tomos. 

ítem sesenta paquetes de la qusn 
parte del mesmo Portóles de a diez=. 
mos paquete que son tomos seyscien 
Ítem dos Ligarlas de festos. 
ítem sesenta paquetes de Bardan 
seis tomos paquete que son Trezie ^ 
y sesenta tomos, y mas dos tornee 
parte y siete Ligaras de festos. 

ítem del mesmo Bardaxi platica 
minal y ofQzio de Assesor Catorze 
quetes de a Veynte y ^inco tornos 
quete y treze libros mas que son 1^3 
trezientos sesenta y tres tomos, 
ítem dos Ligarlas de festos. 
ítem Ciento y onze tomos enqus de 
nados de la segunda parte de (<mvi 
viejos y nueuos. 



filBLIOTEGAS Y MUSEOS. 



%n 



Iton Treinta y nneye Ligarlas de 
C<3ronicoDes de differentes números, 
^«xios de a nneae , otros de a diez y doze 
lll}ros qae por no estar reconocidos , y 
r^^ltar en algunos tos Normandos no se 
pudo reduzir la cuenta a numero cier- 
to, huieronse en orden en agosto 4 696 
y te hallaron \ quatropientos veinte H- 

hros y dos ligarlas de def estos ( \ ). 
liem una Ligarla de alegaciones del 

YIrrey estranjero, que abra mas de una 

Bazma de papel en ellas. 



PREGUNTAS. 



468. Cabezalero.— ¿Cuál es la etimo- 
'ogfa de esta voz que vemos usada fre- 
cuentemente en los eRcritos antiguos en 
^ ftcepcion de testamentario 6 albacea? 

S. 

469. Omesillo.— En los documentos 
^®1 siglo XIII suele usarse á menudo la 
Palabra omesillo : parece sinónima de ho- 

, •*ícidio ó multa ; pero no en todos los ca- 
•^ tiene esta significación. ¿Se nos po- 
^^á decir si tiene otras acepciones esta 
palabra? 

J. R. 

470. Rostro de la cara.— Esta locu- 
ción que hoy se consideraria como redun- 
dante, la usa D. Sancho IV en el libro de 
CfuHgos y documentos compuesto para su 
bijo Femando en el lugar siguiente : 
«Non quieras seer a tal como el cauallo o 
como ti mulo en que Dios no puso entendí- 
miento ninguno por esopuso nuestro sennor 
Diot el rostro de la cara del omme que ca- 
tase con los ojos arriba contra el cielo.n 

¿Qaé significa aqui la palabra rostro? 
A. 

(1) Aditado. 



RESPUESTAS. 



Palea: fixuela. Núm. 461, t. y, nú- 
mero 12,1)4^.211.— Siento no poder ver 
el original del Inventario de objetos per- 
tenecientes á la antigua Diputación del 
Reino de Aragón; pero sospecho que la 
Yozpaleha es un error de pluma debiendo 
do leerse i^afona, pues fácil es confundir 
en la escritura la t con la ¿ y alargando 
un poco por la parte superior el primer 
palo de la n, resulta la h. En cuanto á 
fixuela me parece ser su sentido claro, 
siendo la forma anticuada de hijuela^ que 
es, según el Diccionario de la Academia, 
pedazo de lienzo , regularmente cuadrado^ 
que se pone encima del cáliz ^ para preser- 
varle de que caiga dentro de él alguna cosa 
durante el sacrificio de la misa. Está pues 
redactado el párrafo del inventarío en la 
forma siguiente: a Y en respecto de lo 
contenido en la 34 partida se halló vna 
^xa de tenor corporales cubierta de ter- 
ciopelo negro y aforrada de tafetán car- 
mesí con quatro Corporales, quatro pate^ 
ñas y qasiiro fixuelas ^ todo bueno d etc. 
L. Ramirrz t la Guardia. 

Paleha ; fixuela. yum. 461, T. v, ntl- 
mero 12, pÁg. 311.— Mcnciónanse estas dos 
palabras en la parte referente á los objetos 
do Iglosia, y según la que se desprende 
de todo lo que ya se ha copiado de dicho 
inventario, paleha es palabra corrompida, 
de palea, paliaj pallia y pallium, cubierta 
(en su acepción general); es la planchuela 
que se coloca en la patena para cubrir la 
forma ú hostia antes de ser consagrada 
en la Misa, denominación que aun hoy 
tiene. Fixuela ^ también fíjuela y fízula, 
es otra palabra corrompida de fixula ó 
fíbula, palabra latina, cuya significación, 
á mi juicio, aplicada al caso presente ea 
el botón ó cinta que, sujeta á la parte 
céntrica de la paliaj permite que se pueda 
levantar con facilidad, sin que al cogerla 
por los bordes se tenga que manosear la 



%n 



RBTISTA DE ARCHIVOS. 



forma ú hostia. Bl lujo y la ríqaeza qae 
entonces se ponía en todos los ornamen- 
to?, vasos y demás «nseres pertenecientes 
al culto católico, haría sin duda que di- 
chas fízuelas fuesen de metal basto 6 
fíoo, y que siendo por lo tanto postizas, 
4 diferencia de las de hoy que son de 
cinta ó bien uu botón, pero siempre fijos, 
no formasen parte integrante de las pa- 
lias y se inventariasen como objetos se- 
parados. 

Mis compafieros de Cuerpo, más ilus- 
trados que yo en esta clase de materias, 
podrán dar una significación más precisa 
y etimológica que está en la que me ha 
parecido dar mi pobre opinión, atendido 
que conociendo más á fondo esto manus- 
crito, cuya copia efectúo, tengo más ne- 
cesidad y obligación, siquiera no sea tan 
satisfactoria como quisiera, de explicar 
su significado. 

Josa COBSSfA. 

Tomamos de la interesante revista fran- 
cesa Polybiblion la respuesta á la pre- 
gunta número 464, que también debimos 
á dicho colega. 

Clemencia Isaiira. —iV. 464, T. v, 
pág. 243. No creo, y me parece lo contra- 
río, que lo buccdido de una manera, á 
todas pruo})as cierta . es que cfita no fué 
nunca sino uu bríllante fantasma..Séame 
permitido referir la cuestión á una nota 
de las Vidas de los poetas gascones ^ por 
Guillermo Colletct (1866, en 8.**), en don- 
de he procurado reunir (pág. 43-96), los 
príncipales argumentos do los eruditos, 
que lian negado la existencia de la fun- 
dadora de los Juegos floi ales. T. do L. 

A este propósito so puedo leer un inte- 
resante artículo publicado en la Rtvue de 
GascognCy 1865, pág. 481. Conformes con 
muy eruditos tolosanos, no ha existido la 
famosa Clemencia. £1 sepulcro con que 



•e la honraba en la ígleeia de la Dan» 
no era el suyo. Sn supuesto teatamc^i 
cuyas liberales disposiciones foercm ^ 
badas sobre una placa de bronce, no 
ne autenticidad, alguna. En 1513 fué 
prímera vez que se habló de esta fanc 
dora de los Juegos florales, á quien De 
Vaissete hace vivir en los príineros ait 
del siglo XIV. Los Juegos florales dats 
del afio 1323, siendo sus fundador* 
siete habitantes de Tolosa. Este artical 
al cual remito á los lectores del Polyh 
hlion, es (lo un escritor, de ellos bie 
conocido, .M. Tamizey do Laroque. S 
puede consultar también sobro esta cue 
tion : Mémoire sur Vhistoire du Langu 
doc, por G. Catel, Toulouse, 1633. X* 
rigíne des Jeux floraux , por P. de C 
zeneuve, 1629. Los Ánnaüs de Touhm 
por Lafaillo; una Memoria de M. Noule 
De dame. Clémence Isaure substituée 
Notre-Dame la Vierge Marie, comme p 
tronne des Jeux litteraires de Toulouse; \ 
trabajo de Cambouliu sobre el renac 
miento de la poesía provenzal ; el exám< 
de este trabajo por M. P. Meyer (BtbLi 
CEcole des charles^ tomo xxv, pág. 51) ; 
(Jabinei historique^ 1857, t. iii, pág. 28 
£n esta colección se lee una carta ( 
M. Pousan á D. Vaissete. M. Pousan 
declara por la existencia de Clemcnc 
Iflaura, quien, según él, tuvo sobre too 
por adversarios á los Capitulares ó Reg 
dores de Tolosa «animados contra 
inoraoria de Clemencia Isaura, porqi 
después que los Juegos llórales se erigü 
ron en Academia de nellas-lctras no 11 
ha quedado más que la dirección de 
fiesta ó público festín, en el cual so gai 
taba, en aquel tiempo, la suma de 1.4^ 
francos, legados por la fundadora , lo q 
hacia que durante dos ó tres dias fues» 
una perpetua comilona, dando ocasi- 
con esto á excesos de todo género.» Th. 



KADRID, 1875.— Imprenta, eatoreotipia y galvanoplMtla de Aiubau y C* (roceeoree de BivADiHtiiu^a 

IMPRESORES DB CÁMARA DE S. M. 

Duqne d« OranA , núm, 3, 



Í^EVIST/ 



DB 



cPlRCHíVOS,- PlBLIOTECÁS Y ÍM ÚSEOS. 



AHO V. 



Madrid, 5 de Setiembre de 1875. 



NÚM. 17. 



SUMARIO. 



rondo«:Seno de Ceyt Abozeyt. — Noticias: Nombnuniento del Sr. Vergara.— Toma de poscilon del 
Sr. Jené. — Adqnialcionee de la Academia de BellM Artes de Barcelona. — Reeefia y deBCubrimientos del 
8r. FéUlcer en RipoU. — La biblioteca de Albacete.— Hallado de un brocal arábigo. — Bibliografis : Diá- 
cono del Sr. Bada aobro las AnHgiUdadts dtl Cerro dt los Santos. — Vaviedadet : SI arte cerámico en 
África.— Declaración del Conie de Vinoso. —Seooion de autógrafCM : Oarta del Alcalde Ronquillo á la 
&npaatris.— Preffantas : Simancas (Castillo de).— Bespueataa : Paleha; fibraela. 



sigilografía española. 



S«llo de Ceyt Abnzeyt, rey moro de 
Valenoia (1). 

IIL 

Helatados en compendio los más 
^^racterísticos hechos de la vida de 
^3ej^t Abuzeyt, de propósito noshe- 
íiios reservado para tratar especial y 
apartadamente de las memorias que 
de sus relaciones con la Orden de 
Santiago han llegado hasta nuestros 
dias, y entre ellas, primera y prin- 
cipalmente del documento de que 
pende el sello , objeto principal de 
este trabajo. A obrar de semejante 
manera nos ha decidido la circuns- 



(1) Véase el núm. 6 del afto corriente de 
laKiniTA. 



tancia de que el mencionado docu* 
mentó tiene, á nuestro juicio, evi- 
dentemente errada su fecha, que, 
de no ser así , habria de referirlo á 
una ¿poca en la cual, según los 
datos que, tomados de un autor tan 
digno de crédito como Cáscales , de- 
jamos apuntados, hacia ya quince 
años era muerto el converso régulo 
valenciano. 

En efecto , el documento de que 
pende el sello que nos ocupa lleva 
la fecha de la era 1300, correspon- 
diente al año de gracia 1262, cuan- 
do asegura Cáscales que Abuzeyt 
falleció en 1247. Verdad es que, por 
otra parte, López Agurleta (2) afir- 
ma que vivia aún en Octubre 
de 1263, pero calla el fundamento 



(2) QmtinMaeiondela Aj90logiap<tr elká' 



178 



RBVISTÁ DB ARCHIVOS, 



de tal aserto, en el que acaso pudo 
hacerle incurrir la inadvertencia del 
error mismo en la fecha del* docu- 
mento citado 9 7 ademas, con tal 
prolongación de la rida de Abu- 
zejt pugna la sucesión natural y ló- 
gica de ios hechos que vamos á ex- 
poner. 

La más antigua mención históri- 
ca que encontramos de Abuzejt , es 
la que hace Cáscales y quien cuenta 
que dos discípulos y enviados de 
San Francisco y después de haber 
recorrido la tierra de Teruel , pasa- 
ron á Valencia, donde, protegidos 
por los hermanos Alagon, que, 
como tenemos dicho, allí estaban re- 
fugiados, se arrojaron á predicar 
públicamente el Evangelio. Escan- 
dalizados los alfaquíes moros , fue- 
ron á quejarse á Abuzeyt, que resi- 
dia entonces en una amena quinta 
extramuros de Valencia, en el pro- 
pio sitio donde luego se levantó el 
monasterio de San Francisco. Man- 
dó el Bey traer á su presencia á los 
atrevidos apóstoles, y amenazólos 
con la muerte si no abandonaban la 
predicación y la fe de Cristo ; pero, 
estimulados ellos con la ocasión que 
se les oírecia de aspirar á la palma 
del martirio 9 arrostraron denodada- 
mente las iras del infiel monarca, y 
estando ya á punto de ser bárbara- 
mente degollados , predijéronle que 
habia de morir cristiano, á lo cual 



Uto eanónioo de Semtc IhmingOt pág. 143. 
(Esta Omtinuaoion corre impresa con la 
Vida del venerable fundador de la Orden de 
JSawtiago, del propio autor.) 



él repuso que muriesen ellos por ea 
tónces y lo demás con el tiempo ^ 
veria; después de lo cual, llevóse 
cabo el cruel suplicio, á primero d0 
Noviembre do 1221. 

Diez años después se da por ocur- 
rido el milagro de la Cruz de Canr 
vaca que , según indicado tenemos, 
pudo ser uno de los piadosos móvileí 
que influyeran en la conversión d< 
Abuzeyt. 

En 1229 , según el mismo Cásca- 
les, ó en 1230, según Conde, tuve 
lugar la rebelión contra Abuzeyt 
alzándose Zaen con sus estados de Vsi 
lencia y Juzef Abenhud con los d. 
Murcia, y habiendo debido influi 
en tales sucesos, ademas de los j^ 
sospechosos propósitos cristianos d* . 
destronado walí, el hecho de ser 
mismo oriundo de la raza almohadfl 
contra la cual se operaba entonos 
una viva reacción , acusándola » 
corruptora do las costumbres de ■ 
muzlimes. 

Acogióse entonces Abuzeyt (Ci* . 
Muhamad lo llama Conde) á D ^ 
Jaime I de Aragón, quien, miéntiH 
terminaba los comenzados apr^ 
tos para la conquista de las Bal^ 
res, abrazóse á este pretexto paa 
apazguarse ó formar alianza cod^ 
fugitivo rey de Valencia, estípulsv 
do, como premio del auxilio que « 
prestarle iba, la cesión de la cua^ 
parte de las villas y castillos que 
recobraran de los rebeldes (1). 



(1) LArtTBNTV, Sutoria general de É^ 
ñaf primera edición, tomo Y, pág. 401^ < 



BIBLIOTECAS T MUSBOS. 



t79 



Después de ajustado este pacto, 
liizo el Aragonés en compañía de su 
]i.i2evo aliado una yictoríosa correría 
<¡yjA produjo la toma de Burriana 
exi 1233 , 7 hacia ese año, por tan- 
-feo, debe 9 en nuestra opinión , fijar- 
I la verdadera fecha del documento 
»bre que cuestionamos, j que no es 



TL*afaente toma la mayor parte de sn relato 
ezm este punto de la autobiografía ó crónica 
«acrita por el propio D. Jaime, en la cual se 
confiraian también los sucesos y las fechas 
«l^ve con relación á Abuzeyt dejamos senta- 
dos, pues en el capitulo xzrv refiere el mo- 
VKJUca aragonés que , queriendo entrar al rei- 
v&ode Valencia, para hacer mal á los moros 
JT conseguir que algunos rico-hombres le 
I>aigt8en los servicios á que estaban obli- 
gados como feudatarios, mandó á estos úl ti- 
znes que compareciesen en Teruel para dia 
■afiliado. Mas, como llegado éste, sólo acu- 
dieron tres, detenido D. Jaime en la espera, 
**iibo de consumir los víyeres que habia alie- 
Sado para entrar en tierra de moros, y aña- 
^c: «Con esto, hubimos de acordar tregua 
^^íi 8eit Abuzeit, que era entonces rey de 
^•lencia, pidiendo que nos diese la quinta 
P^rte de la renta que le producían las pey- 
^*« que él cobraba de Valencia y Murcia. El 
'■^oro nos lo otorgó en seguida, confirmán- 
^lo con cartas y tratados que nos remitió, 
^ou lo que quedó sentada la tregua.])—- Mas 
•delante, en elpapltulo xxv de su crónica, 
•^tre los cargos que D. Jaime hace á su va- 
••Uo D. Pedro Abones, menciona el haberle 
^^tado aguardando más de tres semanas en 
^«niel para hacer una buena cabalgada con- 
*** loa moros, y repite que sobreesté asunto 
^ babia hecho hablar 8eit Abuzeit, diciendo 
^Ue daria los quintos de Valencia y Murcia 
I^axmqne tuyiese tregua con él, á lo cual es- 
<^^be, no tuvo dificultad en acceder. Estas 
^eHacioites noticias, que hemos registrado 
eix la traducción de la Crónica de D. Jaime, 
pii\>Ucada por nuestro ilustrado compañero 
I>. .Antonio de Bofarull, no dejan duda HceV' 
cik <3e la época en que tuvieron realmente 
In^^ar los pactos entre dicho D. Jaime I y 
G^Abueyt. 



otro sino la concordia entre ambos 
reyes , el aragonés y el refugiado al- 
mohades 7 en garantía ójieldat déla 
cual se señalaron el castillo y la vi- 
lla de Castalia (1). 



(1) Hé aquí el texto de la Concordia : 
a Sepan todos quantos esta carta yeyeren 
como nos Don Jacme por la gracia de Dios 
Bey daragon de Mallorca é de Valencia, 
Comte de Barchelona et de ürgell e Sennor 
de Montpelier e nos Ceyt Abuzeyt conueni- 
mos e prometemos el vno al otro que nos 
atendamos e que nos cunplamos todas las 
conueniencias que son entre nos amos ; asi 
como en las cartas que son fechas entre noe 
amos es contenudo, saino lo de Magalion que 
nos Ceit Abuzeyt jaquimos a nos Sefior Bey 
daragon por nuestra Yoluntat. Etpor que 
mays firme sea, metemos nos end Bey dara- 
gon en fíelldat : el castiello e la Tilla de Cas- 
talia, la qual liuramos a don García Pereí 
de Castalia asi que si nos non atendiamoa a 
nos Ceyt Abuzeyt las dichas conuenendas 
asi como en las cartas es dicho, o nos non las 
atendiades a nos, que don Qarcia Pérez de 
Castalia sea tenudo a nos o a nos de rrender 
o a qualquier que las dichas conuenenoias 
non atendiesse el dicho castiello e la villa 
sin todo enbargo. Et si nos el dicho Bey 
daragon queriamos¡que otro touieseel castie- 
llo dauant dicho por fíelldat entre nos e vos, 
que lo podamos fazer con voluntat de vos, 
mandantes á don Qarcia Pérez que desto fa- 
ga pleyto e omenadge a uos el dicho Ceyt 
Abuzeyt que uos liure el dicho castiello, si 
nos non uos ateníamos las conueniencias asi 
como dicho es de suso ; a esto yo don García 
Peres sobre dicho fago pleyto e omenadge de 
manos e de boca a uos Ceyt Abuzeyt sobre 
dicho de rrender a nos o al Bey daragon el 
dicho castiello en la forma sobre dicha, e si 
quería dexar el castiello e la fíelldat, que lo 
pueda fazer f aziendo nos lo a saber tres me- 
ses antes que non lo pudicsse jaquir. E a ma- 
yor fírmedumbre de quanto en ^a carta di- 
ze nos Ceyt Abuzeyt e yo don García Pereí 
los sobre dichos facemos poner en esta carta 
nuestros sedlos colgados. Facta carta en 
Murcia por mandado de Aceyt Abuceyt e de 
don García Pérez veynte e ^ete días de Oc- 



ím 



RlSYIStÁ ÜB ARCfllVCNS, 



Probable parece, y aun claramen- 
te se deduce del texto de este, docu- 
mento, y de los datos históricos, que 
luego daremos, que existiesen entre 
ambos otorgantes otras canvenien- 
das , ya escritas , ya sólo verbales ; 
pero, á no dudar, hubieron todas 
ellas de tener lugar en estos prime- 
ros tiempos, en que, reciente el des- 
tronamiento de Abuzeyt, restaban 
aún á éste, no sólo esperanzas , sino 
medios materiales para aspirar al re- 
cobro de sus dominios , algunos de 
los cuales aun conseryaba. Lo que 
no parece ni siquiera posible es que, 
aun suponiéndole vivo en el año de 
1262, en que sin duda por el error 
que tratamos de demostrar aparece 
fechada la Concordia ^ pactase ni es- 
tipulase nada sobre un territorio ya 
completamente sometido á Aragón, 



tabre en Era do mili e eco años Testigos 
desto son Don Pedro Gonzalo de Villa San- 
dino merino en el Regno de Marcia por don 
Alfonso ; García o don Guillem Pérez de Pin- 
to e don Enncgo Gómez de Necuessa e don 
Gonzalno Ruliiz de Mcssa canallero de don 
Bernat Guillem Denten9a e don Eximen 
Pérez darteda c don Amalt de Monzón cib- 
dadant de Xativa c bachiller por el Señor 
Roy daragon en el líegno de Valencia de 
Xucar e don Mighuel de Torre capellán 
de Castalia. c*Fcrnando del Plano portero 
del Señor Rey daragon Sig (aqui un signo) 
num de mi Jacme scriuano publico en Mur- 
cia la nona qui esta carta screui e confirmo 
con rrasson c enmendado en la Vil* regula 
o diz Ceyt Abuzeyt.» 

Pergamino de 23 por 30 Vf centímetros, 
en buena conservación y que lleva el sello de 
Abuzey, cuya descripción luego haremos, 
pendiente de hilos de seda roja, conservan- 
do sólo un fragmento del de D. García Pé- 
rez, sujeto en hilos de la propia materia ó 
idéntico color. 



y en el que, ademas, había eniij< 
las posesiones que en feudo le i 
ran, como veremos que lo pn 
otros documentos, de los cuale 
go hemos de hacer mención. 

Mas, antes de examinar eso 
cumentos, procedentes del Ar 
de la Orden de Santiago en I 
debemos alegar un último y de^ 
argumento, para demostrar e 
ror de la fecha cometido en la 
cordia: aparece entre los C4 
mantés un caballero que se dic 
sallo del tio materno de Jait 
Conquistador, don Bernardo G 
de Entenza , de quien consta, ] 
testimonio ^e Lafuente , saca< 
la Crónica del monarca , que 
fallecido en Enero de 1238, j 
nó parece por tanto , propio de 
tarse en un pacto que se fecha 
menos que veinticuatro años 
pues. 

En no menor anacronismo ii 
rieron los compiladores del Bi 
de la Orden de Santiago^ quien 
insertar en el mismo la Conc 
en cuestión, alucinados por la 
da fecha de la era 1300 (a. 1: 
diéronla por celebrada en la oc 
del levantamiento de los mon 
reino de Murcia contra el Bá 
Castilla (1), confundiendo así 



(1) BuUarium BquettrU Ordinii & 
hi de Spatha, pág. 199, donde á esta c 
ra, que lleva el núm. 1 de las del cita 
1262, precede el siguiente epígrafe : 
Ínter lieget laeobum Aragonúe et Ze% 
zeyt quondam Valentía et Murgue, di 
j^UndU aliU conventionibui amUa /« 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



184 



mosamente esta empeñada campaña, 
sostenida contra los moros de Mur- 
cia por D. Alfonso X, cuando era 
ya Bey de Castilla, con la fácil cor- 
rería que en vida y por orden de su 
padre llevó á cabo él mismo en 1241, 
Y durante la cual el walí murciano 
Abenhud, temeroso de su rival Ben- 
Albamar de Granada, hizo pleito ho- 
menaje al soberano de Castilla, en- 
tregándole Murcia y otras ciudades 
y castillos de su reino , á condición 
de que ambos compartiesen las ren- 
tas de aquellos territorios. 

En este mismo año de 1241, al- 
borozado San Femando con el prós- 
pero suceso obtenido por su hijo, 



Bomagium D, QarúcB Pérez de Castalia in 
nanibut RegU Zeyt >ub notabili. Data 'in 
Murcia la Nf*va , guando Murcia vetut con- 
tra Regem Cattella arma sumpterat. En el 
terantamieiito de Murcia nada tuvo ni po- 
^a ya tener que entender Abuzeyt , falleci- 
do xnuchofl años antes, y el diligente Casca- 
^ , que refiere menuda y puntualmente 
*<lucllos sucesos y las personas que en ellos 
íntcnrinieron, para nada cita á dicho per- 
sonaje. López Agurleta, que fué uno de los 
^ixipiladores , acaso el principal como ar- 
^í*ÍTero, del Bulario, no tuvo inconveniente 
®**^ atribuir el documento á Abuzeyt , de 
9.uien, como ya dijimos, asegura en otra 
^^ía que vivia aún en Octubre de 1263. Por 
^o demás, no es éste el único yerro que el 
^ Tolano contiene, así respecto de fechas como 
^^1 texto mismo de los documentos que, con 
^i-cn escasa corrección, dio á luz , según he- 
'^ios tenido varias ocasiones de notar, como 
Xo confirma la propia escritura de concordia 
^ c^ue nos referimos y las que luego citaré- 
"O^CM, y que, á pesar de tener todas ellas al 
"S*^^ la cl&usula Concordat eum originali, 6 
'Xio hubieron de ser en verdad cotejadas, ó 
lo^aoen poco honor á los conocimientos pa- 
\eogr4fioo6 de quienes imprimieron errores 
delMoion tan vulgares oomo uotorio9. 



acudió presuroso á visitar su nuevo 
dominio tributario, j precisamente 
se halló allí, según dice Cáscales, 
«el rey D. Femando Abuzeyt, ya 
llamado D, Vicente BelvisD, y trajo 
consigo sus dos hijos, los cuales re- 
cibieron el bautismo en la Arrexaca, 
sirviéndoles de padrinos el Bey y 
el Infante de Castilla, de cuyos nom- 
bres fueron llamados respectivamen- 
te D. Fernando y D. Alonso (1). 

Y hora es ya de que tratemos de 
las memorias conservadas en el Ar- 
chivo de Uclés referentes á las rela- 
ciones que mediaron entre Zeyt Abu- 
ceyt, su familia y la Orden de San- 
tiago , cuya exposición da á la vez 
nuevos testimonios del error come- 
tido en la fecha de la célebre Con- 
cordia pactada entre el Bey de Ara- 
gón y el walí moro , que para éste 
hubo naturalmente de constituir el 
punto de' partida de su estableci- 
miento y vida entre los cristianos. 
Pero ', como quiera que nos hemos 
extendido en este articulo más de lo 
que pensábamos, habremos de re- 
servar la materia para el inmediato. 

J. M. E. DE LA P. 



NOTICIAS. 



En 23 de Agosto fué nombrado ayu- 
dante de tercer grado del Cuerpo, en la 
Sección de Bibliotecas, Don Eusebio 



(1) Cáscales, Disounos kiitórieoi d4 
Mureia y tu EHno^ cap. xi. 



S8S 



REVISTA DB ARGHiyOS, 



Vengara y Medrano, que en épocas an- 
te(Jores había sido ayudante del grado 
segundo, y de cuya inteligente laborio- 
sidad dan testimonio numerosísimas pa- 
peletas de los índices de la Biblioteca de 
San Isidro. Ha sido destinado á prestar 
sus servicios en la Biblioteca universi- 
taria de Salamanca. 



En ti de Agosto último tomó pose- 
sión de su destino en la Biblioteca de 
Lérida el Ayudante de tercer grado 
D. Duis Jené y Gimbert. 



Ha llegado á Barcelona la colección 
de vaciados del Museo Británico, adqui- 
ridos en Londres por la Academia de 
Bellas Artes de la capital del Principa- 
do. Los objetos que la forman son de 
gran interés para el estudio de la his- 
toria del arte, puesto que comprenden 
ejemplares escogidos egipcios, asirlos y 
griegos. Entre los indicados vaciados se 
encuentra una estatua de Amenophís III, 
llamado Memnon por los griegos ; un 
busto de Seti-Henephtah II ; bajos re- 
lieves del palacio asirio de Kouyunjik, 
en Nínive; un león alado, con cabeza 
humana, asirlo también, en alto relie- 
ve y de proporciones colosales; dos 
metopes del Partenon; una cariátide 
del Pandrossium; un trozo del templo 
de Apolo en Figalia y fragmentos ar- 
quitectónicos del Erecteion y del tem- 
plo de Artemisa. " 

Lástima que la falta de locales á pro- 
pósito no permita colocar estos vacia- 
dos juntos con los demás que posee la 
Academia y los que se podrían adqui- 
rir á poco coste, de modo que pudiesen 



ser cómodamente visitados por el p 
blico y estudiados por los artistas. 



La Comisión de monumentos hlstó 
eos y artísticos de la provincia de G 
roña ha publicado, en forma de foll 
to, una interesante reseña del resnl 
do de la visita hecha al Real Monas 
rio de Santa María de RipoU, cuyo ti 
bajo fué escrito y presentado á la Goc 
sion por el Vocal delegado de la mis 
D. José M. Pellicer y Pagés. El Sr. 
Uicer tiene publicada una monogrc 
de aquel Monasterio, que le ha vaft 
merecidos elogios por los datos m 
contiene, por el trabajo de investlgac 
que revela y por el estudio que en 4 
se hace de la bellísima portada de aq 
monumento románico. La reseña q 
ahora ha visto la luz, ademas de c 
cuenta del estado en que se encuent 
el edificio, añade mayores datos áaqc 
lia monografía ; siendo de notar mi 
especialmente el hallazigode la tom 
doble do Wilfredo el Velloso, enten 
do con su primogénito Rodulfo. Fund 
do el Sr. Pellicer en datos tomados 
un martirologio de los siglos x al xi 
en el necrologio del convento, prooec 
á practicar las necesarias excavación 
que dieron por resultado el hallad 
en el claustro, frente á la puerta bix^ 
tina del antiguo dormitorio , de la tu 
ba doble á que se referían los indica< 
códices, y en ella los restos de ios < 
esqueletos de Wilfredo el Velloso y 
Rodulfo. Recogidos con el mayor caí 
do, se colocaron provisionaknente 
una caja de madera , que se gnard» 
el sitio en donde se custodian los re^ 
de Berenguer III el Grande y Ber 
guer IV el Santo , descubiertos en ^i 
cas anteriores. Del éxito logrado p 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



183 



de estar satisfecha la Comisión de mo- 
aumentos de Gerona. 



La Biblioteca de Albadéte se fandó 
al mismo tiempo que su instituto pro- 
▼ÍDcial, sirviéndole de base los libros 
de los conventos extinguidos en la mis- 
ma provincia, aumentados después con 
los donativos del Gobierno y de los 
particulares y una subvención que los 
diputados le asignaron. Se halla en un 
boen salón del Instituto, pero conte- 
niendo tan solo 707 volúmenes, necesi- 
ta mayores esfuerzos por parte de la 
Diputación Provincial para que llegue 
á ser pública , figurando entre las que 
dirigen individuos del Cuerpo. 



En el convento de Jesús Cruciñcfido 

(ie Córdoba, hoy destinado á cuartel de 

caballería , ha sido descubierto por el 

Áidifiduo del Cuerpo D. Rodrigo Ama- 

/}or de los Rios un notable brocal de 

pozo del tiempo del Califato, que el 

^iaisterio de Fomento ha pedido al de 

b Guerra, con destino al Museo Ar- 

f^Qológico nacional. 



bibliografía. 



^^tigüedadet del Cerro de lot Santet en Ur- 
'9m¡bM de Montealegre, — Discursos leídos 
ante la Beal Academia de la Historia en 
la xecepcion pública del Sr. D. Jaan de 

Ihos de la Rada y Delgado.— Madrid : T. 

Tartaaet. : 1875. En fol., 181 pág., 20 lá- 

vinM, un plano y tin mapa. 

Dos distinguidos compañeros núes- 

%rea,muy competentes en los estudios 

arqueológicos, han publicado en perió- 



dicos políticos excelentes artículos juz- 
gando la obra que apuntada queda co- 
mo epígrafe (4). Motivo era este paVa 
que nos limitásemos á indicar á nues- 
tros lectores dónde se hallan tan jui- 
ciosos escritos; pero se sobrepone á la 
propia incompetencia el deseo de tri- 
butar aplauso á los importantes traba- 
jos de los Sres. Rada y Fernandez- 
Guerra, cuando van siendo tan poco 
frecuentes ofrendas literarias y cientí- 
ficas de insigne mérito, y no tanto á la 
crítica, como á la admiración, pedire- 
mos que dirija nuestra tosca pluma. 

Las antigüedades del Cerro de los San^ 
tos merecian la tarea de descubrir el 
misterio que las ha envuelto y no han 
rasgado arqueólogos de cuyo saber es- 
peraban luminosas y precisas conclu- 
siones los que tan sófo aprender de- 
sean; y ai afrontar la trabajosa empre- 
sa de desposeer de nebulosas envoltu- 
ras tantos objetos , ocasión de diversos 
pareceres , ha probado el Sr. Rada que 
le acompañaban en su [animosa resolu- 
ción conocimientos no comunes para 
emitir juicios propios en tan abstrusas 
materias. 

Apelar al arte, á la lengua , á la reli- 
gión, á la ciencia y á los caracteres es- 
peciales de los mismos monumentos, 
para deducir por medio de trabajos 
analíticos á qué gente pertenecieron y 
en qué época se labraron , es abarcar 
en conjunto el saber humano, como as- 
pirando á que su lengua dicte un fallo 



(1) Nos referimos á D. Joaé ViUaamil j 
Castro, antor del qne insertó La Iberia en 
las col. 3.^ 4.* 7 6.* de la 1.* plana, de su nú- 
mero 6740 (segunda edición), y á D. Eduar- 
do de Hinojosa, que dio á luz otro vajo en 
las cois. 8.% 4.* y 6.* de la 1.* plana, j 1.* de 
la 2.* del núm. 257 de Xa £^9aña OaUHca. 



S84 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



inapelable; pero en puntos contreverti- 
bles por su propia naturaleza, difícil- 
mente las opiniones más fundadas lo- 
gran definitivo respeto, y ni aun las 
que cuentan con la sanción de los si- 
glos pueden creerse libres de ser dis- 
cutidas y tal vez derrocadas de su so- 
lio ai siguiente dia. Creemos que más 
modestas aspiraciones revela el trabajo 
del nuevo académico, y por esto sus 
taréiais llevan el sello del amor á la ver- 
dad contra las id^as preconcebidas, con 
las cuales jamas llegan á ser fundamen- 
talmente valederas las investigaciones 
históricas, ni se logran juicios de sólida 
critica examinando desconocidos mo- 
numentos. 

En circunstanciadas reflexiones pro- 
pónese probar el Sr. Rada que los res- 
tos arquitectónicos del Cerro de los San- 
tos presentan corrientes de dos diver- 
sas civilizaciones, la egipcia y la grie- 
ga : las esculturas y fragmentos escul- 
turales extraídos del mismo punto , le 
hacen ver el arte greco-romano con al- 
guna influencia ibérica en unos; el egip- 
cio con su ínamovilidad hierática, com- 
penetrado por varias civilizaciones, 
bastardeado por extraños elementos, 
localizado por los tipos occidentales 
propios de' nuestro suelo, y por la in- 
dumentaria de razas híbridas como la 
nuestra, en otros: las inscripciones y 
leyendas que descifra, confirmando 
el sabio P. Fidel Fita su sentido, refuer- 
zan las precedentes hipótesis : la ciencia 
le declara en un cuadrante solar , des- 
crito por el respetable académico señor 
Saavedra, que habitaron el famoso cer- 
ro gentes dedicadas á los estudios as- 
tronómicos en colegios sacerdotales, lla- 
mados %epo;xoicB'ta , ü observatorios 
(según Estrabon afirma) por los focen- 
ses, establecidos en colonias por terri- 



torios no distantes del mar y á la de- 
recha del Júcar; y por último, expone 
también la conjetura , ya indicada por 
nuestro modesto amigo el Sr. Saviron, 
de haber coronado el célebre cerro un 
templo gentílico , cuya destrucción cau- 
só el fuego , tal vez por el decreto de 
Teodosio contra el culto pagano. 

Tan racionales conclusiones, con una 
insinuación que no podia desoir quien 
había de contestar al discurso del nue- 
vo compañero, á nombre del Cuerpo li- 
terario que con su elección la habla dis- 
tinguido , dieron motivo para que de- 
mostrase una vez más peregrinos , só- 
lidamente profundos conocimientos geo- 
gráficos en remotas y oscuras edades 
de nuestra Península el sabio académico 
que , niño todavia , entró con hidrópica 
solicitud por el estudio hermoso de ¡a 
Historia, de la Geografía y de las Aníin 
giiedades. 

De aceptada validez las afirmaciones 
del'Sr. Rada (entre las cjiíales sea tal 
vez dudosa, la de haber aparecido en 
las excavaciones de Montealegre, for- 
mando parte de las antigüedades allí 
descubiertas el cuadrante selar , de una 
conclusión de trascendencia único fun- 
damento) cumplía que las completase 
con datos geográficos el Sr. Fernandez 
Guerra , competente hasta lo sumo en 
inquirirlos y en depurarlos al crisol de 
severa crítica. 

Amor acendrado al estudio de nues- 
tra vida de lejanas épocas demuestra 
la galana y sentida narración en que 
describe sus perseverantes tareas y sos 
puros goces de anticuario y de geógrsi- 
fo; convicción profunda la hipótesis de 
haber existido asentada en el Cerro de 
los Santos y en el monte Árabi ia ca- 
beza de un distrito; sólido saber la de- 
mostración matemática, fundada en 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



S85 



ñjitáüos Y distancias por los cuatro 
Vúsas Ápolinarios y el Itinerario de 
AntaiUno, que da como evidente la 
existeoda del capitolio de la ciudad 
£LOTANA en el Arabi, y de m barrio 
PALÉ en el Gerbo de los Santos , sobre 
la Via Augusta, precisamente donde 
enlazaba con la de Cartagena y Ali- 
cante. 

Verdadero asombro causa seguir al 
Sr. Fernandez-Guerra en la nutridísi- 
ma serie de afirmaciones históricas, 
fiJológtcas y geográficas con que sazona 
y fortalece sus asertos ; encomia las in- 
numerables excelencias del maravilloso 
suelo 7 del favorecido y variado clima 
de nuestra España ; enumera las vicisi- 
tudes de la ciudad ELO (del monte Ara- 
bi ) desde las más remotas edades , y 
dorante la dominación de romanos y 
godos ( advirtienclo que subsiste memo- 
ria del Obispo Elotano Sanábilis , como 
conburrente al Sínodo de 23 de Octu- 
bre del año 61 , y que se firmaban h)s 
diocesailt>s de Ilici obispos de la santa ili- 
áiana iglesia y de la elotana juntamen" 
Ai ) , y en la época del beróico Teodomi- 
ro, hasta que perece, borrándola de la 
faz de la tierra en la inolvidable hazaña 
*de Ordoño II , cuyo pendón victorioso 
cruzó desde las márgenes del Duero á 
las del Guadalquivir, sembrando la de- 
solación y el exterminio en los territo- 
rios dominados por los musulmanes, 
ponimdo fuego á la antigua ELO y re" 
dueUndo á escombros su altiva forta- 

Con ingeniosas ó sabias observacio- 
nes , expuestas en galano y puro estilo, 
sobre las idolatrías paganas y las más 
célebres cosmogonías , corrobora el se- 
ñor Fernandez-Guerra no pocos asertos 
del Sr. Rada, examinando las antigüeda- 
des en qoe fonda este señor los de ma- 



yor trascendencia en su discurso. Pero 
en las últimas páginas de su incompa- 
rable trabajo, el docto Anticuario de la 
Academia de la Historia se levanta en 
alas de la purísima moral de Cristo á 
la más elevada elocuencia , unas veces 
con los textos sencillamente profundos 
del Apóstol , otras con el vuelo de sus 
propios conceptos, poniéndole así la 
más brillante corona. 

No necesita el Sr. Rada encomios que 
ha referido la prensa y no le han esca- 
seado personas muy competentes de la 
nación vecina (i): tampoco es necesa- 
rio decir aquí el alto juicio que ha me- 
recido á los sabios la contestación del 
Sr. Fernandez- Guerra , justo título de 
gloria para el Cuerpo literario que tan- 
tos cuenta y le confió el honor de su 
excelso nombre. 

Séanos,sin embargo, permitido, en 
las columnas de la Revista unir nues- 
tro aplauso, dado con respetuosa y 
cordial efusión á tantos plácemes en la 
ocasión presente tributados con tanta 
justicia. 

T. DEL C. 



(1) Con gusto insertaremos por nota la 
carta qac un docto arqneólogo francés diri- 
gió al señor Rada , y cuyo texto es el ei- 
gaiente«: 

aParü,6 Juület 1876. 

»M0N8IEUR : 

Dj'ai re^n, par les soins de mon excellent 
et savant ami Don Vicente Vázquez Queipo* 
le volume que conjointement avec Don Au- 
reliano Fernandez - Guen*a y Orbe, vena 
avez en Textréme bonté de m'envoyer. J*a- 
vais entendu parler des antiquités du Cerro 
de los Santos , mais sans poQvoir me f ormer 
une idee de leur nature; et grace á toub, 11 
me sera possible de suivre tres exactement 
les discussions auxqueUes oes monumcnts ne 
peuvent manqner de donner lieu, car vos 



S86 



REVISTA DE ARCHIVOS» 



VARIEDADES. 



EL ARTE CERÁMICO EN ÁFRICA. 

En su núm. 263 inserta nuestro ¡lus- 
trado colega Fomento de la producción 
nacional un interesante artículo, cuyo 
epígrafe queda transcrito y £uyo texto 
es el que á continuación se inserta. 

Dice así : 

«En todos los bazares de Argel, los 
mercaderes presentan alfarerías de orí- 
gen y procedencia diversa. Verdadera- 
mente no tienen la pretensión de com- 
petir con las vasijas de Sevres, porcela- 
Ba de Sajonia , ni con la bella porcelana 
de Sarreguemines, pero presentan un 
carácter precioso, cual es la tradición 
de las formas antiguas, de los diseños, 
y principalmente de los usos á que se 
destinaban. 

*Las más originales vienen de la Ka- 
bylia. Las mejores, como fabricación. 



descríptions sont certement d*ane fidelité 
parfaite. 

»Votrc liyre , d'aiUeun, monflienr, est ecrit 
ftvec un talcnt littéraire qoi donne de Tat- 
trait aux matiéres les plus obscnres et qui 
nona xnontre, une fois de plus, qae les bon- 
nes traditioDS sont vivantes á Madrid. 

» n 7 a daos les inscríptions qae vons pu- 

bliezdes détails tellement extraordinaires, 

qn^ils excitent rétonement, xnalgré méme 

la maniere ingeníense dont vons les expli- 

.ques avecnne émdition incontestable. 

«Leshéllenistes, les égyptologues diront 
leor avis; quant á mol je ne sois qa*an 
limpie antiquaire et je ne me permettrais 
pas de tranchcr des qnestions philologi- 
qnes. 

DVeuilleí, monsieor, agreer mes bien 
iinoérea remerdments anzquels je vons prie 
de fair partioiper}Don Anreliano Femandes- 
Gnerra, et croire á rexpression de mes sen- 
timents de haute consideration. 

nLOVOPlBIBK.» 



nos vienen de MarraecoB. Son las q^| 
el turista prefiere para adornar, ooV^ 
cadas en ligeros bambds, un saleo. Bq Ji 
fabricación de las vajillas en las kabQai 
y las de Marruecos, media la difereneb 
que hay entre el género turco y las Civ» 
mas afeminadas del arte árabe. 

» El comerciante firances adquiere Ur* 
reno diariamente ei\ Argelia , y los l^ 
tículos que expende , como la vajUli de 
Creil y de Montereau, no tardarán « 
penetrar en las poblaciones indigeaii ' 
más apartadas. El arte cerámico ánhi 
disminuirá en importancia , lo que n 
advierte considerablemente, y ] 
los vasos primitivos serán objeto átt/^ 
riosidad y elemento de colección. 

»Nada más curioso y extraño qoft 
comparar el genio industrial de las di* 
ferentes fracciones de poblaciones indlf ' 
genas, que desde Marruecos á Egipto i 
dividen el suelo del continente afrieaa»» 
Allí se encuentra la antigüedad cartagi' 
nesa, gi*iega y romana: parece que 4 
ayer cuando la arcilla fué amasada | 
reproducir los vasos, en los que se i 
vian manjares groseros á los esparta», 
nos, y las ánforas en que el epicdraa 
Horacio encerraba su vino. 

*Lo8 moros, herederos de los proea» 
dimientos'cerámicos de Persia , bicie 
florecer este arte en España con 
ductos que se aplicaban á la vida di^ 
mastica y á la decoración monumental» 
hoy objeto de nuestra admiración. Prao* 
ticaban, antes de tener nosotros oonoci* 
miento de ello, los barnices salitrosos j 
el esmalte de estaño, de los que los flo- 
reros de Rúrgos y los esmaltes de la Al- 
hambra son bellos ejemplares. El Irino* 
fo definitivo de la cristiandad eo naes- 
tra España arrojó á los moros á Berbe- 
ría, adonde llegaron sus industrias. 
Túnez prínoipalmeute reoogió derto o6> 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



S87 



mro de aifaroros que se fijaron en Ne« 
U> y allí produjeron , por espacio de 
nachos siglos, esos famosos jarrones 
lunados MMi (derivado de Melka ó 
Mikga) y que con dificultad se encuen- 

Ilrao hoy más qne entre algunas fami- 
lias de Túnez ó de Constantina , que los 
eooservan preciosamente. 
)La alfarería argelina no se ha apro- 
vechado mucho de la influencia árabe, 
hreoe que ha conservado, sobre todo 
CDtre.los kábilas , la tradición de las for- 
US etruscas trasmitidas por los roma- 
nos. Entre los Beni Ourredin se ven jar- 
ros de tierra roja que recuerdan su orí- 
§n , decorados con diseños de barniz 
aegro, preparado con madera de Tere- 
Irinto. 

*Las tríbos que principalmente se de- 
Aean al arte cerámico son , según Mon- 
áeor Ch. Texier, las llamadas Bení-Our- 
ndio» entre La Galle y Guelma, los 
isDi-Bathen , los Beni-Mactas, sus veci- 
los, los Chonona del lado de Cherchell, 
I finalmente , hacia el O., los habitantes 
Nedroma. 

»Los objetos especiales, fabricados 
I : ánforas de todas clases, alcarrazas 
Jí^ekkakU) y botellas para refrescar el 
«loa, que se hacen porosas, mezclando 
ftl á la arcilla que sirve para confec- 
I áooarlas, y lámparas para aceite (mos- 
f kh), cuya forma se remonta á la más 
! lita antigüedad. > 

♦♦♦ 

La QÍJE DBCLARO EL CONDB DE VlNOSO 
DOS ORAS ANTES QUE MURIESE A PER- 
fUASIOIf DEL PADRE FrAY FRANCISCO 
M ALDOM ADO DE LA ORDEN DE LOS DES- 
CALZOS (O- 
Que a sido parte para que no se con- 



Q) Ss el eplgrafedel docnmento. 



certase Don Antonio con su Magostad 
contradíciendoselo siempre y procu- 
rando que se hiciese esta harmada y lo 
demás que adelante dirá, y que por ser 
cristiano tiníendo por cierto que pue- 
de hauer gran daño sino se remedia y 
que esta harmada venia á esperar la 
flota de la ludia y tomar también la de 
nueua España si la encontrase y luego 
tomar a San Miguel para tenerlo con 
las demás hislas de los Á^res y la ter- 
cera. 

Que tiniendo Don Antonio muchos 
auisos de Portugal y por ellos y la len- 
gua que a tomado sauia que la harma- 
da de su Magostad venia diuidida y que 
quiso darle la batalla antes de que se 
juntasen. 

Que uiene en el harmada de Don An- 
tonio mucha gente principal y que ere 
que se perdió la mayor parte della el 
dia de la batalla. 

Que Don Antonio venia en vn patax 
muy líjero y se aparto del harmada la 
noche antes que se pelease. 

Que Don Antonio tiene trato con |a 
mayor parte de Portugal y promesas de 
que si uíniera con gente y harmada se 
leuantara por el. 

Y que el Rey y Reyna de Francia tie- 
nen asentado de traer 30 vrcas grue- 
sas de Flandes y en ellas i alemanes a 
cargo de Yaron de Juber coronel dellos 
muy bien artilladas y ameranadas y 
enuarcar en ellas en Francia cuatr<^ 
mil soldados que con más seis mil que 
venian en esta harmada pasaban de 
más de catorce mil hombres. 

Que el general Felipo Estrozo y los 
demás coroneles Tienen con patentes 
del Rey de Francia. 

Que el Rey ayuda con disimulación 
esta gente y la Reyna madre descu- 
biertamente y pago esta harmada asi el 



1188 



ftBYISTÁ DE ARCHIVOS, 



sueldo de la infantería como de las na- 
ciones y gente de mar. 

Que la Reyna de Inglaterra ayuda á 
esta guerra y tiene nombrado general 
para ésta harmada que ha de imbiar 
que de particulares de Inglaterra espe- 
ran 40 naos. 

Que la gente que se hace de nueuo 
en Francia tiene cargo un regimiento 
Landreo Francés y que Don Antonio 
de Mcneses tenia otro regimiento que 
entrambos auian de venir tres mil hom- 
bres y que los otros tres mil no sauen 
a quien los auian de entregar. 

Que con toda esta harmada y gente 
tiene designio de hir a Portugal y que 
trae muchos arcabu^^es y píelas para 
dar á los Portugueses y preguntándole 
el Marques que por donde tratauan de 
echar gente en tierra dixo que por las 
hislas de Yayona o por Lagos siendo el 
tiempo adelante y que si fuese bueno 
en qualquier parte de la costa donde se 
pudiese dar fondo. 

Preguntándole asimismo el Marques 
si enbara^arian estos designios hauer 
perdido esta batalla dixo que si y que 
auia hablado a algunos que se fueron 
de su nao a nado á otras de las que 
huyeron que dixesen a' Don Antonio 
que no consintiese que fuese esta nue- 
ua a Francia y que el se fuese por po- 
ner animo a los de alia no ostante que 
tienen pasadas escripturas en el y la 
I Reyna madre y la de Iglaterra. 

Que el dicho conde ha hecho todas 
estas capitulaciones y conciertos y que 
todo estuuiera mas adelante si Don An- 
tonio vuiera estado en mas recato y 
sobre si y que todo lo que ha dicho 
solo le ha mouido su conciencia y no 
otra cosa. 

Preguntándole el Marques como es- 
taña de dinero Don Antonio dixo que 



en Francia no los tenia y que 
tercera tenia dineros y en Franc 
cantidad de joyas de mucho yak 

Dixo también que en. la terce 
asta cinco mil portugueses con 1 
y mil doscientos franceses y i 
poco mas. 

Que tienen hechos 30 fuertes 
allí se hira la harmada a reí 
Don Antonio recoxera ajli las m 

Higo esta declaración a 29 d 
de 158S que fue el dia que muí 

Por la copia. — P. F. 



SeCClOH DE ADTÓGRIFOS 



CARTA 

ORIGINAL DEL ALCALDE RONQUILI 
EMPERATRIZ SU FECHA EN MÁ 

20 DE Julio sin año (0> 
S. C. M^ 

Lunes iix del presente recebi 
ta de V. M*. y demás de lo que 
a y. M\ con el ultimo correo qu< 
a los XVII del rrevato que nos 
dado las seis fustas hago saber a ^ 
que toda esta costa desde Yaienci 
Cádiz anda muy poblada de e 



(1) No consta esté copiadli : debió 
dirse en el mismo año que las dema 
tan adjuntas : tienen una nota en h 
de mano del Archivero D. Manuel € 
que dice que es del año 1529. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



%M 



qoe andaD en la parte de levante según 
la relación de marineros qaelas an vis- 
to, deben de ser de las de Barbarroxa 
ks que andan desde Almeria acá a la 
parte de poniente son de las de Tituan 
j Yelez y el vergantin que avia enbiado 
' I Oran para que me truxese auiso de lo 
ie la cargazón del trigo y de las Cosas 
áe alia | partió de Oran xu ha viniendo 
por la costa junto a Motril salió vna fus- 
ta que estava metida en vna cala junto 
a la tierra y la gente del vergantin ie 
desanparo y se salvaron huyendo solo 
el piloto que hera honbre viejo alean; 
aren por una sien-a arriba el mayor 
dapño que en ello a ávido es que con 
la priesa de huir las cartas que trayan 
ea vil fardel con otras cosas las dexa- 
ron en el vergantin y las tomaron y lle- 
faroo ios moros entre las quales dizen 
gae venia vna carta del Rey de Treme- 
fen de manera que podra tener Barbar- 
roza por ellas aviso asi de lo del pan 
orno de los tratos. | El maestre del vcr- 
iDiín no hizo lo que devia en salvarse 
si y no las cartas porque era obligado 
poner mas recaudo en' ellas que en si 
iismo y no sé si osara venir ante mi y 
viene como librará. 
De la gente de este vergantin supe 
uno las vrcas con los quinientos hon- 
res aun no eran llegados y no es mv- 
lO por lo que he dicho que ha que par- 
9 de aila el vergantin pero por lo que 
[zeo llegaron otro dia según se cree. 
^rca de la necesidad que ay de mas 
^nte en Oran con el dicho ultimo cor- 
ío escrevi a V. Mag*. lo que aquí es- 
riuio Francisco Flores contador de la 
ente de alia a Diego de Caballa en que 
or su carta dezia la qual yo vi como 
Boian mas temor de hanbre y de trigo 
ne de Barbarroxa avnque Ue ^euada 
Boíao seis mil fanegas preguntándoles 



yo a estos como esta Oran de gente di- 
zen que ay mucha porque en las naos 
que fueron de aqui para la cargazón 
del pan en fin de Abril fue mucha gente 
que esta alia sin paga ni sueldo pero por 
lo vno ni por lo otro no me quiero obli- 
gar a que no sea menester mas gente y 
aviso de lo que se y esto mismo y con 
este mismo aditamento e escrito al Mar- 
ques de Gomares porque no quiero que 
se pueda dezir adelante y en confianza 
de esto que digo y escrivo se dexa de 
hazer otra mas provisión | dizenme es- 
tos hombres que aun no avian ido a 
cargar el trigo las naos porque espera- 
van que fuesen los navios que fueron de 
aqui con los quiqíenlos honbres y aun- 
que no estavan desconfiados que su 
Mag*^. enviaria desde Barcelona algunos 
navios para les hazer espaldas y ayuda. 

Ayer llego aqui otro vergantin que 
avia ido con la carraca y naos que par- 
tieron de Cartagena al socorro del pe- 
ñón y que fue con ellos hasta el peñón 
y hasta Bugia y dize el maestre y gente 
del que Bugia queda bien bastecida de 
gente e bastimentos y lo necesario y di- 
^en que la carraca y naos ya estaran en 
Barcelona dizenme estos que llegaron 
junto al peñón y que las torres que alli 
avia están rasas puestas por el suelo y 
aun dicen que Barbarroxa estava heri- 
do aunque era sin peligro pluguiera a 
Dios que fuera de muerte que avia ávi- 
do alia un recuentro con otro turco en 
el qual le avian herido y muerto harta 
gente dizen estos que tenian alli quatro 
galeras y gerca de xx fustas | este ver- 
gantin viniendo para aqui le dieron ca^a 
en dos partes las fustas que topo en el 
camino vna cerca de Valencia y otra de 
esta parte de Cartagena. 

Toda esta mar de Valencia a Cádiz 
anda llena de navios de ynfieles no se 



S9(l 



EBTISTA DB ABCHITOS, 



pueda navegar por ella sin muy gran 
peligro y aun si no se esperase mas dap- 
ño de perderse el comercio y trato de la 
mar sufrirse ya aunque este es harto 
pero ya ni osa salir barco a pescar ni 
los labradores ni trabajadores de los 
lugares de la costa osan salir a sus ha- 
ziendas ny estar en sus casas y creo que 
se han de llevar estos lugares de mo- 
riscos que están cerca de la costa y plu- 
guiese a Dios que no llevasen mas de 
los moriscos pero llevan cada dia tan- 
tos cristianos que es grandísima conpa- 
sion verlo y si V. Mag*. y los del su 
real consejo como lo saben por cartas 
lo viesen y viesen los alaridos de las 
mugeres y de los padres y de los hijos 
yo tengo por Qierto que se pornia otro 
remedio mas del que se pone para que 
tantas animas de cristianos no se pier- 
dan y asi suplico a V. M*. que por re- 
verencia de la pasión de Dios y por la 
honrra vuestra y de sus reinos se bus- 
que y dé breve remedio en ello no ay 
noche que no vengan ami avisos y guar- 
das de costa a dezirme acullá paresgio 
vna fusta , acullá parescieron dos y cada 
dia tengo mensajeros de los lugares de 
la costa del dapño que padescen y es- 
peran como si mi sonbra les pudiese dar 
algún remedio la qual es tan pequeña 
que no me pasa de los píes y no hago 
aqui mas de rre^ebir afrenta de lo aue 
veo y aunque en la verdad no la recibo 
yo que mi persona siempre que se ofre- 
ciere la aventurare yo en tan justa cau- 
sa y pluguiese á Dios que con perderla 
yo solo se rremediase lo demás y por 
comover mas a conpasion las entrañas 
de V. M*. le enbio una carta de fray Pe- 
dro de Nata que me escriuio desde Ti- 
tuan I yo bien creo que con seis galeras 
y con armar estas fustas que ay aqui que 
se podrían armar con los dineros que tie- 



ne Diego de Caballa se aoxaarían asi^ 
perros de esta costa pero si se a de e 
perar a que las galeras se hagan ya eH 
año ningún fruto podrían bazer ni ei 
torvar el gran dapño que esta apar^ 
do. I El Emperador nuestro señor 1« 
aula de mandar enviar de las de Bar;» 
lona y con ellas se diera aqni unagru^ 
priessa al apares^er de estas fustas, por 
que sin las galeras aunque oviese d» 
pusi^ion de aparejar las fustas y edii 
lias presto al agua era para aventorr 
llas y perderlas y ya que se quisieM 
aventurar siquiera para espantar en 
menester alguna artillería para ellas b 
qual no ay aqui al presente. 

Aunque estas cosas que son de tanti 
calidad e importangia Y. M^. no pro?» 
yera ni me respondiera sin consultada 
Emperador nuestro señor fuera neoesa 
rio que V. M^ embíara gedula para la 
cosas que mande conprar para enbiar 
Oran que pago Diego de Caballa por n 
libranza sin tener yo poder para eUo 
para los mensajeros y correos que eobi 
cada ora a los lagares e fortalezas da li 
costa y para otras cosas muchas ne;i 
sarias para que el pueda pagar e yo piK 
da librar que de otra manera haría mil 
cho menor fruto mi estada aqui da I 
poco que haze. 

Pero (1) Afán de Ribera llego aqo 
anoche con el despacho de lo$ dinero 
que ofreció a V. M\ los quales por acuei 
do mió quedan aqui. en mí posada « 
poder de Rodrigo de la Fuente mi haaa 
ped el va al Marques al qual asi miso» 
yo escriño con mucha instancia par 
que haga y cumpla lo que Y. M^ la es 
criue por su carta la qual yo le eobi 
con el dicho Pero Afán que deve de se 



(1) Afii dice. 



BIBLIOTECAS T MÜSBOS. 



«91 



el se encargue todavía de ha- 
la los ochocientos o quinientos 
Y asi tengo por ^ierto que el 
rques lo hará salvo si el tiene 
) que no aya tanta necesidad 
justo fuera que se me enbia- 
raslados de las gedulas de los 
arques y Pero Afán pues ve- 
'adas y selladas y lo que yo es- 
. W. de hazer el dicho Perafan 
gente así se colije claramente 
abras del capitulo de la ystruc- 
i lo truxo entendido el dicho 
r asi me lo dixo. | Perafan lo 
y cumplido muy bien y como 
o servidor de V. M*. y asi es 
! V. M\ se lo agradezca y le 
cedes por ello prospere y acre- 
estro señor la vida y muy real 
V. Mag\ por muchos y largos 
:on acrecentamiento de mas 
señoríos a su santo servicio de 
XX de Jullio. 

!S de escrito hasta aquí llego el 
leí vergantin el qual queda en 
y dize y afirma que no traya 
Rey de Treme^en , no lo creo 
mgo sospecha que lo dize por 
ir de mayor culpa , este dize 
ilabra le dixo Pedro (O de Go- 
ite de capitán que enbiando de 
cientos o mil costales se hiria 
lazer la cargazón del trigo y 
tnas que Barba rroxa o navios 
>ta XIII velas vinieron hasta el 
e Arzeo dbnde estava el trigo 
ste maestre con que intin^ion 
i aun tenemos por cierto si sea 
»orque el no lo vído ni ay carta 
iga como quiera que sea yo avi- 
*egidor que mirase mucho como 



• mismo puede decir Pero, 



enbiaba a hazer la cargazón del dicho 
trigo y que así lo hiziese y proveyese que 
no diese el trigo y los navios y gente a 
los moros porque esto del pan yo lo 
rremitiría a su discugion como a quien 
estaba presente y veya y entendía los 
inconvenientes que podría aver en ello 
que lo nuestro de acá es adivinar y por- 
que no se pueda dezir que por falta de 
no enviar los costales se dexa de hazer 
la cargazón luego se proveerá de enbiar 
los costales o el angeo para ellos y sino 
fuere menester sirva para otra cosa y 
hazerse a cargo al tenedor de los bas- 
timentos. 

Yo escriuire al corregidor qué si la 
cargazón del trigo se hiziere que dexa- 
do proveídos a Oran y Magaquebil 
visto que ya no podra llegar á Barcelo- 
na antes que su Mag^. parta de alia que 
debe de dar orden como vengan las naos 
con lo restante aquí derechas esto sino 
tiene mandamiento al contrario del Em- 
perador nuestro señor porque venidas 
aquí las naos si su Mag\ mandare que 
vayan a Genova tan buena derrota y 
mejor conserva de otros avra de aqui 
que de alia. 

De V. S. C. M*. 
verdadero servidor y vasallo que sus 
reales pies y manos beso. 

El Licenciado Ronquillo. 
Sobre. 

A la S. G. M\ la Emperatriz Reyna 
nuestra señora. 



PREGUNTAS. 



471. Simancas (Castillo de).— ¿Hasta 
cuándo airvió esta f ortolesa de prisión de 



%n 



EBVISTÁ DB AHdHlVOS. 



Estado?— ¿Hay notioias de que taviese 
algana vez semejante destino después de 
haber sido alli instalado el Archivo ? 

A.P. 



RESPUESTAS. 



LotUsde Foix. Núm. 463, T. v, pá- 
gima 243, coL 2.* — Los constantes y di- 
ligentes colaboradores de la Bevista, 
nuestros muy estimados compafieros del 
Archivo de Simancas, nos dicen haber ha- 
llado acerca de aquel artista, entre pape- 
les titulados : Ca«a Reál^ y en relaciones 
de gastos de la Cámara de la Reina Dofia 
Isabel de la Paz , correspondientes al año 
1567 , lo que sigue : 

a En dos de Jullio de 1567 por cédula 
de Su Magostad. A Louis de Foix rrelo- 
xoro ciento y settenta ducados por un 
rrelox con su campana y despertador que 
del so compro para el servicio de Su Ma- 
gostad. )) 

Preguntan á la vez nuestros ilustrados 
amigos si Louis de Foix sería solamente 
ingeniero mecánico , asegurándonos que 
entre los muchos arquitectos ocupados 
en obras de la Casa Real durante la épo- 
ca de Felipe II no han visto el nombro 
do Foix, y son apellidos españoles los 
do los artistas que intervinieron en obras 
reales del Escorial, dú M:idrid, de Toledo 
y de otros puntos; y nosotros creemos 
que muy bien pudo Foix ser arquitecto y 
tener grandes conocimientos en otras ar- 
tes, por los cuales pudo merecer y lograr 
que le tuviera Felipe II á su servicio en 
varias épocas. 

C. 



Palelia: flxuela. Núm. 46 
núm, \2,pág, 211.^Sienta al 8 
mirez y La Guardia , en el núm 
ríor de la Revista, la sospecha 
error de pluma habrá convertic 
Z, y la n en ^ en la palabra pa 
hiendo decir |>a<«na. Temeroso < 
hacer la copia del documento q 
nia aquellas dos palabras hable 
yo incurrir en dicho error, por 
me aludido como copiante, api 
seguridad que tenia en haber 
copia con el cuidado y esmei 
debo, he revisado el manuscri 
cita, y he encontrado en un to< 
la ratificación de dicha palabra 
efecto remito al Director de la 
señor Campillo, un calco de di 
bra en las tres formas en que a] 
el Inventario palea» ^ palehaa 
en corroboración de lo cual pue 
señor Ramirez el núm. 10 ( T. \ 
174, col. 2.* y núm. 12 (T. v) 
columna 1.* de la Revista , doi 
petición de la palabra puede a 
que el error do pluma pudiere 
cometido en una parte del Invc 
no en dos ó tres y de distinta leí 
si bien pudiera aducirse que 
los escribientes, no conociendc 
grafía, irian sucesivamente co 
palabra conforme suena. 

José Coi 

El calco remitido por ol Sr. C 
deja la más pequeña duda sobr< 
titud de la copia ou las palabra! 
tivan las anteriores líneas. Ni 
que otra cosa sucediese, trati 
quiou tíeno tan probada compet 
leogránca en copias de docun 
más diñcultpsa lectura. 



IIÍJ[>BID 1875.-^Imprent«s eitereotipift y galranoplastla de Arcbad y O.* (raoMortí d« Bití 

IMPBSS0BB8 DB CÁMARA DB g. M. 

Xhiqu dt Ofoiuiy núm. Z, 



Í^EVIST/. 



DM 



^S^ 



:rchivos, Bibliotecas y íMuseos. 



AÑO V. 



Madrid, 20 de Setiembre de 1875. 



NUM. 18. 



SUMARIO. 



fondot : La oonslgnaeimí de la Biblioteca nnlTeraitarla. — Indicaciones acerca de algonoe erroTM aiqiieoló- 
gicos. — Secólo Q ofioial : Dimisión admitida del cargo do Ministro do Fomento del Qt, Oiotío. ~ Nom* 
bnmiento del Hinistro de Fomento del Sr. Martin de Herrera. — Convocatoria á concurso para proroor nna 
pisa de oficial de torcer gr«do en la Sección de Bibliotecas. — Anuncio para la matricula en la Bscuela de 
Diplomática. — Noticias: Los BrvH. Ororlo, Martin de Herrera 7 Maldonado. —La Biblioteca provincial do 
OÉdli.— Obras do Firmhx Didot 7 do FrankUn. — Nueva colección del Museo de Washington. — Varieda- 
dM : Publadon de Tomel. — Seooioil de autófl^rafoB : Cartas de BonquiUo al conde de Oifuentes. —De 
Joan Andrea MoUo al Emperador.- Fondos de los establecimientos: Inventario de objetos perte- 
Bsdentes & U Diputación do Aragón. —Preflranta : Don Juan Peres Yillamil. 



LA CONSIGNACIÓN 



IIIUOTECA UNIVERSITARIA MATRITENSE. 



Los establecimientos consagre dos 
i difiíndir el saber y á eleyar la cul- 
tora en todas las clases rara vez 
logran que los Gobiernos les den 
toda la importancia que tienen para 
d seguro mejoramiento inlelectual 
Y moral de las agrupaciones popu- 
Itres más necesitadas de modificar 
nis hábitos j de moralizar sus cos- 
tumbres. Eñ países más adelantados 
que nuestra España j cpjo habitual 
sosiego (á beneficio de la paz cuasi 
nunca interrumpida por guerras ci- 
TÍles tan destructoras y fatales como 
las nuestras ) facilita el progreso in- 
tdectnal en el pueblo y la creciente 
morigeración moral en su rida, há- 



Uanse á veces desarmonías visibles 
entre los medios que los poderes des- 
tinan á los intereses ipateriales, á rue- 
das innecesarias en la máquina admi- 
nistrativa, hasta á fines políticos no 
siempre justificados , y los que con- 
ceden trabajosamente á los indivi- 
duos y á los establecimientos, cuyo 
único fin es diñindir la instrucción 
procurando el verdadero progreso ; y 
nuestra^patria,' siempre más pronta 
para imitar lo desventajoso que para 
admitir lo fecundo en verdaderos 
bienes , generalmente ha prohijado 
extraños medios, no enlazándolos, 
por lo común , -con los fines que en 
8Í entrañan, ni cuidándose de na- 
cionalizar, conforme á nuestra ma- 
nera de ser, lo que necesariamente 
se relaciona con diversas costumbres 
y diferentes naturalezas. Algún caso 
de éstos, y no remoto, ha presenta- 
do la instrucción pública española 
con la manera de formar basea de 



%n 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



bibliotecas populansj qneriendo imi- 
tar la Administración á una celebro 
colectividad do la nación vecina 
transpirenaica, en los medios de di- 
fundir la lectura y no en los fines 
que allá se han propuesto sus aso- 
ciados. 

Pero si, en verdad, no son ménoi 
trascendentales las consecuencias 
debidas á las bibliotecas destinadas 
á las clases más humildes, en el espí- 
ritu del pueblo, que los efectos con- 
seguidos, en mayor ó en menor es- 
cala , por las que tienen más altos 
fines científicos j literarios j están 
consagradas á tareas de otrq linaje, 
no es ocasión la presente de añadir 
una palabra más acerca de un punto 
de sobrada importancia para ser tra- 
tado de intento, y habremos de li- 
mitamos aquí al objeto enunciado 
en el epígrafe de estos renglones. 

Ni hemos imitado, ni nuestra fa- 
tal situación económica nos permite 
imitar, la largueza con que el Brüüh 
Museum de Londres acrecienta rá- 
pidamente sus colecciones, ja nume- 
rosísimas, ni la holgura con que la 
Bibliothéqtte National de París au- 
menta sus tesoros literarios , ni aun 
la relativa modestia con que otras 
muchas bibliotecas extranjeras van 
enriqueciendo los títulos de sus ín- 
dices. La primera de todas las espa- 
ñolas, la Nacional 9 cuyos estantes 
encierran tantos y tan preciados vo- 
lúmenes, impresos y manuscritos, 
testimonios insignes, los más, de 
nuestras glorias científicas, litera- 
rias y artísticas, apenas cuenta con 
los recursos indispensables para la 
estrecha vida que la reduce á re- 
cibir como donativos extraordinarios 
y casuales los ingresos de coleccio- 
nes interesantes de aficionados fene- 
cidos, cuando con sus propios medios 



debería tener la facilidad de adqizj 
rir cuanto laís ocasiones presentasei 
como ventajoso; y sucediendo eeU 
allí , donde la residencia de nuestioi 
jefes superiores, con su justa inflnen' 
cia oficial , y la reconocida impor- 
tancia del establecimiento, con sv 
excelente organización y grandes re* 
sultados en el servicio, deberían bas 
tar para que convenientemente sel 
dotase, sería locura en otras de mé 
nos alta categoría pretender lo qu 
aquélla no alcanza, aunque tambie 
patentizase los ñutos de su exii 
tencia. 

En varías ocasiones hemos lam^ 
tado la suma estrechez con que prc 
veen los Gobiernos á las verdaden 
necesidades de tales estableoimiei 
tos; y por lo que á la Biblioteca uc 
versitaría de Madríd toca , las J:^ 
morios amtales de sus jefes nos kr 
dado siempre ocasión para rep^ 
muy parecidas reflexiones. Cuas 
se organizó definitivamente la 
blioteca de San Isidro para el sot 
cío público (hoy una, la más nu^ 
rosa en volúmenes, de las que 
man la de la Universidad), corr 
do unos tiempos en que las ne< 
dades intelectuales distaban tanf 
las de la época presente, sus coi 
naciones fijas y eventuales f 
superiores, alguna vez, á las o 
disfrutado la universitaria ot 
cinco departamentos en cincc 
cios diferentes, por espacio < 
de media centuria; y aun « 
posteriores fué necesario qu 
liase al frente del Ministerir 
mentó el ilustrado Sr. Ale 
menares y dirigiendo lo9 
de instrucción pública el S' 
tor Arnau, uno de los ca 
que más verdaderamente 
toga profesoral y más der 



BIBUOTECÁS T MUSEOS. 



f95 



I procaran el progreso legitimo de 
general cultura , para que se alza- 
) la consignación de cinco mil pe- 
itas á nueve mil y quinientas que 
lora disfruta y con las cuales lográ- 
is en breve, librarse de penosos 
rasos y no suspender indefínida- 
ente j cuasi por completo nuevas 
Iqnisiciones y no bastantes, á la 
)rdad, para satisfacerlos pedidos 
3 los estudiosos , pero al menos en 
número indispensable para acallar, 
asta cierto punto, mortifícadoras 
istancias de algunos concurrentes. 
Todos los jefes que hemos cono- 
ido dirigiendo este departamento 
níversitario en el trasoñarse de diez 



j siete años cumplidos, han procu- 
rado siempre que las consignaciones 
estuviesen en armonía con las nece- 
sidades, sin conseguirlo; pero dada 
la exigua proporción computable á 
cada departamento, por lo menos ha 
existido estricta justicia distributiva, 
según la importancia de cada sección 
y las particulares relaciones en que se 
ha encontrado con los establecimien- 
tos en donde cada una se halla. Es, 
por tanto, inconcebible que en una 
publicación de carácter histórico (1) 
se permita su autor afirmaciones muy 
distantes de ser exactas , fácilmente 
desvanecidas respecto de la de Me- 
dicina, en particidar , con la nota (2) 



(1) R¿i§ña hUtóriea de la Biblioteca de la Facultad de Medicina de Madrid y twprin 
Met joyas, escrita por el bibliotecario de la misma D. Joaqnin Malo y Calvo, págs. 6o y 66 
n Cantidades satisfechas á cada uno de los cinco departamentos en que se halla dividida 
M Biblioteca de la Universidad Central ^ por gastos de material, desde l»^ Enero de 1874 
i^de Junio de mb, • 



Pesetas. Cs. 



Hi compra de libros 

• enenaderaacioiiM 

■ obras de carpintería 

• anaqnelerf a , pintara , empa- 

pelado 7 movUiario 

> objetos de escritorio 

• nrios senicios 

Cutido por presapnesto extra- 

L~ 



Suman pesetas,. 



BIBLIOTECA DE 



BAN ISTOBO. NOVICIADO. MEDICINA. FARMACIA, 



Pesetau Cs, 



(1) 3.491 
1.407 



3.011 

19 

279 



7.Í18 



Pesetas. Cs, Pesetas, Cs, 



32 



74 



50 



330 
805 



712 

116 

41 

1.449 



3.456 



Pesetas. Cs, 



10.40 
60 



1.174 



53 



I 60 



60 



75 



. $ DOese advenir qne en esta partida ta ineloido el coste de varias obras remitidu á la Biblioteca de 
^Mltil de Medicina , qae forma parte de «na antigua cnentt del Sr. BaiU^BaUUé^e. 



S96 



REVISTA DE ÁRGHIYOS, 



extractada de los libros en cuyos fo- 
lios constan los ingresos 7 sus dis- 
tribuciones, que insertamos al pié 
de la página anterior y menos toda- 
vía puede comprenderse el tono en 
qué se dirigen á un superior jerár- 
quico, perteneciendo á la colectivi- 
dad facultativa, cuyos individuos 
nunca deben faltar ajustes respetos. 
La conducta de los Sres. Colme- 
nares y Amau nos infunde la espe- 
ranza de que otros sigan su ejem- 
plo, alzando la consignación de la 
Biblioteca Universitaria Matritense 
para que pueda responder mejor á 
los pedidos de los estudiosos que con- 
curren á sus salas ; y tal vez á las 
ilustradas personas que pueden de- 
cidir y llevar á cabo resolución tan 
justa en el próximo presupuesto se 
deba este nuevo servicio en favor de 
los que carecen de medios propios 
para dar amplio alimento á su inte- 
ligencia. 

T. DBL C. 



Diariamente se ofrecen ejocaentes 
muestras del abandono en que están 
entre nosotros los estudios arqueológi- 
cos, y sobre este particular se ha lle- 
gado á tal extremo , que parece igno- 
rarse no solamente lo que en otros paí- 
ses pertenece al dominio de los más co- 
munes conocimientos en punto á la his- 
toria del Arte^ sino también la existen- 
cia y desarrollo de esa historia. 

Así se explica el que sea muy fre- 
cuente ver lanzarse á escribir sobre 
monumentos artísticos personas que 
desconocen los principios elementales 
de la ciencia arqueológica , y no cono- 
cen tampoco mejor los objetos mismos 
de que se ocupan , aun cuando de ellos 
se haya tratado aa obras anteriores. 



Muestra de semejante desconocimi 
to ha ofrecido recientemente la Ilu^t 
cion Española y Americana ^ ai dar, 
uno de sus últimos números^ los dib 
jos y descripción de algunos objet- 
arqueológicos de Santiago , con inoti^ 
de las fiestas allí celebradas por losdia 
del Apóstol, para el jubileo de añosant 

Trátase, es verdad, de una eluda 
poco conocida, aunque muy digna c 
serlo; pero esto no disculpa los error 
que últimamente se han cometido , ] 
en lo que se refiere á la catedral, pe 
que de ella existen dos descripción 
exactas, publicadas en estos últim 
años, y con detalles sobre lo que toc£ 
objetos de arte muy comunes, y que p 
consiguiente deben ser muy coi^ocid 

No cabe, repetimos, disculpa pr 
que en dicha revista ilustrada y en» 
número de 30 de Agosto se dó oc 
cruz de los f arrapos la acrótera de "i 
de las fachadas , en vez de la que '^ 
daderamente lleva ese nombre, que 
ne poco de gigantesca. Ni tampoco p. 
que en un número posterior se desc 
ba, como se describe, la cruz procesi 
nal de San Félix de Solovio. 

Empieza el articulista por traer á o 
lacion las cruces ovetenses de ia Yiotc 
ria y de los Ángeles , dejándose olvidí 
da la que tenía más cerca , compañer 
de éstas , que posee la catedral de Sac 
tiago, por donación de D. Alfonso III; 
como si la de que se ocupa fuera coi 
temporánea de ellas, cuando las sep 
ran media docena de siglos ; entra d^ 
de luego á describirla y lo hace con ^ 
do detenimiento, pero demostrando d 
ramente ignorar que la forma de 
cruz en cuestión es flordelisada; qe 
aquel castillo en que se dice está cora 
enclavada, no es otra cosa que la man 
Mtia arquitectónica; que los foUaJ9» qi 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



197 



idornan son propíos de los últimos 
apos del estilo ojival, y qae aquel 
al articulista parece ser Lázaro, 
stituye la figura emblemática, re- 
sentada á menudo por Adán mismo, 
a resurrección de la carne. 

V. Y C. 



SECCIÓN OFICIAL 

aiDENGIA DEL CONSEJO DE UINISTBOS. 
REALES DECRETOS. 

?engo en admitir la dimisión que del 
rgo de Ministro de Fomento me ha 
asentado D. Manuel de Orovio , Mar- 
es de Orovio; quedando muy satisfe- 
o del celo , lealtad é inteligencia con 
6 lo ha desempeñado. 
Dado en Palacio á doce de Setiembre 
mil ochocientos setenta y cinco. — 
.PONSO.— El Presidente del Consejo 
Ministros , Joaquín Jovellar. 



Ed atención á las circunstancias que 

acorren en D. Cristóbal Martin de 

rrera , Ministro que ha sido de Gra- 

I y Justicia y de Ultramar, 

Vengo en nombrarle Ministro de Fo- 

anto. 

Dado en Palacio á doce de Setiembre 

I mil ochocientos setenta y cinco. — 

LFONSO.— El Presidente del Consejo 

iVinistros, Joaquln Jovellar. 



MINISTERIO DE FOMENTO. 



■"UCCION GENERAL DE INSTRUCCIÓN 
PÚBLICA. 

* í>alla Tacante en la Sección de Bi- 
^•cas del Cuerpo de Archireros, Bi- 



bliotecarios y Anticuarios una plaza de 
Oñcial de tercer grado , dotada con el 
sueldo anual de 3.000 pesetas, la cual 
debe proveerse por concurso entre to- 
dos los Ayudantes déla misma Sección, 
con arreglo á lo dispuesto en el articu- 
lo ti del Real decreto orgánico vigente 
de 1 2 de Junio de \ 867. 

Los aspirantes presentarán en esta 
Dirección general sus solicitudes docu- 
mentadas en el término de un mes , á 
contar desdóla publicación de este anun- 
cio en la Gctceta de Madrid; en la inte- 
ligencia de que sólo se admitirán ins- 
tancias hasta las cinco de la tarde del 
dia en que el citado expresa. 

Madrid, \ 3 de Setiembre de i 875. — 
El Director general interino, Esteban 
Garrido. 



ESCUELA DE DIPLOMÁTICA. 
CURSO DE \ 875 Á 75. 

Desde el dia \ 5 hasta el 30 del cor- 
riente queda abierta la matricula de esta 
Escuela en la Secretaria de la misma, 
sita en la Biblioteca Nacional, piso en- 
tresuelo de la derecha, de diez de la 
mañana á tres de la tarde. 

Con arreglo á las disposiciones vigen- 
tes, no se abona derecho alguno de 
matricula , requiriéndose sólo para ob- 
tenerla acreditar que se ha recibido el 
grado de Bachiller. 

Las asignaturas de la Escuela que se 
cursan y prueban con arreglo á las 
prescripciones vigentes en materia de 
enseñanza, son: 

Latín de los tiempos medios, y cono- 
cimiento de los romances castellano, 
lemosin , gallego y aljamiado. 

Arqueologia elemental. 

Paleografía general y critica. 



198 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Historia de la organizadon adminis* 
irativa y judicial de España en los 
tiempos medios. 

Numismática y Epigrafía. 

Historia de las Bellas Artes en los 
tiempos antiguos, Edad Media y Rana* 
cimiento. 

Bibliografía é Historia literaria. 

La enseñanza de estas asignaturas es 
á la vez teórica y práctica ; y probadas 
las mismas , puede aspirarse al eertíñ- 
cado de aptitud para Archivero , Biblio- 
tecario y Anticuario, mediante dos ejer- 
cicios académicos verificados en la for- 
ma que previene el reglamento de la 
Escuela. 

Este certificado da aptitud para in- 
gresar en plaza de Ayudante de tercer 
grado, con el sueldo de 4.500 pesetas 
anuales , en cualquiera de las tres Sec- 
ciones del Cuerpo facultativo de Biblio- 
tecarios, Archiveros y Anticuarios, con; 
forme al art. 20 del decreto orgánico 
de 4 2 de Junio de \ 867, hoy vigente. 

Los Licenciados en Filosofía y Letras 
pueden cursar como asignaturas sueltas 
las de Arqueología y Bibliografía, según 
aspiren respectivamente á servir en las 
Secciones de Bibliotecas ó de Museos, 
conforme al citado decreto orgánico 
de M de Junio de 4 867. 

Los cuadros de distribución de asig- 
naturas, dias, horas y locales para la 
enseñanza de la Escuela en el próximo 
curso académico se fijarán oportuna- 
mente en los tablones de edictos de la 
Universidad Central y de la Biblioteca 
Nacional. 

Madrid, 4 4 de Setiembre de 4 875. — 
El Secretario, José María Escudero de 
. la Peña. 



NOTICIAS. 



El interés, repetidas vece 
del Sr. Marqués de Orovio poi 
to del personal del Cuerpo y 
ta miento de las colecciones i 
cas, diplomáticas y arqueol 
cargadas á la custodia y per 
individuos, es digno de que 
mos nuestro sentimiento por 
cia del Ministerio del cual 
aquél y éstas. Nos han asef 
muy benévolos propósitos 
nuestra facultativa colectívid 
al nuevo Ministro de Fomen 
tín de Herrera ; y no vacilai 
perarlo así de persona tan ili 
tememos que deje de coopera 
to y buen propósito el Sr. 1 
continuando al frente de lo 
de la instrucción pública de 



Débese á la Comisión de M 
Históricos y Artísticos de Cá 
principiase á reunir el prin 
ingreso de su Biblioteca Pro> 
los libros procedentes de lo 
dos conventos de la provii 
año de 4 845. Un distinguid 
Don José Manuel de Yadill 
en 4 860, todos sus libros, que 
á más de 8.000 volúmenes; ] 
portantísimo donativo añadi( 
cion provincial, en 4 869, otr 
En el mismo año ingresare 
4.000 más, procedentes de 1 
de los PP. Jesuítas del Puert 
María : en 4 870 pasaron á si 
desde los del Archivo de Ind 
también de la Biblioteca áéí 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



199 



-mbimal de Comercio, 299 ; y por ül- 
10, no han cesado las donaciones y 
onpras , conforme á sas recursos» des- 
i^ qne se hizo pública en 4 818. 

Es de segunda clase: pasa ordinaria- 
xicnte de SO.OOO el número anual de 
lectores que piden y obtienen libros en 
E»ci salón de lectura; posee para el ser- 
ado tt catálogos generales , 42 espe- 
ciales, y 8 de raros, curiosos, etc. 

Tiene clasificados los volúmenes en 
esta forma: 



Teología • . 6795 

Jurisprudencia 644 

Bellas Letras 4 020 

Ciencias y Artes 4 598 

Historia 2044 

Pero parece que todavía existen sin 
cUsificar 9.584. 

Componen todos la suma de 20.682 
Tolimenes. 

U Diputación provincial ha contri- 
buido durante algún tiempo con 5.500 
reales, en cada año , para gastos de ma- 
terial^ pero al presente únicamente cuen- 
te con 2.000 rs. que leba consignado el 
Koísterio de Fomento. 

Lástima es que una ciudad tan im- 
portante, cabeza de tan ricas comarcas, 
00 siga contribuyendo con aquella con- 
ngoacion, que seguramente acrecenta- 
ría notablemente el fondo de su Biblio- 
teca provincial , prestando un verdadero 
lervicio á las letras y ofreciendo mayor 
campo á la ilustración de los amantes 
^ la ciencia. C. 



La historia de la imprenta se ha en- 
rMTieddo con una nueva obra debida 
^ eminente tipógrafo y erudito acadé- 
^^Mr. Ambroi8*e Firmin Didot , autor 
**i>>bieQ del interesante Esscd typogra- 



phique et bibliographique sur Vhistoire 
de la gravure en bois. 

Titúlase su libro : Álde Manuce et Vhe- 
llenisme á Venise; y al recorrer la glo- 
riosa vida del famoso tipógrafo italiano, 
restaurador de las letras griegas en el 
Occidente, traza la historia literaria de 
la época en que vivió el más ilustre de 
los impresores de Yenecia, y da á luz 
numerosos documentos, por apéndice, 
que realzan el valor de la obra. 

También el diligente bibliotecario 
Mr. Alíred Franklin ha dado á la estam- 
pa la segunda edición , corregida y au- 
mentada , de su Prkvi de rhistoire de la 
bibliotkéque du rot, avjourcPhui Biblio- 
THÉQUE National, lleno de preciosos 
datos acerca de las frecuentes vicisitu- 
des de tan rico depósito, no extraños á 
la historia literaria de Francia en la 
Edad Media y en posteriores épocas. 

una gran colección de objetos de pie- 
dra, de Puerto-Rico , ha ingresado poco 
há en el Museo Nacional de Washing- 
ton. Recogidos en el transcurso de mu« 
chos años por el ciudadano anglo-ame- 
ricano Jorge Latimer, residente en aque- 
lla isla española, representan no sólo 
dispendios grandes, sino también la 
perseverante diligencia del colector en 
adquirir cuanto procedía de las anti- 
guas sepulturas de la raza indígena. 
Entre los objetos de tan importante co- 
lección encuéntranse unos cincuenta 
anillos de piedra de la forma y tamaño 
de una collera de caballo, adornados y 
tallados de diversos modos. Hay tam- 
bién muchas estatuitas , cabezas talla- 
das, piedras triangulares con figuras 
de animales grabadas en cada extremi- 
dad, varias piezas de cerámica y nu* 
merosas hachas y otros efectos, algunos 
muy hermosos y \Áea pulimentados. 



RBYISTÁ DE ARCHIVOS, 



La colección ha sido legada al Museo 
de WashingtoD por su poseedor y en- 
tregada después de su fallecimiento, 
que acaeció en el último Noviembre. 



VARIEDADES. 



POBLACIÓN DE TERUEL. 

«Primeramente de un Libro viejo es- 
crito en papel común folio patente con 
cubiertas de pergamino que se intitula 
Alcorán ó Libro verde, que contiene 
cosas grandes de noticias de Teruel , sin 
foliar, y en el medio se halla la partida 
siguiente : 

•Población de la ciudad de Teruel, 
sacada de un libro antiguo viejo y de 
pergamino en lengua antigua, en que 
se trata de las cosas señaladas y memo- 
rables de aquellos tiempos, que fué en 
el mes de Octubre de la era 4 21 4 (inter- 
lineado año H 75 y al margen : era de 
Cesar se cuenta 39 años antes del naci- 
miento de Xpo nuestro Redemptor, y asi 
era 4 2 4 4 es año á nativitate Dni de 1 \ 75) 
á honor de Dios que es Trinidad de Per- 
sonas y Unidad de esencia. Según cuen- 
tan los viejos antiguos en el tiempo pa- 
sado, de Teruel opresa toda la tierra de 
Moros, en aquel tiempo vino el noble 
señor Don Alphonso por la gracia de 
Dios Rey de Aragón, Conde de Barce- 
lona et Marques de Provenza ad aquel 
lugar qui era de Santa María de la Y.* 
vieja de Teruel con buena gent et de 
gran desfuerzo á tener frontera contra 
los Moros, et el dito Sor. Rey trataba et 
ordinaba entre si, si pudiese en esta 
comarca fazer una villa ; empero vidíen- 
do que era impecillosa cosa de fer por 
la gran multitud de Moros que eran á 
rededor por todas partes, temióse que 



no podria, haber cabo mucha geot, p^ 
est hecLolo asi en olvido, et uno de Im 
Adalides qui venien con el Rey, los q~ 
mas se señalaron fueron Sancho Sa« 
chez, Muñoz y Blasco Garzes de Mares 
Ha , los cuales con la buena gen de su^ 
qui eran allí con el Rey, entendieron 
volunt del dicho Rey et el gran dub— 
— etcon esfuerzo digeronle : Señor, d^ 
nos aquellos fuer, franquezas et libs 
tades que nos vos demandamos por c= 
et por todos los vuestros et por toc^ 
tiempos para nos et para los nuest w 
presentes y advenideros, et nos coo 
ayuda de Dios poblaremos una villa e 
esta Comarca , por la cual fiamos ¡hh 
Dios que couquirremos et ganaremos 
mas tierra adelant , et el Rey visto d 
gran peligro et dificultad dixo que el 
no lo queria ni lo otorgaba, que gran Te^ 
güenza le serie et menosprecio de co- 
menzar obra non valedera , et díxoles 
que si tal cosa velleu fer que lo ficiesea 
por sí, mas por él ni en su nombre, 
antes les agenaba et desnaturaba como 
m', vasallos, porque si la dita obra no 
hubiese cabo, á él no fuese vergüenza 
ni le pudiese ser retraído que avia co- 
menzado tal obra et que no le avia dado 
cabo. Et los Adalides y la buena Geot 
con gran esfuerzo digeron que ellos 86 
querían aventurar á la merced é ayuda 
de Dios ; et desi dixoles el Rey con gran 
horrenda et comendolos á Dios, et á la 
buena gent que fincaron con ellos amán- 
dose como buenos Hermanos , et tenién- 
dose buena voluntad los unos á los 
otros, en el nombre de Dios pusieron ea 
obra la dita población et andaron pof 
todas las otras muelas que están ceros 
esta villa et non volvieron tan hn&aoi 
señales como en esta muela dó es aora 
la villa de Teruel , et los ditos Adalides 
et los mas sabidores de tal fecho, sobie' 



BIBLIOTBCÁS T MUSEOS. 



96i 



muela , ei allí dó es ahora la 
mañana en el alba trovan un 
3t á ona bella estrella sobre él, 
[ue los yido el Toro comenzó 
, et digeron los Adalides que 
n buenos señales para fer la 
, dó aquel toro los clamaba, et 
encuentro de aquel toro toma- 
, et por eso fazen en la seña 
irella , et aun de aquel encuen- 
y tomaron nombre por la vi- 
naron del toro tres letras : T. 
ticen los sabidores que la es- 
I nombre, Actuel, et tomaron 
•re de la estrella otras tres le- 
L, é todas estas palabras jun- 
io fazen part et dicen Toruel, 
Á> pusieron (al nombre á la vi- 
si comenzaron á poblar esta 
sta Muela que es dicha Teruel, 
rande trabuUo comenzaron á 
uros de la villa no solamente 
é con tierra et con piedra, 
con sangre, porque los unos 
imuros, los otros lanzeaban- 
otros defendíanlos , et comba- 
n los Moros, et por manera 
in antipecho con que se defen- 
it fenecido aquel , et lidiando 
[oros, morien homes cada dia 
fundamentos de los Adar, vol- 
n sangre , sobre la cual sangre 
in los Adarbes, é fícieron esta 
I la propia sangre , con la cual 
estos franquezas et libertades, 
le los que es, et pues que los 
;an caros los compra , gran ver- 
i á los presentes, si bien defíen- 
qoe lo que una vez pt., home 
alcance, et por esto váldria 
i presentes espender su sangre 
ider lo que con su sangre ga- 
is Antecesores, que lipar per- 
giran negligencia. Por lo cual 



assi como sen condesportados los R.''*'* 
podrían ser menospreciados como aque- 
llos que por su culpa se dexan desere- 
dar de un derecho,. et como quiere que 
entro los Pobladores se sigan otros odios 
et desgrados, pero quanto en esto todos 
deben de seguier unos, et salvar su de- 
recho et livar aquel adelante cabo sus 
antecesores ficieron , quando la pobla- 
ción. Et asi fué poblada esta villa por 
los antecesores, havíendose buen amor 
como buenos et leales amigos, et tenién- 
dose buena lialtad como Hermanos de 
la generación de los quales antiguamen- 
te la poblaron , son aquellos que hoy en 
dia la mantienen. Et aquellos edificaron 
aquí á honra de Dios la Iglesia de San- 
ta María en medio de la villa , en la cual 
en nombre de Dios es laudado, es san- 
tificado , et assi fecho, et faron , et fazen 
muchas oraciones et almosna, los qua- 
les, á los que son pasados ck, y los que 
son presentes y advinideros reciban su 
Santa gloria , et feitra la dita población 
con gran victoria socorriéronse los ditos 
pobladores al franco Sor. Rey D. Alonsso 
á demandarle la gracia et merced de 
fueros, franquezas et libertades con 
que se mantuviesen. Et por esto les 
mandaron aquellos fueros, franquezas 
et libertades, los quales son escritos en 
el fuero de la ciudad de Teruel, allí do 
comienza assi : Primeramente á los Po- 
bladores de Teruel que aera son ó por 
tiempo serán. Dada en Zaragoza áSI de 
Octubre Era n< 4 año H 76. En el nom- 
bre de Dios, de Santa María , et de la 
corte celestial Amen.» — etc. 

(Copia autorízada de mediados del si- 
glo pasado.) 

F. G. F. 



aos 



RBYISTA DE ARCHITOS, 



SECCIÓN DE AUTÓGRAFOS. 



CARTA 



ORIGINAL DEL ALCALDE RONQUILLO AL 
CONDE DE CIFUENTBS, FECHA EN MADRID 
A 34 DE JULIO DE 1539 (4). 

Yllastre señor ; 

AlguQ trabajo avra tenido vuestra 
señoría en concertar el aposento de ay 
y vuestra señoria eligió el mas cómodo 
aposento para sus Altezas que se podría 
aver en esa villa y ansi lo diie yo aqui 
a los que fueron a hazer ell aposento, 
aunque como sus Altezas y vuestra se- 
ñoria me hizieron merced de querer yr 
a ver mi casilla , Gonzalo de Montaluo y 
otros me dizeiv que an dicho y publica- 
do que a instancia y suplicación suya 
fue aquella yda porque lo abia enbiado 
yo a suplicar a vuestra señoria y a las 
señoras camareras mayor y Condesa de 
Faro y que abia enbiado de acá muchas 
cartas de ruego para hazer que sus Al- 
tezas se mudasen de su casa a la mia y 
de esto no ay mejor testigo que vuestra 
señoria y esas señoras yo confieso que 
holgara y res^ibiera por gran merced 
que sus Altezas se aposentaran en mi 
casa pero mas fin tengo yo do tener y 
tengo a su servicio y contentamiento co- 
mo mas y mas antiguo criado y hechu- 
ra suya y de sus padres y agüelos, pe- 
ro crea vuestra señoria como ya tendrá 
entendido que en cada gibdad y villa y 
aldea ay algo de esto y otro poco de 
enbidia y sin embargo de todo esto si a 
vuestra señoria le paresce que para bol- 



(1) El año se halla en la carpeta. 



garse algún dia en ellas sus j 
menester hazer o labrar algo 
sito de ello vuestra señoria ni 
de escreuir que yo lo cnmplíi 
ñor Comendador mayor me 
nonbrase a vuestra señoria el 
qae quería para residir ay en 
de sus Altezas y ^e vuestra i 
asi se proveería luego y pares« 
para estar ay seria bien que í 
Juan Gudiel, que es de Medin 
y sabe toda la comarca o H 
Yidea que es criado viejo de s 
del Rey Catholico que sea • 
dándoles ay de comer y lo qi 
alguacil que esta en Tordesyll 
Reina nuestra señora o el algt 
de Cuero que es alguazil v 
antiguo y sabrá bien servir 
y acresciente nuestro señor 
muy yllustre estado de vuestr 
De Madrid xxii de Julio. 

Servidor de Y. yllustre seí 
sus muy magnificas manos be 

El Licenciado Ronqu 

Sobre. — Al muy illustre seí 
ñor Conde de Cifuentes mi 
mayor de las señoras Infanta 
tilla y del consejo del Estado < 
mi señor. 

CARTA 

AUTGRAÓFA DE JUAN ANDREA 
AL EMPERADOR FHA. EN LARE 
ABRIL 4 557. 

S. C. C. M.** 

Da poi de hauer stato in 



(1) Debe faltar Mag.* 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



303 



Yaiadoli como Y. M.^ me lo mando to* 
nir a inbarcarmi a lo heredo (O donde 
8OD0 zmi giorni che stamo suspesy 
aguardando il bom tenpo per la armada 
haoendo fato ogni diligentia per íl ca- 
nüDo e perlute le parte done siamo stati 
per ritronar la herba galiopsis como 
y. M.^ mi mando hcfBtato nostro signor 
Tdio semido che aheri a medio giorno 
ayna legua e media da qni lo rítrooata 
come he bom estimonio Gioan de Gorrea 
qoalle se ritronaV) presente a tuto ha 
induto la diligentia he ho usato per ri- 
trouar la ditta galiopsis e glie la ho apre- 
sentada al dito Gioan de Gorrea la ditta 
¿orba acio che la manda com homo 
aposta á Y. M.^ piantata con la sua térra 
in ma cassa conforme alia comissione 
che li mando a daré e prego a Dio che 
noo sia de bisogno usar de questa ne de 
altra medicina se non che nostro Signor 
Tdio dia molta salute a Y. M.^ e vito 
eomo per mi suo mínimo uasalho molte 
dessiato in caso che le armorana dia fas- 
tidio a Y. M.^ spero mediante la diuina 
gratia con la uirtu de questa herua 
usándola conforme alio ordine che ho 
basato Y. M.^ se sanara et per lo. seso 
T. H.^ se fatia lauai con il uino rosso 
done sia cotto il semiias sumae e poi sa- 
hrlo com le poluere che lasac in scrito 
ecerto Y. M** se sanara e il simile de la 
gota como ho fato qui in Lo heredo al 
hgator de la armada nominato Gian de 
Torres qualle la hauia desporata grande 
e íl Secretario Cosió del Contestabile 
de Castiglia che a tati com la someu- 
sa (2} che ho lasato a Y. M.^ fato li si- 



(1) Asi esta escrito en todas partes : debe 
le ser Laredo. 
(S) Somesa. 



ropi com try siropi li ho sanati median- 
te la diuina gratia como se ne po pigliar 
informatione da esse et dal proueditor 
de la armata de ponente quale he infór- 
mate de la yerita et non mancare a 
questo Augusto prossimo che vene como 
bañero coito la semenza noua ne man- 
dero a Y. M.** nostro Signor Ydio guar- 
da marita e la conserua in sanita como 
dessiderada Loheredo alli yj de Apri- 
le4 557. 

D. Y." S. C. C. M.** 

II signor Ydio mi da sanita spero 
yenir a uisitar Y." M.** la no che yene 
non mi mando piu presto Y. M.^ 

Humil yasallo 
Gioan Andrea de MoUo. 



FONDOS DE LOS BSTiBLECIMIBNroS. 



INYENTARIO 

ém la Plata, Ornamenlos, Tapicaráa, Ar- 
mas, Libros, y otras vari as oosas que al 
Raino da Aragón tiene en las oasas da 
la Dlput»eion y fuera de ellas. 

SÉPTIMO. 

De lo que hay en la yglesia de Sanct Joan 
de la Puente a cargo del Licenciado 
Vitorian Bellosta Regente la vicaria de 
dicha yglesia. 



\, Primero yna Casulla con su de- 
lante altar de damasco carmesí con ce- 
nefa la casulla de terciopelo carmesí. 



304 



RBTISTA DB ARCHIVOS, 



2. ítem vDa casulla de damasco ver- 
de con delante altar de lo mesmo con 
las armas del reyno. 

3. ítem vna casulla de damasco blan- 
co con cenefa de terciopelo carmesí y 
delante altar de lo mismo. 

4. ítem vna casulla de damasco mo- 
rado con cenefa de terciopelo carmesí 
y delante altar de lo mismo. 

5. ítem vna casulla de damasco ne- 
gro con cenefa de Raso carmesí , todas 
las Casullas y delante altares están con 
las armas del Reyno. 

6. ítem cinco sobrecalices de colores 
de tafetán blanco, colorado, carmesí, 
morado y negro. 

7. ítem vna toalla de tafetán blanco. 

8. ítem vna cruz de plata dorada 
con Armas del reyno que pesa. 

9. Ítem dos Candelcros de plata al- 
tos medianos con Armas del Reyno que 
pesan. 

\0. Ítem vnas vinagoras con su pla- 
tillo todo de plata y con armas del rey- 
no que pesan. 

\ \ . Ítem vn Cáliz de plata sobredo- 
rado con armas del Reyno que pesa. 

\t, ítem vn fagistor de Tarabea. 

n. ítem vna Sacra guarnecida de 
madera. 

4 4. ítem vn Misal grande. 

\ 5. ítem dos Alhombras vna grande 
y otra pequeña. 

\ 6 ítem vn Porta paz de plata dora- 
do, que pesa. 

4 7. ítem vna campanilla de metal. 

4 8. ítem dos Albas con sus amitos y 
cordones comunes. 
' \ 9. ítem vnos manteles alemaniscos. 

20. ítem dos tablas de manteles ale- 
maniscos. 

24. ítem tres Bolsas para los Corpo- 
rales de tafetán blanco colorado y verde. 

22. ítem vnos Corporales viejos, todo 



esto esta a cargo del Licenciad 
rían Bellosta, Regente la vicaria 
ñor S.* Juan y de nueuo se h 
mendo. 

23. ítem vna Cortina nueua 
negra pintada en ella vna Cruz 
sion para cubrir el retablo en 
resma , en. 4 0. de^Iunio. 4 598. 
ñores Contadores hallaron tod; 
cosas en ser y confeso tenerlas 
cuenta dellas. El licenciado ^ 
Bellosta vicario de St. Juan. 

OCTAVO. 

De los Ornamentos Jocalias y 
que los señores Diputados por 
interpuesta de la Corte del sel 
ticia de Aragón compraron de 
descoriguela para la capilla d 
sas del reyno en ciento y cinq\ 
Iras y en \0. de Hebrero de 
encomendaron a Sebastian Afm 
tero de la Diputación. 

4 . Primero tres quadros vno 
cebomo, y olro del Saluador ^ 
Sancta María la mayor. 

2. ítem vnas Gradas de oro 

3. ítem vn Altar de madera 
caxones con puertas y sus ce 
llaucs. 

4. ítem vna lapida encaxad 
altar. 

5. ítem vn delante altar de t< 
carmesí con vn nombre de Jesi 
do de oro fino las cenefas de tel 
y morado fino con franjas b! 
carmesí. 

6. Itera vna Camisa de Rt 
bien hecha con su cordón y e 
que mas es menester. 

7. ítem vna Casulla y mai 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



305 



estola de Raso encarnado guarnecido de 
RandíIIas de oro fino. 

8. ítem vna Bolsa de terciopelo car- 
mesí con sus corporales. 

9. ítem vn Missal con vna almoadi- 
ila de terciopelo naranjado guarnecido 
y bordada de las dos partes con el nom- 
bre de Jesús. 

40. ítem TU cáliz con su patena de 
plata cubierto con su camisa que pesa 
Teinte y ocho ongas y quatro ariengos 
y esta con las Armas del reyno con una 
caxa nueua de Cuero negro para el cá- 
liz. 

4 i . Itera vnos Cueros de oro y negro 
nueuos para adre^ de toda la capilla. 

12. ítem Tnos Manteles de Altar de 
Rúan con las Cenefas de Rete ensotado, 
con Randa de palillos por el canto. 

Todos estos bienes están en la capilla 
(«c). 

4 3. ítem quatro sillas y vn bufete 
que se han traído de la diputación para 
seruicio de los SS. diputados, como se 
dice atrás en el titulo segundo en la 
partida sexta bolbieronse a la diputación. 

4 i. Mas dos dozenas de sillas altas 
que se an comprado año 4 595. 

4 5. Mas dos bufetes de nogal. 

4 6. Mas dos dozenas tinajas. 

4 7. Mas tres mesas de aparador con 
sus pies, tablas y cajones. 

4 8. Mas seis esteras viejas. 

4 9. Mas seis encerados pequeños y 
tres Grandes. 

20. Mas vna mesa con su pie esta en 
el aposento del perlado y con ella un 
vaneo. 

24 . Mas un atril pequeño para la ca- 
pilla. 

En. 4 0. de Junio. 4 598. los señores 
contadores hallaron todas estas cosas 
en ser y las otorgo tener el dicho Sebas- 
tian de muriiio y dar cuenta dellas. 



En el mesmo año, se le entregaron al 
dicho murillo veynte y quatro sillas 
para la Casa del reyno. 

ítem quatro bufetes. 

Y encargan al dicho Sebastian de mu- 
rillo tenga cuenta con la cochera y las 
cerrajas de la casa, so obligación etc.* 
renuncio etc.* ex quibus etc.* 

Testes Antonio Latassa notario y mar- 
tin de Stupinen caBsaraugustae habi- 
tantes. 

NONO. 

De lo que hay en la Capilla de ^a Cárcel 
dé los Manifestados que esta a cargo 
del licenciado Pedro Pillarte Capellán 
de la Cárcel, 

4 . Primero vn Cáliz de plata con su 
patena sobredorado que pesa (4). 

2. ítem vna Caxa para dicho Cáliz. 

3. ítem vna Cayilla de plata para lle- 
uar el sancto Sacramento que pesa (2) 

con su cassa y yna toalla 
de tafetán colorado. 

4. ítem vna Cruz de plata dorada 
que pesa (3) con su cassa. 

5. ítem vn Portapaz de plata. 

6. ítem vna toalla de tafetán azul he- 
cha pedamos. 

7. ítem vna Ara de Alabastro guar- 
necida de madera. 

8. ítem vn par de manteles alaman- 
discos muy viejos sin que puedan ser^ 
vir (4). 

9. Iterados Corporales de olanda con 
sus palias viejos (5). 



(1) En claro. 

(3) Id. 

(4) Aditado. 

(5) Id. 



306 



REVISTA DE ARCHIVOS. 



40. ítem vna Cubierta de altar de 
guadamacil colorado muy servida (i)* 

H. ítem dos Candeleros de agofar. 

\ 2. ítem quatro Casullas , vna de ter- 
ciopelo carmesí con su estola y mani- 
pulo. 

\ 3. ítem otra de Damasco blanco con 
cenefa de terciopelo carmesí (t) con su 
estola y manipulo de lo mismo que la 
Casulla. 

4 4. ítem otra de terciopelo negro con 
su estola y manipulo de lo mesmo. 

\ 5. ítem dos Albas de Rúan con sus 
amitos y dos cordones viejos. 

4 6. ítem otra casulla de Damasco 
azul con su estola y manipulo de lo 
mesmo. 

4 7. ítem media dozena de paños de 
cáliz y puriñcadores todos viejos. 

4 8. ítem vna Arca de pino para guar- 
dar lo sobredicho. Todo lo sobredicho 
esta en custodia y cargo del licenci<ido 
mossen Gerónimo Abad capellán (3) de 
la cárcel de los manifestados. 

4 9. ítem vna casulla de Damasco ver- 
de con cenefa de damasco carmes! y 
tres parches de oro y armas del Reyno, 
lo qual se hizo en veynte y siete de 
Agosto de Mil quinientos nouenta y tres 
con su manipulo y estola de lo mesmo. 

DÉCIMO. 

De lo que hay en la cárcel de los Manv^ 
(estados a cargo de Antonio López de 
Ores Ákayde de dicha Cárcel. 

I Primero treze cadenas de yerro 



(1) Aditado 

(2) Id. 

(3) Id. 



son, quince cadenas {i), no son sino i 
cadenas de prisiones y vn pedazo di 
dena de la puerta de la Corcel c 
calle, 

2 ítem diez y ocho pares de gr 
con sus maniotas y fitas doce bueno 

3 ítem doze Argollas de yerro 
sus candados y llaues el vno es bret 

i ítem diez esposas de yerro coo 
candados y llaues, destas no hay 
seys y las tres están sin candados (*] 

5 ítem vn Martillo de yerro cor 
botador de yerro con su enclusa | 
meter grillos, El martillo esta rompidí 

6 ítem seis sillas de Respeto coa 
uazon pauonada, la vna hecha peda 
son siete trahidas y vna vie^a (9). 

7 ítem vn tablero grande de n 
con sus caxones con su sobremesa 
paño verde con franja viejo. 

8 ítem vn banco largo de pino, ^ 
son dos (4 0). 

9 ítem cinco ienajas para ^agua 
hay sino tres las dos rotas (H). 

4 ítem vna carrucha Redonda 
pozo^ no la hay (\t), 

4 4 ítem vn cubo y canal para he< 
agua. 

4 2 ítem dos escaleras de pino « 
Agustin dalga que las tenia en el oi 
dor(\Z), 

4 3 ítem dos belas que se ponen e 
Mercado para guarda del sol con ci 
Maromas, no hay belas ni marobas 
en ser^ están en la Diputación en el ^ 
nueua que han hecho para eUas (l 4]. 



(4) Aditado como lo siguiente de 1 
posterior. 
(6) Aditado. 
(6,7, 8 y 9) Aditado, 
(10, 11, 12, 13 7 14) Aditado. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



307 



TlfDBcnfO. 

Ik lo que hay en la casa del obrador ori- 
lia de Ebrg a cargo de Geronymo Tor- 
raos, 

Primero yna escalerica de yerro en 
<)o8peda^. 
Ítem dos gorreones de yerro. 
Ítem tres barrenas grandes. 
Ítem ynas Tenazas de yerro grandes. 
Ítem dos Restilles de yerro. 
Ítem yn Rallo de yerro con punta. 
Ítem otro Rallo de yerro con cadena, 
ítem otro Rallo con seis poas. 
Ítem dos trabas de yerro. 
Ítem Tna cuchara de derretir plomo 
P>nde. 

Ítem Tna Rastra de yerros y suelos 
de bomba. 

ítem Tna punta de yerro nueua 
P^nde. 
ítem dos Cigüeñas de yerro grandes. 
Ítem dos planchas de yerro Con por- 
ftles. 

Ítem tres pedáis de yerro legados 
Baños y hechos en triangulo, 
ítem un peda^ de cadena, 
ítem Tnas Ruedas de yerro con su 
^"'^a a que están pegados (sic). 

Itetsx yna Rastra de yerros y suelos 
*Aomba. 

^txx dos Cigüeñas grandes. 
- *^0[i tres bancos de fusta para tra- 

^tem vn cubo de remojar cercillos de 

ti^m ¿03 Rexas de cárcel con sus aros 
^»ia pequeña, y la otra mediana. 
It^m dos medías puertas guarnecidas. 
ítem otra Puerta mayor guarnecida. 
Ítem otras tres puertas con Tentanas 
•■^ «Has Ticjjas. 

**«tti tres medias Tentanas Tiejas. 



ítem otra Tentana rexada de madera, 
ítem cinco puertas muy viejas, 
ítem otra puerta rezada, 
ítem un Cepo. 

ítem doze quartos de Redondos par- 
tidos, 
ítem Tna tabla larga, 
ítem otro pedazo de tabla, 
ítem tres medias. 

DTODBGIMO. 

De lo que hay en la casa de la Fuente de 
Gallego á cargo de Pedro de Armaw 
/ea, Armero, 

Primero en. el aposento de la berra- 
mienta^ Teynte palas de yerro con sus 
mangos Tiejas. 

ítem diez y siete abadas Tiejas con 
sus mangos. 

ítem diez palas de madera. 

ítem diez pbzales de llenar agua, 

ítem tres pozales de sacar agua el 
Tuo grande. 

ítem diez y ocho espuertas de mim- 
bres. 

ítem dos cuerdas gruesas de cáñamo 
y un pedazo a modo de maromas. 

ítem tres arrobas de Clauos grandes 
nueuos. 

ítem hasta dos Robas clauos Tiejos 
sacados de la cindrie. 

ítem un perpalo de yerro grande. 

ítem quatro Cercillos de yerro gran- 
des para guarnecer Carruchas. 

ítem TU Trabes de yerro grande a 
modo de horquilla. 

ítem dos Qjas de yerro para asentar 
Calcina. 

ítem treze Rodajas de yerro Ingenio 
para sacar agua. 

ítem cinco tejuelos de yerro. 

ítem dos Taricas quadradas de yerro 
que abra diez y ocho libras. 



308 



REVISTA DE ARGHITOS. 



ítem vna pnnta de yerro. 

ítem yn Martillo de yerro mediano. 

ítem dos planchas de yerro para las 
bocas de las magas. 

ítem hasta ocho Robas de yerro vie- 
jo en pedamos. 

Ítem ocho planchas de yerro. 

ítem hasta treynta caxas de madera 
guarnecidas de yerro que son Ingenio 
para subir agua. 

ítem vna losa grande de piedra a 
modo de sepultura. 

ítem en dos pilas ciento y quarenta 
maderos redondos. 

ítem dos carretones pequeños con su 
Rueda y aparejo. 

ítem una pila de madera sacada de 
la cindria del puente que soil tablones 
cortos y medianos, que abra en ellas 
hasta (sic) piezas. 

ítem vna amoladera de Cuchillos. 

ítem yna pila de pedáis de tablas 
▼tiles y buenas sacadas de la cindria 
que hay mucho numero. 

ítem otra pila de tablas que hay jun- 
to a la puerta de hazia Qaragoga enteras 
y ' algunos pedáis que abra en ella 
hasta (sic) piezas poco mas o 

menos. 

ítem vna Croquea Ingenio para sacar 
agua. 

ítem vna pila de maderos Redondos 
y otros fustes que abra hasta veynte y 
cinco piezas. 

ítem veynte y siete maderos redon- 
dos con puntas de yerro. 

ítem vu Cernedero de arena. 

ítem vna pila de madera jniitil que 
esta sobre dos bancos. 



ítem dos Ruedas ingenios de 

ítem vna pila de cabos de 
vtiles. 

ítem otrft pila de peda$of de 
inútiles. 

ítem tres magas grandes par 
maderos y tres pequeñas para U 

ítem vn maco macho con 
aparejo. 

ítem vna Rueda para agua. 

ítem tres portaderas y vn cii 
queño con algunos cercillos d 

ítem doze bayartes de llena 
y piedra. 

ítem vna Maga de tres pies. 



PKEGUNTAS. 



472. D. Juan Pérez Tillaxn 
al^n retrato al óleo, grabado < 
grafía, do esto insigne asturiano 
jariscoDsnlto y humanista, ant 
gonto del Reino , Académico de 
ñola y Director do la de la Hist 
tor de varias obras , fundador d< 
tedra de aFandamentos de nue 
dadora religión católica , aposta 
manan, en la Universidad lite 
Oviedo, residente* macho tiempc 
toles y que falleció en Madrid 
Febrero de 1824? Caso de tenei 
cimiento de algún retrato, ¿tend 
veniente su poseedor en dejar f 
copia para la galería de Hijos il 
la Universidad ovetense? 

F. O. 



ICUDBID 187ft.— Imprente» cttereotípiA j gAlranoplastlA de Aribaü y O.* (moeeoret dt Bita 

IMPBBSOBSa DJi GÁMÁBA DI S. M. 

' Da<IM <• Onma, núm. t. 



Í^EVIST/ 



DE 







RCHIVOS, BIBLIOTECAS Y ígí| ÚSEOS. 



ikAO V. 



Madrid, 5 de Octubre de 1876. 



Ntriii. I». 



SUMARIO. 



PondOf : TnA lúplica. — Omisión in juatiflcad*. — La exposición para un aumento de sueldo. — NotioiAt : 
Jalkflsdon del Sr. Hartaenbnsch. — Dimisión del Sr. ¡Catalina y encargo del negociado al Sr. Oard^rera.— 
Kombnmiento del Br. RoewU j Torres.— Nuera trasLicion del Sr. Malo á la Biblioteca de la Facultad de 
]Cedic{na. — Datoe acerca de la Biblioteca de Castellón. —Variedades : Carta de Antonio Ckacian á Don 
Dlegv de Gnsman. — Reacibimientoe y proe?Blone8 hechos al cuerpo de D.' ¡Haria. — Libranzas del pago de 
ttbroi 7 ns encuademaciones , en 1M5. — Seoolon de autógrafiM : Carta de BonqulUo al Emperador. — 
Aespaetta : Simancas ( castillo de). — Boletin biblioffráfloo. , 



UNA SÚPLICA. 



Cuando tadmos noticia do haber 
ñgresado ea el Caerpo Don Joaquín 
Ottafi, Doctor en la Facultad de Fi- 
loiofia y Letras y Licenciado en la 
¿e Derecho, reconociendo las cir- 
cunstancias que le hacían merecedor 
de obtener destino facultativo, la- 
mentamos la facilidad con que se 
' jnroFeeOy por gracia, plazas de gra- 
dos intermedios de la tercera y de 
hk segonda categoría, mientras se ol- 
vida fácilmente la provisión de las 
del último grado, aun cuando exis- 
ten temas propuestas ya para ocu- 
par las vacantes, que sin duda dan 
preferentes derechos al del mero fa- 
Tor, con sólo haberlo dicho implíci- 
tamente así el Gobierno . al abrir 



concursos, y en su consecuencia ha- 
ber propuesto la Junta á los más 
dignos entre los que al certamen se 
presentan, según su concepto. 

Ahora el mismo señor Casan , fa- 
vorecido antes por la ley que le dio 
entrada en el Cuerpo en plaza de 
ayudante de segundo grado de la 
sección de Bibliotecas , ha sido des- 
cendido al grado inferior en la de 
Archivos ; y consideramos lamenta- ' 
ble toda instabilidad que tienda al 
menoscabo de los fundamentos orgá- 
nicos del Cuerpo, dejando expuestos 
á sus individuos á contrariedades 
nunca legitimadas tratándose de una 
profesión facultativa que tiene régi- 
men propio, al mismo tiempo que no 
acertamos á explicarnos esa trasla- 
ción de una sección á Otra, cuando 
los títulos del Sr. Casaft son los qne 



310 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



habilitan para el servicio de las bi- 
bliotecas y y no los qae dan aptitud 
probada para el de archiros. 

Nuestra modesta colectividad fa- 
cultativa^ limitada por la lej á pau- 
latinos 7 muy humildes medros ^ es- 
trechamente reglamentados, no debe, 
no puede vivir sin el amparo de la 
estabilidad , única ventaja que dis- 
fruta nuestra profesional carrera ; y 
por opinión particular nuestra , tan 
insignificante como de todos sabida 
desde que la expusimos en este mis- 
mo periódico , es menos funesto en 
consecuencias carecer de vida legal 
con los azares consiguientes á la 
marcha de la veleidosa política inte- 
rior de nuestra España, que tener 
ley olvidada cuasi de continuo en 
contra nuestra y rara vez seguida en 
el absoluto respeto á los derechos 
que nos otorga. 

Bogamos , pues , al ilustrado Sr. 
Martín de Herrera, cuya profesión 
particular es garantia de que no será 
desoldó nuestro ruego, y al Sr. Mal- 
donado Macanaz, cuyo interés en 
favor del Cuerpo (según de suc^ pro- 
pios labios lo hemos oido más de una 
vez con profunda gratitud) revela el 
propósito de nunca obrar en detri- 
mento del personal suyo, que nos 
den vida estrictamente legal, en el 
más absoluto rigor de esta palabra, 
sin que la trastornen, ni aun* la tur- 
ben móviles que no es oportuno ca- 
lificar ahora, ó nos condenen resuel- 
tamente á los azarosos vaivenes á 
que se hallan sujetos cuasi todos los 
foncionarioa no facultativos de la 



administración pública, ] 
todas luces preferible a 
ventajas y sufrir inconveí 
ese funesto maridaje, tan 
servicio del Estado en la n 
te de las dependencias se 
vivir confiado en la fuerza 
de la ley, para ver fallidas 
de quien más la respeta su 
portantes prescripciones. 

El caso á que ha dado 
gracia otorgada legalment 
Casan, y otros varios de 
cuerdo, revelan bien á 
que los favorecidos por inl 
ó menos transitorios , para 
ó ascender, en un Cuerpo, 
dividuos ejercen sus carg 
tud de títulos profesionale 
nan vaivenes funestos á li 
milde y pero estable, de ni 
lectividad facultativa , des 
su organismo, amparando 
cadas ambiciones , detruy< 
timas esperanzas de justo 
y hora es ya de que finen 1 
revestidas de carácter leg 
tensivas interpretaciones 
cualesquiera otros motive 
difícil justificación, para < 
re íntegro el espíritu que 
dio ser limitando á precis 
en virtud de circunstancia 
bles de aptitud probada, 
ingreso en los últimos ^ 
nuestro escalafón, sino ta 
ascensos á más altas c 
Ocasiones frecuentes han ( 
se para que la Superiorida 
bas de su buen propósito 



BIBLIOTECAS Y MÜSBOS. 



dH 



justa demanda ; y algnn ftiii- 
> existe para esperar que no 
oida una súplica , que cree- 
de las legítimas aspiracio- 
todos nuestros compañeros 
ra. 

T. DEL C. 



iltiuia convocatoria para pro- 
eoDcurso una vacante regla- 
de la Sección de Bibliotecas, 
tido designar el establecímien- 
a plantilla corresponde la pia- 
se halla razón justiñcable para 
uso tan conveniente práctica. 
3 con ella que los nombrados 
con derecho á continuar don- 
irticular conveniencia no se 
, tal vez, con la del mejor 
que los establecimientos ca- 
si personal correspondiente á 
idades; y que no pasen sin ser 
te apreciadas, en las propues- 
Junt) facultativa, circunstan- 
favorecen á determinados in- 
en igualdad de méritos con 
cúrrenles, por poder prestar 
Hervidos en locales que más 
*mente conocen, 
es de todos que en algún caso 
n cuenta esta especial condi- 
detrimento, quizás, de otras 
ncías juzgadas más valederas; 
>un error de juicio (si lo hubo) 
la los fundamentos de una ob- 
justa, nos permitiremos rogar 
ector de Instrucción pública 
cuantas convocatorias á con- 
promulguen, se determine la 
Jel establecimiento á que cor- 
la vacante, como garantía del 



mejor servicio y como exacto conoci- 
miento del deber que contrae quien al- 
canza determinado puesto, correspon- 
diente al derecho que logra también 
para que en él la Superioridad le aos- 
tenga. 

C. 



Varios compañeros nuestros, ayu- 
dantes de tercer grado, han resuelto 
dirigir al Sr. Ministro de Fomento una 
razonada y sentida exposidion, en cuyo 
notable texto, ademas de pedir el es- 
tricto cumplimiento de la legislación 
que ha organizado y ampara nuestra 
carrera profesional en sus bien humil- 
des derechos , se ruega que el sueldo 
del último grado de la tercera catego- 
ría del Cuerpo sea de 9.000 pesetas, en 
lugar délas 4.500 que hoy le consignan 
los presupuestos. 

De acuerdo en el primer punto de la 
petición con los exponentes, unimos á 
su justa súplica la nuestra, viendo re- 
presentada en ella el espíritu de todos 
nuestros compañeros de profesión ; y 
equitativo hasta lo sumo parécenos tam- 
bién el aumento de sueldo que soli- 
citan. 

A 4.299 pesetas queda hoy reducido 
el haber de un ayudante de tercer gra- 
do; y ni siquiera en capitales de provin- 
cia del norte y del centro de nuestra 
Península, donde llevan más bajo pre- 
cio los artículos de primera necesidad, 
basta tan mezquino sueldo para la más 
humilde subsistencia. No ha sido raro 
ni excepcional que algunos companeros 
nuestros, á poco de haber sido destina- 
dos á ciudades como Sevilla, Cádiz, Cór- 
doba, Valencia y Barcelona, se hayan 
apresurado á pedir su traslación á pun- 
tos donde les fuera posible subsistir con 



342 



REVISTA DE AtlCHlVOS, 



su mezquino sueldo » no alcanzándoles 
allí para lo más necesario; y parece 
que al Gobierno toca evitar ese grave in- 
conveniente, tratándose de los indivi- 
duos de un cuerpo facultativo , cuyos ser- 
vicios y carrera son dignos de conside- 
ración y estima , cuando ese aumento 
gravarla en insignificante cantidad el 
presupuesto. 

C. 



NOTICIAS. 



Los frecuentes quebrantos de salud 
que lleva sufridos el Director de la Bi- 
blioteca Nacional, dignísimo jefe de 
nuestro Cuerpo , le han obligado á pe- 
dir la jubilación en el honroso cargo 
ue desempeña. 

El Sr. Ministro, de Fomento, cono- 
ciendo la justicia de la petición del se- 
ñor Hartzenbusch, y mediando también 
repetidas instancias del Sr. Director de 
Instrucción pública, ha accedido, por 
fin, á concedérsela ; y dentro de breve 
plazo, con verdadero sentimiento de 
todos los individuos que forman nues- 
tra colectividad facultativa, varón tan 
ilustre dejará de ocupar el más alio 
puesto de nuestro escalafón, aunque 
para todos los que hemos sido subordi- 
nados suyos será siempre , como áutes 
y ahora , jefe respetado y querido. 

Difícil es reemplazar á quien con tan- 
tos títulos ha honrado al Cuerpo , ha- 
ciendo reflejar en él los destellos de su 
gloria ; pero esa misma dificultad obli- 
gará, sin duda, resueltamente al Sr. Mi- 
nistro de Fomento á procurar, con todo 
el peso de su legítima influencia , que 
fecaiga tan alto cargo en alguno de 



nuestros superiores , á cuy 
literario acompañan méritos 
dos para obtener dignamente 
jefatura. 



Con satisfacción participai 
iros lectores que ha ingresad* 
en el Cuerpo, en plaza de a] 
segundo grado de la Sección < 
cas, D. Isidoro RosellyTorrc 
que la Dirección de Instruc 
ca, sabedora de los especialei 
que ha prestado nuestro estii 
pañero en el arreglo y clasi 
las eslampas, que hoy forma 
portante colección de la Bib 
cional, le destinará á que co 
trabajos en ella, por haber d 
tes muestras de su especial 
el manejo y catalogación de 
tantos series de láminas que 



Ha sido nuevamente destín 
tar sus servicios en la Biblic 
Facultad de Medicina el Sr. 
Malo y Calvo. Compete á la 
de Instrucción pública desigí 
blecimiento en que han de 
individuos del Cuerpo; per 
práctica constante queeljeft 
versitaria matritense, como 
demás bibliotecas, destine ! 
dúos á ella adscritos á cualqi 
secciones en que se halh 
cuando así conviniere al m 
cion, en concepto suyo. Cré 
necesaria esa especial atrib 
cuyo ejercicio nada ganarla 1 
sable obediencia de los su 
al jefe, porque sólo con ella f 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



313 



1 la oportona distribución de 
Dtro de cada establecimiento; 
sea de fatal ejemplo una me- 
menoscaba la base principal 
ismo del Cuerpo. 

C. 



ada y por fin admitida la di- 
1 destino de oficial tercero del 
I de Fomento, que tan digna- 
'sempeñaba nuestro querido 
Mariano Catalina y Cobo, ha 
esempeñar su cargo de oficial 
del Cuerpo en la Biblioteca 
iria Matritense, donde habia 
üestras de su inteligente labo- 
n dos épocas no lejanas, ceñ- 
ios índices que varios dignos 
os nuestros habían ido acau- 
:on fructuosas tareas. 



mcargado nuevamente de los 
iel Cuerpo en la Dirección de 
»n publica nuestro amigo don 
^arderera, oficial primero del 
de Fomento, acreditado fun- 
cnyos conocimientos y bené- 
;ter son prenda segura de que 
ir los intereses de nuestro per- 
iltativo, y no escaseará su in- 
lediadera para el progreso de 
tecas, los archivos y los mu- 
itigúedades. 

C. 



cemos al Sr. Director del Ins- 
Castellon de la Plana, doctor 
Llorca, y á nuestro compañe- 
Q A. Balbas la Memoria anual 
dicho establecimiento, que nos 



han remitido, y de cuyas págibas vamos 
á extractar las noticias que á la Biblio- 
teca se refieren. 

«De importancia han sido las obras 
y trabajos efectuados en la Biblioteca 
durante el curso que acaba de ter- 
minar. 

>Se han elevado hasta el techólos diez 
y ocho estantes antiguos de la sala pri- 
mera, habiéndose * construido ademas 
siete nuevos, con cuya reforma se po- 
drá dar colocación á triple número de 
volúmenes de los que antes cábiao. 

*Se han puesto ademas puertas con 
enrejado de alambre al primer cuerpo 
de armarios de dicha sala, mejora que 
era muy necesaria para la custodia y 
conservación de los libros. 

>Se han encuadernado 468 volúme- 
nes, catalogado y sellado 680, y escrito 
210 papeletas para los índices. 

•Con 1 62 volúmenes se ha enriqueci- 
do el numeroso caudal de este estable- 
cimiento, habiéndose adquirido por 
compra ó suscricion 29, y por dona- 
ción U3, de los cuales 69 han sido re- 
mitidos por la Dirección general de 
Instrucción pública, siempre celosa del 
progreso de esta Biblioteca. 

• Han concurrido á ella, durante el ci- 
tado curso, 2.290 lectores, que han pe- 
dido 2.402 volúmenes, que correspon- 
den : á Teología, 10 ; á Jurisprudencia, 
51 ; á Ciencias y Artes,* 888 ; á Bellas 
Letras, 490; á Historia, 605 , y á En- 
ciclopedia, 327. 

»E1 número de lectores ha sido mayor 
que en el curso anterior, y es de espe- 
rar qqe vaya en aumento, pasadas las 
aflictivas circunstancias por que ha 
atravesado esta provincia.» 



3U 



REVISTA DE ARCHIT08. 



VARIEDADES. 



libbbbía del bsgorul. 

Copia de carta original da Antonio 
Gradan dirigida á Don Diego de Guz* 
man, Embajador en Yenecia. — Gonser* 
va el sello. 

Muy 111.* S/— Recibí la de 10 de Ene- 
ro con el libro de Heron y beso a Y. S.' 
muchas tezes las manos por el cuyda- 
do que tauo de hazerme mrd. y la que 
recibo con sus cartas y con la cuenta 
que me da de lo que trata cerca de la 
librería | que no solamente me anima a 
mi mucho a hazer acá otro tanto, pero 
me da occasion de poder yo con tan 
buen exemplo el forjar a los que tratan 
desto, que neg.* de letras y virtud sue- 
len resfriarse, aunque este no lo hacen 
en su Mag.* sino que cada dia veo que 
recibe mas gusto dallo y esta semana 
passada me mando desde el Pardo em* 
biasse aquí por unos libros que se han 
tomado del almoneda del Conde de Luna 
en León , en que ay algunos curiosos y 
se holgó y entretuuo alli algunos ratos 
con ellos | El Obispo de Plasencia le 
dexo la meyor parte de su librería por 
manda en su testamento, y lo demás 
embiamos á comprar, era una copiosa y 
rara cosa | Montano me auiso de los li- 
bros Hebreos que compro ay aunque por 
embiarme la memoria dellos, me embio 
por error la de los que dexo en Roma, 
y desta lengua también tenemos mas en 
la librería del s.** Qorita que sera presto 
nuestra y es muy buena y curiosa, y 
crea V. S.* que antes de mucho sera la 
de S. lor.* de las mejores de la xpiandad 
I Guárdenos nro. s.' a su mag.*^ mu- 
chos años para que por todas vías fauo- 
resca la virtud. | 



£1 libro de Heron aunque < 
bueno y curioso y le estimo yo 
cho, no es el que embie a ped 
tengo traduzido en castellano, ] 
es de machin%$ bellids y el mi 
machinU Pneumaticis $iue spir 
qucB ex atractione ceris fiunt, \ 
en griego i^p ^íovo; ¿Xp(gM$p¿oc nsp 
uxaXexQcv , su mag.^ le tiene en gri 
o tres veces y en español de m 
y yo de la misma en griego, si a 
se ha impreso en latin | o en gri 
garia infinito de tenerle porque 
leyte de mi mocedad lo que tra 
esta niñería y gusto della | Y. 
haga md. de encargarlo al D. R: 
perdonar mi atreuimiento|nro. £ 
de y prospere la muy {Ilustre ] 
y estado de Y. S.' como puede | 
drid a xxv de hebrero de 1573 
m. de Y. S/ su muy cierto seru. 
tonio Gracian. — rubrica. — (A 
Sim.', Papeles p.* distribuir, Leg 
tadon.^ Í609?). 

Simancas. 

F. R. DB C. T 



COPIA 

DB UN DOCUMENTO QUE DICE ASÍ *. 
ReSCIVIMIENTOS y PROCESIÓN 
RIZIBRON AL CUERPO DE LA 
Sa(4) DESDE YaLLADOLID HAfi 
NADA FUE LA PARTIDA DE VAL 
QUATRO DB MARCO DE MILL B i 
TOS E QUARENTA E NUEVB (t). 

Salió de vnlladolid desde san 
hasta el humilladero de fuer 
puerta del campo con vna mi 



(1) Doña María de Portugal, prir 
jcr del rey D. Felipe IT. 

(2) Archivo general do Simánei 
i Bcal.— Legajo 37. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



345 



>ion con todas las ordenes y 
il y clerezia y todas las co- 
B día Yínieron a sanct pablo 
íes maxjmiliano y la princesa 
odos los grandes y consejo 

misa de pontifical el obispo 
iDsi vestido en toda la proce- 
) la capilla de sanct pablo 
!e estaña el cuerpo le sacaron 
los grandes y honbres de ti- 
li se hallaron hasta la puerta 
de sanct pablo que sale á la 
y alli le tomaron la justicia y 
de la villa y hasta allí salió la 
otras muchas señoras de ti- 
nas que yvau con ella y el 
aximilíano fue a pie con toda 
n hasta el vmilladero de fue- 
3rta del campo adonde estaua 

puesto adonde se puso el 
lili le dixeron vn Besponso 
}illa y hordenes y de alli se 
litera en que avia de caminar 
a de las mas solepnes proce- 
se ha visto en castilla. 
1 dia á valdestillas y alli se 

y salieron con procesión a 
cuerpo 

ios salieron con procesión 
do salieron con procesión 
sas salieron con procesión 
ejoso salieron con procesión 
nara salieron con procesión 
Eo noche 

3ro salieron con procesión 
diegos salieron con procesión 
ín muñoz de las posadas sa- 
Drocesion y allí se hizo noche 
Iperal salieron con procesión 
lejo de la vega salieron con 

os salieron con proc^esion 
:astin salieron con procesión 
a abundancia de ^era y alli 



vinieron ia justicia y Regidores de se- 
govia y los de la yglesia y la capilla es- 
taua entoldada de luto, y vn túmulo 
muy bueno y alli se hizo noche. 

En las navas salieron con procesión 

En el espinar salieron con procesión 
y con mucha cera y acbas y la yglesia 
auian aderezado de túmulo y paños de 
luto y alli se hallaron también la justi- 
cia y Regidores y eclesiásticos de se* 
govia. 

En guadaRama procesión y alli se hizo 
noche. 

En Galapagar salieron con proce- 
sión. 

En majalahonda salieron con proce- 
sión y alli se hizo noche. 

En pozuelos salieron con procesión. 

En madrid se hizo muy buen Resci- 
b¡ miento y solene procesión y tomaron 
el cuerpo á la puerta de la villa la jus- 
ticia y Regidores para lo llenar en on- 
bros y tenían tres túmulos, bien adere- 
zados a do se puso el cuerpo hasta lle- 
gar a sanct geronimo y alli se hizo noche 
y llevaron de sanct geronimo el cuerpo 
del ynfante don hernando 

En víllaverde salieron con progesíon 

En pinto salieron con procesión 

En Yaldemoras salieron con pro^e* 
sion y alli se hizo noche 

En seseña salieron pon procesión 

En yepes salieron con procesión y 
alli se hizo noche 

En Huerta salieron con procesión 

En tembleque salieron con procesión 
y alli se hizo noche. 

En madritejos salieron con procesión 
y alli se hizo noche. 

En Arenas salieron con procesión. 

En daymiel salieron con procesión y 
alli se hizo noche. 

En almagro con procesión y alli se 
hizo noche. 



310 



RB VISTA DE ARCHIVOS, 



En moral salieron con procesión yalli 
se hizo noche 

En el viso salieron con procesión y 
allí se hizo noche 

En la venia de los palacios se hizo 
noche. 

En vilches salieron con pro^ion y 
alli se hizo noche 

En la villa de marmol salieron con 
proc^ion 

En vveda se hizo muy buen Recibi- 
miento y luego a la entrada de la ciu- 
dad auia vn túmulo donde se puso el 
cuerpo y de alli le llevaron la justicia y 
Regidores avia quatro ordenes de frai- 
les franciscos y 'dominicos y de la trini- 
dad y de la merced y clérigos salieron 
en la pro^ion y todos Uevavan achas 
de cera en las manos y otra gran can- 
tidad de cofradías todos con Qírios y con 
hachas en la yglesia Mayor avia vn tú- 
mulo muy bueno muy grande y con 
doze candeleros negros para hachas y 
sus escudos de armas alli se hizo noche 
y estuvo otro dia y al salir el cuerpo le 
sacaron de la mismS manera que entro 

En jodar salieron con procesión y 
alli se hizo noche 

En huelma salieron con progesiou y 
alli se hizo noche 

En amalioz salieron con procesión y 
alli hecimos noche. 

En el volq que es vna legua de gra- 
nada hallamos al capellán mayor de la 
capilla Real de granada con todos los 
capellanes y cantores y salieron todos 
en procesión y el capellán mayor vesti- 
do con diácono sudiacono para dezir 
misa y asi la dixo | y a la tarde se dixo 
la vigilia con toda solepnidad y aqui 
hizimos noche 

Y todos los dias que tuvo el camino 
desde valladolida granada se dixo misa 
cantada y vigilia a las noches con mu< 



chos y muy buenos cantóte 
que Ileuaua el arzobispo de s 



Libranzas relativas al pa< 
LIBROS QUE Cristóbal de 
maestro de los pages dbi 
D.Felipe, compró en Sí 
Medina del Campo, incluí 
importe de SU encuadernad 



Crhonologia mundi tre^ie 
mrs. 

Opera origenis frob. mili 
tos mrs. 

Stobeus grffice et latine se 
cinquenta mes. 

Opera prosperi griphi qui 
y ocho mrs. 

EucKdes latine seiscientos 

Legicum historicum ^ienti 
nueve mrs. 

Ysidorus de summo bene 
ocho mrs. 

Ysidorus de offíciis qinqi 
mrs. 

Alceatus de singulari ^r 
quenta y vn mrs. 

Legicon blinicun quatr< 
ocho mrs. 

Remigius super salmos ti 
setenta y cinco mrs. 

Zacharias de concordia ei 
rum trecientos y seis mrs. 

Theodoritus de historia < 
ciento y setenta mrs. 

Beda de temporibus cíent< 
y seis mrs. 

Del principe christiano ciei 
ta y seis mrs. 

Blibia trilingüe de alcalá 
Irecientos y setenta y cinco i 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



317 



Carsus (^bilis io quarto cum glosis 
dos mili y trecientos mrs. 

Cursus canónicos in quarto cum glo- 
ás mili y quatrocientos mrs. 

GoDCordangíebluci (l)griphi in quar- 
to trecientos y seis mrs. 

Primasius super apocalipsium cin- 
qneota y vn mrs. 

Petras Rosetus poeta treintú y qua- 
tromrs. 

Opera gregoríi ni^ni ciento y trein" 
ta y seis mrs. 

Martíanus capella sesenta y ocho mrs. 

Yirgilias griph sesenta y ocho mrs. 

Neciomancia juris periti cinquenta y 
fnmrs. 

Oracioois ambrossi catherinii cin- 
quenta y vn mrs. 

Similia sacre escriture ciento y dos 
mrs. 

Clanes ambrossi catherinii treinta y 
qoatro mrs. 

Eagalimus super saloios treinta y 
qnatro mrs. 

Tópica arístoteles perperi onium se- 
mita y ocho mrs. 

Shilo. episcupus in cántica treinta y 
^atro mrs. 

Parénesis ad penitentiam ochenta y 
cioco mrs. 

OfB^in ris texto griphi decientes y 
Ireiota y ocho mrs. 

Salastini pp.ta. gry. cinquenta y vn 
nrs. 

Yiaes in deum meditacionis gry. 
treíota y quatro mrs. 

Meditaciones augustini per gry. trein- 
ta y quatro mrs. 

Man^inus de quatuor virtutibus diez 
y siete mrs. 
Jacobus blanconine treinta y quatro 



(1) Buece debe ler bibli». 



Stephanus aqueus in plinium qua- 
trocientes y setenta y dos mrs. 

Silua de varia lición ciento y treinta 
y seis mrs. 

Opera diui eucherii trecientos y se- 
tenta y cinco mrs. 

Charolus bonilus de laude Jerusalem 
sesenta y ocho mrs. 

Dialogi barlandi treinta y quatro 
mrs. 

Insinuaciones diuin» pietatis ciento 
y sesenta mrs. 

Lilius gregori de annis et mensibus 
sesenta y ocho mrs. 

Jheronimus cardanius de inmortalí- 
tate anime sesenta y ocho mrs. 

Jheronimus cardanius de consolacio- 
ne sesenta y ocho mrs. 

De magistratibus benetarum sesenta 
y ocho mrs. 

De magistratibus atheniensium cin- 
quenta y vn mrs. 

Daniel barbarus in rrethorícam aris- 
totiles ciento y setenta mrs. 

Ciuitas in otauo gryphi ciento y se- 
tenta mrs. 

Yirgilius cumtabulo. erithrey. (sic) 
trecientos y quarenta mrs. 

Decissiones mayoragii veinte y ^inco 
mrs. 

Ditionarium propioríum nominum in 
quarto docientos y treinta y ocho mrs. 

Quintilianus in folio paris trecientos 
y seis mrs. 

Theocritus in octano latine treinta y 
quatro mrs. 

De naturas hominis gry. sesenta y 
ocho mrs. 

Dialetica perionis in otauo cinquenta 
y vn mrs. 

Opera diui engippiin folio quinientos 
y diez mrs. 

Opera benerauiles bede mili y qui- 
nientos mrs. 



348 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Ganticum canticorum ysodiri canani 
diez y siete mrs. 

Coloquia tiroDum in otauo cinqaenta 
y vn mrs. 

Guillandus íq epistolas canónicas in 
quarto ciento y treinta y seis uirs. 

Erodotas in octano griphií ciento y 
setenta mrs. 

Sopbocles latín» in octano griphii se- 
senta y ocho mrs. 

Diogenes laercius in octano gry. cien- 
to y treinta y seis mrs. 

Epitome historiarium in octano trein- 
ta y quatro mrs. 

Homelie crisologi in octano ciento y 
dos mrs. 

Ghronica de Milán, en ytaliano noue- 
cientos y cinquenta y dos mrs. 

Ghronica de Florencia en ytaliano 
quinientos y diez mrs. 

Gathena áurea super euaogelica tre- 
cientos y setenta y cinco mrs. 

Nouiliarium principum ochocientos 
y diez y seis mrs. 

Opera diui fulgen^ii in otauo doQien* 
tos y quatro mrs. 

Strebens de oratoria aplícacione fíen- 
lo y dos mrs. 

Opera basili magni ochocientos y diez 
y seis mrs. 

Boccacius de virísillustribus docien- 
tos y treinta y ocho mrs. 

Goncilia generalia mili y quinientos 
mrs. 

Opera Josephi gre^se frob. mili y qui- 
nientos mrs. 

Historia eclesiástica greco) mili y qui- 
nientos mrs. 

Mas de porte de unos libros que man- 
do su alteza que se embiasen a Salaman- 
ca ciento y treinta y^eis mrs. 

Que montan los dichos ochenta y dos 
mili y quatrocientos y ocho mrs.» como 
parece por las giento y ochenta y ocho 



partidas en esta su quenta van de 
radas , los quales le dad y pagad y 
mad su carta de pago de como ios 
9ibe con la qual y con esta mi iibn 
y con fee de Francisco de Spaña ee 
uano de la cámara de su alteza de c 
es verdad que se le deuen vos su 
rrecebidos y passados en quenta 
dichos mrs. Fecha en Vailadolíd a q 
ze de Agosto de' mili y quinienl 
quarenta y Qinco años. Don Juai 
Cufíiga y Avellaneda. (Sigue la íé 
escribano de la cámara del Principe 

Señor Francisco Persea thesorero 
principe nuestro señor de los mrs 
vuestro cargo para los gastos de la 
mará de su alteza deste presente aD< 
mili y quinientos y quarenta y ^i 
dad y pagad a GrÍ8tol>ai de Sti 
maestro de los pages de su alteza 
tenta y nueve mili y setecientos y ( 
renta y dos mrs. los quales son para 
gar los libros que por su mandado ( 
pro en papel en Salamanca a quatn 
Nouiembre deste dicho presente ai 
las encuademaciones dellos, y de 
que se auian comprado en la vill 
Medina del Campo en papel a ginc 
Agosto deste dicho año lo qual todc 
y pago en la manera siguiente : 

Primeramente glosa ordinaria n 
ter ympresa que costo quatro mi 
quinientos mrs. 

Zielerius in plinium trecientos y 
mrs. 

Opera petrarche latine que coste 
tegientos y cinquenta mrs. 

Liber mangeidos que costo dodc 
y cuatro mrs. 

Gomentari Cesaris. pp que costo 
to y dos mrs. 

Opera bautiste mantuani que < 
setecientos y cinquenta mrs. 

Vita diui, dionissi areopagiU 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



319 



costo ciento y treinta y seis mrs. 

Divas Tsidorus de passione que costo 
cinquenta y Tn mrs. 

Batista fulgosius de dictis et factis 
qae costo ciento y setenta mrs. 

Archimedes gre^ et latine que costo 
setecientos y cinquenta mrs. 

Compendium philosophie sauanarole 
qae costo ciento y setenta mrs. 

Suma sancti Tome cúm comento cae- 
toni vene que costo mili y ochocientos y 
setenta y cinco mrs. 

Opascula Santi Tome que costo seis- 
deotos y doce mrs. 

Thomas sup^ epístolas pauli que cos- 
to quatrocientos y quarenta y dos 
mrs. 
I Tbomas super matheum que costo 
I qaatrocientos y quarenta y dos mrs. 

Sama contra gentiles cum comento 
qoe costo seiscientos y ochenta mrs. 

Scriptum Sancti Thome super senten- 
cias que costo mili y veinte mrs. 

Paraa Sánete Thome costo ciento y 
aeteota mrs. 

Thomas de anima que costo ciento y 
Ktenta mrs. 

Thomas de ^lo que costo ciento y se- 
teta mrs. 

Thomas super metora que costo cien- 
to y setenta mrs. 

Thomas super phisica que costo tre- 
cientos y seis mrs. 

Thomas super ethica que costo tre- 
cientos y seis mrs. 

Thomas super política que costo tre* 
cientos y seis mrs. 

Thomas super methafisica que costo 
beatos y seis mrs. 

Thomas super perihermamas et pos- 

M)ra qae costo docientos y setenta y 

temrs. 

Thomas de generacione et corucione 
: ?>e costo ciento y setenta mrs. 



Tabula áurea Sánete Thome que costo 
seiscientos y ochenta mrs. 

Titelman super matheum que costo 
ciento y dos mrs. 

Opera campa ni que costo seiscientos y 
doQe mrs. 

Oraciones justíniani que costo ciento 
y dos mrs. 

Opera yrilii que costaron mili y qui- 
nientos mrs. 

Biblia cum senalis ysidori casiani que 
costo ochocientos y diez y seis mrs. 

Chronica de Ungaria que costo seis- 
cientos y doze mrs. 

Enarrationes super acta apostolorum 
trecientos y setenta y cinco mrs. 

Anselmns super epístolas pauli que 
costo quatrocientos y quarenta y dos 
mrs. 

Harmonía eclesiástica pp que costo 
ciento y dos mrs. 

Historia philipi caminí que costo cien- 
to y setenta mrs. 

De dignitate philosophia moralis que 
costo ciento y dos mrs. 

Theodoritus ^irinensis de grecis affl- 
cionibus que costo ciento y diez y nue- 
ve mrs. 

Sidonius apolinaris in quarto que 
costo ciento y setenta mrs. 

Quintus Curcius completus frob. que 
costo docientos y quatro mrs. 

Opus Christianorum poetarum que 
costo ciento y dos mrs. 

Opera Rodolphi agricoli que costo do* 
cientos y treinta y ocho mrs. 

Comentarii ad galatas et ad rromanos 
que costo ciento y treinta y seis mrs. 

Oraciones nazíanzeni que costaron 
trecientos y setenta y cinco mrs. 

Pintianus in plinium que costo do- 
cientos y treinta y ocho mrs. 

Joanes pelisonus que costo diez y sie^ 
te mrs. 



320 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



De porte de vnos libros de Salaman- 
ca a Madrid costaron fiesenta y ocho 

EnqnadernacioneB in folio a siete 
rreales cada tho en Becerros y Jaspes. 

Primeramente Renela^iones Sánete 
brigide docidntos y treinta y ocho mrs. 

Ziglerius in piinium et de palestina 
dogientos y treinta y ocho mrs. 

Tertulianas docientos y treinta y ocho 
mrs. 

Almagestum ptolomi docientos y 
treinta y ocho mrs. 

Basilius docientos treinta y ocho mrs. 

Armenia euangelica Zacharias do- 
cientos y treinta y ocho mrs. 

Uierarchia ecclesiastica docientos y 
treinta y ocho mrs. 

Alexander ab alexandro docientos y 
treinta y ocho mrs. 

Bergomeos de claris mulieribas et bo- 
caQius docientos y treinta y ocho mrs. 

Mariangelus el glareanus docientos y 
treinta y ocho mrs. 

Thephilatus docientos y treinta y 
ocho mrs. 

Omelie fabri docientos y treinta y 
ocho mrs. 

Faber in evangelia docientos y trein- 
to y ocho mrs. 

Faber de fide et sermones docientos 
y treinta y ocho mrs. 

Centum nase (1). 

Sermones nause. 

Silua de yaria lición y el principe 
xpiano. 

Aqueus in piinium. 

Diaus dama^enus et eucherius. 

Ouiharium. 



(1) El coste de su encuadernacion y délos 
que siguen sin expresarla, es el mismo que 
el del anterior, 



Gregorius ni^enus et eugipius. 

Cathena áurea diui Thome. 

Quintilianus. 

Crónica de Florencia en Toscaii< 

Opera bede en dos bolamenes 
trocientes y setenta y seis mrs. 

Sphera oron^i et astrolabiam 
pherini. 

Celius calganinus. 

Geberils celum philosophoramí. 

Theosophia arborei. 

Armenia mundi. 

Alphonsus contra hereses. 

Opera diui eusebi latine. ' 

De libero arbitrio controbesi pi| 

Simón de casia. 

Opera diui athanasi. 

Methamorphoseus ouidi. 

Poliantea. 

Lexicón juris et coterius de pir 
litum. 

Ricardas et rradulphus. 

Epitome opere diui agustíni. 

Diuus Yreneus et ansberlus in 
calipsen. 

Séneca. 

Opera cípriani. 

Solinus et pomponius. 

Titelman in salmos. 

Pogius florentinas. 

Joanes folengius. 

Casiodorns super psalmos. 

Euclides. 

Chronologia y Beda de tempo; 

Opera prosperi. 

Teodoritus et lexicón biblicum. 

De orbis terre concordia. 

Quintus curdas et Antonias B< 
mus de üngaria. 

Anselmus et rremigius. 

Suma Sánete Thome en quatro 
menes nouecientos y cinquenta ^ 
mrs. 

Opuscula Sancti Toma. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



324 



thomas in epístolas pauli. 
Thomas super ethíca et política. 
Tilomas contra gentiles. 
Tbomas super primo et secundo sen- 
teDciaram. 

Thomas super tercio et quarto sen- 
teociaram. 

i Thomas lo libros posteriorum mete- 

corum de celo et mundo. 

Thomas super phisica de* anima et 
parna naturalia. 

Thomas in matheum. 
Campanus in oraciones Justiniani. 
Opera gregori nazianzenus et petrus 
grisologus. 

Opera cyrilli en dos bolumines qua- 
Irocíentos y setenta y seis mrs. 
Un libro de exenplos de mano. 
Opera petrarche latine. 
Fábula et esempla busoní. 
Archimides grece et latine. 
Nicolaus Corpenicus de rrebolucio- 
nes. 

Pintianus in plinium. 
Metafísica Sancti Thoma de genera- 
cione et corrupcione. 

Opus mangeidos et vita dionisi areo- 
pagita. 

Opera Batiste mantuani. 

De Marquilla a ocho rreales cada vno 
Jaspes y Bezerros. 

Primeramente opera rruperti en qua- 
tro bolumenes mili y ochenta y ocho 
mrs. 

Opera erasmi en diez bolumenes dos 
mili y setecientos y veinte mrs. 

Opera diui dionisi en diez y siete bo- 
lumenes qua tro mili y seiscientos y vein- 
te y qua tro mrs. 

Biblia de Alcalá en seis bolumenes 
mili y seiscientos y treinta y dos mrs. 

Historia ecclessiastica grece docien- 
tos y setenta y dos mrs. 



Her Fuschi docientos y setenta y dos 
mrs. 

Opera Tulli en tres bolumenes ocho- 
cientos y diez y seis mrs. 

Jus ciuilli en cinco partes mili y tre- 
cientos y sesenta mrs. 

Yn libro de figuras de archictetura 
docientos y setenta y dos mrs. 

Josephus grece docientos y setenta y 
dos mrs. 

Exercitaciones in acta apostolorum 
docientos y setenta y dos mrs. 

Concilia generalia en dos bolumenes 
quinientos y cuarenta y quatro mrs. 

^ De marca mayor a diez rreales cada vno 
Bezerros y jaspes. 

Primeramente Thesaurus lingua lati- 
ci en tres bolumenes mili y v^nte mrs. 

Chronica de Milán en toscano tre- 
cientos y quarenta mrs. 

Glosa , ordinaria en siete bolumenes 
dos mili y trecientos y ochenta mrs. 

La historia de hércules de mano tre- 
cientos y quarenla mrs. 

Juan Bocacío de la cayda de los prín^ 
cipes trecientos y quarenta mrs. 

De qnarta de pliego á seis rreales cada tuo 
jaspes y cordouan y armas doradas. * 

Primeramente derecho ciuil en seis 
Bolumines mili y docientos y veinte y 
quatro mrs. 

Derecho canónico en tres bolumines 
seiscientos y doce mrs. 

Margarita poética docientos y quatro 
mrs. 

Ephemorides (O* 

Pendarus. 

Opuscula ambrossi catherini. 



(1) Los mismos mrs. que el anterior, asi 
como los que siguen sin expresarlo, 



3tS 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Concordancie Biblie. 

Dictionariuní propiorum nomíDum. 

Opera Rodulphi agricoli. 

Textus sentenciarum. 

Epitome nausea el picus de immorla- 

liUte. 

GuíUandos in epístolas canónicas et 
parénesis ad penitentiam. 

Yilrubius et líbelas artificiosas. 

Isidorus sedulius in epistolas pauli et 
rrectratos del testamento viejo. 

Sidoneus apolinarius. 

Philippus cominos y de magistratibus 
atbeniensium in vita juris. 

Baptista fulgosius et de magistratibus 
Benectorum. 

Thopica Aristotelis Strcbis ne^ioman- 
zia Blanconius. 

Oppianusctphrosopopeyaanimalium. 

CosDiograpbia apiani. 

Un libro de mano en verso. 

Tabula áurea Sánete Thome. 

Opera driedonis en tres bolumines 
seiscientos y doze mrs. 

£q octano a siete r reales cada vnOf 
armas doradas y cordón an de color. 

Primeramente ynginuaciones diuini 
pietatis docientos y treinta y ocho mrs. 

Similitudínis sacre scripture (4). 

Historie poetarum. 

Gardanus de consolacione et inmor- 
talitate. 

Poete xpiane et mantinus et rrosetus. 

Xenopbon. 

Antonius Brithel in euangelica en dos 
bolumines qualrocientos y setenta y seis 
mrs. 

Eutimíus in euangelica et psalmos en 
dos volumines quatrocientos y setenta 
y seis mrs. 



(1) Los mismos mrs.. así como los qne si- 
guen f 8ÍQ expresarlo. 



Dialéctica et pbilosophica Titelm 

Aristophanes latine. 

Herodotus latine. 

Epitome adagiorum^rasmi. 

Teophilatus in evangelia et pau 
profetas en dos bolumines qualroc 
tos y setenta y seis mrs. 

Tetelman in epistolas et eclesiasl 

Sophocles et theocritus latine. 

Titelman super matheom et joan 

Berosus epitome historiarum. 

Joachinius fortius. 

Offian^ Textoris en dos Bolumi 
quatrocientos y setenta y seis mrs. 

Arnobius et egubinus in psalmos. 

Petrus chrinitus. 

Gathachismus nausea et in Tobi 

Epistole igna.ssi Thedoritus Trs 
zuncíus coriolanus. 

Dionisius in alcoranu et eíus vita 

Diuus ysidorus et petrus cri8ol< 
et primasius in apocalipsin. 

Primasius in epistolas pauli et con 
tari ad galatas et ad rromanos. 

(Se continuará). 



SECCIÓN DE AUTÓGRAFOS. 



CARTA 



ORIGINAL DEL ALCALDE RONQUILLO i 
MAJESTAD FECHA EN VALLADOLID i 
DE ENERO DE 4 614. 

S. C. C. M.* 

Muchas veces he suplicado a Y. 1 
fuese servido de seruirse de mi en 
oficio que ha muchos dias que d 
librarme de ser alcalde porque 
treinta y cinco años que siruo a ▼ 
tra Mag.' en el y a los Reyes Catoli 
de gloriosa memoria y Y. Mag.* n 
ha permitido por algunos fines y 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



313 



yendo podría hacer alguna falta a lo 
que coDuiene a su serulgio y aunque 
algona vez Y. Mag/ hizo comigo de- 
mostración que holgaría de lo que yo 
queria de passar al consejo Y. Mag.* me 
díxo que le paremia no conuenia al ho- 
nor de mí persona porque hauia de es- 
tar debaxo de otros muchos a quien 
y. Mag/ deseaua anteponerme yo no lo 
a^te queriendo mas seguir la volun- 
tad de Y. Mag.' que no la mía porque 
entendí que era mas seruido de mi en 
el oflgío que tenia que no en aquel , y 
asi lo he yo cumplido hasta agora lo 
mejor que he podido aunque no tan 
bien como debía creer Y. Mag/ que a 
mi se me haze muy gpave de gufrir de 
ir cada día al consejo y a sus casas al 
llamamiento de muchos que estaua yo 
siruiendo en este oficio quando ellos co- 
mentaron a deprender latín, y aunque 
todos merecen el lugar que tienen , pa- 
receme que ni son mas que yo, ni tie- 
nen mas letras ni espiriengia que yo y 
he entendido que el Ligengiado Hernan- 
do Girón por sus vegez y otras ocupa- 
ciones quiere suplicar á vuestra (O por 
ligen^ía y seyendo asi suplico me ha- 
ga merced de proueerme de lo que el 
tiene con su lugar que con la voluntad 
que yo tengo al seruigio de Y. Mag/ ace- 
tare de seruirle en lo uno y en lo otro, 
porque con sola la plaga del consejo yo 
de mí voluntad no vernía a sentarme en 
el consejo el postrero de los que ay y 
de los que vinieren y demás de la mer- 
ced que en esto que Y. Mag/ me haría 
pare(^ que era dexo y remuneragion de 
quien con tan buena voluntad tanto 
tieopo le ha seruido , y creo que a todos 
les parecería bien y seria animar a 



(1) Aeí dice : debe faltar Mag/ 



otros para que siruan a Y. Mag/ muy 
mejor que yo, y parege que vernia a 
proposito pues Y. Mag/ no ha de per- 
mitir que aya ginco alcaldes contra la 
ley y numero antiguo y forgado a de 
disponer del vno de los ginco que so- 
mos. 

Por otra hize saber a Y. Mag/ que la 
prematíca de los trajes y cauallos y mu- 
las no se guarda como debria en la cor- 
te y mucho menos fuera en los lugares 
del reino puesto que en la corte los al- 
caldes toleramos pocas cosas pero en 
lo de los trajes con la permisión que 
huuo al tiempo del casamiento del Prin- 
gipe a seído y es muy graue tomallo al 
ristre aunque con consulta y mandado 
del Principe se torno a pregonar se 
guardase la dicha prematíca y nos a 
mandado se execute y crea Y. Mag/ que 
en la prematíca de los trajes quedo la 
puerta tan abierta que con la malicia 
de los ofígíales y cosas que han inven- 
tado para su prouecho con lo que echan 
en guarnigiones y en la manera de la 
hechura es muy mas costoso que era lo 
bordado y recamado y destruyese el 
remo en ello en verdad que creo que 
se gastan por año mas de ciento y cin* 
quenta miil ducados en el exceso y 
aunque yo no querría que nadie me tu* 
uiese por autor de esto y que doy auiso 
de ello á Y. Mag/ , paregeme que sería 
bien que Y. Mag/ escriuiese al Pringtpe 
y embiase a mandar al consejo que se 
tuuiese mucho cuidado de la obseruan- 
gia de estas prematicas ansí en la cor* 
te como fuera de ella y dicho hemos 
los alcaldes en consejo que seria bien 
que consultasen a Y. Mag/ para que se 
quitasen todas estas guarnigiones de 
manera que en rropa de seda no ouiese 
ninguna y las de paño solamente un 
rebete o tira o pasamano y de esto re- 



3Si 



REVISTA DE ARCHIVOS. 



d andaría grand prouecho y escusarse 
yan muy exQesiuos gastos a los subditos 
de V. Mag/ , y en lo de los cauallos en 
verdad que era menester que ouiese de- 
claratoria que aunque prouasen tener 
cauallos y no licuasen testimonios in- 
curriesen eji la pena porque ya no 
trabe bombre testimonio en confianza 
que prouando tener cauallo es libre 
prospere y acrcQciente nuestro señor la 
vida y imperial estado de uuestra Sa- 
cra Mag/ con acrecentamiento de ma- 
yores reinos y señorios y Vitoria de sus 
enemigos de* Valladolid ixix de Hene- 
ro de 4 544 años. 

De V. S. M.' criado que sus reales 
pies y manos beso 

El Licenciado Ronquillo. 

Sobre.—X la Sacra C. C. M.* el Empe- 
rador nuestro señor. 



RIÍSPÜESTA. 



Simancas (Castillo de).— ^í2/». 471, 
jT. v,pág8. 291 y 292. Ea el tomo iii de 
eííta acreditada Revista, págs. 316 y 334, 
asi comeen losaApuates históricos sobre 
el Archivo de Simancas», de D. Francis- 
co Romero de Castilla, pág. 121, fijándose 
el Sr. A. P. en el Almirante do las In- 
dias, D. Luis Colón, Señor de Montigny 
y en ol Duque de Maqueda, verá que esta 
fortaleza, después de algunos afios de 
instalado en ella el Archivo, continuó 
sirviendo de prisión de Estado. Hasta 
cuándo tuvo este destino, no me atrevo á 



asegurarlo; pero creo, sin embargo, que 
si bien pudo tenerle mientras estuvieron 
alcaides á bu servicio , tal vez cesare en 
él , luego que , con las nuevas obras or* 
denadas por el Rey D. Felipe II en 1574, 
y dirigidas sucesivamente por Juan de 
Salamanca , Pedro de M azaecos, j los cé- 
lebres arquitectos Juan de Herrera y 
Francisco de Mora, se habilitó el interior 
del castillo para el objeto á que se bábia 
destinado. 
Simancas, Setiembre de 1875. 

P. P. 



boletín BIBIIOGRÁFIGO. 



SE DfiSEA GOMPBAR t 

Constituciones del Monte pió de labrO' 
dores del arzobispado de Zaragoza , es- 
tablecido y dotado por el Rey N. S*, á 
solicitud de la Real Sociedad Aragone- 
sa.^^ Zaragoza : M. Miedes; 1 803. En 4.* 
(68 páginas). 

Cultivo del Cacahuete en ZaragoM, 
(del). Memoria escrita por D. Gregorio 
de Echeandiá y premiada por la So- 
ciedad Aragonesa. — Zaragoza : M. Hie- 
des; 1800. En 4." 

Curación de la Mangla 6 Tiñuela ai 
el olivo y todos los árboles. Por el doc- 
tor Manuel López Cepero. — Sevilla : 
Hidalgo y C.*: 1835. En 8.' 

SE DESEA VENDER . 

Catálogo de la Real Armería. — Ma* 
drid: Aguado: 1849. En 4.* xyiii<*i98- 
\ \ 9 pág. y 4 O láminas. 



MADRID 187vi.— Imprenta, estereotipia y galvanoplastia de Aribaü y O.' (saceaorea da Rivadiritia)» 

lUPBBBOBSS DS CÁMABA DB S. M. 

J>a<|ae dt Oiima, nüm. S. 



r^EYIST/V 



DE 



RCHivos, Bibliotecas y jp úseos. 



AÑO ▼. 



Madrid, 20 de Octubre de 1875. 



NUM. 20. 



SUMARIO. 



: ün ejemplar dé 1a Btblia poNglota, — Acuerdos de U Junto FiMailbitiva.— Nombramiento, asoen- 
tos 7 c«ncano probables. — Noticias : Nombramientos de los Sre j. Escudero de la Peña , Fernandez Alonso 
j Lacalle. — Agregación del Sr. Roh«cU y Torres á la Biblioteca nacion.il. —Recepción del Sr.Balagnor en la 
Academia de la Historia. — Solemnidad cenrantlna en Alcalá de llenares. — Nombramiento de bibliotecario 
d£l Secorial. — Donativo del P. Oiralt.— Variedades : Libranzas do pago por trabajos artísticos en 
1^40-45. ->8eooion do autógrafos: Cartas do Bcrzoea al Rey y al Eocretario Zayas ; Instmccion para 
•I Arehiro de Boma, y propuesta de Tirgos para sacesor de Bcrzotta. — Fondos de los establocimien- 
toa: Apantomiento del proceso de fú contra Fray Francisco Oarcia. — Preguntaa: Reto ensetado.— 
Banda de palilloa. — Porpales. — Respuesta : Falcha, fixacla. 



UN EJEMPLAR 

DE LA BIBLIA POLÍGLOTA. 



Como nno de los fines propios de 
la Revista sea el de dar á conocer 
los tesoros literarios y tipográficos 
que encierran nuestras bibliotecas 
públicas, especialmente para aque- 
llos de sus lectores encariñados con 
los estudios bibliográficos , no ba de 
parecer desprovista de interés la pu- 
blicación de una ligera reseña de la 
obra filológica más notable, entre las 
de sa género , que en España existe. 
líos referimos á la célebre Biblia po^ 
Uglata de Arias Montano, trabajo 
que presupone un caudal inmenso de 
oonocimientos en el sabio teólogo y 
humanista que llevó á cabo tan por^- 
teotoMobnu 



El cjomplax más precioso se con- 
serva en la Biblioteca de León, y fué 
uno de los impresos que los indivi- 
duos (1) de la Comisión de Monu- 
mentos históricos y artísticos de la 
Provincia salvaron, en 1844, do se- 
gura destrucción, entre los pocos li- 
bros de valor que pudieron recoger 
de los extinguidos conventos de la 
misma, liemos dicho el más precio- 
so ejemplar, por ser el elegido en ca- 
lidad de fineza al autor por el tipó- 
grafo, habiéndolo aquél regalado, ¿ 
su vez, á la famosa Casa de S. Mar- 
cos de León, según consta de la de- 



(1) Fonnaban parte de la misma los se- 
ñores D. Fernando de Castro y D. Patrioio 
de Azcáratc, ilustres hijos de la provincia, 
á qnienes muy espedalmonte se debe la 
creación Uc la Biblioteca legionenae. 



326 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



dicatoría que aparece escrita de le- 
tra del mismo , como veremos más 
adelante. Esta hermosa biblia fué 
impresa en la ciudad de Ambéres, 
bajo los auspicios del rey Felipe II, 
quien encomendó tan importante y 
delicada tarea al célebre impresor 
Cristóbal Plantino , que la dio ter- 
minada en el breve espacio de tres 
años (1569-72). Sus ocho tomos (1) 
están divididos en doce grandes in- 
folios, y en las dos portadas grabadas 
del primero so admiran ingeniosas 
alegorías, enalteciendo la piedad y 
la concordia que deben presidir á las 
buenas obras del ingenio humano, 
ayudadas del amor al trabajo y la 
constancia en él. Los tipos de letra 
empleado son de gran tamaño y 
esbeltez, y el papel , de hilo, grueso 
y consistente: sus hojas dejan en 
blanco márgenes de O"*, 11 de ancho 
por O", 075 de largo. 

En los cuatro primeros tomos se 
hallan los libros protocanónicos del 
Antiguo Testamento, en hebreo, cal- 
deo , griego y latin , y los deuteroca- 
nónicos en griego y latin. El quinto 
contiene el Nuevo Testamento en 
siriaco, griego y latin, estando es- 
crito el texto primero con caracte- 
res siriacos y hebreos. El sexto una 
interlineal hebreo-latina del Antiguo 
Testamento y greco-latina del Nue- 
vo. El sétimo gramáticas y dicciona- 
rios para la inteligencia de los idio- 



(1) 2n las dedicatorifis del tiix>grftCo y del 
autor 89 citan dooe tomos. 



mas hebreo, siríaco, caldeo y griego. 
El octavo idiotismos hebraicos, apa^ 
ratos con ¡¡robados j índices de todu la 
obra y documentos referentes á su pu^ 
blicadon , cuyo último tomo carece 
de algunas hojas. En la pasta del pri- 
mer volumen se lee, entre moldaras 
y en letras doradas, la siguiente de- 
dicatoria: Rened. Arije Montano 
blbltorum exebiplar oüm appaba- 
tü tom. xii laboribus pkrpüncto 
Regís Chatolici legato sapisn- 

TISSIMO DILIGENTIiE MONÜM. ChRIS" 
T0PH0RU3 PLANTINÜS CLIENS D. 

D. Anxo Domini CIOIOLXXIII. 

En el dorso de la segunda portada 
del mismo so encuentra la de Jicato- 
ri;i autógrafa, que dice: Sacrosakc- 

TI HUJÜS A SE CaRATI OPERIS EXEM- 
PLUM XII TOMIS COMPACTUM Be- 

NEDiCTua Arias Montanus sacb^ 

CANONICORUM AO DIVI JaCOBI MILI- 
TÍM COLLEGA DEVOTISSIMÜS AD PD- 
BLICÜM FRATRÜM COLLEGARüMQUE' , 
SUORUM PERPBTÜÜM OBSERVANTIJB 
AC PIETATIS MONüMENTUM SANUTO 

D. Jacobi templo et conventiji 

VIVENS PRESENáQUfi DICAVIT AO 

propiis notis declaratüm voluit. 
Emeiíit^í: August.e idib. octob. 
CIOIOLXXXVÍIL— Arias Mojí- 
TANUS. (Sigue una rúbrica.) 

Un trabajo de tal erudición j de 
laboriosidad tan grande, no se vi¿ 
libro de las apasionadas críticas de 
no pocos émulos; pero el sabio Arias 
Montano pudo fácilmente rebatir las 
m;i1évolas aseveraciones de los soi* 
los , resplandeciendo con más inten* 
sidad la aureola do gloria que ea- el 



BIBLIOTECAS T MUSBOS. 



3Í7 



mundo de la ciencia habia alcanzado 
su inmortal obra. 

Bamon Alvabsz db la Beaña. 



En la sesión que la Junta Facultativa 
del Cuerpo celebró el dia 7 del corrien- 
te, quedó unánimente aprobado, con la 
sola excepción de un Yocal que se abs- 
tuvo de emitir su voto, el dictamen de 
la mayoría de la Comisión, compuesta 
de los Sres. Hartzenbusch y Campillo, 
en el concurso abierto para proveer 
plaza de jefe de tercer grado en la 
sección de Archivos, con destino á 
la central de Alcalá de Henares. En 
su consecuencia, quedó subsistente la 
propuesta, obteniendo en ella lugar, en 
el orden que á indicar vamos, los seño- 
res Escudero, Velasco y Vignau. Igual 
unánime acuerdo, sin excepción de voto 
alguno, logró el dictamen do la Comi- 
sión compuesta de los Sres. Zarco del 
Talle, Escudero y Campillo en el con- 
curso convocado para proveer una pla- 
ta de oficial de tercer grado en la sec- 
ción de Bibliotecas, con destino ala uni- 
versitaria de Zaragoza, proponiendo á 
los Sres. Fernandez Alonso, Carbó y 
Martínez Gómez en el orden que que- 
dan nombrados. 

C. 



Asegúrase hallarse resuelto el nom- 
bramiento del Sr. Rosell para director 
de la Biblioleca Nacional y jefe del Cuer- 
po. Dicese también que, dando el señor 
Ifinisiro de Fomento una prueba de 
justo respeto á nuestra legal organiza- 
don y á muy probados méritos en indi- 
vidaos que ocupan los más altos pues- 
tos de nuestro escalafón facultativo, se 
correrá loda la escala de jefes, resultan- 



do una vacante de tercer grado en la 
sección de Bibliotecas, que conforme á 
la ley, deberá de proveerse por concur- 
so, habiendo sido dada recientemente 
la anterior vacante de igual grado y 
categoría, que correspondió al turno de 
libre disposición del Gobierno. 

C. 



NOTICIAS. 



El Sr. Ministro de Fomento, de acuer- 
do con el dictamen de la Junta Facul- 
tativa, ha nombrado á nuestro querido 
amigo y compañero D. José María Es- 
cudero do la Peña, jefe de tercer grado 
en la Sección de Archivos, con deslino 
al central de Alcalá de Henares. 



Ha sido nombrado oficial del grado 
tercero, en la Sección de Bibliotecas, 
nuestro antiguo compañero en la uni- 
versitaria de Madrid, D. Francisco Fer- 
nandez Alonso, jefe de la de Granada. 



Ha obtenido el nombramiento de ayu- 
dante de primer grado, con destino á la 
Biblioteca de Sevilla, en turno de libre 
provisión del Gobierno, D. Enrique La- 
calle, Licenciado en la Facultad de De- 
recho. 

Ocasión da dicho nombramiento á 
que lamentemos nuevamente la provi- 
sión de plazas de grados intermedios en 
la segunda y tercera categoría del Cuer- 
po; y excusamos exponer, una vez más, 
á la consideración del Sr. Ministro de 
Fomento y del Sr. Director de Instruc- 



3S8 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



cion pública lo&i graves inconvenientes 
de tales gracias. 

Ha sido agregado á la Biblioteca Na- 
cional nuestro compañero D. Isidoro 
Rosell y Torres, y de nuevo se ha en- 
cargado de la Sección de estampas. 



El dia \ O celebró la Real Academia de 
la Historia junta pública para dar pose- 
sión de plaza de número al Excmo. Se- 
ñor D. Víctor Balaguer. Su notable dis- 
curso logró aplausojí de la distinguida 
concurrencia que asistió á tan solemne 
acto, y fuá también ventajosamente juz- 
gada la contestación del Sr. Amador de 
los Ríos, representando á tan ilustre 
Cuerpo literario. Ambos señores tribu- 
tan á la literatura catalana merecidos 
encomios y le auguran inesperado y fe- 
cundo renacimiento. 

C. 



El dia 9 se verificó en la ciudad de 
Alcalá de Henares, con solemnidad inu- 
sitada, el aniversario del natalicio de 
Miguel de Cervantes Saavedra. Ei celoso 
municipio de Alcalá habia invitado pre- 
viamente á varias comisiones literarias. 
A este recuerdo iba unida la entrega 
del premio ofrecido por el Sr. D. Ale- 
jandro Ramírez de Villarrutia á la mejor 
monografía para la formación de una 
biblioteca Cervántico-alcalaina. 

Asistieron el Diputado provincial se- 
ñor Regoyos, el Sr. Cañete, en repre- 
sentación de la Academia Española, ei 
Sr. Fernandez Guerra, por la de la His- 
toria; elSr. Villarrutia; los Sres. Arrie- 
la, Frontaura, Fernandez y González 
(D.Modesto) fOssorio y Bernard por la 
Asociacionjde Escritores y Artistas. 

Oída una onisa en Santa María, visi- 



taron la célebre Universidad y se trs 
ladaron al s^ilon nuevamente restaur 
do de las Casas Consistoriales, UeDO < 
una escogida concurrencia. 

El acto dio principio con la lectora c 
un discurso alusivo al objeto de la n 
unión por el Sr. Alcalde primero; 1: 
actas en que constaban los acuerdos r 
fcrentes á la sesión ; un discurso en h 
ñor de Cervantes; la letra de un himo 
y una memoria del Sr. Villarrutia, co 
signando las repetidas tentativas hech 
en honor del Príncipe de los Ingeni< 
y su propósito de formar una bibliotc 
Cervántico-alcalaina, para lo cual sel 
bia presentado un trabajo optando 
premio ofrecido. El Sr. Cañete, uno 
los Jueces en dicho certamen, leyó 
acto de adjudicación; y resultando 
el premiado D. Juan Catalina y G^ 
cía, se presentó á recibir el premio 
manos de dicho señor Villarrutia. 

A continuación se leyó la partida b 
tismal de Cervantes, tomada del lil 
parroquial; y después de repartir i 
merosos premios á los niños de aml 
sexos que asisten á las escuelas de A/< 
lá , terminó el acto con la cantata de c 
himno, letra y música respectivameni 
de los Sres. I). Tomás y D. Eduard 
Dispierto. La concurrencia se retiró « 
extremo satisfecha de la solemnidad 11 
teraria , tributando sinceros pláceme 
lo mismo al Municipio de Alcalá, que; 
Sr. Villarrutia por su desinterés, y 
joven autor Sr. Catalina , cuyo trabaj 
á juzgar por la censura deliiurado cá 
fícador, es notable en sumo grado. 



Ha sido nombrado bibliotecario « 
Real Monasterio del Escorial el pres! 
tero D. Félix Rosauski. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



329 



El ilustrado sacerdote de las Escuelas 
Pias, P. Pedro Giralt, inspector general 
de instrucción pública en la república 
de Uruguay , ha donado á los Museos 
de nuestra España una importante co- 
lección de pájaros, reptiles, pieles, ar- 
mas y otros objetos de muy estimable 
rareza, cuyo valor se calcula en 20.000 
duros. 

Digno es un acto tan patriótico de 
ser aplaudido y recompensado por el 
Gobierno. 



VARIEDADES. 

Libranzas ó nómi.nas para qve , pon el 

TESORERO DEL PRÍNCIPE D. FelIPE, 
SE PAGASEN Á DiEGO DE ArROYO CIER- 
TAS CANTIDADES DE MRS. POR RAZÓN DE 
LOS TRABAJOS QUE EN ELLAS SE EXPRE- 
SAN (<). 

Señor Francesco Persea thesorero del 
Principe nuestro señor de los dos mili 
ducados que en vos están librados y 
tonsignados para paños y sedas y otras 
cosas del servicio de su alteza este pre- 
lente año de mili y quinientos y qua- 
nota años daréis y pagareis a Diego de 
irroyo rrepostero del estrado de la ca- 
pilla de su alteza siete mili e quarenta 
y siete mrs que se deben eu esta ma- 
nera : 

Primeramente por setecientas y vein- 
6 y seis letras de oro que hizo yllumi- 
ladas en vn libro de su alteza del oficio 
le Sant Felipe mili y trezientosy seten- 
1 y quatro mrs las seiscientas y dozc 
equeñas a tres blancas cada vna y las 
íeolo y catorze que son algo mayores 
quatro mrs cada vna. 



(1) Archivo de Simancas, Casa Real, 



Mas hizo al principio del dicho libro 
vna ymajen de Sant Felipe y Santiago 
ylluminada de oro en quinze rreales 
montan d x mrs. 

Mas costo enquadernar el dicho li- 
bro quatro rreales y medio que montan 
c.Liii mrs. 

Mas hizo otra ymajen de Sant Cosme 
y Sant Damián ylluminada de oro en 
quinze rreales que montan d. x. mrs. 

Mas hizo quatro rrelratos de la Em 
peratriz nuestra señora que aya gloria 
en pergamino por mandado de su alte- 
za a tres ducados cada vno que son 
quatro mili e quinientos mrs. 

Asi que montan los dichos siete mil e 
quarenta y siete mrs los quales le dad 
y pagad al dicho Diego de Arroyo y to- 
mad su carta de pago con la qual y esta 
mi nomina y con fee de Francisco de 
España escrivano de cámara de su al- 
teza de como es verdad que se le deuen 
vos serán rresceuidos y pasados en 
quenta. Focha en Madrid a postrero dia 
de Mayo deste presente año de mili e 
quinientos y quarenta años. Don Juan 
de Cuñiga y Avellaneda. 

Yo Francisco de España escriuano de 
cámara del Principe nuestro señor doy 
fee que se deuen a Diego de Arroyo rre- 
postero del estrado de la capilla do su 
alteza los siete mili y quarenta y siete 
mrs como en esta nomina se contiene y 
porque es verdad que se le deuen y los 
a de auer lo firme aqui de mi nombre. 
En Madrid oy lunes postrero dia de 
Mayo deste presente año de mili e qui- 
nientos y quarenta años. Francisco do 
España. 

Señor Francisco Persea thesorero del 
Principe nuestro señor de los mrs que 
son o fueren a vuestro cargo para los 
gastos de la cámara de su alteza daréis 
y pagareis a Diego de Arroyo nreposte- 



330 



REVISTA DE ARCHIVOS. 



ro de estrados de capilla diez y nueve 
mili y Irezientos y sesenta y siete mrs 
que se le douen y ios a de auer de cosas 
que a pintado y debujado para seruicio 
de su alteza desde principio de JuUio 
del año pasado de mili y quinientos y 
quarenta y tres hasta fin de Diciembre 
del dicho año en la manera siguiente : 

Primeramente al dicho Diego de Ar- 
royo en seis de Agosto de quarenta y 
tres por un escudico para sello de sor- 
tija de las armas de su alteza de oro y 
colores cuatro rrcalcs montan cxxxvi 
mrs. 

3fas a doce debuxo diez piezas de ar- 
nés que son pelada y Goraga y brazal y 
quixote y greua y manopla y escarpe y 
la gran piega para jugar de tarjeta y 
vna bragueta. Todo esto vna vez de di- 
bujo^ y otras tantas piezas de colores, y 
sinzeladas merece todo ducado y medio 
montan d.Lxii mrs. 

Mas hizo a diez de Setiembre del di- 
cho año ya patrón de las armas de su 
alteza para las trompetas ocho rreales 
montan ccLxxii mrs. 

Mas a once de Otubre pinto los fustes 
de vna silla de la brida de vna monte- 
ría de jabalines en campo morado y de 
oro por ello seis ducados que montan 
dos mili y dozientos y ginquenta mrs. 

Mas en quince del dicho por vn pa- 
trón que hizo para el guión medio du- 
cado, cLxxxvii mrs. 

Mas en veinte y nueue del dicho pin- 
to otros fustes do vna silla de la brida 
pardo de la historia de Judique seis du- 
cados montan iivccL mrs (1). 

Mas pinto al natural ocho cauallos 
con sus sillas y guarniciones de la ca- 
ualleriza de su alteza que son. El sapo- 



(1) Así aparece en la copia. 



rito, nontelodo, mantoano, oordouüi^» 
camarino, barbarí miñón , vayo estr^* 
diote, el bayuelo. Todos ocho lospink» ^ 
manera de bordado. Dásele por cad ^ 
vno, y no con otro a tres ducados 8(^ ^ 
veinte y quatro ducados montan ix. ^ 
mrs. (O- 

Mas debuxo rrasguñado el campo d^ 
Emperador sobre Landresi quando^ 
Rey de Francia presento la batalla a^ 
Emperador seis rreales montan ccu ^ 
mrs. 

Mas adouo dos pares de cubiertas 
hizo dos francaletes de nueuo para \mm 
vnas que pinto de oro y colores grat^ 
do, por todo nueue ducados que moc= 
tan tres mili y trezientos y setenta 
cinco mrs. 

Mas por pintar el rraso verde para 
camello y el moro que le lleuaoa qua. j 
do el torneo de cauallo de la corred^ i 
que serian treinta varas tres dacacS. <; 
montan mili y ciento y veinte y cici^ci 
mrs. 

Asi que montan los dichos diez y 
nueve mili y treziento y sesenta y siete 
mrs. como parece por lis diez parti dai 
que arriua'van declaradas y dadselosjr 
pagádselos y tomad su carta de pago de 
como los rresciue con la qual y con esta : 
y con feo de Francisco de España es- 
criuano de la cámara de su alteza de 
como es verdad que se le deuen vos sean 
rresgeuídos e passados en quenta los 
dichos mrs. Fecha en Valladolíd postre- 
ro de Junio de mili y quinientos y quir 
renia y quatro años. Don Juan de Cuñi- 
ga y Avellaneda. 

Yo Francisco de Spaña escriaano de 
la cámara del principe Auestro señor 
doy fce que se deuen á Diego da Arre* 



(1) Asi Be Ice en la copia. 



BIBLIOTECAS Y MUSEOS. 



334 



yo rrepostero de estrados de capilla 
los diez y noeue mili y trezientos y se- 
senta y siete mrs en esta libranza con- 
loe nidos. Fecha en Valladolid postrero 
de Junio de mili y quinientos y qua- 
resta y quatro años. Francisco de 
Spaña. 

Señor Francisco Persea thesorero 
del Principe nuestro señor de los mrs. 
de vuestro cargo para los gastos de la 
cámara de sus alteza del año pasado 
de mili y quinientos y quarenta y qua- 
tro dad y pagad a Diego de Arroyo 
rrespostero de estrados de capilla de 
sa alteza diez y nueue mili y ochocien- 
tos y setenta y dos mrs.^que se le de- 
uen en esta manera : 

Primeramente en Valladolid a tres 
de Hebrero de mili y quinientos y qua- 
renla y quatro hizo de dibujo todas las 
pie^s de vn ames de la manera que 
an de ser singeladas para embiar a Ale- 
mana para que por ello hiziesen un 
arces para su alteza dansele por ello 
tres ducados, montan mili y ciento y 
▼einlo y ginco mrs. 

Has en diez y ocho del dicho mes 
debuxo de colores las armas rreales de 
SQ alteza para un sello grande que se 
a de hazcr por ellas quatro rreales, 
montan ciento y treinta y seis mrs. 

Mas hizo otro dibuxo de todas las 
pie^s de vn arnés como el otro para 
embiar también a Alemana que fue du- 
plicado por el tres ducados montan mili 
y ciento y veinte y cinco mrs. > 

Mas a veinte y ocho de Mayo del di- 
cho año debuxo tres veces el exercito 
de so magestad que tuuo sobre Dura, 
todo de colores y cadavno en tres plie- 
gos de papel de marca mayor por vno 
qae traxo don Luis de Cuñiga estos tres 
que hizo fue el vno para sa alteza y el 



otro para embiar a Portugal y el otro 
para el duque Dalua por todos diez du- 
cados, montan tres mili y setecientos y 
cinquenta mrs. 

Mas hizo de dibuzo otras tres vezes 
el campo del Emperador sobre Xaten 
Cambresi. Cada vno en dos pliegos de 
papel de marca mayor por otro que 
también traxo don Luís de Quñiga. por 
todo ocho ducados, montan tres mili 
mrs. 

Mas hizo otras tres pinturas del cas- 
tillo de CamBresi con el campo del rrey 
4e Francia cada vno en pliego por ca- 
da vno ducado y medio montan mili y 
seiscientos y ochenta y siete mrs. 

Mas hizo otras tres pinturas de la 
orden quel rrey de Francia dixo que 
pensaua tener para dar la batalla al 
Emperador, también por otro que tra- 
xo don Luis de Quñiga estas y todas 
las arriua dichas que hizo tres vezes lo 
vno fue para su alteza y las otras para 
embiar a Portugal y las otras para el 
duque Dalua por cada una de estas du- 
cado y medio montan mili y seiscien- 
tos y ochenta y siete mrs. 

Mas por adouar dos fustes pintados 
do vna silla de caballo estradiota que 
estañan gastados nueue rreales montan 
trecientos y seis mrs. 

Mas hizo vn rretrato del Emperador 
de la Qinta arriua armado seis rreales 
montan dozientos y quatro mrs. 

Mas a diez y seis de Diciembre del 
dicho año, por vn rretrato de la Prin- 
' cesa nuestra señora que hizo en Valla- 
dolid en principio de otubre del dicho 
año como otro que vino de Portugal 
diez y ocho ducados, montan seis mili 
y setecientos y ginquenta mrs. 

Mas dio colores a vnos papeles para 
moscadores tres rreales que montan 
ciento y dos mrs. 



33t 



REVISTA DE ARCHIVOS, 



Qae montan los dichos diez y nueue 
mili y ochocientos y setenta y dos mrs. 
los quales le dad y pagad y tomad su 
carta de pago de como los rrccibe con 
la qual y con esta mi libranza y con fec 
de Brancisco de Spaña escriuano de la 
cámara de su alteza do como es verdad 
que se le deuen ios dichos mrs. vos se- 
rán rregebidos y passados en qucnta. 
Fecha en Yalladoiid primero de Henero 
de mili y quinientos y quarenla y Qinco 
anos. Don Juan de Cuñiga y Avellaneda. 

Yo Francisco de Spña escriuano de 
la cámara del Principe nuestro señor 
doy feo que se deuen a diego de Arro- 
yo los diez y nueue mili y ochocitntos 
y setenta y dos mrs. en esta libranza 
contenidos. Fecha en Yalladoiid prime* 
ro dia de Henero do mili y quinientos 
quarenta y ^inco. Francisco de Spaña. 

Señor Francisco Persea thesorero 
del Principe nuestro señor de los mrs 
de vuestro cargo para los gastos de la 
cámara de su alteza deste presente ano 
de mili y quinientos y quarenta y ^in- 
co dad y pagad a Diego de Arroyo rre- 
postero destrados de capilla de su al- 
teza ginco mili y trecientos y diez y 
seis, mrs que se le deuen en la manera 
siguiente : 

En Yalladoiid a dos de Margo deste 
dicho año hizo en Yn libro de Cosmo- 
graphia las armas rreales de su alteza 
en vn escudo iluminadas de oro qui- 
nientos y sesenta y uno mrs. 

Mas por dos tragas que debuxo en 
pergamino de la casa que su alteza* 
quiero hazer en esta villa diez ducados 
son tres mili y setecientos y cinquen- 
ta mrs. 

Mas que pago siete rreales y medio 
por ginoo pieles de pergamino en que 
hizo las dichas tragas son dogientos y 
gincuenta y gínco mrs. 



Mas por tres deuísas que hizo de las 
culebras de Hercules la vna ilamlDada 
de oro y las otras dos de dibaxo dos 
ducados son setecientos cínquenta mrs. 

Que montan los dichos gioco mili y 
trcgienlos y diez y seis mrs como pa- 
rege por las quatro partidas arriua es- 
critas los quales le dad y pagad y to- 
mad su carta de pago de como los rre- 
cibe con la qual y esta mi libraoca y 
con fee de Francisco de Spaña escrioa* 
no de la cámara de su alteza de como 
es verdad que se le'deuen los dichos gin* 
co mili y tregieutos y diez y seis mrs. os 
serán rrccebidos y passados en quenU. 
Fecha en Yalladoiid primero de Jullio 
de mili y quinientos y quarenta y ginoo 
años. Don Juan de Cuñiga y Avellane- 
da (1). (Sigue la fé del escribano de cá- 
mara.) (Por la copia P. F.) 



SECCIÓN DE ADTÓGBAFOS. 



Carta de Juan de Berzosa al Ret. 
Su FHA. EN Roma a 2f de Sb't.* db 

<562(2). 

S. C. R. M.* 

El Embaxador Vargas me dio la car- 
ta de V. M.* de los xvii de Julio, por la 
qua! y lo que el me dixo de palabra 
entendí el fauor y merced quo V. M.* 
me hazia del oficio de su Archivero en 
esta Ciudad y Corte, después preste d 
Juramento de fidelidad y se me entre* 
go el titulo e Instruction (3), y se hizo 
todo lo que V. M.^ mandaua y ordena- 



(1) Era el Mayordomo mayor de 1a i ^ 
del Príncipe. 

(2) Archivo de Simancas. Eatado, leg.* 
899, f.« 113. 

(8) Se inserta á continuación de las care- 
tas de Bersosa. 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



333 



que mas largamente lo vera 
* el Acto , que se embia y lo 
Embajador, y dirá a boca 
lo Gonzalo Pérez, solo me 
i en esta besar a Y. M.^ sus 
5 y manos, (como lo bago 
I bumildad que deuo) por 
d y fauor tan señalado y re- 
tro Señor me de las fuerzas 
gran deseo que tengo y he 
ipre de seruir a V. M.** y 
i su S. C. y R. persona por 
tos' con acrecenta mentó de 
s y señoríos. De Roma a xxi 
re M. D. Lxn.— S. C. R. M.*" 
isimo criado y Vasallo de 
i sus Reales pies y manos 
^osA — rubrica. 

ito: -A la S. Catholica Ma- 
ey nuestro Señor.» 

Joan Berzosa al Rey (i). 

S. C. R. M.*» 

le V. M.** fue servido de ha- 
iQá del oficio de su Archiue- 
ciudad y corte comente a 
jbra lo que V. M.** me man- 
1 parescer y ayuda del Em- 
rgas a quien venian los re- 
>míáíon y procure de ver y 
3S libros donde están las 
de expediciones apostólicas, 
> que me parecieron a pro- 
indo para otro tiempo las 
1 de mucha importancia por 
3 principal y mas trabajoso 
io que es recoger lo que no 
;ar cierto, como son cosas 
>, protestos, presentaciones, 



, leg.« 893, f .• 69. 



materias de Imperio y otras semejantes 
cuya noticia y obseruacion puede traer 
prouecho a su tiempo y ocasiones para 
cumplimiento de lo qual comenzó ha- 
cer vn brenísimo sumario de lo que ha 
pasado y pasa aqui y en las otras par- 
tes de la Ghristiandad comentando des- 
de la passada de Y. M .^ a Inglaterra 
las quales dos partes han de ser el fin 
deste oficio, porque dellas depende la 
buena direction de los negocios, quan- 
do se scriue y nota todo con sus cir- 
cunstancias « y enseña. con el exemplo 
y memoria de la scriptura como se han 
de hazer otros negocios semejantes, y 
de aqui como de árbol que se planta 
cogen el fruto mas perfecto los sucesso- 
res para quien se instituyen las tales 
obras, y ningún lugar del mundo es 
tan a proposito para scriuir lo que en 
el pasa, como este « donde se oyen to- 
dos, y colige la verdad. Este Sumario 
se embiara presto á Y. M.** que com- 
prendera historia de diez años, y de 
mano en mano todo lo demás que si- 
guiendo esta orden se scriuiere. — Y por 
seruir en esta parte cumplidamente á 
Y. M.* he puesto ya en orden y con- 
cierto vn libro de letras latinas de las 
que voy scriuiendo a diuersos y le tie- 
ne se Santidad para imprimille, en el 
qual es y ha sido mi fin hazer mención 
de lo que en el tiempo de Y. M.** va su- 
cediendo y también de las principales 
cosas del Emperador N. S.°' que esta en 
gloría. El qual libro si no se engaña 
este siglo durara en los venideros , y 
puesto que Y. M.^ sea mas amigo de 
otra eternidad que desta que paresce 
vana todauta la deue Y. M.^ de tener 
en algo para exemplo a los successo- 
res. Luego como salga a luz, al parecer 
de su Santidad que se entiende mucho 
desto, se han de hazer sobrel mas de- 



334 



RBVISTA DE ARCHIVOS, 



claraciones en las quales se pondrá la 
historia mas por extenso, y por ser el 
estylo suaue sera leydo de buena gana, 
y quedaran en la memoria los hechos 
y successos de V. M.* a quien nuestro 
S.^"^ los de muchos y muy prósperos y 
guarde la S. C. y R. persona do V. M.'^ 
por largos años. De Roma a xxii de Ile- 
brero M.D.Lxv. — J. de VEngosA — ru- 
brica. 

Sobrescrito. — <Al Ret nuestro 
Señor.» 

Carta de Juan de Berzosa al Rey (i). 
S. C. R. Mag.'* 

Embio el Inuentario de las scriptú- 
ras que he juntado en este Arquiuo si- 
guiendo la Instruction que V. Mag.** me 
mando dar, y porque todos los nego- 
cios del mundo se reducen principal- 
mente á Guerra , Paz , Sede Apostólica, 
Concilio e Imperio, he tenido principal 
cuenta con estos cinco cabos según que 
por la orden que lleua el dicho Inuen- 
tario lo mandara ver V. Mag.** cuya 
Real Persona guarde nuestro Señor y 
prospere con muchas y cumplidas vic- 
torias. De Roma a xxii de Octubre M.D. 
Lxxi.— De V. C. R. Mag.^— Vasallo y 
Criado. — Juan de Verqosa — rubrica. 

Sobrescrito: *A la S. C. m'ag.^ el Ret 
nuestro Señor. 

Carta de Joan de Berzosa fha. en 
Roma á H oe Enero de \ 573 (2). 

De Roma a xi de Enero \ 673. 

He visto los apuntamientos que ha 
hecho Diego de Ayala sobre el Índice 



a) EsUdo, leg.« 916, f.« 181. 

(2) Debe de aer dirigida al Srio. Zayas. 



que embie los quales son muy curioso&i 
y merescen que se pongan en execu— 
^ion y assst se hará lo que de mi par^ 
te se huuicre de hazer y 86 embiars 
la Bulla que demanda de Pió quarto scba 
bre la dismembración y ampliación d . 
las rentas de las encomiendas. 

He holgado mucho de uer la ord&s 
de los caxones por sus materias y lDg=^ 
res comunes y sepa que muchas A^ 
aquellas cosas no se hallan aqui por Is 
poca cuenta que se ha tenido con los 
registros y por los casos que han suce- 
dido en esta ciudad y assi sera muy 
aproposito que embie índice particuliT 
con el Pontífice y año, pues se podra 
híizer fácilmente desto que ay Uene 
para que ahorre yo costa y trabajo en 
lo que se aura de embiar. 

Muy gran mira se ha tenido eñ lo 
que toca a materia de estado por ser 
escripturas que passan y se pierden y 
no se puede siempre auer copia dellas 
( como de las Bullas y scrlpturas curía- 
les), estas son capitulatíones ínstruo- 
tienes letras de ministros y negociacio- 
nes y estas no se hallan en los arqai* 
uos de los summos Pontífices , sino oo- 
tr^ personas particulares y cariosas qw 
de mucho tiempo las han recogido j 
assi por amistad o otros intereses Itt 
han comunicado en diuersas ocasiones 
y por esto no se pueden enviar authen» 
ticas como se aduierte pero basta qae 
las capitulaciones son de qoalidad qut 
la misma escríptura haze fee y assi en 
algunas necesidades mayormente de las 
Iglesias de Ñapóles reseruadas á nomi' 
nación de su M.** produziendo yo f 
mostrando la capitulación de Bolooí» 
donde están especificadas se acquieti- 
ron estos ministros y pasaron los des- 
pachos que se pretendían por nuestra 
parte y en muchas materias desta han 



BIBLIOTECAS T MUSEOS. 



335 



tenido y tendrán machas vezes Densi- 
dad de acadir a este arquiao de su M.^ 
7 aan la capitulación del 37 no la te- 
niao siendo cosa tan fresca | De las cu- 
liales se embiaran authenticas las que 
I>ares9eran tener ne^idad dello, por 
no bazer gasto inútil. 

Conforme a lo que aduierte en erui- 
timo capitulo se deuria ordenar que 
bolaiendo cada ministro de su prou in- 
da consignasse en esse arquiuo o en 
iogar que su M.^ mandase todos los pa- 
peles y registros de los negocios que en 
tiempo de su cargo huuiese tractado y 
esto por muchos respectos y por el pro- 
necbo que harían semejantes cosas para 
lo de la historia como aduierte muy 
bien a la qual se ha de tener ojo por !a 
falta que han tenido essos Reynos dclla 
Y mi fin fue siempre en la recollection 
destas scripturas después de lo curial 
y lo que hazia para consejeros y secre- 
tarios pintar todo lo que concerniese á 
la historia y assi esta todo ordenado y 
dispuesto de manera que con poco tra- 
%ijo qualquier hombre de mediano juy- 
ck> y ocio la podra formar verdaderí- 
itoa y quan proiixa quisiere. Queda- 
ve por resoluer alguna parte de los re- 
IBtros de Paulo y Julio iii."y Pió iiij 
Voqual no se pudo hacer por el escru- 
Filoquepuso Pío quinto, harase agora 
y con esto quedara uisto todo (\), 

RsnücnoN DE su magestad (2) para lo 

DEL ARCRimO (S}. 

(3) El Rey : Instruction a vos Juan 

0) En U carpeta dice : « Bespuesta de 
Beaottk á la que enTió Ayala.» 

(2) Está inserta en el acto de juramento 
gne prestó Juan de Berzosa por razón de su 
úttgo, 
(3)SfltMlo,leg.<'892,¿«68. 



de .Berzosa nuestro criado , de la orden 
que queremos que se guarde en el Ar- 
chiuio de nuestras scripturas, que man- 
damos juntar en la ciudad y corte de 
Roma. Auiendo claramente visto por la 
experiencia de lo passado el daño que se 
recresce a nuestras cosas y seruicio de 
no estar en vn lugar cierto las scriptu- 
ras de los negocios que se despachan 
en Roma por nuestra orden y manda- 
do , y esto a causa de la mudanza que 
de vn tiempo a otro se haze de nues- 
tros embaxadores, porque cada vno se 
lleua consigo las que en su tiempo se 
despachan y después no se halla razón 
dellas quando las hauiamos menester. 
Queriendo proueer en ello y en algunas 
otras cosas, como conuiene, auemos 
determinado que se forme en la dicha 
Ciudad de Roma vn Archiuio nuestro 
en que se junten y tengan guardadas 
las dichas scripturas, y nombrado a 
vos Juan de Berzosa nuestro criado pa- 
ra tener cargo del por la confianza que 
hacemos de vuestra persona teniendo 
por cierto que , siguiendo esta nuestra 
Instruction y orden que se os da, os 
aureís en ello con el cuydado, fidelidad 
y diligencia que hasta aqui lo aueis he- 
cho en lo que se os ha encomendado de 
nuestro seruicio. 

Primeramente, porque allende del 
poco aparejo que según entendemos, ay 
de hazerse por ahora la fabrica y casa 
que se ha platicado , cerca de la iglesia 
de Santiago de los españoles, no con- 
uiene por muchos respectos parar en 
esto al presente ni perder tiempo, es 
nuestra voluntad que hauiendo vos co- 
municado con Francisco de Vargas del 
nuestro consejo de Estado que al pre- 
sente resido por nuestro embajador en 
Roma , sobre el lugar y modo que se 
ha de tener por agora para la guardií^ 



336 



REVISTA DB ARCHIVOS, 



y conseruacion do todo ello , y siguien- 
do la orden y traga que a el le pares- 
ciere, como persona de tanta experien- 
cia y a6cíon a nuestro seruicio, comen- 
céis desde luego a hazer la recollection 
de las scripturas, asi de las que se fue- 
ren despachando de nueuo , como de 
las expedidas antes , y de todas las que 
se pudieren hallar de cualquier calidad 
que sean concernientes a nuestros rey- 
nos y estados, concedidas a mi o a mis 
antepasados por b sede apostólica y 
summos Pontifices , o de cualquier otra 
manera, las quales todas porneis por 
su orden teniendo cuenta con el tiempo 
y reyno o estado al qual pertenecieren. 
En lo qual vos aueis de vsar gran cuy- 
dado y diligencia para auerlas todas, 
assi las que se despacharon en tiempo 
de los Reyes Catholicos , como del Em- 
perador mi Señor que esta en gloria y 
otros nuestros predecesores, y para ma- 
yor seguridad , y que en las ocasiones 
que vinieren nos podamos seruir dellas, 
embiareis , lo que tocare a los nuestros 
Reynos de Castilla , al Archiuio que te- 
nemos en la fortaleza de Simancas, y las 
de los otros nuestros Reynos de Ara- 
gón, Valencia y Cathalunia a los Archi- 
uios de Qaragoga , Valencia y Barcelona, 
lo que a cada vno particularmente to- 
care y assi a los otros nuestros Reynos. 
Y cuando se fueren expediendo de nue- 
uo algunas Bullas o Breues de conces- 
siones graciosas o otras los originales se 
nos han de embiar acá y desto teman 
cuydado nuestros embaxadores, a quien 
toca pero los transumptos dellas autén- 
ticos han de quedar en el dicho nues- 
tro Archiuio conservados para que en 
todo tiempo se halle razón y noticia de- 
llos, y mandamos al dicho Fran.^ de 
Vargas nuestro Embajador y a los otros 
nuestros embaxadores que por tiempo 



fueren en Roma , que os agan acudir 
con todas las dichas scripturas, y co- 
pias, y os den todos fauor, calor, aya- 
da y assistencia para ello como en cosn 
que conuiene a nuestro seruicio, y qo^ 
quando se partieren acabada su emba- ' 
xada os den y entreguen las scripturas, 
concessiones , y gracias , y otras que ei^ 
su tiempo se hubieren despachado, cotír 
cedido o tratado y copia del libro d^ 
todas las presen tacionoá por noshecls^s 
en su tiempo de los Obispados , Abl>d" 
dias y otras dignidades y beneficios <3€ 
nuestro patronazgo con las reserua&i<> 
nes de pensiones que sobre ellos huu le 
remos hecho , y los nombres de las p^ r 
sonas a quien se huuieren dado y p«*fl 
ueydo en nuestros Reynos y estados 
para que queden en el dicho nuesCJX 
Archiuio de que vos aueis de tener car 
go , y el successor o successores en 
nuestra embaxada puedan aproaecll.^^ 
se dellas y saber lo que huuiere pass^fo 
en cada cosa y tiempo. Haréis asimisino i 
recollection de todas las cosas señala* j 
das , como son Indic tienes de Gongilícx; 
Protestos decretos, actos de obedieo* 
cias notables, de procedencias, diflh- 
rencias de primacías , successiones asa 
nuestras como en el imperio y de loque 
pudieredes hallar despachado a riqoi" 
sicion y en fauor nuestro o de olroi 
principes, que vieredes ser digno de 
noticia , haciendo nota , por lo que se 
podia offrescer del lugar de donde saca- 
redes cada scriptura para que en caso I 
de necessidad se puedan boluer a reoo- 1 
ger con menos trabajo y mayor breoe* ] 
dad. Y porque de presente no se podrt 
auer casa comprada aproposito , se ^' 
dra tomar vna alquilada , qual par^^ 
ciere al dicho nuestro embaxador s^^ 
conueniente, donde se puedan ha^^ 
armarios y conseruar con seguridad ^^ 



BIBLIOTECAS Y lltJSBOS. 



383 



íptnras por la orden y forma 
;ho nuestro embaxador con 
rtícipacion pareciere. Y para 
ais entretener como conuie- 
► cargo, os auemos mandado 
atrocientos scudos de oro de 
cada vn año consignados en 

dado orden se os pague lo 
ídes en hazer copiar las di- 
;uras, con certiGcacion del 
es o por tiempo fuere nues- 
ador en Roma , con el qual 
os que tengays siempre muy 
a y que hagays y os empíeys 
que os ordenare de nuestro 
ue el la terna con vos para 
is y honraros como a criado 
1 lo qual todo os aureis con 
, diligencia y cuydado , que 
líiamos , y de vn tiempo a 
isareis por medio de nuestro 

y comunicándolo primero 
jonuerna hazer alguna otra 

diligencia o scriuir algunas 
e ello porque se de mas ca- 
y buena direclion al nego- 
en Madrid a diczisiele dias 
Julio de mili quinientos se- 
años. — Yo el Rey.— Gonzalo 
struction a Juan de Verc^sa 
Archiuio que V. M. manda 
)ma. 

de D.*^ Juan de Zuuiga de 
3ro de 157 S dirigida al Rey 
iltimo párrafo {{): agora ha 
oficio de archivero por la 
ferrosa y cierto ha perdido 
buen criado y que seruia 
amor, yo no tengo esto oft- 
cesari'j pero siendo V. m.*^ 
i le haya ninguno le podra 

,leg.0 923, f.°21. 



hazer mejor que Benedito Tirgos mi 
Secretario porque demás de tener la 
lengua latina y Ital